Citation
Literatura y Trabajo en la Narrativa Argentina del Siglo XX (1930-2003)

Material Information

Title:
Literatura y Trabajo en la Narrativa Argentina del Siglo XX (1930-2003) La Naturaleza Politica e Idelogica de la Cultura
Creator:
Vazquez, Karina
Place of Publication:
[Gainesville, Fla.]
Florida
Publisher:
University of Florida
Publication Date:
Language:
english
Physical Description:
1 online resource (189 p.)

Thesis/Dissertation Information

Degree:
Doctorate ( Ph.D.)
Degree Grantor:
University of Florida
Degree Disciplines:
Romance Languages
Romance Languages and Literatures
Committee Chair:
Avellaneda, Andres O.
Committee Members:
Barradas, Efrain
Jimenez, Reynaldo L.
Williams, Philip J.
Graduation Date:
8/9/2008

Subjects

Subjects / Keywords:
Chinese culture ( jstor )
Latin American culture ( jstor )
Literature ( jstor )
Manuals ( jstor )
Narratives ( jstor )
Persona ( jstor )
Referents ( jstor )
Sabers ( jstor )
Socialism ( jstor )
Written narratives ( jstor )
Romance Languages and Literatures -- Dissertations, Academic -- UF
argentine, classes, culture, narrative, peronism, realism, working
Genre:
bibliography ( marcgt )
theses ( marcgt )
government publication (state, provincial, terriorial, dependent) ( marcgt )
born-digital ( sobekcm )
Electronic Thesis or Dissertation
Romance Languages thesis, Ph.D.

Notes

Abstract:
In the Argentine society of the 1930s, the formation of the urban middle sector and working-classes coincided with the progressive perception of the world of labor as a sphere alienated and foreign to culture. The incorporation of technology transformed labor processes creating a new occupational structure, and changing the social relationships at workplace. The main purpose of this dissertation is to analyze how the antagonistic character of the relationship between work and culture played an ideological and political role in the formation of class and gender identities, and how this was represented in the narrative written between 1930 and 2003. The negative assessment of working time is refracted throughout many of the realist texts written during this period. This study explores and looks to explain the relationship between literature, culture, and labor throughout three specific moments of interconnection between the literary, the cultural, and the social fields. On the basis of sociopolitical facts of Argentine history, this dissertation s chapters deal with the first period of industrialization and the Depression (1930 1945); the rise of Peronismo (1945 1976); and the effects of the last military dictatorship (1976 1983) and its aftermath, with the change in the productivity paradigm (1980 to the present). For these three periods the corpus analyzed is constituted by works such as the novels Los siete locos (1929) and Los lanzallamas (1931) by Roberto Arlt, El precio (1957) by Andre acutes Rivera, En otro orden de cosas (1998) by Rodolfo Fogwill, and Boca de lobo (2000) by Sergio Chejfec, the short stories Cabecita Negra (1961) by Germa acuten Rozenmacher, El fiord (1969) and El nin tildeo proletario (1973) by Osvaldo Lamborghini, the film Mundo Gru acutea (1999) by Pablo Trapero, and the documentary La huelga de los locos (2002) by Mariana Arruti. The examination of this series of realist texts will explain the links between the spheres of work and culture by taking into account their connection with the hegemonic culture institutions as they are represented in the literary discourse: the formal education and reading habits; the organization of labor processes in specialized and semi-skilled and unskilled work, and the definition of the workday, and the cultural discourses. This study demonstrates that the return of the realist aesthetic, or the so called new realisms of the mid nineties, are responses that educated middle-class sectors elaborate to rethink and experience a new reality marked by unemployment, precarious labor insertion, and also for the reconfiguration of the labor skills due to the computing technology. In this context the parameter for representing work, and mainly, for representing the other worker has changed, opening the path for a critical review of hegemonic cultural assumption and questions the antagonistic character of the relation between work and culture. In this sense, this work demonstrates that the relationship between literature, culture, and labor responds to a political and ideological nature. In the current times, the opposition between work and culture which supported class and gender identities throughout the twentieth century can no longer function. ( en )
General Note:
In the series University of Florida Digital Collections.
General Note:
Includes vita.
Bibliography:
Includes bibliographical references.
Source of Description:
Description based on online resource; title from PDF title page.
Source of Description:
This bibliographic record is available under the Creative Commons CC0 public domain dedication. The University of Florida Libraries, as creator of this bibliographic record, has waived all rights to it worldwide under copyright law, including all related and neighboring rights, to the extent allowed by law.
Thesis:
Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2008.
Local:
Adviser: Avellaneda, Andres O.
Electronic Access:
RESTRICTED TO UF STUDENTS, STAFF, FACULTY, AND ON-CAMPUS USE UNTIL 2010-08-31
Statement of Responsibility:
by Karina Vazquez.

Record Information

Source Institution:
UFRGP
Rights Management:
Copyright Vazquez, Karina. Permission granted to the University of Florida to digitize, archive and distribute this item for non-profit research and educational purposes. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions requires permission of the copyright holder.
Embargo Date:
8/31/2010
Classification:
LD1780 2008 ( lcc )

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text







Notas


SLa literature no s61o establece una relaci6n con el trabajo concrete en el Ambito de la producci6n social y cultural,
sino que tambidn mantiene una relaci6n con el imaginario en tomno del trabajo, con el conjunto de representaciones
sociales que involucran al trabajo.

2 Lo imaginario se entiende aqui de la siguiente manera: "...lo imaginario debe utilizar lo simb61ico, no s61o para
"expresarse", lo cual es evidence, sino para <>, para pasar de lo virtual a cualquier otra cosa mis [...] el
simbolismo presupone la capacidad imaginaria, ya que presupone la capacidad de ver en una cosa lo que no es, de
verla otra de lo que es [...] la capacidad elemental e irreductible de evocar una imagen [...] La visi6n modemna de la
instituci6n, que reduce su significaci6n a lo funcional, no es sino parcialmente correct. En la media en que se
present como la verdad sobre el problema de la instituci6n, no es m~s que proyecci6n. Proyecta sobre el conjunto
de la historic una idea tomada, no ya de la realidad efectiva de las instituciones del mundo capitalist occidental [...]
sino de lo que este mundo quisiera que fuesen sus instituciones..." (Castoriadis 226)

SEl concept de ficci6n es aqui entendido en el sentido que le otorga Piglia en una entrevista con M6nica LC~pez
OcC~n. A la pregunta "iCu~l es la especificidad de la ficci6n?" responded de la siguiente manera: "...Me interest
trabajar esa zona donde se cruzan la ficci6n y la verdad. Antes que nada porque no hay un campo propio de la
ficci6n. De hecho todo se puede ficcionalizar. La ficci6n trabaja con la creencia y en este sentido conduce a la
ideologia, a los models convencionales de realidad y por supuesto tambidn a las convenciones que hacen verdadero
(o ficticio) un texto. La realidad esta tejida de ficciones..." (10). Esta idea de la realidad como un entramado de
ficciones se aclara al ver cC~mo funciona la ficci6n en la realidad y cu8l es su poder. En otra entrevista, con Carlos
Dgmaso Martinez, para Piglia "...Hay una red de ficciones que constituyen el fundamento mismo de la sociedad, la
novela trabaja esos relates sociales, los reconstruye, les da forma. La pregunta en realidad seria: Ade quC modo la
novela reproduce y transform las ficciones que se traman y circulan en una sociedad?" (101)

SRealismo estricto no significa que el empleo de herramientas literarias para la construcci6n de un texto realista
tenga un caricter inmanente. La est~tica realista est8 atravesada por el modo en que lenguaje, discurso e historic se
relacionan. Como observa Roman Jakobson, no hay un uinico consenso acerca de los atributos que confieren un
caricter realista a un texto, sino que este consenso, asi como los atributos, van modificindose hist6ricamente dada
la naturaleza ideol6gica del lenguaje y su relaci6n con el context de su producci6n. Por lo tanto, realismo estricto
aqui significa que se trata de un texto que se ajusta a los parimetros establecidos para el realismo en el memento en
que el texto es producido. Ian Watt, al mencionar la estrecha relaci6n entire el realismo y el surgimiento de la novela
como g~nero literario frente a otros, indica la importancia del tiempo y el espacio en la conformaci6n del relate
realista. Tiempo y espacio no s61o se refieren a formas narrativas de la novela, sino que remiten a una concepci6n
epistemol6gica diferente respect de las mismas nociones de tiempo y espacio dentro de la sociedad. Esto permit
comprender, desde otro Angulo la idea de "relativismo" en tomno al realismo que se desprende de la interpretaci6n de
Jakobson.

5 El efecto de verosimilitud en la novela de Chejfec no es el mismo que el de la novela de Arrili, pues ha sido
logrado a trav~s de otros recursos procedimientos de construcci6n del relate. No se produce un efecto contrario, de
relate inverosimil, sino que se trata de un tipo de "Yerosimilitud" diferente.

6 La idea de un tipo possible de realismo ha sido desarrollada en el andlisis del giro en la modalidad narrative que se
observa en tres novelas de Rodolfo Fogwill, Vivir afuera (1998), La experiencia sensible (2001) y En otro orden de
cosas (2001), en mi tesis de maestria "La est~tica de Rodolfo Fogwill: negociar con la realidad o la conciencia
intranquilizadora". El studio del pasaje de una modalidad narrative alusiva hacia otra mis direct se concentra en el
andlisis de la conformaci6n de las estrategias narrativas, la combinaci6n de procedimientos de construcci6n del
relate y el uso de las formas narrativas. Al estudiar las novelas mencionadas, se Ileg6 a la conclusion de que no s61o
hay un pasaje de lo alusivo a lo director que no elimina el desciframiento de la lectura, sino tambidn que ese
desciframiento es resultado de la inmersi6n del lector en un universe simb61ico literario que lo empuja
continuamente al mundo referencial extemno. Mgs que resultado de descripciones o de la elaboraci6n de estereotipos,
la verosimilitud es product de las estrategias narrativas empleadas, y present al lector cuestionamientos en los que
61 mismo participa.









de la decada del noventa. Marcado por el desempleo masivo; las nuevas formas de protest social

y la crisis de las instituciones political, este period conduj o a un resquebraj amiento profundo de

los vinculos de solidaridad social. Product de esta situaci6n, el estallido social que tuvo lugar en

diciembre de 2001 expuso no s6lo el grado de deterioro del tejido social sino que abri6 tambien

la posibilidad de preguntarse que pas6 en los ultimos treinta afios en la historic political y social

argentina. La convivencia actual entire desempleo cr6nico e iniciativas culturales impone un

cuestionamiento de las political neoliberales, del imaginario que estas produj eron, y de nociones

tradicionalmente instituidas sobre la cultural, el trabajo y la ideologia. En el siguiente capitulo se

analizara el modo en que la replica literaria de este cuestionamiento invita a una mirada

retrospective sobre la political, la cultural y la ideologia.










resistencia. Su fuerza disciplinaria se sostuvo en la sistematizaci6n de la desaparici6n y la

tortura, practicas que desde 1975 habian sido dirigidas contra militants y agents politicos desde

dentro del Ministerio de Acci6n Social por parte de Jose LC~pez Rega. No obstante, el alcance de

los mecanismos represivos no se limit6 al aniquilamiento Hisico del orden politico; la prohibici6n

fue otro mecanismo destinado a profundizar la ruptura de los vinculos de solidaridad social.

La censura se oper6, a traves de la ej ecuci6n de medidas disciplinarias directamente

aplicadas sobre los individuos bajo la forma de amenazas, exilio y desaparici6n; y sobre las

instituciones mediante de su intervenci6n o eliminaci6n. Pero tambien funcion6 de otras

maneras, cuyos efectos son visible en el present: la censura externa producida por la

prohibici6n y destrucci6n de textos; la condena interna vivida por escritores, periodistas,

docentes, artists, activists politicos, etc., y la supresi6n generada en la destrucci6n de la

industrial en su conjunto, y de la industrial editorial national en particular. Del silencio forzoso

surgi6 un discurso literario cuyo estilo transfigur6 las estrategias de resistencia de los escritores y

la sociedad en conjuntol5. Estos se valieron de la combinaci6n de alusi6n, alegoria e intertexto

literario para organizer un relate que requeria una lectura decodifieadora. Segun 10 planteado por

Avellaneda,

...El enigma preside el sistema ret6rico de estos relates, con la operaci6n de
desciframiento en lugar central: en Respiraci6n artificial (1980), la novela de Piglia que
es emblema de estos afios, son los secrets encubiertos en cartas, papeles, libros,
conversaciones. El relate de investigaci6n, con su pacto de lectura en clave, reaparece en
consecuencia. Como en la decada del cuarenta, esta ret6rica convoca a su lector implicito
para que adivine sentidos ocultos, pero con una enorme diferencia: si habia una audiencia
homogenea para encargarse de la tarea decodifieadora, esta era ahora de otro tipo,
ubicada en las antipodas ideol6gicas del cuarenta; esa nueva audiencia era, ademas,
dadora de desaparecidos (Recordando con ira 123).

El repudio hacia todo atisbo de realismo y la voluntad de colocar a la literature como

obj eto y tema de la propia literature fue la herencia recibida por los j Cvenes escritores que










y en la cooperaci6n de los estudiantes, actuaran con absolute impunidad desafiando el orden

establecido. La idea de former ejercitos de trabaj adores y estudiantes, que se asocia a las

political totalitarias e industrialists de los nacionalismos y fascismos, en esta novela represent

una manera de cuestionar la division entire tiempo de trabajo y tiempo de educaci6n y

reproducci6n cultural. El control del uso del tiempo es una media disciplinaria para internalizar

pautas culturales hegem6nicas en las que "...the spread of literacy and its artifacts was

implicated in a profound shift from a particular to an abstact sense of time..." (Vincent 106). La

aceptaci6n pasiva de una noci6n abstract del tiempo impone una discipline temporal que

reproduce el poder. La propuesta de former un ejercito consciente de esa situaci6n es una

provocaci6n a la autoridad, al sistema de disciplinamiento y al sistema cultural.

El pasaj e de las tareas comunitarias al ambito de lo privado reproduce una segmentaci6n

temporal, una division del tiempo, en la cual educaci6n y aprendizaj e se transforman en las

herramientas disciplinarias. En el analisis de la percepci6n que tienen Silvio y Erdosain del

tiempo de trabajo, y de la noci6n de intellectual que tiene el astrblogo, se observa la separaci6n

entire trabajo y cultural, sobre todo, de una cultural letrada como la propuesta por el socialismo

ilustrado. Esta separaci6n es beneficiosa para un cierto modo de ej ercicio del poder, y cuando los

sectors sociales vinculados a este se ven amenazados, reafirman desde la hegemonia cultural las

categorizaciones que les permitiran luchar contra el agent amenazante. El peronismo encarn6

esa amenaza, y en las novelas de Arlt aqui estudiadas es possible observer que ya se hallan

cuestionadas las categories con las que hist6ricamente se lo ha caracterizado. La propuesta del

astrblogo rompe con un sistema de representaciones culturales, political e ideol6gicas que se

articula y funciona en base a la separaci6n entire cultural y trabajo. A cambio, plantea la

posibilidad de convivencia entire el trabajo y el saber y rompe con una noci6n del uso del tiempo












populares y folcl6ricos relacionados con la producci6n rural. La tercera peculiaridad tiene que ver con el pasaje de la
iconografia del trabajador como un ser sufriente a las imigenes de integraci6n y felicidad logradas por medio de la
justicia social.

'0 Alejandro Horowicz se refiere a esto para sefialar el costo que los trabajadores tuvieron que pagar por acceder al
terreno del didlogo politico, "Por un instant detengamos la march de los acontecimientos. Volvamos a mirar la
sociedad como un conjunto vivo. iQud habia pasado? Mucho, y nada. La clase obrera vivia mejor que nunca, pero
jvivia bien? Habia ingresado a la ciudadela prohibida; votaba; su actividad era legal a condici6n de que no tuviera
actividad ("de casa al trabajo y del trabajo a casa"); sus dirigentes mis independientes, aunque no fueran
exactamente jefes revolucionarios, pagaban el atrevimiento con la soledad y el aislamiento. Las banderas agitadas
por d~cadas, las que habian permitido a los trabajadores forjar los primeros elements de su identidad, fueron
abandonados junto a sus portadores nominales. Es cierto que comunistas y socialists saltaron el cerco, puesto que
no defendieron los intereses histC~ricos del proletariado. Pero el precio era excesivo. No se trataba de un exceso
conceptual, del disgusto de un intellectual mis o menos izquierdista por el comportamiento no proletariado del
proletariado, sino de una verdad contable: la clase obrera habia elegido algo m~s que denostar a la izquierda" (125).
Esta interpretaci6n, que conduce a interrogantes que permitirian abordar el imaginario de la clase obrera y su
reacci6n frente a los partidos de izquierda, tambidn plantea el desafio de pensar, para el caso argentino, lo que
Richad Hoggart ha sefialado en el studio sobre el consume cultural en la clase trabajadora inglesa: cC~mo esta sigue
luchando y planteindose objetivos una vez que ha logrado un determinado bienestar o est~ndar de vida. Desde otro
gngulo, Mariano Plotkin indica que "...Desde sus primeros dias frente a la Secretaria de Trabajo y Previsi6n, uno de
los slogans preferidos de PerC~n era 'de casa al trabajo y del trabajo a casa', una clara ilustraci6n del papel pasivo que
61 atribuia a las masas trabajadoras..." (45). La alusi6n a la visi6n que PerC~n tenia sobre el caricter de los
trabajadores resalta el 6nfasis que algunos trabajos han puesto en la influencia de la palabra de PerC~n, algo que
desestima, por un lado, lo que Horowicz ha sefialado, el hecho de que la clase trabajadora prefigurara una elecci6n, y
por el otro, reafirma la visi6n de una ausencia de cultural.

11 El discurso antiperonista respondi6 a estas transformaciones en el imaginario atribuy~ndoles los significados que
estas tuvieron para el sistema cultural dador de prestigio. Estos sentidos identificaron al peronismo en tanto enemigo
y usurpador del poder politico y la direcci6n cultural. Adquirieron gran fuerza durante la oposici6n a los dos
primeros gobiernos de PerC~n, y perduraron, con una funci6n estigmatizante, una vez que 6ste fue derrocado. El topos
de la invassi6n est8 simbolizado en los atributos con los que se identific6 al peronismo respect del imaginario social
instituido y al que 6ste viene a violentar. La armonia representada en el acceso de los asalariados a los bienes de la
cultural de masas, fue vivida por el antiperonismo como la amenaza, el "ruido" que sefialaba que otros se acercaban a
un terreno que no les pertenecia. A la noci6n integral del trabajador, portador de elements nacionales populares y
folcl6ricos, se le opuso la connotacci6n negative del "cabecita negra", representante de lo inculto y vulgar ante las
tradiciones culturales asentadas. Por uiltimo, la imagen del trabajador feliz gracias a la justicia social fue invertida
por la del "orden trastocado", la falta de "racionalidad" y de "desconfianza en las instituciones".

12 Estos textos no son representatives de todo el period, pero dan cuenta de los "hitos" de lectura a partir del
peronismo, al mismo tiempo que permiten analizar la relaci6n entire trabajo y literature. Todos estin en didlogo con
otras tendencies y tradiciones literarias, asi como con los discursos politicos, culturales e ideol6gicos que
reflexionaron sobre el peronismo.

13 Es interesante remarcar que mientras que el discurso antiperonista y anticabecita releg6, al peronismo a un lugar
externo a la cultural, tanto durante los dos primeros gobiernos peronistas como durante el reacomodamiento
ideol6gica-cultural que surge luego de su derrocamiento en 1955, la iconografia peronista y la mejora en la calidad
de vida de los trabajadores cuestionaban esa expulsi6n. Mediante el acceso a las industries culturales --la llamada
cultural popular--, la educaci6n de los hijos, y la profesionalizaci6n dentro del Ambito laboral, la presencia de los
trabajadores cuestionaban los valores de la cultural establecida y las relaciones antag6nicas sobre las que funcionaba.
En el siguiente discurso de PerC~n se puede observer que desde la ret6rica esos antagonismos eran cuestionados:
"Quiero proclamarlo una vez mis, a voz en cuello, para que lo sepan todos los hombres de la tierra: en nuestra
Repuiblica, el hombre ha dejado de ser esclavo de la miquina; de instrument se ha convertido en amo y cerebro,
tiene todos los derechos inherentes a la condici6n humana y los deberes que le impone la convivencia en una
sociedad democritica, en la que, ocupando las posiciones que a cada uno nos correspondent, tenemos todos










requeria organizer el tiempo eficazmente de acuerdo a procedimientos modernos en el empleo de

recursos. Es decir, el robot implicaba especializaci6n y organizaci6n del saber, para lo cual era

necesario contar una biblioteca cientifica. El dinero obtenido de la venta del botin era un dinero

cuyo valor especial consistia en que les "hablaba con expresivo lenguaj e". El significado especial

estaba dado por el hecho de que podian usarlo para otra cosa que no fuera la reproducci6n de la

fuerza de trabajo, puesto que no lo habian obtenido a traves penas y sudor. Esta asociaci6n entire

dinero y lenguaj e incluye a este filtimo en el ambito de las mercancias. De ello se desprende que

uno de los ej es de la propuesta arltiana sea ver el valor de cambio existente en el lenguaj e, es

decir, ver c6mo el lenguaj e y los discursos se ajustan a medidas de equivalencia social en el

process de generaci6n social de significados. De este modo, el robot es el medio para obtener

todo aquello que en el sistema de equivalencias sociales tiene significado, es decir, posee un

valor de intercambio. Contrariamente a esto, el dinero obtenido a traves del sudor es un dinero

que s61o permit reproducir la conciencia de la inutilidad, del servilismo y del vacio. En efecto,

10 que se entiende como una relaci6n de intercambio entire tiempo de trabajo y salario es en

realidad una relaci6n desigual. Con la obtenci6n de dinero, el robot restituye las desigualdades del

ambito material concrete, y con la obtenci6n de libros, las generadas por la cultural dadora de

prestigio.

Su condici6n de asalariados deja a Silvio y Erdosain fuera del circulo de las mercancias y

habitos que la clase media habia logrado instituir. Mientras los trabaj adores asalariados van

tomando un perfil mas uniform al homogeneizarse el mercado de trabajo, los sectors medios

conformados a la luz del pequefio comercio y las profesiones liberals, comienzan a percibir la

jornada laboral como aquello que permit disfrutar del tiempo libre y la capitalizaci6n cultural.

En la sociedad del veinte hay un cambio de actitud respect a la centralidad del trabajo en los










ofrecera, mas que nuevos cuestionamientos sobre la naturaleza de la distancia entire el espacio de

la cultural y el de la producci6n, un balance sobre 10 bueno y lo malo del peronismo, y

reelaborara la noci6n de compromise de la filosofia francesa. A propuestas como la de Ezequiel

Martinez Estrada en "iQue es esto?" (1956), en donde "...El pais se habria configurado de

manera equivocada y los errors serian irreversibles..." (Altamirano 90), los miembros del grupo

propondran un tono politizado y un mayor compromise intellectual de los escritores con lo

national y los problems de clase. A preguntas como ja quin represent la literature?, se

responded desde la ficci6n con novelas como Los duefios de la tierra (1958), de David Vifias, en

la que, sin ser una novela de tesis, predomina un element sociol6gico e hist6rico sobre el

adentro y fuera del mundo laboral. De un modo diferente, la novela El precio (1957), de Andres

Rivera, plantea ese dentro y fuera de la fibrica a traves del uso de una temporalidad fragmentada.

La estructura no lineal que sigue el narrador omnisciente muestra una sintesis hist6rica en la

formaci6n de la conciencia de clase, la cual result de la articulaci6n de espacios y mementos

dentro y fuera del ambito laboral. El realismo es reformulado como la estetica que ej emplifica el

compromise del intellectual de clase media con un proyecto national de clase que incorpora a los

sectors trabaj adores. Textos como Realismo v realidad en la narrative arnentina (1961), de Juan

Carlos Portantiero elaboraron las caracteristicas de este realismo y su relaci6n con el analisis del

peronismo y la realidad social y political.

A partir de estos hechos, la hip6tesis de trabaj o en esta segunda parte plantea que a traves

de la estetica realista present en los textos El precio (1957), de Andres Rivera, "Cabecita negra"

(1964), de German Rozenmacher, y "El ford" (1969) y "El nihio proletario" (1973), de Osvaldo

Lamborghini, se pone de manifiesto la apropiaci6n --intelectual y de clase-- del potential politico

heredado del peronismo para llevar a cabo un reajuste ideol6gico-cultural en el seno de los










las political sociales de fines de la decada del cuarenta y del cincuenta transformaron la

percepci6n del lugar de la muj er en el espacio del trabaj o. Andreas Huyssen ha sefialado que a

pesar del potential liberador que tuvo la dignificaci6n del trabajo femenino a partir del

peronismo "...Las muj eres...'golpeaban las puertas de una cultural dominada por los hombres',

solo que sus voces son borrosas. Las palabras que nosotros tomamos de la prensa...son apenas

indicios de las contradicciones posibles entire las maneras en que ellas se veian a si mismas y

c6mo las veian los demas..." (Cuando la~s mujeres reinaban 115). La ausencia de una

"autorrepresentaci6n" laboral femenina es product del modo en que hist6ricamente se ha

configurado la relaci6n entire literature, cultural y trabajo. Por esta raz6n, en este capitulo no se

trabaja con definiciones pre-determinantes sobre la identidad de genero o de clase y se propone

un uso heterodoxo de estas categories, en tanto se las entiende como la articulaci6n de intereses

en contextos hist6ricos cambianteslo

Este capitulo esta organizado en tres secciones y una conclusion. En la primera de las

secciones, "Cartografia(s) literaria(s) de una realidad en duda", se ofrece un resume de las

caracteristicas de la narrative comprendida entire 1976 y 1995. El prop6sito de esta descripci6n es

ofrecer, por un lado, una contextualizaci6n del quiebre del pacto mimetico que prevaleci6 hasta

mediados de la decada del setenta, y por otro lado, dar cuenta del pasaj e del estilo narrative

alusivo hacia uno director a mediados de la decada del noventa, que volvi6 a plantear el problema

de la representaci6n realista.

La segunda secci6n de este capitulo, "Las coordenadas del el olvido ", tiene como punto

de partida la relaci6n entire pasado y present en la novela En otro orden de cosas (2001), de

Fogwill, y en la pelicula Mundo Grda (1999), de Trapero. El obj etivo es mostrar que el pasaj e de

10 colectivo a lo individual de la decada del noventa, es algo mas que el product de la derrota









trabajo iniciado en la decada del setenta. De este modo, en la novela de Fogwill el lector puede

conectar la perdida de la condici6n asalariada con la derrota political de los setenta y el cambio

cultural que propici6 nuevos significados al tiempo libre: por ej emplo, la cultural del "shopping",

el consume de cierto tipo de literature, el culto a la estetica personal, etc. La pelicula de Trapero,

por otro lado, tambien evidencia la voluntad de representar por parte del cine de ficci6n. Sin

embargo, este no apela a la biografia de un personal e para poner a disposici6n del espectador las

coordenadas temporales de una visi6n critical de la realidad. En esta pelicula, lo hist6rico-social

esta condensado en el caracter irrevocable del present del personal e: un hombre de median

edad, sumido en la desesperanza y el desaliento causado por un mercado de trabajo cada vez mas

excluyente y precario. El anonimato de Rulo condensa la perdida de identidad que significa la

privaci6n del trabajo. En ultima instancia, lo hist6rico-social y lo realista aparecen aqui como la

anulaci6n del future. Ambos textos transponen process de significaci6n social relacionados con

los cambios abruptos en la economic y su repercusi6n en la actividad laboral. En este sentido,

tanto la novela de Fogwill como la pelicula de Trapero muestran un cambio en el sensorium,

resultado de la relaci6n entire los cambios en la producci6n material y la transformaci6n de las

formas de representaci6n ideol6gica y cultural.

Con respect a esto ultimo, en la siguiente secci6n del capitulo se analiza el papel de la

comunidad y la resistencia en la relaci6n entire cultural y experiencia laboral en dos tipos de

discursos: el documental de Maria Arruti, La huelna de los locos (2002), en el que

referencialidad political e ideol6gica del pasado laboral permit una reflexi6n sobre la naturaleza

ideol6gica de tal relaci6n; y la novela de Sergio Chejfec, Boca de lobo (2000), donde la inversi6n

del topos de la muj er obrera y la ausencia de coordenadas temporales propician una estetica

realista que invita a nombrar la realidad.












Punto de Vista, de 1983, afio de restablecimiento de la democracia, celebra no s61o el retorno de la libertad de
expresi6n sino, entire otras cosas, el no retomno al imperio de lo politico en los t~rminos de las dos d~cadas anteriores.
Segu~n Beatriz Sarlo "...Hasta hace unos pocos afios, se consider, mis alejado de la dimensi6n cultural popular el
criollismo urban de la vanguardia producido por Borges en los veinte, que el casi contemporineo de Homero
Manzi. La explicaci6n de esta opci6n incomprensible es exterior a la literature, porque los linajes culturales son
alternatives donde la ideologia y la political reclaman su derecho sobre el campo de los bienes y representaciones
simb61icas..." (Sarlo 5)

14 El realismo literario expres6, mediante la inversi6n del topos de la invasion, el alcance limitado de ese reexamen
Es important sefialar que hacia mediados de la d~cada del sesenta ese realismo comienza a convivir con una
literature que, una vez recuperada la democracia en 1983, serA tomada como modelo y tradici6n por parte de los
escritores j6venes, que heredan el rechazo al pacto mim~tico y las estrategias de la alusi6n que prevalecieron desde
mitad de los setenta. En la narrative de Manuel Puig ven una ficci6n en la que "...mezclando residues de la cultural
de masas con discursos de saberes prestigiosos, o filamentos de histories orales de vida con falsa documentaci6n
escrita, sus relates harian possible un texto que es y no es texto simultineamente, que estA al mismo tiempo en el
centro y en el borde de los g~neros, que es tanto inventio como reproductio, creaci6n y copia, que, narrado y
firmado, niega la existencia del sujeto que los produce..." (Recordando con ira..., 122).

'5 Para un detallado andlisis de los rasgos prevalecientes de esta literature en tiempos de silencio, vdase Nombrar lo
innombrable (1992), de Femnando Reati, en donde se analizan las estrategias narrativas en la composici6n del texto
alusivo y aleg6rico. No obstante, es precise recorder que la literature producida durante el period de la uiltima
dictadura, si bien puede ser identificada como alusiva, indirecta y aleg6rica, con Respiraci6n artificial (1980) como
paradigma, reuine textos en los que la narraci6n indirecta no necesariamente require de un lector capaz de descifrar
enigmas o conocedor de referencias literarias. Un ejemplo de esto seria, por ejemplo, Sov paciente (1980), de Ana
Maria Shua, que logra transmitir el clima de opresi6n y aniquilaci6n del individuo al igual que otras novelas del
period.

16 ((...Cuando de apostaba a un hipot~tico decir 'lo real' con la simplicidad mim~tica que habia sido impossible
durante los afios de represi6n, los nuevos narradores del ochenta negaron encamnizadamente, con pocas excepciones,
que la literature debiera subordinarse a una politicala de lo real'. Para ellos, escribir ficci6n fue antes que nada
reemplazar el 'contenido' (el tema, el g~nero) por la escritura; el significado por el significant: que lo 'ideol6gico'
convocara la atenci6n hacia si mismo, mis como discurso que como mensaje [...] por la via regia de la mezcla
escritural llegaron al borrado de oposiciones: a la elisi6n de la diferencia; al desmontaje, por uiltimo de la ideologia
naturalizadota. De esa manera, la proclamada 'hiperliterariedad' y autorreferencialidad de los nuevos ochentistas no
result tan 'apolitica' como pareci6 en esos mementos (Recordando con ira... 124).

'7 La modalidad por la cual la literature ha retornado a lo real sin plantear un "retomno" al realismo es analizada por
Olga Pampa Arin. Las caracteristicas de su andlisis, incluso, ponen en evidencia las series de artilugios conceptuales
y analiticos mediante los cuales se trata de reflexionar sobre el realismo sin explicitar que se estA pensando en el
retomno del realismo.

1s "...El 'comentario sobre lo real' que se fue imponiendo en la uiltima d~cada del siglo consisti6 sobre todo en
trabajar con la memorial social, a prop6sito de mitos culturales, hist6ricos y politicos profundamente arraigados en la
historic argentina pasada o reciente..." (Recordando con ira... 125). Es interesante resaltar que la representaci6n de
esos mitos, como el de Eva PerC~n, por ejemplo, del que la literature se ocupado extensamente, abarc6 tanto la
reproducci6n de vestigios de la cultural dadora de prestigio antes del peronismo, como la revelaci6n de la estructura
simb61ica que secund6 y aval6 la permanencia de esos mitos.

19 Esta relaci6n hist6rica entire la audiencia de los setenta y la de los noventa no pretend solapar ni equiparar la
figure del desaparecido con la del desocupado. Por el contrario, el objetivo de esta comparaci6n es poner de relieve
las continuidades y rupturas entire el liberalism de los setenta y el neoliberalismo de los noventa.

20Un andlisis detallado de estas novelas y de su inserci6n en el corpus literario argentino se encuentra en mi articulo
"Recordar para career: Bildungsroman en Nadie alzaba la voz (1994), de Paula Varsaysky", y en mi tesis de maestria
"La est~tica de Rodolfo Fogwill: Negociar con la realidad o la conciencia intranquilizadora" (21 114).












caracterizaci6n hecha por Lobato, puede decirse que hasta el peronismo, en el imaginario sobre los trabajadores la
mujer trabajadora era percibida desde un sistema cultural en el que pobreza, venta de la fuerza de trabajo,
embrutecimiento y prostituci6n funcionaban de manera altemnativa. En este capitulo, se trabajard la noci6n de
Int\ enionlc del topos de la obrerita" para dar cuenta de las implicancias de tal representaci6n dentro del sistema de
representaciones literarias y en el process de su legitimaci6n frente a otros discursos.

9 Al respect es interesante mencionar el trabajo de distintos historiadores, como Mirta Zaida Lobato y Daniel
James, entire ellos, en la construcci6n de un archive de voces de mujeres.

'0 No forma parte del objetivo de este capitulo entrar en el debate sobre la primacia de las determinaciones de g~nero
o de clase: en efecto, tales debates pueden resultar inconducentes a la hora de comprender el caricter hist6rico e
ideol6gico de un sistema cultural especifico y su influencia en el campo est~tico. Al igual que en los capitulos
anteriores, la definici6n de clase tomada en este capitulo es la ofrecida por Edward P. Thompson, quien entiende
"clase" como "...If we stop history at a given point, then there are no classes but a simple multitude of individuals
with a multitude of experiences. But if we match these men over an adequate period of social change, we observe
patterns in their relationships, their ideas, and their institutions. Class is defined by men as they live their own
history, and, in the end, this is only definition..." (11). En efecto, no se trata de imbuir el concept "clase", o
"g~nero", con una estructura o una identidad, sino con una experiencia concrete de relaciones hist~ricas, comunes,
en las que en determinados mementos es possible que se articulen intereses, y que estos se opongan a otros de un
grupo social diferente. En su studio sobre la relaci6n entire hombres y mujeres en la industrial colombiana entire
1905 y 1960, Ann Famnsworth-Alvear evita caer en la ortodoxia de ciertas propuestas feministas o marxistas en el
studio del trabajo femenino al enfocarse "...in class as a multidimensional relationship that can be situated in a
time and place, rather than as a categorical identity...to gain from the tensions among divergent approaches" (27).
Tras un recorrido precise de las posturas divergentes de te6ricas como Heidi Hartmann y Gayle Rubin, la autora
encuentra que son multiples los factors que pueden hacer coincidir, o no, los intereses y experiencias de g~nero y
de clase.

11 La d~cada del noventa, con una de las tasas de desempleo mis altas de la historic argentina, marca la experiencia
de miles de trabajadores o de los j6venes que nunca acaban de insertarse en el mercado laboral, o que empiezan a
transitar las vias del empleo informal.

'2 La proscripci6n del peronismo dur6, desde 1955, afio en que la Revoluci6n Libertadora que derroc6 a PerC~n y lo
conmin6, al exilio, hasta 1973, afio en el que el gobiemno military del General Lanusse le permit regresar al pais y
presentarse a las elecciones presidenciales, que gana la formula PerC~n-C~mpora. Durante esos dieciocho afios, se
vivi6 una permanent crisis de hegemonia que condujo a frustrados intentos democriticos (a expenses de excluir al
peronismo) y la recurrencia gobiernos militares y dictaduras. Bajo la consigna del Gran Acuerdo Nacional, iniciada
con la dictadura de Ongania en 1966 y concluida con Lanusse en 1973, la sociedad civil comenz6 a sufrir los
primeros impacts del liberalism econ~mico. El plan en tiempos del ministry de economic de Ongania, Krieger
Vassena, coloc6 a las political puiblicas y sociales, y a los intereses de los sectors burgueses nacionales, en el
uiltimo lugar de ese plan, en el que la tecnocracia estatal y military jugaba un papel central en la custodia de los
intereses de los grupos econ~micos nacionales ligados al capital extranjero. La falta de apoyo a la producci6n
industrial national, y las recurrentes crisis en la balanza de pagos se sumaron a las actividades de la resistencia
peronista, los conflicts sindicales, y el surgimiento de grupos politicos mis radicalizados que unieron violencia
armada y posibilidad de una izquierda peronista. Los primero indicios de agotamiento social que condujeron a la
b~i'squeda de la salida democritica fueron dos estallidos sociales que turieron lugar en dos centros urbanos e
industriales: el "Cordobazo" (1969) y el "Rosariazo" (1971).

13 En las d~cadas del setenta y ochenta, la voluntad de representaci6n del todo fue vista como parte de una
concepci6n de la realidad que condujo a la violencia, el autoritarismo, la tortura y la censura. Al caricter siniestro de
la realidad se le opuso un discurso literario autorreferencial mediante el que era possible preservar la vida y la
palabra. La "teoria de los dos demonios", que establece una equiparaci6n entire los usos de la violencia por parte de
los militares y las fuerzas revolucionarias y partidarias, dio pie para evaluar de manera homog~nea y categ6rica
aquellos afios. Estos quedaron envueltos en el halo de violencia extrema injustificada, autoritarismo tanto military
como militant, que impregnaron de negatividad las consignas ideol6gicas --la ideologia en si misma en tanto
process de creaci6n y valoraci6n de ideas y opiniones-- y la prictica political. En efecto, el editorial de la revista











TABLE OF CONTENTS


IM Le

ACKNOWLEDGMENT S .............. ...............4.....

AB S TRAC T ..... ._ ................. ............_........7

CHAPTER

1 INTRODUCCION: UN NERVIO NO CLASIFICADO: LA RELACION ENTIRE
LITERATURE, CULTURAL Y TRABAJO EN LA ARGENTINA DEL SIGLO XX........_..9

Trabaj o, cultural y scientific management" ................ ...............14........... ..
Trabaj o, cultural e identidad social y political. ...._.._.._ ........_.._......_. ..........1
Trabajo, cultural y crisis de las identidades sociales .............. ...............20....
Conclusiones ............ ...... .._ ...............22...
N otas ............ ..... .. ...............24...

2 GRAMATICA DE LA CULTURAL Y SINTTAXIS DEL TRABAJO EN LA
NARRATIVA DE ROBERTO ARLT. ............. ...............27.....

Introducci6n............... ..............2
El mundo arltiano .............. ...............32....
Trabaj ar, siempre trabaj ar. .................. ...............39........... ...
Educadores, intelectuales y trabaj adores. ................ ...............51........... ...
Conclusiones ................. ...............64......__ _.....
N otas ................ ...............69....... ......

3 DE CASA AL TRABAJO Y DEL TRABAJO A CASA: LOS CAMBIOS EN EL
MU7NDO DEL TRABAJO Y LA REPLICA LITERARIA BAJO EL SIGNO DEL
PERONI SM O. ............. ...............77.....

Introducci6n.............. .. .... .... .................7
"El malestar en la cultural: el imaginario de los trabaj adores" ................. .... ....................82
"Una edad desconcertante: c6digo realista y representaci6n de los trabaj adores en El
precio (1956), de Andres Rivera" .............. .. ...............89
"Cabecitas en acci6n: inversi6n del c6digo de representaci6n y resentimiento en
"Cabecita negra" (1961), de German Rozenmacher" ............. .. ................97..
"Destripado Estropeado: el trabaj ador y la destrucci6n del c6digo de representaci6n" .......102
Conclusiones ................. ...............107____.......
N otas ............ ..... .. ...............110...

4 CULTURAL, TRABAJO Y REPRESENTACION LITERARIA FRENTE AL NUEVO
PARADIGMA PRODUCTIVO: LUN CAMBIO DE PIEL? ............ ...._. ..........118

Introducci6n............... ....... .... ...............11
Cartografia(s) literaria(s) de una realidad en duda. ............. ...............124....












29 El ((rUfidn melanc61ico" es quien provee parte del dinero para llevar a cabo el plan de la sociedad secret, el cual
proviene de la explotaci6n de las mujeres. Prostituir a joyencitas que deberian dedicarse al magisterio y vender
libros robados son dos actos que desacralizan, por un lado, la noci6n de enriquecimiento a trav~s del trabajo, y por
otro, la del valor de los libros.

30 Romero y Gutidrrez indican que "...el vasto process de movilidad social y el creciente numero de aventuras
individuals exitosas desgranaron la masa trabajadora, desdibujaron los limits entire los estratos y coadyuvaron a la
constituci6n de una imagen de sociedad abierta y mC~vil, en la que la identidad inicial de los trabajadores, compact,
segregada y contestataria, tendi6 a disgregarse en una multitud de individualidades que pugnaban por su destiny
singular" (11).

31 El discurso del intellectual integraba las estrategias con las que la clase media resistia el embate de la crisis del
treinta, que produjo un fuerte resquebrajamiento en su interior; y era, tambidn, la expresi6n de una resistencia
pasiva, fundamentalmente centrada en la replica discursiva, al crecimiento de la derecha cat61ica. Al respect, en
"Clase media y lectura...", Avellaneda indica que las bases del program cultural del nacionalismo de derecha
comenzaron a gestarse en las acciones contra las huelgas de trabajadores hacia 1919. El impulse nacionalista se
extiende y va mis allB de los sectors tradicionales, reactivos a la political liberal y "extranjerizante" de cierto sector
de la oligarquia, y, hacia la d~cada del treinta llegan hasta algunos sectors de la izquierda, como es el caso de
Alfredo Palacios. (Avellaneda 641).

32El discurso del astrblogo posee un tono nusullcol) que proviene de su capacidad de interpreter los hechos de la
realidad, como la frustraci6n de Erdosain, o la conspiraci6n de los anarquistas, y unirlos con histories del pasado,
como la vida de Haffner, y con relexiones intelectuales. Es el discurso de un intellectual que reconoce en si mismo la
de actuar sobre la realidad, porque su misma condici6n de intellectual lo ha incapacitado para tal cosa. Por un lado, el
discurso de Gramsci sobre la especializaci6n del intellectual y su distanciamiento de la esfera de la producci6n, que
es la que le ha dotado de capacidad y mandate de especializaci6n, afirma esta percepci6n de un intellectual
distanciado del Ambito del cuerpo, del dolor y del trabajo. No estA lejos esto de la visi6n que Althusser tiene respect
de la autonomia relative de la producci6n intellectual, al analizar la relaci6n que el Estado mantiene con los aparatos
ideol6gicos y los intereses materials, principalmente el papel de la instituci6n educativa en la formaci6n de las
instituciones y en la reproducci6n del poder. Sin embargo, el astrblogo, en tanto personificaci6n de un intellectual,
plantea lo siguiente: se trata de un discurso de saber que, al reconocer su condici6n de parte esencial en la
reproducci6n de poder y de distanciamiento del dolor humane, est8 negando su propia naturaleza. Es decir, es un
intellectual que sabe de su impotencia inherente, y que auin asi decide hablar o hacer algo. Se trata de un hombre que
no puede procrear, pero auin asi decide acercarse a una mujer, e incluso irse con ella. Esta imagen contradice aquella
del intellectual de la 6poca, generalmente un socialist, que intervene en la formaci6n de la conciencia de las masas
urbanas y de trabajadores para lograr la integraci6n a la ciudadania. Tambidn contradice la imagen de la virilidad y
de la esperanza en la reproducci6n y en las nuevas generaciones. Por eso se trata de un discurso ambiguo, porque
nada de lo que estA definido en su persona, la del astrblogo, es de por si algo de un orden o de una naturaleza
inherente a si mismo, sino resultado de un orden cultural y material de las cosas: su imposibilidad de actuar como
hombre es resultado de un accident: su imposibilidad de actuar como un intellectual es resultado de su formaci6n
hist~rica como tal. Su discurso, que va del extreme reaccionario al revolucionario, es justamente la demostraci6n de
que el rol del intellectual, que por su naturaleza no puede abarcar la verdad, porque en ella existe un dolor que la
palabra no puede entender, es el de propiciar ideol6gicamente las condiciones para que algo ocurra, m~s que el de
determinar lo que debe ocurrir. Un ejemplo de esto es su discurso mismo, en el cual liberaci6n o sumisi6n no son
resultado de la conciencia, sino de las condiciones o probabilidades culturales de que ello suceda. Lo mistico de su
discurso, y por eso su identificaci6n como "el astrblogo", es que lo oculto es el conjunto de variables culturales que
puede aportar la lectura de su discurso, capaces de dinamizar sus elements dicot~micos generando realidades
textuales y cambios en la percepci6n y en el horizonte de expectativas. Es decir, lo mistico es el conjunto de
probabilidades culturales que el mismo texto contempla al realizar la operaci6n de montaje, y por el cual adquiere un
tono anticipatorio. En este sentido, el montaje en Los lanzallamas contiene lo que se ha sefialado respect del
significado del concept "montaje" para Eisenstein, para quien "...la imagen puede definirse como a medio camino
entire el marxismo y el simbolismo, siendo marxista en su reconocimiento de la determinaci6n social del significado
y simbolista en su insistencia en la imagen como vehiculo de expresi6n artistic. Tambidn derivada en parte del
simbolismo, pero interpretada de forma marxista y materialista, es su intuici6n fundamental de que la imagen, la
methfora y el montaje son en el fondo la misma cosa, de que las im~genes se crean cuando los t~rminos de una










experiencia del peronismo. Aunque en las novelas de las decadas del sesenta y setenta la

representaci6n de la muj er obrera sigue los mismos patrons de las decadas del veinte y del

treinta, se han observado cambios en su representaci6n que estin asociados a la voluntad por

capturar a los trabajadores como interlocutores de los intelectuales y escritores. En

consecuencia, aunque las condiciones de trabajo fueron medianamente representadas, la

conciencia civica y political de los trabaj adores continue esencializindose al ser exhibida como

un resultado del desarrollo de aptitudes culturales m~s que de la experiencia relacionada con el

mundo laboral.

El neoliberalismo de los noventa traj o consigo, entire otros efectos sociales negatives, una

experiencia inedita de flexibilizaci6n y precarizaci6n del empleo. Es en este context en el que se

produj o a comienzos del nuevo milenio el retorno "realista" del topos de la muj er obrera, pero

con connotaciones y denotaciones distintas. En la nueva representaci6n de la mujer trabaj adora

las identidades de clase y de genero son representadas como construcciones reciprocas en las que

la relaci6n antag6nica entire cultural y trabajo ocupa un lugar central. En consecuencia, la

inversi6n del topos de la muj er obrera muestra de manera critical que la conexi6n entire cultural y

trabajo se encuentra en la base de los process de reconocimiento social generadores de la

identi dad.

El andlisis contextual y textual de la inversi6n del topos de la muj er obrera puso de

manifiesto un giro en el debate sobre la autonomia relative del discurso literario. El retorno del

realismo, o la aparici6n de los "nuevos realismos", no es el resultado de una actitud nost~lgica

sobre el pasado por pate de algunos sectors medios. Por el contrario, es el product del

reconocimiento de la actual incapacidad para articular bienestar social social con derechos

politicos en una sociedad que ha perdido la oportunidad de "democratizarse" por medio de la









Hacia fines de la decada del treinta la realidad impuesta por la industrializaci6n por

sustituci6n de importaciones propici6 un cambio en la situaci6n de los trabaj adores y la

producci6n industrial, que en la decada del cuarenta se tradujo en una alta movilizaci6n de los

sindicatos. El dialogo iniciado por Per6n, desde la secretaria de trabajo, con los sectors

trabaj adores profundiz6 la aversi6n y el temor de los sectors dominantes y medios hacia el

mundo asalariado. La literaturea de punta" de ese memento, refracta esa reacci6n y reproduce

dicotomias tales como civilizaci6n vs. barbarie, que sostienen el discurso sobre la naci6n3. De

acuerdo a lo indicado por Andres Avellaneda, esta literature articula el discurso antifacista

international con el rechazo al peronismo4, y per medio del topos de la invasion lo represent

como una anemia social, una manifestaci6n de lo irracional'.

iQue cosas implic6 el peronismo que gener6 su inmediato rechazo? iPor que, una vez

derrocado, se convocaron tantos esfuerzos por erradicarlo de la political, la cultural y las mentes

de los trabaj adores y de las generaciones siguientes? Los estigmas con los que el discurso

antiperonista y anticabecita identific6 al peronismo siguieron operando en aquellos que

intentaron comprenderlo despues de 1955. Pero el germen del malestar que el peronismo

introdujo estaba indefectiblemente instalado political, social y culturalmente. Por eso, el

reacomodamiento ideol6gico-cultural que comenz6 en esa fecha, extendiendose hasta 19736 -

final de la proscripci6n del peronismo--, manifest6 la tensi6n que esto generaba para los sectors

medios que desde la cultural hegem6nica intentaron dialogar con los interlocutores que la

proscripci6n del peronismo habia dej ado vacant. Teniendo como supuesto la centralidad del

papel del intellectual en los process culturales, las interpretaciones del peronismo posteriores a

1955 afirmaron la incapacidad de este para general una cultural alternative .










absolutas ligadas al saber. Desde dentro del sistema cultural se le asign6 al peronismo una

naturaleza inexplicable, y se lo releg6 a estar fuera de la cultural. El texto arltiano muestra que el

estar fuera de la cultural es una funci6n que la misma cultural impone en tanto "hegemonia

cultural". La relaci6n cultural y trabajo, reproducida en el imaginario social del trabajo, en la

educaci6n y la cultural, es funcional al mantenimiento de esa hegemonia.

Tal como se ha sefialado en la secci6n precedent, hacia mediados de la decada del

veinte, pero sobre todo en la decada del treinta, el ascenso social a traves de la independencia

econ6mica, fuera esta a traves de la educaci6n o del ofieio, comienza a presentar restricciones.

La transformaci6n expansive de la economic implic6 la transformaci6n del mercado de trabajo.

La industrializaci6n fue acompafiada de mayor diversificaci6n y dio lugar a la formaci6n de una

gran masa asalariada industrial y a un cambio en la estructura de la califieaci6n laboral. La

jornada laboral ya no era la misma, y tampoco lo era la percepci6n que se tenia de las otras

actividades sociales ligadas al trabajo, como el tiempo libre. A media que el mercado laboral se

transformaba, y los habitos de los sectors medios se asimilaban a los de la cultural del sector

dominant --gracias a la difusi6n de la educaci6n, la acci6n concientizadora del socialismo, la

expansion de las bibliotecas populares y los clubes, la expansion de la lectura y el ascenso del

radicalismo--, la educaci6n dej6, de ser percibida como un fin en si mismo, para pasar a ser un

medio.

El socialismo argentino veia en la educaci6n un element de valoraci6n de los sujetos. En

tanto forma de asimilaci6n e integraci6n a los valores de la "sociedad civil", aparece entonces

como element esencial de todo lo que es "civilizado". Es al mismo tiempo herramienta de

ascenso, de avaloramiento del individuo, y medio de acceso y asimilaci6n dentro de un sistema

cultural hegem6nico que institute, jerarquicamente, los valores de reconocimiento social. Lo









en tomo al cual se articularon la representaci6n del trabajo femenino como alternative a la

prostituci6n44; del caricter embrutecedor y alienante del trabajo manual, y de los vinculos de

solidaridad entire trabaj adores y comunidad. En la novela de Chejfec, la fibrica es el espacio

articulador de estos tres temas; sin embargo, la forma narrative especifica bajo la cual estos

aparecen tiene como efecto una inversi6n del topos de la muj er obrera que propicia una lectura

ideol6gica y political del pasado y del present.

En relaci6n con el primer tema, el trabajo como altemativa a la prostituci6n, en la

configuraci6n traditional realista del topos de la obrera la fibrica es el lugar de la perdici6n.

Dado el grado de degradaci6n fisica que produce las tareas manuales y mechnicas, y el

ambiente laboral, esta alternative aparece en un grado de equivalencia a la prostituci6n. Si bien la

primera es preferible a la segunda, ambas tienen como bien mercantil el uso y el desgaste del

cuerpo, colocindose en una situaci6n menos digna que la propiciada por la educaci6n formal o la

permanencia en el gmbito privado de 10 domestico45. Por medio de un narrador omnisciente,

textos como Historia de arrabal (1922), de Manuel Galvez, y Los charcos rojos (1927), de

Bemnardo Gonzalez Arrilli ofrecen una visi6n de las trabaj adoras, de la actividad laboral y de la

relaci6n entire trabajo y comunidad ajustada al imaginario social del memento. En esta visi6n, la

fabrica no es un ambito menos peligroso que la calle; tanto Rosalinda Corrales, personal e de la

novela de Galvez, como las "fabriqueras" de la novela de Arrilli, se ven forzadas a marchar

"...hacia el taller o el galp6n de la fibrica, se cruzan con las que vuelven, paliduchas y oj erosas,

del lupanar, hinchados los ojos de suefio, replete hasta el embotamiento el coraz6n hastiado de

una vida miserrima..." (Los charcos rojos 11). Aunque el clima de explotaci6n laboral no sea el

element central en la novela de Galvez, en ambos relates las muj eres son forzadas a ingresar al

mundo de la explotaci6n fabril por un medio regido por la explotaci6n de genero: en ambas










sino detalles o elements capaces, mediante su pars, de evocar una percepci6n maxima del

toto..." (Eisenstein 23 8) Como resultado de esta operaci6n, la novela ofrece la posibilidad de

realizar una lectura del movimiento social que aparecer8 quince afios despues. En la novela, el

misticismo industrial presentado como un conjunto de verdades para las masas trabaj adoras

generar8 en ellos o la sumisi6n o la necesidad de revelarse. En todo caso, se tratar8 de que la

transformaci6n en el sistema de calificaci6n laboral, junto con la expansion industrial, el

consume de la clase media y el distanciamiento entire educaci6n y trabaj adores confluyan de

manera tal que un discurso, no necesariamente revolucionario, congregue la fuerza y el

resentimiento de los sectors mis postergados. Y, por lo tanto, de que un hecho pueda reunir

ambiguamente caracteristicas jacobinas y totalitarias.

Mgs allB de incorporar elements y registros verbales urbanos no presents hasta ese

memento en la literature denominada realista, el montaj e permit la relectura del texto arltiano

en distintas claves ideol6gicas para intentar comprender la historic pasada y el present. En este

sentido, el rol de la educaci6n y del intellectual tal como aparecen en las novelas ha sido pasado

por alto a la hora de las relecturas de Arlt hacia fines de la decada del cincuenta. El

derrocamiento del peronismo restituye el poder politico al sector econ6mico traditional, al

tiempo que la armonia pretend retornar a la hegemonia cultural compartida por este sector y la

clase media. Sin embargo, la politizaci6n de las masas deja algunos interrogantes frente a los

cuales los intelectuales, tanto de la elite traditional como de los sectors medios mas

progresistas, intentan responder: ique fue el peronismo? jcual fue su naturaleza? ique lo

produjo? Distintas, y con diferentes alcances, fueron las respuestas elaboradas una vez que el

peronismo se hall6 fuera del juego politico. Entre ellas, el grupo de intelectuales de Contorno es

uno de los primeros que empieza a pensar el peronismo en relaci6n a la cultural y a los












conformaci6n ideol6gica de la conciencia de clase. Estas instituciones, sus valores, son luego retomadas por
diversos sectors o agents sociales en las sucesivas luchas ideol6gicas en el seno de la sociedad. A partir de esto,
Thompson advierte que es possible hablar de clase(s) trabajadora(s) en vez de clase trabajadora.

15 Es interesante relacionar esta situaci6n con aquello que Vifias describe como "integraci6n pol~mica" y denuncia
del contorno, al referirse a la perduraci6n hist6rica de los textos.










Atlas del cuerpo trabajador: la inversi6n del topos de la obrerita.

Segun 10 sefialado a lo largo de este capitulo y de los precedentes, el discurso literario ha

sido simultineamente un instrumento de ratificaci6n y cuestionamiento de los valores culturales

dadores de prestigio. En los capitulos precedentes se ha mostrado que la oposici6n entire lo

intellectual y lo manual est8 present tanto en el imaginario generador de ficciones como en el

procedimiento de construcci6n de esos universos. La estigmatizaci6n del tiempo dedicado a la

jornada laboral ha sido una percepci6n central en el imaginario social surgido con la

modernizaci6n de Buenos Aires, y ha regido la representaci6n literaria durante el siglo XX.

La ausencia en el campo literario de obras de narrative, teatro o poesia escritas por

trabaj adores evidencia varies hechos. Por un lado, la falta de registro de las pr~cticas ligadas al

tiempo de ocio y a la militancia en las distintas comunidades obreras. En efecto, el registro que

los historiadores han hecho sobre la difusi6n de la cultural entire los sectors populares, refieren

principalmente a los programs culturales elaborados por el socialismo, cuya perspective era la

asimilaci6n de los obreros a las pautas socioculturales de la cultural letrada. Contrariamente a lo

sucedido en otros paises, no hay una sistematizaci6n en el registro de las pr~cticas de escritura

obreras dentro de los programs culturales surgidos de la experiencia comunitaria, la resistencia

y la actividad sindical y political. Por otro lado, aunque desde el campo de la representaci6n

literaria ha habido una clara y consciente voluntad de representar a los sectors trabaj adores, esta

ha sido siempre desde una perspective que reproducia el lugar relegado de estos con respect a

las pr~cticas y las normas instituidas por la cultural letrada.

Directa o indirectamente, las representaciones literarias del trabajo han reproducido una

percepci6n alienante y embrutecedora de la actividad laboral, resultado de la utilizaci6n de la

fuerza fisica32. El tono de denuncia de esta literature, que apel6 a la estetica realista, no provenia

de un program cultural gestado en el seno de los sectors trabaj adores, sino que era el resultado










Pezzoni, Enrique. El texto v sus voces. Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 1986. 165-
186

Plotkin, Mariano. Mafiana es San PerC~n. Propaganda, rituales politicos v educaci6n en el
regimen peronista (1946-1955). Buenos Aires: Ariel, 1993.

Portantiero, Juan Carlos. "iEs necesaria (y possible) una izquierda democratica. La Ciudad
Futura. Revista de Cultura Socialista 55 (Otoiio 2004). 3- 4
--, Realismo v Realidad en la Narrativa Argentina. Buenos Aires: Editorial Lautaro, 1961.

Rama, Angel. Literature v clase social. Mexico: Folios Ediciones, 1983. 23-77

Reati, Fernando. Nombrar lo innombrable. Buenos Aires: Editorial Legasa, 1992.

Ricagno, Alejandro. "Vuelta de la revuelta". Cinemes d'Amerique Latine 11 (March 2003).
48-66

Rivera, Andres. El precio (1956). Buenos Aires: Editorial Platina, 1956.

Rosano, Susana. "El peronismo a la luz de la 'desviaci6n latinoamericana': literature y suj eto
popular". Colorado Review of Hispanic Studies Vol. I, No. I (2003). 7-25

Rozenmacher, German. Cabecita nenra. Buenos Aires: Centro Editor de America Latina,
1967.

Sabato, Hilda y Luis Alberto Romero. Los trabajadores de Buenos Aires. La experiencia
del mercado: 1850-1880. Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 1992.

Sarlo, Beatriz y Carlos Altamirano. La batalla de las ideas (1943-1973). Buenos Aires: Ariel,
2001.
--, El imperio de los sentimientos. Buenos Aires: Grupo Editorial Norma
2000.
--, "La perseverancia de un debate". Punto de Vista 18 (Agosto 1983). 3-5

Sarmiento, Domingo Faustino. Facundo. Civilizaci6n v barbarie (1845). Buenos Aires: Ediciones
Espasa Colihue, 1986.

Sigal, Silvia. Intelectuales v poder en Argentina. Buenos Aires: Siglo Veintiuno de Argentina,
2002.

Todorov, Tzvetan; Ducrot, Oswald. Diccionario enciclopedico de las ciencias del lennuaje.
Buenos Aires: Siglo Veintiuno Editores, 1975.

Thompson, E.P. The Makinn of the Ennlish Workinn Class. New Cork: Vintage, 1966.

Varsaysky, Paula. Nadie alzaba la voz. Buenos Aires: Emece Editores, 1994.












sociales, mientras que la probabilidad cultural indica un tipo de ordenamiento dinimico que surge del texto y que
puede desafiar e incomodar al horizonte de expectativas, m~s que establecer o no una adecuaci6n entire 6ste y el
texto.

SLa clase media, la oligarquia terrateniente, y la burguesia agraria que lograron imponer una hegemonia cultural y
political.

9 En este sentido, el caricter de la relaci6n trabajo-cultura en los textos de Arlt aqui analizados es el primer paso
para sefialar la importancia de analizar el peronismo como un hecho dentro de la cultural. Esto se desarrollard en el
capitulo III en el cual se analizard la relaci6n entire cultural, trabajadores y peronismo una vez que 6ste ha sido
derrocado. Respecto de las lectures que colocaron al peronismo fuera del Ambito de la cultural, es interesante el
recorrido que hace Sigal (33) al analizar las propuestas de la coalici6n antifascista, que reuni6 ideologias bien
diferentes para oponerse al peronismo. Estas propuestas, que son analizadas, tambidn, por Beatriz Sarlo y Carlos
Altamirano, abarcan desde Borges y Silvina Ocampo, asi como a otros miembros de Sur, hasta dirigentes socialists,
como David Tiefenberg, que apoyaron la Revoluci6n Libertadora "...que cumpli6 esa etapa gloriosa, fue popular en
el memento en que se produjo y debe seguir si~ndolo...La tarea no es f~cil. La incisira y apabullante propaganda
totalitaria que dia a dia y minute a minute se suministr6, al pueblo por todas las formas de opresi6n del pensamiento,
fue creando en el proletariado -victima propiciatoria de todos los brotes fascistas- estructuras mentales y emociones,
modos de pensar y sentir que costard much esfuerzo poder quebrar..." (En Sigal 42).

'0 Existia una gran diversidad de publicaciones, muchas de las cuales rindieron homenaje a la Ley 1420, y las tiradas
eran de 300.000 ejemplares, como en el caso de Critica. Por otro lado, entire 1920 y 1945 el numero de bibliotecas
populares crece en casi todos los barrios de la ciudad, sumando 200 bibliotecas en 1943. Junto a este despliegue de
instituciones y pr~cticas por la que circula la cultural letrada, concretamente la lectura, comienzan a tomar forma los
barrios industriales de la periferia, sobre todo despuds de 1935. (En Romero y Guti~rrez, pag. 53/71)

11 En El imperio de los sentimientos (1985), Beatriz Sarlo sefiala que la formaci6n de hibitos de lectura se produce
en un memento en que el puiblico lector es variado y los niveles de lectura son indefinidos. Sarlo indica que tal
indefinici6n se manifiesta en los editors v en los autores, v como resultado de esto conviven varies ideales de
lector, de escritura y de modos de lectura. Entonces, formas de escritura y modos de leer estin delineados por la
ampliaci6n y homogeneizaci6n del mercado de lectores, propiciado por la movilidad social y la transformaci6n del
mercado de trabajo. Las formas de escritura y los hibitos de lectura, implican ahora una disponibilidad y un uso del
tiempo que estA relacionado con los modos en que se comienzan a percibir la jornada laboral y el tiempo libre.

'2 Seguin el anuario estadistico de la Provincia de Buenos Aires, la poblaci6n de la localidad de Berisso -una de las
zonas industriales en crecimiento, y en la que entire 1907 y 1915 se habian inaugurado los frigorificos Swift y
Armour respectivamente-, estaba distribuida del siguiente modo:

ANJO ARG. MASC. EXT. MASC. ARG. FEM. EXT. FEM. TOT. ARG. TOT. EXT.

1914 1868 3984 1736 1259 3604 5243

1924 Sin datos para este afio

1947 12911 5950 11206 3903 24107 9853

Datos tomados de Lobato (45).

13 La movilidad social ascendente tenia limitaciones impuestas por su propia dinimica en una economic capitalist
dependiente. Es important tener en cuenta que el asentamiento de los sectors medios se Ileva a cabo ante una
fuerte represi6n de los sectors trabajadores. Entre 1911 y 1914 se registran 360 huelgas s61o en la Capital Federal,
gran parte de ellas por la resistencia del Estado para legislar en material laboral. Tambidn en este period comienza a
adquirir mayor fuerza dentro de las organizaciones obreras el "sindicalismo" (en Godio 229).










Fogwill, Rodolfo. En otro orden de cosas. Barcelona: Mondadori, 2001.
--, La experiencia sensible. Barcelona: Mondadori, 2001.
--, Vivir afuera. Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 1998.

Eco, Umberto. The Role of the Reader. Explorations in the Semiotics of Texts. Indiana: Indiana
University, 1979.

Echeverria, Esteban. "El matadero" (1871). La cautiva. El matadero. Buenos Aires: Editorial
Losada 1993.

Eisenstein, S. M. Hacia una teoria del montage I. Barcelona: Ediciones Paid6s, 2001. 17-
238

Galvez, Manuel. Historia de arrabal (1922). Buenos Aires: Centro Editor de America Latina,
1968.

Gamerro, Carlos. El secret v las voces. Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 2003.

Gene, Marcela. Un mundo feliz. Imagenes de los trabajadores en el primer peronismo (1946-
195. Buenos Aires: Fondo de Cultura Econ6mica, 2005.

Genette, Gerard. Ficci6n v dicci6n. Barcelona: Editorial Lumen, 1993. (1991)
--, Palimpsestos. La literature en senundo nrado. Madrid: Taurus, 1989. (1962)

Godio, Julio. Historia del movimiento obrero arnentino. Buenos Aires: Editorial El
Corregidor, 2000. 68-290

Gonzalez Arrili, Bernardo. Los charcos rojos (1927). Buenos Aires: Editorial Eden, 1927.

Goirz, Andre. Critiqlue of Economic Reason. New York: Verso, 1989.

Gramsci, Antonio. Cultura v literature. Barcelona: Ediciones Peninsula, 1972.

Gutierrez, Leandro y Luis Alberto Romero. Sectores populares. Cultura v political. Buenos
Aires en la entrenuerra. Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 1995.

Gusman, Luis. Villa. Buenos Aires: Alfa uara, 1995.

Hoggart, Richard. The Uses of Literacy (1957). Oxford: Oxford University, 1970.

Iser, Wolfgang. The Act of Readinn. A Theory of Aesthetic Response. Baltimore: John Hopkins
University, 1978.

Jakobson, Roman. "On Realism in Art" (1921). Jakobson, Roman. Lannuane in Literature.
Cambridge: Harvard University, 1987. 19-27










lanzallamas una preanunciaci6n del peronismo, en tanto en ellas este aparece como una

probabilidad cultural. El sistema de valoraci6n social por el cual se asignan los lugares de lo

culto y lo no culto que interpret6 y conjur6 al peronismo, se encuentra anunciado y cuestionado

en ambos textos. La capacidad que estos tienen de producer 10 real, no de limitarse a

reproducirlo, permit repensar la relaci6n entire literature y peronismo a partir de una

comprensi6n "geneal6gica" de la relaci6n entire literature, cultural y trabajo. En el siguiente

capitulo se analizara el efecto que el peronismo tuvo en esta relaci6n en tanto a este le ha sido

asignado el lugar de la no cultural, lo irracional y lo inexplicable, categorizaciones con las cuales

se relee y estudia el peronismo aun en el present.












42 Hasta la d~cada del cuarenta, el trabajo extra dom~stico era la uinica opci6n possible para aquellas que, a causa de
la estructura social y familiar, no podian acceder a la educaci6n formal y, posteriormente, a la tarea docente.

43 Seguin lo sefialado por Lobato, reci~n a comienzos del siglo XX los intelectuales, politicos, burC~cratas y escritores
comenzaron a reflexionar sobre la producci6n industrial. La fibrica fue vista como una metifora de la vida
proletaria: "...se convirti6 tambidn en un scenario definido de producci6n y de resistencias obreras en otros relates
como los de Ismael Moreno, Bernardo Gonz~lez Arrilli, Luis Horacio Velisquez o Rauil Larra, o bien se constituy6
en la arena donde se desenvolvian los dramas de la sociedad, en novelas como las de Manuel Gglvez..." (La vida en
las fcibricas... 70).

44 En este punto cabe aclarar que en las novelas Los siete locos (1926), y Los lanzallamas (1929), de Roberto Arlt, la
percepci6n de la equivalencia entire el trabajo asalariado femenino y la prostituci6n esti present los planes de la
sociedad secret. Esta podria llevar a cabo sus planes gracias al trabajo fabril y a la red de explotaci6n de mujeres,
que solventarian tanto los fines revolucionarios de la sociedad secret como los inventos de Erdosain. Asimismo, en
este universe ficcional comienza a vislumbrarse una idea de mujer trabajadora industrial, entendida de su actividad
laboral especifica, en la imagen de una de las hermanas dedicada al process de galvanizaci6n, quien comienza a
manejar con habilidad los procedimientos t~cnicos.

45 Tanto en la perspective conservadora presentada en Historia de arrabal (1922), de Manuel Gglvez, como la visi6n
del reformismo de izquierda de Los charcos rojos (1927), de Bemnardo Gonz~lez Arrilli, el frigorifico era el espacio
fabril representado mediante el cual se denunciaba, se reformaba y, a la vez, se reforzaba el orden social que
sostenia la separaci6n entire cultural y trabajo. En la primera se denuncia desde el catolicismo el drama moral de los
sectors populares, mientras que en la segunda se exhibe la importancia de la organizaci6n de los trabajadores para
la mejora de las condiciones laborales. Tal como lo indica Lobato "...la fibrica aparece como scenario y
protagonista de una confrontaci6n. El frigorifico se constitute en el centro de la escena y lo que sucede en su interior
es tan important como lo que pasa en los alrededores: el drama es el trabajo" (La vida en las fcibricas... 72). En
efecto, desde la perspective de las mujeres mis progresistas de la d~cada del veinte, como Cecilia Grierson, el
trabajo manual asumia un caricter embrutecedor sin papel en el progress civico y educative de la poblaci6n. Una
interesante recopilaci6n de estos documents se encuentra en el studio sobre las trabajadoras grificas realizado por
Cecilia Lipszyc, Maria Ginds y Mabel Bellucci, Mabel.

46 "(...Por ejemplo, la Bita. Habia sido obrera, como las que ahora encontraba camino de la fibrica cuando ella
regresaba a su casa para dormir todo el dia. Su historic, vulgar y sencilla, era como la de la mayoria de las mujeres
perdidas. Tuvo un novio, el novio se transform, en amante. El amante se acostumbr6, a no trabajar. Cuando la
abandon6, como todos, tuvo que buscar otro. 2,C6mo podia volver a la fibrica, a trabajar otra vez, despuds de
haberse puesto sombrero...? (Ls chrcs rjo 11).

47 IHClUSo en un texto como "Emma Zunz" (1949), de Jorge Luis Borges, el cual no deberia ser calificado de
"realista" en los t~rminos tradicionales del estilo que plantean el pacto mim~tico, el trabajo y la prostituci6n parecen
ser dos extremes intercambiables en el acotado rang de opciones sociales para las mujeres de los sectors populares
de las d~cadas del veinte, treinta y cuarenta. Emma Zunz no se vio empujada al trabajo porque poseyera una
identidad de clase, ni much menos, sino que lo hizo a causa del oprobio que condujo a la miseria a su padre,
Emmanuel Zunz, gerente de una fibrica textil. Cuando Emma se entera de las causes de su condici6n de asalariada,
no ve en el trabajo un medio para superarla. El delatar la huelga que planean sus compafieros de trabajo es para ella
un medio para vengar la muerte de su padre. En este sentido, la venta del cuerpo a trav~s del salario es negada por la
delaci6n que la devuelve a su clase originaria; mientras que la venta del cuerpo por medio del acto de prostituci6n --
el cual se convierte en su coartada--, se convierte en el instrument para hacer justicia. Entonces, trabajo y
prostituci6n, en tanto venta del cuerpo, forman parte de un mismo process: el de la venganza de la muerte de su
padre, que la liberal de su condici6n de obrera; una liberaciC~n que no la reivindica como mujer sino como "hija de su
clase". Emma Zunz no demand respeto por su condici6n de mujer trabajadora, sino por su condici6n de clase: "La
historic era incredible, en efecto, pero se impuso a todos, porque sustancialmente era cierta. Verdadero era el tono de
Emma Zunz, verdadero el pudor, verdadero el odio. Verdadero tambidn era el ultraje que habia padecido; s610 eran
falsas las circunstancias, la hora y uno o dos nombres propios" ("Emma Zunz" 50). Tambidn en obras posteriores,
como El rei (1957), e incluso Villa miseria tambidn es Amdrica (1958), de Bernardo Bervitsky, prostituci6n y












Sin embargo, socialismo, anarquismo y comunismo, compartian el repertorio iconogrifico del trabajador sufriente y
sacrificado. En este imaginario, los asalariados sin calificaci6n o semi calificados encarnaban con sus pufios en alto
el enojo y el sufrimiento. El tiempo de trabajo no cedia espacio m~s que para dar cuenta de los padecimientos: el
tiempo del ocio, dentro del imaginario ilustrado socialist, debia estar ocupado por la educaci6n (recordemos la cita
de Barrancos: "...en el sal6n, todos los obreros leian, nadie habla..."). En efecto, en el imaginario del socialismo
ilustrado, el trabajador sufriente convivia con las ideas de progress y esfuerzo personal que se anidaron en los
sectors medios, y prevalecieron en las d~cadas del treinta y del cuarenta, formando pate de disputes ante el
surgimiento de tendencies nacionalistas-populistas. Seguin lo sefialado por Marcela Gend, la iconografia peronista
quebr6, este imaginario del trabajador sufriente.

34Marcos ve en 1945 un "chasquido irrecusable" que dobla la ley y la moral; "Quizis ese modo de crecer pudo ser
distinto: quizis sin tantas concesiones a nuestras debilidades naturales: pero reconocerlas, no prescindir de ellas, no
sucumbir ante ellas iNo era la aceptaci6n explicit de una responsabilidad en la lucha: no era un hecho moral por el
cual asumiamos una posici6n militant frente a nosotros mismos --frente a aquello de nosotros mismos que tiende a
ceder, a dejar hacer, a desesperar de todo y de todos-- y frente a aquellas categories de la sociedad que periclitan y
frente a las que nacen como un desgarrador manojo de espadas?" (EP 59)

35En su studio sobre los origenes del peronismo, Juan Carlos Portantiero remarca la importancia del encuentro
entire obreros antiguos y nuevos en los mementos previous al peronismo; la confluencia de distintas tradiciones de
lucha de los primeros y de expectativas de progress social de los segundos, la convivencia entire obreros de origen
europeo y los de origen criollo. (Estudios sobre los origenes del peronismo 60). Desde otra perspective, Mirta Zaida
Lobato en su investigaci6n sobre las comunidades obreras de la zona de Berisso, sefiala un detalle important sobre
la llegada de trabajadores del interior: estos habrian Ilegado un poco antes de lo que indica el mito sobre el aluvi6n
de los cabecitas y el surgimiento del peronismo.

36 Un andlisis de la pelicula Dios se lo pague (1946) de Luis C~sar Amadori muestra la forma en el que cine de la
6poca reflexion6, sobre esa transformaci6n, al mismo tiempo que narraba una concepci6n de la justicia social.

37Recordar las referencias que Dora Barrancos hace de las bibliotecas socialists en las que los obreros, luego de

embrutecerse en el trabajo manual, asistian a las bibliotecas y leian en silencio.

38La expresi6n de esto es el regale que Ponce le hace a Juan, un ejemplar de Martin Fierro.

39 Ese "clima" previo a 1945, explica los limits de las antiguas formas de concebir la lucha obrera, el lugar
secundario que 6sta ocupaba frente a los intereses partidarios y, sobre todo, la naturaleza de quienes materializan esa
lucha.

40 El antiperonismo cultural se filtr6, en la forma en que los intelectuales leveron la realidad y el peronismo, y en las
palabras de aquellos que desde la creatividad recogieron estas lectures y debates sobre el peronismo, es decir, la
situaci6n de discurso que se habia producido.

41 En la novela de Rivera se ha observado que mediante la preponderancia de su papel de trabajador, el cabecita
ingresa a la cultural dadora de prestigio, pero lo hace en silencio --sin referir al imaginario del trabajo forjado durante
el peronismo-- y bajo otras formas --transformindose en militant comunista. En relaci6n con el primer aspect,
tanto la proscripci6n political como el recambio generacional, coadyuvan a no explicitar los cambios que el
peronismo introdujo en el sistema cultural. En referencia al segundo, el cabecita ingresa a la cultural bajo otras
formas porque, en tanto trabajador, es reapropiado por los sectors progresistas que intentan asumir la direcci6n
ideol6gica y cultural de los asalariados en la buisqueda por un cambio social.

42Las oposiciones silencio-ruido, racional-irracional, culto-vulgar, 10 caracterizan y, a la vez, se superponen al
caricter antag6nico de la relaci6n entire cultural y trabajo. El peronismo introdujo reforms sociales de verdadero
corte democritico, que se tradujeron en mejoras concretas en el nivel de vida de un amplio sector de la sociedad. La
asociaci6n entire el imaginario y la cultural de los que irrumpieron en la escena political y cultural, los trabajadores
asalariados, con el tono despectivo de "cabecitas negras", ratifica la ignorancia sobre la cultural del conjunto de la
clase trabajadora y consolida el antagonismo entire cultural y trabajo.









Andres Rivera, En otro orden de cosas (1998) by Rodolfo Fogwill, and Boca de lobo (2000) by

Sergio Chejfec, the short stories "Cabecita Negra" (1961) by German Rozenmacher, "El ford

(1969) and "El nihio proletario" (1973) by Osvaldo Lamborghini, the film M~undo Gruia (1999)

by Pablo Trapero, and the documentary La huelgal de los locos (2002) by Mariana Arruti.

The examination of this series of "realist texts" will explain the links between the spheres

of work and culture by taking into account their connection with the hegemonic culture

institutions as they are represented in the literary discourse: the formal education and reading

habits; the organization of labor processes in specialized and semi-skilled and unskilled work,

and the definition of the workday, and the cultural discourses.

This study demonstrates that the return of the realist aesthetic, or the so called "new

realisms" of the mid nineties, are responses that educated middle-class sectors elaborate to

rethink and experience a new reality marked by unemployment, precarious labor insertion, and

also for the reconfiguration of the labor skills due to the computing technology. In this context

the parameter for representing work, and mainly, for representing the "other worker" has

changed, opening the path for a critical review of hegemonic cultural assumption and questions

the antagonistic character of the relation between work and culture. In this sense, this work

demonstrates that the relationship between literature, culture, and labor responds to a political

and ideological nature. In the current times, the opposition between work and culture which

supported class and gender identities throughout the twentieth century can no longer function.












literature, sin que implicaran filosofias que estuvieran al servicio de ese puiblico buscado, interpretindolo y
favoreciendo su desarrollo hist6rico. Por el contrario, con frecuencia respondieron a operaciones de los grupos
hegem~nicos, detentadores de la cultural official de una 6poca, quienes instrumentaban el arte y las letras que
destinaban a los sectors sometidos... (33)

21 Gramsci hace una identificaci6n hist~rica de los intelectuales y de su funci6n en la sociedad. Se pregunta cuiles
son las caracteristicas que definen al intellectual, y llega a la conclusion que es el rol de las tareas del intellectual en
un determinado sistema de organizaci6n social lo que le atribuye la identidad de intellectual. Gramsci se pregunta
"iCu61es son los limits 'miximos' del concept de intellectual' ? iPuede encontrarse un criterio uinico para
caracterizar igualmente diversas y dispares actividades intelectuales y para distinguirlas al mismo tiempo y de modo
esencial de las actividades de los demis grupos sociales? El error metodol6gico mis difundido consiste, a mi
entender, en haber buscado este criterio de distinci6n en las caracteristicas intrinsecas de las actividades intelectuales
y no en el conjunto del sistema de relaciones en que 6stos (y, por consiguiente, los grupos que las personifican) se
encuentran en el complejo general de las relaciones sociales. El trabajador o proletario por ejemplo, no se caracteriza
especificamente por el trabajo manual o instrumental sino por este mismo trabajo en determinadas relaciones
sociales (aparte la consideraci6n de que no existe el trabajo puramente fisico y de que incluso la expresi6n de Taylor
de 'gorila amaestrado 'es una metifora para indicar un limited en cierta direcci6n: en cualquier trabajo fisico, incluso
el mis mechnico y degradado, existe un minimo de calificaci6n t~cnica, es decir, un minimo de actividad intellectual
creadora). Se ha sefialado ya que el empresario, por su misma funci6n, ha de tener un cierto nuimero de cualidades de
caricter intellectual, pero su figure social no est8 determinada por 6stas sino por las relaciones sociales generals que
caracterizan la posici6n del empresario en la industrial. Se podria decir, pues, que todos los hombres son
intelectuales; pero no todos los hombres tienen en la sociedad la funci6n de intelectuales" (30-31)

22 La educaci6n; la difusi6n de la lectura; la actividad intellectual; la militancia political y barrial, y la escritura son
mecanismos de "encauzamiento" y normalizaci6n. Reafirman la distinci6n entire lo manual y lo intellectual sobre la
que se sostiene el campo relativamente aut6nomo intellectual. Sin embargo, es el propio distanciamiento de la
actividad productive lo que permit, como ya lo han sefialado Bourdieu y Althusser, que en el seno de estas
actividades se produzca el cuestionamiento de las contradicciones sociales.

23 En "Entre el dinero y el ser" (1976), No6 Jitrik present la idea del trabajo como la de un robot invertido en El
jueuete rabioso. La hip6tesis de Jitrik propone que "...aun desde una perspective representative realista, El juguete
rabioso saca a la superficie elements de su ideologia poni~ndolos por eso en crisis, lo que permit suponer que
asume las contradicciones en las que se basa; mis auin, sobre esa tensi6n principal se constituiria su sistema
productive de significaci6n, o sea, lo que hay que buscar y determinar..." (72)

24El horizonte de expectativas, como se ha sefialado en una nota anterior, esti formado por valoraciones del
imaginario social que estin presents en la formaci6n del hibito de lectura. El realismo de Arlt desafia con su
inversi6n de micleos sem~nticos no s610 el horizonte de expectativas del lector de clase media, sino tambidn a la
escritura que ha contribuido a former esos hibitos de lectura y esos lectores. Sin embargo, tal "desfamiliarizaci6n"
no impide el efecto de verosimilitud. El pacto mim~tico del realismo practicado tanto por Gilvez como por los
escritores Bodeistas es roto por un process de identificaci6n que propicia la "revelaci6n de lo oculto" (Avellaneda
2). Mgs que la prerrogativa moralista propuesta desde el realismo nacionalista y conservador, o que el
encauzamiento pedag6gico proyectado por los escritores realistas alineados en el socialismo y el positivismo
progresista, el realismo arltiano no propone otra cosa que revelar las contradicciones a partir de las cuales esa
narrative es possible como un texto realista. En relaci6n a la representaci6n del ambiente fabril en la literature de la
6poca, Mirta Zaida Lobato en La vida en las fibricas. Trabajo. protesta v politica en una comunidad obrera. Berisso
(1904-1970) (li i14), plantea que "... las representaciones construidas en estas novelas eran tanto el resultado de
convenciones como de una ret6rica de la "ficci6n real" que servia a prop6sitos reformistas. La fcibrica y el
~frigorifico, entonces, un modelo de trabajo productive que era leido desde diferentes concepciones ideol6gicas y
est~ticas. Asi, Gglvez, un escritor cerrado en la defense del "espiritu" frente al "materialismo" del ambiente
positivista, denunciaba desde el catolicismo las lacras del mundo que lo rodeaba. Su novela Historia de arrabal
(1922) permit confrontar su propuesta narrative e ideol6gica en el scenario del frigorifico. Para 61 no importa de
quC manera se trabaja, cu8l es la experiencia de hombres y mujeres aprisionados por el ritmo febril de las miquinas,
las vicisitudes de la protest y la organizaci6n. Para 61 el frigorifico es el teatro de un drama moral sin soluci6n para
los estratos populares. Alli trabaja Rosalinda Corrales; para la mujer la fibrica es una alternative a la prostituci6n,










El imaginario de Lanari es el del progress, y siente, al igual que sinti6 Adolfo en la

novela de Rivera, que este peligra ante la presencia del otro. El insomnio presagia esa presencia,

que finalmente se constata cuando decide salir a la calle al escuchar un alarido que, al igual que

su insomnio, irrumpe en la aparente calma nocturna. Sentada en el umbral de un hotel para

damas, se encontraba la muj er que habia gritado. Pens6 que s61o se trataba de una "cabecita"

(CN42), por eso, cuando el policia se acerca y Lanari se da cuenta que "...el vigilante tambien

era bastante morochito..." siente que desconoce el medio en el que se encuentra, que es el el

element perturbador del orden (CN 42).

Para Lanari, la presencia de esos otros expresa la inevitabilidad del orden transformado.

A partir de alli no comprende nada; toda la situaci6n se convierte en un ultraj e de sus valores: la

entrada de los dos negros a la casa, el hecho que el policia fuera uno de ellos, su manera de

dirigirse tuteandolo, la imposibilidad de hablar con ellos sobre libros, etc. La identidad de esos

cabecitas es un agravio a la suya: "De pronto se acerc6 al agent que era una cabeza mas alto que

el, y que lo miraba de costado, con desprecio, con duros oj os salvaj es, inyectados y malignos,

bestiales, con grandes bigotes de morsa. Un animal. Otro cabecita negra" (CN 43). Lanari ve a

un animal, y contrast esa imagen con las que el ha construido sobre si mismo, y que

correspondent al mundo de la cultural: ..sin saber por que, le mostr6 la biblioteca abarrotada con

los mej ores libros. Nunca habia podido hacer tiempo para leerlos pero estaban alli. El senior

Lanari tenia su cultura..." (CN 45)

El orden estaba irrebatiblemente alterado; ni en las instituciones se podia confiar. Lanari

estaba convencido que no tendria ningun sentido recurrir a la policia, pues "hacia un tiempo

pasaban cosas extrafias", y por eso llev6 al policia a su departamento para sobornarlo y asi

eliminar la molestia de su presencia. Pero fue inevitable, no encontr6 manera de hablar con el









LITERATURE Y TRABAJO EN LA NARRATIVE ARGENTINA DEL SIGLO XX (1930-
2003): LA NATURALEZA POLITICAL E IDEOLOGICAL DE LA CULTURAL



















By

KARINA ELIZABETH VAZQUEZ


A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL
OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILL1VENT
OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF
DOCTOR OF PHILOSOPHY

UNIVERSITY OF FLORIDA

2008










de los espacios-- que atentaran contra ese ilusionismo inicial, que propiciaba una possible

identificaci6n, pero sin provocar, por eso, el efecto inverse de una desidentificaci6n ..."

(Capdevila 226).

Tomando en cuenta estos aspects, la hip6tesis de trabajo en esta primera etapa propone

que la estetica realista, a traves de la significaci6n del tiempo, en especial del tiempo de trabajo,

pone en evidencia que el antagonismo entire cultural y trabajo traza la linea divisoria entire lo que

seran los valores de la incipiente clase media y de los sectors asalariados, y entire el escritor, en

tanto integrante y representante de la clase media y la forma de representar el trabajo y al

trabaj ador. El tratamiento de los nucleos semanticos y de los recursos ret6ricos exhibe el modo

en el que Arlt problematiza la relaci6n entire literature e historic, ficci6n y realidad. Ambos

campos son centrales en la definici6n del trabajo del escritor, de la profesionalizaci6n de la

escritura y del lugar ocupado por esta respect de otras practices y discursos sociales. Novelas

como Los charcos roios (1927) de Bernardo Gonzalez Arrili, El iunuete rabioso (1926) Los

siete locos (1929), de Roberto Arlt, e Historia de arrabal (1922), de Manuel Galvez, conforman

una series en la que se da cuenta de la conflictividad ideol6gica de una sociedad en

transformaci6n a causa de la inmigraci6n, la industrializaci6n y la conformaci6n de un sector

asalariado industrial.

Al respect, a lo largo de esta disertaci6n sera interesante observer el modo en que las

transformaciones al interior del discurso literario demuestran lo sefialado por Andre Goirz sobre

las transformaciones del mercado de trabajo. Para este autor, una de las posibles formas de

enfrentar, y resolver, los efectos traumaticos de las transformaciones en el mercado de trabajo es

la "desjerarquizaci6n"' del saber. La propuesta de Goirz parte del analysis de la situaci6n laboral

actual a nivel mundial en el que se observa que el character an6malo y contradictorio de la










secret, que queda asi como prueba de la capacidad del artilugio intellectual. Finalmente su huida

confirma su condici6n de intellectual.

La relaci6n entire el trabajo, su caracter mas mecanico, repetitive y manual, y la cultural,

en tanto sistema de valores y jerarquias sociales basado en la educaci6n, se revela asi en el texto

como resultado de una construcci6n y reproducci6n especifica de formas de percibir la realidad.

En este sentido, la ambigtiedad del astrblogo, su permanent desplazamiento entire actitudes

autoritarias y revolucionarias, indica la naturaleza ideol6gica y political del caracter antag6nico

de la relaci6n entire trabajo y cultural. Segun el pensamiento gramsciano, el rol de los

intelectuales es el de contribuir a la reproducci6n de los valores hegem6nicos. Sin embargo,

como sefiala Althusser, el lugar que ocupan en los aparatos ideol6gicos guard una distancia que

respect de sus soportes materials, que les permit el establecimiento de un espacio critic

aut6nomo. El siguiente planteo del astrblogo recorre las dos definiciones anteriores y establece el

punto en el que trabajo, cultural e intelectuales se encuentran escindidos, al formularse el mismo

como artifice de una conspiraci6n: ..De los socialists no hablemos. Muchos de ellos son

pequefios propietarios. Fueron socialists cuando vinieron casi desnudos de Europa al pais (...)

Son pequefios propietarios, tienen hij os en la universidad (...) No se Ilega al comunismo por la

via intelectual..." (Ls Lazalama 365). iC6mo se establece que es culto y que no es culto si

no es a partir de la misma conformaci6n de la autonomia relative como espacio de lo intellectual?

Aquello que pertenece al ambito del trabajo, queda fuera del itmbito de la "autonomia relative"

en dos aspects: por estar suj eto a las demands del mundo material y por estar ligado a la

jerarquizaci6n que se hace de la sociedad dentro de un sistema cultural. Esta perspective, de la

cual es refractaria la mirada critical de Amicola, coloca en un lugar de simetria los elements

reaccionarios del discurso del astrblogo con aquellos que indican falta de cultural. Ej emplo de









situaci6n del mercado laboral no s6lo reflej aba la destrucci6n del aparato industrial operada

durante la ultima dictadura5, sino que tambien evidenciaba cambios en material de legislaci6n

laboral. Enmarcadas en lo que se denomin6 una "revoluci6n productive", medidas tales como la

apertura de los mercados, la privatizaci6n de los servicios, la flexibilizaci6n laboral y la

reducci6n del Estado, fueron las prerrogativas centrales de los grupos econ6micos

internacionales a la hora de realizar inversiones dentro del pais6. Tanto la flexibilizaci6n laboral

como la reducci6n del Estado garantizaron que el costo de la aplicaci6n del modelo neoliberal

fuera asumido por cada uno de los argentinos, en detrimento de su calidad de vida. La

eliminaci6n de toda legislaci6n laboral y el debilitamiento de la acci6n sindical abrieron paso a

jornadas laborales extensas; a humillantes y discriminatorios process de selecci6n de personal,

y regimenes de pasantias, entire otras formas de abuso que propiciaron la reducci6n del costo

laboral y conformaron el nuevo context al que los trabaj adores debieron adaptarse .

La relaci6n que tienen los personajes de los textos estudiados con el trabajo y con algunas

actividades laborales en particular revela la superposici6n de tiempo libre, tiempo desocupado y

tiempo productive que se genera en el nuevo context econ6mico. En efecto, algunos de estos

personajes plantean un saber ser trabaj ador capaz de organizer el tiempo y las expectativas para

adaptarse a cualquier cambio. Sin la intenci6n de ofrecer representaciones totales, estos textos

narratives y filmicos no presentan una fotografia de la realidad; por el contrario, plantean una

salida reflexiva y re-configuradora de esta que require nuevos parametros esteticos: el retorno

de la linealidad narrative, el replanteo de estrategias realistas, el uso del recuerdo y la inversi6n

de figures tradicionales de la narrative argentina del siglo XX. Mediante el examen de la voz

narrative en la novela de Fogwill; del retorno al tono realista en la pelicula de Trapero; de la

evocaci6n en el documental de Arruti, y de la inversi6n del "topos de la obrerita"s en la novela










aguda de que hipoteca su tiempo a cambio de un salario. El tiempo productive que se le figure

como la eliminaci6n de los tiempos muertos, en realidad represent el vacio de su vida. Ese es el

verdadero "tiempo muerto", la reproducci6n mecanica de su vida fuera del ambito del trabajo. Al

conocer al astrblogo y a los otros miembros de la sociedad secret, Erdosain comienza a

vislumbrar la posibilidad de concretar sus suefios de inventor. Estos ya no servirian s610 para la

salvaci6n material, sino que estarian asociados a un proyecto mas amplio: la conspiraci6n que

trama la sociedad secret, de la cual el Astrblogo es el lider, que tiene como obj etivo intensificar

la producci6n industrial para luego tomar el poder politico a traves del convencimiento y la

manipulaci6n moral de los trabaj adores y los estudiantesl

En Los lanzallamas se perfila la amenaza que represent la posibilidad de que los

trabaj adores desarrollen tanto un saber propio a traves de la experiencia laboral, como un sentido

extreme de la alienaci6n. Ambas situaciones los llevarian a la transformaci6n de su situaci6n

social. Esto se pone de manifiesto en la relaci6n entire Erdosain y el astr610go. Esta adquiere

distintas caracteristicas a media que, ante la intervenci6n de otros personal es, ambos personal es

revelan las circunstancias que los llevaron a un present de desesperaci6n y cinismo. Erdosain ha

llegado a ese estado a causa de la presi6n de Elsa, su esposa, para ajustarse al modo de vida de la

clase media. Como escape, Erdosain recorre los sitios marginales a los que Ilega quien no sigue

la senda de la educaci6n y del trabajo asalariado. Por el contrario, otros personajes, como el

Ruflan melanc61ico e Hip61ita, viven de la funcionalidad social de esa marginalidad. El

Astr610go, por su parte, reune en su caracter ambiguo la capacidad de comprender c6mo se

ensamblan ambos mundos. Sus discursos ocupan gran parte de la novela, y en ellos se muestra el

lugar del intellectual en la sociedad: un sitio alejado del dolor y del sufrimiento. La conspiraci6n

que encabeza, se plantea entonces como la formaci6n de celulas que, basadas en el saber tecnico









Buenos Aires en la decada del 30 ofrecia un scenario babelico en el que convivian las

posibilidades de ascenso social con el fracaso y la caida en la marginalidad urbana.

Simultineamente, se expnadian la escolarizaci6n masiva y la difusi6n de la lectura; a lo que se

sumaba la homogeneizaci6n del mercado de trabajo -resultado del incipiente desarrollo

industrial-, y la masificaci6n de la comunicaci6n -a traves del peri6dico y la radio-, favoreciendo

la formaci6n de nuevos patrons de consume y de uso del tiempo librell

La educaci6n y el trabajo independiente fueron los medios de ascenso social de los

sectors medios y populares; es decir, de aquellos que poseian un saber ligado a un oficio, una

profesi6n, un comercio o un empleo putblico, y habitaban principalmente los barrios de la Capital

Federal. La educaci6n putblica y la difusi6n de la lectura a traves de las bibliotecas populares, en

la mayoria de los casos asociadas a la militancia socialist, trazaron en el imaginario colectivo

los perfiles del ciudadano. En una sociedad con alto porcentaj e de poblaci6n extranjeral2 l

educaci6n y la lectura fueron herramientas esenciales para incorporar los ideales de conciencia y

civismo, pero fueron, tambien, herramientas de disciplinamiento a traves de la integraci6n social.

Paralelamente, el desarrollo de barrios perifericos vinculados al crecimiento de la

actividad industrial reforz6 y renov6 las organizaciones obreras, que debian enfrentar la

resistencia official y partidaria para establecer una legislaci6n en material laboral. Asi, la

expansion de la educaci6n y de los hibitos de lectura se da en medio del asentamiento social,

cultural y politico de los sectors medios y de la profundizaci6n del conflict que padecen las

comunidades obrerasl3. El program cultural y politico del socialismo veia en la difusi6n de la

educaci6n putblica la forma de salvar a las masas de trabaj adores de la ignorancia. Mgs allB de

algunas propuestas alternatives de escuelas para trabaj adores, el socialismo se concentr6 en la

difusi6n de la escuela putblical4. Tambien particip6 activamente en la propagaci6n de los hibitos












distintas actividades relacionadas al mantenimiento de la dignidad de la clase trabajadora. Destaca la importancia de
las Universidades y proyectos educativos para los trabajadores, y para sus hijos, asi como tambidn la difusi6n de la
lectura a partir de colecciones y ediciones accesibles, difusi6n de peri6dicos, pero tambidn los lazos comunales y
personales en el Ambito cotidiano. Los juegos en clubes, el consume de ciertas revistas y de muisica, sumados a las
otras experiencias dentro y fuera del Ambito laboral --pero siempre ligadas a esta uiltima--, general un sentimiento de
dignidad. Al referirse a los reclamos de los sectors trabajadores, Hoggart subraya que "...their work for social
reform...it was inspired not primarily by a search for material goods but by a sense of the need for higher
satisfactions by working-people, satisfactions which would more easily be obtained once material improvements had
been made. The greatest need now is for this minority to reassess the position, to realize that the ideas for which
their predecessors worked are in danger of being lost, that material improvements can be used so as to incline the
body of working-people to accept a mean form of materialism as a social philosophy..." (Hoggart263).

En relaci6n a las practices sociales de la lectura y la escritura, Maite Alvarado indica el objetivo democritico del
dominio de la escritura y la lectura, "...ya que es condici6n para el acceso de todos a amplias porciones de la cultural
y para el desarrollo del pensamiento 16gico y critic y de la imaginaci6n. La escritura y la lectura siguen siendo
instruments insustituibles para el desarrollo de las funciones superiores de la cultural --como producci6n
colectiva--y de las capacidades cognitivas -como construcci6n individual. Sin embargo, la autora remarca que ese
objetivo democritico no debe perder de vista que los elements de la cultural, como la escritura, son tambidn
elements de control y dominaci6n: "...No obstante, lingitistas como Louis-Jean Calvet han Ilamado la atenci6n
sobre los process de aculturaci6n que general [1as campafias de alfabetizaci6n] en cultures de tradici6n oral a causa
de la importaci6n de sistemas de escritura y de materials escritos forineos y han cuestionado la ideologia
civilizatoria y etnocentrista que impulsa esas acciones. Es mis, para muchos antropCblogos, como Claude L~vi-
Strauss, la escritura, m~s que una herramienta de desarrollo cultural, ha sido una herramienta de dominaci6n y
control de unos hombres sobre otros..." (Alvarado 13).

38 Si bien es cierto que el lema peronista "del trabajo a casa, y de casa al trabajo" tuvo la funci6n de despolitizar a las
masas o de alejarlas del scenario puiblico, tambidn encierra la mejora en el nivel de vida de los sectors
trabajadores, y difumin6, los limits tradicionales entire 6stos y los sectors medios.

39 ManguCTO es un argot que en el lenguaje coloquial se utiliza para identificar a una persona que pide objetos o
dinero prestados con frecuencia.

40 Al respect, es interesante lo sefialado por Marcela Gend en relaci6n con los cambios en la iconografia del
trabajador a partir del peronismo. Se trata del pasaje desde las imigenes de trabajadores sufrientes o de los retratos
de families y mujeres sumidas en la miseria hacia las imigenes de individuos (hombres y mujeres jCvenes; nifios y
ancianos), fuertes y sonrientes, rodeados de los simbolos de la lucha laboral y del progress y bienestar social. Esto
tambidn ha sido registrado por Mirta Zaida Lobato, quien destaca la resignificaci6n del 1ro. de Mayo a partir del
peronismo: la jornada pasa de tener un caricter conmemoratorio o recordatorio de la lucha de los trabajadores a un
tono celebratorio y festive, cuya expresi6n maxima es la coronaci6n de la Reina del Trabajo. De los documents de
la 6poca, la autora rescata el siguiente pasaje del diario Democracia, perteneciente al dia 2 de Mayo de 1949: "La
celebraci6n del Dia de los Trabajadores, que no hace muchos afios se limitaba a rencorosas expresiones de rebeldia y
a tumultuosas manifestaciones callejeras presididas por la bandera roja, es ahora un acontecimiento que congrega al
pais entero en un mismo impulse de juibilo y de gratitud", (Cuando las mujeres reinaban... 80).

41 En efecto, en la interpretaci6n que hace Mirta Zaida Lobato sobre la elecci6n de las Reinas del Trabajo durante el
primer peronismo, ofrece una clara sintesis descriptive de la situaci6n de la mujer y su percepci6n en los afios
previous a la d~cada del cincuenta. Para la historiadora, la clave de las celebraciones del 1ro. de Mayo era "...la
presencia de la mujer "obrera" convertida en reina..." (Cuando las mujeres reinaban ... 82). La exhibici6n de su
belleza daba lugar a una "operaci6n ideol6gica" que colocaba en pie de igualdad belleza femenina y dignidad
laboral. Seguin Lobato, "...Las reinas del trabajo eran la imagen del trabajo digno, que estaba lejos del trabajo
humillante del pasado y que deformaba a la mujer (y a su prole) popularizado por la literature y la grdfica de la
prensa obrera. La figure de la reina del trabajo encarnaba la combinaci6n perfect entire la cualidad de trabajadora y
la de mujer bella, que por d~cadas se consideraban incompatible, pues con la incorporaci6n de las mujeres al
trabajo extra dom~stico se afianz6 la idea de que la obrera era ante todo una madre obrera y por lo tanto 'un jirC~n del
hogar abandonado... (Cuando las mujeres reinaban... 83).










monstruo", de Borges y Bioy Casares, e incluso de "El matadero", de Esteban Echeverria. Esto

reafirma la idea de ver en ambos relates de Lamborghini un cierre del process de inversi6n del

topos de la invasion, que coincide, ademas, con un memento de alta politizaci6n de la sociedad

que cuestiona los intereses oligarquicos. Pero tambien es possible ver en este cuento una parodia

de todo el sistema cultural, de aquellos sectors que a pesar de critical los intereses de los

sectors dominantes se identificaron con su cultural. En un memento, el narrador de "El nifio

proletario" se reflere a los nihios proletarios como "larvas", menci6n que tiene resonancia en el

tono del narrador de los cuentos reunidos en Larvas (1924), de Elias CastelnuOVO44

De acuerdo a lo planteado por Susana Rosano, "... Si en El matadero Josefina Ludmer

ley6 la necesidad de matar al otro para descifrarlo, el relate de Lamborghini no permit esta

ilusi6n. Al otro, al nihio proletario, se lo aniquila, se 10 sodomiza, se lo estrangula, se 10 destruye

en una orgia lutdica no exenta de un gesto ir6nico, pero tambien de desesperaci6n. Los puentes

interpretativos, la posibilidad de conocer al otro, de descifrarlo, han sido absolutamente

dinamitados..." (21). Al leer este texto como una parodia del imaginario socialist y del discurso

realista que tradicionalmente habia representado al obrero y al mundo del trabajo, se observa que

la destrucci6n del nihio proletario es, a demas, la inversi6n total de una de idea de cultural.

En los textos de Rivera y Rozenmacher el orden aparece, efectivamente, trastocado, y

factible de ser reorganizado. Ponce inicia en la militancia comunista a Juan, el cabecita negra, y

le ofrece un ej emplar de Martin Fierro--, y el mundo del policia y su hermana no se revelao

como algo que aun seguia inexplorado, vedado por los prejuicios --Lanari no entiende nada, pero

los cabecitas no le explican nada tampoco. En los relates de Lamborghini todo sucede en medio

de un orden trastocado, la orgia, lo carnavalesco, y lo que alli sucede es irreversible y cambia el

sentido de las cosas: ..Pero no se acab6 lo que se daba. Continu6 bajo otras formas,










chico..." (Novelasvcuno 19). Contrariamente a lo que aparece en la novela de Rivera y en el

cuento de Rozenmacher, el ruido no simboliza unicamente la presencia y la internalizaci6n de la

presencia del otro, sino que es la desgarradora transformaci6n del todo.

En ambos relates de Lamborghini el otro esta representado de manera diferente. Mientras

en "El nihio proletario" el otro es aquel sobre el que se ejerce la violencia, en "El ford" el otro es

el narrador, que la mayoria de las veces se expresa mediante un "nosotros". Sin embargo, las

fronteras de ese nosotros se borran al surgir la posibilidad de una alternative political en medio

del rito de la muerte y el nacimiento. Los dolores de parto de Carla Greta Ter6n concluyen

cuando, finalmente, aparece la criatura, Atilio Tancredo Vaca (Augusto Timoteo Vandor,

sindicalista metalurgico que se opuso a Per6n y fue asesinado en 1969). Todos quedan seducidos

por el surgimiento de una alternativa political: .. Y previendo lo que iba a ocurrir me er gui, sin

restarle un solo centimetro a mi estatura. Era un deber hacerlo, aunque la humildad taimada que

me caracteriza procurara estrangularme con mis propias mans. La baba pegaj osa me moj aba el

cuerpo. Rasgue, sin embargo, todos los tapices a mi alcance...Mutile las bordadas escenas del

bien y del mal, deformed su sentido, mordi algunas con mis dientes mellados. A traici6n... Y todos

estabamos modificados por la presencia del inmodificante Atilio Tancredo Vacan..." (Novelas

cuentos 24).

En "El nihio proletario" la presencia del otro remite, en una primera lectura, a la

iconografia proletaria de izquierda: el padecimiento del trabaj ador y sus condiciones miserables

de vida. El salvajismo del narrador confirm esa visi6n: "Los despojos de iEstropeado! Ya no

daban para mas. Mi manor los palpaba mientras el me lamia el falo...Descargue mi pufio de

martillo sobre la cabeza achatada de animal de iEstropeado!..." (Novelas v cuentos 68). Al leer

esta representaci6n del otro es possible pensar este cuento como una re-escritura de "La fiesta del










En este analisis ha mostrado que la Eigura del trabaj ador condens6 la inversi6n del topos

de la invasion. Sin embargo, son varias las caracteristicas de su representaci6n que no quiebran

totalmente con el discurso anticabecita y antiperonista. La Eigura del trabaj ador en esta novela es

central, pero continua asociada al imaginario del trabaj ador sufriente. Poco se dice sobre esa

masa de nuevos trabaj adores. iC6mo vivian fuera de la fabrica? iA que cultural accedian? iQue

consumian?

A pesar de que la presencia de Juan otorgue identidad a la Eigura del cabecita negra y, por

ende, este cese de aparecer como una amenaza an6nima, el hecho de que termine militando junto

a Ponce, el sindicalista comunista, constata la percepci6n de que al cabecita era necesario

vincularlo a la cultural instituida. Es decir, por un lado, la Eigura del trabaj ador permit identificar

el ruido que intimida, siempre y cuando no este asociada al imaginario peronista. La

incorporaci6n del cabecita negra en el universe textual lo saca del anonimato y le reconoce su

identidad social, un trabaj ador; pero, al mismo tiempo, al unirlo a la racionalidad que represent

Ponce, confirm la percepci6n que tenia la sociedad sobre los trabajadores peronistas: su lealtad

al movimiento era una manifestaci6n de irracionalidad y no una derivaci6n de una nueva imagen

de trabaj ador forj ada por las mejoeras concretas en el ambito laboral. De este modo, a pesar de

identificar el ruido y de revelar que la alteraci6n del orden fue el resultado de un clima, el texto

continua relegando al peronismo, y con ello al trabajador --su imaginario-- al lugar de lo

irracional y lo no culto. Es decir, de algun modo esta inversi6n del topos de la invasion

reproduce los antagonismos cultural vs. trabajo, civilizaci6n vs. barbarie, intellectual vs. manual.

De este modo, el discurso literario participa de la asimilaci6n cultural del peronismo, que

surge del reajuste cultural e ideol6gico que se inicia inmediatamente derrocado el gobierno

peronista en 1955. Al respect, El precio represent ese cuestionamiento y muestra sus limits en









nuestra generaci6n tiene el 'privilegio' de ver al pais descuartizado, y verlo casi desde afuera, sin

estar comprometida totalmente con el peronismo..." (El habla de la ideologic 25).

La imagen no es grata: en un acto casi obscene, el peronismo no solo desnud6, sino que

desmembr6 un cuerpo --la naci6n-- que poseia una questionable unidad. Pero era possible

comprender ese fen6meno, segun 10 iban demostrando los ensayos que en la epoca comenzaron a

estudiar sus origenes. En efecto, era possible no estar comprometido ideol6gicamente con el

peronismo, pero, jera possible verlo --en la decada del sesenta-- desde afuera? iExistia algun

discurso que no hubiera sido afectado por el peronismo? iQue parte de la sociedad habia

quedado a salvo de su irracionalidad? La posibilidad de leer al peronismo desde afuera, sin

comprometerse con el, se traz6 sobre una equivalencia falaz: no comprometerse con el

peronismo no implicaba que la cultural no habia cambiado, y que, por lo tanto, era possible mirar

al peronismo desde afuera40. Sin embargo, jera possible ubicarse fuera de una realidad que habia

sido transformada radicalmente?

Andres Avellaneda sefiala que el replanteo politico-cultural en torno al peronismo tom6

forma en el discurso literario por medio de la inversi6n del topos de la invasion. La

representaci6n subvertida del ruido, la presencia del otro y el desorden propiciaron, desde la

literature, la desarticulaci6n del discurso antiperoni sta-anticabecita. Es decir, la literature

traspuso el quiebre de la polarizaci6n ideol6gico-cultural por medio de un cambio en el orden

semantico. Pero cabe preguntarse si la inversi6n del topos de la invasion operada en el cuento de

Rozenmacher incluye un replanteo cultural en torno al imaginario de los trabaj adores que el

peronismo habia forj ado41

El cuento "Cabecita negra" explore el malestar provocado por aquellos que ingresaron a

la escena politica42, y al hacerlo invierte el topos de la invasion. La narraci6n describe el miedo










de su unica propiedad, el tiempo, y tal acto es la afirmaci6n de la "propia inutilidad", la

humillaci6n y el servilismo.

Erdosain y Silvio perciben el tiempo de trabajo en relaci6n con el modo en que perciben

el tiempo libre, a traves de los discursos que desde cultural dadora de prestigio proven cohesi6n

ideol6gica. Se trata de una relaci6n en la que tiempo de trabajo y tiempo dedicado a la educaci6n

y la cultural se oponen y anulan, en vez de complementarse. Esto se observa cuando Erdosain se

niega a cumplir con la voluntad de Elsa de empuj arlo a la via del ascenso social. Al negarse a

trabajar de dependiente en una ferreteria, para luego establecer la propia, o al rechazar asistir a la

universidad para recibirse de farmaceutico, Erdosain rompe con las expectativas que forman el

automatismo del mito social del progress de la clase media. Para el no representan otra cosa que

la voluntad de su esposa por administrar el sentido de su vida a traves del manej o de su tiempo.

El modo en que Silvio y Erdosain viven el tiempo de trabajo sirve para mostrar la

oposici6n entire la experiencia del trabajo como actividad que ennoblece --y a traves de la cual es

possible ascender socialmente--, y del trabajo como una experiencia degradante. Al estar

condicionado por la necesidad y por la voluntad de ascenso social el tiempo libre se transform

en un tiempo sin sentido. Las percepciones de Silvio y Erdosain quiebran el automatismo que

une trabaj o y movilidad social ascendente en el horizonte de expectativas del lector de clase

media. La desarticulaci6n de este automatismo muestra la naturaleza social de la noci6n de

tiempo de trabajo y tiempo de entretenimiento; y la naturaleza ideol6gica y political de la cultural,

en tanto sistema que engendra j erarquias sociales.

Silvio Astier y Remo Erdosain funden en sus histories de vida y en sus personalidades los

deseos de autonomia econ6mica, poder y saber tecnico con frustraciones y castigo. En ellos

aparecen las limitaciones de la movilidad social ascendente, y sus desenlaces son la respuesta a









CHAPTER 3
DE CASA AL TRABAJO Y DEL TRABAJO A CASA: LOS CAMBIOS EN EL MUNDO DEL
TRABAJO Y LA REPLICA LITERARIA BAJO EL SIGNO DEL PERONISMO.

No teniamos armas, no podiamos hablar, ni votar, ni hacer nada [...]
No teniamos libertad de prensa, nada. Todo lo que teniamos era
el Decreto 4161 que decretaba que con s61o mencionar a Per6n
podiamos it en cana. No podiamos tener ni siquiera
una foto de Per6n en nuestras casas...

(Juan Carlos Brid, James 107)

Para nosotros la vuelta de Per6n era la vuelta de la decencia y la dignidad
para los que trabajabamos, sacarnos la pata del patr6n de encima,
era la vuelta de la felicidad, era el final de tanta tristeza y tanta amargura
que habia en los millones de hombres del pueblo, era el fin de la persecuci6n...

(Obrero an6nimo, en James 128)

Introducci6n

Este capitulo pate de un hecho hist6rico concrete, la persistencia del debate sobre el

peronismo; y de un supuesto literario precise, la relaci6n entire historic y literature. El primero

refiere a los interrogantes y situaciones de discursol generados por el movimiento nacional-

popular, y el segundo alude al dialogo entire el lenguaj e literario y los otros discursos sociales,

tales como los de la cultural, la political y la ideologia. Mediante el studio de ese dialogo sera

possible comprender la funci6n de las representaciones literarias del trabajo en distintos periods

hist6ricos.

En el capitulo anterior se analiz6 el character antag6nico de la relaci6n entire trabajo y

cultural en la narrative arltiana. Por medio de la desfamiliarizaci6n, la inversi6n semantica y el

montaj e discursive, sus novelas rompieron los automatismos de lectura de los lectores de clase

media de la decada del treinta. Desafiaron su horizonte de expectativas revelando la naturaleza

ideol6gica y political de la cultural; en particular, al cuestionar la representaci6n del uso del

tiempo, del trabajo, la educaci6n, la cultural y la escritura2









CHAPTER 5
CONCLUSIONS: LA CLASIFICACION DE UN NERVIO: LITERATURE, CULTURAL Y
TRABAJO EN PERSPECTIVE.

Esta disertaci6n tavo como punto de partida dos hechos insoslayables: la transformaci6n

del mercado de trabajo y sus efectos sociales, y el retorno de la estetica realista bajo la

denominaci6n de "los nuevos realismos". El context de debate cultural y critical literaria

promovido por el estallido social de diciembre de 2001 propici6 la pregunta que dio lugar a la

formulaci6n del obj etivo general de este trabaj o: iC6mo se relacionan el campo literario y

cultural con el mundo laboral, y c6mo la narrative da cuenta de esta relaci6n? Sin duda,

responder esta primera pregunta requeria explorer desde una perspective hist6rica y

multidisciplinaria la relaci6n entire el campo literario, el cultural y el laboral.

Para analizar desde este angulo la relaci6n entire literature, cultural y trabajo, en particular

el trabajo industrial, en la narrative argentina del siglo XX, se identificaron tres epistemes

especificas: 1- la coexistencia, durante las decadas del treinta y del cuarenta, de la

homogeneizaci6n del mercado de trabajo con los discursos de la izquierda, la formaci6n de los

sectors medios y la profesionalizaci6n de la escritura; 2- la coexistencia de los resultados de la

industrializaci6n del cuarenta y del cincuenta con el reajuste ideol6gico introducido por el

peronismo y la literature del compromise; y 3- la coexistencia actual de la crisis y desintegraci6n

del mundo del trabajo con el debate cultural desatado por la crisis de la clase media y el retorno

del realismo. En cada uno de estos vertices hist6ricos, el analisis de la representaci6n literaria

del trabajo, y de su papel en la conformaci6n del campo literario dentro del sistema cultural

dador de prestigio, ha demostrado la naturaleza ideol6gica y political del sistema cultural del cual

surgeon, entire otras, las representaciones del trabajo.

Por otro lado, el analisis tambien ha permitido trazar un marco conceptual distinto desde

el cual abordar la conformaci6n de las identidades de clase y de genero. Este enfoque no s610 ha










astrblogo en el texto. El montaj e no opera sobre la material en si, sino sobre la percepci6n de la

material, y es resultado de una concepci6n diferente del material con el que se trabaja; es decir,

existe un punto de partida distinto en esa practice que tiene que ver con una forma distinta de

entenderla a ella y a su material.32. El montaj e "...no consiste esencialmente en detalles, sino en

numerosas ideas generals sobre un objeto o fen6meno, ideas que, por la ley de pars pro toto,

surgeon a partir de los detalles. Por eso, lo que tenemos en una combinaci6n de montaj e no es

meramente la suma de los elements que lo forman, no un sumario estatico del todo, sino algo

significativamente mayor. No sera la suma de, digamos, cinco detalles que forman un todo, seran

cinco todos, cada uno tomado desde un angulo diferente de visi6n y con un aspect diferente,

todos interconectados. Sera, en forma dinamica, lo que, en forma estatica, intentaron ser, aunque

sin conseguirlo... (Eisenstein 237).

La combinaci6n del discurso del astrblogo con hechos de la vida de Erdosain, ya sea

tanto en la narraci6n de estos en tercera persona como en el discurso del propio Erdosain, y la

presencia de los discursos de otros personajes como el abogado, Hip61ita y el rufian melanc61ico,

ofrece la visi6n de un todo. En este conjunto, rasgos ideol6gicos y culturales de discursos

politicos y sociales, que en el mundo extratextual se identificaron progresistas o de izquierda, se

asocian a una visi6n elitista o totalitaria de la sociedad y de los trabaj adores. Desde esta

perspective es possible ver que las categories culturales e ideol6gicas con las que se designaba lo

inculto o irracional son las que mas tarde se aplicaron al peronismo cuando este apareci6 como

amenaza a los sectors que compartian los valores de la cultural dadora de prestigio, fueran estos

tanto la oligarquia como los representantes de la clase media o la izquierda. En Los lanzallamas

esto es possible porque el montaj e moviliza aquellos elements estaticos, y "...una condici6n

esencial para componer una secuencia de montaj e sera que contenga no s610 todos los detalles,










LIST OF REFERENCES


Abbate, Florencia. El rt. Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 2004.

Adorno, Theodor. "Lukacs y el equivoco del realismo". Polemica sobre el realismo. Buenos
Aires: Editorial Tiempo Contemporaneo, 1972.

Altamirano, Carlos. "Historia, sociblogos, intelectuales". En Sarlo, Beatriz. La batalla de las
ideas (1943-1973). Buenos Aires: Editorial Planeta, 2001. 80-106

Alvarado, Maite. Problems de la ensefianza de la lennua v la literature. Buenos Aires:
Universidad Nacional de Quilmes, 2004.

Althusser, Louis. Ideolonia v aparatos ideol6nicos del Estado. Freud v Lacan. Buenos Aires:
Ediciones Nueva Visi6n, 1988.

Amicola, Jose. Astrolonia v fascismo en la obra de Arlt (1984). Rosario: Beatriz Viterbo,
1994. 63-123

Arlt, Roberto. El junuete rabioso (1926). En: Obra complete 1. Buenos Aires: Carlos Lohle,
1981.
--, Los lanzallamas (1931). En: Obra complete 1. Buenos Aires: Carlos Lohle, 1981.
--, Los siete locos (1930). Buenos Aires: Losada, 2004.

Arruti, Mariana. La huelna de los locos. Buenos Aires: Fundaci6n Alumbrar, 2002.

Astutti, Adriana. "Elias Castelnuovo o las intenciones didacticas en la narrative de Boedo"
(2002). En Gramuglio, Maria Teresa. Historia critical de la literature arnentina. El imperio
realista. Buenos Aires: Emece Editores, 2002. 417-445

Auyero, Javier. "Introducci6n". Wacquant, Loi'c. Parias urbanos. Marninalidad en la ciudad a
comienzos del milenio. Buenos Aires: Ediciones Manantial, 2001. 11-31

Avellaneda, Andres. "Clase media y lectura: La construcci6n de los sentidos". En: Goloboff,
Mario (Coord). Arlt, Roberto. Los siete locos. Los lanzallamas. Francia: ALCA XX,
University Paris X, 2000. 633-656
--, "Cabecitas y oligarcas: literature argentina en la decada del cuarenta". Hispamerica 104
(2006): 111-119
--, "Queremos tanto a Julio: decires politicos de la literature argentina."
Explicaci6n de los textos literarios. Special Issue on Julio Cortazar and New Latin
American Fiction. XXXII. 1 & 2 (2003-2004) [Publisher 2005]: 62-71
--, El habla de la ideolosia. Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 1983.
--, "Realismo, antirrealismo, territories can6nicos. Argentina literaria despues de los
militares". En: Vidal, Hernan (Ed.). Fascismo v experiencia literaria: reflexiones para una
recanonizaci6n. Minneapolis: University of Minnesota, 1985. 578-588
--, "Recordando con ira: Estrategias ideol6gicas y ficcionales argentinas a fin de siglo".
Revista Iberoamericana Nro. 202 (Enero-Marzo 2003). 119-135









entire las instituciones devastadas que encontr6 la sociedad argentina se encontraban aquellas

relacionadas con el mundo econ6mico productive: sectors industriales sin operar; areas

tecnol6gicamente no desarrolladas; sindicatos inactivos; un sector creciente de empleo informal,

y nuevos comportamientos laborales. Sobre esta conformaci6n del mundo del trabajo se

aplicaron las leyes de flexibilizaci6n laboral, los nuevos parametros de productividad y la

reducci6n de la intervenci6n estatal, entire otras ya mencionadas desde el comienzo de este

trabajo.

La experiencia sin precedentes de la situaci6n laboral durante los ultimos quince afios ha

sido el motor generador de los debates culturales actuales y de los "nuevos realismos". El cuarto

capitulo, "Cultura, trabajo y representaci6n literaria frente al nuevo paradigma productive: jun

cambio de piel?", tiene como obj etivo estudiar el modo en el que la literature, el cine de ficci6n y

el documental replantean la percepci6n del antagonismo entire cultural y trabajo. La tercera

episteme en torno a la cual se ha articulado esta disertaci6n pone en consonancia la crisis del

sistema cultural hegem6nico con la desintegraci6n de sistema material de reproducci6n de los

sectors medios. La inedita experiencia actual del trabajo ha abierto un process en el cual

confluyen desacreditaci6n academica, ruptura de la separaci6n traditional entire jornada de

trabajo y espacio privado, alto grado de especializaci6n y tecnificaci6n, entire otras situaciones

laborales Esto dio lugar a experiencias individuals y colectivas en las que conviven

alternadamente el empleo, el subempleo y el desempleo. Los nuevos parametros del uso del

tiempo han impuesto nuevos habitos y han resignificado o borrado otros, borroneando las

fronteras entire las identidades de clase y de genero.

En el ultimo capitulo las novelas En otro orden de cosas (2001), de Rodolfo Fogwill, y

Boca de lobo (2000), de Sergio Chejfec; la pelicula de ficci6n Mundo Grua (1999), de Pablo









La militancia marc6 el pasado y el present del personal e porque en el memento del golpe debe

abandonar la actividad political para sobrevivir, pero tambien marca su future. Dadas sus

contingencies laborales es la experiencia militant lo que le permitira reflexionar criticamente

sobre la conexi6n entire su trabajo de director de programaci6n cultural y la realidad econ6mica.

El recuerdo del pasado peronista, la percepci6n del trabajo manual y la conciencia de su ascenso

laboral, permiten tanto al personal e como al lector reflexionar sobre las referencias hist6ricas

presents en el texto. Por ejemplo, para el personaje, el retorno a ese dialogo de 1971 tiene un

sentido en relaci6n con su present: "Que estupidez: rememorando, citando y reproduciendo

aquellos dialogos inasibles apenas alcanzaria a mostrar el pedazo de mundo en donde acab6

enredandose. El peronismo, su interminable 'pero', su barbara amalgama de ruidos que por un

instant brotan de un fondo gris para abultarse y titilar por otro instant, tambien tuvo much que

ver. Pero periods asi no empuj an a cualquiera. Pero el, igualmente, j amas habria alcanzado una

raz6n mejor: ahora lo nota bien..." (EOC 17).

El relate biografico revela la tensi6n generacional producida entire aquellos que vivieron

el peronismo en una edad adulta, quienes lo experimentaron desde la infancia y quienes

heredaron sus ecos. A comienzos de los setenta, el personal e, que tiene treinta afios, posee un

registro del peronismo mediado por distintas experiencias: la herencia de los prejuicios sobre

este, su proscripci6n political, el surgimiento de una resistencia y la relectura de la izquierda en la

decada del sesenta30. Aunque el texto no lo explicit, su imaginario no es el de los trabaj adores

peronistas; el hered6 esa experiencia bajo la forma de un imaginario social que albergaba el

antagonismo entire actividad manual y actividad intellectual. Superpuesta a este imaginario se

encontraba ahora la tensi6n entire sindicalistas (que no trabajan pero molestan) y militants (que

no trabajan pero no molestan), un conflict ideol6gico y politico que ademas entrafiaba una










dirigente, "...La tarea no es facil. La incisiva y apabullante propaganda totalitaria que dia a dia y

minute a minute se suministr6 al pueblo por todas las formas de opresi6n del pensamiento, fue

creando en el proletariado --victima propiciatoria de todos los brotes fascistas-- estructuras

mentales y emociones, modos de pensar y sentir que costara much esfuerzo poder quebrar..."

(Sigal 42). Ej emplo elocuente del socialismo ilustrado que en las decadas del diez, veinte y

treinta fue el agent difusor de los habitos de la cultural letrada, la declaraci6n de Tieffenberg

reafirma el caracter irracional y emotivo de los trabaj adores, que los "auto-excluye" del ambito

de lo culto y lo intellectual.

Este fundamento cultural hegem6nico esta present de manera menos excluyente en la

descripci6n que hace de los trabaj adores el abogado de la Federaci6n de Obreros Navales. Este

no ve su actitud como product de la combinaci6n entire experiencia en la lucha obrera y

vinculos de solidaridad, sino como la consecuencia direct de su nivel cultural. Subsidiario del

socialismo ilustrado, el abogado ve en la educaci6n (letrada) de los trabaj adores el medio para

lograr la conciencia de clase necesaria para la emancipaci6n political y la integraci6n social y

civica. Desde esta 6ptica --que es la de los salones de lectura socialist para trabaj adores de la

decada del veinte--, la educaci6n formal repara el embrutecimiento producido por la alienaci6n

laboral, sobre todo la provocada por las actividades manuales. El abogado ve en el obrero naval a

un trabaj ador culturalmente superior al trabaj ador promedio. Esto se debe, segun su opini6n, a

que se trataba de un "obrero que leia", y por eso estaba preparado para "debatir sobre teoria" de

un "modo dialectico". En consecuencia, la eficacia en la canalizaci6n de las demands laborales

se debia a la capacidad de los obreros navales para relacionarse con la cultural letrada. Segun el

abogado, estos eran capaces de "mantener una discusi6n te6rica y dialectica" para explicar y

defender sus reivindicaciones. Tal aptitud no era resultado de la combinaci6n de la experiencia









discurso literario, abrir8 interrogantes sobre las representaciones sociales del trabajo. Por otro

lado, este andlisis permitir8 establecer el modo en que el campo cultural se ha relacionado con el

mundo laborall en tanto espacios circunscriptos por determinaciones ideol6gicas.

Dentro del universe literario el trabajo no ha pasado desapercibido. Lo laboral y sus

transformaciones integran el imaginario2 COlectivo que conforma el conjunto de ficciones

sociales3 que nutre el mundo referencial en el cual, y ante el cual, la literature se pronuncia.

Desde ese lugar de enunciaci6n, la literature define sus propias especificidades, se posiciona

social, cultural y politicamente frente a otros discursos, y participa del process de reproducci6n o

trasgresi6n ideol6gica de los discursos dominantes o hegem6nicos. No obstante, desde el campo

de la investigaci6n y critical literaria no se ha prestado atenci6n a la representaci6n literaria del

trabajo, y su papel en los process de reajuste ideolC~gico-cultural en los cuales ha participado el

discurso literario.

Un recorrido por la narrative argentina desde el siglo XIX hasta el present, muestra que

en ciertos mementos hist6ricos el trabajo, ha sido el nucleo semintico que ha servido para

posicionar a la literature en relaci6n con la tradici6n literaria y las ideologias dominantes. "El

matadero" (183 8/1871), de Esteban Echeverria, es un buen ej emplo inicial acerca de la relaci6n

del intellectual con el trabajo manual. El especticulo de fluidos, gritos y destreza manual que

ofrece "el matadero" despierta en el intellectual la aversi6n por la masa sin educaci6n. Lo

manual se opone a lo intellectual y en esa oposici6n delimita no s61o un posicionamiento social,

sino de poder: el intellectual, que intervene desde el pensamiento, y el que despliega un trabajo

manual, que es intervenido por ese pensamiento.

Ya en el siglo XX dos novelas, distantes tanto por lo hist6rico como por lo estetico,

permiten trazar las preguntas que las hip6tesis y obj etivos de esta disertaci6n tratarin de










En relaci6n con este ultimo aspect, el cuento de Rozenmacher lleva un poco mas lejos la

inversi6n que la novela de Rivera. En la historic narrada, lo irracional --que en el discurso

antiperonista se encontraba en el peronismo, en ese fen6meno aj eno a la cultura--, no est8 fuera

de la cultural, sino dentro de ella misma. El insomnio que invade inexplicablemente el cuerpo de

Lanari es la manifestaci6n de la irracionalidad. Sus causes: los prejuicios forj ados en la identidad

de clase del personaje, que explica, ademis, la ripida reacci6n de este frente a aquello que se

avecina, la presencia de los negros. En este sentido, el cuento de Rozenmacher lleva a cabo una

inversi6n que s61o es possible porque culturalmente tal orden no es subvertido. Es decir, porque el

peronismo, al ser interpretado como un fen6meno aj eno a la cultural, no afecta el orden del

discurso mismo desde el cual se 10 busca comprender, ni reubica al trabaj ador en la cultural de

modo diferente a las decadas previas. El orden se habia alterado, cierto, pero las lectures de ese

cambio no pudieron cuestionar prescripciones culturales tales como peronismo-fascismo,

trabaj o-cultura, manual-intelectual o civilizaci6n-barbarie43. De todos modos, un nuevo orden se

impuso, y para interpretarlo fue necesario dotar de racionalidad la persistencia y el potential

politico del peronismo, y violentar el campo de la political.

"Destripado Estropendo: el trabajador y la destrucci6n del c6digo de representaci6n"

Por medio del andlisis de la novela de Rivera y el cuento de Rozenmacher se ha

demostrado que la inversi6n del topos de la invasion fue resultado de rupturas y continuidades

con el discurso antiperonista. Las caracteristicas de la Eigura del trabaj ador, la presencia del

cabecita y las motivaciones da la perturbaci6n del orden indican un reajuste del discurso

ideol6gico en relaci6n con el peronismo, pero no con el caracter antag6nico de la relaci6n entire

cultural y trabajo.

Hacia Einales de la decada del sesenta, el clima de reajuste ideol6gico-cultural alcanz6

una mayor definici6n a causa de un nuevo despliegue de fuerzas political propiciado por lo que










el socialismo, aparecen de modo antitetico a ese otro mundo, el del trabajo asalariado, en el que

reinan el desorden y la violencia.

El intellectual alej ado del mundo material, porque su propia conformaci6n como

intellectual asi lo require, es un "medio hombre", como el astr610go, que se entiende como tal

por estar castrado. A su vez, es alguien cuyo saber puede operar tanto para liberar del dolor como

para condenar a el; todo depend del modo en que ese saber se article con los cuerpos; es decir,

con el dolor y el sufrimiento. Como bien 10 percibe el mismo Erdosain, el discurso del astrblogo

es revolucionario y reaccionario al mismo tiempo. El astrblogo es la afirmaci6n de la

incapacidad de actuar del intellectual, cuyo rol social lo confina a una permanent especializaci6n

de su saber y, por consiguiente, al alejamiento del dolor. Desde esa postura el intellectual

reafirma la oposici6n relacional entire trabajo y cultural porque su rol especifico se sostiene

fundamentalmente en una disposici6n del tiempo en la que lo manual queda del lado del trabajo,

del tiempo muerto, y la producci6n de saber en el espacio putblico y privado de la cultural. El

astrblogo es el intellectual consciente de si mismo, y por eso no puede entenderse socialmente

como tal, porque eso lo conduce a renegar de su rol; por lo tanto, a permanecer en el terreno de

10 oculto. Su poder puede tomar cuerpo en un memento o puede desvanecerse en otro; sus

palabras pueden liberar a las masas y, al mismo tiempo, encarcelarlas en el pensamiento

totalitario. En el universe simb61ico desfamiliarizado la presencia de la valoraci6n que del

intellectual tienen los socialists y la apreciaci6n que el astrblogo tiene de estos, en tanto

intellectual consciente de si mismo, presentan un marco cultural ampliado o probable, por el cual

la visi6n socialist del trabaj ador se acerca ideol6gicamente a visions elitistas que designan a

estos como elements de la incultura o de lo no civilizado. Por eso, el concept de "montaj e"

tomado del cine pareciera ser el mas adecuado para describir el funcionamiento del discurso del










noci6n de justicia social, que es product de la intervenci6n de distintos agents sociales, el

Estado fundamentalmente36

Francisco Diaz, el viej o tej edor comunista que habia resistido el paso del tiempo y las

oportunidades para "escapar a la maquina" (EP 93), represent la diferencia con los trabaj adores

nuevos y su imaginario de felicidad: ..El qued6, quedaron sus mans, sus labios que se abrian

con poca prodigalidad, su limpieza chocante, el inescrutable desierto de sus dias. Qued6 el y vio

llegar el reemplazo: una multitud frenetica, joyen, violent. Las letras ya no eran un poco de tinta

dibuj ada, perfilada en papeles asperos y rugosos. Eran sangre, nervio, explosion. No habia

frontera entire las consignas y los hombres. No habia divergencias. No habia, si quiera,

paralelismo. Las consignas tenian lenguas y clamores, y hambre, y suefios, y pies, y sudores y

frente de muchedumbre. Los hombres habian crecido. Un nuevo horizonte nacia en ellos y el,

Francisco, desde su rectitud, desde su silencio, desde su soledad, se esforz6 por comprenderlos,

por no quedar atras. Y ellos apreciaron eso, y lo arrastraron en su torrente..." (EP 95). Francisco

es arrastrado por la fuerza de los nuevos, mientras que los nuevos como Juan, un "cabecita

negra", se hacen comunistas, identificandose asi con quienes tradicionalmente habian dirigido

culturalmente a los trabaj adoreS37. Los recuerdos rurales de Juan se mezclan con la velocidad de

los tiempos fabriles y de la lucha sindical a mediados de la decada del cincuenta. Sin embargo,

Juan no posee el imaginario del trabajador sufriente, como el de Francisco, sino el de un

trabaj ador que aspiraba a gozar de sus derechos y de un bienestar: "-Quiero eso...quiero que

puedan dormir tranquilos una noche [los trabaj adores]; que no piensen en la vej ez y en la miseria

[...] por una noche; que sus chicos tengan unos cuantos centavos en el bolsillo para comprarse lo

que se les antoj e, y que los hombres puedan regalarle algo a sus muj eres. Juan mir6 curiosamente

a Ponce: Ponce, jeso es ser comunista?..." (EP 208).

































To
Maria Edelmira Funes (maestra socialist) y Victoria Sale (trabaj adora inmigrante)
In memoriamn












exactamente las mismas prerrogativas y derechos" (M~ensaje ante la 4sainblea I.>, i,r,l ,I 1ro. de Mayo de 1948,
Gend 88)

14 Asi ha sido observado por Andrds Avellaneda, quien sefiala que "Si la inversi6n del topos y del c6digo require
sustituir un campo sem~ntico por otro, tal operaci6n exige a su vez preservar ret~ricamente la existencia y la validez
de ambos campos por separado: el sema "cabecita negra" pudo ser invertido y adscrito al semema "civilizaci6n",
s61o porque "civilizaci6n" y "barb~arie" seguian pensadas y reconocidas como campos sem~nticos v~lidos...
("Recordando con ira...", 122). Sobre el cuento de Germ~n Rozenmacher Susana Rosano observa que "En el recorte
de los territories, "Cabecita negra" persiste en el paradigma interpretative de civilizaci6n vs. barb~arie pero invierte
sus t~rminos, a partir de la ironia con que construye su personaje, el senior Lanari..." (16).

'5 La zona urbana de la provincia de Buenos Aires se divide en Capital Federal y partidos del conurbano bonaerense
o Gran Buenos Aires. La primera es el Area metropolitan que concentra la actividad commercial, financiera y
administrative, y en la que se encuentran los barrios mis antiguos, vinculados al desarrollo socio-politico de la
regi6n. La segunda congrega a partidos extensos formados por distintas localidades, surgidas a media que -- desde
principios del siglo XIX-- comenzaron a levantarse las primeras instalaciones industriales.

'6 Marcela Gend analiza en detalle la iconografia de los dos primeros gobiernos peronistas. Al hacerlo revisa los
diversos medios desde los cuales el peronismo elabor6, oficialmente una imagen de trabajador. La autora encuentra
que tal imagen colocaba en convivencia otros elements, tales como el trabajador rural, la mujer, la educaci6n, que
exhibian una concepci6n integral de la sociedad. Aunque es possible encontrar en el peronismo referencias y modos
de concebir al hombre que estin en consonancia temporal con las utilizadas por los fascismos europeos, observando
lo sefialado en otros studios sobre la iconografia de la d~cada del 30, Gend avanza en una linea de interpretaci6n
que permit cuestionar la, hasta ahora, estigmatizante asociaci6n entire peronismo y fascismo. Al analizar las
esculturas erigidas durante los dos primeros gobiemnos peronistas, la autora observa: "Seguin Anahi Ballent, la figure
del descamisado fue la forma que asumi6 en la Argentina un tema comuin a todos los regimenes de la d~cada de
1930: 'el mito del hombre nuevo'. No obstante, el andlisis de las esculturas...nos permit reflexionar acerca de las
peculiares caracteristicas que adopta esta representaci6n en diversos contextos nacionales en esa d~cada, como es el
caso de Italia, Alemania, la Uni6n Sovi~tica y los Estados Unidos, este uiltimo incorporado al andlisis como ejemplo
de simbolismo politico democritico...Las afinidades entire las representaciones del 'hombre nuevo' en el imaginario
nazi y fascista se revelan las figures masculinas, que exhiben en sus musculosos cuerpos desnudos los ideales de
juventud, belleza y fortaleza, centrales en el mito de la regeneraci6n de la raza, im~genes que contrastan con las
sovi~ticas y las norteamericanas, mis cercanas entire si por cuanto el hombre nuevo se figure como trabajador...Nos
interrogamos entonces acerca de la eventual aplicabilidad de esta noci6n al Hombre Nuevo peronista, tambidn
cimentado sobre la diversidad de los sujetos sociales, hip6tesis que es funcional a nuestra propuesta de discusi6n
respect de la filiaci6n del peronismo con el fascismo... [el hombre nuevo] para el peronismo no se resume en una
figure uinica sino en la sociedad en su conjunto" (83). La preponderancia de la figure del hombre industrial junto a
otros agents sociales contrast con los trabajadores de las publicaciones socialists, anarquistas y de izquierda de
dos d~cadas anteriores al peronismo. Seguin Gend "...la lucha obrera fue un leit inotiv comuin a todos estos grupos y
partidos, con matices particulares en cada caso. Si las ilustraciones impresas en La Vanguardia o en Claridad en la
d~cada de 1930, tributaries de la grifica sovi~tica, expresaban la esperanza de un future de
reivindicaciones... contrariamente, el escepticismo recorre las producciones del anarquismo. Para los anarquistas, las
im~genes desempefiaban un rol preponderante...A trav~s de sus grabados, Facio H~becquer les narraba a los obreros
su propia historic de explotaci6n...La pesada carga del trabajo y la absolute falta de ocio se traduce en anatomias
tomneadas por el esfuerzo: tensi6n de cuerpos semidesnudos de hombres sin rostro, unidos en la labor y en la lucha,
'masas atontadas a las que solamente se les encomienda la parte muscular, irracional y mechnica del trabajo" (87)

17 La primera era la evidencia del mejoramiento en el nivel de vida, que permitia a los asalariados acceder a un
mercado de bienes que incluia, ademis, expresiones culturales que no formaban parte de la cultural establecida. La
segunda era el resultado del caricter legal de las organizaciones de los trabajadores y de su didlogo con PerC~n. Nota
con la definici6n de culturala popular" de Barbero y con las formas populares de cultural que aparecen con el
peronismo, citadas en El habla de la ideologia. Sefialar lo que Avellaneda dice sobre tales formas respect de la
recuperaci6n que la literature hace de estas hacia la d~cada del sesenta, concretamente las novelas de Manuel Puig,
para ofrecer una est~tica de la mezcla, que permit hablar del topos y de la realidad extraliteraria con otros medios
alternatives a los aceptados hasta entonces.










En los relates "El Fiord" (1969) y "El nihio proletario" (1973), de Osvaldo Lamborghini,

la operaci6n de inversi6n del topos de la invasion testimonia el clima de la epoca: la prescripci6n

political en relaci6n entire significant y referente. Ambos textos muestran las tensions generadas

dentro del peronismo y aquellas derivadas de sus asociaciones25. Hacia fines de la decada del

sesenta el reacomodamiento ideol6gico-cultural present rasgos mas definidos a causa de los

efectos del "segundo peronismo"26, el cambio generacional y la revisi6n del marxismo a la luz de

las lectures estructuralistas y psicoanaliticas. Militancia y consignas revolucionarias, dos de los

rasgos mas sobresalientes de la epoca, en los relates de Lamborghini se convierten en los

significantes de la inversi6n del topos de la invasion, que al ser sometidos a una continue

violencia simb61ica pierden relaci6n con el referente. De este modo, los relates se convierten en

un continue flujo de irracionalidad que invierte los terminos de asimilaci6n cultural e integraci6n

political del peronismo hasta ese entonces. En los dos relates de Lamborghini es possible observer

que en el cuello de botella del reajuste ideol6gico-cultural de fines de los sesenta, el peronismo

pudo asimilarse politicamente porque habia surgido una justificaci6n que lo volvia racional --la

izquierda peronista--, y era capaz de integrarse culturalmente porque la cultural en si se habia

vuelto irracional.

En ambos relates la historic narrada es una alegoria del quiebre o el mantenimiento de un

orden social. La experimentaci6n con el lenguaj e --mediante el uso de siglas, anagramas y un

lenguaj e en j erga y eliptico--, intent mostrar que no es possible alcanzar un referente unico, que

en los dos relates se trata del cuerpo, pero no de cualquier cuerpo sino del cuerpo social. En los

textos de Lamborghini aquello que hace ruido, el otro que Ilega y altera el orden, es el sentido: la

raz6n impuesta violentamente sobre los cuerpos. Asi, en efecto, el peronismo no seria una









interns de Rozenmacher y de su generaci6n en el peronismo...recoge la discusi6n ideol6gica

desarrollada hasta ese memento para replantear obj etivos politico-culturales diferentes (integrar

criticamente el peronismo a la vida political national, sin traumas heredados del pasado), y para

elaborar lenguajes, significaciones, practicas literarias diferentes que de alguna manera incluyan

ese planteo... (El habla de la ideolonia, 25). La inversi6n del topos es asi la forma mediante la

cual el discurso literario refracta tal reformulaci6n de los obj etivos politico-culturales. Sin

embargo, jes possible estar fuera del trauma en terminos de la relaci6n entire literature e historic?

La inversi6n del topos de la invasion denota una ruptura con presupuestos culturales previous,

pero tambien, en sus caracteristicas, revela continuidades. En el cuento de Rozenmacher se

manifiestan en el silencio del policia y su hermana, los cabecitas, que son observados aun desde

el lugar invadido. Su huida consolida la percepci6n de que han venido a trastocar un orden, pero

no a permanecer en el llenandolo de sentido.

Los distintos sectors que apoyaron el golpe military que derroc6 a Per6n convinieron en

la necesidad de erradicar toda alusi6n al peronismo21 y dar fin asi a la irracionalidad que habia

invadido al pais. Para los socialists se trataba de recuperaci6n de la direcci6n cultural de los

trabaj adores, mientras que para los comunistas formaba parte del replanteo sobre la ortodoxia

partidaria22. COn una actitud diferente, intelectuales y algunos miembros de la clase media

advirtieron la necesidad de estudiar los origenes del peronismo. Su obj etivo no era romper con la

premisa del peronismo como element invasor, pero si demostrar que la realidad no s610 habia

cambiado, sino que era precise leerla de un modo diferente23. Manteniendo continuidades con el

sistema cultural dador de prestigio --que se revelan en las peculiaridades de la inversi6n del

topos de la invasi6n--, intelectuales y escritores incorporaron al peronismo en el debate cultural,

a expenses de mantenerlo cultural y politicamente al margen24










En las novelas analizadas el trabajo y el robot subvierten la concepci6n social del uso del

tiempo sobre la que se institute el imaginario social y el horizonte de expectativas del lector de

clase media. Mediante el extrafiamiento, se logra en ellas que un element perteneciente al

campo semantico compartido con el lector adquiera propiedades diferentes en el universe

simb61ico. Se desnaturalizan "...1as instituciones y los valores establecidos..." (Avellaneda 2), y

se le abre "... la percepci6n de algo que de otro modo [le seria] difieil o impossible de ver en sus

vidas cotidianas..." (Avellaneda 63). La marginalidad urbana, que result del fracaso en la

aventura del ascenso social, convive con los efectos progresistas de la modernizaci6n. En

consecuencia, en el imaginario social de los individuos subsisten ambas situaciones. Por

ej emplo, Silvio y Erdosain son conscientes que el trabaj o asalariado signifiea la expropiaci6n de

su tiempo. De este modo, el robot surge como el medio para subsanar la distancia entire su

marginalidad y los habitos del sector que los segrega. De la misma manera, el Rufian

melanc61ico e Hip61ita, viven del mundo marginal e intentan asimilarse a la sociedad que los

margin. El resultado no es una representaci6n de la convivencia conflictiva entire quienes tienen

y no tienen, ricos y pobres, cultos e incultos, trabaj adores y desocupados. Por el contrario, lo que

se manifiesta en los personal es mencionados son los limits de un imaginario en el que, hacia la

decada del diez, se concibi6 possible el transito de un extreme al otro de la escala social.

La inversi6n de los nucleos semanticos y la desfamiliarizaci6n muestran el modo en que

ocurre ese transito. Por ej emplo, Silvio comienza a ser consciente de la explotaci6n laboral a la

que es sometido, y en consecuencia acumula humillaci6n y resentimiento. En su trayecto laboral

el trabajo se present como un robot invertido23, y el TObo como la forma de restituir una

desigualdad de origen. Aqui opera una inversi6n en dos nucleos semanticos, trabajo y robot,

respect de lo que estos significan en el imaginario social, y por lo tanto, en el horizonte de









referencialidad political e ideol6gica de sus relates invita a pensar las nociones de comunidad,

dignidad y resistencia en relaci6n con el trabajo, la articulaci6n de intereses comunes y la

disponibilidad del tiempo para el ocio y la cultural, el consume y el bienestar.

Desde la perspective de la novela de Chejfec, el retorno a la experiencia de la comunidad

y la resistencia esta menos suj eto a la referencialidad y es product de la "inversi6n del topos de

la obrera". La prescindencia de marcas espacio-temporales en el relate y la utilizaci6n de la

primera persona cuestionan la representaci6n literaria traditional de la muj er obrera al mostrar el

caracter ficcional y arbitrario de la construcci6n de la identidad del "otro". En efecto, tal

ausencia produce una representaci6n del trabajo en la que la percepci6n del antagonismo entire lo

manual y lo intellectual, el tiempo de trabajo y el tiempo dedicado a la cultural, revela su origen

ideol6gico y cultural. Este "realismo" no esta marcado por la referencialidad hist6rica o

ideol6gica, sino por un distanciamiento que permit la revisi6n de un pasado laboral cuya

dignidad se revela a media que la ficci6n devela el aspect arbitrario e ideol6gico de la

construcci6n de la identidad del otro, en este caso de la muj er obrera. En la secci6n final del

capitulo se retoman las ideas centrales de cada secci6n, y se las pone en perspective con la

situaci6n particular de la clase media y los sectors trabaj adores a comienzos de nuevo milenio.

Cartografia(s) literaria(s) de una realidad en duda.

Durante los afios de proscripci6n del peronismo (1955-1973), la legitimaci6n del

discurso literario debi6 incluir una revisi6n de los efectos culturales de este. Una vez alej adas de

la escena political la amenaza del populismo nacionalista y la presencia de las masas trabaj adoras,

el reajuste ideol6gico-cultural que comenzaba no podia eludir el ocuparse del cambio de

percepciones y representaciones que habia tenido lugar a partir de 1945. En el campo literario,

ese reajuste se Ilev6 a cabo por medio de la inversi6n del topos de la invasion, que refract6 la

revisi6n que tenia lugar en el campo cultural, politico e intellectual, y produj o un lenguaj e










policia "Hubiera querido sentarse amigablemente y conversar de libros con ese hombre. Pero ide

que libros podia hablar con ese negro?..." (CN 45). La irracionalidad habia invadido su persona,

su casa "...Era como si de pronto esos salvaj es hubieran invadido su casa. Sinti6 que deliraba y

que la cabeza le estaba por estallar. Todo estaba al revs. Esa china que podia ser su sirvienta en

su cama y ese hombre del que ni siquiera sabia a ciencia cierta si era policiia, ahi, tomando su

cofiac. La casa estaba tomada" (CN 46).

En este cuento, al igual que en la novela de Rivera, la inversi6n del topos de la invasion

se Ileva a cabo, pero no de forma complete. Existe una inversi6n que denota rupturas con el

discurso anticabecita y antiperonista, pero, al mismo tiempo, las caracteristicas de los elements

que conforman tal inversi6n no cuestionan los antagonismos que sustenta la oposici6n peronismo

vs. cultura. En este cuento, el ruido no es presentado como un atributo del otro, sino como un

element interno del que observa y catalog a ese otro, Lanari; es decir, el ruido son los

prejuicios que forj an su identidad de clase. En relaci6n con la presencia del otro, este adquiere

una identidad social, una muj er --trabaj adora del interior-- y un policia, que revela la profundidad

de su presencia en las instituciones. Finalmente, el orden alterado no s610 es product de un

conjunto de condiciones sociales, sino que tambien es resultado de los prejuicios de Lanari. Sin

embargo, a pesar de este cambio en la significaci6n de la invasion, la ausencia de referencias al

mundo del policia y su hermana -- y su huida al darse cuenta que Lanari no era el hombre que

buscaban--, revela la continuidad del antagonismo cultura-no cultural asociados a la imagen del

cabecita y su mirada desde un lugar externo. El cuento esta narrado desde la perspective de

Lanari, y aunque los otros ingresan a espacios comunes con este --la calle, el apartamento--

continuan siendo los otros, no tienen voz y permanecen en el afuera.











Notas


SEn 1950, una de las candidates a Miss YPF declare, en una entrevista radial: E.: -iLee usted?

M~.E: -Lo mias que puedo... pero el tiempo de que dispongo es inuy poco, por eso debo seleccionar la lectura [...]

E.:-Diganos, jcucil es el ziltimo libro que ha leido?... ME.: (con fuerza) -El zilthno perro ... (Crespo 166).

Para la historiadora Edda Lia Crespo, las palabras de la entrevistada "...recuperan la experiencia de su incorporaci6n
al mercado laboral, en un registro en el que el tiempo para el ocio parece estar vedad a las joyencitas de los sectors
populares locales...en la actualidad Maria Elena reconoce no haber leido El zilthno perro" (166).

2 Segun lo studios de la OIT "Desde mediados de la d~cada del setenta, la productividad no se mide de manera
cuantitativa --cantidad por unidad de tiempo--, sino de forma cualitativa: es el product de la combinaci6n de las
cualidades y potencialidades del trabajador en el process de trabajo (Catalano 97).

3 De acuerdo a documents de la Organizaci6n Intemnacional del Trabajo, esta actitud que deben tener los
trabajadores se denomina "autonomia responsible"; "...la capacidad de tomar decisions fundadas en la
racionalidad de la acci6n y en su coherencia con los objetivos de la empresa [que] require de un fuerte compromise
del trabajador con el process productive, es decir, de una identificaci6n con los objetivos y de una comprensi6n
holistica del entomno en que estA inmerso..." (Catalano 98).

SEn este capitulo, tanto la pelicula como el documental son estudiados en tanto material semi6tico ademis de
simb61ico.

SLa destrucci6n del aparato industrial esturo acompafiada por el crecimiento del rubro servicios, con predominante
presencia de la fuerza laboral femenina. Al respect se pueden consultar diversos trabajos en el Area de los studios
laborales y de la demografia social, entire ellos los de Catalina Winerman y Rosalia Cort~s.

b Sobre todo en el sector servicios, pero tambidn en el Area de producci6n de bienes y explotaci6n de recursos. Estas
imposiciones tambidn fueron puestas por los grupos econ~micos nacionales vinculados a intereses extranjeros. Un
interesante andlisis de las etapas previas a la aplicaci6n de las political neoliberales, y de los programs bajo las
cuales 6stas fueron implementadas se puede encontrar en la series de artiulos compilados por Na~im Minsburg y
Hector Valle.

SA la hora de evaluar los nuevos parimetros de rendimiento laboral se observa que el balance positive para las
compafiias se apoya en una utilizaci6n racional y eficiente de recursos cuya responsabilidad depend de la poblaci6n
en su conjunto. Es decir, la productividad en el trabajo no se limita estrictamente al uso de los recursos disponibles
en el Ambito laboral, sino tambidn de aquellos que forman parte del medio social del trabajador: esto incluye la
convivencia en un mercado cada vez mis especifico de sectors de trabajadores excluidos y de franjas de producci6n
situadas en un ambiente "trasnacional". Un ejemplo interesante de destacar es el caso de la privatizaci6n de la
Empresa Nacional del Telecomunicaciones (ENTEL).

SHasta el present, en los studios de critical literaria se ha trabajado, como se ha hecho tambidn en esta disertaci6n,
con el concept de Int\ enion"c~l del topos de la invasion acufiado por Andrds Avellaneda en El habla de la ideologia
(1982). El tema de la mujer obrera ha sido abordado en studios no relacionados con la literature, como el de Mirta
Zaida Lobato sobre las fibricas de Bersisso. Alli la historiadora da cuenta de un corpus de textos literarios, la
mayoria de ellos pertenecientes a la d~cada del veinte, en los que la figure de la "obrerita" permit a los autores dar
cuenta tanto de la situaci6n social de la masa de trabajadores, en los discursos mis reformistas, como de la
importancia del comportamiento correct y de la pedagogia, en aquellos mis conservadores. Desde Gilvez, con
Historia de arrabal (1922), hasta Bemnardo Gonz~lez Arrilli, con Los charcos rojos (1927), la autora traza los rasgos
de la representaci6n de la mujer obrera. En trabajos sobre la voz de g~nero, la misma autora junto a otras
colaboradoras compare esa misma caracterizaci6n con el papel jugado por la mujer en el mundo del trabajo a partir
del peronismo. En trabajos de otras caracteristicas, como el de Marcela Gend sobre la iconografia de los dos
primeros gobiemnos peronistas, las caracteristicas de las representaciones socialists y anarquistas de los trabajadores
y sus families se contrast con el sistema simb61ico promovido por el peronismo. De esta comparaci6n y de la









literarios al interior del campo literario, como de los condicionamientos materials en la

reproducci6n de una cultural letrada. Esta tambien ha sucumbido irrecusablemente a la

transformaci6n del paradigma productive: la extension de los nuevos parametros de

productividad al ambito de lo privado no s610 ha implicado nuevas nociones de empleo y de

trabaj ador, sino que simultaneamente ha iniciado una experiencia inedita del tiempo de trabaj o,

del tiempo libre y del tiempo disponible para la escritura34

En este nuevo context social, cultural y econ6mico, la producci6n literaria y documental

muestra cuestionamientos en relaci6n con la calidad del relate elaborado, que evidencian una

transformaci6n en la delimitaci6n de la cultural letrada y en sus formas de auto-representaci6n y

representaci6n del otro. En ambos campos, el recuerdo es el mecanismo que da lugar a un

process semi6tico que confiere sentido al present, y, por ende, nombra una realidad que ya no

es possible ni abandonar ni omitir. Desde el angulo del documental, el recuerdo de los ex

trabaj adores navales es un canal director para la referencia a la realidad political, social y cultural

que propici6 la dignidad articuladora de la experiencia de comunidad y de resistencia durante la

huelga de 1956. Un afio despues del derrocamiento del segundo mandate peronista, este gremio

inici6 la que luego seria conocida como "la huelga mas larga del siglo", puesto que dur6

dieciocho meses, en la cual reclamaban la reducci6n de la jornada laboral a seis horas y el

derecho de los trabaj adores al ocio y la cultura35. El documental de Arruti reconstruye ese

acontecimiento a partir de los relates individuals y grupales de los ex trabaj adores, quienes son

presentados como la historic viviente. Este colectivo de voces incluye tambien la voz del

abogado del sindicato naval y de otros representantes legales del gremio quienes explican las

dificultades con las autoridades de la empresa estatal. La referencialidad political e ideol6gica de

present en el discurso de los trabaj adores traza las coordenadas de ese antes y despues de la









medios como un descenso en la escala social. La version del trabajo en las novelas de Arlt

muestra los conflicts entire estas percepciones del trabajo. Su representaci6n desafia al mito de

la clase media del ascenso a traves del trabaj o, porque muestra que el trabaj o asalariado es

percibido como una limitaci6n en la adquisici6n de los hibitos que conforman el imaginario del

ascenso: la educaci6n formal, la lectura, la integraci6n civica, el entretenimiento y la actividad

cultural. El recorrido laboral del Silvio y la frustraci6n laboral de Erdosain, incomodan al lector

de clase media. Le muestran que en la base material del discurso que pone en continuidad trabajo

y ascenso social en tanto expresi6n del esfuerzo y el reconocimiento, existen contradicciones y

exclusiones.

La relaci6n entire mercado de trabajo y calificaciones laborales, y profesionalizaci6n de la

escritura --autoconciencia de la praxis literaria--, est8 determinada por las valoraciones sociales

en conjunto20. La buena o mala escritura; lo culto y lo no culto, y la valoraci6n de lo manual

frente a lo intellectual son, a su vez, product de la correlaci6n entire pr~cticas sociales por las que

se institute la valoraci6n del tiempo. La visi6n del trabajo en las novelas de Arlt provoca al

lector porque cuestiona la validez de estas categories al mostrar su funcionamiento dentro del

sistema cultural; un sistema en el cual el uso del tiempo libre y la adquisici6n de hibitos son

indicadores de posici6n social. La "falsa" division entire lo manual y lo intellectual subyace de

manera conflictiva en las valoraciones sociales21 de lo que se entiende como culto o inculto, y

pone de manifiesto su vinculaci6n con ciertas actividades econ6micas, es decir, con cierta

disposici6n y uso del tiempo. Leer y escribir mal indican un compromise debil con la actividad

escolar; pero ademas, sefialan una disponibilidad y uso del tiempo individual, familiar y social

diferente al que se pretend inculcar a traves de las instituciones del imaginario social22










medios, que ante las nuevas circunstancias tambien se ven afectados por el desempleo y la

precariedad laboral, pueden vislumbrar dos caminos claros, entire otros posibles: el de adaptar su

capital cultural y social a las nuevas prerrogativas de la productividad, 10 cual los dej aria a salvo

del cuestionamiento sobre las bases sociales del capital cultural; o el de repensar y nombrar,

junto a los otros sectors sociales, formas de bienestar social en las que cultural y trabajo no sean

campos antagomicos.










"...el rasgo con el que podia sentirse ella misma frente al mundo en general, sin menoscabo. Una

sensaci6n de omnipotencia, o algo parecido..." (70).

El trabajo en si mismo es el segundo tema articulado alrededor de la fabrica. Hacia la

decada del cuarenta, con el ingreso masivo de la muj er a la producci6n industrial, y la

transformaci6n en material de derecho laboral promovida durante los dos primeros gobiernos

peronistas, el trabajo asalariado dej6, de ser equivalent a la prostituci6n, y pas6, a ser una

actividad desde la cual la muj er se involucr6 politicamente. En El precio (1957), el transit del

trabajo a la actividad sindical que hace uno de los personajes femeninos sefiala este cambio de

percepci6n. Asimismo, en "Cabecita negra" (1964), el cuento de German Rozenmacher, si bien

la muj er que yace en la vereda es identificada por Lanari con el apelativo humillante e

irrespetuoso de la "negra del interior", este no la identifica especificamente como una prostitute.

No obstante, la muj er y su relaci6n con la actividad laboral, y el impact que tiene esta relaci6n

en su identidad de genero y de clase, no es explorada en ninguno de estos textos.

En el caso de la novela de Chejfec sucede lo contrario; la identidad obrera de Delia es el

obj eto de la exegesis del narrador, que en su evocaci6n se detiene largamente en la forma de

hablar de Delia, y en los efectos que ese discurso tenia sobre el. Al hacerlo expone los prejuicios

que preconcebian su visi6n de Delia; sobre todo, muestra la valoraci6n social del trabajo manual,

el trabajo que require de la reproducci6n motriz y de la operaci6n de una maquina: ..entereza

moral que uno imagine en un obrero, volviendo a la simplicidad de quien concibe su tarea como

algo esencialmente individual, tan subj etivo que result invisible para si mismo..." (Chejfec 15).

La compenetraci6n con el product de su trabajo le confieria a Delia la posibilidad de la

identidad. En este sentido, contrariamente a lo presentado en el topos de la muj er obrera










estaban presents, y eran funcionales en el sistema cultural en el que los grupos sociales de poder

se reconocian a si mismos ?

La tesis de este capitulo es que en las novelas de Arlt aqui estudiadas existe un

cuestionamiento de la cultural que promovi6 las categories con las que hist6ricamente se ha

caracterizado al peronismo. Hay en sus textos una critical a una cultural que se sostiene en la

percepci6n de un antagonismo entire el trabajo y la cultural, la cual ha servido de element de

distinci6n entire sectors medios y trabajadores. Este cuestionamiento se halla present en el

modo en que aparecen las referencias a los trabaj adores y los intelectuales en el discurso del

astr610go. Por ejemplo, la masa "impune" de trabaj adores que este quiere cooptar para llevar a

cabo la conspiraci6n, a los oj os de otro de los personal es, el abogado socialist, no son mas que

trabaj adores que necesitan ser educados para la integraci6n civica, mientras que el primero ve en

ellos la combinaci6n de resentimiento, poder y saber tecnico.

En El junuete rabioso, Los siete locos y Los lanzallamas la designaci6n de lo irracional,

inculto y antiintelectual, sirve para indicar la funcionalidad de tales atributos en el

mantenimiento de la hegemonia political y cultural de parte de la sociedad argentina de la decada

del treinta. Las categories y calificativos con los que se interpret6 inicialmente al peronismo

estaban ya presents en la cultural hegem6nica; es decir, formaban parte de sistema a traves del

cual se establecian vinculos de pertenencia, integraci6n y asimilaci6n social. De este modo, es

possible hacer una lectura en la que no se catalogue al peronismo como algo que le sucedi6 a la

cultural argentina, un factor externo que irrumpi6 en ella; por el contrario, y subvirtiendo el

sentido de algunas lectures hechas hasta el present, el peronismo seria la expresi6n de las

limitaciones democraticas de ese sistema cultural. Este capitulo es un intent por comenzar a

demostrar que para entender al peronismo y su impact en la cultural national es necesario









BIOGRAPHICAL SKETCH

Karina Elizabeth Vazquez was born in Argentina in 1970. She got her BA degree in

sociology at the University of Buenos Aires. After three years of teaching "Changes in the World

Political System," a course under the direction of Alej andro Horowicz, at the University of

Buenos Aires, she came to University of Florida to study Spanish Literature. In April 2004, she

got her MA in Spanish with a dissertation titled "La estetica de Rodolfo Fogwill: Negociar con la

realidad o la conciencia intranquilizadora," under the direction of Dr. Andres Avellaneda. In

August 2008 she got her PhD in Spanis with the dissertation "Literatura y trabajo en la narrative

argentina del siglo XX (1930-2003): La naturaleza political e ideological de la cultural also

directed by Dr. Andres Avellaneda. At the present she is conducting research on women's

representation of work in Argentina, and on the relationship between work immigration, and

working qualifications.










imposibilidad de recorder --lo que le sucede al personal e de Trapero--, es una de las condiciones

y consecuencias del "saber ser trabaj ador" impuestas los nuevos parametros de productividad.

Al respect, el documental de Mariana Arruti, La huelna de los locos (2002), y la novela

de Sergio Chejfec, Boca de lobo (2000), propician, desde el recuerdo y la primera persona, la

busqueda de un nosotros capaz de reflexionar political y criticamente sobre el pasado y el

present. En el caso de Arruti, esto es product del trazado de referencias ideol6gicas, political e

hist6ricas que permiten establecer la genealogia de una lucha y de una derrota, para asi Ilegar al

fundamento de estas: el derecho de los trabaj adores a la cultural. Por otro lado, en el caso de

Chejfec, la falta de referencias no impide que lo hist6rico, politico e ideol6gico aparezcan en la

superficie del texto. En efecto, al indagar en la relaci6n entire comunidad, trabajo y dignidad el

texto invita a formular la pregunta sobre el memento hist6rico precise en el que los trabaj adores

comenzaron a ser percibidos como un "otro" fuera de la cultural. Esta complementariedad entire la

presencia y ausencia de la referencialidad mas que denotar las caracteristicas del period

posterior a la crisis del modelo neoliberal (2001), lo que hace es revelar una de las caracteristicas

de una estetica realista actual: la necesidad de que sea el lector el que nombre la realidad.

En relaci6n con esto ultimo, las dos las referencias hist6rico-politicas de este corpus --el

golpe military de 1955 que derroc6 a Per6n y la ultima dictadura military (1976-1 983)--, indican

un giro esencial en el debate sobre la autonomia relative del discurso literario: el retorno al

realismo, o la formulaci6n de nuevos realismos, es product, mas que de una mirada nostalgica

sobre el pasado, del reconocimiento de la incapacidad present para articular demands de

bienestar social y derecho politico. En efecto, la inversi6n del topos de la muj er obrera

presentado en la novela de Chejfec sefiala que la separaci6n entire el mundo de la cultural, lo

culto, y el mundo del trabajo, ya no encuentra medios para su naturalizaci6n. Los sectors










decadas del veinte y del treinta; Marcos y Jorge, disidentes de la clase media capturados por el

clima de solidaridad generado entire los trabaj adores; Juan y Maria, los inmigrantes del interior,

los cabecita negra, y Ponce, el sindicalista comunista que critical la ortodoxia de su partido. Cada

uno de sus relates es un recorrido por los events que los conduj eron a tomar conciencia sobre la

importancia de defender sus derechos laborales. De este modo, cada uno represent una toma de

decision respect del sistema cultural dador de prestigio.

Tal es el caso de Marcos y Jorge, que defraudados de las instituciones educativas y las

oportunidades laborales derivadas de ellas decide emplearse en la industrial. Para ellos el ruido

es la serial de que su tiempo hist6rico ha llegado: "En ese afio creimos que se rompia la rutina de

los dias, las calificaciones y las reprimendas paternales, y el temor al jefe de celadores y las

amonestaciones...El heroismo estaba en nosotros. Y en ellos, en los muchachos de enfrente, los

de alpargatas, si; libros, no. Queriamos un cambio. Necesitabamos que algo cambiase. Algo: la

vida". (EP 54). Jorge, que hacia mediados de la decada del cuarenta enfrenta a su padre --

empleado calificado cuyo sueldo sirve para pagar las cuotas del departamento y los

electrodomesticos--, ve en ese clima el llamado hacia una vida mas real. Al igual que Marcos,

abandon el colegio, se hace comunista e ingresa a una fabrica. Abandonar la escuela es la forma

de critical el idealismo de los maestros, discurso que reproduce las categories de la exclusi6n

social al querer promover determinados valores morales, segun 10 recuerda Marcos respect de

Nogues, el professor de quimica: "Noguds nos habld conmovido; nos incite a la toma de posicidn.

'La uinica esperanza de salvacidn para el pais son ustedes, los jdvenes, los estudiantes; los

uinicos que pueden preservar la cultural, los valores morales'. Prendid el cigarrillo y prosiguid:

'Del otro lado esta~ la masa, lo amorfo, lo que se mueve guiado por el estdmago, lo que no

piensa... (EP 45). Es decir, lo irracional, que era lo que estaba llegando al poder, el peronismo.










valoraci6n de esa tarea frente a la valoraci6n del tiempo. En el discurso del Astrblogo el pasaj e

de la ignorancia, que result de la alienaci6n continue, a la revoluci6n no es resultado de la

educaci6n del obrero. Mas que sacar a la masa de trabaj adores explotados de la incultura, se trata

de sacarlos del olvido explotando las causes de su relegamiento: "El pueblo vive sumergido en la

mas absolute ignorancia...a nadie se le ocurre hacer el calculo de los millones de obreros, de

muj eres y de nihios que afio tras afio destruyen las fundiciones, los talleres, las minas, las

profesiones antihigienicas...lo criminal seria negarse ayudar a los militares a que opriman al

pueblo y le despierten por catalisis la conciencia revolucionaria.." (Ls lanzllama 368). Segun

el astrblogo, las premises democraticas del socialismo y del comunismo no hacen mas que

facilitar desde el campo intellectual la suj eci6n de todos aquellos explotados por el capitalism:

"...nosotros nunca podremos Ilevar al pueblo el convencimiento y aceptaci6n del comunismo por

procedimientos intelectuales. Un pueblo se hace comunista por hambre o por exceso de

opresi6n..." (Ls lanzllama 365).

La Eigura del intellectual reune en su discurso y en su persona todo un conjunto de

contradicciones y ambigiiedades. Las visions socialist y comunista otorgaron un lugar central

al rol del intellectual en la sociedad, en tanto agent active en la reform de la educaci6n putblica

y la formaci6n de habitos sociales, culturales y politicos de la poblaci6n. Su Eigura fue central en

la constituci6n del imaginario social del ascenso, el process de identifieaci6n de clase, y la

profundizaci6n de la escisi6n entire trabajo y cultura31. En las decadas de diez, veinte y treinta,

simultaneamente a estos process, por los cuales el intellectual participaba en la difusi6n de

habitos culturales, se ej ercia sobre los anarquistas una political de persecuci6n y represi6n que

tenia entire sus obj etivos poner freno a los reclamos en material de derecho laboral, y por ende a

una integraci6n civica mas amplia. Asi, la educaci6n y la cultural, enfaticamente agenciadas por










responder la pregunta de Tito, un joyen obrero: Apor que existe gente como Adolfo? Para ello,

Marcos indaga su propia historic, transportandose al afio en que decide abandonar el colegio

industrial y buscar trabajo en un taller textil. La referencia a Adolfo inicia una cadena de relates

de distintos personal es que se pueden identificar en dos grupos: los integrantes de la clase media,

que en este caso tienen un origen asalariado, y trabaj adores industriales.

En las decadas del treinta y del cuarenta se habia reforzado en el imaginario de los

sectors medios, la correlaci6n entire esfuerzo individual y progress. El cambio en el status

socioecon6mico consistia fundamentalmente en el pasaj e de asalariado a trabaj ador

independiente o calificado --mediante una profesi6n--, o propietario de un comercio o pequefia

empresa. El ascenso en la escala social se manifestaba en la adquisici6n de propiedades y

obj etos, asi como tambien en el empleo del tiempo libre ligado a las actividades culturales.

Este imaginario toma cuerpo en Adolfo, un miembro de la clase media que no accedi6 a

una profesi6n, pero pudo lograr el ascenso social mediante el trabaj o asalariado. Su pasaj e al

sector propietario se produj o hacia la decada del cuarenta, cuando era un obrero textil en la

fabrica de Lev, un inmigrante polaco que habia logrado la independencia econ6mica en la decada

del treinta. Ambos, Adolfo y Lev personifican al primer grupo, y sus relates --el del ultimo

mediante una tercera persona-- ofrecen un panorama amplio de las formas en que el imaginario

del progress se transmiti6 generacionalmente. Traicionando los intereses de sus compafieros de

trabajo --al boicotear todas las iniciativas de huelga y sindicalizaci6n que estos organizaban--

Adolfo logra abandonar su condici6n de asalariado.

En 1945, para el existen dos mundos: el de los que quieren progresar y estan dispuestos al

esfuerzo individual, y el de los trabaj adores sindicalizados y "cabecitas", quienes caracterizan al

segundo grupo de trabaj adores. Representado por Marcos, Jorge, otro hij o de la clase media,









demostrar que en estas novelas existe una critical del uso del tiempo que cuestiona en las decadas

previas al peronismo el character de la relaci6n entire trabajo y cultural. Este cuestionamiento es el

punto de partida para la revisi6n de las interpretaciones del peronismo posteriores a su

derrocamiento en 1955, que 10 ubicaron como un fenC~meno fuera de la cultural.

El tercer capitulo, "De casa al trabajo y del trabajo a casa: Los cambios en el mundo del

trabajo y la replica literaria bajo el signo del peronismo", abarca desde el surgimiento del

Peronismo (1945-195 5) hasta los mementos previous de la ultima dictadura military (1976-1983).

En esta secci6n se estudiara la manera en que el discurso literario particip6 del reajuste cultural e

ideol6gico que comenz6, en 1955 con el derrocamiento de PerC~n. Mediante el analysis de la

novela El precio (1956), de Andres Rivera, el cuento "Cabecita negra" (1964), de German

Rozenmacher, y los relates "El Fiord" (1969) y "El nihio proletario" (1971), de Osvaldo

Lamborghini, se observara el modo en el que la inversi6n del topos de la invasion da cuenta de

los conflicts y limits ideol6gicos que significaba revertir el estigma del peronismo desde

dentro de la cultural dadora de prestigio. Por medio de las representaciones del trabaj ador y el

cabecita negra en la inversi6n del topos de la invasion sera possible comprender la eficacia de la

intervenci6n del discurso literario en la asimilaci6n cultural del peronismo.

En "Cultura, trabajo y representaci6n literaria frente al nuevo paradigma productive: jun

cambio de piel?", cuarto capitulo, se estudiara el modo en que la literature, el cine de ficci6n y el

documental replantean la percepci6n de la relaci6n entire trabajo y cultural como resultado de la

transposici6n literaria del context laboral producido por las nuevas condiciones de

productividad impartidas por el modelo neoliberal. Las novelas En otro orden de cosas (2001),

de Rodolfo Fogwill, y Boca de lobo (2000), de Sergio Chejfec; la pelicula Mundo Grua (1999),

de Pablo Trapero, y el documental La huelna de los locos (2002), de Mariana Arruti, constituyen









culturales. Es precise definir hist6ricamente cada una de las dimensions del trabajo, tal como

lo ha sefialado Andre Goirz en relaci6n con la necesidad de redefinir la jornada laboral en funci6n

del desarrollo tecnol6gico y de las credenciales educativas, o como Antonio Gramsci indic6 en la

definici6n del intellectual que ha recorrido todo este trabajo. Al respect, las novelas de Arlt

presentan un universe simb61ico del que surgeon probabilidades culturales o "superfieies

textuales" que propician una lectura geneal6gica sobre la relaci6n entire literature, cultural y

trabajo.

El character antag6nico de la relaci6n entire cultural y trabajo revelado en sus novelas

constitute el sustrato de recepci6n del peronismo. En el tercer capitulo, "De casa al trabajo y del

trabajo a casa: Los cambios en el mundo del trabajo y la replica literaria bajo el signo del

peronismo", se ha analizado los alcances de la inversi6n del topos de la invasion en la literature

de la decada del sesenta durante el reajuste ideol6gico-cultural posterior al derrocamiento del

peronismo. En este capitulo se tom6 en consideraci6n que el sistema cultural dador de prestigio

le ha otorgado al intellectual un lugar central en la generaci6n de los process culturales. Pero

como se pudo observer a lo largo del capitulo sobre la narrative de Roberto Arlt, tal sistema

cultural posee la prerrogativa de separar cultural y trabajo. Por esta raz6n, los alcances de la

inversi6n del topos de la invasion estuvieron predeterminados por el sistema cultural del cual

surgi6 como posibilidad, y el cual se opuso abiertamente a la formaci6n de una cultural de un

"sector medio trabaj ador".

Este tercer capitulo ha partido del hecho de que la inversi6n "parcial" del topos de la

invasion fue resultado del reajuste ideol6gico-cultural mediante el cual se integr6 criticamente al

peronismo. Mediante el analysis de la novela El precio (1957), de Andres Rivera; el cuento

"Cabecita negra" (1964), de German Rozenmacher, y los relates "El Hiord" (1969) y "El nifio












SEs interesante sefialar que esta pregunta tiene su eco en el pasado. El problema del distanciamiento entire los
intelectuales y las masas que asoman a la political es central en los trabajos critics del period postperonista
inmediato. Se entrelazard mis adelante, en los sesenta, con los trabajos sobre la cultural de masas y la semiologia, y
con la teoria sartreana del compromiseo". A su vez, recoge los efectos (positivos y negatives) del peronismo sobre la
clase media. Hacia fines de los cincuenta, los integrantes de Contomno, junto con el balance sobre el peronismo y sus
efectos en la cultural, planteaban la literature desde su capacidad para "problematizar" aspects de la sociedad y
presentarlos. Para Altamirano, en las critics de los miembros de Contomno "...pueden leerse interrogantes sobre a
quidn represent la literature, cu~les son las exigencias que puede hacerse a esa representaci6n, de qu6 modo los
textos literarios invisten temas sociales e ideologias. En una palabra, jc6mo se hace una lectura sociohist6rica de la
literature, que tendrd, por el hecho de ser sociohist~rica, valor politico? iQud debe ser la literature en relaci6n con la
ideologia burguesa? LC6mo actuar con la literature? LC6mo leer y escribir politicamente?..." (Altamirano 93). Este
espiritu critic puede observarse en David Vifias en un articulo de Contomno de 1954, para quien "...en la
Argentina...s610 se salvan los que de una manera u otra denuncian su contomno, lo que les concemnia...En Echeverria,
en Sarmiento mismo, en Hemi~ndez, en Cambaceres, en Payr6~, en S~nchez, en cierto Gglvez, en Quiroga, en Arlt,
incluso en Mallea, esa constant aparece inequivoca. Lo mejor de sus obras respectivas sobrevive al superar toda
identificaci6n paralizante conjungando lo demoniaco y lo ang61ico en el ejercicio constant de lo que bien podria
llamarse integracion polemica" (45)

SEl termino "desproletarizaci6n" de la sociedad se utiliza aqui en un sentido que abarca no solo a la p~rdida del
empleo sino tambidn al deterioro de las redes institucionales que refuerzan y prolongan la pobreza structural. Javier
Auyero habla de process de destituci6n social y se refiere a ellos como la perpetuaci6n y agudizaci6n de la
privaci6n material y de la marginaci6n econ~mica y cultural (Auyero 22- 24)

9 En este capitulo, tanto la pelicula como el documental son estudiados en tanto material semi6tico ademis de
simb61ico.

'0 Seguin Benjamin Coriat el taylorismo y el fordismo llevan a cabo una apropiaci6n del saber del trabajador, en
particular del trabajador especializado. Esta apropiaci6n dio lugar a la derrota de los sindicatos, cuya fuerza residia
en su caricter corporativista. Esta "desjerarquizaci6n'' que toma lugar en el plano del saber permiti6 la
incorporaci6n industrial de trabajadores no especializados (inmigrantes en su mayoria) a las grandes unidades de
producci6n fabriles. No obstante, este process turo como contraparte una "jerarquizaci6n" en la articulaci6n de
intereses entire los aparatos (idel6gicos) estatales y los diversos sectors o classes sociales emergentes.

11 A modo comparative, el caso de los trabajadores de la industrial automotriz en Estados Unidos es interesante.
Estos fueron perdiendo los espacios de aplicaci6n de su saber especifico frente a la linea de montaje. Con esto no
s61o fueron perdiendo poder en la negociaci6n de las condiciones de trabajo, sino que dadas las political laborales de
supervisi6n del personal, la familiar fue reforz~ndose como nucleo y espacio para la absorci6n de los valores civicos
y la cultural general. El espacio de lo privado, el hogar, ocupaba una posici6n paralela a la de las instituciones
educativas en cuanto a su funci6n integradora civica y moral.

12 En Literatura v realidad political argentina, David Vifias desarrolla la relaci6n entire la literature como profesi6n y
la conformaci6n y definici6n de la clase media y de 6sta respect del conjunto de valores sociales y culturales de la
oligarquia.

13 Siguiendo lo propuesto por Vifias en relaci6n al vinculo entire la profesionalizaci6n de la escritura y la
conformaci6n de la clase media, en los textos mencionados de Castelnuovo v Barletta, el realismo es a su vez una
herramienta para mostrar una realidad desde una identidad de clase que, aunque intent diferenciarse de los valores
de la oligarquia, tiene present en su horizonte ideol6gico y en su imaginario respect de aquellos a quienes quiere
representar en la ficci6n, la series de aspiraciones sociales representadas por la oligarquia. Por ejemplo, la relaci6n
con la cultural europea y los viajes, como sefiala Vifias al referirse a la incorporaci6n de escritores como Lugones a
grupos como Martin Fierro.

'4 E. P. Thompson menciona los elements que conforman un estado de conciencia de clase. El autor identifica no
s61o factors relatives al desarrollo de la sociedad industrial y la confluencia de tradiciones de lucha y protest
vinculadas a lo religioso (la iglesia metodista, la tradici6n del "self education", la filiaci6n del movimiento cartista a
la producci6n de los artesanos, etc.), sino que enumera elements, como la formaci6n de instituciones, en la










Vazquez, Karina. La estatica de Rodolfo Fonwill: Nenociar la realidad o la conciencia
intranqluilizadora (Mater Thesis). Gainesville: University of Florida, 2004.

Verbitsky, Bemardo. Villa Miseria tambien es America (1957). Buenos Aires: Editorial
Contrapunto, 1987.

Vifias, David; Vifias, Ismael; Sebreli, J.J.; otros. Contorno (Selecci6n). Buenos Aires: Centro
Editor de America Latina, 1981. 30-47
---, "Arlt-un escolio", [1954]. Vifias, David, Ismael Vifias, J.J. Sebreli y otros. 83-85
---, "Arlt y los comunistas", [1954]. Vifias, David, Ismael Vifias, J.J. Sebreli y otros. 82-82

Vincent, David. The Rise of Mass Literacy. Reading and Writinn in Modem Europe. Maiden:
Blackwell Publishers, 2000.

Voloshinov, Valentin N. El sinno ideol6nico v la filosofla del lennuaje. Buenos Aires: Editorial
Nueva Visi6n, 1976.

Watt, lan. "Realism and the Novel Form". Watt, lan. The Rise of the Novel (1957). Califomnia:
University of California, 1971. 9-34










la imagen colectiva, que surge como resultado de la reconfiguraci6n al interior de la tradici6n

filmica causada por la necesidad de enfocar nuevos actors y lenguaj es sociales. Al analizar el

fortalecimiento del cine documental argentino durante la decada del noventa, y el

desplazamiento hacia imagenes de lo colectivo en el cine de ficci6n, Alejandro Ricagno sefiala

que durante los noventa "...en los sectors medios, el compromise asumi6 otras formas...a

media que avanzaba el decenio y comenzaban a verse las consecuencias del neoliberalismo

salvaj e, estas fueron apareciendo en la producci6n del nuevo cine argentino, en su resultado de

marginalidad: los desclasados de Adrian Caetano y Bruno Stagnaro, el obrero desempleado de

Mundo Grua de Trapero..." (Ricagno 51).

La historic individual de Rulo es el medio para representar una debacle colectiva

relacionada directamente con los efectos de la transformaci6n econ6mica en el mercado y la

estructura del empleo. Al igual que muchos otros argentinos, el personaje es sistematicamente

expulsado de un mercado de trabajo que require no s61o un rang variado y especifico de

califieaci6n sino que tambien el trabaj ador negocie individualmente sus intereses con los de la

empresa. Esta es la situaci6n de Rulo, que para salir del desempleo acepta la propuesta que le

hace un amigo de manej ar una grua en una empresa de construcciones. Alli se enfrentara a la

utilizaci6n de conocimientos adquiridos en el pasado y al aprendizaj e informal de una nueva

tarea. La desprotecci6n sindical y la inseguridad laboral, son algunas de las instancias en la

trayectoria laboral del personal e. A pesar de que Rulo maximize su capital humane para

adaptarse a la creciente precariedad laboral, no deja de entrar y salir del mercado de trabajo cada

vez con mayor frecuencia. Esta situaci6n es vista por su hij o, quien ya se ha resignado de

antemano a no ingresar al mercado de trabajo. La mudanza de este a la casa de la abuela, asi

como la venta del auto familiar y, finalmente, el viaje de Rulo al sur para trabajar en una empresa










changes", como los denomina Rulo cuando le piden referencias sobre su pasado laboral reciente.

Por otro lado, el sindicalista que 10 ubica en una change en el sur apenas si puede ayudarlo; su

actividad se reduce a colocar trabaj adores en distintos puestos en el interior del pais. Ademas,

sus conocimientos de musico dej aron de servirle probablemente cuando se reveal, que lo que el

veia en su vocaci6n no coincidia con el imaginario social. En una de sus canciones del setenta

decia "...estudiar en la universidad, y tener titulo de nobleza, trabajar en el circo de Bala, no, no,

no pibe..."

En oposici6n al trayecto laboral del personal e de la novela de Fogwill, la historic de Rulo

muestra un process de adaptaci6n laboral inconducente en terminos individuals, que no hace

m~s que acrecentar su frustraciC~n y el desamparo social. La conciencia del ex militant devenido

en trabaj ador e intellectual de una nueva era de la novela de Fogwill, contrast con la perdida de

identidad y de perspective de Rulo. El nuevo present cultural de ambos implica, entire otras

cosas, la convivencia con la total desregulaci6n laboral. Entre sus efectos posibles est8 el

reconocimiento de que la identidad del trabaj ador ha cambiado en consonancia con las

necesidades del mercado. Ahora este ve en la cultural un insumo y en la fuerza de trabajo la

variable de ajuste de la productividad y del beneficio econ6mico. Sucede, entonces, que en la

representaci6n del trabajo y la cultural en ambos textos, la cultural es una variable de interest

econ6mico y el trabajo es una dimensi6n que tiende a desaparecer en terminos de ser una

actividad generadora de sentimientos de comunidad, bienestar, identidad y dignidad.

La organizaci6n lineal del relate de Fogwill es la sintesis de una voluntad por representar.

El texto no es un conjunto de voces que el lector debe conectar; tampoco, una reproducci6n

fotogrifica de la realidad. Ahora, por medio del relate de una series de acontecimientos

biogrificos, el texto present las coordenadas del cambio en el mundo de la producci6n y del










intelectuales. Llega asi a la pregunta jc6mo reducir la distancia entire intelectuales y pueblo?, y

aparecen, entonces, las relecturas de Arlt. El enfasis esta puesto en la incorporaci6n de "lo

marginal" en sus relates: el nuevo scenario de la miseria urbana, la presencia de lo modern en

los margenes de la ciudad, el habla de la calle, etc. Otras lectures posteriores de Arlt han

retomado estos elements y han agregado otros, como la inversi6n de nucleos semanticos, el uso

de la ciencia y la tecnologia en sus relates, la desfamiliarizaci6n y las peculiaridades de su

realismo33. Pero, no hay much hincapie, sobre todo en las lectures inmediatamente posteriores

al derrocamiento del peronismo, en el modo en que se representan en sus novelas el intellectual,

la cultural y el trabajo, sobre todo en Los lanzallamas. Aquello que se observa del texto es la falta

seguimiento de los patrons de escritura impuestos por la cultural hegem6nica; y, por eso, solo se

ve en esta novela una mezcla de discursos, fragmentarismo y desconexi6n. Ratificado en la

escena political y cultural como la expresi6n de todo lo que esta fuera de la cultural, el conjunto de

condiciones por las cuales fue possible el peronismo no es vislumbrado ni en el campo de lo real

ni en el de un texto cuya ambigiiedad plantea problems aun presents en la comprensi6n e

interpretaci6n hist6rica del peronismo. Su ubicaci6n como fen6meno que esta fuera de la cultural,

product de la ignorancia de las masas y de los discursos totalitarios, encuentra varies paralelos

en el discurso del astrblogo. Personificaci6n del intellectual conciente de su alejamiento del dolor,

las masas le obedeceran porque creara en ellas, gracias a la sociedad secret, la necesidad de

sublevaci6n; se trata de crear su "disponibilidad" a traves de la opresi6n o del hambre. El

astrblogo asume el rol de quien genera verdades relatives que dependent de que un conjunto de

condiciones se cumplan. Por eso es un astrblogo y no un intellectual, que finicamente produce

discursos; y, por otro lado, se trata de revelar verdades ocultas, que tienen que ver con las

condiciones y el caracter de las determinaciones hist6ricas, y no con la producci6n de verdades









estructura productive y de los aparatos sociales e ideol6gicos que la sustentan. Segun Goirz, la

desj erarquizaci6n del saber professional y la revaloraci6n del trabaj o manual generarian la

posibilidad de una "redistribuci6n" de los puestos de trabajo y un refortalecimiento de los

trabajadores. Tal como se ha sefialado, en esta primera etapa o episteme en la que se analizaran

los textos de Arlt ocurri6 precisamente todo lo contrario. En efecto, en el tercer capitulo, que

comprende los efectos del peronismo, se observara que este process se traduj o en un

encauzamiento de los intereses de clase la clase media. Estos, traspuestos ya en la valoraci6n

negative del trabajo, fueron el gran freno para la integraci6n cultural de los trabaj adores.

Trabajo, cultural e identidad social y political.

El surgimiento del peronismo (1945) puso en la escena political un conjunto de

situaciones sociales que ya venian perfilandose desde principios de siglo en relaci6n con la

formaci6n de una clase trabaj adora y de un movimiento social y politico relacionado con esta.

Este es el punto de partida de una segunda episteme, en la cual la especificidad de la literature

esta denotada por el imperative politico. El trabajo del escritor se ubicara politicamente respect

de los discursos ideol6gicos y culturales. A la vez, se nutrira de la experiencia y el potential

politico de los trabaj adoreS14, TOCOnfigurando el universe de lo representable y definiendo su

accionar dentro de la sociedad. El punto final de esta segunda etapa es el inicio de la ultima

dictadura military argentina (1976-1983). La importancia del peronismo y sus revisiones en la

conformaci6n del relate realista en la decada del cincuenta se liga estrechamente con el tono

politico de la literature y de las intervenciones intelectuales de la decada del sesenta periodo de

resistencia e integraci6n del movimiento de trabaj adores frente a las alternatives que surgeon

como consecuencia de la proscripci6n del peronismo).

Ante la caida del peronismo surge entire los sectors de tradici6n oligarquica y la clase

media el interrogante sobre que hacer con las masas politizadas. El grupo de la revista Contorno










orden-- se efectuan sobre sus significantes textuales. Segun John Krasniaskas, el relate "El Hiord"

registra el nacimiento de una izquierda national "...associated with the leftward, socialistic

transformation undergone by Peronism in resistance between 1955 and 1966, the emergente of a

possible alternative to Peronism within trade union movement..." (146). En este relate el cuerpo

del Estado o la naci6n esta representado por cuerpos desmembrados y gritos, que por medio del

ritual de la muerte y el nacimiento exhibe un process de transformaci6n del sentido. Por ejemplo,

la muj er en trabaj o de parto con que comienza el relate, Carla Greta TerC~n, refiere a la

Confederaci6n General del los Trabaj adores, y cambia de nombre a media que se suceden los

ritos de nacimiento y muerte, es decir, las transformaciones dentro del peronismo en el

interregno de su proscripci6n y de alej amiento entire PerC~n, el lider, y las masas; "La sangre del

mordido olas se me colaba entire los dientes y me inundaba la boca. La Carla Greta TerC~n

convertida ya en una S, en una Z, en una K o en una M rabiosa sefialaba desesperada los huevos

de nuestro ex amo y sefior..." (Novels v ueto 31). El cuerpo, que es unidad, es violado,

mutilado, desmembrado y vuelto a nacer en medio de un ritual orgiastico que, como sefiala

Martina LC~pez Casanova, present caracteristicas carnavalescas. En este sentido, el cuerpo

desmembrado represent la unidad cultural quebrada, en un ambiente de carnaval en el que las

categories racional vs. irracional, civilizaci6n vs. barbarie, son puestas del revs.

En el cuento de Rozenmacher el ruido era el pensamiento paranoico de Lanari. En "El

ford" ya no hay ruido porque todo es ruido y grito provocador, product tanto de la gestaci6n

como del desmembramiento que conduce a la muerte. El ruido es la confirmaci6n de un cambio

de estado, por ej emplo de la cultural, que se altera y produce algo con un nuevo significado:

"... [Carla Greta TerC~n] Arremetia, descansaba; abria las piernas y la raya vaginal se le dilataba

en circulo permitiendo ver la afloraci6n de un huevo bastante puntiagudo, que era la cabeza del












pero de ninguna manera un gmbito menos peligroso que le evitard caer en las redes de la maldad y el sexo... (71).
Valores morales y alternatives con objetivos pedag6gicos prevalecen en los escenarios realistas que buscan
reformar, de acuerdo a las pautas culturales del sistema dador de prestigio, la conciencia de los lectores.

25El trabajo asalariado, al tiempo que la identidad de los sectors populares medios comienza a centrarse en el uso
del tiempo libre, cambia en la percepci6n de los individuos. La transformaci6n en los process y organizaci6n del
trabajo conducen a un cambio en la noci6n de "especializaci6n" laboral y calificaci6n. Otros mecanismos e
instituciones empiezan a integrar el abanico de posibilidades de movilidad social ascendente. La difusi6n de la
ciencia y la tecnologia va de la manor con las ideas de progress a trav~s de la masificaci6n de la lectura, la
educaci6n, y la participaci6n comunitaria y political. Se prefiguran asi las formas a trav~s de las cuales ascender en la
escala social tanto por las vias aceptables como por aquellas que se consideran delictivas. Y con ello se prefiguran
tambidn los mecanismos sancionadores y encauzadores. Exitos, frustraciones y maneras de reeducaci6n y castigo
son cada vez mis contempladas en los espacios de la "imaginaci6n regulada".

26 Es interesante remarcar que hacia la d~cada del veinte los sindicatos, bajo la disyuntiva political y organizacional
entire el conformismo socialist y la insurgencia anarcosindicalista y el sindicalismo revolucionario, los trabajadores
se encuentran definiendo su organizaci6n en un context laboral que tiende a homogenizarse. Entre los reclamos
estA el de la jomnada laboral de ocho horas, que intentard poner limited a la explotaci6n de los trabajadores. Es hacia
esta d~cada cuando los sectors medios surgidos de la posibilidad del ascenso que brind6 el establecimiento de
comercios, talleres por cuenta propia, y la educaci6n en profesiones liberals, comienza identificar el tiempo no ya
con la jomnada de trabajo, sino con lo que ese tiempo de trabajo permit en el terreno de lo social. Consume en las
grandes cadenas de tiendas, lectures semanales, curses de higiene, ciencia y tecnologia, bibliotecas populares,
comit~s y salones de lectures, aparecen como elements de un capital cultural que no s610 brinda identidad social y
political frente a los sectors tradicionales dominantes, sino que apropian elements del sistema cultural dador de
prestigio y los integra a 6ste. El uso del tiempo de un asalariado es un uso que est8 no solamente definido por el
orden de sus necesidades, sino tambidn por el de las luchas por sus derechos y por los resultados en el plano politico
e institutional de 6stas.

27 Su situaci6n contrast notablemente con la que recibe el lector a trav~s de las novelas de aventuras, los romances,
los textos de higienismo y las traducciones de cl~sicos. Estos textos, al mostrar el cambio en la posici6n social por
efecto tanto de la educaci6n como del golpe de suerte, lo que muestran en realidad es que la sociedad es
"permeable", es decir, en ella hay lugar para todos, a menos que no se cumplan ciertas pautas de conduct y
comportamiento social.

28De acuerdo a Jitrik, todos los trabajos de Silvio son formas del "robo invertido" en las que el que trabaja es
robado. Frente al caricter active de los robs planeados, como los emprendidos por el Club de ladrones, el trabajo
como robot implica un caricter pasivo (Jitrik 82). De esta manera, en tanto que "desacraliza lo que la acumulaci6n ha
mezclado" (83), el robot rompe los automatismos apoyados en la rutina y la pasividad. A Remo Erdosain el robot le
sirve para desencadenar el inicio de un estado de conciencia. Esta deriva del hecho de que la frialdad y resignaci6n
con la que roba en el puesto de cobrador, le impone la aceptaci6n de la "inevitabilidad". Erdosain siente una total
falta de escrupulos en sus condiciones de vida porque no ha podido poner freno a los innumerables sacrificios a los
que lo ha empujado su esposa Elsa. Roba porque el dinero no le alcanza, y asi una vez mis se humilla a si mismo
por no poder dejar de someterse al servilismo. Cada acto de humillaci6n es en si mismo auto reproche y alivio: "Y
"eso" aliviaba la vida, con "eso" tenia dinero que le causaba sensaciones extrafias porque nada le costaba ganarlo y
lo asombroso para Erdosain no consistia en el robot, sino que no se revelara en su semblante que era un ladr~n..."
(28) "Ser" a trav~s de un crime (111) es la confirmaci6n de la necesidad de ser humillado, product de la
conciencia del cansancio y la angustia. Pero es tambidn la forma cinicamente liberadora de esa conciencia que saca
de la nada al sujeto. A Erdosain lo que le inspira el asesinato de Barsut es la posibilidad de convertirse en "...todo,
en el hombre que existe, el hombre para quien infinitas generaciones de jurisconsultos prepararon castigos, circeles,
teorias. Yo, que soy la nada, de pronto pondrd en movimiento ese terrible mecanismo de polizontes, secretaries,
periodistas, abogados..." (115). Esta n~mina no es aleatoria, pues estas actividades productivas, estos trabajos,
profesiones, son las que Erdosain ha rechazado sistemiticamente al oponerse a seguir las recomendaciones de Elsa.
Profesiones liberals, como la de abogado o juez, cristalizan un uso del tiempo que implica un conjunto de
valoraciones sociales del capital simb61ico al que Erdosain no ha tenido acceso desde su infancia, y que luego
rechaza.












's Los miembros del Grupo Contorno eran: Ismael y David Vifias, RamC~n Alcalde, Susana Fiorito, Adelaida Gigli,
No6 Jitrik, Le6n Rozitchner. Es en contorno en donde comienzan a llevarse a cabo las relecturas de Arlt v las
interpretaciones critics sobre el lugar marginal que se le habia dado desde la literature can~nica, es decir, por parte
de los miembros del grupo Florida -antiperonistas y anticabecitas--, por los realistas de Boedo --algunos de ellos
antiperonistas y otros simpatizantes del movimiento.

19 Seguin Carlos Altamirano "...Sartre es, para todos ellos, un lugar de encuentro generacional y de renovaci6n
critical. Bajo el nombre de Sartre...se difunde, en primer lugar, una teoria del compromise que sefiala la posici6n del
escritor de izquierda en la sociedad capitalist y de la literature en prosa que debe escribirse... permit que una
perspective antiburguesa no se limited a la refutaci6n andrquica y marginal, de tradici6n arltiana, o al discurso
moralizante del filisteo espiritualista...1a provocaci6n es una ret6rica buscada por alguien como David Vifias, que es
la figure puiblica mis descollante del grupo. Sastre tambidn mostraba una forma de leer la literature en la que es
relevant la categoria de totalidad, como perspective descriptive y principio valorativo. Jitrik y Massotta, cada uno a
su modo, lo ponen de manifiesto en la encuesta a la critical argentina organizada por Adolfo Prieto en 1963: 'La
funci6n de la critical consistiria, pues, en restituir explicitamente la unidad que existe entire la literature y la realidad'
Jitrik)..." (93). Desde esta perspective, Juan Carlos Portantiero cuestiona el vinculo entire literature y buen gusto,
proponiendo que "[e]l punto de partida del compromise es la negatividad.. .negaci6n frente a una situaci6n cultural
dada: como la primera toma de conciencia de una crisis..." (Realismo v realidad en la literature Argentina 83). Para
el autor es necesario "...repensar el lenguaje de enfrentamiento entire los grupos intelectuales y la realidad nacional-
popular..." (Realismo v realidad en... 84), y expresa esto en su andlisis sobre la literature argentina y la realidad
political que abri6 la llegada del peronismo en el que plantea que: "...[e]l peronismo signific6, para Vifias, la
finalizaci6n de un ciclo argentino caracterizado por la hegemonia de un sector social: la clase media alta..."
(Realismo v realidad en... 91). Portantiero sefiala que "...[e]ra necesario.. .incrustarse en lo que estaba
pasando...necesidad de plantear tesis en las novelas...Vrifias quiso probar que el pais edificado a partir de Roca era
falso, que se deshacia en podredumbre y que el peronismo no habia hecho m~s que desnudar esas miserias..."
(Realismo v realidad en... 92) [Cav6 sobre su rostro, Los afios despiadados, Flif].

20 En ese memento, No6 Jitrik formula que "...el andlisis que haremos serA en funci6n de un esquema de la
evoluci6n de nuestras closes sociales. Nacionalizaci6n de la literature serb, en consecuencia, un concept paralelo al
de desarrollo de closes. Y el punto de confluencia serb la consideraci6n de la existencia y legitimidad de la literature
argentina como resultado de una representaci6n mis aut~ntica de la realidad..." (Altamirano 93).

21 David Tieffenberg, dirigente socialist, sefiala que la Revoluci6n Libertadora es "... [una] etapa
gloriosa...popular en el memento en que se produjo y debe seguir si~ndolo..." (Sigal 42). El cr~dito otorgado a la
administraci6n military estaba justificado, porque, seguin el mismo dirigente "...La tarea no es f~cil. La incisiva y
apabullante propaganda totalitaria que dia a dia y minute a minute se suministr6, al pueblo por todas las formas de
opresi6n del pensamiento, fue creando en el proletariado --victima propiciatoria de todos los brotes fascistas--
estructuras mentales y emociones, modos de pensar y de sentir que costard much esfuerzo poder quebrar, pero que
habri que quebrar, para que por las brechas abiertas penetre la verdad que disipe el terrible engafio hecho ex profeso
para encadenar a los trabajadores a la producci6n capitalist (Sigal 42) 1.

22Julio Godio analiza en detalle ambas reacciones enlazindolas con los mementos de emergencia del peronismo. En
el caso de los comunistas, su reacci6n despuds del derrocamiento de PerC~n tiene que ver con la necesidad que
algunos de sus miembros sintieron de considerar la alineaci6n nacionalista de la masa de los trabajadores, que no
encajaba dentro de la ortodoxia partidaria.

P3 or ejemplo, el trabajo de Juan Carlos Portantiero sobre los origenes del peronismo guard relaci6n con el que el
mismo autor public sobre el realismo y la realidad political argentina, con la dedicatoria a su nombre de la novela de
Rivera que se analiza aqui y el program de Contomno. Los trabajos de Portantiero forman parte de la redefinici6n de
la izquierda, que toma lugar en la d~cada del sesenta, seguin lo analiza Oscar Terin.

24 Ese debate, que turo lugar mientras el peronismo no pudo manifestarse politicamente, fue un intent por
relacionarse con la cultural de una audiencia que PerC~n habia incluido politicamente. Entonces, los escritores e
intelectuales se encontraron dialogando con dos interlocutores: los sectors antiperonistas y anticabecitas, portadores









manifestaci6n de la irracionalidad al margen de la cultural, sino que la cultural misma, por su

naturaleza ideol6gica y political, seria irracional.

Las obras analizadas en este capitulo muestran que la polarizaci6n cultural que gener6 el

peronismo se resolvi6 por medio de dos process simultaneos: asimilaci6n cultural e integraci6n

political. El primero, por medio de un discurso estigmatizante que equipar6 peronismo con

fascismo, falta de cultural e irracionalidad, cuya expresi6n simb61ica fue el ruido, la llegada del

otro y la alteraci6n del orden. El segundo, mediante un intent de dialogo con la audiencia

interpelada por Per6n, en el que tal representaci6n se transform al incorporarse discursivamente

sus referentes reales, el trabajador, el cabecita negra, la realidad transformada. Sin embargo, tal

ingreso, si bien resquebraj 6 el discurso cultural dador de prestigio, permiti6 la continuidad de los

estigmas sobre el peronismo27 y del caracter antag6nico de la relaci6n entire cultural y trabajo.

Los textos analizados en las siguientes secciones muestran que la inversi6n del topos de

la invasion fue funcional al process de asimilaci6n e integraci6n del peronismo. Transformaron

los tres components simb61icos del topos, el ruido, el otro y el orden trastocado, exhibiendo las

rupturas y continuidades con el sistema cultural dador de prestigio. Estos textos participaron del

reajuste ideol6gico-cultural representando elements del imaginario que traz6 la asimilaci6n

cultural del peronismo y su integraci6n politica28

"Una edad desconcertante: c6digo realista y representaci6n de los trabajadores en El
precio (1956), de Andr~s Rivera"

El derrocamiento del peronismo en 1955 abre el context politico y cultural del que surge

la novela El precio (1956), de Andres Rivera. Inicialmente, el vigor del discurso antiperonista y

anticabecita puso el tono a un debate cuyo interns era la recuperaci6n de la cultural. Pero el

sistema cultural dador de prestigio --que habia sentido un sacud6n con la invasionn" de la

irracionalidad y el "descenso" social que encarnaba el peronismo--, habia sido inapelablemente











Notas


SDe acuerdo a lo sefialado por Andrds Avellaneda, el concept "situaci6n de discurso" refiere "...al conjunto de
circunstancias en medio de las cuales se produce un acto de enunciaci6n oral o escrita. Estas circunstancias engloban
las condiciones sociales del acto de enunciaci6n: el tipo de interlocutores y la interacci6n real e imaginaria entire
ellos: los hechos que preceden al acto de enunciaci6n..." (El habla de la ideologia 48)

2 Como se ha indicado en el capitulo anterior, en la d~cada del treinta la cultural y el trabajo eran percibidos como
gmbitos separados y de caricter opuesto. Lo intellectual, no manual, estaba asociado a las actividades econ~micas
independientes y trazaba el perimetro de la cultural, mientras que lo manual se vinculaba con el trabajo asalariado.

SEl antagonismo civilizaci6n vs. barb~arie fundamental las concepciones de lo national, tal como lo demuestran los
textos sobre los que se organize la tradici6n literaria argentina, tales como Facundo (1845), de Domingo Faustino
Sarmiento, El matadero (1846), de Esteban Echeverria, y Martin Fierro (1872), de Jos6 Hemindez.

4 El inicio del process de industrializaci6n por sustituci6n de importaciones, con el consecuente crecimiento del
conglomerado industrial, cambia las reglas de juego hacia la d~cada del cuarenta. Hasta ese memento, la relaci6n
entire las organizaciones de trabajadores y el Estado habia sido tensa y violent, siempre resolvi~ndose en detrimento
de los primeros. El didlogo que el Estado comenz6 a tener con los trabajadores a trav~s del secretario de trabajo,
Juan Domingo PerC~n, hacia principios de la d~cada, cambi6 las reglas de juego para los sectors productivos
nacionales y los intereses nacionales, asi como tambidn modific6 el alineamiento traditional de los trabajadores con
el socialismo y el comunismo. Asociaciones del tipo nacionalismo-fascismo se transformaron en peronismo-
fascismo en tanto expresaban la irracionalidad de los movimientos populistas y los sistemas totalitarios frente a la
ilustraci6n de la cultural hegem~nica. Al respect, el trabajo de Marcela Gend sobre la iconografia de los dos
primeros gobiemnos peronistas present distintos andlisis de te6ricos italianos y americanos que proponen quebrar la
asociaci6n entire fascismo e irracionalidad. Para una definici6n sobre el fascismo y la dificultad de utilizar esta
categoria al analizar el peronismo vdase Los cuatro peronismos (1985), de Alejandro Horowicz. Tambidn, en
Historia del movimiento obrero argentino (Tomo I) (2005), Julio Godio explica la incidencia que tuvieron en la
political de corte nacionalita de la d~cada del cuarenta los alineamientos de los partidos socialist y comunista a las
posiciones intemnacionales frente al fascismo.

5 La revista Sur y los grupos intelectuales en tomno a 6sta tomaron posici6n frente a los fascismos europeos. Andrds
Avellaneda utiliza el t~rmino literaturea anticabecita", para aludir a la reacci6n antiperonista promulgada desde este
circulo. La expresi6n cabecita negra tiene una fuerte carga negative y refiere a components raciales, de clase y
politicos. Principalmente se aplic6 al inmigrante de las provincias quien, resultado de las mezclas con la poblaci6n
indigena, presentaba una tonalidad de piel mis oscura que la del inmigrante europeo que permaneci6 en la Capital
Federal. La llegada de los "cabecita negra" a la capital se nota, ademis, por sus costumbres, su ritmo menos
acelerado, su forma de hablar y, fundamentalmente, porque se incorpora a la masa de trabajadores industriales que
pueblan los barrios del Area suburban de Buenos Aires. Con el surgimiento del peronismo, este t~rmino se extendi6
a todo aquel vinculado al movimiento popular nacionalista.

6 De acuerdo a lo planteado por Alejandro Horowicz, el primer peronismo surge el 17 de octubre de 1945; el
segundo en las luchas de resistencia que tienen lugar durante su proscripci6n, y que culmina con el retomno de PerC~n
en 1972; el tercero se inicia con la victoria de H~ctor C~mpora y terminal con la muerte de PerC~n en julio de 1974, y
el cuarto comienza con el gobiemno de Isabel PerC~n y continua hasta el present.

SDistintas lectures sobre el peronismo translucen esta noci6n del intellectual como un agent esencial en la
organizaci6n cultural de una naci6n. Mgs allB de las distintas acepciones que posee el t~rmino cultural" lo cierto es
que el centralismo del intellectual est8 asociado a una concepci6n traditional y letrada de la cultural, que no admite
los efectos de la industrial cultural, del consume de cultural, ni del mejoramiento en el nivel de vida de los sectors
asalariados y con distinta disposici6n de capital cultural. Las reflexiones de Mariano Plotkin sobre el modo en que el
peronismo deberia haber tratado a los intelectuales es un ejemplo de una forma de limitada de entender la cultural,
que ha acotado la comprensi6n del peronismo y la clase trabajadora. A diferencia de lo planteado por Avellaneda en
relaci6n con el fracaso del proyecto cultural peronista --para este se debi6 mis a aspects relacionados con la
imposici6n de las jerarquias culturales--, Plotkin sostiene que "El problema es que PerC~n no s61o carecia de una









de lectura, y con ello, de habitos de "sociabilidad", que a traves de la letra infundian formas de

percibir, entender y aceptar una realidad cultural principalmente "letrada". El socialismo veia en

la educaci6n "...dos circunstancias polares pero igualmente participes de un sitial equiparable:

por un lado ella era percibida como un fin en si misma, cuyo maximo valor se hallaba en la

mayor legitimidad social que viniera a encontrar; por otro, en tanto medio, facilitaria el impulse

constructive de las masas para obtener transformaciones que garantizaran mayor justicia y

equidad. Asi, si la primera percepci6n significaba que lo valorizado era la propia educaci6n, la

segunda se confundia con el sentimiento de que, gracias a la educaci6n, los valorizados serian los

sujetos" (Barrancos 11).

Difusor de estos habitos, el soci ali smo tuvo un rol opositor-complementari o en la politi ca

educativa official. Su postura contribuy6 a que esta persiguiera y eliminara propuestas

alternatives como la anarquista, que "...se mantuvo irreductible en la idea de construir una

escuela autogestiva propia, opuesta a la gubernamental..." (Barrancos 9). A pesar de promulgar

la educaci6n de los trabajadores, a veces con sanciones morales sobre las costumbres o el uso del

tiempo libre, mantuvo formas mas horizontales de relaci6nl5. En enfasis que el socialismo hizo

en las practicas culturales putblicas por fuera del ambito relacionado a lo laboral, con fuerte

predominancia del caracter instructive y escolar del uso del tiempo, es decir de avaloraci6n del

individuo, se evidencia en su limitada incidencia en las organizaciones de trabaj adores. 16

El tiempo adquiere, entonces, un valor directamente asociado a la posibilidad de

educarse; es decir, de "avalorarse". La educaci6n formal y el cultivo del habito de la lectura son

centrales en ese proceson7. Ser culto es expresi6n, principalmente, de integraci6n social, de

sociabilidad, de civilizaci6n. Ser culto es resultado de la disponibilidad de tiempo para llevar a

cabo practicas culturales con prestigio social: en el ambito de lo putblico, la universidad o el










creaci6n de una "clase media trabaj adora". En efecto, tal como es presentada en la novela de

Chejfec, la inversi6n del topos de la muj er obrera indica que la oposici6n entire el mundo de la

cultural y el mundo del trabajo ya no encuentra medios para su "naturalizaci6n". La realidad del

mundo laboral asi lo impide: pone al desnudo la relatividad hist6rica de tal oposici6n y muestra

su caracter ideol6gico. Los sectors medios tambien se hallan ahora haciendo frente a las nuevas

circunstancias impuestas por un mercado laboral que continuamente redefine la jornada de

trabajo, el uso del tiempo, las calificaciones laborales, y deja obsoletos capitals culturales y

sociales acumulados.

Esta situaci6n les permit a los sectors medios vislumbrar dos caminos claros y

alcanzables, entire otros que puedan surgir: el de adaptar su capital social y cultural a las nuevas

prerrogativas de la productividad, 10 cual los pondria a salvo de cuestionar sobre las bases

ideol6gicas del capital cultural; o el de repensar criticamente, y nombrar junto a los sectors

trabajadores formas de bienestar social incluyentes. Esta ultima opci6n implicaria, entire otras

cosas, el reconocimiento de la cultural y el trabajo como esferas superpuestas, no excluyentes.

De ser asi, esta segunda opci6n abriria las puertas para recuperar la historia cultural de los

sectors trabajadores formados a la luz del peronismo, de sus posibilidades de general una "clase

media trabaj adora", y de reconstruir desde una perspective mas democratic las identidades

political y culturales de la sociedad argentina. En este sentido, la exploraci6n y comprensi6n

hist6rica y multidisciplinaria de la relaci6n entire literature, cultural y trabajo conduce a la

inexorable, y democratic, tarea de recuperar memories, voces, historias y textos que cuestionan

los parametros literarios y esteticos, culturales y sociales, ideol6gicos y politicos. En ultima

instancia, esta exploraci6n invita a una reflexi6n critical sobre las formas en que la producci6n de










traditional, es el trabaj o y no su origen social o condici6n de muj er en la esfera privada lo que le

confiere una identidad acabada.

En la interpolaci6n entire la rememoraci6n de los dialogos con Delia y su propia

percepci6n, pasada y present, de los acontecimientos, el narrador alude a las novelas que ha ido

leyendo a lo largo de su vida: ..muchas novelas donde los protagonistas no perciben la

diferencia entire lo falso y lo verdadero..." (Chejfec 17). Contrasta de este modo un lenguaj e que

supone la decodificaci6n expert con el discurso de Delia, que emerge de la realidad inmediata

de la comunidad. Se trataba de un discurso cuya veracidad derivaba de su relaci6n direct con el

mundo material. Contrariamente a lo que el narrador habia percibido en el pasado, en el

memento del recuerdo la simplicidad de las palabras de Delia no le parece un signo de falta de

inteligencia o del embrutecimiento causado por su condici6n obrera. Por el contrario, las

palabras de Delia escondian la certeza que lo cautivaba:

...Delia se habia puesto a temblar. 'Es frio, el descampado', minti6. En un primer
memento me deje Ilevar por la sorpresa, pero enseguida pense que si Delia mentia
tambien debian mentir la noche, el rocio, las estrellas y los cardos. La mentira
unanime convertida en verdad [...] Delia me miraba de una forma que anticipaba
su respuesta, no con palabras sino con inteligencia. Me decia algo como 'Estoy
completamente alerta para entender todo lo que usted diga, y preocupada por
responder con sinceridad... (Chejfec 21)

Absolutamente desprovisto de ambigtiedades, el discurso de Delia no entrafiaba ninguna

falsedad; se trataba de un lenguaje que simultineamente debilitaba e inquietaba al narrador,

despoj gndolo del equilibrio presente en la escritura", product de complej as operaciones

mentales. Delia habia tenido la oportunidad de asistir a la escuela de su barrio; sin embargo, este

aspect de su vida no es lo que el narrador rescata con mis precisi6n al referirse al discurso de

Delia o a su relaci6n con el trabaj o. Al recorder su discurso, el narrador pensaba en las j ornadas

en las que los movimientos de Delia se ensamblaban con los de la miquina que manej aba. En el










especulaci6n, la ambici6n personal o las reivindicaciones colectivas, terminal por invertir el topos

de la muj er obrera tal como ha sido trabaj ado en la narrative del siglo XX.

Al recuperar el clima de solidaridad entire los obreros y entire estos y la comunidad, el

narrador pone de manifiesto la presencia de la dignidad tanto dentro de la fAbrica como fuera de

ella. Delia no cae en desgracia a causa de su condici6n de muj er o de trabaj adora, sino porque el

narrador ha procedido segun sus prejuicios, los que ahora revisa mediante el recuerdo de las

actitudes y palabras de Delia. El uso de la primera persona, la evocaci6n, la prescindencia de

referencias espacio-temporales, y la referencia a "otras novelas" en las que sucede lo contrario a

esta que narra la relaci6n entire Delia y el narrador son los elements formales que permiten la

inversi6n del topos de la muj er obrera. Con esto, se revela la construcci6n del mundo del trabaj o

como un "otro" desde la perspective de la cultural dadora de prestigio, y permit explorer la

relaci6n entire comunidad, dignidad y resistencia sin la suj eci6n a las consignas de los discursos

ideol6gicos y politicos del pasado reciente a los que ha sido asociado el realismo previo a la

ultima dictadura military.

En la novela de Chejfec, la esencia de la muj er reside en su condici6n de "muj er

trabaj adora"; es el mundo del trabajo delimitado entire la fAbrica y la comunidad el que le

confiere dignidad, y con ello una identidad acabada. La ausencia de referencias temporales

sefiala la voluntad de provocar un distanciamiento reflexive. Existe una intenci6n de despoj ar al

discurso realista de los elements que le han valido la critical negative, tales como la presencia de

la referencia hist6rica, political e ideol6gica en el desarrollo causal del argument. En efecto, este

realismo result de mostrar la realidad y de los obreros por fuera de prerrogativas idel6gico-

politicas especificas: ..podemos leer o escuchar acerca de la vida en las fAbricas, enterarnos de

las tareas que se desarrollan, los process que se cumplen, las normas que se obedecen, etcetera,










lado, demuestra que la construcci6n de identidades no responded a esencialismos, sino que es

resultado de una operative o inteligencia cultural.

Los textos de Arlt representan lo que Andres Avellaneda sefiala como los mementos en

los que la relaci6n entire historic, political y literature se hace ineligiblele, al organizer y dar

unidad a un relate "social" que seria confuse de otra manera. Forma y contenido se relacionan de

tal manera que

...el procedimiento engendra el contenido, las ideas y la 'realidad'...para darle unidad a
un relate que de otra manera seria un confuse agregado de episodios y anecdotas
diferentes. En la narrative argentina del siglo veinte hay por lo menos cuatro mementos
en que historic, political y literature se relacionan de esa manera: la 'decada infame' del
treinta; el peronismo del cuarenta y cincuenta; el ciclo de dictaduras militares y
redemocratizaci6n entire los setenta y ochenta; y el ajuste neoliberal de los noventa...
(Avellaneda 62).

El relate arltiano permit comprender el modo en que se lee literature una vez que el peronismo

fue derrocado, y la critical literaria, cultural y political, con fronteras no tan nitidas como en el

present, se reacomoda en un "espacio recuperado" y evalua al peronismo. En este sentido, la

segunda parte del capitulo ha indagado el modo en que en la ficci6n se organize una

comprensi6n (regeneradora) del modo en que se constitute y funciona el Campoo intellectual La

ambigtiedad, y a veces confusion, que genera el discurso del astrblogo, lejos de plantearse como

un discurso signado unicamente por su tono fascista, se propone aqui como el ojo cinico que, al

incorporar lo que no est8 present en otros discursos, como masas de obreros e industrialismo,

vislumbra un conjunto de probabilidades culturales y sus posibles efectos.

El andlisis propuesto permiti6 ir mis allB de dicotomias como bueno o malo. El studio

de las inversiones de nucleos seminticos como el tiempo de trabaj o y el robot, y el montaj e que

conduce al discurso ambiguo, revel6 que los modos en que se concibe el uso social del tiempo

respect del trabajo est8 en el origen de la definici6n y alcance de la cultural. La posesi6n de un










cual es enervante. Conoci6 horas muertas en las que hubiera podido cometer un delito de

cualquier naturaleza, sin que por ello tuviera la menor noci6n de su responsabilidad.

L6gicamente, un juez no hubiera entendido tal fen6meno. Pero el ya estaba vacio, era una

cascara de hombre movida por el automatismo de la costumbre" (24).

En Los lanzallamas el discurso del astrblogo pone en context esta explotaci6n al

reflexionar sobre la sociedad. Al igual que Silvio, quien ve en el dinero obtenido con el sudor

nada mas que la confirmaci6n de su inutilidad, Erdosain ve en el cansancio que le deja el

automatismo de la rutina una Zonaa de angustia", y se pregunta: "iQue hago con mi vida?

Deciase entonces, queriendo quizas aclarar con esta pregunta los origenes de la ansiedad que le

hacia apetecer una existencia en la cual el mariana no fuera la continuaci6n del hoy con su

media de tiempo..." (25). Atiborrado por la angustia, para Erdosain el automatismo de la

costumbre es la reproducci6n en su vida privada de los tiempos muertos de su trabajo. Los

suefios de invenci6n quedan en el campo de la imaginaci6n, igual que los de Silvio, que quedan

en el pasado de la infancia. Asi, la tensi6n entire la experiencia frustrante del trabajo y la

insatisfacci6n en el ambito extra laboral choca con el horizonte de expectativas generado por el

imaginario del ascenso social. Mientras que Silvio poco a poco va dej ando convivir en si mismo

los suefios rocambolescos y la suma de frustraciones laborales, Erdosain espera siempre algo

distinto, extraordinario "...como en el desenvolvimiento de las peliculas norteamericanas, donde

el pordiosero de ayer es el jefe de una sociedad secret de hoy, y la dactil6grafa aventurera una

multimillonaria de inc6gnito" (25). En ambos personal e se manifiestan la contradicci6n y el

conflict que subyacen a la percepci6n real del tiempo y la cristalizaci6n de este en el imaginario

internalizado a traves del sistema cultural. Para ellos, la venta de la fuerza de trabajo es la venta












trayectoria laboral y de los efectos de la realidad sobre ella, es el resultado de un trabajo sobre el lenguaje que se
evidencia en la construcci6n de los personajes de estas dos novelas previas a En otro orden de cosas (2001).

29 Al respect es interesante sefialar que muchos sindicatos peronista que en pasado habian tenido no s610 una
actitud critical y radical dentro del partido, como en el caso de FOETRA (sindicato de los trabajadores telefC~nicos), a
mediados de la d~cada del noventa fueron activos participes en la implementaci6n de las medidas de flexibilizaci6n
que trajo aparejadas la privatizaci6n de la compafiia estatal. Amparados en el paquete accionario que a partir de
entonces corresponderia tanto a los trabajadores activos como retirados de la empresa, o en la posibilidad de la
independencia laboral de muchos de ellos a partir de la tercerizaci6n de servicios, los representantes sindicales
contribuyeron a transformar el imaginario relacionado con los derechos laborales. Poseer un paquete accionario
significaba ser parte de la empresa desde otro gngulo: no se era un empleado interesado en su salario sino una parte
interesada en el usufructo de la compafiia. Por lo tanto, el trabajador no s610 debia ajustarse a los rendimientos de la
empresa y a los sacrificios que requiriera una mayor productividad, sino que, esencialmente, debia olvidarse de que
era un trabaj ador asalariado.

30 Seguin un didlogo que el mismo personaje recuerda: "-No nos bancamos diecisiete afios de humillaciones para
acostarnos en los laureles de un ruidito" (41). La informaci6n la complete el narrador, que agrega que "...Los
compafieros habian cambiado. De los de antes, hasta el recuerdo de sus nombres se habia disuelto en ese unisono.
Ahora llegaban hombres nuevos con bigotito, suefio, valijas y cameras azules. Gente joyen: una generaci6n entera
de recambio...-Ahora somos marxistas -informaron-: una sintesis dial~ctica de la totalidad..." (41).

31 ((-A mi me gusta calcular, si no calculo es como si no hubiese terminado el trabajo..." (60).

32Antonio Gramsci afirma que la categoria de intellectual no es product de la posesi6n de unas facultades
especificas, sino de un papel que la sociedad atribuye a un individuo cuyo saber especializado tiene la funci6n de
apoyar un determinado modo de ejercer el poder. Gramsci Ilega a esta conclusion luego de preguntarse si es possible
encontrar un criterio u~nico para distinguir las actividades de los intelectuales de las de otros grupos sociales. Para el
fil6sofo italiano "...El error metodol6gico mis difundido consiste...en haber buscado este criterio de distinci6n en
las caracteristicas intrinsecas de las actividades intelectuales y no en el conjunto del sistema de relaciones en el que
6stos...se encuentran en el complejo general de las relaciones sociales..." (Gramsci 30). El trabajo puramente fisico
o intellectual no existe como tal, pues la tarea intellectual se halla present tambidn en la labor manual: es decir,
cualquier trabajo fisico y mechnico involucra un minimo de calificaci6n. El lugar social de la figure que asumen
tales cualidades, Ilimese 6sta empresario, periodista, maestro u operario, no deriva de un valor inherente, sino de las
relaciones en las que se estas figures se hallan insertas, y de la funci6n que cumplen en ellas. La conclusion de
Gramsci es que "...todos los hombres son intelectuales; pero no todos los hombres tienen en la sociedad la funci6n
de intelectuales" (Gramsci 31). La funci6n del intellectual en la sociedad aparece, entonces, ligada directamente a los
mecanismos de institucionalizaci6n de valores sociales a trav~s del sistema cultural. En la tradici6n intellectual
argentina, el discurso socialist es uno de los pilares en la formaci6n de un imaginario social en el que la
representaci6n del trabajo queda asociada a la de un tiempo sin valor, en tanto tiempo de reproducci6n mechnica de
una tarea. El discurso socialist de la d~cada del veinte, que contribute a la formaci6n de los hibitos culturales de
los sectors medios, prioriza la educaci6n de los trabajadores como medio de adquisici6n de la conciencia que
garantizaria la integraci6n civica.

33La formaci6n de una cultural "proletaria" que hiciera frente a una cultural burguesa no se evidencia
exclusivamente en la existencia de obras literarias escritas por trabajadores. Sin embargo, el silencio al respect de
la existencia de estas producciones, en el caso de Argentina, o la indiferencia hacia ellas, en otros casos como el del
teatro puertorriquefio, sugiere una mirada cultural y political que subordina la producci6n cultural de los sectors
trabajadores a los valores culturales hegemC~nicos: actitud que evidencia el temor hacia una presencia cultural del
otro que desestabiliza su poder jerdrquico. En su studio sobre el teatro obrero puertorriquefio, Rub~n Divila
Santiago sefiala que "Ciertamente la calidad artistic y literaria est8 ausente en estas manifestaciones, tanto como ha
estado present la dominaci6n cultural basada en la apropiaci6n y acumulaci6n por parte de una clase. Los mismos
autores-artistas fueron los primeros en tomar conciencia de ello; tan conscientes estuvieron, que lucharon para
transformar la sociedad que engendraba la raz6n misma de ser de esta producci6n. Se trata de intentos en un
dominio en que la manor diestra de la fibrica avanza dando tumbos...La tarea no es nada f~cil: luego de diez o doce
horas de trabajo entregarse a esta nueva faena con unos instruments rudimentarios, imprimir las obras









de trabajo es tiempo que le quita al empleo de sus conocimientos. La invenci6n sirve para

mostrar el lugar del saber y de la educaci6n en el medio social de Silvio Astier, y para exponer el

sufrimiento y la angustia de Remo Erdosain frente a las normas sociales. La invenci6n de algo

practico, sencillo, es lo que permit evitarse el costado penoso del ascenso social. Para esto no es

necesario poseer un saber extraordinario, ser un sabio, sino que basta con leer textos de

mecanica. En la 16gica de Silvio, no sirve de much ser un sabio inventor, como el fisico

Ricaldoni, que no puede inventar nada y terminal siendo professor Eljuguterabos 53).

Inventar algo sencillo require tiempo, y sobre todo tiempo de "aburrimiento", es decir, un

tiempo sin presiones y no determinado por la necesidad. El tiempo que queda despues del trabajo

s610 sirve para reponer las fuerzas para continuar al dia siguiente. En tanto asalariados, Silvio y

Remo son robados28 y Sufren un double vacio: el de la jornada laboral en tareas que no les

reportan ningun saber, y el del tiempo fuera del trabajo, en el que ni siquiera pueden aburrirse.

En el aburrimiento se acumula saber por otra via que no es la de la escuela, como la lectura de

los textos de mecanica, de filosofla y de historic. Este tiempo propicia un saber que no es el

proporcionado a traves de la educaci6n formally que, de no tener las presiones de la necesidad,

podria suplir la falta de un capital cultural.

Para Erdosain, disponibilidad de tiempo y de dinero van de la manor. La invenci6n s6lo es

possible cuando se tiene ambos; por eso, cuando echa a rodar sus pensamientos y ve a "...un

millonario melanc61ico que ofreciera dinero para sus inventos" (50)29. El invento como la

manera de salvarse es serial de que la integraci6n social no siempre se lograba mediante el

trabajo asalariado. La frustraci6n de Silvio y Remo se refleja en la aceptaci6n de sus destines:

Silvio se incorpora a la vida asalariada y Remo sucumbe a la marginalidad del delito. No












de la herencia y la tradici6n cultural: alineados con ellos, encontraron a la izquierda y miembros de la clase media, y
a los trabajadores, la audiencia que la ausencia de PerC~n dejaba disponible.

25El resultado del reajuste ideol6gico-cultural que comienza con el derrocamiento del peronismo tiene su memento
de mayor intensidad en la asociaci6n que hacen los intelectuales de clase media y los j6venes militants, tambidn de
los sectors medios, del peronismo con la izquierda no dogmitica.

26 Se trata del period de la resistencia peronista que comienza en 1956 y culmina en 1972.

27Su integraci6n por medio del discurso literario sigui6 pautas de selecci6n y tratamiento de las representaciones
que siguieron dejando a un lado el andamiaje simb61ico que el peronismo cre6, posibilitando la formaci6n de todo
un imaginario de progress y acceso a la cultural para los sectors asalariados.

28De ahi que la incorporaci6n de elements de la cultural de masas a los textos literarios, la representaci6n de los
trabajadores, los sindicatos, y el cabecita negra, son expresi6n del process de asimilaci6n e integraci6n del
peronismo entire los distintos sectors sociales que participan de ese reajuste ideol6gico-cultural. Las
representaciones no son casuales, responded a la necesidad que tienen los sectors medios cercanos al peronismo, o
seducidos por 61, de entablar un didlogo con la audiencia peronista en ausencia de su lider. A esta intenci6n de
direcci6n cultural y political se le superpusieron los vinculos con la cultural dadora de prestigio, que elabor6, los
estigmas sobre el peronismo.

29 Para NoC Jitrik "...Nacionalizaci6n de la literature serd, en consecuencia, un concept paralelo al de desarrollo de
classes. Y el punto de confluencia serb la consideraci6n de la existencia y legitimidad de la literature argentina como
resultado de una representaci6n mis aut~ntica de la realidad..." (Altamirano 93).

3o Con este imaginario convive el conjunto de im~genes que conforman el imaginario socialist y anarquista del
trabajador: series sufrientes y enojados, con el pufio en alto y listos para actuar violentamente por sus derechos. Esta
imagen de los trabajadores amenaza y atemoriza a los sectors medios, y ratifican la percepci6n del trabajo
asalariado como un descenso en la escala social. El desempleo o el trabajo no calificado se ven como expresi6n de la
falta de esfuerzo individual, son estigmatizados por quienes pertenecen a otros sectors sociales y son padecidos con
vergilenza por aquellos que no tienen otra forma de subsistencia y no pueden acceder a la educaci6n formal,
expresi6n supreme del sistema cultural dador de prestigio.

31 De hecho, en el capitulo anterior se ha mostrado que el discurso antiperonista se articula con una visi6n previa de
los trabajadores en la que la relaci6n entire cultural y trabajo present un caricter antag6nico.

32El recuerdo de Lev asi lo revela: "La luna navegaba entire nubes de sangre: sombras encorvadas hendian,
vacilantes, la noche del arrabal y el lodo de las callejas salpicaba sus abrigos: muchachos p~lidos y extenuados,
aprendices de mil oficios, cantaban su hambre y su angustia, movi~ndose como p~ndulos: en la escuela, los
adolescents se mesaban las patillas porque las leyes de la torah no entrababan en sus corazones, no entraban en sus
suefios con muchachas desnudas... (EP 29).

33En el capitulo anterior se remarc6 la importancia que la educaci6n formal turo en el discurso del socialismo
ilustrado. Sus diferencias respect de las consignas anarquistas no s61o residian en la forma diferente de encarar la
educaci6n y la protest laboral, sino asimismo en la sujeci6n de los sindicatos a los partidos politicos que el primero
queria imponer. El caricter transformador reformista de sus partidarios, enfocado principalmente en la educaci6n de
los trabajadores por medio de la cultural letrada, contribuy6 a asentar en el imaginario de los sectors medios, el
caricter antag6nico de la relaci6n entire cultural y trabajo, entire lo intellectual y lo manual. Acordando con una noci6n
de la cultural no muy distanciada de la practicada por los sectors dominantes, el socialismo asumi6 el papel de
director cultural de los sectors trabajadores. Mientras el imaginario del progress social de los sectors medios se
consolida gracias a las nuevas generaciones que acceden a las profesiones liberals y a la independencia laboral, lo
cierto es que en el marco de una economic capitalist dependiente, los sectors asalariados fueron ampliando sus
fronteras. Simultineamente, el anarquismo radicalizado era combatido y reprimido ferozmente, y el sindicalismo,
que agrupaba mayoritariamente a oficios auin calificados y prestigiosos, comenzaba a debatirse entire el dogmatismo
de la izquierda y una tendencia mis nacionalista.












discretamente en el taller tipogrifico gracias a unos camaradas que se las arreglan para ello, el corre y corre en
medio de la funci6n cuando llega la policia a imponer el orden cultural dominant, abrirse paso en un medio
sumamente hostil..." (Divila Santiago 11). El studio de los programs politicos del socialismo y el comunismo, y
la exegesis de las distinciones entire el anarquismo, el sindicalismo y el anarco-sindicalismo, han colocado a la
cultural de los sectors obreros en el lugar previo al de la emancipaci6n political. Aunque estos studios relevan las
pr~cticas culturales de estos sectors, no indican la existencia de un movimiento org~nico de producci6n cultural
desde los sectors trabajadores. En alguin sentido, pareciera que la emancipaci6n political de los sectors
trabajadores, ademis de ser product de la conciencia de clase nacida de la experiencia laboral y la vida cultural al
interior de esos sectors mismos, es tambidn el puente por el que 6stos logran acceder a la cultural hegemC~nica, es
decir, a los valores culturales impartidos en el imaginario social. En este sentido, la falta de registro de una literature
producida en el seno de los sectors trabajadores sefiala o su ausencia o la subestimaci6n de una escritura que
probablemente no s61o no se ajustaba a los est~ndares de calidad literaria sino que, ademis, ponia en evidencia una
visi6n de la cultural org~nicamente distinta a la de los sectors tradicionales, medios reformistas y de izquierda.

34 Tal como se ha indicado en la secci6n anterior, en la actualidad, la situaci6n de los sectors medios y los
asalariados es otra: el nuevo paradigma productive no s610 ha aniquilado los derechos laborales que garantizaban un
cierto nivel de vida de los primeros, sino que ha transformado el mercado de trabajo de manera tal que la
precariedad laboral y el desempleo han impactado fuertemente tambidn en los segundos. En efecto, para 6stos, la
utilizaci6n del capital social y cultural acumulado tras afios de educaci6n y consume cultural se ha convertido en una
herramienta de adaptaci6n a las nuevas condiciones laborales; es decir, la totalidad de ese capital, y del tiempo
implicado, se ha transformado en una herramienta del "saber ser trabajador". El alcance de estos cambios entrafia,
entonces, una nueva percepci6n del tiempo en la que la reproducci6n econC~mica individual y social ya no require la
posesi6n de un saber especifico y la dedicaci6n de un tiempo determinado a la jornada laboral, sino de un uso
politico del saber que implica una concepci6n productive del tiempo en su totalidad.

35Inmediatamente despuds del golpe de estado que derroc6, al segundo y consecutive mandate peronista (1946-
1951; 1952-1955), las direcciones de las compafiias productoras y prestadoras de servicio estatales (que habian sido
estatizadas en el primer gobierno peronista), pasaron a ser dirigidas por funcionarios militares: los tecnC~cratas:
figure cuya presencia creci6 en las siguientes d~cadas de aplicaci6n de political liberals durante las sucesivas
dictaduras.

36 Esto es similar a lo percatado por Divila Santiago en su andlisis del teatro obrero en Puerto Rico a comienzos del
siglo XX: "...La necesidad concrete que engendra esta nueva actividad cultural [veladas culturales] es la propia
acci6n social de una vanguardia (tabaqueros, tip6grafos, carpinteros) que en el context de la proletarizaci6n se
impone la tarea de propagar el 'Ideal' de emancipaci6n obrera. Los mecanismos convencionales de comunicaci6n le
son tanto vedados como adversos. Frente a 'las plumas mercenaries' hay que producer sus propios escritores, sus
propios centros de discusi6n, su literature socialist. Desde un primer memento dos elements estin presents en el
proyecto que se formula en la pr~ctica: el acceso a la cultural que les ha sido negada (ellos no convierten la necesidad
en virtud) y la redefinici6n de 6sta sobre bases socialistas...Otro element central --que gui6 gran parte de la
actividad del movimiento obrero de producci6n cultural-- es la consideraci6n de encontrar en cada ser humane n
artist. Dicho de otro modo: el hombre tiene un derecho inalienable a la creaci6n..." (24).

37 Al respect, conviene recorder algunas indicaciones sobre la formaci6n de la clase trabajadora. E. P. Thompson ha

sefialado la importancia de las relaciones en la comunidad, sean estas de caricter religioso, educative o commercial.
Ellas funcionan como soporte de ideas, valores e instituciones que en un determinado memento se articulan para
enfrentarse a otros intereses. Esta noci6n de clase como "a historical phenomenon" y no como "a structure nor a
category" (Thompson 11), no ve en la educaci6n formal y en la cultural letrada, especificamente en el hibito de la
lectura individual, la llave de la conciencia de clase. Por el contrario, son muchas y variadas las experiencias que
contribuyen a la formaci6n de las instituciones y conciencia de la clase trabajadora, tales como los sindicatos, las
sociedades de amigos, las organizaciones educativas altemativas y las religiosas, las organizaciones political, los
peri6dicos, las tradiciones intelectuales, las relaciones en la comunidad y una "estructura de sentimientos"
proveniente del lugar ocupado en esa comunidad (Thompson 195). Al analizar cC~mo los cambios culturales que
acompafiaron el mejoramiento en la calidad de vida de la clase trabajadora inglesa, no siempre significaron un
enriquecimiento para 6sta, sino, muchas veces, un empeoramiento, Richard Hoggart sefiala la convergencia de












43 Los sectors tradicionales en el marco cultural national sienten que todo ha sido reencauzado una vez que la
irracionalidad ha sido removida del poder. Para los partidos de la izquierda, especialmente para el socialismo y
algunos sectors dentro del comunismo, se inicia una restituci6n de la direcci6n cultural de los trabajadores.
Mientras, distintos miembros de la clase media e intelectuales se preguntan cC~mo acercarse al pueblo, mediante quC
discursos. Todos buscan explicar las causes del peronismo, y asi comienzan a abordar de manera organizada y
sistemitica, aspects antes no vistos sobre la cultural national, la organizaci6n de los trabajadores y el desarrollo
econC~mico. En este marco surgeon los trabajos de Portantiero y Murmis sobre los origenes del peronismo; el de
Panaia, que retoma ideas de los anteriores, y se enfrentan a otras pol~micas, como la que mantienen Martinez
Estrada y S~bato. El gmbito del discurso literario pierde cierta definici6n de su contorno y se entrelaza con estas
discusiones, como por ejemplo sucede en Contorno, que habia comenzado a cuestionar el rechazo ac~rrimo del
peronismo unos pocos afios antes a su derrocamiento. Tambidn es el caso del texto de Juan Carlos Portantiero sobre
el realismo, que prefigura una conexi6n entire los motives que dieron origen al peronismo y la necesidad de que el
discurso literario participe de una transformaci6n cultural.

44 Es possible ver aqui una critical a la manera en que la literature realista socialist retrat6, a la clase trabajadora; un
retrato que reforzaba a la iconografia del trabajador sufriente, sacrificado y engafiado. De esa 6poca ese el conjunto
de relates escritos por Elias Castelnuovo y reunidos Larvas (1924). Un narrador en primera persona relata los
avatares que le deparaba su profesi6n de maestro al encontrarse con los hijos de los inmigrantes. Pertenecientes a los
sectors trabajadores y menos favorecidos socialmente, en los relates del maestro los hijos de los proletarios son
herederos de lo peor de la sociedad. Mezcla de preceptos lombrosianos y de ilustraci6n democratizadora, el tono del
narrador exhibe el fastidio que acompafia la altruista tarea de educar. En una entrevista publicada en 1980 en
Lecturas critics: revista de investigaci6n v teorias literarias, el mismo Lamborghini reconoce en su texto una
voluntad critical a la pretensi6n pedag6gica del realismo de izquierda de las d~cadas del veinte y del treinta.

45 En algunos casos, las lectures del peronismo daban lugar a la incorporaci6n de expresiones de la cultural popular,
como el cine, que propiciaban un texto en el que a partir de la mezcla se decia lo politico. Es el caso de la narrative
inaugurada por Manuel Puig, seguin lo indica Andrds Avellaneda en "Recordando con ira...".










individual del ascenso a la experiencia del trabajo asalariado, la jornada laboral, y el sistema de

califieaciones laborales, es contemporaneo al memento en que la escritura comienza a ser

conciente de si misma, a poder dar cuenta de si; es decir, la transformaci6n en la forma de

experimentar socialmente el trabajo contribute de un modo especifico al conjunto de

contradicciones ideol6gicas y political que subyacen el process de profesionalizaci6n de la

esenitura.

Al quebrar el conjunto de presunciones que se asumen como dadas en el imaginario

social, y al presentar el caracter ambiguo que existe en el vinculo entire concepciones ideol6gicas

a la hora de operar socialmente -lo reaccionario puede tornarse revolucionario y viceversa-, en

los textos de Arlt se evidencia la correlaci6n entire escrituras y modos de leer. Dej ando de lado

todo possible tono esencialista que a esta correlaci6n puede asignarsele, lo que surge de la lectura

de estas novelas es la naturaleza ideol6gica y political del conjunto de costumbres, valoraciones y

jerarquizaciones de un sistema cultural y de la cultural en si misma. Desde la perspective

analistica propuesta en este capitulo, esta correlaci6n entire escritura y lectura no se caracteriza ni

por la denuncia ni por la incorporaci6n de los margenes a la literature, como gran parte de la

critical ha observado sobre la obra de Arlt. Lo caracteristico de los textos de Arlt es que tal

incorporaci6n s6lo se justifiea en tanto permiten manifestar la naturaleza political e ideol6gica de

la cultural. En este sentido, los elements marginales que aparecen en su narrative muestran el

modo en que la cultural opera en la conformaci6n de las identidades de clase, political e

ideol6gicas, adjudicando un lugar dentro o fuera de la cultural. De este modo, Silvio y Erdosain

son la manifestaci6n de la lucha por lograr la asimilaci6n social una vez que los patrons de

integraci6n, definidos por y para la clase media con vistas al sistema cultural hegem6nico,

comienzan a mostrar restricciones de distinto tipo. El discurso ambiguo del astr610ogo, por otro










pero la prueba de que sabemos muy poco es que cada nueva informaci6n la recibimos con

avidez, sedientos sin satisfacci6n..." (Chejfec 34). En este texto la dignidad laboral se revela a

media que la ficci6n pone en evidencia el aspect arbitrario, y por eso ideol6gico y politico, de

la construcci6n de la identidad del otro, en este caso, de la obrera en particular, y del trabaj ador

en general. Efectivamente, la "inversi6n del topos de la muj er obrera" no responded a la voluntad

de representar al "otro" trabaj ador, sino de nombrar una realidad a partir de la revisi6n de

concepts tales como dignidad laboral48, COmunidad y resistencia.

En este sentido, la propuesta planteada en la novela Sergio Chejfec es complementaria a

la hecha por Mariana Arruti con su documental. Ambos invitan a la reflexi6n sobre la relaci6n

entire trabajo y cultural desde la visualizaci6n y revisi6n de los vinculos entire la comunidad y la

resistencia. En caso de Arruti, la referencialidad hist6rica permit indagar en un memento

precise en el que trabajo y derecho a la cultural se articularon gracias a determinadas coordenadas

politico-sociales; mientras que en el caso de Chejfec, es la exploraci6n no hist6rica de la relaci6n

entire comunidad y trabajo la que permit reflexionar sobre la construcci6n hist6rico-social de la

relaci6n entire trabajo y cultural.

Conclusiones

A lo largo de este capitulo se ha observado que el "retorno al realismo" registrado a

mediados de los noventa no consisti6 en una nueva actitud de apego al referente sino en una

reformulaci6n del pacto mimetico en si mismo. En lo que atafie a los aspects formales o de

construcci6n narrative, tal reformulaci6n requiri6 un cambio en la selecci6n y combinaci6n de

las estrategias narrativas que como resultado produj o el pasaj e de un estilo alusivo y aleg6rico a

uno director que apela tanto a la referencia como al acto de nombrar. A nivel del contenido o de la

tematica, este pasaj e permiti6 que el pasado reciente de la dictadura y sus efectos, apareciera en










habito implica la capitalizaci6n de un tiempo invertido, y la evidencia de que esa capitalizaci6n

no ha sido possible significa poner en la superficie el conflict que subyace en las relaciones de

intercambio. Sin embargo, si la posesi6n de habitos se naturaliza a traves de una noci6n del

tiempo, de su disponibilidad y de sus modos de uso, que armonice con la jerarquia social, las

desigualdades de origen quedan zanj adas culturalmente con escisiones del tipo culto-no culto,

manual-intelectual, trabajo-cultura, bueno-malo, alto-bajo, etc. El ascenso social frustrado de

Silvio, la angustia de Erdosain, y el cinismo del astr610go, conducen a un replanteo de la

significaci6n social del tiempo.

Los textos de Arlt contribuyen a una visi6n mas amplia de la escritura como profesi6n.

Las divisions entire lo culto y lo no culto como cristalizaci6n de la separaci6n entire lo manual y

lo intellectual, entire modos de disponer y utilizar el tiempo, esta en el origen del process hist6rico

de profesionalizaci6n de la escritura. En este sentido, la narrative arltiana es un ej emplo de

autoconciencia amplia de las condiciones de escritura. Lo que se desprende de la relectura de los

textos arltianos es que su narrative liberal la naturaleza political e ideol6gica de todo sistema

cultural, de lo que generalmente se denomina cultural" y de la literature en particular. Releidos

a la luz del primer postperonismo, e incluso en epocas no tan lej anas del present, esta

caracteristica de los textos ha sido obviada, product de la necesidad de conjurar todo lo

asociado con el peronismo como lo inexplicable, lo irracional, el lado opuesto de la cultural. En

este capitulo se ha intentado establecer un vinculo entire lo que los textos arltianos revelan, la

oposici6n cultura-trabajo, culto-no culto, intelectual-manual, y la profesionalizaci6n de la

escritura en tanto lugar de enunciaci6n desde el cual operan, ideol6gica y politicamente, las

categories y jerarquizaciones elaboradas dentro del sistema cultural, las cuales instituyen las

escisiones antes planteadas. Esta relaci6n permiti6 observer en Los siete locos en Los









Las novelas de Arlt no reproducen lo real, ni apelan a la denuncia de las inequidades

sociales; tampoco despliegan un mensaj e pedag6gico o moral para atrapar la conciencia del

lector. Las tres novelas analizadas en este capitulo muestran el funcionamiento "textual" de un

sistema de desigualdades sociales mediante un universe simb61ico que al fluir no reproduce lo

real, sino que lo "produce" (Pauls 1994)6. Arlt introduce en sus ficciones rasgos distintivos de

los discursos politicos, culturales e ideol6gicos que le son contemporaneos. Toma elements de

los discursos socialist, radical, anarquista, y los ensambla con aquellos que refleren al ascenso

social e indican tanto los perfiles del trabaj ador como los del intellectual y el hombre exitoso. El

resultado de esta combinaci6n es la formulaci6n de escenarios culturales probables7 en el

horizonte de expectativas, ya no en el lector contemporaneo de la obra, sino en el de un lector

posterior. Por eso las novelas de Arlt son siempre reveladoras, porque ellas no reproducen lo real

de un modo fechado, sino que produce lo real como resultado de las conexiones entire los

distintos elements de los discursos presents en los textos, los cuales remiten a distintas

concepciones del "todo". En sus novelas es culturalmente probable la existencia de una linea de

continuidad entire polos opuestos como autoritarismo-democracia; totalitari smo-revoluci6n e

intelectuali smo-oculti smo. Es preci samente esta posibilidad la que pone de manifiesto en las

novelas la naturaleza ideol6gica y political de la cultural, y permit reflexionar sobre la relaci6n

entire cultural y trabajo.

En el conjunto de probabilidades culturales aparecen, entonces, los atributos con los que

se calific6 y estigmatiz6 al peronismo quince afios despues de publicada la ultima de estas

novelas. En ellas estan presents las contradicciones ideol6gicas del sistema cultural en el que

surge el peronismo. Esto da lugar a la formulaci6n de las siguientes preguntas: las calificaciones

del peronismo, jrefirieron exclusivamente a la naturaleza popular de su base de apoyo o ya










alcance de sus expectativas de ascenso social, de uso del tiempo libre y de los habitos cultos,

como leer y escribir.

En la sociedad argentina de la decada del treinta, la posibilidad de disponer del tiempo es

un factor central en las practicas culturales en el ambito putblico y privado. El enfasis en la

educaci6n como camino hacia la independencia econ6mica se sostiene en la idea de que la

educaci6n enriquece al individuo permitiendole la consciencia de su poder, y por lo tanto, la

posibilidad de su uso. La lectura es vista como "... a means of making connection with other

ideas and knowledge over space and time. Its application altered the user's relationship with the

immediate and local discourses sustained by oral modes of communication. Reading and writing

promoted motionless mobility..." (Vincent 99). El modelo de cultural socialist se proponia

orientar a los que no podian acceder al sistema educative formal. Es decir, proveerlos de un valor

que no podian obtener durante el tiempo de trabajo. En consecuencia, este pasa a ser percibido

como un tiempo de desvalorizaci6n o desperdicio del individuo, dedicado a la simple

reproducci6n y mecanicidad si el trabaj ador no se posee un saber especializado que 10 ubique en

las tareas de concepci6n. De acuerdo a la politicala de los libros" socialist "... Todos los

dias...numerosos lectores, obreros en su mayoria, leen carifiosamente, buscando buen solaz;

unos conocimiento, otros, segun las aficiones y necesidades espirituales.. .Nadie habla, s6lo se

lee..." (Barrancos 101). Esta propuesta demuestra la voluntad de orientar la lectura con fines

pedag6gicos e instructivos, colocando a la cultural en el lugar del control social y politico.

En el caso de Los siete locos (1929), el problema del control politico y social surge con la

pregunta sobre el sentido de la vida que recorre toda la novela. Remo Erdosain roba dinero en la

empresa en que trabaj a para gastarlo en prostitutes o simplemente para dej ar que se evapore de

sus dedos. Vive en un continue estado de angustia, product de la conciencia cada vez mas




Full Text

PAGE 1

1 LITERATURA Y TRABAJO EN LA NARRA TIVA ARGENTINA DE L SIGLO XX (1930 2003): LA NATURALEZA POLITICA E IDEOLOGICA DE LA CULTURA By KARINA ELIZABETH VAZQUEZ A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL OF THE UNIVERSITY OF FLOR IDA IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY UNIVERSITY OF FLORIDA 2008

PAGE 2

2 2008 Karina Elizabeth Vzquez

PAGE 3

3 To Mara Edelmira Fnes (maestra socialista) y Victoria Sale (trabajadora inmigrante) In memoriam

PAGE 4

4 ACKNOWLEDGMENTS I would lik e to express my gratitude to Dr. Andrs Avellaneda, my committee chair, for several reasons. His commitment with my dissert ation topic made our discussions nourishing moments for reviewing the concepts of work and culture. His knowledge on my dissertation topic was an inspiring and consistent s upport in the process of developing my own interpretations on peronism. His generosity allo wed me to develop my intuitions and to work in a personal direction. I greatly appreciate his efforts and a support in developing my intellectual career, and I hope to follow his model. I am honored to have written this dissertation under his direction. I also appreciate the suggestions and comments made by committee members Dr. Efran Barradas, Dr. Reynaldo Jimnez, and Dr. Phillip Williams. Their interest in the topic, in my analytical perspective, and in its future teaching applicat ions strongly impacted in my work. I want to thank Dr. Barradas for his sense of humor and affection, and to Dr. Jimnez for his care and patience. When I started to write the fourth chapter of this dissertation, Dr. Alvaro F. Bolaos abruptly died. He was a great professor and a critical reader, and I will always be grateful for having the opportunity to be his student. I highl y appreciate the support I have received from the Romance Languages and Literatures Department, where professors and teaching supervisors always cared about needs and resources. I want to thank my colleagues and friends, with whom I shared writings, readings, and discussions: Claudia Garca, Vctor Jordn, and Grazyna Walczak. Their comments and questions were very helpful in the writing process. My friends have been always with me to rememb er that life is more than reading and writing, and supported me in the weakness moments: Anal ola Santana, Kathy Navajas, Susana Braylan, Martn Rolando, Ania Tizziani, Ma ra Guerrero, Ani de la Quinta na, Julieta Mira, Yael Harari, and Alfredo Sosa. Finally, I will always be deeply grateful to my family: my parents Rosa and Juan Carlos, my aunt Fatmi; my brother a nd his family, and my cousin Beatriz.

PAGE 5

5 TABLE OF CONTENTS page ACKNOWLEDGMENTS...............................................................................................................4ABSTRACT.....................................................................................................................................7 CHAP TER 1 INTRODUCCIN: UN NERVIO NO CLAS IFICADO: LA RELACIN ENTRE LITERATURA, CULTURA Y TRABAJ O EN LA ARGE NTINA DEL SIGLO XX........... 9Trabajo, cultura y scientific managment............................................................................. 14Trabajo, cultura e identid ad social y poltica.......................................................................... 18Trabajo, cultura y crisis de las identidades sociales............................................................... 20Conclusiones...........................................................................................................................22Notas.......................................................................................................................................242 GRAMTICA DE LA CULTURA Y SINTAXIS DEL TRABAJO EN LA NARRATI VA DE ROBERTO ARLT................................................................................... 27Introduccin............................................................................................................................27El mundo arltiano.............................................................................................................. .....32Trabajar, siempre trabajar.......................................................................................................39Educadores, intelectuales y trabajadores................................................................................51Conclusiones...........................................................................................................................64Notas.......................................................................................................................................693 DE CASA AL TRABAJO Y DEL TRABAJO A CASA: LOS CAMBIOS EN EL MUNDO DEL TRABAJO Y LA R PLIC A LITERARIA BAJO EL SIGNO DEL PERONISMO.........................................................................................................................77Introduccin............................................................................................................................77El malestar en la cultura: el im aginario de los trabajadores................................................ 82Una edad desconcertante: cdigo realista y representacin de los trabajadores en El precio (1956), de Andrs Rivera....................................................................................... 89Cabecitas en accin: inversin del cdigo de representacin y resentimiento en Cabecita negra (1961), de Germn Rozenmacher......................................................... 97Destripado Estropeado: el tr abajador y la destruccin de l cdigo de representacin....... 102Conclusiones.........................................................................................................................107Notas.....................................................................................................................................1104 CULTURA, TRABAJO Y REPRESENTACIN LITERARI A FRENTE AL NUEVO PARADIGMA PRODUCTIVO: UN CAMBIO DE PIEL?...............................................118Introduccin..........................................................................................................................118Cartografa(s) literaria(s) de una realidad en duda...............................................................124

PAGE 6

6 Las coordenadas del olvido..................................................................................................131Atlas del cuerpo trabaja dor: la inversin del topos de la obrerita........................................ 141Conclusiones.........................................................................................................................157Notas.....................................................................................................................................1615 CONCLUSIONES: LA CLASIFICACIN DE UN NERVIO: LITERATURA, CULTURA Y TRABAJ O EN PERSPECTIVA................................................................... 171LIST OF REFERENCES.............................................................................................................183BIOGRAPHICAL SKETCH.......................................................................................................189

PAGE 7

7 Abstract of Dissertation Pres ented to the Graduate School of the University of Florida in Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy LITERATURA Y TRABAJO EN LA NARRA TIVA AREGTINA DEL SIGLO XX (1930 2003): LA NATURALEZA POLITICA E IDEOLOGICA DE LA CULTURA By Karina Elizabeth Vzquez August 2008 Chair: Andrs Avellaneda Major: Romance Languages In the Argentine society of the 1930s, the formation of the urban middle sector and working-classes coincided with the progressive perception of the world of labor as a sphere alienated and foreign to culture. The incorpor ation of technology transf ormed labor processes creating a new occupational structure, and changing the social relationships at workplace. The main purpose of this dissertation is to analyze how the antagonist ic character of the relationship between work and culture played an ideological a nd political role in the formation of class and gender identities, and how this was represented in the narrative written between 1930 and 2003. The negative assessment of working time is re fracted throughout many of the realist texts written during this period. This study explores and looks to explain the relationship between literature, culture, and labor throughout three specific moments of interconnection between the literary, the cultural, and the social fields. On the basis of sociopolitic al facts of Argentine history, this dissertations chap ters deal with the first peri od of industrialization and the Depression (1930); the rise of Peronismo ( 1945); and the effects of the last military dictatorship (1976) and its af termath, with the change in the productivity paradigm (1980 to the present). For these three periods the corpus analyzed is constituted by works such as the novels Los siete locos (1929) and Los lanzallamas (1931) by Roberto Arlt, El precio (1957) by

PAGE 8

8 Andrs Rivera, En otro orden de cosas (1998) by Rodolfo Fogwill, and Boca de lobo (2000) by Sergio Chejfec, the short stories Cabecita Negra (1961) by Germn Rozenmacher, El fiord (1969) and El nio proletario (1973) by Osvaldo Lamborghini, the film Mundo Gra (1999) by Pablo Trapero, and the documentary La huelga de los locos (2002) by Mariana Arruti. The examination of this series of realist te xts will explain the links between the spheres of work and culture by taking into account their connection with the hegemonic culture institutions as they are represented in the lite rary discourse: the formal education and reading habits; the organization of labor processes in specialized and semi-skilled and unskilled work, and the definition of the workday, and the cultural discourses. This study demonstrates that the return of th e realist aesthetic, or the so called new realisms of the mid nineties, are responses th at educated middle-class sectors elaborate to rethink and experience a new reality marked by unemployment, precarious labor insertion, and also for the reconfiguration of the labor skills due to the com puting technology. In this context the parameter for representing work, and mainly, for representing the other worker has changed, opening the path for a critical review of hegemonic cultural assumption and questions the antagonistic character of the relation between work and culture. In this sense, this work demonstrates that the relationshi p between literature, culture, a nd labor responds to a political and ideological nature. In the current times the opposition between work and culture which supported class and gender iden tities throughout the twentieth century can no longer function.

PAGE 9

9 CHAPTER 1 INTRODUCCIN: UN NERVIO NO CLAS IFICADO: LA RELACIN ENTRE LITERAT URA, CULTURA Y TRABAJO EN LA ARGENTINA DEL SIGLO XX. En el fondo de los ojos de estos ex hombres se diluye una niebla gris. Cada uno de ellos ve en s un misterio inexplicable, un nervio an no clasificado, roto en el mecanismo de la voluntad. Esto los convierte en muecos de cuerda relajada, y este relajamiento se traduce en el silencio que guardamos Roberto Arlt, Las fieras La historia, con frecuencia, se recobra de sus traumas tras ponindose en la literatura: determina el lugar de enunciacin de escritores y crticos, y propicia las condici ones del trabajo especfico sobre el lenguaje. Esta disertaci n tiene como punto de partida la necesidad de reflexionar sobre dos hechos: la experiencia indita del tiempo impuesta por los efectos sociales de la transformacin del mercado de trabajo y el retorno de la esttica realista bajo la denominacin de los nuevos realismos. El objetivo es responder al in terrogante sobre el modo en el que se relacionan el campo literario y cultural con el mundo laboral, y la form a en la que la narrativa da cuenta de esta relacin. Sin duda, responder a esta primera pregunta requiere e xplorar desde una perspectiva histrica y multidisciplinaria la relacin entre es tos tres campos. Con este propsito se estudiar la representacin literaria del trabajo en tres epistemes especficas determinadas por: 1la coexistencia, en el proceso de formacin de un sector asalariado industrial durante las dcadas del treinta y del cuarenta, entre los discursos de la izquierda y de los sectores medios, y la profesionalizacin de la escritura; 2la coexiste ncia de los resultados de la industrializacin del cuarenta y del cincuenta con el reajuste ideolgico introducido por el pe ronismo y la literatura del compromiso; y 3la coexistencia entre la actual crisis y desi ntegracin del mundo del trabajo, el debate cultural desatado por la crisis de la clase media y el retorno del realismo. El anlisis de la modalidad narrativa bajo la cual el trabajo y sus transformaciones aparecen en el

PAGE 10

10 discurso literario, abrir interroga ntes sobre las representaciones sociales del trabajo. Por otro lado, este anlisis permitir establecer el modo en que el campo cultural se ha relacionado con el mundo laboral1 en tanto espacios circunscripto s por determinaciones ideolgicas. Dentro del universo literario el trabajo no ha pasado desapercibido. Lo laboral y sus transformaciones integran el imaginario2 colectivo que conforma el conjunto de ficciones sociales3 que nutre el mundo referencial en el cual, y ante el cual, la lite ratura se pronuncia. Desde ese lugar de enunciacin, la literatura defi ne sus propias especificidades, se posiciona social, cultural y polticamente frente a otros di scursos, y participa del proceso de reproduccin o trasgresin ideolgica de los discursos dominante s o hegemnicos. No obstante, desde el campo de la investigacin y crtica literaria no se ha prestado atencin a la representacin literaria del trabajo, y su papel en los procesos de reajuste ideolgico-cultural en los cuales ha participado el discurso literario. Un recorrido por la narrativa argentina desde el siglo XIX ha sta el presente, muestra que en ciertos momentos histricos el trabajo, ha sido el ncleo semntico que ha servido para posicionar a la literatura en relacin con la trad icin literaria y las ideologas dominantes. El matadero (1838/1871), de Esteban Echeverra, es un buen ejemplo inicial acerca de la relacin del intelectual con el trabajo manual. El espe ctculo de fluidos, gritos y destreza manual que ofrece el matadero despierta en el intelectua l la aversin por la masa sin educacin. Lo manual se opone a lo intelectual y en esa oposic in delimita no slo un posicionamiento social, sino de poder: el intelectual, que interviene desd e el pensamiento, y el que despliega un trabajo manual, que es intervenido por ese pensamiento. Ya en el siglo XX dos novelas, distantes ta nto por lo histrico como por lo esttico, permiten trazar las preguntas que las hiptesis y objetivos de esta di sertacin tratarn de

PAGE 11

11 responder. De Charcos de sangre (1927), de Bernardo Gonzlez Ar rili, se llega a una novela como Boca de lobo (2002), de Sergio Chejfec. En la pr imera el autor adscribe a un realismo estricto4 centrado en la verosimilitud, mediante el cual representa el mundo de la fbrica y de los obreros que all trabajan, as como sus padecimi entos y luchas. En la segunda, el mundo de la fbrica y de los obreros, sus cargas y sus necesid ades son representadas mediante una esttica que, sin alejarse de la verosimilitud5, recoge las crticas y debates acerca del realismo. A travs de un narrador-escritor en primera persona, en esta novela se replantean los parmetros del realismo y se problematiza la legitimidad de los parmetros de la modalidad alusiva que predo0min desde mediados de los setenta hast a mediados de los noventa. De este modo, la novela de Chejfec reformula la relacin entre trabajo y cultura, y propone un tipo posible de realismo6 que invita a cuestionar las prerrogativas de l sistema cultural hegemnico. El recorrido que hace el narrador-escritor en el relato aborda la escisin entre el mundo del trabajo y el mundo del pensamiento y la escritura, y vislum bra un interrogante: Hacia dnde lo condujo ese distanciamiento?7 Para responder a esta pregunta se analizar la relaci n entre el trabajo y la literatura desde los parmetros estticos del real ismo, dado que el rechazo o la acep tacin de la esttica realista ha sido central en los momentos en que la re spuesta literaria al c ontexto histrico impuso, reafirm o propici formas de narrar (o "escuela"). A lo largo de la literatura argentina el trabajo aparece como un fuerte ncleo semntico, y las diversas formas en que ha sido tratado dentro de la ficcin son parte del proceso de conformacin de la l iteratura en tanto trabajo con el lenguaje, de sta como prctica cultural, y de la crtica literaria como campo interpretativo Por qu es el realismo el tipo de modelo narrativo con el que, a pesar de sus crisis, se vuelve a plantear en la ficcin el tema del trabajo, del obre ro y de la fbrica, en un presen te en el que se asiste a la

PAGE 12

12 desproletarizacin8 de la sociedad? A qu planteos s obre la literatura, la serie literaria argentina, y el realismo dentro de ella re sponde esta nueva apuest a? Qu dice sobre la conformacin del campo literario, intelectual y crtico de la argentina como campos interpretativos? Qu subtextos ideol gicos cuestionan los "nuevos realismos? Estas preguntas surgen de la lectura de algunas obras realistas de la narrativa argentina de los ltimos ochenta aos. Cada obra ha sido ubicada dentro de un perodo de la serie literaria de acuerdo a sus especificidades estticas, las cuales no dan cuenta de nada en particular si no se comprende su significacin dentro del perodo y la serie. La puesta en dilogo de las obras literarias entre s y con textos de historia, crtica literaria e hist oria social de la literatura permitir formular una serie de hiptesis expl icativas para responder las preguntas antes planteadas sobre la relacin entre la representa cin literaria del trabajo y la delimitacin del discurso y la prctica li teraria dentro del campo de las prcticas sociales, polticas y culturales. En base a las tres epistemes mencionadas al comienzo, esta disertacin se ha organizado en una introduccin, tres captulo s y una conclusin. En la pr esente introduccin o primer captulo, se describen las hiptes is de trabajo para cada uno de los siguientes captulos y se ofrece un breve panorama terico de los conceptos que esta disertacin intentar revisar a la luz del estudio de la relacin entr e literatura, cultura y trabajo. El segundo captulo, Gramtica de la cultura y sintaxis del trabajo en la narrativa de Roberto Arlt, abarca el primer perodo de industrializacin y de la Gran Depresin (1930). Aqu la pr opuesta es explorar la relacin entre trabajo y cultura en El juguete rabioso (1926), Los siete locos (1929) y Los lanzallamas (1931), mediante el anlisis de la valoracin del trabajo y la educacin dentro del universo representado. Para esto se analizar el tr atamiento del tiempo en los ncleos semnticos trabajo y robo, la estrategia de la desfam iliarizacin y el montaje discursivo. Se intentar

PAGE 13

13 demostrar que en estas novelas existe una crtica del uso del tiempo que cuestiona en las dcadas previas al peronismo el carcter de la relacin entre trab ajo y cultura. Este cuestionamiento es el punto de partida para la revisin de las interpretaciones del peronismo posteriores a su derrocamiento en 1955, que lo ubicaron como un fenmeno fuera de la cultura. El tercer captulo, De casa al trabajo y del trabajo a cas a: Los cambios en el mundo del trabajo y la rplica literaria bajo el signo del peronismo, abarca desde el surgimiento del Peronismo (1945-1955) hasta los momentos previo s de la ltima dictadura militar (1976). En esta seccin se estudiar la manera en que el discurso literario particip del reajuste cultural e ideolgico que comenz en 1955 con el derrocamie nto de Pern. Mediante el anlisis de la novela El precio (1956), de Andrs Rivera, el cuento Cabecita negra (1964), de Germn Rozenmacher, y los relatos El Fiord (1969) y El nio proletario (1971), de Osvaldo Lamborghini, se observar el modo en el que la i nversin del topos de la invasin da cuenta de los conflictos y lmites ideolgicos que significab a revertir el estigma del peronismo desde dentro de la cultura dadora de prestigio. Por medio de las repres entaciones del trabajador y el cabecita negra en la inversin del topos de la i nvasin ser posible compre nder la eficacia de la intervencin del discurso literario en la asimilacin cultural del peronismo. En Cultura, trabajo y representacin liter aria frente al nuevo paradigma productivo: un cambio de piel?, cuarto captulo, se estudiar el modo en que la lite ratura, el cine de ficcin y el documental replantean la percepci n de la relacin entre trabajo y cultura como resultado de la transposicin literaria del contexto laboral producido por las nuevas condiciones de productividad impartidas por el modelo neol iberal. Las novelas En otro orden de cosas (2001), de Rodolfo Fogwill, y Boca de lobo (2000), de Sergio Chejfec; la pelcula Mundo Gra (1999), de Pablo Trapero, y el documental La huelga de los locos (2002), de Mariana Arruti, constituyen

PAGE 14

14 un corpus9 que permitir indagar los aspectos que han cambiado en la relacin entre trabajo y cultura. En este captulo se identificarn y analiz arn los procesos semiticos y simblicos que en el presente re-significan ta nto el pasado poltico como las noc iones de comunidad, resistencia y dignidad, claves en el ejer cicio de la democracia. Trabajo, cultura y scientific managment. El estud io histrico y multidisciplinario de la relacin entre literatura, cultura y trabajo constituye un aporte en el est udio de la conformacin de las id entidades sociales, polticas, de clase y de gnero. En el captulo sobre Roberto Arlt se toman como punt o inicial los discursos heredados con la literatura de la oligarqua liberal y su proyecto modernizador (1880), se abarca la puesta en crisis de estos valores, y se llega hasta el primer gobierno pe ronista en 1946. Esta es la etapa de conformacin y homogenizacin del me rcado laboral en Buenos Aires. Sobre todo, es tambin el perodo de establecimiento de las plan tas industriales frigorfic as en la zona de la ribera de Buenos Aires, al estilo de los suburbios fabriles de Chicago o Detroit. En los complejos industriales surgidos en stos, la fbrica raci onal gestada por el sci entific managment de Taylor, fue una herramienta esencial para la industrializacin ma siva. La eliminacin de los tiempos muertos, que expropiab a el saber de los trabajadores restringindolos al trabajo manual, bajaba los costos de produccin y generaba mayor ganancia. Pero, contradictoriamente, la lnea de montaje fordista presentaba una solucin para la generacin de empleo masivamente. Esto se traduca en una mejora en el nivel salarial de los trabajadores no calificados y un consecuente aumento en el consum o y en el Standard de los trabajadores en general, que pasaron a forman una clase media trabajadora (blue-collar middle class)10. Los efectos sociales y culturales a qu e dio lugar la redefinicin de la escala de calificacin laboral generada en este proceso muestr a que la percepcin social del trabajo est mediada por todo lo

PAGE 15

15 que ocurre en las esferas supuestamente ajenas a lo laboral, ligadas al espacio domstico, la familia, la escuela, el consumo, etc11. En Buenos Aires, bajo los parmetros de produccin industrial, el desplazamiento de trabajadores tambin implic un desplazamiento de territorios de saber, con la consiguiente apropiacin de ste por parte de los dueos de lo s medios industriales. La percepcin social de este proceso, y de la relacin entre trabajo ma nual y trabajo intelectual fue central en esta primera etapa en la que el campo literario se prof esionaliz, y en la que se establecieron las fronteras entre los sectores medios y los asalariados industriales. El debate en torno al realismo es el marco en el cual se instalaron ambos proces os. A travs de la canonizacin de textos como Martn Fierro (1872), de Jos Hernndez, y como Don Segundo Sombra (1926), de Ricardo Giraldes, el antagonismo ideolgico entre los grupos de Boedo y Florida despleg problemas como el de la tradicin literaria argentina, la vanguardia y lo naciona l, y los vincul con la esttica realista y la realidad social y poltica. Obras como La maestra normal (1914), e Historia de arrabal (1922), de Manuel Glvez, ev idencian el problema del realismo y los proyectos polticos desplegados frente a las limitaci ones del proyecto modernizador liberal y las transformaciones sociales producidas por la in migracin y la conformaci n incipiente de una poblacin obrera ligada al de sarrollo industrial. No obstante, el carcter pedaggico de la esttica realista de Glvez, sealada como una adopcin mecnica de los modelos realistas y naturalistas europeos y al conservadurismo catlico, se acerc a al realismo practicado por los escritores del grupo de Boedo, que desde el socialismo ilustrado tambin apelaban al discurso pedaggico. La serie de relatos comprendidos en Larvas (1931), de Elas Castelnuovo, no se diferencia del realismo de Glv ez en el tono descriptivo y pedaggi co que debe asumir el relato frente a la realidad social. Al mismo tiempo, por ser un pronunciamiento esttico elaborado

PAGE 16

16 dentro de un grupo social en el que prevalecen las prerrogativas de la cultura letrada, tampoco se diferencia de los pronunciamientos estticos de l grupo de escritores de la vanguardia agrupados en Florida. La diferencia reside en que el realismo de los relatos de Larvas responde a una correlacin de fuerzas entre los sectores medios (B oedo) y la oligarqua (Flo rida), en la que los primeros cuestionan el sustrato ideolgico de los primeros partiendo de las mismas premisas culturales12 Los relatos de Castelnuovo, o de Lenidas Barletta en Los pobres (1925), no dejan de ser expresiones en la cuales el realismo es una herramienta para mostrar una realidad desde una identidad de clase diferente de aquella de la cual se pretende dar cuen ta, y sobre la cual se intenta intervenir13. El juguete rabioso (1926) y Los siete locos (1929), y Los lanzallamas (1931), de Roberto Arlt, por otro lado, ponen en funcionamiento un tipo de realismo en el que la problematizacin se antepone a la mera descripcin sancionadora, moralizante y pedaggica. En este sentido la obra de Roberto Arlt ...coexiste con las experiencias vanguardistas de Florida y tambin con el realismo de los escritores de izquierda, agrupados en Boedo. Sin embargo, una distancia (desigual) lo separa de unas y de otros (Capdevila 227). El r ealismo de Roberto Arlt excede la referencia directa y se aleja as de l realismo tradicional. Incorpora planos de la realidad, como la marginalidad, la violencia, el misticismo por lo industrial y lo moderno, y la pobreza, y establece un nuevo orden de referentes. Estos aparecen en la ficcin como resultado de procedimientos que van ms all de la mera descripcin que busca of recer una representacin acabada de las cosas. Las herramientas tradicionales de l realismo, como la adscripcin a lo verosmil, que le permite al lector fcilmente identificar esa realidad re presentada, y el uso del lenguaje y personajes corrientes, inmediatamente dan lugar a ...una serie de fracturas y distanciamientos --sobre todo en la instancia de la voz narrativa, en la construccin del personaje y en la figuracin descriptiva

PAGE 17

17 de los espacios-que atentarn contra ese il usionismo inicial, que propiciaba una posible identificacin, pero sin provocar, por eso, el efecto inverso de una desidentificacin... (Capdevila 226). Tomando en cuenta estos aspect os, la hiptesis de trabajo en esta primera etapa propone que la esttica realista, a travs de la significaci n del tiempo, en especi al del tiempo de trabajo, pone en evidencia que el antagonismo entre cultura y trabajo traza la lnea divisoria entre lo que sern los valores de la incipiente clase media y de los sectores asal ariados, y entre el escritor, en tanto integrante y representante de la clase me dia y la forma de representar el trabajo y al trabajador. El tratamiento de lo s ncleos semnticos y de los r ecursos retricos exhibe el modo en el que Arlt problematiza la relacin entre li teratura e historia, ficcin y realidad. Ambos campos son centrales en la definicin del trabajo del escritor, de la profesionalizacin de la escritura y del lugar ocupado por esta respecto de otras prcticas y discursos sociales. Novelas como Los charcos rojos (1927), de Bernardo Gonzlez Arrili, El juguete rabioso (1926) y Los siete locos (1929), de Roberto Arlt, e Historia de arrabal (1922), de Manuel Glvez, conforman una serie en la que se da cu enta de la conflictividad ideo lgica de una sociedad en transformacin a causa de la inmigracin, la i ndustrializacin y la c onformacin de un sector asalariado industrial. Al respecto, a lo largo de es ta disertacin ser interesant e observar el modo en que las transformaciones al interior del discurso literario demuestran lo sealado por Andr Grz sobre las transformaciones del mercado de trabajo. Para este autor, una de las posibles formas de enfrentar, y resolver, los efectos traumticos de las transformaciones en el mercado de trabajo es la desjerarquizacin del saber. La propuesta de Grz parte del an lisis de la s ituacin laboral actual a nivel mundial en el que se observa que el carcter anmalo y contradictorio de la

PAGE 18

18 estructura productiva y de los aparatos sociales e ideolgicos que la sustentan. Segn Grz, la desjerarquizacin del sabe r profesional y la revaloracin del trabajo manual generaran la posibilidad de una redistribucin de los pue stos de trabajo y un refortalecimiento de los trabajadores. Tal como se ha sealado, en esta pr imera etapa o episteme en la que se analizarn los textos de Arlt ocurri precisamente todo lo co ntrario. En efecto, en el tercer captulo, que comprende los efectos del peronismo, se obser var que este proceso se tradujo en un encauzamiento de los intereses de clase la clase me dia. Estos, traspuestos ya en la valoracin negativa del trabajo, fueron el gran freno para la integracin cultural de los trabajadores. Trabajo, cultura e identi dad social y poltica. El surgim iento del peronismo (1945) puso en la escena poltica un conjunto de situaciones sociales que ya venan perfilndose desde principios de siglo en relacin con la formacin de una clase trabajadora y de un movi miento social y poltico relacionado con sta. Este es el punto de partida de una segunda episteme, en la cual la especificidad de la literatura est denotada por el imperativo poltico. El trabajo del escritor se ubicar polticamente respecto de los discursos ideolgicos y culturales. A la ve z, se nutrir de la e xperiencia y el potencial poltico de los trabajadores14, reconfigurando el universo de lo representable y definiendo su accionar dentro de la sociedad. El punto final de esta segunda etapa es el inicio de la ltima dictadura militar argentina (197683). La import ancia del peronismo y sus revisiones en la conformacin del relato realista en la dcada del cincuenta se liga estrechamente con el tono poltico de la literatura y de la s intervenciones intelect uales de la dcada de l sesenta (perodo de resistencia e integracin del movimiento de trabaj adores frente a las alternativas que surgen como consecuencia de la proscripcin del peronismo). Ante la cada del peronismo surge entre los sectores de tradicin oligrquica y la clase media el interrogante sobre qu hacer con las ma sas politizadas. El grupo de la revista Contorno

PAGE 19

19 ofrecer, ms que nuevos cuestionamientos sobre la naturaleza de la distancia entre el espacio de la cultura y el de la produccin, un balan ce sobre lo bueno y lo malo del peronismo, y reelaborar la nocin de compromi so de la filosofa francesa. A propuestas como la de Ezequiel Martnez Estrada en Qu es es to? (1956), en donde ...El pas se habra configurado de manera equivocada y los errores seran irrevers ibles... (Altamirano 90), los miembros del grupo propondrn un tono politizado y un ma yor compromiso intelectual de los escritores con lo nacional y los problemas de clase. A preguntas co mo a quin representa la literatura?, se responder desde la ficcin con novel as como Los dueos de la tierra (1958), de David Vias, en la que, sin ser una novela de tesis, predomina un elemento sociolgico e histrico sobre el adentro y fuera del mundo laboral. De un modo diferente, la novela El precio (1957), de Andrs Rivera, plantea ese dentro y fuera de la fbrica a travs del uso de una temporalidad fragmentada. La estructura no lineal que sigue el narrador omni sciente muestra una sntesis histrica en la formacin de la conciencia de clase, la cual re sulta de la articulacin de espacios y momentos dentro y fuera del mbito laboral. El realismo es reformulado como la esttica que ejemplifica el compromiso del intelectual de clase media con un proyecto nacional de cl ase que incorpora a los sectores trabajadores. Textos como Realismo y realidad en la narrativa argentina (1961), de Juan Carlos Portantiero elaboraron las caractersticas de este realismo y su rela cin con el anlisis del peronismo y la realidad social y poltica. A partir de estos hechos, la hiptesis de trab ajo en esta segunda parte plantea que a travs de la esttica realista pres ente en los textos El precio (1957), de Andrs Rive ra, Cabecita negra (1964), de Germn Rozenmacher, y El fiord (1 969) y El nio proletario (1973), de Osvaldo Lamborghini, se pone de manifiesto la apropiacin --intelectual y de clase-del po tencial poltico heredado del peronismo para llev ar a cabo un reajuste ideolgico -cultural en el seno de los

PAGE 20

20 sectores medios y de la cultura letrada. No obs tante, tal apropiacin tiene lugar a expensas de la concreta exclusin cultural de los trabajadores, lo cual indica los lmites de tal reajuste. Se trata de una apropiacin discursiva de elementos iden tificables con el imaginario desatado por el peronismo. Esto pudo conducir no slo al compromiso (y a sus limitaciones) sino, y contradictoriamente, sino tambin a una ms a guda diferenciacin de clase en un momento en cual comienza a intensificarse el contexto de vi olencia y autoritarismo previos al golpe militar de marzo de 1976. Trabajo, cultura y crisis de las identidades sociales La tercera etapa o epis teme de anlisis comi enza con el manifiesto rechazo al realismo una vez iniciada la ltima dictadura militar (197 6) y llega hasta el presente, en el que se puede pensar en un tipo posible de realismo o de realismos. Hacia mediados de los sesenta, el rechazo al realismo es una tendencia que emerge de la crisis de lo s sectores medios vinculados al ideal del compromiso. Por otra parte, una vez qu e la lucha armada y la represin sistemtica se hacen manifiestas de forma conjunta, la negaci n de toda esttica realista constituye una estrategia de supervivencia frente a la censura, la tortura y la persecucin ideolgica. El modelo narrativo que se consolida desde principios de los oc henta, y se reafirma durante gran parte de la dcada del noventa, requiere de una lectura descifrada. Esta es resultado de la comprensin de alusiones y elipsis, y algunas de sus caractersticas notorias s on la abundancia de relatos que remiten a otros relatos, la desc ripcin exhaustiva de lo mnimo, y la hipertextualidad con la literatura misma. El imperativo ser mostrar los hilo s de la costura para mo strar que la literatura se revela a s misma como un mundo que responde a diferentes e infinitas lgicas, todas ellas desvinculadas del contexto. Se trat a de una literatura que habla de s misma, que se desprende de cualquier tipo de relato promotor de certezas para mostrar que no fo rma parte de ninguna totalidad.

PAGE 21

21 Sin embargo, a mediados de los 90 en esta literatura surge una narrativa que reconfigura las estrategias narrativas y propone otro tipo de ejer cicio de lectura. El re ferente extraliterario es tratado de modo tal que surgen de los textos nu evas problematizaciones que dan cuenta de una relacin conflictiva entre literatura y realidad.15 Ejemplos de esto son las novelas Villa (1995), de Luis Gusmn, Vivir afuera (1998), La experiencia sensible (2001), y En otro orden de cosas (2001), de Rodolfo Fogwill, Dos veces junio (2002), de Martn Kohan, El secreto y las voces (2002), de Carlos Gamerro, y Boca de lobo (2002), de Sergio Chejfec. Son estos textos indicios de un retorno del realismo? Sin reservas, con aclaraciones, y apelando a un uso del lenguaje que evade las ambigedades, aparece en ellos no s lo el cuestionamiento de las convenciones estticas que desplazaron al realismo, sino del rea lismo mismo, y de su tradicin en la literatura argentina. Este cuestionamiento trasciende los lmites de un planteo dentro del campo literario. Por el contrario, el cuestionamiento presente en estos textos coloca en el centro la relacin entre el trabajo del escritor y los otros trabajos, entre el espacio reservado a la cultura y el de la produccin material; y lo hace desde una perspectiv a que recupera los vnculos entre histrica, poltica y esttica. De hecho, aparece en el centro de la discusin la relaci n entre el trabajo y la cultura, y su papel en la conformacin de las identidades de clase y de gnero. A partir de estas observaciones, la hiptesis de la tercera etapa propone que parte de la narrativa que registra el pasaje de lo alusivo a lo directo, reform ula la relacin entre el trabajo literario y la realidad social. En efecto, la idea central es que este re alismo, o estos nuevos realismos, no plantean ocuparse del problema de la relacin entre trab ajo y cultura, sino que requiere de ste para poder formularse como disc urso. Para esto, este nu evo discurso realista apela a un trabajo sobre las convenc iones del realismo que reformula la relacin con el referente. De esta manera la literatura cuestiona sus propi os lmites en el nuevo cont exto social a medida

PAGE 22

22 que lo transforma en referente literario. Dentro de este planteo las relaciones entre ficcin y referente extraliterario, escritor y realidad soci al, literatura e historia, son necesarias para entender a una literatura a la que no le basta con hacer literat ura sobre s misma, sino que necesita pensarse a s mism a formando parte de un todo. Las novelas En otro orden de cosas (2001), de Rodolfo Fogwill, y Boca de lobo (2000), de Sergio Chejfec; la pelcula Mundo Gra (1999), de Pablo Trapero, y el documental La huelga de los locos (2002), de Mariana Arruti, permitirn explor ar los procesos semiticos y simblicos involucrados en la relacin entre literatura, trabajo y cultura en el nuevo contexto impuesto por los efectos de las polticas neoliberales. La relaci n de los personajes con el trabajo mostrar que la superposicin de tiempo libre, tiempo desoc upado y tiempo productivo producida por el nuevo contexto econmico, conducen a un cuestionamiento de la relacin entre el trabajo y la cultura y, la formulacin de una desjerarquizacin del saber. El retorno de la est tica realista o de los nuevos realismos es una de las expresiones con las que, como se observar a lo largo de esta disertacin, se refiere a un discurso que presenta una salida refl exiva y reconfiguradora de la realidad. Estos nuevos realismos reformulam los pa rmetros estticos al retornar a la linealidad narrativa, al uso del narrador omni sciente, y al subvertir topos lit erarios tradicionales la narrativa argentina del siglo XX. Conclusiones Este estudio sobre la relacin entre literatu ra, cultura y trabajo desde la representacin literaria realista permitir comprender el alcance del debate cultural desatado con la crisis del empleo y su impacto en el campo literario. Al mismo tiempo, el anlisis de la relacin entre las representaciones sociales del trabajo y sus modos de rplica literaria permitir formular interrogantes sobre las transformaciones en el mundo del trabajo, sus efectos en las identidades de clase y de gnero, y sobre el vnculo entre estas identidades y las prcticas culturales En

PAGE 23

23 efecto, este trabajo intentar demostrar que tant o la autonoma relativa del campo literario como la del cultural no estn desvinculadas de las formas en que se ha establecido histricamente la relacin entre el mundo cu ltural y el laboral. Simultneamente, este estudio pretender mostrar que los conceptos trabajo y calificacin laboral poseen una naturaleza dinmica e histrica asociada a las representaciones culturales y sociales producidas en el terreno de disputas ideolgicas y materiales. En ltima instancia, esta disertacin buscar abrir un camino para repensar los conceptos trabajo y cu ltura partiendo de las claves pres entes en el discurso literario, y, al mismo tiempo, invitar a reflexionar crticamente sobre este ltimo.

PAGE 24

24 Notas 1 La literatura no slo establece una relacin con el trabajo concreto en el mbito de la produccin social y cultural, sino que tambin mantiene una relacin con el imaginario en torno del trabajo, con el conjunto de representaciones sociales que involucran al trabajo. 2 Lo imaginario se entiende aqu de la siguiente manera: lo imaginario debe utilizar lo simblico, no slo para expresarse, lo cual es evidente, sino para <>, pa ra pasar de lo virtual a cualquier otra cosa ms [] el simbolismo presupone la capacidad imaginaria, ya que presupone la capacidad de ver en una cosa lo que no es, de verla otra de lo que es [] la capacidad elemental e irreductible de evocar una imagen [] La visin moderna de la institucin, que reduce su significacin a lo funcional, no es sino parcialmente correcta. En la medida en que se presenta como la verdad sobre el problema de la institucin, no es ms que proy eccin. Proyecta sobre el conjunto de la historia una idea tomada, no ya de la realidad ef ectiva de las instituciones del mundo capitalista occidental [] sino de lo que este mundo quisiera que fuesen sus instituciones (Castoriadis 226) 3 El concepto de ficcin es aqu entendido en el sentid o que le otorga Piglia en una entrevista con Mnica Lpez Ocn. A la pregunta "Cul es la especificidad de la ficcin?" responde de la siguiente manera: Me interesa trabajar esa zona donde se cruzan la ficcin y la verdad. Antes que nada porque no hay un campo propio de la ficcin. De hecho todo se puede ficciona lizar. La ficcin trabaja con la creen cia y en este sentido conduce a la ideologa, a los modelos convencionales de realidad y por supuesto tambin a las convenciones que hacen verdadero (o ficticio) un texto. La realidad esta tejida de ficcion es (10). Esta idea de la realidad como un entramado de ficciones se aclara al ver cmo funciona la ficcin en la real idad y cul es su poder. En otra entrevista, con Carlos Dmaso Martnez, para Piglia Hay una red de ficciones que constituyen el fundamento mismo de la sociedad, la novela trabaja esos relatos sociales, los reconstruye, les da forma. La pregunta en realidad sera: de qu modo la novela reproduce y transforma las ficciones que se traman y circulan en una sociedad? (101) 4 Realismo estricto no significa que el empleo de herramie ntas literarias para la construccin de un texto realista tenga un carcter inmanente. La esttica realista est atrave sada por el modo en que lenguaje, discurso e historia se relacionan. Como observa Roman Jakobson, no hay un nico consenso acerca de los atributos que confieren un carcter realista a un texto, sino que este consenso, as como los atributos, van modificndose histricamente dada la naturaleza ideolgica del lenguaje y su relacin con el contexto de su produccin. Por lo tanto, realismo estricto aqu significa que se trata de un texto que se ajusta a los parmetros establecidos para el realismo en el momento en que el texto es producido. Ian Watt, al mencionar la estrecha relacin entre el realismo y el surgimiento de la novela como gnero literario frente a otros, indica la importancia del tiempo y el espacio en la conformacin del relato realista. Tiempo y espacio no slo se refieren a formas narrativas de la novela, sino que remiten a una concepcin epistemolgica diferente respecto de las mismas nociones de tiempo y espacio dentro de la sociedad. Esto permite comprender, desde otro ngulo la idea de relativismo en torno al realismo que se desprende de la interpretacin de Jakobson. 5 El efecto de verosimilitud en la novela de Chejfec no es el mismo que el de la novela de Arrili, pues ha sido logrado a travs de otros recursos procedimientos de construccin del relato. No se produce un efecto contrario, de relato inverosmil, sino que se trata de un tipo de verosimilitud diferente. 6 La idea de un tipo posible de realismo ha sido desarrollada en el anlisis del giro en la modalidad narrativa que se observa en tres novelas de Rodolfo Fogwill, Vivir afuera (1998), La experiencia sensible (2001) y En otro orden de cosas (2001), en mi tesis de maestra La esttica de Rodo lfo Fogwill: negociar con la realidad o la conciencia intranquilizadora. El estudio del pasaje de una modalidad na rrativa alusiva hacia otra ms directa se concentra en el anlisis de la conformacin de las estrategias narrativas, la combinacin de procedimientos de construccin del relato y el uso de las formas narrativas. Al estudiar las novelas mencionadas, se lleg a la conclusin de que no slo hay un pasaje de lo alusivo a lo directo que no elimina el desciframiento de la lectura, sino tambin que ese desciframiento es resultado de la inmersin del l ector en un universo simblico literario que lo empuja continuamente al mundo referencial externo. Ms que resultad o de descripciones o de la elaboracin de estereotipos, la verosimilitud es producto de las estr ategias narrativas empleadas, y presenta al lector cuestionamientos en los que l mismo participa.

PAGE 25

25 7 Es interesante sealar que esta pregunta tiene su eco en el pasado. El problema del distanciamiento entre los intelectuales y las masas que asoman a la poltica es central en los trabajos crticos del perodo postperonista inmediato. Se entrelazar ms adelante, en los sesenta, con los trabajos sobre la cultura de masas y la semiologa, y con la teora sartreana del compromiso. A su vez, recoge los efectos (positivos y negativos) del peronismo sobre la clase media. Hacia fines de los cincuenta, los integrantes de Contorno junto con el balance sobre el peronismo y sus efectos en la cultura, planteaban la literatura desde su ca pacidad para problematizar aspectos de la sociedad y presentarlos. Para Altamirano, en las crticas de los miembros de Contorno pueden leerse interrogantes sobre a quin representa la literatura, cules son las exigencias que puede hacerse a esa representacin, de qu modo los textos literarios invisten temas sociales e ideologas. En una palabra, cmo se hace una lectura sociohistrica de la literatura, que tendr, por el hecho de ser sociohistrica, valo r poltico? Qu debe ser la literatura en relacin con la ideologa burguesa? Cmo actuar con la literatura? Cmo leer y escribir polticamente? (Altamirano 93). Este espritu crtico puede observarse en David Vias en un artculo de Contorno de 1954, para quien ...en la Argentina...slo se salvan los que de una manera u otra denuncian su contorno, lo que les concerna...En Echeverra, en Sarmiento mismo, en Hernndez, en Cambaceres, en Payr, en Snchez, en cierto Glvez, en Quiroga, en Arlt, incluso en Mallea, esa constante aparece inequvoca. Lo me jor de sus obras respectivas sobrevive al superar toda identificacin paralizante conj ungando lo demonaco y lo anglico en el ej ercicio constante de lo que bien podra llamarse integracin polmica (45) 8 El termino desproletarizacin de la sociedad se utiliza aqu en un se ntido que abarca no solo a la prdida del empleo sino tambin al deterioro de las redes institucionales que refuerzan y prolongan la pobreza estructural. Javier Auyero habla de procesos de destitucin social y se refiere a ellos como la perpetuacin y agudizacin de la privacin material y de la marginacin econmica y cultural (Auyero 2224) 9 En este captulo, tanto la pelcula como el documental son estudiados en tanto material semitico adems de simblico. 10 Segn Benjamn Coriat el taylorismo y el fordismo llevan a cabo una apropiacin del saber del trabajador, en particular del trabajador especializado. Esta apropiacin dio lugar a la derrota de los sindicatos, cuya fuerza resida en su carcter corporativista. Esta desjerarquizacin que toma lugar en el plano del saber permiti la incorporacin industrial de trabajadores no especializados (inmigrantes en su mayora) a las grandes unidades de produccin fabriles. No obstante, este proceso tuvo como contraparte una jerarquizacin en la articulacin de intereses entre los aparatos (idelgi cos) estatales y los diversos sectores o clases sociales emergentes. 11 A modo comparativo, el caso de los trabajadores de la industria automotriz en Estados Unidos es interesante. Estos fueron perdiendo los espacios de aplicacin de su saber especfico frente a la lnea de montaje. Con esto no slo fueron perdiendo poder en la negociacin de las condiciones de trabajo, sino que dadas las polticas laborales de supervisin del personal, la familia fue reforzndose como ncleo y espacio para la absorcin de los valores cvicos y la cultura general. El espacio de lo privado, el h ogar, ocupaba una posicin paralela a la de las instituciones educativas en cuanto a su funcin integradora cvica y moral. 12 En Literatura y realidad poltica argentina David Vias desarrolla la relacin entre la literatura como profesin y la conformacin y definicin de la clase media y de sta re specto del conjunto de valores sociales y culturales de la oligarqua. 13 Siguiendo lo propu esto por Vias en relacin al vnculo entr e la profesionalizacin de la escritura y la conformacin de la clase media, en los textos mencionados de Castelnuovo y Barletta, el realismo es a su vez una herramienta para mostrar una realidad desde una identidad de clase que, aunque intenta diferenciarse de los valores de la oligarqua, tiene presente en su horizonte ideolgico y en su imaginario respecto de aquellos a quienes quiere representar en la ficcin, la serie de aspiraciones sociales representadas por la oligarqua. Por ejemplo, la relacin con la cultura europea y los vi ajes, como seala Vias al referirse a la incorporacin de escritores como Lugones a grupos como Martn Fierro. 14 E. P. Thompson menciona los elementos que conforman un estado de conciencia de clase. El autor identifica no slo factores relativos al desarrollo de la sociedad industrial y la confluen cia de tradiciones de lucha y protesta vinculadas a lo religioso (la iglesia metodista, la tradicin del self education, la filiacin del movimiento cartista a la produccin de los artesanos, etc.), sino que enumer a elementos, como la formacin de instituciones, en la

PAGE 26

26 conformacin ideolgica de la conciencia de clase. Es tas instituciones, sus valores, son luego retomadas por diversos sectores o agentes sociales en las sucesivas luchas ideolgicas en el seno de la sociedad. A partir de esto, Thompson advierte que es posible hablar de clase( s) trabajadora(s) en v ez de clase trabajadora. 15 Es interesante relacionar esta situ acin con aquello que Vias describe como integracin polmica y denuncia del contorno, al referirse a la perduracin histrica de los textos.

PAGE 27

27 CHAPTER 2 GRAMTICA DE LA CULTURA Y SINTAXIS DEL T RABAJO EN LA NARRATIVA DE ROBERTO ARLT. Usted comprende que en su boca existe un di ente porque el diente le proporciona dolor. Bueno, los intelectuales esquivan este dolor de l nervio del cuerpo, que la civilizacin ha puesto al descubierto. Los artistas dicen: este nervio no es vida; la vida es un hermoso rostro, un bello crepsculo, una ingeniosa fr ase. Pero de ningn modo se acercan al dolor Roberto Arlt, Los lanzallamas Introduccin El discurso literario es resultado de un trabajo especfico sobre el lenguaje. Cuando se valora un texto se evalan el universo sim blico que presenta, el impacto que ste genera en el pblico lector y la forma en que est escrito. Sobre El juguete rabioso (1926), de Roberto Arlt, Elas Castelnuovo --escritor realista y miembro del grupo de Bo edo durante la dcada del veinte-, declara hacia 1969: El libro de cuentosofreca innumerable s fallas de diversa ndole, empezando por la ortografa, siguiendo por la re daccin y terminando por la unidad y coherencia del texto. Le seal hasta doce palabras de una suntuosidad insultante, mal colocadas por aadidura, cuyo significado no supo determinar. Ha ba, asimismo, una ensambladura de estilos distintos y contrapuestos. Una mezcla de Mximo Gorki y de Vargas Vila (En Pezzoni 173). Segn Castelnuovo, pobreza gramatical y falta de cohesin textual evidencian poca destreza en el manejo del lenguaje, e impiden a los personajes y al submundo arltiano alcanzar una representacin realista acabada. En este tipo de crtica parece operar la distincin entre lo bueno y lo malo; lo culto y lo no culto; lo ms trabajado frente a lo menos elaborado, ms acorde a las posiciones est ticas del Grupo de Florida que a las de los partidarios de la representacin realista reunidos en el Grupo de Boedo1. El antagonismo entre estos grupos se desdibuja en el plano ideolgico cuando surge fren te a ellos un discurso que interp ela al lector al revelar la naturaleza poltica de la cultura.2 Este es el caso de la narrativa de Roberto Arlt, que ms de

PAGE 28

28 medio siglo despus contina suscitando objecion es del orden de las sealadas por Castelnuovo como abriendo interrogantes sobre la relacin entre lengu aje literario y realid ad sociopoltica. El objetivo de este captulo es estudiar la relacin entre tr abajo y cultura en El juguete rabioso (1926), Los siete locos (1929) y Los lanzallamas (1931), por medio del anlisis de la valoracin del trabajo y la educacin. Se intent ar demostrar que en estas novelas existe una crtica del uso del tiempo que permite reflexionar sobre el carcter de la relacin entre trabajo y cultura en las dcadas previas al peronismo. La percepcin del peronismo como un fenmeno fuera de la cultura ha dominado las interpreta ciones de este movimiento de corte nacionalpopular, cuyos principales interlocutores fueron los s ectores asalariados industr iales. El anlisis de la percepcin de la conexin entre el mundo de la cultura y el mundo del trabajo permitir desplazar el ngulo tradicional desde el cual se ha interpretado al peronismo. La inversin de ncleos semnticos (Jitrik 73), que deja entrever el sustrato ideolgico del que emergen las novelas de Arlt, y la desfamiliarizaci n (Avellaneda 63), que rompe los automatismos de lectura del pblico lector de clase media de la s dcadas del veinte y treinta3, permiten comprender el modo en que la repr esentacin arltiana del trabajo quiebra el horizonte de expectativas del lector4. El verosmil literario se en rarece ante la presencia de elementos que desafan el imaginario social establecido, haciendo surgir de los textos las contradicciones ideolgicas sobre las cuales es e imaginario se instituye en como cultura hegemnica. El carcter de la re lacin entre trabajo y cultura en las novelas de Arlt es resultado de la articulacin de esas contradicciones con la s referencias polticas, cu lturales e ideolgicas presentes en sus novelas. Se trata de una visi n que es posible gracias a una operacin de montaje (Eisenstein 237), por la que detalles de visiones diferentes se combinan, para ofrecer una imagen dinmica de todas ellas; es deci r, de todas las concep ciones del todo juntas5.

PAGE 29

29 Las novelas de Arlt no reproducen lo real, ni apelan a la denuncia de las inequidades sociales; tampoco despliegan un mensaje pedaggi co o moral para atrapar la conciencia del lector. Las tres novelas analizadas en este captu lo muestran el funcionamiento textual de un sistema de desigualdades sociales mediante un universo simblico que al fluir no reproduce lo real, sino que lo p roduce (Pauls 1994)6. Arlt introduce en sus ficcione s rasgos distintivos de los discursos polticos, culturales e ideolgicos que le son contemporneos. Toma elementos de los discursos socialista, radical, anarquista, y los ensambla con aquellos que refieren al ascenso social e indican tanto los perfiles del trabajador como los del intelectual y el hombre exitoso. El resultado de esta combinacin es la fo rmulacin de escenarios culturales probables7 en el horizonte de expectativas, ya no en el lector cont emporneo de la obra, sino en el de un lector posterior. Por eso las novelas de Arlt son siempre reveladoras, por que ellas no reproducen lo real de un modo fechado, sino que producen lo real como resultado de las conexiones entre los distintos elementos de los discursos presentes en los textos, los cuales remiten a distintas concepciones del todo. En sus novelas es culturalm ente probable la existencia de una lnea de continuidad entre polos opuestos como autori tarismo-democracia; totalitarismo-revolucin e intelectualismo-ocultismo. Es precisamente esta posibilidad la que pone de manifiesto en las novelas la naturaleza ideolgica y poltica de la cultura, y permite reflexionar sobre la relacin entre cultura y trabajo. En el conjunto de probabilidades culturales aparecen, entonces, los atributos con los que se calific y estigmatiz al peronismo quince a os despus de publicada la ltima de estas novelas. En ellas estn presentes las contradicciones ideolgicas del sistema cultural en el que surge el peronismo. Esto da lugar a la formulaci n de las siguientes preg untas: las calificaciones del peronismo, refirieron exclusivamente a la naturaleza popular de su base de apoyo o ya

PAGE 30

30 estaban presentes, y eran funcionales en el sistema cultural en el que los grupos sociales de poder se reconocan a s mismos8? La tesis de este captulo es que en la s novelas de Arlt aqu estudiadas existe un cuestionamiento de la cultura que promovi las categoras con las que histricamente se ha caracterizado al peronismo. Hay en sus textos una crtica a una cultura que se sostiene en la percepcin de un antagonismo entre el trabajo y la cultura, la cual ha servido de elemento de distincin entre sectores medios y trabajadores. Este cuestionamiento se halla presente en el modo en que aparecen las referencias a los trabaj adores y los intelectuale s en el discurso del astrlogo. Por ejemplo, la masa impune de trabaj adores que ste quiere cooptar para llevar a cabo la conspiracin, a los ojos de otro de los personajes, el abogado so cialista, no son ms que trabajadores que necesitan ser educados para la integracin cvica, mientras que el primero ve en ellos la combinacin de resent imiento, poder y saber tcnico. En El juguete rabioso Los siete locos y Los lanzallamas la designacin de lo irracional, inculto y antiintelectual, sirve para indicar la funcionalidad de ta les atributos en el mantenimiento de la hegemona poltica y cultural de parte de la sociedad argentina de la dcada del treinta. Las categoras y calificativos con lo s que se interpret inicialmente al peronismo estaban ya presentes en la cultura hegemnica; es decir, formaban parte de sistema a travs del cual se establecan vnculos de pertenencia, integracin y asim ilacin social. De este modo, es posible hacer una lectura en la que no se catalogue al peronismo como algo que le sucedi a la cultura argentina, un factor externo que irrumpi en ella; por el cont rario, y subvirtiendo el sentido de algunas lecturas hechas hasta el pres ente, el peronismo ser a la expresin de las limitaciones democrticas de ese sistema cultural. Este captulo es un intento por comenzar a demostrar que para entender al peronismo y su impacto en la cultura nacional es necesario

PAGE 31

31 restituirle su lugar dentr o de la cultura, y con ello su na turaleza ideolgica. Para eso, es preciso despojarlo de la estigmatizante denom inacin de fenmeno ajeno a la cultura y la ideologa9. En la primera seccin de este captulo, El mundo arltiano, se ofrece un resumen de las tres novelas analizadas y una contextualizacin histrica del momento de su publicacin. En Trabajar, siempre trabajar, segunda seccin, se an aliza el quiebre del horizonte de expectativas del lector de clase media en El juguete rabioso y Los siete locos A travs de la inversin semntica del trabajo, y la desfamiliarizacin de l universo simblico, se analizar la relacin entre trabajo y cultura. Esta inversin desafa el conjunto de valoracione s que la sociedad del treinta internaliza a travs de las polticas culturales llevadas adelante por el socialismo y la escolarizacin masiva. Se trata tambin de un momento en el que confluyen profesionalizacin de la escritura; formacin de un pblico lector homogneo; nivelacin de estilos de escritura (Sarlo 1985); formacin de un campo intelectua l y homogeneizacin del mercado de trabajo. Estos procesos sociales dan lugar a la formacin de perfiles de clase, de trabajador, intelectual, escritor, mediante los cuales se instituyen la s oposiciones culto-no culto, manual-intelectual, buena escritura-mala escritura. Todas ellas im plican una concepcin del tiempo dedicado al trabajo y del tiempo ocupado en la educacin y el ocio que integran una nueva concepcin del trabajo. En la tercera seccin de este captulo, Trabajadores, in telectuales y educadores, se analiza el discurso del As trlogo en Los lanzallamas mediante el concepto de montaje. El estudio de la presencia de elementos de los discursos socialista, an arquista, fascista y revolucionario, que reproducen las dicotomas culto-no culto e intelectual-manual, permite ver en qu modo se plasman las valoraciones del trabaj o con las de la cultura. Las caractersticas del discurso del astrlogo muestran c mo la relacin entre cultura y trabajo adquiri hacia la dcada

PAGE 32

32 del treinta un carcter antagnico funcional a la cultura dadora de prestigio. A travs del montaje discursivo se ver en las novelas la probabilidad cultural del per onismo, puesto que este carcter oposicional es el sustrato de recepcin y valor acin del discurso peronista por parte de los distintos sectores sociales. Por ltimo, en la cu arta parte se retoman las ideas centrales de cada seccin para establecer los rasgos de la relaci n trabajo y cultura en las novelas de Arlt. El mundo arltiano Las prcticas polticas y cultu rales que aportaron la inm igracin, la formacin de los partidos polticos y la difusin de la educacin amp li la base social del pensamiento crtico y de la profesin de escritor10. En el campo de la representacin literaria, dicha ampliacin no hizo ms que intensificar la rivalidad caracterizada por la oposicin entre la representacin mimtica de la realidad y la representacin metafrica de la misma. En el primer trmino de la oposicin quedaron los escritores vinculados a las clases me dias y a los partidos de izquierda, y en el segundo los representantes de la cultura dadora de prestigio. Las novelas de Arlt escapan a este sistema de oposiciones porque no reproducen la r ealidad ni la metaforizan. Para entender la forma en que la valoracin del trabajo y de la ed ucacin presentes en sus textos cuestiona el uso del tiempo y la reproduccin de las jerarquas sociales, es necesario identificar qu otros discursos culturales, ideolgicos y polticos inte rvinieron en la formacin del imaginario social de la poca y convivieron con el discurso arlt iano. Tanto para el socialismo como para el anarquismo, la educacin tena un papel de importan cia en el proceso de in tegracin civil de los trabajadores. No obstante, esta importancia no era la misma: para los socialistas la educacin era un elemento central para el acc ionar poltico de los trabajad ores, mientras que para los anarquistas la educacin no relega ba el lugar del trabaj o ni el de una alternativa cultural. En efecto, estos se mantuvieron al margen de la poltica educativa oficial, mientras que los primeros participaron de modo activo en la poltica educativa estatal.

PAGE 33

33 Buenos Aires en la dcada del 30 ofreca un escenario bablico en el que convivan las posibilidades de ascenso social con el fracas o y la cada en la marginalidad urbana. Simultneamente, se expnadan la escolarizacin ma siva y la difusin de la lectura; a lo que se sumaba la homogeneizacin del mercado de tr abajo -resultado del incipiente desarrollo industrial-, y la masificacin de la comunicacin -a travs del peridico y la radio-, favoreciendo la formacin de nuevos patrones de consumo y de uso del tiempo libre11. La educacin y el trabajo independiente fueron los medios de ascenso social de los sectores medios y populares; es decir, de aque llos que posean un saber ligado a un oficio, una profesin, un comercio o un empleo pblico, y habita ban principalmente los barrios de la Capital Federal. La educacin pblica y la difusin de la lectura a travs de las bibliotecas populares, en la mayora de los casos asociadas a la militancia socialista, trazaron en el imaginario colectivo los perfiles del ciudadano. En una sociedad con alto porcentaje de poblacin extranjera12, la educacin y la lectura fueron herramientas esenciales para incorporar los ideales de conciencia y civismo, pero fueron, tambin, herramientas de discip linamiento a travs de la integracin social. Paralelamente, el desarrollo de barrios perifricos vinculados al crecimiento de la actividad industrial reforz y renov las organizaciones obreras que deban enfrentar la resistencia oficial y partidaria para establecer una legislacin en materia laboral. As, la expansin de la educacin y de los hbitos de le ctura se da en medio del asentamiento social, cultural y poltico de los sectores medios y de la profundizacin del conf licto que padecen las comunidades obreras13. El programa cultural y poltico del soci alismo vea en la difusin de la educacin pblica la forma de salvar a las masas de trabajadores de la ignorancia. Ms all de algunas propuestas alternativas de escuelas para trabajadores, el socialismo se concentr en la difusin de la escuela pblica14. Tambin particip activamente en la propagacin de los hbitos

PAGE 34

34 de lectura, y con ello, de hbitos de sociabilidad que a travs de la letra infundan formas de percibir, entender y acepta r una realidad cultural principalmente letrada. El socialismo vea en la educacin dos circunstancias polares pero igualmente partcip es de un sitial equiparable: por un lado ella era percibida como un fin en s misma, cuyo mximo valor se hallaba en la mayor legitimidad social que viniera a encontrar; por otro, en tanto medio, facilitara el impulso constructivo de las masas para obtener transf ormaciones que garantizar an mayor justicia y equidad. As, si la primera percepcin significab a que lo valorizado era la propia educacin, la segunda se confunda con el sentimiento de que, gr acias a la educacin, los valorizados seran los sujetos (Barrancos 11). Difusor de estos hbitos, el socialismo t uvo un rol opositor-complement ario en la poltica educativa oficial. Su postura contribuy a que sta persiguiera y eliminara propuestas alternativas como la anarquista, que ...se mant uvo irreductible en la idea de construir una escuela autogestiva propia, opuest a a la gubernamental (Barrancos 9). A pesar de promulgar la educacin de los trabajadores, a veces con sanciones morales s obre las costumbres o el uso del tiempo libre, mantuvo formas m s horizontales de relacin15. En nfasis que el socialismo hizo en las prcticas culturales pblicas por fuera del mbito relacionado a lo laboral, con fuerte predominancia del carcte r instructivo y escolar del uso del tiempo, es decir de avaloracin del individuo, se evidencia en su limitada incidenc ia en las organizaciones de trabajadores.16 El tiempo adquiere, entonces, un valor dire ctamente asociado a la posibilidad de educarse; es decir, de avalorarse. La educacin formal y el cultivo del hbito de la lectura son centrales en ese proceso17. Ser culto es expresin, principalmente, de integracin social, de sociabilidad, de civilizacin. Ser culto es resultado de la disponibilidad de tiempo para llevar a cabo prcticas culturales con pres tigio social: en el mbito de lo pblico, la universidad o el

PAGE 35

35 teatro; en el mbito de lo priva do, la lectura y la escritura. Es decir, ser culto evidencia que el tiempo dedicado a la reproduccin material, es de cir, el tiempo de la jornada laboral, no interfiere en la reproduccin del espritu y en la edificacin de la conciencia. En El juguete rabioso (1926), aparece el cuestionamiento de este tipo de valores. En esta novela, que puede entenderse como un anti-bildungsroman el narrador en primera persona, Silvio Astier, describe su pasaje de estudiante a asalariado. A instancias de su madre, Silvio se emplea como aprendiz de un librero porque la adquisicin de un oficio le garantizaba el sustento familiar y le prometa la posibilidad de futu ra independencia econmica. El ingreso al mundo laboral significa en su vida el distanciamient o de sus amigos del barrio y el abandono de las lecturas de aventuras en las que se inspiraba El club de ladrones que tena con ellos. Esta organizacin se dedicaba a la vent a de artculos robados con el fin de realizar sueos como el de recorrer la ciudad en automvil, sentarse en confiteras lujosas en Pa rs o tener tiempo para inventar algo novedoso que generara riqueza. Con el trabajo asalariado Silvio ve alejarse la oportunidad de convertirse en inventor. La explotacin a la que se ve sometido por el librero le impide invertir tiempo y dinero en educarse. A pesar de que esto intensifica su sentimiento de humillacin, acepta una propuesta de trabajo en una fbrica en el sur. De ese modo, asume que el trabajo asalariado, que es el lugar de los brutos, es su destino, y no la escuela, que es el lugar para las personas inteligentes. Silvio necesita ser alguien en una sociedad que comienza a mostrar lmites en la movilidad social ascendente, y el trabajo se le presenta como su nica opcin. Ya no hay aventura del ascenso, ni por medi o del invento, ni a travs del delito. Por eso, Silvio rechaza una invitacin para participar en un asalto; robar junto a quien, a su vez, lo va a estafar, no es seguro, y por eso prefiere ajustars e a lo que la sociedad le impone. El trabajo asalariado le ofrece un perfil mediante el cual se asimilar a la so ciedad, pero lo deja fuera del

PAGE 36

36 alcance de sus expectativas de ascenso social, de uso del tiempo libre y de los hbitos cultos, como leer y escribir. En la sociedad argentina de la dcada del treinta, la posibilidad de disponer del tiempo es un factor central en las prcticas culturales en el mbito pblico y privado. El nfasis en la educacin como camino hacia la independencia ec onmica se sostiene en la idea de que la educacin enriquece al individuo permitindole la consciencia de su poder, y por lo tanto, la posibilidad de su uso. La lect ura es vista como a means of making connection with other ideas and knowledge over space and time. Its appli cation altered the users relationship with the immediate and local discourses sustained by or al modes of communica tion. Reading and writing promoted motionless mobility (Vincent 99). El modelo de cu ltura socialista se propona orientar a los que no podan acceder al sistema educativo formal. Es decir, proveerlos de un valor que no podan obtener durante el tiempo de trabajo. En consecuenci a, ste pasa a ser percibido como un tiempo de desvalorizacin o desper dicio del individuo, dedicado a la simple reproduccin y mecanicidad si el trabajador no se posee un saber especializado que lo ubique en las tareas de concepcin. De acuerdo a la po ltica de los libros socialista Todos los dasnumerosos lectores, obreros en su mayor a, leen cariosamente, buscando buen solaz; unos conocimiento, otros, segn las aficiones y neces idades espiritualesNadie habla, slo se lee (Barrancos 101). Esta propuesta demuestra la voluntad de orientar la lectura con fines pedaggicos e instructivos, colocando a la cultura en el lugar del cont rol social y poltico. En el caso de Los siete locos (1929), el problema del control poltico y social surge con la pregunta sobre el sentido de la vi da que recorre toda la novela. Re mo Erdosain roba dinero en la empresa en que trabaja para gastarlo en prostitu tas o simplemente para dejar que se evapore de sus dedos. Vive en un continuo estado de angustia, producto de la c onciencia cada vez ms

PAGE 37

37 aguda de que hipoteca su tiempo a cambio de un salario. El tiempo produc tivo que se le figura como la eliminacin de los tiempos muertos, en real idad representa el vaco de su vida. Ese es el verdadero tiempo muerto, la reproduccin mecni ca de su vida fuera del mbito del trabajo. Al conocer al astrlogo y a los otros miembros de la sociedad secreta, Erdosain comienza a vislumbrar la posibilidad de concretar sus sueos de inventor. Estos ya no serviran slo para la salvacin material, sino que esta ran asociados a un proyecto m s amplio: la conspiracin que trama la sociedad secreta, de la cual el Astrlogo es el lder, que tiene como objetivo intensificar la produccin industrial para lu ego tomar el poder poltico a tr avs del convencimiento y la manipulacin moral de los trabajadores y los estudiantes18. En Los lanzallamas se perfila la amenaza que representa la posibilidad de que los trabajadores desarrollen tanto un saber propio a travs de la experiencia laboral, como un sentido extremo de la alienacin. Ambas situaciones lo s llevaran a la transformacin de su situacin social. Esto se pone de manifiesto en la rela cin entre Erdosain y el astrlogo. Esta adquiere distintas caractersticas a medida que, ante la in tervencin de otros personajes, ambos personajes revelan las circunstancias que los llevaron a un pr esente de desesperacin y cinismo. Erdosain ha llegado a ese estado a causa de la pr esin de Elsa, su esposa, para aj ustarse al modo de vida de la clase media. Como escape, Erdosain recorre los sitios marginales a los que llega quien no sigue la senda de la educacin y del trabajo asalariado. Por el contra rio, otros personajes, como el Rufin melanclico e Hiplita, viven de la f uncionalidad social de esa marginalidad. El Astrlogo, por su parte, rene en su carcter ambiguo la capacidad de comprender cmo se ensamblan ambos mundos. Sus discursos ocupan gran parte de la novela, y en ellos se muestra el lugar del intelectual en la sociedad: un sitio al ejado del dolor y del sufrimiento. La conspiracin que encabeza, se plantea entonces como la form acin de clulas que, basadas en el saber tcnico

PAGE 38

38 y en la cooperacin de los estudiantes, actua rn con absoluta impunidad desafiando el orden establecido. La idea de formar ejrcitos de trab ajadores y estudiantes, que se asocia a las polticas totalitarias e industriali stas de los nacionalismos y fascis mos, en esta novela representa una manera de cuestionar la divisin entr e tiempo de trabajo y tiempo de educacin y reproduccin cultural. El control del uso del tiempo es una medida disciplinaria para internalizar pautas culturales hegemnicas en las que th e spread of literacy and its artifacts was implicated in a profound shift from a particular to an abstact sense of time (Vincent 106). La aceptacin pasiva de una nocin abstracta del tiempo impone una disciplina temporal que reproduce el poder. La propuesta de formar un ej rcito consciente de esa situacin es una provocacin a la autoridad, al sistema de disciplinamiento y al sistema cultural. El pasaje de las tareas comunitarias al m bito de lo privado reproduce una segmentacin temporal, una divisin del tiempo, en la cual educacin y aprendizaje se transforman en las herramientas disciplinarias. En el anlisis de la percepcin que tiene n Silvio y Erdosain del tiempo de trabajo, y de la nocin de intelectual que tiene el as trlogo, se observa la separacin entre trabajo y cultura, sobre todo, de una cultura letrada como la propuesta por el socialismo ilustrado. Esta separacin es beneficiosa para un cierto modo de ejercicio del poder, y cuando los sectores sociales vinculados a ste se ven am enazados, reafirman desde la hegemona cultural las categorizaciones que les permitirn luchar contra el agente amenazante. El peronismo encarn esa amenaza, y en las novelas de Arlt aqu estudiadas es posible observar que ya se hallan cuestionadas las categoras con la s que histricamente se lo ha caracterizado. La propuesta del astrlogo rompe con un sistema de representaciones culturales, polticas e ideolgicas que se articula y funciona en base a la separacin entre cultura y trabajo. A cambio, plantea la posibilidad de convivencia entre el trabajo y el saber y rompe con una nocin del uso del tiempo

PAGE 39

39 que vea la educacin del trab ajador como condicin de la integracin cvica, y no como producto de la integracin del mbito del trabajo a las otras esferas social es. En la perspectiva socialista contempornea a Arlt, el lugar de la cultu ra es el de la educaci n formal, las bibliotecas populares y las profesiones liberales ; es decir, la cultura es funda mentalmente una cultura letrada basada en el aprendizaje de la norma. Como se observar en la seccin tercera del captulo, el aparente irracionalismo del discurso del astrl ogo rompe la nocin de uso del tiempo que da lugar a la separacin entre cultur a y trabajo y propone una mirada cnica sobre esta versin de la cultura. Trabajar, siempre trabajar. A causa del proceso de industria lizacin que absorbi a ciertos oficios, hacia la dcada del trein ta en Buenos Aires se observa una mayor homogenizacin del mercado de trabajo. Esto permiti la distincin entre empleos en relacin de dependencia y cuentapropismo, y la diferenciacin entre actividades comerciales y profesionales19. El tiempo de la jornada laboral se distingue claramente del tiempo destinado a otra s actividades. La disponi bilidad de tiempo para la educacin formal y otras actividades cultur ales se convierte en un indicador del modo de insercin en la actividad econm ica, pero sobre todo de la integracin cvica y social. Hacia la dcada del treinta el trabajo co mienza a reemplazar las expectativas de la aventura social, que desde haca dos dcadas ya mostraba cada vez ms limitaciones. Sin embargo, no se trata de cualquier tipo de trabajo, sino de a quellas actividades laborales en las que los sectores medios y populares se han asenta do: los empleos en la administracin pblica, algunas profesiones liberales, el co mercio y el trabajo especializa do gracias a la previa posesin de un oficio. Estas formas de trabajo se asocia n al ascenso social, mientras que el trabajo asalariado industrial, especficamente aquel que no requiere demasiada calificacin --aunque el sistema de calificaciones laborales sea an bastante heterogneo-es vivido por los sectores

PAGE 40

40 medios como un descenso en la escala social. La versin del trabajo en las novelas de Arlt muestra los conflictos entre estas percepciones del trabajo. Su representacin desafa al mito de la clase media del ascenso a travs del trabajo, porque muestra que el trabajo asalariado es percibido como una limitacin en la adquisicin de los hbitos que conforman el imaginario del ascenso: la educacin formal, la lectura, la integr acin cvica, el entretenimiento y la actividad cultural. El recorrido laboral del Silvio y la fr ustracin laboral de Erdosain, incomodan al lector de clase media. Le muestran que en la base mate rial del discurso que pone en continuidad trabajo y ascenso social en tanto expres in del esfuerzo y el reconocimiento, existen contradicciones y exclusiones. La relacin entre mercado de tr abajo y calificaciones laborales, y profesionalizacin de la escritura --autoconciencia de la praxis literaria --, est determinada por las valoraciones sociales en conjunto20. La buena o mala escritura; lo culto y lo no culto, y la valoracin de lo manual frente a lo intelectual son, a su vez, producto de la correlacin en tre prcticas sociales por las que se instituye la valoracin del tiempo. La visi n del trabajo en las novelas de Arlt provoca al lector porque cuestiona la validez de estas categoras al mostrar su funcionamiento dentro del sistema cultural; un sistema en el cual el uso del tiempo libre y la adquisicin de hbitos son indicadores de posicin social. La falsa divisin entre lo manual y lo intelectual subyace de manera conflictiva en las valoraciones sociales21 de lo que se entiende como culto o inculto, y pone de manifiesto su vinculacin con ciertas actividades econmicas, es decir, con cierta disposicin y uso del tiempo. Leer y escribir ma l indican un compromiso dbil con la actividad escolar; pero adems, sealan una disponibilidad y uso del tiempo individual, familiar y social diferente al que se pretende inculcar a travs de las inst ituciones del imaginario social22.

PAGE 41

41 En las novelas analizadas el trabajo y el r obo subvierten la concepcin social del uso del tiempo sobre la que se instituye el imaginario soci al y el horizonte de expectativas del lector de clase media. Mediante el extraamiento, se logra en ellas que un elemento perteneciente al campo semntico compartido con el lector adqui era propiedades diferentes en el universo simblico. Se desnaturalizan las instituciones y los valores establecidos (Avellaneda 2), y se le abre la percepcin de algo que de otro modo [le sera] difcil o imposible de ver en sus vidas cotidianas (Avellaneda 63) La marginalidad urbana, que resulta del fracaso en la aventura del ascenso social, convive con los efectos progresistas de la modernizacin. En consecuencia, en el imaginario social de los individuos subsisten ambas situaciones. Por ejemplo, Silvio y Erdosain son conscientes que el trabajo asalariado significa la expropiacin de su tiempo. De este modo, el robo surge como el medio para subsanar la distancia entre su marginalidad y los hbitos del sector que lo s segrega. De la misma manera, el Rufin melanclico e Hiplita, viven del mundo marginal e intentan asimilarse a la sociedad que los margina. El resultado no es una representacin de la convivencia conflictiva entre quienes tienen y no tienen, ricos y pobres, cultos e incultos, trab ajadores y desocupados. Por el contrario, lo que se manifiesta en los personajes mencionados son lo s lmites de un imaginario en el que, hacia la dcada del diez, se concibi posible el trnsito de un extremo al otro de la escala social. La inversin de los ncleos semnticos y la desfamiliarizacin muestran el modo en que ocurre ese trnsito. Por ejemplo, Silvio comienza a ser consciente de la explotacin laboral a la que es sometido, y en consecuencia acumula humill acin y resentimiento. En su trayecto laboral el trabajo se presenta como un robo invertido23, y el robo como la forma de restituir una desigualdad de origen. Aqu opera una invers in en dos ncleos semnticos, trabajo y robo, respecto de lo que stos significan en el imagin ario social, y por lo tanto, en el horizonte de

PAGE 42

42 expectativas del lector24. Hacia el final del la novela, S ilvio es invitado por el rengo a participar en el robo a la casa de un ingeniero. En vez de ver en esto la oportunidad de descargar su resentimiento, decide delatar y traicionar al rengo. No ve su actitud como la manera de subsanar su falta de moral, sino como la forma de asumir que el trabajo es su nico medio de subsistir. Considera esto una canallada porque se traiciona a s mismo al abandonar los sueos de inventor, para lo cual necesit ara tiempo, y se resigna al trabajo en un fbrica. Silvio transita as desde la desesperacin por ascender socialment e hacia la frustracin a causa de la explotacin laboral. Muestra que este recorr ido es resultado de una sociab ilizacin compleja, llena de exclusin y frustraciones; es la aceptacin del pasaje de un lugar a otro en la escala social. A travs de la inversin semntica del robo y el trabajo se produce una desnaturalizacin que rompe los automatismos que forman el horizonte id eolgico de lectura al quebrar la idea de trabajo y ascenso social. El trabajo se presenta en las novelas como un tiempo vaco25, y por otro lado, el tiempo fuera de lo laboral, al estar determinado por la necesidad de trabajar, es un tiempo que no permite la adquisicin y aplicacin del saber. Es la condicin de trabajador es asalariados la que Silvio y Erdosain padecen, y, a pesar de sus intentos, no la pueden evitar si no es con su propia vida. Inestabilidad laboral, relaciones paternalistas que encubren situaciones de explotacin, heterogeneidad en la calificacin laboral, y difi cultad creciente para aprender un oficio u obtener una calificacin laboral, son los principales obstculos que encuentr a Silvio en su ingreso a la vida asalariada. La experiencia de Silvio le recuerda al lector lo traumtico que es el descenso social, mientras el encuentro de Erdosain con lo s Espila -una familia que en otro tiempo haba gozado de una posicin social cmoda, y se hallaba ahora en la miseria y el desempleo a causa de una serie de desastres econmicos -, lo pone frente al estigma que implica esa cada. El trabajo

PAGE 43

43 asalariado simboliza la cada de los sueos de la independencia y la autonoma laboral. Frente a la actividad por cuenta propia, que se asoc iaba a la independencia laboral efectiva, desembocar en el trabajo asalariado era de scender, perder terreno (Sbato y Romero 241)26. El robo se ofrece a la vez como va de escap e y de encauzamiento de la frustracin que provoca la conciencia de que el trabajo asalar iado sin una calificacin especfica es la nica manera de sobrevivir. El trabajo asalariado representa una situacin de inestabilidad y dependencia frente a la independencia y poder que genera un saber especfico que se puede vender de manera autnoma en el sistema produc tivo un saber especfico. El ascenso social a travs del comercio, el oficio o la aventura i ndividual es cada vez menos posible. El mercado de trabajo impone un sistema de calificaciones labor ales en el que se demanda un conocimiento cada vez ms especializado. La educacin ha sido, desde la propagacin de la educacin pblica, una va de acceso a las profesiones liberales. Sin embargo, a causa de la disponibilidad de tiempo necesaria para estudiar, han accedido a los estratos ms altos de la educacin quienes no han dependido del trabajo asalariado excl usivamente. El robo representa, entonces, la alternativa para reparar el tiempo perdido a causa de las desi gualdades de origen, cuando otras vas son obstruidas o cuando el vaco que pr ovoca la tensin entre trabajo y demanda social es intolerable. El acto delictivo permite a los pers onajes liberarse de la opresiones que sufren y a travs de esto adquirir una identidad. En el te xto, se iguala[n] prcticas ilcitas e inmorales con prcticas aceptadas como normales, con lo que stas quedan investidas de la condenacin tica y poltica que le corresponden a las primeras (Avellaneda 64). Mezcla de Rocambole y Baudelaire, antes de convertirse en un asalariado, Silvio acometa los robos pergeados por el Club de ladr ones como si se tratara de un trabajo. Robar

PAGE 44

44 requera organizar el tiempo eficazm ente de acuerdo a procedimientos modernos en el empleo de recursos. Es decir, el robo implicaba especiali zacin y organizacin del sa ber, para lo cual era necesario contar una biblioteca cientfica. El di nero obtenido de la venta del botn era un dinero cuyo valor especial consista en que les hablaba con expresivo le nguaje. El significado especial estaba dado por el hecho de que podan usarlo para otra cosa que no fuera la reproduccin de la fuerza de trabajo, puesto que no lo haban obtenid o a travs penas y sudor. Esta asociacin entre dinero y lenguaje incluye a este ltimo en el mbito de las me rcancas. De ello se desprende que uno de los ejes de la propuesta arltiana sea ver el valor de cambio existente en el lenguaje, es decir, ver cmo el lenguaje y lo s discursos se ajustan a medidas de equivalencia social en el proceso de generacin social de significados. De este modo, el robo es el medio para obtener todo aquello que en el sistema de equivalencias sociales tiene significado, es decir, posee un valor de intercambio. Contrariamente a esto, el dinero obtenido a travs del sudor es un dinero que slo permite reproducir la c onciencia de la inutilidad, del servilismo y del vaco. En efecto, lo que se entiende como una relacin de inte rcambio entre tiempo de trabajo y salario es en realidad una relacin desigual. Con la obtencin de dinero, el robo restituy e las desigualdades del mbito material concreto, y con la obtencin de libros, las generadas por la cultura dadora de prestigio. Su condicin de asalariados deja a Silvio y Erdosain fuera del crculo de las mercancas y hbitos que la clase media hab a logrado instituir. Mientras lo s trabajadores asalariados van tomando un perfil ms uniforme al homogeneizarse el mercado de trabajo, los sectores medios conformados a la luz del pequeo comercio y las profesiones liberales, comienzan a percibir la jornada laboral como aquello que permite disfruta r del tiempo libre y la capitalizacin cultural. En la sociedad del veinte hay un cambio de actitud respecto a la centralidad del trabajo en los

PAGE 45

45 sectores medios. Entre 1880 y la dcada y media previa al surgimiento del peronismo, se pueden distinguir dos grandes perodos, Uno, magmtico y conflictivo, que se extend i hasta 1910, y otro ms estable, de maduracin y gnesis, en las dcadas de 1920 y 1930Hasta 1910, predomina en los sectores populares porteos una fisonoma marcadamente heterognea: diversidad de orgenes, de tradiciones y de lenguas, prolongado por la afiliacin a distintas asociaciones de colectividad; diversidad de condi ciones laborales, en un mundo de pequeos establecimientos, de fuerte rotacin en el empleo, de escasa demanda especializada; diversidad de destinos, a medida que la aventura del ascenso separaba a los exitosos de los fracasados (Gutirrez y Romero 10) Esta situacin ya no es la misma hacia las dcadas del veinte y del treinta, segundo perodo en el que nuevas formas de sociabilidad surgieron de instituciones como los barrios, cafs, clubes de barrio, centros de actividades re creativas, bibliotecas populares. Estos espacios promovieron la convivencia de distintos agente s sociales --obreros, profesi onales, pequeos comerciantes, docentes--, en la cual eran visibles las marcas de ascenso social. El rol de los discursos puestos al alcance a travs de los medios de comunicaci n fue de singular importancia, sobre todo los de la cultura letrada, que circulaban a travs de un nmero llamativamente alto de publicaciones: peridicos, folletines, novelitas y una enorme variedad de libros baratosuna propuesta cultural sistemtica, cuyos agentes pertenecan a la pa rte ms moderada en la contestacin poltica e intelectual (Gutirrez y Romero 12). Result ado de la normalizacin del perfil de los sectores populares y medios, stos adquieren una identidad ms popular que trabajadora, centrada no ya en el trabajo sino en las ocho horas para los que queramos (Gutirrez y Romero 13). El resentimiento de Silvio y la frus tracin de Remo presenta n al lector una visin del trabajo asalariado que no se aj usta a esta percepcin del tiempo. Silvio y Erdosain perciben el trabajo como un tiempo muerto. El tiempo que le dedican a una tarea especfica --el cual si gnifica para sus patrones la elimin acin de los tiempos muertos en el trabajo--, es para ellos ex presin de vaco, y motivo de angustia27. Para Silvio la jornada

PAGE 46

46 de trabajo es tiempo que le qui ta al empleo de sus conocimie ntos. La invencin sirve para mostrar el lugar del saber y de la educacin en el medio social de Silvio Astier, y para exponer el sufrimiento y la angustia de Remo Erdosain frente a las normas sociales. La invencin de algo prctico, sencillo, es lo que permite evitarse el co stado penoso del ascenso social. Para esto no es necesario poseer un saber extraordinario, ser un sabio, sino que basta con leer textos de mecnica. En la lgica de Silvio, no sirve de mucho ser un sabio inventor, como el fsico Ricaldoni, que no puede inventar nada y termina siendo profesor (El juguete rabioso 53). Inventar algo sencillo requiere tiempo, y sobre todo tiempo de aburrimiento, es decir, un tiempo sin presiones y no determinado por la ne cesidad. El tiempo que queda despus del trabajo slo sirve para reponer las fuerzas para continuar al da siguiente. En tant o asalariados, Silvio y Remo son robados28 y sufren un doble vaco: el de la jornada laboral en tareas que no les reportan ningn saber, y el del tiempo fuera del tr abajo, en el que ni siqu iera pueden aburrirse. En el aburrimiento se acumula saber por otra va que no es la de la escuela, como la lectura de los textos de mecnica, de filosofa y de hist oria. Este tiempo propicia un saber que no es el proporcionado a travs de la educacin formal,y que de no tener las presiones de la necesidad, podra suplir la falta de un capital cultural. Para Erdosan, disponibilidad de tiempo y de dinero van de la mano. La invencin slo es posible cuando se tiene ambos; por eso, cuando echa a rodar sus pensamientos y ve a un millonario melanclico que ofrecier a dinero para sus inventos (50)29. El invento como la manera de salvarse es seal de que la integr acin social no siempre se lograba mediante el trabajo asalariado. La frustracin de Silvio y Remo se refleja en la aceptacin de sus destinos: Silvio se incorpora a la vida asalariada y Re mo sucumbe a la marginalidad del delito. No

PAGE 47

47 obstante, en ambos perviven las fantasas pr opagadas por el incipiente consumo, y las expectativas sociales generadas desde la militancia poltica y la educacin. Estas ltimas son propiciadas por el discurso del socialismo, que con su accionar refuerza la sociabilizacin impartida por la poltica educativa pblica. A pesar de los obstculos que deben enfrentar Silvio y Erdosain, uno a travs de la cadena de empleos, y el otro en las presiones de su esposa, este imaginario convive con el rechazo que siente n por la iniquidad del sistema. Por ejemplo, en Erdosain conviven la angus tia que le genera el sistema y las fantasas que ste le propone: gozoso en el ensueo, en pa rte hecho plstico por los espacios de tiempo e imgenes reconstruidas a expensas del gran se or invisible semejante a esos lectores de folletines policiales que apresurados para llegar al desenlace de la intr iga saltean los puntos muertos de la novela (50). El paso de Silvio por distintos empleos, desd e aprendiz de librero hasta corredor de telas, le demuestra que las vas de la aventura individual son cada vez ms escasas. La sociedad abierta es una vaga imagen que ya no tie ne nada que ver con su realidad30. Silvio acepta que ha llegado tarde a la aventura individual del ascenso. Lo s modos en que se utiliza el tiempo en ese imaginario --la lectura semanal, los clubes de barrio, el consumo--, queda obturado en la experiencia del trabajo asalariado. Po co a poco en El juguete rabioso van quedando atrs los sueos de invencin y la aventura individual pa ra entrar de lleno en la descripcin de las condiciones de trabajo. Lo singul ar va cediendo paso a la experiencia ms uniforme y automtica de lo colectivo. En Los siete locos el carcter de Remo se va degradando, y cada iniquidad que comete es una indagacin de las causas que lo han hecho aceptar su c ondicin de trabajador asalariado; las razones por las cuales acepta vender su tiempo, y las consecuencias que esto tiene en su vida. Como lo seala el narrador Pensa ba telegrficamente, suprimiendo preposiciones, lo

PAGE 48

48 cual es enervante. Conoci horas muertas en las que hubiera podido cometer un delito de cualquier naturaleza, sin que por ello tuviera la menor noc in de su responsabilidad. Lgicamente, un juez no hubiera entendido tal fenmeno. Pero l ya estaba vaco, era una cscara de hombre movida por el au tomatismo de la costumbre (24). En Los lanzallamas el discurso del astrlogo pone en contexto esta explotacin al reflexionar sobre la sociedad. Al igual que Silvio, quien ve en el dinero obtenido con el sudor nada ms que la confirmacin de su inutilidad, Erdosain ve en el cansancio que le deja el automatismo de la rutina una zona de angusti a, y se pregunta: Qu hago con mi vida? Decase entonces, queriendo quizs acl arar con esta pregunta los org enes de la ansiedad que le haca apetecer una existencia en la cual el maana no fuera la continuacin del hoy con su medida de tiempo (25). Atiborrado por la an gustia, para Erdosain el automatismo de la costumbre es la reproduccin en su vida privad a de los tiempos muertos de su trabajo. Los sueos de invencin quedan en el campo de la imaginacin, igual que los de Silvio, que quedan en el pasado de la infancia. As, la tensin entre la experiencia frustrante del trabajo y la insatisfaccin en el mbito extra laboral choca con el horizonte de expectativas generado por el imaginario del ascenso social. Mientras que Silv io poco a poco va dejando convivir en s mismo los sueos rocambolescos y la suma de frustr aciones laborales, Erdosain espera siempre algo distinto, extraordinario como en el desenvolvimiento de las pelculas norteamericanas, donde el pordiosero de ayer es el jefe de una sociedad secreta de hoy, y la dactilgrafa aventurera una multimillonaria de incgnito (25). En ambos pers onaje se manifiestan la contradiccin y el conflicto que subyacen a la percepcin real del tiempo y la cristalizacin de este en el imaginario internalizado a travs del sistema cu ltural. Para ellos, la venta de la fuerza de trabajo es la venta

PAGE 49

49 de su nica propiedad, el tiempo, y tal acto es la afirmacin de la p ropia inutilidad, la humillacin y el servilismo. Erdosain y Silvio perciben el tiempo de trabaj o en relacin con el modo en que perciben el tiempo libre, a travs de los discursos que de sde cultura dadora de prestigio proveen cohesin ideolgica. Se trata de una relacin en la que ti empo de trabajo y tiempo dedicado a la educacin y la cultura se oponen y anulan, en vez de comp lementarse. Esto se observa cuando Erdosain se niega a cumplir con la voluntad de Elsa de empuj arlo a la va del ascenso social. Al negarse a trabajar de dependiente en una ferretera, para lu ego establecer la propia, o al rechazar asistir a la universidad para recibirse de farmacutico, Erdosain rompe con las expectativas que forman el automatismo del mito social del progreso de la cl ase media. Para l no representan otra cosa que la voluntad de su esposa por admini strar el sentido de su vida a tr avs del manejo de su tiempo. El modo en que Silvio y Erdosain viven el tiempo de trabajo sirve para mostrar la oposicin entre la experiencia del trabajo como actividad que ennoblece --y a travs de la cual es posible ascender socialmente--, y del trabajo como una experiencia degradante. Al estar condicionado por la necesidad y por la voluntad de ascenso social el tiempo libre se transforma en un tiempo sin sentido. Las percepciones de Silvio y Erdosain quiebran el automatismo que une trabajo y movilidad social ascendente en el horizonte de expectativas del lector de clase media. La desarticulacin de este automatismo muestra la naturaleza social de la nocin de tiempo de trabajo y tiempo de entretenimiento; y la naturaleza ideolgica y poltica de la cultura, en tanto sistema que engendra jerarquas sociales. Silvio Astier y Remo Erdosain funden en sus historias de vida y en sus personalidades los deseos de autonoma econmica, poder y saber tcnico con frustraciones y castigo. En ellos aparecen las limitaciones de la movilidad social ascendente, y sus desenlaces son la respuesta a

PAGE 50

50 las preguntas hacia dnde condu ce la imposibilidad del ascenso social? La situacin de los personajes muestra cmo la desigualdad es funci onal a un modo de concebir la cultura. Por otro lado, esa manera de entender y ejercer los hbito s culturales imprime un carcter antagnico a la relacin entre trabajo y cultura, colocndolos en reas opuestas, desiguales e irreconciliables en el conjunto de las prcticas sociales. El uso del tiempo libre, los hbitos de consumo y la educacin adquieren un rol cada vez ms important e y separado del mbito de trabajo; y no todos, como Silvio, pueden acceder a l, o quieren hacerlo, como Remo. A travs de estos dos personajes se ha observa do que el trabajo no es lo que el imaginario del ascenso propone. La experiencia de Silvio y Remo es la del trabajo asalariado sin calificacin, mientras que la que se encuentra en el imaginario de los sectores medios no lo es. No se accede al uso del tiempo libre colmado de consumo y lecturas edificantes siendo un asalariado. Ni como proponen las iniciativas educativas socialis tas, los obreros pueden todos asistir a las lecturas dirigidas e ilustrarse, o ver esos espacios como propios. En la relacin trabajo-tiempo libre, el primero queda catalogado como el lugar de los brutos, y el segundo es ocupado por la visin cultural hegemnica, es decir, por la cultura letrada. La jornada laboral es para el trabajador una sucesin de tiempos muertos. Y el tiempo lib re, que ante la difusin de las polticas culturales y educativ as es el tiempo de capitalizaci n cultural y recr eacin, es para quien no puede acceder a l un tiempo de angustia. Llevado a cabo entre lo pblico y lo privado, los actos de entretenimiento y capitalizacin cultural quedan cada vez ms desligados del trabajo. La desnaturalizacin del escenario social es una c nica crtica del sistema en su totalidad. En la siguiente seccin se analizar cmo la oposici n relacional trabajo (tie mpo muerto) y cultura (tiempo de entretenimiento y capitalizacin cultural) se conectan en las novelas con elementos de

PAGE 51

51 los discursos socialistas, anarquistas, fascistas, permitiendo as observar los atributos que se le asign al peronismo en tanto categoras cu lturales ya presentes en la sociedad. Educadores, intelectuales y trabajadores. Se ha m encionado que en la dcada del treinta la incipiente, aunque lenta, industrializacin, confera un carcter ms homog neo al mercado de trabajo. Los trabajadores asalariados se distinguen, no sin lneas grises, de los sectores medios. Incluso, la divisin de aguas se marca claramente en la ubicacin geogrfi ca de estos ltimos. Ubicados en la periferia o reas suburbanas los barrios obr eros van acompaando a los complejos industriales que se van erigiendo. Mientras que en El juguete rabioso y Los siete locos el trabajo asalariado revela las contradicciones ideolgicas de las que surgen como textos, en Los lanzallamas estas contradicciones se arti culan con elementos de discursos co ntemporneos a Arlt, suscitando la generacin textual de lo real y no la simple imitacin de lo extrat extual. A travs del montaje de elementos del discurso socialista, anarquista y fa scista, aparece en la descripcin que hace el Astrlogo de las condiciones para llevar a cabo la cons piracin, la relacin antagnica entre trabajo y cultura que se observa en Silvio Astier y en Remo Erdosain. En el discurso de este personaje educacin, pol tica, cultura y trabajo se presentan dentro del dispositivo de poder y dominaci n social. El discurso del astr logo pondera el valor que tiene el saber frente a otros aspectos sociales como el trabajo; lo cual seala que el trabajo manual est separado de la educacin no por su naturaleza, sino porque ambos func ionan socialmente de modo distinto y contribuyen diferencialmente a la preservacin del poder. En la experiencia laboral de Erdosain, esto se manifiesta en la equivalencia entre tiempo productivo para los otros tiempo en el que produce mecnicamente-, y tiempo mu erto para l -tiempo en el que en realidad imagina, piensa sus inventos, etc. Esto pone de manifiesto el hecho de que la alienacin que siente un individuo por su condicin asalariada no es inherente a la tarea que realiza, sino a la

PAGE 52

52 valoracin de esa tarea frente a la valoracin del tiempo. En el discurso del Astrlogo el pasaje de la ignorancia, que resulta de la alienacin continua, a la revolucin no es resultado de la educacin del obrero. Ms que sacar a la masa de trab ajadores explotados de la incultura, se trata de sacarlos del olvido explotando las causas de su relegamiento: E l pueblo vive sumergido en la ms absoluta ignoranciaa nadie se le ocurre hacer el clculo de los millones de obreros, de mujeres y de nios que ao tras ao destruyen las fundiciones, los talleres, las minas, las profesiones antihiginicaslo criminal sera negarse ayudar a los militares a que opriman al pueblo y le despierten por cat lisis la conciencia revoluc ionaria.. (Los lanzallamas 368). Segn el astrlogo, las premisas democrticas del socialismo y del comunismo no hacen ms que facilitar desde el campo intelectual la sujecin de todos aquellos explotados por el capitalismo: nosotros nunca podremos llevar al pueblo el convencimiento y aceptacin del comunismo por procedimientos intelectuales. Un pueblo se hace comunista por hambre o por exceso de opresin (Los lanzallamas 365). La figura del intelectual rene en su disc urso y en su persona todo un conjunto de contradicciones y ambigedades. Las visiones socialista y comunista otorgaron un lugar central al rol del intelectual en la soci edad, en tanto agente activo en la reforma de la educacin pblica y la formacin de hbitos sociales, culturales y polticos de la poblacin. Su figura fue central en la constitucin del imaginario social del ascenso, el proceso de identificacin de clase, y la profundizacin de la escisin entre trabajo y cultura31. En las dcadas de diez, veinte y treinta, simultneamente a estos procesos, por los cuales el intelectual participaba en la difusin de hbitos culturales, se ejerca sobre los anarqui stas una poltica de persecucin y represin que tena entre sus objetivos poner fre no a los reclamos en materia de derecho laboral, y por ende a una integracin cvica ms amplia. As, la educacin y la cultura, enfticamente agenciadas por

PAGE 53

53 el socialismo, aparecen de modo antittico a ese otro mundo, el de l trabajo asalariado, en el que reinan el desorden y la violencia. El intelectual alejado del mundo materi al, porque su propia conformacin como intelectual as lo requiere, es un medio hombre, como el astrlogo, que se entiende como tal por estar castrado. A su vez, es alguien cuyo sabe r puede operar tanto para liberar del dolor como para condenar a l; todo depende del modo en que ese saber se articule con los cuerpos; es decir, con el dolor y el sufrimiento. Co mo bien lo percibe el mismo Erdosain, el discurso del astrlogo es revolucionario y reaccionario al mismo tiempo. El astrlogo es la afirmacin de la incapacidad de actuar del intelectual, cuyo rol soci al lo confina a una permanente especializacin de su saber y, por consiguiente, al alejamient o del dolor. Desde esa postura el intelectual reafirma la oposicin relacional entre trabajo y cultura porque su rol especfico se sostiene fundamentalmente en una disposicin del tiempo en la que lo manual queda del lado del trabajo, del tiempo muerto, y la produccin de saber en el espacio pblico y privado de la cultura. El astrlogo es el intelectual consci ente de s mismo, y por eso no puede entenderse socialmente como tal, porque eso lo conduce a renegar de su rol; por lo tanto, a permanecer en el terreno de lo oculto. Su poder puede tomar cuerpo en un momento o puede desvanecerse en otro; sus palabras pueden liberar a las masas y, al mi smo tiempo, encarcelarlas en el pensamiento totalitario. En el universo simblico desfamiliarizado la presencia de la valoracin que del intelectual tienen los socialis tas y la apreciacin que el astr logo tiene de stos, en tanto intelectual consciente de s mismo, presentan un marco cultural ampliado o probable, por el cual la visin socialista del trabajador se acerca id eolgicamente a visiones elitistas que designan a estos como elementos de la incultura o de lo no civilizado. Por eso, el concepto de montaje tomado del cine pareciera ser el ms adecuado para describir el funcionamiento del discurso del

PAGE 54

54 astrlogo en el texto. El montaje no opera sobre la materia en s, sino sobre la percepcin de la materia, y es resultado de una concepcin diferente del material con el que se trabaja; es decir, existe un punto de partida distinto en esa prctica que tiene que ver con una forma distinta de entenderla a ella y a su material.32. El montaje no consiste esen cialmente en detalles, sino en numerosas ideas generales sobre un objet o o fenmeno, ideas que, por la ley de pars pro toto surgen a partir de los detalles. Por eso, lo que tenemos en una combinacin de montaje no es meramente la suma de los elementos que lo forman, no un sumario esttico del todo, sino algo significativamente mayor. No ser la suma de, digamos, cinco detalles que forman un todo, sern cinco todos cada uno tomado desde un ngulo diferente de visin y con un aspecto diferente, todos interconectados. Ser, en forma dinmica, lo que, en forma esttica, intentaron ser, aunque sin conseguirlo (Eisenstein 237). La combinacin del discurso del astrlogo con hechos de la vida de Erdosain, ya sea tanto en la narracin de stos en tercera persona como en el discurso del propio Erdosain, y la presencia de los discursos de otros personajes co mo el abogado, Hiplita y el rufin melanclico, ofrece la visin de un todo. En este conjunto, rasgos ideolgicos y culturales de discursos polticos y sociales, que en el mundo extratextual se identificaron progresistas o de izquierda, se asocian a una visin elitista o to talitaria de la sociedad y de los trabajadores. Desde esta perspectiva es posible ver que las categoras culturales e ideolgi cas con las que se designaba lo inculto o irracional son las que ms tarde se apli caron al peronismo cuando ste apareci como amenaza a los sectores que compartan los valores de la cultura dadora de prestigio, fueran estos tanto la oligarqua como los repres entantes de la clase media o la izquierda. En Los lanzallamas esto es posible porque el mont aje moviliza aquellos elementos estticos, y una condicin esencial para componer una secuencia de montaje ser que contenga no slo todos los detalles

PAGE 55

55 sino detalles o elementos capaces, mediante su pars de evocar una percepcin mxima del toto ... (Eisenstein 238) Como resultado de esta operacin, la novela ofrece la posibilidad de realizar una lectura del movimien to social que aparecer quince a os despus. En la novela, el misticismo industrial presentado como un conjunt o de verdades para las masas trabajadoras generar en ellos o la sumisin o la necesidad de revelarse. En todo cas o, se tratar de que la transformacin en el sistema de calificacin la boral, junto con la e xpansin industrial, el consumo de la clase media y el distanciamient o entre educacin y trabajadores confluyan de manera tal que un discurso, no necesariamente revolucionario, congregue la fuerza y el resentimiento de los sectores ms postergados. Y, por lo tanto, de que un hecho pueda reunir ambiguamente caractersticas jacobinas y totalitarias. Ms all de incorporar elementos y regist ros verbales urbanos no presentes hasta ese momento en la literatura denomin ada realista, el montaje permite la relectura del texto arltiano en distintas claves ideolgicas pa ra intentar comprender la historia pasada y el presente. En este sentido, el rol de la educacin y del intelectual tal como apar ecen en las novelas ha sido pasado por alto a la hora de las rele cturas de Arlt hacia fines de la dcada del cincuenta. El derrocamiento del peronismo restituye el poder poltico al sector econmico tradicional, al tiempo que la armona pretende retornar a la he gemona cultural compartida por este sector y la clase media. Sin embargo, la politizacin de las masas deja algunos interrogantes frente a los cuales los intelectuales, tanto de la elite tradicional como de los sectores medios ms progresistas, intentan responder: qu fue el peronismo? cul fue su naturaleza? qu lo produjo? Distintas, y con diferent es alcances, fueron las respuest as elaboradas una vez que el peronismo se hall fuera del juego poltico. Entr e ellas, el grupo de in telectuales de Contorno es uno de los primeros que empieza a pensar el peronismo en relacin a la cultura y a los

PAGE 56

56 intelectuales. Llega as a la pregunta cmo reduc ir la distancia entre intelectuales y pueblo?, y aparecen, entonces, las relecturas de Arlt. El nfasis est puesto en la incorporacin de lo marginal en sus relatos: el nuevo escenario de la miseria urbana, la presencia de lo moderno en los mrgenes de la ciudad, el habla de la calle etc. Otras lecturas posteriores de Arlt han retomado estos elementos y han agregado otros, como la inversin de ncleos semnticos, el uso de la ciencia y la tecnologa en sus relatos, la desfamiliarizacin y las peculiaridades de su realismo33. Pero, no hay mucho hincapi, sobre todo en las lecturas inmediatamente posteriores al derrocamiento del peronismo, en el modo en qu e se representan en sus novelas el intelectual, la cultura y el trabajo, sobre todo en Los lanzallamas Aquello que se observa del texto es la falta seguimiento de los patrones de escritura impuestos por la cultura hegemnica; y, por eso, solo se ve en esta novela una mezcla de discursos, fragmentarismo y desconexin. Ratificado en la escena poltica y cultural como la expresin de todo lo que est fuera de la cultura, el conjunto de condiciones por las cuales fue pos ible el peronismo no es vislumbrado ni en el campo de lo real ni en el de un texto cuya ambigedad plante a problemas an presentes en la comprensin e interpretacin histrica del peronismo. Su ubicacin como fenmeno que est fuera de la cultura, producto de la ignorancia de las masas y de los discursos totalitarios, encuentra varios paralelos en el discurso del astrlogo. Personificacin del in telectual conciente de su alejamiento del dolor, las masas le obedecern porque crear en ellas, gracias a la sociedad secreta, la necesidad de sublevacin; se trata de crear su disponibilidad a travs de la opresin o del hambre. El astrlogo asume el rol de quien genera verdades relativas que dependen de que un conjunto de condiciones se cumplan. Por eso es un astrl ogo y no un intelectual, que nicamente produce discursos; y, por otro lado, se trata de revelar verdades ocul tas, que tienen que ver con las condiciones y el carcter de las determinaciones histricas, y no con la produccin de verdades

PAGE 57

57 absolutas ligadas al saber. Desde dentro del sistema cultural se le asign al peronismo una naturaleza inexplicable, y se lo re leg a estar fuera de la cultura. El texto arltiano muestra que el estar fuera de la cultura es una funcin que la misma cultura impone en tanto hegemona cultural. La relacin cult ura y trabajo, reproducida en el imag inario social de l trabajo, en la educacin y la cultura, es funcional al mantenimiento de esa hegemona. Tal como se ha sealado en la seccin precedente, hacia mediados de la dcada del veinte, pero sobre todo en la dcada del treinta, el ascenso social a travs de la independencia econmica, fuera sta a travs de la educacin o del oficio, comienza a presentar restricciones. La transformacin expansiva de la economa imp lic la transformacin del mercado de trabajo. La industrializacin fue acompaada de mayor dive rsificacin y dio lugar a la formacin de una gran masa asalariada industrial y a un cambio en la estructura de la calificacin laboral. La jornada laboral ya no era la misma, y tampoco lo era la percepcin que se tena de las otras actividades sociales ligadas al trabajo, como el tiempo libre. A medida que el mercado laboral se transformaba, y los hbitos de los sectores medios se asimilaban a los de la cultura del sector dominante --gracias a la difusin de la educacin, la accin conc ientizadora del socialismo, la expansin de las bibliotecas populares y los clubes la expansin de la l ectura y el ascenso del radicalismo--, la educacin dej de ser percibida como un fin en s mismo, para pasar a ser un medio. El socialismo argentino vea en la educacin un elemento de valoracin de los sujetos. En tanto forma de asimilacin e integracin a los valo res de la sociedad ci vil, aparece entonces como elemento esencial de todo lo que es civ ilizado. Es al mismo tiempo herramienta de ascenso, de avaloramiento del individuo, y medio de acceso y asimilacin dentro de un sistema cultural hegemnico que instituye, jerrquicamente los valores de reconocimiento social. Lo

PAGE 58

58 culto, lo educado y lo civilizado quedan as asoc iados por un conjunto de prcticas: el trabajo independiente; el pasaje de tr abajo asalariado a pequeo comercia nte; el acceso a una profesin liberal y la jerarqua y el lugar de saber dentro del sistema de calificaciones laborales, que estn vinculados a una experiencia de la cultura en la que la educac in es central y garantiza la integracin a la sociedad civil. Esto favorece la disposicin de tiempo libre, que valorado de modo diferente a la jornada labo ral, permite la reproduccin de las condiciones de asimilacin. Hacia las dcadas del veinte y de l treinta hay un cambio en la pe rcepcin del tiempo de trabajo; el trabajo no tiene el mismo pape l central que tuvo principios de siglo en la vida del individuo y en la de la comunidad. Se c onvierte en las ocho horas que sirven para llevar a cabo un conjunto de actividades polticas y culturales, como la lectura, el consumo, el entretenimiento y la recreacin. El lugar social del trabajo ha cambiado, y por consi guiente su valoracin, as como el peso social de las otras actividades asocia das al mundo del trabajo. El pasaje a la vida asalariada impone jornadas, usos del tiempo disponi ble, as como lugares dentro de una jerarqua de saber y poder; y sueldos con una capacidad lim itada, acorde al lugar dentro de esa jerarqua. Sin embargo, tambin provee de una nocin distinta de la estabilidad laboral y de las proyecciones a futuro en base a esa estabilidad. Se van formando distintas necesidades y apetitos de consumo ms lentamente que durante la aventura del ascenso social. En este sentido, educacin y cultura quedan separadas de la experiencia del trabajo. La expansin industrial propicia la formacin de lo s sectores asalariados, que comienzan a adquirir caractersticas propias y diferentes a las de la cultura hegem nica. Pero estos, son percibidos como una amenaza a la identidad de los sectores medios. Por eso, el trmino cultura, vinculado al de ciudadana, al de integracin en la sociedad civil, y al de educacin formal, merece ser tratado como un concepto no separado de los de terminantes ideolgicos y polticos que le son

PAGE 59

59 inherentes34. La ambigedad del discurso del astrl ogo, al presentar el condicionamiento histrico del intelectual, abre en el texto una serie de probabilida des culturales en las que queda expuesta la naturaleza ideolgica y poltica de la cultura. Contrariamente a lo propuesto por Jos Amcola en Astrologa y fascismo en la obra de Roberto Arlt (1984), el texto arltiano no funciona como un espejo de la realidad poltica de las dcadas del veinte y del treinta. La correspondencia entre la caracterizacin de algunos personaje s de la ficcin y personalidades polticas especficas no es ni tan simple ni directa. La caracte rizacin que Amcola hace de los personajes arltianos responde a una interpretacin de la historia y del rol de la izquierda y del radicalismo. Para Amcola Arlt protest literalmente contra esta Arge ntina oficial (la del Yrigoyenismo), plena de euforia de visitas internacionales y ac ontecimientos diplomticos y culturales pomposamente festejados, callando estos fenmenos de la superficie y viendo detrs de la apariencia una realidad subrepticia y amenazador a. En el ciclo es, entonces, la visin del radicalismo la que aparece implcitamente cuestionada y sobre la que la accin conspirativa se construye (65) Los conflictos ideolgicos que subyacen a la formacin del imaginario social en torno a la educacin; la relacin del intelectual con la r ealidad; la determinacin de lo verdadero; la percepcin del trabajo industrial y de su importa ncia en una sociedad cuyos engranajes de ascenso social comienzan a mostrarse insuficientes frente a la institucin de un imaginario social y cultural de clase que asimila los valores del sistema cultural hegemnico, no aparecen en la superficie del texto como resultado de la volun tad del autor ni de la relacin directa entre referentes. La valoracin positiva del abogado en ta nto representante del ideario de izquierda es resultado del modo en que Amcola une una cier ta interpretacin de lo s intelectuales y del ideario de la izquierda argentin a con algunos elementos descripti vos de los personajes y de la trama. Por eso, adems de corresponderse con alguna personalidad histrica (Hiplita o la coja con Hiplito Yrigoyen, por ejem plo), todos los miembros de la sociedad secreta son

PAGE 60

60 caracterizados por Amcola como fascistas, sin ve r los elementos ambiguos de stos y su rol en la ficcin, que es permitir que el texto se convierta en una mquina de producir significaciones; es decir, de lo real en tanto esas signifi caciones constituyen probabilidades culturales. Segn Amcola, el abogado es el nico que, en tant o representante de la izquierda, se opone al autoritarismo fascista de la sociedad secreta, porque (es) un personaje en el que se puede confiar () cuestiona verdader amente el poder confundidor de espritus () acta en este episodio activamente contra la mentira (84). Pr ototipo del intelectual de izquierda, el abogado se confunde cuando escucha al astrlogo. Sin embar go, son la falta de sinceridad y la voluntad de confusin caractersticas suficientes para ca racterizar una actitud como fascista? No portar armas, abrazar a los nios y exponer una oratoria cuestionadora, son elementos suficientes para indicar sinceridad y oposicin al autoritarismo? Esta limitada caracterizacin es producto de la bsqueda de correspondencia entre referentes textuales y voluntad de hacer decir al texto un determinado mensaje: la crtica es hacia el radica lismo, el imaginario socialista est al margen y a salvo de la misma construccin de la realidad poltica y cultural de ese momento y, por lo tanto, no interviene activamente en la form acin de las condicione s que coadyuvaron al surgimiento de un fenmeno poltico de ma sas opuesto a la cultura hegemnica. Lo que Amcola ve como pura actitud engaosa en un personaje como el astrlogo, desde la perspectiva del montaje de discursos, apare ce como voluntad cnica. No se trata de que un personaje muestre su carcter o un ideario exterior al texto, como atribuye Amcola al discurso y lugar ocupado en la trama por el abogado, sino que el texto mismo ponga de manifiesto las contradicciones ideolgicas de las cuales surge, y a travs de las cuales se regenera en cada lectura. A travs del montaje la desfamiliarizacin va ms all de la inversin de valores comprendidos dentro del horizonte de expecta tivas. El discurso del astrlogo insta a lo

PAGE 61

61 desconocido y las situaciones que se salen del terreno de lo culturalmente aceptable en el imaginario social de ese momento la visin del abogado, por ejemplo, se instalan en el de lo culturalmente probable en el conjunto de las condiciones mencionadas por l. Es decir, el cinismo del discurso del as trlogo es producto de una co mbinacin de elementos cuya ambigedad le permite plantear al escenarios cu lturalmente probables. En la superficie del texto lo ambiguo, lo percibido tanto revoluciona rio como reaccionario, proviene del hecho que en la ficcin sus actitudes provocan escenarios culturalmente posibles, consecuencia de la combinacin de distintos elementos del imaginar io social del momento. Por ejemplo, cuando el astrlogo describe a los hombres y plantea que viven de dos maneras: unos falseando el conocimiento de la verdad y otros aplastando la ve rdad. El grupo de los que aplastan la verdad lo forman los comerciantes, industriales, militares y polticos. Qu es la verdad?, me dir Usted (Los Lanzallamas 318). La diferencia entre aplastar la verdad y falsearla no es muy significativa si se tiene en cuenta que, mientr as que en el grupo de los segundos se hace referencia a las instituciones que imponen cierta fo rma de percibir la realidad a travs de la valoracin del intercambio, en el primer grupo, en el que se encuentran los intelectuales, se fijan los mecanismos para la reproduccin de esas percepci ones. No se trata de falsear la verdad en el sentido estricto de la palabra, si no de dirigir la mirada hacia otro lado; de enfatizar y colocar el inters, y por lo tanto, de avalorar, otros aspect os. El astrlogo concluye La verdad es el hombre. El hombre con su cuerpo. Los intele ctuales, despreciando el cuerpo han dicho: busquemos la verdad, y verdad la llaman a esp ecular sobre abstracciones (Los Lanzallamas 318). El, en tanto hombre castrado que no puede se ntir, se recluye en las palabras y ante la debacle de Erdosain decide huir. Su desaparici n echa por tierra los planes de la sociedad

PAGE 62

62 secreta, que queda as como prueba de la capacidad del artilugio intelectual. Finalmente su huida confirma su condicin de intelectual. La relacin entre el trabajo, su carcter m s mecnico, repetitivo y manual, y la cultura, en tanto sistema de valores y jera rquas sociales basado en la edu cacin, se revela as en el texto como resultado de una construccin y reproduccin especfica de formas de percibir la realidad. En este sentido, la ambigedad del astrlogo, su permanente desplazamiento entre actitudes autoritarias y revolucionarias, indica la naturaleza ideolgica y poltica del carcter antagnico de la relacin entre trabaj o y cultura. Segn el pensamiento gramsciano, el rol de los intelectuales es el de contribu ir a la reproduccin de los va lores hegemnicos. Sin embargo, como seala Althusser, el lugar que ocupan en lo s aparatos ideolgicos gu arda una distancia que respecto de sus soportes materiales, que les pe rmite el establecimiento de un espacio crtico autnomo. El siguiente planteo del astrlogo recorre las dos definiciones ante riores y establece el punto en el que trabajo, cultura e intelectuales se encuentran esci ndidos, al formularse l mismo como artfice de una conspiracin: De los socialistas no hablemos. Muchos de ellos son pequeos propietarios. Fueron socialistas cuando vinieron casi desnudos de Europa al pas () Son pequeos propietarios, tienen hijos en la unive rsidad () No se llega al comunismo por la va intelectual (Los Lanzallamas 365). Cmo se establece qu es culto y que no es culto si no es a partir de la misma conformacin de la aut onoma relativa como espacio de lo intelectual? Aquello que pertenece al mbito del trabajo, qued a fuera del mbito de la autonoma relativa en dos aspectos: por estar sujeto a las dema ndas del mundo material y por estar ligado a la jerarquizacin que se hace de la sociedad dentro de un sistema cultu ral. Esta perspectiva, de la cual es refractaria la mirada crtica de Amcol a, coloca en un lugar de simetra los elementos reaccionarios del discurso del astrlogo con aque llos que indican falta de cultura. Ejemplo de

PAGE 63

63 esto sera el abogado, para quien el fascismo es inaceptable, e imposible, dentro del mbito de la cultura, obturando el posible deslizamiento entr e lo culto y lo fascista que insina el astrlogo. Hasta la fecha, algunas lecturas que se hacen del peronismo35 repiten esta escisin en la que el mbito de la cultura exorciza toda sospecha de elab orar y reproducir elementos o comportamientos fascistas. Las relecturas inmedi atamente postperonistas de Arlt no detectan la ambigedad del discurso del astrlogo ni su funci n dentro de la trama de las tres novelas aqu analizadas. Sin embargo, el disc urso literario aqu entra en dilogo no slo con los discursos polticos y culturales del medio social del cual emerge, sino que entabl a un dilogo a posteriori con la historia poltica y cu ltural. A travs de las relecturas es posible observar en la superficie del texto una realidad que plantea separaciones que, en el campo de la historia poltica y cultural, nutren an hoy otras relecturas de la historia. El peronismo, anal izado tanto en sus componentes totalitarios como hasta en sus innegables contribuci ones en el mbito del planteo de la justicia y la lucha social, contina asociado a los elementos ms oscuros e inexplicables del comportamiento social. Colocado en el lugar de lo irracional, de lo inculto, antiintelectual e inexplicable, arrastra consigo un mundo relacionado al trabajo diso ciado de la nocin de cultura, y de una nocin de sta vinculada a una experien cia especfica de comunidad y resistencia. El carcter ambiguo del astrlogo pe rmite recuperar un hilo de la historia que arranca con las lecturas crticas del peronismo inmediatamente despus de su derrocamiento en tanto stas forman parte de un reacomodamiento de poder. Poca distancia separa al astrlogo de ser un fascista o un revolucionario. En el texto se revela que esa dist ancia est determinada por la naturaleza ideolgica y poltica de la cultura; es decir, por el modo en que sta se expresa a travs de un sistema de jerarquas sociales. El uso del tiempo, la determinacin de la jornada laboral, el lugar de los intelectuales y la importancia de la educacin, forman parte del conjunto

PAGE 64

64 de prcticas por las cuales la determinacin misma de lo que es la cultura permite las jerarquizaciones sociales del sect or que detenta la hegemona cultu ral. Por eso las siguientes palabras del astrlogo, lejos de plantear un movimiento contrario a lo intelectual, propicia la relectura de todo aquello que se ha calificado de culto o inculto: Se ejecuta automticamente a todos los polticos. El poder al proletar iadocien hombres preparados como yo quiero, conscientes del poder que tienen entre sus manos. Es decir, ya no son cien hombres, son cien tcnicos trabajando casi impunemente. Lo que impide la accin prctica es la falta de impunidad (Los Lanzallamas 374) Conclusiones En este captulo se ha intentado dem ostrar que la narrativa arltiana no slo quiebra el horizonte de expectativas de la dcada del treinta, sino que formula un escenario de probabilidades culturales que se adelanta a las contradicciones que desata el peronismo una dcada y media despus. El anlisis del uso de la inversin de ncleos semnticos y la desfamiliarizacin, y el montaje discursivo ha mo strado que tanto su ca lificacin de escritura desprolija o descuidada como la visin en ella de una escritura inclusiva de los mrgenes, deja de lado el hecho de que se trata de una escritura impune para los par metros de lo que se entiende como saber escribir profesionalmente. Los textos de Arlt ven la luz en el momento en que el hbito de la lectura empieza a ajustarse a patrones hegemnicos. Sus caracter sticas van dibujando un cuerpo ms definido al mismo tiempo en que los niveles de escritura y lectura se van ajustando a un parmetro de lo bueno o aceptable. Sin embargo, se ha visto en el anlisis de la sign ificacin del tiempo, el trabajo y el robo en Silvio Astier y Erdosain, y en las caractersticas del discurso del astrlogo, que este proceso por el cual lectura y escrit ura se ajustan es cont radictorio, desigual y conflictivo. La transformacin en el mercado de trabajo que implica el pasaje de la aventura

PAGE 65

65 individual del ascenso a la experi encia del trabajo asalariado, la jornada laboral, y el sistema de calificaciones laborales, es contemporneo al momento en que la escritura comienza a ser conciente de s misma, a poder dar cuenta de s ; es decir, la transformacin en la forma de experimentar socialmente el trabajo contribuye de un modo especfico al conjunto de contradicciones ideolgicas y pol ticas que subyacen el proceso de profesionalizacin de la escritura. Al quebrar el conjunto de presunciones que se asumen como dadas en el imaginario social, y al presentar el carcter ambiguo que exis te en el vnculo entre concepciones ideolgicas a la hora de operar socialmente lo reaccionario puede tornarse revolucionario y viceversa-, en los textos de Arlt se evidencia la correlacin en tre escrituras y modos de leer. Dejando de lado todo posible tono esencialista que a esta correlacin puede asignrsel e, lo que surge de la lectura de estas novelas es la naturale za ideolgica y poltica del conjunto de costumbres, valoraciones y jerarquizaciones de un sistema cu ltural y de la cultura en s misma. Desde la perspectiva analstica propuesta en este captulo, esta corre lacin entre escritura y lectura no se caracteriza ni por la denuncia ni por la incorporacin de los mrgenes a la literatura, como gran parte de la crtica ha observado sobre la obra de Arlt. Lo caracterstico de los textos de Arlt es que tal incorporacin slo se justifica en tanto permiten ma nifestar la naturaleza poltica e ideolgica de la cultura. En este sentido, los elementos marg inales que aparecen en su narrativa muestran el modo en que la cultura opera en la conformacin de las identid ades de clase, polticas e ideolgicas, adjudicando un lugar dentro o fuera de la cultura. De este modo, Silvio y Erdosain son la manifestacin de la lucha por lograr la asimilacin social una vez que los patrones de integracin, definidos por y para la clase media con vistas al sistema cultural hegemnico, comienzan a mostrar restriccione s de distinto tipo. El discur so ambiguo del astrlogo, por otro

PAGE 66

66 lado, demuestra que la construccin de identida des no responde a esencialismos, sino que es resultado de una operativa o inteligencia cultural. Los textos de Arlt representan lo que Andrs Avellaneda seala como los momentos en los que la relacin entre historia poltica y literatura se hace inteligible, al organizar y dar unidad a un relato social que se ra confuso de otra manera. Form a y contenido se relacionan de tal manera que el procedimiento engendra el contenido, las ideas y la realidad para darle unidad a un relato que de otra manera sera un confuso agregado de episodios y ancdotas diferentes. En la narrativa ar gentina del siglo veinte hay por lo menos cuatro momentos en que historia, poltica y liter atura se relacionan de esa manera: la dcada infame del treinta; el peronismo del cuarenta y cincuenta; el ciclo de dictaduras militares y redemocratizacin entre los setenta y ochenta; y el ajuste neoliberal de los noventa (Avellaneda 62). El relato arltiano permite comprender el modo en que se lee literatura una vez que el peronismo fue derrocado, y la crtica literaria, cultural y pol tica, con fronteras no tan ntidas como en el presente, se reacomoda en un espacio recuperado y evala al peronismo. En este sentido, la segunda parte del captulo ha indagado el m odo en que en la ficcin se organiza una comprensin (regeneradora) del modo en que se c onstituye y funciona el campo intelectual. La ambigedad, y a veces confusin, que genera el di scurso del astrlogo, lejos de plantearse como un discurso signado nicamente por su tono fascista, se propone aqu como el ojo cnico que, al incorporar lo que no est presente en otros discursos, como masas de obreros e industrialismo, vislumbra un conjunto de probabilidades culturales y sus posibles efectos. El anlisis propuesto permiti ir ms all de dicotomas como bueno o malo. El estudio de las inversiones de ncleos semnticos como el tiempo de trabajo y el robo, y el montaje que conduce al discurso ambiguo, revel que los modos en que se concibe el uso social del tiempo respecto del trabajo est en el origen de la definicin y alcance de la cultura. La posesin de un

PAGE 67

67 hbito implica la capitalizacin de un tiempo invertido, y la evidencia de que esa capitalizacin no ha sido posible significa poner en la superficie el conflicto que subya ce en las relaciones de intercambio. Sin embargo, si la posesin de hb itos se naturaliza a travs de una nocin del tiempo, de su disponibilidad y de sus modos de uso, que armonice con la jerarqua social, las desigualdades de origen quedan zanjadas cultur almente con escisiones del tipo culto-no culto, manual-intelectual, trabajo-cultura, bueno-malo, a lto-bajo, etc. El ascenso social frustrado de Silvio, la angustia de Erdosai n, y el cinismo del astrlogo, c onducen a un replanteo de la significacin social del tiempo. Los textos de Arlt contribuyen a una visin m s amplia de la escritura como profesin. Las divisiones entre lo culto y lo no culto como cristalizacin de la sepa racin entre lo manual y lo intelectual, entre modos de disponer y utilizar el tiempo, est en el origen del proceso histrico de profesionalizacin de la escrit ura. En este sentido, la narra tiva arltiana es un ejemplo de autoconciencia amplia de las condiciones de escritu ra. Lo que se desprende de la relectura de los textos arltianos es que su narra tiva libera la naturaleza poltica e ideolgica de todo sistema cultural, de lo que generalmente se denomina cult ura, y de la literatura en particular. Reledos a la luz del primer postperonismo, e incluso en pocas no tan lejanas del presente, esta caracterstica de los textos ha sido obviada, producto de la ne cesidad de conjurar todo lo asociado con el peronismo como lo inexplicable, lo irracional, el lado opuesto de la cultura. En este captulo se ha intentado es tablecer un vnculo entre lo que los textos arltianos revelan, la oposicin cultura-trabajo culto-no culto, intelectual-manual, y la profesionalizacin de la escritura en tanto lugar de e nunciacin desde el cual operan, ideolgica y polticamente, las categoras y jerarquizaciones elaboradas dentro del sistema cultural, las cuales instituyen las escisiones antes planteadas. Esta relacin permiti observar en Los siete locos y en Los

PAGE 68

68 lanzallamas una preanunciacin del peronismo, en tanto en ellas ste aparece como una probabilidad cultural. El sistema de valoracin social por el cual se asignan los lugares de lo culto y lo no culto que interpre t y conjur al peronismo, se encuentra anunciado y cuestionado en ambos textos. La capacidad que stos tien en de producir lo real, no de limitarse a reproducirlo, permite repensar la relacin entre literatura y peronismo a partir de una comprensin genealgica de la relacin entre l iteratura, cultura y trabajo. En el siguiente captulo se analizar el efecto que el peronismo tuvo en esta relacin en tanto a ste le ha sido asignado el lugar de la no cultu ra, lo irracional y lo inexplicab le, categorizaciones con las cuales se relee y estudia el pero nismo an en el presente.

PAGE 69

69 Notas 1 La polmica Florida/Boedo tiene lugar a mediados de la dcada del veinte, y ocupa gran parte de las publicaciones literarias de la poca. En el primer grupo se hallaban los escritores vinculados a la revista Martn Fierro defensores del ultrasmo, generadores de un criollismo cuyas bases fueron los suburbios porteos, y despreocupados de la cuestin social. En el segundo, se encontraban los defensores de la representacin mimtica de la realidad, de los proletarios, y del rol superior del intelectual como gua del cambio social. Sin embargo, como la crtica literaria ha demostrado, la divisin no era tal, y la confrontacin fue ms un lugar de paso y una disyuntiva pedaggica que una separacin real. Un anlisis de esta polmica, que recoge las variadas interpretaciones de la crtica literaria argentina sobre el tema, se encuentra en el artculo de Adriana Astu tti Elas Castelnuovo o las intenciones didcticas en la narrativa de Boedo (2002), en Gramuglio, Mara Teresa. Historia crtica de la literatura argentina. El imperio realista Buenos Aires: Emec Editores, 2002. 417-445. En Clase media y lectura: La construccin de los sentidos (2000), Andrs Avellaneda seala que algunas lecturas que se hicieron de Arlt hacia la dcada del sesenta replantean el entendimiento de esa fi ccin que haba quedado semisepultada en el ridculo equvoco de las faltas de ortografa y de sintaxis, abrumada por el peso de historias que eran un alimento demasiado fuerte o demasiado nuevo para estmagos delicados (643). El tono de la crtica de Castelnuovo pone en evidencia, no slo esa actitud inicial hacia la obra de Arlt, sino, tambin, la persistencia de una forma de entender la cultura en s, y la escritura en particular, como patrim onio de ciertos estratos sociales. 2 El trmino cultura, como ha sido definido histricamente por las ciencias sociales, resulta de la combinacin de elementos de un imaginar io de similitud y pertenencia, y la internalizacin de creencias y deberes (Balibar 2002). La cultura, en tanto comunidad con sentido de pertenencia, y sistema de roles jerrquicos, se presenta como a hegemony within ideology itself (Balibar 69). 3 Un lector que, adems de reproducir en su pacto de lectura el mito del ascenso social, tanto a travs de la aventura individual, como del trabajo en la burocracia estatal o el pequeo comercio, conoce la amenaza que significa el descenso, la cada, el pasaje al mundo asalariado. Como se ala Avellaneda en Clase media y lectura, se trataba de la frustracin y la inanidad del argentino urbano de clase media en la dcada del treintala misma levaduraque engendr otros libros de la poca, trenzados en el horizonte cultural y social de los relatos arltianos, como El hombre que est solo y espera (1931), de Scalabrini Ortiz, o la Radiografa de la pampa de Martnez Estrada. Los personajes de Arlt son en este sentido portadores de grandes mitos que subliman los fantasmas de ese argentino de las capas medias, como el mito de la fuga desde la ciudad rumbo al campo puro (644). 4 La relacin entre texto y lector se ha estudiado desde varias perspectivas. Desde la fenomenologa (Iser), el estructuralismo (Barthes), y la semitica (Eco), se plante an conceptos y esquemas para capturar la relacin que se establece entre texto y lector, tanto dentro del texto como fuera de l. Partiendo del us o que Jakobson hace de los terminos langue y parole Jauss entiende que la recepcin de un texto, es decir, la comprensin de su "significado", presupone un contexto de experiencia. Tambin indica que cuestiones relativas a la subjetividad del lector y a los gustos de distintos tipos de lectores slo son significativas una vez que se ha establecido qu tipo de "horizonte intersubjetivo" el texto influencia. El "horizonte de expectativas del lector" est "...formed by a convention of genre, style, or form..." (24), y puede ser modificado por varios factores, como normas o aspect os inmanentes a un gnero, por el conocimiento de series literarias que el lector pueda tener, y por la relacin que se establezca entre ficcin y realidad a travs de la semntica y la pragmtica del lenguaje. Wolfang Iser propone un tipo de anlisis basado en la idea de que la "significacin" del texto no se encuentra en el texto mismo, sino que es resultado de la interaccin de ste con el lector. Para el crtico "...meani ng is no longer an object to be defined, but is an effect to be experienced" (10). Esta perspectiva del texto y su significado retoma la propuesta anterior al definir "lector implcito" y el "rol del lector", y presenta al texto como una serie de preposiciones que guan al lector en su lectura, le proponen y permiten ciertos desvos, y le asignan al acto de lectura un grado de indeterminacin factible de ser completado, como acto de significacin, en una lectura posterior. Partiendo de la estructura de la ficc in, Iser repasa tres conceptos diferentes de lector para finalmente establecer que ...The concept of the implied read er is therefore a textual structure anticipating the presence of a recipient without necessarily defining him: this concept prestructures the role to be assumed by each recipient...Thus the concept of the implied reader designates a network of response-inviting strudtures, which impel the reader to grasp de text.. the real reader is always offered a particular role to play, and it is this role that constitues the concept of the implied reader... (35). El rol del lector como estructura textual y como acto estructurado convergen en un lugar comn, el significado. Partiendo de la funcin referencial del lenguaje

PAGE 70

70 literario "...The iconic signs of literature constitute an orga nization of signifiers which do not serve to designate a signified object, but instead designate instructions for the production of signified..." (65). La situacin de indeterminacin de un texto, pone una vez ms en juego el tema de la representacin de la realidad y la relacin entre lector y texto, que puede ser planteada como "...the reader is compelled to transform a denotation into a connotation... the literary text has no concrete situa tion to refer to. Indeed, it is the very lack of an existing situation that brings about two ranges of indeterminacy: (1) between text and reader, (2) between text and reality..." (Iser 66). En "Lector in fabula" Umberto Eco presenta un ejercicio de lectura de un texto de 1890 "Un drame bien parisien" a travs del cual queda claro que "...every text is made of two components: the information provided by the author and that added by the Model Reader, the latter being determined by the former -with various rates of freedom and necessity..." (206). Esta idea de texto relaciona la nocin de indeterminacin con la de "Model Reader", "...a model for a possible reader..." (Eco 7), e ideologema (Bajtn ) y "referencial frame" (Jauss ), puesto que Eco entiende que el lector posee una "enciclopedia" de conocimientos para abordar una lectura en particular, as como para lograr un cierto entrenamiento a travs de otras lecturas. 5 Esta nocin de montaje tiene un carcter dinmico porque no es una sumatoria de elementos discursivos extratextuales, con el objeto de proporcionar la idea de un todo. 6 Respecto del parentesco entre la mquina y la maquinacin en la narrativa arltiana, Alan Pauls seala que Los actos que la conspiracin arltiana programa constituyen a la sociedad entera como un cuerpo sobre el cual ejercer una fuerza; de ah que no aspiren a reprodu cir lo real, sino a producirlo. La colo nia rural, la cadena de prostbulos, la infiltracin en las fuerzas armadas, las industrias: qu son sino lneas de intervencin experimental destinadas a inscribirse en el cuerpo de la tierra, en el cuerpo monetarizado de la prostitucin, en el cuerpo de las armas y en el de la produccin? (318). 7 La nocin de probabilidad cultural surge de la combinacin de dos de los rasgos que Gerard Genette identifica como indicadores de la literariedad del texto. En Palimpsestos. La literatura en segundo grado (1962), Genette presenta un conjunto de categoras generales o trascendentes del texto: los tipos de discurso, los modos de enunciacin, y los gneros literarios, que confieren singularidad al texto literario. En la literariedad de un texto incluye la relacin que, manifiesta o secretamente, los textos mantienen entre s, la cual denomina transtextualidad, y de la cual seala cinco variantes. Una de ellas es la paratextualidad, que es la que aqu se utiliza para comprender la idea de probabilidad cultural. La paratextualidad es una relacin generalmente menos explcita y ms distante, que se establece por medio de seales accesorias que provocan un entorno variable al texto. La paratextualidad, que puede aparecer en forma de ttulos, advertencias, comentarios, notas, y tambin como referencias dentro del texto con carcter oficioso, constituye una dimensin pragmtica del texto. El paratexto acta sobre el lector establecien do, cuestionando, desafiando o quebrando un determinado pacto de lectura. Para especificar ms la nocin de probabilidad cultural y su funcionamiento dentro de los textos de Arlt analizados aqu, es necesario recurrir a lo que el mismo Genette entiende como probabilidad cultural en Ficcin y diccin (1991). Analiza los discursos narrativos como actos de habl a, es decir, ve a los enunciados de ficcin narrativa como actos autnticos (provistos de sus caracteres locutivos, de su punto y fuerza ilocutivos y de sus posibles efectos perlocutivos, deseados o no). De este modo, el rasgo dis tintivo del enunciado de ficcin sera que no slo describe hechos, sino que tambin describe un estado mental. Los enunciados intencionalmente ficcionales pueden ser literales y directos, como una peticin o declaracin ficcional explcita que pide al lector que imagine un estado de hecho expresado por una proposicin, o un enunciado figur ado, literal indirecto. La probabilidad cultural sera el conjunto de datos e informacin inducidos o activados por informacin que puede estar presente en el texto de manera ms o menos directa. Genette lo define como El sentido literal indirecto del acto de ficcin est dado porque el sentido literal es perfectamente aceptable, y pr obablemente fiel a alguna realidad emprica, y cuya ficcionalidad no es en absoluto una evidencia lgica o semntica, sino ms bien una probabilidad cultural, inducida por cierto nmero de datos convencionales de ndole textual, contextual, y paratextual (48). Esta nocin de probabilidad cultural no debe confundirse con la de horizon te de expectativas del lector. Mientras que la primera plantea la posibilidad de generar realidades textuales en el proceso de lectura, a partir de ciertos elementos presentes en el texto elementos de discursos ideolgicos y polticosy de determinados procedimientos textuales inversin semntica, desfamiliarizacin y montaje-, la segunda remite a la adecuacin o no de lo que el texto provoce en un parmetro fijo de cdigos culturales e ideolgicos que se activan en el momento de la lectura. Aunque el horizonte de expectativas pueda variar histricam ente, denota el funcionamiento de una estructura de valores ideolgicos y

PAGE 71

71 sociales, mientras que la probabilidad cultural indica un tipo de ordenamiento dinmico que surge del texto y que puede desafiar e incomodar al horizonte de expectativas, ms que establecer o no una adecuacin entre ste y el texto. 8 La clase media, la oligarqua terrateniente, y la burguesa agraria que lograron imponer una hegemona cultural y poltica. 9 En este sentido, el carcter de la re lacin trabajo-cultura en los textos de Arlt aqu analizados es el primer paso para sealar la importancia de analizar el peronismo como un hecho dentro de la cultura. Esto se desarrollar en el captulo III en el cual se analizar la relacin entre cultura, trabajadores y peronismo una vez que ste ha sido derrocado. Respecto de las lecturas que colocaron al peronismo fuera del mbito de la cultura, es interesante el recorrido que hace Sigal (33) al anali zar las propuestas de la coalicin an tifascista, que reuni ideologas bien diferentes para oponerse al peronismo. Estas propuestas, que son analizadas, tambin, por Beatriz Sarlo y Carlos Altamirano, abarcan desde Borges y Silvina Ocampo, as como a otros miembros de Sur hasta dirigentes socialistas, como David Tiefenberg, que apoyaron la Revolucin Libe rtadora que cumpli esa etap a gloriosa, fue popular en el momento en que se produjo y debe seguir sindoloLa tarea no es fcil. La incisiva y apabullante propaganda totalitaria que da a da y minuto a minuto se suministr al pueblo por todas las formas de opresin del pensamiento, fue creando en el proletariado vctima propiciatoria de todos los brotes fascistasestructuras mentales y emociones, modos de pensar y sentir que costar mucho esfuerzo poder quebrar (En Sigal 42). 10 Exista una gran diversidad de publi caciones, muchas de las cuales rindieron homenaje a la Ley 1420, y las tiradas eran de 300.000 ejemplares, como en el caso de Crtica Por otro lado, entre 1920 y 1945 el nmero de bibliotecas populares crece en casi todos los barrios de la ciudad, su mando 200 bibliotecas en 1943. Junto a este despliegue de instituciones y prcticas por la que circula la cultura letrad a, concretamente la lectura, comienzan a tomar forma los barrios industriales de la periferia, sobre todo despus de 1935. (En Romero y Gutirrez, pag. 53/71) 11 En El imperio de los sentimientos (1985), Beatriz Sarlo seala que la fo rmacin de hbitos de lectura se produce en un momento en que el pblico lector es variado y los niveles de lectura son indefinidos. Sarlo indica que tal indefinicin se manifiesta en los editores y en los autore s, y como resultado de esto conviven varios ideales de lector, de escritura y de modos de lectura. Entonces, formas de escritura y modos de leer estn delineados por la ampliacin y homogeneizacin del mercado de lectores, prop iciado por la movilidad soci al y la transformacin del mercado de trabajo. Las formas de escritura y los hbitos de lectura, implican ahora una disponibilidad y un uso del tiempo que est relacionado con los modos en que se comienzan a percibir la jornada laboral y el tiempo libre. 12 Segn el anuario estadstico de la Provincia de Buenos Ai res, la poblacin de la localidad de Berisso -una de las zonas industriales en crecimiento, y en la que entre 1907 y 1915 se haban inaugurado los frigorficos Swift y Armour respectivamente-, estaba distribuida del siguiente modo: AO ARG. MASC. EXT. MASC. ARG. FEM. EXT. FEM. TOT. ARG. TOT. EXT. 1914 1868 3984 1736 1259 3604 5243 1924 Sin datos para este ao 1947 12911 5950 11206 3903 24107 9853 Datos tomados de Lobato (45). 13 La movilidad social ascendente tena limitaciones impuestas por su propia dinmica en una economa capitalista dependiente. Es importante tener en cuenta que el asentamiento de los sectores medios se lleva a cabo ante una fuerte represin de los sectores trabajadores. Entre 1911 y 1914 se registran 360 huelgas slo en la Capital Federal, gran parte de ellas por la resistencia del Estado para legislar en materia laboral. Tambin en este perodo comienza a adquirir mayor fuerza dentro de las organizaciones obreras el sindicalismo (en Godio 229).

PAGE 72

72 14 Veinte escuelas para trabajadores fund el socialismo entre 1896 y 1904, en las que se enseaba a los adultos cursos de higienismo y cuidados profilcticos, aspectos relacionados al trabajo, adems de cursos generales y lecturas guiadas (Barrancos). 15 Simultneamente a la difusin de hbitos de lectura entre los sectores medios y populares, se dieron en el mbito del trabajo momentos de lucha y organizacin de los obreros, y de enfrentamiento de estos con la resistencia estatal y de los partidos polticos, entre ellos el socialista. En ese perodo, las huelgas se motivaban por la cada del salario real, por los efectos de inflaci n durante la guerra y la posguerra, y por la falta de legislacin laboral. Esto llev a una fuerte accin sindical que culmin en la represin de la Semana Trgica de 1919. Entre 1917 y 1919 las huelgas guardan relacin con el apogeo anarco-s indicalista. En 1919 se registran en Buenos Aires 259, muchas de las cuales afectan al transporte (Godio 246). Es interesante sealar que entre 1918 y 1921 se da una divisin dentro del Partido Socialista (PS), entre quienes tienen una orientacin clasista y sindical, y quienes primero se someten al poder poltico y partidario. Esta divisin da origen al Partido Comunista Argentino (Godio 254). 16 Hacia la dcada del 20 decae la accin del anarco sindical ismo, sostenido principalmente por los gremios de oficio y las federaciones obreras locales. Los socialistas se concentraban principalmente en la Federacin Grfica Bonaerense y sindicatos chicos, como fundidores, modelis tas, confiteros y peluqueros. Entre 1925 y 1930 aument la cantidad de trabajadores industriales, aunque no tanto como para hablar de una nueva etapa en la formacin de la clase obrera. Entre 1922 y 1928, segn Godio, podra hablar se de la formacin de ncleo hegemnico alrededor de los ferroviarios, lo cual explica el resurgimiento del sindi calismo socialista. Las organizaciones gremiales socialistas se opusieron al sindicalismo, y estaban conformadas por los trabajadores ferrovi arios, los servicios con reminiscencias de los oficios, y los empl eados y obreros de la burocracia estatal en expansin. Es decir, se trataba de trabajadores que haban adquirido una ca lificacin, es decir, posean un saber o especializacin. Esto los colocaba en una situacin diferente dentro de la jerarqua laboral, lo cual les permita una disponibilidad y uso del tiempo que los acercaba a los otros estratos adherentes del socialismo, como los comerciantes, empleados pblicos o de empresas y pequeos propietarios. 17 Las siguientes cifras dan una idea del incremento de la act ividad en las bibliotecas: en la Biblioteca Obrera en 1897 haba 57 socios, mientras que en 1925 haba 1830. Los lectores en su sala pasaron de 2500 en 1900 a 4000 en 1920, y a 9000 en 1924. En cuanto a los prstamos de libros, en 1897 era de 100 y en 1925 de 17000 (Barrancos 101). 18 La crtica ha visto una lnea de continuidad entre Los siete locos y Los lanzallamas En este trabajo se las considera como dos universos ficcionales separados. Gran parte de la crtica sobre Arlt ha entendido a la segunda como una combinacin heterognea a nivel lingstico y a nivel genrico, que evidencia la falta de destreza estilstica de Arlt. Otra parte de la crtica se distancia de esa postura, aunque ve la novela como una obra que arma un ncleo ideolgico, conjunto de restos y despojos de ideologemas que alguna vez configuraron una concepcin integral del hecho ideolgicoun texto que funda su existencia en la mezcla de elementos de ndole diversa. Al promoverla, niega la inmovilidad, la seguridad, lo esttico (C arbone 16). La nocin de mezcla de restos se opone a la de montaje, porque impide ver las contradicciones ideolgicas que subyacen al texto y lo mantienen en el lugar del texto literario aislado, y no en el de discurso en dilogo con otros discursos. Por el contrario, el concepto de montaje perm ite explicar la naturaleza del discurso del astrlogo y el efecto que produce: una literatura capaz de producir lo real en trminos de probabilidades cultural es. El montaje involucra una seleccin de las partes que se combinan y tiene el efecto de dinamizar el texto. 19 El oficio del escritor empieza a adquir ir una conciencia propia en la medida en que el campo intelectual reafirma su autonoma y su base social adquiere una identidad ms especfica. Esto ltimo se refiere al proceso por el cual los sectores medios y populares han comen zado a internalizar ciertas pautas de comportamiento social dentro de una cultura que ellos mismos han contribuido a transformar. 20 La relacin entre clase y praxis literaria que Rama establece en Literatura y clase social (1983), permite vislumbrar el carcter histrico y relacional que la litera tura mantiene con otras actividades sociales, como por ejemplo el trabajo. Para Rama, La opcin de pblico es una jugada que se cumple en la praxis literaria y tiene varias obligadas consecuencias artsticas, las que sin embargo no comprometen una filosofa ni definen una cosmovisin. Las opciones de pblico han sido frecuentes en lo que podemos llamar los perodos cannicos de la

PAGE 73

73 literatura, sin que implicaran filosofas que estuvieran al servicio de ese pblico buscado, interpretndolo y favoreciendo su desarrollo histrico. Por el contrario, con frecuencia respondieron a operaciones de los grupos hegemnicos, detentadores de la cultura oficial de una poca, quienes instrumentaban el arte y las letras que destinaban a los sectores sometidos (33) 21 Gramsci hace una identificacin histrica de los intelectuale s y de su funcin en la sociedad. Se pregunta cules son las caractersticas que definen al intelectual, y llega a la conclusin que es el rol de las tareas del intelectual en un determinado sistema de orga nizacin social lo que le atribuye la identidad de intelectual. Gramsci se pregunta Cules son los lmites mximos del concepto de intelectual? Puede encontrarse un criterio nico para caracterizar igualmente diversas y dispares actividades intelectuales y para distinguirlas al mismo tiempo y de modo esencial de las actividades de los dems grupos sociales? El error metodolgico ms difundido consiste, a mi entender, en haber buscado este criterio de distincin en la s caractersticas intrnsecas de las actividades intelectuales y no en el conjunto del sistema de rel aciones en que stos (y, por consiguiente los grupos que las personifican) se encuentran en el complejo general de las relaciones sociales El trabajador o proletario por ejemplo, no se caracteriza especficamente por el trabajo manual o instrumental si no por este mismo trabajo en determinadas relaciones sociales (aparte la consideracin de que no existe el trabajo puramente fsico y de que incluso la expresin de Taylor de gorila amaestrado es una metfora para indicar un lmite en cierta direccin: en cualquier trabajo fsico, incluso el ms mecnico y degradado, existe un mnimo de calificacin tcnica, es deci r, un mnimo de actividad intelectual creadora). Se ha sealado ya que el empresario, por su misma funcin, ha de tener un cierto nmero de cualidades de carcter intelectual, pero su figura social no est determ inada por stas sino por las re laciones sociales generales que caracterizan la posicin del empresario en la industri a. Se podra decir, pues que todos los hombres son intelectuales; pero no todos los hombres tienen en la sociedad la funcin de intelectuales (30-31) 22 La educacin; la difusin de la lectura; la actividad intelectual; la militancia poltica y barrial, y la escritura son mecanismos de encauzamiento y normalizacin. Reafirman la distincin entre lo manual y lo intelectual sobre la que se sostiene el campo relativamente autnomo intelectual. Sin embargo, es el propio distanciamiento de la actividad productiva lo que permite, como ya lo han sea lado Bourdieu y Althusser, que en el seno de estas actividades se produzca el cuestionami ento de las contradicciones sociales. 23 En Entre el dinero y el ser (1976) No Jitrik presenta la idea del trabajo como la de un robo invertido en El juguete rabioso La hiptesis de Jitrik propone que aun desde una perspectiva representativo realista, El juguete rabioso saca a la superficie elementos de su ideologa p onindolos por eso en crisis, lo que permite suponer que asume las contradicciones en las que se basa; ms an, sobre esa tensin principal se constituira su sistema productivo de signifi cacin, o sea, lo que hay que buscar y determinar (72) 24 El horizonte de expectativas, como se ha sealado en una nota anterior, est formado por valoraciones del imaginario social que estn presentes en la formacin del hbito de lectura. El realismo de Arlt desafa con su inversin de ncleos semnticos no slo el horizonte de expectativas del lector de clase media, sino tambin a la escritura que ha contribuido a formar esos hbitos de lectura y esos lectores. Sin embarg o, tal desfamiliarizacin no impide el efecto de verosimilitud. El pacto mimtico del realismo practicado tanto por Glvez como por los escritores Bodeistas es roto po r un proceso de identificacin que propicia la revelacin de lo oculto (Avellaneda 2). Ms que la prerrogativa moralista propuesta desde el realismo nacionalista y conservador, o que el encauzamiento pedaggico proyectado por los escritores rea listas alineados en el socialismo y el positivismo progresista, el realismo arltiano no propone otra cosa qu e revelar las contradicciones a partir de las cuales esa narrativa es posible como un texto realista. En relacin a la representacin del ambiente fabril en la literatura de la poca, Mirta Zaida Lobato en La vida en las fbricas. Tr abajo, protesta y poltica en una comunidad obrera, Berisso (1904-1970) (2004), plantea que las representaciones constr uidas en estas novelas eran tanto el resultado de convenciones como de una retrica de la ficcin real que serva a propsitos reformistas. La fbrica y el frigorfico entonces, un modelo de trabajo productivo que era ledo desde diferentes concepciones ideolgicas y estticas. As, Glvez, un escritor cerrado en la defens a del espritu frente al materialismo del ambiente positivista, denunciaba desde el catolicismo las lacras del mundo que lo rodeaba. Su novela Historia de arrabal (1922) permite confrontar su propuesta narrativa e ideolgica en el escenario del frigorfico. Para l no importa de qu manera se trabaja, cul es la experiencia de hombres y mujeres aprisionados por el ritmo febril de las mquinas, las vicisitudes de la protesta y la organi zacin. Para l el frigorfico es el teat ro de un drama moral sin solucin para los estratos populares. All trabaja Rosalinda Corrales; para la mujer la fbrica es una alternativa a la prostitucin,

PAGE 74

74 pero de ninguna manera un mbito menos peligroso que le evitar caer en las redes de la maldad y el sexo (71). Valores morales y alternativas con objetivos pedaggicos pr evalecen en los escenarios realistas que buscan reformar, de acuerdo a las pautas culturales del sistema dador de prestigio, la conciencia de los lectores. 25 El trabajo asalariado, al tiempo que la identidad de los sectores populares medios comienza a centrarse en el uso del tiempo libre, cambia en la percepcin de los individuos. La transformacin en los procesos y organizacin del trabajo conducen a un cambio en la nocin de especializacin laboral y calificacin. Otros mecanismos e instituciones empiezan a integrar el aban ico de posibilidades de movilidad social ascendente. La difusin de la ciencia y la tecnologa va de la mano con las ideas de pr ogreso a travs de la masificacin de la lectura, la educacin, y la participacin comunitaria y poltica. Se prefiguran as las formas a travs de las cuales ascender en la escala social tanto por las vas aceptables como por aquellas que se consideran delictivas. Y con ello se prefiguran tambin los mecanismos sancionadores y encauzadores. xitos, frustraciones y maneras de reeducacin y castigo son cada vez ms contempladas en los es pacios de la imaginacin regulada. 26 Es interesante remarcar que hacia la dcada del vein te los sindicatos, bajo la disyuntiva poltica y organizacional entre el conformismo socialista y la in surgencia anarcosindicalista y el sindica lismo revolucionario, los trabajadores se encuentran definiendo su organizacin en un contexto laboral que tiende a homogenizarse. Entre los reclamos est el de la jornada laboral de ocho horas, que intentar poner lmite a la explotacin de los trabajadores. Es hacia esta dcada cuando los sectores medios surgidos de la posibilidad del ascenso que brind el establecimiento de comercios, talleres por cuenta propia, y la educacin en profesiones liberales comienza identificar el tiempo no ya con la jornada de trabajo, sino con lo que ese tiempo de trabajo permite en el terreno de lo social. Consumo en las grandes cadenas de tiendas, lecturas semanales, cursos de higiene, ciencia y tecnol oga, bibliot ecas populares, comits y salones de lecturas, aparecen co mo elementos de un capital cultural qu e no slo brinda identidad social y poltica frente a los sectores tradicionales dominantes, sino que apropian elementos del sistema cultural dador de prestigio y los integra a ste. El uso del tiempo de un asalariado es un uso que est no solamente definido por el orden de sus necesidades, sino tambin por el de las luchas por sus derechos y por los resultados en el plano poltico e institucional de stas. 27 Su situacin contrasta notablemente con la que recibe el lector a travs de las novelas de aventuras, los romances, los textos de higienismo y las traducciones de clsicos. Es tos textos, al mostrar el cambi o en la posici n social por efecto tanto de la educacin como del golpe de suerte, lo que muestran en realidad es que la sociedad es permeable, es decir, en ella hay lugar para todos, a menos que no se cumplan ciertas pautas de conducta y comportamiento social. 28 De acuerdo a Jitrik, todos los trabajos de Silvio son fo rmas del robo invertido en las que el que trabaja es robado. Frente al carcter activo de los robos planeados, como los emprendidos por el Club de ladrones, el trabajo como robo implica un carcter pasivo (Jitrik 82). De esta manera, en tanto que desacraliza lo que la acumulacin ha mezclado (83), el robo rompe los auto matismos apoyados en la rutina y la pasividad. A Remo Erdosain el robo le sirve para desencadenar el inicio de un estado de concie ncia. Esta deriva del hecho de que la frialdad y resignacin con la que roba en el puesto de cobrador, le impone la aceptacin de la inevitabilidad. Erdosain siente una total falta de escrpulos en sus condiciones de vida porque no ha podido poner freno a los innumerables sacrificios a los que lo ha empujado su esposa Elsa. Roba porque el dinero no le alcanza, y as una vez ms se humilla a s mismo por no poder dejar de someterse al servilismo. Cada acto de humillacin es en s mismo auto reproche y alivio; Y eso aliviaba la vida, con eso tena dinero que le causa ba sensaciones extraas porque nada le costaba ganarlo y lo asombroso para Erdosain no consista en el robo, sino que no se revelara en su semblante que era un ladrn (28) Ser a travs de un crimen ( 111) es la confirmacin de la necesidad de ser humillado, producto de la conciencia del cansancio y la angustia. Pero es tambin la forma cnicamente liberadora de esa conciencia que saca de la nada al sujeto. A Erdosain lo que le inspira el ases inato de Barsut es la posibilidad de convertirse en todo, en el hombre que existe, el hombre para quien infinitas ge neraciones de jurisconsultos prepararon castigos, crceles, teoras. Yo, que soy la nada, de pron to pondr en movimiento ese terrible mecanismo de polizontes, secretarios, periodistas, abogados (115). Esta nmina no es aleator ia, pues estas actividades productivas, estos trabajos, profesiones, son las que Erdosain ha rechazado sistemticam ente al oponerse a seguir las recomendaciones de Elsa. Profesiones liberales, como la de abogado o juez, cristalizan un uso del tiempo que implica un conjunto de valoraciones sociales del capital simblico al que Erdo sain no ha tenido acceso desde su infancia, y que luego rechaza.

PAGE 75

75 29 El rufin melanclico es quien provee parte del dinero para llevar a cabo el plan de la sociedad secreta, el cual proviene de la explotacin de las mujeres. Prostituir a jovencitas que deberan dedicarse al magisterio y vender libros robados son dos actos que desacralizan, por un lado, la nocin de enriquecimiento a travs del trabajo, y por otro, la del valor de los libros. 30 Romero y Gutirrez indican que el vasto proceso de movilidad social y el creciente nmero de aventuras individuales exitosas desgranaron la masa trabajadora, desdibujaron los lmites entre los estratos y coadyuvaron a la constitucin de una imagen de sociedad abierta y mvil, en la que la identidad inicial de los trabajadores, compacta, segregada y contestataria, tendi a disgregarse en una multitud de individualidades que pugnaban por su destino singular (11). 31 El discurso del intelectual integraba las estrategias con la s que la clase media resista el embate de la crisis del treinta, que produjo un fuerte resquebrajamiento en su interior; y era, tambin, la expresin de una resistencia pasiva, fundamentalmente centrada en la rplica discursiva, al crecimiento de la derecha catlica. Al respecto, en Clase media y lectura, Avellaneda indica que las bases del programa cultural del nacionalismo de derecha comenzaron a gestarse en las acciones contra las huelgas de trabajadores hacia 1919. El impulso nacionalista se extiende y va ms all de los sectores tradicionales, reactiv os a la poltica liberal y extranjerizante de cierto sector de la oligarqua, y, hacia la dcada de l treinta llegan hasta algunos sectores de la izquierda, como es el caso de Alfredo Palacios. (Avellaneda 641). 32 El discurso del astrlogo posee un tono mstico, que proviene de su capacidad de interpretar los hechos de la realidad, como la frustracin de Erdosain, o la conspiracin de los anarquistas, y unirlos con historias del pasado, como la vida de Haffner, y con relexiones intelectuales. Es el discurso de un intelectual que reconoce en s mismo la de actuar sobre la realidad, porque su misma condicin de intelectual lo ha incapacitado para tal cosa. Por un lado, el discurso de Gramsci sobre la especializacin del intelectua l y su distanciamiento de la esfera de la produccin, que es la que le ha dotado de capacidad y mandato de esp ecializacin, afirma esta percepcin de un intelectual distanciado del mbito del cuerpo, del dolor y del trabajo. No est lejos esto de la visin que Althusser tiene respecto de la autonoma relativa de la produccin intelectual, al an alizar la relacin que el Estado mantiene con los aparatos ideolgicos y los intereses materiales, principalmente el papel de la institucin educativa en la formacin de las instituciones y en la reproduccin del poder. Sin embargo, el astrlogo, en tanto person ificacin de un intelectual, plantea lo siguiente: se trata de un discurso de saber que, al reconocer su condicin de parte esencial en la reproduccin de poder y de distanciamie nto del dolor humano, est negando su propia naturaleza. Es decir, es un intelectual que sabe de su impotencia inherente, y que an as decide hablar o hacer algo. Se trata de un hombre que no puede procrear, pero an as decide acercarse a una mujer, e incluso irse con ella. Esta imagen contradice aquella del intelectual de la poca, generalmente un socialista, que interviene en la formacin de la conciencia de las masas urbanas y de trabajadores para lograr la integracin a la ciudadana. Tambin contradice la imagen de la virilidad y de la esperanza en la reproduccin y en las nuevas generaciones. Por eso se trata de un discurso ambiguo, porque nada de lo que est definido en su persona, la del astr logo, es de por s algo de un orden o de una naturaleza inherente a s mismo, sino resultado de un orden cultural y material de las cosas: su imposibilidad de actuar como hombre es resultado de un accidente; su imposibilidad de actuar como un intelectual es resultado de su formacin histrica como tal. Su discurso, que va del extremo reaccionar io al revolucionario, es just amente la demostracin de que el rol del intelectual, que por su naturaleza no puede abarcar la verdad, porque en ella existe un dolor que la palabra no puede entender, es el de propiciar ideolgicamente las condiciones para que algo ocurra, ms que el de determinar lo que debe ocurrir. Un ejemplo de esto es su discurso mismo, en el cual liberacin o sumisin no son resultado de la conciencia, sino de las condiciones o probab ilidades culturales de que ello suceda. Lo mstico de su discurso, y por eso su identificacin como el astrlogo, es que lo oculto es el conjunto de variables culturales que puede aportar la lectura de su discurso, capaces de dinamizar sus elementos dicotmicos generando realidades textuales y cambios en la percepcin y en el horizonte de expectativas. Es decir, lo mstico es el conjunto de probabilidades culturales que el mismo texto contempla al rea lizar la operacin de montaje, y por el cual adquiere un tono anticipatorio. En este sentido, el montaje en Los lanzallamas contiene lo que se ha sealado respecto del significado del concepto montaje para Eisenstein, para quien la imagen puede definirse como a medio camino entre el marxismo y el simbolismo, siendo marxista en su reconocimiento de la determ inacin social del significado y simbolista en su insistencia en la imagen como vehculo de expresin artstica. Tambin derivada en parte del simbolismo, pero interpretada de forma marxista y material ista, es su intuicin fundamental de que la imagen, la metfora y el montaje son en el fondo la misma cosa, de que las imgenes se crean cuando los trminos de una

PAGE 76

76 metfora se articulan mediante el montaje () el mont aje alcanza su destino slo cuando escapa del vnculo metonmico de objeto a objeto y consigue la asociacin me tafrica, mediante la imagen, de objeto e idea. En este sentido para Eisenstein, despus de todo, s hay algo mstico en el montaje (Eisenstein 21) 33 Por ejemplo, Arlt-un escolio, de David Vias (1954) Arlt y los comunistas, de David Vias (1954), Arlt: profeta del miedo (1999), de Elsa Drucaroff, y Las novelas de Ar lt. Un realismo para la modernidad, de Anala Capdevila (2002), y Avellaneda en Queremos tanto a Ju lio: decires polticos de la literatura argentina (2004), entre otros. 34 En Politics and the Other Scene (2002), Etienne Balibar analiza comparativamente las condiciones que dieron lugar al surgimiento del nazismo con las condiciones actuales de emergencia de grupos racistas, fascistas y neonazis en Europa. En el presente, el desempleo estructural y la creciente desindustrializacin son los efectos de la expansin regresiva del mercado. Al establecer vnculos entre esto y la coyuntura que dio lugar al nazismo, observa que la brecha existente entre la exacerbacin del fenmeno de la exclusin y la crisis de valores que alimenta el racismo europeo debe comenzar a acotarse asumiendo que se trata de un asunto poltico. Cuestiones como la ciudadana y el multiculturalismo, o la sociedad multicultural, deben analizarse a partir de la revisin del carcter ideolgico y poltico que envisten los fenmenos y los elementos a travs de los cuales quienes sufren los procesos de violencia, pauperizacin y exclusin se identifican a s mismos. Entonces, en cuanto a los jvenes europeos que se identifican con movimientos neo-fascistas they are in no way seeking to preserve, reconstruct or recover a culture in the quasi-ethongraphic sens e of te term in the sense of a way of life a set of rites and customs which make up a lebenwelt In actual fact, they hate their lebenswelt and their culture in this se nse. Or, alternatively, we should understand culture [kultur] in the sense of civ ilization [they] are not, fundamentally, in search of cultures; they are looking for ideals and they naturally seek these in symbols, which may at times take the form of fetish-objects These ideas will necessar ily be new expressions of very old id eas to which democracy appeals, but of which democracy, in its current manifestations, provides a very sad spec taclethe idea of the equality of citizens; secondly, of the idea of the truth of political discourse; and, thirdly, of the idea of security understood as the reduction of violence and the role of violence in politics (Balibar 51) 35 Por ejemplo, en una lectura que hace Juan Carlos Port antiero sobre las po sibilidades de constitucin en la Argentina de un espacio ideolgico de izquierda democrtica y reformista, en relacin al peronismo seala: Y aqu entro en el nudo del problema, aceptando que no lo har sin dificultades porque soy co nsciente de mi imposibilidad para sentir algn vnculo, emocional o racional, con los elementos culturales que nutren la largusima experiencia histrica del peronismo. Porque el nudo del problema, la equis a despejar de la ecuacin poltica para una izquierda democrtica es, en esta hora, la presencia, en un principio casi accidental, de Nstor Kirc hner en la Presidencia de la Nacin. Y l no deja de pertenecer, en principio, a esa mi sma larga saga, perdurable y mu tante, que desde el primer Pern, abarca generosamente al camporismo, a Lpez Rega, a Is abel y a Menem; esto es, al nacionalismo popular, al socialismo nacional, al protofascismo terrorista y al neoliberalismo (3). Es interesante remarcar que Portantiero, hacia 1961 publica Realismo y Realidad en la Narrativa Argentina (1961), texto en el que traza la importancia de analizar el impacto cultural del peronismo a tr avs de la literatura argentina. Aos ms tarde, junto a Miguel Murmis, publicar Estudios sobre los orgenes del peronismo (1967), uno de los textos que hacia la dcada del sesenta marc una senda en los estudios del peronismo, y que ser analizado en el captulo siguiente.

PAGE 77

77 CHAPTER 3 DE CASA AL TRABAJO Y DEL TRABAJO A CAS A: LOS CAMBIOS EN EL MUNDO DEL TRABAJO Y LA RPLICA LITERARIA BAJO EL SIGNO DEL PERONISMO. No tenamos armas, no podamos habl ar, ni votar, ni hacer nada [...] No tenamos libertad de prensa, nada. Todo lo que tenamos era el Decreto 4161 que decretaba que con slo mencionar a Pern podamos ir en cana. No podamos tener ni siquiera una foto de Pern en nuestras casas (Juan Carlos Brid, James 107) Para nosotros la vuelta de Pern era la vuelta de la decencia y la dignidad para los que trabajbamos, sacarnos la pata del patrn de encima, era la vuelta de la felicidad, era el final de tanta tristeza y tanta amargura que haba en los millones de hombres de l pueblo, era el fin de la persecucin (Obrero annimo, en James 128) Introduccin Este captulo parte de un hecho histrico conc reto, la persistencia del debate sobre el peronism o; y de un supuesto literario preciso, la relaci n entre historia y l iteratura. El primero refiere a los interrogantes y situaciones de discurso1 generados por el movimiento nacionalpopular, y el segundo alude al dilogo entre el lengua je literario y los otros discursos sociales, tales como los de la cultura, la poltica y la ideologa. Mediante el estudio de ese dilogo ser posible comprender la funcin de las representaciones literarias del trabajo en distintos perodos histricos. En el captulo anterior se analiz el car cter antagnico de la relacin entre trabajo y cultura en la narrativa arltiana. Por medio de la desfamiliarizacin, la i nversin semntica y el montaje discursivo, sus novelas rompieron los auto matismos de lectura de los lectores de clase media de la dcada del treinta. Desafiaron su hor izonte de expectativas revelando la naturaleza ideolgica y poltica de la cultura; en particul ar, al cuestionar la re presentacin del uso del tiempo, del trabajo, la educacin, la cultura y la escritura2.

PAGE 78

78 Hacia fines de la dcada del treinta la realidad impuesta por la industrializacin por sustitucin de importaciones propici un cambio en la situaci n de los trabajadores y la produccin industrial, que en la dcada del cuaren ta se tradujo en una al ta movilizacin de los sindicatos. El dilogo iniciado por Pern, desde la secretara de trabajo, con los sectores trabajadores profundiz la aversin y el temor de los sectores dominant es y medios hacia el mundo asalariado. La literatura de punta de ese momento, refracta esa reaccin y reproduce dicotomas tales como civilizacin vs. barbarie que sostienen el discurso sobre la nacin3. De acuerdo a lo indicado por Andrs Avellaneda, esta literatura articula el discurso antifacista internacional con el rechazo al peronismo4, y por medio del topos de la invasin lo representa como una anomia social, una manifestacin de lo irracional5. Qu cosas implic el peronismo que gener su inmediato rechazo? Por qu, una vez derrocado, se convocaron tantos esfu erzos por erradicarlo de la poltica, la cultura y las mentes de los trabajadores y de las generaciones si guientes? Los estigmas con los que el discurso antiperonista y anticabecita identific al peronismo siguieron opera ndo en aquellos que intentaron comprenderlo despus de 1955. Pero el germen del malestar que el peronismo introdujo estaba indefectible mente instalado poltica, social y culturalmente. Por eso, el reacomodamiento ideolgico-cultural que comenz en esa fecha, extendindose hasta 19736 -final de la proscripcin del peronismo--, manifest la tensin que esto generaba para los sectores medios que desde la cultura hegemnica intent aron dialogar con los in terlocutores que la proscripcin del peronismo haba dejado vacante Teniendo como supuesto la centralidad del papel del intelectual en los procesos culturales, las interpretaciones del peronismo posteriores a 1955 afirmaron la incapacidad de ste para generar una cultura alternativa7.

PAGE 79

79 Tanto la asimilacin cultural como la integracin poltica8 del peronismo fueron posibles porque no se acept la otra cara del peronismo; a quella que detrs de los estigmas de lo no culto y lo irracional expresaba el imaginario instituido por la s mejoras en el nivel de vida de los asalariados. El ideal de l progreso haba cambiado9; la expresin de casa al trabajo y del trabajo a casa signific, entre otras cosas10, el acceso de los trabajadores al consumo de bienes materiales y culturales, al oc io, y el ingreso de sus hijos a las profesiones tcnicas y tradicionales. Resultado de la justicia social, el imaginario del trabaja dor con expectativas de progreso y de convivencia armnica en la socied ad reemplaz a la imagen sufriente elaborada por el socialismo y el anarquismo. Esta nueva vers in del progreso fue percibida por los sectores dominantes y medios como una amenaza, la llegada de lo desconocido y la trasgresin del orden establecido. Hasta 1955, en el discur so antiperonista esto se expres por medio del topos de la invasin11, mientras que en el discurso que interpret al peronismo despus de su derrocamiento se manifest por medio de la referenc ia a su falta de proyecto cultural. El objetivo de este captulo es estudiar de qu manera el discurso literario particip del reajuste cultural e ideo lgico que comenz en 1955. Mediante el anlisis de la novela El precio (1956), de Andrs Rivera, el cuento Cabecita negra (1964), de Germ n Rozenmacher, y los relatos El Fiord (1969) y El nio proletario (1971), de Osvaldo Lamborghini, se observar de qu modo la inversin del topos de la invasi n da cuenta del alcance de la representacin del peronismo elaborada por la cultura dadora de prestig io, y del conflicto que si gnificaba revertir su estigma12. Al analizar la funcin de las representaciones del trabajador y el cabecita negra en la inversin del topos de la inva sin ser posible comprender la eficacia de la intervencin del discurso literario en la asim ilacin cultural del peronismo.

PAGE 80

80 De qu manera el anlisis de estos textos literarios permite interpretar el proceso de asimilacin e integracin del pero nismo? Cmo particip la re presentacin literaria en el reajuste cultural e ideolgico que tuvo lugar despus del primer peronismo? El estudio de la inversin del topos de la invasin permitir comp render si las distintas lecturas del peronismo resignificaron el carcter anta gnico de la relacin entre trab ajo y cultura, intelectual vs. manual13. En efecto, mediante el anlisis de la re presentacin del trabajador y del mundo del trabajo se observar el modo en que el discurso literario reforz o reformul la nocin de cultura implcita en los pactos de lectura preexistentes. Este captulo se organiza en cuatro secciones y una conclusin. En la primera de ellas, El malestar en la cultura: el imaginario de los trabajadores, se contextualiza los textos analizados mediante la descripcin del imagin ario del trabajador y del mundo del trabajo. Su revisin presentar el marco ideol gico y cultural sobre el trabajo en el que surgieron los textos analizados, permitiendo as entender el proceso de asimilacin cultural del peronismo. En Una edad desconcertante: cdigo re alista y representa cin de los trabajadores en El precio (1956), de Andrs Rivera, segunda seccin, se estudia el modo en que el discurso literario reflexion sobre la polarizacin ideolgica y cultu ral que introdujo el peronismo. En esta novela la inversin del topos de la invasin fue la va para expresar la perspectiva de los tr abajadores industriales sindicalizados. La coexistencia de referencias indirectas al per onismo y a elementos discursivos negativos que formaron parte de su identificacin por parte de los sectores opositores, tales como cabecita negra, permiten trazar interpretaciones sobre el re acomodamiento del lenguaje literario frente a otros discursos --culturales e ideolgicos--, que reflexionaron sobre el peronismo. La tercera seccin de este captulo, Cabecitas en accin: inversin del cdigo de representacin y resentimiento en Cabecita ne gra (1961), de Germn Rozenmacher, es un

PAGE 81

81 anlisis de la forma en que la inversin de l cdigo de representacin expres la relacin traumtica con el peronismo. Al ro mper el orden de representacione s establecidas, el cuento de Rozenmacher quebr la polarizaci n cultural e ideolgica originad a por el peronismo. Para eso, lo incorpor dentro del marco simblico del texto y lo coloca en coexistencia con los miedos de los sectores sociales que ela boraron el discurso antiperonist a y anticabecita. El peronismo introdujo el germen del malestar en la clase media y encarn sus temores. El poder cuestionador de este cuento reside en mostrar el nexo entre el discurso antiperonista y los conflictos de los sectores medios en la formacin de una identidad de clase. Sin embargo, las prerrogativas de los pactos de lectura previos, en cu anto al carcter irracional e in explicable del peronismo, quedaron intactas. En la cuarta seccin de este captulo, D estripado Estropeado: el trabajador y la destruccin del cdigo de represen tacin, se estudia la culminaci n del proceso de inversin del topos de la invasin en dos relatos de Osvaldo Lamborghini, El Fi ord (1969) y El nio proletario (1973). En estos relatos la inversin del topos de la i nvasin exhibe la tensin que en discurso literario provoca el im perativo del discurso poltico y la inminencia del retorno del peronismo en 1973. El sentido de ambos relatos re side en romper con la sujecin significantereferente, desautomatizando la lectura y quebran do todo convencionalismo cu ltural y de clase. El resultado es un tipo de texto que requiere que en su lectura se reponga continuamente el marco cultural e ideolgico del universo representado. En consecuencia, la lectura de estos relatos se torna necesariamente poltica. Fina lmente, en las conclusiones se retoman las ideas centrales de cada seccin y se formula la conexin entre estas interpretaciones y el siguiente captulo, en el que se estudiar la combinacin de los cdigos al usivos y realistas en la representacin del trabajo en la narrativa de fin de siglo.

PAGE 82

82 El malestar en la cultura: el imaginario de los trabajad ores. El propsito de esta seccin es contextualizar las obras analizadas en este captulo. Hasta su derrocamiento en 1955, el peronismo haba sido traducido en el lenguaje literario por medio del topos de la invasin. El rui do, lo otro desconocido y el orde n trastocado fueron las alegoras por los sectores dominantes y medios para ratificar la violacin de su orden cultural. El debate ideolgico y cultural que tuvo lugar despus del derrocamiento de Pern en 1955 propici un cambio semntico en esta simbologa, que es refractado en los textos aqu estudiados. La crtica literaria ha identificado este cambio como una inversin, que fue posible gracias a que la estructura interpretativa basa da en el antagonismo civilizacin vs. barbarie continu funcionando14. En efecto tal transposicin fue factible, adems, porque en el reajuste ideolgico-cultural y en el dilogo con la audi encia peronista el imaginario que la clase trabajadora haba construido duran te los dos primeros perodos peronistas fue sistemticamente ignorado. Es decir, la inversin fue posible porque no fue completa, puesto que cultural e ideolgicamente siguieron operando otros antagonismos, tales como cultura vs. trabajo; manual vs. intelectual, y peronismo vs. racionalida d, que ratificaron los valores de la cultura hegemnica. La ponderacin de las representacion es del ruido, el otro desconocido y el orden alterado permite observar que las caractersticas de la inversin del topos de la invasin respondieron al proceso de asimilacin cultural e integracin poltica del peronismo. En efecto, si bien estas representa ciones invirtieron el significado de la invasin, dejaron intactos modos de entender la relacin entre cultura y trabajo. En la novela El precio (1956), de Andrs Rivera, el ru ido se materializa en una fecha emblemtica, 1945, y un espacio preciso, los ta lleres textiles del Gran Buenos Aires15. La narracin tiene lugar en 1956, en los talleres textiles de Adolfo, un ex trabajador textil que en la dcada del cuarenta logr independizarse y colocar su propio taller. Marcos, el narrador, intenta

PAGE 83

83 responder la pregunta de Tito, un jo ven obrero: por qu existe gente como Adolfo? Para ello, Marcos indaga su propia histor ia, transportndose al ao en qu e decide abandonar el colegio industrial y buscar trabajo en un tall er textil. La referencia a Adolfo inicia una cadena de relatos de distintos personajes que se pueden identificar en dos grupos: los integrantes de la clase media, que en este caso tienen un origen asal ariado, y trabajadores industriales. En las dcadas del treinta y del cuarenta se haba reforzado en el imaginario de los sectores medios, la correlacin entre esfuerzo individual y progreso. El cambio en el status socioeconmico consista fundamentalmente en el pasaje de asal ariado a trabajador independiente o califica do --mediante una profesin--, o propietario de un comercio o pequea empresa. El ascenso en la escala social se manifestaba en la adqui sicin de propiedades y objetos, as como tambin en el empleo del tie mpo libre ligado a las ac tividades culturales. Este imaginario toma cuerpo en Adolfo, un miembro de la clase media que no accedi a una profesin, pero pudo lograr el ascenso social mediante el tr abajo asalariado. Su pasaje al sector propietario se produjo hacia la dcada del cuarenta, cuando era un obrero textil en la fbrica de Lev, un inmigrante polaco que haba l ogrado la independencia econmica en la dcada del treinta. Ambos, Adolfo y Lev personifican al primer grupo, y sus relatos --el del ltimo mediante una tercera persona-ofrecen un panorama amplio de las formas en que el imaginario del progreso se transmiti generacionalmente. Tr aicionando los intereses de sus compaeros de trabajo --al boicotear todas las iniciativas de huelga y sindicalizacin que estos organizaban-Adolfo logra abandonar su condicin de asalariado. En 1945, para l existen dos mundos: el de los que quieren progresar y estn dispuestos al esfuerzo individual, y el de los trabajadores sindicalizados y cabecitas, quienes caracterizan al segundo grupo de trabajadores. Representado por Marcos, Jorge, otro hijo de la clase media;

PAGE 84

84 Francisco Daz, un viejo tejedor comunista; Ju an y Mara, los cabecita negra, y Ponce, un sindicalista comunista, este grupo reproduce de manera variada la imagen del trabajador sufriente propagada en la iconografas de los partidos de izquierda antes del peronismo (socialismo, comunismo y anarquismo)16. Mediante la alternancia de sus relatos la novela exhibe la convergencia de distintos imaginarios que desest abilizan el ideal del es fuerzo individual y el progreso. En el primer grupo convergen el miedo de Adolfo y la desorientacin de Lev ante el devenir de los hechos en sus fbricas, mientras qu e en el segundo se trata de la confluencia, hacia 1956, de distintos grupos de trabajadores que comienzan a resistir las pautas de la Revolucin Libertadora, y criticar la or todoxia del partido comunista. En esta novela, el ruido es representado en el miedo que sintieron las clases dominantes y medias; la representacin del otro adquiere un nombre, Juan, el cabecita negra, y la perturbacin del or den una explicacin, 1945 en las fbricas. Se representa as el encuentr o y el conflicto entre distintos imaginarios, permitiendo observar el alcance de la inversin del t opos de la invasin al refractar el reajuste ideolgico-cultural del que forma parte. El eje de la polarizacin cultural e ideolgica que desat el peronismo pas por aspectos que amenazaron al imaginario social y poltico de la oligarqua y los sectores medios, tales como la presencia de los sectores popular es en la escena pblica y poltica17. El debate sobre el peronismo que comenz en 1956 quebr el antagonism o radical entre peronistas y antiperonistas. Un ejemplo de esto es el di scurso de la revista Contorno 18, que haba comenzado a reflexionar sobre el peronismo incluso un tiempo antes del golpe militar, se haba negado a hacer suyas las simplificaciones que introduca la divisi n entre peronismo y antiperonismo. Queran

PAGE 85

85 comprender lo que haba ocurrido (Altamirano 27). Desde sus pginas se cuestionaba el poder de las lites mediante la cultura dominan te y se declaraba una adhesin al compromiso19. La introduccin del cabecita negra en disc urso literario posterio r al derrocamiento de Pern fue inmediata, y responde al replanteo que escritores e intelectuales se hacen sobre su distanciamiento del pueblo. Segn Altamirano estos se preguntaban a quin representa la literatura, cules son las exigencias que puede hacerse a esa represen tacin, de qu modo los textos invisten temas sociales e ideologas (Altamirano 93)20. Sin embargo, por las caractersticas de tal inco rporacin, es posible ver que sta se debi ms a la necesidad de ajustar la cultura preexistente que de incorporar el im aginario que el peronism o haba propiciado entre los trabajadores. Juan, el cabecita negra de El precio al llegar a Buenos Aires y emplearse en una fbrica, no se asocia a los sindi catos peronistas, sino que de la mano de Ponce, otro obrero, se hace militante comunista. Este le ofrece una tradicin de lucha obrera ya instituida en la cultura; por ejemplo, al ofrecerle el Martn Fierro acto que demuestra la importancia de la palabra escrita y, a la vez, revela una crtica a la ortodoxia del partido comunist a, al mostrar la necesidad de romper con los lineamientos internacionales. En Cabecita negra (1961), de Germn Ro zenmacher, la figura negativa del otro, el cabecita, est menos transmutada respecto del im aginario que lo asociaba directamente al peronismo: se trata de alguien con un fenotipo distinto --morocho --, que habla con un registro verbal que no respeta la jerarqua establecida, cuya presencia indica el grado de alteracin del orden social. En mitad de la noche, el insomnio sorprende al seor Lanari un integrante de la clase media de Buenos Aires. Apabullado por la presuncin de lo inevitable, comienza un monlogo interior --exteriorizado por una tercera persona que a dopta su punto de vista-que revela al lector la naturaleza de su miedo. Para Lanari La noche se haba hecho para dormir y

PAGE 86

86 se senta viviendo a contramano. Solamente l se senta despierto en medio del enorme silencio de la ciudad dormida. Un silencio que lo haca moverse con cierto sigi loso cuidado (CN 40). Ese silencio es interrumpido sbi tamente por un alarido de mujer, que es identificada por Lanari --que ha bajado de su apartamento-como una negra: [n]ada ms que una cabecita negra sentada en el umbral del hotel despatarrada y borracha (CN42). A ese encuentro sobrevino desconcierto y la confusin de Lanari cuando obser va que el polica que se ha acercado tambin era bastante morochito (CN 42). Lanari quiere eliminar la presencia molesta de esos negros intentando sobornar al polica, y por eso los invita a su casa. Pero una vez al l se da cuenta que se encuentra atrapado en un orden que no reconoce: los negros estn en su casa y manejan la situacin; el presagio del insomnio se haca realidad. Desesperado, le muestra al polica la bi blioteca, pero ante frente a ese ser su cultura no le vala de mucho. El cuento fi naliza cuando la mujer le dice al polica, que era su hermano, que se trataba de una confusi n, no haba sido Lanari el hombre que la haba engaado. Avergonzado, el polica se marcha con su hermana, y deja a Lanari golpeado y tirado en el piso. Mas tarde, al desp ertar, este se confirma a s mismo que algo, la realidad, haba cambiado definitivamente. En este cuento la inversin de l topos de la invasin est representada por en el ingreso de los cabecita negra al domicilio del hombre de clase media. As ha sido apuntado por la crtica literaria, que observa aqu lo opuesto a lo formul ado en Casa tomada (1951), de Julio Cortzar. De acuerdo a lo planteado por Susana Rosano, el polica y su hermana son la representacin nominal del agente invasor del cuento de Cort zar. Pero en el cuento de Rozenmacher, tal presencia, al combinarse con el insomnio de La nari y la huda final del polica y su hermana, sugiere caractersticas especfi cas en la inversin del topos Segn Andrs Avellaneda, El

PAGE 87

87 inters de Rozenmacher y de su generacin en el peronismorecoge la discusin ideolgica desarrollada hasta ese momento para replantear objetivos poltico-culturales diferentes (integrar crticamente el peronismo a la vida poltica nacional, sin trauma s heredados del pasado), y para elaborar lenguajes, significaciones, prcticas literarias diferentes que de alguna manera incluyan ese planteo (El habla de la ideologa 25). La inversin del topos es as la forma mediante la cual el discurso literario refracta tal reformul acin de los objetivos poltico-culturales. Sin embargo, es posible estar fuera del trauma en trm inos de la relacin entr e literatura e historia? La inversin del topos de la invasin denota una rupt ura con presupuestos culturales previos, pero tambin, en sus caractersticas, revela continuidades. En el cuento de Rozenmacher se manifiestan en el silencio del polica y su hermana, los cabecitas, que son observados an desde el lugar invadido. Su huda consolida la percepci n de que han venido a trastocar un orden, pero no a permanecer en l llenndolo de sentido. Los distintos sectores que apoyaron el golpe militar que derroc a Pern convinieron en la necesidad de erradicar toda alusin al peronismo21 y dar fin as a la irracionalidad que haba invadido al pas. Para los socialis tas se trataba de recuperacin de la direccin cultural de los trabajadores, mientras que para los comunistas formaba parte del replanteo sobre la ortodoxia partidaria22. Con una actitud diferente, intelectuale s y algunos miembros de la clase media advirtieron la necesidad de estudiar los orgenes del peronismo. Su objetivo no era romper con la premisa del peronismo como elemen to invasor, pero s demostrar que la realidad no slo haba cambiado, sino que era preciso leerla de un modo diferente23. Manteniendo continuidades con el sistema cultural dador de prestigio --que se re velan en las peculiaridades de la inversin del topos de la invasin--, intelectua les y escritores incorporaron al pe ronismo en el debate cultural, a expensas de mantenerlo cultural y polticamente al margen24.

PAGE 88

88 En los relatos El Fiord (1969) y El nio proletario (1973), de Osvaldo Lamborghini, la operacin de inversin del topos de la invasin testimonia el clima de la poca: la prescripcin poltica en relacin entre significa nte y referente. Ambos textos muestran las tensiones generadas dentro del peronismo y aquellas derivadas de sus asociaciones25. Hacia fines de la dcada del sesenta el reacomodamiento ideo lgico-cultural presenta rasgos ms definidos a causa de los efectos del segundo peronismo26, el cambio generacional y la re visin del marxismo a la luz de las lecturas estructuralistas y psicoanalticas. Militancia y consignas revo lucionarias, dos de los rasgos ms sobresalientes de la poca, en lo s relatos de Lamborghini se convierten en los significantes de la inversin de l topos de la invasin, que al ser sometidos a una continua violencia simblica pierden relaci n con el referente. De este modo, los relatos se convierten en un continuo flujo de irracionalidad que invierte los trminos de asimilacin cultural e integracin poltica del peronismo hasta ese en tonces. En los dos relatos de Lamborghini es posible observar que en el cuello de botella del reajuste ideolgi co-cultural de fines de lo s sesenta, el peronismo pudo asimilarse polticamente porque haba surgido una justificacin que lo volva racional --la izquierda peronista--, y era capaz de integrarse culturalmente por que la cultura en s se haba vuelto irracional. En ambos relatos la historia narrada es una alegora del quiebre o el mantenimiento de un orden social. La experimentacin con el lenguaj e --mediante el uso de siglas, anagramas y un lenguaje en jerga y elptico--, intenta mostrar que no es posible alcanzar un referente nico, que en los dos relatos se trata del cuerpo, pero no de cualquier cuerpo sino del cuerpo social. En los textos de Lamborghini aquello que hace ruido, el otro que llega y altera el orden, es el sentido: la razn impuesta violentamente sobre los cuerpos. As, en efecto, el peronismo no sera una

PAGE 89

89 manifestacin de la irracionalidad al margen de la cultura, sino que la cultura misma, por su naturaleza ideolgica y polt ica, sera irracional. Las obras analizadas en este captulo muestran que la polarizacin cu ltural que gener el peronismo se resolvi por medio de dos procesos simultneos: asimilacin cultural e integracin poltica. El primero, por medio de un discurso estigmatizante que equipar peronismo con fascismo, falta de cultura e irr acionalidad, cuya expresin simb lica fue el ruido, la llegada del otro y la alteracin del orden. El segundo, medi ante un intento de dilogo con la audiencia interpelada por Pern, en el que ta l representacin se transform al incorporarse discursivamente sus referentes reales, el trabajad or, el cabecita negra, la realid ad transformada. Sin embargo, tal ingreso, si bien resquebraj el discurso cultural dador de prestigio, permiti la continuidad de los estigmas sobre el peronismo27 y del carcter antagnico de la relacin entre cultura y trabajo. Los textos analizados en las siguientes secciones muestran que la inversin del topos de la invasin fue funcional al proceso de asimil acin e integracin del peronismo. Transformaron los tres componentes simblicos del topos, el ru ido, el otro y el orden trastocado, exhibiendo las rupturas y continuidades con el sistema cultural dador de prestigio. Estos textos participaron del reajuste ideolgico-cul tural representando elementos del im aginario que traz la asimilacin cultural del peronismo y su integracin poltica28. Una edad desconcertante: cdigo realista y re presentaci n de los trabajadores en El precio (1956), de Andrs Rivera El derrocamiento del peronismo en 1955 abre el contexto poltico y cultural del que surge la novela El precio (1956), de Andrs Rivera Inicialmente, el vigor de l discurso antiperonista y anticabecita puso el tono a un de bate cuyo inters era la recupe racin de la cultura. Pero el sistema cultural dador de prestigio --que ha ba sentido un sacudn con la invasin de la irracionalidad y el descenso social que encarna ba el peronismo--, haba sido inapelablemente

PAGE 90

90 resquebrajado. El interrogante que se formulan intelectuales de los sectores medios sobre la distancia que los separa del puebl o es un sntoma de una realidad que necesitaba ser pensada con otros parmetros29. En esta novela la inversin del topos de la in vasin --el ruido, el otro y la alteracin del ordenest representada en la fi gura del trabajador. El agente invasor ya no es ms un sonido desconocido: se trata de los trabajadores nuevos que, asociados con los viejos, renuevan las expectativas de su imaginario. Est n en lugares precisos: la fbrica, el taller, el barrio, la calle, el sindicato, la escuela, la univer sidad, etc. Su presencia annim a adquiere un nombre, Juan, el cabecita negra, que forja una identidad poltica y cultural. Y el orden alte rado ya no es percibido como un arrebato irracional, sino como el resultado de un clima social. Mediante mltiples voces y tiempos narrativos, el texto ofrece un fresco de las dcadas previas al surgimiento del pero nismo reuniendo las conciencias de distintos agen tes sociales: trabajadores; miembros de la clase media; patrones; militantes comunistas; profesores y estudiantes. Mediante la agrupa cin de los trabajadores en dos grupos la novela presenta una caracterizacin del trabajo y del tr abajador que es resultado del re ajuste ideolgico-cultural que tiene lugar a partir de 1955. Re presentado por Lev, el inmigrante polaco, y Adolfo, el patrn que no pudo completar la educacin formal, el primer gr upo de personajes alude al tipo de trabajador que gracias a su esfuerzo i ndividual ha logrado cumplir con el ideal de progreso30, y traspasa la condicin de asalariado. El segundo grupo de personajes es re presentado por Marcos, Juan, Francisco, Ponce y Mara, todos ellos trabajadores con distinto origen soci al, que a mediados de la dcada del cincuenta deciden continuar peleando por su dignidad de trabajadores. La inversin del topos de la invasin presenta caracterstic as distintas en cada uno de los grupos. El primero ratifica la visin que las clases dominantes y medias tenan de los

PAGE 91

91 trabajadores y del peronismo31. En 1956, ao en el que transcu rren todos estos relatos, para Adolfo y Lev el ruido de la fbrica simboliza la amenaza de algo ya instalado en la sociedad: los trabajadores sindicalizados. Para ellos, no tener un tr abajo es una falta moral (EP 12), y ser asalariado, aunque es el ltimo escaln en la jera rqua social, es un estado de honradez que la organizacin sindical atenta. Hasta la dcada de l cuarenta, esfuerzo individual e inmigracin se haban unido en la imagen del trabajador alie nado y sufriente que luchaba por salir de su situacin32. El ruido de las mquinas que escuchan --Adolfo durante los perodos nocturnos en los que vigila a los tejedores, Lev en las horas que pasa en su despacho--, simboliza la amenaza de algo que acompa a su progreso social y ven luego en la organi zacin de los trabajadores: la elevacin del estndar de vida de stos. En el imaginario de Adolfo Los obreros se compraban un par de trajes, una heladera, libros, bicicletas; salan de vacaciones como un Anchorena cualquiera y deliraban por tener un hijo doctor o ingeniero. Algunos se aventuraban hasta la adquisici n de una casita, cuya hipoteca pareca que no terminaba de pagarse nunca. Pero seguan siendo obreros y muchos de ellos, con hijos universitarios y trajes e hipotecas, se denominaban a s mismos, empleados. 1945 (EP 20)33. La sindicalizacin de los obrer os significa el quiebre del imag inario del progreso gracias al esfuerzo individual. Adolfo intenta conciliar el sueo, pero los pensamientos sobre los reclamos se lo impiden; son un ruido interno que, al ig ual que el producido por las canillas del fondo del taller, le provocan intranquilidad. Del mismo modo, para Lev el ruido est en su cabeza, es el recuerdo de un tiempo mejor, cuando la posibilidad de perderlo todo no era una amenaza, cuando l era un trabajador y no un industrial. Mientras este grupo de trabajadores narra su historia de progreso social, traza sus diferencias con el otro grupo integrado por Franci sco, quien representa a los huelguistas de las

PAGE 92

92 dcadas del veinte y del treinta; Marcos y Jorge, disidentes de la clase media capturados por el clima de solidaridad generado entre los trabajador es; Juan y Mara, los inmigrantes del interior, los cabecita negra, y Ponce, el sindicalista comuni sta que critica la ortodoxia de su partido. Cada uno de sus relatos es un recorrido por los eventos que los condujeron a tomar conciencia sobre la importancia de defender sus der echos laborales. De este modo, cada uno representa una toma de decisin respecto del sistema cultural dador de prestigio. Tal es el caso de Marcos y Jorge, que defra udados de las instituci ones educativas y las oportunidades laborales deri vadas de ellas deciden emplearse en la industria. Para ellos el ruido es la seal de que su tiempo histrico ha llegado : En ese ao cremos que se rompa la rutina de los das, las calificaciones y las reprimendas paternales, y el temo r al jefe de celadores y las amonestacionesEl herosmo estaba en nosotros. Y en ellos, en los muchachos de enfrente, los de alpargatas, si; libros, no. Queramos un cambio. Necesitbamo s que algo cambiase. Algo: la vida. (EP 54). Jorge, que hacia mediados de la dcada del cuarenta enfrenta a su padre -empleado calificado cuyo sueldo sirve para pagar las cuotas del departamento y los electrodomsticos--, ve en ese clima el llamado hacia una vida ms real. Al igual que Marcos, abandona el colegio, se hace comunista e ingresa a una fbrica. Abandonar la escuela es la forma de criticar el idealismo de los maestros, disc urso que reproduce las categoras de la exclusin social al querer promover determinados valores mo rales, segn lo recuer da Marcos respecto de Nogus, el profesor de qumica: Nogus nos habl conmovido; nos incit a la toma de posicin. La nica esperanza de salvacin para el pas son ustedes, los jvenes, los estudiantes; los nicos que pueden preservar la cultura, los valores morales. Prendi el cigarrillo y prosigui: Del otro lado est la masa, lo amorfo, lo que se mueve guiado por el estmago, lo que no piensa (EP 45). Es decir, lo irracional, que era lo que estaba llegando al poder, el peronismo.

PAGE 93

93 Para este segundo grupo de trabajadores el ru ido no es la confirmacin de una presencia siniestra, sino la corroboracin de un momento histrico: en ingres o de la clase trabajadora y los sectores populares a la escena poltica34. Juan es uno ms de los cabecita negra --inmigrantes del interior del pas que llegaban a Buenos Aires para trabajar en la industria--, que frente a los obreros antiguos como Francisco traan como un viento (EP 34) de renovacin en las expectativas de vida, proyeccin factible en el dilogo entabla do entre organizaciones sindicales y Estado. Adolfo culpa a esos cab ecitas interferir con sus inte reses de patrn que, despus de todo, no son ms que la defensa del progreso. Contrariamente a Marcos, Adolfo siente que 1945 es el inicio de una etapa oscura e incierta que interrumpe el desarrollo del progreso. Por su parte, Juan, el cabecita, no se une al peronismo --que en la novela nunca es aludido directamente-sino que, influenciado por la situ acin de lucha obrera en los momentos cercanos al derrocamiento de Pern y por la tradic in an presente de los viejos obreros35, se acerca a los dirigentes obreros comunistas: No conoca a los que cruzaban el Riachuelo, descoyuntados, grises, oliendo a carne y orn, a excremento, a campo, a soledad. Juan no los conoca. No conoca el sangrante corazn de la ciuda d, su entraa viva y caliente (EP 43). Con esta referencia a los trabajadores frigorficos, el imaginario del trabaja dor al que se asocia Juan es el trazado por el socialismo y el anarquismo: trabaj adores llenos de padecimiento, sacrificios, angustias y enojos, confinados a la repeticin mecnica de lo s movimientos, tiempo que les consuma sus capacidades intelectuales. Esta estampa se extiende a lo largo de toda la novela y contrasta con la imagen forjada durante el peronismo de un trabaja dor feliz, icono que rene la que lucha por la dignidad y mejoras en el nivel de vida. El acce so a la educacin y al saber dentro de la organizacin productiva --por medio de la formac in profesional-comienza n a estar ligados a la

PAGE 94

94 nocin de justicia social, que es producto de la intervencin de distintos agentes sociales, el Estado fundamentalmente36. Francisco Daz, el viejo tejedor comunista qu e haba resistido el paso del tiempo y las oportunidades para escapar a la m quina (EP 93), representa la di ferencia con los trabajadores nuevos y su imaginario de felicidad: El qued quedaron sus manos, sus labios que se abran con poca prodigalidad, su limpieza chocante, el inescr utable desierto de sus das. Qued l y vio llegar el reemplazo: una multitud frentica, joven, violenta. Las letras ya no eran un poco de tinta dibujada, perfilada en papeles speros y rugos os. Eran sangre, nervio, explosin. No haba frontera entre las consignas y lo s hombres. No haba divergencias. No haba, si quiera, paralelismo. Las consignas tenan lenguas y cl amores, y hambre, y sueos, y pies, y sudores y frente de muchedumbre. Los hombres haban cr ecido. Un nuevo horizonte naca en ellos y l, Francisco, desde su rectitud, desde su silencio, desde su soledad, se esforz por comprenderlos, por no quedar atrs. Y ellos apreciaron eso, y lo a rrastraron en su torrente (EP 95). Francisco es arrastrado por la fuerza de los nuevos, mientras que los nuevos como Juan, un cabecita negra, se hacen comunistas, identificndose as con quienes tradicionalmente haban dirigido culturalmente a los trabajadores37. Los recuerdos rurales de Juan se mezclan con la velocidad de los tiempos fabriles y de la lucha sindical a mediados de la dcada del cincuenta. Sin embargo, Juan no posee el imaginario del trabajador su friente, como el de Fr ancisco, sino el de un trabajador que aspiraba a gozar de sus derechos y de un bien estar: -Quiero esoquiero que puedan dormir tranquilos una noche [los trabajadores ]; que no piensen en la vejez y en la miseria [] por una noche; que sus chicos tengan unos cuan tos centavos en el bolsillo para comprarse lo que se les antoje, y que los hombres puedan regala rle algo a sus mujeres. Juan mir curiosamente a Ponce: Ponce, eso es ser comunista?... (EP 208).

PAGE 95

95 La inclusin del cabecita negra, la presencia de Juan, no exhibe quien es ese otro que se ha instalado en la sociedad, sino que seala que la direccin polt ica y cultural de los trabajadores debe reencauzarse bajo las directivas del partido comunista, las que, a su vez, deben asumir un tono menos excluyente. La crtica de Ma rcos al sistema educativo y a los profesores, y el apoyo de Francisco a esa muche dumbre sin nombre, muestran el inters por incorporar a los nuevos trabajadores y romper con la ortodoxia partidaria As, la presencia del cabecita negra, del otro, es ms que nada la constatacin de una necesidad: la de recuperar la direccin cultural y poltica de los trabajadores, reformulndose en trminos polticos pero no culturales38. El ao 1945 haba sido la altera cin del orden; 1955, era, para muchos, la posibilidad de recomponerlo. Para Lev y Adolfo, si bien 1945 ha ba sido la materializac in de la prosperidad, tambin haba propiciado un cambio en el orden na tural de las cosas: as como progresaron ellos, tambin lo haban hecho los trabajadores. Ef ectivamente, la realidad haba cambiado, y a mediados de la dcada del cincuenta el miedo y la incertidumbre se haban instalado en sus fbricas, talleres, vidas y sueos. La amenaza al orden ya no era la presencia de los otros, los trabajadores, los cabecitas, sino su permanencia en la realidad. Esta interrupcin del ritmo natural de las cosas, esta alte racin del orden, es para Marcos y los otros trabajadores la confirmacin de un clima que predispona a quebrar el orden. Se trata del clima de solidaridad que haba surgido de la militancia de los obreros viejos y de la vigorosa lucha por la dignidad de los obreros nuevos39. El clima que condujo a 1945 haba roto las costumbres y las formas morales de todos los personajes. Algunos ingres aron a una oscuridad inquietante, como Adolfo, desde la cual slo se espera el acecho de los de ms. A otros, el clima que desemboc en 1945 los coloc en el lugar del dilema moral: hacerse a un lado o transmitir la experiencia de lucha a esos trabajadores nuevos, portadores de un imaginario distinto al suyo.

PAGE 96

96 En este anlisis ha mostrado que la figura del trabajador condens la inversin del topos de la invasin. Sin embargo, son varias las cara ctersticas de su repr esentacin que no quiebran totalmente con el discurso anticabecita y antiperonis ta. La figura del trabaj ador en esta novela es central, pero contina asociada al imaginario del trabajador sufr iente. Poco se dice sobre esa masa de nuevos trabajadores. Cmo vivan fuera de la fbrica? A qu cultura accedan? Qu consuman? A pesar de que la presencia de Juan otorgue identidad a la fi gura del cabecita negra y, por ende, ste cese de aparecer como una amenaza annima, el hecho de que termine militando junto a Ponce, el sindicalista comunista, constata la percepcin de que al cabecita era necesario vincularlo a la cultura instituida. Es decir, por un lado, la figura del trabajador permite identificar el ruido que intimida, siempre y cuando no est asociada al imaginario peronista. La incorporacin del cabecita negra en el universo te xtual lo saca del anonimato y le reconoce su identidad social, un trabajador; pero, al mismo tie mpo, al unirlo a la racion alidad que representa Ponce, confirma la percepcin que tena la socied ad sobre los trabajadores peronistas: su lealtad al movimiento era una manifestacin de irracion alidad y no una derivacin de una nueva imagen de trabajador forjada por las me joras concretas en el mbito la boral. De este modo, a pesar de identificar el ruido y de revelar que la alteracin del orden fue el resulta do de un clima, el texto contina relegando al peronismo, y con ello al trabajador --su imaginario-al lugar de lo irracional y lo no culto. Es decir, de algn m odo esta inversin del topos de la invasin reproduce los antagonismos cultura vs. trabajo, civilizacin vs. barb arie, intelectua l vs. manual. De este modo, el discurso literario partic ipa de la asimilacin cultural del peronismo, que surge del reajuste cultural e ideolgico que se inicia inmediatamente derrocado el gobierno peronista en 1955. Al respecto, El precio representa ese cuestionamiento y muestra sus lmites en

PAGE 97

97 el carcter parcial de la inversin del topos. La figura del cab ecita negra apareci en tanto elemento innegable de la socied ad. Sin embargo, la identidad del cabecita, su imaginario, el repertorio iconogrfico en el que se vio represen tado, tuvieron vedado --proscrito-el ingreso al sistema cultural. En consecuente, la figura del trabajador resulta privilegiada en tanto es funcional al reaujuste ideolgico cultural que tiene lugar, porq ue permite dejar a un lado el mundo del trabajo forjado durante el peronismo, considerado ajeno al sistema cultural dador de prestigio. Cabecitas en accin: inversi n del cdigo de representa cin y resentimiento en Cabecita negra (1961), de Germn Rozenmacher En la dcada del sesenta, la polarizacin id eolgico-cultural que introdujo el peronismo comenz a disiparse. El replanteo de los sector es medios sobre el papel del intelectual y la influencia de los grupos de la re sistencia peronista dan lugar a ot ra lectura de la realidad. El cuento Cabecita negra (1961), de Germn Roze nmacher, refracta una visin de la poltica y la cultura en la que, si bien la presencia del otro es asumida, el sentido de sta no es nunca develado. Mediante el anlisis de El precio se ha demostrado que en primera instancia la alteracin del topos de la invasin consiste en que los smbolos ruido, otro y alteracin del orden adquieren otros referentes: la presencia de los trabajadores, el cabecita ne gra y el clima que condujo a 1945. Aquello que antes simbolizaba el temor, lo de sconocido y el desorden, lo que expresaba la irracionalidad, adquiere ahora un nombre, una identidad. Sin embargo, como se ha indicado, el carcter antagnico de la rela cin entre trabajo y cultura c ontinu bajo la exclusin del peronismo del mbito de la cultura. Los escritore s que en la dcada del se senta reciben el debate sobre el peronismo se ven a s mismos distancia dos de la historia que se abri en 1945. Segn el mismo Rozenmacher El advenimiento del pe ronismo de algn modo desnuda al pas, y

PAGE 98

98 nuestra generacin tiene el privilegio de ver al pas descuarti zado, y verlo casi desde afuera, sin estar comprometida totalmente con el peronismo ( El habla de la ideologa 25). La imagen no es grata: en un acto casi obsceno, el peronismo no solo desnud, sino que desmembr un cuerpo --la nacin-que posea una cuestionable unidad. Pero era posible comprender ese fenmeno, segn lo iban demostra ndo los ensayos que en la poca comenzaron a estudiar sus orgenes. En efecto, era posible no estar comprometido ideolgicamente con el peronismo, pero, era posible verlo --en la dca da del sesenta-desde afuera? Exista algn discurso que no hubiera sido afect ado por el peronismo? Qu parte de la sociedad haba quedado a salvo de su irraciona lidad? La posibilidad de leer al peronismo desde afuera, sin comprometerse con l, se traz sobre una e quivalencia falaz: no comprometerse con el peronismo no implicaba que la cultura no haba cambiado, y que, por lo tanto, era posible mirar al peronismo desde afuera40. Sin embargo, era posible ubicarse fuera de una realidad que haba sido transformada radicalmente? Andrs Avellaneda seala que el replanteo poltico-cultural en to rno al peronismo tom forma en el discurso literario por medio de la inversin del topos de la invasin. La representacin subvertida del ruido, la presencia del otro y el desorden propiciaron, desde la literatura, la desarticulacin del discurso antiperonista-anticabecit a. Es decir, la literatura traspuso el quiebre de la polarizacin ideolgico -cultural por medio de un cambio en el orden semntico. Pero cabe preguntarse si la inversin del topos de la i nvasin operada en el cuento de Rozenmacher incluye un replanteo cultural en tor no al imaginario de lo s trabajadores que el peronismo haba forjado41. El cuento Cabecita negra explora el malestar provocado por aque llos que ingresaron a la escena poltica42, y al hacerlo invierte el topos de la invasin. La narracin describe el miedo

PAGE 99

99 del seor Lanari, un miembro de la clase media identificado en el imaginario del esfuerzo individual y el progreso. El insomnio sorp rende al seor Lanari quien, atemorizado y sorprendido por la sensacin de estar solo en el silencio y la oscuridad de la noche, desarrolla un monlogo interior paranoico. La voz del narrador se coloca desde la perspectiva del personaje; de ah que el tono persecutorio se amplifique poniendo en evidencia la dimensin del miedo de Lanari, para quien La noche se haba hecho para dormir y se senta viviendo a contramano. Solamente l se senta despierto en medio del enor me silencio de la ciudad dormida. Un silencio que lo haca moverse con cierto sigiloso cuidado, como si pudie ra despertar a alguien [] en este pas donde uno aprovechaba cualquier oportunidad para joder a los dems y pasarla bien a costillas ajenas haba que tener mucho cuid ado para conservar la dignidad (CN 40). En este cuento, el ruido no est fuera del pe rsonaje, sino dentro de l, y toma la forma del insomnio que inexplicablemente lo invade a m itad de la noche. Su inquietud adquiere un aire paranoico: El seor Lanari hab a trabajado como un animal y ahor a tena esta casa del tercer piso cerca del congresoel pequeo RenaultLa ferretera de la Avenida de Mayo iba muy bien y ahora tena tambin la quinta de fin de semana donde pasaba las vacacionesSe daba todos los gustos. Pronto su hijo se recibira de abogado y segu ramente se casara con alguna chica distinguida (CN 40). El insomnio provoca un ruido interior, el de los pensamientos del propio Lanari, que delatan su miedo a perder to do lo que ha logrado gracias a su esfuerzo individual: Si uno se descuida ba lo llevaban por delante co mo a una cucaracha (CN 40). El ruido de sus pensamientos interrumpe la calma nocturna y llenan de inquietud la noche, mientras que el silencio es el af uera de Lanari, su contexto: la ma sa amorfa, los cabecitas, que ya no estn en la calle haciendo ruido sino que tie nen una identidad permanente (el polica, que representa a la institucin).

PAGE 100

100 El imaginario de Lanari es el del progres o, y siente, al igual que sinti Adolfo en la novela de Rivera, que ste peligra ante la presenci a del otro. El insomnio presagia esa presencia, que finalmente se constata cuando decide salir a la calle al escu char un alarido que, al igual que su insomnio, irrumpe en la aparente calma noctu rna. Sentada en el umbral de un hotel para damas, se encontraba la mujer que haba gritado. Pens que slo se trataba de una cabecita (CN42), por eso, cuando el polica se acerca y La nari se da cuenta que el vigilante tambin era bastante morochito siente que desconoce el medio en el que se encuentra, que es l el elemento perturbador del orden (CN 42). Para Lanari, la presencia de esos otros expr esa la inevitabilidad del orden transformado. A partir de all no comprende nada; toda la situaci n se convierte en un ultraje de sus valores: la entrada de los dos negros a la casa, el hecho que el polica fuera uno de ellos, su manera de dirigirse tutendolo, la imposibilidad de hablar con ellos sobre libros, etc. La identidad de esos cabecitas es un agravio a la suya: De pronto se acerc al agente que era una cabeza ms alto que l, y que lo miraba de costado, con desprecio, con duros ojos salvajes inyectados y malignos, bestiales, con grandes bigotes de morsa. Un an imal. Otro cabecita negra (CN 43). Lanari ve a un animal, y contrasta esa imagen con las que l ha construido sobre s mismo, y que corresponden al mundo de la cultura: sin saber por qu, le mostr la biblioteca abarrotada con los mejores libros. Nunca haba podido hacer tiem po para leerlos pero estaban all. El seor Lanari tena su cultura (CN 45) El orden estaba irrebatibleme nte alterado; ni en las instituci ones se poda confiar. Lanari estaba convencido que no tendra ningn senti do recurrir a la polica, pues haca un tiempo pasaban cosas extraas, y por eso llev al polic a a su departamento para sobornarlo y as eliminar la molestia de su presencia. Pero fue inevitable, no encontr manera de hablar con el

PAGE 101

101 polica Hubiera querido sentarse amigablemente y conversar de libros con ese hombre. Pero de qu libros poda hablar con ese negro?... (CN 45). La irracionalid ad haba invadido su persona, su casa Era como si de pronto esos salvajes h ubieran invadido su casa. Sinti que deliraba y que la cabeza le estaba por estall ar. Todo estaba al revs. Esa chin a que poda ser su sirvienta en su cama y ese hombre del que ni siquiera saba a ciencia cierta si era policia, ah, tomando su coac. La casa estaba tomada (CN 46). En este cuento, al igual que en la novela de Rivera, la inversin del topos de la invasin se lleva a cabo, pero no de forma completa. Exis te una inversin que denota rupturas con el discurso anticabecita y antiperoni sta, pero, al mismo tiempo, las caractersticas de los elementos que conforman tal inversin no cuestionan los an tagonismos que sustenta la oposicin peronismo vs. cultura. En este cuento, el ruido no es pr esentado como un atributo del otro, sino como un elemento interno del que observa y cataloga a ese otro, Lanari; es decir, el ruido son los prejuicios que forjan su identida d de clase. En relacin con la presencia del otro, ste adquiere una identidad social, una mujer -trabajadora del interior-y un polica, que revela la profundidad de su presencia en las instituciones. Finalmen te, el orden alterado no slo es producto de un conjunto de condiciones sociales, sino que tambin es resultado de los prejuicios de Lanari. Sin embargo, a pesar de este cambio en la significacin de la invasin, la ausencia de referencias al mundo del polica y su hermana -y su huda al darse cuenta que Lanari no era el hombre que buscaban--, revela la continuidad del antagonismo cultura-no cultura asociados a la imagen del cabecita y su mirada desde un lugar externo. El cuento est narrado desde la perspectiva de Lanari, y aunque los otros ingresan a espacios comunes con ste --la calle, el apartamento-continan siendo los otros, no tienen voz y permanecen en el afuera.

PAGE 102

102 En relacin con este ltimo as pecto, el cuento de Rozenmacher lleva un poco ms lejos la inversin que la novela de Rivera. En la historia narrada, lo irracional --que en el discurso antiperonista se encontraba en el peronismo, en ese fenmeno ajeno a la cultura--, no est fuera de la cultura, sino dentro de ella misma. El insomnio que invade inexplicablemente el cuerpo de Lanari es la manifestacin de la irracionalidad. Sus causas: los prejui cios forjados en la identidad de clase del personaje, que explica, adems, la r pida reaccin de ste frente a aquello que se avecina, la presencia de los negros. En este se ntido, el cuento de Rozenmacher lleva a cabo una inversin que slo es posible por que culturalmente tal orden no es subvertido. Es decir, porque el peronismo, al ser interpretado como un fenmeno ajeno a la cultura, no afecta el orden del discurso mismo desde el cual se lo busca compre nder, ni reubica al trabaj ador en la cultura de modo diferente a las dcadas previas. El orden se haba alterado, cierto, pero las lecturas de ese cambio no pudieron cuestionar pr escripciones culturales tales como peronismo-fascismo, trabajo-cultura, manual-intelectual o civilizacin-barbarie43. De todos modos, un nuevo orden se impuso, y para interpretarlo fue ne cesario dotar de racionalidad la persistencia y el potencial poltico del peronismo, y violentar el campo de la poltica. Destripado Estropeado: el trabajador y la destruccin del cdigo de representacin Por medio del anlisis de la novela de Rivera y el cuento de Rozenmacher se ha demostrado que la inversin del t opos de la invasin fue resultado de rupturas y continuidades con el discurso antiperonista. La s caractersticas de la figura de l trabajador, la presencia del cabecita y las motivaciones da la perturbacin del orden indican un re ajuste del discurso ideolgico en relacin con el peronismo, pero no con el carcter antagnic o de la relacin entre cultura y trabajo. Hacia finales de la dcada del sesenta, el clima de reajuste ideo lgico-cultural alcanz una mayor definicin a causa de un nuevo desplie gue de fuerzas polticas propiciado por lo que

PAGE 103

103 Alejandro Horowicz ha definido co mo el segundo peronismo. Los sectores medios progresistas vieron en su carcter combativo la posibilidad de una izquierda nacional, vanguardia poltica que no siempre tuvo su contraparte en la vanguardia artstica. Los referentes los dictaminaba el campo de la accin, que era el de la poltica y don de se encontraba todo el potencial de la resistencia peronista. Desde esta ptica, puede pe nsarse que el hecho que en el mbito de la cultura siguieran funcionando antagonismos ex cluyentes como civilizacin vs. barbarie o peronismo vs. cultura, propici un tipo de discurso poltico que im puso sus necesidades: dotar de racionalidad al peronismo por medi o del discurso de la izquierda. El reajuste ideolgico-cultural exhibe caractersticas precisas: militancia poltica, lenguaje traducido en acto, asociacin del pe ronismo con la posibilidad de una izquierda nacional. Distintas obras transponen este contexto, tales como la novela Nanina (1968), de Germn Garca; El fiord (1969) y El nio prol etario (1973), de Osvaldo Lamborghini, y El frasquito (1973), de Luis Gusmn. Mediante la inco rporacin de lecturas psicoanalticas y estructuralistas, y del lenguaje poltico, estas narracione s exhiben las tensiones generadas en ese reajuste. Los dos relatos de Lamborghini violen tan y rompen la relacin entre significante y referente, culminando as el proceso de inversi n del topos de la invasin. En estos relatos hay una inversin de la representacin de la inva sin, pero, adems, hay tambin, sobre todo en el El nio proletario, una crtica a la cultura dadora de prestigio y a las expresiones contestatarias de esa misma cultura que intentaron representar la vida de los trabajador es. Concretamente, se trata de una crtica al realismo literario subsidiario de la iconografa socialista que en las dcadas del veinte y del treinta presentaba al trabajador como un ser sufriente. El referente de los textos de Lamborgh ini es el cuerpo y la inversin de las representaciones del topos de la invasin --el ruido, la presencia del otro y la perturbacin del

PAGE 104

104 orden-se efectan sobre sus signi ficantes textuales. Segn John Kras niaskas, el relato El fiord registra el nacimiento de una izquierda naciona l associated with the leftward, socialistic transformation undergone by Peronism in resistance between 1955 and 1966, the emergente of a posible alternative to Peronism within trade un ion movement (146). En este relato el cuerpo del Estado o la nacin est representado por cuer pos desmembrados y gritos, que por medio del ritual de la muerte y el naci miento exhibe un proceso de transformacin del sentido. Por ejemplo, la mujer en trabajo de parto con que comienza el relato, Carla Greta Tern, refiere a la Confederacin General del los Trab ajadores, y cambia de nombre a medida que se suceden los ritos de nacimiento y muerte, es decir, las transformaciones dentro del peronismo en el interregno de su proscripcin y de alejamiento entr e Pern, el lder, y las masas; La sangre del mordido olas se me colaba entre los dientes y me inundaba la boca. La Carla Greta Tern convertida ya en una S, en una Z, en una K o en una M rabiosa sealaba desesperada los huevos de nuestro ex amo y se or (Novelas y cuentos 31). El cuerpo, que es unidad, es violado, mutilado, desmembrado y vuelto a nacer en medio de un ritual orgistico que, como seala Martna Lpez Casanova, presenta caractersticas carnavalescas En este sentido, el cuerpo desmembrado representa la unida d cultural quebrada, en un ambiente de carnaval en el que las categoras racional vs. irracional, civilizac in vs. barbarie, son puestas del revs. En el cuento de Rozenmacher el ruido era el pensamiento paranoico de Lanari. En El fiord ya no hay ruido porque todo es ruido y grito provocador, producto tanto de la gestacin como del desmembramiento que conduce a la muerte. El ruido es la confirmacin de un cambio de estado, por ejemplo de la cultura, que se altera y produce algo con un nuevo significado: [Carla Greta Tern] Arremeta, descansaba; abra las piernas y la raya vaginal se le dilataba en crculo permitiendo ver la afloracin de un huevo bastante puntiagudo, que era la cabeza del

PAGE 105

105 chico (Novelas y cuentos 19). Contrariamente a lo que aparece en la novela de Rivera y en el cuento de Rozenmacher, el ruido no simboliza nicam ente la presencia y la internalizacin de la presencia del otro, sino que es la de sgarradora transformacin del todo. En ambos relatos de Lamborghini el otro est representado de manera diferente. Mientras en El nio proletario el otro es aquel sobre el que se ejerce la viol encia, en El fiord el otro es el narrador, que la mayora de las veces se expresa mediante un nosotros. Sin embargo, las fronteras de ese nosotros se borra n al surgir la posibilidad de una alternativa poltica en medio del rito de la muerte y el nacimiento. Los dol ores de parto de Carl a Greta Tern concluyen cuando, finalmente, aparece la criatura, Ati lio Tancredo Vaca (Augusto Timoteo Vandor, sindicalista metalrgico que se opuso a Pern y fue asesinado en 1969). Todos quedan seducidos por el surgimiento de una alternativa poltica: Y previendo lo que iba a ocurrir me ergu, sin restarle un solo centmetro a mi estatura. Era un deber hacerlo, aunque la humildad taimada que me caracteriza procurara estrangularme con mis pr opias manos. La baba pegajosa me mojaba el cuerpo. Rasgu, sin embargo, todos los tapices a mi alcanceMutil las bordadas escenas del bien y del mal, deform su sentido, mord algun as con mis dientes mellados. A traicinY todos estbamos modificados por la presencia del in modificante Atilio Tancredo Vacn (Novelas y cuentos 24). En El nio proletario la presencia del ot ro remite, en una primera lectura, a la iconografa proletaria de izquierda : el padecimiento del trabaja dor y sus condiciones miserables de vida. El salvajismo del narrador confirma es a visin: Los despojos de Estropeado! Ya no daban para ms. Mi mano los palpaba mientras l me lama el faloDescargu mi puo de martillo sobre la cabeza achatada de animal de Estropeado!... (Novelas y cuentos 68). Al leer esta representacin del otro es pos ible pensar este cuento como una re-escritura de La fiesta del

PAGE 106

106 monstruo, de Borges y Bioy Casare s, e incluso de El matadero, de Esteban Echeverra. Esto reafirma la idea de ver en ambos relatos de La mborghini un cierre del pr oceso de inversin del topos de la invasin, que coincide, adems, con un momento de alta politizacin de la sociedad que cuestiona los intereses oligr quicos. Pero tambin es posible ver en este cuento una parodia de todo el sistema cultural, de aquellos sectores que a pesar de criticar los intereses de los sectores dominantes se identificaron con su cultura. En un momento, el narrador de El nio proletario se refiere a los nios proletarios como larvas, mencin que tie ne resonancia en el tono del narrador de los cu entos reunidos en Larvas (1924), de Elas Castelnuovo44. De acuerdo a lo planteado por Susana Rosano, Si en El matadero Josefina Ludmer ley la necesidad de matar al otro para descifrarlo, el relato de Lamborghini no permite esta ilusin. Al otro, al nio proletario, se lo aniquila, se lo sodomiza, se lo estrangula, se lo destruye en una orga ldica no exenta de un gesto irnico, pero tambin de desesperacin. Los puentes interpretativos, la posibilidad de conocer al otro, de descifrarlo, han sido absolutamente dinamitados (21). Al leer este texto como una parodia del imagin ario socialista y del discurso realista que tradicionalmente haba representado al obrero y al mundo del trabajo, se observa que la destruccin del nio proletario es, a dems, la inversin total de una de idea de cultura. En los textos de Rivera y Rozenmacher el orden aparece, efectivamente, trastocado, y factible de ser reorganizado. Ponce inicia en la militancia comunista a Juan, el cabecita negra, y le ofrece un ejemplar de Martn Fierro --, y el mundo del polica y su hermana no se revelao como algo que an segua inexplorado, vedado por lo s prejuicios --Lanari no entiende nada, pero los cabecitas no le explican nada tampoco. En los relatos de Lamborghini todo sucede en medio de un orden trastocado, la orga, lo carnavalesco, y lo que all su cede es irreversible y cambia el sentido de las cosas: Pero no se acab lo que se daba. Continu bajo otras formas,

PAGE 107

107 encadenndose eslabn por eslabn. No perdona ndo ningn vaco, convirtiendo cada eventual vaco en el punto nodal de toda s las fuerzas contrarias en te nsinuna sonora muchedumbre en ella yo poda distinguir con abso luto rigor el rostro de cada uno de nosotrospenetrando con banderas en la ortopdica sonrisa del Viejo Pern. No sabemos bien qu ocurri despusOcurri. La accin romperdebe conti nuarMe pregunto si yo figuro en el gran libro de los verdugoso si es al revsyo, yo era otro (El fiord, Novelas y cuentos 28). Conclusiones A lo largo de este captulo se ha observado que la representacin literaria del cabecita negra y de l trabajador refracta el equilibrio entre el proceso de asimilacin e integracin cultural del peronismo. La inversin del topos de la inva sin apareci en el discurso literario mostrando el proceso de reajuste ideol gico-cultural que tuvo lugar desde 1955 hasta 1973. Mediante el anlisis de las caractersticas de la inversin se ha notado que asimilaci n cultural e integracin poltica del peronismo fueron dos movimientos simultneos que respondieron a las distintas coyunturas polticas, ideolgicas y culturales desde las que se lo interpret. Tal simultaneidad se debe a la permanencia de las categoras antagn icas formuladas por la cultura dadora de prestigio. La representacin del cab ecita negra en la novela de Andr s Rivera y en el cuento de Germn Rozenmacher excluye toda mencin a su cultu ra y no est asociada a la del trabajador; y la representacin de este ltimo no incluye el imaginario creado en los sectores asalariados por la iconografa peronista y por las mejoras concretas en el estndar de vida de los trabajadores, que acompaaron a esas imgenes. La relacin antag nica entre cultura y trabajo, intelectual vs. manual, y civilizacin y barbarie, se perpeta en la falta de referencia a ese mundo del trabajo bajo el peronismo. Los anlisis expuestos permitieron comprende r la compleja integracin cultural del peronismo mostrando la forma en que el lengua je literario partici p del equilibrio entre

PAGE 108

108 asimilacin cultural e integraci n poltica, que resolvi la polarizacin ideolgico-cultural introducida por el peronismo. Desd e distintas perspectivas, a comien zos de la dcada del ochenta Andrs Avellaneda y Beatriz Sarlo sealaron la ubicuidad de lo poltico en los setenta. Para Avellaneda se trat de una situacin de discurso que permita trazar una nueva definicin de la cultura45. Su observacin permite comprender lo sealado en prrafos anteriores: el reacomodamiento ideolgico-cultural produjo una situacin de discurso en la que los antagonismos centrales de la cultura dadora de prestigio siguieron opera ndo, y traspasaron al mbito de lo ideolgico-poltico en la visin de un peronismo de izquierda. Por eso, fue desde el mbito de la accin, de la poltica, desde donde se impusieron los referentes, como ha mostrado el anlisis de El fiord. Desde otra perspectiv a, Sarlo ha indicado que la predominancia de lo poltico, que impidi el ejercicio de la verdadera autonoma relativa de la cultura, fue el resultado de la situacin cultural. Sin embargo, al formular esto como una usurpacin o asalto a la razn cultural, esta observacin descar ta la correlacin entre ambas es feras y obtura una lectura poltica e ideolgica de la cultura. Esta comparacin de pe rspectivas sobre el ltimo tramo del reajuste ideolgicocultural comenzado en 1955 constata el alcance que tuvo en el pensamiento crtico la tensin entre proceso de asimilacin cultu ral e integracin poltica del peronismo. En el siguiente captulo se es tudiar el modo en que tal te nsin, que determin un modelo de escritura --cimentado en las estr ategias de la alusin y la alegor a de la dcada del cuarenta--, aparece representada desde mediados de la dca da del noventa hasta el presente. Mediante el anlisis de las novelas Boca de lobo (2000), de Sergio Chejfec, En otro orden de cosas (2001), de Rodolfo Fogwill, de la pelcula Mundo Gra (1999), de Pablo Trapero, y del documental La huelga de los locos (2003), de Mariana Arruti, se esta blecern los vnculos entre lenguaje literario y representaciones de la relacin entre trabajo y cultura bajo el signo del neoliberalismo

PAGE 109

109 de la dcada del noventa. Marcado por el desemple o masivo; las nuevas formas de protesta social y la crisis de las instituciones polticas, este perodo condujo a un res quebrajamiento profundo de los vnculos de solidaridad social Producto de esta situacin, el es tallido social que tuvo lugar en diciembre de 2001 expuso no slo el grado de dete rioro del tejido social sino que abri tambin la posibilidad de preguntarse qu pas en los lt imos treinta aos en la hi storia poltica y social argentina. La convivencia actual entre desemp leo crnico e iniciativas culturales impone un cuestionamiento de las polticas neoliberales, de l imaginario que stas produjeron, y de nociones tradicionalmente instituidas sobre la cultura, el trab ajo y la ideologa. En el siguiente captulo se analizar el modo en que la r plica literaria de este cuestionamiento invita a una mirada retrospectiva sobre la poltica, la cultura y la ideologa.

PAGE 110

110 Notas 1 De acuerdo a lo sealado por Andrs Avellaneda, el co ncepto situacin de discurso refiere al conjunto de circunstancias en medio de las cuales se produce un acto de enunciacin oral o escrita. Estas circunstancias engloban las condiciones sociales del acto de e nunciacin; el tipo de interlocutores y la interaccin real e imaginaria entre ellos; los hechos que preceden al acto de enunciacin (El habla de la ideologa 48) 2 Como se ha indicado en el captulo anterior, en la dcada del treinta la cultura y el trabajo eran percibidos como mbitos separados y de carcter opuesto. Lo intelectual, no manual, estaba asociado a las actividades econmicas independientes y trazaba el permetro de la cultura, mientr as que lo manual se vinculaba con el trabajo asalariado. 3 El antagonismo civilizacin vs. barbarie fundamenta las concepciones de lo nacional, tal como lo demuestran los textos sobre los que se organiza la tradicin literaria argentina, tales como Facundo (1845), de Domingo Faustino Sarmiento, El matadero (1846), de Esteban Echeverra, y Martn Fierro (1872), de Jos Hernndez. 4 El inicio del proceso de industria lizacin por sustitucin de importaciones con el consecuente crecimiento del conglomerado industrial, cambia las regl as de juego hacia la dcada del cuar enta. Hasta ese momento, la relacin entre las organizaciones de trabajadores y el Estado haba sido tensa y violenta, siempre resolvindose en detrimento de los primeros. El dilogo que el Estado comenz a tener con los trabajadores a travs del secretario de trabajo, Juan Domingo Pern, hacia principios de la dcada, cambi las reglas de juego para los sectores productivos nacionales y los intereses nacionales, as como tambin modi fic el alineamiento tradicional de los trabajadores con el socialismo y el comunismo. Asociaciones del tipo nacionalismo-fascismo se transformaron en peronismofascismo en tanto expresaban la irracionalidad de los m ovimientos populistas y los sistemas totalitarios frente a la ilustracin de la cultura hegemnica. Al respecto, el tr abajo de Marcela Gen sobre la iconografa de los dos primeros gobiernos peronistas presenta distintos anlisis de tericos italianos y americanos que proponen quebrar la asociacin entre fascismo e irracionalidad. Para una defini cin sobre el fascismo y la dificultad de utilizar esta categora al analizar el peroni smo vase Los cuatro peronismos (1985), de Alejandro Horowicz. Tambin, en Historia del movimiento obrero argentino (Tomo I) (2005), Julio Godio explica la incidencia que tuvieron en la poltica de corte nacionalita de la dcada del cuarenta los alineamientos de los partidos socialista y comunista a las posiciones internacionales frente al fascismo. 5 La revista Sur y los grupos intelectuales en torno a sta tomaron posicin frente a los fascismos europeos. Andrs Avellaneda utiliza el trmino literatura anticabecita, para aludir a la reaccin antiperonista promulgada desde este crculo. La expresin cabecita negra tiene una fuerte carga negativa y refiere a componentes raciales, de clase y polticos. Principalmente se aplic al inmigrante de las prov incias quien, resultado de las mezclas con la poblacin indgena, presentaba una tonalidad de piel ms oscura que la del inmigrante europeo que permaneci en la Capital Federal. La llegada de los cabecita negra a la capita l se nota, adems, por sus costumbres, su ritmo menos acelerado, su forma de hablar y, fundame ntalmente, porque se incorpora a la ma sa de trabajadores industriales que pueblan los barrios del rea suburbana de Buenos Aires. Con el surgimiento del peronismo, este trmino se extendi a todo aquel vinculado al movimiento popular nacionalista. 6 De acuerdo a lo planteado por Alejandro Horowicz, el primer peronismo surge el 17 de octubre de 1945; el segundo en las luchas de resistencia que tienen lugar durant e su proscripcin, y que culmina con el retorno de Pern en 1972; el tercero se inicia con la vi ctoria de Hctor Cmpora y termina con la muerte de Pern en julio de 1974, y el cuarto comienza con el gobierno de Is abel Pern y contina hasta el presente. 7 Distintas lecturas sobre el peronism o translucen esta nocin del intelect ual como un agente esencial en la organizacin cultural de una nacin. Ms all de las distin tas acepciones que posee el trmino cultura, lo cierto es que el centralismo del intelectual est asociado a una concepcin tradicional y letrada de la cultura, que no admite los efectos de la industria cultural, del consumo de cultura, ni del mejoramiento en el nivel de vida de los sectores asalariados y con distinta disposicin de capital cultural. Las reflexiones de Mariano Plotkin sobre el modo en que el peronismo debera haber tratado a los intelectuales es un ejemplo de una forma de limitada de entender la cultura, que ha acotado la comprensin del peronismo y la clase trabajadora. A diferencia de lo planteado por Avellaneda en relacin con el fracaso del pr oyecto cultural peronista --para este se de bi ms a aspectos relacionados con la imposicin de las jerarquas culturales--, Plotkin sostiene que El problema es que Pern no slo careca de una

PAGE 111

111 poltica cultural consistente, sino que el papel que pretenda asignar a los intelectuales dentro de su rgimen tambin conspiraba contra el surgimiento de pautas culturales alte rnativas (57). La diferencia entre las interpretaciones que hace Avellaneda y Plotkin sobre el surgimiento de Sexto Continente exhiben una manera diferente de concebir la cultura y su naturaleza poltica e ideo lgica. Para el primero, el problema de esta publicacin que cont con tan poca recepcin, se debi principalmente a que el discurso literario de muchos escritores properonistas prestigiosostrabaja con materiales de arrastre que entran en conflicto con la propuesta de desestimar la unicidad del lenguaje intelectual como instrumento privilegiado de la cultura (El habla de la ideologa 19). En oposicin, para Plotkin A pesar de las contribuciones de algunos intelectuales de nota, la mayora de lo que Sexto continente poda ofrecer era una mezcla incoherente de nacionalismo, nativismo, catolicismo derechista y elogios al rgimen (59). Este tono repite las sentencias que el autor omite respecto del rechazo de la revista por parte de los sectores antiperonistas, Su incapacidad para crear un forum de cultura alternativo fue reconocida implcitamente por los editores, quienes se quejaban de que el primer nmero de Sexto Continente haba recibido una acogida fra por parte de la prensa y de los crculos intelectuales tr adicionales, la mayora de los cuales eran abiertamente antiperonistas (59). 8 La utilizacin de los trminos asimil acin e integracin tiene por finalid ad describir dos procesos separados pero simultneos mediante los que se ha producido el reacomodamiento cultural e ideolgico a partir del golpe del 55. La referencia al primero pretende indicar el ajuste cultural que hacen lo s sectores medios y altos frente a las nuevas pautas impuestas por el peronismo; es decir, seala el reajuste del sistema cultural dador de prestigio ante los cambios sociales irreversibles propi ciado durante el perodo peronista. Con el segundo, se alude al proceso irreversible de integracin poltica del peronismo, paralelo al de su asimilacin cultural. Este enfoque sugiere que la coexistencia entre proscripcin poltica del peronismo y prescripcin esttica en la representacin literaria form parte del complejo proceso de rechazo y expulsin de aque llo que se identificaba como exterior a la cultura --el peronismo--, pero naca de ella misma. En este captulo no se continua con la definicin de cultura planteada en el anterior, sino que se la entiende segn lo planteado po r Richard Hoggart y Raymond Williams, para quienes el trmino cultura posee una determinaci n histrica. A qu se hace referenc ia con esta palabra en distintos perodos histricos? Cul es la concomitancia entre su significacin y los procesos soci ales? Para responder estas preguntas, Williams y Hoggart ponen a la palabra cultura en perspectiva con otros voca blos: industria, democracia, clase y arte. De este modo, en el perodo de desarrollo industrial aquello significado por la palabra cultura tiene directa relacin con los modos de utilizacin del tiempo por parte de los trabajadores, y por el acceso a la educacin formal. El trmino industria cultural, aparece, entonces, como una forma de significar una produccin vinculada a un cierto saber --y un cierto saber contemplar--, a una determinada disponibilidad de tiempo y de ocio, y a las posibilidades de consumo. Al analizar cmo los cambios culturales que acompaaron el mejoramiento en la calidad de vida de la clase trabajadora ingles a, no siempre significaron un enriquecim iento para sta, sino, muchas veces, un empeoramiento, Richard Hoggart seala la convergencia de distintas actividades relacionadas al mantenimiento de la dignidad de la clase trabajadora. Destaca la importanc ia de las Universidades y pr oyectos educativos para los trabajadores, y para sus hijos, as como tambin la difu sin de la lectura a partir de colecciones y ediciones accesibles, difusin de peridicos, pero tambin los lazos comunales y personales en el mbito co tidiano. Los juegos en clubes, el consumo de ciertas revist as y de msica, sumados a las otras e xperiencias dentro y fuera del mbito laboral --pero siempre ligadas a esta ltima--, generan un se ntimiento de dignidad. Al referirse a los reclamos de los sectores trabajadores, Hoggart subray a que their work for social reformit was inspired not primarily by a search for material goods but by a sens e of the need for higher satisfactions by working-people, satisfactions which would more easily be obtained once material improvements had been made. The greatest need now is for this minority to reassess the position, to realize that the ideas for which their predecessors worked are in danger of being lost, that material improvements can be used so as to incline the body of wo rking-people to accept a mean form of materialism as a social ph ilosophy (Hoggart263). 9 Al analizar la iconografa elaborada durante el primer peronismo (1946-1955), Marcela Gen traza los rasgos distintivos de su andamiaje simblico respecto de la iconografa internacional y local previa. Tres son las particularidades que la autora seala: la armona social, el concepto integral del trabajador y el registro de la temporalidad. En la primera, puede ob servarse la imagen del trabajador fe liz, que accede al desarrollo masivo de bienes culturales no relacionados con la cultura letrada, ta les como la industria cinemat ogrfica, el radioteatro y los quioscos de revistas. En cuanto a la segunda, la concepcin integral del trabajador resultaba, entre otras cosas, por un lado, del dilogo de stos con el Estado --que les garanti zaba, de ese modo, su presencia en la escena poltica--, y por el otro, de la incorporacin, dentro de la iconografa que el peronismo elabor, de elementos nacionales

PAGE 112

112 populares y folclricos relacionados con la produccin rural. La tercera peculiaridad tiene que ver con el pasaje de la iconografa del trabajador como un ser sufriente a las imgenes de integracin y felicidad logradas por medio de la justicia social. 10 Alejandro Horowicz se refiere a esto pa ra sealar el costo que los trabajadores tuvieron que pagar por acceder al terreno del dilogo poltico, Por un instante detengamos la marcha de los acontecimientos. Volvamos a mirar la sociedad como un conjunto vivo. Qu haba pasado? Mucho, y nada. La clase obrera viva mejor que nunca, pero viva bien? Haba ingresado a la ciudad ela prohibida; votaba; su actividad er a legal a condicin de que no tuviera actividad (de casa al trabajo y del trabajo a casa); sus dirigentes ms independientes, aunque no fueran exactamente jefes revolucionarios, pagaban el atrevimiento con la soledad y el aislamiento. Las banderas agitadas por dcadas, las que haban permitido a los trabajadores forjar los primeros elemento s de su identidad, fueron abandonados junto a sus portadores nominales. Es cierto que comunistas y socialistas saltaron el cerco, puesto que no defendieron los intereses histricos del proletariado. Pe ro el precio era excesivo. No se trataba de un exceso conceptual, del disgusto de un intelectual ms o menos izquierdista por el comportamiento no proletariado del proletariado sino de una verdad contable: la clase obrera hab a elegido algo ms que denostar a la izquierda (125). Esta interpretacin, que conduce a interrogantes que permitiran abordar el imaginario de la clase obrera y su reaccin frente a los partidos de izquierda, tambin plantea el desafo de pensar, para el caso argentino, lo que Richad Hoggart ha sealado en el estudio sobre el consumo cultural en la clase trabajadora inglesa: cmo esta sigue luchando y plantendose objetivos una vez que ha logrado un determinado bienestar o estndar de vida. Desde otro ngulo, Mariano Plotkin indica que Desde sus primeros das frente a la Secretaria de Trabajo y Previsin, uno de los slogans preferidos de Pern era de casa al trabajo y de l trabajo a casa, una clara ilu stracin del papel pasivo que l atribua a las masas trabajadoras (45). La alusin a la visin que Pern tena sobre el carcter de los trabajadores resalta el nfasis que algunos trabajos han puesto en la influencia de la palabra de Pern, algo que desestima, por un lado, lo que Horowicz ha sealado, el hecho de que la clase trabajad ora prefigurara una eleccin, y por el otro, reafirma la visin de una ausencia de cultura. 11 El discurso antiperonista respondi a estas transformaciones en el imaginario atribuyndoles los significados que estas tuvieron para el sistema cultural dador de prestigio. Estos sentidos identificaron al peronismo en tanto enemigo y usurpador del poder poltico y la direccin cultural. Ad quirieron gran fuerza durante la oposicin a los dos primeros gobiernos de Pern, y perduraron, con una funcin estigmatizante, una vez que ste fue derrocado. El topos de la invasin est simbolizado en los atributos con los que se identific al peronismo respecto del imaginario social instituido y al que ste viene a violentar. La armona repres entada en el acceso de los asalariados a los bienes de la cultura de masas, fue vivida por el antiperonismo como la amenaza, el ruido que sealaba que otros se acercaban a un terreno que no les perteneca. A la nocin integral del trabajador, portador de elementos nacionales populares y folclricos, se le opuso la connotacin negativa del cabecita negra, representa nte de lo inculto y vulgar ante las tradiciones culturales asentadas. Por ltimo, la imagen del trabajador feliz gracias a la justicia social fue invertida por la del orden trastocado, la falta de raci onalidad y de desconfianza en las instituciones. 12 Estos textos no son representativos de todo el perodo, pero dan cuenta de los hitos de lectura a partir del peronismo, al mismo tiempo que permiten analizar la relacin entre trabajo y literatura. Todos estn en dilogo con otras tendencias y tradiciones literarias, as como co n los discursos polticos, culturales e ideolgicos que reflexionaron sobre el peronismo. 13 Es interesante remarcar que mientras que el discurso antiperonista y anticabecita releg al peronismo a un lugar externo a la cultura, tanto durante los dos primeros gobiernos peronistas como durante el reacomodamiento ideolgica-cultural que surge luego de su derrocamiento en 1955, la iconografa peronista y la mejora en la calidad de vida de los trabajadores cuestionaban esa expulsin. Mediante el acceso a las industrias culturales --la llamada cultura popular--, la educacin de los h ijos, y la profesionalizacin dentro del mbito laboral, la presencia de los trabajadores cuestionaban los valores de la cultura establecida y las relaciones antagnicas sobre las que funcionaba. En el siguiente discurso de Pern se puede observar que desde la retrica esos antagonismos eran cuestionados: Quiero proclamarlo una vez ms, a voz en cuello, para que lo sepan todos los hombres de la tierra: en nuestra Repblica, el hombre ha dejado de ser esclavo de la mquina; de instrumento se ha convertido en amo y cerebro, tiene todos los derechos inherentes a la condicin humana y los deberes que le impone la convivencia en una sociedad democrtica, en la que, ocupando las posiciones que a cada uno nos corresponden, tenemos todos

PAGE 113

113 exactamente las mismas prerrogativas y derechos ( Mensaje ante la Asamblea Legislativa 1ro. de Mayo de 1948, Gen 88) 14 As ha sido observado por Andrs Avellaneda, quien sea la que Si la inversin del topos y del cdigo requiere sustituir un campo semntico por otro, tal operacin exige a su vez preservar retricamente la existencia y la validez de ambos campos por separado: el sema cabecita negra pudo ser invertido y adscrito al semema civilizacin, slo porque civilizacin y barbarie seguan pensadas y reconocidas como campos semnticos vlidos (Recordando con ira, 122). Sobre el cuento de Germn Rozenmacher Susana Rosano observa que En el recorte de los territorios, Cabecita negra persiste en el paradigm a interpretativo de civilizacin vs. barbarie pero invierte sus trminos, a partir de la irona con que construye su personaje, el seor Lanari (16). 15 La zona urbana de la provincia de Buenos Aires se divi de en Capital Federal y partid os del conurbano bonaerense o Gran Buenos Aires. La primera es el rea metropolitana que concentra la actividad comercial, financiera y administrativa, y en la que se encuentran los barrios ms antiguos, vinculados al desarrollo socio-poltico de la regin. La segunda congrega a partidos extensos formados por distintas localidades, surgidas a medida que -desde principios del siglo XIX-comenzaron a levantar se las primeras instalaciones industriales. 16 Marcela Gen analiza en detalle la iconografa de los dos primeros gobiernos peronistas. Al hacerlo revisa los diversos medios desde los cuales el peronismo elabor ofic ialmente una imagen de trab ajador. La autora encuentra que tal imagen colocaba en convivencia otros elementos, tale s como el trabajador rural, la mujer, la educacin, que exhiban una concepcin integral de la sociedad. Aunque es posible encontrar en el peronismo referencias y modos de concebir al hombre que estn en consonancia temporal con las utilizadas por los fascismos europeos, observando lo sealado en otros estudios sobre la iconografa de la dcada del 30, Gen avanza en una lnea de interpretacin que permite cuestionar la, hasta ahora, estigmatizante as ociacin entre peronismo y fascismo. Al analizar las esculturas erigidas durante los dos primer os gobiernos peronistas, la autora obse rva: Segn Anah Ba llent, la figura del descamisado fue la forma que asumi en la Argentina un tema comn a todos los regmenes de la dcada de 1930: el mito del hombre nuevo. No obstante, el anlis is de las esculturasnos permite reflexionar acerca de las peculiares caractersticas que adopta esta representacin en diversos contextos nacionales en esa dcada, como es el caso de Italia, Alemania, la Unin Sovitica y los Estados Unidos, este ltimo incorporado al anlisis como ejemplo de simbolismo poltico democrticoLas afinidades entre la s representaciones del hombre nuevo en el imaginario nazi y fascista se revelan las figuras masculinas, que exhiben en sus musculosos cuerpos desnudos los ideales de juventud, belleza y fortaleza, centrales en el mito de la re generacin de la raza, imgenes que contrastan con las soviticas y las norteamericanas, ms cercanas entre s por cuanto el hombre nuevo se figura como trabajadorNos interrogamos entonces acerca de la eventual aplicabilidad de esta nocin al Hombre Nuevo peronista, tambin cimentado sobre la diversidad de los sujetos sociales, hiptesis que es funcional a nuestra propuesta de discusin respecto de la filiacin del peronismo con el fascismo[el hombre nuevo] para el peronismo no se resume en una figura nica sino en la sociedad en su conjunto (83). La preponderancia de la figura del hombre industrial junto a otros agentes sociales contrasta con los trabajadores de las publicaciones socia listas, anarquistas y de izquierda de dos dcadas anteriores al peronismo. Segn Gen la lucha obrera fue un leit motiv comn a todos estos grupos y partidos, con matices particulares en cada caso. Si las ilustraciones impresas en La Vanguardia o en Claridad en la dcada de 1930, tributarias de la grfica sovitica, ex presaban la esperanza de un futuro de reivindicacionescontrariamente, el escep ticismo recorre las producciones del anar quismo. Para los anarquistas, las imgenes desempeaban un ro l preponderanteA travs de sus grabados, Facio Hbecquer les narraba a los obreros su propia historia de explotacinLa pesada carga del trabajo y la absoluta falta de ocio se traduce en anatomas torneadas por el esfuerzo: tensin de cuerpos semidesnudos de hombres sin rostro, unidos en la labor y en la lucha, masas atontadas a las que solamente se les encomienda la parte muscular, irracional y mecnica del trabajo (87) 17 La primera era la evidencia del mejo ramiento en el nivel de vida, que permita a los asalariados acceder a un mercado de bienes que inclua, adems expresiones culturales que no formaban parte de la cultura establecida. La segunda era el resultado del carcter legal de las organizacione s de los trabajadores y de su dilogo con Pern. Nota con la definicin de cultura popular de Barbero y con las formas populares de cultura que aparecen con el peronismo, citadas en El habla de la ideologa Sealar lo que Avellaneda dice sobre tales formas respecto de la recuperacin que la literatura hace de estas hacia la dcada del sesenta, concretamente las novelas de Manuel Puig, para ofrecer una esttica de la mezcla, que permite hablar del topos y de la r ealidad extraliteraria con otros medios alternativos a los aceptados hasta entonces.

PAGE 114

114 18 Los miembros del Grupo Contorno eran: Ismael y David Vias, Ramn Alcalde, Susana Fiorito, Adelaida Gigli, No Jitrik, Len Rozitchner. Es en contorno en donde comienzan a llevars e a cabo las relecturas de Arlt y las interpretaciones crticas sobre el lugar marginal que se le haba dado desde la literatura cannica, es decir, por parte de los miembros del grupo Florida antiperonistas y anticabecitas--, por los realistas de Boedo --algunos de ellos antiperonistas y otros simpatizantes del movimiento. 19 Segn Carlos Altamirano Sartre es, para todos ello s, un lugar de encuentro generacional y de renovacin crtica. Bajo el nombre de Sartrese difunde, en primer luga r, una teora del compromiso que seala la posicin del escritor de izquierda en la sociedad capitalista y de la literatura en prosa que debe escribirsepermite que una perspectiva antiburguesa no se limite a la refutacin anrquica y marginal, de tradicin arltiana, o al discurso moralizante del filisteo espiritualistal a provocacin es una retrica buscada po r alguien como David Vias, que es la figura pblica ms descollante del grupo. Sastre tambin mostraba una forma de leer la literatura en la que es relevante la categora de totalidad, como perspectiva descri ptiva y principio valorativo. Jitrik y Massotta, cada uno a su modo, lo ponen de manifiesto en la encuesta a la crtica argentina organizada por Adolfo Prieto en 1963: La funcin de la crtica consistira, pues, en restituir explcitamente la unidad que existe entre la literatura y la realidad Jitrik) (93). Desde esta perspectiva, Juan Carlos Portantiero cuestiona el vnculo entre literatura y buen gusto, proponiendo que [e]l punto de partida del compromiso es la negatividad...negacin frente a una situacin cultural dada; como la primera toma de conciencia de una crisis..." (Realismo y realidad en la literatura Argentina 83). Para el autor es necesario "...repensar el lenguaje de enfrentami ento entre los grupos intelectuales y la realidad nacionalpopular..." (Realismo y realidad en 84), y expresa esto en su anlisis so bre la literatura argentina y la realidad poltica que abri la llegada del peronismo en el que plantea que: "...[e]l peronismo signific, para Vias, la finalizacin de un ciclo arge ntino caracterizado por la hegemona de un sector social: la clase media alta..." (Realismo y realidad en 91). Portantiero seala que "...[e]ra n ecesario...incrustarse en lo que estaba pasando...necesidad de plantear tesis en las novelas...Vias quiso probar que el pas edificado a partir de Roca era falso, que se deshaca en podredumbre y que el peroni smo no haba hecho ms que desnudar esas miserias..." (Realismo y realidad en 92) [Cay sobre su rostro Los aos despiadados El jefe ]. 20 En ese momento, No Jitrik formul a que el anlisis que haremos ser en funcin de un esquema de la evolucin de nuestras clases sociales. N acionalizacin de la literatura ser, en consecuencia, un concepto paralelo al de desarrollo de clases. Y el punto de confluencia ser la co nsideracin de la existencia y legitimidad de la literatura argentina como resultado de una representacin m s autntica de la realidad (Altamirano 93). 21 David Tieffenberg, dirigente socialista, seala que la Revolucin Libertadora es [una] etapa gloriosapopular en el momento en que se produjo y debe seguir sindolo (Sigal 42). El crdito otorgado a la administracin militar estaba justificad o, porque, segn el mismo dirigente ...La tarea no es fcil. La incisiva y apabullante propaganda totalitaria que da a da y minuto a minuto se suministr al pueblo por todas las formas de opresin del pensamiento, fue creando en el proletariado --vctima propiciatoria de todos los brotes fascistas-estructuras mentales y emociones, modos de pensar y de se ntir que costar mucho esfuerzo poder quebrar, pero que habr que quebrar, para que por las brechas abiertas penetre la verdad que disipe el terrible engao hecho ex profeso para encadenar a los trabajadores a la produccin capitalista (Sigal 42)21. 22 Julio Godio analiza en detalle ambas reacciones enlazndo las con los momentos de emergencia del peronismo. En el caso de los comunistas, su reaccin despus del derro camiento de Pern tiene que ver con la necesidad que algunos de sus miembros sintie ron de considerar la alineacin nacionalista de la masa de los trabajadores, que no encajaba dentro de la ortodoxia partidaria. 23 Por ejemplo, el trabajo de Juan Carlos Portantiero sobre los orgenes del peronismo guarda relacin con el que el mismo autor publica sobre el realismo y la realidad poltica argentina, con la dedicatoria a su nombre de la novela de Rivera que se analiza aqu y el programa de Contorno Los trabajos de Portantiero forman parte de la redefinicin de la izquierda, que toma lugar en la dcada de l sesenta, segn lo analiza Oscar Tern. 24 Ese debate, que tuvo lugar mientras el peronismo no pudo manifestarse polticamente, fue un intento por relacionarse con la cultura de una audiencia que Pern haba incluido polticamente. Entonces, los escritores e intelectuales se encontraron dialogando con dos interlocutor es: los sectores antiperonistas y anticabecitas, portadores

PAGE 115

115 de la herencia y la tradicin cultural; alineados con ellos, encontraron a la izquierda y miembros de la clase media, y a los trabajadores, la audiencia que la ausencia de Pern dejaba disponible. 25 El resultado del reajuste ideolgico-cultural que comienza con el derrocamiento del peronismo tiene su momento de mayor intensidad en la asociacin que hacen los intelectuales de clase media y los jvenes militantes, tambin de los sectores medios, del peronismo con la izquierda no dogmtica. 26 Se trata del perodo de la resistencia peronista que comienza en 19 56 y culmina en 1972. 27 Su integracin por medio del discurso literario sigui pa utas de seleccin y tratamiento de las representaciones que siguieron dejando a un lado el andamiaje simblico que el peronismo cre, posibilitando la formacin de todo un imaginario de progreso y acceso a la cultura para los sectores asalariados. 28 De ah que la incorporacin de elementos de la cultura de masas a los textos literarios, la representacin de los trabajadores, los sindicatos, y el cabecita negra, son expresin del proceso de asimilacin e integracin del peronismo entre los distintos sectores sociales que participan de ese reajuste ideolgico-cultural. Las representaciones no son casuales, responden a la necesidad que tienen los sectores medios cercanos al peronismo, o seducidos por l, de entablar un dilogo con la audiencia peronista en ausenc ia de su lder. A esta intencin de direccin cultural y poltica se le superpusieron los vncul os con la cultura dadora de prestigio, que elabor los estigmas sobre el peronismo. 29 Para No Jitrik Nacionalizacin de la literatura ser, en consecuencia, un concepto paralelo al de desarrollo de clases. Y el punto de confluencia ser la consideracin de la existencia y legitimidad de la literatura argentina como resultado de una representacin ms autntica de la realidad (Altamirano 93). 30 Con este imaginario conviv e el conjunto de imgenes que conforman el imaginario socialista y anarquista del trabajador: seres sufrientes y enojados, con el puo en alto y listos para actuar violentamente por sus derechos. Esta imagen de los trabajadores amenaza y atemoriza a los sectores medios, y ratifican la percepcin del trabajo asalariado como un descenso en la escal a social. El desempleo o el trabajo no calificado se ven como expresin de la falta de esfuerzo individual, son estigmatizados por quienes pertenecen a otros sectores sociales y son padecidos con vergenza por aquellos que no tienen ot ra forma de subsistencia y no pueden acceder a la educacin formal, expresin suprema del sistema cultural dador de prestigio. 31 De hecho, en el captulo anterior se ha mostrado que el discurso antiperonista se articula con una visin previa de los trabajadores en la que la relacin entre cultura y trabajo presenta un carcter antagnico. 32 El recuerdo de Lev as lo revela: La luna navegaba entre nubes de sangre; sombras encorvadas hendan, vacilantes, la noche del arrabal y el lodo de las calleja s salpicaba sus abrigos; muchachos plidos y extenuados, aprendices de mil oficios, cantaban su hambre y su a ngustia, movindose como pndulos; en la escuela, los adolescentes se mesaban las patillas porque las leyes de la to rah no entrababan en sus corazones, no entraban en sus sueos con muchachas desnudas (EP 29). 33 En el captulo anterior se remarc la importancia que la educacin formal tuvo en el discurso del socialismo ilustrado. Sus diferencias respecto de las consignas anarquistas no slo residan en la forma diferente de encarar la educacin y la protesta laboral, sino asimismo en la sujeci n de los sindicatos a los partidos polticos que el primero quera imponer. El carcter transformador reformista de sus partidarios, enfocado principa lmente en la educacin de los trabajadores por medio de la cultura letrada, contribu y a asentar en el imaginario de los sectores medios, el carcter antagnico de la rela cin entre cultura y trabajo, entre lo intelectual y lo manual. Acordando con una nocin de la cultura no muy distanciada de la practicada por los sectores dominantes, el socialismo asumi el papel de director cultural de los sector es trabajadores. Mientras el imaginario del progreso social de los sectores medios se consolida gracias a las nuevas generaciones que acceden a las profesiones liberales y a la independencia laboral, lo cierto es que en el marco de una economa capitalista de pendiente, los sectores asalariados fueron ampliando sus fronteras. Simultneamente, el anarquis mo radicalizado era combatido y repr imido ferozmente, y el sindicalismo, que agrupaba mayoritariamente a oficios an calificados y prestigiosos, comenzaba a debatirse entre el dogmatismo de la izquierda y una tendencia ms nacionalista.

PAGE 116

116 Sin embargo, socialismo, anarquismo y comunismo, compartan el repertorio iconogrfico del trabajador sufriente y sacrificado. En este imaginario, los as alariados sin calificacin o semi califi cados encarnaban con sus puos en alto el enojo y el sufrimiento. El tiempo de trabajo no ceda espacio ms que para dar cuenta de los padecimientos; el tiempo del ocio, dentro del imaginario ilustrado socialista, deba estar ocupado por la educacin (recordemos la cita de Barrancos: en el saln, todos los obreros lean, na die habla). En efecto, en el imaginario del socialismo ilustrado, el trabajador sufriente conviva con las ideas de progreso y esfuerzo personal que se anidaron en los sectores medios, y prevalecieron en la s dcadas del treinta y del cuarenta, formando parte de disputas ante el surgimiento de tendencias nacionalistas-populistas. Segn lo sealado por Marcela Gen, la iconografa peronista quebr este imaginario del trabajador sufriente. 34 Marcos ve en 1945 un chasquido irrecusable que dobla la ley y la moral; Quizs ese modo de crecer pudo ser distinto; quizs sin tantas concesiones a nuestras debilidades naturales; pero reconocerlas, no prescindir de ellas, no sucumbir ante ellas No era la aceptacin explcita de una responsabilidad en la lucha; no era un hecho moral por el cual asumamos una posicin militante frente a nosotros mismos --frente a aquello de nosotros mismos que tiende a ceder, a dejar hacer, a desesperar de todo y de todos-y frente a aquellas catego ras de la sociedad que periclitan y frente a las que nacen como un desgarrador manojo de espadas? (EP 59) 35 En su estudio sobre los orgenes del peronismo, Juan Carlos Portantiero remarca la importancia del encuentro entre obreros antiguos y nuevos en los momentos previos al peronismo; la confluencia de distintas tradiciones de lucha de los primeros y de expectativas de progreso social de los segundos, la convivencia entre obreros de origen europeo y los de origen criollo. (Estudios sobre los orgenes del peronismo 60). Desde otra perspectiva, Mirta Zaida Lobato en su investigacin sobre las comunidades obreras de la zona de Berisso, seala un detalle importante sobre la llegada de trabajadores del interior: estos habran llegado un poco antes de lo que indica el mito sobre el aluvin de los cabecitas y el surgimiento del peronismo. 36 Un anlisis de la pelcula Dios se lo pague (1946) de Luis Csar Amadori muestr a la forma en el que cine de la poca reflexion sobre esa transformacin, al mismo tiemp o que narraba una concepcin de la justicia social. 37 Recordar las referencias que Dora Barrancos hace de las bibliotecas socialistas en la s que los obreros, luego de embrutecerse en el trabajo manual, asistan a las bibliotecas y lean en silencio. 38 La expresin de esto es el regalo que Ponc e le hace a Juan, un ejemplar de Martn Fierro 39 Ese clima previo a 1945, explica los lmites de las an tiguas formas de concebir la lucha obrera, el lugar secundario que sta ocupaba frente a los intereses partidarios y, sobre todo, la naturaleza de quienes materializan esa lucha. 40 El antiperonismo cultural se filtr en la forma en que los intelectuales leyeron la realidad y el peronismo, y en las palabras de aquellos que desde la creatividad recogieron es tas lecturas y debates sobre el peronismo, es decir, la situacin de discurso que se haba producido. 41 En la novela de Rivera se ha observado que mediante la preponderancia de su papel de trabajador, el cabecita ingresa a la cultura dadora de prestigio, pero lo hace en silencio --sin referir al imaginario del trabajo forjado durante el peronismo-y bajo otras formas --transformndose en militante comunista. En relacin con el primer aspecto, tanto la proscripcin poltica como el recambio generacional, coadyuvan a no explicitar los cambios que el peronismo introdujo en el sistema cultural. En referencia al segundo, el cabecita ingr esa a la cultura bajo otras formas porque, en tanto trabajador, es reapropiado por los sectores progresist as que intentan asumir la direccin ideolgica y cultural de los asalariados en la bsqueda por un cambio social. 42 Las oposiciones silencio-ruido, racional-irracional, culto-v ulgar, lo caracterizan y, a la vez, se superponen al carcter antagnico de la rela cin entre cultura y trabajo. El peronismo introdujo reformas sociales de verdadero corte democrtico, que se tradujeron en mejoras concretas en el nivel de vida de un amplio sector de la sociedad. La asociacin entre el imaginario y la cultura de los que irrumpieron en la escena poltica y cultural, los trabajadores asalariados, con el tono despectivo de cabecitas negras, ra tifica la ignorancia sobre la cultura del conjunto de la clase trabajadora y consolida el an tagonismo entre cultura y trabajo.

PAGE 117

117 43 Los sectores tradicionales en el ma rco cultural nacional sienten que todo ha sido reencauzado una vez que la irracionalidad ha sido removida del poder. Para los partidos de la izquierda, especialmente para el socialismo y algunos sectores dentro del comunismo, se inicia una restitucin de la direccin cultural de los trabajadores. Mientras, distintos miembros de la clase media e intelect uales se preguntan cmo acercarse al pueblo, mediante qu discursos. Todos buscan explicar las causas del peronismo, y as comienzan a abordar de manera organizada y sistemtica, aspectos antes no vistos so bre la cultura nacional, la organizacin de los trabajadores y el desarrollo econmico. En este marco surgen los trabajos de Portantiero y Murmis sobre los orgenes del peronismo; el de Panaia, que retoma ideas de los anteriores, y se enfren tan a otras polmicas, como la que mantienen Martnez Estrada y Sbato. El mbito del discurso literario pierde cierta definicin de su contorno y se entrelaza con estas discusiones, como por ejemplo sucede en Contorno que haba comenzado a cuestionar el rechazo acrrimo del peronismo unos pocos aos antes a su derrocamiento. Tambin es el caso del texto de Juan Carlos Portantiero sobre el realismo, que prefigura una conexin entre los motivos qu e dieron origen al peronismo y la necesidad de que el discurso literario participe de una transformacin cultural. 44 Es posible ver aqu una crtica a la manera en que la literatu ra realista socialista retrat a la clase trabajadora; un retrato que reforzaba a la iconografa de l trabajador sufriente, sacrificado y e ngaado. De esa poca ese el conjunto de relatos escritos por Elas Castelnuovo y reunidos Larvas (1924). Un narrador en primera persona relata los avatares que le deparaba su profesin de maestro al encont rarse con los hijos de los inmigrantes. Pertenecientes a los sectores trabajadores y menos favoreci dos socialmente, en los relatos del maestro los hijos de los proletarios son herederos de lo peor de la sociedad. Mezcla de preceptos lo mbrosianos y de ilustracin democratizadora, el tono del narrador exhibe el fastidio que acompaa la altruista ta rea de educar. En una entrev ista publicada en 1980 en Lecturas crticas: revista de investigacin y teoras literarias el mismo Lamborghini reconoce en su texto una voluntad crtica a la pretensin pedaggica del realismo de izquierda de las dcadas del veinte y del treinta. 45 En algunos casos, las lecturas del peronismo daban lugar a la incorporacin de expresiones de la cultura popular, como el cine, que propiciaban un texto en el que a partir de la mezcla se deca lo poltico. Es el caso de la narrativa inaugurada por Manuel Puig, segn lo indica Andrs Avellaneda en Recordando con ira.

PAGE 118

118 CHAPTER 4 CULTURA, TRABAJO Y REPRESENTACIN LITERARI A FRENTE AL NUEVO PARADIGMA PRODUCTIVO: UN CAMBIO DE PIEL? Introduccin El pleno em pleo y la mejora en el nivel de vida de los sectores asalariados fueron los efectos directos del crecimiento econmico y de la implementacin de polticas pblicas y sociales en la sociedad argentina de la dcada de l cincuenta. Por primera vez, los trabajadores y sus familias accedieron masivament e a bienes de capital cultural y de consumo que hasta entonces haban sido prerrogativa de los sectores medios y altos. Resultado de la disponibilidad de tiempo, la educacin formal, la lectura y lo s productos de la industr ia cultural comenzaron a ocupar un lugar en el horizonte de expect ativas de los sectores trabajadores1. Con el derrocamiento del segundo gobierno pe ronista (1955), se inici un perodo de gobiernos militares cuyas polticas liberales fortalecieron la economa financiera --ligada a los grupos econmicos transnacionales--, en detrimento de la economa produc tiva --vinculada a los sectores industriales nacionales. Como resultado de esta economa regresiva y de la poltica represiva, los rasgos ms sobresa lientes de la sociedad argentina a mediados de la dcada del setenta fueron la alta politizaci n de la sociedad civil y el es tancamiento del sistema productivo. En este contexto tuvo lugar la transformacin de los fundament os del paradigma productivo que haba hecho posible el pleno empleo y el bienesta r social de la dcada del cincuenta. Desde fines de los setenta, el empleo, sobre todo aquel que provee y garantiza condi ciones laborales dignas, ha sido un bien escaso. Si el paradigma productivo que predomin ha sta mediados de los setenta tena como principio la relacin cantidad producida por unidad de tiempo, el nuevo paradigma de productividad impuesto a partir de la ltim a dictadura militar (1976-1983) requiere que los trabajadores renan otros dos re quisitos adems de su saber: capacidad de compromiso con los

PAGE 119

119 objetivos de la empresa, y aptitud para evaluar y manejar individual y pol ticamente el contexto. Es decir, el rendimiento ya no se mide de manera cuantitativa sino de forma cualitativa2; ste pasa a ser el producto del saber ser trabajador, que incluye a hora la capacidad del trabajador para combinar individualmente su saber con los objetivos de la empresa. En consecuencia, a partir de entonces, las modificaciones en las condiciones de trabajo conforman los contextos variables a los cuales el trabaj ador debe saber adaptarse. En efecto, en el nuevo paradigma de productividad, saber ser trabajador es ms que la aplicacin de un saber especfico: es la capacidad para negociar precariedad y prdida de derechos laborales3 con capital social y cultural acumulados. En el captulo precedente se ha estudiado el significado de la representacin literaria del cabecita negra y del trabajador en la relacin antagni ca entre trabajo y cultu ra. En este ltimo captulo se analizar el modo en que la literatura, el cine de ficci n y el documental replantean la percepcin de este antagonismo en el contexto laboral producido por las nuevas condiciones de productividad. Las novelas En otro orden de cosas (2001), de Rodolfo Fogwill, y Boca de lobo (2000), de Sergio Chejfec; la pelcula Mundo Gra (1999), de Pablo Traper o, y el documental La huelga de los locos (2002), de Mariana Arruti, constituyen un corpus4 que permite indagar los aspectos que han cambiado en la relacin entre tr abajo y cultura, y su transposicin discursiva. En este captulo se identifican y analizan los proc esos semiticos y simblicos que en el presente re-significan tanto el pasado poltico como la s nociones de comunidad, resistencia y dignidad, claves para el ejercicio de la democracia. Hacia mediados de la dcada del noventa, c on la tasa de desocupacin ms alta de su historia, la sociedad argentina comenz a visu alizar el agotamiento del modelo neoliberal implantado durante los dos mandatos consecuti vos de Carlos Sal Menem (1989-1999). La

PAGE 120

120 situacin del mercado laboral no slo reflejaba la destruccin del aparato industrial operada durante la ltima dictadura5, sino que tambin evidenciaba cambios en materia de legislacin laboral. Enmarcadas en lo que se denomin una revolucin productiva, medidas tales como la apertura de los mercados, la privatizacin de los servicios, la flexibilizacin laboral y la reduccin del Estado, fueron las prerrogati vas centrales de lo s grupos econmicos internacionales a la hora de rea lizar inversiones dentro del pas6. Tanto la flexibilizacin laboral como la reduccin del Estado garantizaron que el costo de la aplicacin del modelo neoliberal fuera asumido por cada uno de los argentinos, en detrimento de su calidad de vida. La eliminacin de toda legislacin labor al y el debilitamiento de la acc in sindical abrieron paso a jornadas laborales extensas; a humillantes y discri minatorios procesos de seleccin de personal, y regmenes de pasantas, entre otras formas de abuso que propiciaron la reduccin del costo laboral y conformaron el nuevo contexto al que los trabajadores debieron adaptarse7. La relacin que tienen los personajes de los te xtos estudiados con el trabajo y con algunas actividades laborales en particul ar revela la superposicin de tiempo libre, tiempo desocupado y tiempo productivo que se genera en el nuevo contexto econmic o. En efecto, algunos de estos personajes plantean un saber ser tr abajador capaz de organizar el tiempo y las expectativas para adaptarse a cualquier cambio. Sin la intencin de ofrecer represen taciones totales, estos textos narrativos y flmicos no presentan una fotografa de la realidad; por el contrario, plantean una salida reflexiva y re-confi guradora de sta que requiere nuevos parmetros estticos: el retorno de la linealidad narrativa, el replanteo de estrat egias realistas, el uso de l recuerdo y la inversin de figuras tradicionales de la narrativa argentina del siglo XX. Mediante el examen de la voz narrativa en la novela de Fogwill; del retorno al tono realista en la pelcula de Trapero; de la evocacin en el documental de Arruti, y de la inversin del topos de la obrerita8 en la novela

PAGE 121

121 de Chejfec, se observar el modo en que las tran sformaciones en el mundo del trabajo replantean la concepcin y la funcin de la cultura a partir de la reflexin sobre la comunidad, la dignidad y la resistencia. Ms all del retrato --parcial o to tal-de la realidad, esto s textos translucen el proceso semitico ms amplio en el que ellos mismos son configurados. Por esta razn, el cuestionamiento de las nociones de comunidad, di gnidad y resistencia le ofrecen al relato de ficcin ese cambio de piel sugerido por Andrs Avellaneda al referirse al posible resurgimiento de un relato realista posterior a la experiencia de la dictadura: ...as como el dogmatismo cultural de la izquier da tradicional se convirti en algo arcaico despus de la irrupcin del populismo izquierdista-nacionalista, de la misma manera este ltimo ya no es a mediados de la dcada del ochenta el mismo que era quince aos antes. Quizs por eso mismo el canon realista tenga una sola posibilidad de sobr evivencia: un cambio del piel, y, acaso, hasta un cambio de especie (Realismo, antirrealismo, terr itorios cannicos..., 578). La representacin ntida del mundo del trabaj o, de sus problemticas y transformaciones, y su vinculacin con otros aspectos de la vida social y cultural, fue el elemento distintivo en la seleccin de los textos analizados. Exceptuando el texto flmico de Mariana Arruti, todos los dems han sido escritos por hombres. Esto no es un dato menor a la hora de analizar la representacin literaria del mundo laboral y su relacin con el mundo de la cultura. Aunque la presencia de la mujer en el mercado de trabajo es de larga data, su au torrepresentacin es bastante escasa, por no decir casi nula9. A lo largo del siglo XX fueron los hombres, con diversos propsitos polticos, ideolgicos y li terarios, quienes representaron el lugar de la mujer en el mundo de la produccin econmica. En las dcadas del veinte, del treinta y del cuarenta, ratificaron o criticaron mediante el topos de la mujer obrera un im aginario social en el que la relacin entre el mundo del trabajo y la cultura asuma un carcter antagnico. El pleno empleo y

PAGE 122

122 las polticas sociales de fines de la dcada del cuarenta y del cincuenta transformaron la percepcin del lugar de la mujer en el espaci o del trabajo. Andreas Huyssen ha sealado que a pesar del potencial liberador que tuvo la dignificacin del tr abajo femenino a partir del peronismo Las mujeresgolpeaban las puertas de una cultura dominada por los hombres, solo que sus voces son borrosas. Las palabras que nosotros tomamos de la prensason apenas indicios de las contradicciones posibles entre las maneras en que ellas se vean a s mismas y cmo las vean los dems ( Cuando las mujeres reinaban 115). La ausencia de una autorrepresentacin laboral femenina es pr oducto del modo en que histricamente se ha configurado la relacin entre liter atura, cultura y trabajo. Por esta razn, en este captulo no se trabaja con definiciones pre-determ inantes sobre la identidad de gnero o de clase y se propone un uso heterodoxo de estas categoras, en tanto se las entiende como la articulacin de intereses en contextos histricos cambiantes10. Este captulo est organizado en tres secci ones y una conclusin. En la primera de las secciones, Cartografa(s) literaria(s) de una realidad en duda, se ofrece un resumen de las caractersticas de la narrativa comprendida en tre 1976 y 1995. El propsito de esta descripcin es ofrecer, por un lado, una contextu alizacin del quiebre del pacto mimtico que prevaleci hasta mediados de la dcada del setenta, y por otro lado, dar cuenta del pasaje del estilo narrativo alusivo hacia uno directo a mediados de la dcada del noventa, que volvi a plantear el problema de la representacin realista. La segunda seccin de este captulo, Las coor denadas del el olvido tiene como punto de partida la relacin entre pasado y presente en la novela En otro orden de cosas (2001), de Fogwill, y en la pelcula Mundo Gra (1999), de Trapero. El objetivo es mostrar que el pasaje de lo colectivo a lo individual de la dcada del nove nta, es algo ms que el producto de la derrota

PAGE 123

123 poltica y la inagotable crisis ideolgica iniciada a mediados de los setenta. En el caso de la novela de Fogwill, la biografa del personaje -que abarca los aos transcurridos entre 1971 y 1982--, el pasaje de lo colecti vo a lo individual es el resultado de una correlacin entre la conversin de la actividad productiva y la transf ormacin en el mbito de la cultura y de las pautas de consumo. La linealidad del relato revela las coorde nadas del cambio del paradigma productivo iniciado en la dcada del setenta y le presenta al lect or un espacio de asociaciones entre distintos mbitos de intereses: el econmic o, el consumo, las polticas culturales y el uso del tiempo. En el caso de la pelcula de Traper o, la imposibilidad para recordar que padece el personaje hacia fines de los noventa es uno de los efectos sociales e individuales del nuevo contexto laboral11. Al mostrar el impacto del desempleo y del trabajo precario, esta pelcula va ms all de la fotografa social y presenta desd e la ficcin la falta de control sobre una situacin laboral indita, la cual condu ce repetidamente a la confusin, la angustia y la desmemoria. En Atlas del cuerpo trabajador : la inversin del topos de la obrerita, tercera seccin de este captulo, se analiza la apar icin de las nociones de comunida d, resistencia y dignidad en dos tipos de discursos: uno visual, el documental de Mariana Arruti, La huelga de los locos (2002), que apela a la referencialidad poltica e ideolgi ca del pasado laboral; y otro literario, la novela de Sergio Chejfec, Boca de lobo (2000), que recurre a la refere ncialidad sobre el pasado laboral mediante la inversin del topos de la mujer obrera. Desde el ngulo del documental, ex trabajadores navales identifican la dignidad laboral como el elemento articulador de la experiencia de comunidad y resi stencia que los mantuvo firmes en sus reclamos durante la huelga de 1956. Un ao despus del derrocamiento del segundo mandato peronista, este gremio inici la que luego se conoci como la huelga ms larga del sigl o, en la que reclamaban la reduccin de la jornada laboral a seis horas y el derecho de los trabajadores a la cultura. La

PAGE 124

124 referencialidad poltica e ideol gica de sus relatos invita a pe nsar las nociones de comunidad, dignidad y resistencia en relaci n con el trabajo, la articulaci n de intereses comunes y la disponibilidad del tiempo para el ocio y la cultura, el consumo y el bienestar. Desde la perspectiva de la novela de Chejfec, el retorno a la experiencia de la comunidad y la resistencia est menos sujeto a la referencia lidad y es producto de la inversin del topos de la obrera. La prescindencia de marcas espacio-te mporales en el relato y la utilizacin de la primera persona cuestionan la representacin literaria tradicional de la mujer obrera al mostrar el carcter ficcional y arbitrario de la construccin de la identid ad del otro. En efecto, tal ausencia produce una representaci n del trabajo en la que la per cepcin del antagonismo entre lo manual y lo intelectual, el tiempo de trabajo y el tiempo dedicado a la cultura, revela su origen ideolgico y cultural. Este realismo no est marcado por la referencialidad histrica o ideolgica, sino por un distanciamiento que perm ite la revisin de un pasado laboral cuya dignidad se revela a medida que la ficcin devela el aspecto ar bitrario e ideolgico de la construccin de la identidad del otro, en este caso de la mujer obrera. En la seccin final del captulo se retoman las ideas centrales de cad a seccin, y se las pone en perspectiva con la situacin particular de la clase media y los sect ores trabajadores a comienzos de nuevo milenio. Cartografa(s) literaria(s) de una realidad en duda. Durante los aos de proscripcin del peronismo (1955), la legitimacin del discurso literario debi incluir una revisin de los efectos culturale s de ste. Una vez alejadas de la escena poltica la amenaza del populismo naciona lista y la presencia de las masas trabajadoras, el reajuste ideolgi co-cultural que comen zaba no poda eludir el ocuparse del cambio de percepciones y representaciones que haba tenido lugar a partir de 1945. En el campo literario, ese reajuste se llev a cabo por medio de la inversin del topos de la invasin, que refract la revisin que tena lugar en el campo cultural, poltico e intelectual, y produjo un lenguaje

PAGE 125

125 literario realista y comprometido. Esta esttica comenz a erosiona rse a partir de 1974, fecha del retorno de la democracia y del peronismo, cuando las prerrogativas del campo poltico comenzaron a determinar las interp elaciones estticas generadas desd e y hacia la sociedad civil. A la ubicuidad de lo poltico se le sum, ad ems, el clima de violencia causado por la radicalizacin de grupos polticos que vieron en el peronismo la posibilidad de una nueva izquierda o de surgimiento de una izquierda peronista. En consecuencia, a las reticencias que el cambio en el horizonte cultural haba despertado en los sectores sociales medios y altos, se le sumaron las generadas por los efectos de la militancia radicalizada y la lucha armada12. La desconfianza del pacto mimtico en la elaboracin del discurso literario hacia mediados de la dcada del setenta, y el pasaje de la modalidad narrativa al usiva a la directa hacia mitad de la dcada del noventa, no guardan relacin nicamente con el contexto de violencia poltica y terrorismo de estado, y su posterior revisin 13. Desde el inicio, ambos desplazamientos estn imbricados con otros mecanismos, menos e xplcitos, cuyo efecto slo se ha hecho visible con el paso del tiempo: el primero, con los efectos de la censura, y el segundo, con la crisis del empleo. El perodo anterior a la dictadura estuvo signado por la reelaboracin de los lenguajes, los sentidos y las prcticas que se conectan con ese tipo de reexamen [del peronismo] (Avellaneda, Recordando con ira, 122). Esta reelaboracin fue posible porque el antagonismo cultura versus tr abajo continu intacto, obturando la revisin de los lmites que la cultura dadora de prestigio puso al acceso a la cultura y el cons umo por parte de los sectores asalariados14. De modo anlogo a lo sucedido en junio de 1955, el golpe de estado perpetrado el 24 de marzo de 1976 cont con el silencioso beneplcito de gran parte de la sociedad. Desde el propio gobierno de la viuda de Pern, Is abel Martnez, la llegada de los militares no cont con ninguna

PAGE 126

126 resistencia. Su fuerza disciplina ria se sostuvo en la sistematizacin de la desaparicin y la tortura, prcticas que desde 1975 haban sido dirigi das contra militantes y agentes polticos desde dentro del Ministerio de Accin So cial por parte de Jos Lpez Rega. No obstante, el alcance de los mecanismos represivos no se limit al aniquilamiento fsico del orden poltico; la prohibicin fue otro mecanismo destinado a profundizar la rupt ura de los vnculos de solidaridad social. La censura se oper a travs de la ejecucin de medida s disciplinarias directamente aplicadas sobre los individuos bajo la forma de amenazas, exilio y desaparicin; y sobre las instituciones mediante de su intervencin o eliminacin. Pero tambin funcion de otras maneras, cuyos efectos son visibles en el presente: la censura exte rna producida por la prohibicin y destruccin de text os; la condena interna vivida por escritores, periodistas, docentes, artistas, activistas polt icos, etc., y la supresin genera da en la destruccin de la industria en su conjunto, y de la industria editorial nacional en particular. Del silencio forzoso surgi un discurso literario cuyo es tilo transfigur las estrategias de resistencia de los escritores y la sociedad en conjunto15. Estos se valieron de la combinacin de alusin, alegora e intertexto literario para organizar un relato que requera una lectura decodi ficadora. Segn lo planteado por Avellaneda, El enigma preside el sistema retrico de estos relatos, con la operacin de desciframiento en lugar central: en Respiracin artificial (1980), la novela de Piglia que es emblema de estos aos, son los secretos encubiertos en cart as, papeles, libros, conversaciones. El relato de investigacin, con su pacto de lectura en clave, reaparece en consecuencia. Como en la dcada del cuarenta, esta retrica convoca a su lector implcito para que adivine sentidos ocultos, pero con una enorme diferencia: si haba una audiencia homognea para encargarse de la tarea d ecodificadora, sta era ahora de otro tipo, ubicada en las antpodas ideolgicas del cuar enta; esa nueva audiencia era, adems, dadora de desaparecidos ( Recordando con ira 123). El repudio hacia todo atisbo de realismo y la voluntad de colocar a la literatura como objeto y tema de la propia literatura fue la he rencia recibida por los jvenes escritores que

PAGE 127

127 comenzaron a publicar con los albores de la democracia y hacia fines de los ochenta16. Colocndose en una lnea de contigidad con la escritura de Robert o Arlt, Manuel Puig y Osvaldo Lamborghini, estos escritores buscaron en la experiencia de la mezcla y la resignificacin un lenguaj e literario cuyo propsito dej de se r el de representar o comunicar un mensaje. Puede decirse que con el cambio en la coyuntura poltica, el recambio generacional y el peso subjetivo que las estrategias discursivas tu vieron en la prctica escr ituraria individual, el modelo narrativo heredado por estos jvenes es critores constituy en un ejemplo a seguir pero tambin una forma de asimilar el trauma de la di ctadura. Por eso, cuando el peso de la realidad social comenz a traslucir los remanentes del pasado, la escritura se vio forzada a desembarazarse de ese trauma retornando a lo real17. El recuerdo y el comentario sobre lo real18 constituyen la forma de referir al presente y a la realidad. Cuando la experiencia cotidiana se torn desquiciante, el discurso literario apel a la cordura mediante la presencia de mltiples voces narrativas; la fragmentariedad; la diversidad de los registros verbales y las refe rencias explcitas a cdigos culturales. Siguiendo la propuesta de Avellaneda de relacionar estilo literario, coyun tura poltica y pblico lect or, es posible pensar que el retorno al realismo en la literatura publicada en Buenos Aires desde mediados de los noventa convoca al lector a comp rometerse con una representacin de la realidad, pero con una diferencia: ya no es posible pensar en una audiencia homognea o ubicada en la anttesis ideolgica de la dcada del sesent a, sino que no es factible pensar en una audiencia inserta en un sistema productivo generador de dignidad y bienes tar, con disponibilidad para la lectura. Con variantes, la retrica realista practicada desde mediados de los noventa cuenta con una audiencia dadora de desocupados19.

PAGE 128

128 Novelas como Nadie alzaba la voz (1994), de Paula Varsavsky; El fin de la historia (1994), de Liliana Hecker; Villa (1995), de Luis Gusmn; Vivir afuera (1998), de Rodolfo Fogwill; Dos veces junio (1999), de Martn Kohen; La experiencia sensible (2001) y En otro orden de cosas (2001), tambin de Rodolfo Fogwill, y El secreto y las voces (2002), de Carlos Gamerro, renen algunas de las caractersticas me ncionadas y muestran el punto de pasaje de una modalidad narrativa al usiva hacia una directa20. En algunas de ellas es posible observar una clara necesidad y voluntad de restituir al escritor su conexin con la realidad y sus discursos. Por ejemplo, esto se observa en la relacin entre escr itor e informantes que se revela en el final de Vivir afuera ; o en los prlogos de La experiencia sensible y En otro orden de cosas en los que el autor-narrador advierte al lector sobre la intenci n explcita de conectar representacin, realidad e historia. O tambin, desde una perspectiva difere nte, en la novela de Paula Varsavsky, en la que la heterodoxia del Bildungsroman presenta la relacin existe nte entre generacin, gnero y lenguaje literario en la el aboracin literaria del trauma de la dictadura. Esta narrativa no propuso nicamente un coment ario sobre lo real sino una invitacin a reflexionar sobre la realidad. La tarea del lector ya no fue la de descifrar enigmas sino la de recomponer la totalidad que la novela buscaba representar. El pe rspectivismo, la incorporacin de las voces de los victimarios, la variedad de registros verbales, y el uso de cdigos culturales referidos al consumo masivo son los puentes necesarios entre el texto y el mundo extra textual mediante los cuales el lector compone el universo simblico representado y comprende su funcionamiento. De este modo, la realidad ajena al texto no es representada de manera directa, ni aludida mediante el comentario, sino que es mantenida fuera del texto como un componente cuyo conocimiento es imprescindible para movers e dentro de l. Esta narrativa modelar la ficcin de los jvenes escritores de comienzos del milenio, tant o en sus elecciones temticas

PAGE 129

129 como en la utilizacin de las estrategias narra tivas; y se la puede carac terizar por los siguientes rasgos: retoma el trauma dejado por el pasado de la dictadura por medio del relato en primera persona; incluye la perspectiva de torturadores y cmplices; establece vnculos entre ese pasado reciente y la incertidumbre del pr esente; y busca situaciones, dent ro de la ficcin, que posean cierto nivel de certeza y permita n un posicionamiento o punto de partida para la elaboracin de significaciones posteriores21. Existe en esta narrativa el inte nto de representar una realidad, no por medio de la imposicin de una represen tacin del todo sino, como se ha sealado anteriormente, apelando a la part icipacin activa y subjet iva del lector. Se trata de ficciones que permiten la construccin de tot alidades y realidades parciales, que promueven una reflexin sobre la historia y el presente. No obstante, a excepcin de las novelas de Fogwill, sobre todo de En otro orden de cosas (2001), que ser analizada en la si guiente seccin, la mayora de esta narrativa excluye de sus univers os la relacin entre pasado, pr esente y realidad laboral. El efecto de realidad que estos textos pr oducen no se encuentra en una representacin axiomtica de lo real; por el co ntrario, lo real se halla ausent e en el texto, siendo una de las instancias a las que arriba el lector conduci do por las mltiples voces, registros verbales, y distintas instancias temporales y espaciales. La recomposicin de un todo o de una realidad le brinda a ste la posibil idad de la reflexin sobre lo que aparece representado como un resto o fragmento de la realidad. En efecto, la presencia en el te xto de referencias polticas y econmicas, cdigos culturales (marcas de productos y servicios), y registros verbales direcciona esa reflexin hacia el pasado. Es all donde comienza a explicarse la situacin social presente; por lo que la realidad actual aparece ante el lector como el despojo de un todo perdido por las generaciones ms adultas, inabordable e impensable para las ms jvenes.

PAGE 130

130 Esta modalidad narrativa ms directa, que apel a a la variacin de los registros verbales, al lenguaje de las marcas y el consumo, y las conexi ones entre pasado y presente, se presenta como modelo de escritura y de reflex in sobre la realidad. Los escr itores que comienzan a publicar hacia fines de los noventa y principios del dos m il, retoman estas estrategias para provocar un efecto de realidad en el que se reconozcan los d espojos o restos de una realidad rota o de un todo quebrado22. Esta voluntad de mostrar y de reflex ionar en voz alta est impregnada del impacto de la crisis y del esta llido social de diciembre de 200123. A la modalidad narrativa heredada se le suma ahora la experiencia generacional de una realidad siniestra, absurda e intolerable, como se observa en la novela El grito (2004), de Florencia Abate. Para Elsa Drucaroff, en esta narrativa [se] escuchan con mayor frecuencia ecos de Hebe Uhart, Csar Aira, Fogwill o Marcelo Cohen, que de las poticas consagradas en los aos Es difcil ser realista cuando se trata de co ntar un presente sin ra ces donde sin embargo el pasado acechay la realidad huidiza, insegura, est suspendida en la nada (Drucaroff 2). No obstante, es preciso agregar que estos escritores jvenes, en su mayora provenientes del mundo universitario, al trabajar con el discurso directo en primera pe rsona corren el riesgo de exponer una visin predeterminada por los lugares comunes que sus personajes representan, y obturar, en consecuencia, la reflexin crtica24. En efecto, como se observa en el anlisis de la novela Boca de lobo (2000), de Sergio Chejfec, y del documental La huelga de los locos (2002), de Mariana Arruti, el retorno a la esttica realista no se propone representar sino que busca nombrar una realidad inasequible. En estos textos opera una transformacin de las representaciones ideolgicas y discursivas, producto del sensorium25 del que emergen estos textos. Mediante esta transformacin, el lector es impelido a revisar el acto de nombrar la comuni dad, el trabajo, la solidarid ad, la resistencia; es

PAGE 131

131 decir, a la revisin del acto de significacin. En este sentido, se opera en estos textos lo que Andrs Avellaneda refiere como el cambio de pi el del texto realista: la realidad, en tanto materialidad del lenguaje, se presenta como la causa ausente del discurso, pero ste, mediante el discurso literario, se perm ite describirla y nombrarla. En la siguiente seccin se analizar n la novela En otro orden de cosas (2001), de Rodolfo Fogwill, y la pelcula Mundo Gra (1999), de Pablo Trapero por trat arse de textos cuyo lenguaje lenguaje realista apela a la reconstruccin pa rcial del todo y a la re flexin por parte del lector/espectador. Ambos textos muestran que el pasaje de lo cole ctivo a lo indivi dual no ha sido el producto slo de la derrota po ltica y del inicio de una inagotab le crisis ideolgica a mediados de los setenta, sino tambin el resultado de una correl acin entre la conversi n de la actividad productiva, la transformacin en las pautas de consumo cultural y una forzada incapacidad individual para el recuerdo. Las coordenadas del olvido. En esta seccin se examina el modo en que las representaciones i ndividual y biogrfica, en el caso del texto literario, y colectiva e hi strica, en el caso del texto cinematogrfico, muestran que la derrota poltica y la crisis id eolgica no fueron las nicas consecuencias de la poltica represiva. En En otro orden de cosas (2001), de Rodolfo Fogwill el relato revela la correlacin entre la conversin de la actividad productiva y la transf ormacin en el mbito de la cultura y de las pautas de consumo. En el caso de la pelcula Mundo Gra (1999), de Pablo Trapero, la historia indi vidual del personaje alude a los efectos sociales26 del cambio en el modelo productivo hacia fines de la dcada del noventa. La novela de Fogwill consiste en la narracin biogrfica de un perodo de doce aos, desde 1971 hasta 1982, de la vida del personaje, un ex militante peronista que para sobrevivir a la poltica represiva de la dictadura abandona la militancia y se emplea en una empresa de

PAGE 132

132 demoliciones. Mediante la narracin en ter cera persona se recorren las instancias ms significativas de ese perodo en la vida del personaje: los avatares de la militancia clandestina durante los momentos previos al golpe; el abandono de la poltica; su ingreso al mercado de trabajo; la adaptacin al trab ajo manual y tcnico; los cambios de categora laboral y la conciencia final de la correl acin entre intereses econmicos y cambios culturales. Encuadrada por el conjunto de referencias histricas que ofre ce el narrador, la trayecto ria del personaje es la constante adaptacin a las transformaciones econm icas, polticas y culturales. El hecho de que cada captulo refiera a cada uno de esos aos muestr a la coexistencia entre la coyuntura histrica y el presente laboral del personaje. Los eventos contextualizados por la referencia cronolgica y los datos sobre la economa del pas sealan su ingreso a un pue sto de trabajo manual en una empresa de demoliciones; el pasaje a una posici n de clculo dentro del grupo empresario al que pertenece sta, y el ascenso al puesto de diagra macin y planificacin cultural. Estos constatan no slo la adaptacin del personaje a un nuevo contexto poltico y laboral, sino tambin el resultado de la transformacin ope rada en el campo de la cultur a, que permite el cambio en la sensibilidad de los sujetos re specto de la transformacin econmica. Perteneciente a un grupo empresario con intereses e inversiones en los medios, la industria de l entretenimiento, la construccin y la plan ificacin cultural, la empresa de de moliciones simboliza el proceso de quiebre de vnculos de solidaridad social, de prcticas comunitarias y laborales, y, en ltima instancia, de procesos de identificacin. T odos estos son reemplazados por otros que son producto de una concepcin de l o productivo y de la cultura que beneficia a los grandes grupos econmicos y excluye a quienes no pueden adaptarse a esas nuevas condiciones. La adaptacin al nuevo contexto econmico es la problemtica que enfrenta Rulo, el personaje de la pelcula de Pabl o Trapero. Esta pelcula se encuad ra dentro de una restitucin de

PAGE 133

133 la imagen colectiva, que surge como resultado de la reconfiguracin al in terior de la tradicin flmica causada por la necesidad de enfocar nuevos actores y lenguajes soci ales. Al analizar el fortalecimiento del cine documental argent ino durante la dcada del noventa, y el desplazamiento hacia imgenes de lo colectivo en el cine de ficcin, Alejandro Ricagno seala que durante los noventa en los sectores medi os, el compromiso asumi otras formasa medida que avanzaba el decenio y comenzaban a verse las consecuencias del neoliberalismo salvaje, stas fueron apareciendo en la produccin del nuevo cine argentino, en su resultado de marginalidad: los desclasados de Adrin Caetan o y Bruno Stagnaro, el obrero desempleado de Mundo Gra de Trapero (Ricagno 51). La historia individual de Rulo es el medio para representar una debacle colectiva relacionada directamente con los efectos de la transformacin econmica en el mercado y la estructura del empleo. Al igual que muchos otro s argentinos, el personaje es sistemticamente expulsado de un mercado de trabajo que requier e no slo un rango variado y especfico de calificacin sino que tambin el tr abajador negocie individualmente sus intereses con los de la empresa. Esta es la situacin de Rulo, que pa ra salir del desempleo acepta la propuesta que le hace un amigo de manejar una gra en una empres a de construcciones. All se enfrentar a la utilizacin de conocimientos adquiridos en el pasado y al aprendizaje informal de una nueva tarea. La desproteccin sindical y la inseguridad laboral, son algunas de las instancias en la trayectoria laboral del personaje. A pesar de que Rulo maximiza su capital humano para adaptarse a la creciente precariedad laboral, no deja de entrar y salir del mercado de trabajo cada vez con mayor frecuencia. Esta situacin es vist a por su hijo, quien ya se ha resignado de antemano a no ingresar al mercado de trabajo. La mudanza de ste a la casa de la abuela, as como la venta del auto familiar y, finalmente, el vi aje de Rulo al sur para trabajar en una empresa

PAGE 134

134 excavadora, aluden a la cada social de algunas franjas de la clase media. Hubo un pasado mejor en el que Rulo pudo ejercer su profesin de msico, pero ya no puede recordarlo; la inestabilidad laboral lo sume en la permanente sensacin de no ser til, de encontrarse desamparado y de ser incapaz de manejar su presente. En efecto, en es te personaje, la tray ectoria laboral es una constante e infructuosa adaptacin a la frustracin y a la absoluta falta de sentido del presente. Para Rulo, trabajar es vivir es un no vivir; si tuacin que propicia el ol vido y garantiza que si hubo un tiempo mejor, este no retornar. El anlisis del personaje27 en la novela de Fogwill y en la pelcula de Trapero, permite comprender la relacin existente entre la form a que asume la representacin del mundo del trabajo y el contexto de producci n de tal representacin. En el cas o de En otro orden de cosas la trayectoria laboral del personaje representa la continuidad entre pasado y presente. Mediante el relato lineal, que evita el regi stro fragmentado de la realidad28, aparece una historia individual mezcla arbitraria de la biografa del autor, de otras que conoci y de la del propio personaje (EOC 10). Surge as en el texto la relacin entr e el imaginario que nutri a la militancia, el trabajo y el sindicalismo. Esta relacin fue anulada por las polticas represivas de la dictadura y las liberales del neoliberalismo, colectivizando la percepcin de que el sindicalismo reuna todos los atributos negativos para el desarrollo productivo29 de la economa. En efecto, esto es el punto inicial de la cadena de hec hos y recuerdos, que se remonta a 1971, a un dilogo entre el personaje y su pareja de entonces: -Se puede decir una mentira, deca Pern, pero no se puede hacer una mentiraSe lo escuch decir hace mucho a uno del SUPE, el sindicato de petrolerosAl sindicato van nada ms que los vagos que no quieren trab ajarhabl ella y levant la cabezaComo nosotrosdijo lO acaso vos quers trabaj arEs muy distinto -b ajaba la voz de la mujer hacia el respaldo del silln-, no trab ajamos nosotros, pero nosotros no jodemos a nadie. Al sindicato van nada ms que los que no quieren trabajar y joden a la gente (16)

PAGE 135

135 La militancia marc el pasado y el presente del personaje porque en el momento del golpe debe abandonar la actividad poltica para sobrevivir, pero tambin marca su futuro. Dadas sus contingencias laborales es la experiencia militante lo que le permitir reflexionar crticamente sobre la conexin entre su trabajo de director de programacin cultu ral y la realidad econmica. El recuerdo del pasado peronista, la percepcin del trabajo manual y la conciencia de su ascenso laboral, permiten tanto al personaj e como al lector reflexionar s obre las referencias histricas presentes en el texto. Por ejemplo, para el pe rsonaje, el retorno a es e dilogo de 1971 tiene un sentido en relacin con su presente: Qu estupidez: rememorando, citando y reproduciendo aquellos dilogos inasibles apen as alcanzara a mostrar el pe dazo de mundo en donde acab enredndose. El peronismo, su interminable per o, su brbara amalgama de ruidos que por un instante brotan de un fondo gris para abultarse y titila r por otro instante, tambin tuvo mucho que ver. Pero perodos as no empujan a cualquiera. Pero l, igualmente, jams habra alcanzado una razn mejor: ahora lo nota bien (EOC 17). El relato biogrfico revela la tensin generacional producida entre aquellos que vivieron el peronismo en una edad adulta, quienes lo experimentaron desde la infancia y quienes heredaron sus ecos. A comienzos de los setenta, el personaje, que tiene treinta aos, posee un registro del peronismo mediado por distintas experiencias: la here ncia de los prejuicios sobre ste, su proscripcin poltica, el su rgimiento de una resistencia y la relectura de la izquierda en la dcada del sesenta30. Aunque el texto no lo explicita, su im aginario no es el de los trabajadores peronistas; l hered esa experien cia bajo la forma de un imaginario social que albergaba el antagonismo entre actividad manual y actividad intelectual. Super puesta a este imaginario se encontraba ahora la tensin entre sindicalistas (que no trabajan pe ro molestan) y militantes (que no trabajan pero no molestan), un conflicto id eolgico y poltico que adems entraaba una

PAGE 136

136 experiencia generacional diferente en la relacin con el trabajo y la identidad de clase. Los primeros, muchos de ellos, provenan del sector asalariado industrial y de familias trabajadoras, mientras que los segundos, hacia las dcadas del sesenta y setenta provenan de los sectores medios, de agrupaciones religios as, de la universidad o de las reformulaciones de la izquierda. El trabajo fsico en la empresa de demolic iones supuso para el pe rsonaje una alienacin beneficiosa a los efectos de no pe nsar en el presente: Durante las primeras semanas, oa la sirena de fin de turno, entregaba su casco y las herramientas, recuperaba su ficha de identidad y se iba a su barraca dormitorio como en un sueo, sin pensar (EOC 58). Mediante el clculo de su trabajo31 se propuso cumplir metas diarias de produc tividad, beneficiosas para su evasin de la realidad y para los intereses de los em presarios, que inmediatamente lo ascendieron a director. El final de la obra esta ba previsto para 1983; para ese entonces el personaje tena claro algo: aunque cualquier destino que le asignasen se referira a la obra, separado de sus mquinas la obra ya no sera la misma para l. Por entonces, ya estaba convencido de que la mquina no era slo un instrumento de trabajo suyo sobre la obra, sino tamb in el instrumento de un trabajo que la obra vena realizando sobr e l, sobre s (En otro orden de cosas 94). En un primer nivel amplio, esto evidencia la adaptacin del personaje a un cont exto laboral y cultural especfico: Ya haban empezado a presionar pa ra que la agencia del proyecto cultural diese lugar a un seminario, a un coloquio -o a algo, decan-, dedicado a la representacin[era el] ao de la representacin porque la compa a lo haba nombrado representante en una coordinadora de proyectos culturales, donde media docena de empresas cambiaban ideas y concertaban sus planes sobre la dinamizacin y los intereses comunes (EOC 188). En un nivel ms especfico, lo mismo seala que --en ese contexto en el que la cultura es un insumo ms en la actividad econmica--, la experi encia con el trabajo manual, la mquina y la forma distinta de

PAGE 137

137 uso del tiempo libre, le revela al personaje el carcter ideolgico y poltico del antagonismo entre trabajo y cultura, o entre trabajo manual y activid ad intelectual: Haca a os que no lea novelas. Algunos de sus compaeros de colegio y otros que conoci en el 73 podran ser considerados intelectuales. Escriban notas y artculosEl no sera un intelectual. Tema de alguna manera al abismo cavado durante una dcada de ocuparse de otras cosas entre su vida y las de los que empezaba a identificar como intelectuale s Sera infranqueable, eso? (EOC 145) Una seal de la conciencia sobre la conexin entre lo que le ocurre individualmente y lo que sucede en el campo de lo econmico es el re cuerdo especfico que tiene el personaje de un prrafo del informe enviado a Espaa, sede de l grupo empresario: la diferencia entre la cultura y los sindicatos era que stos abusaban de l orden para imponer el caos, mientras que el arte y los espectculos usan el caos para produ cir el orden (EOC 61). Se da cuenta de la existencia de una coyuntura econmica y cultural que, adems de conllevar una nueva forma de entender la cultura, implica un uso del tiempo de trabajo y del tiempo libre distinto del pasado, y cuyos efectos disciplinarios son polticamente menos costosos. Para el personaje, se trata de la constatacin de que [los] hitos del tiempo lo haban hecho a l. Ahor a era un intelectual: era su trabajo (EOC 194). Esta situacin de conciencia dista bastante de la de Rulo, el personaje de la pelcula de Trapero. Para l, los hitos del tiempo son una constatacin de su condi cin de desocupado. Si bien las imgenes en blanco y negro provocan un distanciamiento respecto de una apariencia ms real, por otro lado propician la identificacin de Rulo con la situacin colectiva y annima de millones de argentinos. La historia de los ltimos diez aos de la vida del personaje es la de la debacle social causada principalmente por la ines tabilidad laboral. Los perodos de desempleo lo sumieron en lo que socilogos del trabajo y demgrafos han denominado como efecto

PAGE 138

138 desaliento: el deterioro moral, psicolgico y fsico que sufr en los individuos al no poder integrarse productivamente a la comunidad y ser capaces de sustentarse autnomamente. El hbito del cigarrillo, la mala alimentacin, y el sueo entrecortado por la televisin no son slo sntomas del deterioro fsico de Rulo, sino que, al ser rechazado por las aseguradoras de riesgo de trabajo, constituyen las condiciones por las que acepta trabajos precarios. Esta situacin de desaliento es mnimame nte superada cuando Rulo comienza a manejar la gra en una empresa constructora. Siguiendo los consejos que le da el mdico laboral sobre el cigarrillo y el sobrepeso, el personaje ve la posibilidad de reencauzar su vida. Encara una relacin amorosa con una vecina, procura alinear a su hijo y ma ntiene tranquila a su madre. Reaparecen smbolos y hbitos de una clase media que goz de un determinado bienestar: usar el auto, salir a cenar y desp us ir al cine, reunirse con amigos. Estos hechos le recuerdan un pasado de vocacin, gustos y tiempo libre. Regresan tmidam ente los recuerdos de su trabajo de msico, que contrastan con el letargo nocturno del te levisor despus de un da vaco, sin actividad laboral. Rulo ve interrumpido su interregno de bien estar al ser despedi do por la compaa constructora, que no quiere asumir los riesgo s de contratar a un trabajador que ha sido considerado riesgoso por parte de la empr esa aseguradora. Los smbolos de bienestar desaparecen: el auto se pone en venta, el hijo se muda a la casa de la abuela, y se ve obligado a viajar al interior en bsqueda de una oportunidad la boral. La cada social, acompaada por el deterioro psicolgico, moral y fsico, termina por transformarse en una especie de espiral de la cual no puede escapar y elimina toda voluntad de hablar y recordar. No hay ninguna instancia a la que el personaje pueda apelar para superar la cada; nicamente dispone de un capital social, constituido en su caso por el amigo que le consigue trabajos tempor ales: changas, siempre

PAGE 139

139 changas, como los denomina Rulo cuando le piden referencias sobre su pasado laboral reciente. Por otro lado, el sindicalista que lo ubica en una changa en el sur apenas si puede ayudarlo; su actividad se reduce a colocar trabajadores en dist intos puestos en el interior del pas. Adems, sus conocimientos de msico dejaron de servirle probablemente cuando se revel que lo que l vea en su vocacin no coincida con el imaginario social. En una de sus canciones del setenta deca estudiar en la universidad, y tener ttulo de nobleza, trabajar en el circo de Bal, no, no, no pibe. En oposicin al trayecto laboral del personaje de la novela de Fogwill, la historia de Rulo muestra un proceso de adaptacin laboral inconducente en trmi nos individuales, que no hace ms que acrecentar su frustracin y el desamparo so cial. La conciencia del ex militante devenido en trabajador e intelectual de una nueva era de la novela de Fogwill, contrasta con la prdida de identidad y de perspectiva de Rulo. El nuevo pr esente cultural de ambos implica, entre otras cosas, la convivencia con la to tal desregulacin laboral. Entre sus efectos posibles est el reconocimiento de que la identidad del trab ajador ha cambiado en consonancia con las necesidades del mercado. Ahora ste ve en la cu ltura un insumo y en la fuerza de trabajo la variable de ajuste de la pr oductividad y del beneficio econmic o. Sucede, entonces, que en la representacin del trabajo y la cultura en ambos textos, la cultura es una variable de inters econmico y el trabajo es una dimensin que ti ende a desaparecer en trminos de ser una actividad generadora de sentim ientos de comunidad, bienestar, identidad y dignidad. La organizacin lineal del relato de Fogwill es la sntesis de una voluntad por representar. El texto no es un conjunto de voces que el l ector debe conectar; tampoco, una reproduccin fotogrfica de la realidad. A hora, por medio del relato de una serie de acontecimientos biogrficos, el texto presenta las coordenadas del cambio en el mundo de la produccin y del

PAGE 140

140 trabajo iniciado en la dcada del setenta. De es te modo, en la novela de Fogwill el lector puede conectar la prdida de la condicin asalariada con la derrota polt ica de los setenta y el cambio cultural que propici nuevos signifi cados al tiempo libre: por ej emplo, la cultura del shopping, el consumo de cierto tipo de literatura, el culto a la esttica personal, etc. La pelcula de Trapero, por otro lado, tambin evidencia la voluntad de representar por parte de l cine de ficcin. Sin embargo, ste no apela a la biografa de un person aje para poner a disposic in del espectador las coordenadas temporales de una visin crtica de la realidad. En esta pelcula, lo histrico-social est condensado en el carcter irrevocable de l presente del personaje: un hombre de mediana edad, sumido en la desesperanza y el desaliento causado por un mercado de trabajo cada vez ms excluyente y precario. El anonimato de Rulo conden sa la prdida de identidad que significa la privacin del trabajo. En ltima instancia, lo histr ico-social y lo realista aparecen aqu como la anulacin del futuro. Ambos textos transponen pr ocesos de significacin so cial relacionados con los cambios abruptos en la economa y su repercus in en la actividad laboral. En este sentido, tanto la novela de Fogwill como la pelcula de Trapero muestran un cambio en el sensorium, resultado de la relacin entre los cambios en la produccin material y la transformacin de las formas de representacin ideolgica y cultural. Con respecto a esto ltimo, en la siguiente s eccin del captulo se analiza el papel de la comunidad y la resistencia en la relacin entre cultura y experiencia laboral en dos tipos de discursos: el documental de Mari a Arruti, La huelga de los locos (2002), en el que referencialidad poltica e ideolgica del pasado la boral permite una reflexin sobre la naturaleza ideolgica de tal relacin; y la novela de Sergio Chejfec, Boca de lobo (2000), donde la inversin del topos de la mujer obrera y la ausencia de coordenadas temporales propician una esttica realista que invita a nombrar la realidad.

PAGE 141

141 Atlas del cuerpo trabajador: la inversin del topos de la obrerita. Segn lo sealado a lo largo de este captulo y de los precedentes, el discurso literario ha sido simultneamente un instrumento de ratificacin y cuestionamiento de los valores culturales dadores de prestigio. En los captulos precedente s se ha mostrado que la oposicin entre lo intelectual y lo manual est presente tanto en el imaginario generador de ficciones como en el procedimiento de construccin de esos univers os. La estigmatizacin del tiempo dedicado a la jornada laboral ha sido una percepcin central en el imaginario social surgido con la modernizacin de Buenos Aires, y ha regido la representacin literaria durante el siglo XX. La ausencia en el campo literario de obras de narrativa, teatro o poesa escritas por trabajadores evidencia varios hec hos. Por un lado, la falta de regist ro de las prcticas ligadas al tiempo de ocio y a la militancia en las distinta s comunidades obreras. En efecto, el registro que los historiadores han hecho sobre la difusin de la cultura entre los sectores populares, refieren principalmente a los programas culturales elabora dos por el socialismo, c uya perspectiva era la asimilacin de los obreros a las pautas sociocultura les de la cultura letrada. Contrariamente a lo sucedido en otros pases, no hay una sistematizacin en el registro de las prcticas de escritura obreras dentro de los programas culturales surgidos de la experiencia comunitaria, la resistencia y la actividad sindical y poltica. Por otro lado, aunque desde el campo de la representacin literaria ha habido una clara y consciente voluntad de representar a los sectores trabajadores, sta ha sido siempre desde una perspe ctiva que reproduca el lugar relegado de estos con respecto a las prcticas y las normas instituidas por la cultura letrada. Directa o indirectamente, las representaci ones literarias del trab ajo han reproducido una percepcin alienante y embrutecedora de la activid ad laboral, resultado de la utilizacin de la fuerza fsica32. El tono de denuncia de esta literatura, que apel a la esttica realista, no provena de un programa cultural gestado en el seno de los sectores trabaj adores, sino que era el resultado

PAGE 142

142 del miedo de los sectores medios que, ad ems, albergaban el ascenso social y la profesionalizacin de la escritura. En consecuencia, la reproduccin de la imagen del trabajo como un espacio alienante, opuesto al mbito enriqu ecedor de la cultura y de la prctica literaria, no slo obtur la visualizacin de otros aspectos de la vida laboral, directamente conectados con la produccin cultural, sino que tambin sirvi pa ra reafirmar tal antagonismo en un contexto de incipiente lucha obrera. En ef ecto, la produccin literaria de lo s trabajadores es uno de los mbitos de las prcticas cultu rales cuyo enfoque ha sido obviado en los estudios sobre la formacin de los sectores trabajadores33. El problema de la calidad de la escritura, discutido en el segundo cap tulo al analizar la narrativa de Roberto Arlt, reaparece aqu en un espectro ms amplio. No se trata ahora del trasfondo ideolgico y de clase que presenta el discurso crtico respecto de la normativa esttica en el trabajo con el lenguaje, sino de si en nombr e de la calidad literaria tal normativa garantiza y perpeta la hegemona de un sist ema de representacin social y cultural. En consecuencia, el carcter antagnico de la relacin entre cultura y trabajo que aparece en las representaciones literarias no slo evidencia una visin en la que el tiempo la boral est alienado del tiempo dedicado al ocio y la cultura, sino que tal antagonismo es una he rramienta central en el trazado de la frontera entre identidades de clase. Efectivamente, mientras las condiciones de reproduccin de los sectores medios no se vieron afectadas por las sucesivas crisis econmicas y sociales, el problema de la ca lidad literaria qued acotado al problema de la representacin realista. Esto no quiere decir que a comienzos del nuevo milenio el reto rno al realismo sea producto exclusivo del impacto de la crisis sobr e los sectores medios de la sociedad; aunque tampoco podra explicrselo nicamente desde el interior del campo literario. Los cambios en la utilizacin de estrategias narrativas son resultado tanto de las relecturas hechas de los modelos

PAGE 143

143 literarios al interior del campo literario, como de los condicionamientos materiales en la reproduccin de una cultura le trada. Esta tambin ha sucumbido irrecusablemente a la transformacin del paradigma productivo: la extensin de los nuevos parmetros de productividad al mbito de lo privado no slo ha implicado nuevas nociones de empleo y de trabajador, sino que simultneamente ha iniciado una experiencia indita del tiempo de trabajo, del tiempo libre y del tiempo disponible para la escritura34. En este nuevo contexto social, cultural y econmico, la produccin literaria y documental muestra cuestionamientos en relacin con la cali dad del relato elaborado, que evidencian una transformacin en la delimitacin de la cultura letrada y en sus formas de auto-representacin y representacin del otro. En ambos campos, el recuerdo es el mecanismo que da lugar a un proceso semitico que confiere sentido al pres ente, y, por ende, nombra una realidad que ya no es posible ni abandonar ni omitir. Desde el ngulo del documental, el recuerdo de los ex trabajadores navales es un canal di recto para la referencia a la r ealidad poltica, social y cultural que propici la dignidad articulado ra de la experiencia de comuni dad y de resistencia durante la huelga de 1956. Un ao despus del derrocamiento del segundo mandato peronista, este gremio inici la que luego sera conocida como la huelga ms larga del siglo, puesto que dur dieciocho meses, en la cual reclamaban la reduc cin de la jornada laboral a seis horas y el derecho de los trabajadores al ocio y la cultura35. El documental de Arruti reconstruye ese acontecimiento a partir de los re latos individuales y gr upales de los ex trabajadores, quienes son presentados como la historia viviente. Este colectivo de vo ces incluye tambin la voz del abogado del sindicato naval y de otros representa ntes legales del gremio quienes explican las dificultades con las autoridades de la empresa esta tal. La referencialidad poltica e ideolgica de presente en el discurso de los trabajadores tr aza las coordenadas de ese antes y despus de la

PAGE 144

144 huelga --el hecho que, segn ellos mismos, parti en dos sus vidas--, e invita a entender en clave histrica las nociones de comuni dad, dignidad y resistencia. En el documental los trabajadores recuerdan que la huelga fue posible gracias a la fuerza de un gremio que a pesar de no identificarse en el peronismo reconoci la mejora que ste haba promovido en los sectores asalariados, y el di logo que haba abierto con las organizaciones obreras. El relato de los trabaj adores pone de relevancia el mo do en que fueron apoyados por la comunidad de vecinos y de trabaj adores de otros gremios. Los vnculos de solidaridad gestados entre la vida laboral les permiti la superviv encia durante los meses que dur la huelga. El reconocimiento individual, en tanto trabajadores poseedores de un saber, y social, en tanto miembros de un gremio y de una comunidad, sent la s bases de la dignidad de estos trabajadores, lo cual les permiti ver la cultura y el ocio en contigidad con el mbito laboral. El relato de los ex-trabaja dores navales pone de manifiesto su voluntad por quebrar la percepcin social del trabajo como un mbito se parado de la cultura, el entretenimiento o la educacin. Su discurso recrea el clima de po ca que abri la posibilid ad del reclamo y la persistencia del mismo, y lo asocia con el mejoramiento del estndar de vida de los trabajadores logrado en la dcada previa. Para ellos la cu ltura no era un cmulo de virtudes y capacidades intelectuales sino un espacio y un conjunto de prcticas de las que haban sido excluidos36. La visin de la cultura, el tiempo libre y el ocio de los ex-trabajadores se muestra en oposicin a la nocin de cultura de los sectores que tradicionalmente se erigieron como sus interlocutores; los mismos sectores que respaldaron del golpe de estado que derroc al peronismo. Segn Daniel Tieffenbe rg, dirigente socialista en 1956, la Revolucin Libertadora que derroc a Pern iniciaba [una] et apa gloriosapopular en el momento que se produjo (Sigal 42), cuya continuidad estaba justificada debido a que, segn el mismo

PAGE 145

145 dirigente, La tarea no es fcil. La incisiva y apabullante propaganda totalitaria que da a da y minuto a minuto se suministr al pueblo por toda s las formas de opresin del pensamiento, fue creando en el proletariado --vc tima propiciatoria de todos los brotes fascistas-estructuras mentales y emociones, modos de pensar y sen tir que costar mucho esfuerzo poder quebrar (Sigal 42). Ejemplo elocuente del socialismo ilustra do que en las dcadas del diez, veinte y treinta fue el agente difusor de los hbitos de la cultura letrada, la declaracin de Tieffenberg reafirma el carcter irracional y emotivo de lo s trabajadores, que los auto-excluye del mbito de lo culto y lo intelectual. Este fundamento cultural hegemnico est presente de manera menos excluyente en la descripcin que hace de los trabajadores el abog ado de la Federacin de Obreros Navales. Este no ve su actitud como producto de la combin acin entre experiencia en la lucha obrera y vnculos de solidaridad, sino como la consecuencia directa de su nivel cultural. Subsidiario del socialismo ilustrado, el abogado ve en la educaci n (letrada) de los trabaj adores el medio para lograr la conciencia de clase necesaria para la emancipacin po ltica y la integracin social y cvica. Desde esta ptica --que es la de los salones de lectura soci alista para trabajadores de la dcada del veinte--, la educacin formal repara el embrutecimiento producido por la alienacin laboral, sobre todo la provocada por las actividades manuales. El a bogado ve en el obrero naval a un trabajador culturalmente superi or al trabajador promedio. Es to se debe, segn su opinin, a que se trataba de un obrero que lea, y por eso estaba preparado para d ebatir sobre teora de un modo dialctico. En consecuencia, la eficacia en la canalizacin de las demandas laborales se deba a la capacidad de los obreros navales pa ra relacionarse con la cu ltura letrada. Segn el abogado, stos eran capaces de mantener una di scusin terica y dialctica para explicar y defender sus reivindicaciones. Ta l aptitud no era resultado de la combinacin de la experiencia

PAGE 146

146 dentro de la fbrica y con la comunidad, o de la formacin gr emial, sino de la capacidad del trabajador para absorber los cdigos de la cultura letrada. El abogado ve en la voluntad de estos trabajadores por reivindicar sus derechos --as como en la metodologa y la forma de confrontacin empleadas--, el resultado de la co nciencia y emancipacin adquiridas mediante la educacin y la lectura37. Al reconocer los logros en materia laboral y social de la etapa peronista, los extrabajadores navales resaltan el clima de bienestar compartido al interior de la comunidad. La vida comunitaria en torno al mundo del trabajo se transform gracias al acceso a bienes culturales y simblicos antes veda dos a las clases trabajadoras. El relato de los ex-trabajadores rescata el mbito de solidaridad laboral pero tambin pone de relieve la presencia de un clima cultural propiciador de esos vnculos. Esta noci n de comunidad revela la existencia de un reconocimiento mutuo y valores compartidos genera dos en el mbito laboral y en los nuevos cruces establecidos entre ese medio y el acceso a los bienes culturales y de capital simblico38. El recuerdo de los ex-trabajador es navales trae al presente el preciso instante en el que mientras stos luchaban por el derecho a la cultura y al bienestar, los restantes sectores de la sociedad excomulgaban la experiencia del peroni smo al lugar de lo no culto e irracional. Es decir, colocaban fuera del mbito de la cultu ra a ese clima que los trabajadores navales entendan como propiciador de sus demandas, que no slo tena que ver con la experiencia peronista sino con la experiencia concreta del mundo de la fbrica. De acuerdo a lo sealado por Lobato [l]as fbricas fueron el escenario espec fico de formacin de una cultura del trabajo. Los edificios, las mquinas, los materiales, constit uyeron la base sobre la que se estableci un sistema de produccin y se forjar on las ideas de orden, responsabi lidad, eficiencia, cooperacin y resistencia ( La vida en las fbricas 69). En efecto, el discurso de los trabajadores navales

PAGE 147

147 remarca el hecho que en la comunidad el tr abajador naval era rec onocido como un empleado solidario, dedicado, conocedor y consciente de su oficio: los obreros navales no ramos mangueros39, recuerdan. Por esa razn, recibieron el apoyo de la comunidad y otros gremios que entendan que lo esencial de la lucha era mantener y cuidar la dignidad personal40, y que para eso era preciso defenderla en tanto trabajad ores. La dignidad, en tanto bien individual y colectivo, une la experiencia laboral y la comun itaria, al mismo tiempo en que se plantea como fundamento para reclamar el derecho a la cultura; es decir, es el elemento que pone en relacin de contigidad al trabajo y las pr cticas culturales, despojando a es tas ltimas de su jerarqua de privilegio y exclusin. De este modo, a travs del relato de los trabajadores, el documental revisa la exclusividad del dominio de la cultura letrada en la emancipacin poltica de los trabajadores. Este dominio de la cultura letrada es cuestionado desde la ficcin, en parte como resultado de los cambios ocurridos al interior del campo literario desde mediados de los noventa, con el retorno a los realismos, y tambin a causa de los efectos sociales de la transformacin en el mundo laboral. El mecanismo elegido es la inversin del t opos de la mujer obrera que, al igual que el relato de los trabaja dores navales, plantea el tema de la dignidad y su relacin con el mbito laboral, la cultura y la comunidad. Median te la inversin de la representacin literaria tradicional de la mujer trabajadora, la novela de Sergio Chejfec propone una nueva esttica realista que por no estar ligada al referente histrico propicia un espacio de reflexin sobre los vnculos ideolgicos entre el pasado y el presente. La inversin del topos de la obrera es el mecanismo textual por el cual las nociones de comunidad, dignidad y resistencia se revelan como las nicas esfera s posibles en las que la clase media, a travs de la lectura crtica de su percepcin del otro, puede reconocer sus actuales dificultades de reproduccin ma terial. Frente a la insuficien cia del capital cultural y social

PAGE 148

148 acumulado, cmo debe enfrentarse la condicin de desocupados o cmo debe encararse un reclamo por convertirse en asalariados? En esta situacin, cmo se rep resenta al otro, al trabajador, cuando ya no son tan ntidas las lneas que lo definen, y separan de modo antagnico del sujeto de clase media? En ltima instancia, es posible ver en la representacin del otro, del trabajador, una lectura autocrtica de la cultu ra letrada que busca ente nder su lugar en un contexto de desocupacin que siempre entendi ajeno? En Boca de lobo el primer movimiento de inversin se observa en la eleccin de la voz narrativa: quien habla y por quien se habla presenta a la otra obrera, no es un narrador omnisciente sino una primera persona que se identifica con los hbitos de la clase media. A travs del recuerdo, el narrador reconstruye la historia de am or, engao y abandono de Delia, una obrera. La rememoracin de su c ondicin proletaria, le permite re cuperar el sentido de su propia identidad pasada y presente, al poner en cuesti onamiento los presupuestos sobre los que sta se forj al encontrarse frente a individuos como Delia. Segn el narrado r, se trata de rescatar el pasado, lo escondido detrs de las cosasse precis a de la serie de elem entos y circunstancias, fsicas y mecnicas, que nos hace vivir y perdurar todava hoy: aquel pasado nos sostiene, pero si lo recuperamos tal como fue nos abandona (Chejfec 142). El narrador evoca la forma en que enamor y abandon a Delia luego de enterarse de que sta estaba embarazada. Esto le permite cotejar su mundo con el de ella, prestando detalla da atencin a los contrastes entre ese mundo y sus costumbres pasadas y presentes; es decir, el narrador, miembro de la clase media, compara con sus hbitos las costumbres proletarias de Delia y la forma en que se autoperciban los trabajadores. Con esto no busca justificar su acto sino exponer en acciones las premisas sociales por las cuales procedi.

PAGE 149

149 La frecuencia con que la literatura ha repres entado a la mujer obrera, y las formas bajo las cuales lo ha hecho estn determinadas por mltiples variables cuyos cruces producen zonas de contacto en las que se plasman aspectos de gnero y de clase social41. En el discurso literario, el ordenamiento de las representacione s del mundo laboral y luga r ocupado en l por las mujeres reprodujo el conjunto de valores que conf ormaban el imaginario del ascenso social. Al mismo tiempo, ese conjunto de percepciones delineab a las posibilidades soci ales y culturales de autorrepresentacin de la muje r. Teniendo como denominador comn el propsito pedaggico, los escritores realistas --tanto de izquierda como conservadores y catlicos--, de las dcadas del veinte y del treinta confirmaron esto por medi o de la representacin de la mujer obrera. La presencia femenina en el mbito laboral es de larga data pero se hizo ms fuerte con el crecimiento de la produccin industrial frigor fica y el crecimiento urbano de Buenos Aires, hacia la dcada del veinte. Sin embargo, la experi encia laboral femenina no slo reproduca las condiciones de explotacin laboral padecidas por los trabajadores asalariados en general, sino que la mujer, adems, enfrentaba la equiparacin de la venta de su fuerza de trabajo con la venta de su cuerpo, es decir, con la prostitucin. Si bi en el trabajo fabril representaba la posibilidad de no prostituirse, para las mujeres de los sectores sociales ms bajos la fbrica era a su vez un lugar en el que el cuerpo femenino se deterioraba a causa de la exposi cin a largas horas de trabajo y de alejamiento del hogar42. De este modo, si bien el trabaj o asalariado evitaba que la mujer cayera en la indignidad de la pr ostitucin, el efecto de l trabajo y del ambiente laboral en el cuerpo femenino la colocaba en un sitio de menor dignidad respecto de aquellas que no deban trabajar o de dedicaban a la docencia. La fbrica ha sido el elemento aglutinante en la configuracin tradicional del topos de la mujer obrera en la representacin realista del siglo XX43. El lugar de trabajo ha sido el espacio

PAGE 150

150 en torno al cual se articular on la representacin del trabajo femenino como alternativa a la prostitucin44; del carcter embrutecedor y alienante de l trabajo manual, y de los vnculos de solidaridad entre trabajadores y comunidad. En la novela de Chejf ec, la fbrica es el espacio articulador de estos tres temas; sin embargo, la forma narrativa especfica bajo la cual estos aparecen tiene como efecto una inversin del to pos de la mujer obrera que propicia una lectura ideolgica y poltica del pasado y del presente. En relacin con el primer tema, el trabajo como alternativa a la prostitucin, en la configuracin tradicional realista del topos de la obrera la fbri ca es el lugar de la perdicin. Dado el grado de degradacin fsica que produc en las tareas manuales y mecnicas, y el ambiente laboral, esta alternativa aparece en un grado de equivalencia a la prostitucin. Si bien la primera es preferible a la segunda, ambas tienen como bien mercantil el uso y el desgaste del cuerpo, colocndose en una situacin menos digna que la propiciada por la educacin formal o la permanencia en el mbito privado de lo domstico45. Por medio de un narrador omnisciente, textos como Historia de arrabal (1922), de Manuel Glvez, y Los charcos rojos (1927), de Bernardo Gonzlez Arrilli ofrecen una visin de las trabajadoras, de la actividad laboral y de la relacin entre trabajo y comunidad ajustada al imaginario social del momento. En esta visin, la fbrica no es un mbito menos peligroso que la ca lle; tanto Rosalinda Corrales, personaje de la novela de Glvez, como las fabriqueras de la novela de Arrilli, se ven forzadas a marchar hacia el taller o el galpn de la fbrica, se cruzan con las que vuelven paliduchas y ojerosas, del lupanar, hinchados los ojos de sueo, repleto hasta el embota miento el corazn hastiado de una vida misrrima (Los charcos rojos 11). Aunque el clima de explotacin laboral no sea el elemento central en la novela de Glvez, en ambo s relatos las mujeres son forzadas a ingresar al mundo de la explotacin fabril por un medio re gido por la explotacin de gnero: en ambas

PAGE 151

151 novelas la mujer ingresa en la fbrica para escapar a la prosti tucin exterior --encontrndose con la misma situacin de abuso dentro de la fbrica --, o porque ya es objeto de explotacin por parte de un hombre46. En todo caso, en la relacin de la muje r con el trabajo sta es una mercanca cuyo consumo marca su cuerpo de forma indeleble: las caras sonrosadas por las maanas de las mujeres que trabajan en las fbricas, y las caras marchitas, por las noches, de las mujeres que el vicio azota para resguardo de la virtud ajenase cruzan en el amanecerla seda ajada de las pobres rameras y el percal floreado de las pobres obreras. Todas ellas camino del dolor bajo el ltigo del destino (Los charcos rojos 11)47. En Boca de lobo la interpolacin entre la opinin sobre Delia y la descripcin de elementos y actitudes que le confieren a sta su identidad de mujer y, adems, de trabajadora, ponen en evidencia el modo en que histrica y so cialmente se ha constr uido su identidad de otra, es decir, de mujer obrera. Las inter polaciones entre las novelas que el narrador ha ido leyendo a lo largo de su vida, y los dilogos mantenidos con Delia, constituyen un modo indirecto pero a la vez elocuente de mostrar la distancia existent e entre la forma de relacionar realidad y discurso --es decir, la construccin de los referentes--, de los obreros y de la clase media. El detalle con el que el narrador recuerda el compaerismo entre los trabajadores y Delia revierte la imagen del abuso y de terioro de la mujer obrera. En es te sentido, la equivalencia entre trabajo y prostitucin que aparece en el topos tradic ional de la obrera, es aqu revertida por la clara conciencia del narrador, por una parte, de su responsabilidad en enam orarse de Delia, y, por otra parte, del reconocimiento de que su inters en Delia provena del se ntido de identidad que sta posea. La dignidad de Delia era resultado de su c ondicin de mujer obrera; esto cautivaba al narrador porque le mostraba una identidad ms acabada y plena que la suya. Ser obrera era

PAGE 152

152 el rasgo con el que poda sen tirse ella misma frente al mundo en general, sin menoscabo. Una sensacin de omnipotencia, o algo parecido (70). El trabajo en s mismo es el segundo tema ar ticulado alrededor de la fbrica. Hacia la dcada del cuarenta, con el ingreso masivo de la mujer a la produccin industrial, y la transformacin en materia de derecho laboral promovida durante los dos primeros gobiernos peronistas, el trabajo asalaria do dej de ser equivalente a la prostitucin, y pas a ser una actividad desde la cual la mujer se involucr polticamente. En El precio (1957), el transito del trabajo a la actividad sindical que hace uno de los personajes femeninos seala este cambio de percepcin. Asimismo, en Cabecita negra (1964), el cuento de Germn Rozenmacher, si bien la mujer que yace en la vereda es identifi cada por Lanari con el apelativo humillante e irrespetuoso de la negra del interior, ste no la identifica especficamente como una prostituta. No obstante, la mujer y su relacin con la activid ad laboral, y el impacto que tiene esta relacin en su identidad de gnero y de clase, no es explorada en ninguno de estos textos. En el caso de la novela de Chejfec sucede lo co ntrario; la identidad ob rera de Delia es el objeto de la exgesis del narrado r, que en su evocacin se detiene largamente en la forma de hablar de Delia, y en los efectos que ese discurso tena sobre l. Al hacerlo expone los prejuicios que preconceban su visin de Delia; sobre todo, mu estra la valoracin social del trabajo manual, el trabajo que requiere de la reproduccin motriz y de la operacin de una mquina: entereza moral que uno imagina en un obrero, volviendo a la simplicidad de quien concibe su tarea como algo esencialmente individual, tan subjetivo que resulta invisible para s mismo (Chejfec 15). La compenetracin con el producto de su trabaj o le confiera a Delia la posibilidad de la identidad. En este sentido, contrariamente a lo presentado en el topos de la mujer obrera

PAGE 153

153 tradicional, es el trabajo y no su origen social o condicin de mujer en la esfera privada lo que le confiere una identidad acabada. En la interpolacin entre la rememoraci n de los dilogos co n Delia y su propia percepcin, pasada y presente, de los acontecimientos, el narrador alude a las novelas que ha ido leyendo a lo largo de su vida: muchas nove las donde los protagonistas no perciben la diferencia entre lo falso y lo verdadero (C hejfec 17). Contrasta de este modo un lenguaje que supone la decodificacin experta co n el discurso de Delia, que emer ge de la realidad inmediata de la comunidad. Se trataba de un discurso cuya veracidad derivaba de su relacin directa con el mundo material. Contrariamente a lo que el na rrador haba percibido en el pasado, en el momento del recuerdo la simplicidad de las pala bras de Delia no le parece un signo de falta de inteligencia o del embrutecimiento causado por su condicin obrera. Por el contrario, las palabras de Delia escondan la certeza que lo cautivaba: Delia se haba puesto a temblar. Es fr o, el descampado, minti. En un primer momento me dej llevar por la sorpresa, pero enseguida pens que si Delia menta tambin deban mentir la noche, el roco, las estrellas y los cardos. La mentira unnime convertida en verdad [] Delia me miraba de una forma que anticipaba su respuesta, no con palabras sino con in teligencia. Me deca algo como Estoy completamente alerta para entender todo lo que usted diga, y preocupada por responder con sincer idad (Chejfec 21) Absolutamente desprovisto de ambigedades, el discurso de Delia no entraaba ninguna falsedad; se trataba de un lenguaje que simult neamente debilitaba e inquietaba al narrador, despojndolo del equilibrio presente en la escritura, producto de complejas operaciones mentales. Delia haba tenido la oportunidad de asistir a la escuela de su barrio; sin embargo, este aspecto de su vida no es lo que el narrador rescata con ms precisi n al referirse al discurso de Delia o a su relacin con el trabaj o. Al recordar su discurso, el na rrador pensaba en las jornadas en las que los movimientos de Delia se ensambla ban con los de la mquina que manejaba. En el

PAGE 154

154 recuerdo la alienacin no es producto de una insercin escolar defi ciente o precaria --trabajar reduce el tiempo dedicado al estudi o--, sino que se trataba de otra cosa: En general, se habla de la alienacin del trabajo manual, muchas veces se han analizado sus causas, formas y consecuencias. Sin embargola pasividad de Deli a ante sus propios movimientos mecnicos no puede llamarse alienacin. Ella se trasladaba con la mente, como ahora pareca estar en otro lado mientras caminaba junto a m (Chejfec 82). Chejfec revierte la visin de la mujer trabajadora segn lo representado en el topos tradicional de la mujer obrera al mostrar que el menoscabo no proviene de la relacin con el trabajo o el ambiente laboral sino de la mirada de otro provenient e de otro sector social. Por el contrario, el trabajo le confiere a Delia una identidad acabada como mujer y como miembro de la comunidad trabajadora. Al mismo tiempo, la activid ad laboral no anula su capacidad para pensar sino que al igual que en el caso de Erdosain en Los siete locos (1929), se trata de un tiempo en el que utiliza su mente para pensar en otra cosa. La fbrica es el espacio en el que se reproducen las condicion es sociales de los sectores asalariados: la explotacin de la s mujeres fuera de la fbrica es reproducida al interior por parte de los patrones. En efecto, su ambiente srdido replica aquel generado por la coexistencia en la comunidad, fuera de los muros de la fbrica, en la que conviven las expectativas de ascenso social individual y la so lidaridad grupal. Al resp ecto, la configuracin trad icional del topos de la mujer obrera no propone una indagacin de la pres encia femenina en la fbrica ni en la comunidad. Por el contrario, sta forma parte del todo representado, que es el drama social de los sectores ms pobres de la sociedad. La figura de la mujer obrera, entonces, es incluida dentro de un discurso literario que la re presenta de acuerdo al modo en que l mismo ha sido legitimado frente a los discursos cu lturales, ideolgicos y polticos de la poca. Sea por medio del tono

PAGE 155

155 pedaggico del catolicismo conserva dor o de la izquierda reformista o del realismo de la dcada del sesenta, el topos de la mujer obrera ha pr esentado a la mujer y su relacin con el mundo de trabajo siguiendo las pautas socioculturales qu e asignan al trabajo un espacio separado, y opuesto, al ocupado por las pr cticas cultura les. En relacin con este tercer tema, la conexin entre comunidad y fbrica, en novela de Chejfec, la centralidad de esta ltima es opacad a por la relacin entre tr abajadores y comunidad. Contrariamente a lo presentado tradicionalmente en el topos de la obrera, los vnculos entre trabajadores y miembros de la comunidad no est teido por la sordidez de ambos ambientes: ni por las especulaciones individuales ni por las reivindicaciones colectivas. Entre Delia y sus compaeros de trabajo, as como entre los miembr os de la comunidad, los vecinos de Delia y los de la fbrica, existen relaciones de intercambio solidario que exceden el valor de uso de las mercancas. El tono de explotac in y perdicin laboral y soci al del topos tradicional es reemplazado por la descripcin de una solidaridad entre obreros que no se basa ni en consignas reivindicatorias ni en la luch a obrera en s misma, sino en la experiencia cotidiana de la necesidad y la dignidad. El narrador recuerda la sorpresa que le produjo el descubrir que fuera del mbito de la fbrica, los tr abajadores mantenan relaciones de cambio y prstamo en las que el dinero, cuya mxima expresin era el salari o, tena la importancia de ser un valor de cambio vinculado a la necesidad. Para ello s, el valor de cambio no dilua el valor de uso de la mercanca. Por eso, los obreros de la fbri ca en la que trabajaba Delia pa gaban sus cuentas puntualmente y se ayudaban entre s. No obstante, con los objetos era diferente: no haba ni venta ni intercambio sino prstamo, entrega de un valor preciado cuya substancia aumentaba cuanto ms prestado era, y cuyo valor de cambio desapareca a causa de l uso y la permanencia colectiva. Esta representacin de los intereses de la comunidad, asociados a la solidaridad ms que a la

PAGE 156

156 especulacin, la ambicin personal o las reivindicac iones colectivas, termina por invertir el topos de la mujer obrera tal como ha sido trab ajado en la narrativa del siglo XX. Al recuperar el clima de solidaridad entre los obreros y entre estos y la comunidad, el narrador pone de manifiesto la presencia de la dignidad tanto dentro de la fbrica como fuera de ella. Delia no cae en desgracia a causa de su condicin de mujer o de trabajadora, sino porque el narrador ha procedido segn sus pr ejuicios, los que ahora revisa mediante el recuerdo de las actitudes y palabras de Delia. El uso de la prim era persona, la evocaci n, la prescindencia de referencias espacio-temporales, y la referencia a otras novelas en las que sucede lo contrario a esta que narra la relacin entre Delia y el narr ador son los elementos formales que permiten la inversin del topos de la mujer obrera. Con esto, se revela la construccin del mundo del trabajo como un otro desde la perspec tiva de la cultura dadora de pr estigio, y permite explorar la relacin entre comunidad, dignidad y resistencia sin la sujecin a las consignas de los discursos ideolgicos y polticos del pasado reciente a los que ha sido asociado el realismo previo a la ltima dictadura militar. En la novela de Chejfec, la esencia de la mujer reside en su condicin de mujer trabajadora; es el mundo del trabajo delimitado entre la fbrica y la comunidad el que le confiere dignidad, y con ello una identidad acab ada. La ausencia de referencias temporales seala la voluntad de provocar un distanciamiento reflexivo. Existe una intencin de despojar al discurso realista de los elementos que le han valid o la crtica negativa, tale s como la presencia de la referencia histrica, poltica e ideolgica en el desarrollo causal del argumento. En efecto, este realismo resulta de mostrar la realidad y de los obreros por fuera de prerrogativas idelgicopolticas especficas: podemos leer o escuchar acerca de la vida en las fbricas, enterarnos de las tareas que se desarrollan, los procesos que se cumplen, las normas que se obedecen, etctera,

PAGE 157

157 pero la prueba de que sabemos muy poco es que cada nueva informacin la recibimos con avidez, sedientos sin satisfaccin (Chejfec 34). En este texto la dignidad laboral se revela a medida que la ficcin pone en evidencia el aspect o arbitrario, y por eso ideolgico y poltico, de la construccin de la identidad del otro, en este caso, de la obrera en part icular, y del trabajador en general. Efectivamente, la i nversin del topos de la mujer obrera no responde a la voluntad de representar al otro trabajador, sino de nombr ar una realidad a partir de la revisin de conceptos tales como dignidad laboral48, comunidad y resistencia. En este sentido, la propuesta planteada en la novela Sergio Chejf ec es complementaria a la hecha por Mariana Arruti con su documental. Ambos invitan a la refl exin sobre la relacin entre trabajo y cultura desde la visualizacin y revisin de los v nculos entre la comunidad y la resistencia. En caso de Arruti, la referencialidad histrica permite indagar en un momento preciso en el que trabajo y derec ho a la cultura se articularon gr acias a determinadas coordenadas poltico-sociales; mientras que en el caso de Chejf ec, es la exploracin no histrica de la relacin entre comunidad y trabajo la que permite reflexiona r sobre la construccin hi strico-social de la relacin entre trabajo y cultura. Conclusiones A lo largo de este captulo se ha observa do que el retorno al realismo registrado a mediados de los noventa no consisti en una nue va actitud de apego al referente sino en una reformulacin del pacto mimtico en s mismo. En lo que atae a los aspectos formales o de construccin narrativa, tal reformulacin requiri un cambio en la seleccin y combinacin de las estrategias narrativas que como resultado pro dujo el pasaje de un esti lo alusivo y alegrico a uno directo que apela tanto a la refe rencia como al acto de nombrar. A nivel del contenido o de la temtica, este pasaje permiti que el pasado recien te de la dictadura y sus efectos, apareciera en

PAGE 158

158 los universos ficcionales como el fondo de un presente afectado por los resultados del neoliberalismo. Una de las caractersticas centrales de las nuevas formas de realismo es el trazado de lneas de continuidad y ruptura entre ese pasado reciente y el presente de los noventa. Las novelas de Rodolfo Fogwill, en par ticular En otro orden de cosas (2001), dan cuenta de esto no por la presencia de la referencialidad sino porque sta se convierte en una herramienta necesaria para su lectura. Estas novelas no retratan la realidad ni la presentan fragmentariamente sino que producen la percepcin de un todo cuyo centro es la persistencia del pasado en el desconcierto e incertidumbre del presente. Guiados por estas nuevas coordenadas narrat ivas, los personajes adquirieron una mayor centralidad temtica que ha permitido observar que la crisis del empleo, producida por la combinacin de cambio en el paradigma productivo y las polticas neoliberales, ha comenzado a erosionar las nociones de trabajo, cap ital cultural, cultura y literatura (realista). En el caso de la novela de Fogwill, el pasaje del discurso directo a la tercera persona muestra los condicionamientos del contexto en las percepciones que tiene el personaje sobre el trabajo, la cultura y el ocio en el momento de transi cin a la democracia. En el caso de Mundo Gra (1999), la pelcula de Pablo Trapero, la presencia del referente histrico o macr osocial no conforma el marco en el que el personaje se mueve; por el co ntrario, el desasosiego del personaje frente a su situacin de desempleo es presentado desde lo ms humano del personaje, su vida afectiva, su intimidad, y su visin de s mismo. De este modo complementario, el cine de ficcin y la narrativa, a mediados de los noventa ponen de manifiesto que el recuerdo es el mecanismo por el cual es posible entender el presente; per o, al mismo tiempo, ponen en evidencia que la

PAGE 159

159 imposibilidad de recordar --lo que le sucede al pe rsonaje de Trapero--, es una de las condiciones y consecuencias del saber ser trabajador impuestas los nuevo s parmetros de productividad. Al respecto, el documental de Mari ana Arruti, La huelga de los locos (2002), y la novela de Sergio Chejfec, Boca de lobo (2000), propician, desde el r ecuerdo y la primera persona, la bsqueda de un nosotros capaz de reflexionar po ltica y crticamente sobre el pasado y el presente. En el caso de Arruti, esto es producto del trazado de referencias ideolgicas, polticas e histricas que permiten establecer la genealoga de una lucha y de una derrota, para as llegar al fundamento de estas: el derecho de los trabajadores a la cultur a. Por otro lado, en el caso de Chejfec, la falta de referencias no impide que lo histrico, poltico e ideo lgico aparezcan en la superficie del texto. En efecto, al indagar en la relacin entre comunidad, trabajo y dignidad el texto invita a formular la pregunta sobre el momento histrico preciso en el que los trabajadores comenzaron a ser percibidos como un otro fuera de la cultura. Esta complementariedad entre la presencia y ausencia de la referencialidad m s que denotar las caractersticas del perodo posterior a la crisis del modelo ne oliberal (2001), lo que hace es revelar una de las caractersticas de una esttica realista actual: la necesidad de que sea el lector el que nombre la realidad. En relacin con esto ltimo, las dos las refere ncias histrico-polticas de este corpus --el golpe militar de 1955 que derroc a Pern y la ltima dictadura militar (1976)--, indican un giro esencial en el debate s obre la autonoma relativa del disc urso literario: el retorno al realismo, o la formulacin de nuevos realismos, es producto, ms que de una mirada nostlgica sobre el pasado, del reconocimiento de la incap acidad presente para articular demandas de bienestar social y derecho po ltico. En efecto, la inversin del topos de la mujer obrera presentado en la novela de Chejf ec seala que la separacin entr e el mundo de la cultura, lo culto, y el mundo del trabajo, ya no encuentra medios para su naturalizacin. Los sectores

PAGE 160

160 medios, que ante las nuevas circunstancias tamb in se ven afectados por el desempleo y la precariedad laboral, pueden vislumbr ar dos caminos claros, entre otro s posibles: el de adaptar su capital cultural y social a las nueva s prerrogativas de la productivid ad, lo cual los dejara a salvo del cuestionamiento sobre las bases sociales del capital cultural; o el de repensar y nombrar, junto a los otros sectores sociales formas de bienestar social en las que cultura y trabajo no sean campos antagnicos.

PAGE 161

161 Notas 1 En 1950, una de las candidatas a Miss YPF declar en una entrevista radial: E.: -Lee usted? M.E.: -Lo ms que puedopero el tiempo de que dispongo es muy poco, por eso debo seleccionar la lectura [] E.:-Dganos, cul es el ltimo libro que ha ledo?M.E.: (con fuerza) El ltimo perro ( Crespo 166). Para la historiadora Edda La Crespo, las palabras de la entrevistada recuperan la experiencia de su incorporacin al mercado laboral, en un registro en el que el tiempo para el ocio parece estar vedad a las jovencitas de los sectores populares localesen la actualidad Ma ra Elena reconoce no haber ledo El ltimo perro (166). 2 Segn lo estudios de la OIT Desde mediados de la dca da del setenta, la productividad no se mide de manera cuantitativa --cantidad por unidad de tiempo--, sino de forma cualitativa: es el producto de la combinacin de las cualidades y potencialidades del trabajador en el proceso de trabajo (Catalano 97). 3 De acuerdo a documentos de la Organizacin Internaci onal del Trabajo, esta actitud que deben tener los trabajadores se denomina autonoma responsable; la capacidad de tomar decisiones fundadas en la racionalidad de la accin y en su cohere ncia con los objetivos de la empresa [ que] requiere de un fuerte compromiso del trabajador con el proceso productiv o, es decir, de una identificacin con los objetivos y de una comprensin holstica del entorno en que es t inmerso (Catalano 98). 4 En este captulo, tanto la pelcula como el documental son estudiados en tanto material semitico adems de simblico. 5 La destruccin del aparato industrial estuvo acompaada por el crecimiento del rubro servicios, con predominante presencia de la fuerza laboral femenina. Al respecto se puede n consultar diversos trabajos en el rea de los estudios laborales y de la demografa social, entre ellos los de Catalina Winerman y Rosala Corts. 6 Sobre todo en el sector servicios, pero tambin en el rea de produccin de bienes y explotacin de recursos. Estas imposiciones tambin fueron puestas por los grupos econmicos nacionales vinculados a intereses extranjeros. Un interesante anlisis de las etapas prev ias a la aplicacin de las polticas neo liberales, y de los programas bajo las cuales stas fueron implementadas se puede encontrar en la serie de artulos compilados por Nam Minsburg y Hctor Valle. 7 A la hora de evaluar los nuevos parmetros de rendim iento laboral se observa que el balance positivo para las compaas se apoya en una utilizacin racional y eficiente de recursos cuya responsabilidad depende de la poblacin en su conjunto. Es decir, la productividad en el trabajo no se limita estrictamente al uso de los recursos disponibles en el mbito laboral, sino tambin de aquellos que forman parte del medio social del trabajador; esto incluye la convivencia en un mercado cada vez ms especfico de sectores de trabaj adores excluidos y de franjas de produccin situadas en un ambiente trasnacional. Un ejemplo interesante de destacar es el caso de la privatizacin de la Empresa Nacional del Telecomunicaciones (ENTEL). 8 Hasta el presente, en los estudios de crtica literaria se ha trabajado, como se ha hecho tambin en esta disertacin, con el concepto de inversin del topos de la invasin acuado por Andrs Avellaneda en El habla de la ideologa (1982). El tema de la mujer obrera ha sido abordado en estudios no relacionados con la literatura, como el de Mirta Zaida Lobato sobre las fbricas de Bersisso. All la histor iadora da cuenta de un corpus de textos literarios, la mayora de ellos pertenecientes a la dcada del veinte, en lo s que la figura de la obrerita permite a los autores dar cuenta tanto de la situacin social de la masa de trabajadores, en los discursos ms reformistas, como de la importancia del comportamiento correcto y de la pedagoga, en aquellos ms conservadores. Desde Glvez, con Historia de arrabal (1922), hasta Bernardo Gonzlez Arrilli, con Los charcos rojos (1927), la autora traza los rasgos de la representacin de la mujer obrera. En trabajos sobre la voz de gnero, la misma autora junto a otras colaboradoras compara esa misma caracterizacin con el papel jugado por la mujer en el mundo del trabajo a partir del peronismo. En trabajos de otras caractersticas, como el de Marcela Gen sobre la iconografa de los dos primeros gobiernos peronistas, las caractersticas de las repr esentaciones socialistas y anarquistas de los trabajadores y sus familias se contrasta con el sistema simblico prom ovido por el peronismo. De esta comparacin y de la

PAGE 162

162 caracterizacin hecha por Lobato, puede decirse que hasta el peronismo, en el imaginario sobre los trabajadores la mujer trabajadora era percibida desde un sistema cultural en el que pobreza, venta de la fuerza de trabajo, embrutecimiento y prostitucin funcionaban de manera alternativa. En este captulo, se trabajar la nocin de inversin del topos de la obrerita para dar cuenta de las implicancias de tal representacin dentro del sistema de representaciones literarias y en el proceso de su legitimacin frente a otros discursos. 9 Al respecto es interesante mencionar el trabajo de distintos historiadores, como Mirta Zaida Lobato y Daniel James, entre ellos, en la construccin de un archivo de voces de mujeres. 10 No forma parte del objetivo de este captulo entrar en el debate sobre la primaca de las determinaciones de gnero o de clase; en efecto, tales debates pueden resultar inconducentes a la hora de comprender el carcter histrico e ideolgico de un sistema cultural esp ecfico y su influencia en el campo es ttico. Al igual que en los captulos anteriores, la definicin de clase tomada en este captulo es la ofrecida por Edward P. Thompson, quien entiende clase como If we stop history at a given point, then there are no classes but a simple multitude of individuals with a multitude of experiences. But if we match these me n over an adequate period of social change, we observe patterns in their relationships, their ideas, and their institutions. Class is defined by men as they live their own history, and, in the end, this is only definition (11) En efecto, no se trata de imbuir el concepto clase, o gnero, con una estructura o una identidad, sino con una experiencia concreta de relaciones histricas, comunes, en las que en determinados momentos es posible que se ar ticulen intereses, y que estos se opongan a otros de un grupo social diferente. En su estudio sobre la relacin entre hombres y mujeres en la industria colombiana entre 1905 y 1960, Ann Farnsw orth-Alvear evita caer en la ortodoxia de cier tas propuestas feministas o marxistas en el estudio del trabajo femenino al enfocarse in class as a multidimensional relationship that can be situated in a time and place, rather than as a categorical identityto ga in from the tensions among divergent approaches (27). Tras un recorrido preciso de las posturas divergentes de tericas como Heidi Hartmann y Gayle Rubin, la autora encuentra que son mltiples los factores que pueden hacer co incidir, o no, los intereses y experiencias de gnero y de clase. 11 La dcada del noventa, con una de las tasas de desempleo ms altas de la historia argentina, marca la experiencia de miles de trabajadores o de los jvenes que nunca acaba n de insertarse en el mercado laboral, o que empiezan a transitar las vas del empleo informal. 12 La proscripcin del peronismo dur desde 1955, ao en que la Revolucin Libertadora que derroc a Pern y lo conmin al exilio, hasta 1973, ao en el que el gobierno militar del General Lanusse le permite regresar al pas y presentarse a las elecciones presidenciales, que gana la f rmula Pern-Cmpora. Durante esos dieciocho aos, se vivi una permanente crisis de hegemona que condujo a frustrados intentos democrticos (a expensas de excluir al peronismo) y la recurrencia gobiernos militares y dictaduras. Bajo la consigna del Gran Acuerdo Nacional, iniciada con la dictadura de Ongana en 1966 y concluida con La nusse en 1973, la sociedad civil comenz a sufrir los primeros impactos del liberalismo econmico. El plan en tiempos del ministro de economa de Ongana, Krieger Vassena, coloc a las polticas pblicas y sociales, y a los intereses de los sectores burgueses nacionales, en el ltimo lugar de ese plan, en el que la tecnocracia estatal y militar jugaba un papel central en la custodia de los intereses de los grupos econmicos naci onales ligados al capital extranjero La falta de apoyo a la produccin industrial nacional, y las recurrentes crisis en la balanz a de pagos se sumaron a las actividades de la resistencia peronista, los conflictos sindicales, y el surgimiento de grupos polticos ms radicalizados que unieron violencia armada y posibilidad de una izquierda peronista. Los primer o indicios de agotamiento social que condujeron a la bsqueda de la salida democrtica fueron dos estallidos sociales que tuvieron lugar en dos centros urbanos e industriales: el Cordobazo (1969) y el Rosariazo (1971). 13 En las dcadas del setenta y ochenta, la voluntad de representacin del todo fue vista como parte de una concepcin de la realidad que condujo a la violencia, el auto ritarismo, la tortura y la censura. Al carcter siniestro de la realidad se le opuso un discurso literario autorreferenc ial mediante el que era posible preservar la vida y la palabra. La teora de los dos demonios que establece una equiparacin entre lo s usos de la violencia por parte de los militares y las fuerzas revolucionarias y partidarias, dio pie para evaluar de manera homognea y categrica aquellos aos. Estos quedaron envueltos en el halo de viol encia extrema injustificada, autoritarismo tanto militar como militante, que impregnaron de negatividad las consignas ideolgicas --la ideologa en s misma en tanto proceso de creacin y valoracin de ideas y opiniones-y la prctica poltica. En efecto, el editorial de la revista

PAGE 163

163 Punto de Vista de 1983, ao de restablecimiento de la democraci a, celebra no slo el retorno de la libertad de expresin sino, entre otras cosas, el no retorno al imperio de lo poltico en los trminos de las dos dcadas anteriores. Segn Beatriz Sarlo Hasta hace unos pocos aos, se cons ider ms alejado de la dimensin cultural popular el criollismo urbano de la vanguardia producido por Borges en los veinte, que el casi contemporneo de Homero Manzi. La explicacin de esta opcin incomprensible es exterior a la literatura, porque los linajes culturales son alternativas donde la ideologa y la poltica reclaman su derecho sobre el campo de los bienes y representaciones simblicas (Sarlo 5) 14 El realismo literario expres, mediante la inversin del topos de la invasin, el alcance limitado de ese reexamen Es importante sealar que hacia mediados de la dcada del sesenta ese realismo comienza a convivir con una literatura que, una vez recuperada la democracia en 1983, ser tomada como modelo y tradicin por parte de los escritores jvenes, que heredan el rechazo al pacto mimtic o y las estrategias de la alusin que prevalecieron desde mitad de los setenta. En la narrativa de Manuel Puig ven una ficcin en la que mezclando residuos de la cultura de masas con discursos de saberes prestigiosos, o filamentos de historias orales de vida con falsa documentacin escrita, sus relatos haran posible un texto que es y no es texto simultneamente, que est al mismo tiempo en el centro y en el borde de los gneros, que es tanto inventio como reproductio creacin y copia, que, narrado y firmado, niega la existencia del sujeto que los produce ( Recordando con ira, 122). 15 Para un detallado anlisis de los rasgos prevalecientes de esta literatura en tiempos de silencio, vase Nombrar lo innombrable (1992), de Fernando Reati, en donde se analizan las estrategias narrativas en la composicin del texto alusivo y alegrico. No obstante, es preciso recordar que la literatura producida durante el perodo de la ltima dictadura, si bien puede ser identif icada como alusiva, indirecta y al egrica, con Resp iracin artificial (1980) como paradigma, rene textos en los que la narracin indirecta no necesariamente requiere de un lector capaz de descifrar enigmas o conocedor de referencias literarias. Un ejemplo de esto sera, por ejemplo, Soy paciente (1980), de Ana Mara Shua, que logra transmitir el clima de opresin y aniquilacin del individuo al igual que otras novelas del perodo. 16 Cuando de apostaba a un hipottico decir lo real con la simplicidad mimtica que haba sido imposible durante los aos de represin, los nuevos narradores del ochenta negaron encarnizadamente, con pocas excepciones, que la literatura debiera subordinarse a una poltica de lo real. Para ellos, escribir ficcin fue antes que nada reemplazar el contenido (el tema, el g nero) por la escritura; el significado por el significante; que lo ideolgico convocara la atencin hacia s mismo, ms como discurso que como mensaje [] por la va regia de la mezcla escritural llegaron al borrado de oposiciones; a la elisin de la diferencia; al desmontaje, por ltimo de la ideologa naturalizadota. De esa manera, la proclamada hiperliterari edad y autorreferencialidad de los nuevos ochentistas no resulta tan apoltica como pareci en esos momentos ( Recordando con ira 124). 17 La modalidad por la cual la literatura ha retornado a lo real sin plantear un retorno al realismo es analizada por Olga Pampa Arn. Las caractersticas de su anlisis, incluso, ponen en evidencia las serie de artilugios conceptuales y analticos mediante los cuales se trata de reflexionar sobr e el realismo sin explicitar que se est pensando en el retorno del realismo. 18 El comentario sobre lo real que se fue imponiendo en la ltima dcada del siglo consisti sobre todo en trabajar con la memoria social, a propsito de mitos cultura les, histricos y polticos profundamente arraigados en la historia argentina pasada o reciente ( Recordando con ira 125). Es interesante resaltar que la representacin de esos mitos, como el de Eva Pern, por ejemplo, del que la literatura se ocupado extensamente, abarc tanto la reproduccin de vestigios de la cultura dadora de prestigio an tes del peronismo, como la revelacin de la estructura simblica que secund y aval la permanencia de esos mitos. 19 Esta relacin histrica entre la audiencia de los setenta y la de los noventa no pretende solapar ni equiparar la figura del desaparecido con la del desocupado. Por el contrario, el objetivo de esta comparacin es poner de relieve las continuidades y rupturas entre el liberalismo de los setenta y el neoliberalismo de los noventa. 20 Un anlisis detallado de estas novelas y de su insercin en el corpus literario argentino se encuentra en mi artculo Recordar para creer: Bildungs roman en Nadie alzaba la voz (1994), de Paula Varsavsky, y en mi tesis de maestra La esttica de Rodolfo Fogwill: Negociar con la rea lidad o la conciencia intranquilizadora (2004).

PAGE 164

164 21 Este rasgo puede observarse en detalle en la novela de Paula Varsavsky, Nadie alzaba la voz (1994), en la que por medio de la primera persona y la circunscripcin hist rica de cada una de las situaciones y acciones de los personajes, se logra, al final de la novela, presentar un lugar de enunciacin propio generacional, que parte de la experiencia traumtica y confusa de la dictadura y prescinde del legado de las generaciones precedente. Algo similar puede observarse en el Bildungsroman propuesto por Beln Gach en Divina anarqua (1999), aunque con un estilo literario que dista bastante del de Varsavsky en relacin con el trabajo en el uso del registro verbal y el manejo de los referentes extra textuales y el horizonte ideolgico planteado en el texto. Aunque no es el propsito ni de esta disertacin ni de este captulo, es importante hacer notar que se trata de escritoras que recurren al relato de aprendizaje para dar cuenta de la necesidad de constr uir sobre certezas; algo opuesto a lo que sucede con los escritores hombres de su generacin -la que comienza a publicar entre mediados de los ochenta y principios de los noventa--, quienes se afianzan en el desden por toda seal de realismo, y prefieren eludir la primera persona en relacin con el referente histrico. En este sentido, el bildungsroman aparece de manera heterodoxa como una forma de asimilar el trauma literario de la hiperliterariedad convertida en mandato o tradicin literaria. 22 Segn lo planteado por Elsa Drucaroff Con importantes excepciones, la esttica pr edominante [en la ltima dcada] discute el realismo. Se trata de una discusin con matices que es importante empezar a precisar, porque sospecho que en ellos estn las claves de un nuevo lenguaje. En muchos casos se apela a referentes cotidianos, por ejemplo al mundo y al lenguaje de los medios masivos de comunicacino en acontecimientos polticos en las novelas de Carlos GamerroEl grito de Florencia Abate, An de Mariano Dupont, Dos veces junio de Martn KohanPero siempre se trata de un no realismo con grietas realistas, o de un realismo agrietado. En diferentes grados, en la escritura casi siempre hay algo que cont radice las certezas del realismo (Drucaroff 1). Esta contradiccin de las certezas del realismo podra identificar se, por un lado, como la voluntad de trabajar con la reconstruccin de los despojos de la realidad, esa bsqueda del efecto de realidad que reemplaza al comentario de sta; pero, por otro lado, podra observarse tambin que se trata de la forma en que gene racionalmente se trabaja en la ficcin con los registros verbales de los personajes no contemporneos al recurrirse al discurso directo como estrategia narrativa. 23 Los das 19 y 20 de diciembre de 2001 tuvo lugar en distintas zonas del pas, pero con epicentro en Buenos Aires, una de las ms importantes manifestaciones sociales de descontento ocurridas en los ltimos treinta aos. Generada a partir de la reaccin de los sectores medios a la poltica de restriccin y confiscacin de ahor ros implementadas por el entonces ministro de economa, el Dr. Domingo Cava llo, el estallido abarc a todos los sectores sociales. En efecto, esta manifestacin encauz pblica y masivamente el irrefrenable desborde de los sectores trabajadores y de los desocupados, que desde haca ya ms de un ao vena hacindose inminente. Tras la renuncia del presidente Fernando De la Ra, se sucedieron distintos funcionarios en el ejercicio de la presidencia de la nacin; hasta que finalmente, en el ao 2003 fue elegido presente Nstor Kirchner. De filiacin peroni sta "de izquierda, el ex gobernador de la provincia de Santa Cruz implement una serie de medidas econmicas y sociales que tendieron a la reparacin de las funciones del Estado, la recuperacin del empleo, la reactivacin de la economa nacional, los acuerdos con los pases latinoamericanos, y la reapertura de los juicios por las violaciones a los Derechos Humanos. Luego de cuatro aos de mandato, en las elecciones de octubre de 2007 Cristina Fernndez, esposa de Kirchner y tambin de filiacin peronista, se convirti en la nueva presidenta de Argentina. 24 Por ejemplo, la novela El grito (2004), de Florencia Abate, en la que es evidente, tanto en el tema, los efectos individuales de la debacle social, como en las estrategias utilizadas --la estructura fragmentaria y la multiplicidad de voces en estilo directo--, la crtica al neoliberalismo desd e un presente que busca indagar en el pasado. No obstante, el efecto de realidad o la exposicin en la superficie del texto de los despojos de la realidad, especie de fotografa del referente, queda opacado por los registros verbales del discurso directo de los personajes que representan ese pasado: un militante exiliado, un pseudo mil itante devenido empresario, etc. Existen en ellos marcas que revelan una interpretacin --hegemnica, comn, esta blecida-del pasado por parte de la generacin que escribe, y obturan la posibilidad de que en la reconstrucci n del todo y la realidad que el lector debe hacer se cuestione o interpele reflexivamente el horizonte ideolgico en el que yacen esos lugares comunes. En efecto, en el anlisis de los personajes esto puede interpretarse como la propia limitacin que presenta la representacin pictrica de stos, porque si bien la multiplicidad de voces, de di scursos referidos, propicia el detalle y la minuciosidad, tambin amplia la posibilidad de replantear esos enunciados; es decir, de cuestionar el horizonte ideolgico de esos personajes desde el horizonte de expectativas del lector (Voloshinov 149; Hausser confirmar la pgina)

PAGE 165

165 En efecto, en una novela como Vivir afuera (1998), de Rodolfo Fogwill, la inte rcalacin entre relato en tercera y primera persona, con referencias directas e indirectas en ambos, y la alusin final a la relacin entre informantes y escritor permiten al lector la identificacin de los rasgos principales y di ferenciadores de los personajes, e incluso de los estereotipos. De este modo se evita caer en un exceso de detalle que impida la verosimilitud de los personajes cuyos rasgos, al estar muy presentes en el horizonte de expectativas del lector podran interponerse en el distanciamiento crtico. Por ejemplo, en la novela El secreto y las voces (2001), de Carlos Gamerro, el relato en primera persona, al asumir el tono de la indagacin, permite que los discursos de los otros personajes, ya sea en forma directa o indirecta, renan los rasg os suficientes para que el lector identifique en ellos la complicidad, el temor, la delacin, pero les deja suficiente libertad en su representacin para que sta no desafe las imgenes prestablecidas en el lector y le impida el efecto de realidad o su verosimilitud24. En este sentido, la narrativa de los jvenes escritores de comienzos del dos mil revela la impor tancia de la herencia de una modalidad narrativa que reinstala a la realidad, el todo, el pasado y el presente como temticas y condiciones de escritura, y muestra la necesidad de elaborar un lenguaje litera rio que permita dar cuenta de esto. 25 Tal como lo interpreta Susana Rosano en su anlisis sobre la relacin entre literatura y peronismo, la nocin de sensorium se refiere a la relacin que existe entre las transformaciones de las condiciones de produccin y los cambios culurales. Esto es, las transformaciones en los modos de percepcin que la modernizacin acarrea. Los dispositivos modernizadores las nuevas tecnologas aplicadas a la vida cotidianadesencadenan una nueva sensibilidad de las masas, en su experienci a como consumidores de arte (Rosano 8). 26 Para este momento, la alta tasa de desempleo estaba acompaada por el crecimiento del empleo femenino, sobre todo en el rea de los servicios; del trabajo informal y de l subempleo. Algunos de los efectos demogrficos de esta situacin se registran en la tasa decreciente de uniones ma trimoniales; en el aumento de la edad de permanencia en el hogar materno por parte de los jvenes; en el descenso del tiempo promedio de permanencia en un mismo puesto de trabajo, y, fundamentalmente, en el efecto desalie nto que hombres y mujeres comienzan a sentir ante la insercin frustrada en el mercado de trabajo. 27 Este anlisis da por sentada la importancia temtica del pe rsonaje; en este caso, adems, el personaje es la forma narrativa que mejor expone los resultados del cambio en el lugar de enunciacin del escritor. El pasaje esttico de la alusin al lenguaje referencial directo del cual son ejemplo la s novelas de Fogwill, es producto de un trabajo sobre el lenguaje en el que se ponen en juego tanto la actitud del escritor hacia las prerrogativas de la tradicin literaria, como su voluntad ms inconsciente de trabajar con la realidad y el mundo de las representaciones. La narrativa de Fogwill se caracteriza por una seleccin particular de estrat egias narrativas, y los person ajes de sus novelas poseen en comn las siguientes: el registro temporal, las seas de identidad de objetos y hbitos de consumo, y la intencin explcita de restituir una nocin (fragmentaria) de realidad, en las que el uso abundante de cdigos culturales y hbitos de consumo, y la utilizacin de versiones ligadas a o verosmilconforman un patrn comn en estas estrategias (Vzquez 156). Es precisame nte la seleccin y combinacin de estr ategias en la construccin de la narracin lo que traza en sus novelas un horizonte ideo lgico para los personajes, el cual es resultado del ejercicio de desciframiento de la realidad [por parte del lector] (Vzquez 156). Tomando en cuenta esto, el anlisis de los personajes pr opuesto en esta seccin tiene los siguientes supuestos: el carcter implcito o explcito de los atributos del personaje (T odorov 261, 265), que indican si se trata de un retrato o si el lector debe reconstruir al personaje; la caracter izacin directa (narrador/narrad ores) o indirecta (emblemas, acciones, percepciones del personaje); la importancia temti ca del personaje en el desarrollo del sistema simblico presentado en la narracin (Bajtn 218); la interrelacin entr e el discurso que refiere y el discurso referido, es decir, entre el discurso del narrador y el del personaje, que puede tomar dos estilos, lineal o pictrico, este ltimo al tener diversos discursos referidos, los que se presentan casi sin la intervencin de un narrador omnisciente, se observa una especie de fotografa de los referentes internos tan individualizada que da lugar al planteo de diversas facetas del enunciad o (Voloshinov 149). 28 Precisamente, este pasaje de la representacin de los re stos de realidad, de la tota lidad fragmentada --que aparece notoriamente en las formas narrativas y estrategias utilizadas en Vivir afuera (1998) y La experiencia sensible (2001), del mismo autor--, hacia una realidad individualiz ada es un rasgo que no aparece en la narrativa de los jvenes escritores que comenzaron a publicar despus del estallido social del 2001, por ejemplo, el caso de Florencia Abate con su novela El grito (204). En el caso de Fogwill, la concentracin en lo individual en trminos de una

PAGE 166

166 trayectoria laboral y de los efectos de la realidad sobre e lla, es el resultado de un trabajo sobre el lenguaje que se evidencia en la construccin de los personajes de estas dos novelas previas a En otro orden de cosas (2001). 29 Al respecto es interesante sealar que muchos sindicatos peronista que en pasado haban tenido no slo una actitud crtica y radical dentro del partido, como en el cas o de FOETRA (sindicato de los trabajadores telefnicos), a mediados de la dcada del noventa fuer on activos partcipes en la implement acin de las medidas de flexibilizacin que trajo aparejadas la privatizacin de la compaa esta tal. Amparados en el paquete accionario que a partir de entonces correspondera tanto a los trab ajadores activos como retirados de la empresa, o en la posibilidad de la independencia laboral de muchos de ellos a partir de la tercerizacin de servicios, lo s representantes sindicales contribuyeron a transformar el imaginar io relacionado con los derechos laborales. Poseer un paquete accionario significaba ser parte de la empresa desde otro ngulo: no se era un empleado interesado en su salario sino una parte interesada en el usufructo de la compaa. Por lo tanto, el trabajador no slo deba ajustarse a los rendimientos de la empresa y a los sacrificios que requiriera una mayor productiv idad, sino que, esencialment e, deba olvidarse de que era un trabajador asalariado. 30 Segn un dilogo que el mismo personaje recuerda: -No nos bancamos diecisiete aos de humillaciones para acostarnos en los laureles de un ruid ito (41). La informacin la completa el narrador, que agrega que Los compaeros haban cambiado. De los de antes, hasta el recuerdo de sus nombres se haba disuelto en ese unsono. Ahora llegaban hombres nuevos con bigotito, sueo, valijas y camperas azules. Gente j oven: una generacin entera de recambioAhora somos marxistas -informaron-: una sntesis dialctica de la totalidad (41). 31 -A m me gusta calcular, si no calculo es como si no hubiese terminado el trabajo (60). 32 Antonio Gramsci afirma que la categor a de intelectual no es producto de la posesin de unas facultades especficas, sino de un papel que la sociedad atribuye a un individuo cuyo saber especializado tiene la funcin de apoyar un determinado modo de ejercer el poder. Gramsci ll ega a esta conclusin luego de preguntarse si es posible encontrar un criterio nico para distinguir las actividades de los intelectuales de las de otros grupos sociales. Para el filsofo italiano El error metodolgico ms difundido consisteen haber buscado este criterio de distincin en las caractersticas intrnsecas de las actividades intelectuales y no en el conjunto del sistema de relaciones en el que stosse encuentran en el complejo general de las relaci ones sociales (Gramsci 30). El trabajo puramente fsico o intelectual no existe como tal, pues la tarea intelectua l se halla presente tambin en la labor manual; es decir, cualquier trabajo fsico y mecnico involucra un mnimo de calificacin. El l ugar social de la figura que asumen tales cualidades, llmese sta empresario, periodista, maestro u operario, no deriva de un valor inherente, sino de las relaciones en las que se estas figuras se hallan insertas, y de la funcin que cumplen en ellas. La conclusin de Gramsci es que todos los hombres son intelectuales; pero no todos los hombres tienen en la sociedad la funcin de intelectuales (Gramsci 31). La funcin del intelectual en la sociedad aparece, entonces, ligada directamente a los mecanismos de institucionalizacin de valores sociales a tr avs del sistema cultural. En la tradicin intelectual argentina, el discurso socialista es uno de los pilares en la formacin de un imaginario social en el que la representacin del trabajo queda asociada a la de un tiem po sin valor, en tanto tiempo de reproduccin mecnica de una tarea. El discurso socialista de la dcada del veinte, que contribuye a la formacin de los hbitos culturales de los sectores medios, prioriza la educacin de los trabaj adores como medio de adquisi cin de la conciencia que garantizara la integracin cvica. 33 La formacin de una cultura prole taria que hiciera frente a una cu ltura burguesa no se evidencia exclusivamente en la existencia de obras literarias escritas por trabajadores. Sin embargo, el silencio al respecto de la existencia de estas producciones, en el caso de Argentina, o la indiferencia hacia ellas, en otros casos como el del teatro puertorriqueo, sugiere una mirada cultural y poltica que subordina la produccin cultural de los sectores trabajadores a los valores culturales hegemnicos; actitud que evidencia el temor hacia una presencia cultural del otro que desestabiliza su poder jerrquico. En su estudio sobre el teatro obrero puertorriqueo, Rubn Dvila Santiago seala que Ciertamente la calidad artstica y litera ria est ausente en estas manifestaciones, tanto como ha estado presente la dominacin cultural basada en la apropiacin y acumulacin por parte de una clase. Los mismos autores-artistas fueron los primeros en tomar conciencia de ello; tan conscientes estuvieron, que lucharon para transformar la sociedad que engendraba la razn misma de ser de esta produccin. Se trata de intentos en un dominio en que la mano diestra de la fbrica avanza dando tumbosLa tarea no es nada fcil: luego de diez o doce horas de trabajo entregarse a esta nueva faena con unos instrumentos rudimentarios, imprimir las obras

PAGE 167

167 discretamente en el taller tipogrfico gracias a unos camarad as que se las arreglan para ello, el corre y corre en medio de la funcin cuando llega la polica a imponer el orden cultural dominante, abrirse paso en un medio sumamente hostil (Dvila Santiago 11). El estudio de los programas polticos del socialismo y el comunismo, y la exgesis de las distinciones entre el anarquismo, el sindicalismo y el anarco-sindicalismo, han colocado a la cultura de los sectores obreros en el lugar previo al de la emancipacin poltica. Aunque estos estudios relevan las prcticas culturales de estos sectores, no indican la existencia de un movimiento orgnico de produccin cultural desde los sectores trabajadores. En algn sentido, pareciera que la emancipacin poltica de los sectores trabajadores, adems de ser producto de la conciencia de cl ase nacida de la experiencia laboral y la vida cultural al interior de esos sectores mismos, es tambin el puente por el que stos logr an acceder a la cultura hegemnica, es decir, a los valores culturales impartidos en el imaginario soci al. En este sentido, la falta de registro de una literatura producida en el seno de los sectores trabajadores seala o su ausencia o la subestimacin de una escritura que probablemente no slo no se ajustaba a los estndares de calidad literaria sino que, adems, pona en evidencia una visin de la cultura orgnicamente distinta a la de los sectores tradicionales, medios reformistas y de izquierda. 34 Tal como se ha indicado en la seccin anterior, en la actualidad, la situacin de los sectores medios y los asalariados es otra: el nuevo paradigma productivo no slo ha aniquilado los derechos laborales que garantizaban un cierto nivel de vida de los primeros, sino que ha transformado el mercado de trabajo de manera tal que la precariedad laboral y el desempleo han impactado fuertemente tambin en los segundos. En efecto, para stos, la utilizacin del capital social y cultural acumulado tras aos de educacin y consum o cultural se ha convertido en una herramienta de adaptacin a las nuevas condiciones laborale s; es decir, la totalidad de ese capital, y del tiempo implicado, se ha transformado en una herramienta del sab er ser trabajador. El alcance de estos cambios entraa, entonces, una nueva percepcin del tiempo en la que la reproduccin econmica individual y social ya no requiere la posesin de un saber especfico y la dedicacin de un tiempo determinado a la jornada laboral, sino de un uso poltico del saber que implica una concepcin productiva del tiempo en su totalidad. 35 Inmediatamente despus del golpe de estado que de rroc al segundo y consecutivo mandato peronista (19461951; 1952-1955), las direcciones de las compaas productoras y prestadoras de servicio estatales (que haban sido estatizadas en el primer gobierno peronista), pasaron a ser dirigidas por funcionarios militares: los tecncratas; figura cuya presencia creci en las siguientes dcadas de aplicacin de polticas liberales durante las sucesivas dictaduras. 36 Esto es similar a lo percatado por Dvila Santiago en su anlisis del teatro obrero en Puerto Rico a comienzos del siglo XX: La necesidad concreta que engendra esta nuev a actividad cultural [veladas culturales] es la propia accin social de una vanguardia (tabaquero s, tipgrafos, carpinteros ) que en el contexto de la proletarizacin se impone la tarea de propagar el Ideal de emancipacin obrera. Los mecanismos convencionales de comunicacin le son tanto vedados como adversos. Frente a las plumas mercenarias hay que producir sus propios escritores, sus propios centros de discusin, su literatura socialista. Desd e un primer momento dos elementos estn presentes en el proyecto que se formula en la prctica: el acceso a la cultura que les ha sido negada (e llos no convierten la necesidad en virtud) y la redefinicin de sta sobre bases socialis tasOtro elemento central -que gui gran parte de la actividad del movimiento obrero de produccin cultural-es la consideracin de encontrar en cada ser humano n artista. Dicho de otro modo: el hombre tiene un derecho inalienable a la creacin (24). 37 Al respecto, conviene recordar algunas indicaciones sobre la formacin de la clase trabajadora. E. P. Thompson ha sealado la importancia de las relacion es en la comunidad, sean estas de ca rcter religioso, educativo o comercial. Ellas funcionan como soporte de ideas, valores e instituciones que en un determinado momento se articulan para enfrentarse a otros intereses. Esta nocin de clase como a historical phenomenon y no como a structure nor a category (Thompson 11), no ve en la educacin formal y en la cultura letrada, especfica mente en el hbito de la lectura individual, la llave de la conciencia de clase. Po r el contrario, son muchas y variadas las experiencias que contribuyen a la formacin de las instituciones y conciencia de la clase trabajadora, tales como los sindicatos, las sociedades de amigos, las organizaciones educativas alternativas y las religi osas, las organizaciones polticas, los peridicos, las tradiciones intelectuales, las relacione s en la comunidad y una estructura de sentimientos proveniente del lugar ocupado en esa comunidad (Thompson 195). Al analizar cmo los cambios culturales que acompaaron el mejoramiento en la cal idad de vida de la clase trabajador a inglesa, no siempre significaron un enriquecimiento para sta, sino, muchas veces, un empeoramiento, Richard Hoggart seala la convergencia de

PAGE 168

168 distintas actividades relacionadas al ma ntenimiento de la dignidad de la clase trabajadora. Destaca la importancia de las Universidades y proyectos educativos para los trabajadores, y para sus hijos, as como tambin la difusin de la lectura a partir de colecciones y ediciones accesibles, di fusin de peridicos, pero tambin los lazos comunales y personales en el mbito cotidiano. Los juegos en clubes, el consumo de cierta s revistas y de msica, sumados a las otras experiencias dentro y fuera del mbito laboral --pero siempre ligadas a esta ltima--, generan un sentimiento de dignidad. Al referirse a los reclamos de los sectores tr abajadores, Hoggart subraya que their work for social reformit was inspired not primarily by a search for material goods but by a sense of the need for higher satisfactions by working-people, satisfactions which would more easily be obtained once material improvements had been made. The greatest need now is for this minority to reassess the position, to rea lize that the ideas for which their predecessors worked are in danger of being lost, that material improvements can be used so as to incline the body of working-people to accept a mean form of materialism as a social philosophy (Hoggart263). En relacin a las practicas sociales de la lectura y la escritura, Maite Alvarado indica el objetivo democrtico del dominio de la escritura y la lectura, ya que es condici n para el acceso de todos a amplias porciones de la cultura y para el desarrollo del pensamiento lgico y crtico y de la imaginacin. La escritura y la lectura siguen siendo instrumentos insustituibles para el desarrollo de las funciones superiores de la cultura --como produccin colectivay de las capacidades cognitivas como construccin individual. Sin embargo, la autora remarca que ese objetivo democrtico no debe perder de vista que los el ementos de la cultura, como la escritura, son tambin elementos de control y dominacin: No obstante, lingistas como Louis-Jean Calvet han llamado la atencin sobre los procesos de aculturacin que generan [las campaas de alfabetizacin] en culturas de tradicin oral a causa de la importacin de sistemas de escritura y de materiales escritos forneos y han cuestionado la ideologa civilizatoria y etnocentrista que impulsa esas acciones. Es ms, para muchos antroplogos, como Claude LviStrauss, la escritura, ms que una herramienta de desarrollo cultural, ha sido una herramienta de dominacin y control de unos hombres sobre otros (Alvarado 13). 38 Si bien es cierto que el lema peronista del trabajo a casa, y de casa al trabajo tuvo la funcin de despolitizar a las masas o de alejarlas del escenario pblico, tambin encierra la mejora en el nivel de vida de los sectores trabajadores, y difumin los lmites tradicio nales entre stos y los sectores medios. 39 Manguero es un argot que en el lenguaje coloquial se utiliza para identificar a una persona que pide objetos o dinero prestados con frecuencia. 40 Al respecto, es interesante lo sealado por Marcela Ge n en relacin con los cambios en la iconografa del trabajador a partir del peronismo. Se trata del pasaje desde las imgenes de trabajadores sufrientes o de los retratos de familias y mujeres sumidas en la miseria hacia las imgenes de individuos (hombres y mujeres jvenes; nios y ancianos), fuertes y sonrientes, rodeados de los smbolos de la lucha laboral y del progreso y bienestar social. Esto tambin ha sido registrado por Mirta Zaida Lobato, quien destaca la resignificacin del 1ro. de Mayo a partir del peronismo: la jornada pasa de tener un carcter conmemoratorio o recordatorio de la lucha de los trabajadores a un tono celebratorio y festivo, cuya expres in mxima es la coronacin de la Reina del Trabajo. De los documentos de la poca, la autora rescata el si guiente pasaje del diario Democracia perteneciente al da 2 de Mayo de 1949: La celebracin del Da de los Trabajadores, que no hace muchos aos se limitaba a rencorosas expresiones de rebelda y a tumultuosas manifestaciones callejeras presididas por la bandera roja, es ahora un acontecimiento que congrega al pas entero en un mismo impulso de jbilo y de gratitud, ( Cuando las mujeres reinaban 80). 41 En efecto, en la interpretacin que hace Mirta Zaida Loba to sobre la eleccin de las Reinas del Trabajo durante el primer peronismo, ofrece una clara snt esis descriptiva de la situacin de la mujer y su percepcin en los aos previos a la dcada del cincuenta. Para la historiadora, la clave de las celebraciones del 1ro. de Mayo era la presencia de la mujer obrera convertida en reina ( Cuando las mujeres reinaban 82). La exhibicin de su belleza daba lugar a una operacin ideolgica que coloca ba en pie de igualdad belleza femenina y dignidad laboral. Segn Lobato, Las reinas de l trabajo eran la imagen del trabajo digno, que estaba lejos del trabajo humillante del pasado y que deformaba a la mujer (y a su prole) popularizado por la literatura y la grfica de la prensa obrera. La figura de la reina del trabajo encarnaba la combinacin perfecta entre la cualidad de trabajadora y la de mujer bella, que por dcadas se consideraban incompatibles, pues con la incorporacin de las mujeres al trabajo extra domstico se afianz la idea de que la obrera era ante todo una madre obrera y por lo tanto un jirn del hogar abandonado ( Cuando las mujeres reinaban 83).

PAGE 169

169 42 Hasta la dcada del cuarenta, el tr abajo extra domstico era la nica opcin posible para aquellas que, a causa de la estructura social y familiar, no podan acceder a la educacin formal y, posteriormente, a la tarea docente. 43 Segn lo sealado por Lobato, recin a comienzos del si glo XX los intelectuales, po lticos, burcratas y escritores comenzaron a reflexionar sobre la prod uccin industrial. La fbrica fue vista como una metfora de la vida proletaria: se convirti tambin en un escenario definido de produccin y de resistencias obreras en otros relatos como los de Ismael Moreno, Bernardo Gonzlez Arrilli, Lu is Horacio Velsquez o Ral Larra, o bien se constituy en la arena donde se desenvolvan los dramas de la sociedad, en novelas como las de Manuel Glvez ( La vida en las fbricas 70). 44 En este punto cabe aclarar que en las novelas Los siete locos (1926), y Los lanzallamas (1929), de Roberto Arlt, la percepcin de la equivalencia entre el trabajo asalariado femenino y la prostitucin est presente los planes de la sociedad secreta. Esta podra llevar a cabo sus planes gracias al trabajo fabril y a la red de explotacin de mujeres, que solventaran tanto los fines revolucionarios de la sociedad secreta como los inventos de Erdosain. Asimismo, en este universo ficcional comienza a vislumbrarse una idea de mujer trabajadora industrial, entendida de su actividad laboral especifica, en la imagen de una de las hermanas dedicada al proceso de galvanizacin, quien comienza a manejar con habilidad los procedimientos tcnicos. 45 Tanto en la perspectiva conservadora presentada en Historia de arrabal (1922), de Manuel Glvez, como la visin del reformismo de izquierda de Los charcos rojos (1927), de Bernardo Gonzlez Arrilli, el frigorfico era el espacio fabril representado mediante el cual se denunciaba, se re formaba y, a la vez, se re forzaba el orden social que sostena la separacin entre cultura y trabajo. En la primera se denuncia desd e el catolicismo el drama moral de los sectores populares, mientras que en la segunda se exhibe la importancia de la organizacin de los trabajadores para la mejora de las condiciones laborales. Tal como lo indica Lobato la fbrica aparece como escenario y protagonista de una confrontacin. El frigorfico se constituye en el centro de la escena y lo que sucede en su interior es tan importante como lo que pasa en los alrededores: el drama es el trabajo ( La vida en las fbricas 72). En efecto, desde la perspective de las mu jeres ms progresistas de la dcada del veinte, como Cecilia Grierson, el trabajo manual asuma un carcter embrutecedor sin papel en el progreso cvico y educativo de la poblacin. Una interesante recopilacin de estos documentos se encuentra en el studio sobre las trabajadoras grficas realizado por Cecilia Lipszyc, Mara Gins y Mabel Bellucci, Mabel. 46 Por ejemplo, la Bita. Haba sido obrera, como las que ahora encontraba camino de la fbrica cuando ella regresaba a su casa para dormir todo el da. Su historia, vulgar y sencilla, era como la de la mayora de las mujeres perdidas. Tuvo un novio, el novio se transform en am ante. El amante se acostumbr a no trabajar. Cuando la abandon, como todos, tuvo que buscar otro. Cmo poda volver a la fbrica, a trabajar otra vez, despus de haberse puesto sombrero? (Los charcos rojos 11). 47 Incluso en un texto como Emma Zunz (1949), de Jorge Luis Borges, el cual no debera ser calificado de realista en los trminos tradicionales del estilo que plante an el pacto mimtico, el trabajo y la prostitucin parecen ser dos extremos intercambiables en el acotado rango de opc iones sociales para las mujere s de los sectores populares de las dcadas del veinte, treinta y cuarenta. Emma Zunz no se vio empujada al trabajo porque poseyera una identidad de clase, ni mucho menos, sino que lo hizo a causa del oprobio que condujo a la miseria a su padre, Emmanuel Zunz, gerente de una fbrica textil. Cuando Emma se entera de las causas de su condicin de asalariada, no ve en el trabajo un medio para superarla. El delatar la huelga que planean sus compaeros de trabajo es para ella un medio para vengar la muerte de su padre. En este sentido, la venta del cuerpo a travs del salario es negada por la delacin que la devuelve a su clase originaria; mientras que la venta del cuerpo por medio del acto de prostitucin -el cual se convierte en su coartada--, se convierte en el instrumento para hacer justicia. Entonces, trabajo y prostitucin, en tanto venta del cuerpo, forman parte de un mismo proceso: el de la venganza de la muerte de su padre, que la libera de su condicin de obrera; una liberaci n que no la reivindica como mujer sino como hija de su clase. Emma Zunz no demanda respeto por su condicin de mujer trabajadora, sino por su condicin de clase: La historia era increble, en efecto, pero se impuso a todos, porque sustancialmente era cierta Verdadero era el tono de Emma Zunz, verdadero el pudor, verdadero el odio. Verdadero tambin era el ultraje que haba padecido; slo eran falsas las circunstancias, la hora y uno o dos nombres propios (Emma Zunz 50). Tambin en obras posteriores, como El precio (1957), e incluso Villa miseria tambin es Amrica (1958), de Bernardo Bervitsky, prostitucin y

PAGE 170

170 trabajo asalariado son intercambiables. No obstante, en la novela de Rivera, existe una opcin que en las precedentes no figuraba: la relacin entre la mu jer y la actividad laboral y sindical.

PAGE 171

171 CHAPTER 5 CONCLUSIONES: LA CLASIFICACIN DE UN NE RVIO: LITERATURA, CULTURA Y TRABAJO EN PERSPECTIVA. Esta disertacin tuvo como punto de partida dos hechos insoslayables: la transformacin del mercado de trabajo y sus efectos sociales, y el retorno de la esttica realista bajo la denominacin de los nuevos realismos. El c ontexto de debate cultural y crtica literaria promovido por el estallido social de diciembre de 2001 propici la pregunta que dio lugar a la formulacin del objetivo general de este trabajo: Cmo se relacionan el campo literario y cultural con el mundo laboral, y cmo la narrativ a da cuenta de esta relacin? Sin duda, responder esta primera pregunta requera e xplorar desde una perspectiva histrica y multidisciplinaria la relacin entre el campo literario, el cultural y el laboral. Para analizar desde este ngulo la relacin entre literatura, cultura y trabajo, en particular el trabajo industrial, en la na rrativa argentina del siglo XX, se identificaron tres epistemes especficas: 1la coexistencia, durante la s dcadas del treinta y del cuarenta, de la homogeneizacin del mercado de trab ajo con los discursos de la izquierda, la formacin de los sectores medios y la profesionalizacin de la escritu ra; 2la coexistencia de los resultados de la industrializacin del cuarenta y del cincuenta co n el reajuste ideolgi co introducido por el peronismo y la literatura del comp romiso; y 3la coexistencia actua l de la crisis y desintegracin del mundo del trabajo con el debate cultural desatado por la crisis de la cl ase media y el retorno del realismo. En cada uno de esto s vrtices histricos, el anlisis de la representacin literaria del trabajo, y de su papel en la conformacin del campo literario dentro del sistema cultural dador de prestigio, ha demostrado la naturaleza ideolgica y polti ca del sistema cultural del cual surgen, entre otras, las repr esentaciones del trabajo. Por otro lado, el anlisis tambin ha permitido trazar un marco conceptual distinto desde el cual abordar la conformacin de las identidades de clase y de gnero. Este enfoque no slo ha

PAGE 172

172 tenido como premisa la integracin de las esfe ras del trabajo y la cu ltura, la construccin recproca de identidades de clas e y de gnero, sino que tambin ha partido de una concepcin diferente sobre el peronismo. De sde las coordenadas actuales ya no es posible visualizarlo como un fenmeno de caractersticas definidas, as co mo tampoco es posible seguir relegndolo al lugar de lo irracional, de lo culturalmente inaceptable. El peronismo no puede continuar exonerado de la cultura; este ha si do, y contina siendo, parte de la cultura misma y de la historia cultural de los trabajadores. Tampoco se lo puede seguir pensando como un conjunto definido de atributos, sino ms bien como una secuencia de momentos en los que las identidades de clase y de gnero vislumbraron un imaginario social posible y un lugar polti co factible: una clase media trabajadora. En efecto, cada una de las epistemes formuladas para el estudio de la relacin entre literatura, cultura y trabajo ha replanteado las inte rpretaciones sobre el peronismo revisando el papel excluyente que asumi histricamente la relacin entre cultura y trabajo en la posible conformacin de una clase media trabajador a. En este sentido, desde el campo de los estudios literarios esta disert acin abre un espacio para est udiar su surgimiento y devenir histrico, poltic o y cultural. El estudio de la representaci n literaria del trabajo en cada una de estas epistemes no slo permiti explorar la relacin entre literatura, cu ltura y trabajo, sino que tambin hizo posible la revisin de conceptos centrales en estos campos. Cada uno de los captulos de esta disertacin constituy un estudio de esta ar ticulacin, a excepcin del primero, en el que se establecieron los conceptos abarcados en los captulos subsiguiente s. En este primer captulo se explic la relevancia actual de los estudios multidiscip linarios para profundizar la comprensin de la experiencia actual del trabajo, y pa ra ampliar el alcance de los proyectos culturales y literarios. De este modo, el segundo captulo de esta disertacin Gramtica de la cultura y sintaxis del

PAGE 173

173 trabajo en la narrativa de Roberto Arlt, presen t la revisin de los conceptos de tiempo de trabajo, cultura, trabajo manual y trabajo intele ctual en la primera episteme sealada. En El juguete rabioso (1926), Los siete locos (1929), y Los lanzallamas (1930), se analiz la representacin del valo r social asignado al tiempo de trabajo y a la educacin. Estas novelas de Arlt permitieron trazar el modo en el que se articulaba la relacin entre trabajo y cultura en la sociedad de la dcada del treinta. Del universo simblico de estos textos surge una profunda crtica del uso del tiempo en el momento en el que en Buenos Aires --en la Capital Federal principalmente--, comienza a perfilarse un sector asalariado i ndustrial frente a los sectores medios profesionales y comerciantes. A causa de la distincin entre los hbitos que conforman las identidades de esto s sectores, Silvio Astier y Remo Erdosan perciben el trabajo como una experiencia antagnica con la cultura. El imaginario del ascenso social del cual se nutrieron los sectores medios de las dcadas del ve inte y del treinta se sustentaba en un conjunto de contradicciones ideolgicas. Me diante el anlisis de la inve rsin de los ncleos semnticos trabajo y robo --el primero como un robo i nvertido y el segundo como una restitucin de los hbitos culturales que el tiempo de trabajo no permite--, la desfamiliarizacin y el montaje discursivo, se ha demostrado que tales contradicc iones se sustentaban, fundamentalmente, en el carcter antagnico que asuma la relacin en tre las esferas del trabajo y la cultura. La hiptesis central de es te segundo captulo ha sido que en las novelas de Arlt subyace un cuestionamiento del sistema cultural dador de prestigio que promovi la separacin entre cultura y trabajo. En efecto, las novelas de Arlt proponen una mirada cni ca sobre el modo en el que los sectores medios, con su nfasis en la integracin cvica a tr avs de la educacin, asumieron en su imaginario las prerrogativas cultu rales de los sectores sociales ms tradicionales y polticamente reaccionarios. En el montaje discursivo del Astrlogo conviven elementos del

PAGE 174

174 anarquismo, comunismo, socialismo, fascismo y nacionalismo. Es precisamente este montaje lo que permite sacar a la superficie del texto la conexin entre la integr acin cvica promovida por la educacin, y el respeto al orden y la jerarqua impa rtido por una visin cultural hegemnica. En efecto, en los textos de Arlt el perfil de ciudadana que surge de estos discursos se sustenta en la separacin entr e trabajo y cultura. La cultura es un elemento que valora al individuo, que lo libera, mientras que el trabajo lo desvaloriza y esclaviza. Sin embargo, a causa del montaje discursivo, los elementos democr ticos de los discursos del socialismo revolucionario quedan asociados a los elemento s ms reaccionarios del fascismo, poniendo en cuestin los lmites de lo que se en tiende como culto y racional. Esto pone en evidencia que la cultura hegem nica (letrada) al separar trabajo y cultura, desvincul a esta ltima del mbito de la comunidad y de la resistencia, propiciando la internalizacin de una nocin ab stracta del tiempo, y la aceptacin de una forma de ejercicio de poder. Lo que las novelas de Arlt han permitido de mostrar es que la aceptacin del trabajo como un espacio de alienacin no es inherente a la e xperiencia del trabajo en s misma, sino a la valoracin social en conjunto de ta l experiencia. De acuerdo a esto, el estar fuera de la cultura es una condicin impartida desde el seno del sistem a cultural mismo. En este sentido, las novelas de Arlt muestran el cambio conflictivo en la per cepcin social del trabajo. De ser una actividad central, cuyo valor resida en ella misma y en su conexin con otras acti vidades, pasa a ser un tiempo muerto, vaco, frente a las experiencias que permite gracias a la retribucin monetaria. Desde una perspectiva histrica, el anlis is de las novelas de Arlt demostr que el antagonismo entre cultura y trabajo ha sido central en la c onformacin de las identidades de clase. En este sentido, la defini cin tradicional marxista del trabajo se revela compleja y sujeta a las experiencias histricas del tiempo de trabajo, de la jorn ada laboral, y de las prcticas

PAGE 175

175 culturales. Es preciso definir histricamente cada una de las di mensiones del trabajo, tal como lo ha sealado Andr Grz en relacin con la neces idad de redefinir la jornada laboral en funcin del desarrollo tecnolgico y de las credenciales educativas, o como Antonio Gramsci indic en la definicin del intelectual que ha recorrido todo este trabajo. Al respecto, las novelas de Arlt presentan un universo simblico del que surg en probabilidades culturales o superficies textuales que propician una le ctura genealgica sobre la rela cin entre literatura, cultura y trabajo. El carcter antagnico de la relacin en tre cultura y trabajo revelado en sus novelas constituye el sustrato de recepci n del peronismo. En el tercer captulo, De casa al trabajo y del trabajo a casa: Los cambios en el mundo del trab ajo y la rplica litera ria bajo el signo del peronismo, se ha analizado los alcances de la in versin del topos de la invasin en la literatura de la dcada del sesenta durante el reajuste ideolgico-cultura l posterior al derrocamiento del peronismo. En este captulo se tom en consider acin que el sistema cultu ral dador de prestigio le ha otorgado al intelectual un l ugar central en la generacin de los procesos culturales. Pero como se pudo observar a lo largo del captulo so bre la narrativa de Roberto Arlt, tal sistema cultural posee la prerrogativa de separar cultura y trabajo. Por esta razn, los alcances de la inversin del topos de la inva sin estuvieron predeterminados por el sistema cultural del cual surgi como posibilidad, y el cual se opuso ab iertamente a la formacin de una cultura de un sector medio trabajador. Este tercer captulo ha partido del hecho de que la inversin parcial del topos de la invasin fue resultado del reajuste ideolgico-cultural mediante el cu al se integr crticamente al peronismo. Mediante el anl isis de la novela El precio (1957), de Andrs Rivera; el cuento Cabecita negra (1964), de Germn Rozenmacher y los relatos El fiord (1969) y El nio

PAGE 176

176 proletario (1973), se ha demostrado que la integracin crtica del peronismo implic su asimilacin cultural a los parmetros establecidos por el sistema cultural dador de prestigio, y no una integracin de la cultura de los trabajadores. De ah que desd e la esttica realista presentada por la literatura del compromiso, la inversin del topos de la i nvasin recuperara a la figura del trabajador a expensas de su identidad peronista. A lo largo del anlisis de estos textos se ha podido mostrar que la eficacia del discurso literario en el reajuste ideolgico-cultural resi di en que la inclusin del peronismo no condujera a la revisin de la relacin antagnica entre cultu ra y trabajo. La representacin del ruido, la presencia de lo desconocido y la alteracin del orden car actersticos del topos de la invasin son invertidos por la presencia de l trabajo, la incorporacin del c abecita negra y las causas (el clima de poca) de la alteracin del orden. Sin embargo, esta representacin retorna a la iconografa del trabajador sufriente tpica del an arquismo y del socialismo que fuera revertida por la experiencia peronista. De este m odo, sigue reafirmando una percepcin del mundo del trabajo alienada al mundo de la cultura. Si bien la introduccin del cabecita negra en el discurso literario respondi a la voluntad que escrito res e intelectuales tuvieron por conectar literatura con pueblo, la pregunta so bre a quin representa la liter atura dio lugar a que surgieran cuestionamientos sobre quienes representan o haci a quienes se dirigen esas representaciones de los trabajadores o del pueblo. Tal como ha sido sealado por Andrs Ave llaneda, durante los sesenta y comienzos de los setenta fue necesario replantear objetivos poltic o-culturales. Dentro de ese replanteo caba la necesidad de revisar crticamente el peronismo y de recuperar a sus interlocutores. Para los socialistas se trat de recuperar la direccin cultural de los trab ajadores, mientras que para los comunistas fue cuestin de revisar la ortodoxi a partidaria. Sin embargo, tales replanteos

PAGE 177

177 provenan de un sistema cultural, y literario, en el que cultura y trabajo no se conectaban. Con esas prerrogativas, la recuperacin de la figura del trabajador que formaba parte de la integracin crtica del peronismo y del nuevo dilogo entre cu ltura-intelectuales y pueblo, dejaba a un lado dos aspectos: la identidad social y cultural de los trabajadores, y su historia reciente. Tomando en cuenta lo desarrollado en el captulo an terior, parece claro que se trat de asimilar culturalmente a otro polticamente excluido, el trab ajador peronista. Esta exclusin garantizaba que fuera el potencial poltico de ste y no su identidad social y cultural aquello que se integrara polticamente. El anlisis de los textos de Andrs Rive ra, Germn Rozenmacher y Osvaldo Lamborghini ha demostrado que escritores e intelectuales busca ron incorporar al peronismo, pero a expensas de su asimilacin a los patrones de la cultura dominante. As ha sido observado en el anlisis de los textos de Lamborghini, en el cuello de botella del reajuste ideolgico-cultural ocurrido hacia principios de los setenta. El peronismo poda asimilarse culturalmente porque haba surgido una justificacin que lo haca posible: una izquierda peronista; y al mism o tiempo poda integrarse polticamente porque la cultura se haba vuelt o violentamente irraciona l. Esta asimilacin cultural e integracin poltica del pe ronismo reafirmara, en los aos previos a la dictadura y en los aos de la consolidacin democrtica, las percepciones iniciales sobr e el peronismo: ste siempre haba sido un fenmeno irracional, fuera de la cultura, asociado a la violencia y a la falta de cultura. Esta adjetivacin de l peronismo reafirmar la sepa racin entre cultura y trabajo cuando a partir del retorno de la democracia se recupere el trmino t rabajador peronista. La transicin y consolidacin democrtica inic iada en 1983 desat un proceso de reajuste poltico e ideolgico del peronismo que tendra su expresin mxima en los dos gobiernos consecutivos de Carlos Sal Menem (1989-1999). Pe ro a la salida de la ltima dictadura militar,

PAGE 178

178 entre las instituciones devastadas que encontr la sociedad argentina se encontraban aquellas relacionadas con el mundo econmico productivo : sectores industriales sin operar; reas tecnolgicamente no desarrolladas; sindicatos inactivos; un sector creciente de empleo informal, y nuevos comportamientos laborales. Sobre esta conformacin del mundo del trabajo se aplicaron las leyes de flexibil izacin laboral, los nuevos par metros de productividad y la reduccin de la intervencin estatal, entre otra s ya mencionadas desde el comienzo de este trabajo. La experiencia sin precedentes de la situac in laboral durante los ltimos quince aos ha sido el motor generador de los deba tes culturales actuales y de los nuevos realismos. El cuarto captulo, Cultura, trabajo y representacin literaria frente al nuevo paradigma productivo: un cambio de piel?, tiene como objetiv o estudiar el modo en el que la literatura, el cine de ficcin y el documental replantean la percepcin del antagonismo entre cultura y trabajo. La tercera episteme en torno a la cual se ha articulado esta disertacin pone en consonancia la crisis del sistema cultural hegemnico con la desintegracin de sistema ma terial de reproduccin de los sectores medios. La indita experiencia actual del trabajo ha abierto un proceso en el cual confluyen desacreditacin acadmica, ruptura de la separacin tradicional entre jornada de trabajo y espacio privado, alto grado de espe cializacin y tecnificacin, entre otras situaciones laborales Esto dio lugar a experiencias i ndividuales y colectivas en las que conviven alternadamente el empleo, el subempleo y el desempleo. Los nuevos parmetros del uso del tiempo han impuesto nuevos hbitos y han resignificado o borrado otros, borroneando las fronteras entre las identida des de clase y de gnero. En el ltimo captulo las nove las En otro orden de cosas (2001), de Rodolfo Fogwill, y Boca de lobo (2000), de Sergio Chejfec; la pelcula de ficcin Mundo Gra (1999), de Pablo

PAGE 179

179 Trapero, y el documental La huelga de locos (2003), de Mariana Arruti, conformaron el corpus que ha permitido indagar los aspectos que han camb iado en la relacin entr e literatura, cultura y trabajo en el nuevo contexto, y su transposicin discursiva. El anlisis de estos textos ha demostrado que los nuevos realismos no son produc to de un nuevo apego al referente, de una imperiosa necesidad por representa r la realidad. Por el contrari o, en sus diversas formas, tal como se ha observado a lo largo del captulo, los nuevos realismos pretenden que sea el lector quien recomponga la realidad. Sea a travs de la persistencia del pasado en el presente o por las referencias descontextualizadas de la historia, estos textos ofrecen universos simblicos que invitan a la reflexin ideolgica y poltica. En ellos, como se ha podido observar en el caso de la inversin del topos de la mujer obrera en la novela de Sergio Chej fec, la relacin entre comunidad, dignidad y resistencia traza un puente inme diato entre las esferas de la cultura y el trabajo. Mediante el anlisis de la inversion del topos de la mujer obrera se ha observado que la inversin de esta figura hace posib le repensar crticamente la s ituacin actual en el mundo del trabajo desde la perspectiva de la construccin rec proca de las identidades de clase y de gnero. Tal como se mostrado a lo largo de toda la disertacin, desde 1920 hast a 1950 la predominancia de un paradigma productivo sostenido en la relacin unidad/tiempo dio lugar a una experiencia del la jornada laboral cen trada en el carcter antagnico de la relacin entre cultura y trabajo surgida del proceso de formacin de los sectores me dios. En la forma tradicional del topos de la mujer obrera la equiparacin entre trabajo y prostitucin pone de manifiesto la valoracin de la esfera cultural por sobre la laboral. La cultura, en tanto esencia, haba sido vist a como el espacio para la produccin de la identidad social. Esta percepcin se vio sacudida desde mediados de los cuarenta con la

PAGE 180

180 experiencia del peronismo. Aunque en las novel as de las dcadas del sesenta y setenta la representacin de la mujer obrera sigue los mism os patrones de las dcad as del veinte y del treinta, se han observado cambios en su repres entacin que estn asocia dos a la voluntad por capturar a los trabajadores como interlocutor es de los intelectuales y escritores. En consecuencia, aunque las condiciones de trabaj o fueron medianamente representadas, la conciencia cvica y poltica de lo s trabajadores continu esencial izndose al ser exhibida como un resultado del desarrollo de aptitudes culturales ms que de la experiencia relacionada con el mundo laboral. El neoliberalismo de los noventa trajo cons igo, entre otros efectos sociales negativos, una experiencia indita de flexibilizac in y precarizacin del em pleo. Es en este contexto en el que se produjo a comienzos del nuevo milenio el retorno r ealista del topos de la mujer obrera, pero con connotaciones y denotaciones distintas. En la nueva representacin de la mujer trabajadora las identidades de clase y de g nero son representadas como construcciones recprocas en las que la relacin antagnica entre cultu ra y trabajo ocupa un lugar cent ral. En consecuencia, la inversin del topos de la mujer obrera muestra de manera crtica que la conexin entre cultura y trabajo se encuentra en la base de los proces os de reconocimiento soci al generadores de la identidad. El anlisis contextual y te xtual de la inversin del topos de la mujer obrera puso de manifiesto un giro en el debate sobre la autonoma relativa del discurso literario. El retorno del realismo, o la aparicin de los nuevos realismo s, no es el resultado de una actitud nostlgica sobre el pasado por parte de algunos sectores me dios. Por el contrari o, es el producto del reconocimiento de la actual incapacidad para ar ticular bienestar social social con derechos polticos en una sociedad que ha perdido la oportunidad de democratizarse por medio de la

PAGE 181

181 creacin de una clase media trabaj adora. En efecto, tal como es presentada en la novela de Chejfec, la inversin del topos de la mujer obrera indica que la oposicin entre el mundo de la cultura y el mundo del trabajo ya no encuentra medios para su nat uralizacin. La realidad del mundo laboral as lo impide: pone al desnudo la re latividad histrica de tal oposicin y muestra su carcter ideolgico. Los sectores medios ta mbin se hallan ahora haciendo frente a las nuevas circunstancias impuestas por un mercado laboral que continuamente redefine la jornada de trabajo, el uso del tiempo, las calificaciones labo rales, y deja obsoletos capitales culturales y sociales acumulados. Esta situacin les permite a los sectores medios vislumbrar dos caminos claros y alcanzables, entre otros que puedan surgir: el de adaptar su capital social y cultural a las nuevas prerrogativas de la productivid ad, lo cual los pondra a sal vo de cuestionar sobre las bases ideolgicas del capital cultural; o el de repensar crticamente, y nombra r junto a los sectores trabajadores formas de bienesta r social incluyentes. Esta lti ma opcin implicara, entre otras cosas, el reconocimiento de la cultura y el tr abajo como esferas superpuestas, no excluyentes. De ser as, esta segunda opcin ab rira las puertas para recuperar la historia cultural de los sectores trabajadores formados a la luz del pero nismo, de sus posibilidades de generar una clase media trabajadora, y de reconstruir desde una perspectiva ms democrtica las identidades polticas y culturales de la sociedad argentina. En este sentido, la exploracin y comprensin histrica y multidisciplinaria de la relacin en tre literatura, cultura y trabajo conduce a la inexorable, y democrtica, tarea de recuperar memorias, voces, hi storias y textos que cuestionan los parmetros literarios y estticos, culturales y sociales, ideolgicos y polticos. En ltima instancia, esta exploracin invita a una reflexin crtica sobre las formas en que la produccin de

PAGE 182

182 saber refuerza los procesos de construccin de iden tidad en los cuales el saln de clases es un espacio fundamental, aunque no el nico.

PAGE 183

183 LIST OF REFERENCES Abbate, Florencia. El grito Buenos Aires: Edito rial Sudamericana, 2004. Adorno, Theodor. "Lukacs y el equvoco del realismo". Polmica sobre el realismo Buenos Aires: Editorial Tiempo Contemporneo, 1972. Altamirano, Carlos. Historia, socilogos, intelect uales. En Sarlo, Beatri z. La batalla de las ideas (1943-1973) Buenos Aires: Editorial Planeta, 2001. 80-106 Alvarado, Maite. Problemas de la ense anza de la lengua y la literatura Buenos Aires: Universidad Nacional de Quilmes, 2004. Althusser, Louis. Ideologa y aparatos ideolgicos del Estado. Freud y Lacan Buenos Aires: Ediciones Nueva Visin, 1988. Amcola, Jos. Astrologa y fascismo en la obra de Arlt (1984). Rosario: Beatriz Viterbo, 1994. 63-123 Arlt, Roberto. El juguete rabioso (1926). En: Obra completa 1 Buenos Aires: Carlos Lohl, 1981. ---, Los lanzallamas (1931). En: Obra completa 1 Buenos Aires: Carlos Lohl, 1981. ---, Los siete locos (1930). Buenos Aires: Losada, 2004. Arruti, Mariana. La huelga de los locos Buenos Aires: Fundacin Alumbrar, 2002. Astutti, Adriana. Elas Castelnuovo o las intenci ones didcticas en la narrativa de Boedo (2002). En Gramuglio, Mara Teresa Historia crtica de la lite ratura argentina. El imperio realista Buenos Aires: Emec Editores, 2002. 417-445 Auyero, Javier. Introduccin. Wacquant, Loc. Parias urbanos. Marginalidad en la ciudad a comienzos del milenio Buenos Aires: Ediciones Manantial, 2001. 11-31 Avellaneda, Andrs. Clase media y lectura: La constr uccin de los sentidos. En: Goloboff, Mario (Coord). Arlt, Roberto. Los siete locos. Los lanzallamas Francia: ALCA XX, Universit Paris X, 2000. 633-656 ---, Cabecitas y oligarcas: literatura argentin a en la dcada del cuarenta. Hispamrica 104 (2006): 111-119 ---, Queremos tanto a Julio: decires pol ticos de la literatura argentina. Explicacin de los textos literarios. Sp ecial Issue on Julio Cortzar and New Latin American Fiction. XXXII. 1 & 2 (2003-2004) [Publisher 2005]: 62-71 ---, El habla de la ideologa Buenos Aires: Editori al Sudamericana, 1983. ---, "Realismo, antirrealismo, territorios canni cos. Argentina literaria despus de los militares". En: Vidal, Hernn (Ed.). Fascismo y experiencia literaria: reflexiones para una recanonizacin Minneapolis: University of Minnesota, 1985. 578-588 ---, "Recordando con ira: Estrategias ideolgi cas y ficcionales argentinas a fin de siglo". Revista Iberoamericana Nro. 202 (Enero-Marzo 2003). 119-135

PAGE 184

184 Bajtn, Mijail. El mtodo formal en los estudios literarios Madrid: Alianza Universidad, 1994. Balibar, tienne. Politics and the Other Scene London: Verso, 2002. 40-74 Barrancos, Dora. Educacin, cult ura y trabajadores (1890-1930) Buenos Aires: Centro Editor de Amrica Latina, 1991. Barthes, Roland. The Pleasure of the Text New York: Hill and Wang, 1975. Borges, Jorge Luis. Ema Zunz. El Aleph Barcelona: Editorial Sol 90, 1996. Biggs, Lindy. The Racional Factory. Architectur e, Technology, and Work in Americas Age of Mass Production Baltimore: The John Hopkins University, 1996. Bourdieu, Pierre. Campo del poder y campo intelectual (1971). Buenos Aires: Folios Ediciones, 1983. Capdevila, Anala. Las novelas de Arlt. Un real ismo para la modernidad. Gramuglio, Mara Teresa. Historia crtica de la literatura argentina. El imperio realista Buenos Aires: Emec Editores, 2002. 225-244 Carbone, Rocco. Un acercamiento a Los siete locos : su separacin de Los lanzallamas. Hispamrica 102 (2005). 15-27 Castoriadis, Cornelius. La institucin imaginaria de la sociedad 1 Buenos Aires: Tusquets, 1993. Catalano, Ana Mara. La productividad. Los sindica tos y la tecnologa: Cambios tcnicos y de la organizacin en las industrias metalmecn icas y de la alimentacin en Argentina Proyecto regional Cambio tecnolgico y mer cado de trabajo. Gine bra: Organizacin Internacional del Trabajo, 1995. Coriat, Benjamn. El taller y el cronmetro. Ensayo sobre el taylorismo, el fordismo y la produccin en masa Mxico: Siglo XXI, 1992. Chejfec, Sergio. Boca de lobo Buenos Aires: Alfaguara, 2000. Dvila Santiago, Rubn. Teatro obrero en Puerto Rico (1900-1920). Antologa Ro Piedras: Editorial Edil, 1985. Drucaroff, Elsa. Fantasmas en carne viva. Narrativa argentina Joven. Boletn de Reseas Bibliogrficas 9-10. Buenos Aires: Instituto de Litera tura Hispanoamericana, Facultad de Filosofa y Letras de la Univ ersidad de Buenos Aires, 2004 (En prensa).

PAGE 185

185 Fogwill, Rodolfo. En otro orden de cosas Barcelona: Mondadori, 2001. ---, La experiencia sensible Barcelona: Mondadori, 2001. ---, Vivir afuera Buenos Aires: Edit orial Sudamericana, 1998. Eco, Umberto. The Role of the Reader. E xplorations in the Semiotics of Texts Indiana: Indiana University, 1979. Echeverra, Esteban. "El matadero" (1871). La cautiva. El matadero Buenos Aires: Editorial Losada 1993. Eisenstein, S. M. Hacia una teora del montaje I Barcelona: Ediciones Paids, 2001. 17238 Glvez, Manuel. Historia de arrabal (1922). Buenos Aires: Centro Editor de Amrica Latina, 1968. Gamerro, Carlos. El secreto y las voces Buenos Aires: Edito rial Sudamericana, 2003. Gen, Marcela. Un mundo feliz. Imgenes de lo s trabajadores en el primer peronismo (19461955) Buenos Aires: Fondo de Cultura Econmica, 2005. Genette, Gerard. Ficcin y diccin Barcelona: Editorial Lumen, 1993. (1991) ---, Palimpsestos. La literatura en segundo grado Madrid: Taurus, 1989. (1962) Godio, Julio. Historia del movimiento obrero argentino Buenos Aires: Editorial El Corregidor, 2000. 68-290 Gonzlez Arrili, Bernardo. Los charcos rojos (1927). Buenos Aires: Editorial Eden, 1927. Grz, Andr. Critique of Economic Reason New York: Verso, 1989. Gramsci, Antonio. Cultura y literatura Barcelona: Ediciones Pennsula, 1972. Gutirrez, Leandro y Luis Alberto Romero. Sectores populares. Cultura y poltica. Buenos Aires en la entreguerra Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 1995. Gusmn, Luis. Villa Buenos Aires: Alfaguara, 1995. Hoggart, Richard. The Uses of Literacy (1957). Oxford: Oxford University, 1970. Iser, Wolfgang. The Act of Reading. A Theory of Aesthetic Response Baltimore: John Hopkins University, 1978. Jakobson, Roman. On Realism in Art (1921) Jakobson, Roman. Langua ge in Literature Cambridge: Harvard University, 1987. 19-27

PAGE 186

186 James, Daniel. Resistencia e integracin. El pe ronismo y la clase trab ajadora argentina. (19461976) Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 1990. Jameson, Fredric. The Political Unconscious. Narrative as a Socially Symbolic Act Ithaca: Cornell University, 1981. Jauss, Hans. Toward an Aesthetic of Reception Minneapolis: Univers ity of Minnesota, 1982. Jitrik, No. Entre el dine ro y el ser. Lectura de El juguete rabioso de Roberto Arlt [1976]. En: Jitrik, No. La memoria compartida Buenos Aires: Centro Editor de Amrica Latina, 1987. 68-103 Kohan, Martn. Dos veces junio Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 2002. Krasniaiskas, John. Porno-Revolution: el fi ord and the eva-peronist state. Angelaki Vol.6 No. 1 (2001). 145-153 Lamborghini, Osvaldo. El fiord (1969). Novelas y cuentos Barcelona: Ediciones del Serbal, 1988. ---, El nio proletario. Novelas y cuentos Barcelona: Ediciones del Serbal, 1988. ---, Lecturas crticas: revista de investigacin y teoras literarias Buenos Aires, Ao I, N 1, 1980. 48-51 Lipszyc, Cecilia; Gins, Mara; Bellucci, Mabel. Desprivatizando lo privado. Mujeres y trabajo. Buenos Aires: Catlogos Editora, 1996. Lobato, Mirta Zaida. Ed. Cuando las mujeres rein aban: belleza, virtud y poder en la Argentina del siglo XX Buenos Aires: Editorial Biblos, 2005. ---, La vida en las fbricas. Trabajo, protesta y poltica en una comunidad obrera, Berisso (1904-1970) Buenos Aires: Prometeo libros, 2001. Murmis, Miguel y Juan Carlos Portantiero. Estudio sobre los orgenes del peronismo Buenos Aires: Editorial Siglo veintiuno, 2003. Minsburg, Nam; Valle, Hctor (coord.). Argentina hoy: crisis del modelo Buenos Aires: Ediciones Letra Buena, 1995. Meyer III, Stephen. The Five Dollar Day. Labor Management and Social Control in the Ford Motor Company, 1908-1921 New York: State University of New York, 1981. Piglia, Ricardo. Crtica y ficcin Buenos Aires: Editorial Planeta, 1986. Pauls, Alan. Arlt: La mquina literaria. En : Montaldo, Graciela (Com p.). Historia de la literatura argentina. Ir igoyen entre Borges y Ar lt (1916-1930). Tomo VII Buenos Aires: Editorial Contrapunto, 1989. 307-320

PAGE 187

187 Pezzoni, Enrique. El texto y sus voces Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 1986. 165186 Plotkin, Mariano. Maana es San Pern. Propaga nda, rituales polticos y educacin en el rgimen peronista (1946-1955) Buenos Aires: Ariel, 1993. Portantiero, Juan Carlos. Es necesaria (y po sible) una izquierda democrtica?. La Ciudad Futura. Revista de Cultura Socialista 55 (Otoo 2004). 34 ---, Realismo y Realidad en la Narrativa Argentina Buenos Aires: Editorial Lautaro, 1961. Rama, Angel. Literatura y clase social Mxico: Folios Ediciones, 1983. 23-77 Reati, Fernando. Nombrar lo innombrable Buenos Aires: Editorial Legasa, 1992. Ricagno, Alejandro. Vuelta de la re vuelta. Cinmes dAmerique Latine 11 (March 2003). 48-66 Rivera, Andrs. El precio (1956). Buenos Aires: Editorial Platina, 1956. Rosano, Susana. El peronismo a la luz de la desviacin latinoamericana : literatura y sujeto popular. Colorado Review of Hispanic Studies Vol. I, No. I (2003). 7-25 Rozenmacher, Germn. Cabecita negra Buenos Aires: Centro Ed itor de Amrica Latina, 1967. Sbato, Hilda y Luis Alberto Romero. Los trab ajadores de Buenos Ai res. La experiencia del mercado: 1850-1880 Buenos Aires: Editor ial Sudamericana, 1992. Sarlo, Beatriz y Carlos Altamirano. La batalla de las ideas (1943-1973) Buenos Aires: Ariel, 2001. ---, El imperio de los sentimientos Buenos Aires: Grupo Editorial Norma 2000. ---, La perseverancia de un debate. Punto de Vista 18 (Agosto 1983). 3-5 Sarmiento, Domingo Faustino. F acundo. Civilizacin y barbarie (1845). Buenos Aires: Ediciones Espasa Colihue, 1986. Sigal, Silvia. Intelectuales y poder en Argentina Buenos Aires: Siglo Veintino de Argentina, 2002. Todorov, Tzvetan; Ducrot, Oswald. Diccionario enciclopdico de las ciencias del lenguaje Buenos Aires: Siglo Veintiuno Editores, 1975. Thompson, E.P. The Making of the English Working Class New Cork: Vintage, 1966. Varsavsky, Paula. Nadie alzaba la voz Buenos Aires: Emec Editores, 1994.

PAGE 188

188 Vzquez, Karina. La esttica de Rodolfo Fogwill: Negociar la realidad o la conciencia intranquilizadora (Mater Thesis). Gainesville: University of Florida, 2004. Verbitsky, Bernardo. Villa Mise ria tambin es Amrica (1957). Buenos Aires: Editorial Contrapunto, 1987. Vias, David; Vias, Ismael; Sebrel i, J.J.; otros. Contorno (Seleccin) Buenos Aires: Centro Editor de Amrica Latina, 1981. 30-47 ---, Arlt-un escolio, [1954]. Vias, David, Ismael Vias, J.J. Sebreli y otros. 83-85 ---, Arlt y los comunistas, [ 1954]. Vias, David, Ismael Vias, J.J. Sebreli y otros. 82-82 Vincent, David. The Rise of Mass Litera cy. Reading and Writing in Modern Europe Malden: Blackwell Publishers, 2000. Voloshinov, Valentn N. El signo id eolgico y la filosofa del lenguaje Buenos Aires: Editorial Nueva Visin, 1976. Watt, Ian. Realism and the Novel Form. Watt, Ian. The Rise of the Novel (1957). California: University of California, 1971. 9-34

PAGE 189

189 BIOGRAPHICAL SKETCH Karina Elizabeth Vzquez was born in Arge ntina in 1970. She got her B A degree in sociology at the University of Bu enos Aires. After three years of teaching Changes in the World Political System, a course under the direction of Alejandro Horowicz, at the University of Buenos Aires, she came to University of Flor ida to study Spanish Literature. In April 2004, she got her MA in Spanish with a di ssertation titled La esttica de Rodolfo F ogwill: Negociar con la realidad o la conciencia intr anquilizadora, under the direction of Dr. Andrs Avellaneda. In August 2008 she got her PhD in Spanis with the disse rtation Literatura y tr abajo en la narrative argentina del siglo XX (1930): La naturaleza pol tica e ideological de la cultura, also directed by Dr. Andrs Avellaneda. At the present she is conducti ng research on womens representation of work in Argentina, and on the relationship between work immigration, and working qualifications.