Citation
Teoria literaria del Siglo de Oro

Material Information

Title:
Teoria literaria del Siglo de Oro
Alternate Title:
Teoría literaria del Siglo de Oro
Creator:
Hacthoun, Augusto, 1945-
Copyright Date:
1978
Language:
Spanish

Subjects

Subjects / Keywords:
Academia ( jstor )
Hispanics ( jstor )
History of ideas ( jstor )
Literary criticism ( jstor )
Mayors ( jstor )
Mesas ( jstor )
Poetics ( jstor )
Renaissance ( jstor )
Tablas ( jstor )
Theater ( jstor )

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
University of Florida
Rights Management:
Copyright Augusto Hacthoun. Permission granted to the University of Florida to digitize, archive and distribute this item for non-profit research and educational purposes. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions requires permission of the copyright holder.
Resource Identifier:
67513421 ( OCLC )
AAJ8368 ( LTUF )
0022862259 ( ALEPH )

Downloads

This item has the following downloads:

teoraliteraria00hact.pdf

teoraliteraria00hact_0000.txt

teoraliteraria00hact_0047.txt

EH6WTU4UO_BJNJR9_xml.txt

teoraliteraria00hact_0081.txt

teoraliteraria00hact_0061.txt

teoraliteraria00hact_0032.txt

teoraliteraria00hact_0078.txt

teoraliteraria00hact_0071.txt

teoraliteraria00hact_0063.txt

teoraliteraria00hact_0072.txt

teoraliteraria00hact_0109.txt

teoraliteraria00hact_0018.txt

teoraliteraria00hact_0013.txt

teoraliteraria00hact_0086.txt

teoraliteraria00hact_0053.txt

teoraliteraria00hact_0083.txt

teoraliteraria00hact_0073.txt

teoraliteraria00hact_0021.txt

teoraliteraria00hact_0008.txt

teoraliteraria00hact_0039.txt

teoraliteraria00hact_0014.txt

teoraliteraria00hact_0059.txt

teoraliteraria00hact_0049.txt

teoraliteraria00hact_0080.txt

E730IBBEH_GGK5C8_xml.txt

teoraliteraria00hact_0066.txt

teoraliteraria00hact_0006.txt

teoraliteraria00hact_0091.txt

teoraliteraria00hact_0102.txt

teoraliteraria00hact_0095.txt

teoraliteraria00hact_0009.txt

teoraliteraria00hact_0020.txt

teoraliteraria00hact_0105.txt

teoraliteraria00hact_0005.txt

teoraliteraria00hact_0023.txt

teoraliteraria00hact_0052.txt

teoraliteraria00hact_0046.txt

teoraliteraria00hact_0055.txt

teoraliteraria00hact_0028.txt

teoraliteraria00hact_0026.txt

teoraliteraria00hact_0093.txt

teoraliteraria00hact_0068.txt

teoraliteraria00hact_0011.txt

teoraliteraria00hact_0022.txt

teoraliteraria00hact_0084.txt

teoraliteraria00hact_0065.txt

teoraliteraria00hact_0007.txt

teoraliteraria00hact_0089.txt

teoraliteraria00hact_0064.txt

teoraliteraria00hact_0045.txt

teoraliteraria00hact_0077.txt

teoraliteraria00hact_0015.txt

teoraliteraria00hact_pdf.txt

teoraliteraria00hact_0042.txt

teoraliteraria00hact_0070.txt

teoraliteraria00hact_0104.txt

teoraliteraria00hact_0010.txt

teoraliteraria00hact_0096.txt

teoraliteraria00hact_0048.txt

teoraliteraria00hact_0004.txt

teoraliteraria00hact_0062.txt

teoraliteraria00hact_0002.txt

teoraliteraria00hact_0056.txt

teoraliteraria00hact_0057.txt

teoraliteraria00hact_0024.txt

EE5XWLJMH_R5IFQC_xml.txt

teoraliteraria00hact_0107.txt

teoraliteraria00hact_0074.txt

teoraliteraria00hact_0031.txt

teoraliteraria00hact_0098.txt

teoraliteraria00hact_0043.txt

teoraliteraria00hact_0033.txt

teoraliteraria00hact_0103.txt

teoraliteraria00hact_0029.txt

teoraliteraria00hact_0016.txt

teoraliteraria00hact_0038.txt

teoraliteraria00hact_0025.txt

teoraliteraria00hact_0082.txt

teoraliteraria00hact_0099.txt

teoraliteraria00hact_0075.txt

teoraliteraria00hact_0037.txt

teoraliteraria00hact_0019.txt

teoraliteraria00hact_0092.txt

teoraliteraria00hact_0041.txt

teoraliteraria00hact_0101.txt

teoraliteraria00hact_0050.txt

teoraliteraria00hact_0090.txt

teoraliteraria00hact_0012.txt

teoraliteraria00hact_0003.txt

teoraliteraria00hact_0030.txt

teoraliteraria00hact_0058.txt

teoraliteraria00hact_0044.txt

teoraliteraria00hact_0108.txt

teoraliteraria00hact_0076.txt

teoraliteraria00hact_0034.txt

teoraliteraria00hact_0069.txt

teoraliteraria00hact_0088.txt

teoraliteraria00hact_0051.txt

teoraliteraria00hact_0060.txt

teoraliteraria00hact_0001.txt

teoraliteraria00hact_0106.txt

teoraliteraria00hact_0036.txt

teoraliteraria00hact_0094.txt

teoraliteraria00hact_0017.txt

teoraliteraria00hact_0085.txt

teoraliteraria00hact_0040.txt

teoraliteraria00hact_0067.txt

teoraliteraria00hact_0097.txt

teoraliteraria00hact_0035.txt

teoraliteraria00hact_0079.txt

teoraliteraria00hact_0087.txt

teoraliteraria00hact_0100.txt

teoraliteraria00hact_0054.txt

teoraliteraria00hact_0027.txt


Full Text













TEORIA LITERARIA DEL SIGLO DE ORO: LOS TEORICOS PUROS


By

AUGUSTO HACTHOUN

















A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE COUNCIL OF
THE UNIVERSITY OF FLORIDA
IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE
DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY







UNIVERSITY OF FLORIDA


1978















ACKNOWLEDGMENTS

I would like to express my appreciation to Professors Alfred Hower and Fernando Ibarra who have looked after my style and logic, and to the late Irving Wershow who encouraged the beginnings of my studies and of this investigation. Also, and specially, I would like to state unequivocally my personal and intellectual debt to John J. Allen who continues to offer me direction, counsel and friendship.


ii
















TABLE OF CONTENTS


Page

ACKNOWLEDGMENTS ..................................... ii

ABSTRACT ............................................ iv

INTRODUCCION ........................................ 1

CAPITULO PRITIERO .................................... 4

Ret6ricas .................................... 7
Notas ........................................ 17

CAPITULO SEGUNDO .................................... 20

Limen ........................................ 24
L6pez Pinciano ............................... 29
C6spedes, Carvallo, Mesa y Cuevo ............... 33
Lope de Vega, Carrillo y Sotomayor, y
Soto de Rojas .............................. 45
Cascales ..................................... 50
Jiuregui, Panegyrico por la poesia
y Robles ................................... 52
Limen ........................................ 59
Notas ........................................ 64

CAPITULO TERCERO .................................... 75

CONSIDERACIONES FINALES ............................. 89

Notas ........................................ 93

BIBLIOGRAFIA ........................................ 94

BIOGRAPHICAL SKETCH ................................. 102


iii








Abstract of Dissertation Presented to the Graduate Council o.f the University of Florida in Partial Fulfillment of the
Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy

TEORIA LITERARIA DEL SIGLO DE ORO: LOS TEORICOS PUROS By

Augusto Hacthoun

June 1978

Chairman: Dr. John J. Allen
Major Department: Romance Languages (Spanish)

Most classifications of works of Spanish literary theory of the sixteenth and seventeenth centuries are based upon sources and literary movements--criteria extrinsic to the content of the works and to the declared intent of the authors. In addition, the histories in which.these classifications are developed are vague or ambiguous in their use of terms such as poetics.

This study isolates and identifies treatises of literary theory whose raison d'6tre is legislation independent of any particular piece of creative writing, in so far as is possible, and it evaluates each work in the context in which it was presented to its contemporaries. Teorla pura, theory per se, evolved as an appropriate point of departure for classification.

The works studied here all share certain fundamental characteristics: a speculative quality, affiliation with literary academies and awareness of common interests. Thus the critical reconstruction of their impact seems truer to the historical reality of its circulation. This grouping


I









perhaps reflects a conceptualization of literary theory as teorla pura by the authors.

A justification for the inclusion and classification

of each treatise precedes its analysis, based on the aforementioned criteria. The works are presented chronologically. A critical bibliography of representative works on the subject and concluding comments follow.


V


I
















INTRODUCCION

Un examen de las fuentes bibliogrificas al uso para los silos XV, XVI y XVII en Espana aporta una serie de obras escritas en torno al quehacer de la literatura. No son trabajos de creaci6n literaria sino que se relacionan a ella de una forma tangencial. A las papeletas bibliogrdficas de estas obras se asocian los nombres de po6ticas, ret6ricas, comentarios, artes, etc. Su ndmero, sin precisar mucho la cuenta, pasa de doscientas.

La investigaci6n de tan variada materia ha exigido, de suyo, y para facilitar el trabajo del historiador y estudioso, cierta ordenaci6n y clasificaci6n cuyo resultado ha sido--y tal vez seguira' siendo--algo desconcertante al topar una misma obra bajo diferentes rdbricas. No obstante, creo que no se debe responsabilizar enteramente a la crftica moderna con un problema centenario y se tendrg en cuenta el concept poco preciso de la nomenclatura que heredaron de sus predecesores medievales aquellos autores del XV, XVI y XVII.

Ya muy encaminada la redacci6n de este trabajo lleg6 a mis manos la versi6n espahola del estudio de Karl Kohut sobre Las teorlas literarias en Espaia y Portugal durante los silos XV y XVI (Madrid:C.S.I.C.,1973), con quien comparto varios criterios y preocupaciones. Una de ellas es


1








que "un estudio de las teorlas po6ticas de los siglos XV y XVI sigue siendo un aut6ntico atrevimiento hoy dia" (pp.1516). Sin lugar a dudas participo de las razones para tal aseveraci6n y quisiera se me permitiera la inclusi6n en ella del siglo XVII. En cambio me es dificil compartir la opinion de "la existencia de una idea demasiado restringida de teorla literaria, que equipara con excesiva presteza teorla literaria y po6tica, excluyendo as! ret6rica e historiograffa, as! como tambidn el complejo 'literatura y sociedad'." (p. 14) Tal vez sea subLerfugio de mi parte pero para m el problema aparece, cada vez, mds ambiguo y vago que restricto y excluyente.

Sin dnimo de controvertir, confieso que las clasificaciones que he manejado y las definiciones que de ellas se implican, a pesar de sus mdritos, me parecen oscurecer el panorama y no aclararlo. Asi, tal cual propone Kohut, someti las fuentes a mi alcance "a una revision de principio" (p. 14). Los resultados de esa revision primera forman el contenido bdsico del capitulo inicial en que establezco una clasificaci6n que estimo ajustarse con mayor naturalidad al prop6sito de cada obra dentro de su contexto hist6rico. Esto lo he hecho para punto de apoyo de mis conclusiones, consciente de ahadir otra clasificaci6n a las ya existentes. Sin embargo, y dicho sea de paso, creo que esta clasificaci6n es la que menos violenta la naturaleza de las obras y noto que coincide en lineas generales con la propuesta por William Wimsatt y Cleanth Brooks en su Literary Criticism,




3


a Short History (New York: Random House, 1957), pp. 156157, y la de Bernard Weinberg en A History of Literary Criticism in the Italian Renaissance (University of Chicago, 1961), tomo segundo, pp. 810-812.

En el segundo capitulo trazo brevemente el desarrollo cronol6gico de lo que aqu! llamo teorla pura orientado desde la perspectiva de su motivaci'n--acad6mica, universitaria, etc.--y de su propia conciencia, es decir la probable interrelaci6n de una obra con otra. Sigue un tercer capitulo, ensayo de bibliografla comentada de trabajos en torno al tema, y concluye con unas consideraciones finales.

S6lo me resta aclarar un punto semdntico que estimo tambisn necesita algo de precisi6n. Se han venido empleando para el tema general diferentes apelativos: ideas esteticas, critica literaria, teoria literaria, estetica literaria, preceptiva. Comprendo que un factor decisivo en la seleccidn de esta terminologia habr sido el alivio estillstico del texto. Adn asi, me he querido limitar un tanto mis: el t~rmino "ideas eststicas" lo abandono por completo debido a su obvia amplitud, y el de "critica literaria" lo evito por parecerme estrecho, ms relacionado al comentario y a la praxis. Empleo, sin embargo, los otros terminos teni6ndolos por sin6nimos, a sabiendas de que "preceptiva" no incluye, necesariamente, la especulacion que se puede esperar de los otros dos. De nuevo la busqueda de un estilo ameno so lleva el mejor partido.














CAPITULO PRIMERO

La cultura europea de los siglos XV, XVI y XVII mostr6

un ins6lito y creciente interns no s6lo en la creaci6n artistica sino tambi6n en su justipreciaci6n y mejoramiento. En el campo de las artes literarias este doble interns fue tal vez manifestado de mayor manera. As!, en torno a la obra literaria apareci6 toda una renovada labor te6rica encaminada a su valoraci6n y gula. Puede decirse renovada por haber surgido de la tradici6n te6rica clasica redescubierta en esos tiempos, y por haber adaptado y transformado esa tradici6n. De este redescubrimiento y de sus aspectos clssicos, escolsticos y humanistas ha hecho Paul Oskar Kristeller detalladas sfntesis en su Renaissance Thought, particularmente en sus ensayos sobre la Academia Florentina y Marsilio Ficino.1 De ellos se espiga:

The Italian humanists share with their
Byzantine teachers and contemporaries the merit of having brought to Western libraries the large body of Greek manuscripts in which the
texts of ancient Greek literature were preserved, at the very time the Byzantine Empire was being threatened and finally destroyed by
the Turkish conquest. Renaissance scholars did for classical Greek writers what they had done
for the Roman writers: copying, printing,
editing, and expounding themI.2

En el campo te6rico de la literatura Joel Elias Spingarn ha resumido el estado de 6nimo y la funci6n critica de la 6poca de la siguiente manera: "The function of Renaissance


4








criticism was to reestablish the aesthetic foundations of literature, to reaffirm the eternal lesson of Hellenic culture, and to restore once and for all the element of beauty to its rightful place in human life and in the world of art."3

Debido a los estrechos lazos politicos y econ6micos entre Espaha e Italia durante estos siglos la influencia
4
cultural mutua sefialada repetidas veces por la critica se extiende al campo de las ideas eststicas. Por tanto, los enjuiciamientos generales sobre el desarrollo de la teoria literaria en Italia tienen especial interns para el estudio de la misma en Espana. Sobre este punto escribe Otis H. Green: "Spain was indeed conquered by the brilliance of Italy's modern adaptations of the two great ancient cultures [Grecia y Roma] to the needs of modern intellectuality and modern literary enjoyment."5

Sin embargo, la transformaci6n llevada a cabo por el redescubrimiento de los doctrinales de est6tica clgsica parece haber sido apenas parcial; que la teoria literaria resultante fue mis freno a base de doctrinales hel6nicos, que espuela de innovadoras teorlas est6ticas:

Hubo, pues, en la segunda mitad del siglo XV
y en todo el XVI una restauraci6n, mds o menos artificiosa y erudita, pero a veces muy original en los detalles, de casi toda la filosoffa antiqua libremente interpretada. Plat6n, fue
el primero que volvi6 a las escuelas cristianas
a disputar a su famoso discipulo la hegemonfa, de que por tantos silos venia disfrutando. Y con la filosofia plat6nica, volvieron a aparecer, en su pristina integridad y arm6nico enlace, las doctrinas del Fedro y del Simposio,




6


acerca del amor y la hermosura, de las cuales s6lo indirectamente, a trav6s do San Agustin
y del Areopagita, habla tenido conocimiento la
Edad Media. Conocidos ya por entero y en su lengua Arist6teles y Plat'n, puestos enfrente
y cotejados, hubo de surgir y surgi6 desde luego, en la misma escuela de Florencia, el pensamiento de concordarlos, de resolver su aparente
antinomia en un armonismo superior.6

Es este aspecto combinatorio--de autoridades cldsicas y de fuentes--uno de los principals recursos y formas de sustentar y desarrollar la presentaci6n de los doctrinales de estetica literaria, aun de aquella que en este trabajo se llama teorla pura.

Por este nombre se entiende aqu! las obras de teoria

o est6tica literaria que fueron dadas al lector como trabajos especulativos, independientes en lo posibl& de cualquier obra de literatura imaginativa, con el prop6sito explicito o tcito de sentar una preceptiva que pretendia encauzar la creaci6n dcndole sentido y formas sancionados por la tradici6n clgsica o aparentemente justificables ante ella. No es este, como se ver5, el 6nico tipo de preceptiva literaria que se publica en Europa o, mas especificamente, en Espana. Otras obras buscaron alcanzar similares fines pero su dependencia de obras de literatura imaginativa--bien en pr6logos, cartas, apologias, anotaciones--resulta en doctrina a posteriori, do indudable valor, pero cuyo estudio y consideraci6n so deber6 emprender una vez establecidos los fundamentos de la teora literaria hecha a priori, lo que me propongo hacer. Existen, sin embargo, algunos intentos de estudio de ambos tipos de teoria literaria que han abierto




7


un poco el camino al investigador, especialmente en el campo de la teoria a posteriori, que han seialado aspectos importantes del quehacer literario y su direcci6n en la dpoca. Escribe Alberto Porqueras Mayo: "Las po6ticas oficiales, a veces atentas a la literatura contempordnea, recogen las doctrinas literarias dentro de esquemas preconcebidos. Pero los fen6menos fluctuantes, imprecisos, contradictorios, son aludidos y, a veces, estudiados a fondo en los pr6logos."7 Otro tanto se pudiera afirmar en los estudios hechos sobre las cartas, apologias, anotaciones, publicadas durante el periodo.8

Seg6n este criteria, la revision de diferentes fuentes bibliograficas pertinentes9 arroja el siguiente esquema del panorama cronol6gico de la critica literaria en Espafia de los Siglos de Oro; y los titulos reunidos de aparente filiaci6n con la preceptiva literaria de esta 6poca los agrup6 en ret6ricas, traducciones de clasicos, artes m6tricas, comentarios, apologias y teoria pura.


Ret6ricas

Los tratados de ret6rica de este periodo comienzan a

publicarse hacia la segunda d6cada del siglo XVI, principalmente en latin. Durante la segunda mitad del siglo su n6mero supera el de cualquier otro tipo de preceptiva. Son mis de cuarenta los tratados de ret6rica publicados entre 1548 y 1600. Una vez iniciado el siglo XVII su numero total disminuye y la publicaci6n en latin es rara. En los




8


primcros cuarenta aiosdel XVII apenas se publican media docena de tratados de ret6rica.10


Traducciones

La publicaci6n de traducciones de obras clsicas de

teor'a literaria es minima y ocurre, por lo general, entre 1591 y 1630. Es necesaria indicar, no obstante, la abundancia de lo que se pudiera llamar traduccion parcial en abundantes citas en obras espafiolas de todo tipo y cuya localizaci6n y estudio parece ser labor dificultosa.1


M6tricas

Las obras sobre problemas de la versificaci6n aparecen en el 61timo cuarto del siglo XVI durante el cual se publican por lo menos cuatro. Una de ellas--la de Juan Diaz Rengifo, Arte po~tica espaiola (Salamanca: Miguel Serrano de Vargas, 1592)--reapareci6 repetidas veces durante el siglo XVII, siendo quiz's su popularidad y difusi6n la causa de la ausencia de otras mstricas durante ese siglo.12


Comentarios

Se da aqu! el nombre de comentario a la obra de critica literaria cuya finalidad y proposito declarados son la anotaci6n o aclaraci6n de dificultades o novedades que aparecen en el texto de autores espaioles o clisicos. Aunque se pueden seialar algunas publicaciones esporadicas--los comentarios de Manuel de Faria e Sousa a Lusiadas (Madrid: Juan Sanchez, 1639)--, los comentarios se publican, por lo general,








en el 6ltimo cuarto del siglo XVI. Su nurmero total no pasa la docena.13


Apologias

Relacionada con comenbario est6 la apologia--o la diatriba--, tambi6n inspirada en una obra de creaci6n. A diferencia del-comentario su fin es la justificaci6n y defensa-o la ridiculizacion--de la obra misma. Parecen ser obras caracteristicas del siglo XVII, particularmente de las dos primeras dscadas y en torno a la obra de Lope de Vega y G6ngora. Sc puede hablar de un resurgimiento de estas obras pol6micas hacia el 6ltimo cuarto del siglo, aunque de monor importancia y a vecos de preocupaciones extraliterarias.14


Toorla pura

Las obras que he clasificado como de teoria pura han

tenido acaso dificil deslinde y de la inclusion individual dar6 razones en el capitulo siguiente. De momento, su distribuci6n cronol6gica es la siguiente:

Albret, Pierre d'. Dialogos de la differencia del hablar al escrevir.

Tolosa: Iacobo Colomerio, ca. 1565.

Ssnchez de Lima, Miguel. El arto po6tica en romance castellano.

Alacali de Honares: Iuan Iiguez de Loquerica, 1580.

L6pez Pinciano, Alonso. Philosophia antigua poetica.

Madrid: Thomas Iunti, 1596.

C6spedes, Baltasar de. Discurso de las letras humanas. Manuscrito. Salamanca (?), ca. 1600.




U


Carvallo, Luis Alfonso de. Cisne de Apolo de las

excelencias y dignidad y todo lo que al arte po6tica y versificatoria pertenece.

Medina del Campo: luan Godinez de Millis, 1602.

Mesa, Crist6bal de. "Compendio del arte postica." Valle de 1grimas y diversas rimas de Christoval de Mesa.

Madrid: Tuan de la Cuesta, 1607.

Cueva, Juan de la. Ejemplar po~tico. Manuscrito. Sevilla, 1606-1609.

Vega Carpio, Lope FMlix de. Rimas con el nuevo arte de hazer comedias.

Madrid: Alonso Martin, 1609.

Carrillo y Sotomayor, Luis. "Libro de la erudici6n podtica." Obras.

Madrid: luan de la Cuesta, 1611.

Soto de Rojas, Pedro. "Discurso do la po6tica." Manuscrito. Madrid, ca. 1614. Desengano de amor en rimas. Madrid: Viuda de Alonso Martin,

1623.

Cascales, Francisco. Tablas po6ticas. Murcia: Luis Ver6s, 1617.

Juregui, Juan de. Discurso postico. Madrid: Iuan Gongalez, 1624.

(An6nimo). Panegyrico por la poesia. Manuscrito. Sevilla, ca. 1627.

Robles, Juan do. El culto sevillano. Manuscrito. Sevilla, ca. 1631.




II


Gonyalez de Salas, Jusepe Antonio. Nueva idea de la trageia antigua, o ilustraci6n ultima al libro singular iepo6tica de Arist6teles stagirita.

Madrid: Francisco Martinez, 1633.

Bances Candamo, Francisco Antonio. Theatro de los theatros.

Manuscrito. Ca., 1689-1694.

A la vista de esta bibliografla cronol6gica de la

teoria pura, y en referencia a las generalidades establecidas mis arriba sobre las otras cinco class de teoria literaria, se pueden hacer unas observaciones que si cautelosas, todavia permiten aclarar mss la relativa importancia y la difusidn de la teoria pura.

Se observa primeramente que la teoria pura predomin6 durante el siglo XVII, y que hasta la publicaci6n de la obra del Pinciano en 1596 no pasa de ser mero escarceo de intima filiaci6n ret6rica (i.e. Albret) o m6trica (i.e. Sanchez de Lima). Esto coincide con las tapas de predominio de los tratados de ret6rica y arts mftricas.

En segundo lugar, parece que centre 1596 y 1604 se

escribieron las obras de cardcter mis inclusivo que trataban normas y principios aplicables a todos los gdneros literarios. A partir de la redacci6n final del Ejemplar podtico y de la publicaci6n del Nuevo arte..., en 1609, la teorfa pura comienza a especializarse ocupsndose de algdn g6nero literario especIfico: o el teatro o la poesia. Esta tendencia durarg ya hasta finales de siglo y coincidirg con el








predominio do la apologia y con la publicacion de las traducciones espaholas de los clasicos do la teoria literaria.

Por 6ltimo, cabe sehalar que seis de las diez y seis obras enumeradas no fueron impresas en la 6poca y, aunque se presuma e inclusive conste la circulaci6n manuscrita de algunas de ellas (i.e. Ejemplar po6tico, "Discurso sobre la poesia," Panegyrico por la poesia), su difusi6n fue escasa muy probablemente y, por consiguiente, se tendr6 la debida cautela al establecer una reputada influencia y, en cualquier caso, se tendrin tambi6n en cuenta las atinadas observaciones de Antonio Rodriguez Mohino que estudiando la poesla de los Siglos de Oro senal6 la diferencia que existe entre la reconstrucci6n critica de su alcance y la realidad hist6rica do su difusi6n.15

Sin embargo, es curioso notar que es minimo el nimero inddito de obras de preceptiva literaria de otro tipo; como tampoco deja do llamar la atencidn que mientras las artes m6tricas, anotaciones y tratados de rot6rica tuvieron a veces repetidas impresiones, desconozco reimpresi6n alguna de las obras de teorfa pura.

Tambian estimo conveniente scnalar que si la distribuci6n geogr6fica de estas ediciones coincide aproximadamente con la do los centres editoriales importantes de la
16
6poca exist mayor coincidencia en la distribuci6n geografica de esas obras en torno a los centros de academias literarias.17 Adomss, creo, se debe tenor en cuenta la









filiaci6n acad6mica conocida de la mayorla de estos autores, ya que por lo menos tres do las obras de esta lista tuvieron un origen y un pdblico acad6mico: el Ejemplar po6tico, en la 118
Academia del Duque de Alcala; el Nuevo arte..., en la Academia de Madrid;19 y el "Discurso sobre la poftica," en la Academia Selvaje.20 Lo que pareceria subrayar la naturaleza especulativa y el cardcter a priori do lo que aqu! se clasifica como teorfa pura.

Do ella parece haber habido cierta conciencia en las relaciones hist6rico-literarias escritas sobre la teorfa est6tica de la 6poca. Sin embargo, la idea de una clasificaci6n de tratados de teorfa pura qued6 proscrita una vez que los historiadores emplearon como base dos criterios: las fuentes de inspiraci6n de la obra, es decir, sus informantes en la estdtica clisica; y los movimientos literarios, es decir, Renacimiento o Barroco, Conceptismo o Culteranismo. Men6ndez y Pelayo concibe su clasificaci6n de esta manera:

Para proceder con algdn orden en la enumoraci6n de los mds sehalados entre los innumerables libros de los siglos XVI y
XVII, que contienen ideas mas o menos
originals sobre los fundamentos de la preceptiva po6tica, importa, ante todo, considerarlos divididos en dos grandes secciones. Pondromos en el primer grupo a los preceptistas clssicos; quicro decir, a los que tomaron por base de sus especulaciones la Po6tica do Arist6teles, o la de Horacio, o entrambas a la vez, facilitando su inteligencia por medio de traducciones y comentarios, ya en lengua latina, ya en lengua
vulgar, o bien ampliando su doctrina en
libros de Po6tica originales, ajustados con mcis o menos rigidez a las ideas est6ticas de










los antiguos. En la segunda seccion figuran
los preceptistas y apologistas (pues los hubo
en gran nnmero y de mucha doctrina) de los
grandes movimientos de renovaci6n literaria,
que a principios del siglo XVII se verificaron
simultineamente, aunque con desigual fortuna,
en el campo de la poesla lirica y en el del
teatro, por obra de G6ngora y Lope. Tan
natural division, dentro de la cual procuraremos seguir el ms estricto orden crono16gico, nos permitiri abarcar de un golpe, y
sin fatiga, el cuadro pintoresco y animado que ofrece la critica literaria de nuestra
edad de oro, mucho mas fecunda y poderosa que
cuanto acertarlamos nosotros a encarecer.2'

La extensa cita contiene en gdrmen el criterio y

normas seguido por los historiadores que siguieron. Asi, Antonio Vilanova agrupa las obras en doctrina de erudici6n poetica (anotaciones), po&ticas del Tetrarquismo (arte m6trica), po6tica del humanismo o preceptiva aristot6lica (Pinciano), po6tica plat6nica (Carvallo), postica del Barroco (Cascales, Gonzalez de Salas), po6tica del Culteranismo (Carrillo y Sotomayor), po6tica del Conceptismo (Jauregui), ret6rica del Barroco (Jimsnez Pat6n, Robles), sdtira y critica (Sudrez de Figueroa, Saavedra Fajardo).22 Y otro tanto hace Emiliano Diez Echarri que las divide en podtica de "cancioneros" (Encina), podticas de inspiraci6n petrarquista (Sinchez de Lima, Herrera, Garcia Rengifo, Carballo, Ldpez de Ubeda, Cueva), po6ticas italianas de tendencia espanola (Argote de Molina, Carreras, Caramuel), preceptiva aristot6lica-horaciana (Salinas, L6pez Pinciano, Carrillo y Sotomayor, Soto de Rojas, Cascales), preceptistas gramiticos (Nebrija, Salinas, del Villar).23

Tales clasificaciones, que parecen oscurecer mis el








panorama y causar innecesaria fatiga y confusion, contienen

no obstante una vaga idea de la presencia de una teoria pura: los "libros dc Po6tica originales" de Men6ndez y Pelayo, las diferentes "po6ticas" de Vilanova, y las "podticas de inspiraci6n petrarquista" y la "preceptiva aristot6lica-horaciana" de Diez Echarri.

Quien tal vez mis se acerque al concepto de teorla

pura es Alfredo Hermenegildo que en su estudio de los tragicos espaioles24 agrupa a los tratadistas en traductores y comentadores de los clisicos, preceptistas puros (Pinciano, Cascales, Gonzalez de Salas, Correa, B. Argensola), y en preceptistas y autores clsicos (Brocense, Villegas, Cueva, Cervantes, L. Argensola, Rey de Artieda). Pero el problema de esta clasificaci6n es, esencialmente, incluir en ella autores cuya finalidad y objetivo principal no era ni escribir un corpus te6rico ni sentar fundamentos est6ticos.

Y es esto, creo, que debe ser la base y sustancia de la clasificaci6n de la materia: hecho el c6mputo de las obras de aparente o explicita relaci6n con la teorfa literaria, tener en cuenta para su clasificaci6n su prop6sito patente y declarado, y, una vez visto a cual responde su contenido, ilevarla a cabo. Es 6ste el principio que sigo y que espero acerque mds la interpretacidn de las ideas claves a la realidad hist6rica en que fueron percibidas por sus contempordneos haciendo as! consecuente la reconstrucci6n de su evoluci6n. S6lo entonces, estimo, se podrd


I




1 6


estudiar con claridad el renacer en la cultura de una antigua ciencia: el establecimiento de la teorla literaria como

entidad creadora independiente, y la creaci6n de una conciencia est6tica de la literatura para tabla de ley de esos

siglos y piedra de toque de los venideros.

The great glory of Renaissance critics remains.
With all their faults they set the standards
for their own age and the age that followed
them. If their criticism was more restrictive than inspirational, it must be recognized that
their contemporaries were more likely to err
on the side of license than that of restraint.
But regardless of whether their influence was good or bad they succeeded admirably in doing one thing. They established literary criticism as an independent form of literature.
Henceforth the critic was given an honorable 25
place as a citizen in the republic of letters.




1/


Notas

1"Humanist Learning in the Italian Renaissance," "The Platonic Academy of Florence," Renaissance Thought (New York: Harper & Row, 1965), II, 1-19, 89-101.

2"Humanist Learning in the Italian Renaissance," p. 7.

3.
Literary Criticism in the Renaissance (New York: Hartcourt, Brace & World, 1963), p. 3.

4
V. Joseph Siracusa y Joseph L. Laurenti, Relaciones literarias entre Espaia e Italia. Ensayo de una bibliografla comparada (Boston: G.K. Hall, 1972).

5
Spain and the Western Tradition: The Castalian Mind in LiLterature from "El Cid" to Calder6n (Madison: University of Wisconsin, 1965), III, 53.

6Marcelino Men6ndez y Pelayo, Historia de las ideas estaticas en Espaha (Madrid: CSIC, 1962), II, 8.

El pr6logo en el Manierismo y Barroco espaholes (Madrid: CSIC, 1968), p. 19.

8 "Hemos de adelantarnos a aclarar que, precisamente
por la carencia de un gran arte te6rico, correspondiente a la magnitud de nuestro teatro clasico, se acrecienta el valor de estos breves textos dispersos: pr6logos, loas, etc."

Juana de Jos6 Prades, Teoria sobre los personajes de la comedia nueva (Madrid: CSIC, 1963), pp. 11-12.

"No conoce del todo las doctrinas literarias del
siglo XVI quien no haya leido mas que sus po6ticas."

Men6ndez y Pelayo, Historia de las ideas estdticas..., II,
252.

9Juana de Jos6 Prades, La teorla literaria: ret6ricas, po6ticas, preceptivas, etc. (Madrid: Instituto de Estudios Madrilenos, 1954), pp. 9-21.




18


Clara Louisa Penny, Printed Books, 1468-1700, in the Hispanic Society of America (New York: The Hispanic Society of America, 1965).

Antonio Palau y Dulcet, Manual del librero hispanoamericano, 2a. ed. 15 vols. (Barcelona: Libreria Anticuaria de Antonio Palau, 1948).

James Lyman Whitney, Catalogue of the Spanish Library and of the Portuguese Books Bequeathed by George Ticknor to the Boston Public Library (Boston: n.p., 1879).

10Antonio Marti, La preceptiva ret6rica espaiola en el Siglo de Oro (Madrid: Gredos, 1972).

IlTheodore S. Beardsley, "Hispano Classical Translations Printed Between 1482 and 1699: A Study of the Prologues and a Critical Bibliography," Diss. Pennsylvania, 1961.

Hispano-Classical Translations Printed
Between 1482-1699 (Pittsburgh: Duquesne University Press, 1970).

12Cf. Juana de Jos6 Prades, La teorla literaria...

Emiliano Diez Echarri, Teorlas mdtricas del Siglo de Oro, 2a. ed. (Madrid: CSIC, 1970).

13Antonio Gallego Morell, Garcilaso de la Vega y sus comentaristas (Granada: Universidad de Granada).

14Andr6e Collard, Nueva poesla: conceptismo, culteranismo en la critica espaiola (Waltham: Brandeis University/Castalia, 1967), pp. 1-112.

15Construcci6n critica y realidad hist6rica en la poesia espaiola de los siglos XVI y XVII (Madrid: Castalia, 1968).

16Manuel FernAndez Alvarez, La sociedad espaiola del Renacimiento (Salamanca: Anaya, 1970), pp. 39-46.

17Jos6 S5nchez, Academias literarias del Siglo de Oro espaiol (Madrid: Gredos, 1961).

18Jos6 Sdnchez, Academias literarias..., pp. 207-208.

191bid., pp. 47-48.




19


20Ibid., pp. 100-106.

21
Menendez y Pelayo, Historia de las ideas eststicas..., II, 205-206.

22Antonio Vilanova, "Preceptistas de los siglos XVI y XVII," Historia general de las literaturas hispsnicas (Barcelona: Vergara, 1968), III, 567-614.

23Teorlas m6tricas del Siglo de Oro, pp. 55-96. 24Los trigicos espafioles del siglo XVI (Madrid: Fundacion Universitaria Espanola, 1961).

25Vernon Hall Jr., A Short History of Literary Criticism (New York: New York University Press, 1963), p. 48.















CAPITULO SEGUNDO

El predominio de los tratados de ret6rica durante el siglo XVI espaiol sobre cualquier otro tipo de preceptiva literaria se explica.cabalmente dentro del marco general de lateoria literaria europea: "The classical precepts governing the art of oratory were now applied to all forms of literature. The process of merging rhetoric and literature within a generalized view of eloquence had been initiated already in later antiquity, and the humanists continued and extended this development." Este permear de la ret6rica todas las otras formas literarias ha sido objeto de repetidos estudios que consideran 6ste un desarrollo natural del todo explicable. Dice Erich Auerbach: "It was only natural that [rhetorical] technique should have influenced literary production at the same time that the rhetoricians should have looked to literature for striking illustrations of their principles. Despite frequent warnings, despite occasional countermovements, which were effective for a time, the two arts merged almost completely in late antiquity. The traces of this fusion may be found throughout the Middle Ages and beyond, both in literature itself and in the terminology of literary esthetics."2

Un resumen adecuado del panorama general del problema

a trav6s de la Edad Media y el primer Renacimiento se encuentra 20




21


en la obra de J.W.11. Atkins sobre la critica literaria en

Inglaterra:

Throughout the medieval period all literary theory had been coloured by "rhetorical"
doctrine; though apart from Alcuin's elementary treatise no systematic treatment of the subject had so far appeared. The conception
underlying this pervasive medieval "rhetoric,"
however, differed vitally from classical antiquity. Based as it was on pre-Ciceronian
doctrine and influenced more especially by the
New Sophistic, that morbid revival of Asiatic
tendencies in rhetoric which had marked the
opening centuries of the Christian era, it was subsequently developed by post classical theorists, by the Encyclopaedists Capella, Isidore and others, until finally it came to mean
little more than ornate and grandiloquent
speech, amplified by various devices, including countless figures; and so far from being
an independent discipline, concerned- as in
classical antiquity with oratory and the
writing of prose it now became merged with
the medieval arts of poetry (poetria) and letter writing (dictamen)to which it gave
both form and substance. This was the conception of rhetoric expounded in the 15thCentury Court of Sapience as well as in
Hawes's Pastime of Pleasure (1506); and from
both it is clear that rhetoric and poetic
were still being confused and that poetic was
regarded as little more than versified rhetoric.3

Tal confusion entre po6tica y retorica del Renacimiento persistird en mayor o menor grado a trav6s de los

siglos XVII y XVIII.4 Un factor contribuyente que tal vez

pueda sefalarse es la necesidad de una nueva clasificaci6n

de la po6tica entre las otras ciencias ya que es precisamente durante el siglo XVI cuando la logistica de las clasificaciones medievales comienza a desmoronarse en la uni-


versidad y en las academias.5








Ila escrito Charles Faulhaber que lo que la Edad Media conoci6 por poetria es una amalgama de ret6rica y m6trica escrita para el estudiante y no para el poeta.6 Y fueron las citedras de ret6rica y gramitica de los dictadores medievales las que ocuparon los humanistas del Renacimiento. En palabras de Kristeller: "It is in the history of the universities and schools and of their chairs that the connection of the humanists with medieval rhetoric becomes most apparent."7

Menor rigidez existi6 en los circulos acad6micos
8
que, como ha indicado Bernard Weinberg atrajeron a la aristocracia y a la burguesia y cuya docencia seglar--y adn tal vez lega-- reemplaz6 a menudo la antigua austeridad del m6todo con un entusiasmo por lo nuevo y una actitud inquisitiva.

Espaia es participe de esta confusion de ret6rica y po6tica a trav6s de los siglos XIII y XIV, como atestigua la investigaci6n de Faulhaber y durante el Siglo de Oro como prueba el estudio de Antonio Marti.9 Incluso llegan a contribuir al problema comun de los te6ricos europeos las ideas de Luis Vives. Escribe Men6ndez y Pelayo:

Sobre este fondo de ideas, comdn a todos ellos,
y que todos exponen con lucidez y elegancia
singulares, se destaca la originalidad poderosa
de algunos autores y especialmente la do Juan
Luis Vives, que llev6 a 6ste como a todos los demls campos de la ciencia humana, su espfritu cr tico e innovador, y "ampliando", como dice Forner,
"las angostos mairgenes en que los estilos de la antigiedad habian estrechado el uso de la elocuencia, la dilat6 a cuantos razonamientos








puede emplear el ejercicio de la racionalidad."
Esta importanLisima revolucion que consiste en
haber extendido el domino de la Ret6rica, de
la gran Ret6rica, es decir, el la teorla artistica de la palabra, a todos los gendros en prosa, y no tan s6lo a la oratoria political o forense, como era uso de los antiguos; y el otro principio vivista, no menos luminoso y fecundo, de haber
colocado esta teoria de la palabra despuds de la teorfa del razonamiento, considerando la Ret6rica
como una derivaci6n y consecuencia de los estudios filos6ficos, con lo cual puede decirse que
se coloc6 Vives a dos pasos de la moderna preceptiva, dan a los tres libros De arte dicendi un
lugar aparte y glorioso en el cuadro de nuestra
preceptiva cldsica.10

Al impulso que Vives da a la ret6rica en 1533 es necesario afiadir el que le comunica el Concilio de Trento (1545-1552): "La forma de las conclusiones del Concilio que mis directamente se relacion6 con la retorica fueron los c6nones que se dieron para la reforma de la predicaci6n.... Una floraci6n de intentos de codificaci6n de la teorfa ret6rica se sigui6 a las d6cadas siguientes." Sin embargo, la labor del Concilio fue, a la larga, infructuosa. Bien porque sus participantes no "captaron el momento histrico en que se encontraba la ret6rica", bien porque "no supieron darle la consideraci6n debida", "el primer entusiasmo que surgi6 despu6s de Trento en el campo de la ret6rica iba disipsndose rapidamente hacia fines del Siglo XVI."12

Semejante disipacion del entusiasmo por los tratados ret6ricos ocurri6 por estas fechas en el resto de Europa y en el caso de Italia casi se ha precisado con exactitud con la publicaci6n de la Poetica d'Aristotele vulgarizzata et sposta de Ludovico Castelvetro en 1570. Escribe Bernard Weinberg:




24


In the light of the close affinity which other theorists, such as Robertello, saw between poetry and rhetoric, we are compelled to ask
whether Castelvetro also treats the two arts as
cognate. We discover immediately that he does not. lie makes a number of references to Aristotle's Rhetoric, largely on matters of diction, the passions, and thought, but does not proceed
from them to the indication of a general similitude between poetic and rhetoric.

Limen

La teorla literaria espaniola no cuenta anin con un

escrutinio semejante al de Weinberg de la italiana del Renacimiento, pero sin aventurar demasiado se puede indicar, coincidiendo con el declinio en el ndmero de tratados ret6ricos espafioles, la aparici6n de un nuevo inter6s entre los tratadistas. Existe un momento en la historia.de la preceptiva literaria espahola en que la ret6rica clgsica, "la gran Ret6rica," cede el paso a la teorla literia pura, a los conceptos fundamentales de la creaci6n literaria. No es un cambio sdbito, pero si palpable. El entusiasmo trentino perdido, la influencia humanista extendida, aparecieron hacia 1565 en Tolosa los Dislogos de la diferencia del hablar al escribir, materia harto sotil y notable de Pedro de Navarra, bastardo del rey de Navarra, obispo de Comenge, legado en Trento.14

El autor, miembro y cronista de la sevillana Academia 15
de Herndn Cort6s--una de las mgs antiguas--, recoge en cinco didlogos (doce folios) normas especiales y diferencias especfficas para el arte de hablar y el arte de escribir. Hasta entonces no creo registren las fuentes obra de su




25


g nero que adema's de escrita en dialogo lo proclame en el tiftulo. Veo aquil reunidos el primer empeno en divorciar la ret6rica de la po6tica y los elementos que ayudaran a trazar el desarrollo hist6rico de la teoria pura: espiritu de renovaci6n, demostrado en la filiaci6n acad6mica (cf. supra); conciencia de teoria, "materia tan nueva, como curiosa, ...casi por ninguno escrita" (folio 3); naturaleza especulativa, el dialogo.

Sobre este 6ltimo element creo convenientes ahora unas observaciones antes de proseguir con el desarrollo de la teoria pura.

El tratado de ret6rica posee en apariencia un carscter inflexible, doctrinario si se quiere, que. estg del todo ausente en los tratados de teoria pura. Estos, como he indicado ya, ofrecen al lector una apariencia de flexibilidad, de especulacion. El didlogo renacentista parece ser la forma mas adecuada y probablemente lamis comdn cuando se trata de comunicar esa apariencia.

Entre 1525 y el fin de la centuria apareci6 toda una literatura de dialogos filos6ficos religiosos, morales, satiricos, cientificos, t~cnicos, hist6ricos, artisticos y do pasatiempo. El n6mero de dialogos escritos durante esta 6poca se acerca a un millar. Multiplicidad de intereses e ideas dentro do una forma constante. Mirado asi on su extension, y considerada su identidad dial6ctica, cobra el dicilogo el carscter de un instrument del pensamiento, pr6ctico y especulativo; do una manera de aprender, entender y
razonar: una manora de concobir el mundo caracteristico do la 6poca.16

Su prodominio est5 intimamente ligado al predominio d dr17
do la academia como contra do renovacion. Pareco pues









natural que en esta primicia de teoria pura se escoja el didlogo como forma de presentaci6n y se le tenga por indicaci6n de una ruptura con los tratados ret6ricos. Esto cobra singular valor a la luz de dos obras de ret6rica de finales de siglo: el Arte de ret6rica de Rodrigo Espinosa de Santayana (Madrid: Guillermo Drouy, 1578) que se compuso en tres libros y que dedica el tercero al arte de escribir espistolas y didlogos;18 y la Primera parte de la ret6rica de Juan de Guzmsn (Alcalg: Juan Ihiguez de Lequerica, 1589) que se compuso totalmente en diilogos y se seiiala como ejemplo de franca decadencia de la ret6rica.19


Nueve aiios antes de la publicaci6n de la ret6rica de Guzmin la casa de Lequerica imprimi6 la primera obra que se sita de lleno en el campo de la teorla pura, El arte po6tica en romance castellano de Miguel Sdnchez de Lima. Con resabios de arte versificatoria, su autor dedica el primero de los tres diglogos a la naturaleza de la poesia. Alli sentados en un "prado ameno", a la sombra de "altos ilamos", los dos interlocutores discurren sobre los m6ritos y fines de la poesfa. La obra, aunque tuvo una sula impresi6n, alcanz6 tal vez alguna difusi6n entre sus contempordneos debido a la relaci6n de su autor al Marqu6s de Villena y por lo que se pudiera inferir de los sonetos laudatorios del principio. Lo quo si es seguro es que su autor se tuvo por primero en ocuparse de este asunto y que abrig6 esperanzas








de que otros siguieran sus huellas. Sus palabras merecen

citarse por extenso:

Yo viendo que los que con mejor titulo lo
pudieran hazer, no lo hazen, por parecerles
que esto es cosa, que no tanto por arte, como
por naturaleza se deprende, y otros que se
ocupan en otras cosas de mis tomo, y que los vnos por lo vno, y los otros por lo otro, y vnos por otros lo dexan: y sabiendo (como de cierto lo se) que ay ingenios en Espana, que
si tuuiessen una luz de las reglas que son
menester guardarse en las composturas, harian
muchas y muy buenas cosas, las quales dexan
de hazer por carescer de preceptos, que es el
arte, cuyo effect es suplir la falta de
naturaleza. ... Plouido con buen zelo quise
abrir el camino con este breue compendio, para
que otros de mejor ingenio procuren sacarlo despuds mas limado anadiendo y quitando lo
que vieren que falta, o sobra. Lo que suplico
es, que se reciba mi entrahable voluntad.20

Es imposible precisar hasta qu6 punto el t6pico es

deseo sincero pero las fuentes bibliogrdficas parecen corroborar estas palabras. Lo que result ir6nico es que los

tratadistas cronol6gicamente inmediatos en el campo de la

m6trica y de la teoria pura--Diaz Rengifo y L6pez Pinciano-no parecen habor tenido noticia alguna de la labor de Sgnchez de Lima. Sin embargo, hay que subrayar que el autor no

consider que trabajaba en un vaclo y tenla plena conciencia

del estado del mundo literario contemporineo y de la tradici6n po6tica espafiola:

No ay mayor delicadeza de ingenio, quo es la de vn Poeta, si es verdaderamente Poeta: que
los que son de quinze en libra, no merecen
este nombre, pues esta claro que no le merece,
sino el que ha rompido su lanya, y muchas
lanyas en el campo, o campos de los buenos
ingenios, quo son las academias, y vniuersidades: y tambien en otros tiempos lo solian
ser las cortes de los Reyes y Principes, y









se tenia en tanto vn hombre de buen juyzio y claro entendimuiento, como era razon: como se
sabe del excelentissimo Poeta Garcilaso de la
Vega, don Iorge Manrique, el Almirante, el
Condestable, y otros muchos grandes, que nunca por la pluma dexaron la lanya, ni por la lanya
la pluma.2'

Pasaron diecis6is aios entre la aparici6n de la obra

de Sgnchez de Lima y la aparici6n de la que es piedra angular de la teorla pura, la Philosophia antigua po6tica de

Alonso L6pez Pinciano. Pero no son 6sos diecis6is ahos sin

teoria de la literatura, por el contrario son ahos de importante actividad en que la teoria se explaya por el campo

del comentario, de la traducci6n, del pr6logo, del arte

versificatoria y de la ret6rica. Entre la veintena de obras

sobre teoria literaria el impacto de El arte po6tica en

romance castellano se diluye y queda opacado y traspuesto

por la popularidad y genio de obras como el comentario de

Herrera a la obra de Garcilaso publicado ese ano mismo.

En 1580 apareci6 en Sevilla, como en declarada competencia con las notas del Brocense, a quien ni siquiera nombraba, un grueso volumen de cerca de 700 psginas, de letra menudisima, en el cual so pretexto de ilustrar a Garcilaso, le ahogaba el divino Herrera bajo la mole de una cabal arte po6tica, cifra de cuanto 61 habfa aprendido en los antiguos y en los italianos, y de cuanto su larga experiencia le habia ensenado sobre la nobleza y escogimiento de las palabras, sobre el nrnero del periodo po6tico,
sobre la majestad y arrogancia de la dicci6n.
... Para mi, Herrera es el primero de nuestros
criticos del siglo XVI.22

Los diecis6is anos del lapso de la teorla pura coinciden aproximadamente con la segunda mitad del reinado de

Felipe II, 6poca en que disminuyen las traducciones de los








cl6sicos.23 Sin embargo en ella aparecen las dos primeras traducciones del Arte po6tica de Horacio hechas por Vicente Espinel y Luis de Zapata. Tambi6n se publican en el perlodo algunos pr6logos que contienen enjuiciamientos literarios que los sitdan en el campo de la teorla, como son el de Cervantes a La Galatea, el de L6pez de Enciso al Desengaio de celos y el de Mal6n de Chaide a La conversion de la Magdalena. Y en anos consecutivos se dan a la imprenta dos importantes artes versificatorias, la de Disz Rengifo y la de Mondrag6n.

Un examen de los tratados de ret6rica impresos completa el panorama de esos afios y revela la decadencia ya sefialada y la persistencia en mantener la po6tica bajo su tutela. Todavia en 1588 escribe P6rez de Valdivia "que la oratoria sacra utiliza dos tipos de medios. Los instrumentos comunes son los que expone la Dial6ctica, Ret6rica y Po6tica. Al predicador le convendri, adems, un ornato y disertacion apropiados, juntamente con una acci6n apropiados." 24

L6pez Pinciano

Son 6sas las circunstancias que confronta la obra del Pinciano y a ellas se enfrenta independientemente:

Sin Rhetorica ay hombres, y tambi6n los auri
sin Po6tica. Son 6stas partes que ornan mucho
a vn hombre entre las demis artes y disciplinas,
mas no de manera que de la vna ni de la otra est6 pendiente el vso de raz6n, ni aun el vso
de ellas, porque sin arte Rhet6rica ni Po6tica









podrIa auer hombres que las entendiessen. ...
Digo, pues, que sin Rhet6rica ay rhet6ricos; y sin Po6tica ay poetas; sin arte L6gica ay
l6gicos naturales; que el hombre tiene el uso natural de la raz6n, el qual es la fuente de
todas estas cosas.25

La Philosophia antigua po6tica es la obra de teorla pura por excelencia. En ella la forma dialogal y el caracter especulativo se funden de manera inconsltil que muestra por parte de su autor posesi6n absoluta del saber te6rico clsico a su alcance y amplitud de perspectiva sorprendente. Era "el r6tulo ya muy significativo" escribe Men6ndez y Pelayo "indicio seguro de que su tarea no iba a ser de gramatico ni de erudito, sino que aspiraba a echar los fundamentos de una verdadera teorla filos6fica de los g6neros literarios.",26

Deste nombre han huydo nuestros espaoles con
justa raz6n, los quales en sus libros nrt han
dado Philosophia antigua ni aun moderna, sino tocado solamente la parte que del metro habla.
No s6 el porqu6; y esto dc los escritores podticos nuestros y de los agenos.27

Segdn estas palabras el Pinciano parece al tanto del desarrollo de la teorfa literaria en Espaia y se sabe ademdis lobo solitario en ella. Fundamenta as! su philosophia en Arist6teles pero se aparta de 61 cuando la materia lo requiere. De Horacio cree que es demasiado breve y oscuro y desordenado. Vida, estima, escribi6 para poetas consumados y Escallgero estuvo falto en la fibula.28 Su obra la da a la estampa deliberadamente:

Sabo Dios ha muchos aios desseo ver un libro
desta materia sacado a luz de mano de otro









por no me poner hecho serial y blanco de las gentes, y sabe que por ver mi paLria, florecida en todas las demas disciplinas, estar en
esta tan falta y necessitada, determine a arriscar por la socorrer. Dirg acaso alguno no es
la Po6tica de tanta sustancia que por su falta peligre la repdiblica. Al qual respondo que lea y sabra la vtilidad ?rande y mucha doctrina que
en ello se contiene. 9

Es dificil calcular a ciencia cierta el impacto de esta obra entre sus contemporineos y especificamente en el desarrollo de la teoria pura. Pero por imprecisos que sean los resultados, no dejan de admirar las conclusiones sacadas por los investigadores respecto a su influencia en Cervantes y Lope de Vega.30 A pesar de haber tenido una sola impresi6n su presencia se hizo sentir tambi6n entre los otros te6ricos a trav6s del siglo. T6mese de ejemplo el comentario del casi olvidado Pedro Gonzalez de SepClveda que en carta escrita hacia 1620 confiesa a Cascales que "s6lo Pinciano, a mi modo de entender, top6 con el objeto verdadero de esta arte."31 Cerca de un siglo despu6s de su publicaci6n, en la tercera version del Theatro de los theatros, la Philosophia antigua poetica es inspiracion y punto de refe.32
rencia.

L6pez Pinciano compuso el tratado en forma de trece epistolas dirigidas a un senor llamado don Gabriel que responde a cada una de ellas con otra que es sumario y sintesis de la recibida y, al mismo tiempo, anticipo de la pr6xima. Cada carta del Pinciano encierra un didlogo entre Ugo, Fadrique y el autor. Esta correspondencia transcurre a lo








largo de seis moses, de las nonas de abril a las calendas de septiembre.

En las dos primeras epistolas se discuten y perfilan conceptos est6ticos bdsicos que los interlocutores emplean para sustentar diferentes puntos de vista a trav6s del tratado. Las epistolas tercera, quarta, quinta, sexta y s6ptima se ocupan de la naturaleza de la poesia y senalan sus peculiaridades estillsticas. El teatro es el tema que ocupa las discusiones de las eprstolas octava y novena, mientras que las tres siguientes retoman el tema de la naturaleza de la poesia. La ultima carta contiene la discusi6n de los dialogantes sobre los actores y representantes.

El valor te6rico de la obra resalta ma's en un libro escrito con acabadisimo estilo y cuidada estructura y presentaci6n que en cierto modo lo acercan al 6mbito de la novellstica moderna. El tono coloquial del dialogo; la presentaci6n humorlstica a base de juegos de palabras; el empleo de refranes, frases proverbiales, giros populares; la ilustraci6n anecd6tica de los conceptos; la abundancia de imdgenes animicas, maritimas, religiosas; la creaci6n de un ambiente minimo y aut6ntico donde se escenifica el diglogo; y el esfuerzo de caracterizaci6n individual para los interlocutores confieren una amenidad y dimension asociadas mis al relato cervantino que al diilogo renacentista.









C6spedes, Carvallo,_ Mest Cu~eva

De seco estilo y corte tradicional es la primera obra de teorla pura que inicia el siglo XVII, el Discurso de las letras humanas escrito en Salamanca hacia 1600 por Baltasar de C6spedes, yerno y discipulo de Francisco Sinchez de las Brozas. In6dito hasta 1784, su texto definitivo ha sido establecido de entre varios manuscritos existentes por Gregorio de Andr6s, quien tambi6n ha contribuido un estudio sobre la vida y las obras de C6spedes.34 La extensa tradici6n manuscrita con que cuenta este libro35 asi como su fama entre los contemporineos se han de tener por pruebas de la difusi6n que disfrut6 durante el siglo.36 Treinta anos mds tarde dird Juan de Robles: "Empero quien junt6 todo lo pertinente al arte, con tal eminencia que no deja nada que desear, fu6 el maestro Baltasar de C6spedes, que es este manuscrito, que estg aqu! el cual podrd llevar vuestra merced para estudiar por 61 todo cuanto quisiere."37

Por la cita anterior se puede deducir cierto carcicter de gula o, como lo llam6 Men6ndez y Pelayo, "especie de vademecum para el estudio de la filologia clasica, cuyos tdrminos dilata generosa y magnificamente el maestro C6spedes, haciendo entrar en ellos, no s6lo el conocimiento fundamental de las lenguas griega y latina, y el estudio y enmendaci6n de los autores cldsicos de ellas, sino toda la materia de antigiiedades, paleografla, epigraffa, etc., siguiendo en todo las huellas de Jos6 Escaligero." Asi








tambi6n lo considera Andr6s: "El fin del Discurso es orientar a los que se dedican a las letras humanas, seialhndoles el m6todo mns fscil y los conocimientos preliminares mis necesarios para adentrarse en la interpretaci6n de los autores clasicos."

A la vista de tales estimaciones se puede, ficilmente, poner en tela de juicio la filiaci6n de esta obra al desarrollo de la teorla pura y no ser6 yo el 6ltimo en reconocer, por ejemplo, que en ella se encuentra ausente el espiritu especulativo hasta ahora presente en las otras obras. Sin embargo, se han de tener presentes otros factores que decisivamente parecen inclinar la balanza en favor de esta clasificaci6n.

Ante todo debe considerarse un espiritu renovador que le confiere su origen universitario y su cierto conciencia de labor critica, al tanto de las preocupaciones de sus contempordneos. Por ejemplo, se sabe que, a petici6n del Consejo Real, C6spedes hizo la censura de las Tablas po6ticas de Cascales.40 Tambi6n se tendrin en cuenta la autoridad concedida por sus contempordneos sefialada mcis arriba; el caracter enciclop6dico, si breve, con que fu6 escrita; y su contribuci6n a principios que si no del todo en el imbito de la teorla pura se relacionan con ella a trav6s de la praxis. As! trata C6spedes, por ejemplo, de deslindar los campos de la preceptiva:

La Rhitmica que es el arte que ense~ia los generos de versos y los pies dellos y es subalternada a la musica; y aunque en la Grammatica se




3-,


enseia algo de esta parte; usurpanla los grammaticos de facultad ajena para institucion de
sus discipulos; esto no se a de liamar tampoco Arte Poetica, porque no lo es, sino que se supone para la Poetica.

Del oficio del comentador han salido muchas
acciones de humanista que son de tiempos muy antiguos, y agora en los nuestros se an resucitado, como son varias lecciones, enmendaciones, selectas y otros libros assi divididos
por capitulos, donde sin consecucion de materia ninguna en cada capitulo se declaran un lugar o
muchos de authores antiguos.41

Una 6ltima objeci6n su pudiera hacer a la inclusi6n

de esta obra entre las de teoria pura: la denotaci6n y connotaci6n ret6rica de la palabra "discurso". Sin entrar en detalles innecesarios, conviene aqu! recordar que "discurso" figura en la lista de palabras a que desea Juan de Vald6s 42
dar carta de ciudadania en espafiol; y comienza a aparecer en la literatura a partir del Quijote de 1605. All!, sin embargo, aunque es empleado en varias acepciones nunca aparece con el significado de "tratado" que es en apariencia el que le da Cdspedes.43 Estimo pues prudente la inclusion de la obra en el esbozo del desarrollo de la teorla pura.

El siguiente titulo en este desarrollo es El cisne

de Apolo, aparecido en Medina del Campo en 1602, escrito por el presbitero Luis Alfonso de Carballo. Adn con resabios de versificatoria y ret6rica, la contribuci6n de este libro al campo de la teoria pura no deja de tener importancia:

Estando tan necessitados de razon, vino del
cielo la poesia a ensefiarlo todo, porque essa ensefio domefiar los cuellos de los animales, a
escudriar las causas, a poner las cosas en orden, y con la suavidad de su canto de que ymos tratando, se ayunt6 el fiero vulgo, y




36


alli estauan amontonados, hasta que les enseharan las justas leyes y cosLumbres y los
prouechos particulares, y comunes.

De especial interns dentro del criterio de categorizaci6n que empleo es su conciencia del estado de la preceptiva literaria:

Juntar en este breue tratado, todo lo que a este arte toca, de que tanta necessidad ay en Espaha, ... para satisfazar al ignorante vulgo, con quien tan mal acreditados estan
los Poetas, que sus obras juzgan por locuras
y vanidades, sin traca ni concierto, libres
de toda regla y limitacion, y por lleuar este
fin de sacarle de tal ceguera y darle a entender que ay orden y concierto en esto, como en qualquiera arte, y no dar reglas ni documentos a quien me pueda ensenar no quise intitular mi obra Arte poetica: Aunque mejor le conuiene este nombre que a los que hasta agora
han salido, las quales no poeticas, sino versificatorias pueden ser llamadas, que es muy
differente la vna de la otra.6

Curioso es, sin embargo, que no se haga menci6n o referencia a ninguna de las obras hasta aquf enumeradas aunque con toda probablidad conoci6 la epistola de Boscin "A la duquesa de Soma" ya que lo cita por la edici6n de 1543. A pesar de esto el critico Pedro Penzol estima que "Carballo habria leldo, a no dudar, las anotaciones a las obras de Garcilaso de la Vega, por Herrera, tan llenas de sabidurfa y preciosismo; y conocia, porque los cita a menudo, los Emblemas de Covarrubias, y los Dislogos de Lorenzo Suirez de Chavez, 1579, a quien proclama divino poeta."47

El cisne de Apolo est6 escrito en cuatro didlogos que sostienen Carballo, la Lectura y Zoylo que quedan resumidos en una octava al concluir cada uno. El autor emplea un





37


emblema de Alciato para el titulo aleg6rico y, asi, el cisne viene a representar al poeta que, dada su relaci6n con la divinidad, puede ser considerado noble.

En el diilogo primero se trata de transmitir un concepto de la poesia como "arte que ensena a hablar con limitaci6n, orden y ornato."48 Ademis, se defiende en 61 al poeta de imputaciones de mentiras ya que su deber es ser verosimil. En el didlogo segundo se trata de la "disposicion y forma de la poesia castellana que son versos y coplas" y no pasa de ser un tratado de versificatoria lleno de definiciones y consejos. El tercer diilogo analiza las dos maneras que segdn Carballo son favorecidas por los poetas: la narraci6n y el concepto. En este didlogo aparece una definici6n de la comedia que, segn Penzol, recuerda la famosa division de Torres Naharro. El didlogo cuarto lo consagra Carballo al decoro que se guardari en "la pasi6n de la vena y furor po6tico."50

Esta obra segin Men6ndez y Pelayo coloca a Carballo entre el grupo de autores "que quisieron hacer entrar en los moldes de la preceptiva antigua la amplia forma del drama nacional;"51 pero que, comparado con Pinciano, Gonzalez de Salas y Cascales, su labor es de pedagogo adocenado.52 Penzol es un tanto mis generoso: "El cisne de Apolo no tuvo la importancia y madurez de sus continuadores ... pero actu6 de soldadura entre dos 6pocas."53




38


No parece ser, sin embargo, que a la vista de la

teoria conservada, tuvieran los te6ricos de esos alias plena conciencia del inicio de una nueva 6poca. S! hay, en cambio, esfuerzo divulgador como seria el caso, en el campo de la ret6rica, de la Elocuencia espafiola en arte de Ximenez Pat6n (Toledo: Thomas de Guzman, 1604), si bien no la primera ret6rica en castellano, importante porque ilustra sus figuras con autores espa~ioles contemporaneos.54

La teorla pura queda en los aflos inmediatos al Cisne de Apolo como sumergida o postergada por la vitalidad de la actividad creadora y polmica que se lanza por nuevos y definitivos rumbos y cuyo impacto afectar indeleblemente la teorfa literaria subsiguiente. Un breve recuento dari la pauta: la novelistica continia su avance en 1604 con El peregrino en su patria y dos famosas segundas partes Las guerras civiles de Granada y Guzmn de Alfarache, y en 1605 con la primera parte del Quijote; la poesia conceptista y culteranista da sus primeros y retorcidos pasos y aparece la segunda parte del Romancero general (1605); finalmente, el teatro queda definitivamente influido por la aparici6n de la primera comedia impresa de Lope de Vega (1603) y sus primera (1604) y segunda (1609) colecciones o Partes. Y es este impacto esc~nico e impreso de Lope lo que da vida al teorizar literario, por poco que sea, de esos anas. Es entonces cuando de nuevo el deslinde de la teorla pura se hace diffcil ante la aparici6n de las apologlas y diatribas. El criteria de definici6n que se va aplicando hasta aquf hace excluir la









obra de Andr~s Rey de Artieda, Discursos, epistolas y epigramas de Artemidoro (Zaragoza: Angelo Tavanno) de 1605, a pesar de su filiaci6n a la Academia de los Nocturnos.55 Lo que de entre sus poemas se puede espigar es tan manido, superficial y escaso que carece de ese ahinco especulativo y encauzador que se ha ido apuntando en la teorfa pura.56

No es asi el caso de la contribuci6n a la teorfa pura hecha por Cristobal de Mesa, que si breve y combativa, se publica como compendio y resumen de la teorias contemporgneas. Estimo necesario detener la marcha para tratar de esclarecer un tanto el problema bibliogrsfico en torno a Mesa.

Margarete Newels en Los generos dramAticos en las

posticas del Siglo de Oro 57, cita la obra de Mesa Valle de lagrimas y diversas rimas de Christoval de Mesa (Madrid: Juan de la Cuesta, 1607) con privilegios y censuras de 1604 y tasa y colof6n de 1606 (Biblioteca Nacional de Madrid, R/7831) en la que se encuentra en "fol. 148 v. y siguientes"58 un "Compendio del Arte Po~tica", 152 versos que Newels 59 60
reproduce en su ap6ndice. Gallardo parece haber visto el mismo libro y describe el ejemplar y su portada sin algunos de los errores en los que incurre Newels.61 Sin embargo, la descripci6n de Gallardo, que es bastante detallada, no menciona el "Compendio." No obstante, en la papeleta siguiente (3059) describiendo La restauraci6n de Espana del mismo autor (Madrid: Juan de la Cuesta, 1607; privilegio


-1 1




40


y censure de 1604, tasa y erratas de 1606), dice Gallardo que en un "A los lectores" Mesa habla por extenso del poema 6pico y su teorla y sus te6ricos: Tasso, Castelvetro y Horacio. Refiere tambi6n que ya habia tratado el asunto en el pr6logo a Las Navas de Tolosa (Madrid: Viuda de Pedro Madrigal, 1594). Porqueras Mayo62 estim6 importante el "A los lectores" pero no hace referencia al otro pr6logo.

Hago este parentesis bibliogrdfico para dar realce a la labor de Mesa, y colocarle dentro de una tradici6n te6rica temporana y nada deleznable, respetada por su contemporaneo Cervantes en el "Canto de Callope" y en el Viaje del Parnaso.63 Aun mas, quiero senalar la posibilidad de una tirada aparte del "Compendio" o tal vez quiza una refundici6n incluso que anota Palau en su Manual 64: Compendio y breve

declaracion del Arte portico Castellano (Madrid: Juan de la Cuesta, 1607). Como las demas obras citadas de Mesa, 6sta fue hecha tambisn en octavo, pero Palau le asigna 12 psginas, sugiriendo al lector la posibilidad de mnls de los 152 versos recogidos por Newels. Palau afirma que este ejemplar no se ha visto en Espana pero que existe uno en la Biblioteca Real de Bruselas que atn trato de localizar. Sea como fuere, el valor de la contribuci6n de Mesa a la teoria literaria-bien la pura, bien el pr6logo, bien la apologia-es indiscutible. Y si a esto se aiiade su participaci6n acad6mica que le hace "frecuente concurrent a casi todas las socieda65
des que se celebraban en su tiempo" se esboza quiza la




41


figura te6rica mas activa e intrigante de esos anos. Joaquin de Entrambasaguas, que no es el primero en sefialar su

importancia -- ya antes lo hicieron Rodriguez Marin 66, Rodriguez Moi5ino67 y L6pez Prudencio 68--, resume en su "Una

guerra literaria del Siglo de Oro"69 la inspiraci6n te6rica

y est&tica de Cristobal de Mesa:

Comenz6 don Crist6bal a estudiar Artes en la
Universidad de Sevilla, en 26 de octubre de
1569. En la de Salamanca, donde continue sus
estudios, fue discipulo del Brocense, y comenz6 la carrera de Leyes, que no lleg6 a acabar, por dedicarse definitivamente al cultivo de la Literatura. Mds adelante volvi6 a Sevilla, cuva escuela po6tica estaba en todo su apogeo, y alli
intim6 con Fernando de Herrera, Francisco Pacheco, Francisco Medrano, Luis Barahona de Soto, el
Maestro Francisco de Medina y otros poetas, de
los cuales se consider siempre disci.pulo. Tambi6n tuvo "antigua amistad" con el Rector de
Villahermosa, Eartolom6 Leonardo de Argensola.
Sin embargo, otras circunstancias habian de influir mds que estas personas en su formaci6n literaria, y fue que habi6ndose trasladado a
Italia por el aiio 1588, quiz6 en calidad de soldado, visit Pavia, Bolonia y Roma, donde conocio al gran poeta Torcuato Tasso, con quien tuvo estrecha amistad y continua relaci6n durante
cinco afios. ... Las relaciones con el Tasso y
otros poetas, como Jer6nino Gagliardi, por ejemplo, le hicieron conocer la preceptiva de la
escuela po6tica italiana, que adopt6 inmediatamente. Con estas tendencias renovadoras regres6
a Espa~ia hacia 1594 ... y se instal6 en Madrid, donde vivia, ya ordenado de cl6rigo y buscando protectores. ... Sus tendencias literarias se
resumen en el pdblico a qui6n dedicaba sus obras:
escribia s6lo "para los que en Italia sienten
bien de ello y para los que en Espaha tienen entera noticia de la Po6tica del Philosopho."70

Creo ver en la figura de Crist6bal de Mesa el epitome de los litterati de la 6poca y especificamente, en cuanto

a lo que a la teoria literaria pura se refiere y a su reconstruccidn hist6rica concierne, vivido ejemplo de sus cir-








cunstancias. Repito la idea anterior de una teorla sumergida--perdida hoy, olvidada en las academias literarias, escondida entre miscelgneas podticas, dispersa en pr6logos y dedicatorias, "obras de modestas dimensiones ... que nos informan los efectos inmediatos de los esfuerzos filol6gicos y filos6ficos realizados en Italia y en Espafia por definir la ,71
esencia de lo po6tico" --, de una teoria francamente postergada --recusrdense las Tablas po6ticas, redactadas ya en 160472 y publicadas trece anios mis tarde--; pero a un tiempo una teorla pujante si bien especializada y de tono menor, que avanza a tanteos a la busca de nuevos derroteros est6ticos, su mejor ejemplo la obra manuscrita de Juan de la Cueva, Ejemplar portico, fechada en Sevilla en 16*06 y corregida, tal vez no por primera vez, en 1609.73

Nada puede precisarse respecto del conocimiento contemporlneo del manuscrito del Ejemplar. En 1936 Marcel Bataillon public por vez primera sus reflexiones sobre Juan de la Cueva en las que confiesa que la "importancia hist6rica" del autor es dificil de estimar "pues es uno de los rarisimos testigos de una enorme producci6n desaparecida y porque debe su supervivencia a una circunstancia material y .- 74
no a la elecci6n de sus coetineos o de la posteridad." Es decir, s6lo la voluntad y cuidado editorial del autor--1582, 1583, 1595(?)-- aseguraron su posteridad. Y si sus coetneos le ignoran, asi hace 6l con ellos: ni Lope menciona a Cueva ni 6ste a aquel. Cierto es que sorprende, aun cuando se trata de generaciones distintas y de obras puestas en escena








centre 1579 y 1581.75 Edwin S. Morby, en un trabajo de 1940, estudia y rastrea el desarrollo de las teorfas literarias de Cueva en el pr6logo a sus obras de 1583, en el Coro febeo de romances historiales y en el Ejemplar portico. Del primero nota la ortodoxia de sus ideas, del segundo la conviccin del autor de haber contribuido innovaciones al desarrollo del teatro espaiol, y concluye:

Thus, the dualism of the much discussed
Ejemplar po6tico with its repetitions of the
lessons of the ancients and their commentators side by side with its defense of the
national drama that defies these lessons, is
to be found as early as 1583 and is stated
at intervals thereafter. Cueva was indeed a
microcosm of the Spanish struggle between
Ancients and Moderns not only in the Ejemplar,
but throughout his career of which the Ejemplar was only the last moment.76

Es decir, en 1609 --fecha de la Ultima suscripci6n

del Ejemplar poetico 77-- la teoria que expone Cueva era reflejo de unas circunstancias en el desarrollo del teatro espanol ya superadas casi por entero. Pero, oportuna o no, la inclusi6n de esta teoria en esta explicaci6n del desarrollo de la teorfa pura no desorienta o desvirtua sino que subraya la presencia de esa teoria difusa y sumergida. iQue hacer si no con la posibilidad que sugiri6 Miguel Romera Navarro78 de que se desconozca hoy lo que enemistades o sectarismo callaron aunque conocieron? Hay adem~s en Sevilla, como so ha de ver, una comunidad teorica y critica--Herrera, Panegyrico por la poesia, Jduregui, Robles, etc.--a la que pertenecen las pdginas manuscritas del Ejemplar. Men6ndez y Pelayo a reganadientes reconoce que, por lo menos "como in-








surrecto o disidente", est6 Juan de la Cueva en comunion con sus coterrineos y le reconoce "la mds antigua imitaci6n en asunto y forma, y a veces en principio y estilo de la Epistola de Horacio a los Pisones."79 Y, en ndmero de academias literarias, s6lo a Madrid sigue Sevilla que "en estos anos se convirti6 en una serie de palacios-museos, repletos de valiosas curiosidades artisticas y de importantes libros, como lo eran los de los Duques de Alcali, las estancias de los Duques de Alba, el palacio de los Condes de Gelves"80 y los de varias otras familias. Y Juan de la Cueva era acad6mico en la casa de Gelves y en la del duque de Alcalg a quien dedic6 las tres epistolas en que agrup6 los versos que componen su Ejemplar, respectiVamente: sobre el poeta, sobre la versificacion y sobre los g6neros literarios.

Cabe, dado lo dicho, senalar una falta de sujecion a la forma dialogada o, por lo menos a la naturaleza especulativa, elemenLos caracterizadores en esta exposici6n. Quede en justificacion que tanto el Ejemplar po6tico como su contempordneo y tambi6n acad6mico Nuevo arte de hazer comedias... presentan los resultados de una labor especulativa

ya hecha y de todos conocida, la comedia. Juan de la Cueva y Lope de Vega hicieron su experimentaci6n, su prdctica; y sus trabajos acad6micos informan de los resultados de la experiencia --la teorfa como consecuencia del contraste experimental.









Lope de Vega, Carrillo y Sotomayor, y Soto de Rojas

Nadie tan experimentado en esas cosas como Lope de Vega a los cuarenta y site alios: publicadas doce comedias y La dragontea, Isidro, La hermosura de Ang6lica, Rimas, El peregrino en su patria, Jerusal6n conquistada, etc. Nadie mas consciente ni ir6nico respecto a la dicotomia de la teorla y la prictica:

Fdcil parece este sugeto y facil
fuera para cualquiera de vosotros
que ha escrito menos de ellas y mnis sabe
del arte de escribirlas y de todo.81

Es el tono ironico la adecuada envoltura para la

exposici6n de Lope. La manida falsa humildad oratoria le sirve a un tiempo de escudo y de espada. Es, creo, en este espiritu --casi stira del arte-- como ha de percibirse el Nuevo arte.... S6lo a partir de ciertas observaciones de Romera Navarro es como una nueva critica vuelve de nuevo los ojos al texto para rectificar el Lope palin6dico de Men6ndez Pelayo o el esc6ptico de Men6ndez Pidal.83 En 1962 Rinaldo Froldi seial6 la imposibilidad de ver en el Nuevo arte... de Lope "la coherencia propia de un tratado de po6tica" dado el cardcter de replica humoristica, empirica y simplificadora de la breve epistola.84 Froldi la lee y la sitda dentro de sus circunstancias hist6rico-literarias de la siguiente manera:

El Arte nuevo seiala el alejamiento de la
Po6tica de Arist6teles, entendida como summa
est6tica, autoridad de donde deducir, como habla hecho la critica del XVI, sobre todo
italiana, rigurosos preceptos. Se puede tambi6n notar que esta obra encubre un implicito




46


acercamiento a la Ret6rica aristot6lica, texto que habia gozado de notable consideraci6n en el
Humanismo italiano del siglo XV, despu6s de casi totalmente abandonado durante el Renacimiento de
principios del siglo XVI y que, con la crisis
del Renacmiento, habla sido reestudiado en Italia y fuera de ella.

Acercarse a la Ret6rica de Arist6teles querla
decir renunciar a lo absoluto del discurso incontrovertible, a la demostracion racionalista, renunciar, en otros t6rminos, a la regla para
orientarse hacia la libertad de un discurso que
no se prefijaba fines 1ltimos, sino que era sobre
todo tdcnica presuasiva, invitaci6n a la participaci6n, es decir, bdsqueda de inmediata relaci6n entre el que habla y el que escucha, el que
escribe y el que lee y, en el caso concreto del teatro, entre el que representa y los espectadores que asisten a la representaci6n.
Es impossible demostrar una influencia de tipo
erudito y academico de la Ret6rica aristot6lica
sobre el Arte nuevo, precisamente porque la obra lopesca no tiene en absoluto el carscter de una obra erudita o acad6mica, pero es igualmente imposible no advertir que en esta composici6n (la cual, en su discursiva y horaciana forma epistolar, se presenta como una airosa autodefensa y
una elegante y socarrona stira de los pedantes), cuando se llega a su parte mis propiamente preceptiva, no se va mis alli de consejos
prcticos sugeridos por la experiencia, que
hacen del tratadillo casi una exposici6n t6cnica
regida por una sustancial adhesion al concepto
de arte cowo ret6rica persuasiva y no como canon
racionalista.8 5

Mayor ironla habrd, quizA, si los investigadores llegasen a probar ciertas las dudas en torno a la existencia de

la Academia de Madrid. Jos6 S~nchez ha trabajado sobre el

tema con denuedo y persuasion, pero fija los origenes de

esta academia sobre las fechas do lectura y publicaci6n del

Nuevo arte de hazer comedias deste tiempo. ... Dirigido a la

academia de Madrid. Es decir, las conjeturas dispersas en

torno a una academia de diffcil identificacidn hist6rica se










esclarecen a partir del titulo. Si a 6ste se extendiese el saber ir6nico de los 389 versos --Lcabria la acepci6n de 'fraude' o la de 'oficio'? -- se conferiria nueva dimension al desarrollo de la teoria pura y de la literaria en general. Pero, sea como fuere al cabo de las investigaciones o hip6tesis, el Nuevo arte... es, indudablemente, hito para la creaci6n y de la teoria en unos comienzos cruciales para el siglo literario.

Son esos allos de acontecimientos literarios. El

pr6ximo, el "Libro de la erudici6n po6tica" de Luis Carrillo y Sotomayor, es de muy otro tono. No hay en 61 alguna posibilidad de interpretaci6n ambigua. Es 6ste, literalmente, libro de erudici6n y manifiesto.

El "Libro..." de Luis Carrillo es meditado ideario, no preceptiva, que intenta suplir "los descuydos de la razon"88 y para ello finge concertar con su hermano una "disputa" que lo "obliga" a "profanar" los "no comunes secretos de las Musas"89 que:

Con el tiempo andan oluidadas, y lo anduuieron tanto, que se atreuieron a profanar de sus sagrados templos las mas preciosas joyas.
Presume el vulgo de entendellas, el mismo
pretende juzgallas. Contra estos endereco mis
razones, contra estos se atreuen a desencerrarse estas pocas palabras.90

Se argumenta con principios razonados no con figuras ni medidas. Dado a la imprenta p6stumamente en 1611 y en 1613, su fama y memoria perviven en poetas y te6ricos contemporineos y subsiguientes. No creo necesaria una enumeraci6n que es t6pico de ia historia literaria.








Con estas obras la teorfa pura da inesperado giro entre 1609 y 1611. Excepto raros casos, la amplitud de miras se va limitando y es el creator el que entonces se alza con la monarquia de la teorla. A partir de 1609 --salvo Cascales, Gonzalez de Salas y Robles-- los autores de la teorla pura hacen nombre en la prsctica y a partir de ella teorizan. A los afios racionalistas de la teorla pura siguen afios empiricos.

El "Discurso sobre la podtica" de Pedro Soto de Ro91 .
jas es de origen acad6mico segun reza el acapite de su primera edici6n en el Desenga~io de amor en rimas (Madrid: Viuda de Alonso Martin, 1623). Por la dedicatoria al conde de Olivares se sabe que "doze anios ha senor'Excelentissimo que la mia [la musa] cant6 estos rudos sonezillos, y nueve que tengo privilegio para estamparlos."92 Lope de Vega en un elogio aclara: "Aur5 doze anos que junta6 estas Rimas y este mismo tiempo que las conquisto yo, con nimo de honrar y acrecentar nuestra lengua de tantas locuciones y Frasis y deleytar y aprovechar los ingenios de tanta hermosura y variedad de concetos. Llamauase en nuestra Academia el Ardiente. ... En ella escriui6 el discurse de la po6tica y perfecta medida del verso Castellano, imitando al Tasso en vna oracion que hizo en la Academia de Ferrara."93 Jose Sanchez, estudiando esta academia 94, ha llamado la atenci6n sobre unos "Apvntamientos por folios..." hechos por Soto de 95
Rojas y colocados al fin del Desengano... en los que para el folio tercero senala por fecha del "Discurso..." el aiio








1612, inaugural de la academia. Son los afios en que se encamina el culteranismo, afios de las Soledades --tal vez leldas en esa academia 96-- y Soto de Rojas, El Ardiente, discutidor gongorista, inicia aguerrido su "Discurso...":

Yo bronze inspirado de vn mandato, piel
herida de la violencia de vn blando imperio,
doy auiso del exercicio de las letras, al
preuenido escuadr6n de sabios, para que embistan contra la ignorancia, y contra las fuercas del tiempo, reduzi6ndola a ella a
respeto y esclauitud, y a 61 a perpetuo vencimiento. Y pues a los antiguos Capitanes,
y a los mas exercitados en la milicia, se
aduierte el modo de pelear, y se recuerdan los preceptos de la guerra; vosotros doctos ingenios, no admitays mal, que os trayga a
la memoria lo que ha tantos afios que sabeys, para ense~iar, puesto que serge (mss que para
aduertiros) para aduertir a los que lean vuestros escritos, el conocimiento de su
artificio, y perfecci6n.97

Esta te6rica en pie de guerra es curioso contraste

con el manifiesto de Carrillo y Sotomayor de un afio antes

para quidn "mal entre el ruydo de las armas suele escucharse
1 98
a si misma la pluma." Soto de Rojas no aboga sino batalla, el discurso que pronuncia ante los acad6micos es una

serie de afirmaciones incontrovertibles de precisas formas

verbales: es, debe, se hace. La teorla pura se compromete.

G6ngora divide en dos bandos la literatura
de su 6poca. Pero debemos entender: dos bandos de posturas criticas, no dos bandos de versificadores. Frente al poeta cordob6s no encontramos un Castillejo; la Ilamada pestilente poesia
no es sino una epidemia, por eso no es casual el empleo de la palabra antidoto para combatirla y
prevenir el contagio, pero aun los autores de
antidotos se contagiaban, como un Jduregui a la hora de crear. La pol6mica en torno a G6ngora constituy6 el capItulo mis apasionante de nuestra historia literaria. Se multiplican las
apologias, trabajan incansablemente los comen-








taristas y se hace urgente saber quienes
estin al lado y quienes en contra del imponderable, del siempre grande poeta cordobs,
asi 'laman a G~ngora sus partidarios: surgen
las listas de devotos, de secuaces se dirg
luego.99

Cascales

Resulta alivio, pues, la aparici6n en 1617 de las

Tablas po6ticas (Murcia: Luis Ber6s) de Francisco Cascales. Escritas ya desde 1604, fecha en que para aprobaci6n se dieron al Consejo Real --que hubo de renovarse en 1614--, permanecieron insditas y "como destrozos de fortuna estuvieron arrimadas al rincon del olvido;"100 hasta que por oficios de Saavedra Fajardo y munificencia del conde de Castro se dieron a la imprenta. Hasta qu6 punto el sirmil es adorno y no reflejo de verdad no es fgcil de determinar. Sin embargo, cierto es que desde su asiento como catedritico en Murcia en 1601 hasta su muerte en 1642, Cascales estuvo en contacto con muchos literatos de la 6poca, algunos autores de teorla pura ya examinados --tal es el caso de Baltasar de C~spedes (v. supra). Con Lope de Vega mantuvo amistad1 y con Carrillo y Sotomayor una controversia episto102
lar entre 1606 y 1607 sobre la claridad v el cultismo y
103
tambisn con el 'maestro' Jimenez Paton. Quiz5 por su cronologia temprana puedan ser alivio estas Tablas al margen del farrago. En ellas, en notable eco de S~nchez de Lima, Pierio y Castalio conversan sentados a la sombra de naranjos en un ribazo, "lugar apacible y acomodado". El dialogo, en su naturalidad y precisiones, se asemeja al de L6pez


50








Pinciano mis quo al del Cisne de Apolo. Para Antonio Garcia Berrio estas Tablas "aparecen en un momento en que ya la tradici6n de la Po6tica espafiola habia cubierto --y casi cerrado-- su ciclo, al menos por lo que al Siglo de Oro y a tratados doctrinales sistemsticos concierne." 105 Al ciclo le quedan algunas revoluciones pero las Tablas si parecen -dependiendo qu6 importancia se d6 a composicion y probable circulaci6n manuscrita-- restituir una tradici6n estilistica de la teoria pura. Pero es una restituci6n falsa; estillstica e ideol6gicamente pertenecen a ese grupo te6rico anterior al Arte nuevo.... El propio Garcia Berrio escribe que "dos son las doctrinas positivamente mas importantes y novedosas en la teoria podtica espafiola e italiana'' y de 6stas "la firme y estable divisi6n de los tres gdneros po6ticos fundamentales, lirico, dpico y dramstico," es contribuci6n de Cascales. Y los inmediatos predecesores espaioles en este esfuerzo --tambidn los seiiala Garcia Berrio 06-- son L6pez Pinciano y Carvallo. Y escribe Cascales:

Aunque s6, amigo Poeta, que hay en Espafa
muchos hombres doctos, que pudieran con mis acierto que yo escribir del Arte Podtica, y
aventajar en ella a los estrangeros, que la han
tratado muy de ex profeso; pero viendo que se han determinado aca pocos a tomar tal empresa,
y que los que comienzan a hacer Poemas, los hacen guiados de la naturaleza, mas que del
arLe: porque no les faltase parte tan esencial,
quise antes ser estimado por atrevido, que
dexar frustrados de sus preceptos a los deseosos de saberla. Tanto mas, que oiga a algunos demasiadamente confiados en su natural
ingenio decir: que como so puede de nadar sin
corcho, se puede tambin escribir sin leyes.
Brava presunci6n, y vana confianza, y indigna


- I








de ser admitida. Para refutar esta presuntuosa osadia no es monester artilleria de argumentos: basta decir, que si confiesan que es arte la Poesia, como lo es, que ha
de constar de preceptos.107

Pocos eran en 1604 los que se hablan puesto a hacer tal empresa pero las preocupaciones de todos eran las mismas, preocupaciones y esperanzas del "Sabe Dios ha muchos anios desseo..." del Pinciano, del "Juntar en este breve tratado..." de Carvallo. Sanford Shepard, que en poco estima la contribuci6n de Cascales, reconoce, sin embargo, que, "con todo, Cascales no escribe en un vaclo literario. Las ideas expuestas en sus Tablas son una exageraci6n defensiva de principios universalmente admitidos, incluso por Lope de Vega, que da gracias a Dios por no ignorar los'antiguos preceptos." 108

Jauregui, Panegyrico por la poesla y Robles

Pero la referida crisis gongorista persiste y de tanta obra poldmica --apologfas, antidotos, contrantfdotos, etc.-- que suscita s6lo hay una, obra de teorifa pura, que supera al resto con mucho: el Discurso portico del sevillano Juan de J~uregui que sale de la imprenta madrilena de Juan Gonzlez en 1624. No es ni la primera ni la 6ltima vez que su autor se mete por los campos de la teorfa y la preceptiVa. Por la misma fecha parece haber escrito su acerbo Ant

doLo contra las Solodades aplicado a su Autor para defenderle do si mismo en el que ridiculizaba y censuraba el poema de G6ngora. El Discurso po6tico, por el contrario, es todo aplono en el tono y mesura en la erudici6n. Fue escrito a




53


sabiendas de "discursos inutiles, que, validndose de doctrinas vulgares, al fin no penetran la materia ni aun la reconocen, por peregrina y dificil."109

La forma de exposici6n de ideas de J.auregui ofrece un interesante contraste una vez comparada con las exposiciones de los autores anteriores y muy bien puede ser vestigio de la forma y contenido de los otros trabajos sobre tema gongorino. En el Discurso po6tico la impresi6n de especulaci6n de la teorla pura no proviene de la forma dialogada sino de que el autor inicia el desarrollo de sus ideas a partir de seis vicios o problems generals y procede en sus raciocinios en un movimiento expositivo hacia las virtudes o soluciones. Estas seis categorfas representan de suyo un esfuerzo y capacidad de andlisis y sintesis inesperado. 110A partir de sus titulos las obras en torno al gongorismo tienden a revelar tanto su apasionamiento como su contenido. Jduregui parece aspirar a cierta objetividad que el ritmo de la exposici6n --del mal al remedio-- le presta y que permite que desgrane la teorla a ojos vistas del lector, participe y objeto de su persuasiva elaboracion. Menndez y Pelayo se hace elogios sin cortapisas de Jauregui:

Ni una sola vez nombra a G6ngora, ni trata
de herirle, ni sale jamrs de la serena region de los principios, en la cual procede con un
calor y un entusiasmo tan comunicativos y generosos, con una idea tan excelsa de la naturaleza y lfmites del arte literario, con una
plenitud tal de convicci6n, con tan profundo
domino de los secretos del estilo, con tanta atenci6n al constitutivo esencial de la poesla
y tanto odio a la gdrrula locuacidad, con tal




) 4


tendencia a penetrar las races de las cosas,
con tal espiritu critico, etc."'

Cuando Garcia Berrio --refiridndose a Cascales-sefialaba las dos doctrinas mrs importantes contribuldas por

el murciano (v. supra), la segunda era la del concepto literario, la idea general de la composici6n sin necesidad de la

fdbula.l12 La posici6n de Jiuregui --coro ha seiialado Antonio Vilanova 13-- es completamente antirret6rica y valora

la importancia preeminente del concepto sobre la palabra:

Al establecer esta separaci6n tajante entre
el fondo y la forma, entre el concepto y la expresi6n, Jduregui sienta las bases de la posterior distinci6n entre conceptismo y culteranismo absolutamente ignorada por 61, que, frente al barroquismo est6tico de Carrillo adopta una postura notamente antibarroca. Y as!, mientras
el Libro de la erudici6n po6tica de Carrillo,
por su defensa de la dificultad docta, del estilo elevado y culto, de la poesla herm6tica y oscura cuya dificil comprensi6n pretende deleitar el entendimiento del lector docto, avivando
su ingenio y agudeza, es el verdadero manifiesto de la poesla barroca que contiene a la
vez los principios de la escuela conceptista y culterana, el Discurso po6tico de Jiuregui por
su reprobaci6n de la oscuridad y hermetismo,
por su culto a la templanza y moderaci6n en el
lenguaje y su defensa de la claridad formal que
s6lo admite la dificultad y elevaci6n en los
conceptos, es el manifiesto do la reacci6n
cldsica severamente antibarroca de la que paradojicamente han extraido sus armas no s6lo los detractores do la escuela culterana sino tambi6n los partidarios de la manera conceptista. 11

No fue fscil para Jduregui el ai'io de 1624. Ademis de

Antfdoto y Discurso public su Orfeo que en la prsictica contradecla su teorla. No es 6ste lugar de discutir la fecha

de composici6n de una u otra obra para explicar el viraje

ideol6gico y estilistico que el poema representa o sus con-








secuencias. Pero s! creo oportuno consignar dos reacciones

en verso que recogi6 Gallardo y reprodujo Jorddn de
115.
Urries como ejemplos del clima reinante en los circulos

literarios y de la conciencia general de la probable antinomia de la teoria y la prdctica.

T6 que del Triunvirato de Penates
Lo Gregizante en tu Discurso indicas,
Y al nombre neutro el femenino aplicas,
Pedante Preceptor de disparates;

Poeta con albarda y acicates
Que S ti te matas y Slos otros picas,
Pecador en lo mismo que predicas,
Taladro universal de los Orates.

Qu6 gramStica enseas a muchachos
Que tal deidad Rumi de Apolo adquieres?
Humillate, Sibila con mostachos:

Vergajo de las Musas, 'qu nos quieres?
Decorate en las hembras 6 en los machos,
Que inculto y culto hermafrodita eres.

En vos, si ves, don Juan, veo
La contradicci6n mayor
Pues si en el discurso actor,
En la FSbula sois reo.
No hay en cuanto vuestro leo
Primor porque presumais,
Pues si algo en prosa acertais,
En verso lo confundis.
O ensefiad como escribis, O escribid como enseiais.

Hacia finales de la d6cada del veinte (1627) se public6 una obra an6nima y curiosa con el titulo de Panegyrico

por la poesia que fue aprobada por el agustino Juan de Vitoria de la Universidad de Osuna y cuya dedicatoria fue redactada en Sevilla. Seg6n informa la aprobaci6n, Lope de Vega

conoci6 la obra unos anos antes cuando se aprob6 por primera

vez con el nombre de su autor que decidi6 callarlo por




-) U


"modestia o bizarria".116 Mensndez y Pelayo que la conoci6 la consider6 digna "de memoria, si no de anilisis."17

El autor de este opdsculo, an6nimo y rarisimo, se llamaba don Fernando de Vera, y no parece probable que fuese sevillano, como quiere
Barrera, sino extremeno. Debi6 ser preciosisimo ingenio, puesto que compuso a los dieciseis
anos el Panegyrico, que a vueltas de algunas
ideas absurdas, como la de suponer poeta al mismo Lucifer, contiene muchas noticias hist6ricas
y prueba bastante lectura.''8

Las ideas, si no del todo absurdas, resultan al menos peregrinas, como llamar a la poesia dulzor que engagee lo desabrido del jarave" 119 y m6dico "disimulando las purgas para curarnos."120 Asimismo, asegura que Jesucristo fue pintor121 y que Carlos V122 y Felipe II fueron poetas, este 123
1ltimo dedicado de ileno al verso en el "retrete". De interns tambi6n es la mucha lectura de su autor que menciona y dice conocer las obras de Fray Luis de Le6n y Baltasar del Alc6zar entre otros muchos poetas, lo que se deber5 tener en cuenta para cualquier estudio de la difusi6n de la poesia en la Espana de la 6poca.124

El Panegyrico, que ha permanecido mayormente ignorado por la critica, recibi6 la esmerada atenci6n de Ernst Robert Curtius en un estudio titulado "Theological Art-Theory in Spanish Literature of the Seventeenth Century."125

El obvio carscter laudatorio que denota la palabra

panegyrico, que permitirla una probable inclusion en una de las otras categorfas de teorla literaria aqu{ sejaladas, aparece, sin embargo, modificado por la repeticion y








adaptaci6n de manidos conceptos te6ricos generales puestos a

lo divino, tendencia que el estudio de Curtius rastrea en

Espaha desde la Edad Media pero que s6lo ilega a realizarse

plenamente en esta obra convirti6ndola en singular tratado

te6rico:

The little treatise contains no original thought, but for that very reason it is
significant for the poetic theory and philosophical position of the Spanish period
of florescence. As our analysis has shown, it is closely dependent upon antique eulogies of arts and adopts their epideitic
topoi: encyclopedic character of the art to be treated --its uses--its divine origin--"catalogue of heroes." With these
humanistic elements is fused the "Biblical
poetics" which we know from early Christian
and Medieval Latin literature. In Spain alone was it able to develop fruitfully,
and it did so in the soil of Spain's sixteenth century revival of theology. Thus
from Biblical poetics there could grow a
theological poetics, and indeed a theocentric metaphysics of the arts, irreconcilable
with Thomism. In the realm of theory it is
the counterpart --seldom made philosophically
explicit-- to a view of the world and man
which, within the rich unfolding of the Siglo
de Oro, can claim a special significance and
dignity. In the poetry of a Luis de Leon, as in the Spanish drama, as in the painting of a
Zurbarin, a Valdds Leal, a Greco, the human
is always shown to us in its relation to God, and above all the confusions of this earth we
are given a glimpse into heaven.121

Ligados tambi6n a la ciudad de Sevilla estdn los di6logos escritos por Juan de Robles y reunidos bajo el titulo

de El culto sevillano. El libro, quo no apareci6 impreso127

en la 6poca, se sabe en redacci6n en 1612 segun carta de su

autor a Rodrigo Caro128 y existe una aprobaci6n de Quevedo

fechada en 1631.129 Estg escrito en forma de cinco dialogos




58


entre Juan de Guzmln, caballero mayorazgo de quince afios de edad, y el licenciado Sotomayor a quien el primero ha venido a pedir instrucci6n en materia de cultura. Esencialmente es 6ste un tratado de ret6rica en forma dialogada que recuerda, en lineas muy generales, la Retdrica de Guzmn de 1589 y que, por consiguiente, mucho he dudado en incluir en este desarrollo de la teorla pura. Sin embargo creo hay razones que lo justifiquen y espero queden aclaradas de inmediato. Escribe Men6ndez y Pelayo:

El impulso critico comunicado a la escuela de
Sevilla por Herrera y por Medina se continia
fidellsimamente en El culto sevillano, del
licenciado Juan de Robles, excelente tratado
de retorica, del cual decia Gallardo que debia
estar impress en letras de oro.130

Es la mejor obra de todas las ret6ricas castellanas; pero no merece tanto encomio por la novedad de la doctrina. Lo que mis la avalora es el buen juicio constante, la claridad del m6todo, la nermosura del lenguaje, la viveza
del diglogo las curiosas noticias de historia
literaria.13

An as{ no es su indudable calidad de olvidada joya literaria o un agradable parecido a los dilogos del Pinciano factor decisivo para incluirla como obra de teorfa pura. La inclusi6n la merita por encontrar en ella factores comunes y caves de la categorizaci6n inicial de este estudio.

Ante todo se destaca el caracter especulativo, mas

que doctrinario, que predomina en la obra. Luego, lo que se pudiera llamar una aut6ntica conciencia de critica, mis acusada que en ninguna otra de las obras reunidas. Si el Pane-









yrico por la poesia venia lleno de referencias a figuras literarias e hist6ricas contemporineas, eran s6lo eso, meras referencias. En El culto sevillano las referencias muestran claramente un deseo de sentirse dentro de una corriente critica y de esforzarse por establecer lazos con ella. Asi se relacionan y comparan alli los propios conceptos y definiciones con los de Baltasar de C6spedes--a quien se llama "maestro" y de cuyo discurso posee el autor un manuscrito132--, Jimsnez Patn--otro "maestro"133--, Herrera, Prete Jacopin, Sugrez de Figueroa, Pinciano, Guzmin y otros.134 Este conciencia de critica es la que predomina en todo el primer diglogo consagrado a definir y explicar la labor del critico:

El verdadero critico seri el que tuviere una noticia general de ciencias y cosas diversas,
con que discurra fundadamente por ellas, enseiindolas o explicindolas, y notando lo bueno y
lo malo que hay en cualquiera obra, alabando
aquello y enmendando esto, pero con estilo cristiano y cuerdo, de forma que en ninguna
contradicci6n ni oposici6n toque en materia de linaje ni costumbres, con que pueda injuriar 9 la persona a quien contradict y se opone, sino s6lo toque en la ciencia 6 ignorancia, ya con
advertencias bien fundadas, ya con donaires
traidos a prop6sito, que saboreen la lectura de
modo que diga mal bien.135


Limen

Una guerra literaria derivada de la crisis gongorista iniciada en 1617 y apenas concluida en 1632136 enturbi6 la vida y la obra de Jduregui que fue participel37 y no la de Jusepe Antonio Gonsalez de Salas que fue victima secundaria.138 Poquisimo efecto parece haber tenido en su espiritu




60


que se aludiese a 6l en la famosa Spongia. Joaquin de Entrambasaguas resume al hombre asf: "Su vida fue austera, y no quiso ostentar cargo publico alguno que lo apartara de su trabajo."139 Nada hay en su obra de teorifa pura --Nueva idea de la tragedia antigua o ilustraci6n 6ltima del libro singular de poetica de Arist6teles Stagirita, (Madrid: Viuda de Alonso Marti, 1633)-- que trasluzca desavenencias pasadas, tan tfpico entre sus contemporsneos. Comparada a la emotividaddel Arte nuevo..., o del Panegyrico es la Nueva idea... reposada y sabia; escrita --el subtitulo lo proclama-- para ilustrar, no para mover. S6lo aqui y al11 se permite el autor algyn discreto alfilerazo. Gonsslez de Salas es el te6rico que lo sabe casi todo --pa'rece conocer a todos sus predecesores--; que lo justifica casi todo -"Libre a de ser su espiritu, para poder alterar el Arte, fundandose en Leyes de la Naturaleza, ia sea el que lo intentare con prudencia ingenioso, i bien instruido tambi6n en la Buena Litteratura."140 Las reglas, estima, son relativas y poseen, en esencia, valor hist6rico y calidad de referencia "pues es seguro tan cierto que su conoscimiento instruira mucho ... los animos de los que en nuestra edad escribieren Fabulas de qualquiera Dramatica specie; i principalmente para poder acertar ellos en la misma mudanza, de que hoi necessita la Arte primera."141 Gonzglez de Salas parece ser cl reconciliador de doctrinas literarias.

El mayor inter6s de la obra no estriba,
pues, en los principios est6ticos, precedentes de la obra aristotdlica, ni en las




(1I


apreciaciones crIticas, mfs bien escasas, sino en las ideas de carccter general formuladas en el pr6logo de la obra, y en las referencias esporEdicas a la poesla o al teatro de la dpoca.
Desde este punto de vista, no puede darse un
mayor alarde de independencia y de originalidad
que el de este preceptista aristotdlico que,
desde los primeros capitulos de su obra, pone
en guardia a sus lectores contra la ciega sumisi6n a las doctrinas que profesa, en un claro
manifiesto en pro de la libertad artIstica.142

Pasan arios y la prdctica canalizada se asienta en formas aceptadas y admiradas. Son las nuevas disputas literarias sobre la moralidad del espectsculo teatral la comidilla del mundo literario.143 Lo que fue teoria pura es ahora saber habitual que asoma en pr6logos o en el text mismo de la prdctica. Sin embargo--son cincuenta aios mas tarde--todavia se pone la tinta en la plana pa'ra escribir sobre la teorla literaria pura aunque no se d6 a la imprenta: entre 1689 y 1690 se compone la primera version del TheaLro de los theatros de los passados y presentes siglos

de Francisco Antonio Bances Candamo, las dos siguientes entre 1692 y 1694. Ninguna de ellas vio su autor jamds impresa y sus vicisitudes editoriales concluyeron con la edici6n de Duncan W. Moir.144

Mis de un siglo transcurre entre los escarceos de S~nchez de Lima y las recapitulaciones de Bances Candamo. Las obras de ambos aparecen como aolitarias y marginadas en los polos del desarrollo de la teorfa pura. Sdnchez de Lima mira al futuro y confia vengan otros de "mejor ingenio" que le continden y que saquen el arte "mas limado." Bances Candamo mira al pasado y repasa las figuras y la historia








que incluir6 en su Theatro. Dramaturgo oficial de Carlos II, canonista, poeta, acad6mico y usufructuario --en cita y pardfrasis-- de L6pez Pinciano, Cascales y Gonzdlez de Salas. Mientras componla --dic.e Moir-- "tenia entre manos las tres obras fundamentales de la preceptiva aristot6lica del Siglo de Oro espaiol."145 Experiencia vivida y estudios le facilitan reunir y sintetizar ideas capitales de las tres obras y emprender el estudio del teatro del Renacimiento y del Barroco ilustrindolo con ejemplos. Su punto de vista le deja dar por hechos sentados y problemas resueltos las preocupaciones te6ricas de todo un siglo que 61 aquilata "en su possesi6n tranquila[s]." 146

El Theatro de los theatros es obra de hombre joven-no pasa de la veintena-- en siglo viejo. Obra de un hombre que admira su oficio y los que en 61 lo precedieron, pero obra manuscrita e inconclusa. Puede ser --tal vez por parecer tan solitaria al fin del siglo-- que sea una entre muchas perdidas u olvidadas. En cualquier caso, su unicidad necesariamente le confiere importancia. Habria otras, he dicho, que con mejor suerte habrian alterado la 6ltima vislumbre que queda de la teoria pura de ese siglo. Sin embargo, hay que reconocerlo, la tarea de Bances Candamo "es ambiciosa, la composici6n de una historia critica universal del teatro desde la antigiiedad hasta la 6poca moderna. Parece haber sido el primer intelectual europeo que se propuso tal empresa."147









Y hay que reconocer tambi6n que Bances Candamo es primero historiador --de hechos como de teorlas--, luego critico y s6lo despu6s, te6rico. Creo ver asi ordenadas sus prioridades. De historia literaria habla habido siempre esfuerzos, la critica se venia anunciando desde Herrera y la teorla pura habia ido desapareciendo. Su historia es curio148
sa y anecd6tica. Su critica --opina Moir -- inicia la critica moderna en Espana. Su teoria expresa "las creencias est6ticas de un par de generaciones que son muy importantes, en realidad, en la evoluci6n del teatro espahol. Forma una trabaz6n esencial entre la preceptiva de Gonzilez de Salas y la de Luzan."149

Desde el punto de vista de la teorfa pura, su importancia si no crucial tampoco es deleznable: con el Theatro de los theatros concluye una etapa. Se ha reunido la 61tima
150
academia se ha aranado en el papel, por el momento, la


61tima palabra.




i~J 4


Notas


Hanna H. Gray, "Renaissance Humanism: The pursuit of Eloquence," Journal of the History of Ideas, 24 (1960), 503.

2.
Literary Language and Its Public in Late Latin Antiquity and in the Middle Ages (New York: Pantheon Books, 1965), pp. 192-193.

Citado por Charles Faulhaber, Latin Rhetorical Theory in Thirteenth and Fourteenth Century (Berkeley: U. of California, 1972), p. 1.

3English Literary Criticism: The Renascence (New York:
Barnes and Noble, 1968), pp. 68-69.

Escribe Faulhaber sobre la Espaiia medieval:

The artes poetriae of the Middle Ages, the
second major discipline to develop, had little
to do with classical treatises. The Poetics of Aristotle was virtually unknown until well
into the thirteenth century, and Horace's Epistola ad Pisones, which was known, exerted little influence even on the work of those who cite it.
What the Middle Ages knew as poetria, starting
in the twelfth century, was actually an amalgam of rhetorical and metrical theory designed more
for the school room than for the poet's study.

Latin Rhetorical Theory..., p. 16.

4Haskell M. Block, "The Concept of Imitation in Modern Criticism," Actes de IVe CongrEs de l'Association Internationale de Lit rature Compar6e Freiburg 1964 (The Hague: Mouton and Co., 1966), p. 704.

5
Un resumen de este proceso de desintegraci6n se encuentra en Bernard Weinberg, A History of Literary Criticism in the Italian Renaissance (Chicago: University of Chicago, 1961), I, 1-37.


V6ase la cita n6mero 3.








7"Humanism and Scholasticism in the Italian Renaissance," Renaissance Thought (New York: Harper and Row, 1961), I, 108.

8
A History of Literary Criticism, I, 1.

9Faulhaber, Latin Rhetorical Theory..., passim.

Marti, La preceptiva ret6rica espaiola en el Siglo de Oro (Madrid: Gredos, 1972).

10Historia de las ideas est6ticas en Espana (Madrid: CSIC, 1962), II, 147.

11Marti, La preceptiva retorica ..., pp. 111-112, 136, 141.

12
Antonio Marti, "La ret6rica sacra en el Siglo de Oro," Hispanic Review, 38 (1970), 293.

13"Castelvetro's Theory of Poetics," Critics and Criticism (Abridged Edition), (Chicago: University of Chicago, 1957), pp. 166-167.

14Antonio Palau y Dulcet, Manual del librero hispanoamericano (Barcelona: Libreria anticuaria de A. Palau, 1957), X,
428.

Antonio Marti seiala un amago en la ret6rica de Llull aparecida entre 1554 y 1558:

En esta ret6rica de Llull se nota un esfuerzo
positivo para atribuir a la po6tica un interns
especial, pero no llega a considerarla como formalmente distinta de la ret6rica sino como un
g6nero en el que se encierra la ret6rica misma,
admitiendo muy poca diferencia entre el orador y
el poeta.

La preceptiva ret6rica..., p. 132.

15Jos6 SAnchez, Academias literarias del Siglo de Oro espaZol (Madrid: Gredos, 1961), p. 146-149.

Luis A. Murillo, "Dislogo y dial6ctica en el siglo XVI esparol," Revista de la Universidad de Buenos Aires, 4 (1959), 58-59.









17Richard A. Preto-Rodas, Francisco Rodrigues Lobo, Dialogue and Courtly Lore in Renaissance Portugal (Chapel Hill: U. of North Carolina, 1971), p. 36. 18Men6ndez y Pelayo, p. 189. Marti, La preceptiva retorica..., pp. 224-225. 19"Un ejemplo de este decenso es Juan de Guzmin. Su obra es una ret6rica escrita en romance, en la que el autor parece quedar satisfecho de su obra por haberla escrito en forma de didlogos al estilo de Plat6n."
Marti, "La ret6rica sacra...," 293.

20Miguel Sanchez do Lima, El arte po6tica en romance castellano, ed. Rafael de Balbin Lucas (Madrid: CSIC, 1944), pp. 11-12.

21Ibid., pp. 17-18.

22Menpndez y Pelayo, 255-257.

V. Antonio Gallego Morell, Garcilaso do la Vega y sus comentaristas (Granada: Universidad, 1966), pp. 39., 47-48. 23Theodore S. Beardsley, Hispano-Classical Translations Printed Between 1482 and 1699 (Pittsburgh: Duquesne University Press, 1970), pp. 129, 6-8. 24Citado y traducido por Marti, La preceptiva ret6rica..., p. 165.

25Alonso L6pez Pinciano, Philosophia antigua poetica, ed. Alfredo Carballo Ricazo (Madrid: CSIC, 1953), III, 228. 26iistoria de las ideas est6ticas..., II, 222-223.

27Pinciano, I, 9.

28Ibid., 9-10.

291bid., 8.

30E.g., Jean-Frangoise Canavaggio, "Alonso L6pez Pinciano y la est6tica literaria de Cervantes en el Quijote," Anales Cervantinos, 7 (1958), 13-107.








Luis C. P6rez y F. Ssnchez Escribano, Afirmaciones de Lope de Vega sobre preceptiva dramntica (Madrid: CSIC, 1961).

31Francisco Cascales, Cartas filol6gicas, ed. Justo Garcia Soriano (Madrid: Espasa-Calpe, 1954), III, 194.

32Francisco Bances Candamo, Theatro de los theatros de los passados y presentes siglos, ed. Duncan W. Moir (London: Tdmesis, 1970), lxvii, 158.

33Menendez y Pelayo, II, 190.

34El maestro Baltasar de C6spedes, humanista salmantino, y su "Discurso de las letras humanas" (Escorial: La Ciudad de Dios, 1965).

35
Nicolis Marfn, "La podtica del humanista granadino Baltasar de Cdspedes," Revista de ideas est6ticas 17 (1969), 124.

36de Andrds, pp. 146-147.

37E1 culto sevillano (Sevilla: Bibli6filos Andaluces, 1883), p. 48.

Lo mencionan tambi6n Jim6nez Pat6n y Suirez de Figueroa. V. de Andr6s, p. 106.

38Historia de las ideas est6ticas..., II, 190.


39El maestro Baltasar de C6spedes..., p. 156.

40Ibid., p. 105.

41Ibid., pp. 241, 247.

42Juan de Valdes, Dislogo de la lengua, ed. Jos6 F. Montesisinos (Madrid: Espasa-Calpe, 1928), p. 139.

43Joan Corominas, Diccionario critico etimol6gico de la lenqua castellana (Berna: Francke, 1954), I, 914. Sin embargo, en la concordancia del Quijote de Enrique Ruiz-Fornells de pr6xima aparicion cuento 39 usos de la palabra, ninguno con ese significado.




68







44Entre 1590 y 1600, por ejemplo, se puede espigar por lo menos una docena de titulos variadisimos en los que "discurso" se emplea en la acepci6n de "tratado." V. Jos6 Sim6n Diaz, Impresos del siglo XVI: varia, (Madrid: CSIC, 1966), pp. 42-56.

45Luis Alfonso de Carballo, Cisne de Apolo, ed. Alberto Porqueras Mayo (Madrid: CSIC, 1958), I, 163-164. 46Ibid., 23-24.

47El padre Luis Alfonso de Carballo, historiador y preceptista. (1575?-1630?) (Madrid: Imprenta de Ramona Velasco, 1932), pp. 5-7.

La edici6n de los Didlogos de Suirez de Chivez en la Hispanic Society es de 1577. No conozco otra. V. Clara Louisa Penny, Printed Books, 1468-1700, in the Hispanic Society of America, (New York: Hispanic Society of America, 1965), p. 546.

48Cisne de Apolo, I, 50. 49Penzol, p. 11.

50Cisne de Apolo, II, 113. 51Historia de las ideas est6ticas..., II, 222. 52Ibid.

53
El padre Luis Alfonso ..., p. 11.

54Marti, La preceptiva ret6rica..., p. 265. 55Sdnchez, Academias literarias..., pp. 221, 225. 56Men6ndez y Pelayo, II, 281. 57(London: Tamesis, 1974). 58Los g6neros dramiticos..., p. 33.


591bid., pp. 165-169.












60Bartolom& Josc Gallardo, Ensayo de una biblioteca espaola de libros raros y curiosos (Madrid: Rivadeneyra, 1863-89),
3, #3058.

61Adems de que Gallardo describe mejor el ejemplar, Newels equivoca Cardona por Cordona, Villalena por Villalva, etc. 62E1 pr6logo en el Manierismo y Barroco espafioles (Madrid: CSIC, 1968), pp. 163-164.

63Viaje del Parnaso, ed. Francisco Rodriguez Marin (Madrid: C. Bermejo, 1935), p. 40.

La Galatea, ed. Juan Bautista Avalle-Arce (Madrid: EspasaCalpe, 1968), II, 200.

64Manual del librero hispano-americano, IX, 125. 65Sinchez, Academias literarias ..., p. 18. 66Viaje del Parnaso, p. 159. 67Crist6bal de Mesa (Badajoz: Diputaci6n Provincial de Badajoz, 1951).

68Jos6 L6pez Prudencio, "Valores olvidados. Crist6bal de Mesa." Revista del Centro de Estudios Extremeios, 16 (1942), 165-178.

69Estudios sobre Lope de Vega (Madrid: CSIC, 1967), I, pp. 63-580; II, 11-411.

70Ibid., I, 149-153.

71Men6ndez y Pelayo, II, 214. 72Francisco Cascales, Cartas filol6gicas, ed. Justo Garcia Soriano (Madrid: Espasa-Calpe, 1961), I, xx. 73EI infamador, Los siete Infantes de Lara ye el Ejemplar po6tico, ed. Francisco A.de Icaza (Madrid: Espasa-Calpe, 1924), pp. xv-xviii.

74Cito por la reedici6n en Varia lecci6n de clsicos espanoles (Madrid: Gredos, 1964), p. 212.




10


75Juan de la Cueva, El infamador, Los siete infantes de Lara y el Ejemplar po6tico, ed. Francisco A. de Icaza (Madrid: Espasa-Calpe, 1924), p. xxiii.

6Notes on Juan de la Cueva: Versification and Dramatic Theory," Hispanic Review, 8 (1940), 218.

77Cueva, pp. xv-xviii.

78La preceptiva dramtica de Lope de Vega (Madrid: Yunque, 1935), pp. 13-14.

79
Historia de las ideas est6ticas..., II, 261.

80
Jose Sanchez, Academias..., p. 195.

81"Arte nuevo de hazer comedias en este tiempo," ed. A. Morel Fatio, Bulletin Hispanique, 3 (1901), 364.

82La preceptiva dramritica..., pp. 16-17.

83Historia de las ideas est6ticas..., II, 295.

De Cervantes y Lope de Vega (Madrid: Espasa-Calpe, 1940), p. 83.

84Il teatro valenzano e l'origino della commedia barocca
(Pisa: Instituto di Letteratura Spagnola e Ispano-Americana). Cito por la traducci6n, Lope de Vega y la formaci6n de la comedia (Salamanca: Anaya, 1968), pp. 169, 119.

85Lope de Vega y la formacion..., pp. 25-27.

86Josd Sanchez, Academias..., pp. 45-100; Froldi sefiala el problema, p. 163.

87
Men6ndez Pidal en De Cervantes y Lope de Vega, p. 77,
afirma que "la voz arte en el vocabulario de entonces significaba el artificio con que el poeta, si no puede aventajar la naturaleza, puede si perfeccionarla." Froldi, p. 24, sefiala esta opinion de Mendndez Pidal y consigna su desacuerdo.
Para la acepci6n 'fraude' v. Corominas, Diccionario critico..., I, 290. Para la acepcion 'oficio', Sebastian Covarrubias, Tesoro de la lengua castellana o espaniola (Madrid: Luis Sinchez, 1611), s.v. arte. Covarrubias interpreta el refrain "quien tiene arte va por toda part" como "quien sabe








oficio." V. tambidn Gonzalo Correas, Vocabulario de refranes y frases proverbiales, ed. Luis Combet (Bordeaus: Feret et Fils, 1967), p. 411.

8"Libro de la erudicion..." apareci6 en Obras de don Luis Carrillo y Sotomayor (Madrid: Juan de la Cuesta, 1611), folios 112v.-151v. Cito por Libro de la erudici6n postica, ed. Manuel Cardenal Iracheta (Madrid: CSIC, 1946), p. 108. 89 Libro de la erudicion..., p. 51. 90Ibid. p. 54.

91
Cito por Obras de don Pedro Soto de Rojas, ed. Antonio Gallego Morell (Madrid: CSIC, 1950), pp. 25-33. 92Obras de don Pedro..., p. 7. 93Ibid., p. 14.

94
Academias literarias ..., pp. 100-113. 95Obras de don Pedro..., pp. 268-277. 96
Jos6 Sdnchez, Academias literarias..., pp. 111. 97Obras de don Pedro..., p. 25. 98Libro de erudicion..., p. 55. 99Antonio Gallego Morell, Estudios sobre poesia espaola del primer Siglo de Oro (Madrid: Insula, 1970), p. 72. 100Cascales citado por Justo Garcia Serrano en su edici6n de Cartas filol6gicas, 3 t. (Madrid: Espasa-Calpe, 1961), I, xx.

101Cartas filol6gicas, I, xxv-xxvii, xliv-xlvi. 102Cartas filol6gicas, III, 258-261. 103Cartas filol6gicas, II, 211-276. 104Cito por Antonio Garcia Berrio, IntroducciOn a la poetica clasicista: Cascales (Barcelona: Planeta, 1975), p. 39.




1 4


Garcia Berrio habla tambi6n del conocimiento que de Cascales hubo entre sus contemporzneos (pp. 12-14) y concluye que son las Tablas "la Postica clgsica del Siglo de Oro espafiol si no de mas positivo valor, si de mas considerable difusi6n y prestigio a partir de la segunda mitad del siglo XVII." (p. 14). La mis tardia referencia en el campo de la teoria pura se encuentra en el Theatro de los theatros de los passados y presentes siglos de Francisco Bances Candamo. V. la edici6n de Duncan W. Moir (London: Tamesis, 1970), p. 9.

105Introducci6n a la po6tica..., p. 28.

106Ibid., pp. 19, 85-86.

107Francisco Cascales, Tablas po6ticas (Madrid: Sancha, 1779), p. xvii.

108
El Pinciano y las teorfas literarias del Siglo de Oro,
2a. ed. (Madrid: Gredos, 1970), p. 169.

109
Cito por Jos6 Jordan de Urries y Azara, Biografia y estudio critico de Juregui (Madrid: Sucesores de Rivadeneira, 1899), p. 220.

A saber: "1. Las causas del desorden y su definici6n. 2. Los enganosos medios con que se yerra. 3. La molesta frecuencia de novedades. 4. Los daos que resultan y por que modos. 5. El viveio de la desigualdad y sus enganios.
6. La obscuridad y sus distinciones." Biografia y estudio..., p. 221..

Historia de las ideas est6ticas..., II, 336.

112Introducci6n a la po6tica..., p. 21.

113"Preceptistas de los siglos XVI y XVII," Historia general de las literaturas hispdnicas (Barcelona: Vergara, 1968), III, 650.

14Vilanova, "Preceptistas...", pp. 650-651.

115Biografia y estudio..., p. 39.

116
Cito por la reimpresifn (Sevilla: Oficina de Enrique Rasco Sanron5n, 1886), fol., 3v.




13


117Historia de las ideas est6ticas..., II, 358. 118Ibid., 359.

119Panegyrico..., fol., 23r-24v. 120Ibid., 24r.

121Ibid., 39v.

122Ibid., 45v.

1231bid., 48v.

124Ibid., passim. 125European Literature and the Latin Middle Ages (New York: Harper & Row, 1963), pp. 547-558. 126"Theological Art-Theory...," pp. 557-558. 127Cito por la edici6n de la Sociedad de Bibli6filos Andaluces, Primera parte del culto sevillano (Sevilla: Mercantil Sevillano, 1883). 128El culto sevillano, p. vi. 1291bid., p. xv. 130Historia de las ideas est6ticas. ., II, 259. 131Ibid., n.2.

132E1 culto sevillano, pp. 48, 99. 133Ibid., pp. 42, 48. 134Ibid., respectivamente pp. 89; 47, 117; 121; 48. 1351bid., p. 22. 136V. Joaquin do Entrambasaguas, "Una guerra literaria del












Siglo de Oro. Lope de Vega y los preceptistas aristotelicos," Estudios sobre Lope de Vega (Madrid: CSIC, 1967), I, 63-580; II, 11-411. 137"Una guerra literaria...", I, 395 397; II, 173180.
138Ibid., I, 328-338. 139Ibid., I, 329.

140Cito por Jusepe Antonio Gonsilez de Salas, Nueva idea de la tragedia antigua or ilustraci6n dltima del libro singular de poetica de Aris6teles Stagirita (Madrid: Sancha, 1778), p. 7.

141Nueva idea..., p. 8. 142Vilanova, "Preceptistas...", 640. 143V. Emilio Cotarelo y Mori, Bibliografia de las controversias sobre la licitud del teatro en Espaia ... (Madrid: Biblioteca Nacional, 1904), passim. 144(London: Tdmesis, 1970). 145Theatro de los theatros..., p. lxvii. 146Ibid., p. 55.

1471bid., p. ci.

148Ibid.

149Probablemente la del Marqu6s de Villatorcas. V. Jos6 Sdnchez, Academias literarias..., p. 230.


, -1














CAPITULO TERCERO

Este capitulo redne una bibliografla comentada de

trabajos seleccionados a base de un doble criteria: su importancia en cuanto a la determinaci6n de los principios que animan mi investigaci6n y la marginaci6n de algunos en las exposiciones de los capitulos anteriores.

Las treinta y tres fichas bibliogrficas, en orden alfab6tico y numeradas consecutivamente al margen derecho, estimo forman una adecuada crestomatia del inter6s critico hasta hoy. En ella estin representadas la historia literaria, la antologia, la monografla, el ensayo erudito y la resea. El trabajo mas antiguo es el de Men6ndez y Pelayo

(21) redactado ya en 1883, y el mis reciente es el de Garcia Berrio (14) de 1975.

Si se examinan en conjunto estos trabajos, se revela una excesiva preocupaci6n critica por determinar las fuentes y las influencias extranjeras como ocurre en mds de la mitad de los trabajos. En cambio, la precision de la relaci6n de concepts entre los te6ricos espanoles mismos, o por lo menos su intento, es esfuerzo de media docena. Y el estudio de los valores textuales intrinsecos se emprende en s6lo siete de los trabajos (14, 20, 21, 24, 25, 28, 31) que son, en su mayoria, recientes. El de Men~ndez y Pelayo y el de


75




it


Vilanova, dada su naturaleza, no pueden traspasar las generalidades.


Alonso, Amado. Resea de William D. Atkinson, "Cervantes, El Pinciano and the Novelas ejemplares," Nueva Revista de Filologia Hispanica, 4 (1950), 184-185. 1

El autor de la reseda senala que ya Americo Castro

habla notado y comentado la influencia. Afiade Alonso que la deuda no es s6lo con Lopez Pinciano, sino para con todos los tratadistas, especialmente para con los italianos.


Atkinson, William C. "Cervantes, El Pinciano and the Novelas ejemplares." Hispanic Review, 16 (1948), 189208. 2

Este important estudio fija las bases. te6ricas de

Cervantes en las ideas de Lopez Pinciano, principalmente: la novela come variante 6pica, la necesidad de verosimilitud, el concept de deleitar aprovechando, la preponderancia de la forma sobre el contenido, la superioridad de la verdad po6tica sobre la verdad hist6rica.


"On Aristotle and the Concept of Lyric Poetry in Early Spanish Criticism." Estudios dedicados a Men6ndez Pidal. Madrid: CSIC, 1956, IV, 189-213. 3

Opina el autor que aunque el Siglo de Oro produjo

poesia lirica de calidad, s6lo intuitivamente comprendi6 su naturaleza. Y aaade: "Its lyricism, to the extent that it comes under the formative action of criticism, developed in channels directly conditioned by that failure." (p. 90) Demuestra tambien que ese fenomeno occurre en otras partes de









Europa y para ello resenia a los Le6ricos italianos. El primer acercamiento te6rico a la lirica de un espafiol es el de Fernando de Herrera. Atkinson hace un c6mputo de afirmaciones herrerianas.

Beardsley, Theodore S. Jr. "The First Catalogue of Hispano-Classical Translations: Tomas Tamayo de Vargas," Hispanic Review,-32 (1964), 287-304. 4

El trabajo completa y moderniza la 'bibliograffa' de Tamayo de Vargas incluida en la Junta de libros... de 1624.

Blecua, Jose Manuel. "De nuevo sobre los textos po4ticos de Herrera." Boletin de la Real Academia Espaola, 38 (1958), 377-408). 5

Es este un estudio de la edici6n de Herrera de 1582

y la posterior de Pacheco. Blecua demuestra que las correcciones de la edici6n de Pacheco no fueron hechas por el poeta.

Bleznick, Donald W. "Las Institutiones Rhetoricae de Fadrique Furi6," Nueva Revista de Filologia Hispdnica, 13 (1959), 334-339. 6

El autor hace una breve resea del tratado de ret6rica del valenciano Fadrique Furi6 Ceriol (1527-1592) y lo tiene por iconoclasta, apartado de las normas aristot6licas y ramistas.

Chaytor, H.J. Dramatic Theory in Spain. Cambridge:
Cambridge University Press, 1925. 7




1 6I


Es 6sta una pequeha antologfa de textos de teoria

dramatica que incluye selecciones de Torres Naharro, Carballo, Cueva, Lope de Vega, Cervantes, Boyle, Ricardo de Turia, Figueroa, Tirso de Molina. A excepci6n de Lope de Vega y Boyle, los textos son fragmentos.


Collard, Andr6e. Nueva poesla: conceptismo, culteranismo en la critica espajola. Waltham: Brandeis University, y Madrid: Castalia, 1967. 8

Despuds de trazar el desarrollo hist6rico-literario de las voces culto y concepto, pasa a hacer la historia de la critica ante el gongorismo. De especial interns es la

seccion sobre el vocablo critico y el desarrollo de su significado (pp. 43-51). Para Collard el proceso se inicia con Herrera y se establizia con Gracisn. Para Juan de la Cueva quiere decir acumulaci6n de agudezas y en los dias de la poldmica del Arte nuevo y las Soledades "se sustituye con crftico el antiguo ret6rico, gramitico, y el concepto de este oficio cambia: el 'crfticl' es mis independiente de los m6todos usados por el retorico, su preocupacion se extiende al conjunto de la obra literaria, se acerca a ella por nuevas vlas de acceso, como el gusto y los usos del tiempo." (p. 45) Juan de Robles da "el paso definitivo." (p. 48)


Crin6, Ana Maria. "Lope de Vega's Exertions for the Abolition of the Unities in Dramatic Practice." Modern Language Notes, 76 (1961). 9








Mantiene la autora que Lope influy6 en las concepciones de teorla dramdtica del florentino Jacopo Cicognini (1577-1633).



Curtius, Ernst Robert. "Baltasar Graciin," European Literature and the Latin Middle Ages. Trad. Willard R. Trask. New York: Harper and Row, 1953, pp. 293-301. 10

El autor sefiala la importancia de Gracidn como creador de una summa de agudeza, contribuci6n espafiola a una literatura que data de Marcial. Se indica la imposibilidad de separar conceptismo de culteranismo y se ve en Graciin el primero en corregir y ampliar el antiguo sister ret6rico.

Diez Echarri, Emiliano. Teorlas m6tricas del Siglo
de Oro. Madrid: CSIC, 1970. 11

El capItulo segundo de este libro presenta un panorama cron6logico de los principales tratados m6tricos desde 1496 hasta 1651. El autor menciona a tratadistas poco citados por otros criticos: L6pez de Ubeda, Gonzalo Correas, Caramuel, Miguel de Salinas y Juan del Villar. Sus reseiias son breves y generales. Incluye al fin del cap.itulo una clasificaci6n atendiendo a la inspiraci6n de cada una de las etricas.

Entrambasaguas, Joaquin de. "Una guerra literaria del Siglo de Oro." Estudios sobre Lope de Vega. Madrid: CSIC, 1967, I, 63-580; II, 11-411. 12

Cuidadosa y detallada reconstrucci6n que comprende

desde la aparici6n de la Spongia en 1617 hasta la muerte de




80


Torres Rimila cuarenta anos despu6s. Entran en batalla en esta "guerra" varios autores de teoria literaria. Entrambasguas aporta toda clase de informaci6n pertinente confiriendo varios pianos de movimiento a su retablo.


Gallego Morell, Antonio. Garcilaso de la Vega y sus comentaristas. Granada: Universidad de Granada, 1966. 13


Valiosisima edici6n de las obras completas del poeta con los comentarios integros de El Brocense, Fernando de Herrera, Tamayo de Vargas y Azara. Garcilaso fue, segrn Gallego Morell, "ejemplario para sus [de los comentaristas] Po'ticas." (p. 74)


Garcia Berrio, Antonio. Introducci6n a la po6tica
clacisista: Cascales. Barcelona: Planeta, 1975. 14


Comentario por pequefias secciones de las Tablas

po6ticas cuyo texto se da integro. Seiala el autor en la secci6n preliminar la relaci6n estdtica de Cascales con sus contempordneos espaiioles y acentda la deuda italiana: "Ni nuestros ingenios se sentian con fuerzas, al menos en materia de ideas est6ticas, para avanzar en un punto sobre el estado de las cuestiones en Italia, ni mucho menos para discutir la autoridad de los italianos." (p. 18)


Garcia Soriano, Justo. "Luis Carrillo y Sotomayor y los origenes del culteranismo." Boletin de la Real Academia, 13 (1926), 591-629. 15








Extenso y organizado estudio que ajudica la

paternidad del culteranismo a Carillo y Sotomayor. Se reseda muy por encima el Libro de erudici6n po6tica.


Hermenegildo, Alfredo. Los trigicos espaioles del siglo XVI. Madrid: Fundaci6n Universataria Espanola, 1961. 16


Fue esta tesis de grado del autor y en ella resume las ideas b'sicas en torno a la tragedia de los te6ricos espaRoles y su influencia en los autores de tragedias clisicas espaRoles. El autor estima que la teorla sigue a la

prictica y que no siempre ambas manifiestan iguales tendencias.


Jos6 Prades, Juana de. Teoria sobre los personajes
de la comedia nueva. Madrid: CSIC, 1963. 17


El libro, tesis de grado, busca hallar una preceptiva dramitica comun en la practica dramatica de cinco dramaturgos menores: Jeronimo de Villazaln, Miguel Sinchez, Julian Armendiriz, Jer6nimo de la Fuente y Gaspar de Avila. Concluye la autora que existi6 un codigo dramatico para los personajes pero que su preceptiva no fue escrita "por temor de anular el valor artistico." (p. 262)


Kohut, Karl. Las teorias literarias in Espaa y Portugal durante los siglos XV y XVI. Madrid: CSIC, 1973. 18


Es 6ste "estudio preliminar de una obra de major extensi6n" (p. xi) en el que se examina la problemdtica que presenta el tema: un prejuicio que tilda de pobre la "aportaci6n" (p. 1) espaiola y la "idea demasiado restringida"




82


(p. 14) de las diferentes categories de teoria literaria. Estas han de ser, segu'n Kohut: po6ticas; tratados de teoria literaria en sentido amplio; ret6ricas; obras sobre historiografia; refundiciones y comentarios; pr6logos, aprobaciones, elogogios, etc.; discusiones de problemas te6ricos de todo tipo (pp. 16-19). Estima el autor que "la opinion tan generalmente extendida de que en los siglos XV y XVI no existen teorias literarias importantes, pese a la primera apariencia, no corresponde a los hechos, pues estos se han coleccionado a base de un concepto inadecuado de la teorfa literaria." (p. 14) Incluye ademnas esta importante investigaci6n un resumen de las fuentes de la teorfa literaria

espafiola (pp. 19-29)


Macri, Oreste. "Revision critica de la 'Controversia' herreriana." Revista de Filologia Espahola, 42 (19581959), 211-217. 19

El autor resefia el panfleto Observaciones del licenciado Prete Jacopin, vecino de Burgos. En defensa del principe de los poetas castellanos, Garci Lasso de la Vega, vecino de Toledo, contra las anotaciones que hizo a sus obras Fernando de Herrera al que 6ste respondi6 en Al muy reverendo padre Jacopin, secretario de las musas, in6dito hasta 1870 cuando lo public la Sociedad de Bibli6filos Andaluces.


Marti, Antonio. La preceptiva retorica espaola en el Siglo de Oro. Madrid: Gredos, 1972. 20




83


Esta monografia traza el desarrollo cronolocgico de la ensefianza ret6rica y de la teoria ret6rica que el autor subdivide en ret6rica renacentista, ret6rica trentina y ret6rica del siglo XVII. La exposici6n incluye a Lopez Pinciano, Carballo y Cascales.


Men6ndez y Pelayo, Marcelino. Historia de las ideas est6ticas en Espaa. 5 vols. Madrid: CSIC, 1961. 21


Obra indispensable que incluye en su enumeracion ma's tratados que ninguna otra, algunos--e.g., Arte para componer en metro castellano (Zaragoza: Robles, 1593) de Jeronimo de Mondrag6n--fue Men6ndez y Pelayo el ciltimo critico que los examine. Da un resefia bastante detallada de las obras del XVI y XVII en II, pp. 145-360, y, a veces, se detiene a comparar una con otra. Cita abundamente.


Menendez Pidal, Ram6n. "El Arte nuevo y la nueva biograffa." Revista de Filologia Espahola, 22 (1935), 337387. 22

Demuestra Menendez Pidal que la obra de Lope de Vega no es, como habia supuesto Menendez y Pelayo, retracci6n o desatino. Segin el autor Lope de Vega estaba imbuido de teorias plat6nicas que lo hacen enfrentarse a los tratadistas aristot6licos.


Merim6e, Ernest. Resefa de Alonso L6pez Pinciano, Filosofla antigua po6tica, ed. Pedro Mufioz Pefia. Revue Hispanique, 3 (1894), 346-348. 23









Merimee rechaza la teorla de Men6ndez y Pelayo y de Muhioz Peia de que L6pez Pinciano tenia por intencion poner coto a las teorias de Lope de Vega. Comenta el historicismo de los personajes.


Newels, Margarete. Los generos dramiticos en las po6ticas del Siglo de Oro. Trad. Amadeo Sol6-Leis. Londres: Tdmesis, 1974. 24


El trabajo es "como una definici6n del drama en el Siglo de Oro, ... una investigaci6n preliminar, un primer capitulo de introducci6n al estudio de un tema mas amplio: la teoria dramitica en las po6ticas del Siglo de Oro." (p. 7) La autora recomienda "un atento estudio de. los textos mismos, sin someterlos previamente a una clasificaci6n o examen basados en puntos de vista propios del Renacimiento italiano. ... Habra que inquirir much mds profundamente en la actividad filol'gica y la ensenanza acad6mica de la ret6rica y la po6tica, que son tambi6n los cimientos de la teoria y la practica de la lengua vulgar." (p. 21) Incluye textos importantes en un ap6ndice final.


Romera Navarro, Miguel. La preceptiva dramatica de
Lope de Vega. Madrid: Yunque, 1935. 25


El libro reune varies articulos anteriormente publicados. Reconstruye la teoria de Lope de Vega a partir del Arte nuevo que completa con citas de otras obras como La Filomena, Laurel de Apolo, La Dorotea, Rimas, etc. Compara ademds esta teoria con la de Cueva, Gonzalez de Salas,




8)


Caballo, Carrillo y Sotomayor, SuArez de Figueroa, Rengifo, L6pez Pinciano, Argote de Molina, Cascales y Jauregui.


Sgnchez Escribano, Federico, y Alberto Porqueras
Mayo. Preceptiva dramrntica espaHola del Renacimiento y el Barroco. Madrid: Gredos, 1965. 26


Esta antologia de textos te6ricos sigue en su selecci6n la enumeraci6n y los comentarios de Men6ndez y Pelayo. Los autores contribuyen sendos estudios sobre la teoria dramntica y sobre la comedia espafiola. Se omiten, entre otras, la "Epistola a Momo" de Juan de la Cueva y la "Epistola III" de la Segunda D6cada de las Cartas filol6gicas de Cascales.


Shepard, Sanford. "Las huellas de Escaligero en la Philosophia antigua po6tica de Alonso L6pez Pinciano." Revista de Filologia Espaiola, 45 (1962), 311-317. 27


Coteja el estudio textos de los dos autores y se

selalan diferencias importantes: Pinciano escribe para lectores cultos, rehuye las controversias y se contenta con apuntar la direcci6n; Escaligero escribe para eruditos, gusta de controversias y es dogmitico y didictico.


El Pinciano y las teorias literarias del Siglo de Oro. 2a. ed. Madrid: Gredos, 1970. 28


El libro estd compuesto de una primera parte que

generaliza sobre la teoria literaria europea y espaola anterior a L6pez Pinciano. La parte central sintetiza las ideas que aparecen en la Philosophia y comprende: ideas




86


generales, teoria dram5tica, teoria del poema 6pico, teoria de la poesia lirica y generos menores. Shepard relaciona al espaol con los te6ricos italianos y seiala como debilidad de la obra el pretender fundir la teoria antigua y la moderna. La tercera y u'ltima parte versa sobre la teoria literaria de Cascales, Gonzailes de Salas, Lope de Vega, Cueva, Bartolom6 Leonardo de Argensola, Carrillo y Sotomayor y Cervantes. Seg6n Shepard, "Pinciano ofrece una teoria po6tica, Cascales la legislaci6n y Gonzcilez de Salas introduce un principio arbitrario de gusto." (p. 217) Lopez Pinciano es el gufa te6rico de su tiempo.


Smith, C. C. "Fernando de Herrera and- Argote de Molina." Bulletin of Hispanic Studies, 39 (1962), 165176. 29

El trabajo trata de establecer la deuda te6rica (conocimiento de los metros y autores medievales) y po6tica (uso de arcaismos) de las Anotaciones y poemas de Herrera para con la obra de Argote de Molina.


"On the Use of Spanish Theoretical Works in the Debate on Gongorism." Bulletin of Hispanic Studies, 39 (1962), 165-176. 30

Un trabajo acertadisimo sobre la relacion entre la

teorla y la prdctica. El autor comenta favorablemente sobre las contribuciones de Herrera y Aldereta a la teoria del gongorisino.


Vilanova, Antonio. "Preceptistas espanoles de los
siglos XVI y XVII." Ilistoria de las literaturas hispinicas.




8/


Ed. Guillermo Diaz Plaja. Barcelona: Vergara, 1968, III, 579-691. 31


Es 6ste el esfuerzo mis reciente de dar sentido y

comparar los diferentes tratados te6ricos. La organizacion en obras de erudici6n po6tica, po6ticas del petrarquismo, po6ticas del humanismo o preceptiva aristotelica, po6tica plat6nica, po6tica del Barroco, po6tica del Culteranismo, po6tica del Conceptismo, ret6rica del Barroco, satira y critica, es bastante poco sistemitica. Contiene detallados res6menes del contenido de las obras.


Woods, M. J. "Sixteenth Century Topical Theory:
Some Spanish and Italian Views." Modern Language Review, 63 (1968), 66-76. 32


Disiente el autor de la opini6n de Curtius sobre el

t6pico. Woods opina que a pesar de la confusion medieval de las teorias del t6pico ret6rico y las del t6pico dial~ctico, es necessario reconocer que estos no se dilyeron completamente en los primeros.


"Gracisn, Peregrini and the Theory of
Topics." Modern Language Review, 63 (1968), 845-863. 33


Woods se~iala la importancia de las teorias clisicas del t6pico para la te6rica del Conceptismo. Despu6s de hacer un esquema de los t6picos ciceronianos procede a cotejarlos con las 'agudezas' de Gracia'n. Sefiala tambi6n que el segundo libro de Graciin puede ser ampliaci6n inspirada en el tratado Delle accutezze de Matteo Peregrini. Estima








ademis el autor que los poetas y filos6fos estaban muy enterados de las teorlas de los t6picos. Los te6ricos del 'ingenio' buscaron en el t6pico punto de partida adaptandose a su concepcion clsica. Gracidn tuvo necesidad de ajustarlos.















CONSIDERACIONES FINALES


Entender la literatura como sistema de interrelaciones precisa el abandono del "por qu" como base de criterio de estudio en favor del "qu6 es," en la sencilla formulacidn de Ddmaso Alonso.1

Historiadores y criticos de la teorla literaria

espafiola de los siglos XVI y XVII, preocupados muchos por la genesis, relegaron a un segundo plano o por complete la consideraci6n de elementos intrinsecos. Parec.e haber expreso o tscito un deseo de reconstruir las ideas te6ricas de la literatura trabandolas en el andamiaje intelectual de occidente para mostrar que no esta' "la naci6n cerrada al movimiento intelectual del mundo sino, antes bien ... probar que en todas 6pocas, y con mis o menos gloria, pero siempre con esfuerzos generosos y dignos de estudio y gratitud, hemos llevado nuestro piedra al edificio de la ciencia universal." 2

Y hay una actitud que si no es parad6jica consecuencia de este prurito parece por lo menos conjugada a 61. Es una actitud que hace hincapi6 en subrayar y tal vez lamentar una falta de originalidad espanola. Ya el siglo XVIII consignaba a los teoricos de los Siglos de Oro como tratadistas de "poesia en general y de sus reglas ya traduciendo


89







o comentando ... ya copiando de aquellos antiguos autores y entresacando de sus comentadores latinos o de los autores italianos lo que les pareci6 mejor."3 Tal vez de entonces date una antinomia critica de manifestaciones contempordneas:

Tras la revision de fuentes, consideramos como tarea apremiante, el examen de las
diferentes tradiciones e influencias. Es
naturalmente la incorporaci6n de la tradici6n
clasica lo que posee mayor inportancia. ...
La complejidad de la materia hace tanto mas necesario un estudio minucioso, pues sin 61
apenas podria cristalizarse la aportaci6n
espafiola a las teorias literarias del Renacimiento.'

El estudio del "por qu6" de la teoria literaria

espaola ha tenido pues, in mente al menos, urgencias en conflicto--conformidad y originalidad--que si bien poseen valor colorista para la reconstrucci6n crItica se han de considerar fase adjetiva de la labor. Hace de estas urgencias factores decisivos de una clasificaci6n desvirtna la realidad hist6rica y pinta un difuso panorama. Quede de ejemplo el Cisne de Apolo clasificado como po6tica plat6nica, petrarquista y romdntica, como arte versificatoria y como preceptiva: apelativos que nada dicen de la obra total, sujeta en la clasificaci6n a un s6lo aspecto de si misma.5 Percibir nitidamente el fluir del intelecto europeo es perspicacia con que el tiempo regala a la critica actual, que ademAs pierde de vista, en estos casos, el muy otro concepto de la originalidad de aquellos te'ricos.




91


Una vez que se desvirt6a la realidad hist6rica, la critica que la reconstruye pisa--por sagaz que sea--terrenos poco firmes, "jardines criticos enraizados en arena, sin jugoso mantillo que alimenta las plantas," lamentados por Antonio Rodriguez Moiino.6 No poco es, pues, el cuidado puesto en parcelar el campo de la teoria pura: cuidado en que el separar la variedad de la especie se ajuste al prop6sito patente y al estricto contenido; cuidado de precisar sus caracteristicas--calidad especulativa, filiaci6n acad6mica, conciencia de teoria.

Y al establecer las variedades se advierte que la

teoria pura no existe en un vacio, que corresponde siempre, tarde o temprano, a unas circunstancias literarias; y que, ademSs y por definici6n, no es sucedainea de la obra de creaci6n, antes al contrario si no la suscita busca al menos encauzarla.

Si en efecto la relacion entre la teoria y la pr~ctica consigue llenar cabalmente las posibles aspiraciones de esa correspondencia con sus circunstancias literarias, es asunto tan disputado como complejo cuya dificil resoluci6n queda fuera del imbito de esta investigaci6n pero que es imposible soslayar. Por una parte pesa la actitud critica extrema que tiene por "hecho irrecusable que todas las innovaciones est6ticas que arraigan en la literatura espafiola se desarrollan con absoluta independencia de las teorizaciones de los preceptistas."7 Por otra, se debe aducir que los te6ricos mismos manifiestan--ya en topoi, ya en t6rminos








propios -- esperanzas de contribuir con su trabajo a la mejora y gula de la creaci6n literaria del momento. Y hay en ese centenar de afios de teoria pura las suficientes referencias de una obra a otra que las enlazan, asi s6lo sea tenuemente, en comunidad estetica con lazos de conciencia de clase ya que no con lazos de conciencia de g6nero literario.

Por eso no es factible una division precisa, geom6trica, de la teorfa literaria y ain menos el aislar en parterre la variedad. La taxonomia no pretende hacer de la teoria pura una categoria herm6tica, hortus conclusus de flora inica, sino definir su presencia sistematicamente para mejor entendimiento de toda la teoria de la literatura de esos siglos. Coexisten en el tiempo la ret6rica, la traducci6n, la m6trica, el comentario, la apologia y la teoria pura--presencias que en vario grado y en distinto momento ayudan a germinar la flor hibrida y nueva de la critica literaria.




93


Notas


1"Pr6logo espaiol," en Teorla literaria, por Ren6 Wellek y Austin Warren, trad. Jos6 Maria Jim6nez (Madrid: Gredos, 1966), pp. 7-8.

V. tambi6n "Teoria, critica e historia literaria," pp. 4756; e "historia literaria," pp. 303-323.

2Marcelino Men~ndez y Pelayo, Historia de las ideas est6ticas en Espa~ia (Madrid: CSIC, 1962), I, 8.

3Ignacio de Luzin, La po6tica o reglas de la poesia en general y de sus principales especies (Ediciones de 1737 y 1789), ed. Isabel M. Cid de Sargado (Madrid: Catedra, 1974), p. 91.

4Karl Kohut, Las teorlas literarias en Espaa y Portugal durante los siglos XV y XVI (Madrid: CSIC, 1973), p. 19.

50tro motivo de confusion es reunir en las categorizaciones los tratados y las observaciones incidentales que aparecen en obras diversas.

6Construcci6n critica y realidad hist6rica en la poesla espafiola de los siglos XVI y XVII (Madrid: Castalia, 1968), p. 57.

7Antonio Vilanova, "Preceptistas de los siglos XVI y XVII," Historia general de las literaturas hispanicas, ed. Guillermo Diaz Plaja (Madrid: Vergara, 1968), III, 569.














BIBLIOGRAFIA


Obras principales


Albret, Pierre. Dialogo de la differencia del hablar al escrevir. Tolosa: Iacobo Colomerio, ca. 1565.

Anon. Panegyrico por la poesia. Sevilla: Oficina de Enrique Rasco Sanromn, 1886.

Bances Candamo, Francisco. Theatro de los theatros de los passados y presentes siglos. Ed. Duncan W. Moir. London: T6mesis, 1970.

Carballo, Luis Alfonso. Cisne de Apolo. Ed. Alberto Porqueras Mayo. 2 vols. Madrid: CSIC, 1958.

Carrillo y Sotomayor, Luis. Libro de l'a erudici6n
po~tica. Ed. Manuel Cardenal Iracheta. Madrid: CSIC, 1946.

Cascales, Francisco. Tablas po4ticas. Madrid: Sancha, 1779.

C6spedes, Baltasar de. "Discurso de las letras humanas." En Gregorio de Andres, El meastro Baltasar de C6spedes, humanista salmantino, y su "Discurso de las letras humanas." Escorial: Ciudad de Dios, 1965.

Cueva, Juan de la. "El infamador," "Los siete infantes de Lara" y el "Ejemplar podtico". Ed. Francisco A. de Icaza. Madrid: Espasa-Calpe, 1924.

Gonzilez de Salas, Jusepe Antonio. Nueva idea de la tragedia antigua o ilustraci6n ultima del libro singular de po6tica de Aristotles stagirita. 2 vols. Madrid: Sancha,
1778.

Jiuregui, Juan de. "Discurso po6tico." En Jose Jordfn de Urrrfes y Azara, Biograffa y estudio critico de Jauregui. Madrid: Sucesores de Rivadeneira, 1899.

L6pez Pinciano, Alonso. Philosophia antigua podtica. Ed. Alfredo Carballo Picazo. 3 vols. Madrid: CSIC, 1953.

Mesa, Crist6bal do. "Compendio del arte podtica."


94







En Margarete Newels, Los g6neros dramniticos en las po6ticas del Siglo de Oro. Londres: Tdmesis, 1974.

Robles, Juan de. Primera parte del culto sevillano. Sevilla: Mercantil Sevillano, 1883.

Sanchez de Lima, Miguel. El arte postica en romance castellano. Ed. Rafael de Balbin Lucas. Madrid: CSIC, 1944.

Soto de Rojas, Pedro. Obras. Ed. Antonio Gallego Morell. Madrid: CSIC, 1950.

Vega, Felix Lope de. "Arte nuevo de Hazer comedias en este tiempo." Ed. A. Morel Fatio. Bulletin Hispanique,
3 (1901), 365-405.


Obras secundarias

1. Bibliograflas


Antonio, Nicolas. Biblioteca hispana nova. 2 t. Madrid: Ibarra, 1783.

Beardsley, Theodore S. Hispano-Classical Translations Printed Between 1482-1699. Pittsburgh: Duquesne University Press, 1970.

Cotarelo y Mori, Emilio. Bibliografla de las controversias sobre la licitud del teatro en Espafia. Madrid: Biblioteca Nacional, 1904.

Gallardo, Bartolom4 Jose. Ensayo de una biblioteca espafiola de libros raros y curiosos. 3 vols. Madrid: Rivadeneyra, 1863-89.

Jos6 Prades, Juana de. La teorla literaria: ret6ricas, po6ticas, preceptivas, etc. Madrid: Instituto de Estudios Madrileflos, 1954.

Palau y Dulcet, Antonio. Manual del librero hispanoamericano. 2a. ed., 15 vols. Barcelona: Librerla Anticuaria de Antonio Palau, 1948.

Penny, Clara Louisa. Printed Books, 1468-1700, in
Hispanic Society of America. New York: The Hispanic Society of America, 1965.

Simdn Dfaz, Jose. Impresos del siglo XVI: varia. Madrid: CSIC, 1966.

Siracusa, Joseph L. Laurenti. Relaciones literarias entre Espafia e Italia: Ensayo de una bibliografla comparada.
Boston: G. K. Hall, 1972.




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EH6WTU4UO_BJNJR9 INGEST_TIME 2017-11-09T20:33:19Z PACKAGE UF00101093_00001
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES


xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID E730IBBEH_GGK5C8 INGEST_TIME 2017-07-11T22:05:05Z PACKAGE UF00101093_00001
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES



PAGE 1

TEORA LITERARIA DEL SIGLO DE ORO: LOS TE"RICOS PUROS By AUGUSTO HACTHOUN A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADATE COUNCIL OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY UNIVERSITY OF FLORIDA 1978

PAGE 2

ACKNOWLEDGMENTS I would like to express my appreciation to Professors Alfred Hower and Fernando Ibarra who have looked after my style and logic, and to the late Irving Wershow who encouraged the beginnings of my studies and of this investigation. Also, and specially, I would like to state unequivocally my personal and intellectual debt to John J. Alien who contines to offer me direction, counsel and friendship. 11

PAGE 3

TABLE OF CONTENTS Page ACKNOWLEDGMENTS ABSTRACT i v INTRODUCCI"N CAPITULO PRIMERO 4 Retricas 7 Notas 17 CAPITULO SEGUNDO 20 Limen 24 Lpez Pinciano , 29 Cspedes, Carvallo, Mesa y Cuevo 33 Lope de Vega, Carrillo y Sotomayor, y Soto de Rojas 45 Cscales 50 Juregui, Panegyrico por la poesa y Robles 52 Limen 50 Notas 54 CAPITULO TERCERO 75 CONSIDERACIONES FINALES 89 Notas 93 BIBLIOGRAFA 94 BIOGRAPH1CAL SKETCH 102

PAGE 4

Abstract of Dissertation Presented to the Gradate Council of the University of Florida in Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy TEORA LITERARIA DEL SIGLO DE ORO: LOS TE"RICOS PUROS By Augusto Hacthoun June 1973 Chairman: Dr John J. Alien Major Department: Romance Languages (Spanish) Most classif ications of works of Spanish literary theory of the sixteenth and seventeenth centuries are based upon sources and literary movements — criteria extrinsic to the content of the works and to the declared intent of the authors. In addition, the histories in which .these classifications are developed are vague or ambiguous in their use of terms such as poetics. This study isolates and identifies treatises of literary theory whose raison d'etre is legislation independent of any particular piece of creative writing, in so far as is possible, and it evala tes each work in the context in which it was presented to its contemporaries. Teora pura, theory per se, evolved as an appropriate point of departure for classification. The works studied here all share certain fundamental characteristics: a speculative quality, affiliation with literary academies and awareness of common interests. Thus the critical reconstruction of their impact seems truer to the historical reality of its circulation. This grouping

PAGE 5

perhaps reflects a conceptualization of literary theory as teora pura by the authors. A justif ication for the inclusin and classif ication of each treatise precedes its analysis, based on the aforementioned criteria. The works are presented chronologically. A critical bibliography of representative works on the subject and concluding coirunents follow.

PAGE 6

INTRODUCCI"N Un examen de las fuentes bibliogrficas al uso para los siglos XV, XVI y XVII en Espaa aporta una serie de obras escritas en torno al quehacer de la literatura. No son trabajos de creacin literaria sino que se relacionan a ella de una forma tangencial. A las papeletas bibliogrficas de estas obras se asocian los nombres de poticas, retricas, comentarios, artes, etc. Su nmero, sin precisar mucho la cuenta, pasa de doscientas. La investigacin de tan variada materia ha exigido, de suyo, y para facilitar el trabajo del historiador y estudioso, cierta ordenacin y clasificacin cuyo resultado ha sido--y tal vez seguir siendo — algo desconcertante al topar una misma obra bajo diferentes rubricas. No obstante, creo que no se debe responsabilizar enteramente a la crtica moderna con un problema centenario y se tendr en cuenta el concepto poco preciso de la nomenclatura que heredaron de sus predecesores medievales aquellos autores del XV, XVI y XVII. Ya muy encaminada la redaccin de este trabajo lleg a mis manos la versin espaola del estudio de Karl Kohut sobre Las teoras literarias en Espaa y Portugal durante los siglos XV y XVI (Madrid : C S I .C ., 1 973 ) con quien comparto varios criterios y preocupaciones. Una de ellas es 1

PAGE 7

que "un estudio de las teoras poticas de los siglos XV y XVI sigue siendo un autntico atrevimiento hoy da" (pp.1516) Sin lugar a dudas participo de las razones para tal aseveracin y quisiera se me permitiera la inclusin en ella del siglo XVII. En cambio me es difcil compartir la opinin de "la existencia de una idea demasiado restringida de teora literaria, que equipara con excesiva presteza teora literaria y potica, excluyendo as retrica e historiografa, as como tambin el complejo 'literatura y sociedad'." (p. 14) Tal vez sea subterfugio de mi parte pero para m el problema aparece, cada vez, ms ambiguo y vago que restricto y excluyente. Sin nimo de controvertir, confieso que las clasificaciones que he manejado y las definiciones que de ellas se implican, a pesar de sus mritos, me parecen oscurecer el panorama y no aclararlo. As, tal cual propone Kohut, somet las fuentes a mi alcance "a una revisin de principio" (p. 14). Los resultados de esa revisin primera forman el contenido bsico del captulo inicial en que establezco una clasificacin que estimo ajustarse con mayor naturalidad al propsito de cada obra dentro de su contexto histrico. Esto lo he hecho para punto de apoyo de mis conclusiones, consciente de aadir otra clasificacin a las ya existentes. Sin embargo, y dicho sea de paso, creo que esta clasificacin es la que menos violenta la naturaleza de las obras y noto que coincide en lneas generales con la propuesta por William Wimsatt y Cleanth Brooks en su Literary Criticism,

PAGE 8

a Short History (New York: Random House, 1957), pp. 156157, y la de Bernard Weinberg en A History of Literary Criticism in the Italian Renaissance (University of Chicago, 1961), tomo segundo, pp. 810-812. En el segundo captulo trazo brevemente el desarrollo cronolgico de lo que aqu llamo teora pura orientado desde la perspectiva de su motivacin — acadmica, universitaria, etc. — y de su propia conciencia, es decir la probable interrelacin de una obra con otra. Sigue un tercer captulo, ensayo de bibliografa comentada de trabajos en torno al tema, y concluye con unas consideraciones finales. Solo me resta aclarar un punto semntico que estimo tambin necesita algo de precisin. Se han venido empleando para el tema general diferentes apelativos: ideas estticas, crtica literaria, teora literaria, esttica literaria, preceptiva. Comprendo que un factor decisivo en la seleccin de esta terminologa habr sido el alivio estilstico del texto. Aun as, me he querido limitar un tanto ms: el trmino "ideas estticas" lo abandono por completo debido a su obvia amplitud, y el de "crtica literaria" lo evito por parecerme estrecho, ms relacionado al comentario y a la praxis Empleo, sin embargo, los otros trminos tenindolos por sinnimos, a sabiendas de que "preceptiva" no incluye, necesariamente, la especulacin que se puede esperar de los otros dos. De nuevo la bsqueda de un estilo ameno se lleva el mejor partido.

PAGE 9

CAPITULO PRIMERO La cultura europea de los siglos XV, XVI y XVII mostr un inslito y creciente inters no slo en la creacin artstica sino tambin en su justipreciacin y mejoramiento. En el campo de las artes literarias este doble inters fue tal vez manifestado de mayor manera. As, en torno a la obra literaria apareci toda una renovada labor terica encaminada a su valoracin y gua. Puede decirse renovada por haber surgido de la tradicin terica clsica redescubierta en esos tiempos, y por haber adaptado y transformado esa tradicin. De este redescubrimiento y de sus aspectos clsicos, escolsticos y humanistas ha hecho Paul Oskar Kristeller detalladas sntesis en su Renaissance Thought particularmente en sus ensayos sobre la Academia Florentina y Marsilio Ficino. De ellos se espiga: The Italian humanists share with their Byzantine teachers and contemporaries the merit of having brought to Western libraries the large body of Greek manuscripts in which the texts of ancient Greek literature were preserved, at the very time the Byzantine Empire was being threatened and finally destroyed by the Turkish conquest. Renaissance scholars did for classical Greek writers what tliey had done for the Romn writers: copying, printing, editing, and expounding them. 2 En el campo terico de la literatura Joel Elias Spingarn ha resumido el estado de nimo y la funcin crtica de la poca de la siguiente manera: "The function of Renaissance 4

PAGE 10

criticism was to reestablish the aesthetic foundations of literature, to reaffirm the eternal lesson of Hellenic culture, and to restore once and for all the element of beauty to its rightful place in human life and in the world of *. .,3 art Debido a los estrechos lazos polticos y econmicos entre Espaa e Italia durante estos siglos la influencia cultural mutua sealada repetidas veces por la crtica 4 se extiende al campo de las ideas estticas. Por tanto, los enjuiciamientos generales sobre el desarrollo de la teora literaria en Italia tienen especial inters para el estudio de la misma en Espaa. Sobre este punto escribe Otis II. Green: "Spain was indeed conquered by the briiliance of Italy's modern adaptations of the two great ancient cultures [Grecia y Roma] to the needs of modern intellectuality and modern literary enjoyment." Sin embargo, la transformacin llevada a cabo por el redescubrimiento de los doctrinales de esttica clsica parece haber sido apenas parcial; que la teora literaria resultante fue ms freno a base de doctrinales helnicos, que espuela de innovadoras teoras estticas: Hubo, pues, en la segunda mitad del siglo XV y en todo el XVI una restauracin, ms o menos artificiosa y erudita, pero a veces muy original en los detalles, de casi toda la filosofa antigua libremente interpretada. Platn, fue el primero que volvi a las escuelas cristianas a disputar a su famoso discpulo la hegemona, de que por tantos siglos vena disfrutando. Y con la filosofa platnica, volvieron a aparecer, en su prstina integridad y armnico enlace, las doctrinas del Fedro y del Simposio,

PAGE 11

acerca del amor y la hermosura, de las cuales solo indirectamente, a travs de San Agustn y del Areopagita, haba tenido conocimiento la Edad Media. Conocidos ya por entero y en su lengua Aristteles y Platn, puestos enfrente y cotejados, hubo de surgir y surgi desde luego, en la misma escuela de Florencia, el pensamiento de concordarlos, de resolver su aparente antinomia en un armonismo superior. 6 Es este aspecto combinatorio— de autoridades clsicas y de fuentes— uno de los principales recursos y formas de sustentar y desarrollar la presentacin de los doctrinales de esttica literaria, aun de aquella que en este trabajo se llama teora pura. Por este nombre se entiende aqu las obras de teora o esttica literaria que fueron dadas al lector como trabajos especulativos, independientes en lo posible de cualquier obra de literatura imaginativa, con el propsito explcito o tcito de sentar una preceptiva que pretenda encauzar la creacin dndole sentido y formas sancionados por la tradicin clsica o aparentemente justificables ante ella. No es este, como se ver, el nico tipo de preceptiva literaria que se publica en Europa o, ms especficamente, en Espaa. Otras obras buscaron alcanzar similares fines pero su dependencia de obras de literatura imaginativa— bien en prlogos, cartas, apologas, anotaciones— resulta en doctrina a posterior!, de indudable valor, pero cuyo estudio y consideracin se deber emprender una vez establecidos los fundamentos de la teora literaria hecha a priori lo que me propongo hacer. Existen, sin embargo, algunos intentos de estudio de ambos tipos de teora literaria que han abierto

PAGE 12

un poco el camino al investigador, especialmente en el campo de la teora a posterior!, que han sealado aspectos importantes del quehacer literario y su direccin en la poca. Escribe Alberto Porqueras Mayo: "Las poticas oficiales, a veces atentas a la literatura contempornea, recogen las doctrinas literarias dentro de esquemas preconcebidos. Pero los fenmenos fluctuantes, imprecisos, contradictorios, son aludidos y, a veces, estudiados a fondo en los prlogos." 7 otro tanto se pudiera afirmar en los estudios hechos sobre las cartas, apologas, anotaciones, publicadas durante el perodo. 8 Segn este criterio, la revisin de diferentes fuentes bibliogrficas pertinentes 9 arroja el siguiente esquema del panorama cronolgico de la crtica literaria en Espaa de los Siglos de Oro; y los ttulos reunidos de aparente filiacin con la preceptiva literaria de esta poca los agrup en retricas, traducciones de clsicos, artes mtricas, comentarios, apologas y teora pura. Retricas Los tratados de retrica de este perodo comienzan a publicarse hacia la segunda dcada del siglo XVI, principalmente en latn. Durante la segunda mitad del siglo su numero supera el de cualquier otro tipo de preceptiva. Son ms de cuarenta los tratados de retrica publicados entre 1548 y 1600. Una vez iniciado el siglo XVII su nmero total disminuye y la publicacin en latn es rara. En los

PAGE 13

primeros cuarenta aos del XVII apenas se publican media docena de tratados de retrica. 1 Traducciones La publicacin de traducciones de obras clsicas de teora literaria es mnima y ocurre, por lo general, entre 1591 y 1630. Es necesaria indicar, no obstante, la abundancia de lo que se pudiera llamar traduccin parcial en abundantes citas en obras espaolas de todo tipo y cuya localizacin y estudio parece ser labor dificultosa. 11 Mtricas Las obras sobre problemas de la versificacin aparecen en el ltimo cuarto del siglo XVI durante el cual se publican por lo menos cuatro. Una de ellas—la de Juan Daz Rengifo, Arte potica espaol a (Salamanca: Miguel Serrano de Vargas, 1592) — reapareci repetidas veces durante el siglo XVII, siendo quizs su popularidad y difusin la causa de la ausencia de otras mtricas durante ese siglo. 12 Comentarios Se da aqu el nombre de comentario a la obra de crtica literaria cuya finalidad y propsito declarados son la anotacin o aclaracin de dificultades o novedades que aparecen en el texto de autores espaoles o clsicos. Aunque se pueden sealar algunas publicaciones espordicas — los comentarios de Manuel de Faria e Sousa a Lusiadas (Madrid: Juan Snchez, 1639) — los comentarios se publican, por lo general,

PAGE 14

en el ultimo cuarto del siglo XVI. Su nmero total no pasa la docena.^ Apologas Relacionada con comentario est la apologa — o la diatriba — tambin inspirada en una obra de creacin. A diferencia del comentario su fin es la justificacin y defensa-o la ridiculizacin — de la obra misma. Parecen ser obras caractersticas del siglo XVII, particularmente de las dos primeras dcadas y en torno a la obra de Lope de Vega y Gngora. Se puede hablar de un resurgimiento de estas obras polmicas hacia el ltimo cuarto del siglo, aunque de menor importancia y a veces de preocupaciones extraliterarias 14 Teora pura Las obras que he clasificado como de teora pura han tenido acaso difcil deslinde y de la inclusin individual dar razones en el captulo siguiente. De momento, su distribucin cronolgica es la siguiente: Albret, Pierre d'. Di logos de la differencia del hablar al escrevir Tolosa: Iacobo Co lomero, ca. 1565. Snchez de Lima, Miguel. El arte potica en romance castellano Alacal de Henares: lun iiguez de Lequerica, 1580. Lpez Pinciano, Alonso. Philosophia antigua potic a. Madrid: Thomas Iunti, 1596. Cspedes, Baltasar de. Discurso de las letras humanas. Manuscrito. Salamanca (?) ca. 1600

PAGE 15

Carvallo, Luis Alfonso de. Cisne de Apolo de las oxcGlencia s_j L _di a nida d y todo lo qu e al arte potic a_y versif icatoria pert enece. Medina del Campo: lun Godinez de Milus, 1602. Mesa, Cristbal de. "Compendio del arte potica." Valle_^e_lgr imas y diversas rim ^s_de_CJ I rj L s^oval de Mesa Madrid: lun de la Cuesta, 1607. Cueva, Juan de la. Ejemplar potico Manuscrito. Sevilla, 1606-1609. Vega Carpi, Lope Flix de. Ri mas con el nuevo _arte de hazer comedias Madrid: Alonso Martin, 1609. Carrillo y Sotomayor, Luis. "Libro de la erudicin potica." Obras. Madrid: lun de la Cuesta, 1611. Soto de Rojas, Pedro. "Discurso de la potica." Manuscrito. Madrid, ca. 1614. Desengao de amor en rimas. Madrid: Viuda de Alonso Martin, 1623. Cscales, Francisco. Tablas potica s. Murcia: Luis Veros, 1617. Juregui, Juan de. Discurso pot ico. Madrid: lun Goncalez, 16 24. (Annimo) Panegyrico por l ajgoesa. Manuscrito. Sevilla, ca. 1627. Robles, Juan de. El culto sevillano Manuscrito. Sevilla, ca 1631.

PAGE 16

Ti Gonzlez de Salas, Jusepe Antonio. Nueva idea de la tragedia antigua, o ilustracin ultima al libro singular de potica de Aristteles stagirita Madrid: Francisco Martnez, 1633. Bances Candamo, Francisco Antonio. Theatro de los theatros Manuscrito. Ca 1639-1694. A la vista de esta bibliografa cronolgica de la teora P ura Y en referencia a las generalidades establecidas ms arriba sobre las otras cinco clases de teora literaria, se pueden hacer unas observaciones que si cautelosas, todava permiten aclarar ms la relativa importancia y la difusin de la t eora pura. Se observa primeramente que la teora pura predomin durante el siglo XVII, y que hasta la publicacin de la obra del Pinciano en 1596 no pasa de ser mero escarceo de ntima filiacin retrica (i.e. Albret) o mtrica (i.e. Snchez de Lima) Esto coincide con las etapas de predominio de los tratados de retrica y artes mtricas. En segundo lugar, parece que entre 1596 y 1604 se escribieron las obras de carcter ms inclusivo que trataban normas y principios aplicables a todos los gneros literarios. A partir de la redaccin final del Ejemplar potico y de la publicacin del Nuevo arte. . en 1609, la teora pura comienza a especializarse ocupndose de algn gnero literario especfico: o el teatro o la poesa. Esta tendencia durar ya hasta finales de siglo y coincidir con el

PAGE 17

predominio de la apologa y con la publicacin de las traducciones espaolas de los clsicos de la teora literaria. Por ltimo, cabe sealar que seis de las diez y seis obras enumeradas no fueron impresas en la poca y, aunque se presuma e inclusive conste la circulacin manuscrita de algunas de ellas (i.e. Ejemplar potico "Discurso sobre la poesa," Panegyrico_por_2a_ JE gesa) su difusin fue escasa muy probablemente y, por consiguiente, se tendr la debida cautela al establecer una reputada influencia y, en cualquier caso, se tendrn tambin en cuenta las atinadas observaciones de Antonio Rodrguez Moino que estudiando la poesa de los Siglos de Oro seal la diferencia que existe entre la reconstruccin crtica de su alcance y la realidad histrica de su difusin. 15 Sin embargo, es curioso notar que es mnimo el nmero indito de obras de preceptiva literaria de otro tipo; como tampoco deja de llamar la atencin que mientras las artes mtricas, anotaciones y tratados de retrica tuvieron a veces repetidas impresiones, desconozco reimpresin alguna de las obras de teora pura Tambin estimo conveniente sealar que si la distribucin geogrfica de estas ediciones coincide aproximadamente con la de los centros editoriales importantes de la 16 poca existe mayor coincidencia en la distribucin geogrfica de esas obras en torno a los centros de academias 17 literarias. Adems, creo, se debe tener en cuenta la

PAGE 18

filiacin acadmica conocida de la mayora de estos autores, ya que por lo menos tres de las obras de esta lista tuvieron un origen y un pblico acadmico: el EiejTn^l^^oit^ en la Academia del Duque de Alcal; 18 el Nuey J o_arte^ en la Academia de Madrid; 19 y el "Discurso sobre la potica, en la Academia Selvaje. 20 Lo que parecera subrayar la naturaleza especulativa y el carcter a priori de lo que aqu se clasifica como teora pura De ella parece haber habido cierta conciencia en las relaciones histrico-literarias escritas sobre la teora esttica de la poca. Sin embargo, la idea de una clasificacin de tratados de teora pura qued proscrita una vez que los historiadores emplearon como base dos "criterios : las fuentes de inspiracin de la obra, es decir, sus informantes en la esttica clsica; y los movimientos literarios, es decir, Renacimiento o Barroco, Conceptismo o Culteranismo. Menndez y Pelayo concibe su clasificacin de esta manera Para proceder con algn orden en la enumeracin de los ms sealados entre los innumerables libros de los siglos XVI y XVII, que contienen ideas ms o menos originales sobre los fundamentos de la preceptiva potica, importa, ante todo, considerarlos divididos en dos grandes secciones. Pondremos en el primer grupo a los preceptistas clsicos; quiero decir, a los que tomaron por base de sus especulaciones la Potica de Aristteles, o la de Horacio, o entrambas a la vez, facilitando su inteligencia por medio de traducciones y comentarios, ya en lengua latina, ya en lengua vulgar, o bien ampliando su doctrina en libros de Potica originales, ajustados con mas o menos rigidez a las ideas estticas de

PAGE 19

los antiguos. En la segunda seccin figuran los preceptistas y apologistas (pues los hubo en gran nmero y de mucha doctrina) de los grandes movimientos de renovacin literaria, que a principios del siglo XVII se verificaron simultneamente, aunque con desigual fortuna, en el campo de la poesa lrica y en el del teatro, por obra de Gngora y Lope. Tan natural divisin, dentro de la cual procuraremos seguir el ms estricto orden cronolgico, nos permitir abarcar de un golpe, y sin fatiga, el cuadro pintoresco y animado que ofrece la crtica literaria de nuestra edad de oro, mucho ms fecunda y poderosa que cuanto acertaramos nosotros a encarecer. 21 La extensa cita contiene en germen el criterio y normas seguido por los historiadores que siguieron. As, Antonio Vilanova agrupa las obras en doctrina de erudicin potica (anotaciones) poticas del petrarquismo (arte mtrica) potica del humanismo o preceptiva aristotlica (Pinciano) potica platnica (Carvallo) potica del Barroco (Cscales, Gonzlez de Salas), potica del Culteranismo (Carrillo y Sotomayor) potica del Conceptismo (Juregui) retrica del Barroco (Jimnez Patn, Robles) stira y crtica (Surez de Figueroa, Saavedra Fajardo). 22 Y otro tanto hace Emiliano Diez Echarri que las divide en potica de "cancioneros" (Encina) poticas de inspiracin petrarquista (Snchez de Lima, Herrera, Garca Rengifo, Carballo, Lpez de Ubeda, Cueva) poticas italianas de tendencia espaola (Argote de Molina, Carreras, Caramuel), preceptiva aristotlica-horaciana (Salinas, Lpez Pinciano, Carrillo y Sotomayor, Soto de Rojas, Cscales), preceptistas gramticos (Nebrija, Salinas, del Villar). 23 Tales clasificaciones, que parecen oscurecer ms el

PAGE 20

panorama y causar innecesaria f atiga y confusin, contienen no obstante una vaga idea de la presencia de una teora pura: los "libros de Potica originales" de Menndez y Pelayo, las diferentes "poticas" de Vilanova, y las "poticas de inspiracin petrarquista" y la "preceptiva aristotlica-horaciana" de Diez Echarri. Quien tal vez ms se acerque al concepto de teora £ura es Alfredo Hermenegildo que en su estudio de los trgicos espaoles 24 agrupa a los tratadistas en traductores y comentadores de los clsicos, preceptistas puros (Pinciano, Cscales, Gonzlez de Salas, Correa, B. Argensola) y en preceptistas y autores clsicos (Brcense, Villegas, Cueva, Cervantes, L. Argensola, Rey de Artieda) Pero el problema de esta clasificacin es, esencialmente, incluir en ella autores cuya finalidad y objetivo principal no era ni escribir un corpus terico ni sentar fundamentos estticos. Y es esto, creo, que debe ser la base y sustancia de la clasificacin de la materia: hecho el cmputo de las obras de aparente o explcita relacin con la teora literaria, tener en cuenta para su clasificacin su propsito patente y declarado, y, una vez visto a cual responde su contenido, llevarla a cabo. Es ste el principio que sigo y que espero acerque ms la interpretacin de las ideas claves a la realidad histrica en que fueron percibidas por sus contemporneos haciendo as consecuente la reconstruccin de su evolucin. Slo entonces, estimo, se podr

PAGE 21

1 b estudiar con claridad el renacer en la cultura de una antigua ciencia: el establecimiento de la teora literaria como entidad creadora independiente, y la creacin de una conciencia esttica de la literatura para tabla de ley de esos siglos y piedra de toque de los venideros. The great glory of Renaissance critics remains With all their faults they set the standards for their own age and the age that followed them. If their criticism was more restrictive than inspirational, it must be recognized that their contemporaries were more likely to err on the side of license than that of restraint But regardless of whether their influence was good or bad they succeeded admirably in doing one thing. They established literary criticism as an independent form of literature. Henceforth the critic v;as given an honorable place as a citizen in the republic of letters. 25

PAGE 22

TT Notas "Humanist Learning in the Italian Renaissance," "The Platonic Academy of Florence," Renaissance Thouqht (New York: Harper & Row, 1965), II, 1-19, 89^ToX 2 "Humanist Learning in the Italian Renaissance," p. 7. 3 LitGrary_Criticis m in the Renaissance (New York: Hartcourt Brace & World, 1963) p. 3 ~ — narrcourt, 4 V. Joseph Siracusa y Joseph L. Laurenti, Relaciones litera£iasentre^sp^fia_g_I talia. Ensayo de u a bibl i na^ fJTT comparada (Boston: G.K. Hall, 1972). 5 Spam and the Weste rn Tradition: The Casta lian Mind in Liter ature from E l Cid^^^Q-CaTderon (MadF son \ HI^el FsTty of Wisconsin, 1965), III, 53. Marcelino Menndez y Pelayo, Historia de las ideas estticas en Espaa (Madrid: CSIC, 1962), II, 8'. 7 P1 cricT 1 !^??, 6 e ^ Man ierismo V Barroco espaoles (Madrid: 8 Hemos de adelantarnos a aclarar que, precisamente por la carencia de un gran arte terico, correspondiente a la magnitud de nuestro teatro clsico se acrecienta el valor de estos breves textos dispersos: prlogos, loas, etc." Juana de Jos Prades, Teora sobre los personajes de la comedia nueva (Madrid: CSIC, 1963) pp. 11-12. "No conoce del todo las doctrinas literarias del siglo XVI quien no haya leido mas que sus poticas." ^Menndez y Pelayo, Historia de las ideas estticas... II, 9 T Juana de Jos Prades, La teor a lit erari a: retricas, poticas, preceptivas, itcT (Madrid: Instituto de Estudios Madrileos, 1954), pp. 9-21.

PAGE 23

18 Clara Louisa Penny, Printed Books, 1468-1700, in the HisE£nic_|ociet^ _of_jUnerica (New York: The Hxspanic Society of Antonio Palau y Dulcet, Manual del librero hispanonf J ?hrp Li T an Whitne ^' Catalogue of the Spanish Library and B£2L^ybJ£_iiibrarxl Boston: n.p77~T879~n ~ lOAntonio Mart, Lajprecepti va retric a espaola en el Siolo de Oro (Madrid: GFed5i7~972T: _e^e_iqlo llTheodore S. Beardsley, "Hispano Classical Translations a SScS? R?Mi 1482 f nd „ 1699: A Stud V of the Prologues and a Critical Bibliography Diss. Pennsylvania, 1961. Hispano -Classica l Translations Printed B etween 14821699 (Pttsbu rgh: Duguesne University Press, Cf. Juana de Jos Prades, La_teor a literaria... Emiliano Diez Echarri, Teoras m tricas del Siglo de Oro 2a. ed. (Madrid: CSIC, 1970K ~~ ' llrT,T tr* 11 ^ M re11 Garcilaso_de_la Vega y sus comentaristas (Granada: Universidad de Granadal": 14 Andre^Collard, Nueva poesa: conceptismo, culteranismo g^^^t^_^E^l£ (Waltham: Brandis nTv^FsTtyTci^taC^n jtruc cin_crtic a y rea lidad histrica en la poesa e^aj^gj^de^os^^iglos ^VI y XV II (Madrid: CastaTIaTT968) 16 Manuel Fernndez Alvarez, La sociedad e spaola del Renacimiento (Salamanca: Anaya, 1970) pp. 3 9^4 6^ 17 Jos Snchez, Ac ademias literarias del Siglo de Oro espaol (Madrid: Gredos, 1961)": ~ — — — — ~ 18 Jos Snchez, Academias literarias... PP 207-208. 19 Ibid., pp. 47-4;

PAGE 24

19 20 . Ibid. pp. 100-106. 205-206 deZ Y Pelay ' Hi^oria de las idea s estticas. u, 22 Antonio Vilanova, "Preceptistas de los siglos XVI y XVII Historia general de las literaturas hispnicas (BarcelonaVeFgara, 1968), III, 567-6T: 23 Teoras mtricas del Siglo de Oro pp. 55-96. 24 t *. ri Los trgicos espanole^de l siglo XVI (Madrid: Fundacin Universitaria Espaola, 1961). Vernon Hall Jr., A_sho rt History of Literarv Criti cism (New \ork: New York University Press, 196 3), p. 48.

PAGE 25

CAPITULO SEGUNDO El predominio de los tratados de retrica durante el siglo XVI espaol sobre cualquier otro tipo de preceptiva literaria se explica cabalmente dentro del marco general de la teora literaria europea: "The classical precepts governing the art of oratory were now applied to all forms of literature. The process of merging rhetoric and literature within a generalized view of eloquence had been initiated already in later antiquity, and the humanists continued and extended this development." 1 Este permear de la retrica todas las otras formas literarias ha sido objeto de repetidos estudios que consideran ste un desarrollo natural del todo explicable. Dice Erich Auerbach: "It was only natural that [rhetorical] technique should have influenced literary production at the same time that the rhetoricians should have looked to literature for striking illustrations of their principies. Despite frequent warnings, despite occasional countermovements, which were effective for a time, the two arts merged almost completely in late antiquity. The traces of this fusin may be found throughout the Middle Ages and beyond, both in literature itself and in the terminology of literary esthetics "2 Un resumen adecuado del panorama general del problema a travs de la Edad Media y el primer Renacimiento se encuentra 20

PAGE 26

21 en la obra de J.W.H. Atkins sobre la crtica literaria en Inglaterra : Throughout the medieval period all literary theory had been coloured by "rhetorical" doctrine; though apart from Alcuin's elementary treatise no systematic treatment of the subject had so far appeared. The conception underlying this pervasive medieval "rhetoric," howeyer, differed vitally from classical antiquity. Based as it was on pre-Ciceronian doctrine and influenced more especially by the New Sophistic, that morbid revival of Asiatic tendencies in rhetoric which had marked the opening centuries of the Christian era, it was subsequently developed by post classical theorists, by the Encyclopaedists Capella, Isidore and others, until finally it carne to mean little more than rnate and grandiloquent speech, amplified by various devices, including countless figures; and so far from being an independent discipline, concerned as in classical antiquity with oratory and the writing of prose it now became merged with the medieval arts of poetry ( poetr ia) and letter writing ( dictamen ) to which it gave both form and substance. This was the conception of rhetoric expounded in the 15thCentury Court of Sapience as well as in Hawes's Pasti me of Pleasure (1506); and from both it is clear that rhetoric and poetic were still being confused and that poetic was regarded as little more than versified rhetoric 3 Tal confusin entre potica y retrica del Renacimiento persistir en mayor o menor grado a travs de los siglos XVII y XVIII. 4 Un factor contribuyente que tal vez pueda sealarse es la necesidad de una nueva clasificacin de la potica entre las otras ciencias ya que es precisamente durante el siglo XVI cuando la logstica de las clasificaciones medievales comienza a desmoronarse en la universidad y en las academias. 5

PAGE 27

Ha escrito Charles Faulhaber que lo que la Edad Media conoci por poetria es una amalgama de retrica y mtrica escrita para el estudiante y no para el poeta. 6 Y fueron las ctedras de retrica y gramtica de los dictadores medievales las que ocuparon los humanistas del Renacimiento. En palabras de Kristeller: "It is in the history of the universities and schools and of their chairs that the connection of the humanists with medieval rhetoric becomes most apparent." 7 Menor rigidez existi en los crculos acadmicos que, como ha indicado Bernard Weinberg 8 atrajeron a la aristocracia y a la burguesa y cuya docencia seglar— y aun tal vez lega— reemplaz a menudo la antigua austeridad del mtodo con un entusiasmo por lo nuevo y una actitud inquisitiva Espaa es partcipe de esta confusin de retrica y potica a travs de los siglos XIII y XIV, como atestigua la investigacin de Faulhaber y durante el Siglo de Oro como prueba el estudio de Antonio Mart. 9 Incluso llegan a contribuir al problema comn de los tericos europeos las ideas de Luis Vives. Escribe Menndez y Pelayo: Sobre este fondo de ideas, comn a todos ellos y que todos exponen con lucidez y elegancia singulares, se destaca la originalidad poderosa de algunos autores y especialmente la de Juan Luis Vives, que llev a ste como a todos los dems campos de la ciencia humana, su espritu crtico e innovador, y "ampliando", como dice Forner, las angostos margenes en que los estilos de la antigedad haban estrechado el uso de la elocuencia, la dilat a cuantos razonamientos

PAGE 28

puede emplear el ejercicio de la racionalidad." Esta importantsima revolucin que consiste en haber extendido el dominio de la Retrica, de la gran Retrica, es decir, el la teora artstica de la palabra, a todos los gneros en prosa, y no tan slo a la oratoria poltica o forense, como era uso de los antiguos; y el otro principio vivista, no menos luminoso y fecundo, de haber colocado esta teora de la palabra despus de la teora del razonamiento, considerando la Retrica como una derivacin y consecuencia de los estudios filosficos, con lo cual puede decirse que se coloc Vives a dos pasos de la moderna preceptiva, dan a los tres libros De arte dicendi un lugar aparte y glorioso en el cuadro de nuestra preceptiva clsica. 10 Al impulso que Vives da a la retrica en 1533 es necesario aadir el que le comunica el Concilio de Trento (1545-1552) : "La forma de las conclusiones del Concilio que ms directamente se relacion con la retrica fueron los cnones que se dieron para la reforma de la predicacin.... Una floracin de intentos de codificacin de la teora retrica se sigui a las dcadas siguientes." sin embargo, la labor del Concilio fue, a la larga, infructuosa. Bien porque sus participantes no "captaron el momento histrico en que se encontraba la retrica", bien porque "no supieron darle la consideracin debida", "el primer entusiasmo que surgi despus de Trento en el campo de la retrica iba disipndose rpidamente hacia fines del Siglo XVI." 12 Semejante disipacin del entusiasmo por los tratados retricos ocurri por estas fechas en el resto de Europa y en el caso de Italia casi se ha precisado con exactitud con la publicacin de la Potica d'Aristotele vulgarizzata et spost_a de Ludovico Castelvetro en 1570. Escribe Bernard Weinberg :

PAGE 29

4 In the light of the cise affinity which other theonsts such as Robortello, saw between poetry and rhetoric, we are compelled to ask whether Castelvetro also treats the two arts as cognate. We discover immediately that he does not. He makes a number of refer enees to Aristotle s Rhetgxic, largely on matters of diction the passxons, and thought, but does not proceed' from them to the indication of a general similitude between poetic and rhetoric. 3 Limen La teora literaria espaola no cuenta an con un escrutinio semejante al de Weinberg de la italiana del Renacimiento, pero sin aventurar demasiado se puede indicar, coincidiendo con el declinio en el nmero de tratados retricos espaoles, la aparicin de un nuevo inters entre los tratadistas. Existe un momento en la historia de la preceptiva literaria espaola en que la retrica clsica, "la gran Retrica," cede el paso a la teora literia pura, a los conceptos fundamentales de la creacin literaria. No es un cambio sbito, pero s palpable. El entusiasmo trentino perdido, la influencia humanista extendida, aparecieron hacia 1565 en Tolosa los Di^ogo^de_J^_dif^r^n^i^_del ^^-^-^HEi^^ de Pedro de Navarra, bastardo del rey de Navarra, obispo de Comenge legado en Trento. 14 El autor, miembro y cronista de la sevillana Academia de Hernn Corts-una de las ms antiguas-, 15 recoge en cinco dilogos (doce folios) normas especiales y diferencias especficas para el arte de hablar y el arte de escribir. Hasta entonces no creo registren las fuentes obra de su

PAGE 30

gnero que adems de escrita en dilogo lo proclame en el ttulo. Veo aqu reunidos el primer empeo en divorciar la retrica de la potica y los elementos que ayudarn a trazar el desarrollo histrico de la teora pura: espritu de renovacin, demostrado en la filiacin acadmica (cf. supra) ; conciencia de teora, "materia tan nueva, como curiosa, ...casi por ninguno escrita" (folio 3); naturaleza especulativa, el dilogo. Sobre este ltimo elemento creo convenientes ahora unas observaciones antes de proseguir con el desarrollo de la teora pura El tratado de retrica posee en apariencia un carcter inflexible, doctrinario si se quiere, que. est del todo ausente en los tratados de teora pur a Estos, como he indicado ya, ofrecen al lector una apariencia de flexibilidad, de especulacin. El dilogo renacentista parece ser la forma ms adecuada y probablemente lamas comn cuando se trata de comunicar esa apariencia. Entre 1525 y el fin de la centuria apareci toda una literatura de dilogos filosficos religiosos, morales, satricos, cientficos, tcnicos, histricos, artsticos y de pasatiempo. El nmero de dilogos escritos durante esta poca se acerca a un millar. Multiplicidad de intereses e ideas dentro de una forma constante. Mirado as en su extensin, y considerada su identidad dialctica, cobra el dilogo el carcter de un instrumento del pensamiento, prctico y especulativo; de una manera de aprender, entender y razonar: una manera de concebir el mundo caracterstico de la poca. 16 Su predominio est ntimamente ligado al predominio 1 7 de la academia como centro de renovacin. Parece pues

PAGE 31

natural que en esta primicia de teora pura se escoja el dilogo como forma de presentacin y se le tenga por indicacin de una ruptura con los tratados retricos. Esto cobra singular valor a la luz de dos obras de retrica de finales de siglo: el Arte de retrica de Rodrigo Espinosa de Santayana (Madrid: Guillermo Drouy, 1578) que se compuso en tres libros y que dedica el tercero al arte de escribir espistolas y dilogos; y la Primera parte de la retrica de Juan de Guzmn (Alcal: Juan iiguez de Lequerica, 1589) que se compuso totalmente en dilogos y se seala como ejemplo de franca decadencia de la retrica. 19 Nueve aos antes de la publicacin de la retrica de Guzmn la casa de Lequerica imprimi la primera obra que se sita de lleno en el campo de la teora pura El arte potica en romance castellano de Miguel Snchez de Lima. Con resabios de arte versif icatoria, su autor dedica el primero de los tres dilogos a la naturaleza de la poesa. All sentados en un "prado ameno", a la sombra de "altos lamos", los dos interlocutores discurren sobre los mritos y fines de la poesa. La obra, aunque tuvo una sola impresin, alcanz tal vez alguna difusin entre sus contemporneos debido a la relacin de su autor al Marqus de Villena y por lo que se pudiera inferir de los sonetos laudatorios del principio. Lo que s es seguro es que su autor se tuvo por primero en ocuparse de este asunto y que abrig esperanzas

PAGE 32

de que otros siguieran sus huellas. Sus palabras merecen citarse por extenso: Yo viendo que los que con mejor ttulo lo pudieran hazer, no lo hazen, por parecerles que esto es cosa, que no tanto por arte, como por naturaleza se deprende, y otros que se ocupan en otras cosas de ms tomo, y que los vnos por lo vno y los otros por lo otro, y vnos por otros lo dexan: y sabiendo (como de cierto lo se) que ay ingenios en Espaa, que si tuuiessen una luz de las reglas que son menester guardarse en las composturas, harian muchas y muy buenas cosas, las quales dexan de hazer por carescer de preceptos, que es el arte, cuyo effecto es suplir la falta de naturaleza. ... Mouido con buen zelo quise abrir el camino con este breue compendio, para que otros de mejor ingenio procuren sacarlo despus mas limado aadiendo y quitando lo que vieren que falta, o sobra. Lo que suplico es, que se reciba mi entraable voluntad. 20 Es imposible precisar hasta qu punto el tpico es deseo sincero pero las fuentes bibliogrficas parecen corroborar estas palabras. Lo que resulta irnico es que los tratadistas cronolgicamente inmediatos en el campo de la mtrica y de la teora pura— Diz Rengifo y Lpez Pinciano — no parecen haber tenido noticia alguna de la labor de Snchez de Lima. Sin embargo, hay que subrayar que el autor no consider que trabajaba en un vaco y tena plena conciencia del estado del mundo literario contemporneo y de la tradicin potica espaola: No ay mayor delicadeza de ingenio, que es la de vn Poeta, si es verdaderamente Poeta: que los que son de quinze en libra, no merecen este nombre, pues esta claro que no le merece, sino el que ha rompido su lanca, y muchas lancas en el campo, o campos de los buenos ingenios, que son las academias, y vniuersidades: y tambin en otros tiempos lo solan ser las cortes de los Reyes y Principes, y

PAGE 33

se tenia en tanto vn hombre de buen juyzio y claro entendimiento, como era razn: como se sabe del excelentissimo Poeta Garcilaso de la Vega, don Iorge Manrique, el Almirante, el Condestable, y otros muchos grandes, que nunca por la pluma dexaron la lanca, ni por la langa la pluma. T Pasaron diecisis aos entre la aparicin de la obra de Snchez de Lima y la aparicin de la que es piedra angular de la teora pura, la Philosophia antigua potica de Alonso Lpez Pinciano. Pero no son sos diecisis aos sin teora de la literatura, por el contrario son aos de importante actividad en que la teora se explaya por el campo del comentario, de la traduccin, del prlogo, del arte versificatoria y de la retrica. Entre la veintena de obras sobre teora literaria el impacto de El arte potica en romance castellano se diluye y queda opacado y traspuesto por la popularidad y genio de obras como el comentario de Herrera a la obra de Garcilaso publicado ese ao mismo. En 1580 apareci en Sevilla, como en declarada competencia con las notas del Brcense, a quien ni siquiera nombraba, un grueso volumen de cerca de 700 pginas, de letra menudsima, en el cual so pretexto de ilustrar a Garcilaso, le ahogaba el divino Herrera bajo la mole de una cabal arte potica, cifra de cuanto l haba aprendido en los antiguos y en los italianos, y de cuanto su larga experiencia le haba ensenado sobre la nobleza y escogimiento de las palabras, sobre el numero del perodo potico, sobre la majestad y arrogancia de la diccin.' ... Para m, Herrera es el primero de nuestros crticos del siglo XVI."" 2 2 Los diecisis aos del lapso de la teora pura coinciden aproximadamente con la segunda mitad del reinado de Felipe II, poca en que disminuyen las traducciones de los

PAGE 34

, 23 clasicos. sin embargo en ella aparecen las dos primeras traducciones del Arte potica de Horacio hechas por Vicente Espinel y Luis de Zapata. Tambin se publican en el perodo algunos prlogos que contienen enjuiciamientos literarios que los sitan en el campo de la teora, como son el de Cervantes a La Galate a, el de Lpez de Enciso al Desengao de celos Y el de Maln de Chaide a La conversin de la Magdalena. Y en aos consecutivos se dan a la imprenta dos importantes artes versif icatorias la de Diz Rengifo y la de Mondragn. Un examen de los tratados de retrica impresos completa el panorama de esos aos y revela la decadencia ya sealada y la persistencia en mantener la potica bajo su tutela. Todava en 1588 escribe Prez de Valdivia "que la oratoria sacra utiliza dos tipos de medios. Los instrumentos comunes son los que expone la Dialctica, Retrica y Potica. Al predicador le convendr, adems, un ornato y disertacin apropiados, juntamente con una accin apropiaa -.24 dos. Lpez Pinciano Son sas las circunstancias que confronta la obra del Pinciano y a ellas se enfrenta independientemente: Sin Rhetorica ay hombres, y tambin los aura sin Potica. Son stas partes que ornan mucho a vn hombre entre las dems artes y disciplinas, mas^no de manera que de la vna ni de la otra est pendiente el vso de razn, ni aun el vso de ellas, porque sin arte Rhetorica ni Potica

PAGE 35

podra auer hombres que las entendiessen. Digo, pues, que sin Rhetrica ay rhetricos; y^sin Potica ay poetas; sin arte Lgica ay' lgicos naturales; que el hombre tiene el uso natural de la razn, el qual es la fuente de todas estas cosas. 25 La Philosophia antigua potica es la obra de teora pura por excelencia. En ella la forma dialogal y el carcter especulativo se funden de manera inconstil que muestra por parte de su autor posesin absoluta del saber terico clsico a su alcance y amplitud de perspectiva sorprendente. Era "el rtulo ya muy significativo" escribe Menndez y Pelayo "indicio seguro de que su tarea no iba a ser de gramtico ni de erudito, sino que aspiraba a echar los fundamentos de una verdadera teora filosfica de los gneros n -, ,,26 literarios Deste nombre han huydo nuestros espaoles con justa razn, los quales en sus libros no han dado Philosophia antigua ni aun moderna, sino tocado solamente la parte que del metro habla. No s el porqu; y esto de los escritores poticos nuestros y de los genos. 27 Segn estas palabras el Pinciano parece al tanto del desarrollo de la teora literaria en Espaa y se sabe adems lobo solitario en ella. Fundamenta as su philosophia en Aristteles pero se aparta de l cuando la materia lo requiere. De Horacio cree que es demasiado breve y oscuro y desordenado. Vida, estima, escribi para poetas consumados y Escalgero estuvo falto en la fbula. 28 Su obra la da a la estampa deliberadamente: Sabe Dios ha muchos aos desseo ver un libro desta materia sacado a luz de mano de otro

PAGE 36

por no me poner hecho seal y blanco de las gentes, y sabe que por ver mi patria, florecida en todas las dems disciplinas, estar en esta tan falta y necessitada, determin a arriscar por la socorrer. Dir acaso alguno no es la Potica de tanta sustancia que por su falta peligre la repblica. Al qual respondo que lea y sabr la vtilidad grande y mucha doctrina que en ello se contiene. 59 Es difcil calcular a ciencia cierta el impacto de esta obra entre sus contemporneos y especficamente en el desarrollo de la teora piara. Pero por imprecisos que sean los resultados, no dejan de admirar las conclusiones sacadas por los investigadores respecto a su influencia en Cervantes y Lope de Vega. 30 a pesar de haber tenido una sola impresin su presencia se hizo sentir tambin entre los otros tericos a travs del siglo. Tmese de ejemplo el comentario del casi olvidado Pedro Gonzlez de Seplveda que en carta escrita hacia 1620 confiesa a Cscales que "slo Pinciano, a mi modo de entender, top con el objeto verdadero 31 de esta arte."" Cerca de un siglo despus de su publicacin, en la tercera versin del Theatro de los theatros la Philosophia antigua potica es inspiracin y punto de refe32 rencia. Lpez Pinciano compuso el tratado en forma de trece epstolas dirigidas a un seor llamado don Gabriel que responde a cada una de ellas con otra que es sumario y sntesis de la recibida y, al mismo tiempo, anticipo de la prxima. Cada carta del Pinciano encierra un dilogo entre Ugo, Fadrique y el autor. Esta correspondencia transcurre a lo

PAGE 37

largo de seis meses, de las nonas de abril a las calendas de septiembre. En las dos primeras epstolas se discuten y perfilan conceptos estticos bsicos que los interlocutores emplean para sustentar diferentes puntos de vista a travs del tratado. Las epstolas tercera, quarta quinta, sexta y sptima se ocupan de la naturaleza de la poesa y sealan sus peculiaridades estilsticas. El teatro es el tema que ocupa las discusiones de las epstolas octava y novena, mientras que las tres siguientes retoman el tema de la naturaleza de la poesa. La ltima carta contiene la discusin de los dialogantes sobre los actores y representantes. El valor terico de la obra resalta ms en un libro escrito con acabadsimo estilo y cuidada estructura y presentacin que en cierto modo lo acercan al mbito de la novelstica moderna. El tono coloquial del dilogo; la presentacin humorstica a base de juegos de palabras; el empleo de refranes, frases proverbiales, giros populares; la ilustracin anecdtica de los conceptos; la abundancia de imgenes anmicas, martimas, religiosas; la creacin de un ambiente mnimo y autntico donde se escenifica el dilogo; y el esfuerzo de caracterizacin individual para los interlocutores confieren una amenidad y dimensin asociadas ms al relato cervantino que al dilogo renacentista.

PAGE 38

Cg_ s P e Jes Carvallo, Mesa y Cueva De seco estilo y corte tradicional es la primera obra de teora pura que inicia el siglo XVII, el Discurso de las letras humanas escrito en Salamanca hacia 1600 por Baltasar de Cspedes, yerno y discpulo de Francisco Snchez de las 33 Brozas. Indito hasta 1784, su texto definitivo ha sido establecido de entre varios manuscritos existentes por Gregorio de Andrs, quien tambin ha contribuido un estudio sobre la vida y las obras de Cspedes. La extensa tradicin manuscrita con que cuenta este libro 35 as como su fama entre los contemporneos se han de tener por pruebas de la difusin que disfrut durante el siglo. Treinta aos ms tarde dir Juan de Robles: "Empero quien junt todo lo pertinente al arte, con tal eminencia que no deja nada que desear, fu el maestro Baltasar de Cspedes, que es este manuscrito, que est aqu el cual podr llevar vuestra merced para estudiar por l todo cuanto quisiere." 37 Por la cita anterior se puede deducir cierto carcter de gua o, como lo llam Menndez y Pelayo, "especie de vademcum para el estudio de la filologa clsica, cuyos trminos dilata generosa y magnficamente el maestro Cspedes, haciendo entrar en ellos, no slo el conocimiento fundamental de las lenguas griega y latina, y el estudio y enmendacin de los autores clsicos de ellas, sino toda la materia de antigedades, paleografa, epigrafa, etc., o p siguiendo en todo las huellas de Jos Escalgero." As

PAGE 39

tambin lo considera Andrs: "El fin del Discurso es orientar a los que se dedican a las letras humanas, sealndoles el mtodo ms fcil y los conocimientos preliminares ms necesarios para adentrarse en la interpretacin de los 39 autores clasicos." A la vista de tales estimaciones se puede, fcilmente, poner en tela de juicio la filiacin de esta obra al desarrollo de la teora pura y no ser yo el ltimo en reconocer, por ejemplo, que en ella se encuentra ausente el espritu especulativo hasta ahora presente en las otras obras. Sin embargo, se han de tener presentes otros factores que decisivamente parecen inclinar la balanza en favor de esta clasificacin. Ante todo debe considerarse un espritu renovador que le confiere su origen universitario y su cierto conciencia de labor crtica, al tanto de las preocupaciones de sus contemporneos. Por ejemplo, se sabe que, a peticin del Consejo Real, Cspedes hizo la censura de las Tablas poticas de Cscales. J Tambin se tendrn en cuenta la autoridad concedida por sus contemporneos sealada ms arriba; el carcter enciclopdico, si breve, con que fu escrita; y su contribucin a principios que si no del todo en el mbito de la teora pura se relacionan con ella a travs de la praxis. As trata Cspedes, por ejemplo, de deslindar los campos de la preceptiva: La Rhitmica que es el arte que ensea los generos de versos y los pies dellos y es subalternada a la msica; y aunque en la Grammatica se

PAGE 40

ensea algo de esta parte; usurpanla los grammaticos de facultad ajena para institucin de sus discpulos; esto no se a de llamar tampoco Arte Potica, porque no lo es, sino que se supone para la Potica. Del oficio del comentador han salido muchas acciones de humanista que son de tiempos muy antiguos, y agora en los nuestros se an resucitado, como son varias lecciones, enmendaciones, selectas y otros libros assi divididos por capitulos, donde sin consecucin de materia ninguna en cada capitulo se declaran un lugar o muchos de authores antiguos. 1 1 Una ltima objecin su pudiera hacer a la inclusin de esta obra entre las de teora pura : la denotacin y connotacin retrica de la palabra "discurso". Sin entrar en detalles innecesarios, conviene aqu recordar que "discurso" figura en la lista de palabras a que desea Juan de Valds dar carta de ciudadana en espaol; y comienza a aparecer en la literatura a partir del Quijote de 1605. All, sin embargo, aunque es empleado en varias acepciones nunca aparece con el significado de "tratado" que es en apariencia el que le da Cspedes. Estimo pues prudente la inclusin de la obra en el esbozo del desarrollo de la teora pura. El siguiente ttulo en este desarrollo es El cisne de Apolo aparecido en Medina del Campo en 1602, escrito por el presbtero Luis Alfonso de Carballo. An con resabios de versificatoria y retrica, la contribucin de este libro al campo de la teora pura no deja de tener importancia: Estando tan necessitados de razn, vino del cielo la poesa a ensearlo todo, porque essa enseo domear los cuellos de los animales, a escudriar las causas, a poner las cosas en orden, y con la suavidad de su canto de que ymos tratando, se ayunt el fiero vulgo, y

PAGE 41

3b alli estauan amontonados, hasta que les ensearan las justas leyes y costumbres y los prouechos particulares, y comunes, 4 5 De especial inters dentro del criterio de categorizacin que empleo es su conciencia del estado de la preceptiva literaria: Juntar en este breue tratado, todo lo que a este arte toca, de que tanta necessidad ay en Espaa, ... para satisfazar al ignorante vulgo, con quien tan mal acreditados estn los Poetas, que sus obras juzgan por locuras y vanidades, sin traca ni concierto, libres de toda regla y limitacin, y por lleuar este fin de sacarle de tal ceguera y darle a entender que ay orden y concierto en esto, como en qualquiera arte, y no dar reglas ni documentos a quien me pueda ensear no quise intitular mi obra Arte potica: Aunque mejor le conuiene este nombre que a los que hasta agora han salido, las quales no poticas, sino versificatorias pueden ser llamadas, que es muy differente la vna de la otra. 1 6 Curioso es, sin embargo, que no se haga mencin o referencia a ninguna de las obras hasta aqu enumeradas aunque con toda probablidad conoci la epstola de Boscn "A la duquesa de Soma" ya que lo cita por la edicin de 1543. A pesar de esto el crtico Pedro Penzol estima que "Carballo habra ledo, a no dudar, las anotaciones a las obras de Garcilaso de la Vega, por Herrera, tan llenas de sabidura y preciosismo; y conoca, porque los cita a menudo los Emblemas de Covarrubias, y los Dilogos de Lorenzo Surez de Chavez, 1579, a quien proclama divino poeta." 47 El cisne de Apolo est escrito en cuatro dilogos que sostienen Carballo, la Lectura y Zoylo que quedan resumidos en una octava al concluir cada uno. El autor emplea un

PAGE 42

37 emblema de Alciato para el ttulo alegrico y, as, el cisne viene a representar al poeta que, dada su relacin con la divinidad, puede ser considerado noble. En el dilogo primero se trata de transmitir un concepto de la poesa como "arte que ensea a hablar con limitacin, orden y ornato." 48 Adems, se defiende en l al poeta de imputaciones de mentiras ya que su deber es ser verosmil. En el dilogo segundo se trata de la "disposicin y forma de la poesa castellana que son versos y coplas" y no pasa de ser un tratado de versif icatoria lleno de definiciones y consejos. El tercer dilogo analiza las dos maneras que segn Carballo son favorecidas por los poetas: la narracin y el concepto. En este dilogo aparece una definicin de la comedia que, segn Penzol, recuerda la famosa divisin de Torres Naharro. El dilogo cuarto lo consagra Carballo al decoro que se guardar en "la pasin de la vena y furor potico." 50 Esta obra segn Menndez y Pelayo coloca a Carballo entre el grupo de autores "que quisieron hacer entrar en los moldes de la preceptiva antigua la amplia forma del drama 51 nacional;" pero que, comparado con Pinciano, Gonzlez de Salas y Cscales, su labor es de pedagogo adocenado. 52 Penzol es un tanto ms generoso: El cisne de Apolo no tuvo la importancia y madurez de sus continuadores . pero actu de soldadura entre dos pocas." 53

PAGE 43

J8 No parece ser, sin embargo, que a la vista de la teora conservada, tuvieran los tericos de esos aos plena conciencia del inicio de una nueva poca S hay, en cambio, esfuerzo divulgador como sera el caso, en el campo de la retrica, de la Elocuencia espaola en arte de Ximenez Patn (Toledo: Thomas de Guzman, 1604), si bien no la primera retrica en castellano, importante porque ilustra sus figuras con autores espaoles contemporneos. 54 La teora pura queda en los aos inmediatos al Cisne de Apolo como sumergida o postergada por la vitalidad de la actividad creadora y polmica que se lanza por nuevos y definitivos rumbos y cuyo impacto afectar indeleblemente la teora literaria subsiguiente. Un breve recuento dar la pauta: la novelstica contina su avance en 1604 con El peregri no en su patria y dos famosas segundas partes Las guerras civiles de Granada y Guzmn de Alfarache y en 1605 con la primera parte del Quijote ; la poesa conceptista y culteranista da sus primeros y retorcidos pasos y aparece la segunda parte del Romancero general (1605); finalmente, el teatro queda definitivamente influido por la aparicin de la primera comedia impresa de Lope de Vega (1603) y sus primera (1604) y segunda (1609) colecciones o Partes Y es este impacto escnico e impreso de Lope lo que da vida al teorizar literario, por poco que sea, de esos aos. Es entonces cuando de nuevo el deslinde de la teora pura se hace difcil ante la aparicin de las apologas y diatribas. El criterio de definicin que se va aplicando hasta aqu hace excluir la

PAGE 44

obra de Andrs Rey de Artieda, Discursos, epstol as y epigramas de Artemidoro (Zaragoza: Angelo Tavanno) de 1605, a pesar de su filiacin a la Academia de los Nocturnos. 55 Lo que de entre sus poemas se puede espigar es tan manido, superficial y escaso que carece de ese ahnco especulativo pui y encauzador que se ha ido apuntando en la teora pura. 56 No es as el caso de la contribucin a la teora pura hecha por Cristbal de Mesa, que si breve y combativa, se publica como compendio y resumen de la teoras contemporneas. Estimo necesario detener la marcha para tratar de esclarecer un tanto el problema bibliogrfico en torno a Mesa Margare te Newels en Los gneros dramticos en las • 57 poticas del Siglo de Oro cita la obra de Mesa Valle de lagrimas y diversas rimas de Christoval de Mesa (Madrid: Juan de la Cuesta, 1607) con privilegios y censuras de 1604 y tasa y colofn de 1606 (Biblioteca Nacional de Madrid, R/7831) en la que se encuentra en "fol. 148 v. y siguien58 tes" un "Compendio del Arte Potica", 152 versos que Newels reproduce en su apndice. Gallardo parece haber visto el mismo libro y describe el ejemplar y su portada sin algunos de los errores en los que incurre Newels. 61 Sin embargo, la descripcin de Gallardo, que es bastante detallada, no menciona el "Compendio." No obstante, en la papeleta siguiente (3059) describiendo La restauracin de Espa a del mismo autor (Madrid: Juan de la Cuesta, 1607; privilegio

PAGE 45

-¡o y censura de 1604, tasa y erratas de 1606), dice Gallardo que en un "A los lectores" Mesa habla por extenso del poema pico y su teora y sus tericos: Tasso, Castelvetro y Horacio. Refiere tambin que ya haba tratado el asunto en el prlogo a Las Navas de Tolosa (Madrid: Viuda de Pedro Madrigal, 1594). Porqueras Mayo 62 estim importante el "A los lectores" pero no hace referencia al otro prlogo. Hago este parntesis bibliogrfico para dar realce a la labor de Mesa, y colocarle dentro de una tradicin terica temporana y nada deleznable, respetada por su contemporneo Cervantes en el "Canto de Calope" y en el Viaje del D 63 ,. " Farnaso Aun mas, quiero sealar la posibilidad de una tirada aparte del "Compendio" o tal vez quiz una refundicin incluso que anota Palau en su Manual 64 ; Compendio y breve declaracin del Arte potico Ca stellano (Madrid: Juan de la Cuesta, 1607). Como las dems obras citadas de Mesa, sta fue hecha tambin en octavo, pero Palau le asigna 12 pginas, sugiriendo al lector la posibilidad de ms de los 152 versos recogidos por Newels. Palau afirma que este ejemplar no se ha visto en Espaa pero que existe uno en la Biblioteca Real de Bruselas que an trato de localizar. Sea como fuere, el valor de la contribucin de Mesa a la teora literaria-bien la pura, bien el prlogo, bien la apologa-es indiscutible. Y si a esto se aade su participacin acadmica que le hace "frecuente concurrente a casi todas las sociedades que se celebraban en su tiempo" 65 se esboza quiz la

PAGE 46

41 figura terica mas activa e intrigante de esos aos. Joaqun de Entraxnbasaguas, que no es el primero en sealar su importancia — ya antes lo hicieron Rodrguez Marn 66 Rodrguez Moino 67 y Lpez Prudencio 68 —, resume en su "Una guerra literaria del Siglo de Oro" 69 la inspiracin terica y esttica de Cristbal de Mesa: Comenz don Cristbal a estudiar Artes en la Universidad de Sevilla, en 26 de octubre de 1569. En la de Salamanca, donde continu sus estudios, fue discpulo del Brcense, y comenz la carrera de Leyes, que no lleg a acabar, por dedicarse definitivamente al cultivo de la Literatura. Ms adelante volvi a Sevilla, cuya escuela ^potica estaba en todo su apogeo, y all intim con Fernando de Herrera, Francisco Pacheco, Francisco Medrano, Luis Barahona de Soto, el Maestro Francisco de Medina y otros poetas, de los cuales se consider siempre discpulo. Tambin tuvo "antigua amistad" con el Rector de Villahermosa, Bartolom Leonardo de Argensola. Sin embargo, otras circunstancias haban de influir ms que estas personas en su formacin literaria, y fue que habindose trasladado a Italia por el ao 1588, quiz en calidad de soldado, visit Pava, Bolonia y Roma, donde conoci al gran poeta Torcuato Tasso, con quien tuvo estrecha amistad y continua relacin durante cinco anos. ... Las relaciones con el Tasso y otros poetas, como Jernino Gagliardi, por ejemplo, le hicieron conocer la preceptiva de la escuela potica italiana, que adopt inmediatamente. Con estas tendencias renovadoras regres a Espaa hacia 1594 ... y se instal en Madrid, donde viva, ya ordenado de clrigo y buscando protectores. ... Sus tendencias literarias se resumen en el publico a quin dedicaba sus obras: escriba slo "para los que en Italia sienten bien de ello y para los que en Espaa tienen entera noticia de la Potic a del Philosopho. 7 Creo ver en la figura de Cristbal de Mesa el eptome de los litterati de la poca y especficamente, en cuanto a lo que a la teora literaria pura se refiere y a su reconstruccin histrica concierne, vivido ejemplo de sus cir-

PAGE 47

cunstancias. Repito la idea anterior de una teora sumergida—perdida hoy, olvidada en las academias literarias, escondida entre miscelneas poticas, dispersa en prlogos y dedicatorias, "obras de modestas dimensiones ... que nos informan los efectos inmediatos de los esfuerzos filolgicos y filosficos realizados en Italia y en Espaa por definir la esencia de lo potico" 71 —, de una teora francamente postergada --recurdense las Tablas poticas redactadas ya en 72 1604 y publicadas trece aos ms tarde — ; pero a un tiempo una teora pujante si bien especializada y de tono menor, que avanza a tanteos a la busca de nuevos derroteros estticos, su mejor ejemplo la obra manuscrita de Juan de la Cueva Ejemplar potico fechada en Sevilla en 1606 y corregida, tal vez no por primera vez, en 1609. 73 Nada puede precisarse respecto del conocimiento contemporneo del manuscrito del Ejemplar En 1936 Marcel Bataillon public por vez primera sus reflexiones sobre Juan de la Cueva en las que confiesa que la "importancia histrica" del autor es difcil de estimar "pues es uno de los rarisimos testxgos de una enorme produccin desaparecida y porque debe su supervivencia a una circunstancia material y no a la eleccin de sus coetneos o de la posteridad." 74 Es decir, slo la voluntad y cuidado editorial del autor— 1582, 1588, 1595 (?) — aseguraron su posteridad. Y si sus coetneos le ignoran, as hace l con ellos: ni Lope menciona a Cueva ni este a aquel. Cierto es que sorprende, aun cuando se trata de generaciones distintas y de obras puestas en escena

PAGE 48

^x entre 1579 y 1581. J Edwin S. Morby, en un trabajo de 1940, estudia y rastrea el desarrollo de las teoras literarias de Cueva en el prlogo a sus obras de 1583, en el Coro febeo de ro mances historiales y en el Ejemplar poti co. Del primero nota la ortodoxia de sus ideas, del segundo la conviccin del autor de haber contribuido innovaciones al desarrollo del teatro espaol, y concluye: Thus, the dualism of the much discussed Ejemplar potico with its repetitions of the lessons of the ancients and their commentators side by side with its defense of the national drama that defies these lessons, is to be found as early as 1583 and is stated at intervals thereafter. Cueva was indeed a microcosm of the Spanish struggle between Ancients and Moderns not only in the Ejemplar, but throughout his career of which the Ejemplar was only the last moment. 76 Es decir, en 1609 --fecha de la ltima suscripcin 7 7 del Ejemplar potico — la teora que expone Cueva era reflejo de unas circunstancias en el desarrollo del teatro espaol ya superadas casi por entero. Pero, oportuna o no, la inclusin de esta teora en esta explicacin del desarrollo de la teora pura no desorienta o desvirta sino que subraya la presencia de esa teora difusa y sumergida. Qu hacer si no con la posibilidad que sugiri Miguel Romera Na78 varro de que se desconozca hoy lo que enemistades o sectarismo callaron aunque conocieron? Hay adems en Sevilla, como se ha de ver, una comunidad terica y crtica — Herrera, Panegyrico por la poesa Juregui, Robles, etc.— a la que pertenecen las pginas manuscritas del Ejemplar Menndez y Pelayo a regaadientes reconoce que, por lo menos "como in-

PAGE 49

surrecto o disidente", est Juan de la Cueva en comunin con sus coterrneos y le reconoce "la ms antigua imitacin en asunto y forma, y a veces en principio y estilo de la Epstola de Horacio a los Pisones ." y, en nmero de academias literarias, slo a Madrid sigue Sevilla que "en estos aos se convirti en una serie de palacios-museos, repletos de valiosas curiosidades artsticas y de importantes libros, como lo eran los de los Duques de Alcal, las estancias de los Duques de Alba, el palacio de los Condes de O Q Gelves" y los de varias otras familias. Y Juan de la Cueva era acadmico en la casa de Gelves y en la del duque de Alcal a quien dedic las tres epstolas en que agrup los versos que componen su Ejemplar respectivamente: sobre el poeta, sobre la versificacin y sobre los gneros literarios. Cabe, dado lo dicho, sealar una falta de sujecin a la forma dialogada o, por lo menos a la naturaleza especulativa, elementos caracterizadores en esta exposicin. Quede en justificacin que tanto el Ejemplar potico como su contemporneo y tambin acadmico Nuevo arte de hazer comedias. • • presentan los resultados de una labor especulativa ya hecha y de todos conocida, la comedia. Juan de la Cueva y Lope de Vega hicieron su experimentacin, su prctica; y sus trabajos acadmicos informan de los resultados de la experiencia — la teora como consecuencia del contraste experimental

PAGE 50

Lope de Vega^ Carrillo y Sotomayor y Soto de Rojas Nadie tan experimentado en esas cosas como Lope de Vega a los cuarenta y siete aos: publicadas doce comedias y La dragontea, Isidro La hermosura de Anglica Rimas El peregrino en su patria Je rusaln conquistada etc. Nadie mas consciente ni irnico respecto a la dicotoma de la teora y la prctica: Fcil parece este sugeto y fcil fuera para cualquiera de vosotros que ha escrito menos de ellas y ms sabe del arte de escribirlas y de todo. 81 Es el tono irnico la adecuada envoltura para la exposicin de Lope. La manida falsa humildad oratoria le sirve a un tiempo de escudo y de espada. Es, creo, en este espritu --casi stira del arte -como ha de percibirse el Nuevo arte Slo a partir de ciertas observaciones de o 2 Romera Navarro es como una nueva crtica vuelve de nuevo los ojos al texto para rectificar el Lope palindico de Menndez Pelayo o el escptico de Menndez Pidal. 83 En 1962 Rinaldo Froldi seal la imposibilidad de ver en el Nuevo arte • de L P e la coherencia propia de un tratado de potica" dado el carcter de rplica humorstica, emprica y simplificadora de la breve epstola. 84 Froldi la lee y la sita dentro de sus circunstancias histrico-literarias de la siguiente manera: El Arte nuevo seala el alejamiento de la Potica de Aristteles, entendida como summa esttica, autoridad de donde deducir, como haba hecho la crtica del XVI, sobre todo italiana, rigurosos preceptos. Se puede tambin notar que esta obra encubre un implcito

PAGE 51

4 6 acercamiento a la Retrica aristotlica, texto que haba gozado de notable consideracin en el Humanismo italiano del siglo XV, despus de casi totalmente abandonado durante el Renacimiento de principios del siglo XVI y que, con la crisis del Renacimiento, haba sido reestudiado en Italia y fuera de ella. Acercarse a la Retrica de Aristteles quera decir renunciar a lo absoluto del discurso incontrovertible, a la demostracin racionalista, renunciar, en otros trminos, a la regla para orientarse hacia la libertad de un discurso que no se prefijaba fines ltimos, sino que era sobre todo tcnica presuasiva, invitacin a la participacin, es decir, bsqueda de inmediata relacin entre el que habla y el que escucha, el que escribe y el que lee y, en el caso concreto del teatro, entre el que representa y los espectadores que asisten a la representacin. Es imposible demostrar una influencia de tipo erudito y acadmico de la Retrica aristotlica sobre el Arte nuevo precisamente porque la obra lopesca no tiene en absoluto el carcter de una obra erudita o acadmica, pero es igualmente imposible no advertir que en esta composicin (la cual, en su discursiva y horaciana forma epistolar, se presenta como una airosa autodefensa y una elegante y socarrona stira de los pedantes) cuando se llega a su parte ms propiamente preceptiva, no se va ms all de consejos prcticos sugeridos por la experiencia, que hacen del tratadillo casi una exposicin tcnica regida por una sustancial adhesin al concepto de arte como retrica persuasiva y no como canon racionalista. 8 5 Mayor irona habr, quiz, si los investigadores llegasen a probar ciertas las dudas en torno a la existencia de la Academia de Madrid. Jos Snchez ha trabajado sobre el tema con denuedo y persuasin, pero fija los orgenes de esta academia sobre las fechas de lectura y publicacin del Nuevo arte de hazer comedias deste tiempo. ... Dirigido a la academia de Madrid. 86 Es decir, las conjeturas dispersas en torno a una academia de difcil identificacin histrica se

PAGE 52

esclarecen a partir del ttulo. Si a ste se extendiese el saber irnico de los 389 versos —cabra la acepcin de 'fraude' o la de 'oficio'? 7 — se conferira nueva dimensin al desarrollo de la teora pura y de la literaria en general. Pero, sea como fuere al cabo de las investigaciones o hiptesis, el Nuevo arte. . es, indudablemente, hito para la creacin y de la teora en unos comienzos cruciales para el siglo literario. Son esos aos de acontecimientos literarios. El prximo, el "Libro de la erudicin potica" de Luis Carrillo y Sotomayor, es de muy otro tono. No hay en l alguna posibilidad de interpretacin ambigua. Es ste, literalmente, libro de erudicin y manifiesto. El "Libro..." de Luis Carrillo es meditado ideario, no preceptiva, que intenta suplir "los descuydos de la o o razn" y para ello finge concertar con su hermano una "disputa" que lo "obliga" a "profanar" los "no comunes se89 cretos de las Musas" que: Con el tiempo andan oluidadas, y lo anduuieron tanto, que se atreuieron a profanar de sus sagrados templos las mas preciosas joyas. Presume el vulgo de entendellas, el mismo pretende juzgallas. Contra estos endereco mis razones, contra estos se atreuen a desencerrarse estas pocas palabras. 90 Se argumenta con principios razonados no con figuras ni medidas. Dado a la imprenta postumamente en 1611 y en 1613, su fama y memoria perviven en poetas y tericos contemporneos y subsiguientes. No creo necesaria una enumeracin que es tpico de la historia literaria.

PAGE 53

Con estas obras la teora pura da inesperado giro entre 1609 y 1611. Excepto raros casos, la amplitud de miras se va limitando y es el creador el que entonces se alza con la monarqua de la teora. A partir de 1609 --salvo Cscales, Gonzlez de Salas y Robles — los autores de la teora pura hacen nombre en la prctica y a partir de ella teorizan. A los aos racionalistas de la teora pura siguen aos empricos. El "Discurso sobre la potica" de Pedro Soto de Rojas es de origen acadmico segn reza el acpite de su primera edicin en el Desengao de amor en rimas (Madrid: Viuda de Alonso Martn, 1623). Por la dedicatoria al conde de Olivares se sabe que "doze aos ha seor Excelentssimo que la ma [la musa] cant estos rudos sonezillos, y nueve que tengo privilegio para estamparlos." 92 Lope de Vega en un elogio aclara: "Aura doze aos que junt estas Rimas y este mismo tiempo que las conquisto yo, con nimo de honrar y acrecentar nuestra lengua de tantas locuciones y Frasis y deleytar y aprovechar los ingenios de tanta hermosura y variedad de concetos. Llamuase en nuestra Academia el Ardiente. ... En ella escriui el discurse de la potica y perfecta medida del verso Castellano, imitando al Tasso en vna oracin que hizo en la Academia de Ferrara." 93 Jos Snchez, estudiando esta academia 94 ha llamado la atencin sobre unos "Apvntamientos por folios..." hechos por Soto de Rojas y colocados al fin del Desengao. 95 en los que para el folio tercero seala por fecha del "Discurso..." el ao

PAGE 54


PAGE 55

b taristas y se hace urgente saber quines estn al lado y quines en contra del imponderable, del siempre grande poeta cordobs, asi llaman a Gngora sus partidarios: surgen las listas de devotos de secuaces se dir luego. Cscales Resulta alivio, pues, la aparicin en 1617 de las Tablas poticas (Murcia: Luis Bers) de Francisco Cscales. Escritas ya desde 1604, fecha en que para aprobacin se dieron al Consejo Real —que hubo de renovarse en 1614—, permanecieron inditas y "como destrozos de fortuna estuvieron arrimadas al rincn del olvido;" 100 hasta que por oficios de Saavedra Fajardo y munificencia del conde de Castro se dieron a la imprenta. Hasta qu punto el smil es adorno y no reflejo de verdad no es fcil de determinar. Sin embargo, cierto es que desde su asiento como catedrtico en Murcia en 1601 hasta su muerte en 1642, Cscales estuvo en contacto con muchos literatos de la poca, algunos autores de teora pura ya examinados —tal es el caso de Baltasar de Cspedes (v. supra ) Con Lope de Vega mantuvo amis. ,101 tad y con Carrillo y Sotomayor una controversia epistolar entre 1606 y 1607 sobre la claridad y el cultismo 102 y tambin con el 'maestro' Jimnez Patn. 103 Quiz por su cronologa temprana puedan ser alivio estas Tablas al margen del frrago. En ellas, en notable eco de Snchez de Lima, Pierio y Castalio conversan sentados a la sombra de naranjos en un ribazo, "lugar apacible y acomodado". 104 El dilogo, en su naturalidad y precisiones, se asemeja al de Lpez

PAGE 56

Pinciano ms que al del Cisn e de Apolo. Para Antonio Garca Berrio estas Tablas "aparecen en un momento en que ya la tradicin de la Potica espaola haba cubierto — y casi cerrado-su ciclo, al menos por lo que al Siglo de Oro y a tratados doctrinales sistemticos concierne." Al ciclo le quedan algunas revoluciones pero las Tablas s parecen -dependiendo qu importancia se d a composicin y probable circulacin manuscrita — restituir una tradicin estilstica de la teora pura. Pero es una restitucin falsa; estilstica e ideolgicamente pertenecen a ese grupo terico anterior al Arte nuevo. . El propio Garca Berrio escribe que "dos son las doctrinas positivamente ms importantes y novedosas en la teora potica espaola e italiana" y de stas "la firme y estable divisin de los tres gneros poticos fundamentales, lrico, pico y dramtico," es contribucin de Cscales. Y los inmediatos predecesores espaoles en este esfuerzo --tambin los seala Garca Berrio -son Lpez Pinciano y Carvallo. Y escribe Cscales: Aunque s, amigo Poeta, que hay en Espaa muchos hombres doctos, que pudieran con ms acierto que yo escribir del Arte Potica, y aventajar en ella a los estrangeros, que la han tratado muy de ex profeso ; pero viendo que se han determinado ac pocos a tomar tal empresa, y que los que comienzan a hacer Poemas, los hacen guiados de la naturaleza, mas que del arte: porque no les faltase parte tan esencial, quise antes ser estimado por atrevido, que dexar frustrados de sus preceptos a los deseosos de saberla. Tanto mas, que oiga a algunos demasiadamente confiados en su natural ingenio decir: que como se puede de nadar sin corcho, se puede tambin escribir sin leyes. Brava presuncin, y vana confianza, y indigna

PAGE 57

de ser admitida. Para refutar esta presuntuosa osadia no es monester artilleria de argumentos: basta decir, que si confiesan que es arte la Poesia, como lo es, que ha de constar de preceptos. 107 Pocos eran en 1604 los que se haban puesto a hacer tal empresa pero las preocupaciones de todos eran las mismas, preocupaciones y esperanzas del "Sabe Dios ha muchos aos desseo..." del Pinciano, del "Juntar en este breve tratado..." de Carvallo. Sanford Shepard que en poco estima la contribucin de Cscales, reconoce, sin embargo, que, "con todo, Cscales no escribe en un vaco literario. Las ideas expuestas en sus Tablas son una exageracin defensiva de principios universalmente admitidos, incluso por Lope de Vega, que da gracias a Dios por no ignorar los 'antiguos pre,,108 ceptos. Juregui, Panegyrico por la poesa y Robles Pero la referida crisis gongorista persiste y de tanta obra polmica — apologas, antdotos, contrantdotos etc. — que suscita slo hay una, obra de teora pura, que supera al resto con mucho: el Discurso potico del sevillano Juan de Juregui que sale de la imprenta madrilea de Juan Gonzlez en 1624. No es ni la primera ni la ltima vez que su autor se mete por los campos de la teora y la preceptiva. Por la misma fecha parece haber escrito su acerbo Antdoto contra las Soledades aplicado su Autor para defenderle de si mismo en el que ridiculizaba y censuraba el poema de Gongora. El Discurso potico por el contrario, es todo aplomo en el tono y mesura en la erudicin. Fue escrito a

PAGE 58

53 sabiendas de "discursos intiles, que, valindose de doctrinas vulgares, al fin no penetran la materia ni aun la reconocen, por peregrina y difcil." 109 La forma de exposicin de ideas de Juregui ofrece un interesante contraste una vez comparada con las exposiciones de los autores anteriores y muy bien puede ser vestigio de la forma y contenido de los otros trabajos sobre tema gongorino. En el Discurso potico la impresin de especulacin de la teora pura no proviene de la forma dialogada sino de que el autor inicia el desarrollo de sus ideas a partir de seis vicios o problemas generales y procede en sus raciocinios en un movimiento expositivo hacia las virtudes o soluciones. Estas seis categoras representan de suyo un esfuerzo y capacidad de anlisis y sntesis inesperado. 110 A partir de sus ttulos las obras en torno al gongorismo tienden a revelar tanto su apasionamiento como su contenido. Juregui parece aspirar a cierta objetividad que el ritmo de la exposicin —del mal al remedio-le presta y que permite que desgrane la teora a ojos vistas del lector, participe y objeto de su persuasiva elaboracin. Menndez y Pelayo se hace elogios sin cortapisas de Juregui: Ni una sola vez nombra a Gngora, ni trata de herirle, ni sale jams de la serena regin de los principios, en la cual procede con un calor y un entusiasmo tan comunicativos y generosos, con una idea tan excelsa de la naturaleza y lmites del arte literario, con una plenitud tal de conviccin, con tan profundo dominio de los secretos del estilo, con tanta atencin al constitutivo esencial de la poesa y tanto odio a la grrula locuacidad, con tal

PAGE 59

tendencia a penetrar las races de las cosas, con tal espritu crtico etc. 111 Cuando Garca Berrio — refirindose a Cscales — sealaba las dos doctrinas ms importantes contribuidas por el murciano (v. supra) la segunda era la del concepto literario, la idea general de la composicin sin necesidad de la fi 112 . rar>ua. La posxcion de Jauregui — como ha sealado An113 tomo Vilanova — es completamente antirretrica y valora la importancia preeminente del concepto sobre la palabra: Al establecer esta separacin tajante entre el fondo y^la forma, entre el concepto y la expresin, Jauregui sienta las bases de la posterior distincin entre conceptismo y culteranismo absolutamente ignorada por l, que, frente al barroquismo esttico de Carrillo adopta una postura notamente antibarroca. Y as, mientras el Libro de la erudicin potica de Carrillo, por su defensa de la dificultad docta, del estilo elevado y culto, de la poesa hermtica y oscura cuya difcil comprensin pretende deleitar el entendimiento del lector docto, avivando su ingenio y agudeza, es el verdadero manifiesto de la poesa barroca que contiene a la vez los principios de la escuela conceptista y culterana, el Discurso potico de Jauregui por su reprobacin de la oscuridad y hermetismo, por su culto a la templanza y moderacin en el lenguaje y su defensa de la claridad formal que solo admite la dificultad y elevacin en los conceptos, es el manifiesto de la reaccin clsica severamente antibarroca de la que paradjicamente han extrado sus armas no slo los detractores de la escuela culterana sino tambin los partidarios de la manera conceptista. 111 No fue fcil para Jauregui el ao de 1624. Adems de Antdoto y Discurso publi su Orfeo que en la prctica contradeca su teora. No es ste lugar de discutir la fecha de composicin de una u otra obra para explicar el viraje ideolgico y estilstico que el poema representa o sus con-

PAGE 60

secuencias. Pero s creo oportuno consignar dos reacciones en verso que recogi Gallardo y reprodujo Jordn de i, 115 •, • Urries como ejemplos del clima remante en los crculos literarios y de la conciencia general de la probable antinomia de la teora y la prctica. T que del Triunvirato de Penates Lo Gregizante en tu Discurso indicas, Y al nombre neutro el femenino aplicas, Pedante Preceptor de disparates; Poeta con albarda y acicates Que ti te matas y los otros picas, Pecador en lo mismo que predicas, Taladro universal de los Orates. Qu gramtica enseas a muchachos Que tal deidad Rum de Apolo adquieres? Humllate, Sibila con mostachos: Vergajo de las Musas, qu nos quieres? Declrate en las hembras en los machos, Que inculto y culto hermafrodita eres. En vos, si ves, don Juan, veo La contradiccin mayor Pues si en el discurso actor, En la Fbula sois reo. No hay en cuanto vuestro leo Primor porque presumis, Pues si algo en prosa acertis, En verso lo confunds. ensead como escribs, escribid como enseis. Hacia finales de la dcada del veinte (1627) se public una obra annima y curiosa con el ttulo de Panegyrico por la poesa que fue aprobada por el agustino Juan de Vitoria de la Universidad de Osuna y cuya dedicatoria fue redactada en Sevilla. Segn informa la aprobacin, Lope de Vega conoci la obra unos aos antes cuando se aprob por primera vez con el nombre de su autor que decidi callarlo por

PAGE 61

"modestia o bizarra". Menndez y Pelayo que la conoci la consider digna "de memoria, si no de anlisis." 117 El autor de este opsculo, annimo y rarsimo, se llamaba don Fernando de Vera, y no parece probable que fuese sevillano, como quiere Barrera, sino extremeo. Debi ser preciossimo ingenio, puesto que compuso a los dieciseis anos el Panegyrico que a vueltas de algunas ideas absurdas, como la de suponer poeta al mismo Lucifer, contiene muchas noticias histricas y prueba bastante lectura. 118 Las ideas, si no del todo absurdas, resultan al menos peregrinas, como llamar a la poesa dulzor que "engae lo desabrido del jarave" y mdico "disimulando las purgas 120 para curarnos. Asimismo, asegura que Jesucristo fue 121 122 pintor y que Carlos V y Felipe II fueron poetas, este ltimo dedicado de lleno al verso en el "retrete". 123 De inters tambin es la mucha lectura de su autor que menciona y dice conocer las obras de Fray Luis de Len y Baltasar del Alczar entre otros muchos poetas, lo que se deber tener en cuenta para cualquier estudio de la difusin de la poesa en la Espaa de la poca. El Panegyrico que ha permanecido mayormente ignorado por la crtica, recibi la esmerada atencin de Ernst Robert Curtius en un estudio titulado "Theological Art-Theory in Spanish Literature of the Seventeenth Century 125 El obvio carcter laudatorio que denota la palabra panegyrico que permitira una probable inclusin en una de las otras categoras de teora literaria aqu sealadas, aparece, sin embargo, modificado por la repeticin y

PAGE 62

adaptacin de manidos conceptos tericos generales puestos a lo divino tendencia que el estudio de Curtius rastrea en Espaa desde la Edad Media pero que slo llega a realizarse plenamente en esta obra convirtindola en singular tratado terico: The little treatise contains no original thought, but for that very reason it is significant for the poetic theory and philosophical position of the Spanish period of florescence. As our analysis has shown, it is closely dependent upon antige eulogies of arts and adopts their epideitic topoi : encyclopedic character of the art to be treated — its uses — its divine origin — "catalogue of hroes." With these humanistic elements is fused the "Biblical poetics" which we know from early Christian and Medieval Latin literature. In Spain alone was it able to develop fruitfully, and it did so in the soil of Spain' s sixteenth century revival of theology. Thus from Biblical poetics there could grow a theological poetics, and indeed a theocentric metaphysics of the arts, irreconcilable with Thomism. In the realm of theory it is the counterpart — seldom made philosophically explicit — to a view of the world and man which, within the rich unfolding of the Siglo de Oro can claim a special significance and dignity. In the poetry of a Luis de Len, as in the ^Spanish drama, as in the painting of a Zurbarn, a Valds Leal, a Greco, the human is always shown to us in its relation to God, and above all the confusions of this earth we are given a glimpse into heaven. 126 Ligados tambin a la ciudad de Sevilla estn los dilogos escritos por Juan de Robles y reunidos bajo el ttulo de El culto sevillano El libro, que no apareci impreso 127 en la poca, se sabe en redaccin en 1612 segn carta de su 12 8 autor a Rodrigo Caro y existe una aprobacin de Quevedo 12 9 fechada en 1631. Est escrito en forma de cinco dilogos

PAGE 63

58 entre Juan de Guzmn, caballero mayorazgo de quince aos de edad, y el licenciado Sotomayor a quien el primero ha venido a pedir instruccin en materia de cultura. Esencialmente es ste un tratado de retrica en forma dialogada que recuerda, en lneas muy generales, la Retrica de Guzmn de 1589 y que, por consiguiente, mucho he dudado en incluir en este desarrollo de la teora pura Sin embargo creo hay razones que lo justifiquen y espero queden aclaradas de inmediato. Escribe Menndez y Pelayo: El impulso crtico comunicado a la escuela de Sevilla por Herrera y por Medina se contina fidelsimamente en El culto sevillano del licenciado Juan de Robles, excelente tratado de retorica, del cual decia Gallardo que deba estar impreso en letras de oro. 130 Es la mejor obra de todas las retricas castellanas; pero no merece tanto encomio por la novedad de la doctrina. Lo que ms la avalora es el buen juicio constante, la claridad del mtodo^ la nermosura del lenguaje, la viveza del dilogo y las curiosas noticias de historia literaria. l An as no es su indudable calidad de olvidada joya literaria o un agradable parecido a los dilogos del Pinciano factor decisivo para incluirla como obra de teora pura. La inclusin la merita por encontrar en ella factores comunes y claves de la categorizacin inicial de este estudio Ante todo se destaca el carcter especulativo, ms que doctrinario, que predomina en la obra. Luego, lo que se pudiera llamar una autntica conciencia de crtica ms acusada que en ninguna otra de las obras reunidas. Si el Pane-

PAGE 64

gyrico por la poe sa vena lleno de referencias a figuras literarias e histricas contemporneas, eran slo eso, meras referencias. En El culto sevi ll ano las referencias muestran claramente un deseo de sentirse dentro de una corriente crtica y de esforzarse por establecer lazos con ella. As se relacionan y comparan all los propios conceptos y definiciones con los de Baltasar de Cspedes — a quien se llama "maestro" y de cuyo discurso posee el autor un manuscrito 132 — Jimnez Patn — otro "maestro" 133 — Herrera, Prete Jacopn, Surez de Figueroa, Pinciano, Guzmn y otros. 134 Este conciencia de crtica es la que predomina en todo el primer dilogo consagrado a definir y explicar la labor del crtico: El verdadero crtico ser el que tuviere una noticia general de ciencias y cosas diversas, con que discurra fundadamente por ellas, ensendolas o explicndolas, y notando lo bueno y lo malo que hay en cualquiera obra, alabando aquello y enmendando esto, pero con estilo cristiano y cuerdo, de forma que en ninguna contradiccin ni oposicin toque en materia de linaje ni costumbres, con que pueda injuriar la persona quien contradice y se opone, sino slo toque en la ciencia ignorancia, ya con advertencias bien fundadas, ya con donaires trados propsito, que saboreen la lectura de modo que diga mal bien. 135 Limen Una guerra literaria derivada de la crisis gongorista iniciada en 1617 y apenas concluida en 1632 136 enturbi la vida y la obra de Juregui que fue partcipe 13 ^ y no la de Jusepe Antonio Gonslez de Salas que fue vctima secundana. iJO Poqusimo efecto parece haber tenido en su espritu

PAGE 65

que se aludiese a l en la famosa Spongia Joaqun de Entrambasaguas resume al hombre as: "Su vida fue austera, y no quiso ostentar cargo pblico alguno que lo apartara de su 139 trabajo." Nada hay en su obra de teora pura — Nueva idea de la tragedia antigua o ilustracin ltima del libro singular de potica de Aristteles Stagirita (Madrid: Viuda de Alonso Mart, 1633) — que trasluzca desavenencias pasadas, tan tpico entre sus contemporneos. Comparada a la emotividaddel Arte nuevo. . o del Panegyrico es la Nueva idea. • • reposada y sabia; escrita — el subttulo lo proclama — para ilustrar, no para mover. Solo aqu y all se permite el autor algn discreto alfilerazo. Gonslez de Salas es el terico que lo sabe casi todo — parece conocer a todos sus predecesores — ; que lo justifica casi todo — "Libre a de ser su espritu, para poder alterar el Arte, fundndose en Leyes de la Naturaleza, ia sea el que lo intentare con prudencia ingenioso, i bien instruido tambin en la Buena Litteratura Las reglas, estima, son relativas y poseen, en esencia, valor histrico y calidad de referencia "pues es seguro tan cierto que su conoscimiento instruir mucho . los nimos de los que en nuestra edad escribieren Fbulas de qualquiera Dramtica specie; i principalmente para poder acertar ellos en la misma mudanza, de que hoi necessita la Arte primera." 141 Gonzlez de Salas parece ser el reconciliador de doctrinas literarias. El mayor inters de la obra no estriba, pues, en los principios estticos, precedentes de la obra aristotlica, ni en las

PAGE 66

l apreciaciones criticas, ms bien escasas, sino en las ideas de carcter general formuladas en el prlogo de la obra, y en las referencias espordicas a la poesa o al teatro de la poca. Desde este punto de vista, no puede darse un mayor alarde de independencia y de originalidad que el de este preceptista aristotlico que, desde los primeros captulos de su obra, pone en ^guardia a sus lectores contra la ciega sumisin a las doctrinas que profesa, en un claro manifiesto en pro de la libertad artstica. 1 2 Pasan aos y la prctica canalizada se asienta en formas aceptadas y admiradas. Son las nuevas disputas literarias sobre la moralidad del espectculo teatral la comidilla del mundo literario. 143 Lo que fue teora pura es ahora saber habitual que asoma en prlogos o en el texto mismo de la prctica. Sin embargo-son cincuenta aos mas tarde — todava se pone la tinta en la plana para escribir sobre la teora literaria pura aunque no se d a la imprenta: entre 1689 y 1690 se compone la primera versin del Theatro de los theatros de los passados y presentes siglos de Francisco Antonio Bances Candamo, las dos siguientes entre 1692 y 1694. Ninguna de ellas vio su autor jams impresa y sus vicisitudes editoriales concluyeron con la edicin de Duncan W. Moir. Mas de un siglo transcurre entre los escarceos de Snchez de Lima y las recapitulaciones de Bances Candamo. Las obras de ambos aparecen como aolitarias y marginadas en los polos del desarrollo de la teora pura. Snchez de Lima mira al futuro y confa vengan otros de "mejor ingenio" que le continen y que saquen el arte "mas limado." Bances Candamo mira al pasado y repasa las figuras y la historia

PAGE 67

que incluir en su Theatro Dramaturgo oficial de Carlos II, canonista, poeta, acadmico y usufructuario — en cita y parfrasis— de Lpez Pinciano, Cscales y Gonzlez de Salas. Mientras compona —dice Moir— "tena entre manos las tres obras fundamentales de la preceptiva aristotlica del Siglo de Oro espaol." 145 Experiencia vivida y estudios le facilitan reunir y sintetizar ideas capitales de las tres obras y emprender el estudio del teatro del Renacimiento y del Barroco ilustrndolo con ejemplos. Su punto de vista le deja dar por hechos sentados y problemas resueltos las preocupaciones tericas de todo un siglo que l aquilata "en su possesin tranquila [s] 146 El Theatro de los theatros es obra de hombre jovenno pasa de la veintena— en siglo viejo. Obra de un hombre que admira su oficio y los que en l lo precedieron, pero obra manuscrita e inconclusa. Puede ser —tal vez por parecer tan solitaria al fin del siglo— que sea una entre muchas perdidas u olvidadas. En cualquier caso, su unicidad necesariamente le confiere importancia. Habra otras, he dicho, que con mejor suerte habran alterado la ltima vislumbre que queda de la teora pura de ese siglo. Sin embargo, hay que reconocerlo, la tarea de Bances Candamo "es ambiciosa, la composicin de una historia crtica universal del teatro desde la antigedad hasta la poca moderna. Parece haber sido el primer intelectual europeo que se propuso tal empresa."

PAGE 68

OJ Y hay que reconocer tambin que Bances Candamo es primero historiador — de hechos como de teoras — luego crtico y slo despus, terico. Creo ver as ordenadas sus prioridades. De historia literaria haba habido siempre esfuerzos, la crtica se vena anunciando desde Herrera y la teora P ura haba ido desapareciendo. Su historia es curiosa y anecdtica. Su crtica --opina Moir 148 -inicia la crtica moderna en Espaa. Su teora expresa "las creencias estticas de un par de generaciones que son muy importantes, en realidad, en la evolucin del teatro espaol. Forma una trabazn esencial entre la preceptiva de Gonzlez de Salas y la de Luzn. 149 Desde el punto de vista de la teora pura, su importancia si no crucial tampoco es deleznable: con el Theatro de los theatros concluye una etapa. Se ha reunido la ltima academia se ha araado en el papel, por el momento, la ltima palabra.

PAGE 69

Notas Hanna H. Gray, "Renaissance Humanism: The pursuit of Eloquence," Journal of the History of Ideas 24 (1960), 503. Literary La nguage and Its Public in Late Latin Antiquity and in th e Middle Ages (New York: P^nt-h^n tw^ 0j Tses] pp. 192-193. Citado por Charles Faulhaber, Latin Rhetorical Theory in Tnirteenth and Fourteenth Cent ry (Berkelev: n of California, 1972) p. 1. English Literary Criticism: The Renas cence (New YorkBarnes and Noble, 1968) pp. 68-69 Escribe Faulhaber sobre la Espaa medieval: The artes poetriae of the Middle Ages, the second major discipline to develop, had little to do with classical treatises. The Poetics of Aristotle was virtually unknown until well into the thirteenth century, and Horace's Epstol a ad Pisones which was known exerted little influence even on the work of those who cite it. What the Middle Ages knew as poetria starting m the twelfth century, was actually an amalgam of rhetorical and metrical theory designed more for the school room than for the poet's study. Latin Rhetorical Theory. . p. 16. 4 Haskell M. Block, "The Concept of Imitation in Modern Criticism," Actes de IVe Congres de 1 Association Inter nationale de Literature Compare Freiburg 1964 (The Hague : Mouto and Co. 1966) p. 704. Un resumen de este proceso de desintegracin se encuentra en Bernard Weinberg, A History of Literary Criticism in the Italian Re naissance (Chicago: University of Chicago, 1961), Vase la cita nmero 3.

PAGE 70

UT> 7 "Humamsm and Scholasticism in the Italian Renaissance, Renaissance Thought (New York: Harper and Row, 1961), I 108. ~~~ A History of Literary Criticism I, 1. 9 Faulhaber, Latin Rhetorical Theory. . passim. Mart, La preceptiva retorica esoaola en el Siglo de Oro (Madrid: Gredos, 1972). ~ — — Historia de las ideas est ticas en Espaa (Madrid: CSIC. 1962) II, 147. ~ Marti, La preceptiva retorica... pp. 111-112, 136, 141. 12 Antonio Marti, "La retrica sacra en el Siglo de Oro," Hispanic Review 38 (1970), 293. "Castelvetro's Theory of Poetics," Critics and Criticism (Abridged Edition) (Chicago: University of Chicago, 1957) pp. 166-167. Antonio Palau y Dulcet, Manual del librero hispanoamericano (Barcelona: Librera anticuarla de A. Palau, 1957) X 428. Antonio Mart seala un amago en la retrica de Llull aparecida entre 1554 y 1558: En esta retrica de Llull se nota un esfuerzo positivo para atribuir a la potica un inters especial, pero no llega a considerarla como formalmente distinta de la retrica sino como un gnero en el que se encierra la retrica misma, admitiendo muy poca diferencia entre el orador y el poeta. La preceptiva retrica. . p. 132. 15 Jos Snchez, Academias l iterarias del Siglo de Oro espaol (Madrid: Gredos, 1961), p. 146-149"! " Luis A. Murillo, "Dilogo y dialctica en el siglo XVI espaol," Revista de la Universidad de Buenos Aires, 4 (1959), 58-59. "" ~ ~ —

PAGE 71

6b 17 Richard A. Preto-Rodas, F rancisco Rodrigues Lobo, Dial ogue at )d_Co urtly Lore in Renaiss a nce Portugal (Chapel Hill: u. of North Carolina, 1971), p. 36. i^Menndez y Pelayo, p. 189. Mart, La preceptiva retrica... pp. 224-225. 19 "Un ejemplo de este decenso es Juan de Guzmn. Su obra es una retrica escrita en romance, en la que el autor parece quedar satisfecho de su obra por haberla escrito en forma de dilogos al estilo de Platn." Mart, "La retrica sacra...," 2 93. ^Miguel Snchez de Lima, El arte potica en romance castellano ed. Rafael de Balbn Lucas (Madrid: CSIC, 1944), pp. 11-12. 21 Ibid., pp. 17-18. 22 Menndez y Pelayo, 255-257. V. Antonio Gallego Morell, Gar cilaso d e la Vega y sus comen taristas (Granada: Universidad, 1966), pp. 39-, 47-48. 23 Theodore S. Beardsley, Hi spano-Classical Translations Printed Between 1482 and 1699 (Pittsburgh: Duquesne University Press, 1970), pp. 129, 6-8. 24 Citado y traducido por Mart, La preceptiva retrica..., 16 5, 25 Alonso Lpez Pinciano, Philo sophia antigua potica ed. Alfredo Carballo Ricazo (Madrid: CSIC, 1953), III, 228. 26 Historia de las idea s estt icas... II, 222-223. 27 Pinciano, I, 9. 28 Ibid., 9-10. 29 Ibid., 8. 30 E.g.^ Jean-Francoise Canavaggio, "Alonso Lpez Pinciano y la esttica literaria de Cervantes en el Quijote Anales Cervantinos, 7 (1958), 13-107.

PAGE 72

Luis C. Prez y F. Snchez Escribano, Af irmaciones de Lope de Vega sobre preceptiva dramtica (Madrid: CSIC, 1961). 31„ Francisco Cscales, Cartas filolgicas ed Justo Garca Soriano (Madrid: Espasa-Calpe, 1954), III, 194. 32 Francisco Dances Candamo, Theatro de los theatros de los passados y presentes siglos ed Duncan W. Moir (T.ondnn: Tamesis, 1970), lxvii, 153. 33 Menendez y Pelayo, II, 190. 34 El maestro Baltasar de Cspedes, humanista salmantin o, y su "Discurso de las letras huma nas" (Escorial: La Ciudad de Dios, 1965). ~~ 35 Nicols Marn, "La potica del humanista granadino Baltasar de Cspedes," Revista de ideas estticas 17 (1969), 124. de Andrs, pp. 146-147. 37 El culto sevi llano (Sevilla: Biblifilos Andaluces, 1883) p. 48. Lo mencionan tambin Jimnez Patn y Surez de Figueroa. V. de Andrs, p. 106. 3 8 Historia de las ideas estticas... II, 190. 39 El maestro Baltasar de Cspedes... p. 156. 40 Ibid. p. 105. 41 Ibid., pp. 241, 247. 42 Juan de Valdes, Dilogo de la lengua ed Jos F. Montesisinos (Madrid: Espasa-Calpe, 1928), p. 139. 4 3 Joan Corommas, Diccionario crt ico etimolgico de la lengua castellana (Berna: Francke, 1954) I, 914. Sin embargo? en^la concordancia del Quijote de Enrique Ruiz-Fornells de prxima aparicin cuento 39 usos de la palabra, ninguno con ese significado.

PAGE 73

68 44 Entre 1590 y 1600, por ejemplo, se puede espigar por lo menos una docena de ttulos variadsimos en los que "discurso" se emplea en la acepcin de "tratado." V. Jos Simn Daz, Impresos del siglo XVI : varia (Madrid: CSIC, 1966), pp. 42-56. ~ "" ~ ~ 45 Luis Alfonso de Carballo, Cisne de Apolo ed Alberto Porqueras Mayo (Madrid: CSIC, 1958), I, 163-164. 46ibid., 23-24. 7 E1 pa dre Luis Alfonso de C arballo, historiador y pre cept ista. (1 57 5"? -161o ?) (Madrid: Imprenta de Ramona Velasco, 1932) pp. 5-7. La edicin de los Dilogos de Surez de Chvez en la Hispanic Society es de 1577. No conozco otra. V. Clara Louisa Penny, Print ed Books, 1468-1700, in the Hispanic Society of America ") (New York: Hispanic Society of America, 1965), p 546. 48 Cisne de A polo, I, 50. 49 Penzol, p. 11 50 Cisne de Apolo II, 113. 51 Historia de las ideas es tticas. .., II, 222. 52 Ibid. 53 El padre Luis Alfonso... p. 11. 54 Mart, La pr eceptiva ret rica..., p. 265. 55 Snchez, Academias literarias ..., pp. 221, 225 56 Menndez y Pelayo, II, 281. 57 (London: Tamesis, 1974). S R Los gneros dr a mticos . p 3 3. 59 Ibid., pp. 165-169.

PAGE 74

60 Bartolome Jos Gallardo, Ensayo de una bi blioteca espaola de libros raros y cur iosos ^Madrid: Rivadneyra, 1863-89) 3, #3058. __ 61 Adems de que Gallardo describe mejor el ejemplar, Newels equivoca Cardona por Cordona, Villalena por Villalva, etc. 62 E1 prlo g o en el Manierismo y Barroco esp aoles (Madrid: CSIC, 1968), pp. 163-164. ~ 63 yj a je del Parn aso, ed Francisco Rodrguez Marn (MadridC. Bermejo, 1935), p. 40. La Galatea ed Juan Bautista Avalle-Arce (Madrid: EspasaCalpe, 1968), II, 200. 64 Manual del li brero hispano-americano IX, 125. 65 Sanchez, Academias literarias ..., p. 18. 66 Viaje del Parnaso p. 159. Cristbal de Mesa (Badajoz: Diputacin Provincial de Badajoz, 1951). 68 Jos Lpez Prudencio, "Valores olvidados. Cristbal de Mesa." Revista del Centro de Estudios Extremeos, 16 (1942), 165-178. ~ ~ — — 69 Estudios sobr e Lope de Vega (Madrid: CSIC, 1967) I, pp. 63-580; II, 11-411. 7 0lbid., I, 149-153. 71 Menndez y Pelayo, II, 214. 72 Francisco Cscales, Cart as filolgicas ed. Justo Garca Soriano (Madrid: Espasa-Calpe, 1961), I, xx. 73 E1 infamador, Los siete Infantes de Lara ye el Ejemplar potico ed. Francisco A. de Icaza (MadridT^Espasa-CaXpeT 1924), pp. xv-xviii. 74 • Cito por la reedicin en Varia leccin de clsicos espaoles (Madrid: Gredos, 1964), p. 212.

PAGE 75

7 75 , Juan de la Cueva, El infamador, Los siebe infantes de Lara y el Ejemplar potico ed. Francisco A. de Tn^.a (Madrldl Espasa-Calpe, 1924), p. xxiii. 76 „ Notes on Juan de la Cueva: Versif ication and Dramatic Theory," Hispanic Review 8 (1940), 218. 77 n Cueva, pp. xv-xvnx. 7 8 La preceptiva dramtica de Lope de Vega (Madrid: Yunque 1935) pp. 13-14. 79 Historia de las ideas estticas... II, 261. 80 Jos Snchez, Ac ademias. . p. 195. "Arte nuevo de hazer comedias en este tiempo," ed. A. Morel Fatio, Bulletin Hispanique 3 (1901), 364. o 2 La preceptiva dramtica. . pp. 16-17. 8 3 Historia de las ideas estticas... II, 295. D e Cervantes y Lope de Vega (Madrid: Espasa-Calpe, 1940), p. 83 84 I I teatro valenzano e 1 'origino della commedia barocca (Pisa: Instituto di Letteratura Spagnola e Ispano-Americana) Cito por la traduccin, Lope de Vega y la formacin de la comedia (Salamanca: Anaya, 1968) pp. 169, 119. 85 Lope de Vega y la formacin... pp. 25-27. p c Jos Snchez, Academias. . pp. 45-100; Froldi seala el problema, p. 163. 8 7 Menndez Pidal en De Cervantes y L op e de Vega p. 77, afirma que "la voz arte en el vocabulario de entonces significaba el artificio con que el poeta, si no puede aventajar la^naturaleza, puede s perfeccionarla." Froldi, p. 24, seala esta opinin de Menndez Pidal y consigna su desacuerdo Para la acepcin 'fraude 1 v. Corominas, Diccionario crtico. .. I, 290. Para la acepcin 'oficio', Sebastin Covarrubias, Tesoro de la lengu a castellana o espaola (Madrid: Luis^Snchez 16.11), s.v. arte. Covarrubias interpreta el refrn "quien tiene arte va por toda parte" como "quien sabe

PAGE 76

oficio." V. tambin Gonzalo Correas, Vocabulario de ref ranes y frases proverbiales ed Luis Combe t (Bordeaus: Feret et Fils, 1967) p. 411. p p "Libro de la erudicin..." apareci en Obras de don Luis Carrillo y Sotomayor (Madrid: Juan de la Cuesta, 1611) folios 112v.-151v. Cito por Libro de la erudicin potica ed. Manuel Cardenal Iracheta (Madrid: CSIC, 1946), p. 108. Libro de la erudicin... p. 51. 90-ru1 Ibid. p. 54. 91 Cito por Obras de don Pedro Soto de Rojas, ed. Antonio Gallego Morell (Madrid: CSIC, 1950), pp 25-33. 92 Obras de don Pedro... p. 7. 93 Ibid. p. 14 94 Academias literarias ..., pp 100-113. 95 Obras de don Pedro... pp. 268-277. 96 Jos Snchez, Academias literarias... pp. 111. 97 Obras de don Pedro... p. 25. 98 Libro de erudicin... p. 55. 99 Antonio Gallego Morell, Estudios sobre poesa espaola del primer Siglo de Oro (Madrid: nsula, 1970), p. 72. Cscales citado por Justo Garca Serrano en su edicin de Cartas filolgicas 3 t. (Madrid: Espasa-Calpe, 1961), I, Cartas filolgicas I, xxv-xxvii, xliv-xlvi. xx. 101 102 Cartas filolgicas III, 258-261. 103 Cartas filolgicas II, 211-276. 104 Cito por Antonio Garca Berrio, Introduccin a la potica clasicista: Cscales (Barcelona: Planeta, 1975), p. 39.

PAGE 77

Garca Berrio habla tambin del conocimiento que de Cscales hubo entre sus contemporneos (pp. 12-14) y concluye que son las Tablas "la Potica clsica del Siglo de Oro espaol si no de mas positivo valor, s de ms considerable difusin y prestigio a partir de la segunda mitad del siglo XVII." (p. 14). La ms tarda referencia en el campo de la teora pura se encuentra en el Theatro d e los theatros de los passads~v" presentes siglos de Francisco Bances Candamo. V. la edicin de Duncan W. Moir (London: Tamesis, 1970), p. 97 105 T A Introduccin a la potica... p. 28. Ibid., pp. 19, 85-86. 107^ Francisco Cscales, Tablas poticas (Madrid: Sancha 1779) p. xvii. 108 n El Pmciano y las teoras literaria s del Siglo de Oro 2a. ed. (Madrid: Gredos, 1970), p. 169~ !09^., Cito por Jos Jordn de Urres y Azara, Biografa y estudio critico de Juregui (Madrid: Sucesores de Rivadeneira, 110. A saber : 1. Las causas del desorden y su definicin. 2. Los engaosos medios con que se yerra. 3. La molesta frecuencia de novedades. 4. Los daos que resultan y por que modos. 5. El viveio de la desigualdad y sus engaos 6. La obscuridad y sus distinciones." Biografa y estudio. . p. 221. —* 111 Historia de las ideas estticas... II, 336. Introduccin a la potica... p. 21. H3„„ Preceptistas de los siglos XVI y XVII," Histori a general de las literaturas hispnicas (Barcelona: Vergara, 1968) 111,650. Vilanova, "Preceptistas...", pp. 650-651. Biografa y estudio... p. 39. Cito por la reimpresin (Sevilla: Oficina de Enrique Rasco Sanroman, 1886), fol., 3v.

PAGE 78

73 117 Historia de las ideas estticas... II, 358. H^ibid., 359. H^ Panegyrico fol., 23r-24v. 120 Ibid., 24r. 121 Ibid., 39v. 122 Ibid. f 45v. 123 Ibid., 48v. l 2 4ibid., passim 125 European Lite rature and the Latin Middle Ages (New York: Harper & Row, 1963), pp. 547-55K 126 "Theological Art-Theory . pp. 557-558. 127 Cito por la edicin de la Sociedad de Biblifilos Andaluces, Primera par t e del culto sevillano (Sevilla: Mercantil Sevillano, 1883) i2 ^ ei culto sevillano p. vi. 130 Historia de las ideas estticas..., II, 259 131 Ibid., n.2. 132 E1 culto sevillano pp. 48, 99. 133ibid., pp. 42, 48. 134 Ibid., respectivamente pp. 89; 47, 117; 121; 48. 135 Ibid., p. 22. i3 "V. Joaqun de Entrambasaguas, "Una guerra literaria del

PAGE 79

Siglo de Oro. Lope de Vega y los preceptistas aristotlicos," Estudios sobre Lope de Vega (Madrid: CSIC, 1967), I, 63-580; II, 11-411. 137 "Una guerra literaria...", I, 395-397; II, 173180. 138 Ibid., I, 328-338. 139 Ibid., I, 329. -^Ocito por Jusepe Antonio Gonslez de Salas, Nueva idea de la tragedia antigua or ilustr a cin ltima del libro singular de potica de Aristteles Stagirita (Madrid: Sancha, 1778) p. 7. 141Nueva idea... p. 8. 142 Vilanova, "Preceptistas...", 640. 1^ 3 V. Emilio Cotarelo y Mori, Bibliog r afa de las c ontroversias sob r e l a licitud del teatro en Espaa . (Madrid: Biblioteca Nacional, 1904), passim. 144 (London: Tmesis, 1970). 145 Theatro de los theatros ..., p. lxvii. 146 Ibid., p. 55. l 4 "7ibid., p. ci. 148 Ibid 14 ^Probablemente la del Marqus de Villatorcas. V. Jos Snchez, Academias literarias . p. 230.

PAGE 80

CAPITULO TERCERO Este captulo rene una bibliografa comentada de trabajos seleccionados a base de un doble criterio: su importancia en cuanto a la determinacin de los principios que animan mi investigacin y la marginacin de algunos en las exposiciones de los captulos anteriores. Las treinta y tres fichas bibliogrficas, en orden alfabtico y numeradas consecutivamente al margen derecho, estimo forman una adecuada crestomata del inters crtico hasta hoy. En ella estn representadas la historia literaria, la antologa, la monografa, el ensayo erudito y la resea. El trabajo ms antiguo es el de Menndez y Pelayo (21) redactado ya en 1883, y el ms reciente es el de Garca Berrio (14) de 1975. Si se examinan en conjunto estos trabajos, se revela una excesiva preocupacin crtica por determinar las fuentes y las influencias extranjeras como ocurre en ms de la mitad de los trabajos. En cambio, la precisin de la relacin de conceptos entre los tericos espaoles mismos, o por lo menos su intento, es esfuerzo de media docena. Y el estudio de los valores textuales intrnsecos se emprende en slo siete de los trabajos (14, 20, 21, 24, 25, 28, 31) que son, en su mayora, recientes. El de Menndez y Pelayo y el de 75

PAGE 81

Vilanova, dada su naturaleza, no pueden traspasar las generalidades Alonso, Amado. Resea de William D. Atkinson, "Cervantes, El Pinciano and the Novelas ejemplares ," Nueva Revista de Filologa Hispnica 4 (1950), 184-185. 1 El autor de la resea seala que ya Amrico Castro haba notado y comentado la influencia. Aade Alonso que la deuda no es slo con Lpez Pinciano, sino para con todos los tratadistas, especialmente para con los italianos. Atkinson, William C. "Cervantes, El Pinciano and the N ovelas ejemplares ." Hispanic Review 16 (1948), 189208. 2 Este importante estudio fija las bases, tericas de Cervantes en las ideas de Lpez Pinciano, principalmente: la novela come variante pica, la necesidad de verosimilitud, el concepto de deleitar aprovechando, la preponderancia de la forma sobre el contenido, la superioridad de la verdad potica sobre la verdad histrica. "On Aristotle and the Concept of Lyric Poetry in Early Spanish Criticism." Estudios dedicados a Menndez Pidal Madrid: CSIC, 1956, IV, 189-213. 3 Opina el autor que aunque el Siglo de Oro produjo poesa lrica de calidad, slo intuitivamente comprendi su naturaleza. Y aade: "Its lyricism, to the extent that it comes under the formative action of criticism, developed in channels directly conditioned by that failure." (p. 90) Demuestra tambin que ese fenmeno occurre en otras partes de

PAGE 82

Europa y para ello resea a los tericos italianos. El primer acercamiento terico a la lrica de un espaol es el de Fernando de Herrera. Atkinson hace un cmputo de afirmaciones herrerianas. Beardsley, Theodore S. Jr. "The First Catalogue of Hispano-Classical Translations : Tomas Tamayo de Vargas," Hispanic Review • 32 (1964), 287-304. 4 El trabajo completa y moderniza la 'bibliografa' de Tamayo de Vargas incluida en la Junta de libros. . de 1624. Blecua, Jos Manuel. "De nuevo sobre los textos poticos de Herrera." Boletn de la Real Academi a Espaola, 38 (1958), 377-408). ~~~ 5 Es este un estudio de la edicin de Herrera de 1582 y la posterior de Pacheco. Blecua demuestra que las correcciones de la edicin de Pacheco no fueron hechas por el poeta. Bleznick, Donald W. "Las Inst itutio nes Rhetoricae de Fadrique Furi," Nueva Revista de Filologa Hi spnica, 13 (1959), 334-339. ~ ~ 6 El autor hace una breve resea del tratado de retrica del valenciano Fadrique Furi Ceriol (1527-1592) y lo tiene por iconoclasta, apartado de las normas aristotlicas y ramistas. Chaytor, H.J. Dramatic Theory in Spain Cambridge: Cambridge University Press, 1925. 7

PAGE 83

Es sta una pequea antologa de textos de teora dramtica que incluye selecciones de Torres Naharro, Carba11o, Cueva, Lope de Vega, Cervantes, Boyle, Ricardo de Turia, Figueroa, Tirso de Molina. A excepcin de Lope de Vega y Boyle, los textos son fragmentos. Collard, Andre. Nueva poesa: conceptismo, culteranismo en la crtica espaola. Waltham: Brandis University, y Madrid: Castalia, 1967. 8 Despus de trazar el desarrollo histrico-literario de las voces culto y concepto pasa a hacer la historia de la crtica ante el gongorismo. De especial inters es la seccin sobre el vocablo crtico y el desarrollo de su significado (pp. 43-51). Para Collard el proceso se inicia con Herrera y se establizia con Gracin. Para Juan de la Cueva quiere decir acumulacin de agudezas y en los das de la polmica del A rte nuevo y las Soledades "se sustituye con crtico el antiguo retrico gramtico y el concepto de este oficio cambia: el 'crticl' es ms independiente de los mtodos usados por el retrico, su preocupacin se extiende al conjunto de la obra literaria, se acerca a ella por nuevas vas de acceso, como el gusto y los usos del tiempo." (p. 45) Juan de Robles da "el paso definitivo." (p. 48) Crin, Ana Mara. "Lope de Vega s Exertions for the Abolition of the Unities in Dramatic Practice." Modern Language Notes, 76 (1961) 9

PAGE 84

Mantiene la autora que Lope influy en las concepciones de teora dramtica del florentino Jacopo Cicognini (1577-1633) Curtius, Ernst Robert. "Baltasar Gracin," European Literature and the Latin Middle Ages Trad Willar d R Trask. New York: Harper and Row, 1953, pp 293-301. 10 El autor seala la importancia de Gracin como creador de una summa de agudeza, contribucin espaola a una literatura que data de Marcial. Se indica la imposibilidad de separar conceptismo de culteranismo y se ve en Gracin el primero en corregir y ampliar el antiguo sistem retorico. Diez Echarri, Emiliano. Teoras mtricas del Siqlo de Or o. Madrid: CSIC, 1970. ~ — ^ El captulo segundo de este libro presenta un panorama cronolgico de los principales tratados mtricos desde 1496 hasta 1651. El autor menciona a tratadistas poco citados por otros crticos: Lpez de Ubeda, Gonzalo Correas, Caramuel, Miguel de Salinas y Juan del Villar. Sus reseas son breves y generales. Incluye al fin del captulo una clasificacin atendiendo a la inspiracin de cada una de las mtricas. Entrambasaguas, Joaqun de. "Una guerra literaria del Siglo de Oro." Estudios sobr e Lope de Vega. MadridCSIC, 1967, I, 63-580; II, 11-411. 12 Cuidadosa y detallada reconstruccin que comprende esde la aparicin de la Spongia en 1617 hasta la muerte de a

PAGE 85

80 Torres Rmila cuarenta aos despus. Entran en batalla en esta "guerra" varios autores de teora literaria. Entrambasguas aporta toda clase de informacin pertinente confiriendo varios planos de movimiento a su retablo. Gallego Morell, Antonio. Garcilaso de la Vega y sus comentaristas. Granada: Universidad de Granada, 1966. 13 Valiossima edicin de las obras completas del poeta con los comentarios ntegros de El Brcense, Fernando de Herrera, Tamayo de Vargas y Azara. Garcilaso fue, segn Gallego Morell, "ejemplario para sus [de los comentaristas] Poticas." (p. 74) Garca Berrio, Antonio. Introduccin a la po tica clacisista: Cscales. Barcelona: Planeta, 1975. 14 Comentario por pequeas secciones de las Tabla s poticas cuyo texto se da ntegro. Seala el autor en la seccin preliminar la relacin esttica de Cscales con sus contemporneos espaoles y acenta la deuda italiana: "Ni nuestros ingenios se sentan con fuerzas, al menos en materia de ideas estticas, para avanzar en un punto sobre el estado de las cuestiones en Italia, ni mucho menos para discutir la autoridad de los italianos." (p. 18) Garca Soriano, Justo. "Luis Carrillo y Sotomayor y los orgenes del culteranismo." Boletn de la Real Academia 13 (19 26), 591-629. ~ i 5

PAGE 86

Extenso y organizado estudio que ajudica la paternidad del culteranismo a Carillo y Sotomayor. Se resea muy por encima el Libro de erudicin potica Hermenegildo, Alfredo. Los trgicos espaoles del siglo XVI Madrid: Fundacin Universataria Espaola, 1961. 16 Fue sta tesis de grado del autor y en ella resume las ideas bsicas en torno a la tragedia de los tericos espaoles y su influencia en los autores de tragedias clsicas espaoles. El autor estima que la teora sigue a la prctica y que no siempre ambas manifiestan iguales tendencias Jos Prades, Juana de. Teora s obre los personajes de la comedia nueva Madrid: CSIC, 1963. 17 El libro, tesis de grado, busca hallar una preceptiva dramtica comn en la prctica dramtica de cinco dramaturgos menores: Jernimo de Villazan, Miguel Snchez, Julin Armendriz, Jernimo de la Fuente y Gaspar de Avila. Concluye la autora que existi un cdigo dramtico para los personajes pero que su preceptiva no fue escrita "por temor de anular el valor artstico." (p. 262) Kohut, Karl Las_to o _r a s lit erarias in Espaa y Port^al_durante l os siglos XV y XVI Madrid: CSIC, 1973. 18 Es ste "estudio preliminar de una obra de major extensin" (p. xi) en el que se examina la problemtica que presenta el tema: un prejuicio que tilda de pobre la "aportacin" (p. 1) espaola y la "idea demasiado restringida"

PAGE 87

(p. 14) de las diferentes categoras de teora literaria. Estas han de ser, segn Kohut: poticas; tratados de teora literaria en sentido amplio; retricas; obras sobre historiografa; refundiciones y comentarios; prlogos, aprobaciones, elogogios, etc.; discusiones de problemas tericos de todo tipo (pp. 16-19) Estima el autor que "la opinin tan generalmente extendida de que en los siglos XV y XVI no existen teoras literarias importantes, pese a la primera apariencia, no corresponde a los hechos, pues estos se han coleccionado a base de un concepto inadecuado de la teora literaria." (p. 14) Incluye adems esta importante investigacin un resumen de las fuentes de la teora literaria espaola (pp. 19-29) Macr, Oreste. "Revisin crtica de la 'Controversia' herreriana." Revista de Filologa Espaola 42 (19581959) 211-217. 19 El autor resea el panfleto Observaciones del licen ciado Prete Jacopn vecino de Burgos. En defensa del prn cipe de los poe t as castellanos, Garci Lasso de la Vega, ve cino de Toledo, contra las anotaciones que hizo a sus obras Fernando de Herr era al que ste respondi en Al muy reverendo pa d re Jacopn, secretari o d e las musas indito hasta 1870 cuando lo public la Sociedad de Biblifilos Andaluces. Mart, Antonio. La preceptiva retrica espaola en el Siglo de Oro. Madrid: Gredos, 1972 20

PAGE 88

8J Esta monografa traza el desarrollo cronolgico de la enseanza retrica y de la teora retrica que el autor subdivide en retrica renacentista, retrica trentina y retrica del siglo XVII. La exposicin incluye a Lpez Pinciano, Carballo y Cscales. Menndez y Pelayo, Marcelino. Historia de las ideas estticas en Espaa 5 vols. Madrid: CSIC, 1961. 21 Obra indispensable que incluye en su enumeracin ms tratados que ninguna otra, algunos — e.g., Arte p ara componer en metro castellano (Zaragoza: Robles, 1593) de Jernimo de Mondragn--f ue Menndez y Pelayo el ltimo crtico que los examin. Da un resea bastante detallada de las obras del XVI y XVII en II, pp. 145-360, y, a veces, se detiene a comparar una con otra. Cita abundamente Menndez Pidal, Ramn. "El Arte nuevo y la nueva biografa." Revista de Filologa Es paola, 22 (1935), 337387. 22 Demuestra Menndez Pidal que la obra de Lope de Vega no es, como haba supuesto Menndez y Pelayo, retraccin o desatino. Segn el autor Lope de Vega estaba imbuido de teoras platnicas que lo hacen enfrentarse a los tratadistas aristotlicos. Merime, Ernest. Resea de Alonso Lpez Pinciano, F ilosofa antigua pot ica, ed Pedro Muoz Pea. Revue Hspaniq ue, 3 (1894), 3T6-348. 2 3

PAGE 89

Merime rechaza la teora de Menndez y Pelayo y de Muoz Pea de que Lpez Pinciano tena por intencin poner coto a las teoras de Lope de Vega. Comenta el historicismo de los personajes. Newels, Margarete. Los gneros dramticos en las poticas del Siglo de Oro Trad. Amadeo Sol-Lers] Londres: Tmesis, 1974 24 El trabajo es "como una definicin del drama en el Siglo de Oro, ... una investigacin preliminar, un primer captulo de introduccin al estudio de un tema ms amplio: la teora dramtica en las poticas del Siglo de Oro." (p. 7) La autora recomienda "un atento estudio de. los textos mismos, sin someterlos previamente a una clasificacin o examen basados en puntos de vista propios del Renacimiento italiano. ... Habr que inquirir much ms profundamente en la actividad filolgica y la enseanza acadmica de la retrica y la potica, que son tambin los cimientos de la teora y la prctica de la lengua vulgar." (p. 21) Incluye textos importantes en un apndice final. Romera Navarro, Miguel. La preceptiva dramtica de Lope de Vega. Madrid: Yunque, 1935. 25 El libro rene varios artculos anteriormente publicados. Reconstruye la teora de Lope de Vega a partir del Arte nuevo que completa con citas de otras obras como La Fi lomena Laurel de Apolo La Dorotea, Rimas etc. Compara adems esta teora con la de Cueva, Gonzlez de Salas,

PAGE 90

85 Caballo, Carrillo y Sotomayor, Surez de Figueroa, Rengifo, Lpez Pinciano, Argote de Molina, Cscales y Juregui. Snchez Escribano, Federico, y Alberto Porqueras Mayo Preceptiva dramtica espaola del Renacimiento y el Barroco. Madrid: Gredos, 19 65. 26 Esta antologa de textos tericos sigue en su seleccin la enumeracin y los comentarios de Menndez y Pelayo Los autores contribuyen sendos estudios sobre la teora dramtica y sobre la comedia espaola. Se omiten, entre otras, la "Epstola a Momo" de Juan de la Cueva y la "Epstola III" de la Segunda Dcada de las Cartas filolgica s de Cscales. Shepard, Sanford. "Las huellas de Escalgero en la Philos ophia antigua potica de Alonso Lpez Pinciano." Revistade~"Flologa Espaola, 45 (1962), 311-317. 27 Coteja el estudio textos de los dos autores y se sealan diferencias importantes: Pinciano escribe para lectores cultos, rehuye las controversias y se contenta con apuntar la direccin; Escalgero escribe para eruditos, gusta de controversias y es dogmtico y didctico. El Pinciano y las teoras lite rarias del Siglo de Oro. 2a. ed. Madrid: Gredos, 19701 2 8 El libro est compuesto de una primera parte que generaliza sobre la teora literaria europea y espaola anterior a Lpez Pinciano. La parte central sintetiza las ideas que aparecen en la Philosophia y comprende: ideas

PAGE 91

8b generales, teora dramtica, teora del poema pico, teora de la poesa lrica y gneros menores. Shepard relaciona al espaol con los tericos italianos y seala como debilidad de la obra el pretender fundir la teora antigua y la moderna. La tercera y ltima parte versa sobre la teora literaria de Cscales, Gonzles de Salas, Lope de Vega, Cueva, Bartolom Leonardo de Argensola, Carrillo y Sotomayor y Cervantes. Segn Shepard, "Pinciano ofrece una teora potica, Cscales la legislacin y Gonzlez de Salas introduce un principio arbitrario de gusto." (p. 217) Lpez Pinciano es el gua terico de su tiempo. Smith, C. C. "Fernando de Herrera andArgote de Molina." Bulletin of Hispanic Studies 39 (1962), 165176. ~ "' 29 El trabajo trata de establecer la deuda terica (conocimiento de los metros y autores medievales) y potica (uso de arcasmos) de las Anotaciones y poemas de Herrera para con la obra de Argote de Molina. "On the Use of Spanish Theoretical Works in the Debate on Gongorism." Bulletin of Hispanic Studies 39 (1962), 165-176. 30 Un trabajo acertadsimo sobre la relacin entre la teora y la prctica. El autor comenta favorablemente sobre las contribuciones de Herrera y Aldereta a la teora del gongorisrno Vilanova, Antonio. "Preceptistas espaoles de los siglos XVI y XVII." Historia de las literaturas hispnicas

PAGE 92

87 Ed. Guillermo Daz Plaja. Barcelona: Vergara, 1968, III, 579-691. 31 Es ste el esfuerzo ms reciente de dar sentido y comparar los diferentes tratados tericos. La organizacin en obras de erudicin potica, poticas del petrarquismo, poticas del humanismo o preceptiva aristotlica, potica platnica, potica del Barroco, potica del Culteranismo, potica del Conceptismo, retrica del Barroco, stira y crtica, es bastante poco sistemtica. Contiene detallados resmenes del contenido de las obras. Woods, M. J. "Sixteenth Century Topical Theory: Some Spanish and Italian Views." Mo dern Language Review 63 (1968) 66-76. 32 Disiente el autor de la opinin de Curtius sobre el tpico. Woods opina que a pesar de la confusin medieval de las teoras del tpico retrico y las del tpico dialctico, es necessario reconocer que estos no se dilyeron completamente en los primeros. "Gracin, Peregrini and the Theory of Topics." Modern Language Review, 63 (1968), 845-863. 33 Woods seala la importancia de las teoras clsicas del tpico para la terica del Conceptismo. Despus de hacer un esquema de los tpicos ciceronianos procede a cotejarlos con las 'agudezas' de Gracin. Seala tambin que el segundo libro de Gracin puede ser ampliacin inspirada en el tratado Delle accu tezze de Matteo Peregrini. Estima

PAGE 93

adems el autor que los poetas y filsofos estaban muy enterados de las teoras de los tpicos. Los tericos del 'ingenio' buscaron en el tpico punto de partida adaptndose a su concepcin clsica. Gracin tuvo necesidad de ajusfarlos.

PAGE 94

CONSIDERACIONES FINALES Entender la literatura como sistema de interrelaciones precisa el abandono del "por qu" como base de criterio de estudio en favor del "qu es," en la sencilla formulacin de Dmaso Alonso. Historiadores y crticos de la teora literaria espaola de los siglos XVI y XVII, preocupados muchos por la gnesis, relegaron a un segundo plano o por complete la consideracin de elementos intrnsecos. Parece haber expreso o tcito un deseo de reconstruir las ideas tericas de la literatura trabndolas en el andamiaje intelectual de occidente para mostrar que no est "la nacin cerrada al movimiento intelectual del mundo sino, antes bien ... probar que en todas pocas, y con ms o menos gloria, pero siempre con esfuerzos generosos y dignos de estudio y gratitud, hemos llevado nuestro piedra al edificio de la ciencia uni2 versal Y hay una actitud que si no es paradjica consecuencia de este prurito parece por lo menos conjugada a l Es una actitud que hace hincapi en subrayar y tal vez lamentar una falta de originalidad espaola. Ya el siglo XVIII consignaba a los tericos de los Siglos de Oro como tratadistas de "poesa en general y de sus reglas ya traduciendo 89

PAGE 95

o comentando ... ya copiando de aquellos antiguos autores y entresacando de sus comentadores latinos o de los autores italianos lo que les pareci mejor. "^ Tal vez de entonces date una antinomia crtica de manifestaciones contemporneas : Tras la revisin de fuentes, consideramos como tarea apremiante, el examen de las diferentes tradiciones e influencias. Es naturalmente la incorporacin de la tradicin clsica lo que posee mayor importancia. ... La complejidad de la materia hace tanto mas necesario un estudio minucioso, pues sin l apenas podra cristalizarse la aportacin espaola a las teoras literarias del Renacimiento. ** El estudio del "por qu" de la teora literaria espaola ha tenido pues, i_n mente al menos, urgencias en conf licto--conformidad y originalidad — que si bien poseen valor colorista para la reconstruccin crtica se han de considerar fase adjetiva de la labor. Hace de estas urgencias factores decisivos de una clasificacin desvirta la realidad histrica y pinta un difuso panorama. Quede de ejemplo el Cisne de Apolo clasificado como potica platnica, petrarquista y romntica, como arte versif icatoria y como preceptiva: apelativos que nada dicen de la obra total, sujeta en la clasificacin a un slo aspecto de s misma. Percibir ntidamente el fluir del intelecto europeo es perspicacia con que el tiempo regala a la crtica actual, que adems pierde de vista, en estos casos, el muy otro concepto de la originalidad de aquellos tericos.

PAGE 96

91 Una vez que se desvirta la realidad histrica, la critica que la reconstruye pisa — por sagaz que sea — terrenos poco firmes, "jardines crticos enraizados en arena, sin jugoso mantillo que alimenta las plantas," lamentados por Antonio Rodrguez Moino. 6 No poco es, pues, el cuidado puesto en parcelar el campo de la teora pura : cuidado en que el separar la variedad de la especie se ajuste al propsito patente y al estricto contenido; cuidado de precisar sus caractersticas— calidad especulativa, filiacin acadmica, conciencia de teora. Y al establecer las variedades se advierte que la t eora pura no existe en un vaco, que corresponde siempre, tarde o temprano, a unas circunstancias literarias; y que, adems y por definicin, no es sucednea de la obra de creacin, antes al contrario si no la suscita busca al menos encauzarla. Si en efecto la relacin entre la teora y la prctica consigue llenar cabalmente las posibles aspiraciones de esa correspondencia con sus circunstancias literarias, es asunto tan disputado como complejo cuya difcil resolucin queda fuera del mbito de esta investigacin pero que es imposible soslayar. Por una parte pesa la actitud crtica extrema que tiene por "hecho irrecusable que todas las innovaciones estticas que arraigan en la literatura espaola se desarrollan con absoluta independencia de las teorizaciones de los preceptistas." 7 Por otra, se debe aducir que los tericos mismos manif iestan--ya en topoi, ya en trminos

PAGE 97

propios — esperanzas de contribuir con su trabajo a la mejora y gua de la creacin literaria del momento. Y hay en ese centenar de aos de teora pura las suficientes referencias de una obra a otra que las enlazan, as slo sea tenuemente, en comunidad esttica con lazos de conciencia de clase ya que no con lazos de conciencia de gnero literario. Por eso no es factible una divisin precisa, geomtrica, de la teora literaria y an menos el aislar en parterre la variedad. La taxonoma no pretende hacer de la teora pura una categora hermtica, hortus conclusus de flora nica, sino definir su presencia sistemticamente para mejor entendimiento de toda la teora de la literatura de esos siglos. Coexisten en el tiempo la retrica, la traduccin, la mtrica, el comentario, la apologa y la teora pura -presencias que en vario grado y en distinto momento ayudan a germinar la flor hbrida y nueva de la crtica literaria.

PAGE 98

93 Notas 1 "Prlogo espaol," en Teora litera ria, por Rene Wellek y Austin Warren, trad. Jos Mara Jimnez (Madrid: Gredos, 1966) pp. 7-8. V. tambin "Teora, crtica e historia literaria," pp. 4756; e "historia literaria," pp. 303-323. ^Marcelino Menendez y Pelayo, Historia de las ideas estti cas en Espaa (Madrid: CSIC, 1962), I, 8. 3Ignacio de Luzn, La potica o reglas de la poesa en gene ral y de sus principales especies (Ediciones de 1737 y 1789) ed. Isabel M. Cid de Sargado (Madrid: Ctedra, 1974), p. 91. 4 Karl Kohut, Las teoras literarias en Espaa y Portugal durante los siglos XV y XVI (Madrid: CSIC, 1973), p. 19. 5otro motivo de confusin es reunir en las categorizaciones los tratados y las observaciones incidentales que aparecen en obras diversas. 6 C onstruccin cr t ica y rea lida d histrica en la poesa e s paola de los siglo s XVI y XVII (Madrid: Castalia, 1968), ~ p. 57. 7 Antonio Vilanova, "Preceptistas de los siglos XVI y XVII," Historia general de las l iter aturas hispnicas ed Guillermo Daz Plaja (Madrid: Vergara, 1968), III, 569.

PAGE 99

BIBLIOGRAFA Obras principales Albret, Pierre. Dilogo de la differencia del hablar al escrevir Tolosa: Iacobo Colomerio, ca. 1565. Ann. Panegyrico por la poesa. Sevilla: Oficina de Enrique Rasco Sanromn, 1886. Bances Candamo, Francisco. Theatro de los theatros de los passado s y presentes siglos. Ed. Duncan W. Moir. London : Tme s is, 1970. ~ Carballo, Luis Alfonso. Cisne de Apolo Ed Alberto Porqueras Mayo. 2 vols. Madrid: CSIC, 1958. Carrillo y Sotomayor, Luis. Libro de la erudicin potica Ed. Manuel Cardenal Iracheti Madrid: CSIC, 194 6. Cscales, Francisco. Tablas poticas. Madrid: Sancha, 1779. ~~ Cspedes, Baltasar de. "Discurso de las letras humanas." En Gregorio de Andrs, El meastro Baltasar de Cspedes, humanista salmantino, y su "Discurso de las letras humanas ." Escorial: Ciudad de Dios, 1965. Cueva, Juan de la. "El infamador, "Los siete infan tes de L ara" y el "Ejemplar~potico" Ed. Francisco A. d P Icaza. Madrid: Espasa-Calpe, 1924. Gonzlez de Salas, Jusepe Antonio. Nueva idea de la tragedia antigua o ilustracin ltima del libro sing ular de potica de Aristtles stagiriba 2 vols. Madrid: Sancha, 1778. Jauregui, Juan de. "Discurso potico." En Jos Jordn de Urries y Azara, Biogra fa y estudio critico de J aureg_ui. Madrid: Sucesores de Rivadeneira, 189lK ~ Lpez Pinciano, Alonso. Philosophia antigua po tica. Ed. Alfredo Carballo Picazo. 3 vols. Madrid: CSIC, 1953. Mesa, Cristbal de. "Compendio del arte potica." 94

PAGE 100

En Margarete Newels, Lo s gneros dramticos en las pot icas del Siglo de Oro Londres: Tmesis, 197 47~ Robles, Juan de. P rimera parte del culto se villano. Sevilla: Mercantil Sevillano, 1883. ~~ Snchez de Lima, Miguel. El arte potica en romance castellano Ed Rafael de Balbn Lucas. Madrid: CSIC, 1944. Soto de Rojas, Pedro. Obras Ed Antonio Gallego Morell. Madrid: CSIC, 1950. Vega, Flix Lope de. "Arte nuevo de Hazer comedias en este tiempo." Ed. A. Morel Fatio. Bulletin Hispanique. 3 (1901), 365-405. ~ ~ — Obras secundarias 1. Bibliografas Antonio, Nicols. Biblioteca hisp ana nova. 2 t Madrid: Ibarra, 1783. *~ Beardsley, Theodore S. Hispano-Classical Translations Printed Between 1482-1699. Pittsburgh: Duquesne University Press, 1970. Cotarelo y Mori, Emilio. Bibliografa de las co nt roversias sobre la licitud del teatro en Espaa Madrid: Biblioteca Nacional, 1904. Gallardo, Bartolom Jos. Ensayo de una bibliot eca espa ola de libros raros y curiosos. 3 vols. MadridRivadeneyra, 1863-89. Jos Prades, Juana de. La teora literaria: re toricas, poticas, preceptivas, etc Madrid: Instituto de Estudios Madrileos, 1954. Palau y Dulcet, Antonio. Manual del librero hispanoamericano 2a. ed 15 vols. Barcelona: Librera Anticuara de Antonio Palau, 1948. Penny, Clara Louisa. Printed Books, 1468-1700, in Hispanic Society of America New York: The Hispanic Society of America, 1965. Simth Daz, Jos. Impreso s del siglo XVI: varia Madrid: CSIC, 1966. ' ~ Siracusa, Joseph L. Laurenti. Relaciones literarias entre Espaa e Italia: Ensayo de una bibli ografa comparada Boston: G. K. Hall, 1972T~ '

PAGE 101

96 Whitney, James Lyman. Catalogue of the Spanish Library and of the Portuguese Books Begueathed by Geor ge Ticknor to the Boston Public Library Boston: s.l., 1879. 2. Obras generales Atkins, J. W. H. English Literary Criticism: The Renascence Barnes and Noble, 1968. ~ Daz Plaja, Guillermo, ed. Historia general de las literaturas hispnicas 7 vols. Barcelona: Vergara, 1968. Green, Otis H. Spain and the Western Tradition: The Castillian Mind in Literature from "El Cid" to Caldern 4 vols. Madison: University of Wisconsin, 1965~ Hall, Vernon, Jr. A Short History of Literary Criticism. New York: New York Unviversity Press, 1963. Kohut, Karl. Las teoras literarias en Espaa y Portugal durante los siglos XV y XVI Madrid: CSIC, 1973. Menndez y Pelayo, Marcelino. Historia' de las ideas estticas en Espaa 5 vols. Madrid: CSIC, 1962. Spingarn, Joel Elias. Literary Criticism in the R enaissance New York: Harcourt, Brace and World, 1963. Weinberg, Bernard. A History of Literary Criticism in the Italian Renaissance 2 vols. Chicago: University of Chicago, 1961. Wellek, Rene y Austin Warren. Teora literaria Trad. Jos Mara Jimnez. Madrid: Gredos, 1966. Wimsatt, William y Cleanth Brooks. Literary Criticism: A Short History New York: Random House, 1957. Otras obras Alonso, Amado. Resea de William C. Atkinson, "Cer vantes, El Pinciano and the Novelas ejemplares." Nueva Revista de Filologa Hispnica 4 (1950) 184-18'5 ' — Andrs, Gregorio de. El maestro Baltasar de Cspedes, humanista salmantin o, y su "Discurso de las letras humanas". Escorial: La Ciudad de Dios, 1965. ~

PAGE 102

^rr Andrews, J. Richard. Juan del E ncina: Promet heus in Search of Prestige Berkeley: University of California Press, 1959. Arco, Ricardo del. "El Arte nuevo y la apologa del teatro espaol." Historia general de las literaturas hisp nicas Ed. Guillermo Daz Plaja. Barcelona: Vergara, 1968 III, 231-233. Atkinson, William C. "Cervantes, El Pinciano and the Novelas ejemplares ." His panic Review 16 (1948), 189208. "On Aristteles and the Concept of Lyric Poetry in Early Spanish Criticism." Estudios dedicados a Menndez Pidal Madrid: CSIC, 1956, IV, 189-213. Bataillon, Marcel. Varia leccin de clsicos espao les Madrid: Gredos, 1964. Beardsley, Theodore S. "Hispano Classical Translations Printed Between 1482 and 1699: A Study of the Prologues and a Critical Bibliography Diss. Pennsylvania, 1961. "The First Catalogue of Hispano-Classical Translations: Toms Tamayo de Vargas." H ispanic Review 32 (1964), 287-304. Blecua, Jos Manuel. "De nuevo sobre los textos poticos de Herrera." Boletn de la Real Academia Espaola 38 (1958), 377-408. "~ """" Bleznick, Donald W. "Las Institutiones Rhetoricae de Fadrique Furi." Nueva Revista de Filologa Hispnica ^ 13 (1959), 334-339. Block, Haskell M. "The Concept of Imitation in Modern Criticism." Actes du IVe Congrs de 1 Association International de Litrature Compare, Freiburg 1964 The" Hague: Mouton and Co 19 66. Canavaggio, Jean Francois "Alonso Lpez Pinciano y la esttica literaria de Cervantes en el Quijote Anales Cervant inos, 7 (1958), 13-107. " Cscales, Francisco. Cartas filolgicas Ed Justo Garca Soriano. 3 vols. Madrid: Espasa-Calpe, 1961. Cervantes, Miguel de. Via j e del Parnaso Ed. Francisco Rodrguez Marn. Madrid: Bermejo, 1935.

PAGE 103

98 Cervantes, Miguel de. La Galatea 2 vols. Ed. Juan Bautista Avalle-Arce. Madrid: Espasa-Calpe, 1968. Chaytor, H. J. Dramatic Theory in Spain Cambridge: Cambridge University Press, 1925. Collard, Andre, Nueva poesa: conceptismo, cultera nismo en la crtica espaola Waltham: Brandis University, y Madrid: Castalia, 1967. Crin, Ana Mara. "Lope de Vega s Exertions for the Abolition of the Unities in Dramatic Practice." Modern Lanugage Notes 76 (1961), 259-261. ~ Curtius, Ernst Robert. European Literature and the Latin Middle Ages Trad Willard R. Trask. New York: Harper and Row, 1953. Diez Echarri, Emiliano. Teoras mtricas del Siglo de Oro 2a. ed Madrid: CSIC, 1970. Entrambasaguas Joaqun de. Estudios sobre Lope de Vega 2 vols. Madrid: CSIC, 1967. Faulhaber, Charles. Latin Rhetorical Theory in Thir teenth and Fourteenth Ce ntury. Berkeley: University of California, 1972. Fernndez Alvarez, Manuel. La sociedad espaol a del Renacimiento Salamanca: Anaya 197 0. Froldi, Rinaldo. Lope de Vega y la formacin de la comedia Trad. Franco Gabriele. Salamanca: Anaya, 1968. Gallego Morell, Antonio. Garcilaso de la Vega y sus comentaristas Granada: Universidad de Granada, 1966. Est udios sobre poesa espaola del primer Siglo de Oro Madrid: nsula, 1970. — Garca Berrio, Antonio. Introd ucc in a la potica clasicista: Cscales Barcelona: Planeta, 1975. Garca Soriano, Justo. "Luis Carrillo y Sotomayor y los orgenes del culteranismo." Boletn de la Real Academia 13 (1926), 591-629. Gray, Hanna H. "Renaissance Humanism: The Pursuit of Eloquence." Journal of t he History of Ideas 24 (1960), 4 97-514. "" " ~~"~

PAGE 104

Hermenegildo, Alfredo. Los trgicos espaoles d el siglo XVI Madrid: Fundacin Universitaria Espaola, 196 1 Jordn de Urres y Azara, Jos. Biografa y estudio crtico de Juregui Madrid: Sucesores de Rivadeneira, 1889. Jos de Prades, Juana de. Teora sobre los persona jes de la comedia nueva Madrid: CSIC, 1963. Kristeller, Paul Oskar. Renaissance Thought 2 vols. New York: Harper and Row, 1965. Lacosta, Federico C. "El conceptismo barroco de Baltasar Gracan en Arte y agudeza de ingenio Romanic Review 35 (1964), 85-90. Lpez Prudencio, Jos. "Valores olvidados: Cristbal de Mesa." Revista del Centro de Estudios Extremeos 16 (1942) pp. 165-178. Luzn, Ignacio de. La potica o reglas de la poes a en g e neral y de sus princi p ales especies (Ediciones de 1737 y 1789) Ed. Isabel M. Cid de Sargado. Madrid: Ctedra, 1974. Macr, Orestes. "Revisin crtica de la 'Controversia' herreriana." Revista de Filologa Espaola 42 (1958-1959), 211-217. Marn, Nicols. "La potica del humanista granadino Baltasar de Cspedes." Mart, Antonio. "La retrica sacra en el Siglo de Oro." Hispanic Review 38 (1970), 265-298. La preceptiva retrica espaola en el Siglo de Oro Madrid: Gredos, 1972. Menndez Pidal, Ramn. "El arte nuevo y la nueva biografa." Revista de Filologa Espaola 22 (1935), 337-387. De Cervantes y Lope de Vega. Madrid: Espasa-Calpe, 1940. Merime, Ernest. "Resea de Alonso Lpez Pinciano, Fi losofa ant igua p otica ," ed Pedro Muoz Pea. Revue Hispanique, 3 (1894), 346-348. Morby, Edwin S. "Notes on Juan de la Cueva: Versification and Dramatic Theory." Hispanic Review 8 (1940), 213-218.

PAGE 105

100 Murillo, Luis A. "Dilogo y dialctica en el siglo XVI espaol." Re vista de l a Universidad de Buenos Aires, 4 (1959), 51-59. Newels, Margarete. Los gneros dramticos en las poticas del Siglo de Oro Trid. Amadeo Sol-LorIT Londres Tmesis, 1974. Penzol, Pedro. El padre Luis Alfonso de Carballo, historiador y preceptista~ll97^? :: T6T"TK Madrid: CSIC, 1961. Prez, Luis C. y Federico Snchez Escribano. Afirma ciones de Lope de Vega sobre prece ptiva dramtica. Madrid: CSIC, 19617 ~ Porqueras Mayo, Alberto. El problema de la verdad potica en el Siglo de_ 0_ro. Madrid: Ateneo, 1961. El prlogo en el Manierismo y Barroco espaoles Madrid: CSIC, 1968 Preto-Rodas, Richard A. Francisco Rodrigues Lobo, Dialogue and Courtly Lore in Renaissan ce P ortugal Chapel Hill: University of North Carolina, 1971. Rfeichenberger] A[rnold] G. Resea de Luis Alfonso de Carballo, Cis ne de Apolo ed. Alfredo Porqueras Mayo. Hispanic Review 19 (1961), 169-170. Rodrguez Moino, Antonio. Cristbal de Mesa Badajoz: Diputacin Provincial de Badajoz, 1951. • Construccin crt ica y realidad histrica en la poesa esp aola de los siglos XVI y XVII. Madrid: Castalia, 1968. ~~~ Romera Navarro, Miguel. La preceptiv a dramtica de Lope de Vega Madrid: Yunque, 1935" ~ Snchez, Jos. Academias literarias del Sig lo de Oro Madrid: Gredos, 196X1 ~ Snchez Escribano, Federico y Alberto Porqueras Mayo. Precept iva dramtica espaola del Renacimiento y el Barroco. Madrid: Gredos, 19~657 Shepard, Sanford. "Las huellas de Escalgero en la Philos phia antigua potica de Alonso Lpez Pinciano." Revista je"TXk^^a~Esl^ol_a 45 (1962), 311-317.

PAGE 106

101 Shepard, Sanford. El Pinciano y las teoras literarias del Siglo de Oro 2a. ed. Madrid: Gredos, 1970. Smith, C. C. "Fernando de Herrera and Argote Molina." Bulletin of Hispanic Studies 33 (1956), pp. 63-77. "On the Use of Spanish Theoretical Works in the Debate on Gongorism." Bulletin of Hispanic Studies 39 (1962), 165-176. "~ ~ Valds, Juan de. Dil ogo de la lengua Ed. Jos F. Montesinos. Madrid: Espasa-Calpe, 1928. Weinberg, Bernard. "Castelvetro s Theory of Poetics." Critics and Criticism Chicago: University of Chicago, 1957. Woods, M. J. "Sixteenth Century Topical Theory: Some Spanish and Italian Views." Modern Language Review 63 (1968), 66-76.

PAGE 107

BIOGRAPHICAL SKETCH Augusto Hacthoun was born December 17, 1945, at Havana, Cuba. In September, 1961, he carne to the United States. In December, 1967, he received the degree of Bachelor of Arts and Sciences from the University of South Florisa in Tampa. In January, 1968, he enrolled in the Gradate School of the University of Florida. 102

PAGE 108

I certify that I have read this study and that in my opinin it conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy. Johr J. Alien/ Chairman 'roressor of^Spanish I certify that I havo read this study and that in my opinin it conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy. Al f red Hower Professor of Portuguese I certify that I have read this study and that in my opinin it conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy. Fernando Ibarra Associate Professor of Spanish

PAGE 109

I certify that I have read this study and that in my opinin it conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy. M J. Alien, Chairman PrO/fessor of"Spanish I certify that I have read this study and that in my opinin it conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy. Cll'. o/ Alfred Hower Professor of Portuguese I certify that I have read this study and that in my opinin it conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy.
PAGE 110

I certify that I have read this study and that in my opinin it conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy. Andrs SuI.re / zT Professo'r of Latin American Studies, History and Political ^Science This dissertation was submitted to the Gradate Faculty of the Department of Romance Languages in the College of Arts and Sciences and to the Gradate Council, and was accepted as partial fulfillment of the requirements for the degree of Doctor of Philosophy, June 1978 Dean, Gradate School

PAGE 111

UNIVERSITY OF FLORIDA 3 1262 08666 327 4


xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EE5XWLJMH_R5IFQC INGEST_TIME 2017-10-31T18:06:37Z PACKAGE UF00101093_00001
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES