Citation
Zeledonia

Material Information

Title:
Zeledonia
Place of Publication:
San Jose, Costa Rica
Publisher:
Asociacion Ornitologica de Costa Rica
Publication Date:
Language:
English
Spanish

Subjects

Genre:
serial ( sobekcm )

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
University of Florida
Rights Management:
Copyright Asociacion Ornitologica de Costa Rica. Permission granted to University of Florida to digitize and display this item for non-profit research and educational purposes. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions requires permission of the copyright holder.

Downloads

This item has the following downloads:

00011-2010_Page_08.txt

00011-2010_Page_41.txt

00011-2010_Page_38.txt

00011-2010_Page_75.txt

00011-2010_Page_59.txt

00011-2010_Page_78.txt

00011-2010_Page_03.txt

00011-2010_Page_61.txt

00011-2010_Page_31.txt

00011-2010_Page_44.txt

00011-2010_Page_20.txt

00011-2010_Page_14.txt

00011-2010_Page_05.txt

00011-2010_Page_46.txt

00011-2010_Page_22.txt

00011-2010_Page_71.txt

00011-2010_Page_47.txt

00011-2010_Page_21.txt

00011-2010_Page_17.txt

00011-2010_Page_55.txt

00011-2010_Page_06.txt

00011-2010_Page_67.txt

00011-2010_Page_11.txt

00011-2010_pdf.txt

00011-2010_Page_12.txt

00011-2010_Page_26.txt

00011-2010_Page_60.txt

00011-2010_Page_76.txt

00011-2010_Page_51.txt

00011-2010_Page_52.txt

00011-2010_Page_40.txt

00011-2010_Page_28.txt

00011-2010_Page_70.txt

00011-2010_Page_19.txt

00011-2010_Page_34.txt

00011-2010_Page_42.txt

00011-2010_Page_64.txt

00011-2010_Page_36.txt

00011-2010_Page_53.txt

00011-2010_Page_35.txt

00011-2010_Page_43.txt

00011-2010_Page_79.txt

00011-2010_Page_65.txt

00011-2010_Page_32.txt

00011-2010_Page_29.txt

00011-2010_Page_72.txt

00011-2010_Page_48.txt

00011-2010_Page_23.txt

00011-2010_Page_63.txt

00011-2010_Page_27.txt

00011-2010_Page_18.txt

00011-2010.pdf

00011-2010_Page_57.txt

00011-2010_Page_10.txt

00011-2010_Page_69.txt

00011-2010_Page_33.txt

00011-2010_Page_80.txt

00011-2010_Page_50.txt

00011-2010_Page_15.txt

00011-2010_Page_56.txt

00011-2010_Page_02.txt

00011-2010_Page_58.txt

00011-2010_Page_73.txt

00011-2010_Page_24.txt

00011-2010_Page_16.txt

00011-2010_Page_30.txt

00011-2010_Page_01.txt

00011-2010_Page_13.txt

00011-2010_Page_09.txt

00011-2010_Page_37.txt

00011-2010_Page_66.txt

00011-2010_Page_49.txt

00011-2010_Page_04.txt

00011-2010_Page_39.txt

00011-2010_Page_45.txt

00011-2010_Page_74.txt

00011-2010_Page_54.txt

00011-2010_Page_62.txt

00011-2010_Page_25.txt

00011-2010_Page_07.txt

00011-2010_Page_68.txt

00011-2010_Page_77.txt


Full Text



ISSN: 1659-0732
c; O 0r


SZELEDONIA

cOST'O" Boletn de la Asociacin Ornitolgica de Costa Rica

Volumen 14, nmero 2 noviembre 2010



ARTCULOS
Evaluacin de las aves silvestres mantenidas en cautiverio en
comunidades cercanas al Volcn Pas, Costa Rica
J. Edgardo Arvalo 1
Censo poblacional durante el period reproductive
de la subpoblacin de Ara ambiguus en el sureste de Nicaragua
y norte de Costa Rica 2009
Guisselle Monge, Olivier Chassot, Oscar Ramrez, Indalecio Alemn
y Alfredo Figueroa 12
Evaluacin y diagnostic preliminary de la salud de polluelos de
guara roja (Ara macao) en las sabanas de pino de Rus Rus,
Mosquitia Hondurea
Hctor Orlando Portillo Reyes, Hermes Vega, Lorakim Joyner, Mara
Eugenia Mondragon 25
Un caso extremo de ectoparasitismo de moscardn del gnero Philornis en
tangara hormiguera carinegra Habia atrimaxillaris, endmica del Golfo
Dulce, Costa Rica
Isabell G. Riedl, Julian Fricke, Moritz Katz, Christian H. Schulze 39
Lista official de las aves de Costa Rica, actualizacin 2010
Comit Cientfico
Asociacin Ornitolgica de Costa Rica 47


Continuado en la pgina __








Presentacin


El bienestar de las aves es uno de
los temas que resume el contenido de
este nmero.
Se tratan de artculos y notas sobre
aves en cautiverio, la situacin actual
de la lapa verde, el parasitismo en
aves y el mejoramiento de cafetales
como habitat adecuado para la
avifauna. Tambin hay artculos sobre
el comportamiento del momoto y el
nido del bolsero pechimanchado.
De inters son los reports de
observaciones de aves inusuales como
el rascn caf y el gucharo, ambos
vistos en Monteverde.
Presentamos tambin la
actualizacin de la Lista Oficial de
Aves de Costa Rica. Esta actualizacin
incluye cinco nuevas species para
el pas, ms nuevas verificaciones y
evidencias fotogrficas para algunas
species en la lista, adems de
registrar los cambios taxonmicos y de
nomenclatura.
No hay ninguna duda: este nmero
es un aporte al conocimiento de
nuestras aves.
Roy H. May


Calidris alba, dibujo por COPE.


Dibujo de la Zeledonia coronata por WillyAlfaro
ZELEDONIA
Boletn de la Asociacin Ornitolgica
de Costa Rica
Comit editorial: Roy H. May, Editor; Mara
Emilia Chaves, Revisin editorial; Johel
Chaves Campos, Revisin cientfica; Janet
Woodward, Diagramacin.
Consejo Editorial
Ghisselle Alvarado, Museo Nacional de Costa
Rica; George R.Angehr, Instituto Smithsonian
de Investigacin Tropical, Sociedad Audubon
de Panam; Gilbert Barrantes, Universidad
de Costa Rica; Jos Manuel Zolotoff,
Compaeros de Vuelo-Amrica Central/
Nicaragua; Wayne Arendt, Servicio Forestal
de los EE UU y del Instituto Internacional
de Dasonoma Tropical; Carmen Hildago,
Universidad Nacional (UNA)

El Boletn Zeledonia es una publicacin
de la Asociacin Ornitolgica de Costa
Rica. Su propsito es la divulgacin de
informacin e investigacin cientfica sobre
la avifauna costarricense y centroamericana
y su conservacin. Se publican artculos
de inters cientfico, informacin acerca de
observaciones, la conservacin de aves y
otros relevantes sobre la avifauna regional.
Todos los artculos se revisan en cuanto a su
contenido cientfico y su redaccin literaria.

Las instrucciones para autores se
encuentra en: avesdecostarica.org/revista/
autores.html Enve artculos a: royhmay@
gmail.com.








ARTCULOS

Evaluacin de las aves silvestres mantenidas en cautiverio en
comunidades cercanas al Volcn Pas, Costa Rica

J. Edgardo Arvalo
The School for Field Studies
Apartado postal 150-4013
Atenas, Alajuela, Costa Rica
Email: earevalo@fieldstudies.org

Resumen
Muchas species silvestres exticas y nativas son mantenidas como mascotas por
diferentes cultures alrededor del mundo. En Costa Rica, existe una alta prevalencia de
species silvestres mantenidas en los hogares, especialmente aves, a pesar de que el
mantenimiento de las species nativas silvestres es illegal. La mayora de las species
de aves que frecuentemente se mantienen en los hogares son extradas de sus habitats
naturales tanto a nivel local como a nivel de otras regions del pas. La frecuencia de las
species de aves que son mantenidas en los hogares se determine mediante encuestas
en ocho comunidades alrededor del Parque Nacional Volcn Pos. Adems, el precio
estimado de las aves en el mercado illegal fue determinado para algunas de las species de
aves ms populares. Diecisiete classes de aves identificadas por sus nombres comunes
fueron reportadas como mantenidas en los hogares. Este nmero podra potencialmente
corresponder a 32 species de aves distribuidas en ocho families. Sin embargo, ms del
67% de las aves reportadas se ubic en la familiar Psittacidae. Los valores de mercado
para las diferentes species de aves mas preciadas fueron muy variables. Aunque esta
informacin es de gran relevancia para evaluar el estado de las especie en cautiverio, el
nmero absolute de species e individuos sigue siendo incierto..
Palabras Claves: Aves en cautiverio, aves canoras, Costa Rica, Myadestes melanops,
Parque Nacional Volcn Pos, Psittacidae
Abstract
Many exotic and native wild species are kept as pets by different cultures around the
world. In Costa Rica, there is a high prevalence of wildlife kept in homes, especially birds,
despite the fact that keeping wild native species is illegal. The majority of bird species that
are frequently kept in households are extracted from natural habitats both locally and from
various regions in the country. The frequency of bird species maintained in households
was determined using questioners in eight communities surrounding Pos Volcano
National Park. In addition, the estimated illegal market price was determined for some of








J. Edgardo Arvalo


the most popular bird species. Seventeen
kinds of commonly named birds were
reported to be maintained in households.
This number could potentially correspond to
32 bird species distributed in eight families.
However, over 67% of the reported birds
were in the Psittacidae family. Market
values for different priced bird species were
highly variable. Although this information
is of relevance to assess the status of
the species kept in captivity, the absolute
species and individual numbers remain
uncertain.
Key words: Birds in captivity, songbirds,
Costa Rica, Myadestes melanops, Parque
National Volcn Pos, Psittacidae

Introduccin
El mantenimiento de animals silvestres
en los hogares es una costumbre que
est profundamente arraigada en muchas
cultures del mundo, pues se consider que
estos proporcionan sentimientos positivos
para sus propietarios (Miura et al. 2002).
Las aves en particular son muy gustadas
como animals de compaa as como por
sus melodiosos cantos y plumajes coloridos.
Esta preferencia conlleva a la obtencin de
aves silvestre a travs de medios ilegales
y con claro desconocimiento de los status
naturales de las species. As, para
muchas sociedades la extraccin de aves
directamente de sus habitats naturales es
la forma ms comn de obtenerlas, lo que
conduce a serious riesgos para la viabilidad
de las poblaciones silvestres (Wright et al.
2001, Abarca 2005).
En Costa Rica, al menos 18.7% de
las casas mantienen aves silvestres en


cautiverio an cuando su ilegalidad es
ampliamente conocida (Drews 2001). El
process de extraccin y el mantenimiento
mismo de las aves en los hogares puede
comprometer seriamente la salud de
stas y reducir su esperanza de vida
(Abarca 2005). La extraccin de aves
de sus habitats naturales podra tambin
afectar indirectamente algunas species
de plants de las cuales las aves son
sus dispersoras de semillas. En la
localidad de Monteverde por ejemplo, se
encontr que los frutos de 171 species
de plants eran consumidos por aves
(Wheelwright et al. 1984). Adems,
algunas de las species frugvoras
que son frecuentemente mantenidas
en cautiverio realizan migraciones
altitudinales a travs de various habitats,
manteniendo as una dinmica ecolgica
de gran importancia para los ecosistemas
(Louiselle y Blake 1991, Murray et al.
2000). Un buen ejemplo de esto es el del
jilguero (Myadestes melanops) el cual
se alimenta principalmente de frutos y
realize movimientos altitudinales (Stiles
y Skutch 1989).
A pesar de la informacin sobre
animals silvestre en cautiverio en los
hogares de Costa Rica generada por un
studio a nivel national (Drews 2001), se
desconoce la influencia que pueden tener
las reas protegidas sobre la frecuencia
de aves mantenidas en cautiverio en las
comunidades circunvecinas. El objetivo
de esta investigacin fue determinar
la frecuencia en el mantenimiento de
species de aves nativas en ocho
comunidades cercanas al Parque


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Evaluacin de las aves silvestres mantenidas en cautiverio


Nacional Volcn Pos. Especial nfasis fue
dado a la evaluacin del mantenimiento
en cautiverio de las siguientes species
de aves canoras: Tiaris olivacea (gallito),
Myadestes melanops (jilguero), Spinus
xanthogastra y S. psaltria (mozotillo) y
Chlorophonia callophrys (rualdo), por las
cuales el personal del Parque Nacional
Volcn Pos manifestaron especial
preocupacin (J. Dobles, com. per.).
Materiales y mtodos
Ocho comunidades ubicadas dentro
de un radio de unos 15 km con respect
al crter del volcn fueron seleccionadas
para el present studio. Las comunidades
de Fraijanes, Poasito y Vara Blanca se
ubican en la vertiente pacfica del parque
(en adelante referidas como comunidades
del Pacfico) y las comunidades de San
Miguel, Colonia, Cinchona, Cariblanco y
Bajos del Toro en la vertiente del caribe (en
adelante referidas como comunidades del
Caribe).
Se utiliz el mtodo de encuestas para
obtener la informacin sobre los animals
mantenidos en cautiverio en los hogares.
En las comunidades del Pacfico las
encuestas se realizaron entire el 23 y el 27
de octubre del 2006, mientras que las del
Caribe fueron administradas entire el 13 y
16 de marzo del 2007. Debido a que gran
parte de los hombres realizan labores de
finca en horas de la maana, todas las
encuestas se llevaron acabo durantes las
tardes con el fin de obtener una muestra
de gnero ms representative. Un total
de 387 encuestas fueron administradas
en las comunidades antes mencionadas,


obteniendo respuestas de 57.11% mujeres
y 42.89% de hombres. Las edades
oscilaron mayoritariamente entire los 30 y
60 aos de edad y la escolaridad elemental
primaria estuvo por arriba del 50%. Dado
que las encuestas contenan preguntas
sensibles sobre la posesin y trfico illegal
de aves silvestres, fueron annimas y cada
persona fue debidamente informada sobre
la confidencialidad de sus respuestas.
La encuesta fue estructurada en tres
secciones. La primera seccin contena
aspects demogrficos sobre edad,
gnero, escolaridad, ocupacin, nmero
de miembros en la familiar y aos de residir
en la comunidad (encuestas realizadas por
personas con menos de un ao de residir
en la comunidad fueron descartadas). La
segunda seccin estaba constituida por
preguntas generals sobre el mantenimiento
de animals domsticos y silvestres en los
hogares. Finalmente, la tercera seccin
buscaba informacin especfica sobre las
siguientes species focales de aves: Tiaris
olivacea (gallito), Myadestes melanops
(jilguero), Chlorophonia callophrys (rualdo)
y dos species en el gnero Spinus (S.
xanthogastra y S. psaltria, de aqu en
adelante referidas como Spinus sp. o
mozotillo). Esta seccin incluy categoras
de la frecuencia en la cual las aves eran
mantenidas en los hogares. El rango de
las categoras de frecuencia vari de
1 a 6; siendo la 1 de muy raro, 2 raro, 3
poco comn, 4 comn, 5 muy comn y la
6 extremadamente comn. Con el fin de
obtener un mayor grado de certeza de que
las species de aves llamadas por sus
nombres comunes eran efectivamente las


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010








J. Edgardo Arvalo


Tabla 1. Nombres comunes y sus correspondientes nombres cientficos de aves
reportadas y potencialmente en cautiverio en las comunidades circunvecinas al Parque
National Volcn Pos, Costa Rica
Familia
Nombre comn Nombres cientficos Familia
Jilguero destes means Turdidae
Gallito Emberzidae
Tiaris olivacea
Mozotillo Fringillidae
Spinus sp.
Rualdo Fringillidae
Chloroohonia callophrys
Setillero Emberizidae
Sporophila Torqueola
Collarejo S or ola Emberizidae
S. Torqueola
Sargento R Thraupidae
Ramphocelus passerinii _____
Psittacidae
Lora Amazona auropalliata, A. autumnalis
A. farinosa, A. albifrons
Psittacidae
Lapa Ara ambigua, A. macao
Pei Psittacidae
Perico Brotogeris jugularis Aratinga finschi ,
Ie Cardinalidae
Semillero Pheucticus tibialis
Canaria Euphonia minuta Fringilldae

Monjita E. elegantissima, E. afinnis, Fringillidae
Slutecaillaillidae

E. elegantissima, E. afinnis,

Aguo E. luteicapilla, E. minute, Fringillidae
E. Laniirostris, E. hirundinacea,
E. gouldi, E. imitans, E. anneae
,Ramphastidae
Tucn Ramphastos sulfuratus, R. swainsoniae
Icteridae
Chorcha Icterus mesomelas, I. Pectoralis,
1. Pustulatus
Viuda Thrauns enscos Thraupidae
Nombres cientficos de acerdo con la lista official actualizada de las aves de Costa Rica
(Obando-Caldern et al. 2009)


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Evaluacin de las aves silvestres mantenidas en cautiverio


species focales, se mostraron fotos de
cada una de las species al moment de
realizar la pregunta. Adems, se indag
sobre el valor estimado de las species en
el mercado local.
Las pruebas estadstica utilizadas fueron
la de Wilcoxon (utilizando la aproximacin
del chi-cuadrado y su probabilidad
asociada) y la prueba de signos Tukey
para las diferencias entire categoras de
frecuencias de aves en los hogares; as
como la prueba de t para las medias entire
precious.

Resultados

Frecuencia de animals silvestres
Entre los grupos de animals silvestres
en cautiverio se reportaron mamferos,
anfibios, reptiles, peces y aves. Ante la
pregunta de si ha tenido o tiene un animal
silvestre en la casa, las comunidades del
Pacfico dijeron s en un 27.6% mientras que
la comunidades del Caribe respondieron
afirmativamente en un 39.19%. Dentro de
los animals silvestres en cautiverio, las
aves formaron parte de la gran mayora de
stos. En las comunidades del Pacfico un
74.32% de los encuestados respondi que
las aves era el grupo ms frecuente en los
hogares. En el caso de las comunidades
del Caribe un 86.7% de los encuestados
asegur que las aves era el grupo mas
frecuentemente mantenido en los hogares.
Diecisiete classes de aves identificadas por
sus nombres comunes fueron reportadas
como cautivas en los hogares. Este nmero
potencialmente podra corresponder a
32 species de aves distribuidas en ocho
families (Tabla 1). A pesar de la diversidad


de species de aves reportada en los
hogares, un 67.7% de los encuestados en
las comunidades del Pacfico respondi
que los pericos y las loras (psitcidos) eran
las aves ms frecuentes. En el caso de las
comunidades del Caribe un 75.5 % indic
que los psitcidos eran los ms frecuentes
entire las aves mantenidas en cautiverio.

Frecuencia de cautiverio en las
species focales
Tiaris olivacea (gallito)
Las comunidades del Pacfico reportaron
que el mantenimiento promedio de esta
especie en los hogares era de comn
a muy comn (4-5). No hubo diferencia
significativa en la frecuencia reportada
entire las tres comunidades (X2 = 4.0, g.l.
= 2, P = 0.13). En contrast, se encontr
que las comunidades del Caribe reportaron
una frecuencia media much menor de
gallitos en los hogares. Las comunidad de
Cinchona los report de muy raro a raro
(1-2), seguidos por Colonia y San Miguel
con una media de raro a poco comn (2-3)
y finalmente una media de poco comn a
comn (3-4) en Cariblanco y Bajos del Toro.
Las diferencias entire las comunidades de
Cinchona y las de Cariblanco y Bajos del
Toro fueron significativas (X2 = 24.90, g.. =
4, P= 0.001).
Myadestes melanops (jilguero)
Se report que el mantenimiento
promedio de esta especie en los hogares de
las comunidades del Pacfico era de poco
comn a comn (3-4). No hubo diferencia
significativa en la frecuencia reportada entire
las tres comunidades (X2 = 4.1471, g.l. = 2,
P = 0.12). En cuanto a las comunidades
del Caribe, stas reportaron una frecuencia


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010








J. Edgardo Arvalo


Figura 1. Jaula tpica que usan los "pajareros" en el cual se aprecia un individuo
macho de Spinus psaltria. Foto tomada en la comunidad de Fraijanes, Alajuela, durante la
investigacin el 26 de octubre del 2006.


media menor de jilgueros en los hogares
except por la comunidad de Bajos del
Toro. Las comunidades de Cinchona y
Colonia informaron una frecuencia media
de muy raro a raro (1-2), seguidos por San
Miguel y Cariblanco con una media de raro
a poco comn (2-3) y finalmente una media
de poco comn a comn (3-4) en Bajos del
Toro. Las diferencias entire las comunidades
fueron significativas, especficamente entire
las comunidad de Bajos del Toro y las de
Cinchona y Colonia (X2 = 24.37, g.l. = 4, P
= 0.0001).


Spinus sp. (mozotillo)
La frecuencia de mozotillos en
Fraijanes fue de muy raro a raro (1-2).
Esta fue significativamente diferente
comparada con las de Poasito y Vara
Blanca, las cuales atribuyeron dicha
frecuencia de raro a poco comn (2-3) (X2
= 12.92, g.l. = 2, P= 0.002). Al igual que
las anteriores comunidades del Pacfico,
las del Caribe siguieron un mismo patrn
en las categoras de frecuencias de esta
especie. La comunidad de Cinchona
fue la nica que report de muy raro a
raro (1-2), en cambio las otras restantes


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Evaluacin de las aves silvestres mantenidas en cautiverio


Tabla 2. Valor monetario de las species de aves focales estimado por los encuestados
en las comunidades cercanas al Parque Nacional Volcn Pos. El precio estimado est en
colones y en parntesis se muestra la desviacin estndar. La significancia corresponde
a la prueba de t realizada entire las medias de cada region: n.s. = no significativo; =
significativo

Espece Pacfico Caribe Simanificancia
T. olivcea 2 (26,257) 20,176 (25,577 n.s.
4. melanops (66,884 63,884 (65,524n.s.
,nus 115 ( ) ns.
calloIhrvs 191 1 Y31-1-i980Y 10-261r539 *


la reportaron de raro a poco comn (2-3).
La comunidad de Cinchona se diferenci
en forma significativa de las otras
comunidades del Caribe (X2 = 13.04, g.I. =
4, P= 0.01).
Chlorophonia callophrys (rualdo)
Todas las comunidades del Pacfico
reportaron una frecuencia de raro a poco
comn (2-3) para esta especie, sin ninguna
diferencia entire ellas. Sin embargo en las
del Caribe slo la comunidad de Cariblanco
report una frecuencia igual a las del
Pacfico (2-3), siendo significativamente
menor (muy raro a raro 1-2) la frecuencia
de Rualdos en las otras comunidades
restantes del Caribe (X2 = 21.99, g.l. = 4,
P= 0.0002).
Valor monetario de las species
focales
Los valores monetarios estimados por
parte de los encuestados fueron altamente
variables para cada una de las species
en todas las comunidades. Estos valores
variaron dese un mnimo de 1000 hasta
un mximo de 500,000 colones. No se
encontraron diferencias en los precious de
las aves dentro de las comunidades del
Pacfico ni dentro de las comunidades del


Caribe. Asimismo no hubo diferencia entire
la zona del Pacfico y del Caribe en el precio
de las species T olivacea (t = 0.56, g.l. =
117, P= 0.57), M. melanops (t= 1.97, g.l. =
123, P= 0.35), y Spinus sp. (t= 1.92, g.l. =
75, P= 0.06). No obstante, el precio de C.
callophrys vari en forma significativa entire
la zona del Pacfico con respect a la del
Caribe (Tabla 2).
Discusin
En relacin con el mantenimiento de
species silvestres mantenidas en los
hogares, las comunidades cercanas al
Parque Nacional Volcn Pos encuestadas
en esta investigacin estn muy por debajo
de la cifra reportada en el censo a nivel
national (Drews 2001). En este censo un
64.7% de los adults encuestados (61.8%-
87.6%) respondieron que haban mantenido
un animal silvestre en algn moment
de su vida, mientras que en el present
studio slo un 33.4% (27.6%-39.19%)
respondi en esa direccin. Adems, el
present studio demuestra que el grupo
de animals silvestres ms frecuente en los
hogares de las comunidades encuestadas
fue el de las aves. Estos resultados son
ms similares con los encontrados en el


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010








J. Edgardo Arvalo


censo a nivel national (Drews 2001). Ambos
studios coinciden en que los psitcidos es
el grupo predominante dentro de las aves
silvestres mantenidas en cautiverio. No
obstante, es interesante apuntar que las
comunidades del Pacfico reportaron una
frecuencia relativamente baja (67.7%) de
psitcidos en los hogares con respect a las
comunidades del Caribe (75.5 %) y much
menor al censo national (83.2%). Dada la
ilegalidad del mantenimiento de species
silvestres en las casas, es muy possible que
esta menor prevalencia de psitcidos se
deba a la injerencia de las autoridades del
Parque Nacional sobre las comunidades
circunvecinas. En efecto, un reportaje en
el peridico La Nacin (8 abril, 2007: 5A)
evidenci que un 84% de los animals
confiscados en el 2004 en los alrededores
del Parque Nacional Volcn Pos fueron
aves, en su gran mayora psitcidos. Otra
possible explicacin del porqu los psitcidos
fueron reportados con menor frecuencia en
las comunidades del Pacfico podra ser el
precio relative de este grupo de aves. La
mayora de las species de loras y pericos
son capturadas en las parties bajas de Costa
Rica, por lo que el transport hacia las parties
altas podra aumentar su precio. Este podra
ser el caso para las comunidades aqu
estudiadas, pues tanto el precio de las loras
(Pacfico = 113,797; Caribe = 33,846 colones)
como de pericos (Pacfico = 15,611colones;
Caribe = 6,833 colones) fue much mayor
en las comunidades del Pacfico, las cuales
estn generalmente a una mayor altura con
respect a las del Caribe. A pesar de las
diferencias entire las comunidades, es un
hecho de que los psitcidos son las aves
ms preferidas sobre otras families de aves.


Esta escogencia puede atribuirse a que
muchas personas prefieren los psitcidos
por su compaa, por el entretenimiento
que brindan, porsu personalidad y porsu
alto grado de vocalizacin (Engebretson
2006). Adems, son relativamente
fciles de mantener en cautiverio dada
su flexibilidad en la aceptacin de dietas
provedas por las personas.
An cuando otras families de aves
evaluadas en este studio fueron
evidentemente menos frecuentes en
los hogares en comparacin con los
psitcidos, esta prevalencia relativamente
baja no debe ser subestimada. El
mantenimiento de aves canoras y de
plumajes coloridos est profundamente
arraigada a la cultural costarricense;
tanto as que algunas species han sido
frecuentemente extradas de sus habitats
y sus poblaciones reducidas debido a su
preferencia como "aves de jaula" (Stiles y
Skutch 1989). La preferencia por las aves
canoras es ampliamente compartida por
muchas cultures alrededor del mundo,
pues estimula el estado de nimo de
la mayora personas. De hecho, existe
una fuerte preferencia de las personas
en reas residenciales por sonidos
naturales tales como el sonido del agua
y los cantos melodiosos de las aves
(Bjerke 2005).
Dentro de las aves canoras
evaluadas, todas fueron reportadas con
alguna frecuencia en los hogares de
ambas comunidades encuestadas. Con
excepcin de la comunidad de Cinchona
la cual consistentemente report todas
las species focales como de muy raro


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Evaluacin de las aves silvestres mantenidas en cautiverio


a raro (1-2), se puede generalizar al gallito
como la ms frecuente en los hogares,
seguida por el jilguero, el mozotillo y de
ltimo el rualdo. La alta frecuencia en el
mantenimiento de gallitos en los hogares
puede deberse a que esta especie es
relativamente abundante, fcil de localizar
pues habitat reas abiertas, posee una
amplia distribucin que va desde el nivel del
mar hasta los 2000 metros (Stiles y Skutch
1989), y generalmente es alimentada con
granos. Adems, esta especie es gustada
por su suave trino y porque los machos
exhiben un atractivo plumaje verde olivo
con una contrastante mscara amarilla.
En cambio, y a pesar de sus lindos
plumajes, las otras tres species son
menos abundantes, tienen distribuciones
ms restringidas y habitan bosques de
elevaciones medias a elevaciones altas.
Otro factor que las puede hacer ms
difciles de mantener en los hogares es la
dieta. Por ejemplo, tanto el rualdo como
el jilguero se alimentan principalmente
de frutos pequeos no muy accesibles
para las personas. No obstante, el canto
metlico emitido por el jilguero hace de
esta especie la ms preciada para muchos
habitantes de ambas comunidades. Esta
especie fue la de ms alto valor monetario
en comparacin con las otras tres species
de aves canoras.
A pesar de la actual veda, la caza de
aves canoras por parte de los "pajareros"
sigue siendo bastante popular en muchas
zonas rurales del pas. La preferencia por
la caza del jilguero es much mayor que
otras "aves de jaula" mantenidas en various
hogares. Un studio realizado por Carbajal


y Villalobos (2001) mostr que un 84% de
los "pajareros" prefieren cazar jilgueros,
seguidos por gallitos y mozotillos. Esta alta
especializacin por los jilgueros hace de
esta actividad un event muy competitive
entire "pajareros", lo que conlleva a que
estas aves sean altamente cotizadas en
el mercado. Aunque muy pocos de los
encuestados en este studio indicaron
precious de hasta 500,000 colones, cifras de
entire 100,000 a 200,000 colones no fueron
raras. Se ha sugerido que es precisamente
el canto variable y metlico de esta ave
la que la hace la especie ms preciada
para la mayora de los habitantes de las
comunidades en la Cordillera Volcnica
Central (Seplveda et al. 2003).
Aun cuando la presin de caza cae ms
fuertemente sobre algunas de las species
evaluadas aqu, existe un amplio nmero
de otras species que son mantenidas
en los hogares. Drews (2001) report al
menos trece species de loras y 17 de
paserinos, entire otros grupos como tucanes
y codornices. Esta extraccin de species
de sus habitats naturales pone en peligro
la viabilidad future de las poblaciones y los
habitats que sta habitan. Por ejemplo, en el
Parque Nacional Volcn Pos se protegen
cuatro zonas de vida y una transicional
(Holdridge 1966), dentro de un gradiente
altitudinal que va de los 1,200 a los 2,708
metros sobre el nivel mar (Plan de Manejo
del Parque Nacional Volcn Pos 2008).
En este gradiente, varias species de aves
frugvoras, como por ejemplo el jilguero y
el rualdo, realizan movimientos altitudinales
siguiendo picos de fructificacin (Stiles y
Skutch 1989). Estos process ecolgicos


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









J. Edgardo Arvalo


son interrumpidos por la extraccin illegal
de aves, que como se evidenci en este
studio, son base de un mercado monetario
illegal important en muchas comunidades.

Conclusiones
A pesar de que las comunidades
encuestadas estn prximas a un rea
protegida, se document la prevalencia de
species silvestres, principalmente aves,
en los hogares. No obstante, la frecuencia
relative sobre el mantenimiento de animals
silvestre en las comunidades estuvo por
debajo de la reportada por Drews (2001).
Dado que el Parque Nacional Volcn Pos
implement programs de educacin
ambiental en algunas de las comunidades
(J. Dobles, com. per.), es muy probable
que esta baja prevalencia se deba en
efecto a las acciones de extension que el
parque realize.
Por otro lado, se debe poner much
atencin al mantenimiento de las "aves
de jaula" en las comunidades cercanas al
Volcn pues este result ser comn por lo
general. Dado que las preguntas no fueron
directs en cuanto a la cantidad de aves
mantenidas en los hogares, el nmero
absolute de individuos por especie en las
casas an permanece incierto. Este aspect
es crtico para evaluar en ms detalle
posibles impacts sobre las abundancias
de las species en los alrededores del
parque, principalmente sobre las species
amenazadas como el jilguero. Por lo tanto,
y en forma complementaria a los programs
de educacin ambiental, es indispensable
hacer uso efectivo de la ley de vida
silvestre a fin de obtener ms informacin


precisa sobre esta problemtica y reducir
as el mantenimiento de aves silvestres en
cautiverio.

Agradecimientos
La realizacin de esta investigacin
no habra sido possible sin la valiosa
colaboracin de los siguientes estudiantes
del Centro de Estudios Sobre Desarrollo
Sostenible: Yoko Feinman, Jenna Ausbon,
Quinn Johnson, Nicole Lewis, Justin
Michelson, Jazmine Raymond, Linda
Schwaber, Louisa Shakeri, Lacy Todd,
Anders Wells, Elizabeth White, Maggie
Dobbs, Grant Harris, Jean-Marie, Gossard,
Carloyn Smalkowski, Susannah Rowe,
Kristen Koehrn, HariNarayan Khalsa.
Brendan Collins colabor como asistente
de campo. Especial agradecimiento para
Don Juan Dobles, director del parque
national Volcn Pos por su apoyo e
informacin. Tambin, Mauricio Arias revis
el manuscrito, Andrey Rojas Ugalde y Matin
Herrera Nuez asistieron en el campo;
todos parte del personal del parque.
Finalmente agradezco a la organizacin
The School for Field Studies por el apoyo
econmico y logstico brindado.

Literature citada
Abarca, H. 2005. Fauna Silvestre en
condiciones de cautividad domstica en
Costa Rica: problemtica y soluciones.
Biocenosis 19(2): 31-37.
Bjerke, Tore. 2005. The preference for
natural sounds in an urban residential
area. Effects of demographic variables.
Fauna Norvegica 25: 45-53.
Carbajal, V. y J. Villalobos. 2001.


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Evaluacin de las aves silvestres mantenidas en cautiverio


Estimacin de la poblacin del Jilguero
(Myadestes melanops) y el Mozotillo de
montaa (Carduelis xanthogastra) y el
impact de capture, para estrategias
de conservacin, en la zona del parque
national Tapant, Macizo de La Muerte,
Area de Conservacin La Amista-
Pacfico, Costa Rica. Informe tcnico.
Drews, C. 2001. Wild Animals and Other
Pets Kept in Costa Rican Households:
Incidence, Species and Numbers.
Society & Animals 9(2): 107-126.
Engebretson, M. 2006. The Welfare and
Suitability of Parrots as Companion
Animals: A Review. Hertfordshire, R.
U.: Universities Federation for Animal
Welfare, 263-276.
Holdridge, L. R. 1966. The life zone system.
Adansonia 6 199-203.
Louiselle, B. y J. Blake. 1991. Temporal
variation in birds and fruits along an
elevational gradient in Costa Rica.
Ecology 72: 180-193.
Miura, A., J.W.S. Bradshaw y H. Tanida.
2002. Childhood Experiences and
Attitudes Towards Animal Issues: A
Comparison of Young Adult in Japan
and the U.K. Animal Welfare 11: 437-
448.
Murray, K., S. Kinsman y J. Bronstein.
2000. Plant Animal Interactions. In
Nadkarni, N. and N. Wheelwright (Eds.).
Monteverde: Ecology and Conservation
of a Tropical Cloud Forest. pp. 260,
263, 266. New York: Oxford University
Press.
Obando-Caldern, G., J. Chaves-Campos,
R. Garrigues, M. Montoya, O. Ramirez,


L. Sandoval y J. Zook. 2009. Lista
official de las aves de Costa Rica 2009.
Zeledonia 13 (2): 33-41.
Seplveda, R.A., M.L. Enriquez y F.V. Paz,
eds. 2003. Diagnostico sobre la dinmica
del process de captua y mantenimiento
del Black-Faced Solitaire en el area de
conservacin de la cordillera volcnica
central. Heredia, Costa Rica: Programa
Regional en Manejo de Vida Silvestre
para Mesoamrica y el Caribe -
Universidad Nacional.
Stiles, F. G. y A. F. Skutch. 1989. A Guide
to the Birds of Costa Rica. Ithaca, New
York: Cornell University Press.
Wheelwright, N., W. Haber, K. Murray y C.
Guindon. 1984. Tropical Fruit Eating
Birds and Their Food Plants: A Survey
of a Costa Rican Lower Montane Forest.
Biotropica 16: 173-192.
Wright, Timothy F.; Toft, Catherine A.;
Enkerlin-Hoeflich, Ernesto; Gonzalez-
Elizondo, Jaime; Albornoz, Mariana;
Rodrguez-Ferraro, Adriana; Rojas-
Surez, Franklin; Sanz, Virginia; Trujillo,
Ana; Beissinger, Steven R.; Berovides,
Vicente; Glvez, Xiomara; Brice, Ann T.;
Joyner, Kim; Eberhard, Jessica; Gilardi,
James; Koenig, S. E.; Stoleson, Scott;
Martuscelli, Paulo; Meyers, J. Michael.
2001. Nest Poaching in Neotropical
Parrots. Conservation Biology 15(3):
710-720.


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010











Censo poblacional durante el period reproductive
de la subpoblacin de Ara ambiguus en el sureste de Nicaragua
y norte de Costa Rica 2009

Guisselle Monge1, Olivier Chassot2,
Oscar Ramrez3, Indalecio Alemn1
& Alfredo Figueroa4
1Centro Cientfico Tropical, lapa@cct.or.cr
2Universidad para la Cooperacin Internacional /
ELAP, ochassot@uci.ac.cr
3Universidad Nacional, osoramirez@gmail.com
4Fundacin del Ro, figueroadavi@yahoo.com


Resumen
Realizamos censos de la poblacin de Ara ambiguus en Nicaragua y en Costa Rica.
Seleccionamos 12 sitios de conteo en Nicaragua y 16 sitios en Costa Rica, de acuerdo
a criterios como accesibilidad, condiciones geogrficas, distancias. Realizamos cuatro
repeticiones de conteo en los diferentes sitios por periods de 12 horas. Los conteos
fueron en temporada de reproduccin (abril-mayo 2009) debido a la facilidad de conteo,
concentracin en el rango reproductive, mayor acceso a la fuente principal de alimentacin
y clima ms propicio a los movimientos de las aves. Un total de 432 individuos fueron
observados en el rea de studio de Nicaragua y 173 individuos fueron reportados para
el sector de Costa Rica. Los mayores picos de avistamiento ocurrieron entire las 0600
y 0700 h, y 1300 y 1400 h para la zona de Nicaragua, mientras que en Costa Rica se
report un mayor nmero de individuos entire las 0600 h y 1400 h. En todos los periods
de muestreo, siempre se observaron mayor nmero de individuos en la zona de Nicaragua
respect a la zona de Costa Rica, de manera significativa (Wilcoxon=152; gl=11; P<0.05).
En Costa Rica, los sitios de Luz Mirio Alvarado, Tiricias y Santa Elena fueron los sitios
donde la abundancia estimada fue mayor (52.05, 45.55, 41.21). Para Nicaragua, la zona
de Mnico, Romerito y Bartola fueron los sitios donde se estim la mayor cantidad de
individuos (93.26, 87.84, 79.16 respectivamente). La poblacin promedio de lapas verdes
para Costa Rica es de 302 y la poblacin para Nicaragua es de 532..

Palabras Claves: Ara ambiguus, lapa verde, censo, poblacin, bi-nacional

Abstract
We conducted a census of the population of Ara ambiguus in Nicaragua and Costa Rica.
We selected 12 counting sites in Nicaragua and 16 sites in Costa Rica, according to
parameters such as accessibility, geographical conditions, and distances. We conducted
Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Censo poblacional durante el period reproductive


four repetitions at the different sites during 12 hour periods. Censuses were conducted
during the breeding season (April May 2009) due to the facility of counting, concentration
within the breeding range, better access to the main source of feeding, and more adequate
climate for the movement of birds. A total of 432 individuals were observed in the Nicaraguan
study area, and 173 individuals were registered in the Costa Rican study area. Highest
sightings occurred between 0600 to 0700 h, and 1300 to 1400 h in the Nicaraguan study
area, while in Costa Rica the highest number of individuals was reported between 0600 h
to 1400 h. In all sampling periods, the highest number of individuals observed was always
in Nicaragua with respect to Costa Rica, in a significant manner (Wilcoxon=152; gl=11;
P<0.05). In Costa Rica, Luz Mirio Alvarado, Tiricias and Santa Elena were the sites that
yielded the highest estimated abundance (52.05, 45.55, 41.21). In Nicaragua, Mnico,
Romerito and Bartola were the sites that yielded the highest estimated abundance (93.26,
87.84, 79.16 respectively). The average population of great green macaw for Costa Rica is
302 individuals, and the average population for Nicaragua is 532.
Key words: Ara ambiguous, great green macaw, census, population, bi-national


Introduccin
La lapa verde, Ara ambiguous, es el
segundo psitcido ms grande del Nuevo
Mundo; su distribucin se limita a las
tierras bajas hmedas, principalmente
del lado del Atlntico, as como en los
bosques al este de Honduras y al norte de
Colombia, con una poblacin aislada de
menos de dos docenas de individuos cerca
de Guayaquil, Ecuador (Powell et al. 1999;
Bergman 2000; Chassot et al. 2007). Est
reconocida en el mbito international como
una especie en peligro; en Costa Rica est
incluida en la Lista 1 de la Convencin
sobre el Comercio de Especies en Peligro
(CITES), como una de las cuatro species
de aves en esta categora de amenaza
a nivel mundial en Costa Rica. Su zona
histrica de reproduccin en Costa Rica ha
sido reducida en un 90%, principalmente
por la extraccin forestal y la deforestacin
para establecer pastizales para el ganado
(Chassot et al. 2001). La fragmentacin de


los parches de bosque remanente dentro
de esta region amenaza seriamente la
conectividad ecolgica, as como tambin,
la calidad gentica de la biodiversidad
de esta region nica de Mesoamrica
(Chassot et. al. 2006). Muchas species de
flora y fauna dependent de las condiciones
de estos remanentes de bosque, entire ellas
la lapa verde (Ara ambiguus) (Chassot et al.
2001). As mismo, estas species son por
sus caractersticas species sombrillas o
banderas de los ecosistemas que habitan.
En el marco de la Campaa Binacional
para la Proteccin y Conservacin de la
Lapa Verde (Ara ambiguus) que Fundacin
del Ro y el Centro Cientfico Tropical
implementan en el Corredor Biolgico
Binacional El Castillo-San Juan-La Selva
desde el ao 2002, realizamos censos
poblacionales de lapa verde en las
comunidades del Sureste de Nicaragua y
Norte de Costa Rica (Chassot et al. 2006;


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010










Guisselle Monge, Olivier Chassot, Oscar Ramrez, Indalecio Alemn y Alfredo Figueroa



UBICACIN DEL REA DE STUDIO j N
Cormdor Wolyo Nlcaragua
Centro .entdifo TIWpie El e~MA- La Salva
Sisb~ d* Iri -rmIcIn* O. rfncia
SenrJo s, Cosi Rs 20M10
Efficin Guinselle Monge
ElaFboc6n, Viadinir JimneDM


/ Mar CarlbC

bne.Re~l de da S~ a




Rid..Iqc s*n J~- Si
Frore.nzo (costa)leos RiSca~0



r Ciuegded sioffiglko.o lloR
U~Umne del -ea d. idi. RVS.Mlaq.t.Juan L# Se
C-d"i.6agi. El sC-hil. -L. Sol-a
C-d~BiiOgic. S.. J... L. Sek.
MA-a pmbWgid- (N-icrag- C..t. RA ~ ~L\
=?Ref.giod.V VidbSilve.t.R . Sen .- (Nw~)reu ~
Refugio d* Vlda Silvestr Corredor h~gico C~~a Rica
FmnteMzo (Cwta Ric*]
MRofugi. d. VldeSil-.tre .q..n.. (C..t.aRi4~

0 50 100 rjom~(y


Figura 1. Ubicacin del rea de studio


Chassot etal. 2008) con el apoyo financiero
de la Fundacin Loro Parque. El objetivo
principal de los censos fue conocer el
estado actual de conservacin de la lapa
verde en Costa Rica y Nicaragua.

Mtodos

rea de studio

El rea de studio comprende el
Sureste de Nicaragua y la Zona Norte de
Costa Rica (Fig. 1).


La definicin del rea de studio est
basada en parte en el rango de distribucin
entire Nicaragua y Costa Rica conocido
para la lapa verde en los ltimos 15 aos.
El sureste de Nicaragua y la zona norte
de Costa Rica albergan el ltimo habitat
potential de conexin viable, que permit
mantener la continuidad de los ecosistemas
naturales entire ambos pases y a su vez
permit el desplazamiento de la lapa verde
de un pas a otro.


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010








Censo poblacional durante el period reproductive


No Sitio/Comunidad n / # muestreos Coordenadas
geogrficas UTM
1 Las Maravillas 48 / 3 0789445, 1230588
2 Nueva Quezada 37/4 793877, 1243804
3 Filas Verde 29 / 4 0796398, 1228511
4 El Mnico 43/2 790479, 1235470
5 Bijagua 54/4 0793357, 1221597
6 Romerito 78/4 0788336, 1222709
7 El Castillo 13/2 0784297, 1219123
8 Bartola 73/4 0795612, 1215935
9 Boca de sbalos 0 /0 0775929, 1221680
10 El Brenes 0/ 0 0781434, 1235582
11 La Juana 40 /4 0789319, 1217948
12 Boca de Escalera 14 /4 0789877, 1224525
Total

Cuadro 1. Sitios de conteo en Nicaragua

Las zonas de vida ms importantes en Indio-Maz, Departamento de Ro San Juan.
el rea de studio son: bosque hmedo En la zona norte de Costa Rica, el rea se
tropical, bosque muy hmedo premontano, ubica al norte de las provincias de Heredia
bosque muy hmedo tropical y bosque y Alajuela, abarcando principalmente los
pluvial, en todas ellas con precipitaciones cantones de Sarapiqu y San Carlos (Fig.
anuales que oscilan entire 2.300 y 2.800 1).
mm. Adems, hay un prolongado period La flora y la fauna de Centroamrica
lluvioso de 10 meses en promedio y reflejan, en su diversidad y riqueza de
una temperature promedio de 270C con species, caractersticas de interfase
algunas variaciones entire abril y diciembre entire las biotas de la zona Neotropical de
(Holdridge 1967). La zona de studio en Suramrica y la Nertica de Norteamrica.
el sureste de Nicaragua se encuentra La diversidad biolgica present en el rea
totalmente dentro de la circunscripcin de studio es excepcionalmente diverse,
del municipio El Castillo, en la zona de reflejo de la situacin biogeogrfica general
amortiguamiento de la Reserva Biolgica de Centroamrica y consecuencia de

Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010








Guisselle Monge, Olivier Chassot, Oscar Ramrez, Indalecio Alemn y Alfredo Figueroa

No Sitio/Comunidad n / # muestreos Coordenadas geogrficas
UTM
1 Tiricias 42 / 4 498256, 325397
2 Crucitas 2/1 499966, 317225
3 Ro Tico-El Carmen 0 / 2 499943, 307497
4 Coopevega 0 /2 499943, 307497
5 Boca San Carlos 4/3 517115,306884
6 Santa Rita 12/4 515351,298293
7 San Marcos 2/4 495587, 288410
8 Santa Elena 19/2 477389, 320086
9 Luz Mirio Alvarado 35 / 4 509410, 290568
10 Quebrada Grande 0/2 512039,279896
11 Finca Matra 2 /3 475497, 298335
12 Boca Tapada 19/4 511742,294532
13 La Suerte 4/3 611398,303073
14 El Zota 6/4 567050,281764
15 Linda Vista 4 /3 569627, 288644
16 Sierpe de Tortuguero 13/3 585145, 274024
Total

Cuadro 2. Sitios de conteo en Costa Rica

diferencias altitudinales fuertes, entire 30 y San Juan-La Selva, con la Reserva Biolgica
3.000 msnm (gradientes de temperature); Indio-Maz, sea el corredor con mayor
diferentes regmenes de precipitacin diversidad biolgica en centroamrica,
y variaciones en los tipos de suelos, con un nmero important de species
Florsticamente, la zona entire el sureste vegetables endmicas. La fauna tambin
de Nicaragua y el norte de Costa Rica, refleja la situacin transicional entire las
represent la frontera entire las floras zonas Neotropical y Nertica, aunque el
Neotropical y Nertica (Janzen 1983; patrn de transicin es complejo.
Mittermeier et al. 1999). Posiblemente, el Nos reunimos con investigadores
Corredor Biolgico Binacional El Castillo- costarricenses de la Escuela de Biologa

Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Censo poblacional durante el period reproductive

Observaciones de lapa verde en conteos por puntos y censos en Nicaragua y
Costa Rica


OBSERVACIONES DE
LAPA VERDE COMPORTAMIENTO HABITAT LIMITANTES
Nombre observador: a. Bosque primario
o secundario
Lugar/ Comunidad:
#Tel: 1. Comiendo b. Potrero
Correo-e: 2. Descansando c. Borde de bosque 1. Lluvia

3. Anidando d. Plantacin / 2. Nubosidad /
reforestacin (de Neblina
4. Tomando agua qu?)
3. Otras
5. Volando e. Otro describea) describea)


Tipo
Fecha Hora Lugar #Lapas Comportamiento Hbitat rbol







Cuadro 3. Boleta de toma de datos


(ECB) de la Universidad Nacional (UNA), Criterios de conteo y sitios
de la Asociacin Ornitolgica de Costa
ca AOC con inestigadores Previo al establecimiento de los sitios de
Rica (AOCR) y con investigators conteo se analizaron una series de criterios
nicaragenses de la Fundacin del Ro e se lio
de seleccin de los sitios:
(FdR), coordinados por el Centro Cientfico
Tropical (CCT), y seleccionamos sitios de Accesibilidad a los sitios de conteo
conteo para ambos pases, incluyendo 12 Estaciones fijas de monitoreo en
sitios en Nicaragua y 16 sitios en Costa proyectos anteriores
Rica (Cuadro 1 y 2). Personal experimentado en conteo
La seleccin de sitios se hizo con base de psitcidos
Mayor alcance probable en radio
en lo establecido en la seccin siguiente Mayor chance probable en rad
sobre los criterios de seleccin de sitios. de las rutas de vuelo
Condiciones geofsicas adecuadas

Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010










Guisselle Monge, Olivier Chassot, Oscar Ramrez, Indalecio Alemn y Alfredo Figueroa


440000 4~ 5~ "Do nfl1W


Figura 2. Ubicacin de los sitios de conteo, Costa Rica-Nicaragua, 2009


para la localizacin de individuos
Distancia entire sitios igual o
mayor a 5 Km
Una vez seleccionados los sitios fijos
de conteo (Fig. 2), elaboramos una boleta
de toma de datos de observacin en el
campo (Cuadro 3). Los participants en los
conteos fueron capacitados en el uso de la
boleta y en la toma de datos.
Para la realizacin de los censos
definimos cuatro fechas o repeticiones de
conteo: sbado 4 de abril y sbado 18 de
abril, sbado 2 de mayo y sbado 16 de
mayo 2009.


El protocolo utilizado consisti en:
* Hacer cuatro repeticiones, un
conteo cada semana (abril-mayo
2009)
Utilizar el mismo nmero de
contadores por sitio de conteo
(dos por punto)
Usar estaciones fijas de conteo
Utilizar un mismo period de
conteo (5:00 hasta 17:00 h)
Reportar los avistamientos con
binoculars y brjula
Los materials utilizados fueron:

* Brjula


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010


Nuea.aenhu




Fi


BinadeEsws de T^~0
uu




....
*ap mm or. Lno


Leyenda
Rio maquenque
* "eciue de Nwrwagua
Estacio de Cosrta Pcica
Coffedofr SiolIgk El Ca~iYoo
RVS Maquenque
Cweidor SJLS










N


9 d % - - - - - M-


M44am


48W.'


"UN


30 ut


30 60 kiF~n1lios









Censo poblacional durante el period reproductive


-*- Nicaragua
-0- Costa Rica


05:00:00 09:00:00


13:00:00


S 17:00:00
17:00:00


Hora


Figura 3. Nmero de individuos detectado,
muestreos realizados entire abril-mayo del 201

GPS
Binocular
Plantilla con la matriz de apuntes
Libreta y lpiz
Justificacin de la poca para la
realizacin de los censos:
Los censos se realizaron en temporada
de reproduccin debido a la facilidad de
conteo, concentracin de aves en el rango
reproductive mejor documentado, mayor


s en Costa Rica y Nicaragua durante los
99

acceso a la fuente principal de alimentacin
y clima ms propicio a los movimientos de
las aves.
Los conteos fueron realizados durante
los meses de abril-mayo 2009, de forma
simultnea cuando fue possible en todos los
sitios de muestreo.
Los conteos se iniciaron desde las 05:00
h hasta las 17:00 h, contando de forma
continue. Se anot el nmero de individuos,


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Guisselle Monge, Olivier Chassot, Oscar Ramrez, Indalecio Alemn y Alfredo Figueroa


grupos o parejas que se observaron (en
vuelo, perchadas o escuchadas). Adems,
se anot la direccin de vuelo con el uso de
una brjula para poder discernir si durante
los conteos simultneos se detectaban
los mismos individuos varias veces,
contrastando a posterior la direccin de
vuelo tomada.
Se estim el tamao de la poblacin
para el rea de studio utilizando la
siguiente ecuacin:
Estimador de la abundancia
s -
s

Estimador de l(A varianza de
Estimador de la varianza de Ns Ns


var(N,) =


(S
Mi y
M=(1mrI)


Donde:
m = rea de parcela
M = potential rea de muestreo
A = A/M
yi = animals detectados
A = rea de studio
Se utiliz una prueba no paramtrica de
Wilcoxon para comparar las abundancias
detectadas entire Nicaragua y Costa Rica.
Resultados
Un total de 432 individuos fueron
observados en la zona de Nicaragua y
173 individuos reportados para el sector
de Costa Rica. Los mayores picos de
avistamiento ocurrieron de las 0600 a
0700 h y 1300 a 1400 h para la zona de


Nicaragua, mientras que en Costa Rica
se report un mayor nmero de individuos
entire las 0600 h y 1400 h. En todos
los periods de muestreo siempre se
observaron mayor nmero de individuos
en la zona de Nicaragua respect a la zona
de Costa Rica, de manera significativa
(Wilcoxon=152; gl=11;P<0.05). (Figura 3).
En Costa Rica, los sitios de Luz Mirio
Alvarado, Tiricias y Santa Elena fueron los
sitios donde la abundancia estimada fue
mayor (52.05, 40.12, 27.47) (Cuadro 4) al
igual que el nmero de avistamientos. Para
Nicaragua, Mnico, Romerito y Bartola
fueron los sitios en los cuales se estim la
mayor cantidad de individuos (93.26, 87.84,
82.42 respectivamente) (Cuadro 3).
Se estima un total de 302.93513.78
individuos de lapas verdes para el rea de
studio de Costa Rica. Sin embargo, existe
una gran variabilidad dada por el nmero
de muestreos aplicados y al nmero de
individuos detectados (Cuadro 4). Esta
variabilidad aumenta el tamao del nmero
de individuos (abundancia) y result porque
la totalidad de los muestreos no pudo ser
completada. Los sitios Luz Mirio, Santa
Elena, Tiricias, Santa Rita y Boca Tapada
presentaron varianzas estimadas que
superaron la media estimada, a pesar de
que en Tiricias ocurrieron cuatro muestreos.
La cantidad de muestreos no fue suficiente
para la estimacin del sector de Costa Rica.
Para el sector de Nicaragua, las
estimaciones presentaron estimados
de la varianza considerablemente altos
respect a la media estimada. Sitios con
una alta variabilidad que excedi la media
estimada fueron reportados en Bartola,


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Censo poblacional durante el period reproductive


Tiricias
Boca San Carlos
Santa Rita
Luz Mirio Alvarado
San Marcos
Finca MATRA
Boca Tapada
Crucitas
El Zota
Linda Vista
Sierpe de
Tortuguero
Santa Elena
La Suerte
Total


muestreos n mean var my Nhat VarNhat
4 42 10.5 36.3 42 45.55 0
2 4 2 0 8 8.68 0
3 18 6 28 24 26.03 37.33
3 38 12 156 48 52.05 208


2 2 0 8 8.68


2
6.33
2
3
4


0
12.3
O
2
O


6.5 0.5
9.5 60.5


8
25.33
8
12
16

26
38


8.68
27.47
8.68
13.01
17.35

28.19
41.21


0
0
16.44
0
O
8.00
O

2.00
242


4 4 0 16 17.35 0
173 302.93 513.77


Cuadro 4. Estimacin de la abundancia de la
mayo del 2009, sector Costa Rica

Mnico y Jarqun (Cuadro 5). El estimado
de la abundancia para Nicaragua fue de
532.45251.33 individuos.
Discusin y conclusion
Estudios sobre el monitoreo de la
poblacin de lapa verde se han llevado
a cabo por various aos en el norte de
Costa Rica. ltimamente, se han iniciado
studios de monitoreo de esta especie
en el sureste de Nicaragua. El fin ltimo
de estos esfuerzos consiste en conocer
el estado de la poblacin y su tamao en
ambos pases.


ipas verdes, durante los periods de abril-


En Costa Rica, para el ao 1994, se
estim una poblacin de lapa verde de 210
individuos. As mismo, se contabilizaron
entire 25-35 parejas reproductivas (Powell
et al. 1999). Para Nicaragua no fue hasta
el ao 2008 que se estim el tamao de la
poblacin de lapa verde por medio de un
anlisis de viabilidad poblacional que arroj
661 individuos. Durante este mismo ao,
se analiz la poblacin de ambos pases
en conjunto, obtenindose un estimado de
la meta poblacin compartida entire ambos
pases de 871 individuos (Monge et al.
2009).


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Guisselle Monge, Olivier Chassot, Oscar Ramrez, Indalecio Alemn y Alfredo Figueroa


Nicaragua
Bartola
Romerito
Las Maravillas
Juana
Nueva Quesada
Boca de Escalera
Monico
Bijagua
Filas verdes
El Castillo
Total


muestreos n mean var my Nhat VarNhat
4 73 19.25 128.25 73 79.16 0
4 81 20.25 16.92 81 87.84 0
3 48 16 7 64 69.40 9.33
4 40 10 3.33 40 43.38 0
4 37 9.25 24.92 37 40.12 0
4 14 3.5 3.67 14 15.18 0


2 43
4 54
4 29


21.5
13.5
7.25


60.5
6.33
16.25


93.26
58.56
31.45


4 13 3.25 14.25 13 14.10


432


Cuadro 5. Estimacin de la abundancia
mayo del 2009, sector Nicaragua


En Costa Rica y Nicaragua se estn
desarrollando estrategias de conservacin
de esta especie en peligro de extincin.
Es para determinar que tan eficientes han
sido esas estrategias de conservacin que
hemos estimado una vez ms la poblacin
de lapa verde para ambos pases. Esta
informacin es fundamental para poder
medir los impacts de las estrategias de
conservacin y enfocar esfuerzos futuros.
El censo poblacional realizado en
este studio es solo un primer ejercicio
de monitoreo de la poblacin de lapa
verde en el mbito binacional. El studio
se realize durante el period reproductive
porque permit reducir el margen de error
de conteo double de los individuos. En esta
ocasin la poblacin promedio de lapas
verdes obtenido para Costa Rica es de


532.45 251.33


de lapas verdes, durante los periods de abril-


302 y la poblacin para Nicaragua es de
532. Estas estimaciones de la poblacin
en comparacin con studios previous
presentan resultados favorables con un
aumento de la poblacin en los ltimos
aos.
Hoy da existe una mayor conciencia del
pblico acerca de la importancia de proteger
y conservar los recursos naturales. La lapa
verde se ha identificado como una especie
bandera en el norte de Costa Rica y en el
sureste de Nicaragua.
La poblacin de lapa verde se encuentra
bastante protegida y conservada en ambos
pases, lo que garantiza su existencia y
recuperacin. Es responsabilidad de la
sociedad civil y del Estado de mantener y
consolidar cada uno de los programs de


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Censo poblacional durante el period reproductive


investigacin, de monitoreo de la especie y,
sobre todo, darle seguimiento y continuidad
a las iniciativas de conservacin.
Agradecimientos
Se agradece a la Fundacin Loro
Parque por financial este studio. Tambin
se agradece al Centro Cientfico Tropical y
a la Fundacin del Ro por implementar el
studio.
Se agradece a las siguientes
organizaciones colaboradoras: la
Asociacin Ornitolgica de Costa Rica,
la Escuela de Ciencias Biolgicas de la
Universidad Nacional y Empresa Infinito
S.A.
Por otra parte, se agradece a los
siguientes nios, jvenes, estudiantes,
maestros y lderes comunitarios de
Nicaragua y Costa Rica que participaron
en los conteos: Santo Lzaro, Israel
Rodrguez, Marcial Tenorio, Carlos
Morales, Jonny Rodrguez, Lliaz Obando,
Jos Dvila, Maria Lumbi, Francisco
Ruiz, Francisco Rene, Elba Obando,
Heyssell Reyes, Joseling Alvarado, Nelson
Urbina, Yemi Jarquin, Venturas Bravo,
Armando Espinoza, Lzaro Rodrguez,
Israel Rodrguez, Marcial Tenorio, Juan
Carlos Martnez, Gabriel Leiva, Berna
Durn, Escuela de Ciencias Biolgicas-
UNA, Carolina Brizuela, Randall Jimnez,
Fernanda Obando, Junior Prez, Pablo
Camacho, Saray Espinoza, Francisco
Morazn, Grettel Gonzlez, Hugo Ortega,
Trinidad Rodrguez, Ariana Gonzlez,
Elidier Vargas, Leonardo Garrigues, Carlos
Gmez, Meter Navarro, Diego Zumbado,
Jonathan Cubero, Allan Zuiga, Daniela
Chassot, Randy Zuiga, Alonso Morales,


Federico Valera, Bruce Young, Amanda
Young, Mathias Kuemmerlen, Alex Gmez,
Jorge Mena, Israel Mesn. Finalmente,
se agradece a todas aquellas personas
e instancias que de alguna u otra forma
participaron en dicho event y que no se
mencionan ac.

Literature citada
Bergman, Ch. 2000. Collared Greens.
Natural History 109 (3), 48-55.
Chassot, O., G. Monge, G. Powell, S.
Palminteri, U. Alemn, P. Wright, K.
Adamek. 2001. Lapa verde, victim del
manejo forestal insostenible. Ciencias
Ambientales 21, 60-69.
Chassot, O., G. Monge, A. Ruiz y T
Mariscal. 2002. La lapa verde, orgullo de
la Cuenca del Ro San Juan. Managua,
Nicaragua: Fundacin del Ro.
Chassot, O., G. Monge, A. Ruiz y L. Valerio.
2006. Ficha Tcnica Binacional El
Castillo-San Juan-La Selva, Nicaragua-
Costa Rica. Managua, Nicaragua:
Corredor Biolgico Mesoamericano
(Serie Tcnica No 17).
Chassot, O., A. Figueroa, G. Monge, A.
Ruiz, T. Mariscal y J. Kjeldsen. 2006.
Campaa binacional sobre la ecologa
de Ara ambiguus, Nicaragua-Costa
Rica. Mesoamericana 10(2), 82-87.
Chassot, O., G. Monge, G. Powell. 2007.
Biologa de la conservacin de Ara
ambiguus en Costa Rica, 1994-2006.
Mesoamericana 11(2), 41-47.
Chassot, O.y G. Monge. 2008. Experiencia
binacional para la conservacin de la
Lapa Verde, Nicaragua-Costa Rica


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Guisselle Monge, Olivier Chassot, Oscar Ramrez, Indalecio Alemn y Alfredo Figueroa


2000-2008. San Pedro Montes de Oca,
Costa Rica: Centro Cientfico Tropical.
Holdrigde, L. 1967. Life Zone Ecology.
San Jos, Costa Rica: Centro Cientfico
Tropical.
Janzen, D., ed. 1983. Costa Rican Natural
History. Chicago y Londres. The
University of Chicago Press.
Mittermeier, R., N. Myers, G.P. Robles
y C. Goettsch. 1999. Biodiversidad
amenazada. Las ecoregiones
prioritarias del mundo. Mxico D.F,
Mxico: Cemex y Conservacin
International.


Monge, G., H. Chvez, J. Rodrguez,
G. Gutirrez, K. Traylor-Holzer,
Y. Matamoros. 2009. Taller de
Conservacin de la Guacamaya
Verde (Ara ambiguus). Evaluacin de
Viabilidad Poblacional y de habitat
(PHVA). Informe Final. 22 al 26 de
setiembre, 2008. Estacin Biolgica La
Selva, Heredia, Costa Rica.
Powell, G., P. Wright, U. Alemn, C.
Guindon, S. Palminteri y R. Bjork. 1999.
Resultados y recomendaciones para
la conservacin de la lapa verde (Ara
ambigua) en Costa Rica. San Jos,
Costa Rica: Centro Cientfico Tropical.


Ara ambiguus, foto por COF


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010











Evaluacin y diagnostic preliminary de la salud de polluelos
de guara roja (Ara macao) en las sabanas de pino de Rus Rus,
Mosquitia Hondurea

Hctor Orlando Portillo Reyes1, Hermes Vega2,
Lorakim Joyner3, Mara Eugenia Mondragon4
1,2 Instituto para la Ciencia y la Conservacin
de la Biodiversidad INCEBIO
3 Fundacin Lafeber Conservation Florida, USA.
4 Universidad Pedaggica Nacional Francisco Morazn/
Institute de Investigaciones y Evaluacin Educativa (INIEED)


Resumen
En abril del ao en curso, se realize una evaluacin preliminary de polluelos de guara roja
[lapa roja] (Ara macao) en las sabanas de pino de Rus Rus para conocer el estado de
salud de los mismos. Este es el primer esfuerzo para valor los polluelos de la guara roja
en nidos de rboles de pino (Pinus caribaea) en la sabana Misquita hondurea. El mtodo
consisti en la bsqueda de nidos durante tres das, su escalamiento, posicin geogrfica,
diagnostic de salud de polluelos y huevos en la sabana de pino. Se tomaron medidas
dasomtricas como dimetro del pino, altura, as como identificacin de algunos frutos y
semillas de su dieta. Se identificaron un total de 13 nidos durante los tres das de trabajo
de campo. De los cuales se encontraron seis nidos activos, tres con polluelos y los otros
tres con huevos. Se identificaron 58 species de plants relacionadas con la alimentacin
de las guaras adults. Las condiciones de los polluelos evaluados mostraron estar de
ligeramente a moderada su condicin de peso, al encontrarse con poca grasa corporal lo
que muestra niveles de estrs en el polluelo, sin estar en un nivel de desnutricin. Esto
nos lleva a buscar de manera ms sistemtica un monitoreo de nidos en la sabana de pino
de la mosquitia hondurea, buscando las estrategias adecuadas para conservar la guara
roja. Es realmente preocupante la situacin de numero de nidos versus el bajo nmero de
polluelos mostrando la necesidad de realizar studios que nos muestren mayor confianza
en los resultados.
Palabras claves: polluelos, nidos, guara roja, sabana de pino, Mosquitia


Introduccin Mxico (UICN 2001). En Honduras, tuvo
una amplia distribucin en casi todo el
Una de las species mas emblemticas
territorio national, entire las altitudes de cero
del trpico es la guara roja (Ara macao) metro hasta los 1300 msnm, razn por la
cuya distribucin va desde Per hasta


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Hctor Orlando Portillo Reyes, Hermes Vega, Lorakim Joyner, Mara Eugenia Mondragon


Figura laS


cual se le denomin el ave national de
nuestro pas segn decreto 36-93. Segn
Moore (Monroe 1968) a finales del siglo
XIX, la guara roja pudo haber tenido una
distribucin de hasta un 60% del territorio
national. Actualmente, se restringe a la
region de La Mosquitia, en Biosfera del Ro
Pltano, Reserva de la Biosfera Tawahka
y el Parque Nacional Patuca. Para este
studio se centr en las sabanas de pino
en el lado Este en los lugares conocidos
como Kakaopauni, Ibantara, Mabita y Rus


Rus (Portillo 2005). (FiglaS y Fig 1bS). La
prdida de habitat por tala y quemas, as
como su alta demand como mascota a
nivel national e international, han colocado
a la guara roja en peligro de extincin de
la region de La Mosquitia, obligando a los
conservacionistas y bilogos a proponeruna
estrategia urgente para su conservacin.
(Portillo 2005) Como parte de la estrategia,
se plantea conocer la biologa y ecologa de
la guara roja con nfasis en el studio de los
diferentes ciclos reproductivos, realizando


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Evaluacin y diagnostic preliminary de la salud de polluelos


Mapas de ubicacin
Comunidad de MABITA


rEa :r:puesta de Rus Rus








Lbicacin de RuE -Rjs3
Lip 4t~.u~U ii'Jj'h


Figura 1bS: Mapa de las reas protegidas de Honduras. rea propuesta de Rus Rus y la
comunidad de Mabita, Rus Rus.


prospecciones en cada uno de ellos.
Segn Portillo et al (2005) la poca de
cortejo se da en los meses de diciembre a
febreroseguido de la pocade reproduccin
y anidamiento durante los meses de marzo
a abril, por lo que se realize una primera
gira de prospeccin en este mes de abril.
Los objetivos de la misma se basaron en la
evaluacin general de nidos identificando
su interior (polluelos, huevos, material de
uso), tipo de cavidad (natural o artificial).
Se estudi las condiciones de salud de los


polluelos y se estim la poblacin conforme
a los avistamientos de adults. El trabajo
se realize en la zonas aledaas a Rus-
Rus, Mabita, Kakaopauni e Ibantara por ser
estas algunas de las reas en donde se ha
reportado un buen nmero de individuos
en los conteos de guara roja (Portillo et al
2005). En este trabajo se observaron un
total de 23 guaras rojas adults durante
estos tres das de las cuales 10 andaban
en parejas y tres solas.


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010


r.4BITA








28
Hctor Orlando Portillo Reyes, Hermes Vega, Lorakim Joyner, Mara Eugenia Mondragon


Figura 2S: Pascasio Lakuth preparndose para escalar uno de los pinos identificados
como nido.


Metodologa
La metodologa consisti en la
bsqueda de nidos y su identificacin, se
propuso la identificacin de tres nidos por
da durante un total de tres das (15 al 17
de abril 2010). No obstante, se identificaron
un total de 13 nidos durante los tres das
de trabajo de campo. Una vez identificados
se georeferenciaba (GPS Garmin map 60
csx) y se proceda a escalar los nidos con
personal local con experiencia. El equipo
usado para el escalamiento son espolones


de hierro, sujetos con bandas de hule a los
tobios, y un lazo grueso alrededor de la
cintura y el dimetro del rbol.
Se tomaron los datos de los arboles
siendo los siguientes parmetros
1. Fecha
2. Sitio
3. No de nido
4. Georeferenciacin
5. Altura del rbol
6. Dimetro del rbol
7. Presencia de polluelos


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Evaluacin y diagnostic preliminary de la salud de polluelos


Figura 3S: Dra. Joyner preparando el equipo y el sitio para examiner los polluelos


8. Presencia de huevos
9. Actividad y aprovechamiento
10. Densidad/ha
11. Especies de acompaamiento
12. Distancias de bosques de hoja
ancha
Una vez que se llegaba al nido se
observaba si era un nido activo. De
contener polluelos estos eran depositados
en bolsas estriles y luego bajados a travs
de una cuerda. Al llegar al suelo eran
llevados al sitio previamente preparado por
la especialista para hacer el diagnostic
correspondiente.


Los parmetros evaluados en los
polluelos fueron:
1. Edad: aprox.
2. Peso:
3. Condicin corporal: grasa
4. Pico ancho: alto: largo:
5. Ala:
6. Pata:
7. Buche:
8. Ojos:
9. Frecuencia cardiac:
10. Respiracin:
11. Hgado:


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010







30
Hctor Orlando Portillo Reyes, Hermes Vega, Lorakim Joyner, Mara Eugenia Mondragon


Figura 4S: Polluelo de una semana para ser evaluado


12. Ombligo:
13. Presencia de plumn
14. Defecacin present
As mismo se procedi a la identificacin
preliminary de algunas de las plants que
estn relacionadas con la alimentacin de
la guara roja. sta consisti en la colecta y
prensado de plants. Se tomaron algunas
muestras del colchn de los nidos para
identificar semillas y frutos. Se consult
y document sobre las plants que estn
siendo utilizadas por las guaras como
alimento con personas locales en campo.
Se identificaron en el herbario de la escuela
de biologa de la Universidad Nacional
Autnoma de Honduras.


Resultados
A continuacin se muestra el cuadro
de los resultados de los nidos evaluados
en Ibantara, Kakaopauni y Casa Sola
(Tabla 1S).
(Tabla 2S). Cuadro de resume de
resultados de la evaluacin de Nidos en
los arboles de pino (Pinus caribaea)
Datos de los polluelos evaluados
durante la investigacin
Datos del primer polluelo
Edad: una semana aprox.
Peso: 56 gr
Condicin corporal: grasa entire dos y
tres; temblando de fro.


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Evaluacin y diagnostic preliminary de la salud de polluelos


Figura 5S: Nido activo con polluelo en su interior, ntese los huesos en sus patas denotando
la falta de grasa corporal, la edad calculada de este polluelo fue de dos semanas.


Pico ancho: 10,5mm pico alto: 10,97mm,
pico largo: 9,1 mm tiene diente de pico
Ala: 15,79 mm
Pata: 14,54 mm
Buche: vaco.
Ojos: cerrados
Frecuencia cardiac: 240
Respiracin: 30
Hgado: buen estado
Ombligo: buen estado
No tiene plumas solo plumn en la parte
posterior
Datos del segundo polluelo
Edad: aprox. Menos de una semana
Peso: 54 gr
Condicin corporal: grasa entire dos y tres;
un poco sucio


Pico ancho: 9, 81 mm pico alto: 10,9 mm
pico largo: 8,61 mm
Ala: 16,93 mm
Pata: 14,54 mm
Buche: vaco.
Ojos: cerrados
Frecuencia cardiac: 270
Respiracin: no se tomo porque estaba
vocalizando
Hgado: buen estado
Ombligo: buen estado
No tiene plumas solo plumn en la parte
posterior.
Condiciones del tercer polluelo
No se pudo evaluar el polluelo su
nido porque era a unos dos metros de
profundidad aproximadamente. Sin


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010








32
Hctor Orlando Portillo Reyes, Hermes Vega, Lorakim Joyner, Mara Eugenia Mondragon


Figura 6S: Nido saqueado en el cual se uso machete o hachas.


embargo se evalu de manera visual a
travs de fotografas, en donde se puede
observer prominencia ligera en los huesos
de la zona plvica y los huesos femorales.
Las condiciones de los polluelos evaluados
mostraron estarde ligeramente a moderada
su condicin de peso, al encontrarse con
poca grasa corporal lo que muestra niveles
de estrs en el polluelo, sin estaren un nivel
de desnutricin. Los polluelos evaluados
contaban con una edad aproximada de
una semana.
Conteo de adults en vuelo
Se logr contar durante la gira en Ibantara
y Kakaopauni 23 guaras rojas en los


diferentes sitios. Durante un esfuerzo de
al menos unas 18 horas, se encontr el
nmero relative de guaras para esta fechas
de abril.
Plantas en su alimentacin (lista
preliminary)
Se identificaron al menos 58 species
de plants relacionadas con la alimentacin
de las guaras, sin precisar la preferencia
de frutos o semillas de las guaras rojas.
As mismo se cree haber encontrado una
nueva especie pronto a ser descrita. (Tabla
3S).


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Evaluacin y diagnostic preliminary de la salud de polluelos


Figura 7S: Muestras de conos o bellotas de pino mordidas por guara roja


Discusin
Uno de los hallazgos, que tiene que ver
con el ciclo reproductive de la guara roja,
es que para el ao 2005 en estas fechas
de abril se encontraban polluelos casi en
su totalidad emplumados (Portillo et al
2005); sin embargo para este ao 2010
los polluelos se encontraban de siete
das de nacido. Esto puede estar asociado
a los fenmenos climticos actuales o la
fenologa del bosque de la cual la guara roja
se provee de los frutos y semillas, vindose
afectada en sus ciclos reproductivos al


haber cambios en los tiempos de floracin
de las diferentes species de plants de las
cuales se estn alimentando (Alvarado et
al 2002).
En dos de los nidos se identificaron
polluelos, en uno se identific un polluelo y
un huevo y en tres se identificaron huevos.
Los nidos restantes estaban vacos.
Las condiciones de los dos polluelos
evaluados mostraron condiciones de salud
aceptables, sin embargo al encontrarse
con poca grasa corporal sin estar en un
nivel de desnutricin se podra decir que se


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010








34
Hctor Orlando Portillo Reyes, Hermes Vega, Lorakim Joyner, Mara Eugenia Mondragon


Fechas Sitio N ido X Y Altura mts Diametroem Polluelo Huevo At de Nido
15/04/2010 Kahkatara 1 775495 1633765 25 0.74 1 1 active
15/04/2010 Kahkatara 2 776112 1634269 28 0.80 0 0 aprovechado
15/04/2010 Kahkatara 3 777001 1634601 25 0.92 0 0 aprovechado
15/04/2010 Tilbalakan 4 777607 1631242 19 0.59 0 0 aprovechado
15/04/2010 Uskana 5 778075 1630378 24 0.77 0 0 aprovechado
16/04/2010 Kakaopauni 1 6 774953 1641584 25 0.73 2 0 active
16/04/2010 Casa Sola 1 7 772613 1644636 30 0.81 0 2 active
16/04/2010 Casa Sola 2 8 773124 1644154 20 0.59 0 0 aprovechado
16/04/2010 Alatis 9 769832 1643498 28 0.87 0 1 active
16/04/2010 Kakaopauni 2 10 770602 1639869 30 104 1 0 activo
17/04/2010 Ibantarita 1 11 774131 1637366 24 0.66 0 0 aprovechado
17/04/2010 Ibantara 12 775262 1636675 20 0.79 0 0 aprovechado
17/04/2010 Ibantarita 2 13 775600 1637959 23 0.71 0 3 active

(Tabla 1S). Tabla de la evaluacin de los nidos con las diferentes variables dasomtrico


No de Nido No polluelos No de Promedio Promedio Nidos activos
evaluados encontrados huevos altura mts dimetro cm
13 4 247 080 6
(Tabla 2S) Resumen de los resultados obtenidos


encuentran en condiciones delicadas que De los 13 nidos evaluados, siete
de no ser alimentados en dos o tres das presentaban evidencias de haber sido
podran entrar en riesgo de sobrevivencia. saqueados, lo que muestra el alto grado de
Segn la literature algunos polluelos a presin antrpica a que la guara roja est
esta edad de siete das en condiciones expuesta. (Fig 6S)
normales pueden llegar a pesar hasta 100 LossitiosdeKakaopauni, IbantarayCasa
gramos (Schubot et al 1992), contrario Sola aun muestran de manera relative una
al peso de los polluelos evaluados que poblacin de guaras acceptable, sin embargo
fue de 54 gramos. El tercer polluelo solo se desconocen el estado nutricional de las
se pudo fotografiar y al revisar la imagen mismas y el efecto que esto pudiese estar
se observa que cuenta con menor grasa teniendo efectos adversos en los polluelos
corporal que los dos polluelos anteriores y y en las poblaciones en general de guara
que su osamenta es visible. Este nido tena roja en los sitios antes mencionados.
una profundidad de ms de dos metros, por Aparentemente hay preference por
Aparentemente hay preferencia por
lo que fue impossible sacar el polluelo. Se
procedi a fotografiarlo y evaluarlo a travs e las uaras roas n la sl
de los arboles de pino maduro con las
de la apariencia registrada en la foto. (Fig. dimensions promedio de 24 mts de altura
dimensions promedio de 24 mts de altura
5 )

Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Evaluacin y diagnostic preliminary de la salud de polluelos


por 0.80 centmetros de dimetros, lo
que hace prestar atencin a este tipo de
rboles de pinos maduros en las sabanas.
En vista de las caractersticas generals
de los nidos encontrados, los huecos aptos
para anidacin de guaras tienen que ser
grandes, producidos por las cadas de
ramas gruesas, capaces de albergar hasta
cuatro polluelos (Manzanares com. per.)
Se observaron problems relacionados
con la competencia por nidos entire guara
roja y la lora frente roja (Amazonas
autumnalis), siendo ms agresiva la lora
frente roja y desplazando a la guara roja
a la bsqueda de otros nidos. Los guas
locales mencionan algunos gavilanes que
entran a los nidos y depredan los polluelos
de guaras y psitcidos en general, sin
embargo esto no se observ en campo. Otro
de los problems es el humedecimiento
por aguas lluvias en el nido de guaras,
lo que ocasiona humedad a nivel de los
huevos y por lo tanto mayor posibilidades
de contaminacin por hongos.
De las plants que se evidenciaron
son consumidas de manera direct por los
polluelos, son las Melastomaceas, ya que
los nidos presentaban pequeas semillas
con una coloracin morada y purpura,
color caracterstico de los frutos de la
familiar de las Melastomaceas. Adems
se encontraron bellotas de pino mordidas
alrededor de los pinos en donde se
ubicaban los nidos con polluelos. (Fig 7S)
La guara roja aun se encuentra bajo una
fuerte presin antropognica evidenciada
por los saqueos a que son objeto sus nidos
con polluelos, tal como lo demuestran los
resultados de los 13 nidos evaluados.


Las condiciones de salud en los polluelos
no son las ms favorables estando al borde
de la desnutricin. Por lo que urge atencin
especializada y focalizada en cada uno de
los nidos que presented polluelos en estado
casi de desnutricin.
Las variaciones climticas
probablemente estn incidiendo en los
ciclos biolgicos de las guaras rojas, as
como en la disponibilidad de alimento
al alterar las floraciones del bosque.
Suponemos que los ciclos reproductivos se
han visto afectados por las variaciones de
lluvia que usualmente se dan en las fechas
del mes de mayo cuando los polluelos
estn emplumado con mayor capacidad de
poder resistir estos cambios de temperature
y humedad al interior del nido, el cual en
estado de huevos o polluelos pueden ser
contaminados por hongos o verse afectados
por enfermedades respiratorias incidiendo
en la tasa de natalidad de la especie.
Los nidos aprovechados (abren las
cavidades con hachas dejando los nidos
expuestos, con bordes filosos), tienen
pocas posibilidades de ser usados de
nuevo por guaras adults, por lo que es
de suma urgencia proteger los arboles de
pino maduros sin alterar y que estn con
un dimetro > a 50 centmetros y alturas de
ms de 20 metros, esto porque representan
nidos potenciales especialmente para
guara roja en la sabana de pino en general.

Agradecimiento
Se agradece a las siguientes
instituciones que sin su valioso aporte,
este trabajo no hubiese sido possible: La
Universidad Pedaggica Nacional Francisco


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010











36

Hctor Orlando Portillo Reyes, Hermes Vega, Lorakim Joyner, Mara Eugenia Mondragon


Tabla 3S. Listado de plants potencialmente usadas como

fuente de alimento de guara roja en Ibantara y Kakaopauni



Familiar Gnero especie Nombre comn Misquito
Annonaceae Anona
Annonaceae Xylopia aromatica
Apocynaceae Lacmella standleyi
Araliaceae Dendropanax arboreus
Araliaceae Scheefflera morototoni
Arecaceae Acoelorraphe wrughtli tike
Arecaceae Astrocaryum mexicanum
Arecaceae Attalea cohune Corozo
Arecaceae Bactris gasipes Pejibaye Supa
Arecaceae Calyptrogyne ghiesbreghtiana Suita
Arecaceae Euterpe sp.
Bignoniaceae Jacaranda copia
Bignoniaceae Tabebua chrysantha Corts
Bignoniaceae Tabebuia ochracea San Juan
Bombacaceae Ceiba pentandra Ceiba
Boraginaceae Cordia alliodra Laurel
Burseraceae Bursera simaruba Indio desnudo
Burseraceae Tetragastris panamense kerosene
Cecropiaceae Cecropia obtusifolia Guarumo
Clusiaceae Symphonia gobulfera
Combretaceae Terminalia amazonia
Combretaceae Terminaha oblonga Guayabilo
Crysobalanaceae Chrysobalanus caco Icaco
Crysobalanaceae Licania platypus urraco
Dillemaceae Curatella americana Chaparro
Dllenmaceae Davilla kunthi
Eleocarpaceae SIoanea tuerckhemii achiotilo, comida de Lapa
Fabaceae Inga vera Guanijiquil
Fabaceae Moringa oeifera Marango
Fagaceae Quercus olejodes roble
Loranthaceae Psitacanthus nudus
Malpighiaceae Byrsonma crassifoliNance
Malpighiaceae Byrsonima verbascifolia Nancite
Malvaceae Helicteres guianensis ua de gato
Melastomataceae Bellucia pentamera cebo
Melastomataceae Blakea
Melastomataceae Clidemia capitellata
Melastomataceae Clidemia hirta sirn morado
Melastomataceae Clidemia sericea
Melastomataceae Conostegia
Melastomataceae Micona hondurensis
Melastomataceae Miconia albicans
Melastomataceae Miconia argntea Comida de lora
Melastomataceae Miconia laevigata
Melastomataceae Micona oichnochrophylla
Melastomataceae Tibouchina aspera
Melastomataceae Tococa guianense
Moraceae Arocarpus altilis Mazapn
Myrtaceae Psidium guajaba Guayaba

Ochnaceae Cespedezia macrophylla
Pinaceae Pinus caribaea Pino
Poaceae
Sapotaceae Manilkara chicle Chicle
Sapotaceae Pouteria sapota zapote
Verbenaceae Citharexylum caudatum Comida de paloma
Vochysiaceae Vochysia guatemalensis Palo de agua


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Evaluacin y diagnostic preliminary de la salud de polluelos


Morazn representada por el Instituto de
Investigaciones y evaluacin educativa
(INIEED), El Instituto para la Ciencia
y la Conservacin de la Biodiversidad
(INCEBIO), El Instituto de Conservacin
Forestal (ICF), el proyecto Conservacin
de la Biodiversidad en Paisajes Productivos
Indgenas de la Mosquitia PNUD/GEF,
La fundacin Lafeber Conservation and
Wildlife Foundation, de la Florida, USA.
A la comunidad de Mabita. Al batalln de
Mocoron, sus oficiales y classes, que sin
su valioso apoyo esta gira no hubiese sido
possible.

Bibliografa Consultada
Abramson, J., B. L. Speer y J.B. Thomsen
(eds.) 1995. The Large Macaws: their
care, breeding and Conservation. Fort
Bragg, California: Raintree Publications.
ECOSERVISA/COHECO. 2001.
Caracterizacin del rea Protegida
RUS RUS. AFE/COHDEFOR. Proyecto
PROBAB-GEF. Vol. 1.118 pp.
Alvarado, M, A. Foroughbakhch, R. Jurado,
E. Rocha. 2002. El Cambio Climtico
y la Fenologa de las Plantas. Ciencia
UANL V/004 (oct-dic): 493-500.
Howell, S. N. G. y S. Webb. 1995. A guide
to the birds of Mexico and northern
Central America. Nueva York: Oxford
University Press Inc.
IGN. Fotografas areas de la Reserva
propuesta Rus Rus.
IGN. 1979. Hoja Topogrficas 1:50,000 de:
Rus Rus, Ro Rus Rus,
Ro Lasatigni, Mocoron.


Low, R. 1984. Endangered Parrots. Poole,
Dorset: Blandfords Press.
Marineros, L. y C. Vaughan. 1995. Scarlet
macaw of Carara. Pp. 445-467 en
Abramson, Speer y Thomsen (eds.).
The Large Macaws: their care, breeding
and Conservation.
Monroe, B. L., Jr. 1968. A Distributional
Survey of the Birds of Honduras,
Washington, D.C.: American
Ornithologists' Union. Monograph No. 7.
Nycander, E., D.H. Blanco, D. Holle, A. del
Campo, C. A. Munn, J. Moscoso, y D.
Ricalde. 1995. Manu and Tambopata:
Nesting Success and techniques
for increasing Reproduction in Wild
Macaws in southern Peru. Pp. 423-443
en Abramson, Speer y Thomsen. The
Large Macaws: their care, breeding, and
conservation.
Portillo, H. 2005. Distribucin actual de
la guara (lapa) roja (Ara macao) en
Honduras. Boletn Zeledonia 9/2 (nov):
69-72.
Portillo, H., M. Moreno, A. Narish, L.
Marineros, T Manzanares. 2004.
Monitoreo de a Guara roja en la Reserva
de Rus Rus.AFE/COHDEFOR. Proyecto
PROBAB-GEF( document indito).
Schubot, R., K. Clubb, y S. Clubb. 1992.
Psittacine Aviculture: Perspectives,
Techniques and Research. En: REDVET.
Revista electrnica de Veterinaria
(2007) VIII / 12. http://www.veterinaria.
org/revistas/redvet/
UICN. 2001. Decimosptima reunin del
Comit de Fauna. Hanoi (Viet Nam), 30
de julio 3 de agosto. AC. 17 DOC 8.1


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010








38
Hctor Orlando Portillo Reyes, Hermes Vega, Lorakim Joyner, Mara Eugenia Mondragon


Ara macao, foto por Oscar Ramrez


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010











Un caso extremo de ectoparasitismo de moscardn del gnero
Philornis en tangara hormiguera carinegra Habia atrimaxillaris,
endmica del Golfo Dulce, Costa Rica

Isabell G. Riedl1, Julian Fricke2, Moritz Katz2, Christian H. Schulze1
1 Department de Biodiversidad Animal,
Centro Facultad de Biodiversidad, Universidad de Viena,
Rennweg 14, A-1030 Viena, Austria
2 Department de Ecologa Animal y Biologa Tropical
(Zoologa III), Instituto Theodor-Boveri,
Universidad de Wrzburg,
Am Hubland, D-97074 Wrzburg, Alemania

Resumen
En 2009 se descubri e hicieron observaciones durante 10 das del segundo nido de
tangara hormiguera carinegra (Habia atrimaxillaris), endmica de la zona del Golfo Dulce
de Costa Rica. Al encontrarlo, el nido tena dos polluelos pero al da siguiente uno ya
haba desaparecido por razones desconocidas. El polluelo sobreviviente presentaba una
important infestacin de cerca de 14 larvas de moscardn parastico (Philornis sp.). Pudo
observarse cmo algunas larvas ya emergan de la piel del husped. El polluelo cay
del nido al stimo da de observacin y los adults continuaron alimentndolo en el piso
durante tres das ms antes de que desapareciera. La infestacin con larvas pudo haber
debilitado al polluelo y ocasionado, al menos parcialmente, los espasmos observados,
que pudieron haber sido la causa por la que el polluelo cay del nido. Se espera que
studios en el future puedan cuantificar la importancia general que tiene el moscardn
ectoparastico como causa principal de mortalidad en la tangara hormiguera carinegra,
una especie potencialmente amenazada dado su restringido rango de distribucin.
Palabras Claves: Habia atrimaxillaris, moscardn parastico, Philornis sp.,
ectoparasitismo, mortalidad en polluelos
Abstract
In 2009 the second nest of black-cheeked ant-tanager (Habia atrimaxillaris), endemic to
the Golfo Dulce region of Costa Rica, was discovered and nest observations were made
over a period of 10 days. The nest had two nestlings when encountered, but the next day
one nestling had disappeared for unknown reasons. The surviving nestling was infested by
about 14 larvae of parasitic bofflies (Philornis sp.). Some of the larvae emerged from the
host's skin during the observation period. The nestling fell out of the nest on the seventh
day of observation, but was still fed by the adults on the ground for another three days,


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Isabell G. Riedl, Julian Fricke, Moritz Katz, Christian H. Schulze


before it disappeared. The infesting larvae might have weakened the nestling and have
been at least partially responsible for the observed spasms, which in turn might have
caused the chick to fall out of the nest. Future studies should further quantify the overall
importance of ectoparasitic botflies as a major causative factor of mortality in the black-
cheeked ant-tanager, a species potentially threatened owing to its restricted distributional
range..
Key words: Habia atrimaxillaris, parasitic botflies, Philornis sp., ectoparasitism, nestling
mortality


Introduccin
La tangara hormiguera carinegra, Habia
atrimaxillaris, es endmica de las tierras
bajas del Golfo Dulce, al suroeste de Costa
Rica (Tebb 2007). No existe informacin
confiable en cuanto a la densidad de su
poblacin, pero la especie parece ser
todava bastante comn en las tierras bajas
del suroeste de Costa Rica donde an
quedan bosques intactos. El tamao de la
poblacin se estima en 10.000 individuos
aproximadamente (Birdlife International
2000, 2007, UICN 2008). La especie est
restringida al bosque hmedo primario,
adentrndose apenas en el bosque
secundario (Schulze y Riedl 2008, Stiles
et al. 1989). A pesar de que la especie es
comn en Piedras Blancas y en el Parque
Nacional Corcovado, se la consider en
peligro por su rango restringido (IUCN
2008).
Debido a su pequeo rango de
distribucin, los nidos, polluelos e
informacin sobre reproduccin y
comportamiento se desconocan antes del
2008 cuando se descubri un nido con dos
polluelos en el Parque Nacional Piedras
Blancas (Huber et al. 2009). Cuando se
realize un studio sobre la densidad de


la poblacin de la tangara hormiguera
carinegra, se encontr un segundo nido
con dos polluelos en febrero 2009. Estos
polluelos fueron observados durante
un period de 10 das. Uno de ellos no
pudo ser examinado en detalle porque
desapareci durante la noche del da en
que fue encontrado. El segundo polluelo
presentaba una infestacin important de
moscardn parastico (Philornis spp.).
Se sabe que muchas de las 50 species
aproximadamente de moscardones del
gnero Philornis parasitan los polluelos y
hasta los adults de las aves de los trpicos
y subtrpicos del Nuevo Mundo que
construyen nidos externos (Arendt 1985a,
b, Arendt 2000, Spalding et al. 2002). En
el Bosque Experimental Luquillo en Puerto
Rico, los moscardones del gnero Philornis
parasitan ms de 29 species diversas
de aves, incluyendo Falconiformes,
Columbiformes, Psittaciformes,
Cuculiformes y varias species de
Passeriformes (Snyder et al. 1987, Rivera
Irizarry 1990). Las moscas adults no
son parsitas pero depositan sus huevos
predominantemente en los polluelos o en el
nido. Las larvas se meten en la piel del ave
y ah se establecen en un tercer period


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Un caso extremo de ectoparasitismo de moscardn


Cuadro 1: Pichn de Habia atrimaxillaris al quinto da de observacin. Se puede apreciar
la infestacin con larvas de moscardn parastico (Philornis spp.) en alas, cuello y cabeza


larvario entire la dermis y la musculatura
del cuerpo (Delannoy y Cruz 1991,
Uhazy y Arendt 1986), alimentndose
de eritrocitos, clulas mono-nucleares,
desechos celulares necrticos y fluidos
corporales del husped. En el present
studio se describe un caso extremo de
infestacin de moscardn en la tangara H.
atrimaxillaris.

rea de studio y mtodos
El 23 de febrero, 2009, se encontr un
nido con polluelos de H. atrimaxillaris en el
sotobosque de un bosque primario, en una
palma Geonoma mxima, en la Estacin
de Investigacin Tropical La Gamba
(842'N, 8312'W), ubicada en la region
del Golfo Dulce. Weissenhofer etal. (2008)
ofrecen una descripcin ms detallada del
rea de studio. El nido y los polluelos
fueron observados diariamente durante
un period de 10 das, documentndose


el desarrollo de los polluelos mediante
fotografas (Cuadros 1, 2).

Resultados
El nido descubierto el 23 de febrero,
2009, tena dos polluelos, uno de los cuales
presentaba una important infestacin con
larvas de moscardn parastico (Philornis
spp.). Mientras uno de los polluelos
desapareci despus de la primera noche,
el segundo segua siendo alimentado
continuamente hasta por tres adults
(informacin sin publicar). El polluelo
sobreviviente estaba infestado con 14
larvas como mnimo, que se encontraban
en ambas alas, cabeza (auriculares,
mandbulas y frente) y cuello (Cuadro 1).
Los adults permanecan menos
tiempo en el nido hacia el final del period
de observacin aunque la cantidad de
alimento que traan no vari (informacin
sin publicar). El polluelo se sacuda con


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Isabell G. Riedl, Julian Fricke, Moritz Katz, Christian H. Schulze


Cuadro 2: Pichn de Habia atrimaxillaris al noveno da de observacin. En la foto de la
izquierda se pueden apreciar larvas de tercer period en el cuello. El abultamiento en las
plumas del pecho es debido a las larvas implantadas en el tracto ventral de las plumas del
polluelo. El reborde mandibular derecho (en la foto de la derecha) aparece desplazado por
la larva que est implantada ah detrs. El furnculo vaco que se aprecia en la frente del
pichn fue dejado por una larva que ya haba emergido del husped.


frecuencia mientras se balanceaba en el
borde del nido, a punto de caerse.Al octavo
da de observacin, se encontr el polluelo
en el piso. Las larvas que lo infestaban le
desplazaban y distorsionaban fsicamente
los rebordes mandibulares (Cuadro 2).
Se notaba la pobre condicin fsica del
polluelo acompaada de movimientos
espasmdicos frecuentes. No obstante,
los adults continuaban alimentando al
polluelo en el piso. Algunas de las larvas
de moscardn haban emergido de la piel
del ave (Cuadro 2). El polluelo desapareci
dos das despus, posiblemente como
resultado de depredacin ya que an no
volaba.

Discusin
El parasitismo del moscardn Philornis
spp. ha sido ampliamente estudiado en


aves tropicales, especialmente en islas
del trpico, como causa important de
mortalidad en polluelos de species de aves
que anidan tanto en cavidades como en
nidos externos. En Puerto Rico, el 97% de
mortalidad en polluelos de azotador de ojos
perlados (Margarops fuscatus) se atribuy
a parasitismo de Philornis spp. (Arendt
1985b). Es frecuente encontrar que la
mortalidad, crecimiento y desarrollo de los
polluelos parecen relacionarsedirectamente
con la carga parasitaria (Delannoy y
Cruz 1991, Uhazy y Arendt 1986, Arendt
2000). Tambin la supervivencia de los
juveniles tiene que ver con el parasitismo
de Philornis experimentado cuando eran
polluelos (Uhazy y Arendt 1986, Arendt
2006, 159-160). El parasitismo de Philornis
causa prdida de sangre y puede provocar
anemia y retardo en el crecimiento de


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010








Un caso extremo de ectoparasitismo de moscardn


tejidos debido a la reduccin de niveles
de hemoglobina y de oxigenacin de los
tejidos, lo cual puede inducir la muerte del
husped (Gold y Dahlsten 1983, O'Brien et
al. 2001).
Tal y como ha sido documentado
en otros studios sobre la tangara
hormiguera carinegra, una carga alta de
parsitos como la que se registry durante
nuestras observaciones bien puede
resultar letal. Con base en un studio
sobre cacholote castao (Pseudoseisura
lophotes) y leatero (Anumbius annumbi)
en Argentina, por ejemplo, Nores (1995)
sugiere que la infestacin con 14 larvas
de Philornis puede resultar igualmente
letal. An ms, la infestacin en cualquier
parte de la cabeza (Cuadro 1, 2) puede
ser particularmente peligrosa. La necrosis
neuronal y la inflamacin resultantes
provocan lesin cerebral en azulejos
orientales (Sialia sialis) (Spalding et al.
2002).
Mientras el polluelo an estaba en el
nido, se mova y sacuda continuamente sin
poder mantener el equilibrio, posiblemente
a raz de su pobre salud causada direct
o indirectamente por la infestacin con
Philornis. Winterstein y Raitt (1983)
tambin reportan que los polluelos
de urraca de Beechey (Gymnorhinus
cyanocephalus) sufren espasmos severos
que hacen que sus cuerpos se sacudan
continuamente.
Es difcil cuantificar los efectos que las
infestaciones con moscardones parasticos
tienen en la sobrevivencia de huspedes,
pichones o poblaciones ya que muchos
otros factors pueden relacionarse


tambin con la mortalidad (Sabrosky et
al. 1989, Loye y Carroll 1995, Heeb et al.
2000, O'Brien etal. 2001, Thomas y Shutter
2001, Fitze et al. 2004). Sin embargo, se ha
reportado un nivel significativamente ms
alto de mortalidad en polluelos de Gaviln
pajarero, Accipiter striatus, (Delannoy y
Cruz 1991) parasitados con Philornis. El
xito tanto de los polluelos de cenzontle de
cejas blancas (Mimus saturninus) como de
su parsito el tordo renegrido (Molothrus
bonariensis) fue asociado negativamente
con una alta prevalencia e intensidad
de ectoparasitismo de moscardones
(Rabuffetti y Reboreda 2007). A pesar de su
buena condicin nutricional, los polluelos de
azulejo oriental mueren por la infestacin de
Philornis (Spalding et al. 2002). Ms de la
mitad de los polluelos de azotador de ojos
perlados observados a lo largo de 27 aos
murieron como resultado director o indirecto
de infestacin con moscardones del gnero
Philornis (Arendt 2000, 2006). Despus de
quitarles las larvas, los polluelos pesaban
significativamente ms que los pichones
con una alta carga de infestacin (Arendt
2000). Por el contrario, un studio con
soterrs cucaracheros (Troglodytes aedon)
en Costa Rica revel que los polluelos no
mostraban relativamente ningn efecto del
moscardn parastico y que el xito de los
mismos no difera entire nidos infestados y
no infestados (Young 1993).
El parasitismo puede tener efectos
particularmente graves en poblaciones
pequeas. En el archipilago de Galpagos,
por ejemplo, la mosca parastica Philornis
downs es considerada una introduccin
reciente que parece representar una seria


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Isabell G. Riedl, Julian Fricke, Moritz Katz, Christian H. Schulze


amenaza a los pinzones de Darwin debido
a los altsimos niveles de infestacin
(97%) y su resultante elevada mortalidad
en pichones (Fessl y Tebbich 2002). Por
ende, el parasitismo del gnero Philornis
spp. podra tambin representar una
amenaza potential contra la tangara
hormiguera carinegra debido a su rango
altamente restringido ya que los efectos
del moscardn parastico parecen ser
extremos en species con anidadas
pequeas (Fessl y Tebbich 2002), como
es el caso de H. atrimaxillaris, con dos
polluelos por anidada (Huber et al. 2009).
Podremos ofrecer datos ms exactos
sobre el impact que tiene el moscardn
parastico en la mortalidad de los polluelos
de esta especie endmica a media
que encontremos ms nidos de tangara
hormiguera carinegra durante nuestros
studios.

Reconocimientos
Agradecemos al Ministerio delAmbiente
y Energa por autorizar el permiso para
realizar el trabajo de campo. El trabajo
de campo de Julian Fricke y Moritz Katz
fue possible gracias a una donacin del
Deutsche Akademische Austauschdienst

Referencias
Arendt,W.J. 1985a. Philomisectoparasitism
of Pearly-eyed Thrashers. I. Impact on
growth and development of nestlings.
The Auk 102: 270-280.
Arendt, W. J. 1985b. Philomisectoparasitism
of Pearly-eyed Thrashers. II. Effects on
adults and reproduction. The Auk 102:
281-292.


Arendt, W. J. 2000. Impact of nest predators,
competitors, and ectoparasites on
Pearly-eyed Trashers, with comments
on the potential implications for Puerto
Rican Parrot recovery. Ornitologia
Neotropical 11: 13-63.
Arendt, W. J. 2006. Adaptations of an avian
supertramp: distribution, ecology, and
life history of the pearly-eyed thrasher
(Margarops fuscatus). Gen. Tech. Rep.
27. San Juan, PR: U.S. Department of
Agriculture, Forest Service, International
Institute of Tropical Forestry.
BirdLife International. 2000. Threatened
Birds of the World. Barcelona and
Cambridge, Lynx Edicions and Birdlife
International.
BirdLife International. 2007. Species
factsheet: Habia atrimaxillaris. http://
www.birdlife.org (last accessed: 12 May
2010).
Delannoy, C. A., A. Cruz. 1991. Philornis
parasitism and nestling survival of the
Puerto Rican Sharp-shinned Hawk.
Oxford Ornithology Series 2: 93-103.
Fessl, B., S. Tebbich. 2002. Philornis
downs a recently discovered parasite
on the Galpagos archipelago a threat
for Darwin's finches? Ibis 144: 445-451.
Fitze, P. S., B. Tschirren, H. Richner. 2004.
Life history and fitness consequences of
ectoparasites. Journal ofAnimal Ecology
73:216-226.
Gold, C. S., D. L. Dahlsten. 1983. Effects
of parasitic flies (Protocalliphora spp.)
on nestlings of Mountain and Chestnut-
backed Chickadees. Wilson Bulletin 95:
560-572.


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Un caso extremo de ectoparasitismo de moscardn


Heeb, P., M. Kolliker, H. Richner. 2000.
Bird-ectoparasite interactions, nest
humidity, and ectoparasite community
structure. Ecology 81: 958-968.
Huber, W., A. Weissenhofer, G. Aubrecht.
2009. First observations of nest and
nestling of the Black-cheeked Ant-
Tanager Habia atrimaxillaris (Dwight &
Griscom 1924), endemic to the Golfo
Dulce rainforests, Costa Rica. Brenesia
70: 53-56.
IUCN. 2008. 2008 IUCN Red List of
Threatened Species. http://www.
iucnredlist.org (accesado: 12 May
2010).
Loye, J., S. Carroll. 1995. Birds, bugs
and blood: Avian parasitism and
conservation. Trends in Ecology and
Evolution 10: 232-235.
Nores, A. I. 1995. Botfly ectoparasitism of
the brown cacholote and the firewood-
gatherer. Wilson Bulletin 107: 734-738.
O'Brien, E. L., B. L. Morrison, L. S.
Johnson. 2001. Assessing the effects
of haematophagous ectoparasites on
the health of nestling birds: Haematocrit
vs. haemoglobin levels in house wrens
parasitized by blow fly larvae. Journalof
Avian Biology 32: 73-76.
Rabuffetti, F. L., J. C. Reboreda. 2007.
Early infestation by bot flies (Philornis
seguy) decreases chick survival and
nesting success in Chalk-browed
Mockingbirds (Mimus saturninus). The
Auk 124: 898-906.


Rivera Irizarry, M.
parasitismo por
angustifrons


T. 1990.
Philornis
(Loew)


Impacto del
(Neomusca)
(Diptera:


Muscidae) en el crecimiento, desarrollo
y supervivencia de los pichones del
Zorzal Pardo, Margarops fuscatus
(Vieillot) (Passeriformes: Mimidae) en
Mayagez, Puerto Rico. Univ. de Puerto
Rico, Mayagez, Puerto Rico.
Sabrosky, C. W., G. F. Bennett, T. L.
Whitworth. 1989. Bird blow flies
(Protocalliphora) in North America
(Diptera: Calliphoridae) with notes on
the Palearctic species. Washington,
D.C.: Smithsonian Institution.
Schulze, C. H., I. Riedl. 2008. Bird
assemblages of forested and human-
modified countryside habitats in the
Pacific lowlands of southern Costa Rica.
Pp. 395-408. En: Weissenhofer, A., W.
Huber, V. Mayer, S. Pamperl, A. Weber,
G. Aubrecht (eds.), Natural and Cultural
History of the Golfo Dulce Region, Costa
Rica. Stapfia 88. Biologiezentrum des
Obersterreichischen Landesmuseums,
Linz.
Snyder, N. F. R., J. W. Wiley, C. B. Kepler.
1987. The parrots of Luquillo: natural
history and conservation of the Puerto
Rican Parrot. Los Angeles, California:
Western Foundation of Vertebrate
Zoology.
Stiles F. G., A. F. Skutch, D. Gardener.
1989. A guide to the birds of Costa Rica.
Ithaca, Nueva York: Cornell University
Press.
Spalding, M. G., J. W. Mertins, P. B. Walsh,
K. C. Morin, D. E. Dunmore, D. J.
Forrester. 2002. Burrowing fly larvae
(Philornis portend) associated with
mortality of Eastern Bluebirds in Florida.


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010








Isabell G. Riedl, Julian Fricke, Moritz Katz, Christian H. Schulze


Journal of Wildlife Disease 38: 776-783.
Tebb, G. 2007. "Very important birds" of
the Esquinas forest. Pp. 65-66. En:
Sauberer, N., G. Tebb, W. Huber, A.
Weissenhofer (eds.): The birds of
the Golfo Dulce Region. Verein zur
Forderung derTropenstation La Gamba,
Wien.
Thomas, K., D. Shutter. 2001. Ectoparasites,
nestling growth, parental feeding rates,
and begging intensity of tree swallows.
Canadian Journal of Zoology 79: 346-
353.
Uhazy, L. S., W. J. Arendt. 1986.
Pathogenesis associated with philornid


myiasis (Diptera: Muscidae) on nestling
Pearly-eyed Thrashers (Aves: Mimidae)
in the Luquillo rain forest, Puerto Rico.
Journal of Wildlife Diseases 22: 224-
237.
Weissenhofer, A., W. Huber, V. Mayer, S.
Pamperl, A. Weber, G. Aubrecht (eds.).
2008. Natural and Cultural History
of the Golfo Dulce Region, Costa
Rica. Stapfia 88. Biologiezentrum des
Obersterreichischen Landesmuseums,
Linz.
Winterstein, S. R., R. J. Raitt. 1983.
Nestling growth and development and
the breeding ecology of the Beechey
Jay. Wilson Bulletin 95: 256-268.
Young, B. E. 1993. Effects of the parasitic
botfly Philornis carinatus on nestling
House Wrens, Troglodytes aedon, in
Costa Rica. Oecologia 93: 256-262.


Habia atrimaxillaris, foto por Noel Urea


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010











LISTA OFFICIAL DE LAS AVES DE COSTA RICA
ACTUALIZACIN 2010

Comit Cientfico
Asociacin Ornitolgica de Costa Rica


Gerardo Obando-Caldern
Coordinador de actualizaciones: gobando@zeledonia.org
Comit Cientfico, Asociacin Ornitolgica de Costa Rica
Johel Chaves-Campos
Departamento de Ciencias Biolgicas, Universidad de New Orleans, USA
Richard Garrigues
Gone Birding Tours, Costa Rica
Alejandra Martnez-Salinas
Centro Agronmico Tropical de Investigacin y Enseanza (CATIE), Costa Rica
Michel Montoya
Asociacin Ornitolgica de Costa Rica
Oscar Ramrez
Escuela de Ciencias Biolgicas, Universidad Nacional, Costa Rica
James Zook
Asociacin Ornitolgica de Costa Rica
(Autores listados en orden alfabtico de apellido luego del coordinator)

Resumen
Describimos los cambios en la Lista Oficial de las Aves de Costa Rica para el perodo
2009-2010. Incluimos cinco nuevos registros para el pas en la categora Oficial-Con
comprobante: Sarkidiornis melanonotus comb duck, Pterodroma rostrata Tahiti petrel,
Puffinus opisthomelas black-vented shearwater, Charadrius melodus piping plover y
Thraupis abbas yellow-winged tanager. Cuatro species cambian de categora y pasan de
Oficial-Sin comprobante a Oficial-Con comprobante: Pterodroma phaeopygia Galapagos
petrel, Oceanodroma leucorhoa Leach's storm-Petrel, Patagioenas leucocephala white-
crowned pigeon y Dendroica tigrina Cape May warbler. Nuevas evidencias fotogrficas
fueron aceptadas como actualizacin de comprobantes para Harpia harpyja guila arpa y
Anthracothorax veraguensis Veraguan mango. El status taxonmico y nombre cientfico
de todas las species fueron actualizados segn la lista ms reciente de la American


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Comit Cientfico de la Asociacin Ornitolgica de Costa Rica


Ornithologists' Union (AOU); hacemos un llamado a poner especial atencin a estos
cambios de la AOU ya que modifican considerablemente la lista.
Palabras Claves: Sarkidiornis melanotus comb duck, Pterodroma rostrata Tahiti petrel,
Puffinus opisthomelas black-vented shearwater, Charadrius melodus, piping plover
Thraupis abbas yellow-winged tanager

Abstract
We describe changes in the Official List of the Birds of Costa Rica for the period 2009-
2010. We include five new registers for the country in the Official with Voucher category:
Sarkidiornis melanonotus comb duck, Pterodroma rostrata Tahiti petrel, Puffinus
opisthomelas black-vented shearwater, Charadrius melodus piping plover and Thraupis
abbas yellow-winged tanager. Four species are changed from Official without Voucher to
Official with Voucher: Pterodroma phaeopygia Galapagos petrel, Oceanodroma leucorhoa
Leach's storm-petrel, Patagioenas leucocephala white-crowned pigeon and Dendroica
tigrina Cape May warbler. New photografic evidence was accepted to update vouchers
for Harpia harpyja harpy eagle and Anthracothorax veraguensis Veraguan mango. The
taxonomic status and scientific name of all species were updated according the the most
recent list of the American Ornithologists'Union (AOU); we especially call attention to these
changes by the AOU because they considerably modify the list.
Key words: Sarkidiornis melanotus comb duck, Pterodroma rostrata Tahiti petrel, Puffinus
opisthomelas black-vented shearwater, Charadrius melodus, piping plover Thraupis abbas
yellow-winged tanager


Introducin
Presentamos la cuarta actualizacin de
la Lista Oficial de las Aves de Costa Rica
2006 (Obando et al. 2007). Los cambios en
el listado son consecuencia de la revision
peridica de evidencias por parte del
Comit Cientfico (CC) de la Asociacin
Ornitolgica de Costa Rica (AOCR) y de los
reports pblicos que nos llegan por medio
del formulario de species raras o sin
comprobante de la AOCR. Estos cambios
mejoran el estado de la informacin sobre
la ocurrencia de las aves silvestres en
Costa Rica. La lista complete 2010, as


como algunas de las fotografas que fueron
aceptadas como comprobantes pueden
encontrarse en www.avesdecostarica.org
La prxima actualizacin ser dada a
conocer por medio del Boletn Zeledonia
en el volume del mes de noviembre 2011.
Esperamos contar con su participacin
sugirindonos posibles cambios a este
listado. Para considerar su observacin,
favor enviarnos su formulario (disponible
en el sitio web de la AOCR), evidencias y
documentacin (especmenes, fotografas,
grabaciones de sonidos o videos, originales
y sin manipulaciones) a ms tardar el 30 de


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Lista official de las aves de Costa Rica Actualizacin 2010


agosto del 2011.

Procedimientos
Este ao analizamos un total de
14 formularios, para ello seguimos la
metodologa utilizada en la Lista Oficial de
la Aves de Costa Rica 2006 (Obando et
al. 2007). Un total de siete miembros del
CC (autores) participamos en el anlisis
de la documentacin para la present
actualizacin. Por medio del sitio Web del
Comit Cientfico en www.avesdecostarica.
org ponemos a su disposicin el
procedimiento seguido para aceptar/
rechazar una especie.
Todas las evidencias fotogrficas
aqu mencionadas fueron archivadas y
catalogadas en el Departamento de Historia
Natural del Museo Nacional de Costa Rica.
Para acceder a ellas puede comunicarse
con Armando Ruiz Boyer en aruiz@
museocostarica.go.cr o bien visitar dicho
departamento. Cada evidencia ha sido
catalogada bajo la siguiente nomenclatura:
MNCR-Z seguido del correspondiente
nmero.
Decisiones y cambios para el perodo
2009- 2010
Actualizacin 2010
Cambio de definicin para el Estatus
Residente (R)
Acordamos que la siguiente definicin
para las aves residents evita algunas
incongruencias que se presentaban cuando
se combinaban algunos status y aclara
mejor la situacin de algunas species.
Nueva definicin.
Residente (R): Especie de la cual


se posee evidencia (comprobante) que
confirm su reproduccin en Costa Rica y
es possible encontrarla en cualquier poca
del ao en territorio costarricense. Nota:
Algunas species residents en Costa
Rica durante todo el ao tambin ocurren
en Amrica del Norte y se reproducen
all. Las poblaciones Norteamericanas
de estas species son migratorias y
visitan Costa Rica nicamente durante la
poca no reproductive. Por lo tanto, estas
species aparecen en la lista dentro de
las categories resident (R) y tambin
migratoria (M).
Cambios taxonmicos para el listado
official de las aves de Costa Rica
Basados en la American Onithologists'
Union (AOU) Suplemento 51
(Chesseret. al 2010)
Para detalles sobre los cambios
taxonmicos aqu mencionados,
recomendamos obtener el Suplemento 51
en el web de la AOU. http://www.aou.org/
checklist/north/print.php
Nueva secuencia de Familias
Con base en nuevos datos genticos, las
siguientes families han sido reorganizadas
de la siguiente manera, luego de
Phaethontidae: Ciconiidae, Fregatidae,
Sulidae, Phalacrocoracidae, Anhingidae,
Pelecanidae, Ardeidae, Threskiornithidae,
Cathartidae, Pandionidae, Accipitridae,
Falconidae, Eurypygidae (ver Lista Oficial)
Nueva Familia
Se reconoce la familiar Pandionidae
la cual incluye nicamente a la especie
Pandion haliaetus Osprey, especie
anteriormente incluida en Accipitridae.


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Comit Cientfico de la Asociacin Ornitolgica de Costa Rica


Caprimulgus vociferus
Cambia su nombre en Ingls a eastern
whip-poor-will.
Trogon violaceus violaceous trogon
Cambia su nombre cientfico y en Ingls
por Trogon caligatus gartered trogon,
el cual era anteriormente considerado
como coespecfico con Tviolaceus, ahora
separados con base en diferencias en las
vocalizaciones yADN mitocondrial.
Nueva familiar Capitonidae
Datos genticos respaldan a esta nueva
familiar la cual incluye nicamente a la
especie Eubucco bourcierii red-headed
barbet, especie anteriormente incluida en la
familiar Ramphastidae.
Nueva familiar Semnornithidae
Datos genticos respaldan a esta nueva
familiar la cual incluye nicamente la especie
Semnornis frantzii prong-billed barbet. El
gnero Semnornis anteriormente incluido
dentro de la familiar Ramphastidae tampoco
puede ser incluido en Capitonidae.
Gnero Lipaugus
Anlisis filogentico de la secuencia de
ADN mitocondrial y nuclear, ha demostrado
que el gnero Lipaugus (anteriormente
considerado incertae sedis [Tyranidae]) es
miembro de la familiar Cotingidae. Por lo
tanto, Lipaugus unirufus rufous piha pasa a
ser parte de la familiar Cotingidae.
Familia Cotingidae
Anlisis filogentico de la secuencia
de ADN mitocondrial y nuclear, sugieren
el siguiente orden en la secuencia de los
gneros incluidos en esta familiar: Querula,
Cephalopterus, Cotinga, Lipaugus,
Procnias, Carpodectes (ver Lista Oficial).


Cyanocorax morio brown jay
Sustituir el gnero Cyanocorax por
Psilorhinus, anteriormente unidos pero
ahora separados con base en nuevos datos
genticos y morfolgicos.
Familia Corvidae
Anlisis filogentico de la secuencia
de ADN mitocondrial y nuclear, sugieren
el siguiente orden en la secuencia de los
gneros incluidos en esta familiar: Cyanolyca,
Calocitta, Psilorhinus, Cyanocorax (ver
Lista Oficial).
Gnero Cyanolyca
Anlisis filogentico de la secuencia de
ADN mitocondrial y nuclear, sugieren el
siguiente orden en la secuencia para las
species incluidas dentro de este gnero:
C. argentigula, C. cucullata.
Familia Sylviidae
Una series de studios genticos
reconocen nuevasfamilias para las species
incluidas en Sylviidae. gnatcatchers y
gnatwrens han sido transferidos a la nueva
familiar Polioptilidae, la cual sustituye a
Sylviidae para el caso especfico de Costa
Rica y deber ser incluida entire las families
Troglodytidae y Cinclidae (ver Lista Oficial).
Vermivora pinus blue-winged warbler
Cambia su nombre cientfico por
Vermivora cyanoptera y mantiene su
nombre en Ingls.
Gnero Vermivora
Las species V peregrina, V celata y
Vruficapilla. cambian del gnero Vermivora
al gnero Oreothlypis: en el future debern
ser nombradas como O. peregrina, O.
celata y O. ruficapilla.


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010








Lista official de las aves de Costa Rica Actualizacin 2010


Ave: Puffinus opisthomelas black-vented shearwater
Lugar: Baha Drake, Puntarenas (842'28.01"N, -8345'49.29"W).
Fotgrafo: Brian L. Sullivan
Fecha: 17 noviembre 2008


Parula gutturalis flame-throated warbler
El gnero Parula deber ser sustituido
por el gnero Oreothlypis. En el future
la especie deber nombrarse como O.
gutturalis.
Gnero Seiurus
Las species S.noveboracensis y
S.motacilla cambian del gnero Seiurus al
gnero Parkesia: en el future debern ser
nombradas como P noveboracensis y P
motacilla.
Acanthidops bairdii peg-billed finch
Se elimina una letra i, cambiar por A.
bairdi


Gneros Atlapetes, Aimophila y
Melozone
Nuevos datos genticos mitocondriales
indican cambios en la secuencia de estos
gneros y sus respectivas species, los
cuales se incluyen luego de Arremonops
conirostris en el siguiente orden: Atlapetes
albinucha, Aimophila rufescens, Melozone
leucotis, Melozone biarcuata (ver Lista
Official .
Aimophila ruficauda stripe-headed
sparrow
Aimophila botterii Botteri's sparrow
Cambiar el gnero Aimophila por el
gnero Peucaea, anteriormente unidos


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010


Ln "' '


13bC

"









Comit Cientfico de la Asociacin Ornitolgica de Costa Rica


Ave: Charadrius melodus piping plover
Lugar: Orilla del mar, entire el estero de playa Avellanas y playa Mansita, en Hacienda
Pinilla, Santa Cruz, Guanacaste
Fotgrafo: Gustavo Mora
Fecha: 07 noviembre 2009


pero ahora tratados como diferentes con
base en nuevos datos genticos, vocales y
morfolgicos.
Nuevos registros de aves para Costa
Rica
(No se detallan los formularios rechazados
por el Comit)
Sarkidiornis melanotus comb duck
Especie Oficial- Con Comprobante.
Accidental (A)


30 de marzo 2009. lvar Saboro
Ruz present formulario y fotografa
(MNCR-Z5168) sobre su observacin de un
individuo en humedal del ro Tempisque en
el Parque Nacional Palo Verde, Bagaces,
Guanacaste.
Marzo 2010 (18-19, 25-26). Rafael
Ramrez Madriz enva formulario y
fotografas tomadas por Stephen J.
Dinsmore (MNCR-Z5169) y Gilberto


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010








Lista official de las aves de Costa Rica Actualizacin 2010


Ave: Thraupis abbas yellow-winged tanager
Lugar: Refugio de Vida Silvestre Cao Negro, Alajuela
Fotgrafo: Alfredo Scott Porras
Fecha: 20 de febrero 2010


Murillo (MNCR-Z5170) de un individuo
observado volando, tomando agua y posado
en la Laguna humedal del Parque Nacional
Palo Verde, Bagaces, Guanacaste.
Pterodroma rostrata Tahiti petrel
Especie Oficial- Con Comprobante.
Migratoria (M)
18-19 de setiembre 2009. James
Zook junto a un grupo de observadores
de aves, logran observer un individuo


en cinco oportunidades en mar abierto.
Ocano Pacfico entire 20 millas naticas
al sur de la punta de la Pennsula de
Nicoya (915'07.7"N, 8509'22.9"W) y
154 millas naticas en direccin suroeste
(755'31.2"N, 8640'12.3"W). El ave
volaba sobre la superficie del agua y fue
fotografiada por Noel Urea (MNCR-
Z5171-Z5174). Al parecer este no es el
primer avistamiento de la especie en aguas


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Comit Cientfico de la Asociacin Ornitolgica de Costa Rica


territoriales de Costa Rica, Michael Force
especialista en aves marinas menciona que
lo ha observado varias veces (com.pers a
James Zook) y tambin es registrado para
Costa Rica en Ballance et al. (2006). Sin
embargo, esta es la primera vez que nos
llega un report con registro fotogrfico.
Nota taxonmica: esta especie es
tratada por algunos autores con el gnero
Pseudobulweria. Actualmente la AOU la
reconoce como Pterodroma, aunque an
no es parte de su lista y la mantienen en el
Apndice.
Puffinus opisthomelas black-vented
shearwater
Especie Oficial- Con Comprobante.
Accidental (A)
17 de noviembre 2008. Brian L. Sullivan
observa y fotografa (MNCR-Z5175-Z5178)
un individuo alimentndose de desechos
siguiendo un barco camaronero. Baha
Drake, Puntarenas (842'28.01"N,
8345'49.29"W).
Charadrius melodus piping plover
Especie Oficial- Con Comprobante.
Accidental (A)
01 y 07 de noviembre 2009. Jos
David Vargas Fernndez present
Fomulario y fotografas tomadas por l
(MNCR-Z5179-Z5181) y Gustavo Mora
(MNCR-Z5182, Z5183) de un individuo
juvenile observado en zona rocosa en la orilla
del mar, entire el estero de playa Avellanas
y playa Mansita, en Hacienda Pinilla, Santa
Cruz, Guanacaste.
Thraupis abbas yellow-winged tanager
Especie Oficial-Con Comprobante.
Residente Incierto (R?)


10 de diciembre 2009. Froylan Rojas
Ramires observa un individuo en un
comedero a 3 km antes de llegar al centro
de Los Chiles, San Carlos. La observacin
se repite los das 15 y 20 de enero del 2010
en el mismo sitio. Formulario y evidencias
fotogrficas (MNCR-Z5184-Z5186)
aceptadas.
20 de febrero 2010. Alfredo Scott
Porras envia Formulario y evidencias
fotogrficas (MNCR-Z5187, Z5188) de un
individuo alimentndose en un comedero
ubicado en la casa de Ernesto (Gua local
quien llam a Alfredo) en Cao Negro,
Alajuela (10053'58.50"N, 84047'03.30"W,
altitude 43 msnm).
Cambios de categora para el listado
official de las aves de Costa Rica
(No se detallan los formularios rechazados
por el Comit)
Pterodroma phaeopygia Galapagos
petrel
Especie Oficial- Sin Comprobante. Pasa a
especie Oficial- Con Comprobante
01 de mayo 2009. Kevin Easley y
Jason Horn presentan Formulario y
fotografias (Kevin MNCR-Z5189-Z5191)
de un individuo adulto que fue observado
volando sobre la superficie en mar abierto,
Ocano Pacfico entire el Parque Nacional
Isla del Coco y playa Herradura (647.466'N,
86020.042' W).
Oceanodroma leucorhoa Leach's storm-
petrel
Especie Oficial- Sin Comprobante. Pasa a
especie Oficial-Con Comprobante.
01 de mayo 2009. Kevin Easley,
Jason Horn y James Zook presentan


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010








Lista official de las aves de Costa Rica Actualizacin 2010


formulario y fotografas (Kevin MNCR-
Z5192-Z5194) documentando tres
observaciones independientes de un
individuo sobrevolando la superficie del mar
abierto, ocano Pacfico entire el Parque
Nacional Isla del Coco y playa Herradura
(639.547'N, 8624.433'W).
Patagioenas leucocephala white-
crowned pigeon
Especie Oficial- Sin Comprobante. Pasa
a especie Oficial-Con Comprobante.
24 de enero 2010. Christopher Murray
observa y fotografa (MNCR-Z5195) un
individuo posado en rbol en rea de
arbustos a orillas de la costa en el Parque
Nacional Tortuguero.
Dendroica tigrina Cape May warbler
Especie Oficial- Sin Comprobante. Pasa a
especie Oficial-Con Comprobante.
Del 18 noviembre al 06 diciembre 2009.
Santos Martnez observa un individuo e
informa a Donald Jimnez quien enva
formulario y fotografas (MNCR-Z5196,
Z5197). La observacin sobre un individuo
se repiti en varias ocasiones en rea de
jardn en Las Brisas Nature Reserve, faldas
del volcn Turrialba en vertiente Caribe
(800 msmn).
Actualizacin de comprobante
para el Museo Nacional de Costa Rica
Harpia harpyja guila arpa
05 de diciembre 2009. Elena Vargas R.,
Erick Herrera y Ana Mara Monge envan
formulario y fotografas (Vargas MNCR-
Z5198-Z5201) de un individuo posado en
un rbol a orilla de la laguna de Tortuguero
al sur de la entrada a Cao Srvulo
(1025.326'N, 8327.040'W). Parque


National Tortuguero, Limn.
Anthracothorax veraguensis Veraguan
mango
05 y 07 de diciembre 2009. Isabell
Riedl enva formulario y fotografas
(MNCR-Z5202-Z5204) de dos individuos
alimentndose en flores de Erythrina sp
en rea cercana a La Gamba, Golfito,
Puntarenas. Estas fotos presentan a la
especie en diferentes posiciones con
respect a las fotos aprobadas para incluirla
en la lista actualizacin 2009 por Kevin
Easley, por lo que se aceptan como nuevos
comprobantes.

Agradecimientos
Los aportes de cada una de las personas
que han enviado reports y evidencias
desde la publicacin de la lista official del
2006, son sin duda de gran valor para
continuar uniendo esfuerzos en beneficio
de las aves. Esta alta participacin social
fomenta los esfuerzos que la Asociacin
Ornitolgica de Costa Rica promueve para
la conservacin de la avifauna. Atodas estas
personas y a las que de una u otra manera
estuvieron involucradas y que por error
omitimos nombrar, nuestro ms sincero
agradecimiento. Para esta actualizacin
queremos resaltar los valiosos aportes de
(en orden alfabtico segn nombre): Alfredo
Scott Porras, lvar Saboro Ruz, Ana
Mara Monge, Brian L. Sullivan, Christopher
Murray, Donald Jimnez, Elena Vargas R,
Erick Herrera, Ernesto (Gua local en Cao
Negro), Froylan Rojas Ramires, Gilberto
Murillo, Gustavo Mora, Isabell Riedl, James
Zook, Jason Horn, Jos David Vargas
Fernndez, Kevin Easley, Noel Urea,


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Comit Cientfico de la Asociacin Ornitolgica de Costa Rica


Rafael Ramrez Madriz, Santos Martnez y
Stephen J. Dinsmore.

Referencias
Ballance, Lisa., Robert Pitman y Paul
Fiedler. 2006. Oceanographic influences
on seabirds and cetaceans of the eastern
tropical Pacific: A review. En: Progress in
Oceanography 69:360-390.
Chesser, R. Terry, Richard C. Banks, F.
Keith Barker, Carla Cicero, Jon L. Dunn,
Andrew W. Kratter, Irby J. Lovette,
Pamela C. Rasmussen, J. V. Remsen,


James D. Rising, Douglas F. Stotz, Kevin
Winker. 2010. Fifty-first supplement
to the American Ornithologists' Union
Check-List of North American Birds. Auk
127(3):726-744.
Obando-Caldern, G., L. Sandoval, J.
Chaves-Campos, J. Villarreal-Orias, y
W. Alfaro-Cervantes. 2007. Lista Oficial
de las Aves de Costa Rica 2006. Comit
Cientfico, Asociacin Ornitolgica
de Costa Rica. Boletn Zeledonia 11,
nmero especial (Abril).


Sarkidiornis melanotus (comb duck) foto por Gustavo Flores. Nota: esta no es la foto de
evidencia remitida al Comit Cientfica.


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010








NOTAS


Primer registro de rascn caf (Amaurolimnas concolor) en
Monteverde, Puntarenas, Costa Rica

Oscar Johnson
henicorhina@yahoo.com


Al atardecer del 14 de mayo, 2010, Uriel
Fuentes me trajo un ave herida que haba
encontrado a la orilla del camino entire
Monteverde y Cerro Plano, en la Provincia
de Puntarenas, Costa Rica, a una altitude
de 1350 m.s.n.m. La identifiqu como un
rascn caf (Amaurolimnas concolor).
Segn Stiles y Skutch (2003), esta ave se
distribuye desde el sur de Mxico hasta el
oeste del Ecuador, el norte de Bolivia y el
sur de Brasil. En Costa Rica es resident
principalmente en las parties boscosas ms
hmedas de las bajuras y piedemontes
del Caribe, aunque localmente en algunos
lugares hasta 1000 m.s.n.m. (Stiles y
Skutch 2003). Desconoca en ese moment
el estado de la especie en el rea de
Monteverde pero despus de informarme


me di cuenta que este era un registro
destacado para la region.
Condicin del ave
El ave se encontraba obviamente en
malas condiciones aunque no mostraba
seales de lesiones externas como huesos
quebrados o sangrado. Exhiba movimientos
limitados, con la cabeza ladeada y los
ojos generalmente cerrados. No mostraba
tampoco indicios de reproduccin (placa
incubatriz o protuberancia de la cloaca), ni
grasa subcutnea, ni muda active.
Coloqu el ave en una caja acolchada
donde pas la noche. A la maana siguiente
(15 de mayo, 2010) su condicin haba
mejorado much. Luego de tomarle varias
fotografas (Cuadros1 y 2) la liber en la
parte baja de la Reserva de la Estacin
Biolgica Monteverde, a una altitude de
aproximadamente 1400 m.s.n.m. Este
bosque era el ms cercano al sitio donde se
encontr el ave y colindaba con la Reserva
del Bosque Nuboso de Monteverde y con
la poblacin de rascn caf conocida ms
cercana en el valle de Peas Blancas. Al ser
liberada, el ave corri hacia una pequea
zanja contigua al bosque donde se acical
durante breves minutes antes de adentrase
al bosque.


Cuadro 1


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010








Oscar Johnson


Ave inusual en Monteverde
Este parece ser el primer registro de esta
especie en la Vertiente del Pacfico Norte de
Costa Rica y el rea de Monteverde (Fogden
1993, J. Zook, pers. com. 17 May 2010). Las
dos poblaciones de rascn caf conocidas
ms cercanas se encuentran 29km al este
del Valle de Peas Blancas en la vertiente
Caribe de la Divisin Continental, y 120km
al sur cerca de Quepos. Ambas poblaciones
se encuentran a menos de 1000 m.s.n.m.
Parece razonable pensar que este era un
individuo errante que se origin en el Valle
de Peas Blancas. Por otra parte, podra
ser que exista una poblacin desconocida
en el rea de Monteverde. Esto ltimo es
improbable ya que esta especie present
una vocalizacin fuerte y distintiva (Stiles
y Skutch 2003) que habra sido detectada
puesto que la avifauna de Monteverde ha
sido muy bien estudiada, en comparacin
con otras regions de Costa Rica.


Cuadro 2


Las dos primaries exteriores p9 y p10
mostraban ms desgaste que la p8. Esto
podra interpretarse como un lmite de muda
o como desgaste. Todas las otras species
de rascones de Norte Amrica de las que se
conoce las estrategias de muda presentan
muda sincrnica de las plumas de vuelo
(Pyle 2008). Asumiendo que el rascn caf
posee la misma estrategia de muda que las
otras species, lo ms probable sera que
correspondiera a desgaste y no a un lmite
de muda. Un lmite de muda es el product
de una muda secuencial de plumas de
vuelo. Si fuera de hecho un lmite de muda
y el rascn caf present muda secuencial
de las plumas de vuelo, entonces la edad
de este individuo se ubicara en ms de dos
aos (P. Pyle pers. com. 19 mayo de 2010).
Con base en el retraso de la maduracin
del color en la parte implume en otras
species de rascones de Norte Amrica
(Pyle 2008), el color brillante del ojo y del
pico tambin indican que es un ave de
ms edad, definitivamente ms all del ao
de eclosin y posiblemente despus del
segundo ao.

Literature
Fogden, M. 1993. An Annotated Checklist
of the Birds of Monteverde and Peas
Blancas Monteverde, Costa Rica: Green
Mountain.
Pyle, P. 2008. Identification Guide to North
American Birds, Part II. Point Reyes
Station, CA: Slate Creek Press.
Stiles, F. G. y A. F. Skutch. 2003. Gua de
aves de Costa Rica, Tercera edicin.
Santo Domingo de Hereda: INBio.


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010












Aumentando la diversidad de aves en una finca de caf utilizando
epfitas

Ernesto M. Carman
Cerulean Warbler Conservation-C.R., 56-7100, Paraso, Costa Rica.
E-mail: emcarman@gmail.com
Resumen
El cultivo de caf bajo sombra beneficia muchas species de aves. Este studio demuestra
como se puede incrementarla cantidad de species y/o individuos de aves que utilizan una
plantacin de caf al propagar manualmente species nativas de epfitas en los rboles
de sombra. La propagacin de epfitas se podra utilizar como una parte de un sistema
integrado de control de plagas, y a la misma vez beneficiary a otros organismos.
Palabras claves: caf bajo sombra, Paraso, Cartago, Costa Rica, sistema integrado de
control de plagas


Introduccin
El caf ha sido descrito como un cultivo
con gran potential para ser producido de
una forma que beneficie muchas species
de aves. De estos mtodos el ms conocido
es el cultivo de caf bajo sombra donde los
cafetos son sembrados bajo rboles ms
grandes, los cuales aumentan la calidad del
product final y agregan un sustrato ms en
donde las aves pueden alimentarse, anidar,
etc. Se ha demostrado que plantaciones
de caf bajo sombra pueden albergar
hasta un 400% ms species de aves que
una plantacin conventional sin sombra
(E. Carman et. al. datos sin publicar). La
presencia de estas aves en el cafetal ayuda
a disminuir prdidas por plagas ya que se
alimentan de species como Hypothenemus
hampei (broca del caf) (Kellermann et al.
2008).


a I


Fig. 1, Ubicacin de la Finca Cristina

Mtodos
El studio se llev acabo en Finca
Cristina, Paraso, provincia de Cartago,
Costa Rica, a 1300 m.s.n.m.( Fig. 1), la
cul es una finca de caf cultivado con el


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Ernesto M. Carman


Fig.2. Tres ejemplos de rboles de Erythrina poeppigiana en Finca Cristina. De izquierda
a derecha: Tronco caracterstico del Lote de Control; Tronco del Lote con Epfitas, con
tres species recin sembrados; Tronco mostrando Aechmea mexicana completamente
desarrollada.


mtodo orgnico bajo sombra. Los rboles
de sombra consistan principalmente de
una sola especie, Erythrina poeppigiana,
Fabaceae (Fig. 2). Dos lotes de studio
(no adyacentes) de una hectrea fueron
creadas. Uno de los lotes fue denominado
el "Lote de Control", en donde los rboles
de sombra albergaban pocas epfitas.
En el segundo lote, denominado "Lote
con Epfitas", se sembraron epfitas en
los troncos de los rboles de sombra,
sembrando de dos a tres species por
tronco. Para el studio se escogieron diez
species de epfitas nativas de la zona.
Por otra parte, se realizaron censos
de aves cada tres meses en ambos lotes,
iniciando un ao antes de sembrar las
epfitas en el "Lote con Epfitas". Los
censos duraban 30 minutes, tiempo en el
cual se caminaba dentro del lote notando
cuales species de aves buscaban su
alimento dentro del lote, ya sea en el suelo,
los cafetos o los rboles de sombra. El
studio fue realizado de Marzo del 2003


hasta Marzo del 2010. Los datos finales
fueron analizados, sacando promedios de
species por ao para ver si la propagacin
de epfitas tuvo algn efecto en la avifauna
del sitio de studio.
Despus de realizar los muestreos de
aves, se prosegua a anotar datos de la
fenologa de las epfitas sembradas en los
troncos, como por ejemplo, si tenan flor,
fruto o semilla, etc. En la Fig. 3 se muestra
la lista de diez species que se propagaron
en el Lote con Epfitas.

Discusin
En los ocho aos de muestreo hubo una
tendencia a que el promedio de species
de aves observadas aumentara en el
Lote con Epfitas (Fig 4). El promedio de
species observadas en el Lote de Control
fu ms errtico. El total de species de
aves observadas tambin fu mayor en el
Lote con Epfitas (Fig. 5). Se observaron
un total de 89 species de aves en el Lote


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Aumentando la diversidad de aves en una finca de caf


FAMILIA GENERO ESPECIE

Bromeliaceae Aechmea mexicana

GCu:mania monostach7'ra

Tillandsia leiboldiana
Orchidaceae Oerstedella centradenia

Oncidium stenotis
Prosrechea ociracea

Epidendrum pif Gesneriaceae Columnea linearis

Columnea hirta

Araceae A.nthurtiunm scandens

Fig. 3: Lista de species utilizadas en el Lote con Epfitas


de Control y 97 species en el Lote con
Epfitas. Las diferencias en los promedios
de species encontradas entire los dos
lotes puede deberse a la diversidad de
recursos que agregan las epfitas.
Muchas de las species de aves
observadas utilizaban las epfitas para
alimentarse, ya sea del nctar de species
como Guzmania monostachya (Fig. 6) y
Columnea hirta, las frutas de Aechmea
mexicana y Columnea linearis (Fig. 7), o
bien de los artrpodos, anfibios o reptiles
que se encuentran en gran abundancia
en estas plants. Adems, las semillas
de species como Tillandsia leiboldiana
y Guzmania monostachya son utilizadas


ampliamente por diversas aves
construir sus nidos.


para


Desde el punto de vista agrcola, es
possible que las epfitas sirvan para atraer
ms aves al cafetal, lo cual puede ayudar a
controlar una de las plagas ms dainas en
el caf, la Broca del Caf (Hypothenemus
hampei, Coleoptera), ya que se ha
comprobado que diversas species de aves
se alimentan de esta plaga (Kellermann et
al. 2008), especialmente species de la
familiar Parulidae (Fig. 8). Desde el punto de
vista ecolgico, la propagacin de epfitas
tiene el potential de beneficiary a una gran
cantidad de organismos.
La propagacin de epfitas puede former


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Ernesto M. Carman


45


35


E25


15


5

2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009
Fig.4: Aumento en nmero de species al sembrar epfitas


parte de un sistema integrado de control
de plagas, y asimismo beneficiary a otros
organismos al aumentar la biodiversidad
dentro de las fincas de caf. An as, este
mtodo es lo opuesto de la prctica comn
en los cafetales, en la cul se remueven
todas las epfitas de los rboles de sombra
por la falsa creencia que son parsitas y


pued

Agr.

U
Crist
se 11
apoy
y crt


len daar al rbol.

adecimientos

n especial agradecimiento a Caf
ina por permitir que este studio
evara acabo en Finca Cristina, por el
o brindado durante tal y por la revision
ica constructive de esta publicacin.


Fig 5: Total de species
observadas en cada lote a lo largo
de ocho aos


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010


94





os
L~0.9. L.ME M









Aumentando la diversidad de aves en una finca de caf


IFig. 6 Guzmania monostachya presentando Fig. 7 Columeanea linearis presentando floor
flores (izq.) y semillas (der.) | (izq.) y fruto (der.) |


Bibliografa
Kellermann, J. L., M. D. Johnson, A. M. Stercho y S. C. Hackett. 2008.Ecological and
economic services provided by birds on Jamaican Blue Mountain coffee farms.
Conservation Biology 22:1177-1185.
Stiles, F.G. y A.F. Skutch. 1989. A Guide to the Birds of Costa Rica. Ithaca, Nueva York:
Cornell University press.


Fig. 8: Tres species de aves vistas alimentndose en el sitio de studio y que podran
posiblemente alimentar de la Broca del Caf. De izquierda a derecha: Dendroica
pensylvanica, Wilsonia pusilla y Selasphorus scintilla.


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010


| |


|












Descripcin de un nido en forma de taza de la especie Icterus
pectoralis en Guanacaste, Costa Rica

Andrs Jimnez Solera
Oficina Regional del rea de Conservacin Tempisque,
Ministerio de Ambiente, Energa y Telecomunicaciones.
Nicoya, Guanacaste, Costa Rica.
Correo electrnico: andresjs71@gmail.com
Resumen
Se describe un nido de Icterus pectoralis en forma de taza de 8 cm x 7.6 cm; construido
a 2. lOm de altura, oculto en las ramas de un rbol de Gliricidia sepium; en las faldas del
cerro Corral de Piedra en la cuenca baja del Ro Tempisque. Este registro es important
ya que, la descripcin de los nidos para esta especie corresponde a bolsas piriforme de
25 a 45 cm a 6-18 m de altura. Es necesario implementar medidas de proteccin para los
cerros calcreos de la peninsula de Nicoya y sus bosques, por ser sitios de los cuales se
conoce muy poco sobre la flora y fauna que los habitan.
Palabras claves: Icterus pectoralis, Gliricidia sepium, nido, Corral de Piedra.
La familiar Icterideae (orden
Passeriformes), constitute una familiar
variada de cerca de 90 species restringidas
a los continents e islas del hemisferio
occidental, una buena cantidad anida en
colonies, en nidos tejidos largos, colgante,
comparable con los tejedores africanos de
la familiar Ploceidae. Otros construyen tazas
reforzadas con frecuencia con una capa
de barro o estircol de vaca u ocultan sus
nidos abiertos o techados entire el zacate
de las praderas (Stiles y Skutch 2003).
Entre los que habitan en el Neotrpico,
hay trece species de oropndolas, nueve
de caciques y veinticuatro de bolseros. Las
oropndolas y los caciques son coloniales
y hacen largos nidos colgantes en forma
de canastas. Los bolseros nidifican como Figura 1: Vista inferior del nido con
parejas territoriales y no son coloniales; presencia de un adulto de I. pectoralis.
varias species de bolseros migran para Corral de Piedra, Nicoya, Guanacaste


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Descripcin de un nido en forma de taza de la especie Icterus pectoralis


Figura 2: Adulto de I. pectoralis ubicado en Figura 3: Nido en forma de taza de la
el nido en forma de taza, se aprecia parte species I. pectoralis. Corral de Piedra,
de la cabeza y pico (Derecha) y cola del Nicoya, Guanacaste. 2009. La fotografa
individuo (izquierda), as como la forma fue tomada despus de que el nido fue
del nido y las ataduras que lo aseguran desocupado.
a la ramita. Corral de Piedra, Nicoya,
Guanacaste


nidificar en Norteamrica, pero la mayora
permanece en el Neotrpico (Kritcher
2008).
Los nidos de la mayora de las species
del gnero Icterus son tazas o bolsas
tejidas con fibras de plants, colgados en
una rama u hoja; largos y conspicuous en /.
gularis, 1. pectoralis e I. pustulatus (Howen
yWebb 1995).
En Costa Rica, este genero est
representado por siete species de las
cuales dos son migratorias (1. galbula e I.
spurius); las restantes cinco anidan en el
pas; cuatro de ellas se caracterizan por
construir sus nidos en forma de bolsas
piriformes (1. pectorales, 1. prosthemelas, 1.
pustulatus, I. bullockii) y una en forma de


taza (1. mesomelas) (Stiles y Skutch 2003).
La descripcin del nido para 1. pectoralis,
se refiere a una bolsa piriforme de 25 a 45
cm. de longitud, con una entrada en la parte
superior, tejida de fibras y races delgadas
de epfitas, con el fondo bien acolchado con
fibras finas; la suspended en una horqueta
terminal de una rama a 6-18 m de altura
(Stiles y Skutch 2003, Howen y Webb
1995, McCrary y Gates 2007). Segn Stiles
y Skutch (2003), an no se ha examinado el
contenido de estos nidos en el pas.
En Costa Rica, 1. pectoralis es un
resident poco comn y local en el norte
de las bajuras y pie de montes del Pacfico,
especialmente en los alrededores del Golfo
de Nicoya al norte de Puntarenas, la cuenca


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Andrs Jimnez Solera


del ro Tempisque y localmente a lo largo de
otros ros subiendo hasta los 500 m en las
cercanas de la cordillera de Guanacaste
(Stiles y Skutch 2003).

Registro y descripcin del nido
El registro fue realizado el da 20
de julio de 2009 en la comunidad de
Corral de Piedra de Nicoya, Guanacaste
(1014'19,33" N y 8519'51,23" O) en las
faldas del cerro calcreo del mismo nombre,
a una altura de 11 msnm. La descripcin del
nido corresponde a una taza de 8 cm. de
profundidad y 7.6 cm. de dimetro (Fig. 3),
ubicada en la parte terminal de una ramita
de madero negro (Gliricidia sepium) a 2.10
m de altura, bien oculta entire las hojas;
asegurada mediante seis extensions
del nido atadas independientemente a
la ramita y al raquis de varias hojas (Fig.
1 y 2). Construida con fibras vegetables y
pelos de ganado (posiblemente de crin de


Figura 4: Vista superior del nido con dos
pichones de I. pectoralis., el tejido del
nido es tan fino que se puede apreciar el
paso de la luz. Corral de Piedra, Nicoya,
Guanacaste













caballo o cola de vaca), el tejido es muy fino
permitiendo ver el contenido del nido desde
el suelo y viceversa (Fig. 3 y 4). El nido est
ubicado a 7 m de un camino pblico rural,
a 2.40 m de los lmites de un corral para
ganado bovino y a 3 m de la cerca de una
casa de habitacin.
El da del registro, el nido se encontraba
ocupado por dos pichones de la especie
en mencin de posiblemente cinco das
de eclosionados, cubiertos ligeramente
de plumn (Fig. 4), de los cuales solo uno
sobrevivi y abandon el nido 11 das
despus del registro el 31 de julio de 2009
(Fig. 5).

Conclusiones
La descripcin de los nidos para
1. pectoralis corresponde a una bolsa
profunda bien sellada, por lo que este
registro constitute un aporte important en
el studio de la ecologa de la especie, ya


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Descripcin de un nido en forma de taza de la especie Icterus pectoralis


Figura 5: Pichn de I. pectoralis
recin abandonado el nido. Corral de
Piedra, Nicoya, Guanacaste


i.flarlrl3 S5"1p '
CrJ s y


REFERENCIAS


que no se encontr un registro similar en la
literature.
Aunque no se logr describir los huevos
de este nido, se podra esperar que la
postura de esta especie, al menos para la
zona, sea de dos huevos.
Debido a que los nidos de esta especie
son muy conspicuous, pueden presentar
depredacin e inclusive parasitismo por
parte de otras aves; la construccin de
nidos en forma de taza y escondidos entire
la vegetacin, podra ser una respuesta
ante este tipo de amenazas.
La prdida de habitat y la destruccin de
las reas boscosas de la cuenca baja del ro
Tempisque, sumado a la falta de proteccin
adecuada para los cerros calcreos y sus
bosques, pone en riesgo la flora y fauna
del sitio de la cual se sabe muy poco, por
lo que se recomienda asegurar estos sitios
mediante alguna categora de manejo.


Kritcher, J. 2008. Un compaero neotrpical,
Una introduccin a los animals, plants
y ecosistemas del trpico del nuevo
mundo. Ilustrada por W. Davis. Editores
de la version en espaol Jaramillo A; L.
Segura, 2da edicin. Colorado Springs,
CO: American Birding Association..
McCrary, J y E. Gates. 2007. Evidence
of brood parasitism of giant cowbird
(Molothrus oryziborus) on spot-
breasted (Icterus pectoralis) and
streak-backed (1. pustulatus) orioles.
Short communications. Ornitologa
Neotropical 18: 111-115.
Howen, S. y S. Webb. 1995. A Guide to The
Birds of Mexico and Northern Central
America. Londres y Nueva York: Oxford
University Press.
Stiles, F. y A. Skutch. 2003. Gua de aves
de Costa Rica, 3 ed. Santo Domingo
de Heredia: Instituto Nacional de
Biodiversidad.


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010












Observaciones de dos press nuevas de vertebrados para el
momoto comn (Momotus momota)

John Leighton Reid1 y Ariadna Snchez-Gutirrez2
1Departamento de Estudios Ambientales
1156 High Street
Universidad de California
Santa Cruz, CA 95064, U.S.A.
(jlreid@slugmail.ucsc.edu)
2Organizacion para Estudios Tropicales
Apartado 73-8257
San Vito de Coto Brus, Costa Rica
(ariadna.sanchez@ots.ac.cr)
Resumen
Se describe la depredacin de un pichn de espiguero variable (Sporophila americana) y
una rata (Handleyomys alfaroi) por el momoto comn (Momotus momota) en la Estacin
Biolgica Las Cruces. La rata puede representar la presa ms grande conocida para el
gnero Momotus. Tambin confirmamos la hiptesis de Alexander Skutch (1983) que el
momoto comn es un depredador de nidos.
Palabras claves: comportamiento de forrajeo, depredacin, hbitos alimentarios,
Handleyomys alfaroi, Momotus momota, Sporophila americana

Abstract:
Two new vertebrate prey in the diet of the blue-crowned motmot (Momotus momota)
We report two predation events by blue-crowned motmots (Momotus momota) on small
vertebrates a nestling variable seedeater (Sporophila americana) and an Alfaro's rice rat
(Handleyomys alfaroi) in southern Costa Rica. Alfaro's rice rat may represent the largest
prey item recorded for the genus Momotus. We also confirm Alexander Skutch's (1983)
hypothesis that the blue-crowned motmot is nest predator.
Key words: feeding habits, foraging behavior, Handleyomys alfaroi, Momotus momota,
predation, Sporophila americana

Introduccin en artrpodos grandes, frutas de pequeo
a median tamao, y a veces mamferos
El momoto comn o bobo (Momotus culebras y pjaros
momota) es un omnvoro que se distribuye uc reuela Skutch
en la zona Neotropical y cuya dieta consiste Skutch 1989, Remn et
1983, Stiles y Skutch 1989, Remsen et


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Observaciones de dos press nuevas de vertebrados para el momoto comn


Figura 1. Depredacin de un pichn del
espiguero variable (Sporophila americana)
por el momoto comn (Momotus momota)
en Julio 2009 en la Estacin Biolgica Las
Cruces en el sur de Costa Rica.


al. 1993, Master 1999). La lista de press
vertebradas reportadas para esta especie
ha crecido en los ltimos aos y ahora
incluye musaraas (Sandoval et al. 2008),
murcilagos (Chacn-Madrigal y Barrantes
2004) y colibres (Garca-C. y Zahawi
2006). Aqu se describe dos observaciones
nuevas sobre la alimentacin del momoto


comn: la depredacin de un pichn de
espiguero variable (Sporophila americana)
y de una rata (Handleyomys alfarol) en el
sur de Costa Rica.

Mtodos
Estas observaciones se realizaron en
abril 2007 (Snchez-Gutirrez) y julio 2009
(Reid) en la Estacin Biolgica Las Cruces
(8 47' N, 82 57' W; 1100 m elev, precip
= 4000 mm por ao) cerca de San Vito de
Coto Brus, Puntarenas, Costa Rica. La
estacin contiene un fragmento de 200 ha
de bosque maduro y el Jardn Botnico
Wilson, que tiene una extensa coleccin
de plants tropicales. Las terrazas en
el jardn han creado laderas desnudas
en las que dos parejas de momotos han
anidado en los ltimos aos. Grabamos
los comportamientos de depredacin con
cmaras digitales. La nomenclatura de las
aves sigue Obando-Caldern etal. (2009) y
Stiles y Skutch (1986; nombres comunes).

Observaciones de comportamiento
de alimentacin
Handleyomys alfaroi. El 14 abril 2007
a las 09:00, Snchez-Gutirrez observ
un momoto volando desde el borde de un
bosque secundario a un rea de csped
cerca del comedor con una rata en el pico.
La rata fue identificada como Handleyomys
alfaroi (R. M. Timm, com. pers., 19 Julio
2009). Snchez-Gutirrez no observ la
capture de la rata, pero no mostr signos
de vida y no presentaba ningn signo
de rigidez cadavrica. Tampoco se ha
evidenciado en la literature de momotos
comiendo animals muertos, por lo que


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010








John Leighton Reid y Ariadna Snchez-Gutirrez


consideramos que es probable que el
momoto haya cazado a la rata, aunque no
se tuvo la observacin precisa.
Se observ al momoto golpear
a la rata contra el suelo en varias
ocasiones por un lapso de cinco minutes,
posteriormente lo agarr la rata por las
extremidades posteriores, la cola y el
cuello durante este tiempo (http://www.
youtube.com/watch?v=IJG1ZVibtSI).
Este comportamiento fue similar a
observaciones anteriores de depredacin
a vertebrados por momotos (Garca-C. y
Zahawi 2006, Sandoval et al. 2008). A las
09:05, el momoto levant la rata y vol
fuera de la vista. Snchez-Gutirrez no
observ el momoto comiendo a la rata, pero
es conocido que a veces el momoto comn
ablanda su presa y vuela cierta distancia
antes de comerla (Skutch 1964, Chacn-
Madrigal y Barrantes 2004).
La depredacin de una rata por el
momoto comn es indicative porque puede
representar un lmite superior de press
conocidas para el gnero Momotus. Previo
a nuestro descubrimiento, la presa ms
grande conocida fue un ratn (Akodon
affinis) consumido en el norte de Colombia
por un momoto comn (Delgado-V. y Brooks
2003). Akodon affinis puede pesar 60 g
(Silva and Downing 1995), o 37% del peso
medio de un adulto de momoto comn en
el grupo grande Andino aequatorialis (Stiles
2009). Un adulto Handleyomys alfaroi
puede pesar 64 g 44% del peso medio
de un adulto de momoto comn en el grupo
ms pequeo lessonii de Centroamerica.
Los animals no fueron pesados, entonces
es impossible saber el peso real de las press


individuals. No encontramos ninguna otra
informacin anterior sobre depredacin de
Handleyomys alfaroi por ningn otro animal.
Sporophila americana. El 18 julio 2009 a
las 07:54, Reid observ un momoto volando
a un parche de tierra desnuda con un
pichn del espiguero variable (Sporophila
americana) y su nido en el pico (Figura 1).
La hembra espiguero sigui al momoto al
suelo y llam fuertemente a un metro de
distancia del momoto por various segundos
antes de moverse a una percha a 4.4 m
del momoto (<1 m del suelo). El pichn
pareca muerto cuando Reid empez esta
observacin, pero la respuesta fuerte de
los dos presuntos padres sugiere que
el pichn se mantena vivo cuando el
momoto lo traslad desde el rbol donde se
encontraba.
El momoto abland el pichn de 07:54
- 08:00 golpendolo contra el suelo y
posteriormente arroj el pichn al suelo
por lo menos tres veces. El momoto us
solamente el pico para manipular la presa
durante toda la observacin. Los dos
espigueros (macho y hembra) estaban en
un rbol (Ocotea sp.; Lauraceae ) a 4.4 m
del momoto y emitieron llamadas de tono
alto durante este tiempo. El momoto se
trag al pichn por la cabeza en su primer
intent a las 08:00. El momoto se qued en
el suelo por dos minutes luego vol a una
percha cercana (Zamia fairchildiana L. D.,
Gmez; Zamiaceae) donde permaneci por
cuatro minutes ms. Los dos espigueros
dejaron de llamar y salieron de las perchas
cuando sali el momoto.
Skutch (1983, 202-203) argument
que el momoto comn es un depredador


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









Observaciones de dos press nuevas de vertebrados para el momoto comn


potential del espiguero variable cuando
observ un intent fallido de un momoto al
capturar dos pichones que volaron del nido
y escaparon. Nuestra observacin confirm
esta hiptesis. Otros investigadores en
la Estacin Biolgica Las Cruces han
observado recientemente un momoto
comiendo un colibr brillante coroniverde
(Heliodoxa jacula; Garca-C. y Zahawi
2006) y atacando un ermitao golirrayado
(Phaethornis striigularis) en una red (P. Hart,
com. pers., 20 julio 2009). No encontramos
otros registros publicados de depredacin
de adults o pichones de espiguero
variable, pero otros depredadores de nidos
han sido revisados por Sieving (1992).

Agradecimientos
Gracias a R. M. Timm y F. Oviedo
por identificacin de la rata y plants
respectivamente. Recibimos ayuda de D.
Visco, J. A. Torres-Ortega, M. Garcia-C., R.
A. Zahawi, P. Hart, C. Braun, el laboratorio
Holl de UC-Santa Cruz y un revisor annimo.
La Organizacin para Estudios Tropicales a
travs de La Estacin Biolgica Las Cruces
y Bat Conservation International prestaron
apoyo financiero.

Literature Citada
Chacn-Madrigal, E., y G. Barrantes.
2004. Blue-crowned motmot (Momotus
momota) predation on a long-tongued
bat (Glossophaginae). Wilson Bulletin
116:108-110.
Delgado-V., C. A., y D. M. Brooks.
2003. Unusual vertebrate prey taken
by Neotropical birds. Ornitologa
Colombiana 1:63-65.


Garca-C., J. M., y R. A. Zahawi. 2006.
Predation by a Blue-crowned Motmot
(Momotus momota) on a hummingbird.
Wilson Journal of Ornithology 118:261-
263.
Master, T. L. 1999. Predation by Rufous
Motmot on black-and-green poison dart
frog. Wilson Bulletin 111:439-440.
Obando-Caldern, G., J. Chaves-Campos,
R. Garrigues, M. Montoya, O. Ramirez,
Sandoval, L., y J. R. Zook. 2009. Lista
official de las aves de Costa Rica. Boletn
Zeledonia 13.
Orejuela, J. E. 1980. Niche relationships
between Turquoise-browed and Blue-
crowned Motmots in the Yucatan
Peninsula, Mexico. Wilson Bulletin
92:229-244.
Remsen, J. V., M. A. Hyde, y A. Chapman.
1993. The diets of Neotropical trogons,
motmots, barbets and toucans. Condor
95:178-192.
Sandoval, L., E. Biamonte, y A. Solano-
Ugalde. 2008. Previously unknown food
items in the diet of six neotropical bird
species. Wilson Journal of Ornithology
120:214-216.
Sieving, K. E. 1992. Nest predation and
differential insular extinction among
selected forest birds of central Panama.
Ecology 73:2310-2328.
Silva, M., y J. A. Downing. 1995. CRC
handbook of mammalian body masses.
CRC Press, Boca Raton, Florida.
Skutch, A. F. 1964. Life history of the Blue-
diademed Motmot Momotus momota.
Ibis 106:321-332.


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010








John Leighton Reid y Ariadna Snchez-Gutirrez

Skutch, A. F. 1983. Birds of tropical America. University of Texas Press, Austin, Texas.
Stiles, F. G. 2009. A review of the genus Momotus (Coraciiformes: Momotidae) in northern
South America and adjacent areas. Ornithola Colombiana 8:29 -75.
Stiles, F. G., yA. F. Skutch. 1989. A guide to the birds of Costa Rica. Ithaca, Nueva York:
Cornell University Press.


Momotus momota, foto por Randall Ortega


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010







COMUNICACIONES


Observacin de comportamiento de alimentacin del gucharo
Steatornis caripensis (Caprimulgiformes: Steatornithidae) en
Monteverde, Puntarenas, Costa Rica

David Rodrguez Arias
chiroxiphia@hotmail.com
Gua naturalista


El pasado 24 de agosto del 2010 tuve
la dicha de encontrarme al gucharo
Steatornis caripensis, una especie de la cual


se sabe muy poco en Costa Rica, debido a
que es una especie distribuida ms al sur
de nuestro continent (Panam, Colombia,


Figura 1. (Fotografa de observacin de Steatornis caripensis)


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010








David Rodrguez Arias


Venezuela, Trinidad, Guayana, Norte de
Brasil, Sur de Ecuador, Per y Bolivia); as
mismo hay algunos reports para Costa
Rica (com. pers. Oscar Ramrez).
El lugar donde observ este precioso
espcimen fue en el Hotel Fonda Vela,
ubicado 800mdel centrodeMonteverde,1 km
antes de la Reserva Nubosa de Monteverde.
Al llegar al sitio de observacin se
encontraban dos individuos perchados
a una altura aproximada de 15m del
nivel de la hojarasca, as como tambin
aproximadamente otras cuatro en vuelo.
(Figura 1)
De las cosasque ms me llam laatencin
fue el ver tanta gente alrededor de ella (ya
que se encontraban aproximadamente
12 personas) pero el ave no se asust. El
saber que no se asustaba en lo ms mnimo
me ayud a confirmar lo amigable que es
esta especie, caso contrario de lo que son
los caprimlgidos (Caprimulgidae), familiar
de aves muy parecidas que algunas veces
se confunde con el gucharo. Sin embargo
el gucharo se encuentra en una familiar
completamente separada (Steatornithidae),
con esto se pueden empezar a encontrar
algunas diferencias.
Manteniendo mi mirada en el
individuo que se encontraba un poco
mejor de observer, comenc a notar el
comportamiento de esta especie. Not
que se encontraba alimentndose y que
los otros individuos que se observaban
volando posiblemente estuvieran buscando
su alimento, el cual era aguacatillo (Ocotea
monteverdensis). Me llam much la
atencin ver el ritual que hace esta especie:


antes de regurgitar la semilla del fruto que
se encontraba comiendo, hacia una especie
de danza como para decir que ya haba
terminado de saborear la deliciosa fruta.
Otra cosa que observ fue que regurgit
alrededor de seis semillas de Laurcea
endmica de Monteverde, sin moverse de
su percha, lo que me hizo pensar en que
posee un buche donde poder guardar su
alimento, que es bastante grande s lo
comparamos con la pequea cabeza que
posee.
Espero que est informacin es
llamativa, tanto como lo fue para mi
persona, y as ayude con el entendimiento
e importancia ecolgica que presentan las
species como dispersoras de semillas del
bosque nuboso de nuestro pas.

Agradecimientos
A Oscar Ramrez, miembro del Comit
Cientfico de la Asociacin Ornitolgica de
Costa Rica por incentivar la publicacin de
esta observacin.


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010











Investigaciones de la avifauna costarricense

Tania Chavarra-Pizarro, Gustavo Gutirrez-Espeleta, Eric J. Fuchs, y Gilbert Barrantes.
Genetic and Morphological Variation of the Sooty-capped Bush Tanager (Chlorospingus
pileatus), a Highland Endemic Species from Costa Rica and Western Panama. The
Wilson Joumal of Ornithology 122/2 (June 2010).
Jankowski, Jill E., Scott K. Robinson, Douglas J. Levey. Squeezed at the top: Interspecific
aggression may constrain elevational ranges in tropical birds [Costa Rica]. Ecology 91
(2010): 1877-1884. Pdf: http://www.esajournals.org/doi/pdf/10.1890/09-2063.1
Bruce E. Young, Kevin Easley, Richard Garrigues, Bruce Mactavish, Paul Murgatroyd
y James R. Zook Swallow-tailed Gull Creagrus furcatus in Costa Rica. Cotinga 32
(Autumn 2010):101-103. Pdf: http://www.neotropicalbirdclub.org
Andrs Camacho, Esteban Biamonte, Luis Sandoval y Csar Snchez. Sharpbill Oxyruncus
cristatus frater nesting ecology in Costa Rica. Cotinga 32 (Autumn 2010:118-120). Pdf:
http://www.neotropicalbirdclub.org
Mara Alejandra Maglianesi. 2010. Avifauna asociada a bosque nativo y plantacin extica
de conferas en la Reserva Forestal Grecia, Costa Rica. Ornitologa Neotropical 21:
339-350. E-mail: mmaglianesi@uned.ac.cr


Steatornis caripensis, foto por Kent Nickell


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010








Contenido (continuacin de la portada)


NOTAS

Primer registro de rascn caf (Amaurolimnas concolor) en Monteverde,
Puntarenas, Costa Rica
OscarJohnson 57
Aumentando la diversidad de aves en una finca de caf utilizando epfitas
Ernesto M. Carman 59
Descripcin de un nido en forma de taza de la especie Icterus pectoralis en
Guanacaste, Costa Rica
Andrs Jimnez Solera 64
Observaciones de dos press nuevas de vertebrados para el momoto
comn (Momotus momota)
John Leighton Reid y Ariadna Snchez-Gutirrez 68
COMUNICACIONES

Observacin de comportamiento de alimentacin del gucharo Steatornis
caripensis (Caprimulgiformes: Steatornithidae) en Monteverde,
Puntarenas, Costa Rica
David Rodrguez Arias 73
Investigaciones de la avifauna costarricense 75












El contenido de los artculos es la responsabilidad de cada author
y no necesariamente represent la posicin de la AOCR.


Zeledonia 14: 2 Noviembre 2010









La AOCR es una organizacin abierta a todo pblico. El perfil del
asociado/a es muy simple: ser amante de la naturaleza y tener deseos de
aprender sobre las aves.
Cuota annual (enero-diciembre):
Socio regular c 10.000
Socio estudiante c 5000
Puede cancelar personalmente en una charla de la AOCR o puede depositar la cuota en
la cuenta de la Asociacin en el Banco Nacional de Costa Rica, segn la informacin en
el cuadro. Despus, enve por fax al nmero 2278-1564 el comprobante del depsito,
adems de los datos personales: nombre, apellidos, direccin electrnica y postal, telfono
y nmero de cdula.


Tipo de cuenta
Corriente


Moneda
Colones


Oficina
061


Cuenta
000492


Dgito
5


Junta Directiva
Dr. Alexander F. Skutch, Presidente
honorario, In memorial
Roy H. May, Presidente
Michel Montoya, Vicepresidente
Paula Caldern, Secretaria
Walter Coto C., Tesorero
Juan Pablo Elizondo, Primer Vocal
Heriberto Cedeo C., Segundo Vocal
Victor Baudrit, Tercer Vocal
Diego Baudrit C., Fiscal







El Boletn Zeledonia se public
semestralmente: junio y noviembre. Se
distribuye a la membresa de la AOCR y
por solicitud a bibliotecas y organizaciones
afines.


Asociacin Ornitolgica de Costa Rica
APDO 2289-1002, San Jos, Costa Rica
http://BirdsofCostaRica.org
http://www.avesdecostarica.org

La Asociacin Ornitolgica de Costa
Rica (AOCR) fue fundada en 1993 para
investigar, divulgar y promover diversas
actividades que difundan el conocimiento de
la avifauna costarricense, y contribuyen a la
conservacin de las poblaciones silvestres
y sus respectivos habitats.
La AOCR ofrece una charla a las 6:30
p.m. de cada segundo martes en el Museo
Nacional y una gira el domingo siguiente.



Los artculos de Zeledonia estn
indexados por OWL (Ornithological
Worldwide Literature) birdlit.org. Zeledonia
se ha incorporado en la Biblioteca Digital
del Caribe de la Universidad de Florida:
www.dloc.com.


Impreso en San Jos, Costa Rica









































u 0
00



00

uo


<1<
U)




.2 co
E; 0
0,0

(o CL




Full Text

PAGE 1

ZELEDONIA ISSN: 1659-0732Boletín de la Asociación Ornitológica de Costa RicaVolumen 14, número 2 noviembre 2010 ARTÍCULOSEvaluación de las aves silvestres mantenidas en cautiverio en comunidades cercanas al Volcán Póas, Costa Rica J. Edgardo Arévalo 1 Censo poblacional durante el periodo reproductivo de la subpoblación de Ara ambiguus en el sureste de Nicaragua y norte de Costa Rica 2009 Guisselle Monge, Olivier Chassot, Oscar Ramírez, Indalecio Alemán y Alfredo Figueroa 12 Evaluación y diagnostico preliminar de la salud de polluelos de guara roja (Ara macao) en las sabanas de pino de Rus Rus, Mosquitia Hondureña Héctor Orlando Portillo Reyes, Hermes Vega, Lorakim Joyner, María Eugenia Mondragon 25 Un caso extremo de ectoparasitismo de moscardón del género Philornis en tangara hormiguera carinegra Habia atrimaxillaris, endémica del Golfo Dulce, Costa Rica Isabell G. Riedl, Julian Fricke, Moritz Katz, Christian H. Schulze 39 Lista o Þ cial de las aves de Costa Rica, actualización 2010 Comité Cientí Þ co Asociación Ornitológica de Costa Rica 47Continuado en la página ___

PAGE 2

PresentaciónEl bienestar de las aves es uno de los temas que resume el contenido de este número. Se tratan de artículos y notas sobre aves en cautiverio, la situación actual de la lapa verde, el parasitismo en aves y el mejoramiento de cafetales como hábitat adecuado para la avifauna. También hay artículos sobre el comportamiento del momoto y el nido del bolsero pechimanchado. De interés son los reportes de observaciones de aves inusuales como el rascón café y el guácharo, ambos vistos en Monteverde. Presentamos también la actualización de la Lista O Þ cial de Aves de Costa Rica. Esta actualización incluye cinco nuevas especies para el país, más nuevas veri Þ caciones y evidencias fotográ Þ cas para algunas especies en la lista, además de registrar los cambios taxonómicos y de nomenclatura. No hay ninguna duda: este número es un aporte al conocimiento de nuestras aves. Roy H. MayDibujo de la Zeledonia coronata por Willy AlfaroZELEDONIA Boletín de la Asociación Ornitológica de Costa Rica Comité editorial: Roy H. May, Editor; María Emilia Chaves, Revisión editorial; Johel Chaves Campos, Revisión cientí Þ ca; Janet Woodward, Diagramación. Consejo Editorial Ghisselle Alvarado, Museo Nacional de Costa Rica; George R. Angehr, Instituto Smithsonian de Investigación Tropical, Sociedad Audubon de Panamá; Gilbert Barrantes, Universidad de Costa Rica; José Manuel Zolotoff, Compañeros de Vuelo-América Central/ Nicaragua; Wayne Arendt, Servicio Forestal de los EE UU y del Instituto Internacional de Dasonomía Tropical; Carmen Hildago, Universidad Nacional (UNA) El Boletín Zeledonia es una publicación de la Asociación Ornitológica de Costa Rica. Su propósito es la divulgación de información e investigación cientí Þ ca sobre la avifauna costarricense y centroamericana y su conservación. Se publican artículos de interés cientí Þ co, información acerca de observaciones, la conservación de aves y otros relevantes sobre la avifauna regional. Todos los artículos se revisan en cuanto a su contenido cientí Þ co y su redacción literaria. Las instrucciones para autores se encuentra en: avesdecostarica.org/revista/ autores.html Envíe artículos a: royhmay@ gmail.com. Calidris alba, dibujo por COPE.

PAGE 3

Evaluación de las aves silvestres mantenidas en cautiverio en comunidades cercanas al Volcán Póas, Costa RicaJ. Edgardo ArévaloThe School for Field Studies Apartado postal 150-4013 Atenas, Alajuela, Costa Rica Email: earevalo@ Þ eldstudies.orgResumenMuchas especies silvestres exóticas y nativas son mantenidas como mascotas por diferentes culturas alrededor del mundo. En Costa Rica, existe una alta prevalencia de especies silvestres mantenidas en los hogares, especialmente aves, a pesar de que el mantenimiento de las especies nativas silvestres es ilegal. La mayoría de las especies de aves que frecuentemente se mantienen en los hogares son extraídas de sus hábitats naturales tanto a nivel local como a nivel de otras regiones del país. La frecuencia de las especies de aves que son mantenidas en los hogares se determinó mediante encuestas en ocho comunidades alrededor del Parque Nacional Volcán Poás. Además, el precio estimado de las aves en el mercado ilegal fue determinado para algunas de las especies de aves más populares. Diecisiete “clases” de aves identi Þ cadas por sus nombres comunes fueron reportadas como mantenidas en los hogares. Este número podría potencialmente corresponder a 32 especies de aves distribuidas en ocho familias. Sin embargo, más del 67% de las aves reportadas se ubicó en la familia Psittacidae. Los valores de mercado para las diferentes especies de aves mas preciadas fueron muy variables. Aunque esta información es de gran relevancia para evaluar el estado de las especie en cautiverio, el número absoluto de especies e individuos sigue siendo incierto.. Palabras Clave s: Aves en cautiverio, aves canoras, Costa Rica, Myadestes melanops, Parque Nacional Volcán Poás, PsittacidaeAbstractMany exotic and native wild species are kept as pets by different cultures around the world. In Costa Rica, there is a high prevalence of wildlife kept in homes, especially birds, despite the fact that keeping wild native species is illegal. The majority of bird species that are frequently kept in households are extracted from natural habitats both locally and from various regions in the country. The frequency of bird species maintained in households was determined using questioners in eight communities surrounding Poás Volcano National Park. In addition, the estimated illegal market price was determined for some of ARTÍCULOS

PAGE 4

Zeledonia 14: 2 Noviembre 20102 cautiverio aún cuando su ilegalidad es ampliamente conocida (Drews 2001). El proceso de extracción y el mantenimiento mismo de las aves en los hogares puede comprometer seriamente la salud de éstas y reducir su esperanza de vida (Abarca 2005). La extracción de aves de sus hábitats naturales podría también afectar indirectamente algunas especies de plantas de las cuales las aves son sus dispersoras de semillas. En la localidad de Monteverde por ejemplo, se encontró que los frutos de 171 especies de plantas eran consumidos por aves (Wheelwright et al . 1984). Además, algunas de las especies frugívoras que son frecuentemente mantenidas en cautiverio realizan migraciones altitudinales a través de varios hábitats, manteniendo así una dinámica ecológica de gran importancia para los ecosistemas (Louiselle y Blake 1991, Murray et al. 2000). Un buen ejemplo de esto es el del jilguero ( Myadestes melanops ) el cual se alimenta principalmente de frutos y realiza movimientos altitudinales (Stiles y Skutch 1989). A pesar de la información sobre animales silvestre en cautiverio en los hogares de Costa Rica generada por un estudio a nivel nacional (Drews 2001), se desconoce la in ß uencia que pueden tener las áreas protegidas sobre la frecuencia de aves mantenidas en cautiverio en las comunidades circunvecinas. El objetivo de esta investigación fue determinar la frecuencia en el mantenimiento de especies de aves nativas en ocho comunidades cercanas al Parque J. Edgardo Arévalothe most popular bird species. Seventeen kinds of commonly named birds were reported to be maintained in households. This number could potentially correspond to 32 bird species distributed in eight families. However, over 67% of the reported birds were in the Psittacidae family. Market values for different priced bird species were highly variable. Although this information is of relevance to assess the status of the species kept in captivity, the absolute species and individual numbers remain uncertain. Key words: Birds in captivity, songbirds, Costa Rica, Myadestes melanops, Parque Nacional Volcán Poás, PsittacidaeIntroducciónEl mantenimiento de animales silvestres en los hogares es una costumbre que está profundamente arraigada en muchas culturas del mundo, pues se considera que estos proporcionan sentimientos positivos para sus propietarios (Miura et al . 2002). Las aves en particular son muy gustadas como animales de compañía así como por sus melodiosos cantos y plumajes coloridos. Esta preferencia conlleva a la obtención de aves silvestre a través de medios ilegales y con claro desconocimiento de los estatus naturales de las especies. Así, para muchas sociedades la extracción de aves directamente de sus hábitats naturales es la forma más común de obtenerlas, lo que conduce a serios riesgos para la viabilidad de las poblaciones silvestres (Wright et al . 2001, Abarca 2005). En Costa Rica, al menos 18.7% de las casas mantienen aves silvestres en

PAGE 5

Zeledonia 14: 2 Noviembre 20103 Nacional Volcán Poás. Especial énfasis fue dado a la evaluación del mantenimiento en cautiverio de las siguientes especies de aves canoras: Tiaris olivacea (gallito), Myadestes melanops (jilguero), Spinus xanthogastra y S. psaltria (mozotillo) y Chlorophonia callophrys (rualdo), por las cuales el personal del Parque Nacional Volcán Poás manifestaron especial preocupación (J. Dobles, com. per.).Materiales y métodosOcho comunidades ubicadas dentro de un radio de unos 15 km con respecto al cráter del volcán fueron seleccionadas para el presente estudio. Las comunidades de Fraijanes, Poasito y Vara Blanca se ubican en la vertiente pací Þ ca del parque (en adelante referidas como comunidades del Pací Þ co) y las comunidades de San Miguel, Colonia, Cinchona, Cariblanco y Bajos del Toro en la vertiente del caribe (en adelante referidas como comunidades del Caribe). Se utilizó el método de encuestas para obtener la información sobre los animales mantenidos en cautiverio en los hogares. En las comunidades del Pací Þ co las encuestas se realizaron entre el 23 y el 27 de octubre del 2006, mientras que las del Caribe fueron administradas entre el 13 y 16 de marzo del 2007. Debido a que gran parte de los hombres realizan labores de Þ nca en horas de la mañana, todas las encuestas se llevaron acabo durantes las tardes con el Þ n de obtener una muestra de género más representativa. Un total de 387 encuestas fueron administradas en las comunidades antes mencionadas, obteniendo respuestas de 57.11% mujeres y 42.89% de hombres. Las edades oscilaron mayoritariamente entre los 30 y 60 años de edad y la escolaridad elemental primaria estuvo por arriba del 50%. Dado que las encuestas contenían preguntas sensibles sobre la posesión y trá Þ co ilegal de aves silvestres, fueron anónimas y cada persona fue debidamente informada sobre la con Þ dencialidad de sus respuestas. La encuesta fue estructurada en tres secciones. La primera sección contenía aspectos demográ Þ cos sobre edad, género, escolaridad, ocupación, número de miembros en la familia y años de residir en la comunidad (encuestas realizadas por personas con menos de un año de residir en la comunidad fueron descartadas). La segunda sección estaba constituida por preguntas generales sobre el mantenimiento de animales domésticos y silvestres en los hogares. Finalmente, la tercera sección buscaba información especí Þ ca sobre las siguientes especies focales de aves: Tiaris olivacea (gallito), Myadestes melanops (jilguero), Chlorophonia callophrys (rualdo) y dos especies en el género Spinus (S. xanthogastra y S. psaltria , de aquí en adelante referidas co mo Spinus sp. o mozotillo). Esta sección incluyó categorías de la frecuencia en la cual las aves eran mantenidas en los hogares. El rango de las categorías de frecuencia varió de 1 a 6; siendo la 1 de muy raro , 2 raro , 3 poco común , 4 común , 5 muy común y la 6 extremadamente común . Con el Þ n de obtener un mayor grado de certeza de que las especies de aves llamadas por sus nombres comunes eran efectivamente las Evaluación de las aves silvestres mantenidas en cautiverio

PAGE 6

Zeledonia 14: 2 Noviembre 20104 J. Edgardo Arévalo Nombre comúnNombres cientí Þ cos Familia Jilguero Myadestes melanops Turdidae Gallito Tiaris olivacea Emberizidae Mozotillo Spinus sp. Fringillidae Rualdo Chlorophonia callophrys Fringillidae Setillero Sporophila Torqueola Emberizidae Collarejo S. Torqueola Emberizidae Sargento Ramphocelus passerinii Thraupidae Lora Amazona auropalliata, A. autumnalis Psittacidae A. farinosa, A. albifrons Lapa Ara ambigua, A. macao Psittacidae Perico Brotogeris jugularis, Aratinga Þ nschi Psittacidae Semillero Pheucticus tibialis Cardinalidae Canaria Euphonia minuta Fringillidae Monjita E. elegantissima, E. a Þ nnis, E. luteicapilla Fringillidae Aguío E. elegantissima, E. a Þ nnis, E. luteicapilla, E. minuta, E. Laniirostris, E. hirundinacea, Fringillidae E. gouldi, E. imitans, E. anneae Tucán Ramphastos sulfuratus, R. swainsonii Ramphastidae Chorcha Icterus mesomelas, I. Pectoralis, Icteridae I. Pustulatus Viuda Thraupis episcopus Thraupidae Nombres cientí Þ cos de acuerdo con la lista o Þ cial actualizada de las aves de Costa Rica (Obando-Calderón et al. 2009) Tabla 1. Nombres comunes y sus correspondientes nombres cientí Þ cos de aves reportadas y potencialmente en cautiverio en las comunidades circunvecinas al Parque Nacional Volcán Poás, Costa Rica

PAGE 7

Zeledonia 14: 2 Noviembre 20105 Evaluación de las aves silvestres mantenidas en cautiverioespecies focales, se mostraron fotos de cada una de las especies al momento de realizar la pregunta. Además, se indagó sobre el valor estimado de las especies en el mercado local. Las pruebas estadística utilizadas fueron la de Wilcoxon (utilizando la aproximación del chi-cuadrado y su probabilidad asociada) y la prueba de signos Tukey para las diferencias entre categorías de frecuencias de aves en los hogares; así como la prueba de t para las medias entre precios.Resultados Frecuencia de animales silvestresEntre los grupos de animales silvestres en cautiverio se reportaron mamíferos, an Þ bios, reptiles, peces y aves. Ante la pregunta de si ha tenido o tiene un animal silvestre en la casa, las comunidades del Pací Þ co dijeron sí en un 27.6% mientras que la comunidades del Caribe respondieron a Þ rmativamente en un 39.19%. Dentro de los animales silvestres en cautiverio, las aves formaron parte de la gran mayoría de éstos. En las comunidades del Pací Þ co un 74.32% de los encuestados respondió que las aves era el grupo más frecuente en los hogares. En el caso de las comunidades del Caribe un 86.7% de los encuestados aseguró que las aves era el grupo mas frecuentemente mantenido en los hogares. Diecisiete “clases” de aves identi Þ cadas por sus nombres comunes fueron reportadas como cautivas en los hogares. Este número potencialmente podría corresponder a 32 especies de aves distribuidas en ocho familias (Tabla 1). A pesar de la diversidad de especies de aves reportada en los hogares, un 67.7% de los encuestados en las comunidades del Pací Þ co respondió que los pericos y las loras (psitácidos) eran las aves más frecuentes. En el caso de las comunidades del Caribe un 75.5 % indicó que los psitácidos eran los más frecuentes entre las aves mantenidas en cautiverio. Frecuencia de cautiverio en las especies focalesTiaris olivacea (gallito) Las comunidades del Pací Þ co reportaron que el mantenimiento promedio de esta especie en los hogares era de común a muy común (4-5). No hubo diferencia signi Þ cativa en la frecuencia reportada entre las tres comunidades (X2 = 4.0, g.l. = 2, P = 0.13). En contraste, se encontró que las comunidades del Caribe reportaron una frecuencia media mucho menor de gallitos en los hogares. Las comunidad de Cinchona los reportó de muy raro a raro (1-2), seguidos por Colonia y San Miguel con una media de raro a poco común (2-3) y Þ nalmente una media de poco común a común (3-4) en Cariblanco y Bajos del Toro. Las diferencias entre las comunidades de Cinchona y las de Cariblanco y Bajos del Toro fueron s igni Þ cativas (X2 = 24.90, g.l. = 4, P = 0.001). Myadestes melanops (jilguero) Se reportó que el mantenimiento promedio de esta especie en los hogares de las comunidades del Pací Þ co era de poco común a común (3-4). No hubo diferencia signi Þ cativa en la frecuencia reportada entre las tres comunidades (X2 = 4.1471, g.l. = 2, P = 0.12). En cuanto a las comunidades del Caribe, éstas reportaron una frecuencia

PAGE 8

Zeledonia 14: 2 Noviembre 20106 Spinus sp. (mozotillo) La frecuencia de mozotillos en Fraijanes fue de muy raro a raro (1-2). Esta fue signi Þ cativamente diferente comparada con las de Poasito y Vara Blanca, las cuales atribuyeron dicha frecuencia de raro a poco común (2-3) (X2 = 12.92, g.l. = 2, P = 0.002). Al igual que las anteriores comunidades del Pací Þ co, las del Caribe siguieron un mismo patrón en las categorías de frecuencias de esta especie. La comunidad de Cinchona fue la única que reportó de muy raro a raro (1-2), en cambio las otras restantes J. Edgardo Arévalomedia menor de jilgueros en los hogares excepto por la comunidad de Bajos del Toro. Las comunidades de Cinchona y Colonia informaron una frecuencia media de muy raro a raro (1-2), seguidos por San Miguel y Cariblanco con una media de raro a poco común (2-3) y Þ nalmente una media de poco común a común (3-4) en Bajos del Toro. Las diferencias entre las comunidades fueron signi Þ cativas, especí Þ camente entre las comunidad de Bajos del Toro y las de Cinchona y Colonia (X2 = 24.37, g.l. = 4, P = 0.0001). Figura 1. Jaula típica que usan los “pajareros” en el cual se aprecia un individuo macho de Spinus psaltria. Foto tomada en la comunidad de Fraijanes, Alajuela, durante la investigación el 26 de octubre del 2006.

PAGE 9

Zeledonia 14: 2 Noviembre 20107 la reportaron de raro a poco común (2-3). La comunidad de Cinchona se diferenció en forma signi Þ cativa de las otras comunidades del Caribe (X2 = 13.04, g.l. = 4, P = 0.01). Chlorophonia callophrys (rualdo ) Todas las comunidades del Pací Þ co reportaron una frecuencia de raro a poco común (2-3) para esta especie, sin ninguna diferencia entre ellas. Sin embargo en las del Caribe sólo la comunidad de Cariblanco reportó una frecuencia igual a las del Pací Þ co (2-3), siendo signi Þ cativamente menor ( muy raro a raro 1-2) la frecuencia de Rualdos en las otras comunidades restantes del Caribe (X2 = 21.99, g.l. = 4, P = 0.0002). Valor monetario de las especies focales Los valores monetarios estimados por parte de los encuestados fueron altamente variables para cada una de las especies en todas las comunidades. Estos valores variaron dese un mínimo de 1000 hasta un máximo de 500,000 colones. No se encontraron diferencias en los precios de las aves dentro de las comunidades del Pací Þ co ni dentro de las comunidades del Caribe. Asimismo no hubo diferencia entre la zona del Pací Þ co y del Caribe en el precio de las especies T. olivacea ( t = 0.56, g.l. = 117, P = 0.57), M. melanops ( t = 1.97, g.l. = 123, P = 0.35), y Spinus sp. ( t = 1.92, g.l. = 75, P = 0.06). No obstante, el precio de C. callophrys varió en forma signi Þ cativa entre la zona del Pací Þ co con respecto a la del Caribe (Tabla 2). Discusión En relación con el mantenimiento de especies silvestres mantenidas en los hogares, las comunidades cercanas al Parque Nacional Volcán Poás encuestadas en esta investigación están muy por debajo de la cifra reportada en el censo a nivel nacional (Drews 2001). En este censo un 64.7% de los adultos encuestados (61.8%87.6%) respondieron que habían mantenido un animal silvestre en algún momento de su vida, mientras que en el presente estudio sólo un 33.4% (27.6%-39.19%) respondió en esa dirección. Además, el presente estudio demuestra que el grupo de animales silvestres más frecuente en los hogares de las comunidades encuestadas fue el de las aves. Estos resultados son más similares con los encontrados en el Evaluación de las aves silvestres mantenidas en cautiverioTabla 2. Valor monetario de las especies de aves focales estimado por los encuestados en las comunidades cercanas al Parque Nacional Volcán Poás. El precio estimado está en colones y en paréntesis se muestra la desviación estándar. La signi Þ cancia corresponde a la prueba de t realizada entre las medias de cada región: n.s. = no signi Þ cativo; * = signi Þ cativo EspeciePací Þ coCaribeSigni Þ cancia T. olivacea 23,055 (±26,257)20,176 (±25,577)n.s. M. melanops 51,876 (±66,884)63,884 (±65,524)n.s. Spinus sp. 17,325 (±11,090)11,650 (±12,193)n.s. C. callophrys 17,793 (±15,794)10,261 (±8,339)*

PAGE 10

Zeledonia 14: 2 Noviembre 20108 Esta escogencia puede atribuirse a que muchas personas pre Þ eren los psitácidos por su compañía, por el entretenimiento que brindan, por su personalidad y por su alto grado de vocalización (Engebretson 2006). Además, son relativamente fáciles de mantener en cautiverio dada su ß exibilidad en la aceptación de dietas proveídas por las personas. Aún cuando otras familias de aves evaluadas en este estudio fueron evidentemente menos frecuentes en los hogares en comparación con los psitácidos, esta prevalencia relativamente baja no debe ser subestimada. El mantenimiento de aves canoras y de plumajes coloridos está profundamente arraigada a la cultura costarricense; tanto así que algunas especies han sido frecuentemente extraídas de sus hábitats y sus poblaciones reducidas debido a su preferencia como “aves de jaula” (Stiles y Skutch 1989). La preferencia por las aves canoras es ampliamente compartida por muchas culturas alrededor del mundo, pues estimula el estado de ánimo de la mayoría personas. De hecho, existe una fuerte preferencia de las personas en áreas residenciales por sonidos naturales tales como el sonido del agua y los cantos melodiosos de las aves (Bjerke 2005). Dentro de las aves canoras evaluadas, todas fueron reportadas con alguna frecuencia en los hogares de ambas comunidades encuestadas. Con excepción de la comunidad de Cinchona la cual consistentemente reportó todas las especies focales como de muy raro J. Edgardo Arévalocenso a nivel nacional (Drews 2001). Ambos estudios coinciden en que los psitácidos es el grupo predominante dentro de las aves silvestres mantenidas en cautiverio. No obstante, es interesante apuntar que las comunidades del Pací Þ co reportaron una frecuencia relativamente baja (67.7%) de psitácidos en los hogares con respecto a las comunidades del Caribe (75.5 %) y mucho menor al censo nacional (83.2%). Dada la ilegalidad del mantenimiento de especies silvestres en las casas, es muy posible que esta menor prevalencia de psitácidos se deba a la injerencia de las autoridades del Parque Nacional sobre las comunidades circunvecinas. En efecto, un reportaje en el periódico La Nación (8 abril, 2007: 5A) evidenció que un 84% de los animales con Þ scados en el 2004 en los alrededores del Parque Nacional Volcán Poás fueron aves, en su gran mayoría psitácidos. Otra posible explicación del porqué los psitácidos fueron reportados con menor frecuencia en las comunidades del Pací Þ co podría ser el precio relativo de este grupo de aves. La mayoría de las especies de loras y pericos son capturadas en las partes bajas de Costa Rica, por lo que el transporte hacia las partes altas podría aumentar su precio. Este podría ser el caso para las comunidades aquí estudiadas, pues tanto el precio de las loras (Pací Þ co = 113,797; Caribe = 33,846 colones) como de pericos (Pací Þ co = 15,611colones; Caribe = 6,833 colones) fue mucho mayor en las comunidades del Pací Þ co, las cuales están generalmente a una mayor altura con respecto a las del Caribe. A pesar de las diferencias entre las comunidades, es un hecho de que los psitácidos son las aves más preferidas sobre otras familias de aves.

PAGE 11

Zeledonia 14: 2 Noviembre 20109 a raro (1-2), se puede generalizar al gallito como la más frecuente en los hogares, seguida por el jilguero, el mozotillo y de último el rualdo. La alta frecuencia en el mantenimiento de gallitos en los hogares puede deberse a que esta especie es relativamente abundante, fácil de localizar pues habita áreas abiertas, posee una amplia distribución que va desde el nivel del mar hasta los 2000 metros (Stiles y Skutch 1989), y generalmente es alimentada con granos. Además, esta especie es gustada por su suave trino y porque los machos exhiben un atractivo plumaje verde olivo con una contrastante máscara amarilla. En cambio, y a pesar de sus lindos plumajes, las otras tres especies son menos abundantes, tienen distribuciones más restringidas y habitan bosques de elevaciones medias a elevaciones altas. Otro factor que las puede hacer más difíciles de mantener en los hogares es la dieta. Por ejemplo, tanto el rualdo como el jilguero se alimentan principalmente de frutos pequeños no muy accesibles para las personas. No obstante, el canto metálico emitido por el jilguero hace de esta especie la más preciada para muchos habitantes de ambas comunidades. Esta especie fue la de más alto valor monetario en comparación con las otras tres especies de aves canoras. A pesar de la actual veda, la caza de aves canoras por parte de los “pajareros” sigue siendo bastante popular en muchas zonas rurales del país. La preferencia por la caza del jilguero es mucho mayor que otras “aves de jaula” mantenidas en varios hogares. Un estudio realizado por Carbajal y Villalobos (2001) mostró que un 84% de los “pajareros” pre Þ eren cazar jilgueros, seguidos por gallitos y mozotillos. Esta alta especialización por los jilgueros hace de esta actividad un evento muy competitivo entre “pajareros”, lo que conlleva a que estas aves sean altamente cotizadas en el mercado. Aunque muy pocos de los encuestados en este estudio indicaron precios de hasta 500,000 colones, cifras de entre 100,000 a 200,000 colones no fueron raras. Se ha sugerido que es precisamente el canto variable y metálico de esta ave la que la hace la especie más preciada para la mayoría de los habitantes de las comunidades en la Cordillera Volcánica Central (Sepúlveda et al. 2003). Aun cuando la presión de caza cae más fuertemente sobre algunas de las especies evaluadas aquí, existe un amplio número de otras especies que son mantenidas en los hogares. Drews (2001) reporta al menos trece especies de loras y 17 de paserinos, entre otros grupos como tucanes y codornices. Esta extracción de especies de sus hábitats naturales pone en peligro la viabilidad futura de las poblaciones y los hábitats que ésta habitan. Por ejemplo, en el Parque Nacional Volcán Poás se protegen cuatro zonas de vida y una transicional (Holdridge 1966), dentro de un gradiente altitudinal que va de los 1,200 a los 2,708 metros sobre el nivel mar (Plan de Manejo del Parque Nacional Volcán Poás 2008). En este gradiente, varias especies de aves frugívoras, como por ejemplo el jilguero y el rualdo, realizan movimientos altitudinales siguiendo picos de fructi Þ cación (Stiles y Skutch 1989). Estos procesos ecológicos Evaluación de las aves silvestres mantenidas en cautiverio

PAGE 12

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201010 son interrumpidos por la extracción ilegal de aves, que como se evidenció en este estudio, son base de un mercado monetario ilegal importante en muchas comunidades.ConclusionesA pesar de que las comunidades encuestadas están próximas a un área protegida, se documentó la prevalencia de especies silvestres, principalmente aves, en los hogares. No obstante, la frecuencia relativa sobre el mantenimiento de animales silvestre en las comunidades estuvo por debajo de la reportada por Drews (2001). Dado que el Parque Nacional Volcán Poás implementa programas de educación ambiental en algunas de las comunidades (J. Dobles, com. per.), es muy probable que esta baja prevalencia se deba en efecto a las acciones de extensión que el parque realiza. Por otro lado, se debe poner mucha atención al mantenimiento de las “aves de jaula” en las comunidades cercanas al Volcán pues este resultó ser común por lo general. Dado que las preguntas no fueron directas en cuanto a la cantidad de aves mantenidas en los hogares, el número absoluto de individuos por especie en las casas aún permanece incierto. Este aspecto es crítico para evaluar en más detalle posibles impactos sobre las abundancias de las especies en los alrededores del parque, principalmente sobre las especies amenazadas como el jilguero. Por lo tanto, y en forma complementaria a los programas de educación ambiental, es indispensable hacer uso efectivo de la ley de vida silvestre a Þ n de obtener más información precisa sobre esta problemática y reducir así el mantenimiento de aves silvestres en cautiverio.Agradecimientos La realización de esta investigación no habría sido posible sin la valiosa colaboración de los siguientes estudiantes del Centro de Estudios Sobre Desarrollo Sostenible: Yoko Feinman, Jenna Ausbon, Quinn Johnson, Nicole Lewis, Justin Michelson, Jazmine Raymond, Linda Schwaber, Louisa Shakeri, Lacy Todd, Anders Wells, Elizabeth White, Maggie Dobbs, Grant Harris, Jean-Marie, Gossard, Carloyn Smalkowski, Susannah Rowe, Kristen Koehrn, HariNarayan Khalsa. Brendan Collins colaboró como asistente de campo. Especial agradecimiento para Don Juan Dobles, director del parque nacional Volcán Poás por su apoyo e información. También, Mauricio Arias revisó el manuscrito, Andrey Rojas Ugalde y Matin Herrera Nuñez asistieron en el campo; todos parte del personal del parque. Finalmente agradezco a la organización The School for Field Studies por el apoyo económico y logístico brindado.Literatura citadaAbarca, H. 2005. Fauna Silvestre en condiciones de cautividad doméstica en Costa Rica: problemática y soluciones. Biocenosis 19(2): 31-37. Bjerke, Tore. 2005. The preference for natural sounds in an urban residential area. Effects of demographic variables. Fauna Norvegica 25: 45-53. Carbajal, V. y J. Villalobos. 2001. J. Edgardo Arévalo

PAGE 13

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201011 Estimación de la población del Jilguero ( Myadestes melanops ) y el Mozotillo de montaña ( Carduelis xanthogastra ) y el impacto de captura, para estrategias de conservación, en la zona del parque nacional Tapantí, Macizo de La Muerte, Area de Conservación La AmistaPací Þ co, Costa Rica. Informe técnico. Drews, C. 2001. Wild Animals and Other Pets Kept in Costa Rican Households: Incidence, Species and Numbers. Society & Animals 9(2): 107-126. Engebretson, M. 2006. The Welfare and Suitability of Parrots as Companion Animals: A Review . Hertfordshire, R. U.: Universities Federation for Animal Welfare, 263-276. Holdridge, L. R. 1966. The life zone system. Adansonia 6 199-203. Louiselle, B. y J. Blake. 1991. Temporal variation in birds and fruits along an elevational gradient in Costa Rica. Ecology 72: 180-193. Miura, A., J.W.S. Bradshaw y H. Tanida. 2002. Childhood Experiences and Attitudes Towards Animal Issues: A Comparison of Young Adult in Japan and the U.K. Animal Welfare 11: 437448. Murray, K., S. Kinsman y J. Bronstein. 2000. Plant Animal Interactions. In Nadkarni, N. and N. Wheelwright (Eds.). Monteverde: Ecology and Conservation of a Tropical Cloud Forest . pp. 260, 263, 266. New York: Oxford University Press. Obando-Calderón, G., J. Chaves-Campos, R. Garrigues, M. Montoya, O. Ramirez, L. Sandoval y J. Zook. 2009. Lista o Þ cial de las aves de Costa Rica 2009. Zeledonia 13 (2): 33-41. Sepúlveda, R.A., M.L. Enriquez y F.V. Paz, eds. 2003. Diagnostico sobre la dinámica del proceso de captua y mantenimiento del Black-Faced Solitaire en el area de conservación de la cordillera volcánica central. Heredia, Costa Rica: Programa Regional en Manejo de Vida Silvestre para Mesoamérica y el Caribe Universidad Nacional. Stiles, F. G. y A. F. Skutch. 1989. A Guide to the Birds of Costa Rica . Ithaca, New York: Cornell University Press. Wheelwright, N., W. Haber, K. Murray y C. Guindon. 1984. Tropical Fruit Eating Birds and Their Food Plants: A Survey of a Costa Rican Lower Montane Forest. Biotropica 16: 173-192. Wright, Timothy F.; Toft, Catherine A.; Enkerlin-Hoe ß ich, Ernesto; GonzalezElizondo, Jaime; Albornoz, Mariana; Rodríguez-Ferraro, Adriana; RojasSuárez, Franklin; Sanz, Virginia; Trujillo, Ana; Beissinger, Steven R.; Berovides , Vicente; Gálvez, Xiomara; Brice, Ann T.; Joyner, Kim; Eberhard, Jessica; Gilardi, James; Koenig, S. E.; Stoleson, Scott; Martuscelli, Paulo; Meyers, J. Michael. 2001. Nest Poaching in Neotropical Parrots. Conservation Biology 15(3): 710-720. Evaluación de las aves silvestres mantenidas en cautiverio

PAGE 14

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201012 Censo poblacional durante el periodo reproductivo de la subpoblación de Ara ambiguus en el sureste de Nicaragua y norte de Costa Rica 2009Guisselle Monge1, Olivier Chassot2, Oscar Ramírez3, Indalecio Alemán1 & Alfredo Figueroa41Centro Cientí Þ co Tropical, lapa@cct.or.cr2Universidad para la Cooperación Internacional / ELAP, ochassot@uci.ac.cr3Universidad Nacional, osoramirez@gmail.com4Fundación del Río, Þ gueroadavi@yahoo.comResumenRealizamos censos de la población de Ara ambiguus en Nicaragua y en Costa Rica. Seleccionamos 12 sitios de conteo en Nicaragua y 16 sitios en Costa Rica, de acuerdo a criterios como accesibilidad, condiciones geográ Þ cas, distancias. Realizamos cuatro repeticiones de conteo en los diferentes sitios por periodos de 12 horas. Los conteos fueron en temporada de reproducción (abril-mayo 2009) debido a la facilidad de conteo, concentración en el rango reproductivo, mayor acceso a la fuente principal de alimentación y clima más propicio a los movimientos de las aves. Un total de 432 individuos fueron observados en el área de estudio de Nicaragua y 173 individuos fueron reportados para el sector de Costa Rica. Los mayores picos de avistamiento ocurrieron entre las 0600 y 0700 h, y 1300 y 1400 h para la zona de Nicaragua, mientras que en Costa Rica se reportó un mayor número de individuos entre las 0600 h y 1400 h. En todos los periodos de muestreo, siempre se observaron mayor número de individuos en la zona de Nicaragua respecto a la zona de Costa Rica, de manera signi Þ cativa (Wilcoxon=152; gl=11; P<0.05). En Costa Rica, los sitios de Luz Mirio Alvarado, Tiricias y Santa Elena fueron los sitios donde la abundancia estimada fue mayor (52.05, 45.55, 41.21). Para Nicaragua, la zona de Mónico, Romerito y Bartola fueron los sitios donde se estimó la mayor cantidad de individuos (93.26, 87.84, 79.16 respectivamente). La población promedio de lapas verdes para Costa Rica es de 302 y la población para Nicaragua es de 532..Palabras Claves: Ara ambiguus, lapa verde, censo, población, bi-nacional AbstractWe conducted a census of the population of Ara ambiguus in Nicaragua and Costa Rica. We selected 12 counting sites in Nicaragua and 16 sites in Costa Rica, according to parameters such as accessibility, geographical conditions, and distances. We conducted

PAGE 15

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201013 IntroducciónLa lapa verde, Ara ambiguus , es el segundo psitácido más grande del Nuevo Mundo; su distribución se limita a las tierras bajas húmedas, principalmente del lado del Atlántico, así como en los bosques al este de Honduras y al norte de Colombia, con una población aislada de menos de dos docenas de individuos cerca de Guayaquil, Ecuador (Powell et al . 1999; Bergman 2000; Chassot et al . 2007). Está reconocida en el ámbito internacional como una especie en peligro; en Costa Rica está incluida en la Lista 1 de la Convención sobre el Comercio de Especies en Peligro (CITES), como una de las cuatro especies de aves en esta categoría de amenaza a nivel mundial en Costa Rica. Su zona histórica de reproducción en Costa Rica ha sido reducida en un 90%, principalmente por la extracción forestal y la deforestación para establecer pastizales para el ganado (Chassot et al . 2001). La fragmentación de los parches de bosque remanente dentro de esta región amenaza seriamente la conectividad ecológica, así como también, la calidad genética de la biodiversidad de esta región única de Mesoamérica (Chassot et. al . 2006). Muchas especies de ß ora y fauna dependen de las condiciones de estos remanentes de bosque, entre ellas la lapa verde ( Ara ambiguus ) (Chassot et al . 2001). Así mismo, estas especies son por sus características especies sombrillas o banderas de los ecosistemas que habitan. En el marco de la Campaña Binacional para la Protección y Conservación de la Lapa Verde (Ara ambiguus) que Fundación del Río y el Centro Cientí Þ co Tropical implementan en el Corredor Biológico Binacional El Castillo-San Juan-La Selva desde el año 2002, realizamos censos poblacionales de lapa verde en las comunidades del Sureste de Nicaragua y Norte de Costa Rica (Chassot et al . 2006; Censo poblacional durante el periodo reproductivo four repetitions at the different sites during 12 hour periods. Censuses were conducted during the breeding season (April May 2009) due to the facility of counting, concentration within the breeding range, better access to the main source of feeding, and more adequate climate for the movement of birds. A total of 432 individuals were observed in the Nicaraguan study area, and 173 individuals were registered in the Costa Rican study area. Highest sightings occurred between 0600 to 0700 h, and 1300 to 1400 h in the Nicaraguan study area, while in Costa Rica the highest number of individuals was reported between 0600 h to 1400 h. In all sampling periods, the highest number of individuals observed was always in Nicaragua with respect to Costa Rica, in a signi Þ cant manner (Wilcoxon=152; gl=11; P<0.05). In Costa Rica, Luz Mirio Alvarado, Tiricias and Santa Elena were the sites that yielded the highest estimated abundance (52.05, 45.55, 41.21). In Nicaragua, Mónico, Romerito and Bartola were the sites that yielded the highest estimated abundance (93.26, 87.84, 79.16 respectively). The average population of great green macaw for Costa Rica is 302 individuals, and the average population for Nicaragua is 532. Key words : Ara ambiguus, great green macaw, census, population, bi-national

PAGE 16

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201014 Chassot et al . 2008) con el apoyo Þ nanciero de la Fundación Loro Parque. El objetivo principal de los censos fue conocer el estado actual de conservación de la lapa verde en Costa Rica y Nicaragua.MétodosÁrea de estudioEl área de estudio comprende el Sureste de Nicaragua y la Zona Norte de Costa Rica (Fig. 1). La de Þ nición del área de estudio está basada en parte en el rango de distribución entre Nicaragua y Costa Rica conocido para la lapa verde en los últimos 15 años. El sureste de Nicaragua y la zona norte de Costa Rica albergan el último hábitat potencial de conexión viable, que permite mantener la continuidad de los ecosistemas naturales entre ambos países y a su vez permite el desplazamiento de la lapa verde de un país a otro. Guisselle Monge, Olivier Chassot, Oscar Ramírez, Indalecio Alemán y Alfredo Figueroa Figura 1 . Ubicación del área de estudio

PAGE 17

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201015 Las zonas de vida más importantes en el área de estudio son: bosque húmedo tropical, bosque muy húmedo premontano, bosque muy húmedo tropical y bosque pluvial, en todas ellas con precipitaciones anuales que oscilan entre 2.300 y 2.800 mm. Además, hay un prolongado periodo lluvioso de 10 meses en promedio y una temperatura promedio de 27ºC con algunas variaciones entre abril y diciembre (Holdridge 1967). La zona de estudio en el sureste de Nicaragua se encuentra totalmente dentro de la circunscripción del municipio El Castillo, en la zona de amortiguamiento de la Reserva Biológica Indio-Maíz, Departamento de Río San Juan. En la zona norte de Costa Rica, el área se ubica al norte de las provincias de Heredia y Alajuela, abarcando principalmente los cantones de Sarapiquí y San Carlos (Fig. 1). La ß ora y la fauna de Centroamérica re ß ejan, en su diversidad y riqueza de especies, características de interfase entre las biotas de la zona Neotropical de Suramérica y la Neártica de Norteamérica. La diversidad biológica presente en el área de estudio es excepcionalmente diversa, re ß ejo de la situación biogeográ Þ ca general de Centroamérica y consecuencia de Censo poblacional durante el periodo reproductivo NºSitio/Comunidadn / # muestreosCoordenadas geográ Þ cas UTM 1Las Maravillas 48 / 30789445, 1230588 2Nueva Quezada 37 / 4793877, 1243804 3Filas Verde29 / 40796398, 1228511 4El Mónico43 / 2790479, 1235470 5Bijagua 54 / 40793357, 1221597 6Romerito 78 / 40788336, 1222709 7El Castillo 13 / 20784297, 1219123 8Bartola 73 / 40795612, 1215935 9Boca de sábalos 0 / 00775929, 1221680 10El Brenes0 / 00781434, 1235582 11La Juana 40 / 40789319, 1217948 12Boca de Escalera14 / 40789877, 1224525 TotalCuadro 1. Sitios de conteo en Nicaragua

PAGE 18

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201016 diferencias altitudinales fuertes, entre 30 y 3.000 msnm (gradientes de temperatura); diferentes regímenes de precipitación y variaciones en los tipos de suelos. Florísticamente, la zona entre el sureste de Nicaragua y el norte de Costa Rica, representa la frontera entre las ß oras Neotropical y Neártica (Janzen 1983; Mittermeier et al . 1999). Posiblemente, el Corredor Biológico Binacional El CastilloSan Juan-La Selva, con la Reserva Biológica Indio-Maíz, sea el corredor con mayor diversidad biológica en centroamérica, con un número importante de especies vegetales endémicas. La fauna también re ß eja la situación transicional entre las zonas Neotropical y Neártica, aunque el patrón de transición es complejo. Nos reunimos con investigadores costarricenses de la Escuela de Biología NºSitio/Comunidadn / # muestreosCoordenadas geográ Þ cas UTM1Tiricias42 / 4 498256, 325397 2Crucitas2 / 1 499966, 3172253Río Tico-El Carmen0 / 2 499943, 3074974Coopevega0 / 2 499943, 3074975Boca San Carlos4 / 3517115, 3068846Santa Rita12 / 4515351, 2982937San Marcos2 / 4495587, 2884108Santa Elena19 / 2477389, 3200869Luz Mirio Alvarado35 / 4509410, 29056810Quebrada Grande0 / 2512039, 27989611Finca Matra2 / 3475497, 29833512Boca Tapada19 / 4511742, 29453213La Suerte4 / 3611398, 30307314El Zota6 / 4567050, 28176415Linda Vista4 / 3569627, 28864416Sierpe de Tortuguero13 / 3585145, 274024TotalCuadro 2. Sitios de conteo en Costa RicaGuisselle Monge, Olivier Chassot, Oscar Ramírez, Indalecio Alemán y Alfredo Figueroa

PAGE 19

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201017 (ECB) de la Universidad Nacional (UNA), de la Asociación Ornitológica de Costa Rica (AOCR) y con investigadores nicaragüenses de la Fundación del Río (FdR), coordinados por el Centro Cientí Þ co Tropical (CCT), y seleccionamos sitios de conteo para ambos países, incluyendo 12 sitios en Nicaragua y 16 sitios en Costa Rica (Cuadro 1 y 2). La selección de sitios se hizo con base en lo establecido en la sección siguiente sobre los criterios de selección de sitios.Criterios de conteo y sitiosPrevio al establecimiento de los sitios de conteo se analizaron una serie de criterios de selección de los sitios: Accesibilidad a los sitios de conteo Estaciones Þ jas de monitoreo en proyectos anteriores Personal experimentado en conteo de psitácidos Mayor alcance probable en radio de las rutas de vuelo Condiciones geofísicas adecuadas Censo poblacional durante el periodo reproductivo Observaciones de lapa verde en conteos por puntos y censos en Nicaragua y Costa Rica OBSERVACIONES DE LAPA VERDE COMPORTAMIENTO HABITAT LIMITANTESNombre observador: 1. Comiendo 2. Descansando 3. Anidando 4. Tomando agua 5. Volando a. Bosque primario o secundario b. Potrero c. Borde de bosque d. Plantación / reforestación (de qué?) e. Otro (describa) 1. Lluvia 2. Nubosidad / Neblina 3. Otras (describa) Lugar / Comunidad: #Tel: Correo-e: FechaHoraLugar#LapasComportamiento Tipo HábitatÁrbol Cuadro 3 . Boleta de toma de datos

PAGE 20

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201018 para la localización de individuos Distancia entre sitios igual o mayor a 5 Km Una vez seleccionados los sitios Þ jos de conteo (Fig. 2), elaboramos una boleta de toma de datos de observación en el campo (Cuadro 3). Los participantes en los conteos fueron capacitados en el uso de la boleta y en la toma de datos. Para la realización de los censos de Þ nimos cuatro fechas o repeticiones de conteo: sábado 4 de abril y sábado 18 de abril, sábado 2 de mayo y sábado 16 de mayo 2009. El protocolo utilizado consistió en: Hacer cuatro repeticiones, un conteo cada semana (abril-mayo 2009) Utilizar el mismo número de contadores por sitio de conteo (dos por punto) Usar estaciones Þ jas de conteo Utilizar un mismo periodo de conteo (5:00 hasta 17:00 h) Reportar los avistamientos con binoculares y brújula Los materiales utilizados fueron: Brújula Figura 2. Ubicación de los sitios de conteo, Costa Rica-Nicaragua, 2009Guisselle Monge, Olivier Chassot, Oscar Ramírez, Indalecio Alemán y Alfredo Figueroa

PAGE 21

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201019 GPS Binocular Plantilla con la matriz de apuntes Libreta y lápizJusti Þ cación de la época para la realización de los censos: Los censos se realizaron en temporada de reproducción debido a la facilidad de conteo, concentración de aves en el rango reproductivo mejor documentado, mayor acceso a la fuente principal de alimentación y clima más propicio a los movimientos de las aves. Los conteos fueron realizados durante los meses de abril-mayo 2009, de forma simultánea cuando fue posible en todos los sitios de muestreo. Los conteos se iniciaron desde las 05:00 h hasta las 17:00 h, contando de forma continua. Se anotó el número de individuos, Censo poblacional durante el periodo reproductivo Hora 05:00:00 09:00:00 13:00:00 17:00:00Cantidad -10 0 10 20 30 40 50 60 Nicaragua Costa Rica Figura 3. Número de individuos detectados en Costa Rica y Nicaragua durante los muestreos realizados entre abril-mayo del 2009

PAGE 22

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201020 grupos o parejas que se observaron (en vuelo, perchadas o escuchadas). Además, se anotó la dirección de vuelo con el uso de una brújula para poder discernir si durante los conteos simultáneos se detectaban los mismos individuos varias veces, contrastando a posteriori la dirección de vuelo tomada. Se estimó el tamaño de la población para el área de estudio utilizando la siguiente ecuación: Estimador de la abundancia Estimador de la varianza de Donde: m = área de parcela M = potencial área de muestreo A = A/M yi = animales detectados A = área de estudio Se utilizó una prueba no paramétrica de Wilcoxon para comparar las abundancias detectadas entre Nicaragua y Costa Rica. Resultados Un total de 432 individuos fueron observados en la zona de Nicaragua y 173 individuos reportados para el sector de Costa Rica. Los mayores picos de avistamiento ocurrieron de las 0600 a 0700 h y 1300 a 1400 h para la zona de Nicaragua, mientras que en Costa Rica se reportó un mayor número de individuos entre las 0600 h y 1400 h. En todos los periodos de muestreo siempre se observaron mayor número de individuos en la zona de Nicaragua respecto a la zona de Costa Rica, de manera signi Þ cativa (Wilcoxon=152; gl=11;P<0.05). (Figura 3). En Costa Rica, los sitios de Luz Mirio Alvarado, Tiricias y Santa Elena fueron los sitios donde la abundancia estimada fue mayor (52.05, 40.12, 27.47) (Cuadro 4) al igual que el número de avistamientos. Para Nicaragua, Mónico, Romerito y Bartola fueron los sitios en los cuales se estimó la mayor cantidad de individuos (93.26, 87.84, 82.42 respectivamente) (Cuadro 3). Se estima un total de 302.93±513.78 individuos de lapas verdes para el área de estudio de Costa Rica. Sin embargo, existe una gran variabilidad dada por el número de muestreos aplicados y al número de individuos detectados (Cuadro 4). Esta variabilidad aumenta el tamaño del número de individuos (abundancia) y resultó porque la totalidad de los muestreos no pudo ser completada. Los sitios Luz Mirio, Santa Elena, Tiricias, Santa Rita y Boca Tapada presentaron varianzas estimadas que superaron la media estimada, a pesar de que en Tiricias ocurrieron cuatro muestreos. La cantidad de muestreos no fue su Þ ciente para la estimación del sector de Costa Rica. Para el sector de Nicaragua, las estimaciones presentaron estimados de la varianza considerablemente altos respecto a la media estimada. Sitios con una alta variabilidad que excedió la media estimada fueron reportados en Bartola, Guisselle Monge, Olivier Chassot, Oscar Ramírez, Indalecio Alemán y Alfredo Figueroa

PAGE 23

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201021 Mónico y Jarquín (Cuadro 5). El estimado de la abundancia para Nicaragua fue de 532.45±251.33 individuos. Discusión y conclusiónEstudios sobre el monitoreo de la población de lapa verde se han llevado a cabo por varios años en el norte de Costa Rica. Últimamente, se han iniciado estudios de monitoreo de esta especie en el sureste de Nicaragua. El Þ n último de estos esfuerzos consiste en conocer el estado de la población y su tamaño en ambos países. En Costa Rica, para el año 1994, se estimó una población de lapa verde de 210 individuos. Así mismo, se contabilizaron entre 25-35 parejas reproductivas (Powell et al . 1999). Para Nicaragua no fue hasta el año 2008 que se estimó el tamaño de la población de lapa verde por medio de un análisis de viabilidad poblacional que arrojó 661 individuos. Durante este mismo año, se analizó la población de ambos países en conjunto, obteniéndose un estimado de la meta población compartida entre ambos países de 871 individuos (Monge et al . 2009). Censo poblacional durante el periodo reproductivo CR # muestreosnmeanvarmyNhatVarNhat Tiricias44210.536.34245.550 Boca San Carlos242088.680 Santa Rita 3186282426.03 37.33 Luz Mirio Alvarado338121564852.05 208 San Marcos 122088.680 Finca MATRA122088.68 0 Boca Tapada 3196.3312.325.3327.47 16.44 Crucitas122088.68 0 El Zota26321213.01 8.00 Linda Vista14401617.350 Sierpe de Tortuguero 2136.50.52628.192.00 Santa Elena2199.560.5 3841.21 242 La Suerte14401617.350 Total173302.93513.77 Cuadro 4 . Estimación de la abundancia de lapas verdes, durante los periodos de abrilmayo del 2009, sector Costa Rica

PAGE 24

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201022 En Costa Rica y Nicaragua se están desarrollando estrategias de conservación de esta especie en peligro de extinción. Es para determinar que tan e Þ cientes han sido esas estrategias de conservación que hemos estimado una vez más la población de lapa verde para ambos países. Esta información es fundamental para poder medir los impactos de las estrategias de conservación y enfocar esfuerzos futuros. El censo poblacional realizado en este estudio es solo un primer ejercicio de monitoreo de la población de lapa verde en el ámbito binacional. El estudio se realizó durante el periodo reproductivo porque permite reducir el margen de error de conteo doble de los individuos. En esta ocasión la población promedio de lapas verdes obtenido para Costa Rica es de 302 y la población para Nicaragua es de 532. Estas estimaciones de la población en comparación con estudios previos presentan resultados favorables con un aumento de la población en los últimos años. Hoy día existe una mayor conciencia del público acerca de la importancia de proteger y conservar los recursos naturales. La lapa verde se ha identi Þ cado como una especie bandera en el norte de Costa Rica y en el sureste de Nicaragua. La población de lapa verde se encuentra bastante protegida y conservada en ambos países, lo que garantiza su existencia y recuperación. Es responsabilidad de la sociedad civil y del Estado de mantener y consolidar cada uno de los programas de Nicaragua # muestreosnmeanvarmyNhatVarNhat Bartola47319.25128.257379.16 0 Romerito 48120.2516.928187.84 0 Las Maravillas3481676469.40 9.33 Juana440103.334043.38 0 Nueva Quesada 4379.2524.923740.12 0 Boca de Escalera 4143.53.671415.18 0 Monico 24321.560.58693.26 242 Bijagua45413.56.335458.56 0 Filas verdes4297.2516.252931.45 0 El Castillo4133.2514.251314.100 Total432532.45251.33 Cuadro 5. Estimación de la abundancia de lapas verdes, durante los periodos de abrilmayo del 2009, sector NicaraguaGuisselle Monge, Olivier Chassot, Oscar Ramírez, Indalecio Alemán y Alfredo Figueroa

PAGE 25

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201023 investigación, de monitoreo de la especie y, sobre todo, darle seguimiento y continuidad a las iniciativas de conservación.AgradecimientosSe agradece a la Fundación Loro Parque por Þ nanciar este estudio. También se agradece al Centro Cientí Þ co Tropical y a la Fundación del Río por implementar el estudio. Se agradece a las siguientes organizaciones colaboradoras: la Asociación Ornitológica de Costa Rica, la Escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional y Empresa In Þ nito S.A. Por otra parte, se agradece a los siguientes niños, jóvenes, estudiantes, maestros y líderes comunitarios de Nicaragua y Costa Rica que participaron en los conteos: Santo Lázaro, Israel Rodríguez, Marcial Tenorio, Carlos Morales, Jonny Rodríguez, Lliaz Obando, José Dávila, Maria Lumbi, Francisco Ruiz, Francisco Rene, Elba Obando, Heyssell Reyes, Joseling Alvarado, Nelson Urbina, Yemi Jarquin, Venturas Bravo, Armando Espinoza, Lázaro Rodríguez, Israel Rodríguez, Marcial Tenorio, Juan Carlos Martínez, Gabriel Leiva, Berna Durán, Escuela de Ciencias BiológicasUNA, Carolina Brizuela, Randall Jiménez, Fernanda Obando, Junior Pérez, Pablo Camacho, Saray Espinoza, Francisco Morazán, Grettel González, Hugo Ortega, Trinidad Rodríguez, Ariana González, Elidier Vargas, Leonardo Garrigues, Carlos Gómez, Meter Navarro, Diego Zumbado, Jonathan Cubero, Allan Zuñiga, Daniela Chassot, Randy Zuñiga, Alonso Morales, Federico Valera, Bruce Young, Amanda Young, Mathias Kuemmerlen, Alex Gómez, Jorge Mena, Israel Mesén. Finalmente, se agradece a todas aquellas personas e instancias que de alguna u otra forma participaron en dicho evento y que no se mencionan acá.Literatura citadaBergman, Ch. 2000. Collared Greens. Natural History 109 (3), 48-55. Chassot, O., G. Monge, G. Powell, S. Palminteri, U. Alemán, P. Wright, K. Adamek. 2001. Lapa verde, victima del manejo forestal insostenible. Ciencias Ambientales 21, 60-69. Chassot, O., G. Monge, A. Ruiz y T. Mariscal. 2002. La lapa verde, orgullo de la Cuenca del Río San Juan. Managua, Nicaragua: Fundación del Río. Chassot, O., G. Monge, A. Ruiz y L. Valerio. 2006. Ficha Técnica Binacional El Castillo-San Juan-La Selva, NicaraguaCosta Rica. Managua, Nicaragua: Corredor Biológico Mesoamericano (Serie Técnica No 17). Chassot, O., A. Figueroa, G. Monge, A. Ruiz, T. Mariscal y J. Kjeldsen. 2006. Campaña binacional sobre la ecología de Ara ambiguus , Nicaragua-Costa Rica. Mesoamericana 10(2), 82-87. Chassot, O., G. Monge, G. Powell. 2007. Biología de la conservación de Ara ambiguus en Costa Rica, 1994-2006. Mesoamericana 11(2), 41-47. Chassot, O.y G. Monge. 2008. Experiencia binacional para la conservación de la Lapa Verde, Nicaragua-Costa Rica Censo poblacional durante el periodo reproductivo

PAGE 26

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201024 2000-2008. San Pedro Montes de Oca, Costa Rica: Centro Cientí Þ co Tropical. Holdrigde, L. 1967. Life Zone Ecology . San José, Costa Rica: Centro Cientí Þ co Tropical. Janzen, D., ed. 1983. Costa Rican Natural History . Chicago y Londres. The Unversity of Chicago Press. Mittermeier, R., N. Myers, G.P. Robles y C. Goettsch. 1999. Biodiversidad amenazada. Las ecoregiones prioritarias del mundo. México D.F, México: Cemex y Conservación Internacional. Monge, G., H. Chávez, J. Rodríguez, G. Gutiérrez, K. Traylor-Holzer, Y. Matamoros. 2009. Taller de Conservación de la Guacamaya Verde ( Ara ambiguus ). Evaluación de Viabilidad Poblacional y de hábitat (PHVA). Informe Final. 22 al 26 de setiembre, 2008. Estación Biológica La Selva, Heredia, Costa Rica. Powell, G., P. Wright, U. Alemán, C. Guindon, S. Palminteri y R. Bjork. 1999. Resultados y recomendaciones para la conservación de la lapa verde ( Ara ambigua ) en Costa Rica. San José, Costa Rica: Centro Cientí Þ co Tropical.Guisselle Monge, Olivier Chassot, Oscar Ramírez, Indalecio Alemán y Alfredo Figueroa Ara ambiguus, foto por COPE

PAGE 27

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201025 Evaluación y diagnostico preliminar de la salud de polluelos de guara roja ( Ara macao ) en las sabanas de pino de Rus Rus, Mosquitia HondureñaHéctor Orlando Portillo Reyes1, Hermes Vega2, Lorakim Joyner3, María Eugenia Mondragon41,2 Instituto para la Ciencia y la Conservación de la Biodiversidad INCEBIO3 Fundación Lafeber Conservation Florida, USA.4 Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán/ Instituto de Investigaciones y Evaluación Educativa (INIEED)Resumen En abril del año en curso, se realizó una evaluación preliminar de polluelos de guara roja [lapa roja] (Ara macao) en las sabanas de pino de Rus Rus para conocer el estado de salud de los mismos. Este es el primer esfuerzo para valor los polluelos de la guara roja en nidos de árboles de pino (Pinus caribaea) en la sabana Misquita hondureña. El método consistió en la búsqueda de nidos durante tres días, su escalamiento, posición geográ Þ ca, diagnostico de salud de polluelos y huevos en la sabana de pino. Se tomaron medidas dasométricas como diámetro del pino, altura, así como identi Þ cación de algunos frutos y semillas de su dieta. Se identi Þ caron un total de 13 nidos durante los tres días de trabajo de campo. De los cuales se encontraron seis nidos activos, tres con polluelos y los otros tres con huevos. Se identi Þ caron 58 especies de plantas relacionadas con la alimentación de las guaras adultas. Las condiciones de los polluelos evaluados mostraron estar de ligeramente a moderada su condición de peso, al encontrarse con poca grasa corporal lo que muestra niveles de estrés en el polluelo, sin estar en un nivel de desnutrición. Esto nos lleva a buscar de manera más sistemática un monitoreo de nidos en la sabana de pino de la mosquitia hondureña, buscando las estrategias adecuadas para conservar la guara roja. Es realmente preocupante la situación de numero de nidos versus el bajo número de polluelos mostrando la necesidad de realizar estudios que nos muestren mayor con Þ anza en los resultados. Palabras claves: polluelos, nidos, guara roja, sabana de pino, MosquitiaIntroducciónUna de las especies mas emblemáticas del trópico es la guara roja ( Ara macao ) cuya distribución va desde Perú hasta México (UICN 2001). En Honduras, tuvo una amplia distribución en casi todo el territorio nacional, entre las altitudes de cero metros hasta los 1300 msnm, razón por la

PAGE 28

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201026 cual se le denominó el ave nacional de nuestro país según decreto 36-93. Según Moore (Monroe 1968) a Þ nales del siglo XIX, la guara roja pudo haber tenido una distribución de hasta un 60% del territorio nacional. Actualmente, se restringe a la región de La Mosquitia, en Biosfera del Río Plátano, Reserva de la Biosfera Tawahka y el Parque Nacional Patuca. Para este estudio se centró en las sabanas de pino en el lado Este en los lugares conocidos como Kakaopauni, Ibantara, Mabita y Rus Rus (Portillo 2005). (Fig1aS y Fig 1bS). La pérdida de hábitat por tala y quemas, así como su alta demanda como mascota a nivel nacional e internacional, han colocado a la guara roja en peligro de extinción de la región de La Mosquitia, obligando a los conservacionistas y biólogos a proponer una estrategia urgente para su conservación. (Portillo 2005) Como parte de la estrategia, se plantea conocer la biología y ecología de la guara roja con énfasis en el estudio de los diferentes ciclos reproductivos, realizando Héctor Orlando Portillo Reyes, Hermes Vega, Lorakim Joyner, María Eugenia Mondragon Figura 1aS

PAGE 29

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201027 prospecciones en cada uno de ellos. Según Portillo et al (2005) la época de cortejo se da en los meses de diciembre a febrero seguido de la época de reproducción y anidamiento durante los meses de marzo a abril, por lo que se realizó una primera gira de prospección en este mes de abril. Los objetivos de la misma se basaron en la evaluación general de nidos identi Þ cando su interior (polluelos, huevos, material de uso), tipo de cavidad (natural o arti Þ cial). Se estudió las condiciones de salud de los polluelos y se estimó la población conforme a los avistamientos de adultos. El trabajo se realizó en la zonas aledañas a RusRus, Mabita, Kakaopauni e Ibantara por ser estas algunas de las áreas en donde se ha reportado un buen número de individuos en los conteos de guara roja (Portillo et al 2005). En este trabajo se observaron un total de 23 guaras rojas adultas durante estos tres días de las cuales 10 andaban en parejas y tres solas. Evaluación y diagnostico preliminar de la salud de polluelos Figura 1bS: Mapa de las áreas protegidas de Honduras. Área propuesta de Rus Rus y la comunidad de Mabita, Rus Rus.

PAGE 30

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201028 MetodologíaLa metodología consistió en la búsqueda de nidos y su identi Þ cación, se propuso la identi Þ cación de tres nidos por día durante un total de tres días (15 al 17 de abril 2010). No obstante, se identi Þ caron un total de 13 nidos durante los tres días de trabajo de campo. Una vez identi Þ cados se georeferenciaba ( GPS Garmin map 60 csx ) y se procedía a escalar los nidos con personal local con experiencia. El equipo usado para el escalamiento son espolones de hierro, sujetos con bandas de hule a los tobios, y un lazo grueso alrededor de la cintura y el diámetro del árbol. Se tomaron los datos de los arboles siendo los siguientes parámetros 1. Fecha 2. Sitio 3. No de nido 4. Georeferenciación 5. Altura del árbol 6. Diámetro del árbol 7. Presencia de polluelosHéctor Orlando Portillo Reyes, Hermes Vega, Lorakim Joyner, María Eugenia Mondragon Figura 2S: Pascasio Lakuth preparándose para escalar uno de los pinos identi Þ cados como nido.

PAGE 31

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201029 8. Presencia de huevos 9. Actividad y aprovechamiento 10. Densidad/ha 11. Especies de acompañamiento 12. Distancias de bosques de hoja ancha Una vez que se llegaba al nido se observaba si era un nido activo. De contener polluelos estos eran depositados en bolsas estériles y luego bajados a través de una cuerda. Al llegar al suelo eran llevados al sitio previamente preparado por la especialista para hacer el diagnostico correspondiente. Los parámetros evaluados en los polluelos fueron: 1. Edad: aprox. 2. Peso: 3. Condición corporal: grasa 4. Pico ancho: alto: largo: 5. Ala: 6. Pata: 7. Buche: 8. Ojos: 9. Frecuencia cardiaca: 10. Respiración: 11. Hígado: Evaluación y diagnostico preliminar de la salud de polluelos Figura 3S: Dra. Joyner preparando el equipo y el sitio para examinar los polluelos

PAGE 32

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201030 12. Ombligo: 13. Presencia de plumón 14. Defecación presente Así mismo se procedió a la identi Þ cación preliminar de algunas de las plantas que están relacionadas con la alimentación de la guara roja. Ésta consistió en la colecta y prensado de plantas. Se tomaron algunas muestras del colchón de los nidos para identi Þ car semillas y frutos. Se consultó y documentó sobre las plantas que están siendo utilizadas por las guaras como alimento con personas locales en campo. Se identi Þ caron en el herbario de la escuela de biología de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras. ResultadosA continuación se muestra el cuadro de los resultados de los nidos evaluados en Ibantara, Kakaopauni y Casa Sola (Tabla 1S). (Tabla 2S). Cuadro de resumen de resultados de la evaluación de Nidos en los arboles de pino ( Pinus caribaea ) Datos de los polluelos evaluados durante la investigaciónDatos del primer pollueloEdad: una semana aprox. Peso: 56 gr Condición corporal: grasa entre dos y tres; temblando de frío.Héctor Orlando Portillo Reyes, Hermes Vega, Lorakim Joyner, María Eugenia MondragonFigura 4S : Polluelo de una semana para ser evaluado

PAGE 33

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201031 Pico ancho: 10,5mm pico alto: 10,97mm, pico largo: 9,1mm tiene diente de pico Ala: 15,79 mm Pata: 14,54 mm Buche: vacío. Ojos: cerrados Frecuencia cardiaca: 240 Respiración: 30 Hígado: buen estado Ombligo: buen estado No tiene plumas solo plumón en la parte posterior Datos del segundo pollueloEdad: aprox. Menos de una semana Peso: 54 gr Condición corporal: grasa entre dos y tres; un poco sucio Pico ancho: 9, 81mm pico alto: 10,9 mm pico largo: 8,61mm Ala: 16,93 mm Pata: 14,54 mm Buche: vacío. Ojos: cerrados Frecuencia cardiaca: 270 Respiración: no se tomo porque estaba vocalizando Hígado: buen estado Ombligo: buen estado No tiene plumas solo plumón en la parte posterior.Condiciones del tercer pollueloNo se pudo evaluar el polluelo su nido porque era a unos dos metros de profundidad aproximadamente. Sin Evaluación y diagnostico preliminar de la salud de polluelos Figura 5S : Nido activo con polluelo en su interior, nótese los huesos en sus patas denotando la falta de grasa corporal, la edad calculada de este polluelo fue de dos semanas.

PAGE 34

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201032 embargo se evaluó de manera visual a través de fotografías, en donde se puede observar prominencia ligera en los huesos de la zona pélvica y los huesos femorales. Las condiciones de los polluelos evaluados mostraron estar de ligeramente a moderada su condición de peso, al encontrarse con poca grasa corporal lo que muestra niveles de estrés en el polluelo, sin estar en un nivel de desnutrición. Los polluelos evaluados contaban con una edad aproximada de una semana. Conteo de adultas en vueloSe logró contar durante la gira en Ibantara y Kakaopauni 23 guaras rojas en los diferentes sitios. Durante un esfuerzo de al menos unas 18 horas, se encontró el número relativo de guaras para esta fechas de abril.Plantas en su alimentación (lista preliminar)Se identi Þ caron al menos 58 especies de plantas relacionadas con la alimentación de las guaras, sin precisar la preferencia de frutos o semillas de las guaras rojas. Así mismo se cree haber encontrado una nueva especie pronto a ser descrita. (Tabla 3S).Héctor Orlando Portillo Reyes, Hermes Vega, Lorakim Joyner, María Eugenia MondragonFigura 6S: Nido saqueado en el cual se uso machete o hachas.

PAGE 35

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201033 DiscusiónUno de los hallazgos, que tiene que ver con el ciclo reproductivo de la guara roja, es que para el año 2005 en estas fechas de abril se encontraban polluelos casi en su totalidad emplumados (Portillo et al 2005); sin embargo para este año 2010 los polluelos se encontraban ± de siete días de nacido. Esto puede estar asociado a los fenómenos climáticos actuales o la fenología del bosque de la cual la guara roja se provee de los frutos y semillas, viéndose afectada en sus ciclos reproductivos al haber cambios en los tiempos de ß oración de las diferentes especies de plantas de las cuales se están alimentando (Alvarado et al 2002). En dos de los nidos se identi Þ caron polluelos, en uno se identi Þ có un polluelo y un huevo y en tres se identi Þ caron huevos. Los nidos restantes estaban vacíos. Las condiciones de los dos polluelos evaluados mostraron condiciones de salud aceptables, sin embargo al encontrarse con poca grasa corporal sin estar en un nivel de desnutrición se podría decir que se Evaluación y diagnostico preliminar de la salud de polluelos Figura 7S: Muestras de conos o bellotas de pino mordidas por guara roja

PAGE 36

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201034 (Tabla 1S) . Tabla de la evaluación de los nidos con las diferentes variables dasométricoHéctor Orlando Portillo Reyes, Hermes Vega, Lorakim Joyner, María Eugenia Mondragon No de Nido evaluados No polluelos encontrados No de huevos Promedio altura mts Promedio diámetro cm Nidos activos134724,70,806(Tabla 2S) Resumen de los resultados obtenidos encuentran en condiciones delicadas que de no ser alimentados en dos o tres días podrían entrar en riesgo de sobrevivencia. Según la literatura algunos polluelos a esta edad de siete días en condiciones normales pueden llegar a pesar hasta 100 gramos (Schubot et al 1992), contrario al peso de los polluelos evaluados que fue de 54 gramos. El tercer polluelo solo se pudo fotogra Þ ar y al revisar la imagen se observa que cuenta con menor grasa corporal que los dos polluelos anteriores y que su osamenta es visible. Este nido tenía una profundidad de más de dos metros, por lo que fue imposible sacar el polluelo. Se procedió a fotogra Þ arlo y evaluarlo a través de la apariencia registrada en la foto. (Fig. 5S) De los 13 nidos evaluados, siete presentaban evidencias de haber sido saqueados, lo que muestra el alto grado de presión antrópica a que la guara roja está expuesta. (Fig 6S) Los sitios de Kakaopauni, Ibantara y Casa Sola aun muestran de manera relativa una población de guaras aceptable, sin embargo se desconocen el estado nutricional de las mismas y el efecto que esto pudiese estar teniendo efectos adversos en los polluelos y en las poblaciones en general de guara roja en los sitios antes mencionados. Aparentemente hay preferencia por parte de las guaras rojas en la selección de los arboles de pino maduro con las dimensiones promedio de 24 mts de altura

PAGE 37

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201035 por 0.80 centímetros de diámetros, lo que hace prestar atención a este tipo de árboles de pinos maduros en las sabanas. En vista de las características generales de los nidos encontrados, los huecos aptos para anidación de guaras tienen que ser grandes, producidos por las caídas de ramas gruesas, capaces de albergar hasta cuatro polluelos (Manzanares com. per.) Se observaron problemas relacionados con la competencia por nidos entre guara roja y la lora frente roja ( Amazonas autumnalis ), siendo más agresiva la lora frente roja y desplazando a la guara roja a la búsqueda de otros nidos. Los guías locales mencionan algunos gavilanes que entran a los nidos y depredan los polluelos de guaras y psitácidos en general, sin embargo esto no se observó en campo. Otro de los problemas es el humedecimiento por aguas lluvias en el nido de guaras, lo que ocasiona humedad a nivel de los huevos y por lo tanto mayor posibilidades de contaminación por hongos. De las plantas que se evidenciaron son consumidas de manera directa por los polluelos, son las Melastomaceas, ya que los nidos presentaban pequeñas semillas con una coloración morada y purpura, color característico de los frutos de la familia de las Melastomaceas. Además se encontraron bellotas de pino mordidas alrededor de los pinos en donde se ubicaban los nidos con polluelos. (Fig 7S) La guara roja aun se encuentra bajo una fuerte presión antropogénica evidenciada por los saqueos a que son objeto sus nidos con polluelos, tal como lo demuestran los resultados de los 13 nidos evaluados. Las condiciones de salud en los polluelos no son las más favorables estando al borde de la desnutrición. Por lo que urge atención especializada y focalizada en cada uno de los nidos que presenten polluelos en estado casi de desnutrición. Las variaciones climáticas probablemente estén incidiendo en los ciclos biológicos de las guaras rojas, así como en la disponibilidad de alimento al alterar las ß oraciones del bosque. Suponemos que los ciclos reproductivos se han visto afectados por las variaciones de lluvia que usualmente se dan en las fechas del mes de mayo cuando los polluelos están emplumado con mayor capacidad de poder resistir estos cambios de temperatura y humedad al interior del nido, el cual en estado de huevos o polluelos pueden ser contaminados por hongos o verse afectados por enfermedades respiratorias incidiendo en la tasa de natalidad de la especie. Los nidos aprovechados (abren las cavidades con hachas dejando los nidos expuestos, con bordes Þ losos), tienen pocas posibilidades de ser usados de nuevo por guaras adultas, por lo que es de suma urgencia proteger los arboles de pino maduros sin alterar y que estén con un diámetro > a 50 centímetros y alturas de más de 20 metros, esto porque representan nidos potenciales especialmente para guara roja en la sabana de pino en general.AgradecimientoSe agradece a las siguientes instituciones que sin su valioso aporte, este trabajo no hubiese sido posible: La Universidad Pedagógica Nacional Francisco Evaluación y diagnostico preliminar de la salud de polluelos

PAGE 38

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201036 Héctor Orlando Portillo Reyes, Hermes Vega, Lorakim Joyner, María Eugenia MondragonTabla 3S . Listado de plantas potencialmente usadas como fuente de alimento de guara roja en Ibantara y Kakaopauni

PAGE 39

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201037 Morazán representada por el Instituto de Investigaciones y evaluación educativa (INIEED), El Instituto para la Ciencia y la Conservación de la Biodiversidad (INCEBIO), El Instituto de Conservación Forestal (ICF), el proyecto Conservación de la Biodiversidad en Paisajes Productivos Indígenas de la Mosquitia PNUD/GEF, La fundación Lafeber Conservation and Wildlife Foundation, de la Florida, USA. A la comunidad de Mabita. Al batallón de Mocoron, sus o Þ ciales y clases, que sin su valioso apoyo esta gira no hubiese sido posible. Bibliografía ConsultadaAbramson, J., B. L. Speer y J.B. Thomsen (eds.) 1995. The Large Macaws: their care, breeding and Conservation. Fort Bragg, California: Raintree Publications. ECOSERVISA/COHECO. 2001. Caracterización del área Protegida RUS RUS. AFE/COHDEFOR. Proyecto PROBAB-GEF. Vol. 1.118 pp. Alvarado, M, A. Foroughbakhch, R. Jurado, E. Rocha. 2002. El Cambio Climático y la Fenología de las Plantas. Ciencia UANL V/004 (oct-dic): 493-500. H owell, S. N. G. y S. Webb. 1995. A guide to the birds of Mexico and northern Central America. Nueva York: Oxford University Press Inc. IGN. Fotografías aéreas de la Reserva propuesta Rus Rus. IGN. 1979. Hoja Topográ Þ cas 1:50,000 de: Rus Rus, Río Rus Rus, Río Lasatigni, Mocoron. Low, R. 1984. Endangered Parrots . Poole, Dorset: Blandfords Press. Marineros, L. y C. Vaughan. 1995. Scarlet macaw of Carara. Pp. 445-467 en Abramson, Speer y Thomsen (eds.). The Large Macaws: their care, breeding and Conservation . Monroe, B. L., Jr. 1968. A Distributional Survey of the Birds of Honduras , Washington, D.C.: American Ornithologists’ Union. Monograph No. 7. Nycander, E., D.H. Blanco, D. Holle, A. del Campo, C. A. Munn, J. Moscoso, y D. Ricalde. 1995. Manu and Tambopata: Nesting Success and techniques for increasing Reproduction in Wild Macaws in southern Peru. Pp. 423-443 en Abramson, Speer y Thomsen. The Large Macaws: their care, breeding, and conservation. Portillo, H. 2005. Distribución actual de la guara (lapa) roja ( Ara macao ) en Honduras. Boletín Zeledonia 9/2 (nov): 69-72. Portillo, H., M. Moreno, A. Narish, L. Marineros, T. Manzanares. 2004. Monitoreo de a Guara roja en la Reserva de Rus Rus. AFE/COHDEFOR. Proyecto PROBAB-GEF( documento inédito). Schubot, R., K. Clubb, y S. Clubb. 1992. Psittacine Aviculture: Perspectives, Techniques and Research. En: REDVET. Revista electrónica de Veterinaria (2007) VIII / 12. http://www.veterinaria. org/revistas/redvet/ UICN. 2001. Decimoséptima reunión del Comité de Fauna. Hanoi (Viet Nam), 30 de julio 3 de agosto. AC. 17 DOC 8.1 Evaluación y diagnostico preliminar de la salud de polluelos

PAGE 40

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201038 Héctor Orlando Portillo Reyes, Hermes Vega, Lorakim Joyner, María Eugenia Mondragon Ara macao, foto por Oscar Ramírez

PAGE 41

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201039 Un caso extremo de ectoparasitismo de moscardón del género Philornis en tangara hormiguera carinegra Habia atrimaxillaris , endémica del Golfo Dulce, Costa RicaIsabell G. Riedl1, Julian Fricke2, Moritz Katz2, Christian H. Schulze11 Departmento de Biodiversidad Animal, Centro Facultad de Biodiversidad, Universidad de Viena, Rennweg 14, A-1030 Viena, Austria2 Departmento de Ecología Animal y Biología Tropical (Zoología III), Instituto Theodor-Boveri, Universidad de Würzburg, Am Hubland, D-97074 Würzburg, AlemaniaResumenEn 2009 se descubrió e hicieron observaciones durante 10 días del segundo nido de tangara hormiguera carinegra (Habia atrimaxillaris), endémica de la zona del Golfo Dulce de Costa Rica. Al encontrarlo, el nido tenía dos polluelos pero al día siguiente uno ya había desaparecido por razones desconocidas. El polluelo sobreviviente presentaba una importante infestación de cerca de 14 larvas de moscardón parasítico (Philornis sp.). Pudo observarse cómo algunas larvas ya emergían de la piel del huésped. El polluelo cayó del nido al sétimo día de observación y los adultos continuaron alimentándolo en el piso durante tres días más antes de que desapareciera. La infestación con larvas pudo haber debilitado al polluelo y ocasionado, al menos parcialmente, los espasmos observados, que pudieron haber sido la causa por la que el polluelo cayó del nido. Se espera que estudios en el futuro puedan cuanti Þ car la importancia general que tiene el moscardón ectoparasítico como causa principal de mortalidad en la tangara hormiguera carinegra, una especie potencialmente amenazada dado su restringido rango de distribución.Palabras Claves: Habia atrimaxillaris, moscardón parasítico, Philornis sp., ectoparasitismo, mortalidad en polluelosAbstractIn 2009 the second nest of black-cheeked ant-tanager (Habia atrimaxillaris), endemic to the Golfo Dulce region of Costa Rica, was discovered and nest observations were made over a period of 10 days. The nest had two nestlings when encountered, but the next day one nestling had disappeared for unknown reasons. The surviving nestling was infested by about 14 larvae of parasitic bot ß ies (Philornis sp.). Some of the larvae emerged from the host’s skin during the observation period. The nestling fell out of the nest on the seventh day of observation, but was still fed by the adults on the ground for another three days,

PAGE 42

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201040 before it disappeared. The infesting larvae might have weakened the nestling and have been at least partially responsible for the observed spasms, which in turn might have caused the chick to fall out of the nest. Future studies should further quantify the overall importance of ectoparasitic bot ß ies as a major causative factor of mortality in the blackcheeked ant-tanager, a species potentially threatened owing to its restricted distributional range.. Key words: Habia atrimaxillaris, parasitic bot ß ies, Philornis sp., ectoparasitism, nestling mortalityIntroducciónLa tangara hormiguera carinegra, Habia atrimaxillaris, es endémica de las tierras bajas del Golfo Dulce, al suroeste de Costa Rica (Tebb 2007). No existe información con Þ able en cuanto a la densidad de su población, pero la especie parece ser todavía bastante común en las tierras bajas del suroeste de Costa Rica donde aún quedan bosques intactos. El tamaño de la población se estima en 10.000 individuos aproximadamente (Birdlife International 2000, 2007, UICN 2008). La especie está restringida al bosque húmedo primario, adentrándose apenas en el bosque secundario (Schulze y Riedl 2008, Stiles et al . 1989). A pesar de que la especie es común en Piedras Blancas y en el Parque Nacional Corcovado, se la considera en peligro por su rango restringido (IUCN 2008). Debido a su pequeño rango de distribución, los nidos, polluelos e información sobre reproducción y comportamiento se desconocían antes del 2008 cuando se descubrió un nido con dos polluelos en el Parque Nacional Piedras Blancas (Huber et al. 2009). Cuando se realizó un estudio sobre la densidad de la población de la tangara hormiguera carinegra, se encontró un segundo nido con dos polluelos en febrero 2009. Estos polluelos fueron observados durante un periodo de 10 días. Uno de ellos no pudo ser examinado en detalle porque desapareció durante la noche del día en que fue encontrado. El segundo polluelo presentaba una infestación importante de moscardón parasítico ( Philornis spp.). Se sabe que muchas de las 50 especies aproximadamente de moscardones del género Philornis parasitan los polluelos y hasta los adultos de las aves de los trópicos y subtrópicos del Nuevo Mundo que construyen nidos externos (Arendt 1985a, b, Arendt 2000, Spalding et al . 2002). En el Bosque Experimental Luquillo en Puerto Rico, los moscardones del género Philornis parasitan más de 29 especies diversas de aves, incluyendo Falconiformes, Columbiformes, Psittaciformes, Cuculiformes y varias especies de Passeriformes (Snyder et al. 1987, Rivera Irizarry 1990). Las moscas adultas no son parásitas pero depositan sus huevos predominantemente en los polluelos o en el nido. Las larvas se meten en la piel del ave y ahí se establecen en un tercer periodo Isabell G. Riedl, Julian Fricke, Moritz Katz, Christian H. Schulze

PAGE 43

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201041 Un caso extremo de ectoparasitismo de moscardón larvario entre la dermis y la musculatura del cuerpo (Delannoy y Cruz 1991, Uhazy y Arendt 1986), alimentándose de eritrocitos, células mono-nucleares, desechos celulares necróticos y ß uidos corporales del huésped. En el presente estudio se describe un caso extremo de infestación de moscardón en la tangara H. atrimaxillaris .Área de estudio y métodosEl 23 de febrero, 2009, se encontró un nido con polluelos de H. atrimaxillaris en el sotobosque de un bosque primario, en una palma Geonoma máxima, en la Estación de Investigación Tropical La Gamba (8°42´N, 83°12´W), ubicada en la región del Golfo Dulce. Weissenhofer et al. (2008) ofrecen una descripción más detallada del área de estudio. El nido y los polluelos fueron observados diariamente durante un periodo de 10 días, documentándose el desarrollo de los polluelos mediante fotografías (Cuadros 1, 2).ResultadosEl nido descubierto el 23 de febrero, 2009, tenía dos polluelos, uno de los cuales presentaba una importante infestación con larvas de moscardón parasítico ( Philornis spp.). Mientras uno de los polluelos desapareció después de la primera noche, el segundo seguía siendo alimentado continuamente hasta por tres adultos (información sin publicar). El polluelo sobreviviente estaba infestado con 14 larvas como mínimo, que se encontraban en ambas alas, cabeza (auriculares, mandíbulas y frente) y cuello (Cuadro 1). Los adultos permanecían menos tiempo en el nido hacia el Þ nal del periodo de observación aunque la cantidad de alimento que traían no varió (información sin publicar). El polluelo se sacudía con Cuadro 1 : Pichón de Habia atrimaxillaris al quinto día de observación. Se puede apreciar la infestación con larvas de moscardón parasítico (Philornis spp.) en alas, cuello y cabeza

PAGE 44

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201042 frecuencia mientras se balanceaba en el borde del nido, a punto de caerse. Al octavo día de observación, se encontró el polluelo en el piso. Las larvas que lo infestaban le desplazaban y distorsionaban físicamente los rebordes mandibulares (Cuadro 2). Se notaba la pobre condición física del polluelo acompañada de movimientos espasmódicos frecuentes. No obstante, los adultos continuaban alimentando al polluelo en el piso. Algunas de las larvas de moscardón habían emergido de la piel del ave (Cuadro 2). El polluelo desapareció dos días después, posiblemente como resultado de depredación ya que aún no volaba.DiscusiónEl parasitismo del moscardón Philornis spp. ha sido ampliamente estudiado en aves tropicales, especialmente en islas del trópico, como causa importante de mortalidad en polluelos de especies de aves que anidan tanto en cavidades como en nidos externos. En Puerto Rico, el 97% de mortalidad en polluelos de azotador de ojos perlados ( Margarops fuscatus ) se atribuyó a parasitismo de Philornis spp. (Arendt 1985b). Es frecuente encontrar que la mortalidad, crecimiento y desarrollo de los polluelos parecen relacionarse directamente con la carga parasitaria (Delannoy y Cruz 1991, Uhazy y Arendt 1986, Arendt 2000). También la supervivencia de los juveniles tiene que ver con el parasitismo de Philornis experimentado cuando eran polluelos (Uhazy y Arendt 1986, Arendt 2006, 159–160). El parasitismo de Philornis causa pérdida de sangre y puede provocar anemia y retardo en el crecimiento de Cuadro 2 : Pichón de Habia atrimaxillaris al noveno día de observación. En la foto de la izquierda se pueden apreciar larvas de tercer periodo en el cuello. El abultamiento en las plumas del pecho es debido a las larvas implantadas en el tracto ventral de las plumas del polluelo. El reborde mandibular derecho (en la foto de la derecha) aparece desplazado por la larva que está implantada ahí detrás. El furúnculo vacío que se aprecia en la frente del pichón fue dejado por una larva que ya había emergido del huésped. Isabell G. Riedl, Julian Fricke, Moritz Katz, Christian H. Schulze

PAGE 45

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201043 Un caso extremo de ectoparasitismo de moscardón tejidos debido a la reducción de niveles de hemoglobina y de oxigenación de los tejidos, lo cual puede inducir la muerte del huésped (Gold y Dahlsten 1983, O’Brien et al. 2001). Tal y como ha sido documentado en otros estudios sobre la tangara hormiguera carinegra, una carga alta de parásitos como la que se registró durante nuestras observaciones bien puede resultar letal. Con base en un estudio sobre cacholote castaño ( Pseudoseisura lophotes ) y leñatero ( Anumbius annumbi ) en Argentina, por ejemplo, Nores (1995) sugiere que la infestación con 14 larvas de Philornis puede resultar igualmente letal. Aún más, la infestación en cualquier parte de la cabeza (Cuadro 1, 2) puede ser particularmente peligrosa. La necrosis neuronal y la in ß amación resultantes provocan lesión cerebral en azulejos orientales ( Sialia sialis ) (Spalding et al . 2002). Mientras el polluelo aún estaba en el nido, se movía y sacudía continuamente sin poder mantener el equilibrio, posiblemente a raíz de su pobre salud causada directa o indirectamente por la infestación con Philornis . Winterstein y Raitt (1983) también reportan que los polluelos de urraca de Beechey ( Gymnorhinus cyanocephalus ) sufren espasmos severos que hacen que sus cuerpos se sacudan continuamente. Es difícil cuanti Þ car los efectos que las infestaciones con moscardones parasíticos tienen en la sobrevivencia de huéspedes, pichones o poblaciones ya que muchos otros factores pueden relacionarse también con la mortalidad (Sabrosky et al. 1989, Loye y Carroll 1995, Heeb et al. 2000, O’Brien et al. 2001, Thomas y Shutter 2001, Fitze et al. 2004). Sin embargo, se ha reportado un nivel signi Þ cativamente más alto de mortalidad en polluelos de Gavilán pajarero, Accipiter striatus , (Delannoy y Cruz 1991) parasitados con Philornis. El éxito tanto de los polluelos de cenzontle de cejas blancas ( Mimus saturninus ) como de su parásito el tordo renegrido ( Molothrus bonariensis ) fue asociado negativamente con una alta prevalencia e intensidad de ectoparasitismo de moscardones (Rabuffetti y Reboreda 2007). A pesar de su buena condición nutricional, los polluelos de azulejo oriental mueren por la infestación de Philornis (Spalding et al. 2002). Más de la mitad de los polluelos de azotador de ojos perlados observados a lo largo de 27 años murieron como resultado directo o indirecto de infestación con moscardones del género Philornis (Arendt 2000, 2006). Después de quitarles las larvas, los polluelos pesaban signi Þ cativamente más que los pichones con una alta carga de infestación (Arendt 2000). Por el contrario, un estudio con soterrés cucaracheros ( Troglodytes aedon ) en Costa Rica reveló que los polluelos no mostraban relativamente ningún efecto del moscardón parasítico y que el éxito de los mismos no difería entre nidos infestados y no infestados (Young 1993). El parasitismo puede tener efectos particularmente graves en poblaciones pequeñas. En el archipiélago de Galápagos, por ejemplo, la mosca parasítica Philornis downsi es considerada una introducción reciente que parece representar una seria

PAGE 46

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201044 amenaza a los pinzones de Darwin debido a los altísimos niveles de infestación (97%) y su resultante elevada mortalidad en pichones (Fessl y Tebbich 2002). Por ende, el parasitismo del género Philornis spp. podría también representar una amenaza potencial contra la tangara hormiguera carinegra debido a su rango altamente restringido ya que los efectos del moscardón parasítico parecen ser extremos en especies con anidadas pequeñas (Fessl y Tebbich 2002), como es el caso de H. atrimaxillaris , con dos polluelos por anidada (Huber et al. 2009). Podremos ofrecer datos más exactos sobre el impacto que tiene el moscardón parasítico en la mortalidad de los polluelos de esta especie endémica a medida que encontremos más nidos de tangara hormiguera carinegra durante nuestros estudios.ReconocimientosAgradecemos al Ministerio del Ambiente y Energía por autorizar el permiso para realizar el trabajo de campo. El trabajo de campo de Julian Fricke y Moritz Katz fue posible gracias a una donación del Deutsche Akademische AustauschdienstReferenciasArendt, W. J. 1985a. Philornis ectoparasitism of Pearly-eyed Thrashers. I. Impact on growth and development of nestlings. The Auk 102: 270–280. Arendt, W. J. 1985b. Philornis ectoparasitism of Pearly-eyed Thrashers. II. Effects on adults and reproduction. The Auk 102: 281–292. Arendt, W. J. 2000. Impact of nest predators, competitors, and ectoparasites on Pearly-eyed Trashers, with comments on the potential implications for Puerto Rican Parrot recovery. Ornitologia Neotropical 11: 13–63. Arendt, W. J. 2006. Adaptations of an avian supertramp: distribution, ecology, and life history of the pearly-eyed thrasher ( Margarops fuscatus ). Gen. Tech. Rep. 27. San Juan, PR: U.S. Department of Agriculture, Forest Service, International Institute of Tropical Forestry. BirdLife International. 2000. Threatened Birds of the World . Barcelona and Cambridge, Lynx Edicions and Birdlife International. BirdLife International. 2007. Species factsheet: Habia atrimaxillaris . http:// www.birdlife.org (last accessed: 12 May 2010). Delannoy, C. A., A. Cruz. 1991. Philornis parasitism and nestling survival of the Puerto Rican Sharp-shinned Hawk. Oxford Ornithology Series 2: 93–103. Fessl, B., S. Tebbich. 2002. Philornis downsi a recently discovered parasite on the Galápagos archipelago a threat for Darwin’s Þ nches? Ibis 144: 445–451. Fitze, P. S., B. Tschirren, H. Richner. 2004. Life history and Þ tness consequences of ectoparasites. Journal of Animal Ecology 73: 216–226. Gold, C. S., D. L. Dahlsten. 1983. Effects of parasitic ß ies ( Protocalliphora spp . ) on nestlings of Mountain and Chestnutbacked Chickadees. Wilson Bulletin 95: 560–572. Isabell G. Riedl, Julian Fricke, Moritz Katz, Christian H. Schulze

PAGE 47

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201045 Un caso extremo de ectoparasitismo de moscardón Heeb, P., M. Kölliker, H. Richner. 2000. Bird-ectoparasite interactions, nest humidity, and ectoparasite community structure. Ecology 81: 958–968. Huber, W., A. Weissenhofer, G. Aubrecht. 2009. First observations of nest and nestling of the Black-cheeked AntTanager Habia atrimaxillaris (Dwight & Griscom 1924), endemic to the Golfo Dulce rainforests, Costa Rica. Brenesia 70: 53–56. IUCN. 2008. 2008 IUCN Red List of Threatened Species . http://www. iucnredlist.org (accesado: 12 May 2010). Loye, J., S. Carroll. 1995. Birds, bugs and blood: Avian parasitism and conservation. Trends in Ecology and Evolution 10: 232–235. Nores, A. I. 1995. Bot ß y ectoparasitism of the brown cacholote and the Þ rewoodgatherer. Wilson Bulletin 107: 734–738. O’Brien, E. L., B. L. Morrison, L. S. Johnson. 2001. Assessing the effects of haematophagous ectoparasites on the health of nestling birds: Haematocrit vs. haemoglobin levels in house wrens parasitized by blow ß y larvae. Journal of Avian Biology 32: 73–76. Rabuffetti, F. L., J. C. Reboreda. 2007. Early infestation by bot ß ies ( Philornis seguyi ) decreases chick survival and nesting success in Chalk-browed Mockingbirds ( Mimus saturninus ). The Auk 124: 898–906. Rivera Irizarry, M. T. 1990. Impacto del parasitismo por Philornis (Neomusca) angustifrons (Loew) (Diptera: Muscidae) en el crecimiento, desarrollo y supervivencia de los pichones del Zorzal Pardo, Margarops fuscatus (Vieillot) (Passeriformes: Mimidae) en Mayagüez, Puerto Rico . Univ. de Puerto Rico, Mayagüez, Puerto Rico. Sabrosky, C. W., G. F. Bennett, T. L. Whitworth. 1989. Bird blow ß ies (Protocalliphora) in North America (Diptera: Calliphoridae) with notes on the Palearctic species . Washington, D.C.: Smithsonian Institution. Schulze, C. H., I. Riedl. 2008. Bird assemblages of forested and humanmodi Þ ed countryside habitats in the Paci Þ c lowlands of southern Costa Rica. Pp. 395–408. En: Weissenhofer, A., W. Huber, V. Mayer, S. Pamperl, A. Weber, G. Aubrecht (eds.), Natural and Cultural History of the Golfo Dulce Region , Costa Rica . Stap Þ a 88. Biologiezentrum des Oberösterreichischen Landesmuseums, Linz. Snyder, N. F. R., J. W. Wiley, C. B. Kepler. 1987. The parrots of Luquillo: natural history and conservation of the Puerto Rican Parrot. Los Angeles, California: Western Foundation of Vertebrate Zoology. Stiles F. G., A. F. Skutch, D. Gardener. 1989. A guide to the birds of Costa Rica. Ithaca, Nueva York: Cornell University Press . Spalding, M. G., J. W. Mertins, P. B. Walsh, K. C. Morin, D. E. Dunmore, D. J. Forrester. 2002. Burrowing ß y larvae ( Philornis porteri ) associated with mortality of Eastern Bluebirds in Florida.

PAGE 48

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201046 Journal of Wildlife Disease 38: 776–783. Tebb, G. 2007. “Very important birds” of the Esquinas forest. Pp. 65–66. En: Sauberer, N., G. Tebb, W. Huber, A. Weissenhofer (eds.): The birds of the Golfo Dulce Region . Verein zur Förderung der Tropenstation La Gamba, Wien. Thomas, K., D. Shutter. 2001. Ectoparasites, nestling growth, parental feeding rates, and begging intensity of tree swallows. Canadian Journal of Zoology 79: 346– 353. Uhazy, L. S., W. J. Arendt. 1986. Pathogenesis associated with philornid myiasis (Diptera: Muscidae) on nestling Pearly-eyed Thrashers (Aves: Mimidae) in the Luquillo rain forest, Puerto Rico. Journal of Wildlife Diseases 22: 224– 237. Weissenhofer, A., W. Huber, V. Mayer, S. Pamperl, A. Weber, G. Aubrecht (eds.). 2008. Natural and Cultural History of the Golfo Dulce Region , Costa Rica . Stap Þ a 88. Biologiezentrum des Oberösterreichischen Landesmuseums, Linz. Winterstein, S . R., R. J. Raitt. 1983. Nestling growth and development and the breeding ecology of the Beechey Jay. Wilson Bulletin 95: 256 –268. Young, B. E. 1993. Effects of the parasitic bot ß y Philornis carinatus on nestling House Wrens, Troglodytes aedon , in Costa Rica. Oecologia 93: 256–262. Isabell G. Riedl, Julian Fricke, Moritz Katz, Christian H. Schulze Habia atrimaxillaris, foto por Noel Ureña

PAGE 49

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201047 LISTA OFICIAL DE LAS AVES DE COSTA RICA ACTUALIZACI"N 2010 Comité Cientí Þ co Asociación Ornitológica de Costa RicaGerardo Obando-Calderón Coordinador de actualizaciones: gobando@zeledonia.org Comité Cientí Þ co, Asociación Ornitológica de Costa Rica Johel Chaves-Campos Departamento de Ciencias Biológicas, Universidad de New Orleans, USA Richard Garrigues Gone Birding Tours, Costa Rica Alejandra Martínez-Salinas Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE), Costa Rica Michel Montoya Asociación Ornitológica de Costa Rica Oscar Ramírez Escuela de Ciencias Biológicas, Universidad Nacional, Costa Rica James Zook Asociación Ornitológica de Costa Rica (Autores listados en orden alfabético de apellido luego del coordinador) ResumenDescribimos los cambios en la Lista O Þ cial de las Aves de Costa Rica para el período 2009-2010. Incluimos cinco nuevos registros para el país en la categoría O Þ cial-Con comprobante: Sarkidiornis melanonotus comb duck, Pterodroma rostrata Tahiti petrel, Puf Þ nus opisthomelas black-vented shearwater, Charadrius melodus piping plover y Thraupis abbas yellow-winged tanager. Cuatro especies cambian de categoría y pasan de O Þ cial-Sin comprobante a O Þ cial-Con comprobante: Pterodroma phaeopygia Galapagos petrel, Oceanodroma leucorhoa Leach’s storm-Petrel, Patagioenas leucocephala whitecrowned pigeon y Dendroica tigrina Cape May warbler. Nuevas evidencias fotográ Þ cas fueron aceptadas como actualización de comprobantes para Harpia harpyja águila arpía y Anthracothorax veraguensis Veraguan mango. El estatus taxonómico y nombre cientí Þ co de todas las especies fueron actualizados según la lista más reciente de la American

PAGE 50

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201048 Ornithologists’ Union (AOU); hacemos un llamado a poner especial atención a estos cambios de la AOU ya que modi Þ can considerablemente la lista.Palabras Claves: Sarkidiornis melanotus comb duck, Pterodroma rostrata Tahiti petrel, Puf Þ nus opisthomelas black-vented shearwater, Charadrius melodus, piping plover Thraupis abbas yellow-winged tanagerAbstractWe describe changes in the Of Þ cial List of the Birds of Costa Rica for the period 20092010. We include Þ ve new registers for the country in the Of Þ cial with Voucher category: Sarkidiornis melanonotus comb duck, Pterodroma rostrata Tahiti petrel, Puf Þ nus opisthomelas black-vented shearwater, Charadrius melodus piping plover and Thraupis abbas yellow-winged tanager. Four species are changed from Of Þ cial without Voucher to Of Þ cial with Voucher: Pterodroma phaeopygia Galapagos petrel, Oceanodroma leucorhoa Leach’s storm-petrel, Patagioenas leucocephala white-crowned pigeon and Dendroica tigrina Cape May warbler. New photogra Þ c evidence was accepted to update vouchers for Harpia harpyja harpy eagle and Anthracothorax veraguensis Veraguan mango. The taxonomic status and scienti Þ c name of all species were updated according the the most recent list of the American Ornithologists´Union (AOU); we especially call attention to these changes by the AOU because they considerably modify the list. Key words: Sarkidiornis melanotus comb duck, Pterodroma rostrata Tahiti petrel, Puf Þ nus opisthomelas black-vented shearwater, Charadrius melodus, piping plover Thraupis abbas yellow-winged tanagerIntroduciónPresentamos la cuarta actualización de la Lista O Þ cial de las Aves de Costa Rica 2006 (Obando et al . 2007). Los cambios en el listado son consecuencia de la revisión periódica de evidencias por parte del Comité Cientí Þ co (CC) de la Asociación Ornitológica de Costa Rica (AOCR) y de los reportes públicos que nos llegan por medio del formulario de especies raras o sin comprobante de la AOCR. Estos cambios mejoran el estado de la información sobre la ocurrencia de las aves silvestres en Costa Rica. La lista completa 2010, así como algunas de las fotografías que fueron aceptadas como comprobantes pueden encontrarse en www.avesdecostarica.org La próxima actualización será dada a conocer por medio del Boletín Zeledonia en el volumen del mes de noviembre 2011. Esperamos contar con su participación sugiriéndonos posibles cambios a este listado. Para considerar su observación, favor enviarnos su formulario (disponible en el sitio web de la AOCR), evidencias y documentación (especímenes, fotografías, grabaciones de sonidos o videos, originales y sin manipulaciones) a más tardar el 30 de Comité Cientí Þ co de la Asociación Ornitológica de Costa Rica

PAGE 51

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201049 Lista o Þ cial de las aves de Costa Rica Actualización 2010 agosto del 2011.ProcedimientosEste año analizamos un total de 14 formularios, para ello seguimos la metodología utilizada en la Lista O Þ cial de la Aves de Costa Rica 2006 (Obando et al . 2007). Un total de siete miembros del CC (autores) participamos en el análisis de la documentación para la presente actualización. Por medio del sitio Web del Comité Cientí Þ co en www.avesdecostarica. org ponemos a su disposición el procedimiento seguido para aceptar/ rechazar una especie. Todas las evidencias fotográ Þ cas aquí mencionadas fueron archivadas y catalogadas en el Departamento de Historia Natural del Museo Nacional de Costa Rica. Para acceder a ellas puede comunicarse con Armando Ruiz Boyer en aruiz@ museocostarica.go.cr o bien visitar dicho departamento. Cada evidencia ha sido catalogada bajo la siguiente nomenclatura: MNCR-Z seguido del correspondiente número. Decisiones y cambios para el período 20092010 Actualización 2010 Cambio de de Þ nición para el Estatus Residente (R) Acordamos que la siguiente de Þ nición para las aves residentes evita algunas incongruencias que se presentaban cuando se combinaban algunos estatus y aclara mejor la situación de algunas especies. Nueva de Þ nición. Residente (R): Especie de la cual se posee evidencia (comprobante) que con Þ rma su reproducción en Costa Rica y es posible encontrarla en cualquier época del año en territorio costarricense. Nota: Algunas especies residentes en Costa Rica durante todo el año también ocurren en América del Norte y se reproducen allí. Las poblaciones Norteamericanas de estas especies son migratorias y visitan Costa Rica únicamente durante la época no reproductiva. Por lo tanto, estas especies aparecen en la lista dentro de las categorias residente (R) y también migratoria (M). Cambios taxonómicos para el listado o Þ cial de las aves de Costa Rica Basados en la American Onithologists’ Union (AOU) Suplemento 51 (Chesser et. al 2010) Para detalles sobre los cambios taxonómicos aquí mencionados, recomendamos obtener el Suplemento 51 en el web de la AOU. http://www.aou.org/ checklist/north/print.php Nueva secuencia de Familias Con base en nuevos datos genéticos, las siguientes familias han sido reorganizadas de la siguiente manera, luego de Phaethontidae: Ciconiidae, Fregatidae, Sulidae, Phalacrocoracidae, Anhingidae, Pelecanidae, Ardeidae, Threskiornithidae, Cathartidae, Pandionidae, Accipitridae, Falconidae, Eurypygidae (ver Lista O Þ cial) Nueva Familia Se reconoce la familia Pandionidae la cual incluye únicamente a la especie Pandion haliaetus Osprey, especie anteriormente incluida en Accipitridae.

PAGE 52

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201050 Caprimulgus vociferus Cambia su nombre en Inglés a eastern whip-poor-will. Trogon violaceus violaceous trogon Cambia su nombre cientí Þ co y en Inglés por Trogon caligatus gartered trogon, el cual era anteriormente considerado como coespecí Þ co con T.violaceus , ahora separados con base en diferencias en las vocalizaciones y ADN mitocondrial. Nueva familia Capitonidae Datos genéticos respaldan a esta nueva familia la cual incluye únicamente a la especie Eubucco bourcierii red-headed barbet, especie anteriormente incluida en la familia Ramphastidae. Nueva familia Semnornithidae Datos genéticos respaldan a esta nueva familia la cual incluye únicamente la especie Semnornis frantzii prong-billed barbet. El género Semnornis anteriormente incluido dentro de la familia Ramphastidae tampoco puede ser incluido en Capitonidae. Género Lipaugus Análisis Þ logenético de la secuencia de ADN mitocondrial y nuclear, ha demostrado que el género Lipaugus (anteriormente considerado incertae sedis [Tyranidae]) es miembro de la familia Cotingidae. Por lo tanto, Lipaugus unirufus rufous piha pasa a ser parte de la familia Cotingidae. Familia Cotingidae Análisis Þ logenético de la secuencia de ADN mitocondrial y nuclear, sugieren el siguiente orden en la secuencia de los géneros incluidos en esta familia: Querula, Cephalopterus, Cotinga, Lipaugus, Procnias, Carpodectes (ver Lista O Þ cial). Cyanocorax morio brown jay Sustituir el género Cyanocorax por Psilorhinus , anteriormente unidos pero ahora separados con base en nuevos datos genéticos y morfológicos. Familia Corvidae Análisis Þ logenético de la secuencia de ADN mitocondrial y nuclear, sugieren el siguiente orden en la secuencia de los géneros incluidos en esta familia: Cyanolyca, Calocitta, Psilorhinus, Cyanocorax (ver Lista O Þ cial). Género Cyanolyca Análisis Þ logenético de la secuencia de ADN mitocondrial y nuclear, sugieren el siguiente orden en la secuencia para las especies incluidas dentro de este género: C. argentigula, C. cucullata . Familia Sylviidae Una serie de estudios genéticos reconocen nuevas familias para las especies incluidas en Sylviidae. gnatcatchers y gnatwrens han sido transferidos a la nueva familia Polioptilidae, la cual sustituye a Sylviidae para el caso especí Þ co de Costa Rica y deberá ser incluida entre las familias Troglodytidae y Cinclidae (ver Lista O Þ cial). Vermivora pinus blue-winged warbler Cambia su nombre cientí Þ co por Vermivora cyanoptera y mantiene su nombre en Inglés. Género Vermivora Las especies V. peregrina, V. celata y V.ru Þ capilla. cambian del género Vermivora al género Oreothlypis: en el futuro deberán ser nombradas como O. peregrina, O. celata y O. ru Þ capilla. Comité Cientí Þ co de la Asociación Ornitológica de Costa Rica

PAGE 53

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201051 Lista o Þ cial de las aves de Costa Rica Actualización 2010 Parula gutturalis ß ame-throated warbler El género Parula deberá ser sustituido por el género Oreothlypis. En el futuro la especie deberá nombrarse como O. gutturalis . Género Seiurus Las especies S.noveboracensis y S.motacilla cambian del género Seiurus al género Parkesia: en el futuro deberán ser nombradas como P. noveboracensis y P. motacilla. Acanthidops bairdii peg-billed Þ nch Se elimina una letra i, cambiar por A. bairdi Géneros Atlapetes, Aimophila y Melozone Nuevos datos genéticos mitocondriales indican cambios en la secuencia de estos géneros y sus respectivas especies, los cuales se incluyen luego de Arremonops conirostris en el siguiente orden: Atlapetes albinucha, Aimophila rufescens, Melozone leucotis, Melozone biarcuata (ver Lista O Þ cial). Aimophila ru Þ cauda stripe-headed sparrow Aimophila botterii Botteri’s sparrow Cambiar el género Aimophila por el género Peucaea , anteriormente unidos Ave: Puf Þ nus opisthomelas black-vented shearwater Lugar: Bahía Drake, Puntarenas (8°42’28.01”N, -83°45’49.29”W). Fotógrafo: Brian L. Sullivan Fecha: 17 noviembre 2008

PAGE 54

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201052 pero ahora tratados como diferentes con base en nuevos datos genéticos, vocales y morfológicos. Nuevos registros de aves para Costa Rica (No se detallan los formularios rechazados por el Comité) Sarkidiornis melanotus comb duck Especie O Þ cialCon Comprobante. Accidental (A) 30 de marzo 2009. Álvar Saborío Ruíz presenta formulario y fotografía (MNCR-Z5168) sobre su observación de un individuo en humedal del río Tempisque en el Parque Nacional Palo Verde, Bagaces, Guanacaste. Marzo 2010 (18-19, 25-26). Rafael Ramírez Madriz envía formulario y fotografías tomadas por Stephen J. Dinsmore (MNCR-Z5169) y Gilberto Ave: Charadrius melodus piping plover Lugar: Orilla del mar, entre el estero de playa Avellanas y playa Mansita, en Hacienda Pinilla, Santa Cruz, Guanacaste Fotógrafo: Gustavo Mora Fecha: 07 noviembre 2009Comité Cientí Þ co de la Asociación Ornitológica de Costa Rica

PAGE 55

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201053 Lista o Þ cial de las aves de Costa Rica Actualización 2010 Murillo (MNCR-Z5170) de un individuo observado volando, tomando agua y posado en la Laguna humedal del Parque Nacional Palo Verde, Bagaces, Guanacaste. Pterodroma rostrata Tahiti petrel Especie O Þ cial– Con Comprobante. Migratoria (M) 18-19 de setiembre 2009. James Zook junto a un grupo de observadores de aves, logran observar un individuo en cinco oportunidades en mar abierto. Océano Pací Þ co entre 20 millas naúticas al sur de la punta de la Península de Nicoya (9°15’07.7’’N, 85°09’22.9’’W) y 154 millas naúticas en dirección suroeste (7°55’31.2’’N, 86°40’12.3’’W). El ave volaba sobre la super Þ cie del agua y fue fotogra Þ ada por Noel Ureña (MNCRZ5171-Z5174). Al parecer este no es el primer avistamiento de la especie en aguas Ave: Thraupis abbas yellow-winged tanager Lugar: Refugio de Vida Silvestre Caño Negro, Alajuela Fotógrafo: Alfredo Scott Porras Fecha: 20 de febrero 2010

PAGE 56

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201054 territoriales de Costa Rica, Michael Force especialista en aves marinas menciona que lo ha observado varias veces (com.pers a James Zook) y también es registrado para Costa Rica en Ballance et al . (2006). Sin embargo, esta es la primera vez que nos llega un reporte con registro fotográ Þ co. Nota taxonómica : esta especie es tratada por algunos autores con el género Pseudobulweria . Actualmente la AOU la reconoce como Pterodroma , aunque aún no es parte de su lista y la mantienen en el Apéndice. Puf Þ nus opisthomelas black-vented shearwater Especie O Þ cial– Con Comprobante. Accidental (A) 17 de noviembre 2008. Brian L. Sullivan observa y fotografía (MNCR-Z5175-Z5178) un individuo alimentándose de desechos siguiendo un barco camaronero. Bahía Drake, Puntarenas (8°42’28.01”N, 83°45’49.29”W). Charadrius melodus piping plover Especie O Þ cial– Con Comprobante. Accidental (A) 01 y 07 de noviembre 2009. José David Vargas Fernández presenta Fomulario y fotografías tomadas por él (MNCR-Z5179-Z5181) y Gustavo Mora (MNCR-Z5182, Z5183) de un individuo juvenil observado en zona rocosa en la orilla del mar, entre el estero de playa Avellanas y playa Mansita, en Hacienda Pinilla, Santa Cruz, Guanacaste. Thraupis abbas yellow-winged tanager Especie O Þ cial-Con Comprobante. Residente Incierto (R?) 10 de diciembre 2009. Froylan Rojas Ramires observa un individuo en un comedero a 3 km antes de llegar al centro de Los Chiles, San Carlos. La observación se repite los días 15 y 20 de enero del 2010 en el mismo sitio. Formulario y evidencias fotográ Þ cas (MNCR-Z5184-Z5186) aceptadas. 20 de febrero 2010. Alfredo Scott Porras envia Formulario y evidencias fotográ Þ cas (MNCR-Z5187, Z5188) de un individuo alimentándose en un comedero ubicado en la casa de Ernesto (Guía local quien llamó a Alfredo) en Caño Negro, Alajuela (10º53’58.50’’N, 84º47’03.30’’W, altitud 43 msnm). Cambios de categoría para el listado o Þ cial de las aves de Costa Rica (No se detallan los formularios rechazados por el Comité) Pterodroma phaeopygia Galapagos petrel Especie O Þ cialSin Comprobante. Pasa a especie O Þ cialCon Comprobante 01 de mayo 2009. Kevin Easley y Jason Horn presentan Formulario y fotografías (Kevin MNCR-Z5189-Z5191) de un individuo adulto que fue observado volando sobre la super Þ cie en mar abierto, Océano Pací Þ co entre el Parque Nacional Isla del Coco y playa Herradura (6°47.466’N, 86°20.042’ W). Oceanodroma leucorhoa Leach’s stormpetrel Especie O Þ cialSin Comprobante. Pasa a especie O Þ cial-Con Comprobante. 01 de mayo 2009. Kevin Easley , Jason Horn y James Zook presentan Comité Cientí Þ co de la Asociación Ornitológica de Costa Rica

PAGE 57

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201055 Lista o Þ cial de las aves de Costa Rica Actualización 2010 formulario y fotografías (Kevin MNCRZ5192-Z5194) documentando tres observaciones independientes de un individuo sobrevolando la super Þ cie del mar abierto, océano Pací Þ co entre el Parque Nacional Isla del Coco y playa Herradura (6°39.547’N, 86°24.433’W). Patagioenas leucocephala whitecrowned pigeon Especie O Þ cialSin Comprobante. Pasa a especie O Þ cial-Con Comprobante. 24 de enero 2010. Christopher Murray observa y fotografía (MNCR-Z5195) un individuo posado en árbol en área de arbustos a orillas de la costa en el Parque Nacional Tortuguero. Dendroica tigrina Cape May warbler Especie O Þ cialSin Comprobante. Pasa a especie O Þ cial-Con Comprobante. Del 18 noviembre al 06 diciembre 2009. Santos Martínez observa un individuo e informa a Donald Jiménez quien envía formulario y fotografías (MNCR-Z5196, Z5197). La observación sobre un individuo se repitió en varias ocasiones en área de jardín en Las Brisas Nature Reserve, faldas del volcán Turrialba en vertiente Caribe (800 msmn). Actualización de comprobante para el Museo Nacional de Costa Rica Harpia harpyja águila arpía 05 de diciembre 2009. Elena Vargas R ., Erick Herrera y Ana María Monge envían formulario y fotografías (Vargas MNCRZ5198-Z5201) de un individuo posado en un árbol a orilla de la laguna de Tortuguero al sur de la entrada a Caño Sérvulo (10°25.326’N, 83°27.040’W). Parque Nacional Tortuguero, Limón. Anthracothorax veraguensis Veraguan mango 05 y 07 de diciembre 2009. Isabell Riedl envía formulario y fotografías (MNCR-Z5202-Z5204) de dos individuos alimentándose en ß ores de Erythrina sp en área cercana a La Gamba, Gol Þ to, Puntarenas. Estas fotos presentan a la especie en diferentes posiciones con respecto a las fotos aprobadas para incluirla en la lista actualización 2009 por Kevin Easley, por lo que se aceptan como nuevos comprobantes.AgradecimientosLos aportes de cada una de las personas que han enviado reportes y evidencias desde la publicación de la lista o Þ cial del 2006, son sin duda de gran valor para continuar uniendo esfuerzos en bene Þ cio de las aves. Esta alta participación social fomenta los esfuerzos que la Asociación Ornitológica de Costa Rica promueve para la conservación de la avifauna. A todas estas personas y a las que de una u otra manera estuvieron involucradas y que por error omitimos nombrar, nuestro más sincero agradecimiento. Para esta actualización queremos resaltar los valiosos aportes de (en orden alfabético según nombre): Alfredo Scott Porras, Álvar Saborío Ruíz, Ana María Monge, Brian L. Sullivan, Christopher Murray, Donald Jiménez, Elena Vargas R, Erick Herrera, Ernesto (Guía local en Caño Negro), Froylan Rojas Ramires, Gilberto Murillo, Gustavo Mora, Isabell Riedl, James Zook, Jason Horn, José David Vargas Fernández, Kevin Easley, Noel Ureña,

PAGE 58

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201056 Rafael Ramírez Madriz, Santos Martínez y Stephen J. Dinsmore. ReferenciasBallance, Lisa., Robert Pitman y Paul Fiedler. 2006. Oceanographic in ß uences on seabirds and cetaceans of the eastern tropical Paci Þ c: A review. En: Progress in Oceanography 69:360-390. Chesser, R. Terry, Richard C. Banks, F. Keith Barker, Carla Cicero, Jon L. Dunn, Andrew W. Kratter, Irby J. Lovette, Pamela C. Rasmussen, J. V. Remsen, James D. Rising, Douglas F. Stotz, Kevin Winker. 2010. FiftyÞ rst supplement to the American Ornithologists’ Union Check-List of North American Birds. Auk 127(3):726-744. Obando-Calderón, G., L. Sandoval, J. Chaves-Campos, J. Villarreal-Orias, y W. Alfaro-Cervantes. 2007. Lista O Þ cial de las Aves de Costa Rica 2006 . Comité Cientí Þ co, Asociación Ornitológica de Costa Rica. Boletín Zeledonia 11, número especial (Abril).Comité Cientí Þ co de la Asociación Ornitológica de Costa Rica Sarkidiornis melanotus (comb duck) foto por Gustavo Flores. Nota: esta no es la foto de evidencia remitida al Comité Cientí Þ ca.

PAGE 59

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201057 NOTAS Primer registro de rascón café ( Amaurolimnas concolor ) en Monteverde, Puntarenas, Costa RicaOscar Johnsonhenicorhina@yahoo.com Al atardecer del 14 de mayo, 2010, Uriel Fuentes me trajo un ave herida que había encontrado a la orilla del camino entre Monteverde y Cerro Plano, en la Provincia de Puntarenas, Costa Rica, a una altitud de 1350 m.s.n.m. La identi Þ qué como un rascón café ( Amaurolimnas concolor ). Según Stiles y Skutch (2003), esta ave se distribuye desde el sur de México hasta el oeste del Ecuador, el norte de Bolivia y el sur de Brasil. En Costa Rica es residente principalmente en las partes boscosas más húmedas de las bajuras y piedemontes del Caribe, aunque localmente en algunos lugares hasta 1000 m.s.n.m. (Stiles y Skutch 2003). Desconocía en ese momento el estado de la especie en el área de Monteverde pero después de informarme me di cuenta que este era un registro destacado para la región. Condición del ave El ave se encontraba obviamente en malas condiciones aunque no mostraba señales de lesiones externas como huesos quebrados o sangrado. Exhibía movimientos limitados, con la cabeza ladeada y los ojos generalmente cerrados. No mostraba tampoco indicios de reproducción (placa incubatriz o protuberancia de la cloaca), ni grasa subcutánea, ni muda activa. Coloqué el ave en una caja acolchada donde pasó la noche. A la mañana siguiente (15 de mayo, 2010) su condición había mejorado mucho. Luego de tomarle varias fotografías (Cuadros1 y 2) la liberé en la parte baja de la Reserva de la Estación Biológica Monteverde, a una altitud de aproximadamente 1400 m.s.n.m. Este bosque era el más cercano al sitio donde se encontró el ave y colindaba con la Reserva del Bosque Nuboso de Monteverde y con la población de rascón café conocida más cercana en el valle de Peñas Blancas. Al ser liberada, el ave corrió hacia una pequeña zanja contigua al bosque donde se acicaló durante breves minutos antes de adentrase al bosque. Cuadro 1

PAGE 60

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201058 Ave inusual en MonteverdeEste parece ser el primer registro de esta especie en la Vertiente del Pací Þ co Norte de Costa Rica y el área de Monteverde (Fogden 1993, J. Zook, pers. com. 17 May 2010). Las dos poblaciones de rascón café conocidas más cercanas se encuentran 29km al este del Valle de Peñas Blancas en la vertiente Caribe de la División Continental, y 120km al sur cerca de Quepos. Ambas poblaciones se encuentran a menos de 1000 m.s.n.m. Parece razonable pensar que este era un individuo errante que se originó en el Valle de Peñas Blancas. Por otra parte, podría ser que exista una población desconocida en el área de Monteverde. Esto último es improbable ya que esta especie presenta una vocalización fuerte y distintiva (Stiles y Skutch 2003) que habría sido detectada puesto que la avifauna de Monteverde ha sido muy bien estudiada, en comparación con otras regiones de Costa Rica. Las dos primarias exteriores p9 y p10 mostraban más desgaste que la p8. Esto podría interpretarse como un límite de muda o como desgaste. Todas las otras especies de rascones de Norte América de las que se conoce las estrategias de muda presentan muda sincrónica de las plumas de vuelo (Pyle 2008). Asumiendo que el rascón café posee la misma estrategia de muda que las otras especies, lo más probable sería que correspondiera a desgaste y no a un límite de muda. Un límite de muda es el producto de una muda secuencial de plumas de vuelo. Si fuera de hecho un límite de muda y el rascón café presenta muda secuencial de las plumas de vuelo, entonces la edad de este individuo se ubicaría en más de dos años (P. Pyle pers. com. 19 mayo de 2010). Con base en el retraso de la maduración del color en la parte implume en otras especies de rascones de Norte América (Pyle 2008), el color brillante del ojo y del pico también indican que es un ave de más edad, de Þ nitivamente más allá del año de eclosión y posiblemente después del segundo año.Literatura Fogden, M. 1993. An Annotated Checklist of the Birds of Monteverde and Peñas Blancas Monteverde, Costa Rica: Green Mountain. Pyle, P. 2008. Identi Þ cation Guide to North American Birds , Part II. Point Reyes Station, CA: Slate Creek Press. Stiles, F. G. y A. F. Skutch. 2003. Guía de aves de Costa Rica , Tercera edición. Santo Domingo de Heredía: INBio. Oscar JohnsonCuadro 2

PAGE 61

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201059 Aumentando la diversidad de aves en una Þ nca de café utilizando epí Þ tasErnesto M. CarmanCerulean Warbler Conservation-C.R., 56-7100, Paraíso, Costa Rica. E-mail: emcarman@gmail.comResumenEl cultivo de café bajo sombra bene Þ cia muchas especies de aves. Este estudio demuestra como se puede incrementar la cantidad de especies y/o individuos de aves que utilizan una plantación de café al propagar manualmente especies nativas de epí Þ tas en los árboles de sombra. La propagación de epí Þ tas se podría utilizar como una parte de un sistema integrado de control de plagas, y a la misma vez bene Þ ciar a otros organismos.Palabras claves: café bajo sombra, Paraíso, Cartago, Costa Rica, sistema integrado de control de plagasIntroducciónEl café ha sido descrito como un cultivo con gran potencial para ser producido de una forma que bene Þ cie muchas especies de aves. De estos métodos el más conocido es el cultivo de café bajo sombra donde los cafetos son sembrados bajo árboles más grandes, los cuales aumentan la calidad del producto Þ nal y agregan un sustrato más en donde las aves pueden alimentarse, anidar, etc. Se ha demostrado que plantaciones de café bajo sombra pueden albergar hasta un 400% más especies de aves que una plantación convencional sin sombra (E. Carman et. al . datos sin publicar). La presencia de estas aves en el cafetal ayuda a disminuir pérdidas por plagas ya que se alimentan de especies como Hypothenemus hampei (broca del café) (Kellermann et al . 2008).MétodosEl estudio se llevó acabo en Finca Cristina, Paraíso, provincia de Cartago, Costa Rica, a 1300 m.s.n.m.( Fig. 1), la cuál es una Þ nca de café cultivado con el Fig. 1 , Ubicación de la Finca Cristina

PAGE 62

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201060 método orgánico bajo sombra. Los árboles de sombra consistían principalmente de una sola especie, Erythrina poeppigiana , Fabaceae (Fig. 2). Dos lotes de estudio (no adyacentes) de una hectárea fueron creadas. Uno de los lotes fue denominado el “Lote de Control”, en donde los árboles de sombra albergaban pocas epí Þ tas. En el segundo lote, denominado “Lote con Epí Þ tas”, se sembraron epí Þ tas en los troncos de los árboles de sombra, sembrando de dos a tres species por tronco. Para el estudio se escogieron diez especies de epí Þ tas nativas de la zona. Por otra parte, se realizaron censos de aves cada tres meses en ambos lotes, iniciando un año antes de sembrar las epí Þ tas en el “Lote con Epí Þ tas”. Los censos duraban 30 minutos, tiempo en el cual se caminaba dentro del lote notando cuales especies de aves buscaban su alimento dentro del lote, ya sea en el suelo, los cafetos o los árboles de sombra. El estudio fue realizado de Marzo del 2003 hasta Marzo del 2010. Los datos Þ nales fueron analizados, sacando promedios de especies por año para ver si la propagación de epí Þ tas tuvo algún efecto en la avifauna del sitio de estudio. Después de realizar los muestreos de aves, se proseguía a anotar datos de la fenología de las epí Þ tas sembradas en los troncos, como por ejemplo, si tenían ß or, fruto o semilla, etc. En la Fig. 3 se muestra la lista de diez especies que se propagaron en el Lote con Epí Þ tas.Discusión En los ocho años de muestreo hubo una tendencia a que el promedio de especies de aves observadas aumentara en el Lote con Epí Þ tas (Fig 4). El promedio de especies observadas en el Lote de Control fué más errático. El total de especies de aves observadas también fué mayor en el Lote con Epí Þ tas (Fig. 5). Se observaron un total de 89 especies de aves en el Lote Fig.2. Tres ejemplos de árboles de Erythrina poeppigiana en Finca Cristina. De izquierda a derecha: Tronco característico del Lote de Control; Tronco del Lote con Epí Þ tas, con tres especies recién sembrados; Tronco mostrando Aechmea mexicana completamente desarrollada.Ernesto M. Carman

PAGE 63

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201061 Aumentando la diversidad de aves en una Þ nca de café de Control y 97 especies en el Lote con Epí Þ tas. Las diferencias en los promedios de especies encontradas entre los dos lotes puede deberse a la diversidad de recursos que agregan las epí Þ tas. Muchas de las especies de aves observadas utilizaban las epí Þ tas para alimentarse, ya sea del néctar de especies como Guzmania monostachya (Fig. 6) y Columnea hirta , las frutas de Aechmea mexicana y Columnea linearis (Fig. 7), o bien de los artrópodos, an Þ bios o reptiles que se encuentran en gran abundancia en estas plantas. Además, las semillas de especies como Tillandsia leiboldiana y Guzmania monostachya son utilizadas ampliamente por diversas aves para construir sus nidos. Desde el punto de vista agrícola, es posible que las epí Þ tas sirvan para atraer más aves al cafetal, lo cual puede ayudar a controlar una de las plagas más dañinas en el café, la Broca del Café ( Hypothenemus hampei , Coleoptera), ya que se ha comprobado que diversas especies de aves se alimentan de esta plaga (Kellermann et al . 2008), especialmente especies de la familia Parulidae (Fig. 8). Desde el punto de vista ecológico, la propagación de epí Þ tas tiene el potencial de bene Þ ciar a una gran cantidad de organismos. La propagación de epí Þ tas puede formar Fig. 3 : Lista de especies utilizadas en el Lote con Epí Þ tas

PAGE 64

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201062 parte de un sistema integrado de control de plagas, y asimismo bene Þ ciar a otros organismos al aumentar la biodiversidad dentro de las Þ ncas de café. Aún así, este método es lo opuesto de la práctica común en los cafetales, en la cuál se remueven todas las epí Þ tas de los árboles de sombra por la falsa creencia que son parásitas y Fig.4 : Aumento en número de especies al sembrar epí Þ tas pueden dañar al árbol. AgradecimientosUn especial agradecimiento a Café Cristina® por permitir que este estudio se llevara acabo en Finca Cristina, por el apoyo brindado durante tal y por la revisión y crítica constructiva de esta publicación. Fig 5: Total de especies observadas en cada lote a lo largo de ocho años Ernesto M. Carman

PAGE 65

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201063 Aumentando la diversidad de aves en una Þ nca de café Fig. 8: Tres especies de aves vistas alimentándose en el sitio de estudio y que podrían posiblemente alimentar de la Broca del Café. De izquierda a derecha: Dendroica pensylvanica, Wilsonia pusilla y Selasphorus scintilla.Bibliografía Kellermann, J. L., M. D. Johnson, A. M. Stercho y S. C. Hackett . 2008 . Ecological and economic services provided by birds on Jamaican Blue Mountain coffee farms . Conservation Biology 22:1177-1185. Stiles, F.G. y A.F. Skutch. 1989. A Guide to the Birds of Costa Rica . Ithaca, Nueva York: Cornell University press.

PAGE 66

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201064 Descripción de un nido en forma de taza de la especie Icterus pectoralis en Guanacaste, Costa RicaAndrés Jiménez SoleraO Þ cina Regional del Área de Conservación Tempisque, Ministerio de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones. Nicoya, Guanacaste, Costa Rica. Correo electrónico: andresjs71@gmail.comResumenSe describe un nido de Icterus pectoralis en forma de taza de 8 cm x 7.6 cm; construido a 2.10m de altura, oculto en las ramas de un árbol de Gliricidia sepium; en las faldas del cerro Corral de Piedra en la cuenca baja del Río Tempisque. Este registro es importante ya que, la descripción de los nidos para esta especie corresponde a bolsas piriforme de 25 a 45 cm a 6-18 m de altura. Es necesario implementar medidas de protección para los cerros calcáreos de la península de Nicoya y sus bosques, por ser sitios de los cuales se conoce muy poco sobre la ß ora y fauna que los habitan.Palabras claves: Icterus pectoralis, Gliricidia sepium, nido, Corral de Piedra. La familia Icterideae (orden Passeriformes), constituye una familia variada de cerca de 90 especies restringidas a los continentes e islas del hemisferio occidental, una buena cantidad anida en colonias, en nidos tejidos largos, colgante, comparables con los tejedores africanos de la familia Ploceidae. Otros construyen tazas reforzadas con frecuencia con una capa de barro o estiércol de vaca u ocultan sus nidos abiertos o techados entre el zacate de las praderas (Stiles y Skutch 2003). Entre los que habitan en el Neotrópico, hay trece especies de oropéndolas, nueve de caciques y veinticuatro de bolseros. Las oropéndolas y los caciques son coloniales y hacen largos nidos colgantes en forma de canastas. Los bolseros nidi Þ can como parejas territoriales y no son coloniales; varias especies de bolseros migran para Figura 1: Vista inferior del nido con presencia de un adulto de I. pectoralis. Corral de Piedra, Nicoya, Guanacaste

PAGE 67

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201065 nidi Þ car en Norteamérica, pero la mayoría permanece en el Neotrópico (Kritcher 2008). Los nidos de la mayoría de las especies del género Icterus son tazas o bolsas tejidas con Þ bras de plantas, colgados en una rama u hoja; largos y conspicuos en I. gularis , I. pectoralis e I. pustulatus (Howen y Webb 1995). En Costa Rica, este genero está representado por siete especies de las cuales dos son migratorias ( I. galbula e I. spurius ); las restantes cinco anidan en el país; cuatro de ellas se caracterizan por construir sus nidos en forma de bolsas piriformes ( I. pectorales, I. prosthemelas , I. pustulatus , I. bullockii) y una en forma de taza ( I. mesomelas ) (Stiles y Skutch 2003). La descripción del nido para I. pectoralis , se re Þ ere a una bolsa piriforme de 25 a 45 cm. de longitud, con una entrada en la parte superior, tejida de Þ bras y raíces delgadas de epí Þ tas, con el fondo bien acolchado con Þ bras Þ nas; la suspenden en una horqueta terminal de una rama a 6-18 m de altura (Stiles y Skutch 2003, Howen y Webb 1995, McCrary y Gates 2007). Según Stiles y Skutch (2003), aún no se ha examinado el contenido de estos nidos en el país. En Costa Rica, I. pectoralis es un residente poco común y local en el norte de las bajuras y pie de montes del Pací Þ co, especialmente en los alrededores del Golfo de Nicoya al norte de Puntarenas, la cuenca Figura 2: Adulto de I. pectoralis ubicado en el nido en forma de taza, se aprecia parte de la cabeza y pico (Derecha) y cola del individuo (izquierda), así como la forma del nido y las ataduras que lo aseguran a la ramita. Corral de Piedra, Nicoya, Guanacaste Figura 3: Nido en forma de taza de la especies I. pectoralis. Corral de Piedra, Nicoya, Guanacaste. 2009. La fotografía fue tomada después de que el nido fue desocupado. Descripción de un nido en forma de taza de la especie Icterus pectoralis

PAGE 68

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201066 del río Tempisque y localmente a lo largo de otros ríos subiendo hasta los 500 m en las cercanías de la cordillera de Guanacaste (Stiles y Skutch 2003).Registro y descripción del nidoEl registro fue realizado el día 20 de julio de 2009 en la comunidad de Corral de Piedra de Nicoya, Guanacaste (10°14`19,33`` N y 85°19`51,23`` O) en las faldas del cerro calcáreo del mismo nombre, a una altura de 11 msnm. La descripción del nido corresponde a una taza de 8 cm. de profundidad y 7.6 cm. de diámetro (Fig. 3), ubicada en la parte terminal de una ramita de madero negro ( Gliricidia sepium ) a 2.10 m de altura, bien oculta entre las hojas; asegurada mediante seis extensiones del nido atadas independientemente a la ramita y al raquis de varias hojas (Fig. 1 y 2). Construida con Þ bras vegetales y pelos de ganado (posiblemente de crin de caballo o cola de vaca), el tejido es muy Þ no permitiendo ver el contenido del nido desde el suelo y viceversa (Fig. 3 y 4). El nido está ubicado a 7 m de un camino público rural, a 2.40 m de los límites de un corral para ganado bovino y a 3 m de la cerca de una casa de habitación. El día del registro, el nido se encontraba ocupado por dos pichones de la especie en mención de posiblemente cinco días de eclosionados, cubiertos ligeramente de plumón (Fig. 4), de los cuales solo uno sobrevivió y abandonó el nido 11 días después del registro el 31 de julio de 2009 (Fig. 5).ConclusionesLa descripción de los nidos para I. pectoralis corresponde a una bolsa profunda bien sellada, por lo que este registro constituye un aporte importante en el estudio de la ecología de la especie, ya Figura 4 : Vista superior del nido con dos pichones de I. pectoralis., el tejido del nido es tan Þ no que se puede apreciar el paso de la luz. Corral de Piedra, Nicoya, Guanacaste Andrés Jiménez Solera

PAGE 69

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201067 Figura 5 : Pichón de I. pectoralis recién abandonado el nido. Corral de Piedra, Nicoya, Guanacaste que no se encontró un registro similar en la literatura. Aunque no se logró describir los huevos de este nido, se podría esperar que la postura de esta especie, al menos para la zona, sea de dos huevos. Debido a que los nidos de esta especie son muy conspicuos, pueden presentar depredación e inclusive parasitismo por parte de otras aves; la construcción de nidos en forma de taza y escondidos entre la vegetación, podría ser una respuesta ante este tipo de amenazas. La pérdida de hábitat y la destrucción de las áreas boscosas de la cuenca baja del río Tempisque, sumado a la falta de protección adecuada para los cerros calcáreos y sus bosques, pone en riesgo la ß ora y fauna del sitio de la cual se sabe muy poco, por lo que se recomienda asegurar estos sitios mediante alguna categoría de manejo.REFERENCIASKritcher, J. 2008. Un compañero neotrópical, Una introducción a los animales, plantas y ecosistemas del trópico del nuevo mundo . Ilustrada por W. Davis. Editores de la versión en español Jaramillo A; L. Segura, 2da edición. Colorado Springs, CO: American Birding Association.. McCrary, J y E. Gates. 2007. Evidence of brood parasitism of giant cowbird ( Molothrus oryziborus ) on spotbreasted ( Icterus pectoralis ) and streak-backed ( I. pustulatus ) orioles. Short communications. Ornitología Neotropical 18: 111-115. Howen, S. y S. Webb. 1995. A Guide to The Birds of Mexico and Northern Central America . Londres y Nueva York: Oxford University Press. Stiles, F. y A. Skutch. 2003. Guía de aves de Costa Rica , 3 ed. Santo Domingo de Heredia: Instituto Nacional de Biodiversidad. Descripción de un nido en forma de taza de la especie Icterus pectoralis

PAGE 70

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201068 Observaciones de dos presas nuevas de vertebrados para el momoto común ( Momotus momota )John Leighton Reid1 y Ariadna Sánchez-Gutiérrez21Departamento de Estudios Ambientales 1156 High Street Universidad de California Santa Cruz, CA 95064, U.S.A. (jlreid@slugmail.ucsc.edu)2Organizacion para Estudios Tropicales Apartado 73-8257 San Vito de Coto Brus, Costa Rica (ariadna.sanchez@ots.ac.cr)ResumenSe describe la depredación de un pichón de espiguero variable (Sporophila americana) y una rata (Handleyomys alfaroi) por el momoto común (Momotus momota) en la Estación Biológica Las Cruces. La rata puede representar la presa más grande conocida para el género Momotus. También con Þ rmamos la hipótesis de Alexander Skutch (1983) que el momoto común es un depredador de nidos.Palabras claves: comportamiento de forrajeo, depredación, hábitos alimentarios, Handleyomys alfaroi, Momotus momota, Sporophila americanaAbstract : Two new vertebrate prey in the diet of the blue-crowned motmot (Momotus momota) We report two predation events by blue-crowned motmots (Momotus momota) on small vertebrates – a nestling variable seedeater (Sporophila americana) and an Alfaro’s rice rat (Handleyomys alfaroi) – in southern Costa Rica. Alfaro’s rice rat may represent the largest prey item recorded for the genus Momotus. We also con Þ rm Alexander Skutch’s (1983) hypothesis that the blue-crowned motmot is nest predator.Key words: feeding habits, foraging behavior, Handleyomys alfaroi, Momotus momota, predation, Sporophila americanaIntroducciónEl momoto común o bobo ( Momotus momota ) es un omnívoro que se distribuye en la zona Neotropical y cuya dieta consiste en artrópodos grandes, frutas de pequeño a mediano tamaño, y a veces mamíferos pequeños, ranas, culebras y pájaros (Skutch 1964, Orejuela 1980, Skutch 1983, Stiles y Skutch 1989, Remsen et

PAGE 71

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201069 al . 1993, Master 1999). La lista de presas vertebradas reportadas para esta especie ha crecido en los últimos años y ahora incluye musarañas (Sandoval et al . 2008), murciélagos (Chacón-Madrigal y Barrantes 2004) y colibríes (García-C. y Zahawi 2006). Aquí se describe dos observaciones nuevas sobre la alimentación del momoto común: la depredación de un pichón de espiguero variable ( Sporophila americana ) y de una rata ( Handleyomys alfaroi ) en el sur de Costa Rica.MétodosEstas observaciones se realizaron en abril 2007 (Sánchez-Gutiérrez) y julio 2009 (Reid) en la Estación Biológica Las Cruces (8° 47’ N, 82° 57’ W; 1100 m elev, precip 4000 mm por año) cerca de San Vito de Coto Brus, Puntarenas, Costa Rica. La estación contiene un fragmento de 200 ha de bosque maduro y el Jardín Botánico Wilson, que tiene una extensa colección de plantas tropicales. Las terrazas en el jardín han creado laderas desnudas en las que dos parejas de momotos han anidado en los últimos años. Grabamos los comportamientos de depredación con cámaras digitales. La nomenclatura de las aves sigue Obando-Calderón et al. (2009) y Stiles y Skutch (1986; nombres comunes).Observaciones de comportamiento de alimentaciónHandleyomys alfaroi . El 14 abril 2007 a las 09:00, Sánchez-Gutiérrez observó un momoto volando desde el borde de un bosque secundario a un área de césped cerca del comedor con una rata en el pico. La rata fue identi Þ cada como Handleyomys alfaroi (R. M. Timm, com. pers., 19 Julio 2009). Sánchez-Gutiérrez no observó la captura de la rata, pero no mostró signos de vida y no presentaba ningún signo de rigidez cadavérica. Tampoco se ha evidenciado en la literatura de momotos comiendo animales muertos, por lo que Figura 1 . Depredación de un pichón del espiguero variable (Sporophila americana) por el momoto común (Momotus momota) en Julio 2009 en la Estación Biológica Las Cruces en el sur de Costa Rica. Observaciones de dos presas nuevas de vertebrados para el momoto común

PAGE 72

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201070 consideramos que es probable que el momoto haya cazado a la rata, aunque no se tuvo la observación precisa. Se observó al momoto golpear a la rata contra el suelo en varias ocasiones por un lapso de cinco minutos, posteriormente lo agarró la rata por las extremidades posteriores, la cola y el cuello durante este tiempo (http://www. youtube.com/watch?v=lJG1ZVibtSI). Este comportamiento fue similar a observaciones anteriores de depredación a vertebrados por momotos (García-C. y Zahawi 2006, Sandoval et al. 2008). A las 09:05, el momoto levantó la rata y voló fuera de la vista. Sánchez-Gutiérrez no observó el momoto comiendo a la rata, pero es conocido que a veces el momoto común ablanda su presa y vuela cierta distancia antes de comerla (Skutch 1964, ChacónMadrigal y Barrantes 2004). La depredación de una rata por el momoto común es indicativa porque puede representar un límite superior de presas conocidas para el género Momotus . Previo a nuestro descubrimiento, la presa más grande conocida fue un ratón ( Akodon af Þ nis ) consumido en el norte de Colombia por un momoto común (Delgado-V. y Brooks 2003). Akodon af Þ nis puede pesar 60 g (Silva and Downing 1995), o 37% del peso medio de un adulto de momoto común en el grupo grande Andino aequatorialis (Stiles 2009). Un adulto Handleyomys alfaroi puede pesar 64 g – 44% del peso medio de un adulto de momoto común en el grupo más pequeño lessonii de Centroamerica. Los animales no fueron pesados, entonces es imposible saber el peso real de las presas individuales. No encontramos ninguna otra información anterior sobre depredación de Handleyomys alfaroi por ningún otro animal. Sporophila americana . El 18 julio 2009 a las 07:54, Reid observó un momoto volando a un parche de tierra desnuda con un pichón del espiguero variable ( Sporophila americana ) y su nido en el pico (Figura 1). La hembra espiguero siguió al momoto al suelo y llamó fuertemente a un metro de distancia del momoto por varios segundos antes de moverse a una percha a 4.4 m del momoto (<1 m del suelo). El pichón parecía muerto cuando Reid empezó esta observación, pero la respuesta fuerte de los dos presuntos padres sugiere que el pichón se mantenía vivo cuando el momoto lo trasladó desde el árbol donde se encontraba. El momoto ablandó el pichón de 07:54 – 08:00 golpeándolo contra el suelo y posteriormente arrojó el pichón al suelo por lo menos tres veces. El momoto usó solamente el pico para manipular la presa durante toda la observación. Los dos espigueros (macho y hembra) estaban en un árbol ( Ocotea sp.; Lauraceae ) a 4.4 m del momoto y emitieron llamadas de tono alto durante este tiempo. El momoto se tragó al pichón por la cabeza en su primer intento a las 08:00. El momoto se quedó en el suelo por dos minutos luego voló a una percha cercana ( Zamia fairchildiana L. D., Gómez; Zamiaceae) donde permaneció por cuatro minutos más. Los dos espigueros dejaron de llamar y salieron de las perchas cuando salió el momoto. Skutch (1983, 202-203) argumenta que el momoto común es un depredador John Leighton Reid y Ariadna Sánchez-Gutiérrez

PAGE 73

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201071 potencial del espiguero variable cuando observó un intento fallido de un momoto al capturar dos pichones que volaron del nido y escaparon. Nuestra observación con Þ rma esta hipótesis. Otros investigadores en la Estación Biológica Las Cruces han observado recientemente un momoto comiendo un colibrí – brillante coroniverde ( Heliodoxa jacula ; García-C. y Zahawi 2006) y atacando un ermitaño golirrayado ( Phaethornis striigularis ) en una red (P. Hart, com. pers., 20 julio 2009). No encontramos otros registros publicados de depredación de adultos o pichones de espiguero variable, pero otros depredadores de nidos han sido revisados por Sieving (1992).AgradecimientosGracias a R. M. Timm y F. Oviedo por identi Þ cación de la rata y plantas respectivamente. Recibimos ayuda de D. Visco, J. A. Torres-Ortega, M. Garcia-C., R. A. Zahawi, P. Hart, C. Braun, el laboratorio Holl de UC-Santa Cruz y un revisor anónimo. La Organización para Estudios Tropicales a través de La Estación Biológica Las Cruces y Bat Conservation International prestaron apoyo Þ nanciero. Literatura CitadaChacón-Madrigal, E., y G. Barrantes. 2004. Blue-crowned motmot ( Momotus momota ) predation on a long-tongued bat (Glossophaginae). Wilson Bulletin 116:108–110. Delgado-V., C. A., y D. M. Brooks. 2003. Unusual vertebrate prey taken by Neotropical birds. Ornitología Colombiana 1:63–65. García-C., J. M., y R. A. Zahawi. 2006. Predation by a Blue-crowned Motmot ( Momotus momota ) on a hummingbird. Wilson Journal of Ornithology 118:261– 263. Master, T. L. 1999. Predation by Rufous Motmot on black-and-green poison dart frog. Wilson Bulletin 111:439–440. Obando-Calderón, G., J. Chaves-Campos, R. Garrigues, M. Montoya, O. Ramirez, Sandoval, L., y J. R. Zook. 2009. Lista o Þ cial de las aves de Costa Rica. Boletín Zeledonia 13. Orejuela, J. E. 1980. Niche relationships between Turquoise-browed and Bluecrowned Motmots in the Yucatan Peninsula, Mexico. Wilson Bulletin 92:229–244. Remsen, J. V., M. A. Hyde, y A. Chapman. 1993. The diets of Neotropical trogons, motmots, barbets and toucans. Condor 95:178–192. Sandoval, L., E. Biamonte, y A. SolanoUgalde. 2008. Previously unknown food items in the diet of six neotropical bird species. Wilson Journal of Ornithology 120:214–216. Sieving, K. E. 1992. Nest predation and differential insular extinction among selected forest birds of central Panama. Ecology 73:2310–2328. Silva, M., y J. A. Downing. 1995. CRC handbook of mammalian body masses . CRC Press, Boca Raton, Florida. Skutch, A. F. 1964. Life history of the Bluediademed Motmot Momotus momota . Ibis 106:321–332. Observaciones de dos presas nuevas de vertebrados para el momoto común

PAGE 74

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201072 Skutch, A. F. 1983. Birds of tropical America . University of Texas Press, Austin, Texas. Stiles, F. G. 2009. A review of the genus Momotus (Coraciiformes: Momotidae) in northern South America and adjacent areas. Ornitholía Colombiana 8:29 –75. Stiles, F. G., y A. F. Skutch. 1989. A guide to the birds of Costa Rica . Ithaca, Nueva York: Cornell University Press.John Leighton Reid y Ariadna Sánchez-Gutiérrez Momotus momota, foto por Randall Ortega

PAGE 75

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201073 Observación de comportamiento de alimentación del guácharo Steatornis caripensis (Caprimulgiformes: Steatornithidae) en Monteverde, Puntarenas, Costa RicaDavid Rodríguez Ariaschiroxiphia@hotmail.com Guía naturalista Figura 1 . (Fotografía de observación de Steatornis caripensis) El pasado 24 de agosto del 2010 tuve la dicha de encontrarme al guách aro Steatornis caripensis , una especie de la cual se sabe muy poco en Costa Rica, debido a que es una especie distribuida más al sur de nuestro continente (Panamá, Colombia, COMUNICACIONES

PAGE 76

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201074 Venezuela, Trinidad, Guayana, Norte de Brasil, Sur de Ecuador, Perú y Bolivia); así mismo hay algunos reportes para Costa Rica (com. pers. Oscar Ramírez). El lugar donde observé este precioso espécimen fue en el Hotel Fonda Vela, ubicado 800m del centro de Monteverde, 1km antes de la Reserva Nubosa de Monteverde. Al llegar al sitio de observación se encontraban dos individuos perchados a una altura aproximada de 15m del nivel de la hojarasca, así como también aproximadamente otras cuatro en vuelo. (Figura 1) De las cosas que más me llamó la atención fue el ver tanta gente alrededor de ella (ya que se encontraban aproximadamente 12 personas) pero el ave no se asustó. El saber que no se asustaba en lo más mínimo me ayudó a con Þ rmar lo amigable que es esta especie, caso contrario de lo que son los caprimúlgidos (Caprimulgidae), familia de aves muy parecidas que algunas veces se confunde con el guácharo. Sin embargo el guácharo se encuentra en una familia completamente separada (Steatornithidae), con esto se pueden empezar a encontrar algunas diferencias. Manteniendo mi mirada en el individuo que se encontraba un poco mejor de observar, comencé a notar el comportamiento de esta especie. Noté que se encontraba alimentándose y que los otros individuos que se observaban volando posiblemente estuvieran buscando su alimento, el cual era aguacatillo ( Ocotea monteverdensis ). Me llamó mucho la atención ver el ritual que hace esta especie: antes de regurgitar la semilla del fruto que se encontraba comiendo, hacia una especie de danza como para decir que ya había terminado de saborear la deliciosa fruta. Otra cosa que observé fue que regurgitó alrededor de seis semillas de Laurácea endémica de Monteverde, sin moverse de su percha, lo que me hizo pensar en que posee un buche donde poder guardar su alimento, que es bastante grande sí lo comparamos con la pequeña cabeza que posee. Espero que está información es llamativa, tanto como lo fue para mi persona, y así ayude con el entendimiento e importancia ecológica que presentan las especies como dispersoras de semillas del bosque nuboso de nuestro país.AgradecimientosA Oscar Ramírez, miembro del Comité Cientí Þ co de la Asociación Ornitológica de Costa Rica por incentivar la publicación de esta observación.David Rodríguez Arias

PAGE 77

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201075 Investigaciones de la avifauna costarricenseTania Chavarría-Pizarro, Gustavo Gutiérrez-Espeleta, Eric J. Fuchs, y Gilbert Barrantes. Genetic and Morphological Variation of the Sooty-capped Bush Tanager (Chlorospingus pileatus), a Highland Endemic Species from Costa Rica and Western Panama. The Wilson Journal of Ornithology 122/2 (June 2010). Jankowski, Jill E., Scott K. Robinson, Douglas J. Levey. Squeezed at the top: Interspeci Þ c aggression may constrain elevational ranges in tropical birds [Costa Rica]. Ecology 91 (2010): 1877-1884. Pdf: http://www.esajournals.org/doi/pdf/10.1890/09-2063.1 Bruce E. Young, Kevin Easley, Richard Garrigues, Bruce Mactavish, Paul Murgatroyd y James R. Zook . Swallow-tailed Gull Creagrus furcatus in Costa Rica. Cotinga 32 (Autumn 2010):101-103. Pdf: http://www.neotropicalbirdclub.org Andrés Camacho, Esteban Biamonte, Luis Sandoval y César Sánchez. Sharpbill Oxyruncus cristatus frater nesting ecology in Costa Rica. Cotinga 32 (Autumn 2010:118-120). Pdf: http://www.neotropicalbirdclub.org María Alejandra Maglianesi. 2010. Avifauna asociada a bosque nativo y plantación exótica de coníferas en la Reserva Forestal Grecia, Costa Rica. Ornitología Neotropical 21: 339-350. E-mail: mmaglianesi@uned.ac.cr Steatornis caripensis, foto por Kent Nickell

PAGE 78

Zeledonia 14: 2 Noviembre 201076 Contenido (continuación de la portada)El contenido de los artículos es la responsabilidad de cada autor y no necesariamente representa la posición de la AOCR.NOTASPrimer registro de rascón café (Amaurolimnas concolor) en Monteverde, Puntarenas, Costa Rica Oscar Johnson 57 Aumentando la diversidad de aves en una Þ nca de café utilizando epí Þ tas Ernesto M. Carman 59 Descripción de un nido en forma de taza de la especie Icterus pectoralis en Guanacaste, Costa Rica Andrés Jiménez Solera 64 Observaciones de dos presas nuevas de vertebrados para el momoto común (Momotus momota) John Leighton Reid y Ariadna Sánchez-Gutiérrez 68COMUNICACIONESObservación de comportamiento de alimentación del guácharo Steatornis caripensis (Caprimulgiformes: Steatornithidae) en Monteverde, Puntarenas, Costa Rica David Rodríguez Arias 73 Investigaciones de la avifauna costarricense 75

PAGE 79

La AOCR es una organización abierta a todo público. El per Þ l del asociado/a es muy simple: ser amante de la naturaleza y tener deseos de aprender sobre las aves. Cuota anual (enero-diciembre) : Socio regular c 10.000 Socio estudiante c 5000 Puede cancelar personalmente en una charla de la AOCR o puede depositar la cuota en la cuenta de la Asociación en el Banco Nacional de Costa Rica, según la información en el cuadro. Después, envíe por fax al número 2278-1564 el comprobante del depósito, además de los datos personales: nombre, apellidos, dirección electrónica y postal, teléfono y número de cédula. Tipo de cuenta Moneda O Þ cina Cuenta Dígito Corriente Colones 061 000492 5Junta DirectivaDr. Alexander F. Skutch, Presidente honorario, In memoriam Roy H. May, Presidente Michel Montoya, Vicepresidente Paula Calderón, Secretaria Walter Coto C., Tesorero Juan Pablo Elizondo, Primer Vocal Heriberto Cedeño C., Segundo Vocal Victor Baudrit, Tercer Vocal Diego Baudrit C., Fiscal Asociación Ornitológica de Costa Rica APDO 2289-1002, San José, Costa Rica http://BirdsofCostaRica.org http://www.avesdecostarica.org La Asociación Ornitológica de Costa Rica (AOCR) fue fundada en 1993 para investigar, divulgar y promover diversas actividades que difundan el conocimiento de la avifauna costarricense, y contribuyen a la conservación de las poblaciones silvestres y sus respectivos hábitats. La AOCR ofrece una charla a las 6:30 p.m. de cada segundo martes en el Museo Nacional y una gira el domingo siguiente. Los artículos de Zeledonia están indexados por OWL (Ornithological Worldwide Literature) birdlit.org. Zeledonia se ha incorporado en la Biblioteca Digital del Caribe de la Universidad de Florida: www.dloc.com. Impreso en San José, Costa Rica El Boletín Zeledonia se publica semestralmente: junio y noviembre. Se distribuye a la membresía de la AOCR y por solicitud a bibliotecas y organizaciones a Þ nes.

PAGE 80

Asociación Ornitológica de Costa Rica Apdo 2289-1002, San José, Costa Rica