Citation
Cuba

Material Information

Title:
Cuba su presupuesto de gastos
Creator:
Cancio Villa-Amil, Mariano, 1824-1894
Place of Publication:
Madrid
Publisher:
Imprenta de R. Moreno y R. Rojas
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
1 online resource (140 pages) : ;

Subjects

Subjects / Keywords:
Finance -- Cuba ( lcsh )
Finance ( fast )
Finanzas -- Cuba ( bidex )
Cuba ( fast )
Genre:
non-fiction ( marcgt )

Notes

General Note:
Originally published in Los Dos mundos. / Publicado originalmente en Los Dos mundos.
Statement of Responsibility:
por D. Mariano Cancio Villa-amil.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Latin American Collections
Rights Management:
This item is presumed to be in the public domain. The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions may require permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact Digital Services (UFDC@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
25268750 ( OCLC )
024495550 ( ALEPH )
33216 ( LLMC )
Classification:
HJ846 .C3 ( lcc )
336.7291 C215c ( ddc )

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text
AI
CUB ik
SU PRESUPUESTO
DE GASTOS




Pik,
UNIV ER SITY OF FLORIDA
THIS VOLUME HAS BEEN
MICROFILMED
BY THE UNIVERSITY OF
FLORIDA LIBRARIES.










A:7







gO
CUBA
SU RRESURUES70 OE GASTOS







7mT, 7 7
T 7
CUBA
SU PHISUPUISTO 01 GASTOS
POR
D MARIANO CANCIO VILLA-AMIL
MADRID
IKPRF'NTA DE R. MORT NO Y R. R OJ'A S'
Isabel la CatAlica, udm. 10
ISR3







Ante la eventualidad de que pudiera encenderse de nuevo la guerra civil en. Cuba; en el temor de que el Gobierno, distraido en la presente, agitation politiba, no atienda con la preferencia que se require la organization del trabajo y prepare los error6scometid6s en la constitution del cr6dito de la isla; en la posibilidad de que por esta falta nos sorprendan los success sin recursos ni cr6dito para hacerles frente, y el deseo, en fin, de, contribuir A evitar una gran cat6strofe, nos ha impulsado 6 escri'bir y publicar en la Revista Los Dos Mundos los siguientes articulos.
MARIANO CANCIO VILLA-AMIL.







77 r,Tr
La prensa peri6dica de Cuba, bajo punt's de vista distintos, segun son diversos los ideals politicos que cada. peri6dico sustenta, se ocupa con vivo interns de la situacibn econ6mica que alcanza aquel privilegiado pais, situacion- grave y dificil cuya importance crece y se agiganta por moments, cual -si con el mismo curso del tempo hubieran de irse sumando constant, inflexiblemente y en inexorable forma aritm6tica los errors de nuestra political, los descuidos jy
de nuestra administration y las torpezas de nuestra conduct; torque no debemos olvidarlo, entodos los pueblos y en todas occasions el desconcierto politico tiene una forma econ6mica brevisima de resumirse 6 manifestarse, como es la sencilla pero terrible cifra Ramada ddficit.
La paz ha contenido la. lucha y limitado los gastos; la paz ha terminado el derramamiento do sangre; la paz puso fin A esps sacrificios de la honra Y de la idea que tantos mdrtires registran en. Cuba; mas lay!. ni la paz res'acita. los,




CUBA
muertos, ni devuelve la riqueza perdida, ni perdona las deudas. Entre la guerra y la paz dbrese, siempre un period que podemos flamar de resultas, durante el. cual se liquidan y pagan los d6bitos contraidos por la necesidad. 6 el error,,
-segun las guerras son nacionales 6 civiles.
Cuba, como, la Peninsula, hAllase dentro de ese period intermedio entre la guerra y la paz; pretender andarlo sin sacrificios es impossible' que no en. balde existed la teoria de la responsabilidad de, las acciones, que affect, d los pueblos lo mismo que 6. los individuals. Aun cuando sea sobremanera triste que en estos casos de guerra civil los errors de unos pocos graviten. sobre, los mAs, s6bre la inmensa mayoria, ajena siempre al mal, y, por lo, tanto, innocent, no es tampoco possible encontrar la formula exacta y j usta. de graver solamente A los culpable. Por eso los pueblos, collective, social y politicalente, en la liquidation de sus perturbaciones y extravios responded A sus acreedores de las deudas con-' traidas; p6r es'ollas results no son particularmente imputables ni A los individuals ni 6 los pueblos, sino A la colectividad representada e.n. forma juridica por el Estado. Esta unidad politica indiscutible absorbed y represents la gloria de los hechosher6icos, de la conquista y de los descubriml*entos de sus hijos; se apropia y utiliza el progress, que realizan en la ciencia y en.




71, 47
1; 'r e -:," 7r
SU PREBUPUESTO DE GASTOS 9
el arte; se similar, en fin, todo Io que en ellos es fitil, grande y generous; pero d la vez asume tambien, y fatalmente, sin pod6r declinarla nunca, la vergonzosa decadencia, originada por los errors que se compete, y el forzoso pago de la deuda que se contrae en los moments m.As critics de sa existence political. Poner en duda esta verdad, equivaldria 6L negar la existence de
toda nacionalidad.
Pero Cuba r6cuerda boy el presupuesto de
la paz; recuerda que 6;ntes de la guerra su Te-soro alcanzaba un grado de considerable pros'peridad, sin que los gastos pasa'sen de 17 millones de pesos, y sin olvidar que ha entrado en el period de liquidation y pago de la deuda, que le impose sacrificior, extraordinarios, pide alivio d su situation econ6mica, limiiando cuanto sea possible las obligaciones comprendidas en
su presupuesto.
Nosotros oonsideramos que despues de Jos
grades sacrificios impuestos Cuba para atender d las necesidades de la guerra y' en los momentos en que por causa de la abolition de la esclavitud se trasforina el trabajo, demandando nuevos sacrificios y nifiltiples esfuerzos d aquella riqueza, hay que p'restar grande atencion A todo.
cuanto pueda linfluir en su existence, atencibn que no debemos limiter d Cuba, sino extenderla A todas nuestras provinciasmItramarinas. Los mo-




10 CUBA
mentors son solemnes: hdllase Europa preo'cupada de extender su. imperio colonial, y la political internacional se desenvuelve rApidamente sin que. los eserfipulos la mortifiquen para nada.
Pueden, por tanto, llepr moments en que Espaha necesite mantener su. representation, y para ello se requieran fuerzas y recursos que s6lo en su. complete unidad y relative bienestar podrd encontrar. Por consiguiente, la mezquina y estrecha political las separaciones y de los distingos debe reemplazarse por otra mds amplia y elevada que complete la unidad del cr6dito nacional, finico medio de poder tender mejor A las pfiblicas necesidades. Por otra parte, la electricidad y el vapor han borrado las distancias hasta un punto tal, que un suceso cualquiera impression y agita A la vez en un sentimiento comun A todos los espafioles; tan instantAneamente extended y generalize el teldgrafo el pensamiento, que pudi6ramos consider resuelta la unidad geogrdfica de los afin importantisimos rests de nuestro, inmenso mundo colonial, de biendo preocuparnos hoy con este auxilio de realizar la asimilacion ultramarine de tal mantra,' que un mismo inter6s y un sentimiento igual inspire d todos los espaiioles el amor A una patria comun.
Por eso o a n el
pinamos que la unidad, t nto,
6rden politico como qn el civil y econ6mico, Oebe




BU PRESUPURSTO DR GASTOS
ser tan complete que s6lo exceptfie, yesto para mejor ampararlos, los. interests peculiares de cada, pals 6 provincial; y por eso tambien consideramos que los deseos manifestados por la oplnion unAnime de. Cuba.deben ser tan eficazmente atendidos como sea possible, por mds que, en cuanto A la forma, podamos diferir algan tanto del parecer de la ilustrada prensa antillana. .Cuba, que du ante la guerra ha cubierto en algunos aftos gastos de mds de 52 millions de peSOS, no puede en la paz soportar uno de 36, y es 'que durante la guerra se consumieroli las economies obtenidas, en los periods de prosperidad, iniciAndose la paz por razon do las reformas,' como ya indicamos, con los gastos inherentes A la distinct organization del trabajo que demand el concarso de nuevos capitals. Pero la'prosperidad de Cuba no estd agotada, Antes al contrario una vez dominada la crisis pur que atraviesa sn riqueza, se desenvolverd, en mAs grande escala. Etit6nees serdn mds amplios los horizontes de su Hacienda, y IlegarAn dias ta pr6speros que excedan A los mejores de su inolvidable y antigua prosperidad.
Mas para lograrlo no bastan medidas parciales que resuelvan el aumento 6 la baja de una cifra del presupuesto; se requieren cuidados mAs eficaces de parte de'todo Gobiernopara corregir decidida y endrgicamentelds defects, q4e devo-




12 CUBA
ran nuestra administration y organizarla convenientemente A se quiere que los presupuestos de la, Peninsula y Ultramar tengan entre si tal combination. y enlace que parezean un solo presupuesto national, siendo, ademAs necesario que desaparezean esas deudas parciales creadas por la suspicacia del temor, hacienda la. deuda exclusivamente national. Todo esto se require si dentro do los apuros de una situation econ6mica,,como laque, desgraciadamente alcanzamos, ha de poder combinarse el cr6dito de modo que con 61 se obtengan los recursos quo nos niegan el ingreso ordinario de las rentals.
No s6lo Cuba y Puerto-Rico, Ila Peninsula misma y el archipi6lago filipino, que por si solo constitute el mds extenso territoirio national, reclaman la solicited de'todos los Gobiernos. A todos, pues, nos dirigimos, que el alto interns de la patria y no el de partido impulse nuestro Animo al busear remedies que destruyan los peligros que se acumulan eada dia amenazando los mds caros interests patriots. Aliviemos hoy la situation econ6mica de Cuba, que Cuba con creches nos aliviard mariana, y si los mediog hasta aqui ompleados ban sido insuficientes para haber desaparecer el deficit de su presupuesto, pongamos otros mds eficaces, torque los, deficits cuando son constants, cuando sobreviven A las causes extraordinarias que los original, ca'si




su rnEsuPUBSTO DR GASTOS 13
siempre acusan,, mAs que otra cosa, la insuflciencia de los Gobibrnos, la. ineficacia de ]a administracion. y la vulgaridad de los hombres politicos que influyen en los destinos de los pueblos.
No olvidemos ni un s6lo instance que nuestros errors en el. Gobierno han credo un profound malestar social, y que ante las complicaciones exteriors estamos desarmados; que necesitamos con urgencia organizer nuestra ad-7 ministracion para aumentar los ingress y aprovechar mejor los gastos, y que debemos fortalecer nuestro cr6dito por todos los medics, posibles, sin detenernos en pueriles preocupaciones.
Pues que Cuba lo necesita, Ilevemos alli
nuestro auxilio fundiendo en uno los interests de las provincial de Ultramar y de la Peninsula,, que s6lo asi serd possible hallar de moment el alivio que se require; y nunca, olvidemos que los males que lamentamos en el 6rden econ6mico no son mds que saimas acumuladas de los ertores producidos por el des6rden moral en que nos hallamos, mal profando y grave, si, pero voluntario y, como tal, de possible remedio si con on6rgico prop6sito le atacamos. Hagdmoslo de una vez y adn podremos ver en nuestros dias
tegpnerada y grande la patria querida.
"4:







777 "M
Deciamos en nuestro articulo anterior, que los Wficits cuando, son constants, cuando sobreviven d las causes extraordinarias que los original, casi siempre acusan, mds que otra cosa, la insuflciencia de los Gobiernos, la ineflcacia de la administration la vulgaridad do los hombres pfiblicos que influyen en los destines de los pueblos. Y nada es mds exact: Cuba, dun despues de los estragos de la guerra y d peIv
sar del period de reconstruction que atraviesa, d poco que se ajustaran las obligaciones presupuestas podria cubrirlas, si no con desahogo, al ,m6nos sin Wficit: si, por el contrario, existed, A la insufIciencia de la administration se debe.
En effect, no se comprende el sistema econ6mico fundado en hacer en el papel presupuesto's nivelados para en la prdetica gastar mds y recaudar 6 ingresar m6nos de lo calculado, 11quidando, constantemente las obligaciones en d9ficitj quo despues se salda con Jos recursos obtenidos por emissions de deuda, pfiblica. 1Las-




16 CUBA
timoso desconcierto erigido en sistema y consi, dorado como finico possible en la organization de nuestra Hacienda por la facilidad con que hasta ahora se han encontrado repursos facilidad. d la que se debe en gran parte el abandon en que yace la administration. Pero si este mal, que da tan pobre idea de la prevision rentistica de nuestros estadistas refiri6ndose d la Peninsula, es de tanta gravedad, lo es mayor cuando, como hoy suede, tambien existed en las provincial de Ultramar, torque 6stas m6nos que la Peninsula pueden sorportar deudas progresivas 6 ilimitadas como la que impremeditadamente'va d establecerse en Cuba si se sigue en el error de abuser del cr6dito para con 61 suplir el vacio que origina en los ingress el aflojamiento de todos los resorts administrations.
El noble y levantado prop6sito de render tribute d la verdad procurando con nuestras excitaciones despertar el inds vivo patriotismo'en los hombres pfiblicos, nos oblige d reconocer los defects de nuestros Gobiernos, especialmente en la administration econ6mica; pero por lo mismo que los vicious son antiguos y profundos, por lo mismo que han hecho tanto estrago, esperamos un generous esfuerzo que, ayudado Por lo critic de las circunstancias combat positivamente las causes que limitan el progress de las rentals, aumentan los gastos pfiblicos y original los




SU PRESUPUESTO DR GASTOS 17
,dJR.Cits: para lograrlo se require !a active, constant y decidida, solicited del Gobierno, que no debe desconocer las causes ocasionales del mal. ierto que cuando los defects se encarnan en series de generaciones y constituent un vicio social arraigado y profound es dificil el remedio; pero tambien lo es que la. mayoria, del cuer-Po social -Permanece sana, y que cuando se tonvence de que los errors envuelven un peligro para. los interests patriots, su opinion se sobrepone, y en los moments de mayor desmayo influye poderosamente para que se operen esas reacciones salvadoras tan propias del car6eter espaiiol y en las cuales afin flames nuestros buenos destines.
Cuba tiene un presupuesto prudentemente calculado, y. si alcanzara. una, administration ordenada. y moral cual nosotros pretendemos, le, realizaria con exactitude. Creer quo sin esto es possible regularizar la. Hacienda y que con s6lo suprimir los servicios y rebajar los irnpuestos se, Ilega, al fin deseado, es absurd, torque sobre, la masa de recaudacion que siempre queda se, cebaria. la. codicia, concluyendo--siemprepor alterar los lcdlculos presupuestos. Por eso consideramos que el. medio, mds eficaz y fecundo de nivelarlos es organizer una, administration celosia que salvo del abuso la, fortune. pfiblica, y'para. consegairlo apelamos al patriotism de todos, considerando,
2




CUBA
quo la decade cia del pais alcanza por igual A sus hijos, y que por igual tienen 6stos el deber de combatirla cooperando A ello cada-uno.en la media de sus fuerzas.
Todos los Gobiernos pueden hacer el bien, y precisamente esta facultad es la parte mds grata de su azaroso trabajo; pero si cuando no lo hacen la prensa peri6dica de todos los matches en Cuba, desempefiando un altissimo sacerdocio, aconsojara incansable y tenaz A los contribuyentes la moralidad inds restrict en sus relaciones con Ia' administration; si combatiera con energia sus defects y denunciase los abuses sin considera-, clon alguna; si, por otra parte, los contribuyentes renunciaran A compete actos ilicitos y se, decidieran A no consentirlo, Antes bien estorbarlo A los que lo hitentasen; si todo esto se, hiciera,'. la regularidad econ6mica se obtendria, supliendo el patriotism y el recto sentido pfiblico la falta de Gobiernos pr6vidos. Parta, pues, del Gobierno la iniciativa, 6 t6mesela el pais, el 6rden puede establecerse en las provincial do Ultramar, obteniendo por su medio, la mds exacta nivelacion de los.presupuestos.
De todos modos, faltariamos al deber de concurrir con nuestro trabajo y buen deseo A la consecucion del bien pfiblico si no IlamAsemos la atencion acerca de la trascendencia que tienen los errors econ6micos,'sobre todo en, Cuba, don-




SU PRESUPUiSTO DE GAStOS 19
de tan diversas opinions existent sobre la nacionalidad, y en la que, fundAndose precisamente en el des6rden administrative, caen algunos en el peligro de proyectar reforms encaminadas A establecer una amplia autonomia, creyeado que, asi podria salvarse la dignidad y la riqueza de la Isla. Repetimos que el Gobierno debe preocuparse seriamente de esta situation, torque no es prudent que por razon del malestar econ6mico se d6 lugar d que constantemente se discuta en las provincial ultram'arinas la conveniencia 6 inconvenience de la unidad national.
Pero si creemos que con la moralidad de la administration se resuelven todos Ids problems econ6micos, hasta Ids que parecen mJLs'insolubles, no por eso debemos abandoner las reformas que tiendan JL defender las rentals hasta de los mds hisignificantes abuses.
Pr6stase mejor nuestra raza A los azares y peligros del descubrimiento y de Id conquista que d la organization met6dica, justa, moral y reposada de la administer ion colonial, q e siempre hemos considered defectuosa, no tanto en su legislation como en la conduct, y especialmente en las conditions de ingreso, remocion, haberes y derechos de Ids funcionarios: esta parte del servicio debiera reformarse radicalmente sobre la base de una estrecha responsabilidad-de los mismos, pero d la vez mejorando




20 CUBA
las dotaciones y respetando el ascenso y la estabilidad de mantra que encuentren garantido su porvenir legalmente. Es tambien de todo punto indispensable establecer una estadistie'aqueconsigne diariamente el curso de los hechos administrativos; trabajo fdcil de Ilevar en todas las provincial de Ultramar y aceroft de cuya reform, segun tenemos entendido, ya el general Martinez Campos ha pensado y hasta remitido bases al Gobierno en los filtimos dias de su mando en Cuba. Si d la vez se exige que la rendition, exAmen y censure de las cuentas se liaga en periods courts y fljos, el 6rden y la moralidad irian salvando los ingress de los peligros que corren y de las causes que, por desgracia, los destruyen.
A la vez tampoco deben desatenderse las observations de la prensa antillana acerca de lo improcedente que, es graver aquel presupuesto con obligaciones que no son exclusives de su Tesoro, observations surgidas como protestas del falso principio en que descansa la declaracion de deuda local, aplicada A las obligaciones del Estado pendientes de pago en Cuba.
Reconocemos por esta causa el fundamento que en parte tienen; creemos igualmente que los ingress y los gastos del Estado son todos los que para levanter sus servicios'se declaran y reconocen por las leyes, cualesquiera que sean




su rmupumo DR GASTOS 21
las provindias donde se devenguen 6 realicen, doctrine quo nos aproxima A la fusion de los presupuestos, cuyo ideal debe perseguirse con prudencia y constancia torque complete la ammonia del 6rden econ6mico. La deuda p(iblica qqe aquella ilustrada prensa rechaza como deuda provincial nunca M6 ni puede ser mds que del Estado; su separation implica la autonomia provincial, y la autonomia provincial la descentralizacion do servicios y de presupuestos; y como esto es inadmissible, h6 aqui por qu6 l6gica 6 inflexiblemente se cae en el sistema contrario que rechaza toda descentralizacion en los derechos y las obligaciones del Estado.
Por tanto, los presupuestos de Cuba, que afin conservan la forma traditional de su 6poca desahogada y pr6spera, han poaido:c6mprender ,Antes partidas que no afectaban A sus servicios propios sin que hubiese en ello inconvenience alguno, pesto que si no se hacia asi disponia el Estado de, mayors sobrantes; pero desde el momento en que Cuba cubre con inmensos sacrificios los gastos de la guerra y se le crea impropiamente una deuda provincial exclusive, estA de todo punto justificado el exdmen que de estas cifras hace aquella prensa peri6dica.
Nosotros, pues, que ni por un instance olvidamos que Cuba ha sostenido una guerra de ocho aftos luchando, por conseguir una indepen-




22 CUBA
dencia que de, ningun modo le hubiera, sido tan provechosa como su union A la Metr6poli, pero, que amaba en odio d los abuses que, en su. sentir, la deshonraban, insistimos mds vivamente cada vez en que el Gobterno se preocupe lu6go, mu. lu6go, en normalizar la gestion administrativa de, la Isla y en estudiar las reforms de sus presupuestos. Por este medio pueden obtenerse ingress que fasten d cubrir todas sus oblige clones sin graver con tipos excesivos la riqueza pfiblica.
Nosotros, quo por larga experience conocemos la extension 6 importance de los errors administrations, consideramos que su remedio da mds ingress y resuelve mds problems econ6micos y socials que el arbitrismo, que, despues de todo, no hace mds que complicarlos. Con la moralidad que procuramos ningun interds legitimo se lastima, dntes bien se amparan y protege los del contribuyente; con la moralidad crece y se aflrma el cr6dito pfiblico; con la moralidad se honra y engrandece la patria tanto como se desprestigia y em pobrece sin ella. Desatende en los moments de paz que alcanzamos el remedio que mds influjo puede ejercer en la estimation de nuestro, cr6dito y en la solution de nuestros wravisimos apuros econ6micos, equivale 4 segair entregando el pais d los azares de la. suerte; y como esto no es-posible,,como por




SU PRESUPUESTO DE GASTOS 23
fortune no hay Gobierno algano que en momentos critics desatienda los clamored de la ,opinion, abrigamos la consoladora esperanza do que al fin habrd quien, con iniciativa salvadora, ponga limited nuestra descomposicion political, social y econ6mica.
Haya alguna vez valor para imponer la mds rigida moralidad en todos los servicios pAblicos, y asi se encontrard la solution, que tanto y tan profundamente d todos preocupa, de hacer desaparecer los estragos del deficit sin aumentar as cargas pfiblicas, y respect A nuestras nunca bastante hien estimadas provincial ultramarinas, evitemos escrupulosamente todo lo queen nuestros dias se conexione con las causes que ya en el siglo xvi impulsaban al immortal GervAntes A acogerse, mal de su grado y obligado por la miseria en que sus contemporAneos -le mantuvieron, Antes al contrario, asi como los tempos han. variado modificando en todos los passes las ideas y los prop6sitos de la colonization, asi con ansia. deseamos que el amor al pals y el sentimiento del deber sean. tan intensos en los Gobiernos' que todos sus actos tiendan d procurer la mayor prosperidad de la patria, y hacemos votos por-




24 CUBA
que, cuando de los presents tempos se ocupen futures generaciones, se diga. de nuestros hombres pfiblicos que tan alto ray6 su patriotism, que, sobreponi6ndose d los defects de su siglo, 3upieron salvar la. prosperidad de las provincial de Ultramar, torque encargaron su administracion d funcionarios intelligence y probes, porque jamAs puieron en duda. con actos contra-, dictorios la. unidad national, y torque con su justicia y su prudencia. supieron aunar las'voluntades dntes disorders y extraviadas... iTanta. y tan grande gloria. pretendernos para. nuestra 6poca!




Precise es insistir. El 6rden, en su rads lato sentido9 debe concertar nuestra administration, sin lo cual todo cuanto sediscurra sobre la, posibilidad de limiter los gastos y moderar los impuestos es tarea in-fttil. Ni la Peninsula ni las provincial de Ultramar tienen desenvueltos convenientemente organizados los serviclos publicos hasta el punto de poder consider satisfechas las necesidades del foment moral y material del pais; dntes al contrario, notamos tales y tan grades vacios, quo pudi6ramos considerarle hu6rfano de la intelligent y solicit direccion que necesita. Nuestros grandest gastos los' reservamos para los hechos de fuerza, manifestacion triste, pero en carActer entre nosotros, como sintesis del desorden sbstenido por la mds desdichada political personal. Las guerras civiles devoran nuestros tesoros, limitan nuestra poblacion y empobrecen nuestro suelo; pero, en cambio, satisfacen ese valeroso instinct espafiol mal avenido con el repose do la paz y poco acostumbrado A esperar la satisfaction de sus aspi-'




26 CUBA
raciones del lento ejercicio, de la razon y del derecho.
Losgastos, pues, cuando por una parte no existed lujo de servicios y por otra se ationde al pago de cuantiosa deuda, no pueden limitarse tanto como se desea. A ningun pais le es dado renunciar 6 la civilization que los servicios pfiblicos desenvuelven, ni tampoco negarse al. pago de la deuda creada por sus necesidades; por eso entre nosotros la te6ria de los presupuestos pequeftos es de todo punto impossible. El Estado debe disponer siompre, de parte de las utilidade's liquids de la riqueza pfiblica para con ellaslevantar los servicios de utilidad general, que no es dado relegar al interns privado; participation que debe sujetarse A la convenience de no lastimar el desarrollo de esa misma riqueza y de tender solicitamente los servicips y obligac'iones del Estado.
Dentro de este sencillisimo principio la administracion combina-la forma mds rational do organizer el pais, limitando unas veces 6 desarrollando o ras los scrvicios pfiblicos hasta Ilegar al limited que permitan,'aunque sin agobiarle,
s fuerzas tributaries, sin que en este extreme, pueda pedirso al Gobierno mds que el que ajuste de tal modo su gestion, que resulted totalmente aprovechados los ingress y perfectamente invertidos los gastos.




su PREsurUESTO DE GASTOS 27
Las perturbaciones de la' administration dejan en los presupuestos un mArgen tal que cualquier Gobiernolsin mortificar 6, los contribuyentes, puedecubrir las obligaciones; pero Atin cuando abrigamos pr6fundamente esta conviccion, lo hacemos sin-desconocer las dificultad6s que las extraordinarias conditions de nuestra. political oponen A ello.
El hombre, por uno de esos fen6menos de relation entre el espiritu y la material, deja en todas sus obras el sello que indica el estado moral dominate, y todos cuantos esfuerzos hace para disimular las intenciones son perfectamente infitiles, torque hasta las acciones mds sencillas lo denuncian. Juzgando el estado moral de nuestra sociedad political por el 6xito de sus obras, un profound desconsuelo se apoderadel Animo, pues no parece sino que cada dia se e:itinguen mAs rdpidamente los sentiments que aunan en la conciencia el interns de la patria y el del ciudAdano. Condenar. las caus s ocasionales de nuestra decadencia luchar sin tregua contra ellas, equivale A esperar su remedio, y la esperanza es consoladora como la fe que hace lo& milagros. No desmayemos, pues, en la tarea de combatir lo' defects de esa political que todo lo personaliza y empequetece, y Aun cuando nuestros esfuetzos excited la ir6nica sonrisa de los d'escreidos,' sigamos adelante en tan noble prop6sito.




28 CUBA.
Fuerzas contraries se destruyen, y qui6n sabe hasta. d6nde nos Ilevarian. las corrientes del mal si no chocaran con otras opu6stas que, si no las arrollan por complete, las neutralizan en parte. Grande es el cinismo politico, pero es mayor todavia. el empefio pesto en disimularlo: luchemos, pues, que afin no estd todo perdido.
Entre tanto, si las especialisimas condicio-.! nes de nuestra. political. impiden quo ]a moralidad y el m6todo sean de moment los agents de nuestra. organization econ6mica, busqu6mosla arbitrariamente rindiendo este tribute al error y d la. costumbre; pero hagdmoslo sin apartarnos mucho de nuestro principal objeto para. no caer en la exageracion ni alejarnos demasiado de los principios rationales sobre que descansa, la. prosperidad de la. Hacienda. Para ello expondremos el progress quo han tenido los gastos en Cuba, cuyas cifras llevarAn d la intelligence, mAs expresivamente que el razonamiento, la conviction de que tan 16jos estamos de poder, resolver los problems econ6micos imponiendo nuevos sacrificios al pais como de aliviarle en la. extension que se desea y que con tanto intends. se pide.
El desarrollo de los gastos y de los ingress A quo nos referimos es desde 1850 el que sigue:




GASTOS INGRESOS
ANOS OBSERVACIONES
Pesos fuertes. Pesos fuertes.
1850..................... 13.734.518 13.103.378
1851...................... 15.072.436 15.648.440
1852...................... 15.680.512 15.781.487
1858...................... 15.729.062 16.053.514
1854...................... 16.921.929 16.710.070
1855...................... 15.859.533 15.678.555
1856-57.................. 28.961.659 30.330.021 Aumenta Ia cantidad que se remite A In a
1857, 2.0 semestre, y todo el Peninsula.
afio 1858................ 33.856.640 33.993.846
1859...................... 26.425.677 25.929 688 o
1860...................... 25.630.031 25.929.688 I
1861...................... 25.742.509 26.057.058 Expedicion A Mdjico y Santo Domingo.
1862 y 6 primeros meses
de 1863 ................ 35.686.588 37.344.966
1863-64................... 26.697.016 23.783.802
1864-65................... 26.579.021 30.258.017
1865-66................... 26.212.284 31.857.673 Se abandona A Santo Domingo.
1866-67................... 26.080.597 32.852.233
1867-68.................. 25.655.334 31.162.653
1868-69................... 25.415.945 31.114.662 En Octubre de 1868 estalla ]a insurreccion
de Yara.
1869-70................... El presupuesto de 1868-69 rigi6 estos aflos
1870-71................... por ampliacion.




GASTOS INGRESOS
ANOS OBSERVACIONES
Pesos fuertes. Pesos fuertes.
1871-72 .................. El presupuesto de 1868-69 rigi6 estos afnos
1872-73 ................... D por ampliacion.
1873-74.................. 40.686.517 51.197.358 La diferencia de los ingresos se aplicaba A
los gastos de la guerra.
1874-75 ................... 40.430.322 52.251.582
18756 ................... El presupuesto de 1874-75 rigi6 estos aflos
1876-77 ................
1877-78 ................. por ampliacion.
1878-79.45.423.506 49 802.334 Oro.
.................. 22.400.607 27.423.350 Billetes.
1879-80 .................. El mismo de 1878-79.
1880 81 ......... 34.435.830 37.271.100
188081.9.600.000
1881 82............... > 1 El mismo de 1880-81.
1882-83................. 36.860.249 36.248.300
I/




'47
SU PRESUPUEStO DE GASTOS
Estas cifras desconsuelan, pero no desallentan, torque con buena voluntad, tanto por parto del pais *como del Gobierno, puede alcanzarse en no lejano perfodo unrelativo desahogo en los impuestos, nunca tanto como el que existi6 hasta 1855, en que los gastos no Ilegaron d 17 millions de pesos; pero el sufleiente para no entorpecer el desarrollo de la riqueza insular, como acontece siompre que los' tributes castigan por su exorbitaiacia los esfuerzos del trabajo.
Despues de 1855 la expedition A M6jico y ]a ocupacion y guerra de Santo Domingo aumentaron los gastos hasta dollar el presupuesto de 1850; y no siendo esto sufficient, se crea por primer vez la deuda que desde ent6nees, y sin interruption, viene gravando el Tesoro de Cuba. Apenas abandonadas aquellas empress militares, y cuando por la rApida amortization do la deuda podia esperarse el alivio de los gastos, estalla en 1868 ]a insurreccion que tantos sacrificios cost6, y cuyas consecuenclas econ6micas tanto ban de tartar en borrarse. Aum6ntase, con este motive el presupuesto hasta cuadruplicar el de '18 0, reodudase, y se gasta mayor. cantidad de la calculada, y Aun asi la deuda toma tan series proporciones, que para atenderla se hace -necesario destinar la tercera parte de los ingress.




fp
82 CUBA
Entre tanto, los servicios reproductions, como son los de carActer civil, se estacionan, y en treinta afios ap6nas da un paso la Isla en el. camino de su civilization y foment. 1Tan caros pagan los pueblos sus errors!
Hemos dicho que no somos partidarios de los presupuesto pequefios. Cuando la Isla s6lo cubria el de 15 millions de pesos estaba su. riqueza cu gran prosperidad; el respect A la libertad personal era tan pr.Actico, que suplia, tal vez con ventaja,. la falta de derechos politicos: por sus tradiciones y por sus costumbres era Cuba el. pals cldsico de la hospitalidad, de la generosidad, de ]a expansion y do la alegria; era la colonial mds tranquil y rica del mundo, y sin embargo, aquellos tan azules y limpidos horizontes de su felicidad mostraban desde la emancipacion de las Am6ricas lio-erisimas manchas; 1tristes preludios de la torment que mds tarde habia de desencadenarse. Si ent6nees, si cuando la Isla alcanzaba el mayor grado de prospe-1 ridad los gastos huAesen sido mds amplios; si ent6nces se hubiera desarrollado en grande escala el fom ento moral y material, la red de ferrocarriles estaria muy adelantada en 1868, y es possible que la insurreccion no hubiera estallado, y, sobre todo, seguro que se habria ahogado en sus g6rmenes, ahorrando Ala patria tanta y tan generous sangre vertida. No se hizo as!,




SU PRESUPUBSTO DE GASTOS
y boy 'es' impose volve'r d los presupuestos,
1850.
La idea que en la actualidad se agita en Cuba de que Ia Peninsula se haga cargo de las obligaciones generals de Ia guerra no es nueva; en todos los apuros'econ6mi(,,os se ha tenido Ia misma aspiration, especialmente desde qua los gastos aumentaron hasta un Jimite excesivo. Ya ent6nces bubo que contester 'A las pretensions de separation de obligaciones con la doctrine de Ia unidad national, desenvuelta en Ia exposicion que precede 6 los presupuestos de 1866 en estos expresivos t6rminos:
KExpuestas Jas razones capitals, base de, Aos presuptiestos de Ia isla de Cuba paia, 1866 ),oA 1867, convene dejar consignado c6mo al >>circunscribir ciertas apreclaciones numdricas A Aasobligaciones calificadas do ordinaries, quo >>al tomarse por locales podrian despertar la >>idea de limiter A su entidad Ia suma de los re>>cursos, no ha habido Animo de reducir d pro>porciones tan estrechas el juicio acerca de los xingresos y gastos de aquella provincial. Siendo .,xuna Ia nacionalidad que fOrnian todas las del > reino, en cualquier parte*'del mundo en que se fallenn, y una su, Hacienda y uno su Tesoro, Ia.. >diversidad do los dotalles orgAnicos do su ad>>ministracion y en laforma.de eiacci6n de los i I InDuestos, ninguna diferencia esencial 'est6-




CUBA
))blece para que,.rota aquella unidad indiscuti>>ble se pretend excusar la obligation, A todas olas provincial extensive, de levanter en comun >>Ias cargas generals del Estado inherentes d vcuantos servicios refluyen en provecho, defense >)e integridad uacional y local do las mismas provincialas. >>
Como so ve, esta doctrine de la unidad nacional pertenece al Gobierno v la autoriza el ent6nces Ministro del Ultramar D. Antonio Cdnovas del Castillo, cuya autoridad en la material. os mayor cada dia por la incuestionable respetabilidad de su' nombre. Dentro de ella hay que girar, cualquiera que sea el motive, para determinar las relaciones de las provincial con la nacion. No otra cosa puede hacerse, una vez des-, cartada la'autonomia, y asi esperamos enc.ontrar, si no el remedio radical, alivio al m6nos d la presented situation econ6mica de Cuba. Todos los, aotos do gobierno, y especialmente mosque pertenecen al 6rden econ6mico, deben estimarse y resolverse bajo ol fecundo, principio do la unidad; pero cuidando siempre de que la doctrine y la conduct garden entre si perfecta armonla como corresponded A los elevados fines y patri6ticos prop6sitos que obedecen, torque nada ejerce mAs pernicious influence en la moral pfiblica que la contradiction en que se cae, por salvar con pretendidas habilidades el reconoci-




SU PRESUPURSTO DR GASTOS
miento de los derechos y el cuinglimiento de las obligaciones que en el. 6rden econ6mico se contraen por el Estado.
En, e8fa parte, ta'n exagerado ha sido el criterio de nuestro Gobierno, que no parece sino que se, hitentaba eludir. el pago de las oblilgaciones quo se contrarian, Ilevando al espiritu do los acreedores toda clase de fundados recelos sobre la material. Inexplicable conduct, que s6lo ha s6rvido para pqrjudicar las operations de nuestro cr6dito sin conseguir el, ok;eto de dejar la Peninsula 6 cubierto de estas atenciones en el caso eventual de la p6rdida de Cuba.







IV
Hemos visto en el desarrollo do los gastos, quedesde 1850, enqueascendieron A 13.734.418 pesos, JL 1880, en que se presnpuestaron en 47.423.506 en oro y 22.400.607 en billets, se cuadruplicaron las obligaciones; pero como en la prActica, los gastos eran mayors, asi como excedia la recaudacion en algunos aRos al ingreso calculado (1) result que el excess de 6bligaciones al terminarse la guerra, comparado con el de 1850, era d e cin1co veces mds. Si, por otra parte, sq tiene en cuenta que'el desenvolvinliento de la riqueza en las regions MAS tranquilas de la Isla como compensaba en totalidad la que se abandonaba 6 destruia en otras y quo el coste del trabajo subia en razon A las reforms de la esclavitud, y A las dificultades de' la gu6rra; si ademds se agrega A esto la, aja de Jos precious de los frutos, se comprenderA hasta qti6 punto lo sacrificios- eclon6micos lian casti(1) En h exposicion 116 precede al proyeeto cle presupiiestos de 1879-80, se indica sums, de 58.586.157 pesos recaudadop, en 1874-75.




CUBA
gado d Cuba, oft donde so han visto desaparecer por numerosas quiebras fortunes considerable de las mds arraigadas y s6lidas. No hay, por tanto, que extrafiar quo la necesidad.y el deseo del alivio vaya hoy mds alld do los limits posibles.
Nosotros, que deseamos en niateria de'impuestos, no caer en la exageracion, y que, por el contrario, procuramos encontrar t6rminos racionales que salven los conflicts presents, vemos que el estado econ6mico, si no el mismo, es muy anAlogo en todas las regions que constituyen nuestra nacionalidad; y esto mAs que nada aconsoja que las cargas se soporten con verdadero patriotism. Hay, no obstante, defectos importance en algunos detalles que deben subsanarse segun indicaremos.
Los presupuestos de gastos del Estado en el ejercicio vigente de 1882-83 ascienden A
Pesos.
Peninsula (1) ......... 157.758.747
Cuba ................ 35.860.249
Puerto-Rico .......... 3.864.614
ri ilipinas .............. 16.215.873
213.699.483
cuya cantidad se distribute en la forma siguiente:
'(I) AdemAs comprende 532.354 pesos por los gastoB affect al product de las vents de los bienes &samortizados.




OBLIGAGIONES GENERALES DEL ESTADO
PENINSULA CUBA PUERTO-RICO FILIPINAS
Casa real.................. ................... 1.960.000 )
Cuerpos Colegisladores........... .... ...... 397.757 > D
Deuda publica. ........................ .... .44.604.606 10.824.650 708.900 525.900
Cargas de justicia .............................. 496.124 D 18.300
Clases pasivas................................ 9.053.888 1.079.416 318.567 1.261.950
Ministerio de Ultramar......................... 96.975 25.208 89.983
Fernando P6o .................................. 37.160 11.658 37.903
Caja de iniitiles y hudrfanos de la guerra de Ultramar 30.000 9.600 30.600
Tribunal de Cuentas ........................... 158.100 169.950
Otras obligaciones ............................. 43.643 21.665 78.487 o
OBLIGACIONES DE LOS DEPARTAMENTOS MTINISTERIALES
Presidencia del Consejo de Ministros............. 220.342
Ministerio de Estado ....... .................. 716.177 119.300 D 94.350 0
Gracia y Justicia.............................. 10.325.114 994.242 273.018 1.508.631
Guerra......... ............................. 26.397.053 11.816.392 1.194.302 4.220.604
Marina....................................... 7.225.559 1.922.081 71.861 3.641.762
Goberfiacion ................................ 9.098.635 5.917.040 546.067 1.780.080
Fomento.................................... 18.179.058 1.085.432 370.076 523.177
Hacienda ................................... 4.109.935 1.299.136 287.918 1.420.881
Gastos en las contribuciones y rentas piblicas .... 24.974.577 429.520 25.772 813.312
At




40 CUBA
Asi como no encontramos palabras bastante duras, ni concepts bastante expresivos para condenar los vicious pfiblicos que son causa, do nuestra decadencia, asi tambien cuando 6sta procede del error, deseamos llamar sobre su remedio la atencion por medics y forms de pura persuasion. Observamos en el cuadro de los 1W
presupuestos que acabamos de exponer impor tastes defects que se deben d ]a mantra de r-dactarlos. La Peninsula, dntes que las provinwas de Ultramar, tuvo necesidad de dar d estos trabajos el cardeter legislative previsto en la Constitution, y mi6ntras las C6rtes conocian de, ellOS9 el Gobierno decretaba por si los de Ultra:mar, como todavia suede con los de Filipinas : eran, pues, cuatro presupuestos different que, comprendian todos los gai3tos y recursos del Es--, tado. Ademds de esto, el conocimiento exclusive, atribuido d centers ministeriales distintos, el do Hacienda y el de Ultramar, do former los respectivos presupuestos, lia cont'ribuido d la falta de unidad que en Jos misnios so observe en la relative A la distribution de las obligaciones
clasificadas de generals.
Nuestrasprovincias, incluso, las deUltramar, en nada se parecen d los Estados de la Union americana: tienen 6stos una independence 6 autonomia de que, carecen aquellas, y en buena, l6gica no es possible mantener en las forms,




SU PRESUPUESTO DE GASTOS 41
doctrines 6 principios que en el fondo se rechazan. El Gobierno y la soberania entre nosotros se centralizan en la nation represented por las C6rtes con el Rey que es el j4e del Estado con un solo Gobierno responsible; las provincial de Ultramar careen de gobiernos'locales, tiene en ellas el de la nation sus representatives que son los Gobernadores generals. Esta unidad exige que todos los servicios inherentes A la soberania figure en el presupuesto general 'del Estado y no en los parciales de las provincial de Ultramar; por consiguiente, asi como en estos no se comprende partida alguna relative A la dotacion de la casa real ni de los Cuerpos Colegisladores, asi tampoco debieran figurar las de la deuda yclases pasivas, las de agents diplomAticos y consulates, las del Ministerio de Ultramar, las de Guerra y Marina ni las de Fernando No, torque ninguna de dichas provincial tienen deuda propia, ni personal pasivo, 'ni representation diplomAtica, ni ej6rcito, ni ma-, rina, ni establecimientos adyacentescomo Fernando P6o. Todos estos servicio son de cardeter general, torque afectan especialmente A la soberania, y por tanto, s6lo deben figurar en los presupuestos generals del Estado, nunca en los locales de cada provincial.
Y no es -que con esto pretendiamos eximir A las ppo incias de Ultramar de concurrir A leY
J




42 CUBA
-vantar las cargas pfiblicas en la media de sus fuerzas, no; torque sin ilecesidad de mantener contradiction alguna se lograria el objeto con 'hacer flaurar en las obligaciones de sus presupuestos locales una partida con destiny d las atenciones geberales del Estado y otra igual en los ingress de los de la Peninsula, con lo cual el Gobierno podria disponer, por medio de operaciones de tesoreria, de dichos ingress aplicdndolos al pago de estas obligaciones en la misma localidad. Lo que. preten:demos es Ilevar d los presupuestos el principio de la unidad rectamente entendido, torque de no hacerlo asi se si-' guen errors que pueden afectar d la nacionalidad como incuestionable argument en pro del principio auton6mico.
Cierto es que el texto de la ley, uniform para la Peninsula y Ultramar, no deja duda. acerca del cardeter de las obligaciones que contiene cada presupuesto, y esto salva en parte los defects de forma, pesto que dice:
((D. Mfongo XII,
))Por la gracia de Dios Rey constitutional de Espafia: ))A todos los que las presents vieren y entendieren ))sabed: que las C6rtes han decretado y Nos sancionado ))Io sio-uiente:
))Articulol.' Los gastos del Estado en laisla. de Cuba i)durante el afio econ6m!co de 1882-83 se presuponen en )) 35.860.249 pesos distribuidos por seccion6s, capitulos y ))articulos, segun se express en el adj unto estado letra A.




SU FRESUPUESTO DE GASTOS 43
))Art. 2.* Los ingress para cubrir obligaciones del ))Estado en la propia Isla durante el expresado afio so ))calculan en la cantidad de 36.248.300 pesos, segun el ))pormenor que aparece del estado letra B.))
Es evidence que por la ley son obligaciones del Estado y no de la provincial todas las que se comprenden en los presupuestos; pero insistimos en que, Aun dada esta declaracion terminate, las que se refieren A la soberania y d la deuda figurarian mejor en el general del Estado.
'Hechas estas observaciones acerca de la forma de los presupuestos, habremos de ocuparnos del fondo de los mismos torque encontramos anachronisms propios de la separation con que se forman, dejando, por consiguiente, de guardar entire si todo el enlace que debieran.
La Peninsula por ejemplo, de un presupuesto total de 157.758.-47 pesos destined las, atenciones de
Deuda pAblica 6 del Estado ...... 28,27 por 100.
A las de Guerra ...... ......... 16,73
A las de Marina ............... 4)58
A las de Fornento ........ ..... 11,50
Cuba, con un presupuesto total de pesos 35.860.249, destiny A las mismas atenciones
De Deuda pAblica 6 del Estado.. 30,21 por* 100.
De Guerra el .................. 32,95 -7
De Marina el .................. 5,35
De Fornento el ................. 3)02 -




44 CUBA
Puerto-Rico, Con un presupuesto' total de
pesos 3.864.614, destina (1)
A Deudaci l ................... 18,55 por 100.
A Guerra el................... 30,95
A Marina eli................... 1,85
A Fomnento el.................. 9,05
Filipinas, con un presupuesto total de pesos i6.21.873, destina
A Deuda el.................... 3,24 por 100.
A Guerra eli.................. 26,00
A Marina el ......... ......... 22,46
* A Forftento eli.................. 1,02
No ontraremos en minuciosas investigaclones sobro la extension territorial, topografia, poblacion, riqueza. y comercio do cada porcion del territorio nacional para fijar proporciones re--lativas de oxactitud en la distribucion del prosupuosto, por ahora no es esto nuestro objoto; pero s! consignaremos quo, d exception do la diferencia do mds quo se advierto en los gastos >, destinados d la marina de guerra. en Filipinas,
justificada por su mayor distancia do la Penin.sula, por sus extonsas, costas y poligrosa pirateria, en todas las deinds no so explican satisfactoriamoi las notables diforencias quo existon en. a apheacion do la fortuna pfiblica A unos
(1 E prsuut do Purt-Rico edica-700.000 pesos lja




SU IIRESUPUYSTO DE CASTS 45
mismos servicios, por mds que tengan lugar enregiones distintas. Porque mi6ntras la Peninsula invierte en los servicios de Deuda, Guerra y Marina el 49,58 por 100, Puerto-Rico el 51,30 y Filipinas el 51,70, Cuba lo hace del 68,51; y si despues buscamos la. proportion queguardan las cantidades que se destinan al foment de cada localidad, en Filipinas es el 1, 02 por 100, en Cuba el 3,02, en Puerto-Rico
el %05 yen la Peninsula el 14,50. 41 4
Adyertimos que en circunstancias extraordinarias las proporciones en la. distribution de los servicios desaparecen, torque todas las fuerzas y todos los recursos de, la. nation se requieren en un punto determined; pero tambien creemos que tan pronto como desaparecen las causes que exigen del Gobierno poner A salvo el honor nacional. 6 la. integridad del territorio, debe apresurarse d restablecer la normalidad de los servicios y la proporcionalidad de los sacrificios, Ilenando de este modo pradentes fines, de gobierno y de justicia. sin esperar A que el pais tenga que reclamarlo, torque Ilegado este caso poeas veces se hace, sin establecer alitagonismos
que cada dia. es mds necesario desaparezean.
Nosotros, que fundamos la grandeza de la
nation en la perfecta, union de los pueblos q'UO la constituent, deseamos qu.e no, -haya motive de disgust fundado e'n justd causa; querenIDS
44, k-'.'_' ".; x"




46 CUBA
mantener una complete ammonia an las relaciones de unos pueblos con otros, y muy especialmente entre todos los hijos de esta patria comun tan grande un dia sin luchas intestines como desgraciada con ellas. Bien se alcanza cuAn dificil pretension as la nuestra, torque an la eternal lucha de la ideal de los interests y do las aspiraciones, se chocan y rompen muchas veces los mds patri6ticos prop6sitos; pero per eso mismo pretendemos guitar elements al mal, procurando qua desaparezea todo antagonism fundado an. los hechos contradictions qua so relacionan con la vida econ6mica de una localidad cualquiera, y muy especialmento con la isla de Cuba, qua tantos Mules tiene A nuestro affect y consideration.
No por esto, sin embargo, hemos de caer an la parcialidad, Antes al contrario, huiremos con todo cuidado de ella, qua siendo una lajusticia, A tQdos puede alcanzar por igual, y con mds motive cuando, como an el presented case ocurre, se refiere A la equitativa distribution de las cargas pliblicas,,origen an todos los tiempos y an todos los pueblos de. profound inalestar y descontento, sobre todo si su clasificacion y distribution no se hacen con la rectitude mds escrupulosa.




V
IDejamos consignado que el presupuesto do Cuba ascend& d 35.860.249 pesos, cuya cantidad se distribute:
11.816.392 en los servicios de Guerra;
1.922.081 en los de Marina;
2.918.060 en los-de Gobernacion, guardian civil y 6rden
I pAblico;
10.824.650 en Deuda; y
1.415.294 en obligaciones generals. En junto hacen. 28.896.477
Result, por tanto, que, s6lo se destiny 'A la administration do Hacienda, de Justicia, do Gobernacion y Fomento 6.963.772 pesos.Hacemos esta demonstration. para que no Se DOS culpe de parciales si, al entrar en el campo de las reducciones, descartamos estos servicios civiles, tan importance y necesarios como miseramente desarrollados, del castigo de las economies. Tampoco hablaremos de las cantidades destinadas a' guardian civil y 6rden pfiblico; nuestras especulacioiies girardn finicamente, sobre los gastos.de Guerra, Marina y Deuda.




48 C U RA
Generalmente, cuando se piensa en las faerzas militaries disponibles para. salvar al pals de un peligro armada, ya proceed del, exterior, Como una invasion extranjera '6 del interior, Como una insurrection civil, no se tienen en cuenta mds fuerzas disponibles que las que figuran en el presupuesto de la Guerra; pero cuando so trata. de averiguar que gastos pueden economizarse para no agobiar al. pals con cargas superiores 6 sus fuerzas, ent6nces se penetra en el corazon de los servicios y so examinan. mds 6 fondo las cifras del presupuesto. Al bacerlo nosotros encontramos que el ej6rcito de Cuba le component 22 officials generals, 2.960 jefes y officials y 27.584 soldados, distribuidos en esta forma:
SERVICIO ACTIVE.
Jefes
y ofleiales Soldados.
Infanteria ................... 1.591 19.687
Caballeria ................... 307 3.723
Artilleria ......... .......... 73 1.216
Ingenieros .................. 60 1.640
Purrieles y bands de tambores
de los voluntaries ........... 1.101
Reserves de caballeria ........ 90 134
Caja de Ultramar ............. 50 83
Comisiones .................. 173
Reemplazo .................. 366
En espectaclon de embarque.. 250




SU PRESUPUESTO DR GASTOS 49
Al que hay quo agregar:
Marina.-Un vicealmirante; 186 jefes y oficiales, y
1.892 sofdados y mariners.
Guardia civil.-Un brigadier; 297 jefes y oPciales, y
5.990 guardian.
Orden pilblico.-Veinticinco jefes y officials, y 873 individuals.
Componen en junto cerca de cuarenta mil hombres.
Si despues se cuenta con los voluntaries, cuyo institute costa de 38 batallones de infanteria, 13 regimientos y 39 escuadrones de caballeria; dos batallones, una compafiia y un regirniento montado do artilleria, tres bataffiones de ingenieros y tres de bo'mbero3, cuyos'euerpos estdn servidos por 31.700 hombres de infanteria, .10.900 de caballeria, 2.700 de artill e*ria, 1.000 de ingenieros y 2. 113 de bombers, que hacen 48.413* hombres, habrd que convenir en que, sin comprometer los altisimos interests encomendados d los institutes militaries, pueden obtenerse economies do alguna consideration en el servicio de guerra.
La ciencia, por otra parte, ha aumentado los medics do gobierno, tan poderosamente, que faera imperdonable no- aprovecharlos en benefltio de la's classes contribuyenies. Fomentar la, marina de vapor, construir forro-carriles, lines telegrdficas y canales, tender cables submarine
4




------- M 777
DO CUBA
no contar con las economies que estos servicios moderns deben producer en tempo de paz en los gastos de guerra, seria verdaderanicnte absurd, pesto que manteniendo los cdlculos de la fulerza armada como si no existiesen aqueHos elements auxiliaries, se fatiga al pais con la carga de los, servicios moderns sin compensarla reduciendo los anti-uos. Por eso consideramos que, para nuestros prop6sitos, import mucho sea la distancia para los transports de ]a Peninsula d Cuba de diezy ocho d veinte, dias, y sea instantdnea para las comunicaciones, por valer esto solo tanto como un ejercito, pesto que en caso necesario en treinta 6 cuareDta dias pueden prepararsey Ilegar d Cuba fuerzas superiors d las ya permanentes, de la Isla.
Esto en el caso bastante improbable de una sorpresa, cuya posibilidad iii siquiera admitimos, pues ni una invasion es possible sin qua previamente se anuncie, ni una insurrection estalle sin larga y pfiblica preparation, dando en todo caso tempo d Gobiernos nada mds que medianamente previsores para rechazar convenientemente 6 ahogar en su. origin toda tentative de alteration del 6rden pfiblico.
MAs dificil es suplir la falta de marfi* de combat, torque toda construction naval requiere ti6inpo; pero esta difficult lo mismo




'77
SU PRESUPUESTO DR GASTOS
existed hoy con'buques indtiles que existiria ma
fiana sin ellos. Todavia en caso de complicaciones convendria career de los actuales; de este modo afin se tomarian medidas para guardar las costas accessible A un desembarco y defender los'puertos de un ataque, que tal vez con ellos no se tomen,, en caso necesario, en la m is ma escala, en la err6nea creencia de que nuestros buques podrian ofrecer alguna resistencia, Cuando en caso de conflict servirian finicamente para consumer una gran catAstrofe.
Existed en el apostadero de la Habana, segun el presu-puesto que examinamos, una escuadra de, diez btiques: la fragata ATaxas de Tolosa, de madera, de h6lied, de 600 caballos y 22 cafiones; losavisos Jorge Juan y Sanchez Barcctiztegui, de tres cafiones y 240 caballos eada uno; los vapors de ruedas Don Juan de Austria y Guadalquivir, de 120 caballos y dos cafiones, y el Leon, tambien de ru edas, de 130 caballos y dos cadones; la goleta de h6lice Favorita; el vapor de h6lice Maria; el vapor de h6lice Bdzan, de 115 caballos y dos cafiones; el aviso de h6lice Fernando el Cat6lico, de 130 caballos y tres cafiones; cuatro can-oneros de hdlice y 44 buques menores, que constituent las llam- Ldas faerzas stiles, cuyo entretenimiento
cuesta al Estlado 1.749.141 pesos.
Durante la guerra, except las fragatas




52 CUBA
ban prestado nuestros buques buenos y fitiles serviclos; pero debido d la ventajosa y feliz circunstancia de que el einemigo carecia de escuadra. En la paz todos son infitiles, torque en Cuba ni dun el servicio de guarda-costas se requiere mi6ntras el contraband se haga en las aduanas.
Gastar cerca de dos millions de pesos en mantener para en caso de complication un verdadero peligro para. el honor national y saludar banderas durante la paz, nos parece lujo verdaderamente injustificado hasta en el caso de que los recarsos abundasen; pero, esoaseando, es un despilfarro que hiere, todavia mAs que por el daAo que causa, por lo que significant de imprevision y de error en la gestion de la administracion p-dblica.
Esto no obstante, compreDdemos que, dun cuando la escuadra national es toda initial, n6 debe desaparecer en un mismo dia; debe amortizarse escalonadamente por groups de buques empezando por los m.As infitiles para conservar el brilliant personal que la sirve y ha de serbase de su regeneration.
Por eso no' j'uzgamos convenience borrar del presupuesto de Cuba totalmente Ila partida destinada al servicio de marina; pero suprimiendo las fragatas, los vapors de ruedas, los cafioneros ya inservibles y otros buques, po-




MPREBUMESTO DE GASTOS
drian reducirse, en mds de la mitad los gastos de este servicio.
Gasta en marina de guerra la nation pesos 7 225.45.9 en la Peninsula, 1.922.08 1 en Cuba, 71.861 en Puerto-Rico y 3.641..762 en Filipinas, y estas respectable sumas se invierten en mantener A flOte 4na escuadra que no puede combatir y unos arsenals sin material que s6lo pueden remendar; es decir, que se invierten 953 millions de resales en softener un servicio que ya todo el mundo sabe que por career de condiciones apropiadas, s6lo puede, como ya hemos dicho, ocasionarnos en caso de guerra un vergonzoso desastre.
Aderadsse invierten en softener el ej6rcito tierra 43.628.351 pesos, en esta forma: la Peninsula, 26.397.053; en Cuba, li.816.392; en PLierto-Rico, 1. 194.302, y 4.220.604 en Filipinas, es decir, 872.567.020 rs.; y dun cuando el ejdrcito estd en conditions dis.Intas de la marina; dun cuando 6ste constitute la base regular de la defense national, nos queda la duda de si su material se halla d la altura de las circunstancias, tanto por la calidad como por el' nfimero, para no considerarnos sorprendidolen caso inespera4o; dudamos si,, Ilegado uncasus 6elli, fiabria armaments por lo m6nos igual en calidad al del enemigo para dotar totalmente Ifis reserves y las plazas; si, no tend riarn os, como




54 CUBA
siempre, que flar la defense national mds en el cardcter y el valor de nuestro pueblo que on la organization official, que consume anualmente 872 millions de resales.
- Nosotros, sin espiritu critics en esta materia, consideramos que la fuerza, military d6e organizers de modo que, con el menor gasto possible en la. paz, pueda reunir en caso de guerra el mayor nAmero de hombres armados 6 instruidos, tiles como soldado.s, torque no es la nation military mds fuerte la que mAs gasta, sino la que gasta con mAs discretion y aprovechainiento. El dia en que Espaha tenga reservas instruidas, cuadros preparados y parques surtidos para armar un million de combatientes serd mds considered, y esto ha de lograrse gastando i-Ads en material que en personal, teniendo un reducidisimo ej6rcito active, numerosas reserves y parques perfectamente surtidos.
MAs que. ningun otro necesita. el servicio de guerra de la pfiblica prosperidad y de desahogado Tesoro, razon por qu6 en la. paz deben distraerse del trabajo production el menor nfimero de hombres 6 invertirse en el entretenimiento del.soldado la menor cantidad possible, quo las guerras sin -rand .0 recursos se hacen cada, dia nids dificiles y peligrosas, y Un pais esquilmado de antemano poca resistencia puede ofieder d enerniggs poderosos.,




6U PRESUPUESTO DE GASTOS
Estos principio's de cardeter general, aplicados d Cuba, aconsejan se tengan en cuenta para limiter el ej6rcito active la existence del cuorpo de voluntaries y de la guardian civil,, y el servicio que presta la rapidez de las comunicaciones que, avalorando estos elementos,,es como debe fijarse aquella fuerza military, de modo que no sea, como es en la paz, una carga gravisima para el pais.
Y sin embargo de nuestras observations, tan delicada consideramos la organization de nuestro poder military, tan grave todo cuanto se relaciona coil el nfimero de fuerzas existences en ,cada localidad, tan interested el equilibrio que deben guardar entre si los different institutes armados, que omitimos el entrar en otras consideraciones, torque flames en la prudencia y patriotism del Gobierno el conciliarlo3 medics de garantir el 6rden pfiblico y la seguridad del Estado con la situation econ6mica que alcanzamos, no debiendo olvidar nunca que existent medios mds rationales, mds adecuados y seguros para mantener la paz interior que el softener en pid de guerra fuerzas numerosas: la introduccion y desarrollo en Cuba de la instruction pdblica, no s6lo para los nifios, sino tambien. para los adults de ambos sbkos, por medio de los institutes religious; al desarrollo de los ramos de Fomento, hoy tan desatendidos; la pru-




56 CUBA
dencia del Gobierno en todas sus telaciones con el pais, y el ali'vio de las cargas pAblicas, son los. mAs seguros agents para mantener la piz. Cuba, que carece de edificios pfiblicos dignos de su fluAracion y riqueza, y de comunicaciones bastantes al desarrollo de su actividad agricola y mercantile; que ve diezmada su poblacion por falta de dragado en las bahias; que tiene una instruction. pfiblica limitada, veria satisfecha y agradecida que el Gobierno se preocupaba solicitamente de su prosperidad.
La Habana no tiene ni una universidad ni una cathedral digna de su capitalidad; A pesar de recaudar su aduana anualmente 16 millions, de pesos, tiene para este servicio imperfectamente habilitado el ex-convento de San Francisco; por falta do trees de dragado los desprendimientos palfidicos de ]a bahia merman su poblacion, y la mortandad crece de afto en afio... iCon qu6 satisfaction, repetimos, veria aquel pais que el Gobierno se preocupaba de iniciar y Aesenvolver los servicios pfiblicos de utilidad general! ;Con qu6 facilidad podria'un Gobierno celoso distraer las corrientes del mal y has a convertirlas en abundantes veneros del bien!
Pero no gobernar con el acierto necesario, descuidar la organization intellectual. y re'ligio'sa, abandoner la organization civil, perder la




SU PRESUPURSTO DE GASTOS 57
administration de las rentals, intentar hacer de la deuda del Estado una deuda. local, contra todos los principios dejusticia, y despues, sobre todo esto, destiu ar d los servicios militaries cerca de 17 millions de pesos, es bastante para mantoner preocupada y temerosa la opinion pAblica en Cuba. Cambiad de sistema y vereis cudn rdpidamente nace la conflanza, y c6mo la atm6sfera de la tranquilidad lo inunda todo; vereis cudu poca fuerza armada necesita un Gobierno para mantener la tranquilidad del Estado.
La idea, vieja ya, de que la Hacienda es enemiga del production, se debe precisamente A que grava con desigualdad y A que sus productos se invierten con harta escasez en los oastos reproductions; cuando se paga y el sentido pfiblico no acierta d comprender la utilidad del sacriflcio, el antagonism se establece y la guerra se declare entre la Hacienda que investing y el production qae oculta: ent6nces ya no es el haber del Tesoro resultado del Ivoluntario, patri6tico 6 intelligent concurs del contribuyente, sino el 6xito de una recaudacion forzosa que siempre se consider vejatoria. La Hacienda en estas conditions jamds prosper, torque se la consider siempr& enemiga do la production y de"I trabajo.
Esperemos, pues, que la*razon haga su camino, y que la opinion influya on el dnimo de




CUBA
los Gobiernos, que al fin acabarAn por no continuar el ruinoso cisterna de converter la mejor parte de la fortune p(blica en el mantenimiento de servicios improductivos con desprestigio de su autoridad y para ruina del pais, que quisikamos ver administrator con mejor suerte.




vi
Despues de Guerra y Marina, la partida do gastos mds ii-nportante es la de la Deuda; pero, Antes de ocuparnos de ella exige la claridad de nuestro trabajo que, digamos cuatro palabras acerca de los servicios civiles cuyos gastos no creemos susceptibles de disminucion, Antes al contrario, necesitan aumento para organizer una buena, y A ser possible, perfecta administracion, para tender A la creciente culture del pals y al progress de las obras pfiblicas; aurnento que mAs tarde hemos de, solicitor en la cantidad possible y d media que la limitation. de gastos por la consolidation de la paz y el repose do las costumbres political Iia de ocasionar, asf Como tambien por la amortization de la deuda que esperamos se ha de ir realizando sin crOar otra nueva, Como por desgracia acontece, entre nosotros.
La prudencia de todos los que verdaderamente aman la patria, de todos los que aspirant




60 CUBA
al rdpido engrandecimiento. de Cuba, aconseja que se d6 tregua A la lucha political on aquella. localidad y se haga. de tan preciada region el. fecundo campo 'donde la intelligence y el trabajo libren sus provechosas y Atiles batallas. A este fin pediremos 6 todos'moderacion y templanza, torque s6lo una conduct tolerate y desapasionada fijard la paz y permitird que se destine al foinento de la Isla la mayor parte posible del product de sus impuestos, que en otro caso se ban de dostinar forzosamente A m6nos provechosas atenciones.
En treinta ahos los servicios civiles han tenido un aumento de 1.816.700 pesos, en esta forma:
1853 1882-83
Pesos Pesos
Estado ................. ..... 116.734 119.300
Gracia y Justicia, ... 405.364 994.242
Hacienda .......... 1.197.660 1.728 1 .656
Gobernacion y Foinento ....... 2.175.161 2.869.421
Totals ........ .... 3.894.919 5.711.6 t 9
DIFERENCIA ............ 1.816.700
Para encontrar ]a verdadera. comparison de los gastos, hemos descartado de los qie hoy flguran en Gobernacion los siguientes:




SU FRESUPUESTO DE GASTOS 61
Pesos
Sueldo y representation del Gobernador general (en,18'03 figure esta partida en el
presupuesto de Guerra) ............... 50.000
Tribunal de imprenta .................... 10.500
Gobiernos de provincial .................. 138.050
Guardia civil ........................... 2.647.516
Orden pWico. 270.544
Vigilancia ..... 45t.159
Consejo de Administracion ............... 40.380
Tel6grafos ............................. 524.902
TOTAL ....................... 4.133.051
De mantra que si A los 1.816.700 pesos de aumento se agregan los 524.902 de tel6grafos, resultarA que en treinta aftos la cantidad destinada A mejorar la administration y el f6mento de la Isla aumenta en 2.341.602 pesos, torque, el. resto, 6 sean 3.608.149, los ha exigido la organizacion political modern. Consideramos, por tanto, que, dadas las gr ndes necesidades del pais, su fomentoyace sumido en lament blo atraso, y que es poco todo cuanto se hag'a y procure para sacarlo de este estado. No sabemos qu6 extrafia fatalidad pesa sobre las mejoras cide la Isla para que tan perezosamente so inicien unas y se paralicen otras indefinidamente. Todavia conserve la Habana sus insalubres muelles de madera, como si se hallasen situados sobre rApidas y limpidas corrientes; el canal de




62 CUBA
Vento Ileva. trazas de no terminarse nunca, y mi6ntras tanto la poblacion disminuye y la vida de ios moradores de la Habana se halla constantemente amenazada. por falta de decision para terminal estas utilisimas obras, proporcionando abundance surtido de aguas para el consume la limpieza, y canabiando las conditions higidnicas, si A la. vez se desinfecta. la bahla sustituyendo los actuales muelles por otros de piedra. que permitan avanzar el draoado hasta las gorillas.
No hay en Cuba mejora al-una del 6rden civil bastante desarrollada para. permitir su limitacion sin graves perjuicios: ni la beneficencia, ni las obras pfiblicas, ni la ensefianza, ni la. policia sanitaria, han logrado un perfecto desarrollo; 16jos de eso, su desenvolvimiento demand, importance sacrificios. Si despues se cercenara. por razon de economic alguna parte de las, sumas destinadas A esto servicios, en qu6 importancia, podria hacerse que fuera. sensible A los contribuyentes? Todo el presupuesto de Fomento asciende d 1.085.432 pesos, y con esta insignificante cifra se cubren las atenciones de instruction pfiblica, agriculture, montes, mi nas, carreteras, ferro-carriles y faros: pues dun cuando se suprimiera. integramente la partida, no se logrw ia el objeto propuesto.
Important las obligaciones de Estado 119. 300




SU PRESUPUESTO DE GASTOS 63
pesos: lograd que figure este gasto en los presupuestos de la Peninsula y nada se, habrd resuelto' con ello.
No hay quien pretend suprimir los ga stos de Hacienda y Gracia y Justicia, torque dun on los ramos civiles los hay susceptibles de aumento 6 disminucion, como son los de Fomento, y los hay forzosos, como suede con los de Hacienda, Gracia y Justicia y parte do los de Gobernacion. Pues bien; import el presupuesto de Hacienda i.778.656 pesos y el de Gracia y Justicia 994.247: iqu6 caDtidad sensible podria economic arse en estos servicios sin ocasionar una perturbacion profunda en ellos?
Si se trata de Gobernacion suede lo mismo. Do los 5.917.040 d que asciende su presupuesto, dedfizeAnse los 4.133.051 A que suben los gastos de transformation political del pais y los tel6arafos, cayos servicios han sido credos despues de 1853, y quedardn 1.783.989, con los cuales se atiende al personal y material del gobierno superior, sanidad, correos, beneficencia, presidi6s, arbitrage y atenciones generals y gastos oventuales de todos los ramos.
A pesar de lo mucho que se discurre para encontrar medics de reducir los gastos sin suprimir los servicios civiles que casi todos tienen el cardcter de reproductions, finicamente hallamos formulada una oferta hecha d las Urtes




64 CUBA
sobre la subvencion que se paga por la conduc-' cion maritime del correo, y 6sta no versa acerca de sm inutilidad 6 sobre la conveniencia de su limitation 6 total supresion; es, por el contrario, la iniciativa de un particular que se compromete A hacerlo gratuitamente; es decir, que por esto no se demuestra que la CODduccion sea innecesaria, sino que, como no podia m6nos, so confirm su necesidad desde el moment en que hay quien se compromete 6 verificarla sin subvencion alguna. La oferta, asi presented, produciria la economic siguiente:
Pesos
Por 36 viajes redondos de los vapores-correos
de la Peninsula, A 20.000 uno ...... .. 720.000
Y si se hacia extensive la renuncia, d esta otra subvencion: Para subvencionar al contratista del servicio
de vapores-correos entre las islas de Cuba y Puerto-Rico y entre el Golfo de M6jico y el mar de las Antillas, A razon de 81.500
pesos mensuales ........................ 102.000
La economic Ilegaria A ........... 822.000
De suponer es que, ademAs de esto, ofrecerd el interesado hacer el. pasaje official y military con las mismas ventajas que hoy report el Estado, que lo harA en buques que reunan las




su rRESUPUESTO DR GASTOS 65
conditions de seguridad y march que tienen los quo hoy lo desempefian, indicando, 6 la., la forma de garantir 6 responder del exact curnplirbiento del compromise que contrae: pues ni dun asi consideramos convenient ni acepble esta economic.
El origin de las-subvenciones 6, los vaporescotreos se debe A que seria sumamente costoso para el Estado hacer por si estos servicios, y ademAs'd la convenience de, favorecer el desarrollo de la marina merchant do vapor yalto bordo. Naciones que cuentan con una marina military y merchant bastante mds pr6spera que la nuestra, han montado por estos medics sus mejores lin-eas de communication maritime, y no creemos pueda prescindirse todavia de un sistema que tan buenos resultados estd dando. El dia en que nuestra marina mereante haya Ilegad6 d un grado tal de prosperidad que permit suprimir las subvenciones, ent6nces podrd abandonarse la forma actual, pero nunca el pago del porte de las conducciones officials, que podrAL ajustarlas el GobierDO con todas las lines de salida y Ilegada peri6dica, d los puertos, slempre que encuentre en ellas las garantias de seguri-. dad y regularidad que se requieren.
Somos contraries d todo, servicio gratuity. Pw desoracia es frecuent6 entre nosotros declinar '6n. los cargos honorifics' trabajos officials




CUBA
de la mayor importance, irrogando con ello gravisimos perjuicios al pfiblico pqr el grande atraso con que se hacen. Quitad al trabajo el estimulo do la retribution y cesard de todo punto: Aun retribuy6ndole, el hombre suele ha cerlo mal'y perezosamente.
Ademds, entre los servicios que prestan los vapores-correos, el m6nos important es, A nuestro juicio, el de conducir la correspondencia; mds importance tiene el trasporte de las personas, que careciendo de libertad para elegir ]a 6poca y el buque en que han de dirigirse ,A su destino adquiere el Estado la responsabilidad de los siniestros; torque qu6 garantia.de seguridad y buena asistencia podrA exigir el Gobierno para el pasaje official A una entidad cualquiera que haga su conduction gratuitamente? Si Aun en los contracts retribuidos es general costumbre eludir el cumplimiento de las obligaciones onerosas para lucrar mayors utilidades, si casi siempre el intends del que sirve es opuesto al del que recipe el servicio, lo6mo ha de prosperar una oferta que tiene su limitation en si
-misma por ser gratuity y ademAs en. la instabilidad natural de toda voluntad humaha? Ningun Gobierno, puede comprometer los servicios pfiblicos al capricho 6 al azar; Antes al contrario, su deber le obliga A tener servidores retribuidos, y por tanto, obligados, de quienes dis-




SU PRESUPUESTO DE GASTOS 67
poner en la foraia y maneva que los mismos
-servicios lo requieran. A.
Por otra parte, ni en el improbable caso de ser admitida la'proposicion indicada, resultaria economic al-una en el presupuesto de Cuba. No* se necesita gran perspicacia para co I mprender que, dado este caso, 4abria reclamation de parte, y los dandos yperjuicios podrian ascender A mayor cautidad que la que se supone economizar. No esperemos, pues, por este medio la baj a de los 720.000 pesos do-los treinta y seis viajes redondos de los vapores-correos de la Peninsula ni de los 102.000 con que se subvencionan los de Cuba y Puerto-Rico, ni tampoco de los 178.700 que por el presupuesto de Filipina3 percibe el contratista de la conduction de la correspondencia de la Peninsula 6 Manila; torque tratdndose de favorecer al Estado, y siendo mds hacedero consentir la renuncia de la subvencion que ya se percibe que suplantar con un servicio, gratuity otro retribuido, no hemos visto hacer al Gobierno ni 4 las C6rtes oferta a1guna cediendo dichas retribuciones. Y sinceramente hemos de decirlo, nos felicitamos de ello: tanto 'tememos estos actos de generosidad entre genes de negocios.
Somos, como Ilevamos expuesto, decididamente contraries A toda e6onomia en los gastos,
-civiles; en cambio, deseamos que se perfeccione




CUBA
su administration por todos los medics possible d fin de que el. pais vea compensados sus sacrificios econ6micos recibiendo la mayor suma de servicios reproductions, entre Jos cuales com:prendemos las conducciones maritimas.
Do 6stas en 1850 existia una cada cuatro, meses con el archipi6lago y otra sensual con Cuba y Puerto-Rico, ambas inseguras, lo mismo, en la salida que en la Ilegada al puerto; dos al mes tenemos hoy con Filipinas y tres con Cuba, y si la indole de este trabajo nos permitiera investigator las ventajas obtenidas, no ya en la importantisima conduction military, sino al facilitar las relaciones socials y mercantile de. las islas con la Peninsula, no dudariamos ni un moment de la eficacia de un servicio que, tanto, por la fljeza de la salida y Ilegada 6 los puertos' de destiny como por la mayor seguridad y rapi" dez en la navegacion y baratura en los fletes, constitute un capital auxiliary con el que desde lu6oo cuenta todo el comercio en sus mfiltiples. transactions.
Nopeiisemos, pues, en perturbar los gastos civiles, y pasemos A examiner el. origin y condiciones de la'Deuda, por si, respet6ndola como se merece, encontramos medics de aliviar los. gastos presupuestados.




VII
Deciamos que el cr6dito national nada mejoraba con la separation de presupuesto y de deuda, y que por lo tanto debia unificarse en lo possible la administration del Estado, ideal cuya. forma es para nosotros sencillisima: querem6s una sola nation, un solo presupuesto y una sola deuda. Y esta nuestra aspiration por la unidad national es tambien la que constanteme nte ha sostenido Espaiia en su political ultramarine, demostrdndolo, no s6lo el espiritu y el texto de nuestra antigua legislation de Indias, sino tambien las disposiciones, y sobre todo, la conduct de todos los Gobiernos, que han, unido siempre la, suerte de las provincial de Ultramar 6 la de la Peninsula, disponiendo de sus recursos como parte integrate de las rentals de la nation, y apliedndolos, segun las necesidados, d las atenciones, generals del Estado,.
Si se examine la legislation antigua y moderna, no se encuentra un solo acto de gobierno




70 CUBA
en que no brote la idea de la unidad como conviccion indiscutible y profunda; asi es que la palabra Estado, usada en la acepcion de nacion, se encuentra" eia todas las disposiciones. de alguna importancia references JL la vida political, civil y econ6mica de las provincial de Ultramar.
Ya en 1838 encontramos la resolution de 23 de Setiembre, que iguala la condition del Tesoro de Cuba y Puerto-Rico al de la Peninsula para tender A Io gastos de la guerra civil, diciendo que:
((Teniendo presented S.M. la Reina Gobernadora lo ))dispuesto respecto.de los cr6ditos que resultant contra el ))Estado, en la Peninsula, por obligaciones anteriores y posteriorsrs A ]a 6poca en que dieron principio los pre))supuestos, igualmente que lo expuesto por la commission ))encargada del exAmen de los presupuestos de las islas ))de Cuba y Puerto-Rico para el aflo corriente, respect ))de los cr6ditos atrasados de Ultramar; y en virtue tam))bien de la urgent necesidad de proveer al real Tesoro Ae los recursos que impCriosamente reclama su situa))cion para cubrir las graves atenciones de la guerra, se ))ha servido mandar que so suspend en todas las cajas, Ae Ultramar el page de todo cr6dito adquirido por obli))gaciones anteriores i ]a ley de presupuestos do 26 de ))Mayo de 1835.))
Es decir, que se hizo extensive -A Cuba y' Puerto-Rico un corte de cuentas de, las obligaciones ent6nees pPiidientes de pago, por considerar obligadas estas provincial d destinar una




SU PRESUPUESTO DE GASTOS 71
parte de sus recursos d cubrir las atenciones de la guerra civil en que estaba empefiada la Peninsula.
Mds tarde, cuando la expediclon d M6jico y la anexion de Santo Domingo, volvi6 d ser necesario el concurso de los recursos del Tesoro de Cuba, que no se escasearon por cierto, para cubrir aquellas atenciones nacionales, hasta el punto de que, no siendo sufIcientes los ingress ordinaries, ya acrecidos por el aumento de los impuestos, se ape16 al cr6dito,, emitidndose bonos del Tesoro; y con motive de la amortization de esta obligation national decia el Gobierno en 1.0 de Diciembre de 1865:
((La Reina (Q. D'. G.), en vista de la carta do V. E., ))ndmoro 383 de 12 do Octubre pr6ximo pasado, se ha ))servidoaprobarlasdisposicionesde que en ellada cuetita, relativesas a los medics empleados para la punctual amor))tizacion de los bonos del Tesoro que vencian en 23 de ))Setiernbre, 1.', 15, 24 y 31 de Octubre Itirnos, por va))lOr de 1.499.000 escudos por capital, y los interests do))ven gados ascendentes A 139.985 escudos, y espera que ))Ios vencirnientos sucesivos serAn atendidos con la pun))tualidad y exactitude con que lo han sido los anteriores, ))A fin do que el cr6dito del Estado quede A la altura que ))le corresponded) )
A la precaria situation econ6mica producida en Cuba por la guerra de Santo Domingo, y dntes de que la deuda creada con este motive se amortizase, sucedi6 la rebellion do Yara que vino A complicar Los apuros del Tesoro.




72 CUBA
Ent6nces el patriotism espaflol grav6 de nuevo los impuestos, contrayendo por separado el primer convention con el Banco Espafiol de*la Habana, por el cual se obligaba 6ste d entregar al -Gobierno de la naci on, y en su representation al Gobernador superior civil de la Isla, segun los fuera 6ste pidiendo, hasta la cantidad de ocho millions de pesos en billets de las classes queel mismo establecimiento tenia en circulacion, cuyo convention fu6 aprobado por decreto de 27 de Abril de 1869. Las emissions de billetes se repitieron hasta poner en circulation, por cuenta del Gobierno, una suma de cerea de 50 millions de pesos, con la consiguiente, perturbacion en los cambios. No era ostensible situaclon tan violent, y para conjurarla present 6ste 6. las Urtes en 19 do Octubre de 1871 un proyeeto de ley sobre arreglo de la deuda de la. Isla, cuyo art. 1.0 decia:
((So autoriza at Ministro de Ultramar para disponer, ))Ia emission de 50 rnillones de pesos en 100.000 fitulos at ))portador de 500 pesos cada, uno, con el nombre de BoDnos del Tesoro de la isla de Cuba, expedidos A doble ))talon de nurneracion correlative, con interns de 8 por 100 ))anual y amortizables por sorteos, bajo la garantia, de las ))Cajas ptWicas de la isla de Cuba y el Tesoro national.))
Este proyeeto no Ileg6 A ser aprobado, y como las circunstancias apremiaban de dia en dia, fu6 necesario que el Gobierno resolviera




BU PRESUPUBSTO DE GASTOB 73
por si, dictando el decreto de 9 de Agosto de 1872 (1), por el que se autoriz6 al Tesoro de la Isla para emitir al tipo de 6 sobre la par Deuda det Tesoro de Cuba, por cantidad de 60 millions de pesos en dos emissions, disponiendo el art. 3.0:
Para el pago de interests y amortization de esta ))deuda se desiffian especialmente:
))l.* El product integro del subsidio extraordinary ))de guerra, calculado en unos cinco millions de pesos nanuales. Si el subsidio actual no Ilegara A esta suma se ))aumentarA lo necesario para qua en ningun caso deje de .vproducirla.
))2.0 Todos los sobrantes de los presupuestos ordinavrios y extraordinarios de Cuba.))
DqJ6, pues, de incluirse, como correspondia, la garantia national para el pago de interests y amortization de estos valores, torque el Gobierno no se consider autorizado para declararla sin el concurso'de las Urtes; y tal omission fud la causa de que esta deu a no prosperase, porque no acertando el pfiblico A concern las razo-' nes d que obedecia el Gobierno para omitirla una vez consignada en el proyecto anterior, sospech6 que se intentaba crear una deuda local,
(1) El Deereto de 9 de Agosto de 1872 es un justo titulo de glorii pars, el Ministro de Ultramar que le propuso, el Sr. Gaset y.Artimel puep sin la preocupacion p6blica en la Isla que exigla la dee aracion de deuda national parwinteressrse en aquella operation, esta medics, habria bastado pars, proporcionar recursos suficientes al Tesoro hasta la termination do la.guerra.




74 CUBA
sin garantia alguna en el caso de que la insurreccion triunfase.
Los esfuerzos hechos ent6nces por la Isla para obtener esta declaration no tuvieron 6xito, y la duda se convirti6 en triste realidad acarreando el Tesoro desde ent6nces una situacion dificilisima que s6lo A costa de grades sacrificios tributaries pudo salvarse, hasta que en 30 de Setiembre de 1876 se hizo el empr6stito de 30 millions de pesos, cuyos recursos sirvieron para enviar d Cuba 30.000 hombres, vigori4ar tla guerra y conseguir la paz. Este salvador entpr6stito orioin6 la constitution del Banco Hispano-colonial, que recibi6 por garantia del anticipo los products de las rentals de aduanas, de cuya recaudacion se encarg6 hasia que la ley de presupuestos de 5 de Junio de 1880 dispuso en su articulo 14:
((Queda autorizado el Ministro do Ultramar, do con4ormidad con el Consejo do Ministros, para rescindir de ))comun acuerdo el contract celebrado en 30 de Setiembre ))de 1876 con el Banco Hispano-colonial para Ilevar A Cabo ))Ia unification de las deudas del Tesoro de la isla de Cuba ))representadas per pagar6s entregados A dicho Banco, .))bonos del Tesoro y obligaciones de aduanas, y para rea))Iizar una conversion de la deuda flotante contraida, por operationsns veriflcadas con posterioridad al 1.' de Julio ))de 1878.
Xon este objeto queda el Gobierno facultado para ))negociar, en la forma que considered mAs econ6mica, ))segura y convenience A los interests del Estado, las emi-




SU PRESUPURSTO DE GASTOS 75
stoneses de billets hipotecarios en cantidad bastante A ))cubrir la suma'necesaria para realizer los prop6sitos que Dse mencionan en el p6rrafo anterior, con la garantia ))especial de la renta de aduanas de la. Isla, la general de ))sus demAs rentals y las que aAn se puedan crear y las 1))subsidiarias de la nation.))
Con esta ley se remedi6 en parte la. omission en que habia incurrido el decreto de 2 de Agos to de 1872, por cuanto se emiten los valores acordados con la garantia subsidiary de la nacion, de cuya. circunstancia nos ocuparemos mds adelante, bastando d nuestro objeto dejar consignado quo tanto esta. operation de cr6dito como todas las demAs se realizaban en beneficio del Estado, ya para hacer triunfar las institaciones moderns combatidas por la guerra civil, ya para aumentar el cr6dito 6 poder national, como con la anexion de Santo Domingo, 6 para mantener la integridad del territories' contra la insurreccion de Yara.
Es decir, que el principio de la unidad flota y prepondera, como no puede m6nos, en todas las resoluciones references al 6rden econ6mico y del cr6dito, siendo el espiritu que informal todos los actos, que crea todos los derechos, que resuelve todas las questions; guardando, Ann en medio de las vacilaciones y de los temores officials A cierto g6nero de eventualidades, el objeto constant 6 inalterable de la. unidad, como se consign en la exposition que -precede al de-




76 CUBA
creto de 25 de Noviembre de 1865, inic iando la creation de una junta informadora de las reformasde Ultramar, que dice asi:
((Seflora: El gran prop6sito de constituir en una la nancion espafiola que acertaron i former los augustos anteapasados do V. M. durante los silos medics y que los ))Reyes Cat6licos, de gloriosa memorial, supieron ya rea,)Iizar en mucha parte en la Peninsula, fu6 aplicado tam)Dbien por aquellos sabios monarcas y por sus sucesores al 3)Gobierno y administration de los dominion de Am6rica, ))desde la 6poca de su descubrimiento.
))La unidad de la nation y sus leyes constitutivas no ))excluy6, sin embargo, on lo pasado, como nunca excluirA ))enteramente en lo sucesivo, las naturals diferencias que ))Ia diversidad del estado social y de las conditions eco))n6micas de las provincial de Ultramar exige en las leyes ))por que deben ser regidas. Parte de estas diferencias ha )odesaparecido en verdad, y parte desapareceri con el ntiempo; pero a1gunas han de exisfir siempre y serA pre))ciso tomarlas en cuenta para no Ilevar 6. aquellos passes ))disposiciones inapli6ables 6 tal vez contraries A'las nece))sidades y A los interests de sus habitantes.
))Dos grades tondencias determinant asi el carActer ))hist6rico de la political de Espafia en sus relaciones con )Aas provincial de Ultramar: la primer, que por medio ))do la asimilacion de las costumbres y de las leyes pro))cura former una sola nation, igualando las provincial ))de Ultramar con las de la Peninsula; la segunda, que admitie dentro de esta grande unidad las leyes espec.iales xque requieren la naturaleza do los various passes A que la nation extended su poderio. Toda nuestra legislation de ) Ultramar, lo mismo la antigua que la modern, res))pondeA esta doble inspiration en el espiritu y en la letra vde sus prescripciones.
Prueba evidence ofrece do tan ostensible verdad en.




su FRusurUESTO DE GASTOS 77
)Jos tempos antiguos ]a Recopilacion de leyes de los reinsns do Indias. D. Felipe 11 en ]a Ordenanza 14 del Xonsejo y D. Felipe IV on la 13 de 1636, que juntas for))man la ley 13, titulo 11 del libro 11 de aquel c6digo vex)nerable,se expresaron de esta mantra: Porqite siendo, ))dice textualmente la ley, de una Corona los reins do ))Castilla y de las Indias, 1,as leyes y 6rden de gobierno
los unos y de los otros deben ser los mAs semejantes ))y conforms que ser puedan: los de nuestro Consejo en ))las leyes y establecimientos que para aquellos Estados ))ordenaren, procured reducir la forma y mantra del ))gob,.*erno de ellos al estilo y 6rden con que son regidos y )Dgobernados los reins de Castilla y de Leon, en cuanto ))hubiere lugar y permitieran la diversidad y diferencia ))de las tierras y naciones.
))No era possible, por cierto, poner mis en claro el intentno de mantener la diversidad dentro de la unidad, ))formando un s6lo y concertado cisterna.
))Sabido es, por otra parte, todo lo que los Gobiernos ))y las C6rtes desde 1808 A 1814 bicieron para conservar ))dentro de los principios del nuevo regimen politico la ))unidad creada y constantemente defendida por la antigua ))monarqufa. Tal vez no se preocuparan ent6nces ni las ))C6rtes ni los Gobiernos, tanto como las circunstancias ))requerian, de la constant desigualdad en que se halla )Aas provincial peninsulares y americanas; pero es lo ))cierto que algunos de los mAs ilustres Diputados, aque))Ilos precisamente que mayor fama alcanzaron entre los ))amigos de las libres institutions political, tuvieron muy presented e mAs tarde, al intervenor en ]a reform del 06))digo constitutional de 1812, que no era possible prescindir de todo punto de las diferencias de unas y otras provincialas, tan bien sentidas y salvadas en ias Altimas 3)palabras de la ley de Indias. De aqqi nacieron la ley ))de 18 de Abril de 1837 y el. prec pto cofistitucional de ))aquella 6poca, literalmente trasmitido al. C6digO politico mvigente, y segun el. cual deben formarse leyes especiales




78 CUBA
)para el regimen de las provinclas ultraniarinas, resta))bleci6ndose de esta suerte con todo su primitive vigor, ))dentro de la esfera legislative, las dos tendencies, al ))parecer opuestas, que bien estudiadas y comentadas Ilan ))formado siempre el sistenia de gobierno de nuestra napcion en ambos mundos.D
Y no continuamos torque hariamos demasiado extenso este trabajo por una. parte, y por la otra, no se require esfuerzo alguno para demostrar una. verdad incontrovertible como es la de que nuestra nation se halla constituida por los diversos Estados 6 provincial que, bajo una misma autoridad 6 soberania, son regidas por un solo Gobierno; unidad que, aplicada al. 6rden econ6mico, liace que todos los recursos, asi como todas las obligaciones de cardeter general que se derivan de actos del Gobierno, sea cualquiera la region 6 provincial donde se contrarian, se considered. como derechos A cobra A obligaciones A pagar por la nation.
Todo cuanto se haga y se legisle en contra de esta doctrine es initial y perdido. Si los Gobiernos no pueden prevenir cierta clase de aeontecimientos y 6stos Regan y ocasionan perturbaciones y hasta catAstrofes, las consecuencias afectan A la nation que en forma juridica sobrevive 6. ellas; y si cabe en lo'posible eludirlas con pretexts mAs 6 m6nos especiosos, en justicia. no es possible desatenderlas.




VIII
La ley de presupuestos de 5 de Junio de 1880 autoriz6, por su art. 10, al Ministro de, Ultramar para rescindir de comun acuerdo el contrato celebrado en 30 de Setiembre de 1876 con el Banco Hispano-colonial, A fin de verificar la ni*flcacion de las deudas del Tesoro de la *isla de Cuba, facultando#A la vez al Gobierno para negociar la emission de billets hipotecarios en cantidad sufficient A cubrir la suma necesaria para realizer los prop6sitos mencionados.
En virtue de esta authorization el Gobierno rescindi6 en 12 de Junio de 1880 el contract de 12 de Octubre de 1876, celebrando al mismo tempo otro por el cual se emitieron 750.0010 billets hipotecarios del Tesoro de la isla de Cuba de A 500 pesetas cada uno, con interns de
6 por 100 anual.
Posteriormente se dictaron las leyes de 7 de Julio-de 1882. Credronse por la primer titulos de deuda, amortizable en cantidad bastante para converter las deudas del Tesoro de, la isla de




80 CUBA
Cuba, represented por los bonos del misnio Tesoro procedentes de la suscricion autorizada por decreto de 31 de Enero de i873 amortizados y pendientes de reembolso 6 que existing on esta fecha en circulation, y las de personal y material contraidas Antes de 1.' de Julio de 1878, estimAndose d la par las exigibles en metAlico y al 50 por WO las que corresponderia abonar en billets del Banco Espafiol de la Habana. Y para satisfacer los il6bitos 6 alcances A, favor'de fallecidos, inutilizados, licenciados y cumplidos del qj6rcito se formalizaron. series especiales de d'ada amortizable con igual interns', siendo'la cuota anual de amortization de 2 por 100 del capital.
Por la segunda se mantienen en circu4acion los billets del Banco Espaiiol de la Habana emitidos por cuenta del Estado, cambiando su nombre por el de la isla de Cuba y destinando A su amortization los products en venta do los bienes del Estado que se enajenen, los de cen-W sos que se rediman y los atrasos de rentals y con.tribuciones anteriores al I.'de Julio de 1875.
Nada dicen -dichas leyesde la mantra de garantir las deudas que crean, silencio para nosotros mil veces preferable d 14 timid declare cion de la responsabilidad subsidiary.
Y ocurre lo que entre nosotros es, usual y' corriente: que se autoriza al Gobierno para res-




SU PRESUPUESTO DE GASTOS
,cindir, de acuerdo, con el Banco Hispano-'colonial, el contract Dor ambos celebrado en 30 do Setiembre de .1876 con el fin de realizer la unificacion de, la deuda del Tesoro de Cuba; y la deuda queda sin unificar y mAs bien aumentados los signs de su representation, pesto quo A los billets hipotecarios y los titulos de deuda amortizable general y casi especiales, sobreviven los bonos del Tesoro por la depreciation con que el Gobierno los estim6, los billets del Banco Espahol de la Habana con el nombre de billets de la i.sla de Cuba y los atrasos del Tesoro nuevamente contraidos.
TratAndose de !a unidad de la deuda como medio de regularizavia, se ocurre rudimentariamente que debi6 crease un solo signo representativo rodedndole de todo el prestigious que se requeria para su mayor estimation, y con 61 canjear 6 compare todos los derxiAs valores en circulation; pero no se hizo asf, y por eso ,po hemos adelantado tanto como debi6rAamos en la re-ularidad de la situation econ6mica de Cuba. Lamentable es tambien, en material tan delicada, la libertad de criteria con que s-procede por el deudor contra el acreedor cuando 6 titulo de poder 6 de Gobierno legisla discrecionalmente acerca de la fortune de los acreedores. El deudor cuando no puede deja de Pagar 6, concierta arreglos con sus acreedores;




pero jamAs mod ifica por si la naturaleza ni la cAntidad de la deuda. Todos 18s d6bitos de Cuba proceden de babe res devengados contra la nacion 6 de pr6stamos hechos d la misma; en el fondo todos son iguales y, razonadamente, nadie acertarA d explicar por qu6 los unos se convierten con signs quo devengan el 6 por 100 de interns y se amortizan en veinte aftos, mi6ntras otros devengan el 3 por 100 y se amortizan en ciento y otros en cincuenta con el mis lo inter6s. Extended un poco mds esta arbitraria costumbre y podremos legislar acerca de la investigacion, limitation y reintegro al Tesoro do las fortunes privadas, pues que todas, pequefias y grades, estdn en relation constant con el Estado por medio del impuesto. Si p6rque, una. deuda ha. sido adquirida con la depreciation que, le occasion el descr6dito del deudor so considera 6ste facultado para cercenar al tenedor do ella la diferencia entre el capital nominal yel cotizado, ipor qu.6 negar d ese mismo deudor la facultad de exigir al contratista de servicios pAblicos parte de las utilidades excesivas y al comprador de bienes nacionales la devolution de la diferencia entre el precio de la finca comprada durante la, guerra, civil y el quo hoy alcanza por Ja consolidation de la paz? iNo es esto perfectamente absurd, arbitrario y violent? Pues el mismo effect nos hace el Gobierno decretando',




su rRESUPUBSTO DR GASTOS
sin acuerdo ni conocimiento de Ics acteedores, modificaciones eon la naturaleza, interests y amortization 6 pago de las, deudas que ha eontraido.
Se ha exagerado constantemente la idea del poder en estas relaciones, y 16s gobiernos han Ilevado mds alld de los limits rationales la plenitud de facultades que les permit legislar, juzgar y administrator d la vez. S61o asi ha podido desconocerse tan en absolute el derecho de los acreedores, someti6ndolos y subordindndolos d la voluntad omnimoda del deudor, cuand6 6ste es el Estado, contra los mds rudimentarios. principios de legalidad y dejusticia.
Conocida es de todos ]a organization administrativa y political del pais. La nacion, la provincia y el municipal' constituent su. division fundamental, y en el 6rden econ6mico la finica; bada corporation tiene presupuesto, recursos, obligaciones y deudas perfectamente independientes y definidas por las leyes. Asi a? que los servicios pfiblicos se clasifican en municipals, provincials y generals del Estado, segun su aplicacion, sin que jamds pueda confandirse ni modificarsasu concept. En este sentido, las obligaciones que contraen los Ayuntamientos por s6rvicios 6 pr6stamos no pagados constitu yen s u deuda, municipal, las que contrae la provincia forthan su deuda provincial, y las que 61




84, CUBA
Estado adquiere dan orig en d la deuda piAblica. La naturaleza de cada deuda'n*o se establece por declaration alguna posterior 6 su origin; la Ileva en si misma por el solo hecho de haberse contraido.
Es, pues, inalterable la naturaleza de los cr6ditos y lo es tambien en estos casos la del deudor, que jamds puede mistificarse; s6lo es variable la personalidad del acreedor por los medics de transmission que establece y reconoce el derecho.
El Estado, por consiguiente, de acuerdo con sus acreedores, puede establecer las reglas que estime mds conveniences para pagarles, creando valores, fijando interests, plazos para su amortization y punts en que hayan de pagar; pero ni la naturaleza del cr6dito ni la entidad responsible del pago es alterable. Afin podria aconteaer el caso de que cr6ditos municipals 6 provincials, dada su indole y por altas con sideraciones de Estado, se incluyesen en la ley general de presupuestos haci6ndolas nacionales; pero lo que no es possible nunca es cambiar la deuda del Estado en local sin previo acuerdo de los acreedores cuyo derecho es preexistente y se, halla fuera del alcance legislative del deudor.
Por eso hemos considered siempre, excusada toda declaration sobre la naturaleza de la




SU PRESUPUESTO DE GASTOS 85
deuda contraida por el Estado en Cuba, torque declararla national es innecesario cuando lo es ya por su origin, y tratar de hacerla local contra la voluntad del acreedor, es perfectamente initial, pesto que dste ha de reservarse siempre su action contra el Estado. En tal sentido encontramos defectuosas y contradictorias las leyes con las cuales se ha pretendido regularizar la'deuda del Estado contraida en Cuba, pesto que en la ley de 5 de Junio de 1880 se declare, sin necesidad, que la nation es subsidiariamente responsible del paga, y en las de 7 de Julio de 1873 se omite, siendo estas filtimas con su silencio mds l6gicas que las primers, en aten cion d que la tal. declaracion, supone la principal responsabilidad en Cuba, siendo la Nacion la exclusive y plenamente obligada, por mds que el pago estA localizado en la Isla cosa esta filtima que el Gobierno y la ley hain, podido dentro de sus facultades disponer.
Y este error, que. viene arrastrd ndose desde el afio 1872, es gravisimo por muchas, muy altas y poderosas razones que el patrlotismo nos oblige d reservar. Baste 6, nuestro deseo d e conseguir ver regularizada la situation econ6mica de Cuba el indicar que las vacilaciones, las dudas, las habilidades y provisions que se ban tenido con los d6bitos contraidos,' sobre no ser fitiles ni eficaces, en ningun g6nero de eventua-




86 CUBA
lidades, ban lastimado el, cr6dito y retrasado la organization de la lsla.
Si se trataba do amortizar la deuda y no podia adoptarse un solo signo de representacion, pudo hacerse, salvo los billets hipotecarios que tienen su origin especial con rdpida amortization,, canjeando todos los demAs d6bitos de personal y material, de presupuestos y deuda, una vez concertados los tipos con los acreedores, con deuda amortizable del Estado, que medios sobrados tiene el Gobierno para no acumular por eso el pago de toda la deuda en el Tesoro general.
Tanto lo que so ha hecho como lo que ha dejado de hacerse con las obligaciones pendientes de pago, en Cuba exige nuevos arreglos y declaraciones, si alguna vez; ha de organizers aquel estado econ6mico; pero todo cuanto para lograrlo se haga ha de descansar sobre bases perfectamento legalese. L6jos, pues, de desnaturalizar el origin de la deuda, eludiendo por tal medio la responsabilidad que corresponded A. la nacion, como principal deudor, hay quo respetar dicho origin y mantenerlo en su. integridad, quo d tanto oblige la verdad de los hechos, la justicia do los Gobiernos y la lealtad de sus relaciones con los pueblo s; y ya que do uno fi otro modo se ha pretendido olyidar la responsabilidad del Estado en el pago de la deuda, procu-




':V
M PRBSU"PUBSTO DZ GAISTOB
rando indirectamente hacerla local, co"esponde declarar solemnemente que es nac16nal para revolver A los tenedores la conflanza perdida y dar A los signo' emitidos 6 que se. emitan todo el cr6dito y estimation que merecen y que. ningun Gobierno puede cereenarles,







Ix
Demostrado que la deuda de Cuba ha sido contraida por el Gobierno con destino d las atenciones de cardeter general de !a nation, calificAndola por este s6lo hecho de deuda national, r6stanos examiner si es 6 no possible unificarla con tipos de capital, interests y amortization acceptable para los acreedores y conveniences para el Tesoro.
Segun los datos, officials, la deuda contraida por el Estado en Cuba asciende aproximadamente 4 las siguientes cifras:
Por billets del Tesoro .......... 73.000.000
A deducir la amortization de dos
aflos ......................... 6.000.000
- 67.000.000 Por material y personal del Tesoro. . ..................... 53.291.037
A dedudir: el anticipo
hechoporelTesorode
la Peninsula...,. ... 3.000.000 Deuda flotante ........ 6.000.000
9.00.000
- 41.291.037 (Cuyas dos partidas debieron amortizarse con los products sobrantes de las negocia-




90 CUBA
clones de Ion billets del Tesoro, de'spues de liquidado el Banco Hispano-Colonial.) Por billets del Banco Espafiol de la Habana, emitidos por cuenta del Estado, y que estAn en circulacon con el nuevo titulo de billets de la IsIa de Cuba ...................... 44.000.000
En los presupuestos encontramos consignaciones claras Y definidas para el pago do la amortization 6 interests do las dos primers partidas, figyrando en blanco la tercera, A pesar de prevenir el art. 2.' de la ley de 7 de Jnlio de 1882, por la que se regularize esta denda, que:
4XLos Produ ctos en venta de Ion bienes del Estado que isse enajenen 6 cuya indebida possession. por parte de sun )kduefios se legitime en debida forma despues de promul*gada esta ley, como igualmente de la redencion de cenisos y atramos por rentals y contributions anteriores al V ade Julio de 1879, se recaudarAn en billets de la emission
*de guerra con destiny exclusivamente A la amortization iode la misma. El precio de Ion bienes que hayan de vensderse 6 ser objeto de composition con el Estado y el caspital de Ion census redimibles se f1jari en oro, sin perxjuicio de que el Estado perciba el valor equivalent en billetss con arreglo A lo dispuesto en el art. 3.0)) Siguen otros articulos por los cuales se calcula la amortization en 200.000 pesos mensua-I les, 6 m&s, si los recursos que se la destinan pasaran en su recaudacion do didha suma; no acertando nosotros A explicarnos por qu6 no se Comprende en el presupuesto el edloulo, tanto, del ingreso como del pago de los recursos ind.ir'
f




SU PRESUPUESTO 'DE GASTOS 91
cados, pues el que se realize directamente en las Cajas. del Banco Espaftol do la Habdna no nos parecejustificar esta omission. Pero, considorando que los ingress que especialmente se destinan A cubrir esta atencion son, si no del todo nalos, harto insignificantes para amortizar la suma calculada, creemos que la garantiaque se seiiala en los products del ramo de Loterias es la que en rigor responded del pago,,motivo de mAs para que el cAlculo de esta obligation flaure expresamente en el presupuesto, dun cu.ando esto le haga aparecer con un gasto de 2.400.000 pesos en billets de la isla de Cuba quo, reducidos d oro, aurnentan los gastos en L200.000 pesos 'sobre lo consignado.
Por tanto, la cantidad que se destina al pago de la amortization 6 interests de la deuda en el presupuesto que estudiamos, es la siguiente: Pesos
R6ditos de census .................... .. 21.258
Deuda i favor de los Estados-Unidos......' 31.350,' Para amortization 6 interests de los empr6gtitos de V de Julio de i878,y de V de Julio de 1880 ........ ................ 7.976.491
Para amortization 6 interests do la deuda,
d6 nueva reaction (deuda amortizable).. 2.553.351 Para interests de la Deuda flotante ....... 160.000 Gastos de confection de titulos de las nuevas, emissions y personal auxiliary para
liquidation y amo rtizacion de I-a deuda.. 50.000 Zuma y Sigue ........... 10.792.450




92 CUBA
Pesos
Suma anterior ......... 10.792.450
Para inderuhizar A Ios poseedores de oficios
enajenados ............ ........ ..... 32.200
10.824.650
Agregando el imported de la amortization de,
los billets de la isla de Cuba, fijado por la ley de 7 de Julio de 1882 en 200.000 pesos nominates mensuales, que reducidos
i oro hacen .......................... 1.200.000
Suma el imported anual de las obligaciones
de la deuda ..... .................... 12.024.650
Pero si eliminamos las pequeAas partidas que fIguran en esta suma y no son objeto de nuestro exdmen, las obligaciones por intereses y amortization de deuda ascienden afin d 10.529.842, que con la amortization de los billets de la isla de Cuba el6vase la suma a 11.729.842, con cuya cantidad se atiende d los billets hipotecarios, d la deuda amortizable del 3 por 100, don el 1 y el 2 por 100 de amortizacion, y d los billets de la isla de, Cuba. La unificacion, pues, de este grupo de la deuda national deja algo que desear, pesto que d la diferencia de intends, entre el 6 y 3 por 100, se agrega la de los plazos de su amortization fljados en veinte, cincuenta y cien aftos.
Es de lamenter el error con que se ha procedido en este pun'to, error nacido, asi lo reco-




SU PRESUPUESTO DR GASTOS 93
nocemosl de la dura necesidad, y sobre. todo de la costumbre con que el Gobierno se permit discurrir por su. cuenta acerca del origen, natu'
4
raleza y preference de los ddbitos que sobre 61 pesan para estimar 6 desestimar el capital representativo de ellos y d su antojo trasformarle, sefialdndole plazos de amortization 6 interests distintos de los convenidos y pactados.
Jamds se encontrar.An razones de socialism vulgar mds rudo y exagerado que las que el. poder emplea de vez en cuando para justificar las disposiciones de una ley con la cual se intenta, y de hecho se consigue, disminuir la fortuna del acreedor.
El Gobierno, por ejemplo, emite billets de Banco por cuenta del Tesoro; dispose despues que en todas las transactions con ]a Hacienda se estimen y admitan como, valor efectivo y no nominal; lu6go hace un empr6stito, recipe d la par dichos billets por la cantidad de cerca de ocho millions de pesos, y con ellos paga al mismo tipo sus obligaciones. Un poco mAs tarde, sin tener en cuenta que el valor en oro que representaba el billeted cuando se hizo la suscricion al empr6stito era el de 80 por 100, dice para justificar el proyecto de ley de 6 de Mayo de .1882:
((Negociados 520-500 billets hipotecarlos, el Gobierno ))deent6nees consider procedente expedir la Real 6rden




94; CUBA
ode 25 de Agosto de 1880 Ilamando los bonos A rebmbolso zofreciendo i sus tenedores el 45 por 100 en efectivo del capital.
))At fijar dicho tipo se iuvo en cuenta el largo period )Dde depreciation que habian atravesado estos valores y vla entrega de 4.027 bonos por el Banco Espafiol de la ;DHabana, provistos de todos los cupones vencidos y no ))satisfechos, at cambio de 50 por 100, recibiendo en pago, iobligaciones de aduanas A'la par, 6 sea, en realidad, at )wambio efectivo de 42,59, deducidos los quebrantos que zdicho Banco sufri6 at vender las primers partidas de IDobligaciones. La misma Real 6rden reserve 6. los tenevdores que no considerasen oportuno aceptar estas convdiciones la facultad de sustentar su mejor derecho at ;odisGutirse el proyecto de ley A que este escrito se reflere, ))facultad que han utilizado los poseedores de dichos zbonos, importandolos ya citados 4.134.500 pesos.
))Las numerosas reciamaciones y protests de los tevnedores dissidents tienden A demostrar que el tipo del ))reembolso ofrecido no estA en relation con las condicio))nes estipuladas at crear sus valores, ni con los medics ))de posibilidad existences al expedir la Real 6rden de 25 zde Agosto. Declarados admksibles los bonos por todo su ))valor nominal en flanzas y en pago de atrasos de contri))buciones y de bienes del Estado, la falta de cumpr))miento de estas conditions, especialmente'enel 61timo nconcepto, ha originado reiteradas protests y hasta dbvmandas contenciosas.
))Grato seria proponer i ]as 06rtes medics para dar ))cumplida satisfaction i este respectable grupo de acree))dores que, at interesarse en la negociacion de 1873, no ))to hicieron movidos por el deseo de lucro, sino i impul)Dsos del mAs levantado patriotism; pero privados los ))bonos, por la incontrastable fuerza*de los success, del Anter6s y de la amortization, que eran el fundamento de ))su valor nominal y de su admisibitidad en cierta clase Nde pagos.reducidds, hace largos afJos, A un signo de'




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID ESRKU7UZZ_R8L6SY INGEST_TIME 2018-06-11T15:30:37Z PACKAGE UF00078417_00001
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES



PAGE 1

iiA PRIFSUPtFSTO DL GA TOS I i i

PAGE 2

I 7> .tt $ K ...... t Y 7 v x, Z xi t UNIVERSITY OF FLORIDA LIBRARIES k &t 2-4cA TWt r t FR :L:z __ J V y,, ", 'A A "t--1''.v 1".J t. aer .r,~ i-? "1 'i "r~ p : t*l;rz 'M II ('F -~~~~~ v*1** i $** -*j**fl 'S flwA

PAGE 3

.a

PAGE 4

x-

PAGE 5

'4

PAGE 6

x -...w xh.

PAGE 7

CUBA SU PRESUPUESTO OE GASTOS

PAGE 8

-x -..e.;: : .: -.--:: c: ..---: : .: .--: -.-::. .: -.: .: -x -7{ -xk

PAGE 9

CUBA SU PRESUPUESTO DE GASTOS ron D MAPIANO CANCIG VILLA-AMIL MADRID IMPRENTA DE R. MORENO Y R. ROJAS Isabel la Cat6lica, ntmn. 10 1883

PAGE 10

* r 4 t. -. 1.

PAGE 11

Ante la eventualidad de que pudiera encenderse de nuevo la guerra civil en Cuba; en el temor de que el Gobierno, distraido en la presente agitation politica, no atienda con la preferencia que se require la organization del trabajo y repare los errors cometidos en la constitution del credito de la isla ; on la posibilidad de que por esta falta nos sorprendan los sucesos sin recursos ni credito para hacerles frente, y el deseo, en fin, de contribuir e evitar una gran catistrofe, nos ha impulsado i escri'bir y publicar en la Revista Los Dos Mundos los siguientes articulos. MARIANO CANCO VILLA-AMIL.

PAGE 12

e

PAGE 13

I La prensa peri6dica de Cuba, bajo puntos de vista distintos, segun son diversos los ideales politicos que cada peri6dico sustenta, se ocupa con vivo interns de la situation econ6mica que alcanza aquel privilegiado pals, situacion grave a y dificil cuya importancia crece y se agiganta por momentos, cual si con el mismo curso del tiempo hubieran de irse sumando constante, inflexiblemente y en inexorable forma aritmstica los errores de nuestra politica, los descuidos de nuestra administration y las torpezas de nuestra conducta; porque no debemos olvidarlo, en todos los pueblos y en todas ocasiones el desconcierto politico tiene una forma econ6mica brevisima de resumirse 6 manifestarse, Como es la sencilla pero terrible cifra llamada deficit. La paz ha contenido la lucha y limitado los gastos; la paz ha terminado el derramamiento de sangre; la paz puso fin a esos sacrificios de la honra y de la idea que tantos martires registran en Cuba; mas iay! ni la paz resucita los

PAGE 14

CUBA muertos, ni devuelve la riqueza perdida, ni perdona las deudas. Entre la guerra y la paz Abrese siempre un periodo que podemos llamar de resultas, durante el cual se liquidan y pagan los d6bitos contraidos por la necesidad 6 el error, segun las guerras son nacionales 6 civiles. Cuba, como la Peninsula, hllase dentro de ese period intermedio entre la guerra y la paz; pretender andarlo sin sacrificios es imposible, que no en balde existe la teoria de la responsabilidad de las acciones, que afecta A los pueblos lo mismo que 6. los individuos. Aun cuando sea e sobremanera triste que en estos casos de guerra civil los errores de unos pocos graviton sobre los mds, sobre la inmensa mayoria, ajena siempre al mal, y, por lo tanto, inocente, no es tampoco posible encontrar la f6rmula exacta y just de gravar solamente a los culpables. Por eso los pueblos, colectiva, social y politicamente, en la liquidation de sus perturbaciones y extravios responden a sus acreedores de las deudas contraidas; por eso las resultas no son particularmente imputables ni d los individuos ni d los pueblos, sino a la colectividad representada en forma juridica por el Estado. Esta unidad politica indiscutible absorbed y representa la gloria de los hechos her6icos, de la conquista y de los descubrimientos de sus hijos; se apropia y utiliza el progreso que realizan en la ciencia y en 8

PAGE 15

SU PRESUPUESTO DE GASTOS el arte; se asimila, en fin, todo lo que en ellos es until, grande y generoso; pero a la vez asume tambien, y fatalmente, sin poder declinarla nunca, la vergonzosa decadencia originada por los errors que se cometen, y el forzoso pago de la deuda que se contrae en los momentos mAs criticos de su existencia politica. Poner en duda esta verdad, equivaldria a negar la existencia de toda nacionalidad. Pero Cuba recuerda hoy el presupuesto de la paz; recuerda que dntes de la guerra su Tesoro alcanzaba un grado de considerable prosperidad, sin que los gastos pasasen de 17 millones de pesos, y sin olvidar que ha entrado en el periodo de liquidation y pago de la deuda, que le impone sacrificios extraordinarios, pide alivio a su situation econ6mica, limitando cuanto sea possible las obligaciones comprendidas en su presupuesto. Nosotros consideramos que despues de los grandes sacrificios impuestos A Cuba para atender A las necesidades de la guerra y en los momentos en quo por causa de la abolition de la esclavitud se trasforma el trabajo, demandando nuevos sacrificios y multiples esfuerzos A aquella riqueza, hay que prestar grande atencion A todo cuanto pueda influir en su existencia, atencion que no debemos limitar a Cuba, sino extenderla A todas nuestras provincias ultramarinas. Los mo9

PAGE 16

CUBA mentos son solemnes: hallase Europa preocupada de extender su imperio colonial, y la politica internacional se desenvuelve rApidamente sin que los escrnpulos la mortifiquen para nada. Pueden, por tanto, llegar momentos en que Espana necesite mantener su representacion, y para ello se requieran fuerzas y recursos que s6lo en su completa unidad y relativo bienestar podrd encontrar. Por consiguiente, la mezquina y estrecha politica de las separaciones y de los distingos debe reemplazarse por otra mds amplia y elevada que complete la unidad del credito nacional, nnico medio de powder atender mejor a las pnblicas necesidades. Por otra part, la electricidad y el vapor han borrado las distancias hasta un punto tal, que un suceso cualquiera impresiona y agita A la vez en un sentimiento comun a todos los espafoles; tan instantineamente extiende y generalize el telegrafo el pensamiento, quo pudi6ramos considerar resuelta la unidad geogrdfica de los aun importantisimos restos de nuestro inmenso mundo colonial, debiendo preocuparnos hoy con este auxilio de realizar la asimilacion ultramarina de tal manera, quo un mismo interns y un sentimiento igual inspire a todos los espanoles el amor A una patria comun. Por eso opinamos que la unidad, tanto en el 6rden politico como en el civil y econ6mico, debe 10

PAGE 17

SU PRESUPUESTO DE GASTOS ser tan complete que s6lo exceptne, y esto para mejor ampararlos, los intereses peculiares de cada pals 6 provincia; y por eso tambien consideramos quo los deseos manifestados por la opinion uninime de Cuba deben ser tan eficazmente atendidos como sea possible, por mis que, en cuanto A la forma, podamos diferir algun tanto del parecer de la ilustrada prensa antillana. Cuba, que du'ante la guerra ha cubierto on algunos afios gastos de mAs de 52 millones de pesos, no puede en la paz soportar uno de 36, y es que durante la guerra se consumieron las economias obtenidas en los periodos de prosperidad, iniciAndose la paz por razon de las reformas, como ya indicamos, con los gastos inherentes a la distinta organization del trabajo que demanda el concurso de nuevos capitales. Pero la prosperidad de Cuba no esta agotada, antes al contrario, una vez dominada la crisis por que atraviesa su riqueza, se desenvolverA en m6s grande escala. Ent6nces seran mAs amplios los horizontes de su Hacienda, y llegarAn dias tan pr6speros quo excedan a los mejores de su inolvidable y antigua prosperidad. Mas para lograrlo no bastan medidas parciales que resuelvan el aumento 6 la baja de una cifra del presupuesto; se requieren cuidados mas eficaces de part de todo Gobierno para corregir decidida y energicamente los defectos que devo11

PAGE 18

CUBA ran nuestra administration y organizarla convenientemente si se quiere que los presupuestos de la Peninsula y Ultramar tengan entre si tal combination y enlace que parezean un solo presupuesto nacional, siendo ademas necesario que desaparezean esas deudas parciales creadas por la suspicacia del temor, haciendo la deuda exclusivamente nacional. Todo esto se requiere si dentro de los apuros de una situation econ6mica, como la que desgraciadamente alcanzamos, ha de poder combinarse el credito de modo quo con 61 se obtengan los recursos que nos niegan el ingreso ordinario de las rentas. No s6lo Cuba y Puerto-Rico, la Peninsula misma y el archipi6lago filipino, que por si solo constituye el mds extenso territorio nacional, reclaman la solicitud de todos los Gobiernos. A todos, pues, nos dirigimos, que el alto interns de la patria y no el de partido impulsa nuestro Animo al buscar remedios que destruyan los peligros que se acumulan cada dia amenazando los mAs caros intereses patrios. Aliviemos hoy la situation econ6mica de Cuba, que Cuba con creces nos aliviard mafiana, y si los medios hasta aqui empleados han sido insuficientes para hacer desaparecer el ddficit de su presupuesto, pongamos otros mds eficaces, porque los deficits cuando son constantes, cuando sobreviven A las causas extraordinarias que los originan, casi 12

PAGE 19

SU PRESUPUESTO DE GASTOS 13 siempre acusan, mAs que otra cosa, la insuficiencia de los Gobiernos, la ineficacia de la administracion y la vulgaridad de los hombres politicos que influyen en los destinos de los pueblos. No olvidemos ni un s6lo instant que nuestros errores en el Gobierno han creado un profundo malestar social, y que ante las complicaciones exteriores estamos desarmados; que necesitamos con urgencia organizar nuestra administracion para aumentar los ingresos y aprovechar mejor los gastos, y quo debemos fortalecer nuestro credito por todos los medios posibles, sin detenernos en pueriles preocupaciones. Pues que Cuba lo necesita, llevemos alli nuestro auxilio fundiendo en uno los interests de las provincias de Ultramar y de la Peninsula, que s6lo asi sera possible hallar de momento el alivio que se require; y nunca olvidemos que los males quo lamentamos en el 6rden econ6mico no son mas que sumas acumuladas de los errores producidos por el des6rden moral en que nos hallamos, mal profundo y grave, si, pero voluntario y, como tal, de possible remedio si con energico prop6sito le atacamos. HagAmoslo de una vez y atn podremos ver en nuestros dias regenerada y grande la patria querida.

PAGE 20

-qA.: :

PAGE 21

Deciamos en nuestro articulo anterior, que los deficits cuando son constantes, cuando sobreviven i las causas extraordinarias que los originan, casi siempre acusan, mas quo otra cosa, la insuficiencia de los Gobiernos, la ineficacia de la administracion y la vulgaridad de los hombres piblicos que influyen en los destinos de los pueblos. Y nada es mds exacto: Cuba, iun despues de los estragos de la guerra y i pesar del periodo de reconstruccion que atraviesa, 6 poco quo se ajustaran las obligaciones presupuestas podria cubrirlas, si no con desahogo, al menos sin dd/icit: si, por el contrario, existe, i la insuficiencia de la administracion se debe. En efecto, no se comprende el sistema econ6mico fundado en hacer en el papel presupuestos nivelados para en la practica gastar mas y recaudar 6 ingresar msnos de lo calculado, liquidando constantemente las obligaciones en deficit, quo despues se salda con los recursos obtenidos por emisiones de deuda pnblica. lLas-

PAGE 22

C13 A timoso desconcierto erigido en sistema y considerado como nnico possible en la organizacion de nuestra Hacienda por la facilidad con que hasta ahora se han encontrado recursos, facilidad d la que se debe en gran parte el abandono en que yace la administracion. Pero si este mal, que da tan pobre idea de la prevision rentistica de nuestros estadistas refiridndose 6 la Peninsula, es de tanta gravedad, lo es mayor cuando, como hoy sucede, tambien existe en las provincial de Ultramar, porque dstas msnos que la Peninsula pueden sorportar deudas progresivas 6 ilimitadas como la que impremeditadamente va a establecerse en Cuba si se sigue en el error de abusar del crsdito para con 61 suplir el vacio quo origina en los ingresos el aflojamiento de todos los resortes administrativos. El noble y levantado propdsito de rendir tributo 6 la verdad procurando con nuestras excitaciones despertar el ms vivo patriotismo en los hombres ptnblicos, nos obliga 6 reconocer los defectos de nuestros Gobiernos, especialmente en la administracion econ6mica; pero por lo mismo que los vicios son antiguos y profundos, por lo mismo que han hecho tanto estrago, esperamos un generoso esfuerzo que, ayudado por Jo critico de las circunstancias combata positivamente las causas que limitan el progreso de las rentas, aumentan los gastos pfiblicos y originan los 16

PAGE 23

SU PRESUPUESTO DE GASTOS deficits: para lograrlo se require la activa, constant y decidida solicitud del Gobierno, quo no debe desconocer las causas ocasionales del mal. Cierto que cuando los defectos se encarnan en series de generaciones y constituyen un vicio social arraigado y profundo es dificil el remedio; pero tambien lo es que la mayoria del cuerpo social permanece sana, y que cuando se convence de que los errores envuelven un peligro para los intereses patios, su opinion se sobrepone, y en los moments de mayor desmayo influye poderosamente para que se operen esas reacciones salvadoras tan propias del carictor espafol y en las cuales ann fiamos nuestros buenos destinos. Cuba tiene un presupuesto prudentemente calculado, y si alcanzara una administracion ordenada y moral cual nosotros pretendemos, le realizaria con exactitud. Career quo sin esto es posible regularizar la Hacienda y que con s6lo suprimir los servicios y rebajar los irnpuestos se lega al fin deseado, es absurdo, porque sobre la masa de recaudacion que siempre queda se cebaria la codicia, concluyendo siempre por alterar los cAlculos presupuestos. Por eso consideramos que el medio mas eficaz y fecundo de nivelarlos es organizar una administracion celosa que salve del abuso la fortuna pnblica, y para conseguirlo apelamos al patriotismo de todos, considerando 0 17

PAGE 24

CUBA quo la decadencia del pals alcanza por igual i sus hijos, y que por igual tienen 6stos el deber de combatirla cooperando A ello cada uno en la medida de sus fuerzas. Todos los Gobiernos pueden hacer el bien, y precisamente esta facultad es la part mAs grata de su azaroso trabajo; pero si cuando nobo hacen la prensa peri6dica de todos los matices en Cuba, desempenando un altisimo sacerdocio, aconsejara incansable y tenaz A los contribuyentes la moralidad mas estricta en sus relaciones con la administracion; si combatiera con energia sus defectos y denunciase los abusos sin consideracion alguna; si, por otra parte, los contribuyentes renunciaran a cometer actos ilicitos y se decidieran i no consentirlo, Antes bien estorbarlo A los que lo intentasen; si todo esto se hiciera, la regularidad econ6mica se obtendria, supliendo el patriotismo y el recto sentido publico la falta de Gobiernos pr6vidos. Parta, pues, del Gobierno Ia iniciativa, 6 t6mesela el pais, el 6rden puede establecerse en las provincias de Ultramar, obteniendo por su medio la mAs exacta nivelacion de los presupuestos. De todos modos, faltariamos al deber de concurrir con nuestro trabajo y buen deseo a la consecucion del bien piblico si no llamAsemos ia atencion acerca de la trascendencia que tienen los errors econ6micos, sobre todo en Cuba, don18

PAGE 25

SU PRESUPUESTO DE GASTOS de tan diversas opiniones existen sobre la nacionalidad, y en la quo, funddndose precisamente en el des6rden administrative, caen algunos on el peligro de proyeetar reformas encaminadas A establecer una amplia autonomia, creyendo que asi podria salvarse la dignidad y la riqueza de Ia Isla. Repetimos quo el Gobierno debe preocuparse seriamente de esta situation, porque no es prudente que por razon del malestar econ6mico se dd lugar a que constantemente se discuta en las provincial ultramarinas la conveniencia 6 inconveniencia de la unidad national. Pero si creemos que con la moralidad de la administration se resuelven todos los problems econ6micos, hasta los que parecen mas insolubles, no por eso debemos abandonar las reformas quo tiendan A defender las rentas hasta de los mAs insignificantes abusos. Pr6stase mejor nuestra raza A los azares y peligros del descubrimiento y de la conquista que a la organization met6dica, justa, moral y reposada de la administracion colonial, que siempre hemos considerado defectuosa, no tanto en su legislation como en la conduct, y especialmente en las condiciones de ingreso, renocion, haberes y derechos de los funcionarios: esta part del servicio debiera reformarse radicalmente sobre la base de una estrecha responsabilidad de los mismos, pero A la vez mejorando 19

PAGE 26

CUBA las dotaciones y respetando el ascenso y la estabilidad de manera que encuentren garantido su porvenir legalmente. Es tambien de todo punto indispensable establecer una estadistica que consigne diariamente el curso de los hechos administrativos; trabajo fIcil de llevar en todas las provincial de Ultramar y acerca de cuya reforma, segun tenemos entendido, ya el general Martinez Campos ha pensado y hasta remitido bases al Gobierno en los ltimos dias de su mando en Cuba. Si a la vez se exige que la rendicion, examen y censura de las cuentas se haga on periodos cortos y fijos, el 6rden y la moralidad irian salvando los ingresos de los peligros que corren y de las causas que, por desgracia, los destruyen. A la vez tampoco deben desatenderse las observaciones de la prensa antillana acerca de lo improcedente que es gravar aquel presupuesto con obligaciones que no son exclusivas de su Tesoro, observaciones surgidas como protestas del falso principio en que descansa la declaracion de deuda local, aplicada a las obligaciones del Estado pendientes de pago en Cuba. Reconocemos por esta causa el fundamento que en part tienen; creemos igualmente que los ingresos y los gastos del Estado son todos los que para levantar sus servicios se declaran y reconocen por las eyes, cualesquiera que sean 20

PAGE 27

SU PRESUPUESTO DE GASTOS las provincial donde se devemguen 6 realicen, doctrina que nos aproxima a la fusion de los presupuestos, cuyo ideal debe perseguirse con prudencia y constancia porque completa la armonia del 6rden econ6mico. La deuda pnblica que aquella ilustrada prensa rechaza como deuda provincial nunca fud ni puede ser mis que del Estado; su separation implica la autonomia provincial, y la autonomia provincial la descentralizacion de servicios y de presupuestos; y como esto es inadmisible, hd aqui por que 16gica 6 inflexiblemente se cae en el sistema contrario que rechaza toda descentralizacion en los derechos y las obligaciones del Estado. Por tanto, los presupuestos de Cuba, que ano conservan la forma traditional de su dpoca desahogada y pr6spera, han podido comprender Antes partidas quo no afectaban 6 sus servicios propios sin quo hubiese en ello inconveniente alguno, puesto que si no se hacia asi disponia el Estado de mayors sobrantes; pero desde el momento en que Cuba cubre con inmensos sacrificios los gastos de la guerra y se le crea impropiamente una deuda provincial exclusive, esta de todo punto justificado el examen quo de estas cifras hace aquella prensa peri6dica. Nosotros, pues, quo ni por un instante olvidamos que Cuba ha sostenido una guerra de ocho aios luchando por conseguir una indepen21

PAGE 28

CUBA dencia que de ningun modo le hubiera sido tan provechosa como su union a la Metr6poli, pero quo amaba en odio a los abuses quo, en su sentir, la deshonraban, insistimos mas vivamente cada vez en que el Gobierno se preocupe luego, muy luego, on normalizar la gestion administrativa de la Isla y en estudiar las reformas de sus presupuestos. Por este medio pueden obtenerse ingresos que basten a cubrir todas sus obligaciones sin gravar con tipos excesivos la riqueza pnblica. Nosotros, quo por larga experiencia conocemos la extension e importancia de los errors administrativos, consideramos que su remedio da mas ingresos y resuelve mAs problenas econ6micos y socials quo el arbitrismo, que, despues de todo, no hace mAs que complicarlos. Con la moralidad que procuramos ningun interes legitimo se lastima, antes bien se amparan y protogen los del contribuyente; con la moralidad crece y se afirma el credito pniblico; con la moralidad se honra y engrandece la patria tanto como se desprestigia y empobreee sin ella. Desatender on los momentos de paz quo alcanzamos el remedio que mds inilujo puede ejercer en la estimation de nuestro credito y en la solution de nuestros gravisimos apuros econ6micos, equivale A seguir entregando el pals a los azares de la suerte; y como esto no es possible, como por 22

PAGE 29

SU PRESUPUESTO DE GASTOS fortuna no hay Gobierno alguno que en momentos criticos desatienda los clamors de la opinion, abrigamos la consoladora esperanza de quo al fin habrd quien, con iniciativa salvadora, ponga limited a nuestra descomposicion political, social y econ6mica. Haya alguna vez valor para imponer la mAs rigida moralidad on todos los servicios publicos, y asi se encontrard la solucion, que tanto y tan profundamente d todos preocupa, de hacker desaparecer los estragos del deficit sin aumentar las cargas publicas, y respect d nuestras nunca bastante bien estimadas provincias ultramarinas, evitemos escrupulosamente todo lo que en nuestros dias se conexione con las causas quo ya en el siglo xvI impulsaban al inmortal CervAntes a acogerse, mal de su grado y obligado por la miseria on quo sus contemporAneos le mantuvieron, Antes al contrario, asi como los tiempos han variado modificando en todos los paises las ideas y los prop6sitos de la colonizacion, asi con ansia deseamos quo el amor al pais y el sentimiento del deber scan tan intensos en los Gobiernos, quo todos sus actors tiendan d procurar la mayor prosperidad de la patria, y hacemos votos por23

PAGE 30

CUBA quo, cuando de los presents tiempos se ocupen futuras genoraciones, se diga de nuestros hombres publicos quo tan alto ray6 su patriotismo quo, sobreponisndose A los defectos do su siglo, supieron salvar la prosperidad de las provincias de Ultramar, porque encargaron su administracion a funcionarios inteligentes y probos, porquo jams pusieron en duda con actos contradictorios la unidad national, y porque con su justicia y su prudencia supieron aunar las voluntades antes discordes y extraviadas... Tanta y tan grande gloria pretendemos para nuestra 6poca! 24

PAGE 31

III Preciso es insistir. El drden, en su ms lato sentido, debe concertar nuestra administracion, sin lo cual todo cuanto se discurra sobre la posibilidad de limitar los gastos y moderar los impuestos es tarea initil. Ni la Peninsula ni las provincial de Ultramar tienen desenvueltos y convenientemente organizados los servicios pnblicos hasta el punto de poder considerar satisfechas las necesidades del fomento moral y material del pais; antes al contrario, notamos tales y tan grandes vacios, que pudidramos considerarle hu6rfano de la inteligente y solicita direccion que necesita. Nuestros grandes gastos los reservamos para los hechos de fuerza, manifestacion triste, pero en caricter entree nosotros, como sintesis del desorden sostenido por la mas desdichada politica personal. Las guerras civiles devoran nuestros tesoros, limitan nuestra poblacion y empobrecen nuestro suelo; pero, en cambio, satisfacen ese valeroso instinto espanol mal avenido con el reposo de la paz y poco acostumbrado i esperar la satisfaccion de sus aspi-

PAGE 32

CUBA raciones del lento ejercicio de la razon y del derecho. Los gastos, pues, cuando por una parte no existe lujo de servicios y por otra se atiende al pago de cuantiosa deuda, no pueden limitarse tanto como se desea. A ningun pals le es dado renunciar a la civilization que los servicios p4blicos desenvuelven, ni tampoco negarse al pago de la deuda creada por sus necesidades; por eso entree nosotros la teoria de los presupuestos pequeos es de todo punto imposible. El Estado debe disponer siempre de parte de las utilidades liquidas de la riqueza pnblica para con ellas levantar los servicios de utilidad general, que no es dado relegar al interns privado; participation que debe sujetarse d la conveniencia de no lastimar el desarrollo de esa misma riqueza y de atender solicitamente los servicios y obligaciones del Estado. Dentro de este sencillisimo principio la administracion combina la forma mas rational de organizer el pals, limitando unas voces 6 desarrollando otras los servicios piblicos hasta llegar al limite quo permitan, aunque sin agobiarle, sus fuerzas tributarias, sin que en este extremo pueda pedirse al Gobierno mas quo el que ajuste de tal modo su gestion, que resulten totalmente aprovechados los ingresos y perfectamente invertidos los gastos. 26

PAGE 33

SU PRESUPUESTO DE GASTOS Las perturbaciones de la administration deJan en los presupuestos un mArgen tal que cualquier Gobierno, sin mortificar A los contribuyentes, puede cubrir las obligaciones; pero dun cuando abrigamos profundamente esta conviccion, Jo hacemos sin desconocer las dificultads que las extraordinarias condiciones de nuestra politica oponen A ello. El hombre, por uno de esos fendmenos de relation entre el espiritu y la materia, deja en todas sus obras el sello que indica el estado moral dominant, y todos cuantos esfuerzos hace para disimular las intenciones son perfectamente inntiles, porque hasta las acciones mis sencillas 1o denuncian. Juzgando el estado moral de nuestra sociedad politica por el 6xito de sus obras, un profundo desconsuelo se apodera del Animo, pues no parece sino quo cada dia se extinguen mAs rApidamente los sentimientos que aunan en la conciencia el interes de la patria y el del ciudadano. Condenar las causas ocasionales de nuestra decadencia, luchar sin tregua contra ellas, equivale A esperar su remedio, y la esperanza es consoladora como la fe que hace los milagros. No desmayemos, pues, en la tarea de combatir los defector de esa politica que todo lo personaliza y empequeece, y Aun cuando nuestros esfuerzos excited la ir6nica sonrisa de los descreidos, sigamos adelante en tan noble prop6sito. 27

PAGE 34

CUBA Fuerzas contrarian se destruyen, y quidn sabe hasta donde nos llevarian las corrientes del mal si no chocaran con otras opuestas que, si no las arrollan por complete, las neutralizan en parte. Grande es el cinismo politico, pero es mayor todavia el empeno puesto en disimularlo: luchemos, pues, que aun no esti todo perdido. Entre tanto, si las especialisimas condiciones de nuestra politica impiden quo la moralidad y el metodo sean de momento los agents de nuestra organizacion econdmica, busqusmosla arbitrariamente rindiendo este tributo al error y A la costumbre; pero hagimoslo sin apartarnos mucho de nuestro principal objeto para no caer en la exageracion ni alejarnos demasiado de los principios racionales sobre que descansa la prosperidad de la Hacienda. Para ello expondremos el progreso que han tenido los gastos en Cuba, cuyas cifras llevarAn d la inteligencia, mAs expresivamente que el razonamiento, la conviccion de que tan lejos estamos de poder resolver los problems econdmicos imponiendo nuevos sacrificios al pals, como de aliviarle en la extension que se desea y que con tanto interns se pide. El desarrollo de los gastos y de los ingresos d que nos referimos es desde 1850 el que sigue: 28

PAGE 35

GASTOS INGRESOS ANOS OBSERVACIONES Pesos fluetes. Pesos fuerles. 1850..................... 1851..................... 1852................... 1853......................1 1854......... ........... 1855... ............... 1856-57................ 1857, 2.* semestre, y todo el anlo 1858.............. 1859 ................... 1860...................... 1861...... ........... 1862 y 6 primeros meses de 1863................. 1863-64................... 1864-65................... 1865-66 .................. 1866-67 ................... 1867-68 ................... 1868-69. ............... 1869-70 .................. 1870-71 .................. 13.734.518 15.072.436 15.680.512 15.729.062 16.921.929 15.859.533 28.961.659 33.856.640 26.425.677 25.630.031 25.742.509 35.686.588 26.697.016 26.579.021 26.212.284 26.080.597 25.655.334 25.415.945 13.103.378 15.648.440 15.781.487 16.053.514 16.710.070 15.673.555 30.330.021 33.993.346 25.929 688 25.929.688 26.057.058 37.344.966 23.783.802 30.258.017 31.857.673 32.852.233 31.162.653 31.114.662 Aumenta la cantidad que se remite a la Peninsula. Expedition A MAjico y Santo Domingo. Se abandona A Santo Domingo. En Octubre de 1868 estalla la insurrection de Yara. El presupuesto de 1868-69 rigi6 estos afios I por ampliacion. Co ci 0 H 0

PAGE 36

ANOS 1871-72 .................. 1872-73.................. 1873-74... .............. 1874-75 .................. 1875-76 .................. 1876-77 ............. ... 1877-78... .............. 1878-79........... ..... 1879-80 ...................1 188081 ............ ...... 188182..................1 1882-83 .................. GASTOS Pesos fuertes. 40.686.517 40.430.322 a 45.423.506 22.400.607 5) 34.435.830 9.600.000 60 36.860.249 INGRESOS Pesos fuertes. D 51.197.358 52.251.582 v 49 802.334 27.423.350 a 37.271.100 a 36.248.300 OBSERVACIONES El presupuesto de 1868-69 rigid estos afios por ampliacion. La diferencia de los ingresos se aplicaba A los gastos de la guerra. El presupuesto de 1874-75 rigio estos afros por ampliacion. Oro. Billetes. El mismo de 1878-79. El mismo de 1880-81.

PAGE 37

SU PRESUPUESTO DE GASTOS sI Estas cifras desconsuelan, pero no desalientan, porque con buena voluntad, tanto por parte del pais como del Gobierno, puede alcanzarse en no lejano periodo un relativo desahogo en los impuestos, nunca tanto como el que existi6 hasta 1855, en que los gastos no llegaron A 17 millones de pesos; pero el suficiente para no entorpecer el desarrollo de la riqueza insular, como acontece siempre que los tributos castigan por su exorbitancia los esfuerzos del trabajo. Despues de 1855 la expedicion d Mdjico y la ocupacion y guerra de Santo Domingo aumentaron los gastos hasta doblar el presupuesto de 1850; y no siendo esto suficiente, se crea por primera vez la deuda que desde entdnces, y sin interruption, viene gravando el Tesoro de Cuba. Apenas abandonadas aquellas empresas militares, y cuando por la rApida amortizacion de la deuda podia esperarse el alivio de los gastos, estalla en 1868 la insurreccion que tantos sacrificioscost6, y cuyas conseuencias econdmicas tanto han de tardar en borrarse. Aumsntase con este motivo el presupuesto hasta cuadruplicar el de 1850, recudase, y se gasta mayor cantidad de la calculada, y Ann asi la deuda toma tan serias proporciones, que para atenderla se hace necesario destinar la tercera parte de los ingresos.

PAGE 38

CUBA Entre tanto, los servicios reproductivos, como son los de caracter civil, se estacionan, y en treinta anos apsnas da un paso la Isla en el camino de su civilization y fomento. iTan caros pagan los pueblos sus errors! Hemos dicho que no somos partidarios de los presupuestos pequenos. Cuando la Isla solo cubria el de 15 millones de pesos estaba su riqueza en gran prosperidad; el respeto a la libertad personal era tan practice, que suplia, tal vez con ventaja, la falta de derechos politicos: por sus tradiciones y por sus costumbres era Cuba el pals cl6sico de la hospitalidad, de la generosidad, de la expansion y de la alegria; era la colonia mis tranquila y rica del mundo, y sin embargo, aquellos tan azules y limpidos horizontes de su felicidad mostraban desde la emancipacion de las Americas ligerisimas manchas; itristes preludios de la tormenta que mas tarde habia de desencadenarse. Si ent6nces, si cuando la Isla alcanzaba el mayor grado de prosperidad los gastos hubiesen sido mas amplios; si ent6nces se hubiera desarrollado en grande escala el fomento moral y material, Jared deferrocarriles estaria muy adelantada en 1868, y es posible que la insurreccion no hubiera estallado, y, sobre todo, seguro que se habria ahogado en sus gsrmenes, ahorrando a la patria tanta y tan generosa sangre vertida. 82 No se hizo asi,

PAGE 39

SU PRESUPUESTO DE GASTOS y hoy es impossible volver d los presupuestos de 1850. La idea que en la actualidad se agita en Cuba de que la Peninsula se haga cargo de las obligaciones generals de la guerra no es nueva; en todos los apuros econ6mioos se ha tenido la misma aspiration, especialmente desde que los gastos aunentaron hasta un limite excesivo. Ya ent6nces hubo que contestar A las pretensiones de separation de obligaciones con la doctrina de la unidad national, desenvuelta en la exposicion quo precede A los presupuestos de 1866 en estos expresivos t6rminos: Expuestas las razones capitals, base de >los presupuestos de la isla do Cuba para 1866 >a 1867, conviene dejar consignado c6mo al circunscribir ciertas apreciaciones numericas A >las obligaciones calificadas de ordinarias, quo >al tomarse por locales podrian despertar la >idea de limitar a su entidad la suma de los re>cursos, no ha habido animo de reducir A pro>porciones tan estrechas el juicio acerca de los >ingresos y gastos de aquella provincia. Siendo >una la nacionalidad que fornian todas las del >reino, en cualquier parte del mundo en que se >hallen, y una su Hacienda y uno su Tesoro, la >diversidad de los detalles orgAnicos de su ad>ministracion y en la forma de exaccion de los >ximpuestos, ninguna diferencia esencial esta3 33

PAGE 40

., CUPA >blece para que,.rota aquella unidad indiscutible, se pretenda excusar la obligation, A todas >as provincias extensiva, de levantar en comun >las cargas generales del Estado inherentes d >cuantos servicios refluyen en provecho, defensa >6 integridad national y local de las mismas >provincias. Como so ve, esta doctrina de la unidad nacional pertenece al Gobierno y la autoriza el entdnces Ministro del liramar D. Antonio Canovas del Castillo, cuva aittoridad en la materia cs mayor cada dia por la inciestionable rospetabilidad de su nombr. Dentro de ella hay quo girr-, cualquiera que sea el molivo. para determinar Ibs relations de las provincias con la nacion. No otra cosa puedo hacerse, una vez descartada la autonomia, y asi esperamos encontray, si no el remedio radical, alivio al mdnos a la presented situation economiea do Cuba. Todos los actors do gobierno, y espocialmente los que pertenecen al drden econ6mico, deben estinarse y resolverse bajo el fecundo principio de la unidad; pero cuidando siempro de que la doctrina y la conducta guarden entre si perfect armonia como correspond a los elevados fines y patridticos propositos d que obedecen, torque nada ejerce mAs perniciosa influencia en la moral p'blica quo la contradiction en quo se cae por salvar con pretendidas habilidades el reconoci-

PAGE 41

Su PRESUPiUESTO DE GASTOS miento de los derechos y el cumpliiriento de las obligaciones que en el 6rden econ6mico se contraen por el Estado. En esta parte, tan exagerado ha sido el criterio de nuestro Gobierno, que no parece sino que se intentaba eludir. el pago de las obligaciones quo se contrarian, llevando al espiritu do los acreedores toda clase de fundados recelos sobre la materia. Inexplicable conducta, que sdlo ha servido para perjudicar las operaciones de nuestro credito sin conseguir el objeto de dejar la Peninsula A cubierto de estas atenciones en el caso eventual de la pdrdida de Cuba. 10

PAGE 42

9

PAGE 43

IV Hemos visto en el desarrollo de los gastos, que desde 1850, en quo ascendieron a 13.734.418 pesos, a 1880, en quo se presupuestaron en 47.423.506 en oro y 22.400.607 en billetes, se cuadruplicaron las obligaciones; pero como en la practica los gastos eran mayores, asi como excedia la recaudacion en algunos aios al ingreso calculado (1) resulta que el exceso de obligaciones al terminarse la guerra, comparado con el de 1850, era de cinco veces mis. Si, por otra pane, se tiene on cuenta que el desenvolvimiento de la riqueza en las regiones ris tranquilas de la Isla como compensaba en totalidad la que se abandonaba o destruia en otras y que el cost del trabajo subia en razon A las reformas de la esclavitud y 1A las dificultades de la guerra; si ademas se agrega A esto la baja de los precios de los frutos, se comprendera lasta quo punto los sacrificios econdmicos han casti(1) En la exposicion qie precede al proyecto de presupuestos de 1879-80, se indica la suma de 58.56.i57 pesos recaudados en 1874-75.

PAGE 44

CUPA gaio a Cuba, en donde se han visto desaparecer por numerosas quiebras fortunas considerable de las mds arraigadas y sdlidas. No hay, tanto, (ue extratar (fue la necesidad y el deseo del alivio vaya hoy mds ai de los limites posiblcs. Nosotros, que deseamos on materia de puestos no eaer on la exageracion, imiy que, por el contrario, proeuramos encontrar tsrminos racionales qu salven los conilictos presents, vemos quo el estado econ6mico, si no el mismo, es miuy andlogo on todas las regiones que constituyen nuestra nacionalidad; y esto mAs que nada aconseja quo las cargas se soporten verdladero patriotismo. Hay, no obstante, defecLos importantes en algunos detalles subsanarse segn indicaremos. quo deben Los presupuestos de gastos del Estado ejercicio vigente de 1882-83 ascienden i Peninsula (1). Cuba........ Puerto-Rico .. Filipinas ..... Pesos. 157.758.747 35.860.249 3.864.614 16.215.873 213.699.483 cuyn (antidad se distribuye on la forma siguiente: (1) AdemAs comprende 582.354 pesos por los gastos afectos al product de las ventas de los bienes desamortizados. por con en el 08

PAGE 45

OBLIGACIONES GENERALES DEL ESTADO PENINSULA Casa real...... .. .......1.60.000 Cuerpos Colegisladores.. ............. 397.757 Deuda pnblica. ... .............. ..44.604.606 Cargas de justicia.............. ................ 49;.124 Clases pasivas............................ 9.053.888 Ministerio de Ultramar............... .......... Fernando Poo.................................. Caja de inntiles y lnurfanos de la guerra de Ultramar D Tribunal de Cuentas ............................ Otras obligaciones.................... ......... OBLIGACIONES DE LOS DEPARTAMENTOS Presidencia del Consejo de Ministros............. 220.342 Ministerio de Estado...... ................... 716.177 Gracia y Justicia.............................. 10.325.114 Guerra.......... ..... ..................... 26.397.051, Marina............. ...... ............... .225.559 Gobernacion .......... ..................... .9.9.6 Fomento.................................... 18.179.058 Hacienda...................... ............ 4.109.035 Gastos en las contribuciones y rental publicas..... 24.974.577 CUBA 10.824.650 1.079.416 96.975 37.160 )0.000 158.100 43.643 MINISTERIALES 119.300 994.242 11.611.392 1.922.081 5.91.7.010 1.085.432 1.299.136 429.520 PUERTO-RICO 708.900 318.:67 23.208 11.8 rI, 9.600 21.663 273.018 .194.302 71.861 546.067 370.076 267.918 25.772 FILIPINAS 525.900 18.300 1.261. 950 89.983 37.903 30.600 169.950 78.487 94.350 1.508.631 4.220.604 3.041.762 1.780.080 523.177 1.420.881 813.312 c c C 0

PAGE 46

Clt Asi como no encontramos palabras bastante duras, ni conceptos bastante expresivos para condenar los vicios pnblicos que son causa de nuestra decadencia, asi tambien cuando 6sta procede del error, deseamos llamar sobre su remedio la atencion por medios y formas de pura persuasion. Observamos en el cuadro de los presupuestos que acabamos de exponer importantes defectos que se deben 6 la manera de redactarlos. La Peninsula, antes que las provincias de Ultramar, tuvo necesidad de dar 6 estos trabajos el carActer legislativo previsto en la Constitution, y mientras las Cdrtes conocian de ellos, el Gobierno decretaba por si los de Ultramar, como todavia sucede con los de Filipinas: eran, pues, cuatro presupuestos diferentes quo comprendian todos los gastos y recursos del Estado. Ademns de esto, el conocimiento exclusivo atribuido a centros ministeriales distintos, el de Hacienda y el de Ultramar, de formar los respectivos presupuestos, ha contribuido A la falta de unidad que on los mismos se observa en Jo relativo a la distribution de las obligaciones clasificadas de generals. Nuestras provincias, incluso las de Ultramar, en nada se parecen a los Estados de la Union americana: tienen 6stos una independencia 6 autonomia de que carecen aquellas, y en buena ldgica no es possible mantener en las formas, 40

PAGE 47

SU PRESUPUESTO DE GASTOS doctrinal 6 principios que en el fondo se rechazan. El Gobierno y la soberania entree nosotros se centralizan en la nation representada por las C6rtes con el Rey, que es el jefe del Estado con un solo Gobierno responsible; las provincias de Ultramar carecen de gobiernos locales, tiene en ellas el de la nation sus representantes que son los Gobernadores generales. Esta unidad exige que todos los servicios inherentes i la soberania figuren en el presupuesto general del Estado y no en los parciales de las provincias de Ultramar; por consiguiente, asi como en estos no se comprende partida alguna relative a la dotacion de la casa real ni de los Cuerpos Colegisladores, asi tampoco debieran figurar las de la deuda y clases pasivas, las de agents diplomaticos y consulares, las del Ministerio de Ultramar, las de Guerra y Marina ni las de Fernando Po, porque ninguna de dichas provincias tienen deuda propia, ni personal pasivo, ni representation diplomatica, ni ejsrcito, ni marina, ni establecimientos adyacentes como Fernando P6o. Todos estos servicios son de caracter general, porque afectan especialmente a la soberanfa, y por tanto, s6lo deben figurar en los presupuestos generales del Estado, nunca en los locales de cada provincia. Y no es quo con esto pretendamos eximir a las provincias de Ultramar de concurrir A le41

PAGE 48

CUBA vantar las cargas pfnblicas en la medida de sus fuerzas, no; porque sin necesidad de mantener contradiccion alguna se lograria el objeto con acerr figurar en las obligaciones de sus presupuestos locales una partida con destino d las atenciones generales del Estado y otra igual en los ingresos de los de la Peninsula, con lo cual el Gobierno podria disponer, por medio de operaciones de tesoreria, de dichos ingresos aplicindolos al pago de estas obligaciones en la misma localidad. Lo quo pretendemos es llevar a los presupuestos el principio de la unidad rectamente entendido, porque de no hacerlo asi se siguen errors que pueden afectar a la nacionalidad como incuestionable argumento en pro del principio auton6mico. Cierto es que el texto de la ley, uniforme para la Peninsula y Ultramar, no deja (uda acerca del caracter de las obligaciones que contiene cada presupuesto, y esto salva en part los defectos de forma, puesto que dice: D. Alfonso XII, nPor la gracia de Dios Rey constitucional de Espajia: )A todos los quo las presentes vieren y entendieren xsabed: que las O6rtes han decretado y Nos sancionado JIo siguiente: ))Articulo 1.* Los gastos del Estado en la isla do Cuba )durante el ano economico de 1882-83 se presuponen en 3.800.249 pesos distribuidos por secciones, capitulos y )articulos, segun se expresa en el adjunto estado lotra A. 42

PAGE 49

SU PRESUPUESTO )E GASTOS 43 Art. 2.* Los ingresos para cubrir obligaciones del nEslado en la propia Isla durante el expresado ano so )calculan en la cantidad de 36.248.300 pesos, segun el )pormenor quo aparece del estado letra B. Es evidente que por la ley son obligaciones del Estado y no de la provincia todas las que se comprenden en los presupuestos; pero insistimos en que, Aun dada esta declaration terminante, las que se refieren A la soberania y A la deuda figurarian mejor en el general del Estado. llechas estas observaciones acerca de la forma de los presupuestos, habremos de ocuparnos del fondo de los mismos porque encontramos anacronismos propios de la separation con que se forman, dejando, por consiguiente, de guardar entree si todo el enlace que debieran. La Peninsula, por ejemplo, de un presupuesto total de 157.758.747 pesos destina 6 las atenciones de Deuda pniblica 6 del Estado...... 28,27 por 100. A las de Guerra...... ......... 16,73 A las de Marina............... 4,58 A las de Fomento........ ..... 11,50 Cuba, con un presupuesto total de pesos 35.860.249, destina a las mismas atenciones De Deuda pnblica o del Estado.. 30,21 por 100. De Guerra cl.................. 32,95 De Marina cl.................. 5,35 De Fomento cl................. 3,02

PAGE 50

CUBA Puerto-Rico, con un presupuesto total pesos 3.864.614, destina (1) A Deuda el...... A Guerra el..... A Marina el..... A Fomento e.... Filipinas, con .............. 18,55 por 100. 30,95 .............. 1,85 .............. 9,05 un presupuesto total de sos 16.215.873, destina A Deudael...... ... ....... 3,24 por 100. A Guerra el................... 26,00 A Marina el......... ......... A Formento ei.................. 22,46 1,02 No entraremos en minuciosas investigaciones sobre la extension territorial, topografia, poblacion, riqueza y comercio de cada portion del territorio national para fijar proporciones re*ativas de exactitud en la distribution del presupuesto, por ahora no es este nuestro objeto; pero si consignarernos que, a exception de la diferencia de mis que se advierte en los gastos destinados A la marina de guerra en Filipinas, justificada por su mayor distancia de la Peninsula, por sus extensas costas y peligrosa pirateria, on todas las demAs no se explican satisfactoriamente las notables diferencias que existen en la aplicacion de la fortuna pnblica a unos (1) El presupuesto de Puerto-Rico dedica 700.000 pesos A la indemnizacion de eselavos. 4 de pe44

PAGE 51

45 Si PRESUPUESTO DE GASTOS mismos servicios, por mis que tengan lugar en regiones distintas. Porque mientras la Peninsula invierte on los servicios de Deuda, Guerra y Marina el 49,58 por 100, Puerto-Rico el 51,30 y Filipinas el 51,70, Cuba 1o hace del 68,51; y si despuoe buscamos la proporcion que guardan las cantidades que se destinan al fomento de cada localidad, on Filipinas es el 1,02 por 100, en Cuba el 3,02, en Puerto-Rico el 9,05 y en la Peninsula el 1'1,50. Advertimos que en circunstancias extraordinarias las proporciones en la distribucion de los servicios desaparecen, porque todas las fuerzas y todos los recursos de la nacion se requieren en un punto determinado; pero tambien creemos que tan pronto como desaparecen las causas que exigen del Gobierno poner a salvo el honor nacional 6 la integridad del territorio, debe apresurarse i restablecer la normalidad de los servicios y la proporcionalidad de los sacrificios, llenando de este modo prudentes fines de gobierno y de justicia sin esperar d quo el pals tenga quo reclamarlo, porque llegado este caso pocas veces se hace sin establecer antagonismos que cada dia es mis necesario desaparezcan. Nosotros, quo fundamos la grandeza de la nacion en la perfect union de los pueblos que la constituyen, deseamos que no haya motivo de disgusto fundado 6n justa causa; queremos

PAGE 52

4tPA mantener una completa armonia en las relaciones de unos pueblos con otros, y muy especialmente entre todos los hijos de esta patria comun, tan grande un dia sin luchas intestinas como desgraciada con ellas. Bien se alcanza cuan dificil pretension es la nuestra, porque en la eterna lucha de la idea, de los intereses y de las aspiraciones, se chocan y rompen muchas veces los mns patridticos propositos; pero por eso mismo pretendemos quitar elementos al mal, procurando que desaparezca todo antagonismo fundado en los hechos contradictorios que se relacionan con la vida econdmica de una localidad cualquiera, y muy especialmente con la isla de Cuba, quo tantos titulos tieno d nuestro afecto y consideracion. No por esto, sin embargo, hemos de caer en la parcialidad, antes al contrario, huiremos con todo cuidado de ella, que siendo una la justicia, i todos puede alcanzar por igual, y con mis motivo cuando, como en el presente caso ocurre, se refiere a la equitativa distribucion de las cargas pnblicas, origin en todos los tiempos y en todos los pueblos de profundo malestar y descontento, sobre todo si su clasificacion y distribucion no se hacen con la rectitud mas escrupulosa. 46

PAGE 53

V Dejamos consignado que el presupuesto de Cuba asciende a 35.860.249 pesos, cuya cantidad se distribuye: 11.816.392 on los servicios de Guerra; 1.922.081 on los de Marina; 2.918.060 en los de Gobernacion, guardia civil y Orden pnblico; 10.824.650 on Deuda; y 1.415.291 en obligaciones generales. En junto hacen. 28.896.477 Resulta, por tanto, que sdlo se destina a la administration de Hacienda, de Justicia, de Gobernacion y Fomento 6.963.772 pesos,Hacemos esta demostracion para que no se nos culpe de parciales si, al entrar on el campo de las reducciones, descartamos estos servicios civiles, tan importantes y necesarios como miseramente desarrollados, del castigo de las economias. Tampoco hablaremos de las cantidades destinadas i guardia civil y 6rden publico; nuestras especulaciones giraran nnicamente sobre los gastos de Guerra, Marina y Deuda.

PAGE 54

CUBA Generalmente, cuando se piensa en las fuerzas militares disponibles para salvar al pais de un peligro armado, ya proceda del exterior, como una invasion extranjera 6 del interior, como una insurreccion civil, no se tienen en cuenta mis fuerzas disponibles que las que figuran en el presupuesto de la Guerra; pero euando se trata de averiguar qus gastos pueden economizarse para no agobiar al pais con cargas superiores a sus fuerzas, entdnc es se penetra en el corazon de los servicios y se examinan ms d fondo las cifras del presupuesto. Al hacerlo nosotros encontramos que el ejercito de Cuba le componen 22 oficiales generals, 2.960 jefes y oficiales y 27.584 soldados, distribuidos en esta forma: SERVICIO ACTIVO. Infanteria................... Caballeria................... Artilleria......... ........ ingenieros.......... .... Furrieles y bandas de tambores de los voluntarios.......... Reserves de caballeria........ Caja do Ultramar ............ Comisiones.................. Roemplazo........ ...... En espectacion de embarque.. Jefes y oficiales 1.591 307 73 60 90 50 173 366 250 Soldados. 19.687 3.723 1.21.6 1.640 1.101 134 83 48

PAGE 55

SU PRESUPUESTO DE GASTOS Al que hay quo agregar: Marina.-Un vicealmirante; 186 jefes y oficiales, y 1.892 soldados y marineros. Guardia civil.-Un brigadier; 297 jefes y oficiales, y 5.990 guardias. Orden publico.-Veinticinco jefes y oficiales, y 873 individuos. Componen en junto cerca de cuarenta mil hombres. Si despues se cuenta con los voluntarios, cuyo instituto costa de 38 batallones de infanteria, 13 regimientos y 39 escuadrones de caballeria; dos batallones, una compania y un regimiento montado de artilleria; tres batallones do ingenieros y tres de bomberos, cuyos cuerpos estin servidos por 31.700 hombres de infanteria, 10.900 de caballeria, 2.700 do artilleria, 1.000 de ingenieros y 2.113 de bomberos, que hacen 48.413 hombres, habr que convenir en que, sin comprometer los altisimos interests encomendados A los institutos militares, pueden obtenerse economias de alguna consideracion en el servicio de guerra. La ciencia, por otra parte, ha aumentado los medios de gobierno tan poderosamente, que fuera imperdonable no aprovecharlos en beneficio de las class contribuyentes. Fomentar la marina de vapor, construir ferro-carriles, linear telegraficas y canales, tender cables submarinos .4 49

PAGE 56

59 CUT A y no contar con las economias quo estos servicios modernos deben producir en tiempo de paz on los gastos de guerra, seria verdaderamente absurdo, puesto quo manteniendo los calculos de la fuerza armada como si no existiesen aquelos elementos auxiliares, se fatiga al pals con la carga de los servicios modernos sin compensarla reduciendo los antiguos. Por eso consideramos que, para nuestros prop6sitos, importa mucho sea la distancia para los trasportes de la Peninsula a Cuba de diez y ocho A veinte dias, y sea instantlnea para las comunicaciones, por valer esto solo tanto como un ejercito, puesto quo en caso necesario en treinta 6 cuarenta dias pueden prepararse y llegar a Cuba fuerzas superiores a las ya permanentes de la Isla. Esto en el caso bastante improbable de una sorpresa, cuya posibilidad ni siquiera admitimos, pues ni una invasion es posible sin quo previainente se anuncie, ni una insurrection estalle sin larga y pnblica preparation, dando on todo caso tiempo a Gobiernos nada mas quo medianamente previsores pararechazar convenientemente 6 ahogar on su origen toda tentativa de alteration del 6rden pnblico. MAs dificil es suplir la falta de marina de combate, porque toda construction naval requiere tiempo; pero esta dificultad lo mismo TO

PAGE 57

SU PRESUPUESTO DE GASTOS existed hoy con buques inutiles quo existiria manana sin ellos. Todavia en caso de complicaciones convendria carecer de los actuales; d este modo anm se tomarian medidas para guardar las costas accesibles a un desembarco y defender los puertos de un ataque, quo tal vez con ellos no se tomen,, en caso necesario, en la misma escala, en la erronea creencia de quo huestros buques podrian ofrecor alguna resistencia, cuando en caso de conflicto servirian finicamente para consular una gran catAstrofe. Existed en el apostadero de la Habana, segun el presupuesto que examinamos, una escuadra de diez buques: la fragata Nuvas de Tolosa, do madera, d helice, de 300 caballos y 22 canones; los avisos Jorge ,Juan y' Sanchez Barca ztegui, de tres canones y 240 caballos cala uno; los vapors de ruodas Don Juan de Austria y Guadalquivir, de '120 caballos y dos cahones, y el Leon, tambien de ruedas, do 130 caballos y dos cafiones; la goleta de helice Favorita; el vapor de hslice rIiac; el vapor do helice Bazan, do 1 i caballos y dos canones; el aviso de helice Fernando el CalUico, de 130 caallos y tries canones; cuatro canoneros de helice y 44 buques menores, quo constituyen las Ilamadas fuerzas sutiles, cuyo entretonimriento cuesta al Estado 1.749.141 pesos. Duranto la guerra, excepto las fragatas, 51

PAGE 58

CU1A han prestado nuestros buques buenos y tiles servicios; pero debido A la ventajosa y feliz circunstancia de que el enemigo carecia de escuadra. En la paz todos son inntiles, porque en Cuba ni dun el servicio de guarda-costas se requiere midntras el contrabando se haga en las aduanas. Gastar cerca de dos millones de pesos en mantener para en caso de complication un verdadero peligro para el honor nacional y saludar banderas durante la paz, nos parece lujo verdaderanente injustificado hasta en el caso de que los recursos abundasen; pero estaseando, es un despilfarro que here, todavia mds que por el dafo que causa, por lo que significa de imprevision y de error en la gestion de la administracion pnblica. Esto no obstante, comprendemos que, Aun cuando la escuadra nacional es toda inntil, no debe desaparecer en un mismo dia; debe amortizarse escalonadamente por grupos de buques empezando por los mAs innitiles para conservar el brillante personal que la sirve y ha de ser base de su regeneracion. Por eso no juzgamos conveniente borrar del presupuesto de Cuba totalmente la partida destinada al servicio de marina; pero suprimiendo las fragatas, los vapores de ruedas, los canoneros ya inservibles y otros buques, po52

PAGE 59

SU PRESUPUESTO DE GASTOS 3I3 drian reducirse en ms de la mitad los gastos de este servicio. Gasta en marina de guerra la nacion pesos 7.225.459 en la Peninsula, 1 .922.081 en Cuba, 71.861 en Puerto-Rico y 3.641.762 en Filipinas, y estas respetables sumas se invierten en mantener A Ilote una escuadra que no puede combatir y unos arsenals sin material quo solo pueden remendar; es decir, quo se invierten 253 millones de reales en sostener un servicio que ya todo ei mundo sabe quo por career de condiciones apropiadas, sdlo puede, cono ya hemos dicho, ocasionarnos en caso de guerra un vergonzoso desastre. Ademis se invierten en sostener el ejercito de tierra 43.628.351 pesos, en esta forrna: la Peninsula, 26.397.053; en Cuba, 11.816.392; ofn Puerto-Rico, 1.194.302, y 4.220.604 en Filipinas, es deeir, 872.567.020 rs.; y Aun cuando el ejercito estd on condiciones distintas do la marina; dun cuando 6ste constitnye la base regular de la defense nacional, nos quela la duda de si su material se halla i la altura de las circunstancias, tanto por la calidad como por el ndnero, para no considerarnos sorprendidoj en caso inesperarlo; dudamos si, Ilegado un casus belli, habria armarnento por lo mrnos igual en calidad al del enemigo pira dotar totalmente las reserves y las plazas; si no tendriamos, como

PAGE 60

54 CUBA siempre, quo fiar la defensa national mas en el caracter y el valor de nuestro pueblo quo en la organization oficial, quo consume anualmente 872 millones de reales. Nosotros, sin espiritu critico en esta materia, consideramos quo la fuerza militar debe organizarse de modo quo, con el menor gasto posible en la paz, pueda reunir en caso do guerra el mayor nilmero do hombres armados e instruidos, nltiles como soldados, porque no es la nation militar mas fuerto la quo mis gasta, sino la quo gasta con mis discretion y aprovechamiento. El dia en que Espana tenga reservas instruidas, cuadros preparados y parques surtidos para armar un million do combatientes, sera mas considerada, y esto ha de lograrse gastando mis on material quo en personal, teniendo un reducidisimo ejercito activo, numerosas reservas y parques perfectamente surtidos. MTis que ningun otro necesita el servicio de guerra de la piblica prosperidad y d desahogado Tesoro, razon por que on la paz deben distraerse del trabajo productor el menor nnmero de hombres 6 invertirse on el entretenimiento del soldado la menor cantidad possible, quo las guerras sin grandes recursos se hacen cada dia mis dificiles y peligrosas, y un pals esquilmado de antemano poca resistencia puede ofrecer A enemigos poderosos.

PAGE 61

SU PRESUPUESTO DE GASTOS Estos principios de cardeter general, aplicados 4 Cuba, aconsejan se tengan en cuenta para limitar el ejsreito activo la existencia del cuerpo de voluntarios y de la guardia civil, y el servicio que presta la rapidez de las comunicaciones que, avalorando estos elementos, es como debe fijarse aquella fuerza militar, de modo que no sea, como es en la paz, una carga gravisima para el pais. Y sin embargo de nuestras observaciones, tan delicada consideramos la organization de nuestro poder militar, tan grave todo cuanto se relaciona con el nunmero de fuerzas existentes en cada localidad, tan interesante el equilibrio que deben guardar entre si los diferentes institutos armados, que omitimos el entrar en otras consideraciones porque fiamos en la prudencia y patriotismo del Gobierno el conciliar los medios do garantir el Orden pnblico y la seguridad del Estado con la situation econumica que alcanzamos, no debiendo olvidar nunca que existen medios mas racionales, mas adecuados y seguros para mantener la paz interior que el sostener en pie de guerra fuerzas numerosas: la introduccion y desarrollo en Cuba de la instruction piblica, no solo para los niinos, sino tambien para los adultos de ambos sexos, por medio de los institutos religiosos; el desarrollo de los ramos de Fomento, hoy tan desatendidos; la pru55

PAGE 62

CUBA dencia del Gobierno en todas sus relaciones con el pals, y el alivio de las cargas pnblicas, son los seguros agents para mantener la Cuba, que carece de edificios pfiblicos dignos de su ilutracion y riqueza, y de comunicaciones bastantes al desarrollo de su actividad agricola y mercantil; que ve diezmada su poblaeion falta de dragado en las bahias; que tiene instruccion pnblica limitada, veria satisfecha y agradecida que el Gobierno se preocupaba sol%citamente de su prosperidad. La flabana no tiene una catedral ni una universidad ni pesar de recaudar su aduana anualmente 16 millones de pesos, tine para este servicio imperfectamente habilitado el ex-convento de San Francisco; por falta de trenes de dragado los desprendimientos palndicos su poblacion, y la mort de la bahia merman andad crece de ano... -Con qu6 satisfaccion, repetimos, ano en veria aquel pals que el Gobierno se preocupaba iniciar y desenvolver los servicios pnblicos utilidad general! icon qu6 facilidad podria de de un Gobierno celoso distraer las corrientes del mal y haspa convertirlas en abundantes veneros del bien! Pero no gobernar con el acierto descuidar la organizacion intelectual necesario, y religiosa, abandonar la organizacion civil, perder la mds paz. por una digna de su capitalidad; d r0

PAGE 63

SU PRESUPUESTO DE GASTOs administration de las rentas, intentar hacer de la deuda del Estado una deuda local, contra todos los principios de justicia, y despues, sobre todo esto, destinar a los servicios militares cerca de 17 millones de pesos, es bastante para mantener preocupada y temerosa la opinion pnblica en Cuba. Cambiad de sistema y vereis cuin rApidamente nace Ia confianza, y e6mo la atm6sfera de la tranquilidad 10 inunda todo; vereis cuan poca fuerza armada necesita un Gobierno para mantener la tranquilidad del Estado. La idea, vieja ya, de que la Hacienda es enemiga del productor, se debe precisamente A que grava con desigualdad y A quo sus productos se invierten con harta escasez en los gastos reproductivos; cuando se paga y el sentido pfiblico no acierta a comprender la utilidad del sacrificio, el antagonismo se establece y la guerra se declara entree la Hacienda que investiga y el productor que oculta: ent6nces ya no es el haber del Tesoro resultado del voluntario, patri6tico 6 inteligente concurs del contribuyente, sino el 6xito de una recaudacion forzosa que sieinpre se consider vejatoria. La Hacienda en estas condiciones jams prospera, porque se la consider siempre enemiga de la production y del trabajo. Esperemos, pues, que lairazon haga su camino, y que la opinion influya en el Animo de 57

PAGE 64

58 CU13A los Gobiernos, que al fin acabaran por no continuar el ruinoso sistema de convertir la mejor parte de la fortuna phblica en el mantenimiento de servicios improductivos con desprestigio de su autoridad y para ruina del pals, que quisieramos ver administrado con mejor suerte.

PAGE 65

VI Despues de Guerra y Marina, la partida de gastos mAs importante es la de la Deuda; pero Antes de ocuparnos de ella exige la claridad de nuestro trabajo quo digamos cuatro palabras acerca de los servicios civiles cuyos gastos no creemos susceptibles de disminucion, Antes al contrario, necesitan aumento para organizar una buena, y A ser possible, perfect administracion, para atender A la creciente cultura del pals y al progreso de las obras piblicas; aunento quo ms tarde hemos de solicitar en la cantidad posible y A medida que la limitation de gastos por la consolidation de Ia paz y el reposo de las costumbres politicas ha de ocasionar, asi como tambien por la amortization de la douda quo esperamos se ha de ir realizando sin crear otra nueva, como por desgracia acontece entre nosotros. La prudencia de todos los quo verdaderamonte aman la patria, de todos los quo aspiran

PAGE 66

C6BA al rapido engrandecimientode Cuba, aconseja que se ds tregua A la lucha politica en aquella localidad y se haga de tan preciada region el fecundo campo done la inteligencia y el trabajo libren sus provechosas y tiles batallas. este fin planza, pediremos A todos moderacion y temporque s6lo una conducta tolerante y desapasionada fijarA la paz y permitirA que se destine al fomento de la Isla la mayor part posible del producto de sus impuestos, que en otro caso se han de destinar forzosamente A menos provechosas atenciones. En treinta aflos los servicios civiles han tenido un forma: aunmento de 1.816.700 pesos, en esta Estado......... Gracia y Justicia....... ..... Hacienda................ Gobernacion y Fomento....... Totales........ ... DIFEENCIA ........ .. 1853 Pesos 116.734 405.364 1.197.660 2.175.161 3.894.919 1882-83 Pesos 119.300 994.212 1.728.656 2.869.421 5.711.619 1.816.700 Para encontrar la verdadera comparacion de los gastos, hemos descartado de los que hoy figuran en Gobernacion los siguientes: A 60

PAGE 67

SI PRESUPUESTO DE GASTOS Pesos Sueldo y representation del Gobernador general (en 1853 figura esta partida en el presupuesto do Guerra) Tribunal de imprenta .... Gobiernos de provincia.... Guardia civil............. Orden pnblico............ Vigilancia.............. Consejo de Administracion. Telsgrafos............... S... TOTAL.......... De manera que si A los 1. aumento resultarai so agregan los que en treinta 524. anos 816 902 la c 50.000 10.500 138.050 .. 2.647.516 270.544 451.159 ... 40.380 524.902 ... 4.133.051 .700 pesos do de tel6grafos, antidad destinada a mejorar la administration y el fomento de la Isla aumenta on 2.341.602 pesos, porque el rosto, 6 sean 3.608.149, los ha exigido la organizacion politica moderna. Consideramos, por tanto, que, dadas las grandes necesidades del pals, su fomento yace sumido en lamentable atraso, y' que es poco todo cuanto se haga y procure para sacarlo de este estado. No sabemos qud extrafa fatalidad posa sobre las mejoras civiles de la Isla para que tan perzosamente se inicien unas y se paralicen otras indefinidamente. Todavia conserva la Habana sus insalubres muelles de madera, como si se hallasen situados sobre ripidas y limpidas corrientes; el canal de 61 ... .... ....... ....... ....... ....... ....... ....... ....... . .

PAGE 68

CUBA Vento Neva trazas de no terminarse ninea, y midntras tanto la poblacion disminuye y la villa de los moradores de la Habana se halla constantemente amenazada por falta de decision para terminar estas utilisimas obras, proporcionando abundante surtido d aguas para el consuno y la limpieza, y earabiando las condiciones higienicas, Si A la vez se desinfecta la bahia sustituyendo los actuales ]mlelles por otros de piedra que permitan avanzar el dragado hasta las orillas. No hay en Cuba mqjora alguna del drden civil bastante desarrollada para permitir su limitacion sin graves erjuicios: ni la beneficencia, ni las obras pnblicas, ni la en ehaliza, ni la policia sanitaria, han logrado un perfecto desarrollo; lesjos de eso, sU desenuvolvimiento demanda importantes sacrificios. Si despues se cercenara por razon (1e economnia alguna Iart de las sumas destinadas d estos servicios, en qu6 importancia podria hacerse que f'uera sensible d los conitribuyentes? Too el presupuesto do Fonento asciende 6 1.085.432 pesos, y con esta insignificante cifra se cubren las atenciones de instruccion publica, agriculture, miontes, minas, carreteras, ferro-carriles y faros: pufs aiiin cuando se suprimiera integramente la partIida, no so logra'ia el objeto propuesto. Importan las obligaciones d Estado 1 19. 00 612

PAGE 69

SU PREUrUESTO DE GASTOS pesos: lograd que figure este gasto en los presupuestos de la Peninsula y nada se habrA resuelto con ello. No hay quien pretenda suprimir los gastos do Hacienda v Gracia y Justicia, porqlo Caun on los ramos civiles los hay susceptibles d anmento 6 disminucion, como son los de Fomento, y los hay forzosos, como suede con los do Hacienda, Gracia y Justicia y part de los de Gobernacion. Pues Bien; importa el presupuesto de hacienda 1.778.656 pesos y el de Gracia y Justicia 994.247: qu6 cantidad sensible podria economizarse on estos servicios sin ocasionar una porturbacion profnuda en ellos? Si so trata de Gobernacion sucedo lo mismo. De los 5.917.040 a quo asciende su presupuesto dedizcanso los 4.133.051 A quo suaen los gastos de trasforamacion politica del pais y los tel6grafos, cuyos servicios han sido creados despues de 1853, y quedaran 1.783.989, con los cuales se atiende al personal y material (1e gobierno superior, sanidad, correos, beneficencia, presidios, arbitraje y atenciones generates y gastos eventuales do todos los ramos. A pesar deo lo mucho que se discurro para encontrar medios do reducir los gastos sin suprimir los servicios civiles quo easi todos tienon el caracter de reproductivos, nnicamente hallamos formulada una oferta hecha a las Crtoes 63

PAGE 70

CUBA sobre la subvencion que se paga por la conduccion maritima del correo, y esta no versa acerca de su inutilidad o sobre la conveniencia de su limitacion 6 total supresion; es, por el contrario, la iniciativa de un particular que se coinpromote 6 hacerlo gratuitamente; es decir, quo por esto no se demuestra que la conduccion sea innecesaria, sino que, como no podia nenos, se confirma su necesidad desde el momento en quo hay quien se compromete a verificarla sin subvencion alguna. La oferta, asi presentada, produciria la economia siguiente: Pesos Por 36 viajes redondos de los vapores-correos do la Peninsula, a 20.000 uno. .... ... ..720.000 Y si se hacia extensiva la renuncia, a esta otra subvencion: Para subvencionar al contratista del servicio de vapores-correos entre las islas de Cuba y Puerto-Rico y entre el Golfo de M6jico y el mar de las Antillas, a razon de 8.500 pesos mensuales....................... 102.000 La economia llegaria A........... 822.000 De suponer es quo, ademas de esto, ofreceri el interesado hacer el pasaje oficial y militar con las mismas ventajas que hoy reporta el Estado, quo lo hari en buques que reunan las 64

PAGE 71

SU PRESUPUESTO DE GASTOS condiciones de seguridad y marcha quo tienen los quo hoy lo desempenan, indicando A la vez la forma de garantir 6 responder del exacto cumplimiento del compromiso que contrae: puos ni Aun asi consideramos convenient ni acepble esta economia. El origen de las subvenciones d los vaporescorreos se debe A quo seria sumamente costoso para el Estado hacer por si estos servicios, y ademAs a la conveniencia de favorecer el desarrollo de la marina mercante de vapor y alto bordo. Naciones que cuentan con una marina militar y mercante bastante mAs prdspera que la nuestra, han montado por estos medios sus mejores lineas de comunicacion maritima, y no creemos pueda prescindirse todavia de un sistema que tan buenos resultados estai dando. El dia en quo nuestra marina mereante haya llegado A un grado tal de prosperidad quo permita suprimir las subvonciones, entonces podra abandonarse la forma actual, pero nunca el pago del porte de las conducciones oficiales, quo podrA ajustarlas el Gobierno con todas las lineas de salida y llegada peri6dica A los puertos, siempre quo encuentre en ellas las garantias de seguridad y regularidad quo se requieren. Somos contrarios A todo servicio gratuito. Po: desgracia es frecuente entro nosotros declinar on los cargos honorificos trabajos oficiales 5 6.)

PAGE 72

CUBA de la mayor importancia, irrogando con ello gravisimos perjuicios al pfiblico por el grande atraso con que se hacen. Quitad al trabajo el estimulo de la retribucion y cesarA de todo punto: Aun retribuysndole, el hombre suele hacerlo mal y perezosamente. AdemAs, entree los servicios que prestan los vapores-correos, el menos important es, A nuestro juicio, el de conducir la correspondencia; mAs importancia tine el trasporte de las personas, quo careciendo de libertad para elegir la dpoca y el buque en quo han de dirigirse A su destino adquiere el Estado la responsabilidad de los siniestros; porque zqu6 garantia de seguridad y buena asistencia podrA exigir el Gobierno para el pasaje oficial a una entidad cualquiera que haga su conduccion gratuitamente? Si Aun en los contratos retribuidos es general costumbre eludir el cumplimiento de las obligaciones onerosas para lucrar mayores utilidades; si casi siempre el interns del que sirve es opuesto al del que recibe el servicio, c6nmo ha de prosperar una oferta que tiene su limitacion en si misma por ser gratuita y ademds en la instabilidad natural de toda voluntad humana? Ningun Gobierno puede comprometer los servicios pnblicos al capricho 6 al azar; Antes al contrario, su deber le obliga A tenor servidores retribuidos, y por tanto, obligados, de quienes dis66

PAGE 73

SU PrESUPUIESTO DE GASTOS poner en la forma y manera que los mismos servicios 10 requieran. Por otra part, ni en el improbable caso de ser admitida la proposition indicada, resultaria economia alguna en el presupuesto de Cuba. No' se necesita gran perspicacia para comprender que, dado este caso, habria reclamacion de parte, y los danos y perjuicios podrian ascender d mayor cantidad que la que se supone economizar. No e&peremos, pues, por este medio la baja de los 720.000 pesos de los treinta y seis viajes redondos de los vapores-correos de la Peninsula ni de los 102.000 con que se subvencionan los de Cuba y Puerto-Rico, ni tampoco de los 178.700 que por el presupuesto de Filipinas percibe el contratista de la conduction de la correspondencia de la Peninsula a Manila; porque tratandose de favorecer al Estado, y siendo ms hacedero consentir la renuncia de la subvencion que ya se percibe que suplantar con un servicio gratuito otro retribuido, no hemos visto hacer al Gobierno ni i las C6rtes oferta alguna cediendo dichas retribuciones. Y sinceramente hemos de decirlo, nos felicitamos de ello: tanto tememos estos actos de generosidad entree gentes de negocios. Somos, como llevamos expuesto, decididamente contrarios i toda economia en los gastos civiles; en cambio deseamos que se perfeccione 67

PAGE 74

CUBA su administracion por todos los medios posibles A fin d quo el pals vea compensados sus sacrificios econ6micos recibiendo la mayor suma de servicios reproductivos, entree los cuales comprendemos las conducciones maritimas. De 6stas 0n 1850 existia una cada cuatro meses con el archipielago y otra mensual con Cuba y Puerto-Rico, ambas inseguras, lo mismo on la salida quo en la llegada al puerto; dos al mes tenemos hoy con Filipinas y tres con Cuba, y si la ndole do este trabajo nos permitiera investigar las ventajas obtonidas, no ya en la importantisima conduccion militar, sino al facilitar las relaciones sociales y mercantiles de las islas con la Peninsula, no dudariamos ni un momento do la oficacia de un servicio que, tanto por la fijeza de la salida y llegada a los puertos de destino como por la mayor seguridad y rapidez on la navegacion y baratura en los fletes, constituye un capital auxiliar con el quo desdo ludgo cuenta todo el comercio en sus multiples transacciones. No pensemos, pues, on perturbar los gastos civiles, y pasemos A examinar el origin y condiciones de la Deuda, por si, respetdndola como so merece, encontramos medios do aliviar los gastos presupuestados. 68

PAGE 75

VII Deciamos quo el credito nacional nada mejoraba con la separation de presupuesto y de deuda, y que por Jo tanto debia unificarse en Jo possible la administration del Estado, ideal cuya forma es para nosotros sencillisima: queremos una solar nation, un solo presupuesto y una sola deuda. Y esta nuestra aspiration por la unidad nacional es tambien la que constantemente ha sostenido Espana en su politica ultramarina, demostrAndolo, no sdlo el espiritu y el texto do nuestra antigua legislation de Indias, sino tambien las disposiciones, y sobre todo, la conduct de todos los Gobiernos, que han unido siempre la suerte de las provincial de Ultramar a la de la Peninsula, disponiendo de sus recursos como part integrante de las rentas de la nation, y aplicAndolos, segun las necesidades, a las atenciones generales del Estado. Si se examina la legislation antigua y moderna, no se encuentra un solo acto de gobierno

PAGE 76

CUA en que no brote la idea de la unidad como conviccion indiscutible y profunda; asi es que la palabra Estado, usada en la acepcion de nacion, se encuentra en todas las disposiciones de alguna importancia referentes A la vida politica, civil y econ6mica de las provincias de Ultramar. Ya en 1838 encontramos la resolucion de 23 de Setiembre, que iguala la condicion del Tesoro de Cuba y Puerto-Rico al de la Peninsula para atender A los gastos de la guerra civil, diciendo que: ((Teniendo presente S. M. la Reina Gobernadora lo ndispuesto i especto de los cr6ditos que resultan contra el rEstado, en Ia Peninsula, por obligaciones anteriores y nposteriores A la dpoca en quo dieron principio los prensupuestos, igualmente quo lo expuesto por la comision )encargada del oximen do los presupuestos de las islas )de Cuba y Puerto-Rico para el anio corriente, respecto )de los crdditos atrasados de Ultramar; y en virtud tam)bien de la urgent necesidad de provecr al real Tesoro de los recursos que imperiosamente reclama su situa)ciou para cubrir las graves atenciones de la guerra, se ha servido mandar quo se suspenda en todas las cajas nde Ultramar el pago do todo crcdito adquirido por obligaciones anteriores a la ley de presupuestos do 26 de nMayo de 1835.0 Es decir, quo se hizo extensivo A Cuba y Puerto-Rico un corte de cuentas de las obligaciones ent6nces pendientes de pago, por considerar obligadas estas provincias A destinar una 70

PAGE 77

SU PRESUPUESTO DE GASTOS parte de sus recursos a cubrir las atenciones de la guerra civil en que estaba empefiada la Peninsula. Mas tarde, cuando la expedition a Mejico y la anexion de Santo Domingo, volvid a ser necesario el concurso de los recursos del Tesoro de Cuba, que no se escasearon por cierto, para cubrir aquellas atenciones nacionales, hasta el pinto de quo, no siendo suficientes los ingresos ordinarios, ya acrecidos por el aumento de los impuestos, se apeld al credito, emitidndose bonos del Tesoro; y con motivo de la amortizacion de esta obligation national decia el Gobierno en 1. de Diciembre de 1865: La Reina (Q. D. G.), en vista de la carta de V. E., nnmero 383 de 12 de Octubre proximo pasado, se ha nservido aprobar las disposiciones de que on olla da cuenta, nrelativas A los medios empleados para la puntual amor)tizacion de los bonos del Tesoro quo vencian on 23 de nSetiembre, 1.0, 15, 21 y 31 de Octubre iltimos, por vaxlor de 1.499.000 escudos por capital, y los intereses denvengados ascendentos A 139.985 escudos, y espera quo )los vencimientos sucosivos serAn atendidos con la punntualidad y exactitud con quo To han sido los anteriores, na fin de quo el crddito dcel Estado qcuede 6 la alltura que nhe corresponde. A la precaria situation econ6mica producida en Cuba por la guerra de Santo Domingo, y antes de que la deuda creada con este motivo se amortizase, sucedi6 la rebelion de Yara que vino d complicar los apuros del Tesoro. 71

PAGE 78

CUBA Ent6nces el patriotismo espanol grav6 de nuevo los impuestos, contrayendo por separado el primer convenio con el Banco Espafol de la Habana, por el cual se obligaba Este a entregar al Gobierno de la nation, y en su representation al Gobernador superior civil de la Isla, segun los fuera Este pidiendo, hasta la cantidad de ocho millones de pesos en billetes de las cases que el mismo establecimiento tenia en circulacion, cuyo convenio fu6 aprobado por decreto de 27 de Abril de 1869. Las emisiones de billetes se repitieron hasta poner en circulation, por cuenta del Gobierno, una suma de cerca de 50 millones de pesos, con la consiguiente perturbacion en los cambios. No era sostenible situacion tan violenta, y para conjurarla present6 cste a las C6rtes en 19 de Octubre de 1871 un proyecto de ley sobre arreglo de la deuda de la Isla, cuyo art. 1. decia: (Se autoriza al Ministro de Ultramar para disponer )la enision de 50 millones de pesos en 100.000 titulos al aportador de 500 pesos cada uno, con el nombro de Boanos del Tesoro do la isla de Cuba, expedidos .doble )talon de numeracion correlativa, con interns de 8 por 100 )anual y amortizables por sorteos, bajo la garaniia de las ncajas pPublicas de la isla de Cuba y el Tesoro nacional.n Este proyecto no lleg6 A ser aprobado, y como las circunstancias apremiaban de dia en dia, fu6 necesario que el Gobierno resolviera 142

PAGE 79

SU PRESUPUESTO DE GASTOS por si, dictando el decreto de 9 de Agosto de 1872 (1), por el que se autoriz6 al Tesoro de la Isla para emitir al tipo de 6 sobre la par Deuda del Tesoro de Cuba, por cantidad de 60 millones de pesos en dos emisiones, disponiendo el art. 3.0: (Para el pago de interests y amortization de esta deuda so destinan espocialmente: 1.* El producto integro del subsidio extraordinario nde guerra, calculado en unos cinco millones de pesos nanuales. Si el subsidio actual no llegara a esta suma se naumentara lo necesario para quo en ningun caso dojo de producirla. 2. Todos los sobrantes de los presupuestos ordinanrios y extraordinarios do Cuba.) Dcjd, pues, do incluirse, como correspondia, la garantia national para el pago de interests y aniortizacion de estos valores, porque el Gobierno no se consider autorizado para declararla sin el concurso de las 6rtes; y tal omision fu6 la causa de que esta deuda no prosperase, porque no acertando el pnblico i conocer las razones 6 que obedecia el Gobierno para omitirla una vez consignada en el proyeeto anterior, sospechd que se intentaba crear una deuda local, (1) El Decreto de 9 de A gosto de 1872 es un justo titulo de gloria para el Ministro de Ultramar que le propuso, el Sr. Gaset v Artime, pues sin la preocupacion pnblica en la Isla que exigia la declaration de deuda nacional para interesarse on aquella operation, esta medida habria bastado para proporcionar recursos suficientes al Tesoro hasta la termination de la guerra. 73

PAGE 80

CUDA sin garantia alguna en el caso dec que la insurreccion triunfase. Los esfuerzos hechos entonces por la Isla para obtener esta declaration no tuvieron 6xito, y la duda se convirti6 on triste realidad acarreando el Tesoro desde entdnoes una sittiacion diflcilisima 1que solo i costa d acrificios tributarios pudo salvarse, grandes hasta que Gn 30 de Setiembre de 1876 se hizo el empe'stito de 30 millions de pesos, cuyos sirvieron para Cnviar a Cuba 30.000 recursos Iiom0bres, vigorizar la guerra y conseguir paz. origin la constitution del Banco Hispano-colonial, quo rantia del anticipo recibi los productos de 5 por galas rontas de aduanas, de cuva recaudacion se enearg6 hasta que la ley de presupuestos tie 5 de Junio de 1880 dispuso 0n su articulo 14: Queda autorizado el Ministro de Ultramar, de conhformidad con cl Consejo do Ministros, para rescindir de Cfomun acuerdo el contrato celobrado On 30 de Sotiombre de 1876 con el Banco Hispano-colonial para llevar t cabo la unification de las deudas del Tesoro de la isla de Cuba representadas por pagares entregados A dicho Banco, )bonos del Tesoro y obligacionos do aduanas, y para rea)lizar una conversion de la deuda flotante contraida por )operaciones verificadas con posterioridad al 1.0 do Julio nde 1878. )Con esto objeto queda el Gobicrno facultado para negociar, en la forma quo considere mis econdmica, nsegura y convenient a los intereses del Estado, las emiEste 74 la salvador emlprestito

PAGE 81

SU PRESUPUESTO DE GASTOS 75 ,)siones de billetes hipotecarios en cantidad bastante a ncubrir la suma necesaria para realizar los propositos que )se mencionan en el purrafo anterior, con la garantia especial de la rental de aduanas de la Isla, la general de nsus demas rentas y las que aan se puedan crear y las ))subsidiarias de la nation.) Con esta ley se remedid en part la omision en que habia incurrido el decreto de 2 de Agosto de 1872, por cuanto se emiten los valores acordados con la garantia subsidiaria de la naion, de cuya ciraunstancia nos ocuparemos mis adelalte, bastando a nuestro objeto dejar consign1ado quG tanto esta operation de cuedito como todas las demAs se realizaban on beneficio (10 Estado, ya para hacer triunfar las instituciones modernas combatidas por la guerra civil, ya para aumentar el crddito 6 poder national, Como con la anexioi do Santo Domingo, I par mantener la integridad del territorio contra la insurreccion de Yara. Es de0ir, que el principio (te la unidad (iota y prepondera, como no puede menos, en todas las resoluciones referentes al orden econ6mico y del crddito, siendo el espiritu quo informal todos los actos, qu orea toclos los derechos, quO resuelve todas las cuestiones; guardaudo, aun on medio de las vacilaciones y (t0 los temores oficiales A cierto gdnero de eventualidades, el objeto constant 6 inalterable de la unidad, como se consigna en la exposition que precede al de-

PAGE 82

76 cUiA creto de 25 de Noviembre de 1865, iniciando la creation de una junta informadora de las reformas de Ultramar, que dice asi: aSenora: El gran proposito de constituir en una la nacion espaiola quo acertaron i former los augustos antehpasados de V. M. durante los siglos medics y quo los )nReyes Catolicos, de gloriosa memoria, supieron ya reaIizar on mucha part on la Peninsula, fu6 aplicado tamnbien por aquellos sabios monarcas y per sus sucesores al nGobierno y administration de los dominios de America, )desde la 6poca de su descubrimiento. ))La unidad de la nation y sus eyes constitutivas no nexcluyo, sin embargo, on lo pasado, como nunca excluira nenteramnte en lo sucesivo, las naturales diferencias quo nla diversidad del estado social y de las condiciones ceonomicas de las provincial de Ultramar exige en las eyes )por quo debon ser regidas. Parte de estas diferencias ha ndcsaparecido on verdad, y part desaparecrA con el ntiempo; pero algunas han de existir siempre y sera pre)ciso tomarlas en cuenta para no lIlevar a aquellos paises disposiciones inaplicables 6 tal vez contrarias a las necensidades y A los intereses de sus habitantes. Dos grande tendencias determinan asi el carActer )historico de la politica de Espana en sus relaciones con las provincial de Ultramar: la primera, quo por medio do la asimilacion de las costumbres y de las eyes pro)cura formar una sofa nation, igualando las provincias )de Ultramar con las de la Peninsula; la segunda, quo admite dentro de esta grande unidad las eyes especiales que requicren la naturaleza de los varies paises a quo la nationn extiende su poderio. Toda nuestra legislation de ),Ultramar, lo mismo la antigua que la moderna, res)ponde A esta doble inspiration en el espiritu y en la lotra )de sus prescripciones. >,Pruoba evident ofrece de tan ostensible verdad en

PAGE 83

ST PRESUPUESTO DE GASTOS ndos tiempos antiguos ]a Recopilacion do leyes de los nreinos de Indias. D. Felipe II en la Ordenanza 14 del ))Consejo y D. Felipe IV en la 13 de 1636, que juntas foreman la ley 13, titulo II del libro IT de aquel codigo ve))nerable, se expresaron de esta mantra: Porque siendo, ))dice textualmente la Icy, de una Corona los reinos de ))Castilla y de las Indias, las eyes y drden de gobierno n)de los unos y de los otros deben ser los mas semejantes ny conformed que ser puedan: los de nuestro Consejo en nlas eyes y establecimientos que para aquellos Estados ))ordenaren, procure reducir la forma y manera del ngobierno de ellos a? estilo y Orden con quo son regidos y ngobernados los reinos de Castilla y de Leon, en cuanto nhubiere lugar y permtieran la diversidad y diferencia ))de las tierras y naciones. ))No era posible, por cierto, poner mas en claro el )fintento de mantener Ia diversidad dentro de ]a unidad, ))formando un solo y concertado sistema. ))Sabido os, por otra parte, todo lo que los Gobiernos )ny las C6rtes desde 1808 6 1814 hicieron para conservar ))dentro de los principios del nuevo regimen politico la ))unidad creada y constantemente defendida por la antigua xmonarquia. Tal vez no se preocuparan entonces ni las )Cortes ni los Gobiernos, tanto como las circunstancias ))requerian, de la constante desigualdad en quo se hallan das provincias peninsulares y americanas; pero es lo )cierto que algunos de los mis ilustres Diputados, aque))llos precisamente quo mayor fama alcanzaron entre los ))amigos de las libres instituciones politicas, tuvieron muy ))presente mas tarde, al intervenir en la reforma del Co))digo constitutional de 1812, que no era possible prescinndir do todo punto de las diferencias de unas y otras provincias, tan bien sentidas y salvadas en las dltimas ))palabras de la ley de Indias. De aqui nacieron la ley nde 18 de Abril de 1837 y el precepto constitutional de naquella 6poca, litaralmente trasmitido al C6digo politico nvigente, y segun el cual deben formarse eyes especiales 17

PAGE 84

8una para el r6gimen de las provincias ultramarinas, restableciendose de esta suerte con todo su primitivo vigor, Adentro de la esfera legislativa, las dos tendencias, al )parecer opuestas, que Bien estudiadas y comentadas han formado siempre cl sistema de gobierno de nuestra na)cion en ambos mundos.x Y no continuamos porque hariamos demasiado extenso este trabajo por una parte, y por la otra, no se require esfuerzo alguno para demostrar una verdad incontrovertible como es la de quo nuestra nation se halla constituida por los diversos Estados 6 provincias que, bajo una misma autoridad 6 soberania, son regidas por un solo Gobierno; unidad quo, aplicada al 6rden econ6mico, hace quo todos los recursos, asi como todas las obligaciones de cardcter general que se derivan de actos del Gobierno, sea cualquiera la region 6 provincia done se contraigan, se considered como derechos a. cobrar n obligaciones a pagar por la nacion. Todo cuanto se haga y se legisle en contra de esta doctrina es inntil y perdido. Si los Gobiernos no pueden prevenir cierta clase de acontecimientos y 6stos Megan y ocasionan perturbaciones y hasta catistrofes, las consecuencias afectan A la nacion que en forma juridica sobrevive a ellas; y si cabe en ho posible eludirlas con pretextos mds 6 mnos especiosos, en justicia no es possible desatenderlas. 78

PAGE 85

VIII La ley de presupuestos de 5 de Junio de 1880 atoriz6, por su art. 10, al Ministro de Ultramar para rescindir de comun acuerdo el contrato celebrado en 30 de Setiembre de 1876 con el Banco Hispano-colonial, A fin de verificar la unification de las deudas del Tesoro de la isla de Cuba, facultando A la vez al Gobierno para negociar la emision de billetes hipotecarios en cantidad suficiente A cubrir la suma necesaria para realizar los prop6sitos mencionados. En virtud de esta autorizacion el Gobierno rescinded en 12 de Junio de 1880 el contrato de 12 de Octubre de 1876, celebrando al mismo tiempo otro por el cual se emitieron 750.000 billets bipotecarios del Tesoro de la isla de Cuba de A 500 pesetas cada uno, con interns de 6 por 100 anual. Posteriormente se dictaron las eyes de 7 de Julio de 1882. Creironse por la primera titulos de deuda amortizable en cantidad bastante para convertir las deudas del Tesoro de la isla de

PAGE 86

CUBA Cuba, representada por los bonos del mismo Tesoro procedentes de la suscricion autorizada por decreto de 31 de Enero de 1873, amortizados y pendientes de reembolso 6 que existian on esta fecha en circulacion, y las de personal y material contraidas Antes de 1. de Julio de 1878, estimAndose A la par las exigibles en metilico y al 50 por 100 las que corresponderia abonar on billetes del Banco Espanol de la Habana. Y para satisfacer los 4dbitos 6 alcances A favor de fallecidos, inutilizados, licenciados y cumplidos del ojsrcito se formalizaron series especiales de deuda amortizable con igual inter6s, siendo la cuota anual de amortizacion de 2 por 100 del capital. 0 Por la segunda se mantienen on circulacion los billetes del Banco Espanol de la Habana emitidos por cuenta del Estado, cambiando su nombre por el de la isla de Cuba y destinando d su amortizacion los products on yenta de los bienes del Estado que se enajenen, los de censos quo se rediman y los atrasos de rentas y contribuciones anteriores al 1. de Julio de 1875. Nada dicen dichas eyes de la mantra de garantir las deudas que crean, silencio para nosotros mil veces preferible A la timida declaracion de la responsabilidad subsidiaria. Y ocurre to que entree nosotros es usual y corriente: que se autoriza al Gobierno para res80

PAGE 87

SU PRESUPUESTO DE GASTOS cindir, de acuerdo con el Banco Hispano-colonial, el contrato por ambos celebrado en 30 de Setiembre de 1876 con el fin de realizar la unificacion de la deuda del Tesoro de Cuba; y la deuda queda sin unificar y mAs bien aumentados los signos de su representacion, puesto quo a los billetes hipotecarios y los titulos de deuda amortizable general y casi especiales, sobreviven los bonos del Tesoro por la depreciacion con quo el Gobierno los estim6, los billetes del Banco Espanol de la Habana con el nombre de billetes de la isla de Cuba y los atrasos del Tesoro nuevamente contraidos. TratAndose de la unidad de la deuda como medio de regularizaisa, se ocurre rudimentariamente que debi6 crearse un solo signo representativo rodeandole de todo el prestigio que se requeria para su mayor estimacion, y con sl canjear 6 comprar todos los demas valores en circulacion; pero no se hizo asi, y por eso no hemos adelantado tanto como debieranos en la regularidad de la situacion econ6mica de Cuba. Lamentable es tambien, en materia tan delicada, la libertad de criterio con quo se procede por el deudor contra el acreedor cuando a titulo de poder 6 de Gobierno legisla discrecionalmente acerca de la fortuna de los acreedores. El deudor cuando no puede deja de pagar 6 concierta arreglos con sus acreedores; G fi1

PAGE 88

CUBA pero jams modifica por si la naturaleza ni la cantidad de la deuda. Todos 16s debitos de Cuba proceden de haberes devengados contra la nacion 6 de prdstamos hechos a la misma; en el fondo todos son iguales y, razonadamente, nadie acertar 6 explicar por quo los unos se convierten con signos quo devengan el 6 por 100 de interns y se amortizan en veinte aflos, midntras otros devengan el 3 por 100 y se amortizan en ciento y otros en cincuenta con el mismo inter6s. Extended un poco mis esta arbitraria costumbre y podremos legislar acerca de la investigacion, limitation y reintegro al Tesoro de las fortunas privadas, pues que todas, pequefnas y grandes, estin en relation constant con el Estado por medio del impuesto. Si porque una deuda ha sido adquirida con la depreciacion que le ocasiona el descredito del deudor se considera 6ste facultado para cercenar al tenedor de ella la diferencia entree el capital nominal y el cotizado, 2por que negar a ese mismo deudor la facultad de exigir al contratista de servicios pablicos part de las utilidades excesivas y al comprador de bienes nacionales la devolution de la diferencia entre el precio de la finca comprada durante la guerra civil y el quo hoy alcanza por la consolidation de la paz? No es esto perfectamente absurdo, arbitrario y violent? Pues el mismo efecto nos hace el Gobierno decretando,

PAGE 89

SU PRESUPUESTO DE GASTOS sin acuerdo ni conocimiento de lcs acreedores, modificaciones en la naturaleza, intereses y amortizacion 6 pago de las deudas que ha contraido. Se ha exagerado constantemente la idea del poder en estas relaciones, y los gobiernos han lievado mas alli de los limites racionales la plenitud de facultades que les permite legislar, juzgar y administrar a la vez. S61o asi ha podido desconocerse tan en absoluto el derecho de los acreedores, sometiendolos y subordinindolos A la voluntad omnimoda del deudor, cuando este es el Estado, contra los mais rudimentarios principios de legalidad y de justicia. Conocida es de todos la organizacion administrativa y politica del pals. La nacion, la provincia y el municipio constituyen su division fundamental, y en el 6rden econ6mico la (nica; cada corporacion tiene presupuesto, recursos, obligaciones y deudas perfectamente independientes y definidas por las eyes. Asi es que los servicios pfiblicos se clasifican en municipales, provinciales y generates del Estado, segun su aplicacion, sin quo jamis pueda confundirse ni modificarse su concept. En este sentido, las obligaciones que contraen los Ayuntamientos por servicios 6 prestamos no pagados constituyen su deuda municipal, las que contrae la provincia forman su deuda provincial, y las que el 83

PAGE 90

CUBA Estado adquiere dan origen i la deuda pablica. La naturaleza de cada deuda no se establece por declaracion alguna posterior A su origen; la Ileva en si misma por el solo hecho de haberse contraido. Es, pues, inalterable la naturaleza de los creditos y lo es tambien en estos casos la del deudor, ciue jams puede mistificarse; solo es variable la personalidad del acreedor por los medios de trasmision quo establece y reconoce el derecho. El Estado, por consiguiente, de acuerdo con sus acreedores, puede establecer las reglas que estime mas convenientes para pagarles, creando valores, fijando intereses, plazos para su amortizacion y puntos en que hayan de pagar; pero ni la naturaleza del crsdito ni la entidad responsible del pago es alterable. Afn podria acontecer el caso de que ersditos municipales 6 provinciales, dada su indole y por alas consideraciones de Estado, se incluyesen en la ley general de presupuestos haciendolas nacionales; pero lo que no es possible nunca es cambiar la deuda del Estado en local sin previo acuerdo de los acreedores cuyo derecho es preexistente y se halla fuera del alcance legislativo del deudor. Por eso hemos considerado siempre excusada toda declaracion sobre la naturaleza de la 84

PAGE 91

SU PRESUPUESTO DE GASTOS deuda contraida por el Estado en Cuba, porque declararla national es innecesario cuando lo es ya por su origin, y tratar de hacerla local contra la voluntad del acreedor, es perfectamente inntil, puesto que este ha de reservarse siempre su action contra el Estado. En tal sentido encontramos defectuosas y contradictorias las leyes con las cuales se ha pretendido regularizar la deuda del Estado contraida en Cuba, puesto que en la ley de 5 de Junio de 1880 se declara, sin necesidad, que la nation es subsidiariamente responsable del pago, y en las de 7 de Julio de 1873 se omite, siendo estas fltimas con su silencio ma's l6gicas quo las primeras, en atencion 6 que la tal declaration supone la principal responsabilidad en Cuba, siendo la Nacion la exclusive y plenamente obligada, por ma's que el pago estA localizado en la Isla, cosa esta filtima que el Gobierno y la ley han podido dentro de sus facultades disponer. Y este error, que viene arrastrandose desde el afto 1872, es gravisimo por machas, muy altas y poderosas razones que el patriotismo nos obliga 6 reservar. Baste A nuestro deseo de conseguir ver regularizada la situation econ6mica de Cuba el indicar que las vacilaciones, las dudas, las habilidades y previsiones que se han tenido con los ddbitos contraidos, sobre no ser tiles ni eficaces en ningun genero de eventua85

PAGE 92

86 CUBA lidades, han lastimado el cr6dito y retrasado la organization de la Isla. Si se trataba de amortizar la deuda y no podia adoptarse un solo signo de representacion, pudo hacerse, salvo los billetes hipotecarios que tienen su origen especial con rApida amortization, canjeando todos los demas d6bitos de personal y material, de presupuestos y deuda, una vez concertados los tipos con los acreedores, con deuda amortizable del Estado, que medios sobrados tiene el Gobierno para no acumular por eso el pago de toda la deuda en el Tesoro general. Tanto lo quo se ha hecho como lo que ha dejado de hacerse con las obligaciones pendientes de pago en Cuba exige nuevos arreglos y declaraciones, si alguna vez ha de organizarse aquel estado econ6mico; pero todo cuanto para lograrlo se haga ha de descansar sobre bases perfectamente legales. Ldjos, pues, de desnaturalizar el origin de la deuda, eludiendo por tal medio la responsabilidad que corresponded A la nation, como principal deudor, hay que respetar dicho origen y mantenerlo en su integridad, que A tanto obliga la verdad de los hechos, la justicia de los Gobiernos y la lealtad de sus relaciones con los pueblos; y ya quo do uno n otro modo se ha pretendido olvidar la responsabilidad del Estado en el pago de la deuda, procu-

PAGE 93

LU PRESUJPUESTO DE GASTOS 87 rando indirectamente hacerla local, correspondo declarar solemnemente que es national para devolver A los tenedores la confianza perdida y dar A los signos emitidos 6 que se emitan todo el crddito y estimation que merecen y que ningun Gobierno puede cercenarles,

PAGE 94

Iii. 4 ---------. :.:'y.r'** ~Y'~.1'!. r*'~:,.

PAGE 95

IX Demostrado que la deuda de Cuba ha sido contraida por el Gobierno con destino 6 las atenciones de cardcter general de la nation, calificandola por este s6lo hecho de deuda national, r6stanos examinar si es 6 no posible unificarla con tipos de capital, intereses y amortizacion aceptables para los acreedores y convenientes para el Tesoro. Segun los datos oficiales, la deuda contraida por el Estado en Cuba asciende aproximadamente a las siguientes cifras: Por billetes del Tesoro.......... 73.000.000 A deducir la amortizacion de dos afos......................... 6.000.000 67.000.000 Por material y personal del Tesoro......................... 53.291.037 A dedudir: el anticipo hecho por elTesoro de la Peninsula........ 3.000.000 Deuda flotante........ 6.000.000 9.000.000 4'.291.037 (Cuyas dos partidas debieron amortizarse con los productos sobrantes de las negocia-

PAGE 96

CUBA clones de los billetes del Tesoro, despues de liquidado el Banco Hispano-Colonial.) Por billetes del Banco Espanol de la Habana, emitidos por cuenta del Estado, y quo estAn en circulacion con el nuevo titulo de billetes de la Isla de Cuba...................... 44.000.000 En los presupuestos encontramos consignaciones claras y definidas para el pago de la amortizacion e intereses de las dos primeras partidas, figurando en Blanco la tercera, a pesar de prevenir el art. 2.0 de la ley de 7 de Julio de 1882, por la que se regulariza esta deuda, que: Los productos en venta de los bienes del Estado que ase enajenen 6 cuya indebida posesion por parte de sus aduenos se legitime en debida forma despues de promulagada esta ley, como igualmente de la redencion de cenasos y atraios por rental y contribuciones anteriores al 1.' ade Julio de 1879, se recaudaran en billetes de la emision ade guerra con destino exclusivamente A la amortizacion *do la misma. El precio de los bienes que hayan de venaderse 6 ser objeto de composition con el Estado y el ca>pital de los censos redimibles se fijarA en oro, sin perajuicio de que el Estado perciba el valor equivalente en abilletes, con arreglo A lo dispuesto en el art. 3.0n Siguen otros articulos por los cuales se calcula la amortizacion en 200.000 pesos mensuales, 6 ml's, si los recursos que se la destinan pasaran en su recaudacion de didha suma; no acertando nosotros A explicarnos por que no se comprende en el presupuesto el cAlculo, tanto del ingreso como del pago de los recursos indi90

PAGE 97

SU PRESUPUESTO DE GASTOS cados, pues el que se realice directamente en las Cajas del Banco Espaflol de la Habana no nos parece justificar esta omision. Pero, considerando que los ingresos que especialmente se destinan A cubrir esta atencion son, si no del todo nulos, harto insignificantes para amortizar la suma calculada, creemos que la garantia que se sefala en los productos del ramo de Loterias es la que en rigor responded del pago, motivo de mAs para que el cAlculo de esta obligation figure expresamente en el presupuesto, dun cuando esto le haga aparecer con un gasto de 2.400.000 pesos en billetes de la isla de Cuba que, reducidos 6 oro, aunentan los gastos en 1.200.000 pesos sobre lo consignado. Por tanto, la cantidad que se destina al pago de la amortizacion e intereses de la deuda en el presupuesto que estudiamos, es la siguiente: Pesos Reditos de censos.................... .. 21.258 Deuda a favor de los Estados-Unidos..... 31.350 Para amortizacion 6 intereses de los emprestitos de 1.* de Julio de 1878 y de 1.2 de Julio de1880........ ...............7.976.491 Para amortizacion 6 intereses do la deuda de nueva creation (deuda amortizable).. 2.553.351 Para intereses de la Deuda flotante....... 160.000 Gastos de confection de titulos de las nuevas emisiones y personal auxiliar para liquidation y amortizacion de la deuda.. 50.000 Suma y sigue.......... 10.792.450 91

PAGE 98

CUBA Pesos Suma anterior. ........ Para indemnizar a los poseedores de oficios enajenados............ ........ ..... Agregando el importe de la amortizacion de los billets de la isla de Cuba, fijado por la ley de 7 de Julio de 1882 en 200.000 pesos nominales mensuales, quo reducidos a oro hacen.......................... Suma el importe anual de las obligaciones 10.792.450 32.200 10.824.650 1.200.000 de la deuda..... .................... 12.024.650 Pero si eliminamos las pequefias partidas que figuran en esta suma y no son objeto de nuestro examen, las obligaciones por intereses y amortizacion de deuda ascienden atn d billetes de la isla de Cuba de los elevase la suma d 11.729.842, con cuya cantidad se atiende d los billets hipotecarios, a la deuda amortizable del 3 por 100, con el I y el 2 por 100 de amortizacion, y d los billetes de la isla de Cuba. La unification, pues, de este grupo de la deuda national deja algo que desear, puesto quo a la diferencia de interns, entree el 6 y 3 por 100, se agrega la de los plazos de su amortizacion fijados en veinte, cincuenta y cien anos. Es de lamentar el error con que se ha procedido en este punto, error nacido, asi Jo reco10.529.842, quo con la amortizacion 92

PAGE 99

SU PRESUPUESTO DE GASTOS nocemos, de la dura necesidad, y sobre todo de la costumbre con quo el Gobierno se permite discurrir por su cuenta acerca del origen, naturaleza y preferencia de los dsbitos que sobre 61 pesan para estimar 6 desestimar el capital representativo de ellos y A su antojo trasformarle, sefialAndole plazos de amortization s interests distintos de los convenidos y pactados. JamAs se encontrarAn razones de socialismo vulgar mAs rudo y exagerado que las que el poder emplea de vez en cuando para justificar las disposiciones de una ley con la cual se intenta, y de hecho se consigue, disminuir la fortuna del acreedor. El Gobierno, por ejemplo, emite billets de Banco por cuenta del Tesoro; dispone despues que en todas las transacciones con 'a Hacienda se estimen y admitan como valor efectivo y no nominal; luego hace un emprestito, recibe A la par dichos billetes por la cantidad de cerca de ocho millones de pesos, y con ellos paga al mismo tipo sus obligaciones. Un poco mas tarde, sin tener en cuenta que el valor en oro quo representaba el billete cuando se hizo la suscricion al emprestito era el de 80 por 100, dice para justificar el proyecto de ley do 6 de Mayo de 1882: (Negociados 520.500 billets hipotecarios, el Gobierno nde ent6nces consider procedente expedir la Real Orden 93

PAGE 100

CUBA )de 25 de Agosto de 1880 liamando los bonos a reembolso ofreciendo A sus tenedores el 45 por 100 en efectivo del )capital. )Al fijar dicho tipo se tuvo en cuenta cl largo periodo )de depreciation que habian atravesado estos valores y )ia entrega de 4.027 bonos por el Banco Espanol de la )Habana, provistos de todos los cupones vencidos y no )satisfechos, al cambio de 50 por 100, recibiendo en pago ))obligaciones de aduanas a la par, 6 sea, en realidad, al )cambio efectivo de 42,59, deducidos los quebrantos que )dicho Banco sufri6 al vender las primeras partidas de aobligaciones. La misma Real 6rden reserve a los teneadores quo no considerasen oportuno acoptar estas conadiciones la facultad de sustentar su mejor derecho at )discutirse el proyecto de ley A quo este escrito se refiore, )facultad quo han utilizado los poseedores de dichos abonos, importando-los ya citados 4.134.500 pesos. aLas numerosas reclamaciones y protestas de los teanedores disidentes tienden A demostrar quo el tipo del areembolso ofrecido no estA en relation con las condicio)nes estipuladas al crear sus valores, ni con los medics ))de posibilidad existentes al expedir la Real 6rden de 25 ade Agosto. Declarados admisibles los bonos por todo su ))valor nominal en fianzas y en pago de atrasos de contri))buciones y de bienes del Estado, la falta de cumplia)miento de estas condiciones, especialmente en el ultimo concept, ha originado reiteradas protestas y hasta dei)mandas contenciosas. ))Grato seria proponer A las C6rtes medios para dar acumplida satisfaction a esto respetable grupo de acreeadores que, at interesarse en la negociacion de 1873, no ))lo hicieron movidos por el deseo de lucro, sino a impulasos del mas levantado patriotismo; pero privados los Thonos, por la incontrastable fuerza do los sucesos, del Ainteres y de la amortization, quo oran el fundamento de ))su valor nominal y de su admisibilidad on cierta clase ))de pagos; reducidos, hace largos aiios, a' un signo de 94

PAGE 101

SU PRESUPUESTO DE GASTOS a)credito de escasa demanda y dificultosa realization, exisdtiendo el precedente de las cesiones hechas al Tesoro a atipos de 42,59 a 45 par 100; atendida la poco bonancible situation del Tesoro y a las pesadas cargas que soportan ))todas las clases contribuyentes, el Gobierno no se cree allamado a proponer modificacion en cuanto al tipo desig)nado, y menos cuando cualquier mejora no podria alacanzar A los tenedores quo aceptaron el 45 por 100 y ))cedieron al Tesoro sus titulos sin reserva de ninguna a)especie. Este ultimo hecho parece constituir una dificultad insuperable para todo nuevo arreglo con los tenedoares disidentes. )En tal situation, parece procedente quo esta deuda )continue estimAndose al indicado tipo de 45 por 100 como resultsts del ejercicio de 1880-81 en que se arbitraron los ))ultimos recursos para satisfacerla.) Habida cuenta de que quien asi discurre es el deudor, no puede darse muestra mds elocuente y acabada de nuestra perturbacion moral. Las reflexiones quo se agolpan ante tan absurda teoria son de tal gravedad quo nos parece prudcnte omuitirlas en interns de esta pobre patria, que con tan increible tenacidad se esfuerzan on destrozar y desprestigiar sus propios hijos. Y eso quo no debieran olvidar los Gobiernos que sus relaciones con el pals se han modificado profundamente como resultado del ejercicio de las nuevas instituciones politicas que, viciadas y.todo, no han podido menos de debilitar el poder arbitrario en la misma proportion quo se ha robustecido el derecho del ciudadano. Las rela95

PAGE 102

CUBA ciones juridicas entree el administrador y el administrado han cambiado tan radicalmente, que se hace mds peligrosa cada dia esa ingerencia injusta que desconsideradamente ataca los derechos de los acreedores al Estado. Este manifesto socialismo, ejercido en provecho aparente de la nation, es infinitamente mais peligroso que el proclamado por las escuelas filos6ficas, porque su ejemplo cunde, y sin que nadie se ds cuenta de ello llega a herir el sentido moral de las muchedumbres, ya de suyo bien d6bil, y les inspira la idea de que adquiriendo ellas fuerza suficiente por medio de la asociacion, pueden tambien, con igual derecho que el Estado oficial, procurarse lo que necesiten despojando a los demAs. Abandonando, pues, este peligrosisimo camino, debemos buscar las combinaciones de la deuda en sus relaciones con el Tesoro, no por el desconocimionto del derecho del acreedor, sino precisamente por su reconocimiento integro, y sobre esta base de justicia y honrado proceder pactar de nuevo. En tal sentido veamos si es possible: primero, llegar 6 la unidad de la deuda que la nation paga en Cuba, prop6sito que ha guiado al Gobierno en sus Altimas leyes; segundo, no gravar al Tesoro de la Isla con una deuda perpetua, como es la que se ha creado al amortizarla on cien aflos; tercero, realizar alJ6

PAGE 103

SU 1ES1TUESTO D GASTOS guna economia en las partidas del presupuesto referentes d esta atencion. El importe del presupuesto anual de la deuda asciende i 11.729.842 pesos en esta forma: Para amortizacion 6 interests do los emprestitos de 1.0 de Julio de 1878 y 1.0 de Julio de 1880.......................... 7.976.491 Para amortizacion 6 interests de la deuda de nueva creation (amortizables)........ .2.553.359 Para extincion de los billetes de la isla de Cuba............... ................. 1.200.000 La base de la operation que ha dado por resultado estas cifras consisted en economizar en los futuros presupuestos el imported de los intereses del capital que se amortiza. Nosotros invertimos el 6rden, es decir, que el imported de los interests quo se economizan por los plazos amortizados, lo acumulamos a la amortizacion anual hacisndola progresiva en vez de fija. Por otra parte, convertimos las doudas amortizables en una segunda series de billets hipotecarios al tipo do 70 por 100. Admitimos la cifra destinada .la extincion de los billetes del Banco, hoy Ilamados de la isla de Cuba, y toda ella nos da en ei primer ano el siguiente presupuesto: 7 97

PAGE 104

Amortizacion en veinte anos de los 67 miHones de billetes hipotecarios........... Idem de los 44 millones de la segunda serie. Inter6s al 6 por 100 de la primera serie.... Idem id. de la segunda serie............. Para extincion de los billetes de la isla de Cuba................................ TOTAL ............. 2.000.000 1.000.000 4 020.000 1.728.000 1.200.000 9.9i8.000 Importa la forma actual...... 11.729.842 Economia en el primer ano... 1.781.842 Juzgamos quo con la cantidad anual fija de 9.948.000 pesos quedard en veinte anos extinguida la deuda que se paga en Cuba, economizando en los primeros alguna cantidad no despreciable. Damos con esta forma verdadera unidad a dicha deuda con condiciones de garantia, interns y amortizacion iguales, huimos del riesgo que ofrece la que es el de la perpetuidad. Porque nosotros vemos el de la deuda perpetua en Cuba irremediable, y sobre todo, forma actual, inmenso peligro claro, evidente, alterando constantemente el estado econ6mico de la Isla y constituyendo un motivo mAs de desconcierto y de protesta que agregar a los ya existentes; le vemos utilizado como en la Peninsula para cubrir los vacios que en los recursos deja nuestra descuidada administracion, viviendo al dia y saliendo de cualquier modo de los perturbador, desastroso; le vemos 98 CUBA

PAGE 105

SU PRESUPUESTO DE GASTOS apuros del moment; vemos, por tanto, su cifra siempre creciente complicar de continue nuestro crddito y amenazar, por fin, nuestra tan preciada unidad. Cuidemos, pues, con toda seriedad, con todo empeflo, de no hacdr del desconcierto administrativo de Cuba la base de nuestra ruina en aquella region, que a tanto equivale el gravarla con una deuda perpetua, amparo de toda clase de desdrdenes econ6micos, cuya desdichada iniciacion esta consumada, aunque con el mAs leal y patri6tico prop6sito, por la ley de 7 de Julio de 1882. Tan grande es la importancia que damos a este asunto, quo no hemos temido alterar en nuestro proyecto las condiciones actuales de la deuda, porque abrigamos la confianza de que, discutida con los interesados, unos aceptarian con patriotismo la forma que ins rdpidamente amortice sus crdditos, y otros, como el importante establecimiento de cr6dito interesado en la suma mis cuantiosa y cuyos plazos de amortizacion retrasamos, no dejaran de auxiliar al Gobierno y al pais en esta importantisima transformacion de nuestra deuda en Cuba. Procuremos, pues, llegar d un concierto que satisfaga 6 los acreedores y aleje de nuestros horizontes politicos los temores a que nos referimos, y ya que por tantos medics se haya regateado a los 99

PAGE 106

CUBA acreedores la integridad del capital, no desnaturalicemos el origen de la deuda negindole el crddito que ann le da la nacionalidad, intentando aislarla cual si fuera una obligacion meramente provincial 6 municipal. De otro modo, insistiendo en el camino emprendido, 14jos de haber ventaja alguna para la nacion ni credito para el Gobierno, existira siempre el perjuicio que origina esa fria desconfianza que todo lo aniquila y mata. 100

PAGE 107

X Una vez expuesta la manera de unificar la deuda, formulemos las cifras que A nuestro entender pueden constituir el presupuesto de gastos. Hemos dicho quo mantenemos integras las partidas de los ramos de fomento y administracion del pals, inclusas las que se destinan A la guardia civil y al drden pnblico, y tnicamente en los servicios de marina, guerra y deuda, hacemos economias, por las razones quo dejamos consignado en los articulos anteriores: en tal sentido, la cifra total del presupuesto de gastos, que hey es de 37.060.249 pesos, incluyendo los 1.200.000 de amortization de los billets del Tesoro de Cuba, puede reducirse d 30.339.332 en esta forma:

PAGE 108

Obligaciones generales ............... 12.239.944 Section 1.* Amortizacion billetes de Cuba......... 1.200.000 -2.'-Gracia y Justicia. .................... .. -3.-Guerra................................... -4.'-Hacienda................................ -5.'-Marina... ............................. -6."-Gobernacion............................... -7."-Fomento................................. -8."-Estado........... ..... ....................... -9.2-Feruando P6o.. ........................ ....... PRESUPUESTO DE 1882-83 13.439.944,10 994.242 11.816.392,83 1.728.656,70 1.922.081,22 5.917.040,92 1.085.432 119.300 37.160 REFORM 11.658.102 994.242 8.000.000 1.728.656 800.000 5.917.040 1.085.432 119.300 37.160 a

PAGE 109

SU PRESUPUESTO DE GASTOS Mds adelante, cuando la unificacion de los presupuestos de las provincias de Ultramar con el de la Peninsula pueda tener efecto, Como esperamos, la seccion 1 A, de obligaciones generales, on la partida deuda; la 8.', Estado; y la 9.a, Fernando Pdo, cesan de figurar en. el presupuesto parcial de Cuba y pasan al general del Estado. Una partida, sin embargo, habra de contener aqul on la seccion 1a, con el epigrafe de y en este caso el presupuesto parcial de las provincias cubanas podrA. alcanzar otra economia de tres millones de pesos, quedando su cifra limitada A veintisiete. Fnndase esta opinion, en que cuando las obligaciones del Estado de caracter general se distribuyan equitativamente entre todas las porciones quo constituyen nuestra nacionalidad, cesara el absurdo que hoy existe de gravar a una sola localidad con sumas superiors i sus recursos propios. Aspiramos, pues, d que la organizacion econdmica del pals no sea hija del acaso; pretendemos que el camino del error por tal causa seguido no nos conduzca A mayores complicaciones quo las ya sentidas, y mucho mdnos que nos aleje sistemAtica y fatalmente de los eternos principios de justicia sobre que descansa el go1on

PAGE 110

CUBA bierno de los pueblos. An existen en la nation elementos de prosperidad que bien dirigidos salvan todas las presented com plicaciones econdmicas, y al solicitar esa buena direccion administrativa, acudimos tambien al pals, que tanto puede influir, que tanto influye, especialniente en Cuba, en el 6xito de su administration. Tiempo es ya de que nos preocupenos de dar mayor unidad a nuestra organization econ6mica, y de que se utilicen combinadamente los recursos quo se obtienen en los distintos passes quo constituyen nuestra nacionalidad. Sin esta unidad, la decadencia seguira, como hasta aqui, trabajando parcialmente cada porCion del territorio, que por fin agonizara lentamente, ya por las complicaciones politicas, ya por el desconcierto gubernativo, y ya por los errores de la mns perturbada administration. Memos afirmado que la paz es base esencialisima de toda prosperidad, y quo para conservarla deben hacerse cuantos sacrificios de idea y de conducta sean precisos. Si consideramos quo durante el present siglo, pasado en constant y sangrienta revolution, s6io hemos conseguido destruir las instituciones antiguas sin haber sabido crear nada until y provechoso de las modernas; si consideramos que durante este periodo las guerras civiles han mermado nuestra poblacion y consumido nuestra riqueza; quo por ellas 104

PAGE 111

SU PRESUPUESTO DE GASTOS hemos desamortizado, enajenado y gastado toda cuanta propiedad ha puesto la mas codiciosa de las legislaciones en manos del Gobierno; que adems hemos creado una deuda tan cuantiosa que agobia a los pueblos 6 impide el fomento del pals; que hemos llevado la mAs dura miseria a la inmensa mayoria de la poblacion rural; de esa poblacion que sigue sin servicios piiblicos, porque carece de caminos, de seguridad, de justicia, de ensenanza, de hospitales, de propios, de comunes, de pdsitos, de bancos, de todo, en fin, cuanto de algun modo pudiera beneficamente influir en su education religiosa, moral y politica, y a la vez de todo cuanto podia contribuir 6 ampararla, sin usura, en sus constantes y crecientes necesidades; si consideramos que en cambio hemos llevado la perturbacion a todos los Animos, falseando las instituciones politicas niodernas, hasta el punto de hacer de ellas la mas grosera y risible de todas las ficciones; si desapasionadamente consideramos todo esto, bien puede afirmarse que cumple los deberes del patriotismo mas acertadamente aquel que con mayor esfuerzo procure el mantenimiento de la paz, dun cuando sea sacrificando, si es necesario, A esta gran necesidad las propias opiniones. Respetamos las ideas que los demds profesan, y cuando es de buena fe hasta.dispensa10:

PAGE 112

CUBA ros el error; pero en la prematura campana auton6mica, iniciada en Cuba, en el deseo de su impossible independencia, entra por mucho el concurso de aquellos hombres de carActer y ocupacion aventurera que tanto han abundado en America desde su descubrimiento, y que, incapaces de emplear su actividad en obras mas tiles y meritorias, buscan en la lucha, los de alentado corazon la satisfaction de sus necesidades, el oficio de merodeadores; midntras aquellos de corazon mas apocado y cobarde, apoyados en la ineficacia de nuestras eyes, hallan medios de una propaganda hip6crita en la forma, pero altamente criminal en el fondo, de sus intenciones y prop6sitos. Por eso on Cuba debe verse con gran desconfianza todo cuanto tienda a turbar de nuevo la paz, y hasta la buena armonfa y cortes inteligencia entre los distintos elementos de su poblacion, cualquiera quo sea el pretexto, porque todo cuanto a esto conspire comprometo su posible prosperidad y la precipita en su ruina. Cuba no ha adquirido la education political necesaria; carece, por otra parte, de poblacion homog6nea en nhmero bastante para justificar las pretensiones de su autonomia, y menos an de su independencia: con millon y medio de habitantes, la tercera part de color y asidtica, y las otras dos insular y peninsular, bien se com106

PAGE 113

SU PRESUPUESTO DlE GASTOS prende la profunda separation quo habia de minar su nueva existencia politica, y nada aventurado es el career que dividiendose en tres repnblicas, una de color al Occidente, con Santiago de Cuba por capital; otra Central, con Puerto Principe; y otra Oriental, con la Ilabana, no tardaria una anarquia sangrienta en ponerla al nivel de su hermana la isla de Santo Domingo. Todos cuantos aman d Cuba, todos cuantos desean ver aquella importante portion de nuestra nacionalidad pr6spera y feliz, deben ayudar A sostener la paz de su suelo, el fomento de su riqueza y la regularidad de su administration, porque on los presentes moments s6lo esta propaganda es until y provechosa para sus buenos destinos. Y si la paz es base esencialisima, y entre todas preponderant para Ia prosperidad de los pueblos, despues de ella, el fomento de la riqueza debe Ilamar toda nuestra atencion. En el momento en que cambia la condition civil de una importantisima part de aquella poblacion cesando el esclavo de vivir bajo la tutela del dueno, es de todo punto necesario que reciba del Estado todos los servicios que el interds particular deje de prestarle. De su education religiosa y moral y de su aplicacion al trabajo W bre debemos ocuparnos desde ludgo. El pueblo 107

PAGE 114

CUBA del esclavo es el ingenio 6 finca donde nace; el interns privado ha empezado a transformarle en colono, y esta transformation garantiza el trabajo y la subsistencia de las nuevas familias quo se avienen con esta distinta faz de su existencia; pero habri siempre un numero vagamundo y n6mada: las ciudades serdn invadidas por los haraganes y los impedidos, y en ninguna ocasion podra mejor que ahora aceptarse en Cuba los servicios de las instituciones religiosas dedicadas d la ensenanza y a la caridad. Por este medio iidirecto, sin gravar con sumas considerables el presupuesto, y debido A la inagotable caridad de nuestro sentiniiento, excitado activamente por los religiosos, se levantardn hospicios para los ancianos, casas de refugio para los hudrfanos, establecimientos de ensenanza para ninos y adultos, sin distincion de raza ni color, que hardn para todos mrnos porturbadora la transformacion del trabajo. Pero como Jo que debe desvelarnos constantemente es oi cui lado de quo, lejos de decaer la production, se sostenga y aumente, hay que abordar pronto y con energia la introduction de trabajadores libres, de buenas condiciones de aclimatacion, en la forma y cantidad quo se pueda, sin exclusivismo de sistema, menospreciando la censura que puedan hacer a este medio de fomento de la riquelos quo desean ver A Cuba pobre, 108 za national

PAGE 115

SU P1 ESUPIESTO DE GASTOS desordenada y descontenta, con el objeto de ir 6 una independencia desastrosa. Mas tarde, cuando se hayan satisfecho las necesidades del momento, conviene preferir A todo otro sistema el que mMs pronto fomente en Cuba una poblacion laboriosa, ilustrada y homog6nea. Un presupuesto moderado permit tambien que los aranceles de aduanas scan equitativos y nunca ofrezcan dificultades insuperables A la production, si A la vez se cuida de su estabilidad y fijeza. Las reformas han de ser lentas y justificadas en esta materia, porque ni la especulacion privada puede fundar nada sobre la instabilidad, ni la administration conocer con exactitud el rnovimiento de la riqueza. Hay que huir de alteraciones de impression como la quo se acord6 nltimamente sobre las bebidas espirituosas, que tantas y tan justas reclamaciones ha originado, y quo tan poco favorece la prevision del legislador; pero sin olvidar nunca quo en Cuba desaparece el sistema colonial por una part, mi6ntras por otra su position en la entrada del golfo mejicano exige se adopted desde ludgo las medidas necesarias para establecer en la Habana, en Santiago de Cuba, asi como en Puerto-Rico, puertos francos 6 de dep6sito, reclamados de consuno por el comercio y por nuestro interns national. El desarrollo de las comunicaciones interio1og

PAGE 116

1CA res, ya empezado, debe proseguirse con today actividad; y A medida que los ingresos aumenten por efecto de la mayor prosperidad del pals, deberAn irse construyendo los edificios que tanto se requieren para los servicios pilblicos; que nada como el arte fija y ensena d propios y extraflos el grado de cultura y prosperidad de su 6poca. Y por nltimo, como no basta que la prosperidad se desarrolle y los ingresos presupuestos aumenten si los agentes encargados de recogerlos y distribuirlos no son tan inteligentes, laboriosos y honrados como se quiere, es de todo punto preciso abordar la organizacion del personal administrativo sobre bases adecuadas al objeto de sus funciones y A la especialidad del pals en que han de prestar sus servicios. Ya lo hemos dicho y no nos cansamos de repetirlo; por lo mismo que tan d6biles son los esfuerzos hasta ahora empleados para conseguirlo, es por 1o que con tanto empeno nos preocupamos de ello. Sin buena administracion nada es possible en parte alguna: los Estados-Unidos deben la grandeza que alcanzan A su eficaz administracion comunal, mi6ntras la supremacia militar de Prusia descansa en la admirable administracion general del Estado: bases tan opuestas dan, sin embargo, anAlogo resultado, porque en uno y otro caso la base es s6lida. 110

PAGE 117

SU PBESUPUESTO LiE GASTOS Nosotros carecemos de esa base, y lo que es afn peor, tampoco la procuramos: nuestras necesidades particulares nos llevan a especulaciones mnos tiles, porque mientras en aquellos pauses el interns privado crece y se desenvuelve en armonia con la prosperidad pnlblica, entree nosotros se sacrifica toda pnblica prosperidad al interns particular 6 privado. Dificultad inmensa para lograr que se haga por el pals algo de lo mucho que se requiere; dificultad quo desde lusgo reconocemos, pero quo iun asi no desmayamos para insistir y procurar por 1o quo a nuestro juicio conviene del Estado. Cuba reclama una adm a la salud iinistracion inteligente y honrada como complemento de su organization, y s6lo con este auxilio lograra el colmo de su tan codiciada como merecida ventura. ft III

PAGE 118

4 i

PAGE 119

XI Terminamos nuestra tarea: creemos quo las modestas indicaciones expuestas en este trabajo pueden ayudar a la organizacion econ6mica de Cuba, si con un relativo bienestar y con la seguridad do un progreso constant y positivo se combat la ruina quo con tanto empeflo pretenden realizar los quo desean borrar de aquel hermoso y fertilisimo suelo las huellas de una civilizacion laboriosa y de una riqueza sin rival. No hay nacion alguna on America do las quo deben su origen i la raza latina quo despues de su independencia haya llegado d un grado de prosperidad como Cuba alcanz6 al amparo de su nacionalidad espaftola; nacionalidad quo supo preservarla do toda anarquia hasta la rebelion de Yara. No olvidemos quo si esto desdichado esfuorzo por la independencia hubiese triunfado, su s6lo ensayo habria destruido la obra de siglos de organizacion y trabajo. No hay, pues, quo hacerse ilusiones sobro esto; la influencia ejercida por la independencia de las provincias espaiolas en Amdrica cre6 en 8

PAGE 120

CUBA Cuba, aunque poco numeroso, un partido desafecto A Espana: la forma autonimica que hoy se sostiene como transaccion para conservar la actual nacionalidad, es la forma mAs suave que el astuto cardcter de los adeptos de mala fe podia escoger para facilitar hdbilmente sus fines. Ante este, hoy por hoy, peligrosisimo principio, levAntase el de la asimilacion que hace de la division territorial de Cuba otras tantas provincias espafiolas; base segura de estabilidad, de adelanto y de un larguisimo periodo de nueva y mas vigorosa prosperidad, si nuestros Gobiernos cumplen acertadamente sus deberes. El progreso de Cuba, no s6lo interesa d la Peninsula, atn importa mias a la Amdrica del Norte, que consume las cuatro quintas partes de sus frutos; mintras sstos no se reduzean en la cantidad necesaria en los Estados-Unidos, esta nacion poderosa no puede ver con simpatia la ruina de Cuba, porque esta ruina alcanzaria d los cuantiosos intereses creados y sostenidos on aquel pals por el comercio con nuestras Antillas. Ademds, los partidarios de la independencia pueden, hasta en el triunfo, renunciar 6 toda esperanza de monopolizar el Gobierno y el poder por este medio, porque impotentes para dominar por si la anarquia, recibirian de los Estados-Unidos la imposicion de una anexion forzosa. 114

PAGE 121

SU PRESUPUESTO DE GASTOS Por otra parte, aun cuando en el 6rden moral nada supone para los extraflos el quo la nacion quo col su sangre ha foinentado en Amrica una poblacion de cerca de cien millones de alas, carezca de un pedazo de tierra donde mantener inhiesta su bandera; en el 6rden politico cambian las cosas de aspecto, sore todo desde el momento en quo el Istmo de Panamd deje de ser un obstaculo A la comunicacion de los Oc6anos Pacifico y Atldntico. Interesa sobradamente al comercio universal oi quo las Antillas no formen part de la nacionalidad de pueblos poderosos, porque s6lo asi puede mantenerse su neutralidad. Europa, pues, estd interesada on que esta portion del territorio americano continue siendo espanol; pero esta misma circunstancia impone i nuestros Gobiernos dobores mds estrechos, provisions mds fecundas. No puede negarse quo los piincipios democriticos, mas 6 msnos desarrollados, informan la administracion y la politica do las naciones de raza latina; cosa quo nosotros no tememos ni como filosofia, ni como escuela, ni como conducta, si su desenvolvimiento fuese arm6nico con las demis necesidades pfblicas; pero en cambio, to tememos todo de su indiscreta aplicacion 6 prdctica atropellada y revolucionaria. Si, como ya indicamos on el articulo anterior, en la Peninsula el sistema representativo ha 115

PAGE 122

CUBA caido en desprestigio por su falseamiento; si este vicio descansa principaimente en la ignorancia y en la indiferencia del cuerpo electoral; si el elector, idjos de ver en el sufragio un derecho politico estimable, con razon sobrada le considera de cargd molestisima y en muchos casos inaguantable, debemos, por todo esto, reconocer quo a pesar de la ilustracion de nuestros Gobiernos, (stos no alcanzan la altura necesaria para desenvolver dentro de la vida moderna los principios democraticos, ni el pals estd convenientemente preparado para ejercer con fruto cierta clase de derechos politicos, que si no se infiltran en las costumbres pftblicas legalmente, si no se desenvuelven con prudencia y sinceridad, l jos de ser, en ningun sentido, causa do progreso, lo son, seguramente, de desconcierto y anarquia: porque el pals no le constituyen esos cientos de jensadores dedicados a satisfacer sus necesidades por medio de la agitacion politica, y quo no habiendo creado nada 6til en beneficio del mismo, so pierden en las sinuosidades de los principios y en la exageracion do las reformas politicas para justificar su actividad y merecer el poder. Y si en la Peninsula el excosivo desarrollo politico es funesto porque no se desenvuelve en armonia con el progreso y el 6rden do la administration ni con oi lento cambio de las costumbres, con mis motivo ha de serlo 116

PAGE 123

SU PRESUPUESTO DE GASTOS en Cuba, donde la poblacion tiene origenes tan distintos. Si planteais aqui el sufragio llamado universal, icon qu6 derecho le negareis A Cuba, cuya political de asimilacion exige esta igualdad? Y si lo estableceis en Cuba, glo negareis A las gentes de color y asiaticos, cuando para ellas lo reclamen los filantropos, los autonomistas y los independientes? 2,6mo negarles, ademAs, el uso de todos los otros derechos que constituyen el credo democratico sin caer en la inconsecuencia y ser motivo de queja y descontento? Y si d Cuba, que tanto necesita del pnblico reposo para resolver la crisis del trabajo y de la production, crisis que, como ya hemos consignado, atraviesa en estos momentos, la dejais abandonada en su organization administrative y econ6mica y la entregais a la agitation y los peligros inherentes 6 toda exagerada reforma politica, zno contribuireis d demorar por este medio el desenvolvimiento de su riqueza en el instance preciso en que esta region de nuestro territorio mds necesita aparecer pr6spera, tranquila e ilustratrada por el carActer cosmopolita quo su posicion de llave del golfo mejicano le da para con el comercio universal? Fijemos con preferencia nuestra atencion en Cuba; y ya que por fortuna todo se concierta para hacer ma.s duradera la nacionalidad espa117

PAGE 124

118 flola de aquellas provincial, mostr6monos al propio tiempo ante la politica europea y americana dignos de merecer tan preciado dep6sito. Estas indicaciones bastan i justificar nuestro deseo de que, cuando se piense en planes y proyectos politicos, se tenga en cuenta que nuestra nacionalidad se extiende allende los mares, y que hay que pensar en las distintas condiciones del territorio national i fin de no legislar exclusivamente para una: tengamos en cuenta que si en 1868 la revolution en la Peninsula nos llev6 al ensayo do la repnublica, pudo muy bien en Cuba conducirnos a su independencia. No olvidemos, por tanto, en 1883 leccion tan dura, tan costosa y sangrienta. CmU

PAGE 125

Hasta aqui los articulos publicados: postoriormonte, los temores sobre pr6ximos trastornos que nos impulsaron a escribirlos van desapareciendo, el bandolerismo decree y la paz toma poco a poco estado en la Isla; comprende la opinion quo sin aquel beneficio toda prosperidad es imposible, y iasta en los mismos Estados-Unidos disminuyen notablomente las simpatias Antes sentidas y manifestadas en favor de la separation. Esto tranquiliza el animo antes alarmado, no s6lo por lo quo el reposo pnblico significa de presented, sino tambion porque la actitud tranquila de la poblacion de Cuba es una garantia consoladora para el porvenir. Cuando las pasiones agitadas on la lucha politica de la Peninsula, ciegas y enconadas, olviden 1o que deben a la integridad de la patria y pretendan buscar un auxilio en las cornplicaciones de una nueva insurreccion cubana, quo Cuba, tranquila y reposada, contest con los beneficios de la paz, quo estd resuelta A no alterarla por nada ni por nadie. Campo neutral a donde 9

PAGE 126

CUBA no lleguen los estragos de nuestra decadencia political, deseamos sean las provincias ultramarinas. Ellas comprenderAn tambien por su interes que los pueblos jamas deben hacerse solidarios de menguadas aspiraciones, como son las quo hoy principalmente agitan A nuestros politicos. Deseamos que cuando la ambition 6 el despecho intenten arrastrarlos en su anarquica y tortuosa carrera, sepan ahogar el mal aislando a los agitadores, porque tiempo es ya de quo los pueblos distingan entre la idea quo fecundiza y el interns que agosta; entre la idea que, aunque lentamente, trasforma progresivamente las sociedades modernas, y el interes que pretend on los breves dias de cada individuo explotar en su provecho la patria; entre la idea que enaltece y dignifica y el inter6s que envilece y degrada. Pero si las noticias quo se refieren A la paz son afortunadamente satisfactorias, no sucede lo mismo con las del 6rden econ6mico, cuya alteracion nos obliga a desandar en parte el camino recorrido en este trabajo, puesto que teniendo por objeto, despues de la paz, encontrar una formula armdnica que regularice el 6rden econ6mico, una nota cualquiera disonante altera y hace contradictorio nuestro razonamiento. 120

PAGE 127

SU PRESUPUESTO DE GASTOS La prensa de Cuba llegada por el 4ltimo correo se preocupa vivamente de las complicaciones que en la plaza de la Habana, y otras muy importantes de la Isla, ocurrirdn si el descuento del billete de Banco que circula por cuenta del Tesoro lilega d mayor depreciacion de la acostumbrada. El comercio al por menor ha manifestado ya su resolution de rechazar on las transacciones este valor, fundado en los perjuicios que le ocasiona su estimacion variable y contingente, impidiendoles conocer la verdadera situacion de sus recursos; y la eventualidad de quo por esta causa queden de pronto inmovilizados treinta y cinco 6 cuarenta millones de pesos de moneda, que aunque convencional sirve de agente 6 medio de cambio, ha alarmado con justo motivo a todo aquel comercio. Desgraciadamente, varias son las cuestiones que el Gobierno tiene que resolver para evitar descargue sobre el rico suelo cubano la tormenta de la miseria, que hoy, cual oscura y siniestra nube, oscurece su brillante y azulado horizonte; pero -nosotros tememos, mas que los males mismos, las medidas que se adopten parf aliviarlos, porque rara vez dejan 6stas de llevar en si abundoso germen de mayors conflictos y dificultades. Es decir, que tememos el mal no s6lo por serlo sino tambien por el remiedio que se le aplique. S 121

PAGE 128

CUBA La herencia de la guerra, unida a la reforma social y politica abre en Cuba, como ya dejamos consignado, un periodo laborioso de trasformacion que no ha de andarse sin grandes esfuerzos. La organization del trabajo, base esencialisima de su riqueza, seria por si sola bastante para preocupar a cualquier Gobierno celoso de nuestra pnblica prosperidad. Pero complica esta situacionla pdrdida parcial de dos cosechas seguidas, que privan a Cuba del ingreso de quince millones de pesos anuales en los moments mAs criticos, cuando el auxilio del capital es mas necesario para afrontar los gastos del trabajo, sin quo por otra part la esperanza aliente, ofreciendo, como ofrece la presented zafra, temores de escasez igual A las pasadas. Agreganse a estas contrariedades naturales las quo siempre origina un presupuesto crecido, que se liquida en deficit, calculdndose que el del actual ejercicio asciende a cuatro 6 cinco millones de pesos, y una deuda pnblica considerable. Si despues, si a estas contrariedades afadimos la nueva complication que ocasionaria la negativa de seguir el comercio recibiendo el billete de Banco en cambio de los generos que vende, bien puede considerarse grave la situacion econimica de la gran Antilla, y sobrado justifi. 122

PAGE 129

SU PRESUPUESTO'DE GASTOS cado nuestro empeio de que el Gobierno se preocupe eficazmente de ello. Porque no pretendemos ser pesimistas d pesar del siniestro cuadro que el resultado de nuestros errors ha trazado con implacable mano en Cuba, conocemos la feracidad de su suelo y la tenacidad de sus moradores en el trabajo para dudar ni un s6lo momento de su pr6spero progreso; pero es indispensable que el Gobierno, que se ha reservado para si la Administracion del pafs, lsjos de ser un obstAculo 6 ese mismo progreso, le facility resolviendo pronto y acertadamente los asuntos pendientes. Es de todos sabido que durante la guerra se emitieron en Cuba por cuenta del Banco Espafiol diez y seis millones de pesos y sesenta por la del Gobierno. Una part del pais convino en admitirle en todas sus transacciones por el valor del oro, otra part se neg6, y desde ent6nces viene tan respetable suma gravando principalomente al comercio de la Habana y Matanzas. El servicio que este recurso extraordinario prest6 en sus primeros tiempos fud inmenso, porque sin gravar al Tesoro con el pago de intereses, aument6 el capital circulante, restableciendo en las transacciones el equilibrio del as 123

PAGE 130

124 CUBA oro que se retiraba de la Isla por temor a la guerra. Con el tiempo, como no podia m6nos, la depreciacion se inici6, y para combatirla fu6ronse adoptando una serie de medidas hasta declarar el billete admisible a la par en pA(go de todos los derechos del Tesoro. Pero como sucede siempre con todo signo monetario que ni es. oro ni en rigor 1o representa, la depreciacion se inici6 por el 7 por 100 y lleg6 al 200, 6 sea 300 pesos billetes por 100 oro. Limitada por otra parte su circulacion, todas las cases del Tesoro se resintieron, y con especialidad el ej6rcito, de cobrar sus haberes en valores que no les eran admitidos en muchos puntos de la Isla y donde lo lograban era con crecido descuento. Para remediar en parte este mal se declared oficialmente depreciado el billete, disponiendo quo se pagasen las obligaciones con un 20 por 100 de aumento. Los perjuicios irrogados desde entdnces al Tesoro eran incalculables, puesto quo por una parte los ingresos se realizaban en billetes d la par y las obligaciones se pagaban con aumento, mientras por otra, ei ingreso que tenia Wgar en oro desaparecia abusivamente sustituy6ndolo en las cuentas con el billete depreciado. El conflicto, pues, era tanto mds imponente

PAGE 131

SU PRESUPUESTO DE GASTOS cuanto que la guerra alcanzaba ent6nces considerables proporciones y no se contaba con mrs recursos que aquellos que el patriotismo inagotable de Cuba habia de proporcionar; y, en efecto, ese patriotismo respondi6 A las necesidades del momento y la recaudacion en oro de todos los derechos del Tesoro volvid a restablecerse, extepto en la renta de loterias, que sigui6 cobrAndose y pagandose con los billets. Esta resolucion energica normalize lasituacion de aquel Tesoro y le permitid atender 6 las cuantiosas obligaciones de la guerra. MAs tarde, con los productos de los nltimos emprestitos se retiraron de la circulation los billets que representaba la emision propia del Banco Espanol de la Habana, y este instituto, que habia unido su suerte A la del Tesoro, qued6 a su vez salvado. Pero el billeted de Banco por cuenta de la nacion, que tenia una mision breve y transitoria; el billete que en los momentos de su creacion prestO importantisimos servicios al pais, cuando la necesidad hizo que se prolongara su existencia, por darsele un cardcter casi permanente, se convirtiO en agent de constant perturbacion econ6mica. Ha sobrevivido a la guerra este recurso extraordinario y anormal, y hoy nos amenaza con un retroceso que puede ser funestisimo. Volver a declarar su admision 125

PAGE 132

CUBA en pago de los derechos de la Hacienda, como ya se ha hecho con el 10 por 100 de los derechos arancelarios, pretendiendo elevarle hoy hasta oi 25 de todos los derechos para sostener su decaido valor, 6 amortizarle conun emprestito importante, cuyos intereses han de aumentar las ya insostenibles cargas del Tesoro, equivale d renunciar d las ventajas conseguidas por el pals con tanto esfuerzo y constancia en su normalidad econ6mica, sumiendo de nuevo el Tesoro de la Isla en el caos de la insolvencia y del embrollo. No es possible que en la paz se cometa error semejante, por mas que la costumbre en Cuba sea proponer en los conflictos econ6micos soluciones tan diversas como variados son los intereses que se pretende amparar con ello. Lo que la guerra hizo necesario y justo por una necesidad suprema no se puede reproducir. La paz exige soluciones bien distintas de las que hoy se agitan para salvar una crisis transitoria que nunca en si puede ser tan funesta como el medio que se intenta adoptar para remediarla. No debe olvidarse un solo moment que Cuba ha entrado en un periodo do reconstitucion completa, y por tanto que su administration re1?6

PAGE 133

SU PRESUPUESTO DE GASTOS quiere una unidad de miras, de m6todo y de prop6sitos absolutA. La falta de un plan 6 sistema de gobierno que arm6nicamente resuelva todas las presents necesidades, puede ser funesto. Cuba trasforma la organization del trabajo por la libertad del esclavo, y el Gobierno debe proveer en la esfera de su gestion A las nuevas necesidades que origina esta importantisima evolucion de su riqueza, si es quo no ha de perderla. Cuba cesa de ser colonia, y el Gobierno tiene quo dar solution A las reformas arancelarias que dejan de protoger los frutos peninsulares a su introduction en Cuba y de gravar los de la Isla A su ingreso en la Peninsula, como ya lo ha iniciado en la ley de 20 de Julio de 1882. Cuba reorganiza su cr6dito, y el Gobierno no puede dejar de completar su unificacion, ni negarle nada de lo que se require para su mas amplia estimation y moderado interds. Cuba entra en la vida politica, y el Gobierno tiene que amparar en sus primeros pasos A una sociedad lahoriosa dirigidndola por el camino de la mas perfect legalidad en el ejercicio de los derechos politicos y de una tolerancia ilustrada en las relaciones y pol6micas de los partidos. Cuba, al modificar las bases de su existencia social, politica y econ6mica, modifica tam127

PAGE 134

CUBA bien las de su hacienda, y el Gobierno debe velar por el desenvolvimiento de esta, sin trastornarla con medidas aisladas y contradictorias. Tiene, pues, que cesar el regimen de la casualidad y de la aventura en la direction de los negocios pnblicos, porque Cuba, que esti dejando de ser colonial, es provincia asimilada en sus instituciones politicas, y Estado autondmico por la independencia y localidad de su deuda, porque los sucesos, 6 sea la casualidad, asi 1o han echo. Hoy surge un nuevo conflicto, y ya pone su remedio, pensando s6lo en 6 se procomo si su solution no afectase en nada i lo quo en el 6rden econdmico ya estS creado en la Isla. Se pide un emprestito que amortice el billete de Banco en circulation y lleve a Cuba el metAlico de su imported en la proportion de 75 por 100 en oro y el 25 on plata, cuyo emprestito debera pagarse en el plazo de veintisiete anos, destinando al efecto 2.100.000 cada uno. Es decir, que se destinan pesos en cerca de 60 millones de pesos efectivos para recoger de treinta y tipo de 50 efectivos, cinco a cuarenta nominales, que al p.or 100 oro hacen de 17 a 20 millones gravandose el presupuesto de la Isla en 39 millones, 6 sea, 1.440.000 pesos anuales. Nada habria que oponer a este proyeeto si 128

PAGE 135

SU PRESUPUESTO DE GASTOS fuese posible realizarlo en las condiciones que hoy alcanza el Tesoro de Cuba; pero si estas condiciones lo impiden, porque las obligaciones ya creadas superan a los recursos corrientes, hay que reconocer que el empr6stito no es prdetico y mucho mdnos en las presents circunstancias, en que el retraimiento del capital se significa tan sensiblemente en la baja de todos nuestros fondos publicos. Y si el emprestito no se realiza queda por el proyecto, como solution stable, para moderar la depreciation del billete, la que se presenta con el carActer de transitoria, el Tesoro admitira en pago de todos sus derechos el 25 por 100 en billetes al tipo de 50 por 100 de su valor nominal, y con esto dejamos abierta la puerta para combatir la depreciation con el aumento del tipo admisible en pago de los derechos del Tesoro. !mposible parece que la mejora obtenida en el vigor de la guerra, cuando la circulacion de los billetes ascendia de 60 a 76 millones de pesos y su emision era ilimitada, no pueda sostenerse on la paz con una circulacion Anica y limitada de treinta y cinco A cuarenta! Tan en decadencia estA nuestro patriotismo en Cuba? Que el billete es una amenaza constant para el equilibrio de las transacciones; que su 129

PAGE 136

CUBA cursor monetario es irregular, y que su amortizacion es de todo punto indispensable, nadie lo duda. Pero dun cuando asi sea, creemos que no so debe volver a incurrir en los errores salvados en periodos mas criticos que el present; condenamos, pues, el que vuelva el billete A ser admitido en pago de los derechos del Tesoro; y aunque consideramos dificil, si no imposible, que pueda contraerse en los presents momentos emprsstito alguno, optariamos con preferencia por este recurso. Cuando toda la atencion se fija en los medios que debieran adoptarse para moderar el presupuesto; cuando la opinion unanime afirma que su cifra actual supera en mucho a los recursos tributaries del pals por la baja sufrida en la riqueza pinblica; cuando la proporcion entre la production y el tipo tributario se busca initilmente; cuando el desequilibrio econdmico entre el contribuyente y la Hacienda perturba hondamente el pals, no creemos acertado llevar una cifra mnds, por insignificant que sea, al presupuesto de gastos. Cierto es que, el arriendo propuesto de la renta del timbre hecho en buenas condiciones podria aumentar los ingresos; pero en Cuba no prosperan ni el arriendo de la administracion de las rental, ni siquiera el de la cobranza de las contribuciones. Los defectos de su administra130

PAGE 137

SU PRESUPUESTO DE GASTOS cion son de tal naturaleza que impiden toda medida quo dificulte en algo, siquiera sea poco, la absorcion que una parte de los administradores y administrados en concierto hacen de los ingresos do las rentas. Era necesario reformar radicalisimamnente la administracion, y on este caso, ni el arriendo de la renta ni el emprestito seria preciso, porque los ingresos bastarian a cubrir normalmente las obligaciones. El desequilibrio existed poPque los gastos presupuestos nadie los disminuye ni cercena, mas bion so aumentan, misntras los ingresos son perseguidos y disputados con tenacidad. De modo quo ocupindonos en este trabajo de encontrar una formula de equilibrio centre los gastos y los ingresos, hay quo buscarla dentro de las fatales condiciones impuestas por nuestras alas costumbres, 6 sea, gravando al pais con una cifra igual i la que se pierde indebidamente por defecto de la administracion; de modo que siempre y en cualquier forma el pais paga propios y ajenos errores. Si grande es la necesidad de reducir la cifra presupuesta, por esta misma causa hay mayor dificultad en aumentarla; en tal sentido debiera pensarse en la mantra de dar solucion al conflicto del billete de Banco sin perturbar la 131

PAGE 138

CUBA recaudacion del Tesoro ni gravar los gastos con mayores intereses de los que ya existen. Nosotros creemos quo si las autoridades superiores de la Isla, excitando el patriotismo del pafs, lograsen que al tipo do 50 tuviesen curso voluntario los billets en las plazas comerciales de la Isla, se habria salvado el inconvenient de la depreciacion. Mas si esto intentado no fuese possible conseguirlo, entdnces el Gobierno debiera pensar en emitir valores sin interss con quo canjear los billetes de Banco en un periodo de cinco anos. Con estos valores, que podrian distinguirse de los ya creados con el nombre de edulas del Tesoro, se cambiarian por cada ciento en oedulas doscientos en billetes. La amortizacion de las csdulas se haria por todo su valor en sorteo y durante el plazo de quince anos. Tendrian la declaration de deuda national, y podrian ser admitidas A la par en pago de los derechos del Estado A quo se refiere ei art. 2.0 de la ley de 7 de Julio de 1882 (1) (1) Art. 3.* Los productos en venta de los bienes del Estado que se enajenen, 6 cua indebida posesion por part de sus duofios se legitime en debida forma despues de promulgada esta Ley como iguahnente de la reduction de censos v atrasos por rentas y contribuciones anteriores al 1.0 de Julio de 1879,) se recaudarin en billetes de la emision de guerra con destino exclusivamente a la amortizacion de la misma. El premio de los bienes que ]ayan de venderse 6 ser objeto de composicion con el Estado y el capital de los censos redimibles se fijara on oro, sin perjuicio de quo el Estado perciba el valor equivalente en billetes con arreglo d lo dispuesto en el art. 3*O 132

PAGE 139

SU PRESUPUESTO DE GASTOS por todo el exceso que resultare en cada aflo entre la amortizacion fija de 1.333.000 pesos, garantida con la renta de loterias, y la eventual que resultase por mayor ingreso en los derechos indicados. Es decir, que el canje de los billetes de Banco tendria lugar en cinco aios, la amortizacion fija en quince, y la eventual por la que resultase de la recaudacion ya indicada. El Gobierno podria disponer que un tanto por ciento del importe de los premios de loterias se pagase en c6dulas. Por este medio, 6 por otro que se considere mds acertado, podria salvarse el conflicto del billete sin aumentar lQs gastos presupuestos, mucho mds cuando reducido este numerario A la cifra de 39 millones por inutilizacion probable de 6, y rebajando los 24 que entretiene la renta de loterias, quedan 14 6 15 flotando sobre el comercio al pormenor, cantidad que si se distribuye entree las distintas plazas de la Isla no puede ser nunca motivo de conflicto como hoy se present denandando para resolverle un nuevo y costosisimo emprestito. Tampoco nos explicamos por qu6 cuando la riqueza Baja y el trabajo se descentraliza; por qus cuando se crea una masa de poblacion jornalera, cuyos ahorros nunca han de ser cuantiosos, se mantiene en la circulacion monetaria 133

PAGE 140

CUBA el lujo de los grandes dias de prosperidad, hacidndola exclusiva de oro y plata. El billete de Banco afn podria ser sustituido ventajosamente en la Isla con un signo monetario metalico, que, sin ser oro, plata 6 cobre, pudiera prestar un servicio importantisimo en lodas las transacciones mercantiles, especialmente las que realizan Al menudeo las clases jornaleras. Quince a veinte millones de pesos de moneda de cinco y diez cdntimos de peso, 6 sea de veinte piezas y diez por peso, distribuidos en toda la Isla, no ocasionarian alteracion alguna en la circulacion, antes al contrario, ayudarian a guardar el pquilibrio de todas las transacciones, evitando la crisis que la retirada, sin sustitucion, de los billets de Banco pudiera hasta cierto punto ocasionar. Como esta idea requiere para su practica una serie de calculos y trabajos importantes, la recomendamos al Gobierno, pues bien merece llamar su atencion todo cuanto tienda a resolver la question monetaria de la Isla, sin apelar A nuevos y costosos sacrificios. Esto salvado, insistimos en nuestras opiniones, que por referirse principalmente a los complejos asuntos econ6micos, siempre tan di134

PAGE 141

SU11 P1IESUUESTO DE OASTON 15 versamento apreciados, requieren aclaraciones nunca ociosas, por cierto, si contribuyen A la mejor y mAs complete inteligencia de nuestros propositos. TrAtase, por una part, de encontrar una f6rmula que, cubriondo las obligaciones necesarias, limite los gastospresupuestos, y porotra, que olevando la estimation de la deuda pueda ser atendida con la menor cifra presupuesta (1): sirven de base a nuestras observaciones, como no podia mnos, los nltimos trabajos hechos por la Direccion de Hacienda del Ministerio de Ultramar, elevados A la categoria de eyes de Presupuestos y de regularizacion de la douda, (1) Sabido es que cnando atraviesan ias naciones periodos extraordinarios, contraen deuda piblica, que trasmiten, con las mejoras que realizan, de una A otra generation. En tal sentido, Ia teoria de extinguir la deuda p)blica en largos periods tiene su razon de ser. Pero dadas nuestras costumbres administrativas, este principio, aplicado A Cuba, es peligrosisimo y jams le aconsejaremos. Los titulos de deuda amortizable que cream la ley de 7 de Julio de 1882, devengan el 3 por 100 de interns annual, y A su amortizacion se destina anualmente tambien, en un caso, el 1 por 100 del capital emitido, y en otro el 2. Como se ve, no tiene plazo fijo; precisamente la rapidez depende de la mayor depreciation que alcancen estos valores: por eso, y temiendo A hIs fatales condiciones de nuestra administration. hemos dado a esta deuda el carnieter de perpetua. Vemos Ia posibilidad, mas que ]a posibilidad, abrigamos la seguridad de que nuna deuda de larga duration ha de ser en Cuba, como ha sido en Ia Peninsula, un recurso perpetuo para cubrir nuestros interminables deficits. Esperamos, por tanto, que el (lobierno, cuando se ocupe de este asunto, procure limitar los plazos de amortizacion y reducir la deuda en Cuba A un solo signo, el billete hipotecario, obteniendo de la reduction del tipo fijo de amortizacion y de la acumulacion del inters A 6sta las ventajas quo resulten al ajustar el presupuesto, como ya bemos indicado en el articulo IX. 10

PAGE 142

196 CU1A cuyo conjunto con el proyecto de ley de empleados de 6 de Mayo de 1882 es el trabajo m6s completo y acertado hecho on dicho centro administrativo. Nuestra critica, pues, no se refiere al trabajo en si, porque considerado de este modo aislado no 10 alcanza, intes al contrario, tendriamos que hacker resaltar en 61 no s6lo la ilustracion que le informa, sino la rectitud de miras y de prop6sitos que le ha dirigido. Por tanto, nuestra critica se refiere d una cosa dificil de definir, que vaga en la atm6sfera como el aired quo se respira, quo inficiona nuestras costumbres, quo corrompe nuestras obras, que cohibe nuestro espiritu 6 impide tome estado entree nosotros toda accion provechosa en la gestion de los negocios pfiblicos; por ejemplo, las causas quo impidieron fuesen aceptadas las bases del proyecto de ley de 6 de Mayo de 1882 regularizando la carrera administrativa de Ultramar: esas son las que constituyen el objeto de nuestra critica, porque de su influencia' delet6rea nada se libra. No hemos hecho un presupuesto, hemos procurado solamente fijar bases para ello; asi que, sin ajustar con exactitud los detalles, creemos haber demostrado en rasgos generals quo con

PAGE 143

SU7 PRESUPUESTO DE GASTOS 30 millones de pesos pueden quedar cubiertas todas las obligaciones quo pesan hoy sobre el Tesoro de Cuba. En nuestra tarea aconsejamos la unidad en el 6rden econ6mico y politico, porque dados los presentes moments hist6ricos, no existen sistemas donde escoger: el colonial ha desaparecido y el auton6mico, quo hubiera podido ser objeto de examen y discusion Antes de la guerra separatista, a raiz do Ia paz ha llevado a una gran parte de la opinion Ia duda de su sinceridad. Queda hoy el asimilista, que no es otro quo el de la unidad, dentro de la especialidad. El precepto constitutional en nada impide quo las eyes econ6micas, politicas y civiles de la Peninsula y do Ultramar guarden entree si perfecto espiritu y hasth igualdad, salvo alguna corta exception, como sucedia en Cuba y Puerto-Rico con la esclavitud, que es por lo quo mds se requeria la forma constitutional cuya necesidad poco a poco va desapareciendo. La diversidad de razas, religiones, lenguas, costumbres 6 intereses quo obligan 6 Inglaterra a ser auton6mica con sus diversas colonias, no existe entree nosotros, quo dentro do poco, por la perfect igualdad de condiciones, salva su mayor importancia, no podremos distinguir a Cuba y Puerto-Rico do las islas Baleares y Canarias. 13'I

PAGE 144

CUBA La ley de 20 de Julio de 1882 unificando los derechos arancelarios de importation entre Cuba y Puerto-Rico y estas islas con la Peninsula; las declaraciones de garantia national hechas en favor de una deuda que se queria hacer local; la aplicacion de las eyes civiles que rigen la administration de justicia; las political que dan a Cuba y Puerto-Rico representation on C6rtes; la misma abolition de la esclavitud, todo tiende i la unidad, cuyo sistema encarecomos. Podrs verificarse esto al acaso y sin darse el legislador perfectamente cuenta de ello; pero el hecho existed, la unidad se verifica. Pretendemos, pues, quo este principio, nnico possible en los presents momentos, se desenvuelva y complete, sin contradicciones, y pretendemos que su desarrollo no sea hijo del acaso, sino de la reflexion y del mtodo. La unidad, quo sin previa conciencia 6 inconscientemente se realiza en las bases constitutivas de la organizacion politica, civil y econ6mica de Cuba y Puerto-Rico, la deseamos inteligentemente desarrollada y seguida como fin de dicha organizacion. En tal sentido los presupuestos de estas provincias no deben ser extraiios i los de la Penin1l8

PAGE 145

SU PRESUTUESTO DE GASTOS 189 sula, sino combinados y arm6nicos entree si; cuando se estudien las obligaciones y los recursos de la nacion, que se tengan en cuenta y conjuntamente los de toda ella, y cuando se piense en la organization del cr6dito pnblico y de la deuda, que no se olvide quo toda ella es nacional, por mas quo en la forma se guarde la division que hoy existed. Nunca es tan necesario que la inteligencia del legislador abrace el conjunto de las obligaciones y de los recursos pnblicos para dirigirlos y concertarlos como cuando el exceso de las primeras sobre las segundas dificulta el concierto econ6mico de los pueblos, como entree nosotros sucede. El error de la separation 6 del aislamiento se ha pagado y estA pagando muy caro en Cuba, porque exigiendo la estimation de su deuda que se la declare nacional, se ha evitado puerilmente, para venir mis tarde, de un modo incompleto y vergonzante a hacerlo con la garantia de la nacion; sin quo podamos acertar la causa de semejante conducta, puesto que si la declaration de deuda nacional aumenta, como creemos, su estimation, i que negarle este medio de crsdito? Y si de nada sirve en el remoto caso de insolvencia del Estado, zpor quo no se le concede? No comprendemos, repetimos, por qu6 los Gobiernos, quo tanto empeo

PAGE 146

140 CUBA deben tener en el mayor credito de nuestra deuda, tratandose de la de Cuba no hayan hecho resueltamente todo cuanto la opinion viene exigiendo en este caso. Esperemos, pues, confiadamente: los errores no son eternos, y los poderes piblicos, ante la necesidad que se impone, hardn todo cuanto se requiera para el bien de la patria.

PAGE 147

-.I.-.x.:-.x.;-'.-:j'.. ---9. ...-:-::: 2: .: : : -: Jr..-.

PAGE 148

x k ---

PAGE 149

# s &

PAGE 150

... -x--.. .s

PAGE 151

.. ..-.. > : -.

PAGE 152

ReU x 'Up tt t rvx+' s t rt J t x# m 70: MiT 04 4 t }, % 4 A s :! t#''*X'tav v: "'# 'kx"' ; #x # Ye{'# X. 'tr., 1 2, KE n Aj& U t' wt 'l p wry x P N IN t # .SA. i to 1H, ..67 rt o a 'No! r=. t a ka Vin..,.. ,OIL {ter y w ., I T r 0 uE# # M r L' X. *q .3 u, r # t.. 'x t x ?' .. b e-

PAGE 153

JI Ar .e I 3 26 o1 r 129 23 Q 1 x .. .x }m r4 ....................4 Cuba;su prsupusto d ga U L>4 336.791 C25c FR ,ff IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII 4 ........................................44 x F "'p a-T

PAGE 154

0 I


xml record header identifier oai:www.uflib.ufl.edu.ufdc:UF0007841700001datestamp 2009-02-24setSpec [UFDC_OAI_SET]metadata oai_dc:dc xmlns:oai_dc http:www.openarchives.orgOAI2.0oai_dc xmlns:dc http:purl.orgdcelements1.1 xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.openarchives.orgOAI2.0oai_dc.xsd dc:title Cubadc:creator Cancio Villa-Amil, Mariano, 1824-1894dc:subject Finance -- Cuba ( lcsh )Colonies -- Spain -- America ( lcsh )dc:description b Statement of Responsibility por D. Mariano Cancio Villa-AmilFirst published in Los Dos mundos.dc:publisher Imprenta de R. Moreno y R. Rojasdc:date 1883dc:type Bookdc:format 140 p. : ; 22cm.dc:identifier http://www.uflib.ufl.edu/ufdc/?b=UF00078417&v=00001000134846 (aleph)AAQ0899 (notis)01724507 (oclc)25268750 (oclc)dc:source University of Floridadc:language Spanish











iiA PRIFSUPtFSTO

DL GA TOS


I


i


i







I


7> tt



$ K




......





t Y 7 v
















x,

Z xi


t


UNIVERSITY


OF FLORIDA


LIBRARIES





k &t




2-4- cA


TWt r t


FR


:L:z __


J V


y,, ", 'A A "t--1''.v 1".J t. aer .r,~ i-? "1 'i "r~ p : t*l;rz '


'M


II


('F


-~~~~~ v*1** i $** -*j**fl -
'S fl-


wA



. a














































































































































































































x-



















































'4


























































































































x























-...w







xh.



























CUBA


SU PRESUPUESTO


OE GASTOS




-- x . e- .;: : : - :: c: . - : : : .- : -::. : .- : :

























































































- x




















































-7{

















































-xk








CUBA








SU PRESUPUESTO DE GASTOS



ron




D MAPIANO CANCIG VILLA-AMIL


MADRID
IMPRENTA DE R. MORENO Y R. ROJAS
Isabel la Cat6lica, ntmn. 10

1883




















































































r








4

t. -.


*
1.












Ante la eventualidad de que pudiera encen-
derse de nuevo la guerra civil en Cuba; en el
temor de que el Gobierno, distraido en la pre-
sente agitation politica, no atienda con la pre-
ferencia que se require la organization del
trabajo y repare los errors cometidos en la
constitution del credito de la isla ; on la posi-
bilidad de que por esta falta nos sorprendan los
sucesos sin recursos ni credito para hacerles
frente, y el deseo, en fin, de contribuir e evitar
una gran catistrofe, nos ha impulsado i escri-
'bir y publicar en la Revista Los Dos Mundos
los siguientes articulos.


MARIANO CANCO VILLA-AMIL.













































e














I

La prensa peri6dica de Cuba, bajo puntos
de vista distintos, segun son diversos los ideales
politicos que cada peri6dico sustenta, se ocupa
con vivo interns de la situation econ6mica que
alcanza aquel privilegiado pals, situacion grave a
y dificil cuya importancia crece y se agiganta
por momentos, cual si con el mismo curso del
tiempo hubieran de irse sumando constante,
inflexiblemente y en inexorable forma aritms-
tica los errores de nuestra politica, los descuidos
de nuestra administration y las torpezas de
nuestra conducta; porque no debemos olvidarlo,
en todos los pueblos y en todas ocasiones el des-
concierto politico tiene una forma econ6mica
brevisima de resumirse 6 manifestarse, Como es
la sencilla pero terrible cifra llamada deficit.
La paz ha contenido la lucha y limitado los
gastos; la paz ha terminado el derramamiento
de sangre; la paz puso fin a esos sacrificios de
la honra y de la idea que tantos martires regis-
tran en Cuba; mas iay! ni la paz resucita los






CUBA


muertos, ni devuelve la riqueza perdida, ni per-
dona las deudas. Entre la guerra y la paz Abrese
siempre un periodo que podemos llamar de re-
sultas, durante el cual se liquidan y pagan los
d6bitos contraidos por la necesidad 6 el error,
segun las guerras son nacionales 6 civiles.
Cuba, como la Peninsula, hllase dentro de
ese period intermedio entre la guerra y la paz;
pretender andarlo sin sacrificios es imposible,
que no en balde existe la teoria de la responsa-
bilidad de las acciones, que afecta A los pueblos
lo mismo que 6. los individuos. Aun cuando sea
e sobremanera triste que en estos casos de guerra
civil los errores de unos pocos graviton sobre
los mds, sobre la inmensa mayoria, ajena siem-
pre al mal, y, por lo tanto, inocente, no es tam-
poco posible encontrar la f6rmula exacta y just
de gravar solamente a los culpables. Por eso los
pueblos, colectiva, social y politicamente, en la
liquidation de sus perturbaciones y extravios
responden a sus acreedores de las deudas con-
traidas; por eso las resultas no son particular-
mente imputables ni d los individuos ni d los
pueblos, sino a la colectividad representada en
forma juridica por el Estado. Esta unidad poli-
tica indiscutible absorbed y representa la gloria
de los hechos her6icos, de la conquista y de los
descubrimientos de sus hijos; se apropia y uti-
liza el progreso que realizan en la ciencia y en


8






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


el arte; se asimila, en fin, todo lo que en ellos
es until, grande y generoso; pero a la vez asume
tambien, y fatalmente, sin poder declinarla
nunca, la vergonzosa decadencia originada por
los errors que se cometen, y el forzoso pago de
la deuda que se contrae en los momentos mAs
criticos de su existencia politica. Poner en duda
esta verdad, equivaldria a negar la existencia de
toda nacionalidad.
Pero Cuba recuerda hoy el presupuesto de
la paz; recuerda que dntes de la guerra su Te-
soro alcanzaba un grado de considerable pros-
peridad, sin que los gastos pasasen de 17 millo-
nes de pesos, y sin olvidar que ha entrado en
el periodo de liquidation y pago de la deuda,
que le impone sacrificios extraordinarios, pide
alivio a su situation econ6mica, limitando cuan-
to sea possible las obligaciones comprendidas en
su presupuesto.
Nosotros consideramos que despues de los
grandes sacrificios impuestos A Cuba para aten-
der A las necesidades de la guerra y en los mo-
mentos en quo por causa de la abolition de la
esclavitud se trasforma el trabajo, demandando
nuevos sacrificios y multiples esfuerzos A aquella
riqueza, hay que prestar grande atencion A todo
cuanto pueda influir en su existencia, atencion
que no debemos limitar a Cuba, sino extenderla A
todas nuestras provincias ultramarinas. Los mo-


9






CUBA


mentos son solemnes: hallase Europa preocupada
de extender su imperio colonial, y la politica in-
ternacional se desenvuelve rApidamente sin que
los escrnpulos la mortifiquen para nada.
Pueden, por tanto, llegar momentos en que
Espana necesite mantener su representacion, y
para ello se requieran fuerzas y recursos que
s6lo en su completa unidad y relativo bienestar
podrd encontrar. Por consiguiente, la mezquina
y estrecha politica de las separaciones y de los
distingos debe reemplazarse por otra mds amplia
y elevada que complete la unidad del credito na-
cional, nnico medio de powder atender mejor a las
pnblicas necesidades. Por otra part, la electri-
cidad y el vapor han borrado las distancias
hasta un punto tal, que un suceso cualquiera
impresiona y agita A la vez en un sentimiento
comun a todos los espafoles; tan instantinea-
mente extiende y generalize el telegrafo el pen-
samiento, quo pudi6ramos considerar resuelta la
unidad geogrdfica de los aun importantisimos
restos de nuestro inmenso mundo colonial, de-
biendo preocuparnos hoy con este auxilio de rea-
lizar la asimilacion ultramarina de tal manera,
quo un mismo interns y un sentimiento igual
inspire a todos los espanoles el amor A una pa-
tria comun.
Por eso opinamos que la unidad, tanto en el
6rden politico como en el civil y econ6mico, debe


10






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


ser tan complete que s6lo exceptne, y esto para
mejor ampararlos, los intereses peculiares de
cada pals 6 provincia; y por eso tambien consi-
deramos quo los deseos manifestados por la opi-
nion uninime de Cuba deben ser tan eficazmente
atendidos como sea possible, por mis que, en
cuanto A la forma, podamos diferir algun tanto
del parecer de la ilustrada prensa antillana.
Cuba, que du'ante la guerra ha cubierto on al-
gunos afios gastos de mAs de 52 millones de pe-
sos, no puede en la paz soportar uno de 36, y
es que durante la guerra se consumieron las
economias obtenidas en los periodos de prospe-
ridad, iniciAndose la paz por razon de las refor-
mas, como ya indicamos, con los gastos inhe-
rentes a la distinta organization del trabajo que
demanda el concurso de nuevos capitales. Pero
la prosperidad de Cuba no esta agotada, antes
al contrario, una vez dominada la crisis por
que atraviesa su riqueza, se desenvolverA en m6s
grande escala. Ent6nces seran mAs amplios los
horizontes de su Hacienda, y llegarAn dias tan
pr6speros quo excedan a los mejores de su inol-
vidable y antigua prosperidad.
Mas para lograrlo no bastan medidas par-
ciales que resuelvan el aumento 6 la baja de una
cifra del presupuesto; se requieren cuidados mas
eficaces de part de todo Gobierno para corregir
decidida y energicamente los defectos que devo-


11






CUBA


ran nuestra administration y organizarla con-
venientemente si se quiere que los presupuestos
de la Peninsula y Ultramar tengan entre si tal
combination y enlace que parezean un solo pre-
supuesto nacional, siendo ademas necesario que
desaparezean esas deudas parciales creadas por
la suspicacia del temor, haciendo la deuda ex-
clusivamente nacional. Todo esto se requiere si
dentro de los apuros de una situation econ6mi-
ca, como la que desgraciadamente alcanzamos,
ha de poder combinarse el credito de modo quo
con 61 se obtengan los recursos que nos niegan
el ingreso ordinario de las rentas.
No s6lo Cuba y Puerto-Rico, la Peninsula
misma y el archipi6lago filipino, que por si solo
constituye el mds extenso territorio nacional,
reclaman la solicitud de todos los Gobiernos. A
todos, pues, nos dirigimos, que el alto interns
de la patria y no el de partido impulsa nuestro
Animo al buscar remedios que destruyan los pe-
ligros que se acumulan cada dia amenazando
los mAs caros intereses patrios. Aliviemos hoy
la situation econ6mica de Cuba, que Cuba con
creces nos aliviard mafiana, y si los medios
hasta aqui empleados han sido insuficientes para
hacer desaparecer el ddficit de su presupuesto,
pongamos otros mds eficaces, porque los deficits
cuando son constantes, cuando sobreviven A las
causas extraordinarias que los originan, casi


12






SU PRESUPUESTO DE GASTOS 13

siempre acusan, mAs que otra cosa, la insufi-
ciencia de los Gobiernos, la ineficacia de la ad-
ministracion y la vulgaridad de los hombres
politicos que influyen en los destinos de los pue-
blos.
No olvidemos ni un s6lo instant que nues-
tros errores en el Gobierno han creado un
profundo malestar social, y que ante las compli-
caciones exteriores estamos desarmados; que
necesitamos con urgencia organizar nuestra ad-
ministracion para aumentar los ingresos y apro-
vechar mejor los gastos, y quo debemos forta-
lecer nuestro credito por todos los medios posi-
bles, sin detenernos en pueriles preocupaciones.
Pues que Cuba lo necesita, llevemos alli
nuestro auxilio fundiendo en uno los interests
de las provincias de Ultramar y de la Peninsula,
que s6lo asi sera possible hallar de momento el
alivio que se require; y nunca olvidemos que
los males quo lamentamos en el 6rden econ6-
mico no son mas que sumas acumuladas de los
errores producidos por el des6rden moral en que
nos hallamos, mal profundo y grave, si, pero
voluntario y, como tal, de possible remedio si
con energico prop6sito le atacamos. HagAmoslo
de una vez y atn podremos ver en nuestros dias
regenerada y grande la patria querida.


-qA.: :


















Deciamos en nuestro articulo anterior, que
los deficits cuando son constantes, cuando so-
breviven i las causas extraordinarias que los
originan, casi siempre acusan, mas quo otra
cosa, la insuficiencia de los Gobiernos, la inefi-
cacia de la administracion y la vulgaridad de
los hombres piblicos que influyen en los destinos
de los pueblos. Y nada es mds exacto: Cuba,
iun despues de los estragos de la guerra y i pe-
sar del periodo de reconstruccion que atraviesa,
6 poco quo se ajustaran las obligaciones presu-
puestas podria cubrirlas, si no con desahogo, al
menos sin dd/icit: si, por el contrario, existe, i
la insuficiencia de la administracion se debe.
En efecto, no se comprende el sistema eco-
n6mico fundado en hacer en el papel presupues-
tos nivelados para en la practica gastar mas y
recaudar 6 ingresar msnos de lo calculado, li-
quidando constantemente las obligaciones en
deficit, quo despues se salda con los recursos ob-
tenidos por emisiones de deuda pnblica. lLas-






C13 A


timoso desconcierto erigido en sistema y consi-
derado como nnico possible en la organizacion de
nuestra Hacienda por la facilidad con que hasta
ahora se han encontrado recursos, facilidad d la
que se debe en gran parte el abandono en que
yace la administracion. Pero si este mal, que da
tan pobre idea de la prevision rentistica de
nuestros estadistas refiridndose 6 la Peninsula,
es de tanta gravedad, lo es mayor cuando, como
hoy sucede, tambien existe en las provincial de
Ultramar, porque dstas msnos que la Peninsula
pueden sorportar deudas progresivas 6 ilimitadas
como la que impremeditadamente va a estable-
cerse en Cuba si se sigue en el error de abusar
del crsdito para con 61 suplir el vacio quo ori-
gina en los ingresos el aflojamiento de todos los
resortes administrativos.
El noble y levantado propdsito de rendir
tributo 6 la verdad procurando con nuestras ex-
citaciones despertar el ms vivo patriotismo en
los hombres ptnblicos, nos obliga 6 reconocer los
defectos de nuestros Gobiernos, especialmente en
la administracion econ6mica; pero por lo mismo
que los vicios son antiguos y profundos, por lo
mismo que han hecho tanto estrago, esperamos
un generoso esfuerzo que, ayudado por Jo critico
de las circunstancias combata positivamente las
causas que limitan el progreso de las rentas,
aumentan los gastos pfiblicos y originan los


16






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


deficits: para lograrlo se require la activa,
constant y decidida solicitud del Gobierno, quo
no debe desconocer las causas ocasionales del
mal. Cierto que cuando los defectos se encarnan
en series de generaciones y constituyen un vicio
social arraigado y profundo es dificil el re-
medio; pero tambien lo es que la mayoria del
cuerpo social permanece sana, y que cuando se
convence de que los errores envuelven un peli-
gro para los intereses patios, su opinion se so-
brepone, y en los moments de mayor desmayo
influye poderosamente para que se operen esas
reacciones salvadoras tan propias del carictor
espafol y en las cuales ann fiamos nuestros
buenos destinos.
Cuba tiene un presupuesto prudentemente
calculado, y si alcanzara una administracion
ordenada y moral cual nosotros pretendemos, le
realizaria con exactitud. Career quo sin esto es
posible regularizar la Hacienda y que con s6lo
suprimir los servicios y rebajar los irnpuestos se
lega al fin deseado, es absurdo, porque sobre la
masa de recaudacion que siempre queda se ceba-
ria la codicia, concluyendo siempre por alterar
los cAlculos presupuestos. Por eso consideramos
que el medio mas eficaz y fecundo de nivelarlos
es organizar una administracion celosa que salve
del abuso la fortuna pnblica, y para conseguirlo
apelamos al patriotismo de todos, considerando


0


17






CUBA


quo la decadencia del pals alcanza por igual i
sus hijos, y que por igual tienen 6stos el deber
de combatirla cooperando A ello cada uno en la
medida de sus fuerzas.
Todos los Gobiernos pueden hacer el bien, y
precisamente esta facultad es la part mAs grata
de su azaroso trabajo; pero si cuando nobo hacen
la prensa peri6dica de todos los matices en Cuba,
desempenando un altisimo sacerdocio, aconseja-
ra incansable y tenaz A los contribuyentes la
moralidad mas estricta en sus relaciones con la
administracion; si combatiera con energia sus
defectos y denunciase los abusos sin considera-
cion alguna; si, por otra parte, los contribuyen-
tes renunciaran a cometer actos ilicitos y se
decidieran i no consentirlo, Antes bien estor-
barlo A los que lo intentasen; si todo esto se hi-
ciera, la regularidad econ6mica se obtendria,
supliendo el patriotismo y el recto sentido publi-
co la falta de Gobiernos pr6vidos. Parta, pues,
del Gobierno Ia iniciativa, 6 t6mesela el pais, el
6rden puede establecerse en las provincias de
Ultramar, obteniendo por su medio la mAs exac-
ta nivelacion de los presupuestos.
De todos modos, faltariamos al deber de con-
currir con nuestro trabajo y buen deseo a la con-
secucion del bien piblico si no llamAsemos ia
atencion acerca de la trascendencia que tienen
los errors econ6micos, sobre todo en Cuba, don-


18






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


de tan diversas opiniones existen sobre la nacio-
nalidad, y en la quo, funddndose precisamente
en el des6rden administrative, caen algunos on
el peligro de proyeetar reformas encaminadas A
establecer una amplia autonomia, creyendo que
asi podria salvarse la dignidad y la riqueza de
Ia Isla. Repetimos quo el Gobierno debe preocu-
parse seriamente de esta situation, porque no
es prudente que por razon del malestar econ6-
mico se dd lugar a que constantemente se discu-
ta en las provincial ultramarinas la convenien-
cia 6 inconveniencia de la unidad national.
Pero si creemos que con la moralidad de la
administration se resuelven todos los problems
econ6micos, hasta los que parecen mas insolu-
bles, no por eso debemos abandonar las refor-
mas quo tiendan A defender las rentas hasta de
los mAs insignificantes abusos.
Pr6stase mejor nuestra raza A los azares y
peligros del descubrimiento y de la conquista
que a la organization met6dica, justa, moral y
reposada de la administracion colonial, que
siempre hemos considerado defectuosa, no tanto
en su legislation como en la conduct, y espe-
cialmente en las condiciones de ingreso, reno-
cion, haberes y derechos de los funcionarios:
esta part del servicio debiera reformarse radi-
calmente sobre la base de una estrecha respon-
sabilidad de los mismos, pero A la vez mejorando


19






CUBA


las dotaciones y respetando el ascenso y la esta-
bilidad de manera que encuentren garantido su
porvenir legalmente. Es tambien de todo punto
indispensable establecer una estadistica que con-
signe diariamente el curso de los hechos admi-
nistrativos; trabajo fIcil de llevar en todas las
provincial de Ultramar y acerca de cuya reforma,
segun tenemos entendido, ya el general Marti-
nez Campos ha pensado y hasta remitido bases
al Gobierno en los ltimos dias de su mando en
Cuba. Si a la vez se exige que la rendicion,
examen y censura de las cuentas se haga on
periodos cortos y fijos, el 6rden y la moralidad
irian salvando los ingresos de los peligros que
corren y de las causas que, por desgracia, los
destruyen.
A la vez tampoco deben desatenderse las
observaciones de la prensa antillana acerca de
lo improcedente que es gravar aquel presu-
puesto con obligaciones que no son exclusivas
de su Tesoro, observaciones surgidas como pro-
testas del falso principio en que descansa la de-
claracion de deuda local, aplicada a las obliga-
ciones del Estado pendientes de pago en Cuba.
Reconocemos por esta causa el fundamento
que en part tienen; creemos igualmente que los
ingresos y los gastos del Estado son todos los
que para levantar sus servicios se declaran y
reconocen por las eyes, cualesquiera que sean


20






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


las provincial donde se devemguen 6 realicen,
doctrina que nos aproxima a la fusion de los pre-
supuestos, cuyo ideal debe perseguirse con pru-
dencia y constancia porque completa la armonia
del 6rden econ6mico. La deuda pnblica que
aquella ilustrada prensa rechaza como deuda
provincial nunca fud ni puede ser mis que del
Estado; su separation implica la autonomia pro-
vincial, y la autonomia provincial la descentra-
lizacion de servicios y de presupuestos; y como
esto es inadmisible, hd aqui por que 16gica 6
inflexiblemente se cae en el sistema contrario
que rechaza toda descentralizacion en los dere-
chos y las obligaciones del Estado.
Por tanto, los presupuestos de Cuba, que
ano conservan la forma traditional de su dpoca
desahogada y pr6spera, han podido comprender
Antes partidas quo no afectaban 6 sus servicios
propios sin quo hubiese en ello inconveniente
alguno, puesto que si no se hacia asi disponia el
Estado de mayors sobrantes; pero desde el mo-
mento en que Cuba cubre con inmensos sacrifi-
cios los gastos de la guerra y se le crea impro-
piamente una deuda provincial exclusive, esta
de todo punto justificado el examen quo de estas
cifras hace aquella prensa peri6dica.
Nosotros, pues, quo ni por un instante olvi-
damos que Cuba ha sostenido una guerra de
ocho aios luchando por conseguir una indepen-


21






CUBA


dencia que de ningun modo le hubiera sido tan
provechosa como su union a la Metr6poli, pero
quo amaba en odio a los abuses quo, en su sen-
tir, la deshonraban, insistimos mas vivamente
cada vez en que el Gobierno se preocupe luego,
muy luego, on normalizar la gestion administra-
tiva de la Isla y en estudiar las reformas de sus
presupuestos. Por este medio pueden obtenerse
ingresos que basten a cubrir todas sus obliga-
ciones sin gravar con tipos excesivos la riqueza
pnblica.
Nosotros, quo por larga experiencia conoce-
mos la extension e importancia de los errors
administrativos, consideramos que su remedio
da mas ingresos y resuelve mAs problenas eco-
n6micos y socials quo el arbitrismo, que, des-
pues de todo, no hace mAs que complicarlos.
Con la moralidad que procuramos ningun inte-
res legitimo se lastima, antes bien se amparan
y protogen los del contribuyente; con la mora-
lidad crece y se afirma el credito pniblico; con la
moralidad se honra y engrandece la patria tanto
como se desprestigia y empobreee sin ella. Des-
atender on los momentos de paz quo alcanzamos
el remedio que mds inilujo puede ejercer en la
estimation de nuestro credito y en la solution
de nuestros gravisimos apuros econ6micos, equi-
vale A seguir entregando el pals a los azares de
la suerte; y como esto no es possible, como por


22






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


fortuna no hay Gobierno alguno que en mo-
mentos criticos desatienda los clamors de la
opinion, abrigamos la consoladora esperanza de
quo al fin habrd quien, con iniciativa salvadora,
ponga limited a nuestra descomposicion political,
social y econ6mica.
Haya alguna vez valor para imponer la mAs
rigida moralidad on todos los servicios publicos,
y asi se encontrard la solucion, que tanto y tan
profundamente d todos preocupa, de hacker des-
aparecer los estragos del deficit sin aumentar
las cargas publicas, y respect d nuestras nunca
bastante bien estimadas provincias ultramari-
nas, evitemos escrupulosamente todo lo que en
nuestros dias se conexione con las causas quo
ya en el siglo xvI impulsaban al inmortal Cer-
vAntes a acogerse, mal de su grado y obligado
por la miseria on quo sus contemporAneos le
mantuvieron, perdidos en aquella ciudad (Sevilla) se acogen,
quo es el pasarse d las Indias, refugio y amparo
de los desesperados de Espafia.>
Antes al contrario, asi como los tiempos han
variado modificando en todos los paises las ideas
y los prop6sitos de la colonizacion, asi con ansia
deseamos quo el amor al pais y el sentimiento
del deber scan tan intensos en los Gobiernos,
quo todos sus actors tiendan d procurar la mayor
prosperidad de la patria, y hacemos votos por-


23






CUBA


quo, cuando de los presents tiempos se ocupen
futuras genoraciones, se diga de nuestros hom-
bres publicos quo tan alto ray6 su patriotismo
quo, sobreponisndose A los defectos do su siglo,
supieron salvar la prosperidad de las provincias
de Ultramar, porque encargaron su administra-
cion a funcionarios inteligentes y probos, por-
quo jams pusieron en duda con actos contra-
dictorios la unidad national, y porque con su
justicia y su prudencia supieron aunar las vo-
luntades antes discordes y extraviadas... Tanta
y tan grande gloria pretendemos para nuestra
6poca!


24














III


Preciso es insistir. El drden, en su ms lato
sentido, debe concertar nuestra administracion,
sin lo cual todo cuanto se discurra sobre la po-
sibilidad de limitar los gastos y moderar los
impuestos es tarea initil. Ni la Peninsula ni las
provincial de Ultramar tienen desenvueltos y
convenientemente organizados los servicios pn-
blicos hasta el punto de poder considerar satis-
fechas las necesidades del fomento moral y ma-
terial del pais; antes al contrario, notamos tales
y tan grandes vacios, que pudidramos conside-
rarle hu6rfano de la inteligente y solicita direc-
cion que necesita. Nuestros grandes gastos los
reservamos para los hechos de fuerza, manifes-
tacion triste, pero en caricter entree nosotros,
como sintesis del desorden sostenido por la mas
desdichada politica personal. Las guerras civiles
devoran nuestros tesoros, limitan nuestra po-
blacion y empobrecen nuestro suelo; pero, en
cambio, satisfacen ese valeroso instinto espanol
mal avenido con el reposo de la paz y poco acos-
tumbrado i esperar la satisfaccion de sus aspi-






CUBA


raciones del lento ejercicio de la razon y del de-
recho.
Los gastos, pues, cuando por una parte no
existe lujo de servicios y por otra se atiende al
pago de cuantiosa deuda, no pueden limitarse
tanto como se desea. A ningun pals le es dado
renunciar a la civilization que los servicios p4-
blicos desenvuelven, ni tampoco negarse al pago
de la deuda creada por sus necesidades; por eso
entree nosotros la teoria de los presupuestos pe-
queos es de todo punto imposible. El Estado
debe disponer siempre de parte de las utilidades
liquidas de la riqueza pnblica para con ellas le-
vantar los servicios de utilidad general, que no
es dado relegar al interns privado; participation
que debe sujetarse d la conveniencia de no las-
timar el desarrollo de esa misma riqueza y de
atender solicitamente los servicios y obligacio-
nes del Estado.
Dentro de este sencillisimo principio la ad-
ministracion combina la forma mas rational de
organizer el pals, limitando unas voces 6 desar-
rollando otras los servicios piblicos hasta llegar
al limite quo permitan, aunque sin agobiarle,
sus fuerzas tributarias, sin que en este extremo
pueda pedirse al Gobierno mas quo el que ajuste
de tal modo su gestion, que resulten totalmente
aprovechados los ingresos y perfectamente in-
vertidos los gastos.


26






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


Las perturbaciones de la administration de-
Jan en los presupuestos un mArgen tal que cual-
quier Gobierno, sin mortificar A los contribu-
yentes, puede cubrir las obligaciones; pero dun
cuando abrigamos profundamente esta convic-
cion, Jo hacemos sin desconocer las dificultads
que las extraordinarias condiciones de nuestra
politica oponen A ello.
El hombre, por uno de esos fendmenos de
relation entre el espiritu y la materia, deja en
todas sus obras el sello que indica el estado mo-
ral dominant, y todos cuantos esfuerzos hace
para disimular las intenciones son perfectamente
inntiles, porque hasta las acciones mis sencillas
1o denuncian. Juzgando el estado moral de nues-
tra sociedad politica por el 6xito de sus obras,
un profundo desconsuelo se apodera del Animo,
pues no parece sino quo cada dia se extinguen
mAs rApidamente los sentimientos que aunan en
la conciencia el interes de la patria y el del ciu-
dadano. Condenar las causas ocasionales de nues-
tra decadencia, luchar sin tregua contra ellas,
equivale A esperar su remedio, y la esperanza
es consoladora como la fe que hace los milagros.
No desmayemos, pues, en la tarea de combatir
los defector de esa politica que todo lo persona-
liza y empequeece, y Aun cuando nuestros es-
fuerzos excited la ir6nica sonrisa de los descrei-
dos, sigamos adelante en tan noble prop6sito.


27






CUBA


Fuerzas contrarian se destruyen, y quidn sa-
be hasta donde nos llevarian las corrientes del
mal si no chocaran con otras opuestas que, si no
las arrollan por complete, las neutralizan en
parte. Grande es el cinismo politico, pero es
mayor todavia el empeno puesto en disimular-
lo: luchemos, pues, que aun no esti todo
perdido.
Entre tanto, si las especialisimas condicio-
nes de nuestra politica impiden quo la morali-
dad y el metodo sean de momento los agents de
nuestra organizacion econdmica, busqusmosla
arbitrariamente rindiendo este tributo al error
y A la costumbre; pero hagimoslo sin apartar-
nos mucho de nuestro principal objeto para no
caer en la exageracion ni alejarnos demasiado
de los principios racionales sobre que descansa
la prosperidad de la Hacienda. Para ello expon-
dremos el progreso que han tenido los gastos en
Cuba, cuyas cifras llevarAn d la inteligencia,
mAs expresivamente que el razonamiento, la
conviccion de que tan lejos estamos de poder
resolver los problems econdmicos imponiendo
nuevos sacrificios al pals, como de aliviarle en
la extension que se desea y que con tanto interns
se pide.
El desarrollo de los gastos y de los ingresos
d que nos referimos es desde 1850 el que sigue:


28







GASTOS INGRESOS
ANOS OBSERVACIONES
Pesos fluetes. Pesos fuerles.


1850.....................
1851.....................
1852...................
1853......................1
1854......... ...........
1855... ...............
1856-57................
1857, 2.* semestre, y todo el
anlo 1858..............
1859 ...................
1860......................
1861...... ...........
1862 y 6 primeros meses
de 1863.................
1863-64...................
1864-65...................
1865-66 ..................
1866-67 ...................
1867-68 ...................
1868-69. ...............

1869-70 ..................
1870-71 ..................


13.734.518
15.072.436
15.680.512
15.729.062
16.921.929
15.859.533
28.961.659

33.856.640
26.425.677
25.630.031
25.742.509

35.686.588
26.697.016
26.579.021
26.212.284
26.080.597
25.655.334
25.415.945


13.103.378
15.648.440
15.781.487
16.053.514
16.710.070
15.673.555
30.330.021

33.993.346
25.929 688
25.929.688
26.057.058

37.344.966
23.783.802
30.258.017
31.857.673
32.852.233
31.162.653
31.114.662


Aumenta la cantidad que se remite a la
Peninsula.


Expedition A MAjico y Santo Domingo.



Se abandona A Santo Domingo.

En Octubre de 1868 estalla la insurrection
de Yara.
El presupuesto de 1868-69 rigi6 estos afios
I por ampliacion.


Co
ci




0


H
0














ANOS


1871-72 ..................
1872-73..................
1873-74... ..............

1874-75 ..................
1875-76 ..................
1876-77 ............. ...
1877-78... ..............
1878-79........... .....
1879-80 ...................1
188081 ............ ......
188182..................1
1882-83 ..................


GASTOS
Pesos fuertes.



40.686.517

40.430.322
a


45.423.506
22.400.607
5)
34.435.830
9.600.000
60
36.860.249


INGRESOS
Pesos fuertes.

D

51.197.358

52.251.582
v


49 802.334
27.423.350
a
37.271.100
a
36.248.300


OBSERVACIONES


El presupuesto de 1868-69 rigid estos afios
por ampliacion.
La diferencia de los ingresos se aplicaba A
los gastos de la guerra.

El presupuesto de 1874-75 rigio estos afros
por ampliacion.
Oro.
Billetes.
El mismo de 1878-79.


El mismo de 1880-81.






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


sI


Estas cifras desconsuelan, pero no desalien-
tan, porque con buena voluntad, tanto por par-
te del pais como del Gobierno, puede alcanzarse
en no lejano periodo un relativo desahogo en
los impuestos, nunca tanto como el que existi6
hasta 1855, en que los gastos no llegaron A 17
millones de pesos; pero el suficiente para no
entorpecer el desarrollo de la riqueza insu-
lar, como acontece siempre que los tributos
castigan por su exorbitancia los esfuerzos del
trabajo.
Despues de 1855 la expedicion d Mdjico y la
ocupacion y guerra de Santo Domingo aumen-
taron los gastos hasta doblar el presupuesto
de 1850; y no siendo esto suficiente, se crea por
primera vez la deuda que desde entdnces, y sin
interruption, viene gravando el Tesoro de Cuba.
Apenas abandonadas aquellas empresas milita-
res, y cuando por la rApida amortizacion de la
deuda podia esperarse el alivio de los gastos,
estalla en 1868 la insurreccion que tantos sa-
crificioscost6, y cuyas conseuencias econdmicas
tanto han de tardar en borrarse. Aumsntase
con este motivo el presupuesto hasta cuadrupli-
car el de 1850, recudase, y se gasta mayor
cantidad de la calculada, y Ann asi la deuda to-
ma tan serias proporciones, que para atenderla
se hace necesario destinar la tercera parte de los
ingresos.






CUBA


Entre tanto, los servicios reproductivos,
como son los de caracter civil, se estacionan, y
en treinta anos apsnas da un paso la Isla en el
camino de su civilization y fomento. iTan caros
pagan los pueblos sus errors!
Hemos dicho que no somos partidarios de los
presupuestos pequenos. Cuando la Isla solo cu-
bria el de 15 millones de pesos estaba su riqueza
en gran prosperidad; el respeto a la libertad
personal era tan practice, que suplia, tal vez con
ventaja, la falta de derechos politicos: por sus
tradiciones y por sus costumbres era Cuba el
pals cl6sico de la hospitalidad, de la generosi-
dad, de la expansion y de la alegria; era la
colonia mis tranquila y rica del mundo, y sin
embargo, aquellos tan azules y limpidos hori-
zontes de su felicidad mostraban desde la eman-
cipacion de las Americas ligerisimas manchas;
itristes preludios de la tormenta que mas tarde
habia de desencadenarse. Si ent6nces, si cuan-
do la Isla alcanzaba el mayor grado de prospe-
ridad los gastos hubiesen sido mas amplios; si
ent6nces se hubiera desarrollado en grande es-
cala el fomento moral y material, Jared deferro-
carriles estaria muy adelantada en 1868, y es
posible que la insurreccion no hubiera estalla-
do, y, sobre todo, seguro que se habria ahoga-
do en sus gsrmenes, ahorrando a la patria tanta


y tan generosa sangre vertida.


82


No se hizo asi,






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


y hoy es impossible volver d los presupuestos
de 1850.
La idea que en la actualidad se agita en Cuba
de que la Peninsula se haga cargo de las obli-
gaciones generals de la guerra no es nueva; en
todos los apuros econ6mioos se ha tenido la mis-
ma aspiration, especialmente desde que los gas-
tos aunentaron hasta un limite excesivo. Ya
ent6nces hubo que contestar A las pretensiones
de separation de obligaciones con la doctrina
de la unidad national, desenvuelta en la expo-
sicion quo precede A los presupuestos de 1866 en
estos expresivos t6rminos:
Expuestas las razones capitals, base de
>los presupuestos de la isla do Cuba para 1866
>a 1867, conviene dejar consignado c6mo al
circunscribir ciertas apreciaciones numericas A
>las obligaciones calificadas de ordinarias, quo
>al tomarse por locales podrian despertar la
>idea de limitar a su entidad la suma de los re-
>cursos, no ha habido animo de reducir A pro-
>porciones tan estrechas el juicio acerca de los
>ingresos y gastos de aquella provincia. Siendo
>una la nacionalidad que fornian todas las del
>reino, en cualquier parte del mundo en que se
>hallen, y una su Hacienda y uno su Tesoro, la
>diversidad de los detalles orgAnicos de su ad-
>ministracion y en la forma de exaccion de los
>ximpuestos, ninguna diferencia esencial esta-


3


33






.,


CUPA


>blece para que,.rota aquella unidad indiscuti-
ble, se pretenda excusar la obligation, A todas
>as provincias extensiva, de levantar en comun
>las cargas generales del Estado inherentes d
>cuantos servicios refluyen en provecho, defensa
>6 integridad national y local de las mismas
>provincias.
Como so ve, esta doctrina de la unidad na-
cional pertenece al Gobierno y la autoriza el en-
tdnces Ministro del liramar D. Antonio Cano-
vas del Castillo, cuva aittoridad en la materia
cs mayor cada dia por la inciestionable rospe-
tabilidad de su nombr. Dentro de ella hay quo
girr-, cualquiera que sea el molivo. para deter-
minar Ibs relations de las provincias con la na-
cion. No otra cosa puedo hacerse, una vez des-
cartada la autonomia, y asi esperamos encon-
tray, si no el remedio radical, alivio al mdnos a la
presented situation economiea do Cuba. Todos los
actors do gobierno, y espocialmente los que per-
tenecen al drden econ6mico, deben estinarse y
resolverse bajo el fecundo principio de la uni-
dad; pero cuidando siempro de que la doctrina
y la conducta guarden entre si perfect armonia
como correspond a los elevados fines y patrid-
ticos propositos d que obedecen, torque nada
ejerce mAs perniciosa influencia en la moral p'-
blica quo la contradiction en quo se cae por
salvar con pretendidas habilidades el reconoci-






Su PRESUPiUESTO DE GASTOS


miento de los derechos y el cumpliiriento de las
obligaciones que en el 6rden econ6mico se con-
traen por el Estado.
En esta parte, tan exagerado ha sido el cri-
terio de nuestro Gobierno, que no parece sino
que se intentaba eludir. el pago de las obliga-
ciones quo se contrarian, llevando al espiritu do
los acreedores toda clase de fundados recelos
sobre la materia. Inexplicable conducta, que
sdlo ha servido para perjudicar las operaciones
de nuestro credito sin conseguir el objeto de
dejar la Peninsula A cubierto de estas atencio-
nes en el caso eventual de la pdrdida de Cuba.


10

































































9














IV

Hemos visto en el desarrollo de los gastos,
que desde 1850, en quo ascendieron a 13.734.418
pesos, a 1880, en quo se presupuestaron en
47.423.506 en oro y 22.400.607 en billetes, se
cuadruplicaron las obligaciones; pero como en
la practica los gastos eran mayores, asi como
excedia la recaudacion en algunos aios al in-
greso calculado (1) resulta que el exceso de obli-
gaciones al terminarse la guerra, comparado
con el de 1850, era de cinco veces mis. Si, por
otra pane, se tiene on cuenta que el desenvol-
vimiento de la riqueza en las regiones ris
tranquilas de la Isla como compensaba en tota-
lidad la que se abandonaba o destruia en otras
y que el cost del trabajo subia en razon A las
reformas de la esclavitud y 1A las dificultades de
la guerra; si ademas se agrega A esto la baja de
los precios de los frutos, se comprendera lasta
quo punto los sacrificios econdmicos han casti-

(1) En la exposicion qie precede al proyecto de presupues-
tos de 1879-80, se indica la suma de 58.56.i57 pesos recaudados
en 1874-75.






CUPA


gaio a Cuba, en donde se han visto desaparecer


por numerosas quiebras


fortunas considerable


de las mds arraigadas y sdlidas.


No hay,


tanto, (ue extratar (fue la necesidad y el deseo
del alivio vaya hoy mds ai de los limites po-
siblcs.


Nosotros, que


deseamos on materia de


puestos no eaer on la exageracion,


imi-


y que, por


el contrario, proeuramos encontrar tsrminos ra-
cionales qu salven los conilictos presents, ve-
mos quo el estado econ6mico, si no el mismo,
es miuy andlogo on todas las regiones que cons-
tituyen nuestra nacionalidad; y esto mAs que


nada aconseja quo las cargas


se soporten


verdladero patriotismo. Hay, no obstante, defec-


Los importantes en algunos detalles
subsanarse segn indicaremos.


quo deben


Los presupuestos de gastos del Estado
ejercicio vigente de 1882-83 ascienden i


Peninsula (1).
Cuba........
Puerto-Rico ..
Filipinas .....


Pesos.
157.758.747
35.860.249
3.864.614
16.215.873


213.699.483


cuyn (antidad se


distribuye on la forma siguiente:


(1) AdemAs comprende 582.354 pesos por los gastos afectos
al product de las ventas de los bienes desamortizados.


por


con


en el


08







OBLIGACIONES GENERALES DEL ESTADO


PENINSULA

Casa real...... .. .......1.60.000
Cuerpos Colegisladores.. ............. 397.757
Deuda pnblica. ... .............. ..44.604.606
Cargas de justicia.............. ................ 49;.124
Clases pasivas............................ 9.053.888
Ministerio de Ultramar............... .......... .
Fernando Poo..................................
Caja de inntiles y lnurfanos de la guerra de Ultramar D
Tribunal de Cuentas ............................
Otras obligaciones.................... .........


OBLIGACIONES DE LOS DEPARTAMENTOS
Presidencia del Consejo de Ministros............. 220.342
Ministerio de Estado...... .................. 716.177
Gracia y Justicia.............................. 10.325.114
Guerra.......... ..... ..................... 26.397.051,
Marina............. ...... ............... .225.559
Gobernacion .......... ..................... 9.9.6
Fomento.................................... 18.179.058
Hacienda...................... ............ 4.109.035
Gastos en las contribuciones y rental publicas..... 24.974.577


CUBA



10.824.650

1.079.416
96.975
37.160
)0.000
158.100
43.643


MINISTERIALES

119.300
994.242
11.611.392
1.922.081
5.91.7.010
1.085.432
1.299.136
429.520


PUERTO-RICO



708.900

318.:67
23.208
11.8 rI,
9.600

21.663


273.018
.194.302
71.861
546.067
370.076
267.918
25.772


FILIPINAS



525.900
18.300
1.261. 950
89.983
37.903
30.600
169.950
78.487



94.350
1.508.631
4.220.604
3.041.762
1.780.080
523.177
1.420.881
813.312


c


c



C


0






Clt


Asi como no encontramos palabras bastante
duras, ni conceptos bastante expresivos para
condenar los vicios pnblicos que son causa de
nuestra decadencia, asi tambien cuando 6sta
procede del error, deseamos llamar sobre su
remedio la atencion por medios y formas de
pura persuasion. Observamos en el cuadro de los
presupuestos que acabamos de exponer impor-
tantes defectos que se deben 6 la manera de
redactarlos. La Peninsula, antes que las provin-
cias de Ultramar, tuvo necesidad de dar 6 estos
trabajos el carActer legislativo previsto en la
Constitution, y mientras las Cdrtes conocian de
ellos, el Gobierno decretaba por si los de Ultra-
mar, como todavia sucede con los de Filipinas:
eran, pues, cuatro presupuestos diferentes quo
comprendian todos los gastos y recursos del Es-
tado. Ademns de esto, el conocimiento exclusivo
atribuido a centros ministeriales distintos, el de
Hacienda y el de Ultramar, de formar los res-
pectivos presupuestos, ha contribuido A la falta
de unidad que on los mismos se observa en Jo
relativo a la distribution de las obligaciones
clasificadas de generals.
Nuestras provincias, incluso las de Ultramar,
en nada se parecen a los Estados de la Union
americana: tienen 6stos una independencia 6
autonomia de que carecen aquellas, y en buena
ldgica no es possible mantener en las formas,


40






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


doctrinal 6 principios que en el fondo se recha-
zan. El Gobierno y la soberania entree nosotros
se centralizan en la nation representada por las
C6rtes con el Rey, que es el jefe del Estado
con un solo Gobierno responsible; las provincias
de Ultramar carecen de gobiernos locales, tiene
en ellas el de la nation sus representantes que
son los Gobernadores generales. Esta unidad
exige que todos los servicios inherentes i la so-
berania figuren en el presupuesto general del
Estado y no en los parciales de las provincias de
Ultramar; por consiguiente, asi como en estos
no se comprende partida alguna relative a la
dotacion de la casa real ni de los Cuerpos Cole-
gisladores, asi tampoco debieran figurar las de
la deuda y clases pasivas, las de agents diplo-
maticos y consulares, las del Ministerio de Ul-
tramar, las de Guerra y Marina ni las de Fer-
nando Po, porque ninguna de dichas provincias
tienen deuda propia, ni personal pasivo, ni
representation diplomatica, ni ejsrcito, ni ma-
rina, ni establecimientos adyacentes como Fer-
nando P6o. Todos estos servicios son de carac-
ter general, porque afectan especialmente a la
soberanfa, y por tanto, s6lo deben figurar en
los presupuestos generales del Estado, nunca en
los locales de cada provincia.
Y no es quo con esto pretendamos eximir a
las provincias de Ultramar de concurrir A le-


41






CUBA


vantar las cargas pfnblicas en la medida de sus
fuerzas, no; porque sin necesidad de mantener
contradiccion alguna se lograria el objeto con
acerr figurar en las obligaciones de sus presu-
puestos locales una partida con destino d las
atenciones generales del Estado y otra igual en
los ingresos de los de la Peninsula, con lo cual
el Gobierno podria disponer, por medio de ope-
raciones de tesoreria, de dichos ingresos aplicin-
dolos al pago de estas obligaciones en la misma
localidad. Lo quo pretendemos es llevar a los
presupuestos el principio de la unidad recta-
mente entendido, porque de no hacerlo asi se si-
guen errors que pueden afectar a la nacionali-
dad como incuestionable argumento en pro del
principio auton6mico.
Cierto es que el texto de la ley, uniforme
para la Peninsula y Ultramar, no deja (uda
acerca del caracter de las obligaciones que con-
tiene cada presupuesto, y esto salva en part
los defectos de forma, puesto que dice:

D. Alfonso XII,
nPor la gracia de Dios Rey constitucional de Espajia:
)A todos los quo las presentes vieren y entendieren
xsabed: que las O6rtes han decretado y Nos sancionado
JIo siguiente:
))Articulo 1.* Los gastos del Estado en la isla do Cuba
)durante el ano economico de 1882-83 se presuponen en
3.800.249 pesos distribuidos por secciones, capitulos y
)articulos, segun se expresa en el adjunto estado lotra A.


42






SU PRESUPUESTO )E GASTOS


43


Art. 2.* Los ingresos para cubrir obligaciones del
nEslado en la propia Isla durante el expresado ano so
)calculan en la cantidad de 36.248.300 pesos, segun el
)pormenor quo aparece del estado letra B.

Es evidente que por la ley son obligaciones
del Estado y no de la provincia todas las que se
comprenden en los presupuestos; pero insistimos
en que, Aun dada esta declaration terminante,
las que se refieren A la soberania y A la deuda
figurarian mejor en el general del Estado.
llechas estas observaciones acerca de la for-
ma de los presupuestos, habremos de ocuparnos
del fondo de los mismos porque encontramos
anacronismos propios de la separation con que
se forman, dejando, por consiguiente, de guar-
dar entree si todo el enlace que debieran.
La Peninsula, por ejemplo, de un presu-
puesto total de 157.758.747 pesos destina 6 las
atenciones de

Deuda pniblica 6 del Estado...... 28,27 por 100.
A las de Guerra...... ......... 16,73 -
A las de Marina............... 4,58 -
A las de Fomento........ ..... 11,50 -

Cuba, con un presupuesto total de pesos
35.860.249, destina a las mismas atenciones

De Deuda pnblica o del Estado.. 30,21 por 100.
De Guerra cl.................. 32,95 -
De Marina cl.................. 5,35 -
De Fomento cl................. 3,02 -






CUBA


Puerto-Rico, con un presupuesto total
pesos 3.864.614, destina (1)


A Deuda el......
A Guerra el.....
A Marina el.....
A Fomento e....

Filipinas, con


.............. 18,55 por 100.
30,95 -
.............. 1,85 -
.............. 9,05 -


un presupuesto total de


sos 16.215.873, destina

A Deudael...... ... .......


3,24 por 100.


A Guerra el................... 26,00


A Marina el......... .........
A Formento ei..................


22,46
1,02


No entraremos en minuciosas investigacio-
nes sobre la extension territorial, topografia,


poblacion,


riqueza y comercio de cada portion


del territorio national para fijar proporciones re-


*ativas de exactitud en


la distribution del pre-


supuesto, por ahora no es este nuestro objeto;
pero si consignarernos que, a exception de la
diferencia de mis que se advierte en los gastos
destinados A la marina de guerra en Filipinas,
justificada por su mayor distancia de la Penin-


sula, por sus extensas costas y peligrosa


pira-


teria, on todas las demAs no se explican satis-
factoriamente las notables diferencias que exis-


ten en la aplicacion de la fortuna pnblica


a unos


(1) El presupuesto de Puerto-Rico dedica 700.000 pesos A la
indemnizacion de eselavos.


4


de


pe-


44






45


Si PRESUPUESTO DE GASTOS


mismos servicios, por mis que tengan lugar
en regiones distintas. Porque mientras la Pe-
ninsula invierte on los servicios de Deuda, Guer-
ra y Marina el 49,58 por 100, Puerto-Rico
el 51,30 y Filipinas el 51,70, Cuba 1o hace
del 68,51; y si despuoe buscamos la proporcion
que guardan las cantidades que se destinan al
fomento de cada localidad, on Filipinas es el 1,02
por 100, en Cuba el 3,02, en Puerto-Rico
el 9,05 y en la Peninsula el 1'1,50.
Advertimos que en circunstancias extraordi-
narias las proporciones en la distribucion de los
servicios desaparecen, porque todas las fuerzas
y todos los recursos de la nacion se requieren
en un punto determinado; pero tambien creemos
que tan pronto como desaparecen las causas que
exigen del Gobierno poner a salvo el honor na-
cional 6 la integridad del territorio, debe apre-
surarse i restablecer la normalidad de los ser-
vicios y la proporcionalidad de los sacrificios,
llenando de este modo prudentes fines de go-
bierno y de justicia sin esperar d quo el pals
tenga quo reclamarlo, porque llegado este caso
pocas veces se hace sin establecer antagonismos
que cada dia es mis necesario desaparezcan.
Nosotros, quo fundamos la grandeza de la
nacion en la perfect union de los pueblos que
la constituyen, deseamos que no haya motivo
de disgusto fundado 6n justa causa; queremos






4tPA


mantener una completa armonia en las relacio-
nes de unos pueblos con otros, y muy especial-
mente entre todos los hijos de esta patria comun,
tan grande un dia sin luchas intestinas como
desgraciada con ellas. Bien se alcanza cuan
dificil pretension es la nuestra, porque en la
eterna lucha de la idea, de los intereses y de las
aspiraciones, se chocan y rompen muchas veces
los mns patridticos propositos; pero por eso
mismo pretendemos quitar elementos al mal,
procurando que desaparezca todo antagonismo
fundado en los hechos contradictorios que se
relacionan con la vida econdmica de una loca-
lidad cualquiera, y muy especialmente con la
isla de Cuba, quo tantos titulos tieno d nuestro
afecto y consideracion.
No por esto, sin embargo, hemos de caer
en la parcialidad, antes al contrario, huiremos
con todo cuidado de ella, que siendo una la jus-
ticia, i todos puede alcanzar por igual, y con
mis motivo cuando, como en el presente caso
ocurre, se refiere a la equitativa distribucion
de las cargas pnblicas, origin en todos los tiem-
pos y en todos los pueblos de profundo malestar
y descontento, sobre todo si su clasificacion y
distribucion no se hacen con la rectitud mas


escrupulosa.


46













V


Dejamos consignado que el presupuesto de
Cuba asciende a 35.860.249 pesos, cuya canti-
dad se distribuye:

11.816.392 on los servicios de Guerra;
1.922.081 on los de Marina;
2.918.060 en los de Gobernacion, guardia civil y Orden
pnblico;
10.824.650 on Deuda; y
1.415.291 en obligaciones generales. En junto hacen.
28.896.477

Resulta, por tanto, que sdlo se destina a la
administration de Hacienda, de Justicia, de Go-
bernacion y Fomento 6.963.772 pesos,Hacemos
esta demostracion para que no se nos culpe de
parciales si, al entrar on el campo de las reduc-
ciones, descartamos estos servicios civiles, tan
importantes y necesarios como miseramente des-
arrollados, del castigo de las economias. Tam-
poco hablaremos de las cantidades destinadas i
guardia civil y 6rden publico; nuestras especu-
laciones giraran nnicamente sobre los gastos de
Guerra, Marina y Deuda.






CUBA


Generalmente, cuando se piensa en las fuer-
zas militares disponibles para salvar al pais de
un peligro armado, ya proceda del exterior,
como una invasion extranjera 6 del interior,
como una insurreccion civil, no se tienen en
cuenta mis fuerzas disponibles que las que figu-
ran en el presupuesto de la Guerra; pero euando
se trata de averiguar qus gastos pueden econo-
mizarse para no agobiar al pais con cargas su-
periores a sus fuerzas, entdnc es se penetra en el
corazon de los servicios y se examinan ms d
fondo las cifras del presupuesto. Al hacerlo nos-
otros encontramos que el ejercito de Cuba le
componen 22 oficiales generals, 2.960 jefes y
oficiales y 27.584 soldados, distribuidos en esta
forma:

SERVICIO ACTIVO.


Infanteria...................
Caballeria...................
Artilleria......... ........
ingenieros.......... ....
Furrieles y bandas de tambores
de los voluntarios..........
Reserves de caballeria........
Caja do Ultramar ............
Comisiones..................
Roemplazo........ ......
En espectacion de embarque..


Jefes
y oficiales

1.591
307
73
60

90
50
173
366
250


Soldados.

19.687
3.723
1.21.6
1.640
1.101
134
83


48






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


Al que hay quo agregar:
Marina.-Un vicealmirante; 186 jefes y oficiales, y
1.892 soldados y marineros.
Guardia civil.-Un brigadier; 297 jefes y oficiales, y
5.990 guardias.
Orden publico.-Veinticinco jefes y oficiales, y 873
individuos.

Componen en junto cerca de cuarenta mil
hombres.
Si despues se cuenta con los voluntarios,
cuyo instituto costa de 38 batallones de infan-
teria, 13 regimientos y 39 escuadrones de ca-
balleria; dos batallones, una compania y un re-
gimiento montado de artilleria; tres batallones
do ingenieros y tres de bomberos, cuyos cuerpos
estin servidos por 31.700 hombres de infanteria,
10.900 de caballeria, 2.700 do artilleria, 1.000
de ingenieros y 2.113 de bomberos, que hacen
48.413 hombres, habr que convenir en que,
sin comprometer los altisimos interests enco-
mendados A los institutos militares, pueden ob-
tenerse economias de alguna consideracion en
el servicio de guerra.
La ciencia, por otra parte, ha aumentado
los medios de gobierno tan poderosamente, que
fuera imperdonable no aprovecharlos en benefi-
cio de las class contribuyentes. Fomentar la
marina de vapor, construir ferro-carriles, linear
telegraficas y canales, tender cables submarinos


. 4


49







59 CUT A


y no contar con las economias quo estos servi-
cios modernos deben producir en tiempo de paz
on los gastos de guerra, seria verdaderamente
absurdo, puesto quo manteniendo los calculos
de la fuerza armada como si no existiesen aque-
los elementos auxiliares, se fatiga al pals con
la carga de los servicios modernos sin compen-
sarla reduciendo los antiguos. Por eso conside-
ramos que, para nuestros prop6sitos, importa
mucho sea la distancia para los trasportes de
la Peninsula a Cuba de diez y ocho A veinte
dias, y sea instantlnea para las comunica-
ciones, por valer esto solo tanto como un
ejercito, puesto quo en caso necesario en treinta
6 cuarenta dias pueden prepararse y llegar a
Cuba fuerzas superiores a las ya permanentes
de la Isla.
Esto en el caso bastante improbable de una
sorpresa, cuya posibilidad ni siquiera admiti-
mos, pues ni una invasion es posible sin quo
previainente se anuncie, ni una insurrection es-
talle sin larga y pnblica preparation, dando on
todo caso tiempo a Gobiernos nada mas quo me-
dianamente previsores pararechazar convenien-
temente 6 ahogar on su origen toda tentativa
de alteration del 6rden pnblico.
MAs dificil es suplir la falta de marina de
combate, porque toda construction naval re-
quiere tiempo; pero esta dificultad lo mismo


TO






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


existed hoy con buques inutiles quo existiria ma-
nana sin ellos. Todavia en caso de complicacio-
nes convendria carecer de los actuales; d este
modo anm se tomarian medidas para guardar
las costas accesibles a un desembarco y defen-
der los puertos de un ataque, quo tal vez con
ellos no se tomen,, en caso necesario, en la mis-
ma escala, en la erronea creencia de quo hues-
tros buques podrian ofrecor alguna resistencia,
cuando en caso de conflicto servirian finicamen-
te para consular una gran catAstrofe.
Existed en el apostadero de la Habana, se-
gun el presupuesto que examinamos, una es-
cuadra de diez buques: la fragata Nuvas de To-
losa, do madera, d helice, de 300 caballos y 22
canones; los avisos Jorge ,Juan y' Sanchez Bar-
ca ztegui, de tres canones y 240 caballos cala
uno; los vapors de ruodas Don Juan de Aus-
tria y Guadalquivir, de '120 caballos y dos ca-
hones, y el Leon, tambien de ruedas, do 130
caballos y dos cafiones; la goleta de helice Fa-
vorita; el vapor de hslice rIiac; el vapor do
helice Bazan, do 1 i caballos y dos canones; el
aviso de helice Fernando el CalUico, de 130 ca-
allos y tries canones; cuatro canoneros de heli-
ce y 44 buques menores, quo constituyen las
Ilamadas fuerzas sutiles, cuyo entretonimriento
cuesta al Estado 1.749.141 pesos.
Duranto la guerra, excepto las fragatas,


51






CU1A


han prestado nuestros buques buenos y tiles
servicios; pero debido A la ventajosa y feliz cir-
cunstancia de que el enemigo carecia de escua-
dra. En la paz todos son inntiles, porque en
Cuba ni dun el servicio de guarda-costas se re-
quiere midntras el contrabando se haga en las
aduanas.
Gastar cerca de dos millones de pesos en
mantener para en caso de complication un ver-
dadero peligro para el honor nacional y saludar
banderas durante la paz, nos parece lujo ver-
daderanente injustificado hasta en el caso de
que los recursos abundasen; pero estaseando, es
un despilfarro que here, todavia mds que por el
dafo que causa, por lo que significa de imprevi-
sion y de error en la gestion de la administra-
cion pnblica.
Esto no obstante, comprendemos que, Aun
cuando la escuadra nacional es toda inntil, no
debe desaparecer en un mismo dia; debe amor-
tizarse escalonadamente por grupos de buques
empezando por los mAs innitiles para conservar
el brillante personal que la sirve y ha de ser base
de su regeneracion.
Por eso no juzgamos conveniente borrar
del presupuesto de Cuba totalmente la partida
destinada al servicio de marina; pero supri-
miendo las fragatas, los vapores de ruedas, los
canoneros ya inservibles y otros buques, po-


52






SU PRESUPUESTO DE GASTOS 3I3

drian reducirse en ms de la mitad los gastos
de este servicio.
Gasta en marina de guerra la nacion pesos
7.225.459 en la Peninsula, 1 .922.081 en Cuba,
71.861 en Puerto-Rico y 3.641.762 en Filipi-
nas, y estas respetables sumas se invierten en
mantener A Ilote una escuadra que no puede com-
batir y unos arsenals sin material quo solo
pueden remendar; es decir, quo se invierten 253
millones de reales en sostener un servicio que
ya todo ei mundo sabe quo por career de con-
diciones apropiadas, sdlo puede, cono ya hemos
dicho, ocasionarnos en caso de guerra un ver-
gonzoso desastre.
Ademis se invierten en sostener el ejercito
de tierra 43.628.351 pesos, en esta forrna: la
Peninsula, 26.397.053; en Cuba, 11.816.392;
ofn Puerto-Rico, 1.194.302, y 4.220.604 en Fi-
lipinas, es deeir, 872.567.020 rs.; y Aun cuan-
do el ejercito estd on condiciones distintas do la
marina; dun cuando 6ste constitnye la base re-
gular de la defense nacional, nos quela la duda
de si su material se halla i la altura de las cir-
cunstancias, tanto por la calidad como por el
ndnero, para no considerarnos sorprendidoj en
caso inesperarlo; dudamos si, Ilegado un casus
belli, habria armarnento por lo mrnos igual en
calidad al del enemigo pira dotar totalmente
las reserves y las plazas; si no tendriamos, como






54


CUBA


siempre, quo fiar la defensa national mas en el
caracter y el valor de nuestro pueblo quo en la
organization oficial, quo consume anualmente
872 millones de reales.
Nosotros, sin espiritu critico en esta mate-
ria, consideramos quo la fuerza militar debe
organizarse de modo quo, con el menor gasto
posible en la paz, pueda reunir en caso do
guerra el mayor nilmero do hombres armados
e instruidos, nltiles como soldados, porque no es
la nation militar mas fuerto la quo mis gasta,
sino la quo gasta con mis discretion y aprove-
chamiento. El dia en que Espana tenga reser-
vas instruidas, cuadros preparados y parques
surtidos para armar un million do combatientes,
sera mas considerada, y esto ha de lograrse
gastando mis on material quo en personal, te-
niendo un reducidisimo ejercito activo, numero-
sas reservas y parques perfectamente surtidos.
MTis que ningun otro necesita el servicio de
guerra de la piblica prosperidad y d desaho-
gado Tesoro, razon por que on la paz deben dis-
traerse del trabajo productor el menor nnmero
de hombres 6 invertirse on el entretenimiento
del soldado la menor cantidad possible, quo las
guerras sin grandes recursos se hacen cada dia
mis dificiles y peligrosas, y un pals esquilmado
de antemano poca resistencia puede ofrecer A
enemigos poderosos.






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


Estos principios de cardeter general, apli-
cados 4 Cuba, aconsejan se tengan en cuenta
para limitar el ejsreito activo la existencia del
cuerpo de voluntarios y de la guardia civil, y el
servicio que presta la rapidez de las comunica-
ciones que, avalorando estos elementos, es como
debe fijarse aquella fuerza militar, de modo que
no sea, como es en la paz, una carga gravisi-
ma para el pais.
Y sin embargo de nuestras observaciones,
tan delicada consideramos la organization de
nuestro poder militar, tan grave todo cuanto se
relaciona con el nunmero de fuerzas existentes en
cada localidad, tan interesante el equilibrio que
deben guardar entre si los diferentes institutos
armados, que omitimos el entrar en otras con-
sideraciones porque fiamos en la prudencia y
patriotismo del Gobierno el conciliar los medios
do garantir el Orden pnblico y la seguridad del
Estado con la situation econumica que alcanza-
mos, no debiendo olvidar nunca que existen me-
dios mas racionales, mas adecuados y seguros
para mantener la paz interior que el sostener
en pie de guerra fuerzas numerosas: la intro-
duccion y desarrollo en Cuba de la instruction
piblica, no solo para los niinos, sino tambien
para los adultos de ambos sexos, por medio de
los institutos religiosos; el desarrollo de los ra-
mos de Fomento, hoy tan desatendidos; la pru-


55






CUBA


dencia del Gobierno en todas sus relaciones con
el pals, y el alivio de las cargas pnblicas, son los


seguros


agents para mantener la


Cuba, que carece de edificios pfiblicos dignos de
su ilutracion y riqueza, y de comunicaciones
bastantes al desarrollo de su actividad agricola


y mercantil;


que ve diezmada su poblaeion


falta de dragado en las bahias;


que tiene


instruccion pnblica limitada, veria satisfecha y
agradecida que el Gobierno se preocupaba sol%-
citamente de su prosperidad.


La flabana no tiene


una catedral


ni una universidad ni


pesar


de recaudar su aduana anualmente 16 millones


de pesos, tine para este servicio


imperfecta-


mente habilitado el ex-convento de San Fran-
cisco; por falta de trenes de dragado los des-


prendimientos palndicos
su poblacion, y la mort


de la bahia merman


andad crece de


ano... -Con qu6 satisfaccion, repetimos,


ano


en


veria


aquel pals que el Gobierno se preocupaba
iniciar y desenvolver los servicios pnblicos
utilidad general! icon qu6 facilidad podria


de
de
un


Gobierno celoso distraer las corrientes del mal
y haspa convertirlas en abundantes veneros del
bien!


Pero no gobernar con el acierto
descuidar la organizacion intelectual


necesario,
y religio-


sa, abandonar la organizacion civil, perder la


mds


paz.


por
una


digna de su capitalidad; d


r0






SU PRESUPUESTO DE GASTOs


administration de las rentas, intentar hacer de
la deuda del Estado una deuda local, contra
todos los principios de justicia, y despues, sobre
todo esto, destinar a los servicios militares cerca
de 17 millones de pesos, es bastante para man-
tener preocupada y temerosa la opinion pnblica
en Cuba. Cambiad de sistema y vereis cuin rA-
pidamente nace Ia confianza, y e6mo la atm6s-
fera de la tranquilidad 10 inunda todo; vereis
cuan poca fuerza armada necesita un Gobierno
para mantener la tranquilidad del Estado.
La idea, vieja ya, de que la Hacienda es
enemiga del productor, se debe precisamente A
que grava con desigualdad y A quo sus produc-
tos se invierten con harta escasez en los gastos
reproductivos; cuando se paga y el sentido pfi-
blico no acierta a comprender la utilidad del sa-
crificio, el antagonismo se establece y la guerra
se declara entree la Hacienda que investiga y el
productor que oculta: ent6nces ya no es el ha-
ber del Tesoro resultado del voluntario, patri6-
tico 6 inteligente concurs del contribuyente,
sino el 6xito de una recaudacion forzosa que
sieinpre se consider vejatoria. La Hacienda en
estas condiciones jams prospera, porque se la
consider siempre enemiga de la production y
del trabajo.
Esperemos, pues, que lairazon haga su ca-
mino, y que la opinion influya en el Animo de


57






58 CU13A

los Gobiernos, que al fin acabaran por no con-
tinuar el ruinoso sistema de convertir la me-
jor parte de la fortuna phblica en el manteni-
miento de servicios improductivos con despres-
tigio de su autoridad y para ruina del pals, que
quisieramos ver administrado con mejor suerte.
















VI

Despues de Guerra y Marina, la partida de
gastos mAs importante es la de la Deuda; pero
Antes de ocuparnos de ella exige la claridad de
nuestro trabajo quo digamos cuatro palabras
acerca de los servicios civiles cuyos gastos no
creemos susceptibles de disminucion, Antes al
contrario, necesitan aumento para organizar
una buena, y A ser possible, perfect adminis-
tracion, para atender A la creciente cultura del
pals y al progreso de las obras piblicas; aunen-
to quo ms tarde hemos de solicitar en la can-
tidad posible y A medida que la limitation de
gastos por la consolidation de Ia paz y el reposo
de las costumbres politicas ha de ocasionar, asi
como tambien por la amortization de la douda
quo esperamos se ha de ir realizando sin crear
otra nueva, como por desgracia acontece entre
nosotros.
La prudencia de todos los quo verdadera-
monte aman la patria, de todos los quo aspiran







C6BA


al rapido engrandecimiento- de Cuba,


aconseja


que se ds tregua A la lucha politica en aquella
localidad y se haga de tan preciada region el


fecundo campo done la inteligencia


y el tra-


bajo libren sus provechosas y tiles batallas.


este fin
planza,


pediremos A todos moderacion y tem-
porque s6lo una conducta tolerante y


desapasionada fijarA la paz y permitirA que


se


destine al fomento de la Isla la mayor part po-
sible del producto de sus impuestos, que en otro
caso se han de destinar forzosamente A menos
provechosas atenciones.


En treinta aflos los servicios civiles


han te-


nido un
forma:


aunmento


de 1.816.700


pesos, en esta


Estado.........
Gracia y Justicia....... .....
Hacienda................
Gobernacion y Fomento.......

Totales........ ...

DIFEENCIA ........ .. .


1853
Pesos

116.734
405.364
1.197.660
2.175.161


3.894.919


1882-83
Pesos


119.300
994.212
1.728.656
2.869.421

5.711.619


1.816.700


Para encontrar la verdadera comparacion
de los gastos, hemos descartado de los que hoy
figuran en Gobernacion los siguientes:


A


60







SI PRESUPUESTO DE GASTOS


Pesos


Sueldo y representation del Gobernador ge-
neral (en 1853 figura esta partida en el


presupuesto do Guerra) .
Tribunal de imprenta ....
Gobiernos de provincia....
Guardia civil.............
Orden pnblico............
Vigilancia..............
Consejo de Administracion.
Telsgrafos...............


S...


TOTAL..........


De manera que si A los 1.


aumento
resultarai


so agregan los
que en treinta


524.
anos


816
902
la c


50.000
10.500
138.050
.. 2.647.516
270.544
451.159
... 40.380
524.902

... 4.133.051


.700 pesos do
de tel6grafos,
antidad desti-


nada a mejorar la administration y el fomento
de la Isla aumenta on 2.341.602 pesos, porque
el rosto, 6 sean 3.608.149, los ha exigido la or-
ganizacion politica moderna. Consideramos, por
tanto, que, dadas las grandes necesidades del
pals, su fomento yace sumido en lamentable
atraso, y' que es poco todo cuanto se haga y pro-
cure para sacarlo de este estado. No sabemos
qud extrafa fatalidad posa sobre las mejoras ci-
viles de la Isla para que tan perzosamente se
inicien unas y se paralicen otras indefinidamen-
te. Todavia conserva la Habana sus insalubres
muelles de madera, como si se hallasen situados
sobre ripidas y limpidas corrientes; el canal de


61


... . ..
.......
.......
.......
.......
.......
.......
.......


.
.
.
.






CUBA


Vento Neva trazas de no terminarse ninea, y
midntras tanto la poblacion disminuye y la villa
de los moradores de la Habana se halla constan-
temente amenazada por falta de decision para
terminar estas utilisimas obras, proporcionando
abundante surtido d aguas para el consuno y
la limpieza, y earabiando las condiciones higie-
nicas, Si A la vez se desinfecta la bahia sustitu-
yendo los actuales ]mlelles por otros de piedra
que permitan avanzar el dragado hasta las
orillas.
No hay en Cuba mqjora alguna del drden ci-
vil bastante desarrollada para permitir su limi-
tacion sin graves erjuicios: ni la beneficencia,
ni las obras pnblicas, ni la en ehaliza, ni la po-
licia sanitaria, han logrado un perfecto desarro-
llo; lesjos de eso, sU desenuvolvimiento demanda
importantes sacrificios. Si despues se cercenara
por razon (1e economnia alguna Iart de las su-
mas destinadas d estos servicios, en qu6 impor-
tancia podria hacerse que f'uera sensible d los
conitribuyentes? Too el presupuesto do Fonen-
to asciende 6 1.085.432 pesos, y con esta in-
significante cifra se cubren las atenciones de
instruccion publica, agriculture, miontes, mi-
nas, carreteras, ferro-carriles y faros: pufs aiiin
cuando se suprimiera integramente la partIida,
no so logra'ia el objeto propuesto.
Importan las obligaciones d Estado 1 19. 00


612






SU PREUrUESTO DE GASTOS


pesos: lograd que figure este gasto en los pre-
supuestos de la Peninsula y nada se habrA re-
suelto con ello.
No hay quien pretenda suprimir los gastos
do Hacienda v Gracia y Justicia, porqlo Caun
on los ramos civiles los hay susceptibles d an-
mento 6 disminucion, como son los de Fomento,
y los hay forzosos, como suede con los do Ha-
cienda, Gracia y Justicia y part de los de Go-
bernacion. Pues Bien; importa el presupuesto de
hacienda 1.778.656 pesos y el de Gracia y Jus-
ticia 994.247: qu6 cantidad sensible podria
economizarse on estos servicios sin ocasionar
una porturbacion profnuda en ellos?
Si so trata de Gobernacion sucedo lo mismo.
De los 5.917.040 a quo asciende su presupuesto
dedizcanso los 4.133.051 A quo suaen los gas-
tos de trasforamacion politica del pais y los tel6-
grafos, cuyos servicios han sido creados despues
de 1853, y quedaran 1.783.989, con los cuales
se atiende al personal y material (1e gobierno
superior, sanidad, correos, beneficencia, presi-
dios, arbitraje y atenciones generates y gastos
eventuales do todos los ramos.
A pesar deo lo mucho que se discurro para
encontrar medios do reducir los gastos sin su-
primir los servicios civiles quo easi todos tienon
el caracter de reproductivos, nnicamente halla-
mos formulada una oferta hecha a las Crtoes


63






CUBA


sobre la subvencion que se paga por la conduc-
cion maritima del correo, y esta no versa acerca
de su inutilidad o sobre la conveniencia de su
limitacion 6 total supresion; es, por el contra-
rio, la iniciativa de un particular que se coin-
promote 6 hacerlo gratuitamente; es decir, quo
por esto no se demuestra que la conduccion sea
innecesaria, sino que, como no podia nenos, se
confirma su necesidad desde el momento en quo
hay quien se compromete a verificarla sin sub-
vencion alguna. La oferta, asi presentada, pro-
duciria la economia siguiente:
Pesos
Por 36 viajes redondos de los vapores-correos
do la Peninsula, a 20.000 uno. .... ... ..720.000

Y si se hacia extensiva la renun-
cia, a esta otra subvencion:

Para subvencionar al contratista del servicio
de vapores-correos entre las islas de Cuba
y Puerto-Rico y entre el Golfo de M6jico y
el mar de las Antillas, a razon de 8.500
pesos mensuales....................... 102.000

La economia llegaria A........... 822.000

De suponer es quo, ademas de esto, ofreceri
el interesado hacer el pasaje oficial y militar
con las mismas ventajas que hoy reporta el Es-
tado, quo lo hari en buques que reunan las


64







SU PRESUPUESTO DE GASTOS


condiciones de seguridad y marcha quo tienen
los quo hoy lo desempenan, indicando A la vez
la forma de garantir 6 responder del exacto
cumplimiento del compromiso que contrae: puos
ni Aun asi consideramos convenient ni acep-
ble esta economia.
El origen de las subvenciones d los vapores-
correos se debe A quo seria sumamente costoso
para el Estado hacer por si estos servicios, y
ademAs a la conveniencia de favorecer el des-
arrollo de la marina mercante de vapor y alto
bordo. Naciones que cuentan con una marina
militar y mercante bastante mAs prdspera que
la nuestra, han montado por estos medios sus
mejores lineas de comunicacion maritima, y no
creemos pueda prescindirse todavia de un sis-
tema que tan buenos resultados estai dando. El
dia en quo nuestra marina mereante haya lle-
gado A un grado tal de prosperidad quo permita
suprimir las subvonciones, entonces podra aban-
donarse la forma actual, pero nunca el pago del
porte de las conducciones oficiales, quo podrA
ajustarlas el Gobierno con todas las lineas de
salida y llegada peri6dica A los puertos, siempre
quo encuentre en ellas las garantias de seguri-
dad y regularidad quo se requieren.
Somos contrarios A todo servicio gratuito.
Po: desgracia es frecuente entro nosotros decli-
nar on los cargos honorificos trabajos oficiales


5


6.)







CUBA


de la mayor importancia, irrogando con ello
gravisimos perjuicios al pfiblico por el grande
atraso con que se hacen. Quitad al trabajo el
estimulo de la retribucion y cesarA de todo
punto: Aun retribuysndole, el hombre suele ha-
cerlo mal y perezosamente.
AdemAs, entree los servicios que prestan los
vapores-correos, el menos important es, A
nuestro juicio, el de conducir la corresponden-
cia; mAs importancia tine el trasporte de las
personas, quo careciendo de libertad para elegir
la dpoca y el buque en quo han de dirigirse A
su destino adquiere el Estado la responsabilidad
de los siniestros; porque zqu6 garantia de segu-
ridad y buena asistencia podrA exigir el Go-
bierno para el pasaje oficial a una entidad cual-
quiera que haga su conduccion gratuitamente?
Si Aun en los contratos retribuidos es general
costumbre eludir el cumplimiento de las obliga-
ciones onerosas para lucrar mayores utilidades;
si casi siempre el interns del que sirve es opuesto
al del que recibe el servicio, c6nmo ha de pros-
perar una oferta que tiene su limitacion en si
misma por ser gratuita y ademds en la insta-
bilidad natural de toda voluntad humana? Nin-
gun Gobierno puede comprometer los servicios
pnblicos al capricho 6 al azar; Antes al contra-
rio, su deber le obliga A tenor servidores retri-
buidos, y por tanto, obligados, de quienes dis-


66







SU PrESUPUIESTO DE GASTOS


poner en la forma y manera que los mismos
servicios 10 requieran.
Por otra part, ni en el improbable caso de
ser admitida la proposition indicada, resultaria
economia alguna en el presupuesto de Cuba. No'
se necesita gran perspicacia para comprender
que, dado este caso, habria reclamacion de par-
te, y los danos y perjuicios podrian ascender d
mayor cantidad que la que se supone economi-
zar. No e&peremos, pues, por este medio la baja
de los 720.000 pesos de los treinta y seis viajes
redondos de los vapores-correos de la Peninsula
ni de los 102.000 con que se subvencionan los
de Cuba y Puerto-Rico, ni tampoco de los
178.700 que por el presupuesto de Filipinas
percibe el contratista de la conduction de la cor-
respondencia de la Peninsula a Manila; porque
tratandose de favorecer al Estado, y siendo ms
hacedero consentir la renuncia de la subvencion
que ya se percibe que suplantar con un servicio
gratuito otro retribuido, no hemos visto hacer
al Gobierno ni i las C6rtes oferta alguna ce-
diendo dichas retribuciones. Y sinceramente
hemos de decirlo, nos felicitamos de ello: tanto
tememos estos actos de generosidad entree gentes
de negocios.
Somos, como llevamos expuesto, decidida-
mente contrarios i toda economia en los gastos
civiles; en cambio deseamos que se perfeccione


67







CUBA


su administracion por todos los medios posibles
A fin d quo el pals vea compensados sus sacri-
ficios econ6micos recibiendo la mayor suma de
servicios reproductivos, entree los cuales com-
prendemos las conducciones maritimas.
De 6stas 0n 1850 existia una cada cuatro
meses con el archipielago y otra mensual con
Cuba y Puerto-Rico, ambas inseguras, lo mismo
on la salida quo en la llegada al puerto; dos al
mes tenemos hoy con Filipinas y tres con Cuba,
y si la ndole do este trabajo nos permitiera
investigar las ventajas obtonidas, no ya en la
importantisima conduccion militar, sino al fa-
cilitar las relaciones sociales y mercantiles de
las islas con la Peninsula, no dudariamos ni un
momento do la oficacia de un servicio que, tanto
por la fijeza de la salida y llegada a los puertos
de destino como por la mayor seguridad y rapi-
dez on la navegacion y baratura en los fletes,
constituye un capital auxiliar con el quo desdo
ludgo cuenta todo el comercio en sus multiples
transacciones.
No pensemos, pues, on perturbar los gastos
civiles, y pasemos A examinar el origin y con-
diciones de la Deuda, por si, respetdndola como
so merece, encontramos medios do aliviar los
gastos presupuestados.


68

















VII

Deciamos quo el credito nacional nada me-
joraba con la separation de presupuesto y de
deuda, y que por Jo tanto debia unificarse en Jo
possible la administration del Estado, ideal cuya
forma es para nosotros sencillisima: queremos
una solar nation, un solo presupuesto y una sola
deuda. Y esta nuestra aspiration por la unidad
nacional es tambien la que constantemente ha
sostenido Espana en su politica ultramarina,
demostrAndolo, no sdlo el espiritu y el texto do
nuestra antigua legislation de Indias, sino tam-
bien las disposiciones, y sobre todo, la conduct
de todos los Gobiernos, que han unido siempre
la suerte de las provincial de Ultramar a la de
la Peninsula, disponiendo de sus recursos como
part integrante de las rentas de la nation, y
aplicAndolos, segun las necesidades, a las aten-
ciones generales del Estado.
Si se examina la legislation antigua y mo-
derna, no se encuentra un solo acto de gobierno







CUA


en que no brote la idea de la unidad como con-
viccion indiscutible y profunda; asi es que la
palabra Estado, usada en la acepcion de na-
cion, se encuentra en todas las disposiciones
de alguna importancia referentes A la vida
politica, civil y econ6mica de las provincias de
Ultramar.
Ya en 1838 encontramos la resolucion de 23
de Setiembre, que iguala la condicion del Te-
soro de Cuba y Puerto-Rico al de la Peninsula
para atender A los gastos de la guerra civil, di-
ciendo que:

((Teniendo presente S. M. la Reina Gobernadora lo
ndispuesto i especto de los cr6ditos que resultan contra el
rEstado, en Ia Peninsula, por obligaciones anteriores y
nposteriores A la dpoca en quo dieron principio los pre-
nsupuestos, igualmente quo lo expuesto por la comision
)encargada del oximen do los presupuestos de las islas
)de Cuba y Puerto-Rico para el anio corriente, respecto
)de los crdditos atrasados de Ultramar; y en virtud tam-
)bien de la urgent necesidad de provecr al real Tesoro
de los recursos que imperiosamente reclama su situa-
)ciou para cubrir las graves atenciones de la guerra, se
ha servido mandar quo se suspenda en todas las cajas
nde Ultramar el pago do todo crcdito adquirido por obli-
gaciones anteriores a la ley de presupuestos do 26 de
nMayo de 1835.0

Es decir, quo se hizo extensivo A Cuba y
Puerto-Rico un corte de cuentas de las obliga-
ciones ent6nces pendientes de pago, por consi-
derar obligadas estas provincias A destinar una


70






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


parte de sus recursos a cubrir las atenciones de
la guerra civil en que estaba empefiada la Pe-
ninsula.
Mas tarde, cuando la expedition a Mejico y
la anexion de Santo Domingo, volvid a ser ne-
cesario el concurso de los recursos del Tesoro de
Cuba, que no se escasearon por cierto, para cu-
brir aquellas atenciones nacionales, hasta el
pinto de quo, no siendo suficientes los ingresos
ordinarios, ya acrecidos por el aumento de los
impuestos, se apeld al credito, emitidndose bo-
nos del Tesoro; y con motivo de la amortizacion
de esta obligation national decia el Gobierno
en 1. de Diciembre de 1865:
La Reina (Q. D. G.), en vista de la carta de V. E.,
nnmero 383 de 12 de Octubre proximo pasado, se ha
nservido aprobar las disposiciones de que on olla da cuenta,
nrelativas A los medios empleados para la puntual amor-
)tizacion de los bonos del Tesoro quo vencian on 23 de
nSetiembre, 1.0, 15, 21 y 31 de Octubre iltimos, por va-
xlor de 1.499.000 escudos por capital, y los intereses de-
nvengados ascendentos A 139.985 escudos, y espera quo
)los vencimientos sucosivos serAn atendidos con la pun-
ntualidad y exactitud con quo To han sido los anteriores,
na fin de quo el crddito dcel Estado qcuede 6 la alltura que
nhe corresponde.
A la precaria situation econ6mica producida
en Cuba por la guerra de Santo Domingo, y
antes de que la deuda creada con este motivo
se amortizase, sucedi6 la rebelion de Yara que
vino d complicar los apuros del Tesoro.


71






CUBA


Ent6nces el patriotismo espanol grav6 de
nuevo los impuestos, contrayendo por separado
el primer convenio con el Banco Espafol de la
Habana, por el cual se obligaba Este a entregar
al Gobierno de la nation, y en su representation
al Gobernador superior civil de la Isla, segun
los fuera Este pidiendo, hasta la cantidad de
ocho millones de pesos en billetes de las cases
que el mismo establecimiento tenia en circula-
cion, cuyo convenio fu6 aprobado por decreto
de 27 de Abril de 1869. Las emisiones de bille-
tes se repitieron hasta poner en circulation, por
cuenta del Gobierno, una suma de cerca de 50
millones de pesos, con la consiguiente pertur-
bacion en los cambios. No era sostenible situa-
cion tan violenta, y para conjurarla present6
cste a las C6rtes en 19 de Octubre de 1871 un
proyecto de ley sobre arreglo de la deuda de la
Isla, cuyo art. 1. decia:

(Se autoriza al Ministro de Ultramar para disponer
)la enision de 50 millones de pesos en 100.000 titulos al
aportador de 500 pesos cada uno, con el nombro de Bo-
anos del Tesoro do la isla de Cuba, expedidos doble
)talon de numeracion correlativa, con interns de 8 por 100
)anual y amortizables por sorteos, bajo la garaniia de las
ncajas pPublicas de la isla de Cuba y el Tesoro nacional.n

Este proyecto no lleg6 A ser aprobado, y
como las circunstancias apremiaban de dia en
dia, fu6 necesario que el Gobierno resolviera


142






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


por si, dictando el decreto de 9 de Agosto
de 1872 (1), por el que se autoriz6 al Tesoro de
la Isla para emitir al tipo de 6 sobre la par
Deuda del Tesoro de Cuba, por cantidad de 60
millones de pesos en dos emisiones, disponiendo
el art. 3.0:

(Para el pago de interests y amortization de esta
deuda so destinan espocialmente:
1.* El producto integro del subsidio extraordinario
nde guerra, calculado en unos cinco millones de pesos
nanuales. Si el subsidio actual no llegara a esta suma se
naumentara lo necesario para quo en ningun caso dojo de
producirla.
2. Todos los sobrantes de los presupuestos ordina-
nrios y extraordinarios do Cuba.)

Dcjd, pues, do incluirse, como correspondia,
la garantia national para el pago de interests y
aniortizacion de estos valores, porque el Gobier-
no no se consider autorizado para declararla
sin el concurso de las 6rtes; y tal omision fu6
la causa de que esta deuda no prosperase, por-
que no acertando el pnblico i conocer las razo-
nes 6 que obedecia el Gobierno para omitirla
una vez consignada en el proyeeto anterior,
sospechd que se intentaba crear una deuda local,

(1) El Decreto de 9 de A gosto de 1872 es un justo titulo de
gloria para el Ministro de Ultramar que le propuso, el Sr. Gaset
v Artime, pues sin la preocupacion pnblica en la Isla que exi-
gia la declaration de deuda nacional para interesarse on aquella
operation, esta medida habria bastado para proporcionar recur-
sos suficientes al Tesoro hasta la termination de la guerra.


73






CUDA


sin garantia alguna en el caso dec que la insur-
reccion triunfase.


Los esfuerzos


hechos entonces


por la Isla


para obtener esta declaration no tuvieron 6xi-


to, y la duda se


convirti6 on triste


realidad


acarreando el Tesoro desde entdnoes una sittia-


cion diflcilisima 1que


solo i costa d


acrificios tributarios pudo


salvarse,


grandes
hasta que


Gn 30 de Setiembre de 1876 se hizo el empe's-


tito de 30 millions de


pesos, cuyos


sirvieron para Cnviar a Cuba


30.000


recursos
Iiom0bres,


vigorizar


la guerra y conseguir


paz.


origin la constitution del


Banco Hispano-colonial, quo


rantia del anticipo


recibi


los productos de


5 por ga-
las rontas


de aduanas, de cuva recaudacion se enearg6


hasta que la ley de


presupuestos tie


5 de Junio


de 1880 dispuso 0n su articulo 14:

Queda autorizado el Ministro de Ultramar, de


con-


hformidad con cl Consejo do Ministros, para rescindir de
Cfomun acuerdo el contrato celobrado On 30 de Sotiombre
de 1876 con el Banco Hispano-colonial para llevar t cabo
la unification de las deudas del Tesoro de la isla de Cuba
representadas por pagares entregados A dicho Banco,
)bonos del Tesoro y obligacionos do aduanas, y para rea-
)lizar una conversion de la deuda flotante contraida por
)operaciones verificadas con posterioridad al 1.0 do Julio
nde 1878.


)Con esto objeto queda el


Gobicrno facultado para


negociar, en la forma quo considere mis econdmica,
nsegura y convenient a los intereses del Estado, las emi-


Este


74


la


salvador emlprestito






SU PRESUPUESTO DE GASTOS 75
,)siones de billetes hipotecarios en cantidad bastante a
ncubrir la suma necesaria para realizar los propositos que
)se mencionan en el purrafo anterior, con la garantia
especial de la rental de aduanas de la Isla, la general de
nsus demas rentas y las que aan se puedan crear y las
))subsidiarias de la nation.)
Con esta ley se remedid en part la omision
en que habia incurrido el decreto de 2 de Agos-
to de 1872, por cuanto se emiten los valores
acordados con la garantia subsidiaria de la na-
ion, de cuya ciraunstancia nos ocuparemos mis
adelalte, bastando a nuestro objeto dejar con-
sign1ado quG tanto esta operation de cuedito
como todas las demAs se realizaban on beneficio
(10 Estado, ya para hacer triunfar las institu-
ciones modernas combatidas por la guerra civil,
ya para aumentar el crddito 6 poder national,
Como con la anexioi do Santo Domingo, I par
mantener la integridad del territorio contra la
insurreccion de Yara.
Es de0ir, que el principio (te la unidad (iota
y prepondera, como no puede menos, en todas
las resoluciones referentes al orden econ6mico
y del crddito, siendo el espiritu quo informal
todos los actos, qu orea toclos los derechos, quO
resuelve todas las cuestiones; guardaudo, aun
on medio de las vacilaciones y (t0 los temores
oficiales A cierto gdnero de eventualidades, el
objeto constant 6 inalterable de la unidad, como
se consigna en la exposition que precede al de-







76


cUiA


creto de 25 de Noviembre de 1865, iniciando la
creation de una junta informadora de las refor-
mas de Ultramar, que dice asi:

aSenora: El gran proposito de constituir en una la na-
cion espaiola quo acertaron i former los augustos ante-
hpasados de V. M. durante los siglos medics y quo los
)nReyes Catolicos, de gloriosa memoria, supieron ya rea-
Iizar on mucha part on la Peninsula, fu6 aplicado tam-
nbien por aquellos sabios monarcas y per sus sucesores al
nGobierno y administration de los dominios de America,
)desde la 6poca de su descubrimiento.
))La unidad de la nation y sus eyes constitutivas no
nexcluyo, sin embargo, on lo pasado, como nunca excluira
nenteramnte en lo sucesivo, las naturales diferencias quo
nla diversidad del estado social y de las condiciones ceo-
nomicas de las provincial de Ultramar exige en las eyes
)por quo debon ser regidas. Parte de estas diferencias ha
ndcsaparecido on verdad, y part desaparecrA con el
ntiempo; pero algunas han de existir siempre y sera pre-
)ciso tomarlas en cuenta para no lIlevar a aquellos paises
disposiciones inaplicables 6 tal vez contrarias a las nece-
nsidades y A los intereses de sus habitantes.
Dos grande tendencias determinan asi el carActer
)historico de la politica de Espana en sus relaciones con
las provincial de Ultramar: la primera, quo por medio
do la asimilacion de las costumbres y de las eyes pro-
)cura formar una sofa nation, igualando las provincias
)de Ultramar con las de la Peninsula; la segunda, quo
admite dentro de esta grande unidad las eyes especiales
que requicren la naturaleza de los varies paises a quo la
nationn extiende su poderio. Toda nuestra legislation de
),Ultramar, lo mismo la antigua que la moderna, res-
)ponde A esta doble inspiration en el espiritu y en la lotra
)de sus prescripciones.
>,Pruoba evident ofrece de tan ostensible verdad en







ST PRESUPUESTO DE GASTOS


ndos tiempos antiguos ]a Recopilacion do leyes de los
nreinos de Indias. D. Felipe II en la Ordenanza 14 del
))Consejo y D. Felipe IV en la 13 de 1636, que juntas for-
eman la ley 13, titulo II del libro IT de aquel codigo ve-
))nerable, se expresaron de esta mantra: Porque siendo,
))dice textualmente la Icy, de una Corona los reinos de
))Castilla y de las Indias, las eyes y drden de gobierno
n)de los unos y de los otros deben ser los mas semejantes
ny conformed que ser puedan: los de nuestro Consejo en
nlas eyes y establecimientos que para aquellos Estados
))ordenaren, procure reducir la forma y manera del
ngobierno de ellos a? estilo y Orden con quo son regidos y
ngobernados los reinos de Castilla y de Leon, en cuanto
nhubiere lugar y permtieran la diversidad y diferencia
))de las tierras y naciones.
))No era posible, por cierto, poner mas en claro el
)fintento de mantener Ia diversidad dentro de ]a unidad,
))formando un solo y concertado sistema.
))Sabido os, por otra parte, todo lo que los Gobiernos
)ny las C6rtes desde 1808 6 1814 hicieron para conservar
))dentro de los principios del nuevo regimen politico la
))unidad creada y constantemente defendida por la antigua
xmonarquia. Tal vez no se preocuparan entonces ni las
)Cortes ni los Gobiernos, tanto como las circunstancias
))requerian, de la constante desigualdad en quo se hallan
das provincias peninsulares y americanas; pero es lo
)cierto que algunos de los mis ilustres Diputados, aque-
))llos precisamente quo mayor fama alcanzaron entre los
))amigos de las libres instituciones politicas, tuvieron muy
))presente mas tarde, al intervenir en la reforma del Co-
))digo constitutional de 1812, que no era possible prescin-
ndir do todo punto de las diferencias de unas y otras
provincias, tan bien sentidas y salvadas en las dltimas
))palabras de la ley de Indias. De aqui nacieron la ley
nde 18 de Abril de 1837 y el precepto constitutional de
naquella 6poca, litaralmente trasmitido al C6digo politico
nvigente, y segun el cual deben formarse eyes especiales


17






8una


para el r6gimen de las provincias ultramarinas, resta-
bleciendose de esta suerte con todo su primitivo vigor,
Adentro de la esfera legislativa, las dos tendencias, al
)parecer opuestas, que Bien estudiadas y comentadas han
formado siempre cl sistema de gobierno de nuestra na-
)cion en ambos mundos.x

Y no continuamos porque hariamos dema-
siado extenso este trabajo por una parte, y por
la otra, no se require esfuerzo alguno para de-
mostrar una verdad incontrovertible como es la
de quo nuestra nation se halla constituida por
los diversos Estados 6 provincias que, bajo una
misma autoridad 6 soberania, son regidas por
un solo Gobierno; unidad quo, aplicada al 6rden
econ6mico, hace quo todos los recursos, asi como
todas las obligaciones de cardcter general que
se derivan de actos del Gobierno, sea cualquiera
la region 6 provincia done se contraigan, se
considered como derechos a. cobrar n obligacio-
nes a pagar por la nacion.
Todo cuanto se haga y se legisle en contra
de esta doctrina es inntil y perdido. Si los Go-
biernos no pueden prevenir cierta clase de acon-
tecimientos y 6stos Megan y ocasionan pertur-
baciones y hasta catistrofes, las consecuencias
afectan A la nacion que en forma juridica sobre-
vive a ellas; y si cabe en ho posible eludirlas con
pretextos mds 6 mnos especiosos, en justicia
no es possible desatenderlas.


78















VIII

La ley de presupuestos de 5 de Junio de 1880
atoriz6, por su art. 10, al Ministro de Ultra-
mar para rescindir de comun acuerdo el con-
trato celebrado en 30 de Setiembre de 1876 con
el Banco Hispano-colonial, A fin de verificar la
unification de las deudas del Tesoro de la isla
de Cuba, facultando A la vez al Gobierno para
negociar la emision de billetes hipotecarios en
cantidad suficiente A cubrir la suma necesaria
para realizar los prop6sitos mencionados.
En virtud de esta autorizacion el Gobierno
rescinded en 12 de Junio de 1880 el contrato
de 12 de Octubre de 1876, celebrando al mismo
tiempo otro por el cual se emitieron 750.000
billets bipotecarios del Tesoro de la isla de
Cuba de A 500 pesetas cada uno, con interns de
6 por 100 anual.
Posteriormente se dictaron las eyes de 7 de
Julio de 1882. Creironse por la primera titulos
de deuda amortizable en cantidad bastante para
convertir las deudas del Tesoro de la isla de






CUBA


Cuba, representada por los bonos del mismo Te-
soro procedentes de la suscricion autorizada por
decreto de 31 de Enero de 1873, amortizados y
pendientes de reembolso 6 que existian on esta
fecha en circulacion, y las de personal y mate-
rial contraidas Antes de 1. de Julio de 1878,
estimAndose A la par las exigibles en metilico y
al 50 por 100 las que corresponderia abonar
on billetes del Banco Espanol de la Habana. Y
para satisfacer los 4dbitos 6 alcances A favor de
fallecidos, inutilizados, licenciados y cumplidos
del ojsrcito se formalizaron series especiales de
deuda amortizable con igual inter6s, siendo la
cuota anual de amortizacion de 2 por 100 del
capital. 0
Por la segunda se mantienen on circulacion
los billetes del Banco Espanol de la Habana
emitidos por cuenta del Estado, cambiando su
nombre por el de la isla de Cuba y destinando d
su amortizacion los products on yenta de los
bienes del Estado que se enajenen, los de cen-
sos quo se rediman y los atrasos de rentas y
contribuciones anteriores al 1. de Julio de 1875.
Nada dicen dichas eyes de la mantra de ga-
rantir las deudas que crean, silencio para nos-
otros mil veces preferible A la timida declara-
cion de la responsabilidad subsidiaria.
Y ocurre to que entree nosotros es usual y
corriente: que se autoriza al Gobierno para res-


80







SU PRESUPUESTO DE GASTOS


cindir, de acuerdo con el Banco Hispano-colo-
nial, el contrato por ambos celebrado en 30 de
Setiembre de 1876 con el fin de realizar la
unificacion de la deuda del Tesoro de Cuba; y la
deuda queda sin unificar y mAs bien aumenta-
dos los signos de su representacion, puesto quo
a los billetes hipotecarios y los titulos de deuda
amortizable general y casi especiales, sobreviven
los bonos del Tesoro por la depreciacion con quo
el Gobierno los estim6, los billetes del Banco
Espanol de la Habana con el nombre de billetes
de la isla de Cuba y los atrasos del Tesoro nue-
vamente contraidos.
TratAndose de la unidad de la deuda como
medio de regularizaisa, se ocurre rudimentaria-
mente que debi6 crearse un solo signo repre-
sentativo rodeandole de todo el prestigio que se
requeria para su mayor estimacion, y con sl
canjear 6 comprar todos los demas valores
en circulacion; pero no se hizo asi, y por eso
no hemos adelantado tanto como debieranos
en la regularidad de la situacion econ6mica
de Cuba. Lamentable es tambien, en materia
tan delicada, la libertad de criterio con quo se
procede por el deudor contra el acreedor cuando
a titulo de poder 6 de Gobierno legisla discre-
cionalmente acerca de la fortuna de los acree-
dores. El deudor cuando no puede deja de pa-
gar 6 concierta arreglos con sus acreedores;


G


fi1






CUBA


pero jams modifica por si la naturaleza ni la
cantidad de la deuda. Todos 16s debitos de Cuba
proceden de haberes devengados contra la na-
cion 6 de prdstamos hechos a la misma; en el
fondo todos son iguales y, razonadamente, nadie
acertar 6 explicar por quo los unos se convier-
ten con signos quo devengan el 6 por 100 de
interns y se amortizan en veinte aflos, midntras
otros devengan el 3 por 100 y se amortizan en
ciento y otros en cincuenta con el mismo inte-
r6s. Extended un poco mis esta arbitraria cos-
tumbre y podremos legislar acerca de la inves-
tigacion, limitation y reintegro al Tesoro de
las fortunas privadas, pues que todas, pequefnas
y grandes, estin en relation constant con el
Estado por medio del impuesto. Si porque una
deuda ha sido adquirida con la depreciacion que
le ocasiona el descredito del deudor se consi-
dera 6ste facultado para cercenar al tenedor de
ella la diferencia entree el capital nominal y el
cotizado, 2por que negar a ese mismo deudor la
facultad de exigir al contratista de servicios pa-
blicos part de las utilidades excesivas y al com-
prador de bienes nacionales la devolution de la
diferencia entre el precio de la finca comprada
durante la guerra civil y el quo hoy alcanza por
la consolidation de la paz? No es esto perfecta-
mente absurdo, arbitrario y violent? Pues el
mismo efecto nos hace el Gobierno decretando,






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


sin acuerdo ni conocimiento de lcs acreedores,
modificaciones en la naturaleza, intereses y
amortizacion 6 pago de las deudas que ha con-
traido.
Se ha exagerado constantemente la idea del
poder en estas relaciones, y los gobiernos han
lievado mas alli de los limites racionales la ple-
nitud de facultades que les permite legislar,
juzgar y administrar a la vez. S61o asi ha po-
dido desconocerse tan en absoluto el derecho de
los acreedores, sometiendolos y subordinindolos
A la voluntad omnimoda del deudor, cuando
este es el Estado, contra los mais rudimentarios
principios de legalidad y de justicia.
Conocida es de todos la organizacion admi-
nistrativa y politica del pals. La nacion, la pro-
vincia y el municipio constituyen su division
fundamental, y en el 6rden econ6mico la (nica;
cada corporacion tiene presupuesto, recursos,
obligaciones y deudas perfectamente indepen-
dientes y definidas por las eyes. Asi es que los
servicios pfiblicos se clasifican en municipales,
provinciales y generates del Estado, segun su
aplicacion, sin quo jamis pueda confundirse
ni modificarse su concept. En este sentido, las
obligaciones que contraen los Ayuntamientos
por servicios 6 prestamos no pagados constitu-
yen su deuda municipal, las que contrae la pro-
vincia forman su deuda provincial, y las que el


83







CUBA


Estado adquiere dan origen i la deuda pablica.
La naturaleza de cada deuda no se establece por
declaracion alguna posterior A su origen; la Ileva
en si misma por el solo hecho de haberse con-
traido.
Es, pues, inalterable la naturaleza de los
creditos y lo es tambien en estos casos la del
deudor, ciue jams puede mistificarse; solo es
variable la personalidad del acreedor por los
medios de trasmision quo establece y reconoce
el derecho.
El Estado, por consiguiente, de acuerdo con
sus acreedores, puede establecer las reglas que
estime mas convenientes para pagarles, crean-
do valores, fijando intereses, plazos para su
amortizacion y puntos en que hayan de pagar;
pero ni la naturaleza del crsdito ni la entidad
responsible del pago es alterable. Afn podria
acontecer el caso de que ersditos municipales 6
provinciales, dada su indole y por alas con-
sideraciones de Estado, se incluyesen en la
ley general de presupuestos haciendolas nacio-
nales; pero lo que no es possible nunca es cam-
biar la deuda del Estado en local sin previo
acuerdo de los acreedores cuyo derecho es pre-
existente y se halla fuera del alcance legislativo
del deudor.
Por eso hemos considerado siempre excusa-
da toda declaracion sobre la naturaleza de la


84






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


deuda contraida por el Estado en Cuba, porque
declararla national es innecesario cuando lo es
ya por su origin, y tratar de hacerla local con-
tra la voluntad del acreedor, es perfectamente
inntil, puesto que este ha de reservarse siem-
pre su action contra el Estado. En tal sentido
encontramos defectuosas y contradictorias las le-
yes con las cuales se ha pretendido regularizar
la deuda del Estado contraida en Cuba, puesto
que en la ley de 5 de Junio de 1880 se declara,
sin necesidad, que la nation es subsidiariamen-
te responsable del pago, y en las de 7 de Julio
de 1873 se omite, siendo estas fltimas con su
silencio ma's l6gicas quo las primeras, en aten-
cion 6 que la tal declaration supone la principal
responsabilidad en Cuba, siendo la Nacion la
exclusive y plenamente obligada, por ma's que
el pago estA localizado en la Isla, cosa esta filti-
ma que el Gobierno y la ley han podido dentro
de sus facultades disponer.
Y este error, que viene arrastrandose desde
el afto 1872, es gravisimo por machas, muy
altas y poderosas razones que el patriotismo nos
obliga 6 reservar. Baste A nuestro deseo de con-
seguir ver regularizada la situation econ6mica
de Cuba el indicar que las vacilaciones, las du-
das, las habilidades y previsiones que se han
tenido con los ddbitos contraidos, sobre no ser
tiles ni eficaces en ningun genero de eventua-


85






86 CUBA
lidades, han lastimado el cr6dito y retrasado la
organization de la Isla.
Si se trataba de amortizar la deuda y no
podia adoptarse un solo signo de representa-
cion, pudo hacerse, salvo los billetes hipoteca-
rios que tienen su origen especial con rApida
amortization, canjeando todos los demas d6bitos
de personal y material, de presupuestos y deuda,
una vez concertados los tipos con los acreedo-
res, con deuda amortizable del Estado, que me-
dios sobrados tiene el Gobierno para no acumu-
lar por eso el pago de toda la deuda en el Teso-
ro general.
Tanto lo quo se ha hecho como lo que ha
dejado de hacerse con las obligaciones pendien-
tes de pago en Cuba exige nuevos arreglos y
declaraciones, si alguna vez ha de organizarse
aquel estado econ6mico; pero todo cuanto para
lograrlo se haga ha de descansar sobre bases
perfectamente legales. Ldjos, pues, de desnatu-
ralizar el origin de la deuda, eludiendo por tal
medio la responsabilidad que corresponded A la
nation, como principal deudor, hay que respe-
tar dicho origen y mantenerlo en su integridad,
que A tanto obliga la verdad de los hechos, la
justicia de los Gobiernos y la lealtad de sus re-
laciones con los pueblos; y ya quo do uno n otro
modo se ha pretendido olvidar la responsabili-
dad del Estado en el pago de la deuda, procu-






LU PRESUJPUESTO DE GASTOS 87
rando indirectamente hacerla local, correspon-
do declarar solemnemente que es national para
devolver A los tenedores la confianza perdida y
dar A los signos emitidos 6 que se emitan todo
el crddito y estimation que merecen y que nin-
gun Gobierno puede cercenarles,


Iii. 4 - - -- -. :.:'y.r'** ~Y'~.1'!. r*'~:,.
















IX


Demostrado que la deuda de Cuba ha sido
contraida por el Gobierno con destino 6 las aten-
ciones de cardcter general de la nation, califi-
candola por este s6lo hecho de deuda national,
r6stanos examinar si es 6 no posible unificarla
con tipos de capital, intereses y amortizacion
aceptables para los acreedores y convenientes
para el Tesoro.
Segun los datos oficiales, la deuda contraida
por el Estado en Cuba asciende aproximada-
mente a las siguientes cifras:

Por billetes del Tesoro.......... 73.000.000
A deducir la amortizacion de dos
afos......................... 6.000.000
67.000.000
Por material y personal del Te-
soro......................... 53.291.037
A dedudir: el anticipo
hecho por elTesoro de
la Peninsula........ 3.000.000
Deuda flotante........ 6.000.000
9.000.000
4'.291.037
(Cuyas dos partidas debieron amortizarse
con los productos sobrantes de las negocia-







CUBA


clones de los billetes del Tesoro, despues de
liquidado el Banco Hispano-Colonial.)
Por billetes del Banco Espanol de la Habana,
emitidos por cuenta del Estado, y quo estAn
en circulacion con el nuevo titulo de billetes
de la Isla de Cuba...................... 44.000.000
En los presupuestos encontramos consigna-
ciones claras y definidas para el pago de la
amortizacion e intereses de las dos primeras
partidas, figurando en Blanco la tercera, a pe-
sar de prevenir el art. 2.0 de la ley de 7 de Ju-
lio de 1882, por la que se regulariza esta deu-
da, que:
Los productos en venta de los bienes del Estado que
ase enajenen 6 cuya indebida posesion por parte de sus
aduenos se legitime en debida forma despues de promul-
agada esta ley, como igualmente de la redencion de cen-
asos y atraios por rental y contribuciones anteriores al 1.'
ade Julio de 1879, se recaudaran en billetes de la emision
ade guerra con destino exclusivamente A la amortizacion
*do la misma. El precio de los bienes que hayan de ven-
aderse 6 ser objeto de composition con el Estado y el ca-
>pital de los censos redimibles se fijarA en oro, sin per-
ajuicio de que el Estado perciba el valor equivalente en
abilletes, con arreglo A lo dispuesto en el art. 3.0n

Siguen otros articulos por los cuales se cal-
cula la amortizacion en 200.000 pesos mensua-
les, 6 ml's, si los recursos que se la destinan pa-
saran en su recaudacion de didha suma; no
acertando nosotros A explicarnos por que no se
comprende en el presupuesto el cAlculo, tanto
del ingreso como del pago de los recursos indi-


90






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


cados, pues el que se realice directamente en
las Cajas del Banco Espaflol de la Habana no
nos parece justificar esta omision. Pero, consi-
derando que los ingresos que especialmente se
destinan A cubrir esta atencion son, si no del
todo nulos, harto insignificantes para amortizar
la suma calculada, creemos que la garantia que
se sefala en los productos del ramo de Loterias
es la que en rigor responded del pago, motivo de
mAs para que el cAlculo de esta obligation figu-
re expresamente en el presupuesto, dun cuando
esto le haga aparecer con un gasto de 2.400.000
pesos en billetes de la isla de Cuba que, reduci-
dos 6 oro, aunentan los gastos en 1.200.000
pesos sobre lo consignado.
Por tanto, la cantidad que se destina al pago
de la amortizacion e intereses de la deuda en el
presupuesto que estudiamos, es la siguiente:
Pesos
Reditos de censos.................... .. 21.258
Deuda a favor de los Estados-Unidos..... 31.350
Para amortizacion 6 intereses de los empres-
titos de 1.* de Julio de 1878 y de 1.2 de
Julio de1880........ ...............7.976.491
Para amortizacion 6 intereses do la deuda
de nueva creation (deuda amortizable).. 2.553.351
Para intereses de la Deuda flotante....... 160.000
Gastos de confection de titulos de las nue-
vas emisiones y personal auxiliar para
liquidation y amortizacion de la deuda.. 50.000
Suma y sigue.......... 10.792.450


91







CUBA


Pesos


Suma anterior. ........
Para indemnizar a los poseedores de oficios
enajenados............ ........ .....

Agregando el importe de la amortizacion de
los billets de la isla de Cuba, fijado por
la ley de 7 de Julio de 1882 en 200.000 pe-
sos nominales mensuales, quo reducidos
a oro hacen..........................
Suma el importe anual de las obligaciones


10.792.450

32.200

10.824.650


1.200.000


de la deuda..... .................... 12.024.650


Pero si eliminamos


las pequefias partidas


que figuran en esta suma y no son objeto de


nuestro examen,


las obligaciones por intere-


ses y amortizacion de deuda ascienden atn d


billetes de la isla de Cuba


de los


elevase la suma d


11.729.842, con cuya cantidad se atiende d los
billets hipotecarios, a la deuda amortizable del


3 por 100,


con el I y el 2 por 100 de amorti-


zacion, y d los billetes de la isla de Cuba. La


unification,


pues, de este


grupo de la deuda


national deja algo que desear, puesto quo a la
diferencia de interns, entree el 6 y 3 por 100, se
agrega la de los plazos de su amortizacion fija-
dos en veinte, cincuenta y cien anos.
Es de lamentar el error con que se ha pro-
cedido en este punto, error nacido, asi Jo reco-


10.529.842,


quo con la amortizacion


92






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


nocemos, de la dura necesidad, y sobre todo de
la costumbre con quo el Gobierno se permite
discurrir por su cuenta acerca del origen, natu-
raleza y preferencia de los dsbitos que sobre 61
pesan para estimar 6 desestimar el capital re-
presentativo de ellos y A su antojo trasformarle,
sefialAndole plazos de amortization s interests
distintos de los convenidos y pactados.
JamAs se encontrarAn razones de socialismo
vulgar mAs rudo y exagerado que las que el
poder emplea de vez en cuando para justificar
las disposiciones de una ley con la cual se in-
tenta, y de hecho se consigue, disminuir la for-
tuna del acreedor.
El Gobierno, por ejemplo, emite billets de
Banco por cuenta del Tesoro; dispone despues
que en todas las transacciones con 'a Hacienda
se estimen y admitan como valor efectivo y no
nominal; luego hace un emprestito, recibe A la
par dichos billetes por la cantidad de cerca de
ocho millones de pesos, y con ellos paga al mis-
mo tipo sus obligaciones. Un poco mas tarde,
sin tener en cuenta que el valor en oro quo re-
presentaba el billete cuando se hizo la suscri-
cion al emprestito era el de 80 por 100, dice
para justificar el proyecto de ley do 6 de Mayo
de 1882:
(Negociados 520.500 billets hipotecarios, el Gobierno
nde ent6nces consider procedente expedir la Real Orden


93







CUBA


)de 25 de Agosto de 1880 liamando los bonos a reembolso
ofreciendo A sus tenedores el 45 por 100 en efectivo del
)capital.
)Al fijar dicho tipo se tuvo en cuenta cl largo periodo
)de depreciation que habian atravesado estos valores y
)ia entrega de 4.027 bonos por el Banco Espanol de la
)Habana, provistos de todos los cupones vencidos y no
)satisfechos, al cambio de 50 por 100, recibiendo en pago
))obligaciones de aduanas a la par, 6 sea, en realidad, al
)cambio efectivo de 42,59, deducidos los quebrantos que
)dicho Banco sufri6 al vender las primeras partidas de
aobligaciones. La misma Real 6rden reserve a los tene-
adores quo no considerasen oportuno acoptar estas con-
adiciones la facultad de sustentar su mejor derecho at
)discutirse el proyecto de ley A quo este escrito se refiore,
)facultad quo han utilizado los poseedores de dichos
abonos, importando-los ya citados 4.134.500 pesos.
aLas numerosas reclamaciones y protestas de los te-
anedores disidentes tienden A demostrar quo el tipo del
areembolso ofrecido no estA en relation con las condicio-
)nes estipuladas al crear sus valores, ni con los medics
))de posibilidad existentes al expedir la Real 6rden de 25
ade Agosto. Declarados admisibles los bonos por todo su
))valor nominal en fianzas y en pago de atrasos de contri-
))buciones y de bienes del Estado, la falta de cumpli-
a)miento de estas condiciones, especialmente en el ultimo
concept, ha originado reiteradas protestas y hasta de-
i)mandas contenciosas.
))Grato seria proponer A las C6rtes medios para dar
acumplida satisfaction a esto respetable grupo de acree-
adores que, at interesarse en la negociacion de 1873, no
))lo hicieron movidos por el deseo de lucro, sino a impul-
asos del mas levantado patriotismo; pero privados los
Thonos, por la incontrastable fuerza do los sucesos, del
Ainteres y de la amortization, quo oran el fundamento de
))su valor nominal y de su admisibilidad on cierta clase
))de pagos; reducidos, hace largos aiios, a' un signo de


94






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


a)credito de escasa demanda y dificultosa realization, exis-
dtiendo el precedente de las cesiones hechas al Tesoro a
atipos de 42,59 a 45 par 100; atendida la poco bonancible
situation del Tesoro y a las pesadas cargas que soportan
))todas las clases contribuyentes, el Gobierno no se cree
allamado a proponer modificacion en cuanto al tipo desig-
)nado, y menos cuando cualquier mejora no podria al-
acanzar A los tenedores quo aceptaron el 45 por 100 y
))cedieron al Tesoro sus titulos sin reserva de ninguna
a)especie. Este ultimo hecho parece constituir una dificul-
tad insuperable para todo nuevo arreglo con los tenedo-
ares disidentes.
)En tal situation, parece procedente quo esta deuda
)continue estimAndose al indicado tipo de 45 por 100 como
resultsts del ejercicio de 1880-81 en que se arbitraron los
))ultimos recursos para satisfacerla.)

Habida cuenta de que quien asi discurre es
el deudor, no puede darse muestra mds elo-
cuente y acabada de nuestra perturbacion mo-
ral. Las reflexiones quo se agolpan ante tan
absurda teoria son de tal gravedad quo nos pa-
rece prudcnte omuitirlas en interns de esta pobre
patria, que con tan increible tenacidad se es-
fuerzan on destrozar y desprestigiar sus propios
hijos.
Y eso quo no debieran olvidar los Gobiernos
que sus relaciones con el pals se han modificado
profundamente como resultado del ejercicio de
las nuevas instituciones politicas que, viciadas
y.todo, no han podido menos de debilitar el po-
der arbitrario en la misma proportion quo se ha
robustecido el derecho del ciudadano. Las rela-


95






CUBA


ciones juridicas entree el administrador y el ad-
ministrado han cambiado tan radicalmente, que
se hace mds peligrosa cada dia esa ingerencia
injusta que desconsideradamente ataca los dere-
chos de los acreedores al Estado. Este manifesto
socialismo, ejercido en provecho aparente de la
nation, es infinitamente mais peligroso que el
proclamado por las escuelas filos6ficas, porque
su ejemplo cunde, y sin que nadie se ds cuenta
de ello llega a herir el sentido moral de las mu-
chedumbres, ya de suyo bien d6bil, y les inspi-
ra la idea de que adquiriendo ellas fuerza sufi-
ciente por medio de la asociacion, pueden tam-
bien, con igual derecho que el Estado oficial,
procurarse lo que necesiten despojando a los
demAs.
Abandonando, pues, este peligrosisimo ca-
mino, debemos buscar las combinaciones de la
deuda en sus relaciones con el Tesoro, no por
el desconocimionto del derecho del acreedor,
sino precisamente por su reconocimiento inte-
gro, y sobre esta base de justicia y honrado
proceder pactar de nuevo. En tal sentido veamos
si es possible: primero, llegar 6 la unidad de la
deuda que la nation paga en Cuba, prop6sito
que ha guiado al Gobierno en sus Altimas leyes;
segundo, no gravar al Tesoro de la Isla con una
deuda perpetua, como es la que se ha creado al
amortizarla on cien aflos; tercero, realizar al-


J6






SU 1ES1TUESTO D GASTOS


guna economia en las partidas del presupuesto
referentes d esta atencion.
El importe del presupuesto anual de la deu-
da asciende i 11.729.842 pesos en esta forma:

Para amortizacion 6 interests do los em-
prestitos de 1.0 de Julio de 1878 y 1.0 de
Julio de 1880.......................... 7.976.491
Para amortizacion 6 interests de la deuda
de nueva creation (amortizables)........ .2.553.359
Para extincion de los billetes de la isla de
Cuba............... ................. 1.200.000

La base de la operation que ha dado por re-
sultado estas cifras consisted en economizar en
los futuros presupuestos el imported de los inte-
reses del capital que se amortiza. Nosotros in-
vertimos el 6rden, es decir, que el imported de
los interests quo se economizan por los plazos
amortizados, lo acumulamos a la amortizacion
anual hacisndola progresiva en vez de fija. Por
otra parte, convertimos las doudas amortizables
en una segunda series de billets hipotecarios al
tipo do 70 por 100. Admitimos la cifra destinada
. la extincion de los billetes del Banco, hoy Ila-
mados de la isla de Cuba, y toda ella nos da en
ei primer ano el siguiente presupuesto:


7


97








Amortizacion en veinte anos de los 67 mi-
Hones de billetes hipotecarios...........
Idem de los 44 millones de la segunda serie.
Inter6s al 6 por 100 de la primera serie....
Idem id. de la segunda serie.............
Para extincion de los billetes de la isla de
Cuba................................
TOTAL .............


2.000.000
1.000.000
4 020.000
1.728.000

1.200.000
9.9i8.000


Importa la forma actual...... 11.729.842


Economia en el primer ano...


1.781.842


Juzgamos quo con la cantidad anual fija


de


9.948.000 pesos quedard en veinte anos extin-
guida la deuda que se paga en Cuba, economi-
zando en los primeros alguna cantidad no des-
preciable. Damos con esta forma verdadera uni-
dad a dicha deuda con condiciones de garantia,


interns y amortizacion iguales,
huimos del riesgo que ofrece la
que es el de la perpetuidad.


Porque nosotros vemos el
de la deuda perpetua en Cuba


irremediable,


y sobre todo,
forma actual,


inmenso peligro
claro, evidente,


alterando constantemente el estado econ6mico
de la Isla y constituyendo un motivo mAs de
desconcierto y de protesta que agregar a los ya
existentes; le vemos utilizado como en la Penin-
sula para cubrir los vacios que en los recursos
deja nuestra descuidada administracion, vivien-
do al dia y saliendo de cualquier modo de los


perturbador, desastroso; le vemos


98


CUBA






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


apuros del moment; vemos, por tanto, su cifra
siempre creciente complicar de continue nues-
tro crddito y amenazar, por fin, nuestra tan
preciada unidad.
Cuidemos, pues, con toda seriedad, con todo
empeflo, de no hacdr del desconcierto adminis-
trativo de Cuba la base de nuestra ruina en
aquella region, que a tanto equivale el gravarla
con una deuda perpetua, amparo de toda clase
de desdrdenes econ6micos, cuya desdichada ini-
ciacion esta consumada, aunque con el mAs leal
y patri6tico prop6sito, por la ley de 7 de Julio
de 1882.
Tan grande es la importancia que damos a
este asunto, quo no hemos temido alterar en
nuestro proyecto las condiciones actuales de la
deuda, porque abrigamos la confianza de que,
discutida con los interesados, unos aceptarian
con patriotismo la forma que ins rdpidamente
amortice sus crdditos, y otros, como el impor-
tante establecimiento de cr6dito interesado en la
suma mis cuantiosa y cuyos plazos de amorti-
zacion retrasamos, no dejaran de auxiliar al
Gobierno y al pais en esta importantisima trans-
formacion de nuestra deuda en Cuba. Procure-
mos, pues, llegar d un concierto que satisfaga
6 los acreedores y aleje de nuestros horizontes
politicos los temores a que nos referimos, y ya
que por tantos medics se haya regateado a los


99







CUBA


acreedores la integridad del capital, no desna-
turalicemos el origen de la deuda negindole el
crddito que ann le da la nacionalidad, inten-
tando aislarla cual si fuera una obligacion me-
ramente provincial 6 municipal. De otro modo,
insistiendo en el camino emprendido, 14jos de
haber ventaja alguna para la nacion ni credito
para el Gobierno, existira siempre el perjuicio
que origina esa fria desconfianza que todo lo
aniquila y mata.


100















X


Una vez expuesta la manera de unificar la
deuda, formulemos las cifras que A nuestro en-
tender pueden constituir el presupuesto de gas-
tos. Hemos dicho quo mantenemos integras las
partidas de los ramos de fomento y administra-
cion del pals, inclusas las que se destinan A la
guardia civil y al drden pnblico, y tnicamente
en los servicios de marina, guerra y deuda, ha-
cemos economias, por las razones quo dejamos
consignado en los articulos anteriores: en tal
sentido, la cifra total del presupuesto de gastos,
que hey es de 37.060.249 pesos, incluyendo los
1.200.000 de amortization de los billets del
Tesoro de Cuba, puede reducirse d 30.339.332
en esta forma:



















Obligaciones generales ............... 12.239.944
Section 1.*
Amortizacion billetes de Cuba......... 1.200.000

2.'-Gracia y Justicia. .................... .

3.-Guerra...................................

4.'-Hacienda................................ .
5.'-Marina... .............................

6."-Gobernacion...............................

7."-Fomento................................. .

-- 8."-Estado........... ..... .......................

9.2-Feruando P6o.. ........................ .......


PRESUPUESTO
DE 1882-83



13.439.944,10

994.242

11.816.392,83

1.728.656,70

1.922.081,22

5.917.040,92

1.085.432

119.300

37.160


REFORM




11.658.102

994.242

8.000.000
1.728.656

800.000
5.917.040

1.085.432

119.300

37.160


a






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


Mds adelante, cuando la unificacion de los
presupuestos de las provincias de Ultramar con
el de la Peninsula pueda tener efecto, Como es-
peramos, la seccion 1 A, de obligaciones gene-
rales, on la partida deuda; la 8.', Estado; y
la 9.a, Fernando Pdo, cesan de figurar en. el
presupuesto parcial de Cuba y pasan al general
del Estado. Una partida, sin embargo, habra
de contener aqul on la seccion 1a, con el epi-
grafe de presupuesto general del Estado cuyo pago esti
domiciliado en Cuba,> y en este caso el presu-
puesto parcial de las provincias cubanas podrA.
alcanzar otra economia de tres millones de pe-
sos, quedando su cifra limitada A veintisiete.
Fnndase esta opinion, en que cuando las obli-
gaciones del Estado de caracter general se dis-
tribuyan equitativamente entre todas las por-
ciones quo constituyen nuestra nacionalidad,
cesara el absurdo que hoy existe de gravar a
una sola localidad con sumas superiors i sus
recursos propios.
Aspiramos, pues, d que la organizacion eco-
ndmica del pals no sea hija del acaso; preten-
demos que el camino del error por tal causa
seguido no nos conduzca A mayores complica-
ciones quo las ya sentidas, y mucho mdnos que
nos aleje sistemAtica y fatalmente de los eternos
principios de justicia sobre que descansa el go-


1on






CUBA


bierno de los pueblos. An existen en la nation
elementos de prosperidad que bien dirigidos sal-
van todas las presented com plicaciones econd-
micas, y al solicitar esa buena direccion admi-
nistrativa, acudimos tambien al pals, que tanto
puede influir, que tanto influye, especialniente
en Cuba, en el 6xito de su administration.
Tiempo es ya de que nos preocupenos de
dar mayor unidad a nuestra organization eco-
n6mica, y de que se utilicen combinadamente
los recursos quo se obtienen en los distintos
passes quo constituyen nuestra nacionalidad.
Sin esta unidad, la decadencia seguira, como
hasta aqui, trabajando parcialmente cada por-
Cion del territorio, que por fin agonizara lenta-
mente, ya por las complicaciones politicas, ya
por el desconcierto gubernativo, y ya por los
errores de la mns perturbada administration.
Memos afirmado que la paz es base esencia-
lisima de toda prosperidad, y quo para conser-
varla deben hacerse cuantos sacrificios de idea
y de conducta sean precisos. Si consideramos quo
durante el present siglo, pasado en constant y
sangrienta revolution, s6io hemos conseguido
destruir las instituciones antiguas sin haber sa-
bido crear nada until y provechoso de las moder-
nas; si consideramos que durante este periodo
las guerras civiles han mermado nuestra pobla-
cion y consumido nuestra riqueza; quo por ellas


104






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


hemos desamortizado, enajenado y gastado toda
cuanta propiedad ha puesto la mas codiciosa de
las legislaciones en manos del Gobierno; que
adems hemos creado una deuda tan cuantiosa
que agobia a los pueblos 6 impide el fomento del
pals; que hemos llevado la mAs dura miseria a
la inmensa mayoria de la poblacion rural; de
esa poblacion que sigue sin servicios piiblicos,
porque carece de caminos, de seguridad, de jus-
ticia, de ensenanza, de hospitales, de propios,
de comunes, de pdsitos, de bancos, de todo, en
fin, cuanto de algun modo pudiera benefica-
mente influir en su education religiosa, moral y
politica, y a la vez de todo cuanto podia contri-
buir 6 ampararla, sin usura, en sus constantes
y crecientes necesidades; si consideramos que
en cambio hemos llevado la perturbacion a to-
dos los Animos, falseando las instituciones poli-
ticas niodernas, hasta el punto de hacer de ellas
la mas grosera y risible de todas las ficciones;
si desapasionadamente consideramos todo esto,
bien puede afirmarse que cumple los deberes
del patriotismo mas acertadamente aquel que
con mayor esfuerzo procure el mantenimiento
de la paz, dun cuando sea sacrificando, si es
necesario, A esta gran necesidad las propias
opiniones.
Respetamos las ideas que los demds profe-
san, y cuando es de buena fe hasta.dispensa-


10:






CUBA


ros el error; pero en la prematura campana
auton6mica, iniciada en Cuba, en el deseo de su
impossible independencia, entra por mucho el
concurso de aquellos hombres de carActer y ocu-
pacion aventurera que tanto han abundado en
America desde su descubrimiento, y que, inca-
paces de emplear su actividad en obras mas
tiles y meritorias, buscan en la lucha, los de
alentado corazon la satisfaction de sus necesida-
des, el oficio de merodeadores; midntras aquellos
de corazon mas apocado y cobarde, apoyados en
la ineficacia de nuestras eyes, hallan medios
de una propaganda hip6crita en la forma, pero
altamente criminal en el fondo, de sus intencio-
nes y prop6sitos.
Por eso on Cuba debe verse con gran des-
confianza todo cuanto tienda a turbar de nuevo
la paz, y hasta la buena armonfa y cortes inte-
ligencia entre los distintos elementos de su po-
blacion, cualquiera quo sea el pretexto, porque
todo cuanto a esto conspire comprometo su po-
sible prosperidad y la precipita en su ruina.
Cuba no ha adquirido la education political ne-
cesaria; carece, por otra parte, de poblacion
homog6nea en nhmero bastante para justificar
las pretensiones de su autonomia, y menos an
de su independencia: con millon y medio de ha-
bitantes, la tercera part de color y asidtica, y
las otras dos insular y peninsular, bien se com-


106






SU PRESUPUESTO DlE GASTOS


prende la profunda separation quo habia de mi-
nar su nueva existencia politica, y nada aven-
turado es el career que dividiendose en tres
repnblicas, una de color al Occidente, con San-
tiago de Cuba por capital; otra Central, con
Puerto Principe; y otra Oriental, con la Ilaba-
na, no tardaria una anarquia sangrienta en
ponerla al nivel de su hermana la isla de Santo
Domingo.
Todos cuantos aman d Cuba, todos cuantos
desean ver aquella importante portion de nues-
tra nacionalidad pr6spera y feliz, deben ayudar
A sostener la paz de su suelo, el fomento de su
riqueza y la regularidad de su administration,
porque on los presentes moments s6lo esta pro-
paganda es until y provechosa para sus buenos
destinos.
Y si la paz es base esencialisima, y entre
todas preponderant para Ia prosperidad de los
pueblos, despues de ella, el fomento de la ri-
queza debe Ilamar toda nuestra atencion. En el
momento en que cambia la condition civil de
una importantisima part de aquella poblacion
cesando el esclavo de vivir bajo la tutela del
dueno, es de todo punto necesario que reciba del
Estado todos los servicios que el interds par-
ticular deje de prestarle. De su education re-
ligiosa y moral y de su aplicacion al trabajo W -
bre debemos ocuparnos desde ludgo. El pueblo


107






CUBA


del esclavo es el ingenio 6 finca donde nace; el
interns privado ha empezado a transformarle en
colono, y esta transformation garantiza el tra-
bajo y la subsistencia de las nuevas familias quo
se avienen con esta distinta faz de su existencia;
pero habri siempre un numero vagamundo y
n6mada: las ciudades serdn invadidas por los
haraganes y los impedidos, y en ninguna oca-
sion podra mejor que ahora aceptarse en Cuba
los servicios de las instituciones religiosas dedi-
cadas d la ensenanza y a la caridad. Por este
medio iidirecto, sin gravar con sumas conside-
rables el presupuesto, y debido A la inagotable
caridad de nuestro sentiniiento, excitado activa-
mente por los religiosos, se levantardn hospi-
cios para los ancianos, casas de refugio para los
hudrfanos, establecimientos de ensenanza para
ninos y adultos, sin distincion de raza ni color,
que hardn para todos mrnos porturbadora la
transformacion del trabajo. Pero como Jo que
debe desvelarnos constantemente es oi cui lado
de quo, lejos de decaer la production, se sosten-
ga y aumente, hay que abordar pronto y con
energia la introduction de trabajadores libres,
de buenas condiciones de aclimatacion, en la
forma y cantidad quo se pueda, sin exclusivismo
de sistema, menospreciando la censura que pue-
dan hacer a este medio de fomento de la rique-


los quo desean ver A Cuba pobre,


108


za national






SU P1 ESUPIESTO DE GASTOS


desordenada y descontenta, con el objeto de ir
6 una independencia desastrosa. Mas tarde,
cuando se hayan satisfecho las necesidades del
momento, conviene preferir A todo otro sistema
el que mMs pronto fomente en Cuba una pobla-
cion laboriosa, ilustrada y homog6nea.
Un presupuesto moderado permit tambien
que los aranceles de aduanas scan equitativos y
nunca ofrezcan dificultades insuperables A la
production, si A la vez se cuida de su estabili-
dad y fijeza. Las reformas han de ser lentas y
justificadas en esta materia, porque ni la espe-
culacion privada puede fundar nada sobre la
instabilidad, ni la administration conocer con
exactitud el rnovimiento de la riqueza. Hay que
huir de alteraciones de impression como la quo
se acord6 nltimamente sobre las bebidas espiri-
tuosas, que tantas y tan justas reclamaciones
ha originado, y quo tan poco favorece la pre-
vision del legislador; pero sin olvidar nunca quo
en Cuba desaparece el sistema colonial por una
part, mi6ntras por otra su position en la en-
trada del golfo mejicano exige se adopted des-
de ludgo las medidas necesarias para establecer
en la Habana, en Santiago de Cuba, asi como en
Puerto-Rico, puertos francos 6 de dep6sito, re-
clamados de consuno por el comercio y por nues-
tro interns national.
El desarrollo de las comunicaciones interio-


1og






1CA


res, ya empezado, debe proseguirse con today
actividad; y A medida que los ingresos aumen-
ten por efecto de la mayor prosperidad del pals,
deberAn irse construyendo los edificios que tan-
to se requieren para los servicios pilblicos; que
nada como el arte fija y ensena d propios y ex-
traflos el grado de cultura y prosperidad de su
6poca.
Y por nltimo, como no basta que la pros-
peridad se desarrolle y los ingresos presupues-
tos aumenten si los agentes encargados de re-
cogerlos y distribuirlos no son tan inteligentes,
laboriosos y honrados como se quiere, es de
todo punto preciso abordar la organizacion del
personal administrativo sobre bases adecuadas
al objeto de sus funciones y A la especialidad
del pals en que han de prestar sus servicios.
Ya lo hemos dicho y no nos cansamos de repe-
tirlo; por lo mismo que tan d6biles son los es-
fuerzos hasta ahora empleados para conseguir-
lo, es por 1o que con tanto empeno nos preocu-
pamos de ello. Sin buena administracion nada
es possible en parte alguna: los Estados-Unidos
deben la grandeza que alcanzan A su eficaz ad-
ministracion comunal, mi6ntras la supremacia
militar de Prusia descansa en la admirable ad-
ministracion general del Estado: bases tan
opuestas dan, sin embargo, anAlogo resultado,
porque en uno y otro caso la base es s6lida.


110






SU PBESUPUESTO LiE GASTOS


Nosotros carecemos de esa base,


y lo que es


afn peor, tampoco la procuramos: nuestras


necesidades particulares


nos llevan a especu-


laciones mnos tiles, porque mientras en


aquellos


pauses el interns


privado crece y se


desenvuelve en armonia con la prosperidad
pnlblica, entree nosotros se sacrifica toda pnblica
prosperidad al interns particular 6 privado. Di-


ficultad inmensa para lograr


que


se haga por


el pals algo de lo mucho que se requiere; difi-


cultad quo desde lusgo reconocemos,


pero quo


iun asi no desmayamos para insistir y procurar


por 1o quo a nuestro juicio conviene
del Estado. Cuba reclama una adm


a la salud
iinistracion


inteligente y honrada como complemento de su
organization, y s6lo con este auxilio lograra
el colmo de su tan codiciada como merecida
ventura.


ft


III










































































































































4






































*

































































































i














XI


Terminamos nuestra tarea: creemos quo las
modestas indicaciones expuestas en este trabajo
pueden ayudar a la organizacion econ6mica de
Cuba, si con un relativo bienestar y con la se-
guridad do un progreso constant y positivo se
combat la ruina quo con tanto empeflo pre-
tenden realizar los quo desean borrar de aquel
hermoso y fertilisimo suelo las huellas de una
civilizacion laboriosa y de una riqueza sin rival.
No hay nacion alguna on America do las
quo deben su origen i la raza latina quo des-
pues de su independencia haya llegado d un
grado de prosperidad como Cuba alcanz6 al
amparo de su nacionalidad espaftola; naciona-
lidad quo supo preservarla do toda anarquia
hasta la rebelion de Yara. No olvidemos quo si
esto desdichado esfuorzo por la independencia
hubiese triunfado, su s6lo ensayo habria des-
truido la obra de siglos de organizacion y tra-
bajo. No hay, pues, quo hacerse ilusiones sobro
esto; la influencia ejercida por la independencia
de las provincias espaiolas en Amdrica cre6 en


8






CUBA


Cuba, aunque poco numeroso, un partido des-
afecto A Espana: la forma autonimica que hoy
se sostiene como transaccion para conservar la
actual nacionalidad, es la forma mAs suave que
el astuto cardcter de los adeptos de mala fe po-
dia escoger para facilitar hdbilmente sus fines.
Ante este, hoy por hoy, peligrosisimo princi-
pio, levAntase el de la asimilacion que hace de
la division territorial de Cuba otras tantas pro-
vincias espafiolas; base segura de estabilidad,
de adelanto y de un larguisimo periodo de nueva
y mas vigorosa prosperidad, si nuestros Go-
biernos cumplen acertadamente sus deberes.
El progreso de Cuba, no s6lo interesa d
la Peninsula, atn importa mias a la Amdrica del
Norte, que consume las cuatro quintas partes de
sus frutos; mintras sstos no se reduzean en
la cantidad necesaria en los Estados-Unidos,
esta nacion poderosa no puede ver con simpatia
la ruina de Cuba, porque esta ruina alcanzaria
d los cuantiosos intereses creados y sostenidos
on aquel pals por el comercio con nuestras An-
tillas. Ademds, los partidarios de la indepen-
dencia pueden, hasta en el triunfo, renunciar 6
toda esperanza de monopolizar el Gobierno y el
poder por este medio, porque impotentes para
dominar por si la anarquia, recibirian de los
Estados-Unidos la imposicion de una anexion
forzosa.


114






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


Por otra parte, aun cuando en el 6rden mo-
ral nada supone para los extraflos el quo la na-
cion quo col su sangre ha foinentado en Am-
rica una poblacion de cerca de cien millones de
alas, carezca de un pedazo de tierra donde
mantener inhiesta su bandera; en el 6rden po-
litico cambian las cosas de aspecto, sore todo
desde el momento en quo el Istmo de Panamd
deje de ser un obstaculo A la comunicacion de
los Oc6anos Pacifico y Atldntico. Interesa so-
bradamente al comercio universal oi quo las
Antillas no formen part de la nacionalidad de
pueblos poderosos, porque s6lo asi puede man-
tenerse su neutralidad. Europa, pues, estd in-
teresada on que esta portion del territorio ame-
ricano continue siendo espanol; pero esta misma
circunstancia impone i nuestros Gobiernos do-
bores mds estrechos, provisions mds fecundas.
No puede negarse quo los piincipios demo-
criticos, mas 6 msnos desarrollados, informan
la administracion y la politica do las naciones
de raza latina; cosa quo nosotros no tememos ni
como filosofia, ni como escuela, ni como con-
ducta, si su desenvolvimiento fuese arm6nico
con las demis necesidades pfblicas; pero en
cambio, to tememos todo de su indiscreta apli-
cacion 6 prdctica atropellada y revolucionaria.
Si, como ya indicamos on el articulo anterior,
en la Peninsula el sistema representativo ha


115






CUBA


caido en desprestigio por su falseamiento; si
este vicio descansa principaimente en la igno-
rancia y en la indiferencia del cuerpo electoral;
si el elector, idjos de ver en el sufragio un de-
recho politico estimable, con razon sobrada le
considera de cargd molestisima y en muchos ca-
sos inaguantable, debemos, por todo esto, reco-
nocer quo a pesar de la ilustracion de nuestros
Gobiernos, (stos no alcanzan la altura necesa-
ria para desenvolver dentro de la vida moderna
los principios democraticos, ni el pals estd con-
venientemente preparado para ejercer con fruto
cierta clase de derechos politicos, que si no se
infiltran en las costumbres pftblicas legalmente,
si no se desenvuelven con prudencia y sinceri-
dad, l jos de ser, en ningun sentido, causa do
progreso, lo son, seguramente, de desconcierto
y anarquia: porque el pals no le constituyen
esos cientos de jensadores dedicados a satisfa-
cer sus necesidades por medio de la agitacion
politica, y quo no habiendo creado nada 6til en
beneficio del mismo, so pierden en las sinuosida-
des de los principios y en la exageracion do las
reformas politicas para justificar su actividad y
merecer el poder. Y si en la Peninsula el exco-
sivo desarrollo politico es funesto porque no se
desenvuelve en armonia con el progreso y el 6r-
den do la administration ni con oi lento cambio
de las costumbres, con mis motivo ha de serlo


116






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


en Cuba, donde la poblacion tiene origenes tan
distintos.
Si planteais aqui el sufragio llamado univer-
sal, icon qu6 derecho le negareis A Cuba, cuya
political de asimilacion exige esta igualdad? Y
si lo estableceis en Cuba, glo negareis A las gen-
tes de color y asiaticos, cuando para ellas lo re-
clamen los filantropos, los autonomistas y los
independientes? 2,6mo negarles, ademAs, el uso
de todos los otros derechos que constituyen el
credo democratico sin caer en la inconsecuencia
y ser motivo de queja y descontento? Y si d
Cuba, que tanto necesita del pnblico reposo para
resolver la crisis del trabajo y de la production,
crisis que, como ya hemos consignado, atravie-
sa en estos momentos, la dejais abandonada en
su organization administrative y econ6mica y
la entregais a la agitation y los peligros inhe-
rentes 6 toda exagerada reforma politica, zno
contribuireis d demorar por este medio el des-
envolvimiento de su riqueza en el instance pre-
ciso en que esta region de nuestro territorio mds
necesita aparecer pr6spera, tranquila e ilustra-
trada por el carActer cosmopolita quo su posi-
cion de llave del golfo mejicano le da para con
el comercio universal?
Fijemos con preferencia nuestra atencion en
Cuba; y ya que por fortuna todo se concierta
para hacer ma.s duradera la nacionalidad espa-


117






118


flola de aquellas provincial, mostr6monos al
propio tiempo ante la politica europea y ame-
ricana dignos de merecer tan preciado dep6sito.
Estas indicaciones bastan i justificar nuestro
deseo de que, cuando se piense en planes y pro-
yectos politicos, se tenga en cuenta que nues-
tra nacionalidad se extiende allende los mares,
y que hay que pensar en las distintas condicio-
nes del territorio national i fin de no legislar
exclusivamente para una: tengamos en cuenta
que si en 1868 la revolution en la Peninsula
nos llev6 al ensayo do la repnublica, pudo muy
bien en Cuba conducirnos a su independencia.
No olvidemos, por tanto, en 1883 leccion tan
dura, tan costosa y sangrienta.


CmU















Hasta aqui los articulos publicados: posto-
riormonte, los temores sobre pr6ximos trastor-
nos que nos impulsaron a escribirlos van des-
apareciendo, el bandolerismo decree y la paz
toma poco a poco estado en la Isla; comprende
la opinion quo sin aquel beneficio toda prospe-
ridad es imposible, y iasta en los mismos Es-
tados-Unidos disminuyen notablomente las sim-
patias Antes sentidas y manifestadas en favor
de la separation. Esto tranquiliza el animo an-
tes alarmado, no s6lo por lo quo el reposo pn-
blico significa de presented, sino tambion por-
que la actitud tranquila de la poblacion de
Cuba es una garantia consoladora para el por-
venir.
Cuando las pasiones agitadas on la lucha
politica de la Peninsula, ciegas y enconadas, ol-
viden 1o que deben a la integridad de la patria
y pretendan buscar un auxilio en las cornplica-
ciones de una nueva insurreccion cubana, quo
Cuba, tranquila y reposada, contest con los be-
neficios de la paz, quo estd resuelta A no alterarla
por nada ni por nadie. Campo neutral a donde


9






CUBA


no lleguen los estragos de nuestra decadencia
political, deseamos sean las provincias ultra-
marinas. Ellas comprenderAn tambien por su
interes que los pueblos jamas deben hacerse
solidarios de menguadas aspiraciones, como son
las quo hoy principalmente agitan A nuestros
politicos. Deseamos que cuando la ambition 6
el despecho intenten arrastrarlos en su anar-
quica y tortuosa carrera, sepan ahogar el mal
aislando a los agitadores, porque tiempo es
ya de quo los pueblos distingan entre la idea
quo fecundiza y el interns que agosta; entre la
idea que, aunque lentamente, trasforma pro-
gresivamente las sociedades modernas, y el
interes que pretend on los breves dias de cada
individuo explotar en su provecho la patria;
entre la idea que enaltece y dignifica y el inte-
r6s que envilece y degrada.
Pero si las noticias quo se refieren A la paz
son afortunadamente satisfactorias, no sucede
lo mismo con las del 6rden econ6mico, cuya al-
teracion nos obliga a desandar en parte el ca-
mino recorrido en este trabajo, puesto que te-
niendo por objeto, despues de la paz, encontrar
una formula armdnica que regularice el 6rden
econ6mico, una nota cualquiera disonante al-
tera y hace contradictorio nuestro razona-
miento.


*


120







SU PRESUPUESTO DE GASTOS


La prensa de Cuba llegada por el 4ltimo
correo se preocupa vivamente de las complica-
ciones que en la plaza de la Habana, y otras
muy importantes de la Isla, ocurrirdn si el des-
cuento del billete de Banco que circula por
cuenta del Tesoro lilega d mayor depreciacion
de la acostumbrada. El comercio al por menor
ha manifestado ya su resolution de rechazar
on las transacciones este valor, fundado en los
perjuicios que le ocasiona su estimacion variable
y contingente, impidiendoles conocer la verda-
dera situacion de sus recursos; y la eventualidad
de quo por esta causa queden de pronto inmovi-
lizados treinta y cinco 6 cuarenta millones de
pesos de moneda, que aunque convencional
sirve de agente 6 medio de cambio, ha alarmado
con justo motivo a todo aquel comercio.
Desgraciadamente, varias son las cuestio-
nes que el Gobierno tiene que resolver para
evitar descargue sobre el rico suelo cubano la
tormenta de la miseria, que hoy, cual oscura y
siniestra nube, oscurece su brillante y azulado
horizonte; pero -nosotros tememos, mas que los
males mismos, las medidas que se adopten parf
aliviarlos, porque rara vez dejan 6stas de lle-
var en si abundoso germen de mayors conflic-
tos y dificultades. Es decir, que tememos el mal
no s6lo por serlo sino tambien por el remiedio
que se le aplique.


S


121







CUBA


La herencia de la guerra, unida a la refor-
ma social y politica abre en Cuba, como ya
dejamos consignado, un periodo laborioso de
trasformacion que no ha de andarse sin gran-
des esfuerzos. La organization del trabajo, base
esencialisima de su riqueza, seria por si sola
bastante para preocupar a cualquier Gobierno
celoso de nuestra pnblica prosperidad.
Pero complica esta situacionla pdrdida par-
cial de dos cosechas seguidas, que privan a
Cuba del ingreso de quince millones de pesos
anuales en los moments mAs criticos, cuando
el auxilio del capital es mas necesario para
afrontar los gastos del trabajo, sin quo por otra
part la esperanza aliente, ofreciendo, como
ofrece la presented zafra, temores de escasez igual
A las pasadas.
Agreganse a estas contrariedades naturales
las quo siempre origina un presupuesto creci-
do, que se liquida en deficit, calculdndose que
el del actual ejercicio asciende a cuatro 6 cinco
millones de pesos, y una deuda pnblica consi-
derable.
Si despues, si a estas contrariedades afadi-
mos la nueva complication que ocasionaria la
negativa de seguir el comercio recibiendo el bi-
llete de Banco en cambio de los generos que ven-
de, bien puede considerarse grave la situacion
econimica de la gran Antilla, y sobrado justifi-


.


122






SU PRESUPUESTO'DE GASTOS


cado nuestro empeio de que el Gobierno se
preocupe eficazmente de ello.
Porque no pretendemos ser pesimistas d pe-
sar del siniestro cuadro que el resultado de
nuestros errors ha trazado con implacable
mano en Cuba, conocemos la feracidad de su
suelo y la tenacidad de sus moradores en el
trabajo para dudar ni un s6lo momento de su
pr6spero progreso; pero es indispensable que el
Gobierno, que se ha reservado para si la Admi-
nistracion del pafs, lsjos de ser un obstAculo 6
ese mismo progreso, le facility resolviendo pron-
to y acertadamente los asuntos pendientes.




Es de todos sabido que durante la guerra
se emitieron en Cuba por cuenta del Banco Es-
pafiol diez y seis millones de pesos y sesenta por
la del Gobierno. Una part del pais convino en
admitirle en todas sus transacciones por el va-
lor del oro, otra part se neg6, y desde ent6n-
ces viene tan respetable suma gravando prin-
cipalomente al comercio de la Habana y Matan-
zas. El servicio que este recurso extraordinario
prest6 en sus primeros tiempos fud inmenso,
porque sin gravar al Tesoro con el pago de in-
tereses, aument6 el capital circulante, resta-
bleciendo en las transacciones el equilibrio del




as


123







124 CUBA
oro que se retiraba de la Isla por temor a la
guerra.
Con el tiempo, como no podia m6nos, la
depreciacion se inici6, y para combatirla fu6-
ronse adoptando una serie de medidas hasta de-
clarar el billete admisible a la par en pA(go de
todos los derechos del Tesoro. Pero como suce-
de siempre con todo signo monetario que ni es.
oro ni en rigor 1o representa, la depreciacion
se inici6 por el 7 por 100 y lleg6 al 200, 6 sea
300 pesos billetes por 100 oro.
Limitada por otra parte su circulacion, to-
das las cases del Tesoro se resintieron, y
con especialidad el ej6rcito, de cobrar sus ha-
beres en valores que no les eran admitidos en
muchos puntos de la Isla y donde lo lograban
era con crecido descuento. Para remediar en
parte este mal se declared oficialmente depre-
ciado el billete, disponiendo quo se pagasen las
obligaciones con un 20 por 100 de aumento.
Los perjuicios irrogados desde entdnces al Te-
soro eran incalculables, puesto quo por una par-
te los ingresos se realizaban en billetes d la par
y las obligaciones se pagaban con aumento,
mientras por otra, ei ingreso que tenia Wgar
en oro desaparecia abusivamente sustitu-
y6ndolo en las cuentas con el billete depre-
ciado.


El conflicto, pues, era tanto mds imponente






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


cuanto que la guerra alcanzaba ent6nces con-
siderables proporciones y no se contaba con
mrs recursos que aquellos que el patriotismo
inagotable de Cuba habia de proporcionar; y,
en efecto, ese patriotismo respondi6 A las nece-
sidades del momento y la recaudacion en oro
de todos los derechos del Tesoro volvid a resta-
blecerse, extepto en la renta de loterias, que
sigui6 cobrAndose y pagandose con los billets.
Esta resolucion energica normalize lasitua-
cion de aquel Tesoro y le permitid atender 6 las
cuantiosas obligaciones de la guerra.
MAs tarde, con los productos de los nltimos
emprestitos se retiraron de la circulation los
billets que representaba la emision propia del
Banco Espanol de la Habana, y este instituto,
que habia unido su suerte A la del Tesoro, que-
d6 a su vez salvado.
Pero el billeted de Banco por cuenta de la
nacion, que tenia una mision breve y transito-
ria; el billete que en los momentos de su crea-
cion prestO importantisimos servicios al pais,
cuando la necesidad hizo que se prolongara su
existencia, por darsele un cardcter casi perma-
nente, se convirtiO en agent de constant
perturbacion econ6mica. Ha sobrevivido a la
guerra este recurso extraordinario y anormal,
y hoy nos amenaza con un retroceso que puede
ser funestisimo. Volver a declarar su admision


125







CUBA


en pago de los derechos de la Hacienda, como
ya se ha hecho con el 10 por 100 de los dere-
chos arancelarios, pretendiendo elevarle hoy
hasta oi 25 de todos los derechos para sostener
su decaido valor, 6 amortizarle conun emprestito
importante, cuyos intereses han de aumentar
las ya insostenibles cargas del Tesoro, equiva-
le d renunciar d las ventajas conseguidas por
el pals con tanto esfuerzo y constancia en su
normalidad econ6mica, sumiendo de nuevo el
Tesoro de la Isla en el caos de la insolvencia y
del embrollo.
No es possible que en la paz se cometa error
semejante, por mas que la costumbre en Cuba
sea proponer en los conflictos econ6micos solu-
ciones tan diversas como variados son los in-
tereses que se pretende amparar con ello. Lo
que la guerra hizo necesario y justo por una
necesidad suprema no se puede reproducir. La
paz exige soluciones bien distintas de las que
hoy se agitan para salvar una crisis transito-
ria que nunca en si puede ser tan funesta como
el medio que se intenta adoptar para reme-
diarla.


No debe olvidarse un solo moment que Cuba
ha entrado en un periodo do reconstitucion
completa, y por tanto que su administration re-


1?6






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


quiere una unidad de miras, de m6todo y de
prop6sitos absolutA. La falta de un plan 6 sis-
tema de gobierno que arm6nicamente resuelva
todas las presents necesidades, puede ser fu-
nesto.
Cuba trasforma la organization del trabajo
por la libertad del esclavo, y el Gobierno debe
proveer en la esfera de su gestion A las nuevas
necesidades que origina esta importantisima
evolucion de su riqueza, si es quo no ha de per-
derla.
Cuba cesa de ser colonia, y el Gobierno tie-
ne quo dar solution A las reformas arancelarias
que dejan de protoger los frutos peninsulares a
su introduction en Cuba y de gravar los de la
Isla A su ingreso en la Peninsula, como ya lo
ha iniciado en la ley de 20 de Julio de 1882.
Cuba reorganiza su cr6dito, y el Gobierno
no puede dejar de completar su unificacion, ni
negarle nada de lo que se require para su mas
amplia estimation y moderado interds.
Cuba entra en la vida politica, y el Gobierno
tiene que amparar en sus primeros pasos A una
sociedad lahoriosa dirigidndola por el camino
de la mas perfect legalidad en el ejercicio de los
derechos politicos y de una tolerancia ilustrada
en las relaciones y pol6micas de los partidos.
Cuba, al modificar las bases de su existen-
cia social, politica y econ6mica, modifica tam-


127







CUBA


bien las de


su hacienda,


y


el Gobierno debe


velar por el desenvolvimiento de esta, sin tras-
tornarla con medidas aisladas y contradicto-
rias.
Tiene, pues, que cesar el regimen de la ca-
sualidad y de la aventura en la direction de los
negocios pnblicos, porque Cuba, que esti dejan-
do de ser colonial, es provincia asimilada en sus


instituciones politicas,


y Estado autondmico


por la independencia y localidad de su deuda,
porque los sucesos, 6 sea la casualidad, asi 1o
han echo.


Hoy surge un nuevo conflicto, y ya
pone su remedio, pensando s6lo en 6


se pro-
como si


su solution no afectase en nada i lo quo en el
6rden econdmico ya estS creado en la Isla.


Se pide un emprestito que amortice el


bi-


llete de Banco en circulation y lleve a Cuba el


metAlico de su imported en la proportion


de 75


por 100 en oro y el 25 on plata, cuyo empres-
tito debera pagarse en el plazo de veintisiete


anos, destinando al efecto 2.100.000


cada uno. Es


decir, que se destinan


pesos en
cerca de


60 millones de pesos efectivos para recoger de


treinta y
tipo de 50
efectivos,


cinco a cuarenta nominales, que al
p.or 100 oro hacen de 17 a 20 millones
gravandose el presupuesto de la Isla


en 39 millones, 6 sea, 1.440.000 pesos anuales.
Nada habria que oponer a este proyeeto si


128






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


fuese posible realizarlo en las condiciones que
hoy alcanza el Tesoro de Cuba; pero si es-
tas condiciones lo impiden, porque las obliga-
ciones ya creadas superan a los recursos cor-
rientes, hay que reconocer que el empr6stito no
es prdetico y mucho mdnos en las presents
circunstancias, en que el retraimiento del capi-
tal se significa tan sensiblemente en la baja de
todos nuestros fondos publicos. Y si el empres-
tito no se realiza queda por el proyecto, como
solution stable, para moderar la depreciation
del billete, la que se presenta con el carActer de
transitoria, el Tesoro admitira en pago de to-
dos sus derechos el 25 por 100 en billetes al
tipo de 50 por 100 de su valor nominal, y con
esto dejamos abierta la puerta para combatir la
depreciation con el aumento del tipo admisible
en pago de los derechos del Tesoro.
!mposible parece que la mejora obtenida
en el vigor de la guerra, cuando la circulacion
de los billetes ascendia de 60 a 76 millones de
pesos y su emision era ilimitada, no pueda sos-
tenerse on la paz con una circulacion Anica y
limitada de treinta y cinco A cuarenta! Tan en
decadencia estA nuestro patriotismo en Cuba?
*

Que el billete es una amenaza constant
para el equilibrio de las transacciones; que su


129






CUBA


cursor monetario es irregular, y que su amorti-
zacion es de todo punto indispensable, nadie lo *
duda. Pero dun cuando asi sea, creemos que no
so debe volver a incurrir en los errores salva-
dos en periodos mas criticos que el present;
condenamos, pues, el que vuelva el billete A
ser admitido en pago de los derechos del Teso-
ro; y aunque consideramos dificil, si no imposi-
ble, que pueda contraerse en los presents mo-
mentos emprsstito alguno, optariamos con pre-
ferencia por este recurso.
Cuando toda la atencion se fija en los me-
dios que debieran adoptarse para moderar el
presupuesto; cuando la opinion unanime afirma
que su cifra actual supera en mucho a los re-
cursos tributaries del pals por la baja sufrida
en la riqueza pinblica; cuando la proporcion en-
tre la production y el tipo tributario se busca
initilmente; cuando el desequilibrio econdmico
entre el contribuyente y la Hacienda perturba
hondamente el pals, no creemos acertado llevar
una cifra mnds, por insignificant que sea, al pre-
supuesto de gastos.
Cierto es que, el arriendo propuesto de la
renta del timbre hecho en buenas condiciones
podria aumentar los ingresos; pero en Cuba no
prosperan ni el arriendo de la administracion
de las rental, ni siquiera el de la cobranza de las
contribuciones. Los defectos de su administra-


130






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


cion son de tal naturaleza que impiden toda
medida quo dificulte en algo, siquiera sea poco,
la absorcion que una parte de los administra-
dores y administrados en concierto hacen de los
ingresos do las rentas. Era necesario reformar
radicalisimamnente la administracion, y on este
caso, ni el arriendo de la renta ni el emprestito
seria preciso, porque los ingresos bastarian a
cubrir normalmente las obligaciones. El des-
equilibrio existed poPque los gastos presupuestos
nadie los disminuye ni cercena, mas bion so
aumentan, misntras los ingresos son persegui-
dos y disputados con tenacidad.
De modo quo ocupindonos en este trabajo
de encontrar una formula de equilibrio centre
los gastos y los ingresos, hay quo buscarla den-
tro de las fatales condiciones impuestas por
nuestras alas costumbres, 6 sea, gravan-
do al pais con una cifra igual i la que se
pierde indebidamente por defecto de la admi-
nistracion; de modo que siempre y en cualquier
forma el pais paga propios y ajenos errores.


Si grande es la necesidad de reducir la ci-
fra presupuesta, por esta misma causa hay ma-
yor dificultad en aumentarla; en tal sentido de-
biera pensarse en la mantra de dar solucion al
conflicto del billete de Banco sin perturbar la


131






CUBA


recaudacion del Tesoro ni gravar los gastos con
mayores intereses de los que ya existen.
Nosotros creemos quo si las autoridades su-
periores de la Isla, excitando el patriotismo del
pafs, lograsen que al tipo do 50 tuviesen curso
voluntario los billets en las plazas comerciales
de la Isla, se habria salvado el inconvenient
de la depreciacion.
Mas si esto intentado no fuese possible conse-
guirlo, entdnces el Gobierno debiera pensar en
emitir valores sin interss con quo canjear
los billetes de Banco en un periodo de cinco
anos. Con estos valores, que podrian distinguir-
se de los ya creados con el nombre de edulas
del Tesoro, se cambiarian por cada ciento en oe-
dulas doscientos en billetes.
La amortizacion de las csdulas se haria por
todo su valor en sorteo y durante el plazo de
quince anos. Tendrian la declaration de deuda
national, y podrian ser admitidas A la par en
pago de los derechos del Estado A quo se refiere
ei art. 2.0 de la ley de 7 de Julio de 1882 (1)

(1) Art. 3.* Los productos en venta de los bienes del Esta-
do que se enajenen, 6 cua indebida posesion por part de sus
duofios se legitime en debida forma despues de promulgada
esta Ley como iguahnente de la reduction de censos v atrasos
por rentas y contribuciones anteriores al 1.0 de Julio de 1879,)
se recaudarin en billetes de la emision de guerra con destino
exclusivamente a la amortizacion de la misma. El premio de
los bienes que ]ayan de venderse 6 ser objeto de composicion
con el Estado y el capital de los censos redimibles se fijara on
oro, sin perjuicio de quo el Estado perciba el valor equivalente
en billetes con arreglo d lo dispuesto en el art. 3*O


132






SU PRESUPUESTO DE GASTOS


por todo el exceso que resultare en cada aflo
entre la amortizacion fija de 1.333.000 pesos,
garantida con la renta de loterias, y la even-
tual que resultase por mayor ingreso en los de-
rechos indicados.
Es decir, que el canje de los billetes de Ban-
co tendria lugar en cinco aios, la amortizacion
fija en quince, y la eventual por la que resul-
tase de la recaudacion ya indicada. El Gobierno
podria disponer que un tanto por ciento del
importe de los premios de loterias se pagase en
c6dulas.
Por este medio, 6 por otro que se considere
mds acertado, podria salvarse el conflicto del
billete sin aumentar lQs gastos presupuestos,
mucho mds cuando reducido este numerario A
la cifra de 39 millones por inutilizacion proba-
ble de 6, y rebajando los 24 que entretiene la
renta de loterias, quedan 14 6 15 flotando so-
bre el comercio al pormenor, cantidad que si se
distribuye entree las distintas plazas de la Isla
no puede ser nunca motivo de conflicto como
hoy se present denandando para resolverle
un nuevo y costosisimo emprestito.
Tampoco nos explicamos por qu6 cuando la
riqueza Baja y el trabajo se descentraliza; por
qus cuando se crea una masa de poblacion jor-
nalera, cuyos ahorros nunca han de ser cuan-
tiosos, se mantiene en la circulacion monetaria


133






CUBA


el lujo de los grandes dias de prosperidad, ha-
cidndola exclusiva de oro y plata.
El billete de Banco afn podria ser susti-
tuido ventajosamente en la Isla con un signo
monetario metalico, que, sin ser oro, plata 6
cobre, pudiera prestar un servicio importanti-
simo en lodas las transacciones mercantiles,
especialmente las que realizan Al menudeo las
clases jornaleras.
Quince a veinte millones de pesos de mo-
neda de cinco y diez cdntimos de peso, 6 sea
de veinte piezas y diez por peso, distribuidos
en toda la Isla, no ocasionarian alteracion al-
guna en la circulacion, antes al contrario, ayu-
darian a guardar el pquilibrio de todas las
transacciones, evitando la crisis que la retira-
da, sin sustitucion, de los billets de Banco pu-
diera hasta cierto punto ocasionar.
Como esta idea requiere para su practica
una serie de calculos y trabajos importantes,
la recomendamos al Gobierno, pues bien mere-
ce llamar su atencion todo cuanto tienda a re-
solver la question monetaria de la Isla, sin ape-
lar A nuevos y costosos sacrificios.


Esto salvado, insistimos en nuestras opinio-
nes, que por referirse principalmente a los com-
plejos asuntos econ6micos, siempre tan di-


134







SU11 P1IESUUESTO DE OASTON


15


versamento apreciados, requieren aclaraciones
nunca ociosas, por cierto, si contribuyen A la
mejor y mAs complete inteligencia de nuestros
propositos.
TrAtase, por una part, de encontrar una
f6rmula que, cubriondo las obligaciones nece-
sarias, limite los gastospresupuestos, y porotra,
que olevando la estimation de la deuda pueda
ser atendida con la menor cifra presupuesta (1):
sirven de base a nuestras observaciones, como
no podia mnos, los nltimos trabajos hechos
por la Direccion de Hacienda del Ministerio de
Ultramar, elevados A la categoria de eyes de
Presupuestos y de regularizacion de la douda,


(1) Sabido es que cnando atraviesan ias naciones periodos
extraordinarios, contraen deuda piblica, que trasmiten, con las
mejoras que realizan, de una A otra generation. En tal sentido,
Ia teoria de extinguir la deuda p)blica en largos periods tiene
su razon de ser. Pero dadas nuestras costumbres administrati-
vas, este principio, aplicado A Cuba, es peligrosisimo y jams le
aconsejaremos. Los titulos de deuda amortizable que cream la
ley de 7 de Julio de 1882, devengan el 3 por 100 de interns
annual, y A su amortizacion se destina anualmente tambien, en
un caso, el 1 por 100 del capital emitido, y en otro el 2. Como
se ve, no tiene plazo fijo; precisamente la rapidez depende de la
mayor depreciation que alcancen estos valores: por eso, y te-
miendo A hIs fatales condiciones de nuestra administration. he-
mos dado a esta deuda el carnieter de perpetua. Vemos Ia posi-
bilidad, mas que ]a posibilidad, abrigamos la seguridad de que
nuna deuda de larga duration ha de ser en Cuba, como ha sido
en Ia Peninsula, un recurso perpetuo para cubrir nuestros in-
terminables deficits. Esperamos, por tanto, que el (lobierno,
cuando se ocupe de este asunto, procure limitar los plazos de
amortizacion y reducir la deuda en Cuba A un solo signo, el
billete hipotecario, obteniendo de la reduction del tipo fijo de
amortizacion y de la acumulacion del inters A 6sta las ventajas
quo resulten al ajustar el presupuesto, como ya bemos indicado
en el articulo IX.


10






196


CU1A


cuyo conjunto con el proyecto de ley de em-
pleados de 6 de Mayo de 1882 es el trabajo m6s
completo y acertado hecho on dicho centro ad-
ministrativo. Nuestra critica, pues, no se refie-
re al trabajo en si, porque considerado de este
modo aislado no 10 alcanza, intes al contrario,
tendriamos que hacker resaltar en 61 no s6lo la
ilustracion que le informa, sino la rectitud de
miras y de prop6sitos que le ha dirigido.
Por tanto, nuestra critica se refiere d una
cosa dificil de definir, que vaga en la atm6sfe-
ra como el aired quo se respira, quo inficiona
nuestras costumbres, quo corrompe nuestras
obras, que cohibe nuestro espiritu 6 impide
tome estado entree nosotros toda accion prove-
chosa en la gestion de los negocios pfiblicos;
por ejemplo, las causas quo impidieron fuesen
aceptadas las bases del proyecto de ley de 6 de
Mayo de 1882 regularizando la carrera admi-
nistrativa de Ultramar: esas son las que cons-
tituyen el objeto de nuestra critica, porque de
su influencia' delet6rea nada se libra.




No hemos hecho un presupuesto, hemos pro-
curado solamente fijar bases para ello; asi que,
sin ajustar con exactitud los detalles, creemos
haber demostrado en rasgos generals quo con






SU7 PRESUPUESTO DE GASTOS


30 millones de pesos pueden quedar cubiertas
todas las obligaciones quo pesan hoy sobre el
Tesoro de Cuba.
En nuestra tarea aconsejamos la unidad en
el 6rden econ6mico y politico, porque dados los
presentes moments hist6ricos, no existen sis-
temas donde escoger: el colonial ha desapareci-
do y el auton6mico, quo hubiera podido ser ob-
jeto de examen y discusion Antes de la guerra
separatista, a raiz do Ia paz ha llevado a una
gran parte de la opinion Ia duda de su sinceri-
dad. Queda hoy el asimilista, que no es otro
quo el de la unidad, dentro de la especialidad.
El precepto constitutional en nada impide quo
las eyes econ6micas, politicas y civiles de la
Peninsula y do Ultramar guarden entree si per-
fecto espiritu y hasth igualdad, salvo alguna
corta exception, como sucedia en Cuba y Puer-
to-Rico con la esclavitud, que es por lo quo
mds se requeria la forma constitutional cuya
necesidad poco a poco va desapareciendo.
La diversidad de razas, religiones, lenguas,
costumbres 6 intereses quo obligan 6 Inglaterra
a ser auton6mica con sus diversas colonias, no
existe entree nosotros, quo dentro do poco, por
la perfect igualdad de condiciones, salva su
mayor importancia, no podremos distinguir a
Cuba y Puerto-Rico do las islas Baleares y
Canarias.


13'I






CUBA


La ley de 20 de Julio de 1882 unificando
los derechos arancelarios de importation entre
Cuba y Puerto-Rico y estas islas con la Penin-
sula; las declaraciones de garantia national he-
chas en favor de una deuda que se queria hacer
local; la aplicacion de las eyes civiles que ri-
gen la administration de justicia; las political
que dan a Cuba y Puerto-Rico representation
on C6rtes; la misma abolition de la esclavitud,
todo tiende i la unidad, cuyo sistema encare-
comos. Podrs verificarse esto al acaso y sin dar-
se el legislador perfectamente cuenta de ello;
pero el hecho existed, la unidad se verifica.




Pretendemos, pues, quo este principio, nni-
co possible en los presents momentos, se des-
envuelva y complete, sin contradicciones, y
pretendemos que su desarrollo no sea hijo del
acaso, sino de la reflexion y del mtodo. La
unidad, quo sin previa conciencia 6 incons-
cientemente se realiza en las bases constitutivas
de la organizacion politica, civil y econ6mica
de Cuba y Puerto-Rico, la deseamos inteligen-
temente desarrollada y seguida como fin de
dicha organizacion.
En tal sentido los presupuestos de estas pro-
vincias no deben ser extraiios i los de la Penin-


1l8






SU PRESUTUESTO DE GASTOS


189


sula, sino combinados y arm6nicos entree si;
cuando se estudien las obligaciones y los recur-
sos de la nacion, que se tengan en cuenta y con-
juntamente los de toda ella, y cuando se piense
en la organization del cr6dito pnblico y de la
deuda, que no se olvide quo toda ella es nacio-
nal, por mas quo en la forma se guarde la divi-
sion que hoy existed.
Nunca es tan necesario que la inteligencia
del legislador abrace el conjunto de las obliga-
ciones y de los recursos pnblicos para dirigirlos
y concertarlos como cuando el exceso de las pri-
meras sobre las segundas dificulta el concierto
econ6mico de los pueblos, como entree nosotros
sucede.
El error de la separation 6 del aislamiento
se ha pagado y estA pagando muy caro en
Cuba, porque exigiendo la estimation de su
deuda que se la declare nacional, se ha evi-
tado puerilmente, para venir mis tarde, de
un modo incompleto y vergonzante a hacerlo
con la garantia de la nacion; sin quo podamos
acertar la causa de semejante conducta, puesto
que si la declaration de deuda nacional aumenta,
como creemos, su estimation, i que negarle
este medio de crsdito? Y si de nada sirve en el
remoto caso de insolvencia del Estado, zpor quo
no se le concede? No comprendemos, repeti-
mos, por qu6 los Gobiernos, quo tanto empeo






140 CUBA
deben tener en el mayor credito de nuestra
deuda, tratandose de la de Cuba no hayan he-
cho resueltamente todo cuanto la opinion viene
exigiendo en este caso.
Esperemos, pues, confiadamente: los erro-
res no son eternos, y los poderes piblicos, ante
la necesidad que se impone, hardn todo cuanto
se requiera para el bien de la patria.























































































































- .I- .- x.:-.x.;-'.-:j'.. --9. ...-:-::: 2- : : : : :
Jr..-. -


























































































































































































































































































x k ---












































































































#





























































s













&






. .. x--.. .-





































































































s





















.. ..-- .. > : -. .




ReU x






'Up



tt t
rvx+' s t rt J t x# m
70: MiT 04


4 t "


}, % 4 A s :! t#''*X'tav v: "'# 'kx"' ; #x # Ye{'#
X.
'tr., 1 2,



KE n ,
Aj&

U

t' wt








'l p wry


x
P

N



IN
t # ,



SA.
i




to 1H,








..67 rt



o a
'No!





r=.
t


*
a ka








Vin..,.. .
,OIL





{ter y



w





.,





I T r *







0 uE#
# M
r

L' X.

*q


.3 u,
r
# t.. 'x


t x ?' ..
b e-










JI Ar e I 3 26 o1 r 129 23






Q 1






x .. .x




















}m r4
....................4

Cuba;su prsupusto d ga U L>4
336.791 C25c FR

,ff IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII 4
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
x F "'p
















a-T







































0


I