Citation
Revista de la Facultad de Agronomâia

Material Information

Title:
Revista de la Facultad de Agronomâia
Creator:
Universidad Nacional de La Plata -- Facultad de Agronomâia
Universidad Nacional de La Plata -- Facultad de Agronomâia y Veterinaria
Place of Publication:
La Plata Argentina
Publisher:
[s.n.]
Language:
Spanish

Subjects

Subjects / Keywords:
Agriculture -- Periodicals ( lcsh )
Agriculture -- Periodicals -- Argentina ( lcsh )
Agriculture -- Research -- Periodicals -- Argentina ( lcsh )
Genre:
serial ( sobekcm )
periodical ( marcgt )

Notes

Dates or Sequential Designation:
v. 1-6, 1895-1904; ser. 2, v. 1-14, 1905-1920; ser. 3, v. 14, no. 2-v. 20, 1921-1935; v. 21- 1936-
Numbering Peculiarities:
Series designation dropped with v. 21, 1936.
Issuing Body:
Volumes for 1895-19 issued by the Facultad de agronomia y veterinaria, La Plata; 1905- by the Facultad de agronomia y veterinaria (1905, Facultad nacional de agronomia y veterinaria) of the Universidad nacional de La Plata.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
University of Florida
Rights Management:
The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. This item may be protected by copyright but is made available here under a claim of fair use (17 U.S.C. §107) for non-profit research and educational purposes. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions requires permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact Digital Services (UFDC@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
01697081 ( OCLC )
47034793 ( LCCN )
0041-8676 ( ISSN )

Full Text











UNIVERSIDAD NACIONAL DE LA PLATA

FACULTAD DE AGRONOMIA

Tomo XX, N, 2 DICIEMBRE DE 1935 (TERCERA EPOCA)







REVISTA


DE LA





FA6ULTAD DE AGRONOMIA




SUMARIO


PIG.
Jost F. M 0sINO, Carlos D. - Girola (1867-1934) . . 103 ELISA HIRSCHHORN Y JuLiO HIRsCiiORIN, Los carbones del maliz en Is Argentina . 108 UBALDo L6PEZ CRIST6BAL, Lapeyresia moleeta Buseck. y sus parfsitos argentinos i 140 Luis A. GARASSINI, El << pasmo >> del lino Phlyetaena? linicola Speg. Ensayo a campo
de resistencia varietal y estudio morfol6gico y fisiol6gico del pardsito . .*. . 170 Luis DE SANTIS, Un HIlmen6ptero, parfsito de ]a Cochinilla Roja de los Citrus,
nuevo para Ia fauna Argentina (Aphytis chrysomphali, G. Mere) . .262 Bibliografia: JUTIo HIIRSCHIIORN, Archivo Fitot6cnico del Uruguay . . 272


REDACCION:
LA PLATA, CALLED 60 T 118
(R EPVTBLICA ARGENTINA)
19d5













UMNIVERSIDAD NACIONAL DE LA PLATA


CONSEJO SUPERIOR

Presidente
Ing. Julio R. Castihiciras


Vice-Presidente
Dr. Agustin Pardo Consejeros Titulares


Ing. F61ix Aguilar Dr. Orestes E. Adorni Dr. Juan E. Cassani Dr. Hector Dasso Ing, Agr. Csar Ferri Dr. Joaquin Frengilelli Ing. Agr. Anibal L. Guastavino Dr. Enrique V. Galli


Dr. Juan Keidel Dr. Juan E. Machado Ing. Justo Pascali Dr. Agustin Pardo Sr. Joss Rezzano Dr. Carlos J. ]". Teobaldo Dr. Antonio G. Pepe Sr. Rafacl Peacan del Sar


Consejeros Suplentes


'Sr. Antonio Alice Ing. Evaristo Artaza Ing. Nicolis Besio Moreno Dr. Emilio D. Cortelezzi Dr. H16rcules Corti Dr. Eugenio A. Galli


Dr. C. N-atalio Logiudice Dr. Moldo -Montanari Sr. Arturo Marasso Dr. Alejandro M. Oyuela Dr. Guido Pacella


Representantes de los alumnos
Titulares


Ricardo E. Lsandivaras


Suplentes


Exequiel Ortega


Erasmo F. Carrefio Domingo Tello


Secretario General y del Consejo Superier
Abogado Bernardo Roeha


B. AIRES - EST. GRinFco "TOMAS PALUMBO" - LA MADRID 321-25- U. T. 21-1733












UNIVERSIDAD NACIONAL DE LA PLATA







FACULTAD DE AGRONOMIA





CONSEJO ACADEMIC Decano

Ing. Agr. CSAR FERRI Vice-Decano

Dr. EmiLIo D. CORTELEZZI


Consejeros acaddmicos
Ing. Agr. y Dr. To mks AMADEO ng. Agr. y Dr. CARLOS M. ALBIZZATI Dr. ALBERTO CASSAGNE 8FRRES


litulares
Ing. Civil GABRIEL C. DEL MAZO Prof. Jost F. MOLFINO Ing. Agr.EsILso J. RINGUELFT


Consejeros acadmicos suplentes


Arq. MARIO COOKE Ing
Ing. Agr. JULIO HIRSCIIHORN Ing
Ing. Civil ANTONINO ]3ULLI

Delegados Estudiartiles Titulares


LUIs F. CORTELEZZI JUAN J. NAGERA


Suplentes


SER An


Agr. SANTOS SORIANO Agr. JOSA J. VIDAL





aAFfi FOUCAJLT fBAL J. OLARTE


Delegado titular al Consejo Superior
Ing. Agr. ANIBAL L. GUASTAVINO

Delegado suplente al Consejo Superior
Dr. MOLDO MONTANARI

Secretario de la Facultad y del Consejo Arad6vzico
Ing. Agr. FIE~M ARRIAGA

Bibliotecario
Ing. Agr. RODOLFO M. URO












PERSONAL DOCENT

Profesores Honorarlos
Ia. AGu. ALEJANDRO BOTTO
DR. ENRIQUE HERRERO DUCLOUX


Iwo. AGR. Y DR. TOMAS AMADEO Profesor de Econcmia v Legislaci6n agrarian
ING. AGR. Y DR. CARLOS M. ALBIZZATI
Profesor do Quimica agricola
(Fitoquimica)
ING. Aur. TEOFILO V. BARARAO Profesor supl. de Maquinaria agricola ING. AGR. RICARDO BEHR
Profesor supl. de Hidrologia agricola DR. DOMINGO BOREA
Profesor supl. do Economia y Legislacidn
agrarias
ING. AoR. SANTIAGO BOAGLIO
Profesor supI. do Agricultura I parte ING. AGE. ARTURO BURKART
Profesor supl. de Botfinica agricola
I part
DR. ALBERTO CASSAGNE SERRES Profesor de Administracidn rural y Contabilidad
ING. CIVIL JULIO R. CASTIREIRAS Profesor de Construccione, rurales
DR. MARCELO CONTI
Profesor de Maquinaria agricoa y do Iidrologia agricola
ARqT. MARIO COOKE Profesor supl. de Dibujo
DR. EMILIO D. CORTELEZZI
Profesor de Anatomia y Fisiologia ING. CIVIL GABRIEL C. DEL MAZO Profesor do Dibujo
-ING. AGR. CESAR FERNS
Professor de Agrologia y Complementos
do Mincralogia y Geologia
ING. AGR. FERNANDO 1IRENEAU Profesor do Industries agricolas I part y de Industriss agricolas II parte (Lecheria)
ING. AGE. LUIS G. FEEREYRA
Profesor supl. de Construcciones rurales
ING. AGR. ROBERTO E. FAURA Profesor supl. do Quimica agricola (Fitoquinica)
ING. AGE. SEBASTIAN GONZALEZ
SABATHIE
Professor supl. de Industrias agricolas
II part (Lecherla)
IWO. AGE. JUAN JOSE GOMEZ Profesor supl. do Mccnica general y
aplicada a I5 agricaltura


ING. AGE. ANIBAL L. GUASTAVINO Profesor do Arboricultura general y frutal
y Regente de Prfctica agricola
ING. AGR. JULIO HIRSCHHORN
Profcsor de Agricultura I parte
- DR. PEDRO LENCI
Profesor supl. de Anatooia y Fisiologia [NG. AGR. CARLOS A. LIZER Y TRELLES
Profesor de Zoologia v Entomologia
agricolas
IT,. AGR. JUAN C. LINDQUIST
Profesor supl. de Fitopatologia IG. AGR. JOSE LUBEIRTINO
Profesor supl. de Microbiologia agricola ING. AGE. JUAN B. MARCIIONATTO Profesor de Fitopatologia So. JOSE F. MOLFINO
Profesor supl. de Botdnica agricola
II part
DR. MOLDO MONTANARI
Profesor de Agricultura Ii parte Dr. EMILIANO MAC DONAGH
Profesor supl. de Zoclogia y Entomologia
agricolas
ING. AGR. MOISES M. MORON Profesor supl. de Agricultura II parte ING. AGE. OORENZO R. PARODI Profesor d Botfnica agricola II parte ING. AGa. JULIO A. PASO
Profesor supl do Industriss agricolas I parts
ING. AGR. EMILIO J. RINGUELETProfcsor de Botdnica agricola I parte ITh. CrvIL ANTONINO RULLI
Pr, esor do Mecfnica general y aplicada
a ]a agriculture
IN]. AGE. SANTOS SORIANO
Profescr de Microbiologia agricola
ING. AGE. JUAN L. TENEMBAUM Profesor supl. de Administraci6n rural y
Contabilidad
1KG. AGE. JOSE J. VIDAL
Professor sapl. de Arborieulmura general'
y frutal


PROFESORES DE CORRELACION
ING Civic. LEONIDAS A. BARRANCOS DR. EMILIO E. PIAGGIO
Profesor do Topografia Profesor de Complementos de Quimica
DR. ANTONIO CEPIO'11I I.oo. CrVI MANUEL JTGHA
Profesor de Qa lmica anslitica industrial Profesor de Fisica y Meteorologia
Dr. JORGE E. DURRIEU agricalai
Profesor de Zootecnia I y II padres DR. REINALDO VANOSS1
IKG. CIVI JUST0 PASCALI Profesor de Quimica ans'itica cualitativa
Profesor de Complem. de Matemafticas
PERSONAL DOCENTE AUXILIAR


ING. A(us. TEOFILO V. BALARAO Jefe de laboratorio de Maquinaria e Hidrologia agricolas y de Menica general
y aplicada a la agriculture
DR. DOMINGO BOREA
Jefe de Economia y Lesislaeifn agrarias y do Administraci6n rural y Contabilidad
Iwo. AGR. JUAN CAMPOS AYALA Jefe de Arboricultura y adscripto interino
a la Estaci6n agron6nica
INC. AGR. ROBERTO E. FAURA Jefe do QuImica agrico'a (Fitoquimica) ING. AGE. LUIS G. FERREYRA
Jefe do Dibujo y de Construcciones rurales


ITG. AGR. JOSE GO'OSTEGUI
Jefe de Agricultura I parte
IG. AGR. LUIS A. GARASSINI Jefe interino do M1icrobiologia agricola INC. ArE. JUAN C. LINDQUIST Jefe de laboratorio de Botfnica agricola
I y II parts y do Fitopatologla
IN. AuR. UBALDO LOPEZ CRISTOBAL Jefe de laboratorin de Zoologia y Entomologia aricolas e industries derivadas Isa. AuR. MOISES M. MORON
Jefe de Agricultura 11 parte
ING. AcR. PEDRO S. TOULICOT Jefe interino de Ia Estaci6n agron6mica





Ing. Agr. CARLOS D. - GIR OLA
1867 - 1934
















CARLOS D.-GIROLA
(1867 - 1934)


Al inieiarse el dia 5 de diciembre de 1934, ocurri6 en la Capital Federal el 6bito repentino del ingeniero agr6nomo don Carlos )o Alberti (1) Girola, ex-profesor titular de Agricultura (segunda parte) de nuestra Casa y professor, a la saz6n, de la misma asignatura, en la Facultad de Agronomia y Veterinaria de la Universidad National de Buenos Aires.
El ingeniero Girola habia nacido en Goya, provincia de Corrientes, el 17 de abril1 de 1867, dediekndose con empefio, apenas adolescente, a los estudios agron6micos que se impartian en el antiguo Instituto de Santa Catalina, del cual egres6 en diciembre de 1887, para ejercer de inmediato su carrera con el establecimiento de una oficina de informaciones agropecuarias y la explotaci6n agricola de la Colonia Celina, en la provincia de Entre Rios, departamento de Paranh.
Recibi6 su respectivo diploma el 23 do julio de 1888, siendo graduando Ingeniero agr6nomo por ]a Facultad provincial de Agronomia y Veterinaria de La Plata, en ]a colaei6n de grados del 15 de julio de 1891. Posteriormente, conforme al articulo 25 de la LeyConvenio del 12 de agosto de 1905, el diploiha del ingenicro agr6nomo Girola tuvo la misma validez de los que son otorgados por las Universidades de la Naci6n.
En nuestra Facultad ejerci6 la ensefianza de Cultivos industrials (segunda part de Agricultura), desde el primero de abril del afio 1908 hasta el 30 del mismo mes de 191.1; en 1913 se reincorpor6 a las tareas docents, hasta el 4 de noviembre del afio 1920, dejando en buen pie de organizaci6n el respectivo Museo. Entre tanto, en la Facultad de Agronomia y Veterinaria de Buenos Aires fu6 professor suplente de la misma asignatura, a partir del 18 de junio de 1915, y su titular desde diciembre de 1923 hasta el dia de su muerte; es en esta Facultad donde el ingeniero Girola desempefi6 cargos


(1) Apellido materno.









- 105 -


directivos del Gobierno de ]a Universidad, Ilegando a ser electo Vicedecano, para el periodo comprendido entre el 20 mayo de 1931 y el 5 de abril de 1932, despu~s de haber sido Consejero titular y Delegado al Consejo Superior Universitario.
El ingeniero Girola fu6, ademhs, M\/iembro de nfimero de la Academia Nacional de Agronomia y Veterinaria de Buenos Aires. Poco antes de morir, babia tomado parte aetiva, desarrollando un tema relativo al cultivo del algodonero en nuestro pais, en las Jornadas agron6micas que con tanto 6xito patrocin6 la Academia, bajo la aetivisima presidencia del ingeniero agr6nomo F. Pedro Marotta.
Cuando ]a fundaci6n del Ministerio de Agricultura de ]a Naci6n, en 1898, se incorpor6 al mismo eomo Jefe de la Divisi6n de Agronomia, Botdnica y Fitopatologia, llamando entonces para ocupar la Jefatura de la Secci6n de Biologia Vegetal, que comprendia las dos iltimas especialidades mencionadas, al sabio fit6logo, ingeniero agr6nomo don Carlos Spegazzini, de feliz memoria; el mayor m6rito que cupo al ingeniero Girola en el desempefio de ese cargo fu6 el de la organizaci6n y direecion de ]a investigaci6n agricola en todo el territorio de la Repfiblica, tarea en la que colaboraron numerosos t~cnicos y cuyos buenos resultados significaron, para la 6poca, un adelanto apreciab'e e indiscutido, que tendia a establecer los fundamentos de la naciente Agronomia cientifica argentina. El Mlinisterio le encomend6, asimismo, en diversas oportunidades, las representaciones -agricolas del pals en el extranjero, tanto en exposiciones como en delegaciones a Congresos; tuvo, por otra parte, a su cargo - alejado temporariamente del Ministerio - la instalaci6n de Ia Exposici6n Agricola e Industrial del afio del Centenario (1910), con el carficter de Comisario General, en cuyo desempefio demostr6 el ingeniero Girola to.a su capacidad de trabajo y su especial versaci6n en ]a organizaci6n de cert6menes de esa naturaleza, m6ritos quo le valieron, en -varias ocasiones, menciones y condecoraciones especiales de gobiernos extranjeros.
Desempefi6 por espacio de quince afios (1915-1929) ]a Jefatura de Laboratorio de Bothnica del Ministerio de Agricultura, al cual estuvo incorporada tambi6n, hasta 1923, Ia Secci6n de Patologia Vegetal. No obstante toda la buena voluntad que puso el ingeniero Girola para el ejercicio de este cargo, que no estaba de acuerdo con su temperamento y preparacion - hechos manifestados reite-











- 106 -


radamente por 63 mismo -, pudo sostenerse en sus funciones mediante la contribuei6n y ayuda desinteresada que le dispensaron bothnicos reputados como Spegazzini, Lillo, Hicken y Parodi, y t6cnicos como Lahitte, Clos y quien esto escribe.
Fu6 el fundador y director honorario del MVfuseo Agricola de la Sociedad Rural Argentina, actuando con singular contracei6n, a pesar de todas las dificultades que se le oponian, desde 1911 a 1931; en este fitimo afio el Museo, producto de tantas preocupaciones y afanes, fu6 c'ausurado por ]a precitada Instituci6n, medida deplorable sin duda, que reci6n ahora ha sido reconsiderada; este hecho llev6 mucha tristeza y amargura al dnimo del ingeniero Girola, que vi6 asi detenida una obra de indudable valor e importancia.
Las publicaciones del ingeniero Girola pasan de ciento cincuenta y ellas se refieren, sobre todo. a temas de Agricultura especial, a apuntes de clase para el curso que dictaba y a comentarios sobre los con-. cursos y exposiciones organizados por 61. Los titnlos de sus principales trabajos son los siguientes: Investigaei6n Agricola en la Repfblica Argentina (1904) ; El Cultivo dl lino para senilla en la Argentina (1915) ; El Cutivo de maiz en Repi blica Argentina
(1921) ; Cultivo de las plantas industrials en la lRepitlh-a Argentina; El Cultivo del mania en la Argentina (1921) ; El Cultivo de 1a Yerba Mate en la Argentina (varias contribuciones) ; Plantas textiles en la Rep iblica Argentina (1928) ; Cultivo del Algodonero en el mundo y especialmente en la Reptablica Argentina, obra 6sta que fu6 premiada en el Concurso Nacional de Ciencias de 1923; etc. Sus colaboraciones en peri6dicos, revistas, etc., suman mts de quinientas; los diarios << La Naci6n >> y << La Raz6n >>, de Buenos Aires, eran los que registraban casi toda su producci6n Ie divuigaci6n agricola y los comentarios del momento, sobre temas de igual indole. En un folleto distribuide por el mismo ingeniero Girola. bajo e tituo Pro scientia et experiencia, se registra en forma cro.nol6gica su abundante bibliografia; su primera publicaci6n, hecha en 1888, versa sobre La filoxera de la Argentina.
El ingeniero agr6nomo Girola era, incuestionablemente, un gran trabajador y un propulsor de m6rito de nuevos cultivos en nuestro pals, a'gunos de los cuales hoy constituyen importante fuente de riqueza nacional. Modalidades de sn cardcter, algo autoritario y un









- 107

tanto mishntropo a ]a vez, agravadas por malestares fisicos, asi como por ]a falta de una orientaci6n prgictiea y comprensiva del alcance de muchos problemas agricolas que 61 mismo planteaba, y de la evoiuci6n rational que en eos debia operarse, hacen que su -bra. bien difusa por cierto, no haya resultado, todo lo s6lida y concienzuda que hubiera sido dado esperar. Esta falla puede disculparse si se piensa en las circunstancias que le toc6 actuar, lo mfiltiple de sus actividades y su intenso af'n de producir en un medio propicio, pero carente casi de seria bibliografia agron6miea; pero si, hay que reconocer'e, sin ambaje alguno, su firrea voluntad, su tenacidad inquebrantable en el prop6sito y un patriotismo elevado en la finalidad de su labor. i En nombre de la Facuitad de Agronomia de la Universidad Nacional de La Plata tributo a su memoria el respetuoso y considerado recuerdo que bien merece, quien fu6 uno de sus primeros diplomados y una de las columnas de la Agronomia argentina!
Jo-4 P. MIOLFINO.
Noviembre de 1935.










- 108 -


Los carbones del maiz en la Argentina. � Cargcteres sistem~ticosgenticos y parasitarios. (Observaciones preliminares)
Pon ELISA HIRSCHHORN Y JULIO HIRSCHHORN I


Este trabajo es un desprendimiento de las investigaciones realizadas sobre selecci6n de maices, incluyendo inmunidad para el carb6n, y sobre. los caracteres biol6gicos del agente pat6geno.
Cuatro son los carbones descritos para el maiz: Ustilago zeae (Bekm) Ung., el mis comfin y dominante en la mayor parte de las regiones maiceras del mundo; Ustilago abortifera Speg., descrito por Spegazzini en 1881 sobre material recogido en los alrededores de Salta; Sorosporium reilianaim (Kiihn) Me Alpine (Head smut), el carb6n exclusivo en Australia, en ]a India y en el Sud de Africa y dominante en la costa pacifica de E. U. de Norte America, fuera de la- cual se encuentra solamente sobre el sorgo (6, 15, 18) ; Us-tilago Fisheri Pass., sefialado para Italia, de restringida Area de dispersi6n y de escasa significaci6n econ6mica.
Para la R. Argentina han sido sefialados, hasta la fecha, la presencia de dos carbones (7) U. zeae, que se extiende por toda la zona maicera del pais, de presencia constante, con tipo de ataque de importancia econ6mica, y el U. abortifera, que, como se dijo, fu6 sefia]ado por Spegazzini sobre material recogido en Salta, sin'que su presencia fuera nuevamente sefialada, ni para esa zona, ni para ninguna otra del pais, desde 188,1, cireunstancia sobre la cual ltamaron la atenci6n Iauman y Parodi (7).
Los trabajos iniciales sobre inmunidad se realizaron con un material pat6geno constituido por << poblaciones >> provenientes de diversas localidades del pais, inc'usive algunas del Norte, procuradas especialmente para incluir, de ser posible, a U. abortifera Speg.

*) Trabajo del Laboratorio de Agricultura la. parte, de la Facultad de Agronomla (U. N. de La Plata.). Dejamos constancia de nuestro agradecimiento al Sr. Decano Ing. Agr. C. Ferri, por haber alentado so realizaci6n.
(1) Ing. Agr. Prof. de Agricultura, 1a parte,-de la Fac. de Agronomia.











- 109 -


Gradualmente el material fu6 aumentando hasta contar con muestras de 22 localidades del pais.
Los ensayos fueron planeados sobre dos rumbos paralelos - estrechamente ligados - pero con finalidad convergente: el anh1isis biol6gico de] agente pat6geno y, por la otra, la obtenci6n de lineas puras inmunes de mafz.
No obstante la idea generalizada de pertenecer el carb6n del maiz, en la R. Argentina, a la especie U. zede, hubimos de someter el material destinado a los ensayos, a un anfilisis sistemhtico. Fueron asi registrindose, en el transcurso del trabajo, la presencia de clamidosporas de carb6n con caracteres diferentes de los tipicos de U. zeae. Las reducidas proporciones y la presencia constante de las diversas formas fueron interesando cada vez mis nuestra atenei6n hacia las mismas. Una muestra de carbon procedente de Humahuaca (abril de 1934), revel6 tal comportamiento .pat6geno y una proporci6n relativamente tan elevada de una de las formas << extrafias >>, que fu6 suficiente para inducirnos a dilucidar debidamente la naturaleza de orden sistemftico de 6stas, indispensable, desde ese momento, para la conveniente orientaci6n de la tarca inmunol6gica. Este hecho nos puso en el camino de la identificaci6n del Sorosporium reilianwrm (Kiihn) Me Alpine, de estab-ecer algunos de sus caracteres biol6gicos y de su distribuci6n geogrhfioa, como, asimismo, de' sefialar la aparici6n, casi constant en nuestra colecci6n, de un tipo de clamidospora con caracteres tipicos del Ustilago Fisheri Pass. y, ademfs, de numerosas formas intermedias y combinadas de estos tres carbones.

IDENTIFICACI6N SISTEMITCA

1. Antecedentes hist6ricos. - El carb6n del sorgo y del maiz, conocido con el nombre de Sorosporium reilianum (Kuihn) Me Alpine, ha sido descrito por primera vez por Kiihn (9) en 1875 para sorgo, ,con el nombre de Ustilago Reiliawa y en 1876 Passerini (14) identifica esta especie sobre el maiz. En el mismo afio Saccardo (16) tambin lo menciona para maiz y sorgo, destacando especialmente el car~cter de las clamidosporas, agregadas en forma de glomrulos, y sugiere por ello su semejanza con Sorosporium, semejanza sobre la que tambi~n ]lam6 la atenci6n Norton (11) en 1896.









- 110 -


Busse (1), al registrar la presencia de glom6rulos en U. Reiliana (Kiihn) avanza algo m~s en su difereneiaci6n sistemftica, sosteniendo que se trata de un tipo intermedio entre los g~neros Ustilagv y Sorosporium.
Las alusiones de semejanza de los autores citados, encontraria una justificaci6n en la opini6n de Dietel (2), quien en 1900 sostiene que estos dos g6neros no son netamente distinguibles, continuando sin embargo considerando ]a especie en cuesti6n como perteneciente al g6nero Ustilago. Ha sido Me Alpine (10) quien en 1910 pasa el Ustilago Reiliana al g~nero Sorosporium, con la designaci6n, desde entonces subsistente, de Sorosporium reilianum (Kiihn) Me. Alpine El cardcter sistemhtico fundamental por el que separa el g6nero .Ustilago del de Sorosporiurn consiste, como se sabe, en la propiedad del Sorosporiurm de formar glom6rulos.
Spegazzini (17) da a conocer un nuevo carb6n que ataca a las espigas de maiz. encontrado en Salta en 1881, al que da el nombre de Ustilago abortifera; los caracteres por 61 descritos establecen, sin embargo, su semejanza total, o easi total, con Ustilago Reiliana de entonces, boy Sorosporium reilianum. No se encuentran referencias bibliogrhficas que mencionen haber sido hallado nuevamente en la R. Argentina.
La aparici6n, ya mencionada, en nugstro material de carb6n de maiz, de formas que hacian sospechar la presencia de Soromporium reilianum en el pais, plante6 la conveniencia de aclarar el carficter sistem~tico y' la naturaleza biol6gica de aquellas formas y de establecer su relaci6n con Ustilago abortifera Speg.
El otro carb6n de maiz, localizado, al parecer, en el maslo, es el causado por Ustilago Fisheri, encontrado y descrito por Passerini (14) en Parma (Italia). Se distingue por sus clamidosporas pequefias, de 3 a 6 [ de didmetro, de color gris violiceo-purpfireo a negro violado, a episporio con papillas muy pronunciadas.

2. Material y .mgtodo. - El material analizado en el presente trabao estA constituido por una colecei6n de espigas, panojas y de otros 6rganos de la planta del maiz atacados con carb6n, pertenecientes a 22 localidades, ubicadas en las diversas regiones ecol6gieas abarcadas por la vasta drea maicera del pais. En el cuadro N- 1 estun resumidos los antecedentes del mismo. Fu6 recolectado con la colaboraci6n del











- 111 -


M. de Agricultura de la Naei6n, por intermedio de la Divisi6n de Agr6nomos Regionales y de la de Fitoteenia (1).

CUADRO No 1. - Procdencia y fecha de recolecci6n del material de carb6n analizado

No de registro Loealidad Fecha de ia Cantidad
de la colece. recolecci6n de material estudiado


139 a 140 Rosario (S. F6) . 1934 6 espigas
141 a 143 Formosa . . 1933 2
144 , 146 Salta . . 1934 3 >>
149 ' 155 Mendoza . 1934 4 espigas y 2 panojas.
156 162 Rfo Cuarto (C6rdoba) 1934 4 espigas y 2 panojas.
164 166 San Isidro (B. A.) 1934 3 a al 1
167 170 Pergamino . a a 1934 3 a 1l
171 >> 173 Delta .1934 3 a
174 a 176 Tucum6n . 1934 3 >
178 , 184 Mercedes (B. A.) . 1934 3 a a 3
185 a 188 C6rdoba . . 1934 4 a
189 >> 191 Tandil (B. A.) . . 1934 3 ,,
192 a 193 Mercedes (S. L.) . 1934 2 a
195 a 199 Llavallol (B. A.) . 1934 4 a a 1
227 > 231 Guatrach6 (L. P.) 1933 3 , a 2
110 Lobos (S. Luis) . . 1931 1 a o 2
50 a 51 Rafaela (S. F6) . 1931 2
220 a 224 C. Sutrez (B.A.) . 1934 5 a
80 Olivera (B. A.) . . . 1931 1
204 a 214 Humahuaca (Jujuy) 1934 3 a a 9 a
236 a 238 Fac. Agr. Vet. Bs. As. 1935 2 a a 1 a
234 0242 Fac. Agr. LaPlata . 1935 4 1 , l
235 La Estanzuela . . . 1934 1
R.O. de Uruguay . . 1933 2
234 Venezuela . . 1934 1


Tanto en la recolecci6n como en la conservaci6n del mismo, se mantuvo debidamente aislado cada 6rgano y eada procedencia.
Las preparaeiones para el anlisis mierosc6pico fueron hechas
desprendiendo cortes del contenido de las agallas con su envoltura entera y sobre cortes longitudinales y transversales.

(1) Expresamos nuestro agradecimiento a los numerosos colegas que han prestado tan valiosa colaboraci6n, especialmente a los agr6nomos regionales y jefes de estaciones fitot6cnicas, como ast mismo a los Ings. SANTIAGO BOAGLIO, Director del Inst. Fitot6enico de Llavallol, al Ing. JUA14 P. GOMEZ, profesor de la Escuela de Orientaci6n Agricola de Humahuaca (Jujuy), al Ing. BARTOLOM9 SCHELOTrO, Director de Agricultura de Venezuela, al Ing. H. Giordano, Jefe fitot6cnico de Rafaela, y al Ing. R. Ramella id. de Pergamino.










- 112 -


El recuento de los distintos tipos de carbones observados fu6 hecho sobre cuatro a seis preparaciones para cada ejemplar. Los aislamientos de clamidosporas se hicieron empleando el micrornanipulador < Mipu >> segfin Jansen y Peterfi, siguiendo la t6enica de Barber y Chamber.
Los ensayos do germinaci6n de las elamidosporas se hicieron en c6mara himeda y a 25'C. Para los cultivos en medio s~lido, se emple6 agar-papa dextrozado con un pH de 7. Estos ensayos se realizaron con material clamidosp6rico procedente de Humahuaca, correspondiente al NQ 208 de nuestro registro.
Las inoculaciones se realizaron en tres series compuestas: 1., por > de carbon en el que se encuentran todos los tipos; 24, con mezela de 15 colonies monoclamidosp6ricas del tipo Sorosporium reilianum procedentes de la <> de Humahuaca y 3", con cultivo de una colonia monoclamidosp6rica de tipo Sorosporium reilianum, sembrada en medio liquido Ranker ocho dias antes de la inoculaci6n. Se utilizaron lineas puras de maiz Cuarent6n Colorado comprobadas previamente como receptivas para el carbon - realizfindose las infecciones en invernheulo con ambiente saturado, a teinperaturas de 25' cent. C, m~s o menos.
Las dos primeras series fueron inoculadas sobre.25 plantitas cada una, habi~ndose empleado un nfimero igual de plantas testigos.
El material de maiz estA constituido por lineas autofecundadas, en Fr, de Cuarent6n Colorado de La Estanzuela (R. 0. del Uruguay), cedido gentilmente por ese Instituto.
Las observaciones microsc6picas fueron hechas con microscopio Zeiss, con un aumento correspondiente a ocular 10 X y a un objetivo de 40. Los dibujos fueron realizados con ctmara clara. Las microfotografias corresponden a un aumento de 280 X y 310 X.

3. Caracteres del material estudiado.

a) Caracteres sistemdticos. - Constatada la heterogeneidad del material de carb6n antes aludida; so procedi6, ante todo, a recoger observaciones sobre los caracteres de orden sistemdtico correspondientes a los tipos integrantes del mismo. Las observaciones microsc6picas permiten describir los distintos tipos como en la Tabla I.









- 113 -


Tipo 1. - Clamidosporas Iipicas de U. zeae (Lkminas I y III, figura 1 a) con los caracteres siguientes: soras que se forman en los distintos 6rganos de la panta, formando hinchazones irregulars desde un milimetro de dikmetro hasta decimetros, cubiertas por una falsa membrana blancuzea, formada por c6lulas de la planta hu~sped semigelatinizadas, clamidosporas marr6n y rojizo, elipticas o esf6ricas, equinuladas, de 9-11 t; el difimetro mayor llega a veces hasta 15 t (5).
Este carb6n aparece en las 24 procedencias analizadas, habi6ndose encontrado puro en muy pocos casos. Sin embargo, merece destacarse el caso de C6rdoba, cuyas cuatro espigas analizadas pertenecen casi totalmente a este carb6n (99 %), sigui6ndole cl de San Isidro y Olivera con 98 %. Llama la atenci6n el hecho de que los mfis altos porcentajes, de 95 % arriba con U. zeae, corresponden a muestras constituidas por espigas y no por panojas, si bien a1gunas pocas muestras constituidas igualmente por espigas, arrojaren proporciones de las mis bajas para este carb6n; Humahuaca con 60 % de U.
zeae, es la mns pobre en este carb6n.
El aspeeto externo de las agallas corresponded al que se describe para U. zeae, con excepci6n del color, el cual, si bien es predominantemente blancuzco-grishceo, suele encontrarse algunas con un ]igero color rosado (Fusarium sp.?). La finica muestra con agallas tipicas de S. redlianum fu6 la NQ 212, finica tambi6n, en toda ]a colecci6n, conteniendo exclusivamente clamidosporas de este g~nero.

Tipo 2. - Ciamidosporas de color marr6n oscuro a marr6n negruzco, de forma esf6rica, eliptica o irregularmente poligonal, con Angulos obtusos; episporio desde liso a densamente -verrucoso; con tamafio de 5 a 16 u (Lm. I, figs. 1 y 5; Lm. II, fig. 3 y
LAm. V, fig. A) ; estas clamidosporas se encuentran libres o agrupadas en glom6rulos apretados, de forma mis o menos oval a ligeramente eliptica o esf~rica irregular y de 50 a 100 [t sabre el di~metro mayor (Lm. I, figs. 2, 3 y 4; L6m. V, fig. A). Este tipo de clamidosporas en glom~rulos se encuentra con mucha frecuencia adherido a una membrana de aspecto hialino, de color marr6n ligeramente rojizo y casi siempre del color de estas clamidosporas (LAm. I, figura 6). En esta figura puede verse una membrana a trav6s de la cual se observa, por transparencia, glom~rulos muy j6venes y en su










- 114 -


LAMINA I. - Distintos tipos que se encuentran en una poblaci6n de carb6n de malz procedente de Humahuaca.
Fig. 1. a) Clamidosporas del tipo S. Reilianum. b) Clamidosporas del tipo U. zeae. Fig. 2. Glom~dulos de S. reilianum muy j6venes, de color blanco, transparentes. Fig. 3. Clamidosporas madras, que se desprenden de los glomrulos.
Fig. 4. Glom6rulos ' con clamidosporas verrucosas, maduras.
Fig. 5. 1 verrucosas maduras.
Fig. 6. Membrane de color marr6n rojizo, de aspecto hialino, tras de la cual se observa par transparencia, glom6rulos j6venes de S. reilianum, en el extreme casi maduras. Fig. 7. Clamidosporas del tipo liso, color de U. zeae. Fig. 8. � U. Fisheri Pass. (?).
Fig. 9. liso color do U. zeae, germinadas.
Fig. 10, 11 y 12. s S. reiliamun, desde el comienzo de la formaci6n del promicelio
hasta con sus 4 esporidias en el basidio.
Fig. 13. Clamidosporas del tipo U. zeae con germinaci6n bipolar. Fig. 14. Agallas tipicas de S. reilianum, provenientes de panojas de maiz. Fig. 15. 1 . , U. zeac


extremo otros casi maduros, de los cuales se desprenden clamidosporas. Estas membranas aparecen alternando irregularmente entre U. zeae y las otras formas que m6s adelante se meneionan.
Estos caracteres corresponden cabalmente a los descriptos para Sorosporium reilianum (Kiihn) Alc. Alpine (10) con el cual fu6 comparado utilizando material (espigas y panoj as), procedente de E. U de N. Am6rica (1). Nuestro material ha sido a su vez comparado con el original de U. abortifera Speg. (Lim. V, fig. B) existente en el Instituto Micol6gico (2) del Museo de Ciencias Naturales de La Plata, con el que result6, tambi6n, id6ntico, tanto en el color, forma, revestimiento y tamafio de ]as clamidosporas como en su propiedad de formar glom6rulos. El material de Spegazzini es puro, mientras que el nuestro se presenta heterog6neo en casi todos los casos y con un maximum porcentual, hasta ahora observado, de solo 30 % en ]a
<< poblaci6n >> de Humahuaca, con la excepci6n de una sola muestra constituida por panojas atacadas exclusivamente por este carb6n
(Lfim. I, fig. 14; Lfim. V, fig. A).


Tipo 3. - Clamidosporas de color marron negruzco, ligeramente o intensamente violdceo, de forma globosa o poligonal, de tamafio reducido, de tres a seis micrones; episporeo con espinulescencia delgada y suds pronunciada que la de U. zear (LUim. I, fi(1) iRemitido gentilmente por el Prof. Dr. J. J. CHRisTENSEN (St. Paul. Minn.) y por el Dr. J. J. TAUBENHAUS (Texas, Agr. Exp. Sf.).
(2) Agradecemos al Ing. JUAN C. LINQUIST el habernos permitido observar este material en dicho Institute.





- 115 -


LAMINA 1.


j? n
V


"9


110











- 116 -


LAMINA II. - Microfotograffa correspondiente a una poblaci6n de carbones de malz sobre Panoias, en la que se observa:
Fig. 1. Tipo U. zeae.
Fig. 2. - U. Fisheri Pass. (?).
Fig. 3. Glom6dulos con clamidosporas maduras del tipo S. reilianum. Fig. 4. ijvenes de S. reilianum.

LAMINA III. - Formas que se observan en colonias originadas por siembras monoclamidosp6ricas de S. reilianum, en agar-papa dextrosado.
Fig. 1. Clamidosporas lisas y verrucosas caracteristicas de S. reilianum. Fig. 2, 3, 4, 5, 6 y 7. Clamidosporas lisas y ligeramente verrucosas, con prolongaciones que semejan
promicelios. En las figuras 3 y 4 se observa en el promicelio formas semejantes a esporidias. Fig. 8, 9, 10, 11, 12 y 13. Hifas.
Fig. 14. Clamidosporas intecalares en formacibn.
Fig. 15. ' con tres prolongaciones.



gura 8; Lftm: II, fig. 2). Estas clamidosporas suelen encontrarse adheridas a fragmentos de tejidos de color violeta oscuro, casi negro. Aparecen tanto en espigas como en panojas. .1-erece destacarse el material carbonoso proveniente de Formosa, el que contiene aproximadamente un 20 % de clamidosporas de ese tipo (cuadro NQ 2) ; en las otras procedencias las proporciones son mucho mIs bajas, faltando totalmente en algunas.
Los caracteres de este tipo corresponden a los descriptos por Saccardo (16) y Ferrari (4) para U. Fisheri Pass.
Como se ve en el cuadro NQ 2, en las 24 procedencias se ha encontrado solo un ejemplar (panoja) con carbon perteneciente a S. reilianum exclusivamente.
Junto a los tipos precedentes se presentan, con cierta frecuencia, formas intermedias entre los caracteres descriptos para aquellos, y otros con caracteres combinados en lo que a color, forma. tamafio y aglomcracibn se refiere, como si se tratara de combinaciones gen6ticas de los dos g6neros y de las tres species mencionadas. Ejemplos: glombrulos de clamidosporas de U. zeae; glom~rulos de clamidosporas lisas, de color de U. zeae; clamidosporas de forma, tamaflo y revestimiento de U. zeae y color de Sorosporiui reilianum (marr6n oseuro) ; clamidosporas de tamafio y revestimiento de 77. Fisheri y color de Sorosporium reilianitm; clamidosporas de color y revestimiento de Sorosporium reilianum y tamafio de U. Fisheri.








- 117


LAM NA II.


4





J12


LAMINA III.


" .6,3


47


4i8


CCC











- 118-


CUADRO No 2. - Distribucidn geogrdfica de U. zeae, S. reilianum y U.Fisheri (?)
y proporcin a proximada para cada localidad.


No del
Reg. de Coleec.


proporci6n apr6x. de cada formal I Muestras S. rei- otras '
analizadas �U e () i formes
U zee liaium formats

Espigas Panoja . (% % % 0


Ademis de todas estas formas se encuentran c6lulas de aspecto clamidosp6rico, lisas, redondas,


en gran cantidad, de taniafio variado


de 5 a 15 [t, libres o agrupadas, casi toda, est~riles, pues s6lo se ha logrado hacer germinar tres clamidosporas en camara hfi'meda (LAmina I, fig. 9).
b) Caracteres culturales. --Para observar algunos de sus caracteres culturales, fueron sembradas repetidas veces, en c6mara hfimeda, clamidosporas de los tres tipos correspondientes a las tres especies

(1) (La Plata).


Procedencia



Rosario (S. F6) Formosa . Salta . Mendoza . . Rfo Cuarto . . San Isidro (B.A.) Pergamino o
Delta . Tucum~n . . . Mercedes (B.A.) C6rdoba . . .
Tandil (B. A.) Mercedes (S.L.) Llavallol (F.CS.) La Estanzuela .
(Uruguay)
Guatrach6 (L .P.) Rafaela (S. F6) Lobos (S. L.) . C. Su6rez (B. A.) Olivera (B. A.) iumahuaca (Jujuy) . . . .
Fac. Agr. (B. A.) Fac. Agr. (L. Pl.) Venezuela . . I


227 > 231 50 110 220 > 224 80 204 > 214

236 242
234












- 119 -


mencionadas e inclusive de varias de las formas intermedias y combinadas. Han germinado gran nfimero de cada tipo, con excepci6n do las clamidosporas del tipo liso, color y forma de U. zeae, del cual se obtuvo tres germinadas sobre cuarenta (LAm. 1, fig. 9). En todas las demws sc observ6 una esterilidad variable entre 10 y 25 %.
Al germinar las clamidosporas del tipo Sorosporium, emiten un grueso. promicelio tabicado, de 3 a 4 septas, generalmente de 4, de cada una de las cuales brotan esporidias (LAm. I, figs. 10, 11 y 12), tipo de germinaci6n qile corresponde a los g~neros Ustilago y Sorosporium.
En algunos casos, tanto en clamidosporas del tipo U. zeae como del tipo Sorosporium reilianum se 0bservan germinaciones bipolares (Lfm. I, fig. 13).
De los cultivos monoclamidosp6ricos, hechos en agar-papa dextrosado, con los diversos tipos mencionados, merece destacarse la aparici6n constante de hifas y de clamidosporas en el tipo S. reilianum. Las observaciones microse6picas de trozos de estas colonias, revelan la presencia de calmidosporas tipicas de S. reilianum (Lm. III, fig. 1), algunas lisas y otras ligeramente verrucosas y hasta de forma poligonal u ovalada, muchas de ellas con una prolongaci6n de carfcter hasta ahora indeterminado; parece tratarse, en ciertos casos, de un promicelio, especialmente por su earfcter tabicado y por llevar una esporilla en algunas septas (LAm. III, figs. 3, 4, 5, 6, 7). Estas prolongaciones tienen el mismo color que las clamidosporas de donde parecen originarse; su diAmetro es mAs reducido y la longitud es mayor quo el promicelio proveniente de clamidosporas de agallas. Algunas de estas prolongaciones hacen sospechar que pudiera tratarse do hifas fusionadas, originantes do las clamidosporas (LAm. III, figs. 10, 12, 15). Las clamidosporas procedentes de este medio y ]as que semejan con promicelio, fueron sembradas en eimara hfimeda y mantenidas en estufas a 250C durante mAs de 10 dias, sin haberse podido observar germinaci6n, ni formaci6n de esporideas.
Las hifas observadas en estos cultivos, tienen el inismo aspecto que las observadas en cortes de agallas en formaci6n (Lm. II, figuras 8 y 9).
Esfas clamidosporas y estas hifas no han sido observadas en zonas j6venes de la colonia, sino en zonas viejas.
La propiedad de formar clamidosporas, como carhcter cultural en S. reilianum, ha sido observada por Potter (13)










- 120 -


c) Comportaniento pat6geno. - Dado el car~cter tan heterogeneo de nuestro material de carb6n, tipico de una < poblaci6n >> de hibridos en disgregaci6n, se plante6 la necesidad de dilucidar experimentalmente su naturaleza gendtica. Este anfilisis debia 16gicamente definir, con su resultado, la naturaleza de las formas mais extrafias y aclarar la causa del comportamiento pat6geno excepcional de los casos que fueron apareciendo durante los ensayos de inmunidad que venimos realizando.
En las diversas series de infecciones artificiales realizadas con numerosas <, sobre una colecci6n de lineas autofecundadas de maiz en alto grado de pureza, sefiafironse algunas por su gran virulencia sobre todas las variedades y lineas inoculadas, destacfindose sobre todas, una << poblaci6n >> de carb6n procedente de ilumahuaca, por un tipo de ataque letal a los 5 dias de inoculada (LAm. IV.) Esta > es, precisamente, la que al anhlisis microsc6pico se ha revelado como la mis heterog6nea y con mayor proporci6n de clamidosporas del tipo S. reilianum (30 %), (cuadro NQ 2). Estos hechos indujeron a dar comienzo al andlisis mencionado sobre la << poblaci6n >> de Humahuaca, conduci6ndolo sobre tres series paralelas:
Serie I: un cultivo de < poblaci6n >> de, Humahuaca, inoculado en plantitas de maiz de 15 centimetros de altura y a nivel del cono vegetativo (cuadro NQ 3).
Serie II: un cultivo originado por 15 clamidospora del tipo Sorosporium reitianw , procedentes de la misma muestra e inoculadas en la misma forma y sobre las mismas lineas que la series I (cuadro NQ 3).
Series III: un cultivo monoclamidosp6rico del mismo tipo S. reilianum, inoculado en una sola linea del maiz (cuadro N9 3)
Todas estas inoculaciones fueron realizadas con cultivos provenientes de agar-papa dextrosado, sembrados en Ranker liquid maltosado, ocho dias antes de ]a inoculaci6n.
Las inoculaciones se realizaron en invernficulo, sobrE 5 lineas de maiz de la variedad Cuarent6n Colorado de La Estauzuela, en sexta generaci6n de autofecundaci6n y sobre 4 a 6 plantitas de eada linea.
La serie I confirm, una vez mfs, el grado de virulencia destructivo que para la poblaci6n de Humahuaca fu6 registrado. Al quinto dia de la inoculaci6n, las plantitas presentan un marchitamiento












- 121 -


CUADRO No 3. - Comportamiento pat6geno de una poblaci6n de carbon procedente
de Humahuaca y de una mezcla de clamidosporas separadas de la misma procedencia, sobre lineas autofecundadas de maiz Cuarent6n Colorado, de 28 dias de
edad (en invern4culo), 1984.


Lineas . Mat. inoo.
Node ~ 0 U. zeae Fea s
No. S F. S. rellianum de Comportamiento pat6geno 2
(G) -4� U. Ficheri (?) inoe.
(Humahuaca)


1.135 293 6 2 2 2 4-X 9-X, marchita. 15-X, Sana
muere sin frutific.
1. 136 a a a � a 9-X, marchita. 15-X,
muere sin frutific.
1. 137 > a a � a 9-X, marchita. 15-X,
inuere sin frutific.

1. 140 294 6 2 2 4-X Ataque muy virulento.
10-X, muere sin frut.
Igual que 1.140. Sana
1.141 a a a Ataque muy virulento.
10-X, muere sin frut.
Igual que 1.140
1.142 a Ataque muy virulento.
10-X, muere sin frut.
Igual que 1. 140.
Sana
1. 145 295 6 2 2 2 4-X Ataqae virulento, ful- a
1.146 a ) a a a a minante. 9-X, muere
1. 147 a a a a a sin frutificaci6n. 9-X, a
marchita. 13 -X, muere
sin frutificaci6n.
Igual qae 1. 146. Sana

1.150 296 6 2 2 2 4-X 1 planta con agallas
1.151 o a 5 a a limbares. La otra mns
1.151a a a a a a a sana el 10-X. 17-X Sana
1.152 a a> a a a muertas. 8-X, marchitas. Aparece una agala. 18-X, mueren.



(1) plantas.
(2) inoculadas. (Sigue)











- 122 -


CUADnO No 3. (Continuacidn)

Llneas Mat. inoc.
0G Feca
No de ' o U. zeae ec
SF. S. reilianum de Comportamiento pat6geao
"(G) C, U. Ficheri (?) inoc.
(Humahuaca)


1.155 296a 6 2 2 2 Aspecto quemado. 10-X,
1.156 a a a cae. 12-Xmuertas. Sana
m 1.157 o a a a a Una cae;]aotra flcida
el 8-X. 12-X, muere sin frutificar.
Igual que 1.156.


1.138 293 6 2 2 comb. de 15 4-X Ataque virulento. 15-X,
aparece frut. 30-X, Sana clamid. de S. a muere.
1.139 a a a a reilianum. a Igual que 1.138.


1. 143 294 6 2 2 Idem. Ataque menos virulen1.144 - a , a Idem. to que 1.140, 10-X.
Languidece y muere con frutific. el 25-X. Igual que 1. 143.


1.148 295 6 2 2 Idem. Marchitamiento sfibito,
muere sin frutificar.
1. 149 I o Idem. 8-X, marchita. 30-X,
muere con fructificaci6n.


1.153 296 6 2 2 Idem. o 10-X, caidas. 16-X,
mueren.
1.154 a Idem. 10-X, caidas, forman
agallas. Mueren, 35-X.

1. 158 296a 6 2 2 1 colonia de a Forman agallas limbaS. reilianum res y en el cono vegetivo y mueren el
5-VI. a
1.159 > a - a Idem a Igual que 1. 158.

() plantas.
(2) inoculadas.












- 123 -


LAMINA IV.


LAMINA IV. - Plantitas de matz (Cuarent6n Colorado) inoculadas artificialmente con una poblaci6n de carb6n procedente de Humahuaca, de efecto fulminante. (Serie III.)









- 124 -


brusco y pronunciado, desde la extremidad do las hojas hasta la zona de inoculaci6n: se quiebran, caen y mueren a los diez dias, mIs o menos, sin formaci6n de soras y sin que aparecieran manchas clor6tieas, ni neer6ticas, fuera de la zona inoeulada. Hacen excepci6n, al cuadro descripto, una planta en la que apareci6 una agalla sobre el limbo y otra que se mantuvo sana hasta el sexto dia inclusive, muriendo ambas a lcs 14 dias. Todos los testigos de esta serie s6 mantuvieron indemnes de todo ataque. Este grado de virulencia corresponde a un tipo y a una intensidad excepeionales e inconfundibles (Ldm . IV).
La serie II ha sido afectado por un tipo diferente de ataque y con grado de virulencia menor. No se observ6 el marchitamiento de la serie anterior y en casi todas las plantitas inoculadas aparecieron soras. Una sola planta mostr6 marchitamiento del tipo de la serie I, aunque no tan intenso, pero muriendo sin aparici6n de agallas y otra present6 los sintomas de comportamiento tipicos de la serie I. Las plantas testigos se mantuvieron indemnes.
En la serie III las cuatro plantas inoculaads con ciltivo monoclamidosp6rico, presentaron ataque semejante al de la serie II (cuadro NQ 3).

OBSERVACIONES MiICROSC6PICAS SOBRE A(ALLAS LIMBARES, PROCEDENTES DE LA SERIE III

Las observaciones microsc6picas y agallas de las series II y III, originadas por clamidosporas del tipo S. reilianum i6nicamente,
revelaron una heterogeneidad de formas semejantes a la deseripta para la << poblaci6n >> de Humahuaca, con predominio acentuado de U. zeae, siguiendo, en orden decreciente y en mueho menor nfimero, clamidosporas con caracteres intermedios y combinados, libres o en glom6rulos; formas con earacteres de S. reilianurm; formas que parecerian intermedias entre U. Fischeri (?) y U. zeae, en cuanto al Carficter del episporio, siendo raras las clamidosporas tipicas de U. Fischeri.
En el cuadro NQ 4 y en la kImina V, figs. 1 y 18, se registran las formas encontradas en cortes de agallas provenientes de la serie III, habi6ndose tan solo anotado las formas mejor caracterizables en relaci6n a los tres carbones que se mencionan en este trabajo.











- 125 -


CUADRO No 4. - Principales formas determinadas en un andlisis microsc6pico
del contenido de una agalla producida por infecci6n artificial de un cultivo monoclamidosp6rico con fenotipo de Soroporium Reilianum (inoc. 1.158).

Estado de
0 No Color de Forma Episporio Tamafio de agregaci6n,


1 U. zeae poligonal espinescente S. reilianum . libre
2 liso U. zeae
3 a circular U. Fisheri(?)
4 a poligonal verrucoso intermedio
5 a a circular liso U. Fisheri(?)
6 lig. verrucoso U. zeae glom~rulo
7 U. Fisheri(?)
8 >> >> U. zeae
9 S. reilianum espinescente libre
10 intermedio entre U. zy S. r (?)
11 poligonal liso intermedio
12 a a circular a U. zeae
13 >> intermedio
14 a poligonal verrucoso S. reilianum glomerulo
15 ,, lig. verrucoso U. Fisheri(?) libre
16 circular
17 U. Fisheri(?) U. Fisheri (?)
18 a a ,, intermedio entre U. z. y U.F. >

Sin pretender fijar proporciones exactas, ni mueho menos - aspecto que no ha sido abordado en este trabajo - se dan las si-,
guientes cifras porcentuales, tan s6lo para dar una idea, mAs o menos aproximada, sobre la wreseneia de las distintas formas: U. zeae, lilrededor de 85 %; S. relianum un 2 %; U. Fischeri 1 % y 8 % de las otras formas.
Los cortes realizados sobre agallas en fornaci6n, a los siete dias despu~s de inoculadas las plantitas de las series 11 y III, mostraron, en observaci6n microse6pica, pequefios glomn6rulos en formaci6n, encontrgndose ademis, dentro de una misma c6lula y junto a los glom6rulos, clamidosporas maduras del tipo U. zeae (L Am. V, figs. 19 y 20).
En los mismos cortes observados, U. zeae se presenta como earacterizado por un erecimiento y maduraci6n m6s precoz que S. reilianum.














- 126 -


LAMINA V. - A) Clamidosporas y glom6rulos correspondientes a S. reilianum en estado puro, observado sobre panojas procedente de Humahuaca.
B) Clamidosporas y glom6dulos de Ustilago abortifera, material 'tipus, sobre el que describi6 Spegazzini su especie.
C) Distintas formas que aparecen en la descendencia de una clamidospora del fenotipo S. reilianum.


(Serie III, inoc. No 1.158).
Fig. 1. Clamidospora de U. zeae, gigante. Fig. 2. lisa, forma poligonal, color de U. zeae.
Fig. 3. 1 1 ovalada y
Fig. 4. espinecente, formal irregular, color de S. reilianum.
Fig. 5. lisa, circular, color de U. zeae, tamaffo de U. Fisheri (?).
Fig. 6. color de U. zeae, espinecente, color de U. Fisheri.
Fig. 7. color de U. Fisheri (?), ovalada, espinecente (U. zeae) tamaflo de U. Fisheri (?).
Fig. S. Clamidospora color de S. reilianum, espinecente (U. zeae), tamaflo intermedio. Fig. 9. forma circular, espinecencia y tamaflo de U. zeae.
Fig. 10. color de U. Fishieri (?) formal y tamafio de S. reilianum, lisa.
Fig. 11. U. zeae, forma poligonal, tamafio de U. zeae.
Fig. 12. o de U. Fisheri, forma poligonal, lisa, tamafio intermedio.
Fig. 14. tipica de S. reilianum.
Fig. 15. color de U. Fisheri verrucosa y tamaffo de U. Fisheri (?.
Fig. 16. s tipica de U. Fisheri (?).
Fig. 17. s color y tamaflo de U. Fisher (?) espinecencia de U. zeae.
Fig. 18. Glom~rulos con clamidosporas de color de U. zeae, circulares y poligonales, con episplrio
liso.
D) Fig. 19 y 20. Cortes longitudinal y transversal de una agalla en formaci6n, originada por una inoculaci6n monoclamidospdrica del fenotipo S. reilianum (Seric III), en los que se observan glomfrulos j6venes de S. railianum. junto a clamidosporas maduras de U. zeae.





- 127 -


LAMINA V.




































V.0




, Fa;4










- 128 -


AN.LISIS DE LOS RESULTADOS

1 Caracteres sistewiticos. - El cuadro que presenta el material de toda la colecci6n analizada, en la que se eneuentran r epresentadas localidades tan distantes y opuestas, en lo geogrfifico y en lo ecol6gico, como Salta y Guatrach6 (Pampa), Formosa y Mendoza, Tucum~n y Delta bonaerense, C6rdoba y Buenos Aires, etc., indujo a extremar el cuidado en la observaci6n de sus caracteres y proceder a una confirmaci6n, objetiva y bibliogr'ifica, de los elementos que pudieran permitir establecer el car~cter de aquella heterogeneidad.
Conviene establecer ante todo, que el aspeeto externo de las agallas sobre espigas, panojas, tallos, limbos, etc., de nuestra coleeei6n de material de carb6n, corresponde al U. zeae, con la excepci6n dinica, hasta ahora, del caso de la panoja carbonesa con S. reilianum al estado puro, procedente do ilumahuaca. Ni en el material de la colecci6n procedente de los cultivos, con la exeepci6n mencionada, ni en nuestros planteles de infecci6n, constituldos por mfs de 8.000 plantas inoculadas artificialmente, se ha observado la presencia de internodios superiores y panojas carbonosas que presentaran el aspecto externo asignado para S. reilianurn.
No es raro encontrar, en los maizales del pais, agallas con carb6n, mis o menos rosadas, sobre todo en su estado juvenil, el que suele esfumarse en la maduraci6n. Tal color rosado de las agallas, si bien suele verse mencionado en algunas descripciones de S. reilianum, consideramos que no ha sido suficientemente definido corno carkcter diferencial con U. zeae.
Se sabe que la acumulaci6n de antocianas en los tejidos afectados por agents de diverso orden, constituye una reaeei6n defensiva muy comfin en las plantas, habiendo nosotros podido observar numerosos casos de tal reacci6n en maices infectados artificialmente y hasta como caracterstica propia de ciertas lineas.
Los caracteres microse6picos y culturales descriptos permiten afirmar, sin lugar a dudas, que, en general, el carb6n de maiz existente en ]a Argentina no pertenece ni a una especie ni a un g6nero puros.
Ya se ha dicho que en todo el material estudiado se constat6 dominancia preponderante de clamidosporas sefialadas como del tipo U. zeae, pero hay mis: ni en una sola de las tan numerosas prepara-









- 129 -


ciones observadas ha sido posible encontrar una proporci6n m6s pareja con las otras formas, no obstante la precauci6n con que se procedi6 al recoger las clamidosporas. Se observ6 material de las diversas zonas de las agallas, desde el centro hasta la cara interna de la membrana envolvente, mediante raspajes. Dicha dominaneia se ha repetido siempre con la persistencia de un car6cter uniforme y general, defraudando el prop6sito de encontrar la el6,sica excepci6n confirmatoria, con abstracci6n hecha para S. reilianm. Este detalle y el de no haberse tampoco, encontrado dominancia total de ninguna de las otras formas descriptas, salvo algunos pocos casos de U. zeae, permite pensar que la amplitud de la colecei6n o la diversidad de las procedencias, con ser tan grande, no ha sido lo suficiente como para incluir todas las posibilidades que 16gicamente pueden existir.
En cuanto a la identidad del hasta ahora denominado tipo de U. zeae, corresponde establecer que se trata del bien conocido carb6n comfin de maiz, cuyos caracteres ban sido mencionados en el texto.
El predominio de U. zeae en la masa heterog~nea de clamidosporas no contradice, sino que estA en concordancia con los earacteres mencionados para las agallas.
En las observaciones efectuadas en ]as diversas zonas agricolas del pals, desde el Norte de Salta y de Mlisiones hasta la regi6n de los lagos cordilleranos, no recordamos haber observado plantas carbonosas cuyos sintomas hicieran sospeehar la presencia de otro carb6n que no fuera el comfin.
El otro tipo de carb6n que sigue en frecuencia al U. zeae y que hasta ahora referimos como tipo de S. reilianum, reune caracteres sistemfticos que lo identifican con el S. reilianum (Kiihn) Ac. Alpine (10). La presencia de los glom~rulos, la forma, color, revestimiento y tamafio de las clamidosporas y el aspecto de las agallas, corresponden exactamente a los del material de S. reilianum obtenido de los E. U. de Norte America.
Constatada asi la presencia de S. reilianum en la Argentina, procedimos a compararlo con el U. abortifera Speg., utilizando muestras del material original y en base a la descripci6n que hace Spegazzini (17) para esta especie de carb6n, la que, por cierto, ya lo aproximaba mucho al, en aquel tiempo, denominado U. Reiliana (Kiihn) ; la identidad result6 completa- el mismo carter y tamafio










- 130 -


de los glom6rulos y los mismos caracteres de las clamidosporas. A continuaci6n se transcribe la descripei6n original de Spegazzini para U. abortifera y la descripci6n que se encuentra en Saccardo (16) para U. Reiliana (Kiihn), al que, por su cardcter do formar glom6rulos, Alc Alpine (10) lo pas6 al g6nero Sarosporium en 1910 Ustilago abortifera Speg. (17).
<< Diag. Inflorescentiae infected regulariter tumefactae bracteis tectae; sori ovaria implectentes, pellicula semihialina vestiti, intusfusco atri pulverulenti, odorem foetidum pollentes; sporae mediocres globosae laeves fuligineae subopacae >>.
En observaciones agrega: << Specie venenosa apud aborigenis ad filtrum abortiferum parandum adhibita; ab U. maydis (D. C.) Cda et U. Reiliana (K-Uhn) longissime abhorrens nee quidem comparanda >>. Ustilago Reiliana (Kiihn) (9,16) :
<< Pustulis bulbatis, variae magnitudinis, rotundatis vel ovatis, primi membranula albida clausis, dein ea lacerata subnudis; pulvere sporarum atrobrunio; sporis plerumque irregulariter sphaeroideis; rarius subangulatis vel breviter ellipticis, 9-15 [t diam., subpellucidis, bruneis, aculeotis minutissimis dense ornatis >>.
<< Hab. in paniculis Zeae maydis, Sorghi Vulgaris in Alemania, Italia, Hungria, etc. >>.
<< Sporae primitus in massulas, 40-50 t diam., congestae. Ob hanc notan species haec forte ad genus Soromporium ducenda videtur.
Nonnulli auctores sporas describunt leves >>.
Como surge de la comparaci6n de ambos textos, no hay lugar a dudas de que esas dos especies pertenecen a un mismo g~nero y especie, si bien, como es natural, el parecido de las descripciones no es, con todo, tan grande como el de los ejemp'ares tipos comparados, donde no puede ser mayor.
Los finicos caracteres que en la descripci6n aparecen como propios para U. abortif era son: opacidad en vez de reluscencia, lisura del episporio, olor f6tido de la masa de carb6n, propiedades abortifera y ataque exclusivo sobre espigas. En lo que respecta a la opacidad y a la lisura, no han podido ser constatadas por nosotros en el mismo material original quc sirvi6 a Spegazzini para determinar su especie, pareciendo, por el contrario, en un todo id6ntico al que observamos en las siguientes muestras: U. Reiliana (Kiihn) sobre panoja de sorgo, existence en el Inst. Spegazzini (aio 1878 y sin procedencia se-









- 131 -


fialada) y en las muestras ya mencionadas de S. reilianum procedentes de E. U. de Norte Am~rica; en 6ste, lo mismo que en el de Spegazzini, dominan, por el contrario, clamidosporas con episporio verrucoso.
Por lo que se refiere al olor f6tido, no sabemos en qu6 grado se diferenciaba del ligero olor que se desprende de los otros carbones do maiz, pero eso si, corresponde mencionar que en nuestra olecci6n las agallas que contenian mayor proporci6n de S. reilianum desprendian un ligerisimo olor que parecia recordar al del icido actico. En cuanto a las propiedades abortiferas, podrian tener cierto valor sistem~tico si se precisara un grado diferencial srificiente con el que se suele atribuir a muchos carbones, propiedad que se menciona tambi6n para el S. reilianum de otras partes (Australia). Encuanto a su exclusividad para espigas, parece m~is que dudosa, en primer t6rmino, por haber encontrado nosotros este mismo hongo al estado puro en panojas, y, en segundo lugar, la localizaci6n spegazziniana no implica un carfcter especifico, desde que los modernos estudios biol6gicos en carb6n del maiz, revelaron la existencia de biotipos con looalizaei6n, sino exclusiva, preferente para diversas regions y 6rganos de ]a planta, entree otros la espiga, estos filtimos, los mis perjudieiales (Hoover).
Es presumible Ja existencia de algunas formal, m~s bien fisio!6gicas, de S. reilianurm en la Argentina, que puedan originar leves diferencias. Ya Passerni (14) en 1900 diferenciaba una: U. reiliava, forma zeae y Reed (15) establece experimentalmente la existencia de una forma fisiol6gica de S. reilianum para maiz y de otra para sorgo.
Consideramos suficientemente probado que el carb6n de la espiga de maiz, considerado como U. abortifera Speg., no es otro que S. reilianum (Kiihn) Alc Alpine, por lo que proponemos paseo a ser considerado como S. reilianum (Kihn) Mc Alpine.
Lo que llama la atenci6n es el hecho do no haber encontrado m~s que una solar muestra pura de S. reilianum. Una revisaci6n detenida de los maizales argentinos podrA definir debidamente esta cuesti6n.
La formaci6n de clamidosporas en medio artificial, observada en cultivos monoclamidosp6ricos de S. reilianum, constituye un carhcter biol6gico cultural que completa mhs, si cabe, su diagn6stieo y que refuerza la seguridad de su existencia en el pais. En los cultivos de










- 132 --


U. zeae, mismo en muy viejos, nunca hemos podido observar la formaci6n de clamidosporas tipicas, sino tan solo formas con caracteres singulares, de contenido espesado, envuelto en una membrana lisa y gruesa, de forma irregular, a veces ligeramente coloreada, dando la impresi6n de corresponder a formas de resistencia; por lo demks, las aludidas clamidosporas de S. reilianum, si bien morfol6gicamente id~nticas a las que se producen en la planta, no parecen estar dotadas del principal atributo fisiol6gico, cual es el de la reproducci6n. Su poder de germinaci6n en c~mara hfimeda ha sido nulo, no habi~ndose podido observar gerininadas ningunas de las multiples puestas a germinar.

U. Fisheri Pass. (?)- La presencia de clamidosporas del carb6n del maslo (U. Fisheri Pass.) y de fragmentos de soras, ambos del color marr6n violfceo y a veces con un tono gris acentuadamente viol~ceo, mezclado con las otras olamidosporas dentro de la misma sora, acusa su presencia en la Repfiblica Argentina, no obstante no haberse encontrado en estado puro. Estas clamidosporas globosas, de color gris violdeeo purpurescente (4), con ligeras fluctuaciones, a veces, hacia algunos de estos tons, el episporio con prominencias papilares densas, mns o menos delgadas y pronunciadas, con su tamafio reducido de 4 a 6 It no permit confundirlo con ninguno de los dos carbones mencionados. Dichas clamidosporas se encuentran en menor proporci6n que la "de S. reilianum, destackndose Formosa con un porcentaje de 20 % de tales clamidosporas.

Polimorfismo.- El polimorfisino digenrico triespecifico, con caracteres intermedios y combinados, de las tres species de carb6n mencionadas, presente en gran part en las procedencias analizadas, y la descendencia proyeniente de una clamidospora de un fenotipo de S. reilianurn, permite considerar nuestro carb6n del maiz como una poblaci6n excepcionalmente heterog~nea, en la que, ademfs de las formas caracteristicas para las tres species de carb6n mencionadas, se encuentra una series de formas te6ricamente previsibles como segregantes de un cruzamiento entre las mismas.
Para definir experimentalmente dicho origen, se procedi6 al anfilisis de la descendencia, partiendo de elamidosporas con los caracteres de S. reilianumn. Los aislamientos practicados con micro-










- 133 -


manpulador, confieren la seguridad necesaria para el cardcter monoclamidosp6rico de los cultivos inoculados.
El an6]isis del material de agalls correspondiente a las inoculaclones NQ 1158 y. 1159 (cuadro N9 3) revel6 ]a reaparici6n de todas las formas descriptas en el cuadro NQ 4: dominancia predominante, como siempre, del U. zeae; mucha menor frecuencia de formas de S. reilianum; relativamente escasa presencia del tipo U. FSiheri y numerosas c'amidosporas con caracteres intermedios y combinados., Este ensayo define el carheter gen6tico de las clamidosporas del S. reilianum empleado, como perteneciente a un fenotipo heterocigota del mismo y como un hibrido digen6rico triespecifico, en concordancia con lo que podia ya inferiorse de las observaciones iniciae s.
La preponderancia de U. zeae en ]as agallas provenientes de la infecci6n monoclamidosp6rica del fenotipo mencionado, la dominancia en un grado tan extremo, con respecto a las demds formas, como el registrado en todo el material de la colecei6n procedente de los cultivos, plantea un caso tan singular como interesante., Se trata de una segregaci6n de un hibrido, de carfcter multifactorial? Nuestra interpretaci6n actual de los hechos observados se limita a formular una hip6tesis de un fen6meno mi s complejo. La hibridaci6n existe, como hecho fuera de discusi6n, pero el grado en que se produce, o mejor dicho, en que se manifiesta, parece ser restringido. Las clamidosporas de los distintos carbones mezelados, producirian infecci6n simultfnea sobre la misma planta, frutificando conjuntamente en los mismos 6rganos o regiones de la planta, conservando sus individualidades respectivas. La adyacencia de tejidos, de la planta hu~sped, alojando hifas o clamidosporas de g6neros y especies diferentes (aspecto aparentemente observado por nosotros), adquiriria, asi, Ia apariencia de una quimera sectorial con dominancia de U. zeae, debida a igual dominancia originaria de ]a infecci6n, o del material pat6geno.
Otro factor que contfribuiria a 0riginar tal dominancia, podria constituirlo un proceso desigiial en el ciclo evolutivo de las clamidosporas de los diferentes carbones, con una mayor precocidad para U. zeae, de mantra que los ms tardios fructificarian y madurarian en proporci6n mis o menos limitada y escasa, segfin el juego de condiciones externas e internas correspondientes. Esta hip6tesis encuenta un punto de apoyo en un hecho observado en cortes de agallas en formaci6n (infec. 1158-1159, cuadro NQ 3) : juntos a glomirulos en










- 134 -


comienzo de formaci6n,todas de S. reilianum, abundaban clamidosporas maduras de U. zeae (LAm. V, figs. 19 y 20)
Caben, por cierto, otras suposiciones, pero s6lo estudios ecol6gicos y citogen~ticos resolverAn el problema de nuestro earb6n de maiz, que queda asi p]anteado.
El heterotalismo de U. zeae y S. reilianium estf experimentalmente comprobado. En este primer ensayo del anklisis de la poblaci6n de nuestros carbones, mediante el estudio gen6tico de la descendencia, se di6 preferencia al fenotipo de S. reilianumi, en atenci6n al hecho de que Hanna (6), en un intento de hibridaci6n experimental, practicado con combinaciones monoesporidiales de U. zeae y S. reilianzom de sexos opuestos, cultivados en inverni culo y en eampo, no obtuvo, en ningfin caso, frutificaci6n. En base a tales resultados, Hanna (6, pfigina 437), consider improbable la hibridaci6n entre U. zeae y S. reilianum, si bien acepta << a priori >> la posibilidad de que puede producirse bajo ciertas condiciones, en base a la similitud de los mismos y al heeho de que ambos aparecen con freeuencia en la misma planta. Consideramos que el supuesto de Hanna ha encontrado su confirmaei6n en nuestros earbones y a favor de condiciones favorables para la hibridaci6n. Las mismas consideraciones cabrian para la hibridaei6n de U. zeae y S. reilianum con U. Fisheri (?).
Las relaciones gentieas relatadas establecen, por otra parte, el grado de parentesco existente entre los g~neros Sorosporium y Ustilago, entire Ustilago y Sphaeeloteca, desde que Tyter y Shumway (19), en un trabajo reciente, informan haber obtenido, experimentalmente, la hibridaci6n entre Sorosporium reilianum y Sphaceloteca Sorghi.
Los hibridos interespecificos, tanto en Ustilaginales como en otras cript6gamas, constituyen un fen6meno cada dia mfis frecuente y mejor analizado, pero, asimismo, los hibridos intergenricos, generadores pr6digos de nuevas formas, van subiendo diseretamente al cartel de las actualidades biogen6tieas, con el consiguiente esci indalo para los sistemAticos de antafio.
LA DIVERSIDAD SISTEAIkTICA Y LA COMPLEJIDAD GENfTICA DE NUESTaoS CAR ONES DEL 1AIZ, COMPLICA N DE UN MODO EXTRAORDINARIO EL YA DE POP SI ARDUO PROBLEUMA DEL MEJORAMIENTO DE N JESTROS MAfCES COMERCIALES, St SE QUIERE COMBINAR EL FACTOR DE IIUlN7TDAD CON LOS OTROS CARICTERES DE IMPORTANCIA ECON6mICA.-La extrema












- 135 -


virulencia, con efecto letal fulminante (cuadro N9 3), caracteristica, centre otras, de una muestra de carb6n procedente de ilumahuaca, deb. vincularse, a nuestro juicio, a la cirunstancia mencionada, porque es e' material que contiene, junto a U. zeae, la mayor proporci6n de S. reilianum, a mis de U. Fisheri (?) y de formas intermedias y combinadas en proporciones bien altas.


CONCLUSIONS

1. El carb6n, que ataca al maiz en la Repfiblica Argentina, Uruguay y.Venezuela, esti formado por U. zeae, S. reilianum y U. Fisheri (?) ;
29 Estas especies no han sido encontradas predominantemente en estado puro (con excepci6n de una muestra de Humahuaca con S. reilianu r y de algunas pocas con U. zeae) ; el material clamidosp6rico est6, constituido por una masa heterog6nea de las tries especies y de formas con caracteres intermedios y combinados. Es presunible que una investigaci6n mds amplia revelarA la existencia de U. Fisher en estado puro;
30 La mencionada heterogeneidad, constatada en una muestra procedente de la Repfiblica de Venezuela, pero nunca mencionada en la bibliografia de E. U. de Norte Am6rica, induce a atribuirle, con mucha probabilidad, un carfcter cuando menos sudamericano, hasta tanto nuevos estudios aporten pruebas en contra;
40 El anid]isis de la descendencia de un fenotipo de S. reilianurn establece, de un modo indubitable, que se trata de un hibrido con segregaci6n de clamidosporas tipicas para los tres carbones, lo cual implica la posibilidad del cruzamiento natural entre los mismos;
50' Us/ilago abortifera Speg. queda identificado como Sorosporium reilianum (Kiihn) Mc Alpine, debiendo ser considerado como sin6nimo de 6ste;
6Q Las clamidosporas de S. reilianuvi, que aparecen en medio artificial, resultaron estbriles en cfimara liimeda, y
70 El tipo de ataque y grado de virulencia de ciertas poblac'ones de carb6n estdin vinculados estrechamente al polihibridismo de los mismos.










- 36 -


RESUMiEN

El carb6n que ataca al maiz en la Repfibliea Argentina era considerado, hasta ahora, como causado exclusivamente por el Ustilago zeae (Beckn) Ung. y por Ustilago abortifera Speg., el que, encontrado en Salta, no habia sido nuevamente observado (hurante el medio siglo transcurrido desde su descripci6n (1881).
Se dispuso de la amplia co!ecci6n de material pat6geno utilizada en trabajo de inmunologia; las 22 localidades de las que procede, cubren gran parte del territorio argentino., incluyendo ]a regi6n maicera central y perif6rica. Se dispuso, ademfis, de muestras procedentes de la R. 0. del Uruguay y de la R. de Venezuela.
Se procedi6 a un studio de carhcter sistemdtico, biol6gico y parasitario, mediante el anfilisis microsc6pico, ensayos culturales e infecciones artificiales, rea'izhindose la separaci6n de formas con el auxilio de micromanipulador.
Queda revelada, en primer t~rmino, ]a naturaleza heterog~nea y compleja del material analizado. En los mismos 6rganos afectados, y dentro de las mismas agallas, se encuentran mezcladas c'amidosporas de Ustilago zeae, Sorosporivvm reilianum y Ustilago Fisheri ( ?), no habindose encontrado mfis que una sola muestra de S. reilia umn en estado puro. U. zeae domina num~ricamente, en proporci6n elevadisima; junto a las formas tipicas, encu6transe numerosas con caracteres intermedios y combinados.
Un estudio preliminar, mediante infecciones artificiales, sobre la descendencia de un fenotipo de S. reilianum, revel6 corresponder a un hibrido en segregaci6n, con producci6n de fenotipos correspondientes de U. zeae, S. reiliamnm y U. Fisheri (?), y de formas con caracteres intermedios y combinados, reproduciendo este fenotipo toda la heterogeneidad sistemhtica de nuestros carbones del maiz.
So ha establecido la relaci6n existente entre e' tipo de ataque y el grado de virulencia de ]a poblaci6n de Hiumahuaca con el grado de lieterogeneidad sistemfitica y gen6tica del material pat6geno.
Este cuadro de los carbones de la Repfiblica Argentina parece ser extensivo a otros paises sudamericanos, siendo probable que abarque todo el continente. Material procedente no s6lo de la R. 0. del Uruguay, sino tambi~n de la R. de Venezuela, result6 de naturaleza id6ntica al de la R. Argentina.











- 137 -


La hibridaci6n de los g6neros y species mencionados aparece como un hiecho demostrado. Las condiciones del medio externo e interno, el mecanismo de la infecei6n natural y el proceso evolutivo de los fenotipos han de ser los factores decisivos que determinan ese carfActer singular de nuestros carbones del maiz.
Ia quedado constatado que el proceso de formaci6n de las clamidosporas de U. zeae es ms rhpido que el de S. reilianum.
Repetidos ensayos de gerninaci6n en cmara hfimeda, han demostrado la esterilidad de las elamidosporas que aparecen en el medio artificial.
Queda tambi6n establecida la identidad de U. abortifera Speg. con S. reilianurn (Kuihn) Me Alpine, debiendo considerfrselo como un sin6nimo de 6ste.

SUMARY

The smut that attacks maize in the Argentine was considered up to now, exclusively caused by Ustilago zeae (Beckm) Ung. and Ustilago abortifera Speg., found in Salta, which was not observed again during the half century which has elapsed since its description (1881).
The ample pathological matter available was used for purposes of immunity; the 22 localities from whence these came cover a great part of Argentine territor, including the central and perimetrical corn regions. Samples proceeding from the Republics of Uruguay and Venezuela were also used.
A careful systematic biological and parasitical study was started using microscopic analysis, cultural practices and artificial infections, the separation of forms being obtained with the assistance of a micromanipulator.
In the first pace, the heterogeneous and complicated condition of the matter was reveated. In the affected organs, and in the galls, a mixture of clamidospors of Ustilago zeae, Sorosporium reilianum and Ustilago Fischeri (?) was found; only one sample of S. reilianum in a pure state was found.
Numerically, U. zeae was the greater, in a very large proportion. Together with the tipical formations, numerous of an intermediate and combined character were discovered.
A preliminary study, by means of artificial infections, carried out on a descendence of a fenotip of S. reilianum, reveled that it corresponded to hybrid in segregation, together with fenotips correspnding to U. zeae, S. reilianum and U. Fisheri (?) and with formations of intermediate and combined characters, this fenotips reproducing all the systematic heterogenity of aur smuts of Corn.
An existing relationship has been established between the type of attack and grade of virulency of the population of Humahuaca with the type of systematic heterogenity, genetical and pathological matter.
This statement of the smuts4 of the Argentine seems to extend to other South American Countris, it is even possible that it may affect the whole conti-











- 138 -


nent. Matter proceeding not only from the Uruguay but also from Venezuela turned out to be almost identical to that of the Argentine.
The of the genus and species mentioned hibridization appears as a demonstrated fact.
The conditions of the internal and external environment, the mechanism of the natural infection and the evolutive process of the fenotypes, should be the decisivs factors which should determine the peculiar character of our maize. It has been stated that the process of formatian of clamidospors of U. zeae is the most rapid, in respect to S. reilianum.
Repeated attempts of germinations in damp chamber have demonstrated the sterility of the clamidospors which appear in the artificial media.
The identity has also been estabilished of the U. abortifera Speg. with S. reilianum and should be considered as a synonimous to same.



BIBLIOGRAFIA CITADA

(1) BussE W. 1904. "Untersuchungen tiber die Krankheiten der Sorghum-Hirse,.
In Arb. K. Gsndhtsamt. Biol. Abt., Bd. 4 Heft 4, p. 319. (Cit. por POTTER).
(2) DIETEL B. 1900. Hemibasidii (Ustilagineae und Tilletiineac). In Engler Adolf. and Prantl K. A. E. Die Naturlichen Ptlanzenfamilien T. 1, p. 1-24.
Cit. por POTTER.
(3) FISHER H. 1887. Ustilago Reiliana Ktihn (citado en Apergu Systbmatique des Ustilagus di Valdheini).
(4) FERRARIS T. 1915. -I Parassiti Vegetali,. Trattato di patologia terapia vegetale. 2' edici6n, pkg. 523. Milano.
(5) Gusov H. T. and H. CONNERS M. A. 1929. < Departament of Agriculture. Bull. No 81, pig. 319.
(6) HANNA W. F. 1929. -Studies in the Physiology and Cytology of Ustilago zeae and Sorosporiuxn reilianum. Phytopathology. Vol. 19, N' 5, plg. 415.
(7) HAUMAN L. y PARODI L. R. 1921. tLos parisitos vegerales de las plantas cultivada en la Repdiblica Argentina-. Rev. Fac. Agr. y Vet. Buenos Aires.
T. III. p. 242.
(8) HERSBERG P. 1895. 'Vergleichende Untersuchungen fiber han Landwirstchaftlich Wichtige Flugbrandarien-. (Inaugural disertation) reprinted in Zopf W. F. Beitrdge. Zur Physiology und Morphology niederer Organismen.
Heft 5, p~g. 1-36. Leipzig. (Cit. por POTTER).
(9) KuHN J. 1875. dUstilago Reiliana,. In Rabenhorst, G. L. Fungi Europaci Exisacati. Dresdae. Ed. nova. S. 2, cent. 20 N' 1998. Cit. en POTTER.
(10) Mc. ALPINE D. 1910. The Smuts of Australia, p g. 181. (Cit. por POTTER y
Gussov).
(11) NORTON. 1896. A Study of the Kansas Ustilagineae, especially with regard
to their germination. Trans. Acad. Sci. St. Louis V. 7. No 10 (Cit. por
POTTER).
(12) OUDEMANS. 1929. Enumeration Sistematica Fungorum. V. 1, pgg. 699.













139

(13) POTTER A. H. 1914. Head Smut of. Sorghum and maize. Journal of Agricultural Research. V. 11, pdg. 339-375.
(14) PASSERINi GIovANI. 1876. Ustilago reiliana Kuhn. In Rabenhortsg. g. h.
Fungi Europei.
(15) REED M. GEORGE, MAluORIE SWAVEY and LAURA ALMA KOLK. 1927. �Experiments Studies on Head Smut of corn an sorghum. Bull. Torrey Bot.
Club. 54: 295-310.
(16) SACCARDO, P. A. 1876. �Ustilago reiliana Kuhn>. Sill. fung. V. VII, part. II
phg. 471.
(17) SPEGAZZINI C. �Ustilago abortifera Speg. (n-Sp.) Fungi Argentini N. V. C.-<,
Ann. del Museo Nac. Bs. As. Serie II, T. VI, pdg. 207, 1899.
(18) SAUNDERS A. R. �Maize in south Africa. Control N. Agency S. Africa 1930.
pp. 165-67.
(19) TYTER CH. and SHUMWAY CLYDE P. 1935. i-Hibridization between Sphaceo
theca Sorghi and Sorosporium reilianum>). Phytopatology. Vol. 25. No 3,
pdg. 377









- 14) --


Laspeyresia molesta - Busck. y sus parisitos argentinos * Contribuci6n a la lucha biolgica contra el "gusano del duraznero" (Laspeyresia molesta Busck). Descripci6n de sus epiparisitos encontrados en La Plata: Eudeleboea Iopezi - Blanchard Pimpla eherensiella - Blanchard - lyroglyphus sp.
(Nuevas species)
Poe EL IcNa AGH. UBALDO LOPEZ CRISTOBAL


DA&OS QUE LA ORUGA CAUSA A LA FRUTICULTUPA

Al hacernos cargo del Labor'atorio de Zoologia, nos preocup6 el studio, desde el punto de vista agron6mico, del microlepid6ptero liamado vulgarmente << gusano del durazncro >>, causa de grandes p6rdidas para la fruticultura nacional durante los filtiwos cinco afios.
Los datos reunidos en la Direcci6n de Estadistica del MIinisterio de Agricultura de la Naci6n, que sirvieron para declarar plaga nacional al parAsito de referencia, conocido -en la nomenclatura cientifica como Laspeyresia molesta Busck., microlepid6ptero de la familia Tortricidae (segfin Kbhler o Sorauer) y Olethreutidae (segim Sanderson y Essig), asignaron al gusano del duraznero una p~rdida del cuarenta por ciento de la cosecha del durazno y otras frutas en el ejercicio agricola de 1933-34, lo que importa una disminuci6n de cerca de dos millones de pesos, en el monto de las cifras que esta rama de la industria aporta al comercio interior y exterior del Pais.
Las estadisticas-oficiales no dicen nada todavia de las p6rdidas ocasionadas por Laspeyresia o Cydia en el ejercicio de 1934-35, por cuya causa hemos de reemplazarlas con la afirmaci6n de que en la zona de La Plata, por nosotros observada, y agregando datos suminis* Comunicaci6n al -Centro de Estudios Agron6micos de la Universidad de La Plata- en la reuniSn del 23 de Mayo de 1935.









- 141 -.


trades por la Agronomia Regional, el perjuicio se ha elevado hasta interesar al sesenta por ciento de la cosecha y al extremo de que ha


Foto 1. - Adulto de Laspeyresia molesta. Busek obtenido en el Laboratorio, (muy aumentada). sido tarea dificil encontrar en los mercados locales frutas de la zona que no estuvieran agujereadas por el par~sito.










- 142 -


El inexplicable descuido de los fraticultores, ha convertido la zona de La Plata en un enorme vivero de esta mariposa, difundida ahora en todas las species de frutales, al extremo de que la lucha necesaria para su control, insumirh muchos afios y cuantiosas sumas de perdidas y de gastos.
Planteado asi el problema, seria infitil insistir en la importancia de sn estudio a fondo, desde el punto de vista agron6mieo, y en el imperioso deber de realizarlo con la mayor amplitud possible, en e Laboratorio de Zoologia recientemente creado en esta Facultad.
Con los pocos elementos disponibles, y reemplazando su falta, en muchos casos, con la buena voluntad de las autoridades de !a Casa y la colaboraci6n desintercsada de los alumnus Adet Palacios y De Santis, hemos trabajado durante los dos filtimos afios, en cuyo lapso encontramos cuatro epipar'isitos destructores de larvas de Laspeyresia, los cuales constituyen el motivo de esta comunicaci6n, y que, protejidos y difundidos por las autoridades oficiaes pertinentes, serfn auxiliares eficaces en el control de la peste, y los encargados, entre otros, de restablecer el equilibrio que es norma de ]a naturaleza en ]a vida de los sores orgAnicos.
Antes de entra- al motivo especial de nuestra comunicaci6n, seanos permitida una disgresi6n alrededor de-la biologia del insecto dafiino que nos oclupa, en la creencia de que algunas de nuestras observaciones no figuran en los textos clfsicos extranjeros, o difieren o confirman las premisas de aquellos, pero tienen la ventaja de ser locales.

UN POCO DE HISTORIA

El << gusano del duraznero >> es, para la Argentina, un parfisito ex6tico. Nadie ha podido afirmar hasta ahora su pais de origen y se pierde en el tiempo su conocimiento en Europa y Asia. Sorauer le atribuye su iniciaci6n en Jap6n y Korea. Las primeras descripciones'serias en Europa fueron hechas por Ragonot, en Francia, en 1879.
En Norte America fu6 encontrado cerca de Wishington en 1913, procedente de Jap6n, segfin afirma Sanderson, y conocido hasta ahora con el nombre de polilla Qriental (Oriental moth) ; enemigo NQ 1 de la fruticultura norteamericana, a cuyo estudio se han dedicado preferentemente los numerosos laboratorios oficiales de zoologia de











- 143 -


la Uni6n, hasta que lograron equilibrar la lucha mediante el control con medios fisicos, quimicos y biol6gicos. Sobre todo, mediante la difusi6n de dos epipar~sitos: el Trichagravrma minute., calcidido


Foto 2. - T6rmino medio de su tamaflo: 8 mM. Envergadura alar 12 mm. Adulto de Laspeyresia molest. Busk. Tomada de Sanderson.


Foto S. - Lesi6n tipica sobre los
brotes terminals del duraznero.


Foto 4. - Larva a los 7 dias re fugiada en el interior del brote.


que destruye los huevos, y el Macrocentrus ancylivora, que parasita las larvas; este filtimo, un Icneum6nido parecido al encontrado por nosotros este afio.









-- 144 -


En 1929, fu6 sefialada en nuestro pais la presencia de Laspeyresia molesta en las islas del Delta del Paranh, en ataques de importancia sobre el duraznero, y, no obstante la divulgaci6n de su conocimiento hecha oportunamente por la Divisi6n Zoologia del Ministerio de Agricultura (Circular NQ 4 de Sanidad Vegetal de 1929) y la manera m s eficaz de combatirla, el deseuido de los fruticultores la ha convertido en la m.s, difundida de las plagas actuales.
A todo esto, es necesario agregar, que, los cnqayos de ac]imataci6n de los epipardsitos norteamericanos, tales eomo el Trichogramma minutum, realizados por el Ministerio, no dieron resultado ni han vuelto a repetirse con otros.

PREFERENCIAS DE LA << POLILLA >> Y FECHAS DE A1'AIUCI6N

En los alrededores de La Plata, y sobre todo en los drboles frutales del campo de experiencias de la Facultad de Agronomia, hemos observado las primeras larvas en los dias 15, 16 y 17 de octubre de


Foto 5. - Aspecto de Laspeyresia molest en su posici6n normal sobre los troncos; y con las alas abiertas (generacionea obtenidas en el Laboratorio, 1934-35).

19,34 y los prinleros adultos (mariposas) los dias 20 y 21 del mismo ines. Para esa feeha, ya habiamos distinguido huevos en las
primeras hojas y ramitas de duraznero y en las plantas j6venes del vivero. Los escasos adultos provenian, sin duda, de larvas invernantes.
Luego de la primera quineena de noviembre, eneontranos generalizada la lesi6n tipica en los brotes terminates de las plantas nue-










-,145 -


vas del duraznero, y sobre todo, en aquellas ubicadas en los sitios m~s reparados del campo.
Al mismo tiempo, en los membrilleros de las huertas adyacentes al rio de la PFata, desde Punta Lara hasta Playa Bagliardi, eneontramos, para esa misma feeha, un copioso ataque a los brotes recientes del membrillero, y en cambio, casi libres del parksito, al duraznero y otros frutales. Tierra adentro, en La Plata y huertas de Villa Elisa y City Bell, los membrilleros resultaron indemnes durante toda la primavera y el verano.
Presumnimos la existencia de factores fisol6gicos especiales, derivados de condiciones ecol6gicas y de constituci6n del suelo, en la preferencia de la polilla para las distintas especies de frutales.
De ello inferimos la posibilidad de combatirlo mediante abonos y ereaei6n de variedades resistentes. En los durazneros de ]a Facultad, observamos que las variedades mds atacadas eran el. Rey de los tenpranos y Cockling, de vegetaci6n cerrada y copiosa fruetificaei6n; mientras que el menos dafiado por la oruga era el Prisco real, de vegetaci6n rala y poca fruta cuando hicimos nuestras observaciones. Seria interesante y provechoso completarlas con el mayor immero de variedades commercials que fuera possible.


EXPERIENCIAS DEL LABORATORIO. GENERACIONES

En la segunda quineena de octubre, eomenzamos nuestras experiencias con plantitas cultivadas en maeetas y cubiertas con muselina, en cuyos espacios libres habiamos introducido los primers adultos. Seguiamos de esta manera los mdtodos de Marchall con otros inseetos.
Entre las plantas cubiertas de muselina y las jaulas inetflieas de eria, pudimos seguir el desarrollo de Laspeyresia molesta y obtener hasta cinco generaciones de adultos pequefios y descoloridos, desde los primeros dias de la segunda quineena de octubre, hasta transcurrida la segunda quincena de abril, en que obtuvimos las larvas invernantes de la foto NQ 6.
El 2 de julio, eneontramos todavia larvas activas en las plantas del vivero y numerosas orugas que invernan sin capullo alguno en las ramitas o brotes de los Arboles vijos de la Facultad, en lugar de hacerlo en la tierra como dicen los textos para esta altura de la









- 146 -


estaci6n fria. En afos benignos como el presente, la poda temprana de los frutales, puede disminuir en gran nfimero la cantidaci


Foto 6. - Larvas invernantes de Laspeyresia molest, envueltas en un escaso capullo de seda, obtenidas en el Laboratorio.

de individuos que crisalidarfn mds tarde en la tierra o emergerfn de las propias ramitas que les sirven de refugio.
El ndmero de cineo generaciones que hemos citado para nuestro medio ambiente, no es absoluto. Es posible que ellas se eleven a seis y hasta siete u ocho, por las razones que pasamos a detallar:


DIFERENCIAS DE TIEMPO EN LA METAMORMOSIS

En las experiencias realizadas con las plantas cultivadas en macetas, las larvas permanecian como tales dentro de los tejidos de los brotes, hasta 11 y 12 dias, desde su nacimiento del huevo, y luego





�

t.



Foto 7. - Diverso tamaflo de los adultos provenientes de larvas de 8eis dfas y de dote dias en lam ramitas. Generaciones obtenidas en el Laboratorio. Marzo de 1935.

de ese trmino, erisalidabarL; transcurriendo de 12 a 14 dias para convertirse en imago o adulto.









- 147 -


En cambio, las larvas que obteniamos y cri~bamos, procedentes de ramitas cortadas, cuyo extremo inferior sumergiamos en arena hfimeda y cuya edad deduciamos de su tamafio y reciente introducci6n en los tejidos, abandonaban 6stos para crisalidar en eualquier rinc6n de la jaula desde los seis dias; y muchas de ellas se convertian en adultos en solo diez dias, y menos ain.
El tamafio notablemente desigual de los adultos procedentes de larvas de seis dias y de doce dias, puede apreciarse en ]a fotografia NQ 7.
Igual observaci6n hemos realizado en los adultos obtenidos de la fruta picada, madurada en jaulas. Las mariposas procedentes c e larvas que vivian en peras maduras, de descomposici6n r~pida, cri.






Foto 8. - Diferencias en el desarrollo de los adultos provenientes de larvas de seis a doce dias, en la fruta. Generaciones del Laboratorio. Marzo de 1935.

salidaban tambi~n desde los seis dias hasta los doce, dando las notables diferencias de tamafio que pueden observarse en la fotografia NQ 8.


APROVECHAMIENTO DE DOS DATOS BIOL6GICOS PARA COMBATIR LA 0RUGA

Es necesario tender muy en cuenta esta condici6n de Laspeyresia molesta (comfin en muehos otros microlepid6pteros - A. G. Hammar, << Life-history studies on the codling-moth >>, Bureau of Entomology, B. 175, 1912) de crisalidar y convertirse en adultos aptos para la procreaci6n con tan marcadas diferencias de edad, para aplicar este conocimiento a la tarea de destruirlos con medios mechnicos o fisicos.










- 148 -


En nuestras experiencias del laboratorio, observamos que las ramitas dejadas en las cajas de cria en posici6n horizontal, al dia siguiente, estaban exentas de larvas que habian buscado los "ngulos y rincones de la caja para crisalidar, en cualquier edad que este accidente las encontrara.
En cambio, 'as ramitas parasitadas que depositfibamos en las jaulas en posici6n vertical, con sus extremos sumergidos en arena hfimeda o recipientes con agua, o sin ella, siempre demoraban por lo menos cuatro dias la emigTaci6n de sus larvas.
Esta observaci6n nos hizo suponer, que la poda de las ramitas atacadas que se realiza en primavera y verano, como sistema comfin de lucha, seria completamente infitil si esas ramitas podadas se dejaran en el suelo en posici6n horizontal por solo algunas horas, ya que la larva emigraria para crisalidar en la tierra y convertirse en mariposa, haciendo infitil el trabajo. Y asi es en la realidad, como hemos podido comprobarlo, dejando las ramitas durante seis horas sobre un pliego de papel negro espolvoreado con harina y que encontramos surcado en todos sentidos por las orugas que emigraron de sus refugios habituales, para esconderse en la tierra.
Cuando el gusano del duraznero ataca la fruta, tanto los duraznos como las peras, manzanas, ciruelas, etc., a los cuales penetran generalmente los individuos de la tercera generaci6n, el pequefio agujero de entrada estA situado en la part superior de las frutas menos robustas, junto al peciolo si estA aislada; pero si las encuentran arrimadas a ]as ramas o dos de ellas juntas, hacen de esos sitios su entrada predilecta. Teniendo frutas en estas filtimas condiciones, raramente invaden las que estfin aisladas.
Estas exigencias de la oruga, pueden ser aprovechadas en la lucha preventiva, cultivando variedades tempranas, cuya fruta no alcance en estado tierno la tercera generaci6n que es la mds daflina, como asi las que presenten sus frutas aisladas y bien expuestas al sol, a cuyo calor no se exponen las orugas reci~n nacidas, durarte el tiempo que le demiandh cavarse el refugio en este material.
Con las frutas caidas pasa lo mismo que con las ramitas podadas. Segfin sea la posici6n en que hayan quedado al tocar el suelo, con respecto a ]a que tenia en el "rbol, la pequefia oruga la abandona de inmediato o permanece en ella los dias que le faltan para cumplir su metamorfosis.

















































Foto 9. - Nisperos donde se ha refugiado la ditima generaci6n de Laspeyresia y permanece en la fruta al estado de larva invernante.
Junio 8 do 1935.











- 150 -


Acerca de la preferencia que la polilla gris (Laspeyresia) tiene por el duraznero, y que se da como indiscutible en las raras publicaciones de pais y del extranjero, debemos tambi~n decir dos palabras:
En la zona de La Plata, repetimos, encontramos sitios en los cuales, no obstante existir plantas de duraznero en abundancia y de gran nfimero de variedades, la especie mhs atacada era ef minembrillero. En otra parte la preferencia de la mariposa en su ataque a los brotes, so inclinaba evidentemente al manzano. Lo que todavia no hemos tenido oportunidad de observar en La Plata, es un ataque quo pueda parecer tal en las ramitas de los perales; en cambio ]a fruta de las variodades tardias, dificilmente se salva de una funesta preferencia de la polilla en los meses de enero y febrero.

AITODOS QUiMICOS Y FISICOS QUE PUEDEN ADOPTARSE

De la biologia del insecto que nos ocupa se desprende la dificultad de su eliminaci6n por los m6todos conocidos de pulverizaciones, fumigaciones, etc., que dificilmente alcanzarian a la oruga refugiada desde los primeros dias de su vida en los brotes o la fruta, y luego a su crisklida, en el suelo o las resquebrajaduras del tronco.
No obstante, dobemos hacker present que hemos observado en un monte frutal de Dolores, F. C. S., que una lieet~rea de durazueros a los cuales su propietario habia dado euatro pulverizaciones con arseniato de plomo durante los meses de enero y febrero, los firboles dieron frutas casi enteramente libres de Laspeyresia, no obstante estar plagados los alrededores y los montes contiguos de perales y manzanos.
El precio obtenido ese afio (1934-35) por la referida heetfrea de durazneros, escasos en ]a zona, compens6 ampliamente el gasto, tal vez excesivo, de las pulverizaciones.
Nosotros indicamos el 6leo-arseniato como eficaz destructor de los desoves y orugas reci6n nacidas de la tercera y cuarta generaci6n solo para disminuir el ataque a las frutas cuando su aplicaci6n valga, en la cosecha, el dinero que se gasta.
Queda, pues, como posibilidad econ6mica de lucha inmediata y razonable: en primer trmino, la poda do las ramitas afectadas por las primeras gencraciones y quemadas de inmediato. Trabajo que se compensa teniendo en cuenta que cada larva que se elimina en esta










- 151 ---


6poca, es capaz de procrear mis de tres millones de semejantes en las seis generaciones que, t~rmino medio, la suceden.
Esta poda debe proseguir durante toda la primavera y el verano, completfindose con la limpieza de broncos, la remoci6n de la tierra de su base, la recolecci6n inmediata de la fruta caida y picada que debe hervirse con agua o mezcarse con cal viva antes de utilizarla como alimento de los animales domsticos o abono organico las trampas en los troncos, etc., etc. M6todos todos costosos y molestos, pero que es necesario realizar sin demora en todo el pais, y su control estar protegido con una ley que obligue a los remisos.
El m~todo eficiente, moderno y econ6mico de lucha contra la plaga, es el seguido en Norte America como uinico posible; es decir: la lucha biol6gica. Creemos que podria iniciarse en la Argentina contra Laspeyresia molesta, a raiz del hallazgo de los Icneun61idos parhsitos y el 'caro que presentamos, cumpliendo nuestro deber de investigaci6n cientifica, que serf aprovechada pr6 cticamente por las reparticiones oficiales, en la labor complementaria y fitil de los insectarios.
Durante este verano, nuestro Laboratorio estudiari los m6todos posibles de crianza y multiplicaei6n artifical, que nos permitan los recursos disponibles.










- 152 -


Experiencias del Laboratorio de Zoologia Agricola de la Facultad de Agronomia Universidad nacional de La Plata

Biologia de Laspeyresia molesta. Busk. Zona fruticola de La Plata, afio 1934-35
Trabajos que deben realizarse "Fechas Estadios y generaciones de Laspeyresia
Dafios


Poda anticipada de invierno y destrucci6n de las ramas afectadas.





Poda y encalado con polisulfuro soluci6n de invierno a los troncos-Remoci6n de la tierra para destruir las larvas invernantes.

Poda de Primavera. Recolecci6n y destrucci6n por el fuego de las ramitas atacadas



Poda y destrucci6n de Las ramitas. Recolecci6n de la fruta atacada y destrucci6n de orugas.


Dos pulverizaeionfes con oleoarseniato de plomo al 2 0/o o sulfatina al 1 0/00, con intervalo de 15 dfas. Poda de las oamitas afectadas.


Dos pulverizaciones con oleoarseniato do plomo al 2 O/0 o sulfatina al 1 a/o. Poda de las ranitas.


Poda y destracci6n de las ramitas atacadas.


Abril
a
Junior





Julio
a
septiembre



Octubre
a
Noviembre




Diciembre






Enero





Febrero





Marzo


Cuarta generaci6n sigue invadiendo ramas.
Cuarta generaci6n afno.


de orugas quo
la fruta y las de adultos del


Quinta generaei6n de orugas que ataca la fruta tardia y las ramitas. Quinta generaci6n de adultos del afio.
Sexta generaci6n de orugas que constituyen las larvas invernantes y semi-activas.


Cifras te6ricas de la generaci6n: 1 hembra = 80 larvas = 40 hembras = 3.200 larvas =
1.600 hembras = 128.000 larvas = 64.000 hembras = 5.120.000 larvas = 2.560.000 hembras = 204.800.000 larvas - 102.400.000 hembras - 8.192.000.000 larvas invernantes en SEIS generaciones.


Larvas invernantes en las ramas y la tierra.
Larvas semi-activas en el duraznero salvaje, frutas del nispero y ramitas de algunas variedades de los durazneros y manzanos de producci6n.

Larvas invernantes envweltas en su capullo de seda, en la tierra hasta 10 centimetros de profundidad. Muy pocas en los troncos.


Primeros adultos (Mariposas) procedentes de larvas invernantes. Primera generaci6n de larvas qua invade las ramitas: Primera generaci6n de adultos del afio.

Segunda generaci6n de orugas que dafia escasamente la fruta de duraznero, manzano, peral, etc., e invade las ciruelas y ramitas de todos los frutales.

Segunda generaci6n de adultos. Tercera generaci6n de oruagas que ataca a la fruta sin distinci6n de g~neros y especies. Tercera generaei6n de adultos del laf-o. .










- 153 -


Observaciones aprop6sito del cuadro. -- Desde la segunda quincena de septiembre pueden aparecer los primeros adultos y alterarse las fechas de estos ciclos, dando una tercera generaci6n en diciembreenero que adelanta en 15 6 20 dias el ataque mds temible a las frutas. Las altas temperatures sostenidas en diciembre, eiero y febrero, pueden dar otra generaci6n acortando los intervalos de postura de las hembras; y si esa temperatura se sostiene en la primera quincena de marzo, el nfimero de generaciones activas llegarA a ocho.
Las pulverizaciones con 6leo-arseniatos al 2 %, que preconizamos en este cuadro, serfan antiecon6micas para precios normales de las frutas y por que su eficacia es relativa contra las orugas de Laspeyresia. La pequefia larva no ingiere los tejidos que arranca con sus
-mandibulas para cavar ]as galerias donde se refugia; pero cuando el ars6nico estA bien aplicado en las frutas o los brotes terminales, el veneno impregna las mucosas de la boca y la oruga muere intoxicada, cuando comienza a comer la pulpa interior. El aceite es inmejorable para destruir los huevos y larvas reci6n nacidas.
El 6leo-arseniato se prepara agregando a cada 100 litros de agua 2 litros de aceite emulsionable Al. A., '/4 K. de jab6n pottsico y 1/4 K. de arseniato de plomo o de cobre. Tambikn cs eficaz la sulfatina al
1 % como repulsivo.
Las cifras te6rlas que hemos calculado para el mximo de producci6n de una mariposa, esthn limitadas en forma extraordinaria por accidentes normales de la naturaleza. Los c6dculos rss alegres. haciendo intervenir estos factores naturales de limitaci6n, solo admiten para cada hembra, en las cinco generaciones normales, tres miHones de descendientes.


TEMPERATURES MEDIAS DE LAS SEMANAS COMPRENDIDAS ENTRE EL 12
DE NOVIEMBIRE DE 1934 IIASTA EL 15 Dr, JULIO DE 1935


Con el objeto dc explicar algunos de los fen6menos do ]a metamorfosis de Laspeyresia molesta (n-imero de generaciones, larvas semiactivas, etc.), damos a continuaci6n una planilla de las temperatures medias semanales, caleuladas en el Laboratorio de Zoologia, con las planillas del term6grafo de la chtedra de cerealieultura de la Facultad:










-- 154 -


Fechas

12/ XI 34 22/ XI 34 26/ XI / 34


XII/ 34 XII/ 34 XII/ 34 XII/ 34 XII/ 34


4 / II 11/ II 18/ II 25/II

4 / III II/ III 18/ III 25/ III

1 /IV 8 /IV
15/ IV 22/ IV 29/ IV

6/ V 13/ V 201 V 27/ V

3 / VI 11/ VI 17/ VI 24/ VI


35 35 35 35

35 35 35 35
35.

35 35 35 35

35 35 35 / 35


1 /VII /35 8 /VII / 35 1i/VII / 35


Datos del Term6grafo de Cerealicultura


Temperatura Media Semanal

. . . . . 16;40 . . . . . 19,2� . 17,60
Noviembre 1934 . . . . . 24,8� . . . . . 20,4� . . . . . 240 . . . . . 19,20
. . . . 18,80
Diciembre 1934 . . . . . 22,60 . . . . . 240 . . . . . 21,20 . . . . . 25,40 Enero 1935 . . . . . 20,50 . . . . . 23,60. . . . . 23,30 .23,30
Febrero 1935 .21,10 . . . . . 22,70 . . . . . 20,40 . . . . . 22,80
Marzo 1935 . . . . . 15,40 . . . . . 12,70 . . . . . 15,30 . . . . . 12,9� .16,10
Abril 1935 .17,90 . . . . . 18,20 . 11,90 . . . . . 170
Mayo 1935 . . . . . 12,20 . . 11,90 . . . . . 8,30 . . . . . 8,30
Junior 1935 .15,60 .11,4' . . . . . 6,7'
Julio 1935















EQUILBRIO NATURAL. LUCtIA BTOL6oICA

Desde que leimos a Fabre, hace 18 afios, arraig6 en nuestra menfe la convicci6n de que no hay nada capaz de destruir la infinita armonia dentro de la cual la naturaleza crea y destruye todos los seres.
El predominio funesto de una plaga agricola, que es consecuencia del desequilibrio producido por el hombre en sus tareas habituales, es siempre transitorio para esa gran niveladora que es la Naturaleza; y si el medio ambiente nuevo resulta propicio a una especie destructora, importada con los medios rdpidos de transporte, esa misma prosperidad creardi de inmediato la especializaci6n de aiguna otra especie indigena, que se decida a vivir a su costa, y se encargue de restablecer la armonia natural interrumpida.
Nuestra simple tarea se reduce a ayudar a la especie que nos conviene, para reducir el plazo, en nuestro beneficio.
Est~bamos seguros de que, en los afios que la polilla gris o gusano del duraznero, ileva en ei pais haciendo estragos cada vez mayores, su propia abundancia habia estimulado la dedicaci6n de algfin auxiliar indigena que encontrara de su agrado a la oruga de Laspeyresia, y nos aplicamos a buscarlo.
Cientos y cientos de ramitas atacadas revisamos pacientemente en compafiia del-alumno de tercer afio sefior Luis De Santis, con el desalentador resultado de encontrar siempre sanas las larvas de la mariposa, pero sin que esta contrariedad disminuyera nuestra labor o nuestra paciencia.
A fines -del mes de diciembre de 1934, Ia tarea diaria nos trajo un estimulo. El 10 % de las larvas presentaban una manchita oscura de diverso tamafi, y ubicaci6n entre los filtimos cuatro somitos del abdomen, ya a la derecha, ya a la izquierda.
Las variaciones de tamafio y ubicaci6n de !as mancbas, como asi el aspecto flficido de las larvas que la tenian, nos hizo sospechar en la existencia de una larvita de himen6ptero. Las prolijas disecciones realizadas posteriormente confirmaron la suposici6n. Estfibamos en presencia de un paratsito del enemigo.
La necesidad de obtener la imago con ]a certeza de que salia de la larva de Laspeyresia, nos indujo a criar las orugas manchadas o picadas, en tubos de ensayo.


. 15.5 .











Asi perdimos cerca de un mes, ya que, indefectiblemente., la oruga puesta en el tubo, crisalidaba de inmediato, y de ella surgia en todos los casos, la mariposa, y nunca el parfsito, que moria a rafz de esta premura del gusano del duraznero por crisalidar, interrumpiendo elcrecimiento normal del epiparfsito.
Cierta vez, recogimos en un tubo de ensayo ina larva de Laspeyresia, manchada o picada, en el instant en que salia dc la ramita y trataba de descolgarse por un hilo de seda para ganar el tronco. Y fu6 en este tubo y en tales circunstancias, que conseguimos el primer imago del epipardsito.

Eudeleboea lopezi BLANCHARD.
El himen6ptero parfsito de ]a oruga de Laspeyresia, encontrado por nosotros en el Laboratorio de Zoologia de la Facultad, es nuevo para el pais y nuevo para la ciencia.
Este himen6ptero pertenece a la superfamilia de los Icneum6nidos y al g6nero Eudeleboea sp. n. Como ya hemos dicho antes, para los ojos profanos es parecido al Icneum6nido Macrocentrus ancylivora que es el parfisito mfis eficaz del gusano del duraznero en Norte America, con el cual lo confundimos al principio, pero de distinto g~nero, aun cuando de la misma eficacia como destructor de larvas del enemigo de la fruta que nos ocupa.
El distinguido entom6logo sefior Everard E. Blanchard, ha clasificado nuestro himen6ptero y lo ha incorporado a la sistemtca con la designaci6n de Eudeleboea lopezi, dedichndolo a nuestra modesta persona, gentileza que agradecemos en todo su valor.
El Icneum6nido citado, tiene un largo de ]a cabeza a la extremidad del abdomen de siete milimetros; una expansi6n alar de diez milimetros y una terebra de cinco. El largo de la antena es de siete milimetros, el t6rax de dos y medio y el abdomen de cuatro.
La cabeza del Eudeleboea no presenta mayor diferencia visible para ojos profanos con cualquier otro icneum6nido, pero si el t6rax que es fuerte y de color rojo anaranjado. Las patas son amarillas, manchadas por fajas irregulares obscuras junto a las articulaciones, y largas. El abdomen pedunculado, compuesto de ocho somitos, do color marr6n claro con fajas amarillas alrededor del nacimiento de cada anillo. Alas superlores transparentes con diez celdas. Alas inferiores mhs pequefias, tambi~n transparentes y con seis celdas.


- 156 -









- 157 -


Posteriormente a la obtenci6n de la primera imago en el tubo de ensayo y a los que provenian de larvas contenidas en la fruta de las jaulas, tuvimos oportunidad de ver algunos Eudeleboea en la vida


I?


iI.L i

Foto 10.- Eudeleboea lopezi-Blanchard., par~sito de las orugas de Laspeyresia molesta, Busk. encontrado en La Plata en Enero de 1935, por el Ing. Lopez Crist6bal.

libre, ocupados en hundir su larga terebra con las galerias de las ramitas en manzanos y durazneros, para depositar su huevo dentro o junto a las orugas de Laspeyresia.











- 158 -


Apenas hemos tenido tiempo'de aprender de visu algo de ]a biologia de nuestro Ieneum6nido, tarea que reservamos para la pr6xima temporada. Pero ateni6ndonos a los antecedentes conocidos de la superfamilia zool6gica a que pertenece, este himen6ptero debe tener dos generaciones por lo menos, y cada hembra cambiar de 30 a 40



rMACRO(EJ1TRUS



"\ //







Foto 11.- Macrocentrus ancylivora. Tornado de Sanderson.


larvas de Laspeyresia por el mismo nfimero de descendientes suyos. A poco que se le estimule y se Id ayude, tendrd a raya la funesta obra destructora de la polilla gris o Laspeyresia molesta, a la cual ha decidido confiar la cria y alirnentaci6n de su descendencia.


Pimpla Behrensiella BLANCHARD

En el transcurso de nuestros trabajos y experiencias, encontramos tambi~n en las jaulas de las frutas picadas o agusanadas, este otro himen6ptero del g~nero Pimpla que presentamos, y que tambi6n ha resultado nuevo para la ciencia, segfin el sefior Blanchard, que lo clasific6.
Es un poco mayor que el Eudeleboea, pues mide 9 mm y 12 de expansi6n alar. Color marr6n y aas transparentes.
Otros individuos del mismo g6nero que el presente Pimpla son activos epipar6sitos de las polillas en otras regiones del mundo, do manera que no es raro que 6ste parasite al gusano del duraznero antes de que est6 profundamente hundido en las ga.ierias de las rami-










-- 159 -


tas o de las frutas, ya que no estA bien dotado como el Eudeleboea para alcanzar las larvas con su aparato ovopositor.
Lo hemos visto, no obstante, hundir su abdomen en las galerias recientemente excavadas en la fruta (manzanas) donde estaban refugiadas larvas de Laspeyresia, pero no hemos comprobado la postura sobre la oruga ni cerca de ella.



























Fofo 12.-Pimpla Behrensiella-Blanchard. Epipargsito de Laspeyresia y otras polillas, encontrado en La Plata por el Ing. L6pez Grist6bal.


No afirmamos rotundamente que el Pimpla. Behrensiella sea parAsito excliusivo de Laspeyresid, porque no tenemos la seguridad absoluta, a causa de que en las jaulas de las frutas donde lo obtuvimos repetidamente, habia tres polillas distintas: Laspeyresia molesta, Cydia pomonella y una tortricidae nueva para la fauna argentina, que estA haciendo estragos en la fruta y que presentaremos en breve: la Archips rosacealna Harris.









-- 11,10 -


Tyroglyphus Esp.

Desde el comienzo de nuestras experiencias, nos llam6 la atenci6n un pequeflo ficaro del g6nero Tyroglyphus que parecia un eomensal obligado de la oruga de Laspeyresia y acompafiaba a 6sta durante toda su vida en la ramita o la fruta, pero, la abandonaba indefecti-


Foto 13.- Tyroglyphus esp. Acaro parsito de las orugas de Laspeyresia molests, sumamente eficaz en el estado do larva invernante del lepid6ptero. Encontrado en La Plata en 1935, por el Ing. Lopez Crist6bal.

blemente en el instante en que su anfitri6n involuntario se disponfa a crisalidar.
Esta modalidad del Acaro que parecia vivir de los desperdicios de la larva, sin causarle mayor dafio, nos hizo abandonarlo durante al-









- 161 -


gun tiempo, ya que no teniamos esperanza de poder emplearlo como epiparfsito y su descripci6n o estudio meramente cientifico, no interesaba a nuestro problema.
Fu6 durante los meses de mayo y junio que volvi6 a interesarnos el Tyroglyphus, y esta vez muy vivamente. Busc bamos en los durazneros del vivero, en sus troncos y ramitas, como asi en la tierra al pie de los mismos, las !arvas invernantes de Laspeyresia, cuando observamos que mhs del '30 por ciento de las encontradas, estaban muertas dentro de su capullo de seda.
Observando detenidamente la causa de este feliz acontecimniento, notkbamos que los fuertes capullos protectores, estaban acribillados de agujeros pequefios y de ]as orugas no existia ms que su piel, transparente y entera.














Foto 14. Pieles vacias de la oruga invernante de Laspeyresia, devoradas por el dcaro tyroglyphus esp., obtenidas en el Laboratorio.

Averiguando la causa de este fen6meno para nosotros alentador, ya que la muerte de cada larva invernante significaba restar muchos miles de polillas que serian sus descendientes en ]a pr6xima estaci6n, encontramos, con una constancia que no dejaba lugar a dudas acerca de su rol parasitario, al Tyroglyphus que ya conociamos desde la primavera como un comensal obligado de las orugas.
Encerramos en c6psulas de Petri y en tubos de ensayos algunas orugas encapulladas y otras desnudas, perfectamente sanas, hasta donde alcanzAbamos a comprobar con el binocular, y junto a ellas, varios Tyroglyphus. A las pocas semanas, solo encontramos la piel de la oruga y una abundante familia de dcaros, euya c]asificaci6n









162 -


confikbamos a los sistemkticos de la materia, para estar seguros de su constancia acerca del g~nero y especie a que pertenecian.
Los hcaros que no pasaban de ser comensales molestos para la oruga durante los meses de primavera y verano y que a abandonaban en el momento de crisalidar, segufan en cambio a la larva invernante hasta su refugio y continuaban a costa de los tejidos de reserva, su refectorio habitual.


Foto 15. - Larvas invernantes normales de Laspeyresia, antes de ser atacada por el ,caro.

Como en este caso, la oruga invadida de su quietismo invernal, no podia reponer con los recursos de su voracidad y la abundancia de alimentos, lo que el Acaro extraia de sus jugos vitales, necesariamente debia morir y todos sus 6rganos y humores utilizables aprovechados por el dcaro, convertirla en la arrugada vejiga que parece su piel vacia en la fotografia N9 14.
Si este trabajo del Acaro que nos ocupa fuera constante y susceptible de ser aumentado por el hombre, como lo creemos firmemente, no dudamos en afirmar, que, desde el punto de vista econ6mico y agron6mico, el Tyroglyphus, es, de los cuatro epipardsitos nuevos, encontrados hasta ahora por nosotros en el pais como destructores de











- 163 -


Laspeyresia, el mis eficaz. Lo decimos arrepentidos, ahora (julio de 1935), de no haberle concedido mayor importancia desde la primera vez que lo encontramos en septiembre de 1934, pues durante ese tiempo, hubi6ramos aprendido correetamente su interesante biologia.
Tyroglyphus esp. es un fcaro sin trdqueas, de color blanco, que a veces tiene un tono ligeramente amarillento y a veces un rosado muy p~lido. Visto por el dorso es de forma ovoide, de hasta medio milimetro en su dimetro mayor, con largos tarsos en sus cuatro pares de patas y pelos tambi6n largos, aunque no abundantes. Se parece al Tyroglyphus americanus Banks; y al Longior Gervais, menos en sus pelos que no son plumosos.

Hemiteles Venturi SCHROTTKY

Nuestra area del invierno, ha consistido en la bfisqueda de larvas invernantes de Laspeyresia.
Obtuvimos varies cientos de larvas encapulladas en los troncos viejos de manzanos y durazneros, en la tierra al pie de los hrboles, y la hojarasca cercana a los mismos.
La revisi6n prolija de este material, hecha con un moderno binocular adquirido recientemente para el Laboratorio, confirm6 la presencia de un 6 O/ de orugas parasitadas por una larva end6gena de himen6ptero, que, apurada en la estufa, nos di6 un imago del Eudeleboa, y ademins, otra larva ex6gena encontrada en proporci6n de un 8%.
Este Ailtimo pargsito que fu6 mhs dificil de apurar en la estufa, nos di6 dos imagos de un Ieneum6nido de la familia Cryptus.
El nuevo epiparisito que nosotros clasificamos como del g6nero Hemiteles, fu5 definitivamente colocado en su especie por el entom6logo del Ministerio de Agricultura Sr. Everard E. Blanchard a quien lo confi6 el Profesor de la materia Ing. Lizer y Trelles. El Ieneum6nido pardsito de larvas invernantes cuya generaci6n forzamos en la estufa era el Hemiteles venturi Schrottky, descripto con una biologia distinta a la que nosotros observamos.
Este Icneum6nido es de una envergadura alar de 10 mm., largas antenas de 5 mm. y su cuerpo de un largo total de 8 mm. se divide asi: abdomen y peciolo 31/2 mm., t6rax 21/2 mm., eabeza /. mm. La terebra u oviscapto de las hembras mide 11/2 mm.









- 164 -


El Hemiieles venturi, tiene la cabeza y t6rax negros opacos, el abdomen peciolado rojo amarillento de seis somitos, el filtimo de los cuales es blanco mate; las alas transparentes con dos zonas ahumadas y areola abierta. El mesot6rax tiene un escudete banco mate y el metat6rax de areo'ado imperfecto dos tubrculos salientes tambi6n blancos y espirkculos pequefios y elipticos.
Grovenhorst atribuy6 a estas prominencias del metat6rax un valor gen6rico que ins tarde fu6 desechado por Brut.





















Feot 16.- Hembra adulta de Hemiteles venturi Schrottky, encontrada como parf.sito de larvas invernantes de Laseyresia, procedentes de La Plata, por el Ing. Lopez Crist6bal.

Las dos hembras que obtuvimos en la estufa, surgieron de dos capullos de larvas invernantes de Laspeyres'ia, encontrados entre !a corteza de un viejo duraznero del Parque de la Facultad. Revisados los capullos luego de ia aparici6n de los Hernitelcs, eneontramos en el interior la piel de la ninfa y junto a ella la piel vacia de la oruga que le sirvi6 de alimento.
En algunos capullos de Laspeyresia que revisamos, fueron encontradas larvas del Hemiteles medio introducidas en la oruga, en otros completamente fuera y con su boca pegada a la pleura o bien dentro de una piel de crisklida de la mariposa. Pero en todos los casos,










-- 165 -


la larva del Hemiielcs abandona su hu~sped y crisalida fuera de 61, en el interior de1 capullo que el adulto rompe con sus mandibulas para salir al exterior.


4 7


Foto 17. - Larva de Hemiteles adherida al abdomen de la oruga de Laspeyresia dentro del capullo. Generaci6n forzada en el Laboratorio - 1935.

















Foto 18. - Larva de Hemiteles durante los primeros dfas de su vida, aliment~ndose de una oruga de Laspeyresia formala invernante).

Las dos imagos que observamos durante tres semanas, encerrados en un frasco de vidrio con numerosas, larvas invernantes d~e










-- 166 -


Laspreyrlsia a la temperatura de 20 grados, se alimentaban con miel que pusimos a su disposici6n extendida sobre papeles. Eran sumamente activos e inquietos, de andar rdpido y movimientos bruscos, caracteristicos de las grandes avispas (polistes).
Se. pasaban los dias ocupadas en hundir su aguij6n a un costado de los capullos, realizando luego un movimiento continuado en todos sentidos, en un trabajo parecido al de una barreta que agranda un agujero, para lo cual se ayudaba tambi~n con las inandibulas.
Cuando este agujero era lo suficientemente grande para permitir el paso de la vaina del oviscapto, la introducia en el agujero reci~n abierto y luego de una prolija inspecci6n a lo largo de la oruga dejaba junto a ella su huevo.
La larvita reci~n nacida, perforaba de inmediato la pleura entre dos somitos del abdomen de la oruga y comenzaba si desarrollo
manteniendo siempre afuera del hu~sped una parte de su cuerpo, en la forma que detallan las fotos 17 y 18.
Hemiteles venturi, es un valioso enemigo del < gusano del duraznero >> por cuanto ataca sus larvas invernantes y aparece con las primeras mariposas para comenzar la lucha. Seria fitil para la fruticultura nacional su difusi6n en los inseetarios oficiales.

Hongos Entom6genos
Tambi~n sobre capullos de larvas invernantes de Laspeyresia encontramos hongos entom6genos que desarrollan entre los grupos de orugas que se refugian entre los troncos de Arboles viejos
Estos hongos que el Profesor de Fitopatologia Ing. Juan B. Marchionatto clasific6 como pertenecientes al g~nero Beauveria, causan verdaderos estragos en los refugios de orugas, a las cuales destruyen en un 26 %. Entre las larvas refugiadas en plena tierra esta proporci6n es mucho menor, no alcanzando al 8 % las
afectadas por estos enemigos.

OTROS ENEMICOS

R~stame solo presentarles un poderoso auxiliar en la luia contra Laspeyresia molesta, auxiliar cuyas larvas voraces y activas habitan en los troncos de los frutales y devoran las larvas del gusano del duraznero, cuando abandona el huevo o cuando sale de la ramita o la fruta para crisalidar, este auxiliar es el ortoptero:













- 167 -


Chisopha lanata


Foto 19. - Adulto de Crisopha lanata, obtenido en el Laboratorio entre las ramitas atacadas por Laspeyresia.


Futa �0. - Larva de Crisopha Calif6rnica (igual a la de Crisopha lanata) sumamente voraz y encarnizado enernigo del gusano del duraznero. Tomada de Sanderson.


Foto 21. - Huevos de Crisopha californica (iguales a los de Crisopha lanata) sobre hojas y ramites. Tomado de Sanderson.











-168 -


CONCLUSIONES

19 Es initil sacrificar las plantas de duraznero en los montes frutales (cono se esth haciendo actualmente, con grandes p6rdidas) por cuanto la polilla gris ataca cualquier especie frutal y dirige sus primeras generaciones, indiferentemente, al membrillero, al manzano, al ciruelo, etc., a falta de aqul.
2. Los m6todos fisicos de lucha, mfis econ6micos, consisten en las siguientes operaciones:
a) Poda de otofio (mayo) en los brotes ferminales donde se ha refugiado la iltiia generaci6n y permanece activa o semi-activa durante este mes y el siguiente.
b) Remoci6n del suelo hasta 10 cm, a fines de julio, para descubrir las larvas invernantes refugiadas en ]a tierra, exponi6ndolas a las heladas.
c) Poda de las ramitas atacadas en octubre y noviembre, deposit.ndolas en un balde o lata, a medida que se cortan, y quemarlas de inmediato.
d) Hervir la fruta picada y caida o enterrarla en un pozo con cal viva para matar las orugas. Recolecci6n inmediata de las frutas en estas condiciones.
e) Limpieza de los troncos y encalado con polisulfuro de 6 Beaum6 para destruir las lavas invernantes que han tejido su capuilo en las resquebrajaduras.
f) Podar, durante todo el mcs de mayo, las piantitas del vivero que sirven de refugio a las filtimas generaciones activas.
g) Destruir las manzanas tardlas y los nisperos picados, donde permanecen en mayo las filtimas orugas activas.
h) Pueden usarse durazneros salvajes, de un afio, intercalados en el monte y en las filas, como plantas trampas para destruir la filtima generaci6n del afio, y que luego de este oficio sirven para injertar.
30 La lucha biol6gica, es la finica posible, para los grandes montes frutales de nuestro pals.
A la multiplicaci6n y difusi6n de los icneum6nidos Eudeleboea lopezi, Pimpla Behrensiella Blanchard, Hemieles venturi S. y el caro Tyroglyphus sp., los cuatro primeros y finicos epiparfsitos













argentinos conocidos, que deben realizar sin demora las autoridades pertinentes, es necesario agregar otros que persigan a la polilla gris en su estado de huevo y de crishlida, que es urgente encontrar y difundir.


BIBLIOGRAFIA CONSULTADA

A. BERLESSE. eGli Insetti,. Society Editrice Libraria, 1909. Vol. 1, Organog., p~g.
112-303-504.
PAUL SORAUER. qHandbuch der Pflanzenkrankheiten,. Edit. Paul Parey, 1925.
Tomo 4, pdg. 339 y sig.
REMY PERRIER. oZoologia". Editorial Pubul, 1928, pig. 492 al 500. SANDERSON and PEAIRS. cInsect Pests of farm, garden and orchard". Edit. Johon
Wiley and sons, 1931, p~g. 389-394.
E. 0. ESSIG. dInsects of Western North America-. Edic. The Macmillan Company,
1934, pkg. 729-790.
J. H. FABRE. ( 2, 3 y 4.
PABLO KOHLER. "Catdlogo preliminar de los lepid6pteros argentinos dafiinos,.
Boletin del M. A. Tomo XXXVI, 1934, pkg. 30.
G. PAOLI. cLaspeyresia en Liguria) L' Agricoltura Coloniale, aflo 15, No 12, pkg.
572-76 Diciembre de 1921.
H. COUPIN. Atlas de Dissections Zoologiquesv. Edit. Vigot Freres, 1925, pig. 113. W. C. O'KANE. cInjurious Insects". Edic. Macmillan, 1929, pkg. 217. RICARDO GARCIA MERCET. 'Los par~sitos de los insectos perjudiciales,. Edic.
Salvat, Barcelona 1932, pkg. 1 al 43.
GONZALO CEBALLOS. "Himen6pteros de Espafia,. Memoria de la Real Academia
de Ciencias Exactas, Fisicas y Naturales de Madrid, 1925, pkg. 1 al 60.
A. G. HAMMAR. "Life-history studies on the codling-moth". Bureau of Entomology B. 115, aflo 1912.
U. E. Departament of Agriculture. cReport of the chief of the Bureau of Entomology-. Diciembre 6-1930, pkg. 14.
GOIDANIcH L. ATHOS. oIl problema della tignola orientale del pesco". L'Italia
Agricola; Roma 1935 anno 72 No. 5 pag. 373-378.
SCHROTTKY. oHimnopteres nouveaux de l'Am~rique MeridionaleD. Anales del
Museo Nacional de Buenos Aires; Col. 7- 1902.
ASMEAD. Classification of the Ichneumon flies, or the Superfamily Ichneumonoidea. Proceedings on the United States Notional Museum (Smithsonian sustitution); Vohimen XXIII- 1901.
BERTHOMIEU. "Fam. Ichneumonidae". oSufm. Ichneumonmnae,. cGenera Insectorum". < BRETHES. "Himonopteros en Am6rica Meridional". Anales; T. XXIV. Bs. As.
1913. Serie III T. X. 1909. T. XII. 1909.


- 169










-- 170 -


El << pasmo >> del lino Phlyctaena?. linicola Speg.(*) - Ensayo a campo de resistencia varietal y estudlo morfoidgico y flslol6gico del parisito (**)

PoR LUIS A. GARASSINI

RESUmEN

Se destaca en primer t6rmino la importancia econdmica de los estudios de fitoinmunologia, relacionados con la agriculture, los
cuales requieren de acuerdo a los mtodos modernos de investigaci6n: 1Q el andlisis gen~tico del organismo pat6geno, 20 el estudio del comportamiento hereditario de los factores para inmunidad o resistencia y 30 la determinaci6n de !a naturaleza de la resistencia o inmunidad.
La enfermedad del lino, denominada < pasmo >> parecer ser originaria de nuestro pals, a pesar de que nuestros linos cultivados son de origen ex6tico y de que en las species de lino indigenas, no se han observado ios sintomas de esta enfermedad, la cual es ocasionada por la Phlyctaena? linicola SPEG. hallada por primera vez en los alrededores de La Plata por SPEGAZZINI, C. Mhs tarde ha sido hallada en los E. U. A., Rusia y en Australia. Siguiendo el m6todo empleado por BRENTZEL, c-sta enfermedad fu6 reproducida artificialmente por primera vez en el pals, por SORIANO, S. luego por nosotros en el Instituto Fitot~cnico de Llavallol. Diferentes autores estin de acuerdo en que esta enfermedad produce graves dafios en Io' cutivos de lino de la Repfiblica Argentina.
Puede considerarse que en el afto agricola 1934/35, esta enfermedad ha ocurrido en casi toda el Area linera de nuestro pals.
Se da una amplia explicaci6n de la sintoriiatologia de la enfermedad tomada en observaciones personales. y se describen los vehiculos posibles para ]a propagaci6n de este parAsito.

(*) En un trabajo comunicado en la reunion del 27 de setiembre de 1935 en el Centro do Estudios Agron6micos de ]a Universidad Nacional de La Plata, el autor ha modificado la ubicaci6n gendrica de este hongo, pasndolo al gfnero geptoric, con la denominaci6n: Septorio linicola (Speg.) nov. comb.
(**) Trabajo de tesis para optar al titulo do Ingeniero.agr6nomo, aprobado por el H. C. A. con fecha 12 de agosto de 1935.











- 171 -


Se describe un ensayo de infecciones artificiales a campo, realizado sobre 1.000 plantas de cada una de 30 variedades comerciales y nuevas razas de lino de diferentes origenes, con el objeto de establecer si algunas de ellas eran resistentes a la infecci6n o si existian diferentes grades de ataque para ]as variedades ensayadas. La infecci6n artificial se hizo con un cultivo monosp6rico de Phiyctaena? linicola SPEG., aislado de una cepa obtenida en los alrededores de La Plata. La inoeulaci6n se efectu6 durante el periodo de floraci6n y en las filtimas horas de la tarde.
Hiasta la fecha de la inoculaci6n artifical, no se habia notado la presencia de < pasmo >>, y 8 6 9 dias despu6s de 6sta, aparecieron en el cultivo sintomas de ]a enfermedad. Se ha comprobado que en las plantas procedente de material argentino, apareci6 la enfermedad antes que en las de origen norteamericano, con lo cual se confirmaron observaciones anteriormente realizadas en E. U. A.
El andlisis, planta por planta, del ensayo realizado, di6 ningiin individuo completamente libre de la enfermedad ni tampoco con ataque solamente en las hojas, pues todas las plantas presentaron, aunque en diferente grado, el ataque en hojas y tallo. Una variedad de origen uruguayo result6 tan severamente atacada como la mfs susceptible de la Argentina.
Ensayos de infecciones artificiales realizados sobre cotiledones de plantitas de lino, Ilevados a cabo en el laboratorio, comprendiendo 10 muestras con sus respectivos testigos, dieron como resultado un grado de ataque muy semejante, con excepci6n de la variedad BoLLEY 134, que present6 un grado de ataque menor.
Se hicieron los siguientes estudios niorfol6gicos y fisiol6gicos de este par~sito, partiendo del cultivo monosp6rico mencionado anteriormente:
1Q Sobre caracteristicas culturales en diferentes medios de cultivo, a saber: agar de papa glucsado al 1 %, agar de batata, agar de zanahoria, agar do CZAPEK, agar de harina de ,naiz, agar de harina de avena y agar glucosado al 0,2 %, de los cuales ha dado el mejor resultado por el abundante desarrollo del hongo y por la facilidad con que 6ste fructifica, el medio de cultivo artificial agar de papa glucosado al 1 %. En los diferentes medios de cultivo, las colonias presentan caracteres morfol6gicos diferenciales en cuanto a su desarrollo, topografia, borde, exudado, substratum y color. Ademis el medio de cultivo influye sobre el desarrollo de las esporas.












- 172 -


2Q En agar de papa glucosado al 1 % se hace una determinaei6n del desarrollo del hongo a distintas temperaturas (151C, 24�C y 30'C), estableci~ndose una 6ptima de crecimiento alrededor de los 240C.
3Q En un medio artificial de cultivo (agar de papa), mantenido a 25�C, con diferentes porcentajes de glucosa, se hace una determinaci6n del desarrollo del hongo, para conocer ]a influencia de este azucar. Se ha establecido que a medida que aumenta el porcentaje de glucosa -en el mencionado medio, aumenta el desarrollo de la colonia. Este echo es muy visible de 0 a 2 % de glucosa, no observ~ndose mayor diferencia mfis allh de esta 61tima cifra.
49 Se hace un ensayo para establecer la influencia que el grado de acidez tiene sobre el desarrollo de la colonia, utilizAndose como medio de cultivo e agar de papa glucosado al 1 % y mantenido a 250C. Se estabece que el grado de acidez o alcalinidad no tiene mayor influencia sobre el desarrollo de la colonia. Desde pH 5,5 a pH 7,4 el hongo desarrollo bien y no presenta
diferencias notables de desarrollo entre estas dos cifras. En medios
-con pH superiores o inferiores a los anotados el desarrollo del hongo se reduce hasta anularse. En realidad alrededor del punto neutro o un poco del lado cido seria la reacei6n mAs favorable para el desarrollo del hongo.
59 Se comprob6 que la energia germinativa de las esporas se afecta con la edad. Recuentos hechos con diferentes tiempos en esporas puestas a germinar y procedentes de cultivos de diferentes edades han permitido establecer que las esporas procedentes de colonias de 12 dias de edad, son las que tienen mayor energia germinativa y que a medida que el cultivo envejece, la espora adquiere resistencia a la germinaci6n. Tambi6n se comprob6 que la presencia de un trozo de tejido de planta de lino, colocado entre las esporas puestas a germinar, influye sobre la energia germinativa aumenthndola considerablemente.
69 Por filtimo se realiz6 la medida de 17 picnidos hallados sobre tallos de planta de lino, con lo cual se estableci6 que el ancio o dihmetro del picnido oscila entre .71 [t y 128 [t y que la amplifud ostiolar esth entre 22 [t y 42 t. Estos datos coinciden con las cifras dadas por SPEGAZZIXI y BRENTZEL.










- 173 -


I. - Introducci6n

LA GENTICA VEGETAL Y LA INIUNOLOGiA .EN EL MEJORAMTIENTO DE LAS PLANTAS CULTIVADAS

The plant breeder can and
does make mendelism, his
direct and inmediate guide. - PEARL.


La gentica vegetal coordinada con la inmunologia, constituye actualmente el camino mis seguro para liegar a obtener el mejoramiento de las plantas cultivadas, lo cual persigue el fitotecnista constantemente, porque su importancia econ6mica para la agricultura es ilimitada.
La apariei6n de la roya amarilla (Pucc. glum. trit.). en el afio 1929, por razones aun no aclaradas, hizo cambiar de orientaci6n a los trabajos de los fitoteenistas, dado que el problema de ]a produeei6n de variedades mejoradas debia, desde ese momento, contemplar la aparici6n de la terrible plaga, quo amenazaba transformarse en el factor limitante del cultivo del trigo en la Argentina.
Tambi~n es digno de mencionar, que este hecho, en nuestro pais, habria sido de fatales consecuencias inmediatas para ]a producci6n triguera, si no hubiesen existido, en ese momento, las variedades mejoradas que se habian obtenido mediante trabajos de fitoteenia, y de las cuales, algunas, resultaron mns resistente a la plaga que ]a poblaci6n del trigo Barleta cultivada en la mayor parte de la regi6n triguera, hasta antes de ]a aparici6n de las variedades mejoradas.
Sin duda, la nueva enfermedad que apareci6 en nuestros cultivos y que atac6 intensamente al trio Barlela, como se ha podido observar en una visita a ]a Estaci6n Experimental de Pergamino, dependiente del Ministerio de Agricultura de la Naci6n., y al Criadero* Argentino de Plantas Agricolas del Ing. E. KLEIN en PliA (F. C. C. G. B. A.) habria reducido tanto los ya exiguos rendiniientos de esta poblaci6n, que muy posiblemente habria hecho antiecon6mico su cultivo en nuestro pais, eliminando de la explotaci6n agricola una de las fuentes actuales m~s rica de producci6n.












- 174 -


Las mermas provocadas por la roya amarilla en la Argentina son anualmente considerables. MARCnIONATTO, J. B. (5-), establece una relaci6n directa entre el grado de ataque de esta roya y las mermas que ella produce, alcanzando hasta el 50 % en los trigos mfs susceptibles (Record), y 10 / en los menos atacados (Kanred).
FISCHER, G. y D'ANDR , H. (28), dan la siguiente relaci6n para el ataque de la misma roya:

ataque leve . . de 1 a 3 qq. de merma por Ha.
ataque fuerte . . >> 2 a 5 >> >> >> >> >>
ataque muy intenso . . . >> 5 a 10 >> >> >> >> >>

No hay duda alguna, que los ejemplos anteriores y otros muchos que cita la bibliografia, ponen en evidencia la importancia econ6mica de la obtenci6n de variedades resistentes a los agentes pat6genos; pues, como dice RUDORF, W. (37), si suponemos que ]a roya amarilla perjudica al rendimiento en un 10 %, sufrimos una perdida de 35.000.000 de pesos aproximadamente en cada una de nuestras cosechas de trigo.
La inclusi6n de los estudios de inmunologia en los trabajos de mejoramiento de las plantas agricolas, ha proporcionado variedades resistentes o inmunes a las enfermedades de mayor importancia econ6mica, aumentkndose enormemente las seguridades de una cosecha remuneradora.
En nuestro pais, a pesar de hallarse en un periodo embrional los trabajos de gen6tica vegetal con la base del estudio de inmunologia, podemos decir que ya se han iniciado trabajos de esta indole, en el Instituto Fitot6cnico de Llavallol, bajo la direcci6n del Dr. W. RUDORF, quien ha trabajado sobre royas, en trigos, habiendo Ilegado a obtener un material en estudio que es altamente promisor.
Encontrar, tambi6n, variedades comerciales de lino resistentes a las enfermedades, es un problema de primordial importancia a resolver en nuestro pals, porque este cultivo ocupa un lugar destacado en nuestra producci6n agricola, haciendo que la Repfiblica Argentina, ocupe el primer puesto entre los pauses del mundo productores de semilla de este oleaginoso.
Indudablemente las enfermedades ocasionan anualmente p6rdidas sensibles en la producci6n de semillas de lino, la cual puede llegar











- 175 -


a malograrse en su totalidad, por cuyo motivo es de verdadero inter~s estudiar las enfermedades que atacan a este cultivo y tratar de obtener variedades resistentes o inmunes a sus parisitos. En la obtenci6n de variedades resistentes a las plagas, debe-el fitotecnista tender muy en cuenta el estudio gen6tico del organismo pat6geno, puesto que con eo podrii mejor orientar sus trabajos y explicarse algunas contrariedades ulteriores.
Despu6s de las convincentes conelusiones de SHOETER (1879), de ERIKSON y de STAKMAN (68), ya no queda la menor duda de que todos los hongos quo provocan enfermedades en las plantas, comprenden muchas formas fisiol6gicas diferentes entre si, a tal punto que el mismo STAKMANl hace notar que seria de escaso valor decir que una raza de planta es resistente a una enfermedad sin especificar a qu6 forma fisiol6gica lo es.

Physiologic forms are considered to
be definite genetic entities, and
they are believed to be as constant as many of higher plant.
(HAYES) (43).

Con el trabajo de STAKMA, << Ratial specialization in plant diseases fungi >> (6"), la fitoinmunologia (*') se ha revelado todo una ciencia de amplio horizonte, lamada a resolver grandes problemas do nuestro no muy lejano futuro agricola en la lucha contra las enfermedades criptog~micas.
La resistencia de los vegetales a algunas enfermedades. como ocurre en nuestro trigo '38 M.T: A., resistente a la (Pucc. trit.), o en los trigos italianos, Mentana y Ardito, resistentes a la roya estriada (Pucc. glum. trit.), o en el trigo norteamericano Kanred, resistente a la roya del tallo (Pucc. gram. trit.), se complica sobremanera con la aparici6n de estos biotipos o razas fisiol6gicas o formas fisiol6gicas del parAsito, debido a que las mencionadas resistencias dadas en forma general, podrian desaparecer o atenuarse con la aparici6n en el lugar, de nuevos biotipos del pardsito, o con el transporte de las mencionadas variedades a regions donde las f. f. (formas fisio16gicas) fueran otras, con propiedades pat6genas diferentes.


(*) Terminologia usada por la Dra. A. ZOJA y CARBONE y ARNAUDI.











- 176 -


The fact that the same variety of
wheat may be inmune in one
locality and susceptible in another, is cleary explained.
(STAKMAN etC.) (99).

CARBONE, D. y C. ARNAUDI (14), refiri~ndose a la roya dicen: �< La quale resistenza talvolta e solo apparente, data l'assenza nella localitA stessa della particolare forma specializzata di ruggine >>.
RODENHISER, H. A. ("), estudiando la Phlyctaena? linicola, SPEG., comprob6 que este hongo comprende f. f. distintas y con poder pat6geno distinto. Ademfis manifiesta que es de suma importancia en la producei6n de variedades resistentes, el estudio de la, especializaci6n fisiol6gica en los hongos, pues variedades resistentes o inmunes a ciertos pat6genos en una localidad, pueden ser completamente suseeptibles cuando crecen en otras Areas geogrdficas.
CHRISTENSEN, J. J. (11), hace notar tambi6n que muchas f. f. pueden aparecer en la misma regi6n o en regiones distintas.
<< Una variedad de planta cultivada puede ser inmune a algunas f. f., moderadamente resistentes a ciertas otras, y completamente suseeptibles a otras; la identificaei6n de estas f. f. por medio de sus efeetos sobre huspedes diferenciales, a menudo es tan precisa como lo son las determinaciones en quimica por reactivos standard >> (STAKAIAN).
Numerosos trabajos no mencionados aqui, comprueban tambi~n la presencia de f. f. en los hongos, esto es una constante preocupaci6n para el fitoteenista, puesto que la apariei6n de biotipos mAs virulentos, podrian reducir a cero los pacientes trabajos de varios afios.
Con el reconocimiento de las f. f. en los hongos, y el estudio de su biologia, se ha podido, mediante las infecciones artificiales, establecer una posible relaci6n, basfindose en las eyes mendelianas, entre los factores de la susceptibilidad, resistencia e inmunidad en las plantas, y los factores del parasitismo en los hongos.
Estos factores, mencionados en primer t6rmino, que responden a las eyes de MENDEL, indujeron al fitoteenista a estudiar el comportamiento hereditario de la resisteneia a las enfermedades en las plantas cultivadas, para trabajar con mayor seguridad en la consecuei6n de razas resistentes.











- 177 -


AAMODT, 0. S. (1), en el cruzamiento del trigo Kanred por trigo Marquis, obtuvo, infectando con la forma I de ]a roya del tallo (Pucc. gram. trit.), la proporci6n mendeliana de 3 plantas inmunes por 1 susceptible.
RUDORF, W., MARfA M. JOB y KLAUS VON ROSENSTIEL (67), en el trabajo sobre inuinnidad er trigos, llegaron a la conchisi6n siguiente: >.
Podemos decir, en consecuencia, que el conocimiento del comportamiento hereditario de la resistencia o inmunidad a las enfermedades es un recurso valioso para el fitoteenista que procura obtener variedades de plantas resistentes a las enfermedades mAs perjudiciales.
La naturaleza de las mencionadas resistencias o inmunidad a la penetraci6n y desarrollo del parfisito en la planta hu~sped, ha sido atribuida a diferentes factores, clasificados en pasivos o mechnicos, para significar resistencia, y en activos o fisiol6gicos, cuando se refieren a inmunidad (FISCITER-GAEUMANN)(26)
lluRsl, C. D. (45), atribuye la resistencia a particularidades morfol6gicas de la planta de trigo. Con este concepto lleg6 a establecer que en algunas variedades, la resistencia era debida a la mayor cantidad de tejido esclerenquimAtico con relaci6n a los colenquimdticos, que es donde se desarrolla exclusivamente el micelio de la roya.
Esta cantidad de tejido esclerenquimhtico o c6lenquimtico podra ser alterado, segfin HIURsli, mediante el uso de fertilizantes nitrogenados, que tienen tendencia a reducir la cantidad de escierenquima en proporci6n a la cantidad de colenquima.
Segfin STAKMAN, el ataque de la royal en los trigos, es debido a que los tejidos de los mismos quedan vivos al contacto del parAsito, permiti6ndole la vida y su multiplicaci6n, pero en las variedades donde los tejidos son hipersensibles al ataque del pat6geno, el micelio del hongo forma una aureola de tejido necr6tico alrededor del punto de infecci6n, ocasionando la muerte del pardsito. Estas manchas hipersensibles son un carActer de resistencia.











- 178 -


HART, HELEN (38), distingue una terceri forma de resistencia ademfs de la morfol6gica y fisiol6gica, la << Funtional resistance >>, la cual se halla relacionada con la apertura de los estomas inmediatamente despu~s de la saliva del sol.
La importancia econ6mica de las enfermedades ha hecho necesario el estudio prolijo del parisito y del hu~sped, para hallar en el menor tiempo y con el mayor grado de seguridad posible, variedades comerciales de plantas cultivadas resistentes o inmunes a la infecci6n que reduce el rendimiento y la calidad de la producci6n vegetal.
En nuestro pais, se hacen cada dia mhs imprescindible los trabajos de fitoinmunologia, enyo incipient estado es indispensable intensificar, a fin de contribuir a la soluci6n de esta clase de problemas.
El lino es uno de los cultivos de primordial importancia econ6mica en nuestra agricultura, y con este trabajo queremos contribuir al conocimiento de una de las enfermedades mhs grave que lo afecta: el <> Pkdyctaena? linicola SPEG. En primer t6rmino se hace un studio sobre la sintomatologia de la enfermedad y un ensayo a campo con infecciones artificiales, para establecer el comportamiento al ataque en las principales variedades de lino cultivadas y en nuevas razas en formaci6n; y en segundo t~rmino, como un trabajo de laboratorio, se ha realizado un studio morfol6gico y fisiol6gico del par'isito.


II. - Revisi6n bibliogrfifica

La enfermedad del lino denominada << pasmo >>, parece ser originaria de nuestro pais, a pesar de que nuestros linos cultivados son ex6ticos, y de que en las species indigenas no se han observado los sintomas de esta enfermedad.
La Phlyctaena? linicola SPEG., hongo descripto por primera vez en la Rep-6blica Argentina por SPEGAZZINI(71) en 1909, quien lo encontr6 cerea de la ciudad de La Plata, es el causante de esta enfermedad que so presenta en nuestro pais con todos los caracteres de una plaga de importancia econ6mica. No solamente afecta a la fibra, sino tambi6n al rendimiento de la semilla, pues este liongo puede destruir a la planta en ataques muy severos.











. 179 -


1iODENIIISER, A. H. (65), hace notar que en los campos de crianza de la Universidad de St. Paul Min., e- 1928 y 1929, variedades de lino resistentes al << wilt > (marchitamiento) y a la roya, fueron destruidas por el << pasmo >>.
IAUMAN MnRK.(41), describi6 someramente la Phlyetaena? linicola SPEG., y m~s tarde este autor y L. PARnODI (42), estudiaron brevemente los sintomas de esta enfermedad, y segdin los mencionados autores, el ataque se repiti6 4 a 5 veces despu6s de 1911, asegurando que puede Ilegar a destruir completamente las plantas atacadas.
Esta enfermedad fu6 descripta por GIROLA, C. (34), en 1915, quien hizo notar que ocasionaba perjuicios notables en los linales, cuyos estragos eran atribuidos a la roya (Ielampsora linvi), pues los sintomas del < pasmo>> no eran afin conocidos.
GIROLA, C. D. y J. J. ARAUJO (36) constatan en el aiio 1918, la presencia del < pasmo >> en los linales de Alsina (F. C. B. R.) y en 1919 en C6rdoba; ademfs apareci6 en agosto de 1921 y septiembre de 1922 en la Facultad de Agronomia y Veterinaria de Buenos Aires.
En la Memoria de la Direcci6n de Laboratorios e Investigaciones Agricolo-Ganaderas del Ministerio de Agricultura de la Naci6n, afio 1920, p6g. 406, se hace notar que procedente de Adolfo Alsina, habian liegado plantas de iino atacadas de << pasmo >>.
En el afio agricola 1919-20 (16) el desarrollo de la enfermedad fu6 insignificante en los cultivos experimentales, los cuales presentaron, en cambio, un notable ataque de Fusarium lini BOLLEY.
BAEZ, J. R. (5),hace notar que ademfis de la roya, la enfermedad llamada < pasmo>> o simplemente clino apestado >>, es una afecei6n peligrosa en los cultivos de lino; refiere que este mal asol6 las chacra.s de las cereanias de Diamante (E. R.) en 1918, de la misma mantra que en 1922, al sud de Villa Maria y Bell Ville (C6rdoba).
MARCII ONATTO, J. B. (8), dice que esta enfermedad es especifica del lino, y que se halla difundida por todas las regiones donde se cultiva este oleaginoso, causando graves dafios que pueden avaluarse desde el 30 % hasta el 70 % de p6rdidas, y que la primavera Iluviosa de 1927 favoreci6 el ataque de este parisito.
RODENIIISER, A. H. (68), en el afio 1928, not6 que el <> caus6 una p6rdida hasta de mn~s del 20 % en muchos campos de Minesot6.










- 180 -


Cita BRENTZEL, W. (10) que I. L. BOLLEY observ6 en North Dakota en el afilo 1916 una nueva enfermedad que destruia sus linos resistentes al < (marchitamiento). L. S. REDDY en 1917 y BRENTZEL (10) en 1922, aislaron el hongo que producia la nueva enfermedad, el cual result6 ser la Phlyctaena? linicola SPEG., consiguiendo ambos reproducir la enfermedad mediante infecciones artificiales.
SORIANO, S. (74), aisl6 tambi6n este hongo y fu6 el primero que reprodujo aqui la enfermedad, siguiendo el m6todo de BRENTZEL, infectando artificialmente plantitas de lino de unos 10 cm. de altura, y usando cultivos de Phlyctaena? linicola SPEG., aislada en la Repfiblica Argentina.
Tambi6n nosotros hemos podido reproducir artificialmente esta enfermedad sobre cotiledones de lino, siguiendoel m6todo de BRENTZEL, quien ha comprobado en plhntulas de esta especie que los cotiledones son facilinente atacados.
En EE. UU., la enfermedad parece haber sido introducida con las semillas de origen argentino, pues BRENTZEL (10) observ6 que en las parcelas sembradas con semillas de lino procedente de este pals, aparecian plantas atacadas de << pasmo >> antes que en las otras parcelas sembradas con semillas que no eran de este origen, y luego que la enfermedad se extendia a las parcelas vecinas.
En los afios 1922 y 1923, esta enfermedad fu6 muy several cerca de East Lausing, Mich.; el afio 19,34, segfin una comunicaci6n de N. N. FLor, al Director del Instituto Fitot6enico de Llavallol, IngQ SANTIAGO BOAGLIO, el ataque del << pasmo >- en N. A., fu6 muy atenuado debido, quizA, a la notable sequoia que se produjo durante ese afio agricola.
Esta enfermedad estd produciendo dafios notables, por cuyo motivo tambi6n ha Ilamado la atenci6n de los investigador~s norteamericanos, quienes la observaron en semillas de lino procedente de cultivos realizados en Dakota del Norte y Sud de Minesota (EE. UUT.). CUNNINGHAMI, G. H. (22), a principios de 1930 en Canterbury (N. Zelandia) encontr6 sobre plantas de lino para semilla, Phlyctaena? linicola SPEG.; NATALINA (Mian. 0.) (1), encontr6 en la < Nikolsk - Ussuriisk Plant Protection Station >> el afio 1930, plantas de lino atacadas de << pasmo > de la variedad <>, cuyas semillas habian sido importadas del Cfucaso Norte










- 181 -


(Siberia?), pero que por sus caracteristicas botnicas parecian ser de origen argentino. En el mismo afio esta enfermedad apareci6 tambi~n sobre la misma variedad de lino en el << Instituto de Vladivostock Plant Breeding >>, donde debido a las condiciones favorables del ambience se extendi6 a las variedades vecinas. En ambas localidades la enfermedad caus6 considerables dafios en los tallos y hojas.
Este afio (1934), las eontinuas lluvias han provocado una gran humedad ambiente muy propicia para el desarrollo de los hongos; es por esta causa que las sementeras de trigo y lino han sido terriblemente atacadas por las enfermedades criptog~micas.
Todavia no se ha estudiado esta enfermedad en toda su extensi6n a pesar que afio tras afio pa:ece intensificarse mis, aumentando los estragos en la regi6n linera.
Obra de buen gobierno serA contribuir eficazmente a los estudios de este ramo de ]a agricultura completamente descuidado. La lucha contra las plagas que asolan las regiones lineras se hace cada vez mhs necesaria.


III. - Distribuci6n geogr~fica de la enfermedad en la Repfiblica Argentina

El Area de dispersi6n de este parfsito no ha sido afin estudiada en nuestro pais, pero posiblemente, durante el afio agricola 1934-35, el << pasmo >> se ha hecho presente en casi toda el Area donde se cultiva este oleaginoso, debido a las condiciones favorables del ambiente para el ataque de los hongos.
En el mapa adjunto se han ubicado las localidades -de donde hemos recibido material atacado de << pasmo >>. Tambi~n se indican localidades de donde se reeibi6 material en las mismas condiciones, de acuerdo a una informaci6n suministrada por los t6cnicos del Laboratorio de Fitopatologia del Ministerio de Agricultura de la Naci6n.
<< La Prensa >> del 15 de noviembre de 1934, public6 una informaci6n ofieial del gobierno de la provincia de Entre Rios, haeiendo notar la existencia de un intenso ataque de la Phlyctaena? linicolca SPEo. en los linares de los departamentos de Villagnay, Victoria y, Maria Grande. El mismo diario, en su edici6n del domingo 27 de










182 -


enero de 1935, hace constar un fuerte ataque de < pasmo >> en el Norte de Santa Fe.

Localidades de donde se recibieron plantas de lino atacadas de < Cosecha afo 1934-1935


IV. - Sintomatologia de la enfermedad y propagaci6n del parfisito

La enfermedad del << pasmo >> conienza a hacerse visible en los linares, poco antes de que se produzea la maduraci6n de las boliHas. Se manifiesta primero en las hojas, aunque pude aparecer tambin antes en el tallo.










- 183 -


Esta grave enfermedad se presenta en los cultivos en forma do reas marrones (manchones muy visibles) que los chacareros laman lino c arrebatado >, pues los atribuyen a golpes de sol, liuvias, vien-


FiG. 1.- Planta de lino atacada de -pasmo. Las hojas inferiores, ya secas, permanecen adheridas al tao; en las hojas superiores se observan manchas caracteristicas de esta enfermodad.


tos y secas prolongadas, las cuales en realidad son causes concurrentes al ataque del parksito y a su propagaci6n (BAEZ) (5).
En los 6rganos foliares se hace presente en forma de manchas neer6tieas, de a a 5 mm, dispuestas irregularmente sobre el limbo foliar, o rodefndolo. En un principio son de color amarillento ceniza, luego se tornan ligeramente marr6n y por filtinio marr6n











- 184 -


oscuro. MAs tarde aparecen puntuaciones apenas visibles que son los picnidos del hongo.
El ataque se efectia de abajo hacia arriba, las hojas se cubren totalmente de manchas que luego se fusionan entre si, terminando por marchitarse completamente las hojas y a menudo provocando su caida.
Si se observa con el microscopio una de estas manchas, se ve una enorme cantidad de pienidos, en forma lenticular, que se abren para dejar salir las pienidosporas que ilevan en su interior.
A medida que el ataque avanza, las hojas inferiores se van secando y pueden caer, dejando el tallo desnudo, o mantenerse adheridas completamente secas, como puede verse en la figura n9 1 (1).
En el tallo es donde la enfermedad se hace mds visible. Al comenzar el ataque, aparecen puntuaciones en toda la superficie del mismo que m is tarde confluyen entre si formando manchas que abarcan varios centimetros y hasta Ilegan a cubrirlo totalmente.
Estas manchas, en un prineipio, se presentan de un color amariliento opaco, se tornan, a medida que avanza el ataque, en marrones claras, y por filtimo oscuras, y confluyen completamente, formando verdaderos anillos, como puede verse en la figura nQ 2 y 3. Forman de esta manera zonas oscuras que alternan con partes verdes del tallo, d~ndole un aspecto moteado u overo.
Las dimensiones de las manchas en el tallo son muy variables, desde 2 a 6 cm, hasta formar una sola en toda la superficie del mismo.
A medida que la enfermedad evoluciona, los tallos atacados se van cubriendo de un color ceniciento caracteristico, provocado por las masas de esporas que salen de los pienidos, denominadas << Spore horne > por BRENTZEL (10), y son estas esporas las que ayudadas por el viento y el agua, propagan la enfermedad a las plantas vecinas, lo que contribuye ademinis a infectar los granos durante ]a trilla.
En las raices no se ha notado afecei6n alguna, pero posiblemente la actividad de la misma disminuya con el ataque del pat6geno.
En las observaciones a campo, hemos notado siempre que la parte mes atacada es la base del tallo, que es donde comienza a manifes() Todas las fotografias del presente trabajo han sido obtenidas por el Ing. JUAN G. ARZUAGA, a quien agradezco su colaboraci6n.









- 185 -


tarse la enfermedad, debido quizA, a que la semilla haya sido el vehiculo de la enfermedad?
En el pie se notan resquebrajaduras quo se alargan longitudinalmente, provocando mfs tarde el desprendimiento de la corteza y a veces la ruptura del tallo.




K';57 iijj J t :::.'


FIG. 2. - Tallos de lino atacados de 'pasmo. Obs6rvese las manchas marrones claras, las cuales, a medida que evoluciona la enfermedad se van oscureciendo.

No solamente los cotiledones, las hojas y el tallo son atacados,
sino tambi6n los botones florales y las chpsulas, las cuales se tornan oseuras, cuando no secan prematuramente. Las semillas se arrugan y manehan en el interior de las cfpsulas.
En infecciones naturales tardias, segfin BOLLEY (11), las plantas de lino presentan todos los sintomas de la enfermedad en la parte









- 186 -


superior del tallo y en sus ramificaciones, quedando la parte inferior libre del pardsito.

Propagaci6n del parsito.- BRENTZEL, W. (10), comprob6 que la semilla es vehicu'o del parfsito colocando 100 granos de lino en


























i




Fio. 3. - Tallos de lino atacados de -pasmo-. Obs6rvese el aspecto moteado u overo provocaeo por el ataque de eota enfermedad. Las manchas marrones claras en un principio, se han tornado completamente oseuras. Estas manchas rodean al tallo como verdaderos anillos.

agua est~ril y luego haciendo el recuento de esporas que quedaron en suspension, empleando una eilnara contadora de LEVY encontr6 aproximadamente 560 esporas en esta suspensi6n; ademks comprob6 que semillas procedentes de p]antas atacadas de << pasmo >>, Ilevaban numerosas esporas en la superficie de la misma.









-- 187 -


Prhcticamente lleg6 a las mismas eonclusiones en el campo, sembrando la mitad de una superficie (parte Este), con semillas de lino procedentes de un cultivo atacado de < pasmo >> el afio anterior, y la otra mitad (parte Oeste), con semillas libre del hongo, obteniendo Areas marrones caracteristicas en la parte Este, mientras que la parte Oeste estaba easi libre del ataque. Constat6 ademfis que la humedad y los terrenos bajos favorecen el desarrollo de esta enfermedad y no asi las partes altas y secas, hecho 6ste que hemos podido corroborar en nuestro ensayo a campo.
Tambi~n ha comprobado BRENTZEL (10) que la paja infectada que queda en el rastrojo, es capaz de propagar esta enfermedad, debido a la abundante eantidad de esporas que proyectan los pienidos.
-BOLLER, H. L. (11), observ6 en 1930, en Entre Rios y Santa Fe, que los linares de siembra temprana habian dado semillas espl6ndidas a pesar de estar atacados de << pasmo >>; la enfermedad habia aparentemente apresurado la madurez, en cambio en los linares de siembra tardia, not6 un crecimiento m~s vigoroso y libre de < pasmo >> en la part inferior del tallo, no asi en la parte superior y especialmente en los botones florales y bolillas, que eran atacadas y muertas. BOLLEY lo atribuy6 a las infecciones naturales, procedentes de los linares de siembra temprana con ataque de << pasmo >>, favorecidas por las altas temperaturas y la bumedad del ambiente.
La semilla es muy probablemente el vehiculo m~s efectivo de este parfsito. Ensayos efectuados en.la Escuela Agricola de Bell Ville en el afio 1922, comprueban que los g~rmenes del mal se propagan de un aflo a otro por las semillas infectadas (BAEZ) (4).
En 1922, algunas parcelas de lino de flor azul en el campo Experimental de la Escuela de Agricultura de Bell Ville (C6rdoba) al ser cosechadas, perdieron granos, de donde nacieron plantas <> y la mayor parte de ellas atacadas por el parfsito que origina el << pasmo >>.
En el Instituto Fitot6cnico de Llavallol, hemos podido recover plantas << guachas >> de lino tambi(n atacadas por esta filtima enfermedad, las cuales crecian en un campo donde el afio anterior se habja cultivado lino atacado de < pasmo >>.
Las masas de esporas expulsadas por los picnidos que aparecen sobre los diversos 6rganos de la planta son generalmente de consis-










- I" -


tencia c6rnea, cuando secas, y de tamafio que varian de microsc6picas hasta varios mm. Estas masas se disgregan completamente, poniendo en libertad a las esporas, cuando se sumergen en agua, por cuyo motivo las lluvias y el viento juegan tambi6n un rol importante en la propagaci6n de la enfermedad.


V.- Infecciones artificiales en el campo y en el laboratorio

A. - M]TODOS Y MATERIAL DE EXPERIMENTACI6N

1. Objeto. - Para poder comprobar si prficticamente tenemos variedades comerciales de lino resistentes al << pasmo >) como tambi6n el grado de infecci6n entre las variedades comunes y nuevas razas en formaci6n, se realiz6 una prueba de infecci6n artificial a cam. po sobre 30 muestras cultivadas en el campo experimental.

2. Mgtodo experimental. - a) Eleccidn y preparaci6n del terreno. - El terreno destinado a la siembra de este ensayo fu6 elegido en el cuadro A del Instituto Fitot~cnico de Llavallol, teniendo cuidado de que fuera lo mhs plano y uniforme possible a simple vista. El cultivo anterior, sobre toda la superficie que ocup6 este ensayo, fu6 maiz.
La preparaci6n del terreno se hizo de acuerdo a las prhcticas corrientes en agricultura extensiva, es decir, se di6 una arada temprana seguida de un rastreo y m6s tarde, poco antes de la siembra, se di6 una nueva arada mds profunda que la anterior y se rastre6 cuidadosamente la superficie a fin de dejar el suelo en buenas condiciones para la siembra.
b) Semilla empleada y su origen.- Intervinieron en este ensayo todas las variedades que fueron posible de obtener entre las mkz comfinmente cultivadas en el pais con el fin de producir granos. Ademhs se incluyeron algunas razas creadas en el Instituto Fitot6cnico de Llavallol por selecci6n de la poblaci6n del lino comuan conocido por Malabrigo de Santa Catalina.
Como podrA verse, tambi6n se han incluido algunos linos de variedades norteamericanas obtenidas por el profesor H. L. BOLLEY en Fargo (N. D.), y una raza uruguaya obtenida en el Instituto Fitot6cnico << La Estanzuela >>, lo eual ha permitido hacer una com-










- 189 -


paraci6n entre los linos argentinos y los de origen norteamericano y uruguayo.
Se da a continuaci6n una n6mina de las variedades que tomaron parte en este ensayo y el origen de las mismas.

330 M. A. Nueva raza obtenida en la Estaci6n Experimental de
Pergamino.
Sola 2. Nueva raza de lino obtenida en la Estaci6n Experimental
del F. C. E. R. en Sola (Entre Rios).
Lineta D. III. 132 Sola. Igual origen que el anterior. Seledcitn Buck 114. Obtenida en el semillero del Sr. Jos. BUCK en
Deferrari (F. C.-S.).
Nieves. Obtenida por el Sr. J. ALVREz. Selecci6n Buck 113. El mismo origen que el 114. Lino C. P. 55 Sola. Mismo origen que Sola 2. La Previsi6n 18. Obtenido en la Estaci6n Experimental de << La
Previsi6n >> en Barrow (F. C. S.).
Selecci6n II (72-1.17) < La Previsi6n>>. El mismo origen que el
anterior.
Lino Klein 11o. Obtenido en el criadero particular del Ingg ENRIQUE KLEiN en Pl1 (F. C. C. G. B. A.).
Lino Klein Bh 41/42. Igual origen que el anterior. Lineta Klein lOe. Igual origen que el anterior. Lino I. F. 22129. 5/33. Obtenido por selecci6n en el Instituto Fitot6enico de Llavallol.
Lino I. F. 22121. 8/33. El mismo origen que el anterior. Lino I. F. 22122. 7/33. El mismo origen que el anterior. Lino I. F. 22123. 7/33. Obtenido por selececi6n en el Instituto FitotMenico de Llavallol.
Lino I. F. 22125. 8/33. El mismo origen que el anterior. Lino I. F. 22126. 7/33. El misino origen que el anterior. Lino I. F. 22127. 7/33. El mismo origen que el anterior. Lino I. F. 22128. 7/33. El mismo origen que el anterior. Lino I. F. 22131. 1/33. El inismo origen que el anterior. Lino I. F. 22132. 2/33. El mismo origen que el anterior. Bolley 184. Obtenido en la Estaci6n Experimental de Fargo, North
Dakota (E. U. N. A.).
Bolley 134. Igual origen que el anterior.











- 190 -


Bisson. Igual origen que el anterior. Bolley 186. Igual origen que el anterior. Bolley 188. Igual origen que el anterior. Buda. N. D. R. 119. Igual origen que el anterior. La Estanzuela Ar. Obtenido en el Instituto Fitot~cnico y semillero
de <>, Rep. Oriental del Uruguay.
Lino rojo. Variedad commercial obtenida en semilloria de ]a Capital Federal.

Todo este material fu6 obtenido de las instituciones en que se erearon.


c) N~imero de repeticiones y tamafio de las parcelas, distribuci6n sobre el terreno y mrtodo de siembra. -Se consider sufficient
realizar observaciones sobre 1.000 plantas de cada variedad para conocer el comportamiento de 6stas al ataque del paresito en infecciones artificiales a campo.
El dato de este n-6mero de observaciones se consider suficientemente seguro para obtener significancia estadistica de los resultados.
A fin de evitar en lo possible la influenoia del factor suelo sobre los resultados de este ensayo, se resolvi6 realizar la siembra sobre pequefias parcels repitiendo cada una de ellas un determinado nfimero de veces en diferentes lugares del campo.
Por. ensayos realizados en aflos anteriores en el campo experimental (A) del Instituto Fitot~enico de Llavallol, so sabe que el error medio de ]a media en este campo, para trigo, esth alrededor del 3 % para un ensayo con pequeflas parcelas y con un nfimero do frecuencias de 8 aproximadamente, lo cual nos indica que la variabilidad del terreno como fuente de error queda reducida a t6rminos razonables para la eomputaci6n de los resultados experimentales.
Con esta informaci6n se resolvi6 repartir las mil plantas de cada variedad sobre 7 parcelas a raz6n de 150 plantas por parcelas, y distribuidas sobre el terreno al azar y en tablero de ajedrez, en la forma que da cuenta el plan9 respectivo.
Sobre cada parcela, ]as plantas se cultivaron en lineas de 1,50 m de largo y distanciadas 0,20 m entree si. Cada serie de parcelas











- 191 -


constituian un cantero con pareelas adyacentes o sea que eada cantero representaba una repetiei6n de eada variedad.
La siembra se efeetu6 a mano, colocando un grano cada 0,05 m, en un surco abierto con mareador.

B. - INECCIONES ARTIFICIALES EN EL. CAMPO. 'MAETODO

Para realizar las infeeciones artificiales a campo, se eligieron los periodos vegetativos comprendidos de prineipio a fin de la floraci6n, el cual abarca un espacio de 15 a 20 dias aproximadamente.
Se ha elegido este periodo para las infeeciones artificales, porque durante 6l, se adhere con relativa facilidad el agua pulverizada con suspensi6n de esporas y porque las temperaturas del ambiente ya son favorables al desarrollo del hongo.
Partiendo de un eultivo monosp6rieo de Phlyetoonaf? limdcola SPEG. a euyo estudio morfol6gico y fisiol6gieo nos referimos en el eapitulo siguiente, se hizo artificialmente la multiplicaei6n de este fitoparfTsito de la siguiente manera: en .frascos de ERLE-MEYER de 200 em3 de eapacidad, se eoloc6 60 em8 de medio artificial agar de papa glucosado at I %, y se sembr6 el hongo, eoloendolo inmediatamente en la estufa a una temperature de 240C. Se eligi6 este medio por haberse comprobado que es donde el honvo se adapta con mis facilidad y esporula abundantemente; es ademis un medio prfictieo para su preparaci6n.
Se prepararon a raz6n de 1 frasco de ERLENMEYER para pulverizar un poco mis de 4 pareelas o sea 650 plantas aproximadamente,
-a fin de obtener una suspensi6n abundante como hemos podido comprobarlo en observaciones mierose6picas en gotas de agua de la suspension.
La siembra del bongo se efeetu6 esealonada, es decir, se sembraron 7 frascos de ERLENMFVER por dia para poder usar en todo el ensayo esporas del hongo de la misma edad.
15 dias despu6s de la siembra y previa eomprobaei6n de un buen desarrollo de las colonias, se proeedi6 a hacer ]a suspensi6n de esporas en agua corriente para proceder de inmediato a ]a pulverizaei6n.
La suspensi6n se hizo a raz6n de 1 frasco de EpRENMEyrER en 1,5 litro de agua corriente, de esta manera se obtuvo un poco m~is









- 192 -


de 10 litros de siuspensi6n de esporas con 7 frascos. Esta suspensi6n se utiliz6 para pulverizar 1 frecuencia (30 parcelas).
La inoculaci6n artificial se hizo parcialmente, a raz6n de 1 frecuencia por dia, con lo cual en 7 dias todo el ensayo habia sido infectado. Se procedi6 de esta manera a fin de disponer de mais tiempo para la observaci6n, ya que era de esperarse que la infecci6n apareciera sobre las plantas escalonadamente siguiendo ei orden de infecci6n.
La inoculaci6n se efectu6 siempre de tarde a la puesta del sol, a fin de evitar una desecaci6n demasiado r~pida de la pulveizaci6n y para que el rocio de la noche favorezca la adherencia de las esporas.

3. Fechas de las observaciones y trabajos realizados. - La siembra se" efectu6 el 14 de septiembre, y la germinaci6n se produjo uniformemente el 22 del mismo mes, en cuya fecha habian aparecido sobre la superficie del suelo la mayoria de los cotiledones de los granos sembrados.
Durante el period vegetativo hasta la floraci6n, hemos podido observar en general, un fuerte ataque de roya (Melampsora lini), tambi6n se observ6 una fuerte proporci6n de << marchitamiento >> (wilt) en plantas de la variedad de lino de flor roja. Esta variedad fu6 desechada posteriormente del ensayo.
La floraci6n se inici6 el P de noviembre en las primeras parcelas y pocos dias despu~s, alrededor del 12 de noviembre, la floraci6n era general en el ensayo. El dia 15 de noviembre, se empez6 la infecci6n artificial, pulverizando ]a primer frecuencia constituida por los canteros (a y b), y en lo sucesivo a raz6n de 1 frecuencia por dia se inocularon las restantes parcelas, dfindose por terminada la tarea el dia 21 del mismo mes.
ITasta la fecha de las inoculaciones no se habia observado la presencia de << pasmo >> en las diferentes variedades de este ensayo.
Ocho a nueve dias despu~s de efectuada la infecci6n, comenzaron a aparecer en las hojas los sintomas de la enfermedad, y hemos podido comprobar que en las plantas procedentes de material argentino, aparecan los sintomas de la enfermedad antes quo en las de origen norteamericano (BOLLEY).
Este hecho comprueba tambiSn la observaci6n anteriormente rea-











193

Infecciones anificiales en el campo - Distribuci6n de las parcelas en el terreno CA/IPP O DE 801OURA.
2 5. 2f, 2. ?S. V. , 3. 6, .19 . el, 20. 48. 1 25. . 15-1 1. 6. 8 .- L



7-42 . PA. * 24 C. Z. 15s q 8 . P, A.5 o



t 5-I"1h�6 1 . 5.l "".1 6.1 07a A.5 ft . 3 ea' 4. 5 . i 4. SP







-I (. . ._ III





I.*I . IS �-I,- .1-I . I t, 88,7, . ,,. 5. . i, .,


5 0. 3. . 1. 4f

7 16. 1 6 1 . o. . '40 . 6 . 4 * .
50 -1.4 5-M 1 1. c& . I es.I5. Iso I.
1(. ,is. 1. 2 . ia s 2' 6 V . 2 1 l


C.AM /f1Y 0 Ot Bo.QDUiA'


Detalle de una parcela










194 -


lizada por RODENHISER (6') en E. U. N. A. de que en las variedades argentinas el << pasmo >> aparecia hasta dos dias antes que en las norteamericanas.
El 29 de diciembre, cuando las plantas se hallaban mny proximas a madurez completa, se cosecharon, arrancando planta por planta, y envasando el product de cada parcela convenientemente rotulado, se transport6 al laboratorio fitotenico para hacer una revisaei6n prolija de todo el material y tomar las anotaciones correspondientes.

4. Andlisis de la cosecha. - En el laboratorio se examin6 planta por planta, para clasificar el grado de ataque de < pasmo >>, lo cual se efectu6 de acuerdo a la siguiente escala:
Ataque muy severo: corresponde a plantas que presentaban el tallo en mfs de 2/3 cubierto por manchas de (< pasmo >>, a Ia cual se le di6 como clasificaci6n el nfimero 4.
Ataque severo: correspondi6 a las plantas que tenian hasta 6 anillos en todo el tallo, clasific6ndolas con el nfimero 3.
Ataque moderado: se utiliz6 esta denominaci6n para las plantas que tenian de 1 a 2 anillos, debidos al <>, a las que se le di6 el nimero 2 en la clasificacion.
Ataque d6bil: para plantas que presentaron los sintomas de 'a enfermedad en las hojas solamente, clasifictndose con el nfimero 1.
Libres de ataque: para las plantas que no presentaban ningfin sintoma de la enfermedad, correspondi~ndole la clasificaci6n 0.
El resultado del anfilisis de este material puede verse en las planillas siguientes, donde se observarh que no se ha encontrado una sola planta libre de la enfermedad, ni tampoco a]guna planta que presentara los sintomas en ]as hojas solamente.
Simult~neamente se observ6 en las parcelas testigos de la siembra que se conserve para este fin, que el ataque del parisito fu6 en grado algo menor que en las plantas inoculadas artificialmente.
Observando las planillas respectivas se puede ver r~pidamente que no se ha encontrado en el ensayo realizado una variedad que fuera resistente al ataque del <, y que las conclusiones de BRENTZEL (10), RODENHISER (65) y BOLLEY (1), fueron comprobadas, en lo que se refiere especialmente a la mayor susceptibilidad de las variedades de origen argentino, en comparaci6n con las va-











195

riedades norteamericanas obtenidas en Fargo (D. N.). Se ha comprobado tambin que la variedad Ar de <>, fu6 tan atacada como las variedades ms susceptibles de la Argentina.
BRENTZEL, W. E. (10), eomprob6 que los linos Red Wind, C. I. 480, Winona C. I. 179, Chipewa 178, Linota C. I. 433 y North Dakota C. I. 389, fueron m~s resistentes.'
BOLLEY, H. L. (11), tambi~n habia comprobado que los lino Buda, y Bisson, eran mfs resistentes que cualquiera de las variedades argentinas ensayadas en Fargo (N. D.).
En nuestro ensayo, el lino Buda N. D. R. 119 y el Bisson, ambos del origen mencionado norteamericano, fueron m~s resistentes.
Trabajando con nuestros linos del cultivo comfin de origen argentino, podria existir la posibilidad, tambi6n, de encontrar nuevas razas resistentes al ataque de este parfsito, con lo cual se introduciria una mejora de indudable importancia en el cultivo de este oleaginoso.










- 196 -


Clasificaci6n de las variedades de lino ensayadas segdin el grado de ataque de ,pasmoD



PORCENTAJE D.E PLANTAS ATACADAS
No Grado
Variedades Ataque Ataque Ataque Libres de de
de free. muy ero Total ataque
severo


330 M. A.


Sola 2.


Selec. Buck
no 114


S. B. Nieves
(B).


S. Buck no 113


1
2
3
4
5
6
7


1
2
3
4
5
6
7


1
2
3
4
5
6
7


1
2
3
4
5
6
7


1
2
3
4
5
6
7


99

110


130 120 459 8o






110 190 110





120
- 90 320



70
120 91 110 130 521 98 105 92 102 97 105 100
699


90

97 102



289


90
110 94 120 8o

494


62 110 91 108



371 115 80






195
1
8 5 2




16


2




2




2




2 12

5 17


99 90 110 99 102 130 120 750 80 90 110 96 120 80 110 686 110 74 110 96 108 120 90 708 115 80 70
120 91 110 130 716 99 113 97 104 97 105 100 715


4
3
4
3
3
4
4 3/4
4
3
3
3
3
3
4 +3
4
-3
3
-3
3 4 4 +3
3 3 4 4 4 4 4
-4
4
-4
4 4 4 4 4 4










- 197 -


Clasificaci6n de las variedades de lino ensayadas seggn el grado de ataque de epasmoo (Continuaci6n)

PORCENTAJE DE PLANTAS ATACADAS No Grado
Variedades Ataque Ataque Ataque Libres de de
de free. muy Total
severo severo moder. ataque ataque


Bolley no 187


Bolley no 134


Bisson Bolley


139/31 1. F. 22.129 5/33.


Bolley no 186


1
2
3
4
5
6
7


1
2
3
4
5
6
7


1
2
3
4
5
6
7


28 28


50 50








120 120 65 105




88 110


368 41
3
23


70 80


90
30 40 60 46 80 60 406 120 73 90 100 101 120 40 644 110 60 70
100 75 110

525



50 70 50
20


190



10 8o
40


34 30

20



84


25 30 10


20 85 60 30
20 50
25 185


3 10 -


124 30 70 60 666 80 78 508 120 98 120 110 101 120 110 779 110 120 100 120 125 135 120 830
65 105 50 70
50 108 110


558 41
3
36 80 50
70 80


* 2/3
3
2/3
3
* 2/3
3
+ 3
+ 2/3
3
+ 2/3 + 2/3 + 2/3
3 3 3
+ 2/3
3
2/3 + 2/3 + 2/3
+ 2/3
* 2/3
4

+ 2/3
4 4 3 3 3
3/4
4


3/4
4 4 +3
3 2/3
4 4


130 13 360 +3/4


I- - -


1 1 217 1










198 -


Clasificaci6n de las variedades de lino ensayadas segan el grado de ataque de , pasmoa (Continuaci6n)

PORCENTAJE DE PLANTAS ATACADAS No Grado
Variedades Ataque Ataque Ataque Libres de de
de free. muy Total ataque
severe severe modern aaque


419/31 I. F. 22.128
7/33.


Bude N. D. R. n0 119 Bolley.


511/31 I.
F. 22.127 1/33.


Bolley no 199


430/31 I. F. 22.126
7/33.


1
2
3
4
5
6
7


1
2
3
4
5
6
7


1
2
3
4
5
6
7


1
2
3
4
5
6
7


1
2
3
4
5
6
7


40
60 70


110 80
360








80 80
51








51 108





130 125 363
60

90


70 110 330


33 51



84 100 60
110 103
90 130
40 633


90
80 70
56 120 130 546


120 90
130 100



440


55

45 41

20 161


3
5



8 20
50 15 12 37 134





2



2 20 20 40





2



2


40 60 70 36
6 110 80
452
120
110
125
115
127
130 120
847
51
90
80
70 58 120
130 599 108
120
110
130 120
130 125
843
60
55 90 45 43 70
130 493


4 4 4 3 3 4 4
* 3/4

+ 2/3
2/3 + 2/3
* 2/3 + 2/3
3 �3 + 2/3
4 3 3 3 3 3 3 3 4 3 + 2/3
3 + 2/3
4 4 + 3
4 3 4 3
-3
4 + 3/4
3/4