Citation
Cartas al rey acerca de la isla de Cuba

Material Information

Title:
Cartas al rey acerca de la isla de Cuba
Creator:
Bas y Cortés, Vicente
Place of Publication:
Habana
Publisher:
Librerias de Abraido, y La Cruz verde
Librerías de Abraido, y La Cruz verde
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
xiii, [3]-237, [1] p. : ; 23 cm.

Subjects

Subjects / Keywords:
Politics and government -- Cuba ( lcsh )
Colonies -- Administration -- Spain ( lcsh )
Colonies -- Administration ( fast )
Politics and government ( fast )
Cuba ( fast )
Spain ( fast )
Colonias -- Administración ( qlsp )
Política y gobierno ( qlsp )
España ( bidex )
Genre:
non-fiction ( marcgt )

Notes

General Note:
Cover-title: ... Cartas al rey acerca de la isla de Cuba. Con una postdata del illmo. sr. d. Ramón María de Araíztegui ...
Statement of Responsibility:
por d. Vicente Bas y Cortés.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
024163728 ( ALEPH )
24158968 ( OCLC )
AAP0027 ( NOTIS )

Downloads

This item has the following downloads:

UF00074052_00001.pdf

UF00074052_00001.txt

00006.txt

00206.txt

00026.txt

00047.txt

00080.txt

00058.txt

00105.txt

00060.txt

00054.txt

00092.txt

00233.txt

00051.txt

00177.txt

00231.txt

00252.txt

00055.txt

00061.txt

00153.txt

00162.txt

00137.txt

00205.txt

00253.txt

00183.txt

00067.txt

00142.txt

00181.txt

00237.txt

00037.txt

00033.txt

00215.txt

00100.txt

00224.txt

00145.txt

00108.txt

00174.txt

00062.txt

00002.txt

00112.txt

00146.txt

00243.txt

00076.txt

00057.txt

00148.txt

00158.txt

00087.txt

00066.txt

00186.txt

00073.txt

00075.txt

00194.txt

00007.txt

00127.txt

00235.txt

00027.txt

00063.txt

00221.txt

00091.txt

00071.txt

00120.txt

00059.txt

00223.txt

00136.txt

00150.txt

00042.txt

00201.txt

00156.txt

00125.txt

00023.txt

00167.txt

00039.txt

00122.txt

00163.txt

00133.txt

00081.txt

00038.txt

00213.txt

00250.txt

00188.txt

00179.txt

00193.txt

00151.txt

00101.txt

00011.txt

00190.txt

00160.txt

00034.txt

00010.txt

00083.txt

00157.txt

00143.txt

00024.txt

00110.txt

00093.txt

00117.txt

00247.txt

00234.txt

00152.txt

00184.txt

00022.txt

00204.txt

00119.txt

00189.txt

00168.txt

00111.txt

00154.txt

00248.txt

00207.txt

00019.txt

00203.txt

00251.txt

00126.txt

00135.txt

00191.txt

00170.txt

00220.txt

00246.txt

00169.txt

00070.txt

00032.txt

00138.txt

00068.txt

00241.txt

UF00074052_00001_pdf.txt

00107.txt

00217.txt

00128.txt

00140.txt

00212.txt

00064.txt

00008.txt

00035.txt

00095.txt

00200.txt

00090.txt

00196.txt

00016.txt

00222.txt

00116.txt

00118.txt

00005.txt

00103.txt

00208.txt

00166.txt

00197.txt

00017.txt

00139.txt

00178.txt

00097.txt

00050.txt

00121.txt

00085.txt

00195.txt

00227.txt

00098.txt

00209.txt

00113.txt

00052.txt

00144.txt

00084.txt

00069.txt

00245.txt

00134.txt

00239.txt

00004.txt

00187.txt

00240.txt

00029.txt

00175.txt

00226.txt

00074.txt

00254.txt

00249.txt

00132.txt

00077.txt

00219.txt

00041.txt

00053.txt

00229.txt

00104.txt

00185.txt

00115.txt

00078.txt

00149.txt

00141.txt

00131.txt

00021.txt

00028.txt

00216.txt

00031.txt

00009.txt

00230.txt

00046.txt

00147.txt

00044.txt

00228.txt

00001.txt

00109.txt

00225.txt

00099.txt

00102.txt

00180.txt

00040.txt

00129.txt

00094.txt

00159.txt

00086.txt

00242.txt

00232.txt

00130.txt

00049.txt

00079.txt

00048.txt

00165.txt

00211.txt

00123.txt

00065.txt

00106.txt

00214.txt

00015.txt

00056.txt

00192.txt

00045.txt

00161.txt

00171.txt

00176.txt

00173.txt

00202.txt

00030.txt

00244.txt

00089.txt

00082.txt

00155.txt

00036.txt

00043.txt

00025.txt

00003.txt


Full Text



CARTAS AL REY


A CERC.A


- riYorOn


LA ISLA DE CUBA,

POG

D. VICENTE BAS Y CORTES,

Voluntario del primer batailon de Cardenas,
S6cio corresponsai de! Comit6 Espanol Conservador de Matanzas,
de Merito de; Circuio Espalol de Santiago de Cuba, Vice-presidente del Casino Espafol
de Cardenas, Director y fundador quo ha sido del peri6dico
'La Baldera Espanola" y que lo es actualmente de "El Horizonte," &c. &c.


Librar-; dj ABRAIDO, calle del Obispo, y LA CRJ3 VERDE,
cJall de Mercaderce
















Esta obra es propiedad de sa autor.


).


Cdrdenas.-IImprenta de EVaoriUznlte, Raiz, 29,


"aft-I
P*W#4

















INDICE.



PiO.
LOGO ......................................
CARTA I.-INTRODUCCION.-SUMARIo: Razon de estas
Cartas.-Necesidad de que escuche todo Monaroa A sus
sibitos.- M6viles que impulsan al autor a cscribir so-
bre los asuntos de Cuba.-Objeto A que propenden estas
Cartas............................................ 9
CARTA II.-Antecedentes de la insurreccion de la isla
de Cuba.-SUMARIo: Intrigas political de los enemigos
do Espafia.-La ambicion de figurar.-Codicia de pues-
tos oficiales.-Tendencias de los escritos de Saco y otros.
-Errores atribuidos al Gobierno de Espafia.-Cotejo con
los cometidos por otras naciones.-Autonomia 6 selfgu-
bernement.-Bases propuestas por los insurgentes para
la autonomia de Cuba.-Consecuencias funestas.-Ejem-
plo de Santo Domingo, M6jico y demas repdblicas hispa-
no-ameriianas ............ ....... ............. 13
CARTA III.-Pretensiones succsivas de los insurrectos
-SUMARIO: La autonomia propuesta como medio paci-
fico de obtener la independencia.-Medios de propagan-
da que se pusieron en juego.-Influencia de la revolu-
cion espafola de Setiembre en la de Cuba.-Primeros
pasos de esta.-Gritos'de independencia.-Influencia de
las libertadcs concedidas por el general Dulce.-Reac-
cion en el partido espaiol.-Crimenes cometidos por los
insurrectos.-Elementos de guerra reunidos por el par-
tido espafiol.-La anexion a los Estados-Unidos, como
tercera fase de las tendencies de los insurrectos- Va-
cilacion de los Estados-Unidos, y causa de su neutralidad
posterior.-Estado precArio de la insnrreccion armada.
-Conjetura sobre el porvenir de Cuba.-Elementos de
discordia que dejara en p6s de si:la actual insurreccion.
-Necesidad de vivir alerta en 4o sucesivo........... 19
2*







- VI -


CARTA IV.-La Milicia Volhlnaria.-SuMARIo: An-
tecedentes honrosos dc los voluntarios de Cuba.-Dife-
rencia de miras entire los voluntarios de Cuba y los mili-
cianos nacionales de la Peninsula.-Sacrificios hechos
por los voluntarios en aras de la patria.-La union ha si-
do siempre su nortc.-Imputaciones hechas por sus ene-
migos.-Esplicacion del valor, unidad de miras y abne-
gacion de los voluntarios de Cuba.-Los cubanos dignos
tigurando en sus filas.-Entusiasmo que inspira a todos
los buenos esa institution. ....................... 25
CARTA V.-Mas sobre los voluntarios.-SUMARIO: La
milicia de "Nobles vecinos."-Intihencia de la actitud
de los voluntarios en la invasion de Narciso Lopez y en
la insurrection actual.-iConvendra desarmar a los vo-
luntarios una vez terminada la campafia?-Argumentos
en pr6 y en contra.-Conveniencia de sostener la fuerza
voluntaria y el entusiasmo que las anima.-Ventajas posi-
tivas de esta politica.-Recompensas y honors con que
debe premiarse a los voluntarios y sostenerse su entu-
siasmo.-Creacion para el efecto de una medalla especial.
-Exencion de quintas en la Peninsula t los voluntarios.
-Fomento de ]a inmigracion peninsular.-Organizacion
de la militia volunturia en tiempo de paz, de un modo
semejante i !a la ndwchr alemana.-Datos sobre la land-
wzchr ...................... ................. 31
CARTA VI.-La libertad tcorica y su aplicacion en
Cuba.-SIMARIO: Progreso de las ideas liberals en los
tiempos modernos.-La libertad amalgamada con el 6r-
den.-La monarquia absolute, la constitutional y la re-
publica.-Estado de Cuba antes de estallar la insurree-
cion.-Tendencias de esta y medios empleados para el
efecto.-Reformas political pedidas por los comisiona-
dos que fueron a Madrid en 1866.-Tendencias de sus
planes.-Verdadero sentido de ]a palabra autonomia,-
La autonomia del Canada y la de las Provincias Vascon-
gadas, citadas como models por los insurrectos.-Con-
veniencia de estudiar las bases en que descansa una y
otra autonomia ...... ........... ............ 3
CARTA VII.-La autonomia del Canadd .-SUMARIo:
Vases en que estriva la autonomia canadense.-Estado
de la opinion public en Inglaterra despues de la revo-
lucion Francesa iniciada en 1789.-Influencia de Francia
y Espafa en la independencia de los Estados-Unidos.
-Reforma introducida por Pitt en el regimen del Ca-
nadi el alo 1791.-Division, lel Canada en dos provin-







VII -
PAG.

cias coo Camaras y libertades que equivalian a la
independencia del Canada y la Nueva-Escocia.-Luchas
con motives religiosos.-Acta de 10 de Junio de 1867
emancipando completamente el Canada, Nueva-Escocia
y Nueva-Brunswick.-Detalles acerca de la forma de go-
bierno que rige en el Canada.-Atribuciones del Lober-
nador general, del Consejo privado de la Reina, del
Senado, de la Camara de los Comunes, del Teniente go-
bernador y de las Camaras provinciales.-Consecuencias
para la Inglaterra.-Comparacion del regimen que In-
glaterra tiene establecido en el Canada con el que ob-
serva en la India.-Comparaciones entire el Canada y la
Isla de Cuba.-Suposiciones quo haceu los insurrectos
cubanos'al pedir la autonomia.-Consecucncias que es-
perimentaria Espafia planteando ese sistema ......... 45
CARTA VIII.-La autonomia de las Provincias Vas-
congadas.-SUMAlo : Astucia de los insurrectos al pe-
dir esa autonomia.- Contradiccion en que incurriria
Espana al crear en Cuba diferencias, cuando trata de
similar a las Provincias Vasccngadas con las demas de
la nacion.-Bases auton6micas del gobierno establecido
por Jaun Zuria.-Examen de las creadas por la Junta
General de Guernica.-Bases en que descansa la auto-
nomia actual Refutacion de la idea de aplicar a Cuba
las modernas instituciones vascas.-Imposibilidad de
otorgar csas instituciones a la isla de Cuba ........... 53
CARTA IX.-Mas sobre la autonomia de la isla de Cuba
SUMARIO.-El folleto titulado Soluciones Posibles.-Razo-
nes que contiene contra la automia de Cuba.-Confesion
de que la autonomia equivale la independencia.-Zenea
y Azclrate.-Refutacion de los errors que contiene en
esta part el folleto insurrecto.-Otro trozo del mismo
folleto.-Tendencias separatist del mismo........... 61
CARTA X.-Venta de la isla de Cuba.--SMARIo:-
Interpelacion hecha en las C6rtes por el diputado senior
Vild6sola.-Proposiciones de Mr. Sickles.-Historia de
otras proposiciones hechas en diversas 6pocas con igual
objeto.-Notables palabras pronunciadas por el sefor
Lopez de Ayala.-Inconvenientes que acarrearia a los
Estados-Unidos la compra de la isla de Cuba.-Imposi-
bilidad material que tiene Espafa para celebrar ese
contrato.-Consecuencias del mismo una vez admitida
esa hipotesis .......................... ........... 71
CARTA XI.-Anecsion de Cuba d los Estados- Unidos.
-SUWa4o: Antigiedad de easidea en la mente de los







VIII -
PiG.

cubanos anti-espanoles.-Calamidades que caerian sobre
Cuba si ese plan monstruoso se realizase.-Ausencia del
element peninsular en Cuba.-Empleo que darian los
Estados-Unidos a este territorio.-Absorcion de los cu-
banos por los Norte-Americanos.-Nulidad political a que
quedarian reducidos aquellos.-Ejemplos de 6dio ins-
tintivo que existed entire la raza latina y la sajona.-Botin
de guerra que exigirian los americanos.............. 77
CARTA XII.-Inconvenientes de la anexion para los
Estados Unidos.-SUMAIAio.- Guerra que tendrian que
sostener con Espafa.-Inferioridad de !a marina de guer-
ra de los Estados-Unidos.-Ruina segura de su comer-
cio y su hacienda.-Perdidas que ocasionaria a los Esta-
dos-Unidos la destruction do sus transacciones mercan-
tiles con Cuba.-Estadistica del comercio que hoy hace
con esta Antilla y las demnis naciones hispano-america-
nas.-Refutacion de esta idea hecha por el folleto Solu-
ciones posibles.-Objeciones political, econdmicas, reli-
jiosas y sociales.-Repulsion de los americanos hacia los
cubanos.-Guerra con Espafia prevista por estos filtimos
y oposicion de Mr. Fish y del general Grant.-Recuerdos
funestos para los Estados-Unidos del 6xito de sus espe-
diciones militares con character anexionista.-Motivos
de gratitud qne tienen para con Espafia.-Oposicion a
declarar beligerantes a los insurrectos cubanos......... 85
CARTA XIII.-La independwncia de Cuba.--SMARio.
-Grito de Cuba libre en vez de Cuba independiente, a-
doptado para alucinar alas masas.-Cambio de un pre-
sente prospero por un porvenir dudoso.-Orras mistifi-
caciones hechas por los corifeos de la insurreccion.-
Error que existe en la idea de que toda colonia puede
emanciparse cuando tiene elements para vivir inde-
pendiente.-Pruebas de este error.-Teoria de los he-
chos cousumados.-Empeuo inquebrantable de los es-
pafioles eu salvar la isla de Cuba ................... 95
CARTA XIV.--mposibilidad de obtener la indcpen-
dencia de Cuba por la fucrza de las armas.-SUMARIO :
Razones y hechos en que fundaban su esperanza los in-
surrectos armados.-Acontecimientos que echaron por
tierra los calculos de los separatistas.-Tropas enviadas
por la Peninsula.-Actitud hostile hacia ella, tomada por
los departamentos mas ricos y poblados.--Nimero con-
siderable de hijos del pais que figuran en las filas de
voluntarios.-Elementos disolventes que existen en el
campo insurrecto.-Impoteopia de los rebeldes para







IX -


conquistar poblaciones importantes.-Reseia de arias
derrotas esperimentadas por los insurgentes, no obstan-
te pelear con fuerzas superiores en numero.-Inconve-
nientes que la naturaleza les opone.-Presentaciones en
masa.-Bajas de la insurreccion.-Estado actual de esta.
-Probabilidades de su pr6xima estincion .......... 104
CARTA XV.-Imposibilidad de que Cuba independiente
se organice.- SUMARIo: Ejemplo de la desorganizacion
que despu6s de medio sig!o, lamentan todavia las repi-
blicas hispano-americanas.-Datos sobro su anarquia.-
Santo Domingo independiente, mendiga su anexion a los
Estados-Unidos.-Pintura que hacen en sus cartas fami-
liares los insurrectos, retratando las ambiciones, vicios,
desconcierto y anarquia que reinan y han reinado siem-
pre en su repilblica de Cuba-libre.-Referencia al ap6n-
dice.-0bsticulos que opondria i la organization de
Cuba independiente la raza de color.-Superioridad do
esta si se acrecentase con la inmigracion expontAnea de
Ia que vive en los Estados del Sur del Continente vecino. 113
GARTA XVI-Las reformas.-SUMARIO: Ideas sepa-
ratistas que entrafia la petition de reforms political en
Cuba.-Citas que confirman esta verdad, tomadas de es-
critores cubanos de diversas epocas.- Opinion del sefor
Saco.-Idem del Sr. Zayas.-Idem del Sr. Labra.-Re-
fexiones que inspiran estos datos--Deben perecer los
principios antes que las coloDias.-Convenieucia para
America de que Espana subsista en las Antillas.-Per-
juicios que lo contrario acarrearia a nuestra nacion.-
Desaciertos que hicieron perder a Espaila sus vireinatos
del Continente ameticano.-Datos histdricos acerca de
las ocasiones en que los espaioles han salvado a Cuba
del dominion extrangero.- Absurdo de que nosotros
mismos trabajemos para la p6rdida de Cuba.-Las refor-
mas political otorgadas ahora, conducen d ese resultado
-Quienes las piden son los enemigos.-Justificacion de
que los peninsulares residents en Cuba sean conserva-
dores, aun siendo republicans antes de venir a este
pais.-Notables palabras del Sr. Santos.-De todos mo-
dos el patriotism aconseja no hacer boy ni en much
tiempo innovaciones political ...................... 118
CARTA XVII.-Historia de las reforms liberals en
las posesiones hispano-americanas.-SuMARIo: Grandeza
de las posesiones colonials de Espafia 6 principios do
este sielo.-Causas que inculcaron an los espiritus fo-
gosos de los americanos las ideas de libertad exagerada.
3*










Reformas liberals que introdujo la Junta Central.-Re-
sefia de las que hizo despues la Regencia.-Las intro-
ducidas por las C6rtes de Cadiz.-Insurreccion de Cara-
cas, Buenos-Aires, Venezuela y MWjico.-Acontecimien-
tos que tuvieron lugar en estos vireinatos, y en los de
Montevideo, Plata, Quito, Chile y iemas.'-Debilidad de
Espaia y los vireyes.-Desmanes a que dieron lugar
las concesiones -Declaracion hecha por el decreto de
15 de octubre de 1810.-Resefia de otra multitud de
concesiones liberals hechas por la Metr6poli.-La p6r-
dida de la America Continental,, como consecuencia de
ese liberalism mal entendido ..................... 12G
CARTA XVIII.--istoria de las reformaspoliticas en
las Antillas.-SUMARIo: Poco provecho que han sacado
nuestros gobernantes de las lecciones que encierra la
historic de la p6rdida de las Americas.-Movimientos
jeparatistas iniciados en Cuba al insurreccionarse los
vireinatos del Continente--Energia del marquis de
Someruelos.-Inmigraeion que la paz de esta Isla atra-
jo de entire los einigrados de las repdblicas hispano-
americanas.-Promulgacion de la Constitucion de 1812
en las provincias de Am6rica y Asia.-Diputados que
fueron por Cuba y Puerto-Rico en aquella 6poca.-Caida
de ]a Constitucion el ifo 1 4, y su restablecimiento en 20.
-Diputaciones de las Autillas.-Tendencias separatis-
tas manifestadas en las legislatures del 20 a] 23, por los
diputados ultramarinos.-Esclusion de ellos al presen-
tarse en la de este fltimo afio.-Decreto mandando regir
por leyes especiales las provincias ultramarinas. -
Nombres de los eminentes liberals que firmaron esta
proposicion.-Discursos de Argiielles y Sancho.-Cele-
bre protest de los diputados cubanos.-Tendencias
que revel6 a1 promulgacion de la constitution hecha por
el general Lorenzo.-Grito de independencia que pro-
dujo ese paso imprudente.-Energia del general Tacon.
-Nueva campaia reformista del aio 1863.- El Siglo.
-Tendencias de este periddico reveladas por Pifieyro.-
Manifestaciones hechas en la Habana con motivo de la
llegada del reformista Sr. Asquerino.-Decreto convo-
cando la Junta informativa.-Juicio de las reforms po-
liticas que propuso Morales Ldmus, formado por Pifieyro.
-Caida de la dinastia Borb6nica en Espaia y sus con-
secuencias para los separatists .................... ] 35
CARTA XIX.--Los diputados puerto-riquefios.- Su-
MARIo: Intrigas de los reformiltas despues de la caida







XI -


de D" Isabel II.-Venida del general Dulce, y causes por-
que la deseaban los cubanos insurrectos.-Libertades
que trajo el general Dulce. -Juicio de ellas formado
por Pifeyro.-Arrepentimie nto de Dulce al ver que las
libertades political y sus indultos fomentaban la insur-
reccion.-Eleccion de diputados en Puerto-Rico.--Rpu-
blicanismo de la mayor parte de ellos.-Confesiones
hechas en el Congreso por el Sr. Baldiorotty de Castro.-
Festejos que hizo Puerto-Rico A ese diputado cuando
regres6, y aplausos a sus ideas.-Documento en que se
elogia su conduct en sentido reformista radical.-Con-
cesion que arrancaron al gobierno en el articulo 108 de
la Constitucion.-Proyecto de Constitucion para Puer-
to-Rico, hecho por el Sr. Becerra.-Creacion de diputa-
cion provincial en Puerto-Rico.-Elementos anti-espa-
holes que la compusieron.-Proyecto de decreto convo-
cando diputados por Cuba.-Consecuencias de esta me-
dida............................................. 143
CARTA XX.-Las reforms pol(ticas en Ultramar.-
SUMARIO: Argumentos presentados en diversos tiempos
en favor de las reforms politicas.-Refutacion deteni-
da de cada uno de estos argumentos................ 151
CARTA XXI.-Continuacion ce la material de la ante-
rior.-SUMARIO: Exposicion de otros arguments he.
chos por los reformistas.-Besvanecimieuto de los errors
que contienen.-Examen de various hechos que falsa-
mente se atribuyen a Espafa en detrimento de los
cubanos.-Dilema incontestable presentado A los re-
formistas en una esposicion de los liberals conserva-
dores............................. ..... ... ..... 159
CARTA XXII.-iConviene prromu!gar una Contitucion
cn las Anillas?-SU MARIO: Opinion del celebre orador
Argilelles.-Proyecto de constitution para Puerto-Rico
firmado en 18 de Diciembre de 1869 por el ministry
Sr. Becerra.-Las tres formas en que pueden gobernar
las naciones sus colonias.-Razones que demuestran la
imposibilidad de que una nation se gobierne por igua-
les leyes que su colonia.-Forma con que rigen las
suyas Inglaterra, Francia, Holanda y Dinamarca.-Ar-
gumentos presentados en pr6 de la asimilacion de leyes
political entire Espafa y Cuba, presentados por los au-
tdnomos antillanos.-Eefutacion de los de indole po-
litica.-Idem de los de cardcter hist6rico.-Resultados
que did en 1820 la promulgacion.de la constitution que
regia en.la Peninsula.-Cuadro jrazado por el diputado







- XII -


Sr. Heros de los disturbios acaecidos en aquella epoca.
-Idem de los que tuvieron lugar por igual motivo los
aflos 36 y 69 ................................... 169
CARTA XXIII.-gConviene que las Antillas envien
diputados c la Peninsula?-SUMA1to: Constituciones en
que tacitamente se ha reconocido la inconveniencia.-
Exito que ban tenido lasrecientes elecciones hechas en
Puerto-Rico.-Programas electorales dados por varies
candidates de Puerto-Rico, hoy diputados electos.-
Tendencias anti-espafolas que declaran.-Critica de la
ley electoral vigente en Puerto-Rico.-Lecciones que da
la esperiencia por medio de los diputados de las Anti-
llas, siempre que ban ido a las Cimaras.-Nuevas razo-
nes que se oponen la election de diputados de las An-
tillas.-Prevision del caso en que el gobierno mandase
hacer las elecciones que repugua el element espanol.
r-Consecuenci'ts del retraimiento -Opinion de los que
screen preferable que se hagan elecciones desde luego en
Cuba, para contrarestar el influjo de los diputado puer-
to-riquenos ............... ........ ... ... ..... 177
CARTA XXIV.-3Ias sobre elecciones de diputados y
senadores.-SvMARIO: Varios arguments hechos por
los reformists en pr6 de las elecciones.-Reftitacion de
cada uno de esos argumentos.-Otras iazones que justi-
fican la inconveniencia de mandar al present diputa-
dos y senadores.-Consecuencias funestas que traeria
consigo eso paso .................................. 186
CARTA XXV.-Actitad que convielc tomar al partido
espafiol si se le imponcn las elecciones.~-SrMlo : Una-
nimidad casi complet.t del element espanol en career
perniciosas las elecciones hechas durante la guerra y
hasta que se reponga el pais.-Razones de los que screen
!o contrario, y refutacion de ellas.-Poco fruto que re-
portaria la naciou.-Conflicto que se crearia al gobierno
si se adoptase una resistencia pasiva, una vez mandado
llevar adelante las elecciones.-Complicacion interna-
cional que pudiera producir.--Nuestra opinion acerca
de ese punto.-MIedios que pueden adoptarse para pre-
caver ese conflicto.-Instrucciones que en ultimo caso
deberian darse a los diputados cubanos por sus electo-
res ........................................ 195
CARTA XXVI.-- eformas administrativas, econdmicas
y sociales.--STMARIO: Inconveniencia de introducir re-
formas de cualquier clase durante el estado de guerra
por que atraviesa el pais.-Reefia de las reforms ad-








XIII -
PAG.
ministrativas que en nuestro concept convendra intro-
ducir oportunamente en Cuba.-Idem de las econ6mi-
cas.-Idem de las sociales.-Recuerdo de las reforms
de esta indole propuestas por la Junta informative de
Iltramar.-Ejemplos de beneficios y de males que ban
traido consigo en otras 6pocas reforms de la indole de
las indicadas en estacarta- ..................... 203
CARTA XXVII.-Sintesis de este libro.-SuMiARo: Cau-
sas del levantamiento de Cuba contra Espafia.-La auto-
nomia.-La anexion a los Estados-Unidos.-Exito proba-
ble de una guerra entire aquella nacion y Espafia.-La
independencia de Cuba.-Medios que deben adoptarse
para terminar la insurreccion.-Reformas politicas.-
Inconveniencia de introducirlas al present en Cuba.-
Tendencias ocultas de los reformistas.-Sacrificio que ha-
cemos de nuestras ideas politics de partido, los penin-
sulares residents en Cuba.-Tolerancia con los insur-
rectos y auxilio que se presta a sus ideas, en la misma
Peninsula contra la cual conspiran.-Las Antillas se per-
deran en Madrid.-Razoqes que rechazan al present
las innovaciones.-Epoca en que podran hacerse.-
Ap6strofe de Castelar a los americanos.-Orden sucesi-
vo que convendra seguir para su planteamiento.-La
nacionalidad, el 6rden y la libertad.-Escitacion a S. M.
para que estudie y medite acerca de las cuestiones ul-
tramarinas.................................... 209
POSTDATA ................................... 221
CARTA AL AUTOR, por el Ilmo. Sr. D. Ramon Maria
de Araiztegui ........... ..................... 223





v.-~ ^















PROLOGO.



La Isla de Cuba, pais rico y pr6spero cual pocos
en el mundo, en ttrminos que escita la codicia de
todas las naciones, se halla en la actualidad luchan-
do con un cancer que la corroe, y que si no se
extirpa ahora que es tempo, concluird por sumirla
en la barbarie y en la miseria, que son las dos aflic-
ciones mayores, una moral y otra material, que
pueden sobrevenir a un pueblo. Las repiblicas
hispano-americanas, corriendo hace casi un siglo, en
pos de un ideal fantastico que ha consumido mas
victims humans que la celebre esfinge de Tdbas;
y mas todavia aquel pr6spero Santo Domingo, que
era antes la Isla de Cuba de hoy en riquezas y tran-
quilidad, asi como Haiti fertil en otro tiempo y re-
ceptaculo de la ilustracion francesa; son los espejos
en que debiera mirarse Cuba para no precipitarse,
por la necia idea de impossible independencia, en
un abismo de mal que espantan al raciocinio y
Ilenan de afliccion el alma.
Sin embargo, nada ha bastado para contener A
los diegos ap6stoles del separatismo, y proclamando







-4-
A gritos que buscan la felicidad del suelo pr6digo
en que nacieron, solo tratan en realidad de borrar
su nombre de entire los pueblos cultos de la tierra.
Mucho antes de apelar al lAudo bArbaro de las
armas, recurrieron los separatists al terreno de las
ideas, que debe ser el palenque donde se discutan
las cuestiones en este siglo, si en- algo ha de distin-
guirse de la edad media, en que la victoria corporal
cortaba, ya que no desataba el nudo que impedia
que la uz so hiciese en las cuestiones sociales 6 in-
dividuales. Hoy no cejan aquellos encarnizadcs ad-
versarios del nombre espanol en su guerra de ideas
y en su propaganda, nlacindo abortar a las prensas
periddicos, libros y folletos escrito en todos los idio-
mas y circulados con profusion por todas las nacio-
nes.
.Qud mcdio queda A los espanoles amantes de la
nation y que se sienten aptos para defenderla con la
pluma, si no recurrir A, la prensa, donde los ad-
versarios libran sus batallas, y ponerse frente A fren-
te de ellos para descubrir sus manejos, pulverizar las
malas semillas que vierten en los espiritus y derro-
tarlos en fin, usando sus propias armas?
El libro que hoy present al puiblico, ha obede-
cido al cumplimiento de ese deber de patriotism,
como obedeci6 antes A la misma idea la fundacion
de dos peri6dicos en distintas localidades importan-
tes de esta Isla. Se que me aguarda el anatema de
los laborantes y de los separatists declarados, que
escriben en todos los tonos y en todos los Ambitos
de la tierra, como lo prueba el tener a su de-
vocion entire otros peri6dicos los siguientes: ea los







-5-
Estados-Unidos El Sun, El Herald, El Tribune, La
Bevolucion, La Bepdblica, El Nuevo Mlundo y
El Bepublicano; en Mejico, El Cuba y El Pro-
greso: en Inglaterra, los titulados The Anglo-
amcrican Times, The Cosmopolitan, y The Northen
Eco: en Madrid mismo El Sufragio Universal y
La Constitucion; y La Cuestion Cubana en Sevilla.
A pesar de ese anathema no me inquieto si mi partido
que es el de los buenos espanoles, reconoce el sacri-
ficio que bago y lo estima en algo. Si asf no sucede
por desgracia, no me quejarc: mi conciencia me
dira que he cumplido bien con la pdtria, y eso me
basta.
Rdstame decir algunas palabras, acerca de el de-
salino con que estdn escritas las presents cartas, y
de algunasincorrecciones, erratas y repeticiones que
aunque tarde he notado, y que no pasarAn desaperci-
bidas a los ojos de los lectores. Esas cartas han sido
escritas con objeto de servir de articulos de fondo pa-
ra EL HORIZONTE, y se escribieron con la precipita-
cion que exige la voragine que en forma de co-
lumnas, espera todos los dias el trabajo del momen-
to, para luego ser condenado ol olvido, pues la vida
del articulo periodistico es fugaz en alto grado. Al
par que esas cartas se insertaban en el peri6dico, se
tiraban los pliegos de este libro, recorriendo para el
efecto la misma composicion tipografica ya hecha.
Sirva de escusa esta precipitacion, y sin6 basta
agreguese A ella la del buen deseo que ha animado
constantemente para estudiar, meditar las ideas y
escribir estas paginas A
a f @(Ruktc-












CARTAS.







~\ W- N W N C N C WN~-\ AC N C N CNAA


CARTAS AL REY.




CARTA I.




e

La revolution de Setiembre ech6 por tierra en
Espafa una dinastia secular, que con la tortuosa
march political de so representante en el s6lio,
estaba l1jos de Ilenar las aspiraciones de la ilus-
trada nacion cuyos destinos debia regir con el tino
de un piloto A quien se entrega, no solo el tesoro
que represents el buque confiado A su direction,
sino las vidas y haciendas que dentro de su seno en-
cierra toda nave de alto bordo. V. M., vAstago ilus-
tre de la casa de Saboya, vivia lejos del ociano de
pasiones political que desencaden6 en nuestra infe-
liz pAtria la revolution, como sucede siempre y don-
de quiera que ese m6nstruo levanta su cabeza se-
dienta de sangre y de mudanzas.
2







10 -
Nuevo Cincinato, moraba V. M. en la poetica Ita-
lia y hAcia A ella hicieron rumbo varios ilustres re-
presentantes de E paina con el prop6sito de ofrecerle
la diadema de Recaredo y San Fernando; y j6ven
todtivia, con el alma llena de fd en el porrenir, y con
la frente henchida de ideas de progress y regenera-
cion, bebidas en los buenos libros y meditadas du-
rante las noches de luna A bordo de los bajeles don-
de aprendidra A luchar con las olas y A ven-
cerlas, aceptd el espinoso present de la Espana que
veia en tAn augusto principle el iris de su ventura.
Ya ett V. M. sentado en el s6lio, va e eel Rey
que todos los leales respetamos, y esperamos aMiar,
porque sus actos correspcnderarn seguramente A lo
que todos nos proimetemos de! digno descendiente de
la progenie de Filiberto de Sabora.
Ahora bien, al arribar a las playas espanolas, ha
entrado V. M, en un pais nuevo, pues por mas que
conozan su historia, sns tradic!ones, su topografia y
sus leyes, no ha tenido occasion de estudiar prActi-
camente sus hombres, sus instituciones, sus necesi-
dades, y tantas otras cosas que debe conocer todo
el que aspira A obtener el dictado de rey grande, y
las bendiciones de un pueblo que cobija con su pa-
bellon de oro y pirpura' muchos millones de habi-
tantes, diseminados por todos los Ambitos del orbe.
Es, pues, un deber de patriotism, que de segu-
ro V. M. apreciara en lo que vale, decir el stibdito
la verdad A su Rey; pues en este siglo en que las
coronas ruedan por los hombros hasta caer en el
suelo y hacerse aniicos, los monarcas no pueden ser







11 -
sordos, sino vivir en la atm6sfera de la verdad, y
para ello oir, meditar y resolver
Por tanto me atrevo A career que V. M. no llevarA
A mal que uno de sus suibditos se atreva A elevar la
voz hasta sus oidos, por medio de algunas cartas que
atravesarin el Oceano, impregnadas, sino de erudi-
cion, del patriotism mas ferviente y de la sinceri-
dad mas complete.
Soy, Senor, un modesto habitante de csta rica
perla de las Antillas. Hace muchos anos que vengo
estudiando en las elocuentes pAginas de la historic
el pasado de los pueblos hispano-americanos; y que
por mis aficiones especiales he meditado algun tan-,
.o acerca del porvenir de Cuba, acerca de los m6vi-
les que han impulsado A los males cubanos A rene-
gar de su generosa patria, asi como acerca de lo que
piansan los hombres de recto criteria que buscan
un lenitivo para los males que aflijen A este Antes
tan tranquil y hoy tan desdichado pais. Me creo en
el caso de confiarlo todo A V. M. para que con su
ilustrado juicio pese las razones todas, y viendo
en ellas, como verA de seguro, el deseo del acierto,
las tenga presents cuando se trate de introducir en
Cuba las reforms proyectadas.
Otros hombres hablarAik V. M. con mas elo-
cuencia y con mas talent, pero no con mas deseo
de acertar, ni con patriotismomas acendrado. Si por
suerte sirven algunas de mis palabras para detener
vuestra real atencion por un moment, me concep-
tuard feliz; pues trAs de su lectura vendrA sin duda
]a reflexion, en p6s de esta la consult de otros que
sepan mas que yo, y por ultimo la consolidation del







12 -
pabellon de Espafia en esta Isla, para devolverlo 6.
nuestros hijos tan inc6lume como nos lo legaron
nuestros predecesores.
Senor: Con el mayor respeto B. L. R. M. de V. M.



Harzo 14 de 1871.
















CARTA II.







Suponiendo que V. M. acogera con benevolen-
cia estas cartas, como me prometi al tomarme la
libertad de dirigirle la anterior; voy a consignar en
esta algunos antecedentes acerca de la insurrecion
cubana, que serviran de punto de partida para las
observaciones que en lo sucesivo comprendera mi
correspondencia.
V. M. habrA oido hablar seguramente de que este
bello pais se halla agitado, intranquilo, no tanto por
los ataques que con las armas en la mano dirigen to-
davia a la nacionalidad espanola los insurrectos, sino
por el temor de que nuestros enemigos apelen A los
trabajos de zapa que minan sorda, pero no menos pro-
fundamente, los cimientos de la integridad del suelo
pitrio.
Es menester, pues, qua sepa V. M. algunos deta-
lies sobre el origen de la onemistad de algunos hijos
2







14 -
de Cuba con sus progenitores y con el pabellon A
cuya sombra nacieron; algunos pormenores sobre los
medios de que se valieron para levantar en armas
esta provincia, y por fin, algunos datos acerca de lo
que el compact partido espafnol ha hecho para evi-
tar que tan villanos prop6sitos se realizaran, con de-
trimento del honor pAtrio y del carino que profesan
A este pedazo de tierra, perdida entire las olas, donde
han visto nacer sus hijos, por desgracia ingratos en
su mayor part; done han labrado su fortune A
costa de privaciones y de trabajo sin tregua, y
done existed la tumba de muchos de sus antepasa-
dos y de no pocas de esas personas cuya existencia
preciosa quisiera rescatar todo hombre de corazon
a costa de su propia felicidad y aun de su vida.
La ambition de figurar. He aquf el m6vil de to-
dos los prohombres de la insurreccion cubana. Eran
ricos, porque habian heredado de sus padres espa-
noles lo que deseaban para vivir con fausto, 6 por-
que en este suelo ferAz y poco poblado, el trabajo
hall siempre recompensa en cualquier industrial,
arte 6 profession A que se aplique la inteligencia,
la constancia y la economfa. Pero querian figurar,
y en vez de contraer m6ritos con la nation para que
los honorees, las distinciones y los elevados puestos
piublicos lloviesen sobre ellos en mayor abundancia
de lo que siempre ban Ilovido, y por desgracia, si-
guen lloviendo, proyectaron hacerse aut6nomos, con
lo cual entrevieran mAs puestos que escalar.
Basta conocer el corazon human, para compren-
der hasta donde puede arrastrar esta idea ambiciosa,
basta echar una ojeada poc las repiblicas hispano-







15 -
americanas para persuadirse de esa tendencia de la
raza latina en estos climas, y basta ver la prisa que
se dieran los insurrectos A repartirse titulos de ge-
nerales, brigadieres, ministros plenipontenciarios,
embajadores, diputados, gobernadores, prefectos y
tantos otros, para convencerse de esta especie de
frenesi que se revel6 en todos desde el moment
mismo en que la hidra de Yara levant6 su ominosa
cabeza. Un 6dio tan injustificado contra la madre pd-
tria no se esplica de otra manera en uiltimo termino.
Ambicion, ambicion y siempre ambition!
El inico medio que para saciarla, se les presen-
taba, segun su modo de ver, era derrocar el podar
de Espafia en este territorio; y al efecto idearon
la autonomia. A este fin tienden los escritos de Saco
y la Luz, sus ap6stoles, y de otros corifeos de la in-
surreccion.
Para cohonestar su pretension, sembraron en el
fertil terreno de las imhaginaciones juveniles un catA-
logo de supuestos agravios hechos al pueblo cubano
por el Gobierno espanol. No me detendr6 ahora en
exponerlos y refutarlos uno A uno con los datos esta-
disticos en una mano y los preceptos de la l6gica
en la otra, pues esta tarea me llevaria demasiado
ldjos. Para mi intent bastarA preguntar A nuestros
enemigos el nombre de un solo pueblo de la tierra
en que se gobierne A gusto de todos y en que no
haya abuses que corregir. Si nos citasen por su des-
gracia los Estados-Unidos, que miran como el bell
ideal y Ilaman repliblica-modelo, les invitarfamos A-
leer los peri6dicos de ese pueblo en que, merced A
la libertad absolute de escribir, se resenian A la faz'







16 -
del mundo todos los dias crimenes espantosos que
se cometen, merced a la venalidad de sus presiden-
tes, diputados, gobernadores, aduaneros y hombres
de todas classes que en una ii otra esfera influyen en
los destinos del pais. Hace anos que dos peri6dicos,
El Cronista, antes Cronica de New-York, y el Dia-
rio de la Marina con sus correspondencias, vienen
esplicando las concusiones y abusos tirAnicos que
manchan la historic contemporinea de la repitblica-
modelo.
Sf, pues, los gobiernos de todos los pueblos son
compuestos de hombres y no de Angeles; si en todas
la-, naciones hay abusos, si nadie puede tirar la
primera piedra iA qud denigrar A Espana, que ten-
dr- sus defectos, pero que de seguro si por algo
pecan sus gobernantes es por mimar demasiado A
estas Antillas donde yen fijos los ojos de todos los
espanoles, porque representan el iltimo giron del
manto imperial que en Americd tenia la Matrona que
la sac6 de la inmensidad de las olas, la civiliz6, y
la hizo rica y feliz; como el hijo de la India saca de
las ondas la concha, extra su perla, limpia la esco-
ria que la rodea, la labra poco a poco y la hace dig-
na de figurar en la diadema de un monarca.
Pero volvamos, Senor, A la idea de la autononia.
Reduciase esta A pedir el gobierno del pais por el
pais, el self government, segun las frases que los
modernos Maquiavelos aplicaban A cada moment
para deslumbrar las masas con ideas que no com-
prenden, y cegarlas con el sonido armonioso de pa-
labras ex6ticas 6 metafisicas. C0maras en Cuba, pre-
supuestos y regimen generaIemanado de ellas, di-






17 -
putaciones, en e! C "'y fn Cinco Y ias y
otpta 9oes ,fveas q ro .royeotaban est lef.;
pinicipio iundependientes del p94dr central, (.4r-
cito y marina propia creados pqeo 4 pco ya que no
era possible improvisarlos, hd aquf el program au-
ton6mico. Por lo demis nada de diputados que, fue-
sen A Espafa A pedir lo que convenia al pais, por-
que tomAndoselo ellos por si y ante sf, no necesitaban
ir en pos de tal cosa; nada de tolerar gobernantes es-
panoles en este suelo, pues ellos harto saben para
gobernarse por si solos; y en fin, ir poco A poco bor-
rando las huellas todas de Espana, en la joya de las
Antillas.
Logrado esto iltimo, la independencia estaba
conseguida.
gPara qud, pues, guerras, incendiosy calamidades
si esto puede hacerse con solo mantener adormeci-
do al leon espanol con fingidos proyectos de estre-
char los lazos que querian quebrantar? Asi se expli-
caban Saco, Luz Caballero, y otros que hace afos
vienen sembrando vientos en las cabezas, esperan-
do recoger cosecha y no tempestades, como pronos-
tica el libro de los libros, la Sagrada Escritura.
jAy de Cuba, si esos planes se hubieran realiza-
do! iTan l4jos de ella esta Santo Domingo, M4jico y
todos los demAs pueblos de origen espanol, que no
ban podido los santones de la insurreccion cubana
ver su porvenir como en un espejol
Basta por hoy, Senor, esta demasiado rodeado
de ocupaciones V. M. para que pueda concederme
largos ratios de atencion, por mas que el asunto lo
requiera por su trascendencia. Otro dia seguird
3 *






18 -
con el beneplcito rdgio que espero no me serA ne-
gado. Entretanto desea A V. M. largos dias de pros-
peridad y tino para dirigir por buena via la nave del
Estado, y B. S. R. M.

REan IS de 1871.















CARTA III.







Iba examinando en mi anterior los m6viles y
tendencies de la insurreccioh cubana, y por no mo-
lestar demasiado la atencion de V. M. dejd para esta
carta la continuacion de esos precedentes, sin los
cuales no se comprenderian suficientemente ciertas
apreciaciones que en lo sucesivo me propongo con-
signar:
Reanudemos hoy el hilo de la material interrum-
pida.
Los partidarios de la autonomia, querian lograr
por medios pacfficos, pero arteros y traidores, la ex-
pulsion de los espanoles, segun decia en mi anterior;
pero la fuerza de los acontecimientos dispuso las
cosas de otro modo.
Las escuelas, los peri6dicos, las lectures y confe-
rencias en las tabaquerias, los discursos de los comi-
sionados que fueron a Madrid en tiempo del minis-
tro Ayala y que impresos en Nueva-York corrian
*


/2`""Cl""""/``~"~~hh~h~'
VVVW~~VVVVVVVVVVW~;/VV\II~;)







20 -
clandestinamente de madano en mano, las l6gias mas6-
nicas y los conciliAbulos de toda clase, tenian mina-
dos ya los Animos y hecha la propaganda revolucio-
naria, tomando por pretesto las contribuciones di-
rectas que los desafectos, colocados en puestos pd-
blicos, se esmeraban en hacer mas onerosas, para
ensanar mas los Animos. Solo faltaba la chispa elic-
trica para que estallase la mina de la traicion; y esta
se present, aunque antes de tiempo, para los afilia-
dos en el bando anti-espaiiol. La revolution de Se-
tiembre, simil de la del afio 1812, tan propicia para
Mdjico, estall6 en Madrid, y viendo en ella un suceso
providencial, sin6 es que lo fomentaron con su oro
segun se dice, creyeron llegado el dia que anhelaban.
Precipitaronse los impacientes, di6se un grito en
la Demajagua, corri6se A Bayamo que desprevenida
y socavada por la traicion no pudo resistir el primer
embate, corri6 la noticia del facil triunfo, esplot6se
el estupor de los dormidos espanoles, y la insurrec-
cion creci6 como la espuma del mar en noche tem-
pestuosa.
Desde aquel dia, el grito no fud ya el de autono-
mia, sino que se troc6 por el de independencia. Vino
el general Dulce, hubo libertad de imprenta, y los.
6rganos del laborantismo hicieron eco A La Verdth
que di6 el santo y sena con la cdlebre fiase "fuera
caretas." He aquf ya la segunda' tase de los planes
insurrectos; la tercera vino mas tarde, cuai n vieron
mal parada su causa; fiada locamnente al Oxito de las-
armas.
Al primer moment de estu por, iicedi6 en el par-
tido espanol'la reaccion mavoioritai: Los a~ssiiaths







21 -
de Mayarf, el saqueo de los temples cat61icos de
Bayamo, Ids robos en cuadrilla perpetradbs en todos
los ingenibs despreveftidos, los incendios que aso-
laban las propiedades de los espaioles, la libertad
dada en el Cobre A los esclavos, la ruina y la deso-
lacion que hicieran cundir por todas parties los ene-
migos de Espana, lograron despertar de su letargo
& los morosos, y la escarapela roja y el traje azul y
blanco se hicieron ver por todas parties, logrando
que el nombre de voluntario esparciese el espanto
en las filas, 6 mejor dicho, desordenados pelotones
de los aleves jefes y de los ilusos guajiros que gri-
taban jviva Cuba libre!
La Madre PAtria envi6 numerosas huestes a com-
partir las fatigas de la campaia, con sus companeros
los voluntarios. Vinieron armas, llegaron canoneras,
subi6 de punto el entusiasmo en los buenos; y la
insurreccion comprendi6 su impotencia.
Ent6nces empez6 A pensarse sdriamente en la
tercera solution del problema anti-espafiol. La ane-
xion de la isla de Cuba A los Estados-Unidos era la
formula.
Los Estados-Unidos vacilaron largo tiempo entire
la idea de patrocinar abiertamente la insurreccion,
la de comprar la Isla y la Ad fomentar en silencio
las ideas insurrectas, A fin de representar en cual-
quiera de estos tres casos el papel del leon de la fA-
bula de Fedro. Un rompim~ierito con Espana no era
cuerdo, porquie nuestra miarina de gueri~ es superior
a la siCya con nimtibi; la mercrinte, aimada en. corso,
temible, y porqii e si boirerci t slfritia it~fiiit la
compria'm hiiz impoglib I rqotie se kvtirtfutind crti






22 -
zada en toda la nacion contra idea tan ignominiosa.
Por tanto acept6 la Repiblica el sistema de la neu-
tralidad, mas 6 menos estricta y leal, que esto no es
del caso examinarlo.
Vino, pues, a tierra el castillo de naipes formado
A fuerza de afos, de hipocresia, de necios sacrificiop
y de infamias. La estrella de Yara fud rechazada de
la constelacion que brilla en el pabellon Norte Ame-
ricano; y los separatists cubanos han quedado der-
rotados moralmente en todos los terrenos A que ha-
bian descendido, guiados por la negra antorcha de
la traicion.
En cuanto al estado material de los que todavia
permanecen en armas, es precario en estremo. Par-
tidas de bandoleros errantes por la espesura de los
bosques virgenes de Cuba, mujeres y niios llenos de
harapos, enfermedades y miseria, hombres semi-
salvajes unidos por los vinculos del compafierismo
en el crime con negros, mulatos y asiAticos des-
almados; algunos cabecillas ilusionados, porque creen
duraderas las credenciales de brigadieres y genera-
les que prodiga Cespedes; y por fin, muchos compro-
metidos que al acostarse por la noche bajo las pencas
de guano 6 las copas de los Arboles y entire las
hojas de la manigua, joran sus riquezas disipadas,
su familiar proscripta y su conciencia turbada por el
remordimiento que les hace ver victims ensangren-
tadas y llamas exterminadoras por do quiera.
Vea V. M., trazado A grandes rasgos, los prece-
dentes y las tendencies de los insurrectos cubanos.
En cuanto al porvenir iqui6n es capaz de preveer-
lo? Sin embargo, pueden hacerse congeturas, pues
f"






23 -
la historic de todas las naciones acredita que siem-
pre que se dan los mismos antecedentes las conse-
cuencias son iddnticas en el fondo, por mas que va-
rien en los detalles.
La insurreccion armada serA vencida A no dudar-
lo, pero quedarA una semilla funesta que jquiera
Dios no dd amargos frutos para la pAtria! No de-
bemos disimularlo, pues el callar la verdad cuando
debe decirse, equivale A la complicidad.
Existen expatriados gran nfmero de prohombres
de la insurreccion, unos porque temerosos del cas-
tigo A que su crime los hacia acreedores huyeron
al extrangero, otros porque no creydndose aptol
para manejar el fusil, pues la conciencia les revelaba
A gritos su cobardia, prefirieron ponerse A salvo de
compromises con uno 6 otro partido; muchos porque
juzgaron mas favorable 6 su causa laborar en Nueva-
York, Filadelfia, Mdrida, Paris 6 Madrid, pues,
aunque avergiience decirlo, allf han ido como el As-
pid A envenenar el seno donde se les abriga; mu-
chos, en fin, porque indultados con generosidad ex-
cesiva, calificada p3r ellos de debilidad, cuando md-
nos, se fueron A espiar occasion mas propicia fuera
del teatro de sus vandAlicas hazanas.
Quedan tambien muchos hijos que no pueden ver
con indiferencid el castigo impuesto A sus padres;
muchos padres que ciegos y obstinados perseveran
en la tarea de inculcar A sus hijos mAximas anti-
espanolas; y en fin, 6dios y resentimientos dificiles
de olvidar, por mas que la generosidad proverbial de
nuestro carActer trata de echar an tupido velo sobre
el pasado.






24 -
iAy de nosotros si todos esos elementos de nueyvs
perturbaciones y de venganzas se dejan desencade-
nar otra vez!
La leccion ha sido dura, durisima para los trai-
dores, y tiempo ha de pasar intes de que se atrevan
A intentar otro alarde de pujanza: pero no pasari
much sin que reanuden sus trabajos de zapa, como
reanudaron en 1820 los emprendidos en 1812, como
lo hicieron en tiempo del general Lorenzo, como
lo verificaron en tiempo de Narciso Lopez, y por ill-
timo hace dos afos en Yara.
A ellos les servirA de seguro la leccion para ha-
cerse mas cAutos, mas arteros, mas previsores, mas
politicos en fin. gDeberemos echarla en olvido? Es-
tudiemos dia y noche los hombres y las institucio-
nes, tomemos las sibias lecciones de la experiencia,
y no haya miedo que perdamos la partida el dia
en que el porvenir de Cuba se juzgue al azar de las
armas, 6 al 6xito de la intriga.
Baste por hoy, y reciba V. M. una vez mas la
sincera expression del respeto con que B. S. R. 1M.


MRazO 19.








~WWs~\


CARTA IV.







Hablaba en mi anterior de lo much que hay
que temer los trabajos futuros de los enemigos de
nuestra nacionalidad el dia en que prepotentes vuel-
van A alzar la cabeza, como la tratarAn de alzar se-
guramente; pues la historic nos dice que, fijos en esa
idea, han hecho esfuerzos por lograr la espulsion de
nuestro glorioso lAbaro cuantas veces han creido ver
en la marcha de los tiempos occasion propicia para
ello.
Es preciso, por tanto, que vivamos con ojo avizor
constantemente, pues con el enemigo que acecha la
occasion, el descuidarse es morir. Para el efecto hay
que fijar toda la atencion possible en el baluarte mas
firme que posee la pAtria en estos climas. La milicia
voluntaria.
No data del dia de Yara la creation de esta insti-
tucion. Cuantas veces Espana ha tenido necesidad
de apoyo moral y material en estas lejanas playas,







26 -
sus hijos han empufiado el fhsil, han vertido su san-
gre y han vaciado el oro de sus bolsillos. CArdenas,
cuyo puerto presenci6 el desenmbarco del traidor
Narciso Lopez, es buen testigo de esta verdad, y la
session de Ctrtes de 2 de julio de 1855 enque se de-
clard solemnemente que "la milicia voluntaria de Cuba
habia lerecido bien de la paltri," declaration repe-
tida por las ildtimas Constituventes, son testimonios
fehacientes de esa verdad.
Los que han pretendido ver en los voluntarios de
esta Antilla un reflejo de los milicianos nacionales
de la Madre PAtria, se han equivocado lastimosamen-
Ft, por carecer sin.duda de datos suficientes para
apreciar su modo de ser especial. Alli la milicia ha
sido la representation del partido progresista, mas
6 menos avanzado segun los tiempos y las ideas en
voga; aquf los voluntarios han sido los soldados gene-
rosos de la pAtria. No han mirado A los hombres que
ocupaban el sillon ministerial; no han peleado por
el triunfo de Isabel 6 de CArlos; no han producido
disturbios ni asonadas llevados de ideas bastardas,
como alguna vez ha sucedido por ilesgracia al otro
lado de los mares.
La milicia de aqui solo ha tenido en cuenta, las
veces que ha surgido como por ensalmo de entire to-
das las classes de la sociedad, el peligro que corria
la estabilidad del escudo herAldico de Espania en
sus ricas comarcas. Llegado ese caso todos los rangos
sociales han unido sus esfuerzos, y la ciencia, la
agriculture, el comereio, la industrial, las artes, y en
ana palabra, cuantos elements de ciencia v valor se
hallan esparcidos entire los konbres del partido leal,







-- 27 -
han vestido la modest blusa y el blanco jipijapa. Su
voluntad ha sido inflexible, su abnegacion sin limi-
tes; y merced A tantos esfuerzos agrupados, el fili-
busterismo y el separatism han tenido que humi-
liar su frente y huir acobardados A espiar otra
occasion en que se adormezca tanto valor y tanta te-
nacidad de prop6sitos.
La union, vinculo potente que como nadie puede
negar, constitute la fuerza, ha sido siempre su nor-
te fijo, y ante 61 se han estrellado las intrigas, las
seducciones y las amenazas que han puesto en juego
nuestros contrarios.
iLoor eterno A tan dignos baluartes de la pAtria!'
Se les ha motejado por los que no conocen sufi-
cientemente su modo de ser intimo, 6 se hallan ce-
gados por la passion del udio A Espana, el que algu-
na vez hayan unido sus fuerzas contra inalos gober-
nantes. Deplorable es que el hecho haya tenido
efecto: pero ;quien es capaz de evitar que las olas
se encrespen alguna vez y el dique salte hecho
pedazos ante su impetu, cuando ese dique no se ha
sabido colocar convenientemente, A fin de que su
compression d4 un sesgo provechoso A la corriente
que ha de servir de motor 6 de guia de las aguas
por el camino necesario para que fertilicen los cam-
pos donde la represa quiere transportarlos?
La pAtria; la integridad de ese manto bordado de
ciudades, rios y montanas, donde tantas generacio-
nes sucesivas han ido acumulando trabajo sobre
trabajo, para legar A su descendencia capitals ex-
plotables, ha sido siempre el objeto unico A donde
han confluido los esfuerzos de los voluntarios. Y







28 -
jay! de ella el dia en que deje de existir ese amor
que lleva al patricio ante el fuego enemigo sin esti--
pendio alguno, sin mira ulterior de medro per-
sonal!
Muchas, muchisimas mills de distancia. y mu-
chas, muchisimas olas salobres, separaban de Cuba
los ejrcitos disciplinados que la Metr6po!i debia
enviar en auxilio de sus hijos que estaban liamados
i perecer abaildonados en estas remotas playas sin
el consuelo de pisar otra vez las verdes praderas y
populosas ciudades donde tranquilos se' deslizaron
los primeros dias de su infancia, y sin alcanzar la
ventura de elevar A Dios su action de graciaa en el
temple de la aldea cuyas torres amigas ven sus ca-
maradas destacarse sobre el azul del cielo pr entire
los tejados y arboledas que la iinaginaciof diel an -
sente recuerda con delicia.
Pero esos hijos del trabajo que confiadoi, f i su
propio valor y en su tuerza de volunt.ad vinie-
ron un dia y otro a fertilizer con su copio jn sudor
los campos de la poetica Cuba: esa pliyadf- penmi -
sular que, representando la sAvia mas lozana tie la
juventud pAtria, habia ido viniendo afio trrs anio,
desafiando los peligros del mar y los temores funda-
dos de su aclimatacion, no podian ver con indife-
rencia el dxito de una campana que amenazaba
conclnir con el objeto mas querido de su alma, en
el pais remote done la suerte los habia conducido.
Esa juventud fogosa que habia tenido valor para
separarse de las madres que dieran el sir cada
uno, de los hermanos que partieran con ellos las
caricias paternales, y de 1h tiernas desposadas que





29 -
con humedos sollozos les vieran partir para climas
funestos al europeo; esa juventud que tuvo fuerza
de Animo para ahogar los latidos del alma, enjugar
sus lAgrimas de despedida, y hacer un pardntesis in-
definido en la existencia del hogar paterno; no tuvo
valor suficiente para resignarse A dejar las playas de
Cuba, siendo arrojada de ellas como Agar de casa
de Abraham. Pudo luchar y veneer mientras se tra-
t6 de la familiar; pero cuando se trat6 de la pAtria,
de la integridad del territorio, el oorazon salta de
indignacion en sus pechos, y un jams! brot6 ex-
pontAneamente de sus lAbios generosos.
De esto a empuniar el fusil del voluntario, no ha-
bia mas que un paso, y ese paso se di6 sin mirar lao
consecuencias personales.
Al ndcleo de peninsulares que se armaron, se
unieron muchos, muchos dignos cubanos, que com-
prendieron la sima A que conducia la ceguedad de
la preocupacion political A sus desdichados hermanos;
y unidronse tambien muchos hijos pr6digos de la
pAtria que, mal aconsejados habian hecho armas
contra ella, yendo A engrosar las filas del bando que
simboliza la ruina y asolacion de Cuba.
La abnegacion, la fraternidad, el entusiasmo, el
valor y la generosidad, tegerAn de consuno coronas
de laurel para premier A los que constituyen con su
noble y valerosa actitud la muralla mas fire de la
patria.
iAy! ent6nces de aquellos hijos expureos de Es-
pafia que han tratado de mancillar el preclaro tim-
bre ganado por los buenos! Ay! de aquellos que
vendidos al oro laborante, 6 cegados por su igno-





30 -
rancia, han osado denigrar A los que timbres tar
esclarecido ostentan ya de antiguo! La Historia es-
cribirA con su buril de bronce sus nombres execra-
bles, y el contrast harA resplandecer mas los unos
y aborrecer los otros.
Tal vez, Senor, me he dejado levar algo del en-
tusiasmo al trazar esta carta; pero, lo confieso, cuan-
do oigo sonar los tambores y agruparse los volunta-
rios para salir A campaiia 6 hacer servicios penosos
de guarnicion; recuerdo instintivamente qne sin la
abnegacion y la constancia de esos hombres, la
pAtria hubiera tenido muchos dias de amargura y
luto.
No lo olvide V. M., pues en mi pr6xima carta
tengo que decirle acerca de esa noble institution co-
sas que, segun mi juicio, merecen tomarse en cuen-
ta. Si V. M. sigue prestando su benevola acogida A
mi correspondencia, tal vez deberA agradecerle algo
la perla de las Antillas, asi como siempre tendrA
que estar reconocido A V. M. por tal deferencia sv
respetuoso suibdito Q. B. S. R. M.

MBIZO 22.













CARTA V.







Ofreci en mi anterior decir algo mas A V. 1.
acerca de los voluntarios de esta Isla, dignos suce-
sores de la milicia de Nobles vecinos; que en 1850
se cre6 A consecuencia- del desembarco del ex-
general espanfol Narciso Lopez patrocinada por el
ministry de Estado Clayton, ya que no por el Presi-
dente Taylor que A la sazon regia los destinos de
la Union americana. Los voluntarios actuales como
todo el mundo sabe, con su abnegacion y valor ban
logrado resistir el primer embate de las hordas
separatists que se atrevieron A levantarse en armas
contra su pAtria en las soledades de la Demajagua.
La isla de Cuba, como ya dije en mi anterior, se
hallaba casi exhaust de guarnicion; y si bien el ejr-
cito ha rivalizado con los voluntarios en bravura; sus
esfuerzos y aun su venida hubieran sido initiles a
no haber parade el primer golpe aquellos dignos
patriots, que con su actitud noble dieron lugar A


- -- -- -- -,- -- f- -- -- -





32 -
que las noticias del alzamiento llegasen A oidos del
Gobierno Supremo de la Nacion, y a que los refuer-
zos vinieran A tiempo para evitar el despojo que los
traidores proyectaban, contando con la falta de tro-
pas disciplinadas y con las sangrientas revueltas
que en la Peninsula esperaban ver surgir en pos de
la revolution de Setiembre.
Ahora bien, gconvendrA, una vez terminadas las
convulsiones de la agonizante insurreccion cubana,
desarmar A los voluntarios, 6 por el contrario fomen-
tar por todos los medios posibles su estabilidad, acre-
centamiento y discipline?
Los gobernantes de 1850, creyeron convenient la
disolucion de la milicia de que antes hicimos men-
cion, una vez adquiridas las seguridades posibles de
que los Estados Unidos respetarian los derechos de
Espafa, la nacion que A tanta gratitud se hizo acree-
dora con ellos en su memorable 4poca de indepen-
dencia y organization llevadas A cabo por Wash-
ington.
Pudiera sostenerse hoy esta hip6tesis fundAndose
en las mismas razones de ent6nces, y aun en la de
que los hechos han demostrado que cada vez que la
pAtria ha necesitado el brazo armado de los ciuda-
danos, 4stos se han apresurado A defender su pabe-
lion de oro y grana; de lo cual puede sacarse en
consecuencia que si otra vez vuelve por desgracia A
reproducirse el ataque, no faltarAn defensores aun-
que no pertenezcan A las filas voluntarias.
Pero A esos razonamientos, que de acogerse por
el Gobierno de V. M. para el efecto de verificar,
el dia en que la Isla estd completamente tranquila,






33 -
el desarme de los que tanto han hecho durante mas
de dos afos por salvar la integridad del territorio,
hay much que replicar, si es que se ban de respe-
tar los sagrados fueros de la razon y los de la conve-
niencia political. iQud mas quisieran nuestros impla-
cables enemigos, los renegados de su sangre y de su
pAtria; sino que desapareciese de la Isla esa institu-
cion gloriosa!
En primer lugar debe tenerse presente que al reso-
nar en Yara el grito, prisago de las traiciones, pro-
fanaciones sacrilegas, incendios y asesinatos que han
cambiado la faz de gran parte de la antes tan ri-
suena y floreciente isla de Cuba, al resonar ese gri.
to, repetimos, no se hallaba el lais sin voluntarios,
pues los habia, perfectamente reglamentados por el
general Concha. Es verdad que eran poco numero-
sos los filiados; que 4stos se hallaban diseminados
por el extenso pais en que vivimos; y que todos ellos
eran hombres laboriosos que tenian necesidad de
mirar como objeto principal de su vida el ejercicio
de la profession en que libraban su subsistencia, y
el bienestar de sus esposas 6 idolatrados hijos. Y es
verdad, por uiltimo, que la confianza que A todos
tenia adormecidos como con un beleno soporifero,
habia hecho que no solo escaseasen los soldados vo-
luntarios, sino que tambien se hallasen en cuadro los
jefes y oficiales que debian estar A su cabeza.
Pero si todo eso es cierto, no lo es menos que
existiendo el nicleo de la milicia, se posefa la base
de su reorganization, para el dia en que el peligro
comun y el entusiasmo pAtrio, resonasen con voz
penetrate en los corazones de todos. Por eso pudo
S" 6







34 -
presenciarse el milagro de que se levantara repen-
tinamente una hueste formidable, armada y equipada
a so costa, y que marchara con expontaneidad A Io-
combates.
Por lo demAs, si pudo prescindirse de los volun-
tarios en la epoca indicada fud porque ent6nces
se trataba de defender el pais contra los extrangeros
y- no se estaba en el caso de hoy, en que es precise
salvarlo de los laborantes 6 conspiradores que bullen
y se agitan entire nosotros mismos, de ebos hombres
sin lealtad que constituyen el Aspid venenoso que
abrigamos compasivos en nuestro propio seno para
que, cuando arrojen otra vez la mAscara, no nos hie-
ran de muerte con el veneno que ocultan rencorosos:
Es pues necesario, no disolver como ent6nces, la.
fuerza voluntaria, una vez concluida la insurreccion
armada; sino por el contrario, sostener el entusias-
mo de ella, ejercitarla en el manejo de las armas y
procurar por todos los medios posibles su aumento
progresivo.
De esta manera se tendrA siempre dispuesto un
ejdrcito valeroso y lleno de abnegacion, el cual no
costarA dinero al Tesoro, como costaria y no poco el
poseer uno compuesto de tropa de linea si hubiera
de sostenerse en el nmunero que la extension de la Isla
y sus condiciones especiales reclaman de consuno.
Esta fuerza al primer motivo de alarm podrA en-
cargarse de la guarnicion complete de las plazas y
fuertes, diseminados por el campo, y con eso dejar
libre la tropa veteran para salir A batirse: podri
acompanar tambien A esta, y con su conocimento
prActico de las escabrosida4es, senderos y maniguas-







35 -
de los terrenos prestarle gran ayuda: podrA ejercer
un influjo moral incalculable en los enemigos la idea
de que alternan en sus filts unidos por los lazos del
companierismo peninsulares y cubanos; y por fin, po-
drA contar la autoridad con un apoyo material, no
solo para la guerra, sino para la policia rural, sobre
todo en los despoblados departamentos del Centro
y Oriente, pues siempre se verA A los voluntarios
acudir A los incendios, inundaciones y calamidades
de todo g4nero, al par que A dethner al criminal, como
sucede prActicamente en el dia.
Ahora bien, para sostener despues de la guerra el
entusiasmo, fAcil de enfriar siempre cuando cesa e1
peligro material; conviene ligar los corazones de los
que hoy sirven al Estado, con recompensas justas y
con honors. Estos iltimos tienen la ventaja de que
en nada gravan A la Nacion y que sirven de estimulo
para lo sucesivo en los agraciados, y de objeto de aspi-
racion para los que vengan en p6s de ellos A ocupar
su puesto.
Entre esos horiores, ninguno mas aprop6sito que
el de la creacion de una medalla especial para con-
memorar las glorias obtenidas en esta campana larga
y ruda; condecoracion que pudiera ser semejante A
la que se di6 al ej4rcito expedicionario de Africa, 6
A la del que march 4 Roma en auxilio del atri-
bulado Padre comun de los files.
Otro de los medios mas adecuados para conse
guir el objeto apetecido y al mismo tiempo aprop6-
sito para lograr otro fin politico de no menor tras-
cendencia, es el de eximir de quintas A los j6venes
que vienen A esta Isla A tes de fiar A los azares de la







36 -
insaculacion sus nombres, cuando se trata de pagar A
la pAtria el triste pero necesario tribute de sangre.
He dicho que tendria otro fin politico esa media
y voy A indicarlo desde luego. La isla de Cuba, como
demostrard en estas cartas, cuando llegue la oportu-
nidad, necesita que se fomente por todos los me-
dios posibles la infmigracion peninsular, atrayendo
hacia sus playas los j6venes que abandonan todos
los arios el pueblo que les vi6 nacer, para buscar
una fortune en cualquiera de las repiiblicas hispano-
americanas, tan ingratas para con todo el que lleva
el glorioso titulo de espanol.
SNo debe pretenderse en otro sentido la emigracion
de la Peninsula, es decir, robarle brazos que necesi-
ta; pero si debe procurarse encauzar indirectamente
el torrente que corre sin tregua hAcia paises estra-
nos: puesto que la economfa political tiene demos-
trados los perjuicios que resultan de apelar directa-
mente A medios coercitivos para contener las emi-
graciones.
De eximirse de quintas A los j6Venes peninsulares
que pasan A las Antillas espanolas se deberia im-
poner A todos ellos el deber ineludible de servir en
las filas voluntarias un nuimero de anios igual al que
servirian en el ejdrcito; y esto lo mismo en el caso de
caer quintos en su pueblo, respective que en el con-
trario.
Antes de concluir deseo consignar una idea que
confirm la necesidad .del sostenimiento de los vo-
luntarios de Cuba por los medios inlicados, de los
cuales, solo -he propuesto como ejemplos el de la
condecoracion y el de la exencion de quintas.






37 -
-La Prusia, esa nacion que acaba de hacer rodar el
pedestal suntuoso sobre que descansaba la estAtua
gloriosa de la patria de Carlomagno y Napoleon I;
esa nation que ha demostrado al mundo.que la orga-
nizacion military de la Francia, que tanto imponia A
todas las demis potencias del orbe era defectuosa
hasta lo sumo; vA A ser el modelo de los pueblos
.contemporAneos, hasta que girando la rueda de la
fortune, varien los acontecimientos. Ahora bien; en
Prusia existe, como nervio de la guerra, la reserve 6
landwehr (1), y no pocas de sus victorias sobre las
aguilas imperiales han sido debidas A este element
military, poderoso cual ninguno.
En Cuba, pues, concluida la guerra convene con-
Ssiderar como la landwehr A la fuerza voluntaria, y
al efecto fomentar todo lo possible al acrecentamiento
,de ella. No dire que se hiciese obligatorio A todo
peninsular vestir el uniform, porque esto desnatura-
lizaria la institution que por algo se llama volunta-
ria; y por que ademAs la isla de Cuba no es pais
que ha de emprender campanas extrangeras como
las suefan siempre las potencias europeas encubrien-
do sus designios con la formula napole6nica de
paz armada. Pero lo que si afirmo es que con-

(1) Aprop6sito de la organization de la landwehr, palabra
que significa defense del pais, no estara demas esplicar su
organization estractando a! efecto lo que dispone la vigente
ley de 3 de Setiembre de 1814 que la organize en Prusia.
Segun ella es obligatorio el servicio military a todo prusiano
desde la edad de 20 afos, en la forma siguiente: 5 atos en
la line [tres de ellos bajo las banderas y dos en las reserves];
seis afios en el primer bando de la landwehr; site en el se-
gundo band, y por fin once en el landsturne 6 sea leva en
,masa.







38 -
viene dar a estos cuerpos armados toda la estabili-
dad, brillo 6 importancia que han sabido conquistar
en esta dpoca de prueba; y que no debe echarse
en olvido el antiguo proverbio latino que dice: si vis
pace para bellum.
Contra el prop6sito que me habia impuesto de ser
lac6nico en mis cartas, me he estendido demasiado
al escribir la present.
Dispenseme V. M. si se le ha hecho larga su lec-
tura, en gracia siquiera del buen deseo que la ha
dictado B. S. R. M.


NARZO 31.














CARTA VI.






Llegado es ya el moment de hablar 6 V. M.
-acerca de la base primordial del porvenir de Cuba;
del cambio radical que por algunos seproyecta intro-
ducir en su modo de ser politico; de las reforms, en
una palabra.
Pero antes de emitir mi opinion acerca de ellas
en general y de cada una de ellas detalladamente,
deber mio es consignar las opinions political que
profeso, A fin de que no se miren con prevention
mis palabras.
Yo, Senor, soy liberal por convencimiento, y no
de los minos liberals, pues la Historia que he leido
dia y noche para buscar en sus pAginas la ensefa'n-
za prActica mas provechosa, me ha decidido A serlo.
Creo que la 4poca modern esta pasando por un
perifdo de crisis pplitica la mas grave quiza que se
registra en los:anales,;el-,pasado human.
Creo firmemente que en el estado actual de las
ideas modernas, no es po ible, so pena de .aer en el






40 -
absurdo, pretender retrogradar a la 4poca del abso-
lutismo monirquico que traiga consigo la absorcion
de los derechos individuals para concentrarlos en
una sola mano como se concentran por'medio del
foco de una lente los rayos luminosos del sol.
El hombre constituido en sociedad ha progresado
en el sentido de conocer sus derechos, que en otro
tiempo permanecian ignorados para l1; y ese conoci-
miento le ha coatado mares de sangre cuyas marcas
son indelebles. Seria muy loco quien pretendiera re-
troceder, pues una fuerza superior A la suya le ar-
rastraria a su pesar por la send del progress. El
i.iundo march, ha dicho Pelletan; y lay de aquel
que pretendiera detener el curso del progress con
sus solas fuerzas! El carro aplastaria irremisible-
mente sus manos y seguiria su camino, no obstante
los lamentos y gritos de despechc del obcecado que
tratara de poner 6bices A su carrera.
El inico desideratum A que puede y debe aspirar
el politico en nuestros tiempos es A buscar la liber-
tad en el 6rden. Feliz aquel A quien sea dado ha-
Ilar la formula que pueda realizar de un modo esta-
ble tan dulce consorcio.
La monarquia de otros tiempos ha envegecido y
.omo todo anciano caduco tiene precision de reti-
rarse de la escena de la vida. La Repdblica es de-
masiado infantil, y como todo nino necesita esperar
que llegue su desarrollo fisico y moral, para poder
empunar con mano varonil las riendas del Estado.
No hay otro medio que elegir hoy por hoy que el
de la monarquia constitutional planteada en nuestra
pAtria por fortune de todos los espanoles.






41 -
Espana toda al mandar recientemente a las C6r-
tes una sensata mayoria monArquica, las Constitu-
yentes al escribir su c6digo politico el mas liberal
de Europa, y V. M. al aceptar la diadema que orn6
las sienes de tantos grandes monarcas y jurar la Cons-
titucion que el pals se babia dictado, estan de hecho
conformes con las ideas liberals que dejo asenta-
das; y por tanto initial seria que me esforzase en es-
planar las razones que me impulsan l ser liberal en
la esencia de mis convicciones, y monArquico-consti-
tucional en la forma de su manifestacion.
Ahora bien, hecha esa profession de fe, creo que
sin ser tachado de retr6grado puedo entrar de lleno'
A exponer mis ideas respect A la forma political que
A Cuba conviene adoptar para que su porvenir sea
despejado; para que dejAndose de utopias necias lo-
gre colocarse A la altura de la 6poca,.y para que ldjos
de claudicar a cada paso y caer por fin en la sima
anArquica que esteriliza los esfuerzos de los demis
pueblos hispano-americanos, sea la escepcion glorio-
sa que, proclamando, su felicidad practice, haga caer
la venda de multitude de ojos cerrados por la passion
A la luz de la verdad y de lo equitativo.
Cuba, la hermosa Cuba, la reina codiciada del gol-
fo mejicano, vivia feliz y tranquila mientras agena A
las miserias y A los terrible embates de la political,
se limitaba A ocuparse en el progress econ6mico y
administrative de sus instituciones. Este progress
era constant si bien paulatino y s6lido; las rique-
zas individuals se acrecentaban dia A dia, y la vida
se deslizaba dulcemente como el arroyo entire las flo-
res que esmaltan sus orillas.
7







42 -
Pero lleg6 un dia en que los descontentos, que
en todos los paises existen por desgracia, como exis-
ten tambien en el seno de las families, sonfaron con
el brillo facticio de la position political. Creyeron
preferible la vida del marino, que pasa azarosamente
luchando con las tormentas, A la vida del sibarita
que trascurre dulcemente entire las riquezas, el fAus-
to y los placeres; y por trocar la uiltima por la
primera de la "cual carecian, idearon el medio de
conspirar contra el 6rden de cosas existente. AI
efecto se afiliaron en 16gias mas6nicas, empunaron
la firula del magisterio, corrieron en tropel hAcia
tos templos de Guttemberg; y dia trAs dia se ocupa-
ron en juramentar ne6fitos entire la juventud impe-
tuosa, en impregnar de ideas anti-espanolas los co-
razones de la ninez inexperta, y en hacer gemir las
prensas para qu.e el cdio A lo que ellos llamaban
tirania de Espana se difundiera por todas las classes
sociales y germinara en su dia, como germin6 al le-
vantarse en Yara un pendon que muy pronto empez6
A destilar sangre.
-- Pues bien., esos hombres que en la escuela, en la
cAtedra, en la 16gia, en el periodismo, en los banque-
tes, y hasta en la plaza priblica abusaron tanto de la
tolerancia espanfola, y la calificaron de tirania; eran
los que gritaban dia y noche A los oidos de la autori-
dad y de los leales todos pidiendo reforms political.
Su griteria fud repercutida por el eco al otro lado de
los mares; y el ministry de Ultramar, Sr. CAnovas
del Castillo, creyendo de buena f6 que las aspiracio-
nes de aquella falanje de turbulentos cubanos pedia
con buen fin reformas en sentido nas 6 mnnos libe-







43 -
ral, pero runca sospechando que se propusieran co-
mo fin pr6ximo la separacion de Cuba y Espana;
dict6 en 1866 un decreto convocando comisionados
que a nombre de Cuba y Puerto Rico propusieran,
las decantadas reforms, 4 fin de plantear desde lue-
go las que no lucharan con obstAculos inmediatos, y
poco A poco las demas.
Fueron en efecto A Madrid los comisionados, ba-
ti6 palmas la prensa anti-espanola, f no pocos espa-
noles ilusos; y llegado el dia dieron comienzo las
sesiones. Lo que podia esperarse de los comisiona-
dos lo hubieran comprendido hasta las inteligencias
menos privilegiadas si Morales Lemus, que era et
mas influyente de los comisionados y casi todos los
demAs, no hubiesen tenido tan perfectamente ajus-
tada A las mejillas la mascara que solo habian de ar-
rojar lejos de si despues de los sucesos de Villanue-
va.y el Louvre.
Pero si es verdad que no pudo preveerse por al-
gunos cuales serian las ideas political que iban A
sustentar los comisionados, tambien lo es que no
tardaron much en hacerlas patentes una vez comen-
zada la mission de informes escritos y la discussion
acerca de sus detalles. En efecto, todo cuanto
hicieron aquellos hombres fud encaminado A la
emancipacion de las Islas de Cuba y Puerto Rico.
Para el efecto, como oportunamente ha hecho notar
un escritor, empezaron hablando de asimilacion y
concluyeron por pedir una autonomia tan lata que
muy bien pudiera traducirse por la palabra inde-
pendencia. Ahi estA la coleccion de informes impresa
en New-York, que es el mejor justificante que
pudidra aducirse.







44 -
La palabra autonomia, 6 como dijo en un do-
cumento official cdiebre el general Dulce, tan ad ula
do y querido por los insurrectos: el gobierno del pais
por el pais, ya dije en una de mis cartas anteriores
"las bases en que estribaba, 6 por mejor decir las en
que se proponian establecerla sus autores. De ha-
berse planteado la tal autonomia, ya la estrella soli-
taria hubiera reemplazado hace tiempo A los glorio-
sos leones y castillos del pabellon que ondea en
las dos Islas hermanas.
Mucho tiempo hacia que la insurreccion esgrimia
en una mano el punal y en otra la tea incendiaria,
y todavia se hablaba por muchos espanoles de auto-
nomfa, como habia hablado el general Dulce. Entre
ellos unos pretendian tomar por modelo la del Ca-
nadA y otros la de las Provincias Vascongadas. Esto
prueba que eran y quizA son aun muchos los que
no han estudiado lo que es la autonomia canadiense
ni la vasca, cuando creen acceptable uno ui otra como
modelo para el modo de ser politico de las Antillas,
si por desgracia triunfase en los Animos espanoles
la idea de las reforms, y para concederlas quisiera
buscarse un modelo que imitar.
No estarA pues de sobra que diga algo acerca
de las reforms en sentido auton6mico cuando rea-
nude esta correspondencia. Entre tanto B. L. R. M.
de V. M.



ABRIL 5, 18.71.















CARTA VII.








Los partidarios de la doctrine autonomica, que
son los reformistas por excelencia del 6rden de co-
sas establecido en Cuba; han invocado con insisten-
cia, segun decia en mi anterior, el ejemplo del Ca-
nadA, y se han esforzado para crear atm6sfera A fin
de que se aplicase A Cuba.el mismo sistema guber-
nativo. Muchos leales se deslumbraron.con esta idea,
la aceptaron sin exAmen suficiente por falta de datos
para apreciar sus tendencies, y hasta suscribieron
en Villaclara una especie de manifiesto encaminado
A demostrar la conveniencia que entrafiaba la adop-
cion de ese sistema, no solo para la Isla de Cuba,
sino para la Espana peninsular.
Deber de todo. buen espafiol es por tanto al ha-
blar de las reform.as political de Cuba combatir el
sistema separatist que entrafia la pretendida modi-
ficacion en sentido auton6mico. Al efecto empezard
yo por exponerlas bases en que estriba la autonomia
8 1


VVVV~~VVVVVVVVVVV~~VVVD
-.-






46 -
canadense, pues desgraciadamente no ion muy cono-
cidas ni aun entire la mayor parte de aquellos que,
Avidos de innovaciones polfticas, creen ,er en todo lo
extrangero la perfeccion de que carecen las institu-
ciones nacionales. Recordard ante todo el origen de
la autonomia otorgada por la Gran Bretana A su
colonial.
El gobierno britAinico habia recibido una decep-
cion cruel con la emancipacion de sus mas ricas po-
sesiones de Amidrica, gracias A los esfuerzos y al
talent de Franklin y Washington, y A la coopera-
cion impolitica de Francia cuyos voluntarios capita-
ne6 Lafayette, y de Espana cuyo monarca CArlos III
di6 en aquella occasion A. conocer real y verdadera-
mente, como dice el erudito CUsar Cantu, que desco-
nocia el oficio de Rey. La leccion recibida por la In-
glaterra no podia ser olvidada fAcilmente y de aqui
el cambio de la political que us6 desde entonces con
sus colonies americanas.
Al abrirse la Asamblea national de Francia en 5
de mayo de 1789 se apind el combustible revolucio-
nario que en terrible hoguera habia de abrasar A la
nacion. Sieyds, Talleyrand, Mirabeau, Barnave, La-
meth, Brissot, Robespierre, y mas tarde Bailly, Con-
dorcet, Vergniaud y Danton, fueron los hombres
destinados A encender con el soplo de su elocuencia
y de su turbulenta accion, la llama que abrasando los
espiritus, di6 por resultado la combustion espantosa
en que perecieron las instituciones monArquico-
absolutas y el 6rden social de la Francia; todo lo cual
se derrumb6 convirtidndose en ruinas, cubiertas por
la sangre que A raudales brotaba de la mAquina ex-
terminadora de Guillot. *






47 -
La Europa entera tembl6 ante el espectaculo impo-
nente que daba la Francia, y Pitt, ministro de Ingla-
terra A la saxon, temi6 negar~al Canada las reforms
que pedia, aprovechando la ovasign del conflict; con
esto crey6 evitar otra perdida tan complete como
la que habia experimentado au pais con la de la
Union Americana.
Al efecto el hombre de Estado ide6 en 1791 divi-
dir el Canada en dos provincial, comno lo hizo, con-
cederle un Senado y una Asamblea popular, cuyos
ills tenian fuerza de ley si el Monarca tardaba dos
afos en desaprobarlos, y aument6 estas concesiones
con las del habeas corpus, el jurado y el derecho de
votar los impuestos en las Asambleas.
Merced A estas concesiones, la Gran Bretana con-
serv6 su pabellon, ya que no su dominio, en el Ca-
nadA y en la Nueva-Escocia. Pero como quiera que
el sistema de concesiones politics en circunstancias
dadas, no conduce A otro punto que al de acrecentar
las exigencias; muy pronto el Canada pretendi6 nue-
vos derechos y la libertad de cultos, que es lo que
pugnaba mas abiertamente con la intolerancia reli-
giosa que la iglesia anglicana tenia en aquella Epoca.
Para con tener los Animos fua precise que Inglaterra
apelase al sistema de la mas dura represion, que
es el anico, segun demuestra la historic, capaz de.
contener el torrente desbordado de las pasiones po-
liticas. Los castigos dieron el efecto apetecido, como
lo han vuelto a dar hace muy poco en Jamaica, nues-
tra vecina Antilla.
Solo en 29 de marzo de 1867, en que crey6 con-
veniente A sus intereses politicos y comerciales eman-
I






48 -
cipar el CanadA, Nueva-Escocia y Nueva-Bruns-
wick, otorg6 voluntariamente la autonomia i sus an-
tiguas colonies por medio del acta de aquella fecha,
que empez6 A regir en 1? de junio del mismo afio.
Veamos cuales son las bases en que estriba esa
autonomia. Gobierna el pais en nombre de la reina
de Inglaterra un Gobernador General, al cual auxilia
en sus funciones el Consejo privado de la Reina en el
Canadd, compuesto de miembros elegidos por el
mismo Gobernador General. Ademais existe un Se-
nado compuesto de 72 individuos elegidos, lo propio
que su president, por la misma autoridad inglesa,
siendo vitalicio su cargo. SimultAneamente con el
Senado, fiunciona una Cdmara de los Comunes com-
puesta de 181 miembros elegidos por el pais de 5
en 5 arios. Por uiltimo, cada una de las 4 provincias
que actualmente constituyen el CanadA, A saber:
Quebec, Ontario, Nueva-Brunswick y Nueva-Esco-
cia, se hall regidas por un Teniente Gobernador, que
debe su nombramiento al Gobernador General; y A
su ve zposee CAmaras particulares con atriluciones
nmas limitadas.
Como se desprende de la simple enunciacion de
las ruedas con que gira la mAquina gubernamental
del CanadA, el dominio de la antigua Albion ha desa-
parecido de esta parte de America. El quedar alli
tn Gobernador, ainico funcionario nombrado por la
Metr6poli, es como no poseer ningun dominio; pues
careciendo Inglaterra del derecho de introducir sus
ejdrcitos en el pais para obligar por la fuerza al
respeto de la autoridad; faltAndole el poder de le-
gislar que es el principal atributo de la Soberania;






49 -
y careciendo de la facultad de graduar, imponer y
cobrar los impuestos, sin lo cual carece del element
material mas indispensable para sostenerse un go-
bierno; el pabellon britAnico ondea allf A merced de
cualesquiera insurgentes quc quieran lanzarlo al
mar, como lo lanzaran de seguro el dia en que no
teman al poder de las escuadras blindadas que reci-
beni 6rdenes del palacio de Saint James.
Salta pues A la vista la idea de que*Inglaterra con-
sidera el CanadA como una nacion estrafia, por mas
que prefiera tener alli un representante que proteja
sus intereses mercantiles tan cuantiosos en la Amd-
rica del Norte. Habia de tener un consul gene,
ral, y prefiere tener un gobernador general, que
al fin y al cabo midntras el pais lo tolere, y le pague
su sueldo, mas protection puede dar al comercio
ingles y reporter una economic no despreciable al
presupuesto, tan gravado con la deuda exhorbitante
que lo agobia.
jSi la Inglaterra tuviese interns en conservar aque-
lla posesion, hubiera dado esa autonomfia Responda
por nosotros la desdichada India en que la opre-
sion inglesa represent la tirania mas atroz, simboli-
zada en Warrens Hastings.
Aplicando ahora estos precedentes 4 la isla de
Cuba, vamos a ver si es possible introducir en ella
ese sistema auton6mico tan decantado.
El modo de ser de Cuba y el Canada son entera-
mente diversos. El Canada estA situado en el con-
tinente americano, y Cuba rodeada de mares, lo cual la
hace accessible A los ataques de todas las naciones, el
dia en que le falte la somrra protectora que sobre ella







50 -
proyecta el glorioso pabellon de Castilla. El Canada
odia la tirania Norte Americana, pues ve de cerca
sus efectos y Cuba-su bando reformista,-ama ]a
dominacion de ese pueblo, tan divers de el en naci-
miento, idioma, religion, leyes y costumbres: testigo
de ello varias proclamas y mensajes de Cispedes, y
de la cAmara andante de GuAimaro, asi como los es-
critos de Morales Lemus y demis corifeos de la in-
surreccion. Por ultimo, en el CanadA puede sostener-
se el gobierno del pais por el pais, A causa de ser alli
mas densa la poblacion y de no existir razas diversas
que la dividan; pero en Cuba sucede todo lo contra-
rio, pues la poblacion es escasa comparada con la es-
tension territorial, y entire sus pobladores forman
contrast notable el hijo de la raza latina, con el
de la eti6pica, el de esta con el de la mong61ica, y
por ultimo, unos y otros con los mestizos producidos
por elcruzamiento que es consiguiente. Esto sin con-
tar la diferencia de condiciones que separa al libre del
esclavo y a este del colono contratado y del eman-
cipado.
iQu6 confusion resultaria de la ceguedad de un
gobierno espanol que fuera capaz de declarar aut6-
noma la isla de Cuba! qud lucha de ambiciones!
(qu de venganzas! que de abusos para llegar A ejer-
cer funciones legislativas y de gobierno! que caos,
en fin!
Porque no hay que hacerse ilusiones; autonomia 6
manera del Canada 4 indeperidencia, son para los
desleales palabras sin6nimas. Nos quieren vendar los
ojos con la idea que pomposam'ente emiten de que
la autoridad superior de la Ibla seria espanola, como







51 -
es inglesa en el territorio canadiense; pero queremos
qud se nos diga 1de qud serviria esa autoridad, qud
fuerza tendria careciendo de ejdrcito que la apoya-
sen con sus bayonetas, puesto que iba A mandar A
hombres y no A legions de Angeles? De qud aprove-
charian los esfuerzos de una autoridad, si serian de-
safectos todos los empleados que habian de secun-
darla dando cumplimiento A sus 6rdepes?
Pero hay mas. Siendo preponderante la poblacion
criolla sobre la peninsular, como lo seria sin duda;
esta elegiria A todos los diputados y regidores, asi
como A los miembros del poderjudicial, si se adop-,
taba la election popular A semejanza de los Estados
Unidos para estos iltimos cargos tan influyentes.
Esos funionarios harian unas leyes contrarias A lo
que proyectase el gobernador, y los otros aplicarian
esas leyes siempre en sentido favorable A sus miras
political. Con tales elements, digasenos qud gober-
nante espafiol podria regir con visos de acierto 6
sin ellos la Isla. Anfdase A esto que se hallaria en
manos de las cAmaras cubanas el votar 6 no las
contribuciones; y sin recursos pecuniarios mal po-
dria ningun gobernante sostener un estado aunque
tuviese la extension de la repbblica de San. Marino
6 de la de Andorra.
Queda pues demostrado que la autonomfa del
CanadA importada A Cuba; equivaldria al hundimien-
to del pabellon espanol en las aguas que rodean la
Amdrica.
V. M. es espafiol ya; y si no hiciera cuanto estd en
su mano para evitar tamafia aberracion, la historic,
que es inflexible cuando se trata de la honra .de las







52 -
naciones, le ltamnarA en su dia ante su estrado, y es-
cribird con letras indebles la sentencia que ha de leer
la posteridad. B. L. R. M. de V. M.



ABRIL 6.














CARTA VIII.






La pretension de que la autonomia del Canada
se implantase en Cuba, pareci6 tan exagerada A al-
gunos de los mismos simpatizadores de la insurrec-
cion que hoy aflige al pais, que juzgaron mas fAcil
de conseguir. otra clase de autonomia, que si bien
era menos radical y menos propicia para sus planes
separatists, serviria A no dudarlo de escabel seguro
para escalar algo mas tarde, el pedestal que se pro-
ponian.
Las provincias Vascongadas, se dijeron A si mis-
mos, poseen una organization political diverse de la
que rige en las demAs provincias espanolas del con-
tinente europeo. Aclamando la conveniencia de ese
regimen especial, no pedimos otra cosa que la asimi-
lacion A una parte del territorio pAtrio, y esa idea
puede deslumbrar A los incautos peninsulares, que
de seguro no comprenderan nuestras ulteriores miras
de un modo tan claro como pidiendo las institu:io-
nes canadienses, que al fin son extranjeras.
10 *


~
-- ---------






54--
Pero icuAnto se equivocaron en ese calculo!
Si Espana pugna por similar las instituciones
vascas A las del resto de la nation, gc6mo sin con-
tradecirse podia consentir en crear A este lado de
los mares lo que desea destruir al otro? aC6mo exi-
girse de ella que socavase mas la unidad national,
por la que viene luchando hace tautos siglos?
Pero hay mas. Es precise preguntar A esos inno-
vadores de nuevc cuno iqud instituciones auton6-
micas del Irurac-bat quereis que se otorguen a Cu-
ba, las que di6 A su patria adoptive Jaun Suria, el
vencedor en la batalla de Arrigorriag,, 6 las que
hey gobier nar-I Vizcaya?
Probablemente no se han fijado bastante en esta.
diferencia, y sin embargo, es muy capital.
Tal vez se decidan por los fueros vizcainos com-
pilados por la Junta General de Guernica, A la som-
bra del roble simh6lico, cuyas frondosas'ramas quiso
an dia derribar con el hacha exterminadora del des-
potismo el rey Fernando VII, imitando A Felipe II,
lque habia derribado en mas aciagos tiempos los
fueros y libertades de Aragon, custodiadas por La-
nuza con el fervor que defendian en Roma so vir-
ginidad las sacerdotisas de Vesta. Si tuera asf; si qui-
sieran implantar en esta Isla venturosa hasta antes
de la insurreccion de Yara, el hist6rico batzarrac 6
congregacion de ancianos, los cinco caudillos 6 meri-
nos trienales on president vitalicio y el tanido de
las bocinas para congregar A las merindades t las
juntas que debian tener lugar s6 el Arbol de Guer-
nica; si quisieran retroceder al siglo IX, el ridicule
de que se cubririan los aut6riomos flamantes, seria






55 -
la mejor contestacion que A sus descabellados pro-
pisitos pudiera darse.
Pero se nos dirA tal vez: no es la autonomfa de
aquella 4poca, que las mismas provincias Vasconga-
das tiene modificada por career que no estA ya acor-
de con las ideas del siglo, sino la de que hoy gozan
y que con justicia aman ciegamente, resistidndose
cada vez que el Gobierno de la nacion ha tratado de
introducir reforms. ,
' Por si esto dijesen, 6 pretendiesen de avanzar
mas, vamos A contestarles, pero no por nosotros mis-
mos, sino cediendo la palabra A un ilustrado escritor,
A un patricio de reconocido espafolismo, que por,
razones particulares ha encubierto su nombre con
el anagrama de Grazian de Mora y Murieta.
He aquf sus palabras:
"Se ha alegado para sostener los informes de los
Sres. comisionados y la autonomfa, la analogia con
las provincias Vascongadas. Seria grave omission en
nosotros dejar de examiner este motivo, que solo
ofrece apariencia de semejanza, y carece de razon.
No hay paridad li aproximacion siquiera entire el
caso de las Provincias Vascongadas y el de estas
Antillas.
Comenzando porque jamAs ha parecido sospe-
chos los espafioles el modo de ser de esas Pro-
vincias,; porque lejos de notarse en ninguna occasion,
y eso que han pasado por pruebas grandes, tendencia
alguna 6A la segregation, los vascongAios han sido
guardianes cehosos de que pdr las puertas de,sn pais
no entrara el extranjero a poner su dominacion ni en
una pulgada del espafiol territorio. iY cuidado! Los






56 -
gobiernos liberaies que han gobernado la Espata,
desde el convenio de Vergara ace, han ido poco A
poco cercenando las libertades de los fueros hasta el
grado de ser hoy su modo de ser una sombra de su
antigua autonomia, y sin embargo de que es gran-
de el partido absolutista entire los vascongados, nin-
guna otra provincia ha dado, en las dificiles y para
ellos tentadoras circunstancias de los meses pr6xi-
mos pasados, ep que se ha alzado la bandera del ab-,
solutismo con la promesa de la integridad de los
Fueros, tan alto ejemplo como ellos de amor al 6r-
den, de sensatez y de elevado espafiolismo.
Pero hay mas; siendo tan diterentes los nlmritos
de las Provincias Vascongadas de los de Cuba y
Puerto Rico, distinguidndose aquellas por su nunca
desmentida fidelidad y amor A la union con Espana,
y al contrario estas islas por su empeno de separa-
cion con inextinguible 6dio A Espaiia, han pedido
estas jqud contrast! una autonomia mas liberal,
mas extensa quo ia que aquellas gozan. Realmente,
no poseen las Provincias Vascongadas autonomia
political. En el 6rden politico estAn sujetas A la uni-
dad constitutional. Las atribuciones de las Diputa-
clones y Juntas forales estan circunscritas A lo eco-
n6mico y administrative, y esto tampoco absoluta-
mente. Las aduanas estAn en la raya de Francia,
no en las orillas del Ebro, donde debieran star con
arreglo A Fuero. La ley de ayuntamientos es la ley
general de la Peninsula. El 6rden judicial es el mis-
mo, y tambien la ley de ensefanza piiblica. El go-
bierno nombra los empleados. Y en todo esto pe-
dian y piden los cubanos y porto-riquenos inmuni-






57 -
dades much mas miplias. Las Provincias Vascon-
gadas no estAn sujetas A quintas, pero tienen per
fuero la obligation de dar fuerzas de tierra y de
mar en ciertos casos, y jamAs han dejado de cum-
plirla. jTienen este gravAmen las Antillas. Los so-
brantes de aqui van A la Peninsula. Nada mas just.
Estas Antillas deben una gran suma aun A la Metr6-
poli, y just es que la paguen. Los Vascongados na-
da deben, y sin embargo, dan anualmente lo que
oueden con el nombre de donativo. Aquf el Gobier-
no paga los caminos; alli las Provincias construyen
y refaccionan sus calzadas 6 caminos reales: aquf el
gobierno sostiene los establecimientos de beneficen ,
cia; alli las mismas Provincias. De esta manera pu-
didramos citar otros casos demostratando que las
Antillas poseen con minos mdritos, con titulos md-
nosjustificados, mas ventajas. gD6nde estA, pues, la
razon de su dolorosa queja y menos el derecho de
tener mas radical y extensa autonomia?
A la conclusion de la guerra civil, confirm el
gobierno de Madrid la conservation de los fueros de
las Provincias Vascongadas; mas no en absolu-
to, sino "sin perjuicio de la unidad constitutional,"
cuya condition quiebra su autonomfa political, y
fad un gran paso hAcia la unidad national, cons-
tante empeno de todos los gobiernos. Ningun pact
semejante celebraron los indfgenas de estas Antillas
con sus conquistadores ni con el gobierno supremo,
que por lo tanto estuvo y estA en perfect derecho
de establecer para ellas la forma de Gobierno y las
leyes mas adecuadas, y asi lo ha venido haciendo
hasta el dia. El compromise contraido en las C6rtee
11 '






58 -
de 1837, es el de continuar el sistema siempre se-
guido por todos los Monarcas, similar gradualmen-
te sus colonies a la Metr6poli, y aun cuando 'hu-
biera continuado el Sr. CAnovas al frente del Minis-
terio de Ultramar in sternum, es bien seguro que
consecuente A esa political, hubiera rechazado el plan
de los sefiores Comisionados, que separAndose de
esa traditional march, tendia A quebrantar la uni-
dad national, i cuya firmeza han aspirado todos
nuestros Legisladores."
Poco afiadiremos A estas palabras, que tan perfec-
tamente marcan la imposibilidad que existe de apli-
car en Cuba las instituciones vascongadas. Entre la
lealtad y el patriotism de los simpAticos euskaras, y
el dolo y la traicion de los secuaces de CUspedes,
nada comun puede existir.
Si se otorgase 4 Cuba el sistema auton6mico que
piden los ap6stoles de las reforms political radica-
les, se inauguraria la era de las decepciones, se pon-
dria en manos del loco la espada homicide, se auto-
rizaria la conspiracion y el desenfreno de las pasio-
nes, y el resultado practice seria la p6rdida de Cuba
para la nacion que, como madre carifiosa la ha ama-
mantado A sus pechos con sangre preciosa, que la
ha educado trasmiti4ndole su idioma, religion y le-
yes, y que en fin, la ha hecho ser codiciada por to-
dos los pueblos extranjeros.
DesengAiense de una vez los partidarios de la au-
tonomia vascongada; el roble de Guernica no'puede
aclimatarse, n6, en el suelo tropical que cria las pal-
meras, el platano y el mango frondoso que crecen en
Yara y en Bayamo.







59 -
No insist mas en esta material, pues despues de
lo dicho en mi anterior carta acerca de las tenden-
cias y prop6sitos de los aut6nomos cubanos, cuanto
aradiera en estaseria redundante. Despidome, pues,
de V. M. por hoy, besando S. R. M.



ABIIL 9.
I













CARTA IX.






Por concluida habia dado ya en mis cartas la
refutacion de la idea de concesiones en sentido auto-
n6mico A la isla de Cuba, y podria haber agregado
tambien, a Puerto-Rico, pues se halla en idWnticas
circunstancias; cuando ha llegado A mis manos la
noticia de que uno de los mas encarnizados enemigos
de Espafia, un laborante, como aqui llamamos A los
insurgentes que no tienen valor para emnpunar las ar-
mas, pero trabajan cuanto pueden en todoslos demAs
terrenos porla independencia de Cuba, ha publicado
estos dias en el peri6dico La Pdtria una sdrie de ar-
ticulos que tienden A ese fin. Con ellos piensa la So-
ciedad de Artesanos, que es' el club politico forma-
do de los mas intransigentes adversaries de nuestra
pAtria, hacer un folleto y repartirlo con una profit-
sion inusitada, A fin de crear atm6sfera en el ex-
tranjero y sobre todo en los Estados-Unidos, contra
la permanencia del pabellon espafol en las Antillas,
donde hoy por dicha flamea con envidia de muchos
gobiernos.
12






62 -
Ese folleto llevarA por titulo, segun describe de
Nueva-Orleans un corresponsal active y caracteriza-
do, el nombre de Soluciones posibles, y presentarA
como tales la autonomfa, la anexion, la venta y la
independencia.
He tenido occasion de leer los pArrafos principles
de los articulos que vaii A constituir el folleto, y
quiero aprovechar la feliz casualidad de no haber
empezado i tratar todavia la question prolija de las
reforms liberals, por haber interrumpido otras
ocupaciones el honroso prop6sito de escribir a V. M.
en estos dias.
. He calificado de feliz casualidad esa interruption,
porque aprovcchaidola podrd contestar d.esde uIego
y sin necesidad de volver sobre mis pasos fiera de
tiempo, la question de autonomfa. En gracia, pues.
de esa coincidencia, variare el plan que me habia
trazado para metodizar el studio de las euestione"
i q(ue pienso extender estas cartas.
Por tanto, permitame V. Mf. insistir un poco mas
en la idea auton6mica, y al efecto copiar los parrafos
que conozco de ese folleto, que quizA estA haciendo
gemir en estos moments las prensas de la pAtria
de Washington. Se tocan en ellos trascendentales
cuestiones de actualidad, y es precise conocerlas y
aplicarles la refutacion inmediata que exigen los er-
rores en que abundan, aun antes de que se propalen.
"Los antiguos reformistas que hoy se ban colo-
cado por sorpresa A la cabeza de la revolution cu-
bana en los Estados-Unidos, han escogido, dice,
todos los medios imaginables A fin de debilitar la
vausa -independiente aparentando querer fortalecer-
(







la, y una de las traz;s de que se han valido es ex-
tender la noticia de que el Gobierno de Espana
ofrece A los cubanos autonomia si los insurrectos
deponen las armas.
"CuaPdo, el peri6dicq La Revolucion neg6 lasalida
de Zenea para las negociaciones que todos sabemos,
dijo que Esppaa habia.ofrecido autonorna A. Cuba
desde el principio de la insurreccion; cuapdo los
laborantes habiaron sobre el viaje del referido senior,
repitieron lo Inismo respect A la autonomif; y di-
versas ocasiones se ha difundido la especie, como si
I'era un hecho indisputable, semejante ofrecimiento.
"Decir que Espana est4A dispuesta A concedernos
la autonomia es manifestar que la Madre PAtria
quiere dar A Cuba4a mas complete libertad, sin salir
del circulo de la nacion; es decir, que la Metr6poli,
reconociendo todos los errors y crimenes que para
con la colonia ha cometido, quiere enmendarlos y
subsanarlos dejAndola que se gobierne A su gusto, sin
pedirle otra condition que la de que por ahora no
se apart de la familiar, y espere para proclamar su
independencia tener toda la fortaleza y prosperidad
que con el objeto de erigirse en nacion necesita; es
decir, que no existent ni la tirania ni las maldades
espanolas en el gobierno colonial de la Gran Antilla.
"Esto nos debilita de dos nianeras: A la vista de
los extranjeros y A la de muchos cubanos.
"Los extranjeros al saber por los mismos revo-
lucionarios, y nada innos que por sus Representan-
tes oficiales.en los Estados Unidos, que Espana
se ha colocado en tan sAbia y conciliadora posicion
respect A los cubanos, han de career naturalmente






64 -
que 4 estos no les asiste ninguna justicia ai preten-
der hacerse independientes.
"Muchos cubanos, hombres de 6rden, indolentes
6 temerosos de toda clase de trastornos violentos en
la sociedad, ban de imaginar tambien que solo por
un empefio en que se sobrepone el amor propio A
la cordura, se sigue combatiendo; pero que lo mejor
seria aceptar desde luego las generosas proposicio-
nes de Espanf, y aplazar las pretensiones de inde-
pendencia para cuando la Metr6poli deje de ser jus-
ta v bondadosa.
"Sabemos que, en etecto, algunos extraljeros
abrigan aquella creencia, y que no pocos cubanos se
inclinan A la aceptacion de las supnestas promesas.
"Para aclarar esta question, cohviene que unos y
otros sepan que io de la autonormfa es una invention
de los reformistas, co n e! objeto de debilitar la idea
independiente.
"Espana nunca ha ofrecido autonomia "a ios cu-
banos, ni es creible tampoco que nunca la conedit-
ra, aunn e el caso de que la ofreciese.
"La 6nica entrada con que cuenta la Hacienda
espanola para hacer frente A sus graves compromisos
es lo que obtiene de la Isla por diferentes medios, y
la autonomia equivale A la supresion de esa entrada."
Como habrA observado V. M., empieza el autor
de los pArrafos transcritos hacienda una confession
importantisima cual es la de que los antiguos refor-
nistas, se han colocado por sorpresa A la cabeza de
la revolution cubana. No me sorprende A la verdad
esa noticia, pues ya la sabiamos todos hace tiempo,
y aun !a presentiamos antes de estallar la fatal revo-





65 -
lucion iniciada en la Demajagua; pero como oportu-
nameate he de hablar acerca de las reforms y los
reformistas, no estair demAs que* se recuerde esta
confession de parte, para agregarla A los muchos da-
tos que entonces aducird para vergiienza de unos y
desengano de otros.
Lanza luego el articulista el nombre de Zenea co-
mo mensajero del Gobierno espanol para ofrecer la
autonomfa A Cuba, y es bien extraio que no haya
mezclado con ese apellido el de AzcArate, que tanto
di6 que hablar anteriormente en igual sentido. Pero
uno y otro estAn juzgados ya por la opinion piblica
del bando leal, y el primero se halla sub judice y,
prisionero en una fortaleza de la Habana; por tanto
no es este el moment oportuno para escitar los Ani-
mos contra 6l1.
Madre pAtria, se atreve A Ilamar A Espafla el hijo
expdreo que reneg6 de ella; y luego habla de errores
y crimenes cometidos por ella vertiendo A continua-
cion la palabra tirania y maldades espanolas. iOh!
es mas fAcil aglomerar dicterios que justificar sit
aplicacion! No seguird, pues, en ese terreno, que
exigiria prolijas disertaciones, al escritor an6nimo
que osa proferir semejantes palabras.
Pero agrega mas adelante: "quiere enmendarlos
y subsanarlos dejando A la colonia que se gobierne
A su gusto, sin pedirle otra condition que la de que
por ahora no se aparte de la familiar y espere para
proclamar su independencia A tener toda la fortaleza
y prosperidad que con el objeto de erigirse en nacion
necesita." He aqui-la autonomfa sin mAscara, la re-
velacion paladina de lo que entienden los insurgen-
13






66 -
tes por esa phlabra tan acariciada en sus suefios ]o-
cos. VWase si decia bien, al hablar en mis cartas an-
teriores, de esa pretension descabellada, que no sig-
nificaba otra cosa sino un escalon para lograr subir
Ai la cispide donde los desleales ven grabada ia pa-
labra independencia.
Nada agregard acerca de la idea humillante de que
pide Espana una condicion,-pues creo que el origi-
nal dirA, concession; -y nada acerca del vago "por
ahora," que revela una debilidad y una abyeccion,
contra las cuales protest endrgicamente. Todo eso
dice por si mismo mas que cuanto pudiera agregar
persona alguna respect las creencias del que lo
estampa.
Peregrina idea es tambien la de que Espana al
ofrecer la autonomfa A Cuba,-cosa que ni en hip6-
tesis debe admitirse,-se ha colocado en una posi-
cion sibia y conciliadora respect A los cubanos.
Qu6 mas quisieran los insurrectos sino que fuese
verdad ese proceder impropio de una gran nation,
y mas impropio en las circunstancias actuales? Se-
Inejante paso, ni seria sAbio ni conciliador, dir6 yo A
mi vez, y la razon es la siguiente: si Espana 6 ef
(Tobierno que la represent, descendiesen hasta el
punto de tratar con los insurgentes, lWjos de demos-
trar sabiduria demostraria que ignore hasta los rudi-
mentos del arte gubernamental, pues no es asi co-
mo se concluyen guerras civiles de esta indole, se-
gun demuestra la historic de todos los tiempos y
paises; y por otra parte porque de nada le serviria
ese paso si la autonomia habia de equivaler al aban-
dono de las Antillas. Si eso es sAbio, tratAndose de







67 -
un pueblo que ha declarado A la faz del mundoque
consider caso de honra el sostenimiento del pabe-
lion en estas Islas, y que para lograrlo ha sacrificado
ya millones sin cuento y un ejdrcito inmenso, dudo
que haya quien lo crea teniendo sentido comun y
criterio desapasionado. En cuanto al calificativo de
conciliadora dado a esa conduct lo rechazo tambien,
pues no es conciliar dar la victoria al enemigo para
que nos despoje de lo que nos pertenmce.
Por lo que respect A la indication de que los
cubanos insurrectos, y los extranjeros se inclinarian
A favor de Espana por virtud de esa solutioni no es
mas que una sutileza transparent para ver si el Go-,
bierno cae en red tan grosera y otorga A sus enemi-
gos lo que ansian con toda el alma; en especial hoy
que estAn vencidos en el terreno de la fuerza que es
en el fnico que fiaban para lograr su independencia
repentina.
;,Y qud diremos del A~ltimo period transcrito, en
que muy seriamente sostiene su autor que la esclusiva
entrada con que cuenta la Hacienda espanola para
hacer frente A sus graves compromises es lo que
obtiene de la Isla i[Medrada estaba la gran nacion si
solo pudiese vivir con las rentas que Cuba le pro-
porciona! Ya habria perecido por lo menos hace mas
de dos afios, pues la guerra, 6 mejor dicho el bando-
lerismo iniciado en la Demajagua hace que sean po-
cos los products de la Isla para sostenerse, y por
tanto ningun sobrante puede remitir A la Peninsula,
como seria just. Y anado eso iltimo porque si esta
se ha sacrificado por aquella en todo tiempo, si la
provee de cuantos elements exige su gobernacion
S






68 -
y defense, si para fertililizarla ha derrochado sus
economfas por medio de situados, verbigracia, y si
en una palabra le ha dado el ser; just es que las ge-
neraciones presents recojan el fruto de la semilla
que para ellas derramaron sus progenitores y just,
nuy just que si siguen hacienda sacrificios obten-
gan recompensas.
En donde se encierra una verdad latente es en el
argument final que queda consignado. "La autono-
ifa equivale A la supresion de esa entrada." iQuidn
lo duda? Autonomia 4 independencia son casi sin6-
nimos y midntras la sinonimia llega A ser perfect,
is decir, mientras liegase el dia de "tener today la
fbrtaleza y prosperidad que con objeto de erigirse
eu nacion necesita," mientras liegase ese dia, dado
caso que la ceguedad de Espafia tuviese la candidez
de otorgarla, las cAmaras cubanas es bien seguro que
no harian donativos at gobierno espafiol ni a los pe-
ninsulares cuyos bienes suspirarian por moments
llegar A apropiarse como hicieron los demais paises
hispano-anericanos al proclamar su independence.
Para concluir esta carta y la material auton6mica,
voy A insertar a continuation an trozo mas del fu-
turo folleto.
"En ningun document, continda, en ningun acto
ha hecho jams el Gobierno espafol la promesa de
autonomia que los reformistas disfrazados de patrio-
tismo suponen.
"Las manifestaciones tanto p4blicas como priva-
das que ha hecho Moret; la conduct de Lopez Aya-
la, que le ha reemplazado ahora, habidndole tambien
precedido, en el Ministerio de Ultramar; las mismas





69 -
condiciones que tretatfr -de imponer Azcarate y
Mestre en la comlnicacion memorable de este 1lti-
mo A nuestro Ministro de Relaciones Exteriores fe-
chada el 6 de setiembre; y las q;ue seguranrente pro-
puso Zenea A los patriots con la debida astucia para
no exponer su vida, demuestran ,de consuno que el
Gobierno de Madrid no admite otro arreglo con los
insurrectos que la rendicion ,de estos, prestAndose
cuando mas a perdonar la vida a los gefes si salen
de la Isla para no volver nunca 'ella.
"'Tal fu4 la "autonomia" que, propuso Mestre a
los patriots A nombre de Espafia."
No s4 si lo que dice el autor de estos pArrafos es
completamnente exacto, pues todavia no se ha hecAo
bastante luz sobre el particular; pero lo que si ase-
guro es, que esa political es la inica decorosa, digna
y itil para la patria.
Antes de concluir esta, ya larga carta, debo es-
plicar una anomalia que al parecer existe en que uu
insurrecto escriba en el sentido que lo hace el au-
tor de las Soluciones posibles. En efecto, pot los pe-
ri6dos transcritos se v que no estA conforme con
la autonomia y que aduce arguments y razones para
oponerse A que sus correligionarios la respeten. Pero
sabe V. M. por qud? Pues es porque, como dice
al fin del folleto, desea que no se conformen los su-
yos con ninguna de las tres primeras soluciones que
califica de posibles, y sin embargo demuestra que
no lo son. La inica que acepta y sostiene con entu-
siasmo es --ya lo habri previsto V. M. segura-
mente,-es la independencia de Cuba y Puerto
Rico. ,
14






-0 -
Felizmente, no ha seguido el author de las-Solu-
ciones la political de sus correligioniarios, reducida A
ocultar las tendencias de sus hechos y de sus escri-
tos. Con eso ha pesto A disposicion de nuestro par-
tido un conjunto de armas preciosas que utilizard
oportunamente, puesto que representan las ideas que
los desengafios del ostracismo han logrado arraigar
en el Animo de los eternos enemigos de Espania.
Nada mas pot hoy, sino repetirme de V. M. res-
petuoso S. Q. B. S. R. M.


LkIL 18.












CA TTA X.






No pensaba que hubiesen trascurrido tantos dias,
privAndome del honor de dirigir mis palabras A V. M.;
pero circunstancias ajenas A mi 6dluntad, asi 16 han
exigido. Hoy, que felizmente para mi, conceden estas
un moment de tregua A mis ocupaciones, voy A
reanudar la grata tarea que de un modo espontineo
me.tengo impuesta A mi mismo.
Si hubiera de seguir el 6rden de materials trazado
por el author del folleto Soluciones posibles, deberia
ocuparme hoy del importante problema que hace
muchos afios se agita en el cerebro de nuestros ene-
migos, reducido A. anexionar la Isla de Cuba A los
Estados-Unidos de America; pero en el intdrvala que
ha mediado entire .mi carta anterior y esta, se ha
puesto sobre el tapete ael. Congress otra question
no minos trascendental para el porvenir de la An-
tilla y para la honra de Ja Nacion toda,. cual es la de
la v.enta de este pedazo de. tiqrra arrullado por el
murmullo de las olas del Oceano y el Wtnue rumor dc
las brisas tropicales.





72 -
En efecto, el diputado Sr. Vild6sola interpgel6.o
hace muchos dias al Sr. Ministro de Ultramar acerca
de los runiores que corrieron en la C6rte de que el
embajador Mr. Sickles habia hecho en nombre de si
gobierno al de la altiva pAtria de Isabel la Cat6lica la
proposicior de comprar la Isla.
Esta circunstancia que acaba de dar mirgen a una
cruzada de indignacion par parte de los Casinos de
Cuba, 6rganos genuinos del partido espanol, me de-
cide A antepdner el asunto de la venta al de la
anexion, 6 reserve de tratar de esta en la pr6xima
carta.
No es nueva, en verdad, la idea de proponer 4
SEspafa que trueque por un pufiado de oro la tierra
.n que flota su pabellon, tantas veces defendido y
sacado inc6lume de las pruebas A que lo sometiera
la traicion, por sus invictos hijos. Esos yankees que
creen & Espana capaz de asemejarse al misero Esaii,
han mostrado muchas veces el plato de lentejas A la
tierra clAsica de la caballerosidad y el desprendi-
miento; pero todo en vano.
La historic en prueba de ello recuerda el hecho
de que en Julio de 1849 el embajador R6mulo H.
Saunders propuso en nombre del Secretario de Es-
tado James Buchanan la enajenacion de la Grau
Antilla mediante la suma de cien millones de pe-
sos; pero el ministry Pidal, que en achaques de honra
acredit6 siempre estar A la altura del pueblo cuyos
destinos regia, contest rechazando con el desden
que se acoje lo absurdo, aquellas palabras disonan-
tes A oidos acostum brados 4 escuchar A todas ho-
ras las palabras: lealtad y honradez.






73 -
Otras muchas veces los lAbios de la ambition han
hecho resonar en los alcazares ministeriales propo-
siciones id4nticas; pero siempre la sonrisa del des-
precio ha sido la inica contestacion lograda por los
mercaderes de ciudades y de honras.
Al verterse recientemente suposiciones de pro-
puestas iddnticas en el seno de la CAmara popular,
el Sr. Lopez de Ayala lo ha dicho: para quien quie-
ra coniprar las tierras en que on4ea la bandera
espahiola, no existe mas que un precio; la sangre
que hay que derramar para veneer en campo abierto
al ejdrcito, marina y voluntarios que han torado las
armas resueltos A perderlo todo minos el honor.
Bien lo comprende el autor del folleto, mal que
le pese. Sus palabras son bien terminantes y mere-
cen reproducirse:
"Por much interns que tuviesen los Estados-
Unidos en adquirir a Cuba, no es imaginable que
se resolvieran A comprar, por crecido ndmero de mi-
Ilones entregados A Espana, una'guerra que habria
de ocasionarles mayores gastos que A la nacion ven-
cedora; exponidndose A que en tanto los Estados del
Sur aprovechAran la occasion para renovar sus tenta-
tivas de separacion, 6 A cualquier otro suceso que pu-
siera en riesgo su bienestar ya que no su existencia."
Convencido de esta verdad, deciano ha muchos
dias en un, notable discurso el Senador americano
Schurtz, censurando la tentativa de anexion de la
republica de Santo Domingo A la pAtria de Franklin:
iguardaos de lostr6picos!
Y A la verdad: ruinas y lagos de sangre serian
las Ainicas adquisiciones que haria la Repuiblica-
15






74 -
Unida, pues nadie ignora que el Casino Espafiol
de la Habanajur6 solemnemente no dejar otra hue-
la ea la Isla, si ese atentado llegara A consumarse
por alg.un hijo cspdreo de nuestra madre Patria.
Todos los otros centros patri6ticos, que representan
fielmente la opinion del partido espanol se adhirie-
ron, ent6nces conio ahora A la protest del de la Ca-
pital, y la verdad es que ante la actitud endrgica y
decidida de tanio buen espafol como asi piensa, ese
y no otro seria el fruto de tan inicuo contrato.
Por lo demas la anarquia y la confusion que le-
vantarian sus cabezas, tan pronto como el sacrilego
',acto llegara 4 suscribirse, serian, A no dudarlo, la
venganza que los buenos encontrarian en tan desa-
tentado convenio. Pero hay mas ;quidn es capaz de
sostener que existe autoridad alguna que pueda con
titulos legitimos abrogarse el derecho de enagenar
tn pedazo de la tierra que contiene el sepulcro del
gran Colon y las cenizas de tantos dignos ascen-
dientes de la actual generation, que riega con el
sudor de su frente y fecundiza con su generosa san-
gre el suelo sobre que proyecta su civilizadora som-
bra el libaro de Castilla?
Si alguno osara abrogarse un derecho sciejaute, el
estigma del oprovio marcaria en su frente un indele-
ble sello. Es verdad que lquien seria suficientemente
cuidar para venir a hacer la entrega de nuestras vidas
y haciendas A un estrangero ambicioso? Pidnselo bien
V. M. Si alguna vez llegare a sus oidos la voz compra-
da de algun infame consejero, corte su palabra, pues
ese hombre no buscara otra cosa que la deshonra de
V. M., el envilecimiento de su pAtria y un medio






75 -
peligroso de poner A prueba el respeto y lealtad de
cuantos habitamos esta tierra que hemos jurado de-
fender contra todos los poderes del mundo hasta el
supremo trance.
Que el cielo impregne en el alma de V. M. la con-
viccion mas fntima de que la gran Antilla no es una
mercancia. Y que le convenza tambien de que su di-
nastia, jams llegaria A consolidarse si un moment
de debilidad tragera a sus reales lianos la pluma
para firmar un contrato en que los partidos todos
verian un arma terrible para combatirla, y un borron
en nuestra preclara historic.
Con el mayor respeto B. L. R. M. de V. M.

ABRIL 26.












CARtTA XI.







gQud dire acerca de la anexion de Cuba, A los Es-
tados Unidos que es el otro problema capital que
examine el autor de las Soluciones posibles? Son tan-
tas las ideas que se agolpan a la mente cuando se fija
en esa que represent nta de las aberraciones ma-
yores que han podido imaginar los cubanos des-
afectos A Esparfa, que apenas se cree possible con-
densarlas en el papel, A menos de escribir mas lar-
gamente de lo que yo desearia.
No es nueva la idea, pues en todos tiempos ha sido
tema de aspiraciones locas; unas veces buscando ese
resultado como solution hacia la cual era precise
hacer converger todos los esfuerzos de los cubanos
desleales, y otras como el iltimo remedio que la
suerte les deparaba, para el caso que no creian fA-
cil, de hacerse iirposible la consolidation de su in-
dependencia.
iQuefelicidad para Cuba, decian los primeros, ver
brillar la estrella solitaria entire la pleyade brillante
de la constelacion quie llaman Estados Unidos! iQud
16


~
A CTr\ hhN~ h~i~irr~~hA ~~ h~4Cli~ h
~ V VV ~VV VVVV V V VV VV V V VV






78 -
dicha, decian los otros, tener tan cerca un auxiliar
poderoso A quien fAcilmente seduciremos con la es-
peranza de que Cuba forme parte de su territorio
si auxilia su independencia!
Es, pues, indispensable combatir A toda costa esa
idea de fusion con los Estados Unidos, 6 digase
anexion; A fin de quitar todo alucinamiento A los que
no median sobre las consecuencias de actos gravisi-
mos, los mAs graves para la vida de los pueblos. Es
precise romper el prisma de color de rosa A travis
del cual miran ciertos hombres las cuestiones, A fin
de que al despertar de su sueno no sufran el amar-
go desencanto de ver negro el horizonte que de l1jos
veian dorado, Es precise, en una palabra, fortificar
las creencias de los que comprenden el absurdo po-
litico que la anexion entraila.
Dada la hip6tesis de que 6sta se realizAra, se toca-
rian desde el moment inconvenientes gravisimos,
que irian creciendo de dia en dia, oomo vamos de-
mostrar.
Una vez entregada la patria A los extrangeros, por
los mismos que mas debieran esmerarse en defen-
derla, daria principiolainmigracion anglo-americana,
sobrepujando instantAneamente esa raza A los natu-
rales de Cuba.
Para comprender este hecho basta tomar en con-
sideracion dos datos; primero, que todos los penin-
sulares, que constituyen una poblacion compuesta
de miles y miles de personas robustas y aptas para
el trabajo, abandonarian las playas de un pais en que
se escarneceria su pabellon y se les perseguiria de
muerte. Esto siguiendo la hip6tesis, nada mas que






79 -
hip6tesis, de que pudieran ser vencidos por los in-
surrectos. Con los peninsulares se ausentarian innu-
merables families de hijos del pais que permanecie-
ron fieles 4 su patria; y otros que, al ser objeto de
las persecuciones suscitadas por la envidia 6 por la
ambicion, se verian en el forzoso caso de emigrar.
El segundo hecho que hay que unir al anterior es
el de que, codiciosos los norte-americanos, de este
pais, en que ven riquezas que la imagination exa-
gera siempre, vendrian incesantemente en aventure-
ras turbas, e irian fijAndose en todos los nmbitos del
territorio.
Una vez situados eu Cuba, el resultado prActico y
tangible de su inmigracion seria el apoderarse de
todos los destinos ptblicos; y el imprimir la march
political que conviniere A los intereses de los Estados
Unidos, por mas que fuera opuesta a los de la Isla,
de todo lo cual existen ejemplos recientes en los ava-
sallados Estados del Sur. La diferencia consistiria
en que alli tuvieron necesidad de sostener una larga
y encarnizada guerra; y ante la dThil Cuba les bas-
taria expresar su voluntad.
Todas las autoridades y toda la policia, serian anglo-
americanas: el ejdrcito y la marina lo serian tambien:
las leyes, los letrados y. jueces encargados de inter-
.pretarlas, serian de la misma raza, y harian aplica-
cion de ellas en el sentido, mas convenient A sus
miras, influyendo por este medio en las fortunes par-
ticulares.
Pero supongamos que quisieran ser generosos con
Cuba, que la dejaranderecho A, elegir diputados y se-
nadores paraintervenir en elgobierno de aquella gran






80 -
nacion. Llegado ese caso los electores americanos
residents en Cubi, constituirian la mayoria; y esto
unido A la influencia que el gobierno central impres-
cindiblemente ejerceria en las elecciories, ;daria por
resultado inmediato el que ningun cubano figurase
jams en el gobie'ro, nri por la election de su pro-
pio pais. Si por una casualidad alguna vez Ilegase
alguno A elevarse A esos altos cargos electivos, su ais-
lamiento en metio de la mayoria de las CAmaras de
Washington, haria que su voz jamAs fuese oida, y
jue su influencia resultase nula.
No quiero estenderme en la question de innigra-
eion de la raza negra que tanto estorbo y embarazo
produce A la nacion vecina, y que inmediatamente
lanzaria en este territories en grandes masas; porque
estA en lo conciencia de todos, y porque la sola enun-
ciacion basta para que sus con-secuencias se vean de
relieve.
Demostrado esti, pues, cuan terrible serian para
los cubanos todas las consecuencias funestas de tal
paso; probado dejamos cuan pronto el arrepentimien-
to tardio haria abrir los ojos A esos hombres hoy cie-
gos, sino malivolos, que dsperan un medro personal
ea cambio de vender villanaiiente al extranjero la
pAtria que los vi6 niacer. Evidenciado por lotimo
qued6tambien quelos angls-ainericanos searrojariah
sobre esta presa qtie se ofrecia A su codicia, y que
las aspiraciones de figurar en la pblifica americana,
en cuanto al gobierno siquiera de este territorio; serian
desvanecidas desde el prirmei inistarite fbor la prepon-
derahicia de 1i otra polilacion tque sE~ tiiria iripl1ri-
tado en el tropical sueo.





81 -
Virginia, Mississipi y Tejas, trees Estados que su-
cesivamente fueron absorvidos no hA largo tiempo
por la viril Union americana, todavia no han logrado
tener representation en el Congreso; y tdngase'en
cuenta que su position en el continent, les hace per
de granimportancia respect A la repiublica, cuyo ter-
ritorio agrandan notablemente.
iQud papel representaria la isla de Cuba, perdida
entire los mares, y considerada solo como una colonia
explotables, como una de tantas posesiones destinada
i dar rendimiento pingiie A la extensisima repuiblica
usurpadora?
Prescindiendo, pues, de la nulidad A que en poli-
lica quedaria reducida Cu. ante la magnitude terri-
lorial de los Estados.de laUnion; prescindiendo de
]a pirdida de capitals cubanos que traeria la inva-
sion; y prescindiendo, por u6ltimo, del desprecio a que
se verian reducidos los naturales de ella, entregados
voluntariamente A aquel senor, que temeria nueva
traicion en su contra de parte de los traidores A Es-
paana; tan loco paso habria de llorarse con lgrimas
de sangre por los ambiciosos -cubanos.
Conocida es la tendencia de los Estados Unidos a
la extirpacion de los indigenas de los paises que su-
cesivamente van entrando en su dominion.
La Florida, Tejas y algunos otros territories des-
imenbrados de la Republica mejicana, estaban habi-
tados por espanoles y por indios, A quienes Espafia
habia protejido durante los siglos que alli domin6.
Pero cayeron bajo el yugo de los Estados-Unidos, y
desde ese memento,, today dicha concluy6 para ellos.
La raza anglo-sajona, enemiga siempre hasta por ins-
17 .





82 -
tinto de la latina, di6 fin muy pronto con todos aque-
llos infelices hermanos nuestros.
Por eso hoy no se habla en tan vastos territories
el rico idioma de Cervantes; ni se ven alli vAstagos
de los espanoles que en uu tiempo poblaron sus fdr-
tiles comarcas.
iQud leccion tan aprop6sito para los ilusos cuba-
nos! La historic en sus elocuentes pAginas habla A
los hombres que de buena fd la estudian, con igual
precision que los ndmeros estadisticos. Iguales cau-
sas, deben producer id6nticos resultados.
Pero no vayamos tan lejos. aQud sucederia A los
.cubanos desde el instant ismo en que las turbas
de aventureros que CUsp es trata de reclutar en
Nueva-York y Nueva-Orleans, lograsen veneer A los
90,000 hombres armado's que hoy guarnecenla Isla,
y los miles y miles que A la proximidad del peligro,
y viendo que jugaban el todo por el todo, empuna-
rian las armas? Qud sucederia si esas espediciones
filibusteras lograsen veneer A la indomable Espafa;
y ya se vY que no es poco conceder, aunque solo sea
hipot6ticamente hablando?
A esos hombres habria que darles la ofrecida par-
te del botin; habria que darles lo que el derecho de
conquista les permitiria reclamar.
tQud terrenos se les darian llegado ese caso? Los
que pertenecen A los espanoles, 6 los de estos ylos
insurgentes, 6 ninguno.
Las dos Altimas hip6tesis no son admisibles, por-
que conociendo el instinto de los filibusteros, no
hay que ilusionarse con la idea de que renunciasen A
su presa; y conocidos los m6viles ambiciosos de los





83 -
entrampados corifeos de la rebellion cubana, no es
possible career que tratasen de pagar con lo que, al
parecer es suyo, ni con las propiedades de sus pa-
rientes, amigos y paisanos.
Es decir, que A esos conquistadores tratarian de
acallarlos en sus justas exigencias con los bienes de
los peninsulares. iInfame prop6sito, .que solo cabe en
cabezas tan miserables y tan viles como las de los
pseudo-hdroes de Bayamo y de Cubitas!
iCreen que promesas vanas bastarian A saciarles?
Error craso. Los hombres traidos como mercena-
rios, una vez victoriosos, se juzgarian conquistadores;
y no cobrarian A tan bajo precio sus fatigas, las
eventualidades corridas, y su sangre. ,
Pero sea como fuere, el pais pasaria A ser dominion
suyo desde el primer moment. Do quiera se les
vera: la agriculture, la industrial y el comercio se-
rian suyos muy pronto; y los indolentes cubanos,
compradores del brazo estrangero, serian sus escla-
vos, mas todavia: serian sus victims.
Siempre de V. M. respetuoso servidor Q. B. S. M.


IBRIL 30.






SW C C W C


CARTA XII.







En mi carta anterior examine la question de
anexion de Cuba A ia Union americana bajo el punto
de vista de los inconvenientes gravisimos que acar-
rearia 6 la Isla su abandon del regazo materno, por
correr trAs el abrazo hip6crita de una madrastra que
no tardaria en hacerld expiar con raudales de tardias
ligrimas su insensata defeccion al pueblo que Ic did
el sir.
Hoy me propongo cxaminar esta solution propues-
ta por el an6nimo autor cuyo folleto refuto, bajo el
punto de vista de la conveniencia que el monstruoso
pacto tendria para la otra parte contratante.
En primer lugar la vecina repdblica debe tener
present que Espafa jamAs consentirA en perder sa
predilecta provincia ultramarina; y por tanto que An-
tes de que la anexion se verifique tendrA que soste-
ner una lucha A muerte con la pAtria de Viriato, Pa-
lafox y Mina. En esta guerra es probable que lleva-
sen la peor parte, dado caso que los espanoles pelea-
riamos en nuestro propio territorio, done estamos
18





86 -
aclimatados y poseemos elements superiores de de-
fensa. Ademns es indudable que nuestra marina aven-
taja con much A la suya, dado caso que segun la
Guia naval de los Estados Unidos, correspondiente A
este ano, toda la escuadra de la Repuiblica consta solo
de 99 buques de madera, 51 acorazados 6 monitored
y 29 remolcadores. Respecto A los buques de made-
ra, desde las fragatas de helice hasta los trasportes
de ruedas y de velas, solo pueden prestar servicio 48;
los monitors, escepto tres, se hallan arrumbados en
los arsenales por initiles, esperando hace 4 ainos que
haya quien los compare; y los remolcadores estAn des-
,armados en su mayor parte para evitar los gastos con-
siguientes A conservar en pi6 de guerra barcos que
son completamente inservibles en su mayor parte.
Pero no es solo la diferencia de fuerzas maritimas
1o que ha hecho que en los Estados Unidos nose aco-
ja, con todo el fervor que quisieran los insurrectos
cubanos, la idea de la anexion. No es tampoco iinica-
mente el temor.de que nuestra numerosa marina mer-
cante, tripulada por hombres de corazon, se armaria
en corss, y unida 6 separada de la de guerra, produ-
riria un dafio incalculable a sus flotas y d sus puertos.
Lo que mas pesa en el Animo del gobierno que
desde la Casa Blanca rige los destinos de la Union,
es la idea de que esa guerra que Espana indefectible-
mente le declararia, por que en cuestiones de honor
es proverbial su actitud digna, traeria consecuencias
fhnestisimas para su comercio y para su hacienda.
Bien lo comprendi6 el actual president Mr. Uli-
ses S. Grant, cuando en su mensage dirigido al Con-
greso federal en 13 de junio de 1870, decia, 6 pro-





87 -
p6sito de la idea de declarar beligerantes A los in.-
surrectos cubanos: "Si es reconocida la beligerancia,
la marina mercante de los Estados Unidos se verA
expuesta al registro y apresamiento efectuado por
los cruceros de ambas parties. VerAse asimismo sujeto
A la adjudicacion que decreten los tribunales de
press, nuestro trAfico costanero entire los Estados
del AtlAntico y los del Golfo, y entire estos y el istmo
de PanamA y otros Estados de la America del Sur,
en que .se emplea una gran parte de nuestra marina
mercante, obligada A pasar necesariamente casi A la
vista de la isla de Cuba. Segun el tratado de 1795
celebrado con Espafa, y tambien por lo que dispo-
ne el derecho de gentes, nuestros barcos pueden
ser visitados en alta mar; y en caso de que se reco-
nozca la beligerancia, el trasporte de contrabando,
que hoy es libre, queda ent6nces expuesto A los
riesgos de apresamiento y confiscacion."
Si estos dafios eran inminentes con solo dar un pa-
so hicia la enemistad de Espana, cual era el de reco-
nocer como nation beligerante a Cuba iqud no suce-
deria si una guerra franca y declarada se empenase
entire la Repuyblica unida y Espana?
Por lo demrs, Cuba es un mercado riquisimo para
los Estados Unidos; en 1l realize negocios constante-
mente y por valor de muchos millones; y al cerrar-
se sus puertos para todo barco qne ostentase el pabe-
llon estrellado, la baja en las rentas puiblicas; las
quiebras que se originarian y todos los demAs perjui-
cios pecuniarios, se harian seritir demasiado pronto,
en aquel pais puramente commercial.
Basta tomar en la mano la estadistica para saber






88 -
que ano fiscal que termin6 en el de 1869, ascendi6
el comercio de los Estados-Unidos con las Antillas
espafiolas Cuba y Puerto-Rico, A $88.102,017. Si A
este dato se anade el de que el comercio de aquella
nacion con Mgjico, los Estados de Centro-Amdrica,
Colombia, PerA, Chile, Republica Argentina, Uru-
guay, Brasil y Venezuela, soloascendi6 A $75.601,984;
y si se agrega por ultimo que con las Guayanas y
Antillas inglesas francesas, danesas y holandesas, y
las repiblicas de Santo Domingo y Haiti solo'comer-
ci6 por valor de 824.183,965, tendremos que Cuba
y Puerto-Rico representan para la gran Repiiblica
s;ete octavas parties de sus exportaciones A todos los
pueblos de America. iQud p6rdida para esa nation si
tan tabuloso comercio se interrumpiese, y mnas toda-
via, si los horrores de una guerra sangrienta y des-
tructora cegasen tan ricos veneros de riqueza!
Si deseamos razones de otra indole que co iirmen
mAs y mis la idea de que los norte-americanos per-
derian accediendo A la anexion de que se trata; y de
que comprendidndolo asi sus hombres de Estado,
con el buen sentido prActico que les caracteriza, se
oponen tenazmente A que triunfe esa idea por mAs
que sea simpatica y hasta capaz de alucinar A las ma-
,as; si se desean, digo, razones de otra indole, basta
leer los notables pArrafos que consagra al exAmen de
ese particular el folleto en question. H6los aqui:
"Sup6ngase que todos los cubanos estuviesen de
acuerdo en pertenecer A los Estados-Unidos, ven-
ciendo el natural resentimiento que ha debido inspi-
rarles la cruel y egoista conduct de esta nacion du-
rante nuestra guerra de independencia.






89 -
"'Seria possible la anexion, i pesar de semejante
unanimidad por parte de.los cubanos A favor de
ella9
"N9o lo creemos. El partido republican que es, y
probablemente ha de seguir siendo, el dominant en
los Estados Unidos, nunca se ha mostrado partidario
de la anexion de Cuba.
"Desde la epoca on que Buchanan pidi6 recursos
para apoderarse de la Isla y se agit6 de todas ma-
neras el asunto de la absoreion de las Antillas, la co-
munion political que despaes form el gran partido
republican existence, se opuso A la anexion. Ver-
dad es que ent6nces rechazaba la idea, porque los,
dem6cratas la defending eon el objeto de aumentar la
faerza de los Estados del Sur y establecer perfeota-
mente su preponderancia; pero no es mdnos cierto
que hoy tienen los republicans tambien poderosos
motives para oponerae A la anexion.
"Estos motives son politicos, econ6micos, religio-
sos y sociales.
"Politicos, por acarrear aquella las probabilidades
de una guerra, y porque habiendo de inclinarse na-
turalmente la poblaion cubana A la teoria libdrrijs
de los derechos de los Estados, en contraposicion de
la que los radicals yigori6ma de Ia eentraliaeiao del
poder, es probable que e afiliaraa en el partido de-
mocr&tico y que liegasen a fornar estrecha union
con los Estados del Str, co cayo carActer y costum-
bres congenian masquecoA los del Norte.
"Econmmieos, pwrque a existed ningun cubano,
cualqiiera que sea an opinion political, que no quiet*
para su pais el libre-cambio, que es lo mas conve-
19






90 -
niente a sus intereses; principio contrario al que sus-
tiene el partido dominate, de proteccionismo intran-
sigente; y por que la adquisicion de Cuba exigiria
extraordinarios gastos, asi para resarcir & Espana de
su pdrdida, si se efectuaba por medio de un conve-
nio, como si se lograse con intrigas political 6 con
las armas en la mano: pIrdidas que aumentarian
horriblemente las graves cargas de la deuda national
y que no serial compensadas facilmente, debiendo
hacerse incalculables gastos para el sostenimiento
de las tropas y escuadra que habian de mantenerse
en la Isla para asegurar su tranquilidad.
S"Religiosos, porque los cubanos, en su inmiensa ma-
yoria, son cat61icos, y aumentarian extraordinaria-
mente la influencia del catolicismo en este suelo,
que tantos esfuerzos hace para sostener el predomi-
nio de los protestantes. Los cat61icos han extendido
en la Union Americana su poderfo de tal manera,
que inspiran grandes temores 6 los hombres de Es-
tado de la nacion. Sus poderosas sociedades tienen
abarcado el ramo de ensefianza mejor dirigido del
pais: sus congregaciones caritativas ejercen su in-
fluencia bendfica en todas parties; y el nuimero de sus
fieles casi puede decirse que va creciendo en la pro-
porcion inmensa de la reproduccion de las tamiliaa
de origen irlandds. Tan es asi, que mas de una vez
se han iniciado rompimientos que han podido tener
por resultado una guerra religiosa. gC6mo no ha de
ofrecer reparo la parte mas important del pais, que
es esencialmente protestante, A que entren million y
medio en la Union decidiendo acaso, la preponde-
rancia del papismo?




Full Text





CARIAS AL


ACERCA.

L;:,


ISLA


DE


PO,


D. VICENTE BAS


Y CORTES,


Voluntario del primer batailon de Cardenas,
2a corresponsal del Comit6 Espanol Conservador de Matanzas,
qe Maritn de; Circulo Espanol de Santiago de Cuba, Vice-presidente del Casino Espanol
de Cardenas, Director y fundador quo ha sido del periodico
"La Ban dera Espanola" y quo to es actualmente de "El Horizonte," &c. &c.













jP A 1k--,at
Libr, s de A 1R AIDO, callc del Obispo, y LA CR2 VERD)E,
;al3 de Mercadere


r


REY



-U r




CUBA,


LA


*















p4fol


Esta obra es propiedad de su autor.


'V
<'7
5.


Cardenas.-Imprenta de Ei aori2ote, Raiz, 29


<"Miuml_















INDICE.





'R O LOGO .. ...................................
CARTA I.-INTRODUCCION.-SUMARIO: Razon de estas
Cartas.-Necesidad de que escuche todo Monarca A sus
snbitos.-M6viles quo impulsan al autor a cscribir so-
bre los asuntos de Cuba.-Objeto a quo propenden estas
Cartas............................................ 9
CARTA II.-Antecedentes de la insurreccion de la isla
de Cuba.-SUMARio: Intrigas politicas de los enemigos
de Espafa.-La ambicion de figurar.-Codicia de pues-
tos oficiales.-Tendencias de los escritos de Saco y otros.
-Errores atribuidos al Gobierno do Espafa.-Cotejo con
los cometidos por otras naciones.-Autonomia 6 se f gu-
bernenent.-Bases propuestas por los insurgentes para
la autonomia de Cuba.-Consecuencias funestas.-Ejem-
plo de Santo Domingo, Mejico y demAs republicans hispa-
no-am erianas .................................... 13
CARTA III.-Pretensiones sucesivas de los insurrectos
-SUMARIO: La autonomia propuesta como medio paci-
fico de obtener la independencia.-Medios de propagan-
da que se pusieron en juego.-Influencia de la revolu-
dion espafiola de Setiembre en la de Cuba.-Primeros
pasos de esta.-Gritos'de independencia.-Influencia de
las libertades concedidas por el general Dulce.-Reac-
cion en el partido espahol.-Crimenes cometidos por los
insurrectos.-Elementos de guerra reunidos por el par-
tido espafiol.-La anexion A los Estados-Unidos, como
tercera fase de las tendencias de los insurrectos- Va-
cilacion de los Estados-Unidos, y causa de su neutralidad
posterior.-Estado precArio de la insurreccion armada.
-Conjetura sobre el porvenir de Cuba.-Elementos de
discordia que dejard en p6s de si:la actual insurreccion.
-Necesidad de vivir alert en 4o sucesivo ........... 19
2*






VI -
FAG.,

CARTA IV.-La Milicia Volundaria.-SUMARIo: An-
tecedentes honrosos de los voluntarios de Cuba.-Dife-
rencia de miras entre los voluntarios de Cuba y los mili-
cianos nacionales de la Peninsula.-Sacrificios bechos
por los voluntarios en aras de la patria.-La union ha si-
do siempre su norte.-Imputaciones hechas por sus ene-
migos.-Esplicacion del valor, unidad de miras y abne-
gacion de los voluntarios de Cuba.-Los cubanos dignos
tigurando en sus filas.-Entusiasmo que inspira a todos
los buenos esa institution .......................... 25
CARTA V.-Mas sobre los voluntarios.-SUMARuo: La
militia de "Nobles veeinos."-Indnencia de la actitud
de los voluntarios en la invasion de Narciso Lopez y en
la insurrection actual.-- Convendra desarmar a los vo-
luntarios una vez terminada la campana?-Argumentos
en pr6 y en contra.-Conveniencia de sostener la fuerza
voluntaria y el entusiasmo que las anima.-Ventajas posi-
tivas de esta politica.-Recompensas y bonores con que
debe premiarse h los voluntarios y sostenerse su entu-
siasmo.-Creacion para el efecto de una medalla especial.
-Exencion de quintas en Ia Peninsula a los voluntarios.
-Fomento de la inmigracion peninsular.-Organizacion
de la militia volUntlria en tiempo de paz, de un modo
semejante a la londelchr alemana.-Datos sobre la land-
w r ... .. .. ... .. ...--...... .....-.-.- . 31
CARTA VI.-La libertad (eorica y su aplicacion en
Cuba.-SMABIo: Progreso de las ideas liberales en los
tiempcs modernos.-La libertad amalgamada con el 6r-
den.-La monarquia absolute, la constitutional y la re-
publica.-Estado de Cuba antes de estallar la insurree-
cion.-Tendencias de esta y medics empleados para el
efecto.-Reformas politicas pedidas por los comisiona-
dos que fueron a Madrid en I SG.-Tendencias de sus
planes.-Verladero sentido de la palabra autonomia,-
La autonomia del Canada y la de las Provincias Vascon-
gadas, citadas como modelos por los insurreetos.-Con-
veniencia de estudiar las bases en que descansa una y
otra autonomia .........--- ..-- .................. 39
CARTA VIL-La autonomia del Canadd .-SUMARIO:
Vases en que estriva la autonomia canadense.-Estado
de la opinion pnblica en Inglaterra despues de la revo-
lucion Francesa iniciada en 1789.-Influencia de Francia
y Espana en la independencia de los Estados-Unidos.
-Reforma introducida -por Pitt en el regimen del Ca-
nada el aho 1791.-Divisiontiel Canada en dos proviu-





VII -
PAG.

cias coo Camaras y libertades que equivalian A la
independencia del Canada y ]a Nueva-Escocia.--Luchas
con motivos religiosos.-Acta de 1" de Junio de 1867
emancipando completamente el Canada, Nueva-Escocia
y Nueva-Brunswick.-Detalles acerca de la forma, de go-
bierno que rige en el Canada.-Atribuciones del ober-
nador general, del Consejo privado de la Reina, del
Senade, de la Camara de los Comunes, del Teniente go-
bernador y de las Camaras provinciales.-Consecuencias
para la Inglaterra.-Comparacion del r6gimen que In-
glaterra tiene establecido en el Canada con el quo ob-
serva en la India.-Comparaciones entre el CanadA y la
Isla de Cuba.-Suposiciones quo hacen los insurrectos
cubanos'al pedir la autonomia.-Consecuencias que es-
perimentaria Espana planteando ese sistema ....... 45
CARTA VIII.-La autonomia de las Provincias Vas-
congadas.-SUMAIUo: Astucia de los insurrectos al pe- _
dir esa autonomia.- Contradiccion en que incurriria
Espana al crear en Cuba diferencias, cuando trata de
asimilar A las Provincias Vascengadas con las demas de
la nacion.-Bases auton6micas del gobierno establecido
por Jaun Zuria.-Ex men de las creadas por la Junta
General de Guernica.-Bases en que descansa la auto-
nomia actual Refutacion de la idea de aplicar A Cuba
las modernas instituciones vascas.-Imposibilidad de
otorgar esas instituciones a la isla de Cuba.......-.. 53
CARTA IX.-Mas sobre la autonomia de la isla de Cuba
SUMARIo.-El folleto titulado Soluciones Posibles.-Razo-
nes quo contiene contra la automia de Cuba.-Confesion
de que la autonomia equivale Ala independencia.-Zenea
y Azct.rate.-Refutacion de los errors que contiene en
esta parte el folleto insurrecto.-Otro trozo del mismo
folleto.-Tendencias separatista del mismo........... 61
CARTA X.-Venta de la isla de Cuba.-SUMARIO:-
Interpelacion hecha en las C6rtes por el diputado seor
Vild6sola.-Proposiciones de Mr. Sickles.-Historia de
otras proposiciones hechas en diversas 6pocas con igual
objeto.-Notables palabras pronunciadas por el senor
Lopez de Ayala.-Inconvenientes que acarrearia a los
Estados-Unidos la compra de la isla de Cuba.-Imposi-
bilidad material que tiene Espata para celebrar ese
contrato.-Consecuencias del mismo una vez admitida
esa hipstesis ..................................... 71
CARTA XI.-Anecsion de Cuba d los Estados-Unidos.
-Sugieao: Antigiedad de essidea en la mente de los








cubanos anti-espanoles.-Calamidades que caerian sobre
Cuba si ese plan monstruoso se realizase.-Ausencia del
elemento peninsular en Cuba.-Empleo que darian los
Estados-Unidos A este territorio.-Absorcion de los cu-
banos por los Norte-Americanos.-Nulidad politica A quo
quedarian reducidos aquellos.-Ejemplos de 6dio ins-
tintivo que existe entire ]a raza latina y la sajona.-Botin
de guerra que exigirian los americanos.......-.. ..... 77
CARTA XIL--Inconvenientes de la anexion para los
Estados Unidos.-SUMARIO.--- Guerra que tendrian quo
sostener con Espana.-Inferioridad de !a marina de guer-
ra de los Estados-Unidos.-Ruina segura de su comer-
cio y su hacienda.-Perdidas que ocasionaria i los Esta-
dos-Unidos la destruction de sus transacciones mercan-
tiles con Cuba.-Estadistica del comercio que hoy hace
con esta Antilla y las demas naciones hispano-america-
nas.-Refutacion de esta idea hecha por el folleto Solu-
ciones posibles.-Objeciones politicas, econdmicas, reli-
jiosas y sociales.-Repulsion de los americanos hacia los
cubanos.-Guerra con Espana prevista por estos nltimos
y oposicion de Mr. Fish y del general Grant.-Recuerdos
funestos para los Estados-Unidos del exito de sus espe-
diciones militares con carActer anexionista.-Motivos
de gratitud qne tienen para con Espana.-Oposicion a
declarar beligerantes A los insurrectos cubanos........ 85
CARTA XII.-La independencia de Cuba.-SUMARCo.
-Grito de Cuba libre en vez de Cuba independiente, a-
doptado para alucinar i las masas.-Cambio de un pre-
sente prospero por un porvenir dudoso.-Orras mistifi-
caciones hechas por los corifeos de la insurreccion.-
Error que existe en la idea de que toda colonial puede
emanciparse cuando tiene elementos para vivir inde-
pendiente.-Pruebas de este error.-Teoria de los he-
ehos cousumados.-Empeno inquebrantable de los es-
panoles eu salvar la isla de Cuba................... 95
CARTA XIV.-Imposibilidad de obtener la indepen-
dencia de Cuba por la fuerza de las arMas.-SUMARIO :
Razones y hechos on que fundaban su esperanza los in-
surrectos armados.-Acontecimientos que echaron por
tierra los calculos de los separatistas.-Tropas enviadas
por la Peninsula.-Actitud hostil hicia ella, tomada por
los departamentos mAs ricos y poblados.-Nnmero con-
siderable de hijos del pais que figuran en las filas do
voluntarios.-Elementos disolventes quo existen en el
campo insurrecto.-Impoteia de los rebeldes para





Ix-
P4G.
conquistar poblaciones importantes.-Reseha de varias
derrotas esperimentadas por los insurgentes, no obstan-
te pelear con fuerzas superiores en nnmero.-Inconve-
nientes que la naturaleza les opone.-Presentaciones en
masa.-Bajas de la insurreccio.-Estado actual de esta.
-Probabilidades de su proxima estincion -------. -- 104
CARTA XV.-Imposibilidad de que Cuba independiente
se organice.- SUMARIO: Ejemplo de la desorganizacion
quo despues de medio sig!o, lamentan todavia las repn-
blicas hispano-americanas.-Datos sobre su anarquia.-
Santo Domingo independiente, mendiga su anexion d los
Estados-Unidos.-Pintura que hacen en sus carts fami-
Hares los insurrectos, retratando las ambiciones, vicios,
desconcierto y anarquia quo reinan y han reinado siem-
pre en su repiblica de Cuba-libre.-Referencia al apen-
dice.-Obsticulos que opondria d la organizaion de
Cuba independiente la raza de color.-Superiorfdad de
esta si se acrecentase con la inmigracion expontinea de
Ia que vive en los Estados del Sur del Continente vecino. 113
GARTA XVL-Las reformas.-SUMARIo : Ideas sepa-
ratistas que entrafla la petition de reformas political en
Cuba.-Citas que confirman esta verdad, tomadas de es-
critores cubanos de diversas epocas.- Opinion del senor
Saco.-Idem del Sr. Zayas.-Idem del Sr. Labra.-Re-
fiexiones quo inspiran estos datos--Deben perecer los
principios Antes que las colonias.-Conveniencia para
America de que Espana subsista en las Antillas.-Per-
juicios que Io contrario acarrearia a nuestra nacion.-
Desaciertos que bicieron perder a Espana sus vireinatos
del Continente ameticano.-Datos historicos acerca de
las ocasiones en que los espaioles han salvado Cuba
del domino extrangero.- Absurdo de que nosotros
mismos trabajemos para la perdida de Cuba.-Las refor-
mas politicas otorgadas ahora, conducen d ese resultado
-Quienes las piden son los enemigos.-Justificacion de
quo los peninsulares residentes en Cuba sean conserva-
dores, aun siendo republicans Antes de venir a este
pais.-Notables palabras del Sr. Santos.-De todos mo-
dos el patriotismo aconseja no hacer hoy ni en mucho
tiempo innovaciones politicas ..................... 118
CARTA XVII.-Historia de las reformas liberates en
las posesiones hispano-americanas.--SUMARo: Grandeza
de las posesiones coloniales de Espana a principios de
este siklo.-Causas que inculcaron en los espiritus fo-
gosos de los americanos las idea de libertad exagerada.






PAG,


Reformas liberales que introdujo la Junta Central.-Re-
sefia de las que hizo despues la Regencia.-Las intro-
ducidas por las C6rtes de Cdiz.-Insurreecion de Cara-
cas, Buenos-Aires, Venezuela y Mejico.-Acontecimien-
tos que tuvieron lugar en estos vireinatos, y en los de
Montevideo, Plata, Quito, Chile y demos.-Debilidad de
Espana y los vireyes.-Desmanes a que dieron lugar
las concesiones -Declaraion heeba por el decreto de
15 de octubre de 1810.-Reseta de otra multitud de
concesiones liberales hechas por la Metropoli.-La per-
dida de la America Continental,, como consecuencia de
ese liberalismo mal entendido ...................... 12c
CARTA XVIII.-Historia de las reformas politics en
las Antillas.-SUMARIo: Poco provecho quoe han sacado
nuestros gobernantes de las lecciones que encierra la
historia de la perdida de las Americas.-Movimientos
jeparatistas iniciados en Cuba al insurreccionarse los
vireinatos del Continente--Energia del marques de
Someruelos.-Inmigraeion que la paz de esta Isla atra-
jo de entre los emigrados de las republicans hispano-
americanas.-Promulgacion de la Constitucion de 1812
en las provincias do America y Asia.-Diputados que
fueron por Caba y Puerto-Rico en aquella 6poca.-Caida
de ]a Constitution ei aiho 14, y su restablecimiento en 20.
-Diputaciones de las Autillas.-Tendencias separatis-
tas manifestadas en las legislaturas del 20 al 23, por los
diputados ultramarinos.-Esclusion de ellos al presen-
tarse en la de este ultimo afo.-Decreto mandando regir
per eyes especiales las provincias ultramarinas. -
Nombres de los eminentes liberales que firmaron esta
proposicion.-Discursos de Arguelles y Sancho.-Cle-
bre protesta de los diputados cubanos.-Tendencias
que reveld la promulgation de la constitucion hecha por
ei general Lorenzo.-Grito de independencia que pro-
dujo ese paso imprudente.-Energia del general Tacon.
-Nueva campana reformist del aho 1863.- El Siglo.
-Tendencias de este periddico reveladas por Pineyro.-
Manifestaciones hechas en la Habana con motive de la
llegada del reformist Sr. Asquerino.-Decreto convo-
cando la Junta informativa.-Juicio de las reformas po-
liticas que propuso Morales Lemus, formado pOr Pinieyro.
-Caida de la dinastia Borbonica en Espafla y sus con-
secuencias para los separatistas.---................. 35
CARTA XIX.- Los diputados puerto-riquenos.- Su-
MARIO: Intrigas de los reformiltas despues de la caida





XI -
PiG.

de D Isabel II.-Venida del general Dulce, y causas por-
que la deseaban los cubanos insurrectos.-Libertades
que trajo el general Dulce.--Juicio de ellas formado
por Pifieyro.--Arrepentimie nto de Dulce al ver que las
libertades politicas y sus indultos fomentaban la insur-
reccion.-Eleccion de diputados en Puerto-Rico.-Repu-
blicanismo de la mayor parte de ellos.-Confesiones
hechas en el Congreso por el Sr. Baldiorotty de Castro.-
Festejos que hizo Puerto-Rico A ese diputado cuando
regres6, y aplausos a sus ideas.-Documento en que se
elogia su conducta en sentido reformista radical.-Con-
cesion que arrancaron al gobierno en el articulo 108 de
la Constituion.-Proyecto de Constitucion para Puer-
to-Rico, hecho por el Sr. Becerra.-Creacion de diputa-
cion provincial en Puerto-Rico.-Elementos anti-espa-
holes que la compusieron.-Proyecto de decreto convo-
cando diputados por Cuba.-Consecuencias de esta me-
dida .............................................. 143
CARTA XX.-Las reformas politicas en Ultramar.-
SuMARo : Argumentos presentados en diversos tiempos
en favor de las reformas politicas.-Refutacion deteni-
da de cada uno de estos argumentos.-...-... ....... 151
CARTA XXL-Continuacion (,e la materia de la ante-
rior.-SuMARio: Exposicion de otros argumentos he.
chos por los reformistas.--Besvanecimiento de los errores
que contienen.-Examen de varios hechos que falsa-
mente se atribuyen a Espafa en detrimento de los
cubanos.-Dilema incontestable presentado i los re-
formistas en una esposicion de los liberales conserva-
dores.............................. .- 159
CARTA XXII.- Conviene promulgar una Contitucion
en las Antillas?-SUmAR : Opinion del celebre orador
Argtielies.-Proyecto de constitucion para Puerto-Rico
firmado en 18 de Diciembre de 1869 por el ministro
Sr. Becerra.-Las tres formas en que pueden gobernar
las naciones sus colonias.-Razones que demuestran la
imposibilidad de que una nation se gobierne por igua-
les leyes que su colonia.-Forma con que rigen las
suyas Inglaterra, Francia, Holanda y Dinamarca.-Ar-
gumentos presentados en pr6 de la asimilacion de leyes
politicas entre Espana y Cuba, presentados por los au-
t6nomos antillanos.-Refutacion de los de indole po-
litica.-Idem de los de cardeter hist6rico.-Resultados
que di6 en 1820 la promulgacion.de la constitucion que
regia en la Peninsula.-Cuadro irazado por el diputado





-X1 -
PIG.

Sr. Heros de los disturbios acaecidos en aquella epoca.
-Idem de los que tuvieron lugar par igual motivo los
anos 36 v 69 ... ... ..- .......... ...-. .. 169
CARTA XXIIL-Conviene que las Antillas envien
diputados a la Peninsula ?-SUMARI0: Constituciones en
que tacitamente se ha reconocido la inconveiencia.-
Exito que han tenido lasrecientes elecciones hechas en
Puerto-Rico.-Programas electorales dados por varios
candidatos de Puerto-Rico, hoy diputados electos.-
Tendencias anti-espafiolas quo declaran.-Critica de la
ley electoral vigente en Puerto-Rico.-Lecciones que da
la esperiencia por medio de los diputados de las Anti-
Has, siempre que han ido A las CAimaras.-Nuevas razo-
nes que se oponen A la election de diputados de las An-
tillas.-Prevision del caso en que el gobierno mandase
hacer las elecciones que repugna ei elemento espanol.
rConsecuencis del retraimiento -Opinion de los que
creen preferible que se hagan elecciones desde luego en
Cuba, para contrarestar el influjo do los diputado puer-
to-riquenos---------------------... --.----- 177
CARTA XXIV.-Ias sobre elecciones de diputados y
senadores.-SiM at o: Varios argumentos hechos por
los reformistas en pro de las elecciones.-Refutacion de
cada uno de esos argumentos.-Otras razones que justi-
fican ]a inconveniencia de mandar al presented diputa-
dos y senadores.-Consecuencias funestas que traeria
consigo ese paso....................-.............-- 186
CARTA XXV.-Actitad que conciene tomar al partido
espafiol si se lc iniponen las eleceiones.-SUMARIo : Una-
nimidad casi complete del elemento espanol en creer
perniciosas las elecciones heehas durante la guerra y
hasta que se reponga el pais.-Razones de los que creen
to contrario, y refutation de ellas.-Poco fruto que re-
portaria la nacion.-Conflieto que se crearia al gobierno
si se adoptase una resistencia pasiva, una vez mandado
[levar adelante las elecciones.-Complicacion interna-
cional que pudiera producir.-Nuestra opinion acerca
de ese punto.-ledios que pueden adoptarse para pre-
caver ese contlicto.-Instrucciones que en nltimo caso
deberian darse a los diputados cubanos por sus electo-
res..........................................,---- 195
CARTA XXI.-eformas admiki ist ra tivas, economicas
y sociales.-SUMARio: Inconveniencia de introducir re-
formas de cualquier clase durante el estado de guerra
por que atraviesa el pais.-Reeena de las reformas ad-





XIII -
PAG.
ministrativas que en nuestro concepto convendra intro-
ducir oportunamente en Cuba.-Idem de las econ6mi-
cas.-Idem de las sociales.-Recuerdo de las reformas
de esta indole propuestas por la Junta informativa de
Ultramar.-Ejemplos de beneficios y de males que han
traido consigo en otras epocas reformas de la indole de
las indicadas en esta carta--- --------------------- 203
CARTA XXVII.-Sintesis de este libro.-SUMAIo: Cau-
sas del levantamiento de Cuba contra Espana.-La auto-
nomia.-La anexion a los Estados-Unidos.-Exito proba-
ble de una guerra entree aquella nation y Espana.-La
independencia de Cuba.-Medios que deben adoptarse
para terminar la insurreccion.-Reformas politicas.-
Inconveniencia de introducirlas al presented en Cuba.-
Tendencias ocultas de los reformistas.-Sacriicio que ha-
cemos de nuestras ideas politics de partido, los penin-
sulares residentes en Cuba.-Tolerancia con los insur-
rectos y auxilio que se presta A sus ideas, en la misma
Peninsula contra la cual conspiran.-Las Antillas se per-
deran en Madrid.-Razoges que rechazan al presented
las innovaciones.-Epoca en que podrAn hacerse.-
Ap6strofe de Castelar a los americanos.-Orden sucesi-
9o quo convendra seguir para su planteamiento.-La
nacionalidad, el 6rden y la libertad.-Escitacion a S. M.
para que estudie y medite acerca de las cuestiones ul-
tramarinas------.................................. 209
POSTDATA .......-------....................... 221
CARTA AL AUTOR, por el Ilmo. Sr. D. Ramon Maria
de Araiztegui ..................................... 223
















4*






























































































'














PROLOGO.



La Isla de Cuba, pais rico y pr6spero cual pocos
en el mundo, en tdrminos que escita la codicia de
todas las naciones, se halla en la actualidad luchan-
do con un cancer que la corroe, y que si no se
extirpa ahora que es tiempo, concluira por sumirla
en la barbarie y en la miseria, que son las dos aflic-
ciones mayores, una moral y otra material, que
pueden sobrevenir a un pueblo. Las republicans
hispano-americanas, corriendo bace casi un siglo, en
pos de un ideal fantastico que ha consumido mas
victims humanas que la celebre esfinge de T6bas;
y mas todavia aquel pr6spero Santo Domingo, que
era antes la Isla de Cuba de hoy en riquezas y tran-
quilidad, asi como Haiti fdrtil en otro tiempo y re-
ceptaculo de la ilustracion francesa; son los espejos
en que debiera mirarse Cuba para no precipitarse,
por la necia idea de imposible independencia, en
un abismo de mal que espantan al raciocinio y
llenan de afliccion el alma.
Sin embargo, nada ha bastado para contener A
los diegos ap6stoles del separatismo, y proclamando





-4-


a gritos que buscan la felicidad del suelo pr6digo
en que nacieron, solo tratan en realidad de borrar
su nombre de entre los pueblos cultos de la tierra.
Mucho antes de apelar al laudo barbaro de las
armas, recurrieron los separatistas al terreno de las
ideas, que debe ser el palenque donde se discutan
las cuestiones en este siglo, si en. algo ha de distin-
guirse de la edad media, en que la victoria corporal
cortaba, ya que no desataba el nudo que impedia
quo la luz so hiciese en las cuestiones sociales 6 in-
dividuales. Hoy no cejan aquellos encarnizados ad-
versarios del nombre espanol en su guerra de ideas
y en su propaganda, haciendo abortar i las prensas
periodicos, libros y folletos escrito en todos los idio-
mas y circulados con profusion por todas las nacio-
nes.
Que mcdio queda a los espanoles amantes de la
nation y quo se sienten aptos para defenderla con la
pluma, si no recurrir a la prensa, donde los ad-
versarios libran sus batallas, y ponerse frente a fren-
te de ellos para descubrir sus manejos, pulverizar las
alas semillas que vierten en los espiritus y derro-
tarlos en fin, usando sus propias armas?
El libro que hoy presento al public, ha obede-
cido al cumplimiento de ese deber de patriotismo,
como obedeci6 antes a la misma idea la fundacion
de dos peri6dicos en distintas localidades importan-
tes de esta Isla. S6 que me aguarda el anathema de
los laborantes y de los separatistas declarados, que
escriben en todos los tonos y en todos los ambitos
de la tierra, como lo prueba el tener a su de-
vocion centre otros peri6'icos los siguientes: ea los





-5-
Estados-Unidos El Sun, El Herald, El Tribune, La
Revolution, La Republica El Nuevo 3fundo y
El Republican; en I6jico, El Cuba y El Pro-
greso: en Inglaterra, los titulados The Anglo-
american Times, The Cosmopolitan, y The North en
Eco: en Madrid mismo El Sufragio Universal y
La Constitucion; y La Cuestion Cubana en Sevilla.
A pesar de ese anatema no me inquieto si mi partido
que es el de los buenos espanoles, reconoce el sacri-
ficio que hago y lo estima en algo. Si asi no sucede
por desgracia, no me quejare: mi conciencia me
diriY que he cumplido bien con la pAtria, y eso me
basta.
Restame decir algunas palabras, acerca de el de-
salino con que estn escritas las presentes cartas, y
de algunasincorrecciones, erratas y repeticiones que
aunque tarde lie notado, y que no pasartn desaperci-
bidas Li los ojos de los lectores. Esas cartas ban sido
escritas con objeto de servir de articulos de fondo pa-
ra EL HORIZONTE, y Se escribieron con la precipita-
cion que exige la vorAgine que en forma de co-
lumnas, espera todos los dias el trabajo del momen-
to, para luego ser condenado ol olvido, pues la vida
del articulo periodistico es fugaz en alto grado. Al
par que esas cartas se insertaban en el periddico, se
tiraban los pliegos de este libro, recorriendo para el
efecto la misma composicion tipografica ya hecha.
Sirva de escusa esta precipitation, y sin6 basta
agreguese 4 ella la del buen deseo que ha animado
constantemente para estudiar, meditar las ideas y
escribir estas pAginas a

3*





















































































a









CA RTAS.




















































































t













CA RTAS AL REY.




CARTA I.






La revolution de Setiembre ech6 por tierra en
Espana una dinastia secular, que con la tortuosa
marcha political de su representante en el s6]io,
estaba lejos de llenar las aspiraciones de la, ilus-
trada nation cuyos destinos debia regir con el tino
de un piloto a quien se entrega, no solo el tesoro
que represents el buque confiado A su direction,
sino las vidas y haciendas que dentro de su seno en-
cierra toda nave de alto bordo. V. M., vAstago ilus-
tre de la casa de Saboya, vivia lejos del oceano de
pasiones politicas que desencaden6 en nuestra infe-
liz patria la revolution, como secede siempre y don-
de quiera que ese m6nstruo levanta su cabeza se-
dienta de sangre y de mudanzas.





10 -
Nuevo Cincinato, moraba V. M. en la podtica Ita-
lia y hAcia 4 ella hicieron rumbo varios ilustres re-
presentantes de Espana con ei prop6sito de ofrecerle
la diadema de Recaredo y San Fernando; y j6ven
todavia, con el alma Mena de f en el porvenir, y con
la frente henchida de ideas de progreso v regenera-
cion, bebidas en los buenos libros y meditadas du-
rante las noches de luna a bordo de loa bajeles don-
de aprendiera V. M. a luchar con las olas y a ven-
cerlas, accept el espinoso presente de la Espana que
vein en t~n augusto principe el iris de su ventura.
Ya estA V. M. sentado on el s6lio, ya es el Rey
que todos los leaves respetamos, y esperatnos a'Mar,
porque sus actos correspcndermn seguramente a lo
que todos nos prometemos del d12gno descendiente de
la progenie de Filiberto de Sabova.
Ahora len, al arribar a las playas espanolas, ha
entrado V. M, en un pais nuevo, pues por mas que
conozoa su ]historia, sns tradic!ones, su topografia y
sus levels, no ha tenido ocasion de estudiar pricti-
carnente sus hombres, sus instituciones, sus necesi-
dades, y tantas otras cosas que debe conocer todo
el que aspire a obtener el dictado de rey grande, y.
las bendiciones de un pueblo que cobija con su pa-
bellon de oro y prpua' muchos millones de habi-
tantes, diseminados por todos los Ambitos del orbe.
Es, pues, un deber de patriotismo, que de segu-
ro V. M. apreciarA en lo que vale, decir el snbdito
la verdad A su Rey; pues en este siglo en que las
coronas ruedan por los bombros basta caer en el
suelo y hacerse anicos, los monarcas no pueden ser





11 -
swrdos, sino vivir en la atm6sfera de la verdad, y
para ello oir, meditar y resolve
Por tanto me atrevo A creer que V. M. no llevarA
a mal que uno de sus subditos se atreva A elevar la
voz basta sus oidos, por medio de algunas cartas que.
Atravesarin el Ocdano, impregnadas, sino de erudi-
cion, del patriotismo mas ferviente y de la sinceri-
dad mas completa.
Soy, Senor, un modesto habitante de esta rica
perla do las Antillas. Hace muchos anos que vengo
qstudiando en las elocuentes paginas de la historia
cl pasado de los pueblos hispano-americanos; y que
por mis aficiones especiales he meditado algun tan-
1'i acerca del porvenir de Cuba, acerca de los m6vi-
les que han implsado A los malos cubanos A rene-
izar de su generosa pAtria, asi como acerca de lo que.
plansan los hombres de recto criterio que buscan
un lenitivo para los males que aflijen a este Antes
tan tranquilo y hoy tan desdichado pais. Me creo en
ni caso de confiarlo todo A V. ll. para que con su
ilustrado juicio pese las razones todas, y viendo
en ellas, como verA de seguro, el deseo del acierto,
las tenga presented cuando se trate de introducir en
Cuba las reformas proyectadas.
Otros hombres hablarar A V. M. con mas elo-
cuencia y con mas talento, pero no con mas deseo
de acertar, ni con patriotismo.mas acendrado. Si por
suerte sirven algunas de mis palabras para detener
vuestra real atencion por un momento, me concep-
tuar6 feliz; pues trAs de su lectura vendrA sin duda
la reflexion, en p6s de esta la consulta de otros que
sepan mas que yo, y por ultimo la consolidation del





12 -
pabellon de Espafa en esta Isla, para devolverlo At
nuestros hijos tan inc6lume como nos lo legaron
nuestros predecesores.
Senor: Con el mayor respeto B. L. R. M. de V. M.



Earzo 14 de 1871.















CARTA II.








Suponiendo que V. M. acogera con benevolen-
cia estas cartas, como me prometi al tomarme la
libertad de dirigirle la anterior; voy a consignar en
esta algunos antecedentes acerca de la insurrection
cubana, que serviran de punto de partida para las
observaciones que en lo sucesivo comprendera mi
correspondence.
V. M. habra oido hablar seguramente de que este
bello pais se halla agitado, intranquilo, no tanto por
los ataques que con las armas en la mano dirigen to-
davia a la nacionalidad espanola los insurrectos, sino
por el temor de que nuestros enemigos apelen a los
trabajos de zapa que minan sorda, pero no menos pro-
fundamente, los cimientos de la integridad del suelo
patrio.
Es menester, pues, qua sepa V. M. algunos deta-
Iles sobre el origen de la anemistad de algunos hijos
2





14 -
de Cuba con sus progenitores y con el pabellon A
cuya sombra nacieron; algunos pormenores sobre los
medios de que se valieron para levantar en armas
esta provincia, y por fin, algunos datos acerca de To
que el compacto partido espanol ha hecho para evi-
tar que tan villanos prop6sitos se realizaran, con de-
trimento del honor pAtrio y del carifno que profesan
A este pedazo de tierra, perdida entre las olas, donde
han visto nacer sus hijos, por desgracia ingratos en
su mayor parte; donde han labrado su fortuna A
costa de privaciones y de trabajo sin tregua, y
donde existe la tumba de muchos de sus antepasa-
COS y de no pocas de esas personas cuya existencia
preciosa quisiera rescatar todo hombre de corazon
A costa de su propia felicidad y aun de su vida.
La ambition de figurar. He aqui el m6vil de to-
dos los prohombres de la insurrection cubana. Eran
ricos, porque habian heredado de sus padres espa-
noles lo que deseaban para vivir con fausto, 6 por-
que en este suelo ferAz y poco poblado, el trabajo
halla siempre recompensa en cualquier industria,
arte 6 profesion A que se aplique la inteligencia,
la constancia y la economia. Pero querian figurar,
y en vez de contraer m6ritos con la nation para que
los honored, las distinciones y los elevados puestos
publicos lloviesen sobre ellos en mayor abundancia
de To que siempre ban llovido, y por desgracia, si-
guen lloviendo, proyectaron hacerse aut6nomos, con
Jo cual entrevieran mas puestos que escalar.
Basta conocer el corazon humano, para compren-
der hasta donde puede arrastrar esta idea ambiciosa,
basta echar una ojeada por las republicas hispano-





15 -
americanas para persuadirse de esa tendencia de la
raza latina en estos climas, y basta ver la prisa que
se dieran los insurrectos A repartirse titulos de ge-
nerales, brigadieres, ministros plenipontenciarios,
embajadores, diputados, gobernadores, prefectos y
tantos otros, para convencerse de esta especie de
frenesi que se revels en todos desde el momento-
mismo en que la hidra de Yara levant6 su ominosa
cabeza. Un 6dio tan injustificado contra la madre pa-
tria no se esplica de otra manera en ultimo termino.
Ambicion, ambition y siempre ambition!
El Anico medio que para saciarla, se les presen-
taba, segun su modo de ver, era derrocar el podar
de Espana en este territorio; y al efecto idearon
la autonomia. A este fin tienden los escritos de Saco
y la Luz, sus apbstoles, y de otros corifeos de la in-
surreccion.
Para cohonestar su pretension, sembraron en el
frrtil terreno de las imaginaciones juveniles un cata-
logo de supuestos agravios hechos al pueblo cubano
por el Gobierno espanol. No me detendre ahora en
exponerlos y refutarlos uno A uno con los datos esta-
disticos en una mano y los preceptos de la logica
en la otra, pues esta tarea me llevaria demasiado
lkjos. Para mi intento bastarA preguntar a nuestros
enemigos el nombre de un solo pueblo de la tierra
en que se gobierne A gusto de todos y en que no
haya abusos que corregir. Si nos citasen por su des-
gracia los Estados-Unidos, que miran como el bell
ideal. y llaman repnblica-modelo, les invitariamos A
leer los peri6dicos de ese pueblo en que, merced Al
la libertad absoluta de gscribir, se resenan A la faz





16 -
del mundo todos los dias crimenes espantosos que
se cometen, merced A la venalidad de sus presiden-
tes, diputados, gobernadores, aduaneros y hombres
de todas clases que en una u otra esfera influyen en
los destinos del pais. Hace aflos que dos peri6dicos,
El Cronista, antes Croica de New-York, y el Dia-
rio de la ilarina con sus correspondencias, vienen
esplicando las concusiones y abusos tirAnicos que
manchan la historia contemporanea de la republica-
modelo.
Si, pues, los gobiernos de todos los pueblos son
compuestos de hombres y no de Angeles; si en todas
las naciones hay abusos, si nadie puede tirar la
primera piedra iA que denigrar A Espana, que ten-
dra sus defectos, Pero que de seguro si por algo
pecan sus gobernantes es por mimar demasiado A
estas Antillas donde ven fijos los ojos de todos los
espanoles, porque representan el nltimo giron del
manto imperial que en America tenia la Matrona que
la sac6 de Ja inmensidad de las olas, la civiliz6, y
la hizo rica y feliz; como el hijo de la India saca de
las ondas la concha, extra su perla, limpia la esco-
ria que la rodea, la labra poco A poco y la hace dig-
na de figurar en la diadema de un monarca.
Pero volvamos, Senor, A la idea de la autonomfa.
Reduciase esta A pedir el gobierno del pais por el
pais, el self governement, segun las frases que los
modernos Maquiavelos aplicaban a cada moment
para deslumbrar las mass con ideas que no com-
prenden, y cegarlas con el sonido armonioso de pa-
labras ex6ticas 6 metafisicas. CAmaras en Cuba, pre-
supuestos y regimen generakemanado de ellas, di-




-17-
ptaeione ep e C1 Qrn Cinco Vgas y
otras pgtgagg qne }lo rprgyeotaban est~blepg;
u??nicigog ipeietes del p9der pentrol, gej4-
cito y marina propia credos peo $ pco ya queno
era posible improvisarlos, hg aquf el programa au-
ton6mico. Por Lo demas nada de dipuados quq fue-
sen a Espana A pedir lo que convenia al pais, por-
que tomAndoselo ellos por si y ante si, no necesitaban
ir en pos de tal cosa; nada de tolerar gobernantes es-
panoles en este suelo, pues ellos harto saben para
gobernarse por si solos; y en fin, ir poco A poco bor-
rando las huellas todas de Espana, en la joya de las
Antillas.
Logrado esto nltimo, la independencia estaba
conseguida.
tPara qu6, pues, guerras, incendiosy calamidades
si esto puede hacerse con solo mantener adormeci-
do al leon espanol con fingidos proyectos de estre-
char los lazos que querian quebrantar? Asi se expli-
caban Saco, Luz Caballero, y otros que hace anos
vienen sembrando vientos en las cabezas, esperan-
do recoger cosecha y no tempestades, como pronos-
tica el libro de los libros, la Sagrada Escritura.
;Ay de Cuba, si esos planes se hubieran realiza-
do! iTan Ljos de ella estA Santo Domingo, Mgjico y
todos los demAs pueblos de origin espanol, que no
han podido los santones de la insurrection cubana
ver su porvenir como en un espejol
Basta por hoy, Senor, estA demasiado rodeado
de ocupaciones V. M. para que pueda concederme
largos rats de atencion, por mas que el asunto lo
requiera por su trascendencia. Otro dia seguirg
3




18 -
con el beneplAcito rdgio que espero no me serA. ne-
gado. Entretanto desea A V. M. largos dias de pros-
peridad y tino para dirigir por buena via la nave del
Estado, y B. S. R. M.

Eare 18 de 1871.


U












CARTA IT.







Iba examinando en mi anterior los m6viles y
tendencias de la insurreccion cubana, y por no mo-
lestar demasiado la atencion de V. M. dejb para esta
carta la continuacion de esos precedentes, sin los
cuales no se comprenderian suficientemente ciertas
apreciaciones que en Lo sucesivo me propongo con-
signar.
Reanudemos hoy el hilo de la materia interrum-
pida.
Los partidarios de la autonomfa, querian lograr
por medios pacificos, pero arteros y traidores, la ex-
pulsion de los espanoles, segun decia en mi anterior;
pero la fuerza de los acontecimientos dispuso las
cosas de otro modo.
Las escuelas, los peri6dicos, las lecturas y confe-
rencias en las tabaquerias, los discursos de los comi-
sionados que fueron A Madrid en tiempo del minis-
tro Ayala y que impresos en Nueva-York corriaa





-20-
clandestinamente de gano en mano, las l6gias mas6-
nicas y los conciliAbulos de toda clase, tenian mina-
dos ya los animos y hecha la propaganda revolucio-
naria, tomando por pretesto las contribuciones di-
rectas que los desafectos, colocados en puestos pn-
blicos, se esmeraban en hacer mas onerosas, para
ensafnar mas los animos. Solo faltaba la chispa ek6c-
trica para que estallase la mina de la traicion; y esta
se present6, aunque antes de tiempo, para los afilia-
dos en el bando anti-espaflol. La revolution de Se-
tiembre, simil de la del aflo 1812, tan propicia para
Mejico, estall6 en Madrid, y viendo en ella un suceso
providencial, sin6 es que lo fomentaron con su oro
segun se dice, creyeron llegado el dia que anhelaban.
Precipitaronse los impacientes, di6se un grito en
la Demajagua, corriose a Bayamo que desprevenida
y socavada por la traicion no pudo resistir el primer
embate, corri6 la noticia del facil triunfo, esplot6se
el estupor de los dormidos espanoles, y la insurrec-
cion creci6 como la espuma del mar en noche tem-
pestuosa.
Desde aquel dia, el grito no fue ya el de autono-
mia, sino que se troc6 por el de independencia. Vino
el general Dulce, hubo libertad de imprenta, y los-
6rganos del laborantismo hicieron eco A La Verdad
que di6 el santo y senla con la cdlebre frase "fuera
caretas." He aquf ya la segunda fase de los planes
insurrectos; la tercera vino mas tarde, cuando vierorn
mal parada su causa, fiada lobamente al xito de las-
armas.
Al primer moment de estupor, sikedi6 en e1 par-
tido espaflol la reaction ma visoleit: Los adesinatisw





21 -
de Mayarf, el saqieo de los tenilos catblicos de
Bajamo, Ids robos en cuadrilla p6rpetradbs en todos
los ingenious desprevenidos, los incendios que aso-
laban las propiedades de los espanoles, la libertad
dada en el Cobre a los esclavos, la ruina y la deso-
lacion que hicieran cundir por t'odas partes los ene-
migos de Espana, lograron despertar de su letargo
a los morosos, y la escarapela roja y el traje azul y
blanco se hicieron ver por todas partes, logrando
que el nombre de voluntario esparciese el espanto
en las filas, 6 mejor dicho, desordenados pelotones
de los aleves jefes y de los ilusos guajiros que gri-
taban ;viva Cuba libre!
La Madre PAtria envi6 numerosas huestes A com-
partir las fatigas de la campania, con sus companeros
los voluntarios. Vinieron armas, llegaron canoneras,
subi6 de punto el entusiasmo en los buenos; y la
insurrection comprendi6 su impotencia.
Ent6nces empez6 A pensarse sEriamente en la
tercera solution del problema anti-espanol. La ane-
xion de la isla de Cuba a los Estados-Unidos era la
formula.
Los Estados-Unidos vacilaron largo tiempo entre
la idea de patrocinar abiertamente la insurrection,
la de comprar la Isla y la d fomentar en silencio
las ideas insurredtas, a fin de representar en cual-
quiera de estos tres casos el papel del leon de la fa-
bula de Fedro. Un rompimiento can Espana no era
cueido, porque nuestra marina de guerri es superior
A la suya con rniiho; la nieredate, a-mada en corso;
teniible y potne si toineri' sufriria itfitito la
coinprd se hizd imposiBl ioqe se levartif6 uic crt-




22 -
zada en toda la nation contra idea tan ignominiosa.
Por tanto acept6 la Republica el sistema de la neu-
tralidad, mas 6 menos estricta y leal, que esto no es
del caso examinarlo.
Vino, pues, a tierra el castillo de naipes formado
A fuerza de aflos, de hipocresia, de necios sacrificiop
y de infamias. La estrella de Yara fud rechazada de
la constelacion que brilla en el pabellon Norte Ame-
ricano; y los separatistas cubanos han quedado der-
rotados moralmente en todos los terrenos a que ha-
bian descendido, guiados por la negra antorcha de
la traicion.
En cuanto al estado material de los que todavia
permanecen en armas, es precario en estremo. Par-
tidas de bandoleros errantes por la espesura de los
bosques virgenes de Cuba, mujeres y niflos lenos de
harapos, enfermedades y miseria, hombres semi-
salvajes unidos por los vinculos del companerismo
en el crimen con negros, mulatos y asiAticos des-
almados; algunos cabecillas ilusionados, porque creen
duraderas las credenciales de brigadieres y genera-
les que prodiga Cispedes; y por fin, muchos compro-
metidos que al acostarse por la noche bajo las pencas
de guano 6 las copas de los arboles y entre las
hojas de la manigua, 4oran sus riquezas disipadas,
su familia proscripta y su conciencia turbada por el
remordimiento que les hace ver victimas ensangren-
tadas y llamas exterminadoras por do quiera.
Vea V. M., trazado 4 grandes rasgos, los prece-
dentes y las tendencias de los insurrectos cubanos.
. En cuanto al porvenir gquien es capaz de preveer-
lo? Sin embargo, pueden hacerse congeturas, pues




23 -
la historia de todas las naciones acredita que siem-
pre que se dan los mism'os antecedentes las conse-
cuencias son iddnticas en el fondo, por mas que va-
rien en los detalles.
La insurreccion armada sera vencida a no dudar-
lo, pero quedarA una semilla funesta que jquiera
Dios no dd amargos frutos para la patria! No de-
bemos disimularlo, pues el callar la verdad cuando
debe decirse, equivale a la complicidad.
Existen expatriados gran numero de prohombres
de la insurreccion, unos porque temerosos del cas-
tigo A que su crime los hacia acreedores huyeron
al extrangero, otros porque no creybndose aptol
para manejar el fusil, pues la conciencia les revelaba
a gritos su cobardia, prefirieron ponerse a salvo de
compromisos con uno 6 otro partido; muchos porque
juzgaron mas favorable a su causa laborar en Nueva-
York, Filadelfia, Merida, Paris 6 Madrid, pues,
aunque avergiience decirlo, allf han ido como el As-
pid A envenenar el seno donde se les abriga; mu-
chos, en fin, porque indultados con generosidad ex-
cesiva, calificada pmr ellos de debilidad, cuando m-
nos, se fueron A espiar ocasion mas propicia fuera
del teatro de sus vandalicas hazanas.
Quedan tambien muchos hijos que no pueden ver
con indiferencia el castigo impuesto 4 sus padres;
muchos padres que ciegos y obstinados perseveran
en la tarea de inculcar A sus hijos mAximas anti-
espanolas; y en fin, 6dios y resentimientos dificiles
de olvidar, por mas que la generosidad proverbial de
nuestro caracter trata de echar un tupido velo sobre
el pasado.




-24-
;Ay de nosotros si todos esos elementos de nueyas
perturbaciones y de venganzas se dejan desepcade-
nar otra vez!
La leccion ha sido dura, durisima para los trai-
dores, y tiempo ha de pasar antes de que se atrevan
a intentar otro alarde de pujanza: pero no pasara
much sin que reanuden sus trabajos de zapa, como
reanudaron en 1820 los emprendidos en 1812, como
Lo hicieron en tiempo del general Lorenzo, como
lo verificaron en tiempo de Narciso Lopez, y por ul-
timo hace dos afos en Yara.
A ellos les servira de seguro la leccion para ha-
cerse mas cautos, mas arteros, mas previsores, mas
politicos en fin. iDeberemos echarla en olvido? Es-
tudiemos dia y noche los hombres y las institucio-
nes, tomemos las sabias lecciones de la experiencia,
y no haya miedo que perdamos la partida el dia
en que el porvenir de Cuba se juzgue al azar de las
armas, 6 al exito de la intriga.
Baste por hoy, y reciba V. M. una vez mas la
sincera expresion del respeto con que B. S. R. M.


MASZo 19.














CARTA IV.








Hablaba en mi anterior de lo mucho que hay
que temer los trabajos futuros de los enemigos de
nuestra nacionalidad el dia en que prepotentes vuel-
van A alzar la cabeza, como la tratar'n de alzar se-
guramente; pues la historia nos dice que, fijos en esa
idea, han hecho esfuerzos por lograr la expulsion de
nuestro glorioso labaro cuantas veces han creido ver
en la marcha de los tiempos ocasion propicia para
ello.
Es preciso, por tanto, que vivamos con ojo avizor
constantemente, pues con el enemigo que acecha la
ocasion, el descuidarse es morir. Para el efecto hay
que fijar toda la atencion posible en el baluarte mas
firme que posee la patria en estos climas. La militia
voluntaria.
No data del dia de Yara la creation de esta insti-
tucion. Cuantas veces Espana ha tenido necesidad
de apoyo moral y material en estas lejanas playas,
4





-- 26 --
sus hijos hait emnpunado el fusil, han vertigo su san-
gre y han vaciado el oro de sus bolsillos. Cardenas,
cuyo Puerto presenCid el desembarco del traidor
Narciso Lopez, es buen testigo de esta verdad, y la
session de C)rtes de 2 de julio de 1855 enque se de-
clar6 solemnemente que "Ia militia voluntaria d Cuba
habia mereiwdo bien d la patria," declaration repe-
tida por las nltimas Constituyentes, son testimonios
ftthacientes de esa verdad.
Los que han pretendido ver en los voluntarios de
esta Antilla un reflejo de los milicianos nacionales
de la Madre Patria, se han equivocado lastimosamen-
t por carecer sin. duda de datos suficientes para
apreciar su inodo de ser especial. Alli la militia ha
sido la representacion del partido progresista, ias
6 menos avanzado segun los tiempos y las ideas en
yoga; aqui los voluntarios han sido los soldados gene-
rosos de la pAtria. No han mirado a los hombres que
ocupaban el sillon ministerial; no han peleado por
el triunfo de Isabel o de Carlos; no han producido
disturbios ni asonadas ilevados de ideas bastardas,
como alguna vez ha sucedjdo por tesgracia al otro
lado de los mares.
La militia de aqui solo ha tenido en cuenta, las
veces que ha surgido como por ensalmo de entre to-
das las clases de la sociedad, el peligro que corria
la estabilidad del escudo heraldico de Espana en
sus ricas comarcas. Llegado ese caso todos los rangos
sociales han unido sus esfuerzos, y lia ciencia, la
agricultura, el comercio, la industria, las artes, y en
una palabra, cuantos elementos de ciencia y valor se
Iallan esparcidos entree los oinbres del partido leal,






han vestido la modesta blusa y el blanco jipijapa. Su
voluntad ha sido inflexible, su abnegacion sin limi-
tes: y merced a tantos esfuerzos agrupados, el fili-
bvsterismo y el separatismo lan tenido que humi-
liar su frente y huir acobardados A espiar otra
ocasion en que se adormezca tanto valor y tanta te-
nacidad de prop6sitos.
La union, vinculo potente que como nadie puede
negar, constituye la fuerza, ha sido 'siempre su nor-
te fijo, y ante dl se han estrellado las intrigas, las
seducciones y las amenazas que han puesto en juego
nuestros contrarios.
iLoor eterno A tan dignos baluartes de la pAtria!'
Se les ha motejado por los que no conocen sufi-
cientemente su modo de ser intimo, 6 se hallan ce-
gados por la passion del odio A Espana, el que algu-
na vez hayan unido sus fuerzas contra ialos gober-
nantes. Deplorable es que el hecho haya tenido
efecto: pero quidn es capaz de evitar que las olas
se encrespen alguna vez y el dique salt hecho
pedazos ante su impetu, cuando ese dique no se ha
sabido colocar convenientemente, a fin de que su
compresion de un sesgo provechoso a la corriente
que ha de servir de motor 6 de guia de las aguas
por el camino necesario para que fertilicen los cam-
pos donde la represa quiere transportarlos?
La patria; la integridad de ese manto bordado de
ciudades, rios y montanas, donde tantas generacio-
nes sucesivas han ido acumulando trabajo sobre
trabajo, para legar A su descendencia capitales ex-
plotables, ha sido siempre el objeto Pnico A donde
han confluido los esfiirzos de los voluntarios. Y





2) -
iay! de ella el dia en que deje de existir ese amor
que lleva al patricio ante el fuego enemigo sin esti--
pendio alguno, sin mira ulterior de medro per-
sonal!
Muchas, muchisimas villas de distancia, y mu-
chas, muchisimas olas salobres, separaban do Cuba
los ejdrcitos disciplinados que la Metropol debia
enviar en auxilio de sus hijos que estaban Ilzinados
A 'perecer abafidonados en estas remotas playas sin
el consuelo de pisar otra vez las verdes praderas y
populosas ciudades donde tranquilos se' deslizaron
los primeros dias de su infancia, y sin alcanzar la
ventura de elevar a Dios su accion de gracias en el
templo de la aldea cuyas torres amigas ven sus ca-
maradas destacarse sobre el azul del cielo )pr entire
los tejados y arboledas que la imaginacion kei an -
sente recuerda con delicia.
Pero esos hijos del trabajo quo confiun, su
propio valor v en su fuerza de volunad vinie-
ron un dia y otro A fertilizar con si copies sudor
los campos de la poetica Cuba: esa pleyani pn -
sular que, representando la savia mas lozana de la
juventud patria, habia- ido viniendo ago tnAs afl,
desafiando los peligros del mar y los temores funda-
dos de su aclimatacion, no podian ver con indife -
rencia el exito de una campana que amenazaba
conclair con el objeto mas querido de su alma, en
el pais remoto donde la suerte los habia conducido.
Esa juventud fogosa que habia tenido valor para
separarse de las madres que dieran el ssr a cada
uno, de los hermanos que partieran con ellos las
caricias paternales, y de la tiernas desposadas one



29-
con humedos sollozos les vieran partir para climas
funestos al europeo; esa juventud que tuvo fuerza
de Animo para ahogar los latidos del alma, enjugar
sus lagrimas de despedida, y hacer un par6ntesis in-
definido en la existencia del hogar paterno; no tuvo
valor suficiente para resignarse A dejar las playas de
Cuba, siendo arrojada de ellas como Agar de casa
de Abraham. Pudo luchar y veneer mientras se tra-
t6 de la familia; pero cuando se trat6 de la pAtria,
de la integridad del territorio, el ourazon salta de
indignation en sus pechos, y un jjamas! brot6 ex-
pontAneamente de sus labios generosos.
De esto a empuflar el fusil del voluntario, no ha-
bia mas que un paso, y ese paso se di6 sin mirar lao
consecuencias personales.
Al nicleo de peninsulares que se armaron, se
unieron muchos, muchos dignos cubanos, que com-
prendieron la sima A que conducia la ceguedad de
la preocupacion politica A sus desdichados hermanos;
y uni6ronse tambien muchos hijos pr6digos de la
patria que, mal aconsejados habian hecho armas
contra ella, yendo a engrosar las filas del bando que
simboliza la ruina y asolacion de Cuba.
La abnegacion, la fraternidad, el entusiasmo, el
valor y la generosidad, tegeran de consuno coronas
de laurel para premiar a los que constituyen con su
noble y valerosa actitud la muralla mas firme de la
patria.
;Ay! ent6nces de aquellos hijos expireos de Es-
pafia que han tratado de mancillar el preclaro tim-
bre ganado por los buenos! Ay! de aquellos que
vendidos al oro laborante, 6 cegados por su igno-
5



30 -
rancia, han osado denigrar a los que tiibres tarn
esclarecido ostentan ya de antiguo! La Historia es-
cribirA con su buril de bronce sus nombres execra-
bles, y el contraste hara resplandecer mas los unos
y aborrecer los otros.
Tal vez, Senor, me he dejado llevar algo del en-
tusiasmo al trazar esta carta; pero, lo confieso, cuan-
do oigo sonar los tambores y agruparse los volunta-
rios para salir A campafla 6 hacer servicios penosos
de guarnicion; recuerdo instintivamente que sin la
abnegacion y la constancia de esos hombres, la
patria hubiera tenido muchos dias de amargura y
luto.
No lo olvide V. M., pues en mi pruxima carta
tengo que decirle acerca de esa noble institution co-
sas que, segun mi juicio, merecen tomarse en cuen-
ta. Si V. M. sigue prestando su benevola acogida a
mi correspondencia, tal vez debera agradecerle algo
la perla de las Antillas, asi como siempre tendrA
que estar reconocido a V. M. por tal deferencia st
respetuoso snibdito Q. B. S. P. M.

IAIZO 22.


6











CARTA V.







Ofreci en mi anterior decir algo mas A V. A.
acerca de los voluntarios de esta Isla, dignos suce-
sores de la militia de Nobles vecinos; que en 1850
se cre6 A consecuencia del desembarco del ex-
general espanol Narciso Lopez patrocinada por el
ministro de Estado Clayton, ya que no por el Presi-
dente Taylor que A la sazon regia los destinos de
la Union americana. Los voluntarios actuales como
todo el mundo sabe, con su abnegacion y valor ban
logrado resistir el primer embate de las hordas
separatistas que se atrevieron A levantarse en armas
contra su patria en las soledades de la Demajagua.
La isla de Cuba, como ya dije en mi anterior, se
hallaba casi exhausta de guarnicion; y si bien el ejr-
cito ha rivalizado con los voluntarios en bravura; sus
esfuerzos y aun su venida hubieran sido inntiles A
no haber parado el primer golpe aquellos dignos
patriotas, que con su actitud noble dieron lugar A


0.



32 -
que las noticias del alzamiento llegasen A oidos del
Gobierno Supremo de la Nacion, y a que los refuer-
zos vinieran a tiempo para evitar el despojo que los
traidores proyectaban, contando con la falta de tro-
pas disciplinadas y con las sangrientas revueltas
que en la Peninsula esperaban ver surgir en pos de
la revolution de Setiembre.
Ahora bien, iconvendra, una vez terminadas las
convulsiones de la agonizante insurrection cubana,
desarmar a los voluntarios, 6 por el contrario fomen-
tar por todos los medios posibles su estabilidad, acre-
centamiento y disciplina?
Los gobernantes de 1850, creyeron conveniente la
disolucion de la militia de que antes hicimos men-
cion, una vez adquiridas las seguridades posibles de
que los Estados Unidos respetarian los derechos de
Espafia, la nation que A tanta gratitud se hizo acree-
dora con ellos en su memorable 6poca de indepen-
dencia y organization llevadas 6 cabo por Wash-
ington.
Pudiera sostenerse hoy esta hip6tesis fundandose
en las mismas razones de ent6nces, y aun en la de
que los hechos han demostrado que cada vez que la
patria ha necesitado el brazo armado de los ciuda-
danos, 6stos se han apresurado a defender su pabe-
lion de oro y grana; de lo cual puede sacarse en
consecuencia que si otra vez vuelve por desgracia a
reproducirse el ataque, no faltarAn defensores aun-
que no pertenezcan a las filas voluntarias.
Pero a esos razonamientos, que de acogerse por
el Gobierno de V. M. para el efecto de verificar,
el dia en que la Isla est4 completamente tranquila,




33 -
-1 desarme de los que tanto han hecho durante mas
de dos aflos por salvar la integridad del territorio,
hay mucho que replicar, si es que se han de respe-
tar los sagrados fueros de la razon y los de la conve-
niencia politica. iQu6 mas quisieran nuestros impla-
cables enemigos, los renegados de su sangre y de su
patria; sino que desapareciese de la Isla esa .institu-
cion gloriosa!
En primer lugar debe tenerse presente que al reso-
nar en Yara el grito, prdsago de las traiciones, pro-
fanaciones sacrflegas, incendios y asesinatos que han
cambiado la faz de gran parte de la antes tan ri-
suefla y floreciente isla de Cuba, al resonar ese gri;
to, repetimos, no se hallaba el yais sin voluntarios,
pues los habia, perfectamente reglamentados por el
general Concha. Es verdad qu6 eran poco numero-
sos los filiados; que 6stos se hallaban diseminados
por el extenso pais en que vivimos; y que todos ellos
eran hombres laboriosos que tenian necesidad de
mirar como objeto principal de su vida el ejercicio
de la profesion en que libraban su subsistencia, y
el bienestar de sus esposas 6 idolatrados hijos. Y es
verdad, por ultimo, que la confianza que a todos
tenia adormecidos como con un beleflo soporifero,
habia hecho que no solo escaseasen los soldados vo--
luntarios, sino que tambien se hallasen en cuadro los
jefes y oficiales que debian. estar- A su cabeza.
Pero si todo eso es cierto, no lo es menos que
existiendo el nucleo de la militia, se posefa la base
de su reorganization, para el dia en que el peligro
comun y el entusiasmo patrio, resonasen con voz
penetrante en los corazones de todos. Por eso pudo
6





-34-
presenciarse el milagro de que se levantara repen-
tinamente una hueste formidable, armada y equipada
it su costa, y que marchara con expontaneidad a los
combates.
Por lo demAs, si pudo prescindirse de los volun-
tarios en la dpoca indicada fu6 porque entonces
se trataba de defender el pais contra los extrangeros
y-no se estaba en el caso de hoy,. en que es precise
salvarlo de los laborantes 6 conspiradores que bullen
y se agitan entre nosotros mismos, de egos hombres
sin lealtad que constituyen el Aspid venenoso que
abrigamos compasivos en nuestro propio seno para
clue, cuando arrojen otra vez la mAscara, no nos hie-
ran de muerte con el veneno que ocultan rencorosost
Es pues necesario, no disolver como entonces, la:
fuerza voluntaria, una vez concluida la insurreccion-
armada; sino por el contrario, sostener el entusias-
mo de ella, ejercitarla en el manejo de las armas y
procurar por todos los medios posibles su aumento
progresivo.
De esta manera se tendra siempre dispuesto ur
ejdrcito valeroso y leno de abnegacion, el cual no
costara dinero al Tesoro, como costaria y no poco el
poseer uno compuesto de tropa de linea si hubiera
de sostenerse en el numero que la extension de la Isla
y sus condiciones especiales reclaman de consuno.
Esta fuerza al primer motivo de alarma podrA en-
cargarse de la guarnicion completa de las plazas y
fuertes, diseminados por el campo, y con eso dejar
libre la tropa veterana para salir a batirse: ,podra
acompanar tambien A esta, y con su conocimento
practice de las escabrosida4es, senderosy maniguas-





-35-
de los terrenos prestarle gran ayuda: podrA ejercer
un influjo moral incalculable en los enemigos la idea
de que alternan en sus files unidos por los lazos del
companerismo peninsulares y cubanos; y por fin, po-
drA contar la autoridad con un apoyo material, no
solo para la guerra, sino para la policia rural, sobre
todo en los despoblados departamentos del Centro
y Oriente, pues siempre se verA A los voluntarios
acudir a los incendios, inundaciones y calamidades
de todo gbnero, al par que A detbner al criminal, como
sucede prActicamente en el dia.
Ahora bien, para sostener despues de la guerra el
entusiasmo, fAcil de enfriar siempre cuando cesa el
peligro material; conviene ligar los corazones de los
que hoy sirven al Estado, con recompensas justas y
con honores. Estos ultimos tienen la ventaja de que
en nada gravan A la Nacion y que sirven de estimulo
para lo sucesivo en los agraciados, y de objeto de aspi-
racion para los que vengan en p6s de ellos A ocupar
su puesto.
Entre esos honores, ninguno mas aprop6sito que
el de la creation de una medalla especial para con-
'memorar las glorias obtenidas en esta campana larga
y ruda; condecoracion que pudiera ser semejante A
la que se di6 al ejercito expedicionario de Africa, 6
A la del que march 4 Roma en auxilio del atri-
bulado Padre comun de los fieles.
Otro de los medios mas adecuados para conse
guir el objeto apetecido y al mismo tiempo aprop6-
sito para lograr otro fin politico de no menor tras-
cendencia, es el de eximir de quintas A los j6venes
que vienen A esta Isla Ates de fiar a lQs azares de la





36 -
insaculacion sus nombres, cuando se trata de pagar A
la patria el triste pero necesario tributo de sangre.
He dicho que tendria otro fin politico esa medida
y voy a indicarlo desde luego. La isla de Cuba, como
demostrarU en estas cartas, cuando llegue la oportu-
nidad, necesita que se fomente por todos los me-
dios posibles la immigration peninsular, atrayendo
hacia sus playas los jovenes que abandonan todos
los afios el pueblo que les vi6 nacer, para buscar
una fortuna en cualquiera de las republicas hispano-
americanas, tan ingratas para con todo el que lleva
el glorioso titulo de espaflol.
4No debe pretenderse en otro sentido la emigracion
de la Peninsula, es decir, robarle brazos que necesi-
ta; pero si debe procurarse encauzar indirectamente
el torrente que corre sin tregua hAcia paises estra-
nios: puesto que la economia politica tiene demos-
trados los perjuicios que resultan de apelar directa-
mente i medios coercitivos para contener las emi-
graciones.
De eximirse de quintas d los j6venes peninsulares
que pasai las Antillas espaflolas se deberia im-
poner A todos ellos el deber ineludible de servir eh
las filas voluntarias un ndmero de aflos igual al que
servirian en el ejercito; y esto Lo mismo en el caso de
caer quintos en su pueblo respectivo que en el con-
trario.
Antes de concluir deseo consignar una idea que
confirma la necesidad .del sostenimiento de los vo-
luntarios de Cuba por los medics indicados, de los
cuales, solo -he propuesto como ejemplos el .de la
condecoracion y el de la exencion de quintas.




37 -
:La Prusia, esa nacion que acaba de hacer rodar el
pedestal suntuoso sobre que descansaba la estatua
gloriosa de la pAtria de Carlomagno y Napoleon I;
esa nacion que ha demostrado al mundo-que la orga-
nizacion militar de la Francia, que tanto imponia a
todas las demAs potencias del orbe era defectuosa
hasta 1o sumo; vA A ser el modelo de los pueblos
contemporAneos, hasta que girando la rueda de la
fortuna, varien los acontecimientos. Ahora bien; en
Prusia existe, como nervio de la guerra, la reserva 6
landwehr (1), y no pocas de sus victorias sobre las
Aguilas imperiales han sido debidas A este element
militar, poderoso cual ninguno.
En Cuba, pues, concluida la guerra convene con-
siderar como la landwehr A la fuerza voluntaria, y
al efecto fomentar todo lo posible al acrecentamiento
ae ella. No dir6 que se hiciese obligatorio A todo
peninsular vestir el uniforme, porque esto desnatura-
lizaria la institution que por algo se llama volunta-
ria; y por que ademas la isla de Cuba no es pais
que ha de emprender campanas extrangeras como
las suenan siempre las potencias europeas encubrien-
do sus designios con la f6rmula napole6nica de
paz armada. Pero lo que si afirmo es que con-

(1) Aprop6sito de la organization de la landwehr, palabra
que significa defensa del pais, no estarA demAs esplicar su
organization estractando a! efecto lo quo dispone la vigente
ley de 3 de Setiembre de 1814 quo la organiz6 en Prusia.
Segun ella es obligatorio el servicio militar A todo prusiano
desde la edad de 20 aflos, en la forma siguiente: 5 anos en
la linea [tres de ellos bajo las banderas y dos en las reservas];
seis anos en el primer bando de la landwehr; siete en el se-
gundo band, y por fin once en el landsturne 6 sea leva en
nasa.
13s





38 -
viene dar 4 estos cuerpos armados toda la estabili-
dad, brillo e importancia que ban sabido conquistar
en esta Epoca de prueba; y que no debe echarse
en olvido el antiguo proverbio latino que dice: si vis
pace para bellum.
Contra el prop6sito que me habia impuesto de ser
lac6nico en mis cartas, me he estendido demasiado
al escribir la presente.
Dispdnseme V. M. si se le ha hecho larga su lec-
tura, en gracia siquiera del buen deseo que la ha
dictado B. S. R. M.


Mazo 31.












CARTA VI.






Llegado es ya el momento de hablar a V. A1.
-acerca de la base primordial del porvenir de Cuba;
del cambio radical que por- algunos seproyecta intro-
ducir en su modo de ser politico; de las reformas, en
una palabra.
Pero antes de emitir mi opinion acerca de ellas
en general y de cada una de ellas detalladamente,
-deber mio es consignar las opiniones politicas que
profeso, 4 fin de que no se miren con prevention
mis palabras.
Yo, Senor, soy liberal por convencimiento, y no
de los menos liberales, pues la Historia que he leido
dia y noche pars buscar en sus pAginas la ensenan-
za prActica mas provechosa, me ha decidido A serlo.
Creo que la dpoca moderna estA pasando por un
periodo de crisis pplitica la mas grave quizA que. se
registra en los anales del pasado liumano.
Creo firmemente que en el estado actual de las
ideas modernas, no es posible, so. pena de caer en el
a




-40-
absurdo, pretender retrogradar a la 6poca del abso-
lutismo monarquico que traiga consigo la absorcion
de los derechos individuales para concentrarlos en
una sola mano como se concentran porfmedio del
foco de una lente los rayos luminosos del sol.
El hombre constituido en sociedad ha progresado
en el sentido de conocer sus derechos, que en otro
tiempo permanecian ignorados para 6l; y ese conoci-
miento le ha coetado mares de sangre cuyas marcas
son indelebles. Seria muy loco quien pretendiera re-
troceder, pues una fuerza superior a la suya le ar-
rastraria A su pesar por la senda del progreso. El
undoo marcha, ha dicho Pelletan; y jay de aquel
que pretendiera detener el curso del progreso con
sus solas fuerzas! El carro aplastaria irremisible-
mente sus manos y seguiria su camino, no obstante
los lamentos y gritos de despeche del obcecado que
tratara de poner 6bices a su carrera.
El nnico desideratum a que puede y debe aspirar
el politico en nuestros tiempos es a buscar la liber-
tad en el 6rden. Feliz aquel A quien sea dado ha-
Ilar la formula que pueda realizar de un modo esta-
ble tan dulce consorcio.
La monarquia de otros tiempos ha envegecido y
qomo todo anciano caduco tiene precision de reti-
rarse de la escena de la vida. La Republica es de-
masiado infantil, y como todo nino necesita esperar
que llegue su desarrollo fisico y moral, para poder
empunar con mano varonil las riendas del Estado.
No hay otro medio que elegir hoy por hoy que el
de la monarquia constitutional planteada en nuestra
patria por fortuna de todop los espanoles.




41 -
Espana toda al mandar recientemente A las Cbr-
tes una sensata mayoria monArquica, las Constitu-
yentes al escribir su c6digo politico el mas liberal
de Europa, y V. M. al aceptar la diadema que orn6
las sienes de tantos grandes monarcas y jurar la Cons-
titucion que el pais se babia dictado, estAn de hecho
conformes con las ideas liberales que dejo asenta-
das; y por tanto initil seria que me esforzase en es-
planar las razones que me impulsan a ser liberal en
la esencia de mis convicciones, y monArquico-consti-
tucional en la forma de su manifestacion.
Ahora bien, hecha esa profesion de f, creo que
sin ser tachado de retr6grado puedo entrar de lleno
a exponer mis ideas respecto A la forma political que
A Cuba conviene adoptar para que su porvenir sea
despejado; para que dejAndose de utopias necias lo-
gre colocarse a la altura de la 6poca,.y para que l6jos
de claudicar A cada paso y caer por fin en la sima
anArquica que esteriliza los esfuerzos de los demAs
pueblos hispano-americanos, sea la escepcion glorio-
sa que, proclamando, su felicidad prActica, haga caer
la venda de multitud de ojos cerrados por la pasion
A la luz de la verdad y de lo equitativo.
Cuba, la hermosa Cuba, la reina codiciada del gol-
fo mejicano, vivia feliz y tranquila mientras agena A
las miserias y A los terribles embates de la political,
se limitaba A ocuparse en el progreso econ6mico y
administrativo de sus instituciones. Este progreso
era constante si bien pailatino y s6lido; las rique-
zas individuals se acrecentaban dia a dia, y la vida
se deslizaba dulcemente como el arroyo entre las flo-
res que esmaltan sus orillks.
7





42 -
Pero lleg6 nn dia en que los descontentos, que-
en todos los paises existen por desgracia, como exis-
ten tambien en el seno de :as familias, sonaron con
el brillo facticio de la posicion politica. Creyeron
preferible la vida del marino, que pasa azarosamente
luchando con las tormentas, A la vida del sibarita
que trascurre dulcemente entre las riquezas, el faus-
to y los placeres; y par trocar la Altima por la
primera de la 'cual carecian, idearon el medio de
conspirar contra el 6rden de cosas existente. Al
efecto se afiliaron en 16gias mas6nicas, empunaron
la feruia del magisterio, corrieron en tropel hAcia
los templos de Guttemberg; y dia tras dia se ocupa-
ron en juramentar ne6fitos entre la juventud impe-
tuosa, en impregnar de ideas anti-espanolas los co-
razones de la ninez inexperta, y en hacer gemir las
prensas para qu.e ei 6dio A lo que ellos llamaban
tirania de Espana se difundiera por todas las clases
sociales y germinara en su dia, como germin6 al le-
vantarse en Yara un pendon que muy pronto empeza
A destilar sangre.
, Pues bien., esos hombres que en la escuela, en la
ctedra, en la 16gia, en el periodismo, en los banque-
tes, y hasta en la plaza public abusaron tanto de la
tolerancia espanola, y la califiearon de tirania; eran
los que gritaban dia y noche A los oidos de la autori-
dad y de los leales todos pidiendo reformas politicas.
Su griteria fue repercutida por el eco al otro lado de
los mares; y el ministro de Ultramar, Sr. CAnovas
del Castillo, creyendo de buena fe que las aspiracio-
nes de aquella falanje de turbulentos cubanos pedia
con buen fin relbrmas en santido inas 6 mrnos libe-





43 -
ral, pero nunca sospechando que se propusieran co-
mo fin pr6ximo la separation de Cuba y Espana;
dict6 en 1866 un decreto convocando comisionados
que a nombre de Cuba y Puerto Rico propusieran.
las decantadas reformas, a fin de plantear desde lue-
go las que no lucharan con obstaculos inmediatos, y
poco a poco las demas.
Fueron en efecto a Madrid los comisionados, ba-
ti6 palmas la prensa anti-espanola, I no pocos espa-
noles ilusos; y llegado el dia dieron comienzo las
sesiones. Lo que podia esperarse de los comisiona-
dos lo hubieran comprendido hasta las inteligencias
menos privilegiadas si Morades Lemus, que era dl
mas influyente de los comisionados y casi todos los
demas, no hubiesen tenido tan perfectamente ajus-
tada a las mejillas la mascara que solo habian de ar-
rojar lejos de si despues de los sucesos de Villanue-
va-y el Louvre.
Pero si es verdad que no pudo preveerse por al-
gunos cuales serian las ideas political que iban a
sustentar los comisionados, tambien Jo es que no
tardaron mucho en hacerlas patentes una vez comen-
zada la mision de informes escritos y la discusion
acerca de sus detalles. En efecto, todo cuanto
hicieron aquellos hombres fud encaminado a la
emancipation de las Islas de Cuba y Puerto Rico.
Para el efecto, como oportunamente ha hecho notar
un escritor, empezaron hablando de asimilacion y
concluyeron por pedir una autonomfa tan lata que
muy bien pudiera traducirse por la palabra inde-
pendencia. Abi esta la coleccion de informes impresa
en New-York, que ej el mejor justificante que
pudidra aducirse.





-44-
La palabra autonomia, 6 como dijo en un do-
cumento oficial ceiebre el general Dulce, tan ad ula
do y querido por los insurrectos: el gobierno del pais
por el pais, ya dije en una de mis cartas anteriores
las bases en que estribaba, 6 por mejor decir las en
que se proponian establecerla sus autores. De ha-
berse planteado la tal autonomia, ya la estrella soli-
taria hubiera reemplazado hace tiempo a los glorio-
sos leones y castillos del pabellon que ondea en
las dos Islas hermanas.
Much tiempo hacia quo la insurrection esgrimia
en una mano el pupal y en otra la tea incendiaria,
y todavia se hablaba por muchos espanoles de auto-
nomia, como habia hablado el general Dulce. Entre
ellos unos pretendian tomar por modelo la del Ca-
nadi y otros la de las Provincias Vascongadas. Esto
prueba que eran y quiza son aun muchos los que
no ban estudiado Lo que es la autonomia canadiense
ni la vasca, cuando creen aceptable uno d otra como
modelo para el modo de ser politico de las Antillas,
si por desgracia triunfase en los Animos espanoles
la idea de las reformas, y para concederlas quisiera
buscarse un modelo que imitar.
No estara pues de sobra que diga algo acerca
de las reformas en sentido auton6mico cuando rea-
nude esta correspondencia. Entre tanto B. L. R. M.
de V. M.



ABRIL 5, 1871.


e













CARTA VII.








Los partidarios de la doctrina aUton6rmica, que
ton los reformistas por excelencia del 6rden de co-
sas establecido en Cuba; han invocado con insisten-
cia, segun decia en mi anterior, el ejemplo del Ca-
nadA, y se han esforzado para crear atm6sfera a fin
de que se aplicase a Cuba el mismo sistema guber-
nativo. Muchos leales se deslumbraron. con esta idea,
la aceptaron sin examen suficiente por falta de datos
para apreciar sus tendencias, y hasta suscribieron
en Villaclara una especie de manifiesto encaminado
a demostrar la conveniencia que entranaba la adop-
cion de ese sistema, no solo para la Isla de Cuba,
sino para la Espana peninsular.
Deber de todo buen espanol es por tanto al ha-
blar de las reforms politicas de Cuba combatir el
sistema separatista que entrana la pretendida modi-
ficacion en sentido auton6mico. Al efecto empezar6
yo por exponer las bases en que estriba la autonomia
8 3




46 -
canadense, pues desgraciadamente no ;on muy cono-
cidas ni aun entre la mayor parte de aquellos que,
Avidos de innovaciones politicas, screen ver en todo Io
extrangero la perfection de que carecen las institu-
ciones nacionales. Recordard ante todo el origen de
la autonomia otorgada por la Gran Bretana a su
colonia.
El gobierno britanico habia recibido una decep-
cion cruel con la emancipation de sus mas ricas po-
sesiones de Amdrica, gracias A los esfuerzos y al
talento de Franklin y Washington, y A la coopera-
cion impolitica de Francia cuyos voluntarios capita-
ne6 Lafayette, y de Espana cuyo monarca Carlos III
di6 en aquella ocasion A conocer real y verdadera-
mente, como dice el erudito Csar Cantu, que desco-
nocia el oficio de Rey. La leccion recibida por la In-
glaterra no podia ser olvidada facilmente y de aquf
el cambio de la politica que us6 desde entonces con
sus colonial americanas.
Al abrirse la Asamblea national de Francia en &
de mayo de 1789 se apin6 el combustible revolucio-
nario que en terrible hoguera habia de abrasar A la
nation. Sieyes, Talleyrand, Mirabeau, Barnave, La-
ieth, Brissot, Robespierre, y mas tarde Bailly, Con-
dorcet, Vergniaud y Danton, fueron los hombres
destinados a encender con el soplo de su elocuencia
y de su turbulenta action, la llama que abrasando los
espiritus, di6 por resultado la combustion espantosa
en que perecieron las instituciones monarquico-
absolutas y el 6rden social de la Francia; todo lo cual
se derrumb6 convirtidndose en ruinas, cubiertas por
la sangre que a raudales brotaba de la maquina ex-
terminadora de Guillot. *




-47-
La Europa entera tembl6 ante el espectAculQ impo-
nente que daba la Francia, y Pitt, ministro de Ingla-
terra a la sazon, tergi6 negari g1 CanadA las reformas
que pedia, aprovechando la or3asin del conflicto; con
esto crey6 evitar otra ptrdida tan completa como
la que habia experimentado su pais con la de la
Union Americana.
Al efecto el hombre de Estado ide6 en 1791 divi-
dir el CanadA en dos provincias, como lo hizo, con-
cederle un Senado y una Asamblea popular, cuyos
Wlls tenian fuerza de ley si el Monarca tardaba dos
afios en desaprobarlos, y aument6 estas concesiones
con las del habeas corpus, el jurado y el derecho de
votar los impuestos en las Asambleas.
Merced A estas concesiones, la Gran Bretana con-
serv6 su pabellon, ya que no su domino, en el Ca-
nadA y en la Nueva-Escocia. 1ero como quiera que
el sistema de concesiones politicas en circunstancias
dadas, no conduce a otro punto que al de acrecentar
las exigencias; muy pronto el Canada pretendi6 nue-
vos derechos y la libertad de cultos, que es lo que
pugnaba mas abiertamente con la intolerancia reli-
giosa que la iglesia anglicana tenia en aquella 6poca.
Para con tener los animos fua preciso que Inglaterra
apelase al sistema de la mas dura represion, que
es el Anico, segun demuestra la historia, capaz de.
contener el torrente desbordado de las pasiones po-
liticas. Los castigos dieron el efecto apetecido, como
lo ban vuelto a dar hace muy poco en Jamaica, nues-
tra vecina Antilla.
Solo en 29 de marzo de 1867, en que crey6 con-
veniente a sus intereses politicos y comerciales eman-
D


0




48 -
cipar el Canada, Nueva-Escocia y Nueva-Bruns-
wick, otorg6 voluntariamente la autonomia a sus an-
tiguas colonial por medio del acta de aquella fecha,
que empez6 a regir en 1? de junio del mismo ano.
Veamos cuales son las bases en que estriba esa
autonomia. Gobierna el pais en nombre de la reina
de Inglaterra un Gobernador General, al cual auxilia
en sus funciones el Consejo privado de la Reina en el
Canada, compuesto de miembros elegidos por et
mismo Gobernador General. Ademas existe un Se-
nado compuesto de 72 individuos elegidos, lo propio
que su presidente, por la misma autoridad inglesa,
siendo vitalicio su cargo. Simultaneamente cou el
Senado, funciona una Camara de los Connes com-
puesta de 181 miembros elegidos por el pais de 5
en 5 afios. Por fltimo, cada una de las 4 provincial
que actualmente constituyen el CanadA, a saber:
Quebec, Ontario, Nueva-Brunswick y Nueva-Esco-
cia, se halla regidas por un Teniente Gobernador, que
debe su nombramiento al Gobernador General; y a
su ve zposee Camaras particulares con atribuciones
etas limitadas.
Como se desprende de la simple enunciacion de
las ruedas con que gira la mAquina gubernamental
del CanadA, el domino de la antigua Albion ha desa-
parecido de esta'parte de America. EL quedar alli
tin Gobernador, unico funcionario nombrado por la
Metr6poii, es como no poseer ningun domino; pues
careciendo Inglaterra del derecho de introducir sus
ejercitos en el pais para obligar por la fuerza al
respeto de la autoridad; faltAndole el poder de le-
gislar que es el principal atributo de la Soberania;


0





49 -
y careciendo de la facultad de graduar, imponer y
cobrar los impuestos, sin lo cual carece del elemento
material mas indispensable para sostenerse un go-
bierno; el pabellon britAnico ondea alli a merced de
cualesquiera insurgentes que quieran lanzarlo al
mar, como lo lanzaran de seguro el dia en que no
teman al poder de las escuadras blindadas que reci-
ben i-denes del palacio de Saint James.
Salta pues a la vista la idea de que.Inglaterra con-
sidera el Canad4 como una nation estrafla, por mas
que prefiera tener allif un representante que proteja
sus intereses mercantiles tan cuantiosos en la Am-
rica del Norte. Habia de tener un consul genet
ral, y prefiere tener un gobernador general, que
al fin y al cabo midntras el pais lo tolere, y le pague
su sueldo, mas protection puede dar al comercio
inglks y reporter una economia no despreciable al
presupuesto, tan gravado con la deuda exhorbitante
que lo agobia.
;Si la Inglaterra tuviese interns en conservar aque-
lla posesion, hubiera dado esa autonomia? Respond
por nosotros la desdichada India en que la opre-
sion inglesa represents la tirania mas atroz, simboli-
zada en Warrens Hastings.
Aplicando ahora estos precedentes a la isla de
Cuba, vamos a ver si es possible introducir en ella
ese sistema auton6mico tan decantado.
El modo de ser de Cuba y el Canada son entera-
mente diversos. El CanadA est situado en el con-
tinente americano, y Cuba rodeada de mares, Lo cual la
hace accesible A los ataques de todas las naciones, el
dia en que le falte la sombra protectora que sobre ella





50 -
proyecta el glorioso pabellon de Castilla. El Canada
odia la tirania Norte Americana, pues ve de cerca
sus efectos y Cuba-su bando reformista,-ama lai
dominacion de ese pueblo, tan diverso de dl en naci-
miento, idioma, religion, leyes y costumbres: testigo
de ello varias proclamas y mensajes de Caspedes, y
de la cAmara andante de Guaimaro, asi como los es-
critos de Morales Lemus y demas corifeos de la in-
surreccion. Por ultimo, en el Canada puede sostener-
se el gobierno del pais por el pais, A causa de ser alli
mas densa la poblacion y de no existir razas diversas
que la dividan; pero en Cuba sucede todo lo contra-
rio, pues la poblacion es escasa comparada con la es-
tension territorial, y entre sus pobladores forman
contraste notable el hijo de la raza latina, con el
de la eti6pica, el de esta con el de la mong6lica, y
por ultimo, unos y otros con los mestizos producidos
por elcruzamiento que es consiguiente. Esto sin con-
tar la diferencia de condiciones que separa al libre del
esclavo y A este del colono contratado y del eman-
cipado.
;Qu6 confusion resultaria de la ceguedad de un
gobierno espanol que fuera capaz de declarar aut6-
noma la isla de Cuba! qud lucha de ambiciones!
qu de venganzas! qu de abusos para llegar a. ejer-
cer funciones legislativas y de gobierno! que caos,
en fin!
Porque no hay pue hacerse ilusiones; autonomia a
manera del Canada d independencia, son para los
desleales palabras sin6nimas. Nos quieren vendar los
ojos con la idea que poniposaniente emiten de que
la autoridad superior de la hid1 seria espanola, como





51 -
es inglesa en el territorio canadiense; pero queremos
qu6 se nos diga ide qu6 serviria esa autoridad, qu6
fuerza tendria careciendo de ejdrcito que la apoya-
sen con sus bayonetas, puesto que iba A mandar a
hombres y no a legiones de Angeles? De que aprove-
charian los esfuerzos de una autoridad, si serian de-
safectos todos los empleados que habian de secun-
darla dando cumplimiento a sus 6rderes
Pero hay mas. Siendo preponderante la poblacion
criolla sobre la peninsular, como lo seria sin duda;
esta elegiria a todos los diputados y regidores, asi
como A los miembros del poder judicial, si se adop-,
taba la election popular a semejanza de los Estados
Unidos para estos ultimos cargos tan influyentes.
Esos fun-ionarios harian unas leyes contrarias a lo
que proyectase el gobernador, y los otros aplicarian
esas leyes siempre en sentido favorable A sus miras
political. Con tales elementos, digasenos qu6 gober-
nante espanol podria regir con visos de acierto 6
sin ellos la Isla. AnAdase A esto que se hallaria en
manos de las camaras cubanas el votar 6 no las
contribuciones; y sin recursos pecuniarios mal po-
dria ningun gobernante sostener un estado aunque
tuviese la extension de la repablica de San. Marino
6 de la de Andorra.
Queda pues demostrado que la autonomfa del
Canada importada a Cuba; equivaldria al hundimien-
to del pabellon espanol en las aguas que rodean la
Am6rica.
V. M. es espanol ya; y si no biciera cuanto este en
sa mano para evitar tamana aberration, la historia,
que es inflexible cuando 'se trata de la bonra de las





52 -
naciones, to llamars en su dia ante su estrado, y es-
cribira con letras indebles la sentencia que ha de leer
la posteridad. B. L. R. M. de V. M.



IBL .


u












CARTA VIII.






La pretension de que la autononia del Canada
se implantase en Cuba, pareci6 tan exagerada a al-
gunos de los mismos simpatizadores de la insurrec-
cion que hoy aflige al pais, que juzgaron mas facil
de conseguir. otra clase de autonomia, que si bien
era menos radical y menos propicia para sus planes
separatistas, serviria a no dudarlo de escabel seguro
para escalar algo mas tarde, el pedestal que se pro-
ponian.
Las provincias Vascongadas, se dijeron A si mis-
mos, poseen una organization politica diversa de la
que rige en las demAs provincias espaflolas del con-
tinente europeo. Aclamando la conveniencia de ese
regimen especial, no pedimos otra cosa que la asimi-
lacion a una parte del territorio pAtrio, y esa idea
puede deslumbrar A los incautos peninsulares, que
de seguro no comprenderan nuestras ulteriores miras
de un modo tan claro como pidiendo las institurio-
nes canadienses, que al fin son extranjeras.
10




54.-
Pero ;cuinto se equivocaron en ese calculo!
Si Espana pugna por asimilar las instituciones
vascas A las del resto de la nation, ic6imo sin con-
tradecirse podia consentir en crear A este lado de
los mares lo que desea destruir al otro? aCmo exi-
girse de ella que socavase mas la unidad national,
por la que viene luchando hace tautos siglos?
Pero hay mas. Es preciso preguntar A esos inno-
vadores de nuevc curio ;que instituciones autono-
micas del Irurac-bat quereis que se otorguen A Cu-
ba, las que di6 A su patria adoptiva Jaun Suria, el
vencedor en la batalla de Arrigorriaga, 6 las que
hiy gobier na:At Vizcaya?
Probablemente no se han fijado bastante en esta
diferencia, y sin embargo, es muy capital.
Tal vez se decidan por los fueros vizcainos com-
pilados por la Junta General de Guernica, A la som-
bra del roble simb6lico, cuyas frondosas'ramas quiso
un 4ia derribar con el hacha exterminadora del des-
potismo el rev Fernando VII, imitando A Felipe II,
que habia derribado en mas aciagos tiempos los
fueros y libertades de Aragon, custodiadas por La-
nuza con el fervor que defendian en Roma sa vir-
ginidad las sacerdotisas de Vesta. Si fuera asf; si qui-
sieran implantar en esta isla venturosa hasta antes
de la insurrecc ion de Yara, el histbrico batzarrac 6
congregation de ancianos, los cinco caudillos 6 ineri-
nos trienales con president vitalicio y el tanido de
las bocinas para congregar 4 las merindades A las
juntas que debian tener lugar s6 el Arbol de Guer-
nica; si quisieran retroceder al siglo IX, el ridiculo
de (fUe se cubririan los aut 6rionos flamantes, seria




-55-
la mejor contestacion que A sus descabellados pro-
p6sitos pudiera darse.
Pero se nos dira tal vez: no es la autonomia de
aquella 4poca, que las mismas provincias Vascongaz
das tiene modificada por oreer que no estA ya acor-
de con las ideas del siglo, sino la de que hoy gozan
y que con justicia aman megamente, resistiendose
cada vez que el Gobierno de la nation ha tratado de
titroducir reformas.
Por si esto dijesen, 6 pretendiesen de avanzar
mas, vamos A contestarles, pero no por nosotros mis-
mos, sino cediendo la palabra A un ilustrado escritor,
A un patricio de reconocido espanolismo, que por,
razones particulares ha encubierto su nombre con
el anagrama de Grazian de Mora y Murietm.
He aquf sus palabras: a
"Se ha alegado para sostener los informes de los
Sres. comisionados y la autonomia, la analogia con
las provincias Vascongadas. Seria grave omision en
nosotros dejar de examinar este motivo, que solo
ofrece apariencia de semejanza, y carece de razon.
No hay paridad ni aproximacion siquiera entre el
caso de las Provincias Vascongadas y el de estas
Antillas.
Comenzando porque jamas ha parecido sospe-
choso A los espanoles el modo de ser de esas Pro-
vincias; porque lejos de notarse en ninguna ocasion,
y eso'que han pasado por pruebas grandes, tendencia
alguna A' la segregacion, los vascongi&os ban sido
guardianes celvses de que por las puertas desn pais
no entrAra el extranjero A ponder su dominacion ni en
una pulgada del espaflol territorio. 1Y cuidado! Los
11




56 -
gobieruos liberates que han gobernado [a Espana,
desde el convenio de Vergara ac6, han ido poco Ar
poco cercenando las libertades de los fueros hasta el
grado de ser hoy su modo de ser una sombra de su
antigua autonomia, y sin embargo de que es gran-
de el partido absolutista entre los vascongados, nin-
guna otra provincia ha dado, en las dificiles y para
ellos tentadoras circunstancias de los meses pr6xi-
mos pasados, ep que se ha alzado la bandera del ab
solutismo con la promesa de la integridad de los
Fueros, tan alto ejemplo como ellos de amor al 6r-.
den, de sensatez y de elevado espanolismo.
Pero hay mas; siendo tan diferentes los niritos.
de las Provincias Vascongadas de los de Cuba y
Puerto Rico, distinguiendose aquellas por su nunca
desmentida fidelidad y amor A la union con Espana,
y al contrario estas islas por sit empeno de separa-
cion con inextinguible 6dio 1 Espafia, han pedido
estas ;qu contraste! una autonomia mas liberal,
mas extensa que Li que aquellas gozan. Realmente,
no poseen las Provincias Vascongadas autonomia
politica. En el 6rden politico estan sujetas a la uni-
dad constitucional. Las atribuciones de las Diputa-
ciones y Juntas forales estAn circunscritas a lo eco-
n6mico y administrative, y esto tampoco absoluta-
mente. Las aduanas estAn en la raya de Francia,
no en las orillas del Ebro, donde debieran estar con
arreglo A Fuero. La ley de ayuntamientos es La ley
general de la Peninsula. El 6rden judicial es el mis-
mo, y tambien la ley de ensenanza pnblica. El go-
bierno nombra los empleados. Y en todo esto pe-
dian y piden los cubanos y porto-riquenos inmuni-
I




57 -
dades mucho mas Amplias. Las Provincias Vascon-
gadas no estAn sujetas a quintas, pero tienen por
fuero la obligation de dar fuerzas de tierra y de
mar en ciertos casos, y jams ban dejado de cum-
plirla. Tienen este gravamen las Antillas? Los so-
brantes de aqui van a la Peninsula. Nada mas justo.
Estas Antillas deben una gran suma aun a la Metr6-
poli, y justo es que la paguen. Los Vascongados na-
da deben, y sin embargo, dan anvalmente lo que
oueden con el nombre de donativo. Aqui el Gobier-
no paga los casinos; alli las Provincias construyen
y refaccionan sus calzadas 6 caminos reales: aqui el
gobierno sostiene los establecimientos de beneficent
cia; allI las mismas Provincias. De esta manera pu-
di6ramos citar otros casos demostratando que las
Antilias poseen con menos mrritos, con titulos m&-
nos justificados, mas ventajas. iD6nde esta, pues, la
razon de su dolorosa queja y mdnos el derecho de
tener mas radical y extensa autonomia?
A la conclusion de la guerra civil, confirm el
gobierno de Madrid la conservation de los fueros de
las Provincias Vascongadas; mas no en absolu-
to, sino "sin perjuicio de la unidad constitutional,"
cuya condition quiebra su autonomia politica, y
fh un gran paso bacia la unidad national, cons-
tante empeno de todos los gobiernos. Ningun pacto
semejante celebraron los indigenas de estas Antillas
con sus conquistadores ni con el gobierno supremo,
que por lo tanto estuvo y est6 en perfecto derecho
de establecer para ellas la forma de Gobierno y las
leyes mas adecuadas, y asi 1o ha venido haciendo
hasta el dia. El compromise contraido en las 06rtes
11




58 -
de 1837, es el de continuar el sistema siempre se-
guido por todos los Monarcas, asimilar gradualmen-
te sus colonias a la Metr6poli, y aun cuando hu-
biera continuado el Sr. Canovas al frente del Minis-
terio de Ultramar in ceternum, es bien seguro que
consecuente A esa political, hubiera rechazado el plan
de los senores Comisionados, que separandose de
esa traditional marcha, tendia a quebrantar la uni-
dad national, a cuya firmeza han. aspirado todos
nuestros Legisladores."
Poco anadiremos a estas palabras, que tan perfec-
tamente marcan la imposibilidad qu.e existe de apli-
car en Cuba las instituciones vascongadas. Entre la
lealtad y el patriotismo de los simpAticos euskaras, y
el dolo y la traicion de los secuaces de Cspedes,
nada comun puede existir.
Si se otorgase A Cuba el sistema auton6mico que
piden los ap6stoles de las reformas politicas radica-
les, se inauguraria la era de las decepciones, se pon-
dria en manos del loco la espada homicida, se auto-
rizaria la conspiracion y el desenfreno de las pasio-
nes, y el resultado practice seria la p6rdida de Cuba
para la nation que, como madre carifosa la ha ama-
mantado a sus pechos con sangre preciosa, que la
ha educado trasmitidndole su idioma, religion y le-
yes, y que en fin, la ha hecho ser codiciada por to-
dos los pueblos extranjeros.
DesengAnense de una vez los partidarios de la au-
tonomia vascongada; el roble de Guernica no puede
aclimatarse, n6, en el suelo tropical que cria las pal-
meras, el pliAtano y el mango. frondoso que crecen en
Yara y en Bayamo.





59 -
No insisto mas en esta materia, pues despues de
lo dicho en mi anterior carta acerca de las tenden-
cias y propositos de los aut6nomos cubanos, cuanto
anadiera en estaseria redundante. Despidome, pues,
de V. M. por hoy, besando S. R. M.



laQiL 9.








aI


3)




















































































0











CARTA IX.






Por concluida habia dado ya en mis cartas la
refutation de la idea de concesiones en sentido auto-
n6mico a la isla de Cuba, y podria haber agregado
tambicn, A Puerto-Rico, pues se halla en iddnticas
circunstancias; cuando ha llegado 6. mis manos la
noticia de que uno de los mas encarnizados enemigos
de Espana, un laborante, como aqui llamamos a los
nisurgentes que no tienen valor para empufiar las ar-
rnas, pero trabajan cuanto pueden en todos los demis
terrenos porla independencia de Cuba, ha publicado
estos dias en el periddico La Pdtria una sdrie de ar-
ticulos que tienden a ese fir. Con ellos piensa la So-
ciedad de Artesanos, que es' el club politico forma-
do de los mas intransigentes adversarios de nuestra
pAtria, hacer un folleto y repartirlo con una profu-
sion inusitada, fin de crear atmosfera en el ex-
tranjero y sobre todo en los Estados-Unidos, contra
la permanencia del pabellon espaflol en las Antillas,
donde hoy par dicha flamea con envidia de muchos
gobiernos.
12




62 -
Ese folleto lievarA por titulo, segun escribe de
Nueva-Orleans mi corresponsal activo y caracteriza-
do, el nombre de Soluciones posibles, y presentarA
como tales la autonomia, la anexion, la yenta y la
independencia.
He tenido ocasion de leer los parrafos principales
de los articulos que van A constituir el folleto, y
quiero aprovechar ]a feliz casualidad de no haber
empezado A tratar todavia la cuestion prolija de las
reformas liberales, por haber interrumpido otras
ocupaciones cl honroso propusito de escribir a V. M.
en estos dias.
lHe calificado de feliz casualidad esa interruption,
porque aprovechAndola podre contestar desde luego
v sin necesidad de volver sobre mis pasos fuera de
tiempo, la ouestion de autonomia. En gracia,' pues.
de esa coincidencia, variare el plan que me habia
trazado para metodizar el estudio de las cuestionem
Si que pienso extender estas cartas.
Por tanto, permitame V. M. insistir un poco was
en la idea autonomica, y al efecto copiar los parrafos
que conozco de ese folleto, que quiza estA haciendo
gemir en estos mementos las prensas de la pAtria
de Washington. Se tocan en ellos trascendentales
cuestiones de actualidad, y es precise conocerlas y
aplicarles la refutation inmediata que exigen los er-
rores en que abundan, aun antes de que se propalen.
"Los antiguos reformistas que hoy se ban colo-
cado por sorpresa a la cabeza de la revolution cu-
bana en los Estados-Unidos, han escogido, dice,
todos los medios imaginables A fin de debilitar la
causa -independiente aparentando querer fortalecer-




63 -
la, y una de las traz;s de que se han valido es ex-
tender la noticia de que el Gobierno de Espana
ofrece a los cubanos autonomfa si los insurrectos
deponen las armas,
"Cuando el periidico La Revolution neg6 la salida
de Zenea para las negociaciones que todos sabemos,
dijo que Espana hahia ofrecido autonornia A Cuba
desde el principio de la insurreccion; cuando los
laborantes hablaron sobre el viaje del referido senor,
repitieron Io mismo respect a la autonomia; y di-
versas ocasiones se ha difundido la especie, como si
fuera un hecho indisputable, semejante ofrecimiento.
"Iecir que Esparia estA dispuesta A concedernos
la autonomia es manifestar que la Madre Patria
quiere dar A Cubacla mas completa libertad, sin salir
del circulo de la nacion; es decir, que la Metr6poli,
reconociendo todos los errores y crimenes que par
con la colonia ha cometido, quiere enmendarlos y
subsanarlos dejandola que se gobierne A su gusto, sin
pedirle otra condition que la de que por ahora no
se aparte de la familia, y espere para proclamar su
indeIpendencia tener to'Ia la fortaleza y prosperidad
que con el objeto de erigirse en nacion necesita; es
decir, que no existent ni la tirania ni las maldades
espaflolas en el gobierno colonial de la Gran Antilla.
"Esto nos debilita de dos maneras: a la vista de
los extranjeros y a la de muchos cubanos.
"Los extranjeros al saber, por los mismos revo-
lucionarios, y nada mnnos que por sus Representan-
tes oficiales. en los Estados Unidos, que Espana
se ha colocado en tan sAbia y conciliadora posicion
respecto A los cubanos, han de career naturalmente




-64-
que a estos no les asiste ninguna juastica al preten-
der hacerse independientes.
"Muchos cubanos, hombres de 6rden, indolentes
6 teinerosos de toda clase de trastornos violentos en
la sociedad, han -de imaginar tambien que solo por
un empefio en que se sobrepone el amor propio a
la cordura, se sigue combatiendo; pero que lo mejor
seria aceptar desde luego las generosas proposicio-
nes de Espain, y aplazar las pretensiones de inde-
pendencia para cuando la Metr6poli deje de ser jus-
ta y bondadosa.
"Sabemos que, en etbeto, algunos extranjeros
abrigan aquella creencia, y que no pocos cubanos se
inclinan a la aceptacion de las supuestas promesas.
"Para aclarar esta question, cohviene que unos y
otros sepan que to de la autonomia es una invention
de los reformistas, con e objet> tie debilitar la idea
:ndependiente.
"Espana nunca ha ofrecido aautonomia 1 los cu-
lanos, ni es creible tampoco que nunca la cofcedii-
ra, aun en el caso de que la ofreciese.
"La 6nica entrada con que cuenta la Hacienda
espanola para hacer frente a sus graves compromisos
es lo que obtiene de la Isla por diferentes medios, y
ia autonomia equivale a la supresion de esa entrada."
Como habra observado V. M., empieza el autor
de los pArrafos transcritos haciendo una confesion
importantisima cual es la de que los antiguos refor-
mistas, se han colocado por sorpresa a la cabeza de
ia revolution cubana. No me sorprende A la verdad
esa noticia, pues ya la sabiamos todos hace tiempo,
y aun la presentiamos antes de estallar la fatal revo-



-65 -
lucion iniciada en la Demajagua; pero cOmo oportu-
nameite he de hablar acerca de las reformas y los
reformistas, no estara demas que' se recuerde esta
confesion de parte, para agregarla a los muchos da-
tos que entonces aducir6 para vergienza de unos y
desengano de otros.
Lanza luego el articulista el nombre de Zenea Co-
mo mensajero del Gobierno espanol para ofrecer la
autonomia A Cuba, y es bien extranp que no haya
mezclado con ese apellido el de Azcarate, que tanto
di6 que hablar anteriormente en igual sentido. Pero
uno y otro estau juzgados ya por la opinion pdblica
del bando leal, y el primero se halla sub judice y
prisionero en una fortaleza de la Habana; por tanto
no es este el momento oportuno -para escitar los Ani-
mos contra 61.
Madre patria, se atreve a llamar a Espana el hijo
expnreo que reneg6 de ella; y luego habla de errores
y crimenes cometidos por ella vertiendo a continua-
cion la palabra tirania y maldades espanolas. jOh!
es mas facil aglomerar dicterios que justificar su
aplicacion! No seguir6, pues, en ese terreno, que
exigiria prolijas disertaciones, al escritor an6nimo
que osa proferir semejantes palabras.
Pero agrega mas adelante: "quiere enmendarlos
y subsanarlos dejando a la colonia que se gobierne
A su gusto, sin pedirle otra condition cue la de que
por ahora no se aparte de la familia y espere par
proclamar su independencia A tener toda la fortaleza
y prosperidad que con el objeto de erigirse en nation
necesita." He aqui -la autonomia sin mascara, la re-
velacion paladina de lo que entienden los insurgen-
1;.




66 -
tes por esa plabra tan acariciada en sus suefos lo-
cos. Vase si decia bien, al hablar en mis cartas an-
teriores, de esa pretension descabellada, que no" sig-
nificaba otra cosa sino un escalon para lograr subir
A la caspide donde los desleales ven grabada ia pa-
labra independencia.
Nada agregard acerca de la idea humillante de que
ide Espana una condicion,-pues creo que el orig
nal dirA, concesion; -y nada acerca del vago "por
ahoraq," ue revela una debilidad y una abyeccion,
contra las cuales protesto energicamente. Todo eso
dice por si hnismo mas que cuanto pudiera agregar
personaa alguna respecto >t las creencias del que Io
estampa.
Peregrina idea es tambien ]a de que Espana a-
ofrecer la autonomfa a Cuba,-cosa que ni en hip6-
tesis debe admitirse,-se ha colocado en una posi-
tion sAbia y conciliadora respecto A los cubanos.
;Qu6 was quisieran los insurrectos sino que fuese
verdad ese proceder impropio de una grand nation,
y mas impropio en las circunstancias actuales? Se-
mejante paso, ni seria sabio ni conciliador, dire yo i
mi vez, y ]a razon es la siguiente: si Espana 6 el
(robierno que la represents, descendiesen hasta el
punto de tratar con los insurgentes, lkjos de demos-
trar sabiduria demostraria que ignora hasta los rudi
mentos del arte gubernamental, pues no es asi eo-
mo se concluyen guerras civiles de esta indole, se-
gun demuestra la historia de todos los tiempos y
raises; y por otra parte porque de nada le serviria
ese paso si la autonomia habia de equivaler al abar-
dono de las Antillas. Si eso es sAbio, tratandose de





67 -
un pueblo que ha declarado A la faz del mundoque
consider caso de honra el sostenimiento del pabe-
lion en estas Islas, y que para lograrlo ha sacrificado
ya millones sin cuento y un ej4rcito inmenso, dudo
que haya quien lo crea teniendo sentido comun y
criterio desapasionado. En cuanto al calificativo de
conciliadora dado A esa conducta lo rechazo tambien,
p1es no es conciliar dar la victoria al enemigo para
que nos despoje de lo que nos pertence.
Por lo que respecta A la indication de que los
cubanos insurrectos, y los extranjeros se inclinarian
A tvor de Espana por virtud de esa solution; no es
mas que una sutileza transparente para ver si el Go-)
bierno cae en red tan grosera y otorga A sus enemi-
gos lo que ansfan con toda el alma; en especial hoy
que estAn vencidos en el terreno de la fuerza que es
ei eli uico q(e fiaban para lograr sit independencia
repentina.
;Y qu6 diremos del nltimo periodo transcrito, en
que muy sriamente sostiene su autor que la esclusiva
entrada can que cuenta la Hacienda espafnola para
hacer frente A sus graves compromises es lo que
obtiene Ae la Isla? ;Medrada estaba la gran nacion si
solo pudiese vivir con las rentas que Cuba le pro-
porciona! Ya habria perecido por lo menos hace mas
de dos antos, pues la guerra, 6 mejor dicho el bando-
lerismo iniciado en la Demajagua hace que sean po-
cos los productos de la Isla para sostenerse, y por
tanto ningun sobrante puede remitir A la Peninsula,
como seria justo. Y anado eso ultimo porque si esta
se ha sacrificado por aquella en todo tiempo, si la
provee de cuantos elementos exige su gobernacion




68 -
y defense, si para fertililizarla ha derrochado sus
economias por medio de situados, verbigracia, y si
en una palabra le ha dado el ser; justo es que las ge-
neraciones presented recojan el fruto de la semilla
que para ellas derramaron sus progenitores y justo,
muy justo que si siguen haciendo sacrificios obten-
gan recompensas.
En donde se encierra una verdad latente es en et
argumento final que queda consignado. "La autono-
mia equivale a la supresion de esa entrada." iQuidu
Io duda? Autonomia e independencia son casi sin6-
nimos y miSntras la sinonimia llega 4 ser perfecta,
i's decir, mientras llegase el dia de "tener toda la
fbrtaleza y prosperidad que con objeto de erigirse
en nation necesita," mientras llegase ese dia, dado
caso que la ceguedad de Espana tuviese la candidez
de otorgarla, las camaras cubanas es bien seguro quw
no harian donativos al gobierno espanol ni A los pe-
ninsulares cuyos bienes suspiradan por momentos
llegar 4 apropiarse como hicieron los demis passes
hispano-americanos al proclamar su independence.
Para concluir esta carta y la materia auton6mica
voy a insertar a continuacion un trozo mas del fiu-
turo folleto.
"En ningun documento, continua, en ningun acto
ha hecho jams el Gobierno espaftol la promesa de
autonomia que los reformistas disfrazados de patrio-
tismo suponen.
"Las manifestaciones tanto publicas como priva-
das que ha hecho Moret; la conduct de Lopez Aya-
la, que le ha reemplazado ahora, habidndole tambien
precedido, en el Ministerio de Ultramar; las mismas




69 -
condiciones que tratarit -4e imponer Azcirate y
Mestre en la comunicacion memorable de este ilti-
mo a, nuestro Ministro de Relaciones Exteriores fe-
chada el 6 de setiembre; y las que seguraniente pro-
puso Zenea A los patriotas con la debida astucia para
no exponer sit vida, demuestran de cousuno que el
Gobierno de Madrid no admite otro arreglo con los
insurrectos que la rendicion de estos, prestindose
cuando mas a perdonar la vida a los gefes si sale
de la Isla para no volver nunca 6klla.
NTal fue la "autonomia" que propus, Mestre 4
los patriotas a nombre de Espana."
No se si lo que dice el autor de estos pArrafos es
completanente exacto, pues todavia no se ha hecho
bastante luz sobre el particular; pero lo que si ase-
guro es, que esa political es la (nica decorosa, digna
y (til para la patria.
Antes de concluir esta, ya larga, carta, debo es-
plicar una anomalia que al parecer existe en que un
insurrecto escriba en el sentido que lo hace el au-
tor de las Soluciones posibles. En efecto, por los pe-
ri6dos transcritos se ve que no estA conforme con
la autonomia y que aduce argumentos y razones para
oponerse A que sus correligionarios larespeten. Pero
tsabe V. M. por quO Pues es porque, como dice
al fin del folleto, desea que no se conformed Los su-
vos con ninguna de las tres primeras soluciones que
califica de posibles, y sin embargo demuestra que
ao Lo son. La inica que acepta y sostiene con entu-
siasmo es - ---ya Lo habri previsto V. M. segura-
.mente,-es la independencia de Cuba y Puerto
Rico. ,
14




-. 74 ...
Felizmente, no ha seguido el autor de las Solu-
ciones la political de sus correligionarios, reducida a
ocultar las tendencias de sus hechos y de sus escri-
tos. Con eso ha puesto A disposition de nuestro par-
tido un conjunto de armas preciosas que utilizar6
oportunamente, puesto que representan las ideas que
los desengafios del ostracismo han logrado arraigar
en el Animo de los eternos enemigos de Espana.
Nada mas pot hoy, sino repetirme de V. M. res-
petuoso S. Q. B. S. R. [31.


ORIL 18.


t











CAINTA X.







No pensaba que hubiesen trascurrido tantos dias
privandome del honor de dirigir mis palabras A V. M.;
pero circunstancias ajenas A mi voluntad, asi lo ban
exigido. Hoy, que felizmente-para mi, conceden estas
un momento de tregua A mis ocupaciones, voy a
reanudar la grata tarea que de un modo espontaneo
me~tengo impuesta a mi mismo.
Si hubiera de seguir el 6rden de materias trazado
por el autor del folleto Soluciones posibles, deberia
ocuparme hoy del importante problema que hace
muchos anos se agita en el cerebro de nuestros ene-
migos, reducido 4. anexionar la Isla de Cuba a los
Estados-Unidos de America; pero en el intervalo que
ha mediado entre *ni carta anterior y esta, se ha
puesto sobre el' tapete el- Congreso otra cuestion
no menos trascendental para el porvenir de la An-
tilla y para la honya de la Nacion oda,. cual es la de
la ienta de este pedazo de tierra arrullado por el
murmullo de las olas del Oeano y el tduue rumor de
las brisas tropicales.



!7 -
En efecto, el diputado Sr. Vild6sola interpelsdo
hace muchos dias al Sr. Ministro de Ultramar acerca
de los rumores que corrieron en la C6rte de que el
embajador Mr. Sickles habia hecho en nombre de sit
gobierno al de la altiva pAtria de Isabel la Catolica la
proposicior de comprar la Isla.
Esta circunstancia que acaba de dar margen a una
cruzada de indignacion par parte de los Casinos de
Cuba, 6rganos genuinos del partido espanol, me de-
cide 4 antepdner el asunto de la yenta al de la
anexion, a reserva de tratar de esta en la pr6xima
carta.
No es nueva, en verdad, la idea de proponer a
Espana que trueque por un puaado de oro la tierra
en que flota su pabellon, tantas veces defendido y
sacado inc6lurne de las pruebas a que lo sometiera
la traicion, por sus invictos hijos. Esos yankees que
screen 4 Espana capaz de asemejarse al misero Esau,
han mostrado muchas veces el plato de lentejas a Ia
tierra clasica de la caballerosidad y el desprendi-
tniento; pero todo en vano.
La historia en prueba de'ello recuerda el hecho
de que en Julio de 1849 el embajador R6mulo H.
Saunders propuso en nombre del Secretario de Es-
tado James Buchanan la enajenacion de la Gran
Antilla mediante la suma de cien millones de pe-
sos; pero el ministro Pidal, que en achaques de honra
acredit6 siempre estar A la altura del pueblo cuyos
destinos regia, contest rechazando con el desden
que se acoje lo absurdo, aquellas palabras disonan-
tes A oidos acostum brados A escuchar A todas ho-
ras las palabras: lealtad y honradez.


I




73 -
Otras muchas veces los lAbios de la ambicion han
hecho resonar en los alcAzares ministeriales propo-
siciones iddnticas; pero siempre la sonrisa del des-
precio ha sido la nnica contestacion lograda por los
mercaderes de ciudades y de honras.
Al verterse recientemente suposiciones de pro-
puestas idknticas en el seno de la Camara popular,
el Sr. Lopez de Ayala lo ha dicho: para quien quie-
ra coniprar las tierras en que ondea la bandera
espanola, no existe mas que un precio; la sangre
que hay que derramar para veneer en campo abierto
al ejbrcito, marina y voluntarios que ban tomado las
armas resueltos a perderlo todo menos el honor.
Bien lo comprende el autor del folleto, mal que
le pese. Sus palabras son bien terminantes y mere-
cen reproducirse:
"Por mucho inters que tuviesen los Estados-
Unidos en adquirir 6 Cuba, no es imaginable que
se resolvieran 4 comprar, por crecido nnmero de mi-
Hones entregados a Espana, una 'guerra que habria
de ocasionarles rnayores gastos que a la nation ven-
cedora; exponi6ndose a que en tanto los Estados del
Sur aprovech6ran la ocasion para renovar sus tenta-
tivas de separacign, 6 a cualquier otro suceso que pu-
siera en riesgo su bienestar ya que no su existencia."
Convencido de esta verdad, deciano ha muchos
dias en un, notable discurso el Senador americano
Schurtz, censurando la tentativa de anexion de la
republica de Santo Domingo A la patria de Franklin:
iguardaos de lostr6picos!
Y a la verdad: ruinas y lags de sangre serian
las unicas adquisiciones que haria la Repiiblica-
15




74 -
Unida, pues nadie ignora que el Casino Espafiol
de la Habana jur6 solemnemente no dejar otra hue-
1la en la Isla, si ese atentado llegara a consumarse
por algun hijo espnreo de nuestra madre Patria.
Todos los otros centros patri6ticos, que representan
nelmente la opinion del partido espaflol se adhirie-
ron, ent6neos como ahora a la protest del de la Ca-
pital, y la verdad es que ante la actitud endrgica y
decidida de tanto buen espanol como asi piensa, ese
y no otro seria el fruto de tan inicuo contrato.
Por lo demas la anarquia y la confusion que le-
vantarian sus cabezas, tan pronto como el sacrilego
'0acto Ilegara a suscribirse, serian, a no dudarlo, la
venganza que los buenos encontrarian en tan desa-
tentado convenio. Pero hay mas gquidn es capaz de
sostener que existe autoridad alguna quo pueda con
titulos legitimos abrogarse el derecho de enagerar
En pedazo de la tierra que contiene el sepulcro del
gran Colon y las cenizas de tantos dignos ascen-
dientes de la actual generation, que riega con el
sudor de su frente y fecundiza con su gencrosa san-
gre el suelo sobre que proyecta su civilizadora soni-
bra el labaro de Castilla!
Si alguno osara abrogarse un derecho semejante, el
estigma del oprovio marcaria en su frente un indele-
ble sello. Es verdad que Iquien seria suficientemente
cuidar para venir a hacer la entrega de nuestras vidas
y haciendas A un estrangero ambicioso? Pidnselo bien
V. M. Si alguna vez llegare a sus oidos la voz compra-
da de algun infame consejero, corte su palabra, pues
ese hombre no buscara otra cosa que la deshonra de
V. M., el envilecimiento de su patria y un medio




75 -
peligroso de poner A prueba el respeto y lealtad de
cuantos habitamos esta tierra que hemos jurado de-
fender contra todos los poderes del mundo hasta el
supremo trance.
Que el cielo impregne en el alma de V. M. la con-
viccion mas intima de que la gran Antilla no es una
mercancia. Y que le convenza tambien de que su di-
nastia, jamas llegaria A consolidarse si un momento
de debilidad tragera a sus reales wpanos la pluma
para firmar un contrato en que los partidos todos
verian un arma terrible para combatirla, y un borrow
en nuestra preclara historia.
Con el mayor respeto B. L. R. M. de V. M. ,


ABRIL 26.


































4










CARTA XL







jQue dir6 acerca de la anexion de Cuba, 4 los Es-,
tados Unidos que es el otro problema capital que
examina el autor de las Soluciones posibles? Son tan-
tas las ideas que se agolpan a la mente cuando se fija
en esa que represent una de las aberraciones ma-
yores que han podido imaginar los cubanos des-
afectos a Espana,, que apenas se tree posible con-
densarlas en el papel, a menos de escribir mas lar-
gamente de Io que yo desearia.
No es nueva la idea, pues en todos tiempos ha sido
tema de aspiraciones locas; unas veces buscando ese
resultado como solution hacia la cual era preciso
hacer converger todos los esfuerzos de los cubanos
desleales, y otras como el ultimo remedio que la
suerte les deparaba, para el caso que no creian fh-
cil, de hacerse iinfposible la consolidation de su in-
dependencia.
jQu-felicidad para Cuba, decian los primieros, ver
brillar la estrella solitaria entre la pleyade brillante
de la constelacion qne llaman Estados Unidos! ;Que
16 0




78 -
dicha, decian los otros, tener tan cerca un auxiliar
poderoso A quien facilmente seduciremos con la es-
peranza de que Cuba forme parte de su territorio
si auxilia su independencia!
Es, pues, indispensable combatir A toda costa esa
idea de fusion con los Estados Unidos, 6 digase
anexion; 6 fin de quitar todo alucinamiento A los que
no meditan sobre las consecuencias de actos gravisi-
uros, los miAs graves para la vida de los pueblos. Es
preciso romper el prisma de color de rosa a travs
del cual miran ciertos hombres las cuestiones, a fin
de que al despertar de sa sueflo no sufran el amar-
go desencanto de ver negro el horizonte que de ldjos
veian dorado, Es preciso, en una palabra, fortificar
las creencias de los que comprenden el absurdo po-
litico que la anexion entrafla.
Dada la hip6tesis de que 6sta se realizara, se toca-
rian desde el momento inconvenientes gravisimos,
que irian creciendo de dia en dia, oomo vamos a de-
mostrar.
Una vez entregada la patria 6 los extrangeros, por
los mismos que mas debieran esmerarse en defen-
derla, daria principiolainmigracion anglo-americana,
sobrepujando instantineamente esa raza a los natu-
rales de Cuba.
Para comprender este hecho basta tomar en con-
sideracion dos datos; primero, que todos los penin-
sulares, que constituyen una poblacion compuesta
de miles y miles de personas robustas y aptas para
el trabajo, abandonarian las playas de un pais en que
se escarneceria su pabellon y se les perseguiria de
muerte. Esto siguiendo la hip6tesis, nada mas que




79 -
hip6tesis, de que pudieran ser vencidos por los in-
surrectos. Con los peninsulares se ausentarian innu-
merables families de hijos del pais que permanecie-
ron fieles a su patria; y otros que, al ser objeto de
las persecuciones suscitadas por la envidia 6 por la
ambition, se verian en el forzoso caso de emigrar.
El segundo hecho que hay que unir al anterior es
el de que, codiciosos los norte-americanos, de este
pais, en que ven riquezas que la imagination exa-
gera siempre, vendrian incesantemnte en aventure-
ras turbas, tirian fijAndose en todos los Ambitos del
territorio.
Una vez situados eu Cuba, el resultado prActico y
tangible de su inmigracion seria el apoderarse A
todos los destinos pnblicos; y el imprimir la marcha
politica que conviniere a los intereses de los Estados
Unidos, por mas que fuera opuesta a los de la Isla,
de todo lo cual existen ejemplos recientes en los ava-
sallados Estados del Sur. La diferencia consistiria
en que alli tuvieron necesidad de sostener una larga
y encarnizada guerra; y ante la dGhil Cuba les bas-
taria expresar so voluntad.
Todas las autoridades y toda la policia, serian anglo-
americanas: el ejErcito y la marina lo serian tambien:
las leaves, los letrados y jueces encargados de inter-
.pretarlas, serian de la misma raza, y harian aplica-
cion de ellas en el sentido, mas conveniente A sus
miras, influyendo por este medio en las fortunas par-
ticulares.
Pero supougamos que quisieran ser generosos con
Cuba, que la dejaran derecho a. elegir diputados y se-
nadores para intervenir en el gobierno de aquella gran




80 -
nacion. Llegado ese caso los electores americanos
residentes en Cuba, constituirian la mayoria; y esto
unido a la influencia que el gobierno central impres-
cindiblemente ejerceria en las elecciofes, daria por
resultado inmediato el que ningun cubano figurase
jams en el gobierno, ni por la eleccion de su pro-
pio pais. Si por una casualidad alguna vez llegase
alguno a elevarse a esos altos cargos electivos, su ais-
lamiento en medjio de la mayoria de las Camaras de
Washington haria que su voz jamas fuese oida, y
,ue su influencia resultase nua.
No quiero estendernie en la cuestion de inmigra-
eion de la raza negra que tanto estorbo y embarazo
produce a Ia nacion vecina, y que inediatamente
lanzaria en este territorio en grades masas; porque
esta en lo concieficia de todos, y porque la sola enun-
siacion basta para que sus con secuencias se veain de
relieve.
Demostrado esta, pues, cuan terribles sc-ian para
los cubanos todas las consecuencias funestas de tal
paso; probado dejamos cuan pronto el arrepentimien-
to tardio haria abrir los ojos a esos hombres hoy cie-
gos, sino mal6volos, que esperan un medro personal
en cambio de vender villanamente al extranjero la
patria que los vi6 nacer. Evidenciado por ultimo
qued6tambien que losanglos-ainericanos se arrojarian
sobre esta presa que 'se ofrecia a si codicia, y que
las aspiraciones de figtrar eh La polifica americana,
en cuanto al gobierno siquiera de este territorio; serian
desvanecidas desde el primer instknite ji- la prepon-
d'rancia de la otra pdblaibn que se iabria imptai-
tado en el tropical suelo.




81 -
Virginia, Mississipi y Tejas, tres Estados que su--
cesivamente fueron absorvidos no ha largo tiempo
por la viril Union americana, todavia no han logrado
tener representation en el Congreso; y tdngase'en
cuenta que su position en el continente, les bace ser
de granimportancia respecto a la repnblica, cuyo ter-
ritorio agrandan notablemente.
gQuo papel representaria la isla de Cuba, perdida
entre los mares, y considerada solo como una colonial
explotables, como una de tantas posesiones destinada
a dar rendimiento pingdie A la extensisima repnblica
usurpadora?
Prescindiendo, pues, de la nulidad A que en poli-
tica quedaria reducida C ante la magnitud terri-
torial de los Estados de a nion; prescindiendo de
la perdida de capitales cubanos que traeria la inva-
sion; y prescindiendo, por ultimo, del desprecio A que
e verian reducidos los naturales de ella, entregados
voluntariamente A aquel senor, que temeria nueva
traicion en su contra de parte de los traidores a. Es-
pana; tan loco paso habria de llorarse con lagrimas
de sangre por los ambiciosos -cubanos.
Conocida es la tendencia de los Estados Unidos a
la extirpacion de los indigenas de los paises que su-
cesivamente van entrando en su dominio.
La Florida, Tejas y algunos otros territorios des-
membrados de la Repnblica mejicana, estaban habi-
tados por espanoles y por indios, A quienes Espana
habia protejido durante los siglos que alli domino.
Pero cayeron bajo el yugo de los Estados-Unidos, y
desde ese momento, toda dicha concluy6 para ellos.
La raza analo-sajopa, enemiga siempre hasta por ins-
17



82 -
tinto de la latina, di6 fin muy pronto con todos aque-
llos infelices hermanos nuestros.
Por eso hoy no se habla en tan vastos territorios
el rico idioma de Cervantes; ni se ven all vastagos
de los espafioles que en un tiempo poblaron sus fdr-
tiles comarcas.
iQu6 leccion tan aprop6sito para los ilusos cuba-
nos! La historia en sus elocuentes pAginas habla a
los hombres que de buena f6 la estudian, con igual
precision que los numeros estadisticos. Iguales cau-
sas, deben producir iddnticos resultados.
Pero no vayamos tan lejos. 6Qu6 sucederia A los
veubanos desde el instante iismo en que las turbas
de aventureros que C6spfes trata de reclutar en
Nueva-York y Nueva-Orleans, lograsen veneer a los
90,000 hombres armados que hoy guarne enla Isla,
y los miles y miles que A la proximidad del peligro,
y viendo que jugaban el todo por el todo, empuna-
r'an las armas? Qu6 sucederia si esas espediciones
filibusteras lograsen veneer a la indomable Espana;
y ya se vr que no es poco conceder, aunque solo sea
hipot6ticamente hablando?
A esos hombres habria que darles la ofrecida par-
te del botin; habria que darles lo que el derecho de
conquista les permitiria reclamar.
iQu6 terrenos se les darian llegado ese caso? Los
que pertenecen a los espanoles, 6 los de estos y los
insurgentes, 6 ninguno.
Las dos 4ltinas hip6tesis no son admisibles, por-
que conociendo el instinto de los filibusteros, no
hay que ilusionarse con la idea de que renunciasen A
su presa; y conocidos los m6viles ambiciosos de los



83 -
entrampados corifeos de la rebelion cubana, no es
posible creer que tratasen de pagar con lo que, al
parecer es suyo, ni con las propiedades de sus pa-
rientes, amigos y-paisanos.
Es decir, que d esos conquistadores tratarian de
acallarlos en sus justas exigencias con los bienes de
los peninsulares. ;Infame prop6sito, .que solo cabe en
cabezas tan miserables y tan viles como las de los
pseudo-h6roes de Bayamo y de Cubitas!
$Creen que promesas vanas bastarian a saciarles?
Error craso. Los hombres traidos como mercena-
rios, una vez victoriosos, se juzgarian conquistadores;
y no cobrarian a tan bajo precio sus fatigas, las
eventualidades corridas, y su sangre. ,
Pero sea como fuere, el pais pasaria a ser domino
suyo desde el primer momento. Do quiera se les
vera: la agricultura, la industria y el comercio se-
rian suyos muy pronto; y los indolentes cubanos,
compradores del brazo estrangero, serian sus escla-
vos, mas todavia: serian sus victimas.
Siempre de V. M. respetuoso servidor Q. B. S. At.


ABRIL 30.


I








































































































c










CARTA XII.







En mi carta anterior examine la cuestion de
anexion de Cuba A la Union americana bajo el punt
de vista de los inconvenientes gravisimos que acar-
rearia A la Isla su abandono del regazo materno por
correr trAs el abrazo hip6crita de una madrastra que
no tardaria en hacerla expiar con raudales de tardias
lAgrimas su insensata defeccion al pueblo que le di5
el sir.
Hoy me propongo examinar esta solucion propues-
ta por el an6nimo autor cuyo folleto refuto, bajo el
punto de vista de la conveniencia que el monstruoso
pacto tendria para la otra parte contratante.
En primer lugar la vecina republica debe tener
presente que Espana jamAs consentirA en perder su
predilecta provincia ultramarina; y por tanto que an-
tes de que la anexion se verifique tendrA que soste-
ner una lucha A muerte con la patria de Viriato, Pa-
lafox y Mina. En esta guerra es probable que lleva-
sen la peor parte, dado caso que los espanoles pelea-
riamos en nuestro propio territorio, donde estamos
18



86 -
aclimatados y poseemos elementos superiores de de-
fensa. Ademas es indudable que nuestra marina aven-
taja con mucho A la suya, dado caso que segun la
Guia naval de los Estados Unidos, correspondiente a
este ano, toda la escuadra de la Republica consta solo
de 99 buques de madera, 51 acorazados 6 monitores
y 29 remolcadores. Respecto a los buques de made-
ra, desde las fragatas de hdlice hasta los trasportes
de ruedas y de velas, solo pueden prestar servicio 48;
los monitores, escepto tres, se hallan arrumbados en
los arsenales por indtiles, esperando hace 4 anos que
haya quien los compre; y los remolcadores estAn des-
armados en su mayor parte para evitar los gastos con-
siguientes A conservar en pi6 de guerra barcos que
son completamente inservibles en su mayor parte.
Pero no es solo la diferencia de fuerzas maritimas
lo que ha hecho que en los Estados Unidos nose aco-
ja, con todo el fervor que quisieran los insurrectos
eubanos, la idea de la anexion. No es tampoco 6nica-
imente el temorde que nuestra numerosa marina mer-
cante, tripulada por hombres de corazon, se armaria
en corss, y unida 6 separada de la de guerra, produ-
iria un dano incalculable a sus flotas y a sus puertos.
Lo que mans pesa en el animo del gobierno que
desde la Casa Blanca rige los destinos de la Union.
es la idea de que esa guerra que Espana indefectible-
mente le declararia, por que en cuestiones de honor
es proverbial su actitud digna, traeria consecuencias
funestisimas para su comercio y para su hacienda.
Bien lo comprendio el actual presidente Mr. Uli-
ses S. Grant, cuando en su mensage dirigido al Con-
greso federal en 13 de junio de 1870, decia, a pro-
f




87 -
p6sito de la idea de declarar beligerantes A los in-
surrectos cubanos: "Si es reconocida la beligerancia,
la marina mercante de los Estados Unidos se verA
expuesta al registro y apresamiento efectuado por
los cruceros de ambas partes. VerAse asimismo sujeto
A la adjudication que decreten los tribunales de
presas, nuestro trafico costanero entre los Estados
del AtlAntico y los del Golfo, y entre estos y el istmo
de Panama y otros Estados de la America del Sur,
en que se emplea una gran parte de nuestra marina
mercante, obligada A pasar necesariamente casi A la
vista de la isla de Cuba. Segun el tratado de 1795
celebrado con Espana, y tambien por lo que dispo-
ne el derecho de genes, nuestros barcos pueden
ser visitados en alta mar; y en caso de que se reco-
nozca la beligerancia, el trasporte de contrabando,
que hoy es libre, queda ent6nces expuesto A los
riesgos de apresamiento y confiscation."
Si estos danos eran inminentes con solo dar Un pa-
so hacia la enemistad de Espafla, cual era el de reco-
nocer como nation beligerante a Cuba que no suce-
deria si una guerra franca y declarada se empefnase
entre la Republica unida y Espana?
Por lo demas, Cuba es un mercado riquisimo para
los Estados Unidos; en d realiza negocios constante-
mente y por valor de muchos millones; y al cerrar-
se sus puertos para todo barco que ostentase el pabe-
lion estrellado, la baja en las rentas publicas; las
quiebras que se originarian y todos los demas perjui-
cios pecuniarios, se harian sentir demasiado pronto,
en aquel pais puramente comercial.
Basta tomar en la mano la estadistica para saber




88 -
que ano fiscal que termin6 en el de 1869, ascendio
el comercio de los Estados-Unidos con las Antillas
espanolas Cuba y Puerto-Rico, a $88.102,017. Si A
este dato se aflade el de que el comercio de aquella
nacion con Mejico, los Estados de Centro-Amdrica,
Colombia, Pera, Chile, Republica Argentina, Uru-
guay, Brasil y Venezuela, solo ascendi6 a $75.601,984;
y si se agrega por dltimo que con las Guayanas y
Antillas inglesas francesas, danesas y holandesas, y
las republicans de Santo Domingo y Haiti solo'conmer-
ci6 por valor de w24.183,965, tendremos que Cuba
y Puerto-Rico representan para la gran Repiblica
s'ete octavas partes de sus exportaciones a todos los
pueblos de Amdrica. jQu6 pdrdida para esa nacion si
tan tabuloso comercio se interrumpiese, y mas toda-
via, si los horrores de una guerra sangrienta y des-
tructora cegasen tan ricos veneros de riqueza!
Si deseamos razones de otra indole que couirmen
mas y mas la idea de que los norte-americanos per-
derian accediendo 4 la anexion de que se trata; y de
que comprendidndolo asi sus hombres de Estado,
con el buen sentido practice que les caracteriza, se
oponen tenazmente a que triunfe esa idea por mas
que sea simpatica y hasta capaz de alucinar A las ma-
sas; si se desean, digo, razones de otra indole, Basta
leer los notables parrafos que consagra al exAmen de
ese particular el folleto en cuestion. Hdos aqui:
"Sup6ngase que todos los cubanos estuviesen de
acuerdo en pertenecer a los Estados-Unidos, ven-
ciendo el natural resentimiento que ha debido inspi-
rarles la cruel y egoista conducta de esta nation du-
panic nuestra guerra de independencia.




89 -
"'Seria posible la anexion, a pesar de semejante
unanimidad por parte de los cubanos A favor de
ellal
"No lo creemos. El partido republican que es, y
probablemente ha de seguir siendo, el dominante en
los Estados Unidos, nunca se ha mostrado partidaro
de la anexion de Cuba.
"Desde la tpoca en que Buchanan pidi6 recursos
para apoderarse de la Isla y se agit6 de todas ma-
neras el asunto de la absoreion de las Antillas, la co-
munion politica que despues form el gran partido
republicano existente, se opuso A la anexion. Ver-
dad es que entdnces rechazaba la idea, porque los,
democratas la defendian con el objeto de aumentar la
fuerza de los Estados del Sur y establecer perfeota-
mente su preponderancia; pero no es m6nos cierto
que boy tienen los republicanos tambien poderosos
motivos para oponerse 6 la anexion.
"Estos motivos son politicos, econonicos, religio-
sos y sociales.
"Politicos, por acarrear aquella las probabilido4es
de una guerra, y porque habiendo de inclinarse na-
turalmente la pobiasion cubana A la teorla lib6rria
de los derechos de los Estados, en contraposition de
la que los radicales vigorizan de la centralization del
poder, es probable quo se afiliarao en el partido de-
moerAtico y que llegaseu A formar estrecba union
con los Estados del Sur, coo uyo carActer y costum-
bres congenian m4squecom los del Norte.
"Econdmicas, porque no existed ningun cubano,
cualqiier que sea sau opinion political, que no quieri
para su pais el libre-cambio, que es lo mas conve-
19 0




90 -
nente a sus intereses; principio contrario al que sos-
tiene el partido dominante, de proteccionismo intran-
sigente; y por que la adquisicion de Cuba exigiria
extraordinarios gastos, asi para resarcir 6 Espana de
su ptrdida, si se efectuaba por medio de un conve-
nio, como si se lograse con intrigas political 6 con
las arnas en la mano: p&didas que aumentarian
horriblemente las graves cargas de la deuda national
y que no serian compensadas facilmente, debiendo
hacerse incalculables gastos para el sostenimiento
de las tropas y escuadra que habian de mantenerse
en la Isla para asegurar su tranquilidad.
"Religiosos, porque los cubanos, en su inniensa ma-
yoria, son catolicos, y aumentarian extraordinaria-
mente la influencia del catolicismo en este suelo,
que tantos esfuerzos hace para sostener ei predomi-
nio de los protestantes. Los cat6licos ban extendido
en la Union Americana su poderfo de tal manera,
que inspiran grandes temores A los hombres de Es-
tado de la nation. Sus poderosas sociedades tienen
abarcado el ramo de enseflanza mejor dirigido del
pafs: sus congregaciones caritativas ejercen su in-
fluencia bendfica en todas partes; y el nnmero de sus
fieles casi puede decirse que va creciendo en la pro-
porcion inmensa de la reproduction de las families
de origen irlandEs. Tan es asi, que mas de una vez
se ban iniciado rompimientos que han podido tender
por resultado una guerra religiosa. zC6mo no ha de
ofrecer reparo la parte mas important del pais, que
es esencialmente protestante, A que entren million y
medio en la Union decidiendo acaso, la preponde-
rancia del papismo?



91 -
"Sociales, porque la anexion es el aumento consi-
derable de la raza latina, contra la cual experimenta
una repulsion inextinguible la sajona, que constituye
]a base de la poblacion americana. Asi como algunos
cubanos temen que anexada la Isla sea invadida por
masas potentes de norte-americanos, que destruyan
completamente la position 6 influencia sociales de
los hijos del pais, no pocos americanos comprenden
que los climax cAlidos no son 6 prop6sitos para la
emigration de los hombres septentionales y que en
vez de ir los yankees A establecerse A Cuba, la inmi-
gracion de esta seria de razas meridionales. Son los
temidos yankees muy cortos en nimero, reducien-
dose casi A los naturales de Nueva-Inglaterra: se
encuentran en su pAtria bastante bien, y no necesitan
buscar en otras partes mejor suerte. Ellos no estan
llamados a poblar les territories del Oeste y del ex-
tremo del Sur, ni las Antillas. Los europeos, princi-
palmente alemanes 4 irlandeses, ban tomado A su
cargo el trabajo de colonization: y estos probable-
mente no irian di Cuba. De modo que los radicales
americanos tienen motivo para creer que en la Isla,
efectuada la anexion, se aumentaria un elemento ex-
tranjero de razas opuestas la anglo-sajona, en que
desde el idioma hasta las costumbres, estarian en
constante oposicion con la sociedad de la Union
Americana.
"De cualquier modo que sea, no puede negarse por
muy halagado que se sienta el amor propio national
de este pais con la idea de mayor engrandecimiento
territorial, existe en A una fuerza polftica, hasta aho-
ra incontrastable, que se opone A ]a anexion de Cuba.




92 -
"Ya estanios vendo que a pesar de favorecer con
su tenacidad caracteristica el soldado de Wildern-
ness y Spotsilvania, poderoso presidente de los Esta-
dos-Unidos, la de Santo Domingo, que no envuelve
el compromiso de admitir ese pais como Estado y
que no trae consigo grandes gastos: y asi como esa
idea no ha escitado el entusismo popular, tampoco
ha producido simpatica impresion en el gobierno ni
en el pueblo americano la de union a Cuba, ni aun
siquiera la de reconocimiento de beligerancia A fa-
vor de los patriotas.
"La enemistad de los americanos hacia los hijos
41e Cuba y hacia todos los paises latinos, es fria, pe-
ro constante, profunda, inestinguible."
Los parrafbs siguientes merecen ser leidos con
atencion, por los pormenores que el antepennltimo
revela.
"Sup6ngase, empero, que no sea el gran partido
dominante contrario a la anexion de Cuba y que -no
exista la aludida repulsion hacia los cubanos. Con-
c6dase que el gobierno y el pueblo desean con entu-
siasmo semejante acontecimiento politico.
Seria en este caso de esperar su realizacion de
una manera inrnediatal
"No. Para que los Estados-Unidos entrasen en
cualqaier combinacion hostil a Espana que tuviese
por objeto anexarse la isla de Cuba, seria preciso
que se decidieran a entrar en una guerra con dicha
nacion, exponidndose a que esta fuese ayudada por
Inglaterra, que no despreciaria una oportunidad de
castigar A los atrevidos redlamantes de los perjuioios
causados por el corsario Alabama, auxilio que podia
t



93 -
tal vez ser mayor, interesAndose los gobiernos euro-
peos en debilitar al coloso republicano de America.
"Nosotros sabemos que el Sr. Morales Lmis
quiso inclinar al gobierno americano a que intervi-
niese en la cuestion de Cuba bajo la base de la
anexion. Sabemos todavia mas, aun cuando hoy por
hoy carecemos de datos para demostrarlo pablica-
mente. Sabemos que el mismo Sr. Morales Lmus
exigi6 a nuestra Camara de Representantes que
expresAra al gobierno de los Estadot Unidos el de-
seo unariime del pueblo cubano de anexion A esta
nation, y que la Camara remiti6 a Washington ur:
documento con petition tan vergozosa.
"Estos hechos no resolvieron a Mr. Fish ni al ge-
neral Grant a tomar ninguna medida favorable a la
anexion de Cuba: Antes bien, se alarmaron por el
giro que querian dar los representantes de Cuba en
este pais a la cuestion, y declararon terminantemen-
te que no permitirian que se continuase en el empeno
de separarlos de su political para comprometerlos en
una guerra con Europa.
"Nadie ignora que lleg6 A. tal punto la indignation
de Mr. Fish, que insult6 personalmente A nuestros
actuales representantes, diciendo en una nota ofi-
cial "que no tenia buen concepto "del valor perso-
"nal de aquellos funcionarios," qy tanto se afana-
ban por comprometer la paz de los Estados-Unidos
y que tanto huian de su deber de auxiliar a Cuba con
armas y de figurar en la campafla."
Bien tienen comprendidas estas consecuencias los
Estados-Unidos; si otra prueba mas quisi6ramos,
nos la suministraria la consideration de que, no obs-
20




-94-
tante la politica absorvente y las teorias de Monroe
contrarias A toda domination europea en Amdrica,
el afro 51 declararon piratas A los 600 americanos
que acompanaron al traidor Narciso Lopez, 50 de
Jos cuales fueron fusilados en Atares, y los demAs
exterminados en Las Pozas, San Cdrlos y otras fin-
cas; en la actual lucha han confiscado buques salidos
para la insurrection de Cuba, con armas y gente;
han impedido los alistamientos y dado 6rdenes ter-
minantes A los departamentos mariftimos para la vi-
gilancia y persecution de buques sospechosos; con-
servan relaciones amistosas con nuestra Peninsula;
y por nltimo, recuerdan de un modo halagador para
nuestra pAtria, cuanto debieron en su emancipation
al gran Floridablanca, ministro de CArlos III, y A
toda la Espana, que por medio de su influencia po-
lftica impidi6 los armarnentos en las potencias sep-
tentrionales de Europa.
En resnmen, si los Estados-Unidos accediesen a
la anexion de Cuba cegados por la ambition, 6 por
el recuerdo de la doctrina de Monroe; adquiririan
por de pronto una guerra con Espana, que se bati-
ria desde sus barcos como en el Callao, y desde
tierra firme como en tiempo de Narciso Lopez y si
menester era como en el de la invasion napole6nica
de principios dtsiglo. Tras esa guerra, suponiendo
que los laureles de la jornada los entregAfa en sus ma-
nos la diosa Victoria, al tomar posesion del territo-
rio conquistado; en lugar de la firtil Cuba, solo en-
contrarian - To que hallaron los ,romanos en Nu-
mancia y en Sagunto.-B. L. R. M. de V. M.
MhAO 3.










CARTA XIII.






; Viva Cuba iibre! He aqui el grito de guerra que
ban adoptado los. enemigos de nuestra nacionalidad
para lema de sus hostilidades.
Ese grito, que en realidad debi6 ser el de ;viva
Cuba independiente! lo escojieron los rebeldes para
alucinar mejor A las masas, pues ia quien no le es
simpatico el nombre invocado de la santa libertad?
Bien sabian que el de independencia no hallaria tan-
to eco en los corazones, pues dejar un presente feliz
y pr6spero por un porvenir nebuloso cuya sola idea
que habria de presentar a la imagination y a los ojos
de los cubanos nacificos, las ruinas y el atraso de
Santo Domingo y Haiti, no era el medio mejor de
alucinarlos y comprometerles en una causa inventada
por el cerebro de la traicion y del absurdo. Fuera de
que con ese lema mentido se trat6 de obtener otro
resultado al principio de ia revolution, cual era el de
hacer confiar A los hombres sensatos del pais en que
solo se pedian libertades para Cuba, y que estas se
pretendian arrancar, aunque por el medio reproba-
do de las armas, a la Anica entidad politica que podia
otorgarla, que era la Madre PAtria.




96 -
Se ocult6, pues, el verdadero designio de los cori-
feos de la insurreccion, y hasta se dijo en un prin-
cipio que Jo que se proclamaba bajo ese lema eran
las reformas y al general Prim, como jefe liberal del
poder en la Peninsula; siguiendo en esto las tenden-
cias de la revolution que triunf6 en Alcolea en Se-
tiembre de 1868.
El manifiesto que di6 Cspedes en Barrancas de
alli a poco, quit6 la mascara a la insurreccion muy
pronto, proclaihando que lo que querian sus sicarios
y todos los comprometidos en el aborto de Yara, era,
no reformas liberales, sino la independencia de la
Isla.
tEs posible esta? es 6til bajo algun concepto para
el pais, dado caso que se contestase afirmativamen-
te la primer pregunta?
El folleto Soluciones posibles, cuyo anAlisis vengo
haciendo en mis nltimas cartas, trata esta cuestion
despu&s de las ya examinadas por mi, y es hora ya
de que me fije en ella, para dar por terminada la re-
futacion.
Ya lo dije a V. At. en una de mis anteriores.
Esta solucion es la nnica que encuentra simpatica
a sus aspiraciones el autor del folleto. Todavia mas,
sostiene que esa solucion es la mas practicable de
todas; y aunque no tengo a la vista la parte en que
trata la cuestion, voy A demostrar cuan equivo-
cado se halla en sus creencias el iluso escritor.
Al efecto empezar6 a examinar hoy la mate-
ria bajo el punto de vista del derecho que creen
tener a intentar su obtencion, aquellos que han alza-
do el pendon separatista, y creyendo elevarlo a mas
t.




97 -
altura, han tenido en sangre la mano con que lo
empunaban.
Hace muy pocos dias public6 el World, peri6-
dico de Nueva-York, una especie de despacho de
D. Carlos Manuel Cdspedes fechado en 24 de Ene-
ro de 1871; y en 01 pretendiendo tratar de potencia
A potencia con Espana, atribuydndose para el efecto
el titulo de president de la repnblica de Cuba,
sienta de un modo dogmAtico el principio de que
"toda colonial tiene derecho a romper el lazo que la
une A la Metr6poh, si posee suficientes elementos
para.vivir independiente."
gEs admisible este principio? Aun sidndolo, po-
dria aplicarse A Cuba? He aquf la cuestion.
Para decidir si es 6 no aceptable ese principio, de-
be ante todo descartarse la teoria de los hechos
consumados; pues si se invoca el nombre sagrado
de derecho, no es compatible este con lo que repre-
senta la fatalidad de hechos repetidos en diversas
epocas, cuyas finestas consecuencias rara vez han
dejado de tocarse. Hablen sin6 las republicans hispa-
no-ainericanas cuya emancipation tan aciaga f1d
para los que la llevaron A cabo aprovechando traido-
ramente acontecimientos que debieron respetar.
Pero dejando A un lado esa teoria jquidn tiene
derecho A. resolver si los elementos que posee una
colonia son suficientes para que adquiera vida propia?
la colonia .6 la metr6polil Si se dice que la colonial,
rara vez esta creerk que no ha sonado ya en el reloj
de los tiempos ]a hora de su emancipation; y para
creerlo asi consultarA, de seguro, A su pasion politi-
ca y no A su positiva conveniencia ni al grito de la
21



98 --
verdad y de la justicia, que siempre se hace oir en
el fondo de los corazones, por mas obcecados que
se hallen.
Cuando was, admitida aquella teoria, podrA lanzar--
se a probar fortuna. Y en este caso, si los aconteci-
mientos le son adversos, debe deponer las armas, y
no manchar el suelo con regueros de esa savia vital
que sostiene a los hombres. 1Por que, si aceptan la
teoria los insurrectos cubanos no la admiten con
todas sus consecuencias, y arrojan ya ljos de si el
machete homicida y la tea ircendiaria, que son las
armas que vienen esgrimiendo en su impotencia,
hace ya tiempo?
Pero hay mias. Cuba nunca pudo creer que ha-
bia llegado el periodo de poder vestirse la toga viril,
pues claro han dicho a sus bijos los escritores del
partido separatista, que no se contaba con elemen-
tos suficientes para llevar A cumplido termino la em-
presa. Saco, Zayas, Llorente, Olano, Acosta y A4-
vear y muchos otros cubanos, afiliados unos A nues-
tro partido y otros al de Cespedes, lo han demostra-
do claramente en folletos, proclamas y protestas
insertas en los peri6dicos. Han contado el nimero
de cubanos leales y el de insurrectos, y ban conve-
nido en que la mayoria esti del lado del gobierno
legitimo y no del revolucionario.
Si por el contrario se dice que es la metr6poli
quien debe resolver si la colonia ha llegado ya al pe-
riodo de la emancipation; tampoco es admisible tal
idea porque ningun gobierno esta autorizado para
desmembrar la pAtria que ha sido confiada at su di-
reccion, con perjuicio de los intereses de sus conciu-
dadanos.




99 -
Es decir que la emancipation no esta ni puede
estar sometida jamAs A un principio de derecho; lo
estarA en caso al poder de las armas, y al de las ma-
yorfas que tienen representation en el ej~rcito; pero
una cosa es el derecho de la fuerza y otra muy dis-
tinta la fuerza del derecho.
Cspedes lo ha confesado en su ltiua proclama
cua'ndo dice "los cubanos han decidido conquistar
con- la espada, ya que no pueden obtenerlo de otra
manera, el ejercicio de sus mas importantes dere-
chos," es decir, los que dA la independencia. Luego
si se apela A la fuerza ;para qu6 citar el derechol y
si se invoca este 1por qu6 no justificar su existencia,
Qu6 otras colonias han logrado emanciparse: es
verdad, pero esto no quiere decir que exista tn dere-
cho y que este haya sido ejercitado. Prueba solo
que existe un hecho; y hecho y derecho no son cosas
sin6nimas. El hombre es capaz de suicidarse, pero
porque lo haga, 6 porque abusando de su fuerza fisi-
ca 6 de su astucia, asesine y robe, no por eso el
hecho consumado de haberse suicidado, de haber
robado 6 tenido sus manos en-sangre, probarA jamAs
que exista derecho para cometer esos crimenes.
La moderna teoria de los hechos consumados,
que es lo que se invocarla despuds de lograr la inde-
pendencia, A ser esto posible, icuintos crimenes
politicos ha orijinado! 1cuAntos males ha ocasionado
A la sociedad, que justamente se ha vengado, no ha
mucho en el autor de semejante frase!
La cuestion de la independencia, ya lo hemos di-
cho, solo puede fundarse en el triunfo de las armas
6 en la justicia de la causa que se sustenta. Esta



100 -
justicia no asiste 4 los cubanos, como Lo revela el
alto grado de prosperidad a que Espana ha elevado
este territorio que encontr6 perdido entre las olaa,
ageno a la civilization; y por tanto solo puede resol-
ver el problema las batallas. Pero esta resolution, si
se obtuviese, en sentido favorable a los separatistas
1revelaria jams tn derecho? No, y mil veces n6.
Seria la solution de Alejandro cuando se trat6 de
desatar el nudo de Gordium, pero no lo que acon-
seja la diosa. Theris, cuyos fallos se han atrevido
a invocar los rebeldes mencionando la palabra de-
recho.
En i pr6xima correspondencia, examinare si
sometida la cuestion al brutal lAudo de la fuerza,
puede ser favorable a los insurgentes de Cuba. Con
eso y con la demostracion de que, aun aceptando la
hip6tesis de que tienen ya esos noveles politicos
elementos suficientes para veneer, no podrian orga-
aizar una nacionalidad independiente y pr6spera,
quedar6 plenamente justificado el absurdo que in--
tentan consular sacrificando en areas de in Moloc
engatoso, su presente y su porvenir.
Si todavia no bastasen estas razones 4 los ilusos
sectarios de la independencia cubana para conven-
eerse de to imposible que es el que ae realice su be-
to ideal, at menos en algunas generaciones ya que et
velo del porvenir nadie puede descorrerlo; dejbmos-
los que se agiten en vano y pierdan su reposo, su
dignidad, su porvenir y et de sus hijos; y hagamos
que al vernos sibmpre unidos los espanoles, y siem-
pre perseverantes em nuestra idea de salvar a toda
costa a la isla de Cuba, se encargue el tiempo de




101 -
ixacer resonar en sus oidos mas 6 menos frecuente-
mente la frase que refiere haber visto esculpida
aobre la puerta del infierno el cdlebre poeta flo-
rentino.
1Lasciate ogni speranza!
Una vez mas se repite de V. M. respetuoso
sabdito Q. B. S. R. M.






























22




































4










CAI-TA XIV.






Locos anduvieron.los enemigos de Espana en es-
ta tierra al gritar jellos o nosotros! y al prometerse
un xito favorable de la lucha armada que empren-
dieron con el fin de obtener .un resultado que hala-
gaba tanto su vanidad y constituia el bello ideal
por qun venian suspirando tantos aflos hate.
Todas sus ilusiones ban venido A tierra una tras
otra, como castillos de naipes formados por un nino.
Ellos se dijeron: todo el pais secundara nuestro in-
tento. La activa propaganda que tenemos hecha, los
juramentos que tenemos exigidos en las l6gias, log
hombres que se hallan ya comprometidos y no po-
dran retroceder s6 pena de ser delatados, y sobre
todo, el nfcleo inmenso que en toda revolution viene
A constituir la cohorte de adoradores del dios 1xito,
6 en otros terminos, los cortesanos del dia posterior
A la victoria; todos estos eleimentos, repitieron, han
de dar los laureles a nuestras armas, y con' ellos la
independencia A Cuba.
Dijronse tambien: la batalla de Alcolea ha pro-
decido en laYeninstila-trastornus demasiado graves.




1+4 -
Hanse elevado muchas ambiciones; los republicans
que ven vacante el solio de San Fernando, haran
esfuerzos desesperados para que no vuelva a ocuparlo
otro monarca contra quien tendrAn que empezar de
nuevo su cruzada, sino inpiden oportunamente su
advenimiento al trono; el partitlo monarquico se frac-
cionarA tratandose de dar el cetro A uno U otro aspi-
rante; el cambio de dinastia, y mss todavia el de
sistema de goiferno si Ilega el caso, ha de traer en
pos de si la reorganization politica del pais, y para
el efecto luchas electorales, motives, barricadas,
batallas quiza en toda forma, como en tiempo de
eD Isabel y D. Carlos.
gEran 6 no errados estos calculus? Diganlo MAl
laga, Sevilla, Valencia, Cadiz y tantos otros pueblos
que han visto correr la sarigre por sus called; y digalo
la intranquilidad de toda la nation, reflejada en su
postracion financier de aquella dpoca.
De todos estos datos dedujeron los separatists
una consecuencia igica en su sentir. Si Espana arde
en guerras civiles, mal puede ocuparse en mandar
tropas a Cuba para defender su pabellon; si et Go-
bierno provisional tiene que luchar contra tantas
dificultades como se le presentan a cada paso, ial
podra desprenderse de hombres y de armas.
;Pero cuanto erraron en sus calculos los insurgent
tes! Ni el pais se levant en masa contra Espana, ni
Espana dej6 de enviar tropas, armas y recursos.
Justifica lo priniero la tranquilidad que ha reinado
en los departamentos mias ricos y poblados y la ne
cesidad de irse los insurgentes a los tefrends mas po-
bres y despoblados. Prudbalo tambien e1 gran nu




105 -
inero de cubanos que han ingresado en las filas de
nuestros voluntarios y constantemente ban figurado
en los cuerpos sedentarios, asi como en los movili-
zados, de los cuales podremos citar los de Camajua-
ni, militias de Giines, San Antonio, Matanzas y
Habana, Pl y 2a guerrilla del Orden, de Gufsa, de
Holguin y otros muchos cuerpos. Si de los cubanos
pasamos a otro -elemento constitutivo del pais, cual
es el fprmado por los .hombres de color, tendremos
que todo gl ha dado en la presente 4poca muestras
irrefragables de un patriotismo acrisolado y de una
cordura sin limites. Servicios de trascendencia debe
Espafla a los batallones de pardos y morenos, los
guerrilleros y los bomberos, y esta es la mejor prue-
ba de que se equivocaran en sus calculos los Ma-
quiavelos de Bayamo.
Las Unicas fuerzas con que la insurrection ha con-
tado son las que pudieron reclutar entre los guajiros
a quienes se alucin6 con promesas de supresion de
contribuciones, y otras de que se valen siempre los
conspiradores de todos los paises. Figuraban tambien
con las armas algunas dotaciones de esclavos roba-
dos a sus duefios usando al efecto la fuerza armada,
y hombres pacfficos secuestrados por las partidas
que empezaron desde el primer dia 4 merodear y a
asaltar las tiendas de campo y los potreros y cafeta-
les aislados.
Alfrente de estas masas se pusieron los hombres
mas comprometidos de antemano, algunos aventure-
ros dominicanos, mejicanos y norte-americanos, asi
coo varios j6venes recien salidos de las aulas, con
la cabeza llena de ilusiones y con el corazon perverti-
23



1oN -
do por la propaganda de los sucesores de Luz Ca-
ballero.
Aquellas masas de hombres inconscientes, aque-
L'os elementos eterogeneos en alto grado, han sido
acaudillados por los ultimos, que se erigieron en je-
!es desde un principio; y no teniendo los que man-
daban instruction militar alguna, ni los que debian
obedecer disciplina ni cohesion entire si, el triunf
se hizo imposible desde el primer dia. Halagando
las pasiones mai bajas de la muchedumbre, pompo-
samente llamado ejercito, es solo como han podido
hacerse secundar, ya que no obedecer, los jefes im-
provisados; y quiero que se me diga si puede hacerse
la guerra con tales elementos. Podr vivirse en los
bosques y salir en cuadrillas nis 6 menos numerosas
an dia A hostilizar nuestras tropas y otros muchos
A robar e incendiar ingenios, como se ha becho con
fos del Departamento Oriental y los del Central, des-
truyendo riquezas por valor de incalculables millo-
nes; pero hacerse guerra, una guerra de conquista,
una guerra decisiva entre dos pueblos, eso jamAs.
Volviendo abora de nuevo A examinar el otro as-
pecto de la cuestion, 6 sea el de que Espana no
mandaria recursos A Cuba, dejandonos perecer A
todos sus hijos en tan remotas playas. iOtro error de
nuestros adversarios!
Espana, es verdad, se hallaba al estallar la insur-
reccion cabana en un estado escepcional; atravesaba
un periodo Algido cuyo desenlace nadie podia pre-
veer;. peo se tocd la fibra del )atriotismo, se allega-
ron recursos, se puso toda la cooperation possible por
parte de cada uo; y los refuerzos vinieron.




107-
El puerto de la Habana empez6 a ver arribar
frecuentemente buques fletados para la conduccion
de tropas veteranas y otras compuestas de volunta-
rios, que, al llegar A sus oidos la nueva de que la
honra de la patria peligraba, corrieron 4 alistarse.
Las diputaciones provinciales ofrecieron al Gobier-
no nuevos batallones costeados por ellas misrnas, y
los guias de Madrid,, los voluntarios de Covadonga,
de Santander y de Catalufla, los tercios Vasconga-
dos y tantos otros cuerpos beneiAeritos vinieron
muy pronto; siendo acogidos con arcos de triunfo,
vivas y festines en la Habana y luego en las capi-
tales donde eran destinados de alli a poco para diri-
girse al lugar de sus operaciones. Esos hombres ha-
bian abandonado expontaneamente su hogar doaiesti-
co, sus afecciones y su natal suelo, para venir en Alas
de su patriotismo a pelear bajo el ardiente sol da
los trdpicos, los aguaceros interminables v las tdr-
mentas ecuatorial; venian a pelear entre maniguas
que ocultan al enemigo 6 impiden caminar contra 61
si lega a versele; venian a vivir con privaciones de
todo gnero y escaceses .de viveres y hasta de mu-
niciones de guerra; venian en fin, A arrostrar las
balas del enemigo, y los ataques del v6mito, la di-
senteria, el c6lera y la fiebre palddea. ;Y sin embar-
go, virnieron!
Estos hombres llegaron inflamados del amor a la
patria, y peleaban por un principio noble y grande,
por el sostenimiento del pabellon hispano en las
Americas; al paso que sus adversarios peleaban por
ambiciones mezquinas los jefes, y por alucinacion
unos de los llamados soldados, y POT perversidad




108.-
de instintos otros de ellos. La idea hace mucho para
conseguir el triunfo de una causa; si es noble y gran-
de, la victoria es facil, si mezquina y raquitica, el
entusiasmo falta, el valor languidece y el bxito es
desventurado.
Solo asi se explica que siendo valientes los cuba-
nos, sean vencidos siempre cuando pelean en las
filas rebeldes, y vencedores cuando estAn afiliados
al partido leal. Solo asi se explica que no hayan po'
dido conquistar un solo puerto, una sola ciudad, una
sola villa de impo.rtancia regular: solo asi el que no
tengan sitio seguro donde fijar su planta con reposo,
pi poblacion donde situar su mistificacion de CA-
mara popular ambulance, que quieren hacer creer
existe en la imaginaria Republica de Cuba; solo asi
esas derrotas cuando tenian hombres suficientes,
para presenter grandes masas contra nuestras tropas.
El peri6dico de esa Corte, La Iberia, public en
Mayo del aflo pasado cierto articulo en que figuraba
una relation de victorias obtenidas por nuestras ar-
mas, hasta ent6nces en que el numero de enemigos
era infinito comparado con el de nuestros valientes
soldados y voluntarios. La Pdtria reprodujo el articu-
lo, y de ella tomamos los siguientes datos:
En el departamento Oriental, en la action de El
Cobre, 600 hermanos nuestros vencen 4 4,000 in-
surrectos; en Mayari 400 6 2,500; en Saladillo, en
el Canto, 1,200 a 6,000; en la primer defensa de
las Tunas, 300, la mitad enfermos, en su mayor
part, deshacen A 3,000; y en la segunda her6ica
defensa de las Tunas, 400 espanoles, tambien enfer-
mos en su mayor parte, derrotan vergonzosamente



109 -
A 6;000 sediciosos mandados por el desgraciado
Cdspedes, que. estaba a su frente, rodeado- de su ri-
dtcdlo Estado Mayor.
-En el departamento Central, 600 voluntarios y
soldados defienden A Puerto-Principe contra 7,000
mambises; en la action de Cubitas, 1,200 rechazan
a 6,000 atrincherados; en la Guanaja 5,000 huyen
ante 1,000; en Mina de Juan Rodriguez 1,200,lea-
les destrozan A 6,000 insurrectos; en el combate
de Santa Cruz del Sur, -30W espanoles acuchillan A
4;200 renegados, y en la aceion de Sierra Najaza
7,000separatistas ceder cobardemente ante 1,500
}iroes.: -
Sigue la lucha y en el departamento de Cinco Vi-
llas,. en la action de Potrevillo, 700 artilleros triun-
fande 3.000 iniurrectos; en n defensa deVilla-clava,
400 leaves vencen: 'A ,500 separatistas; en la edlonia
de Santo Dovnini$, 45 heroes' espanoles ponen en
fuga a 3,00 traidores; en Jagdey Grande, 300 de
los::nuestros dispeian A 2,00 neienigos; en los
combates de laSignanea 2;80, rebeldes son desba-
ratedos por 1.0X0 espanoles; y en Ios at4aques 'de
loswngenio deSagua, 400&hermanos aWestros ven-
cen:A,;2,00Oiilikwtis. a i.
Recientemeate ittitenidoc iukar -el ataque de Ala
torre 6ptica de Colon en que 25 soldados, tesistie-
ron cas s inumuicionesrsy defendides por. tablas
aazibilladaai.bdlazos Aib5 0 k meig&
.,~' ihas l(1f awlrWpol4tdtincar con latspads
eoda nanog oomo. die edeptedescea su:.prdelhma,
mmii,ebe&Armtjnimieucesivot pae.suua,:Ipnbes
wtqupthw diezmulouj*r la epidemics, 1Ievida sel-
24




110 -
vAtica en un clima funesto sobre todo para sus gefes
que son hombres acostumbrados a las comodidade
de la vida y hasta el lujo, merced i los caudales qUe
heredaron de sus padres peninsulares. Los nuestros
por el contrario, brotan y brotaran como las espigas
en el campo, pues una nation de 16 millones de
habitantes, est' en aptitud de mandar todos los dias
nuevos ejdrcitos, y los mandarA, pues ha declarado
quo es cuestion de honra para Espana el conservac
en las Antillas su pabellon.
Dados estos antecedentes, jes posible quo venZgf
por la fuerza de las armas los insurrectos que Cour
fiaban en su 6xito al lanzarse al campo con eilas, en
la manol Lo creo imposihle; y ellos no ven la question
de otro modo. La prueba mas concluyente es quese
ban presentado al gobierno expontineamente en soli-
citud de indulto muchos cabecillas importantes y
entre otros, generates como D. Napoleon Arango;
que se acogen al pabellon espanol miles de familiar
de las cuales he visto en Puerto-Pripcipe muchfsimas
que siendo antes muy vicas svenian efbiertas de ha+
rapos y de lepra; que se ham fugada al eitrangero
con pretestos ms 6 m4nos frivtlos gefes de gran
influencia como Quesada, Ryan y otros; qiue de
seguro np'volverkn A ponerse fwnte A lossremiagton
espaholes.
Hoy li insurrection armada no cuenta mas que
con desesperados qua beinqueade indaltoa de sus
cimenes no es posib 'puqs el'ds1 u potico:puede
perdonarse,- peio-no les delitoe commune1 qae nan
bajo la jurisdieeinx 4e lese WIdunales; -. deserknes
de nuestro ejdrcito que. sake: que Ia ordtanws.



111 -
militar les tiene senalada la pena de muerte; y de
hombres avezados a la vida errante y de vagancia
que les produce el sustento sin trabajar, aunque te-
niendo en jaque su vida constantemente.
Las numerosas bajas de la insurrection, por muer-
tes, heridas y enfermedades; las presentaciones; la
tranquilidad inalterable de los distritos mas ricos
y poblados; la evacuation de terrenos inaccesibles
como la cidnaga de Zapata y la ensenada de Cochi-
nos; la paz restablecida en las.comar'cas de Cienfue-
gos y Remedios; el desaliento en gefes y turbas
insurrectas; y por ultimo la perseveranciade nues-
tras autoridades y voluntarios; cosas son que los
tienen descorazonados y convencidos de su impo-
tencia.
Si fueran capaces de algun bien, aunque tardio,
depondrian las armas como las depusieron los rebel-
des del Sur al ver su impotencia contra los ejerci-
tos del Norte en la lucha no lejana de los Estados
Unidos; pero no lo haran seguramente y sufriran
los rebeldes el fin que temen, pues Cuba no puede
luchar contra Espana sino con ]a seguridad de ser
vencida.
;Quiera el cielo que llegue pronto el dia en que
vuelva A lucir el iris de paz y de ventura en esta
pr6spera Antilla!
Entretanto shame licito espresar mi deeco de- que
el cielo preserve dilatados aflos la vida de V. M.
cuyas R. M, R.
3AT* is.


a










CARTA XV.






D. Jose de la Luz Caballero, que, si bien no
escribi6 ningun libro en su dilatada vida, dej6 gra-
badas eu la imagination de sus discipulos numerosas
mAximas, acatadas por los insurrectos como los afo-
rismos de Hip6crates por los que consagran su vida
al alivio de la humanidad; dijo, con ocasion de con-
sultarle ciertos dominicanos acerca de la convenien-
cia de anexionar su pais 6 Espana, las palabras
siguientes: "No basta concebir, sino es preciso dar 6
luz un feto viable."
Ahora bien, concedamos por un momento la hi-
p6tesis de que los insurrectos pudieran veneer con
las armas en la mano, 6 si se quiere, con las que,
pone a su disposition la astucia y la intriga, A los
defensores del pabellon de Espana en esta su pre-
dilecta provincia. iSeria posible que supieran organi-
zar una nacionalidad independiente y regir sus des-
tinos3
Para dar solution A esta pregunta no voy:A lan:
zarme al ocdano de las. conjeturas ni menos al dq
las profecias voy A deducir simplemente los hechos
del porvenir, tamando en cuenta los del pasado. Al
23




113 -
efecto dire algunas palabras acerca de lo que ha
sucedido con las republicans hispano-americanas y de
lo que ha pasado y estA pasando en esa ridicula
rnistificacion de gobierno que han dado en llamar sus
santones Republica de Cuba.
Dados unos antecedentes determinados, ensena la
16gica que las consecuencias deben ser iguales 6 por
lo menos extremadamente semejantes, siempre que
se reproduzcan otros antecedentes iddnticos.
MAs de medio siglo hace que algunos espiritus
turbulentos de esos que abundan en todos los praises
y que suben la superficie cuando se agitan las
olas populares, como sube el cieno cuando se agitan
las aguas de un estanque, se propusieron derrocar el
poderio de Espana en esos pedazos de tierra que la
Providencia depart al nauta genovs, cuyas carabe-
las vieron con orgullo flamear en sus mastiles la
bandera de Castilla. La ingratitud, la astucia y la
traicion unieron sus fuerzas y ante ellas huy6 la
felicidad que cobijaba con su manto de pnrpura A
los prosperos pueblos hispano-aniericanos. Desde en-
t6nces esos pueblos gimen en la anarquia, sin un
gobierno s6lido ni estable,, presos de ambiciones y
guerras civiles; siendo objeto del desprecio de las
naciones cultas y bien organizadas.
Ahora bien,-si en tanto tiempo esos hombres en
cuyas venas circula iddntica sangre que en las de los
cubanos, no han logrado constituirse ni alcanzar la
felicidad que en suenos vefan, en su loca idea de inde-
pendencia, tes de creer que sean mAs felices los
cubanos, que cuentan con mdnos recursos, por care-
cer de la extension territorial y de la poblacion in-




114 -
digena que poseian aquellos territorios inmensos,
muchos de los cuales eran mil veces mas dilatados
que los de la Metr6poli?
La 16gica con sus desenganadoras conclusiones
dice que no. ikjico, Venezuela, Santo Domingo, y
otras, son espejos doude debieron mirarse los insur-
gentes Antes de mecerse en el mundo de ilusiones
que por su desgracia les present6 su imaginacion
tropical, propensa A dar asenso A todas las utopias.
MAs todavia; Santo Domingo por fin consigui6 reali-
zar el prop6sito de su independencia, encontrando
en vez de la ventura prometida todas las calamidades
que atrajeron sobre el pais las funestas dotes de go-
bierno de sus alucinados y desatentados hijos. Hoy,
cansada la republica de esa libertad mentida A la
que debe todas sus desgracias, renuncia A ella e im-
plora vergonzosamente, arrodillada A los pids del
coloso americano, que la admita en la constelacion
de las estrellas, prefiriendo ser absorvida y explotada
por una raza que no es la de sus hijos, A verse hecha
girones por las manos parricidas de los mismos A
quienes diera cuna.
La Repnblica de Cuba que, segun la cronologia
fantastica de sus ciudadanos cuenta ya, al decir de
los mismos, wAs de dos anos de vida, gqud ha hecho
para creerse digna de figurar en la categoria de las
naciones que constituyen el mundo? No quiero de-
cirlo yo, quiero que lo digan esos mismos ilusos que
screen haber hecho viable un feto que en realidad es
mucho mdnos que una larva de gusanos. Ellon mis-
mos, en esos instantes de recogimiento en que se
deja hablar al alma para decir las impresiones al pa-




115 -
dre, al hertano 6 al lijo, han descorrido por si mis-
mos el veio que encubria sus miserias. Han escrito
cartas que revelan un foco de ambiciones, una sen-
tina de vicios, nn desconcierto y una anarquia que
estremecen. La envidia de los hombres quo aspiran a
escalar los primeros puestos piblicos, La tirania mas
que dictatorial que han desplegado y siguen desple-
gando desde el president hasta los prefectos; la des-
truccion de la propiedad convertida en hecho prAc-
tico, la libertad individual reducida 4 un mito, Ia
poligamia y el desenfreno de las pasiones entroniza-
das, y por ultimo, todas las iniquidades y niserias de
qjue es capaz un p,.eblo abyecto, convertidos en he-
chos cotidianos cuvas repeticiones ban llegado ya al
extremo de que se considered como actors Ucitos en
la prActica; he aqut el retrato de esa llamada Cuba
libre que mejor pudiera llamarse Cuba licenciosa.
Nuestras autoridades han teindo el tActo politico
de dar a cotocer al mundo, por medio de los pieri6-
dicos, esas correspondencias privadas y multitud de
documentos publicos emanados de las autoridades
del trashumante gobierno, y han garantizado la au-
tenticidad de todos ellos, que han venido a sus ma-
nos ora por la sorpresa de campamentos. ora por Ia
captura de buques filibusteros.
Al final de este libro, copiar6 en un apendice Los
trozos que pintan mas grAficamente la anarquia y Ia
disolucion de costunmbres de esa fraction que se ha
creido mierecedora de formal una nacionalidad y de
crear presidentes, camaras, generales, embajadores,
comites, y cuanto pudiera darle un aspecto de Esta-
do constituido. Su simple lectura convencera mina



116 -
que mis palabras de la exactitud de estas apreciacio-
nes, que en realidad no soy yo sino los mismos in-
surrectos quienes se han tornado el trabajo de con-
signarlas.
Esto por lo que respecta a la poblacion blanca;
que si tomamos en consideration el no corto ele-
mento que constituye la raza de color; las dificul-
tades de la constitution de una nacionalidad en Cu-
ba, suben de punto de un modo notable. A la verdad
esos hombres A quienes en el Cobre'declararon de
golpe emancipados, y que han contribuido en parte
al sostenimiento de la causa separatista, se creerfan
con derecho a figurar en el gobierno como figuran
hoy con altos grados en las filas rebeldes. Los Es-
tados del Sur de la Union que cuentan con cinco
millones de hombres de color verian una ocasion pro-
picia de trasportarlos A Cuba si es que antes no emi-
graban espontAneamente en busca de un clima mas
propicio a su constitution organica, y a un pais
donde tendrian mayores consideraciones como hom-
bres. Las complicaciones que esa masa de hombres,
tan superior en ndmero ent6nces al de los cubanos
traeria al gobierno de la nueva nacion, no hay para
qu6 esplicarlas.
Pues bien, si Cuba que es un punto geogrAfico
comparado con la inmensidad de ambos mundos, no
es capaz de organizar una nacion, tampoco lo es de
ser independiente.
Conste asi y paso a estudiar la cuestion cubana
bajo otra nueva faz pues mi prop6sito al escribir es-
tas cartas es que no quede un Atomo de esperanza A
nuestros enemigos, de que pueden existir sin Espana.
24




117 ;-
;Plegue al cielo que los hombres de buena volun-
tad se impregnen de estos raciocinios, que son sim-
plemente el reflejo de la verdad, y que se convenzan
de que Cuba tiene que volver log ojos al pabellon de
Espana, no solo para ser feliz, sino para hacer posi-
ble su propia existencia!
V. 1. perdonara i mi buen deseo que lame con
tanta frecuencia su real atencion; pero es preciso
hacer caer la tupida venda que cubre los ojos de
nuestros enemigos, y a ello se dirigen y dirigirAn
constantemente los esfuerzos de su respetuoso ser-
vidor Q. B. S. R. 31.




MAYO 22.


S









CARTA XVI.






Al solar la pluma el dia que tuve el honor de
dirigir a V. M. la carta precedente, ofreci abordar
la cuestion palpitante de las reformas. Voy A cum-
plir mi promesa, y para el efecto empezare consig-
nando en esta carta ideas generales sobre la chestion
magna; ideas generales que, al paso que hagan ver el
criterio peculiar que ha de presidir en mis juicios,
servirAn de base para las apreciaciones que en lo su-
cesivo he de hacer al estudiar con detention el de-
batido problema.
Ya tengo consignada en otra de mis correspon-
dencias el origen de la cuestion.
Han dicho los simpatizadores con el pendon que
ostent ael lema de Cuba litre: "Si se nos niega la au-
tonomfa porque es derpasiado transparente el obje-
to que con su adquisicion nos proponemos; pidamos
reformas polifticas liberales, tan liberales como las
que ha introducido en Espana la democratica revo-
lucion de Setiembre. Pidamos que se haga extensive
a este suelo la Constitucion dictada para la Monar-
qufa, ya que Cuba forma parte integrante de la mis-
ma, y ya que se le ha "conferido el titulo honroso, de
25 3



119 -
provincia, en reemplazo del de colonial. Estas con-
cesiones nos abriran la puerta del templo de la liber-
tad omnimoda, aprovecharemos los momentos para
laborar 4 la sombra del arbol simb6lico que crece
en su pitria, y luego. el porvenir sera nuestro.
Este plan exigirA mas tiempo para llegar al puerto
deseado; pero al fin llegaremos 4 61, y sobre todo no
habremos necesitado hacer esfuerzos sobrehumanos,
como los hace todo pueblo que conquista su indepen-
dencia peleandd.
Estas reflexiones son las que en todos tiempos han
echo las pseudo-liberales cubanos, y los que hoy
hacen todavia, los que ven perdida su causa en el
terreno de las arrnas, cuya arena pisaron impruden-
temenfe, gracias 4 la impaciencia del gran maestre
de la l6gia mas6nica de Bayamo.
Para probar que en todo tiempo han peasado asi
los que no querian fiar-el 6xito de la empresa al azar
de la lucha a mano armada; voy a permitirme trans-
cribir algunas palabras escritas en diversos tiempos
por los corifeos del separatismo.
El Sr. Saco escribia hace anos lo siguiente, que
puede leerse en la coleccion de sus obras. ". En
Cuba, donde no hay otra alternativa que la vida 6 la
muerte, nunca debe intentarse una revolucion, sino
cuando su triunfo sea tan cierto como una demostracion
matemdtica. - En nuestras circunstancias ,por que
hemos de empezar porla revolucion, queles precisa-
mente -por donde acaban, y deben acabar, an los
pueblos que pueden salvarse con ella? jque necesi-
dad hay de acudir 6 las armas para obtener lo que
se puede alcanzar con la fuerza de la opinion, res-


0



120 -
petuosa y endrgicamente manifestada? Tomando el
camino seguro que nos indica la prudencia y nuestra
propia conservacion, evitaremos trastornos y guerras
civiles, mantendrdmos y fortificardmos de dia en dia
puestra nacionalidad, los peninsulares domiciliados
se identificaran con Cuba, y en vez de oponerse,
como se opondrian hoy a la anexion 6 a la indepen-
dencia, prestarAn su apoyo a las reformas pacifica-
mente proyectadas; pues, conociendo quo ya son
necesarias para la existencia de Chba, series tam-
bien muy agradable y honroso el defender sus inte-
reses desde el asiento que ocuparan como miembros
de la legislatura colonial que en Cuba se debe esta-
blecer; se estirparan muchos abusos; al 6dio y otras
pasior.es sucederan el afecto y los sentimientos ge-
nerosos y estrechAndose los vinculos que hoy estan
relajados, Cuba se irA labrando un dichoso porvenir.
Tales seran algunas de las grandes ventajas que
se conseguiran, nosotros reclamando y el gobierno
metropolitan concediendo."
A su vez el Sr. Zayas en su conocido folleto dijo
al empezar la insurreccion actual: "Qud debe dar-
nos Espaia? Todo lo que ella tenga para si, porque
Jo considera bueno, todas las libertades sin asustarse
por ninguna, y consultando A Cuba solo para su
planteamiento. Swpapel es prepararnos para que po-
damos gobernarnos, como un padre ensefla A su hijo
para que en su dia dirija il solo sus acciones."
El Sr. Labra no .es mdnos esplicito en sus decla-
raciones. "Si se, nos probase, dice, que una political
txpansiva traeria inevitaklemente la pr6xima sepa-
.racion de nuestras Antillas, la sostendriamos ..-"
26




121 -
iPuede darse mayor claridad en la manifestaciow
de tendencias anti-espanolas y en la confesion de to
mucho que esperan esos escritores, eco de la opi-
nion del partido a que pertenecen, de la concesion
de libertades hecha imprudentemente por el Go-
bierno?
iC6mo es posible por tanto que los espanoles de
aquende los mares, por mAs liberales que seamos,
propendamos A las reformas politicas en sentido
expansivo, a msnos de estar poseidos del delirio que
embargaba al convencional francs que dijo: "SAl-
vense los principios y perezcan las colonias?"
No: las colonial no deben perecer: no perecerAn.
Representan para Espana el altimo giron del impe-
rio que un tiempo domin6 la mitad del Continente
americano, y el abandono de 61, seria la deshonra de
la patria, la p&dida del prestigio national a los ojos
del extranjero, la abdication voluntaria de una in-
fluencia gloriosa que nos reserva el porvenir respecto
a ]a raza hispano-americana, que un dia u otro vol-
verA los ojos hacia la pAtria de sus progenitores,
im olorando la protection que imprudentemente re-
chazaron. La absorvente raza anglo-americana trata-
rA de supeditarse a la que desciende de los heroes
de Lepanto, Gerona y Zaragoza y ent6nces, sern
precisa nuestra presencia en America.
AdemAs nuestros intereses materiales exigen de
Espana que no abandone lo suyo, 6 mejor, lo que
es de las generaciones futuras; y el comercio, Ia
agriculture y la industia presented clamarian muy
pronto contra el que defraidase sus justos y legfti-
mus derechos, condenando al ortracismo al pabelio.



122 -
que hoy ondea con gloria en los mares descubiertos
por Colon y por Balboa.
No deben pereqer los Altimos restos del poder
espanol en Amdrica, y no perecerAn. Si un tiempo
nuestras locas imprudencias y desgracias arrancaron
de ]a diadema pAtria los florones mAs ricos, conquis-
tados en una sdrie de victorias que forman la epopeya
de los tiempos modernos; aquellas p&rAidas deben
servirnos de saludable aviso y de leccion que no
olvidemos jamAs.
Nuestros desaciertos politicos perdieron A Vene-
zuela, Peru, M6jico y tantos otros ricos y florecien-
tes territorios; que no suceda boy lo mismo, sino
queremos constituir ]a generacion actual responsa-
ble de tamana afrenta nueva.
PensAd.o bien, Senor. La isla de Cuba ]a salvaron
los espanoles A fuerza de sacrificios: una vez cuando
se efectu6 el saqgeo 4 incendio de la .Iabana por
los, antiguos filibusteros, y el ataque de dicha ciudad
por el corsario ingl6s Drake, 4 fines del gltimo tercio
4el siglo XVI; otia cuando tuvo lugar el degiiello de
casi todos los habitantes de San Juan de los Reme-
dios :por el pirate OUlqgis, y el saqeo de Puerto-
Principe por el pirate MXtgn, en la segaunda mitad
del sigI0 XVII; ua tlerera cuando reallzado e1 des-
embaroo "en Quantinnao del geeral inglds Vermpn,
fu46 reebasado: con .gmrNes p&didas; y por ltiimo
cuando se'verific6 la gloriosa defeasa de la Habana
conta la seuandkinglesa 4el 4wirate Pocock,
compjiesta c4, 1O,91O brrea, y el ej.4rcIo del
coede lkpniirme #e .QO d4n4o, gn qie du-
rante dstes.. y igedio de Iier6ica peleg se cu-


9



123 -
brieron de inmarceribles laureles los descendientes
de los companeros de Crist6bal Colon, a mediados
del siglo XVIII. En el presente siglo, en fin, las
repetidas invasiones filibusteras y los alzamientos
ahogados al nacer, escepto el que hoy todavia en-
sangrienta los campos, han sido otras tantas pruebas
del interns que Espana, representada dignamente a
1,600 leguas por hijos herbicos, tiene en conservar la
isla que ha servido de tumba gloriosa a tantos va-
lientes como por ella se han sacrificado.
Ahora bien; si tenemos tal interns en retener este
pedazo de tierra, que es nada menos que el centre
privilegiado del MediterrAneo del Nuevo Mundo,
que estiende sus dos brazos uno hasta el Atlantico
y otro hasta el golfo de M6gico, en tanto forman a
su alrededor una cohorte planetaria las demas Anti-
Has y las Lucayas; si tenemos, repito, tanto interns
en no perder esta tierra de promision, no mnos
rica, ferAz y deliciosa que la ofrecida por Jehova A
su pueblo preddecto; ;deberemos ser nosotros quie-
nes tiren la primera piedra para herir de muerte la
estabilidad de Espana en sus playas?
iReformas politicas! 6Y quidn las pide? Los insur-
gentes. Los que han proclamado A la faz del mundo
por medio de la prensa que si supieran cual es la
vena de su cuerpo por la cual corre sangre espanola
heredada de sus padres, la sajarian sin piedad, para
evitarse esa ignominia.
;Ignominia! Descender de los heroes de Numan-
cia, Garellano y Trafalgar; descender de genios
como Velazquez y Murillo, Rioja y Ercilla, Lope y
Calderon, Luhio y Balmes, Nordova y Pizarro.




124 -
;Reformas politicas! Y para quA otorgarlasa Para
que se aprovechen de ellas esos viles renegados de
su patria; para que conspiren contra Espafla A la faz
del dia; para que nos claven el puflal por la. espalda
buscAndoles nosotros mismos la ocasion y el medio!
;Oh! eso no puede ser, y.... no sera!
;Se me calificar4 tal vez de retr6grado, de aman-
te del oscurantismo? Bien, sea. Yo prefiero ser ca-
lificado con esos adjetivos tan desacordes con las
ideas political que profeso, A ser instrumento vil de
la traicion A mi pAtria.
En la Peninsula he sido y ser6 liberal toda la vida,
porque alli se trata de buscar el bien de la nation,
que unos partidos politicos creen ver en el stata quo
y otros en el mas alla. Aqui solo se trata de propor-
cionarse medios para conspirer impunemente con-
tra Espafna.
Un notable publicist, D. J. Emilio Santos; que
me dispens6 el obsequio de escribir un pr6logo
para la obra que con el titulo de HIsTORIA GENE-
RAL DEL CoMERcIo estoy imprimiendo simultanea-
mente con esta, escribi6 las siguientes notables pala-
bras, para esplicar el que siendbo libre cambista en
Espafna, no lo fuera en esta Isla midntras rigid los
destinos de ella en lo econ6mico, deseipenando el
cargo de Intendente general de Hacienda.
"Ese apostolado (el de una escuela) conduce al
martirio y en ese martirol6gio estarAn los que por
conciencia hayan antepuesto en momentos supremos
y criticos la escepcion a la regla, la ocasion A la f6r-
mula y la conveniencia al principio, cuando las ne-
cesidades de los pueblos enfermos asi lo hayan
.27




125 -
exigido. Los hechos vendrAn despu4s A descubrir la
verdad; tal vez venga ent6nces ia beatification y la
canonization; pero entre tanto serAn enrodados en-
tre los dientes de la rueda cuya manivela girarA al
impulso de la mano de sus mismos correligianarios.
En ese patibulo, entonarAn los buenos patricios el
canto de Azarias, que es el canto de la conciencia.
Recordemos que Danton fu4 rnuy valeroso cuando
dijo: "que imparta mi reputation si la pdtria se
salva?"
Lo mismo que el autor del pr6logo digo yo A mi
vez.
Mis convicciones estAn porque la libertad en to-
das sus manifestaciones brille en las instituciones
sociales, pero veo que de aplicarse A Cuba en el
dia, solo se obtendria el resultado de empeorar su
situation y de secundar los planes de los republica-
nos capitaneados por Cdspedes, Aguilera y otros
traidores; y no quiero resignarme A ser c6mplice de
su infamia.
El dia en que anonadada la insurrection y sus
raices, de buena fd se pidan libertades para Cuba,
y con su concesion no se haga peligrar el pabellon
de Castilla; yo emplearE todas mis fuerzas en obte-
nerlas. Pero entre tanto, n6.
De V. M. respetuoso S. Q. B. S. R. M.

JUN10 3.


a










CARTA XVII.







Si ]a historia ha de considerarse como guia segura
del porvenir, segun el pensamiento del primero de
los oradores romanos, creo no estari demas el que
de nuevo'recurra A sus siempre elocuentes paginas
para con tan luminosa antorcha penetrar en lo posi-
ble los arcanos del porvenir. Al efecto voy a resenar
A grande rasgos la historia de las reformas liberales
en las posesiones hispano-americanas. Ojala que
despus de leerlas, traiga V. 3. A la memoria aque-
Has frases de Constanzo, anotador de la Historia de
Cien Anos del clebre Cdsar CantA: "la Espana,
objeto de envidia por su posesion de la rica isla de
Cuba, no debe nunca perder de vista ninguno de los
pormenores hist6ricos que mediaron en la 6poca en
que se vi6 despojada de las inmensas colonias que
poseia en el Nuevo Mundo."
Nada mas que A los albores del presente iglo hay
que remontarse para buscar tdrmino de comparacion
al querer computer la grandeza territorial de la Es-
pana antigua y ]a modern en America. En la 6poca




126 -
citada tremolaba nuestra bandera en una estension
de mis de 740,000 leguas cuadradas, 6 sea desde
los 400 de latitud Norte hasta los 450 de latitud Me-
ridional; a Lo cual lKabia que agregar todavia las
tierras de Araucania y Patagonia situadas al Sur del
altimo paralelo indicado.
Los pueblos que habitaban esas comarcas vivian
felices 4 la sombra protectora de las instituciones es-
peciales con qqie la metrop6li habia proveido A su
regimen y gobierno. La agricultura, la industria y el
comercio se elevaban dia trash dia A una altura en-
vidiable, como lo demuestra la estadistica revelando
que esos paises, fuera de Cuba y Puerto-Rico, pro-
ducen menos riquezas que ent6nces los unos, y los
otros. Han progresado tan poco bajo ese punto de
vista, qp'e no hay nation que con los potenkes medios
que proporciona el siglo XIX haya permanecido tan
estacionaria. En cuanto A las bellas letras, las cien-
cias y Ias artes basta leer la defensa que hizo ante
un juzgado de Mexico el letrado D. Manuel Caste-
llanos, en tiempo del ministro Siliceo, para espli-
carse los elogios que de ]a cultura intelectual de
aquellos paises hicieron en sus obras Humbold y
otros extrangeros.
Asi las cosas, empezaron a circular en America
los libros de Rousseau, Paine y Volney, y en espe-
cial el Contrato social, el Sentido comun y las Ruinas
de Palmira; dieron en leerse los discursos vehe-
mentesede Mirabeau, Barnave, Robespierre, Verg-
niaud y Danton con los cuales se conmovi6 la Euro-
pa; y el resultado fug irse creando en cabezas calen-
turientas y de pocos anos una idea tenaz de libertad



127 -
exage.rada, no mas distante que un paso de la de
independencia.
Por desgracia Espana atravesaba un terrible pe-
Miodo de crisis politica. El Capitan del siglo habia
sacado pdrfidamente y retenido en rehenes al ca-
beza de nuestra nation; la guerra hacia oir el fragor
de los caflones en toda la Peninsula; la propaganda
politica, esa otra guerra de ideas, no m6nos demo-
ledora que la de los obuses y los sables; tenia al pais
en una conflagration inmensa; y, aprtvechando esos
momentos, adujeron los americanos sus pretensiones
con la energia que da la seguridad de que no pue-
den rechazarse puesto que se imponen en casos seme-
jantes. La Junta Central primero, la Regencia des-
puds y mias tarde las inmortales COrtes de CAdiz,
fueron los centros de accion gubernativa que suce-
sivamente tuvo la Monarqufa durante la ausencia de
su monarca Deseado. Veamos qu6 conducta observ6
cada uno de estos gobiernos con Las posesiones ame-
ricanas, pues el fijarlo bien es indispensable para mi
-proposito.
La Junta Centrai, que cornoel nombre lo indica,
era el nncleo de las provinciales quo brotaron casi
expontAneamente por todaj, nacion en los primeros
momentos de confusion y de asombro que prod ujo la
cautividad del Monarca y la inmiinencia del peligro
en que, las tropas, extrangera$tponian la indepen-
dencia pAtria. Siendo, pues, la Central la represen-
tacion mis: viva-de la, nation y obrando en nombre
-del Rey ausente, alit era el .gar (,que debian con-
fluir los esfuerzos cpubinaaos de los americanos
para solicitar reformas politicas, como acudieron en
28




128 -
1868 al Gobierno Provisional que sucedi6 A D Isa-
bel II los cubanos y puerto riquenos residentes en
Madrid, aunque carecian de caracter piiblico que
los autorizase para pedir algo en nombre de sus res-
pectivas islas natales.
Los americanos de 1809 acosaron como los con-
temporineos A la Junta Central, y esta convencida
con su elocuencia insidiosa, y teniendo en cuenta
desordenes anteriores acaecidos ya en la Plata, Pe-
rW, Venezuela y Md xico; decidid plantear una gran
mfbrma que escitasela gratitud de los americanos
y los hiciese mas adictos a la metr6poli. Al efecto
promulg6 en Enero un decreto proclamando la ab-
solua igualdad entre Espana y Amtrica "porque los
vastos ypreciosos dominios que Espana posee en
las Indias, no son propiamente colonias 6 facto-
rias, COmO las de otras naciones, sino una parte
esencial e integrante de la Monarquia espanola." En
su consecuencia se determine que cada vireinato 6
capitania general de America, enviase tn diputado,
como mandaba el suyo cada provincia 6 circunscrip-
cion de la Peninsula.
No satisfizo esto A los americanos, que hubieran
querido tener mas diputados que la Metr6poli fun-
dandose en que habia mas electores, contando las
castas todas; y hasta que la c6rte de Espana se tras-
ladase al Nuevo Mundo, absurdo que se propuso mAs
adelante en las mismas C6rtes de Cadiz.
Una concesion hace nacer otra exigencia y satis-
fecha esta brotan otras y otras, como las cabezas
de la serpiente de la fAbula rnitol6gica. De aqui
el que aprovechando los americanos la noticia de



129 -
que los franceses habian entrado en Andalucia, ]a
derrota de Ocana, la dispersion de la Central, al
negativa c reconocer so autoridad manifestada por
arias Juntas provinciales; creyeron impotente la
nation, y se sublevaron en todas partes, A imitation
de Venezuela que di6 el ejemplo de deponer y em-
barcar tumultuosamente el Virey, de crear una Junta
A imitation de las de la Peninsula, y mas adelante
trocar el nomhre esta por el de Congreso, de una
nation independiente. Cuba trat6 en tiempos del
general Lersundi de hacer lo mismo, pero felizmente
fuS rechazada por este tan anti-patribtica petition.
En Buenos-Aires se sigui6 el ejemplo de Vene-
zuela, y el grito de Dolores no tard6 en hacer adoptar
igual conducta en MBexico.
Esto exacerb6 mas y mas los Animos en Europa
y Am6rica, y en tales moments empunflas riendas
del estado la Regencia del ano 1810. gQud hizo esta
en presencia de los ejemplos palpables que la Am&
rica se habia encargado de darle? Volver A la poli-
tica de la benignidad y de las reforwas. Al efecto,
di6 un nuevo decreto mandando venir a las C.6rtes
diputados americanos, y no contenta, .por si se
quejaban de la distancia 6 que la naturaleza los ha-
bia colocado interponiendo Jos mares, mand6 que
entre tanto se hacian las elecciones y llegaban los
nombrados por el pais, se designasen suplentes que
hicieran sus veces, nombrandose para el efecto entre
los americanos A la sazon residentes en la Peninsula.
La insurrection de Caracas y otranueva en Buenos-
Aires fub la respuesta que di6 la Ambrica.
El nuevo desengano, no pudo ser mas fuerte para.




130 -
la Regencia, pero esta se obstin6 en su political de
contemporizacion, y al efecto ide6-enviar A Corta-
varria y A Elio uno A cada vireinato, con Amplios
poderes para atraer los Animos A la conciliacion.
Ent6nces, tuvo ocasion de convencerse la Regen-
cia de lo imposible que era obtenerpor el halago
el resultado que deseaba y viendo que la sangre
corria sin intermision, que la Junta de Buenos-
Aires se neg6 A reconocer A Elio a titulo de que solo
representaba A otra Junta como la provincial que
allI regia, y en fin, que no eran medio adecuado
para contener el desbordaniento de las pasiones se-
paratistas, las reformas liberales, dispuso apelar A
la fuerza de las armas; y en ese terreno, desgracia-
damente tuvo que ceder Elio a fines de 1811 pidien-
do una suspension de hostilidades por efecto de sus
faltas de recursos militares.
En Montevideo, tuvo igual suerte Vigodet, cuyas
fuerzas eran inferiores A las de Brown y Artigas. La
llegada de 2,200 soldados A Montevideo eu 1813
solo sirvi6 para encender de nuevo la guerra, pero
de un modo infructuoso para Espana, que los remi-
ti6 tan fuera de oportunidad como todo Lo que se
bace tarde.
Las provincias Unidas del Rio de la Plata, tenian
ya en esa 6poca un Congreso soberano, aunque cu-
bierto con la mAscara hip6crita de invocar la depen-
dencia de Fernando VII; hipocresia que dur6 hasta
que en 1816 proclaim el Congreso de Tucuman su
absoluta indepenidencia.
Y qu6 dire de CaracastNombrado capitan gene-
ral el ddbil Emparan, vid estallar la revolucion a




131 -
mediados de 1810, vi6 crearse la Junta popular,
fud obligado A presidirla no obstante pretestar que
iba A misa creydndolo suficiente para que las tur-
bas desistiesen, y por ultimo fu6 expulsado del
territorio: Decretose despuds el bloqueo de lospuer-
tos sublevados y se confi6 al intendente Cortavar-
ria la pacification en la forma posible. Coro y Mara-
caibo dieron ent6nces ejemplo insigne de lealtad, y
desde alli partieron expediciones de lbuenos espaflo-
les que hicieron grande proezas aunque A costa de
mucha sangre, como sucede en todas las revolucio-
nes. No bast6 eso, y en 5 de Junio-de 1811 el Con-
greso de varias provincial del vireinato, redact6 y
promulg6 el acta de independence de Venezuela.
La atrevida sorpresa hecha por Monteverde en Va-
ie :cia y Puerto Cabello, fue en 1812 un rayo de
esperanza Para los peninsulares, pero liolivar se en-
carz6 de hacer infructuosos sus heruicos esfuerzos
en pro de la pAtria. Todavia en 1814 flameaba el
pabellon espanol en tierra venezolana, y Morillo se
apareci6 con instrucciones que revelaban benevo-
lencia Basta el olvido de lo pasado. Era malo como
siempre, ese remedio, y la proclamacion definitiva
de la republica independiente de Colombia lo de-
mostr6 muy pronto.
Si se examina la marcha de los sucesos en Mexi-
co las mismas lecciones se repiten. El virey Iturri-
garay corri6 la suerte que Emparan en Venezuela,
la audiencia asumi6 el poder, d Hidalgo di6 el famo-
so grito de Dolores. Vinieron laego las libertades de
la constitution de Cadiz, y se abus6 tanto de la im-
prenta, que el virey Venegas tuvo que supenderlas,
29



132 -
como Dulce en Cuba el ano 1869, por idbnticas cau--
sas. Ruiz de Apodaca, sucesor de Calleja, logr6 apa-
ciguar algo los animos merced a su tolerancia, pero
no extinguir el vdrtigo de independencia que habia
embriagado los espiritus. Iturbide, el traidor Itur-
bide, cuyo retrato ha dibujado con mano maestro
el Sr. Navarro y Rodrigo no ha mucho tiempu.
aprovech6 todos los elementos de discordia, despre-
ci6 cien veces las concesiones liberales del gobierno
espanol, y por fin, llev6 a cabo la independencia
mexicana.
Para que se vea hasta donde llegaron las conce-
siones liberales, asi en Mxico como en Venezuela,
Buenos-Aires, Caracas, Quito, Chile, y en una pala-
bra, toda la Amrica espanola, cumplenos anadir al-
gunos datos acerca de lo que las C6rtes de Cadiz
hicieron, secundando las maximas de ]a Junta Cen-
tral y la Regencia. Apenas se reunieron en la isla
de Leon, conteniendo ya en su seno 6 los diputados
ultramarinos, dieron el decreto de 15 de Octubre de
1810 en el cual se hicieron dos declaraciones que
debieron bastar para satisfacer y calmar hasta los
animos mAs exigentes. Fud la primera: "se confirma
y sanciona el inconcuso concepto de que los domi-
nios espanoles en ambos hemisferios formaban una
sola y mis~ma monarquia, una misma y sola nation.
V una sola familia, y que por lo mismo los natu-
rales que fuesen originarios de dichos dominios eu--
ropeos 6 ultramarinos, eran iguales en derechos A
los de la Peninsula, quedando 6 cargo de las C6rtes
tratar con oportunidad y con un particular interes
de todo cuanto pudiese contribuir a la felicidad de



133 -
los de Ultramar, como tambien sobre el niumero y
forma que debia tener para lo sucesivo la represen-
tacion national en ambos hemisferios" Fue la segun-
da: "ordenar que desde el momento en que los pai-
ses de Ultramar, enrdonde se hubiesen manifestado
conmociones, hiciesen el debido reconocimiento A
la legitima autoridad soberana, que se hallaba esta-
blecida en ]a madre patria, hubiera un general olvido
de cuanto hubiese ocurrido indebidamente en ellos,
dejando, sin embargo, A salvo el derecho de tercero."
Pero hay mas. Sucesivamente, y segun surjian las
peticiories de los diputados americanos, las C6rtes
decretaron, segun se dice en un bien hecho es-
tracto de la Coleccion de decretos de la epoca: la li-
bertad de cultivo y de industria, y la de pesca y buceo
de perlas: revocaron la Real Orden de la Regencia al
capitan general de Puerto-Rico, y cualquiera otra
que bubiese sido expedida a cualquier punto de la
Monarquia, por la que las autoridades pudieran re-
mover, confinar 6 proceder contra persona alguna:
abolieron totalmente el tributo y ]a mita de indios:
proclamaron de nuevo ]a igualdad de arnericanos y
peninsulares, insistiendo en un. punto gravisimo tra-
tandose de colonial, cual es el de la capacidad de
los colonos para todos los empleos y destinos: su-
primieron las matriculas de mar: extinguieron los
estancos menores: admitieron como coloniales los
generos traidos A la Peninsula en buques extranje-
ros: mandaron establecer en Ultramar los Ayunta-
mientos y Diputaciones provinciales, y por Altimo,
extendieron A America la famosa Constitucion de
1812, y convocaron, bajo un pie de igualdad con la



134 -
Pennisula, A ios diputados americanos para las Cdr-
tes ordinaries de 1813.
Dados estos antecedentes es buena en America
la political de contemporizacion? es ntil conceder re-
formnas politicas en sentido liberal pueblos que las
emplean para hacerse inlependientes? En otra de
mis cartas examinare no ya la contestacion que de-
be darse A estas preguntas, pues no creo que quepa
duda en su solution despues de los antecedentes ya
ex1pestos, sino las objecciones que los reformistas
cubanos hacen para flsear los hechos histdricos
de la (poca estudiada A grades rasgos e-1 esta carta.
Autos, sil embargo, quiero terminar la historia
de les reformas en las Antillas, que surgi6 de nuevo
cuando que no tuvieron para qu5 pedirlas ya, los
paises continentales una vez reconocidos coma inde-
pendientes de Espana.
Concluyo por hoy besando la It. M. de V. .


JUN1o 17.












CARTA XVIII.








La perdida de nuestra Amrica continental sirvid
de until enseflanza A los separatistas antillanos para
conocer los medios que dehian buscar a fin de lograr
el mismo resultado; pero a los espanoles no nos
sirvid de mucho, puesto que a cada paso hemos rein-
cidido en la politica de las concesiones liberales, y
es un milagro el quo A estas fechas nuestra planta se
halle todavia en Cuba y Puerto-Rico. Los apuntes
histdricos que, como continuation do los espuestos
en la carta anterior, voy A consignar en la presente,
son la prueba mas palmaria que pudiera darse de
tal verdad.
La escasa poblacion y ]a pobreza quo reinaba en
estas islas al abandonar A su madre Espana los
vireinatos del Continente, hicieron que permanecie-
ran fieles, no sin que mediasen algunas intentonas
que supo sofocar a tiempo el marques de Someruelos,
que era A la sazon capitan general de Cuba. Esta
30




136 -
fidelidad, valio a Cuba y Puerto-Rico el que innu -
merables espanoles proscritos del Continente se refu-
giaran en su suelo y tragesen consigo capitales, indus-
trias y actividad, con los cuales empezaron aquellas a
elevarse y tender importancia. Si se hubieran procla-
mado tambien independientes Ambas islas, la inmi-
gracion espanola hubiera ido a la Peninsula, pues
no hubiera querido someterse A nuevos- atropellos
en un pais queles hubiera sido hostile como los que
acababan de abandonar.
La Constitucion de 1812, habia llamado A los es-
cmios del Congreso A los diputados de Amdrica y
de Asia, y hubieron de concurric, como ya hice ver
en mi anterior, para desde ellos hacer la guerra A
Espana. Cay6 la Constitucion el afno 14, y ces6 la
representation national en C6rtes; pero restablecida
aquella en 1820, volvieron a ser convocados los di-
putados de Cuba para tomar asiento, como en efecto
io tomaron en los dos Congresos que hubo hasta el
afio 1823. La nueva reaction de este afno sancion6
el antiguo regimen y las C6rtes dejaron de reunirse,
pues el Monarca absoluto las juzgaba una rueda
inntil y entorpecedora de su politica personal. Di6se
en 1834 el Estatuto Real, y las Antillas volvieron A
enviar sus procuradores A los dos Estamentos; y lo
mismo hicieron con sus diputados el afo 36, en que
habiendose proclamado primero la constitution de
CAdiz, y luego decidido que se hiciese una nueva,
se volvi6 A contar con el concurso de los diputados
antillanos.
Apresuraronse a ir desde Cuba y Puerto-Rico,
Avidos de aprovechar como otras veces aquella co-
c




137 -
yuntura para lograr la autonomia, que como sabe-
mos, es el velo con que cubre su faz la estatua de
la independencia. Pero las sensatas C6rtes ent6nces
reunidas, compuestas de los liberales mas eminentes
y mas sAbios de la epoca, comprendieron los peli-
gros qne Ia integridad de la nation iba A correr si se,
permitia que una vez mas resonase en el sagrado
recinto de la representation patria la voz de los di-
putados ultramarinos, dispuestos coino siempre A
censurar al Gobierno y sobre todo A las autoridades
superiores de sus islas, invocando la palabra liber-
tad, inventada tan oportunamente para cubrir sus
designios; y Antes de que tomasen asiento tales re-
presentantes, present un grupo de diputados nota-
bles un proyecto de articulo constitutional en virtud
del cual se escluia del Congreso A los diputados
ultramarinos y se mandaba que esas islas se rigiesen
por leyes especiales.
Liberales eminentes, como he dicho, eran los que
firmaron la proposition; y quiero consigner aqui sus
nombres, como justo tributo pagado A su abnegaeion
del espiritu de partido, y como rasgo de political bien
entendida. Eran estos, segun puede verse en el Diario
de Sesiones del dia 7 de Marzo de 1837, los S. S.
Manuel-Joaquin Tarancon,-Agustin Arguelles,-
Manuel Maria Acevedo,-Antonio Seoane,-Alvaro
Gomez,-Antonio Florez Estrada,-Jacinto F6lix
Domenech,-Antonio Gonzalez,-Mauricio CArlos
de Onis,-Joaquin Maria de Ferrer,-Pio Laborda,
-Pablo Torrens y Miralda,-Vicente Sancho,-
Pedro Antonio de Acuna,-Salustiano de Ol6zaga,-
Martin de los Heros, Secretario.




138 -
Graves discusiones produjo el proyecto; pero al fin
la voz elocuentisima de Sancho, Lopez Santaella, He-
ros y sobre todo de Argiielles, llamado el divino por
su elocuencia, convencieron perfectamente a la Asai-
blea Constituvente de la conveniencia de no errar
otra vez en la politica americana, para no perder loca-
mente el dltimo resto de los territorios situados en
el Nuevo Mundo. El discurso de Argilelles puede
resumirse en :stas palabras: Si se dan derechos
politicos 6 la isla de Cuba, se declararA independien-
te; los diputados de las provincial de Ultramar em-
plean el elemento de libertad como un medio de
romper los lazos que las unen A la Metr6poli; y lue-
go afiadia: Yo contribui en 18I2 a la pdrdida de los
passes continentales votando la aplicacion de la Cons-
titucion de Cadiz a las Americas; ent6nces tenia
pocos anlos y cegado por el amor A la libertad me
extravi6; hoy deploro mi conducta de ent6nces, y
desenganado por los anos y'arrepentido en vista del
mal oxito, me niego A todo lo que constituya iguales
medios que de seguro producirAn identicos fhes. Lo
mismo dijo tambien el Sr. Sancho, con abnegacion
admirable; y las C6rtes votaron la exclusion de los
diputados y las eyes especiales, como puede verse
en el articulo 29 adicional de la Constitucion que
sancionaron aquellos inmortales rep)blicos.
No se conformaron con este fallo de la repre-
sentacion national los diputados cubanos, y en el
acto imprimieron una protesta contra su exclusion
fechada en 21 de Febrero del 37 y firmada por D.
Juan Montalvo y Castillo, D. Francisco Armas y D.
Jose Antonio Saco. Esta concluia diciendo: "Sus



139 -
diputados (los de Cuba) se consolarAn con el testi-
monio de su recto proceder y con el recuerdo inde-
leble de haber defendido los derechos de su pdtria"
Estas dos ultimas palabras revelan todo el mundo
de ideas que bullianf en la frente de aquellos dipu-
tados que creian a Cuba ya una pAtria, es decir un
pueblo independiente. Vase si hicieron bien las
Constituyentes en sellar a tiempo su labio. Si mfs
pruebas se deseasen de 1o- acertado de esa medida,
recordar6 que casi coincidi6 con la' discusion del
articulo constitucional indicado, la proclamacion de
la Constitucion hecha en Santiago de Cuba por el
general Lorenzo, alucinado por los laborantes de en-
t6nces, algunos de los cuales estAn hoy perseguidos
por conspiradores. Consecuencia de esa proclama-
cion absurda fu6 el que poco despuds se diesen gri-
tos de viva la independencia de Cuba! y consecuen-
cia fu6 tambien el que corriese sangre en la isla
Antes tan pacifica, si bien no fu6 mucha porque el
en6rgico general Tacon, sofoc6 en el acto el levanta-
miento con medidas rapidas cuanto ejemplares.
Caln6se en apariencia por algunos anos el afan
de las reformas political, que corno se v6 es el obje-
tivo constante de los separatistas; pero en 19 de
Marzo de 1863, empezaron una nueva campana en
el estadio de la prensa, reorg'anizando "El Siglo"
segun el dicho de sus nuevos redactores, pero en
realidad baci6ndolo 6rgano evidente de sus planes
y propaganda anti-espanola, vali6ndose de la tole-
rancia que para ese peri6dico tuvo el general Dulce.
Todos los- esfuerzos de "El Siglo" se dirigian a pe-
dir reformas, y ya sabemos Jo que estas significan
.31 I


9




140 -
en el diccionario del separatismo cubano, Dues en
mi carta XVI lo demostr6 con citas autdnticas
de varios corifeos de aquel partido. Vaya una mas
por si aquellas son pocas.
Dice D. Enrique Pinleyro en la pAgina 33 de su
folleto: "Morales Lemus y la Revolucion de Cuba"
impreso recientemente en Nueva-York lo siguien-
te "....era preciso usar el pretesto de las reforms
para preparar,el advenimiento de la libertad y la
independencia."
En tal estado de cosas, es decir acrecentado el
partido reformista por medio de la propaganda pe-
riodistica y tambien de las l6gias mas6nicas, acaeci6
tn acontecimiento que, aunque insignificante en su
origen, tuvo trascendencia considerable. Quiero ce-
der la palabra al panejirista del traidor Morales Le-
inns, pues como iniciado que estaba en los misterios
de sU oartido, tiene motivo para saber la verdad A
fondo. He aqui la description que hace en la pAgina
36 del folleta. "Lleg6 A la Habana A fines de 1865
1. Eduardo Asquerino, director del peri6dico de
Madrid "La America," que con teson babia abogado
por aquellas reformas, y acudia ent6nces a recoger
el premio merecido de su predicacion, en forma de
suscriciones A su revista. TomAronlo en el acto los
reformistas como pretesto de una manifestation poli-
tica, prepararon un gran banquete, que tuvo efecto
el 9 de Diciembre, y asistieron A 61 comisiones de
diversos puntos de la isla, y los hombres mas nota-
bles de la Habana mas 6 m6nos afiliados al partido,
mdnos Morales Lemus. .. Pozos Dulces pronunci6,
en palabras aridas y descarnadas, el brindis princi-


0



141 -
pal "a las reforinas politicas en las provincial ultra-
marinas como base y garantia de union, como punto
de partida para todas las conquistas." Era alli como
en "El Siglo" el pontifice del partido. Los demrs si-
guieron el impulso, pero ninguno se mostr6 poseido
de esas solidastconvicciones qua no se pueden disi-
mular, escepto uno, Nicolas Azcarate, que, con fra-
ses elocuentes e impregnadas de cierta amargura,
revel6 ser tal vez 6l nico decidido a tomar las re-
formas como fin, no como medio, el'nnico resuelto
6 estarlas pidiendo hasta el fin de su vida si no se
las concedian. Asquerino, en tanto, daba cuenta de
los escelentes deseos quo animaban al gobierno de
Madrid, y termin6 el festin en medio de vivas y de
aplausos.
"Mientras se celebraba el convite, acercdbase a la
Habana el vapor con el decreto del gobierno de la
metr6poli, esperado como el gran paso en la vida
del cumplimiento de las promesas. ..
Ya en otras cartas he consignado dptos acerca de
lo que hicieron en Madrid los comisionados, sus ins-
tintos y el 6xito de sus gestiones, pero ant6jaseme
seguir tomando de Pineyro datos sobre el particular,
pues creo que nuestros enemigos no podran rechazar
la fuente por ser impura, puesto que el autor es de su
comunion political. "Faltaba solo, dice en la pagina
49, por absolver el interrogatorio politico, de lo cual
fu6 encargado Morales Lemns, y present6 un plan
babilisimo y completo, que aseguraha A Cuba una
completa autonomia bajo los principios mas liberales.
Sin olvidar la organization de los municipios en In-
glaterra y los Estados-Unidos, estudi6 con mucho




142 -
cuidado las antiguas ordenanzas municipales de Es-
pana, en los tiempos en que la mano de hierro de
Carlos V y sus sucesores aun no las habia abrogado;
constituy6 an admirable sistema, to mdnos antipatico
posible a los instintos del caracter espaeiol; y lo traz6
con. todos sus detalles. Es uria verdadera constitu-
cion politica que revela en su autor grande dotes
de organization civil. La base del plan era,
como hemos dicho, la completa autonomfa de timbas
islas .
No accedi6 el Ministro de la Corona a la conce-
sion de la autonomfa cabana, como no drbia ni podia
aCceder, y los comisionados volvieron descontentos
a agiarmas y mas el fuego de la passion political.
Este necesitaba solo una occasion para manifestarse
al esterior, y la caida del trono borb6nico en Espaia,
fu6 la seal que decidi6 a Cespedes y sus secuaces
de action, para dar el grito de independencia en 10
de Octubre de 1868. Ya he pintado los estragos que
ez incendio nrodujo, y por tanto nada mas dird sobre
Ia marcha de la insurreccion armada, pern si ariadir6
.,g0 sobre las vicisitudes de Ia idea reformista, prin-
cipal objeto de esta y la anterior carta. Mas como
se 7a baciendo denasiado estensa la preseute, me
despido de V. -1. basta la inmediata, no sin llamar
su atencion vivarnente acerca de los datos que con-
tienen, espresion genuina de la gestacion, nacimien-
to y desarrollo de la idea separatista, y concluyo
B. S. t. M.


J111O fil












CARTA XIX.







Seguia en todo su auge la insurrection armada,
cuando el Gobierno oyendo la voz de sirena de los
laborantes cubanos residents en Madrid, crey6 que,
como estos decian, no era necesario mandar solda-
dos y pertrechos de guerra a Cuba, sino libertades
omnimodas, y estas eaviadas por el cable subma-
rino, pues los vapores-correos no llegarian, con velo-
cidad suficiente a las playas de Cuba. Fueron crei-
dos los encubiertos enemigos, pues la fatalidad nues
tra hace que siempre se les oiga en la C6rte, con
preferencia a los espanoles conocedores de este pails;
y el Ministro de Ultramar depuso al general, y nom-
br6 en su lugar a D. Domingo Dulce; que tenia
contraidos grandes mdritos con el partido separatis-
ta. Consistian estos en haber tolerado durante la
primera Epoca de su mando la propaganda anti-patri6-
tica de "El Siglo," en estar casado con una cubana
de familia distinguida, y por ultimo en haberse
32 ,




144 -
despedido del pais cuando regres6 A su provincia por
medio de una proclama en que dijo que era "un
cubano mas."
Ese iris de ventura que esperaban los cubanos
con ansia, no lleg6 solo; trajo consigo autorizaciones
semejantes a las que en otras circunstancias analo-
gas llevaron a Venezuela y MAjico otros generates
ya indicados. Vease To que dice A este prop6sito
Pifnevro: "Dulce se hizo cargo del gobierno el 6 de
Enero; en el 'resto del mes decret6 la libertad de
imprenta y de reunion, sin permitir de uno ni de
otro modo tocar tres cuestiones: la esclavitud, la re-
ligion cat6lica y la integridad del territorio; public
una ley electoral, que negaba el voto a los que pa-
gasen menos de 25 pesos de contribution direct, y
se lo daba A todos los oficiales del ejercito, la arma-
da y las militias, estuviesen 6 no en actual servicio;
concedi6 una amnistia A los reos de delitos politicos,
valida por espacio de cuarenta dias; y envi6 secre-
tamente unos comisionados A la insurrection. .
El xito contraproducente de esas libertades, ya
queda indicado en otras cartas anteriores. jCuAn
grande no serian los abusos, que el mismo Dulce
tuvo que retroceder desenganado amargamente y
derog6 todas las disposiciones reformistas que ha-
bia dado !
V. M. creer que tantos y tantos desengafios,
abririan los ojos a nuestros gobernantes de ent6nces.
Pero nada de eso. Por el contrario, se obstinaron en
llevar a las C6rtes diputados ultramarinos, y visto
que no podian ir de Cuba, donde ]a guerra ardia
sin cesar, llam6 a los de Puerto-Rico, donde la in-



145 -
surreccion de Lares habia podido ser contenida, pero
no extinguida.
Fueron a las C6rtes los diputados puertc-riquefnos
y casi todos ellos resultaron ser republicanos y acer-
rimos partidarios de la ind pendencia de las Antillas.
Las inconveniencias que algunos de ellos hicieron oir
en el Congreso del ano pasado, todavia deben vibrar
en los oidos de los buenos espafoles que las escu-
charon, y hacen ver la prevision de los legisladores
de 1837, que dejaron consignado en las actas de sus
sesiones la idea de que los diputados americanos se
valian de su inmunidad en la Camara para desde
alli atizar el fiego del separatism con sus discursos
que eran leidos con avidez en America.
Si se quiere un ejemplo de verdad, ldase el acta
de la sesion del dia 23 de Mayo de 1870, y en ella
se verA que el Sr. Baldioroty de Castro, diputado
por Puerto-Rico, se esforz6 por pedir reformas po-
liticas radicales, y que no pudiendo dominar su co-
razon en cierto momento, se le escap6 de dl su se-
creto concebido en estas palabras, que produjeror
un grave escAndalo en eJ seno de la representation
national, y que dicen por si solas mas que cuantos
pretenden defender el 6rden en estos paises: "La
palabra libertad en las Antillas, es sin6nima de in-
dependencia." Unase tambien este dato A los que
tengo consignados en la carta XVI. Por lo demAs,
al regresar A su pais Baldioroty, el pueblo puerto-
riqueno en masa sali6 A recibirlo, le aclam6, llev6 en
triunfo A casa y le colm6 de agasajos y distinciones
en prueba de que babia interpretado fielmente sus
sentimientos en ]a CAmara popular de la Nacion.


p



146 -
Algunos periodicos de Puerto-Rico de aquella fecha
vienen llenos de descripciones pomposas y de elo-
gios. ALhi estan que no me dejaran mentir, y por de
pronto puede leerse el siguiente documento que da
idea del 6xito de sus trabajos en las Constituyentes:
Al digno ex-diputado constituyente Sr. D. Ro-
man Baldorioty de Castro.
"Los liberales-reformistas que tenemios el gusto
de suscribir, y que fuimos electores del Sr. D. Ro-
man Baldioroty4 de Castro para Diputado Constitu-
yente de la Asamblea Soberana, nos hemos impues-
to del feliz arribo A estas playas de tan benemerito
patricio: y le enviamos nuestro cordial saludo, signi-
ficAndole, A la vez, lo satisfechos que estamos de
su comportamiento en las C6rtes Cnonstituyentes
po rlo digna y patri6ticamente que supo representar-
nos, defendiendo nuestros derechos y pidiendo las
refornnas radicales que urye a nuestro bello y iasta
ahora desgraciado pais, para su felicidad moral y
material, como Verdadera provincia espanola que
debe ser, ciwad) como a tal se le reconozca."
Fruto de los esfuerzos de los diputados de Puerto-
Rico fu6 la obtencion de refrmas politicas de la
mayor gravedad: pues hay quoe notar que los his-
pano-americanos pones siempre todo su ahinco en
esta clase de reformas, conocieudo que las civiles
y las administrativas no son a prop6sitopara realizar
sus planes de iudependencia. Centre esas reformas
fu6 la mas trascendental que obtuvieron la de que
se consignase en la Constituyentes de 19 de Junio
de 1869 el articulo 108 del titulo X, que dice asi:
"Las C6rtes Constituyentes reformarAn el sistema



147 -
actual de gobierno de las provincial de Ultramar,
cuando hayan tornadoasiento los diputados de Cuba
6 Puerto Rico, para hacer estensivos i las mismas,
con las modificaciones que se creyeren necesarias.
los derechos con'signados en la Constitnion."
Es de advertir que en la redaccion primitiva de
ese articulo se decia "cuando hayan tornado asiento
los diputados de Cuba y Puerto-Rico," pero viendo
los diputados borinquefnos lejano eldia de que los
de Cuba figuraran en los escafnos del Congreso, se
esforzaron por obtener la mutation de la particla
copulativa y, por la.disyuntiva o, que anticipaba el
logro de sus vehementes aspiraciones.
En pos de esta concesion arrancaron al ministro
de Ultramar Sr. Becerra un proyecto de ley que
mandaba obsersar en Puerto-Rico la Constitucion
demoeritica tan suspirada, conalgunas ligeras modi-
ficaciones, que espresaba el proyecto que tengo a
la, vista, y que felizmente no llegd tsancionarse por
ia oposicion inquebrantable del elemento espanol de
ambas Antillas.
Otra concesion liberal se hizo trash de esas, y fu6
la creation de una Diputacion provincial en San
Juan de Puerto-Rico, la cual compuesta de miem-
bros del partido criollo mas exaltado, funciona ya
dando lugar i escdndalos tales como el procesamien-
to de 21 buenos espanoles, denunciado por "El
Boletin."
Entre los miembros de la Diputacion figuran, se-
gun dicen los peri6dicos, 11 conspiradores procesa-
dos con motivo del alzamiento separatista de Lares.
Es verdad que ent6nces se di un indulto general


33


r




148 -
para a Isla, y que los frutos (1e la impurnidad y de
las conmociones political no podian dar otros frutos
que esa protesta contra Espalia, hecha por los elec-
tores del pals ail nombrar tales representantes.
HabrA quien dude que el Gobierno espaiol ha
abierto con eso los ojos y adoptado la verdadtra
marcha poiitica que el patriotismo aconseja? Pues
se ha equivocado nmIchisi quien tad piense.
Todavia st44 corriendo la sangre en esta Isla y
ya he viso hace dlos Aias impresos los decretos
convocando los diputados cubanos para has actuales
Crtes, asi como el regiamento de elecciones refor-
mado. ;Cunn poco Lan servido vuestros esfuerzos y
vuestras demostraciones, oh insignes Sancho y Ar-
giielles, que tan bien cionlociafs el abismo hiacia que
corren las Antillas e'polas cuando piden reformas,
y lI sima :e se abre ante los pies de la madre Es-
pana, que sierra los ojos a 'a I nz de la esperiencia
cuando se trato de concesiones semejantes!
Quien ama el peligro perece en el, dice Ia sagrada
Escritura, y Espana ama el peligro como ninguna
potentencia del orbe al perseverar tenazmente en sis
concesiones impoliticas.
Juzgue por si mismo V. 1. de la exactitud de
mis apreciaciones. Para ello no tiene mas que abrir
la Historia, si es que estas paginas calcadas en ella
no le convencen. Estamos los espanoles empenados
en poler la espada en manos del loco, y luego quer-
remos estrafiar que abuse del arna que le damos:
hacemos lo posible por colocarnos al borde del pre-
cipio, y luego culparemos ai la fatalidad porque el
precipicio nos trague.




149 -
Una voz leal se esfuerza en bacer que los ecos de
ella resuenen en los oidos de V. M.; si se la despre-
cia, el eco resonarA todavia, y cuando sea tarde se
lamentarA el hater cerrado los oidos para escuchar
su vibration. No permita el cielo que asi suceda, y
en ello tendrA la mayor de las satisfacciones, este
espafol que reverentemente B. L. M. de V. M.



JUN0I 20.


*






































































































r












CARTA XX.








He examinado ya la cuestion magna de las refer-
mas bajo el punto de vista hist6rico y ahora voy A
estudiarla bajo el de la politica de un modo con-
creto.
Mucho se ha perorado y escrito en sentido de su
conveniencia, no solo en uuestros dias, sino desde
6pocas remotas, por diputados, escritores y propa-
gandistas de caf6, y es necesario hacer un studio
detenido de los argumentos que han traido A la pa-
lestra, arrastrados por la encubierta idea de inde-
pendencia que ocultaban bajo la palabra libertad,
hacienda Ambas sin6nimas, segun confes6 Baldioroty
de Castro. Es preciso examinar A la luz de la sana
critica esos argumentos y refutarlos hno A uno para
ensenanza de los ilusos y para desenmascarar A los
hip6critas.
La identidad de leyes, dicen nuestros adversarios,
constituye un vinculo de amor y de fidelidad: dse


34


3




152 -
a Cuba y Puerto-Rico la misma constitution liber-
rima que rije en la Peninsula, y la adhesion germi-
narA en estas provincial. Eu tales palabras noto un
error esencial. No son las eyes identicas las que
crean la adhesion, pues las leyes solo son el reflejo de
costumbres, y no estas de aquellas, que es en lo que
las consiste el sofisma. El cdlebre Montesquieu en su
.52wit des Lois fu el c que sent esta teoria que hoy
2s axiomAtica en derecho. Rousseau opin6 Jo nmismo.
y afiadi6 que es una verdad sin replica la de que
"distintas naturalezas fisicas y morales exigen dis-
tintas leyes," v lentham confirm esa teoria ana-
diendo, en corroboration de la necesidad de que cala
pais tenga eyes acomodadas A sus necesidades la
trase siguiente: e; uso 4e los licores hace estlpidas
a 1as gentes del Norte y furiosas A las del Sur.'"
De estos datos tomados de publicistas tan insignes
Se deducen dos cosas: que ese vinculo de amor
no pmede darlo la identidad de leyes, pues estas su-
pondrAn en su caso la existencia del amor, puesto
flue las leyes se dan sobre to que ya existe pero no
para crear to que falta. De lo contrario serian gene-
radoras y no reflejo de Jo ya preexistente. Dedacese
tambien que en Cuba no pueden regir iddnticas
leyes que en la Peninsula, dado caso que sus con-
diciones fisicas y morales son diversas. Esta diver-
sidad est. en la conciencia de todos, pues basta re-
cordar que 1n isla se halla situada en Amrica y no en
Europa, que el sol de los tropicos y no el de la zona
templada es el que la alumbra y que sus produc-
ciones principales, que son el azucar, el cafe y el
tabaco, no son las que produce el suelo de la Penin-




15& -
sula en la escala necesaria para enriquecerla por si
solas como sucede en la gran Antilla. Esto en cuanto
a las condiciones fisicas, que en cuanto a las morales,
basta ver como se halla organizada la sociedad~cuba-
na, su diversidad de razas, la diferencia de lazos
que unen a unos habitantes y otros dividiendolos en
senores colonos y esclavos, y la especialidad de vincu-
los sociales que reinan entre las demiAs cases, para
convencerse de que no pueden regir aqui iguales
]eyes que alla.
Que se ofreci6 a Cuba igualarla en derechos poli-
ticos con la Metr6poli. Este argumento, basado como
se ve en la historic,, se des'anece con esta misma A
la vista. LPor que sind se decret6 el ano 37 que se
regirian las provincias de Ultramar por leyes espe-
ciales A proposito para hacer su felicidad? Por qua
no se ha'declarado estensiva a las Anti las la Consti-
tucion de 1868? No prueba esto que los politicos
peninsulares comprenden que es necesario dar leyes
diversas i Cuba y Puerto-Rico? Donde constan es-
critas las pronesas de qne se hace mention? Si las
ban echo hombres politicos caidos que creian hallar
,un escabel para subir al poder al hacer esas prome-
sas, exijanles los reformistas al cumplimiento de su
palabra, pero no se lo exijan A la pAtria, a quien no
representaban aquellos al hacerlas. Es bien seguro
que no se las cumpliran siendo gobierno, pues nadie
querra echar sobre si la responsabilidad de perder
el territorio national impulsando su emancipation.
Pero anaden ;c6mo hemos de consentir que en la
Peninsula reine la libertad y aqui el despotismo? Es-
te argumento es de mala ft. Retamos a todos para




154 -
que se nos senalen las leyes despdticas A que se
alude, y retamos A todos para que nos nieguen que
ningun pais disfruta de tanta Lbertad practice como
la isla de Cuba. Si pees, esto es cierto, ic6mo dicen
que aqui reina el despotismo? Se llatnarA despotis-
mo a no tender una constitucian politica? Bien saben
nuestros adversarios que de poco sirve una Consti-
tucion escrita sine permite conspirer, y esto ninguna
lo tolera. Pero tsta materia ha de ser objeto de otra
carta, y por tanto no me estiendo mas en la refuta-
cion de la inconsecuencia.
Otra razon de las aducidas por los liberals sedi-
centes de Cuba es la de que si la Constitucion de
1868 es buena para la Peninsula, tambien 1o debe
ser para Cuba, y que aquella debe dar A esta todo
io bueno para si. Ya he demostrado que lo bueno
para un pais es malo para otro, y no io digo yo solo
sin6 autoridades como Bentham, Rousseau y Mon-
tesquieu, y lo han dicho las Curtes de 1837 esplici-
tamente, y de un modo indirecto las de 18G8 en su
articulo 108. Respect a que Espana debe dar A
Cuba todo I> bueno que tiene para si, recuirdese
que esas son las palabras de Zaras citadas textual-
mente en la carta nnmero XVI. El las quiere para
disponer el pais A la independencia, y nosotros debe-
mos rehusA.rlas aunque no tuviesemos otra razon
que oponer. La Peninsula cree aquella Constitucion
buena para si y perniciosa para esta Isla, y por tant
to no debe promulgarla como imprudentemente hizo
el general Lorenzo en Santiago de Cuba el ano 36,
produciendo un conflict que pnso el pabellon de
oro y rubi a dos dedos del abismo.



155 -
Decis, anaden los 'liberales enmascarados, que
Cuba es pr6spera y feliz con las leyes que tiene, y
no necesita otras; pues bien Cuba no debe su pros-
peridad a esas leyes sin6 A la inmigracion que tnvo
cuando las rep6blicas hispano-americanas lanzaron
de su seno a los espanoles que emigraron A esta
Antilla, y la debe tambien a las riquezas que encierra
su seno. Yo veo la cuestion en sentido opuesto. Cu-
ba lo debe todo A Espana. Si no fuera asf de poco
le hubiera servido la inmigracion, que de no estar
bien regida no hubiera afluido con sus tesoros e in-
teligencias en ciencias y artes sino que hubiera ido a
otra parte, como fui mucha a la Peninsula y alguna a
Burdeos, Bayona y Paris: En cuanto a la fertilidad
del suelo baste decir una cosa: suelo fdrtil tiene San-
to Domingo, suelo fdrtil tiene Mgico, suelo fdrtil
tiene la costa septentrional de Africa, y sin embargo,
gles ha bastado eso para elevarse a la altura de
Cuba? Comparense hoy unos paises con otros y si se
quiere con lo que eran cuando Espana regia a Santo
Domingo y MWgico, y digasenos si las buenas leyes
y los buenos gobiernos de .ent6nces y los malos de
boy no son la causa de la diferencia que se present
a la vista del r6nos perspicaz hombre de political.
Otros argumentos se han hecho en tiempos anterio-
res, y alucinaban a primera vista, pero boy los aconte-
cimientos actuales porque atraviesa la Isla, se han.
encargado de hechar por tierra el oropel que los
revestia. Entre ellos debo indicar el de que casi
todos los animos estan contdstes en Cuba, en que
son precisas las reformas politicas. Nunca ha sido
esto cierto, pero hoy, no hay ninguno que las desee,
35



156 -
fuera de los separatistas, y creo que Espana no de-
be consultar el voto de ellos sino el de los espanoles
que son los leaves, los que tienen que perder y los
que necesitan protection. Los renegados no deben
ser oidos sino en la cAmara de Gunimaro.
Que desde el dia en que se quitaron A Cuba sus
derechos politicos es desde que hay levantamientos y
disturbios. ;Oh falsedadinsigne! Los derechos politi-
cos se quitaron por las C6rtes del 37, dado caso que
antes tenian tos mismos exactamente que los peninsu-
lares, incluso la representation en C6rtes. Pues bien,
antes de esa epoca tuvieron lugar los acontecimientos
del ano 1823, la conspiracion de los Soles de Bolivar
y la del Aguila Negra, sotocadas por el general Tacon
de gloriosa memoria, los de Lorenzo, el levanta-
miento de negros del misino ano 36 y muchos otros
que seria prolijo enumerar.
Que no desea Cuba las reformas para emancipar-
se, pues teen que la absorvan los Estados-Unidos;
y ellos no quieren ser americanos, aunque saben que
esta nation los declararia provincia con todas sus li-
bertades. Este argument esti ya desacreditado por
los hechos posteriores. Basta echar una ojeada por
mis cartas ndmeros XI y XII para convencerse de
que no les falta a los insurrectos deseos de anexionar-
se con los Estados-Unidos, y basta recordar las 6pocas
de- Narciso Lopez, de.Pint6 y otras para confirmarse
en esa idea y comprender que siendo hombres influ-
yentes de aqui los que trajeron las expediciones fili-
busteras, eso y no otra cosa deseaban en Cuba. El
manifiesto de Cespedes al Presidente de los Estados-
Unidos pidiendo la anexion, es un dato mas. En cuan-




--157-
to a que aquella republica les daria libertades, estan
muy equivocados los que sentaron el argumento; pues
solo s'ria Cuba declarada territorio, y sus derechos
como colonos, infinitamente restringidos. Nada mas
afladir4 sobre estos puntos a lo dicho ya en las cartas
consabidas, y pongo tdrmino a la presente B. L. R. M.
de V. M.


JULIO 7.


J













CARTA XXI.








De otros dos argumentos mas, ultimo atrinchera-
miento de los separatistas emboscados, voy A hacer-
me cargo en esta carta. El primero estA reducido A
decir que el regimen que hoy se observa en Cuba es
anacr6nico y caduco, pues equivale A la perpetua-
cion de las Leyes de Indias, de las Ordenanzas de
Intendentes y de las mitas.
El segundo es que solo busca Espana al conser-
var ese regimen "la esplotacion, el monopolio de
empleos, el privilegio de raza y la continuaion de
la trata de esclavos."
No diran nuestros adversarios que hemos expues-
to sus razones desvirtuAndolas exprofeso para refu-
tarlas mas facilmente. Unos y otros los hemos ex-
tractado fielmente de folletos, peri6dicos y hojas
clandestinas publicadas por ellos, del Diario de las
Sesiones de C6rtes del ano 37, y por Altimo de un
libro titulado: "Apuntes sobre la cuestion de la re-
36




160 -
forma politica y de la introduction de africanos en
Cuba y Puerto-Rico," impreso en Madrid el ano 18 36.
Poco esfuerzo exige a la verdad la destruction
completa del primer argument. Una exageracion
de la teoria de los que no queremos por ahora las
reformas political, y eso es todo. Porque a la verdad;
no es necesario ser un gran jurisconsulto para saber
que las Leyes de Indias estAn en desuso y han sido
sustituidds, asi como la Ordenanza de Intendentes por
un camulo de reales decretos, reales 6rdenes, autos
acordados; decretos del Gobierno superior civil, re-
glamentos, instrucciones, circulares &c. &c., que si
algun defecto tienen es de no haberlas sancionado
el tiempo con su transcurso. Sabido es, en prueba
de ello que el Sr. Zamora public6 ally por el aio
37 una obra titulada Registro e legislacion ultrama-
rina, A la cual fu6 preciso que agregAra un Apindice
en 1839, y no bastando ya esto, tales eran las inno-
vaciones legales que se sucedian, di6 a la estampa su
utilisimo Diceionario de Legislacion ultrarnarina, que
consta de unos siete volumenes en f6lio menor. No
siendo ya util esa compilation, por .ser anticuadas
casi todas las leyes que contiene, en virtud de ha-
ber sido sustituidas por otras mas recientes, se ha
publicado en Madrid la Legislacion ultramarina del
Sr. Sampedro, que comprende no menos que ca-
torce volumenes, y lo legislado posteriormente exi-
ge nuevos tomos, no obstante haberse dado A la
prensa el ultimo en 1868.
iSon estas leyes anacr6nicas? Ojala no se variasen
tanto y todos los dias se hiciesen otras flamantes, es-
cepto en el ramo administrativo en que la ciencia exi-




161 -
ge la variation al compAs de los sucesos y adelantos.
Si se nos replica que la clasp de leyes a que se
alude es A las politicas, abriremos la Recopilaeion de
leyes de Indias y la Ordenanza de Intendentes, y se
verA que en las primeras hay bien poco que al pre-
sente se observe ni pueda observarse por la varia-
cion que en las instituciones sociales han traido los
tiempos, y el celo del gobierno espanol en implantar
aquf todas las reformas administrativas. civiles y eco-
n6micas que la ciencia ha ido aconsejando en sus
constantes evoluciones. La Ordenanza de Intenden-
tes, como c6digo puramente fiscal que es, nada tiene
que ver con la cuestion, asi como tampoco las mitas
de indios, que de seguro las cuatro quintas partes de
los cubanos no saben siquiera el signifieado de esa
palabra. En suma quien comete el anacronismo, son
los redactores de los documentos insertos en los
Apuntes al citar aquellos cuerpos legales como vi-
gentes, no el Gobierno espanol, que fuera de alguna
que otra disposition, y esa reproducida y sanciona-
da de nuevo, no reconoce esas compilaciones como
vigentes. -
Mas grave, mas intencionado, mas falto de buena
f4 y mas inesacto, si posible fuera serlo mas, es el
argumento segundo que dejo apuntado. Espana, di-
een al conservar el regimen actual solo bnsca la
explotacion, el monopolio de empleos, el privilegio
de razas y la continuacion de la trata de esclavos.
iCabe deuir mas desatinos en menos palabras?
Y sino, decidme, enemigos de la pAtria A que
denostais Que explotacion es esa tan fiera A que
aluden vuestras palabras?-Los millones de .pesos,




162 -
respouden, que constantemente se remiten y han
remitido 6 la metr6poli.-Bien, el decir las cosas en
globo es muy fAcil, demostradme que han ido esos
millones, que la metrdpoli no ha gastado mas para
poner la Isla en estado de producir por medio de los
situados mejicanos que en cantidad de 800,000 pesos
se remitieron hasta principios de este siglo, por me-
diode los brazos productores, las inteligencias culti-
vadas que envia, y el ejdrcito y la armada conque vela
por la seguridad interior y esterior del pais.
Sin6 podeis decirme nada dc eso, oid lo que dice
el Sr. Pezuela en su Historia de la Isla de Cuba:
"Es un hecho incuestionable que la Isla desde su des-
"cubrimiento hasta 1820, para su colonization y cus-
"todia habia costado d Espana mas de 167 millones de
"pcsos fuertes; desde 1821 a 1826, sostuvo sus gastos
"pablicos, ya grandes, con sus propios recursos. Desde
"1827 empezo a reintegrar 6 su Madre Patria una
"parte de los beneficios recibidos, enviando a su erario
"su primer millon de pesos. Este tributo ordinario, in-
"cluyendo el million de 1827 ha ascendido a 89..107,287
"pesos fnertes." Pero 4 continuation nos demuestra
que "en 1865 le faltaban todavia a Cuba para saldar
"su cuenta con el erario national unos 78.000,000 de
"pesos fuertes, sin contar los enormes intereses parcia-
"les de las consignaciones anuales de tres siglos, ni los
"sacrificios de cientos de millares de peninsulares de-
"vorados poi su colonization." Creo que el cargo que-
da bien desvanecido.
Pasemos a otro. El monopolio de empleos. Justi-
cadlo si podeis, pues para discutir no basta sentar
datos sino que es preciso justificarlos. iNo lo baceis?




163 -
pues yo probar6 lo contrario. La insurrection de
Cuba ba tenido vida principalmente, por una cir-
cunstancia muy digna de tomarse en cuenta, A saber,
por la prodigalidad del Gobierno para dar destinos
A los naturales del pais. Asi lo ha confesado "La
Revolution" que es el peri6dico mas caracterizado
de los rebeldes, el cual como es sabido v6 la luz en
Nueva-York. Alli se dice que procuraron tener em-
pleados en todos los ramos para expiar los actos del
Gobierno y tener el hilo necesario para lograr el
triunfo. En el consejo de Administrancion, en la
Audiencia, en las Alcaldfas Mayores, en las Tenen-
cias de Gobierno, en las Capitanias de Partido, en
el ej6rcito, en la marina y en todas partes eran cu-
banos los que desempenaban la mayor parte de esos
puestos, y boy sigue sucediendo lo mismo, no obs-
tante el dese'ngano del consejero Bramosio, y tantos
otros; de suerte que en ninguna provincia de la
Peninsula hay tantos empleados naturales de la mis-
ma como los hay en Cuba. Y esto no es nuevo, como
tampoco lo es la injusticia del cargo hecho A Espana
por sus hijos ingratos. El ano 1812 se public un
folleto con el titulo de "DiAlogos patri6ticos," y en
el se demostr6 palmariamente que era infinito el ni-
mero de los empleados americanos y que entree ellos
habia vireyes, oidores y dignidades eclesiAsticas.
Fundado en esos datos y otros tomados de aquel opns-
culo en 1818 escribi6 un sud-americano bo siguiente
'jamds por ventura se vieron tantos americanos ensal-
zados d puestos tan eminentes como en la epoca de la
insurrection. -.. Esta largueza notoria y la visible
predilection de la COdmara de las Indias en favor de
37


r




164 -
los naturales de America, debian tecabar la gratitud
de mis paisanos, si mis paisanos fueran capaces de
gratitud." Otra de las pruebas palmarias de esa pro-
digalidad en los destinos, tenida con los hijos del
pais por nuestro Gobierno es el siguiente dato anti-
guo, que me seria facil adicionar formando otra list
de los actuales empleados en todos los ramos de la
hacienda, gobernacion, ej6rcito y marina. En 1792,
sobre una pobhcion de 72,299 blancos 6 130,519
en 1817, se contaban habaneros los generales mar-
qubs de Casacalv6; conde de Mopox, inspector de
las tropas de esta Isla; D. Francisco Montalvo, virey
de Santa Fe; D. Gonzalo Ofarril, teniente general
y ministro de la Guerra; D. Carlos Urrutia, gober-
nador general de Guatemala; D. Jose Pascual de
Zayas, teniente general; don Gonzalo de Arostegui,
capital general de Santo Domingo: sin contar los
coroneles y gobernadores de las jurisdicciones inte-
riores. En Administrecion los Exemos. senores D
Francisco Arango, superintendente de tabacos y lue-
go intendente de ej6rcito; conde de Villanueva, pri-
mer tesorero y luegQ intendente de ejercito y real
Hacienda; D. Jose Fuentes, con el mismo empleo;
D. Antonio Ponce de Leon y D. Francisco Tilo
Ponce, auditores de marina; don Pedro Antonio
Ayala, D. Leonardo del Monte, D. Francisco Rodri-
guez Cabrera, D. Rafael Gonzalez, D. Jos6 Gonza-
lez Ferregut, D. Ignacio Crespo Ponce, D. Fernando
O'Relly y otros muchos ocuparon los principales
empleos de la magistratura.
El privilegio de raza es otro de los curgos que se
hacen por los separatistas como argumento en pr6 de



165 -
las reformas polifticas. Yo deseo qde me se diga qu e
privilegios son esos de que gozan los peninsulares re-
sidentes en Cuba y no los naturales del pais. Por
mas que re-paso mi memoria, no hallo nada que d6
razon de ese cargo ni m~nos que 1o justifique., Si se
refiriese, por ventura al privilegio de la blanca sobre
la de color, algo se habria dicho, pero ent6nces, no
son los autores del argumento los que deben hablar
en ese sentido.
La continuation de la trata es el ultimo y formi-
dable argumento que han asestado los innovadores
revolucionarios contra el edificio de la integridad
national. ;Hay algo de verdad boy por boy en este
cargo? Nada absolutamente. La trata termin6 com-
pletamente con el en6rgico decreto ultimo que
impuso penas tan sevesas cual nunca se habian con-
signado en la ley, y que se hizo observar al pih
de la letra A todas las autoridades. Desde ent6nces
no ha penetrado en el pais ni una sola expedition,
y por tanto esta demas el argumento. Si se hubiera
deseado sostener la trata, no se la hubiera extermi-
nado. Por lo demas las ideas abolicionistas que hoy
abriga todo espaflol honrado son otra prueba mas de
la inesactitud con que se ha hecho aquel cargo.
Revatidos ya, uno a uno todos los argumentos de
los contraries, voy a exponer algunos otros que de
seguro no contestaran, al menos con fundamentos.
En Ultramar no deben precipitarse las reformas
polifticas por cuanto las leyes que actualmento ri-
gen son buenas, son liberales y su aplicacion prac-
tica lo es mas. No tenemos libertad de imprenta,
de asociacion ni de petition; que son los puntos



166 -
culminantes a que tienden todas las aspiraciones
de- los reformistas, pero esas libertades no con-
ducen a otra cosa que al abuso y a facilitar los
medios de hacerse independiente el pais. Yo como
espafiol residente en Cuba quisiera que rigiesen
en ella todas esas libertades, pero abdico gustoso
mi derecho, porque sobre mi conveniencia y mis
deseos, veo la conveniencia de la patria.
Si las leyes. actuales han contribuido A lacer A
Cuba pr6spera y feliz, como en varias cartas he
demostrado, creo una locura exponerla A perder
esas ventajas adquiridas; pues expuesto y no poco
es precipitarse en 1o desconocido, cuando lo que se
posee es bueno. No es 6poca de correr azares ni
aventuras, cuando tan claras se han manifestado las
tendencias separatistas, y cuando arde la guerra.
Ademas que seria una injusticia privar al pais de
unas eyes que lo han echo progresar, trocandolas
por otras que es probable lo eleven al retroceso. El
elemento espaflol en masa odia las reformas por hoy,
y no es justo que se complazca a los enemigos y se
desoiga A los leaves.
De todos modos quiero consignar una contradic-
cion en que incurren los reformistas al juzgar la
prosperidad actual, que todavia era mayor antes de
estallar la insurrection. Para el efecto ceder6 la pala-
bra a hombres muy caracterizados, que en otra 6po-
ca hicieron una observation del mayor peso. Consta
en un documento hist6rico, que ostenta innumera-
bles firmas respetables y que no han podido contes-
tar todavia los enemigos. Este es la exposition que
elevaron los hombres de 6rden A Isabel II en 28




167 -
de Junio de 1865, para ueutralizar el mal efecto
que en el Gobierno pudiera producir la exposicion
que en 16 del mes anterior habian remitido al Sr.
Duque de la Torre pidiendo reformas politicas, el
conde de Pozos Dulces, Azcarate, Echevarria, Car-
los del Castillo, Morales Lemus e infinitos otros, en
su mayor parte enganados 6 ignorando de que se tra-
taba, en terminos de tener que firmar luego la
de que voy hablaudo, que en efect? representaba
sus verdaderas ideas. Esta la public6 el Diario
de la Marina, peri6dico espanol, y la otra El Siglo,
peri6dico insurrecto. Dice asi el aludido parrafo de
la exposicion a S. M. hecha por los leales.
"Al proclamarlos [sus principios reformistas] in-
"cu-ren en una contradiccion chocante y capital que
"los encierra en un dilema sin salida: es el caso que
"cuando se contesta a los reformistas que el pais
"no esti en aptitud para que tengan buena aplica-
"cion las instituciones de que se pretend dotarle,
"replican ponderando su ilustracion y su gran pro-
greso intelectual; pero, en cambio, al juzgar por
"sus efectos bendficos el sistema de gobierno que
"en estas provincial ha regido, responded que el
"adelanto es solo material, empirico y aparente. Ob-
"servacion es esta que bastaria por si sola a hechar
"por tierra todo el fundamento de aquellas asercio-
"nes, si alguno tuvieran."
Conste, pues, que bajo ningun punto de vista que
se mire la cuestion; es prudent, politico ni patri6-
tico introducir en el dia reformas politicas de ningu-
na clase en la isla de Cuba.-B. L. R. M. de V. M.
JrLIO 8.
38











































4












CARTA XXI.







Con lo dicho en la carta anterior bastaria para
resolver la cuestion de reformas, pero se trabaja tan-
to para dotar A las Antillas de una constitution, que
no estara demas decir algo acerca de este particular
concretamente.
"No puede, pues, aplicarse a Amdrica la consti-
tucion que'estamos discutiendo. ;Pero qu6 constitu-
cion se aplicarA A las provincial de Ultramar?-se
preguntaba A si mismo en las C6rtes del ano 1837,
sesion del dia 5 de Abril, el c6lebre orador ArgUe-
lles,-y anadia contestAndose: "Yo lo dir6 clara y
terminantemente; ninguna."
Modernamente el Ministro Sr. Becerra, ha dicho
en pleno parlamento: Debemos dar constitution a
las Antillas: por de pronto he aqui la que conviene
promulgar en Puerto-Rico, hermana de Cuba y -en
donde las tendencias separatistas son iguales,-y acto
continue present el malhadado proyecto de consti-





170 -
tucion de 1S de Noviembre de 1869, cue todos
conoceimos
Veamos, pues, si tenia razon el grau Argielles
4 la tiene Becerra.
Tres son las formal que pueden adoptarse para
gobernar las Antillas. Dictando eyes la Corona bajo
la responsabilidad de sus ministros; asimilando com-
pletamente estas Islas a la Peninsula y por tanto
dandoles su misma constikpcion en toda su integri-
dad: y por ultimo, dotindolas de una constitution
especial que las deje ejercer sus derechos politicos
6 intervenir solas en sus asuntos.
En cuanto al ultimo medio, nada tengo que agre-
gar i lo dicho en las cartas VII y VIII, puesto que
expuse en ellas lo absurdo que seria el que Espafla
renunciase a la posesion de las Antillas, y que 6 ese
y no otro fin tiende la propaganda auton6mica, por
mas promesas de fidelidad que hagan sus proselitos.
Respect al primer sistema, que es el que hoy se
sigue en Espana, ya esti bastantemente esplicita
mi opinion en toda esta sdrie de cartas, y por tanto
nada debo agregar. Falta, pues, ver si tiene visos
de aceptable el segundo, y este va a ser el objeto
de la presente.
El celebre Laplace consign en su Tratado filo-
sdico de probabilidades que un imperio separado
por el Occeano de sus colonias, es imposible que
rija y gobierne a estas con eyes iguales a las que
en el se observan. Espana estd en ese caso y tanto
lo ha esperimentado asi, que cada vez que ha
tenido precision de promulgar su constitution en
America, empujada por el elemento liberal 6 por


171 -
las intrigas de los separatistas, se ha visto precisada
4 yvolver al anterior regimen. Por el contrario las
islas Baleares y las Canarias que no estan situadas
tan remotamente han podido ser regidas constitucio-
nalmente, y siguen sibndolo al presente.
Pdr medio de la Corona rige tambien Inglaterra
sus colonias de la India, Jamaica, las-Bahamas, las
Bermudas y otras; 1o mismo hace Francia con la
Argelia, Saint Pierre, la Martinica, Guadahipe y
demas restos de su poder ultramaripo; tambien la
Holanda gobierna en esa forma a Curazao y demas
posesiones, y Dinamarca A Santhomas; sin que el
buen sentido practice de esas naciones les haya
consentido jams aplicar a sus colonias-las institu-
ciones politicas que les son peculiares.
Los separatistas cubanos han protestado a menu-
do contra su regimen, y han presentado objeciones
que, a veces bacen dudar a quien no esta muy ver-
sado en la esencia de los misterios de la politica
ultramarina. He aqui algunas de esas objeciones.
En tiernpo de la conquista de America, y muchos
anos despu6s, Espana estaba regida, sobre todo
bajo la casa de Austria de un modo desp6tico, y
no es estrano que trajese a las Indias el des-
potismo que ella creia bueno: pero hoy que las
ideas liberales han progresado tanto y han logralo
entronizarse hasta el punto de regirse la metr6poli
por medio de una Constitucion tan liberal como la
de 1869, que es sin disputa la que en ese camino
aventaja a todas las de Europa ic6mo puede con
justicia rechazar en las Antillas la libertad que cree
buena para sfi Si son buenas para la Peninsula las
39


172 -
libertades constitucionales, c6mo se priva de ellas a
Cuba? Entre Espana y sus provincias Ultramarinas
se ha levantado un valladar, cual es la constitution,
y midntras no venga a bajo el valladar, no es posible
que el amor de estas Islas heche raices. Somos solo
espafoles en el nombre, puesto que se nos priva de
las libertades que gozan los otros.
Este torrente de objeciones puede sintetizarse
en dos clases de argumentos, los politicos y los his-
t6ricos, los de derecho y los de hecho, como se
dice hablandd en tdrminos forenses. Procedamos
por partes, 6 investiguemos la conveniencia de los
primeros y luego la de los otros.
El no dar aqui las libertades y si alli, nace pre-
cisamente de la conviction profunda de que lo que
alli es bueno aqui es malo, como un medicamento
cura ciertas enfermedades y mata al que tiene otras
y aun al que esta sano. El valladar que decis, es
imaginario; pues precisamente el amor, la adhesion,
de estas Islas solo puede germinar evitando su per-
dida infalible. iemos de ser tan locos que consin-
tamos vuestro suicidio? Ent6nces ese amor no po-
driais concedernoslo, y por nuestra parte como lo
profesamos al pais, queremos ser como el padre di-
ligente que si v6 a su hijo obstinado en un amor
peligroso 6 en un juego que pone en riesgo su vida,
interpone su autoridad solicita y carinosa para evi-
tar el dano, y si es preciso impone un castigo que
le es mas doloroso a el que a su mismo hijo. Por
otra parte, Lc6mo ha de ser tan ignorante el gobier-
no espanol que crea que es bueno en estos paises
tropicales lo que es inmejorable en las frias regio-


173 -
nes de la Peninsula, ni que convenga A Cienfuegos,
por ejemplolo que la experience acredita ser esce-
lente en Murcia 6 en Toledo?
Una constitution, parte de consigner la orga-
nizacion de los poderes piblicos, sobre lo cual no
se trata ahora puesto que la asimilacion supone
que se aceptan los de la Peninsula, no es otra
ccsa que la proclamation y garantia de los derechos
individuals. Estos en sus dos grandes manifestacio-
nes son la libertad y la igualdad. Ahora bien; debe
proclamarse la libertad en un pueblo que reconoce
como principio de organization social la esclavitud?
No daria esto lugar A aspiraciones que, mientras el
hecho dure patrocinado por la ley, todos debemos
contener$ Fuera de que si eso es obstaculo para es-
cribir las libertades, no lo es para que de hecho se
gocen, como sucede en la clase blanca de Cuba.
Pues 1o dicho acerca de la libertad, tiene aplicacion
d la idea de igualdad. Ya llegari el dia en que sin
trastornos sociales puede organizarse la Isla, y en-
t6nces vendrin bien ciertas reformas, pero hoy
seria absurda su concesion. Por no repetir otros
argumentos espuestos en las dos cartas anteriores no
insisto en este punto.
Vengamos ahoru a los argumentos de caracter
hist6rico. En primer lugar, ya la ley 13 titulo II,
libro 29 de la Recopilacion de Indias dijo: "Siendo
de una Corona los reinos de Castilla y de las Indias,
las eyes y 6rden de gobierno de los unos y de los
otros reinos, deben ser 1o mas semejantes y confor-
mes." Es decir que no se reconoci6 la identidad
sino la semejanza. La Constitucion del ano 12, si


I



-174-
bien se hizo estensiva a Indias fu6 con tales restric-
ciones y diferencias, no solo en el titulo que define
A los espanoles, que son los que podiau gozar de
ellas, lino tambien en cuanto A elecciones de Sena-
dores y otros puutos, que el diputado Sancho, pro-
b6 en las C6rtes del 37 que habia dos constitucio-
nes en una. En la que se hizo ese ano no hay para
que repetir que se cort6 toda igualdad de derechos
por medio del articulo 2? adicional.
Esa resistepcia que siempre ha habido para es-
tender Ii las Antillas las leyes political de la Penin-
sula se esplica por el resultado que se ha hecho
tangible cada vez que su promulgacion ha tenido
efecto.
Una muestra de los resultados prActicos que pro-
dujo en Cuba la promulgacion del c6digo funda-
mental de 1820 es la relation siguiente, que hizo en
las C6rtes del 37 el diputado Heros. "Despuds que
en aquella 5poca se promulg6 la constitution, mas
de una vez tembl6 mi corazon al ver los peri6dicos
de aquel pais de cuyo negociado estaba encargado.
Alli, seflores, lIt diputacion provincial de la Habana
llev6 su frenesf hasta el estremo de hacer pAbli-
cas sus sesiones. Juzguen los sefiores diputados
como podrian sostenerse aquellas autoridades. Alli
los estravios de la imprenta quitaron la vida al in-
tendente D. Alejandro Ramirez. Un peri6dico con
et titulo de "El tio Bartolo," el mas inmundo que
puede figurarse, escrito en lenguage familiar, no
dej6 genero alguno de atrocidades con un diputado
que lo habia sido de las C6rtes. Alli mismo un ame-
ricano honrado por el gobierno espafiol con una toga



175 -
en la Audiencia de Puerto-Principe, complicado en
las sociedades secretas que en la Peninsula tenian
por objeto la emancipation de aquellas posesiones,
llev6 el escandalo hasta imprimir los discursos que
se pronunciaban en sus l6gias; y yo me acuerdo de
haber leido en uno de ellos, pronunciado en la re-
cepcion de un cldrigo, que San Pedro habia sido
mason y que Jesucristo ftis el primer venerable.
Digolo, senores, porque en estas material es menes-
ter entrar en la cuestion prdctica."
Cuando el general Lorenzo promulg6 a su vez la
constitution el dia 27 de Setiembre de 1836, contra
la prohibition espresa del capitan general Tacon, de
nuevo se puso todo el pais en conmocion: los negros
y mulatos salieron por las calles armados de punales
y pistolas, se subvirti6 el 6rden profundamente, hubo
atentados contra la propiedad y las personas; y bro-
taron espontAneamente protestas de todos los hacen-
dados, comerciantes, ayuntamientos y dems corpo-
raciones, pidiendo que se quitase la constitution cuyas
libertades veian practicamente a donde les llevaban.
Entre esas exposiciones, es cdlebre la que presen-
taron las senoras de Puerto-Principe, en que se ha-
blaba de negras sombras armadas contra su pudor.
No quiero repetir lo que tengo dicho acerca de
los abusos A que di6 lugar en 1869 la promulgacion
de las libertades politicas que trajo el general Dulce,
ni las que en menor escala estan produciendo hoy
en Puerto-Rico las llevadas por sus diputados (1).

(1) Al ir a entrar en prensa esta carta ha llegado.la noti-
cia de haberse sublevado la Isla hermana y de haber acaecido.
ya varios asesinatos de peninsulares el dia 25 del corriente.
40




176 -
Si pues en el terreno politico, en el legal y en el
historico he demostrado la inconveniencia de que
hoy por hoy se prornulgue en Cuba la constitution
de 1869 u otra anAloga, isera tanta la debilidad de
nuestros gobernantes que se obstinen en implantar
en este pais esa ley politica que rechaza al presente
la parte sensata y espanola?
Quedo siempre de V. M. respetuoso S. S. Q. B.
S. R. M.


JULIO 8.












CARTA XXEL







El articulo 108 de la constitution vigente en la
Peninsula, sin llamar a las CAmaras diputados de
Cuba y Puerto-Rico, y sin fijar dpoca de election,
otorga A estas provincial el derecho de elegirlos.
Desde el aflo 37 no se las habia concedido tal facul-
tad ni en la Constitucion del 45, ni en el Acta adi-
cional 3le 15 de Setiembre de 1856, ni en la Refor-
ma constitutional de Julio del 57, ni en la ley dero-
gando esta en 20 de Abril del mismo aflo, ni en nin-
guna otra modification posterior del C6digo politico
de la Monarquia.
En virtud de aquel articulo y por motivos que no
debo repetir, fueron A las constituyentes mismas'del
69 diputados por Puerto-Rico, cuyos actos en gene-
ral estan ya juzgados en este libro. En los momen-
tos que escribo la presente carta acaban de hacarse
otras elecciones de diputados y senadores por la Isla
hermana, .y el resultado ha dejado at6uitos A todos los


-I




178 -
hombres de Orden residentes en esa Antilla. Extraor-
dinario es en efeeto el que solo haya salido electo
un candidato de ideas favorables A la integridad na-
tional; y digo esto, no porque todos sean enemigos
declarados de Espana, sino porque todos son parti-
darios de la autonomfa de Puerto-Rico, segun prue-
ban sus manifestos A los electores 6 sus anteceden-
tes; y ya queda bien demostrado en este libro la casi
sindnimia que en las Antillas tienen las palabras, au-
tonomia d independencia.
Perd6ne V. M., que me separe por un memento
del fin 4 que va encaminada esta carta, admitiendo
por via de digresion, no indtil por cierto, la interca-
lacion del siguiente parrafo que estamp6 hace poco
en su programa electoral el hoy diputado electo de
Puerto-Rico D. Joaquin Maria Sanroma. "Mis opi-
niones politicas respecto a Puerto-Rico se reducen
a dos estremos sumamente sencillos: 19 no sac-ificar
en lo mas minimo los intereses de aquella Isla a los
de Ias demas provincias ultramarinas. 2? planter
desde luego alli un sisterna de completa asimilacion
a la Peninsula [fuera de aquellas diferencias que la
distancia naturalmente impone], y esta asimilacion
considerarla simplemente como base de una Auto-
nonna que, en un periodo no muy lejano permita a
Puerto-Rico desenvolver sus libres instituciones,
conservando con su antigua metr6poli un lazo de
union mas civil clue militar y mas economico que
politico. No sin marcada intention acabo de estam-
par estas frases, sobre cuyo sentido llamo muy espe-
cialmente la atencion de ustedes."
Vaya otro parrafo que sintetiza el manifesto dado




179 -
recientemente a luz por el Sr. Vizcarrondo, que hoy
es ya otro candidato diputado electo.
"Nacidocomo vosotros en esa hermosa Antilla,
con vosotros he llorado bajo su purisimo cielo las
desgracias del colono: como vosotros, he vivido la-
mentando las arbitrarias y duras leyes que nos degra-
daban: con vosotros aprendi en la desgracia de la
humillacion colonial; A odiar la tirania.
"No sd lo que en aquellos tiempos hizo cada vic-
tima para protestar de tanta iniquidad. Yo os lo dir6,
aunque vosotros lo sabeis.
"Mi primer verso, mi primer escrito, fu6 en favor
de la libertad y en desprestigio de la tirania: jams
perdi ocasion de minar por si? base la institution co-
lonial, y contrariar los malos prop6sitos de sus vivien-
tes atributos esenciales: con la palabra y con la pluma,
hice la propaganda sin descanso: violento unas ve-
ces, cuando un echo desp6tico, encendia mi justa
indignation; otras, festivo 6 cAustico en el privado
circulo de la, amistad perseguida, cuando alguno
de aquellos personajes de bohardilla pasaba ante
nosotros con pujos de gran senor. .
"Aun era nino, y victima de las persecuciones,
abandoned mi isla querida, y desde las hospitalarias
playas de la Union Americana llenaba nuestra An-
tilla de impresos liberales, que ensenaban al pueblo
sus derechos, poniendo de relieve la injusticia colo-
nial, y haciendo comprender A los tiranos su impo-
tencia para estorbar que la luz fuera.
"Nunca me someti A la ley del silencio: desafian-
do al poder, dije en mi isla cuanto quise; y escribi
y circul6 desde fuera cuanto a bien tuve.
41 '




180 -
"Vtuelto a mi p tria, continue el empeflo que des-
de niflo emprendiera, y mi propaganda liberal, sazo-
nada por los aflos, fud mas seria y viil."
Se quiere algo mas todavia? Pues lease el si-
guiente final de otro manifesto electoral.
";Electo.resl que sea nuestro lema: "Puerto-Rico
libre y feliz al abrigo de nuestra nacionalidad. Ponce
22 de marzo de 1871.-Jose J. Vargas."
Estrano, por' no decir otra cosa es que se pro-
fieran tales palabras A la faz de la Nacion espaflola,
que se impriman y que se toleren, pero es mas es-
trano to'lavia que los hombres que asi piensan sean
los elegidos para ir A las C6rtes A representar al pais
y empujarlo con sus proyectos reformistas, a lo
Baldioroty de Castro--tambien reelecto y por dos
distritos A la vez!-hacia la independence. Es ver-
dad que no podia suceder otra cosa, dadas las intrigas
de los reformistas y la pesima ley electoral que rige
en Puerto Pico, en virtud de la cual tienen voto
todos los que saben firmar bien 6 mal; cosa fAcil de
aprender liegado el caso de las elecciones, como ha
sucedido al presente, dando por resultado esa espe-
cie de sufragio universal que de 19,931 electore4
que aparecen en toda la Isle, solo 5,866 son contri-
buyentes, aunque solo se exige pagar ocho pesos de
contribution. En cambio las capacidades de lectura
y escritura ascienden A 14,065, y lo que era de
esperar sucediese ha sucedido. ; Quien tieuie la
culpa...-.
Volviendo pues al asunto principal de esta carta,
voy A examinar si convene a Espana que vayan a
las c6rtes diputados de las Antillas; y n6tese que no




-. 181 -
digo si conviene a los partidos politicos 'e Espana.
La question para Cuba es tan irminente, que ya
ha asomado su cabeza la lucha electoral, y orueba
de ello es la alarma que en today a Ida esperimen-
ta el partido espanol.
Ahora bien, conocidos los actos y las tendencias
manifestadas mas 6 mtnos explicitamente en 1866
por los representantes de Cuba y Puerto-Rico en la
Junta Informativa que se constitiy6 ei Madrid con
Morales Lemus A la cabeza, segun dice Pineyro;
conocida la politica de casi todos los diputados en-
viados por Puerto-Rico A las Altimas Constituyentes;
conocido tambien el espiritu que anima A los dipu-
tados recientemente electors por la Isla hermana,
algunas de cuyos proclamas acabo de insertar; cono-
cidos todos estos hechos practices y elocuentisimos
;habra quien estrafe siquieratel que la opinion de
los hombres sensatos del pais sea contraria A la idea
de las elecciones de diputados?
Pero prescindiendo de esa consideration tan aten-
dible, hay otras muchas que deben tomarse en cuen-
ta al tratar de abrir un nuevo periodo A la vida po-
litica de Cuba, en las presented circunstancias. Voy
. a condenser esas razones en pocas palabras, A reser-
va de darles en las cartas siguientes mayor esplana-
cion; y al efecto me bastarA repetir algo de lo qne
dije no ha muchos dias en un documento que tuve.
ocasion de ,redactar par encargo espreso de cierta
corporation patri6tica.
La agitation electoral que ha de asomar la ca-
beza desde el momento que se proceda A llamar A
los-electores A las urnas; la circunstancia de no po-




182 -
der ser al presehte las elecciones genuina espresion,
de la voluntad de cuanto habitamos esta Antilla, por
cuanto hay territorios invadidos por la insurrection
y otros en que las vias se hallan interceptadas por
hombres armados contra el pabellon national, que
discurren por ellas sosteniendo la alarma; el peligro
que no puede menos de ver desde ahora todo hoin-
bre reflexivo, de las ambiciones personales que han
de surgir immediatamente, dividiendo los Animos
hoy compactos de todos los buenos espanioles; el
poco fruto que ha de reportar el pais de que se
sienten sus representantes en los escaflos del Con-
greso y del Senado, cuando es sabido que la mayo-
ria de los miembros que ocupan boy tan altos pues-
tos en representation de los electores peninsu-
lares profesan ideas liberales muy acentuadas, y
hasta pudiera decir exageradas; hacen compren-
der desde luego que el exiguo mumero de senado-
res y diputados cubanos veria ahogada su voz y
:endria el pesar de llevar la peor parte en las vota-
ciones; v pr nltimo, ei ejcmplo funesto para Espa-
fna que presentan las paginas de la historia en cuanto
A resultado contraproducente que ban dado sienipre
os tiiputados americanos en todas las Curtes es-
pano ias en que han tomado asiento; son las razones
principales que inclinan a ver en las elecciones un
acto dcl cual pueden esperarse hoy inconvenientes
de gran magnitud y ventajas problematicas, si es
que alguna por casualidad pudiera reportarse en ul-
timo turmino.
4o debe sin embargo ocultar un temor que me
salta ai esponer con la lealtad que Io hago, el fruto




183 -
de mis intimas convicciones. Si por una desgracia,
el Gobierno Supremo hubiese decidido, como se
cree, que las elecciones se verifiquen a todo trance;
seria doloroso ver en pugna abierta a la Provincia
con su Gobierno, y esponer a este a complicaciones
internacionales y a otros peligros, por virtud de la
resistencia mas 6 m~nos pasiva que por los patriotas
espanoles de esta Antilla pudiera oponerse en su
caso .
La cuestion es Ardua en alto grado; pero con ab-
negacion, con tacto y patriotismo, se podra trazar
una senda a travds de todos los obstAculos, conci-
liandolos por medio de endrgicas reflexiones al Go- '
bierno a fin de que un paso precipitado no venga A
arrebatar a Espana esta provincia donde flamea con
gloria el pabellon espanol, A despecho de los hijos
espdreos que actualmente ensangrientan sus fertiles
campinas.
Tal es la opinion mas generalizada en esta Isla
entre los espanoles; pero no faltan algunos que screen
preferible que vpyan desde luego diputados a las
C6rtes para contrarestar los manejos de los ya elec-
tos por Puerto-Rico, y confiados en que hoy ten-
drA el partido espanol ganadas las elecciones. Opi-
nion muy respetable es esta, pero disiento de ella
por razones que esplanar6 inas adelante y principal-
mente porque aunque boy se ganen las elecciones,
se trata de un paso politico, que no puede desan-
darse todos los dias, y sentado el precedent habra
que seguir haciendo elecciones, que no siempre ten-
drAn las probabilidades de axito que las de boy para
el elemento espanol.


*


42






Desea a V. M. todo genero de prosperidades su
respetuoso y adicto servidor Q. B. S. R. M.



JILuu 10.













CARTA XXIV.







Los datos consignados en mi anterior, demostra-
rin a V. M. la necesidad que existe de estudiar a
fondo y en el terreno de los principios de la ciencia
pclitica la conveniencia 6 inconveniencia de que en
Cuba se nombren diputados y senadores. Digo esto
para justificar el que despues de haberme declarado
contra la teoria de hacer reformas politicas en la
4poca actual, parece redundante el que discuta apar-
te una tan esencial como o es la de la representa-
" cion en C6rtes.
Hecha esta salvedad, entro en ]a cuestion, y para
estudiarla a fondo la dividird en las dos partes que
entrana mi carta anterior. A saber, el caso de no
exigirse a Cuba que nombre diputados y senadores,
y eldel conflicto que en caso contrario crearia el
gobierno al pais con su emperio de llevar los re-
presentantes a los escanos de Ambas CAmaras, y el
pais al gobierno negandos 6 hacer las elecciones





186 -
una vez expedido para el efecto un decreto formal.
Los partidarios de las elecciones se fundan en los
argumentos siguientes: Cuba estA en posesion del
derecho de enviar representantes, porque si bien el
ano 37 se di6 el cdlebre decreto que declare no de-
bian admitirse los diputados ultramarinos en el seno
de ]a representation national, tambien lo es que
esto fue por ent6nces transitorio, y hoy que ban pa-
sado aquellas circunstancias, deben volver los dipu-
tados, ya que las Antillas habian estado en posesion
de aquel derecho desde el ano 12, y lo ejercitaron
concurriendo al Congreso los anos 12 y 20 y ha-
cicndose las elecciones por 6rden del Gobierno el
mismo ano 37. Ademas, segun el articulo 108 de
la Constitution del ano 69 tienen reconocido de
nuevo ese derecho y lo ha ejercitado la isla de
Puerto-Rico.
En cuanto al prumer fundamento contestaremos
que basta leer el decreto del afo 37 y la protesta
de los diputados cubanos, para comprender que no
fue transitoria la disposition de las C6rtes; sin6, de-
iinitiva, y que por tanto, derogada ya la ley que los
llamaba A las asambleas deliberates caduc6 su de-
recho, pues, la ley posterior deroga la anterior. Res-
pecto a Jo que dice la Constitucion ultima, diremos
que se reconoce el derecho, pero no para hoy, sino
para cuando convenga que sean convocados los di-
putados y senadores, cosa que dilatindose para me-
jores tiempos se aceptaria como buena. Pero hoy por
boy, aunque la Constitucion los llamase no lo aco-
geria bien el partido espanol, porque una cosa es la
ley escrita y otra ]a utilidad prActica, y sabido es



187 -
que cuando esta es contraria a la ley, es preciso ob-
servar el gran precepto, sancionado por el tiempo
y la sana filosofia que dice: salas populi, supreme
ex esto.
Otra objecion es la de quo no tendran lugar
disturbios electorales si se dan buenas leyes y se
vigila. A esto contestard quo en efecto mucho
puede evitarse reprimiendo con mano fuerte los
abusos a que do seguro darAn lugar las elecciones,
pero que seria preferible cortarkm de raiz qui-
tando las causas, es decir aplicando el axioma
de que es preferible evitar los males que curarlos.
Anaden A esto los contrarios: los diputados de
Cuba seran pocos, y por tanto no hay temor de que
produzcan en las C6rtes la alharaca y los males que
trageron a Espana los representantes del Conti-
nente americano el ano 12. Pero yo replicare A esto
quc una de dos 6 es bueno que hablen, 6 es malo. Si
lo primero lo mismo es que sean muchos quo pocos,
para el efecto conque se envian a Madrid los repre-
sentantes: si lo segundo, tanto dano haee uno como
ciento, cuando prevalidndose de su carActer y de su
inmunidad cream conflictos al Gobierno v sobre todo
A la integridad del territorio. Fuera de que siendo
pocos los diputados diran, como en los otros Con-
gresos, que se les oprime por la mayoria.
Pero siguen diciendo los reformistas. Se theme que s
vayan A las Cortes representatives porque denuncia-
ran abusos, y estos no se quieren oir. ;Gran error!
Los abusos cuandolos hay se saben en el Ministerio
de Ultramar por las cien trompetas de la fama, pues
todos los labitantes de Cuba se encargan de decir-


43


,



188 -
selos al Ministro 6 A los diputados peninsulares, y
estos logran su represion. Por otra parte, no es ir a
denunciar abusos lo que pretenden los diputados
americanos, sing ir A llamar todos los dias tirano, opre-
sor y dVspota A los capitanes generates, pues esto es
lo que sucedi6 en todos los Congresos donde toma-
ron asiento en otro tiempo. Esos dicterios son leidos
con fruicion por cierto elemento antinacional; y por
otra parte 'quC general querria venir a Cuba para
oirse calificar asi en pleno parlamento?
En la Peninsula, agregan; se desconocen las cosas
de Ultramar, y se legisla mal y tarde. Esto es ine-
sacto porque el Ministerio de Ultramar conoce bien
todos los asuntos puestos A su cargo, y cuando no
los domina por completo cuenta con los informed
que de aqui se le mandan por las autoridades todas
y las juntas consultivas, incluso el Congreso de Ad-
mlnistracion. En caiflo a que llega tarde la solu-
cion ue las dificultades, tampoco es cierto porque,
6 son de urgent resolution 6 n6. Si 1o primnero, fa-
cnltades extraordinarias tiene el capitan general pa-
ra zanjarlas, y si 1o segundo, tempo hay para con-
sultar al Cobierno, como este lo tiene para con-
sultar A las autoridades de la Isla. Lo resuelto por
los diputados tambien tardarfa en llegar, porque las
discusiones son largas siempre, y no se pone A la
6rden del dia el mismo asunto Basta terminarlo, pues
se interponen frecuentemente otros de indole urgen-
te. Ese argumento por otra parte, conduce como
por la mano A la teoria aut6mica, pues solo estando
los diputados en el pais y con su CAmara especial
pueden ventilar rapidamente sus asuntos bajo Ia




189 -
forma parlamentaria. Sobre la autonomfa nada debo
agregar A lo dicho en las cartas XVI A XIX, y por
tanto doy por contestado el argumento.
Por ultimo, dicen, aquA razon hay para que un
pais que tiene su presupuesto de 600 millones de
reales no lo vote, como votan el suyo las demas pro-
vincias? Esos presupuestos se confeccionan en la
provincia misma y se elevan al Ministerio, el cual
los presenta desde bace algun tiempo A. las C6rtes,
como el de las otras provincias. Pero es sabido que
los presupuestos es de lo que mnos se ocupan las
Cortes, pues siempre se aprueban facilmente 6 se
proroga de ano en ano economico el anterior, por-
que la politica absorve A las Camaras todo el tiempo
que el exAmen de los presupuestos exigiria; y si la
Peninsula prescinde de in votacion de los suyos, no
tiene derecho Cuba de exigir lo que otras provincial
no exigen. No debe perderse de vista que el presu-
puesto es solo un pretesto de los riadicales para ir A
las Cortes A hacer political y political antinacional.
Tiefutados ya esos argumentos, voy A exponer
otras razones poderosas que militax contra el envio
de diputados y senadores.
Que se propose la Isla de Cuba con llevar sus
diputados A las CAmaras? La independencia 6 su
sindnima la obtencion de libertades politicas? Esto.
no puede consentirlo Espana. La asimilacion con la
Peninsula? Esto no lo consiente el estado actual de
cosas porque los electores son de razas diversas, las
quotas que han de exigirse-diferentes, porque dife-
rente es la distribucion de la riqueza y el valor
de todo, ]a division territorial desemejante por la




190 -
especialidad del pais, y otro en fin el censo elec-
toral y las contribuciones. Ya he indicado con citas
de autores cclebres lo importante que es tener en
cuenta la diferencia de clima, y esto no debe per-
derse de vista.
Ademias milita en contra de esa teorfa de los re-
formistas, tomada la palabia en el sentido que varias
veces he demostrado que dec tomarse por los es-
pIanoles, la idea de que pueden ir al Congreso dipu-
tados de color y la de que en caso de disolverse
una lezislatura 6 de suspenderse por el uso que
V. M. puede Lacer de su rcgia prerogativa, tardarian
a rounirse utra vez los diputados, y mas en el pri-
mer caso, qlue exige nuevas elecciones.
Las elecciones ya he indicado otras veces los dis-
turbios que producen, y si ejemplo se quiere de
ellos iasta recordar Ias punaladas, trabucazos y coac-
cilOes de tdo genero que ban intervenido en las
litimas hechas on li Peninsula; asi comn> tambion
si se quieref pruebas de qlue cu este pais tropical la
oxaltaclonl seria mayor, pueno iraerse A ia memoria
lo que sucedio en las elecciones hechas en la Hlaba-
na en los afos 1K20 al 1823. En efecto consta que
cu ese iulausto periodo electoral hubo escAndalos
indescriptibles: los pardos yi morenos libres, iban a
votar a mados de pistolas y puThales, amenazando a
los ilancOs que les decia votarian contra su sentir;
se proinovian alarmas para obligar al comercio A
cerrar los establecimicntos; los batallones de volun-
tarios tuvieron que pasar muchas iioches en los cuar-
teles unidos A la tropa, y en fin la agitacion y los
d~esu<



191 -
iY no ha de entrar por nada la idea de que el ele-
mento espauol, boy unido y compacto se dividiria
por los distintos partidos politicos que traen consigo
las elecciones' Ejemplo bien patente nos ofrece ya
Puerto-Rico, donde existe desde la fecha infausta
de sus luchas electorales el partido reformista, el
radical, el de los tibios 6 patos, el de los consarva-
dores, &c., &c.
Otra imposibilidad material se me ha olvidado
indicar a fin de probar que boy no son posibles las
elecciones. Tal es la do que falta una estadistica
electoral, pues la guerra que hoy asola el pais hace
imposible su formation. Ademas no debe perderse
de vista la idea de que, aun cuando los diputados
fuesen a las C6rtes, no representarian el pais, sino
en caso el elemento espauol quo es el victorioso
en el dia.
Pero supongamos quo los diputados que fuesen
al Congreso y al Senado constituyeran la represen-
tacion genuina y verdadera del pais todo. Los sepa-
ratiatas dirian que el Gobierno habia ejercido pre-
sion en los animos para Ilevar a efecto las elecciones;
. y si esto no, alegarian que el poder, con los destinos,
honores y demAs elementos que posee, Labia sedu-
cido a los elegidos para atraerlos a su partido, y las
resoluciones desagradarian siempre.
Mas todavia, para ser diputado 6 senador por
Cuba, se necesita ser rico, casi poderoso. La razon
es muy sencilla. Para ir A Madrid se necesita pagar
un pasage costoso, es preciso presentarse con el de-
coro propio de la clase, y bay que abandonar los
negocios 6 lo que se pose, para ir A Europa. Esto
44





192 -
solo pueden hacerlo los ricos, puesto que el cargo es
gratuito. Resultado, que la representation de Cuba
estaria monopolizada por los ricos, con perjuicio de
la clase pobre y aun de la media, que es en todos
los paises del mundo, regidos constitutional 6 demo-
criticamente la que ha demostrado siemupre mas
iniciativa, mas energia y mas actividad.
Pero quiuro suponer vencidos todos estos obs-
taculos, y quiero conceder que esttn bien hechas
las elecciones y que los electos estan sentados en las
CAimaras; sale al paso otra dificultad. Los represen-
tantes de Cuba tienen que tomar necesariamente
una de tres altitudes politicas: afiliarse en el parti-
do de la mayoria, en el de la minoria 6 declararse
independientes. Veamos los resultados practicos en
cada caso.
Si es a la oposicion, ya se sabe que el gobierno no
concede nunca nada a la oposicion; y si es a la mi-
nisterial, ya se sabe tambien que los ministeriales
no pueden pensar sino como piensa el Gobierno, ni
pedir sino lo que este quiera conceder, y en uno y
otro caso la exigua minoria de los diputados ultra-
marinos serial completamente impotente. Y si no se
afiliaban a ninguno y permanecian independientes,
ya se sabe tambien que estos grupos de indepen-
dientes, fuertes solo en el caso dado de que, con
una minoria numerosa puedan hacer la mayoria con
su apoyo, en todos los demas, como no pertenecien-
tes, ni pudiendo contar con ellos ningun partido,
son rechazados 6 mirados con indiferencia por to-
dos. De suerte que en cualquier caso el pequeno gru-
po de diputados ultramarinos en las C6rtes espaflolas





193 -
no serviria sino para ser absorvido y arrastrado por
la inmensa mayoria de los diputados peninsulares.
Para concluir esta materia, bajo el punto de vista
que la vengo examinando, quiero dejar consignada
una razon que confio al buen criterio de todo hom-
bre sensato.
Ninguna potencia europea que tiene colonial, con-
siente en sus csmaras diputados ultramarinos: tes-
tigos Francia, Dinamarca, Holanda y hasta la libe-
ralisima Inglaterra.
Otro dato de indole semejante. Los pueblos to-
dos, en casos escepcionales, y sobre todo en el de
guerra, suspendenlas elecciones y sus consecuencias.
Testigo de ello la repnblica de los Estados-U;nidos
que To hizo al estallar la guerra entre el Norte y
el Sur, y no obstante hacer cinco anos que terming
su encarnizada lucha separatist, todavia no admit
diputados del Sur en las CAmaras; escepto los de al-
gun estado que muy posteriormente pas6 por humi-
llaciones y juramentos de fidelidad generalmerte
reprobados.
Si A pesar de todas estas razones hay quien insis-
ta en que las elecciones se verifiquen, caiga sobre
su cabeza la responsabilidad.
Como siempre quedo de V. M. respetuoso servi-
dor Q. B. S. R. M.


JULIO 10.


NW~t~w~





















































Y













CAIRTA XXV.








Un punto rdstame tratar de los indicados en la
carta anterior, a fin de dar por terminada ]a mate-
ria de elecciones. Tal es el estudio de ]a actitud que
deberia tomar el partido liberal conservador de Cu-
ba, llegado el caso de imponersele las elecciones por
el Gobierno.
No se halla A la verdad destituida de importancia
la prevision de este caso, que Dios quiera alejar de
la Isla.
En el dia, fuera de algunos laborantes que han
permanecido todavia embozados con el manto de la
bipocresia para ocultarse A las miradas escrutadoras
de los espanoles; el campo de los leales se hall
expurgado de la mala semilla, que despues de tantos
aflos de cultivo, habia llegado A germinar en los co-
razones. Por otra parte, la circunstancia de baberse
echo tangible el peligro que amenaza al elemento
espalol, si por desgracia suya se desune 6 se deja
45




196 -
vencer por la astucia poliftica de los separatistas; ha
hecho que se fundan en el crisol del patriotismo las
ideas y aspiraciones de todos, hacidndolas confluir
hacia un solo punto, que es la salvation del pabellon
de oro y rubi.
Esto esplica el que, convencido como se halla el
pais de que las elecciones hechas en esta 6poca se-
rian funestas, la prensa toda, los casinos todos, y los
animos todos rechacen aquel elemento de perturba-
cion, que tiene que ser fatal precisamente en estos
momentos de guerra a mano armada, y de intrigas
solapadas de los laborantes. Es verdad que alguna
que otra persona opina que convendrian los diputa-
y senadores para que haciendo oir su voz en el seno
de la representation national, librase a Cuba de al-
gunas reformas que el empeno de los radicales
puerto-riquenos pudiera arrancar a las Camaras
colegisladoras. No es desatendible esta razon, aun-
que son pocos los que piensan que la inica panacea
para ese mal es hacer las elecciones, pero yo lo he
dicho, la generalidad de los hombres pensadores de
Cuba no ven asi la cuestion.
Y A la verdad, si los diputados de Puerto-Rico
han de hacernos dano, lo mismo nos lo harAn yendo
los nuestros A las C6rtes 6 n6, pues en el segundo
caso tienen el apoyo del artfculo 108 de la Consti-
tucion, y para lo primero contaran con el apoyo de
los diputados radicales de la Peninsula, que por des-
gracia no conocen este pais y tal vez se obstinen
como los convencionales franceses en salvar los
principios aunque perezcan las colonial. Unos po-
.cos diputados cubanos poco adelantarian contra el




197 -
torrente de puerto-riquenos y peninsulares coliga-
dos: y no yendo A las c6rtes, tienen ]a probabilidad
de que el torrente no se desborde porque no estan-
do representada la Isla, es una idea que contender
mucho la opinion el no condenarla A las reformas
sin oirla Antes. Ademas, de este modo se conserva el
derecho de reclamar en todo tiempc contra lo que
se haga en contra del pais, pero sancionadas con la
presencia de los diputados las dispbsiciones que se
tomasen, el mal no tendria apelacion ni remedio.
Los que presentan la cuestion electoral bajo ese
prisma, es. decir en concerto de que de it los dipu-
tados y senadores, seria solo para oponerse.A las re-
formas, caen en un error lamentable, pues el peor
medio de rechazar una cosa es el aceptarla. Y A la
verdad, lqui reforma politica hay mas trascendental
que el derecho de representation en C6rtes! Fuera
de que una reform trae siempre en posde si otras
muchas, sino es que las leva consigo como en este
caso. En prueba de ello tdngase presente que unas
elecciones suponen, libertad de imprenta para que
puedan los candidatos debatir todas las ideas que
conceptuen gratas al pais y por ende a sus elec-
tores; libertad de asociacion para discutir y for-
mar las candidaturas y los comitds electorales; dere-
cho de petition para dirigirse A las C6rtes indivi-
dual 6 colectivamente todo ciudadano, por medio
de sus diputados respectivos; y en una palabra esa
reforma tan trascendental encierra en si todas las
-otras, incluso los derechos ilegislables 6 imprescrip-
tibles del titulo I de la democrAtica Constitucion de
1869, y en especial los de su articulo 17.





198 -
Precisemos mas a la cuestion: Estando el paid
tan unynime en creer incoivenientes por hoy toda
clase de reformas politicas hechas en la isla de
Cuba, iqu4 sucederia si el Gobierno, viendo la cues-
Lion bajo otro punto de vista, 6 cediendo A las exi-
gencias de los ambiciosos por ser diputados 6 sena-
dores 6 de los laborantes que por desgracia tienen
su campamento establecido en Madrid, visto que alif
tienen mas impunidad que en Nueva-York, se resol-
viese d dar el decretr> llamando el pais A las urnas
electorates'
Grave es, ya 1o lie dicho en otra carta, el conflic-
to que surgiria llegado ese caso, y mas bien que
ocultarlo y esperar A estudirlo cuando sea tarde,
vale meditar boy sobre el. Las llagas no por olvi-
darlas se curan, sino que se gangrenan.
Llegado ese caso: no hay mas que dos soluciones
que adoptar; t obedecer ciegamente A ]a autoridad,
6 encerrarse en una resistencia pasiva que impida
ir a las urnas A todo elector: es decir la politica del
retraimiento, que muchas veces han usado los part;-
dos de la Peninsula como arma politica.
Entre los dos estremos, me declaro franca y
abiertamente por el primero. De no hacerlo asi, se
daria lugar A nuestros adversarios para decir que
habiamos proclamado la autonomia en Cuba, puesto
que nosotros mismos nos dictabamos la ley, revelAn-
donos contra el Gobierno de la Metr6poli. Este
cargo seria terrible, y traeria consecuencias funestas
para la nation.
En efecto, los Estados-Unidos, que hoy respetan
la Isla, y aunque de mala gana, hacen algo por Es-




199 -
pana proclamando su amistad y negando 6 los
insurrectos el caracter de beligerantes, por cuya
obtencion tanto se han afanado; se creerian desliga-
dos de su compromiso con Espana, puesto que era
un pais insurreccionado en masa contra la nation
y dado caso que esta no podia reprimirlo hallandose
A tanta distancia.
Algo he exagerado las consecuencias de ese acto,
lo comprendo, mas era preciso hacerlo asi para de
un solo rasgo trazar las consecuencias de la political
resistente A las 6rdenes del Gobierno.
Ahora bien jqu6 debemos hacer en la actualidad,
que estamos ,tiempo para evitar el golpe que nos
amaga? Ya le dejado traslucir en la carta XXIII.
Debemos reunir exposiciones de todos los casinos,
comit&s y circulos -espanoles de la Isla y, estando,
como estaran, contestes todos, elevarlas al Gobierno
acompanados de otra respetuosa esposicion cubierta
con millares de fincasc omo lo estaba la del aflo
65 cuando los reformistas incitados por El Siglo
representaron y los conservadores hicieron lo
mismo pero en sentido contrario, como ya record
muy minuciosamente en otra de las cartas que cons-
. tituyen esta serie.
Esa representation, apoyada; si la cree oportuno,
por la autoridad superior politica de la Isla en sus
comunicaciones oficiales, y encargada la gestion de
lo que en ella se pida A personas activas 6 influyen-
tes de las que en Madrid trabajan por el triunfo de
Espana en Cuba; daria el resultado apetecido, evi-
tando el conflicto Antes de que Ilame A nuestras
puertas.




200 -
Si desgraciadamente este remedio llegase tarde
o fuese ineficaz, solo nos restaria conformarnos, y
con la resignation de Isaac Ilevar sobre nuestros
propios hombros el haz de lena que ha de dar pa-
bulo a la hoguera dispuesta para abrasarnos.
En tal caso las instrucciones que habrian de lle-
var los diputados deberian circunscribirse A pres-
cindir cuanto les fuera dable de la politica de parti-
dos pcninsulaves, y a no ocuparse mas que de las
cuestiones antillanas. He escrito la palabra-en lo po-
sible,-porque sU muy bien es dificil que se pres-
cinda en absoluto de la politica de alla, supuesto que
nuestros diputados, como demostr6 en la carta XXIV,
no pueden ser completamente independientes, sope-
na de hallarse solos en sus cuestiones y sin el apoyo
de ninguna fraction de la camara el dia en que se
vote To que ellos propongan. Y eso en el caso favorable,
de que por sostener su independencia, no hayan
lastimado a todos los partidos votando contra todos
en diversas ocasiones, pues entonces el vacio que
hallaran en torno suyo los cubanos sera inmenso y
la inutilidad de su elocuencia notoria ante cl inflec-
sible fallo de las votaciones. Otro mal que no debe
pasar desapercibido es el de que coligadas otras
fracciones contra los cubanos por virtud de su inde-
pendencia y la ojeriza consiguiente, al presentar un
proyecto se rechazaria y ni aun babria ocasion de
lucir aquella elocuencia de que antes habl6; 4 monos
que la iniciativa parties de los diputados puerto-
riquenos, los cuales desde luego es sabido que se
afiliarAn al partido republicano y a ser posible al
de la Commune.




201 -
Tales son las ideas que me ha sugerida la previ-
sion del peligro que nos amaga. Tal vez me equivo-
que y no legue ese caso, pero si llega, la tempestad
arreciar4 por momentos. Por eso insisto en la idea
de que debemos preveerlo con tiempo y tomar las
precauciones que la prudencia aconseja.
El cielo guarded dilatados anos la vida de V. M.
cuyas M. B.

JR10 I


t













CARTA XXVI.








Estando ya demostrado en las cartas anteriores
clue en tdrminos generates, no convene introducir
reformas politicas en la Isla, y mdnnos hoy que la
guerra civil arde en ella, ensangrentando diaria-
inente su suclo; voy 4 examinar en la presente otras
reformas.
De varias clases son las reforms de que se trata
es decir, las no politicas, ya estudiadas; y pueden
agruparse con la clasificacion de reformas adminis-
trativas, econ6micas y sociales. Clasificadas asi, resta
indicar de nuevo que creo inconvenientes todas en
absoluto, mientras la guerra no abata su sanguinaria
cabeza, y que despuds que esto sucea, no debe
dejarse de hacer ninguna, 4 fin de que el pro-
greso inherente a la marcha de los tiempos se refleje
en la gobernacion de esta Antilla, con lo cual se
evitaranabusos que todo gobierno tiene interns en
extirpar.
47



204 -
Vearnos cuales son esas reformas.
En primer lugar figuran ct re las ad ministrativas
el arreglo de los municipios, sobre todo en propen-
diendo A guitar trabas de las que -difieultan-a-ime--
sion de las cantidades de que en la actualidad pueden
disponer para atender a las oligaciones que sobre
ellos pesan. Debe tambien robustecerse el poder
civil, mejorar la instruction pdblica, introducir re-
formas en ]a administration de justicia, reeniplazar
con otros funcionarios A los tenientes pedaneos y
cabos de cuarton G al min eos dotarles conveniente-
mente y exigirles prendas de que hoy desgracia-
damente carecen en su mayoria y salvas bonrosas
escepciones, quitar multitud de trabas reglamenta-
rics que entorpecen la marcha y resoluCion de los
negocios care el Estado y el individuo, descentrali-
zar, en todo to Iosible y compatible con la vigilancia
del GobUerno sobre sus funcionarios, las diversas
oficinas que hoy entienden en la gestion de los ne-
gocios. morigerar los empleados mas y etas dandoles
]a possible estabilidad basta a los que ejereen fun-
ciones polifticas A fin de que su buen proceder les
sirva de garantia de estabilidad: reformar la legisla-
cion referente a obras pnblicas y fomento de la in-
dustria y del comercio; -arreglar la magistratura; dar
cohesion y simplificar la legisacion civil: y sus proce-
dimientos; hacer estensivo a Ultramar el codigo p-
nal con las modificaciones convenientes; reformar la
legislation sobre juicios de residencia a fin de que
la responsabilidad de los altos funcionarios se exija
con todo el rigor que la justicia reclama, si se ha de
-poner un contrapeso eficaz A sus escepcionales atri-



205 -
buciones, hijas de la distancia de la Madre PAtria; y
por nltimo adoptar otras medidas semejantes que
han de ceder seguramente en beneficio del pais y
propenderan A estrechar los lazos de efecto que boy
ligan a la mayor parte de sus hijos con la Peninsula.
Entre las reformas econ6micas aceptables deben
figurar la reforma de los aranceles, la del honerosisi-
mo decreto sobre papel sellado y otros efectos tim-
brados, la rebaja de las contribuciones que boy ha-
cen precisas el estado escepcional del Vis, la reforma
del sistema tributario, tomando por base la contribu-
cion directa como sucede en la Peninsula y en todos
los pueblos del mundo que estan mas adelantados, sin
asustarse por los males que el primer ensayo produjo,
pues estos fueron hijos del tipo exagerado que se
cobr6 y de los manejos de los laborantes que hicie-
ron de ella un arma contra la patria, exasperando los
inimos con injusticias y recargos en la cobranza.
Por lo que respecta a las reformas sociales, mu-
cho tendria que decir en este Jugar acerca de la
abolition progresiva de la esclavitud, si no fuese
una materia que no puede tratarse hoy por boy en
la prensa de la Isla; por virtud de disposiciones es-
peciales. En cambio dire que debe fomentarse la
inmigracion peninsular, no de un modo directo pros-
crito por la ciencia econ6mico-politica, sin6 por
medios indirectos no mdnos eficaces como ya tengo
hecha alguna que otra indication en mis primeras
cartas.
Es tanto lo que tendria que decir en apoyo de
cada una de las bases de reformas que he condensado
en los pArrafos anteriores, y de algunas otras que



206 -
van implicitamente comprendidas en ellas, que no
bastaria para esponerlo el corto espacio de una ni
de dos cartas, sino que exigirian todo un libro.
Como no es llegado aun el caso de hacer esas re-
formas, por las razones expuestas, no ofreceria tam-
poco un interns de actualidad el que me engolfase
en largas disertaciones cientificas. Lo que si hard
es aconsejar al Gobierno que, cuando Ilegue el caso
oportuno, examine detenidamente los informes que
emitieron los ,Comisionados del ano 1866, que de-
ben hallarse manuscritos en los archivos del Minis-
teric de Ultramar. El examen conviene hacerlo con
cautela, pues redactados esos documents por nues-
tros enemigos, y en primer tdrmino por Morales
Lemus, se comprende la necesiulad que existe de
armarse de desconfianza, y sobre tod" de no tomar
el consejo del enemigo, como aconseja la fibula cl-
sica de Samaniego.
La consulta debe ser solo para conocer lo que
ellos querian y para aprovechar la erudition de sus
datos, y sobre ese cimiento edificar otra cosa distin-
ta. mas en armonia con los verdaderos intereses de
la patria.
No se olvide que reformas de esta clase, estando
mal hechas pueden ser la perdicion del pais, y que
por el contario, siendo meditadas y oportunas tienen
que elevarlo en esplendor de un modo asombroso.
Un ejemplo de esta verdad nos presenta la reforma
hecha el ano 1809, en que por medio de un Real de-
creto se abrieron al comercio extrangero los puertos
de la Isla. El resultada fud tangible muy en breve,
pues la poblacion que se hallaba apinada alrededor




207 -
de dos 6 tres puertos habilitados, empez6 a derra-
marse por toda ]a superficie del territorio, y sitios
despoblados se convirtieron en ciudades florecien-
tes, al par que, terrenos incultos se trasformaron en
establecimientos agricolas y mercantiles que mas
tarde constituyeron veneros de riqueza sin limited.
Facil me seria exponer aqui datos eruditos tomados
de la estadistica acerca del numero casi fabuloso de
buques de todas las naciones que cada aflo han en-
trado en nuestros puertos y de las riquezas que han
importado y exportado, ostentando las banderas de
todos los pueblos civilizados del orbe; pero esto exi-
giria tambien tiempo, y trato de economizarlo.
Otro ejemplo de las ventajas de ciertas reformas
fu6 tambien el decreto del afio 1821 aboliendo el
monopolio que se ejercia sobre el tabaco a imita-
cion de lo que Inglaterra, Francia, Holanda y otros
paises hacian con frutos analogos de sus colonial.
La libertad del cultivo, de la venta y exportation
de tan valiosa planta, di6 el resultado de mejorar
su calidad y hacer que hoy sea la mejor del mundo,
y la que trae a Cuba unos tesoros que Antes no ha-
bia sonado.
Si tratase de aglomerar mas datos, indicaria tam-
bien la reforma del alno 1830 6 31 en que se decla-
raron puertos de dep6sito a la Habana y Puerto-
Rico, nacionalizando por decirlo asi los frutos colo-
niales extrangeros que alli entrant, no siendo recar-
gados en tal virtud al ser importados en Europa.
Ahora bien, esos bendficos resultados obtenidos
por medio de las reformas econ6micas, los ha obte-
nido Espana cada vez que con tino y meditation ha
48



208 -
introducido otras administrativas 6 sociales, como
podrfamos demostrarlo aglomerando ejemplos.
No nos cansaremos de repetirlo. Queremos refor-
mas de esta clase, pero con oportunidad y tacto. No
s; olvide que un cambio radical, establecido con la
precipitacion-verbigracia que el sistema tributario
de 1866,-puede producir una perturbacion nueva
en el pals; pero que si se excogita la ocasion propi-
cia y el tino para crear sus bases, no falta al le-
gislador, las ventajas brotan en seguida, como las
espigas de los campos arados v sembrados en tiem-
po conveniente.
B. L. R. M. de V M. con todo respeto y consi-
deracion.


JULIO 13.












CARTA XXVII.








He terminado mi tarea: pero antes de cerrar de-
finitivamente esta serie de cartas, creo conveniente
exponer la sintesis de ellas, para que de una sola
ojeada se puedan recordar los puntos culminantes de
las cuestiones political, administrativas econ6micas
y sociales que, con mas 6 menos rapidez han sido
examinadas de un modo sucesivo.
Tomando como base para todas las apreciaciones
posteriores la historia del levantamiento actual de
Cuba contra Espana, he consignado como causas
generadoras de 6l la perniciosa education dada a
la iuventud por profesores tolerados y sostenidds por
nosotros mismos, los cuales infiltraron el veneno de
la desafeccion en los corazones de la niflez, cuyas
m6ximas anti-espaflolas se vigorizaban cuando al
liegar A la adolescencia, eran llevados 6 los Estados-
Unidos a completar su education y en realidad a
recibir inspiraciones. conformes con el inters quo


I




210 -
la Republica Unida tiene de apropiarse ]a Antilla
No era solo la infancia y la adolescencia las que se
hallaban rodeadas de seducciones infames para rene-
gar un dia de la patria de sus mayores: la edad viril
tenia sus 16gias importadas de Nueva-Orleans, sus
periddicos desafectos, tales como El Siglo, El Occi-
dente y el Pais, lecturas politicas en las tabaquerfas,
y notches en Guanabacoa donde Azcarate recibia a
sus amigos y admiradores. Todos estos elementos
unidos 6 la constante propaganda interesada hecha
por venales periodistas norte-americanos, el perni-
cioso ejemplo de las republicas hispano-americanas,
y el deseo de llegar a lo desconocido tan halagiieio
para today imagination tropical; fueron las causas
generadoras del alzamiento de Yara. Las mismas
pueden senalarse como verdadero m6vil del de Lares
en Puerto-Rico, y, antes de esa dpoca de los que
iniciaron en la Isla hermana el traidor coronel Escu-
td y Vizcarrondo Quinones.
He desenmascarado una vez mas a los partidarios
de la autonomia, sea modelada por las instituciones
vascas, sea por las canadienses; y lie anatematizado
6 los partidarios de la enagenacion de este trozo de
tierra espanola, herencia de nuestros antepasados,
y altima pAgina que recuerda nuestras glorias en
Amdrica.
Por lo que respecta a la anexion de Cuba A los
Estados-Unidos, ya tambien he expuesto la imposi-
bilidad que veo de que se realize, al menos en la
epoca presente. Prescindiendo de las otras razones
expuestas en las cartas XI y XII, debe tenerse
muy en cuenta que para obtenerla el pais, tendria




211 -
que luchar tenazmente con Espana, que A la ver-
dad no se asustaria de romper lanzas con los van-
kees, si estos la buscasen engolosinados con la idea
de la anexion, y prescindiendo de la conveniencia
de su comercio con Cuba y del interns de su misma
nation, que pronto sufriria millares de quiebras
y bajas asombrosas en los fondos pnhlicos, como
ju4ificaria tambien el aumento de su exhorbitante
deuda national, que asciende A 2,600 millones de
pesos, y el de sus insoportables contrib'uciones. Esta
consideration impedirA la guerra, pues los Estados-
Unidos son comerciantes ante todo; pero si despre-
ciando la opinion popular, algun partido de los que
turnan en el poder entrase en guerra con Espana,
esta podia contar con la victoria, pues la guerra ha-
bia de hacerse por mar, y sabido es que nuestra
escuadra es infinitamente mayor A la suya (1). Ade-
miAs -contariamos con el gran auxiliar del corso, y
sabido es que ha bastado en diversas spocas la ame-
naza de expedir patentes, para evitar el atropello
de una nation poderosa A otra debil. Recu6rdese
sin6, la cuestion de los azufres de-NApoles con In-
glaterra, en que se impidi6 el bombardeo de la
capital con esa amenaza; recudrdese tambien el des-
* aire que hizo Fernando VII en 1827 al embajador
ingl6s, olvidado cuidadosamente merced a ame-
naza de expedir 2,000 patentes; recuerdese por fin
otro caso de aquella 6poca resuelto lo mismo entre


(1) Vease en el Ap6ndice la lista de los buques de quo
consta la norte-americana.
49



212 -
Inglaterra y Portugal; y el etas moderno de Nar-
vaez y Mr. Bulwer.
Unos cuantos vapores costeados por el comercio
espauol de la Isla, tripulados por antiguos negreros
avezados a desafiar todos los peligros, y una escuc-
drilla 6 mas del gobierno dispuesta A protejer A los
corsarios y A bombardear los principales puertcs de
]a Union, antes de que reparasen su podrida armada
y antes de que el comercio saliese del estupor que le
produciria la ruina de sus banqueros y de sus ciuda-
des; bastaria para intimidar al coloso y dar tiempo
a que Catalusia, Valencia, Vizcaya y las Baleares
mandasen mas corsarios. En prueba del dano que
experimentaria el comercio americano, recuerdese
que solo un buq ue, e1 Alhabanta pudo producir de
perdidas durante la guerra del Norte y Sur, la de
2,500 millones que reclaman a Inglaterra en ]a
actualidad. Perderian tambien lo que ganan impor-
tando y exportando gdneros comerciales, y ya en la
carta XII se dijo que esos valores suman algunos
millones anuales. Espana por su parte poco per-
deria, torque comerciaria bajo pabellon neutral con
aquelia nation. Si por desgracia estos planes fracasa-
ran mucho tendrian que trabajar los Estados-
Unidos para establecer su planta en el pais de un
modo s6lido. Los voluntarios se encargarian de im-
pedirlo con su perseverancia y denuedo y la enfer-
medad endemica de diezmar sns gentes no aclima-
tadas. Con tales contrarios no tardarian en evacuar
el pais, coino lo evacu6 Inglaterra a principios de
este siglo.
Para obtener este resultado no influiria poco ci




213 -
auxilio de todas las potencias europeas, que tienen
inters en que conserve Espana A Cuba, y el echo de
que algunas tienen ofensas que vengar en los Estados-
Unidos. En efecto, Francia guarda el resentimiento
del desaire echo A su politica en i1kjico por causa
del.Norte; Inglaterra estA lastimada porlas reclama-
ciones del Alhabama, las amenazas constantes al
CanadA y la tolerancia de los fenianos; Austria
tiene que lavar con otra sangre la del malogrado
emperador Maximiliano; Italia tiene que ponerse al
lado de Espana por los vinculos de paternidad que
unen a los monarcas de ambas naciones; Portugal
simpatiza mas con sus vecinos que con los que tan-
to dano le hicieron en el Brasil; y asi sucesivamente
otros pueblos mas 6 menos a-nenazados en sus colo-
nias americanas, como Holanda y Dinamarca.
Por lo que respecta A la independencia de Cuba;
demostrado queda hasta Ia saciedad que esta es im-
posible de obtener por la fuerza de las armas; asi por
la inconveniencia de esa fase politica para los cuba-
nos y mas para los peninsulares; como por la falta de
elementos organizadores, y sobra de razas eteroge-
neas, y por mil otras consideraciones mas.
En cuanto A los medios que es preciso adoptar
para que la insurrection termine, ya he dicho en
otra carta que no debe confiarse en la esperanza de
que se arrepientan, en el de que se les agoten los
recursos, ni en la de que se les atraerA por medio
de la lenidad y de los indultos: No por el del arre-
pentimiento, porque estA demasiado honda la sima
abierta en las pasiones, porque estan demasiado
comprometidas las personas y bienes de los insur-


.1



214 -
rectos, porque tienen muchas victimas de sit locura
A quienes creen deben vengar. No por el agota-
miento de recursos, porque anos antes de dar el gol-
pe se prepararon llevando al extranjero sus caudales,
y para salvar To que aqui les qued6, barn todo lo
posible, puesto que lo tienen embargado. No por
los indultos porque todos cuantos se han dado, y
son infinitos, han sido inutiles en Cuba y antes en
las otras provincias hispano-americanas, segun ya
demostrd.
Queda pues solo un camino que escojer y es el
del rigor saludable pero templado por la prudencia
y no por ridiculos alardes de hidalguia. Los Estados-
Unidos en su guerra del Norte y del S'ir siguieron
otra politica mas dura que la que acon sejo: los in-
gleses en la India, en Jamaica y en Haiti ]a siguie-
ron tambien ahorcando sin piedad a centenares de in-
surrectos: los austriacos en Italia, los rusos en
Polonia, los franceses en Lion, Marsella y M6jico;
y todos los pueblos en fin por mas adelantados que
se fallen en la senda de la civilization. Los insur-
rectos cubanos con sus asesinatos, incendios y robos
en cuadrilla, reclaman la ley del talion. Pero lo
repito, r.o deseo que se cometan horrores, pero si
que no se aliente con la impunidad el crimen de lesa
nation, las traiciones y los delitos comunes mas
abyectos.
Rstame hechar una ojeada por la cuestion de re-
formas, tratada en las ultimas cartas porque creo que
hasta tanto que estd pacificada la tierra, como decian
los antiguos legisladores, no deben ni siquiera soflar-
se; y porque en ultimo caso, es la cuestion batallo-



215 -
na y de vida 6 muerte para estos paises ultramarinos.
Antes de emitir mi opinion acerca de esta ma-
teria he demostrado palmariamente que la palabra
"reformas political" es en las Antillas sin6nima de
independencia, aceptando la frase de un diputado
constituyente de Puerto-Rico en pleno parlamento.
Para hacer esa demostracion he traido 4 estas cartas
innumerables citas, tomadas literalnente de libros,
folletos, discursos y peri6dicos publicados durante
un periodo extensisimo de anos; y todos esos textos
demuestran palmariamente el fin 4 donde se pre-
tende ir, invocando la simpatica palabra reformas
mas politicas, de un modo hip6crita. Agrdguese a
los numerosisimos datos recogidos el haber reve-
lado esa hipocresia del partido reformista de Cuba,
el peri6dico La Bevolucion, publicado en 1869 por
Nestor Ponce de Leon en Nueva-York, y tdngase
presente que ese peri6dico era el 6rgano official de la
junta insurreccional de Cuba y Puerto-Rico. C6mo
pues ha de haber un solo espanol que no mire con
teror al m6nos, las reformas politicas, si sabe que
no son el fin que se desea, sino el medio?
La progresion de la idea insurrecta ba sido apa-
rentemente esta; primero pedir reformas, y en espe-
cial la de libertad de imprenta, asociacion, y mani-
festacion: luego que la revolution de setiembre pro-
mulg6 una constitution lib6rrima, quisieron la asirni-
lacion; pidieron de alli a poco, no contentos con esa
concesion, la autonomia, como la piden boy todavfa
en Puerto-Rico sus diputados y sobre todo Baldio-
roty de Castro, San Roma, Escoriaza y Vargas, cu-
yos manifiestos electorales la proclaman claramente
50



216 -
dejando entreveer mas 6 mrnos diAfanamente, que
tras la autonomia aspiran a la independencia, que
es la nltima fase de la cuestion para los reformistas.
Y en verdad no cabe reformar mas radicalmente,
que variando la nacionalidad del pais.
Si pues nuestros enemigos siguen ese camino ino
seriamos unos locos en dejarnos arrastrar por 61, in-
conscientemente, 6 lo que es peor, a sabiendas? ;No
lo seria tambien nuestro gobierno si se obstinase en
oir a sus enemigos y no a ios buenos espanoles, y
en conceder a aquellos las reformas que piden, de-
sairando a estos que las rechazan, por hoy? No abri-
ran los ojos aquellos que observen que en Cuba los
espanoles somos todos solamente espanoles, y no
moderados, progresistas ni republicans? Qu6 signi-
fica esto? No que carezeamos de ideas political defi-
nidas, sino que aqui tememos por la patria, cuyos
peligros tocamos a cadIa momento, y esa considera-
cion nos retrae de aspirar a un bello ideal politico
que nos seduce. Ese sacrificio de las convicciones
polifticas, esa unanimidad que reina en el modo
de pensar de todos los peninsulares que pisan estas
playas, debe decir algo muy elocuente a nuestros
hermanos de la Peninsula.
Desgraciadamente en Madrid se nos hace una
guerra mas cruda que en la mnanigua, guerra de
ideas, guerra de intrigas, guerra que al tolerarse en
la prensa y no perseguir el delito de conspiracion y
de traicion que envuelve, hace c6mplices A nuestres
hombres politicos, pues la libertad de imprenta no
arguye libertad de cometer delitos penados en el
codigo, y cometerlos A la faz de la nation contra la




217 -
cual se conspira. Aquf es proverbial el dicho que las
Antillas se perderan en Madrid, y no me queda la
menor duda de que sucedera si los politicos de allende
no sacrifican algo sus ideas, como nosotros, al tratarse
de cuestiones qne afectan a la integridad de la pAtria.
No es esto decir que qaeramos para Cuba el status
quo: ye por mi parte, deseo para ella todo cuanto pue-
da hacerla feliz en todos sentidos, pero conservando
su nacionalidad espanola. No quiero qye las banderias
politicas se entronicen, ya que la guerra separatis-
tas ha hecho tanto dano al pais. No quiero que
ciertas libertades traigan 6dios de partido, encono
de pasiones, ambiciones rivales y guerras de raza.
Por eso quiero que, si es un mal necesario la con-
cesion de libertades, se baga poco a poco y en
tiempo oportuno.
Hoy por hoy el pais no esta en aptitud de recibir
transformaciones de ninguna clase, porque la guerra
ensangrienta sus campos, no ya por haberse levan-
tado contra su gobierno, sin6 contra la nacionalidad
espaiiola. Antes que pensar en probar una vez mas
el exito de innovaciones, que siempre que se plan-
tearon, dieron mal resultado; es sofocar :a sedition,
extirpar las raices del separatismo, regenerar el pais
en su moralidad, en su ilustracion, en sus costum-
bres indolentes y ap6ticas inclinAndole al trabajo
que cree hasta degrandante, hater desaparecer del
pueblo revelado, esos elementos de salvagismo que
se han desarrollado durante su vagamunda insurrec-
cion. inculcar en la juventud buenas ideas, y exti-
par en las personas de otras edades las de un 6dio
incomprensible a los peninsulares que se han delei-




218 -
tado en infundir los tenaces agentes del separatismo.
Desgraciadamente ese 6dio hAcia Espana no es
nuevo en America, y esto me hace recordar un ap6s-
trofe brillante del orador Castelar que dice asi:
"Renegais, americanos, de esta nation generosa
que tantos timbres tiene en su historia, tantas pren-
das en su caracter, tantos fulgores en su civiliza-
cion. Renegais de este pals, el nnico que supo leer
en la frente de Colon el enigma de vuestra exis-
tencia. Renegais de este pals que ha fundado vues-
tros puertos, que ha erijido vuestros templos, que
os ha dado su sangre, que ha difundido su alma en
vuestra alma, que os ha ensenado a hablar la mas
hermosa, la mas sonora de las lenguas y que por
civilizar al Nuevo Mundo se desangr6, se enflaque-
ci6, Como Roma por civilizar al antiguo."
Volviendo pues 6 la interrumpida sintesis de
estas cartas, dire para concluir que, viendo muy
remota la epoca en que podran realizarse todas las
condiciones que, segun antes dije, creo necesarias
para que pueda producir sazonados frutos al Arbol
de la libertad politica traspiantado a Cuba; solo
quiero y en nombre de la patria exijo, que se para-
lice toda reforma hasta que la paz de la Isla sea un
hecho, y basta que se hayan calmado las pasiones y
reconciliado los animos. Ent6nces, vengan enhora-
buena las reformas, pero primero las econ6micas y
administrativas, y luego las politicas, siempre que
estas Pltimas, sean solo aquellas que no hagan peli-
grar la integridad national anulando el poder de la
autoridad.
ESPANA, ORDEN, LIRERTAD. He aqui la trinidad




219 -
politica que simboliza mis deseos y los de todo el
partido leal de Cuba. Es preciso hermanar las tres
ideas que esas palabras encierran, traducidndolas A
hechos prActicos. Si esto es imposible, pierda ter-
reno la nltima y gAnenlo las otras; pero jamas
suceda lo contrario, si es que no quiere la presente
generacion espaflola pasar por el rubor de ser la que
pierda para su patria la isla que Colon calific6 de la
"tierra mas fermosa que ojos humanos, vieron."
El objeto que me propuse al tomar la pluma para
trazar estas desalifladas cartas, esti ya cumplido
A V. Al. resta ahora leer, meditar y juzgar. Yo por
iltima vez le ruego que no deje de hacerlo, y se
lo ruego en nombre de su adoptiva patria, en nom-
bre de la desgraciada ESPANA.
Anticipo A V. M. las gracias mas espresivas por
esa benevolencia que no dudo tendrA para con mis
cartas, y beso respetuosamente S. R. M.



'JULIO 13.












51









POSTDATA.



Por terminado habia dado ya este libro, cuando ha
llegado a mis manos una carta escrita por persona
tan caracterizada como el Ilmo. Sr. D. Ramon Ma-
ria de Araiztegui, Secretario del Gobierno Superior
Politico de esta Isla, y autor de varios folletos poli-
ticos, que justamente ban Ilamado la atencion de
cuanto se decican a profundizar el estudio de la
crisis politica que esta atravesando en la actualidad
la Gran Antilla.
La copia de datos histdricos, y de razonamientos
profundos que encierra la carta del Sr. Araiztegui,
sobre dignos de ser conocidos de l-as personas que
se interesan por el porvenir de Cuba, encierra lee-
ciones elocuentes que no debemos olvidar los espa-
noles. Por Aso be creido eonveniente incluir a con-
tinuacion de mis cartas a V. M. la de mi distinguido
amigo, seguro de que su insercion darn al libro un
merito de que sin ella careceria.
Lea tambien V. AT. esa carta, si su benevolencia
es tan grande que se digna fijar su real atencion en
este libro. y estoy seguro que al terminar su lectu-
ra darA por muy bien empleado el tiempo que en
ella invierta.
Por ultima vez tiene el honor de saludar reve-
rentemente a V. M. su respetuoso sdbdito Q. B_
S. R. M.

SETIEMERE 23 DE 1871.


S

































































Re













CARTA AL AUTOR


t

Querido amigo: Procurar en mi respuesta tn salvo con-
ducto para las Cartas d S. 1. sobre la insurrection cubana
a fin de echarlas A correr por esos mundos do Dios, como si
asi pudieran andar libres de toda censura y acompafladas
de un buen amigo al abrigo de mi voto, que tiene V. en mu-
eho mas de lo que vale, pues no veo mas que ese deseo en
la pregunta de su carta sobre el juicio que lie formado de ellas,
es A la vez, cometer. Y una equivocation muy grande, y poner-
me en ungrave compromise; porque trash do quo la carifiosa
amistadque nos une me hace juez partial en cuanto d los es-
critos do V., me pone en el doloroso trance de tener quo con-
fesarle, si he de ser completamente franco, que al leer esas
Cartas be sentido, aunque pasageramente, cierta ponita qne me
haapercibido;de 9ue soy hoy hombre espuesto A caer en in
defecto de quo hasta ahora me cref exento, es decir, que he
tenido envidia de V. por ser el autor de tan buenas epistolas.
Me niego pues redondamente A entrar en el analisis de su
obra; pero en cambio le dare un consejo que vale mas que
mi voto, y observandolo podrA V. saber par juces competen-
tes lo quo ha pretendido que yo le diga. No clove V. sus cartas
a las manos de S. M. Antes de bacerlas llegar A las de algun
redactor 6 colaborador de uno de tantos peri6dicos filibuste-
ros que se estan publicando, allende el mar; porque al mo-
mento ha de decirle A V. su opinion, y como yo se cual ser
esta, le aseguro anticipadamente que pronto y sin quo le
quepa ni una pizca de duda, sabrA Io que su obra vale, y
quedarAbien complacido de saberlo.
-6mo n61 Un corresponsal de La Revolucion en esta ciu-
dad me ha llamado en un solo parrafo de una de sus corres-
pendencias intransigent, rabioso, energameno, sanguinario,
foroz, cruel, brutal y cogedor, es decir, ladron; y si yo bumil-
52



224 -
de soldado raso de las huestes literarias espabolas que pelean
contra las filibusteras desde octubre de 1868 acA tan brillan-
temente, he merecido todo eso por unos cuantos pobres es-
critos, 1qu6 no le dirAn a V. los laborantes cuando lean lo
que ha escrito V. al Rey sobre ellos?
Una de las primeras cosas que con mas empeflo ban hecho
y estan haciendo lot adoradores del engendro de Yara es
pervertir la opinion pfblica de ]a Peninsula, de Francia, de
Inglaterra y de los Estados-tnidos, A ver si logran que sus
lectores comulguen con ruedas de molino 6 coman gato por
liebre, y claro es que todo escrito salido de pluma espafiola
con objeto de propalar la verdad contra sus mentiras, y de
quitarles el antifaz para exhibir su rostro feo y antipatico a
todo verdadero espanol, como se exhibe el de Quasimodo en
la novela de Victor Hugo, ha de parecer horrible, endemo-
niado A todo desleal escritor, y que ha de hacer lover sobre
V. improperios 6 inventivas sin cuento, lo cual revelarA A V.
que es oportuna la ditusion de sus cartas, sobre lo cual nada
nuevo puedo tampoco yo decir a V. pues ha leido en un folleto
mio inedito hablando de las reformas convepientes A Cuba,
quc la primera que debe procurarse es la reforma de ]a
opinion publica de la Peninsula, especialmente, haciendo
saber la verdad de la ;nsurreccion de Cuba en sus antece-
dentes, en su presente y en sus tendencias.
DiPe V. que todos los trabajos pasados y actuales de los
rebeldes do la Demajagua, sus laborautes y simpatizadores,
se ban dirigido en busca de la independencia de Cuba, unos
por un camino, otros por otro, algunos pocos A faz descubierta
y A voz en grito, y otros, los mas, con antifaz y bablando sotto
voce, y, amigo mio, esto es imperdonable para los enemigos
de Espana. Nada duele A un hip6crita como descubrirle an-
te sus semejautes tal cual es, y ya puede V. considerar si
los sacerdotes de Cubita libre le han de absolver del pecado
mortal quo comete V. al decir, al Rey nada menos, 1o que
con tanto cuidado ban ocultado, y ocultan todavia muchos,
lo que han sido, y lo que son los que pelean contra nuestras
tropas y nuestros voluntarios en los campos de la Isla, y
los que allende el mar andan por varias C6rtes disfrazados
de diplomAticos 6 misioneros, 6 envueltos en piel de zorra
por muchos cortijos.
En este punto no necesito -yo decirle que defiende V. la
verdad, pues he sostenido 1o mismo en varios escritos, y
cuando no tuvi6ramos otra, buea preba nos ha dado re-
cientemente D. Juan Clenente Zehea, que enviado por Az-
carate vino A la rianigua como miisionero de paz espanol,
y da contra t por el consejo de guerra que le ha juigado des-




225=
pues de su captura y vi6 que era Ilegada sin remedio su ul-
tima hora, dijo: "pues ya es tiempo de declarar 1o mas im-
portante: yo no he querido ser y no soy espaflol: soy ciuda-
dano americano, y ruego se le lame al Sr. Consul de los
Estados-Unidos para confiarle un encargo." Sin embargo, no
tengo embarazo en decirlo una vez mas que para mostrar, no
digo ante un Rey tan ilustrado Como Amahdeo I, sino ante un
hombre cualquiera de sentido comun, quelos cubanos mas 6
m6nos encubiertamente rebelde ban aspirado siempre A la
Independencia, y A nada menos, basta apuntar dos 6dtres
cosas, que aunque las ha ya estampado en otros escritos,
viene bien aqui decirlas.
Uno de los engaflos con quo los laborantes de la rebe-
lion de Yara han intentado grangearse las sigipatias a favor
de su mala casa, ha sido decir que su alzamiento tenia por
objeto conquistar las libertades de la revolution peninsular
de Setiembre, y librar de la abjeccion servil a una parte de
la humanidad, encadenada todavia por nuestra raza.
En cuanto a to primero, pudo pasar Antes que se quitaran
el disfraz con que anduvieron entre nosotros conspirando,
como ellos'mismos ban dicho, en el seno del bogar dom6s-
tico, en las plazas, en las calles, en los colegios, en las i6gias
y en el palacio mismo de los Capitanes Generales, que les
brindaban su casa y su amistad; pero despues que diciendo
en "La Verdad" fuera caretas ban publicado sus trabajos
de zapa, no cabe el creer en sus protestas, y, verdadera-
mente, sensible es que aun ahora baya en la Peninsula quien
crea ciertas cosas. V. y yo, que estAbamos en aquel entdnces
en Santiago de Cuba, sabemos perfectamente que el bilo te-
legrAfico estendido desde esta ciudad a aquella pasando por
Bayamo, nos llevaba noticias diarias de aqui, y sabiamos
por tanto todas las peripecias del movimiento de CAdiz y
Alcolea. Pero, aunque no lo hubi6ramos sabido, "La Verdad"
y luego "La Revolucion, y los folletes "Morales Lbmus y la
Revolucion," y "La verdad histdrica," han dicho que si esta-
ban al cabo de lo que pasaba en Espana, y precisamente
* por saberlo apresuraron el alzamiento de Yara para no per-
der la propicia ocasion de estar la Peninsula comprometida
en una transformation grave.
En cuanto al segundo, recuerd6 que un sebor Valiente ha
dieho con mucha formalidaA en una obra publicada on fran-
c6s para engafar A los franceses sobre estos sucesos de aqui
justificando su rebeldia ante los ojos de ellos, que D. Mi-
guel Embil era uno delos campeones de la emancipation de
esa desgraciadas classes en 1863, y solo por saear airosos
sus humanitarias asliracienes fl-per lo que se habia metido
con otres & TetOlucina'io, y luego se descubre; yea V. quo


S




226 -
sentimientos tan bellos! quo tn mes Autes del llamado grito
de Yara, al ver que so iba ya A desatar en tempestuosa llu-
via el nubarron que habia contribuido A formar sobre Cuba,
habia trasmitido sus esclavos a otras manos por cuanto vos
contribtusteis, es decir, que los vendid argent comptant, y
como al saberse este gatuperio, so ponia en claro la torpe
hilaza del humanitarismo del Ciud adano Embil gqu6 le pa-
rece A V. que dijo uno de sus amigos en un peribdico de
Nueva York! pues fue que so venia encima la revolution, se
acercaba ia hora de la abolition y Embil vendid legalmente
esa dotacion. KSe la vendi 4 ?n espaiol, y en eso, bien mira-
do no bce m iU'
Ademns, los intentos do anexion A los Estados-Unidos no
han tenido por inico objeto librarse los cubanos de la domi-
nacion espanola, sino el double fin de hacerse independiente
v salvar sus dotaciones, quo en aquel tiempo en que brotd en
la cabeza de los conspiradores cubanos la idea de agregacion
A esa Republica, las hubiera protegido la ley de los Estados
del Sur. En prueba de esto no hay mas que leer lo quo los
laborantes de eutdnces decian contra las ideas gubernamen-
tales dei Capitan General Pezuela y del "Diario de la Marina"
dofensor de elas, y lo que se dice en un libro quo se public
el afro i$54 con el titulo "Manifestacion de ]a Isla de Cuba
A la naciun espafola, dirigida al Exemo. Sr. D. Baldomero
Espartero.
Aun al principio de esta insurrection de ahora dijo, un Va-
liente, no recuerdo si era el mismo que Antes he citado, en
una carta que se ha publicado asi &on otros papeles cogidos
A los insurrectos, que la oposicion que encontr6 en la Habana
en Aldama y otros, se debia A que estos querian A todo tran-
ce hater la zafra, lo cual no seria, por cierto, por companion
y A benelcio de los que A pesar de sus humanitarios senti-
mientos conservaban bajo su servidumbre, haciendo gala
de ello cuando exhibian, en muestra de su inmensa riqueza
ante ciertos CapitAnes Generales que les hacian la honra do
visitar sus tincas, las numerosas dotaciones de sus ingenios.
Pero aun despues de comenzada la insurrection y algo
adelantada si bien ha proclamado Cdspedes laemancipacion,
y de taLi modo ha tegido la ley, que tuvo mucharazon el Sr. Mi-
nistro Moret para decir que su ley era mas liberal que la del
insurgents de Yara, y que este no la dict6 por humanidad,
sino como una arna de guerra. Punto es este que no admite
discusion. El objeto del alzamiento de Yara no fu6 la solution
de la institution social. Entre los docunentos cogidos a los
insurrectos hay tin oficio del capitan del DAtil al ciudadano
General Gefe de Estado Mayor do Bayamo, fechado en No-
viembre do 1868, en que se lee esto: "y quo esto unido a




227 -
que el mayoral no ha querido admitir una escolta armada
que se le ofreci6 por el capitan propietario para la seguridad
de la esclavitud cuando se tomd la precaution de poner fuer-
za armada en todas las fincas que la tienen, por evitar un
desbordamiento de esa ease, a que daban pdbulo algunos
esclavos que habian ingresado en las filas sin conocimiento
de sus duefos." Basta de esto, y paso adelante a otro punto.
Otros conspiradores encubiertos son los reformistas y au-
) tonomistas, y los fines A que stos aspirin, estan compren-
didos en estos dos pensamientos que en "La Revolucion"
han visto la luz, y que creo podra mi memoria trasladar con
exactitud sin copiarlos A la letra del ndmero en que se im-
primieron:-"Si Espafa concediese reformas politicas A sus
Antillas, perderia estas"-"aunque el Gobiewo de la gloriosa
revolution de Cadiz en 1968 hubieseconcedido A Cuba todas
las libertades deseables, no se hubiera evitado la rebelion
de Yara."
Los mas audaces, los quo a faz descubierta y a voz en
grito trabajan contra Espafla, defendiendo (ivea V. qu6 auda-
cia! no se vid tanta tolerancia en la guerra de los Estados-
Unidos duaante la guerra civil) en la misma Coronada villa
de Madrid la justicia de los cubanos que piden a la fuerza la
independencia de Cuba, quieren justificarse tambien, y sos-
tienen sus ideas proclamando el derecho de insurreccion, co
mo justisimo, y apelan hasta a citas biblicas que no vienen
a polo, y citan la opinion favorable A la suya de alguno quo
otro escritor catdlico como doctrina do toda la Iglesia, que
sin embargo desde su fundador Jesucristo hasta Pio IX, siem-
pre ha predicado la obediencia a las autoridades constitui-
das condenando no solamente el derecho de insurreccion,
sino los actos de insurreccion. Se necesita confiar mucho en
la igaorancia dc los lectures para decir tales desprop6sitos
6 leer la historia con los ojos de los santos do Franca, quo
tienen ojos y no von.
"No es posible el progreso sia revoluciones, dicen muy
serenos. C6mo han abierto paso en las naciones las nuevas
e ideas?" La respuesta es bien obvia y evidente, pero los revo-
lucionarios, quo no se inspiran en la buena fe, no la descu-
bren. El quo haya habido revoluciones, no justifica quo las
hagamos, como el haber habido en todos tiempos ladrones
y asesinos, no hace bueno al que se mete A ejercer el oficio
de estos. Y ya quo se toma en boca la Biblia iacaso Jesu-
cristo y sus ap6stolos hicieron la magnifica y santa evolution
del cristianismo como los revolucionarios moderns hacen
las suyas?
Mas, aun dando de bhiato que en teoria general se reco-
nociese el derecho de insurreccion ipertenece A los indivi-
53


0





228 -
duos, ni a cierta agrupaciones parciales determinar el caso
de la procedencia de su realization? gPuede cualquier per-
dido insurreccionarse cuando le de la gana contra la autori-
dad que le manda, a pretesto de que no le gobierna bien?
Tienen el derecho de insurreccionarse unos cuantos porque
piensen del mismo modo contra el gobierno national? Si
se contest que si, es preciso santificar a los ladrones en
cuadrilla. Es verdad que en esto son consecuentes los de
Yara, que han sistematizado las hordas de ladrones e incen-
diarios como agentes legitimos y muy morales y patri6ticos
y humanitarios de guerra. No lo serian cuando concluida la
guerra triunfando, se convirtiesen esos ladrones 6 incendia-
ries contra los que les han ensehado que era muy bueno el
robo, el asesinatu y el insendio enrpleados contra los espa-
boles, cuya conversion no tardaria on llegar, como que an-
tes de llegar ese caso, y desgraciada Cuba si Ilegase, ya ha
descubierto sus unas hace tiempo entre los insurrectos el
ave de rapina y sus cuernos el demonio de la discordia, se-
gun se ve por los piropos que se dirigen unos a otros en sus
papeles pnblicos y privados, llamandose traidores, ladrones
y cuanto mas hay que decir a hombres sin verguenza y
cargados de pecados mortales ;Cabe sociedad de hombres
honrados entre Jos Li se arrogan el derecho insurree-
c11al?o
Lo donoso en estos defensores del derecho insurreccio-
nal es que al paso que defienden su aizamiento en armas
para atacar it Espana, nos niegan el derecho de defense.
Bien es verdad que la contradicion acompana, como la som-
bra al cuerpo, al que por malas causas aboga. Asi es que es-
tos mismos separatistas, sostenian que los Estades del Sur
(ela Repnblica Norte-americana no tenian derecho de insur-
reccionarse, porque creian que la conservation de la unidad
federal era lo que a sus planes contra Espana convenia mas,
v ahora reniegan y echan pests de la repnblica modelo y
de los americanos porque se han mostrado amigos de la
causa de Espana, o cual ciertamente, no es estrano en los
que han renegado de Dios, porque les ha parecido que en
esta contienda la Providencia es espabola, como han tenido
valor de decirlo en letras de molde. Verdad es que, si esto
dijeron cuando querian. que el Occeano se tragase nuestras
canoneras que habian de venir de Nueva York, recitedtemen-
te han creido ver la seal de haberse puesto Dios A su lado,
en una deszracia ocurrida en esta ciudad. Copiar6 las pala-
bras de La Rerolucion; "1Parece que la Providencia se apia-
da de nosotros, y empieza d darnos-pruebas inequivocas de
qut estd de nuestra parte. El dia 3 del -corriente cay6 un ra-
yo en el eastillo del Principe y maid dos oficiales y dos soda-




229 -
dos espanoles." ;Que sublime idea tiene esta gente de la
Prov:dencia divina !
jQue criterio tan humanitario, tan noble, tan caballeroso!
Raza degenerada, seguramente reniega de la sangre espa-
hola, porque cree que ya no conserva en la suya ni un Atomo
de la hidalga sangre espanola,
Esa frase torpe, por no decir otra bdsa, es sin embargo la
que mejor esplica el origen y el caracter, no solo de la in-
surreccion de Yara, sino de todAs las insurrecciones del con-
tinente contra Espana, cuyos fautores pensaban lo mismos
de la Providencia como luego varemos.
Los insurgentes de Antes intentaban santificar su crimen,
lo mismo que los de Yara, alegando que su prop6sito, muy
santo y justo, era poner fin a la tirania espangla que pesa so-
bre Am6rica bace 300 afios: el memorial de agravios de udos
y otros es el mismo: la tirania y la esplotaeion espaiolas.
Asi como ahora han-dicho: "La miserable y hahabrienta me-
tr6poli ha esplotado siempre las inagotables riquezas de la
ultrajada colonia," decia un diputado americano en las cortes
del aio 12. "La nation ha esperimentado el amor y liberali-
dad de las Americas en el inmenso raudal de oro y plata que
ha corrido por la Peninsula desde el an~o 1790 acd."- y'sin
embargo, no falto entdnces quien sacara bien las cuentas,
(fu6 para server A V., un americano) y decia este que "ese
'inmenso raudal de oro y plata son 9 millones..... de cuya
"cantidad debe deducirse el valor de los azogues, naipes, taia-
co y papel de que las surte Espania &a....... de modo que
"depurada la cuenta llegaran rectamente d la matriz 7 millo-
"nes"-y ese producto ruin pero cacareado gretribuye acaso
"a multiplicacionprogresiva de lasfuerzas maritimas y ter-
"restres, los dispendios de las guerras suscitadas por su li-
'bertad, los menos cabos de la emigration, los gastos del go-
"bierao y las atenciones que las colonias reciben? No puede
"oirse sin indignation el concerto de algunos criollos sobre su
"inmenso raudal de oro y plata al advertir que cualquiera
"provincia de Espana, una sola ciudad, rinde mas al Estado
"con menos ruido y gravamen."
Y otro escritor me acuerdo que dice que "tie 30 miilones
"de sueldos y pensiones, y de 40 millones eclesiasticos, no ca-
"brd4 6 los forasteros (es decir a los espafioles) un diez, nego-
"cidndose60 millonespor la tribu ingrata."-Yo le dare a V.
a leer estos datos mas detallados.
Ya V. ba copiado lo que dice Pezuela de la esplotacion es-
panola en Cuba, y no he menester yo repetirlo. Si no fuera
hacin&dose ya iuny larga esta misiva, yo copiaria aqui otros
datos ptd&osos, 'cuales son, unos estados que contiene
unescrito pubtieado pot un ingl6s el ano 1832, y una remo-




230 -
ria que cita el mismo, publicada en 1830 por el gobierno de
Colombia, y veriamos cual es la riqueza que ban alcanzadQ
las repnblicas hispano-anericanas a ]a luz de !a libertad en
lugar de la que tenian a la sombra de la tirania esplotadora
de Espana. El dia de la revolution (mes de abril) en la Real
Tesoreria de Venezuela habia en caja tres millones do pesos
sin deuda interior ni eterior, y en el mes de Junio habian
quedado las cajas vacias. Desde entdnces acA, pregunte V. a
los venezolanos si han vuelts a toner sobrantes no digo tres
millones, ni tres ochavos. Otro tanto se puede contar de to-
das las demas republicas. Las rentas de Santo Domingo da-
ban al gobierno espanol 25 millones de libras: boy llegan, si
acaso, a la mitad. 2h jico, no tenia tampoco deuda alguna,
al proclamarse la independencia, y sus rentas a fines del pa-
sado siglo ascendian a ]a cantidad anual de 20.462,307 pe-
sos, y los gastos de administration no pasaban de 5.250,00o,
y vea V. ahora: en la liquidation hecha en Octubre de 1851 la
repnblica resulta con una deuda esterior de mas de 52 mi-
lones de pesos y con una deuda interior que pasa de 8o mi-
lhones de duros. En una palabra, boy la isla de Cuba, bajo la
tirania espafiola, esporta iuas que todas esas republicas jun-
tas. v los Estados-Unidos tienen mas comercio con ella que
con estas todas juntas, segun los datos presentados por
Grant en el Congreso. Segun ban ido descendiendo esas re-
publicas con su autonomia, ha ido Cuba subiendo con Espa-
na. En el quinquenio de 1823 a 1827 el total de ingresos en
la Tesoreria de la Habana ascendiaa 24. 308,922$ siendo el
ano comun 4.861,7848 de 1828 a 1,832, 30.340,918$, y el ano
6.068,183 el de 1833 a 1837.-32.645,951 y el ano 6.529,190-:
el de 38 al 42 X46.191,994 y el aflo 9.238,398; el del 43 al 47
841.788,491 y el afo 8.357,698:-el ano 48 produjo 9.623,411 y
el 49 89.269,985. le tomado estos datos de unos estados
que en ei nltimo de esos anos se publicaron de drden del
Exemo. Sr. conde de Villanueva, y pudiera agregarle igual
prueba de progresivo crecimiento si fuera a trauscribir
las sumas espresivas del movimiento del comercio y nave-
gacion national y extranjera quo el mismo senor did a luz.
No tengo a la vista los datos de los anos posteriors al afo
1849; pero quinn ignora que desde entdnces la riqueza de
Cuba se ha aumentado en mayor proportion que en los anos
anteriores? EL argumento que brotan esos guarismos, no tiene
replica, pero aqu; sirven la razon y la logica cuando so ha-
bla a los que no se rigen por ellas? Predicamos, amigo moi,
en desierto. No hay peor sordo que aquel que no quiere oir,
y los insurgentes americanos son sordos paraEspana. Cuando
sucedid ]a insurrection de nuestras posesiones del continent,
lo decia ya un americano lea], que conocia bien a sus paisanos




231 -
insnrreccionados." En vano Espana dira lo que ha hecho por
Am6rica por ella descubierta contando los sacrificios de
sangre de sus hijos y de su riqueza material que ha hecho
para sacarla del salvagismo a la vida de la civilization; por-
que nada de esto escucharAn los insurgentes, en quienes
puede mas ]a ambition, que todos los razonamientos." Hoy
sucede lo mismo: el m6vil de los insurgentes cubanos es la
ambition, y el medio adoptado para lograr su objeto ha sido
inspirar con una mala education en el corazon de sus hijos
el 6dio a Espaba.
Verdad triste es esta, que dice mal de los cubanos; pero
verdad es y la va V. i ver en escritos salidos de las plumas
de ellos mismos. Ha salido de las prensas ipbeldes un folle-
to de 24 paginas con el titulo "Independencia de Cuba-
1821-1869-Paralelos," y queri6ndo deducir de la similitud
de la rebelion de Yara y de las insurrecciones del continent
la seguridad del triunfo de aquella lo mismo que lo alcanza-
ron estas, vea V. el argument y las consideraciones qne ha-
ce.
"El Sr. D. Miguel Cabrera de Nevares escribi6 el afo de
1821 una memoria sobre el estado de las Americas y medio
de pacificarlas, de 6rden del Exemo. Sr. D. Ramon Lopez Pe-
legrin, secretario de Estado y del despacho de iA Goberna-
cion de Ultramar, quien la present a S. 1, y a las C6rtes
estraordinarirs"...... y decia en ella-"EL 6dio que los ame-
ricanos profesan a todo espafiol es tan sincero que lo maman
"con la leche-He visto hijos que ban delatado a sus padres;
"he visto a un criollo presentarse delante de la Junta repre-
"sentativa del pueblo, pidi6ndo permiso para matar a su pa-
"dre por ser espafiol. He visto hijos hacer centinela al rede-
"dor del cadalso donde su padre espaflol era ejecutado".....
y contra este 6dio y su terco empeio de lograr la indepen-
dencia, nuestros recursos son impotentes-"Los particulares
"que escriben de las Americas, 6 son espafoles 6 criollos.
Si son criollos, todas sus noticias, sus reflexiones, sus pro-
"yectos son otros tantos tiros directos 6 indirectos a favor
'de la causa de su pais; porque desengafi6monos de una vez,
"los criollos son todos americanos en toda la extension de
"la palabra,..... .el espiritu revolucionario en las Amricas
"es el sentimieuto universal de todos los que ban nacido en
"aquel pais....no nos engaflemos con los gritos de fideli-
"dad que legan & nuestros oidos desde aquellos paises; los
"que los dan son espafioles los americanos callan y cuando
"pueden obran."
"Y como el ddio, continua el folletista, que los americanos
"del continent sentian contra los espafioles no arde en no-
"sotros con menos energia, como ellos tambien Io mamamos
54 0




232 -
"con la leche, como 616 ellos les alent6, sera el nuestro ines-
"tinguible. Respecto A nuestra independencia no habrd, no
"hay, ni hubo transaction posible que no la reconociera, en
"lo absoluto, por base primordial ..... que nuestra decision
"es como la de ellos irrevocable: que Cuba pretende ser del
"todo independiente d6 Espana," de aqui se deduce claro que
si respecto del continente no habia otra medida salvadora,
como aconsejaba Cabrera de Nevares; "que el reconocimien-
"to de la independencia un pronto reconocimiento puesto
"que era inevitable y necesario, la nica medida que Espana
"debe tomar para garantizar una paz sdlida y ventajosa para
"ambos paises, oiganlo los espafoles, es el reconocimiento
"de la indepeplencia. El medio es sin duda doloroso para
"ellos pero necesario 6 inevitable, si Espana se niega A re-
"conocer nuestra independencia nosotros nos emaneiparemos
'de todos modos y la privaremos de todas las ventajas que
"acaso y sin acaso, estariamos dispuestos a concederla.....
"No bemos sido mas que el eco fiel de uua voz de ultratum-
"ba, de ]a voz de un espanol sincera y pura...... De alla nos
"vinieron, hace medio siglo, esos acentos que hay le devol-
"vemos con ocasion distinta pero analoga por no decm idn-
"tica. Donde las causas son unas y permanentes son unos
"mismos los efeetns."
Tal es el razonawiento del foiletista de ogano repitiendo
lo que dijo el de antano.
Pasemoslo ahora por el crilsol de uni juiciosa critica, que
ese oro tan reluciente es oro falso. Es indudable la similitud
de ciertas cosas, la del 6dio de los insurgentes del continente
y de los actuales de aqui es en efecto perfecta. Voy A recor-
dar algunas consonancias de esas: segun Nevares "nuestro
gobierno concedia a aquellos indultos, les ofrecia amnistias..
y ningun efecto producian, se adoptaban medidas de rigor y
con ellas crecia au resistencia y tenacidad. El gobierno les
enviaba sus diputados a tratar de la pacilicacion y los dipu-
tados no cran admitidos. Se les ofrecia la conStitucion, y
ellos miraban esta noble oferta como si fuera un insulto," y
hoy ht sucedido to mismo.-El mismo folletista lo confie-
sa:-'cl goelierne espanol nos concedid indultos, nos ofrecid
"amnistias. y ningun efecto produgeron: adopt medidas de
"rigor y con ellas crecid nuestra tenaz resistencia; decreto
"pena de muerte contra los estranjeros que se hallaren en
"nuestras tilas y los estranjeros vienen a centenares. . Si el
"gobierno espanol nos enviara diputados a tratar de la paci-
"ficacion bajo la base de la dependencia, no los admitiriamos:
"si nos ofreciera la constitution esp anola, mirariamos esa
"oferta como un insulto, si nos brindara la autonomia, la re-
"chazariamos con desprecio......todos somos americanos



A4


233 -
"en toda la estension de la palabra, si algunos callan, solo
esperan el momento de obrar; el espiritu revolucionario de
Cuba es el sentimiento universal de todos los que han naci-
do en este pais..... los americanos del continente no pro-
nunciaban con mas aversion las frases perros sarracenos y
gachupines que nosotros los de godos y gorriones" . -Pe-
ro de esta analogia en la pasion, en el 6dio, en la rabia, ;se
deduce la necesidad del reconocimiento do la independen-
cia? No amigo mio. El error de Nevares esta evidenciado en
lo mismo que fu6 mal profeta. Crey6 que a la concesion de la
independencia seguiria una paz octaviana olvidandose todos
los 6dios, y convertidos boy en hermanos los enemigos irre-
conciliables de ayer, todo seria paz, comun felicidad, gene-
ral bienestar:" "los disidentes de America apreciaran mucho
"mas, decia el D. CAndido, el reconocimiento de la metrdpo-
"li que el de cualquiera otra potencia...... ellos estan dis-
"puestos a hacer cualquier sacrificio por costoso que sea, en
"recompensa de la independencia reconocida.-- .Conce-
"disndoles la independencia estoy seguro (porqueo lo be oido i
"de boca de los principales maudatarios) que estan dispues-
"tos A concedernos tal vez mas de lo que podemos esperar.
"Privilegios a nuestro comercio y marina mercante; liber-
"tad de derechos A los productos de nuestro pais; una m-
"demnizacion 6 resarcimiento por Ias propiedades que ha-
"yan sido confiscadas a los espanoles residentes en la
"Peninsula, y aun puedo asegurar que estan dispuestos f
"concedernos un subsidio pecumario por el nnmero de anos
"quo se estipule entre ambas partes. Todas estas ventajas y
"otras muchas podriamos consegair concedi6ndoles la e-
"mancipacion, que solicitan, pero, concedisndosela inmedia-
"tamente poique repito que si perdemos el tiempo, cnando
"pretendamos hacerlo, sera ya tarde". -. -
"Pero se dira qui6n sale garante del cumplimiento de los
"tratados? A esto respondo, que si los tratados son, como
"deben ser, convenientesy tiles a ambas partes, esta misma
"utilidad y conveniencia reciproca es la garantia mas firm
"de su duration ...... Por otra part los americanos miraran
"como puuto dd honor de no faltar a la buena f6 en 61 pri-
"mer paso que van a dar en la carrera political, como cuer-
"po de nation emaucipada, independiente,.y soberana."
"La concesion de la independencia es el nico camino que
"nos queda para no quedarnos sin nada-Emancipadas
"nuestras colonias, veriamos restablecida la tranquilidad,
"cesaria de correr la sangre espafiola y americana en los
"campos de batalla y en los patibulos, recobraria la huma-
"nidad sus derechos, se estinguiria ese rencor frenetico con
"que nos aborrecemos unos a ;otros .. ...Nos dariamos es-




234 -
"panoles y americanos un bsculo de paz, nos acordariamos
"que eramos verdaderamente hermanos, hijos de unos mis-
"mos padres; cesaria ese diluvio de crimenes, de asesinatos
"y de violencias de toda especie, resonaria en aquellos vas-
"tos paises el grito dulce de: ;viva la Espana generosa,! en
"vez de los abullidos de la venganza y los ecos horrorosos del
"rencor."
Esto es to que decia el candido de Nevares, y ;cree V.
que boy podeios comulgar con ruedas de molino? Io quo
hacemos es reirnos de Nevares; porque ya V. sabe conque
puntualidad se cumplieron todos esos castillos del bueno
de Nevares. En M6gico se convirti6 en sal y agua el plan de
Iguala: los esfanoles fheron maltratados, despojados, ase-
sinados, y empezaron a salir del territorio. En un moment
de reflexion vieron los megicanos que abandonandosu tierra
la parte de su poblacion mas activa, mas trabajadora, mas
industriosa, se quedariansinbrazos ycapitales, que no tenian
conque reemplazar, y ent6nces les prohibieron la salida para
despojarlos mas a mansalva, como los ladrones levan at
que quieren robar, al fondo de una caverna oculta, que les
sirve de guariida, y despues que los despojaron a su place,
dieron la 6rden de espulsion de todos los espaholes del ter-
ritorlo megicano. Otro tanto sucedi6 en las posesiones que
hoy sOn repnblicas del Sur Amdriea; pero para no aglomerar
demasiados datos, citare nicainente algo de lo que refiere,
un historiador americano coetAneo a los sucesos que re-
fiere, respect a la insurreccion de Venezuela. En un convite
dado por D. Jose Felix Rivas, uno de los convidados, D. Vi-
cente Tejera, brind6 manifestando pe era preciso solemnizar
aquel acto, con brindar calla concurrente, por la muerte de
uto do los prsOs pie dsignase. Se recibi6 con aclamacion ei
peusannento, y media hora despues perecieron 36 personas
en la plaza de la Catehral. Antonio Nicolhs Briseflo escribi6
A D. Manuel del Castillo una carta con la sangre de un espa-
fol de 70 afros que lo alojo generosamente en su casa y en
cuya cabeza mojaba la pluma para escribirla. Los frailes del
convent del 6rden de Predicadores, fueron fusilados en
masa. Tl era la obeecacion con que Bolivar y sus com-
paneros obraban, que habiendo sobrevenido el Judves San-
to, 26 de Marzo de 1812, un horrible terremoto que llen6
A Caracas de uinas y de espanto, Bolivar trepando por ellas
en mangas de camisa dirigi6 al historiador de quien to-
mamos la vita, estasimpias y estravagantes palabras: "si se
opone la naturaleza, lucharemos contra ella, y la haremos
que nos obedezca:" poco despues se presentaba en medio de
la multitud asombrada y llorosa, que escuchaba al Reveren-
do Padre Prior delos Dominicos que subido sobre una mesa





235 -
pronnnciaba una reverente oracion, el mayordamro de los
hospitales D. Rafael de Leon con el semblante mas alegre
yrisuefo que se le habia visto jambs, "felicitando A todos
por haber tan patentemente declarado Dios su voluntad
destruyendo hasta las casas hechas por los espafoles." En
fin capitulaciones hubo en 26 de Julio de 1812, entre el Ge-
neral Monteverde y el Gefe de las tropas de Caracas, en que
Rivas y Bolivar prometieron bAjo su palabra de honor no
mezelarse jams *en adelante en las turbulencias de Vene-
zuela, haciendo A Monteverde las mas espresivas protestas
de la sinceridad de sus promesas y ic6mo correspondieront
con el convenio de 16 de Enero de 1813 cuyo fin, como se
dice en el articulo 2?, era "destruir en Venezuela la raza
"maldita de los Espanoles europeos en que van inclusos los
"Islenos," puesto que "no debia quedar ni uno solo vivo,"
ofreciendo como premio por el articulo 9?, el grado de alf6-
rez vivo y efectivo al que presentase veinte cabezas de es-
pafoles, el de teniente al que presentase 30 y el de capital
al que presentase 50, &c. Y que esta political de 6dio y es-
terminio de los espafoles sigue aun en vigor, lo demuestran
los sucesos de estos mismos dias en que vemos que el Go-
bierno de Venezuela proteje- A los rebeldes cubanos, mien-
tras hace salir del pais A todos los islefos A fuerza de morti-
ficaciones y malos tratamientos despojandolos del producto
de su trabajo de muchos anos. Nosotros debiamos esperar
la misma suerte A haber triunfado los rebeldes de Yara.
Digan si no los comerciantes de Bayamo como se compor-
taron con ellos C6spedes y sus secuades, que por robar, bas-
ta profanaron las sepulturas de sus deudos, digan los prisione-
ros por capitulation como se les cumpli6 lo pactado en esta.
Todos sabemos como estaba ya decretado nuestro despojo
y nuestra espulsion y todos hemos oido sus palabras de
companion porque nos dejasen salir vivos y vestidos. No lo.
olvidaremos nunca. Dignos sucesores de los insurgentes del
continente son tambien estos: prisioneros nuestros han sido
colgados de los piss de las ramas de on rbol, otros muertos
A machetazos, muchos se ban encontrado sacados los ojos
y con estos en las manos, otros con el corazon en la boca,
centenares bau sido fusilados 6 macheteados en un dia., como
lo ha dicho el llamado General Quesada ufanAndose de ello.
iel tigre! como de ina gran action en Nueva-York, en el
seno, ante el ptblico, de una nation civilizada, y el mismo
Aldama ha atribuido d Ryan actors de crueldad. No puedo
seguir la historia de las crueldades que ban inventado estas
fieras, de las cobardes y viles armas que ban puesto en jue-
go, envenenando las aguas y las harinas, aserrando los
puentes de los ferrocarriles, poniendo torpedos para volar
54 a





236 -
los trenes y quo se yo que .diabluras mas quo les inspira el
demono del odio; ;puede, pueg, haber alma tan cAndida quo
crea sinceramente que con la concesion de la independen-
cia se extinguiria por ensalmo este ddio que no cesan
de decirnos qae es inextiuguible? Mucha inocentada seria
creerlo: se repetiria y nada mas, la serie despojos, violen-
cias y asesinatos quo siguieron a la independencia del
Continente y que aun se repiten de vez en cuando; y se
nos descuelga el folletista repitiendonos lo'de la buenaf4 y
Jmto de honor de los americanos cuando esa fP solo tiene
ejemplo comparable con la fe punica. Yo creo que la conse-
cuencia legitima de todo 1o espuesto en ese folleto es la si-
guiente: si el SN Nevares se equivoco, su 16gica fue falsa;
luego si la independencia fue nuestra muerte en el Conti-
nente, hoy lo seria la de Cuba: fuera pues suma estupidez
que siguieramos los consejos del folletista, aceptando sus
ilusiones, que serian tan livianas como las bolas de jabon.
Otra debe ser nuestra conducta, y si ben no escarmienta la
esperiencia en cabeza agena, co mo que al principio de esta
insurrecCion bubo espafoles candidos que creian que las
libertades polirleas habian de ser la-panacea de los males
de Cuba. Y ricos hacendados y comerciantes, que no estaban
lejos de entrar en transacciones, confiados en que asi salva-
rian sus'intereses sin recordar unos y otros 1o que les pas6
en el Continente a los que pensaron y obraron como ellos,
es mucho 1o que hemos visto y aprendido desde octubre del
68 acd, para incurrir en la repeticion de los enganos de an-
tano. En este pais no son aplicables las libertades politicas
ni ahora ni nunca sin peligro para la desintegracion del
territorio espaiol. Y con este mismo fin, V. ha dicho muy
bien, si el Gobierno Supremo resuelve que Cuba envie sus
diputados a Cdrtes debemos acatar su voluntad y enviar alhn
nuestros representantes perode sentido anti-reformista para
que cierren de una vez para siempre las puertas de esas
libertades en este pais, pr6spero, y dichoso sin ellas, mal-
aventurado con ellas, como lo son todas las demas tierrasbis-
pano-americanas, no solo porquehoy podriamosmandardipu-
tados que asi pensaran, libres como estamos de que el elemen-
to laborante torciese la opinion pfblica, cosa que mas adelante
no podrs acaso ser posible, slino porque no debemos con
nuestra resistencia convertirnos en insurrectos Y autonomis-
tas, cortzIndonos la cabeza con nuestras propias manos. Obe-
decer primeramente y luego elogir con abnegacion y desin-
terss buenos representantes del sentimiento espafol puro,
debe ser la meta de nuestra conducta, siempre unidos A la
primera autoridad ya porque estando esta representada por el
Excemo. Sr. Conde de Valmaseda, que tiene hartos msritos





237 -
contraidos para merecer toda la confianza de los buenos
espaholes, tenemos en 61 una firme garantia de que la suerte
de la honra espaflola estaria puesta en buenas manos,
ya porque los tiempos que alcanzamos, no son los mismos
en que puede venir un Odonojou. Para concluir, quo ya es
tiempofdiciendo al Rey to que V. le dice en sus buenas car-
tas, y repitisndelo al congreso los Diputados, y a toda la
nation los escritores, no hay: peligro de que pasen con
c6dulas de verdades los errores de los laborantes, como el
que un diputado de Puerto-Rico consign en un pequeflo
pero mal intencionado folleto, 4 saber, que estas Antillas ne-
cesitan las libertades politicas para elevarse al grado de
prosperidad y bienandanza que poseen otras repiblicas,
las cuales, sea dicho de paso, no se yo cuales seran, pues no
creo que se refiriese a las de' Santo Domingo, Venezuela,
Msjico &c. &c.
En fin eleve sus cartas con confianza a manos de S. M. pero
dispensdme V. de que yo le acompahe poniendome de-
lante. Yo soy muy pequeflo para servir a V. de introductory:
colocarme entre V. y S. M. cuando V. le va a dirigir la pala-
bra, fuera mudha osadia, y mayor descortesia. Si V. desea
que yo le acompaie a presentarse al Rey, mi puesto es detrAs
de V. y por lo tanto ponga al final de la obra esta carta en
letras muy menudas para evitAr 4 los lectores de V. la ten-
racton de cansarse en leerla, con lo cual perderian el buen
sabor de la lectura de Io por V. escrito, y asi queda satisfecho
s deseo de que nuestros nombres se lean juntos en una obra
suya, a cuyo efecto lo mismo da quo el mio ests detras como
adelante, y no me dejar4 V. mal, como indudablemente me de-
jaria si se empeftase en que yo hablara primero. V. no necesita
de introductor de embajadores: presentese V. en buen hora al
Rey con su libro: yo ire detrAs de V. a respetable distancia:
hablele V. y permitame que yo me quede 4 la puerta con-
tentandome con un saludo: asi estaremos cada uno, en su
puesto: V. sera bien recibido, y satisfecho yo con verlo,
ambos nosreuniremos 4 la salida, estrechandole carifiosa-
mente la mano de amigo el que Io es suyo affemo.

t am n CS 4. e taiterU.


Fin.






















Advertencia.




El notable retraso que, por causas agenas A nuestra voluntad, ha sufri
do la impression de esta obra, nos decide A cuprimir los apbndices que
pens6bamos agregarle.






























GA'7. g18. 8





PAGE 1

CARIAS AL ACERCA. L;:, ISLA DE PO, D. VICENTE BAS Y CORTES, Voluntario del primer batailon de Cardenas, 2a corresponsal del Comit6 Espanol Conservador de Matanzas, qe Maritn de; Circulo Espanol de Santiago de Cuba, Vice-presidente del Casino Espanol de Cardenas, Director y fundador quo ha sido del periodico "La Ban dera Espanola" y quo to es actualmente de "El Horizonte," &c. &c. jP A 1k--,at Libr, s de A 1R AIDO, callc del Obispo, y LA CR2 VERD)E, ;al3 de Mercadere r REY -U r CUBA, LA

PAGE 2

p4fol Esta obra es propiedad de su autor. 'V <'7 5. Cardenas.-Imprenta de Ei aori2ote, Raiz, 29 <"Miuml_

PAGE 3

INDICE. 'R O LOGO .. ................................... CARTA I.-INTRODUCCION.-SUMARIO: Razon de estas Cartas.-Necesidad de que escuche todo Monarca A sus snbitos.-M6viles quo impulsan al autor a cscribir sobre los asuntos de Cuba.-Objeto a quo propenden estas Cartas............................................ 9 CARTA II.-Antecedentes de la insurreccion de la isla de Cuba.-SUMARio: Intrigas politicas de los enemigos de Espafa.-La ambicion de figurar.-Codicia de puestos oficiales.-Tendencias de los escritos de Saco y otros. -Errores atribuidos al Gobierno do Espafa.-Cotejo con los cometidos por otras naciones.-Autonomia 6 se f gubernenent.-Bases propuestas por los insurgentes para la autonomia de Cuba.-Consecuencias funestas.-Ejemplo de Santo Domingo, Mejico y demAs republicans hispano-am erianas .................................... 13 CARTA III.-Pretensiones sucesivas de los insurrectos -SUMARIO: La autonomia propuesta como medio pacifico de obtener la independencia.-Medios de propaganda que se pusieron en juego.-Influencia de la revoludion espafiola de Setiembre en la de Cuba.-Primeros pasos de esta.-Gritos'de independencia.-Influencia de las libertades concedidas por el general Dulce.-Reaccion en el partido espahol.-Crimenes cometidos por los insurrectos.-Elementos de guerra reunidos por el partido espafiol.-La anexion A los Estados-Unidos, como tercera fase de las tendencias de los insurrectosVacilacion de los Estados-Unidos, y causa de su neutralidad posterior.-Estado precArio de la insurreccion armada. -Conjetura sobre el porvenir de Cuba.-Elementos de discordia que dejard en p6s de si:la actual insurreccion. -Necesidad de vivir alert en 4o sucesivo ........... 19 2*

PAGE 4

-VI FAG., CARTA IV.-La Milicia Volundaria.-SUMARIo: Antecedentes honrosos de los voluntarios de Cuba.-Diferencia de miras entre los voluntarios de Cuba y los milicianos nacionales de la Peninsula.-Sacrificios bechos por los voluntarios en aras de la patria.-La union ha sido siempre su norte.-Imputaciones hechas por sus enemigos.-Esplicacion del valor, unidad de miras y abnegacion de los voluntarios de Cuba.-Los cubanos dignos tigurando en sus filas.-Entusiasmo que inspira a todos los buenos esa institution .......................... 25 CARTA V.-Mas sobre los voluntarios.-SUMARuo: La militia de "Nobles veeinos."-Indnencia de la actitud de los voluntarios en la invasion de Narciso Lopez y en la insurrection actual.-Convendra desarmar a los voluntarios una vez terminada la campana?-Argumentos en pr6 y en contra.-Conveniencia de sostener la fuerza voluntaria y el entusiasmo que las anima.-Ventajas positivas de esta politica.-Recompensas y bonores con que debe premiarse h los voluntarios y sostenerse su entusiasmo.-Creacion para el efecto de una medalla especial. -Exencion de quintas en Ia Peninsula a los voluntarios. -Fomento de la inmigracion peninsular.-Organizacion de la militia volUntlria en tiempo de paz, de un modo semejante a la londelchr alemana.-Datos sobre la landw r ... .. .. ... .. ...--...... .....-.-...31 CARTA VI.-La libertad (eorica y su aplicacion en Cuba.-SMABIo: Progreso de las ideas liberales en los tiempcs modernos.-La libertad amalgamada con el 6rden.-La monarquia absolute, la constitutional y la republica.-Estado de Cuba antes de estallar la insurreecion.-Tendencias de esta y medics empleados para el efecto.-Reformas politicas pedidas por los comisionados que fueron a Madrid en I SG.-Tendencias de sus planes.-Verladero sentido de la palabra autonomia,La autonomia del Canada y la de las Provincias Vascongadas, citadas como modelos por los insurreetos.-Conveniencia de estudiar las bases en que descansa una y otra autonomia .........--..-.................. 39 CARTA VIL-La autonomia del Canadd .-SUMARIO: Vases en que estriva la autonomia canadense.-Estado de la opinion pnblica en Inglaterra despues de la revolucion Francesa iniciada en 1789.-Influencia de Francia y Espana en la independencia de los Estados-Unidos. -Reforma introducida -por Pitt en el regimen del Canada el aho 1791.-Divisiontiel Canada en dos proviu-

PAGE 5

-VII PAG. cias coo Camaras y libertades que equivalian A la independencia del Canada y ]a Nueva-Escocia.--Luchas con motivos religiosos.-Acta de 1" de Junio de 1867 emancipando completamente el Canada, Nueva-Escocia y Nueva-Brunswick.-Detalles acerca de la forma, de gobierno que rige en el Canada.-Atribuciones del obernador general, del Consejo privado de la Reina, del Senade, de la Camara de los Comunes, del Teniente gobernador y de las Camaras provinciales.-Consecuencias para la Inglaterra.-Comparacion del r6gimen que Inglaterra tiene establecido en el Canada con el quo observa en la India.-Comparaciones entre el CanadA y la Isla de Cuba.-Suposiciones quo hacen los insurrectos cubanos'al pedir la autonomia.-Consecuencias que esperimentaria Espana planteando ese sistema ....... .45 CARTA VIII.-La autonomia de las Provincias Vascongadas.-SUMAIUo: Astucia de los insurrectos al pe_ dir esa autonomia.Contradiccion en que incurriria Espana al crear en Cuba diferencias, cuando trata de asimilar A las Provincias Vascengadas con las demas de la nacion.-Bases auton6micas del gobierno establecido por Jaun Zuria.-Ex men de las creadas por la Junta General de Guernica.-Bases en que descansa la autonomia actual -Refutacion de la idea de aplicar A Cuba las modernas instituciones vascas.-Imposibilidad de otorgar esas instituciones a la isla de Cuba.......-.. -53 CARTA IX.-Mas sobre la autonomia de la isla de Cuba SUMARIo.-El folleto titulado Soluciones Posibles.-Razones quo contiene contra la automia de Cuba.-Confesion de que la autonomia equivale Ala independencia.-Zenea y Azct.rate.-Refutacion de los errors que contiene en esta parte el folleto insurrecto.-Otro trozo del mismo folleto.-Tendencias separatista del mismo........... 61 CARTA X.-Venta de la isla de Cuba.-SUMARIO:Interpelacion hecha en las C6rtes por el diputado seor Vild6sola.-Proposiciones de Mr. Sickles.-Historia de otras proposiciones hechas en diversas 6pocas con igual objeto.-Notables palabras pronunciadas por el senor Lopez de Ayala.-Inconvenientes que acarrearia a los Estados-Unidos la compra de la isla de Cuba.-Imposibilidad material que tiene Espata para celebrar ese contrato.-Consecuencias del mismo una vez admitida esa hipstesis ..................................... 71 CARTA XI.-Anecsion de Cuba d los Estados-Unidos. -Sugieao: Antigiedad de essidea en la mente de los

PAGE 6

cubanos anti-espanoles.-Calamidades que caerian sobre Cuba si ese plan monstruoso se realizase.-Ausencia del elemento peninsular en Cuba.-Empleo que darian los Estados-Unidos A este territorio.-Absorcion de los cubanos por los Norte-Americanos.-Nulidad politica A quo quedarian reducidos aquellos.-Ejemplos de 6dio instintivo que existe entire ]a raza latina y la sajona.-Botin de guerra que exigirian los americanos.......-.. ...... 77 CARTA XIL--Inconvenientes de la anexion para los Estados Unidos.-SUMARIO.--Guerra que tendrian quo sostener con Espana.-Inferioridad de !a marina de guerra de los Estados-Unidos.-Ruina segura de su comercio y su hacienda.-Perdidas que ocasionaria i los Estados-Unidos la destruction de sus transacciones mercantiles con Cuba.-Estadistica del comercio que hoy hace con esta Antilla y las demas naciones hispano-americanas.-Refutacion de esta idea hecha por el folleto Soluciones posibles.-Objeciones politicas, econdmicas, relijiosas y sociales.-Repulsion de los americanos hacia los cubanos.-Guerra con Espana prevista por estos nltimos y oposicion de Mr. Fish y del general Grant.-Recuerdos funestos para los Estados-Unidos del exito de sus espediciones militares con carActer anexionista.-Motivos de gratitud qne tienen para con Espana.-Oposicion a declarar beligerantes A los insurrectos cubanos........ 85 CARTA XII.-La independencia de Cuba.-SUMARCo. -Grito de Cuba libre en vez de Cuba independiente, adoptado para alucinar i las masas.-Cambio de un presente prospero por un porvenir dudoso.-Orras mistificaciones hechas por los corifeos de la insurreccion.Error que existe en la idea de que toda colonial puede emanciparse cuando tiene elementos para vivir independiente.-Pruebas de este error.-Teoria de los heehos cousumados.-Empeno inquebrantable de los espanoles eu salvar la isla de Cuba................... 95 CARTA XIV.-Imposibilidad de obtener la independencia de Cuba por la fuerza de las arMas.-SUMARIO : Razones y hechos on que fundaban su esperanza los insurrectos armados.-Acontecimientos que echaron por tierra los calculos de los separatistas.-Tropas enviadas por la Peninsula.-Actitud hostil hicia ella, tomada por los departamentos mAs ricos y poblados.-Nnmero considerable de hijos del pais que figuran en las filas do voluntarios.-Elementos disolventes quo existen en el campo insurrecto.-Impoteia de los rebeldes para

PAGE 7

-IxP4G. conquistar poblaciones importantes.-Reseha de varias derrotas esperimentadas por los insurgentes, no obstante pelear con fuerzas superiores en nnmero.-Inconvenientes que la naturaleza les opone.-Presentaciones en masa.-Bajas de la insurreccio.-Estado actual de esta. -Probabilidades de su proxima estincion -------. -104 CARTA XV.-Imposibilidad de que Cuba independiente se organice.SUMARIO: Ejemplo de la desorganizacion quo despues de medio sig!o, lamentan todavia las repnblicas hispano-americanas.-Datos sobre su anarquia.Santo Domingo independiente, mendiga su anexion d los Estados-Unidos.-Pintura que hacen en sus carts famiHares los insurrectos, retratando las ambiciones, vicios, desconcierto y anarquia quo reinan y han reinado siempre en su repiblica de Cuba-libre.-Referencia al apendice.-Obsticulos que opondria d la organizaion de Cuba independiente la raza de color.-Superiorfdad de esta si se acrecentase con la inmigracion expontinea de Ia que vive en los Estados del Sur del Continente vecino. 113 GARTA XVL-Las reformas.-SUMARIo : Ideas separatistas que entrafla la petition de reformas political en Cuba.-Citas que confirman esta verdad, tomadas de escritores cubanos de diversas epocas.Opinion del senor Saco.-Idem del Sr. Zayas.-Idem del Sr. Labra.-Refiexiones quo inspiran estos datos--Deben perecer los principios Antes que las colonias.-Conveniencia para America de que Espana subsista en las Antillas.-Perjuicios que Io contrario acarrearia a nuestra nacion.Desaciertos que bicieron perder a Espana sus vireinatos del Continente ameticano.-Datos historicos acerca de las ocasiones en que los espaioles han salvado .Cuba del domino extrangero.Absurdo de que nosotros mismos trabajemos para la perdida de Cuba.-Las reformas politicas otorgadas ahora, conducen d ese resultado -Quienes las piden son los enemigos.-Justificacion de quo los peninsulares residentes en Cuba sean conservadores, aun siendo republicans Antes de venir a este pais.-Notables palabras del Sr. Santos.-De todos modos el patriotismo aconseja no hacer hoy ni en mucho tiempo innovaciones politicas ..................... 118 CARTA XVII.-Historia de las reformas liberates en las posesiones hispano-americanas.--SUMARo: Grandeza de las posesiones coloniales de Espana a principios de este siklo.-Causas que inculcaron en los espiritus fogosos de los americanos las idea de libertad exagerada.

PAGE 8

PAG, Reformas liberales que introdujo la Junta Central.-Resefia de las que hizo despues la Regencia.-Las introducidas por las C6rtes de Cdiz.-Insurreecion de Caracas, Buenos-Aires, Venezuela y Mejico.-Acontecimientos que tuvieron lugar en estos vireinatos, y en los de Montevideo, Plata, Quito, Chile y demos.-Debilidad de Espana y los vireyes.-Desmanes a que dieron lugar las concesiones -Declaraion heeba por el decreto de 15 de octubre de 1810.-Reseta de otra multitud de concesiones liberales hechas por la Metropoli.-La perdida de la America Continental,, como consecuencia de ese liberalismo mal entendido ...................... 12c CARTA XVIII.-Historia de las reformas politics en las Antillas.-SUMARIo: Poco provecho quoe han sacado nuestros gobernantes de las lecciones que encierra la historia de la perdida de las Americas.-Movimientos jeparatistas iniciados en Cuba al insurreccionarse los vireinatos del Continente--Energia del marques de Someruelos.-Inmigraeion que la paz de esta Isla atrajo de entre los emigrados de las republicans hispanoamericanas.-Promulgacion de la Constitucion de 1812 en las provincias do America y Asia.-Diputados que fueron por Caba y Puerto-Rico en aquella 6poca.-Caida de ]a Constitution ei aiho 14, y su restablecimiento en 20. -Diputaciones de las Autillas.-Tendencias separatistas manifestadas en las legislaturas del 20 al 23, por los diputados ultramarinos.-Esclusion de ellos al presentarse en la de este ultimo afo.-Decreto mandando regir per eyes especiales las provincias ultramarinas. Nombres de los eminentes liberales que firmaron esta proposicion.-Discursos de Arguelles y Sancho.-Clebre protesta de los diputados cubanos.-Tendencias que reveld la promulgation de la constitucion hecha por ei general Lorenzo.-Grito de independencia que produjo ese paso imprudente.-Energia del general Tacon. -Nueva campana reformist del aho 1863.El Siglo. -Tendencias de este periddico reveladas por Pineyro.Manifestaciones hechas en la Habana con motive de la llegada del reformist Sr. Asquerino.-Decreto convocando la Junta informativa.-Juicio de las reformas politicas que propuso Morales Lemus, formado pOr Pinieyro. -Caida de la dinastia Borbonica en Espafla y sus consecuencias para los separatistas.---................. 35 CARTA XIX.Los diputados puerto-riquenos.SuMARIO: Intrigas de los reformiltas despues de la caida

PAGE 9

-XI PiG. de D Isabel II.-Venida del general Dulce, y causas porque la deseaban los cubanos insurrectos.-Libertades que trajo el general Dulce.--Juicio de ellas formado por Pifieyro.--Arrepentimie nto de Dulce al ver que las libertades politicas y sus indultos fomentaban la insurreccion.-Eleccion de diputados en Puerto-Rico.-Republicanismo de la mayor parte de ellos.-Confesiones hechas en el Congreso por el Sr. Baldiorotty de Castro.Festejos que hizo Puerto-Rico A ese diputado cuando regres6, y aplausos a sus ideas.-Documento en que se elogia su conducta en sentido reformista radical.-Concesion que arrancaron al gobierno en el articulo 108 de la Constituion.-Proyecto de Constitucion para Puerto-Rico, hecho por el Sr. Becerra.-Creacion de diputacion provincial en Puerto-Rico.-Elementos anti-espaholes que la compusieron.-Proyecto de decreto convocando diputados por Cuba.-Consecuencias de esta medida .............................................. 143 CARTA XX.-Las reformas politicas en Ultramar.SuMARo : Argumentos presentados en diversos tiempos en favor de las reformas politicas.-Refutacion detenida de cada uno de estos argumentos.-...-... ........ 151 CARTA XXL-Continuacion (,e la materia de la anterior.-SuMARio: Exposicion de otros argumentos he. chos por los reformistas.--Besvanecimiento de los errores que contienen.-Examen de varios hechos que falsamente se atribuyen a Espafa en detrimento de los cubanos.-Dilema incontestable presentado i los reformistas en una esposicion de los liberales conservadores.............................. .-159 CARTA XXII.Conviene promulgar una Contitucion en las Antillas?-SUmAR : Opinion del celebre orador Argtielies.-Proyecto de constitucion para Puerto-Rico firmado en 18 de Diciembre de 1869 por el ministro Sr. Becerra.-Las tres formas en que pueden gobernar las naciones sus colonias.-Razones que demuestran la imposibilidad de que una nation se gobierne por iguales leyes que su colonia.-Forma con que rigen las suyas Inglaterra, Francia, Holanda y Dinamarca.-Argumentos presentados en pr6 de la asimilacion de leyes politicas entre Espana y Cuba, presentados por los aut6nomos antillanos.-Refutacion de los de indole politica.-Idem de los de cardeter hist6rico.-Resultados que di6 en 1820 la promulgacion.de la constitucion que regia en la Peninsula.-Cuadro irazado por el diputado

PAGE 10

-X1 PIG. Sr. Heros de los disturbios acaecidos en aquella epoca. -Idem de los que tuvieron lugar par igual motivo los anos 36 v 69 ... ... ............. ...-. .. .169 CARTA XXIIL-Conviene que las Antillas envien diputados a la Peninsula ?-SUMARI0: Constituciones en que tacitamente se ha reconocido la inconveiencia.Exito que han tenido lasrecientes elecciones hechas en Puerto-Rico.-Programas electorales dados por varios candidatos de Puerto-Rico, hoy diputados electos.Tendencias anti-espafiolas quo declaran.-Critica de la ley electoral vigente en Puerto-Rico.-Lecciones que da la esperiencia por medio de los diputados de las AntiHas, siempre que han ido A las CAimaras.-Nuevas razones que se oponen A la election de diputados de las Antillas.-Prevision del caso en que el gobierno mandase hacer las elecciones que repugna ei elemento espanol. rConsecuencis del retraimiento -Opinion de los que creen preferible que se hagan elecciones desde luego en Cuba, para contrarestar el influjo do los diputado puerto-riquenos---------------------... --.----177 CARTA XXIV.-Ias sobre elecciones de diputados y senadores.-SiM at o: Varios argumentos hechos por los reformistas en pro de las elecciones.-Refutacion de cada uno de esos argumentos.-Otras razones que justifican ]a inconveniencia de mandar al presented diputados y senadores.-Consecuencias funestas que traeria consigo ese paso....................-.............-186 CARTA XXV.-Actitad que conciene tomar al partido espafiol si se lc iniponen las eleceiones.-SUMARIo : Unanimidad casi complete del elemento espanol en creer perniciosas las elecciones heehas durante la guerra y hasta que se reponga el pais.-Razones de los que creen to contrario, y refutation de ellas.-Poco fruto que reportaria la nacion.-Conflieto que se crearia al gobierno si se adoptase una resistencia pasiva, una vez mandado [levar adelante las elecciones.-Complicacion internacional que pudiera producir.-Nuestra opinion acerca de ese punto.-ledios que pueden adoptarse para precaver ese contlicto.-Instrucciones que en nltimo caso deberian darse a los diputados cubanos por sus electores..........................................,---195 CARTA XXI.-eformas admiki ist ra tivas, economicas y sociales.-SUMARio: Inconveniencia de introducir reformas de cualquier clase durante el estado de guerra por que atraviesa el pais.-Reeena de las reformas ad-

PAGE 11

-XIII PAG. ministrativas que en nuestro concepto convendra introducir oportunamente en Cuba.-Idem de las econ6micas.-Idem de las sociales.-Recuerdo de las reformas de esta indole propuestas por la Junta informativa de Ultramar.-Ejemplos de beneficios y de males que han traido consigo en otras epocas reformas de la indole de las indicadas en esta carta----------------------203 CARTA XXVII.-Sintesis de este libro.-SUMAIo: Causas del levantamiento de Cuba contra Espana.-La autonomia.-La anexion a los Estados-Unidos.-Exito probable de una guerra entree aquella nation y Espana.-La independencia de Cuba.-Medios que deben adoptarse para terminar la insurreccion.-Reformas politicas.Inconveniencia de introducirlas al presented en Cuba.Tendencias ocultas de los reformistas.-Sacriicio que hacemos de nuestras ideas politics de partido, los peninsulares residentes en Cuba.-Tolerancia con los insurrectos y auxilio que se presta A sus ideas, en la misma Peninsula contra la cual conspiran.-Las Antillas se perderan en Madrid.-Razoges que rechazan al presented las innovaciones.-Epoca en que podrAn hacerse.Ap6strofe de Castelar a los americanos.-Orden sucesi9o quo convendra seguir para su planteamiento.-La nacionalidad, el 6rden y la libertad.-Escitacion a S. M. para que estudie y medite acerca de las cuestiones ultramarinas------.................................. 209 POSTDATA .......-------....................... 221 CARTA AL AUTOR, por el Ilmo. Sr. D. Ramon Maria de Araiztegui ..................................... 223 4*

PAGE 12

'

PAGE 13

PROLOGO. La Isla de Cuba, pais rico y pr6spero cual pocos en el mundo, en tdrminos que escita la codicia de todas las naciones, se halla en la actualidad luchando con un cancer que la corroe, y que si no se extirpa ahora que es tiempo, concluira por sumirla en la barbarie y en la miseria, que son las dos aflicciones mayores, una moral y otra material, que pueden sobrevenir a un pueblo. Las republicans hispano-americanas, corriendo bace casi un siglo, en pos de un ideal fantastico que ha consumido mas victims humanas que la celebre esfinge de T6bas; y mas todavia aquel pr6spero Santo Domingo, que era antes la Isla de Cuba de hoy en riquezas y tranquilidad, asi como Haiti fdrtil en otro tiempo y receptaculo de la ilustracion francesa; son los espejos en que debiera mirarse Cuba para no precipitarse, por la necia idea de imposible independencia, en un abismo de mal que espantan al raciocinio y llenan de afliccion el alma. Sin embargo, nada ha bastado para contener A los diegos ap6stoles del separatismo, y proclamando

PAGE 14

-4a gritos que buscan la felicidad del suelo pr6digo en que nacieron, solo tratan en realidad de borrar su nombre de entre los pueblos cultos de la tierra. Mucho antes de apelar al laudo barbaro de las armas, recurrieron los separatistas al terreno de las ideas, que debe ser el palenque donde se discutan las cuestiones en este siglo, si en. algo ha de distinguirse de la edad media, en que la victoria corporal cortaba, ya que no desataba el nudo que impedia quo la luz so hiciese en las cuestiones sociales 6 individuales. Hoy no cejan aquellos encarnizados adversarios del nombre espanol en su guerra de ideas y en su propaganda, haciendo abortar i las prensas periodicos, libros y folletos escrito en todos los idiomas y circulados con profusion por todas las naciones. Que mcdio queda a los espanoles amantes de la nation y quo se sienten aptos para defenderla con la pluma, si no recurrir a la prensa, donde los adversarios libran sus batallas, y ponerse frente a frente de ellos para descubrir sus manejos, pulverizar las alas semillas que vierten en los espiritus y derrotarlos en fin, usando sus propias armas? El libro que hoy presento al public, ha obedecido al cumplimiento de ese deber de patriotismo, como obedeci6 antes a la misma idea la fundacion de dos peri6dicos en distintas localidades importantes de esta Isla. S6 que me aguarda el anathema de los laborantes y de los separatistas declarados, que escriben en todos los tonos y en todos los ambitos de la tierra, como lo prueba el tener a su devocion centre otros peri6'icos los siguientes: ea los

PAGE 15

-5Estados-Unidos El Sun, El Herald, El Tribune, La Revolution, La Republica El Nuevo 3fundo y El Republican; en I6jico, El Cuba y El Progreso: en Inglaterra, los titulados The Angloamerican Times, The Cosmopolitan, y The North en Eco: en Madrid mismo El Sufragio Universal y La Constitucion; y La Cuestion Cubana en Sevilla. A pesar de ese anatema no me inquieto si mi partido que es el de los buenos espanoles, reconoce el sacrificio que hago y lo estima en algo. Si asi no sucede por desgracia, no me quejare: mi conciencia me diriY que he cumplido bien con la pAtria, y eso me basta. Restame decir algunas palabras, acerca de el desalino con que estn escritas las presentes cartas, y de algunasincorrecciones, erratas y repeticiones que aunque tarde lie notado, y que no pasartn desapercibidas Li los ojos de los lectores. Esas cartas ban sido escritas con objeto de servir de articulos de fondo para EL HORIZONTE, y Se escribieron con la precipitacion que exige la vorAgine que en forma de columnas, espera todos los dias el trabajo del momento, para luego ser condenado ol olvido, pues la vida del articulo periodistico es fugaz en alto grado. Al par que esas cartas se insertaban en el periddico, se tiraban los pliegos de este libro, recorriendo para el efecto la misma composicion tipografica ya hecha. Sirva de escusa esta precipitation, y sin6 basta agreguese 4 ella la del buen deseo que ha animado constantemente para estudiar, meditar las ideas y escribir estas pAginas a 3*

PAGE 16

a

PAGE 17

CA RTAS.

PAGE 18

t

PAGE 19

CA RTAS AL REY. CARTA I. La revolution de Setiembre ech6 por tierra en Espana una dinastia secular, que con la tortuosa marcha political de su representante en el s6]io, estaba lejos de llenar las aspiraciones de la, ilustrada nation cuyos destinos debia regir con el tino de un piloto a quien se entrega, no solo el tesoro que represents el buque confiado A su direction, sino las vidas y haciendas que dentro de su seno encierra toda nave de alto bordo. V. M., vAstago ilustre de la casa de Saboya, vivia lejos del oceano de pasiones politicas que desencaden6 en nuestra infeliz patria la revolution, como secede siempre y donde quiera que ese m6nstruo levanta su cabeza sedienta de sangre y de mudanzas.

PAGE 20

-10 Nuevo Cincinato, moraba V. M. en la podtica Italia y hAcia 4 ella hicieron rumbo varios ilustres representantes de Espana con ei prop6sito de ofrecerle la diadema de Recaredo y San Fernando; y j6ven todavia, con el alma Mena de f en el porvenir, y con la frente henchida de ideas de progreso v regeneracion, bebidas en los buenos libros y meditadas durante las noches de luna a bordo de loa bajeles donde aprendiera V. M. a luchar con las olas y a vencerlas, accept el espinoso presente de la Espana que vein en t~n augusto principe el iris de su ventura. Ya estA V. M. sentado on el s6lio, ya es el Rey que todos los leaves respetamos, y esperatnos a'Mar, porque sus actos correspcndermn seguramente a lo que todos nos prometemos del d12gno descendiente de la progenie de Filiberto de Sabova. Ahora len, al arribar a las playas espanolas, ha entrado V. M, en un pais nuevo, pues por mas que conozoa su ]historia, sns tradic!ones, su topografia y sus levels, no ha tenido ocasion de estudiar pricticarnente sus hombres, sus instituciones, sus necesidades, y tantas otras cosas que debe conocer todo el que aspire a obtener el dictado de rey grande, y. las bendiciones de un pueblo que cobija con su pabellon de oro y prpua' muchos millones de habitantes, diseminados por todos los Ambitos del orbe. Es, pues, un deber de patriotismo, que de seguro V. M. apreciarA en lo que vale, decir el snbdito la verdad A su Rey; pues en este siglo en que las coronas ruedan por los bombros basta caer en el suelo y hacerse anicos, los monarcas no pueden ser

PAGE 21

-11 swrdos, sino vivir en la atm6sfera de la verdad, y para ello oir, meditar y resolve Por tanto me atrevo A creer que V. M. no llevarA a mal que uno de sus subditos se atreva A elevar la voz basta sus oidos, por medio de algunas cartas que. Atravesarin el Ocdano, impregnadas, sino de erudicion, del patriotismo mas ferviente y de la sinceridad mas completa. Soy, Senor, un modesto habitante de esta rica perla do las Antillas. Hace muchos anos que vengo qstudiando en las elocuentes paginas de la historia cl pasado de los pueblos hispano-americanos; y que por mis aficiones especiales he meditado algun tan1'i acerca del porvenir de Cuba, acerca de los m6viles que han implsado A los malos cubanos A reneizar de su generosa pAtria, asi como acerca de lo que. plansan los hombres de recto criterio que buscan un lenitivo para los males que aflijen a este Antes tan tranquilo y hoy tan desdichado pais. Me creo en ni caso de confiarlo todo A V. ll. para que con su ilustrado juicio pese las razones todas, y viendo en ellas, como verA de seguro, el deseo del acierto, las tenga presented cuando se trate de introducir en Cuba las reformas proyectadas. Otros hombres hablarar A V. M. con mas elocuencia y con mas talento, pero no con mas deseo de acertar, ni con patriotismo.mas acendrado. Si por suerte sirven algunas de mis palabras para detener vuestra real atencion por un momento, me conceptuar6 feliz; pues trAs de su lectura vendrA sin duda la reflexion, en p6s de esta la consulta de otros que sepan mas que yo, y por ultimo la consolidation del

PAGE 22

-12 pabellon de Espafa en esta Isla, para devolverlo At nuestros hijos tan inc6lume como nos lo legaron nuestros predecesores. Senor: Con el mayor respeto B. L. R. M. de V. M. Earzo 14 de 1871.

PAGE 23

CARTA II. Suponiendo que V. M. acogera con benevolencia estas cartas, como me prometi al tomarme la libertad de dirigirle la anterior; voy a consignar en esta algunos antecedentes acerca de la insurrection cubana, que serviran de punto de partida para las observaciones que en lo sucesivo comprendera mi correspondence. V. M. habra oido hablar seguramente de que este bello pais se halla agitado, intranquilo, no tanto por los ataques que con las armas en la mano dirigen todavia a la nacionalidad espanola los insurrectos, sino por el temor de que nuestros enemigos apelen a los trabajos de zapa que minan sorda, pero no menos profundamente, los cimientos de la integridad del suelo patrio. Es menester, pues, qua sepa V. M. algunos detaIles sobre el origen de la anemistad de algunos hijos 2

PAGE 24

-14 de Cuba con sus progenitores y con el pabellon A cuya sombra nacieron; algunos pormenores sobre los medios de que se valieron para levantar en armas esta provincia, y por fin, algunos datos acerca de To que el compacto partido espanol ha hecho para evitar que tan villanos prop6sitos se realizaran, con detrimento del honor pAtrio y del carifno que profesan A este pedazo de tierra, perdida entre las olas, donde han visto nacer sus hijos, por desgracia ingratos en su mayor parte; donde han labrado su fortuna A costa de privaciones y de trabajo sin tregua, y donde existe la tumba de muchos de sus antepasaCOS y de no pocas de esas personas cuya existencia preciosa quisiera rescatar todo hombre de corazon A costa de su propia felicidad y aun de su vida. La ambition de figurar. He aqui el m6vil de todos los prohombres de la insurrection cubana. Eran ricos, porque habian heredado de sus padres espanoles lo que deseaban para vivir con fausto, 6 porque en este suelo ferAz y poco poblado, el trabajo halla siempre recompensa en cualquier industria, arte 6 profesion A que se aplique la inteligencia, la constancia y la economia. Pero querian figurar, y en vez de contraer m6ritos con la nation para que los honored, las distinciones y los elevados puestos publicos lloviesen sobre ellos en mayor abundancia de To que siempre ban llovido, y por desgracia, siguen lloviendo, proyectaron hacerse aut6nomos, con Jo cual entrevieran mas puestos que escalar. Basta conocer el corazon humano, para comprender hasta donde puede arrastrar esta idea ambiciosa, basta echar una ojeada por las republicas hispano-

PAGE 25

-15 americanas para persuadirse de esa tendencia de la raza latina en estos climas, y basta ver la prisa que se dieran los insurrectos A repartirse titulos de generales, brigadieres, ministros plenipontenciarios, embajadores, diputados, gobernadores, prefectos y tantos otros, para convencerse de esta especie de frenesi que se revels en todos desde el momentomismo en que la hidra de Yara levant6 su ominosa cabeza. Un 6dio tan injustificado contra la madre patria no se esplica de otra manera en ultimo termino. Ambicion, ambition y siempre ambition! El Anico medio que para saciarla, se les presentaba, segun su modo de ver, era derrocar el podar de Espana en este territorio; y al efecto idearon la autonomia. A este fin tienden los escritos de Saco y la Luz, sus apbstoles, y de otros corifeos de la insurreccion. Para cohonestar su pretension, sembraron en el frrtil terreno de las imaginaciones juveniles un catalogo de supuestos agravios hechos al pueblo cubano por el Gobierno espanol. No me detendre ahora en exponerlos y refutarlos uno A uno con los datos estadisticos en una mano y los preceptos de la logica en la otra, pues esta tarea me llevaria demasiado lkjos. Para mi intento bastarA preguntar a nuestros enemigos el nombre de un solo pueblo de la tierra en que se gobierne A gusto de todos y en que no haya abusos que corregir. Si nos citasen por su desgracia los Estados-Unidos, que miran como el bell ideal. y llaman repnblica-modelo, les invitariamos A leer los peri6dicos de ese pueblo en que, merced Al la libertad absoluta de gscribir, se resenan A la faz

PAGE 26

-16 del mundo todos los dias crimenes espantosos que se cometen, merced A la venalidad de sus presidentes, diputados, gobernadores, aduaneros y hombres de todas clases que en una u otra esfera influyen en los destinos del pais. Hace aflos que dos peri6dicos, El Cronista, antes Croica de New-York, y el Diario de la ilarina con sus correspondencias, vienen esplicando las concusiones y abusos tirAnicos que manchan la historia contemporanea de la republicamodelo. Si, pues, los gobiernos de todos los pueblos son compuestos de hombres y no de Angeles; si en todas las naciones hay abusos, si nadie puede tirar la primera piedra iA que denigrar A Espana, que tendra sus defectos, Pero que de seguro si por algo pecan sus gobernantes es por mimar demasiado A estas Antillas donde ven fijos los ojos de todos los espanoles, porque representan el nltimo giron del manto imperial que en America tenia la Matrona que la sac6 de Ja inmensidad de las olas, la civiliz6, y la hizo rica y feliz; como el hijo de la India saca de las ondas la concha, extra su perla, limpia la escoria que la rodea, la labra poco A poco y la hace digna de figurar en la diadema de un monarca. Pero volvamos, Senor, A la idea de la autonomfa. Reduciase esta A pedir el gobierno del pais por el pais, el self governement, segun las frases que los modernos Maquiavelos aplicaban a cada moment para deslumbrar las mass con ideas que no comprenden, y cegarlas con el sonido armonioso de palabras ex6ticas 6 metafisicas. CAmaras en Cuba, presupuestos y regimen generakemanado de ellas, di-

PAGE 27

-17ptaeione ep e C1 Qrn Cinco Vgas y otras pgtgagg qne }lo rprgyeotaban est~blepg; u??nicigog ipeietes del p9der pentrol, gej4cito y marina propia credos peo $ pco ya queno era posible improvisarlos, hg aquf el programa auton6mico. Por Lo demas nada de dipuados quq fuesen a Espana A pedir lo que convenia al pais, porque tomAndoselo ellos por si y ante si, no necesitaban ir en pos de tal cosa; nada de tolerar gobernantes espanoles en este suelo, pues ellos harto saben para gobernarse por si solos; y en fin, ir poco A poco borrando las huellas todas de Espana, en la joya de las Antillas. Logrado esto nltimo, la independencia estaba conseguida. tPara qu6, pues, guerras, incendiosy calamidades si esto puede hacerse con solo mantener adormecido al leon espanol con fingidos proyectos de estrechar los lazos que querian quebrantar? Asi se explicaban Saco, Luz Caballero, y otros que hace anos vienen sembrando vientos en las cabezas, esperando recoger cosecha y no tempestades, como pronostica el libro de los libros, la Sagrada Escritura. ;Ay de Cuba, si esos planes se hubieran realizado! iTan Ljos de ella estA Santo Domingo, Mgjico y todos los demAs pueblos de origin espanol, que no han podido los santones de la insurrection cubana ver su porvenir como en un espejol Basta por hoy, Senor, estA demasiado rodeado de ocupaciones V. M. para que pueda concederme largos rats de atencion, por mas que el asunto lo requiera por su trascendencia. Otro dia seguirg 3

PAGE 28

-18 con el beneplAcito rdgio que espero no me serA. negado. Entretanto desea A V. M. largos dias de prosperidad y tino para dirigir por buena via la nave del Estado, y B. S. R. M. Eare 18 de 1871. U

PAGE 29

CARTA IT. Iba examinando en mi anterior los m6viles y tendencias de la insurreccion cubana, y por no molestar demasiado la atencion de V. M. dejb para esta carta la continuacion de esos precedentes, sin los cuales no se comprenderian suficientemente ciertas apreciaciones que en Lo sucesivo me propongo consignar. Reanudemos hoy el hilo de la materia interrumpida. Los partidarios de la autonomfa, querian lograr por medios pacificos, pero arteros y traidores, la expulsion de los espanoles, segun decia en mi anterior; pero la fuerza de los acontecimientos dispuso las cosas de otro modo. Las escuelas, los peri6dicos, las lecturas y conferencias en las tabaquerias, los discursos de los comisionados que fueron A Madrid en tiempo del ministro Ayala y que impresos en Nueva-York corriaa

PAGE 30

-20clandestinamente de gano en mano, las l6gias mas6nicas y los conciliAbulos de toda clase, tenian minados ya los animos y hecha la propaganda revolucionaria, tomando por pretesto las contribuciones directas que los desafectos, colocados en puestos pnblicos, se esmeraban en hacer mas onerosas, para ensafnar mas los animos. Solo faltaba la chispa ek6ctrica para que estallase la mina de la traicion; y esta se present6, aunque antes de tiempo, para los afiliados en el bando anti-espaflol. La revolution de Setiembre, simil de la del aflo 1812, tan propicia para Mejico, estall6 en Madrid, y viendo en ella un suceso providencial, sin6 es que lo fomentaron con su oro segun se dice, creyeron llegado el dia que anhelaban. Precipitaronse los impacientes, di6se un grito en la Demajagua, corriose a Bayamo que desprevenida y socavada por la traicion no pudo resistir el primer embate, corri6 la noticia del facil triunfo, esplot6se el estupor de los dormidos espanoles, y la insurreccion creci6 como la espuma del mar en noche tempestuosa. Desde aquel dia, el grito no fue ya el de autonomia, sino que se troc6 por el de independencia. Vino el general Dulce, hubo libertad de imprenta, y los6rganos del laborantismo hicieron eco A La Verdad que di6 el santo y senla con la cdlebre frase "fuera caretas." He aquf ya la segunda fase de los planes insurrectos; la tercera vino mas tarde, cuando vierorn mal parada su causa, fiada lobamente al xito de lasarmas. Al primer moment de estupor, sikedi6 en e1 partido espaflol la reaction ma visoleit: Los adesinatisw

PAGE 31

-21 de Mayarf, el saqieo de los tenilos catblicos de Bajamo, Ids robos en cuadrilla p6rpetradbs en todos los ingenious desprevenidos, los incendios que asolaban las propiedades de los espanoles, la libertad dada en el Cobre a los esclavos, la ruina y la desolacion que hicieran cundir por t'odas partes los enemigos de Espana, lograron despertar de su letargo a los morosos, y la escarapela roja y el traje azul y blanco se hicieron ver por todas partes, logrando que el nombre de voluntario esparciese el espanto en las filas, 6 mejor dicho, desordenados pelotones de los aleves jefes y de los ilusos guajiros que gritaban ;viva Cuba libre! La Madre PAtria envi6 numerosas huestes A compartir las fatigas de la campania, con sus companeros los voluntarios. Vinieron armas, llegaron canoneras, subi6 de punto el entusiasmo en los buenos; y la insurrection comprendi6 su impotencia. Ent6nces empez6 A pensarse sEriamente en la tercera solution del problema anti-espanol. La anexion de la isla de Cuba a los Estados-Unidos era la formula. Los Estados-Unidos vacilaron largo tiempo entre la idea de patrocinar abiertamente la insurrection, la de comprar la Isla y la d fomentar en silencio las ideas insurredtas, a fin de representar en cualquiera de estos tres casos el papel del leon de la fabula de Fedro. Un rompimiento can Espana no era cueido, porque nuestra marina de guerri es superior A la suya con rniiho; la nieredate, a-mada en corso; teniible y potne si toineri' sufriria itfitito la coinprd se hizd imposiBl ioqe se levartif6 uic crt-

PAGE 32

-22 zada en toda la nation contra idea tan ignominiosa. Por tanto acept6 la Republica el sistema de la neutralidad, mas 6 menos estricta y leal, que esto no es del caso examinarlo. Vino, pues, a tierra el castillo de naipes formado A fuerza de aflos, de hipocresia, de necios sacrificiop y de infamias. La estrella de Yara fud rechazada de la constelacion que brilla en el pabellon Norte Americano; y los separatistas cubanos han quedado derrotados moralmente en todos los terrenos a que habian descendido, guiados por la negra antorcha de la traicion. En cuanto al estado material de los que todavia permanecen en armas, es precario en estremo. Partidas de bandoleros errantes por la espesura de los bosques virgenes de Cuba, mujeres y niflos lenos de harapos, enfermedades y miseria, hombres semisalvajes unidos por los vinculos del companerismo en el crimen con negros, mulatos y asiAticos desalmados; algunos cabecillas ilusionados, porque creen duraderas las credenciales de brigadieres y generales que prodiga Cispedes; y por fin, muchos comprometidos que al acostarse por la noche bajo las pencas de guano 6 las copas de los arboles y entre las hojas de la manigua, 4oran sus riquezas disipadas, su familia proscripta y su conciencia turbada por el remordimiento que les hace ver victimas ensangrentadas y llamas exterminadoras por do quiera. Vea V. M., trazado 4 grandes rasgos, los precedentes y las tendencias de los insurrectos cubanos. .En cuanto al porvenir gquien es capaz de preveerlo? Sin embargo, pueden hacerse congeturas, pues

PAGE 33

-23 la historia de todas las naciones acredita que siempre que se dan los mism'os antecedentes las consecuencias son iddnticas en el fondo, por mas que varien en los detalles. La insurreccion armada sera vencida a no dudarlo, pero quedarA una semilla funesta que jquiera Dios no dd amargos frutos para la patria! No debemos disimularlo, pues el callar la verdad cuando debe decirse, equivale a la complicidad. Existen expatriados gran numero de prohombres de la insurreccion, unos porque temerosos del castigo A que su crime los hacia acreedores huyeron al extrangero, otros porque no creybndose aptol para manejar el fusil, pues la conciencia les revelaba a gritos su cobardia, prefirieron ponerse a salvo de compromisos con uno 6 otro partido; muchos porque juzgaron mas favorable a su causa laborar en NuevaYork, Filadelfia, Merida, Paris 6 Madrid, pues, aunque avergiience decirlo, allf han ido como el Aspid A envenenar el seno donde se les abriga; muchos, en fin, porque indultados con generosidad excesiva, calificada pmr ellos de debilidad, cuando mnos, se fueron A espiar ocasion mas propicia fuera del teatro de sus vandalicas hazanas. Quedan tambien muchos hijos que no pueden ver con indiferencia el castigo impuesto 4 sus padres; muchos padres que ciegos y obstinados perseveran en la tarea de inculcar A sus hijos mAximas antiespanolas; y en fin, 6dios y resentimientos dificiles de olvidar, por mas que la generosidad proverbial de nuestro caracter trata de echar un tupido velo sobre el pasado.

PAGE 34

-24;Ay de nosotros si todos esos elementos de nueyas perturbaciones y de venganzas se dejan desepcadenar otra vez! La leccion ha sido dura, durisima para los traidores, y tiempo ha de pasar antes de que se atrevan a intentar otro alarde de pujanza: pero no pasara much sin que reanuden sus trabajos de zapa, como reanudaron en 1820 los emprendidos en 1812, como Lo hicieron en tiempo del general Lorenzo, como lo verificaron en tiempo de Narciso Lopez, y por ultimo hace dos afos en Yara. A ellos les servira de seguro la leccion para hacerse mas cautos, mas arteros, mas previsores, mas politicos en fin. iDeberemos echarla en olvido? Estudiemos dia y noche los hombres y las instituciones, tomemos las sabias lecciones de la experiencia, y no haya miedo que perdamos la partida el dia en que el porvenir de Cuba se juzgue al azar de las armas, 6 al exito de la intriga. Baste por hoy, y reciba V. M. una vez mas la sincera expresion del respeto con que B. S. R. M. MASZo 19.

PAGE 35

CARTA IV. Hablaba en mi anterior de lo mucho que hay que temer los trabajos futuros de los enemigos de nuestra nacionalidad el dia en que prepotentes vuelvan A alzar la cabeza, como la tratar'n de alzar seguramente; pues la historia nos dice que, fijos en esa idea, han hecho esfuerzos por lograr la expulsion de nuestro glorioso labaro cuantas veces han creido ver en la marcha de los tiempos ocasion propicia para ello. Es preciso, por tanto, que vivamos con ojo avizor constantemente, pues con el enemigo que acecha la ocasion, el descuidarse es morir. Para el efecto hay que fijar toda la atencion posible en el baluarte mas firme que posee la patria en estos climas. La militia voluntaria. No data del dia de Yara la creation de esta institucion. Cuantas veces Espana ha tenido necesidad de apoyo moral y material en estas lejanas playas, 4

PAGE 36

-26 -sus hijos hait emnpunado el fusil, han vertigo su sangre y han vaciado el oro de sus bolsillos. Cardenas, cuyo Puerto presenCid el desembarco del traidor Narciso Lopez, es buen testigo de esta verdad, y la session de C)rtes de 2 de julio de 1855 enque se declar6 solemnemente que "Ia militia voluntaria d Cuba habia mereiwdo bien d la patria," declaration repetida por las nltimas Constituyentes, son testimonios ftthacientes de esa verdad. Los que han pretendido ver en los voluntarios de esta Antilla un reflejo de los milicianos nacionales de la Madre Patria, se han equivocado lastimosament por carecer sin. duda de datos suficientes para apreciar su inodo de ser especial. Alli la militia ha sido la representacion del partido progresista, ias 6 menos avanzado segun los tiempos y las ideas en yoga; aqui los voluntarios han sido los soldados generosos de la pAtria. No han mirado a los hombres que ocupaban el sillon ministerial; no han peleado por el triunfo de Isabel o de Carlos; no han producido disturbios ni asonadas ilevados de ideas bastardas, como alguna vez ha sucedjdo por tesgracia al otro lado de los mares. La militia de aqui solo ha tenido en cuenta, las veces que ha surgido como por ensalmo de entre todas las clases de la sociedad, el peligro que corria la estabilidad del escudo heraldico de Espana en sus ricas comarcas. Llegado ese caso todos los rangos sociales han unido sus esfuerzos, y lia ciencia, la agricultura, el comercio, la industria, las artes, y en una palabra, cuantos elementos de ciencia y valor se Iallan esparcidos entree los oinbres del partido leal,

PAGE 37

han vestido la modesta blusa y el blanco jipijapa. Su voluntad ha sido inflexible, su abnegacion sin limites: y merced a tantos esfuerzos agrupados, el filibvsterismo y el separatismo lan tenido que humiliar su frente y huir acobardados A espiar otra ocasion en que se adormezca tanto valor y tanta tenacidad de prop6sitos. La union, vinculo potente que como nadie puede negar, constituye la fuerza, ha sido 'siempre su norte fijo, y ante dl se han estrellado las intrigas, las seducciones y las amenazas que han puesto en juego nuestros contrarios. iLoor eterno A tan dignos baluartes de la pAtria!' Se les ha motejado por los que no conocen suficientemente su modo de ser intimo, 6 se hallan cegados por la passion del odio A Espana, el que alguna vez hayan unido sus fuerzas contra ialos gobernantes. Deplorable es que el hecho haya tenido efecto: pero quidn es capaz de evitar que las olas se encrespen alguna vez y el dique salt hecho pedazos ante su impetu, cuando ese dique no se ha sabido colocar convenientemente, a fin de que su compresion de un sesgo provechoso a la corriente que ha de servir de motor 6 de guia de las aguas por el camino necesario para que fertilicen los campos donde la represa quiere transportarlos? La patria; la integridad de ese manto bordado de ciudades, rios y montanas, donde tantas generaciones sucesivas han ido acumulando trabajo sobre trabajo, para legar A su descendencia capitales explotables, ha sido siempre el objeto Pnico A donde han confluido los esfiirzos de los voluntarios. Y

PAGE 38

-2) iay! de ella el dia en que deje de existir ese amor que lleva al patricio ante el fuego enemigo sin esti-pendio alguno, sin mira ulterior de medro personal! Muchas, muchisimas villas de distancia, y muchas, muchisimas olas salobres, separaban do Cuba los ejdrcitos disciplinados que la Metropol debia enviar en auxilio de sus hijos que estaban Ilzinados A 'perecer abafidonados en estas remotas playas sin el consuelo de pisar otra vez las verdes praderas y populosas ciudades donde tranquilos se' deslizaron los primeros dias de su infancia, y sin alcanzar la ventura de elevar a Dios su accion de gracias en el templo de la aldea cuyas torres amigas ven sus camaradas destacarse sobre el azul del cielo )pr entire los tejados y arboledas que la imaginacion kei an sente recuerda con delicia. Pero esos hijos del trabajo quo confiun, -su propio valor v en su fuerza de volunad vinieron un dia y otro A fertilizar con si copies sudor los campos de la poetica Cuba: esa pleyani pn sular que, representando la savia mas lozana de la juventud patria, habiaido viniendo ago tnAs afl, desafiando los peligros del mar y los temores fundados de su aclimatacion, no podian ver con indife rencia el exito de una campana que amenazaba conclair con el objeto mas querido de su alma, en el pais remoto donde la suerte los habia conducido. Esa juventud fogosa que habia tenido valor para separarse de las madres que dieran el ssr a cada uno, de los hermanos que partieran con ellos las caricias paternales, y de la tiernas desposadas one

PAGE 39

-29con humedos sollozos les vieran partir para climas funestos al europeo; esa juventud que tuvo fuerza de Animo para ahogar los latidos del alma, enjugar sus lagrimas de despedida, y hacer un par6ntesis indefinido en la existencia del hogar paterno; no tuvo valor suficiente para resignarse A dejar las playas de Cuba, siendo arrojada de ellas como Agar de casa de Abraham. Pudo luchar y veneer mientras se trat6 de la familia; pero cuando se trat6 de la pAtria, de la integridad del territorio, el ourazon salta de indignation en sus pechos, y un jjamas! brot6 expontAneamente de sus labios generosos. De esto a empuflar el fusil del voluntario, no habia mas que un paso, y ese paso se di6 sin mirar lao consecuencias personales. Al nicleo de peninsulares que se armaron, se unieron muchos, muchos dignos cubanos, que comprendieron la sima A que conducia la ceguedad de la preocupacion politica A sus desdichados hermanos; y uni6ronse tambien muchos hijos pr6digos de la patria que, mal aconsejados habian hecho armas contra ella, yendo a engrosar las filas del bando que simboliza la ruina y asolacion de Cuba. La abnegacion, la fraternidad, el entusiasmo, el valor y la generosidad, tegeran de consuno coronas de laurel para premiar a los que constituyen con su noble y valerosa actitud la muralla mas firme de la patria. ;Ay! ent6nces de aquellos hijos expireos de Espafia que han tratado de mancillar el preclaro timbre ganado por los buenos! Ay! de aquellos que vendidos al oro laborante, 6 cegados por su igno5

PAGE 40

-30 rancia, han osado denigrar a los que tiibres tarn esclarecido ostentan ya de antiguo! La Historia escribirA con su buril de bronce sus nombres execrables, y el contraste hara resplandecer mas los unos y aborrecer los otros. Tal vez, Senor, me he dejado llevar algo del entusiasmo al trazar esta carta; pero, lo confieso, cuando oigo sonar los tambores y agruparse los voluntarios para salir A campafla 6 hacer servicios penosos de guarnicion; recuerdo instintivamente que sin la abnegacion y la constancia de esos hombres, la patria hubiera tenido muchos dias de amargura y luto. No lo olvide V. M., pues en mi pruxima carta tengo que decirle acerca de esa noble institution cosas que, segun mi juicio, merecen tomarse en cuenta. Si V. M. sigue prestando su benevola acogida a mi correspondencia, tal vez debera agradecerle algo la perla de las Antillas, asi como siempre tendrA que estar reconocido a V. M. por tal deferencia st respetuoso snibdito Q. B. S. P. M. IAIZO 22. 6

PAGE 41

CARTA V. Ofreci en mi anterior decir algo mas A V. A. acerca de los voluntarios de esta Isla, dignos sucesores de la militia de Nobles vecinos; que en 1850 se cre6 A consecuencia del desembarco del exgeneral espanol Narciso Lopez patrocinada por el ministro de Estado Clayton, ya que no por el Presidente Taylor que A la sazon regia los destinos de la Union americana. Los voluntarios actuales como todo el mundo sabe, con su abnegacion y valor ban logrado resistir el primer embate de las hordas separatistas que se atrevieron A levantarse en armas contra su patria en las soledades de la Demajagua. La isla de Cuba, como ya dije en mi anterior, se hallaba casi exhausta de guarnicion; y si bien el ejrcito ha rivalizado con los voluntarios en bravura; sus esfuerzos y aun su venida hubieran sido inntiles A no haber parado el primer golpe aquellos dignos patriotas, que con su actitud noble dieron lugar A 0.

PAGE 42

-32 que las noticias del alzamiento llegasen A oidos del Gobierno Supremo de la Nacion, y a que los refuerzos vinieran a tiempo para evitar el despojo que los traidores proyectaban, contando con la falta de tropas disciplinadas y con las sangrientas revueltas que en la Peninsula esperaban ver surgir en pos de la revolution de Setiembre. Ahora bien, iconvendra, una vez terminadas las convulsiones de la agonizante insurrection cubana, desarmar a los voluntarios, 6 por el contrario fomentar por todos los medios posibles su estabilidad, acrecentamiento y disciplina? Los gobernantes de 1850, creyeron conveniente la disolucion de la militia de que antes hicimos mencion, una vez adquiridas las seguridades posibles de que los Estados Unidos respetarian los derechos de Espafia, la nation que A tanta gratitud se hizo acreedora con ellos en su memorable 6poca de independencia y organization llevadas 6 cabo por Washington. Pudiera sostenerse hoy esta hip6tesis fundandose en las mismas razones de ent6nces, y aun en la de que los hechos han demostrado que cada vez que la patria ha necesitado el brazo armado de los ciudadanos, 6stos se han apresurado a defender su pabelion de oro y grana; de lo cual puede sacarse en consecuencia que si otra vez vuelve por desgracia a reproducirse el ataque, no faltarAn defensores aunque no pertenezcan a las filas voluntarias. Pero a esos razonamientos, que de acogerse por el Gobierno de V. M. para el efecto de verificar, el dia en que la Isla est4 completamente tranquila,

PAGE 43

-33 -1 desarme de los que tanto han hecho durante mas de dos aflos por salvar la integridad del territorio, hay mucho que replicar, si es que se han de respetar los sagrados fueros de la razon y los de la conveniencia politica. iQu6 mas quisieran nuestros implacables enemigos, los renegados de su sangre y de su patria; sino que desapareciese de la Isla esa .institucion gloriosa! En primer lugar debe tenerse presente que al resonar en Yara el grito, prdsago de las traiciones, profanaciones sacrflegas, incendios y asesinatos que han cambiado la faz de gran parte de la antes tan risuefla y floreciente isla de Cuba, al resonar ese gri; to, repetimos, no se hallaba el yais sin voluntarios, pues los habia, perfectamente reglamentados por el general Concha. Es verdad qu6 eran poco numerosos los filiados; que 6stos se hallaban diseminados por el extenso pais en que vivimos; y que todos ellos eran hombres laboriosos que tenian necesidad de mirar como objeto principal de su vida el ejercicio de la profesion en que libraban su subsistencia, y el bienestar de sus esposas 6 idolatrados hijos. Y es verdad, por ultimo, que la confianza que a todos tenia adormecidos como con un beleflo soporifero, habia hecho que no solo escaseasen los soldados vo-luntarios, sino que tambien se hallasen en cuadro los jefes y oficiales que debian. estarA su cabeza. Pero si todo eso es cierto, no lo es menos que existiendo el nucleo de la militia, se posefa la base de su reorganization, para el dia en que el peligro comun y el entusiasmo patrio, resonasen con voz penetrante en los corazones de todos. Por eso pudo 6

PAGE 44

-34presenciarse el milagro de que se levantara repentinamente una hueste formidable, armada y equipada it su costa, y que marchara con expontaneidad a los combates. Por lo demAs, si pudo prescindirse de los voluntarios en la dpoca indicada fu6 porque entonces se trataba de defender el pais contra los extrangeros y-no se estaba en el caso de hoy,. en que es precise salvarlo de los laborantes 6 conspiradores que bullen y se agitan entre nosotros mismos, de egos hombres sin lealtad que constituyen el Aspid venenoso que abrigamos compasivos en nuestro propio seno para clue, cuando arrojen otra vez la mAscara, no nos hieran de muerte con el veneno que ocultan rencorosost Es pues necesario, no disolver como entonces, la: fuerza voluntaria, una vez concluida la insurreccionarmada; sino por el contrario, sostener el entusiasmo de ella, ejercitarla en el manejo de las armas y procurar por todos los medios posibles su aumento progresivo. De esta manera se tendra siempre dispuesto ur ejdrcito valeroso y leno de abnegacion, el cual no costara dinero al Tesoro, como costaria y no poco el poseer uno compuesto de tropa de linea si hubiera de sostenerse en el numero que la extension de la Isla y sus condiciones especiales reclaman de consuno. Esta fuerza al primer motivo de alarma podrA encargarse de la guarnicion completa de las plazas y fuertes, diseminados por el campo, y con eso dejar libre la tropa veterana para salir a batirse: ,podra acompanar tambien A esta, y con su conocimento practice de las escabrosida4es, senderosy maniguas-

PAGE 45

-35de los terrenos prestarle gran ayuda: podrA ejercer un influjo moral incalculable en los enemigos la idea de que alternan en sus files unidos por los lazos del companerismo peninsulares y cubanos; y por fin, podrA contar la autoridad con un apoyo material, no solo para la guerra, sino para la policia rural, sobre todo en los despoblados departamentos del Centro y Oriente, pues siempre se verA A los voluntarios acudir a los incendios, inundaciones y calamidades de todo gbnero, al par que A detbner al criminal, como sucede prActicamente en el dia. Ahora bien, para sostener despues de la guerra el entusiasmo, fAcil de enfriar siempre cuando cesa el peligro material; conviene ligar los corazones de los que hoy sirven al Estado, con recompensas justas y con honores. Estos ultimos tienen la ventaja de que en nada gravan A la Nacion y que sirven de estimulo para lo sucesivo en los agraciados, y de objeto de aspiracion para los que vengan en p6s de ellos A ocupar su puesto. Entre esos honores, ninguno mas aprop6sito que el de la creation de una medalla especial para con'memorar las glorias obtenidas en esta campana larga y ruda; condecoracion que pudiera ser semejante A la que se di6 al ejercito expedicionario de Africa, 6 A la del que march 4 Roma en auxilio del atribulado Padre comun de los fieles. Otro de los medios mas adecuados para conse guir el objeto apetecido y al mismo tiempo aprop6sito para lograr otro fin politico de no menor trascendencia, es el de eximir de quintas A los j6venes que vienen A esta Isla Ates de fiar a lQs azares de la

PAGE 46

-36 insaculacion sus nombres, cuando se trata de pagar A la patria el triste pero necesario tributo de sangre. He dicho que tendria otro fin politico esa medida y voy a indicarlo desde luego. La isla de Cuba, como demostrarU en estas cartas, cuando llegue la oportunidad, necesita que se fomente por todos los medios posibles la immigration peninsular, atrayendo hacia sus playas los jovenes que abandonan todos los afios el pueblo que les vi6 nacer, para buscar una fortuna en cualquiera de las republicas hispanoamericanas, tan ingratas para con todo el que lleva el glorioso titulo de espaflol. 4No debe pretenderse en otro sentido la emigracion de la Peninsula, es decir, robarle brazos que necesita; pero si debe procurarse encauzar indirectamente el torrente que corre sin tregua hAcia paises estranios: puesto que la economia politica tiene demostrados los perjuicios que resultan de apelar directamente i medios coercitivos para contener las emigraciones. De eximirse de quintas d los j6venes peninsulares que pasai las Antillas espaflolas se deberia imponer A todos ellos el deber ineludible de servir eh las filas voluntarias un ndmero de aflos igual al que servirian en el ejercito; y esto Lo mismo en el caso de caer quintos en su pueblo respectivo que en el contrario. Antes de concluir deseo consignar una idea que confirma la necesidad .del sostenimiento de los voluntarios de Cuba por los medics indicados, de los cuales, solo -he propuesto como ejemplos el .de la condecoracion y el de la exencion de quintas.

PAGE 47

-37 :La Prusia, esa nacion que acaba de hacer rodar el pedestal suntuoso sobre que descansaba la estatua gloriosa de la pAtria de Carlomagno y Napoleon I; esa nacion que ha demostrado al mundo-que la organizacion militar de la Francia, que tanto imponia a todas las demAs potencias del orbe era defectuosa hasta 1o sumo; vA A ser el modelo de los pueblos contemporAneos, hasta que girando la rueda de la fortuna, varien los acontecimientos. Ahora bien; en Prusia existe, como nervio de la guerra, la reserva 6 landwehr (1), y no pocas de sus victorias sobre las Aguilas imperiales han sido debidas A este element militar, poderoso cual ninguno. En Cuba, pues, concluida la guerra convene considerar como la landwehr A la fuerza voluntaria, y al efecto fomentar todo lo posible al acrecentamiento ae ella. No dir6 que se hiciese obligatorio A todo peninsular vestir el uniforme, porque esto desnaturalizaria la institution que por algo se llama voluntaria; y por que ademas la isla de Cuba no es pais que ha de emprender campanas extrangeras como las suenan siempre las potencias europeas encubriendo sus designios con la f6rmula napole6nica de paz armada. Pero lo que si afirmo es que con(1) Aprop6sito de la organization de la landwehr, palabra que significa defensa del pais, no estarA demAs esplicar su organization estractando a! efecto lo quo dispone la vigente ley de 3 de Setiembre de 1814 quo la organiz6 en Prusia. Segun ella es obligatorio el servicio militar A todo prusiano desde la edad de 20 aflos, en la forma siguiente: 5 anos en la linea [tres de ellos bajo las banderas y dos en las reservas]; seis anos en el primer bando de la landwehr; siete en el segundo band, y por fin once en el landsturne 6 sea leva en nasa. 13s

PAGE 48

-38 viene dar 4 estos cuerpos armados toda la estabilidad, brillo e importancia que ban sabido conquistar en esta Epoca de prueba; y que no debe echarse en olvido el antiguo proverbio latino que dice: si vis pace para bellum. Contra el prop6sito que me habia impuesto de ser lac6nico en mis cartas, me he estendido demasiado al escribir la presente. Dispdnseme V. M. si se le ha hecho larga su lectura, en gracia siquiera del buen deseo que la ha dictado B. S. R. M. Mazo 31.

PAGE 49

CARTA VI. Llegado es ya el momento de hablar a V. A1. -acerca de la base primordial del porvenir de Cuba; del cambio radical que poralgunos seproyecta introducir en su modo de ser politico; de las reformas, en una palabra. Pero antes de emitir mi opinion acerca de ellas en general y de cada una de ellas detalladamente, -deber mio es consignar las opiniones politicas que profeso, 4 fin de que no se miren con prevention mis palabras. Yo, Senor, soy liberal por convencimiento, y no de los menos liberales, pues la Historia que he leido dia y noche pars buscar en sus pAginas la ensenanza prActica mas provechosa, me ha decidido A serlo. Creo que la dpoca moderna estA pasando por un periodo de crisis pplitica la mas grave quizA que. se registra en los anales del pasado liumano. Creo firmemente que en el estado actual de las ideas modernas, no es posible, so. pena de caer en el a

PAGE 50

-40absurdo, pretender retrogradar a la 6poca del absolutismo monarquico que traiga consigo la absorcion de los derechos individuales para concentrarlos en una sola mano como se concentran porfmedio del foco de una lente los rayos luminosos del sol. El hombre constituido en sociedad ha progresado en el sentido de conocer sus derechos, que en otro tiempo permanecian ignorados para 6l; y ese conocimiento le ha coetado mares de sangre cuyas marcas son indelebles. Seria muy loco quien pretendiera retroceder, pues una fuerza superior a la suya le arrastraria A su pesar por la senda del progreso. El undoo marcha, ha dicho Pelletan; y jay de aquel que pretendiera detener el curso del progreso con sus solas fuerzas! El carro aplastaria irremisiblemente sus manos y seguiria su camino, no obstante los lamentos y gritos de despeche del obcecado que tratara de poner 6bices a su carrera. El nnico desideratum a que puede y debe aspirar el politico en nuestros tiempos es a buscar la libertad en el 6rden. Feliz aquel A quien sea dado haIlar la formula que pueda realizar de un modo estable tan dulce consorcio. La monarquia de otros tiempos ha envegecido y qomo todo anciano caduco tiene precision de retirarse de la escena de la vida. La Republica es demasiado infantil, y como todo nino necesita esperar que llegue su desarrollo fisico y moral, para poder empunar con mano varonil las riendas del Estado. No hay otro medio que elegir hoy por hoy que el de la monarquia constitutional planteada en nuestra patria por fortuna de todop los espanoles.

PAGE 51

41 Espana toda al mandar recientemente A las Cbrtes una sensata mayoria monArquica, las Constituyentes al escribir su c6digo politico el mas liberal de Europa, y V. M. al aceptar la diadema que orn6 las sienes de tantos grandes monarcas y jurar la Constitucion que el pais se babia dictado, estAn de hecho conformes con las ideas liberales que dejo asentadas; y por tanto initil seria que me esforzase en esplanar las razones que me impulsan a ser liberal en la esencia de mis convicciones, y monArquico-constitucional en la forma de su manifestacion. Ahora bien, hecha esa profesion de f, creo que sin ser tachado de retr6grado puedo entrar de lleno a exponer mis ideas respecto A la forma political que A Cuba conviene adoptar para que su porvenir sea despejado; para que dejAndose de utopias necias logre colocarse a la altura de la 6poca,.y para que l6jos de claudicar A cada paso y caer por fin en la sima anArquica que esteriliza los esfuerzos de los demAs pueblos hispano-americanos, sea la escepcion gloriosa que, proclamando, su felicidad prActica, haga caer la venda de multitud de ojos cerrados por la pasion A la luz de la verdad y de lo equitativo. Cuba, la hermosa Cuba, la reina codiciada del golfo mejicano, vivia feliz y tranquila mientras agena A las miserias y A los terribles embates de la political, se limitaba A ocuparse en el progreso econ6mico y administrativo de sus instituciones. Este progreso era constante si bien pailatino y s6lido; las riquezas individuals se acrecentaban dia a dia, y la vida se deslizaba dulcemente como el arroyo entre las flores que esmaltan sus orillks. 7

PAGE 52

-42 Pero lleg6 nn dia en que los descontentos, queen todos los paises existen por desgracia, como existen tambien en el seno de :as familias, sonaron con el brillo facticio de la posicion politica. Creyeron preferible la vida del marino, que pasa azarosamente luchando con las tormentas, A la vida del sibarita que trascurre dulcemente entre las riquezas, el fausto y los placeres; y par trocar la Altima por la primera de la 'cual carecian, idearon el medio de conspirar contra el 6rden de cosas existente. Al efecto se afiliaron en 16gias mas6nicas, empunaron la feruia del magisterio, corrieron en tropel hAcia los templos de Guttemberg; y dia tras dia se ocuparon en juramentar ne6fitos entre la juventud impetuosa, en impregnar de ideas anti-espanolas los corazones de la ninez inexperta, y en hacer gemir las prensas para qu.e ei 6dio A lo que ellos llamaban tirania de Espana se difundiera por todas las clases sociales y germinara en su dia, como germin6 al levantarse en Yara un pendon que muy pronto empeza A destilar sangre. Pues bien., esos hombres que en la escuela, en la ctedra, en la 16gia, en el periodismo, en los banquetes, y hasta en la plaza public abusaron tanto de la tolerancia espanola, y la califiearon de tirania; eran los que gritaban dia y noche A los oidos de la autoridad y de los leales todos pidiendo reformas politicas. Su griteria fue repercutida por el eco al otro lado de los mares; y el ministro de Ultramar, Sr. CAnovas del Castillo, creyendo de buena fe que las aspiraciones de aquella falanje de turbulentos cubanos pedia con buen fin relbrmas en santido inas 6 mrnos libe-

PAGE 53

-43 ral, pero nunca sospechando que se propusieran como fin pr6ximo la separation de Cuba y Espana; dict6 en 1866 un decreto convocando comisionados que a nombre de Cuba y Puerto Rico propusieran. las decantadas reformas, a fin de plantear desde luego las que no lucharan con obstaculos inmediatos, y poco a poco las demas. Fueron en efecto a Madrid los comisionados, bati6 palmas la prensa anti-espanola, I no pocos espanoles ilusos; y llegado el dia dieron comienzo las sesiones. Lo que podia esperarse de los comisionados lo hubieran comprendido hasta las inteligencias menos privilegiadas si Morades Lemus, que era dl mas influyente de los comisionados y casi todos los demas, no hubiesen tenido tan perfectamente ajustada a las mejillas la mascara que solo habian de arrojar lejos de si despues de los sucesos de Villanueva-y el Louvre. Pero si es verdad que no pudo preveerse por algunos cuales serian las ideas political que iban a sustentar los comisionados, tambien Jo es que no tardaron mucho en hacerlas patentes una vez comenzada la mision de informes escritos y la discusion acerca de sus detalles. En efecto, todo cuanto hicieron aquellos hombres fud encaminado a la emancipation de las Islas de Cuba y Puerto Rico. Para el efecto, como oportunamente ha hecho notar un escritor, empezaron hablando de asimilacion y concluyeron por pedir una autonomfa tan lata que muy bien pudiera traducirse por la palabra independencia. Abi esta la coleccion de informes impresa en New-York, que ej el mejor justificante que pudidra aducirse.

PAGE 54

-44La palabra autonomia, 6 como dijo en un documento oficial ceiebre el general Dulce, tan ad ula do y querido por los insurrectos: el gobierno del pais por el pais, ya dije en una de mis cartas anteriores las bases en que estribaba, 6 por mejor decir las en que se proponian establecerla sus autores. De haberse planteado la tal autonomia, ya la estrella solitaria hubiera reemplazado hace tiempo a los gloriosos leones y castillos del pabellon que ondea en las dos Islas hermanas. Much tiempo hacia quo la insurrection esgrimia en una mano el pupal y en otra la tea incendiaria, y todavia se hablaba por muchos espanoles de autonomia, como habia hablado el general Dulce. Entre ellos unos pretendian tomar por modelo la del Canadi y otros la de las Provincias Vascongadas. Esto prueba que eran y quiza son aun muchos los que no ban estudiado Lo que es la autonomia canadiense ni la vasca, cuando creen aceptable uno d otra como modelo para el modo de ser politico de las Antillas, si por desgracia triunfase en los Animos espanoles la idea de las reformas, y para concederlas quisiera buscarse un modelo que imitar. No estara pues de sobra que diga algo acerca de las reformas en sentido auton6mico cuando reanude esta correspondencia. Entre tanto B. L. R. M. de V. M. ABRIL 5, 1871. e

PAGE 55

CARTA VII. Los partidarios de la doctrina aUton6rmica, que ton los reformistas por excelencia del 6rden de cosas establecido en Cuba; han invocado con insistencia, segun decia en mi anterior, el ejemplo del CanadA, y se han esforzado para crear atm6sfera a fin de que se aplicase a Cuba el mismo sistema gubernativo. Muchos leales se deslumbraron. con esta idea, la aceptaron sin examen suficiente por falta de datos para apreciar sus tendencias, y hasta suscribieron en Villaclara una especie de manifiesto encaminado a demostrar la conveniencia que entranaba la adopcion de ese sistema, no solo para la Isla de Cuba, sino para la Espana peninsular. Deber de todo .buen espanol es por tanto al hablar de las reforms politicas de Cuba combatir el sistema separatista que entrana la pretendida modificacion en sentido auton6mico. Al efecto empezar6 yo por exponer las bases en que estriba la autonomia 8 3

PAGE 56

-46 canadense, pues desgraciadamente no ;on muy conocidas ni aun entre la mayor parte de aquellos que, Avidos de innovaciones politicas, screen ver en todo Io extrangero la perfection de que carecen las instituciones nacionales. Recordard ante todo el origen de la autonomia otorgada por la Gran Bretana a su colonia. El gobierno britanico habia recibido una decepcion cruel con la emancipation de sus mas ricas posesiones de Amdrica, gracias A los esfuerzos y al talento de Franklin y Washington, y A la cooperacion impolitica de Francia cuyos voluntarios capitane6 Lafayette, y de Espana cuyo monarca Carlos III di6 en aquella ocasion A conocer real y verdaderamente, como dice el erudito Csar Cantu, que desconocia el oficio de Rey. La leccion recibida por la Inglaterra no podia ser olvidada facilmente y de aquf el cambio de la politica que us6 desde entonces con sus colonial americanas. Al abrirse la Asamblea national de Francia en & de mayo de 1789 se apin6 el combustible revolucionario que en terrible hoguera habia de abrasar A la nation. Sieyes, Talleyrand, Mirabeau, Barnave, Laieth, Brissot, Robespierre, y mas tarde Bailly, Condorcet, Vergniaud y Danton, fueron los hombres destinados a encender con el soplo de su elocuencia y de su turbulenta action, la llama que abrasando los espiritus, di6 por resultado la combustion espantosa en que perecieron las instituciones monarquicoabsolutas y el 6rden social de la Francia; todo lo cual se derrumb6 convirtidndose en ruinas, cubiertas por la sangre que a raudales brotaba de la maquina exterminadora de Guillot.

PAGE 57

-47La Europa entera tembl6 ante el espectAculQ imponente que daba la Francia, y Pitt, ministro de Inglaterra a la sazon, tergi6 negari g1 CanadA las reformas que pedia, aprovechando la or3asin del conflicto; con esto crey6 evitar otra ptrdida tan completa como la que habia experimentado su pais con la de la Union Americana. Al efecto el hombre de Estado ide6 en 1791 dividir el CanadA en dos provincias, como lo hizo, concederle un Senado y una Asamblea popular, cuyos Wlls tenian fuerza de ley si el Monarca tardaba dos afios en desaprobarlos, y aument6 estas concesiones con las del habeas corpus, el jurado y el derecho de votar los impuestos en las Asambleas. Merced A estas concesiones, la Gran Bretana conserv6 su pabellon, ya que no su domino, en el CanadA y en la Nueva-Escocia. 1ero como quiera que el sistema de concesiones politicas en circunstancias dadas, no conduce a otro punto que al de acrecentar las exigencias; muy pronto el Canada pretendi6 nuevos derechos y la libertad de cultos, que es lo que pugnaba mas abiertamente con la intolerancia religiosa que la iglesia anglicana tenia en aquella 6poca. Para con tener los animos fua preciso que Inglaterra apelase al sistema de la mas dura represion, que es el Anico, segun demuestra la historia, capaz de. contener el torrente desbordado de las pasiones politicas. Los castigos dieron el efecto apetecido, como lo ban vuelto a dar hace muy poco en Jamaica, nuestra vecina Antilla. Solo en 29 de marzo de 1867, en que crey6 conveniente a sus intereses politicos y comerciales emanD 0

PAGE 58

-48 cipar el Canada, Nueva-Escocia y Nueva-Brunswick, otorg6 voluntariamente la autonomia a sus antiguas colonial por medio del acta de aquella fecha, que empez6 a regir en 1? de junio del mismo ano. Veamos cuales son las bases en que estriba esa autonomia. Gobierna el pais en nombre de la reina de Inglaterra un Gobernador General, al cual auxilia en sus funciones el Consejo privado de la Reina en el Canada, compuesto de miembros elegidos por et mismo Gobernador General. Ademas existe un Senado compuesto de 72 individuos elegidos, lo propio que su presidente, por la misma autoridad inglesa, siendo vitalicio su cargo. Simultaneamente cou el Senado, funciona una Camara de los Connes compuesta de 181 miembros elegidos por el pais de 5 en 5 afios. Por fltimo, cada una de las 4 provincial que actualmente constituyen el CanadA, a saber: Quebec, Ontario, Nueva-Brunswick y Nueva-Escocia, se halla regidas por un Teniente Gobernador, que debe su nombramiento al Gobernador General; y a su ve zposee Camaras particulares con atribuciones etas limitadas. Como se desprende de la simple enunciacion de las ruedas con que gira la mAquina gubernamental del CanadA, el domino de la antigua Albion ha desaparecido de esta'parte de America. EL quedar alli tin Gobernador, unico funcionario nombrado por la Metr6poii, es como no poseer ningun domino; pues careciendo Inglaterra del derecho de introducir sus ejercitos en el pais para obligar por la fuerza al respeto de la autoridad; faltAndole el poder de legislar que es el principal atributo de la Soberania; 0

PAGE 59

-49 y careciendo de la facultad de graduar, imponer y cobrar los impuestos, sin lo cual carece del elemento material mas indispensable para sostenerse un gobierno; el pabellon britAnico ondea alli a merced de cualesquiera insurgentes que quieran lanzarlo al mar, como lo lanzaran de seguro el dia en que no teman al poder de las escuadras blindadas que reciben i-denes del palacio de Saint James. Salta pues a la vista la idea de que.Inglaterra considera el Canad4 como una nation estrafla, por mas que prefiera tener allif un representante que proteja sus intereses mercantiles tan cuantiosos en la Amrica del Norte. Habia de tener un consul genet ral, y prefiere tener un gobernador general, que al fin y al cabo midntras el pais lo tolere, y le pague su sueldo, mas protection puede dar al comercio inglks y reporter una economia no despreciable al presupuesto, tan gravado con la deuda exhorbitante que lo agobia. ;Si la Inglaterra tuviese interns en conservar aquella posesion, hubiera dado esa autonomia? Respond por nosotros la desdichada India en que la opresion inglesa represents la tirania mas atroz, simbolizada en Warrens Hastings. Aplicando ahora estos precedentes a la isla de Cuba, vamos a ver si es possible introducir en ella ese sistema auton6mico tan decantado. El modo de ser de Cuba y el Canada son enteramente diversos. El CanadA est situado en el continente americano, y Cuba rodeada de mares, Lo cual la hace accesible A los ataques de todas las naciones, el dia en que le falte la sombra protectora que sobre ella

PAGE 60

-50 proyecta el glorioso pabellon de Castilla. El Canada odia la tirania Norte Americana, pues ve de cerca sus efectos y Cuba-su bando reformista,-ama lai dominacion de ese pueblo, tan diverso de dl en nacimiento, idioma, religion, leyes y costumbres: testigo de ello varias proclamas y mensajes de Caspedes, y de la cAmara andante de Guaimaro, asi como los escritos de Morales Lemus y demas corifeos de la insurreccion. Por ultimo, en el Canada puede sostenerse el gobierno del pais por el pais, A causa de ser alli mas densa la poblacion y de no existir razas diversas que la dividan; pero en Cuba sucede todo lo contrario, pues la poblacion es escasa comparada con la estension territorial, y entre sus pobladores forman contraste notable el hijo de la raza latina, con el de la eti6pica, el de esta con el de la mong6lica, y por ultimo, unos y otros con los mestizos producidos por elcruzamiento que es consiguiente. Esto sin contar la diferencia de condiciones que separa al libre del esclavo y A este del colono contratado y del emancipado. ;Qu6 confusion resultaria de la ceguedad de un gobierno espanol que fuera capaz de declarar aut6noma la isla de Cuba! qud lucha de ambiciones! qu de venganzas! qu de abusos para llegar a. ejercer funciones legislativas y de gobierno! que caos, en fin! Porque no hay pue hacerse ilusiones; autonomia a manera del Canada d independencia, son para los desleales palabras sin6nimas. Nos quieren vendar los ojos con la idea que poniposaniente emiten de que la autoridad superior de la hid1 seria espanola, como

PAGE 61

-51 es inglesa en el territorio canadiense; pero queremos qu6 se nos diga ide qu6 serviria esa autoridad, qu6 fuerza tendria careciendo de ejdrcito que la apoyasen con sus bayonetas, puesto que iba A mandar a hombres y no a legiones de Angeles? De que aprovecharian los esfuerzos de una autoridad, si serian desafectos todos los empleados que habian de secundarla dando cumplimiento a sus 6rderes Pero hay mas. Siendo preponderante la poblacion criolla sobre la peninsular, como lo seria sin duda; esta elegiria a todos los diputados y regidores, asi como A los miembros del poder judicial, si se adop-, taba la election popular a semejanza de los Estados Unidos para estos ultimos cargos tan influyentes. Esos fun-ionarios harian unas leyes contrarias a lo que proyectase el gobernador, y los otros aplicarian esas leyes siempre en sentido favorable A sus miras political. Con tales elementos, digasenos qu6 gobernante espanol podria regir con visos de acierto 6 sin ellos la Isla. AnAdase A esto que se hallaria en manos de las camaras cubanas el votar 6 no las contribuciones; y sin recursos pecuniarios mal podria ningun gobernante sostener un estado aunque tuviese la extension de la repablica de San. Marino 6 de la de Andorra. Queda pues demostrado que la autonomfa del Canada importada a Cuba; equivaldria al hundimiento del pabellon espanol en las aguas que rodean la Am6rica. V. M. es espanol ya; y si no biciera cuanto este en sa mano para evitar tamana aberration, la historia, que es inflexible cuando 'se trata de la bonra de las

PAGE 62

-52 naciones, to llamars en su dia ante su estrado, y escribira con letras indebles la sentencia que ha de leer la posteridad. B. L. R. M. de V. M. IBL u

PAGE 63

CARTA VIII. La pretension de que la autononia del Canada se implantase en Cuba, pareci6 tan exagerada a algunos de los mismos simpatizadores de la insurreccion que hoy aflige al pais, que juzgaron mas facil de conseguir. otra clase de autonomia, que si bien era menos radical y menos propicia para sus planes separatistas, serviria a no dudarlo de escabel seguro para escalar algo mas tarde, el pedestal que se proponian. Las provincias Vascongadas, se dijeron A si mismos, poseen una organization politica diversa de la que rige en las demAs provincias espaflolas del continente europeo. Aclamando la conveniencia de ese regimen especial, no pedimos otra cosa que la asimilacion a una parte del territorio pAtrio, y esa idea puede deslumbrar A los incautos peninsulares, que de seguro no comprenderan nuestras ulteriores miras de un modo tan claro como pidiendo las instituriones canadienses, que al fin son extranjeras. 10

PAGE 64

-54.Pero ;cuinto se equivocaron en ese calculo! Si Espana pugna por asimilar las instituciones vascas A las del resto de la nation, ic6imo sin contradecirse podia consentir en crear A este lado de los mares lo que desea destruir al otro? aCmo exigirse de ella que socavase mas la unidad national, por la que viene luchando hace tautos siglos? Pero hay mas. Es preciso preguntar A esos innovadores de nuevc curio ;que instituciones autonomicas del Irurac-bat quereis que se otorguen A Cuba, las que di6 A su patria adoptiva Jaun Suria, el vencedor en la batalla de Arrigorriaga, 6 las que hiy gobier na:At Vizcaya? Probablemente no se han fijado bastante en esta diferencia, y sin embargo, es muy capital. Tal vez se decidan por los fueros vizcainos compilados por la Junta General de Guernica, A la sombra del roble simb6lico, cuyas frondosas'ramas quiso un 4ia derribar con el hacha exterminadora del despotismo el rev Fernando VII, imitando A Felipe II, que habia derribado en mas aciagos tiempos los fueros y libertades de Aragon, custodiadas por Lanuza con el fervor que defendian en Roma sa virginidad las sacerdotisas de Vesta. Si fuera asf; si quisieran implantar en esta isla venturosa hasta antes de la insurrecc ion de Yara, el histbrico batzarrac 6 congregation de ancianos, los cinco caudillos 6 inerinos trienales con president vitalicio y el tanido de las bocinas para congregar 4 las merindades A las juntas que debian tener lugar s6 el Arbol de Guernica; si quisieran retroceder al siglo IX, el ridiculo de (fUe se cubririan los aut 6rionos flamantes, seria

PAGE 65

-55la mejor contestacion que A sus descabellados prop6sitos pudiera darse. Pero se nos dira tal vez: no es la autonomia de aquella 4poca, que las mismas provincias Vascongaz das tiene modificada por oreer que no estA ya acorde con las ideas del siglo, sino la de que hoy gozan y que con justicia aman megamente, resistiendose cada vez que el Gobierno de la nation ha tratado de titroducir reformas. Por si esto dijesen, 6 pretendiesen de avanzar mas, vamos A contestarles, pero no por nosotros mismos, sino cediendo la palabra A un ilustrado escritor, A un patricio de reconocido espanolismo, que por, razones particulares ha encubierto su nombre con el anagrama de Grazian de Mora y Murietm. He aquf sus palabras: a "Se ha alegado para sostener los informes de los Sres. comisionados y la autonomia, la analogia con las provincias Vascongadas. Seria grave omision en nosotros dejar de examinar este motivo, que solo ofrece apariencia de semejanza, y carece de razon. No hay paridad ni aproximacion siquiera entre el caso de las Provincias Vascongadas y el de estas Antillas. Comenzando porque jamas ha parecido sospechoso A los espanoles el modo de ser de esas Provincias; porque lejos de notarse en ninguna ocasion, y eso'que han pasado por pruebas grandes, tendencia alguna A' la segregacion, los vascongi&os ban sido guardianes celvses de que por las puertas desn pais no entrAra el extranjero A ponder su dominacion ni en una pulgada del espaflol territorio. 1Y cuidado! Los 11

PAGE 66

-56 gobieruos liberates que han gobernado [a Espana, desde el convenio de Vergara ac6, han ido poco Ar poco cercenando las libertades de los fueros hasta el grado de ser hoy su modo de ser una sombra de su antigua autonomia, y sin embargo de que es grande el partido absolutista entre los vascongados, ninguna otra provincia ha dado, en las dificiles y para ellos tentadoras circunstancias de los meses pr6ximos pasados, ep que se ha alzado la bandera del ab solutismo con la promesa de la integridad de los Fueros, tan alto ejemplo como ellos de amor al 6r-. den, de sensatez y de elevado espanolismo. Pero hay mas; siendo tan diferentes los niritos. de las Provincias Vascongadas de los de Cuba y Puerto Rico, distinguiendose aquellas por su nunca desmentida fidelidad y amor A la union con Espana, y al contrario estas islas por sit empeno de separacion con inextinguible 6dio 1 Espafia, han pedido estas ;qu contraste! una autonomia mas liberal, mas extensa que Li que aquellas gozan. Realmente, no poseen las Provincias Vascongadas autonomia politica. En el 6rden politico estan sujetas a la unidad constitucional. Las atribuciones de las Diputaciones y Juntas forales estAn circunscritas a lo econ6mico y administrative, y esto tampoco absolutamente. Las aduanas estAn en la raya de Francia, no en las orillas del Ebro, donde debieran estar con arreglo A Fuero. La ley de ayuntamientos es La ley general de la Peninsula. El 6rden judicial es el mismo, y tambien la ley de ensenanza pnblica. El gobierno nombra los empleados. Y en todo esto pedian y piden los cubanos y porto-riquenos inmuniI

PAGE 67

-57 dades mucho mas Amplias. Las Provincias Vascongadas no estAn sujetas a quintas, pero tienen por fuero la obligation de dar fuerzas de tierra y de mar en ciertos casos, y jams ban dejado de cumplirla. Tienen este gravamen las Antillas? Los sobrantes de aqui van a la Peninsula. Nada mas justo. Estas Antillas deben una gran suma aun a la Metr6poli, y justo es que la paguen. Los Vascongados nada deben, y sin embargo, dan anvalmente lo que oueden con el nombre de donativo. Aqui el Gobierno paga los casinos; alli las Provincias construyen y refaccionan sus calzadas 6 caminos reales: aqui el gobierno sostiene los establecimientos de beneficent cia; allI las mismas Provincias. De esta manera pudi6ramos citar otros casos demostratando que las Antilias poseen con menos mrritos, con titulos m&nos justificados, mas ventajas. iD6nde esta, pues, la razon de su dolorosa queja y mdnos el derecho de tener mas radical y extensa autonomia? A la conclusion de la guerra civil, confirm el gobierno de Madrid la conservation de los fueros de las Provincias Vascongadas; mas no en absoluto, sino "sin perjuicio de la unidad constitutional," cuya condition quiebra su autonomia politica, y fh un gran paso bacia la unidad national, constante empeno de todos los gobiernos. Ningun pacto semejante celebraron los indigenas de estas Antillas con sus conquistadores ni con el gobierno supremo, que por lo tanto estuvo y est6 en perfecto derecho de establecer para ellas la forma de Gobierno y las leyes mas adecuadas, y asi 1o ha venido haciendo hasta el dia. El compromise contraido en las 06rtes 11

PAGE 68

-58 de 1837, es el de continuar el sistema siempre seguido por todos los Monarcas, asimilar gradualmente sus colonias a la Metr6poli, y aun cuando hubiera continuado el Sr. Canovas al frente del Ministerio de Ultramar in ceternum, es bien seguro que consecuente A esa political, hubiera rechazado el plan de los senores Comisionados, que separandose de esa traditional marcha, tendia a quebrantar la unidad national, a cuya firmeza han. aspirado todos nuestros Legisladores." Poco anadiremos a estas palabras, que tan perfectamente marcan la imposibilidad qu.e existe de aplicar en Cuba las instituciones vascongadas. Entre la lealtad y el patriotismo de los simpAticos euskaras, y el dolo y la traicion de los secuaces de Cspedes, nada comun puede existir. Si se otorgase A Cuba el sistema auton6mico que piden los ap6stoles de las reformas politicas radicales, se inauguraria la era de las decepciones, se pondria en manos del loco la espada homicida, se autorizaria la conspiracion y el desenfreno de las pasiones, y el resultado practice seria la p6rdida de Cuba para la nation que, como madre carifosa la ha amamantado a sus pechos con sangre preciosa, que la ha educado trasmitidndole su idioma, religion y leyes, y que en fin, la ha hecho ser codiciada por todos los pueblos extranjeros. DesengAnense de una vez los partidarios de la autonomia vascongada; el roble de Guernica no puede aclimatarse, n6, en el suelo tropical que cria las palmeras, el pliAtano y el mango. frondoso que crecen en Yara y en Bayamo.

PAGE 69

-59 No insisto mas en esta materia, pues despues de lo dicho en mi anterior carta acerca de las tendencias y propositos de los aut6nomos cubanos, cuanto anadiera en estaseria redundante. Despidome, pues, de V. M. por hoy, besando S. R. M. laQiL 9. aI 3)

PAGE 70

0

PAGE 71

CARTA IX. Por concluida habia dado ya en mis cartas la refutation de la idea de concesiones en sentido auton6mico a la isla de Cuba, y podria haber agregado tambicn, A Puerto-Rico, pues se halla en iddnticas circunstancias; cuando ha llegado 6. mis manos la noticia de que uno de los mas encarnizados enemigos de Espana, un laborante, como aqui llamamos a los nisurgentes que no tienen valor para empufiar las arrnas, pero trabajan cuanto pueden en todos los demis terrenos porla independencia de Cuba, ha publicado estos dias en el periddico La Pdtria una sdrie de articulos que tienden a ese fir. Con ellos piensa la Sociedad de Artesanos, que es' el club politico formado de los mas intransigentes adversarios de nuestra pAtria, hacer un folleto y repartirlo con una profusion inusitada, .fin de crear atmosfera en el extranjero y sobre todo en los Estados-Unidos, contra la permanencia del pabellon espaflol en las Antillas, donde hoy par dicha flamea con envidia de muchos gobiernos. 12

PAGE 72

-62 Ese folleto lievarA por titulo, segun escribe de Nueva-Orleans mi corresponsal activo y caracterizado, el nombre de Soluciones posibles, y presentarA como tales la autonomia, la anexion, la yenta y la independencia. He tenido ocasion de leer los parrafos principales de los articulos que van A constituir el folleto, y quiero aprovechar ]a feliz casualidad de no haber empezado A tratar todavia la cuestion prolija de las reformas liberales, por haber interrumpido otras ocupaciones cl honroso propusito de escribir a V. M. en estos dias. lHe calificado de feliz casualidad esa interruption, porque aprovechAndola podre contestar desde luego v sin necesidad de volver sobre mis pasos fuera de tiempo, la ouestion de autonomia. En gracia,' pues. de esa coincidencia, variare el plan que me habia trazado para metodizar el estudio de las cuestionem Si que pienso extender estas cartas. Por tanto, permitame V. M. insistir un poco was en la idea autonomica, y al efecto copiar los parrafos que conozco de ese folleto, que quiza estA haciendo gemir en estos mementos las prensas de la pAtria de Washington. Se tocan en ellos trascendentales cuestiones de actualidad, y es precise conocerlas y aplicarles la refutation inmediata que exigen los errores en que abundan, aun antes de que se propalen. "Los antiguos reformistas que hoy se ban colocado por sorpresa a la cabeza de la revolution cubana en los Estados-Unidos, han escogido, dice, todos los medios imaginables A fin de debilitar la causa -independiente aparentando querer fortalecer-

PAGE 73

-63 la, y una de las traz;s de que se han valido es extender la noticia de que el Gobierno de Espana ofrece a los cubanos autonomfa si los insurrectos deponen las armas, "Cuando el periidico La Revolution neg6 la salida de Zenea para las negociaciones que todos sabemos, dijo que Espana hahia ofrecido autonornia A Cuba desde el principio de la insurreccion; cuando los laborantes hablaron sobre el viaje del referido senor, repitieron Io mismo respect a la autonomia; y diversas ocasiones se ha difundido la especie, como si fuera un hecho indisputable, semejante ofrecimiento. "Iecir que Esparia estA dispuesta A concedernos la autonomia es manifestar que la Madre Patria quiere dar A Cubacla mas completa libertad, sin salir del circulo de la nacion; es decir, que la Metr6poli, reconociendo todos los errores y crimenes que par con la colonia ha cometido, quiere enmendarlos y subsanarlos dejandola que se gobierne A su gusto, sin pedirle otra condition que la de que por ahora no se aparte de la familia, y espere para proclamar su indeIpendencia tener to'Ia la fortaleza y prosperidad que con el objeto de erigirse en nacion necesita; es decir, que no existent ni la tirania ni las maldades espaflolas en el gobierno colonial de la Gran Antilla. "Esto nos debilita de dos maneras: a la vista de los extranjeros y a la de muchos cubanos. "Los extranjeros al saber, por los mismos revolucionarios, y nada mnnos que por sus Representantes oficiales. en los Estados Unidos, que Espana se ha colocado en tan sAbia y conciliadora posicion respecto A los cubanos, han de career naturalmente

PAGE 74

-64que a estos no les asiste ninguna juastica al pretender hacerse independientes. "Muchos cubanos, hombres de 6rden, indolentes 6 teinerosos de toda clase de trastornos violentos en la sociedad, han -de imaginar tambien que solo por un empefio en que se sobrepone el amor propio a la cordura, se sigue combatiendo; pero que lo mejor seria aceptar desde luego las generosas proposiciones de Espain, y aplazar las pretensiones de independencia para cuando la Metr6poli deje de ser justa y bondadosa. "Sabemos que, en etbeto, algunos extranjeros abrigan aquella creencia, y que no pocos cubanos se inclinan a la aceptacion de las supuestas promesas. "Para aclarar esta question, cohviene que unos y otros sepan que to de la autonomia es una invention de los reformistas, con e objet> tie debilitar la idea :ndependiente. "Espana nunca ha ofrecido aautonomia 1 los culanos, ni es creible tampoco que nunca la cofcediira, aun en el caso de que la ofreciese. "La 6nica entrada con que cuenta la Hacienda espanola para hacer frente a sus graves compromisos es lo que obtiene de la Isla por diferentes medios, y ia autonomia equivale a la supresion de esa entrada." Como habra observado V. M., empieza el autor de los pArrafos transcritos haciendo una confesion importantisima cual es la de que los antiguos reformistas, se han colocado por sorpresa a la cabeza de ia revolution cubana. No me sorprende A la verdad esa noticia, pues ya la sabiamos todos hace tiempo, y aun la presentiamos antes de estallar la fatal revo-

PAGE 75

-65 lucion iniciada en la Demajagua; pero cOmo oportunameite he de hablar acerca de las reformas y los reformistas, no estara demas que' se recuerde esta confesion de parte, para agregarla a los muchos datos que entonces aducir6 para vergienza de unos y desengano de otros. Lanza luego el articulista el nombre de Zenea Como mensajero del Gobierno espanol para ofrecer la autonomia A Cuba, y es bien extranp que no haya mezclado con ese apellido el de Azcarate, que tanto di6 que hablar anteriormente en igual sentido. Pero uno y otro estau juzgados ya por la opinion pdblica del bando leal, y el primero se halla sub judice y prisionero en una fortaleza de la Habana; por tanto no es este el momento oportuno -para escitar los Animos contra 61. Madre patria, se atreve a llamar a Espana el hijo expnreo que reneg6 de ella; y luego habla de errores y crimenes cometidos por ella vertiendo a continuacion la palabra tirania y maldades espanolas. jOh! es mas facil aglomerar dicterios que justificar su aplicacion! No seguir6, pues, en ese terreno, que exigiria prolijas disertaciones, al escritor an6nimo que osa proferir semejantes palabras. Pero agrega mas adelante: "quiere enmendarlos y subsanarlos dejando a la colonia que se gobierne A su gusto, sin pedirle otra condition cue la de que por ahora no se aparte de la familia y espere par proclamar su independencia A tener toda la fortaleza y prosperidad que con el objeto de erigirse en nation necesita." He aqui -la autonomia sin mascara, la revelacion paladina de lo que entienden los insurgen1;.

PAGE 76

-66 tes por esa plabra tan acariciada en sus suefos locos. Vase si decia bien, al hablar en mis cartas anteriores, de esa pretension descabellada, que no" significaba otra cosa sino un escalon para lograr subir A la caspide donde los desleales ven grabada ia palabra independencia. Nada agregard acerca de la idea humillante de que ide Espana una condicion,-pues creo que el orig nal dirA, concesion; -y nada acerca del vago "por ahoraq," ue revela una debilidad y una abyeccion, contra las cuales protesto energicamente. Todo eso dice por si hnismo mas que cuanto pudiera agregar personaa alguna respecto >t las creencias del que Io estampa. Peregrina idea es tambien ]a de que Espana aofrecer la autonomfa a Cuba,-cosa que ni en hip6tesis debe admitirse,-se ha colocado en una position sAbia y conciliadora respecto A los cubanos. ;Qu6 was quisieran los insurrectos sino que fuese verdad ese proceder impropio de una grand nation, y mas impropio en las circunstancias actuales? Semejante paso, ni seria sabio ni conciliador, dire yo i mi vez, y ]a razon es la siguiente: si Espana 6 el (robierno que la represents, descendiesen hasta el punto de tratar con los insurgentes, lkjos de demostrar sabiduria demostraria que ignora hasta los rudi mentos del arte gubernamental, pues no es asi eomo se concluyen guerras civiles de esta indole, segun demuestra la historia de todos los tiempos y raises; y por otra parte porque de nada le serviria ese paso si la autonomia habia de equivaler al abardono de las Antillas. Si eso es sAbio, tratandose de

PAGE 77

-67 un pueblo que ha declarado A la faz del mundoque consider caso de honra el sostenimiento del pabelion en estas Islas, y que para lograrlo ha sacrificado ya millones sin cuento y un ej4rcito inmenso, dudo que haya quien lo crea teniendo sentido comun y criterio desapasionado. En cuanto al calificativo de conciliadora dado A esa conducta lo rechazo tambien, p1es no es conciliar dar la victoria al enemigo para que nos despoje de lo que nos pertence. Por lo que respecta A la indication de que los cubanos insurrectos, y los extranjeros se inclinarian A tvor de Espana por virtud de esa solution; no es mas que una sutileza transparente para ver si el Go-) bierno cae en red tan grosera y otorga A sus enemigos lo que ansfan con toda el alma; en especial hoy que estAn vencidos en el terreno de la fuerza que es ei eli uico q(e fiaban para lograr sit independencia repentina. ;Y qu6 diremos del nltimo periodo transcrito, en que muy sriamente sostiene su autor que la esclusiva entrada can que cuenta la Hacienda espafnola para hacer frente A sus graves compromises es lo que obtiene Ae la Isla? ;Medrada estaba la gran nacion si solo pudiese vivir con las rentas que Cuba le proporciona! Ya habria perecido por lo menos hace mas de dos antos, pues la guerra, 6 mejor dicho el bandolerismo iniciado en la Demajagua hace que sean pocos los productos de la Isla para sostenerse, y por tanto ningun sobrante puede remitir A la Peninsula, como seria justo. Y anado eso ultimo porque si esta se ha sacrificado por aquella en todo tiempo, si la provee de cuantos elementos exige su gobernacion

PAGE 78

-68 y defense, si para fertililizarla ha derrochado sus economias por medio de situados, verbigracia, y si en una palabra le ha dado el ser; justo es que las generaciones presented recojan el fruto de la semilla que para ellas derramaron sus progenitores y justo, muy justo que si siguen haciendo sacrificios obtengan recompensas. En donde se encierra una verdad latente es en et argumento final que queda consignado. "La autonomia equivale a la supresion de esa entrada." iQuidu Io duda? Autonomia e independencia son casi sin6nimos y miSntras la sinonimia llega 4 ser perfecta, i's decir, mientras llegase el dia de "tener toda la fbrtaleza y prosperidad que con objeto de erigirse en nation necesita," mientras llegase ese dia, dado caso que la ceguedad de Espana tuviese la candidez de otorgarla, las camaras cubanas es bien seguro quw no harian donativos al gobierno espanol ni A los peninsulares cuyos bienes suspiradan por momentos llegar 4 apropiarse como hicieron los demis passes hispano-americanos al proclamar su independence. Para concluir esta carta y la materia auton6mica voy a insertar a continuacion un trozo mas del fiuturo folleto. "En ningun documento, continua, en ningun acto ha hecho jams el Gobierno espaftol la promesa de autonomia que los reformistas disfrazados de patriotismo suponen. "Las manifestaciones tanto publicas como privadas que ha hecho Moret; la conduct de Lopez Ayala, que le ha reemplazado ahora, habidndole tambien precedido, en el Ministerio de Ultramar; las mismas

PAGE 79

-69 condiciones que tratarit -4e imponer Azcirate y Mestre en la comunicacion memorable de este iltimo a, nuestro Ministro de Relaciones Exteriores fechada el 6 de setiembre; y las que seguraniente propuso Zenea A los patriotas con la debida astucia para no exponer sit vida, demuestran de cousuno que el Gobierno de Madrid no admite otro arreglo con los insurrectos que la rendicion de estos, prestindose cuando mas a perdonar la vida a los gefes si sale de la Isla para no volver nunca 6klla. NTal fue la "autonomia" que propus, Mestre 4 los patriotas a nombre de Espana." No se si lo que dice el autor de estos pArrafos es completanente exacto, pues todavia no se ha hecho bastante luz sobre el particular; pero lo que si aseguro es, que esa political es la (nica decorosa, digna y (til para la patria. Antes de concluir esta, ya larga, carta, debo esplicar una anomalia que al parecer existe en que un insurrecto escriba en el sentido que lo hace el autor de las Soluciones posibles. En efecto, por los peri6dos transcritos se ve que no estA conforme con la autonomia y que aduce argumentos y razones para oponerse A que sus correligionarios larespeten. Pero tsabe V. M. por quO Pues es porque, como dice al fin del folleto, desea que no se conformed Los suvos con ninguna de las tres primeras soluciones que califica de posibles, y sin embargo demuestra que ao Lo son. La inica que acepta y sostiene con entusiasmo es -----ya Lo habri previsto V. M. segura.mente,-es la independencia de Cuba y Puerto Rico. 14

PAGE 80

-. 74 ... Felizmente, no ha seguido el autor de las Soluciones la political de sus correligionarios, reducida a ocultar las tendencias de sus hechos y de sus escritos. Con eso ha puesto A disposition de nuestro partido un conjunto de armas preciosas que utilizar6 oportunamente, puesto que representan las ideas que los desengafios del ostracismo han logrado arraigar en el Animo de los eternos enemigos de Espana. Nada mas pot hoy, sino repetirme de V. M. respetuoso S. Q. B. S. R. [31. ORIL 18. t

PAGE 81

CAINTA X. No pensaba que hubiesen trascurrido tantos dias privandome del honor de dirigir mis palabras A V. M.; pero circunstancias ajenas A mi voluntad, asi lo ban exigido. Hoy, que felizmente-para mi, conceden estas un momento de tregua A mis ocupaciones, voy a reanudar la grata tarea que de un modo espontaneo me~tengo impuesta a mi mismo. Si hubiera de seguir el 6rden de materias trazado por el autor del folleto Soluciones posibles, deberia ocuparme hoy del importante problema que hace muchos anos se agita en el cerebro de nuestros enemigos, reducido 4. anexionar la Isla de Cuba a los Estados-Unidos de America; pero en el intervalo que ha mediado entre *ni carta anterior y esta, se ha puesto sobre el' tapete elCongreso otra cuestion no menos trascendental para el porvenir de la Antilla y para la honya de la Nacion oda,. cual es la de la ienta de este pedazo de tierra arrullado por el murmullo de las olas del Oeano y el tduue rumor de las brisas tropicales.

PAGE 82

-!7 En efecto, el diputado Sr. Vild6sola interpelsdo hace muchos dias al Sr. Ministro de Ultramar acerca de los rumores que corrieron en la C6rte de que el embajador Mr. Sickles habia hecho en nombre de sit gobierno al de la altiva pAtria de Isabel la Catolica la proposicior de comprar la Isla. Esta circunstancia que acaba de dar margen a una cruzada de indignacion par parte de los Casinos de Cuba, 6rganos genuinos del partido espanol, me decide 4 antepdner el asunto de la yenta al de la anexion, a reserva de tratar de esta en la pr6xima carta. No es nueva, en verdad, la idea de proponer a Espana que trueque por un puaado de oro la tierra en que flota su pabellon, tantas veces defendido y sacado inc6lurne de las pruebas a que lo sometiera la traicion, por sus invictos hijos. Esos yankees que screen 4 Espana capaz de asemejarse al misero Esau, han mostrado muchas veces el plato de lentejas a Ia tierra clasica de la caballerosidad y el desprenditniento; pero todo en vano. La historia en prueba de'ello recuerda el hecho de que en Julio de 1849 el embajador R6mulo H. Saunders propuso en nombre del Secretario de Estado James Buchanan la enajenacion de la Gran Antilla mediante la suma de cien millones de pesos; pero el ministro Pidal, que en achaques de honra acredit6 siempre estar A la altura del pueblo cuyos destinos regia, contest rechazando con el desden que se acoje lo absurdo, aquellas palabras disonantes A oidos acostum brados A escuchar A todas horas las palabras: lealtad y honradez. I

PAGE 83

-73 Otras muchas veces los lAbios de la ambicion han hecho resonar en los alcAzares ministeriales proposiciones iddnticas; pero siempre la sonrisa del desprecio ha sido la nnica contestacion lograda por los mercaderes de ciudades y de honras. Al verterse recientemente suposiciones de propuestas idknticas en el seno de la Camara popular, el Sr. Lopez de Ayala lo ha dicho: para quien quiera coniprar las tierras en que ondea la bandera espanola, no existe mas que un precio; la sangre que hay que derramar para veneer en campo abierto al ejbrcito, marina y voluntarios que ban tomado las armas resueltos a perderlo todo menos el honor. Bien lo comprende el autor del folleto, mal que le pese. Sus palabras son bien terminantes y merecen reproducirse: "Por mucho inters que tuviesen los EstadosUnidos en adquirir 6 Cuba, no es imaginable que se resolvieran 4 comprar, por crecido nnmero de miHones entregados a Espana, una 'guerra que habria de ocasionarles rnayores gastos que a la nation vencedora; exponi6ndose a que en tanto los Estados del Sur aprovech6ran la ocasion para renovar sus tentativas de separacign, 6 a cualquier otro suceso que pusiera en riesgo su bienestar ya que no su existencia." Convencido de esta verdad, deciano ha muchos dias en un, notable discurso el Senador americano Schurtz, censurando la tentativa de anexion de la republica de Santo Domingo A la patria de Franklin: iguardaos de lostr6picos! Y a la verdad: ruinas y lags de sangre serian las unicas adquisiciones que haria la Repiiblica15

PAGE 84

-74 Unida, pues nadie ignora que el Casino Espafiol de la Habana jur6 solemnemente no dejar otra hue1la en la Isla, si ese atentado llegara a consumarse por algun hijo espnreo de nuestra madre Patria. Todos los otros centros patri6ticos, que representan nelmente la opinion del partido espaflol se adhirieron, ent6neos como ahora a la protest del de la Capital, y la verdad es que ante la actitud endrgica y decidida de tanto buen espanol como asi piensa, ese y no otro seria el fruto de tan inicuo contrato. Por lo demas la anarquia y la confusion que levantarian sus cabezas, tan pronto como el sacrilego '0acto Ilegara a suscribirse, serian, a no dudarlo, la venganza que los buenos encontrarian en tan desatentado convenio. Pero hay mas gquidn es capaz de sostener que existe autoridad alguna quo pueda con titulos legitimos abrogarse el derecho de enagerar En pedazo de la tierra que contiene el sepulcro del gran Colon y las cenizas de tantos dignos ascendientes de la actual generation, que riega con el sudor de su frente y fecundiza con su gencrosa sangre el suelo sobre que proyecta su civilizadora sonibra el labaro de Castilla! Si alguno osara abrogarse un derecho semejante, el estigma del oprovio marcaria en su frente un indeleble sello. Es verdad que Iquien seria suficientemente cuidar para venir a hacer la entrega de nuestras vidas y haciendas A un estrangero ambicioso? Pidnselo bien V. M. Si alguna vez llegare a sus oidos la voz comprada de algun infame consejero, corte su palabra, pues ese hombre no buscara otra cosa que la deshonra de V. M., el envilecimiento de su patria y un medio

PAGE 85

-75 peligroso de poner A prueba el respeto y lealtad de cuantos habitamos esta tierra que hemos jurado defender contra todos los poderes del mundo hasta el supremo trance. Que el cielo impregne en el alma de V. M. la conviccion mas intima de que la gran Antilla no es una mercancia. Y que le convenza tambien de que su dinastia, jamas llegaria A consolidarse si un momento de debilidad tragera a sus reales wpanos la pluma para firmar un contrato en que los partidos todos verian un arma terrible para combatirla, y un borrow en nuestra preclara historia. Con el mayor respeto B. L. R. M. de V. M. ABRIL 26.

PAGE 86

4

PAGE 87

CARTA XL jQue dir6 acerca de la anexion de Cuba, 4 los Es-, tados Unidos que es el otro problema capital que examina el autor de las Soluciones posibles? Son tantas las ideas que se agolpan a la mente cuando se fija en esa que represent una de las aberraciones mayores que han podido imaginar los cubanos desafectos a Espana,, que apenas se tree posible condensarlas en el papel, a menos de escribir mas largamente de Io que yo desearia. No es nueva la idea, pues en todos tiempos ha sido tema de aspiraciones locas; unas veces buscando ese resultado como solution hacia la cual era preciso hacer converger todos los esfuerzos de los cubanos desleales, y otras como el ultimo remedio que la suerte les deparaba, para el caso que no creian fhcil, de hacerse iinfposible la consolidation de su independencia. jQu-felicidad para Cuba, decian los primieros, ver brillar la estrella solitaria entre la pleyade brillante de la constelacion qne llaman Estados Unidos! ;Que 16 0

PAGE 88

-78 dicha, decian los otros, tener tan cerca un auxiliar poderoso A quien facilmente seduciremos con la esperanza de que Cuba forme parte de su territorio si auxilia su independencia! Es, pues, indispensable combatir A toda costa esa idea de fusion con los Estados Unidos, 6 digase anexion; 6 fin de quitar todo alucinamiento A los que no meditan sobre las consecuencias de actos gravisiuros, los miAs graves para la vida de los pueblos. Es preciso romper el prisma de color de rosa a travs del cual miran ciertos hombres las cuestiones, a fin de que al despertar de sa sueflo no sufran el amargo desencanto de ver negro el horizonte que de ldjos veian dorado, Es preciso, en una palabra, fortificar las creencias de los que comprenden el absurdo politico que la anexion entrafla. Dada la hip6tesis de que 6sta se realizara, se tocarian desde el momento inconvenientes gravisimos, que irian creciendo de dia en dia, oomo vamos a demostrar. Una vez entregada la patria 6 los extrangeros, por los mismos que mas debieran esmerarse en defenderla, daria principiolainmigracion anglo-americana, sobrepujando instantineamente esa raza a los naturales de Cuba. Para comprender este hecho basta tomar en consideracion dos datos; primero, que todos los peninsulares, que constituyen una poblacion compuesta de miles y miles de personas robustas y aptas para el trabajo, abandonarian las playas de un pais en que se escarneceria su pabellon y se les perseguiria de muerte. Esto siguiendo la hip6tesis, nada mas que

PAGE 89

-79 hip6tesis, de que pudieran ser vencidos por los insurrectos. Con los peninsulares se ausentarian innumerables families de hijos del pais que permanecieron fieles a su patria; y otros que, al ser objeto de las persecuciones suscitadas por la envidia 6 por la ambition, se verian en el forzoso caso de emigrar. El segundo hecho que hay que unir al anterior es el de que, codiciosos los norte-americanos, de este pais, en que ven riquezas que la imagination exagera siempre, vendrian incesantemnte en aventureras turbas, tirian fijAndose en todos los Ambitos del territorio. Una vez situados eu Cuba, el resultado prActico y tangible de su inmigracion seria el apoderarse A todos los destinos pnblicos; y el imprimir la marcha politica que conviniere a los intereses de los Estados Unidos, por mas que fuera opuesta a los de la Isla, de todo lo cual existen ejemplos recientes en los avasallados Estados del Sur. La diferencia consistiria en que alli tuvieron necesidad de sostener una larga y encarnizada guerra; y ante la dGhil Cuba les bastaria expresar so voluntad. Todas las autoridades y toda la policia, serian angloamericanas: el ejErcito y la marina lo serian tambien: las leaves, los letrados y jueces encargados de inter.pretarlas, serian de la misma raza, y harian aplicacion de ellas en el sentido, mas conveniente A sus miras, influyendo por este medio en las fortunas particulares. Pero supougamos que quisieran ser generosos con Cuba, que la dejaran derecho a. elegir diputados y senadores para intervenir en el gobierno de aquella gran

PAGE 90

-80 nacion. Llegado ese caso los electores americanos residentes en Cuba, constituirian la mayoria; y esto unido a la influencia que el gobierno central imprescindiblemente ejerceria en las elecciofes, daria por resultado inmediato el que ningun cubano figurase jams en el gobierno, ni por la eleccion de su propio pais. Si por una casualidad alguna vez llegase alguno a elevarse a esos altos cargos electivos, su aislamiento en medjio de la mayoria de las Camaras de Washington haria que su voz jamas fuese oida, y ,ue su influencia resultase nua. No quiero estendernie en la cuestion de inmigraeion de la raza negra que tanto estorbo y embarazo produce a Ia nacion vecina, y que inediatamente lanzaria en este territorio en grades masas; porque esta en lo concieficia de todos, y porque la sola enunsiacion basta para que sus con secuencias se veain de relieve. Demostrado esta, pues, cuan terribles sc-ian para los cubanos todas las consecuencias funestas de tal paso; probado dejamos cuan pronto el arrepentimiento tardio haria abrir los ojos a esos hombres hoy ciegos, sino mal6volos, que esperan un medro personal en cambio de vender villanamente al extranjero la patria que los vi6 nacer. Evidenciado por ultimo qued6tambien que losanglos-ainericanos se arrojarian sobre esta presa que 'se ofrecia a si codicia, y que las aspiraciones de figtrar eh La polifica americana, en cuanto al gobierno siquiera de este territorio; serian desvanecidas desde el primer instknite jila prepond'rancia de la otra pdblaibn que se iabria imptaitado en el tropical suelo.

PAGE 91

-81 Virginia, Mississipi y Tejas, tres Estados que su-cesivamente fueron absorvidos no ha largo tiempo por la viril Union americana, todavia no han logrado tener representation en el Congreso; y tdngase'en cuenta que su position en el continente, les bace ser de granimportancia respecto a la repnblica, cuyo territorio agrandan notablemente. gQuo papel representaria la isla de Cuba, perdida entre los mares, y considerada solo como una colonial explotables, como una de tantas posesiones destinada a dar rendimiento pingdie A la extensisima repnblica usurpadora? Prescindiendo, pues, de la nulidad A que en politica quedaria reducida C ante la magnitud territorial de los Estados de a nion; prescindiendo de la perdida de capitales cubanos que traeria la invasion; y prescindiendo, por ultimo, del desprecio A que e verian reducidos los naturales de ella, entregados voluntariamente A aquel senor, que temeria nueva traicion en su contra de parte de los traidores a. Espana; tan loco paso habria de llorarse con lagrimas de sangre por los ambiciosos -cubanos. Conocida es la tendencia de los Estados Unidos a la extirpacion de los indigenas de los paises que sucesivamente van entrando en su dominio. La Florida, Tejas y algunos otros territorios desmembrados de la Repnblica mejicana, estaban habitados por espanoles y por indios, A quienes Espana habia protejido durante los siglos que alli domino. Pero cayeron bajo el yugo de los Estados-Unidos, y desde ese momento, toda dicha concluy6 para ellos. La raza analo-sajopa, enemiga siempre hasta por ins17

PAGE 92

-82 tinto de la latina, di6 fin muy pronto con todos aquellos infelices hermanos nuestros. Por eso hoy no se habla en tan vastos territorios el rico idioma de Cervantes; ni se ven all vastagos de los espafioles que en un tiempo poblaron sus fdrtiles comarcas. iQu6 leccion tan aprop6sito para los ilusos cubanos! La historia en sus elocuentes pAginas habla a los hombres que de buena f6 la estudian, con igual precision que los numeros estadisticos. Iguales causas, deben producir iddnticos resultados. Pero no vayamos tan lejos. 6Qu6 sucederia A los veubanos desde el instante iismo en que las turbas de aventureros que C6spfes trata de reclutar en Nueva-York y Nueva-Orleans, lograsen veneer a los 90,000 hombres armados que hoy guarne enla Isla, y los miles y miles que A la proximidad del peligro, y viendo que jugaban el todo por el todo, empunar'an las armas? Qu6 sucederia si esas espediciones filibusteras lograsen veneer a la indomable Espana; y ya se vr que no es poco conceder, aunque solo sea hipot6ticamente hablando? A esos hombres habria que darles la ofrecida parte del botin; habria que darles lo que el derecho de conquista les permitiria reclamar. iQu6 terrenos se les darian llegado ese caso? Los que pertenecen a los espanoles, 6 los de estos y los insurgentes, 6 ninguno. Las dos 4ltinas hip6tesis no son admisibles, porque conociendo el instinto de los filibusteros, no hay que ilusionarse con la idea de que renunciasen A su presa; y conocidos los m6viles ambiciosos de los

PAGE 93

-83 entrampados corifeos de la rebelion cubana, no es posible creer que tratasen de pagar con lo que, al parecer es suyo, ni con las propiedades de sus parientes, amigos y-paisanos. Es decir, que d esos conquistadores tratarian de acallarlos en sus justas exigencias con los bienes de los peninsulares. ;Infame prop6sito, .que solo cabe en cabezas tan miserables y tan viles como las de los pseudo-h6roes de Bayamo y de Cubitas! $Creen que promesas vanas bastarian a saciarles? Error craso. Los hombres traidos como mercenarios, una vez victoriosos, se juzgarian conquistadores; y no cobrarian a tan bajo precio sus fatigas, las eventualidades corridas, y su sangre. Pero sea como fuere, el pais pasaria a ser domino suyo desde el primer momento. Do quiera se les vera: la agricultura, la industria y el comercio serian suyos muy pronto; y los indolentes cubanos, compradores del brazo estrangero, serian sus esclavos, mas todavia: serian sus victimas. Siempre de V. M. respetuoso servidor Q. B. S. At. ABRIL 30. I

PAGE 94

c

PAGE 95

CARTA XII. En mi carta anterior examine la cuestion de anexion de Cuba A la Union americana bajo el punt de vista de los inconvenientes gravisimos que acarrearia A la Isla su abandono del regazo materno por correr trAs el abrazo hip6crita de una madrastra que no tardaria en hacerla expiar con raudales de tardias lAgrimas su insensata defeccion al pueblo que le di5 el sir. Hoy me propongo examinar esta solucion propuesta por el an6nimo autor cuyo folleto refuto, bajo el punto de vista de la conveniencia que el monstruoso pacto tendria para la otra parte contratante. En primer lugar la vecina republica debe tener presente que Espana jamAs consentirA en perder su predilecta provincia ultramarina; y por tanto que antes de que la anexion se verifique tendrA que sostener una lucha A muerte con la patria de Viriato, Palafox y Mina. En esta guerra es probable que llevasen la peor parte, dado caso que los espanoles peleariamos en nuestro propio territorio, donde estamos 18

PAGE 96

-86 aclimatados y poseemos elementos superiores de defensa. Ademas es indudable que nuestra marina aventaja con mucho A la suya, dado caso que segun la Guia naval de los Estados Unidos, correspondiente a este ano, toda la escuadra de la Republica consta solo de 99 buques de madera, 51 acorazados 6 monitores y 29 remolcadores. Respecto a los buques de madera, desde las fragatas de hdlice hasta los trasportes de ruedas y de velas, solo pueden prestar servicio 48; los monitores, escepto tres, se hallan arrumbados en los arsenales por indtiles, esperando hace 4 anos que haya quien los compre; y los remolcadores estAn desarmados en su mayor parte para evitar los gastos consiguientes A conservar en pi6 de guerra barcos que son completamente inservibles en su mayor parte. Pero no es solo la diferencia de fuerzas maritimas lo que ha hecho que en los Estados Unidos nose acoja, con todo el fervor que quisieran los insurrectos eubanos, la idea de la anexion. No es tampoco 6nicaimente el temorde que nuestra numerosa marina mercante, tripulada por hombres de corazon, se armaria en corss, y unida 6 separada de la de guerra, produiria un dano incalculable a sus flotas y a sus puertos. Lo que mans pesa en el animo del gobierno que desde la Casa Blanca rige los destinos de la Union. es la idea de que esa guerra que Espana indefectiblemente le declararia, por que en cuestiones de honor es proverbial su actitud digna, traeria consecuencias funestisimas para su comercio y para su hacienda. Bien lo comprendio el actual presidente Mr. Ulises S. Grant, cuando en su mensage dirigido al Congreso federal en 13 de junio de 1870, decia, a prof

PAGE 97

-87 p6sito de la idea de declarar beligerantes A los insurrectos cubanos: "Si es reconocida la beligerancia, la marina mercante de los Estados Unidos se verA expuesta al registro y apresamiento efectuado por los cruceros de ambas partes. VerAse asimismo sujeto A la adjudication que decreten los tribunales de presas, nuestro trafico costanero entre los Estados del AtlAntico y los del Golfo, y entre estos y el istmo de Panama y otros Estados de la America del Sur, en que se emplea una gran parte de nuestra marina mercante, obligada A pasar necesariamente casi A la vista de la isla de Cuba. Segun el tratado de 1795 celebrado con Espana, y tambien por lo que dispone el derecho de genes, nuestros barcos pueden ser visitados en alta mar; y en caso de que se reconozca la beligerancia, el trasporte de contrabando, que hoy es libre, -queda ent6nces expuesto A los riesgos de apresamiento y confiscation." Si estos danos eran inminentes con solo dar Un paso hacia la enemistad de Espafla, cual era el de reconocer como nation beligerante a Cuba que no sucederia si una guerra franca y declarada se empefnase entre la Republica unida y Espana? Por lo demas, Cuba es un mercado riquisimo para los Estados Unidos; en d realiza negocios constantemente y por valor de muchos millones; y al cerrarse sus puertos para todo barco que ostentase el pabelion estrellado, la baja en las rentas publicas; las quiebras que se originarian y todos los demas perjuicios pecuniarios, se harian sentir demasiado pronto, en aquel pais puramente comercial. Basta tomar en la mano la estadistica para saber

PAGE 98

-88 que ano fiscal que termin6 en el de 1869, ascendio el comercio de los Estados-Unidos con las Antillas espanolas Cuba y Puerto-Rico, a $88.102,017. Si A este dato se aflade el de que el comercio de aquella nacion con Mejico, los Estados de Centro-Amdrica, Colombia, Pera, Chile, Republica Argentina, Uruguay, Brasil y Venezuela, solo ascendi6 a $75.601,984; y si se agrega por dltimo que con las Guayanas y Antillas inglesas francesas, danesas y holandesas, y las republicans de Santo Domingo y Haiti solo'conmerci6 por valor de w24.183,965, tendremos que Cuba y Puerto-Rico representan para la gran Repiblica s'ete octavas partes de sus exportaciones a todos los pueblos de Amdrica. jQu6 pdrdida para esa nacion si tan tabuloso comercio se interrumpiese, y mas todavia, si los horrores de una guerra sangrienta y destructora cegasen tan ricos veneros de riqueza! Si deseamos razones de otra indole que couirmen mas y mas la idea de que los norte-americanos perderian accediendo 4 la anexion de que se trata; y de que comprendidndolo asi sus hombres de Estado, con el buen sentido practice que les caracteriza, se oponen tenazmente a que triunfe esa idea por mas que sea simpatica y hasta capaz de alucinar A las masas; si se desean, digo, razones de otra indole, Basta leer los notables parrafos que consagra al exAmen de ese particular el folleto en cuestion. Hdos aqui: "Sup6ngase que todos los cubanos estuviesen de acuerdo en pertenecer a los Estados-Unidos, venciendo el natural resentimiento que ha debido inspirarles la cruel y egoista conducta de esta nation dupanic nuestra guerra de independencia.

PAGE 99

-89 "'Seria posible la anexion, a pesar de semejante unanimidad por parte de los cubanos A favor de ellal "No lo creemos. El partido republican que es, y probablemente ha de seguir siendo, el dominante en los Estados Unidos, nunca se ha mostrado partidaro de la anexion de Cuba. "Desde la tpoca en que Buchanan pidi6 recursos para apoderarse de la Isla y se agit6 de todas maneras el asunto de la absoreion de las Antillas, la comunion politica que despues form el gran partido republicano existente, se opuso A la anexion. Verdad es que entdnces rechazaba la idea, porque los, democratas la defendian con el objeto de aumentar la fuerza de los Estados del Sur y establecer perfeotamente su preponderancia; pero no es m6nos cierto que boy tienen los republicanos tambien poderosos motivos para oponerse 6 la anexion. "Estos motivos son politicos, econonicos, religiosos y sociales. "Politicos, por acarrear aquella las probabilido4es de una guerra, y porque habiendo de inclinarse naturalmente la pobiasion cubana A la teorla lib6rria de los derechos de los Estados, en contraposition de la que los radicales vigorizan de la centralization del poder, es probable quo se afiliarao en el partido demoerAtico y que llegaseu A formar estrecba union con los Estados del Sur, coo uyo carActer y costumbres congenian m4squecom los del Norte. "Econdmicas, porque no existed ningun cubano, cualqiier que sea sau opinion political, que no quieri para su pais el libre-cambio, que es lo mas conve19 0

PAGE 100

-90 nente a sus intereses; principio contrario al que sostiene el partido dominante, de proteccionismo intransigente; y por que la adquisicion de Cuba exigiria extraordinarios gastos, asi para resarcir 6 Espana de su ptrdida, si se efectuaba por medio de un convenio, como si se lograse con intrigas political 6 con las arnas en la mano: p&didas que aumentarian horriblemente las graves cargas de la deuda national y que no serian compensadas facilmente, debiendo hacerse incalculables gastos para el sostenimiento de las tropas y escuadra que habian de mantenerse en la Isla para asegurar su tranquilidad. "Religiosos, porque los cubanos, en su inniensa mayoria, son catolicos, y aumentarian extraordinariamente la influencia del catolicismo en este suelo, que tantos esfuerzos hace para sostener ei predominio de los protestantes. Los cat6licos ban extendido en la Union Americana su poderfo de tal manera, que inspiran grandes temores A los hombres de Estado de la nation. Sus poderosas sociedades tienen abarcado el ramo de enseflanza mejor dirigido del pafs: sus congregaciones caritativas ejercen su influencia bendfica en todas partes; y el nnmero de sus fieles casi puede decirse que va creciendo en la proporcion inmensa de la reproduction de las families de origen irlandEs. Tan es asi, que mas de una vez se ban iniciado rompimientos que han podido tender por resultado una guerra religiosa. zC6mo no ha de ofrecer reparo la parte mas important del pais, que es esencialmente protestante, A que entren million y medio en la Union decidiendo acaso, la preponderancia del papismo?

PAGE 101

-91 "Sociales, porque la anexion es el aumento considerable de la raza latina, contra la cual experimenta una repulsion inextinguible la sajona, que constituye ]a base de la poblacion americana. Asi como algunos cubanos temen que anexada la Isla sea invadida por masas potentes de norte-americanos, que destruyan completamente la position 6 influencia sociales de los hijos del pais, no pocos americanos comprenden que los climax cAlidos no son 6 prop6sitos para la emigration de los hombres septentionales y que en vez de ir los yankees A establecerse A Cuba, la inmigracion de esta seria de razas meridionales. Son los temidos yankees muy cortos en nimero, reduciendose casi A los naturales de Nueva-Inglaterra: se encuentran en su pAtria bastante bien, y no necesitan buscar en otras partes mejor suerte. Ellos no estan llamados a poblar les territories del Oeste y del extremo del Sur, ni las Antillas. Los europeos, principalmente alemanes 4 irlandeses, ban tomado A su cargo el trabajo de colonization: y estos probablemente no irian di Cuba. De modo que los radicales americanos tienen motivo para creer que en la Isla, efectuada la anexion, se aumentaria un elemento extranjero de razas opuestas .la anglo-sajona, en que desde el idioma hasta las costumbres, estarian en constante oposicion con la sociedad de la Union Americana. "De cualquier modo que sea, no puede negarse por muy halagado que se sienta el amor propio national de este pais con la idea de mayor engrandecimiento territorial, existe en A una fuerza polftica, hasta ahora incontrastable, que se opone A ]a anexion de Cuba.

PAGE 102

-92 "Ya estanios vendo que a pesar de favorecer con su tenacidad caracteristica el soldado de Wildernness y Spotsilvania, poderoso presidente de los Estados-Unidos, la de Santo Domingo, que no envuelve el compromiso de admitir ese pais como Estado y que no trae consigo grandes gastos: y asi como esa idea no ha escitado el entusismo popular, tampoco ha producido simpatica impresion en el gobierno ni en el pueblo americano la de union a Cuba, ni aun siquiera la de reconocimiento de beligerancia A favor de los patriotas. "La enemistad de los americanos hacia los hijos 41e Cuba y hacia todos los paises latinos, es fria, pero constante, profunda, inestinguible." Los parrafbs siguientes merecen ser leidos con atencion, por los pormenores que el antepennltimo revela. "Sup6ngase, empero, que no sea el gran partido dominante contrario a la anexion de Cuba y que -no exista la aludida repulsion hacia los cubanos. Conc6dase que el gobierno y el pueblo desean con entusiasmo semejante acontecimiento politico. Seria en este caso de esperar su realizacion de una manera inrnediatal "No. Para que los Estados-Unidos entrasen en cualqaier combinacion hostil a Espana que tuviese por objeto anexarse la isla de Cuba, seria preciso que se decidieran a entrar en una guerra con dicha nacion, exponidndose a que esta fuese ayudada por Inglaterra, que no despreciaria una oportunidad de castigar A los atrevidos redlamantes de los perjuioios causados por el corsario Alabama, auxilio que podia t

PAGE 103

-93 tal vez ser mayor, interesAndose los gobiernos europeos en debilitar al coloso republicano de America. "Nosotros sabemos que el Sr. Morales Lmis quiso inclinar al gobierno americano a que interviniese en la cuestion de Cuba bajo la base de la anexion. Sabemos todavia mas, aun cuando hoy por hoy carecemos de datos para demostrarlo pablicamente. Sabemos que el mismo Sr. Morales Lmus exigi6 a nuestra Camara de Representantes que expresAra al gobierno de los Estadot Unidos el deseo unariime del pueblo cubano de anexion A esta nation, y que la Camara remiti6 a Washington ur: documento con petition tan vergozosa. "Estos hechos no resolvieron a Mr. Fish ni al general Grant a tomar ninguna medida favorable a la anexion de Cuba: Antes bien, se alarmaron por el giro que querian dar los representantes de Cuba en este pais a la cuestion, y declararon terminantemente que no permitirian que se continuase en el empeno de separarlos de su political para comprometerlos en una guerra con Europa. "Nadie ignora que lleg6 A. tal punto la indignation de Mr. Fish, que insult6 personalmente A nuestros actuales representantes, diciendo en una nota oficial "que no tenia buen concepto "del valor perso"nal de aquellos funcionarios," qy tanto se afanaban por comprometer la paz de los Estados-Unidos y que tanto huian de su deber de auxiliar a Cuba con armas y de figurar en la campafla." Bien tienen comprendidas estas consecuencias los Estados-Unidos; si otra prueba mas quisi6ramos, nos la suministraria la consideration de que, no obs20

PAGE 104

-94tante la politica absorvente y las teorias de Monroe contrarias A toda domination europea en Amdrica, el afro 51 declararon piratas A los 600 americanos que acompanaron al traidor Narciso Lopez, 50 de Jos cuales fueron fusilados en Atares, y los demAs exterminados en Las Pozas, San Cdrlos y otras fincas; en la actual lucha han confiscado buques salidos para la insurrection de Cuba, con armas y gente; han impedido los alistamientos y dado 6rdenes terminantes A los departamentos mariftimos para la vigilancia y persecution de buques sospechosos; conservan relaciones amistosas con nuestra Peninsula; y por nltimo, recuerdan de un modo halagador para nuestra pAtria, cuanto debieron en su emancipation al gran Floridablanca, ministro de CArlos III, y A toda la Espana, que por medio de su influencia polftica impidi6 los armarnentos en las potencias septentrionales de Europa. En resnmen, si los Estados-Unidos accediesen a la anexion de Cuba cegados por la ambition, 6 por el recuerdo de la doctrina de Monroe; adquiririan por de pronto una guerra con Espana, que se batiria desde sus barcos como en el Callao, y desde tierra firme como en tiempo de Narciso Lopez y si menester era como en el de la invasion napole6nica de principios dtsiglo. Tras esa guerra, suponiendo que los laureles de la jornada los entregAfa en sus manos la diosa Victoria, al tomar posesion del territorio conquistado; en lugar de la firtil Cuba, solo encontrarian .--.To que hallaron los ,romanos en Numancia y en Sagunto.-B. L. R. M. de V. M. MhAO 3.

PAGE 105

CARTA XIII. ; Viva Cuba iibre! He aqui el grito de guerra que ban adoptado los. enemigos de nuestra nacionalidad para lema de sus hostilidades. Ese grito, que en realidad debi6 ser el de ;viva Cuba independiente! lo escojieron los rebeldes para alucinar mejor A las masas, pues ia quien no le es simpatico el nombre invocado de la santa libertad? Bien sabian que el de independencia no hallaria tanto eco en los corazones, pues dejar un presente feliz y pr6spero por un porvenir nebuloso cuya sola idea que habria de presentar a la imagination y a los ojos de los cubanos nacificos, las ruinas y el atraso de Santo Domingo y Haiti, no era el medio mejor de alucinarlos y comprometerles en una causa inventada por el cerebro de la traicion y del absurdo. Fuera de que con ese lema mentido se trat6 de obtener otro resultado al principio de ia revolution, cual era el de hacer confiar A los hombres sensatos del pais en que solo se pedian libertades para Cuba, y que estas se pretendian arrancar, aunque por el medio reprobado de las armas, a la Anica entidad politica que podia otorgarla, que era la Madre PAtria.

PAGE 106

-96 Se ocult6, pues, el verdadero designio de los corifeos de la insurreccion, y hasta se dijo en un principio que Jo que se proclamaba bajo ese lema eran las reformas y al general Prim, como jefe liberal del poder en la Peninsula; siguiendo en esto las tendencias de la revolution que triunf6 en Alcolea en Setiembre de 1868. El manifiesto que di6 Cspedes en Barrancas de alli a poco, quit6 la mascara a la insurreccion muy pronto, proclaihando que lo que querian sus sicarios y todos los comprometidos en el aborto de Yara, era, no reformas liberales, sino la independencia de la Isla. tEs posible esta? es 6til bajo algun concepto para el pais, dado caso que se contestase afirmativamente la primer pregunta? El folleto Soluciones posibles, cuyo anAlisis vengo haciendo en mis nltimas cartas, trata esta cuestion despu&s de las ya examinadas por mi, y es hora ya de que me fije en ella, para dar por terminada la refutacion. Ya lo dije a V. At. en una de mis anteriores. Esta solucion es la nnica que encuentra simpatica a sus aspiraciones el autor del folleto. Todavia mas, sostiene que esa solucion es la mas practicable de todas; y aunque no tengo a la vista la parte en que trata la cuestion, voy A demostrar cuan equivocado se halla en sus creencias el iluso escritor. Al efecto empezar6 a examinar hoy la materia bajo el punto de vista del derecho que creen tener a intentar su obtencion, aquellos que han alzado el pendon separatista, y creyendo elevarlo a mas t.

PAGE 107

-97 altura, han tenido en sangre la mano con que lo empunaban. Hace muy pocos dias public6 el World, peri6dico de Nueva-York, una especie de despacho de D. Carlos Manuel Cdspedes fechado en 24 de Enero de 1871; y en 01 pretendiendo tratar de potencia A potencia con Espana, atribuydndose para el efecto el titulo de president de la repnblica de Cuba, sienta de un modo dogmAtico el principio de que "toda colonial tiene derecho a romper el lazo que la une A la Metr6poh, si posee suficientes elementos para.vivir independiente." gEs admisible este principio? Aun sidndolo, podria aplicarse A Cuba? He aquf la cuestion. Para decidir si es 6 no aceptable ese principio, debe ante todo descartarse la teoria de los hechos consumados; pues si se invoca el nombre sagrado de derecho, no es compatible este con lo que representa la fatalidad de hechos repetidos en diversas epocas, cuyas finestas consecuencias rara vez han dejado de tocarse. Hablen sin6 las republicans hispano-ainericanas cuya emancipation tan aciaga f1d para los que la llevaron A cabo aprovechando traidoramente acontecimientos que debieron respetar. Pero dejando A un lado esa teoria jquidn tiene derecho A. resolver si los elementos que posee una colonia son suficientes para que adquiera vida propia? la colonia .6 la metr6polil Si se dice que la colonial, rara vez esta creerk que no ha sonado ya en el reloj de los tiempos ]a hora de su emancipation; y para creerlo asi consultarA, de seguro, A su pasion politica y no A su positiva conveniencia ni al grito de la 21

PAGE 108

-98 -verdad y de la justicia, que siempre se hace oir en el fondo de los corazones, por mas obcecados que se hallen. Cuando was, admitida aquella teoria, podrA lanzar-se a probar fortuna. Y en este caso, si los acontecimientos le son adversos, debe deponer las armas, y no manchar el suelo con regueros de esa savia vital que sostiene a los hombres. 1Por que, si aceptan la teoria los insurrectos cubanos no la admiten con todas sus consecuencias, y arrojan ya ljos de si el machete homicida y la tea ircendiaria, que son las armas que vienen esgrimiendo en su impotencia, hace ya tiempo? Pero hay mias. Cuba nunca pudo creer que habia llegado el periodo de poder vestirse la toga viril, pues claro han dicho a sus bijos los escritores del partido separatista, que no se contaba con elementos suficientes para llevar A cumplido termino la empresa. Saco, Zayas, Llorente, Olano, Acosta y A4vear y muchos otros cubanos, afiliados unos A nuestro partido y otros al de Cespedes, lo han demostrado claramente en folletos, proclamas y protestas insertas en los peri6dicos. Han contado el nimero de cubanos leales y el de insurrectos, y ban convenido en que la mayoria esti del lado del gobierno legitimo y no del revolucionario. Si por el contrario se dice que es la metr6poli quien debe resolver si la colonia ha llegado ya al periodo de la emancipation; tampoco es admisible tal idea porque ningun gobierno esta autorizado para desmembrar la pAtria que ha sido confiada at su direccion, con perjuicio de los intereses de sus conciudadanos.

PAGE 109

-99 Es decir que la emancipation no esta ni puede estar sometida jamAs A un principio de derecho; lo estarA en caso al poder de las armas, y al de las mayorfas que tienen representation en el ej~rcito; pero una cosa es el derecho de la fuerza y otra muy distinta la fuerza del derecho. Cspedes lo ha confesado en su ltiua proclama cua'ndo dice "los cubanos han decidido conquistar conla espada, ya que no pueden obtenerlo de otra manera, el ejercicio de sus mas importantes derechos," es decir, los que dA la independencia. Luego si se apela A la fuerza ;para qu6 citar el derechol y si se invoca este 1por qu6 no justificar su existencia, Qu6 otras colonias han logrado emanciparse: es verdad, pero esto no quiere decir que exista tn derecho y que este haya sido ejercitado. Prueba solo que existe un hecho; y hecho y derecho no son cosas sin6nimas. El hombre es capaz de suicidarse, pero porque lo haga, 6 porque abusando de su fuerza fisica 6 de su astucia, asesine y robe, no por eso el hecho consumado de haberse suicidado, de haber robado 6 tenido sus manos en-sangre, probarA jamAs que exista derecho para cometer esos crimenes. La moderna teoria de los hechos consumados, que es lo que se invocarla despuds de lograr la independencia, A ser esto posible, icuintos crimenes politicos ha orijinado! 1cuAntos males ha ocasionado A la sociedad, que justamente se ha vengado, no ha mucho en el autor de semejante frase! La cuestion de la independencia, ya lo hemos dicho, solo puede fundarse en el triunfo de las armas 6 en la justicia de la causa que se sustenta. Esta

PAGE 110

-100 justicia no asiste 4 los cubanos, como Lo revela el alto grado de prosperidad a que Espana ha elevado este territorio que encontr6 perdido entre las olaa, ageno a la civilization; y por tanto solo puede resolver el problema las batallas. Pero esta resolution, si se obtuviese, en sentido favorable a los separatistas 1revelaria jams tn derecho? No, y mil veces n6. Seria la solution de Alejandro cuando se trat6 de desatar el nudo de Gordium, pero no lo que aconseja la diosa. Theris, cuyos fallos se han atrevido a invocar los rebeldes mencionando la palabra derecho. En i pr6xima correspondencia, examinare si sometida la cuestion al brutal lAudo de la fuerza, puede ser favorable a los insurgentes de Cuba. Con eso y con la demostracion de que, aun aceptando la hip6tesis de que tienen ya esos noveles politicos elementos suficientes para veneer, no podrian orgaaizar una nacionalidad independiente y pr6spera, quedar6 plenamente justificado el absurdo que in-tentan consular sacrificando en areas de in Moloc engatoso, su presente y su porvenir. Si todavia no bastasen estas razones 4 los ilusos sectarios de la independencia cubana para conveneerse de to imposible que es el que ae realice su beto ideal, at menos en algunas generaciones ya que et velo del porvenir nadie puede descorrerlo; dejbmoslos que se agiten en vano y pierdan su reposo, su dignidad, su porvenir y et de sus hijos; y hagamos que al vernos sibmpre unidos los espanoles, y siempre perseverantes em nuestra idea de salvar a toda costa a la isla de Cuba, se encargue el tiempo de

PAGE 111

-101 ixacer resonar en sus oidos mas 6 menos frecuentemente la frase que refiere haber visto esculpida aobre la puerta del infierno el cdlebre poeta florentino. 1Lasciate ogni speranza! Una vez mas se repite de V. M. respetuoso sabdito Q. B. S. R. M. 22

PAGE 112

4

PAGE 113

CAI-TA XIV. Locos anduvieron.los enemigos de Espana en esta tierra al gritar jellos o nosotros! y al prometerse un xito favorable de la lucha armada que emprendieron con el fin de obtener .un resultado que halagaba tanto su vanidad y constituia el bello ideal por qun venian suspirando tantos aflos hate. Todas sus ilusiones ban venido A tierra una tras otra, como castillos de naipes formados por un nino. Ellos se dijeron: todo el pais secundara nuestro intento. La activa propaganda que tenemos hecha, los juramentos que tenemos exigidos en las l6gias, log hombres que se hallan ya comprometidos y no podran retroceder s6 pena de ser delatados, y sobre todo, el nfcleo inmenso que en toda revolution viene A constituir la cohorte de adoradores del dios 1xito, 6 en otros terminos, los cortesanos del dia posterior A la victoria; todos estos eleimentos, repitieron, han de dar los laureles a nuestras armas, y con' ellos la independencia A Cuba. Dijronse tambien: la batalla de Alcolea ha prodecido en laYeninstila-trastornus demasiado graves.

PAGE 114

-1+4 Hanse elevado muchas ambiciones; los republicans que ven vacante el solio de San Fernando, haran esfuerzos desesperados para que no vuelva a ocuparlo otro monarca contra quien tendrAn que empezar de nuevo su cruzada, sino inpiden oportunamente su advenimiento al trono; el partitlo monarquico se fraccionarA tratandose de dar el cetro A uno U otro aspirante; el cambio de dinastia, y mss todavia el de sistema de goiferno si Ilega el caso, ha de traer en pos de si la reorganization politica del pais, y para el efecto luchas electorales, motives, barricadas, batallas quiza en toda forma, como en tiempo de eD Isabel y D. Carlos. gEran 6 no errados estos calculus? Diganlo MAl laga, Sevilla, Valencia, Cadiz y tantos otros pueblos que han visto correr la sarigre por sus called; y digalo la intranquilidad de toda la nation, reflejada en su postracion financier de aquella dpoca. De todos estos datos dedujeron los separatists una consecuencia igica en su sentir. Si Espana arde en guerras civiles, mal puede ocuparse en mandar tropas a Cuba para defender su pabellon; si et Gobierno provisional tiene que luchar contra tantas dificultades como se le presentan a cada paso, ial podra desprenderse de hombres y de armas. ;Pero cuanto erraron en sus calculos los insurgent tes! Ni el pais se levant en masa contra Espana, ni Espana dej6 de enviar tropas, armas y recursos. Justifica lo priniero la tranquilidad que ha reinado en los departamentos mias ricos y poblados y la ne cesidad de irse los insurgentes a los tefrends mas pobres y despoblados. Prudbalo tambien e1 gran nu

PAGE 115

-105 inero de cubanos que han ingresado en las filas de nuestros voluntarios y constantemente ban figurado en los cuerpos sedentarios, asi como en los movilizados, de los cuales podremos citar los de Camajuani, militias de Giines, San Antonio, Matanzas y Habana, Pl y 2a guerrilla del Orden, de Gufsa, de Holguin y otros muchos cuerpos. Si de los cubanos pasamos a otro -elemento constitutivo del pais, cual es el fprmado por los .hombres de color, tendremos que todo gl ha dado en la presente 4poca muestras irrefragables de un patriotismo acrisolado y de una cordura sin limites. Servicios de trascendencia debe Espafla a los batallones de pardos y morenos, los guerrilleros y los bomberos, y esta es la mejor prueba de que se equivocaran en sus calculos los Maquiavelos de Bayamo. Las Unicas fuerzas con que la insurrection ha contado son las que pudieron reclutar entre los guajiros a quienes se alucin6 con promesas de supresion de contribuciones, y otras de que se valen siempre los conspiradores de todos los paises. Figuraban tambien con las armas algunas dotaciones de esclavos robados a sus duefios usando al efecto la fuerza armada, y hombres pacfficos secuestrados por las partidas que empezaron desde el primer dia 4 merodear y a asaltar las tiendas de campo y los potreros y cafetales aislados. Alfrente de estas masas se pusieron los hombres mas comprometidos de antemano, algunos aventureros dominicanos, mejicanos y norte-americanos, asi coo varios j6venes recien salidos de las aulas, con la cabeza llena de ilusiones y con el corazon perverti23

PAGE 116

-1oN do por la propaganda de los sucesores de Luz Caballero. Aquellas masas de hombres inconscientes, aqueL'os elementos eterogeneos en alto grado, han sido acaudillados por los ultimos, que se erigieron en je!es desde un principio; y no teniendo los que mandaban instruction militar alguna, ni los que debian obedecer disciplina ni cohesion entire si, el triunf se hizo imposible desde el primer dia. Halagando las pasiones mai bajas de la muchedumbre, pomposamente llamado ejercito, es solo como han podido hacerse secundar, ya que no obedecer, los jefes improvisados; y quiero que se me diga si puede hacerse la guerra con tales elementos. Podr vivirse en los bosques y salir en cuadrillas nis 6 menos numerosas an dia A hostilizar nuestras tropas y otros muchos A robar e incendiar ingenios, como se ha becho con fos del Departamento Oriental y los del Central, destruyendo riquezas por valor de incalculables millones; pero hacerse guerra, una guerra de conquista, una guerra decisiva entre dos pueblos, eso jamAs. Volviendo abora de nuevo A examinar el otro aspecto de la cuestion, 6 sea el de que Espana no mandaria recursos A Cuba, dejandonos perecer A todos sus hijos en tan remotas playas. iOtro error de nuestros adversarios! Espana, es verdad, se hallaba al estallar la insurreccion cabana en un estado escepcional; atravesaba un periodo Algido cuyo desenlace nadie podia preveer;. peo se tocd la fibra del )atriotismo, se allegaron recursos, se puso toda la cooperation possible por parte de cada uo; y los refuerzos vinieron.

PAGE 117

-107El puerto de la Habana empez6 a ver arribar frecuentemente buques fletados para la conduccion de tropas veteranas y otras compuestas de voluntarios, que, al llegar A sus oidos la nueva de que la honra de la patria peligraba, corrieron 4 alistarse. Las diputaciones provinciales ofrecieron al Gobierno nuevos batallones costeados por ellas misrnas, y los guias de Madrid,, los voluntarios de Covadonga, de Santander y de Catalufla, los tercios Vascongados y tantos otros cuerpos beneiAeritos vinieron muy pronto; siendo acogidos con arcos de triunfo, vivas y festines en la Habana y luego en las capitales donde eran destinados de alli a poco para dirigirse al lugar de sus operaciones. Esos hombres habian abandonado expontaneamente su hogar doaiestico, sus afecciones y su natal suelo, para venir en Alas de su patriotismo a pelear bajo el ardiente sol da los trdpicos, los aguaceros interminables v las tdrmentas ecuatorial; venian a pelear entre maniguas que ocultan al enemigo 6 impiden caminar contra 61 si lega a versele; venian a vivir con privaciones de todo gnero y escaceses .de viveres y hasta de municiones de guerra; venian en fin, A arrostrar las balas del enemigo, y los ataques del v6mito, la disenteria, el c6lera y la fiebre palddea. ;Y sin embargo, virnieron! Estos hombres llegaron inflamados del amor a la patria, y peleaban por un principio noble y grande, por el sostenimiento del pabellon hispano en las Americas; al paso que sus adversarios peleaban por ambiciones mezquinas los jefes, y por alucinacion unos de los llamados soldados, y POT perversidad

PAGE 118

-108.de instintos otros de ellos. La idea hace mucho para conseguir el triunfo de una causa; si es noble y grande, la victoria es facil, si mezquina y raquitica, el entusiasmo falta, el valor languidece y el bxito es desventurado. Solo asi se explica que siendo valientes los cubanos, sean vencidos siempre cuando pelean en las filas rebeldes, y vencedores cuando estAn afiliados al partido leal. Solo asi se explica que no hayan po' dido conquistar un solo puerto, una sola ciudad, una sola villa de impo.rtancia regular: solo asi el que no tengan sitio seguro donde fijar su planta con reposo, pi poblacion donde situar su mistificacion de CAmara popular ambulance, que quieren hacer creer existe en la imaginaria Republica de Cuba; solo asi esas derrotas cuando tenian hombres suficientes, para presenter grandes masas contra nuestras tropas. El peri6dico de esa Corte, La Iberia, public en Mayo del aflo pasado cierto articulo en que figuraba una relation de victorias obtenidas por nuestras armas, hasta ent6nces en que el numero de enemigos era infinito comparado con el de nuestros valientes soldados y voluntarios. La Pdtria reprodujo el articulo, y de ella tomamos los siguientes datos: En el departamento Oriental, en la action de El Cobre, 600 hermanos nuestros vencen 4 4,000 insurrectos; en Mayari 400 6 2,500; en Saladillo, en el Canto, 1,200 a 6,000; en la primer defensa de las Tunas, 300, la mitad enfermos, en su mayor part, deshacen A 3,000; y en la segunda her6ica defensa de las Tunas, 400 espanoles, tambien enfermos en su mayor parte, derrotan vergonzosamente

PAGE 119

-109 A 6;000 sediciosos mandados por el desgraciado Cdspedes, que. estaba a su frente, rodeadode su ridtcdlo Estado Mayor. -En el departamento Central, 600 voluntarios y soldados defienden A Puerto-Principe contra 7,000 mambises; en la action de Cubitas, 1,200 rechazan a 6,000 atrincherados; en la Guanaja 5,000 huyen ante 1,000; en Mina de Juan Rodriguez 1,200,leales destrozan A 6,000 insurrectos; en el combate de Santa Cruz del Sur, -30W espanoles acuchillan A 4;200 renegados, y en la aceion de Sierra Najaza 7,000separatistas ceder cobardemente ante 1,500 }iroes.: Sigue la lucha y en el departamento de Cinco Villas,. en la action de Potrevillo, 700 artilleros triunfande 3.000 iniurrectos; en n defensa deVilla-clava, 400 leaves vencen: 'A ,500 separatistas; en la edlonia de Santo Dovnini$, 45 heroes' espanoles ponen en fuga a 3,00 traidores; en Jagdey Grande, 300 de los::nuestros dispeian A 2,00 neienigos; en los combates de laSignanea 2;80, rebeldes son desbaratedos por 1.0X0 espanoles; y en Ios at4aques 'de loswngenio deSagua, 400&hermanos aWestros vencen:A,;2,00Oiilikwtis. a i. Recientemeate ittitenidoc iukar -el ataque de Ala torre 6ptica de Colon en que 25 soldados, tesistieron cas s inumuicionesrsy defendides por. tablas aazibilladaai.bdlazos Aib5 0 k meig& .,~' ihas l(1f awlrWpol4tdtincar con latspads eoda nanog oomo. die edeptedescea su:.prdelhma, mmii,ebe&Armtjnimieucesivot pae.suua,:Ipnbes wtqupthw diezmulouj*r la epidemics, 1Ievida sel24

PAGE 120

-110 vAtica en un clima funesto sobre todo para sus gefes que son hombres acostumbrados a las comodidade de la vida y hasta el lujo, merced i los caudales qUe heredaron de sus padres peninsulares. Los nuestros por el contrario, brotan y brotaran como las espigas en el campo, pues una nation de 16 millones de habitantes, est' en aptitud de mandar todos los dias nuevos ejdrcitos, y los mandarA, pues ha declarado quo es cuestion de honra para Espana el conservac en las Antillas su pabellon. Dados estos antecedentes, jes posible quo venZgf por la fuerza de las armas los insurrectos que Cour fiaban en su 6xito al lanzarse al campo con eilas, en la manol Lo creo imposihle; y ellos no ven la question de otro modo. La prueba mas concluyente es quese ban presentado al gobierno expontineamente en solicitud de indulto muchos cabecillas importantes y entre otros, generates como D. Napoleon Arango; que se acogen al pabellon espanol miles de familiar de las cuales he visto en Puerto-Pripcipe muchfsimas que siendo antes muy vicas svenian efbiertas de ha+ rapos y de lepra; que se ham fugada al eitrangero con pretestos ms 6 m4nos frivtlos gefes de gran influencia como Quesada, Ryan y otros; qiue de seguro np'volverkn A ponerse fwnte A lossremiagton espaholes. Hoy li insurrection armada no cuenta mas que con desesperados qua beinqueade indaltoa de sus cimenes no es posib 'puqs el'ds1 u potico:puede perdonarse,peio-no les delitoe commune1 qae nan bajo la jurisdieeinx 4e lese WIdunales; -. deserknes de nuestro ejdrcito que. sake: que Ia ordtanws.

PAGE 121

-111 militar les tiene senalada la pena de muerte; y de hombres avezados a la vida errante y de vagancia que les produce el sustento sin trabajar, aunque teniendo en jaque su vida constantemente. Las numerosas bajas de la insurrection, por muertes, heridas y enfermedades; las presentaciones; la tranquilidad inalterable de los distritos mas ricos y poblados; la evacuation de terrenos inaccesibles como la cidnaga de Zapata y la ensenada de Cochinos; la paz restablecida en las.comar'cas de Cienfuegos y Remedios; el desaliento en gefes y turbas insurrectas; y por ultimo la perseveranciade nuestras autoridades y voluntarios; cosas son que los tienen descorazonados y convencidos de su impotencia. Si fueran capaces de algun bien, aunque tardio, depondrian las armas como las depusieron los rebeldes del Sur al ver su impotencia contra los ejercitos del Norte en la lucha no lejana de los Estados Unidos; pero no lo haran seguramente y sufriran los rebeldes el fin que temen, pues Cuba no puede luchar contra Espana sino con ]a seguridad de ser vencida. ;Quiera el cielo que llegue pronto el dia en que vuelva A lucir el iris de paz y de ventura en esta pr6spera Antilla! Entretanto shame licito espresar mi deeco deque el cielo preserve dilatados aflos la vida de V. M. cuyas R. M, R. 3AT* is. a

PAGE 122

CARTA XV. D. Jose de la Luz Caballero, que, si bien no escribi6 ningun libro en su dilatada vida, dej6 grabadas eu la imagination de sus discipulos numerosas mAximas, acatadas por los insurrectos como los aforismos de Hip6crates por los que consagran su vida al alivio de la humanidad; dijo, con ocasion de consultarle ciertos dominicanos acerca de la conveniencia de anexionar su pais 6 Espana, las palabras siguientes: "No basta concebir, sino es preciso dar 6 luz un feto viable." Ahora bien, concedamos por un momento la hip6tesis de que los insurrectos pudieran veneer con las armas en la mano, 6 si se quiere, con las que, pone a su disposition la astucia y la intriga, A los defensores del pabellon de Espana en esta su predilecta provincia. iSeria posible que supieran organizar una nacionalidad independiente y regir sus destinos3 Para dar solution A esta pregunta no voy:A lan: zarme al ocdano de las. conjeturas ni menos al dq las profecias voy A deducir simplemente los hechos del porvenir, tamando en cuenta los del pasado. Al 23

PAGE 123

-113 efecto dire algunas palabras acerca de lo que ha sucedido con las republicans hispano-americanas y de lo que ha pasado y estA pasando en esa ridicula rnistificacion de gobierno que han dado en llamar sus santones Republica de Cuba. Dados unos antecedentes determinados, ensena la 16gica que las consecuencias deben ser iguales 6 por lo menos extremadamente semejantes, siempre que se reproduzcan otros antecedentes iddnticos. MAs de medio siglo hace que algunos espiritus turbulentos de esos que abundan en todos los praises y que suben la superficie cuando se agitan las olas populares, como sube el cieno cuando se agitan las aguas de un estanque, se propusieron derrocar el poderio de Espana en esos pedazos de tierra que la Providencia depart al nauta genovs, cuyas carabelas vieron con orgullo flamear en sus mastiles la bandera de Castilla. La ingratitud, la astucia y la traicion unieron sus fuerzas y ante ellas huy6 la felicidad que cobijaba con su manto de pnrpura A los prosperos pueblos hispano-aniericanos. Desde ent6nces esos pueblos gimen en la anarquia, sin un gobierno s6lido ni estable,, presos de ambiciones y guerras civiles; siendo objeto del desprecio de las naciones cultas y bien organizadas. Ahora bien,-si en tanto tiempo esos hombres en cuyas venas circula iddntica sangre que en las de los cubanos, no han logrado constituirse ni alcanzar la felicidad que en suenos vefan, en su loca idea de independencia, tes de creer que sean mAs felices los cubanos, que cuentan con mdnos recursos, por carecer de la extension territorial y de la poblacion in-

PAGE 124

-114 digena que poseian aquellos territorios inmensos, muchos de los cuales eran mil veces mas dilatados que los de la Metr6poli? La 16gica con sus desenganadoras conclusiones dice que no. ikjico, Venezuela, Santo Domingo, y otras, son espejos doude debieron mirarse los insurgentes Antes de mecerse en el mundo de ilusiones que por su desgracia les present6 su imaginacion tropical, propensa A dar asenso A todas las utopias. MAs todavia; Santo Domingo por fin consigui6 realizar el prop6sito de su independencia, encontrando en vez de la ventura prometida todas las calamidades que atrajeron sobre el pais las funestas dotes de gobierno de sus alucinados y desatentados hijos. Hoy, cansada la republica de esa libertad mentida A la que debe todas sus desgracias, renuncia A ella e implora vergonzosamente, arrodillada A los pids del coloso americano, que la admita en la constelacion de las estrellas, prefiriendo ser absorvida y explotada por una raza que no es la de sus hijos, A verse hecha girones por las manos parricidas de los mismos A quienes diera cuna. La Repnblica de Cuba que, segun la cronologia fantastica de sus ciudadanos cuenta ya, al decir de los mismos, wAs de dos anos de vida, gqud ha hecho para creerse digna de figurar en la categoria de las naciones que constituyen el mundo? No quiero decirlo yo, quiero que lo digan esos mismos ilusos que screen haber hecho viable un feto que en realidad es mucho mdnos que una larva de gusanos. Ellon mismos, en esos instantes de recogimiento en que se deja hablar al alma para decir las impresiones al pa-

PAGE 125

-115 dre, al hertano 6 al lijo, han descorrido por si mismos el veio que encubria sus miserias. Han escrito cartas que revelan un foco de ambiciones, una sentina de vicios, nn desconcierto y una anarquia que estremecen. La envidia de los hombres quo aspiran a escalar los primeros puestos piblicos, La tirania mas que dictatorial que han desplegado y siguen desplegando desde el president hasta los prefectos; la destruccion de la propiedad convertida en hecho prActico, la libertad individual reducida 4 un mito, Ia poligamia y el desenfreno de las pasiones entronizadas, y por ultimo, todas las iniquidades y niserias de qjue es capaz un p,.eblo abyecto, convertidos en hechos cotidianos cuvas repeticiones ban llegado ya al extremo de que se considered como actors Ucitos en la prActica; he aqut el retrato de esa llamada Cuba libre que mejor pudiera llamarse Cuba licenciosa. Nuestras autoridades han teindo el tActo politico de dar a cotocer al mundo, por medio de los pieri6dicos, esas correspondencias privadas y multitud de documentos publicos emanados de las autoridades del trashumante gobierno, y han garantizado la autenticidad de todos ellos, que han venido a sus manos ora por la sorpresa de campamentos. ora por Ia captura de buques filibusteros. Al final de este libro, copiar6 en un apendice Los trozos que pintan mas grAficamente la anarquia y Ia disolucion de costunmbres de esa fraction que se ha creido mierecedora de formal una nacionalidad y de crear presidentes, camaras, generales, embajadores, comites, y cuanto pudiera darle un aspecto de Estado constituido. Su simple lectura convencera mina

PAGE 126

-116 que mis palabras de la exactitud de estas apreciaciones, que en realidad no soy yo sino los mismos insurrectos quienes se han tornado el trabajo de consignarlas. Esto por lo que respecta a la poblacion blanca; que si tomamos en consideration el no corto elemento que constituye la raza de color; las dificultades de la constitution de una nacionalidad en Cuba, suben de punto de un modo notable. A la verdad esos hombres A quienes en el Cobre'declararon de golpe emancipados, y que han contribuido en parte al sostenimiento de la causa separatista, se creerfan con derecho a figurar en el gobierno como figuran hoy con altos grados en las filas rebeldes. Los Estados del Sur de la Union que cuentan con cinco millones de hombres de color verian una ocasion propicia de trasportarlos A Cuba si es que antes no emigraban espontAneamente en busca de un clima mas propicio a su constitution organica, y a un pais donde tendrian mayores consideraciones como hombres. Las complicaciones que esa masa de hombres, tan superior en ndmero ent6nces al de los cubanos traeria al gobierno de la nueva nacion, no hay para qu6 esplicarlas. Pues bien, si Cuba que es un punto geogrAfico comparado con la inmensidad de ambos mundos, no es capaz de organizar una nacion, tampoco lo es de ser independiente. Conste asi y paso a estudiar la cuestion cubana bajo otra nueva faz pues mi prop6sito al escribir estas cartas es que no quede un Atomo de esperanza A nuestros enemigos, de que pueden existir sin Espana. 24

PAGE 127

-117 ;;Plegue al cielo que los hombres de buena voluntad se impregnen de estos raciocinios, que son simplemente el reflejo de la verdad, y que se convenzan de que Cuba tiene que volver log ojos al pabellon de Espana, no solo para ser feliz, sino para hacer posible su propia existencia! V. 1. perdonara i mi buen deseo que lame con tanta frecuencia su real atencion; pero es preciso hacer caer la tupida venda que cubre los ojos de nuestros enemigos, y a ello se dirigen y dirigirAn constantemente los esfuerzos de su respetuoso servidor Q. B. S. R. 31. MAYO 22. S

PAGE 128

CARTA XVI. Al solar la pluma el dia que tuve el honor de dirigir a V. M. la carta precedente, ofreci abordar la cuestion palpitante de las reformas. Voy A cumplir mi promesa, y para el efecto empezare consignando en esta carta ideas generales sobre la chestion magna; ideas generales que, al paso que hagan ver el criterio peculiar que ha de presidir en mis juicios, servirAn de base para las apreciaciones que en lo sucesivo he de hacer al estudiar con detention el debatido problema. Ya tengo consignada en otra de mis correspondencias el origen de la cuestion. Han dicho los simpatizadores con el pendon que ostent ael lema de Cuba litre: "Si se nos niega la autonomfa porque es derpasiado transparente el objeto que con su adquisicion nos proponemos; pidamos reformas polifticas liberales, tan liberales como las que ha introducido en Espana la democratica revolucion de Setiembre. Pidamos que se haga extensive a este suelo la Constitucion dictada para la Monarqufa, ya que Cuba forma parte integrante de la misma, y ya que se le ha "conferido el titulo honroso, de 25 3

PAGE 129

-119 provincia, en reemplazo del de colonial. Estas concesiones nos abriran la puerta del templo de la libertad omnimoda, aprovecharemos los momentos para laborar 4 la sombra del arbol simb6lico que crece en su pitria, y luego. el porvenir sera nuestro. Este plan exigirA mas tiempo para llegar al puerto deseado; pero al fin llegaremos 4 61, y sobre todo no habremos necesitado hacer esfuerzos sobrehumanos, como los hace todo pueblo que conquista su independencia peleandd. Estas reflexiones son las que en todos tiempos han echo las pseudo-liberales cubanos, y los que hoy hacen todavia, los que ven perdida su causa en el terreno de las arrnas, cuya arena pisaron imprudentemenfe, gracias 4 la impaciencia del gran maestre de la l6gia mas6nica de Bayamo. Para probar que en todo tiempo han peasado asi los que no querian fiar-el 6xito de la empresa al azar de la lucha a mano armada; voy a permitirme transcribir algunas palabras escritas en diversos tiempos por los corifeos del separatismo. El Sr. Saco escribia hace anos lo siguiente, que puede leerse en la coleccion de sus obras. ". En Cuba, donde no hay otra alternativa que la vida 6 la muerte, nunca debe intentarse una revolucion, sino cuando su triunfo sea tan cierto como una demostracion matemdtica. --.En nuestras circunstancias ,por que hemos de empezar porla revolucion, queles precisamente -por donde acaban, y deben acabar, an los pueblos que pueden salvarse con ella? jque necesidad hay de acudir 6 las armas para obtener lo que se puede alcanzar con la fuerza de la opinion, res0

PAGE 130

-120 petuosa y endrgicamente manifestada? Tomando el camino seguro que nos indica la prudencia y nuestra propia conservacion, evitaremos trastornos y guerras civiles, mantendrdmos y fortificardmos de dia en dia puestra nacionalidad, los peninsulares domiciliados se identificaran con Cuba, y en vez de oponerse, como se opondrian hoy a la anexion 6 a la independencia, prestarAn su apoyo a las reformas pacificamente proyectadas; pues, conociendo quo ya son necesarias para la existencia de Chba, series tambien muy agradable y honroso el defender sus intereses desde el asiento que ocuparan como miembros de la legislatura colonial que en Cuba se debe establecer; se estirparan muchos abusos; al 6dio y otras pasior.es sucederan el afecto y los sentimientos generosos y estrechAndose los vinculos que hoy estan relajados, Cuba se irA labrando un dichoso porvenir. Tales seran algunas de las grandes ventajas que se conseguiran, nosotros reclamando y el gobierno metropolitan concediendo." A su vez el Sr. Zayas en su conocido folleto dijo al empezar la insurreccion actual: "Qud debe darnos Espaia? Todo lo que ella tenga para si, porque Jo considera bueno, todas las libertades sin asustarse por ninguna, y consultando A Cuba solo para su planteamiento. Swpapel es prepararnos para que podamos gobernarnos, como un padre ensefla A su hijo para que en su dia dirija il solo sus acciones." El Sr. Labra no .es mdnos esplicito en sus declaraciones. "Si se, nos probase, dice, que una political txpansiva traeria inevitaklemente la pr6xima sepa.racion de nuestras Antillas, la sostendriamos ..-" 26

PAGE 131

-121 iPuede darse mayor claridad en la manifestaciow de tendencias anti-espanolas y en la confesion de to mucho que esperan esos escritores, eco de la opinion del partido a que pertenecen, de la concesion de libertades hecha imprudentemente por el Gobierno? iC6mo es posible por tanto que los espanoles de aquende los mares, por mAs liberales que seamos, propendamos A las reformas politicas en sentido expansivo, a msnos de estar poseidos del delirio que embargaba al convencional francs que dijo: "SAlvense los principios y perezcan las colonias?" No: las colonial no deben perecer: no perecerAn. Representan para Espana el altimo giron del imperio que un tiempo domin6 la mitad del Continente americano, y el abandono de 61, seria la deshonra de la patria, la p&dida del prestigio national a los ojos del extranjero, la abdication voluntaria de una influencia gloriosa que nos reserva el porvenir respecto a ]a raza hispano-americana, que un dia u otro volverA los ojos hacia la pAtria de sus progenitores, im olorando la protection que imprudentemente rechazaron. La absorvente raza anglo-americana tratarA de supeditarse a la que desciende de los heroes de Lepanto, Gerona y Zaragoza y ent6nces, sern precisa nuestra presencia en America. AdemAs nuestros intereses materiales exigen de Espana que no abandone lo suyo, 6 mejor, lo que es de las generaciones futuras; y el comercio, Ia agriculture y la industia presented clamarian muy pronto contra el que defraidase sus justos y legftimus derechos, condenando al ortracismo al pabelio.

PAGE 132

-122 que hoy ondea con gloria en los mares descubiertos por Colon y por Balboa. No deben pereqer los Altimos restos del poder espanol en Amdrica, y no perecerAn. Si un tiempo nuestras locas imprudencias y desgracias arrancaron de ]a diadema pAtria los florones mAs ricos, conquistados en una sdrie de victorias que forman la epopeya de los tiempos modernos; aquellas p&rAidas deben servirnos de saludable aviso y de leccion que no olvidemos jamAs. Nuestros desaciertos politicos perdieron A Venezuela, Peru, M6jico y tantos otros ricos y florecientes territorios; que no suceda boy lo mismo, sino queremos constituir ]a generacion actual responsable de tamana afrenta nueva. PensAd.o bien, Senor. La isla de Cuba ]a salvaron los espanoles A fuerza de sacrificios: una vez cuando se efectu6 el saqgeo 4 incendio de la .Iabana por los, antiguos filibusteros, y el ataque de dicha ciudad por el corsario ingl6s Drake, 4 fines del gltimo tercio 4el siglo XVI; otia cuando tuvo lugar el degiiello de casi todos los habitantes de San Juan de los Remedios :por el pirate OUlqgis, y el saqeo de PuertoPrincipe por el pirate MXtgn, en la segaunda mitad del sigI0 XVII; ua tlerera cuando reallzado e1 desembaroo "en Quantinnao del geeral inglds Vermpn, fu46 reebasado: con .gmrNes p&didas; y por ltiimo cuando se'verific6 la gloriosa defeasa de la Habana conta la seuandkinglesa 4el 4wirate Pocock, compjiesta c4, 1O,91O brrea, y el ej.4rcIo del coede lkpniirme #e .QO d4n4o, gn qie durante dstes.. y igedio de Iier6ica peleg se cu9

PAGE 133

-123 brieron de inmarceribles laureles los descendientes de los companeros de Crist6bal Colon, a mediados del siglo XVIII. En el presente siglo, en fin, las repetidas invasiones filibusteras y los alzamientos ahogados al nacer, escepto el que hoy todavia ensangrienta los campos, han sido otras tantas pruebas del interns que Espana, representada dignamente a 1,600 leguas por hijos herbicos, tiene en conservar la isla que ha servido de tumba gloriosa a tantos valientes como por ella se han sacrificado. Ahora bien; si tenemos tal interns en retener este pedazo de tierra, que es nada menos que el centre privilegiado del MediterrAneo del Nuevo Mundo, que estiende sus dos brazos uno hasta el Atlantico y otro hasta el golfo de M6gico, en tanto forman a su alrededor una cohorte planetaria las demas AntiHas y las Lucayas; si tenemos, repito, tanto interns en no perder esta tierra de promision, no mnos rica, ferAz y deliciosa que la ofrecida por Jehova A su pueblo preddecto; ;deberemos ser nosotros quienes tiren la primera piedra para herir de muerte la estabilidad de Espana en sus playas? iReformas politicas! 6Y quidn las pide? Los insurgentes. Los que han proclamado A la faz del mundo por medio de la prensa que si supieran cual es la vena de su cuerpo por la cual corre sangre espanola heredada de sus padres, la sajarian sin piedad, para evitarse esa ignominia. ;Ignominia! Descender de los heroes de Numancia, Garellano y Trafalgar; descender de genios como Velazquez y Murillo, Rioja y Ercilla, Lope y Calderon, Luhio y Balmes, Nordova y Pizarro.

PAGE 134

-124 ;Reformas politicas! Y para quA otorgarlasa Para que se aprovechen de ellas esos viles renegados de su patria; para que conspiren contra Espafla A la faz del dia; para que nos claven el puflal por la. espalda buscAndoles nosotros mismos la ocasion y el medio! ;Oh! eso no puede ser, y.... no sera! ;Se me calificar4 tal vez de retr6grado, de amante del oscurantismo? Bien, sea. Yo prefiero ser calificado con esos adjetivos tan desacordes con las ideas political que profeso, A ser instrumento vil de la traicion A mi pAtria. En la Peninsula he sido y ser6 liberal toda la vida, porque alli se trata de buscar el bien de la nation, que unos partidos politicos creen ver en el stata quo y otros en el mas alla. Aqui solo se trata de proporcionarse medios para conspirer impunemente contra Espafna. Un notable publicist, D. J. Emilio Santos; que me dispens6 el obsequio de -escribir un pr6logo para la obra que con el titulo de HIsTORIA GENERAL DEL CoMERcIo estoy imprimiendo simultaneamente con esta, escribi6 las siguientes notables palabras, para esplicar el que siendbo libre cambista en Espafna, no lo fuera en esta Isla midntras rigid los destinos de ella en lo econ6mico, deseipenando el cargo de Intendente general de Hacienda. "Ese apostolado (el de una escuela) conduce al martirio y en ese martirol6gio estarAn los que por conciencia hayan antepuesto en momentos supremos y criticos la escepcion a la regla, la ocasion A la f6rmula y la conveniencia al principio, cuando las necesidades de los pueblos enfermos asi lo hayan .27

PAGE 135

-125 exigido. Los hechos vendrAn despu4s A descubrir la verdad; tal vez venga ent6nces ia beatification y la canonization; pero entre tanto serAn enrodados entre los dientes de la rueda cuya manivela girarA al impulso de la mano de sus mismos correligianarios. En ese patibulo, entonarAn los buenos patricios el canto de Azarias, que es el canto de la conciencia. Recordemos que Danton fu4 rnuy valeroso cuando dijo: "que imparta mi reputation si la pdtria se salva?" Lo mismo que el autor del pr6logo digo yo A mi vez. Mis convicciones estAn porque la libertad en todas sus manifestaciones brille en las instituciones sociales, pero veo que de aplicarse A Cuba en el dia, solo se obtendria el resultado de empeorar su situation y de secundar los planes de los republicanos capitaneados por Cdspedes, Aguilera y otros traidores; y no quiero resignarme A ser c6mplice de su infamia. El dia en que anonadada la insurrection y sus raices, de buena fd se pidan libertades para Cuba, y con su concesion no se haga peligrar el pabellon de Castilla; yo emplearE todas mis fuerzas en obtenerlas. Pero entre tanto, n6. De V. M. respetuoso S. Q. B. S. R. M. JUN10 3. a

PAGE 136

CARTA XVII. Si ]a historia ha de considerarse como guia segura del porvenir, segun el pensamiento del primero de los oradores romanos, creo no estari demas el que de nuevo'recurra A sus siempre elocuentes paginas para con tan luminosa antorcha penetrar en lo posible los arcanos del porvenir. Al efecto voy a resenar A grande rasgos la historia de las reformas liberales en las posesiones hispano-americanas. Ojala que despus de leerlas, traiga V. 3. A la memoria aqueHas frases de Constanzo, anotador de la Historia de Cien Anos del clebre Cdsar CantA: "la Espana, objeto de envidia por su posesion de la rica isla de Cuba, no debe nunca perder de vista ninguno de los pormenores hist6ricos que mediaron en la 6poca en que se vi6 despojada de las inmensas colonias que poseia en el Nuevo Mundo." Nada mas que A los albores del presente iglo hay que remontarse para buscar tdrmino de comparacion al querer computer la grandeza territorial de la Espana antigua y ]a modern en America. En la 6poca

PAGE 137

-126 citada tremolaba nuestra bandera en una estension de mis de 740,000 leguas cuadradas, 6 sea desde los 400 de latitud Norte hasta los 450 de latitud Meridional; a Lo cual lKabia que agregar todavia las tierras de Araucania y Patagonia situadas al Sur del altimo paralelo indicado. Los pueblos que habitaban esas comarcas vivian felices 4 la sombra protectora de las instituciones especiales con qqie la metrop6li habia proveido A su regimen y gobierno. La agricultura, la industria y el comercio se elevaban dia trash dia A una altura envidiable, como lo demuestra la estadistica revelando que esos paises, fuera de Cuba y Puerto-Rico, producen menos riquezas que ent6nces los unos, y los otros. Han progresado tan poco bajo ese punto de vista, qp'e no hay nation que con los potenkes medios que proporciona el siglo XIX haya permanecido tan estacionaria. En cuanto A las bellas letras, las ciencias y Ias artes basta leer la defensa que hizo ante un juzgado de Mexico el letrado D. Manuel Castellanos, en tiempo del ministro Siliceo, para esplicarse los elogios que de ]a cultura intelectual de aquellos paises hicieron en sus obras Humbold y otros extrangeros. Asi las cosas, empezaron a circular en America los libros de Rousseau, Paine y Volney, y en especial el Contrato social, el Sentido comun y las Ruinas de Palmira; dieron en leerse los discursos vehementesede Mirabeau, Barnave, Robespierre, Vergniaud y Danton con los cuales se conmovi6 la Europa; y el resultado fug irse creando en cabezas calenturientas y de pocos anos una idea tenaz de libertad

PAGE 138

-127 exage.rada, no mas distante que un paso de la de independencia. Por desgracia Espana atravesaba un terrible peMiodo de crisis politica. El Capitan del siglo habia sacado pdrfidamente y retenido en rehenes al cabeza de nuestra nation; la guerra hacia oir el fragor de los caflones en toda la Peninsula; la propaganda politica, esa otra guerra de ideas, no m6nos demoledora que la de los obuses y los sables; tenia al pais en una conflagration inmensa; y, aprtvechando esos momentos, adujeron los americanos sus pretensiones con la energia que da la seguridad de que no pueden rechazarse puesto que se imponen en casos semejantes. La Junta Central primero, la Regencia despuds y mias tarde las inmortales COrtes de CAdiz, fueron los centros de accion gubernativa que sucesivamente tuvo la Monarqufa durante la ausencia de su monarca Deseado. Veamos qu6 conducta observ6 cada uno de estos gobiernos con Las posesiones americanas, pues el fijarlo bien es indispensable para mi -proposito. La Junta Centrai, que cornoel nombre lo indica, era el nncleo de las provinciales quo brotaron casi expontAneamente por todaj, nacion en los primeros momentos de confusion y de asombro que prod ujo la cautividad del Monarca y la inmiinencia del peligro en que, las tropas, extrangera$tponian la independencia pAtria. Siendo, pues, la Central la representacion mis: viva-de la, nation y obrando en nombre -del Rey ausente, alit era el .gar (,que debian confluir los esfuerzos cpubinaaos de los americanos para solicitar reformas politicas, como acudieron en 28

PAGE 139

-128 1868 al Gobierno Provisional que sucedi6 A D Isabel II los cubanos y puerto riquenos residentes en Madrid, aunque carecian de caracter piiblico que los autorizase para pedir algo en nombre de sus respectivas islas natales. Los americanos de 1809 acosaron como los contemporineos A la Junta Central, y esta convencida con su elocuencia insidiosa, y teniendo en cuenta desordenes anteriores acaecidos ya en la Plata, PerW, Venezuela y Md xico; decidid plantear una gran mfbrma que escitasela gratitud de los americanos y los hiciese mas adictos a la metr6poli. Al efecto promulg6 en Enero un decreto proclamando la absolua igualdad entre Espana y Amtrica "porque los vastos ypreciosos dominios que Espana posee en las Indias, no son propiamente colonias 6 factorias, COmO las de otras naciones, sino una parte esencial e integrante de la Monarquia espanola." En su consecuencia se determine que cada vireinato 6 capitania general de America, enviase tn diputado, como mandaba el suyo cada provincia 6 circunscripcion de la Peninsula. No satisfizo esto A los americanos, que hubieran querido tener mas diputados que la Metr6poli fundandose en que habia mas electores, contando las castas todas; y hasta que la c6rte de Espana se trasladase al Nuevo Mundo, absurdo que se propuso mAs adelante en las mismas C6rtes de Cadiz. Una concesion hace nacer otra exigencia y satisfecha esta brotan otras y otras, como las cabezas de la serpiente de la fAbula rnitol6gica. De aqui el que aprovechando los americanos la noticia de

PAGE 140

-129 que los franceses habian entrado en Andalucia, ]a derrota de Ocana, la dispersion de la Central, al negativa c reconocer so autoridad manifestada por arias Juntas provinciales; creyeron impotente la nation, y se sublevaron en todas partes, A imitation de Venezuela que di6 el ejemplo de deponer y embarcar tumultuosamente el Virey, de crear una Junta A imitation de las de la Peninsula, y mas adelante trocar el nomhre esta por el de Congreso, de una nation independiente. Cuba trat6 en tiempos del general Lersundi de hacer lo mismo, pero felizmente fuS rechazada por este tan anti-patribtica petition. En Buenos-Aires se sigui6 el ejemplo de Venezuela, y el grito de Dolores no tard6 en hacer adoptar igual conducta en MBexico. Esto exacerb6 mas y mas los Animos en Europa y Am6rica, y en tales moments empunflas riendas del estado la Regencia del ano 1810. gQud hizo esta en presencia de los ejemplos palpables que la Am& rica se habia encargado de darle? Volver A la politica de la benignidad y de las reforwas. Al efecto, di6 un nuevo decreto mandando venir a las C.6rtes diputados americanos, y no contenta, .por si se quejaban de la distancia 6 que la naturaleza los habia colocado interponiendo Jos mares, mand6 que entre tanto se hacian las elecciones y llegaban los nombrados por el pais, se designasen suplentes que hicieran sus veces, nombrandose para el efecto entre los americanos A la sazon residentes en la Peninsula. La insurrection de Caracas y otranueva en BuenosAires fub la respuesta que di6 la Ambrica. El nuevo desengano, no pudo ser mas fuerte para.

PAGE 141

-130 la Regencia, pero esta se obstin6 en su political de contemporizacion, y al efecto ide6-enviar A Cortavarria y A Elio uno A cada vireinato, con Amplios poderes para atraer los Animos A la conciliacion. Ent6nces, tuvo ocasion de convencerse la Regencia de lo imposible que era obtenerpor el halago el resultado que deseaba y viendo que la sangre corria sin intermision, que la Junta de BuenosAires se neg6 A reconocer A Elio a titulo de que solo representaba A otra Junta como la provincial que allI regia, y en fin, que no eran medio adecuado para contener el desbordaniento de las pasiones separatistas, las reformas liberales, dispuso apelar A la fuerza de las armas; y en ese terreno, desgraciadamente tuvo que ceder Elio a fines de 1811 pidiendo una suspension de hostilidades por efecto de sus faltas de recursos militares. En Montevideo, tuvo igual suerte Vigodet, cuyas fuerzas eran inferiores A las de Brown y Artigas. La llegada de 2,200 soldados A Montevideo eu 1813 solo sirvi6 para encender de nuevo la guerra, pero de un modo infructuoso para Espana, que los remiti6 tan fuera de oportunidad como todo Lo que se bace tarde. Las provincias Unidas del Rio de la Plata, tenian ya en esa 6poca un Congreso soberano, aunque cubierto con la mAscara hip6crita de invocar la dependencia de Fernando VII; hipocresia que dur6 hasta que en 1816 proclaim el Congreso de Tucuman su absoluta indepenidencia. Y qu6 dire de CaracastNombrado capitan general el ddbil Emparan, vid estallar la revolucion a

PAGE 142

-131 mediados de 1810, vi6 crearse la Junta popular, fud obligado A presidirla no obstante pretestar que iba A misa creydndolo suficiente para que las turbas desistiesen, y por ultimo fu6 expulsado del territorio: Decretose despuds el bloqueo de lospuertos sublevados y se confi6 al intendente Cortavarria la pacification en la forma posible. Coro y Maracaibo dieron ent6nces ejemplo insigne de lealtad, y desde alli partieron expediciones de lbuenos espafloles que hicieron grande proezas aunque A costa de mucha sangre, como sucede en todas las revoluciones. No bast6 eso, y en 5 de Junio-de 1811 el Congreso de varias provincial del vireinato, redact6 y promulg6 el acta de independence de Venezuela. La atrevida sorpresa hecha por Monteverde en Vaie :cia y Puerto Cabello, fue en 1812 un rayo de esperanza Para los peninsulares, pero liolivar se encarz6 de hacer infructuosos sus heruicos esfuerzos en pro de la pAtria. Todavia en 1814 flameaba el pabellon espanol en tierra venezolana, y Morillo se apareci6 con instrucciones que revelaban benevolencia Basta el olvido de lo pasado. Era malo como siempre, ese remedio, y la proclamacion definitiva de la republica independiente de Colombia lo demostr6 muy pronto. Si se examina la marcha de los sucesos en Mexico las mismas lecciones se repiten. El virey Iturrigaray corri6 la suerte que Emparan en Venezuela, la audiencia asumi6 el poder, d Hidalgo di6 el famoso grito de Dolores. Vinieron laego las libertades de la constitution de Cadiz, y se abus6 tanto de la imprenta, que el virey Venegas tuvo que supenderlas, 29

PAGE 143

-132 como Dulce en Cuba el ano 1869, por idbnticas cau-sas. Ruiz de Apodaca, sucesor de Calleja, logr6 apaciguar algo los animos merced a su tolerancia, pero no extinguir el vdrtigo de independencia que habia embriagado los espiritus. Iturbide, el traidor Iturbide, cuyo retrato ha dibujado con mano maestro el Sr. Navarro y Rodrigo no ha mucho tiempu. aprovech6 todos los elementos de discordia, despreci6 cien veces las concesiones liberales del gobierno espanol, y por fin, llev6 a cabo la independencia mexicana. Para que se vea hasta donde llegaron las concesiones liberales, asi en Mxico como en Venezuela, Buenos-Aires, Caracas, Quito, Chile, y en una palabra, toda la Amrica espanola, cumplenos anadir algunos datos acerca de lo que las C6rtes de Cadiz hicieron, secundando las maximas de ]a Junta Central y la Regencia. Apenas se reunieron en la isla de Leon, conteniendo ya en su seno 6 los diputados ultramarinos, dieron el decreto de 15 de Octubre de 1810 en el cual se hicieron dos declaraciones que debieron bastar para satisfacer y calmar hasta los animos mAs exigentes. Fud la primera: "se confirma y sanciona el inconcuso concepto de que los dominios espanoles en ambos hemisferios formaban una sola y mis~ma monarquia, una misma y sola nation. V una sola familia, y que por lo mismo los naturales que fuesen originarios de dichos dominios eu-ropeos 6 ultramarinos, eran iguales en derechos A los de la Peninsula, quedando 6 cargo de las C6rtes tratar con oportunidad y con un particular interes de todo cuanto pudiese contribuir a la felicidad de

PAGE 144

-133 los de Ultramar, como tambien sobre el niumero y forma que debia tener para lo sucesivo la representacion national en ambos hemisferios" Fue la segunda: "ordenar que desde el momento en que los paises de Ultramar, enrdonde se hubiesen manifestado conmociones, hiciesen el debido reconocimiento A la legitima autoridad soberana, que se hallaba establecida en ]a madre patria, hubiera un general olvido de cuanto hubiese ocurrido indebidamente en ellos, dejando, sin embargo, A salvo el derecho de tercero." Pero hay mas. Sucesivamente, y segun surjian las peticiories de los diputados americanos, las C6rtes decretaron, segun se dice en un bien hecho estracto de la Coleccion de decretos de la epoca: la libertad de cultivo y de industria, y la de pesca y buceo de perlas: revocaron la Real Orden de la Regencia al capitan general de Puerto-Rico, y cualquiera otra que bubiese sido expedida a cualquier punto de la Monarquia, por la que las autoridades pudieran remover, confinar 6 proceder contra persona alguna: abolieron totalmente el tributo y ]a mita de indios: proclamaron de nuevo ]a igualdad de arnericanos y peninsulares, insistiendo en un. punto gravisimo tratandose de colonial, cual es el de la capacidad de los colonos para todos los empleos y destinos: suprimieron las matriculas de mar: extinguieron los estancos menores: admitieron como coloniales los generos traidos A la Peninsula en buques extranjeros: mandaron establecer en Ultramar los Ayuntamientos y Diputaciones provinciales, y por Altimo, extendieron A America la famosa Constitucion de 1812, y convocaron, bajo un pie de igualdad con la

PAGE 145

-134 Pennisula, A ios diputados americanos para las Cdrtes ordinaries de 1813. Dados estos antecedentes es buena en America la political de contemporizacion? es ntil conceder reformnas politicas en sentido liberal pueblos que las emplean para hacerse inlependientes? En otra de mis cartas examinare no ya la contestacion que debe darse A estas preguntas, pues no creo que quepa duda en su solution despues de los antecedentes ya ex1pestos, sino las objecciones que los reformistas cubanos hacen para flsear los hechos histdricos de la (poca estudiada A grades rasgos e-1 esta carta. Autos, sil embargo, quiero terminar la historia de les reformas en las Antillas, que surgi6 de nuevo cuando que no tuvieron para qu5 pedirlas ya, los paises continentales una vez reconocidos coma independientes de Espana. Concluyo por hoy besando la It. M. de V. JUN1o 17.

PAGE 146

CARTA XVIII. La perdida de nuestra Amrica continental sirvid de until enseflanza A los separatistas antillanos para conocer los medios que dehian buscar a fin de lograr el mismo resultado; pero a los espanoles no nos sirvid de mucho, puesto que a cada paso hemos reincidido en la politica de las concesiones liberales, y es un milagro el quo A estas fechas nuestra planta se halle todavia en Cuba y Puerto-Rico. Los apuntes histdricos que, como continuation do los espuestos en la carta anterior, voy A consignar en la presente, son la prueba mas palmaria que pudiera darse de tal verdad. La escasa poblacion y ]a pobreza quo reinaba en estas islas al abandonar A su madre Espana los vireinatos del Continente, hicieron que permanecieran fieles, no sin que mediasen algunas intentonas que supo sofocar a tiempo el marques de Someruelos, que era A la sazon capitan general de Cuba. Esta 30

PAGE 147

-136 fidelidad, valio a Cuba y Puerto-Rico el que innu merables espanoles proscritos del Continente se refugiaran en su suelo y tragesen consigo capitales, industrias y actividad, con los cuales empezaron aquellas a elevarse y tender importancia. Si se hubieran proclamado tambien independientes Ambas islas, la inmigracion espanola hubiera ido a la Peninsula, pues no hubiera querido someterse A nuevosatropellos en un pais queles hubiera sido hostile como los que acababan de abandonar. La Constitucion de 1812, habia llamado A los escmios del Congreso A los diputados de Amdrica y de Asia, y hubieron de concurric, como ya hice ver en mi anterior, para desde ellos hacer la guerra A Espana. Cay6 la Constitucion el afno 14, y ces6 la representation national en C6rtes; pero restablecida aquella en 1820, volvieron a ser convocados los diputados de Cuba para tomar asiento, como en efecto io tomaron en los dos Congresos que hubo hasta el afio 1823. La nueva reaction de este afno sancion6 el antiguo regimen y las C6rtes dejaron de reunirse, pues el Monarca absoluto las juzgaba una rueda inntil y entorpecedora de su politica personal. Di6se en 1834 el Estatuto Real, y las Antillas volvieron A enviar sus procuradores A los dos Estamentos; y lo mismo hicieron con sus diputados el afo 36, en que habiendose proclamado primero la constitution de CAdiz, y luego decidido que se hiciese una nueva, se volvi6 A contar con el concurso de los diputados antillanos. Apresuraronse a ir desde Cuba y Puerto-Rico, Avidos de aprovechar como otras veces aquella coc

PAGE 148

-137 yuntura para lograr la autonomia, que como sabemos, es el velo con que cubre su faz la estatua de la independencia. Pero las sensatas C6rtes ent6nces reunidas, compuestas de los liberales mas eminentes y mas sAbios de la epoca, comprendieron los peligros qne Ia integridad de la nation iba A correr si se, permitia que una vez mas resonase en el sagrado recinto de la representation patria la voz de los diputados ultramarinos, dispuestos coino siempre A censurar al Gobierno y sobre todo A las autoridades superiores de sus islas, invocando la palabra libertad, inventada tan oportunamente para cubrir sus designios; y Antes de que tomasen asiento tales representantes, present un grupo de diputados notables un proyecto de articulo constitutional en virtud del cual se escluia del Congreso A los diputados ultramarinos y se mandaba que esas islas se rigiesen por leyes especiales. Liberales eminentes, como he dicho, eran los que firmaron la proposition; y quiero consigner aqui sus nombres, como justo tributo pagado A su abnegaeion del espiritu de partido, y como rasgo de political bien entendida. Eran estos, segun puede verse en el Diario de Sesiones del dia 7 de Marzo de 1837, los S. S. Manuel-Joaquin Tarancon,-Agustin Arguelles,Manuel Maria Acevedo,-Antonio Seoane,-Alvaro Gomez,-Antonio Florez Estrada,-Jacinto F6lix Domenech,-Antonio Gonzalez,-Mauricio CArlos de Onis,-Joaquin Maria de Ferrer,-Pio Laborda, -Pablo Torrens y Miralda,-Vicente Sancho,Pedro Antonio de Acuna,-Salustiano de Ol6zaga,Martin de los Heros, Secretario.

PAGE 149

-138 Graves discusiones produjo el proyecto; pero al fin la voz elocuentisima de Sancho, Lopez Santaella, Heros y sobre todo de Argiielles, llamado el divino por su elocuencia, convencieron perfectamente a la Asaiblea Constituvente de la conveniencia de no errar otra vez en la politica americana, para no perder locamente el dltimo resto de los territorios situados en el Nuevo Mundo. El discurso de Argilelles puede resumirse en :stas palabras: Si se dan derechos politicos 6 la isla de Cuba, se declararA independiente; los diputados de las provincial de Ultramar emplean el elemento de libertad como un medio de romper los lazos que las unen A la Metr6poli; y luego afiadia: Yo contribui en 18I2 a la pdrdida de los passes continentales votando la aplicacion de la Constitucion de Cadiz a las Americas; ent6nces tenia pocos anlos y cegado por el amor A la libertad me extravi6; hoy deploro mi conducta de ent6nces, y desenganado por los anos y'arrepentido en vista del mal oxito, me niego A todo lo que constituya iguales medios que de seguro producirAn identicos fhes. Lo mismo dijo tambien el Sr. Sancho, con abnegacion admirable; y las C6rtes votaron la exclusion de los diputados y las eyes especiales, como puede verse en el articulo 29 adicional de la Constitucion que sancionaron aquellos inmortales rep)blicos. No se conformaron con este fallo de la representacion national los diputados cubanos, y en el acto imprimieron una protesta contra su exclusion fechada en 21 de Febrero del 37 y firmada por D. Juan Montalvo y Castillo, D. Francisco Armas y D. Jose Antonio Saco. Esta concluia diciendo: "Sus

PAGE 150

-139 diputados (los de Cuba) se consolarAn con el testimonio de su recto proceder y con el recuerdo indeleble de haber defendido los derechos de su pdtria" Estas dos ultimas palabras revelan todo el mundo de ideas que bullianf en la frente de aquellos diputados que creian a Cuba ya una pAtria, es decir un pueblo independiente. Vase si hicieron bien las Constituyentes en sellar a tiempo su labio. Si mfs pruebas se deseasen de 1oacertado de esa medida, recordar6 que casi coincidi6 con la' discusion del articulo constitucional indicado, la proclamacion de la Constitucion hecha en Santiago de Cuba por el general Lorenzo, alucinado por los laborantes de ent6nces, algunos de los cuales estAn hoy perseguidos por conspiradores. Consecuencia de esa proclamacion absurda fu6 el que poco despuds se diesen gritos de viva la independencia de Cuba! y consecuencia fu6 tambien el que corriese sangre en la isla Antes tan pacifica, si bien no fu6 mucha porque el en6rgico general Tacon, sofoc6 en el acto el levantamiento con medidas rapidas cuanto ejemplares. Caln6se en apariencia por algunos anos el afan de las reformas political, que corno se v6 es el objetivo constante de los separatistas; pero en 19 de Marzo de 1863, empezaron una nueva campana en el estadio de la prensa, reorg'anizando "El Siglo" segun el dicho de sus nuevos redactores, pero en realidad baci6ndolo 6rgano evidente de sus planes y propaganda anti-espanola, vali6ndose de la tolerancia que para ese peri6dico tuvo el general Dulce. Todos losesfuerzos de "El Siglo" se dirigian a pedir reformas, y ya sabemos Jo que estas significan .31 I 9

PAGE 151

-140 en el diccionario del separatismo cubano, Dues en mi carta XVI lo demostr6 con citas autdnticas de varios corifeos de aquel partido. Vaya una mas por si aquellas son pocas. Dice D. Enrique Pinleyro en la pAgina 33 de su folleto: "Morales Lemus y la Revolucion de Cuba" impreso recientemente en Nueva-York lo siguiente "....era preciso usar el pretesto de las reforms para preparar,el advenimiento de la libertad y la independencia." En tal estado de cosas, es decir acrecentado el partido reformista por medio de la propaganda periodistica y tambien de las l6gias mas6nicas, acaeci6 tn acontecimiento que, aunque insignificante en su origen, tuvo trascendencia considerable. Quiero ceder la palabra al panejirista del traidor Morales Leinns, pues como iniciado que estaba en los misterios de sU oartido, tiene motivo para saber la verdad A fondo. He aqui la description que hace en la pAgina 36 del folleta. "Lleg6 A la Habana A fines de 1865 1. Eduardo Asquerino, director del peri6dico de Madrid "La America," que con teson babia abogado por aquellas reformas, y acudia ent6nces a recoger el premio merecido de su predicacion, en forma de suscriciones A su revista. TomAronlo en el acto los reformistas como pretesto de una manifestation politica, prepararon un gran banquete, que tuvo efecto el 9 de Diciembre, y asistieron A 61 comisiones de diversos puntos de la isla, y los hombres mas notables de la Habana mas 6 m6nos afiliados al partido, mdnos Morales Lemus. .. .Pozos Dulces pronunci6, en palabras aridas y descarnadas, el brindis princi0

PAGE 152

-141 pal "a las reforinas politicas en las provincial ultramarinas como base y garantia de union, como punto de partida para todas las conquistas." Era alli como en "El Siglo" el pontifice del partido. Los demrs siguieron el impulso, pero ninguno se mostr6 poseido de esas solidastconvicciones qua no se pueden disimular, escepto uno, Nicolas Azcarate, que, con frases elocuentes e impregnadas de cierta amargura, revel6 ser tal vez 6l nico decidido a tomar las reformas como fin, no como medio, el'nnico resuelto 6 estarlas pidiendo hasta el fin de su vida si no se las concedian. Asquerino, en tanto, daba cuenta de los escelentes deseos quo animaban al gobierno de Madrid, y termin6 el festin en medio de vivas y de aplausos. "Mientras se celebraba el convite, acercdbase a la Habana el vapor con el decreto del gobierno de la metr6poli, esperado como el gran paso en la vida del cumplimiento de las promesas. .. Ya en otras cartas he consignado dptos acerca de lo que hicieron en Madrid los comisionados, sus instintos y el 6xito de sus gestiones, pero ant6jaseme seguir tomando de Pineyro datos sobre el particular, pues creo que nuestros enemigos no podran rechazar la fuente por ser impura, puesto que el autor es de su comunion political. "Faltaba solo, dice en la pagina 49, por absolver el interrogatorio politico, de lo cual fu6 encargado Morales Lemns, y present6 un plan babilisimo y completo, que aseguraha A Cuba una completa autonomia bajo los principios mas liberales. Sin olvidar la organization de los municipios en Inglaterra y los Estados-Unidos, estudi6 con mucho

PAGE 153

-142 cuidado las antiguas ordenanzas municipales de Espana, en los tiempos en que la mano de hierro de Carlos V y sus sucesores aun no las habia abrogado; constituy6 an admirable sistema, to mdnos antipatico posible a los instintos del caracter espaeiol; y lo traz6 con. todos sus detalles. Es uria verdadera constitucion politica que revela en su autor grande dotes de organization civil. La base del plan era, como hemos dicho, la completa autonomfa de timbas islas No accedi6 el Ministro de la Corona a la concesion de la autonomfa cabana, como no drbia ni podia aCceder, y los comisionados volvieron descontentos a agiarmas y mas el fuego de la passion political. Este necesitaba solo una occasion para manifestarse al esterior, y la caida del trono borb6nico en Espaia, fu6 la seal que decidi6 a Cespedes y sus secuaces de action, para dar el grito de independencia en 10 de Octubre de 1868. Ya he pintado los estragos que ez incendio nrodujo, y por tanto nada mas dird sobre Ia marcha de la insurreccion armada, pern si ariadir6 .,g0 sobre las vicisitudes de Ia idea reformista, principal objeto de esta y la anterior carta. Mas como se 7a baciendo denasiado estensa la preseute, me despido de V. -1. basta la inmediata, no sin llamar su atencion vivarnente acerca de los datos que contienen, espresion genuina de la gestacion, nacimiento y desarrollo de la idea separatista, y concluyo B. S. t. M. J111O fil

PAGE 154

CARTA XIX. Seguia en todo su auge la insurrection armada, cuando el Gobierno oyendo la voz de sirena de los laborantes cubanos residents en Madrid, crey6 que, como estos decian, no era necesario mandar soldados y pertrechos de guerra a Cuba, sino libertades omnimodas, y estas eaviadas por el cable submarino, pues los vapores-correos no llegarian, con velocidad suficiente a las playas de Cuba. Fueron creidos los encubiertos enemigos, pues la fatalidad nues tra hace que siempre se les oiga en la C6rte, con preferencia a los espanoles conocedores de este pails; y el Ministro de Ultramar depuso al general, y nombr6 en su lugar a D. Domingo Dulce; que tenia contraidos grandes mdritos con el partido separatista. Consistian estos en haber tolerado durante la primera Epoca de su mando la propaganda anti-patri6tica de "El Siglo," en estar casado con una cubana de familia distinguida, y por ultimo en haberse 32

PAGE 155

-144 despedido del pais cuando regres6 A su provincia por medio de una proclama en que dijo que era "un cubano mas." Ese iris de ventura que esperaban los cubanos con ansia, no lleg6 solo; trajo consigo autorizaciones semejantes a las que en otras circunstancias analogas llevaron a Venezuela y MAjico otros generates ya indicados. Vease To que dice A este prop6sito Pifnevro: "Dulce se hizo cargo del gobierno el 6 de Enero; en el 'resto del mes decret6 la libertad de imprenta y de reunion, sin permitir de uno ni de otro modo tocar tres cuestiones: la esclavitud, la religion cat6lica y la integridad del territorio; public una ley electoral, que negaba el voto a los que pagasen menos de 25 pesos de contribution direct, y se lo daba A todos los oficiales del ejercito, la armada y las militias, estuviesen 6 no en actual servicio; concedi6 una amnistia A los reos de delitos politicos, valida por espacio de cuarenta dias; y envi6 secretamente unos comisionados A la insurrection. El xito contraproducente de esas libertades, ya queda indicado en otras cartas anteriores. jCuAn grande no serian los abusos, que el mismo Dulce tuvo que retroceder desenganado amargamente y derog6 todas las disposiciones reformistas que habia dado V. M. creer que tantos y tantos desengafios, abririan los ojos a nuestros gobernantes de ent6nces. Pero nada de eso. Por el contrario, se obstinaron en llevar a las C6rtes diputados ultramarinos, y visto que no podian ir de Cuba, donde ]a guerra ardia sin cesar, llam6 a los de Puerto-Rico, donde la in-

PAGE 156

-145 surreccion de Lares habia podido ser contenida, pero no extinguida. Fueron a las C6rtes los diputados puertc-riquefnos y casi todos ellos resultaron ser republicanos y acerrimos partidarios de la ind pendencia de las Antillas. Las inconveniencias que algunos de ellos hicieron oir en el Congreso del ano pasado, todavia deben vibrar en los oidos de los buenos espafoles que las escucharon, y hacen ver la prevision de los legisladores de 1837, que dejaron consignado en las actas de sus sesiones la idea de que los diputados americanos se valian de su inmunidad en la Camara para desde alli atizar el fiego del separatism con sus discursos que eran leidos con avidez en America. Si se quiere un ejemplo de verdad, ldase el acta de la sesion del dia 23 de Mayo de 1870, y en ella se verA que el Sr. Baldioroty de Castro, diputado por Puerto-Rico, se esforz6 por pedir reformas politicas radicales, y que no pudiendo dominar su corazon en cierto momento, se le escap6 de dl su secreto concebido en estas palabras, que produjeror un grave escAndalo en eJ seno de la representation national, y que dicen por si solas mas que cuantos pretenden defender el 6rden en estos paises: "La palabra libertad en las Antillas, es sin6nima de independencia." Unase tambien este dato A los que tengo consignados en la carta XVI. Por lo demAs, al regresar A su pais Baldioroty, el pueblo puertoriqueno en masa sali6 A recibirlo, le aclam6, llev6 en triunfo A casa y le colm6 de agasajos y distinciones en prueba de que babia interpretado fielmente sus sentimientos en ]a CAmara popular de la Nacion. p

PAGE 157

-146 Algunos periodicos de Puerto-Rico de aquella fecha vienen llenos de descripciones pomposas y de elogios. ALhi estan que no me dejaran mentir, y por de pronto puede leerse el siguiente documento que da idea del 6xito de sus trabajos en las Constituyentes: Al digno ex-diputado constituyente Sr. D. Roman Baldorioty de Castro. "Los liberales-reformistas que tenemios el gusto de suscribir, y que fuimos electores del Sr. D. Roman Baldioroty4 de Castro para Diputado Constituyente de la Asamblea Soberana, nos hemos impuesto del feliz arribo A estas playas de tan benemerito patricio: y le enviamos nuestro cordial saludo, significAndole, A la vez, lo satisfechos que estamos de su comportamiento en las C6rtes Cnonstituyentes po rlo digna y patri6ticamente que supo representarnos, defendiendo nuestros derechos y pidiendo las refornnas radicales que urye a nuestro bello y iasta ahora desgraciado pais, para su felicidad moral y material, como Verdadera provincia espanola que debe ser, ciwad) como a tal se le reconozca." Fruto de los esfuerzos de los diputados de PuertoRico fu6 la obtencion de refrmas politicas de la mayor gravedad: pues hay quoe notar que los hispano-americanos pones siempre todo su ahinco en esta clase de reformas, conocieudo que las civiles y las administrativas no son a prop6sitopara realizar sus planes de iudependencia. Centre esas reformas fu6 la mas trascendental que obtuvieron la de que se consignase en la Constituyentes de 19 de Junio de 1869 el articulo 108 del titulo X, que dice asi: "Las C6rtes Constituyentes reformarAn el sistema

PAGE 158

-147 actual de gobierno de las provincial de Ultramar, cuando hayan tornadoasiento los diputados de Cuba 6 Puerto Rico, para hacer estensivos i las mismas, con las modificaciones que se creyeren necesarias. los derechos con'signados en la Constitnion." Es de advertir que en la redaccion primitiva de ese articulo se decia "cuando hayan tornado asiento los diputados de Cuba y Puerto-Rico," pero viendo los diputados borinquefnos lejano eldia de que los de Cuba figuraran en los escafnos del Congreso, se esforzaron por obtener la mutation de la particla copulativa y, por la.disyuntiva o, que anticipaba el logro de sus vehementes aspiraciones. En pos de esta concesion arrancaron al ministro de Ultramar Sr. Becerra un proyecto de ley que mandaba obsersar en Puerto-Rico la Constitucion demoeritica tan suspirada, conalgunas ligeras modificaciones, que espresaba el proyecto que tengo a la, vista, y que felizmente no llegd tsancionarse por ia oposicion inquebrantable del elemento espanol de ambas Antillas. Otra concesion liberal se hizo trash de esas, y fu6 la creation de una Diputacion provincial en San Juan de Puerto-Rico, la cual compuesta de miembros del partido criollo mas exaltado, funciona ya dando lugar i escdndalos tales como el procesamiento de 21 buenos espanoles, denunciado por "El Boletin." Entre los miembros de la Diputacion figuran, segun dicen los peri6dicos, 11 conspiradores procesados con motivo del alzamiento separatista de Lares. Es verdad que ent6nces se di un indulto general 33 r

PAGE 159

-148 para a Isla, y que los frutos (1e la impurnidad y de las conmociones political no podian dar otros frutos que esa protesta contra Espalia, hecha por los electores del pals ail nombrar tales representantes. HabrA quien dude que el Gobierno espaiol ha abierto con eso los ojos y adoptado la verdadtra marcha poiitica que el patriotismo aconseja? Pues se ha equivocado nmIchisi quien tad piense. Todavia st44 corriendo la sangre en esta Isla y ya he viso hace dlos Aias impresos los decretos convocando los diputados cubanos para has actuales Crtes, asi como el regiamento de elecciones reformado. ;Cunn poco Lan servido vuestros esfuerzos y vuestras demostraciones, oh insignes Sancho y Argiielles, que tan bien cionlociafs el abismo hiacia que corren las Antillas e'polas cuando piden reformas, y lI sima :e se abre ante los pies de la madre Espana, que sierra los ojos a 'a I nz de la esperiencia cuando se trato de concesiones semejantes! Quien ama el peligro perece en el, dice Ia sagrada Escritura, y Espana ama el peligro como ninguna potentencia del orbe al perseverar tenazmente en sis concesiones impoliticas. Juzgue por si mismo V. 1. de la exactitud de mis apreciaciones. Para ello no tiene mas que abrir la Historia, si es que estas paginas calcadas en ella no le convencen. Estamos los espanoles empenados en poler la espada en manos del loco, y luego querremos estrafiar que abuse del arna que le damos: hacemos lo posible por colocarnos al borde del precipio, y luego culparemos ai la fatalidad porque el precipicio nos trague.

PAGE 160

-149 Una voz leal se esfuerza en bacer que los ecos de ella resuenen en los oidos de V. M.; si se la desprecia, el eco resonarA todavia, y cuando sea tarde se lamentarA el hater cerrado los oidos para escuchar su vibration. No permita el cielo que asi suceda, y en ello tendrA la mayor de las satisfacciones, este espafol que reverentemente B. L. M. de V. M. JUN0I 20.

PAGE 161

r

PAGE 162

CARTA XX. He examinado ya la cuestion magna de las refermas bajo el punto de vista hist6rico y ahora voy A estudiarla bajo el de la politica de un modo concreto. Mucho se ha perorado y escrito en sentido de su conveniencia, no solo en uuestros dias, sino desde 6pocas remotas, por diputados, escritores y propagandistas de caf6, y es necesario hacer un studio detenido de los argumentos que han traido A la palestra, arrastrados por la encubierta idea de independencia que ocultaban bajo la palabra libertad, hacienda Ambas sin6nimas, segun confes6 Baldioroty de Castro. Es preciso examinar A la luz de la sana critica esos argumentos y refutarlos hno A uno para ensenanza de los ilusos y para desenmascarar A los hip6critas. La identidad de leyes, dicen nuestros adversarios, constituye un vinculo de amor y de fidelidad: dse 34 3

PAGE 163

-152 a Cuba y Puerto-Rico la misma constitution liberrima que rije en la Peninsula, y la adhesion germinarA en estas provincial. Eu tales palabras noto un error esencial. No son las eyes identicas las que crean la adhesion, pues las leyes solo son el reflejo de costumbres, y no estas de aquellas, que es en lo que las consiste el sofisma. El cdlebre Montesquieu en su .52wit des Lois fu el c que sent esta teoria que hoy 2s axiomAtica en derecho. Rousseau opin6 Jo nmismo. y afiadi6 que es una verdad sin replica la de que "distintas naturalezas fisicas y morales exigen distintas leyes," v lentham confirm esa teoria anadiendo, en corroboration de la necesidad de que cala pais tenga eyes acomodadas A sus necesidades la trase siguiente: e; uso 4e los licores hace estlpidas a 1as gentes del Norte y furiosas A las del Sur.'" De estos datos tomados de publicistas tan insignes Se deducen dos cosas: que ese vinculo de amor no pmede darlo la identidad de leyes, pues estas supondrAn en su caso la existencia del amor, puesto flue las leyes se dan sobre to que ya existe pero no para crear to que falta. De lo contrario serian generadoras y no reflejo de Jo ya preexistente. Dedacese tambien que en Cuba no pueden regir iddnticas leyes que en la Peninsula, dado caso que sus condiciones fisicas y morales son diversas. Esta diversidad est. en la conciencia de todos, pues basta recordar que 1n isla se halla situada en Amrica y no en Europa, que el sol de los tropicos y no el de la zona templada es el que la alumbra y que sus producciones principales, que son el azucar, el cafe y el tabaco, no son las que produce el suelo de la Penin-

PAGE 164

-15& sula en la escala necesaria para enriquecerla por si solas como sucede en la gran Antilla. Esto en cuanto a las condiciones fisicas, que en cuanto a las morales, basta ver como se halla organizada la sociedad~cubana, su diversidad de razas, la diferencia de lazos que unen a unos habitantes y otros dividiendolos en senores colonos y esclavos, y la especialidad de vinculos sociales que reinan entre las demiAs cases, para convencerse de que no pueden regir aqui iguales ]eyes que alla. Que se ofreci6 a Cuba igualarla en derechos politicos con la Metr6poli. Este argumento, basado como se ve en la historic,, se des'anece con esta misma A la vista. LPor que sind se decret6 el ano 37 que se regirian las provincias de Ultramar por leyes especiales A proposito para hacer su felicidad? Por qua no se ha'declarado estensiva a las Anti las la Constitucion de 1868? No prueba esto que los politicos peninsulares comprenden que es necesario dar leyes diversas i Cuba y Puerto-Rico? Donde constan escritas las pronesas de qne se hace mention? Si las ban echo hombres politicos caidos que creian hallar ,un escabel para subir al poder al hacer esas promesas, exijanles los reformistas al cumplimiento de su palabra, pero no se lo exijan A la pAtria, a quien no representaban aquellos al hacerlas. Es bien seguro que no se las cumpliran siendo gobierno, pues nadie querra echar sobre si la responsabilidad de perder el territorio national impulsando su emancipation. Pero anaden ;c6mo hemos de consentir que en la Peninsula reine la libertad y aqui el despotismo? Este argumento es de mala ft. Retamos a todos para

PAGE 165

-154 que se nos senalen las leyes despdticas A que se alude, y retamos A todos para que nos nieguen que ningun pais disfruta de tanta Lbertad practice como la isla de Cuba. Si pees, esto es cierto, ic6mo dicen que aqui reina el despotismo? Se llatnarA despotismo a no tender una constitucian politica? Bien saben nuestros adversarios que de poco sirve una Constitucion escrita sine permite conspirer, y esto ninguna lo tolera. Pero tsta materia ha de ser objeto de otra carta, y por tanto no me estiendo mas en la refutacion de la inconsecuencia. Otra razon de las aducidas por los liberals sedicentes de Cuba es la de que si la Constitucion de 1868 es buena para la Peninsula, tambien 1o debe ser para Cuba, y que aquella debe dar A esta todo io bueno para si. Ya he demostrado que lo bueno para un pais es malo para otro, y no io digo yo solo sin6 autoridades como Bentham, Rousseau y Montesquieu, y lo han dicho las Curtes de 1837 esplicitamente, y de un modo indirecto las de 18G8 en su articulo 108. Respect a que Espana debe dar A Cuba todo I> bueno que tiene para si, recuirdese que esas son las palabras de Zaras citadas textualmente en la carta nnmero XVI. El las quiere para disponer el pais A la independencia, y nosotros debemos rehusA.rlas aunque no tuviesemos otra razon que oponer. La Peninsula cree aquella Constitucion buena para si y perniciosa para esta Isla, y por tant to no debe promulgarla como imprudentemente hizo el general Lorenzo en Santiago de Cuba el ano 36, produciendo un conflict que pnso el pabellon de oro y rubi a dos dedos del abismo.

PAGE 166

-155 Decis, anaden los 'liberales enmascarados, que Cuba es pr6spera y feliz con las leyes que tiene, y no necesita otras; pues bien Cuba no debe su prosperidad a esas leyes sin6 A la inmigracion que tnvo cuando las rep6blicas hispano-americanas lanzaron de su seno a los espanoles que emigraron A esta Antilla, y la debe tambien a las riquezas que encierra su seno. Yo veo la cuestion en sentido opuesto. Cuba lo debe todo A Espana. Si no fuera asf de poco le hubiera servido la inmigracion, que de no estar bien regida no hubiera afluido con sus tesoros e inteligencias en ciencias y artes sino que hubiera ido a otra parte, como fui mucha a la Peninsula y alguna a Burdeos, Bayona y Paris: En cuanto a la fertilidad del suelo baste decir una cosa: suelo fdrtil tiene Santo Domingo, suelo fdrtil tiene Mgico, suelo fdrtil tiene la costa septentrional de Africa, y sin embargo, gles ha bastado eso para elevarse a la altura de Cuba? Comparense hoy unos paises con otros y si se quiere con lo que eran cuando Espana regia a Santo Domingo y MWgico, y digasenos si las buenas leyes y los buenos gobiernos de .ent6nces y los malos de boy no son la causa de la diferencia que se present a la vista del r6nos perspicaz hombre de political. Otros argumentos se han hecho en tiempos anteriores, y alucinaban a primera vista, pero boy los acontecimientos actuales porque atraviesa la Isla, se han. encargado de hechar por tierra el oropel -que los revestia. Entre ellos debo indicar el de que casi todos los animos estan contdstes en Cuba, en que son precisas las reformas politicas. Nunca ha sido esto cierto, pero hoy, no hay ninguno que las desee, 35

PAGE 167

-156 fuera de los separatistas, y creo que Espana no debe consultar el voto de ellos sino el de los espanoles que son los leaves, los que tienen que perder y los que necesitan protection. Los renegados no deben ser oidos sino en la cAmara de Gunimaro. Que desde el dia en que se quitaron A Cuba sus derechos politicos es desde que hay levantamientos y disturbios. ;Oh falsedadinsigne! Los derechos politicos se quitaron por las C6rtes del 37, dado caso que antes tenian tos mismos exactamente que los peninsulares, incluso la representation en C6rtes. Pues bien, antes de esa epoca tuvieron lugar los acontecimientos del ano 1823, la conspiracion de los Soles de Bolivar y la del Aguila Negra, sotocadas por el general Tacon de gloriosa memoria, los de Lorenzo, el levantamiento de negros del misino ano 36 y muchos otros que seria prolijo enumerar. Que no desea Cuba las reformas para emanciparse, pues teen que la absorvan los Estados-Unidos; y ellos no quieren ser americanos, aunque saben que esta nation los declararia provincia con todas sus libertades. Este argument esti ya desacreditado por los hechos posteriores. Basta echar una ojeada por mis cartas ndmeros XI y XII para convencerse de que no les falta a los insurrectos deseos de anexionarse con los Estados-Unidos, y basta recordar las 6pocas deNarciso Lopez, de.Pint6 y otras para confirmarse en esa idea y comprender que siendo hombres influyentes de aqui los que trajeron las expediciones filibusteras, eso y no otra cosa deseaban en Cuba. El manifiesto de Cespedes al Presidente de los EstadosUnidos pidiendo la anexion, es un dato mas. En cuan-

PAGE 168

--157to a que aquella republica les daria libertades, estan muy equivocados los que sentaron el argumento; pues solo s'ria Cuba declarada territorio, y sus derechos como colonos, infinitamente restringidos. Nada mas afladir4 sobre estos puntos a lo dicho ya en las cartas consabidas, y pongo tdrmino a la presente B. L. R. M. de V. M. JULIO 7. J

PAGE 170

CARTA XXI. De otros dos argumentos mas, ultimo atrincheramiento de los separatistas emboscados, voy A hacerme cargo en esta carta. El primero estA reducido A decir que el regimen que hoy se observa en Cuba es anacr6nico y caduco, pues equivale A la perpetuacion de las Leyes de Indias, de las Ordenanzas de Intendentes y de las mitas. El segundo es que solo busca Espana al conservar ese regimen "la esplotacion, el monopolio de empleos, el privilegio de raza y la continuaion de la trata de esclavos." No diran nuestros adversarios que hemos expuesto sus razones desvirtuAndolas exprofeso para refutarlas mas facilmente. Unos y otros los hemos extractado fielmente de folletos, peri6dicos y hojas clandestinas publicadas por ellos, del Diario de las Sesiones de C6rtes del ano 37, y por Altimo de un libro titulado: "Apuntes sobre la cuestion de la re36

PAGE 171

-160 forma politica y de la introduction de africanos en Cuba y Puerto-Rico," impreso en Madrid el ano 18 36. Poco esfuerzo exige a la verdad la destruction completa del primer argument. Una exageracion de la teoria de los que no queremos por ahora las reformas political, y eso es todo. Porque a la verdad; no es necesario ser un gran jurisconsulto para saber que las Leyes de Indias estAn en desuso y han sido sustituidds, asi como la Ordenanza de Intendentes por un camulo de reales decretos, reales 6rdenes, autos acordados; decretos del Gobierno superior civil, reglamentos, instrucciones, circulares &c. &c., que si algun defecto tienen es de no haberlas sancionado el tiempo con su transcurso. Sabido es, en prueba de ello que el Sr. Zamora public6 ally por el aio 37 una obra titulada Registro e legislacion ultramarina, A la cual fu6 preciso que agregAra un Apindice en 1839, y no bastando ya esto, tales eran las innovaciones legales que se sucedian, di6 a la estampa su utilisimo Diceionario de Legislacion ultrarnarina, que consta de unos siete volumenes en f6lio menor. No siendo ya util esa compilation, por .ser anticuadas casi todas las leyes que contiene, en virtud de haber sido sustituidas por otras mas recientes, se ha publicado en Madrid la Legislacion ultramarina del Sr. Sampedro, que comprende no menos que catorce volumenes, y lo legislado posteriormente exige nuevos tomos, no obstante haberse dado A la prensa el ultimo en 1868. iSon estas leyes anacr6nicas? Ojala no se variasen tanto y todos los dias se hiciesen otras flamantes, escepto en el ramo administrativo en que la ciencia exi-

PAGE 172

-161 ge la variation al compAs de los sucesos y adelantos. Si se nos replica que la clasp de leyes a que se alude es A las politicas, abriremos la Recopilaeion de leyes de Indias y la Ordenanza de Intendentes, y se verA que en las primeras hay bien poco que al presente se observe ni pueda observarse por la variacion que en las instituciones sociales han traido los tiempos, y el celo del gobierno espanol en implantar aquf todas las reformas administrativas. civiles y econ6micas que la ciencia ha ido aconsejando en sus constantes evoluciones. La Ordenanza de Intendentes, como c6digo puramente fiscal que es, nada tiene que ver con la cuestion, asi como tampoco las mitas de indios, que de seguro las cuatro quintas partes de los cubanos no saben siquiera el signifieado de esa palabra. En suma quien comete el anacronismo, son los redactores de los documentos insertos en los Apuntes al citar aquellos cuerpos legales como vigentes, no el Gobierno espanol, que fuera de alguna que otra disposition, y esa reproducida y sancionada de nuevo, no reconoce esas compilaciones como vigentes. Mas grave, mas intencionado, mas falto de buena f4 y mas inesacto, si posible fuera serlo mas, es el argumento segundo que dejo apuntado. Espana, dieen al conservar el regimen actual solo bnsca la explotacion, el monopolio de empleos, el privilegio de razas y la continuacion de la trata de esclavos. iCabe deuir mas desatinos en menos palabras? Y sino, decidme, enemigos de la pAtria A que denostais Que explotacion es esa tan fiera A que aluden vuestras palabras?-Los millones de .pesos,

PAGE 173

-162 respouden, que constantemente se remiten y han remitido 6 la metr6poli.-Bien, el decir las cosas en globo es muy fAcil, demostradme que han ido esos millones, que la metrdpoli no ha gastado mas para poner la Isla en estado de producir por medio de los situados mejicanos que en cantidad de 800,000 pesos se remitieron hasta principios de este siglo, por mediode los brazos productores, las inteligencias cultivadas que envia, y el ejdrcito y la armada conque vela por la seguridad interior y esterior del pais. Sin6 podeis decirme nada dc eso, oid lo que dice el Sr. Pezuela en su Historia de la Isla de Cuba: "Es un hecho incuestionable que la Isla desde su des"cubrimiento hasta 1820, para su colonization y cus"todia habia costado d Espana mas de 167 millones de "pcsos fuertes; desde 1821 a 1826, sostuvo sus gastos "pablicos, ya grandes, con sus propios recursos. Desde "1827 empezo a reintegrar 6 su Madre Patria una "parte de los beneficios recibidos, enviando a su erario "su primer millon de pesos. Este tributo ordinario, in"cluyendo el million de 1827 ha ascendido a 89..107,287 "pesos fnertes." Pero 4 continuation nos demuestra que "en 1865 le faltaban todavia a Cuba para saldar "su cuenta con el erario national unos 78.000,000 de "pesos fuertes, sin contar los enormes intereses parcia"les de las consignaciones anuales de tres siglos, ni los "sacrificios de cientos de millares de peninsulares de"vorados poi su colonization." Creo que el cargo queda bien desvanecido. Pasemos a otro. El monopolio de empleos. Justicadlo si podeis, pues para discutir no basta sentar datos sino que es preciso justificarlos. iNo lo baceis?

PAGE 174

-163 pues yo probar6 lo contrario. La insurrection de Cuba ba tenido vida principalmente, por una circunstancia muy digna de tomarse en cuenta, A saber, por la prodigalidad del Gobierno para dar destinos A los naturales del pais. Asi lo ha confesado "La Revolution" que es el peri6dico mas caracterizado de los rebeldes, el cual como es sabido v6 la luz en Nueva-York. Alli se dice que procuraron tener empleados en todos los ramos para expiar los actos del Gobierno y tener el hilo necesario para lograr el triunfo. En el consejo de Administrancion, en la Audiencia, en las Alcaldfas Mayores, en las Tenencias de Gobierno, en las Capitanias de Partido, en el ej6rcito, en la marina y en todas partes eran cubanos los que desempenaban la mayor parte de esos puestos, y boy sigue sucediendo lo mismo, no obstante el dese'ngano del consejero Bramosio, y tantos otros; de suerte que en ninguna provincia de la Peninsula hay tantos empleados naturales de la misma como los hay en Cuba. Y esto no es nuevo, como tampoco lo es la injusticia del cargo hecho A Espana por sus hijos ingratos. El ano 1812 se public un folleto con el titulo de "DiAlogos patri6ticos," y en el se demostr6 palmariamente que era infinito el nimero de los empleados americanos y que entree ellos habia vireyes, oidores y dignidades eclesiAsticas. Fundado en esos datos y otros tomados de aquel opnsculo en 1818 escribi6 un sud-americano bo siguiente 'jamds por ventura se vieron tantos americanos ensalzados d puestos tan eminentes como en la epoca de la insurrection. -.. Esta largueza notoria y la visible predilection de la COdmara de las Indias en favor de 37 r

PAGE 175

-164 los naturales de America, debian tecabar la gratitud de mis paisanos, si mis paisanos fueran capaces de gratitud." Otra de las pruebas palmarias de esa prodigalidad en los destinos, tenida con los hijos del pais por nuestro Gobierno es el siguiente dato antiguo, que me seria facil adicionar formando otra list de los actuales empleados en todos los ramos de la hacienda, gobernacion, ej6rcito y marina. En 1792, sobre una pobhcion de 72,299 blancos 6 130,519 en 1817, se contaban habaneros los generales marqubs de Casacalv6; conde de Mopox, inspector de las tropas de esta Isla; D. Francisco Montalvo, virey de Santa Fe; D. Gonzalo Ofarril, teniente general y ministro de la Guerra; D. Carlos Urrutia, gobernador general de Guatemala; D. Jose Pascual de Zayas, teniente general; don Gonzalo de Arostegui, capital general de Santo Domingo: sin contar los coroneles y gobernadores de las jurisdicciones interiores. En Administrecion los Exemos. senores D Francisco Arango, superintendente de tabacos y luego intendente de ej6rcito; conde de Villanueva, primer tesorero y luegQ intendente de ejercito y real Hacienda; D. Jose Fuentes, con el mismo empleo; D. Antonio Ponce de Leon y D. Francisco Tilo Ponce, auditores de marina; don Pedro Antonio Ayala, D. Leonardo del Monte, D. Francisco Rodriguez Cabrera, D. Rafael Gonzalez, D. Jos6 Gonzalez Ferregut, D. Ignacio Crespo Ponce, D. Fernando O'Relly y otros muchos ocuparon los principales empleos de la magistratura. El privilegio de raza es otro de los curgos que se hacen por los separatistas como argumento en pr6 de

PAGE 176

-165 las reformas polifticas. Yo deseo qde me se diga qu e privilegios son esos de que gozan los peninsulares residentes en Cuba y no los naturales del pais. Por mas que re-paso mi memoria, no hallo nada que d6 razon de ese cargo ni m~nos que 1o justifique., Si se refiriese, por ventura al privilegio de la blanca sobre la de color, algo se habria dicho, pero ent6nces, no son los autores del argumento los que deben hablar en ese sentido. La continuation de la trata es el ultimo y formidable argumento que han asestado los innovadores revolucionarios contra el edificio de la integridad national. ;Hay algo de verdad boy por boy en este cargo? Nada absolutamente. La trata termin6 completamente con el en6rgico decreto ultimo que impuso penas tan sevesas cual nunca se habian consignado en la ley, y que se hizo observar al pih de la letra A todas las autoridades. Desde ent6nces no ha penetrado en el pais ni una sola expedition, y por tanto esta demas el argumento. Si se hubiera deseado sostener la trata, no se la hubiera exterminado. Por lo demas las ideas abolicionistas que hoy abriga todo espaflol honrado son otra prueba mas de la inesactitud con que se ha hecho aquel cargo. Revatidos ya, uno a uno todos los argumentos de los contraries, voy a exponer algunos otros que de seguro no contestaran, al menos con fundamentos. En Ultramar no deben precipitarse las reformas polifticas por cuanto las leyes que actualmento rigen son buenas, son liberales y su aplicacion practica lo es mas. No tenemos libertad de imprenta, de asociacion ni de petition; que son los puntos

PAGE 177

-166 culminantes a que tienden todas las aspiraciones delos reformistas, pero esas libertades no conducen a otra cosa que al abuso y a facilitar los medios de hacerse independiente el pais. Yo como espafiol residente en Cuba quisiera que rigiesen en ella todas esas libertades, pero abdico gustoso mi derecho, porque sobre mi conveniencia y mis deseos, veo la conveniencia de la patria. Si las leyes. actuales han contribuido A lacer A Cuba pr6spera y feliz, como en varias cartas he demostrado, creo una locura exponerla A perder esas ventajas adquiridas; pues expuesto y no poco es precipitarse en 1o desconocido, cuando lo que se posee es bueno. No es 6poca de correr azares ni aventuras, cuando tan claras se han manifestado las tendencias separatistas, y cuando arde la guerra. Ademas que seria una injusticia privar al pais de unas eyes que lo han echo progresar, trocandolas por otras que es probable lo eleven al retroceso. El elemento espaflol en masa odia las reformas por hoy, y no es justo que se complazca a los enemigos y se desoiga A los leaves. De todos modos quiero consignar una contradiccion en que incurren los reformistas al juzgar la prosperidad actual, que todavia era mayor antes de estallar la insurrection. Para el efecto ceder6 la palabra a hombres muy caracterizados, que en otra 6poca hicieron una observation del mayor peso. Consta en un documento hist6rico, que ostenta innumerables firmas respetables y que no han podido contestar todavia los enemigos. Este es la exposition que elevaron los hombres de 6rden A Isabel II en 28

PAGE 178

-167 de Junio de 1865, para ueutralizar el mal efecto que en el Gobierno pudiera producir la exposicion que en 16 del mes anterior habian remitido al Sr. Duque de la Torre pidiendo reformas politicas, el conde de Pozos Dulces, Azcarate, Echevarria, Carlos del Castillo, Morales Lemus e infinitos otros, en su mayor parte enganados 6 ignorando de que se trataba, en terminos de tener que firmar luego la de que voy hablaudo, que en efect? representaba sus verdaderas ideas. Esta la public6 el Diario de la Marina, peri6dico espanol, y la otra El Siglo, peri6dico insurrecto. Dice asi el aludido parrafo de la exposicion a S. M. hecha por los leales. "Al proclamarlos [sus principios reformistas] in"cu-ren en una contradiccion chocante y capital que "los encierra en un dilema sin salida: es el caso que "cuando se contesta a los reformistas que el pais "no esti en aptitud para que tengan buena aplica"cion las instituciones de que se pretend dotarle, "replican ponderando su ilustracion y su gran progreso intelectual; pero, en cambio, al juzgar por "sus efectos bendficos el sistema de gobierno que "en estas provincial ha regido, responded que el "adelanto es solo material, empirico y aparente. Ob"servacion es esta que bastaria por si sola a hechar "por tierra todo el fundamento de aquellas asercio"nes, si alguno tuvieran." Conste, pues, que bajo ningun punto de vista que se mire la cuestion; es prudent, politico ni patri6tico introducir en el dia reformas politicas de ninguna clase en la isla de Cuba.-B. L. R. M. de V. M. JrLIO 8. 38

PAGE 179

4

PAGE 180

CARTA XXI. Con lo dicho en la carta anterior bastaria para resolver la cuestion de reformas, pero se trabaja tanto para dotar A las Antillas de una constitution, que no estara demas decir algo acerca de este particular concretamente. "No puede, pues, aplicarse a Amdrica la constitucion que'estamos discutiendo. ;Pero qu6 constitucion se aplicarA A las provincial de Ultramar?-se preguntaba A si mismo en las C6rtes del ano 1837, sesion del dia 5 de Abril, el c6lebre orador ArgUelles,-y anadia contestAndose: "Yo lo dir6 clara y terminantemente; ninguna." Modernamente el Ministro Sr. Becerra, ha dicho en pleno parlamento: Debemos dar constitution a las Antillas: por de pronto he aqui la que conviene promulgar en Puerto-Rico, hermana de Cuba y -en donde las tendencias separatistas son iguales,-y acto continue present el malhadado proyecto de consti-

PAGE 181

-170 tucion de 1S de Noviembre de 1869, cue todos conoceimos Veamos, pues, si tenia razon el grau Argielles 4 la tiene Becerra. Tres son las formal que pueden adoptarse para gobernar las Antillas. Dictando eyes la Corona bajo la responsabilidad de sus ministros; asimilando completamente estas Islas a la Peninsula y por tanto dandoles su misma constikpcion en toda su integridad: y por ultimo, dotindolas de una constitution especial que las deje ejercer sus derechos politicos 6 intervenir solas en sus asuntos. En cuanto al ultimo medio, nada tengo que agregar i lo dicho en las cartas VII y VIII, puesto que expuse en ellas lo absurdo que seria el que Espafla renunciase a la posesion de las Antillas, y que 6 ese y no otro fin tiende la propaganda auton6mica, por mas promesas de fidelidad que hagan sus proselitos. Respect al primer sistema, que es el que hoy se sigue en Espana, ya esti bastantemente esplicita mi opinion en toda esta sdrie de cartas, y por tanto nada debo agregar. Falta, pues, ver si tiene visos de aceptable el segundo, y este va a ser el objeto de la presente. El celebre Laplace consign en su Tratado filosdico de probabilidades que un imperio separado por el Occeano de sus colonias, es imposible que rija y gobierne a estas con eyes iguales a las que en el se observan. Espana estd en ese caso y tanto lo ha esperimentado asi, que cada vez que ha tenido precision de promulgar su constitution en America, empujada por el elemento liberal 6 por

PAGE 182

-171 las intrigas de los separatistas, se ha visto precisada 4 yvolver al anterior regimen. Por el contrario las islas Baleares y las Canarias que no estan situadas tan remotamente han podido ser regidas constitucionalmente, y siguen sibndolo al presente. Pdr medio de la Corona rige tambien Inglaterra sus colonias de la India, Jamaica, las-Bahamas, las Bermudas y otras; 1o mismo hace Francia con la Argelia, Saint Pierre, la Martinica, Guadahipe y demas restos de su poder ultramaripo; tambien la Holanda gobierna en esa forma a Curazao y demas posesiones, y Dinamarca A Santhomas; sin que el buen sentido practice de esas naciones les haya consentido jams aplicar a sus colonias-las instituciones politicas que les son peculiares. Los separatistas cubanos han protestado a menudo contra su regimen, y han presentado objeciones que, a veces bacen dudar a quien no esta muy versado en la esencia de los misterios de la politica ultramarina. He aqui algunas de esas objeciones. En tiernpo de la conquista de America, y muchos anos despu6s, Espana estaba regida, sobre todo bajo la casa de Austria de un modo desp6tico, y no es estrano que trajese a las Indias el despotismo que ella creia bueno: pero hoy que las ideas liberales han progresado tanto y han logralo entronizarse hasta el punto de regirse la metr6poli por medio de una Constitucion tan liberal como la de 1869, que es sin disputa la que en ese camino aventaja a todas las de Europa ic6mo puede con justicia rechazar en las Antillas la libertad que cree buena para sfi Si son buenas para la Peninsula las 39

PAGE 183

-172 libertades constitucionales, c6mo se priva de ellas a Cuba? Entre Espana y sus provincias Ultramarinas se ha levantado un valladar, cual es la constitution, y midntras no venga a bajo el valladar, no es posible que el amor de estas Islas heche raices. Somos solo espafoles en el nombre, puesto que se nos priva de las libertades que gozan los otros. Este torrente de objeciones puede sintetizarse en dos clases de argumentos, los politicos y los hist6ricos, los de derecho y los de hecho, como se dice hablandd en tdrminos forenses. Procedamos por partes, 6 investiguemos la conveniencia de los primeros y luego la de los otros. El no dar aqui las libertades y si alli, nace precisamente de la conviction profunda de que lo que alli es bueno aqui es malo, como un medicamento cura ciertas enfermedades y mata al que tiene otras y aun al que esta sano. El valladar que decis, es imaginario; pues precisamente el amor, la adhesion, de estas Islas solo puede germinar evitando su perdida infalible. iemos de ser tan locos que consintamos vuestro suicidio? Ent6nces ese amor no podriais concedernoslo, y por nuestra parte como lo profesamos al pais, queremos ser como el padre diligente que si v6 a su hijo obstinado en un amor peligroso 6 en un juego que pone en riesgo su vida, interpone su autoridad solicita y carinosa para evitar el dano, y si es preciso impone un castigo que le es mas doloroso a el que a su mismo hijo. Por otra parte, Lc6mo ha de ser tan ignorante el gobierno espanol que crea que es bueno en estos paises tropicales lo que es inmejorable en las frias regio-

PAGE 184

-173 nes de la Peninsula, ni que convenga A Cienfuegos, por ejemplolo que la experience acredita ser escelente en Murcia 6 en Toledo? Una constitution, parte de consigner la organizacion de los poderes piblicos, sobre lo cual no se trata ahora puesto que la asimilacion supone que se aceptan los de la Peninsula, no es otra ccsa que la proclamation y garantia de los derechos individuals. Estos en sus dos grandes manifestaciones son la libertad y la igualdad. Ahora bien; debe proclamarse la libertad en un pueblo que reconoce como principio de organization social la esclavitud? No daria esto lugar A aspiraciones que, mientras el hecho dure patrocinado por la ley, todos debemos contener$ Fuera de que si eso es obstaculo para escribir las libertades, no lo es para que de hecho se gocen, como sucede en la clase blanca de Cuba. Pues 1o dicho acerca de la libertad, tiene aplicacion d la idea de igualdad. Ya llegari el dia en que sin trastornos sociales puede organizarse la Isla, y ent6nces vendrin bien ciertas reformas, pero hoy seria absurda su concesion. Por no repetir otros argumentos espuestos en las dos cartas anteriores no insisto en este punto. Vengamos ahoru a los argumentos de caracter hist6rico. En primer lugar, ya la ley 13 titulo II, libro 29 de la Recopilacion de Indias dijo: "Siendo de una Corona los reinos de Castilla y de las Indias, las eyes y 6rden de gobierno de los unos y de los otros reinos, deben ser 1o mas semejantes y conformes." Es decir que no se reconoci6 la identidad sino la semejanza. La Constitucion del ano 12, si I

PAGE 185

-174bien se hizo estensiva a Indias fu6 con tales restricciones y diferencias, no solo en el titulo que define A los espanoles, que son los que podiau gozar de ellas, lino tambien en cuanto A elecciones de Senadores y otros puutos, que el diputado Sancho, prob6 en las C6rtes del 37 que habia dos constituciones en una. En la que se hizo ese ano no hay para que repetir que se cort6 toda igualdad de derechos por medio del articulo 2? adicional. Esa resistepcia que siempre ha habido para estender Ii las Antillas las leyes political de la Peninsula se esplica por el resultado que se ha hecho tangible cada vez que su promulgacion ha tenido efecto. Una muestra de los resultados prActicos que produjo en Cuba la promulgacion del c6digo fundamental de 1820 es la relation siguiente, que hizo en las C6rtes del 37 el diputado Heros. "Despuds que en aquella 5poca se promulg6 la constitution, mas de una vez tembl6 mi corazon al ver los peri6dicos de aquel pais de cuyo negociado estaba encargado. Alli, seflores, lIt diputacion provincial de la Habana llev6 su frenesf hasta el estremo de hacer pAblicas sus sesiones. Juzguen los sefiores diputados como podrian sostenerse aquellas autoridades. Alli los estravios de la imprenta quitaron la vida al intendente D. Alejandro Ramirez. Un peri6dico con et titulo de "El tio Bartolo," el mas inmundo que puede figurarse, escrito en lenguage familiar, no dej6 genero alguno de atrocidades con un diputado que lo habia sido de las C6rtes. Alli mismo un americano honrado por el gobierno espafiol con una toga

PAGE 186

-175 en la Audiencia de Puerto-Principe, complicado en las sociedades secretas que en la Peninsula tenian por objeto la emancipation de aquellas posesiones, llev6 el escandalo hasta imprimir los discursos que se pronunciaban en sus l6gias; y yo me acuerdo de haber leido en uno de ellos, pronunciado en la recepcion de un cldrigo, que San Pedro habia sido mason y que Jesucristo ftis el primer venerable. Digolo, senores, porque en estas material es menester entrar en la cuestion prdctica." Cuando el general Lorenzo promulg6 a su vez la constitution el dia 27 de Setiembre de 1836, contra la prohibition espresa del capitan general Tacon, de nuevo se puso todo el pais en conmocion: los negros y mulatos salieron por las calles armados de punales y pistolas, se subvirti6 el 6rden profundamente, hubo atentados contra la propiedad y las personas; y brotaron espontAneamente protestas de todos los hacendados, comerciantes, ayuntamientos y dems corporaciones, pidiendo que se quitase la constitution cuyas libertades veian practicamente a donde les llevaban. Entre esas exposiciones, es cdlebre la que presentaron las senoras de Puerto-Principe, en que se hablaba de negras sombras armadas contra su pudor. No quiero repetir lo que tengo dicho acerca de los abusos A que di6 lugar en 1869 la promulgacion de las libertades politicas que trajo el general Dulce, ni las que en menor escala estan produciendo hoy en Puerto-Rico las llevadas por sus diputados (1). (1) Al ir a entrar en prensa esta carta ha llegado.la noticia de haberse sublevado la Isla hermana y de haber acaecido. ya varios asesinatos de peninsulares el dia 25 del corriente. 40

PAGE 187

-176 Si pues en el terreno politico, en el legal y en el historico he demostrado la inconveniencia de que hoy por hoy se prornulgue en Cuba la constitution de 1869 u otra anAloga, isera tanta la debilidad de nuestros gobernantes que se obstinen en implantar en este pais esa ley politica que rechaza al presente la parte sensata y espanola? Quedo siempre de V. M. respetuoso S. S. Q. B. S. R. M. JULIO 8.

PAGE 188

CARTA XXEL El articulo 108 de la constitution vigente en la Peninsula, sin llamar a las CAmaras diputados de Cuba y Puerto-Rico, y sin fijar dpoca de election, otorga A estas provincial el derecho de elegirlos. Desde el aflo 37 no se las habia concedido tal facultad ni en la Constitucion del 45, ni en el Acta adicional 3le 15 de Setiembre de 1856, ni en la Reforma constitutional de Julio del 57, ni en la ley derogando esta en 20 de Abril del mismo aflo, ni en ninguna otra modification posterior del C6digo politico de la Monarquia. En virtud de aquel articulo y por motivos que no debo repetir, fueron A las constituyentes mismas'del 69 diputados por Puerto-Rico, cuyos actos en general estan ya juzgados en este libro. En los momentos que escribo la presente carta acaban de hacarse otras elecciones de diputados y senadores por la Isla hermana, .y el resultado ha dejado at6uitos A todos los -I

PAGE 189

-178 hombres de Orden residentes en esa Antilla. Extraordinario es en efeeto el que solo haya salido electo un candidato de ideas favorables A la integridad national; y digo esto, no porque todos sean enemigos declarados de Espana, sino porque todos son partidarios de la autonomfa de Puerto-Rico, segun prueban sus manifestos A los electores 6 sus antecedentes; y ya queda bien demostrado en este libro la casi sindnimia que en las Antillas tienen las palabras, autonomia d independencia. Perd6ne V. M., que me separe por un memento del fin 4 que va encaminada esta carta, admitiendo por via de digresion, no indtil por cierto, la intercalacion del siguiente parrafo que estamp6 hace poco en su programa electoral el hoy diputado electo de Puerto-Rico D. Joaquin Maria Sanroma. "Mis opiniones politicas respecto a Puerto-Rico se reducen a dos estremos sumamente sencillos: 19 no sac-ificar en lo mas minimo los intereses de aquella Isla a los de Ias demas provincias ultramarinas. 2? planter desde luego alli un sisterna de completa asimilacion a la Peninsula [fuera de aquellas diferencias que la distancia naturalmente impone], y esta asimilacion considerarla simplemente como base de una Autononna que, en un periodo no muy lejano permita a Puerto-Rico desenvolver sus libres instituciones, conservando con su antigua metr6poli un lazo de union mas civil clue militar y mas economico que politico. No sin marcada intention acabo de estampar estas frases, sobre cuyo sentido llamo muy especialmente la atencion de ustedes." Vaya otro parrafo que sintetiza el manifesto dado

PAGE 190

-179 recientemente a luz por el Sr. Vizcarrondo, que hoy es ya otro candidato diputado electo. "Nacidocomo vosotros en esa hermosa Antilla, con vosotros he llorado bajo su purisimo cielo las desgracias del colono: como vosotros, he vivido lamentando las arbitrarias y duras leyes que nos degradaban: con vosotros aprendi en la desgracia de la humillacion colonial; A odiar la tirania. "No sd lo que en aquellos tiempos hizo cada victima para protestar de tanta iniquidad. Yo os lo dir6, aunque vosotros lo sabeis. "Mi primer verso, mi primer escrito, fu6 en favor de la libertad y en desprestigio de la tirania: jams perdi ocasion de minar por si? base la institution colonial, y contrariar los malos prop6sitos de sus vivientes atributos esenciales: con la palabra y con la pluma, hice la propaganda sin descanso: violento unas veces, cuando un echo desp6tico, encendia mi justa indignation; otras, festivo 6 cAustico en el privado circulo de la, amistad perseguida, cuando alguno de aquellos personajes de bohardilla pasaba ante nosotros con pujos de gran senor. .-. "Aun era nino, y victima de las persecuciones, abandoned mi isla querida, y desde las hospitalarias playas de la Union Americana llenaba nuestra Antilla de impresos liberales, que ensenaban al pueblo sus derechos, poniendo de relieve la injusticia colonial, y haciendo comprender A los tiranos su impotencia para estorbar que la luz fuera. "Nunca me someti A la ley del silencio: desafiando al poder, dije en mi isla cuanto quise; y escribi y circul6 desde fuera cuanto a bien tuve. 41

PAGE 191

-180 "Vtuelto a mi p tria, continue el empeflo que desde niflo emprendiera, y mi propaganda liberal, sazonada por los aflos, fud mas seria y viil." Se quiere algo mas todavia? Pues lease el siguiente final de otro manifesto electoral. ";Electo.resl que sea nuestro lema: "Puerto-Rico libre y feliz al abrigo de nuestra nacionalidad. Ponce 22 de marzo de 1871.-Jose J. Vargas." Estrano, por' no decir otra cosa es que se profieran tales palabras A la faz de la Nacion espaflola, que se impriman y que se toleren, pero es mas estrano to'lavia que los hombres que asi piensan sean los elegidos para ir A las C6rtes A representar al pais y .empujarlo con sus proyectos reformistas, a lo Baldioroty de Castro--tambien reelecto y por dos distritos A la vez!-hacia la independence. Es verdad que no podia suceder otra cosa, dadas las intrigas de los reformistas y la pesima ley electoral que rige en Puerto Pico, en virtud de la cual tienen voto todos los que saben firmar bien 6 mal; cosa fAcil de aprender liegado el caso de las elecciones, como ha sucedido al presente, dando por resultado esa especie de sufragio universal que de 19,931 electore4 que aparecen en toda la Isle, solo 5,866 son contribuyentes, aunque solo se exige pagar ocho pesos de contribution. En cambio las capacidades de lectura y escritura ascienden A 14,065, y lo que era de esperar sucediese ha sucedido. ; Quien tieuie la culpa...-. Volviendo pues al asunto principal de esta carta, voy A examinar si convene a Espana que vayan a las c6rtes diputados de las Antillas; y n6tese que no

PAGE 192

-. 181 digo si conviene a los partidos politicos 'e Espana. La question para Cuba es tan irminente, que ya ha asomado su cabeza la lucha electoral, y orueba de ello es la alarma que en today a Ida esperimenta el partido espanol. Ahora bien, conocidos los actos y las tendencias manifestadas mas 6 mtnos explicitamente en 1866 por los representantes de Cuba y Puerto-Rico en la Junta Informativa que se constitiy6 ei Madrid con Morales Lemus A la cabeza, segun dice Pineyro; conocida la politica de casi todos los diputados enviados por Puerto-Rico A las Altimas Constituyentes; conocido tambien el espiritu que anima A los diputados recientemente electors por la Isla hermana, algunas de cuyos proclamas acabo de insertar; conocidos todos estos hechos practices y elocuentisimos ;habra quien estrafe siquieratel que la opinion de los hombres sensatos del pais sea contraria A la idea de las elecciones de diputados? Pero prescindiendo de esa consideration tan atendible, hay otras muchas que deben tomarse en cuenta al tratar de abrir un nuevo periodo A la vida politica de Cuba, en las presented circunstancias. Voy .a condenser esas razones en pocas palabras, A reserva de darles en las cartas siguientes mayor esplanacion; y al efecto me bastarA repetir algo de lo qne dije no ha muchos dias en un documento que tuve. ocasion de ,redactar par encargo espreso de cierta corporation patri6tica. La agitation electoral que ha de asomar la cabeza desde el momento que se proceda A llamar A los-electores A las urnas; la circunstancia de no po-

PAGE 193

-182 der ser al presehte las elecciones genuina espresion, de la voluntad de cuanto habitamos esta Antilla, por cuanto hay territorios invadidos por la insurrection y otros en que las vias se hallan interceptadas por hombres armados contra el pabellon national, que discurren por ellas sosteniendo la alarma; el peligro que no puede menos de ver desde ahora todo hoinbre reflexivo, de las ambiciones personales que han de surgir immediatamente, dividiendo los Animos hoy compactos de todos los buenos espanioles; el poco fruto que ha de reportar el pais de que se sienten sus representantes en los escaflos del Congreso y del Senado, cuando es sabido que la mayoria de los miembros que ocupan boy tan altos puestos en representation de los electores peninsulares profesan ideas liberales muy acentuadas, y hasta pudiera decir exageradas; hacen comprender desde luego que el exiguo mumero de senadores y diputados cubanos veria ahogada su voz y :endria el pesar de llevar la peor parte en las votaciones; v pr nltimo, ei ejcmplo funesto para Espafna que presentan las paginas de la historia en cuanto A resultado contraproducente que ban dado sienipre os tiiputados americanos en todas las Curtes espano ias en que han tomado asiento; son las razones principales que inclinan a ver en las elecciones un acto dcl cual pueden esperarse hoy inconvenientes de gran magnitud y ventajas problematicas, si es que alguna por casualidad pudiera reportarse en ultimo turmino. 4o debe sin embargo ocultar un temor que me salta ai esponer con la lealtad que Io hago, el fruto

PAGE 194

-183 de mis intimas convicciones. Si por una desgracia, el Gobierno Supremo hubiese decidido, como se cree, que las elecciones se verifiquen a todo trance; seria doloroso ver en pugna abierta a la Provincia con su Gobierno, y esponer a este a complicaciones internacionales y a otros peligros, por virtud de la resistencia mas 6 m~nos pasiva que por los patriotas espanoles de esta Antilla pudiera oponerse en su caso La cuestion es Ardua en alto grado; pero con abnegacion, con tacto y patriotismo, se podra trazar una senda a travds de todos los obstAculos, conciliandolos por medio de endrgicas reflexiones al Go' bierno a fin de que un paso precipitado no venga A arrebatar a Espana esta provincia donde flamea con gloria el pabellon espanol, A despecho de los hijos espdreos que actualmente ensangrientan sus fertiles campinas. Tal es la opinion mas generalizada en esta Isla entre los espanoles; pero no faltan algunos que screen preferible que vpyan desde luego diputados a las C6rtes para contrarestar los manejos de los ya electos por Puerto-Rico, y confiados en que hoy tendrA el partido espanol ganadas las elecciones. Opinion muy respetable es esta, pero disiento de ella por razones que esplanar6 inas adelante y principalmente porque aunque boy se ganen las elecciones, se trata de un paso politico, que no puede desandarse todos los dias, y sentado el precedent habra que seguir haciendo elecciones, que no siempre tendrAn las probabilidades de axito que las de boy para el elemento espanol. 42

PAGE 195

Desea a V. M. todo genero de prosperidades su respetuoso y adicto servidor Q. B. S. R. M. JILuu 10.

PAGE 196

CARTA XXIV. Los datos consignados en mi anterior, demostrarin a V. M. la necesidad que existe de estudiar a fondo y en el terreno de los principios de la ciencia pclitica la conveniencia 6 inconveniencia de que en Cuba se nombren diputados y senadores. Digo esto para justificar el que despues de haberme declarado contra la teoria de hacer reformas politicas en la 4poca actual, parece redundante el que discuta aparte una tan esencial como o es la de la representa" cion en C6rtes. Hecha esta salvedad, entro en ]a cuestion, y para estudiarla a fondo la dividird en las dos partes que entrana mi carta anterior. A saber, el caso de no exigirse a Cuba que nombre diputados y senadores, y eldel conflicto que en caso contrario crearia el gobierno al pais con su emperio de llevar los representantes a los escanos de Ambas CAmaras, y el pais al gobierno negandos 6 hacer las elecciones

PAGE 197

-186 una vez expedido para el efecto un decreto formal. Los partidarios de las elecciones se fundan en los argumentos siguientes: Cuba estA en posesion del derecho de enviar representantes, porque si bien el ano 37 se di6 el cdlebre decreto que declare no debian admitirse los diputados ultramarinos en el seno de ]a representation national, tambien lo es que esto fue por ent6nces transitorio, y hoy que ban pasado aquellas circunstancias, deben volver los diputados, ya que las Antillas habian estado en posesion de aquel derecho desde el ano 12, y lo ejercitaron concurriendo al Congreso los anos 12 y 20 y hacicndose las elecciones por 6rden del Gobierno el mismo ano 37. Ademas, segun el articulo 108 de la Constitution del ano 69 tienen reconocido de nuevo ese derecho y lo ha ejercitado la isla de Puerto-Rico. En cuanto al prumer fundamento contestaremos que basta leer el decreto del afo 37 y la protesta de los diputados cubanos, para comprender que no fue transitoria la disposition de las C6rtes; sin6, deiinitiva, y que por tanto, derogada ya la ley que los llamaba A las asambleas deliberates caduc6 su derecho, pues, la ley posterior deroga la anterior. Respecto a Jo que dice la Constitucion ultima, diremos que se reconoce el derecho, pero no para hoy, sino para cuando convenga que sean convocados los diputados y senadores, cosa que dilatindose para mejores tiempos se aceptaria como buena. Pero hoy por boy, aunque la Constitucion los llamase no lo acogeria bien el partido espanol, porque una cosa es la ley escrita y otra ]a utilidad prActica, y sabido es

PAGE 198

-187 que cuando esta es contraria a la ley, es preciso observar el gran precepto, sancionado por el tiempo y la sana filosofia que dice: salas populi, supreme ex esto. Otra objecion es la de quo no tendran lugar disturbios electorales si se dan buenas leyes y se vigila. A esto contestard quo en efecto mucho puede evitarse reprimiendo con mano fuerte los abusos a que do seguro darAn lugar las elecciones, pero que seria preferible cortarkm de raiz quitando las causas, es decir aplicando el axioma de que es preferible evitar los males que curarlos. Anaden A esto los contrarios: los diputados de Cuba seran pocos, y por tanto no hay temor de que produzcan en las C6rtes la alharaca y los males que trageron a Espana los representantes del Continente americano el ano 12. Pero yo replicare A esto quc una de dos 6 es bueno que hablen, 6 es malo. Si lo primero lo mismo es que sean muchos quo pocos, para el efecto conque se envian a Madrid los representantes: si lo segundo, tanto dano haee uno como ciento, cuando prevalidndose de su carActer y de su inmunidad cream conflictos al Gobierno v sobre todo A la integridad del territorio. Fuera de que siendo pocos los diputados diran, como en los otros Congresos, que se les oprime por la mayoria. Pero siguen diciendo los reformistas. Se theme que s vayan A las Cortes representatives porque denunciaran abusos, y estos no se quieren oir. ;Gran error! Los abusos cuandolos hay se saben en el Ministerio de Ultramar por las cien trompetas de la fama, pues todos los labitantes de Cuba se encargan de decir43

PAGE 199

-188 selos al Ministro 6 A los diputados peninsulares, y estos logran su represion. Por otra parte, no es ir a denunciar abusos lo que pretenden los diputados americanos, sing ir A llamar todos los dias tirano, opresor y dVspota A los capitanes generates, pues esto es lo que sucedi6 en todos los Congresos donde tomaron asiento en otro tiempo. Esos dicterios son leidos con fruicion por cierto elemento antinacional; y por otra parte 'quC general querria venir a Cuba para oirse calificar asi en pleno parlamento? En la Peninsula, agregan; se desconocen las cosas de Ultramar, y se legisla mal y tarde. Esto es inesacto porque el Ministerio de Ultramar conoce bien todos los asuntos puestos A su cargo, y cuando no los domina por completo cuenta con los informed que de aqui se le mandan por las autoridades todas y las juntas consultivas, incluso el Congreso de Admlnistracion. En caiflo a que llega tarde la solucion ue las dificultades, tampoco es cierto porque, 6 son de urgent resolution 6 n6. Si 1o primnero, facnltades extraordinarias tiene el capitan general para zanjarlas, y si 1o segundo, tempo hay para consultar al Cobierno, como este lo tiene para consultar A las autoridades de la Isla. Lo resuelto por los diputados tambien tardarfa en llegar, porque las discusiones son largas siempre, y no se pone A la 6rden del dia el mismo asunto Basta terminarlo, pues se interponen frecuentemente otros de indole urgente. Ese argumento por otra parte, conduce como por la mano A la teoria aut6mica, pues solo estando los diputados en el pais y con su CAmara especial pueden ventilar rapidamente sus asuntos bajo Ia

PAGE 200

-189 forma parlamentaria. Sobre la autonomfa nada debo agregar A lo dicho en las cartas XVI A XIX, y por tanto doy por contestado el argumento. Por ultimo, dicen, aquA razon hay para que un pais que tiene su presupuesto de 600 millones de reales no lo vote, como votan el suyo las demas provincias? Esos presupuestos se confeccionan en la provincia misma y se elevan al Ministerio, el cual los presenta desde bace algun tiempo A. las C6rtes, como el de las otras provincias. Pero es sabido que los presupuestos es de lo que mnos se ocupan las Cortes, pues siempre se aprueban facilmente 6 se proroga de ano en ano economico el anterior, porque la politica absorve A las Camaras todo el tiempo que el exAmen de los presupuestos exigiria; y si la Peninsula prescinde de in votacion de los suyos, no tiene derecho Cuba de exigir lo que otras provincial no exigen. No debe perderse de vista que el presupuesto es solo un pretesto de los riadicales para ir A las Cortes A hacer political y political antinacional. Tiefutados ya esos argumentos, voy A exponer otras razones poderosas que militax contra el envio de diputados y senadores. Que se propose la Isla de Cuba con llevar sus diputados A las CAmaras? La independencia 6 su sindnima la obtencion de libertades politicas? Esto. no puede consentirlo Espana. La asimilacion con la Peninsula? Esto no lo consiente el estado actual de cosas porque los electores son de razas diversas, las quotas que han de exigirse-diferentes, porque diferente es la distribucion de la riqueza y el valor de todo, ]a division territorial desemejante por la

PAGE 201

-190 especialidad del pais, y otro en fin el censo electoral y las contribuciones. Ya he indicado con citas de autores cclebres lo importante que es tener en cuenta la diferencia de clima, y esto no debe perderse de vista. Ademias milita en contra de esa teorfa de los reformistas, tomada la palabia en el sentido que varias veces he demostrado que dec tomarse por los espIanoles, la idea de que pueden ir al Congreso diputados de color y la de que en caso de disolverse una lezislatura 6 de suspenderse por el uso que V. M. puede Lacer de su rcgia prerogativa, tardarian a rounirse utra vez los diputados, y mas en el primer caso, qlue exige nuevas elecciones. Las elecciones ya he indicado otras veces los disturbios que producen, y si ejemplo se quiere de ellos iasta recordar Ias punaladas, trabucazos y coaccilOes de tdo genero que ban intervenido en las litimas hechas on li Peninsula; asi comn> tambion si se quieref pruebas de qlue cu este pais tropical la oxaltaclonl seria mayor, pueno iraerse A ia memoria lo que sucedio en las elecciones hechas en la Hlabana en los afos 1K20 al 1823. En efecto consta que cu ese iulausto periodo electoral hubo escAndalos indescriptibles: los pardos yi morenos libres, iban a votar a mados de pistolas y puThales, amenazando a los ilancOs que les decia votarian contra su sentir; se proinovian alarmas para obligar al comercio A cerrar los establecimicntos; los batallones de voluntarios tuvieron que pasar muchas iioches en los cuarteles unidos A la tropa, y en fin la agitacion y los d~esu<
PAGE 202

-191 iY no ha de entrar por nada la idea de que el elemento espauol, boy unido y compacto se dividiria por los distintos partidos politicos que traen consigo las elecciones' Ejemplo bien patente nos ofrece ya Puerto-Rico, donde existe desde la fecha infausta de sus luchas electorales el partido reformista, el radical, el de los tibios 6 patos, el de los consarvadores, &c., &c. Otra imposibilidad material se me ha olvidado indicar a fin de probar que boy no son posibles las elecciones. Tal es la do que falta una estadistica electoral, pues la guerra que hoy asola el pais hace imposible su formation. Ademas no debe perderse de vista la idea de que, aun cuando los diputados fuesen a las C6rtes, no representarian el pais, sino en caso el elemento espauol quo es el victorioso en el dia. Pero supongamos quo los diputados que fuesen al Congreso y al Senado constituyeran la representacion genuina y verdadera del pais todo. Los separatiatas dirian que el Gobierno habia ejercido presion en los animos para Ilevar a efecto las elecciones; .y si esto no, alegarian que el poder, con los destinos, honores y demAs elementos que posee, Labia seducido a los elegidos para atraerlos a su partido, y las resoluciones desagradarian siempre. Mas todavia, para ser diputado 6 senador por Cuba, se necesita ser rico, casi poderoso. La razon es muy sencilla. Para ir A Madrid se necesita pagar un pasage costoso, es preciso presentarse con el decoro propio de la clase, y bay que abandonar los negocios 6 lo que se pose, para ir A Europa. Esto 44

PAGE 203

-192 solo pueden hacerlo los ricos, puesto que el cargo es gratuito. Resultado, que la representation de Cuba estaria monopolizada por los ricos, con perjuicio de la clase pobre y aun de la media, que es en todos los paises del mundo, regidos constitutional 6 democriticamente la que ha demostrado siemupre mas iniciativa, mas energia y mas actividad. Pero quiuro suponer vencidos todos estos obstaculos, y quiero conceder que esttn bien hechas las elecciones y que los electos estan sentados en las CAimaras; sale al paso otra dificultad. Los representantes de Cuba tienen que tomar necesariamente una de tres altitudes politicas: afiliarse en el partido de la mayoria, en el de la minoria 6 declararse independientes. Veamos los resultados practicos en cada caso. Si es a la oposicion, ya se sabe que el gobierno no concede nunca nada a la oposicion; y si es a la ministerial, ya se sabe tambien que los ministeriales no pueden pensar sino como piensa el Gobierno, ni pedir sino lo que este quiera conceder, y en uno y otro caso la exigua minoria de los diputados ultramarinos serial completamente impotente. Y si no se afiliaban a ninguno y permanecian independientes, ya se sabe tambien que estos grupos de independientes, fuertes solo en el caso dado de que, con una minoria numerosa puedan hacer la mayoria con su apoyo, en todos los demas, como no pertenecientes, ni pudiendo contar con ellos ningun partido, son rechazados 6 mirados con indiferencia por todos. De suerte que en cualquier caso el pequeno grupo de diputados ultramarinos en las C6rtes espaflolas

PAGE 204

-193 no serviria sino para ser absorvido y arrastrado por la inmensa mayoria de los diputados peninsulares. Para concluir esta materia, bajo el punto de vista que la vengo examinando, quiero dejar consignada una razon que confio al buen criterio de todo hombre sensato. Ninguna potencia europea que tiene colonial, consiente en sus csmaras diputados ultramarinos: testigos Francia, Dinamarca, Holanda y hasta la liberalisima Inglaterra. Otro dato de indole semejante. Los pueblos todos, en casos escepcionales, y sobre todo en el de guerra, suspendenlas elecciones y sus consecuencias. Testigo de ello la repnblica de los Estados-U;nidos que To hizo al estallar la guerra entre el Norte y el Sur, y no obstante hacer cinco anos que terming su encarnizada lucha separatist, todavia no admit diputados del Sur en las CAmaras; escepto los de algun estado que muy posteriormente pas6 por humillaciones y juramentos de fidelidad generalmerte reprobados. Si A pesar de todas estas razones hay quien insista en que las elecciones se verifiquen, caiga sobre su cabeza la responsabilidad. Como siempre quedo de V. M. respetuoso servidor Q. B. S. R. M. JULIO 10. NW~t~w~

PAGE 205

Y

PAGE 206

CAIRTA XXV. Un punto rdstame tratar de los indicados en la carta anterior, a fin de dar por terminada ]a materia de elecciones. Tal es el estudio de ]a actitud que deberia tomar el partido liberal conservador de Cuba, llegado el caso de imponersele las elecciones por el Gobierno. No se halla A la verdad destituida de importancia la prevision de este caso, que Dios quiera alejar de la Isla. En el dia, fuera de algunos laborantes que han permanecido todavia embozados con el manto de la bipocresia para ocultarse A las miradas escrutadoras de los espanoles; el campo de los leales se hall expurgado de la mala semilla, que despues de tantos aflos de cultivo, habia llegado A germinar en los corazones. Por otra parte, la circunstancia de baberse echo tangible el peligro que amenaza al elemento espalol, si por desgracia suya se desune 6 se deja 45

PAGE 207

-196 vencer por la astucia poliftica de los separatistas; ha hecho que se fundan en el crisol del patriotismo las ideas y aspiraciones de todos, hacidndolas confluir hacia un solo punto, que es la salvation del pabellon de oro y rubi. Esto esplica el que, convencido como se halla el pais de que las elecciones hechas en esta 6poca serian funestas, la prensa toda, los casinos todos, y los animos todos rechacen aquel elemento de perturbacion, que tiene que ser fatal precisamente en estos momentos de guerra a mano armada, y de intrigas solapadas de los laborantes. Es verdad que alguna que otra persona opina que convendrian los diputay senadores para que haciendo oir su voz en el seno de la representation national, librase a Cuba de algunas reformas que el empeno de los radicales puerto-riquenos pudiera arrancar a las Camaras colegisladoras. No es desatendible esta razon, aunque son pocos los que piensan que la inica panacea para ese mal es hacer las elecciones, pero yo lo he dicho, la generalidad de los hombres pensadores de Cuba no ven asi la cuestion. Y A la verdad, si los diputados de Puerto-Rico han de hacernos dano, lo mismo nos lo harAn yendo los nuestros A las C6rtes 6 n6, pues en el segundo caso tienen el apoyo del artfculo 108 de la Constitucion, y para lo primero contaran con el apoyo de los diputados radicales de la Peninsula, que por desgracia no conocen este pais y tal vez se obstinen como los convencionales franceses en salvar los principios aunque perezcan las colonial. Unos po.cos diputados cubanos poco adelantarian contra el

PAGE 208

-197 torrente de puerto-riquenos y peninsulares coligados: y no yendo A las c6rtes, tienen ]a probabilidad de que el torrente no se desborde porque no estando representada la Isla, es una idea que contender mucho la opinion el no condenarla A las reformas sin oirla Antes. Ademas, de este modo se conserva el derecho de reclamar en todo tiempc contra lo que se haga en contra del pais, pero sancionadas con la presencia de los diputados las dispbsiciones que se tomasen, el mal no tendria apelacion ni remedio. Los que presentan la cuestion electoral bajo ese prisma, es. decir en concerto de que de it los diputados y senadores, seria solo para oponerse.A las reformas, caen en un error lamentable, pues el peor medio de rechazar una cosa es el aceptarla. Y A la verdad, lqui reforma politica hay mas trascendental que el derecho de representation en C6rtes! Fuera de que una reform trae siempre en posde si otras muchas, sino es que las leva consigo como en este caso. En prueba de ello tdngase presente que unas elecciones suponen, libertad de imprenta para que puedan los candidatos debatir todas las ideas que conceptuen gratas al pais y por ende a sus electores; libertad de asociacion para discutir y formar las candidaturas y los comitds electorales; derecho de petition para dirigirse A las C6rtes individual 6 colectivamente todo ciudadano, por medio de sus diputados respectivos; y en una palabra esa reforma tan trascendental encierra en si todas las -otras, incluso los derechos ilegislables 6 imprescriptibles del titulo I de la democrAtica Constitucion de 1869, y en especial los de su articulo 17.

PAGE 209

-198 Precisemos mas a la cuestion: Estando el paid tan unynime en creer incoivenientes por hoy toda clase de reformas politicas hechas en la isla de Cuba, iqu4 sucederia si el Gobierno, viendo la cuesLion bajo otro punto de vista, 6 cediendo A las exigencias de los ambiciosos por ser diputados 6 senadores 6 de los laborantes que por desgracia tienen su campamento establecido en Madrid, visto que alif tienen mas impunidad que en Nueva-York, se resolviese d dar el decretr> llamando el pais A las urnas electorates' Grave es, ya 1o lie dicho en otra carta, el conflicto que surgiria llegado ese caso, y mas bien que ocultarlo y esperar A estudirlo cuando sea tarde, vale meditar boy sobre el. Las llagas no por olvidarlas se curan, sino que se gangrenan. Llegado ese caso: no hay mas que dos soluciones que adoptar; t obedecer ciegamente A ]a autoridad, 6 encerrarse en una resistencia pasiva que impida ir a las urnas A todo elector: es decir la politica del retraimiento, que muchas veces han usado los part;dos de la Peninsula como arma politica. Entre los dos estremos, me declaro franca y abiertamente por el primero. De no hacerlo asi, se daria lugar A nuestros adversarios para decir que habiamos proclamado la autonomia en Cuba, puesto que nosotros mismos nos dictabamos la ley, revelAndonos contra el Gobierno de la Metr6poli. Este cargo seria terrible, y traeria consecuencias funestas para la nation. En efecto, los Estados-Unidos, que hoy respetan la Isla, y aunque de mala gana, hacen algo por Es-

PAGE 210

-199 pana proclamando su amistad y negando 6 los insurrectos el caracter de beligerantes, por cuya obtencion tanto se han afanado; se creerian desligados de su compromiso con Espana, puesto que era un pais insurreccionado en masa contra la nation y dado caso que esta no podia reprimirlo hallandose A tanta distancia. Algo he exagerado las consecuencias de ese acto, lo comprendo, mas era preciso hacerlo asi para de un solo rasgo trazar las consecuencias de la political resistente A las 6rdenes del Gobierno. Ahora bien jqu6 debemos hacer en la actualidad, que estamos ,tiempo para evitar el golpe que nos amaga? Ya le dejado traslucir en la carta XXIII. Debemos reunir exposiciones de todos los casinos, comit&s y circulos -espanoles de la Isla y, estando, como estaran, contestes todos, elevarlas al Gobierno acompanados de otra respetuosa esposicion cubierta con millares de fincasc omo lo estaba la del aflo 65 cuando los reformistas incitados por El Siglo representaron y los conservadores hicieron lo mismo pero en sentido contrario, como ya record muy minuciosamente en otra de las cartas que cons.tituyen esta serie. Esa representation, apoyada; si la cree oportuno, por la autoridad superior politica de la Isla en sus comunicaciones oficiales, y encargada la gestion de lo que en ella se pida A personas activas 6 influyentes de las que en Madrid trabajan por el triunfo de Espana en Cuba; daria el resultado apetecido, evitando el conflicto Antes de que Ilame A nuestras puertas.

PAGE 211

-200 Si desgraciadamente este remedio llegase tarde o fuese ineficaz, solo nos restaria conformarnos, y con la resignation de Isaac Ilevar sobre nuestros propios hombros el haz de lena que ha de dar pabulo a la hoguera dispuesta para abrasarnos. En tal caso las instrucciones que habrian de llevar los diputados deberian circunscribirse A prescindir cuanto les fuera dable de la politica de partidos pcninsulaves, y a no ocuparse mas que de las cuestiones antillanas. He escrito la palabra-en lo posible,-porque sU muy bien es dificil que se prescinda en absoluto de la politica de alla, supuesto que nuestros diputados, como demostr6 en la carta XXIV, no pueden ser completamente independientes, sopena de hallarse solos en sus cuestiones y sin el apoyo de ninguna fraction de la camara el dia en que se vote To que ellos propongan. Y eso en el caso favorable, de que por sostener su independencia, no hayan lastimado a todos los partidos votando contra todos en diversas ocasiones, pues entonces el vacio que hallaran en torno suyo los cubanos sera inmenso y la inutilidad de su elocuencia notoria ante cl inflecsible fallo de las votaciones. Otro mal que no debe pasar desapercibido es el de que coligadas otras fracciones contra los cubanos por virtud de su independencia y la ojeriza consiguiente, al presentar un proyecto se rechazaria y ni aun babria ocasion de lucir aquella elocuencia de que antes habl6; 4 monos que la iniciativa parties de los diputados puertoriquenos, los cuales desde luego es sabido que se afiliarAn al partido republicano y a ser posible al de la Commune.

PAGE 212

-201 Tales son las ideas que me ha sugerida la prevision del peligro que nos amaga. Tal vez me equivoque y no legue ese caso, pero si llega, la tempestad arreciar4 por momentos. Por eso insisto en la idea de que debemos preveerlo con tiempo y tomar las precauciones que la prudencia aconseja. El cielo guarded dilatados anos la vida de V. M. cuyas M. B. JR10 I t

PAGE 214

CARTA XXVI. Estando ya demostrado en las cartas anteriores clue en tdrminos generates, no convene introducir reformas politicas en la Isla, y mdnnos hoy que la guerra civil arde en ella, ensangrentando diariainente su suclo; voy 4 examinar en la presente otras reformas. De varias clases son las reforms de que se trata es decir, las no politicas, ya estudiadas; y pueden agruparse con la clasificacion de reformas administrativas, econ6micas y sociales. Clasificadas asi, resta indicar de nuevo que creo inconvenientes todas en absoluto, mientras la guerra no abata su sanguinaria cabeza, y que despuds que esto sucea, no debe dejarse de hacer ninguna, 4 fin de que el progreso inherente a la marcha de los tiempos se refleje en la gobernacion de esta Antilla, con lo cual se evitaranabusos que todo gobierno tiene interns en extirpar. 47

PAGE 215

-204 Vearnos cuales son esas reformas. En primer lugar figuran ct re las ad ministrativas el arreglo de los municipios, sobre todo en propendiendo A guitar trabas de las que -difieultan-a-ime-sion de las cantidades de que en la actualidad pueden disponer para atender a las oligaciones que sobre ellos pesan. Debe tambien robustecerse el poder civil, mejorar la instruction pdblica, introducir reformas en ]a administration de justicia, reeniplazar con otros funcionarios A los tenientes pedaneos y cabos de cuarton G al min eos dotarles convenientemente y exigirles prendas de que hoy desgraciadamente carecen en su mayoria y salvas bonrosas escepciones, quitar multitud de trabas reglamentarics que entorpecen la marcha y resoluCion de los negocios care el Estado y el individuo, descentralizar, en todo to Iosible y compatible con la vigilancia del GobUerno sobre sus funcionarios, las diversas oficinas que hoy entienden en la gestion de los negocios. morigerar los empleados mas y etas dandoles ]a possible estabilidad basta a los que ejereen funciones polifticas A fin de que su buen proceder les sirva de garantia de estabilidad: reformar la legislacion referente a obras pnblicas y fomento de la industria y del comercio; -arreglar la magistratura; dar cohesion y simplificar la legisacion civil: y sus procedimientos; hacer estensivo a Ultramar el codigo pnal con las modificaciones convenientes; reformar la legislation sobre juicios de residencia a fin de que la responsabilidad de los altos funcionarios se exija con todo el rigor que la justicia reclama, si se ha de -poner un contrapeso eficaz A sus escepcionales atri-

PAGE 216

-205 buciones, hijas de la distancia de la Madre PAtria; y por nltimo adoptar otras medidas semejantes que han de ceder seguramente en beneficio del pais y propenderan A estrechar los lazos de efecto que boy ligan a la mayor parte de sus hijos con la Peninsula. Entre las reformas econ6micas aceptables deben figurar la reforma de los aranceles, la del honerosisimo decreto sobre papel sellado y otros efectos timbrados, la rebaja de las contribuciones que boy hacen precisas el estado escepcional del Vis, la reforma del sistema tributario, tomando por base la contribucion directa como sucede en la Peninsula y en todos los pueblos del mundo que estan mas adelantados, sin asustarse por los males que el primer ensayo produjo, pues estos fueron hijos del tipo exagerado que se cobr6 y de los manejos de los laborantes que hicieron de ella un arma contra la patria, exasperando los inimos con injusticias y recargos en la cobranza. Por lo que respecta a las reformas sociales, mucho tendria que decir en este Jugar acerca de la abolition progresiva de la esclavitud, si no fuese una materia que no puede tratarse hoy por boy en la prensa de la Isla; por virtud de disposiciones especiales. En cambio dire que debe fomentarse la inmigracion peninsular, no de un modo directo proscrito por la ciencia econ6mico-politica, sin6 por medios indirectos no mdnos eficaces como ya tengo hecha alguna que otra indication en mis primeras cartas. Es tanto lo que tendria que decir en apoyo de cada una de las bases de reformas que he condensado en los pArrafos anteriores, y de algunas otras que

PAGE 217

-206 van implicitamente comprendidas en ellas, que no bastaria para esponerlo el corto espacio de una ni de dos cartas, sino que exigirian todo un libro. Como no es llegado aun el caso de hacer esas reformas, por las razones expuestas, no ofreceria tampoco un interns de actualidad el que me engolfase en largas disertaciones cientificas. Lo que si hard es aconsejar al Gobierno que, cuando Ilegue el caso oportuno, examine detenidamente los informes que emitieron los ,Comisionados del ano 1866, que deben hallarse manuscritos en los archivos del Ministeric de Ultramar. El examen conviene hacerlo con cautela, pues redactados esos documents por nuestros enemigos, y en primer tdrmino por Morales Lemus, se comprende la necesiulad que existe de armarse de desconfianza, y sobre tod" de no tomar el consejo del enemigo, como aconseja la fibula clsica de Samaniego. La consulta debe ser solo para conocer lo que ellos querian y para aprovechar la erudition de sus datos, y sobre ese cimiento edificar otra cosa distinta. mas en armonia con los verdaderos intereses de la patria. No se olvide que reformas de esta clase, estando mal hechas pueden ser la perdicion del pais, y que por el contario, siendo meditadas y oportunas tienen que elevarlo en esplendor de un modo asombroso. Un ejemplo de esta verdad nos presenta la reforma hecha el ano 1809, en que por medio de un Real decreto se abrieron al comercio extrangero los puertos de la Isla. El resultada fud tangible muy en breve, pues la poblacion que se hallaba apinada alrededor

PAGE 218

-207 de dos 6 tres puertos habilitados, empez6 a derramarse por toda ]a superficie del territorio, y sitios despoblados se convirtieron en ciudades florecientes, al par que, terrenos incultos se trasformaron en establecimientos agricolas y mercantiles que mas tarde constituyeron veneros de riqueza sin limited. Facil me seria exponer aqui datos eruditos tomados de la estadistica acerca del numero casi fabuloso de buques de todas las naciones que cada aflo han entrado en nuestros puertos y de las riquezas que han importado y exportado, ostentando las banderas de todos los pueblos civilizados del orbe; pero esto exigiria tambien tiempo, y trato de economizarlo. Otro ejemplo de las ventajas de ciertas reformas fu6 tambien el decreto del afio 1821 aboliendo el monopolio que se ejercia sobre el tabaco a imitacion de lo que Inglaterra, Francia, Holanda y otros paises hacian con frutos analogos de sus colonial. La libertad del cultivo, de la venta y exportation de tan valiosa planta, di6 el resultado de mejorar su calidad y hacer que hoy sea la mejor del mundo, y la que trae a Cuba unos tesoros que Antes no habia sonado. Si tratase de aglomerar mas datos, indicaria tambien la reforma del alno 1830 6 31 en que se declararon puertos de dep6sito a la Habana y PuertoRico, nacionalizando por decirlo asi los frutos coloniales extrangeros que alli entrant, no siendo recargados en tal virtud al ser importados en Europa. Ahora bien, esos bendficos resultados obtenidos por medio de las reformas econ6micas, los ha obtenido Espana cada vez que con tino y meditation ha 48

PAGE 219

-208 introducido otras administrativas 6 sociales, como podrfamos demostrarlo aglomerando ejemplos. No nos cansaremos de repetirlo. Queremos reformas de esta clase, pero con oportunidad y tacto. No s; olvide que un cambio radical, establecido con la precipitacion-verbigracia que el sistema tributario de 1866,-puede producir una perturbacion nueva en el pals; pero que si se excogita la ocasion propicia y el tino para crear sus bases, no falta al legislador, las ventajas brotan en seguida, como las espigas de los campos arados v sembrados en tiempo conveniente. B. L. R. M. de V M. con todo respeto y consideracion. JULIO 13.

PAGE 220

CARTA XXVII. He terminado mi tarea: pero antes de cerrar definitivamente esta serie de cartas, creo conveniente exponer la sintesis de ellas, para que de una sola ojeada se puedan recordar los puntos culminantes de las cuestiones political, administrativas econ6micas y sociales que, con mas 6 menos rapidez han sido examinadas de un modo sucesivo. Tomando como base para todas las apreciaciones posteriores la historia del levantamiento actual de Cuba contra Espana, he consignado como causas generadoras de 6l la perniciosa education dada a la iuventud por profesores tolerados y sostenidds por nosotros mismos, los cuales infiltraron el veneno de la desafeccion en los corazones de la niflez, cuyas m6ximas anti-espaflolas se vigorizaban cuando al liegar A la adolescencia, eran llevados 6 los EstadosUnidos a completar su education y en realidad a recibir inspiraciones. conformes con el inters quo I

PAGE 221

-210 la Republica Unida tiene de apropiarse ]a Antilla No era solo la infancia y la adolescencia las que se hallaban rodeadas de seducciones infames para renegar un dia de la patria de sus mayores: la edad viril tenia sus 16gias importadas de Nueva-Orleans, sus periddicos desafectos, tales como El Siglo, El Occidente y el Pais, lecturas politicas en las tabaquerfas, y notches en Guanabacoa donde Azcarate recibia a sus amigos y admiradores. Todos estos elementos unidos 6 la constante propaganda interesada hecha por venales periodistas norte-americanos, el pernicioso ejemplo de las republicas hispano-americanas, y el deseo de llegar a lo desconocido tan halagiieio para today imagination tropical; fueron las causas generadoras del alzamiento de Yara. Las mismas pueden senalarse como verdadero m6vil del de Lares en Puerto-Rico, y, antes de esa dpoca de los que iniciaron en la Isla hermana el traidor coronel Escutd y Vizcarrondo Quinones. He desenmascarado una vez mas a los partidarios de la autonomia, sea modelada por las instituciones vascas, sea por las canadienses; y lie anatematizado 6 los partidarios de la enagenacion de este trozo de tierra espanola, herencia de nuestros antepasados, y altima pAgina que recuerda nuestras glorias en Amdrica. Por lo que respecta a la anexion de Cuba A los Estados-Unidos, ya tambien he expuesto la imposibilidad que veo de que se realize, al menos en la epoca presente. Prescindiendo de las otras razones expuestas en las cartas XI y XII, debe tenerse muy en cuenta que para obtenerla el pais, tendria

PAGE 222

-211 que luchar tenazmente con Espana, que A la verdad no se asustaria de romper lanzas con los vankees, si estos la buscasen engolosinados con la idea de la anexion, y prescindiendo de la conveniencia de su comercio con Cuba y del interns de su misma nation, que pronto sufriria millares de quiebras y bajas asombrosas en los fondos pnhlicos, como ju4ificaria tambien el aumento de su exhorbitante deuda national, que asciende A 2,600 millones de pesos, y el de sus insoportables contrib'uciones. Esta consideration impedirA la guerra, pues los EstadosUnidos son comerciantes ante todo; pero si despreciando la opinion popular, algun partido de los que turnan en el poder entrase en guerra con Espana, esta podia contar con la victoria, pues la guerra habia de hacerse por mar, y sabido es que nuestra escuadra es infinitamente mayor A la suya (1). AdemiAs -contariamos con el gran auxiliar del corso, y sabido es que ha bastado en diversas spocas la amenaza de expedir patentes, para evitar el atropello de una nation poderosa A otra debil. Recu6rdese sin6, la cuestion de los azufres de-NApoles con Inglaterra, en que se impidi6 el bombardeo de la capital con esa amenaza; recudrdese tambien el des* aire que hizo Fernando VII en 1827 al embajador ingl6s, olvidado cuidadosamente merced a amenaza de expedir 2,000 patentes; recuerdese por fin otro caso de aquella 6poca resuelto lo mismo entre (1) Vease en el Ap6ndice la lista de los buques de quo consta la norte-americana. 49

PAGE 223

-212 Inglaterra y Portugal; y el etas moderno de Narvaez y Mr. Bulwer. Unos cuantos vapores costeados por el comercio espauol de la Isla, tripulados por antiguos negreros avezados a desafiar todos los peligros, y una escucdrilla 6 mas del gobierno dispuesta A protejer A los corsarios y A bombardear los principales puertcs de ]a Union, antes de que reparasen su podrida armada y antes de que el comercio saliese del estupor que le produciria la ruina de sus banqueros y de sus ciudades; bastaria para intimidar al coloso y dar tiempo a que Catalusia, Valencia, Vizcaya y las Baleares mandasen mas corsarios. En prueba del dano que experimentaria el comercio americano, recuerdese que solo un buq ue, e1 Alhabanta pudo producir de perdidas durante la guerra del Norte y Sur, la de 2,500 millones que reclaman a Inglaterra en ]a actualidad. Perderian tambien lo que ganan importando y exportando gdneros comerciales, y ya en la carta XII se dijo que esos valores suman algunos millones anuales. Espana por su parte poco perderia, torque comerciaria bajo pabellon neutral con aquelia nation. Si por desgracia estos planes fracasaran mucho tendrian que trabajar los EstadosUnidos para establecer su planta en el pais de un modo s6lido. Los voluntarios se encargarian de impedirlo con su perseverancia y denuedo y la enfermedad endemica de diezmar sns gentes no aclimatadas. Con tales contrarios no tardarian en evacuar el pais, coino lo evacu6 Inglaterra a principios de este siglo. Para obtener este resultado no influiria poco ci

PAGE 224

-213 auxilio de todas las potencias europeas, que tienen inters en que conserve Espana A Cuba, y el echo de que algunas tienen ofensas que vengar en los EstadosUnidos. En efecto, Francia guarda el resentimiento del desaire echo A su politica en i1kjico por causa del.Norte; Inglaterra estA lastimada porlas reclamaciones del Alhabama, las amenazas constantes al CanadA y la tolerancia de los fenianos; Austria tiene que lavar con otra sangre la del malogrado emperador Maximiliano; Italia tiene que ponerse al lado de Espana por los vinculos de paternidad que unen a los monarcas de ambas naciones; Portugal simpatiza mas con sus vecinos que con los que tanto dano le hicieron en el Brasil; y asi sucesivamente otros pueblos mas 6 menos a-nenazados en sus colonias americanas, como Holanda y Dinamarca. Por lo que respecta A la independencia de Cuba; demostrado queda hasta Ia saciedad que esta es imposible de obtener por la fuerza de las armas; asi por la inconveniencia de esa fase politica para los cubanos y mas para los peninsulares; como por la falta de elementos organizadores, y sobra de razas eterogeneas, y por mil otras consideraciones mas. En cuanto A los medios que es preciso adoptar para que la insurrection termine, ya he dicho en otra carta que no debe confiarse en la esperanza de que se arrepientan, en el de que se les agoten los recursos, ni en la de que se les atraerA por medio de la lenidad y de los indultos: No por el del arrepentimiento, porque estA demasiado honda la sima abierta en las pasiones, porque estan demasiado comprometidas las personas y bienes de los insur.1

PAGE 225

-214 rectos, porque tienen muchas victimas de sit locura A quienes creen deben vengar. No por el agotamiento de recursos, porque anos antes de dar el golpe se prepararon llevando al extranjero sus caudales, y para salvar To que aqui les qued6, barn todo lo posible, puesto que lo tienen embargado. No por los indultos porque todos cuantos se han dado, y son infinitos, han sido inutiles en Cuba y antes en las otras provincias hispano-americanas, segun ya demostrd. Queda pues solo un camino que escojer y es el del rigor saludable pero templado por la prudencia y no por ridiculos alardes de hidalguia. Los EstadosUnidos en su guerra del Norte y del S'ir siguieron otra politica mas dura que la que acon sejo: los ingleses en la India, en Jamaica y en Haiti ]a siguieron tambien ahorcando sin piedad a centenares de insurrectos: los austriacos en Italia, los rusos en Polonia, los franceses en Lion, Marsella y M6jico; y todos los pueblos en fin por mas adelantados que se fallen en la senda de la civilization. Los insurrectos cubanos con sus asesinatos, incendios y robos en cuadrilla, reclaman la ley del talion. Pero lo repito, r.o deseo que se cometan horrores, pero si que no se aliente con la impunidad el crimen de lesa nation, las traiciones y los delitos comunes mas abyectos. Rstame hechar una ojeada por la cuestion de reformas, tratada en las ultimas cartas porque creo que hasta tanto que estd pacificada la tierra, como decian los antiguos legisladores, no deben ni siquiera soflarse; y porque en ultimo caso, es la cuestion batallo-

PAGE 226

-215 na y de vida 6 muerte para estos paises ultramarinos. Antes de emitir mi opinion acerca de esta materia he demostrado palmariamente que la palabra "reformas political" es en las Antillas sin6nima de independencia, aceptando la frase de un diputado constituyente de Puerto-Rico en pleno parlamento. Para hacer esa demostracion he traido 4 estas cartas innumerables citas, tomadas literalnente de libros, folletos, discursos y peri6dicos publicados durante un periodo extensisimo de anos; y todos esos textos demuestran palmariamente el fin 4 donde se pretende ir, invocando la simpatica palabra reformas mas politicas, de un modo hip6crita. Agrdguese a los numerosisimos datos recogidos el haber revelado esa hipocresia del partido reformista de Cuba, el peri6dico La Bevolucion, publicado en 1869 por Nestor Ponce de Leon en Nueva-York, y tdngase presente que ese peri6dico era el 6rgano official de la junta insurreccional de Cuba y Puerto-Rico. C6mo pues ha de haber un solo espanol que no mire con teror al m6nos, las reformas politicas, si sabe que no son el fin que se desea, sino el medio? La progresion de la idea insurrecta ba sido aparentemente esta; primero pedir reformas, y en especial la de libertad de imprenta, asociacion, y manifestacion: luego que la revolution de setiembre promulg6 una constitution lib6rrima, quisieron la asirnilacion; pidieron de alli a poco, no contentos con esa concesion, la autonomia, como la piden boy todavfa en Puerto-Rico sus diputados y sobre todo Baldioroty de Castro, San Roma, Escoriaza y Vargas, cuyos manifiestos electorales la proclaman claramente 50

PAGE 227

-216 dejando entreveer mas 6 mrnos diAfanamente, que tras la autonomia aspiran a la independencia, que es la nltima fase de la cuestion para los reformistas. Y en verdad no cabe reformar mas radicalmente, que variando la nacionalidad del pais. Si pues nuestros enemigos siguen ese camino ino seriamos unos locos en dejarnos arrastrar por 61, inconscientemente, 6 lo que es peor, a sabiendas? ;No lo seria tambien nuestro gobierno si se obstinase en oir a sus enemigos y no a ios buenos espanoles, y en conceder a aquellos las reformas que piden, desairando a estos que las rechazan, por hoy? No abriran los ojos aquellos que observen que en Cuba los espanoles somos todos solamente espanoles, y no moderados, progresistas ni republicans? Qu6 significa esto? No que carezeamos de ideas political definidas, sino que aqui tememos por la patria, cuyos peligros tocamos a cadIa momento, y esa consideracion nos retrae de aspirar a un bello ideal politico que nos seduce. Ese sacrificio de las convicciones polifticas, esa unanimidad que reina en el modo de pensar de todos los peninsulares que pisan estas playas, debe decir algo muy elocuente a nuestros hermanos de la Peninsula. Desgraciadamente en Madrid se nos hace una guerra mas cruda que en la mnanigua, guerra de ideas, guerra de intrigas, guerra que al tolerarse en la prensa y no perseguir el delito de conspiracion y de traicion que envuelve, hace c6mplices A nuestres hombres politicos, pues la libertad de imprenta no arguye libertad de cometer delitos penados en el codigo, y cometerlos A la faz de la nation contra la

PAGE 228

-217 cual se conspira. Aquf es proverbial el dicho que las Antillas se perderan en Madrid, y no me queda la menor duda de que sucedera si los politicos de allende no sacrifican algo sus ideas, como nosotros, al tratarse de cuestiones qne afectan a la integridad de la pAtria. No es esto decir que qaeramos para Cuba el status quo: ye por mi parte, deseo para ella todo cuanto pueda hacerla feliz en todos sentidos, pero conservando su nacionalidad espanola. No quiero qye las banderias politicas se entronicen, ya que la guerra separatistas ha hecho tanto dano al pais. No quiero que ciertas libertades traigan 6dios de partido, encono de pasiones, ambiciones rivales y guerras de raza. Por eso quiero que, si es un mal necesario la concesion de libertades, se baga poco a poco y en tiempo oportuno. Hoy por hoy el pais no esta en aptitud de recibir transformaciones de ninguna clase, porque la guerra ensangrienta sus campos, no ya por haberse levantado contra su gobierno, sin6 contra la nacionalidad espaiiola. Antes que pensar en probar una vez mas el exito de innovaciones, que siempre que se plantearon, dieron mal resultado; es sofocar :a sedition, extirpar las raices del separatismo, regenerar el pais en su moralidad, en su ilustracion, en sus costumbres indolentes y ap6ticas inclinAndole al trabajo que cree hasta degrandante, hater desaparecer del pueblo revelado, esos elementos de salvagismo que se han desarrollado durante su vagamunda insurreccion. inculcar en la juventud buenas ideas, y extipar en las personas de otras edades las de un 6dio incomprensible a los peninsulares que se han delei-

PAGE 229

-218 tado en infundir los tenaces agentes del separatismo. Desgraciadamente ese 6dio hAcia Espana no es nuevo en America, y esto me hace recordar un ap6strofe brillante del orador Castelar que dice asi: "Renegais, americanos, de esta nation generosa que tantos timbres tiene en su historia, tantas prendas en su caracter, tantos fulgores en su civilizacion. Renegais de este pals, el nnico que supo leer en la frente de Colon el enigma de vuestra existencia. Renegais de este pals que ha fundado vuestros puertos, que ha erijido vuestros templos, que os ha dado su sangre, que ha difundido su alma en vuestra alma, que os ha ensenado a hablar la mas hermosa, la mas sonora de las lenguas y que por civilizar al Nuevo Mundo se desangr6, se enflaqueci6, Como Roma por civilizar al antiguo." Volviendo pues 6 la interrumpida sintesis de estas cartas, dire para concluir que, viendo muy remota la epoca en que podran realizarse todas las condiciones que, segun antes dije, creo necesarias para que pueda producir sazonados frutos al Arbol de la libertad politica traspiantado a Cuba; solo quiero y en nombre de la patria exijo, que se paralice toda reforma hasta que la paz de la Isla sea un hecho, y basta que se hayan calmado las pasiones y reconciliado los animos. Ent6nces, vengan enhorabuena las reformas, pero primero las econ6micas y administrativas, y luego las politicas, siempre que estas Pltimas, sean solo aquellas que no hagan peligrar la integridad national anulando el poder de la autoridad. ESPANA, ORDEN, LIRERTAD. He aqui la trinidad

PAGE 230

-219 politica que simboliza mis deseos y los de todo el partido leal de Cuba. Es preciso hermanar las tres ideas que esas palabras encierran, traducidndolas A hechos prActicos. Si esto es imposible, pierda terreno la nltima y gAnenlo las otras; pero jamas suceda lo contrario, si es que no quiere la presente generacion espaflola pasar por el rubor de ser la que pierda para su patria la isla que Colon calific6 de la "tierra mas fermosa que ojos humanos, vieron." El objeto que me propuse al tomar la pluma para trazar estas desalifladas cartas, esti ya cumplido A V. Al. resta ahora leer, meditar y juzgar. Yo por iltima vez le ruego que no deje de hacerlo, y se lo ruego en nombre de su adoptiva patria, en nombre de la desgraciada ESPANA. Anticipo A V. M. las gracias mas espresivas por esa benevolencia que no dudo tendrA para con mis cartas, y beso respetuosamente S. R. M. 'JULIO 13. 51

PAGE 232

POSTDATA. Por terminado habia dado ya este libro, cuando ha llegado a mis manos una carta escrita por persona tan caracterizada como el Ilmo. Sr. D. Ramon Maria de Araiztegui, Secretario del Gobierno Superior Politico de esta Isla, y autor de varios folletos politicos, que justamente ban Ilamado la atencion de cuanto se decican a profundizar el estudio de la crisis politica que esta atravesando en la actualidad la Gran Antilla. La copia de datos histdricos, y de razonamientos profundos que encierra la carta del Sr. Araiztegui, sobre dignos de ser conocidos de l-as personas que se interesan por el porvenir de Cuba, encierra leeciones elocuentes que no debemos olvidar los espanoles. Por Aso be creido eonveniente incluir a continuacion de mis cartas a V. M. la de mi distinguido amigo, seguro de que su insercion darn al libro un merito de que sin ella careceria. Lea tambien V. AT. esa carta, si su benevolencia es tan grande que se digna fijar su real atencion en este libro. y estoy seguro que al terminar su lectura darA por muy bien empleado el tiempo que en ella invierta. Por ultima vez tiene el honor de saludar reverentemente a V. M. su respetuoso sdbdito Q. B_ S. R. M. SETIEMERE 23 DE 1871. S

PAGE 233

Re

PAGE 234

CARTA AL AUTOR t Querido amigo: Procurar en mi respuesta tn salvo conducto para las Cartas d S. 1. sobre la insurrection cubana a fin de echarlas A correr por esos mundos do Dios, como si asi pudieran andar libres de toda censura y acompafladas de un buen amigo al abrigo de mi voto, que tiene V. en mueho mas de lo que vale, pues no veo mas que ese deseo en la pregunta de su carta sobre el juicio que lie formado de ellas, es A la vez, cometer. Y una equivocation muy grande, y ponerme en ungrave compromise; porque trash do quo la carifiosa amistadque nos une me hace juez partial en cuanto d los escritos do V., me pone en el doloroso trance de tener quo confesarle, si he de ser completamente franco, que al leer esas Cartas be sentido, aunque pasageramente, cierta ponita qne me haapercibido;de 9ue soy hoy hombre espuesto A caer en in defecto de quo hasta ahora me cref exento, es decir, que he tenido envidia de V. por ser el autor de tan buenas epistolas. Me niego pues redondamente A entrar en el analisis de su obra; pero en cambio le dare un consejo que vale mas que mi voto, y observandolo podrA V. saber par juces competentes lo quo ha pretendido que yo le diga. No clove V. sus cartas a las manos de S. M. Antes de bacerlas llegar A las de algun redactor 6 colaborador de uno de tantos peri6dicos filibusteros que se estan publicando, allende el mar; porque al momento ha de decirle A V. su opinion, y como yo se cual ser esta, le aseguro anticipadamente que pronto y sin quo le quepa ni una pizca de duda, sabrA Io que su obra vale, y quedarAbien complacido de saberlo. -6mo n61 Un corresponsal de La Revolucion en esta ciudad me ha llamado en un solo parrafo de una de sus correspendencias intransigent, rabioso, energameno, sanguinario, foroz, cruel, brutal y cogedor, es decir, ladron; y si yo bumil52

PAGE 235

-224 de soldado raso de las huestes literarias espabolas que pelean contra las filibusteras desde octubre de 1868 acA tan brillantemente, he merecido todo eso por unos cuantos pobres escritos, 1qu6 no le dirAn a V. los laborantes cuando lean lo que ha escrito V. al Rey sobre ellos? Una de las primeras cosas que con mas empeflo ban hecho y estan haciendo lot adoradores del engendro de Yara es pervertir la opinion pfblica de ]a Peninsula, de Francia, de Inglaterra y de los Estados-tnidos, A ver si logran que sus lectores comulguen con ruedas de molino 6 coman gato por liebre, y claro es que todo escrito salido de pluma espafiola con objeto de propalar la verdad contra sus mentiras, y de quitarles el antifaz para exhibir su rostro feo y antipatico a todo verdadero espanol, como se exhibe el de Quasimodo en la novela de Victor Hugo, ha de parecer horrible, endemoniado A todo desleal escritor, y que ha de hacer lover sobre V. improperios 6 inventivas sin cuento, lo cual revelarA A V. que es oportuna la ditusion de sus cartas, sobre lo cual nada nuevo puedo tampoco yo decir a V. pues ha leido en un folleto mio inedito hablando de las reformas convepientes A Cuba, quc la primera que debe procurarse es la reforma de ]a opinion publica de la Peninsula, especialmente, haciendo saber la verdad de la ;nsurreccion de Cuba en sus antecedentes, en su presente y en sus tendencias. DiPe V. que todos los trabajos pasados y actuales de los rebeldes do la Demajagua, sus laborautes y simpatizadores, se ban dirigido en busca de la independencia de Cuba, unos por un camino, otros por otro, algunos pocos A faz descubierta y A voz en grito, y otros, los mas, con antifaz y bablando sotto voce, y, amigo mio, esto es imperdonable para los enemigos de Espana. Nada duele A un hip6crita como descubrirle ante sus semejautes tal cual es, y ya puede V. considerar si los sacerdotes de Cubita libre le han de absolver del pecado mortal quo comete V. al decir, al Rey nada menos, 1o que con tanto cuidado ban ocultado, y ocultan todavia muchos, lo que han sido, y lo que son los que pelean contra nuestras tropas y nuestros voluntarios en los campos de la Isla, y los que allende el mar andan por varias C6rtes disfrazados de diplomAticos 6 misioneros, 6 envueltos en piel de zorra por muchos cortijos. En este punto no necesito -yo decirle que defiende V. la verdad, pues he sostenido 1o mismo en varios escritos, y cuando no tuvi6ramos otra, buea preba nos ha dado recientemente D. Juan Clenente Zehea, que enviado por Azcarate vino A la rianigua como miisionero de paz espanol, y
PAGE 236

-225= pues de su captura y vi6 que era Ilegada sin remedio su ultima hora, dijo: "pues ya es tiempo de declarar 1o mas importante: yo no he querido ser y no soy espaflol: soy ciudadano americano, y ruego se le lame al Sr. Consul de los Estados-Unidos para confiarle un encargo." Sin embargo, no tengo embarazo en decirlo una vez mas que para mostrar, no digo ante un Rey tan ilustrado Como Amahdeo I, sino ante un hombre cualquiera de sentido comun, quelos cubanos mas 6 m6nos encubiertamente rebelde ban aspirado siempre A la Independencia, y A nada menos, basta apuntar dos 6dtres cosas, que aunque las ha ya estampado en otros escritos, viene bien aqui decirlas. Uno de los engaflos con quo los laborantes de la rebelion de Yara han intentado grangearse las sigipatias a favor de su mala casa, ha sido decir que su alzamiento tenia por objeto conquistar las libertades de la revolution peninsular de Setiembre, y librar de la abjeccion servil a una parte de la humanidad, encadenada todavia por nuestra raza. En cuanto a to primero, pudo pasar Antes que se quitaran el disfraz con que anduvieron entre nosotros conspirando, como ellos'mismos ban dicho, en el seno del bogar dom6stico, en las plazas, en las calles, en los colegios, en las i6gias y en el palacio mismo de los Capitanes Generales, que les brindaban su casa y su amistad; pero despues que diciendo en "La Verdad" fuera caretas ban publicado sus trabajos de zapa, no cabe el creer en sus protestas, y, verdaderamente, sensible es que aun ahora baya en la Peninsula quien crea ciertas cosas. V. y yo, que estAbamos en aquel entdnces en Santiago de Cuba, sabemos perfectamente que el bilo telegrAfico estendido desde esta ciudad a aquella pasando por Bayamo, nos llevaba noticias diarias de aqui, y sabiamos por tanto todas las peripecias del movimiento de CAdiz y Alcolea. Pero, aunque no lo hubi6ramos sabido, "La Verdad" y luego "La Revolucion, y los folletes "Morales Lbmus y la Revolucion," y "La verdad histdrica," han dicho que si estaban al cabo de lo que pasaba en Espana, y precisamente por saberlo apresuraron el alzamiento de Yara para no perder la propicia ocasion de estar la Peninsula comprometida en una transformation grave. En cuanto al segundo, recuerd6 que un sebor Valiente ha dieho con mucha formalidaA en una obra publicada on franc6s para engafar A los franceses sobre estos sucesos de aqui justificando su rebeldia ante los ojos de ellos, que D. Miguel Embil era uno delos campeones de la emancipation de esa desgraciadas classes en 1863, y solo por saear airosos sus humanitarias asliracienes fl-per lo que se habia metido con otres & TetOlucina'io, y luego se descubre; yea V. quo S

PAGE 237

-226 sentimientos tan bellos! quo tn mes Autes del llamado grito de Yara, al ver que so iba ya A desatar en tempestuosa lluvia el nubarron que habia contribuido A formar sobre Cuba, habia trasmitido sus esclavos a otras manos por cuanto vos contribtusteis, es decir, que los vendid argent comptant, y como al saberse este gatuperio, so ponia en claro la torpe hilaza del humanitarismo del Ciud adano Embil gqu6 le parece A V. que dijo uno de sus amigos en un peribdico de Nueva York! pues fue que so venia encima la revolution, se acercaba ia hora de la abolition y Embil vendid legalmente esa dotacion. KSe la vendi 4 ?n espaiol, y en eso, bien mirado no bce m iU' Ademns, los intentos do anexion A los Estados-Unidos no han tenido por inico objeto librarse los cubanos de la dominacion espanola, sino el double fin de hacerse independiente v salvar sus dotaciones, quo en aquel tiempo en que brotd en la cabeza de los conspiradores cubanos la idea de agregacion A esa Republica, las hubiera protegido la ley de los Estados del Sur. En prueba de esto no hay mas que leer lo quo los laborantes de eutdnces decian contra las ideas gubernamentales dei Capitan General Pezuela y del "Diario de la Marina" dofensor de elas, y lo que se dice en un libro quo se public el afro i$54 con el titulo "Manifestacion de ]a Isla de Cuba A la naciun espafola, dirigida al Exemo. Sr. D. Baldomero Espartero. Aun al principio de esta insurrection de ahora dijo, un Valiente, no recuerdo si era el mismo que Antes he citado, en una carta que se ha publicado asi &on otros papeles cogidos A los insurrectos, que la oposicion que encontr6 en la Habana en Aldama y otros, se debia A que estos querian A todo trance hater la zafra, lo cual no seria, por cierto, por companion y A benelcio de los que A pesar de sus humanitarios sentimientos conservaban bajo su servidumbre, haciendo gala de ello cuando exhibian, en muestra de su inmensa riqueza ante ciertos CapitAnes Generales que les hacian la honra do visitar sus tincas, las numerosas dotaciones de sus ingenios. Pero aun despues de comenzada la insurrection y algo adelantada si bien ha proclamado Cdspedes laemancipacion, y de taLi modo ha tegido la ley, que tuvo mucharazon el Sr. Ministro Moret para decir que su ley era mas liberal que la del insurgents de Yara, y que este no la dict6 por humanidad, sino como una arna de guerra. Punto es este que no admite discusion. El objeto del alzamiento de Yara no fu6 la solution de la institution social. Entre los docunentos cogidos a los insurrectos hay tin oficio del capitan del DAtil al ciudadano General Gefe de Estado Mayor do Bayamo, fechado en Noviembre do 1868, en que se lee esto: "y quo esto unido a

PAGE 238

-227 que el mayoral no ha querido admitir una escolta armada que se le ofreci6 por el capitan propietario para la seguridad de la esclavitud cuando se tomd la precaution de poner fuerza armada en todas las fincas que la tienen, por evitar un desbordamiento de esa ease, a que daban pdbulo algunos esclavos que habian ingresado en las filas sin conocimiento de sus duefos." Basta de esto, y paso adelante a otro punto. Otros conspiradores encubiertos son los reformistas y au) tonomistas, y los fines A que stos aspirin, estan comprendidos en estos dos pensamientos que en "La Revolucion" han visto la luz, y que creo podra mi memoria trasladar con exactitud sin copiarlos A la letra del ndmero en que se imprimieron:-"Si Espafa concediese reformas politicas A sus Antillas, perderia estas"-"aunque el Gobiewo de la gloriosa revolution de Cadiz en 1968 hubieseconcedido A Cuba todas las libertades deseables, no se hubiera evitado la rebelion de Yara." Los mas audaces, los quo a faz descubierta y a voz en grito trabajan contra Espafla, defendiendo (ivea V. qu6 audacia! no se vid tanta tolerancia en la guerra de los EstadosUnidos duaante la guerra civil) en la misma Coronada villa de Madrid la justicia de los cubanos que piden a la fuerza la independencia de Cuba, quieren justificarse tambien, y sostienen sus ideas proclamando el derecho de insurreccion, co mo justisimo, y apelan hasta a citas biblicas que no vienen a polo, y citan la opinion favorable A la suya de alguno quo otro escritor catdlico como doctrina do toda la Iglesia, que sin embargo desde su fundador Jesucristo hasta Pio IX, siempre ha predicado la obediencia a las autoridades constituidas condenando no solamente el derecho de insurreccion, sino los actos de insurreccion. Se necesita confiar mucho en la igaorancia dc los lectures para decir tales desprop6sitos 6 leer la historia con los ojos de los santos do Franca, quo tienen ojos y no von. "No es posible el progreso sia revoluciones, dicen muy serenos. C6mo han abierto paso en las naciones las nuevas e ideas?" La respuesta es bien obvia y evidente, pero los revolucionarios, quo no se inspiran en la buena fe, no la descubren. El quo haya habido revoluciones, no justifica quo las hagamos, como el haber habido en todos tiempos ladrones y asesinos, no hace bueno al que se mete A ejercer el oficio de estos. Y ya quo se toma en boca la Biblia iacaso Jesucristo y sus ap6stolos hicieron la magnifica y santa evolution del cristianismo como los revolucionarios moderns hacen las suyas? Mas, aun dando de bhiato que en teoria general se reconociese el derecho de insurreccion ipertenece A los indivi53 0

PAGE 239

-228 duos, ni a cierta agrupaciones parciales determinar el caso de la procedencia de su realization? gPuede cualquier perdido insurreccionarse cuando le de la gana contra la autoridad que le manda, a pretesto de que no le gobierna bien? Tienen el derecho de insurreccionarse unos cuantos porque piensen del mismo modo contra el gobierno national? Si se contest que si, es preciso santificar a los ladrones en cuadrilla. Es verdad que en esto son consecuentes los de Yara, que han sistematizado las hordas de ladrones e incendiarios como agentes legitimos y muy morales y patri6ticos y humanitarios de guerra. No lo serian cuando concluida la guerra triunfando, se convirtiesen esos ladrones 6 incendiaries contra los que les han ensehado que era muy bueno el robo, el asesinatu y el insendio enrpleados contra los espaboles, cuya conversion no tardaria on llegar, como que antes de llegar ese caso, y desgraciada Cuba si Ilegase, ya ha descubierto sus unas hace tiempo entre los insurrectos el ave de rapina y sus cuernos el demonio de la discordia, segun se ve por los piropos que se dirigen unos a otros en sus papeles pnblicos y privados, llamandose traidores, ladrones y cuanto mas hay que decir a hombres sin verguenza y cargados de pecados mortales ;Cabe sociedad de hombres honrados entre Jos Li se arrogan el derecho insurreec11al?o Lo donoso en estos defensores del derecho insurreccional es que al paso que defienden su aizamiento en armas para atacar it Espana, nos niegan el derecho de defense. Bien es verdad que la contradicion acompana, como la sombra al cuerpo, al que por malas causas aboga. Asi es que estos mismos separatistas, sostenian que los Estades del Sur (ela Repnblica Norte-americana no tenian derecho de insurreccionarse, porque creian que la conservation de la unidad federal era lo que a sus planes contra Espana convenia mas, v ahora reniegan y echan pests de la repnblica modelo y de los americanos porque se han mostrado amigos de la causa de Espana, o cual ciertamente, no es estrano en los que han renegado de Dios, porque les ha parecido que en esta contienda la Providencia es espabola, como han tenido valor de decirlo en letras de molde. Verdad es que, si esto dijeron cuando querian. que el Occeano se tragase nuestras canoneras que habian de venir de Nueva York, recitedtemente han creido ver la seal de haberse puesto Dios A su lado, en una deszracia ocurrida en esta ciudad. Copiar6 las palabras de La Rerolucion; "1Parece que la Providencia se apiada de nosotros, y empieza d darnos-pruebas inequivocas de qut estd de nuestra parte. El dia 3 del -corriente cay6 un rayo en el eastillo del Principe y maid dos oficiales y dos soda-

PAGE 240

-229 dos espanoles." ;Que sublime idea tiene esta gente de la Prov:dencia divina jQue criterio tan humanitario, tan noble, tan caballeroso! Raza degenerada, seguramente reniega de la sangre espahola, porque cree que ya no conserva en la suya ni un Atomo de la hidalga sangre espanola, Esa frase torpe, por no decir otra bdsa, es sin embargo la que mejor esplica el origen y el caracter, no solo de la insurreccion de Yara, sino de todAs las insurrecciones del continente contra Espana, cuyos fautores pensaban lo mismos de la Providencia como luego varemos. Los insurgentes de Antes intentaban santificar su crimen, lo mismo que los de Yara, alegando que su prop6sito, muy santo y justo, era poner fin a la tirania espangla que pesa sobre Am6rica bace 300 afios: el memorial de agravios de udos y otros es el mismo: la tirania y la esplotaeion espaiolas. Asi como ahora han-dicho: "La miserable y hahabrienta metr6poli ha esplotado siempre las inagotables riquezas de la ultrajada colonia," decia un diputado americano en las cortes del aio 12. "La nation ha esperimentado el amor y liberalidad de las Americas en el inmenso raudal de oro y plata que ha corrido por la Peninsula desde el an~o 1790 acd."y'sin embargo, no falto entdnces quien sacara bien las cuentas, (fu6 para server A V., un americano) y decia este que "ese 'inmenso raudal de oro y plata son 9 millones..... de cuya "cantidad debe deducirse el valor de los azogues, naipes, taiaco y papel de que las surte Espania &a....... de modo que "depurada la cuenta llegaran rectamente d la matriz 7 millo"nes"-y ese producto ruin pero cacareado gretribuye acaso "a multiplicacionprogresiva de lasfuerzas maritimas y ter"restres, los dispendios de las guerras suscitadas por su li'bertad, los menos cabos de la emigration, los gastos del go"bierao y las atenciones que las colonias reciben? No puede "oirse sin indignation el concerto de algunos criollos sobre su "inmenso raudal de oro y plata al advertir que cualquiera "provincia de Espana, una sola ciudad, rinde mas al Estado "con menos ruido y gravamen." Y otro escritor me acuerdo que dice que "tie 30 miilones "de sueldos y pensiones, y de 40 millones eclesiasticos, no ca"brd4 6 los forasteros (es decir a los espafioles) un diez, nego"cidndose60 millonespor la tribu ingrata."-Yo le dare a V. a leer estos datos mas detallados. Ya V. ba copiado lo que dice Pezuela de la esplotacion espanola en Cuba, y no he menester yo repetirlo. Si no fuera hacin&dose ya iuny larga esta misiva, yo copiaria aqui otros datos ptd&osos, 'cuales son, unos estados que contiene unescrito pubtieado pot un ingl6s el ano 1832, y una remo-

PAGE 241

-230 ria que cita el mismo, publicada en 1830 por el gobierno de Colombia, y veriamos cual es la riqueza que ban alcanzadQ las repnblicas hispano-anericanas a ]a luz de !a libertad en lugar de la que tenian a la sombra de la tirania esplotadora de Espana. El dia de la revolution (mes de abril) en la Real Tesoreria de Venezuela habia en caja tres millones do pesos sin deuda interior ni eterior, y en el mes de Junio habian quedado las cajas vacias. Desde entdnces acA, pregunte V. a los venezolanos si han vuelts a toner sobrantes no digo tres millones, ni tres ochavos. Otro tanto se puede contar de todas las demas republicas. Las rentas de Santo Domingo daban al gobierno espanol 25 millones de libras: boy llegan, si acaso, a la mitad. 2h jico, no tenia tampoco deuda alguna, al proclamarse la independencia, y sus rentas a fines del pasado siglo ascendian a ]a cantidad anual de 20.462,307 pesos, y los gastos de administration no pasaban de 5.250,00o, y vea V. ahora: en la liquidation hecha en Octubre de 1851 la repnblica resulta con una deuda esterior de mas de 52 milones de pesos y con una deuda interior que pasa de 8o milhones de duros. En una palabra, boy la isla de Cuba, bajo la tirania espafiola, esporta iuas que todas esas republicas juntas. v los Estados-Unidos tienen mas comercio con ella que con estas todas juntas, segun los datos presentados por Grant en el Congreso. Segun ban ido descendiendo esas republicas con su autonomia, ha ido Cuba subiendo con Espana. En el quinquenio de 1823 a 1827 el total de ingresos en la Tesoreria de la Habana ascendiaa 24. 308,922$ siendo el ano comun 4.861,7848 de 1828 a 1,832, 30.340,918$, y el ano 6.068,183 el de 1833 a 1837.-32.645,951 y el ano 6.529,190-: el de 38 al 42 X46.191,994 y el aflo 9.238,398; el del 43 al 47 841.788,491 y el afo 8.357,698:-el ano 48 produjo 9.623,411 y el 49 89.269,985. le tomado estos datos de unos estados que en ei nltimo de esos anos se publicaron de drden del Exemo. Sr. conde de Villanueva, y pudiera agregarle igual prueba de progresivo crecimiento si fuera a trauscribir las sumas espresivas del movimiento del comercio y navegacion national y extranjera quo el mismo senor did a luz. No tengo a la vista los datos de los anos posteriors al afo 1849; pero quinn ignora que desde entdnces la riqueza de Cuba se ha aumentado en mayor proportion que en los anos anteriores? EL argumento que brotan esos guarismos, no tiene replica, pero aqu; sirven la razon y la logica cuando so habla a los que no se rigen por ellas? Predicamos, amigo moi, en desierto. No hay peor sordo que aquel que no quiere oir, y los insurgentes americanos son sordos paraEspana. Cuando sucedid ]a insurrection de nuestras posesiones del continent, lo decia ya un americano lea], que conocia bien a sus paisanos

PAGE 242

-231 insnrreccionados." En vano Espana dira lo que ha hecho por Am6rica por ella descubierta contando los sacrificios de sangre de sus hijos y de su riqueza material que ha hecho para sacarla del salvagismo a la vida de la civilization; porque nada de esto escucharAn los insurgentes, en quienes puede mas ]a ambition, que todos los razonamientos." Hoy sucede lo mismo: el m6vil de los insurgentes cubanos es la ambition, y el medio adoptado para lograr su objeto ha sido inspirar con una mala education en el corazon de sus hijos el 6dio a Espaba. Verdad triste es esta, que dice mal de los cubanos; pero verdad es y la va V. i ver en escritos salidos de las plumas de ellos mismos. Ha salido de las prensas ipbeldes un folleto de 24 paginas con el titulo "Independencia de Cuba1821-1869-Paralelos," y queri6ndo deducir de la similitud de la rebelion de Yara y de las insurrecciones del continent la seguridad del triunfo de aquella lo mismo que lo alcanzaron estas, vea V. el argument y las consideraciones qne hace. "El Sr. D. Miguel Cabrera de Nevares escribi6 el afo de 1821 una memoria sobre el estado de las Americas y medio de pacificarlas, de 6rden del Exemo. Sr. D. Ramon Lopez Pelegrin, secretario de Estado y del despacho de iA Gobernacion de Ultramar, quien la present a S. 1, y a las C6rtes estraordinarirs"...... y decia en ella-"EL 6dio que los americanos profesan a todo espafiol es tan sincero que lo maman "con la leche-He visto hijos que ban delatado a sus padres; "he visto a un criollo presentarse delante de la Junta repre"sentativa del pueblo, pidi6ndo permiso para matar a su pa"dre por ser espafiol. He visto hijos hacer centinela al rede"dor del cadalso donde su padre espaflol era ejecutado"..... y contra este 6dio y su terco empeio de lograr la independencia, nuestros recursos son impotentes-"Los particulares "que escriben de las Americas, 6 son espafoles 6 criollos. Si son criollos, todas sus noticias, sus reflexiones, sus pro"yectos son otros tantos tiros directos 6 indirectos a favor 'de la causa de su pais; porque desengafi6monos de una vez, "los criollos son todos americanos en toda la extension de "la palabra,..... .el espiritu revolucionario en las Amricas "es el sentimieuto universal de todos los que ban nacido en "aquel pais....no nos engaflemos con los gritos de fideli"dad que legan & nuestros oidos desde aquellos paises; los "que los dan son espafioles los americanos callan y cuando "pueden obran." "Y como el ddio, continua el folletista, que los americanos "del continent sentian contra los espafioles no arde en no"sotros con menos energia, como ellos tambien Io mamamos 54 0

PAGE 243

-232 "con la leche, como 616 ellos les alent6, sera el nuestro ines"tinguible. Respecto A nuestra independencia no habrd, no "hay, ni hubo transaction posible que no la reconociera, en "lo absoluto, por base primordial ..... que nuestra decision "es como la de ellos irrevocable: que Cuba pretende ser del "todo independiente d6 Espana," de aqui se deduce claro que si respecto del continente no habia otra medida salvadora, como aconsejaba Cabrera de Nevares; "que el reconocimien"to de la independencia un pronto reconocimiento puesto "que era inevitable y necesario, la nica medida que Espana "debe tomar para garantizar una paz sdlida y ventajosa para "ambos paises, oiganlo los espafoles, es el reconocimiento "de la indepeplencia. El medio es sin duda doloroso para "ellos pero necesario 6 inevitable, si Espana se niega A re"conocer nuestra independencia nosotros nos emaneiparemos 'de todos modos y la privaremos de todas las ventajas que "acaso y sin acaso, estariamos dispuestos a concederla..... "No bemos sido mas que el eco fiel de uua voz de ultratum"ba, de ]a voz de un espanol sincera y pura...... De alla nos "vinieron, hace medio siglo, esos acentos que hay le devol"vemos con ocasion distinta pero analoga por no decm idn"tica. Donde las causas son unas y permanentes son unos "mismos los efeetns." Tal es el razonawiento del foiletista de ogano repitiendo lo que dijo el de antano. Pasemoslo ahora por el crilsol de uni juiciosa critica, que ese oro tan reluciente es oro falso. Es indudable la similitud de ciertas cosas, la del 6dio de los insurgentes del continente y de los actuales de aqui es en efecto perfecta. Voy A recordar algunas consonancias de esas: segun Nevares "nuestro gobierno concedia a aquellos indultos, les ofrecia amnistias.. y ningun efecto producian, se adoptaban medidas de rigor y con ellas crecia au resistencia y tenacidad. El gobierno les enviaba sus diputados a tratar de la pacilicacion y los diputados no cran admitidos. Se les ofrecia la conStitucion, y ellos miraban esta noble oferta como si fuera un insulto," y hoy ht sucedido to mismo.-El mismo folletista lo confiesa:-'cl goelierne espanol nos concedid indultos, nos ofrecid "amnistias. y ningun efecto produgeron: adopt medidas de "rigor y con ellas crecid nuestra tenaz resistencia; decreto "pena de muerte contra los estranjeros que se hallaren en "nuestras tilas y los estranjeros vienen a centenares. ..Si el "gobierno espanol nos enviara diputados a tratar de la paci"ficacion bajo la base de la dependencia, no los admitiriamos: "si nos ofreciera la constitution esp anola, mirariamos esa "oferta como un insulto, si nos brindara la autonomia, la re"chazariamos con desprecio......todos somos americanos

PAGE 244

A4 -233 "en toda la estension de la palabra, si algunos callan, solo esperan el momento de obrar; el espiritu revolucionario de Cuba es el sentimiento universal de todos los que han nacido en este pais..... los americanos del continente no pronunciaban con mas aversion las frases perros sarracenos y gachupines que nosotros los de godos y gorriones" ..--Pero de esta analogia en la pasion, en el 6dio, en la rabia, ;se deduce la necesidad del reconocimiento do la independencia? No amigo mio. El error de Nevares esta evidenciado en lo mismo que fu6 mal profeta. Crey6 que a la concesion de la independencia seguiria una paz octaviana olvidandose todos los 6dios, y convertidos boy en hermanos los enemigos irreconciliables de ayer, todo seria paz, comun felicidad, general bienestar:" "los disidentes de America apreciaran mucho "mas, decia el D. CAndido, el reconocimiento de la metrdpo"li que el de cualquiera otra potencia...... ellos estan dis"puestos a hacer cualquier sacrificio por costoso que sea, en "recompensa de la independencia reconocida.-.Conce"disndoles la independencia estoy seguro (porqueo lo be oido i "de boca de los principales maudatarios) que estan dispues"tos A concedernos tal vez mas de lo que podemos esperar. "Privilegios a nuestro comercio y marina mercante; liber"tad de derechos A los productos de nuestro pais; una m"demnizacion 6 resarcimiento por Ias propiedades que ha"yan sido confiscadas a los espanoles residentes en la "Peninsula, y aun puedo asegurar que estan dispuestos f "concedernos un subsidio pecumario por el nnmero de anos "quo se estipule entre ambas partes. Todas estas ventajas y "otras muchas podriamos consegair concedi6ndoles la e"mancipacion, que solicitan, pero, concedisndosela inmedia"tamente poique repito que si perdemos el tiempo, cnando "pretendamos hacerlo, sera ya tarde". -.-. "Pero se dira qui6n sale garante del cumplimiento de los "tratados? A esto respondo, que si los tratados son, como "deben ser, convenientesy tiles a ambas partes, esta misma "utilidad y conveniencia reciproca es la garantia mas firm "de su duration ...... Por otra part los americanos miraran "como puuto dd honor de no faltar a la buena f6 en 61 pri"mer paso que van a dar en la carrera political, como cuer"po de nation emaucipada, independiente,.y soberana." "La concesion de la independencia es el nico camino que "nos queda para no quedarnos sin nada-Emancipadas "nuestras colonias, veriamos restablecida la tranquilidad, "cesaria de correr la sangre espafiola y americana en los "campos de batalla y en los patibulos, recobraria la huma"nidad sus derechos, se estinguiria ese rencor frenetico con "que nos aborrecemos unos a ;otros .. ...Nos dariamos es-

PAGE 245

-234 "panoles y americanos un bsculo de paz, nos acordariamos "que eramos verdaderamente hermanos, hijos de unos mis"mos padres; cesaria ese diluvio de crimenes, de asesinatos "y de violencias de toda especie, resonaria en aquellos vas"tos paises el grito dulce de: ;viva la Espana generosa,! en "vez de los abullidos de la venganza y los ecos horrorosos del "rencor." Esto es to que decia el candido de Nevares, y ;cree V. que boy podeios comulgar con ruedas de molino? Io quo hacemos es reirnos de Nevares; porque ya V. sabe conque puntualidad se cumplieron todos esos castillos del bueno de Nevares. En M6gico se convirti6 en sal y agua el plan de Iguala: los esfanoles fheron maltratados, despojados, asesinados, y empezaron a salir del territorio. En un moment de reflexion vieron los megicanos que abandonandosu tierra la parte de su poblacion mas activa, mas trabajadora, mas industriosa, se quedariansinbrazos ycapitales, que no tenian conque reemplazar, y ent6nces les prohibieron la salida para despojarlos mas a mansalva, como los ladrones levan at que quieren robar, al fondo de una caverna oculta, que les sirve de guariida, y despues que los despojaron a su place, dieron la 6rden de espulsion de todos los espaholes del territorlo megicano. Otro tanto sucedi6 en las posesiones que hoy sOn repnblicas del Sur Amdriea; pero para no aglomerar demasiados datos, citare nicainente algo de lo que refiere, un historiador americano coetAneo a los sucesos que refiere, respect a la insurreccion de Venezuela. En un convite dado por D. Jose Felix Rivas, uno de los convidados, D. Vicente Tejera, brind6 manifestando pe era preciso solemnizar aquel acto, con brindar calla concurrente, por la muerte de uto do los prsOs pie dsignase. Se recibi6 con aclamacion ei peusannento, y media hora despues perecieron 36 personas en la plaza de la Catehral. Antonio Nicolhs Briseflo escribi6 A D. Manuel del Castillo una carta con la sangre de un espafol de 70 afros que lo alojo generosamente en su casa y en cuya cabeza mojaba la pluma para escribirla. Los frailes del convent del 6rden de Predicadores, fueron fusilados en masa. Tl era la obeecacion con que Bolivar y sus companeros obraban, que habiendo sobrevenido el Judves Santo, 26 de Marzo de 1812, un horrible terremoto que llen6 A Caracas de uinas y de espanto, Bolivar trepando por ellas en mangas de camisa dirigi6 al historiador de quien tomamos la vita, estasimpias y estravagantes palabras: "si se opone la naturaleza, lucharemos contra ella, y la haremos que nos obedezca:" poco despues se presentaba en medio de la multitud asombrada y llorosa, que escuchaba al Reverendo Padre Prior delos Dominicos que subido sobre una mesa

PAGE 246

-235 pronnnciaba una reverente oracion, el mayordamro de los hospitales D. Rafael de Leon con el semblante mas alegre yrisuefo que se le habia visto jambs, "felicitando A todos por haber tan patentemente declarado Dios su voluntad destruyendo hasta las casas hechas por los espafoles." En fin capitulaciones hubo en 26 de Julio de 1812, entre el General Monteverde y el Gefe de las tropas de Caracas, en que Rivas y Bolivar prometieron bAjo su palabra de honor no mezelarse jams *en adelante en las turbulencias de Venezuela, haciendo A Monteverde las mas espresivas protestas de la sinceridad de sus promesas y ic6mo correspondieront con el convenio de 16 de Enero de 1813 cuyo fin, como se dice en el articulo 2?, era "destruir en Venezuela la raza "maldita de los Espanoles europeos en que van inclusos los "Islenos," puesto que "no debia quedar ni uno solo vivo," ofreciendo como premio por el articulo 9?, el grado de alf6rez vivo y efectivo al que presentase veinte cabezas de espafoles, el de teniente al que presentase 30 y el de capital al que presentase 50, &c. Y que esta political de 6dio y esterminio de los espafoles sigue aun en vigor, lo demuestran los sucesos de estos mismos dias en que vemos que el Gobierno de Venezuela protejeA los rebeldes cubanos, mientras hace salir del pais A todos los islefos A fuerza de mortificaciones y malos tratamientos despojandolos del producto de su trabajo de muchos anos. Nosotros debiamos esperar la misma suerte A haber triunfado los rebeldes de Yara. Digan si no los comerciantes de Bayamo como se comportaron con ellos C6spedes y sus secuades, que por robar, basta profanaron las sepulturas de sus deudos, digan los prisioneros por capitulation como se les cumpli6 lo pactado en esta. Todos sabemos como estaba ya decretado nuestro despojo y nuestra espulsion y todos hemos oido sus palabras de companion porque nos dejasen salir vivos y vestidos. No lo. olvidaremos nunca. Dignos sucesores de los insurgentes del continente son tambien estos: prisioneros nuestros han sido colgados de los piss de las ramas de on rbol, otros muertos A machetazos, muchos se ban encontrado sacados los ojos y con estos en las manos, otros con el corazon en la boca, centenares bau sido fusilados 6 macheteados en un dia., como lo ha dicho el llamado General Quesada ufanAndose de ello. iel tigre! como de ina gran action en Nueva-York, en el seno, ante el ptblico, de una nation civilizada, y el mismo Aldama ha atribuido d Ryan actors de crueldad. No puedo seguir la historia de las crueldades que ban inventado estas fieras, de las cobardes y viles armas que ban puesto en juego, envenenando las aguas y las harinas, aserrando los puentes de los ferrocarriles, poniendo torpedos para volar 54 a

PAGE 247

-236 los trenes y quo se yo que .diabluras mas quo les inspira el demono del odio; ;puede, pueg, haber alma tan cAndida quo crea sinceramente que con la concesion de la independencia se extinguiria por ensalmo este ddio que no cesan de decirnos qae es inextiuguible? Mucha inocentada seria creerlo: se repetiria y nada mas, la serie despojos, violencias y asesinatos quo siguieron a la independencia del Continente y que aun se repiten de vez en cuando; y se nos descuelga el folletista repitiendonos lo'de la buenaf4 y Jmto de honor de los americanos cuando esa fP solo tiene ejemplo comparable con la fe punica. Yo creo que la consecuencia legitima de todo 1o espuesto en ese folleto es la siguiente: si el SN Nevares se equivoco, su 16gica fue falsa; luego si la independencia fue nuestra muerte en el Continente, hoy lo seria la de Cuba: fuera pues suma estupidez que siguieramos los consejos del folletista, aceptando sus ilusiones, que serian tan livianas como las bolas de jabon. Otra debe ser nuestra conducta, y si ben no escarmienta la esperiencia en cabeza agena, co mo que al principio de esta insurrecCion bubo espafoles candidos que creian que las libertades polirleas habian de ser la-panacea de los males de Cuba. Y ricos hacendados y comerciantes, que no estaban lejos de entrar en transacciones, confiados en que asi salvarian sus'intereses sin recordar unos y otros 1o que les pas6 en el Continente a los que pensaron y obraron como ellos, es mucho 1o que hemos visto y aprendido desde octubre del 68 acd, para incurrir en la repeticion de los enganos de antano. En este pais no son aplicables las libertades politicas ni ahora ni nunca sin peligro para la desintegracion del territorio espaiol. Y con este mismo fin, V. ha dicho muy bien, si el Gobierno Supremo resuelve que Cuba envie sus diputados a Cdrtes debemos acatar su voluntad y enviar alhn nuestros representantes perode sentido anti-reformista para que cierren de una vez para siempre las puertas de esas libertades en este pais, pr6spero, y dichoso sin ellas, malaventurado con ellas, como lo son todas las demas tierrasbispano-americanas, no solo porquehoy podriamosmandardiputados que asi pensaran, libres como estamos de que el elemento laborante torciese la opinion pfblica, cosa que mas adelante no podrs acaso ser posible, slino porque no debemos con nuestra resistencia convertirnos en insurrectos Y autonomistas, cortzIndonos la cabeza con nuestras propias manos. Obedecer primeramente y luego elogir con abnegacion y desinterss buenos representantes del sentimiento espafol puro, debe ser la meta de nuestra conducta, siempre unidos A la primera autoridad ya porque estando esta representada por el Excemo. Sr. Conde de Valmaseda, que tiene hartos msritos

PAGE 248

-237 contraidos para merecer toda la confianza de los buenos espaholes, tenemos en 61 una firme garantia de que la suerte de la honra espaflola estaria puesta en buenas manos, ya porque los tiempos que alcanzamos, no son los mismos en que puede venir un Odonojou. Para concluir, quo ya es tiempofdiciendo al Rey to que V. le dice en sus buenas cartas, y repitisndelo al congreso los Diputados, y a toda la nation los escritores, no hay: peligro de que pasen con c6dulas de verdades los errores de los laborantes, como el que un diputado de Puerto-Rico consign en un pequeflo pero mal intencionado folleto, 4 saber, que estas Antillas necesitan las libertades politicas para elevarse al grado de prosperidad y bienandanza que poseen otras repiblicas, las cuales, sea dicho de paso, no se yo cuales seran, pues no creo que se refiriese a las de' Santo Domingo, Venezuela, Msjico &c. &c. En fin eleve sus cartas con confianza a manos de S. M. pero dispensdme V. de que yo le acompahe poniendome delante. Yo soy muy pequeflo para servir a V. de introductory: colocarme entre V. y S. M. cuando V. le va a dirigir la palabra, fuera mudha osadia, y mayor descortesia. Si V. desea que yo le acompaie a presentarse al Rey, mi puesto es detrAs de V. y por lo tanto ponga al final de la obra esta carta en letras muy menudas para evitAr 4 los lectores de V. la tenracton de cansarse en leerla, con lo cual perderian el buen sabor de la lectura de Io por V. escrito, y asi queda satisfecho s deseo de que nuestros nombres se lean juntos en una obra suya, a cuyo efecto lo mismo da quo el mio ests detras como adelante, y no me dejar4 V. mal, como indudablemente me dejaria si se empeftase en que yo hablara primero. V. no necesita de introductor de embajadores: presentese V. en buen hora al Rey con su libro: yo ire detrAs de V. a respetable distancia: hablele V. y permitame que yo me quede 4 la puerta contentandome con un saludo: asi estaremos cada uno, en su puesto: V. sera bien recibido, y satisfecho yo con verlo, ambos nosreuniremos 4 la salida, estrechandole carifiosamente la mano de amigo el que Io es suyo affemo. t am n CS 4.e taiterU. Fin.

PAGE 249

Advertencia. El notable retraso que, por causas agenas A nuestra voluntad, ha sufri do la impression de esta obra, nos decide A cuprimir los apbndices que pens6bamos agregarle. GA'7. g18. 8