Citation
El Colono cooperador

Material Information

Title:
El Colono cooperador organo de la Fraternidad Agraria
Creator:
Fraternidad Agraria (Argentina)
Place of Publication:
Buenos Aires
Publisher:
F. Loewy
Publication Date:
Frequency:
Biweekly
regular
Language:
Spanish
Physical Description:
volumes : illustrations ; 40 cm

Subjects

Subjects / Keywords:
Jews -- Periodicals -- Argentina ( lcsh )
Cooperative societies -- Periodicals -- Argentina ( lcsh )
Cooperative societies ( fast )
Jews ( fast )
Argentina ( fast )
Genre:
serial ( sobekcm )
periodical ( marc )

Notes

Dates or Sequential Designation:
Año 1, no. 1 (abr. 5, 1975)-
Numbering Peculiarities:
Numbering irregular: with Jan. 1976 issue assumes numbering of bilingual edition, año 58, no. 694, etc.
General Note:
Title from caption.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
Judaica Collections at UF
Rights Management:
Copyright, Tzavta. Permission granted to University of Florida to digitize and display this item for non-profit research and educational purposes. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions requires permission of the copyright holder.
Resource Identifier:
970997736 ( OCLC )
sn 90023784 ( LCCN )
ocn970997736
Classification:
015007705 ( nlm )

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text
OLE COON


* 18-.1 9 39.









MOLINOS A VIENTO


a
a


SERIES "F" CON BAN-O DE ACEITE Y ENGRANAJES ESCALONADOS EL MOLINO DE MENOS PIEZAS Y DE MAYOR RENDIMIENTO

CA fOS DE HIERRO GALVANIZADO
Y ACCESORIOS
CMA-OS FILTROS " JOHNSON" Y "ATLAS"
IMPORTADORES :

Shepard, Hay & Cia. Ltda.
Socidead An6nima, Comercial e Industrial JORGE NEWBERY 3537 Bs. AIRES


FABRICA DE EMBUTIDOS
Y FRIGORIFIC0


"LA PRIMERA"

-DE



MARCOS REINIK


Especialidad en Fiambres Tipos Europeos


CASA FUNDADA EN 1908 ESTABLECIMIENTO 149




3950 - CORONEL PAGOLA - 3954
U. T. 61, CORRALES 0222
Buenos Aires






Banco Israelita Argentino,

Corrientes 2072/74 Buenos Aires



Toda case de operaciones bancarias




- CONSULTE NUESTRAS TASAS .T DE INTEREST PARA DEPOSITOS

8 en Caja de Ahorros y a Plazo Fijo
a
a
A


La cortesia y rapidez con que Vd. ser' aten-'6 dido, en este Banco, son ya proverbiales en nuestra colectividad.


Rainoldi, Aspesi & Cia.



IMPORTADORES DE TEJIDOS

ROPERIA


low






1729 - ALSINA- 1735 U. T. 38 - MAYO 1905
BUENOS AIRES








Imero especial dedicado al500 nilersario de HolS colonies aricolas en la Argeilifna



EL COLON COOPERA OR
Tarifa Reducida
ORGANO DE LA FRATERNIDAD AGRARIA Concesi6n Nq 653


Administraei6n Buenos Aires, Septiembre de 1939 AN .XVIII Corrientes 238:7 U. T. 48-0635.29



NUESTRO PROBLEMA AGRARIO

LCOO RESOLVERLO?

por Dr. E. DICKMAN


Cada pueblo tiene su propio problema agrario; y las soluciones para resolverlo deben ser locales y nacionales.
Con ello no se quiere decir que no hay reglas generales y universales en materia agraria, que es necesario conocer y tener en cuenta en la aplicacion practica en cada region. Asimismo deben prevalecer, en el estudio y en la legislacion, las ccndiciones especificas de cada pais.
No pueden ser iguales los problemas agrarios, y sus soluciones, en naciones densamente pobladas con tierra escasa y pobre, que en naciones escasamente pobladas con tierra abundante y rica. Tampoco pueden ser iguales en paises de emigracion que de inmigracion; o en paises que importan cereales, que en otros que los exportan; en pauses de latifundio o en otros de minifundios. Lo eficiente y viable es, pues, el conocimiento cabal de las condiciones economicas, politicas y sociales de cada pais para la mejor solucidn de su propio y especifico problema agrario.
En la Argentina el problema agrario se plantea con caracteres singulares dada su vasta extension, la fertilidad de su suelo, su escasa poblacion, y por ser pais exportador por excelencia de materias primas y alimenticias.
La chacra a la granja, trabajada por el agricultor y su familia, y, excepcionalmente, ayudado por algunos obreros asalariados, es la unidad agricola ie cesaria e ideal para el pais argentino: desde el punto de vista demogra fico, t&nico y economico. Por supuesto, sin excluir en absolute, el ensayo de explotacion colectiva o Cooperativa de grandes parcelas de tierra.
Economicamente considerado, por unidad de superficie en la chacra pequefia explotacidn rural---. Se produce ma's cantidad, mejor calidad y a uh cost menor que en la estancia gran explotacidn rural es una experiencia hecha-en todos los paises de pequefia propiedad rural en comparacion con los palses de gran propiedad rural.
Ahora bien: siendo la chacra un instrumento de


trabajo en manos del agricultor, y cultivandola '1 y su familia, ella es decir, la chacra- , debe pertenecerle en posesion segura y tranquila, o mejor dicho, en propiedad. iCua'n lejos estamos, en la Argentina, de ese desideratum social!
Teniendo en cuenta la superficie total del pals en relacion con el destino que se dat a la tierra para los diversos cultivos, se comprueba que la agricultura propiamente dicha ocupa una pequeiia porcin de la vasta extension territorial argentina. La parte labrada forma un oasis en la inmensidad de la tierra afn no cultivada.
Vease el siguiente cuadro de la actual distribucion del suelo argentino:


Extension total .
Tierras bajo cultivo .
Campos de pastoreo .
Montes y bosques .
Poblacidn, montanias, lagos
y rios .
Segun su aptitud
Tieras aptas para cereales Tierras aptas p/ganaderia Montes y bosques .
Superficie improductiva .


Hectdreas
279.000.000 28.000.000 124.000.000 50.000.000

77.000.000

80.000.000 124.000.000 50.000.000 25.000.000


El 'area sembrada, en todo el pais, en el aflo agricola 1936-1937, alcanz6 a la cifra de 27.736.093 hectareas, de las cuales 62.8 olo corresponde a cereales con 17.417.950 hectfareas; el 12.7 oo a plantas industriales con 3.511.462 hectareas; y el resto a hortalizAs, irboles y otros cultivos en la proporcion de 1 . 1 oa, 2. 3 y 0. 5 olo respectivamente.
De los escasos 28 millones de hectfreas de tierra bajo cultivo apenas una d~cima parte de la extension territorial total cerca de 18 millones se dedican a cereales y lino; y el resto a diversos cultivos como ser alfalfa, viiedos, caila de azuicar, algodon, yerba mate, arroz, hortalizas, frutales, etc.
Si consideramos el irea cultivada en relacion con el fraccionamiento del suelo -punto de vista econ6-







2 EL COLONO COOPERADOR


mico-social se observa que la mayor part de los agricultores cultivan tierra arrendada en condiciones precarias. La gran propiedad rural, distribuida en inmensos latifundios, hace muy dificil e acceso a la tierra a los pequeiios cultivadores; e indica que para la masa de los campesinos del pais no ha sido posible adquirir el pedazo de suelo necesario para cultivarlo y criar en 1L una familia; e indica, tambin,


que en Ia agricultura argentina la proporcion de arrendatarios, en relacion a los propietarios, es excesiva.'
Seguin la estadistica del Censo General de la Nacidon de 1914 desgraciadamente afin no tenemos un censo general- el nu'mero de chacras, y su proporcion entre propietarios, arrendatarios y medieros, esta registrado en el siguiente cuadro:


Chacras cultivadas de trigo, lino, avena, cebada, centeno y alpiste por


Buenos Aires . Santa Fe. . Cordoba . Entre Rios . Territorio de La Pampa.
Totales . .

Por ciento sobre el total de chacras


El nuimero total de chacras, en la vasta y fertil zona cerealista argentina, alcanzaba, en 1914, a la exigua cifra de 76.312; cuyo 67 % se componia de medieros y arrendatarios.
He aquif el cuadro:
Provincias y Total de
territorios chacras
Buenos Aires . 55. 120 Santa Fe. 34.670
Cordoba . 22.850
Entre Rios . 13.880 San Luis. 600
Santiago del Estero .930 La Pampa. 5.950
Otras provincias y territ. 1.800
Gran total . 135.800

Seguin esta estadistica el nuimero de chacras habia aumentado desde 1914 a 1933 de 76.312 a 135.000; pero, la proporcidn entre propietarios y arrendatarios apenas habla variado. El porcentaje de arrendatarios y medieros sobrc cada 100 chacras es de 64 o0 y el de propietarios de 36 olo.
Comparece el exiguo nuimero de las 135.000 chacras de la Argentina (arrendatarios en su mayoria) con los 5 millones de chacras de Francia y con las 7 millones de chacras de los Estados Unidos de Norte America, (en gran parte propietarios) y se comprenderat lo que nos queda pot hacer en materia de colonizacidn de nuestro extenso y fertil suelo, y se comprendera tambien que la legislacion argentina debe afrontar, sin retardo, la solucion del problema agrario por razones de orden tecnico , economic; para acelerar el desarrollo material y mental de la poblacidn rural, y para mejorar nuestras costumbres y practicas politicas y sociales. Hay que dar una legislaci6n agraria adecuada al pais argentino; legislacipn agraria amplia y completa, que abarque desde la entrega al agricultor de un pedazo de suelo a


A/


Propietarios Arrendatarios Medieros
7.948 15.017 3.734
7.172 11.418 1.967
3.977 9.189 1.384
5.109 5.074 1.817
452 1.541 413
24.658 42.239 9.315


32.36


55.42


12.22


El anuario Agropecuario del Ministerio de Agricultura de la Naci6n del anio 1935, da' una estadistica mas reciente sobre el regimen de explotacion de la chacras correspondientes al aflo 1932 - 1933.

Arrendata- Arrendatarios
rios al o/o upietarius en dinero

18.035 17.642 18.140 1.303
13.155 5.308 14.986 1.221
7.963 1.460 12.721 697
6.163 1.918 5.005" 794
269 70 238 23
372 18 478 62
2.171 994 2.626 159
1.057 389 197 157


49.185 27.808 54.391 4.416

precio adecuado y a largo plazo de pago, hasta e credito facil y barato; desde la entrega de implementos, semillas y animales, hasta el establecimiento de cooperativas para la adquisici6n de las cosas necesarias y (ttiles para la vida y el trabajo del chacarero y la venta, en comu'n, de la cosecha.
El latifundio es la despoblacion, el atraso t&nico y la ineficiencia econ6mica. La chacra, en cambio, es la poblaci6n creciente y en constante aumento, y el progreso tecnico - econ6mico ritmicamente acelerado. El latifundio debe, pues, ceder necesariamente el lugar a la cha cra. Asi lo exige, perentoriamente, el progreso demografico, politico y social del pais.
Y la chacra argentina -unidad agricola - familiar no ha de ser solamente una fabrica de trigo, maiz, lino, etc., sino y principalmente un laborioso y fecundo almacigo donde trabajan, se desarrollan y progresan numerosas familias campesinas, sanas, iibres y felices. El neomaltusiasnismo esta' reniido con la vida y el trabajo de la tierra. El crecimiento demogra'fico, en las condiciones normales de vida y trabajo, es generalmente muy superior en el campo






EL COLONO COOPERADOR 3


ENEMBAUM.


Aporte de la Colonizaion Judia a la

g A
.i. . . g ric u lt u ra A rg e n t in a -.0.D. 8-2.oee6. 0t*; 6.;. .I aoveO&


La colonizacion judia en la Argentina ha cumpli' do medio siglo de vida; conviene hacer un pequenio balance. Intentemoslo aunque mis no fuera en forma de borrador, ya que una cuenta analitica y ordenada demandaria demasiado espacio, quiza mas de un libro.
Racionalizacion de la explotaciorn. - Las colonias judias fueron las muy pocas que en la &poca de su fundacion se crearon sobde la base de una explotacion diversificada. Es realmente notable el hecho qu. en una epoca cuando todas las actividades rurales de la zona central de la Repuiblica se orientaban hacia una produccin extensive, ganaderia por un lado y cereales por otro, la Jewish haya proyectado su sistema sobre la base de una produccion diversificada en extensiones adecuadas, con tres ramas fundamentales, como ser: cultivos de granos, cria de ganado con aprovechamiento de tambo y siembra de alfalfa con el doble fin de pastoreo y henificacion. Gracias a esa trilogia caraceristica de la genesis de las primeras chacras Moisesvil!enses, piedra angular de la colonizacion judia en el pais, dicha zona, verdadero desierto en 1889, es actualmente un emporio de riquezas y un modelo de trabajo productivo y fecundo que no solamente no desmerece ante colonias de otros grupos de pobladores de origen distinto, sino que se puede medir con cualquiera de los citados sin temor de que le saquen ventaja.
El dedicarse a varias ramas en la explotacidn de la chacra, en la fecha que comentamos, era realmente una excepci n y el ejemplo cundia en los alrededores y esto es ya algo, significa haber intentado dar un caracter nuevo a la explotacion rural, un caricter racional, aspiracion suprema de la ciencia agricola.
Cultivos nuevos. No son muchos los cultivos nuevos aportados a la economic argentina por los agricultores israelitas, sin embargo, nos basta citar el girasol y ya serfa mucho, por cuanto no conocemos


que en ia ciudad. Asi, el campo es el deposito y Ja reserva, no solo de materias primal cuya transformacion realiza la ciudad, sino el gran deposito y reserva de seres humanos. Las ciudades se renuevan por el caiApo, se n':.tren y se proveen de el de cosas y de hombres.
Es, pues, fundamental para el pals el progreso te'cnico, economico y demogriafico del campo. El latifundio es el principal obstaculo para tal progreso. Yres por eso que una poblaci6n capesina umri-


ninguna otra raza, nacionalidad o grupo etnico o religioso, a cuya inmigracion en los i'ltimos 50 aios pueda atribuirse el cultivo de tal o cuil nueva especie vegetal que haya benficiado en una forma 'ian positiva al agro argentino como sucede con el oleaginoso citado.
Si bien ya en 1873 se encuentran referencias respecto a la siembra de esta planta en los Anales de la Sociedad Rural Argentina, su cultivo en forma concreta empero, recien se inicia a principios de este siglo junto con el crecimiento de la colonizacion is raelita en el pais en sus distintas colonias de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Entre Rios, a quienes el Ingeniero Agronomo Tonnelier se refiere en el anio 1904 en su informe presentado al Ministerio de Agricultura de la Nacion.
Este cultivo tan poco tomado en cuenta durante mucho tiempo por la zona cereal, refugiado en modestas propGrciones en la Colonia de Carlos Casares, abarca boy mas de medio million de hectireas y esti diseminado en todos los puntos de la Rep'blica. Unico producto agricola que resiste la crisis de precios, ha beneficiado en los Ultimos ah'os a miles de agricultores, a tal punto, que en la provincia de Cordoba, en la Colonia Mattaldi, los colonos, el ano pasado, han creado en su homenaje el dia del girasol. Y es ahora tanta su importancia que constitye el ilnico oleaginoso de aceite comestible cotizado ern los mercados a termino de Buenos Aires y Rosario. Esto en cuanto a cultivos nuevos; ahora hay que agregar la obra de las colonias citadas a favor del mejoramiento de otros ya existentes. Recordemos en primer tirmino la alfalfa, por cuanto la colonia Moises Ville fu' la Uinica quien suscit6 ante el Ministerio de Agricultura el problema de la decadencia de los alfalfares hace mas o menos tres lustros, gestiones que dieron lugar a una investigacion oficial de cuyos resultados da cuenta un folleto publicado


ca, prospera v libre, ha de ser la base y el iundamento de la nueva democracia argentina, de la grandeza material y de la gloria espiritual de su luminoso porvenir.
Para ordenar y coordinar tal progreso, para encausarlo por las vias de un desarrollo normal y legal se hecesita, con urgencia, una nueva y sabia legislacion agraria. El pals reclama y espera del Congreso Nacional la grande y fecunda ley de colonizacidn. (1)
Setiembre de 1939.


(1) Esta ley acaba de ser sancionada por ]a H. Camara de Diputados. Hay clue, esuerar que el H. Senado le dar{t san eion definiti-va en el periodo parlamentario del aio proximo. E. D.


JUAN L. T

4







4 EL COLONO COOPERADOR


por el citado Ministerio bajo el titulo: "Encuesta sobre Alfalfares", publicado en J926. Podriamos agregar tambien el trabajo especializado de los colonos de Rivera y Bernasconi, en la produccion de la cebada cervecera, Ia produccidn de pasto seco de calidad, en la Colonia Dora y Moises Ville, etc.
Cooperaci6n. Basta recordar que la Decana
de las cooperativas agricolas en el pais, es la "Sociedad Agricola Lucienville", de Basavilbaso, provincia de Entre Rios. Que el espiritu cooperativista tiene un ambiente fecundo en las colonias judias, es tan axiomatico y real que ni los detractores de esa colonizacion se animan a desmentir.
Prueba viva de ese espiritu cooperativo lo constituyen instituciones tan prestigiosas y antiguas como Fondo Comunal de Dominguez, La Mutua Agricola de MoisCs Ville, y la cooperativa ma's arriba mencionada de Basavilbaso.
Credito Agricola Popular.- La provincia de Entre Rios puede ostentar con orgullo haber sido la primera y actualmente la ilnica donde funcionan instituciones de verdadero credito agricola popular. A las colonias judas de esa provincia les corresponde el honor de haber inaugurado ese tipo de instituciones. Actualmente la Caja Rural de Villa Clara es posibiemente la i'nica Cooperativa de credit agricola en el sentido estricto de io que debe entenderse por cooperativa de credito, que funcionan en el pais.
Corrercializacio'n cooperativa de los productos.
Las cooperativas agricolas de las colonias judias fueron ]as primeras que se han interesado en la colocacidn ventajosa de la producciorn de sus asociados. Los sistemas de ventas de granos sobre "base cooperativa" (pooling), la venta 'ordenada" (mal llamada "escalonada" por algunos) que consiste en coocar el cereal en pequefias partidas durante un plazo determinado, de resultados tan ventajosos para los productores, es creacidn de Fondo Comunal de Villa Dominguez, vale decir: sistemas de comercializacion racional que actualmente se difunden entre centenares de cooperativas agricolas argentinas, han nacido en una colonia judia y esto vale la pena recalcar, por cuanto constituye una obra de incalculables beneficios para la economia de los productores agrarios en general y un verdadero m&rito para la instituci6n que los ha implantado.
Obra Social. La implantacion de comisiones de arbitraje para dirimir las diferencias que se originan entre los asociados, que funcionan en casi todas las cooperativas agricolas de las color'ias citadas, merece el m~s franco elogio, y ojalI. se difundan entre todas las cooperativas argentinas, pues es la mejor forma de fomentar la unidn y la armonia y de evitar juicios costosos y largos que raramente benefician a los litingentes.
Otra caracteristica que vale la pena destacar a favor de las colonias mencionadas, es la forma como se vela por la salud de la poblacidn. Los hospitales de Moisfis Ville, Villa Dominguez, Rivera, Basavilbaso, etc., instituciones creadas y sostenidas por los agricultores, son pruebas concretas de bo que acabamos de


sefialar.


Organizacidn.- Las colonias judas han participado en forma destacada en todo lo concerniente a la organizacidn de los agricultores. La Fraternidad Agraria, organizacion central de sus cooperativas, es por la vasta obra que lieva a cabo un model en su genero y una expresion concreta de verdadero cooperatismo.
Ninguin Congreso de agricultores argentinos ha funcionado sin la participacin activa de representantes de dichas colonias. Su labor en tal sentido es ampliamente conocida, de manera que no hace falta mayormente ponerlo de relieve.
Podriamos decir mucho tambien con respecto a obra cultural, pero este es un aspecto que no entra en el esquema que hemos querido bosquej ar.
Con lo que antecede cerramos el activo del borrador a que aludimos al principio. Con lo manifestado no se pretense cantar loas a las colonias judias en la argentina, ni siquiera ensayar un elogio. Queda fuera de toda duda que existe un pasivo, como es natural que asi suceda en toda organizacion normal. Lo que re ha querido destacar aqui, no es ma's que el aporte efectivo que las colonias judlas brindan como ciudadanos Uitiles a la agricultura del pals y, como 'sta constituye su riqueza basica, equivale a un aporte amplio y eficaz a su grandeza, indudablemente ante un deseo intenso de confundirse con los demais ciudadanos en el esfuerzo comu2n de labrar la prosperidad del Estado y el bienestar de su poblacidn.




ZARtANDl





MANTENEMOS NUESTROS PRECIOS
DE 1938



CO N SUL TEN O S

__u ai H, y Ci




FAHHtICA ARGiENTINi li ZAHANHA8


BELGRANO 949


BUENOS AIRES


U ~J






EL COLONO COOPERADOR 5


Di scurso pronunciado por el Sepor Miaslro de Agricultura doe [a acion, lno. Jose ladill e1 la inlauouracion del Congreso lorario Argenlino celebrado el 29 de Junio de 1039


La experiencia que surge de la historia nos muestra que la evolucidn econdmica que tiende a la produccidn de la riqueza, no puede ser integral -si se procura el bienestar colectivo- sino se tiene en cuenta su aspecto social. Es cierto que se la alcanza, pero como el espiritu de lucro domina individual, con abstraccion de su radiacidn social y un gran desnivil se establece -previsible por los mtodos empleados aunque inexplicable ante la finalidad que se debiera perseguir. Su acumulaci6n prevalece sobre su distribucidn justa y equitativa, debido a que no le di6 la doble funci6n que debe desempeliar, ante quienes la alcanzaron y ante la sociedad en que se vive; debe servir las necesidades de aquellos, pero tambien contemplar la de quienes contribuyeron a formarlo. Ella resulta del esfuerzo comn del capital y del trabajo, pero como consecuencia de la evoluci(,n tecnica operada en los filtimos cien a-nos, la preeminencia del primero ha sido cada vez mayor; ]a preeminencia en la direccidn, acolnpaiada por la transformacidn que el maquinismo produjo, trajo la preeminencia en el beneficio y auin en el regimen juridico que gobierna a la sociedad. El individualism-a, traducido en la practica en el liberalismo econdmico, que es casi como un espejismo en cuanto a la prosperidad colec. tiva se refiere, por cuanto s6lo Ilega a los mas audaces, a los mejor colocados, y a veces a los mas bien dotados, fortific6 la preeminencia del capital, puesto que contempla s6lo su beneficio en cuanto al individuo le concierne, sin tender en cuenta para nada su influencia sobre el medio dentro del cual actu'a. Se olvid6 de comprender a quienes contribuyen con el trabajo a hacerlo producir, partiendo para la accion a realizar recien despues de haber satisfecho las necesidades vitales de quiens ponen el mecanismo en movimiento. Rebaj6 la dignidad hurPana, hasta tratar al hombre en su trabajo como una mercancia, y se sirvi6 de la propiedad -instrumento de labor como un medio de especulacidn. No se percibi6 el significado del valor moral en la vida y por no haberlo hecho y haber olvidado la justicia en la distribucion material, el desequilibrio entree los factores sociales se produjo. Desequilibrio que no podia continuar; porque traducia un malestar social evidente, que aumentaria con el tiempa como consecuencia del mismo procedimiento que se usaba y porque termnaria por volverse contra quienes ,o provocaron, al tener una expresion economica negativa en la disminucion de Ia produccion. Por otra parte, una mayor comprensidn dominaba crn ci munda; los inventos modernos que contribuyoron al desequilibria, acortaron las distancias, aproximando a los hombres; la necesidad de cuidar su vida, como factor preponderante, se impuso; y al rnismo tiempo se comprendi6 la posibilidad de balancear las fuorzas en accidn, capital y trabajo, si este filtimo encontraba ci


medio de sumar todos los factores que lo constituf an y que, en conjunto, pesarian tanto como aquel. Despert6 el espiritu de solidaridad colectiva ' que encamina al hombre a asociar libremente el fin personal de su vida social y el fin social de su vida personal'. Se intensific6 el espiritu de asociacion; surgieron los sindicatos, se procure ilegar a la corporacion y se formaron las cooperativas. Los sindicatos son la realizacion social de una aspiraci6n econormica; las cooperativas la realizacidn economica de una aspiracion social. Con los primeros, se procura el equilibrio de las fuerzas que acti'an en la produccio'n de riqueza, para alcanzar el bienestar colectivo como consecuencia del bienostar individual. Con las segundas, se pocura constituir, por medio de aportes limitados, una asociacion con un fin determinado, en que el beneficio pierde el doble caracter de confiscatorio pa, ra unos y de provecho casi ilimitado para otros, para desaparecer como tal y dejarse sentir en iel provecho colectivo que con !a realizacion se alcanza.
La cooperativa tiene raices, aunque relativamente modernas, en las diferentes escuelas qu, a partir del siglo XIX le dieran un significado economico. Peru la abolicidn del beneficio, idea esencial que casi i define, tiene su origen en la Sociedad de los probos tejedores de Rochdal, obra de trabajadores, agudizado el ingenio por la necesidad, en que concibicron ei aumento del salario por la disminuci'n en los gastos, que se obtendria comprando los products directamente, con la eliminacidn del intermediario. Y aunque posteriormente se ampliaria con la fabricacin de tejidos y construccidn de casas por sus asociaos, con la compra y el arriendo de tierras para que pudiesen trabajar los que entree e los no lo -u viesen, es de la primitiva organizacion de Rochdale, completada despu's, de dondo irradian las -normas bhsicas que mas tarde se volcarian en nuestra legislacidn positiva.
Aparecen posteriorrnente cooperativas que procuran un ordenamiento economico en distintos campos de la economia y de la produccin. Y a las de consume, que procuran disminuir el cost de los articulos con la suba consiguiente del journal, siguen las de credito que les permite librarse de la usura y encontrar los medios necesarios para emprender independientemente un trabajo determinado, y, por Ultimo, las de produccion y venta. Las primeras dan a los asociados las posibilidades del gran capital, aI cual se ]lega por el pequefio aporte--sin los peligras absorbents quo do aqu41 derivan - porquo no, sc porsigue la acurnulacidn quo liova at Ia dominacidny al prodominia do algunos, sina la dii tribucidn do: sus beneficios, quo tiende a la justicta para todos. Las do yenta so organizan entree produotores que procuran: una rn~s fS~cil y mojor colocacidn do los productos, y, en caso dotorminado, ovitan una compe--







6 EL COLONO COOPERADOR


tencia inmotivada e inuitil. Es un medic de conse. guir una retribucidn mejor, sin elevar el precio sobre el consumidor, lo que se puede alcanzar desde que s6lo se evita la gravitacion innecesaria de elementos paratsitos.
Las cooperativas aplicadas al trabajo o a la produccion agricola -comprendidas entre las dos filtimas -esta"n tomando en el mundo un gran valimiento, ya sea las que se propongan la siembra, el culti.v o y la cosecha en cornin, sirviendose de semillas y- utilaje adecuados, dando a la pequefia propiedad las ventajas de las grandes explotaciones, o ya sea las que seconstituyen para la venta en conjunto de los productos que, a causa del volumen que se alcanza o de la calidad quo se consigue, los permite competir con los grandes productores y servirse de sus mismos medios de comercializacidn, para obtener una mejor y mts lfacil colocacin.
La cooperacion agricola en nuestro pais hasta ahora, s'lo se ha realiado mediante asociaciones del segundo tipo; las del primero zasi practIcamente no existen. Hay que propender a que se constituyan y a que lo hagan en el sentido integral de la cooperacion agraria, que los comprenderia a los dos, desde la roturacidn para la siembra hasta la comercializacidn para la venta. Las condiciones de trabajo y el rendimiento de la produccion mejorarian, porque el intercambio agrario podria dar para todos lo bueno de la experiencia de cada uno y podrian servirse de los metodos mas modernos y cientificos para alcanzarlo.
Indudablemente, el agricultor s6lo adquiere el instrumento de trabajo, cuando su bajo co-st no afecta su economia. No puede utilizar el tnas moderno y perfeccionado, porque su alto valor-le impide adquirirlo, salvo que lo hiciera por la practica nada recomendable del credito -la experiencia agraria on el pais al respect es definitiva- quo engaha por ha habilidosa propaganda con que se le ofrece y la relative facilidad con que se lo consigue, sin percibir entonces las dificultades que mas tarde se presentaran para su cumplimiento. Apart de otras razones que la contraindican, la autodetermina&6n no es suficiente,-porque le faltaria, por lo general, al pequefo agrario la preparacidn necesaria para esa importante determinacidn y le sobrarla la buena f& para la adquisicidn. Pero en cambio, si es la cooperativa quien lo realiza lo haria con un alto coeficiente de seguridad, porquo so serviria do factor-s ouo sin duda no posoc el agricultor: medios parr comprarlo, preparacidn para docidirlo y rendimiento para traha' jarlo.
Poro adomis do sus funeiones espefficamente eonomicas oen defensa del produetor, las cooporativa s rurales pueden eumplir una misidn mnts intensa y do vital importancia en la vida del pais. El agrario quo estaba acostumbrado a un trabajo eonst ante y tosonero, eon resultados a obtener en un tirrmino lejano, .cue vivia en el aislamiento habitual do nuestra camn.


pana, en contacto s6lo con la naturaleza y sin otra ilusi6n que la que le puede proporcionar la fe quo


deriva de la capacidad de su p.ropio esfuerzo, ha ampliado el campo de sus posibilidades futuras, ante la perspectiva que le ofrece la ayuda mutua. Hay que hacerle comprender-felizmente ya lo estat comprendiendo-- lo infitil quo resultaba el esfuerzo y
lo ineficaz de la direccidn, cuando esta iltima no se encauza en un proposito individual de trascendencia colectiva y cuando no se suman todos los factores que persiguen un mismo fin. La aproximaci6n que como consecuencia resulta, crea vinculos que se "raducen en mejoras sociales apreciables. El agrario no tiabajaria en la soledad, sino solidarizado con el esfuerzo y los interests de sus companieros, solidaridad que se extiende a la misma vida familiar, permitiendo un conocimiento reciproco que hace mas aceptable y ma's amable la vida del campo.
La cooperativa se convierte asi en -l mejor consejero de la agrupacidn rural. Es una tutela que beneficia a todos y que nace de todos; el agrario sabe que encontrara' el asesoramiento necesario en momento oportuno y se crea una nueva sensibilidad que le satisface y que consolida el espiritu que lo anima. Su vision de los problemas argentinos se amplifica; no s6lo vive para el suelo en el cual trabaja, :ignorando el desenvolvimiento econ6mico del pais, sino que lo integra con plena conciencia. Se identifica con Ia Naci6n, se siente participe de su propia vida y comprende que le alcanza la responsabilidad sobre su porvenir.
Es por eso que creo que los problems de la vivienda rural, de la previsi6n y asistencia social, de !a educaci6n agraria adecuada, podran encontrar en la cooperaci6n uno de los ma's eficaces y racionales medios para solucionarloso La cuesti6n es saberlo encontrar y una vez encontrado, encauzarlo dentro de nuestras modalidades y costumbres.
Pero sus propias caracteristicas, derivadas de Ia pluralidad de factores que en sus resultados acti'an, hacen necesarios una disciplina y un ntodo en su manejo, que ha resumido Brelay en los siguientes conceptos: "Unidad de acci6n, experiencia y autoridad en Ia direccidn, concurso de voluntad.es para el mismo fin, disciplina y decision entree los cooperadores, respeto absoluto del contrato que los une y conviccidn de que nada fructuoso se obtiene sin una suma de trabajo, de vigilancia y de pena y de que la concurrencia s6lo puede ser victoriosa cuando se pone al frente una superioridad t~cnica y administrative". En una palabra: hay que crear Ia conciencia cooperativa, con lo cual no s6lo so tendor~t a un mejoramionto econdmico, sino a una elovaci6n moral, consoguida por las normas que dobe adquirir y la vera cidad y correccidn en los procedimiontos a quo dobo acostumbrarso quien busquo su liberacidn en aquol medio do asociarse. Porque los,- resultados so alcanzan no s6lo por ol esfuorzo quo so despliegue, sino por la conducta quo so mantonga; los primeros resultarian ost~riles si la segunda no os ansplia, clara y firme. So v asi como la cooperacidn so
tiendo a un mojoramiento material y social del trabajador; so asogura su vida y so dignifica su acci6n.


Es decir, se consiguen hombres fitiles para la colecti-







EL COLONO COOPERADOR 7


Di~scrso d Excmo .Se. or residenle do Ia Naciop, DrPIr oerlo M.MOrtiz, en la clasnra del Coagreso de Cooperalias igrarias


"Asisto con verdadero placer a esta reunion de productores aute'nticos venidos de todas las regiones de nuestro pais.
Me place que con un criterio y entusiasmo que revela la palabra de su presidente y la adhesion de sus components, hayan comprendido los agricultojes y productores argentinos que unicamente con una estrechL solidaridad, con una gran corn prensi'n Cle sus problems, ha de ser posible que rds adelante obtengan para ellos todo lo que ansien para el progreso de sus industrias y de sus actividades.
Me place que hagan un alto en sus tareas para acercarse a los poderes puxblicos trayendoles sugestiones viables, para hacer comprender a los hombres de las ciudades que el campo suele ser hortil y que unicamente lievando los hombrs de gobierno y los hombres de la ciudad el auspicio de su calor, de sai preocupacidn, de sus medios civilizacdos, de sus comunicaciones y tarbien de sus entusiasmos y sus aspiraciones comunes y con el campo, ha de ser posible que unos y otros labren la grandezo de la NaCion.
En esa tarea y con ese entusiasmo estarnos los hornbres que dirigimos la Repz'blica, en este momento, y deseamos, ante todo, suscitar en estos propietarios sencillos, que se acercan a la tierra sin otra preocupaci6n que la de superarse, deseamos -repito que ellos nos comprendan. Y os habla un Presidente elegido por vosotros.
Vosotros debedis de alentarnos en todas las circunstancias en que sea necesario un esfuerzo de gobierio, aunque edl contrarie un inter's particular.
La enunciacidn de pro pdsitos que Via echo vuestro Presidente es clara y definida: hacker de este pais, ona Argentina grande y pr'spera; buscar el bienestar de todos; buscar en el cooperativismo la defen.



vidad, la que crece y se desarrolla fortificada por 1a .actuacion eficiente de quienes la constituyen.


Me resulta grato inaugurar con mi palabra vuestras deliberaciones. Ella traduce una jquietud personal que no tendria mayor significado, sino iuese Ia expresidn del poder piblico en una cuestidn bgsica para nuestro porvenir; comprende qune para conservar el acervo histdrico del pais, que tantos quila-tes tiene y tantas horas de satisfaccidn nos ha dado iy engrandecer de vida nacional, es necesario forti-


sa que significa, proponiendo el interes personal al inter's colectivo; tener un gran sentido de agremiacion y solidaridad, porque e'nicamente asi los praises, los pueblos y las sociedades se hacen grandes y prosperos.
El egoismo s'lo contribuye a aniquilar y la solidaridad social exige que todos los hombres hagan en su trabajo y en su pensamiento un alto para reflexionar cucil es la suerte de los demds, torque en la suerte del vecino estdi involucrada posiblemente la suya propia.
Yo quiero que todos Vds., y particularmente esta delegacidn de niias que son el exponente de lo que es el agro argentino, que son las hijas de hoy y las madres de maijana, sin cuyo concurso la nacion no tendrd sentido ni tendra fuerza, eleven el sentimiento de que es una preocupacion constante de los poderes pi'blicos argentinos su mejoramiento social, su meJoramiento espiritual y su imejoramiento econ6mico.
Yo espero que cada uno de los components de este Congreso ha de ser una fuerza; que esa ce'lula ha de ser el centro de atraccidn de otras, que con el mismo vigor, el mismo entusiasmo, hagan que la racin toda vibre, no solamente al impuiso de los intereses politicos mezquinos y circunstanciales, sino al de los grandes intereses de la Nacion, de la Patria, que son, en resurmen, la sum de todos los intereses individuales bien inspirados.
Muchas felicidades para todos y mucho e'xito para esta iniciativa que ha ocasionado veinte aiios de esfuerzos incesantes en las condiciones que el sefior Presidente acaba de enunciar.
Yo espero que en adelante ha de ser una masa en marcha, solidaria y simpatica, y qtte ha de tener solamente una bandera, la bandera de la grandeza de la Patria".



ficar nuestro desenvolvimiento econdmico, suscitando fuentes de riqueza y propendiendo a su mayor y mejor produccion; pero percibe tambien que ello solo nada significarla, si al mismo tiempo no tradujese un bienestar colectivo. Y comprende, por uiltimo, que ia cooperacidn tiende a esa doble finalidad, al alcanzar para el hombre la posibilidad material que le permite defender Ia dignidad de su propia vidai, fundamento y base de nuestra organizacidn social.
Y por asi comprenderlo, es que auspicia su existencia y estimula su desarrollo.







8 EL COLONO COOPERADOR


Agr. ISRAEL SCHNEIDER


gI HACIA (OOPERACION INTEGRAL


(Especial para EL COLONO COOPERADOR)


En publicaciones diversas sostuvimos la necesidad de que las cooperativas agrarias orienten sus actividades hacia la producci6n propiamente dicha, en vez de los servicios de compra-venta a los que estan dedicadas en casi su totalidad.
Y nos ha producido intensa satisfacci6n constatar la veracidad de nuestra tesis, por la coincidencia que tiene con los conceptos expresados por el Sen-or Ministro de Agricultura en su discurso del 29 de Junior pr6ximo pasado en la sesidn inaugural del Con. greso Agrario a favor de la cooperaci6n integral, aconsejando a los agricultores la siembra, cultivo y cosecha en comuin para poder asi aprovechar las ventajas del uso de la moderna y potente maquinaria en condiciones similares del gran productor.
Alentados por esa coincidencia, reproduciremos a continuacidn un trabajo presentado al referido Congreso titulado "Fundamentos para la creacidn del servicio cooperativo de locacion de instrumental y laboreo agricola" y que dice asi:



Es necesario aplicar la cooperacion a las funciones especificamente productoras del agricultor, vincu. larla con la tecnica del trabajo agricola de la pequefia y mediana unidad de explotacion rural a fin de producir con mayor economia y eficiencia.
El problema actual del agricultor, reside en el abaratamiento de los costos de produccion y en la di' versificacion de sus rubros, objetivos stos ligados a factores, que en esencia consisten en la posesion de medios mecanicos de trabajo.
El progreso mec'nico moderno ha puesto a disposicidn de la agricultura elementos que permiten realizar las tareas con gran economia, rapidez y eficiencia, pero cuya posesion individual por el pequeiio o mediano agricultor suele ser inaccesible, por no permitir su amortizacion el reducido nCimero de dias de trabajo que tales elementos tendrian en las referidas explotaciones.
Pero su necesidad es incuestionable en todos los aspectos del trabajo rural, empezando por la produccion de cereales y lino, continuando con el cultivo de forrajes para hacer mas rendidosa y Oegura la ganaderia en pequefia escala; con la lucha contra las plagas, con la creacidn de fatbricas de transformacion de products, etc., en todos estos aspects engranaria la accion cooperativa si hubiese un deseo sincero en la poblacidn campesina de servirse de los ideals coaperativos para realizar sus prupdsitos da progreso.
Cuantas veces la roturacidn de las tierras, que constituye la labor fundamental del trabajo agrica' la, sevye expuesta a contingencias diversas que la imposibilitan, demoran a disminuyen su calidad? Bas' ta un poco de sequia a una escasez mom ent~nea de


forrajes para alimentar la caballada, para que las siembras se efectuien tarde o en deficientes condiciones, y como resultado final que el plan de trabajo; de una chacra se yea reducido.
Seria pues justificado pensar en sustraer la roturacion de la tierra a los impedimentos sefialados. ZCOmo hacerlo?: a nuestro juicio, mediante la adquisicidn cooperativa de potentes equipos aradores a fuerza motriz, que serian puestos a disposicion de los socios en caso de emergencia.
II

Sabildo es que la economia en el uso de esas m' quinas, reside en su empleo sobre grandes superficies, por cuya razon solamente estin al alcance de los grandes empresarios. La suma de muchas pequefias superficies de los asociados podria crear u-ficiente volumen de trabajo como para tal requisite y con ello hacer factible su pronta amortizacion.
Al uso del equipo arador podria agregarse el delas trilladoras o miquinas corta-trilla en forma cooperativa, mitodo que no es nuevo en nuestro ambiente rural, pero por causa de la poca conciencia o cultura societaria, no ha tomado el incremento debido, siendo en cambio frecuente que los agricultores m2.s ricos, poseedores de los mencionados elementos de trabajo, se constituyan en empresarios contratistas de la cosecha de sus compah'eros mas pobres, con la consiguiente desventaja, para estos filtimos, por lo onerosos que suelen ser tales servicios, y para la salud social de la comunidad al oponer ei principio del lucro personal al lema cooperativista: uno para todos y todos para uno.
Asimismo el cultivo y cosecha de forrajes tambien tropieza con grandes dificultades por falta de elementos de trabajo. Sabido es que en nuestras chacras, el equipo de labranza esti dedicado esencialmente al cultivo de cereals, y es muy raro encontrar en ellas una guadafladora y un rastrillo para atender un pequefio alfalfar, miquinas que por su elevado, cost estin fuera del alcance de los pequefios agril cultures.
Es indudable que la prevision de forrajes en forma de heno, ya sea de alfalfa, avena u otra espe' cie apta, enparvados o enfardados, serian la base para la explotacidn mixta (agricola - ganadera) de nuestras chacras, pues la ganaderia en las mismas en base exelusivanente a pastored, aunque sea de pr aderas cultivadas, no deja de ser una' empresa alea' toria, par mfsltiplcs factores coma ser sequias, exceso de agua, heladas, langosta, etc. La posibilidad dcl racionamienta suplementario con forrajes alma' cenados en la chacra, pernitiria encarar exitosanente la produccidn lechera, la cual arraigaria definitivamente en las zonas de propiedad muy subdividida,







EL COLONO COOPERADOR 9


dando lugar a formas diversificadas e intensivas de trabajo.
La-cooperativa, concurriendo en ayuda del peque, io agricultor mediante la prestacidn de la miquina adecuada para las labores de cultivo y cosecha do forrajes, seria en sintesis, la promotora de una notable evoluci6n, que no se produce en gran parte, por no estar aquel en condiciones el gasto inicial de su adquisicidn. En efecto, piensese que la siembra de 5 a 10 hecta'reas de alfalfa implicaria gastar adicionalmente unos 600 a 800 pesos en tal concepto, ya que la cosecha no puede concebirse que se haga con guadafia y a mano, para Ilegar a la conclusion que es indispensable organizar el uso cooperativo de maquinas, ya que con una sola de -stas se podria atender varias chacras.
" , III

Posiblemente tal proposici6n sea.considerada poco viable llevarse a la prictica a causa de la simultaneidad con que debe realizarse las tareas agricolas, por cuya causa surgirian dificultades sore quien debe utilizar primero las maquinas.
A esa objeccidn contestaremos quo tal dificultad es mas aparente que real, y que es posible obviarla mdiante el uso de implemntos de gran rendimiento por una parte, y con un poco nias de espiritu societario y de disciplina para respetar los turnos que seria indispensable convenir con antemano.
Claro est-a, que para ello debera atenuarse Ouficientemente el caricter individualista de las explotaciones, planeando el trabajo en las mismas dentro de un plan que abarque un conjunto suficiente do unidades agricQlas para lograr grandes, volu-menes de trabajo, y encarar su realizaci6n en escala industrial con los medios ticnico - mecanicos modernos.
Es necesario abandonar en part el primitivo sistema d- trabajo independiente y familiar de la pequefa explotacibn, si se desea llevar en ayuda de la misma el progreso mecinico, que es en esencia el que ha civilizado la vida del hombre.
Debemos preguntarnos, por ejemplo: es posible en, carar el cultivo bajo una solar direcci6 n (cooperativa) de 100 Has. de alfalfa constituidas por la suma de una serie de parcelas de distintos duefios, cosecharlas colectivamente, y entregar a cada uno el res. pectivo producto de su predio? Es obvio que bajo el punto de vista ticnico no habria inconvenient para ello quo sea insalvable, y son mucho las dificultados do orden moral y psicoldgico quo so pro' sentarian, quo los anteriores, pero debcmos abrigar la esporanza quo tambiin serian vencidas.
Si admitimos la practicidad del cultivo on comfin, el agricultor quedaria eximido do una gran parto do sus taroas y atenciones, so realizaria el trabajo con mayor economia, regularidad y hasta do confort. El instrumental necesario so reduciria a la tercera 6 cuarta parto, y su conservacidn concentrada en una solar mano responsable so realizaria tambi~n con mayor economia y eficiencia.


intenten incorporar a sus servicios la prestacin o locacio- de maquinaria y la realizacion cooperative de algunas fases del cultivo, porque el perfeccionamiento y desarrollo de tales mitodos de trabajoabririan horizontes amplisimos a la cooperacion en nuestro amblente rural.
La iniciativa esbozada es digna de ser contempla-' da sobre todo en los viejos centros agricolas de chacareros propietarios, en que se ha llegado a ciertos limits d, subdivision de las tierras. Existe en ellas una juventud criada en el mismo ambiente, educada en las mismas escuelas, que es de suponerse de modalidades e idiosincrasia homogenea y de un perfecto conocimiento entree si -condiciones indispensables para una sana cooperacin y la cual podria indiscutiblemente encarar con ixito tales formas de trabajo.
Po. los fundamentos expuestos, proponemos al Congreso Agrario votar la siguiente resoluci6n:El Cooigreso Agrario, como resultado de sus deliberaciones del dia de la fecha consider:
Que la pequeh'a explotacion rural tropieza con el inconveniente de serle vedado el uso de la maquinaria moderna de alto rendimiento a fin de hacker mas ceonomica y eficiente la labor en muchos aspectos del trabajo agricola;
Que el problema de disponer el pequeiio y media no productor de la maquinaria indispensable, pued' ser resuelto mediante el uso colectivo de instrumentos;
Que se debe fomentar el uso cooperativo de m.iquinas agricolas, alli donde su posesion individual resultare demasiado onerosa por lo reducido de la s explotaciones;
Que existen grandes zonas del pais en las que lt propiedad se hall muy subdividida hasta insinuar ya el minifundio como problema social, y en las cuales la finalidad de capacitor al pequefio agricultor quedaria resuelto mediante la cooperacion en ei trabajo y el uso en comi'n de los instrumentos;
Que en esta forma se asegurarla los medios para realizar con mayor seguridad, economic y eficiencia muchas labors fundamentales, para luchar eficazmente contra las plagas, para realizar agricultura forrajera, aumentado asi el rendimiento del trabajo de un sector important de la poblacion y consolidando su economia;
Por las consideraciones expuestas, resuelve:
1.0 Aconsejar a las cooperativas rurales la creacidn do un Sorvicio ole Locacidn do Il.st rztmental y, Laboreo Agricola.
2.0 Los servicios cooporativos do locacidn do :instrumental y labor o agricola, consistirin en adquirir colectivamente Ia maquinaria indispensable y apropiada para la realizacidn do las taroas comunes en las chacras do los socios, cuyo uso sent facilitado a los mismos por riguroso turno. Tratindose do equipos importantos, su manejo so roalizari directamonto por las cooperativas, las cuales contratarin con los socios la ejecucidn do las tareas.
3.� El empleo del instrumental y la utilizaci~rn


de los servicios por los socios, se hart mediante el


Vale pues la pena que los cooperativas existentes









10 EL COLON COOPERADOR


El Problem de los Acridios Sedentarios

por el
eneD. JOSE LIEBERMAN


La langosta migradora, conocida cifntificamente como Schistocerca Paranensis, ha sido, desde los principios de la colonizacion, una nube sombria y amenazadora para el campo. En las provincias de Entre Rios, Santa Fe y Santiago del Estero, donde se encuentran la mayor parte de los agricultores israelitas del pais, la accion de la langosta ha sido :iefasta, talvez el factor negativo mas important que ac.tu6 en contra del progreso general.
El hecho no debe sorprendernos, puesto que en los pauses mas viejos del mundo, con una poblacidn mas densa, diversas especies de langosta actuian en el mismo sentido. En Rusia, en las colonias inglesas y francesas de Africa, en la America 1>l Norte, en la India, en el Africa del Sur, hay, a'in boy, afios de invasiones terribles. Recien en los Uitimos diez anos se ha iniciado una investigacion intensa acerca de la biologia de los acridios, puesto que solamente un conocimiento completo de sus costumbres y de su vida puede capacitarnos para efectuar su control. Desde 1931 se han celebrado ya cinco Congresos Internacionales contra la Langosta, habiendose realizado el iltimo, en 1938, en Bruselas, bajo los auspicios del gobierno belga. En estos Congresos se encuentran los especialistas mas clebres del mundo entero, que presentan sus conclusiones y sus trabajos. Se vislumbra ya el triunfo del hombre, de su ciencia y de su "ec' nica. Parte de las conclusions ya se estan aplicando en la Argentina. Ahora mismo andan por el Norte las maquinas distribuidoras de polvos venenosos que diezman las mangas. Es lo que se llama la lucha invernal y ofensiva; antes la lucha era solamente defensiva y se esperaba Ia llegada de la langosta a las zonas agricolas para iniciar el ataque. Cada langosta que se mata en invierno significa la destruccion de todos sus descendientes, que alcanzan a centenares. Sin embargo no son las langostas migradoras las


unicas que presentan a la agricultura su problema: hay otras, que no emigran, ni vuelan mucho, ni forman mangas enormes y que son tan peligrosas como aquellas. Me refiero a las langostas sedentarias, las que en el invierno estt en estado de huevo en la tierra y que nacen en la primavera, es decir a t'odos aquollos insectos que lievan el nombre guarani de tcur-as. Las species, mas peligrosas de nuestro pals riven actualmente en Buenos Aires, Mendoza, San Juan, Cordoba y Santiago del Estero. Hay cerca de 300 especies argentinas; son muy voraces;-mueren en los lugares dondo nacen; comen continuamente, desd su nacimiento hasta su muerte; sii vida activa pude durar hasta cuatro meses. Estos acridios son los que llamamos sedentarios y actualmente se esta'n efectuando estudios acerca de ellos y de su contro en el mundo entero; en la Argentina este studio esta a cargo del Instituto de Investigaciones sobre la Langosta. El acridio sedentario mas peligroso del pais


es la llamada "tucura de la provincia do Buenos Aires'1 que dania a la provincia en cion millones de pesos anuales y ha transformado algunas zonas ricas y pobladas en desiertos. Otras species atacan feroz-


pago de una retribucidn a fijarse, que involucre los gastos de amortizacion y mantenimiEnto y adminis1,raci6n.
4.0 La sociedad que implante el Servicio Cooperativo de locaci6n de instrumental y laboreo agricoia, hark previamente un padron de las explotaciones agricolas interesadas en ese servico. El socio que quiera hacer uso de los mismos, deberl estar inscripto en el respectivo padron y coordinar su trabajo dentro de un plan comuin establecido de antemano, ;) fin de que la utilizaci'n de los elementos pueda hacerse en forma coordinada y racional.
5.0 La financiacion del S.C.L.I.L.A. se podr;I hacer mediante la suscripcion de acciones por Jos socios interesados en el mismo, en cantidad proporcional a la superficie que cultiven; o con las reserves


acumuladas por las cooperativas.
6.0 La Administracion del S.C.L.I.L.A. convendra con los socios el plan y extensir, de los cultivos a ejecutar por cuenta de los mismos, incorporando al contrato ademas, el turno respectivo de cada uno. Asimismo se designara un tribunal arbitral para que dirima con caracter inapelable cualquier caso imprevisto que se suscitare durante el desarrol1o de las labores.
7.0 Cada socio que haya aceptado formal parte de una organizacion para el trabajo en comuin o el uso colectivo de instrumental, debera constituir garantias para resarciar a la sociedad de los perjuicios que emanen de su reziro de la mismo antes de larmino fijado para su disolucion.


10


EL COLONO COOPERADOR








EL. COLONO.C.PERADOR.1


mente los cultivos de alfalfa de varias provincias, los pastos naturales, las huertas y hasta los a'rboles. Sin embargo debe tlamarnos la atenci6n de que las mismas especies, abundantes en unas zonas, apenas existen en otras y que en las zonas hoy densamente invadidas no habia, hace algunos afios, mas que ejem-. places aislados de la especie hoy perjudicial. Hay, por lo tanto, razones del aumento; hay factores f avorables para el desarrollo de las especies y factores que lo impiden. ZNo serla posible, entonces, conociendo los detalles, evitar la formacidn de plagas acrilicas? Es lo que llamo el control preventivo de langostas indigenas.
variados ambientes; hay especies que son geofilas, es decir que estan relacionadas mits con el suelo que con las plantas; otras son fitdfilas, lo cual significa que su ambiente preferido es la planta. Entre unas y otras hay formas de pampa y de bosque o sierra; las hay que prefieren zonas secas y se llaman xerdfilas; hi' drofilas son las que viven en zonas hfimedas; hay tambien acricios andinos, que viven en las altas cordilleras y tienen interesantes adaptaciones a las alturas. Su densidad varia con las condiciones;
Lo ideal seria el conocimiento de las causas que provocan el aumento o la disminucion de cada especie. Si Ia densidad es normal, no hay peligro inmediato ninguno; hemos establecido una serie de categories en el problema de la densidad, desde la normal hasta Ia muy grave. Lo que hay de importante es que la dnsidad no es siempre la misma, dependiendo las variaciones de factores climiaticos, bioldgicos y geogr'.ficos. En la misma provincia de Buenos Aires, la tu' cura que hoy arrasa con el trabajo del hombre, ape' nas si se notaba en los campos y en los cultivos; los pocos ejemplares que se veian saltar no inquietaban a nadie. Fue culpa de la poblacidn humana, que al romper el equilibrio de la vida, permiti6 que se produjera un aumento enorme de la tucura. Fueron talados los pocos bosques de la provincia; todos los campos se dedicaban a la agriculture, con la conse'cuente desaparicidn de las plantas indigenas, sobre !as jue sin duda vivian ciertas moscas par'sitas del acridio. Cuanto menos vegetacion natural, menos moscas y cuanto menos moscas, mas langostas. Al canalizar la provincia los ingenieros no pensaron en la desecacidn de muchos baniados y lagunas, llenas de pajonales donde encontraban refugio infinidad de ayes; en el caso de la provincia de Buenos Aires
-ina de las especies que mas destruf a la tucura era Ia gaviota. Recordemos que en una de las ciudades agricolas de los Estados Unidos de la Am~rica del Norte se levanta un monumento a las gaviotas, por haaber &tas salvado, en varias ocasiones, las cosechas de Ia localidad. Las perdices y las martinetas, antes tan abund'ntes en la provincia, hant casi desaparecido por la codicia humana: son grandes comedoras de Ihuevos de langosta.
Con la disminucidn de Ia fauna fitil, hubo un con' siguiente aumento de los acridios. Probablemente hu' ho tambifin condiciones clim~ticas favorables, sequias,


que permitieron a la especie triunfar sobre el medio. Todos los acridios ponen muchos huevos y es


gracias al control natural que las especies no aumentan; hay algo asi como una valla; de cien huevitos s6lo llegan a adultas dos o tres langostas. Es solamente cuando interviene el hombre, sin conocimiento de las leyes naturales, cuando se provoca un des' equilibrio, con el aumento consiguiente de ciertas especies. Ma's que en otros seres se observa en los acridios el fenomeno que acabamos de citar. Si lle' garan a adultas todas las langostas que nacen, hace tempo ya que ni un vegetal existirla. Por tedo esto los agricultores pueden y deben impedir el crecimiento de los acridios indigenas; en caso contrario las especies sedentarias y solitarias se ,"ransforman en gregarias y migradoras, con el consiguiente dafio y las cuantiosas perdidas registradas en algunas provincias.
Uno de los cultivos ma's daiados por los acridios indigenas es la alfalfa, cultivo que es, al mismo tiempo, un verdadero criadero de tucuras. He notado que en todas las regiones alfalferas del pais hay abundante tucura. Hay una relacio'n entre el vegetal y el acridio? En realidad, no; pero los alfalfares mal cuidados, no removidos durante afios, se convierten en focos de tucura. En algunas zonas del pais hay cierto abandono en el cultivo de la alfalfa. lo cual es imperdonable. Entre las plantas las tucuras encuentran refugio, alimento fresco, humedad, suelo algo endurecido. Comen las hojitas nuevas, de manera que aparecen poco en la superficie. Desovan entre las raices de la alfalfa. Como no se ara en el invierno, ni se pasan rastras, ni discos, los huevitos no son destruidos. Disminuye entonces grandemente el coefi-Los acridios sedentarios del pais viven en las mas ciente de destruccion natural y n pocos afios el alfalfar ha engendrado una enorme cantidad de langostas. Es entonces cuando el agricultor se da cuenta que el rendimiento ha disminudo, pero ya es tarde. Ahora, si quiere eliminar al enemigo, debe luchar intensamente. Ya no tiene en su campo unas cuantas langostas, sino que la invasion es total. Es necesario, pues, observar y si hay ejemplares aislados, convencerse de que se es'it incubando el mal. Llamo control preventivo a la obra que persigue a la especie en sus primeros aumentos, a la destruccion de los desoves por medio de constantes araduras invernales, rastreos de los campos cultivados y todo aquello que sea contrario al avance de la especie dafiina. De todo esto tenemos infinidad de ejemplos elocuentes, tanto aqui como en el extranjero. Recordemos las recientes innvasiunes de langusta en los campus de los Estados Unidos, libres, hace muchos afios, de la plaga. Bast6 un descuido de pocos afios, para que los insignifican' tes acridios dispersos formaran densos y terribles ej~rcitos naturales que sembraron la desolacidn en gran parte del pais. Esto nos demuestra que el pro' blema de los acridios sedentarios es simplemente una cuestidn de vigilancia y de trabajo. Es un fendmeno muy parecido al de las malezas vegetales, los abrD' jos, los cardos, que en pocos afios, si no los destrui'


mos antes de florecer, invaden los campos y forman un serio obstaculo a la produccion. De manera que si el agricultor puede hacer poco en contra de la


EL COLONO COOPERADOR


11








12 EL COLON COOPERADOR


langosta migradora, en cambio puede hacer mucho para impedir la aparicidn de las mangas de acridios sedentarios.
Ahora, una cuesti"n: jienen alguna relacidn las


formas migradoras, como la muestra, con las solitarias y sedentarias? Hemos visto que una especie solitaria, una tucura, se transforma, al multiplicarse mucho, en una forma gregaria y hasta migradora. ZEs posible el fendmeno contrario, es decir la transformacidn de las langostas migradoras y gregarias en formas solitarias e inofensivas? ZDdnde estan las enormes mangas de nuestra langosta cuando no hay invasion? En todas las especies migradoras del mundo se producen anios en los que desaparecen de las Tegiones que comunmente invaden. ZSer posible que hay peniodos en los que no existen las mangas?
Este complejo problema ha sido vishumbrado por un genial naturalista ruso, el Profesor B. P. Uvarov, actualmente Jefe de la Seccidn Langosta del Museo Britainico y uno de los grandes dirigentes de la accidn international contra la Langosta. Emiti6 una teoria atrevida, basada en sus observaciones en la naturaleza y que ha sido combatida por unos y aceptada por otros. De los que tratan de poner en evidencia la teonia De Las Fases de Uvarev, los que mas se han distinguido fueron ei profesor Faure, del Africa del Sur y el Dr. Zolotarevsky, Jefe de la Misidn Francesa en Africa para el estudio de la langosta. Sobre esta doctrina se han escrito ya tomos enteros y hoy, a veinte a-nos de su emision, afin continuian las discusiones. Vamos a explicar brevemente en que consiste la teorla de Uvaroy y qu relacion tiene con el control definitivo del terrible enemigo de la agriculture.
De acurdo a la hipotesis de Uvarov cualquier especie de acridio puede vivir, durante cierto nimero de angos, en estado solitario y sedentario, disperso por grandes regiones, diremos, como tucura. El llama a esta forma de la especie, Fase Solitaria. Es un insecto comfin, no dan-ino, de coloraciones mas bien claras, verdosas. Si en los lugares donde vive este insecto se producen modificaciones, el insecto, en el transcurso del tiempo, sufrira tambien una variacion en su biologia y parecera otra especie para los que no conocieron su relaci'n con la especie que le precedi6. En esta, las saitonas ya no son verdosas, sino que presentan fuerte pigmentacion oscura, amarilla y rojiza; en vez de vivir aisladas, se van juntando, formando mangas densas, que empiezan a desplazarse; al liegar a adultas, levantan vuelo, dirigiendose a regiones muy alejadas del lugar donde nacicron. Las condiciones naturales que provocan el cambio no son todavia bien conocidas. Se afirma que grandes lluvias, despufs de largas sequias, favonecen


la transformacidn. Esta modificacidn no se produceen todas las regiones donde vive la fase solitaria, sino en algunas, que han recibido el nombre de zonas gregarigenas. De ellas surgiran las mangas terrbles y hay que suponer que el conocimiento perfect, de estos lugares permitiria al hombre impedir el fenomeno de la transformacin de la fase solitaria en la gregaria. El cambio no se produce en vna sola. generacidn, sino en varias, paulatinamente. Uvarov ha establecido, entre las dos fases extremas de solitaria y gregaria, dos intermedias: la solitaria tipicl. da lugar a a Illamada "transiens congregans", en. la que ya se manifiesta una ligera tendencia a formar mangas. Despues de algunas generaciones, con Ia constante multiplicacidn de la especie, aparecen las. verdaderas formas gregarias, es decir migradoras. Hubo no s6io cambios en Ia coloraci6n, sino en IaAnatomia del insecto. Sus alas se han alargado en. relacion con sus patas. El vuelo de migracion se inicia lentamente hasta que toda Ia manga esta en vue-lo. Es la verdadera fase gregaria, que invade paises y los devasta.
jQue pasara despu's? Durante una serie de aiios la forma gregaria existe en tal condicidn y son losahos en los que se producen invasiones normales, ennimero variable. Luego es possible que se produzcan modificaciones en el clima; vienen condiciones poco favorables para la vida del acridio; los desoyes son destruidos; los enemigos naturales han au-nientado. Se inicia una transformaci6n, pero a Ia inversa: Los desoves se hacen irregulares y menos, numerosos; los nacimientos se producen a destiempo; aparecen formas distintas al tipo normal, con menos, pigmentacidn oscura; el instinto de Ia manga se vaperdiendo, porque los individuos prefieren vivir en aislamiento. Estamos ante la fase de transiens dis, socians, porque la vida de la comunidad, de la man-ga, se pierde. De estas formas, al poco tiempo, vol-veran a surgir individuos parecidos a los primeros solitarios: ]a especie ha vuelto a su fase solitaria, noa forman mangas, vive aislada, sus saltonas son verdes y las adultas desovan siempre aisladamente. Son los aios en que no hay invasion en las regiones antes asoladas po el acridio.
Todo esto lo constat6 Uvarov en la langosta migradora de Rusia; luego e fendmeno fu' descubierto en otras species de langostas migradoras. En Ia Iustra el problema esta en estudio y hasta ahora no, se~ ha demostrado Ia existencia de rases en ella, aunque es dificil aceptar cjue sea diferente a todas las otnas. Uvarov y sus alumnos explican la actividad de Ia forma gregaria pon su colonacidn oscura, que absonbe las radiaciones, elevando la temperatura anm tenor del insecto, lo que no ocurre con la fase solitarna, qu dismin~uye mucho su pigment'acidn.
Vemos pues, que en los acridios hay intensa re-lacidn biol6gica entre las formas solitarias y sedentarias y las gregarias y migradonas; cuando se conoz-


can perfectamente las condiciones que provocan ha transformacion, ci problema acridico habrat entradoen Ia fasee d su soiucion, para bien de la humanidad


12


EL COLONO COOPERADOR.







EL COLONO COOPERADOR 13


D r N> RAPAPORT


LalIndumentaria en la Colonia '
. �I
19o,,o 0,. ,,o,-�- .oo.oo,~�.o.@ ,.o., 0016 5,o, 60 . 0*o0,,o, *0o semo eso o , , o lot *0 ,, 11*o *0, set,0, o ,*o .t, o f .o*,o f 0.0, 66to" ' 6'4,t66' 0'-' 0*'0 #so 6909469890''


La primera cosecha habia colmado los flacos bolsillos. Pequenias parcelas sembradas rendian enormes pilas de bolsas de trigo y, pese a lo exiguo del precia del cereal, la cantidad suplia con exceso la ambici'n de los noveles agricultores. Ese rendimiento prodigioso, era promisorio de futuro bienestar y hasta probable enriquecimiento. El tema obligado en toda conversacidn era la cosecha, el rendimiento, la maquina triIladora. La Naturaleza se asociaba al ju'bilo general. Brillaba el sol y el suave viento mecia en las cuchillas entrerrianas las espigas de oro.
Es caracteristica judia el deseo de vivir con cierto
-confort, y si las circunstancias economicas lo permiten, nada falta en un hogar judio. De ahi que algu1nos colonos se dirigieran a Buenos Aires para adquirir los indispensables trebejos y modestos muebles que les eran imprescindibies. Los mozos encargaban trajes, camisas, corbatas, la vestimenta que consideraban indispensable ya, para el bien parecer en fiestas y casamientos. Los padres, cumpliendo el pedido, mercaban en los cambalaches dando medidas a ojo de buen cubero y, claro est,, hubo pequeh'os errores. A uno le faltaba pantal'n, a otro le sobraban mangas. Pe, ro ique importa eso? Compensaban esas deficiencias de exactitud metrica, la belleza, la distincidn y la gra.cia de las prendas.


Los noviazgos en la colonia rara vez se prolongan. Del Compromiso a la boda mediaba un tiempo que
s6lo se dilataba por motivos fundamentals: la proxilridad de ]a cosecha o la enfermedad de alguin pariente. El casamiento de Nute Goldberg y Clarita Rosenberg fu' diferido repetidas veces dando pabulo a chismorreos y comentarios. No Ilegaban a un acuerdc los padres respectivos: ha dote. La diferencia con.sistia en una vaca y una media docena de cucharas de plata que los padres de la novia se negaban a entregar, pese a un solemn convenio. Transaron tras de mil disputas y Ia intervencion conciliadora del matarife. La dote consistiria en tres cucharas y una ternera que prometia, seg'n el arbitro y amigable componedor, ser una buena vaca. Digo pues, cuando se fij6 fecha definitiva para ha boda de Nute y Clarita, la colonia se transform en una sucursal del Hyde Park de Londres, tradicional punto de cita de los elegantes ingleses. Una locura, una fiebre invadi6 y se posesion6 de la quieta y sosegada colonia. Cada cual deseaba superar al projimo. Volcaronse bafiles y sahieron a huz prendas de todo color y pelaje, de inverosimil corte y de @pocas no recordadas ni ubicables en los anales de ha moda.
Adolfo Rabinovich, que usaba a diario con garbo gaucho las bombachas que lo acriollaban hat asus-


tar a sus progenitors, con el traje que le compraron en la Capital, di6 la nota culminante. Poned en juego vuestro intelecto, dad rienda suelta a la imaginacion, pensad en Brummel, Lord Byron, en Rodolfo Valentino. Con todo, dudo que vuestra fantasia vuele tan alto como para poder concebir tanta belleza. En fin, imaginaos unos pantalones a bastones celestes y blancos, aqui y allay una tenue linea verde. Nuestro hiroe era de exigua estatura, el pantalon algo largo. Se acordeonaba sin poder remediarlo los tiradores y el cintur'n. Los bolsillos, en vez de estar a los costados, los tenia de frente. iAy, que' pantalon!, un amor. Chaleco, ese chaleco necesitaria para ser descripto, la pluma de Eca de Queiroz, no la mins insuficiente, desmaniada e inhaibil. Esa prenda, creacion fantatstica, quimera hecha chaleco, era de color crema desleida, salpicada de puntitos rojos, azules y verdes en forma de treboles. Una preciosidad, un encanto en los ojos. Completaba su indumento, algo hibrido, que participaba del jaquet y no era precisamente jaquet, saco que no era saco y tampoco levita. Para saco era asaz largo, para jaquet, muy corto. En una palabra, era una prenda hiperb'lica, finica en su genero, especie y variedad. Su color armonizaba con el del pantaldn y del chaleco, naturalmente; era de una t-onalidad marron, de canela himeda. A decir verdad, la prenda le sobraba, en absoluta consonancia con el pantalon. La creacion de las hombreras estaba auin en el limbo, de modo que caian los hombros a mitad de los brazos. Lloraba la prenda, segfin la feliz expresi'n de una comadre, pero con todo. elegant, muy elegant. Mozos hubo, ihusos los hay siempre, que pretendieron vanamente competir con Adolfo Rabinovich, pero ese chaleco. vencidos!
Los viejos de barbas rablinicas se trajeaban en forma :singular y en absoluta contravencin de ciertas eyes de la armonia y de la l'gica. De levita y con botas, con camisa de pechera dura, cuello holgado y sin corbata, con corbata y sin cuello. Arbitrarios y personales. Las mujeres vestian para esa fiesta segiin has edades. Las ancianas, humildes y taciturnas, con trajes de seda negra y paniuelos a la cabeza. Las de edad media se preocupaban de la moda, moda de diez afios de atraso. Existia entonces un adminiculo que luego super se llamaba polison, una suerte de almohadilla en media luna, rellena de estopa o algodon, con dos cordons largos en los cuernos. Se colocaba sobre la cintura, bajo la pollera, de manera que formaba una prominencia posterior de unos veinte o m~s centimetros. Los chiquillos nos entreteniamos en colocar en esos calcones posteriors, c~scaras de mania, de pe-


(Contin'a en la pag. 20)










COM E ITE EJ ECUTOIEV'ODE


Sr. ADOLFO GLEEBR
Presidente


Ing. MIGUEL SAJAROFF
Vice Presidente


Sr. ABRAHAM GABIS Sr. N. GIGUER
Secretario Pro-S acretario


14


EL COLONO COOPERADOR







EL COLONO COOPERADOR


LA FRAT ERNI DAD


Sr JACOBO FREIDENBERG
Tesorero


14



w


AGRARIA


Sr. DAVID M. IFERBNER
Sindco


I


ISAAC KAPLAN
Gerente


15


4 e, . . 00 .o 9.40oo0 eas e , ,- �,, *�e,.,








ET COLONO COOPERADOR


Personal do la ocp:n;t': Foncb Comrrma!n. Domnguez, E,.,


Cmcnsejo Directivo del Fondo Comunal. Dominguez, E. R.


16








EL COLONO COOPERADOR 17


Consejo Directivo y personal de la Cooperativa "El Progreso"'. Bernasconi F. 0. S.








18 EL COLONO COOPERADOR


Consejo Directivo de Ia. Cooperativa '" Granjeros UnidoS", Rivera, F. C. S.


Consejo Directivo de la Cooperativa de Tamberos Baron Hisch. Rivera F. C. S.


Consejo Directivo del Hospital Dr. N. Narcho, Rivera F. C. S.









EL COLONY COOPERADOR 119


Consejo Directivo de la Cocperativa "La Uni6n', Pedermar, B. Rios.


Consejo Directivo de la Cooperativa "Agricultores Unidos". Pueblo Cazes, E. R.


EL COLONO COOPERADOR


1.9













LAS CIENCIAS NATOHALES EN LAS COLONIES ISRAELITAS EN LA AIRENTINIA


Hay personas que encuentran la vida en las colonias demasiado mon6tona, porque no hallan bastante esparcimiento intelectual despues del trabajo diario y en los dias festivos. No piensan en simples divertimientos como tertulias, bailes, rcmerias, que dicho sea de paso, no faltan en las colonias, pero de estar privados de conferencias, de la visita de museos y exposiciones.
Si bien esta falla se puede reemplazar hasta un cierto punto por buenos libros y revistas -en todas nuestras colonias existen bibliotecas bastante bien provistas-, hay que tener presente que para muchas ciencias naturales verbigracia para la bota'nica, zoologia, geologia, antropologia, palacantologia, se puede encontrar dificilmente un campo mas propicio y ante todo ma's virgen que en los distritos rurales de Ia Repuiblica.
No hay necesidad de ser un especialista en tales ciencias. La Argentina cuenta con institutos y profe.sores en todos estos ramos que facilitan gustosamente al aficionado cualquier informe, aconsejindole al mismo tiempo el mejor y mas eficaz modo de dedicarse a las averiguaciones que mas le atraen.
Mencionare de ejemplo al ya fallecido eminente botanico, Carlos Spegazzini, que durante unos treinta afios tenia la amabilidad de ayudarme en mis modestos estudios sobre las plantas en la campafia y mismo regalarme algunas de sus obras; mientras yo le envied de vez en cuando ejemplares de los cuales su(Viene de la, pdg. 13)
pinos, y haciamos apuestas si caerian o no al caminar la victima. Mas de un coscorron sufri6 mi cabe-a rapada a causa del jueguito.
Las muchachas. Dire algo que no se me ha creer f acilmente. Vestian con tan elegante sencillez, con tan discreto gusto, que a fe', las nifias de hoy no las aventajan. Vestiditos de percal, crujientes las bien almidonadas enaguas. Peinadas con raya al medio, muy estirado el cabello en largas trenzas y al final una cinta de seda. Sin rouge, sin polvos, sin rimmel. Agua fresca y jab6n de olor. Las ma's coquetas se perfumaban con Agua Florida.
Nifias de ayer, abuelas de hoy. aRecordtis vuestras lindas caritas que se reflejaban en el agua fresca de las-tinas? Yo las recuerdo y anioro la dulce1umbre del pasado, simple, ingenue, primitive y honesto. Hoy vuestras caras y ya tambifin Ia mia, lucen surcos impresos por el arar de los aiios, por el dolor de la vida, pero en el fondo de vuestros ojos cjue han liorado, se vislumbra la lejana frescura, la pasada belleza y viejo yo tambi~n, rindo pleitesia a vuestro pret~rita juventud y me descubro ante vosotras, abuelitas de hoy, lindas mozas de ayer.


ponia que son raros y que tengan interest para este sabio.
En esta oportunidad deseo recordar que la ICA posee en uno de sus dominios un verdadero tesoro, tanto de punto de vista est&tico que botanico geogr'fico. Hablo del bosque de palmas cocos yatay es el nombre de ellos- que se encuentra en la colonia entrerriana Palmar Yatay. Esta selva con sus barrancas y arroyos es muy pintoresca y al mas tiempo, el mosque virgen mas austral en el mundo. Habiendo sido arrendado para pastoreo, los animals impiden naturalmente el desarrollo de nuevas palmas, dafian a las viejas y suprimen poco a poco la vegetacion indigena y tipica para la Mesopotamia argentina.
He pensado que seria un hermoso homenaje al cincuentenario de la colonizacion judia en el pais, si, la empresa cerrase unos 500 hasta 1000 hectareas de este bosque, sin arrendarle, preocupatndose mas bien que un contado nimero de animales autoctonos que estan para desaparecer como los avestruces, las gamas, las guanacos, paseen en ese reservado. Seria un pequefio parque nacional como en escala mas grande existe en la Patagonia septentrional, rodeado el Nahuel Hapi, y como hay muchos en el viejo Mundo; por ejemplo, "La comarquie" en la desembocadura del R'dano, y otros en los Alpes de la Suiza, de Austria, de Baviera.
En este parque cincuenterario se podria establecer al mismo tiempo "una colonia de vacaciones", una "escuela al aire libre" para nifios dbiles, un sanatorio u otro establecimiento de utilidad pfiblica, para sus pupilos aire fresco y tranquilidad.
Para personas a las cuales las plantas parecen demasiado insipidas, la fauna natural ofrece muchos atractivos. Es cierto que la de los mamiferos es relativamente pobre y que casi todos las especies indigenas, a menudo, ya se han extinguido en las regiones agricolas, sin tomar en cuenta que a cada uno no le agrada albergar en su hogar un puma o un zorrino mas o menos manso.
Las aves indigenas son muy numerosas y muy variados. Es intei-esante observar que algunas especies como los fiandfies (rhea americanus), las copetonas (coloperus elegans), las martinetas (echyonotus rufrescens), las perdices (noturna maculosa), desaparecen poco a poco, si una region se puebla, mientras otras x crbigracia la lechuza vizdachera (noctia conucolaria), las uracas (cyanorax cynamelus), los pechos colorados (leistis militaris supercilaris), se multiplican especialmente, si los colonos no descuidan de plantar rboles en sus chacras. Hay tambifin p~jaros que se han introducido de Europa y que abundan actualmente en la "campaiia como por ejemplo el gorridn.


go


EL COLONO COOPERADOR







EL COLONY COOPERADOR 21


Si bien existen monografias sobre ciertas ayes y su modo de nidar, falta todavia un compendio general sobre la fauna avicola de la Argentina. Personas que son buenos observadores, habiles cazadores y practices disecadores, tienen pues un ancho campo de actividades interesantes y tal vez lucrativas, porqu pajaros bien preparados y disecados de los pauses del Rio de la Plata encuentran compradores entre los coleccionistas y museos del Viejo Mundo.
Tambien los insectos son muy variados y poco estudiados, y especialmente los escarabajos se pueden conservar y enviar fttcilmente.
Lo que a mi ha interesado desde mi mocedad-ya en la academia donde estudie -mis companieros me habian apodado "coleccionista de cascotes"- ha sido la paleaontologia y antropologia. Como es sabido, la Argentina ha tenido en estas ciencias a un gran sabio, Flcrentino Ameghino; y el museo de La Plata, donde actfian investigadores de fama, se considera el mas importante de la America latina, siendo muy considerado en el mundo entero. Uno de los antiguos profesores de este ;nstituto -el doctor Lehmann - Nietsche- me indic6 que cualquier piedra que se encuentra en las llanuras pampeanas que no es de origen calca'rea ha sido llevado de lejos por los indigenas, es decir, por los indios o razas que ain antes de ellos, poblaban las grandes estepas. Tales piedras estan generalmente trabajadas, mismo si a profano no le parece a la primera vista, y en todo caso, interesante para la ciencia.
Desde que me estableci en mi granja actual me he fijado, pues siempre en las piedras que se encontraban a flor de tierra, en los surcos de los arados o en los hoyos abiertos para plantar postes y arboles Mis hijos y mas tarde mis nietos, estaban ensenados de traerme todos los pedruscos que hallaban, especialmente los que buscaban en los me'danos vecinos. De estos hallazgos mande varias veces algunas piezas al museo de La Plata para hacer constatar de que clase de tiles se trata; tambi'n visited en varias oportunidades este instituto para orientarme.
Fuera de los artefactos enviados al museo y numerosos esquirlas de piedras, tenia yo en mi casa unos cientoveinte piezas. Estos objetos en diferente estado de perfeccion hablan servido de hachas de puios (Faustkeiie), hachas de mango, martillos, raspadores, buril(-s, punta de flecha, boleadoras, piedras de moler el maize o otros granos de plantas silvestres. El material se componia de granito, pedernal, porfidio y, solamente en algunas boleadoras, se habia utilizado la tosca.
Un hacha que encontr , tuvo cerca de su base, en ambos lados, una cavidad. Pens que mi vetusto precursor en Ia granja "LLeo fuc6 ' trat6 de perforar el hacha para colocar un mango, pero no le consigui6 o fue interrumpido en su trabajo para la visita de unos vecinos que venian para tomar el chocolate con galletitas de maiz. Pero result6 que me equivoqu&i Habindo mandado este hacha a La Plata, se me


contest que con un vidrio de aumento hubiese po-


dido ver en el fendo de las vacidades restos de ocre rojo que llenaba primitivamente ambos agujeros. No era pues un hacha de combate, pero si un simbolo. Si una tribu de los indigenas deseaba emprender una accion guerrera, este hacha enviada a los vecinos sig, nificaba una invitacion de aliarse con d, para la campania. Se trata pues, de una especie-de orden de movilizacion.

El hallazgo mas interesante que hize: encontr�' en un medano vecino despues de algunos dias de huracan. A causa del vendaval se habia formado en el centro de la duna una olla en la cual halls unas cuarenta piedras y numerosas esquirlas. Las primeras oe encontraban en parte aun en estado natural, en parte algo trabajados y en parte completamente terminadas, asi que sospeche que se trat6 de un taller prehistorico. Est5: suposicion me confirm el Dr. Lehmann Nietsche al cual mande la mitad del hallazgo con la observaci6n que el primitivo artifice no habia sido un indio, pero miembro de una raza que miles de afios antes de los pieles rojas habian habitado las pampas. Efectivdmente, entre los numerosos objetos toscos de este taller no existi6 ninguna boleadora, arma tipica de los indios. Habiendo sido arada mi granja muchas veces, no se encuentran mas hallazgos de la edad de piedra, y los vientos fuertes mueven menos los medanos en parte plantados. Pero hace alg'n tiempo me avisaron que haciendo excavaciones en un campo vecino, se habian encontrado en una profundidad de ma's de un metro, tres piedras curiosas. Cuando me fui para verlos result6 que un pedruzco ya habla sido roto en pedazos: los otros dos eran de granito toscamente pulidos y cubiertos con una tenue capa blanquecina, indicaci6n que estaban lo menus ya cinco mil afios enterrados. El objeto mis pequeflo fu' indudablemente un hacha; pero no me di cuenta que utilidad podria haber tenido el otro, una especie de bastdn de 45 centimetros de largo. EnviC un dibujo y descripcidn a una sociedad cientifica que me contest que se trata de una mano de un mortero. Que esta opinion fue acertada prob,6 que buscando mas tarde en el mismo lugar, encontre tambien el mortero corespondiente, en el cual se habian pisado granos silvestres. Desgraciadamente todos estos hallazgos han desparecido y lo mas probable es que descansen actualmente en el fondo del oceano. Habiendo leido que la universidad habrea de Jerusalen estaba para abrir un museo palaentol6gico ofreci mis "cascotes" de regalo, oferta que fue aceptada gustosamente por el jefe de esta seccidn, el senior E. L. Sukenik. Resultando el flete de estos objetos pesados carisimo, arregli con el secretario de la "Liga obrera de Palestina" en Buenos Aires, que dos "jalutzim " que debian salir de la capital
federal a Eretz ISrael llevasen cada uno un cajdn de estos objetos para entregarlos en la sede central de la histadrot, de donde el sefior Sukenik les buscaria. Mand4 pues los pedruzcos bien acondi-


cionados a Buenos Aires, la secretarla de la Liga me particip6 nombre y apellido de los dos jalutzim, fecha de su salida, y el senior Sukenik fue avisado.


EL COLONO COOPERADOR


21








22 EL COLON COOPERADOR


Pero jamats los dos cajones han ilegado a Jerusalen. Por que ni el senior Sukenik ni yo hemos podido. averiguar donde e, tan.
El tinico objeto que me qued6 es el mortero, quien no envied porque es tan pesado que hubiese quizes roto el cajon.
Tambien con los prehist6ricos "guesos" como dice el paisano, que encontre no tuve mucha suerte si bien de motivos diferentes. El ya mencionado sabio Florentino Ameghino public hace muchos aios un articulo en "La Nacion" segiln el cual habla existido antiguamente en las lianuras pampeanas una raza enana, ilustrando sus explicaciones con dibujos de crneos y otros huesos petrificados por infiltracion de aguas calcareas de esta gente diminuta. iQue describe pues mi satisfaccion y alegria, cuando pocas semanas despues de esta lectura encuentro al borde de una laguna seca frente de mi granja un tal crtno. Solamente la mandibula faltaba, pero tales apendices pierde faicilmente cualquier ciudadano en el curso de los milenarios.
No vivia entonces auin ningun medico o otra persona entendida en ostologia en la colonia, y todos los vecinos, tan "sabios", que ya veian patente la testa del hombrecito enano. Solamente mi esposa soha mover dudosamente su cabeza, pero me consolaba con el refran que el profeta suele valer nada en su pals.
Teniendo poco despues oportunidad de trasladarme a la capital federal, empaquete cuidadosamente el precioso hallazgo en un caj6n forrado con algoddn en ramas y aserrin. Llegado a ]a capital federal, me informed que se podria encontrar al senior Ameghino cada mariana en el Museo de Historia Natural, calle Peru' y Alsina. A causa del cajdn bastante voluminoso, tome un taxi, llegue al instituto mencionado y ful recibido en el acto por el mencio. nado sabio. Era un caballero de estatura algo baja, de cabellos rubios ya medio grises, rasgos finos y ojos penetrantes. Me recibi6 afablemente y cuando supo el motivo de mi visita, casi me abraz6 de alegria. Con mas cuidado que usa una partera para fajar a un ninio recien salido del regazo de su madre, el se'or Ameghino delibr6 mi tesoro de sus envolturas y se arrim6 a la ventana, porque la pieza, donde estuvimos, era bastante oscura. De este modo pude observar perfectamente que la faz de Ameghino se cambi6 de entusiasta en serio y despues, poco a poco en decepci6n. Al fin didse vuelta, diciendome con la mls grande urbanidad: "Le pido un milldn de disculpas, caballero. Lo que Ud. ha tenido la amabilidad de traerme no es, desgraciadamente, un cr~neo, pero si un pedazo de tosca".
Tuve la sensacidn que se me echase un balde de 2agua fria en cimes de Julio arriba dcl cuerpo, y me disculp4 de haberlo molestado con nimiedades. Ameghino de su lado insisti6 de agradecerme por ci :nterfs mostrado a sus estudios, brevemente nos cumplimentamos mutuamente. Ya teniendo al fin ci pi-


caporte en la mano para efectuar una retirada ma's o menos honrosa, el sabio exclam6: "Pero, senior, usted no quiere lievarse su tosca"
Me asuste, porque este malhadado pedruzco tenia el tamanio de la calavera de una criatura, y teniendole en la mano ei vigilante de la pr6xima esquina me.hubiese arrestado infaliblemente, bajo la sospecha de querer romper a un prdjimo la testa a cascotazos, y gastar otra vez para un taxi un peso con cincuenta centavos por este inuitil objeto, estaba completamente fuera de mi presupuesto. Respondi pues: "Caballero, si Ud., no obstante de todo, tiene ci mas minimo inters para mi hallazgo, le dejar' gustosamente a su disposici6n". Comprendiendo seguramente mis tribulaciones Don Florentino contest con una sonrisa bondadosa: "Perfectamente, senior. Si bien no es posible colocar su atencidn en la secci6n antropoldgica, le pondre en la de mineralogia con el r6tulo: Tosca que parece a un craneo infantil, donado por el senior Arturo Bab'.
Agradeci sinceramente al sabio y me fui. Si la desgraciada piedra se encuentra efectivamente en el museo con la anotaci6n de marras jamats lo he averiguado. Su aspecto me recordarla al papel poco airoso y casi ridiculo que represents en esta oportunidad. No obstante de todo no siento "la plancha" que hize, porque ella me di6 oportunidad de conocer y tratar con una lumbrera de ciencia que poco despu's se extingui6 para siempre.
Voy a narrar todavia un segundo encuentro con "guesos" antidiluvianos en la colonia Baran Hirsch algo menos desastroso para mi amor propio. Un dia un trabaja0dor rural me cont6 que a la orilla de una laguna cerca de Rivera habia visto salir del suelo algunos osamentos muy grandes que seguramente no correspondian a un animal vacuno o yeguarizo. Armado con una pala y un pico me fui al lugar indicado y encontre efectivamente los huesos en cuesti6n. Con mucha dificultad pude sacar algunos, teniendo la impresi6n que todo un esqueleto estaria debajo de la tierra. Lo obtenido envied' al Museo de La Plata, y el senior Santiago Roth, erudito en esta materia, me contest que los huesos sean los costilares de un meganterio, da'ndome al mismo tiempo instrucciones en que modo y con cuales precauciones se podria desenterrar todos los restos de este gigantesco animal antidilviano. Formando entonces este terreno parte de la reserva de la ICA acudi armado con la carta del senior Roth a la administraci6n, dando cuenta de mi hallazgo. Pero ci representante de la empresa, pensando probablemente que la exhumaci6n de osamentos no entrase en sus obligaciones, no manifest6 ningfn inter&s para mi informaci6n, asi que ci meganterio sigue durmiendo su sueflo de miles de ahos, hasta que vendr un dia otro "loco de verano"' quc ya sabrt despertar m~s entusiasmo para los grandes bichos de Ia @poca terciaria de nuestro planeta.
ARTURO BAB


22


EL COLONO COOPERADOR










NATLIOGIGUER .*
a ft,, . i .Wl ' m ' " Y J'L G G E . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .� . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .� . . . . . . . . . . O , O . . O . . . . . . o O -


El '"Colono Cooperador" rinde con su nuimero, especial un homenaje justiciero al cumplirse cincuenta afios nuestra colonizaci'n en la Argentina, contribuyendo asi a la. celebraci6n del dato que todos nos proponemos realizar este ano.
Constituye esta conmemoraci6n un significado
realmente grandioso. ZPodemos acaso abarcar el camino realizado durante estos 50 afios? La conversion ,de zonas desiertas en parajes sombreados por eucaliptos y paraisos. La destrucci6n de montes de yuyos ,en cultivos tiles. La contribucion para la construccidn de redes ferrocarrileras. Tal fundacidn de pueblos, caminos, hospitales, telgrafos, elevadores, etc., etc., es una obra de una importancia y magnitud tal, que seria dificil analizar y apreciar en un solo articulo.
Como hormigas, nuestros colonos durante 50 anos iban tejiendo la red productiva y espiritual dentro del concierto Nacional. Con estoicismo y una lucha a prueba contra todas las contrariedades que ofrece el trabajo de campo han sostenido, ennoblecikndose y ennobleciendo a su patria adoptiva, dando un tributo que merece el elogio general.
Todo lo necesario para el desenvolvimiento normal de una comunidad lo han creado nuestros colonos. Nada han descuidado.
Un lugar preponderante ocupan sus Cooperativas. Ellas descuellan por el espiritu con que son guiadas. Sin descuidar las prescripciones legales, las Sociedades Cooperativas en las Colonias Judias, se destacan por su actuaci6n en el orden social. Encierran y abarcan 0od'os los intereses y problemas de sus asociados en todos sus aspectos. Desde la dilucidaci6n y solucidn de problemas intimos de familia hasta la venta de los Cereales en forma conjunta.
Esta linea de organismos disciplinados y bien orien, tados no cs trabajo del azar. La diversidad de modalidades del elcmento que componen nuestras Colonias, las circunstancias en que debia desenvolverse en un pais nuevo una poblaci6n nueva, las grandes distancias entre una Colonia y otra han creado un ambiente no muy c6modo para infiltrar y acrecentar la idea cooperativista en las Colonias.
Sin embargo no faltaron dentro de los reci'n llbgados, elementos con una cultura vasta y con una vision clara de las cosas, y lo ma's bene'fico es que estaban dotados de un espiritu altruista y abnegado.
Han comprendido desde el primer momento que el desenvolvimiento aislado tropezar; con graves dificultades para el progreso espiritual de la Colonia, ya no hablar de los beneficios materiales que toda accidn colectiva ofrece.
Organizados los colonos a base cooperativa progresarian en todos los 6rdenes.


Pero-si analiafiamos los factores adversos a estos prop6sitos, como ser las distintas costumbres de los inmigrantes, l espiritu comercial que en muchos predominaba, la falta de preparaci6n social, la falta de medios de traslaci6n, los caminos, la falta absoluta de recursos, etc., etc., han dado a nuestros pionners, motivo de grandes sacrficios. Moldear a la masa, prepararlov para organizarse, ha requerido de parte de los dirigentes una sorprendente constancia y una abnegacidn sin limites.
Al conmemorarse el Cincuentenario, es una obligacion de todas nuestras Colonias, por lo menos recordar y rendir un homenaje a todos nuestros leaders que con idealismo apasionado, y con verdaderos sacrificios han puesto al servicio de nuestra obra societaria sus mejores virtudes. Fueron y son el orgulo de nuestra gran familia.
Lastima grand- que las Colonias no proporcionan a nuestros verdaderos dirigentes el apoyo moral que se merecen para estimularlos y darles el aliento que todo hombre que maneja cuestiones colectivas necesita; no para festejarlos, sino para darles la aprobacidn de los actos que ejecutan para que el dirigente sepa que esta respaldado por la Colonia.
Con estas lineas que escribo en el Colono Cooperador en su numero especial, quiero hacer puiblico mi reconocimiento y gratitud a todos aquellos dignos dirigentes nuestros va desaparecidos y a los que aun tenemos la satisfaccidn de contarlos entre nosotros.
Pero si nos referimos sobre este tema, es decir sobre la obra realizada por nuestros leaders de todas las epocas, descuellan las figuras de dos personalidades en nuestro movimiento.
Son ellos, Miguel Sajaroff e Isaac Kaplan. Dos dirigentes que como una coincidencia se completan en la vasta obra que han realizado y siguen realizando.
Nuestros viejos pionners tienen la satisfaccion y alegria profunda de contemplar en ocasidn de cumplirse este gran acontecimiento que importa el Cincuentenario, su majestuosa obra.
Son, puede llamarseles, los precursors del movimiento cooperativo Argentino. Fueron ellos que imprimieron el verdadero camino. No faltaron quienes han deseado arrastrar a nuestras colonias por caminos endemoniados. Amn desgraciadamente tenemos muy pocos de ellos.
Fs possible acaso pretender en un solo articulo analizar el trabajo fecundo de estos dos maestros nuestros?
Cuanto sacrificio y cuanto dolor los ha costado crear y mantonor a la Fraternidad Agraria quo hoy no s61o es orgulbo do nuostras Colonias; es utdpico, es orgullo tambi~n de nuostros comorciantos. Y cuan-


EL COLONO COOPERADOR


23










Disurso pronufndado por Ia Srta. Matilde Korsunsky

EN OPORTUNIDAD DE DARSE COMIENZO A LA SIEMBRA DE 10 HECTAREAS DE CEBADA POR LOS MIEMBROS DEL CENTRO JUVENIL AGRARIO COOPERATIVO DE NARCISSE LEVEN


Mision muy honrosa para mi es la que se me confiara en esta ocasi6n, al designarseme hablar en este acto, donde el apoyo generoso en pro de una obra digna reeibe sus estimulos y obtiene sus compensaciones. Pasa mi espiritu por un momento de profunda emocion, al contemplar el inusitado brillo de esta fiesta.y el desbordante entusiasmo de esta simpitica concurrencia que me eseucha, tiene para nosotros un significado singular, pues nos evidencia que es grande el nfimero de los que simpatizan con esta obra.
Para que una institucion, de cualquier indole que sea puede desarrollar normalmente y sin obstaculos los medios de que dispone para liegar a la adquisicidn del objetivo que la engendr6, es indispensable que cuente ante todo, con este requisito: todos sus miembros deben estar alentados por una misma inspiracion; que igual impulso los mueva, que la acci'n de todos y de cada uno tienda a un mismo fin. La condueta de nuestra asociaciln se ajusta a estas ideas de amplia tolerancia, y de acuerdo con ellas, podremos ilevar a cabo la mision de nuestro ento les ha de costar auin ver formado al Fomento
Agrario. Tambiin es utopico al manifestar quE no faltan dirigentes de nuestras Cooperativas que ilevan una propaganda en contra. Pero de nada les ha de valer, porque el Fomento Agrario, cuando nuestros dos picnners les dan su apoyo indudablemente se convertira en lo que debe ser.
Y saben porque tienen xito en sus empresas. Porque realizan los trabajos con sinceridad, por que son verdaderos idealistas.
A quie'n se debe toda esta grandiosa obra en todos sus aspectos? A Sajaroff y Kaplan. Son ellos los inspiradores de todo. Cada trabajo colectivo tione forzosamente alguna relacion con esos dirigentes nuestros que merecen el aplauso y el reconocimiento de gratitud sincera de toda nuestra masa.
Me imagino la satisfaccion ntima de que cada uno goza en esta ocasion de festejarse dato tan fausto. Cumple 50 afios Ia obra colonizadora y cumple tambien 40 afios la bella obra que han realizado nuestros maestros. La colonizacion en sif, sin los trabajos colectivos seria trabajo incompleto. Gracias a estos pionners que habiendose despojado de tudo interns personal, han dodicado sus grades virtudos, su amplia capacidad, su profundo convoncimionto dol ideal quo ojorcon al sorvicio do una causa noblo.
Es dobor puos oxtoriorizarles nuostra admiracidn y nuostro aplauso.


tro que predica la acci6n feeunda en las praderas virgenes de nuestra tierra privilegiada, a fin de que la juventud de nuestra colonia se connaturalicen con las faenas campestres. La naturaleza prodiga sus dones a los que saben doblarse para explotar sus venas de riqueza. Hay muchos que Creen que el bienestar en el cainpo se consigue con ni-ay poco trabajo. Estos al cabo de alguin tiempo, se yen obligados a abandonar la chasra, pues no les produce It.) suficiente para cubrir los gastos y se dirigen a! pueblo o a la ciudad aumentando las filas de gentes sin oficio, que hoy trabajan en una casa y maflana en otra. Pasan una vida liena de penurias, privaciones y miserias. Otros hay que, con disposicidn para el trabajo, no consiguen sino eubrir los gastos, sin obtener mayor utilidad. Estos son los rutinarios que no se deciden a poner en practica los consejos de las personas entendidas a fin de obtener mayor rendimien to.
Los que progresan y van sienlpre adelante, son aquellos que, aprovechan el tiempo y el suelo. La tierra generosa brinda tambien las riquezas de su seno al que sabe arrancarlas con ilteligeneia y afan. Eso procuramos hacer nosotros, y atinque es cierto que al principio la labor sera ruda y el cansancio grande, ya llegard el tierapo del descanso, en que miremos el por, venir sin intranquilidad, pues habremos asegurado nuestra existencia.
Creo haber demostrado el caracter de nuesLro centro.
lVenid jovenes con entusiasulo y desprendimiento, a secundarnos en la obra de bien que intentamos, pero que no se podra llevar a cabo sin vuestra ayuda. Venid pues, alistaos en estas filas, uniamos las fuerzas latentes, para conseguir la asociacidn de los esfuerzos y voluntades.
Unanse los atomos y formen en sus agregados las mcleculas. Unanse las celulas y formen en su conjunto los tejidos y hasta el sol al enviarnos la misma luz y la vida, parece que quisiera darnos una several leccidn de asociacidn, dicinridenos que esta luz aparenteniente simple, es el resultado de la conbinacion de varios colores diferentes. Y el hombre atomno o c'lula, perdido en el infinito de la vida, necesita tambign aunar sus osfuerzos para bacer una obra perdurable y eficiento. Contribuya pus cada uno con tin poco do voluntad y acci6n. "Un poco de bondad" dijo on cierta oportunidad Luzzatti, hace mas para ol acercanliento do los pueblos quo muoha sabiduria, tin poco do


24


EL COLONO COOPERADOR










Alcanzb a 12.985,217 habitantes la poblacion del pais a fines de 1938.

El crecimiento relativo, con referencia al aio anterior, es solamente de 1.54 por ciento


Un nuevo informe sobre la poblaci6n del pals y el movimiento demografico de 1938 hizo conocer la Direeci6n General de Estadistica de la Nacion. En ese doeumento se consigna que la poblaci6n de la Argentina, al 31 de diciembre de 1938, alcanzaba a 12.958.217 habitantes, cantidad que acusa un aumento de 196.708 con respecto al afio anterior, y representa un crecimiento relativo de solo 1.50 por ciento.
Observa la nombrada dependencia al explicar su procedimiento, que el c6Iculo de la poblaci6n del aio 1938 se ha efectuado en cuanto concierne a la capital federal y provincias, sobre la base


de los datos mensuales recibidos de las respectivas direcciones de estadistica o registro civil. En cuanto se refiere a los territorios, el c6Icuio se ha hecho para el conjunto de ellos considerando que la tasa de crecimiento observada cn 1915 y 1916 ha fluctuado en los afios subsiguientes en el mismo sentido y con igual intensidad relativa que el crecimiento de conjunto registrado en la capital federal y en las provincias. No se han utilizado pues los resultados de los distintos censos parciales.
Las principles referencias del informe se haIlan contenidas en el siguiente cuadro:


LA POB4CION DE LA REPUBLICA ARGENTINA, AL 31 DE DICIEMBRE DE LOS AfqOS 1938 Y 1937


Capital federal,
provincias y
territorios

Capital Federal Buenos Aires,,. Santa Fe. . Entre Rios. Corrientes.o. Cordoba.
San Luis. Sgo. del Estero Tuulnn"n. Mendoza. San Juan .
La Rioja . Catamarca. Salta. Jujuy.

Totales . Terr. nacionales.


Poblacidn al 31 de diciembre de 1937

2.317.755 3.409.518 1.499.833 709.361 499.287
1.231.994 190.160 463.469 520.795
520.796 496.083 206.995 108.045 145.029 203.957

12.110.855
650.654


CRECIMIENTO EN 19383


Vegetativo


Migratorio


Absol. ojoo Absol. 0100


14.582 31.538 18.491 13.634 8.897 17.782
3.062 9.292 8.784 6.636 4.459 1.0952.088 3.524 1.690

145.554 10.827


6.29 9.25 12.33 19.22 17.82
14.43 16.10 20.05 16.i87 13.38 21.54
10.13 14.40
17.26 15.56

12.02 16.64


12.884
1.2.505 4.452 258
77 3.424 234 214 657 2.158 331 20 36
218 371

37.839
2.488


5.56 3.67 2.97 0.36
0.15 2.78 1.23 0.46
1.26 4.35 1.60 0.19 0.25 1.07
3.42


Total Absol.


27.466
44.043 22.943 13.892 8.974 21.206 3.296 9.506
9.441 8.794
4.790 1.115 2.124 3.742 2.061


3.13 183.393
3.82 13.315


Tot. generales 12.761.509 156.381 12.25
Alrededor de los detalles consignados en el cuadro anterior agrega luego el informe diversas referencias en las cuales analiza las caratteristicas del creeiimento registrado. Apunta asi que en el afio 1938 hubo un saldo nmigratorio


buena voluntad decimos nosotros y es equivalente para que nuestra obra prospere y rinda frutos lozanos.
iCamaradas!, vamos a descender al terreno de la lucha, vamos a penetrar al campo de la acci6n!
He dicho


40.327 3.16 196.708 15.41 12.958.217
positivo de 40.327 personas, proveniente de 60.323 personas entradas por via de ultramar; 325,.54,3, liegados por via fluvial; 13.921, por via terrestre, y 8.861, por via area. De ellos salieron 32.589, 313.079, 14.223 y 8.430, respectivamente.

Mortalidad y natalidadMas adelante se incluyen tambien informaciones bsicas acerca de los nacimientos, matrimonios, nati-mortalidad, mortalidad infantil y defunciones generales.
Aunque algunas provincias, como la de Bue-


Poblaci6n al 31 de diciembra de 1938


2.345.221 3.453.561 1.522.776'
723.25, 508.261 1.253.200
193.456, 472. 975 530.237
504.877 211.785 109.160
147.153 207.699
110.634

12.294.248
663.969


11.85 12.92 15.30 19.58 17.,97 17.21 17.33 20.51 18.13 17.73 23.14 10.32 14.65 18.35 18.98

15.15 20.46


4.


EL COLONO COOPERADOR


25









26 EL COLON COOPERADOR


nos Aires y Corrientes, no hayan suministrado este afio los detalles requeridos, la Direecidn ha completado su estadistica mediante c61eulos efectuados sobre la base de los datos obtenidos en el aflo anterior.
Asi, se ha podido establecer que el nilmero de nacimientos, habidos en la capital federal y provincias aleanz6 en el afio 1938 a 293. 989. En el afio 1937 los nacimientos fueron 288.161. Las defunciones sumaron en 148.435, en 1938, y en 1937, 143.463, lo que significa un aumento de las muertes en 1938. Los matrimonios en la ca-


pital federal y provincias alcanzaron a 85.015 durante el afio proximo pasado, lo que entrafia tambien una disminucion con respecto a 1937, en que se registraron 86.503.
El crecimiento de la poblacion del paisA titulo ilustrativo y para facilitar comparaciones se ha incluido tambien en el informe una referencia sobre el crecimiento de la poblaci'n del pals desde 1914.
Esas referencias se sintetizan en el siguiente euadro:


DESARROLLO DEBI AUMENTO DE LA POBLACION ARGENTINA (1)


A fOqS

1914 . 1915 . 1916 . 1917 . 1918 . 1.919 . 1920 . 1921 . 1922 . 1923 . 1.924 . 1925 . 1926 . 1927. 1928. 1929
1930 .
1931I. 1932 . 1933.
1934. 1935. 1936.
1937 . 1938 1939.


Poblaci6n al 19 de enero
7.885.237
7.948.609 8.042.486 8.141.601 8.257.161 8.374.072 8.510.030 8.696.389 8.913.824, 9. 190. 923 9.532.1.91 9:826.388 10. 080. 666 10.352.488
10.639. 338 10.915.015 11.187.681 11.452.374 11.657.656 11. 853.300 12.029.559 12.2042094 12.376.052 12.562.262 12.761.509 12.958.217


vegeta'vo Crecim'to Crecim'to mig'torio
(2) 98.022 34.650
158.365 -64.488 149.260 50.145
146.537 - 30.977 125.318 - 8.4.07 123.788 12.170
146.578 39.781
151.682 65.753
173.706 103.393
180.469 160.799
180.144 114.053
179.001 75.277
181.360 90.462
174.972 111.878
189.495 86.182
183.445 89.221
191.276 73.417
188.566 16.716
1.92.559 3.085
172.107 4.152
168.641 5.894
150.848 21.110
159.003 27.207
155.347 43.,900
1_56.381 40.327


Atumento Absoluto
(3) 63.372
93.,877
99.115
115.560 116.911 135.958 186.359 217.435 277.099 341.268 294.197 254.278 271.822 286.850 275.677 272.666
264.693 205.282
195.644, 176.259 174.535
171.,958 186.210 199.247 196.708


(1) C6Iculos de la Direccion General de Estadistica de ]a Nao, idn.
(2) Al 19 de junio (tercer Censo Nacional).
(3) Aumento de 7 meses.


"La Prensa"


U'.,'


anual

1.38 1.18 1.23 1.42 1.42 1.62 2.19 2.50 3.11 3,71
3.09 2.59 2.70
2.77 2.59 2.50 2.37
1.79 1.68 1.49 1.45 1.41 1.50 1.59 1.54


26


EL COLONO COOPERADOR







EL COLONY COOPERADOR 27


Datos Estadisticos de las Colonias de la
"Jewish Colonization Asociation"

al 31 de Diciembre de 1938


1.654 colonos con 235 .896 hectreas adquiridas en propiedad.
1.698 colonos con contratos, con 166.693 Has.

Luperficie bajo cultivo en 193847. 151 Has. de Alfalfa
84.256 . . ,Trigo 55.971 . . ,Lino
32.597 . Avena y Centeno
18.275 . Cebada
35.250 ,, ,, Maiz
12.206 . Sudan Grass, Kefir, Algodon,
Mani, etc.
1.422 . ,Hortalizas

Resumen de la producci6n total de 1938--


Ovinos .
A yes .


PlantacionesArboles forestales.
Arboles frutales.

ConstruccionesCasas.
Galpones .
Pozos.
Molinos a viento.
Metros alambrado.


Cosecha. . Industria Lechera . Venta de Animales . Huevos . Ayes . P a s t o, Alfalta, Sudan Grass y varios.


Inventario-


Arados.
Rastras .
Sembradoras.
Degranadora; de maiz.
Espigadoras atadoras.
Espigadoras trilladoras.
Trilladoras .
Motores a traccion.
Rodillos . *.
Carros.
Guadaniadoras.
Rastrillos.
Prensa de Alfalfa.
Desnatadoras.
Coches y Sulkys .
Automoviles .
Auto - camiones.

Hacienda que poseen en 1938Vacunos .
Yaguarizos.


8.750.250 978.221 715.649 898.638 240.223


, 1.031.625


31-.710 530.988


619.831 115.086


3.457 2.766 2.223
2.322 19.875.546


EXIJA a su
proveedor


de Is sigiiientes
MARCA.
INSUPERABLES:

ALAMBRES DE PUAS Nos. 12.1/2 y 14
GUARANY" (34 Kilos) . "T 0 B A" (34 Kilos)
� OLIVERA" (40 Kilos)
.o S
ALAMBRE DE ACERO OVALADO DE TRIPLE GALVANIZACION ROLLOS
DE 45 KILOS:
N E W T 0 N" ( alta resistencia) T 0 B A" (mediana resistencia)

ALAMBRE REDONDO GALVANIZADO
Rollos de 30 y de 40 Kilos
"B L A K E"

Cercos modernos estilo americano a
"OLIVERA" y "FRERS"

Solicite Listas y Catalogos a:

Justo Hnos. y Cia. Ltda.
Los especialistas en articulos rurales + I PERU 353 BS. AIRES $


3.871 4.400 1 .924 1.523
770 909
4 78 101
3.562 1.103
809 260
1.399 2.696 28 28


102,714 53.768


27


EL COLONO COOPERADOR










6C00PERATIVAS ADHEIUDA8 A LA 1RATERNIDAD AGRARIA


N6mina de las Cooperativas


Soc. Agr. Lucienville Fondo Comunal. La Mutua Agricola . Granjeros Unidos. Palmas Yatay. La Fraternal Agricola La Uni6n. El Progreso. Tamberos Baron llihsch . Agricultores Unidos . La Luchadora. Ocavi . Avigdor .


afio de CantidaL
de
fundaci6n asociados


1900 1904 1908 1924 1918 192,6

1927

1938 1931 1932 1933 1935 1936


250 468 438 307

49 113

75 189 327

65 58 178 114


Capital Socia! realizado


78.000 159.368 140.000 82.075 9.991 13.000

15.416 49.440 59.716

6.603 2.432

15.500 12.550


Fondo3 vario,



113.678 215.016 210.,000 74.832

1.,960 11.134 6.500 81.800

472

4.142 1.178

8.499 3.208


Bienes raices



115.000 59.370 152.500 13.177



8.293 6.500 22.000 43.715 2.800



4.956 7.400


Mercaderia
ent
e-istencia


15.000 109.547 1.77.000 43.738 8.000 14.617 18.000 53.829

6.214 5.700

2.000 17.035 23.000


Monto de OperacioneS del .jercicio
1937/38


Consume y cosecha
$
142.700

550.277 520.000 178.000

51. 390 73.026 60.000 283.377



37.900 9.1000 114.724 70.000


Cereales 452.200

1.739.,960

280 1300

170.000 78.300

(3)

85.000 462.916


104.300 65.000 255.990 36.996


Granja
$

29.400 94.133

(1)

(2) 18.000 14.173



45.000 20.490 65.636 18.000 3.500 19.145 24.371


(1) Las cooperativas Tamberas de Moises Villa han recibido leche por el importe de $ 120 000.---.
(2) Hay que agregar tambien los 65.636 de Tamberos Baron Hirsch que son los ismos Socios que de
(3) La Colonia Montefiore tenia Una entrada de $ 89.180. por leche que mandan a la cremeria.


Granjeros Unidos.


151.148

362.213

326.568 149.080

6.000 16.450 20.000 92.399



4.386



12.420 2.480


13 33 21 11

4

4

5

23

3

3

2

5

6


bATOS ESTAW)STIOSDE LAS










ESTADISTICA DE LAS SOCIEDADES COOP ERATIVAS 1936/37 BEGUN DATOS DEL MINISTERIO DE AGRICULTURA


Case


Sociedades Socios Capital Social
oom$n.


Operaciones
m$n.


Agricolas (zonas de cereales) Tamberas .,. Algodoneras . Yerbateras y Tabacaleras . Vini fruti - horticolas . Rurales varias. Consumos . Credito. Urbanas varias. Seguros rurales y urbanos . Ele&tricas.


Totales .


132 58 18
11 29 26
70 42 51
29 51


30.,866 3.245 2.954 1.339 1.161 1.202 69.852 19.037 13.046 29.151 71.442


6.129.515 1.403.605
1.022.480
257.475 1.342.630
525.710
8.109.570 2.595.595
2.484.315 4.247.995 8.920.,955


517 243.295 37.039.845


53.464.981 4.184.243 8.689.054 1.171.070 1.850.5022.058.026 16.313.204
7.409.958 7.038.944 4.472.931 864.698

107.517.614


CULTIVOS VARIOS - ESTADISTICA COMP ARADA - AROS 1872-1888, 1895-1909, 1935-1936

HECTAREAS
Cultivos varios 1872 1888 189,5 1909 1935136

Trigo . . 73.096 815.438 2.049.683 5.836.550 5.750.000
Lino. 34 ? 387.324 1.455.600 2.660.000
Maiz . 130.430 801.588 1.244.184 3.005.000 7.630.000
Avena .- - v 572.600 1.195.000
Cebada. 1.713 54.574 60.011 785.000
Alfalta . 105.782 390.009 713.091 4.706.530 5.395.300
Tabaco . 3.461 ? 15.795 9.547 15.587
Caria de Azcicar 2.453 21.062 61.273 70.750 152.323
Algod6n .403 12 879 1.738 317.019
Vifiias. 3.650 25.654 33.459 122.459 169.003
Mani. 2.388 ? 13.4,75 11.950 98.550
Papas . 2.361 ?21.084 48.514 159.065
-Porotos. .3.745 ? 20.801 26.000 21.265
Legumbres - 23.559 38.000 (3) 120.,900
Arboledas .- 36.125 204.224 664.711 620.250
Qtros Cultivos . 28.492 (2) 369.232 48.599 2.145.712 1.313.111

Totales. (1) 580.008 2.459.120 4.892.004 18.775.672 26.402.273
(1) En esta cantidad est6n inclulidos los siguientes totales: 177.000 hectdreas de Buenos Aires y 11.000 de La Rioja. El detalle de los cultivos que componen estos totales no es conocido.
(2) Las estadisticas no mencionan el detalle de los cultivos sefialados con interrogante, los quo se, incluyen en "otros cultivos".
(" Ineluildo hortalizas.

EXPORTACION DE CEREALES Y LINO EN TONELADAS

A ft o Trigo Maiz Iino Avena Cebada Centeno Alpiste


1928
1929 1930 1931
1932 1933 1934
1935 1936
1937


5.295.835 6.613.342 2.213.389 3.638.682 3.441.882 3.929.223 4.793.747 3.860.043 1.610.386
3.887.195


6.372.181 5.047.791 4.670.309 9.767.201 7.055.387 5.018.861 5.471.119 7.051.460 8.381.690
9.087.363


1.941.402 1.617.487 1.169.661 1.880.274 2.027 .609 1.392 .315
1.374.457 1.777.632 1.487.926 1.802.048


299.704
430.198 453.638 644.766 715.621 429.019 505.871 376.521 175.760 403.397


226.962 250.007 143.660 206.454
281.069 449.341 536.092
419.862 246.994 254.496


173.565 186.,903 12.572 59.927 213.811 190.755 105.697 239.411 134.579 92.332


11-404 4.211
3.775 8.486 18.997 28.892 25.715 26.185 7.357 12.647


EL COLONO COOPERADOR


29


.












Instituiones que 'Fundionan en las Colonias


Colonia Clam-


1
2
1
I
1
1
1
3
4
1
1
1
1


Cooperativa Agricola: Fondo Comunal Cooperativas Carnicerias Sociedad Sanitaria Banco Popular Agricola Caja Rural
Caja de Ahorro y Prestamo Casa del Pueblo Bibliotecas Populares Centrales Sociedades de Damas de Beneficencia Consorcio Caminero Centro Juvenil Agrario Sociedad Cooperadora Fondo de Semillas


Colonia Lucienville1 Cooperativa; Sociedad Agricola Lucienville
1 Sociedad Sanitaria
1 Caja Mutua de Credito
1I Biblioteca Popular
1 Sociedad de Damas de'Beneficencia
1 Consorcio Caminero
1. Centro Juvenil Agrario
4 Centros Culturales
Colonia San Antonio1 Cooperativa: Agricultores Unidos
1 Sociedad Sanitaria
1 Biblioteca
1 Sociedad de Damas de Beneficencia
1 Centro Juvenil Agrario
Colonia Santa Isabel1 Cooperativa: La Uni6n 1 Cooperativa Carniceria
1 Servicio Sanitario 1 Sociedad Cultural
1 Sociedad de Damas de Beneficencia
1 Centro Juvenil Agrario

Colonia Palmar Yatay1 Cooperativa Agricola: Palmar Yatay
1 Sociedad Sanitaria
1 Biblioteca
1 Sociedad de Damas de Beneficencia
1 Centro Juvenil Agrario

Colonias W. Moss y Curbelo1 Cooperativa Agricola: La Luchadora
1 Biblioteca
1 Sociedad de Damas de Beneficencia
1 Centro Juvenil Agrario

Colonia Avigdor-1 Cooperativa Agricola: Avigdor Ltda.
1 Servicio Sanitario
1 Centro Juvenil
1 Cooperadora Escolar
1 Sociedad de Damas de Beneficencia


Colonia Luis Oungre1 Cooperativa Agricoa: Ocavi Ltda.
1 Cooperativa Cremeria
3 Bibliotecas
1 Casa del Pueblo
1 Sociedad de Darmas de Beneficencia
1 Servicio Sanitario
1 Sociedad Cooperadora Escolar
Colonia Moises Ville
1 Cooperativa: La Mutua Agricola
4 Cooperativas: Tamberos 1 Cooperativa: Panaderia
1 Banco
3 Bibliotecas
2 Salones
1 Centro Juvenil Agrario
1 Sociedad Ganaderos Unidos
1 Servicio Sanitario
2 Sociedades de Damas de Beneficencia
1 Socorro Fraternal Cooperativo
1 Centro Deportivo
1 Centro Juvenil Agrario

Colonia Montefiore1 Cooperativa" La Fraternal Agricola
2 Bibliotecas
1 Sociedad de Damas de Beneficencia
1 Centro Juvenil Agrario


Colonia Bar6n Hirsch-


I Cooperativa: Granjeros Unidos
1 Cooperativa-Tamberos 1 Cooperativa: Carnicerla
1 Servicio Sanifario
1 Sociedad Cooperadora Escolar
2 Centros Culturales
1 Biblioteca
1 Club Deportivo
I Centro Juvenil Agrario
1/Fondo de Semillas

Colonia Narcisse Leven1 Cooperativa Agricola: El Progreso
1 Cooperativa: Cremeria 1 Cooperativa: Carniceria
1 Chacra experimental
1 Fondo de Semillas
2 Bibliotecas
1 Casa del Pueblo
1 Sociedad de Damas de Beneficencia
1 Centro Juvenil Agrario


EL COLONO COOPERADOR.


30











Nomina de las Institudiones y Colonos que han sido Premiados


Fondo Comunal: Congreso de Mutualismo de Sao
Paulo, Brasil, afio 1911.
Fondo Comunal: Exposicidn de la Sociedad Rural de
Gualeguaychi,. afo 1913.
Fondo Comunal: Exposicidn Internacional de San
Francisco, aflo 1915.
Fondo Comunal: Exposicidn Rural e Industrial en
Concordia, anlo 1914.
Giguer Isaac: Trigo, aiio 1916. Merener Luis: Trigo, afio 1922. Kornfeld Israel: Mani, afno 1922. Kornfeld Israel: Mani, aflo 1924. Resnikoff Gregorio: Maiz, aflo 1924. Fink Salomdn: Maiz, aio 1924. Hertzriken Lebn: Mani, afno 1924.


Hertzriken Leon" Maiz, aio 1926. Goldstraij Jose: Maiz, anio 1924. Goldstraij Jose: Huerta, afio 1934. Goldstraij jose: Miel, afo 1935. Fischtein Pablo: Maiz, aio 1924. Schlapakoff Abraham: Trigo, aio 1928. Blatt Moises: Lino, afio 1934. Blatt Moises: Maiz, anio 1933. Enguelberg Adolfo: Malz de Guinea, afio 1934. Enguelberg Adolfo: Kafir, afio 1934. Enguelberg Adolfo: Granja, aiio 1939. Smilchuk Elias: Queso, afio 1934. Berner Isidoro: Trigo, aio 1935. Leibovich Marton: Granja, aio 1938. Sandberg Maximo: Maiz, anio 1925.


EXISTENCIA GANADERA AL 30
DE JUNIOR DE 1937 (1)


Vacunos . Lanares . Porcinos . Yeguarizos . Caprinos . Mulares y asnales .


33.100.512
43.790.166, 3.975.716 8.527.181 4.875.990
905.040


NUMERO DE ANIVIALES VACUNOS CLASIFICADOS POR SEXOS, EDAD Y APTITUD


Vacas:
Devientre . De ordefie.
Vaquillonas .
Terneros:
Hembras . Machos . Novillos . Novillitos . Toros . Toritos . Bueyes .

Totales.
Centros Urbanos.


11.501.834 2 824.442 4.139.523

3.843.725
3.553.659 2.358.,863 3.071.800 687.609 4,70.245 380.580

32.832.2SO
268.232


Totales Generales 33.100.512

(1) CENSO. Cifras provisionales.


SORTEOS DIARIES

DEL ACELTE








TODOS LOS DIAS SE SORTEAN:
UN PRIMER PREMIO DE m$n 0
-DSo SEGUDOS PREMIOS DE m$n 25.- c/u
DIEZ TERCEROS PREMIOS DE m$n 10.- c/u
SON m$n. 5.000 IENSUALES en EFECTIVO
I dentro de los envases, chapi- (
tas en la siguiente proporIci6n:
1,500 litros . . 1 chapa
Vod hallara 2,500 . 2 chapas
4,700 . . . . 4 ,
I l . . 4
1 10,. . . 8 ,
ias chapas que encontrard dentro de los envases. Remita una chapa en caa sobre agregando un papel con su Ret1 r e nombre y domicilio. ElsoR e ti r e bre debe Ilevar la siguiente
d irecci6n: SORTEOS DEL ACEITE "COCINERO", L.R.3., RADIO "'BELGRANO", calle
Belgrano 1841, Bs. Aizes.
{ (excepto domingos) L. R. 3,
Radio "Belgrano", el resultat do de los sorteos que se da
a conocer entre 10.50 y 11 hs. MARCA "RIST


EL COLONO COOPERADOR


31







32 EL COLONO COOPERATOR


ESTADISTICA COMPARADA DE LA INDUS TRIALIZACION DEL GIRASOL EN LA ARGENTINA

Semilla Aceite Rendi. Tortas Harinas
A R o s empleada Obtenido mientos oleaginosas Kgs
KKgs. Kgs. Kgs.

1924 .28,8.11.1 52.800 19 140.000
1925 . 1.750.000 315.000 18 560.)000
1926 . . . .
1927 . 264.000 58.000 22 121.000
1928 . 943.417 201.432 21 432.403
1929 . 129.440 24.888 20 47. 287
1930 . 1.522.465 293.376 19 607. 753
1931. 343.000 67.000 19 121.000
1932 . 4.482.664 895. 958 20 1.484. 332
1933 . 13.028.279 2.678.405 21 4.871.273 32.000
1934 25,631.990 5.893.556 23 5.764.322 3.664.190
1935 46.045.286 9. 936.428 22 7.611.922 8. 576.545
1936 . 73.239.805 16.063.469 22 16.423.24,4 10.020.969
1937 .114.,626.785 26.672.150 23 21.005.193 19.865.915

TOTAL DE: ANIMALES SACRIFICADOS EN EL PAIS PARA EXPORTACION Y CONSUMO INTERNO
A fi o s Vacunos Lanares Porcinos
1933 . .5. 702. 993 7.028.044 1.242.385
1934. . .6.002.377 6.425.544 1.382.819
1935 . 6.398.754 6. 781.794 1.327.827
1936. 6.730.581 6.988.273 1.434.9,61
1937 . .7.160.917 7.081.156 1.605.069

PRODUCCION DE MANTECA, QUESO Y CASEINA (en kilogramos)
A rio s -santeca Queso' Caseina
1933 . 32.591.927 23.249.782 21.639.562


1934
1935 1936 1937


29.335.771 27.899.487 31.904.816 30.920.401


22.218.851 22.593.895 32.739.128 33.726.272


20.822.980 17.274.000 19.483. 000 19.625.000


TERMINO MEDIO EN m$n. DE LOS PRECIOS PAGADOS EN EL MERCADO CENTRAL DE FRUTOS DE AVELLANEDA (por kilogramo)

Cueros Cueros Cueros Vacunos yegua- lanares rizos


1933 1934 1935
1936 1937


0.75 0.95 0.89 1.34 1.46


0.55 0.62 0.66 0.71 0.95


0.40
0.57 0.59 0.65 0.79


0.51 0.61 0.65 0.94 1.09





/
/


,1


X" 'IX I; _


294 2V


1939 1;=t ,t V


,~


Mir


. . . . now


/











,IQFPlIA ! CA MISRIA IFOR AIOH


Knoel Dickman




0


CANNING 21


U. T. 54 - 2645


6
BUENOS AIRES


EXIJAN A SU PROVEEDOR

"EL RELICARIO"
E 1 a c e i t e comustible insuperable de refinacion especial en tambores, tamborcitos y latas de todos tamalios.


"FLOR DE CAROLINA"
"EL SERVIDOR"
Los arroces queseimponen por su mamma calidad en higienicos paquetes de 1 kilo y 1/2 kilo


FABRICA DE ACEITES COMESTIBLES
MOLINO DE ARROZ



SOCIEDAD COMERCIAL E INDUSTRIAL

ISIDORO WElL & Cia.


CORRIENTES 345


U. T. 31 - 4497


BUENOS AIRES


togovesoooood, 0 0040"*Osesoo also&*,


L Mejor pomada para su Izado sellama URB IIN


I


Su calzado es caro
conservelo con URBIN

O0


Laser' Marsehoff y Cia.

BEBEDERO 4344-58
Buenos Aires




Grades Esthalcimientos "AYILLANEHA"
de IMPLEMENTOS AGRICOLAS
AGUERO 1891 U. T. 22-4075
Avellaneda, FCS - Casilla del Correo N. 10

Todo agricultor debe saber que
E1 arado "CHACRERO" es hijo de
nuestra tierra y por ello, es el mejor para
* nuestras chacras; con el le entregamos,
* Primerisima calidad, resistencia y mas ann.
PRECIO MINIMO
Adquieralo, se lo recomendamos y adeo I nds, se lo garantimos, sus rejas y vertederas son. de los mejores aceros, como asi : tambien sus gruesos ejes de acero de prinera calidad. Solieitelo a su proveedor, NUESTROS TIMONES NO SE ABREN uselo y se convencera. Un product Argen* tino GARANTIDO. Digno de labrar su
propia tierra. Ademas solicite precios de Torniquetes, Rastras de Planchuelas, Rasi tras tubulares, Balancines de acero, Balan- ?
cines Tandem, Arados de Manceras Apore adores, Roldanas para Balancines, Palas
* de Buey NQ. 1, 2 y 3, Dientes sueltos para
Rastras, Cultivadores, Sembradoras para
Algod6n y Maiz.


LA cal


1l



I"










C=A OC 4LagV4444s L 4 444 i 444C411 ~L4 E 4J 4 4QR% 4 W


Ws'U 4C411W Cl L; 688TNI1 C L 1
0 j .,4 I L' CC Q 1'4
% I4IC'A X411N4 N iO0 r =4


ACI .4CA u+acLjo44

izkI'fm nwa clZQ K,94 .5 RQk+
aQ ,,- * I' CCL . k k ka
C ca 40 IkI,1 L4,U M44Ck m Ma S







'41 o"4kc~- cW681 cLci t2=~gN

N41 ~ ,14 N A ICg 41M ICA

9- 4 .~i i 1 4Mwla 4 CIAI I


cwa~. f~ I ~ L4 ~ ~ 2L S Z L Q C 8





WI


W.-* W


1, F,4 w ral r."I'44 a


set.@ 0 9 0 t 9 # 2 0


44,,


db
LAW
V 0


09 49 19 9:41149s4*4, 8 1, S












LgL. CZN~ L4 s Z Mc" am S4L4









R4 4, C~l 41NU49 N C1. N R19C 4Q ULIAC, 1L.





M4 c5L4 u1



















QAJNta LALL. N A , NkCL.A IQ Q94 wlk a i4
LA 44ka -L.IL.,~ 4

1441 , ~~~CJ iJ L'i ~~N


x,4Li 44 ,44 -N lgcg�4 mkZ4441 Z LI4C'














L ~ -,kk~x NQN4Nd1A~d~L~JJ I,9, kf



%R 4.NL L4 Z 44 1 L~~L , u9L 1


JN IL, 4 LA ' $QX4 4
LR Nd L W LAL , 4 AL
44 ilm l -4c 441 ,NJ 99N , 4 N kc 4 44C
NQ R 4RC S C.L.N MllL4 Q KU4NL- L, . Nd










Lt" Z.J RRC JL~NJ'- ~l 1,1ko 4LN.L 44 Wcl 4u ~ qN 4L Q441" WNd 41 V44NIRCAI N4Q N LACI 41%CCQL=% 4 CNL, + kl QL4N UN NLIM4441' CNN C1444104N9'C4NL4 N L J. 41 4 al4L Nd + L C NdZ,4 R )RC Nd Cl R NZ4 JI 4 UL,4L, JUlt 411Q144N Z Ndk 4aclwNtcl r. 44C L. LM44 Mal

CWT' NWJ U41NdL4 4 9 LL'
C~rqNdC- N~'.L44Lag. 41 C N-


c~ ~ tL~ LI


NO ul,' Zl 44L '4V4=41


CaRl-l Rl,, 6" #4








3


TIN-1i vv+r"7 I5 1 415;J








C). .1vW
N, VvIV111)10 - i vN t





,I ? -N ~n vn i1116 II)


t2~~2 vrt I i P In -P l '
Vl INWI'vc












nXTI 1198 ITI I


; npi~ jiv D INnx~ mn 110

JIT nT1 +I~nVN; 'N li
nXT11 Y52is "IN nr ,:: ='1 IIN




lit 5'I.V ~ ,Z $ri2 5 P l"11!X~t '

11II~TS5NI' l L1L nV.VN I -1WT








+LV7 NT 5n11nn- n VI=vn11P "N fC)vsvn


, S~nnl I1 V~v r TN vIT~i41 nv=nip















-1.P'vlI I.V vn








111V l~~i D 1915NTv Lo'







Vn jD4,IitW nTNN
lvvvwwsT: Di i


IDD1 IV)W1 -90;NI w t C)T1V .T .jv ' l v -N "D lNN Nm" D5








-,V TI1 m~


lit IrlnV1IIN t~ vlII=T, 11y It 10








-1vlLO 1N I1 IXI U n W 1 , iy I~



TN~

I.VW t1' .vw5ril I.Ool Vs 1 lt~ Y - t
-n$1 l z 1 .vvtM 5x z vln4flt%~uI11I i IniT1lntNI UA nV %Nn~ V5N =151 IVIjlr - z vI 1,xTI Vn . .NLI
XVI- 1V171-1t 45nIE l I - .5v plr n l 4lli INI~p U;?I ) i


Jn~qW1nNT1 l w N5Nj lvl.V -1;~nl JI jv If mlv

I~ jV.VWD-tDl1V I1;tVj)IN7 1 lV j6lNt



IN U:fvn MT,.v W f45K "n X,,7 IV

r.,NT il ~pu~r1 Dn r(-Nnv.1rts~ INwx

lnl III n nn. XT NT t~sr $ 5J


nN 141 4,31N ; ' ; ;


IM P t 5.wilivri nNI*l








53


nXTI1 JVn )XTJ IV~v T UI.V: tI- t P.IR 3 tIIV :s4I N1 611I )v.v '11rN D. T VVN.V2?c
-tr ITI.1 ,TV b11!JV 4T tlis 81VV










IT~ =M 13V"TDVDTI lr 341
ncIN~ nX55fl 'n rn' 1=1.1 t n.V5In' ni~~)I It = t 1V I4un5) rio n Iv1:NTr DT1 Il







NT ~ ~ ~ tN1 V.ts 11. T IND. X II '3

,N 'V7 t11110 nl J)N 11'
t)T1 rDnrv5t-1,1 n"TN 21.VI 4



- ~ ~1 7,~ 1~~ ~ T


~$NTt .22T; .M7 lin~ t JV5 ItV5 I V)IM5 TIN:DN'1 UlnV JI51pl11h3 n.WI 4nx m~ ~ m 1












5~~ N I itCK " ,) 5














-I XT 115vnn lt 4IN vL2v-jv1-7 ' t- O NT$1 T


VIV





















-TI nr fnvllv n~pz 15vn vnvl IN rnv5










T T

-v-o = OT, t:Vb DI tolZvi5 1



pi: )nv v=NI t fvnrv n r n N-TN I




=INIlflIM J N't''i p l 11,1 1rv~n I~TN~, 1r








t5NT1V tVI Iln,t 3 - I N2} %.7$nPVI111:1Ni DT .VIVzn




-41I W"?nN T5XNT2~1Vi' ?~


1k; Lspl vlnnn~rn 'm 2IVI s' 1on




~ ~ 5 s' tnxmT =I3 tx~lb2 Ivn



fl ~ ~ ~ ~ I ,tl 1 "2fl' 2 O z I1;71 I11 4N' n TIN 5s 1 l50 'it; 2'W. 1 1_72'T '1 12 $) N1'7Z 1L Y IVvv







7"


A &L
01 R.*.'


LV MNTI) fINZI-I'vi fW1 IV= =vInvi nNT11 vvv I
NT I n"v IV nXT11
=Tllt INTS N- lit n)v
rr-1nNTnnV ln wl
-sz Inninin
N v fnWlv NTT InKTIn 41T nXT)l fv45D-I N5 JIN N IN)l ft .Vnv -l JIN v fnv mT5XT*,
C)N J[DN nVVTNM I-INT V T
Tjj n .7 nt
lvvpV1 1INT, vp -Iivilt I



I.V=N JIN lviv


IVI T N t:)I ;
N fjnimplv TIN IV ;n)v-nLsnl ; IrTnN J)n
11)1 t)VI nl KT*TP n I t n i") V 1 '7 1 11 XTI VnVI V
'jvi)V iS INT InTm nirisvn nVnir-inn, 5 n m-Npi tnV-i nNTnv *PN lw ls
V 1) P V NT N I
: lrmNT =18
nvv ,I N n3vi lit upi've l=NTn-lv-1n'lK nnn,T T rN
I v 'm =5 4 J N vN fmxpv 'I,
V V I IINP V ,V I N fn v I n jbi In I rl r)
loalwn vv- N 1%7 uno 4vilvi tNT*Tp 4T I I
IIN ++
IIIDL n 11 111V "T Vl) Wt 1-11N -IKT JIN nV-1 Jill




nVI lit no:15VT nw n v =L nv,7 Ilzi. mwrljrl NT nnn- 5nr nVnnP1Vtln irl lb"I.IJIVIIT 11N nlv lvll K
mw m IV n -rN
lit DKn nvnv v5j,) L I N nl nv, TIN. Iles
-),Vl lit 5n J IV 7 .,Mlm vrl lit JIN n 411-) nnljj

V 5 1 V L) V I LS Z,- n n :1 5 V T V I-) 7 i*AT7
irn nNpl tovK 14.:: 5441) JIN'l 11,=Tntcl IV jplv) T4,4, IP7 I'MV111) lj V IY= nrl 1,vvnNTnv - rrrll i'mix r A INT vn T , N 'nXT11
n)v nVI nl 1:11 vi . lv"nK "On'. nv-1 INT

T n nNTbl .4fvnNTnv ,7
INT f1145N MMnV-5Vn 1Vk7 )l L) J -T nntMN--'1 UYIN ; 4)) nVU, .1birinv 1V17 11N P I ri n 11, n N 11)
- R, '17 n V W1 f I, mn, v - 5v n nV,7 I I n n I I p I V Lo V N, I


NT inNTIIXTE) x1889 11IXT '


VI1N1)V nvvnin nv-7 ")x finm 3in Ir

-vs I TIN - IN3 ?, lv7?Z VZ53ttt1 l~nPI'.5x 137"? 1ivvw'm ?x jp lit nl"y o37;"IT71371 '1 V'X



















1, 1 114.


n$ T I a3 N ~ 1.) " XTIf Nl 1")371 7 n 5X, n'1 7 1v

l~~~n k; ?~ 137,n n~w n-It


-0 6 too 4 , 41







81t I tc) 2s 8i


X86 INT .~ ~1 ~








lit 15NTT


'7vnm lt Ip-5r** n IN 1 1 lc P1"n



TNjVX 4 V 18.P5',:I V) N sl l~jw








k W tN DV T4 J) ,l N

+ ~
i IP n5.V SZ nD f I l T b.n. -n Ivzj~flL'~ 1~ l '
It'I I D5IV '; IN .n)V
~i t~'~ rnn~'' pn - ' -m v



li "N 1 1V roi





L~ toN11 l~ N on .15 N111"pvn jtv1 "t~vo N IIITnn v 1t 5KT i
-=I ~i NT yj5v,)lt xtv-n v . N TI:) I "IrV tV1 1 JIIIL -VO


li 4.2C 11 II

I IIN N~V-tV~67.'l I nl lfyv-b I




















N- r~nl "IVVIIN IV

- pn%


I Nnv I - ;ln IN r nN




V) ) =P2 DZI~


I i~vInvir7vn),I~t nwl v-71 wt


n NT Tn Irb7XT









C 0 q% 4- 4 41-'414a4 4 C QC Z4C Z C1 1C+ ~ L 4 Oc~r C LL 444l











rL %11 - NC 41 N4L44 11- C% U L

41Q N41 VM L 414 S4 IR (lN4













L M:1 444 - 4a MU4 411- N l


L W Ua 4tE.L~~ ("AmuoLI.,' L






Li ".Ck 1










CiL4L! 9iRQM4LCON4 Q44Mk









"A'CO 4 Q44Mg WQZ - U7


44M Q1 ~ CClQ -9 .4 :'l .

4441 N41 4k 9 Z4 L M4CIaCC ' kIIL,


N4MZ11 ACINk- 41 a$wN44N:M a-*LQu 4LcCI41 1L4N.4


17UIil k d~ I ~ iI ~ .

L C N YUL


x , L.R746,

















Q ALX= N4 U 074 l 41R 4414LA NL.44-.










Qfl ,~q C 4 LAMCA 1 W U C ;l 44L Z zuL( l m q R R~cgoL4 14RQ, 4 A
L A Z41 14 L jiNC4( 'X4 CLA Q








~e


.F R N 14CA UL44LNA C g



C41R .4LA N4L:441 LA. L44L.


L.4 LC 0 M - k LA hi





CXC L 1 0NO,49 4CC&


L u4Z 44 LA 4 L4 L. . 4 4


4 4, 4d4ccgc 51744 cla cI~














NOLA lA~ol NZ4 C44I 4Wl q~ X 14 N4







CL L~4CI~ 4 AC.144 W LA 4Cl N



A UN44NC14 %U1 z ! LA,4 U kJ 4 bJN4 L 4. L .14Z' 4 444' Z l A j 9L .CRg 7La 4NCV d L41 :kC 4 4 Cl AL 54qv 4CZ L LA 4t :L; u 4m.l "R~ k lLA WCI 'LAZLAl hL4.'

~4t44LA 4C4L, 44C411 44ZAI N4 R
CMI 4L, NV4 QIA 1,94 4 4CAM LA M 4,CL 4 . 411L L , I CM C541 NU44 4C~, ,14I N4 C:4 'W L 4 k~g tj C41 4l W C1%( UPC R14 L4 LL4RCM4 d4 QM LC I iq41 'i C 4 1 LZ~k4C $4 7 4 C5$4C41C LIC L4CC11+ L4N4% R 4 LC4 4 C C U . ZA%,CLA C LQ 4 4Q


r(C U 4 U 4LL,1 , C1Ll 14 LA 44 ' 44 L A41 R 5 $4LNC
4= CO LIC4NLA C4 L I'L 4 - 9flC MC


LA4 1'4IN41.aCC 4,40:1 N ~ ~ l


C~U4 X C$4CX g X z a - $4L.


OT d gi Q m ci 4 L. R CI K L.







IiIn


lit 1"iI41t p55N

-l~vl rn N min 1-5 v t I)N fu v &j

N ~ ~ ~ ~ ~ ~ 15 15W41)h'lNY~t$ ~ T~N '=I .:.5JTn Nt 1Y
-Inn rlN l~ mv N vI)T - tv)nxml 'I
-. N litNmV CNrl min C N ?Z - x III "1i:
N s Ivi TIN 1v I 1tv=11N N N

111Avw t C ~n qN1 N PN- Jv1 p1" TlitnX I1 IN %N TIN IIN " PtI18 "PlN1 11



5"t~onv 0 N ;tl$vwhNN5'--t I"N vz1N31'v VN w .vw uvv1 5 - - 5 l:)5N" t i v ~n





XT n n T1-1 11N m 1 , 5Z ?N 80 N~ Dv ++ -I.v rt lit =Nnto jI~j'1.v'





Mri IN I n11f i N 5I~a t 1 - 1ThNi l





a1)NTtov v5 n 'NT v '1 n N n NT II N ' 1 5 n~7





C)N?1N fNcZ V "v'I ' ~pIT'1


lit VNn 11,11$z 1.1 *N 1 I"N

~fN N +: ' 7 5N'T T N ~1) n '~ TIN WV1:1 55wY1N-C) ~75$1 ~~

- I DW 5 1 vvn N"NT iv ,51;$Z 125y2N?3 C) 71X

nvtNINT 11iN37 I'ON T~ 7N


1~~~~$ZTI I$ 173? 27 1N 27 p3' Nx~uprIN 1?$3v$1



TIN 5 1?Z371~N 1~v~fl'N'?Z "IV '3NV.t1''t3Iwl I1N. b-'XsT 5mI n'15IO Nz 37373N 1n "31?,1l







P,;n Mltv3 11'51V 144N )vNpl in Nl. 1 137Inn71 137 5N lit ZiN n'1 5"N.rl,,'5N~ N 17 $ I'N ' VN 5~ 17 fn N 'I "1'N II37VI 13~1,t 37t5V 1'437Z 1371) 371'N 1)N ,WZ1Ntt V1 1fl37"T z'n I)=N327



-Xi' N 1 I 1?Zn-N 1371 flZ D '3 '?' 2737 37




1"? tl nxp 1N.5INILtZ5ln'IN nI~vN 'lN 15n371'N
~N~Z~N 1N371N 15No 12137)3N Ti 5N' .Nv '1 5"1








Ni IV T' ~'N 01T$3rD5':1 75 I37337 27I57' fl


%n 7"Nri7k1?tZN' ?$ 21i on'. 137


*Nl nNT11 I)N tNv.8nVL,) Irm-nWI, N n n







12


4j. '), :'1It 11'? I. T, ,'ii






-1W Iva -IrvlDr~n In41 ?vnwI 1T ~ lit rnnT' I

-I r218- 1 Vr.51inI~ nIl
N 111M j~t Mr1 -xnnT jLoni v5,vTv-


l~, IO'nS 5VTr
V' Invrcw JNn ' 1'Ti) nv v tIjn niv
3;1 WI NT A 1.I wln "5' TN niwbi m N - r)



-1 1 IWI lt n ln=) N wil n* Nyt I W7linWICX






I " 1 -1C mnvvnn- v n

?~W1

I~ I lt wVVICn NO: - wnII i v t,
NT5 , + X 3,N' NI I X

r-!TI~n-1-1illmv' I~ Jv-lnls its 5rnmli '- %i








13


oi
o
6
-o


I.V11I11P

'I rim I.VT r)ZI b-n




vl= .V V












I 11 MVI I IN it MI nvI Lonnv







'In f Irl MIIs

V-7n) vn a I~pInl D l nv n' v - 1-7 Inv~
=V VIIIV WIN, O Tn Ii I.I: NT1 CnT11li


-In T, " INl ~ IrTU1n =1Nn4lX v%


AtLAL Iul 1


I woo o st,0,61., 140i


-t fU1.vnNmT t- I








lvr~ ~ Iv T ~~ vS
I-Nto'n I Tx I 5NIn Iv vIn.1itI
lin jtowi-v-i'ITnNII 154VI.-7?ov wln) 1 Vll I,,lvo. I'w'nn Svm roilSm I IN-w w)+s5
-Il Pviv vTNT,1 S is~?' V
IINli I.ol ; I"' nri n i ;INV SI'vitnK -iv


-t ~ ~ ~ t' iVr4 ITS1DIV nO I IIN In n vz t


- T~z~1 ~ S4,
I N int I - Jl -. x n,rlnj N jl1
,J IIVIV 5it IV .VnN - o 'l,, S blln lb


, .6.,4, ol.a 0.96 -6 ss qfqo . o sG.oO.Geq � o&oS.OeGe. **ao6o6.00.0ee6. 2 9� se e 0o*o0o�00.0o4?


"Dolo llol olooloq~ololoolollol ~oo~o~o~ooo~ot *e~oO'o~eleoe~eltQ~*OoJ*060ll.099 000606oO, �O o D*oo es so 0"60*0ioO D l ln iteoO~ e~oocoeoo, 0 $a"* 40000 a0 0 *at!! I1,


I








ED 8 P t14




4 I
{ *�-,,*.�,,oo.,,.o, ,,,, , ,,e.eego.ef 00 ,e,),.e,4,,,,q-, * G. ,, egoo- go Is o 00,o,,o,,o ,,o1*** 6,000,06e see soq, . ., e $, , o,,o, qs ,i,,, ,00400eee . , e


1892 rix Mv vtmn) lvnI 11 rti
n X, 1,1.v) (v nn I I N, 5 qijb m m _n v n v v 1 -1 N v n y P)VIV IIN )11, I.VnIN 'lit JI= I=
NTP xN nNpl wnv Vnv".v VjIs, nin lx, A",NTT 4irn I I


I.V11,vi I-INT, I i P4 N TIN LDNT11 Y,1MJV r ,I)NT18
.n)mn.vn vv znn)%NOXTa "in "mr. n.V151n;sn. Innins5No 5hT n1 I T I) NT 58TP iWO)I)N =.Vnk;.n1M)V-7 JIN 13=nV III

NT'IVIIO I I
II'm jv)lm 14T InTri
III INT11), Nvn C)NT)) n3vnn ;t 4nxT T T
nnvnq I'm NNI)
NT18 I.V7 '-),Vn1N "DINT JI.VY IV n- 1-7
I.V*11V TIN D NT

IN r Inx T

IIN jtniN nNT 1 6) IIN .1894 J N lit nNTn nqp-i
n V1 1-11-1 P jIjV jj.V)j 1900
-NONTIn rnv-iv I-1 nin, 1m)p'nwn :)MTIj III nvn
.vinV 11N ["V, III lvrtv 10-04 'PN ji4irin. w, z vvInn%
"nlk; 1V'7 X).VNT5NTP
-nKTn t.15vn v xp :nVI q5NTIp "I VI :tMllnl
n1lP f5vim.1 fnn - V81 fNiNnin Vvuv rn
OV11r. INTI ;:i 1111,711-11- 15,nin frinvNim - 1.1.1.3N
fTv5r:l fllv= n Nni5irs
IND lxp q= ; In o6 nvv JIN 5 - 4
11 IND, fxT1)5&,) qTnInxTW7 XTI)*, nXT51NIp ArInNim f5ri t 5.vnTIN N=ND fnN " =Slw nN5 fv= n
,nnv))w n.VI,,JqT5xTp 1 'ON


-t$5NIr) wirv'rN I'V-7 lit IKVIIVIII N 50 I.VW7
lit) nNnvw s lvl 111 nv TiN V Lnnjt , I N, -V VNT
nXT-1 p5vll wbt -l s .;$-I n1v jv-rN jv N
CrN zN III rv t 1 y t .VII
nNT11 5111 nvi n'51v -I'mix


W=OV XT5XTP VVI-PiX DXT-7 C)MI 11 Mln"=

IIIIN lit MIVI:2 IVI)I&OV, t3 I'v) I n v ;8 JIN )5 tN 1:1

V,5 t pt =4-1 Dv fniviriNn InIm5rn vv)ll ri lit to';
-in. In nninnYnt. D5 8 nv-m5

tolly t % llt I). ; N ONIvn 5 'n naw:
tor.))p D.V 11) INDIVW ; WIN DWI VN
MNP) r5s crlw
toym;.,: C).v -I N5 5wil ninn - iNpV.1t:4)N nNI*l
-,V *Vl 1111S JIT nt-Nn n " TIN - 1'7 N j)-'D
ln lton KTnv-i n5v)= )N nin I In I nn N7 I V 4+P N"T
NT ntovn )N TJ,)N 111.7 T N nTsw-J 5 ; pvll
nK 14N pln j TIN V 51
nNt I.V .VP N I'V1 INEr", XIN IN.:n.
-INt 5wzN vz m %invn N I-INn n = Nn n.V.7


5 0 1 n nv og NT 'it. nri jr5,7: ;,nt;n -ivv n n 15,n) tm,,m
JwIN 11:11:0 nmpl nNT1 .V-n=MN 'I"N MNTI XT50TP .1 N
-, NT N-1 vN InnIv V,01 11il 11 14K


1) NTnNn5I msmN-: f2 "IN 1 "NnIVPK 2 A -1 ; IVI Ilin. nI111M, I'v*l
.1889
200.004 1,1:IrxTnn- IVi JIK JIitv nmTviNn -vnVnnN InNTI-1 =A-lrnIN VnrlV'I-l JVII nIIY In
-Z)D IV:Ilt IsN-nPri-I 109.334 vn'5,vii lin, 'I:N5 INnjpVjm J K JnNTIDN5Nt- nIn njpt;In:NTjp JD'r IIN:2 n1vi IzIlv
IV
VnVVTt;-1 1
4.426 5NT,,, t vn nv45Int n Inn4.,JxT5xTP 677 IV In -IVI IIN VIVN'-1I:xT5qTP - IDSr-, :1145nNDV III
117 lvnIln IIK IVPI'7r-tlV5 lvi 1894 "IN Dv-iV J.Vvj'%vrixTn TIN D8TII VIn:V

N III n-D=v Ib7 nvl =pII5IN:e InIIp JIN VI NONTI I'K IINTI).V.141 IIII= T I j%
- XT nnr: lv::PT nv? Irn f IXT
ODNTI IVIII += )I D'v III ' tTs"T
cl-IIII IV, TN tnV7 4 Vll ll# )N III LIVI "Vn Dt$)! I.VT:)N 1)'t n
t l 14N 1:NMI'lly WNS llvll Iwl' "=M nIN n= IV"T nyN DIVII DXT)l
MVI nv IN DI 1 8v rDVI NONTI*) I'l IIN 1,111:2
T
xw )v In8T11 nn J IIN D Il LINT)) nNnIInvi III-p "151n.N DNTI-I pIp jj -)

8 VpInDill fDVIyItNT'O- rv nNT:Npv vt=Tv IzIlirly-1 1 N T N I NT
j*'I)ljlV'7 IIN jl ) V NT T t I VIIT
Ns pxTin 15,v)) fwr4ln n4n 5NTT %IV nm I-I'vi unis nt n%,zv.i NTnvI: Inv-bn ; ON_ IIN npl lln
IIN INMVIll IIV)l nxP) fVI'vt:)N lnvnlt v5k; %,7 Ilt 5"n -DV-11 -lVwl DIn I7= Lb-018 nVI = )I 1-7 5NTT IV:n IN11
+nNTnV JIN J)K IN,7 'PO en5NTnVk7 IN, IV-" NT Tl - n I I I) nV - )I
-IN = Nl DXT I XT , V+VIIIN It7 TI15Z tO Vt DI)IN n'%7-:2
nnN-vll)=ll nIn nyIN IIN InV5 III= Ivwn N 11VI-1 ly C)I)N nvp DL'- XT I'V14T
-tsr'lp IVT )N I)t JJII w)N
_Dnilt )I.IIN PVI III f1l'"ll it 1' IIIDI)N TI)5n TIN ntp) J vl
bit-RT









15D. I nn


+

- qp niv INT tj-N= .'n-qT InIT 'V511D lv 'I*? III,,
IV iNT IVNIV-14njf
nvtonvu NF,
lu.VnIN ItDVIIIN nt T Vln I'll-) "INT

TT Im JunInXTIn-n-NT T nf?
U:DS1:2v; UIVII IM NT tONs
tunII;8:2 MV3*1 lit VIt-qp II) +=.v'vpNT T
-IvnxP INTIDIDvo =Izl. u"11P41211 TIN fr'T ;n 1"n
j5.VUV"1N'An 1,10
T,. Tj
I I I (r n"Xra .
111M I11IR IVI UNInv; J fn %I5YUVIxTn
_V1 IVII IIN +oxpl VInv I'N
unr5tonviNn. nI NT=41) tnVvi'mr nVI TIN 'I')NII 41INTI)VI
T . On'. INTII'vn- - "WINT
-N-*') vuVIV IV-7 TIN tDN-1
IIN MNI IVN jv-rt VvINTU;STI
IV Irn JVI) I.V'1 f.V 'U Vl
mirl '7N-nn TIN tnpi u"'o

I-NT t; u4n. jvmvn I.I.V, nNn +lnn'v1'V:2IN Unnsl
;ST ;
JIN +=N IV:21N
t3 IINT)Irs'i =N5'tnt n INT, 10 lit I= N "IN TIN J,%T 'l nxTjl D$'-l V-itn3; rrINIXTI-n' II DNll 3:Iv ;r XT5xTip-In ;fn nVI rrn
-VI1t;nj- IVVIIIN IV-1 tIN JVnV N
"711 =IVMV1 L^NTM D.V I.Vn *-tn11'7 t lt n IV))VI
'111t v niv TIN DY TN- flivnn Ov'VInT 4-1 .IN
+r IITln- lyn lit jtDv1.v=N I-I In

"N'
IT ODY Vn "Vll III I.Vn nl INVII ; 'ITj"T nv
, I viv; tnwl rN, 1911 J'N Invit;m jnvl ;m n44?
j::!Ii1V=$ 11T nNTji 11 1,U11
I T T L
"-IIIMP M 1vvI1N1NsT'5II1Iv N
-WIN) 151V V"LIII Nn-v rlv IIN nIn fy 4)ImTnt- I.V11 INZ (N
-w5n'n f-10vvsw p I IV -7 lit linvm InvIN In5,4;1'v1
+N ttD.V'VIn'nnrN VIIInNn.VnTNTI 'Jrv!
t 'On' 5 hT Tn lvm'n INTI Lx 1'8 nN,nx I I MXT)I +11
on n"litTs"nt- IP-1 lx'n n'Inv

I'n
KTP r 111
VIMV lit, nv4AnN'%5NTp VVIIIN 1 1 1nnITN-.'n IN' Ljv .V' J'N
T
1) NT I D. t 0 ;nlari
IV lvV16)V1DI111N TIN n'N npl Y5N- 11 n J'T nlvun"I ;m !IN Fn-'v' NT5xT1')- VIVtZIN JIN JVT XTI VIVTnN lit m wV5.V1 s T;s n'vn.' 'VI'1INTjD lit


0927 tivv4n 0"87 4+11t VinvLC n;V1'1ox,5XTP VnY.M;n
-vIVNInc )1:1niN vnini 8 638
-In ON 5 ;vsmNp 1 15 v 17 16 fn.MT 8 5N
,ipIimNn. - i5ln'6 rvitst. ,iN 51n 1 iivivn 14 Jv n w tj5In ivD,5 2.120.000 jr5iv, nvninffl4l, m i N I z t-T,,, n n NT 41 1 1.755 5.948 zv:nN -1.vi iy InmT 5609
-nIl v 564 I T 132 tnnNnNn 1.150 rJ115Z
-vin. :8 fn N_."n .,)N JV lvw: - VVII 4
+jn)nj-ln 17+685 11,N 13MIVII 885
t:vl n1n '1 &, "3N-Divil 109+004 "I:n lrn Dx,
1;z 41 lit rlNn I N lt =,V)IL4N
-VIN_ JnNTM n.Vn5V)1 IJL=4 NT XT p"Vnvvr
j.k.)w5JV11 INT 11;lt 118 P1nj1n-,VVMNT11j') V-75111 t55:) N_ lvlw nvnn TIN nv) IDI'vil l*-VI TIN D; NT M tl) ;5 MnV jkW1b7k;:2 N_ nW1PV1 nXTrJ IW"N JV'11
ny'N 'IliN ICINtn't. T T rn INT,
X5 K . 7N Drf nnI.I1,11VA14, tDv r o- 1
nNTI) 11)r1t.vn 'I'DnI XT5KTi) 677 Ili IIN ly
-ns ON n* _n5L IlDmv firnhTm lc)I m IINTI5 fy411
iVVIX 15In IVn'5 JxT45 n 2 IrnIts; "07.vl v1,N jnvz

n.vvii-,1vi 4+426 !in Vmn ; lit n n J-i5ln nspl 44N Ivnvlv lit 'In'.
IrN r-,NT)) JIN
.n.Vt.VD- INT'5 n 1JVi-)I57VV "T
-VI TIN r IIINTID. "I J.V)) J904 INTI n.V P IIN DXT
liN INT:11N,-) 1NTDNr1vn11 lit J Nplv tolI nPIMI n1vi) INIVIl NCK") MV710M IVII.V1 TIN
inNT NTIfi'IN-. 1 ; nVn-.VV lVDIMI Z nVIINVI NL n 15
-IV nVII nIn lit 5NTi 11
15.vnviv '.5NTT 1)t n+V1 lit

_ "IN 113V 44T DXTI) =nOr nrl llv,)l


ln5NT)l In 1,U)i ft 14nn ;n 5,wv
r,5t lnnvi sT njv)) uni, sm npi r5is n.11110NIZ
N,'7


+D"kj i.Mvl lit n1n,
IIvn- VV1D1nVL""=N V .V, lit VIt.$p V"In NL TIN DNT ny-i jvi jimm n, J'T JmTp CnNpl
+* n I NT I JIT =115 n3v +n,"! 11MIN "in lV=1V IVI JV "t N"P' IV-7 -11-t JntD1JNT TIP 1 *7 ff
113VTV1 IVI) nNIT11-r 11INTIS I*klll nTn)
T 51 Nn'.
Ow) "7 I'm +111wnrl vnnn_ V II n, ff

n XT


- 2 im ~ Tin ywInm o nso''l qI--ls


wn 4ivn Tin nirl N lv xln IV IIN
60 Ix fNT









16


4"W~ly Ii I JN$5N$T








- lI lq- i inp v IN jv'
L'" -tI~nIT')1 I v~vi IN =71vln 4NTI L~niln=$ "NJ1Y-X18IVI

11f1vI.0 In nn v v O ) 5I

-N IVn 12 I I PUI TI vnN11
viNT N5ql) l~uN NTI5NI vi ivl I J5v vI IN rlP I '
Z)III I 'I N lt -nntIiI~ 1 i Mnn iV tyvm ~t IN nvtP?1


- Inlnc)IIN In .1 -Ivv -iNTTIvv nv-1 liv-1 nz,-1x1.n nNT11
.1904 lit =1n6:: in(nIn6i 11)v nvi lit Dvi
-NT5NTp 1v,1 JIN DvVqT1-rj% - .vl
-XPIVS. vP"1Nnv V 44t UINIIV JIT nNTj1 VIVNTI;
-wTilp


N n V to V).V plj)v 5 NT nv 5 V.: X,

C).v nKTI-I I-INT, C)NTI) f=,)TS,
t:.Ijllnj. 111v 1*1X IVYIN TIN fnn=.v=1I1 Lol IVIIS "T Iln VVIIIN VII-I.M IN 4,N ,I TIN nv 4,nvl*

II TIN vj JN JIZ JN)
nnun lit V41VII 1z,. 'IN T t).V, XONTP VIVT ,)N, .(Ivln
,wl TIN =VVNT1n- Irtri).n t 1,)N +11'ril
S Jn5XTII V5= 1,4,T 11Z TN JZ%'11 IV 1, 4
-nl)b7 ; ln'5VI IIIN jntt;Vn11II V .Vl lit 5IIn VC)111
IVI'T :2, 5 IV 5 iss n
U.ntsn tDV J) 4 UtNTjp ;Sn n)v jjz C)V. Tin

.JIN = Tv nly 114? nVII DXTII vIVpv5 tD*
n n D NT 5:NTl

1IN nNT11 INDIIVIII s 116)1=1111 lit In
-,N "n-NnIv 1111V J.Vr r DNTII '*IxT ra-v 2 11 =r4V1Nt
7 nl lit IN'"11vt 1vuv1V I.V1 1r; lit In.0 jnv N =,N 'It) rn"i)-irn
IV;l pt jr)N W1 JN 4n


I


Instalaciones Completas para la







USINAS DE PASTEUR1ZACION - FABRICAS DE MANTECA Y QUESO CREMERIAS - FRIGORIFICOS DESNATADORAS A L F A -LAVA L Y

ORDENADORAS MECANICAS Segadoras A L F A Gran Modelo Rastrillos Toda clase de implementos para Avicultura y Apicultura




FA- AIVA S.A.


CHACABUCO 599


BUENOS AIRES
























09~L~L 4 L. Cikgl ,




Z4 AUk C ZI LM. UCk LACAL "CL4 L.~






N4C4- A A . 41LL


~ -c~a 4 4 LAL4L Lk Z: , N d Ld L. x Lt t (.N u - -M~c4 4c4ak.'CQ Nf













LCC~ ~ ~ U41 -IL Ca 144Q N.


1 0 - 1 - f

L I 4 N Z C Q M L. C






- 1. diN CLJQLCC4 N 4 L. Z 44N S L m4cl 44' - m~lxk ; A




1 4411 m, i- =,ca L cki L4LJ~





- 4,4 mx44LI.A m c WZI 4 4L c4cl ,4AUCC- CZO 9 4,44 I4,k h4=49 WA4l


4906 ooV*s goos toS
ro0


U L. . M AL 'I








~$ 18


.v- '7 . X









nkY0 X flnn i.n i
lt n ' 5 = -1tK V L~n IIN f'ntN j




lvr N_". 5 vn v1JN'j -~v' i
ON VLP4113i i i ZK Ivr


5N Y lvNXnvir


IX l'NIVIf1 N NIIr













Ni IIN5x~

-Ll))v ionOT~ tv n v fvm m nm

lin111nrlon nN lrn N nti) xp Inx



Iniwi INlitli nnl n:.Y1-IN 11 21


Ip TN mn- D,5Nn
DN) f55= nr n N 21 vt I~ ~114. uvz ~s 1Th















5 N v Z) ) 1Ir I n n n v nn XT))
rnynr~ %N 'rivi-n 21T~~i'1vN n~vp

- ' M.Vp Z'


IMDN II'z1IIN* lv :W) 5~n =V 1)) L) t;1I~n




















+22Z53N 1 1 5 w 22 I.V=5 I 'xt 5 1)n T
V2') '.') I 2 1 ~ 52i 1 ~t V
i I t-I 2 NA ': 5 Il5'PP


8 in


1.8


- Ip.t fInV5


nII4 IR












4RZ 1 NO404 1L4 Q 4I~ hL.
c 4id g cc~a















N14 4 C] 4.:o il
C4444401NOMg =Mgg LRyC r J 4Q Ak .Ucm l '4 lc4iNCA aiL" '.C , N







-Ria'c kL ca~kq R Lkm l-,41 RIL.AVC4QI L

, A .Lz, J ji $L'~

LA:J.R



4O , 4/4CI X Q4(9 R 4CC1d 9L , Ma - L9. .Z M4 NO44dg4 7 G8OUT'-9L


L4 9 ."A 4 041LRI












c~gIl N1 R5L4 (dOTO6T L4WkCI id.
















- uZq L14 Lk


N, k L9L Qd kk 9UZ Z, AL4Cid . 4!


L44L. uN4


6









CL.144 ~A

L. W 14CI'NU R 4.1Z4I 9 9L 4 IkA , l



z4 M Cl k Lj' 4 L C4A 1CLCi N1L- C44




49-MA tALM XU44 Ql$4K41I 41 41I AM 1 C4L.k


ZAAL4 LL xq rLk4 lcl Z4N C~C~ 4 *





Q4L.fZ41 Ck �C4 $4q CLLC: M.M 4 E-CC IZA4 -Lk 4I-L aC:CU I ISCA-A 4CN M = L L . C


Q'0 4C44 1.4 OOS*T. WAQIQR ' MAL- 6-S6T."94R (.O kkg' m AQ N44 CkL C-;,R Rl LAL, Nc, A gca --C-M. M4L. R ZRI CLA 41 40ZL,4LC1.'44(:l 4 CXZkCA#l# 44L N41
I AQ X44 ::4
444
C;401' RZM%4L-141 " NkC4= 4 1' N41 LX Q0 6' S 4
LA Lllk k441 R 4 5 agClkkg l Lk+l LAC.
AQ 144411 cid14R a c4lcl ikL sm c 4ci gM49CM N41 MITI
CC 9C; R 41 44 CAdlk N44UC14MAL.' M40 ,.44411 Lk OUg N44"4 L,4 RO Qlgmel+ C4CI AM4C41L.Cl -1.4 4, Ckt., .4C40KCl L4 R C-1.1"
41(41cl Ca kLl N4,14 aL-,9ML41 ulaccr AC2 4 '411 Z44 L.144ccl
44 40 QR kla N41 %444L c'44#14 N44ca N41 C4cl N41ca --N-41.1+ CkL R ug 44 a4l R4 4Q4 k l R %L4=
wl$m -C 441 444c4T, Qxt-,c.1 4wi 1441 (JAMu $=., X44L MAL, N41',RICL41 9 Z 41M + N41 Lill., S440 Q l L4 SS 4$V., Eiw4v R Uj I
$Z Cl T M4aW U+ L4 AL.4CIA S t M,14.
T-06T74 41 8s 4+kL. c:kL LAL. C4144CCIA M41 QL
ci l CINMci
R (5 LAM441 R (,14 M4C R CIR4Z+ Cl kfi LAC 9, AQ c4l N4L41 4 4M ANCCAdlt 4-M 4C#14 'RC14W M4L' NO N41' RlLk1441, 8414
C-, RX C4CI Lk % 444 aO X 4L Acl+ ("44#14 C41c(:l N41 cikcl N44L 44411 LA 4clk:1, LkLxl L41 444Z %444L s- MR.colo 41CZ-OcA 54144c c-d'. 1.9m iAMN. UAL.LT U41L, N4L 1440 C&C2 39LI (.19Mci+ NkL,
wWii4L Rz4c zg,6- N4clci,' i,,kci AL. i4L kccgL, Ql : 4 mkt.++ 441 WlkCl a4t, kKAC'kMal+ 6411 AL". r$m, N4L., wkci L:kL 9 MAN1411 N L wl, z 44LCREM M4 Z LAI,141MZ44Q Qlka N l W Z411 N41 Z 44U+ 1,9L. UkCj 44L. ,kccg'.

X41 WR Cl 4k4 9 420441' RQ4 Rl N4414L.M. '4041CII
X41 (.110 4c4a, ilko 4,4L RI L4 R94AC41L4 RI 1,9 RLM44QCIL.RClk N41
M4cl 4,441 R C14c" mkkl 4c Acl MFscl,
RL.M4C4Q(%,qqk ,' WIAL. N41 ' :,
L41M M41 CiO L.41 4L.,k4lW+ 41Q N41 4% MAJ LriL. C 4L.1 41Vlft Z:44C,44


clkk . 444CAl $4ZAIL, C41441al N41 L.AL. Ckcclg dlk Ckg


'441 X41 491.1 zk4cl NL.,4 camjl X k .4- 74cla(.141 41








21


II


IIN-1v Kv u~l TN XT 1VIN
IA$lv I' ?14 ,ll5WIv vw I,11
tSxZ 1r1T1.1 t o:s vnINtNb np t.


ton tp -INTI r31

'-p t;- Z vwpvI1N I xv t i

-1n .~~i > iP V.1 -I IIINI rn ,T IN 5 lx'pvnrNIN
-1~n ltr bi~ .V7 t 111nnn'nv.t o~v nKI



-InI Itnp V)On NT 1 lv~VI N11 v

-D IN IN 3=1411 '1 "11VV.1

mm-nn ~'~ l-i l P.1N-~


p ~~n"1 4






lvv11I lvIPN i IV1li vln l~ In

In.JNto~~~jV. V I nb



IIN i 'I.iln .7Jvl ts- 'z ' ,r1r


iT

.111_1N I) llu, W*5.v v s 4,1 J T n'll18i-


Sr. ISAAC M. SAS


IV 3=71 13v T'? nKTr Cx~l Vv lv In1-in
W = 7 T D NT t DI V = _1, .









-I n V=TII -I n I 11 il it 7 1 PtY ., 5-l Iv . " D.V 1 51 n T Y7.17. .7piN 7 57;SI nnnvn I n ON D7 311


;h,"D. 'lit D;:118 11 0 I'll Ali lin : ill


Cxt tl







22



P v

8-004100 Ooe to ,.oo .,e.o e gos 9 .,0,.#. . 3. l ao Q.e. ooeo leco.o *s eee� $ �oaf � e.*e oo� staep S �C' ��.0 8 �4�986 fes. 940 DQOO �v.O� �.0�a go 19000 V ea* e� '


1Nnmk- nN m IN T -Y P1 I NTI J I 1, t +INt , .

xn~VmlT?


"It ,lm -V it I NT N i I T I 1891 11to IN n






-. InNT5. " ln+I-V'7Nll


, lND" - I v N I 'V I ,DP"
~5IV 11.VI


2NT in T -7f n
M12 -'I 1 37



.n.vn V T

it 0;;VT.%p
. nXT161



l3v nv 8t, "I'llin lirn
.Z)NTII nrl XT NT

1:11N VVr'lN LAI n Irv 7 T )y U14% NTn.Vl TIN 1NTI
1-nv J.V Ir nIR nx; i nv:2jNNn T 'l I t 1) 1 DN,)l T
'n NT T vv),,jIN V7
I VpIrl;
nXT)l fDVI5In M V
;,,l n XT In 1:2111virnnN )v
nNTIM :)Vnxw N , Ir , I
Tn 41)n 1,71
T I Nn " =MC
5 11 n nly
Vill', IXTI ;,, Ir-1 nNT11 Flllv I I
't)NPI "=.V r1l))NT18 '77
. nNT11 rN

W17 IIN n lv

nNTI-I n)N

1INTIN-n


-Y n5.n TIN win-5 , v n 1v b I I )N I 1 )11 =NI IIVN IIN ltvt
.1889 nnlrlN on .Vn Vnvlv 11: lrlw TIN nsrl .11N,11

Tn


I'Vvp'n rt mTn Inwi t;,rti

JIT 11N, n.V11 C)N,)Ifr T )8 nmp JIN 1 4n-n.VIXTJI.
ly xr' .Vn 1r nin In ts lit I.VnI= 44N N- jt;ntm T4N nNT nv T
'npntONn. t$1.nt5t; Irn , ITnznNT11
+ di In.0 wy INT, VnV1.V nNT1 ON VVT .n
"IN fill'In IMN 1"p nNlmv v INTI 1::NT11 lIn 511)lnv
ly nVIMT m nIn nxpl ,v v
nr) nn-),NTV1rIV! irn tmTln tDrI5Inn lbrvnt Az"I'lly IXT IIT n,7.vl
rly ;= I'Vi Ily t lln.M-NT T1 nin8vn PlyiVnI.

InIlil.=.m T T nN T 11 C) + INn -1115 fp)n :
lit rinr-on-v IN- InNTInnvIR nv TIN plvnN J_-r1NTUV)n[DI)N Vr4T rn lit I= 118
--vn-V IIN 1r)ln Inibm 44T nNT,11n
nV,'1)I=I4j1 IVI On Inn 1-7 n5l4nm nxim"n Ts 'Irn
-r n NT 1*7 15 1)) tD v T iNT





'11N nwit; = .Vitc: Im LON Til INT v Ir "'IM 5.Vn-c"W: OVC)Iv t; 4+111-11Wri T )N I.= nNTm Inv lv







238n81 t.88I tt:I


n~i:V5 T'lf~v1 "U =NT17 )v1 P T h ' -111f
rx nx1 vir $7 i~~






71 nvv litIn5I-11 , i t I 5 v rI n''rmr











INt~ nv In: 1TI' ~ 4j1TS- ?1'N1Lz P n



+t~s5~~ '1 ~ ~ 41 X 1I


-;nO nD1, 11l VN 71N n ~~ 1 71 *1fv l TIN~ V~Z ~ ?~ ~$~ 7 ,5Z~Z~5 +1 ~V1TIZ~7

1~ t t~Z~ 7In jj1 V 127 vT-1 7Ln$




-ni5 ,5 n1nxpf 'n +5 fln5v 11t 71 l LO 71



_D~vI174ZI .v~~w) nTI1"In vIIV vIT InI


I. . . . I - . . . .I I I -I 1 1, 1 AM" 1, 1 . . . . ta l I I


IN+lt~ TI I -itC TIN n l 1= :11




1 IV T



NT 50 In 5 l~mv200 v Invzl IIIN jv



511 tS11Nnn~VV=1: $121 D5= ;nDIl
* * *l N NJlpvI' v









I.P =11 IV V r T N I illv Nl il







13 X TI IM7 l~ ~ ln Vt2 8'v1 ~T.=T c)N




l; m~-q I tn= j7 i


i ~~~ ~~ , . :. i l I N nn " 5 l- .







In 24


lnnw) N, JIN DxTvtmPtrI) lit) P)mn ITNT5
L4,11 "Nn III Din KIM N
lit) %=TWI I-T Inwiv fINTI) JIN 5NTn 114,4 T
%rn 41))y -jVjZ$ 114N tplw7l 15 D.Vnn jv)).n jv llt j,1lVTNC)
VPITNT11 11 11N 1v=.vn Innil j1p),ptrilt; pv5m. lvn I I, v L) n In
T 5NTI, U1,V1 lit 5D.Vnty vnvlv nr TIN C)NT
VIN I'VVIIIN II)l lttwv 'i-lxp).V rN npl vl
.11"r vilin IXTIL m nvtl fnt ,7 ; mnni vnlrl toln
%1vmxT IMPI
-vv I'vW1 vWc) 54111 fjvnv5N lin w1.vfb1)Vr1 TIN T.VAnlnx"7
-1,v-1 TIN NTI 5 ll) 'npn r1tov IIN :2)VI IVI14N lit I.Vto
-spsb) vvl*1lN v5;s lit r1wrivin Din nvl "5snnXTIb XT Tt
-tnn In ts

T11 Jjt ,l nrjl n.Vkl lit D.VVXTjn N Dwln InKTI-1 np) 4=InNa

t $iwl IV VDVI.V V7 J.Vl) iwlltO - WI

Fjvnv* Ilz 1,115%1IN't TIN mvnNn. IrnN
!.V-1 Vn 1'7 =' MVA nln InNM
C) IZ t; NT IV-1 "N
-7 UN
4-1 flint J)N npv "Ilvn In -1 Ib7
In lit n:vnv5.v 1.Vnc)v:1 Ivi N N lvl
INI)
I)1Z,- f1.V:).V1XT j7Vn lit 1)"It "I fVllil nlln IVI)lt l'7 'IV vil,;7
wmT=t INn IIN Drlw) 5lID 1)7 MN-j;
zinir
1939 1511.nN ,n= Vt4") Vlm,5NTj,-)

yr: Mki i WE R


CORRIENTES 1880

Capital Autorizado:
Capital Suscripto: Capital Realizado:


BUENOS AIRES

$ 2.000.000.$ 1.823.400.$ 1.738.115.-


GORRESPONSALEq EN EL INTERIOR Y EXTERIOR


GIROS A TODAS LAS PLAZAS Depositos en cuentas Corrientes.Caja de Ahorros y a Plazo Fijo y
otras Operaciones Bancarias.

VENTA DE PASAJES

CREDITOS LIBERALES


;s I* s n n: ' N 11 ts










, I'1.vn tZ'IWW.n nv ' 'n i

I~3~.1 Wz ~ T ~1?;sIz)5)nl




ilt~IV t-=I* * 1 * V ltn~i




11 Ilt n f~l JN P I ni nVNV.1L NTil V1




JIXI~v JDNTvn vrT 5iI),v1 I 1892v nv~s








.4 '1 Tfl ni "ltv nr fv1~aI t5Ivl Mll~ N l)53. s v $ 'v n , X -In n v 'fl+NW5 nli .1 t '= 5ni t $5 )il fiA I~?nin 1416)P~xZv1 lt II


it Aw 5n Int l)nn fnv-lx,


BANCO 0O U A

sI IELII A








25 D


~1x


-j.v-i5'vn "rriT, nilK INTl "41N -INT,

lit tollnv Irn nNTIbi Jzv5 JIN r-riv -i'v-1 lit jvvfr
.1rb) NT51p nqt-) is IrINT IVIIN rto 'Il-I it Ln-nin"N
'k JIN -INT-.11 J)N
-TIT nNT11 xwnn- lit JINTI, nq
-qo'n- lilt nTXT51t n nl JIN rs5s pt tonln'v'l nl 41'vr4lp


JIN vilotm -N- lit nrinv-In-im) -Ivilln - vp5qt)
l"I'VI) Dxpl lbrr in "IN UI5NTnZN j?"n.TrIsn). nin
In I.VrIT C)N'n v Ilv 1-7 JIN jj'.;
.5linq I JIN J:'V lnpNI)'v=lIN llNp
Ull npl mn, Il jnII)1.1sn lin Irl IIN lnvr) ;n JIN III-IR I'mp 5tp anNI") 1.vlb)4v IIN nnvto v5s

.Jq5t T'J) v7 TIN TnN lin T ; Invritc JIN N'-T
MINI nin INil /t).vVxT1n- vlv ;T
-VI)V' IV . MDA"J"In. - nw5 vvlUN'uv v= 15 lit 11, 1 1
l"IN
tMt z IV 111V IT 111.4 Lol nin 1-INT11 toliv I'vn5.vt I'vW1 IV
I
-11p
.nilm I.V1 nn'. lnn' NT Tip I.VrIT nN'n) minviN I)z I'T IV 'to'INT 14IN )N

D.V
Tn rnv5tov nin pinly DNT11 JnxTn'-iv.1 RT
-IIU511' Inm
llip ni; lit -I N5 JIN XT-1 TN 1-)I1nNTT
fInv XT5Np, nuwnvnrn
*1 PI77= XT to
MNTII lnII'17nv5 .vn JIN 1'7
ni'l
nni-Ilwi
JIN fnTXT51 ;n nNT;1 Dri N'5$%P IVIVT IN TN PnN I IN C)V-lVnNT I) n CD.V LID)i Iin VnI111 NL f-PlIVnV IIN lVtN

t LONTIM flnnA.
-;si"*Ti vw1.vTnN "IN. Ini"95nn. =Tjp'n ni) 44T lit 5lin M4= Vlonlin ; "? nNT)l 1-INp lit nv5nxT
- NT 5 NTP JIN 5M 'IVIlt I-I)T nT)n.V1 JnXTI 1 III 11X.
-:INT-In- V" ts lit T 'N DIV IN nri:
.nn415 IjTN nl JIT Ut;sv :).v DKI-I lit" n315
, vl=vv1

n nr JIN J-14invix = Tpn nl . LXT111n nxpl "vb.-)5VT ; .*.nxT r:N nv v


L"1.vjnv 111VI -.V t Lnv
M NT" X,5XTP 1V V N 1JV -7 .V I I P 1'7 Z
_NTP I.V7 livi) nNT"11 40 1*
N 'in'15 ly TIN nixpn nn"4 '.-1vvInv sT5
%'6
I'VI pril III41K nxTnbw



I'V'l n4n ON = 11bi nVT IV DXPI n I I
1.v nNT'ji,

l"a"min n1v141-1 lt Twltc nv'l lit zt "pI="I I I N t:.v
N JIN JINTI).V INTn.-INt nuns nvmr)n v-13111v 1,nilt TN 111714=41 ?IN Dv f*lm5 14N wl v4yNtImT 5 XT v
'v n 4,1
-4411) IN110 nvl IT III,-) TIN vv IWI.V15.n) vVI-IIN vlv'r
nl TIN Dv DXT11 fIW14N 1IC TIS n3v "
Iln I.M 11v PIN T? In.0 C)NT,7 TN-T
1.v-'xT T'4N
NT T11 I In
14N vxpi Iv5lIm nnnp'ly vn v4nvnxT1n. rll hI k"
_T5 nNr)l 1_14N =Tlln nIV-7 )M 1"'11 11 "It PI Vj'lt-XT' '%N5 JIN N'-T
NT
:,IN '11111N DNTI-l lit tDv I NT 5 Z.T" in v N 4 b7 N

-KTs'N'p Vnvn)N lit jvn= Il n4n -IVnKT JIN 4IM JIN 4-INTI tD'v"
I.V11 '11N
CY T s


"In t Ir"t TIN it) N_ nNn I'll) IN-,,)
4I'l TIN V4yNTIm'5xTjp 4-1 np) tnxTbl I I4vlrl vnil5r 14K txTn wivnIN nt 5IIn Irvriv.4
_IINII Ivn nSll lit tjtO C)5i _; JIXTIIV =)3V I1NnE '7 N5 47 'Pu)OD41N 14T INI IM jn5VII ":1 *IX. 11 14rl .VL)1 IN-In TIN In jvbj.vI '11N 411 JIN 111IN 4"t nn ;n 544n ; 1,=XT *v4y vLlnv5v
Vn5VT DNT Tl ln":2')VM N J)n nI =SILN
I n.V= ,IND C)X
T T jV"ON n.V7
I.V17 lovil 'IOW14m; nNI Tnx nt;r) TIN nr
41N n$l 7 5WINTP IVIXT Tnt) ul.Vnnlt '
IIN -w-INT no 44T InInvi
' I 41L
t4N DIV nv"In 4)1 ln.V5 nvn4l L fuirn'n is inkm "V_nlv Irwi T ; TnN lit non4I".) INn
vv 54411 - 'I'In nrl InKTn 41N 5XTT

JXT InKT11 nin DNTI) J ;n I


r
MQW " i


----I
mmm







D. 8In nn 8 In26 qsq '4' @of (0,Do I ee* oo se) $a*$$ Sot@ 00000 0 g ves0 0 4 e <'tso.oess ess aceso 02*9-0 *g& Go@*SoSS* 2 *Dse.64& V.~ ,TG~.*t .%t O6.090 0048o,0000 9-609 09*j*qod -.Q &*aOc,000000e. ooto000 004R, 099090ta,01


nrl IIN lrv=ln lit lvn==I1N TINIc) ntp In-94 IIN rp"rINT J)n I-INT InIn
11L1)MiPnv lit P"ro5D vntviv In Ulwo ltrw 'nn L ".v I I

'MM
nIn InnN 1,111; f'nzllv ts Innin-In ts Iv lit
nv11 lit 111DI-nSI11-1 IV-7 lv))V INT T1 n515 N

VIN nljlli*.Alv Pit Im PNT,1 nln)n WnI 11N Wn:v IN11


nNTr, it) ;S 1)n,. 'INT T'-1 TIN Irml +1894
ivil +PINp. In JIN JInm1t;j-) rN ln*mv T:IN lvn
V7 n NTM W5t nIN tw)qpv J-)qTtvrIn1Nt l"nIll nIn Y "I V7 T N- IM11= 1'7 =TTVI NT TnN J -Iv J)t jNvtt ,-) T %IN nXT111n 4"T IV 1.vvn T IN rnIln TIN
1113;11v VIln JNp 5411) 'Jxlnv, Sz n VI

INV J.V41 bjrj TN fn jIn.Vj jn$j
"ImIII)v -1
=,mp lvn1pvnqT lvv T -11n TN


*I X ls - i '1' NI;l n l tT;) '
IPn I.V11:1VvltDl ' ptpli I 15"I' V1 w

fuvlllw N m vn17 J.Vv Iln-v)~i


Ll 11*111nV VIIN 11 N'
nvt 4IT tin 'I IT


-;:I)v IS M'D ly Mn lit vivil vIVNTI K,5NTjp 5141) InYIN TIN DNT11 X1nvM=N 3:11.vbl I I I 'I NT 117 :).V '11N fnl 1:2XT11 rmwrnn- nIn nspl l5xvnINT
nN%11
T -m NT
NTIlm
.Vs IVVIIIN OVIN Dn'V.1d,
_NT"P VII-V Tt flnNT11
ltonsp -INI
11 tNTn3:=1)N '113VII ITIn I.V= I)n 17 TN IXT tnVTVS
12IN f= YNTIn- I.V44T
to Ab
n,,v wivn5vT I.V7 NT T N XT V n I N, I





nIV)) tD.V DXT 11 n-N,17 b1I5'1XD n53:L,)Vv=,)N n)*Tt=t TIN T'l T Tp JVT JN Tt
1,N nv Tt rv nntpr

nx"n
nn
-Inn= VPIIVI-) 85 !)N jvn)nI-iNn vnnnv,5 I tl"IN
Jv


Un~l) .V11Nr Pn.N TN IVnTTN r nl n'

nv v l - ,t N*),.'evnvip 5 1-iTIN fn:N7n 1





vi~qqU I n

I.V On nvls 5Nnv in T rnTvl5 pT1
nnI- 5n 5-qn : I7v I N


.1939 ' ;l





























-vi Mm'r nN =I"~ T~c nI toN5w D

nXTI)wntV z l t ni IV1 l- 1 n, N.




JIN JiN 11r 1,11ni





t 1 n $r'rz l:l j"1p 'Y I






Dv 5TnI~nN INn~*

- )N 411V irn iINr n.Vl 11t
5NT

4r '
V~sITT5 iTDvl JN ILO N v5V7 5b


- WV ul - V JVL 11w:"r 1












VnND lit 1 s n wI"r vnz Cv. v1Ysut yrV 7 IV n fv INn i t IXTe




~~~~~~T . r ~ 1 f~~~ r
LI)NT ++ton mplJjp~
p ~ ~ ~ ~ ~~ln 2D5pI .?$- Tfl 1


v +yr:.vDvrN'



-: 1411-)yrv Itoln

* * *V




r': ~5~"t ~yr ~~'m~~ y
N- wIvI nNT17C)NTI M
V t.N lin iV Ir ~rj
- ; rj ,vL n ",z yr


! .
















"NO 11 nNTn nIn lvv? -I.V111DIIN jlwi5nv VPInrnn Orn "IN 1111:v DIIN n5nq to"n'IN v5ymq I*1 lit;
fnvv1N%1I5KTn 'n 1,71nv nIn nIn
-101k;
lk0tw1b)
D5N nIN 1r; I-1
+IN,: lv4II nin vn5vll IIN nIN n1InTt;IT=.v n5vil lxTn 14I V
t M-111

JvIyNTI xT5qTb) nvul-N lit vNIIn IV-; IV JIXT-Inv
0
Tn lWjV5j.VjIp) jjk)ItT I nV17 b
I
I.V1 lit L ,Vln;stoln 11 ?IN MV IDIVI III IUMMT nIn .V 11r) hlnv,4j-1.v=N I'vvill IV-; lit 5NTnv,7 InN-n 'lit
-11-IN: In wiln 151n 5xT=111), III I= LOVIN V111-1 INT I X-z .vvI5s1,xTn vLrinj 117 IIN TnN IN't vIYNTI xT5NTj,) lit vn I IV .v v I Nio )v InKTI-1 nIn npl
*T)n DXTI PN IlIn "Vvip n$7 JIN f-15.vn,. JIN JZO nP,17
VIVUIN 11r) ut )P)v IVI MI51v 'INTn nIn +jvnv* InN, lit I= n.V.7 nl5lv


lit 5n), nl : n"T I.Vtonrliv


-1 '1 V NPO = IS VIVMV -IKTI 50 vi'vinK IIN nm . IV ft. 1)
1-% 1717 IIN MVI"IT 11141"IN InIv ON '1YIT





nISTIM 1IN XIIN nvI),VnN-1 11= = VDI: *+Vnn 11,11
IpInvT Jvvj vl INT IN"T





In
UIN nPI v I:INTl INTI 50 11N lzNT,,7 5NTn Omig


O~O


I /





1


.2


VVI-jjN JbI T ; jVT.Vj nNb7
b7





V 117IN '"41D toNTbl nsn5lt
IV InlinvVi rivi nIn III IIN nv11K__b7%1v IV nXT5,v

-jLgn j5w)p VII lin I'vnit ir I), 1 ,Vto lbrN lv-i
.v 5 NT n ne XT lit toxil J.nvnv,7 w) finorn-tornIN =VVI lit JIN "VVII5s nny;
binrNIf Its -In JnNsv =TNv nlnL ny
Ivmm 1TXT5/y,1t;"T VIII III IIN fbiVnIn 1-7 lin Inviv

L)II5 in-INTIIvi III 1.VV'ib7In' 'IIN VIM
IIN VTNT5vlv 1,7 on t;1.VnNn t:.V,7
JIN r5 ; n,.Vb7-INTnV1 JIN
r1.W1IZ V'nIVt- .V'7 ,jInj'7 INT
eirlin. rwrin ji'm IN 1vtotN5pV1Nn 1!1jpI5x T nN.


1 NOwl 1wiln llv'ZIN InXTM Piliv 'INTI 50 nip vi4

nNT11 =TVINT11 L Pvlvllv InKT;l =1175tsll vivn

nNI) j.VnNrlmTt- VpI-7
j 111N

rulni'll.n, In IVII)v nr'I rl VNIVVN IW7 IDIIVX 111N #fix



1-7 ?IN InII5t)IIN Iv I I
5nIlvlnrlt 11,51 nxTlb7 nisvnI5 - np5XTE "IN 1=5 jlt 7 .V:


uIn 'I.V
", I 'NOInf, t lvnvnynnt nnlp)v Ivi IIN I

51411 fnvinv.%, ne-15 -lvb7 IIN I.Viln nv TIN lt 5a Irl
VIDI'75NIIV tPN Ilt lV=IN nNjl.V nXT M Ir

vi), nm n5vt V,%xTVvl nXTIrl


23


I
4


- Qf~ - %F---.Fv. , ,I~xm m-r. . * I~'. . . _ , : L~~'














oto;]o=oo =0=0=0=

a
, - - 0-- O 0 0 O0 0 -----------1 0 O :: :-: 1 O. . . . - ,O


Twt=vn 7 J)N tnin nin nnInV.="N I-INT 11 nllnrl 6 t , 4 n in

niv llinn Ls Invi Tnt-; NTT Ir fxTnNn5i)%tDtc
tin FlINTt 1C)"Mn nl T:IN Ir bNT11 -IxTnt nn.n.vniiN nNT .Vln 1) ) viyINVIII Irl PN pvnn nvil
tDNT V)n lit TnN Ivn nNT,,7 .vn 10 J)n -Itvn JiN
- 1INTI,

INTra ts nvir) IJIXTnirt llw) -111.vv IV nvni'N C)Npvin lit vnN11v5.vn N nin 50 15NT? -1in,
P1 Tnv),1).vI% 11)v IV:"? nin Tt 11INTT 5NT 'I'v Ts fn .vn "I
1INTZ, 15VIIII nil. Tt nINT)i MXT1 lnvlv WN InNT.161 '111: IIN lin
in-3 mi)K IIN flt3= 11N lin VII t:.vi n4n 11 1).v I) ; J.V 41T
-iNI)5N ') 'o. sn
lt n 114, IVVINV: '11n lv IiT nnL ntsn mT '4nitTo urnnVillin 5 nNTnv
nXTI, uln44p -).VZNT 5,vn wK m i)N lvnn- 4nilinnN,


Tn I 'N1908 ,tNn :41iX 20 Tt tnnin vni, viivviT i=-wv1


V T i'vallf TIN I.Vn5vll 'rx

INTItc nt nv IN
IV IW15 WNT5.v
IN Tlsn IV INII VnjIn s 5K r nslv . 7 11

IXT nvl

t T)N tmpl l3v C).v sIn I ntn N vi)4n.=5 wl

%lv5vwnv nmt vln nnrN
.rr)x--)44X JIN
T
Kms 11T UK, w Tt TIN
Vn n4lplnvn llvvmp= 5 n r4T N
V n V n 'I V7 1 M M U XT

%IV'7NT
I.VnNT tnn'15 T TT Vn )Nj) - nt. )jj
IVI%71N Jnl5NTM,-wjt t JINt
;. 1. VInf-IINT4 v t


InVilt 1 n IVII f="I-l llt
) I I N t).v mOsTl') Vlvt:IN vn.
Nb7
I)n nv "N 11E) 4,, 1 Vj JtOM 44 JtD j)nInn'IlnW v-lKTn ItTs'.-INn
n.Vll t)ST'l C) X ji
TIJ I-I'V 41N NT 15inf,
t)N-l t)N
T T
pvl x J N 15
IfW4='Wllt I R .%7 N5 J N XTJ


.1939 5Ix , n,5


ln.vll;8 iV nn')51V,7 =' rN I-11N TN fnnwlv nl

nnV5 wlv )n- I.V-l f -lv ns, wN ln sll 4t nmpri

06^4 NT t n blV 5 n N- 147 p
lit to::.V 11N I.V17 T;s lW=lN v5s 11N Irlwitil'i;
-1 KT to-IT JIN lnvnlk; tovl 5 11 "IV Tt fv llv
.I V11r.) lV11W nv-l 10-irl)VNZ IV Ivn n4pl

5nrnv I N lvvp ll T 1 n 5NTn nmv, 11) J.VTv nxTlwl
-.nnint; wN 5NTn"x vn 1rN v::,.v5nr IZNTIl 'pKTI) Ivin nNTI,7 11V v lwlvnv Nvnl .n IIN n5nvl

TN =N11'n nl nts,67 Irlin- IV.T
-Ir
"ITINT INII r'n
t)Y7 N 11 JIN Tt3 nnIWIVI nl nN-17 13V fl.V IVD IIVIV"T 5111 1713=4Z I.V7 ' "751V t N, J NTI) J N
IIN f(1')5XT t JV1-7 N IV= lit 511 IVI JV5=1"N)
-NTn I=Tlv 1"P ln.V W nv l IINTI'l tDNT11 MV11.,v: M INV
-VT I.Vbl IV Jn ItO.V "T wlKT ZI.D ="7 N 1.M)N "I N It'lP IV IMPI 11N t:.vv' n InIT lit 1-IL-Irs nvp -l IINTP -IV-INT r4l) 516v?
T17 IV UnJNJ)V NT It IV 61 t Xb" IV:, X
T T n IN
r-lb"15 t nn.O I.VnIT-Impi J N -Ir-1 f-rN I.V-7 T N nnlwlv UTbil ITN- nNT U)5n JIN t)"I)V DW 18 nV'7 fl"T 1)Z,- 1 10






In.0 Vnn"5 DNT1 fll.V -I.Vl "n D"I)V nV -7 lvn4 5
-nIN V* P '14V-lvn'N 11IN nNT11 Wlt$ fpxpl 14N jwm w4n
P"OV

Irl ' U4n.V nVb7 11N -t) IN J$ J T "T J.MVn"' 5 n








____ ___ ___In__30


nNrvl 115"vii nIn InNT fjpvl 45 "IN W15411 C)I)N VPSU
-;s:: 15ItN "npl nIn z5vl) V I N
XT T I.V1 vly 1v-i wn luvn ITT :2 = Dv
IKT-IN-115w) n T :2 VUNTn , I , lt lu.-4 t n nix.
i 4n4s"11 nin C) Pl INn. fn) ,Vnlrl jnv ,.V UVIN IIIN JIT .L,)II5 5VItSTIN ,:) INII m3v"L,) ;-l Imilmz U qpv UI
-IIT 'IN-nirvr, =Iln 13 1-1 J)t IV INII IIN I-; J)n 51411 v7 ri-N M)nIn ri5III I'vilr'l I'n
U n InKT11 npl lvt.
Iri nIn ro ' n 'vIlT UNPInvi
40 n5vil
nNT11 n4II =,mm. ,
LIVIN I'vn
NT 5 NT
,v=TTIN ft= ;rNn JIIV
-wit vnvir 1-7 TIN 'IrTivi nIN tmiml i-IN
n5rnmINTt 14T InNTI'l lIn :II,,- =.VT I.V11 +-j31)jv1 Vl
TIN JI-rn I)t ))n: I-1 JZV, M-NT WN 111t
III,') U1InN11,v5.vn INTI t:,,NT^r, J m myz lit JIT I'vvim nvn ; III,") ? IpIv ul IIIN 5NTY lyn, tDvl"N n , Nml:2
-,Vn JI p NLOI J- n TIN nv J)N NTv J IN 1N- NTI ',IN
T

lvlv LOI InNT)l lin
l-,11 NT n IVI) nIn IvIN.-I V115n. I= J Ijp IU4 .11Np pnt
A NTj I V I Y T V I
tDj' - Un;Sj:2Vj

N- JIN f'W'7111 IVn) t3 "IXTI)V IV TIN 1375nIn)y ft IN nin UnNiniNt n3v U T;111 '12 TI2 t= iN,
+l1vTSIIv'11 UVI%"InN: 7NT I
14 u J,.n'It lIn "IN
NT 1-7 118Tt=rIN r= 4 t =Xnnin NTi 1:2 NT In
%
U11 IT fu"'11 nyll 11,1 IIN 1 0 I.V-7 IN vlj T
nIR IIn JnNTil f7 Il 11n TIn rrnNT5 V-7r, nbj-tMNz nNT
-rt;vu 1,:IT nIN nNTI-I 1v JIN lvm jm-Nv)
TN Ijq; jl, jj N IN bN nNnnV .Vj t:jj ; VII)NU

+nwlv 11nim nl 5NT T
vr,51%) lIn t; ?IN 5.nINTIN +C) T ; lvtv nNTm *III:
uIn n5 rlv= IN- IvIT i3 lit fnXT11 vlb:v
n"T Vn"lly "I On iIN NTVtNT I U44T, J1,1N

�IN
lit 18),nIIN NT11 IIIIN lvnNjlv JIT jv liN vl NT5NTp
10 N TIN XTI-) nv-1 TI:2 vI xT5NT,*)
nIn lv 44T 1.vuvnI,5In,100 lit 'PV1 ;s INj
-nemo- 5snvv l"j) JI'T JIN INT"; TIt - I-ni. " I n Ilo 11-117

"IN nlnN
-n5 ninj mnv n4InK Ilx,. v r2


tmr I I m tz5 m +I v . 1 1, Dr I r'
"IN1 n~l lv s npv nNtNr1DN1 i Nj~lv





-tT~ INI iIVIO ",nvnn v IwNnlz15m N nN








~ ~ ~ i'~ in rz p'N r m








wN "N i-lr

' vni311)1 N~tInvts iv ~I ~T 11 11 VT N l tlt V 15t l I i N vlllv


T" f. =T N I+:~V VI ln 1.VT O T n")


-6nrt 120fl p. ; IN niv vvl NT wlsr 7 nNTz5 n~'l


+'15NV ly DNP) IV nV)l rl= Vlto. 36 IVINT" 35 ;








318


NTn:vnNT-,-nff lit J Itnv nvl v yNnn.NTNTr) V=51n lvl t

.ixT 1 ;n
niv), nvfzrnn XOXTI,) I'V-7 51 jj Ivi lit r-INTn, 1vnD5In,. I.V-7 PN .11441-1v:rN nmpv J T


pNTT Priv lv:.vp flnvi) ly n-invin bl l5vil nyN .11KTII nls Np ,=NTnff lit 5 lrl V-I:vfir ll
--iNnv ts liz. JvA4 vl IV 'novir -, j"T pt vv nvjnN-5NTj,) ,T5qTjft) lvvj N nv'I Nn v'y)vnnrN

N IV 177 T N ",4PIt n t XTn:,vnNTt,? lit =w15 v-7
.211t4 n1nvnIN nVI) ri 5v nv5v yvsn ,Iv fnr ynvn
J S JIN j.V1ni3Sn1D 1,V7 n n I T11 JVn,):V
nvl )y l3v nn lit '45.vl) Ivin-55n Tnr np s O xT5N,) jrvrj N jrj lit 51 nIi


8-181-M 7 4


ir,:- t:




'1 fl vV = TNMI l~tnI i -,n

1 = YTv~g5Ilit vIN


1 1 r 18 r l'r JTO V ~l- wvI,hT i 51 T'~nIX ft 97 p ,90In
* nV " nP 1 N" 18 $


=~1 Z5)j


DESRA"ZACON TOTAL "N P' ASl HORAS""


Donde hay olor fuerte a "FIN-RAT" las ratas buyen, porque les molesta el gas que desprende.
Por muchos rreses no vuelven. Rocie con liquido "FIN-BAT" todo el galp6n o habitaci6n, para que haya un olor fuerte.

MUERTE POR CONTACTO

Toda rata que toque "RIN-RAT" muere dentro de la hora y con ella las terribles pulgas transmisorias de la peste bub6nica. Las ratas se secan sin dar olor. Para esto poner "FIN-RAT" en pasta o liquido en bandejas especiales, que se disponen en los lugares de paso obligado, tales como tirantes, entradas a las cuevas y a los galpones. El "RIN-RAT" no falla nunca si se pone en la forma indicada.
El "FIN-RAT" no representa peligro alguno para personas ni para animales dom6sticos, ni para las ayes.
Usado en los galpones de Ferrocarriles, Bunge & Buns. Born Ltda., Vapores, Uni6n Telef6nica, Edificios bandeja.
Crysler, Dodge, etc., etc. UN GALPON OEFENDIDO CON "S' 3US" EN LA% BANDEJAS
Pedidos a; FRATERNIDAD AGRARIA, Corrientes 2387 o a ENRIQUE DERRIGIBUS
Galeria Gieines, esc. 430 Buenos Aires







8__ _n__ _in,__ 32


"Fraternidad Agraria", Corrientes 2387
Buenos Aires


A b r h nJa!sp er



COMISIONES Y CONSIGNACIONES

Francisco Acufia de Figuerca 716 - U. T. 62, Mitre 4730

Bueaos Aires


IDf ~ I
COR~RIENTES 2614 U. T. 47 -2883- Bs. Aires


Crn


LA PROVEEDORA DE APARATOS UTILES,
ACCESORIOS Y PRODUCTS PARA LA

industrial de Leehe y Derivados
f' Fi~bricas de oManteca y Crema
.'Y


Analizadoras "ONENA" de sistema GERBER"
Butir6metros ,, ,,? ,,
Pipetas ,, , ,o
Term6metros para faibrica de queso y manteca y frigorificos. Balanzas para la crema y manteca. Acido sulfuirico, Alcohol amilico y demos reactivos para an'lisis.
Telas Suizas para quesos, Telas para bastidores para caseina. Coladores Baldes medidores para leche. Tanques- Tachos para queseria. Tarros para transporte de leche. Cuajos, Colorante interno para queso - Cera - Parafina etc


CO


A, JAUREGUI


IRRIENTES 3551


U T. 62 Mitre 0886


BUENOS AIRES


n 0 B'111 It')IINT, 50

T -5N w 'X5T "



Nn


3114 nr=INT P


ioef loost$*

-2 1 o


)1v ir 2 tm 5:1


P. BIZBERG
Corrientes 2387, 3erpiso
Buenos Aires


-- -- -- - a


I.


') o1oo40o0o-. o o goesoo** @oo@olI toor qso eq otooo I -o~it-0 itL io *#age se199404of.


Iq