Citation
Poesias

Material Information

Title:
Poesias
Alternate title:
Poesías
Creator:
Fornaris, José, 1827-1890
Place of Publication:
Habana
Publisher:
Impr. La Universial
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
498 pages : ; 25 cm

Subjects

Genre:
non-fiction ( marcgt )

Notes

Statement of Responsibility:
de José Fornaris.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Latin American Collections
Rights Management:
This item is presumed to be in the public domain. The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions may require permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact Digital Services (UFDC@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
23456014 ( OCLC )
ocm23456014
Classification:
PQ7389.F7 A6 1888x ( lcc )
861.2 F727p 1888 ( ddc )

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text
















S!!I. . . - -







ct f
T





-4 C 2m.



- 5U ,S *S.U S. - . . *5 .,. 'lrl.
*t S d 5 5 ltl~lUSllMllm*~ ,. . 1 Il * lll~,tIl



















UNIVERSITY


OF FLORIDA
L I B R A R I E S







M ED CIRCULATI03 VOLUME HAS BEEN
KICROFILMED BY THE UNIVERSITY OF






























































:~:.~:: '~ mA ~ -.
*.S I,'





t































6












-POESIAS















S


0


0







0


0


0



S


0


a






0


0


POESIAS


9


SE


0


HARAA

Imprenta " zyUSa niver1," de $Ruiz H crmano
@AN IGNACIO, 15, ENTRE OBRAPIA Y OBISPO.

1888.


0


MDE -,-













LATIN AM.RICA LIMITED CIRCULATiOW











0












e0


0





0


4/As en~et 4/a).L &aa
1Y






&# f/ a r/2I6 (/2 (?/(, J///62ge
9/11




atl- j," Imivl el',/a.lez el la~e fie pos ,;w, wev/u
a 6Y91% (2 ei/4 s 62119162966.
/st62p ?a74 62266?cZ# 6/296 62224{ 66262/ e162119(/d3



. cp4


0







0


0


a


0


S


S


0





0


INThODUCCIINI



'TE ii1b0 portet ce' a Jo J pasado y no a lo presti t.
-IL'~ No vengo A disputar la palma A los jovenes poetas del dia, que continnan ilustrando la senda abierta por Heredia, Milan6s y Luaces. Podia, pues, ver la luz este voluien sin prefiicio dc ningdn gjcnero; pero inserto en sos pitj inns poesias escritas en especiales cireunstancias, y creO oportuno comentarlIs.
Los Catos del Siboney, cuya primera edicion vi6 a LIuz en 1855, aunque, fueron escritos algunos anios antes, hin sido objeto do criticas demasiado bei6volas por unos, y demasiado rudas por otros, por lo qu me detendr6 e4I historiarlos.
Los adelantos de la eritica iian demostrado que pana juzgar una obra debe estudiarse el medio en que fti concebida y creada. Es necesario analizarla al calor de a lana quo le di6 el sCr. Un autor es como una planta uoyos frutos dependen en part del terreno quo lc da 4limento, (Id aire quo la rodea, y del so] que la vivitica.
Los tantos dcl Siboney fueron escritos en el pueblo de


0





0


0
INTRODUCCION.


Bayamo en 1850, pueblo en1 que predomitnaba la ignorancia.
No se permitian gimnasios, imprentas, ii peri6dicos: nada de lo quc pudiese vigorizar el cuerpo ni dar luz al espiritu. Solo se interrumpia el silencio de la ciudad por el grito de los sargentos ensefiando A los reclutas en el campo de Marte; y s6lo turbaba la tranquilijad del campo el lamento de los esclavos, y el Pchasquido del intigo de los mayorales.
La *mcxima de los gobernadores do Bayaino era: bdiame, pero twmeme. Y los timidos 6 enyilecidos cantaban con cien lenguas las virtues del despotismo, y la apote6sis do la teocracia. Y ini6ntras que el mundo entero gozaba del peri6dico, esa giganto antorcha que alumbra al Universo, en Bayamo viviamos envueltos en la noche de la superstici6n y de la ignominia.
No exagero. Jos6 Jacinto Salas y Quiroga, que s6io habfa visitado la Habana, la Atenas do Cuba, dice en el primer libro do sus viajes: ((Los hoinbres pbliwos de nuestra moderna Espaila atienden mts ( la conservaci6n de su. poder y grandeza, que al bien ftiduro de un piwblo oprimido.)) 4Qu6 hubiese dicho de Bayamo Salas y Quiroga, si se expresaba do ese modo con respecto a la Habana, en cuya ciudad so publicaban peri6dicos y libros? '
Por lo que toca A lo moral era ann mds triste el especticulo que se presentaba A la vista. El cesarismo envilecia 41 pueblo y el sacerdocio lo fanatizaba. 'Los gobernadores tallaban 6 veces como banqueros en Ias ferias de los pueThos vecinos, mientras losjefes cat6licos lefan on el pnlpito los nombres de las personas principaies, ncusndolas de adulterio y do otros diversos delitos.
Se consideraba, por lo tanto, poco mnos que un erfmen el cultivo de la Poesia, y eran sospechosas las reuniones de m4 do media docena de personas. Era preciso tratar furtivamente el mis sencillo asunto literario. FranCisco y Lucas Castillo, CArlos Manuel y Jos6 Maria de Cbspe-


a











des, Pedro Figueredo, Jos& Maria Izaguirre y algunos otros rendfan culto A, las musas on el interior de sus hogares, como los cristianos a la religion en lo profundo de las catacumbas.
Solo bajo una forma simb6lica hubiese podido el poeta expresar su amor 6 la patria y protestar contra el modo injusto 6 insolent de regirla. La palabra patria sonaba conio un grito insurrecto en el oido de los gobernantes; y no podian escribirse los nombres de Ner6n y Caligula sin (111 so considerasen como sangrientas alusiones.
En esa 6pom, parecida A la historia de la Inquisici6n, y en ese pueblo tan oprimicdo y vejado, fueron escritos los Oantos del Siboncy; viva protesta contra las arbitrariedades de todo g6nero quo so cometfan invocando siempre el nombre sagrado de la justicia, y la augusta sombra do la religion cristiana. Era la Poesfa cl nico grito de indignaci6n que resonaba entonces, y cuyos pintorescos matices podfan unicamente burlar ]a vigilancia siompre alerta de los censores.
Se creia entonces por la goneralidad del pueblo que los curas exorcizaban A los demonios. Y los gobernadores fingian ser sumamente religiosos, y prestaban apoyo sin Ifmites al poder teocratico.
Y sabido es quo los reyes peores han sido los mns devotos. Diganlo Luis XI, Felipe II, Luis XIV y Catalina de MCdicis.
La educaci6n estaba confiada, por esto mismo, en Bayamo, i los frailes de los conventos de San Francisco y. Santo Domingo.
Por estas razones los a8oo del Siboiwy tuvieron cinco ediciones sucesivas, Inico caso en esa 6poca en Cuba, en materia de publicaciones literarias. Bien s6 yo que esto obedecia A la idea que los versos encerraban. Se vela en ellos un shnbolo en el que los indios siboneyes Ppresentaban A los cubanos oprimidos, y los indios caribes 6 los injustos opresores.


0


9


INTRODUCCION. '





9


* 1( I NThODI CCIQN.


En la leyenda Ana Luiii, por ejemplo, Ia heroina era
Cuba, vfrgen de 'xtraordinaria hermosura, perseguida y martirizada . causa de sus encantos, v el earibe el gobierno
que la cenia de espinas ' lia condenaba al supjicio.
Y tal era el estado de excitacion de opresores y oprimidos, quo sucedi6 d menudo que el pueblo y los censors veian ideas revolucionarias en versos escritos sin pensar
absolutamente en ningn gnero de alusiones.
Asi en Ia canci6n titulada El vacique del Camayiiey so
representaba i Espafia en Yarina, v A Cuba en (I caciqui.
Esta trata de atraerse A. aquella c0n anr encarecido, pro dudando del xito exclama: "te anmr si me amas, pero si mI miras con torvo ce1o me rebel contra ti, como ti
ores mis fuerte cue yo, prepara tus armas y matame!n
Y 6ste y no otro fu( el sejrto J[ la popularidad que
alcanzaron .los Oanmos del Sil.owuY, Y de las sitiras de sus cruentos enemigos, sin quo el largo tiempo transcurrido desde su publicaci6n haya podido desarmarlos. Una crftica tan dura como sistemitica contribute 1 no poco a su popularidad. Es casi seguro que sin este rancor persistente
no hubiesen tenido tantas ed iciones los( Cotos del Siboney.
Suele ser el odio injusto como el agua del torrente que
a menudo da vida, v aun corona de flores, i los Lrboles que
pretende dorribar.
Y aqui me parece oportuno advertir que el autor de
los (.antos dcl Sifboneq no ha visto nunca como onomigos LA los espanoles por ser espanoles. Espafnoles furon sus abuo,los inaternos, descendientes do los Luquo, que vinieron a la
conquista de las Amnricas, y espafiol do pura raza es la persona i. quien va dedicado esto libro, V Li quien esti fitimamonto ligado por los lazos d0 la familia y del cariflo. Sabe adeun]s quo si existent espanoles retr6gados como on todaslas razas, los hay honrados y valientes hasti el heroismo. Desde uiio conaee las hazanas do Pelayo que contrarrest6 con un punado de heroes al ejC-rcito do los agarenos, ]a abnogaci61i de Guzman el Bueno en la defensa her6ica d! los muros


0








I NTIMDUCOOIN. ii


Ic Tarifa, las prouzas de los reyes Cat6licos arrojando i los moros de Su filtilio ballUarte de Granada, el valor do Doll .Juan de Anstria-voncowilo , los turcos oin Lepanto, y. '11 fill, el heroismo de Laoiz Y Velarde colbatiendo lhasta ha muorte por su patri invadida par ol formidable oj&rcito del capitnIi del siglo.
Sabo que todOs osts ohechos coistituyveli gljoriusa.s pginas d sus aiito1)asailos, perO ereC i Ia VCZ quo 1L Justieia sta por Qnciima de todos los ti !ufos y do todas las 11ias1 umanas, y, que el gobierno iblricO lt h1 violado 11i veces el el 'Nuevo Mundo, violas n quo ha sido el origen de toda iuestrt decadencia y d todo ulestros iinfoitunios. Cr6e el autor do este libro que sIt's padres, los ospanoles, fueron erueles y avaros on la conquista v crucles 'y avaros despues de ella. Crne que conquistaron esta isla co11 la Espada mis que con la Cruz, y qu han troftado do Conservarla con la polvora v no eon l Evangolio. Y todo esto On pleno siglo XIX, siglo d las grades libortades y do los grandes progresos.
Como manifestaso mas claro estas ideas en 11n1a pOesia publicada en Las Brisas do Cha (1857), revista literaria dirigida por N6stor*Ponie de Leon, el general D.-Jos6 de la Concha me orden6 ir a palacio expresandose on los si"Miontes termiios: ((Lo le mandado l1amar A Vd. para advortirle quo si desea continuar escribiendo sobre siboneyes vaya a hacerlo a los Estados Unidos. Aqui sonios espafi(, les y no indios; esta Vd? todos espafnoles.n
Esta filipica tan oxtemporinea,lejos de mortificarme me, d(j6 estupofacto. - Acaso he nogado yo alguna vez quo soy espanol, y quo mis padres fueran espanoles? Salf d palaci( polsando quo para ciertos hombres consisted cl scr espanol en defender A todo trance la injusticia y el despotismo. EspafIolos oran ol padro Las Casas y el poeta M. J. Quintana, y opinaban todo lo contrario dl general Coscha.
Aunque nis cantos fueron un .simboto mis que Ia historia de una raza, debo decir que no me era indiferente el


0





0


S

12 INTRODUCCION.


destino que arras6 con los aborigenes. Bien s6 yo que los cubanos descendemos por linea directa de los.espaioles, que su raza es la nuestra, que es suyo.nuestro idioma, suya nuestra religi6n, suyas nuestras tradiciones, suyas nuestras virtudes, suyos nuestros vicios, que somos, segun la expresi6n biblica, sangre de su sangre y hueso de sus huesos...... pero cplmo negar que por ]a naturaleza somos hermanos de los antiguos habitantes de Cuba? El mismo pedazo de terreno que los sustent6 nos sustenta; el misIo soJ que los alumbro nos alumbra, y respiramos el ismo ambient que respiraron ellos..Y si ademns hemoqsido tan mal trataclos por nuestros gobernantes como lo fueron ellos por los conquistadores, iqu6 extraflo que volvamos la vista "t lo pasado y derramemos una lhgrima a la memoria de los que tan unidos est~in i nosotros por los dobles vinculos do la naturalezft y del martirio? Me parece muy l6gico y natural que todo poeta cubano les consagre un recuerdo y lamente sus desgracias.
Terinina esta parte de mi libro con la leyenda in4.dita aNaraya 6 Los ndtimos siboneyesn que fu6 rechazada por diversos censores; uno de ellos, Pedro Fernandez Castro, amigo mio desde la infancia, me escribi6 lo siguiente: uno debo ni quiero permitir la publicaci6n de tu leyenda, porque serfa para los dos de funestas consecuencias.n Otra do las composiciones que paso A historiar es la toda al general Serrano, duque de la Torre, no s6lo por, estar ligada a la muerte de D. Jos6 de la Luz Caballero, Ssino por ]a persecuci6n que mereci6 del gobierno, y por las maldiciones con que fu6 anatematizada por los enemigos. sistenaticos de nuestras libertades.
Estos versos se publicaron el 29 de Junio de 1862 en el nmero 18 de El Progreso, peri6dico de la propiedad de mi ilustrado amigo y compafiero.D. Alvaro L6pez Carrizosa. MuchcPtrabajo cost6 que la censura permitiera su publicaci6n, pues aunque el censor D. Miguel Fraieisco Viondi, persona ilustradisima y sensata, reconoci6 que nada


0







0


INTRODUCCION. 18


decia fuera de raz6n, agregaba que no era conveniente exasperar los dnimos. En fin, despu6s de haber suprimido lo que crey6 conveniente, consinti6 en la publicaci6n de la oda.
Tras dec algunas vacilaciones, mi amigo y compaflero Carrizosa, como editor y redactor de El Progreso, determine que se diese i luz la poesfa cuya publicaci6n, tal era el atraso de la 6poca, produjo una gran alarma. El Capitan General .ofici6 inmediatamente al Sr. D. Juan Justiz y Chinchilla, Gobernador de Guanabacoa, para que suspendiese El Progreso mandara A recojer el nfimero 18. A los pocos dias fu6 destituido el Gobernador, nonTbrado otro censor, y cesaron las veladas del Liceo de Guanabacoa. El Sr. Justiz y Chinchilla puso el grito en el cielo; no asf el censor que, como habia obrado en conciencia, no mostro el menor enfado ni pronunci6 el mis minimo reproche.
Los peri6dicos del interior, casi todos, copiaron los versos y sufrieron la misma pena.. Una comisi6n de importantes personajes se present al General, pidi6ndole mi expulsion de la Isla. El General se hizo el sordo y aun le dirigi6 i D. Rafael Navarro, de cuyo Colegio, situado en las faldas del castillo del Principe, era yo profesor, las siguientes palabras:-aManifieste usted al Sr. Fornltris, que puede estar tranquilo, por mns que le aseguren lo contrario.))
Podria hablar de otras composiciones como Mi Musa, que tuvo los honores de un proceso, pero basta con lo expuess to para lienar mi prop6sito. En 1870 una enfermedad abrumadora me oblige a dejar la Habana. En el extranjero,o enfermo y moribundo, el recuerdo de mi patria era el inico rayo de luz que iluminaba las sombras de mi alma. A menudo el mnis simple objeto despertaba en mi memorial su imagen adorada. De pi6, apoyado en el muro del Sena, crefa contemplar en sus opdas la corriente de mi caudaloso rio natal. En mi profunda nostalgia se traftsfiguraba todo i6 los ojos de mi espiritu. En el cielo de Napoles veia el bellisimo .de Cuba: en los olmos que cant6 Garcilaso con-


0





v


14 INTRODUCCION.


templaba las palinas que inmortaliz6 Heredia, y en .a choza do los pescadores do las costas italianas, crefa diVisar la casa de mis padres situadla en una cuesta dlois colinas del Bavamo.
Sieimpre mi imiradin melaie6lica se dirigia al Occidonte dando mis 6itimmos adioses 'i cuanto le amado en esta tierra en donde vf la luz primera, Y en la que en no lejana hora se abrirA mi sepulero.
Mi estrella me ha impelido do nuevo A las plaws. natales. Desde mi vuelta escribo ]a or6nica semanal de El Pals, debido A la bondad do su director mni antiguo amigo ol ilustrado escritor D. Ricardo del Monte.
He dioho al principio do estc pr6logo que no he enido A disputar 't los j6venes la palna d la Poesfa. Adeins, mis fuerzas docliian, y Ia political y la pol6mica lo absorben todo. Mientras Cuba no encuentro mejor senda, la Poesia brillari como una estrella bien phlida on nuestros horizontes.
Y me apresuro a publicar oste libro, porque mi vida toca i su ocaso y quiero djar esto recuordo A ni, compatriotas. S6 que vale iuy poco, pero es un testimonio sillcero del anior y respoto que siompre he profesado mis amigos. i mi faiimilia y i mi patria.



Habana, Agosto de 1888.
0






0e


a










0


0







CANTOS PATRIOTICOS.











211 1Ricardo Dd floj1&.


S



0


0


0


0




































0


0


0


0


0


0


I




















MIS CANTOS.



Celebre Horacio al drbitro de Italia, al que llev6 con animo arrogante en doble pica el Aguila triunfante por los famosos campos de la Galia; al que I Pompoyo derrot6 en Farsalia, al que rein6 fortisimo y pujante, desdo los senos de la mar Atlante a las selvas remotas do Tosalia. No envidio, no, la lira quo en (A Tibre onsalzaba do C6sar ]a f6rtuna, y del noble romano ol poderio; yo prefiero cantar con alma libre, la luz del cielo que alumbr6 mi cuna, Y el blando son de mi paterno rio.


0









0


0


0


0



S


0


0


0





a


MI MUSA.


Aliquit sunt presagia vatim.

~titRii tn hiba i Stiebaet5 pnt Ia c~ita. 355tna $lljrntitL.






Yo a Roma canter un Iia
Y ardiendo en safia, del feroz Tarquino La pirpura rasgu6; yo t Horacio Cocles
Cant6 al estruendo de h lucha insane,
Cuando altiva ostent6 su garra fuerte
En ]a alta pica el Aguila romana; Yo A Scavola cant6, que decidido,
(on frente altiva y de arrogancia Ilemi,
Hizo tenblar al bcnrbaro Porcena; Yo proclam6 do C6sar la fortuna,
Del formidable C6sar, gran soldado.
Que en singular hazana,
Domefi6 con su ej6rcito diezmado
A la salvaje, ind6mita Bretafia; *
Mis no en mi coraz6n sent el influjo
De poderosos nfimenes. en.vano


0





0


0
20 CANTOS PATRIOTICOS.


Pedi A mi musa en l1nguido sollozo
Este divino ardor, este alborozo
Que siento al ver mi sol americano.
La inspiraci6n iii citara estremece Si en mi cancion ensrgica suspira, Ya el espiritu noble de Las Casas,
Ya el alma de Colon, que infortunad o
Bajo el dogal de la opresion espira.
Ni las talares tnnicas de C6sar, Ni la espacla fogosa de Camilo;
Ni las orillas del famoso Tiler .
Quo risuefias colinas circunvalan:
Ni el alto Capitolio,
Muro de bronce que resiste A Breno:
Ni el domino del Orbe, trocaria
Por una palma, por un solo lauro,
Por un suspiro de la patria mia.
"Canta" me dijo Bios, "canta, poeta,"
Y en mi preudi6 la abrasadora*lilania Del amor do la patria, inextinguible;
Y arde en mi frente, en ni interior se inflaima
Y tinto en mi domina, que si intento
Canter extranlos heroes y combates, Se siente sucumbir mi pensainwo.
La Musa quo me inspira
Me niega su favor, torva me mira,
Y yo rompo el land falto de aliento.
Mas en todo mi s6r hierve la idea
Cuando canto este pueblo en que he nacido,
Aunque tan pobre y.tan humilde sea.
Yo no nac! para cantar victorias
De espl6ndidas naciones,
Naci para mi pueblo y solo canto
A9n leyendas do amor sus tradiciones.
Yo desdefio del Timesis altivo
El hondo cauce, el reforzado puente,


0





0


CANTOS PATRIOTICOS. 21


Por ver mis cocoteros retratados
Del Bayamo en el agua transparente.
Dejo del Volga la triunfal carrera.,
Y sus pueblos -famosos,
Por arrancar mis lirios olorosos
Del Tiyaba y del Ciuto en la ribera.
Yo desdenlo del Libano la cumbre
Y sus cedros robustos y encumbrados, . Por visitor los montes de mi patria
De robles y de ceibas coronados.
Dejadnl, si, que cante A la palmera Con su follaje y flecha de esmeralda,
La colina del valle A quien decora De verdes hojas rnistica guirnalda;
El ave gemidora
Que entre las ramas del bambn se (ueja, La solicita abeja
Que rasga de la flor el virgen broche, Y el ruisefior que canta en la espesura Derramando un torrente de ternura En las horas tranquilas de la noche. Dejad que pinte el indomable potro Cuya cola brillante y abundosa Barre el polvo del aspero terreno: Dejad que pinte lagos virginales En donde el soplo de la brisa ondea, Y como se dibuja en sus cristales El pobre techo que en la tarde humea.
Dejadnie, en fin, cantar a las cubanas
Que el alma encienden en divine anhelo, Y cuyo pi6 menudo deberfa Pisar el manto azul que adorna al Cielo. Si esta pasion que forma mi ventura, Si este amor i mi patria es un delirio, I4jadme sucumbir con mi locura.
Amar i Cuba y suspirar por ella:


*





0


Escrito esta en ii lioroscopo, lo vEo, Y aunque contrario fuera mi deseo, Torcer no puedo el rumbo de ni estrell. ;(C1unn hermosa Ia pinta n1 i esperanza Eii las edades de futuros siglos' El Angel d la rica agricultura De valle en valle presuroso avanza Y despliega las alas voladoras: Con hoces cortadoras Do los Asperos bosques Agil lanza La dura zarza, la punzante ortiga, Y brota fecundisino y lozano Fresco pinpollo d dorada espiga; Y de la sierra en la riscosa Ialda No hay bosque inculto, ni espinoso prado Que d6ciles no sientan cdmo cruje La doble punta del cortante arado. Ya. miro que las artes sc presentan Como pnidicas virgenes sagradas Que proclaman la uni6n Y que seduce Al brillo halagador de sus miradas. Y los juegos olimpicos renuevan, Y para ornar la siCn d' victorioso Aureas coronas en sus manos Ilevan. Ya las miro orgullosas Ufanas levantar las frentes puras Y con diademas dec encendidas roses 1Revolverse en sus blancas vestidurs. Vienen las ciencias: civicas matrons, (on su manto talar de sedan Y oro, Y explotan el tesoro Que esconden estas virgenes miontaflas, En cada fresca. flor quo murmurante Vrocada en perlas la corrieote moja, Y en cada rubio grano Que en hondo surco el capisino arroja.


0








CANTOS PATRioTICOs. 2)


Como.nidltiples sierpes extencliclas Sobre la alfombra de carmrin y gualda, iCunnitos ramales cruzan Del monte virginal la aspera.espalcda! Ya corre la veloz locomotora
Con fuerte enipuje y adennu bizarre: Ya d la ignorancia estnpida amedrenta. Y anunciando progreso se present
, Coi ronco estruendo el formidable carro. Ya al lanzarse ]a hidr6pica avaricia Del Afriea renota al ancio golfo At6nita, espantada retrocede: Con generosas manos En alta mar recoge Su velamienII , Y deja en paz los pueblos africanos. Ya el agil labrador que laborioso Convierte en Ilano la riscosa sierra, Entona sus cantares placenteros: Y solicito guarda Abundante cosecha en sus graneros. Ya desde el Indo v el distante Eurotas Por explotar ioh Cuba! tus praderas Desplegando magnificas banderas Al puerto arriban numerosas flotas. El genio tentador de los festines De tus salones rapido se ausenta, Y cl coraz6n alienta Por mns alta virtue: regenierados 0
Aborrecen los hijos tropicales El son de los cantares licenciosos. Y el ruido de las torpes bacanales. Las virgenes cubanas La mnsica incitante desdeflando, Ostentan mds severo continente Ygiran en las fiestas MNls puras, mAs hermosas, mias mnodestas,


0


0





0


24 UANTOS PATRIOTIOs.


Ornada en lauro ]a soberbia frente.
Y al mirar c6mo brotan en tu seiio
Padres severas, fulitos varones,
De civica virtud y fortaleza,
Con unisona voz los pueblos claman:
Se iniran renacer en los cubanos.n
Mas, ilusi6n! detente! plega el vuelo!
Y adios...... v adios, regiones oncantadas!
Oh, Cuba virginal! ; Patria (I uerida
Yo te prefiero asi tan reducidaO
A todas las naciones congregadas.
Y para tf ambiciono cuanto encierra En sus entraflas la espaciosa Tierra.
Ncf en tu seno, rcspir contigo,
Amnndote lie crecido, y al sepulcro
Adorntdote ir6. No es el afecto
Do torpe, advenedizo mercenario
Que en tus altares quema
Vil aroma en sacrflego ineensario.
Amarte ioh Cuba! amarto es mi destiny:
Ni suelo otra esperanza,
Ni me queda en e. mundo otro camino.
iQue tus poetas do tu amor no abjuren!
,Con ciega f6, con inspirado genio,
Retraten tu feraz naturaleza:
El hondo valle, el enmpinado monte,
Y la alta copa de los verdes pinos:
Y al bien y a la virtud risuen-os guien
A tus pobres y tristes campesinos!
Canton a Cuba nuovos trovadores,
Y al porvenlir rem6ntense inspirados
En alas do fecunda fantasia, 4T al acorde de citara sonora;
Quo ya mi Musa tristemento Ilora
Y se repliega palida y sombria.


0





0


Ya mi negro cabello se convierte
En blanca nieve, v siento el roce helado
Del ala misteriosa de la muerte......
Ah! cuando exhale el afltimo suspiro, En pago de mi amor y mis cantares Levanta ioh Cuba! mi sepulcro triste Bajo un grupo de ceibas y palmares.
Y allni. en la tarde vaga y silenciosa,
Coloca ;oh bella y adorada Cuba!
Una flor de tus campos en mi losa.
Que ente el hondo clamor qu , pavoroso
Eternamente t6trico retumba,
Si oigo tu voz dulcisima y amante, Aun sentir6 con vda v palpitante Mi coraz6n latir bajo Ia tumba!.....

Abril 20 fde 1865.


0






0


0


0


0


0



0


0


0


0





0


AL EXCIIO. 8R. CAPITAN WUL\ERAI


IDon Franelo 2erranOL--,

cox Im(vo mE I s 1)Ec,1*(Eos LXPEDIi)os

Fara cl 6rden del entierro del

0r 0. Jos eLe la . jy C) abJei ro.




Janis mi lira altiva en tus palacios
Sus ecos dilat6. Ni pudo nunca
Soflar siquiera que mi voz liumilde
Llegase a tf. Poeta infortunaclo,
Cant& solo la raza siboneya
Tan pobre cono yo. Pero mi ira.
Roy suena en tu loor. Yo to veneru,
Pues eres ti el primero
Que honras los grandes de la patria m1a,
Y no to burlas, n6, do nuestra suerte.
Eros ti capital. valiente y diestro,
Mas tu excelso laurel brota en la mucite *
Del divino maestro.
La Corona mejor que ti has ceiido


0








CANTOS PATRIOTICOS.


Y que te aplaude el generoso labio, Es esa sola flor con que decoras La pobre tumba (de patriota sabio.


En torno de su f6retro sagrado Sus discipulos gimen; Y cual olas de un mar alborotado, Asi en raudo tropel el pueblo liega Por ver al Nazareno de mi Cuba. 0
No tn, seinor, no Hi, con rabia iega, Despedazas la tnica que cubre El glorioso atanld. Con vil trofeo No quieres adornarte, como siempre Ejecut6 salvaje fariseo. Esta fiesta solemne en los sepulcros, Este banquete espiritual, sublime, Donde se agrupa un pueblo americano, Pudieras tn turbar con negra safna; Mas prefieres, uniendote i su gloria, Honrar el nombre tuyo, y el de*Espaia!


Gracias, senior! En nuestra copa amarga, Esa gota de miel endulza un tanto El ponzofioso acibar Que el labio quema y que nos bafu en lianto. No es ;por Dios! este bardo que te canta, No es esta Cuba que risuefia brota En mitad de los mares de Occidente; No es tampoco la Amnrica naciente Quien te ride ovaciones. Donde quicra Que lata un coraz6n entero y grande, Tu acci6n aplaudirA. Las nobles sombras DAnacleto, Varela y Escobedo. Al liegar tan espl6ndidos despojos, * Al son dcl grito que en redor retumba,


0


28





0


CA NTOS PATRIOTICOS. 29


Claman, dejando su sepulcro helado:
-";Gracias, ioh General! porque has honrado De este sibio fil6sofo la tumba!"


Yo vi, sefnor, las huesas silenciosas Del fil6sofo, el sabio y el poeta, Sin un verde laurel sobre sus losas. Dej gran Varela los preciosos restos, Lts del inclito Heredia No llegaroi4 jams A nuestras playas. No corona inmortal en torno veo: Ni sus nombres so graban en la piedra, Ni se les alza un simple mausoleo!
;Infelices patriotas que vagaron Errantes, sin hogar, sin esperanza, Y ni Aun gozaron al dejar la tierra En los sepuleros paz! Deja que extrahe Esta nueva feliz, y que mil veces Canto esa acci6n quo refulgente brilla Sin que el pucdor sonroje mi mejilla.


Oye, oh seofor! El valeroso pueblo Que del Africa ardiente en las arenas Despedaz6 las huestes agaienas; El que venci6 en Lepanto, Y en las falanjes del sangriento turco Sembr6 la confusion, sembr6 el espanto; El que en Bail6n, en Gades, en Castilla, Conden6 al oprcsor t la cuchilla; Y vencedor on h6rridos combates Bravo y severe fu6, mas no vordugo; Ese pueblo ;oh Sefior! A Cuba impose Dura mordaza y ominoso yugo; Y p'a mas pesar y mnis afrenta So llama protector...... ;Eres t6 s61o


0







0


80 CANTOs PATRIOTICOs.


El que v6 sin rencor v sin recelo,
La ovaci6n al patriota,
Y ]as fervientes Higrimas de duelo!
La Luz amn ]a Ciencia, y amn ni Cuba
flustrando sus hijos predilectos,
Y en vez de ser un crinen,
Es titulo de honor y hermosa idea,
Porque es muy justo que este pueblo mio
Libre y'felfz entree los libres sea.

0
1Oh tW, que honrar supiste
Del gran ]a Luz las venerables cans,
Senior, yo to suplico,
Al dejar cstas playas de Occidente Que esa de tu pasion fruto.adorado,
Hermosa herinana mia,
Sepa al crecer que honraste la memorial
De nuestro snbio compatriota un dia,
Y que pueda iintando tus virtues
Tener un coraz6n sincero y noble.
Dile que un bardo que jamns ensalza
(orazones cobardes iii perversos,
Ha elevado tu acci6n .1 las estrellas: Y dile al fin quc p.or su patria triste
Alce al Senor las generosas manos;
Dile que os nuestra liermana, Y solo aprenda
A ayar yi bendecir 1 los cubanos.

5IC,2.




0


0






0


+ -)












AL QEJAR LA FRANCIA.


0A Y[rr1e So1ar.

Quel che 6 duro i partire. seri dole i. ricordaie.

Bella es la Francia! El arte do Ia G(recia
RIenace en sus talleres y museos.
Y como sacra antorcha
La ciencia resplandece en sus liceos.
Se elevan A las nubes
Altas torres y g6ticas columnas.
Y asoibran las arcade s ojivales
Do su9 ricas y hermosas'catedrales.
A sus f(-rtiles montes y praderas
Corona el trigo en flor. Tienen sus caml] Os
Bosques espesos do fragantes pinos,
Y pintorescas giran con el aire
Las aspas de lof-Hsticos molinos.


Aquf del cstatuario
Se ilumina el nagnifico santuario,
Y apenas toca el miltrniol lo conviort(, 0
Ya i ]a Venus famosa del Egeo,
Ya en Jnpiter Olfinpico, que arrojo


0




0


32 CANTOS PATRIOTICI1S.


El rayo destructor, ya en las Ner6idas
Que blondos bucles en su frente rizan,
Y al soplo de las auras
Sobre copos de espuia se deslizan.
La Musa de los griegos y romanos
Proclama aqui t los Tasos y Virgilios,
Y se ove en el cantar de sus poetas, Desde el tierno gemir de los idilios, Hasta el nistico son de los profetas.


Yo al encanto cedf do estos tesoros:
Am6 el manzano, Y cl castafio verde
Que los valles sombrea,
Y hasta la nieve que en el rudo invierno
A los desnudos Arboles platea.
Am6 1a Francia en fin! Mas hoy despierto
Del (-xtasis profundo! Siento el rayo
Do mi cubano sol! lierven mis venas
(on vivisimo ardor! Y en raudo vuelo,
Con el ala del Aguila, mi numen,
Busca el azul de-su adorado cielo!


Abandono la Europa. Dejo el muro
Quo cine al Sena en carinioso abrazo.....
Ya sueno quo acaricio
Los hijos de mis hijos...... Me parece
Bogar ya por mis aguas,
Y cantar A mis valles y piraguas
En el indico mar. Ya me imagino
Ver el valle quo onflora un so] ardiente;
Ya cflido de espumas
Al cisno miro sacudir la perla
Que tiombla y brilla en sus sedosas plumas;
Ya escucho l melanc6lico gemido
I)e encorvado bambn; ya sionto el soplo


0





0


0
CANTOS PATRIOTICOS.


Del mar de las Antillas;
Ya la brisa cargada de roefo
Humedece mis palidas mejillas.


i Todo me habla de Cuba en voz sublime!
Ya escucho el suspirar de aquellas ondas
Arrulladas por linguidos alisios;
Ya el hervoroso olqaje que se rope
BE el alto pefi6n; ya la barquilla, Que tfinida bogando por la orilla,
Va enguirn'aldada de vistosas flores;
Ya la soberbia nave
Que ilega A Cuba de lejanas zonas,
Y al son del huracin muestra soberbia
Mstiles altos y turgentes lonas.


Mucho he sufrido en esta triste vida
Vagando A la merced de playa en playa,
Y fatigado estoy! Mas logr6 al menos
A mi patria volver! Dios de mis padres!
No muera yo sin saludar A Cuba!
D6le mi 61timo adios! Quiero que vea
Que idolatrarla s6; que entre mis sombras
Filgido su recuerdo centellea;
Que cual un tiempo en mis postreros dias
Tierna conmigo y carifnosa sea.


Mas es grande mi angustia, hermosa Francia,
Al darte mis adioses! Yo te adoro
Por tu ciencia, tus heroes, tus victorias:
Los b6licos prusianos
En vano el triunfo cantan vencedores: 0
El brillo de tus sabios y tus glorias Eclipan sus hazafias. Los vencidos


0





0


34 CANTOS PATRIOTICOS.


A quienes fieros ellos acuchillan,
Se levantan del polvo y los humillan.
; Oh! yo te adoro! En tus serenos lagos
Tantas veces bogu6! Mas de repente, Entre las nieblas de mi noche umbria,
Coronada la si6n de espigas blondas,
Sobre mares de luz y azules ondas, Surge la imigen de la patria mia!
1Oh Cuba de mi amor i Cuba adorada !
Ac6jeme en tu seno generosa:
No en lejanas riberas
Por ti llorando misero sucumba......
Dame el nltimo asilo...... Si amorosa
Me diste cuna t6, dame una tumba!
1882.











0

0


0





0


BELLEZASDECUBA.

RECITADA *EN EL NUEVO LICEO POR LA






Tiene Cuba las vegas de Granada,
Y las pampas inmensas del Pern, De Helvecia los mirfficos paisajes,
Del africano el rnstico bambi.
Sustenta como Quito un sol de fuego,
Fragorosas cascadas como el Rhin;
Y oculta cada monte en sus entranas
Los despojos de mdrtires sin fin.
Tiene de Siria los gigantes cedros
Y los rosales virgenes de Si6n;
Los laureles magnificos de At6nas,
Y una historia de sangre como Ili6n.


Bella es Florencia por sus altas cumbres,
Bella por sus mezquitas Estambul;
Por sus palacios G6nova, y Palermo
Poi sus colinas y su cielo azul;
Bella es Ferrara por su rico marmol
Y*Pisa por su torre sin igual;


0





0


36 CANTOS PATRIOTICOS.


Venecia por su templo bizantino,
Roma por su famosa catedral;
Mas Cuba es bella toda: el verde bosque,
La dura roca, el fragil 6aracol;
Y su campo y su mar, y las hazafias
De que testigo fu6 su ardiente sol.
La adoran sus Aristides y Gracos,
Sus Virgilios celebran su verjel;
Sus mrisicos se esparcen por el mundo,
Y Paris los corona de laurel.
Sus hijas union gracia y hermosura
A un sensible y amante corazol1;
Mds tiernas quo las moras granadinas, Mis bellas que las virgenes de Albi6n.
Mira Cuba oil sus cttrmenes mns flores Do las que vi6 cn sn seno Italia abrir, Y murieron mins h6roes por su gloria
De los que Grecia contempl6 morir.


To adoro ioh Cuba! En mi dolor extremo
Te dar6 mi postrer palpitaci6n:
Si, yo tc adoro; el cielo do la Francia
No ha podido entibiar esta pasi6n.
Solo suefno contigo: ya me aterre En el spera sierra el vendaval;
Ya en el Lago Mayor mire A los cisnes
Tender el cuello blanco y virginal.
Solo suenlo contigo: de la cima
De los Alpes altisimos to vi;
De Roma visit las catacumbas, Y tu sombra pas6 cerca de mi.
Ya de mi muerte pr6ximo, to juro
Que nunca tu carifio olvidar6;
Palpitando on nil s6r tu amor divino Con tu nombre en mis labios morir6.


0





0


CANTOS PATRIOTICOS. 37


Pero logre mirarte, Cuba mia, Y en tu fertil ribera reposar; Tu sol me alumbre, y mi sepulcro arrulle La nfsica solemne de tu mar.

Paris, 1876.


0







0


0


0


S


0



0


0


a


0





0


A MATANZAS.


~~~~I~~ Ca1T rx5yofV


(LEIDA POR SU AUTOR EN EL CIRCULO HABANERO
Y EL LicEO DE MATANZAS.)


Aun en mis inanos vibra el arpa de oro
En que cantaba en venturosos dias
Mi amor A Cuba, mi nnico tesoro;
Aun me devora la candente llama, Luz y vigor de las canciones mias,
Y en mis ardientes venas se derrama;
Aun palpita mi pecho estremecido
Al nombre de Matanzas, donde Heredia,
Cant6 inspirado, y Milan6s gemia,
Con citara doliente
Del limpido San Juan en las riberas,
Doblando melanc6lico la frente;
Donde en el aire que respiro siento
De Tol6n la existencia sin mencilla, *
Sus idilios de amor, sus emociones
Y ef lianto de su p6lida mejilla;


0





0


40 CANTOS PATRIOTICOS.


Do Pldcido sufri6 duro suplicio
Abrazado a la cruz, con firine paso
Marchando al sacrificio!
Matanzas, la del Abra pintoresca,
La do sonantes y argentinas ondas
Doradas por el sol; la que contemplo
Al pi6 de verde y delicioso valle
Alzarse como un templo!
La cubre un cielo azul y la engalanan ,
Espl~ndidos palmares;
Y halla en los fastos de su ilustwe historia
Coronas la virtud, lauros la gloria,
La santa libertad culto v altares.


Th no tienes, Matanzas, el sepulcro
De mnrmol y oro del soldado insigne
En Jena vencedor, ni la alta torre
De gigante basilica cristiana,
Ni el temple bizantino, ni las cruces
De magnifica iglesia veneciana,
Ni el granftico puente,
Ni el castillo feudal, de negro muro, Que refleja el cristal de la corriente; Ni los arcos de triunfo que miraban . Pasar al victorioso en cien combates,
Ni los grandes, famosos mausoleos...... . iNo tienes tn ni galas nistrofeos!
Pero to adora cl mar, el sol to ador,
Y en tu seno atesora
Cuanto bello forj6 naturaleza.
Hondas grutas, fecundos manantiales Se engendran en tus f6rtiles entraflas,
Y cruzantus montailas
Anchas venas do ricos minerales.
iQu6 inmenso panorama se despliega


0





0


CANTOS PATRIOTICOS. 41


A la absorta mirada! Me fascina Cada palma gentil, cada colina! Desde la fragile gota de rocio Quo engalana do Abril la virgen toca, Al caudaloso rio
Que nace y crece en escarpada roca. Todo es hermoso en ti! Todo aparece Lleno de vida, canta y resplandece! Tus bosques son los de la antigua Idalia, Los de Grecia tus montes, los de Italia Tus praaos virginales, y en tu cielo Se alza una estrella fnlgida y propicia, Que ,t tus hijos anuncia en tanto duelo Un reinado de paz y de justicia.

Aqui esta noche un pueblo congregado, Matanzas, to saluda entusiasmado De amor ardiendo las sensibles almas; Y corona la frente de tus hijos Con pinddricas palmas. Ya de Pilar el nmnen nos admira: Ved cual recorre con segura mano El sonoroso piano Que gime, que solloza, que suspira, Que lleva en pos de si. Ya nos encanta Julia gentil con los celestes trinos Que vierte su garganta. iCuanto hechizo y candor! Como seduce Su deliciosa voz! Ya de Maria Resuena la celeste melodia, Cuando avanza al proscenio Y abrasada de amor y delirante, Suspendida on las alas de su genio Interpreta ]a indsica del Fausto...... N\ adoraci6n les rindo en holocausto! Que vinculos do amor los pechos unan!


0





0


S

42 CANTOS PATRIOTICOS.


Quo retumben los himnos de victoria
Y deponga el rencor su safia fiera!
Aqui todos tenemos una patria,
Una sola misi6n, una bandera!


Oye, Matanzas, oye con ternura
Los votos que to envia
Un alma apasionada y sin ventura.
Que tus playas hoy miseras y solas Tornen al movimiento y A la vida'
Y se agiten con j.nbilo las olas!
lQue tu puerto le ofrezca i las naciones
Las riquezas quc ocultas en tu seno!
iQue pueblen extranjoros pabellones Tus mares sosegados! Desde el turoo
Que enarbola la corva media luna
Hasta el ingl6s en cuya ensefa brilla
La garra del leopardo! iQue tus campos
Bajo el hacha to rindan el tributo
De cscondidos tesoros! iQue produzca
Cada simiente sazonado fruto!
;Que tus bardos apresten niureas liras
Para cantar tus generosos hechos!
iQue se embote el pufial de la discordia
En los robustos. pechos!
iQuc rludo el viento tus hazafnas Ileve
Desde la ardiente zona
Que bafia el sol con su potent hLumnbre,
A la riscosa cumbre
Que la nieve blanqufsima corona!
iQue todo el orbo con aplauso eterno
Acoja tus magninimas ideas,
Y wi los presentes y futuros siglos
Amor y gloria de la patria seas! 1886.


0





0


A ANWELINA AGRAMONTE.



En tus virgenes labios, Angelina, Un idioma extranjero Escucho resonar, mas en tus ojos Un sol de fuego refulgente brilla: Tu morena mejilla Me denuncia tu patria; tn naciste En el Tfnima undoso Que las colinas con su estruendo asorda, Y entre el mnamey frondoso, y las palmeras En transparentes aguas se desborda.
Luego 1 la Francia en tu nifiez partiste; Pero las nieves de sus altas cumbres Su atm6sfera glacial, su cielo triste No han podido entibiar la sangre hirviento ' Que circula en tus venas, Late en tu coraz6n, y arde en tu frente.
T6 de la Francia ostentas la cultura En tu talle, en tu andar, en tu faz purn: Hay en todo tu s6r, todo el perfume De esos campos de luz y de hermosura. ),[as del cielo de Am6rica brillante Esparces los encantos,


0





0


S

44 CANTOS PATRIOTICOS.


En tu mirada dulce y fascinante,
En tu ardor tropical, en tu terneza;
En toda tu belleza
Hay la csbeltez de las espigas de oro Que nacen en tu patria, y la frescura
Do las ondas del Tinima sonoro.
La Francia nos disputa tus hechizos
Mas no tu coraz6n, quo todo entero Pertenece a la Amsrica; es en vano
Quo un pueblo que no es tuyo to reclame:
Lo que hay bello en tu s6r, todo es cubano.
Ven, y admira los valles y colinas
Quo del Bayamo al Tinima se extienden,
Ven, y bobe en las aguas cristalinas
Quo del alto Turquino so desprendon.
Alegre vaga por su orilla amena;
Busca la llama que tus caunpos dora,
Y olvidato, Angelina arrobadora,
Del Gironda, del R6dano y el Sena.
1851.


0




0


SI














AI VUELTA A CUBA.


(LEIDA POR D. NiCoLAs AZWARATE EN EL Nuidvo LIcEO
DE LA HABANA.



Al fin te vuelvo a ver ioh Cuba mia!
Y respiro los aires perfumados
Que tu floresta virginal me envia.
Veloz la nave corre;
Y A ver alcanzan Avidos mis ojos
La cumbre, el templo, la distante torre.
Tras gigante atalaya,
El puerto miro ya,:y oigo las olas
Con estruendo rompiendose en la playa.
Prende en el fondo el ancla corva punta;
Y al rapido rodar de la cadena, Mi coraz6n palpita estremecido.
Esa barca que viene, presurosa
Conduce A mi familia. El tierno grupo
En la popa bellisimo resalta: 0
El viento los impiele y presto Ilegan:
Este me besa, aquel me abraza... alegre,


a





0


46 CANTOS PATRIOTICOS.


Un misero africano
Me tiende ansioso la callosa mano;
Y mi Tula gentil, fruto primero
De un amor acendrado, tiembla y gime;
Convulsiva solloza,
Y al coraz6n estitica me oprime!
iOh Cuba! vuelvo 1 ti sumido en ilanto,
Y como td infeliz. Son6 contigo,
Al ir de pueblo en pueblo, moribundo
Por los senderos Asperos del mundo, Sin dulce hogar, ni cariioso amigo.
Con su garra el pesar marc6 mi frente,
Mas nunca te olvid. Soy el poeta Que iinspirado cant6 con tierna lira,
De tu raza aborigene la historia;
El dulce amor de tus beldades castas,
Y al fuerte campesino que domefla, Entre las zarzas y la inculta brefla, Al bravo toro de tremendas astas.
El que admire de humilde riberefna
El sencillo cendal, la simple toca,
El palpitar del pudoroso seno,
La blanda risa de la virgen boca.
El que he pintado al indomable potro
De crin copiosa y casco reluciente, Al fiero can que el cazador azuza, Y al javali que con rencor aguza
El doble filo de acerado diente.
Todo lo reconozco: desde el monte
Que , las nubes magnffico se encumbra,
Coronado de cedros, al arroyo
Que, susurrando arm6nico, se pierde
En el confin de la alameda verde.
ESl el misterio de tus noches tristes, Aun mi espiritu flota; aqui suspira,
En estas aguas, con la tibia luna


0








CANTOS PATRIOTICOS.


Que pAlida argentea, o va con el rel6mpago de fuego, Que en medio del espacio centellea. Van aqui mis recuerdos adorados Prendidos do la flor de las naranjas o en el lim6n silvestre y oloroso, Que tifie el sol con amarillas franjas. Siento sombras anigas, Que pasan silenciosas por las selvas, Moviendo lentamente las espigas; Y mas illi contemplo Bajo la arcada del hermoso templo, A mi esposa temblando de alegria, Cual de su boda en el dichoso dia. Mas cmbiase la escena, Y oigo elevarse cantos funerales, Y corvertirse en Higubres blandones, Las antorchas nupciales. Aqui se acerca el coro de poetas Amigos de mi infancia. Ese 'a Polonia Entona un himno con ardiente safia; Este liora A Fidelia al dulce ravo De triste luna que su losa bafia; Aquel corona A Marta: en la colina En la playa, en cl mar, en el otero Vive y palpita mi pasado entero. El ave sola que un gernido exhala, Tiornfsi ma memoria en nif despierta Al sacudir el ala;
El cfiro quo cruza en vagos giros, Me dice, en grato idioma que otras veces Recogi6 susurrando mis suspiros. Al rumor de los sauces que se agitan Por saludarme, al retornar A Cuba, * Mil seres adorados resucitan. Alega entree ellos mi madre, y carifiosa


47





. 0


S
48 CANTOS PATRIOTiCOS.


Me reconoce y besa con ternura; Y it pesar do su palido semblante, Su d6bil voz, su marcha vacilante,
Estit lIena de amor y do hermosura.
Todo est6 como ayer. Oigo el tafnido
De la campana mistica, quo toca
La cristiana oraci6n.-All! la Iglesia
Se cleva con su tosco campanario,
Y escucho el santo rezo
Do toda mi familia arrodillada
Ante cl altar. Las limpidas corrisites
Qigo del patrio rio,
Y la hilera de pinos florecientes
Aun A la entrada ostnt del hogar mio.
De aquel hogar, que entree el fragantc ramo
Del mango en flor modesto se escondfa,
Y por cl sol dorado, relucia
Al borde do las aguas del Bayamo.
Aqui corrn por la espaciosa vega,
Festonada de r6stica vordura,
0 tendido en el c6sped, la mirada Espaci6 con placer por la lianura:
Aqui en dulce embeleso,
Se abrieron t la par por vez primera, Mi espiritu al amor, mi l6,bio al beso.
* Aqui vibr6 la simple melodfa
De mi primer idilio,
. Bajo b6veda azul, y al dire libre,
Como en las ondas del famoso Tibre El blando son del arpa de Virgilio.
Errante y sin amor me vi6 la tierra:
El Sena, el Rin, el R6dano, el Gironda,
Del San Gotardo la nevada sierra,
Y * Monte-Blanco dc la frente blonda.
La enspide pis6 del Apenino,
Dondo el tguila apresta garra aleve,


0





0


CA NTOS PATRIOTCOS. 49


Y la virgen montafia de Interlaken Con su imanto limpisimo de nieve. Vi, entree lagos y flores, extendidos Los frescos valles de la antigua Helvecia; Y radiates basilicas de mtinol En G~nova y MilNn, Roma y Venocia.
Mas no pude olvidarte, hormosa Cuba: Siempre mis ojos con amor volvia, Entre tanta riqueza al Occidente; I asi como tras gasa transparente, Al trav6s 1 los aires te vefa. Por encima del rico mausoleo, Del minarete moro, De la torre ojival, del alto muro, Miraba ioh Cuba! tus campifias de oro Sobre el caribe mar. Si tn no ostentas G6ticas catedrales, Tus montes son mis templos, y tus cuibres Mis torres do marfil y arcos triunfales.
iAl fin te vuelvo a ver! Mas iqu6 vacio Siento en mi coraz'n! Fueron mis anos Rubias mieses quo seca un soplo frfo. iD6nde aquel delirar libre do penas, En que cefir mi si6n imaginaba Con un lauro inmortal, y me soniaba Horacio en Roma, Pindaro on Atenas? ;,D6nde la grata y misteriosa cita Eu oculto jardin; y el tembloroso Beso robado A- la inocente virgen, Que con delirio am6... y aquellas noches Do loco carnaval, en que traidora En vivo affin me sorprendi6 la aurora, Al compts fascinante De la mnsica dulce y tentadora?. 4D6nde esttn las campestres correrlas Por ?as tortuosas, florecientes calles


0





0


50 CANTOS PATRIOTICOS'.


De los cubanos valles?
jD6nde aquel escalar con pi6 seguro
Por el vecino, reforzado muro?
iD6nde aquel recorrer fertiles costas, Que besa el mar azul; y en las arenas
Calientes todavfa,
Buscar,'con jubilosa voceria,
La frigil concha ce encarnadas vena;......?
Y aquel bogar en indicas piraguas, Entre un coro de vfrgenes hermo as
Como nacientes rosas,
Y mns frescas y limpias quelas aguas?
Todo ha pasado, y mi animo sombrio
Ve mis campos desierios,
Seca y talada mi natal orilla,
Mi hogar en tierra y mis amigos muertos, Oh tierra do mi amor!...... 1Oh cara Cuba,
Al fin te vuelvo a ver!......... No vengo ansioso,
Sofiando conquistar inclitas palinas;
Sino A, verter mi Ihgrima postrei'a,
Y L suspirar con las sensibles almas.
Vengo t morir al pueblo en que he nacido,
Al calor do mi patria y mi familia, Entre estas galas y risuefias flores, Que de perfumes y de luz Ilenaron ', Mis primeros amores!
Que admire en mi nifiez, que cant6 adulto,
Que enjugaron mis 1igrimas, y han sido
Toda mi admiraci6n, todo mi culto.
Como el indio de Am6rica salvaje
Sepulcro quiero yo bajo el follaje De ceiba secular, donde retumba El Bayamo, y copioso se derrama;
Do *l sol con viva llama
Calentark mis restos en la tumba. 1884.


0





0


S>











TU PATRIA.


cA,1 r)9io orge Carrro)e.

NACIDO EN EL ATLANTICO.



No iiaciste entre perlas y brocado Como principe augusto Por mnfisicas sonoras arrullado; Naciste en alta mar en noche horrenda, Cuando el viento bramaba Y mAstiles y entenas destrozaba. Tu cuna sacudi6 sobre las olas El huracin con poderosa mano; La inmensidad tuviste por testigo, Por pila de bautismo el Oceano. Arnica y Europa te reclaman; Mas tu fuiste encarnado.en las amenas Playas de la regi6n de Motezuma; La sangre que circula por tus venas Es sangre mejicana. Hirviente brota El fuego del volctn en tu mirada. * Es M6jico tu patria: no podrifas Encontrarla mejor en todo el orbe.


0







0
52 CANTOS PATRIOTICOS.


El mar bafia su costa,
Y la cubre de inmensos arenales;
En sus campos despliegan frescas alas
Soplos priniaverales
En medio de Diciembre. Hasta las nubes
Se lovantan volcanos inflamados
Por un horno candente coronados.
En sus bosques floridos
Se ocultan fecundisimos voneros
D diferentes, apartados climas: 0
Nace ]a cala ein los foraces campo ,
Decora el pino las gigantes cimas.
Crecon al par dc tropicales palmas Las uvas que derraman ambrosfa, Y al lado de la nieve blanca v fria
Un expl6ndido so] quema las ainas.'
Ali nace el manzano
Quo guarecido d doradas pomas
Sc alza gentil, y exhala sus aromas
Entre alj6fares vordes el banana.
Alli roinan los c6lebres nopales
Quo entraihan el carmine. Allif la pi~a
Con tnnica estrellada,
Y corona imperial. Allif los cedros Seculares columnas de los bosques, , Al Libano recuerdan... En las minas
En dobles vetas y macizas barras
Osthntase el metal...... Y alli los hijos
Do ese pueblo ontusiasta y valeroso
Fueron sacrificados,
Como on un tiempo on la sublime Grecia
Murieron los Harmodios v Fociones, Porque Mjico incuba en sus entraflas
Losshhroes, como enjondran sus montaias
Los soberbios jRguares y leones.
Llevada por diezmados batallones *


0





0


CANTOSOPATRIOTWCOS. 53


El iguila caudal Y magestuosa
Que en Jena y Austerlitz, tendi6 sus alas,
Vencida se repliega,
Y i5. Francia mustia y silenciosa liega.
En tanto que cenlida do alba lumbre
El .1guila d M6jico potento
La corona y la pnrpura desgarra,
Y clava altiva la gigantea garra
S Del Orizaba on la altanera 'eumbie.
Tal es tu patria oh Jorge! Tu alma granmd
Teminlada con cl rayo v la tornienta
Defenderla sabrd; pero no asestes A tus hermanos la fatal cuchilla.
No la guerra civil funesto atices:
En vez de horrible y veongadora tea
El pendon alza td do la concordia Con noble mano y generosa idea.
La Concordia al Progreso simboliza
Y anuncia eterna (licha t los mortales,
Canta al son del martillo, y con su aliento
Todo es oro el vergel, y el mar corales.
Mas si iracundo Csar
La libertad de M(jico amenaza,
Tremola tu bandera belicoso,
Y su corona y cotro despedaza.
Renueva las hazafias portentosas
Do Bolivar y Wnishington. Tu brazo
La espada fiera y vengadora vibre; Y cual leo6n quo su melena enarca,
Resp6ndele al monarca;
- Mi6ntras exista yo, M6jico es libre! 1877.

Isi7


0







0


0


0


S



0


a


0


0






0


(R.ecitada en el Gran Tcatro, en 6u coronaci6n.)


Ligera cruza la gallarda nave
Del Atlntico mar el hondo abisino, Entra en el puerto apetecido, arroja El ancla el marinero Y eoi las playas natales to presentas Gertrudis inmortal. Al verte Cuba Te abraza con amor, y tal parece Que del mar se desprende y se levanta, Y anunciando A la Am6rica tu nombre Al Golfo Mejicano so adelanta.
- Harto tiempo las playas espafiolas 0 Te escucharon cantar! En tus hogares A tu patria consagra tus ideas, Y ]a reina del Canto En este pueblo infortunado seas. En tus soberbios cinticos viriles Rindes culto i la bella Poesia: Cyitas tu Dios, maldices los gentiles, Al d6spota condenas,


0





0


56 CANTOS PATRIOTICOS.


Del esclavo destrozas las cadenas,
Al delito flagelas vigorosa,
Entonas con Mois6s mistico salno,
Gimes con Jeremfas,
Lloras con Safo, cantas con Alcoo
Del arte griego en los mejores dias,
Imitas el estilo y gpntileza
Del trovador dulcfsimo de Jonia,
O en c6lera te enciendes
Tronando contra el rey de Macedonia.
En los hermosos juegos tolosanos * Venciste al margen del sonoro Betis
A los vates hispanos;
Asf en las fiestas c(lebres del griego
Vencieron con su eftara divine,
Con la misma ansiedad y el mismo fuego,
Safo a Minerva, Pindaro a Corina.
Oh ven, Gertrudis, ven! Por ti las Musas
A nacer volveran. Profanos hiimnos
Resuonan en el templo,
Y vil incienso en el altar huma:
JamAs bajo ominosa tirania
Pudo brillar la dulce Poesia......
En vano, ay Dios! la citara do Turla,
Pura y serena como luz celeste,
0 Anhela por sonar; en vano el arpa
De Foja melanc6lica suspira;
* Y el trovador de Misolonghi, en vano
Aire feliz de libertad respira:
La Musa como sierva infortunada Solloza al poste del verdugo atada.
;Qu6 despierte i tu voz que puede tanto!
Mas no con voz sarcstica la Ilames,
Sinf con dulce y misteriosa queja,
Con el clamor profundo que vertiste
Tus ligrimas de amor y de infortunio


0





0


0

CANTOS PATRIOTICO. 57


En La Cruz, Baltasar y Alfonso Munio:
Brillar tu nnmen poderoso veo,
Y nos revelas que en tu pecho late
El corazon do Pindaro y Tirteo.
Una corona! Dadme una corona
Que coilir a tu si6n! Mas qu6 osadia!
Indigno soy de tanto honor, indigno
De quo tu fama sin igual pregone;
141 Cuba debe ser, s6lo mi Cuba Qui6n tu cabeza ofinpica crone.
Mas ella aOide ya-bajo ]a forma
Do virgin no tocada,
De puidica mejilla y planta breve;
Ostenta sobre el hombro
Indio carcax, y blanco cual la nieve
Un inanto do algod6n. uYo soy tu patria,
Exclama al verte, ingrata poetisa,
Que tu lanid consagras ni. las glorias
De famosas naciones,
Y cantas sus expl ndidas victorias.
Ven t m! seno, ven, amada mfa,
No siento vil ni temerario encono;
Y en tan dichoso dia
Yo que te vi nacer, yo to corono."
Entre las olas de la mar desierta
Se mira Leslgos, isla primorosa S
Que en las aguas esti, como una rosa
Sobre su tallo abierta; *
Lejos.... aqui sobre la mar Caribe
En done el sol disipa densas bruias,
Esta Cuba tendida, como un arco
Quo flota sobre el agua y las espumas.
AlLi naci6 la Musa do la Grecia
Aquf la de la Am6rica.... El Egeo *
Alza.1 las nubes el glorioso nombre
De la c6lebre Safo, y lo deifica.


0





0


58 *CANTOS PATRIOTICOS.


Asf, Gertrudis, desde el mar Caribe, Tu eterna fama 6 las estrellas suba,
Y en el torrente de los tiempos reinen En Lesbos Safo, Avellaneda en Cuba'.

Habana, 1860.


a





0


KI4A JUVENTIJD






Inspiraci6n sublime
Ven, y en mis venas pr6diga derrama El6ctrico raudal...imi pecho inflama, Extremece mi s6r... 1vido siento Agitarse el fogoso pensamiento; Y en el anhelo de pulsar la lira Arde mi coraz6n...ias no de Cssar He de cantar la formidable espada Que dome56 al britanico salvaje, Ni al b6lico Escipi6n cuando ha tea *
-Prendi6 en Cartago nnkrtir y rendida, Con sangriento furor. Ensalce el canto A Fulton inmortal, al noble Franklin Que al golpe del martillo resonante Forjar supieron en glorioso dfa, Ya la flecha agudisima de acero Donde se estrella el rayo fulminante, Ya esos ricos bajeles Que in lonas ni mistiles, gallardos En el pi6lago inmenso se pasean,


0





0


60 CANTOS PATRIOTICOS.


Desdeiando 'las naves que humilladas
Sus tnrgidos velamenes ondean.


Juventud! Juventud! Td vigorosa
Con generoso aliento to levantas,
Llevando ufana en tu arrogancia fiera
La frente altiva, ol alma palpitante;
Como aroma do vida exuberant Bajo el indiano sol ]a Priinavera.
Arnatc del pinccW, V cntusiasnyiida
Pinta virgenes puras,
Detal belleza y refulgente brillo
Que eclipses las madonas de Murillo.
Si vas al campo, la intrincada selva
Cubre de granos y dorada espiga;
Mata la ruda ortiga,
Y al antiguo esplendor el campo vuelva;
Y si ci cincol empufnas y el martillo
Por t! surjan estituas portentosas,
En-los talleres y candentes fraguas, Ccno Neptuno al golpe del tridente Mir6 surgir mil ninfas de las aguas.


Y qu6 ser6is ioh virgenes de Cuba!
Las que s6lo sofiais grates arojnas,
Ricas diademas, vaporosas gasas,
* Esclavas viles que en brillantes lazos
Recojan ]a flotante cabellera,
Lecho de rosas donde amor suspira,
Tendida t vuestros pies mullida alfombra,
Y sobre el cuello cl chal de cachemira?
*Las que solo ostentais con pompa vana
Rico brocado y trasparente blonda,
La pnrpura tiriana,
Y el limpido brillante de Golconda?


0








CANTOS PATRIOTICOS. 61 *


,Qu6 sersis si en perenne y loca fiesta Siempre en las alas de febril deseo Perdais la gracia y aptitud modesta? Os espera el clesden 6 la ignominia Si jamns ostentais en vuestras sienes. El laurel de Cornelia 6 de Virginia.


Y qu6 serin los j 6venes cubanos De wegros rizos y flexible talle Que envidian sus colores, Y sus esencial A la flor del valle? ,Qu6 arrebatan su cetro ,t la hermosura, Y ostentan con orgullo Pulidas manos y gentil cintura? Qu6 serA del que en copas espumantes Bebe, y bebe sin fin! En su pupila Fulgor siniestro luce, Y ebrio y temblando y livido vacila! Y esos iay Dios! que su fortuna arrojan En biquico festin... y ien la alta noche, Retornan al hogar, pAlidos, yertos, Como ]a antorcha que mir6 impasible La escena criminal!... Y iosan el nombre Invocar de la patria! No ]a adora El que la humilla asi! La ilustra s6lo, El que empufla el cincel, la corva azada, Con inunio viril... Oh, ven, detente, Hermosa juventud... oye mi acento:


Que no enerven tu espiritu indomable La idisica sonora, ni el de Capri Hervoroso licor... sigue afanosa Sin que te asuste la escabrosa via: S
Tuerce el estrecho cauce Al clarl arroyo de serenas onclas,


0





0


' 62 CANTOS PATRIOTICOS.


Hasta que Ilegue al Arido terreno;
Doma del alazin la cerviz terca,
Y se lene de arbustos y de flores
El doble muro que tu campo cefca.
Estas vercies campifnas deliciosas
Convidindote estan: aqui frondosas
Palmas elevan su derecha aguja
Que en las nubes altisima se pierde,
Y allA se dobla, al soplo que la halaga,
Como un arco triunfal a cafia verde.
Aquf fertilizando la aspereza
El potente raudal que al valle asorda
Baja del alto monte i la lianura,
Y espumoso en el valle se desborda.

Mas no ofs? Escuchad! Arden los hornos!
En el macizo yunque centellean
Abrasadoras chispas que en el aire
Giran, se elevan, saltan,
Y en redor de la fragua serpentean.
No veis allA? Los bosques reverdean
Vfligenes todavfa.........
Juventud! juventud! El surco abierto Reciba ansioso el grano apetecido.....
Y td, adorada Cuba, patria mia,
India gentil i quien perennes cantan
PAjaros de oro de vistosas pluinas,
* Y entre las ondas de la Afar Caribe
Te reelinas en tlamo de espumas, Exclama lanentando tus pesares:
((Yo soy muy infeliz! Mas si mis hijos
Firmes se empefian en constante lucha,
Serin dignos de mif. Podr6 valiente
Cbmbatir y triunfar, alzando entonces Pura y sin mancha la soberbia frente.)
1860.


0






0


0


0


CANTOS


SOCIALES


6



S


0


0


65 ielrdo lzeir(Z.









0


0


0


S



0


0


0


0





0


4-4










LOS NINOS.


(EsCGITA PARA SEI IlECITAI\ POR EL INTELJ( ;ENTE NIN(
( se.A ii i\Iu Eti v PeEz,.)


I.

Los niiios son nuestra segunda vida:
Del hogar la familia y el calor:
Nacicron (e I uni6n d nuestras tlmos.
Como nacen lIs hojas de un flor.

Mostradle siemipre al hombre sin mancilla
Que constant guardian do su honor fu:
Infundidles carinio por la patria, Habladles s6lo de esperanzo Y f6.

Si les mostrais ejemplos luninosos.
Armados entrariin en la drdua lid:
Serin como Saul, libres y fuertes,
Vencedores serii com DNvi .

Entre las albas blondas de sus cunns
La virtud y el valor incuban ya:
En breves cestos do ligeros mimbres
El porvenir de nuestra patrin est'.





0


(1 CANTOS SOCTALES.




11.

Por ti inspirados ;oh madre!
Crozcan con virtues sumas:
Forma Serates Y Numas.
De elevado corazon.
Quo tus acciones imiten;
Quo beban siempro on tW aliento
Pursiio sentimiento, *
Y sublime inspiraci6n.

Mas s6 tierna con ius hijos
Al par que several y justa...
Si ores tirana y- adusta Solo eselavos formar.1s.
No el "Itigo amenazante
Alees sobre su cabeza:
No los trotes con rudeza.
No los humilles jamn]is!

AXoge iolh madre! Ii tus hijos
Con rostro afable Y sereno,
Como Jesns Nazareno A los nifos de Israel.
Si la e6lera to inflama
Dep6n i el ceio iracundo,
Que harto tendrn on el nundo
Que apurar amarga hie!

Los ninos tieiblan y lloran
Si los oprime su padre;
* Mas si es dsspota su made
Ginon lIlenos do terror.
Entonces el Dios del cielo


0





0


CANTOS SOCIALES. (7


Al ver violado su rito, Huve del hogar maldito De un llladre sin llo.


Cuktales bellas historian: Diles, e6no la heroina D la antigua Palestina Mir6 al d6spota A sus pis. Como al resonante grito Dc rgs triunfos y derrotas, Luch6 por sus compatriotas El magnmnimo MAoises.

Diles como en Babilonin Do sus sefiores altivos, Libres los pobres cautivos, Retornaron i. su hogar: Y c6mo los Macabeos Do su patria defensores. Rencor A sus opresores JIuraron en ol altar.

Refireles e6mo Cuba Alienta ya y resplandece, Con la que se forma y crece Presente generaci6n. Diles que en los nifios s6lo Su nuevo cdigo fia; Que con ellos vendra un dia Do Justicia y Redenci6n.

Las padres viles sustentaii
-ijos viciosos, protervos, Mas las buenas, de los siervos Forman una grand naci6in.


0








CANTOS SocALUES.


Vencedora en mil combates
Es por sus Lucrecias Roma.
Y con fragor se desploma
Por sus Helenas Tlion.

;Que tu hogar un temple sem
En done en fiesta perenne, Se entone Ulnl imno solemn
Al amor y h. ]a verdad:
Y un eco encuentre de gloria Todo intent genoeroso, *
Y cuaito uro y hIermoso iPalpite ell Ia humianiad!







188


0


fils





0


Lk FLAUTA TRISTE.
40


El una shtanci vecina
A las riberas del Sagua.
Viene asomando la lunm
Tras los mangos Y naranujas.
Todo repose: dos seres
Solo velan en!la estancia.
Es uno el pardo sinsonte
Que con dulcos trinos canta:
Y otro un misero africano
Que al pie do una candeladi.
Va A tocar una flautilla
De rnstica cafabrava.
iQu6 triste eipieza el sinswite 0
Sus trinos de imadrugada!
;Qu6 triste cl pobre salvaje
Dolientes notas exhala!
Esa tosca flauta anuncia
Al mayoral do la estancia,
Que est' velando el esclavo.
Y alerta los:eampos guarda.
. Bien sabe que si se duerme , El mayoral se lovanta,
Y con el latigo horrible


0





0


0

70 CANTOS SCIALES.


Lo azota y lo despedaza.
;Qu6 Ielanc6lica gime
Esa mnisica en las palmas!
Las hondas quejas retumban
E la vecina montafla,
Y va extendiendose el co
En los aires y en las aguas, Como el profundo lamento
De las oti6picas razas!
Tal me parece que dice.
Asi ese grito del almn:


P(h qu6 dolor tan Impio
Ponzona en mi pecho vierte!
isiemipre Ilamando A la muerto
Bajo un cielo, quo no es info!


Del martir ilevo la aureola,
Baila el Ilanto mi menjilla:
Una iifsera flautilla
Es ni compafnera solar!


Todo duerme! Va la unu. SCallada en el firmamento,
M'ientras Iloro mi tormento,
* Y maldigo ni fortuna.


10h que dolor tan unpio
Ponzofia en li pecho vierte!
;Siempre llamandLo I Ia Iuerte
B Bajo un cielo que no es mio!

0


0






0


CANT12S St)CIALI5. 7 1


Ca16 la flauta, Y dormido.
Al pi& de la candelada,
(Qued6 el esclavo infelice
Ann sonando con su patria.
Son6 ver, lIleno do gozo,
Las costas de Sen egambia.
Y al s6n de los atabales
Volvi6 A divisar Sus playas.
0 SoA6 que su pobre madre
Un boso en su frente daha,
Y Eue risuefio corria
Ya en la fiesta, ya en la caza,
o por la orilla del Niger
En alegre caravana.
El mayoral entretanto
iMedio sentaco en la bamaca.
Aunque presta atento oido
No oye la rmstica flauta.
Alzase entonces furioso, Al batey veloz se lanza,
Y el litigo enarbolado
Sobre el esclavo descarga.
Ahog6 el mmiirtir un gemido
De o6lera v de venganza,
Y postrAndose sumiso
-iPerd6n!--cJ misoro exclamna:
Pero el lhtigo olillnoso
Aun reson6 on sus espaldas. 0
Magdalena entonces, hija
Del mayoral do la estancia,
Entre los dos se interpone
Y asi grita arrodillacla:
-;Perd6n, perd6n, padre mifo, Por Dios, por mi madre, basta!
0 Ces6 l Iitigo: a las quejas
Sucedi6 la antigUa ealma:


0





0


AS
72d ('.\N'I(S S(ML.\ i.


\ lesonni eli ius airns
\'ol vi6 ]a Histica filauta,
A trinar Vol vio cl sinsonit1 Melanc6lico en is rmnas.
Y a] retorinar su lI [1cho Magdalena, Ir-sloerla d I)elante de III (IrH ifijo \si convulsiva eCxcinlla:
-Dios de los orbes, I)ios iIn!
Apiadate de esta raza:
Extiende tu mano, hernia
El sello vil (iue la miirca,
Y hazla sentar al aniquete IDe I g-ran finnilia liiumain !



















0Q


0





0


0
















LA MUJER.



La juventud incrsdula dormito
Cual gusano que misero se arrastrn,
Yn ei cieno palpita.
Claia quo os la virtud una quimner1I
Y vano'es el amor! No bay una virgeli
Que la senda del bien constauto siga:
Busque solo su enoanto fascinante, El que.la mira como A flor fragante,
La desprende del tallo, la deshoja:
Y luego indiferenlte
A los aires sus p6talos arroja.


Si la liujol humildO V sill velntUIra *
Apoyo busca en varoniles pechos......
e.Qu6 harni si clanma en vano
Do rodillas temblando auto el sposo:
umi amigo debes ser, no mi tirano?'
Si no hay piedad, si el lianto de sus ojos
Es un nuevo delito quo la acusa: Si llgna do dolor la frente inclina
;.C6io besar ol labio cJue Ia infilma


0





0


S

74 ANros soCIALES.


Y la mano brutal que la asesina?
No deis al mundo cl ominoso ejeiplo
Do tan duro rigor. En ]a alta idea Ejercitad su espiritu, y que siempre
Nido ei hogar de amor eterno sea.
No imiteis al Adonis pcrfumado
Do talle esbelto, do cintura breve,
Do las manos nis blancas quo la nieve,
Dc lustroso botin, de pie enareado,
Y blonida cabellera
Unigida sienpre de exquisito aroliut:
Antes bien imitad ol continento
Severo de Cat6n, v alzad la frolite Cono el libre repi'iblico de Romn.

Oh cara juventud! Si vo lograse
Pintar el vivo amor v los tormientos
Que sieinte la nlujer, sus enemigos Cayeran A sus piCs. En holocausto
Trocirase su infanda tirailfa,
Y en cl fondo del alma
Cada mancebo altares le alzaria.
No las inancheis con frases omninosas,
Que son nuestras hermanas, nuestras padres,
Y al fin nuestras esposas!
Desatad d la esclava ]a cadena:
Y alzad la que sucumbe, como Cristo lAmbas manos tendi6 A la !Magdalina. 10.


0





0


6














* EN EL ANIVERSARIO

-D:EL, "ITC.EO DE C-UA bTABACOA.

1862.



Ronia, R1Olna prepotellte
Alz6so en siete colinas: Donde las artes divinas
Irguieron su hermosa frente:
Asi esta Villa naciente
Que entre palmeras asonia
Elevada en verde loma,
Bajo un cielo azul Y puro,
Debe ser en lo futuro
Grande Y fuerte como Roma.

Y lo sern! Cada dia
En su constancia se extreme:
Tiene el arte por diadema, Tiene la ciencia por guia.
En vano la tirania
Con rudo y tosco semblante
Se lovanta amenazante.....
Esta Villa floreciente
eOiza soberbia la frente, Y se corona triunfante.


0





0


0

7i CANTOS SOCIALES.


LUjos del niuiido egoista
Con espiritu risueflo,
Vaios aqui Con empeno
De lo bello a ]a conquista.
Es ]a patria del artista;
No hay alnia quo no se animil:
El bardo con voz sublime.
Grandes hazaflas evoca:
Safo su cftara toca.
Tibulo solloza v gine.

Puro v sin iancilla el rito:
Hermoso y sagrado el templo:
Aquf A la patria coitemplo
Entre splendor infinito.
Oid el sublinie grito
Que el angel do la esperanza
El este recinto lanza:
Grito de triunfo cercano:
-iAvanza, pueblo cubano,
No desesperes, avanza!

Dios, qu los espacios Ilena,
Con su aliento poderoso; Y refrena el mar furioso
* (oin frigil cerco do arena,
Que los mundos encadeia,
En el inmenso vacio;
Dios que con'Igran poderio Solo al extender su mfano Puede formar un oceano De una gota de roefo......

Dios noiconsiente que muera
Esta academia...... luchemos,
Y aqui entusiastas clavemos


0




0


CANTOS SOCIALES. 77


La redentora bandera. Ya de una edad lisonjera El prximo triunfo veo: Si no desmaya el deseo, Desde esta elevada cumbre La antorcha que al pueblo alumbre Scrm siempre este Liceo!























0


0






e


0


a


0


0



0


0


9




0


S














DIGNIDAD DE LA POESIA.



El vate sin pudor que sut (illClOCs
Vende por precio vil, torpe profana
Su sagrada misi6n. Las nobles 1\usas De pi6 junto A las aras del santuario, Avergonzadas el seiblante esCon(1en
Al escuchar el himno mercenario,
Y su favor le iegan al que ianiha
El envidiable nombre de poeta.
Es un falso profeta
Que sumerge en el cieno a alta idea,
La verdad ocultando al universo,
Y jque importa que el ninmen de su verso
No un espartano, sino un pArias soa?

Si la suerte implacable te persigue
.h vate infortunado!
Y la horrible miseria te rodea,
Antes dobla la espiaida, Y en los campos
El grano sienbra de dorada espiga,
0 noble artista, en tiles talleres
Elabora el dianiante 6 funde el hierro e
De viva fragua al esplendente brillo.
AsPel gran Moratfn lira sonora


0




6


0
80 CANTOS SOCIALES.


Templaba al son del rnsticomartillo;
Asf li tiorna y bella Carolina
La Cantor del Sueflo do los Su0Pos,
Ln eftara pulsaba
Miontras su aguja ficil traspasaba
El fino olin 6 primoroso raso.
Antes ay! que vagar de puerta en p)uerta
Iimitemos al misero lbibriego
Que entree los montes al rayar i aurora Rinde al cedro tenaz, y al s6n del hacha
Canto sus glories () R11s penas 115ika.

La M'usa inspiradora do los bardos
Debe ser una virgen sin inanoilla: En el labio el amor y la ternura,
Y el carmin del pudor en la mejilla.
Que no bese al azar a] que la jmplore:
Que amor rinda a lo noble y lo sublime
Y un mundo do ternuras atesore;
0 bien severa y sacra pitonisa
Que entre en el temple del divino Apolo
Sin profano reir, iii torpe insulto,
Y consagre ni las Musas digno culto:
Que con poteoite voz nos electrice
Cuando armada del peto, casco y lanZ6 Mil gloriosas hazahas profetice;
Que A saludar los heroes se adeIlnt(,
0 Y con robusto brio
La libertad de las naciolnes canto.

Asf las Musas alzar~i su imperio:
Entonces ceflirinn nobles matronas,
A ]a Justicia, al alto Patriotismo,
T A la Virtud coronas.
Oh poetas! Oh grandes trovadores!
Pereced, pereced en noble lidia


0




0


CANTOS ,OCIALES. 81


Antes que al crimen doblegueis Ia frente. Y le alecis un altar A ]a perfidia. Ten inlstima, Dios info, Do esas que gimen profanadas Musas, Mal prendida una flor en los cabellos, El rostro mustio, v rota Ia sandalia: Despedaza los torpes incensarios, A haz que brille la bella poesfa ,Como en los tiempos de la sitbia Atenas. Cuando cantaban Pindaro v Alceo Del olfmpico estidio en las arenas. Forma al poeta de virtud ejeiplo, Y puros sacerdotes y vestales, Custodien el altar, guarden el templo.

















0


0






0


0


0


0


0


0


0


0


0




0


A ('LtTILDE

Q I.: m.: P1):1 LS V ER SOS Di: EsrM NED. .




Ierdoia! pero A, tus nianos
Clotilde, no los envio,
Porque cl dolor, el hastio
Ellos derranando van.
(A'emyidos son de n1a lir;
Sin aior Y Sill puroza: To llenarlnn de tristeza,
Y de angustios v (Ie afln.

Se burla de las mujeres .
Y do su santo carifio;
Llama fantasmas de niin
Al amor v la virtud.
Juzga falaces imontiras
Las concepciones mnis bellas, Y entre el vino v las botellns
Quiere hallar el atand.

0 6Sernin mentiris, Clotilde, Tus suefios, tus ilusiones.


0











Las celestes impressions
Do tu juvenil cdad?
-No habrA virtue en tu pecho?
Sublime Dios no te inspire?
Qu6! todo sern' mentira?
;.No hay amor, ni humanidad?

Se marchitan -oh Dios imo!
Las ilusiones herinosas, Como los liios v rosas
Quo pones sobro tu si6n?
Los votos de tus hornimanos,
El earino do tu padre,
Las caricias de tu madre,
SerAn fiflaces tambi&n?

EnItre el esposo y la osposa No habr't ca rifnosos lazos?
En los mns amantes brazos
Hallar6mos ]a traici6n?
-Con (ju(, eS cierto que n el ulld()
No halra tornuras divillas
Espinas y solo espinas
En torno del coraz6n!

Tienes candidas visiones
De infinitas trasparencias,
* Tienes sagradas creencias,
Tru corazon virgen es.
;Quieres cantos que te lIcnen
De ben6fico rocio?
Bella nifia, yo to envfo Los versos de Milanes.

No es el que canta y seduce,
Y los vioios entroniza,


0


84


CANTOS socIALES.





0


0

CANTOS SOCIALEs. 8


EIl que con su imagia hechiza
Y nos precipita en pos; Es el vate de los suenos Puros y delicias de oro,
Que es de virtudes tesoro,
Y canta pensando en Dios!

La trova dulce v amalite
. Que alegre elevarte pucda.
No es el arpa d Esproce(da.
C, la voz de Milan(,s;
De aste bardo ainericano
Que entona sus mnelodias.
Como el arpa de Ysafas,
Y el cantico de Moises.

Sus cantos son como stores
Llienas de esencia exquisita, Que en el altar de su ermita
Pone el humilde pastor.
Sus cantos son joh Clotilde'!
Dulees, gratos, hechiceros,
Asi como tus primeros
-ondos suspiros d anio.

El to infunde amor it Cuba.
A tu patria, bella nifla,
En euya verde eampifia
Oh virgen! naciste t6; Y por faciles veredas
Te muestra los frescos vaIles.
Y las perfumadas called De palmas y de bacnbf.

0 El te ensefla A que respetes
En las escondidas lomas,


0





0


0
C.\TNOS SOCLEL'S.


El nido de las paloiais En las rarnas del pinar: El te pinta los misterios
Do nuestras ricas florestas,
Y las agujas eiiestas Del onLulante pahmar.

Ie EspriOncfedla. lijiil lii-mosZa.
1"1 h6imno de en,1condo llcm).
Es a ,y! para ti vem-no.*
Uada verso un aspid us.,
No busques, no, de Espronceda
Los versos, Ileva contigo
Como un verdadero amif.
LOS versos de ilai&.













S

0


0





0


0












Il CARNAVAL.

0


El Cariiaval tilmoso de a iiabwH
Su nailto aver de pnrpura cefia.
Y hoy, C6sar destronado,
Dobla 2l1 frelitc p'llida y sombrio.
No existent ya ]a. ffilgidas carrozas
De apariencia imperial, ni los lujosos
Quitrines deliciosos,
Ni el caballo magnifico, arabesco.
Ni 0i etiope pomposo y pintoresco De la abierta nariz arremangada,
De vistosa librea,
Y do bota to cuero charolada.
Pas6 ol reinado (el alegre Moio,
Rompi6 su cetro d doradas borlas.
Y en vano do su tinica remienda
El alto cuello y las brillantes orlas.
Pobre se encuentra y irido el paseo
(Quo fu6 un tiempo do condos y marquws(s
El victorioso campo! Sus fortunes Sufrieron tintos golpes y reveses!
Ya no reinan cual principes moravos.
Ni ostentanlsus riquezas amasadas *
Con la sangre v sudor de sus esclavos.
a


0





0


0
88 eA~sSOCIALES.


Tacon, el Gran Teatro, que vi6 un tiempo
Del Carnaval en las felices noches
Al modesto doncel, A Ia cubana,
Tmi pura cono bella,
Ir en Ia danza comb vuela el ave Serena en alas de apacible viento.
Sin ofender al piblico recato '
Con marcado Y lascivo movimiento;
Hoy conteMpla en la turea n ia sultant
A ]a mnujer liviana
Que al s6n del clarinete Y los tynbalcs
Pasa la noche, y Ia sorpremIde el dia
Ebria de vino en torpes bacanales.
Y el imberbe mancebo, A quien apenas
Apunta el negro bozo,
La sigue ei tl Jamba, coli tanto gozo
Cual si despus do bslica victoria
So cifnese altanero
Los inmortales lauros de 1, gloria.


E) este mismo templo de Talia,
iBien lo recuerda la memoria mia!
Bril16 el genio del canto, cl gran Marini.
Que ya la tumba encierra,
Artista sin rival, honor d Italia,
A quien ufana coron6 Ia tierra.
Aqui la Estafanoni
En trono de oro y de marfil llevada
Sc vi6 por todo un pueblo proclamada:
Aquf la esbelta Alboni
Holocausto A su nombre recibia,
Y el melodioso Salvi, cuvo acento 'iierno y amante reson6 on Lucia.
Ya-en vez de pura y fascinante nota, 86lo se ove el Bocacio Y La Jfiascota.


0




0


0
CANTOS SOCIALES.


Y Monio con su ej~rcito de brujas,
Vestidas de Lucrecias y cartujas, Convoca con escindalo v cinismo
De bacantes sin fin desenfrenadas,
Las lividas legiones
De pampanos y yedra coronadas.


Ya ell toda fiesta VCio
9 Que reina Euterpe impCdica, Y preside
Al teiitador deseo.
El bullilio, el disfraz, la liz, la gente,
Al mismo fin conspiran,
Y se esparce una elkctrica corriente.
Bajo la sacra egida impenetrable
De tupida careta,
IEs el joven galan ms atievido,
Es la dama gentil m6nos discreta:
La danza un tiempo bella y expresiva
Perdiendo vi su gracia primitiva.
Aliento cobra y alas,
" nada teme v corre desenivuelta, Y deshoja la for del alma virgen.
Que cede L su desdoro
Ei cada dulce s6n, en cada vuelta.
En cada golpe del timbal sonoro.


Mas qu6 gritos. Oh Dios! qu6 algarabia!
Es una turba que de un modo extrafio
Nos prueba su culture y cortesia.
Aquf A Pamela el rostro desbarata
Un huevo duro con harina Ileno; AILLI a Rosa le pegan tal porrazo,
Quc un ojo le revientan dc un huevazif.
Aqui t Lorenzo, A Marco y L Pacuvio
Ife cenizas les lanzan un diluvio;


0





0


90.


Y il Mariana Revilla,
Al rostro los audaees 'e soplaro1
MAs polvo del que lieva en su mejilla.
S61o falta en tan ruda batahola
Que do un caseo mctalico se cubraln,
Y se arien le pufial y la pistolai.
Mas ihosata! ya mnfisoro agoniza,
El loeo ('arnaval...... tanta nimiscrio.
Tanto onjuto rocin lo patentiza.
Que inuera el impostor, v se lovanten
En su lugar la Misica elevada 0
De Bellini inmortal...... la Poesia
De Tibulo. de Horacio Y de Virgilio.
El am-ioroso idilio
De Mclendez dulcisimo...... y desfileli
Tras ese noble sequito, huntilladas,
Anbas nanos atadas,
La s6rdida Ambici6n y la Avaricia.
Y dominando al pueblo, Y acatadas
La Libertad, ]a Paz Y la Justicia.







1se4


0





0


SE S P A NA.




autouo en la historia de losgodos brilla Es do alabarse en metro cadencioso: En la lid : Pelayo valeroso, En el cadalso L. Riego y t Padilla; En cl trono A Fernando que en Castilta Levanta su pend6n libre y glorioso, En las arts algenio poderoso De Goya, de Madrazo v d Pradilla: En el liumen las liras celebradas De Rioja que cant6 con gracia y bri, Y do Herrera ol do vorsos horacianos: Mas ni altares alc6 a sus Torquemadas. Ni en sus curas hipocritas confio, Ni me postro t los pios (e sus tiranos:


0










0


0


0


0



0


0


0





0


EL VEGUERO DE GUISA,




No penseis que en estos campo D6 el sol vierte tanto brillo, Es el veguero sencillo, Y de puro corazon: No penseis, como lo pinta El trovador inspirado, Que esti de virtue armado, Y santa resignaci6n.

No es aquel que entre tomillos Llorando amorosas quejas, Al balar de las ovejas, Orillas del Manzanar, Pintaron en otros dias 0
Miel6ndez y Garcilaso, Al partir el sol !, Ocaso, En delicioso cantar.

No es aquel que se lamenta
En las mirgenes del no 0
Con rostro triste v sombrio
e
De su enamorada infiel:


0





0


94 CANTOS SOCIALEs.


Ni aquel que se regocija
Al ver it su linda esposa, Como la campestre diosa
De su florido vergel.

No es el dulce Neinoroso.
No es Damon que en sus delicias.
Entre amorosas caricias
S6o sabe suspirar:
No es el que suefia en los monies.
En el vnlle y Ia pradera. 0
Con la bella compafnera De sli domnstico hogar.

N6! con pecho empederni(l(
Lanza alados gladiadores.
Entre gritos y clainores
A la enearnizada lid.
N6! que eninfamante valhi
Estit su dcliha supreme, Y se enfurece y blasfemn
Si sucune su adalid.

;N6! que entregado ii los vicios
No goza do los amores,
* Ni del sol, ni de las flores,
Ni en su honor piensa jams.
* ;N6! que triste y flfCilento,
Ebrio ni los garitos llega,
Y el producto de su VeO
Pone 6 iM sota v a] as.

IDegradarse el campesinl
(ue asIf moneja el arado.
Y en el terreno sembrado
Mania cu1n nInico rey!


0




0


CANTOS SOCIALES.


El quo vive con tan poco Asi a los vicios se entrega! ;Al que le basta unavega. Y una choza de yarcy!

FYcil me fuera en mi troves. I mitador de Virgilio, .En pobre, rnstico idilio, Bueno al veguero pintar. Adornarlo de virtudes, Y hajo seibas y robles, Amores castos y nobles En mi efitara cantar.

Pero quiero hasta sus chozas liegar, con Un fin hendito: Senalarlcs el delito Con la voz de la verdad. Tal vez alguno que escuci, bi acento duro y severe Prosiga inejor sendero Sofiando felicidad.

Oh! si mi citara humille En mi patria dolorosa, Kna edad mas venturosa Pudiera acaso formar;
-Con cuinta dicha al vegnero. * Bajo del mango sontad(o. De sus Iiijos dorado, IPndiea ('tolnces pinta ir!

Tal vez ell tiellpos me jorls Seguiran con hCroismno. .V a voz del patriotismno
1 ! senda de la virtmi:


0









0


TL~l. P tos [)LtL( IA





SVZLUqitv o UgUIS OULUI0 'Suz tmodo S3SOLI.IL[ OIL0














0 D OTT ,01,, t t -


0




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EE0Z51G9G_LE7LXF INGEST_TIME 2015-11-03T22:15:53Z PACKAGE AA00031264_00001
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES



PAGE 1

i"$.dy A x p py ..' ; C 4 I Cr tT P6 q { +i 44 4 G 74 i m I q 3-14;.1k t -+i r +n ese a n I #

PAGE 2

UNIVERSITY OF FLORIDA LIBRARIES I~iED CI RCULATIQ1$ E VOLUME HAS BEEN ICROFILMED BY THE UNIVERSITY OF

PAGE 3

s .' 9

PAGE 4

t

PAGE 5

S 0 I 0 V HPESIASk 07 S 0 0 I 1 /

PAGE 6

r -S S U S 0 S S 0 (I

PAGE 7

" POESIAS 0 -DE JOSE t FORNARIS. -p. I 0 :Itmprcnta "9 -nicera 1," de q ,uiz ge rmane IAN IGNACTO, 15, ENTEE OBRAPIA Y OBISPO. 1888. 0

PAGE 8

LATIN ARNICA LIMITED CIRCULATION 4 p 0 0 6

PAGE 9

" 0 $; $r. T'* 4"net 4ayin 3Jeria L $aintitbin 6 ZC I 'l G Gsa1J GO lej, 21G 'z' 8/ f/i 4?;n 462 ~~e. Ck I ( Sat G cc a / we; ida a EG, /akea tV 6>/ iM ist 1 G/ G GG6i2Gel26 lay f7 fe/l2a 'ZG9Gl @96l e d6 ies 66/6 06/ m vaie w d za Gwia 2AG 6ff *4s s a GGG G (G e. Gti -V -irla a .S 4GGdG we J2(6a%6 c4~ ww/ Jtki Me., &aIa & III!II4 f:l 7-, 0 ed 4 Gwtg(%125IK> (6/6 = i L adcs, S 91 (4ra 7 A/ aa &avltl ell 1 a6Gd 4/ la A <'lG'/, 1a &11 a el2ea erst i

PAGE 10

0 s0 s: --S 0

PAGE 11

" SD INTRODUCCIONI C 'hSTE libro pertenece ( to pasado.y no "t lo present. I'l No vengo i disputar la palnLa A los j~ve. T nes poetas del dia, que continuan ilistrin-do la senda abierta por ieredia, Milanos ,y Luaces. Podia, pues, ver la lu, este volunen sin prefacio de ningin genero; pero inserto en sus pajinas poesfas escritas en espociales circunstancias, y crNo oportuno comentarlas. Los Cantos del Siboncy, cuya primer oedici6n vi6 la luz en 1855, aunque, fueron escritos algunos afos antes, hjn sido objeto de criticas denasiado benevolas por unos, y demasiado rudas por otros, por l ole me deteudre e historiarlos. Los adelantos de la critica han demostrado que para juzgar una obra debe estudiarse el medio en que fiua concebida y creada. Es necesario analizarla al calor de la llama quo Te di6 el s6r. Un autor es como una planta cuyos frutos dependen on parte del terreno quo le da timento, del awire que la rodea, y del so] que la vivifica. Los tantos del Siboney fberon escritos en ei pueblo de S

PAGE 12

e 8 INTRODUCCION. Bayamo en 1850, pueblo en que predominaba la ignorancia. No se permitian gimnasios, imprentas, ni peri6dicos: nada de lo que pudiese vigorizar el cuerpo ni dar luz al espiritu. Solo se interrumpia el silencio de la ciudad por el grito de los sargentos enseoando a los reclutas en el campo de Marte; y s6o turbaba la tranquilidad del campo el lamento de los esclavos, y el chasquido del latigo de los mayorales. La maxima de los gobernadores de Bayamo era: bdiame, pero timeme. Y los timidos 6 envglecidos cantaban con cien lenguas las virtudes del despotismo, y la apote6sis de la teocracia. Y mi6ntras que el mundo entero gozaba del peri6dico, esa gigante antorcha que alumbra al Universo, en Bayamo viviamos envueltos en la noche de la superstici6n y de la ignominia. No exagero. Jos6 Jacinto Salas y Quiroga, que s6o habia visitado la Habana, la Atenas de Cuba, dice en el primer libro de sus viajes: Los hombres pnblicw de nuestra moderna Espaia atienden ods d la conservaciou de su poder y grandeza, que al bien futuro de un pueblo oprimido.n 4Qu6 hubiese dicho de Bayamo Salas y Quiroga, si se expresaba de ese modo con respecto a la Habana, en cuya ciudad se publicaban periodicos y libros? 4 Por Jo que toca a lo moral era aan mafs triste el espectaculo que se presentaba a la vista. El cesarismo envilecia ai pueblo y el sacerdocio lo fanatizaba. 'Los gobernadores tallaban a veces como banqueros en las ferias de los pue%los vecinos, mientras los jefes cat6licos lefan on el ptlpito los nombres de las personas principales, acusAndolas de adulterio y de otros diversos delitos. Se consideraba, por Jo tanto, poco minos que un crmen el cultivo de la Poesia, y eran sospechosas las reuniones de ms de media docena de personas. Era preciso tratar furtivamente el mas sencillo asunto literario. Francisco y Lucas Castillo, CArlos Manuel y Jos6 Maria de C6spe0

PAGE 13

" S INTRODUCCION. 9 des, Pedro Figueredo, Jos6 Maria Izaguirre v algunos otros rendian culto a las musas en el interior de sus hogares, como los cristianos a la religion en lo profundo de las catacumbas. Solo bajo una forma simb6lica hubiese podido el poeta expresar su amor .la patria y protestar contra el modo injusto 6 insolente de regirla. La palabra patria sonaba como un grito insurrecto en el oido de los gobernantes; y no podiin escribirse los nombres de Ner6n y Caligula sin que se considerasen como sangrientas alusiones. En esa 6pomt, parecida a la histiria de la Inquisici6n, y en ese pueblo tan oprimido y vejado, fueron escritos los Cantos del Siboney; viva protesta contra las arbitrariedades 'de todo g6nero que se cometian invocando siempre el nombre sagrado de la justicia, y a la augusta sombra de la religion cristiana. Era la Poesia el fnico grito de indignaci6n que resonaba entonces, y cuyos pintorescos matices podian unicamente burlar la vigilancia siempre alerta de los censores. Se crefa entonces por la generalidad del pueblo que los curas exorcizaban a los demonios. Y los gobernadores fingian ser sumamente religiosos, y prestaban apoyo sin 11mites al poder teocratico. Y sabido es que los reyes peores han sido los mas devotos. Diganlo Luis XI, Felipe II, Luis XIV y Catalina de Medicis. La educaci6n estaba confiada, por esto mismo, en Bayamo, a los frailes de los conventos de San Francisco y Santo Domingo. Por estas razones los Cantos del Siboney tuvieron cinco ediciones sucesivas, unico caso en esa 6poca en Cuba, en materia de publicaciones literarias. Bien s6 yo que esto obedecia a la idea que los versos encerraban. Se vela en ellos un simbolo en el que los indios siboneyes iapresentaban a los c ubanos oprimidos, y los indios caribes a los injustos opresores. 0

PAGE 14

" 0 1 INTRODUCCIQN. En la leyenda Anm Luisa, por ejemplo, la heroina era Cuba, vfrgen de extraordinaria hermosura, perseguida y martirizada a causa de sus encantos, y el caribe el gobierno que la cenia de espinas y la condenaba al supiicio. Y tal era el estado de excitaei6n de opresores y oprimidos, que sucedio menudo que el pueblo y los censores veian ideas reVolucionarias en versos escritos sin pensar absolutamente en nimgnn genero de alusiones. Asi en la canci6n titulada El cacique del Cawagiiey se representaba a Espana en Yarina, y it Cuba en eI cacique. Esta trata de atraerse a aquella con an*r encarecido, pero dudando del xito exclama: "te amare si me amas, pero si me miras con torvo ceno me rebelo contra ti, y como ti ores mis fuerte que yo, prepara.tus armas y mftame!n Y ste y no otro fue el sesreto de la popularidad. que alcanzaron .los Cantos del Siboney; y do las sftiras de sus cruentos enemigos, sin que el largo tiempo transcurrido desde su publicaci6n haya podido desarmarlos. Una crtica tan dura como sistematica contribuy6 no poco a su popularidad. Es casi seguro que sin este rencor persistente no hubiesen tenido tantas ediciones los Cantos del Siboney. Suele ser el odio injusto como el agua del torrente que it menudo da vida, y aun corona de flores, L los arboles que pretende derribar. Y aqui me parece oportuno advertir que :el autor de ,los Canios del Siboney no ha visto nunca como enemigos a los espanoles por ser espafloles. Espanoles fueron sus abue, los maternos, descendientes de los Luque, que vinieron i la conquista de las Americas, y espanol de pura raza es la persona a quien va dedicado este libro, y L quien esta intimamente ligado por los lazos de la familia y del carifo. Sabe ademas que si existen espanoles retr6gados como en todas las razas, los hay honrados y valientes hasty el heroismo. Desdc nifio conoce las hazafias de Pelayo que contrarresto con un pufiado de heroes al ej6rcito de los agarenos, la abnegacion de Guzman el Bueno en la defensa heroica do los muros

PAGE 15

0 I NThUCICCON. 11 de Tarifa, las proezas do los reves Catolicos arrojando 4 los morose de su ultimo baluarte de Granada, el valor de Don Juan de Austria'venciondo G los turcos en Lepanto, y, en fil, el horoismo de Daoiz y Velarde combatiendo hasta hi muerte por su patria invadida por el formidable ejereito del capital del siglo. Sabe que todos estos hechos coustituyell gloriosas piglints de sus antepasatlos, pero cree a la vez quo la .iusticia esta por encima de todos los ti'unfos y de todas las gloriastumanas, y que el gobierno ibrico la ha violado mil veces ell el Nuevo Mundo, viola ion que ha sido el origen de toda nuestra decadencia y do tdos nuestros iifortunios. ,(re cl autor de este libro que sus padres, los espanoles, fueron crueles v avaros en la conquista y crueles y avaros despues do ella. Cree quo conquistaron esta isla coi la Espada mis que con la Cruz, y que han trttado de couservarla con la polvora y no con el Evangelio. Y todo esto en pleno siglo XIX, siglo do las grandes libertades v de los grandes progresos. Como nanifestase leas claro estas ideas en una poesia publicada en LaBrisca(1 Cuba (1857), revista literaria dirigida por Nestor Ponce de Leon, el general D. Josh de la Concha me orden6 ir if palacio expresandose en los siguientes terminos: uLo le mandado llamar it Vd. para advertirle que si desea continuar escribiendo sobre siboneyes vaya it hacerlo I los Estados Unidos. Aqul somos espan( les y no indios; estif Vd? todos espanoles." Esta filipica tan extempornnea, lejos de mortificarme m, dj6 estupefacto. iAcaso he negado yo alguna vez quo soy espanol, y quo mis padres fueran espanoles? Sall d palacio pensando quo para ciertos hombres consiste el ser espanol en defender A todo trance la injusticia y el despotismo. Espafoles eran cl padre Las Casas y el poeta M. J. Quintana, y opinaban todo io contrario del general Coacha. Aunque mis cantos fueron un simbolo mnfs que la historia do ufta raza, debo decir que no me era indiferente el S

PAGE 16

e 0 12 INTRODUCCION. destino que arras6 con los aborigenes. Bien s6 yo que los cubanos descendemos por linea directa de los.espanoles, que su raza es la nuestra, que es suyo.nuestro idioma, suya nuestra religion, suyas nuestras tradiciones, suyas nuestras virtudes, suyos nuestros vicios, que somos, segun la expresi6n bfblica, sangre de su sangre y hueso de sus huesos...... pero 1c6mo negar que por la naturaleza somos hermanos de los antiguos habitantes de Cuba? El mismo pedazo de terreno que los sustent6 nos sustenta; el mismo soj que los alumbr6 nos alumbra, y respiramos el mismo ambiente que respiraron ellos.. Y si ademas hemo9 sido tan mal tratados por nuestros gobernantes como To fueron ellos por los conquistadores, qu6 extraio que volvamos la vista a lo pasado y derramemos una higrima a la memoria de los que tan unidos estan a nosotros por los dobles vinculos do la naturaleza y del martirio? Me parece muy l6gico y natural que todo poeta cubano les consagre un recuerdo y lamente sus desgracias. Termina esta parte de mi libro con la leyenda inedita Naraya 6 Los nltimos siboneyesa que fue rechazada por diversos censors; uno de ellos, Pedro Fernandez Castro, amigo mio desde la infancia, me escribi6 lo siguiente: "no debo ni quiero permitir la publication de tu leyenda, porque seria para los dos de funestas consecuencias.n Otra de las composiciones que paso a historiar es la .oda al general Serrano, duque de la Torre, no s6lo po; estar ligada a la muerte de D. Jos6 de la Luz Caballero, *sino por la persecuci6n que mereci6 del gobierno, y por las maldiciones con que fue anatematizada por los enemigos. sistemiticos de nuestras libertades. Estos versos se publicaron el 29 de Junio dd 1862 en el numero 18 de El Progreso, periodico de la propiedad de mi ilustrado amigo y companeroD. Alvaro Lopez Carrizosa. Muchd'trabajo cost que la censura permitiera su publicacion, pues aunque el censor D. Miguel Fraicisco Viondi, persona ilustradisima y sensata, reconoci6 que nada 0

PAGE 17

4 S INTRODUCCION. 13 decia fuera de raz6n, agregaba que no era convenient exasperar los 6nimos. En fin, despu6s de haber suprimido lo que.crey6 conveniente, consinti6 en la publicaci6n de la oda. Tras de algunas vacilaciones, mi amigo y companero Carrizosa, como editor y redactor de El Progreso, determine que se diese a luz la poesia cuya publication, tal era el atraso de la 6poca, produjo una gran alarm. ElCapitan General .ofici6 inmediatamente al Sr. D. Juan Justiz v Chinchilla, Gobernador de Guanabacoa, para que suspendiese El Progreso m nandara a recojer el nimero 18. A los pocos dias fu6 destituido el Gobernador, nomrbrado otro censor, y cesaron las veladas del Liceo de Guanabacoa. El Sr. Justiz y Chinchilla puso el grito en el cielo; no asi el censor que, como habia obrado en conciencia, no mostr6 el menor enfado ni pronunci6 el mals minimo reproche. Los periodicos del interior, casi todos, copiaron los versos y sufrieron la misma pena. Una comisi6n de importantes personajes se present al General, pidi6ndole mi expulsion de la Isla. El General se hizo el sordo y aun le dirigi6 6 D. Rafael Navarro, de cuyo Colegio, situado en las faldas del castillo del Principe, era yo profesor, las siguientes palabras:-Manifieste usted al Sr. Fornaris, que puede estar tranquilo, por mas que le aseguren lo contrario.> Podria hablar de otras composiciones como Mi Musa, que tuvo los honores de un proceso, pero basta con lo expues* to para llenar mi prop6sito. En 1870 una enfermedad abrumadora me oblige 6 dejar la Habana. En el extranjero, enfermo y moribundo, el recuerdo de mi patria era el nnico rayo de luz que iluminaba las sombras de mi alma. A menudo el mats simple objeto despertaba en mi memoria su imagen adorada. De pie, apoyado en el muro del Sena, creia contemplar en sus ondas la corriente de mi caudaloso rio natal. En mi profunda nostalgia se trafisfiguraba todo a los ojos de mi espiritu. En el cielo de Napoles vela el bellisimo .de Cuba: en los olmos que canto Garcilaso con0

PAGE 18

4 e 14 INTRODUCCION. templaba las palmas que inmortaliz6 Heredia, y en la choza de los pescadores de las costas italianas, crefa divisar la casa de mis padres situada en una cuesta de Is colinas del Bayamo. Siempre mi mirada melancolica se dirigia al Occidento dando mis ltimos adioses 6 cuanto he amado en esta tierra en donde vi la luz primer, y en la quo en no lejana lora se abrira mi sepulcro. Mi estrella me ha impelido de nuevo f las playas, natales. Desde mi vuelta escribo la cr6nica semanal de El Pals, debido a la bondad de su director ni antiguo amigo el ilustrado escritor D. Ricardo del Monte. He dicho al principio de este prblogo que no lie venido a disputar a. los jovenes la palma de la Poesfa. Ademas, mis fuerzas declinan, y la politica y la pol6mica lo absorben todo. Mientras Cuba no encuentre mejor senda, la Poesia brillara como una estrella bien palida on nuestros horizontes. Y me apresuro a publicar este libro, porque mi vida toca a su ocaso y quiero dejar este recuerdo f mis compatriotas. Se que vale muy poco, pero es un testimonio sincero del amor y respeto que siempre he profesado n mis amigos, f mi familia y a mi patria. 0s V

PAGE 19

0I CANTOS PATRIOTICOS. J1I icardo 0Dd n)01e. 0 S 0 S

PAGE 20

S 0 0] a S 0 0 I 0

PAGE 21

S 0 MIS CANTOS. Celebre Horacio al arbitro de Italia, al que lev con ammo arrogante en doble pica el aguila triunfante por los famosos campos de la Galia; al que a Pompeyo derrot6 en Farsalia, al que rein6 fortisimo y pujante, desde los senos de la mar Atlante f las selvas remotas de Tesalia. No envidio, no, la lira quo en el Tibre ensalzaba de Cesar la fortuna, y del noble romano el poderio; yo prefiero cantar con alma libre, la luz del cielo quo alumbro mi cuna, Y el blando son de mi paterno rio. 0

PAGE 22

0 0 t 0 0 0 0

PAGE 23

S7 0 MII M USA. Aliquit sunt presagia vatui. ~tttaba tn birt1as savihahs par lit $dta. 31ostfna P~antitd, Yo 4 Roma cant' un dia .Y ardiendo en sanla, del feroz Tarquino La pnrpura rasgue; yo 1 Horacio Cocles Canto al estruendo de la lucha insane, Cuando altiva ostent6 su garra fterte En la alta pica el aguila romana; Yo A Scevola cant6, que decidido, Con frente altiva y de arrogancia llena, Hizo temblar al bArbaro Porcena; Yo proclaimn de Cesar la fortuna, Del formidable Cesar, gran soldado, Que en singular hazafla, Dome56 con su ejercito diezmado A la salvaje, ind6mita Bretana; * Mis no en mi coraz6n sent el influjo De poderosos nnmenes...... envano 0

PAGE 24

0 0 20 CANTOS PATRIOTICOS. Pedi A mi musa en lfnguido sollozo Este divino ardor, este alborozo Que siento al ver mi sol americano. La inspiraci6n ihi citara estremece Si en mi cancion energica suspira, Ya el espiritu noble de Las Casas, Ya el alma de Colon, que infortunado Bajo el dogal de la opresion espira. Ni las talares tnicas de Cesar, Ni la espada fogosa de Camilo; Ni las orillas' del famoso Tiber Que risuenas colinas circunvalan; Ni el alto Capitolio, Muro de bronco quo resiste A Breno: Ni el domino del Orbe, trocaria Por una palma, por un solo lauro, Por un suspiro de la patria mia. "Canta" me dijo Lios, "canta, poeta," Y en mi prendi6 la abrasadora llama Del amor de la patria, inextinguible; Y arde en mi frente, en mi interior se inflama, Y tanto en mi domina, que si intento Cantar extrados heroes y combats, Se siente sucumbir mi pensamion to. La Musa quo me inspira .Me niega su favor, torva me mira, Y yo rompo el laud falto de aliento. .Mas en todo mi s6r hierve la idea Cuando canto este pueblo en que he nacido, Aunque tan pobre y.tan humilde sea. Yo no naci para cantar victorias De espl6ndidas naciones, Naci para mi pueblo y solo canto ]!n leyendas de amor sus tradiciones. Yo desdefio del Tamesis altivo e El hondo cauco, ei reforzado puento, 0

PAGE 25

S CANTOS PATRIOTICOs. 21 Por ver mis cocoteros retratados Del Bayamo en el agua transparente. Dejo del Volga la triunfal carrera, Y sus pueblos-famosos, Por arrancar mis lirios olorosos Del TAyaba y del Ca'uto en la ribera. Yo desdeno del Libano la cumbre Y sus cedros robustos y encumbrados, .Por visitar los montes de mi patria De robles y de ceibas coronados. Dejadnb, si, que cante L la palmera Con su follaje y flecha de esmeralda, La colina del valle A quien decora De verdes hojas rtistica guirnalda; El ave gemidora Que entre las ramas del bamb6 se queja, La solicita abeja Que rasga de la flor el virgen broche, Y el ruisenor que canta en la espesura Derramando un torrente de ternura En las horns tranquilas de la noche. Dejad que pinte el indomable potro Cuya cola brillante y abundosa Barre el polvo del 6spero terreno; Dejad que pinte lagos virginales En donde el soplo de la brisa ondea, 0 Y c6mo se dibuja en sus cristales El pobre techo que en la tarde humea. 0 Dejadme, en fin, cantar i las cubanas Que el alma encienden en divino anhelo, Y cuyo pie menudo deberia Pisar el manto azul que adorna al Cielo. Si esta pasion que forma mi ventura, Si este amor a mi patria es un delirio, Iljadme sucumbir con mi locura. Amar a Cuba y suspirar por ella: S

PAGE 26

0 0 '2 CANTOs PATRI6TICOs. Escrito esta en mi ior6scopo, lo vvo, Y aunxq.ue contrario fuera mi deseo, Torcer no puedo el rumbo de mi estrella.. (uhin hermosa la pinta ni esperanza En has edades de futuros siglos! El Angel de la rica agriculture De valle en valle presuroso avanzu Y despliega las alas voladoras; Con hoces cortadoras Do los Bsperos bosques agil laiza La dura zarza, la punzante ortiga, Y brota fecundisimo y lozano Fresco pimpollo de dorada espiga; Y d la sierra en la riscosa falda No hay bosque inculto, ni espinoso prado Que d6ciles no sientan c6mo cruje La doble punta del cortante arado. Ya miro que las arts se presentan Como pndicas virgenes sagradas Que proclaman la uni6n y que seducen Al brillo halagador de sus miradas. Y los juegos olimpicos renuevan, Y para ornar la si6n del victorioso Aureas coronas en sus manos Ilevan. Ya las miro orgullosas Ufanas levantar las frentes puras, Y con diademas de encendidas rosas Revolverse en sus blancas vestiduras. Vienien las ciencias: civicas matronas, Con su manto talar de seda y oro, Y explotan el tesoro Quo esconden estas virgenes montafias, En cada fresca fior que murmurante rfrocada en perlas la corriente moja, Y en cada rubio grano Quo en hondo surco el cam pesino arroja. 0

PAGE 27

S 0 0 CANTOS PATRIOTICOS. 28 Como.mnltiples sierpes extendidas Sobre la alfombra de carmin y gualda, ;Cuaiitos ramales cruzan Del monte virginal la flsperaespalda! Ya corre la veloz locomotora Con fuerte enipuje y ademnii bizarro; Ya la ignorancia estapida amedrentn, Y anunciando progreso se presenta Coji ronco estruendo el formidable ca rr-o. Ya al lanzarse la hidr6pica avaricia Del Afi*a remota al ancio golf) At6nita, espantacda retrocede; Con generosas manos En alta mar recoge su velanien, Y deja en paz los pueblos africanos. Ya el igil labrador que laborioso Convierte en liano la riscosa sierra, Entona sus cantares placenteros; Y solfeito guarda Abundante cosecha en sus graneros. Ya desde el Indo v el distaste Eurotas Por explotar joh Cuba! tus praderas Desplegando magnificas banderas Al puerto arriban numerosas flotas. El genio tentador de los festines De tus salones ripi.do se ausenta, Y cl coraz6n alienta Por mnas alta virtud: regonerados Aborrecen los hijos tropicales El son de los cantares licenciosos. Y el ruido de las torpes bacanales. Las virgenes cubanas La mnsica incitante desdefando, Ostentan mas severo continente Ygiran en las fiestas Mas puras, mas hermosas, mais mocestas, 0 e

PAGE 28

S 24 CANTOS PATRIOTICOS. .Ornada en lauro la soberbia frente. Y al mirar c6mo brotan en tu seno Madres severas, inclitos varones, De civica virtud y fortaleza, Con unisona voz los pueblos claman: Ya los bijos de Esparta, los romanos, Se miran renacer en los cubanos.n Mas, ilusi6n! detente! plega el vuelo! Y adios...... y adios, regiones encantadas Oh, Cuba virginal! ; Patria querida Yo te prefiero asi tan reducida. A todas Ias naciones congregadas. Y para ti ambiciono cuanto encierra En sus entralias la espaciosa Tierra. Nael en tu seno, respire contigo, Amindote lie crecido, y al sepulcro Adorfndote ire. No es el afecto De torpe, advenedizo mercenario Que en tus altares quema Vil aroma en sacrilego incensario. Amarte oh Cuba! amarte es mi destino: Ni suemo otra esperanza, Ni me queda en el munclo otro camino. ;Que tus poetas de tu amor no abjuren! Con ciega f6, con inspirado genio,. Retraten tu feraz naturaleza; El hondo valle, el empinado monte, Y la alta copa de los verdes pinos; Y al bien y a la virtue risueiios guien A tus pobres y tristes-campesinos! Canton a Cuba nuevos trovadores, Y al porvenir remontense inspirados En alas de fecunda fantasia, Y al acorde de citara sonora; Que ya mi Musa tristemente ilora Y se repliega palida y sombria. S

PAGE 29

/ "S CANTOS PATRIOTICOS. 25 Ya mi iiegro cabello se convierte En blanca nieve, y siento el roce helado Del ala misteriosa de la muerte...... Ah! cuando exhale el ultimo suspiro, En pago de mi amor y mis cantares Levanta i oh Cuba! mi sepulcro triste Bajo un grupo de ceibas y palnares. Y alln en la tarde vaga y silenciosa, Coloca ioh bella y adorada Cuba! Una flor de tus campos en mi losa. Que entje el hondo clamor qu a pavoroso Eternamente tetrico retumba, Si oigo tu voz dulcfsima y amante, Aun sentir6 con vjda y palpitante Mi coraz6n latir bajo la tumba!. Abril 20 dIe 186-5. 0 S

PAGE 30

0 0 0 0 11 S 0 0 S

PAGE 31

S AL EXCUO. SR. CAPITAN GENERAL >42 DdnFranegeo .9rral~ CON MO.Ivo D; lFos I)DECRETO5 EXPEIDOS para cl Orden del entierro del Sr ID. jose del LU7) li3 e Cballero. Jamns mir lira altiva en tus palacios Sus ecos dilat6. Ni pude nunca Sofnar siquiera que mi voz humide Llegase a ti. Poeta infortunado, Canto solo la raza siboneya Tan pobre-como yo. Pero mi lirn Hoy suena en tu loor. Yo to venero, Pues eres i el primero Que honras los grandes de la patria min, Y no to burlas, n6, de nuestra suerte. Eros to capitan valiente y diestro, Mas tt excelso laurel brota en la muerte Del divino maestro. 0 La corona mejor clue tni has cefido 0

PAGE 32

0 28 CANTOS PATRIOTICOS. Y que te aplaude el generoso labio, Es esa solar flor con que decoras La pobre tumba del patriota sibio. En torno de su feretro sagrado Sus discipulos gimen; Y cual olas de un mar .alborotado, Asi en raudo tropel el pueblo llega Por ver al Nazareno de mi Cuba. No tP, senor, no ti, con rabia ciega, Despedazas la tnnica que cubre El glorioso atand. Con viil trofeo No quieres adornarte, como siempre Ejecut6 salvaje fariseo. Esta fiesta solemne en los sepulcros, Este banquete espiritual, sublime, Donde se agrupa un pueblo americano, Pudieras tu turbar con negra sana; Mas prefieres, uniendote Ci su gloria, Honrar el nombre tuyo, y el de*Espana! Gracias, senor! En nuestra copa amarga, Esa gota de niel endulza un tanto El ponzofoso acibar Que el labio quema y que nos bana en lanto. No es ;por Dios! este bardo que to canta, No es esta Cuba que risueia brota En mitad de los niares de Occidente; No es tanipoco la Am6rica naciente Quien to rinde ovaciones. Donde quiera Que lata un coraz6n entero y grande, Tu accion aplaudira. Las nobles sombras DAAnacleto, Varela y Escobedo. Al llegar tan esplendidos despojos, Al son del grito que en redor retumba, 0

PAGE 33

0 S CA NTOS PATRIOTICOS. 29 Claman, dejando su sepulcro helado: -";Gracias, ioh General! porque has honrado De este s6bio filosofo la tumba!" Yo vi, senor, las huesas silenciosas Del fil6sofo, el sabio y el poeta, Sin un verde laurel sobre sus losas. Dej gran Varela los preciosos restos, Lts del inclitto Heredia No llegaroij jams a nuestras playas. No corona inmortal en torno veo: Ni sus nombres so graban en la piedra, Ni se les alza un simple nausoleo! infelices patriotas que vagaron Errantes, sin liogar, sin esperanza, Y ni aun gozaron al dejar la tierra En los sopulcros paz! Deja que extrane Esta nueva feliz, y que mil veces Canto esa acci6n que refulgente brilla Sin que el ptdor sonroje mi mejilla. Oye, joh sefor! El valeroso pueblo .Que del Africa ardiente on las arenas Despedaz6 las huestes agaitnas; El que venci6 en Lepanto, Y en las falanjes del sangriento turco Sembr6 la confusion, sembr6 el espanto; El que. en Bailen, en Gades, en Castilla, Conden6 al oprc7sor a la cuchilla; Y vencedor en h6rridos combates Bravo y severo fu6, mas no verdugo; Ese pueblo ioh Seor! a Cuba impone Dura mordaza y ominoso yugo; Y pga mns pesar y mas afrenta Se llama protector......! iEres ti silo 0

PAGE 34

w" e :10 CANTOS PATRIOTICOS. El que v6 sin rencor y sin recelo, La ovaci6n al patriota, Y las fervientes I'grimas de duelo! La Luz am6 la Ciencia, y am6 4 Cuba Ilustrando sus hijos predilectos Y en vez de ser un crimen, Es titulo de honor y hermosa idea, Porque es muy justo que este pueblo mio Libre yVfeliz entre los libres sea. 0 ;Oh tn, quo hourar supiste Del gran la Luz las venerable canas, Senor, yo to suplico, Al dejar estas playas de Occidente Que esa de tu pasion fruto adorado, Hermosa hermana mia, Sepa a] crecer que honraste la memoria De nuestro sabio compatriota un dia, Y que pueda imitando tus virtues Toner un coraz6n sincero y noble. Dile que un bardo que jamns ensalz. Corazones cobardes ni perversos, Ha elevado tu acci6n i las estrellas; Y dile al fin quo pof su patria triste Alce al Senor las generosas manos; Dile que es nuestra hermana, y solo aprenda A amar v I bendecir 6 los cubanos. isr,2. 0 e0 0

PAGE 35

AL QEJAR LA FRANCIA. Quel 7he 1 duro a partire, ser& dolCe a, ricordare. Bella es la Francia! El arte de ha Grecia Menace en sus talleres y museos, Y como sacra antorcha La ciencia resplandece 6n sus liceos. Se elevan a las nubes Altas torres y g6ticas colunnas, Y asombran Ias areadas ojivales De sus ricas y bermosas'catedrales. A sus f6rtiles montes y praderas Corona el trigo en flor. Tienen sus eampos Bosques espesos do fragantes pinos, Y pintorescas giran con el awire Las aspas de los-rnsticos molinos. Aqui del estatuario Se ilumina el magnifico santuario, Y apenas toca el marmol Jo convierte, 0 Ya
PAGE 36

0 S CANTOS PATRIOTICOS. El rayo destructor, ya en las Ner6idas Que blondos buckles en su frente rizan, Y al soplo de las auras Sobre copos de espuma se deslizan. La Musa de los griegos y romanos Proclaina aqui los Tasos y Virgilios, Y se oye en el cantar de sus poetas, Desde el tierno gemir de los idilios, Hasta el mistico son de los profetas. Yo al encanto cedi do estos tesoros: Ame el manzano, y el castano verde Que los valles sombrea, Y hasta la nieve quo en el rudo invierno A los desnudos Arboles plate. Am6 la Francia en fin! Mas hoy despierto Del 6xtasis profundo! Siento el rayo De mi cubano sol! Hierven mis venas Con vivisimo ardor! Y en raudo vuelo, Con el ala del Aguila, mi numen, Busca el azul de su adorado cielo! Abandono la Europa. Dejo el muro Que cifne al Sena en carifioso abrazo....:. Ya suomo que acaricio Los hijos de mis hijos...... Me parece Bogar ya por mis aguas, Y cantar 4 mis valles y piraguas En el fndico mar. Ya me imagino Ver el valle que enflora un so] ardiente; Ya ceflido de espumas Al cisne miro sacudir la perla Quo tiembla y brilla en sus sedosas plumas; Ya escucho el melanclico gemido a De encorvado bambn; ya siento el soplo S 4 82 0 0 *0

PAGE 37

S CANTOS PATRIOTICOS. 33 Del mar de las Antillas; Ya la brisa cargada de rocio Humedece mis palidas mejillas. i Todo me habla de Cuba en voz sublime! Ya escucho el suspirar de aquellas ondas Arrulladas por languidos alisios; Ya el hervoroso olqaje que se rompe Bli el alto pers6n; ya la barquilla, Que timida bogando por la orilla, Va enguirnaldada de vistosas flores; Ya la soberbia nave Que llega a Cuba de lejanas zonas, Y al son del huracfn muestra soberbia Mtstiles altos y turgentes lonas. Mucho he sufrido en esta triste vida Vagando a la merced de playa en playa, Y fatigado estoy! Mas logr6 al menos A mi patria volver! Dios de mis padres! No muera yo sin saludar a Cuba! D6le mi dltimo adios! Quiero que vea Que idolatrarla se; que entre mis sombras F6lgido su recuerdo centellea; Que cual un tiempo en mis postreros dias 0 Tierna conmigo y carinosa sea. Mas es grande mi angustia, hermosa Francia, Al darte mis adioses! Yo te adoro Por tu ciencia, tus heroes, tus victorias: Los b6licos prusianos En vano el triunfo cantan vencedores: El brillo de tus sabios y tus glorias Eclipan sus hazafias. Los vencidos 3 S

PAGE 38

0 0 34 CANTOS PATRIOTICOS. A quienes fieros ellos acuchillan, Se levantan del polvo y los humillan. ; Oh! yo te adoro! En. tus serenos lagos Tantas veces bogu6! Mas de repente, Entre las nieblas de mi noche umbria, Coronada la sien de espigas blondas, Sobre mares de luz y azules ondas, Surge la imagen de la patria mia jOh Cuba de mi amor i Cuba adorada! Ac6jeme en tu seno generosa: No en lejanas riberas Por ti llorando misero sucumba... Dame el ultimo asilo...... Si amorosa Me diste cuna t', dame una tumba! 1882. 0" 0" 0

PAGE 39

0 BELLEZAS DE CUBA. RECITADA *EN EL NUEVO LICEO POR LA Srxfe-. Jsefp Ie'. Tiene Cuba las vegas de Granada, Y las pampas inmensas del Peru, De Helvecia los mirificos paisajes, Del africano el rnstico bamb6. Sustenta como Quito un sol de fuego, Fragorosas cascadas como el Rhin; Y oculta cada monte en sus. entrafias Los despojos de martires sin fin. Tiene de Siria los gigantes cedros Y los rosales virgenes de Sion; Los laureles magnificos de Atenas, Y una historia de sangre como Ili6n. Bella es Florencia por sus altas cumbres, Bella por sus mezquitas Estambul; Por sus palacios G6nova, y Palermo Poi sus colinas y su cielo azul; Bella es Ferrara por su rico marmol Y*Pisa por su torre sin igual; S

PAGE 40

36 CANTOS PATRTOTICOS. Venecia por su templo bizantino, Roma por su fainosa catedral; Mas Cuba es bella toda: el verde bosque, La dura roca, el fragile daracol; Y su campo y su mar, y las hazanas De que testigo fue su ardiente sol. La adoran sus Aristides y Gracos, Sus Virgilios celebran su verjel; Sus misicos se esparcen par el mundo, Y Paris los corona de laurel. Sus hijas unen gracia y hermosura A un sensible y amrante corazot; Mas tiernas que las moras granadinas, Mis bellas que las virgenes de Albi6n. Mira Cuba en sus ermenes mns flores De las que vie en su seno Italia abrir, Y nurieron mas heroes por su gloria De los que Grecia contemplo morir. To adoro ioh Cuba! En mi dolor extremo Te dare mi postrer palpitaci6n: Si, yo to adoro; el cielo de la Francia No ha podido entibiar esta pasion. Solo sueno contigo: ya me aterre En el Lspera sierra el vendaval; Ya en el Lago Mayor mire a los cisnes Tender el cuello blanco y virginal. Solo sueno contigo: de la cima De los Alpes altisimos to vi; De Roma visited las catacumbas, Y tu sombra pas6 cerca de mi. Ya de mi muerte pr6ximo, to juro Que nunca tu cario olvidart; Palpitando on mi ser tu amor divine Con tu nombre en mis labios morir6. S

PAGE 41

CANTOS PATRIOTICOS. 37 Pero logre mirarte, Cuba mia, Y en tu frrtil ribera reposar; Tu sol me alumbre, y mi sepulcro arrulle La mfisica solemne de tu mar. Paris, 1.876. 0" "0

PAGE 42

0 0 0 S 4 S 0 0 S

PAGE 43

0 A MATANZAS. 6. &r1-s @rfi5 y (oE py (LE[DA POR SU AUTOR EN EL CIRCULO HABANERO Y EL LIoEO DE MATANZAS.) Ann en mis manos vibra el arpa de oro En que cantaba en venturosos dias Mi amor Cuba, mi 4nico tesoro; Aun me devora la candente llama, Luz y vigor de las canciones mias, Y en mis ardientes venas se derrama; Ann palpita mi pecho estremecido Al nombre de Matanzas, donde Heredia, Canto inspirado, y Milan6s gemia, Con citara doliente Del limpido San Juan en las riberas, Doblando melancolico la frente; Donde en el aire que respiro siento De Tol6n la existencia sin mgncilla, Sus idilios de amor, sus emociones Y efllanto de su palida mejilla;

PAGE 44

0 0 40 CANTOS PATRIOTICOS. Do Placido sufri6 duro suplicio Abrazado a la cruz, coi firme paso Marchando al sacrificio! Matanzas, la del Abra pintoresca, La de sonantes y argentinas ondas Doradas por el sol; la que contemplo Al pie de verde y delicioso valle Alzarse como un teinplo! La cubre un cielo azul y la engalanan Espl6ndidos palmares; Y halla en los fastos de su ilustue historia Coronas la virtud, lauros la gloria, La santa libertad culto y altares. Tui no tienes, Matanzas, el sepulcro De marmol y oro del, soldado insigne En Jena vencedor, ni la alta torre De gigante basilica cristiana, Ni el templo bizantino, ni las cruces De magnifica iglesia veneciana, Ni el granitico puente, Ni el castillo feudal, de negro muro, Que refleja el cristal de la corriente; Ni los arcos de triunfo que miraban Pasar al victorioso en cien combates, Ni los grandes, famosos mausoleos.... jNo tienes to ni galas niatrofeos! Pero to adora el mar, el sol te adorn, Y en tu seno atesora Cuanto bell forj6 naturaleza. Hondas grutas, fecundos manantiales Se engendran en tus f6rtiles entranas, Y cruzan tus montanas Anchas venas de ricos minerales. jQuC inmenso panorama se despliega 0

PAGE 45

S S CANTOS PATRIOTICOS. 41 -A la absorta mirada! Me fascina Cada palma gentil, cada colina! Desde la frngif gota de rocio Que engalana de Abril la virgen toca, Al caudaloso rio Que nace y crece en escarpada roca. Todo es hermoso en ti! Todo aparece Lleno de vida, canta y resplandece! Tus bosques son los de la antigua Idalia, Los de Grecia tus montes, los de Italia 'Tus praaos virginales, y en tu cielo Se alza una estrella fnlgida y propicia, Que a tus hijos anuncia en tanto duelo Un reinado de paz y de justicia. Aqui esta noche un pueblo congregado, Matanzas, to saluda entusiasmado De amor ardiendo las seusibles almas; Y corona la frente de tus hijos Con pindaricas palmas. Ya de Pilar el nilmen nos admira: Ved cual recorre con segura mano El sonoroso piano Que gime, que solloza, que suspira, Que lleva en pos de si. Ya nos encanta Julia gentil con los celestes trinos Que vierte su garganta. iCuanto hechizo y candor! Como seduce 0 Su deliciosa voz! Ya de Maria Resuena la celeste melodia, Cuando avanza al proscenio Y abrasada de amor y delirante, Suspendida en las alas de su genio Interpreta la mnsica del Fausto...... N\ adoraci6n les rindo en holocausto! Que vinculos de amor los pechos unan! 0

PAGE 46

0 42 CANTOS PATRIOTICOS. Que retumben los himnos de victoria Y deponga el rencor su sana fiera! iAqui todos tenemos una patria, Una sola misi6n, una bandera! Oye, Matanzas, oye con ternura Los votos que to envfa Un alma apasionada y sin ventura. Que tus playas hoy miseras y solas Tornen al movimiento y A la vida, Y se agiten con junbilo las olas! jQue tu puerto le ofrezca a las naciones Las riquezas que ocultas en ta seno! jQue pueblen extranjeros pabellones Tus mares sosegados! Desde el turoo Que enarbola la corva media luna Hasta el ingl6s en cuya ensena brilla La garra del leopardo! iQue tus campos Bajo el hacha to rindan el tributo De escondidos tesoros! jQue produzca Cada simiente sazonado fruto! ;Que tus bardos apresten Aureas liras Para cantar tus generosos hechos! ;Que se embote el puflal de la discordia En los robustos. pechos! iQue raudo el viento tus hazanas lleve Desde la ardiente zona Que bafla el sol con su potente lumbre, A la riscosa cumbre Que la nieve blanquisima corona! iQue todo el orbe con aplauso eterno Acoja tus magnanimas ideas, Y wi los presentes y futuros siglos Amor y gloria de la patria seas! 1885. 0 0

PAGE 47

0 A ANCELINA AGRAMONTE. En tus virgenes labios, Angelina, Un idioma extranjero Escucho resonar, mas en tus ojos Un sol de fuego refulgente brilla: Tu morena mejilla Me denuncia tu patria; t6 naciste En el Tinima undoso Que las colinas con su estruendo asorda, Y entre el mamey frondoso, y las palmeras En transparentes aguas se desborda. Luego la Francia en tu nifiez partiste; Pero las nieves de sus altas cumbres Su atm6sfera glacial, su cielo triste No ban podido entibiar la sangre hirviente Que circula en tus venas, Late en tu coraz6n, y arde en. tu frente. T6 de la Francia ostentas la cultura En tu talle, en tu andar, en tu faz pura: Hay en todo tu s6r, todo el perfume De esos campos de luz y de hermosura. Was del cielo de America brillante Esparces los encantos, S

PAGE 48

0 44 CANTOS PATRIOTICOS. En tu mirada dulce y fascinante, En tu ardor tropical, en tu terneza; En toda tu belleza Hay la esbeltez de las espigas de oro Que nacen en tu patria, y la frescura De las ondas del Tinima sonoro. La Francia nos disputa tus hechizos Mas no tu corazon, que todo entero Pertenece a la America; es en vano Que un pueblo que no es tuyo to reclame: Lo que hay bello en tu ser, todo es cubano. Ven, y admira los valles y colinas Que del Bayamo al Tinima se extienden, Ven, y bebe en las aguas cristalinas Que del alto Turquino se desprenden. Alegre vaga por su orilla amena; Busca la llama que tus Campos dora, Y olvidate, Angelina arrobadora, Del Gironda, del R6dano y el Sena. 1851. S" S

PAGE 49

0 MI VUELTA A CUBA. (LEIDA Por D. NICOLAs AZWARATE EN EL Nuitvo LIcEO DE LA HABANA. Al fin te vuelvo a ver ioh Cuba mia! Y respiro los aires perfumados Que tu floresta virginal me envia. Veloz la nave corre; Y a ver alcanzan ividos mis ojos La cumbre, el templo, la distante torre. Tras gigante atalaya, El puerto miro ya,:y oigo las olas Con estruendo rompiendose en la playa. Prende en el foiido el ancla corva punta; Y al rapido rodar de la cadena, Mi coraz6n palpita estremecido. Esa barca que viene, presurosa Conduce i mi familia. El tierno grupo En la popa bellisimo resalta: El viento los impele y presto llegan: Este me besa, aquel me abraza... alegre, 0

PAGE 50

0 0 46 CANTOS PATRIOTICOS. Un misero africano Me tiende ansioso la callosa mano; Y mi Tula gentil, fruto primero De un amor acendrado, tiembla y gime; Convulsiva solloza, Y al corazon estatica me oprime! iOh Cuba! vuelvo a ti sumido en llanto, Y como to infeliz. Sono contigo, Al ir de pueblo en pueblo, moribundo Por los senderos asperos del mundo, 0 Sin dulce liogar, ni carifloso amigo. Con su garra el pesar marc mi frente, Mas nunca to olvid6. Soy el poeta Que ihispirado cant6 con tierna lira, De tu raza aborigene la historia; El dulce amor de tus beldades castas, Y al fuerte campesino que domefia, Entre las zarzas y la inculta brefa, Al bravo toro de tremendas astas. El que admire de humilde riberena El sencillo cendal, la simple toca, El palpitar del pudoroso seno, La blanda risa de la virgin boca. El que he pintado al indomable potro De crin copiosa y casco reluciente, Al fiero can que el cazador azuza, Y al javali que con rencor aguza El doble filo de acerado diente. Todo lo reconozco: desde el monte Que a las nubes magnifico se encumbra, Coronado de cedros, al arroyo Que, susurrando arm6nico, se pierde En el confin de la alameda verde. FA el misterio de tus noches tristes, Aun mi espfritu flota; aqui suspira, En estas aguas, con la tibia luna 0

PAGE 51

0 CANTOS PATRIOTICOS. 47 Que palida argentea, o va con el relampago de fuego, Que en medio del espacio centellea. Van aqui mis recuerdos adorados Prendidos de la flor de las naranjas o en el lim6n silvestre y oloroso, Que tine el sol con amarillas franjas. Siento sombras amigas, Que pasan silenciosas por las selvas, Moviendo lentamente las espigas; Y mas glli contemplo Bajo la arcada del hermoso templo, A mi esposa temblando de alegria, Cual de su boda en el dichoso dia. Mas cambiase la escena, Y oigo elevarse cantos funerales, Y convertirse en lngubres blandones, Las antorchas nupciales. Aqui se acerca el coro de poetas Amigos de mi infancia. Ese a Polonia Entona un himno con ardiente safa; Este llora a Fidelia al dulce rayo s De triste luna que su losa baa; Aquel corona 6 Marta: en la colina En la playa, en el mar, en el otero Vive y palpita mi pasado entero. El ave sola que un gemido exhala, Tiernfsima memoria en mi despierta Al sacudir el ala; El cefiro que cruza en vagos giros, Me dice, en grato idioma que otras veces Recogi6 susurrando mis suspiros. Al rumor de los sauces que se agitan Por saludarme, al retornar a Cuba, Mil seres adorados resucitan. lega entre ellos mi madre, y carinosa 0

PAGE 52

0 0 48 CANTOS PATRIOTICOS. Me reconoce y besa con ternura; Y a pesar de su pflido semblante, Su debil voz, su marcha vacilante, Est lena de amor y de hermosura. Todo est6 como ayer. Oigo el taiido De la campana mistica, que toca La cristiana oraci6n.-Alli la Iglesia Se eleva con su tosco campanario, Y escucho el santo rezo De toda mi familia arrodillada Ante el altar. Las limpidas corriwftes Qigo del patrio rio, Y la hilera de pinos florecientes Aun a la entrada esta del hogar mio. De aquel hogar, que entre el fragante ramo Del mango en flor modesto se escondia, Y por el sol dorado, relucia Al borde de las aguas del Bayamo. Aqui corri por la espaciosa vega, Festonada de rnstica verdura, 0 tendido en el cssped, la mirada Espaci6 con placer por la llanura: Aqui en dulce embeleso, Se abrieron a la par por vez piiimera, Mi espiritu al amor, mi labio al beso. Aqui vibr6 la simple melodia De mi primer idilio, Bajo b6veda azul, y al dire libre, Como en las ondas del famoso Tibre El blando son del arpa de Virgilio. Errante y sin amor me vi6 la tierra: El Sena, el Rin, el R6dano, el Gironda, Del San Gotardo la nevada sierra, Y t Monte-Blanco de la frente blonda. La cnspide pis6 del Apenino, Donde el aguila apresta garra aleve, 0 0

PAGE 53

0 S CANTOS PATRIOTICOS. 49 Y la virgen iontafa de Interlaken Con su manto limpfsimo de nieve. Vi, entree lagos y flores, extendidos Los frescos valles de la antigua Helvecia; Y radiantes basilicas de matnnol En Genova y Milan, Roma y Venecia.. Mas no pude olvidarte, hermosa Cuba: Siempre mis ojos con amor volvia, Entre tanta riqueza al Occidente; I asi como tras gasa trnnsparente, Al trav6s (3 los aires to vela. Por encima del rico mausoleo, Del minarete moro, De la torre ojival, del alto muro, Miraba ioh Cuba! tus campinas de oro Sobre el caribe mar. Si tP no ostentas G6ticas catedrales, Tus montes son mis templos, y tus cumbres Mis torres de marfil y arcos triunfales. iAl fin to vuelvo a ver! Mas iqu6 vacfo Siento en mi corazon! Fueron mis anos Rubias mieses quo seca un soplo Mro. 4D6nde aquel delirar libre de pens, En que cenir mi sign imaginaba Con un lauro inmortal, y me sonaba Horacio en Roma, Pfndaro en Atenas? ,D6nde la grata y misteriosa cita En oculto jardin; y el tembloroso Beso robado f la inocente virgen, Que con delirio am6...y aquellas noches De loco carnaval, en que traidora En vivo affin me sorprendi6 la aurora, Al comps fascinante De la mnisica dulce y tentadora?. AD6nde estan las campestres correrfas Por ?as tortuosas, florecientes calles 5 0

PAGE 54

0 0 50 CANTOS PATRIOTICOS. De los cubanos valles? 2D6nde aquel escalar con pi6 seguro Por el vecino, reforzado muro? D6nde aquel recorrer f6rtiles costas, Que besa el mar azul; y en las arenas Calientes todavia, Buscar, con jubilosa voceria, La fragil concha de encarnadas vena;......? Y aquel bogar en indicas piraguas, Entre un coro de virgenes hermosas Como nacientes rosas, Y mns frescas y limpias quelas aguas? Todo ha pasado, y mi atnimo sombrio Ve mis campos desiertos, Seca y talada mi natal orilla, Mi hogar en tierra y mis amigos muertos, Oh tierra de mi anmor!......1Oh cara Cuba, Al fin te vuelvo a ver!......... No vengo ansioso, Sofiando conquistar inclitas palmas; Sino i. vertex mi lagrima postreia, Y a suspirar con las sensibles ahnas. Vengo a morir al pueblo en que he nacido, Al calor de mi patria y mi familia, Entre estas galas y risuenas flores, Que de perfumes y de luz llenaron ', Mis primeros amores! Que admire en mi ninez, que cant6 adulto, Que enjugaron mis lngrimas, y han sido Toda mi admiraci6n, todo mi culto. Como el indio de Am6rica salvaje Sepulcro quiero yo bajo el follaje De ceiba secular, donde retumba El Bayamo, y copioso se derrama; Do el sol con viva llama Calentar. mis restos en la tumba. 1884. 0 0

PAGE 55

t S TU PATRIA. Z741 1t11)0 Jore Ca ermoia. NACIDO EN EL ATLANTICO. No naciste entre perlas y brouldo Como principe augusto Por mnsicas sonoras arrullado; Naciste en alta mar en noche horrenda, Cuando el viento bramaba Y mnastiles y entenas destrozaba. Tu cuna sacudio sobre las olas El huracan con poderosa mano; La inmensidad tuviste por testigo, Por pila de bautismo el Oceano. America y Europa te reclaman; Mas tu fuiste encarnado.en las amenas Playas de la region de Motezuma; La sangre que circula por tus venas Es sangre mejicana. Hirviente brota El fuego del volcan en tu mirada. Es Mjico tu patria: no podrias 'Encontrarla mejor en todo el orbe. S

PAGE 56

0~ 52 CANTOS PATRIOTICOS. El mar bata su costa, Y la cubre de inmensos arenales; En sus campos despliegan frescas alas Soplos primaverales En medio de Diciembre. Hasta las nubes Se levantan volcanos inflamados Por un horno candente coronados. En sus bosques floridos Se ocultan fecundisimos veneros De diferentes, apartados climas: Nace la cafia en los feraces campo Decora el pino Ias gigantes cimas. Crecen al par de tropicales palmas Las uvas que derraman ambrosia, Y al lado de la nieve blanca y fria Un explendido sol quema las alas. Alli nace el manzano Que guarecido de doradas pomas Se alza gentil, y exhala sus aromas Entre 4ljofares verdes el banano. Alli reinan los celebres nopales Que entraiian el carmin. Alli la pita Con tanica estrellada, Y corona imperial. Alli los cedros Seculares columnas de los bosques, Al Libano recuerdan... En las minas En dobles vetas y macizas barras Ostcntase el metal...... Y alli los hijos De ese pueblo entusiasta y valeroso Fueron sacrificados, Como on un tiempo on la sublime Grecia Murioron los Harmodios y Fociones, Porque Mejico incuba en sus entranias Loslheroes, como enjendran sus montanas Los soberbios jptguares y leones. Llevada por diezmados batallones 0

PAGE 57

0 0 CANTOSVPATRIOTICOS. 53 El aguila caudal y magestuosa Qtiue en Jena y Austerlitz, tendi6 sus alas, Vencida se repliega, Y a Francia mustia y silenciosa lega. En tanto ciue cefida de alba lumbre El aguila de Mejico potent La corona y la pVrpura desgarra, Y clava altiva la gigante garra Del Orizaba en la altanera 'cumbre. Tal. es tu patria oh Jorge! Tu alna grande Templada con el rayo y la tormenta Defenderla sabr'; pero no asestes A tus hermanos la fatal cuchilla. No la guerra civil funesto atices: En vez de horrible y vengadora tea El pend6n alza to de la concordia Con noble inano y generosa idea. La Concordia al Progreso simboliza Y anuncia eterna licha t los mortales, Canta al son del martillo, y con su aliento Todo es oro el vergel, y el mar corales. Mas si iracundo Cesar La libertad de Mejico amenaza, Tremola tu bandera belicoso, Y su corona y cetro despedaza. Renueva las hazanas portentosas De Bolivar y Wshington. Tu brazo La espada flera y vengadora vibre; Y cual leon qu su melena enarca, Resp6ndele al monarca; a -iMi6ntras exista yo, Mejico es libre! 1877. 0

PAGE 58

0 0 t 9 0 0 4 a 0 0 S 0 S

PAGE 59

0 0 S Cerftrudis CQomc5 de e1 ed (Recitada en el Gran VFeatrc, en 6u coronacien.) Ligera cruza la gallarda nave Del Atlfntico mar el hondo abismo, Entra en el puerto apetecido, arroja El ancla el marinero Y eia las playas natales te presentas Gertrudis inmortal. Al verte Cuba Te abraza con amor, y tal parece Que del mar se desprende y se levanta, Y anunciagndo a la America tu nombre Al Golfo Mejicano se adelanta. -Harto tiempo las playas espanolas Te escucharon cantar! Eli tus hogares A tu patria consagra tus ideas, Y la reina del Canto En este pueblo infortunado seas. En tus soberbios cinticos viriles Rindes culto 6 la bella Poesia: Captas tu Dios, maldices los gentiles, Al d6spota condenas, 0

PAGE 60

0 0 56 CANTOS PATRIOTICOS. Del esclavo destrozas las cadenas, Al delito flagelas vigorosa, Entonas con Mois6s mistico salmo, Gimes con Jeremias, Lloras con Safo, cantas con Alceo Del arte griego en los mejores dias, Imitas el estilo y gentileza Del trovador dulcisimo de Jonia, o en c6lera to enciendes Tronando contra el rey de Macedonia. En los hermosos juegos tolosanos Venciste al margen del sonoro Betis A los vates hispanos; Asi en las fiestas c6lebres del griego Vencieron con su citara divine, Con la misma ansiedad y el mismo fuego, Safo a Minerva, Pindaro a Corina. Oh ven, Gertrudis, ven Por ti las Musas A nacer volveran. Profanos himnos ,Resuenan en el templo, Y vil incienso en el altar humea: Jamnas bajo ominosa tirania Pudo brillar la dulce Poesia......! En vano, ay Dios! la citara de Turla, Pura y serena como luz celeste, Anhela por sonar; en vano el arpp De Foja melancolica suspira; Y el trovador de Misolonghi, en vano Aire feliz de libertad respira: La Musa como sierva infortunada Solloza al poste del verdugo atada. ;Qu6 despierte a tu voz que pnede tanto! Mas no con voz sarcistica la flames, Sindcon dulce y misteriosa queja, Con el clamor profundo que vertiste Tus lagrimas de amor y de infortunio 0

PAGE 61

S S CANTOS PATRIOTICOW 57 En La Cruz, Baltasar y Alfonso Munio: Brillar tu ndmen poderoso veo, Y nos revelas que en tu pecho late El corazon de Pindaro y Tirteo. Una corona! Dadme una corona Que cenir tu si6n! Mas qu6 osadia! Indigno soy de tanto honor, indigno De que tu fama sin igual pregone; AU Cuba debe ser, s6o mi Cuba Quien tu cabeza olimpica corone. Mas ella a&de ya-bajo la forma De virgin no tocada, De pudica mejilla y planta breve; Ostenta sobre el hombro Indio carcax, y blanco cual la ieve Un inanto de algod6n. uYo soy tu patria, Exclama al verte, ingrata poetisa, Que tu land consagras i las glorias De famosas naciones, Y cantas sus explendidas victorias. Ven a mi seno, ven, amada mia, No siento vil ni temerario encono; Y en tan dichoso dia Yo que to vi nacer, yo to corono." Entre las olas de la mar desierta Se mira Leslios, isla primorosa 0 Que en las aguas est, como una rosa Sobre su tallo abierta; Lejos.... aqui sobre la mar Caribe En done el sol disipa densas brumas, Esta Cuba tendida, como un arco Quo flota sobre el agua y las espumas. Alla naci6 la Musa de la Grecia Aqui la de la America.... El Egeo 0 Alza4 las nubes el glorioso nombre De la celebre Safo, y lo deifica. 0

PAGE 62

0 S 58 CANTOS PATRIOTICOS. Asi, Gertrudis, desde el mar Caribe, Tu eterna fama a las estrellas suba, Y en el torrente de los tiempos reinen En Lesbos Safo, Avellaneda en Cuba. Habana, 1860. "0 "0 00 0

PAGE 63

0 0 NbA JUVENTUI. Inspiraei6n sublime Ven, y en mis venas prodiga derrama Electrico raudal...mi pecho inflama, Extremece mi ser.. .vido siento Agitarse el fogoso pensamiento; Y en el anhelo de pulsar la lira Arde mi coraz6n...mas no de C6sar He de cantar la formidable espada Que domen6 al britanico salvaje, Ni al belico Escipi6n cuando la tea Prendi6 en Cartago martir y rendida, Con sangriento furor. Ensalce el canto A Fulton inmortal, al noble Franklin Quo al golpe del martillo resonante Forjar supieron en glorioso dia, Ya la flecha agudisima de acero Donde se estrella el rayo fulminante, Ya esos ricos bajeles Que in lonas ni mastiles, gallardos En el pielago inmenso se pasean, S

PAGE 64

0 S -60 CANTOS PATRIOTICOS. Desdeflando 'las naves que humilladas Sus turgidos velbmenes ondean. Juventud! Juventud! Tn vigorosa Con generoso aliento te levantas, Llevando ufana en tu arrogancia fiera La frente altiva, el alma palpitante; Como aroma de via exuberanlte Bajo el indiano sol la Priinavera. Armate del pincel, y entusiasntda Pinta virgenes puras, De tal belleza y refulgente brillo Que eclipses las madonas de Murillo. Si vas al campo, la intripeada selva Cubre de granos y dorada espiga; Mata la ruda ortiga, Y al antiguo esplendor el campo vuelva; Y si el cincel empuflas y el martillo Por ti surjan estAtuas portentosas, En-los talleres y candentes fraguas, Como Neptuno al golpe del tridente Mir6 surgir mil ninfas de las aguas. Y que series ioh virgenes de Cuba! Las que s6lo sonais gratos aroinas, Ricas diademas, vaporosas gasas, Esclavas viles que en brillantes lazos Recojan la flotante cabellera, Lecho de rosas donde amor suspira, Tendida a vuestros pies mullida alfombra, Y sobre el cuello el chal de cachemira? Las que solo ostentais con pompa vana kico brocado y trasparente blonda, La pnrpura tiriana, Y el lfmpido brillante de Golconda? 'S

PAGE 65

0 0 CANTOS PATRIOTICOS. 0 ,Qu6 sersis si en perenhe y loca fiesta Siempre en las alas de febril deseo Perdeis la gracia y aptitud modesta? Os espera el cfesden 6 la ignominia Si jamns ostentais en vuestras sienes. El laurel de Cornelia 6 de Virginia. Y que seran los j6venes cubanos De Negros rizos y flexible talle Que Cnvidcian sus colored, Y sus esencial a la flor del valle? 2Qu6 arrebatan su cetro a la hermosura, Y ostentan con orgullo Pulidas manos y gentil cintura? jQu6 sera del que en copas espumantes Bebe, y bebe sin fin! En su pupila Fulgor siniestro luce, Y ebrio y temblando y livido vacila! Y esos iay Dios! que su fortuna arrojan En bfquico festin... y 'en la alta noche, Retornan al hogar, pflidos, yertos, Como la antorcha que mir6 impasible La escena criminal!... Y iosan el nombre Invocar de la patria! No la adora El que la humilla asi! La ilustra s6lo, El cjue empuiia el cincel, la corva azada, Con animo viril... Oh, ven, detente, Hermosa juventud... oye mi acento: Quo no enerven tu espiritu indomable La mdsica sonora, ni el de Capri Hervoroso licor... sigue afanosa Sin que te asuste la escabrosa via: Tuerce el estrecho cauce Al clar arroyo de serenas ondas, 0

PAGE 66

0 S 62 CANTOS PATRIOTICOS. Hasta que llegue al arido terreno; Doma del alazan la cerviz terca, Y se liene de arbustos y de flores El doble muro que tu campo cefca. Estas verdes campiflas deliciosas Convidandote estan: aqui frondosas Palmas elevan su derecha aguja Que en las nubes altisima se pierde, Y ally se dobla, al soplo que la halaga, Como un arco triunfal la. canla verde. Aqui fertilizando la aspereza El potente raudal que al valle asorda Baja del alto monte a la llanura, Y espumoso en el valle se desborda. Mas no ois? Escuchad! Arden los hornos! En el macizo yunque centellean Abrasadoras chispas que en el aire Giran, se elevan, saltan, Y en redor de la fragua serpentean. No veis alli? Los bosques reverdean Vfitgenes todavia......... Juventud! juventud! El surco abierto Reciba ansioso el grano apetecido..... Y tti, adorada Cuba, patria mia, India gentil a quien perennes cantan Pjaros de oro de vistosas plumas, Y entre las ondas de la Mar Caribe Te reclinas en talamo de espumas, Exclama lamentando tus pesares: (Yo soy muy infeliz! Mas si mis hijos Firmes se empefian en constante lucha, Seran dignos de mi. Podr6 valiente Cbmbatir y triunfar, alzando entonces Pura y sin mancha la soberbia frente.n 1860. 0

PAGE 67

S S CANTOS 1Icare SOCIALES [l0 'korelra, 0 0 0 S

PAGE 68

0 S 0 0 0 S 0 0 0

PAGE 69

0 LOS NINOS. (tsCniTA PA R A sE11 RECJTA' A POP EL INTELTGENTEN \N\ O.'wAu MONETRtA Y PERtE'.) 1. Los niinos son nuestra segunda vida: Del hogar la familia y el calor: Nacieron de I union de nuestras almas. Como nacen Ins hojas de una flor. 4 Mostradle siempre al hombre sin mantilla Que constant guardian de su honor fn(: Infundidles carino por la patria, Habladles s6Io (le esperanza y ft. Si les mostrais ejemplos luminosos Armados entraran en la irdua lid: Seran como Saul, libres y fuertes, Vencedores serhn como David. Entre las albas blondas de sus cunas La virtud y el valor incuban ya: En breves cestos de ligeros mimbres El porvenir de nuestra patria esth.

PAGE 70

S 0 66 .CANTOS SOCIALES. II. Por ti inspirados ;oh madre! Crezcan con virtudes sumas: Forma S(crates y Numas, De elevado corazon. Quo tus acciones imiten; Quo beban siempre en t aliento Purisimo sentimiento, Y sublime inspiracin. Mas s6 tierna con tus hijos Al par que severa y justa... Si ores tirana v adusta Solo esclavos formars. No el l tigo amenazante Alces sobre su cabeza; No los trates con rudeza, No los hImilles jams! Acoge ioh madre! :i. tus hijos Con rostro afable v sereno, Como Jesus Nazareno A los ninos de Israel. S Si la c6lera to inflama Depbn el ceo iracundo, Que harto tendrtin en el mundo Que apurar amarga hiel! Los ninlos tiemblan y lloran Si los oprime su padre; Mas si es despota su madre Gimen llenos de terror. Entonces el Dios del cielo 0

PAGE 71

0 0 CANTOS soCIALES. 67 Al ver violado su rito, Huye del hogarmaldito De una madre sin amor. Cu6ntales bellas histories: Diles, c6mo la heroina De la antigua Palestina Mir( al despota sus pi&s. Como al resonante grito Do is triunfos y derrotas, Luch6 por sus compatriotas El magninimo Moises. Diles como en Babiloui De sus senores altivos, Libres los pobres cautivos, Retornaron i su hogar; Y c6mo los Macabeos De su patria defensores. Rencor a sus opresores Juraron en el altar. Refi6reles c6mo Cuba Alienta y6 y resplandece, Con la que se forma y crece Presente generation. Diles que en los niios solo Su nuevo c6digo fia; Que con ellos vendri un dia De Justicia y Redenci6n. Las madres viles sustentan Hijos viciosos, protervos, Mas las buenas, de los siervos Forman una grand nacion. 0

PAGE 72

0 0 68 CANTOS SOCIALES. Vencedora en mil combates Es por sus Lucrecias Rona. Y con fragor se desploma Por sus Helenas Ilion. ;Que tu hogar un templo sea En done en fiesta perenne, Se entone ui himno solemn Al amor v ti la verdad; Y un eco encuentre de gloria Todo intento generoso, y cuaito puro v hermoso Palpite en la hunmanidad! 1888. S S" 0

PAGE 73

0 0 LA FLAUTA TRISTE. En una esfticia vecina A las riberas del Sagua. Vieie asomando la huna Tras los mangos v narnmjas. Todo reposa: dos seres Solo velan en!la estancia. Es uno el pardo sinsonte Que con dulces trinos canta: Y otro un misero africano Que al pi( do una candelada. Va 'a tocar una flautilla De rnstica cafiabrava. iQue triste empieza el sinsonte Sus trinos de madrugada! ;Qu6 triste el pobre salvaje Dolientes notas exhala! Esa tosca flauta anuncia Al mayoral de la estancia, Que est4 velando el esclavo. Y alerta losnampos guarda. ;Bien sabe que si se duerme El mayoral se levanta, Y con el lctigo horrible S

PAGE 74

0] 70 CANTOS SUCIAL.ES-. Lo azota y lo despedaza. iQue ielancolica gime Esa mnsica en las palinas! Las hondas quejas retumban En la vecina montana, Y va extenditndose el eco En los aires y en his aguas, Como el profundo lamento IDe ias eti6picas razas! Tal me parece que dice. Asi ese grito del alma: ;Oh que dolor tan i mpfo Ponzona en mi echo vierte! iSiempre llamando
PAGE 75

0 CANTOS SOCIALES. 71 Call ]a flauta, y dormido. Al pie de la candelada, Qued6 el esclavo infelice A'n sofando con su patria. Son6 ver, lleno de gozo, Las costas de Senegambia, Y al son de los atabales Volvio A divisar sus playas. Son6 que su pobre madre LUn beso en su frente dab, Y que risueno corria Ya en la fiesta, ya en la caza. 0 por la orilla del Niger En alegre caravana. El mayoral entretanto Afedio sentado en la hamnaca. Aunque presta atento oido No ove la rflstiea flauta. Alzase entonces furioso, Al batey veloz se Lanza, Y el lntigo enarbolado Sobre el esclavo descarga. Ahog6 el mIrtir un gemido De c6lera y de venganza, Y postrAndose sumiso -;Perd6n!-el misero exclana: Pero el latigo ominoso Aun reson6 en sus espaldas. Magdalena entonces, hija Del mayoral de la estancia, Centre los dos se interpone Y asi grita arrodillada: -;Perd6n, perd6n, padre mio, Por Dios, por mi madre, basta! Ces6 el UAtigo: A las quejas Sucedio la antigua calm: 0

PAGE 76

0 0 7 CANTOS sOCIALEs. A resonar en los aires Volvi6 la rustica flauta, A trinar volvi6 el siInsonte ilelanculico en las ranmas. Y al retornar ii su lecho 1Lagdalena, proster i Delante de un crucifijo Asi convulsiva exchlaim: --Dios de los orbes, Dios mlio! Apiadate de esta raza: Extiende tt nano, Ib)rOI F] sello vil que la iiarca, Y hazla sentar al banjuete De la gran familia humana! S" 0" O0 0

PAGE 77

0 0 LA MUJER, La juventud incredula dormiti Cual gusano que misero se arrastra, Y en cl cieno palpita. Clama quC es la virtud una quimera Y vano:es el amor! No hay una virgen Que la senda del bien constante sign: Busque solo su encanto fascinante, El queyla mira como it floor fragante, La desprende del tallo, la deshoja: Y luego indiferente A los aires sus petalos arroja. Si la nujer humilde y sin ventura 0 Apoyo busca en varoniles peceIos...... 4Qu6 hard si clama en vano De rodillas temblando ante el esposo: "mi amigo debes ser, no mi tiranon Si no hay piedad, si ei lanto de sus ojos Es un nuevo delito quo la acusa: Si llina de dolorila frente inclina 060mo besar el labio que la infama

PAGE 78

0 S 74 CANTOS socIALES. Y la mano brutal que la asesina? No deis al mundo el ominoso ejemplo De tan duro rigor. En la alta idea Ejercitad su espiritu, y quo siempre Nido el hogar de amor eterno sea. No imiteis al Adonis perfumado Do talle esbelto, de cintura breve, De las manos mils blancas quo la nieve, De lustroso botin, de pi enarcado, Y blonda cabellera Ungida siempre de exquisite aroia; Antes bien imitad el continents Severe de Cat6n, y alzad la frente Como el libre republico de Roma. Oh cara juventud! Si yo lograse Pintar el vivo amor v los tormentos Que siente la mujer, sus enemigos Cayeran a sus pies. En holocausto Trocarase su infanda tirania, Y en el fondo del alma Cada mancebo altares le alzaria. No las mancheis con frases ominosas, Que son nuestras hermanas, nuestras madres, Y al fin nuestras esposas! S Dcsatad do la esclava la cadena: Y alzad la quo sucumbe, como Cristo Ambas manos tendio it la Magdalena. Mso. -S 0" S

PAGE 79

0 -EN EL ANIVERSARIO DEL "LICEO D GUANhTABACOA." 1862. Roma, Roma prepotente Alzose en siete colinas; Donde las artes divinas Irguieron su hermosa frente: Asi esta Villa naciente (Que entre palmeras asoma Elevada en verde loma, Bajo un cielo azul y puro, Debe ser on lo futuro Grande y fuerte como Roma. Y lo ser"L! Cada dia En su constancia se extrema: 0 Tiene el arte por diadema, Tiene la ciencia por guia. En vano la tirania Con rudo y tosco semblante Se levanta amenazante..... 0 Esta Villa floreciente eiza soberbia la frente, Y se corona triunfante.

PAGE 80

S S 76 CANTOS SOCIALES. Lkjos del mundo egoista (on espiritu risueno, Vanios aqui con empeno De lo bello a la conquista. Es la patria del artista; No hay alma que no se anime; El bardo con voz sublime, Grandes hazanfas evoca; Safo su citara toca, Tibulo solloza Y gim. 0 Puro v sin mancilla el rito: Hermoso y sagrado el templo: Aqui A la patria contemplo Entre esplendor infinito. (id el sublime grito Que el angel de la esperanza En este recinto lauza: Grito de triunfo cercano: -iAvanza, pueblo cubano, No desesperes, avanza! Dios, que los espacios Ilena, Con su aliento poderoso; Y refrena el mar furioso Con fragil cerco de arena, Que los mundos encadena, En el inmenso vacio; Dios que con'gran poderio Solo al extender su mano Puede formar un oceano De una gota de rocio...... Dios no;consiente que muera Esta academia...... luchemos. Y aqui entusiastas clavemos 0

PAGE 81

0 0 CASTOS SOCIALES. 77 La redentora bandera. Ya de una edad lisonjera El pr6ximo triunfo veo; Si no desmaya el deseo, Desde esta elevada cumbre La antorcha quo al pueblo alumbre Sera siempre este Liceo! S 0 00 S8

PAGE 82

0 S S S 0 S S 0 a 0

PAGE 83

0 0 DIGNIDAD DE LA POESIA. El vate sin putdor que sus canciones Vende por precio vil, torpe profana Su sagrada mision. Las nobles Musas De pie junto a las aras del santuario, Avergonzaclas el semblante esconden Al escuchar el himno mercenario, Y su favor le iiegan al que mancha El envidiable nombre de poeta. Es un falso profeta Que sumerge en el cieno in alta idea, La verdad ocultando al universo, Y ,que importa que el nnmen de su verso No un espartano, sino un pArias sea? Si la suerte implacable to persigne Oh vate infortunado! Y la horrible miseria te rodea, Antes dobla la espalda, y en los campos El grano siembra d dorada espiga, 0 noble artista, en tiles talleres Elabora el diamante 6 funde el hierro De viva fragua aT esplendente brillo. AsPel gran Moratfn lira sonora 0

PAGE 84

S 0 80 CANTOS SOCIALES. Tremplaba al son del rusticomartillo; Asi la tierna y bella Carolina La Cantora del Suemo de los Sueflos, La citara pulsaba Mientras su aguja ffcil traspasaba El fino olan 6 primoroso raso. Antes ay! que vagar de puerta en puerta Imitemos al misero labriego Que entre los montes al rayat la aurora 1tinde al cedro tenaz, y al s6n del hacha (Tanta sus glOrias 6 sus penas lora. La Musa inspiradora de los bardos Debe ser una virgen sin mancilla: En el labio el armor y la ternura, Y el carmin del pudor en la mejilla. Que no bese al azar al. que la implore: Que amor rinda a3 lo noble y lo sublime Y un mundo de ternuras atesore: ( bien severa y sacra pitonisa Que entre en el templo del divino Apolo Sin profano reir, ni torpe insulto, Y consagre A las Musas digno cul to; Que con potente voz nos electrice Cuando armada del peto, casco y lanza Mil gloriosas hazanas profetice; Que i saludar los heroes se adelante, Y con robusto brio La libertad de las naciones canto. Asi las Musas alzarhn su imperio: Entonces cefirin nobles matronas, A la Justicia, al alto Patriotismo, I A la Virtud coronas. Oh poetas! Oh grandes trovadores! Pereced, pereced on noble lidia

PAGE 85

S CANTOS SOCIALES. Si Antes que al crimen doblegueis Ia frento. Y 1e alceis un altar A la perfidia. Ten Istima, Dios mio, De esas que gimen profanadas Musas, Mal prendida una flor en los cabellos, El rostro mustio, y rota la sandalia: Despedaza los torpes incensarios, Y hazque brille la bella poesia ,Como en los tiempos de la sabia Atenas. Cuando cantaban Pindaro y Alceo Del olimrico estfdio en las arenas. Forma al poeta de virtud ejemplo, Y puros sacerdotes y vestales, Custodien el altar, guarden el templo. 0

PAGE 86

0 S 0 0 0 0

PAGE 87

0 0 .A CLOTILEI) Quv: _M: I LO)M VERiSOS n): ESPRONCEA. Perdona! pero A tus manos Clotilde, no los envio, Porque el dolor, el hastin Ellos derrarnando van. Gemidos son d una lira Sin amor y sin pureza: Te llenarn de tristeza, Y de angustias y de ann. Se burla de las mujeres Y de su santo cariflo; Llama fantasmas de niinf l Al amor v la virtud. Juzga falaces mentiras Las concepciones mas bellas, Y entre el vino y las botellas Quiere hallar el ataud. iSertn mentiras, Clotilde, Tus sue5os, tus ilusiones. S

PAGE 88

0 84 CANTOS SOCIALES. Las celestes impresiones De tu juvenil edad? -No habri virtud en tu pecho? Sublime Dios no to inspire? Qu todo serY mentira? ;No hay amior, ni humanidad? Se marchitan ioh Dios mio! Las ilusiones hermosas Como los liiios v rosas Quo pones sobre tu sien? Los votos de tus hernanos, El carino de tu padre, Las caricias de tu madre, Sernn falaces tambiCn? Entre el esposo y la esposa No habra carinosos lazos? En los mis anantes brazos Hallaremos Ia traicibn? ,Con qu6 es cierto que en cl muiindo No habrt ternuras divinas? ;Espinas y solo espinas En torno del corazn! Tienes ciindidas visiones De infinitas trasparencias, 0 0Tenes sagradas creencias, Tu corazon virgen es. ;.Quieres cantos que te llenen TDe ben6fico rocio? Bella nina, yo te envfo Los versos de Milan6s. 0 No es el que canta y seduce, Y los vicios entroniza. 0

PAGE 89

0 CANToS SOCIALES. M5 El que con su magia hechiza Y nos precipita en pos; Es el vate de los suenos Puros v delicias de oro, Que es de virtudes tesoro, Y canta peusaudo en Dios! La trova dulce v amante Que alegre elevate pucd, No es el arpa de Esprouceda, LA la voz de Milanes; De este bardo americamo Que entona sus melodias, Como el arpa de Ysafas, y el cnitico de Moises. Sus cantos son como flores Llenas de esencia exquisite, Que en el altar de su ermita Pone el humilde pastor. Sus cantos son ioh Clotilde! Dulces, gratos, hechiceros, Asi como tus primeros H-ondos suspiros de amor. El to infunde amor a Cuba. 0 A tu patria, bella nina, En cuya verde campina Oh virgen! naciste ti; Y por ftciles veredas To muestra los frescos valles. Y las perfumadas calls De palmas y de bamb6. El te ensefa a que respetes En las escondidas lomas, 0

PAGE 90

S 0 8 CANTOS SOCA LEs. El nido de las pallmas En las ramas del pinar; El to pinta los misterios De nuestras ricas florestas, Y las agujas euhiestas Del ondulante palmar. De Jspronceda, nifia h1rn111(, El hIimno de 1(i-anto llno. Es ay! para ti veneno. (lada verso un aspid cs.* No busques, no, de Espronceda Los versos, lleva contigo Como un verdadero amigfo Los versos de Milans. Al S

PAGE 91

0 0 EL CARNAVAL El Carnival fainoso de la Habani Sn manto aver de purpura cenia, Y hoy, Cesar destronado, Dobla la frente plida y sombrmi. No existen Va las fnlgidas earrozas De apariencia imperial, ni los lujosos Quitrines deliciosos, Ni el caballo magnifico, arabesco, Ni el etiope pomposo y pintoresco De la abierta nariz arremangada, De vistosa librea. Y de bota de cuero charolada. Pas6 el reinado del alegro Momo, Rompi6 su cetro de doradas borlas, Y en vano de su tnnica remienda El alto cuello y las brillantes orlas. Pobre se encuentra y Arido el pasco Que fuil un tiempo de condos y marquis s El victorioso campo! Sus fortunes Sufrieron tantos golpes y reverses! Ya no reinan cual principes moravos. Ni ostentan!sus riquezas amasadas Con la sangre y sudor de sus esclavos. 0 0

PAGE 92

0 0 88 CANTOS SOCIALES. Tacon, el (gran Teatro, que vio un tiempo Del Carnaval en las felices noches Al modesto doncel, i la cubana, Tau pura como bella, Jr en ]a danza coio vuela elI ave Serena en alas de apacible viento. Sin ofender al pnblico recato Con marcado y lascivo movimiento; Hoy coutempla en la turca ( I, sultana A Ia mujer liviana (Que al son del clarinete y los tyubales Pasa la noche, y la sorprende el dia Ebria de vino en torpes laeanales. Y el imberbe mancebo, A (juien apenas Apunta el negro bozo, La sigue en el ambi, con tanto gozo (ual si despu6s de belica victoria Se cinese altanero Los inmnortales lauros de la gloria. En este mismo templo de r1talia, I3ien lo recuerda ]a memoria mita! Brill6 el genio del canto, el gran Marini. Que ya la tumba encierra, Artista sin rival, honor d Italia, A quien ufana corona ]a tierra. .Aqui la Estafanoni En trono de oro y de marfil llevada Se vio por todo un pueblo proclamada: Aqui la esbelta Alboni Holocausto a su nombre recibia, Y el melodioso Salvi, cuyo acento icrno y amante reson6 on Lucia. Ya.en vez de pura y fascinante nota, S61o se ove el Bocacio y La ilascota. 0 S

PAGE 93

S 0 CANTOS SOOIALES. 89 Y Morro coil su ejercito de brujas, Vestidas de Lucrecias y cartujas, Convoca con escandalo y cinismo De bacantes sin fin desenfrenadas, Las lividas legiones De pmpanos y vedra coronadas. Ya en toda fiesta veo Que reina Euterpe impt dica, v preside Al tentador deseo. El bullilio, el disfraz, la luz, la gente, Al mismo fin conspiran, Y se esparce una el6ctrica corriente. Bajo la sacra egida impenetrable De tupida careta, Es el joven galan mas atrevido, Es la dama gentil m6nos discreta: La danza un tiempo bella y expresiva Perdiendo vf su gracia primitive. Aliento cobra y alas, Y nada theme v corre desenvuelta, Y deshoja la flor del alma virgen, (Que cede a su desdoro En cada dulce sen, en cada vuelta, En cada golpe del timbal sonoro. Mas qu6 gritos. 1Oh Dios! que algarabia! Es una turba cue de un modo extraito Nos prueba su cultura y cortesfa. Aqui i Pamela el rostro desbarata Un huevo duro con harina lieno; Ally a Rosa le pegan tal porrazo, Que un ojo le revientan de un huevaz. Aquf i Lorenzo, a Marco y a Pacuvio. Ife cenizas les lanzan un diluvio; 0

PAGE 94

0 0 90 CJANT OS SUtAIES. Y d Mariana Revilla, Al rostro los audaees le soplaron MAs polvo del que lleva en su mejilla. S61o falta en tan ruda batahola Que de un casco metalico se cubran, Y se arnen del punal y la pistol. Ahas ihosana! ya miscro agoniza, El loco Carnaval...... tanta miserii. Tanto enjuto roin lo patentiza. Que muera el impostor, y se levanten En su lugar la MnIsica elevada De Bellini inmortal..... la Poesia De Tibulo, de Horacio v de Virgilio, El amoroso idilio De Melendez duleisimo...... v desfilen Tras eso noble sequito, humilladas, Ambas manos atadas, La sordida Ambicion y la Av tuicia, Y dominando al pueblo, y acatadas La Libertad, la Paz v la IJusticia. 0

PAGE 95

0 0 ESPAN A. Cuanto en la historic de losgodos brilla Es de alabarse en metro cadencioso: En la lid A Pelayo valeroso, En el cadalso Li. Riego y A Padilla; En el trono i Fernando que en Castilla Levanta su pendon libre y glorioso. En las artes al genio poderoso De Goya, de Madrazo y de Practilla: En el niunen Ias liras celebradas -De Rioja que canto con gracia y brio, Y de Herrera el do versos horacianos: Mas ni altares alc6 1 sus Torquemadas. Ni en sus curas hipocritas conffo, Ni me postro a los pius de sus tiranos: 1888s. 0

PAGE 96

0 0 S 0 0 S

PAGE 97

0 EL VEGUERO DE GUISA, No penseis que en estos campos D6 el sol vierte tanto brillo, Es el veguero sencillo, Y de puro corazon: No penseis, como lo pinta El trovador inspirado, Que esta de virtue armado, Y santa resignacibn. No es aquel que entre tomillos Llorando amorosas quejas, Al balar de las ovejas, Orillas del Manzanar, Pintaron en otros dias Mel6ndez y Garcilaso, Al partir el sol a. Ocaso, En delicioso cantar. No es aquel que se lamenta En las margenes del rio 0 Con rostro triste v sombrfo De su enamorada infield:

PAGE 98

0 94 CANTOS SOCIALES. Ni aquel que se regocija Al ver U su linda esposa, Como la campestre diosa De su florido vergel. No &s el dulce iNemoroso, No es Damon que en sus delicias. Entre amorosas caricias 861o sabe suspirar: No es el que suena en los montes, En el valle y la pradera, Con la bella companera De sN domestico hogar. N6! con pecho emnpedernido Lanza alados gladiadores. Entre gritos y clamores A la encarnizada lid. N6! que en infamrante val Io Este su dicha supreme, Y se enfurece y blasfema Si sucunbe su adalid. ;N6! que entregado a los vicios No goza de los amores, Ni del sol, ni de las flores, Ni en su honor piensa jamnis. ;No! que triste y macilento, Ebrio 8 los garitos llega, Y el producto de su vega Pone a. la sota y al as. iDegradarse el campesino (lue asi maneja el arado, Y en el terreno sembrado y MAnida ( Ual (inico rvy! 0

PAGE 99

0 0 CANTOS SOCIALES. 95 El que vive con tan poco Asi a los vicios se eritrega! ;Al que le basta unavega, Y una choza do yarey! Facil me fuera en mis trovas. -mitador de Virgilio, En pobre, rnstico idilio, *Bueno al veguero pintar. Adornarlo de virtudes, Y bajo saibas y robles, Amores castos v nobles En mi citara cantar. Pero quiero hasta sus chozas Llegar, con un fin bendito; Seualarles el delito Con la voz de la verdad. Tal vez alguno que escuehe. Mi acento duro y severe Prosiga inejor sender Sonando felicidad. Oh! si mi citara humilde En mi patria dolorosa. Una edad mas venturosa 0 Pudiera acaso formar; ;Con cuanta dicha al veguero. Bajo del mango sentado, De sus hijos adorado, Pu di entoces pintitr! Tal vez enl tiemlpos mejores Seguirdn con heroismo, V la voz del patriotism e S

PAGE 100

0 0 96 CANTOS SOCIALES. Yo alzar6 al veguero entonces Entre hermosas esperanzas, Himnos sin fin de alabanzas Al blando son del laud. O" Q" 1540. 01

PAGE 101

0 LA GUERRA CIVIL. LOS DOS GALLONS. V victis Los cascos de escarlata rutilantes, Canelo el uno, el otro matizado, El espol6n durisimo afilado A la lucha se arrojan anhelantes. Se atacan con tal furia, tan pujantes Que cada cual vacila acribillado; Mas con igual fervor y pico airado El triunfo se disputan arrogantes. Herido en el costado, moribundo, Rota el ala derecha, el lomo abierto, Ya el canelo ni lucha ni amenaza; Mas su rival lo ataca furibundo, De un puntazo feroz bo deja muerto, Y el sangriento cadaver despedaza. 1888. 0 8 S 0 0

PAGE 102

0 S p 6 a I 0 n 01

PAGE 103

0 0 LA MUSA POPULAR. BERANGER. Su expresiva canci6n resuena alegre De su pueblo en las fiestas bulliciosas, Y de laureles cine, y albas rosas Los idolos que Francia vener6. En pos del carro va del victorioso, Ornado de banderas y festones, o lamenta las hondas aflicciones Que el despota 6 los libres infligi6. Mas sus 6mulos todos palidecen Si nuevas voces su canci6n entonan, Y aniquilarlo juran......no perdonan Que lo corone el aura popular. Viboras que se arrastran por el lodo, Y lo persiguen con safuda insidia; Que se estremecen lividos de envidia Cuando escuchan su nombre proclamar. 0 Sji Musa en tanto energica, solemne, Ni siente el odio ni la pena oculta, 0

PAGE 104

0 S 100 CANTOS SOCIALES. Y despreciando al torpe que la insulta Sigue su marcha con entera fe: No fulminante lftigo blandiendo La venganza col6rica provoca, Ni aja el armino de su virgen toca, Ni huella el cieno con su blanco pie. Alada y riente cruza por el bosque Que la ha visto nacer......sigue la espuma Del limpido raudal......rasga la bruma Con el rayo bellisimo de luz. Se detiene en la tumba de los bravos Que cayeron luchando en las montanas, Y reco'rdando esplendidas hazanas Coloca alguna flor. clava una cruz. -Ama la Libertad, su favorite; En sus manos su ensefla hermosa ondula; Y cada frase 6 verso que module Es uri himno de paz y redenci6n. Ni oprime al dsbil, ni acaricia al fuerte, Ni la discordia atiza temeraria; Antes recoge el vuelo, y solitaria Maldice la funesta desunion. S Sus 6mulos revu6lvense furiosos, Fruncen el ceno, en c6lera se inflanan, Y henchidos de rencor soberbios braman Alnenazando herir con el pupal. Abajo Beranger! gritari los viles, Y el bardo en calma, en tan tremenda lucha Toria i cantar, y el pueblo que lo escucha. S Cifie a su altiva sign lauro inmortal. 1888. 0 I

PAGE 105

0 0 0 0 POETAS EUROPEOS. I icFemls e5cara0. 0 0 S 0 0

PAGE 106

0 0 0 S 0 0 S 0

PAGE 107

0 EL AR.CO DE LA ESTRELLA. (DE VICToR HUGo.) Tiene Francia castillos y museos Que guardan antiquisimas banderas, De sus victorias belicos trofeos; Tiene en su seno p6rticos y muros Que supo defender con sus canones, Y para ornar sus templos, los despojos De soberbias naciones. Aun oculta Paris en sus murallas Los tesoros de Menfis y Palmira, Ganados por la fuerza en mil batallas. Con entero valor fu6 en lucha horrible De Venecia el le6n encadenado, Y el nrmol y el granito a las canteras De Europa fu arrancado. a" Si el frances su oriflama luce al viento, Iluyen los enemigos batallones S

PAGE 108

0 104 POETAS' EUROPEOS;. Sin orden, sin reposo, sin aliento. Mas no guarda rencor 6 los vencidos; Y despus del combate y la victoria; Sin mostrar altivez, mezola 6 las suyas Sus banderas de gloria. La suerte, arco de triunfo, hiri6 tu cima En terribles derrotas, mas la Francia. Te engrandece de nuevo y to sublima. 0 Triunfa do quier su ejereito, y Wsgtiene A las naciones en continuo reto, Que la Francia no quiere de su fuerza Un simbolo incompleto. Di A los siglos el nombre del gigante Que no existi6 laurel que no ciflera A la Francia magnifica y triunfante; Y alza, arco victorioso, alza tu cumbre Hasta tocar al sol resplandeciente, Y pueda asi pasar por ti el coloso Sin inclinar la frente. 0 S" 01

PAGE 109

S LA BODA. (DE ENRIQUE HEINE.) jQui6n asi azota mi encendida sangre? 6Quien en todo mi ser fuego derrama? Hierve mi sangre, el coraz6n me inflama Un insano furor. Me asalta sin piedad un sueno horrible: El hijo de la noche pavoroso En sus alas llev6me sin repose, PIlido de terror. En magnifica sala me introdujo: Espl6ndidas antorchas la alumbraban, Y unas bodas alegres celebraban De la mnsica al s6n. La mirada tend sobre el banquete, A la pareja, quo de amor ardia; Y vi en la novia a la adorada mia; Mi vida, mi pasi6n. Elk si, mi adorada, y el esposo Un s6r desconocido; tras su asiento Sin ruido, sin hablar, sin movimiento Pdte ocultarme y6.

PAGE 110

0 0 106 POETAS EUROPEOS. La flauta y el violin me entristecian; Y vi abrumado por atroz martirio, Que e1 a su lado, con fdbril delirio, La mano le estrecho Bebi6 el esposo, y en el mismo vaso Elja bebi6 despues...... y yo callaba! Mi propia sangre fu6 la que apuraba En el rojo licor! Brind6ie luego una manzana al novio, Y cuando en ella su cuchillo hendia Era mi coraz6n lo que partia, Ann lleno de su amor! El talle le estrecho con vivo anhelo, Y bes6 su mejilla sonrosada; Al par a mi tambien con boca helada La muerte me bes6. Cual si fuese de plomo senti entonces Mi lengua inm6vil... prosigui6 la fiesta, Y en el vals, que toc6 sonora orquesta, Con ella se lanz6. En medio de aquel loco torbellino Palabras al oido le decia Tan tiernas, que su rostro se encendia, Pero no se enoj6. Furtivos dejan la brillante sala; Y al quererlos seguir con planta incierta, Petrificado me qued6 en la puerta; Y partieron los dos! S

PAGE 111

0 0 LA COPA DE ORO. (GOETHE.) Fu6 un rey de Persia fiel a su adorada, Y esta al morir en pago le dej6 Hermosa copa de oro, que su amante Hasta el fin de su vida conserve. En ella siempre el rey su sed templaba Mitigando su bfrbaro pesar; Y al recordar su amor y su pasado, Sus ojos no cesaban de llorar. En su trance postrero el moribundo Sus ciudades magnificas cont6; Y dejandolas todas a sus deudos Solo la copa de oro se guard. Y con ella, en su mesa, entre los suyos Por ]a postrera vez quiso beber, Y luego la arroj6 por la ventana A la mar, y la vi6 desparecer. La 5igui6 con la vista por las olas Pensando no volverla a ver jamns; Y polido, sin voz, sin movimiento Qued6 el rey...jno bebi6 una gota mas! S

PAGE 112

0 S 0 0 S S S S S

PAGE 113

0 0 A MARIA MAGDALENA. (DE SULLY PRUDHOMME.) Ruegas, empapada en llanto, Y en divino ardor te enciendes; Y aun convertirme pretendes A mi, que to adoro tanto. Asi, postrada de hinojos, En vez de darme la calma, Me llenas de fuego el alma Con tus angelicos ojos. Aun mas asi, pecadora Suplicante, me enagenas, Con tus manos de azucenas Medio abiertas en la aurora. La masica de tu acento Me hire con tal ternura, Que mientras mas casta y pura, Mils extasiado me siento. 0 0

PAGE 114

0 S POETAS EUROPEOS. 110 Amo asi mejor tu cara, Tu morbidez, tus hechizos, Y las ondas de tus rizos; Obras del Dios que te ampara. Y llega a tal mi delirio, Que yo por ti sufriria Del mal ladr6n la agonia, Y de Jesus el martirio. Me fueras indiferente Con la cara y fornas feas; Mas mientras hermosa seas Te amo mas, y mas ardiente. S

PAGE 115

S 0 LA ILUSION. 0 (DE SULLY PRUDHOMME.) ClYic~fa La ilusi6n dura un momento, hs falso su hermoso aliflo: Es la burbuja que un nino Infla, y arroja en el viento. Nace un globito que aspira A llegar hasta la nube; Ya lucha tenaz, ya sube, Ya corre, ya lento gira. Cual la ilusi6n en su vuelo Sib. cesar baja 6 se eleva: Un soplo al cielo la lleva, Y otro la lanza del cielo. Luego en la region vacia Se ostenta con tal donaire, Que pesa m6nos que el aire En quien se apoya y conffa. LS6pe5. 0 Ses-)or A I

PAGE 116

S PoETAS EUROPEOS. 112 M6ltiples iris produce, Y con el sol centellante Como un enorme brillante En medio del aire luce. Cristal que en breve circuito, En temblorosos paisajes, Refleja montes, boscajes, La tierra, el mar..o....l infinito. Siempre por subir batalla; Pero si se acerca aleve Una mosea, un soplo leve, Antes que lleguen, estalla. Desciende a tierra, y disperso Se convierte en lodo inmundo, El globillo vagabundo Donde brill6 el Universo. La ilusion dura un momento, Es falso su hermoso alino: Es la burbuja que un nifio Infla, y arroja en el viento. S

PAGE 117

S 0 IDILIO. (D9 SULLY PRUDHOMME.) Una virgen inocente Con delicia se inclinaba, Y el rojo labio mojaba De un arroyo en la corriente. Luis que v6 tan dulce boca, Siente el alma toda opresa, Coje una rosa, la besa, Y en el agua la coloca. Venciendo escollos la Va por el agua ligera, Y de la ninfa hechicera Bajo los labios se posa. rosa 0 0 No me trates mal por eso, Le dice Luis A la bella, Porque yo no soy... que es ella... Es la flor quien te da el beso. S S 9 0

PAGE 118

0 0 S 0 0 0

PAGE 119

0 0 EL AMOR ASESINADO. (DE SULLY PRUDHOMME) n el album de la Srta. P4 Qria ,ui6a Tbern, Cual pobre vergonzante que en la cuna Hiere al hijo al nacer, desesperado Por no tender un pan, y en sitio oculto Tibio 1o entierra, y mal asesinado; Asi al nacer mi amor lo hen de rnuerte, Bes5 su boca, le cerre los ojos, Lo coloqu6 en la fosa, Y lo cubri con una enorme losa. Luego parti juzgaindolo bien muerto, De mi calma y espiritu asombrado. Mas cielos! que vision! Resplandeciente Lo vuelvo a ver de pie sobre la tumba Entre lirios de Abril alzar la frente, Y con la voz de un Dios gritarme ufano; uTu s6lo me aturdiste, corro ti verla, Darme la nuerte no podrs tu mano.n "S S

PAGE 120

0 0 0 0 S 0 S 0 0

PAGE 121

0 0 EN INVIERNO (rDE LAMARTINE.) Frescas rosas colmadas de rocio Quo revestis explendidos colores, Es tarde ya... so acerca el viento frio... Las corolas cerrad, miseras fires! Mas floreced. Asi el destino alevo Une la dicha y el dolor eterno: Junto i las rosas brilla mns la nieve, Y parece mas lngubre el invierno. 1888. 0

PAGE 122

0 0I 0 0 S 0 0 0

PAGE 123

a 0 ~/c~ ~-r LA VIOLETA. 0 S (DE MONTAUSIER.) Yo vivo entre la yerba sin ambicibn ni envidia; Modestas son mis hojas, modesto mi color; Pero ay! si en tus cabellos me lego 't ver i1h Sere la mIts herm>sa, la mis soberbia floor. Lola! 0 0 0 0 0

PAGE 124

0 SI 0 0 S 0 0

PAGE 125

0 LAS MARIPOSAS MARINAS. (DE -JEAN RICEEPIN) ~1c let ~orifan $iEe~s epis. -Mariposas, por el agu8 No abandoneis la pradera; Mariposas, mar afuera No debeis nunca volar. Poco basta i vuestra dicha; Luzean aqui vuestras galas, Pues teneis pequenas alas, Y es tan inmensa la mar! -En busca de nuevos goces Es quo vamos 'i las olas; De los lirios y amapolas Ya no nos gusta la miel. Siempre ver el mismo campo Es la mayor desventurn; Hallar6mos mas dulzura Del mar amargo en la hiel. -No encontrareis, mariposas, At una flor en la corriente, 10

PAGE 126

4 POETAS EUROPEOS. 122 Y el agua no es suficiente Para que podais vivir. No nacen alli, no nacen Los claveles ni las rosas; Y en las aguas procelosas, Al fin tendreis que morir. -Razonador enojoso Que nuestra dicha interrumpes, Y en vano en gritos prorrumpes, ,No es el mar un grand vergel? iNo ves? iQue fires tan lindas Sobre las ondas serenas! Ya son blancas azucenas, Ya un oloroso clavel. -iPobres locas! ipobres locas! Esas flores, no son flores, Sino del sol los fulgores Que aparentan flores ser. Es verjel de olas y espumas Quo fanttstico el mar fragua: No hay una flor en el agua, Vais seguro a perecer! -iQu6 importa que todo sea Pesadillas y delirios, Y nos finja el sol los lirios, La rosa y el girasol? iQu6 iinporta, si todo es bello, Morir entre algas marinas Como osadas peregrinas Tras de las flores del so]? S

PAGE 127

0 0 123 POETAS EUROPEOS. -Decis bien-asi los bardos Cual ligeras mariposas, Con. visiones vaporosas Van sofando sin cesar. Asi se arrojan sin rumbo Tras de quimericas galas...... Mas son pequenas sus alas, Y es tan inmensa la mar! 0e 0

PAGE 128

0 0 0 0 0 0 0

PAGE 129

.0 S 0 ELEGIAS. 1 }arpab6 l meidagel. S 0 0 0 B

PAGE 130

0 0 0 0 0 0 0

PAGE 131

0 LA MUERTE DE MICAELA. I. Esa que creci6 en tu seno Tan afable como bella, Que de tu aliento vivia, Con tu amor siempre risueia; La que naci6 de la sangre Que circula por tus venas; Chispa de la luz de tu alma, Rayo de tu inteligencia, Belleza para tus ojos, 6 J)ulzura para tus penas, Espiritu de tu genio, Conciencia de tu conciencia; Esa iay Dios! que en este mundo Respir6 de tu amor llena; Que acarici6 tus cabellos Con sus manos tan pequefas, Como naciente capullo De cabndidas azucenas; Que con solo una sonrisa 01

PAGE 132

* l28 ELEGIAS. Calmaba tu angustia acerba, Y con s6lo una mirada Aluinbraba tu existencia; Esa que era toda buya Esta en su sepulero muerta, Y el contento de tu vida Amigo! ha muerto con ella! A tu porvenir sombrio, A tus profundas tristezas, Para siempre esti enlazada La tumba de Micaela. II. Est, ya su lecho solo; Esta su alcoba desierta; El jardin, el bosque, el valle, Ya no volverfln a verla! Ya los cantares del bardo En sus labios no resuenan, Con aquel aire tan dulce, Con aquella voz tan tierna Que era cual himno de un angel El romance del poeta. Aun est tu labio lleno 0 De sus besos y ternezas; Aun su lecho estt caliente, Y aqui diviso sus huellas; Aun la presi6n de sus inanos Est6 en las tuyas impresa; Aun hebras de sus cabellos Entre los tuyos se enredan. iParece quo estas paredes Preguntando estan por ella! Parece que estz en el aire Nicolas, quo te rodea! 0

PAGE 133

.0 EtEGIAS. 129 Estaba tan encarnada Contigo, quo no estf muerta; Que con ti aliento respira, Que, como una sombra eterna, Ante to paso se extiende, Sobre tu frente so plega, Y L todas horas exclama (on voz de ainor placentera: -",No me olvides, padre mio, (Por el mundo ni sus fiestas; "Coimna siempre de fiores (La tumba de Micaela!n II. Nicolas, ven f su tumba: Removida esti la tierra: Besa el marmol, quo tu labio Como una caricia extrema, Toque sus queridos restos Con amor quo nunca muera. Figurate en tus delirios Que como una sombra llega Silenciosa hasta tu alcoba, Y entre sus brazos to estrecha: Y canta, y gime y suspira, Y to acaricia y to besa. Aun Nicolas, on tu frente Su mirada se refleja, Aun present en tt memorial Toda su hermosura queda! La esperanza quo to anima, La amargura quo to asedia, El recuerdo que to halaga .. En ti todo es Micaela! SYo tambien la conocia. I 4 0

PAGE 134

0 0 130 ELEGIAS. Y lleno de amarga pena Sobre el mfrmol de su losa Coloco una pobre adelfa; Adelfa de mis recuerdos Que solitaria se eleva, Y bana con su perfume La tamba de Micaela. Hn bana, 1864. 0 S 0

PAGE 135

0 0 EN LA MUERTE bE RAFAEL MARIA MENDIVE, LEIDA EN EL TEATRo DE AC Pol ANICI'TO VALDIVIA. Llorar 21 mis hermanos sin consuelo Me ha decretado el cielo: LlorL al cantor d Misoilongi sclava Mi companero on la mundana ruta, Y al bardo mnrtir cue canto 'a Fidelia Mi corazon sus leigrimas tributa. De Plicido en el cruento sacrifieio Con.ligrimas de fuego 4 Ban6 el sangriento y blirbaro suplicio. Turla, Brifias, Tol6n...... imurieron todos! Oh Cuba de mi amor, Cuba querida! Amarga y dura fue su despedida, Y solemnes sus votos! iCon quo pena Dejaron de este sol la ardiente llama, Y el mar quo se derranma En blando lecho de mullida anna! Yo fui testigo oh Cuba! El ay! doliente En mis oidos sin cesar retumba; Tuodos adios llorando to decian; ensando en ti morian, 0

PAGE 136

0 0 132 ELEGiAS. Y amandote bajaban a la tumba. Hoy de nuevo la muerte se presenta, Y L Mendive asestando el hierro agudo Lo hiere sin piedad! Al golpe rudo Resiste y cede al fin. Asi el guerrero Que en vano A la mortifera metralla Opone fuerte la acerada cota, Impavido sucumbe en la batalla. El fu6 el ultimo bardo esclarecido De una plyade insigne de poetas En el estadio herido! 0 Con su nimen purisimo y vehemente, En los condos abismos de la fosa Una generaci6n hunde la frente. Sesenta Abriles contenp16 diehoso Al valle florecer, gemir al lago, Sin sentir el estrago Del tiempo que se aleja presuroso. Asi el cedro del Libano se ostenta Cien anIos resistiendo la tormenta. Celido de verdor. Hijos de Cuba, Su canto fu( su espada de combate, Al dcspotarebelde, y al insulto; La patria fue su culto; Y su musa de fuego y vigor llena, 0 Siempre alentaba en la escabrosa 'via A los pueblos que sufren todavia El torpe yugo y la servil cadena. El cant6 de la virgen sin mancilla El tierno amor que centre suspiros arde; Y el brillo misterioso Del timido lucero de la tarde; Cant6 la dolorida pasionaria 7ue en el muro se enreda, temblorosa Como un alma que gime solitaria; Del 5guila caudal entree las nubes, S

PAGE 137

0 "I4E:iA.1 1J3 Sigui6 el osado vuelo y ron1o grito Por la vaga region del infinite: En la salvaje y escarpada roca Pinto el raudo torrente, Corcel que rolpe el freno y se desboc;: Do Cavur canto luego cl heroisino, Cuando en solennie y publica asamfblI Ardiendo en entusiasino v patriotis)o *hevant6 la bandera redentorn Do la unidad de Italia... Cant6 Ju
PAGE 138

0 0 1.14 EAi HG1AS. X corrC v llega y coil nosotros canta. aHormanos, dice, comfpatriotas mios, Unlidos cambatid contra la suerte nQuo erizada de males nos asola: nY todos animados de una idea, N~ una esperanza solo, Anonpleto e triunfo de la patria sea. Xuba os encuentre en la coupacta fili. nSin ambicion ni perfidos rencores, 0 nY si invencibles fuimnos chi la lucha. nSeremos en a paz los vencedores. Dice, y vuelve Zi dormir en el sepulcro: Mas Cuba como civica natrouna, Aparece enlutada, y sollozaindo Le da el 6ltimo adios. ;Gloria f1 Mendive! iGloria al quo honr6 la Musa castellana Y con divino amor quenaba aromas Eu sus brillantes aras! ;Al que fuerte A los dioses de impuras lupercales Dorrib6 de los altos pedestales! ;Al que en himno inmortal de estro fecundo Cantu la libertad, canto la patria, Y el cielo azul v el sol del Nuevo Mundo!. Cual mortifero rayo Quo pasa por la cumbre del Turquino Sin tocarla siquiera, y la montana Inm6vil permanece, Y ni al fragor del trueno se estremece: As los siglos al pasar intacto Dejen el nombre de Mendive... Eterno Vibre en Cuba su cantico sonoro, Y corone su losa C(n destello inmortal un lauro de Oro. S

PAGE 139

e 0 LAS ARPAS AMIGAS. E u111a Roche del ilivierno oscur A la palida luz de una bujia, Por la patria, la gloria y la hermosura Entonbanos cantos a porfia; Mas un acento lleno de amargura: Dijo, pensemos en la tumba fria, Y suspended el. canto lisonjero... ,Qui6n de nosotros morirh primero? Roldan entonces, trovador cubano Que amores en su lira suspiraba, Que con severo estilo cant6 ufano Quanta emocion profunda lo agitaba: Que al ver las flores del vergel galano Dulcisimas canciones preludiaba, Al oir el acento doloroso Se alz6 inspirado y dijo tembloroso: ,Por qu6 quieres traer a mli nemoria Himnos de duelo v funerales cirios? Por que indagar el fin de nuestra historic En medio del placer y los delirios? Dejad, pues, breve pasara mi gloria, Que corte en paz mis rosas v mis lirios.., Mas no ofs un gemido lastimero 0

PAGE 140

S 0 140 F:LEGIAS. Es que llog6 mi fin? Sere el priiero?) Cancio que tierno, puro, enamorado Pint6 en las tardes del ardiiente estio, Ya la palma que nae en el collado. Ya el verde junco del paterno rio. Ya el valle de azueenas matizado, Ya la tr6nula gota de rocio, Ya de una virgen la hermnosura casta. A Iz6 la voz y asi cant( entusiasta: "Si 6mbriagada de amor v de ventura E'l alna alegre con fervor se insptra, Oh! nunca pretendais que la amargura Flaga vibrar las cuerdas de mi lira: Si entre suefios de luz v do ternura El ardoroso corazbn suspira, Djadme sonreir, saber no quiero Quien de nosotros morirt prinero?" Despus el culto trovadior Zenea Siente bullir la inspiraciol ardionte, Y el pensamiento que expresar d esa Alumbra melancblico su frento: Fulgida su mirada centellea. La copa apura del licor hirvieite, Y oid, amigos, dice, se levanta, Todos guardan silencio, y asi canta: "Ya con dulce piedad, ya con despecho Diversas muertes nos darn el destiio: 'Qtuien morira bajo el paterno techo Entre ilusiones de un amor divino, Qien sin ventura sin hogar ni lecho En las asperas piedras del camino... Quien por su patria...si por ella muero, Ser6 dichoso...inuera yo primero!" 'o que escuch6 con fervoroso anholo De las crpas amigas el gemido, Con intensa emoci6n, con hondo duelo. 0

PAGE 141

S S 4 4 Tambie sent mi pecbo extremecido: E vano quise levantar el velo De l uestro oscuro porvenir temido, Y cediendo al pesar quo me oprimia, As] vibr6 quqjosa el arpa nia: "Qu6 mucra yo el prinero! No quisi(r1 Voros morir!......oh dulces trovadores! Mas jmUemos que (l 6ltimo quo mnucra k0earaCO eon sus iigrimasy flores La tuinba de los otros...planidera El arpa vibrarh de los dolor ..... Q4uc triste me sern ser el postrero! Vois una tumba? 6Quien sert el princro" Asi aeab6 el festin, y la tristeza Sc apoder6 del oprimido pecho; Son6 el reloj las ties, y la cabeza Doblanos fatigados en el lecho; XIas el suemo volvi6 su fortaleza Al corazon el inrinas deshecho, Y i. renacer torn nuestra alegria Con los albores del naciente dia. Poco tienipo despu6s vibro doliento De Inugubre campana ]a armonila Y retumbo en los aires tristemente... Roldan era el primer quo morla! Consumiolo la fiebre lentamente En la floor de sus anos todavfa; Aun en mi pecho adolorido siento La convulsion de su litimo tormento. Mas tarde otro taflido genebundo Vibro anunciando muerte...otro poeta Daba su adios al borrascoso mundo Enclavada en ci pecho la saeta!... Ptlido, sollozando, moribund, Alz por verme su mirada inquieta; -Era Cancio! Yo vi su freite mnstia 0

PAGE 142

S 138 ELEGIAS. Y an oigo su clamor, siento su angustia. Otro sepulero abierto! Es ay, Zenea! Trovador de Fidelia apasionado: Sti dura suerte sin cesar braves En la flor de su edad sacrificado; De espiritu tenaz y de alta idea Fu6 por inmen celeste consagrado. Y iievose riquisimo tesoro ie amlorlo divino yesperanzas de oro. Murieroi av! tan dulces trovadores: Solo me quedo en la escabrosa vieP Mas sus losas jure cubrir coniflores Si era ay Dios! el postrero quo vivia: Por (so vo en mi lira de dolores Hov entono una lugtlbre elegia: En sus sepuleros loro enternecido Y oi oco vuelve al sun de mi gemido. \Teis como van los cisnes en el lago Al rasgar claro sol las densas brumas? ,,Veis como el afire con amante halago Riza sus cuellos de nevadas plumas? Por la corriento azul en giro vago, ;No veis cual van rompiendo las espumas Y con ligeras alas nacarinas Hien don airosas aguas cristalinas? I ba yo con mis fieles companeros cual de esos cisnes la feliz bandada: 0 -Ardientes, generosos, altaneros, El pecho en flor, la vida perfumada: iJas cesaron los c6firos ligeros, Y turb6se la linfa sosegada; Y ruji6 el huractin, y lioro A solas... 0146 triste quedo va sobro las olas!... Por ellos oin ]a noche silenciosa (uaindo la luna moribunda brillo, Triste vibr mi citara quejosa, 0

PAGE 143

S7 ELEuIAs. 139 Hn~meda por el llanto mi mlejilla!... Mas mucrtos ellos, ay! 6QuiHn en mi losat Ha de inclinar la tr6mula rodilla? Mtas muertos ellos... Cuando Yo sucumba, Nadie ponder una flor sobre mli ttumi. 0a 9S 0

PAGE 144

0 S S 0 S 0 0 0

PAGE 145

0 JQAQUIN LORENZO LUACES. ULETIMO ADIOS. Dios nos uni( con vinculo dlivino; Mas en senda tan triste y escabrosa, T partes a la tumba silencisosa, Yo me quedo en el Aspero camino. Tn1 animaste mi espiritu agitado Con tu cantar patri6tico y valiente; Mas ya reclinas phlido la frente En tu lecho de piedra sepultado. Ya no resuena tu inefable lira, Ni reviste tu Musa fuerte malla; Ya no truena con Bruto en la batalla, Ni con Safo, ni Tibulo suspira. Los dos cantamos al paterno rio Con las almas y manos enlazadas, 6Qu6 cantar a mis valles y cajadas Si yace muerto el compaiero mio? ,0ye el ultimo grito gemebundo; Levanta de ese lecho la cabeza..... 0

PAGE 146

0 0 142 ELEUJAs. Mi amigo de esperanzas y tristeza, ;tue solo jay Dios! me dejas en el mundo! Es el ultimo adios, amado amigo, Sublime bardo quo admire sincero; Mas in siempre serts mi companero, Tu sombra hasta mi muerte irh conmigo. El dia 7 fu5 el 21'.' aniversario de la muerte de este edlebre 4oeta cubano. !21 aiios! iY tal me parece que lo miro delante! Cabellos y bigotes rubios tirando a rojos, mirada expresiva, sonrisa afable, movinientos vivos. frase breve y meditada, y en su vestido tan pulero como en la palaa. Cuando paso por la casa done mnuri, ealzada de San Lazaro fnnmero 250, una ligrima asoma A mis pupilas. Su habitaci6n daba a] oar, y en el invierno se estrellaban en sus muros los grandes oleajes y las riffgas del viento. ;Cunntas horas hemos pasado alli j untos, ya leyendo, ya comentando A los grades poetas, ya consultindonos nues ros propios versos! El mie in ici en la manera con quo procedia on sus composiciones, ta nto liricas com drnnmuiens, y pien )tedo decir que fud ietudico y pensador hasta eil sus misma= das, quo son admirables en la construtura. ;Cu nntos proyeetos literarios concebimos jtin os en su hogar, do donde tantas veces vimos las barcas con sus lonas desplegadas y hundirse el so] en un Iecho de inmensas olas! icAntas veces nos sorprendi6 la noche recitando las elejias de Ri ja, el Canto Epizo tie On edo, 5 A la Zona Tdrrida de Andrds Bello! iTriste tarde la del 7 do Noviembre de 1807, eln cque nos dijo adios para siempre! Alli nos reunimos en torno de sit tumba los que cultivnbamos entoncesla poesia! Socorro de Leon, Briflas, Andres Diaz, Narciso Foxa...... y en tristes versos le diios el nltino adios. Yo por la bondad do un amigo quo los ha conservado, puedo publicar hoy los quo recite esa memorable tarde. Es la nmjor flor de mi espiritu que puedo colocar en la tumba dl quo fu6 mi amigo, mi compaiier, ni hermano: del que ainm tanto en ]a vida y no he dejado de :mar despues de si1 muerte. 0

PAGE 147

0 A LA NAVE QUE CONDUCE LOS RESTOS MORTALES DE fspc4r Ped&courf y Cisreros. Yael 6ancla se desprende, Ya se agita la lona, y asomando Su gracioso semblante, y negros ojos, Y cabelleras blondas, Saludan l Ia nave que el mar hiende Las ninfas soberanas de las ondas. Al ver que el ancla rApida se eleva. Cantan al rededor, en dulce coro, Y cubren todas con cendales de oro La rauda nave que sus restos lleva. Oh! ninfas misteriosas! Arrastrad la nave presurosas, Y ms. veloz que el raudo pensamiento, Djando atrs al viento, Al puerto llegari con los despojos Del patriota infeliz. iCon que tern ra Recibirhn su pVlida ceniza La seiba que adore, y el fresco monte Done alegre teji6 bella guirnalda,. Y la palmera que por darle sombra Isplego su penacho de esmeralda! S

PAGE 148

0 0 144 ILEGITAS. Ya me parece ver que todo el pueblo Bajo el cielo natal, triste se agrupa En torno del sarc6fago enlutado; Y cilen 1, su sien, no la corona Con lazos de oro y pirpura sujeta, Sino la pobre y timida violeta Nacida a] fuego de la ardiente zona. Atravesando las compactas filas El sarcofago vi: nobles corceles De frente enhiesta y ademan bizarro Con negra red y funerario adorno,, Uncidos van al victorioso carro. Estos derraman olorosas flores, Esos lamentan su fatal destino; Y otros encienden c6ntuples antorchas Iluminandlo e Iagubre camino. Oh! lauro justo de inmortal hazana! Oh! tiernfsimo adios! iAdios sublime! Que el sacro bronce que en el templo gime Con lngubres tanidos acompala. Cuando sus restos en la tierra toquen Quizis estremecido y palpitante Asome en el sarcofago la frente Y exclame:-pueblo mio! Dame un aigulo estrecho en tus hogares, Y una palma florida Que con verde dose] los restos cubra De aquel que tanto to ndoro en la vida. Y i ti lo deberi, bendita nave, Corre, corre veloz... Dios to proteje: Los Angeles al roce de sus alas Van dejando 6. tu prom el surco abierto; Aun corre miis ligera, v al instance Feit' arriba a] codiciado puerto. 1866. 0 0

PAGE 149

0 r TU SOMBRA. A LOLA. En otro tiempo, idolatrada virgen, Para adornarte en las alegres fiestas, To regalaba perfimadas rosas, Y al s6n de las arm6nicas orquesths Mil veces ay! nos sorprendi6 la lumbre Del matutino sol... ioh ninfa bella! Quien como ti de la cubana danza El poder comprendi6....? Tu love talle Flexible entre mis brazos se mecia.... Yo apuraba entusiasta El halito ardoroso, el dulce aroma Que de todo tu ser se desprendia, Palpitante de amor y de ventura; Y me abrasaba ciego En la vivida luz de tu hermosura, Cual hoja seca que devora el fuego. Todo pas6... Nuestra contraria suerte Nos ha llevado por distinta senda; Nubl6 la luz de tu carifio puro Y entre los dos ha levantado airada Impenetrable muro; Mas siempre vives en el pecho mio 11 0*

PAGE 150

0 S 146 ELEGIAC. Con todos tus pasados esplendores.... Puede un amante enamorado v tierno Jurarte su pasi6n, oir tus votos... Pero nunca arrancarme las memorias De tu pasado amor... Ni las delicias Que enardecen mi pecho Cuando medito en nuestro amor celeste Y en las hermosas esperanzas mfas, Y en aquellas quo suenan en mi oido Dulces promesas de pasados dmas! 0 Yo callar... mnAs vivir", mli amada. Con esas ilusiones seductoras...... Vivire de recuerdos y sollozos; Acudiran, con alas de oro v nieve Fantasticas visiones a mi acento. Y a escuchar volver& tu juramento A la mnrgen del rio Donde feliz to corona do flores. Aun seguire de 16jos, blainica estrella, De tu alta lunibre los variados giros, Y lleno de tan dulces devaneos Ser un amor de angustias y deseos, De lAgrimas, de sombras y suspiros. Cual la Vestal sagrada En el misterio de las altas horas En las oscuras noches, Solitaria en la b6veda del templo, Al resplandor de la brillante hoguera Que aviva sin cesar, recuerda triste Los puros goces del hogar paterno, Y algun amigo de su dulce infancia Que Ia amaba tal vez, asi, mi amiga, Enla tetrica noche en que me dejas, Solo en el temple de mi amor, avivo La hoguera del pasado,

PAGE 151

0 S MrEGIAS. 147 Y a su divino resplandor to veo Como un tiempo solia Verte al pit. de las rejas... Y en medio del silencio, eon carino Me hgblas do f6, de higrimas y qcJuas. Aun voy risueo al declinar la tarde Al pie (le tu ventana; *Aun to recito la inspirada troya En que tus gracias virginalcs canto; Aun a I* sombra de frondosos pinos Leyendo melancolicos poetas Suspiramos los dos... Sobre tu seno Aun colocas las flores que te envio: Aqui miro el verjel, alli estt el rio, Donde contigo suspiraba a solas... Aun escucho el murmullo do las olas, Y con un ramo de silvestres lirios Corono tu hermosura... como ayer me seduce mis delirios,. Y oigo tu voz que ttemula me nombra... ;No puedo amarte ya, y amo tu sombra! 1850. I" "S 0

PAGE 152

0 0 0 0 0 0 S 0

PAGE 153

0 U1 -4$ a 0 LA, TUMBA DEL POETA. Nacio en la risuena Gades, Tierra de luz y aires puros, Y vi6 estrellarse en sus muros Fragorosas tempestades. Vino a Cuba en su tormento A luchar con su fortuna: Si Espana meci6 su cuna, Cuba le infundi6 el aliento. Asi su musa galana Mitiga el dolor y el llanto, De Milan6s en el canto, Y on las odas do Quintana. -Con Quintana se sublima Y excelso lauro desea: Su musa entonces flamea Como el sol en alta cima. S 0

PAGE 154

S 150 ELiUIAS. De Milan6s en las quejas Ama del San Juan undoso La corriente, y el gracioso Revolar de las abejas. F'undieronse asi a porfia En un foco soberano, La luz de mi sol cubano. Y el sol de su Andalucia. En ambos pueblos retumba Su lira, en sones gloriosos, Que le dieron carinosos, Uno ser, el otro tumba. Venid todos sin rencores Los que amais la poesia, Y cubrid su losa fria. De lagrimas y de flores. Pudo en lid abierta y franca Opuesto ser a.mi idea; Pero en el sepulcro onden Solo la bandera blanca. ;Orad conmigo en la calma De la nocho silenciosa En que todo ser reposa, Mas despierta vela el alma! jLloremos del bravo atleta La suerte dura y contraria, Y alcemos una plegaria En la tuniba del poeta! Etncro. 18$*# 0 01

PAGE 155

S FENICIA. sic vita e4m. Fu' Fenicia en otros tiempos La senora de la tierrn: Pobl6 los inmensos mares Con sus numerosas velas. El inundo rindio tributo A sus glorias y proezas; Fueron a su carro uncidas Malta, Chipre, Rodas, Creta; Y hasta en los mares helados Clavo altiva sus banderas. Busc6 del Baltico el Ambar, En Oriente mirra y perlas, Y del Cucaso en las minas Explot6 fecundas vetas. Cargadas sus naves fueron Por cuanto la mar rodea, Con el mnrice de Tiro, Con el cristal de Sarepta. Sus-metales le di6 Escocia, Le di6 Arabia sus esencias, Rico marfil la Etiopia, Nobles corceles la Armenia, 0]

PAGE 156

0 S ELEGIAS. 152 Y la Espana el oro fino Del vell6n de sus ovejas. Ya solo queda una sombre De la naci6n altanera: Tiro, Sidon, Tolemaifla Desparecieron enteras: Lngubre calma sucede A.1 estruendo do sus fiestas. Ya del harem son esclavas, Las fenicianas princesas, Y los hijos de los reyes 0 La planta del turco besan. Ya solo se oye un lamento Por sus valles y riberas Quo dice: ;cay6 Fenicia Con sus doradas almenas, Y sus tempos, y sus Dioses, Y su corona de reina! "a S" 0" e0 e0 0

PAGE 157

0 S LA VrDA ES SUENO. Soiaba yo ayer noche que vivia A la sombra feliz de mis pahneras, Y con la madre mia Vagaba del Bayamo en las riberas. Mira'bamos el rio Y el nenfar que nace en sus corrientes, Y relucir las gotas de rocio En las frigiles conchas transparentes. Y al volver al hogar entramos juntos En la Vecina iglesia, Al toque de oracion...... El sa erdoto Una plftica al pueblo dirigia, Que silencioso ofa...... Mas jay! despierto al son de la campana Que en la alta torre lngubre retumba, Y mi suemo se va...... me encuentro solo Y cerca ya...... bien cerca de mi tumba! 1887. 07

PAGE 158

.0 S 0 0 01 0 0 0 0

PAGE 159

0 *A CASIMIRO DEIJMONTE (EN SU MUERTE.) Cubana Musa, con salterio de or Entona nelanculica elegia, Por el noble cantor que te ofrecia De su ume n rnquisimo el tesoro. Dale tu adiis en abundante Iloro Al que tu frente de laurel cenia, Y to orn6 con su ardiente fantasia D luz celeste y virginal'decoro. Cantor de puro estilo y alto vuedo To di' en su pecho generoso abrigo, Siuti6 ta agravio y liunent6 tu peua: A tu vez acompinialo en su duelo, S Que siempre en tu pesar gimi6 contigo. Y comparti6 contigo ti cadena. 9

PAGE 160

0 41 0 0 9 M 0 0] 01

PAGE 161

0 0 9 .AMOR TRISTE. A LOLA. jQuieres que en tanta agonia Siempre en lagrimas desecho Encierre, Lola, en mi pecho Esta horrible pasi6n mia? iQuieres que al sentir tu maio Sobre mi mano posada, Solo exprese mi mirada El casino de un hermano? Es impossible. En mis penas Jamas logro enternecerte, Pero siento, Lola, al verte Ardor la sangre en mis venas. No puedo el pupal impio Ocultar de mis dolores...... Si asi aumento tus rencores Aborreceme, bien mio! Me gritan que no sucumba Que muestre en la faz el gozo, 0 Que sin verter un sollozo Debt bajar t la tumba! S

PAGE 162

0 0 158 ELEGIAS. Que cuando bogue en la orilla De tu amor, el arpa vibre, Y arroje, cantando libre, Mar I fuera mi barquilla. Que si ]lore, Ilore A solas, Y huya de ti amor veloce... Que bien, que bien se conoce Quo no estn entre Las olas..... Callar me manda mi suerte Mas su voZ no reverencio, Porque se quo mi silencio Es Mi sentencia de iuerte. 1 862. 0

PAGE 163

0 A.RAFAEL MARIA MENDIVE. (Ex st 'ruMBA.) Si con arpa dulcisima y quejosa De un xtasis de amor al tierno halago Cant6 i la margen del dormido lago, La blanca espuma y la corriente undosa; Si de infelice virgen pudorosa Llor6 la angustia y el destiny aciago, Si el mal acerbo y horroroso estrago Lament6( de la patria dolorosa; Si enalteci6 con numen sin mancilla. Y firme corazon y aliento libre, Cuanto al mundo sublima Y hermosca, Y en ias almas sensibles late y brilla: Su voz bajo este cielo siempre vibre, Y eternio do su musa el Canto sied. S

PAGE 164

a 0 0 S 0 0 0* 0 a S

PAGE 165

S TE VAS? A LOLA. Te vas? ;Adi6s! De ti ausente Siento el alma triste y solid: El ultimo beso ioh Lola! Estampo sobre tu frente! ;Tantas veces en tus bollos Ojos me vi enternecido! iTantas veces he prendido Una flor en tus cabellos! Y itantas noches serenas A las orillas del rio Te he coronado, bien info. De lirios y de azucenas! ;,Por que te vas, y me dices Adi6s, entre tantas quejas? Por que te vas y me dejas Cuando somos tan felices? C6rmo separar podrias Nuestros puros embelesos?... Tus besos iay de mis besos? 'Pus lagrimas de las mnfas? 0

PAGE 166

0 162 ELEGIAS. ,C6mo por tus nuevas glorias Me veras indiferente? 6C6mo borrar de tu mente Podras tan dulces memorias? Si tu aliento est4 empapado En mi pasi6n infinita, AComo en tu ser no palpita El amor que me has jurado? Si en tal comuni6n contgo Vivi en mi dolor profundo, ,Como podrls en el mundo Irte tn, sin ir conmigo? 0 0

PAGE 167

0 0 .EN LA MUERTE DE ~i rpiel Er12Aqu& @ThPcia. Naci6 hermoso y sonrefa Lleno de gracia y donaire; Mas como herido venia Se muri6 al siguiente dia Al primer soplo del aire. Entre palidos fulgores, Estaba tan lindo muerto Que no anunciaba dolores..... iTodo el tmulo cubierto De seda, gasasy flores! De. alto bland6n al destello, Helado corno la nieve, iEstaba tan blanco y bello! Fino y delicado el cuello, La boca graciosa y breve. ILo estrechaba sin cesar Su madre con sus abrazos, Y al fin de tanto llorar, Su padre y yo, en nuestros brazos, to llevamos 6 enterrar. 0

PAGE 168

0 S 164 ELEGIAS. Iba con fulgor escaso El so] vertiendo en Ocaso. Celajes, sombras, misterio, Cuandocon tremulo paso Llegamos al cementerio. Alli el atand abrimos, Y otra vez su rostro vimos. Con el corazon opreso; Y adi6s...... adi6s le dijinmus. Dancdole el iltimo beso. Aun caliente el postrimero Beso de nuestro dolor, Lo enterr6 el sepulturero, Como siembra el jardinero En tun blearo una floor. Verti6 una lagrima el padre Al mirarle asi enterrar; Despues, volviendo al hogar. Aun hallamos a la madre Sin poderse Consolar. 0 0" 0 0 0

PAGE 169

0 0 MI HOGAR. .1 'R'rro ) espeeles. Es Bay ano ni patria: en su floresta McciCse entree floridos cocoteros, Como until nido mi cuna, en los linderos De una escondida y penascosa cuesta. En mi iez all la grata sombra Pude gozar del indico banano, Donde cubri6 con su abundoso grano Pr6diga espiga la mullida alfombra. Alli la fruta del jigante jobo Perfum6 con su aroma la enranlada. Y ostent6 la bellisima granada Su Endo broche en modelado globo. Alli sobre la parra so extendia La red do cambustera trepadora, Y bajj sus racimos, que el sol dora. El naranjo frondoso se rendiU. 0

PAGE 170

0 0 166 ELEGus. Alli corni tras el sinsonte pardo, Y las lindas guanaras y tojosas, Y atraves6 las leves mariposas, Pequeiio C6sar, con agudo datdo. AlIM mi madre en la ardorosa siesta, Sobre su seno recline mi frente, Y me brindaba afable y diligente Do dulces mangos la colmada costa. 0 Eran sus brazos de marfil redondos Mi blando lecho, mi mullida ouna, Do rogando al Senor por mi fortuna Riz6. ni madre mis cabellos blondos. Como Adan bajo asiaticas palmeras Dichoso fu6 del Tigris en la orilla, Asi goce de mi niiez sencilla Del Bayamo en las fIrtiles riberas. Alli pas6 mi infancia dulcemente, Sin pensar, en mis selvas venturosas, Que siempre en un Eden entro las rosas Se esconde alguna p6rfida serpiente. Sofie una noche ver fnnebres teas, Y un hombre sobre el feretro tendido; Luego doliente reson6 en mi oido El grito que oy6 Adan: maldito seas! De mi padre la tumba solitaria Selevant6 mis ojos...... abatido Gimi6 mi pecho de dolor transido, Y eleven sentidisima plegaria. 07

PAGE 171

0 "0 ELEGIAS. 167 Volvi los brazosa la madre mia Buscando apoyo al ver mi padre muerto, Como el pobre Ismael en'el desierto A su madre adorada los volvia. Y cual la egipcia quo on el Nilo A solas Salv6 i Mois6s del agua, el arrecife Destrozd con sus manos, y mi esquife Sergno fu6 por las revueltas olas. Amorosas y candidas preseas Rendile a todas horas...... jmas Dios mio! Otro acento satanico y sombrio De nuevo reson6: imaldito seas! Era oh cielos! mi madre quo mora! So fue del mundo sin dolor, serena; Cual se deshoja de perfumes 1lena Fraganto rosa al asomar el dia. "En vano ay Dios! me la robd la Parca; (Clainaba yo) la miro aqui delante, Como vision bellisima del Dante, Como un suemo divino de Petrarca. 0 Ella me sigue en la mundana senda, Como Minerva con su sacra egida: Entre yo con su imagen bendecida, Armado de este mundo en la contienda.n Asi clamaba con doliente acento Sin encontrar alivio en' mi agonia, Y en la ruda batalla sucumbia Falto ya de vigor, falto de aliento, 0

PAGE 172

0 168 ELEGIAS. Cuando una virgen bajo verdes palmas -(Yo calmar me dijo,'tu tristezan((Ven)), respondo, y iro naturaleza El estreuho consorcio de dos alnas. "Aqui, le dije, sazonadas frutas Con mii madre del Arbol despreiidia, Alli no lejos de esa selva umbrfa Al interior bajamios de las grutbs. S Ese alto dfAtil que al confii se piei de Del bosque, 1o sembr6 con su alba mano: Y a pesar de su origen africa o Muestra su pompa y su ramaje verde. Ven t mi hogar ;oh virgen seductora! Me imagino que al verte, amada mia, Sus rayos mis hermosos vierte el dia, Se anima el campo, y el verjel se enflora.n Enbebido de amor en las ideas Asi le dije, y la estreche a mi seno, Cuando la misma voz cual sordo trueno Clam6 tercera vez: uimaldito seas!n Y despus agrcgo: "Sumido en llato, -Deja de tus sembrados flor y espiga, Deja de tu palmar la sonbra amiga, Di adios i todo to que adores tanto.n Oh que terrible voz! Rados inpios, Yq sabr6 de otro sol bajb la llama, Lo que es el negro pan, la angosta cama, Y el agua atuarga de extranjeros rios! 0 e 0

PAGE 173

0 0 ELICGIAs. 1(59 uAdios, dije al partir, hermosas canes De naraujos fragantes y olorosos! Adi6s mis aves y irboles frondosos! Adios! oh so] de mis paternos valles! 6Quien me dijera ayer ell estas lomlas, Quo asi me daban con amantes quejas, Sus postreros balidos las ovejas, ius postreros arrullos las palomas? Y itengo que dejar mi orilla alena Antes hay! que del cefiro al arrullo Rompan entre perfumes su capullo Estos blancos botones de azucena! Ayer el sol mi gloria presidia Al asomar magnifico en Oriente, Y hoy con su opaca luz en Occidente Hundirse miro la fortuna mia. Del fraternal aior rotos los lazos Mis hermanas mi suerte dolorosa Lloran tambien ...y Celestina y Rosi Tristes me dan sus nitimos abrazos. 0 Y en hondo mar sin brnjula ni puerto Mi esposa me acompana placentera Al azar, sin confin y sin ribera. Como corre el simnun por el desierto. A lo lejos explendido atalaya So dibuja en las sombras indeciso A la muerte del so], y alla diviso Por vez postrera mi native playa. r0

PAGE 174

0 0 4 1 70 JIMEGUS. Adi6s, adios, mi tropical floresta Mis cars y graciosos cocoteros, Y mi hogar suspendido on los linderos De la escondida y penascosa cuesta. Adi6s, limpia cascada, frescos sotos!......... Ni un rayo mc ilumina de esperanza!...... Negra sombra so oxtiendo en lontananza.. Recibe oh patria! mis postroros votos. Si do mi madre cariflosa y tiernae Mancillare los casts resplandores, Si olvido la virtud do mis mayors, Cnbrome joll fama! de ignorancia eterna. Pero si nunca en tan dificil via Mancho oi recuerdo do mi pobro asilo, Grava en mi losa,y dormir tranquilo. Patria, \Tirtud, Amor y Poesfa. 0e 0

PAGE 175

0 *tts. MIGUEL T. TOLON. Sin sentir nunca alborozo Vag6 con el alma herida: Fu6 la historia de su vida Una ligrima, un sollozo. Comno fuente quo su cauce Mira seco en primavera, Mas quedan en su ribera Aqui una rosa, alli un sauce; Asi al bajar i la fosa Este bardo peregrino, Ha dejado en su camino Aqui tin sauce, alli una rosa. Tolon despierta: tu acento Del San Juan en las orillas, Alce baladas sencillas Rebosando sentimiento. Vuelve a pintar la alta roca De la cumbre Yumurina, Y la luna que ilumina Los picos de Camarioca. 0

PAGE 176

S Yen, pinta la hermnosa cant Bajo el pajizo sombrero, Y el talle fino y ligero De la sitiera.del Guara. Mas no el sileucio profundo Interrumipas, alma hermosa; Duerme en la tumba, repose, Tolon, nt1 vuelvas al mundo! 0 La tierra dura y maldita 0 Poco espacio fu6 S tu mente: Llevabas sobre tu frente La sed de Ti3talo escrita. Ardio jn ti sutil vencuo Que subi6 S tu frente fria; Y con horrible agonia 1u4 desgarrando tu seno. No vuelvas con los funestos Pesares que aqui sentiste: Tan infortunado y triste No renazeas do tus restos. No tu silencio profundo Interrnmpas, alma hermosa: Duerme en la tumba, reposa, Tolon, no vuelvas al mundo! .18 0 0

PAGE 177

0 SU TUMBA. A crrtue1a & rcifti Gru3. En un lugar oculto Y silencioso En la orilla arenosa de la mar, Yace un humilde y pobre cementeri0 Bajo el follaje do indico palmar. Alli A la sombra del doliente sauce Reposa la que fut mi gloria y luz. Y al pie aparece de su blanca losn Una sencilla v solitaria cruz. Una noche de fiesta Y de alegria Do la misica al son la conoef, Y al fulgor de su angelica hermosura Extremecerse el coraz6n sent. 0 Una rosa llevaba en sus cabelos Y sobre el sen( trasparente tul; En su cuello ostentaba ricas perlas, Y en sus hombros prendido un lazo zul. Al declararle mi pasion vehement Vi su fresca mejilla enrojecer No, me dijo, mir6me, y en mis brazos Wonmblorosa la vi palidecer.

PAGE 178

0 S 174 ELEGIAS. Hace tres lustros, y en el alma siento Su purisima llama y vivo ardor, Y miro aquellos ojos seductores De delicioso y vivido fulgor. Hace tres lustros ay! Ya mis cabellos Blancos y helados como nieve estaln; Cerca estoy de la muerte, y todavia En mi siento la lava del volcan. Aun contemplo la flor entre stis rizos Y sobre el seno trasparente tul; Aun miro su collar de ricas perlas, Y en sus hombros prendido el lazo azul. Pero todo pas6. Rompiose el lazo, Desgran6se el collar...... polvo es la flor...... Y ella en la tumba esta...... solo en mi pecbo Intacto vive n)i profundo amor. ii. Reinaba el mes de Enero. El bosque umbrio Con blancos aguinaldos se argentaba, Y pOr el valle un ondulante rio Con surdido fragor se desbordaba. Junto al arroyo timidas palomas Se enamoraban con amantes quejas, Y en las pendientes de las Hordes lomas Retozaban balando las ovejas. Un fresco valle, un valle delicioso, Inmenso a nuestras plantas se extendia, Y al pie del monte un platanal frondojo Con cariflosa sombra nos cubria. 0

PAGE 179

.. 0 ELEGIAS. 17 Aqui el manso y gracioso cabritillo Corriendo por las Asperas montauas, Alli la luha con sereno brillo Temblando entre las hojas y las canas. Feliz con ella un porvenir dichoso Sonaba mi ardorosa fantasia; Y escuchando su acento carinoso En sjas lfnguidos ojos me embebia. S Cuautas veces ceni su frente pura Con blancos lirios y modestas violas! Cumo vi reflejarse su hermosura En el cristal. de las serenas olas! Mas cambi6sc fatidica la suerte: La pompa de esos bosques virginales, Fu6 convertida en galas de la muerte, Y su rumor en himnos finerales. Il. Sal de la tumba, idolatrada sombra, De la que tanto am6...y oye mi ruego... iNo escuchas ol acento qUe to nombra? iDesconoces mis lTgrimas de fuego? Ya tu losa do mfrmol se quebranta, Y hondo gemido lngubre retumba; Lentamente tu sombra se levanta, Y to miro do pie sobre la tumba. Al rayo do la tarde moribundo Sin testigos, ni amor...por vez prim et, Lejos do las pasiones y del mundo To vuelvo t ver, mii Ieriuosa compfilera.

PAGE 180

.1 0 17) ELEGiAS. Mucho he llorado, miserable y triste. Y es tenaz y angustioso mi tormento; Desde a noche horrenda en que artiste Voy sin f6, sin ventura, sin aliento. Quiero en las tumbas reposar tranquilo: En dulce paz convierte esta agonia... Bajo to losa cedeme nn asilo, ;Cibreme con tu sombre, esposa lflafl...! 0 0 "S 0

PAGE 181

0 0 AL PIE DE UN CRUCIFIJO. Al morir mi madre. Mirame en llanto desecho, Santo Dios, Eterno Padre; Salva a mi querida madre, Acude a su triste lecho. Del C6era el mal impio La envenena y atosiga; Mi mas carinosa amiga Sin ti se muere, Dios mfo! Negra nube la circunda Y el dolor su rostro enciende...... Jesus, tus brazos extiende A mi madre moribunda. TrU que eres ay! tail piadoso, Y la ves de muerte herida, Vuelve a mi madre la vida, T que ores tan poderoso. Si tu calmaras sus penas! Si le infundieras aliento! Esta sangre que en mi siento Viertela on todas sus venas. Mas no me escuchas, oh Padre! Y no to apiadan sus cuitas: YTa entre angustias inifintas, a 0

PAGE 182

0 S 178 EL EGIAS. Se est6. muriendo mi madre. Que calle mi mal impio Mandas! Que sufra y espere! Mas ay! mi madre se muere, No puedo callar, Dios mifo! Una lainmpara expirando, Yo que lamento su suerte, Y to que la esths mirando, Son testigos de su muerte. Ya el trance postrero toca, ;Oh rev de los soberanos! Extendiendo a ti las manos, Y con tu nombre en su boca. Ha muerto ya, Eterno Padre, Siguela, no la abandones! Aunque t mi no me perdones, Sonor, perdona t mi madre! Perdn! Acude a su duelo; No le muestres ceno adusto: Abre It mi madre, Dios Justo, Todas Ias puertas del cielo! '{ I1 Se 0

PAGE 183

0 RAMON VELEZ HERRERA. (LETDO EN EL CEarENTERIO). Cuba en la muerte de su bardo gime En lanto ferventisimo anegada: ;La pobre Cuba, Cuba infortunada, Tierna lo besa, a] coraz6n lo oprime! Con que emoci6n, con que pesar sublime En su seno Io estrecha atribulada! Mas encender no logra su mirada, Ni darle un beso que su s6r anime! En tanto, sacra diosa desde el cielo A los gemidos, rapida desciende, Y el himno triste del dolor entona: S Es la Musa cubana: plega el vuelo, Ve muerto a su cantor, la mano extiende, Y en su feretro deja una corona. 0

PAGE 184

0 0 S 0 S 0] 0

PAGE 185

0 0 -r-LOS MARTIRES. 0 S ;Oil, Cuba! pobre Cuba! madre nia! Con incesantes, bflrbaros tormentos To miras sin piedad martirizada, Y palida to agitas, y sollozas En sangre de tus hijos empapada! Roto el albo cendal, mustia la frente, Herida y en desorden el cabello, Esclava vil atada hi la cadena, Y con la argolla de la infamia al cuello! No basta, no, que inmolen obcecados A tu preciosa juventud florida... No basta, ;ay Dios! En vano la hecatombe Colmada de cadiveres humea... Necesitan gargantas infantiles Que cegar como espigas florecientes... No veis como se arrojan Sobre un grupo infeliz de adolescentes? Los siguen, los alcanzan, los insultan. Los amenazan fieros, Y on calabozo inmundo los sepultan! No mirais su furor?...No los apiada Ni cl dolor de las victimas, quo apenas Ostentan en la aurora do su vida 0 Un ggrazun purfsimo, inocente, Sin mancha el alma virgen, S 0

PAGE 186

0 0 182 ECG1;&s. Y el tinte del candor sobre su frente. La turba ya las c'rceles rodea, Y en bando pavoroso Corren, vuelan, ecsitan,se enfurecen, Pidiendo con sus roncos alaridos La muerte de las victimas!...;Oh dia De Into y de pesar para las madres, En que vieron sus hijos adorados Por sacrilegas manos con rudeza De su seno y hogar arrebatados! Al cadalso! al cadalso! sangre! santt! Es el clamor que horrisono retumba...... Y en tanto iay Dios! y en tanto no tocada Aparece la tumba De Castanon: ni el polvo removido. Ni rasgada una flor. (Pero... quin osa Las hordas atajar?...... Los tristes nifos En miserable earecel aherrojados, Soi, en fin, por la gente farisea. A. una muerte ominosa condenados. Vedlos marchar al ultimo suplicio Cual torpes criminales! El pueblo inm6vil mnira el sacrificio. Un misero africano silencioso Sigue el cortejo fnnebre y solloza Con profundo dolor: era el amigo De uno de aquellos m6rtires...... Palpita Su noble coraz6n A los redobles Del lngubre tambor...... se precipita Con agudo pufal...... aqui atraviesa Al primero que alcanza, alli acomete Al valiente quo intr6pido lo aguarda: Al uno el brazo le traspasa, al otro Le ftiende el coraz6n...... pero lo siguen Los soldados del despota, y Ai un tiempo Mil aceradas puntas 0

PAGE 187

0 0 ELEGIAS. 183 En su pecho se clavan...... El blandea Su pufial arrojandose furioso Con doble fuerza y con mayor empeno; Mas de golpes mortales lo acribillan, Y cede al fin... vacila, desfallece; Sobre un cerCo de agudas bayonetas Desciende desplomado, Y en la crispada mano convulsive At blande su punal ensangrentado. En tanto jay Dios! las vietimas so acerc-n Al lugar delrsuplicio abominable... ,Qui6n puede describir el fin horrible De ese grupo de tnhrtires?...... El ino Llora abatido por su nmadre ausente. Y un rizo de su blonda cabellera Hnmedo por sus ligrimas le envia, Como un ultimo adios...... El otro siente Verse morir en su primer maftana, Cuando lleno de ctndido alborozo Su corazon recoje De su primer anor el printer gozo. Aquel exhala fervido sollozo Por la amiga amorosa de su infancia, Que ve presente como nunca ahora En las orillas del paterno rio, Bajo las palmas del nativo valle: 0 Blanca la frente, deilcado el tale, Y empapada de aromas y rocio. Bermudez canta indiferente y rie; Pensar no puede quo con safla impia Al suplicio l lleven, Y nada teme..... iespera todava! Vana esperanza! iLoco desvario! ,Quien lograra qu el sanguinario tigre Que yt el cordero cndido desgarra, Detenga su furor, y compasivo S

PAGE 188

0 184 LEG IAS. Desprenda do la victima la garra? Alonso centre ellos varonil y fuerte: -Compactcros, esclama, cl iomido vea Que sabemos morir, y vuestra iwwtertc Bald6n eterno del tirano sea! Dice, y al punto con fragor tremendo Resuena la mortifera descarga, Y por hIs rojas alas traspasados. En su sangre purisima banados Se revuelven las victimas...... En corazon humano tal fiereza. Mas ;que lngubre sun los aires hiende! iHondo clamor no ois......! Alh! son Is mnadros Locas por el dolor......! Al ver el crimen De polo a polo el mundo queda absorto: Toda nadre convulsa se estremece Mas soberbia la turba so enloquece: Con escinndalo canta en una orgia Solemnizando tan invicta hazana, Y 6bria de vino y sangre brinda alegre Por la grandeza y el honor do Espana! 1871. S Se 0

PAGE 189

0 0 0 TROPICALES. 4q1 argues de Esfebap. S 0 S

PAGE 190

0 0S 0 0 S 0 0 S 0

PAGE 191

*0 LEJOS DE CUBA. A la Sita., Teresa Mo''roira. Helaclo por el frio El Tnmesis sombrio, Inm6vil aparece Sin ondas, ni rumor. Y en la lejana orilla, La triste luna brilla Sobre elevado muro, Con pilido fulgor. Y yo en el alto puente Mirando al Occidente, Me acuerdo de mi patria Con intimo pesar. Mi vista la percibe Sobre la mar Caribe, 0 Y lloro sin consuelo Mi ya perdido hogar.

PAGE 192

0 0 188 TI1CALE2s. El alma me asesina La ligubre neblina, El enlutado cielo Me lena de pavor; Y cual punal aleve, Sutil soplo do sieve Penetra en mis entranas. Transidas de dolor. 0 Volvedne mis palnoris, Mostradmc on mis riberas. Entre frondosos mangos La casa paternal. El sol de Cuba ardientc Abraseme la frente, Y turneme if la vida Mi cielo tropical. Ein Cuba el inustio Octubro De guirnaldas se cubro, Con ttinica de flores Diciembre viste alli; Y Agosto enamorado Do llamas abrasado, Quema con solo un beso Las rosas de rub]. 0 All i Il rgen ama Con fervorosa llama; Alli de los naranjos Se ve la flor abrir; Alli on a negra boca De la horadada roca, Se escucha fragoroso Sublime al mar rujir. 0

PAGE 193

0 0 TfROPICALES. 189 Dadme la fertil vega Que el Yarayabo riega; Del limpido Bayamo Halagueme el rumor. Dadme aquel sitio fresco Del valle pintoresco, Donde canto el idilio De mi primer amor. Volvedme mis palmeras, Vostradne en mis riberas, Entre frondosos mangos La casa paternal. El sol de Cuba ardiente Abraseme la frente, Y torneme i la vida Mi cielo tropical. 0

PAGE 194

0 0 S 0 01 0

PAGE 195

0 0 0 EN EL BOSQUE. 1. Un sol candente corona el bosque, Rocas y flores abrasa ya.; Y perezosa con paso lento Timida oveja balando va. Dorado fruto del arbol pende, Muestran las nubes pardo color, Chispas despiden aguas y arenas, Cada paloma busca a su amor. Ven, por la sombra de los naranjos Hermosa virgen, nadie te ve; Ven, y no temas: cruza el arroyo La saya en into, desnudo el pi' Ii. Ya fatigado junto a las aguas Plega sus redes el pescador, Plega sus alas la mariposa, Y su corona fragante flor. 0 Alegres bodas, citas ocultas, 0

PAGE 196

0 192 TR&PICALES. Ya todo el campo va h celebrar: Ya no hay sin nidos valles ni sotos, Ni ave que sola quiera cantar. Ven por la sombra de los naranjos Hermosa virgen, nadie te v6: Ven, y no temas: cruza el arroyo La saya en cinto, desnudo el pi(. IM. El sol abrasa, giran las nubes, El aire pesa sobre mi sien; Hierve mi pecho, mis venas late, De amor espiro, mi indiana, ven! Ven, mi adorada: de dos palmeras Mi suave hamaca to colgar6; Del agua al borde, con blando impulso, Tu lecho m6vil columpiart. Venan la sombra de los naranjos Hermosa virgen, nadie to v(; Ven, y no temas: cruza el arroyo, La saya, en cinto, desnudo el piP. IV. Tfen1.dt"s abejas quo en torno zumben Del limpio arroyo murmurador: Veras tojosas entre los juncoQue to enamoren con su clamor. Ven, y tendida sobre la hamaca Aqui en la siesta reposaras; Y al s6n del agua quo to embelese Entre hojas verdes to dormiras. Ven por la sombra de los naranjos Hermosa virgen, nadie to v6: *Ven, y no temas: eruza el arroyo, La saya en into, desnudo el pi6. 0 I SSi.

PAGE 197

0 S TU HERMOSURA. (A MARIA DE JESUS V. Fi.UL.) I. Ni la preciosa virgen triguefa En las florestas del Ecuador, Ni la de nieve, blonda nortena Que nos deslumbra con su color. Ni con su gracia la granadina, Ni con su encanto la del Peru, Ni la chilena, con ser divina, Americana, son como ti. II. Tn nos encantas con tus hechizos Mas que las hijas del escoc6s; Ellas no tienen tus negros rizos, Tu blanda risa, tus braves pi6s. Si ojos azules en ti no rielan, Los tuyos causan honda emoci6n; Y son tan vivos que nos revelan *Como palpita tu corazon. 14 0

PAGE 198

6 S 194 TROPICAL]RS. III. Tn no eres rubia cual las sencillas Y vaporosas hadas de Erin; Pero son llamas tus dos mejillas, Luz de tus ojos no tiene fin. Tn no eres blanca cual ]a quo nace En la Noruega, yerto vergel; Pero en tus rojos labios desbace Indica abeja panal de mniel. fV. Soda quo Gina tu breve planta, Siempre de un Angel digna sera: Collar de perlas en tu garganta Siempre de estrellas parecera. iFeliz la rosa, que entre suspiros, A tu Cabello logre adornar! iFeliz la gasa quo en vagos giros Sobre tu seno pueda ondular! S

PAGE 199

S 0 MIS ABEJAS. 1. Junto i la margen del Casiguaguas Mi pardo enjambre susurra ya, Sobre la cumbre de la colina Ya dispersado zumbando va. Ya vuela alegre por las corolas De los nelunbios y el girasol, Ya va en los aires, y cada abeja Es un topacio que dora el so]. Venid, indianas, i mi colmena Que est i la entrada del platanal: Abrid el labio, quo ya destila Miel de azucenas cada panal. II Es el zumbido de mis abejas Mhsica dulce de blando son, Y con la esencia de sus panales Heridas curo del coraz6n. Cuando se posan en los erguidos Frescos pimpollos llenos de olor, Mus breves alas parecen hojas S

PAGE 200

S S 196 TROPICALVS. De las que brota la misma flor. Venid, indianas, a mi colmena Que esta a la entada del platanal; Abrid el labio, que ya destila Miel de azucenas cada panal. il Fingen los lirios cops de espuma Que riza el viento sobre e pe6n, Y hay aguinaldos blancos y azues Que van tejiendo rico fest6n. Las rosas visten purpureas gasas, Manto de plata cine el jazmin; Y a mis abejas, virgenes abren Tremulos senos de oro y carmin. Venid, indianas, a mi colmena Que esta a la entrada del platanal; Abrid el labio, que ya destila Miel de azucenas cada panal. IV A] s6n quejoso de hojas y flores, De espesos mangos bajo el dosel, Os brindo, hermosas, en verde alfombra, Panales de oro que vierten miel. FAcil se presto la caravana, 0 Venid risuenas a mi jardin, Y el dulce nectar del cfliz virgen Bebed sedientas, bebed sin fin. Venid, indianas, a mi colmena Que esta a la entrada del platanal; Abrid el labio que ya destila Mielde azucenas cada panal. S

PAGE 201

S 0 RUMBO A BAYAMO. Yo nunca ensalzo tierras estranas: Canto en mis valles, pompa y verdor: Bajo el follaje de mis montanas, Dulces baladas me dicta amor. Pinto las palmas que se cimbrcan, En los racimos del naranjal; Canto los cocos que al sol verdean, Y la risuena playa natal. El Cauto surco con mi canoa, El ronco guamo retumba ya, [umbo L Bayamo, marca la proa, Enguirnaldada la popa va. 0 II. Miro la cima de la alta cresta, Miro en la torre la negra cruz; Y las espigas de la floresta Que el sol de ocaso bana de luz. En cada margin los lirios brotan, "Y aguas y espumas llenan de olor, Raudales corren que no se agotan.... 0

PAGE 202

0 I S9 TROPICALEs. Mundo de galas y de esplendor! El Canto surco con mi canoa: El ronco guamo retumba ya: Rumbo it Bayamo marca la proa, Enguirnaldada la popa vp. III. Canto Virgilio con voz divina De sus abejas la grata minl Y cl avellano de su colina, Y cl verde acanto de su vergel. Y yo celebro inis patrios montes, Mis ricos values, mi platanal, Y al dulce trino de los sinsontes Las guardarayas del cafetal. El Cauto surco con mi canon, El ronco guamo retumba ya; Rumbo a Bayamo marca ]a proa, Enguirnaldada la popa va. [TV. A ver alcanzo largas hilens De frescas rosas de albo color, 0 Y en las colinas y las praderas El rubio grano, la blanca flor. Por mis orillas voy solitario: Solo los pinos oigo sonar; Pero, iqu6 gozo! mi campanario Entre dos montes miro asomar! Ai Cauto surco con mi canoa, El ronco guamo retumba ya; Rnbo fa Bayamo marca la proa, Enguirnaldada la popa va. S

PAGE 203

0 S 0 BAJO EL GRANADO. Cual las que un tiempo piilto Virgi]io, Es una historic de tierno amor...... ;Bien lo recuerdo! Pas6 ei idilio lajo un fragante granado en floor. Diez y ocho abriles Lola tenia, Seno turgente, talle gentil...... iYo solo veinte!...... Mi pecho ardfa En viva llama y ardor febril. Entre las finas, menuclas hojas, Que nos formaban verde dosel, Las prematuras, granadas rojas, Medio entreabiertas manaban m1ie. Una granada Lola queria, Y alta la mano tender la vi: So irgui6 dos veces, mas no podia, Y yo en mis brazos la suspendi. 0 S S

PAGE 204

0 S 200 Tr1OPICALICS. De una granada dulce y hermosa, Que entonces Lola pudo alcanzar, Los dos gustamos...... ;y era sabrosa Mtis que las mieles del colmenar! -Tomemos otra,-le dije luego; -eren, y cual antes to alzar6 yoY, sonrosada, con d6bil ruego, De amor temblando, me dijo:-No. Asirla quise, mas me gritaba: -El postrer grano me queda qjui;Y sobre el labio me presentaba uno, encarnado como un rub. Y yo le dije:-Bien rue provoca, Si asi lo acendras con ti calor: Tostado al fuego que arde en tu boca, Manjar ninguno sabra mejor.Pero risuefla despues la veo, Y asi me dice con languidez: -Otra granada coger deseo;Y yo al instance, la alzo otra vez. La mano extiende, pero no atina Eu donde el fruto colgado esti; 'Y tiembla y clama con voz divine: -Ni una granada diviso ya.Y yo inspirado como Virgilio, Senti como ella vivo temblor...... ;Bien lo recuerdo!...... Pas6 el idilio Blajo un fragante granado en flora. 0 S

PAGE 205

0 0 S NAPO LES. (A J. A. Cori'NA,.) Yo admire como verde. Tu montana virginal, Y conio el Vesubio humea En pintoresca espiral. Vinos de Capri y Recina Apure sediento yo...... N'poles...! Pero como ores divine! Cuba, no! 11 Vi, Nnipoles; tus orillas Donde luce el caracol...... Nipoles! Son maravillas T1u mar, tu luna, tu sol, Tus playas, tu brisa fresca...... En ti todo me admir6...... Que hermosa! Quo pintoresca! Pero como Cuba, no! 0 0 0 0

PAGE 206

0 202 TROPICALEs. III TIu como mi patria fuiste Victim del mismo Rey; Por largos anos sufriste Llorando la.mism a ley. La espada que hiri6 al cubano A ti tambidn to humill6... Mucho te oprimiG el tiran%... Pero como A Cuba, no! IV Yo cant, to luna hermost Cenida de blanco tul, Visit, tu misteriosa Escondida gruta azul. Yo admire en tus tardes d oro. Nubes, de nieve y pun'z6... Oh Napoles! Yo to adoro... Pero coio it Cuba, no! 0

PAGE 207

S 0 ODAS. cAl Or. jose 'Fari de Casdpcics, 0 0 n 0

PAGE 208

6 S 0 S S 0 S n 0

PAGE 209

0 0 ROMA. El crimen fu6 tu cuna: Naciste de una turba de bandidos, Y te ofreci6 sus does la fortuna. Nunca linderos conoci6 tu arrojo: Tus ceebres hazauas resonaron En Bretafna, en el Rhin, y en el Mar Rojo; Y tan excelsas fueron tus victorias, Que los siglos pasando te engrandecen, Y se funden los heroes en tus glorias. Rompe Bruto indignado el cetro de oro Que Tarquino sacrilego so arroga; Se cine Cincinato Con animo viril la noble toga; Fiero amenaza Escevola a Porcena; Horacio Cocles del feroz Etrusco Amedrenta el espiritu altanero; Humilde Coroliano Depone por su madre cl duro acero, Y Camilo, magnanimo patriota, Desnudando la espada Al jefe de los vndalos derrota. Mafftodo innltil: con tremenda pica 0

PAGE 210

S 0 206 ODAS. El tguila de Roma prepotente Mil inclefensos pueblos sacrifica. Los nobles Gracos m6rtires se inmolan, Y los Silas funestos, y los Marios En sangre tinto su pend6n tremolan. Quiere Cesar reinar, Octavio abarca Cuanto existe en la tierra, soberano Huella al republicano, Y ostenta la corona del monarca. A los pueblos fascina su prestigio, Y besando las orlas de su mNuto Desgarran 4 sus pi6s el gorro frigio. Csar entonces al rebelde doma; Y en ficil lid venciendo a Marco Bruto, Lucha, domina, y encadena e Roma. Tiernos Virgilios su reinado cantan Sembrando de oro y flores su camino; Mas en: sus tumbas Bruto y Colatino Clainan: iOh Roma! ioh sierva miserable! Tu grito de dolor viertes en vano, Que la snplica amarga y honda angustia Redoblan la injusticia del tirano. Roma! Roma! Tus C6sares Augustos Preparan el reinado escandaloso Del sangriento Neron; tus Mesalinas Del amor y el placer ciien la palma, Y el tilamo nupcial manchan infames e Sin pudor en el rostro ni en el alma. Y tus hijos, tus hlijos degradados Erigen sus penates coronados De pfnmpano naciente y verde yedra, Y en la bullente copa Apuran el placer...... iViva el Inperio! Gritan, y elevan porticos y temples, A Clnudio, y A Calfgula y Tiberio. .Roma! Roma! Enmudecen ts augures, S

PAGE 211

0 S ODAS. 207 Se apaga de la pira el fuego sacro, Y tus muros de mnrmol despedazan Con sus hachas las hordas de Odoacro. Invaden tus campifias los salvajes En funesto tropel, y aquellas huestes En P6tamos y Zama vencedoras, Huyen disperses al embate rudo; Y arrojan en la fuga, Virgen la espada, y virgen el escudo. Nfo existe un Cocles que defienda osado Al pueblo hor el d6spota sitiado; Ni una valiente y generosa Clelia Que resista Ct Porsena, y salve el rio; Ni una altiva Cornelia De alma sencilla y padico atavio. Ya incendian el Senado, y la alta torre, Derriban el altar, el capitolio Con estrepito horrible se desploma, Y ocupa el enemigo el alto cerro...... Ya todo cede a] hierro: Y la potent, la indoinable Roma Que i C6sar corona, que alz6 triunfante Del Timeses al Ganges su bandera Ve sus dioses arder, arder sus templos; Siente en su coraz6n ]a ferrea clava Del birbaro invasor; corre al suplicio. Y presta al sacrificio, Depone el cetro Y se prosterna escla va. 0

PAGE 212

0 S 0 0 S 0 S S S

PAGE 213

0 S EL TEJEGRAFO SUBMARINE -INTT E AMBOS MUN]lDOS. Cyro Field. Imaginase rey del Universo El misero mortal, y en su locurn Los ojos alza 4 la region vacia Y exclama altivo: "reinar en la altura. Ninguno iguale % la grandeza i!" Edifica una torre gigantea Cuya cnspide toca la alta nube, Y su espl6ndido triunfo victoria Sacrmlego en Babel; mas de repente 0 En el espacio inmenso serpenten El siniestro relampago, la torre Con estr6pito horrible so derrumba Cual sacudida por oculta mano, Y absorto el hombre al lugubre estampido, Rebelde, enfurecido, Reniega do su ser, y do su hermano. Entonces a sus id olos vendida Ciega la Humanidad endiosa el crime; Masra' por fuerza incognita impelida A cumplir su misi6n, y presto exclama: t"

PAGE 214

0 0 210 ODAS. "Oh naciones! cored al sacrificio; Juremos sobre el arbol del suplicio La libertad del hombre!", y las naciones Ensanche dando 4 la sublime idea, Se levantan del polvo respondiendo: La libertad del universo sea!" Y afrontando la c6iera del noto Que en cada escollo su favor redobla, Y senda se abre por el mar ignoto, Llega por fin Col6n. En vano cercan Terribles olas A ]a fragil nave, Y en su contra los wiles se conjuran; La tierra el mariners a ver alcanza, Voz de triunfo sucede a la congoja, La gente su valor cobra altanera, El velamen recoge, el ancla arroja, Y en la Amrica planta su bandera. "%Somos hermanos ya?" Claman los hombres, El Dios del mal-con impotente safia Rugiendo espira? ,R6mpens6 los hierros Que nuestros pies destrozan? "No"!, responde una voz, "en sus labores Siga el hombre constante y sin reposo: Aqui domino al pielago furioso Sobre un debil madero; Tuerza alli el curso de abundantes aguas, Ac6 cincele el bronco y el acero, All martille el hierro en rojas fraguas, Mida la mar, electrica corriente En largo alambre encierre poderoso; Un extremo on Erin, el otro extreme En la naciente America coloque, Y su Animo pujante Siga tenaz sin remora ni valla: Aun no ha librado su Ctima batalla... "Siga la Humanidad, siga adelante!" 0

PAGE 215

0 onAs. 211 Hilo de Field! Serpiente misteriosa! iPor cuantas rocas atrevido cruzas Donde nunca son6 la voz humana! jQu6 sitios ignorados! icuantos mundos En el silencio de profundas ondas Donde jama's llegaron Ancoras dobles, ni pesadas sondas! Ya el genio vencedor su imperio extiende Por todo el mar: el Ponto embravecido oomo el leon herido Que ruge acudiendo la melena, Por inmolar al hombre airado lucha; Mas 61 escondle el retorcido alambre Del pielago sanudo en las entranas, Y alza este grito que sublime rompe Por la region del viento: -"Adelante sigamos, y ninguno Con sarc6stica risa indiferente Ataje del progreso la carrera; La Humanidad entera Alce del polvo la humillada frente!" Es en vano que el Dios de la ignorancia Invoque al rayo y 6brego violento, Es en vano que perfido Neptuno Abra en el mar voragine insatiable, Y sus huestes horrendas congregadas Agiten las corrientes alteradas; Intacto el pensamiento Sin temer el furor del ronco viento Se declara del orbe soberano, Y en rfpida carrera Atraviesa triunfante el ocean. Vinculo salvador! que solo anuncies Al talenlo laurel, al genio estatuas! Que voices de esperanza escuchen s6lo Los'seres misteriosos que suspiran 0

PAGE 216

S 212 o>As. En el rugiente seno de los mares! Que no turbe fatidica discordia La deliciosa paz de los hogares! Que nos leaves al mundo prometido, ASf cual ]a columna milagrosa Que condujo 6' Mois6s! Que el pobre esclavo Mire rotas sus barbaras cadenas! Que luzca en fin de redenci6n el dila Del Africa remota en las arenas! Que mueran los tiranos, y que ostente La libertad su aureola! Quo batallen los libres congregados Bajo una ensefa sola! iQue el demonio funesto de ]a guerra Con sus negras legiones so sepulte En las hondas entrafnas de la tierraf iHosana al genio audaz que arranc osado Tan valioso secreto L1. la natura! IHosana canted victoriosos himnos De polo polo en diferentes zoias! iHosana le respondan dobles ecos Del Indo al Rhin, del Tajo al Amazonas! Constancia, paz, union! La inteligencia De la natura con tenaz empeio Descubra el seno pr6digo y fecundo, Y siempre vencedora Ocupe entera la extension del Mundo. 0" 0

PAGE 217

0 0 A4BIO TIBULO. Mientras Virgilio a Cesar deiituido Junto al divino Jove, Le erige sacro trono en el Olimpo, Y rev del universo lo declara; Mientras Horacio con brillantes odas En liricos arranques reconoce Que Cesar es su Dios; Tibulo triste Del Tiber vaga en apartada margin, Y al recorrer las cuerdas de su lira Despreciando el banquete de Mecenas, Aire de ainor y libertad respira. Mi6ntras Virgilio con semblante humilde Ante el Cesar postrado, Por la pnrpura y oro deslumbrado, 0 Sin sentir el rubor en la mejilla, Abro la inane, el 6bolo recoge; Mientras Horacio en la dorada copa Apura de Falerno el dulce vino Que de Mecenas la bondad le envia; Tibulo en mesa de modesto pino No mal dice jams su estrella aciaga, Y o firagil arcilla Cii tosco vaso S

PAGE 218

0 0 214 ODAS. Sin angustia. ni afan su sed apaga. Rinde a la libertad un culto eterno, Y busca en su retire su tesoro, Sin envidiar el vino de Falerno. Quo ve 4 Horacio apurar en copa do oro. Ellos olvidan del ardiente Bruto La abnegaci6n sublime, todavia Vaga su sombra y su punl blandea, Y ellos la copa, on brindis bullicioso, Alzan en los festines apurando Licor mis grato que la miel hiblea; Tibulo en tanto suspirando llora A la noble repnblica quo ha muerto, Y coloca algun sauce funerario En las tunbas de Bruto y de Ligario. Y mientras entree d6ricas columnas C6lica flauta blando s6n derrama, Y la silla curul del noble C6sar Como el trono de Jove resplandece, Y la flor de los j6venes romanos Goza al comps de mnsica Sonora; Mientras Virgilio esculpe lindos versos En el regio dosel del trono augusto, Y Horacio arrulla el soberano oido Del senor absoluto de la Italia; Mientras todo es placer en torno a Cesar; Cual vaga, melancolica armonia De un sencillo land, all 4 lo lejos De Tibulo solloza la elegia. Canta Virgilio al h6roe que domeiia En ruda tempestad el fuerte oleaje En brazos de Neptuno, Y Ilega hasta las costas africanas DIshecha al fin la c6lera de Juno; Canta Horacio y suplica a la fortuna Que refuerce el ej6rcito romano S1

PAGE 219

0 0 ODAS. 215 Que de C6sar sostiene el poderio, Que con soberbio brio Forje en el yunque la cortante espada; Tibulo en tanto en reducido valle Ya flor silvestre en el antiguo muro Desprende por la tarde silenciosa; Ya sigue el vuelo de paloma blanca Que el ala bate en el pajizo techo, Ya mira al margen de ondulante lago IYura iiedra de nidos coronada, Ya atiza teste el moribundo fuego, Que alumbra eternamente en sus hogares, Ya alzando la canci6n de sus amores Manso cordero inmola en sus altares. A los cantors del potente C6sar Le rinde Roma fervoroso culto, Tibulo solo alcanza De saresticas risas el insulto. Me parece que escucbo el bells canto En que llorando t su adorada nombra, Y el seductor acento que a su oido Dice con s6n meloso: -Adula al Cesar y seras dichosoY que responded Tibulo:-no puedo, Hundid mas bien envenenada punta Aqui en mi coraz6n. Adi6s delirios, Adios, placeres, juventud, belleza, Dejad que incline pobre, sin mancilla, Sobre tosco madero mi cabeza.n De C6sar los ind6mitos soldados Talan su campo, incendian sus hogares; Mas el canto de Horacio y de Virgilio Al s6n de su laud no acompafiaba, Ni Dios de los romanos le llamaba. -xYo, le responded, al C6sar desconozco: Ni su favor implore, ni le busco; 0

PAGE 220

0 0 216 ODAS. Ei citara sencilla, Es como el aire libre, independiente, Y ante el poder del Cesar no se humilla. Horacio puede con fecundo numen De laureles eenir su egregio trono, Pues en Filipos arroj6 su escudo Dc vergonzosa fuga haciendo alarde...... 13ion se puede humillar quien 1u( cobard! La vil apostasia En todo seno se anima; pilitores, e Sublimes bardos, grandes oradores Labraron un altar al noble Augusto. Oh ti, divino Tibulo t6 solo Resististe el mpuje formidable, Y conservaste inc6lume ti genio. Del grand Virgilio, del ftanoso Horacio Dojo yo los sepulcros inmortales Por visitar de Tibulo la tumba; De su historia de lagrimas y pens Quiero empaparme en el aroma santo; Tal vez quede un vestigio del veneno De las amargas gotas de su lanto. Dejldmele aspirar, y que coloque Este epitafio en su ignorada losa: xCorazones altivos, almas libres, Aqui Tibulo esta: besad el polvo: Y si desmaya el pecho moribundo, Recobrareis aliento Para odiar t los d6spotas 4el 1n(o.)n 1864 S

PAGE 221

0 S EN LA LOMA DEL INDIO. iQu6 Bello centre los mares de Uccidelii Cal monarca quo abdica su corona, Inclina el sol de la cubana zona Con regia pompa moribunda frente! Dice adi6s las olas alteradas, Al hondo valle v t la selva inculta: Saluda al mar caribe, y magestuoso Entre etrdenas nubes se sepulta. Y en tanto que la noche Con negro velo, silenciosa llega, A los itvidos ojos del artista, iQu6 innmenso panorama se dcspliega! AcS de la ciudad el caserio Explende con la luz, como en el mosque Ej6rcito de cisnes agrupado: Alli del mango y del mamey frondosos Sc alza el follaje espeso y acopado: Aqui I lpalma en la vecia loma, Se mece al soplo de la brisa fresca. Y all aparoce el codiciado puerto DP la Iabana gentil v pintoresca. S

PAGE 222

0 S 218 oDAS. Venid, auras del campo, y en mis sienes Vuestras alas posad... iOh cuan hermosa *Esth la loma de la cruz del indio! jQu6 bien en esta cumbre lucirfa Del insigne Colon famosa estatua! iQu6 bien el genov6s dominaria La torre, el valle, el mar! En otro tiempo Como infame bandido, Encarcelado fue.-Sicarios viles Mancharon el laurel de sus hazanas, Y aun gritaba la turba farisea: --Sacriffealo, Roy de las Espanas.Alc6rosle un sublime monumento, Y estos campos que oyeron sus gemidos, Mil laureles gloriosos Preparen i su fama inmarcesible, Y prorrumpan cn cantos inmortales Del Septentrion al Sud, y grato suene, En vez del grito de sus hondas penas, El coro de las hijas de esta zona, Trocando en una espl6ndida corona Cada ferreo eslabon de sus cadenas. Y en medio de esta escena fascinante El arbol de la cruz! ;Oh cruz divina! Tal vez... tal vez en tan profundo duelo, Al extender benefica tus brazos, Desposas ya la tierra con el cielo. Ilusion! Ilusion! El fiero Marte Con torva faz sacude su estandarte, La adarga emptina, la contienda atiza, Dejando en pos de su sangriento paso, Llamas, cenizas, orfandad, pavura, Cual parea del averno formidable Quo goza con la victima y so muestra Mintras destruye mnas, mas insatiable. iCuantos dejan la azada 0

PAGE 223

0 0 ODAS. 219 Y empufan ya la cortadora espada! iCuantos al pie del bronco, que prenado Lanza tronando el encendido plomo! Cuanto hermano que ciego El pecho despedaza del hetmano Sordo a los gritos de la triste madre! Y icuhntos hijos que la aguda lanza Al coraz6n asestan de su padre! ;Oh, cuAnta destrucci6n! Ataja un punto ifey de los orbes, el sangriento carro; Suspende joh Dios! el vengador acero Al escalar la reforzada brecha; Deten la mano ante el can6n tronante Al inflamarlo la encendida mecha. Sobre el bosque erizado de altas picas, Entre el frigor de la contienda insana, Haz que desplegue su estandarte blanco El angel de la paz americana; Y que la guerra y su rencor eterno Para siempre so oculten En los profundos antros del Averno. 1862. 0

PAGE 224

0 0 0 S S S 0 0l 0

PAGE 225

0 0 HIMNOS. C11A1 cGooley. 0 S 0

PAGE 226

I a S a S S 0 0 0

PAGE 227

0 0 JORGE WASHINGTON. iGloria al insigne jefe Que al s6n de la metralla, Libr6 campal batalla. Al poderoso ingles! iQue al desnudar su acero, Impavido en la guerra, Humilde A la Inglaterra Postrarse vio 6 sus pies! La sanguinaria lucha Anuncia, en ronco trueno, De sangre y horror leno, Patri6tico tambor; Y entree el fragor y el humo, Huyen por la montana Las huestes de Bretafa Con pnico terror. Sublime fu6 en el triunfo, Serenoen la derrota, Maguanimo patriots, Liberrimo adalid. Templada en los combates Sinti6 latir el alma, Y arrebat6 la palma En lo arduo de la lid.

PAGE 228

0 224 HIMNOM. Gloria f Washingtoh, gloria Al gran republicano ~ Que al pueblo americano Libra con sacro ardor! Que en Potomac un dia. Rompi6, con alma fiera, La espada y la bandera De su hrbitro Senor. Caaeron como hileras De juncos temblorosos, 0 Los fuertes, los gloriosos Ejrrcitos del rey; Y el h6roe rasg6 entonees El codigo severe, Dictando justiciero La santa v nueva lev. Prudente como Bruto, Austero como Graco, Lucho como Espartaco Vencio como Escipion. Y en vano altiva opuso Su ruda tirania, La noble oligarquia. De aut6erata Breton. No adorna su sepulero Magnifico trofeo; Ni tiene el mausoleo De un principe imperial. Sin cetro ni corona De estirpe soberana, Serale mnts liviana La losa sepuleral. 0

PAGE 229

0 0 HIMNOS. 225 Gloria, a Wt'whington, gloria Al gran republicano Que al pueblo americano Libra con sacro ardor; Quo en Potomac un dia Rompi6, con alma fiera, La espada y la bandera De su arbitro Senor! 0 06 0 Q6 16 0

PAGE 230

a S S 6 0 0

PAGE 231

0 0 GARIBALDI. Canto al fuerte eaudillo De inmarcesible brillo: Del martir y el esclavo Sublime defensor. Al que libr6 a la Italia, Y resisti6 a la Galia, Y fu6 enemigo eterno Iel barbaro opresor. El pie seguro estampa En la desierta pampa: Y se alza al par del gaucho Con brazo varonil. Corcel salvaje monta, Y muertes mil afronta Cruzando entre jaguares Los bosques del Brasil. Si truena la metralla Se arroja a la batalla Al s6n de los tambores, En lucha desigual. Y en cerro rocalloso, Derrota vigoroso 0 Los rudos veteranos Pel despota feudal. S

PAGE 232

0 0 228 HIMNOS. Ii~osana al gran guerrero Que acaudill6 altanero, En Roma y el Piamonte, Dem6crata legion! iAl que ciii6se ufano, Marcial republican, De Bruto la coraza, La cspada de Caton! La Francia intenta soli. Vistiendo sacra estola, De Napoles a Palma Su ensenfa enarbolar. Mas Garibaldi fiero Con invencible acero, Los fdolos derriba Del trono v del altar. Marsala capitula, Sobre Palermo ondula, En efspides y almenas Bandera tricolor. Mesina tiembla y cede, La tropa retrocede, Y el pueblo siciliano Corona al vencedor. Las testas coronadas Contemplan asombradas, Del heroe de los siglos El timulo inmortal. Y del Parana al Tibre Numera el hombre libre Sus fnclitas proezas, En canto universal. 0

PAGE 233

0 -IMNOS: 229 iHosana al gran guerrero Que acaudill6 altanero, En Roma y el Piamonte Dem6crata legion! 1Al pue cifiose ufano, Marcial republican, De Bruto la coraza La espada de Caton! S" 01

PAGE 234

0 0 a 0 0 0

PAGE 235

0 S4 KOSCIUSCO. Kosoiusco lanza un grito De formidable guerra, Y at6nita la tierra Su espada ve brillar. Cnbrense de hombres libres Los muros de Cracovia, Y armAndose Varsovia Va intr6pida 6 luchar, Los jefes moscovitas Dirigen congregados 0 De belicos soldados Innnmera legion: Los bravos artilleros Agitan la alta enseia, Y cruje en la curena Mortifero el caf6n. Mis lectores saben que este h6roe de la independencia de Polonia naci6 en Tvinsk en 1846 y muri6 en 1877. Unos dican que al morir exclam6: finis polonia, mientras otros aseguran que protest contra.esas frases. Yo he escogido para mi himno estaaltima version que me parece mds en armonia con el cardoter del heroe. S

PAGE 236

HIMNOS. Kosciusco llande cl arma Con tan robusta mano, Quo el hosco turcomano Perd6n pido a sus ui6s; Y en rdpida carrera, Al choque vigoroso, Huye, salvando el foso, El Aspero ukranes. Entonces forma el ruso Compactos escuadrones, De barbaros dragones Que infunden el pavor; Y grita concitando A Curlandia y Livonia: -iAbajo la Polonia!-iMuera su Redentor!Kosciusco, al grand estruendo, En hoble ardor estalla, Y afronta la. batalla, pugnando por veneer. Tres veces lo acometen Los pueblos coligados, Y tres ametrallados .Se ven retroceder. La gran falange rusa Diezmada en la refriega, Vencida se replega, Cubierta de baldon; Y aui tiemblan los cosacos En h6rridas caipalas, Hijos de las montanas Del CGucaso y el Don. S 232

PAGE 237

6 0 HIMNOS. 2830 Kosciusco al fin sucumbe Por tropas mil cercado,, Y el pueblo encadenado Vencido cede al Czar. Mas sordo gomo el trueno Que centre la sombra avanza, El grito de venganza Resuena en cada bogar. El ruso i los patriots Polacos amancilla, Y al mfrtir acuchilla, Sangriento vencedor; Mas si muri6 Kosciusco, Su patria no esti muerta: Polonia aguarda alerta Su Nuevo Redentor! 0

PAGE 238

0 0 BENITO JUAREZ. La Francia prepotente, Alzando torba frente, En M6jico tremola Monarquico pend6n., Y con famosa armada De broncos erizada, Invade al Nuevo Mundo La aut6crata naci6n. Al fin Maximiliano Derrota al mojicano, Y cife su garganta Fortisimo dogal. La Francia en fiestas arde, Y con pomposo alarde Soberbia el Austria entona Un cantico triunfal. De Juarez los soldados Se ven despedazados, El solo al rudo embate Resiste siempre hostil. El solo a ]a amenaza, Sin casco ni coraza, 'Desnudo el pecho opone Con dnimo viril. 0

PAGE 239

0 HIMNOs. 235 iLauro eterno al patriota Que en la fatal derrota Mostro, en un mar de sangre, Su ind6mito valor! Los bosques y montafnas Llen6 de sus hazanas, Y al fin libr6 a, su pueblo Del principe invasor! En Puebla, al galo fuerte Lo corona la suerte; Y palido ve Juarez Su tropa vacilar. Sus bravos batallones Enclavan sus canones, Y patlidos de espanto Se rinden sin luchar. Mas Jufrez no se aterra, Al ronco s6n de guerra, Convoca nuevas huestes, Y torna a combatir. Al principe aprisiona, Le arranca la cdrona. Y en justa represalia Condnalo a morir. Y mientras su ala tionde, Y por el aire hiende, El aguila gigant&' Do Mejico inmortal; Veloz se vuelve a Francia S Sin gloria ni arrogancia, Las alas recogidas El aguila imperial. 0

PAGE 240

0 236 HIMNOS. iLauro eterno al patriota Que en la fatal derrota Mostr6, en un mar de sangre, Su ind6mito valor! Los bosques y montanas Llen6 con sus hazanas, Y al fin libr6 n su pueblo Del principe invasor! 0 S En estos himnos no ha tratado el'autor de dirigfrse 6. persona determinada, ni de humillar ninguna corporaci6n. El que trata de Jukrz no se ha escrito por odio a la persona de Maxiiniliano, en quien reconoce las buenas cualidades del caballero. Se le consider s6lo como enemigo de la Independencia mejicana. 0

PAGE 241

0 S a @4 S a ROMANCES. 61 ]Docor fol) Dieo jkrmaeno. S 0 S 0 0

PAGE 242

0 0 4 t ft 01 0 0] 0

PAGE 243

0 oF Se LA MADRUGADA EN CUBA. Qt4cida en varia6 ,cciedcade6 por la 3rta. go6efina ?gronticl.) e r ;Qu6 hermosos brillan los campos De mi Cuba idolatrada, Coronados de rocio Y mecidos por las auras, Cuando la luna ilumina All por la madrugada! Alegres los estancieros Dejan sus pobres hamacas: El uno el terreno siembra De platanos y de caiias, El otro a sus mansos bueyes Ounce coyunda pesada, Y el sitiero enanorado Lleno de amorosas ansias, Con melanc6lico acento Asi a su sitiera llama: "Aa luna esta como el dia 0

PAGE 244

S 240 RoMANCES.4 Y yo velando i t puerta: Despierta, mi amor, despierta, Ven, acude i mi agonia. Salta del lecho, Marfa, Que la luz brillante bana Desde la erguida montafia A la callada laguna: Explndida va la luna, Y el astro que la acompana. 0 II. S Y. en tanto que al son del tiple De pie junto a su ventana, El venturoso sitiero Despierta asi a su adorada; Otro va por el aunino Sobre un potro de crin blanca, Ojo vivo, casco duro, Y dobles y llenas ancas. tl tambien su canto entona a Que el sitiero que no canta, Que no siente, ni se inspira, No es hijo de estas comarcas. Mira Id luna, y doliente .Un hondo suspiro exhala, Al recordar que es.su gloria .Un coraz6n que lo engana. Y tras el hondo suspiro Quejumbrosa voz levanta; Y asi revela su agravio En canci6n apasionada: "Palida luna que un dia *En amoroso desmayo, Alumbraste con ti rayo La frente que yo querfa. 0

PAGE 245

0 S a ROMANCES. 241 Aquella sitiera mia Me inmola con'dura sana... Perfida! mi nombre empana! Ella! toda mi fortuna! ;Que triste brilla la luna, Y cl astro que le acompana! III. Yo tambien, cantor indiano, En estts noches tan claras, Busco la luz de la luna Alla por la madrugada. Me place desde las cumbres De Regla y de Casa Blanca, Ver a lo lejos tendida La poblacion de ]a Habana. Ver el puerto! Como lucei Mil banderas desplegadas! Tremola soberbio el galo Su ensena republicana, Recelosa crin sacude El leon de las Espanas, Muestra el pabell6n triunfante La vencedora Alemania, En campo rojo aparece 0 La corona de la Italia, Tiende sus garras de fuego El leopardo de Bretana, Y en alto mastil flamea El Aguila americana. Oh noches! noches preciosas! Que puras! que sosegadas! Que nubes surcan el eter! 0 Qh cielo azul de la patria! Por eso el hijo de Cuba 17

PAGE 246

S 0 242 ROMANCES. Siempre to admira y enzalza, Y en donde quiera encontramos En estas selvas y playas, Un guajiro que improvisa, Una sitiera quo baila, Algn tiple quo solloza, Otro quo su amor reclama; Y todos, todos celebran Estos valles y estas aguas! Solo aborrece las noches Que luz y aroma derraman, El infolice que adora El coraznn do una ingrata. Solo ese siento on su pecho Junto al placer, pena amarga, duando oye por nuestros campos Esta amante serenata: "No to pongas perla final, Ni diamante refulgente, Quo mejor est"f en tu frente Una flor de la colina. Ven asi, mi campesina, Ven tt mi humilde cabana, Sin collar, sin prenda extrana, Sencilla como ninguna; Asi como va la luna, Y el astro que la acompafa." 0 IV. Oh! que magnifica esconal Qu6 seductor panorama! Como reluce on las hojas 0 La luna de madrugada! Sobre los verdes guayabos Tiende el perico las alas,

PAGE 247

0 S ROMfANCEs. 243 Que parecen con la luba Abanicos de esmeralda; De revoltosos totes Las negras plumas resaltan, Como ramas do azabacho Sobre los mangos y jaguas. En el cafetal vecino Por todas las guardarayas Del africano guardiero Suena la rhstica flauta; Tevfor campestre el sinsonte Sus trinos de amor ensaya; Seduce con blando arrullo La tbrtola enamorada; Atados a sus cadenas Rabiosos los canes ladran; El grillo chill, el cordero Con timido acento bala; En el arbol duerme el ave, En el bosque el toro brama, Y en el batey canta el gallo Precursor que anuncia el alba. Mas yo dejando la tierra Busco del cielo las galas, Y entre sus blancos celajes La luna de madrugada. No hay duda que es este cielo Aln mas bello que el de Italia, Pero si fuese tan tristo Como es el de la Bretana, Lo quisiera por ser mio, Por ser el do mis hermanas, Por ser el mismo quo un tiempo Con mi madre contemplaba. Aqui ardio on mi fantasia Del primer amor la llama, 0

PAGE 248

0 S 244 IOMIANCFA. Y con lirios olorosos Ceii la si6n de mi amada. Bajo este cielo se mecen Estas ceibas, esas palmas Que me dieron sombra amiga All en mi risuefla infancia. Bajo este cielo he crecido En mis selvas y cafiadas, Y va en mi sangre, en mis venas, Y clavado en mis entraflas. En fin sabed que lo adoro Con todo el fuego del alma, Porque no hay cielo en el mundo Como el cielo de la patria. 18-9. 0

PAGE 249

S S LA TARDE. I. En trono de rojas nubes Tras la coposa arboleda, Declina el sol moribundo Y en las altas hojas tiembla. Todo aparece adornado Con nuevo hechizo y belleza: Desde la montana inm6vil Al raudal que se despea. 0 iC6mo se ensancha en los aires El follaje de la ceiba! iC6mo el cedro se levanta Sobre un pedestal de brenas! iQu6 bien el gracioso cerro Reluce al sol y verdea! iQue silencioso el rebano Baja por la aspera sierra! 0

PAGE 250

0 S 246 ROMANCES. Y dando vida~al paisajo Que a ]a vista se desplega, Al pie de tn mango florido Su tiple un joven puntea, Junto a limpido remanso Canta una linda veguera, Un grupo de campesinas La encrucijada atraviesa, Otro sube bullicioso Por una dificil cuesta; Y el lucero de la tarde En el espacio flamea, Como anuncindole A Cuba El termino de sus penas, Su libertad, su destino, Y su futura grandeza. II. Es un doloite supremo Del sol "A la luz postrera, De pi6, en la empinada cumbre De una loma pintoresca, Ver abajo un hondo vallo Lleno de escarpadas crestas, Por donde resbale un rio Sobre un tflamo de peas, Y arriba mirar del 6ter La filgida trasparencia, Y de celajo en celaje Tender ]a mirada inquieta, Y abarcar el horizonte Inmenso que nos rodea. iO~btardes, tardes hermosas Que mi espiritu enajenan! jTardes de la patria mja 0

PAGE 251

0 S ROMANCES. 247 De dulces encantos llenas! Si adora a su pobre patria El que vi6 la luz primera En el polo, 6 del desierto En las calidas arenas, iComo no amarla el quo naco Aqui bajo Ias palmeras, En donde en su frente Agosto Un casco do llamas muestra, Y Diciembre se corona Con rpsas de Primavera! La am6 Milan6s, el bardo De primorosas leyondas, La am6 Tol6n, la am6 Delio, La ador6 el divino Heredia. Y aun el hijo do estos bosques Asi entusiasta se expresa: uAmo mi hogar, amo el rio De corriento cristalina, Que baja de la colina Entre un follaje sombrio. Amo todo To quo es ino! ;Dios on mis ontrafias guarde Este amor que en mi s6r ardo! iEste amor puro y hermoso Como el rayo misterioso Del lucero de la tarde!n 0 Jul. En estas misticas horas En quo la noche se acerca, Y t6nue destello alumbra El firmamento y la tierra, a En que con fragor sublime En la costa el mar se estrella, 0

PAGE 252

0 S 248 ROMANCES. Y entre las sombras los vientos Las rudas olas encrespan; En que pausada y solemne La sacra oracion resuena, En el sonoroso bronco De la cat6lica iglesia, En esas horas los astros Son blandones que chispean, Salmos las musicas todas De las aguas y florestas; Y Cuba es un mausoleo Do perenne incienso humea Por los bravos combatientes Que en mil batallas sangrientas Sufrieron honrosa muerte, Mhrtires de sus ideas; Y por los bardos quo un dia Con musa rica y excelsa, A su patria celebraron En sus idilios y endechas, Y obtuvieron por sus cantos, Burla, destierro, cadenas; Y una corona de espinas Por olimpica diadema! Yo, i mi turno me prosterno Ante el ara, y con tristeza Exclamo: paz a, los muertos Y bendiciones eternas! iCoronas a los valientes, Y lauros i los poets! (1887.) 6 0

PAGE 253

S S .LAS PALMAS. I. Yo vi la frondosa ceiba, En las estensas sabanas, Vi los jobos y los cedros En medio de las montaas, Vi las soberbias caobas Como reinas soberanas, Vi a la inargen del arroyo Los mangles y las majaguas, A cuya sombra apacible Vistosas ayes cantaban; Vi las sonantes espigas De las cimbradoras caiias, Que brillaban a lo lejos Cual cimeras de esmeralda; Pero son aun inns hermosas Las aborigenes palmas Que se mecen en los campos De mi Cuba idolatrada. Las palmas ay! deliciosas IVe mis pintorescas playas, 0

PAGE 254

0 S 250 ROMANCES. Quo por verse en ondas limpias Tienden su foliage ufanas. Las palmas ay! quo semejan Por el cefiro agitadas, Los fantasticos plumoros De indigenas caravanas. i Oh vedlas! Unas al Norte Se columpian inclinadas, Como buscando on las nubes La estrella quo el Polo marea; Otras se doblan 6 ocaso Por mirar del sol ]a llama, Que entre rojizos colages Se oculta en las enramadas. Y bajo su sombra brillan Del caf6 las broves plantas, Quo por sus granos parecen De corals coronadas. Y los lindos aguinaldos A los troncos so entrolazan Rojos con franjas azulos, Azules con rojas franjas. Y fl un lado y otro los pinos Elevan sus copas altas::..... Son los herald dos qu anuncian Que alli estan las guardarayas! Yo las visits otros dias Con una bella cubana, De boca fraganto y frosca, Voz de miel, d fuego el alma. Iba vestida do blanco Con trenzas negras y largas, Y un lazo azul en su seno En ondas se desplegaba. Sus espaldas envolvia De soda vistosa manta, 0

PAGE 255

0 S ROMANCES. 251 Y una solar cambustera Entre sus rizos llevaba. Y mientras yo enamorado De su hermosura y sus gracias, Alegre la conducia Por una selva ignorada, Asi cantaba un guajiro Bajo el dosel de las palmas: "i Dulce, muy dulce es amar En una nqhe de luna, Al borde de la laguna Bajo el cubano palmar! Y ver la luna asomar Detras del foliage espeso, Y gozar con embeleso Entre el rumor misterioso, Del suspiro tembloroso, Y el linguido s6n del beso II. Pasaron aquellas horas Do dulco amor y esperanzas; Pero aun mirar me imagino La frondosa gutardaraya, Y cl pLjaro que aletea 0 Sobre las indicas palmas. Aun miro que el carpintero Su aguzado pico clava, Y on ]a corteza penetra Como una punta acerada. Aun oigo del africano El pito de caia-brava, Que entre el follage resuena 0 Cual melancolica flauta. Aun de la amorosa luna 0

PAGE 256

0 S 252 ROMANCES. Miro los rayos de plata, Que on los tallos y en las hojas Su ltnguida luz derrama. Aun del cafe primoroso Admiro la nieve y grana, Aun desprendo el aguinaldo Alpi6 de corrientes claras, Y lo coloco en los rizos De mi virgin adorada; Aun contemplar me figuro Su rostro Reno de graciar Y sus lazos y sus trenzas Negras, copiosas y largas. Diviso el vestido blanco Que sus formas modelaba, Y sobre mi frente fija Siendo su viva mirada. Ann allt lejos, muy lejos Oigo, entree mortales ansias, El susurro del alisio, La voz de aquella cubana, El s6n de amorosas quejas, El arrullo de mis pahnas! III. j Que son las palmas de Cuba....? Son las melodiosas arpas Que al salir el sol resuenan Por los aires impulsadas; O los tristes trovadores Que lioran la noble raza Que sucumbi6 a los empujes De las espaflolas lanzas. Que cubano si respira Bajo el cielo de la patria No goza oyendo en las tardes S

PAGE 257

S ROMANCES. 253 El murmurar de las palmas ? Y si adolorido gime Por las extranjeras playas No recuerda con tristeza Sus racimos de esmeralda? Heredia, triste expatriado, Al borde de la cascada, No tiende la vista ansiosa Buscando las verdes palmas? ? en las margenes del Hudson, jTolon no je imaginaba Verlas surgir tras el seno De las ondas azuladas? Desde una cartel oscura, Lleno de penas amargas; El tierno Plhcido un dia Tambi6n por ellas clamaba. Y los indios...? Pobres indios! jNo idolatraron las palmas? En las tardes tropicales Al s6n de limpidas aguas, Bajo su dosel umbroso, i No cantaron sus baladas? Quien no las ama...? Yo triste Lejos de mi dulce patria, Del Sena por las orillas Clamo por su sombra grata. No veis? Sucumbir me miro Lejos de aquellas canadas; Blancos tengo mis cabellos, Y ya sin ardor el alma. iAh cuando muera, llevadme Bajo el cielo de mi patria, Y arrulle mis restos frios La mu'sica de mis palmas! Paris, 1874. 0

PAGE 258

0 S 0 0 0 0 a S

PAGE 259

0 MANAGUA. 6 Jl berA rapfs. Hay no lejos,do unas lomas Una modest morada, Al pie de un gran mamoncillo En los montes de Managua. Ancho portal la guarece Con su graciosa baranda, Donde el perro carinoso Brinca, lame, gruie, ladra. Al frente se ostenta un grupo De palmeras enlazadas Quo cambian forma y colors Al sentir del sol las llamas. Tras el batey aparece Una espesa guardarayat Donde elevan verdes copas Los caimitos y las palinas. A un lado se ve una ermita Medio oculta entre las ramas Que del sol herida, luce Cu redonda torre blanca. S

PAGE 260

0 256 ROMANCES. Y cual senos virginales Se miran en lontananza Las dos contorneadas cimas De las lomas de Managua. Y siempre nuevo paisaje Nos impresiona y encanta; Ya si las colinas dora El tibio rayo del alba, Ya si la luna declina Tras la distance montafia. En ese hogar pintoresco De la campifa cubana, Feliz vive una familia Noble, generosa, franca. Alli Margarita impera Por afable y moderada, Pues nace del alma stuya Toda su luz y su gracia. AlS Luisa, una triguena Tan hermosa como casta, Que forja un amor celeste En su primera manana. Alli Alberto que es el dueno De esa mansion ignorada; Y del poblano y guajiro En 61 los tipos encarna. Sabe el idioma del campo, Cual la lengua, castellana; Como maneja el machete Es afable coil las damas, Y al par que de las cosechas De los Garcilasos habla. Salud, oh cara familia *De los montes de Managua! Salud, morada risuefa De los campos de mi patria! S

PAGE 261

0 0 ROMANCES. 257 Este aire libre, este cielo Que cubre extensas sabanas, El carretero que viene Por la oscura encrucijada, Y una d6cina anorosa A su field virgen consagra; La mazorca que en su espiga Parece que se desgrana, El toro de enhiesto tarro Quo fiero la tierra escarba, El cor~ml de casco negro, La sencilla y itil cabra Que sube la facil cuesta Y con hondo clamor bala; El gallo que al ver la aurora. En el ancho batey canta, Y en pos de sus compafieras Corre con tendidas alas, Los aguinaldos que forman En el muro espesa malla, Y lucen centre hojas verdes Sus campanillas de plata; Las que miro desde lejos Odorfferas naranjas, Quo en 6valos amarillos Exquisito nectar guardan; 0 La luna que misteriosa Brilla al traves de las altas Copas del mango; el lucero Radiante que la acompafia; Los celajes trasparentes Quo giran, se esparcen, vagan, Y al menor soplo del aire Se juntan 6 desparrainan; Fn fin, toda esta existencia De luz y pfjaros y aguas; 18 S

PAGE 262

0 S 258 ROMANCES. De cefiros que suspiran, De corrientes que resbflan, De tortolas que se arrullan, Se besan y se idolatran, Me revelan mundos nuevos Done mi mente se extasia, Donde mi s@r se enternece, Donde latir siento el alma. Cantara mi ardiente Musa En idilios y baladas, De estos cerros y collados Los misterios y las galas. Y en pago de mis cantares Oir mis versos me basta kil s6n del rstico tiple De los hijos de Managua. 0 0

PAGE 263

0 S .EL ZAPATEO. Que alegres legan las plscuas En fiestas arde Bayamo: Y hay baile de campesinos En un salon alumbrado Por bombas y por farolas, Suspensos de gruesos clavos. Elntrad, y ved cuantas bells Se encuentran en el estrado, Con tunicos de percala, De color y cortes raros. Una leva entre sus rizos Blancas flores de aguinaldo, Y viste un traje de listas Con amarillos bordados. Otra ostenta sobre el hombro Llena de donaire y garbo, Un panluelo de Bengala 0 Que le regal su amado. Esta las bhebras recoge Del cabello negro y largo, Con una grande peineta De fino carey labrado. Aquella luce pendientes Aim mats rojos que sus labios, Y en la tnrgida garganta 0

PAGE 264

0 260 ROMANCES. Lleva un collar encarnado. Alli Clara, la sobrina Del mayoral de Los Palos, Que con s6lo una mirada Rinde el pecho mas helado. Alli Rosa, la triguena De expresivos ojos pardos, Quo aprisiona en botfn verde Sus pequenos pies quebrados. Alli Mercedes Moreira, 0 Vestida toda de blanco, Adornada la cintura Con las flores del naranjo. Viste tanico do franjas Rosadas y azules lazos; Y la adornan tantas flores, Que abiertas cogi6 del tallo, Quo ni el mes de Mayo nunca Logr6 asi vestirse ufano. Gritan: iA bailar! y tocan Dos campesinos del Cauto El tiple, y los acompana Un rnistico calabazo. II. All Clara escobillea Con ademin tan gallardo, Que sitieras y sitieros Aplauden con entusiasmo. Entra Rosa en competencia Y pronto se v6 reinando; Mas sale por fin Mercedes La del vestido rosado, *La quo lleva tantas flores Como nunca visti6 Mayo. Mejor los tiples puntean

PAGE 265

0 0 ROMANC ES. 261 Entonces, mis inspirados; Y alegre rumor se extiende Al contemplar sus encantos, Seduce la bayamesa Con tal donaire girando, Que le cuelgan los panuelos Al hombro, con vivo aplauso; Quo sus sombreros le arrojan Todos sus apasionados, Y con estruendo la aclaman: -Soldel pueblo de Bayamo. III. De la sala en un extreme Esta el sitiero Ricardo, Quo en medio de tal bullicio Suspira triste y callado. Como es novio de Mercedes Esta celoso de Carlos, A quien ella escucha tierna; Y darle muerte ha jurado. Piensa que todos le dicen: -iQue triste papel, Ricardo! Y en horribles maldiciones Prorrumpe desesperado. Part a su rival derecho, Y su machete sacando, Iba a dejarlo en el sitio, Pero di6 en el aire el tajo. Fu6 grande la griterfa, La confusion, el espanto; El capitn del partido Llev6se preso a Ricardo; Y dicen que entr6 en la nrcel. *Esta decima cantando: 0

PAGE 266

0 262 ROMANCEs. ((Mercedes, Mercedes mia, (6imo me vendes traidora!...... Ay del necio que en mal hora Do las mujeres se fia! Eres para ml la arpia Quo me c devoras, ingrata; Esta pasion insensate, Venono en mi vida viorte: Y aun me decreta la suert( ;Aimar I 1a (que me inata Yo coMO naci en ul pueblo De la orilla del Bayamo, Al s6n d euvas corientes Paso mis primeros afios; Pobres y canmpestres fiestas Prefiero A regios saraos, Y el foliage de mis palms A ricos techos dorados. Yo siempre soy el primer Que mi paluelo entrolazo, Al hombro de las sitieras De mis valles adorados. Ver me agrada el zapateco, Que no es torpe ni villano, Ni tiene el aire lascivo De los etiopicos tangos, Ni pone la companera Delcompaiero en los 1brazos, Donde el pudor de una virgen Raras voecs queda intacto. Por eso al vibrar mi lira Siempie asf gozoso exclamo: i Hosana al sencillo tiple i Hosana al baile cubano! 0'-

PAGE 267

e0 LA NRIMERA BATALLA. En las orillas de un rio Se di6 la primer batalla, Entre un tirano, y un pueblo Casi desnudo y sin arenas. Oscar eutre los patriotas Lleno de valor marchaba, De redentora bandera Enpunando altivo el asta. Bandera que en los combates Llev6 siempre desplegada, Mostrando sus bellos plieges Acrivillados de balas; Bandera con fino esmero Por su Carmela bordada, Que jur6 en horrenda lucha Con orgullo tremolarla. Tron6 la bomba en los aires, So cruzaron las espadas, Y los bravos contendientes Chocaron con viva sana. scar batallando fiero 0

PAGE 268

26o4k NcES. Grit6 firme a la vanguardia: -((No cejemos, adelante Que son gene mercenaria, Y en lucha sangrienta pierden El fino temple sus armas. La espada en vendidas manos Se parte cual d6bil cafia, Mas en mano de los libres Ni se part ni se empana. Fuego! rompamos el yugo 0 Horrible que nos infamna, Que s6lo el plomo y el hierro Darnos pueden una patria!~Dijo, y los suyos furiosos A sus contrarios atacan, Con tal fuerza y tal denuedo Que sus huestes despedazan. Oscar despleg6 triunfanto La ensefla republican, Y el grito al fin de victoria Son6 en valles y montaflas. Pero silbando y derecha Vino una encendida bala, A herirlo con tal impulso Que el corazon le traspasa. Muri6! Mas estando muerto Pareci6 que respiraba; Y una Iigrima de fuego Aun oscil6 en sus postanas. Y afirman quo por tres veces Animandose su cara, Aun agito la bandera Centre sus manos crispadas, Al s6n del canto del triunfo De la primera batalla. 0 264A

PAGE 269

0 CANTOS CUBANOS. jl Riro rmrTrfcros y 2Cersfillo, S 0 01 0 S

PAGE 270

0 0 S 0 S S 0 01 S

PAGE 271

0 0 A JUAlN NAPOLES FAJARDO. 1. Es Cuba alcazar do flores En medio del Mar Caribe, (Que la luz del sol recibe En torrentes de esplendores. Todo es perfumes, colored, Cielo azul, vivos paisajes, De do floridos boscajes Salon corriendo en bandadas, Tojosas de las canadas, Sinsontes de los follajes. 0 No ostent6 como Cl peruano Templos al astro del dia, 0 Ni el valor y la energfa Del indumito araucano. No mostr6 del mejicano La gala y riqueza suma, No aqui rein6 un Montezuma; Pero encierran un tesoro El sol en sus rayos de oro, mar en su blanca espuma. 0

PAGE 272

0 268 CANTOS CUBANOS. Bello el campo en Cuba esplende, Y luz y esencias emana: Flora todo lo engalana, Y Febo todo Jo enciende. Si un soplo de vida asciende, Otro baja 6 las praderas; Son su gala sus palmeras; Y corriendo en giros vagos, Flamencos van por sus lagos, Y garzas por sus riberas. 0 Canta lleno de terneza Cuanto 6 tu numen inspira; Canta con sonora lira Tan rica naturaleza. Y en pago de la belloza De tus cantos tropicales, No laureles inmortales Tendras, mas si perfumados Aguinaldos matizados De tus orillas natales. II. INVITACION. Ven, Lola, dulce amor info, A mi valle pintoresco, Lleno do flores y fresco, Hasta cn los meses de estio. Aquf va pasando un rio Por una campifia abierta, Y hav en su line una huerta Para ti, mi campesina, S

PAGE 273

0 CANTOS CUBANOS. 269 Y una poza cristalina De verde bambfl cubierta. Con el rayo matutino [re al monte apresurado, Mas al volver fatigado Lola, del bosque vecino, Ti me saldras al camino En la calle floreciente De mangos, y tiernamente Me dir's dulces palabras, Mientras trisquen nuestras cobras Sobre la yerba naciente. No tendras aqui el membrillo Que rica yema atesora, Mas si la miel que elabora Delicado mamoncillo. No tendras aqui el tomillo; Ni llena de gracia suma Tan blanca como la espuma La magnolia abre su broche, Pero si el galan de noche Que tierra y aire perfuma. Tendrs cuanto Cuba cria En sus bosques y collados; Sus tesoros codiciados Tuyos seran, prenda mia. De cuanto el sol, rey del dif, Con sus rayos elabora, Gozaras, luz seductora De mi cielo bonancible; S Y de mi pecho sensible eras Pnica senora.

PAGE 274

S 0 CANTOS CU-BANOS. IIL PROMESA. Ire A verte, mi adorado, Sin blonda ni perla fina, Cual luce la clavellina Que corona mi cercado. Un lirio recien cortado Tan fragante como bello, Ie prender' en el cabello Mejor que rica guirnlda; Un chal rosado en la espalda, Y un lazo azul en el cuello. Aqui en mi hogar todo es pem: Solo tu amor me provoca, Y quiere probar mi boca La miel quo da ti colmena. Aqui en la tarde serena Corto los claveles mios; Aqui en mis bosques sombrios Flores silvestres arranco, Mas prefiero el lirio blanco De la margen de tus rios. Son primorosos y sanos Los frutos de tus campifnas: No tienen rival las pilias Quo i siembras con tus manos. Los corceles de tus llanos De ancas dobles y altos pechos Son fogosos y bien pechos; Y en tus cerros culminantes Son los Arboles gigantes Dobles, frondosos, derechos. 270 0 0 0 0

PAGE 275

4, 0 CANTOS CUBANOS. 271 Si, vclar6 presurosa Pues tu dulce amor me abrasa, Mas antes de ir i tu casa Necesdto ser tu esposa. Es mi pasion fervorosa; Yo i/6 a calmar tus pesares; Mas cerca de mis hogares, iHay una iglesia tan bella......! Antes entremos en ella...... ;Ven al pi' (e los altares! IV. AMOR PURO. Pas6 ya la duda impia: T llenas de luz mi frente, Y entre mis venas latente Siento tu ser, alma mia! No hay nada que no sonria Cuando el pecho siente y anmi; Misteriosa luz me inflama Si alegre tu voz me nombra...... Sin nubes, sin una sombra, Brilla de mi amor la llama. Si es la existencia tan breve. Y tanto quo ap6nas nace Cuando mustia se deshace Como nubecilla leve; ,C6mo hay alma quo se atreve Otra alma pura a empanar? Solo quiero respirar Aura de amor bendecida...... Por que odiar en esta vida Si es tan breve para anIar?

PAGE 276

S 272 cANTos CUBANOS. Amo por ti el claro rio Que va torcido entre lomas, El nido de las palomas, Y la gota de rocio. Por ti adore el bosque unibrfo\ Y sigo del ave el vuelo; Por ti con ferviente anhelo, Busco en la dorada nube, La oraci6n que al cielo sube, La luz que baja del cielo. iOh Lola! iOh pura violeta! Tu amor mi espiritu ensancha, Y no deja ni una mancha En mi frente de poeta. Td tan graciosa y discreta, Toda amor, todh bondad, Tn ores mi felicidad, Tu ser me ha purificado; Angel, to me has ensefado A querer la humanidad. V. EN EL BAILEY. Macagua en fiestas ardia Lleno de palmas y flores, Y cortinas de colores En sus ventanas ponia. Alli la virgen luefa Sus contornos hechiceros, Y los gallardos sitieros Quo llegaban por la tarde, Iban con soberbio alarde En sus potros sabaneros.

PAGE 277

0 0 CANTOS CUBANOS. 273 Llena de amor y hermosura AllI te encontr6 una noche, Belen, un dorado broche Adornaba tu cintura. En tu cabellera oscura, Un aguinaldo lucia; Tu quebrado pie ceflia Botin de seda luciente, Y un chal blanco y trasparente Donairoso te envolvia. Bailecontigo! Anhelada Victoria. luz y contento! iSentir tan cerca tu aliento, Y el fuego de tu mirada! En mis brazos reclinada Contemplarte tiernamente 1Sobre tu palida frente Ver tus vivas emociones! Sentir las palpitaciones De tu corazbn ardiente! i Pas6 la fiesta! Mas veo Sin cesar tu imagen bella: Recuerdo la noche aquella, Y tu puro amor deseo. En tan loco devaneo Ensuefios mi mente fragua, Como brotan en el agua 0 Lirios mil que el viento trunca; Mas no puedo olvidar nunca El baile de la Macagual 0 0 10 0

PAGE 278

0 274 CANTOS CUIANOS. VI. LA PUERTA DEL COMEDOR. En Inds ventir'oso di( Me juraba eterno amor, Testigo fu6 de mi gloria La puierta del comedor. Un tiempo en su boca roja Bebi glorias y embelesos,e Porque se deshizo en besos Como flor que se deshoja. Hoy de su seno me arroja La que ayer a mf venia Y tan blanca me acogia; Hoy me desdena tan flera La que fu6 como Ia cera En. ms qrenntuoso dia. ;Oh recuerdos! que dulzura En sus miradas bebia! Nunca vio la luz del dia Ma's amor, ni ms ternura. Yo la adore con locura, 0 \Y ella con vivo fervor Consolaba mi dolor! Una tarde....Cua'n amante Con el alma palpitante Me juraba etrnzo amor! El reloj marc6 las tres, Y un rayo de sol lucia, 0 Y su blanca frente heria, 0 le besaba los pies. 0 S

PAGE 279

0 0 CANTOS CUBANOS. 275 ;Cufn mudable el amor es! Tal dicha fue transitoria, Pas6 tan dulce victoria Que todo en el mundo pasa; El comedor de su casa FWA testigo le vi gloria! Gloria de amor poco dura: Luego otro sigui6 su huella, Y adorado fue por ella... iOh fementida hermosura! Y dun exclama la perjure Que me burl6 de su amor; Aun dice quo fui un traidor; Mas es uin mudo testigo De que falsa fue conmigo, La puerta del comedor. VII. TU JARDIN. En tu jardin, jardinera, Se llena de aroma el aire Cuando con gracia y donaire Vienes con la regadera. Luce aqui la cambustera, Crecen vicarias sencillas, Nacen rosas amarillas, Que son gala del Estio, Y tiemblan entre el rocio Olorosas maravillas. Miro aqui las esponjadas Magnolias frescas y erguidas, 0

PAGE 280

0 276 CANTOS CUBANOS. Y amapolas encendidas Entre perlas engastadas. Cuantas flores adoradas Abren sus corolas bellas Lindas como las estrellas! Mas ninguna me provoca, Como la flor de tu boca MAs linda que todas ellas. El clavel fresco y rosado Me dijo quo se extasiaba, Cuando su olor derramaba En tu cabello enredado. El jazmin enamorado Bebe tus dulces sonrisas, Y te ama como a las brisas Porque siempre lo embelesas, Si lo miras, si lo besas, o si orgullosa lo pisas. Se eleva la tuberosa, Y la azucena resalta, Pero advierte que to falta La flor del mirto preciosa. Sin ella jams dichosa Sentiras tierna emoci6n...... Siembrala con profusion Entre tantas floiecillas, Que yo to dare semillas De aqui, de mi corazon. VIII. OVERTAS. Lola, si to me acompaflas, He de sembrar f6rtil grano r0

PAGE 281

0 CANTOS CUBANOS. 277 De las montanas al Llano, Y del Llano a las montanas. Y mientras corto mis caiias Tn iris joh Lola! al palinar, Por oirlo susurrar Con la brisa placentera, o por ver en la ribera La blanca garza volar. 0 Ti jgs flores sembraras, Yo hare las duras faenas, Yo cuidar6 las colmenas, Tn su panal libarhs. Tu a la sombra cantars Mientras yo con el arado Rompo el terreno apretado, o derrumbo al s6n del hierro En el pedregoso cerro El doble cedro encumbrado. Al rayar el alba fria Tendras en taza espumosa Leche tan pura y sabrosa, Como tu amor, Lola mia. Y al llegar el medio dia, Al pie de la facil cuesta, Que est6 al fin de la floresta Bajo las frondosas jaguas, Al son del aire y las aguas Vendras a pasar la siesta. Aqui desde el claro rio Que en la arboleda se pierde, 0 Hasta la montana verde Al pi6 del bosque sombrio, Todo es tuyo, porque es mio; 0

PAGE 282

09 0 278 CANTOS CUBANOSS. Todo aqui d tu amor so inmola; Aqui reinaras in sola; Ansioso el caimpo to espera; Corre con planta ligora, Y no to detengas, Lola. IlX. TU VOZ. Corri (iu mi mfiez dichosa Do mi Bayamo en la orilla, Cual sin rumbo una avecilla (ira por la selva hojosa. Cruc6 la playa arenosa Entre perlas de roeio; Y del agua al murnurfo En la manana serena, Conchas recogi en la arena, Tirando conchas al rio. Entonces si algun jilguero Cant6 en el vecino monte, Mi6ntras en el horizonte Brillaba el rayo prinero; Del sol tras el limonero, Lo escuch6 con tiorno encanto Por aliviar mi quebranto, Y pens6, al batir sus alas, En lo bello de sus galas, Y en lo dulce de su canto. .Asi suona tu canciun Con dulzura seductora. Y tu acento me enamora Ardiendo en ni corazon. 0

PAGE 283

0 0 CANTOS CUBANOS. 279 Siento tan honda emo6i6n, Que bendigo tu garganta, Que me ofrece dicha tanta: Y leno de amor vehemente Cino de lauros tu frente, Cubro con flores tu planta. Cuando en mis prados natales .\Taya suspirando A solas, Y mire de claras olas Los iasparentes cristales. Cuando lirios virginales, Coja en el penibn sombrfo, He de recordar, bien mio, 'Tu hermosa voz de sirena, Concha cogiendo en la arena, Tirando conchas al rio. X. VENGANZA. Honor cs Mas gue la vida: Prefiero cu i amor constante ]JlIrartt uerta 6 m'i querida, Pero no col otro actante. Si el ahna al amor abierta Dej i mi bien hechicero, Y bur16 mi amor, prefiero Ver i mi adorada muerta. La frente livida y yerta Como flor descolorida; Ni llorada, ni sentida: Si es p6rfida y mentirosa iMil veces muera mi hermosa. Honor es vuas gue la vida. 0

PAGE 284

0 0 280 CANTOS CUBANOS. Mirarla morir es pena Que sumerge en la amargura, Mas la mujer quo es peijura Mata lento y envenena. La que muere de amor llena Deja tras si luz radiance, Y u1 recuerdo palpitante En el alma atormentada: Verla muerta, pero hon rada Prefiero en mi amor coustante. Si se quo ha do amar infield, Y buscar otro en el mundo, De su seno en lo profundo Clavar6 un acero cruel. Caiga la copa de miel En pedazos dividida, Y que apure la homicida Una copa de veneno...... iQu6 dicha! de gozo Ileno Mirar muerta 4 mi querida! Yo la amare desgraciada Si el infortunio la oprime, La sabre adorar si gime, 0 Pero nunca deshonrada. La amare si marchitada Ve la flor de su semblante; Yo la buscar6 anhelante Si no es su carino falso; Puedo amarla en el cadalso Pero no con otro amanmte. 0

PAGE 285

0 0 CANTOS CUBANOS. 281 XI. PERDON. Si me ofende mi adorada No llega 6 tanto mi encono; No quiero mirarla m iterta, Le dire:-yo te perdono. 1C6mo es delicioso amar! Sentir la pasibn hermosa De una mujer carinosa Que abrase con su mirar! Oh! que grato suspirar! iPor su voz acariciada Sentir la mente embriagada Que en otros mundos existe! Pero me es triste, muy triste Si me ofende mi adorada. Y si me pone un rival Lloro y sufro en todo extremo, Idolatro, olvido, temo, Y va creciendo mi mal. Lanzar6 6 la desleal De tan elevado trono, Pero jams ambiciono La desdicha de la ingrata: Yo no mato a quien me mata, No llega 6 tanto mi encono. 0 En pago de su maldad Ningun pesar le daria; Bastante tiene la impia 0

PAGE 286

05 982 CANTOS CUBANOS. Con su misma falsedad. Que es gran infelicidad Abrir del vicio la puerta, Burlando la santa oferta Con tan horrenda impostura Piedad para la perjura! No quiero mirarla m'nerta. Ni una sola maldici6n 0 Lance, ya sin esperanza; Que si es dulce la venganza Aun es mas dulce el perdin. Si burla mi coraz6n No de rosas la corono; Pero no le proporciono Abrojos en su camino: Si dice:-Yo to asesino! Le dire:-yo to perdono! XIL EN LOS MAMEYES. 0aauaido la luna decliva Debajo de los mameyes, Me pongo 4 enyugar mis bueyes Porque es hora de fagina. Cuando dejo mi faena, li hamaca cuelgo, bien mio, Del techo de mi bohio Y suemo contigo, Elena. Miro tu frente morena, Y tu cara peregrina, Y despierto, flor divine, 0

PAGE 287

0 CANTOS CUBANOs. 283 Aun pensando en mi adorada, Alls por la madrugada (uan do la luna declina. Y no me duele dejar Mi hamaca al rayar el dia, Que el hombre, on la tierra impia, Nacio para trabajar. 0 Oyendo el q'6 silbar En los altos curujeyes, Sin envidiar a los reycs, Suspirando por mi hermosa Canto una cubana glosa Debcijo de los imame yes. Y sin euvidia ninguna, Sin tener in enemigo Estoy contento contigo, Y mi pequefla fortuna. En el monte, en la laguna En el bosque, en los jageyes, Tu sola me imposes eyes: Trabajar6 con porfia, Pues'pensando que eres mia, Me pongo 6 enyugar los wu yes. Desde el punto en quC a ni ruego Cediste en la vuelta-abajo, Se quo nos honra el trabajo Y no los gallos y. el juego. Solo a mi labor me entrego Por ti, belleza divina, Mi cubana campesina, Mi flor llena de roeio, Mira bien que canto y rio Porque es hora de fagina. 0

PAGE 288

0 CANTOS CUBANOS. 284 XIII. MI ESTRELLA. La adoro con frenesi Porque naci para ella, Pero no quiso m; estrella Qne naciera para mi. Mas linda que la mosqueta Que abre a la luna su broche, Un domingo por la noche Bailaba en una glorieta, Cual clavel en su maceta Sentada despues la vi; En el coraz6n senti Amor que nunca se apaga; Y desde esa noche aciaga; -La adoro con frenesi. Ya ha pasado un aiino entero Pero mi amor no ha pasado, En mi pecho se ha clavado Como una punta de acero. Siempre indagando el sendero Por donde pasa mi bella, Al ver marcada su huella Aun me estremezco y ofusco, Y conozco que la busco -Porque naci para ella. 0 Siempre est en mi pensamiento Lena de luz y. de amores; Como la abeja en las flores Con su imagen me alimento. 0

PAGE 289

0 CANTOS CUBANOS. 285 Fu6 mi carino violento Como rApida centella; Y en tristfsima querella, La rogu6 a la estrella mia Que la rindiese algln dfa, --Pero no quiso mi estrella. Rogu6 A mi duefio hechicero Otro domingo en la fiesta, Mas con desden me contesta: -Amistad, amor'no quiero.Un jay* lance lastimero Y a verla jam's volvi; Pues la esperanza perdi, Vuelva a cobrar el sentido, Porque el cielo no ha querido -Que naciera para m. 80 0

PAGE 290

0 0 0 0 0 0 0

PAGE 291

0 LIRA INTIMA. QJ Dop jl)dlres Trujillo y @Armes. S 0 0 0 0

PAGE 292

0 0 0 0] 0 0 0 S --s

PAGE 293

0 0 LIRA INTIMA: El torrente veloz que de la cumbre Con impetu desciende, Diversas rutas dividido emprende: Ya blanca flor en fondo azul retrata. Ya corre turbulento Y en cieno trueca su raudal de plata, Asi al chocar mi espiritu fogoso En los escollos asperos del mundo, Dividi6se en pedazos, y mi lira Ya canta venturosa, Ya gemidora y languida suspira, Ya lamenta el rigor del hado impio; Mas siempre es el reflejo, De mi patria, mi amor y el hogar mio. 19 0

PAGE 294

0 0 S 0 0 0 0 0

PAGE 295

0 A MI HIJA TULA. AL PARTIR. iQu6 bella est6 la mar! Alla o lo Iejos Una gallarda nave Por las revueltas olas impulsada Se divisa del so] a los reflejos, Como el ala del aguila dorada Por los rayos de luz. Soberbia lega Y surcando veloz con rumbo cierto, De bandera los mastiles corona, Y al recoger la lona Saludando a la Habana entra en el puerto. iHermosa nave! Hermosa para todos, Y triste par ml...! De mis armores Vas a arrancarme la postrer ventura; La rosa quo me resta De mi corona virginal de flores; De mis aves de amor blanca paloma Que al mirar mi agona Me arrulla carinosa todavia. Cual la piedra postrera que resiste Al incendio voraz, y luego queda En el quemado hogar, como testigo Del ya pasado afin, asi mi Tula Reliquia de mi amor qued6 conmigo. 0

PAGE 296

4, 0 292 LIRA iNTIMA. 4Por que te vas, estrella de mi encanto, Hija del coraz6n? Por que abandonas Tu cielo azul, tus campos de esmeralda, Tu precioso verjel...? 4Por que me dejas Sin tu beso dulcisimo, y to espones Al furor de la mar...?-De Cuba parto Tan solo por amor ioh padre mio! Mi buena madre, mi querida madre, Baj6 al sepulcro en sus floridos dias; Desde entonces reposo sobre el seno De otro ser amoroso que me adora Como mi madre me ador6 en el mundo. A Europa va: lo manda asi su estrella: Tu ausencia llorar6 por ti clamando, Mas es mi madre y partir6 con ella.n Parte con ella: en su tranquilo peclho Hallaras el reposo y no en el mio Por profundas angustias devorado; Parte con ella, si: noble matrona De la virtud to mostrar4 la senda: A dar te enseflar con dulce gozo Pan al mendigo, al pobre la esperanza, Y a llorar quejumbrosa Del martirio 6 del crimen en la tumba. Parte con ella, idolatrada mia; Mas yo to seguir6 por donde quiera: De ciudad en ciudad, de templo en templo, En la alta mar, en la apartada costa, En los valley de Italia, en el oscuro Cielo de la Inglaterra, Donde quiera que cruces por la tierra. Quando sientas gemir el manso viento No temas: yo to lamo: es mi gemido. Si miras en las tardes algun rayo 0

PAGE 297

0 LIRA IXTIMA. 293 Que languido penetra en to aposento No temas, yo to miro, son mis ojos: Si ves que lenta gira Alguna sombra al pie de to ventana, Y oyes que alguno tremulo to nombra, Esa voz es mi voz, esa es mi sombra. Y si sientes en torno de tu frente Un leve movimiento Como el ala de un ave quo so posa, Es que corre hasta ti mi pensamiento. S Cuantas veces ansi6 dejar mis campos, Y centre el cielo y ]a tierra suspendido Gozarme contemplando el hondo surco De la nave veloz! Llegar ansioso A las arenas donde eLmar Tirreno Se estrella retumbando en la alta roca, En donde riega el TJiber La patria de los C6sares y Brutos. Ese gozo inefable T6 sola lo tendris. Parte sin pena, Ensancha el alma en extranjera playa, Nuevas escenas entusiasta mira; Desde la Alhambra del antiguo Moro, Hasta el Trnel que el Timesis admira, Desde el grand Vaticano Hasta la ermita del oculto valle; Mas nunca olvides, hija idolatrada, Que siempre carinosa Contrarestas mi barbaro destino, Que siento mi dolor, que busco amparo, Y a ti sola to encuentro en mi camino. Mas la patria en el mundo es lo primiero: 1 6bora por su amor batalla y vence, Un Bruto inmola al barbaro Tarquino S

PAGE 298

0 294 LIRA INTIMA. Y otro asesina a Cesar; Guzman el Bueno al hijo sacrifice, .Y el Arabe espantado retrocede; Y por ella clamaba el espartano: iVictima puedo ser, mas no tirano! iAy de aquel que la vende miserable! iAy de Tarpellft ap6stata romana, Que vil la entrega al enemigo bando! ;Ay del que abri6 las puertas de Tarifa! iAy de Espialtes que vende El laurel del honor y la victoria!* iInfames son, infames en la historia! Jams abjures de su amor divino, Mas quo feliz, sin mancha to aibiciono: Si me olvidas a mi to amar6 siempre, Si a la patria, jams te lo perdono! Mientras t nave por el mar Atlante Va con rumbo al Oriente Impelida por brisas bienhechoras. .Yo me quejo doliente Suspirando por ti, y exclamo triste: -Mar, insondable mar, t4 quo has mirado Pasar el crime sin abrir tu seno, Y hundirlo en tu vorAgine espantosa; Tu que has visto llegar indiferente, A la costa africana A la Codicia, PodrAs ardiendo en sanas, Bramando con la voz del ronco trueno, A mi Tula inocente .Sumerjir para siempre en tus entrafias? Si acaso estis de victims sodiento, Presto voy a partir: espera un dia, Y oculta entre tus olas Mi existencia infeliz! Mas sin escollos Vuele su nave, y venturosal mire 0

PAGE 299

0 -LiRA INTIMA. 295 Ya el alto muro de la antigua Gades Que el Atlantico mar azota y bana, Ya las rujientes y revueltas olas En las Aridas costas de Bretana. Vas a partir... el lino desplogado Se apresta facil... Mis postreros besos Recibe ioh, dulce bien! ioh Tula hermosa! eQue estos besos de amor nunca se borren De tu frente querida, Que en Allos va mi coraz6n, mi sangre, jTodo el aliento de mi fragil vida! Adi6s, adi6s, el ancla se levanta... iPor piedad! ipor piedad! Inutil queja! El rumbo esti marcado y de mi llanto Se burlarAn. Adi6s, amada mia, La nave part y la cortante proa Hiende cual flecha los serenos mares. Ya solo estoy! Al horizonte miro Creyendo ver la lona que la lieva, Y es solo blanca nube que se esconde Y deshace en el mar. Por todas partes Asi cual ave moribunda giro; Ya... ,Que dolor a mi dolor response? aQu6 corazon recoge mi suspiro...? 0 Habana, 1861. S

PAGE 300

0 0 S 0 S S 0

PAGE 301

0 AL BAYAMO. Por ti bogaba en mi ninez sencilla Sin pensar en el mundo y su locura; Cruc6 tus olas en veloz barquilla, Cuando mas que la gloria y la hermosura Gustabame tu blando murmurio En las siestas calientes del Estfo. Tus blancas ayes de vistosa pluma, El gin esbelto que en tu torno nace, La limpia, clara y hervorosa espuma Que en tus peas negruzcas se deshace, El linguido gemir de tu onda fria, S6lo formaban la ventura mia. iCon que tristeza abandon' tus aguas Copiosas, puras, mansas, cristalinas, El roble de tu margin, tus piraguas, La .quo to cercan fertiles colinas! T' lo sabes, Bayamo, en tus riberas Triste verti mis I'grimas primeras. 0

PAGE 302

298 LIRA INTIMA. Era uin adios at mi modesta casa Coronada de pinos y rosales, .Al avecilla que trinando pasa, A los que riegas lirios virginales, Al s6n del agua, al rayo de la luna, Y ia todo cuanto ame desde la cuna! jSi pudiese oh Bayaino! a tus orillas Volver cual antes nino placentero, Y nevadas y rojas maravillas Ensartar en un rnstico puntero; o bien por tus praderas deliciosas Sorprender la bandada de tojosas! iSi pudiese llevar como solia Risueno siempre de mi madre al seno El fruto que del Arbol desprendia! Y de dolor y sobresalto ageno En un remanso tuyo joh patrio rio! Pudiese humedecer el labio mifo! Mas en alas de loco devaneo Otros goces mi espiritu ambiciona, Y otra corona esplendida deseo, Ya deshojada mi infantil corona; Ya no aspiro el ambiente y la fragancia, De los aflos felices de mi infancia. Masa ti no te olvido en esta lucha: En mis suenos de amor, en mis delirios, Siempre mi oido tu rumor escucha, Y arranco en mi ilusi6n tus frescos lirios; Cojro en tus lomas, tus orillas amno, Y como ayer contemplo a mi Bayamo. Habana, 1846. 0

PAGE 303

0 EN EL BAILE. A %ctnucla 1Santa Cruz. I. Ufanas corren it la alegre fiesta Las virgenes del tr6pico adornadas Con blancas gasas y flotantes tules...... Tn la de ojos azules Oh seductora Ines! Oh tii Lucia La del talle gentil, y to Enriqueta, La de rizos dorados y sedosos! Pasad, pasad, amigas seductoras... iNo viene entre vosotras la que espero! Emma gentil la de risueno rostro Y airoso continente, Oye mi voz, detente; Que al vivo fuego de tus ojos ardo, Y en tu dulce sonrisa me extasio... Oh! ven, idolo mio, .iTn eres, Angel querido, la que aguardo! Pudorosa y afable te presentas En medio de mil virgenes altivas, Que cinen A su si6n ricas coronas, O ramos de laurel y siemprevivas. 0

PAGE 304

0 0 300 LIRA INTIMA. Alzas entre ellas la inodesta frente Sin una solar flor, sin un adorno, Pero el hechizo que to sigue en torno Te anuncia soberana; Reinas por tu expresiun y donosura, Y ,ondulan con tal gracia tus cabellos Oh Emma! que son ellos El encanto mejor de tu hermosura, Son rasgadas tus cejas y aparecen Cual dos pequenfos arcos de azabache Que A la luz de tus ojos resplmndecen. Es griego t perfil, tus pies apenas Se imprimen en la flor y en las arenas. Y que pardos lunares te engalanan! Parece que el amor con ansia oca De besos to cubri6, y Ct cada beso Breve lunar brot6 bajo su boca. No como a Venus en el mar Egeo Mfgico anillo tu cintura cifie; No necesitas cenidor de mirtos, Que es tanta tu belleza ioh virgen pura! Que to basta la breve Cinta azul que aprisiona tu cintura. Como en albo celaje Se mira el astro de la tarde envuelto, De blanca gasa pavoroso traje Cubre tu talle esbelto: 0 Ligeras redes de encarnadas rosas Se extienden por tu falda Que asemejan de Mayo la guirnalda. Parece quo se animan, y quo piden Bajando hasta besar tus pi6s pequenos Que las pises, mi amor, y las deshojes; Lograse yo cual ellas Lograse yo, poeta sin ventura, El placer de morir bajo tus huellas! 0

PAGE 305

* 0 LIRA INTIMA. 301 Acaba el baile.-Las cubanas bellas Se ausentan presurosas: sobre el mArmol, Crujen las sedas y flotantes tules... Td la de ojos azules Oh seductora In6s, oh tu Rosaura La de los negros y rasgados ojos, Pasad, corred, volad... ma's ti detente, Oh mi Emma, virginal! tn que en mi pecho Vida de amor y de placer derramas, Tt detente, y abrasame en tus llamas. Mas sorda' mis clamores Te cubres con las ondas trasparentes Del chal rosado de vistosa gala, Como un ave se plega bajo el ala. Ya me dices adi6s-ya s6lo escucho El rodar de la ripida carroza, Y el casco del corcel. Ya los salones Por virgenes hermosas coronados En el silencio quedan sepultados. Yo solo vago triste y gemebundo, Asido a mi esperanza todavia; Y en las luces que espiran, en las flores Que su perfume exalan, Busco tu imagen, tus miradas sigo, Viendote me embeleso, Y extasiado en tu amor suemo contigo. 0 0 0 S

PAGE 306

0 0 0 0 0 S 0 r

PAGE 307

4. .J .A MI HIJA TULA. (AL NACER). Cuando de amor las puras ilusiones Abandonan mi espfritu agitado, Y el ardiente volcan de las pasiones En mi pecho apagado Se trueca en hielo, y todo me abandona; Entonces tf, consoladora amiga, Llegas al mundo y templas mis dolores; Y acarician mi frente Suenos de luz, de risas y de flores. El universo entero Lugubre a mi mirada aparecfa, Y yo sin patria y sin hogar, a solas Desde la popa de ligera nave Vi aparecer y sepultarse el dia; Y asi exclamaba entre el fragor horrendo Del pie1ago sonante: "Prenda del coraz6n, fruto divino De mi primer amor, tus ojos bellos Aun no has abierto al esplendor del alba Y airada to persigue la fortuna; En d6nde naceras?... D6nde tu cuna ColcWaran los hados?... 0

PAGE 308

0 0 304 LIRA INTIM4A. El cielo alumbre tu primera aurora En un pueblo dichoso en que el delito Hunda en la escoria su nefanda tea, En donde eterno el triunfo De la virtud y del talento sea!" Mas ay! el sol de la infelice Cuba Alumbrarn tu cuna. En sus campinas Cual yo manana estamparas la huella, Y la veras al poste encadenada; o cantando victoria 0 Ya libre y de laureles coronada. Mas en mi amargo duelo De mi invierno serAs--oh Tula mia! Unica luz de paz y de consuelo. 1854. 0" S

PAGE 309

C1 MI AMOR. -la .Srta. NWatalia Fernandez riado. Yo idolatro fren6tico una estrella Que radiosa destella Prendida en el azul inmensurable; Es su regia morada el alto cielo, Mientras yo por el suelo Sobre espinas me arrastro miserable. Si me esconde su disco en nube parda Que la tormenta guarda Y lucir en el tter no la veo, Me parece morir sin su luz pura, Y entre la sombra oscura Impaciente le sigue mi deseo. Mas si la vuelvo ver, y mis hermosa Tras gasa vaporosa Viva desplega sus brillantes galas, Todo mi s6r estatico palpita, Como el ave que agita Al v'r su amor, las adormidas alas. 20 46

PAGE 310

0 0 306 LIRA INTIMA. Snbito fuego el coraz6n me enciende, Y mi alma se desprende De lo terreno, y a la altura sube; Y exhalando de amor un hondo grito, Va por el infinito Corriendo de astro en astro y nube en nube. Y entre mundo de soles la contemplo Como en sagrado templo, Reinando siempre en la elevada cumbre, Mas no advierte mi llanto doloroso... Y sigo silencioso Sin que su rayo mi camino alumbre. Ay! no ha nacido para mi la llama Que fulgida derrama! Ese destello que amoroso vierte, Que anima el aire, y en la tierra cunde, En mis venas difunde Con su alma luz, espiritu de muerte. Yo quisiera besar su frente de oro,. Y gozar del tesoro De su fulgor que en el espacio oscila; Verla rendida al fervoroso ruego, Y sentir todo el fuego De su ardiente y esplendida pupila. Mas no lo alcanzare! Desde tan lejos Gozar6 los reflejos Que brotan de su disco misterioso, Y sentire su afecto palpitante; En mi aftn anhelante Lawseguire sin fin y sin reposo! Al verla en el espacio suspendida, Atomos de mi vida 0

PAGE 311

S LIRA INTIMA. 307 Desprendirios de ml van a buscarla, Y la acarician con carino extremo; Y un deleite supremo Es el misino tormento de adorarla. Si ella alumbrase las mananas frias De mis amargos dias! ;La adoro con tan ciego fanatismo! alas el espacio inmenso nos divide Pues mi amada reside Junto al A1, y yo muero en el abismo! Es un crimen amar desde la tierra El esplendor que encierra; Pero solo le pido en mi plegaria, Que en las noches bellisimas de Mayo, Derrame un tibio rayo En la cruz de mi tumba solitaria. 0 0

PAGE 312

0 0 0 0 0 0 0 }r

PAGE 313

S EL ARROYO EN CRECIENTE. Ayer corpi6 el arroyo de linfa trausparente En reducido lecho con Ianguido rumor; Hoy surge caudaloso y arrastra on su creciente Los juncos de la orilla, las. hojas de la flor. Ayer perdi6 el arroyo sus olas y sus giros: Vi6 pilido el nennfar, marchito el aleli, Hoy vuelven las palomas con f6rvidos suspiros, Y mojan en sus aguas su pico carmesi. Hoy altos los retofios ostentan frentes blondas, Hoy pinos acopados agitan su dosel, Y alzando su cabeza, rompiendo por las ondas, Hoy tiende relinchando sus crines el corcel. iQu6 bello entre las guijas con tardo movimiento Se arrastra en las arenas torcido caracol! ;Que cantos alza el ave! iQu6 espumas riza el viento! iQu6 cisne cruza el agua! iQue flores dora el sol! Sus limpidas espumas no encuentran un escollo, Da el alba con sus rayos esmaltes al cristal; Al borde las espigas desplegan su pimpollo, Al centro el lirio ofrece su seno virginal. Aqui, preciosa Julia, bajo frondosa jagua Dichoso reposemos, no to detengas no; iLa sed me abrasa tanto! ;Tan fresca correoel agua! Haz copa de tus manos, y en ellas beba yo!

PAGE 314

0 S I0 0 4 0 0 S 0

PAGE 315

0 a 0 S SONETOS. I. 4 -ntonio ambranaSi la Justicia yace encadenada Con la muerte en la p'lida mejilla, Y el torpe que la inmola triunfa y brilla De laureles la frente coronada; Si va por rudo latigo azotada Y el mismo sacerdote la amancilla, Clavandole en el pecho la cuchilla, Y rasgando su tunica sagrada; S6 t6 el brazo de Dios que la defienda, El alma tuya rindele en trofeo; No en el mercado sin pudor se venda Por 'vil y -degradado fariseo; Y tendras al morir en la contienda 'fumba como Caton y Galileo, 0 0 0

PAGE 316

-312 LIR$A IN'I'IMA. II. A AMALIA SIMONI. (A P.1'RT PARA EUI{OJA.) Hija del Camagiley, tu voz sonora Le dice adios al pueblo american ;Qu6 dulce voz! qu6 timbre sobrehuzuano! Que magicos hechizos atesora! Mas al dejar tu Cuba encantadora Su Qielo azul y su jardin galano, Al dule s6n del cadencioso piano, iPor qu6 canta tu voz? iPorque no llora? Pronto vas A dejar tus horizontes, Y tus notas divinas nos encantan...... Llora por Dios! tus selvas y tus montes Por ti un adi6s tristisimo levantan; Mas t eres un sinsonte, y los sinsontes No loran su dolor sino Jo canton. 1851. IIL SU VOZ. A:2arprita ?idrc. Envuelta en Alba tunica la veo Iaeiante de esplendor, alta la frente, Canta, y despierta con su voz ardiente De ignota dicha el intirno deseo. 40

PAGE 317

0 LIRA INTIMA. 313 Calla, y la sigo en grato devaneo Por un mundo de luz, y dulcenente Me parece que escucho en el ambiente Resonar el tiernisimo gorgeo. Se aleja, y oigo el eco quo distante Cual himno triste de perdida gloria Suspira ellno de pasion y llanto: ,Sueno, y la miro hermosa y palpitante, Y con su imagen fija en la menoria Torno a eswuchar su delicioso canto. IV. RECUERDOS. Aqui fua!... Bien mie acuerdo!... lste granado En flor sobre su frente se mecia; Este huerto a mis plantas se estendia De flores y de ramas coronado. Oigo su voz!... Cual himno enamorado El yo te adoro suena todavfa, Y aspiro palpitante la ambrosia De su labio oloroso y encarnado. Aun vierte aqui su lnguido suspiro, Y contemplo su gracia y su hermosura: Aun alegre resuena su voz pura, Y su semblante enagenado miro; Aqui el granado estt, y aqui estf el huerto, Y ella tambidn... pero el amor ha muerto!. Habana; 1860. 0 S

PAGE 318

0 0 0 0 S 0 S S 0 I r

PAGE 319

* 0 LA FLOR DEL MIRTO. -.EUaria cianta 1,'ruz~d Cantora de mi patria, tu siembra.s cuidadosa La pilica violeta y el nftido jazmfn; La dalia, la azucena, la purpurina rosa; Mas no la flor del mirto, la gala del jardin. Es ella, cara amiga, la Venus de las flores, La sola que sustenta dulcisimo placer; Si ya no la cultivan los tiernos trovadores Amor se ir4 distante, y no querra volver. Amor de nobles almas es flor sin una espina Que brota en las orillas del lago temblador: Amor sofnaba Safo y amor la field Corina, Amor Santa Teresa, ]a Aveqlaneda amor. 3Porqu6 resisted sola? 4No ves tus compafleras Las virgenes cubanas que ciegas van tras 61? Amor en las cascadas, amor en las riberas, Amor sobre la loma y amor bajo el laurel. No cruces solitaria tan Aspero camino, Que un dulce compaflero sostenga tu virtud; Cantora de estos values, amar es tu destino, La flor el Mirto solo corone tu laud. 0

PAGE 320

0 0 0 S 0 0 0

PAGE 321

0 A MARGARITA PEDROSO. EN EL BAZAR. Hermosa Margarita! A ti me arrastra el numen que me agita; De tu magia sin fin no me defiendo; Tu rostro me seduce, tu voz grata Mi espiritu arrebata, Y en cada rayo de tu luz me enciendo. La Caridad te guia; El genio te dot6 de su energia; Con f6 y amor acudes al que liora; Y has initigado to dolores tantos Como trinos y cantos Tu garganta mel6dica atesora! En to espaciosa espalda Luce la cinta roja, y por tu fald a El aire enamorado va entre blondas: Y tu sedosa cabellera oscura S Desciende A tu cintura En largas erenchas de movibles ondas. Esttico te miro, Y te sigue amoroso mi suspiro: Me llevas trash tu luz el alma entera, Y al fin, cediendo A tu divino encanto, Bescftu rojo manto, Y hasta morir me abrazo ni tu bandera.

PAGE 322

S n 0 S 0

PAGE 323

0 VENECIA. mi amigo Tomd6 somez. I. Era en Agosto: la luna En pardas nubes envuelta, Apenas el agua heria Del Gran Canal de Venecia. Ibamos los dos solas El alma al dolor abierta, Recordando de otros dias Amor, lagrimas y penas. iVa la gondola! este grito Son6 en las ondas serenas, Y paso! paso! otro acento Respondi6 con aspereza. Despert6se en ti el recuerdo De un amor que te enajena, Y en mi la dulce memoria De mis nativas praderas. Y exclamamos: (cjCOmo es grato Pensar en tan grata ausencia, En la patria y la familiar, Que con ansia nos esperanbn 0

PAGE 324

320 LIRA INTIMA. ;Con qu6 tristeza escuchamos La caimpana de la iglesia, Los cantos del gondolero, Las t6rtolas que se quejan, Los genios que entre las ondas Doloridos se lamentan, Y los gemidos del aire Entre los muros y peas! Y es que en todo se aparecen De la pasada existencia, Martirios que nos devoranb Recuerdos que nos laceran! Siempre una lagrima ardiente Que por las mejillas rueda, Y desde el fondo del alma Un grito de angustia inmensa! iSiempre la noche en el cielo! ;Siempre en el mundo tristezas! ;Siempre la imagen de Cuba En las playas extranjeras! IL .Jamnts olvido esas horas Que tu amistad me recuerdan! Pienso ver los gondoleros Que en sus barcas atraviesan, Y la graciosa italiana 0 Que abre temblando las rejas. Escucho la barcarole Quo un amor celeste expresa, Y el sordo golpe del remo Que en el silencio resuena. Deslizarse por el agua Miro la g6ndola negra, Y me imagino que el viento Bate los muros v arenas. 0

PAGE 325

0 0 LIRA INTIMA. 321 Aun en Guido a ver alcanzo Las frondosas arboledas, Aun oigo el s6n de las ondas Que bajo el puente te estrellan; Y contemplo al rayo tibio De la luna macilenta, Los alca6zares de mArnrmol Del Gran Canal, de Venecia! S Paris, 1875. 0 22 S

PAGE 326

0 0 S S

PAGE 327

0 0 A RAFAEL MONTORO. (EN EL BAUTIZO D: SU IHO.) No en venturosas eras Sino al fragor del viento y olas fieras Nace tu nino en tiempo borrascoso; Mas en sus venas late Sangre de libres, y entra en el combate Precedido de un nombre victorioso. Su porvenir brillante profetiza El pueblo soberano: Por hijo el Camagiey lo aclama ufano, Dios lo alienta, la patria lo bautiza. 0 Crezca tan bello nino Entre besos de amor y de carilo! Crezca, y mis tarde en la cubana fila Fervoroso batalle, Y el rudo monstruo del rencor acalle, Que torvo el ceo su pufal afila. Que cual t' vencedor siempre se vea, Sin temer negra sana: El hijo tuyo que tu amor entrafia, niial ti el apostol de su patria sea. 0 'I

PAGE 328

324 LIRA INTIMA. Que luche valeroso. Y como ti sostenga vigoroso A su misera Cuba infortunada: Vibre su voz augusta Contra toda opresi6n y ley injusta, En perenne y en6rgica cruzada. Arda en su ser la sangre de tus venas, Y con suerte propicia Haga it fuerza de luz y de justicia Rotas rodar de Cuba las eadena. En no lejano dia Cnmplase tan hermosa profesia: Adore al Camagiey con f6 sincera, Y suene en su fortuna Apenas salve el bordo de la cuna, Y articule una voz por vez primer, Nueva generaci6n triunfe potente: La paz, amor suspire, La palida opresi6n tiemble y espire, Y Cuba redimida aloe la frente. 1s87. S 09 0

PAGE 329

0 LA BAYAMESA. iNo to actiercas, gentil bayamesa Que to fuiste mi sol refulgente, Y risueflo en tu lihnguida frento Blando beso imprimi con ardor? iNo recuerdas que un tiempo dichoso Me extasi6 con tu pura belleza, Y en tu seno dobl6 mi cabeza Moribundo de dicha y amor? Ven, y asoma Ci tu reja sonriendo; Ven, y escucha amorosa mi canto; Ven, no duermas, acude 6 mi lianto; Pon alivio a mi negro dolor. Recordando las glorias pasadas Disipemos, mi bien, la tristeza; Y doblemos los dos la cabeza Moribundos de dicha y amor. La cauci6n que con este titulo se ha cantado en todas las ciudades y aldeas de la Isla tuvo su origen en el pueblo que le did su nombre, Barmo. Habia alli lacostumbre, heredada de los irabes, por nuestros progenitores, de cantar n las rejas de las novias y aun simplemente de las amigas Las canciones eran creadas casi sielipre por mnsicos y poetas del lugar. Era por los snis de 1851. Despues de una representacion dramiitica, nos 0

PAGE 330

0 320 LIRA INTIMA. ocurrio celebrar, del modo citado, A varias senoritas y eutre ellasi una que era novia de uno de los promovedores de ]a sarenata. Yo, a pasar de no ser el no vio me encargun de ]a letra, Carlos Manuel de C6spedes y Pancho Castillo Moreno, improvisaron ]a msici, y Carlos Perez fue el tenor que la interpret aeompanedo de loscomposi[ores. A los pocos dias La Baamesa se cantaba j:or todas las Srtas. del pueblo. buego pas( a Holguin, Puerto Principe, Santiago do Cuba y Manzanillo. Ya en esto pucrto se di6 a Ia vela y desembarc6 en Nuevitas y Cienfuegos; de Cienfuegos a lu liabaua y Mataizas. Mas tarde partWo para el extranjero y ha visitado sucesivamente A Cadiz, Madrid, Sevilla, Paris y Londres. No'tengo noticias deque hayaarrostrado comoBrindis los frios de Stocolnio, ni Sampetersburgo. Pero como en estos viajes han desfigurado tanto la humildeletra que a veces he tenido difienltad en reconocerla, ]a public tal como se escribi6 en una noche del moes de Marzo del afo de 1851 sin quitar ei anadir una silaba. ;Merecen estos verses haber recorrido ambos hemisferios? No, mil 'eces no. Entonces ;a que atribuir tan gran honor? No es dudosa la repuesta: a ]a deliciosa musica de Carlos Manuel de Cspedes y Pancho Castillo Moreno. 0

PAGE 331

S 0 EN LA PLAYA A la trta. radina uivranco, iCon qu6 gracia virginal Corres por la arena leve! ;Qu6 bien queda tu pie breve Impreso on el arsenal! Parece que el mar por ti Gime, se agita y esplaya, Y cubre toda la playa De conchas de oro y rubi. Un caracol que to v6 Dejando del mar el centro, Viene a salirte al encuentro Porque lo pise tu pie. Otro lindo caracol Deja su fragil morada, Y corre tras to mirada Imaginandote el sol. Yo al ver tus ojos brillar, Teno que por tu donaire ,Te quiera llevar el aire Que riza el agua del mar. S

PAGE 332

0 328 LIRA INTIMA. o que de concha gentil Forms ligera piragua, Y te alejes por el agua Diifana, pura, sutil. o que algdn silfo en su afin Te arrebate ioh. dicha suma! Y to esconda entre la espuma De las olas quo se van. Y lejos de este confin To Ileve por esos mundos De rocas y antros profundos, De una inmensidad sin fin! iQue grato me fuera a solas Cuando tibio el sol declina Vagar contigo, Pradina, Por el seno de las olas! Y tender asi los dos Vida eterna, eterno espacio: Toda la mar por palacio, Por testigo, solo Dios! 0 0

PAGE 333

0 0 EI, PRIMER BAILEY. 61 1e &vijri-fd Ceirnep JRfrt Qapae. Al fin, amiga, has gozado Del primer baile!-La orquesta A tu oido embelesado, Mejor que nunca ha sonado...... ;Hermosa estaba la fiesta! El salon resplandecia, De la luz entre las ondas; Y brillante como el dia, Tembloroso rayo heria Perlas, diamantes y blondas. 0 ;Cuanta ferviente triguefia Envuelta en nitidos tules! Y icuanta rubia risuefia, Que en dulces misterios suena, De ojos linguidos y azules! Unas con lujoso brillo, Cual princesas deslumbraban: Otras por su aire sencillo, Pudorosas recordaban fas virgenes de Murillo.

PAGE 334

0 0 330 LIRA INTIMA. Vaporosa muselina Cin6 tu espigado talle, Y en tu frente alabastrina Luci6 fresca y purpurina La mejor rosa del valle. Rico bordado lucfa En ]a fantastica veste Que tu cintura celfla, Y en orlas de azul celeste Hasta tus pi6s descendia. Fascinabas al destello De tu hermosura y decoro; Y tu sedoso cabello Bajaba a besar tu cuello, Desatado en hebras de oro. Tu vestido se extendia Con fino encaje adornado, Y sobre el mnrmol crujia, Pero f veces replegado Tu breve pie descubria. iC6mo sentiste ;oh ventura! Tus primeras emociones En rfpidas vibraciones! iSe desbord6 tu alma pura En tiernas palpitaciones! iC6mo admiraste extasiada, Tanta luz y movimiento! iQu6 dule extremecimiento Ya a la luz de una mirada, Ya f lo grato de un acento! Imagenes luminosas Revolaban en tu frente *Flotantes y bulliciosas, Como en aire transparente Enjambres de mariposas. El mundo viste ceflido S

PAGE 335

0 0 LIRA INTIMA. 331 De nuevo esplendor y gala; Sunsun que fuera del nido, Por la luz del sol berido, Tiende el cuello y abre el ala. Verte, virgen hechicera, Me parece; iqu6 donaire! iComo valsas placentera! iVas tan leve, tan ligera, Que no to siente ni el aire! Ya corres, ya presurosa, Aun mcls ripida que el viento Cruzas la sala espaciosa: Ya en el duro pavimento Apenas tu pie se posa. Ya vuelas, ya en torbellino Flotan al aire tus gasas: Sin voz, sin vista, sin tino; Ya en revuelto remolino Giras, vuelves, corres, pasas. Mas de sibito la orquesta Calla, la gentle se apresta A partir...... iVirgen querida! -Todo pasa asi en la vida Como tu primera fiesta! Paris 1876. "0 "S 9 S

PAGE 336

0 0 S 0 0 S 0 0

PAGE 337

0 A MI HIJA TULA. I. Yo soy un cipres marchito Junto 6 limpida laguna, Y eres ti rayo de luna Que entre sus ramas se v6. Yo soy la palma que seea Dej6 el 6brego inclemente, Y to arroyo trasparente Que va a extenderse a su pie. Que soy yo? Todo lo triste: Pasionaria dolorosa, Melanc6lica tojosa, Noche de denso negror. Que ores t'? Todo lo alegre: Cielo azul, nube de plata, Clara fuente que retrata De virgen valle el verdor. Que eres ti? Cuanto renace; La flor, la luz, el rocio,

PAGE 338

0 34 LIRA INTIMA. La espuma que foria el rio, El s6n de dulce laud. Qu6 soy yo? Cuanto declina: Muerta flor, sol moribundo: El que dice adios al mundo, Y a su hermosa juventud. Es cierto que me consume Horrible melancolia, 4 Pero contigo, alma mia; Triunfar6 de tanto mal. Porque eres tn, cara T41, La reliquia mas hermosa, De mi madre, de mi esposa, Y de mi pueblo natal. II. No indagues ay! mi tormento, Ni mi dolorida historia; Es una santa memorial Que siempre me sigue fielEs la sombra de tu madre Que en esta mi vida larga, Me ayud6 a beber la amarga Copa rebosando hie. Toda pasi6n, todo fuego En mi dej6 triste huella, Cual destructora centella Que brilla y pasa fugaz; Mas tu madre dej6 solo En mi existencia gravadas, 0 Voz suave, dulces miradas, Puro amor, bendita paz. S

PAGE 339

0 LIRA INTIMA. 335 Hermanos, patria, familia, Me arranco suerte funesta; Solo tu afecto me resta En mi naufragio de amor. Hoja verde en el inmenso Arido valle que habito, Gota de agua en el maldito Arenal de Ini dolor. Mas mientras contigo viva Contemplar6 en mi tristeza, Verde lauro en mi cabeza, Belfas flores a mis pi6s; Mientras to estreche 6 mi seno No he perdido, Tula hermosa, Ni mi madre, ni mi esposa, Ni mi cielo bayames. III. Van los anos negras sombras Esparciendo en torno mifo, Y con soplo duro y frio Robandome la ilusion.El jardin de mi existencia El tiempo quema y devasta, Mas siempre por ti entusiasta 0 Latira mi coraz6n. En vez de llorar mis penas, Extraviado peregrino, Voy cantando en mi camino Porque tn cantando vas. El invierno de mi vida Alza su frente severa, Mas tu amor es primavera Que no se acaba jamus.

PAGE 340

ex 336 LIRA INTIMA. Podri la naturaleza Secar con mano enemiga, El grano sobre la espiga, Sobre su tallo de flor. Podra al encumbrado roble Dejar en tierra desecho; Mas no borrar de mi pecho Podra tan profundo amor. El tormento de la muerte Sera menos hondo y fiero, Si en mi instante postrinmwo Oigo ta voz celestial; Y morir6 entre tus besos Y el recuerdo oh Tula hermosa! de mi madre, de mi esposa, Y de mi pueblo natal. IV. En la extension de los mares Se marca a veces radiant, De alguna barca distant El velamen temblador. No alcanzan jams los ojos A ver el tosco madero, Ni del rudo marincro Se oye el grito atronador. Asi en el mar de mi vida, S61o a mi vista se marca De tu carino la barca Con velamen sin igual: Al rayo del sol de Cuba Junto a florida ribera, Miro la Ilona ligera De amor y gloria seal. 0 a

PAGE 341

a 0 IRA INTIMA. 387 Con tu ternura inefable Ti consuelas mi amargura: Donde acaba mi ventura Nace risuefo ti amor. Mi consalaci6n perenne Sera tu carino tierno, Y de mi pilido invierno Serhs la postrera flor.n Ven a mi, no me abandones: C(na nima dolorida Junto a mi tumba escondida Siembra un fmebre cipres; Y recuerda que eres, Tula, La reliquia mas hermosa, De mi madre, de mi esposa, Y mi pueblo bayam6s. 1856. 0

PAGE 342

S 0 S S S 0 S 0 0]

PAGE 343

0 EN EL CAM PO. No te acuerdas? 1 nispero frondoso En la cflida siesta I)e los ravos del sol nos defendia: Y yo A tu lado, idolatrada Lola, Me abrasaba en tus ojos Mas ardientes que el sol del Mediodia. A tu imperio cedi. Naturaleza Nos ofreci6 en sus virgenes montafias Claros arroyos, abundosas fuentes, La blanca nube que la luz colora, El ave voladora Que el infinito ripida recorre, El torrente que brama desbordado Del monte en la ladera; La flor de la ribera, Del agua los rumores, Menuda yerba por mullido lecho, Y por dorado techo Ajcho dosel de pinos gemidores. Al volver fatigados 0

PAGE 344

0 840 LIRA INTIMA. De trepar por los montes encumbrados, Rnstica mesa de oloroso pino De frescas rosas y azahar cubierta, Pr6diga te ofrecia Los riquisimos frutos tropicales Del verde campo mio, Y en tosco vaso el agua cristalint De trasparente y caudaloso rio. Cuantas veces en esos bellos aros Nos juramos amor! Tojosas tiernas 0 Que se arrullan con picos de orp y nieve, Solibios silbadores Que vuelan trash su amada sin recelo, Las nubes quo se juntan en el cielo, El racimo quo al a rbol se entrelaza, La roja cambustera que se abraza. A los muros de piedra, La enamorada yedra Presenciaron las horas inefables De nuestro gozo. Unidas nuestras almas Con el mismo fervor y sentimiento, Ardientes se fundfan En un rayo de luz y un solo alient Nos juramos ali pasidn etern".........! Eternidad! mentira! todo pasa! De aquella historia tierna No queda ni un recuerdo en ese campo De nuestro inmenso jubilo testigo, Y en el hondo silencio del sepulcro Pronto t imagen morir conmigo. 1 s5o. 0

PAGE 345

0 0 X NIEVES XENES. Ti la quo on noche de dolor suspira, La do sensible y tierno coraz6n; Resuena cada nota de tu lira Empapada en pasion. De tu numen el cantico inefable Es el ay! de un herido serafin, Es un eco de amor inconsolable, Una queja sin fin. Sin aliento, abatido, solitario, Tu coraz6n sin esperanza vw, Cual se quema el metal del incensario Falto de aroma ya. Nubl6se de repented el sol que dora El alba de tu hermosa juventud, Y ores la virgen quo abatida Hora Con stfico laud. Noasi debil tu espiritu sucumba, Y r6mpele sus garras al pesar; Dejamne it mi que estoy junto A la tumba, 'u eterno lamentar.

PAGE 346

0 0 342 LIRA NTI'MA. Pinta tn de los heroes la matanza Quo cayeron luchando on ardua lid, Y el esfuerzo gigante, la esperanza Del b6lico adalid. 0 bien en dulce y amoroso idilioLas bellezas del campo virginal; Y conirni tu si6n la de Virgilio Verde palma inmortal. Mas llorar en el mundo vs ti destino: Tu amigo inseparable es el dolor: El es tu gloria, tu placer divino* Corona a de tu amor! En cada verso y generosa idea Vierte una gota de suprema hiel, Cada ]hgrima tuya un canto sea Que merezca un laurel! I188. 0

PAGE 347

0 0 LAS CUBANAS. L4EIDA en el "Circulo sabancro" por cl nio q6car !orira yI icrcz. Yo vi de las agarenas Las atezadas mejillas, Vi las pastoral sencillas De Betlen y Jeric6; En la costa del Egeo Vi las hijas de la Tracia; Pero no tienen la gracia De nuestras cubanas, no! Yo vi en las notches de luna En un pintoresco valle, La virgen de airoso tale De las orillas del Po. Vi a las hMngaras gallardas, Vi las turcas, vi las celtas, Pero no son tan esbeltas Como las cubanas, no! Yo vi en sus bosques fragantes 0 A la alegre tirolesa, *Y la blanca montanesa S

PAGE 348

344 LI1A INTI MA. De la Escocia me eucanto: Mas viven entre las brumas Sordas al amante ruego; No alientan almas de fuego Como las cubanas, no! Ellas ornaron de flores De mi abril las albas bellas; Ardio mi pecho por ellas, Todo mi s6r palpit6. 0 Por ellas fu6 dulce el caliz De todas mis amarguras......f No vi jamis hermosuras Como Ias cubanas, no! Jama's cant6 las beldades De esasriberas remotas......! Pensaba en mis compatriotas, Que son las que adoro yo. No vi su expresi6n celeste Ni en Francia, ni en Inglaterra: No hay mujeres en la tierra Como las cubanas, no! I su 0 0

PAGE 349

0 EN EL RIO. 4Leida por 9. 4iTicolad A@zerate, en 6u6 Neunione6 literaria&. Ven ia mi orilla amena, En donde en blanca arena Las olas se derraman Con languido rumor. Ven, adorada mia, Y antes que muera el dil Beba tu dulce aliento, Y embriigueme de amor. Jageyes encumbrados Al cielo entrelazados, Tendiendo su follaje Su sombra nos darmn. Y bajo el toldo espeso, Al son del primer besoSus virgenes capullos Las flores abrirAn. El sitio es misterioso, El aire delicioso, De las movibles ondas Arn6nica la voz; 0

PAGE 350

0 yS 346 LIRA INTIMA. Y mi. ligero esquife, Sin miedo al arrecife, Del remo al blando empuje Deslizase veloz. Oh von, idolo mio, Que al inargen de mi rio Por ti suspiro triste, Llorando estoy por ti. Serena corre oi agua: Ven, entra en mi piragua, Sencilla riberena Del claro Yumurf. El agua sollozando Ondula al soplo bland, Y el pie vetusto moja Del negro torre6n; El sol rasga la bruma; Y la hervorosa espuma Corona la alta cresta Del aspero pe56n. A veces agitadai Va el agua desbordada, Salvando los oscollos Que intentan resistir; Y por los muros trepa, Y rope la ancha cepa Del pltano frondoso Con h6rrido rugir. Mas boy corriente amiga A ]a ondulante espiga Con su cimera do oro Refleja en el cristal. n

PAGE 351

0 0 eA LiRA fmINIA. 347 Domina paz completa, Y el agua vi. tan quieta, Que apenas lame el borde Del limpio pedregal. Oh von, idolo mio, Quo al mfrgen de este rio Por ti suspiro -triste, Llorando estoy por ti. Serena corre el agua: Ven, e4tra en mi piragua, Sencilla riberefla Del claro Yumurf. IiS8, 0

PAGE 352

0 0 0 S 0 0 0 0 x

PAGE 353

0 SONETOS. I. AL CAUTO. Naces, oh Cauto! en empinadas lomas, Bello desciendes por el valle ufano, Saltas y bulles juguet6n, lozano, Peinando lirios y regando aromas. Luego el arranque fervoroso domas, Y hondo, lento, callado por el llano, Te vas A hundir en el inmenso Oceano; Tu nombre pierdes y sus aguas tomas. Asi es el hombre; entre caricias nace, Risueno el mundo al goce le convida: Todo es amor, y movimiento, y vida; Mas el tiempo sus impetus deshace, Y grave, serio, silencioso, umbrio, Baja y se esconde on el sepulcro frfo. IL A MI ESPOSA. Del ancho Cauto en la riscosa orilla Sentado lloro mi perdida gloria; Sobre sus aguas se desliza y brilla Uiftv lhgrima fief de mi memoria. S

PAGE 354

0 350 LIRA INTIMA. Del Bayamo, entre el inirto y maravilla, Lloran tambien mi deplorable historia, Y banan una cndida mejilla, Lngrimas tristes, del amor victoria. Cuando confundan su corriente pura Y mezclen Ambas IMgrimas los rios, Correran i una misma sepultura; Asi, ojali que los despojos mios, Se mezclen en la tumba silenciosa, Con los despojos de mi dulce jposa! TIl. MI ADORACION. Aqui alzando patri6ticos cantares, De estas orillas en la blanca arena, Y no en la margen del helado Sena, Ni al blando murmnurar del Manzanares. Vivo feliz. Prefiero en mis hogares El claro arroyo que entre guijas suena, Y la que grata los espacios liena Misica de mis cedros y palmares. 0 CQu6 puede haber en el Antiguo Mundo Comparable a mis c6firos y canas, Y al foliage sin par del bosque mio? Adorar solo se mi so] fecundo, Mis colinas, mis virgenes montaias, Y ]a f&rtil ribera de mi rio. En Marzo de 1852, Carlos Manuel de Cdspedes, Lcas Castillo Moreno y yo, 4or 6rden gubernativa pernmancimos en Palma Soriano, pueblo situado a ocho 6 dicz leguas do Santiago de Cuba cuarenta dias y cuarenta noches, los mismos que habit No6 cn el area. Palma Sorianjes un bellisimo pueblo situado A orillas del enudaloso Canto, rodeado de mil paisajes pinto-

PAGE 355

0 LIRA INTIMA. 351 rescos y de grandes y negruzcos farallones. Es por el estilo de Friburgo, Quebec, Lucerna y otros porticos pueblos de la Suiza, jardin de Europa. Alli nos pasamos cuarenta dias entregados a las Musas la mayor parte del tiempo. Carlos Manuel se ocupaba principalmente de ia traducci6n del segundo canto de la Eneida, en octaves reales. Tina tarde sentados los tres sobre una gran laja, a orillas del ric,jtunto a uiia preciosa cascade, hablabamos de nuestras families y de nuestra pr6xima vuelta a Bayamo, canjuradas las maquinaciones del gobernador don Toribio Gomez Rojos. El sol se hundia en Occidente, la mnsica de las aguas nos servia de orquesta, el canto de los guajiros llenaba el aire, y todo nos hablaba de amor y de poesia. Alli improvisamos los tres sonetos anteriores de los que Lucas que reside hoy en Bayamo y cuya memoria no tiene igual, me ha enviado una copia. El titulado Al auto es de Carlos Manuel C6spedes, A mi esposa, de Lucas del Castillo v Mi adoracion el mio. S S 0

PAGE 356

0 '0 0 0 S 0 0 n 0

PAGE 357

0 AMOR MARTIR. A Toma tomez': Como el sensible coraz6n heriste De mi amigo infeliz! Patria y familia Dej6 por tu carifo; Pero escuchas con alma indiferente El iay amargo de sus hondas pens! Y helada como el mfnrmol A brbaro'suplicio 1o condenas. Por librarse del mal quo lo atosiga, Y de tu amor desp6tico y funesto Lejos de ti parti6... MilIn, Venecia, Miraron su dolor... Oh! icuantas veces Sobre ligera gondola cruzaba, Y tu celeste images le seguia Entr.e la espuma de la mar envuelta, La cabellera undosa En loves rizos por la espalda suelta! Arrojarte queria Del agua en lo profundo, y ms hermosa 4El limpido cristal to devolvia. 24 S

PAGE 358

0 0 354 LIRA INTIMA. Am6 la soledad y la tristeza: Ya bajaba a las hondas catacumbas, o misero gemia De Scipi6n y de Sesvola en las tumbas. Al rayo de la luna moribundo Bajo las garras del del dolor insano, Le vi meditabundo Al pie de la column de Trajano; o en vago y amoroso devaneo Recorrer los escombros Del triste y destrozado Coliseo. Solo por ti su coraz6n sufria;0 En el aired, en la luz. en las espumas En todo to miraba y to sentia. Con tu carifo y tu beldad sonaba; Y aspirando tu aliento Tras de tu luz convulso se lanzaba. Napoles ay! nos esperaba entonces Con su volcan do lavas coronado, Sus fertiles campifias, Y las doradas uvas De deliciosas y abundantes vifias. Mas ay! cediendo a ti, torn la espaldi A la dulce amistad, y presuroso Volvi6 a tus pies cual nunca adolorido, A tu cadena uncido Con afecto tenaz! Yo del Vesubio A la cumbre vole... y 61 entre tanto A tus plantas tristisino g ma, Y del herido coraz6n vertfa Raudal ardiente do abundoso llanto. Pero t' sorda a su clamor, Teresa, Despedazaste al fin un alma pura, Que solo respiraba Por tu bien, por tu amor y tu hermosura. 0

PAGE 359

0 0 AMOR AGRAVIADO. Helado late y sin piedad tu seno: Del amor en el cfliz delicioso Solo apuro mortifero veneno. Ya el beso que en tu labio palpitaba Perdi6 el perfume virgin; El desencanto con su soplo impio El alma to see(. Mortal angustia Sucede tu candor, y tu ironia Me asesina tenaz...... mas me persigue Tu imngen adorable, arrobadora, Que A cada instante miro, Que on mis ensuenos sin cesar me asalta, Y la siento en el aire que respiro. Siempre tu voz dulcisima, inefable, Que sin cesar repite -Tuya sere-!n Naturaleza toda El eco me devuelve...... Mas deliro! Naturaleza inm6vil 6 mi llanto No refleja tu amor, ni mi quebranto, Ni compadece mi destino adverse; De mi parte esa voz hasta la esfera, ,Yo soy el que to lievo donde quiera, 0

PAGE 360

356 LIRA INTIMA. Y lleno de mi amor al Universo. Piedad! piedad! iNo miras esta llama Que abrasa mi interior? Un rayo s6lo De tus ardientes ojos bastaria A volverme la vida. iSi me operas Y aiaras otra vez! iQu loco intento! La traidora perfidia Tiene on tt seno pofnzonoso nido, Ya su horrendo silbido Huye mi amor... mas tu querida inogen.* Tu gracia celestial, t blando acento Siempre en mi vivirn con luz rafliosa. Ese dulce reflejo del pasado Alumbrara mi iocbe tenebrosa: De tu mirada ardiiote El rellmpago viv oin nocho umbria Anunciando esperanza, todavia Vendra a posas On lmii abatida frente. Cuando la muerte con agudo filo A la beldad quo ecndida sonrie Corta la vida on flor...... el tino amante La cubre con sus ldgrnmas....... adorna Su sepulero d flores A cada uevo so]... y nunca olvidta Que aquella fu6 la luz d sus amores, Y el inico consuelo de su vida. Asi to lloro yo. Muerta to creo: Con esencias perfumo tus despojos; Te visito en la noclie silenciosa, Por ti planto un cipres, amada mia, Y cubro en mi agonia, Con adelfas y lagrimas tu losa. 1860. t sco0 s0 0

PAGE 361

0 e DBSDE LOS PIRINEOS. mi hija Tula. ; Cuan hermosas se elevan las montafias De los floridos y altos Pirineos! Aqui un bosquo frondoso Ostenta los fragantes avellanos; Alli la parda y pintoresca cumbre Del monte virginal forma cambiantes Del sol de Ocaso t la postrera lumbre; Aci i un arroyo rApido desciende Por centre oseuras, intrincadas brefias; Alla ronca caseada se desprende Desde las cimas de las altas peiias. De verdes pinos la compacta fila Flexibles copas en los aires mueve, Y el limpido carnnbano de nieve En la pendiente con el aire oscila. Resplandecen las gotas de rocio Tan claras que convidan A beberlas, Y en las orillas de abundoso rio B3lancas flores imitan red do perlas; Sqre ma6rmoles duros, transparentes. Desplega el valle su silvestre toca. S

PAGE 362

0 358 LIRA INTIMA. Y van de monte en monte y roca en roca Rodando claras y sonoras fuentes. Y en un rudo pefion del monte erguido Con corvo pico el tguila pujante Osada labra su seguro nido. El verde chopo y las fragantes hayas A cuya fresca sombra Sus Lglogas cantaba Garcilaso Aun extienden aqui ramajo espeso; Aun oigo el lamentar de sus pastores, Y aun gime entree las flores La blanda queja y el amante beso. Yo de pi' junto al border del torrente, Miro la escena desplegarse on torno Aspirando el perfume quo se exhala Al despuntar el sol... En la colina Aparece una hermosa campesina Con una flor on los_ cabellos negros, Y un sencillo cendal... Al ver su rostro De ti me acuerdo, mi querida Tula; Y on medio de esta escena palpitante En quo todo mortal goza y sonrie Honda tristeza cubre mi semblante. Triste es pensar que nunca ioh Tula mia! He de volver A mis nativas playas, "Ni reposar al margen del arroyo Bajo el palmar magnifico... que nunca Volvere 'a ver las cabelleras blondas Do mis flexibles y nudosas caas Mocerse como un mar de claras ondas. Qu6 me importa quo brille osplendoroso Esto campo feliz?.... Mortal angustia Clava en mi ser envenenado acero, Y de ini vida en el invierno flio Me consume el hastfo..... 0 Bajo estas hayas iloro y desespero! 0

PAGE 363

0 LIRA INTIMA. 359 Bells son estos bosques de esmeralda Donde templada luz rope las brumas, Donde fecundos, numerosos rios Limpias ondas desatan entre espumas..... Mas no estos tn, ni son los bosques mios! Bellas son estas flores do oro y nacar Que decoran los values y collados; Bellas estas rosadas amapolas Qae de la fuente en el cristal se miran, Y estas modestas violas En donde alegres mariposas giran...... Mas no son ay! mis aguinaldos rojos En torcidos arbustos enlazados, Ni aquellos frescos lirios Quo ell el Bayamo limpido arrancaba, Y en la sien de tu madre colocaba En medio del amor y los delirios. ;Si lograra volver I mis riberas, Y en las maianas del florido.mayo De la alba aurora al trasparente rayo Mis bosques de limones y palmeras Contigo recorrer...... Mas impossible! Ya me falta el vigor...... ya mis cabellos Mas blancos que la nieve, ya mi vida En zozobra mortal...... todo me advierte Angel de luz, que morir6 sin verte: Y mientras tanto gimo en hondo duelo, A horroroso ostracismo condenado, Clamando por mi hogar y por mi cielo! Aguas-Buenas, 1874. "S S

PAGE 364

0 0 I 0 0 0 0 0 S

PAGE 365

0 TZRISTZA.I Eras tn, Lola, tan jove.....! En tu frente todavia Brillaba el hermoso dia De amor y felicidad. Aun eras blanca paloma Llena de luz y de gala, Que tendiste alegre el ala Por;la vasta inmensidad. Ibas lauzarte al viento Pero Ai mi acento volviste, Te Iiabl de mi amor, me oiste, Y son6 con la virtud. Por vez primera en el inundo Entre dulces alborozos, Rompi6 mi labio en sollozos, Rompi6 en himnos mi laud. Cual bebe en la flor el ave Una gota de rocio, Bebi en tu seno, bien mio, La miel del primer amor. Hermosa mir6 4 la tierra De mis ansias tras el velo: Sin celaje todo cielo,

PAGE 366

0 862 LIRA INTIMA. Sin espinas toda flor. Vino luego el infortunio Hiri6 tu palida frente; Y tus ojos tristemente Vi para siempre cerrar. Se alz6 la tumba sombria: Te fuiste de mi floresta, Y por una aspera caesta Baj6 lleno de pesar. Desde entonces en la tierra Giro con paso inseguro, Y en mis angustias apure CQliz colmado de hiel. En cada estrella contemple Una antorcha funeraria, Y una adelfa solitaria En cada flor del veijel. Como flotan en invierno Dispersados nubarrones, Vagan asi las visiones De mi desgraciado amor. Quiero cantar cual solia, Mas siempre miro en mi duelo Una nube en todo cielo, Una espina en toda flor. 0 0 S 0

PAGE 367

0 0 *LA TARDE. Asi cantaba Rosa Mirando al sol hundirse en Occidente Entre la mar rujiente y espumosa: Ya la tarde apacible baja leta Por la vecina cumbre, Y vespero gentil radiante asoma, Mientras el sol de ocaso moribundo Envuelto en rojo manto deja al mundo. Ya las estrellas brillan, y se esparcen Como chispas de plata, ya su queja Exala el ruisenor, y alegre liba Zumbando en el rosal la parda abeja. Eleva la Natura Sacros hosanas en solemne coro, Y cantan al Eterno una elegia Espiritus de Dios en arpas de oro. Yo en el concierto universal elevo Una oraci6n ferviente Como elevaba en los pasados dias Al s6n del melancolico salterio Geminloras endechas Isaias. Todo aqui entona un cnntico sagrado: S

PAGE 368

0 S 364 LIRA INTIMA. Desde el agua qu grave se despelia Hasta el ave risuefa Qua revolando vz por el collado. En todo pienso ver al Dios del Orbe; Es mi alma un rayo de su amor divino Que en medio de tinieblas Solo on lo eterno busca su destino. Para cantar mi f6 me sobra aliento, Quo el coraz6n agradecido tiena Alas para volar al firmamento. Aqui en la tarde misteriosa eicucbo Del lago azul en la perlada orilla, Infinitos rumores y sollozos Con lagrimas de amor en la mejilla. La campana sonora que resuena En la elevada torre, El ruido de los bosques, cl aroma De los valles, la timida paloma Con su dulce clamor, y del rocio Las perlas tembladoras y lucientes Todo me Labla con voices elocuentes, Todo lo abarca el pensamiento mio! Por eso clevo al Dios de cuanto existe Mi amorosa plegaria, Y resuena en la tarde solitaria El eco spiritual de mi arpa tristen. 0 S 0"

PAGE 369

0 r A EN SU PARTIDA. Parte... ,No ves a lo lejos Que hermosa Matanzas brilla? Del Timesis en la orilla Todo es triste para ti. Pero... Matanzas! iQue bella Esta del sol a la lumbre! ,No miras ally ]a Cumbre, Y el valle del Yumuri? Aquf en Londres el invierno Desplega un manto de nieve: Ni el sol asomar se atreve, Reinan las sombras aquf. Mientras todo es luz y fBores All del. monte en la falda, Y cubre eterna guirnalda El valle del Yumur. Tornara 6 tu pecho el brio, Y pl color a tus mejillas, 0

PAGE 370

0 0 366 LIRA INTIMA. Al ver tus frescas orillas, Y tu cielo azul turqui. AlzarAn tu 6nimo enfermo Los natives borizontes, El aire de aquellos montes, Y el cielo del Yumurf. To falta ver en tus valles Con el pecho alborozado, El verde bambn encorvado, Y el fresco y blanco aleif. Necesitas el ambiente De tus fuentes y campinas; Tu hogar, tus campos, tus piflas, Tu valle del Yumuri. No como tn, carol amigo, Volver6 a la patria mia, Pues odiosa tirania Su trono levanta alli. iVenturoso to quo puedes Lleno de amor y esperanzas, Ver tu cielo de Matanzas, Tu valle del Yumurf! Y si mueres... oiras siempre De tu mar el murmurfo, Y tu cristalino rio Pasara cerca de ti. To cubrira con sus ramas La floreciente palmera, En la eterna primavera Del valle del Yumuri. L6ndrts, 1873. 0 0

PAGE 371

0 S MONTOLON. Aqui ;oh Tula! una cascada Entre flores se desliza, Y un piwo quo el aire riza Forma alegre pabell6n. Aqui un lago trasparente Desata su linfa pura... iTodo es flor, todo verdura El Parque de Montol6n! Dicen que un oculto silfo Desplega aqui el ala breve, Y de (armin y de nieve Tine el nacionte bot6n; Y con hojas de esmeralda Cubre los nidos graciosos, En los drboles frondosos Del Parque de Montol6n. Aqui el hermoso follaje Del castafo reverdece; Y al s6n del aire se niece El triste sauce llor6n; 0 0

PAGE 372

368 LIRA INTIMA. Y aun sus hojas tropicales Lleva el indico banano..... iQuet hermoso estif en el verano El Parque de Montol6n! iOh cuanta ninla inocente De sonrosada mejilla, Vaga del lago en la orilla Alzando dulce canci6n! ;Cufnta virgen goza y rfe En su placer estasiada, Al borde de la cascada 0 Del Parque de Montol6n! Aqui viene siempre ;oh Tula! Linda cono flor del valle, Una que tiene tu tale, Y tu mismo corazon. Al ver quo ese angel hermosd Tus inismas gracias desplega, Esclamo: Mi Tula llega Al Parque de Montol6n. Y al imaginar que nunca He de volver L tu lado, Siento cl pecho desgarrado, Es profunda mi aflicci6n; Y alguna I'nrima triste Dejo siempre en mis congojas, En las flores y en las. hojas Del Parque de Montol6n. Paris, 189 0

PAGE 373

PLEGARIA. Senor! Seilort Ac6geme piadoso: No quiero demandarte en mi querella Ni quo el rigor conjures de mi estrella, Ni que me tones 4 mi dulce hogar; Cuando con vivo afin on tus altares Me ves ioh mi Senor! aribdillado, Vengo lleno de angustia, atribulado, Por mi infelice patria 4 suplicar. To ruego por el misero cautivo Que en las hnmedas cfrceles espira, Por el triste expatriado que suspira Buscando en vano alivio 4 su dolor. To ruego por la esposa que en su lecho Es por las rudas hordas asaltada... iPor tanta noble victima inmolada Bajo el hacha de est6lido opresor! To ruego por el hijo cuya fosa Con profundo dolor cav6 su padre, Que sobre el seno de la tierna madre Una lanza enemiga atraves6. To ruego por el mirtir indefenso Enpatibulo vil sacrificado, 25

PAGE 374

0 0 370 lARA INTIMA. Que por la turba estipida mofado Lleno de orgullo, impavido muri6. Senor! Senor! Te ruego fervoroso Por el bajel patriota perseguido, Que por los rudos vientos impelido Toca las costas de la patria ya; Por la debil barquilla destrozada Sin vela, ni tim6n, ni rumbo cierto, Que perdida en la sombra busca el puertw, Y zozobrando por las aguas va. S Te ruego por los ninos inocentes Que sin piedad el bhrbait deguella; Por la modest y timida doncella Quo profana la turba sin pudor. Por este que va herido por el bosque, Por aquel derrikado en la batalla; Por los que inmola el sable y la metralla... iAbandona n, los d6spotas, Senor...! Senor! Seior! Ac6geme piadoso: No quiero demandarte en mi querella. Ni que el rigor conjures de mi estrsila, Ni que me tones is mi dulce hogar. .Cuando con vivo affn en tus altares Me ves ioh mi Senor! arrodillado, Vengo lieno de angustia, atribulado, Pormi infelice patria a suplicar. 1872. 0 x 1:0

PAGE 375

0 0 4 v 4 SON ETOS. I. A MATILDE RODRIGUEZ. 9 (EL RUISEROR MURCIANO). Es nirtir del amor en Eavorita: En sus angustias en sileneio gime, Y de mancha.ominosa se redime Por la pasion profunda que la agita. En la de Fausto pobre Margarita Me seducen su voz y alma sublime: Mano de bronco el coraz6n la oprime, Y al abismo su paso precipita. En Amelia me encanta su ternura, Es en Elvira reina del proscenio, En Ines traspasado el pecho siente...... iC6mo cambia de forma y hermosutra! Pero siempre es Matilde, y por el genio Coronada de luz brilla su frente. 0 0 I'd

PAGE 376

372 LIRA D4TIMA. H. A LOLA. Me enamoran los ojos de Climena, Y de Mercedes ]a gentil cintura; Admiro de Teresa la blancura, Y adoro de Bol6n la tez morena. De In6s el talle esbelto me enagen a, De Matilde Ina gracia y travesura; Y de la rubia Marta la hermosura Forma n mi coraz6n blanda cad~na. Una no existed que me infunda espanto: Delgada, obesa, carinosa 6 fria .Encuentro en todas celestial encanto: Mi amor la mujer raya on mania; Mas lo quo arde on mi s6r de puro y santo Es tuyo, s6Io tuy!| Lola mia! 18fl2. III. AYER Y HOY. Ayer fuiste mi sol del mediodia, Hoy mi plida estrella sin fulgores; Ceni tu frente ayer de blancas flores, Hoy me cines de abrojos, alma mia. Ayer con nardo fu cabello ungia, Hoy apuro la liel de tus rigores, Vivi on el cielo ayer de tus amores, Hoy redoblas mi afin y mi agonia. es que extinguida la ferviente llama Que en tu seno prendi6 pura y hermosa, En vano por tu afecto mi voz clama; S FN. rY, .. i~s c5 fi. .f I v."N' v

PAGE 377

0 LIRA INTIMA. 373 Mas si tn me detestas rencorosa, Yo el mirnsmo soy que inconsolable lloro Coronado te am6, mArtir to adoro. 1861. IV. ALTIVEZ. Con tu mirada indiferento y friA Humillarme pretendes ioh traidora! Mi corag6n estitico to adora Mas no sufre mi amor tanta falsia. Yo por ti contrasts mi suerte impia, Y la angustia mortal que me devo.ra; Pero nunca bald6n cpue me desdora A tus pies postrara la frente mia. Por ti sufriera todo sacriticio, Y mi dolor le consagrara ofrendas; Por ti arrostrara con esfuerzo bravo Dura cadena o barbaro suplicio; Mas humillarme nunca lo pretendas; Tu martir puedo ser, mas no tu esclavo. 1860. 0" S

PAGE 378

0 4 0 0 0 0 0

PAGE 379

"0 LAS PRIMERAS NIEVES. Ese nublado cielo y esas ondas Que arrastra el aire en remolinos loves, Y el sol que asoma amarillento y tibio Los nuncios son de las primeras nieves, Ya por los aires bajan Como cops blanquisimos de espuma, Y en los castaos y Alamos se cuajan. Yo nunca vi en mi patria este sombrio, Mas hermoso y sublime panorama, Que miro desplegarse en torno mio. All jamnfs el sol deja su imperio, Y no se xen estos opacos dias De sombras, de tristeza y de misterio. Es all todo luz. Aqui aparecen, El Arbol seco y el rosal sin flores, Y on mi mortal congoja Siento ay Dios! que mi vida fatigada Asi como las ramas se deshoja. Mas no aborrezco la estacion del frio; Y la nieve me place CQue Iimpida en .mis rejas se deshace. Final lluvia de cops trasparentes S

PAGE 380

376 LIRA INTIMA. En las alas del viento Baja ya del oscuro firmamento, En raudal copiosisimo. Piadosos Tal vez marquen al ver mis agonias, El triste fin de mi existencia dura. Y blanco manto sean Que cubran mi ignorada sepultura. Paris, 1877. "0 s0 4M "4 0

PAGE 381

l0 0 .CARNAVAL EN EL CIRCULo HABANERO. A} =Maria Ijuiba di6frctzctca de Idea. Alejate, vieja arpia, Que asi me. cercas y asaltas, Y por todas partes saltas Armaido tal griteria. Canto lngubre a ni plectro Inspire tu faz insana......... Oh vieja antidiluviana! Matusalenico espectro! Espantajo pavoroso Que nublas asi la fiesta, Tmrgen triste y funesta Del'murcielago alevoso. Que to tundan y acribillen, Que to aplasten y te empujen, Quo to corten y to estrujen, desuellen y amartillen. S

PAGE 382

378 LIRA NTIMA. Pero que advierto? Luz pura Derraman tus ojos bellos; Y van con vivos destellos Denunciando tu hermosura. GY tus pis...... Un punto escaso Los dos componen..:... ;qu6 breves! tC6rmo a caminar te atreves Sin rodar i cada paso? Y tu voz...... ic6mo peneta! Si parece, tal me atrae, Que cada palabra trade Un puial en cada letra. iC6mo trasformarte veo Por un arte prodigioso, De murci6lago alevoso En Venus del mar Ejeo! Que to canton, to embelesen, Y to adoren, y to estimen, Y te halaguen y to mimen, Y to arrullen y te'besen. 0 Angel de las ansias mfas, Hoy A danzar me resuelvo Contigo, y juzgo quo vuelvo A mis ma's dichosos dias! Alas huyes;..y no consigo Detenerte, y tristo lloro; Adios, alma A quien adoro, Solo estaba, y solo sigo! 1888. 0 0

PAGE 383

0 AL CAUTO. Oh Cauto Qu6 transparente Tu terso crigtal desatas! i Cuantos limpidos arroyos En tu seno se derraman! i Que goces tan inefables Hay en tus costas calladas! Como en tus ondas envueltas Sollozan las tiernas almas! Cuantas historian ocultas En tus rocas y tus playas! Cuantos patriotas cayeron En tus orillas ainadas! ; Cuantos gritos de victoria, Aun resuenan en tus auras, 0 En tus rnmsicas sonoras, En tus rocas escarpadas! SC6mo te idolatro oh rio! Junto a cuyas ondas claras Paso venturosos dias Bajo tus cedros y palmas! ;Como mi pecho so enciende! ijComo mi vista se espacia En el esplendor eterno 0

PAGE 384

380 LIRA INTIMA Que en tusi infas se refracta1 -Cuando con su luz serena En ti se refleja el alba, La tierra y el firmamento Se tocan y se entrelazan, Y en sublime union se funden Tus corrientes y sus llamas. Mas si el fragor de los truenos En tu 6mbito se dilata, Y on fuerte titan trocado La gigante cumbre asaltas, Me enciendo en tu ardor, y ciego Tu c6lera me arrebata, Tus rela'mpagos me excitan, A tu v6rtice me arrastrAs. Y quiero morir herido, Por el rayo que en ti estalla, Al s6n de tus tempestades, Y al estruendo de tus aguas! 1874. 0 0" 4W 0" 0

PAGE 385

0 TE VOLVERE A VER? Nada aqui puedo amar! Yo vi del Sena Las apacibles ondas, y en el Tiber Como gigante de hiaciza piedra Elevarse de Adriano el mausoleo, Y rotos en pedazos por los siglos Los muros del sublime Coliseo. Del Monte Blanco A la elevada cumbre Subi con fire planta; del Vesubio Mire la lava arder; la bella Niza Se present 6 mis ojos Cual paloma entre flores engarzada, Y de lagos y montes coronada La pintoresca y deliciosa Suiza; Y todo lo admire; mas nada pude Amar ioh Cuba! ...Tu recuerdo solo Llena hi coraz6n, y me imagino Verte al trav6s de las espesas brumas, Mecerte en el Atlante. Si volviera a tu seno! Que gozoso Hollara yo tus eilidas arenas! iQu6 grato me seria Volver 4 ver tu sol, tu cielo hermoso, Y al nargen del torrente fragoroso 0

PAGE 386

382 LIRA INTIMA. Vivir bajo tus palmas, Cuba mia Y allA en tus bosques de frondosos mangos Disfrutar largas siestas, Oyendo el susurrar de tus enjambres, Mientras mirase por floridas cuestas De tus ovejas blancas el rizado, Y copioso vell6n; y en la laguna Entre el alto copey y el verde mangle, El rayo macilento de la luna! ;Como ay Dios! por el agua Cantando mis indigenas idilios Bogara alegre en rtistica piraguft! Pero vano anhelar! Todo me advierte Que ya se acerca palida 4rmi echo Con su rostro fatidico la muerte! I. Una mafana de Agosto Te dije adi6s, Cuba mia: El sol brillante lucia En ta cielo tropical. La luz, el viento, las olas, Todo alegre'palpitaba... Yo solo ioh Cuba! lloraba En mi ribera natal. Y tu espacioso horizonte Claro, azul, radiante, abierto, Brill6 para mi cubierto De fanebre resplaridor. Y en tu campinta enflorada De mi carino santuario, Ver nie pareci6 un sudario Al traves de mi dolor. 0

PAGE 387

0 LIRA INTIMA. 388 Y luego, al alzarse el ancla Divisa en la bahia Mi dulce hogar todavia!. En donde fui tan feliz! Todo mi ser en pedazos Salt6 de dolor transido, Como el4rbol desprendido Por la profunda raiz. Al abandonar tus costas S Por mishligrimas banadas, Doblespuntas aceradas Me hirieron el corazon! En ese momento horrible Fu6 tan honda mi agonifa, Que en silencio me decia: -No hay para mi salvaci6n! Seis aflos hace, seis aios De aquella mafiana triste, En quo en los mares te hundiste. Dulce Cuba, para mi! Y de ribera en ribera, Va aumentando mi tormento, Y estoy con mas sentimiento, Enamorado de ti! III. Naci al calor de tu brillante cielo Y otros aires no puedo respirar...... Aqui me falta luz, me falta vida...... ;,Podr6 ioh Cuba! a tus playas retornar? 4Podr6 otra vez mirar la garza errante Que en el limpio raudal templa su sed%. 4Podr6 otra vez cortar las maravillas Qe forman en el muro espesa red? S

PAGE 388

384 tIRA INTIMA. Si yo volviera a verte, dulce'Cuba, ;Que ventura dulcisima y sin fin! Con qu6 placer besara cada roca De tu mar, cada flor de tujardin! Por los fTrtiles campos de otros climas Nunca to puedo ap6stata olvidar..... iDe nuevo me darks dichoso asilo? Cuba gentil...... jte volvere A mirar? Paris.-87>. 0 "0 0 0 eS eS 0

PAGE 389

0 0 JQSEFINA POSSE. Bellisima virgen te adoran dos rios El uno el Gironda y el otro Almendar; El uno recorre los pueblos de Francia, El otro sereno circunda tu hogar. La Francia sustenta tu espiritu noble, Tu rostro trigueno de America es: T6 tienes la gala del cielo cubano, Con today la gracia del pueblo frances. Aqui to embolesan frondosos casta5os, All los racimos del verde pahnar; Este air to cubre de copos de espuma, Y aquel de la esencia de flores sin par. Es Cuba tu patria, etas Francia to adora; Asi de dos pueblos querida to ves; Y ostentas la gala del cielo cubano, Con toda la gracia del pueblo franc6s. Tus rizos sedosos, tu frente morena, Tus ojos que vierten celeste esplendor, Tu cindido seno quo virgen palpita, Cual tiembla en su tallo la tiinida floor; Iu talle que airoso las almas suspende, S

PAGE 390

0 0 $86 IJRA INTIMA. T final cintura, to garbo, tu pie; Anuncian oh virgen! que td eres cubana, Con toda la gracia del pueblo francs. Amor en to torno sus alas agita, I'l rostro colora de nieve v carmin. Tus ojos anima, tu tale tornea, Ti) boca embalsama de aromas sin fin. Por eso to uaman, gentil Josefina, La perla del Mundo del grai Gcnovs, Con todas las galas del ci(lo cubano, Con todas las gracias del pueblo ranets. Budo *I5h S 0

PAGE 391

0 S A EMMA. I. Amor, Amor, te volver6 la espalda. Si fingirme pretended un Eden; De ]a de rosas virginal guirnalda Ya solo espinas quedan en mi sin. iCuiintas veces, A'mor, junto a ias rcjas Me corona cual mgica doidad! Y cuantas sordo i mis ardientes quejas Me ha dejado en profunda soledad! Heine por fin en los revueltas olas, Sin un amado ser, mas libre soy; No quiero ya el amor: dejadme i solas; Cantando alegre ind ependencia voy. Si quiero cantos de entusiasmo lleno Del Vesubio IA la cumbre volar, Pintando al s6n del borrascoso trueno A NApoles gentil tendida al pie. Mas no quiero el amor iue envilecido Finge esperanzas y la muerte da, Nos convida it gozar, y fementido Dgl corazon a lo profundo vi, 0

PAGE 392

0 0 388 LIA INTIMA. Una mano fatal, Amor funesto, Mi triste vida i su placer holl6.... Amor, perfido Amor, yo te detesto: Yo quiero amigas, pero amadas no. Libertad! libertad! iVana quinera! Vivir sin ser amado y sin querer! Vivir solo sin una companera! Vivir sin el amor de una mujer! Vivir como la roca en el desierto, Vivir como la arena junto al mar...! No puede ser... mi coraz6n no ha muerto! Lo siento estremecerse, y quiero amar. Amarto i ti cuya mirada ardiente Anuncia las venturas del amor; Amarte L ti que llevas en la. frente Las rosas virginales del pudor. Blanca estrella que asomas en mi cielo, Ven, yo to adoro con amor sin fin; Paloma de mi amor, suspende el iulJo, Plega el ala, detente en mi jardin. T11 eres pura, t' nunca has engafiado, Angel, tu eterno adorador sere; Antes pue ser por otra coronado 0 Prefiero ser hollado por tu pie. 1810. 0

PAGE 393

0 0 "~ PRIMER AMOR. Yo no s6 que nagia tione Un labio fresco y rosado Que de un amor acendrado Habla por primera vez. Ni qu6 tienen unos Ojos Vivos, puros, rutilantes, Quo nunca han mirado amnutites, Y mirani con languidez.. Helrmosas, si habeis querido Con puro y ferviente anhelo, Si habeis gozado ese cielo Lleno de vivo fulgor; Bien sabeis que no hay delicia Tan profunda, tan extrema, Que no hay ventura suprema Que iguale al primer amor. No os sigue el recuerdo grato Dulce, triste, lisongero, De aquel que amasteis primero Con ardiente frenesi? .iNo guardais en la memoria El instante delicioso, S

PAGE 394

0 En que diste el tembloroso, Fugaz, balbuciente v? S1 quo temblando dijeron Vuestros frescos labios rojos, Y que bafi6 vuestros Ojos Con ligrima dlc pudor. Si quC os dej6 entre delirios Embargadas dulcemente, Que ilumin6 vuestra frente Con mngico resplandor. Un mi tai vez proVunZiado Entre placeres sonrieiido. (Caracoles recogiondo En las orillas del mar; ) cuando asoma in luna En el alto firmamento, Oyendo sonar el viento En el espeso palmar. Aquellas tiernas miradas, Aquellas sabrosas cuitas, Aquellas ansiadas citas En solitario jardin; Aquellos pndicos besos, Y en la amante efervescencia La incitante resistencia, Y el ruego tierno y sin fin. 0 Oh castisinia cubana! Oh mi dueho idolatrado! 2Ii cario inmaculado, Scrafin encantador; Por ti me es grata la vida, Pi ti mi dicha se encierra .... Toda mi gloria en la tierra Sera tu primer amor! 0 I 2

PAGE 395

0 1yt~ 0 ALNVIARGEN JAEL ARNO. lorencia cs pueblo italianio Cuyas bellow/s admiro, Pero mnis siento v me inspire Con cl pueblo mejicano. Que bellos soil los paisajes Do Florencia, si la aurora Con vivo rayo colora Las cumbres Y los boscajes! iQue 1lermoso el palido brillo De la luna, entre las ondas Del Arno, y en las redondas Torres del alto castillo! S Pero M"jico es sublime Si ei las tardes silenciosas, Por las playas arenosas i[elancolico el mar gime. ;Qu6 fnlgido centellea El sol on el horizonte! 0 ;Que magnifica del monte La altiva cumbre verdea S

PAGE 396

0 0 0 392 LIRA INTIMA. M6jico es rico tesoro Que bajo el cedro v la cafia, En su corazon entrafia Un mundo do barras do oro. Y en sus altas torres flobi El noble pend6n del libre, Que no bay mano que no vilbre La espada del buen patriots. Hallan torpes Maquiavelos 0 lEn Florencia su fortuna, Mi6ntras iVjico es la cuna De Bravo, Hidalgo y Merelos. Florencia da al roy prestigio, Mas M6jico no lo abona; De Florencia es la corona, Do M6jico el gorro frigio. Eln encarnizadas lides Con diverso fin inmola, Florencia A Savanarola Y Mejico a Benavides. Tendrit el arte gloria sunia En Florencia, y dulce encanto; Pero yo prefiero y canto La patria de Montezuma. Estos versos fucron leidos por el autoren Florencia el alo de 1876, en un banquete en que celebrabasusdias un celebre mejicano con quin viajaba ent6nces. En la mesa habia muchos partidarios de Juarez, y por ]o tanto republicanos rojos. 0 e0

PAGE 397

0 0 A AELAIDA RISTORI. EN MEDEA. Por la colina del espeso bosque Llega temblando y livida Medea:. El cabello en desorden desatado Su rostro melancolico sombrea. Habia, y su voz devoradora llama Vierte en mi coraz6n; y se derrama Hirviendo por mis venas. Inflamase mi espiritu dormido, Y por su genio herido Despierto del letargo en que yacfa: 0 S6lo su voz magn6tica podria Mi pecho estremecer... Misera madre Que sin amparo y de amargura Mlena Respira solo amor, y amor tirano Cifie a su cuello barbara cadena, Prende en todo su ser fuego maldito, Y arroja a la infeliz con dura mano Por la fatal pendiente del delito. Hondos suspiros de dolor exhale Soiaundo con Jas6n..... Con quo tormento

PAGE 398

0 S 394 LIA INTIMA. Aiza ia triste suplicante queja R0ogando I su rival... Con flento hunilde Se prosterna a sus pies... mnas de repente Relampngo siniestro De terrible venganza la ilumina: .tetorcidos los brazos muestra airada, $e crispa su cabello, en su mirada El fuego del Averno centellc, Y Eunm6nide iracunda Hiergue la faz y su punal blande. Parece una frenetica Ieona (ue el "ispera melena sacudiendo Coleri
PAGE 399

0 0 LIHA INTIMA. 395 Ent6n6es Como N6mesis furiosa, Enarbolando el rencoroso acero Lo clava en las entranas de sus hijos Y ruedan A su planta. (rito horrible Alza la muchedumbre estremecida; Y ella lanza el pufal, y retrocede De su delito bArbaro espantada. Lugubre Ilama de sus ojos vierte, Culpa al cielo sacrilega, y so arrqja, A los profundos senos de la muerte. Con tartctAo furor, loba salvaje, Hieres mi coraz6n...... Y me arrebatas Por sathuico fuego devorado: Ardo en lit sangre que en tu mano liuma, Me embriago en tu dolor... amo a Medea. Solo al ver tu seniblante me estremozeo, Y do tu voz pendiente Gozo, suspiro, adoro v aborrezco. (Marzo 13 de 1868.) 0 S

PAGE 400

0 0 S S S 0 S 0 0

PAGE 401

S C CANTOS DEL SIBONEY. A rrm queridIo arigo Cecrixfo Rdj ero. S S 0 S

PAGE 402

S 0 S 0 S S 0 0

PAGE 403

*0 CANTOS DEL SIBONEY. acI ili idgnatio vms m! Jainias eolir imagin mi front Al cantar a la raza siboneva Con pindrico lauro. Otros alcaneen El triunfo on tan terrifica epopeya. Me inspiran s6o el lamentar profund(o De los miseros martires. Cubano Como el rudo salvaje de mis rfos, Clav6ne sin cesar desde ]a cuna Unos mismos puiales la fortuna, Y al llorar su dolor Iloro los mios. No pienso no, cenirme una Corona De olimpicos laureles inmortales: l3ardo infelice de la ardiente zona, Llevo aquella foijada con los hierros QJue se riegan con lagrimas ardientes, Y con la sangre de rasgadas venas. Es en Cuba la bella Poesia Virgeft atada A posted ignominioso Por mano de la ruda tWrafa Al vanidoso opiparo magnate Celebre el bardo, y al potent C sar Sanguinario en la paz y en cl combAte; Alas no 't la raza hunltilde que i111efensa, 0 Y sumergidaen lanto, n

PAGE 404

S 400 CANTOS DEL SIfONEV, Cay6 bajo los tercios espanoles De San Quintin, de Flandes y Lepanto. Sl destino fatal nos ilena adusto De oprobios y pesares infinitos; AExpiarmos acaso De la indigena raza los delitos? Sus delitos? Jamns! Sin ambiciones En sus campos bellisimos moraban, Y no como el caribe La sangre de la victima apuraban. Ellos ay! como el timido corderp Que contento acaricia La mano qUe la muerte le prepara, Y 1a lame amoroso con delicia; Asi siempre ofrecieron generosos A inflexibles y bravos opresores, Los frutos deliciosos De sus verdes y fertiles florestas, Unidos A sus cantos y plegarias, Mnsica y danzas, victores y fiestas. Pero nada contuvo al gran torrente De la hueste tiranica, invasora, Y cual hoz cortadora Quo siega la alta espiga y se complace En arrasarla en flor, y mas furioso Aun la simiente prodiga socava; Asi la grey esclava Fue herida sin piedad. El fl6bil indio De fina piel y cuerpo delicado Pide en vano perdon. Fu6 en lo profundo Por Sefor iracundo En mortiferas ininas sepultado. Y si alguno valiente y justiciero Quiso romper la barbara cadena, i4 juez inexorable A morir en las llamas Jo condena. 0

PAGE 405

0 0 CANTOS DEL SIBONEY. 101 A crimenes sin cuento Se lan zan las estipidas falanjes...... I1fodo Io inmolan, y lo absorven todo! A los rebeldes con el hierro doman, Al debil con el lAtigo flagelan; El seno hinchado de futuras padres Con puVal agudisimo desgarran: (.on satan icas teas Incendian la mlorada venturosa: Lo que perdona el fulminante acero El bronco con estruendo despedaza, Y se derrumba eni una inmensa fosa La aborigene raza. Y sobre tanta sangre y tanto escombro, Invocando sus genios tutelares Erigen los soberbios vencedores A su Dios y suRev sacros altares. Los manes do los mhrtires indianos Lamentanse en la nocho silenciosa Del intricado monte en ht espesura, Demandando it su Cuba dolorosa tn recuerdo de amor y de ternura. Conshgronle los aflos venideros Memoria eterna en cantico divine; Yo en mi lira ignorada y quejumbrostt Siento y Moro su lngubre destino. Tal vez con duro ceo y voA several Ll opresor injusto Condone mi cantar... mas ivano enpeno! Nunca puede apagar el hondo grito De la raza infeliz que cay6 inerme, tn nombre de la cruz, y sin sepulci'o En el silencio y el olvido dieme. Esta domposicion vio Is luz en las Brisas de Cuba dirigidl p' los se= ores Fernando V. Aguirre y Nestor Ponce de Leon; pero se pttbli06 mivy variada par to permitirla la censuratal come aparece ahort. Siboneyez ind. Se Ilamaba asi al indio natUral dQ Cubi. S7

PAGE 406

0 0 0 0 0 0 0 0 e

PAGE 407

0 S LAC*USA Y EL POETA. Una tarde de verano Iba por un sitio agreste, Cuando una vision celesto A mi vista aparecio. Era dolorosa virgen De frente palida y mustia, Y me dijo con angustia: -La Musa indiana soy yo. Llevaba un carcaj al hombro, Blanco cintur6n ceufa, Y sus espaldas cubria Con un manto azul turqui. Indio penacho ostentaba De finas y breves plumas; Unas blancas como espumas, Otras color carmest. EL POETA. --Detente le dije soh virgen! Al pie de esta ceiba htrmosa, Y oiga tu voz misteriosa 0 En tan honda soledad. 0 .,. ^Tit I Tm wo .S e0f, 9 0 0

PAGE 408

CANTOS DEL SI BONEY. Dime porque dolorida Exhalas en tu tormento ?velanc6]ico lamento, A mericana deidad.-n LA MUSA. Soy aquella que suspiro, Me respondi6 carifosa, E n la noche silenciosa undoo oigo al ave gemir; Y ruego por los indianos Que, entre brbaros dolon *. Pueron or sus opresores Condenados ;i morir. Janas cantaron en Cuba Sus UllOres fi sus odios, Ni sus tristes episodios Heredia, Brina, Tolon. Yo quiero que ti entusiasta Cantes en indlias leyendas, Sos desgracvias, sus conletiendas. Sis fiestas, sU religion. EL P()ETA. \iar Cumo Cantar si ignor: La historic de los beiques 0 De los doses Y caciques De la aborigene grey? Ven ti, Musa de los indios, Tan pura como galana, Inspirame soberanua Los cantos del Siboney, LA MIUSA. En claras noehes de hunu yo s( Como la canow, 0 404

PAGE 409

0 "0 CANTOS DEL S1BONEY. 405 Iendiendo vtt el Yabacon Sin que tema zozobrar; Y comRo al golpe del reo Cual melanelica queja, El indio que lI maneja Alza cubano cautar. So donde con picos de oro lEn las floridas barrancas, Arrullan t6riolas blanas A la salida del sol. S6 c4onde los lirios nacen, Y 0onozco las arenai De las orillas amenas Donde brilla el caracol. Yu ,e todos los secetos De la yaza plinitivu; Raza tierna y expresiva Que 110 suo sino aular. Te cojita6 suts derrotas; Y sus eruentus sacrificios, Sus ilnmIiOSOS Mp1iOs, Sus pasIones, sUJ pesar. LL POETA. \Ten, ilntnndene to alienito, Adorada Musa mnm, Y Ilena mi fantasia De tu eterno resplandor. Rev6lame los areanos Del bosque y la virgen sierra; Dime que no hay otra tierra De 1nns luz iii wa'is amor. LA MLSA. No hay otra, no, como Cuba: Bello pintan en )rien t 0

PAGE 410

e 406 CANTOS DEL SIBONEY. Bajo un sol resplandeciente El verjel de Eva y Adan; Hermosa Moises describe Entre luz y poesia, Jardin donde nace el dia La tierra de Canaan; Bello pintan en Betania El vergel y la colina: Y bella l Ia Palestina 0 Con su cielo siempre azul; Donde en la tranquila noche, Aun resuena con misterio El religioso salterio, Y la voz del Rey Saul; Bellas son las de Virgilio Encantadoras florestas, Centro de glorias y fiestas Del inocente pastor; Bello el valle del Piamonto Que cant6 el sensible Taso, Del sereno sol de ocaso Al moribundo fulgor; Pero es mas hermosa Cuba En cuyas playas y huertos: Forman perennes conciertos El aire, la flor, el mar; En cuyos campos se ostentan Palmeras y espigas blondas, Y corren limpidas ondas Con 16nguido suspirar. Parece Cuba en los mares iProdigiosa semejanza! El arco en que el indio lanza Duras flechas de jiqui.

PAGE 411

0 CANTOS DEL SIBONEY. 407 El arco! El constante amigo En el Llano y en la roca Del indio de Camarioca, Del indio de Mayarf. Virgen cenida de palmas En el golfo mejicano, Mira solo el Oceano, Solo el Infinito ve. Y del Norte y Sud en medio Al rnstrar la altiva frente, La corona un continente, Y otro se extiende a su pie. iAy del bardo miserable Que no lore sus tristezas, Que no cante sus proezas, Y su hermosura gentil; Y A desp6ticos sicarios Sin pudor y sin decoro, Cina en la si6n lauros de oro, Cante con hinno servil! Si un nombre digno en tu patria Alcanzar tu lira intenta, Canta la historia sangrienta De la aborigene grey. Teje a los martires indios Una fnebre corona; El area vibra, y entona los (Cantos del Siboneyn. 1850. Estes o:tavas han sufrido algunas innovaciones. Fueron escritas A orillas del Bayamo en 1850. S S

PAGE 412

0 T. .4 0 0 S S 0 0 0 0 S

PAGE 413

LA SERRANA DE JIGUANI. En un sitio pintoresco En el rigor del Estio, A las orillas de un i10 Una serrana encontrt. Llevaba un ehntaro al hombro \irgen tan enindida y bella; Y bajo un cedro con ella Oid Como platigu'; YO. Aproximate Y responde: 0 Tn eres india? Todavia, Angel de la selva umbria, Se esconde tu ra/a aquif? ELLA. Aqui, senor, esquivando De los caribes las sanas, Nos oculta en sus entrafias .La sierra de Jiguani. 0

PAGE 414

410 CANTOS DEL SIBONEY. YO. Riefiere la santa Biblia Que ally en epoca lejana, Hubo, preciosa serrana, Un diluvio universal. Bajo las aguas inmensas Todos los hombres lanzados, Cedieron desesperados A su destiny fatal. Mas flot6 entonces un area Resbalando de ola en ola, Y con su familia sola alv6se un patriarca all]. Para ti, para los tuyos, Angel puro y escogido, Area salvadora ha side La sierra de Jiguani. ELLA. Yo no se de esas historias, Mas es igual [ la nuestra: Es horrorosa, es siniestra, Es toda una maldici6n. Por eso tu grato acento En mi tal eco produce, 0 Y es mnusica que seduce Mi ailigido coraz6n. YO. Esetichaine. Yo to adoro: 0 El fuego de tu pupila En mi coraz6n destila Hirviente lava de amor.

PAGE 415

0 0 CANTOS DEL sIBONEY. 411 Esa vida que ti llevas Sin ilusion ni ventura, Simpatiza, virgen pura, Con mi lanto y mi dolor. ELLA. Armarte! nunca! Mi manio A ti no to portenece; Ni tu queja me enternece, Ni debo pensar en ti. Nunca mi sangre i la tuya He de unir en lazo odioso: Yo amo ya; sera mi esposo Un indio de Jiguani. Pero sus ojos brillaron Vivos, rutilantes, bellos; Fij6 la mirada en ellos, Y enmudecimos los dos. La voz de la simpatia Con sus dulces vibraciones, Llev6 nuestros corazones El uno del otro en pos. Tembl6 el aire entre las hojas Del cedro y de la macagua; Ella su cantaro de agua Lleno triste, y yo parti. Segui por extralas rutas, Y del alba i los reflejos, Volvi el rostro, mire al lejos La sierra de Jiguani. 0 Cuando se escribi este poemita se aseguraba que aun existian algunos indios de pura raza en los campos de Jiguani. Yo recuerdo haber visto Muchos quo si no eran indios deseendian de ellos. 0

PAGE 416

.0 0 0 0 0 0 0 0 01

PAGE 417

0 LA HAMACA. E:n este campo ii Que cerca un clar rio. En donde las palmeras Me forman pabell6n, De mi labor descanso, Y al horde de un remanso Colimpiome on repose Del agua oyondo el s61i. ;Qu6 bella es la corriente Que corre trasparente! ;Que bien las ayes cantan! ;Qu6 hermoso es todo aqiif! ;Con qu6 placer i solas Viendo las claras olas, Me paso dulces dias Pensando solo en ti. En alas del deseo, Figurome que voo A cada blalido tuinlui Tu rostro tropical. Aquti de este air goza., Conmigo to alboroas

PAGE 418

* 414 CANTOS DEL SIBONEY. Y siento que palpita Tu seno virginal. Ven I mi m6vil lecho; Recu6state en mi pecho, Aqui bajo la sombra Del indico jagiiey. Al s6n del aire amigo, Colnmpiate conmigo Cantando las baladas Del pueblo Siboney. Verts aqui paisajes Cubiertos de follajes; De pajaros canoros El trino escucharas; Y en mnagico embeleso, Al s6n de ardiente beso, Extremecida el alma Mi Naya, sentiras! Ven, corre ft mi floresta, Que es clida la siesta, Y el sol de Cuba abrasa La fatigada si6n. El sitio es pintoresco, El aire puro y fresco, Mi hamaca deliciosa, Dulcisino el vaiv6n. Me ofrecen las colinas 0 Sus flores purpurinas, Los juncos temblorosos Su lfnguido rumor;. Las espiga su capullo, La t6rtola su arrullo; Y s6lo tu rebelie 'To niegas a mi amor. Ven A mi m6vil lecho, S

PAGE 419

0 CANTOS DEL SIBONEY. 415 Recuestate en. mi pecho; Aqui bajo la sombra Del indico jaguey. Y al s6n del aire amigo Colinpiate conmigo, Cantando las baladas Del pueblo siboney. Para qta composici6n diseno una luina el Dr. D. Jos6 Maria de ]a Torre ue apareei6 en Is primera edicion de estos cantos. 0 "0 0

PAGE 420

0 S 0 0 S 0 S 0 0 @

PAGE 421

0 el EL CACfQUE DEL CAMAGUEY. No me desdenes, cubana mia; El fuego deja de tus hogares: Ven a la sombra de mis palmares, Mi luz, mi gloria, mi 4nica ley. Tortola parda de cuello de oro, De leves alas, de fAcil vuelo; Mi voz escucha, corre L mi anhelo: Yo soy cacique del Camagiiey. Para t adorno sus flores guarda Mi valle fertil y pintoresco; Y para darte mnsica y fresco Hay altas ceibas en ini batey. Por ti las danzas, por ti los canton, Por ti los juegos, por ti las fiestas; Ven, quetin malidas en misflorestas..: Yo soy cacique del Camaghey. Hermosa virgen A quien adoro, 0 Yo tb consagro mi pensamiento: Wi eres mi sangre, to eresmi aliento, 0 0

PAGE 422

0 418 CAN'TOS DEL SIBQNEY. Tu humilde esclava sern mi grey. Ven, siboneya de mis amores, Son tuyos todos los campos mlos. Tuyas mis redes, tuyos is rios, Tuyo el cacique del Camagiiey. Si to me escuchas, y correspondes Qu6 puros votos, y que embelesos! Cuantas ternuras! que dulces besos, Deidad divina del sibonev! Mas si me miras con ceno ailusto, Si me aborreces, si me desechas, Prepara el arco, toma mis fechas, Mata al cacique del Camagii ey. Este fud el primer canto quo escribio el actor en Bayamno por el ano de 1850. 0 0 0

PAGE 423

0 LA GRUTA. Yo soy cacique de mi pueblo indiano, Mas venci6me el Caribe en duras guerras, Ya, dulce bien, en mis natives tierras, No reino soberano. Perdi las fiestas y los campos mios, Y mis arroyos de serenas aguas, Mis pnjaros, mis flores, mis piraguas, Mis trasparentes rios. Solo me quedas to (ue me sonria En medio de mi pena abrumadora, Mi flor abierta al rayo de la aurora, Hermosa indiana mia. Ven, yo conozco en ignorada ruta Bajo un foliage explendido y umbroso, Junto 'a las aguas de un raudal copioso Una escondida gruta. Aqui la calma y el misterio atraen, Baja la luz por agrietadas bocas, Y como perlas de las duras rocas 0 Limpidas gotas caen.

PAGE 424

0 0 420 CANTOS DEL SIBONEY: Tn que en las llamas de mis ojos ardes, rT'd que a mil mundos de explendor me encumbras, T1, Siboneya que mi noche alumbras, Esciichame, no tardes! 4 Se escribieron estos verses despues de visitar una extensa gruta en los cain pos de Bayamo, en ufta finca de la propiedad de C&rlos Manuel de Cdspedes Se decia en el Lugar qu6 esta gruta ]abia sido morada de indios en los iltimos dias de In conquista. O0 S

PAGE 425

0 ee 0# EL PADRE DE LAS CASAS. Va Yarabo, hijo de Sagua Por las mtrgenes del rio Y mueve el remo con brio Navegando en su piragua. Y A la luz del sol postrera Con delicia navegando, Halla a Las Casas orando Junto a limpida ribera. "Te prefiero a mis behiques Le dice, mi padre augusto, Pues. eres mas sabio y justo Que todos nuestros caciques. Lo que a los lirios el agua Me eres en tantas congojas, Lo que el vendor a las hojas, Lo que el remo a la piraguaA Dijo asi, mas los asecha Un caribe, y cauteloso 6 Asesta al buen religioso Una envenenada flecha. 0

PAGE 426

0 422 CANTOS DEL SIBONEY. Yarabo que lo apereibe, Al momento apresurado, Se interpone denodado Entre el padre y el caribe. El caribe decidido Lanz6 el tiro tan derecho, Qu*dando al indio en cl pecho Lo dej6 de muerte herido. Mas hirguiendose altanero Con extraito ardor se inflaina, Y "me voy al cielo, exclama, Pues por vos oh padre! muero! (Al cielo vas) hijo lio, Respondi6 el padre llorando, Y fu el eceo resonando Por las orillas del rio. Y despues con.santo celo En la selva solitaria, Por el indio una plegaria De rodillas alzb al cielo. Sabido es que el Padre de las Casas fud delensor de los indios Ilevado solo por un sentimiento de justicia. Es de suponerso que los defendidos lo amasen hasta o4punto de sacrificar su vida por la suya. 0e 0e

PAGE 427

0 ee EL SIBONEY. Vivo bajo las jaguars: En uni6n de las t6rtolas sencillas, Del fertil Yarayabo en las orillas: Soy el hijo del sol y de las aguas. Respeto los behiques; Aves y fires llevo t sus altares; Y de limpidas conehas de los mares Ricas sartas regalo t los caciques. En la noche serena Adoro del Turey la azul techumubre; Pido A la luna que mi senda alumbre, Y el Semi me acompana en mi honda pena. En la verde colina El fruto de mis Arboles desprendo, Y en mi pobre caney mi hoguera enciendo, Cuando el sol tras los Arboles declina. Una virgen adoro Mas que A las otras; virge heechicera, Cual bello caracol en la ribera De tgasparencia azul y vetas e oro.

PAGE 428

0 424 CANTOS DEL SIBONEY. Flor de Casibacoa Ella consuela mi dolor implo; Para llevarla por el claro rio En Ias tardes preparo mi canoa. La espero aqui en las jaguas Que estan al pie de la encumbrada sierra...... Soy si1 money! Bendita estt mi tierra! Soy el jijo del sol y de las aguas! "0 Esta cancion se cant6 mucho en el interior de la Isla, acompanada del tiple 6 de la guitarra. Turey era una palabra con que designaban al cielo: Semi era un sacerdote de segundo Orden. 0 .0 0 e0

PAGE 429

ee LA GUANARA. Un indio de Macurijes En una espaciosa playa, Sobre un guayabo silvestre Prendi6 una hermosa Guanara, Y asi contento decia: -Yo te llevare A mi indiana Y en pago de ave tan bella Qu6 de besos.........! Si mi Naya, Uno me da por un ramo De preciosas flores blancas, Me darn lo menos doce Por esta linda Guanara. Mas ay! de sdbito el ave De sus manos se le escapa, Y por los montes y lanos Tiende el vuelo acelerada. Afligido exclama el indio: -Adios los besos de Naya! Oh p6jaro! mi ventura uela prendida en tus alas. 0 0

PAGE 430

S 6 426 CANTOS DEL SIBONEY. Saliendo entonces ligera De los bosques su adorada, Asi le dice entre risas Al hijo de las sabanas: -Tn la Guanara has perdido, Mas no los besos de Naya.Guanara es una paloma indigenta. En algunos punts se le llama San Juanera. Es una torckz pequefa de color ceniciento y tornasolado. Se llama San Juanera por acrecentarse con esa el oca. Su canto es triste. Hse su nido on las ramas alas de los arboles de palitos secos con simdtrica forma. Es muy c1rioso. q 0 0" S 0 22; 09

PAGE 431

0 e LAS DOS PALMAS. keida en diveroa6 6ociedade6 por 1a6 rta6 dofia Atagracia Reina 9 Naria "Yarona. Dos palmas en una selva Por los troncos separadas, Estrechamente enlazadas Estaban por la rai. Siempre en Ianguidos suspiros Lamentaban su fortuna...... Siempre tristes...... pues ninguna De las dos era feliz. Las dos sus copas rizaban 0 Con sonoro movimiento, Las dos llenaban el viento Con armonico rumor. Las dos risuenas ofan Como el ave alza su queja, Como susurra la abeja, Como se dobla la flor. 0 En deleites infinitos TInmblaban todas sus ramas:

PAGE 432

0 428 CANTOS DEL SIBONEY. Al sentir del sol las llamas, Y el rumor de un manantial; Mas ay! separadas siempre, En sus troncos se mecian, Y con el alba luefan Su penacho tropical. En sus profundas rafces Con nueva red se enlazaban, Y a cada sol se estrechaban Con mrs sAvia y mAs vigor. Las dos con el viento airadb Palidas languidecfan, Y luego al par florecian Can identico verdor. El sus mutilados troncos Hay de dos indios los restos; Que en sus amores funestos Aun conservaron su f Yo escucho en la oscura noche Que por la selva retumba Su hondo clamor......... una tumba Hay de cada palma al pie. Las sombras de los dos indios De la luna a los reflejos Se arriman y desde lejos Idolatr6ndose estin. Y se 1aman y se buscan Y se agitan y sollozan, Cruzan, giran, cantan, gozan, Pero separadas van. Cada tronco un alma encierra: Siempre distantes suspiran, Pero se sienten, se miran, Se juran eterno amor. 0

PAGE 433

OANToS DEL SIBONEY. 429 Las dos vagan entre sembras Impelidas de un deseo, De un deleite, un devaneo, Una lagrima, un dolor. Cuando el rayo se desate Y despedace las palmas......... ,Cund sera el fin de esas almas? zDeberfn ellas morir2 Unidas las dos entonces Queda.rIl en este suelo? Juntas iran hasta al cielo? iCual serA su porvenir? Es bastante comun ver en Cuba dos palmas unidas. La Ilustracion Cuba lf contiene una preciosa Iinmina al pie de la que copia estos verses. 0 0

PAGE 434

0 0 0 0 S 0 S] 0

PAGE 435

0 EL CACIQUE DE ABAGUANES. Vasallos fieles de la patria mia, Bravo el caribe su poder extiende: Tomad el arco, y que en el aire silver Rapidas flechas. Venid, volad: el enemigo en tierra Bose mis plantas destrozado el pecho; Y al siboney con suplicantes ojos Pilido ruegue. Mas me desoyen los guerreros mios, Y al fin arrojan el carcax del hombro.... iAy do vosotros y de Cuba miirtir, Pobres indianos! Mas no me ir6 de mis nativas playas, Comparta bravo su destinohorrendo, Y siempre entone en la intrincada selva Belico canto. Luche yo solo con horrible safia, Y del caribe las agudas flechas Aqui en mi pecho con feroz estrago, Hndanse todas! El eaciqtuAia el jef'e supremo de un territorio indigena, cuyos mandatos eran obedecidos. Gobernaba con poder absoluto.

PAGE 436

0 S 0 S

PAGE 437

0 e* MI PATRIA. Hermosa es Espana! Por cuanto el sol bana Innumeros pueblos Vi6 altiva sus pies. Alli en dura guerra, Cayeron por tierra Las rudas falanjes del bravo francs. Graciosa Sevilla, Se eleva en la orilla De limpido rio Banada de luz. Y el mar fragoroso, S Rerbrama espumoso En c6lebres muros Del suelo andaluz. Mas Cuba es mi anhelo, Mi dicha, mi duelo, Mi sueio dorado, Mi amor inmortal; Me encantan sus cuestas, 29 0

PAGE 438

0 0 434 CANTOS DEL SIMONEY. Sus verdes florestas, Su explendida luna, su sol tropical. Sus torres y alhambras, Sus fiestas y zambras, Mis padres adoran...... Su amor es su rey, Su gloria Lepanto; Mas yo 8. Cuba canto; Yo soy de Bayamo, yo soy siboney! 0 Yo se que Granada Del moro fuQ amada, Y enflora sus campos Ben6fico el sol; Que fiel Zaragoza Al galo destroza, En justa defense del pueblo espaiiol. Mas tengo aqui el alma: La ceiba y la palma Sintieron conmigo, Mi dicha 6 pesar. Tan dulces ternuras, Delicias tan puras, Tan cars memories no puedo olvidar, Aqui al cielo mio Mis penas confio, o casto amor sumo Con fe juvenil; Mi orilla cubana Prefiero al Guadiana, Al Tajo famoso, y al claro Jenil. Sus torres y alhambras,0 Sus fiestas y zambras, 0 0

PAGE 439

0 CANTOS DEL SIBONEV. 435 Mis padres adoran...... Su amor es su rey, Su gloria Lepanto; Mas yo Cuba canto, Yo soy de Bayano, yo soy siboney! Esta composici6n fu6 prohibida por la censura, y se escribi6 entonces otra con ]a misma idea que se public en las primeras ediciones. S" S" 0 e0 S9

PAGE 440

0 S S 0] S 0 0 0 S

PAGE 441

LA CANCION DEL CACIQUE. Duerme, duerme, niflo mio, En la poche silencioaa, Misntras todo ser reposa En la tierra y on el mar. Que to arrullen en tu suo( Como musica divine El rumor de la colina, Y cl susurro del palmer, Tn sabres con brazo diestro Manejar la dura maza, Defender tu martir raza, Y su afecto merecer. 0 Tu sabrs seguras flechas Dirigir a los tiranos, Y a tus miseros hermanos Como un heroe defender. Duerme, duerme, sin congoja Y no el Turia poderoso, Con un sueflo pavoroso Te prodigue horrendo mal. Duerme, duerme por delirios Seductores halagado; Duerme, duerme, mi adorado,

PAGE 442

0 438 CANTOS DEL SIBONEY. Protegido por Abal. Cuando crezeas, hijo mio, Lucharcis por la victoria, .Y seras amor y gloria De tu pueblo siboney. Serdn tuyos estos bosques, Que bendijo el gran behique; Duerme, y suena que el cacique Serats to del Camagtey. 0 Turia era el Dios del mal, y Abal el del hien. Iaimaban behique A sus sacerdotes. 0

PAGE 443

HATUEY. La libertad anio eon fanatismo, Y fu6 terrible y fuerte oi la plea: No iharon los griegos en Platea Con tan gran heroismo. Con tosCos dardos y salvajes ondas Al enemigo despota rechaza, Y blande con furor la ruda mazta, Moderno Epaminondas. El suplicio sufri6 con alma enter: Sus mismos duros jueces se asombraron, Y esplendida corona le fOrmaron, Las llamas do su hoguera. Muri6 cual vil y miserable reo; Mas su nombre en la America retumba, Y es la yerba silvestre de su tumba Su mejor mausoleo. Various poetas, entre ellos Pedro Santacilia y Francisco Selltn, han intentado escribir un poema sobre Iatuey; pero creo que no lo han llevao A cabo. El asunto me parece erizado de dificultades, 0 S

PAGE 444

0 0 S 0 0 0 S 0 0

PAGE 445

I LA MUERTE DE DOREYA. Ya no responded a mis quejas La que era amor de mi vida; Ya est6 en su lecho dormida Y nunca despertara. Ya no mira sobre el junco Temblar el fresco rocio, Ni oye que sonoro el rio Rodando entre peas va. S6quese la limpia poza Pues ya no he de ver en ella La faz pudorosa y bella De la que tanto me amo. T6rnese on ay! dolorido Cuanto trino el ave entona, Pues Doreya me abandona, A quien tanto amaba yo! Esta palma que su sombra Nos di6 contra el sol ardiente, eQue a proteger mi inocente 0

PAGE 446

0 442 CANTOS DEL SIBONEY. Carino no vuelve mas, Derrnmbese con estruendo Al soplo del viento impio; Pues ha muerto el amor mio No me de sombra jams! Sin Doreya el este Ciampo Todo muere 6 se deshoja: En el alma la congoja, La tristeza en mi caney. Tumba abrire i sus despojos Junto a fuente cristalina, Al pie de verde colina De mi pueblo siboney. Se llamaba Caney la casucha de figura conica, y bWHo si CI'a oliptica 6 cua drada; cansi era la niorada del cacique, S S"

PAGE 447

0 0 0 LA DESPEDIDA. Ya estingue el caribe la indigena raza: Su belica maza me llena de horror; Destruye mis bosques colmados de aromas, Y arrasa mis lomas quo brillan en flor. Huyendo abandono mis pardos sinsontes, Mis fertiles montes, mi verde cocal, Mis liriosdei valle, mis pijaros de oro, La margen que adoro del limpio raudal. S Adios el follaje del cedro frondoso Quo en tiempo dichoso su sombra me di6; Adios la del lago dormida corriente Que el alba naciente de luz corona. Adi6s mis indianas de faz expresiva; Mi selva nativa, mi lindo batey! Adi6s mis cafadas, adi6s mis riberas, eldi6s mis palmeras y sol siboney! 0 p S 0

PAGE 448

* 444 CANTOS DEL SIBONEY. De bellas colinas guardaba on los senos Copeyes quo llenos do nidos estn; Y on tardes serenas bogu6 por mis aguas En toscas piraguas que riipidas van. Oh solvas queridas! Oh frescas inontaas! Oh juncos y caas, y flores sii fin! Oh pardas tojosas! Oh cielo brillanto! Me ausento distante del patrio jardin. Ya dejo la hamaca quo en calidas siestas En indias florestas mi angustia calm: Adi6s los collados, adi6s la alta cumbre, Bafiada en la lumbre quo tanto ame yo! Adi6s mis indianas de faz expresiva, Mi selva nativa, mi lindo baty! ;Adi6s mis cafadas, adios mis riberas, Y adi6s mis palmeras, y so] Siboney! El batey eit el patio de las unoradas de los indios, Se ha conservado estO nombre para designar el de nuestras casas de campo. 0" 0

PAGE 449

0 ** LA CAN OA. Sin tu amor 6dio estos montes, Estos claros horizontes, Estos pfjaros vistosos Que no cesan de cantar; Odio el dulce murmurfo Del hermoso y claro rio.. Entra oh Naya! en mi canoa, Yen conmigo 4 navegar. En. la playa.todo el dia Como yo sola y vacia, Mi barquilla permanece Cual sintiendo mi pesar. Ven, mi amor, alma de nifio, Corresponde ird carino..... Entra, Naya, on mi canoa; 'en conmigo a navegar. 0-

PAGE 450

446 CANTOS DEL SIBONEY. Casta virgen, si me adoras, Si mis sueios atesoras, Si al mirar mi triste llanto Te conduele mi pesar, Hoy quo calla el ronco trueno, Hoy que todo est6 sereno, Entra, Naya, en mi canoa, Yen conmigo a navegar. Mas si no oyes el lamento De mi birbaro tormento, Que me traguen estas olas Que comienzan Abramar! ;Adi6s rocas! iAdi6s playa! iAdi6s selvas! iadi6s Naya! Sin ti amor, sin tus caricias Yo no quiero navegar! Formaban los indios sus ennoas, su Onica embarcacion, ahuecando e1 tronco del cedro 6 la ceiba. 0

PAGE 451

0 EL CACIQUE DE ORNOFAY. -J rancioco Vtarona y iuriab T. En la costa de los mares Entre arboledas frondosas, Se levantan misteriosas Las sierras del Escambray; Y aparece entre colinas, Cedros, cascades y rios, con numerosos bohios La provincia de Ornofay. Cuna de Analay, cacique De simpatico semblante, De mirada penetrate, Y extremado en su pasi6n; Robusto de brazos y hombros, Alta y serena la frente, De gallardo continent, Y de entero corazon. Coln su provincia aborda,

PAGE 452

CANTOS DEL SIBONEY. Y al contemplar sus praderas, Sus montes y sus riberas Aqui fija su mansion. Bajo la verde enramada, Junto a poza trasparente Le forma presto su gente Espaciosa habitaci6n. Aqui Colon una aurora Entre drboles corpulentos, Abrigado de los vientos Alzo catolico altar. Lo ornb con nacientes ramas Cogidas en los bateyes, Con flor de los curujeyes, Y caracoles del mar. Aqui digno sacerdote, Siendole todo propicio, De la Misa el sacrificio celebr6 con sencillez. Y el pueblo aqui congregado Bajo un sol puro y sereno la pasi6n del Nazareno. Oy6 por primera vez. S IL Con el carcax en la espalda, Y la sien alta, radiante, Como un guerrero triunfante' Aqui aparece Analay. Luego 'a Col6n se dirige A\ pie de florid soto; Y asi hablaron el piloto, Y el cacique de Ornofay: 0 448

PAGE 453

0 CANTos biL SIM ONEY 449 EL CACIQUE. Oigo, Col6n, en mis valles Del cafion el estampido, Mientras to postras rendido Antt el Dios que da la luz. Asi sospecho que vienes A Ia americana tierra, .Con la espada en s6n de guerra; Y no en paz, y con ]a cruz. ST esa cruz, que alzas glorioso S61o nuestro bie augura, Como es belma, como es pura Respetada se ver. Mas si viene de cadalsos, Y perfidia acompanada, Cuanto tiene de sagrada Do maldecida sery. COLON. Vengo do paz: el acero De todo espanol valiente Protegern al inocente En nombre do su Senor. Y la cruz, la cruz que Cristo Con sus lfgrimas innunda, En esta tierra difunda Paz eterna, eterno amgr. No en vano sufri miserias En Genova y en Espana; No en vano afronte la sana Del crime y la traici6n; No en vano en un fragil pino Cruc6 por el mar airado, 0 0 0

PAGE 454

0 450 CANTOS DEL SIBONEY. Y domin6 desarmado La terrible rebeli6n. No en vano-no!-Fiel cacique, No soy un despota rudo: Lleva por mote mi escudo: Cultura y felicidad. Sobre mis fuertes tremolo El pabellon de Castilla.; Y on mi altar se eleva y brilla La antorcha de la verdad EL CACIQUE. Si es asf florezca Cuba Btajo tu amparo celeste; Y trueca este sitio agreste En otra Espafla, Col6n. Mas si f to rev nos inmolas Que al fin tu raza se vea Hollada, y maldita sea Toda tu generaci6n! Que jam as halls sosiego A ]a sombra de las'palmas, Y to aborrezean las alnmas .De ]a tribu siboneV. Que rencor profundo incube En los hijos de los godos, Y abjuren en Cuba todos De tu Dios Y Le tu rey. Dijo, y los indios cubanos Ailzancdo cristianas prices, Regalan frutos y peces Al excelso protector. Lo -llevan en sus canoas Entre cedros y palmares, 0 0

PAGE 455

0 CANTOS DEL siloNi'v. 451 Y le brindan sus hogae-es Con solicito fervor. III Pasa un siglo: ailza su copa Igual ]a ceiba gigante, Y tan fresco, tan fragante Perfuma ei lirio gentil. Como entonces lIa montaia De verdure se corona, y al nacer el aba entona El ave c2nticos mlu. Rujen aquellos torrentes, Y presentan su alta cumbre Del mismo sol i la lunbre Las sierras del Escamtbrav. Mas...nada, nada del indio: Hundieronse en estas aguas, Los guairos y las piraguas Del cacique de Ornofav. En esta leyenda se publican algnnas'estroflas que suprimi6 ]a censure. 0 0" 4"

PAGE 456

0 0 S 0 0 S 0 0

PAGE 457

0 -ANA LUISA. T zuel Serafirp }icbyard5. Bayano fu6 en otros dis, 1or su arboleda frondosa Una comarca preciosa De la zona tropical. Nada igual6 It sus vergeles, Ni f sus cerros ni a sus montes, Ni I sus claros horizontes, Ni t su ponipa virginal. Las virgenes de Bayamo Al nyo del sol tostadas Fueron las mnas agraciadas Que el aborigene vio. Ojos ardientes y vivos, Talle airoso, pie pequeno, Y el semblante tan risueno Cual no puedo pintar yo. Entre todas fu6 Ana Luisa Una virgen bella Y Pura, 0 Llanada por su hevnosuio

PAGE 458

0 0 454 CANTOS DEL SIBONIC\X Flor del pueblo bayames. Gracioso el cuerpo y flexible, Y los contornos galanos: Todos los indios cubanos Se postraban A sus pi6s. Gustaba arrancar los juncos En las orillas amenas, Y coger en las arenas El torcido caracol. A veces en su eanoa Con diestra mano remaba, Y otras alegre cantaba Al primer rayo del so]. De un caribe y un cubano Dobles ofrendas recibe; Mas aborrece al caribe Que la persigue tenaz. El cubano es su delirio, Su amor s6lo su ternura; Todo es sin 6l amargura; Todo con 61 gloria y paz. El siboney se llamaba Yaray6: faz placentera, Ali la noble y altanera, Frente altiva, dulce voz; Y era el caribe insolente Tan p6rfido como injusto: Torbo mirar, ceo adusto, Y alma insensible y feroz. Con terror lo oye Ana Luisa Y le dice: te maldigo; 1'lis eres el enemigo De mi Dios y de mi greyn Asi su pasi6n salttvaje 0

PAGE 459

CANTOS DEL SII3oNEY. 455 Con duro acento desdena, Y torna el rostro risuena, Al am or del sibonev. En sus I;razos se estrechaban Con vivo y ardieite anhelo; Sin ver alzarse en su cielo Ni una nube de pesar. Y A la margen de aquel rio Do eterina f6 se juraron, Venturosos levantaroii Su tosco v. rustico hogar. If. Aqu dlichosos vivia Solando anor v venturas: ;Qu6 delirios! ;Qu& ternuras, Y no turbado placer! Cada beso fu6 un ipoelIm, Un idilio cadla ruego; Y se amaron con tal fuego Que mayor no pudo ser. Una tarde embelesados Bajo un pabell6n de flores, Hablaban de sus amores Mirando al sol espirar; Y los goes se 1ingian Que bajo las verdes palmas, Suenan Ias ardientes alnas Que no sabei sino amar. Ella dice: (Eros mns grat) Que de la fuente el arrullo, Mii1s que el fragrainte capullo ie fresco lirio, mi biei.) 0

PAGE 460

0 456 CANTOS DEL S1BONEY.Y el responde: Eres mis tierna Que la t6rtolaamorosa De su adorado quejosa.... Ob ven, Ana Luisa, ven!w Y ella-fu6 sore su seno Timida contenta y suave, Asi cual se posa el ave En su caliente nidal. Y ella fu 1 com0 la ola S Llega a la margen del rio, Temblando como el roclo Sobre la flor matinal. El caribe los acecha Tras una ceiba; se inflama Al. verlos asi, y la llama Brota de su vil amor. Oye los besos que vibran, Las quejas quo languidecen; Y arden sus celos, y crecen Su tormento y su rencor. Amor y celos fmliosos Rujen en su pecho airados, *Cual dos vientos encontrados r En terrible vendabal. Prepara un arco... la flecha Alza n sus manos ligero, Y con rostro adusto y fiero Jura muerte Li su rival. Con la mano izquierda extiendo El arco, con la derecha La cuerda tira, laflecha Silba con siniestro s6n. Del siboney por el pecho Hallando fcil entrada, 0

PAGE 461

.0 CANTOS DEL SIBONEY. 457 Penetra, y queda clavada La punta en el coraz6n. El siboney tinto ensangre Grita, brama con despecho, Las manos lleva su pecho, Desprende con-rapidez La flecha, pero la punta Abri6 tan profunda herida, Que la flecha con la vida Sinti6,salir i la vez. Llorando Ana Luisa estrecha El cadaver en sits brazos, Y quiere con sus abrazos Infundirle animaci6n. Suplica, grita, .Lo llama, Besa sufrente y su boca, Y desesperada y local Da lastima en su aflicci6n. La ve el caribe, y celoso Por tanto amor y terneza, Otra flecha con presteza Pone en el arco fatal. Dispara con mano fire Sobre la virgen doliente, Y le traspasa la frente Con una herida mortal. Grita Ana Luisa convulsa, Lleva A su frente la mano, Siente la punta, y en vano Se la procura arrancar. Al intentarlo, de nuevo Un raudal de sangre vierte, Porque la flecha y. la muerte Raudas entraron al par.

PAGE 462

0 458 CATOS DEL SIBONEY. El vengativo caribe Oye sui nltimo sollozo, Y con frentico gozo La ve tendida a sus pies. Luego clama: "Estoy vengado: Te miro phAida y fria; Muerta estis, mas eres mia, Flor del pueblo bayames De rabia y amor henchido Grita colrico y gime, Y ti su seno la comprime Con frenetica pasiOfl. Y luego...horrorosa escena! Con un funerario velo, Se cubrio de Into el cielo Cual signo de maldicion. A las colinas v cerros Con horrendo murmurio. De snbito sube el rio Innenso como la mar. Y los cedros y yagrumas, Con estrepito arranmando, Amenaza rebramando A. todo el valle inundar. A los sangrientos despojos Los rudos vientos azotan: Espumas y muertos flotau Jon terrifico fragor; Y en perenne torbellino, Despenindose las aguas Van arboles y piraguas 6Xrrastrando con furor. Luego la corriente en cahna 13aj6 'a su centro serena,

PAGE 463

0 CANTOS DEL SIBOXEY. 459 Y por laimargen amena Blandamente reson6; Pero dej6 una laguna En el sitio delicioso, Quo fu el hogar venturoso De Ana Luisa y Yaray6. III Ha sido el Pnico rastro lue dejaron en la tierra: Entre sus. *guas se encierra El misterio de su amor. Revelan al pasajero El triste fin de Ana Luisa. El ave, el rbol, la brisa, Cada juncoy cada flor. Desde entonces por las noches Del centro de la laguna, De los rayos de la luna A la tenue claridad, Exhalando dulces quejas De su'.migica garganta, En las olas se levanta Melancolica beldad. (tira if veces sobre el agna Tau hermosa y hechicera Como liega a la ribera El naciente caracol; Vierte esencia de sus labios, Y luz de sus ojosbellos, Y se riza los cabellos Al postrer rayo del sol. Otras veces pur las tardes, 0 En los juncos se recuesta, Por tir de la, floresta Se

PAGE 464

0 460 CANTOS DEL SIBONEY. El misterioso genir. Y al susurro de las hojas Y la fuente que resbala, Como una t6rtola, exhala El ay! del que va a morir. Entonces rumor siniestro Se extiende por las llanuras, Brama el trueno en las alturas, El sol apaga su luz, Se abre la tierra en pedazos...... Todo pasa cual el dia Horroroso en que mor a El Nazareno en la ciuz. Mas cuando entre blancas nubes Brilla el sol en el Oriente, La voz cesa, y de repente Se deshace la vision. Tristes resuenan entonces En el aire y en la ola, Lamentos de un alma sola, Suspiros de un coraz6n. Pero si rujen los vientos Otra vez de nuevo gime r La martir, al s6n sublime Del h6rrido vendabal; Y va el canto de Aria Luisa Por la inmensidad volando, Y en las aguas resonando Como un himno funeral. Con paso dudoso y lento Avanzando A las orillas Se posterna de rodillas, Y demanda compasion. Pavorosa luz del rayo 0

PAGE 465

0 CANTOS DEL SIBONEY. 461 Su livida si6n corona, Y al rugir del agua entona Su dolorosa canci6n: ((Yo soy Ana Luisa Que voy moribunda, Con pena profunda .Llorando mi mal. En estas campinas *Yo fui idesgraciada! La virgej amada Del sol tropical nMe dicen que viene Del viento en las alas Cenido de galas Mi fel amador: Y yo, pobre mdrtir, Que en vano lo espero, Suspiro, y me muero De rabia y dolor. )Ya siempre espantada Mi vista apercibe Del rudo caribe La sombra tenaz: La miro en las rocas Se mece en la espuma, Y esconde en la bruma Su pAlida faz. )Asi perseguida Sin luz, sin amigo, Sin lecho, ni abrigo, Perece mi grey. Le humillan los grandes, LIs fuertes la oprimen... S

PAGE 466

0 462 CANTOS DEL SIBXNEY. ;Y ve en calma el crime Mi sol siboney!n Ca116 Ia nirtir: Al punt En la laguna zabulle, Y el agua se agita y bullet Con melancblico son. Llega. rapida hasta el fondo, Mas torna ni floor de agua presto, Y cual presagio funesto Alza siempre sn cancion. 0 El argument de esta composicion estt tornado de una leyenda bayamesa. Cuando niiio mi madre me lhzo diversas veces esa relaciin como si bubiera renlmente sucedido. r 0" "0 "0

PAGE 467

t. A YAREYA. Reio quisiera ser de tu canoa Y ceder de tu mano a la presion, Ser el collar que ostenta tu garganta, Y sentir palpitar tn coraz6n. Ser el carcax que llevas, y en tu espalda Abrasado en tu ardor siempre vivir; Ser el cinto ligero que to adorna, Y tur cuerpo bellisinmo cenir. Quisiera ser la arena en que reposas 0 Y tus formas gallardas modelar; Quisiera ser la hamaca en que te duermes, Y al mecerte tus suenos arrullar. Quisiera ser el agua trasparente Donde tu rostro sin cesar se ye; La yerba, en fin, quo pisas en el bosque Para que i me hollases con tu pi. 0 .0._ 0

PAGE 468

0 0 S S a. S 0 0 0

PAGE 469

0 0 I C a) 0 0 LA CORONA DE ESPINAS. Junto al agua triste V soul Vertiendo un ay! de amargura, India de grand hermosura Asi clanmaba Yarola: ;Luces ;Oh floor esplendente! Con tus hqjas purpurinas, Y Ilevas sobre ti frente Ujna corona de espm1as. Y dol agua al blando arrfrllo En las orillas del rio Muestras on fresco capullo Las lhgrimas de rocio. Flor linda, mas desgraciada Que do luz oi sol reviste, Eres el emblema triste De mi Vida infortunada. .Pende de mis secos Ojos Ei llauto que me devora, 0I 0 0 31 ~ "%%

PAGE 470

0 0 456 CANTOS DEL SIBONEY. (I ual de tus petalos rqjos Las lAgrimas de la aurora. Hermndsas cual to mi mente Sueqia ilusiones divinas, Y llevo cual ti en la frente Una corona de espinas.n S 0 rv .0 0 0 .I

PAGE 471

0 S NARAYA O LOS tLTIMOS SIBONEYES. J1@)1cc to a Ii2P. Interest pupulos diligere. 0 0 0 0 r0 I

PAGE 472

0 0 0 0 0 0 0

PAGE 473

0 0 0 A LA JUSTICIA. INVOCACION. ( .tieida en una velada por la inteligente Srta. Amelia Abcw). En tu trono magnihico to veo A los hombres dictar ley inmutable, En tu llama me inflamo, en tu voz creo, Del mundo apoyo y juez inexorable; Quo viertas en mi cilutico deseo, Tu tesoro de jnbilo inefable: Tiende sore mi sien mano propicia Dlosa inmortal, mnagninim a Jiusticia UInos to acusan con profano grito, Otros to adoran como reina augusta, To aborrece sacrilego el delito, El tu'ano to muestra faz udiista: Aristides por ti clanma proscrito, 0 0 0 I 0 ----------------

PAGE 474

47NrTos wIEL SlwGs Y. Huiye de tu splendor la vil Locusta: AMas ti cumiples tu noble ministerio Sorda A aplauso, ininovil al dicterio. IEll el orbe doninas velecdora: Los arabes te acatan, el pagano Con un amor id6ntico to adora, Sn oracion to coflsalgra el africano, El ]ijo de Judd tu gracia implora, Ciego eli tus aras pstrase el cristiano: 0 En toda religion tu imagen brilja Serena, grave, herinosa, sin mancilla. Tu alentaste oh Justicia! las legiones Del pueblo contra el perfido patricio; Por ti murieron inclitos varones lnipftvidos corriendo al sacrificio; Y si torpes los barbaros Nerones Arrastran ft los libres al suplicio, To arrojas ta sobre el sangriento ,olio, Y despedazas cetro v capitolio. Se gasta, se destruye, se desploma Cuanto el mortal en su entusiasmo admira: Un segundo en los siglos vivi6 Roma, No queda ni vestigio de Palmira: sol apenas por el Este. asoma Cuando otro sol en el Poniente espira; Mas t' sobre to altar eternamente ru mitra de oro muestras en t frente. Yo to consagro ioh Diosa! el alma entera, Y apuro el caliz de tu ainor divino: Respiro con delicia en tu alta esfera, Reconozco tu ley y tu destino; 2tji pecho agradecido te venera, Innundas con tu luz nl s(r lezqu no: Ensalzo tu misinn, beso t planta, Y eres th mi Evangelio, Y ml Cruz santa. 0 0 470

PAGE 475

0 CANTOS DEL SIBONEY. 471 I. EN EL MAR. Perecieron los cubanos De la aborigene raza; Venci6 'i la salvage maza El canon de los tiranos. (4Aal tragados por las olas De un mar que alterado ruje, Cayeron al fuerte empuje De las huestes espaflolas. Afas una ftanilia pobre Con el estruendo se aterra, Y busca-abrigo en la sierra Ie la Caridad del Cobre. Eran los hijos postreros De esa grey infortunada: Y de Cuba codiciada Los senores verdaderos. Ya tan sdllo tres restalmaii De esos Pltimos indianos: Dos enfermizos ancianos Cuyos pasos vacilaban, Y" una joven I echicera A tla que dieron la vida: Floor en sus alnas prendida. Su amnorosa conptuiera. Era Naraya su encanto: indiana sencilla y ruda, Que era una Venus desnuda. Y U1a relita con su imalito, 0

PAGE 476

0 472 CA NTO DEL 51W MONEY. 11n Lugar taxi esoondido Donde ni el corcel los cascos Plant nunca,-entre penascos Labr6 Naraya su nido. Aklli la virgen subia For la pendiente encumbirada, Y la selva emnaranada Palmo d palno recorria. Una nafinaa de Estio tisuefla baj6 Naraya, Del mar veeino a la playa Por entre yerba Y rocfo. Quituse luego el ropaje, Y... ;oh cielos! que gentileza! ;Qu6 contornos! Qu6 belleza La de l vi)gen salvaje! Era su cutis luciente Por cl Dios del amor heciho, Y Su no tocado pecho Lleno, marm6reo, latente. Era su cuerpo agraciado Del amor tan dule asilo, Que el de li Venus de Mylo No fu& inejor m odelado. Desnuda entr6 en la mar fria Que ya ansiosa la esperaba.... iCon que gozo la besaba El agua quo la envolvia! El cisne esponjado y Bello Rico en matizadas pumas, Corta el agua y las espumas Tendiendo el flexible cuello; 0]

PAGE 477

0 CANTOS DEL siBON:Y. 478 Y luego coIo 1( lhalaga El aire, sin movmiento, Por el liquido elemento Se deja llevar y vaga. Narava asi diligente La mar espumosa hendia, Y sus brazos extendia Eln la fimp1jidtt corrieiite; \ tras eSto Coll fOlitl, Coio el awire la llevaba, En reposo se quedaba Serena en la supeficie. Pero sopla borrascoso El noto, las olas crecen, Y alteradas se enfurecei Con estruendo fragoroso. Ella se mira arrastrada Por un ola que la envuelve; Mas a luchar se resuelve Contra la tormenta airada. Resisted con heroismo Y un primer peligro elude; Pero el viento la'sacude, Y se la traga el abismo. II EL NAUFRAGIO. Ligera barca por la mar bravia Resbalaba veloz: su quilla angosta Rumbo i Naraya aligera venia, Y el gallardo remeoro pretendia (Gniiar i'vremo la vecina costa. 0

PAGE 478

0 474 CANTOS DEL SIBONEY. Ya cerca do Naraya el ola hiende, Y batida del mar la proa enarca; Ella torna n floor de agua, y se sorprende; Pero cobra esperanza, el brazo extiende, y se agarra i los bordes de la barca. Alli se clava con crispado dedo, Y con la barca por la mar revuelta Lulha tenaz, (jue no conoce el miedo; Y sin quo coda un punto su denuedo So v6 desfallecer, pero no suelta. Se empefa por subir, v enfurecido Ruje el mar, y la muerte le predice: La ve el joven del barco, y decidido, El cuerpo de la popa desprendido, Ambos brazos alarga A la infelice. El relanmpago horrible centellea, El mar rebrama, el viento crece airado, Ella batalla, el 11ozo forcejea; Vigor v astucia por salvarla emplea, Y el mar se esfuerza por abrirle tunba. El redobla su empeno generoso Al verla asi luchar en tal congoja., Y al fin con un esfuerzo poderoso, ire sus brazos la alza victorioso, Y en su barca con jnbilo la arroja. Ella siente su espiritu de acero Dbil ya sucumbir, y hablar ensaya: Mas solo exala un grito lastimero; Y ya tambien sin fuerzas el remero Pierd al par el sentido, v se desmaya. Espanol V marine garecia l valiente que diestro v esforzado A Naraya salv6 con bizarria, Y ei el foudo del bote destrozado Ya sin aliento Y palido yaa. 0

PAGE 479

cANToS DEL sIBOX E. 475 Era un oven altivo y arrogtante 1 t De fuerte v varonil nusculatura La mirada de Jpiter tonante, Robust peclo, en6rgico semblaite; Bello tipo de lelenica escultura. Flota al azar Ia barea: ei noto impio Con su corte d espiritus aUlados Retunba poi el piclago sombrio. Y coiI so)erbio, inagotable brfo Ruje ej la quilla, raja los costados. Mias rapida que el mismo pensamiento La inimpelen ya las olas inar i faera; Mientras tanto Narava cobra aliento, Y sin temner a Abrego violento Del tirnon presurosa se apodera. Mitalogica diosa semejaba: De pie, y en medio de la mar rujiente; Un destello del sol la coronaba; Y el tim6n con destreza nanejaba Como el nismo Neptuno su tridente. (Callan le dice al mar quo ronco truena, Y la inmensa y terrifica muralla De inmensas olas pronto se serena: El Atlante sus vientos encadena; Y enmudece Ia mar, y todo calla. Pronto Rego i la costa: el sol salia Con nueva luz trash oi cercano monte. Mas el remero exinime yacia; Mientras con vivo ardor ]a luz crecia, Y banaba el explendido horizonte. 0 S e0 e0

PAGE 480

S 476) CANTOS DEL SIBONEY. II'. EL PRIMER 13E80. Ella al joven contempla absorta y muda, Mas al verse desnuda Subir siente crubor i la mejilla, Y tendiendo la vista indagadora Mira sobre la prba jn tosco pantalon de pano burd, Y una ca~misa azul. Con este traje En joven marinero se convierte. Y ic6mo luce seductor y bello! Por de fuera la falda, Mal abrochado el cuello, Y el copioso y negrisimo calbello Tendido en larg'as trenzas por la espalda. Al volver el remero del desmayo Dice a Naraya en lfigrimas desecho: -T eroes mi salvador, mi Angel custodio,aY en sus brazos la oprime, pero advierte Las durasformas del turgente pecho Y e noce su error..... snbita llama rurre por su ser, y con. voz suave, Como el trino del ave, Asi convulso y fervoroso exclama: --(Dime quien ores tn, mi Angel propicio, Que en el peligro legas A salvarme del hondo precipicio? ,Como entraste en mi barca que cruj if Por borrascosos vientos azotada Y pn parties mil (uebrada Como una fragil taza se ronpia? ;,Por qu6 salver mi barca? No (cloces 8er puro Y bondadoso 0

PAGE 481

S CANTOS DEL SIBONEY. Que soy un espanol, y que los mios, A tt raza persiguen sin reposo? 4C6mo en vez de salvarme no me inmolas? ePor qu6 con mis angustias to enterneces? C6mo no me arrojaste entre las olas? --uQue te asesine yo? Desesperada Iba ya por los mares arrastrada Segura 'a perecer, to me tendiste Tu mano protectora, y al instant Th sentido perdiste. Yo me ap<4lero del tim6n, y lucho Tenaz con la corriente; Mas calma de repente, Y to salvo A mi vez. La costa gano Y heme contigo aqui. C6mo podria A pesar de la horrenda tirania De los tuyorj odiarte? Si en tus ojos Brilla la luz de generosa idea, Si ores tan bueno tP, que culpa tienes Que el sangriento invasor bfrbaro seanDijo, y saltaron A la playa juntos. Ella asida a su brazo lo miraba Con acendrada y sincera ternura, Y su frente ostentaba Radiante de pasi6n y de hermosura. El estatico al verla le juraba Eterna adoracion, y en su embeleso, Goz6 de su alma la emotion primera, Y de su virgen labio el primer beso. La luna en tanto trasl a erguida cumbre Linguida aparecia, Y ellos huyendo de su clara lumbre, En lo espeso del bosque se internaron, A contarle su historia peregrina, 0 Libresya del naufragio, A la"fRor, l Ia selva, Li la colina. I 0 477 w 0 0 0

PAGE 482

0 47s CANTOS bEL sIBONEY. IY. B ODAS LIBRES. Todo en 1o inferno del frondoso bosque Hablaba de misterios v de amor: La mnsica (lel agua y de las bojas, El suspiro dl "ire v de la floor. Los lirios de Ins penas derramaban La esencia de su ealiz tropical, Y el tibio rayo de la luna heria El follaje del cedro colosal. Mostraba la palmera sus racimos Diferentes en gala v en color, Y las tiernas palomas se arrullaban Con amoroso y lnguido clamor. Se juraban los naufragos felices En medio de este bosque amor sin fin: Y ella en su afan sinti6 brotar el beso Hirviendo de su labio de armin. Se sentaron los dos bajo una ceiba 400 ando en su pasion, supremo Bien: El ardiendo de amor y palpitante, Ella temblando v pilida Ia si(n. El la cintura le cin6, y gozosa Ella sin resistir se estremei6: El ]a abrazo convulso, enamorado, Y ella a su seno ciega 1o estrecb6. El la colm6 de besos, y ella abria Aldeleite la boca virginal: Fueron s6lo testigos las estrellas, Y el sbn del agua el cantico nuptial. 0

PAGE 483

*0 CANTOS DEL SIBONEY. 47N ti jur6 amarla con sin par afecto, Y su historia despu6s cont6le asi: -(Es mi noihbre Luis Luque, del Guadiana En las riberas f6rtiles nacf.n -aVe me dijo mi madre, corre if Cuba, Del Nuevo Mundo delicioso Eden: Cinete alli de lauros inmortales, Y luego A Espana victorioso ven. o Descendiente del Cid y de Pelayo, No muerws en tu hogar como un reptil; Atraviesa la mar, constante lucha, Y triunfarni tu espiritu viril. El cacique Guama combate osado, Sus armas blande el belicoso Hatuev: A Cubavuela: ilustraras tu nombre Defendiendo a tu patria y A tu rey.n--Asi, dijo mi madre, y entusiasta Le jure por la patria combati:, Y en la naciente America luchando Si no triunfaba impvido morir. En un barco de guerra sent plaza, Y en Cuba A poco tiempo me encontrve Mas aqui solo halle pechos inicuos, Y tanta intriga vil mat6 mi fe. S Vi invocando A Jesns y al Evangelio A la indigena raza asesinar, Y de Espana en el nombre Alos perversos Vi el lauro de los justos alcanzar. Siempre irascible fulmin6 Ia espada. Perenne of ]a bala del can6n, Mire ii Colon cargado de cadenas Y 4 Las Casas pidiendo compasinn!

PAGE 484

0 4so( CANTOS bl; Sfl3o NEV. Desert de mi barco; y por la costa Desesperado y al azar bogus; Me arrastro la tornenta, y del letargo En tus brazos amantes desperte. Seguire tu destino. Yo prefiero A ser verdugo, martir sucumbir; Y a la torpe Maldad y a la Injusticia Con ind(rmito brazo resistir.n-Si, ven conmigo, respondi6 la indiamn, Mi dulce amor, to l]evare a mi hogar: Es un sitio ignorado done nunct Humana huella pudo penetrar. Ir6mos por dificiles caminos Donde el osado ejercito espafiol Jamas plant su tienda, v slo llega Algun rayo benefico del sol. Y allA junto a las nubes la morada De mi pobre familia habitaras: Yen, v a la. cumbre del erguido monte Sube conmigo, y 11o bajemos mns.Asi dijo, y por rocas y brefales Subieron A la enspide los dos, so albergaban -los postreros indios Tocando el cielo azl, cerca do Dios. Y. LA HERIDA MORTAL. El padre de Naraya receloso Al svr quo un espaflol sube atrevido A su nidal, en c6lera encendido, Le dispara una flecha con furor.

PAGE 485

0 Ie CANTOS DEL SIBONEY. 481 Naraya, que lo advierte se interpone Entre los dos, y a su adorado escuda; Mas la hiere feroz la flecha aguda, Y un hondo grito exhala de dolor. A poco tiempo livida y quejosa Dej6 el doliente lecho: su mirada Comno una antorcha ya mal apagada Derramaba tristisimo fulgor. Fatigada la voz, el rostro mustio, iiebre lenta y mortal la consumia, Mas en su frente el jdbilo lucia Como rayo de luna en seca flot. Nunca soflo que la terrible muerte Tan cerca ya su s6r amenazaba, Y siempre lena de su amor sonaba Un felice y tranquilo porvenir. Su idolatrado Luis con vivo empeiio Respondiendo a su amor grande y profundo, Le pintaba bellisimo este mundo Sin pensar que tan pronto iba a morir. Hbil el padre 6n manejar el arco, Era buen tirador, y en esas lomas A millares cazaba las palomas Para su mesa rnstica y frugal. La activa madre al despuntar el alba En sus nidos los.ptjaros cogia, Y el racimo dorado desprendia Del silvestre y fecundo naranjal. iCuintos bienes fecundos prodigados En este sitio alegre y silencioso! Aqui un arbol expl&ndido y frondoso, Alla ronco torrente atronador. Aqui las frutas en su rama abiertas Que con su rayo el sol madura y dora, 0 32 0 0

PAGE 486

0 0 482 CANTOS DEL SIBONEY. AeA el coca ovalado que atesora Dulce manjar de olimpico sabor. Acceso daba a la feliz vivienda Una ruta de rocas erizada, Ytcual guardian alz6base a la entrada Gigante ceiba de vetusta faz. -A robarme tu amor, quo es mi ventura, Aqui no vendrA Espanan, Luis decia; Aqui contigo siempre, amada mia, Disfrutar6 de no turbada paz.a -Mal tu gente conoces, contestfba Naraya con acento quejumbroso, Treparan este monte pedregoso En noibre de su Dios y de su rey. He visto ya flotar cerca del bosque Sus triunfantes banderas desplegadas; Acestaran sus 6ltimas lanzadas A la misera raza siboney. -(No temas oh mi amor! Inespugnable Es par sus rocas esta cima inculta, Donde del mundo para siempre oculta Ya segura y dichosa to vere.-uSi temo mucho, teme, mi. adorado; dice una voz triste y sombria: Vendrs el ibero aqui con safia impia, Y al fin en una hoguera morire.0 -Asi mil veces los amantes tiernos Conversaban al borde del torrente, Mientras el sol ardiendo en Occidente Brillaba melanc6lico en el mar. F~'u6 el astro-rey testigo de sus cuitas Conerayo vacilante y moribundo: El doblaba la sien meditabundo, Y ella febril lloraba sin cesar. e0 e0

PAGE 487

0 CANTOS DEL SIBONEY. 483 A la enspide en tanto vil espia A soldados del despota conduce: Ya la espada desnuda al sol reluce; Ya se divisa el c6nico morri6n. Sera el hogar de los postreros indios Por las nefarias huestes profanado; Y en la alta cumbre quedara clavado El de oro y fuego altivo pabell6n. VI. 0 EL SUPLICIO. Mortes per omnes animam dare. Asoma el sol: iberiqos soldados El escabroso monte circumbalan, Sosteniendose todos agrupados Ni abandonan la ruta ni resbalan; Por follajes tupidos resguardados Los penascos altisimos escalan, Y van, con el instinto do la yedra, De bejuco en bejuco y piedra en piedra. Los sitiadores son belica gente Avezada a veneer a su adversario; De gallardo y altivo continente Pero de rostro rudo y temerario. Ya cerca de la cumbre prominente A la voz de su jefe sanguinario, Brotan de diferentes matorrales Armados de mosquetes y punales. Forma rapido Luis una trinchera, Y tras ella se oculta, y sigiloso Preparado al ataque los espera Cog animo resuelto y valeroso; 0 0 I 0 a

PAGE 488

0 S 484 CANTOS DEL SIBONEY. Ya descubren el casco y la cimera: Ya aceleran el paso presuroso; Ya de la cumbre invaden lo enas alto, Y el sonoro clarin toca aftsalto. Como fiero le6n que en su guarida Por un tropel de lobos atacado, Al verse eh sitio estrecho y sin salida A la lucha se lanza exasperado; Asi al ver su morada sorprendida Desplega Luis valor inusitado: Ruje, acomete, inata, forcejea, Y aparece invencible en la plea. Aun antes que del golpe se aperciba Da muerte al que se acerca mas ligero; Y si un soldado logra al fin llegar arriba, Lo aguarda Luis de pie, resiste fiero, Y con brazos hercuLeos lo derrriba Hasta la cruz hundiendole el acero; No hay un osado que salvarse pueda: Quien no muere del tajo inutil queda. Su bandera un tercero clava ufano En ]a cinia, y asombra su heroismo; Mas Luis lo empuja con robusta mano YJ' rza a rodar hasta al abismo: ros vienen y luchan, mas en vano! Ruedan tambien p6r el penasco mismo: Es el contrario a quien certero alcanza Condenado 6 morir sin esperanza. Mas de heridas el heroe acribillado. Desmaya al fin su espiritu guerrero; Y al verlo tinto en sangre y desarmado Lo dejlaran en triunfo prisionero: Un trecho por la turba es arrastrado Sin que su furia enfrene el jefe ibero; *0 0

PAGE 489

0 CANTOS DEL SIBONEY. 485 Piedad no encuentra el joven que aquel dia Mostr6 tanta enter&a y bizarria. iGloria al que vence y jay de los vencidos! La tropa a los indigenas amarra, Les escupe la faz,.y sus vestidos Con insolencia estipida desgarra; Amenazan a Luis enfurecidos Al ver que toma una actitud bizarra; Y lueg# el jefe como en justa pena A morir en las llamas los condena. -xMatadme solo 6 mi, Naraya grita, Mas rio 6 ninguno de ellos. Ya mi frente Del eterno reposo necesita: Yo soy aqui la sola delincuente: Yo soy, aqui en mi tierra, la maldita: Cebese en mi existencia nii enemigo, Mi raza siboney muera conmigo!n-Yo ir6, les dice Luis, sereno y fuerte A sufrir los tormentos del suplicio, Mas ellos no son dignos de tal suerte; Me corresponde s6lo el sacrificio: Libradlos compasivos de la muerte, Y el perd6n os sera de buen auspicio Sed humanos despues de la victoria, Por el honor de Espaia y vuestra gloria.n-Perdonarlos, jams! con ronco acento Clama el jefe, la patria es nuestro culto; Y de vengar su ultrajo estoy sediento; Que nueran sin piedad, no los indulto!n Y agrega mas col6rico y violento: 0 -iAy del que nos infiera torpe insulto, Y de Cuba arrojar quiera 6 los, godos! iAl verdugo! /t la hoguera! jmueran todos! 0

PAGE 490

0 486 CANTOS DEL SIBONEY. Ligubre hoguera de improviso alumbra Con inmensa y rojiza llamarada; Proy6ctase en las rocas su penumbra, Y se extiende su luz por la explanada, Mas, ni A Luis ni 6a Naraya apesadumbra La muerte con tal ira preparada: Naraya ardi6 en las llamas la primer Sin verter una lfgrima siquiera. Fueron luego sus padres. El postrero Fue Luis, el que march con firme planta Sin desmayar su espiritu altaniero; Intrepido a la hoguera se adelanta, Ostentando semblante placentero; Con gozo extremo su martirio.canta, Y prorrumpe en acentos vigorosos, Con tanto ardor que lo oyen silenciosos: -uVosotros sois aqui los invasores Que formidables tropas desplegando, Os declarais de America senores En nombre de Isabel y de Fernando; Pero s6lo sembrais luto y horrores Al indio sin defensa asesinando: A mosa Espana que en mi mente brilla Fue libre en Arag6n, libre en Castilla. Ensalzais a Jesus, y dais ejemplo De s6rdida ambici6n y tirania: Mentira es el altar, mentira el templo, Falso el incienso, la oraci6n impia; Solo la astucia y la maldad contemplo, Y la palida y torpe hipocresia; Guanglo os mostrais beneficos y afables Afilais en silencio vuestros sables. Comprendo bien que de la patria al no&bre De su letargo el corazon despierta; "0 "0

PAGE 491

CANTOS DEL SIBONEY. 487 Se que con santo amor la adora el hombre. Y el alma goza a sp. carino abierta; Se que sonando su inmortal renombre Siempre respira el buen patriota alert; Que es su pena, es su gloria, es su delicia; Mas antes que la patria es la Justicia. Y a la Justicia, brbaros caudillos, Despedazais con Animo iracundo; Os alabais de puros y sencillos, Mas llerts de ambici6n y 6dio profurdo Con clavos de la cruz forjais cuchillos, Y al hijo degollais del Nuevo Mundo; El calix y la tdnica y la estola Verideis por uua barra de oro sola. Encontrareis castigo y escarmiento En vuestros hijos, que en perenne guerra A Espana causarin males sin cuento Por defender a su adorada tierra: El f6rtil bosque les darn sustento, Un baluarte tendran en cada sierra, Y la discordia mostrara enconada, Su cabeza de viboras crinada. Besar no quiero, no, la cruz precious Quo sacrflega mano me presenta: Solo el carino de, mi madre hermosa En el trance fatidico me alienta; Su imagen placidisima y radiosa El vigor de mi espiritu acrecienta,. Y en tan.extrema y barbara agonia Su recuerdo es mi luz, su amor mi guia. jDichoso yo que sentenciado muero Sin quo infame mi ser con el delito! Afta la frente, el coraz6n entero, Llena el alma de jnbilo infinite; 0

PAGE 492

0 S 488 CANTOS DEL sII3ONEY. Sobre mi rostro pilido y severo No llevo, no, la marca del precito: Sucumbosin angustia ni pecado De mi virtue y mi conciencia armado.nDijo, y la yoz del condenado irrita A la inflexible gente vencedora, Que -aI suplicio infernal lo precipita: Ilumina la hoguera aterradora, Todos sus nervios h6rrida concita, Con mil lenguas de fuego lo devora, Y en la cumbre flot6 de la montana, Altivo y fiero el pabell6n de Espana. En esta leyenda aparece como hdroe un espaliol defensor de los indios. El autor pens6 en el Padre Las Casas, pero le ofrecia mafs campo un personaje que no estuviese revestido del hkbito clerical. El Luis de esta leyenda no es mns que un padre Las Casas sin la tnnica del sacerdote. En la pugina428, linea 25, ]6ase anima y no arrima. "e -4" S"

PAGE 493

NOTAS. Algunos malignos se han ocupado en escribir Cantos del Siboney parodi6ndolos, y poniendo al pi6 mi firma. Lo mismo me han atribuido algunos versos de otro g6nero que no he escrito, y sobre los que he protestado diversas veces, como un soneto que se public en La Prensa miestras yo estaba preso en Palma Soriano. Vuelvo ti declarar que son ap6crifos. Lucas Castillo Moreno, autor del soneto. que aparece en la pigina 349 A mi esposa acaba de morir en Bayamo, donde naci6 en 1821. Se distingui6 como abogado y poeta. Fud uno de los primeros que se insurreccion6 en 1868 y firmada la paz se afili6 al partido libW-al. La reuni6n de quo se habla en la poesia Las arpas anigas se verific6 en una casa de laloma del Angel. El verso que di6 motivo at las improvisaciones, fu6 dado por Eduardo Cotilla. Esto pasaba por el aflo de 1850. Hace 38 afios. Jos6 Gonzalez Rildan lleg6 A ser uno de nuestroa ms aplaudidos poetas; Cancio se cas6 y muri6 retirado en su pueblo natal; Eduardo Cotilla se recibi6 de Doctor en Filadelfia, en donde muri6 en brazos del dsstinguido mddico cubano Francisco Ruz, que reside actualmente en Paris; y todos mis lectoreseonocen el fin trfgico de Juan Clemente Zenes, quo escribi6 Antes de morir una preciosa colecci6n de tiernas elegias. Las octavas improvisadas en la loma del Angel, han corrido y se han publicado diversas veces con tantas variaciones, que dificilniente ]as reconocerian sus autores. Las incluyo en mis verses tal cojio se pronunciaron en la loma del Angel, por el afio 1850, en los altos de la casa marcada con el nnum. 30, Cuarteles. "0 0"

PAGE 494

S S 0 S S N A S1

PAGE 495

0" EPILOGO. 0 Naci oyendo las aguas del Bayamo A la sombra feliz de las palmeras, Y canto desde nino con ternura A mi ielo natal y mins riberas. No olvid6 nunca en las distantes playas Mis primeras delicias y emociones, Y fueron el encanto de mi vida Mi patria, mi familia, y mis canciones. 0 0

PAGE 496

0I 07 0 S 0 0 0 0

PAGE 497

I INDICE. 0 PXGINAS. Introducci6n.:....................................... 7 CANTOS PATRIOTICOS.. M is Cantos......... .. ............................. 17 M i M usa............................................ 19 Al general Serrano................................ 27 Al dejar la Francia.......... ......... 31 Bellezas de Cuba.... ......................... 35 A Matanzas................... .............39 A Angelina Agramonte............................ 43 M i vuelta A Cuba.................................. 45 e Tu Patria.............. ............. 51 A la Avellaneda.................................... 55 A la Juventud...................................... 59 CANTOS SOCIALES. Los ninos............................................ 65 La'flauta triste............... ............69 La m ujer............................................ 73 Dignidad de la poesia................ 79 A Clotilde............................................. 83

PAGE 498

494 INDICE. PAGINAS. El carnaval.......................................... 87 E spana................... .............................. 91 El veguero de Guiza............................... 93 La guerra civil........................ 97 La musa popular.................................... 99 POETAS EUROPEOS. El arco de la estrella............................... 103 L a B oda................................... ......... 105 La copa do oro......... ............................ 107 A Maria Magdalena............................... 109 L a ilusi6n .................. ....................... 111 Idilio.................................................. 113 Amor asesinado.................................... 115 E l invierno.......................................... 117 La violeta.:........................... 119 Las mariposas marinas............................ 121 ELEGIAS. En la muerte de Mendive..... ......... 127 Las arpas amigas......... ............. 135 A Luaces........................................... 141 A Gaspar Betancourt y Cisneios................ 143 Tu som bra............................................ 145 La tumba del poeta............................... 149 Fenicia.......... ................... 151 La vida es suemo.................................... 153 A Casimiro Del-Monte.................. 155 Among triste.................................. .157 A Mendive (Soneto)................................ 159 Te vas?............................. 161 Mi nieto Enrique...................... ........... 163 M i hogar............................................. 165 M .T. Tolon.......................................... 171 S

PAGE 499

S 997 U9T. LOOhjIALIf 197 ...Opatt13j[ soiodvun 'r V 'SONVefIO SOJ.NVO 993 ..... ulupirq atrnad itr 69....................................tz 6h.............bwlt surf 9T....................m ul 3I 69 ..............rqgn7 uo rp32t11p1u1 er, 'SBONVNOU .. .7O..zan1 olEuog[ 18?..... .......................... OSliOSO) 'SONIAJIH LI .............................OlpuT 10P' 'URtOJ W ................ojnqj2 oiqjy 60 ......... ........*. Oltf9J04 JI[ 903 ............ moTJ 'Svda T0g ........ ........soTl cItN 661.... .oprumr2' laoP' 86Ti ............................oturAPug V oqnn Z6T........... ............su[oqr silh 961 .................................vransournox{t ni, T61.......0......... ................oanbsoq laua 9............. ..........r..cfto op soCorj 'SS1VOdOU L 181...........................sar'tuor 61I................ThtOJ9jaaL zOIQA UOtuUJ LLi ............ ........ofuiamo tin op aid IV OLT......... ... ...............'pqmnq. ul 90VN1Oydi

PAGE 500

496 INmIC. PAGINAS. Promesa............................................... 270 Amor puro ......................................... 271 En el baile.......................................... 272 La puerta del comedor..................:......... 274 Tu jardin .......................................... 275 Ofertas................................................ 276 Tu voz....:................................. ....... 279 Venganza ............................................ 279 Perdon ............................................... 281 En los mameyes.................................... 282 Mi estrella............................................ 284 LIRA INTIMA. Lira intima......... ............. 289 A mi hija Tula............ .......... 291 Al Bayamo,............ .............. ...... 297 En el baile......................... 299 Al nacer mi hija Tula............................ 302 Mi amor............................................. 305 El arroyo creciente..................... 309 Sonetos.................. ............................ 311 La flor del mirto.................................... 315 A Margarita Pedroso............................. 317 oVenecia.............................................. 319 A Rafael Montoro................................ 323 La Bayamesa...................................... 325 En la playa................ .................. 327 El primer baile........................... ..... 329 A mi lfja Tula..................................... 333 En el campo........................................ 339 A Nieves Xenes........................ 3 Las cubanas...................................... 343 En el rio........................... 345 Sonetos .............................................. 349 Ar S

PAGE 501

INDIE. 497 PAGINAS. Amor martir......................................... 353 Amor agraviado.................................... 355 Desde los Pirineos................................. 357 Tristeza .............................................. 361 La tarde..... ....................................... 363 En su pattida....................................... 365 Montolon ............................................. 367 Plegaria..... ................................................... 369 Sonetos................................................. 371 Las primeras nieves................................ 375 Carnaval................................ ............ 377 Al Cauto.............................................. 379 To volver6f ver?.............................. .. 381 Josefina Posse....................................... 386 A E m m a........................................... 387 Primer amor........................ 389 Al margen del Arno........................ ..... 391 Adelaida Ristori.................................... 39? CANTOS DEL SIBONEY. Iutroducci 6n......................................... 399 La musa y cl poota........................... ... 403 La Serrana........................................... 409 La Hamaca................................... 4 El cacique del Camaguey........................ 417 La gruta.............................. ..--...-----419 El padre de las Casas.......................... 421 El Siboney......................--.. 423 La guanara............................... 425 jas dos palmas....................... ........... 427 El cacique de Abaguanes.................. 431 Mi patria........................ 433 La cancion del cacique.......................... 437 H atuey...................................... 439 S

PAGE 502

498 INDICE. PAGINAS. Muerte de Doreya.................................. 441 La despedida......................... 443 La canoa.............................................. 445 El cacique de Ornofai........................ ..... 447 Ana Luisa........................................... 453 A Yareya..................................... ...... 463 La corona 4le espinas.............................. 465 Naraya 6 los ialtimos siboneyes............... 467 0

PAGE 503

0 S a 0 S 0 0 S

PAGE 504

0 0 S 01 S S 0 0

PAGE 505

s

PAGE 506

ITED GUL ATION DAate Due 85

PAGE 507

UNiV. OF FLORIDA LATIN AMERICA THIS VOLUME HAS BEEN MICROFILMED BY THE UNIVERSITY OF FLORIDA LIBRARIES. r' } m 4 w Jv,' fj f b ,v5 f t Llmaa EDc11cULATION y

PAGE 508

r 1 k .# k K r v'x .# ,'S s fi X v Auw, f r'. WT X x" t ,I} k A} ". } %1 # x k F J WON. m k, h 2 r ',VA' f k Pop d# xx :.. z, #: v # k#' #'c '' .. 7 t k f' x.w x '' S # > y tv my4 # r'se'' # X 73 $#. X .. ~"t"~" s w x k \ A ak..r r I M, NININ! LIN kA X + .., .. #x v**, .' : # #'* kKi"#:s i:x:.?"*,x:~'Rs *j#?=., k x EN ININ III X x { # }}.'? # }. .s } #' X '} y #k # ky y't *} 4' #,x.. ,1' #'' "K'.px' : 1} X' f. } j t N #a x '. b^." +A # vX S'8 # ; .t t }tn r x t 4 y K'# +' .. N s *,v 'i' X ..7 '*" x."X ~,. r b k.S*z # } nr x t'u''# w t .X,*" .'v '": "n W.nw "''' s. *'r. # x# + k'N # a r. a nnx '" "X ...* t;'^. # Xtx.'# ,x 3 #".'sK xtx { -i { r j k}, { x'y # # +"{x..: A + #tt t #' i i k ".v.... t'x j# .t' .:. k"# IN I Vol .W # "* xa, x# : w^ x, a ri e.a # t & .x' t+' ti s ;u ,: '' ..",i"i':F: fix, # rl. xlr F '* i++""*Yrg# "#'v !$ ti,}'i ervx .x'. j,#}:. #t pSj+ 5i#Mt A' r'~ n,. +S # #, ~ m x : x+w x* "' !? } x'r # }s.z*:*+'#.+. "r f' A Fkr,,{x ii# s :. t v S i'F""a .'y R F xs. *t aqW x x .3 x kt ,*,; m" p +,' 3 y ., *x 4{L? ^' 4Yi k # k !}. {. t # R'Kp t # *t ^'* k m#ly' a, 1 Xx! d4 #:' rtkvy' A # v fi '# t., A +k #'{ r.'" a rc' Axy k "xk W A# xi' #4 x( 4'$"$fr,..Gyb. # 1 X .5 .,j. IN. INNI N1 I*N, v X. tx"t'} a r "': 'x" xr xr. a. y s I N"NI A'' S': v yx v 3 #N$ '.S k h. 'ik a'.''i K "I r s. #{ {V S n M } s {' s k^ I + ; ~;max ~k .r a' # f t # tu'^"u' yii'% ...5..4k:x" e:" 1. x { t 9 xry K h h.. i f, Ty 4 A t Y + x K tK ^ j4 xx i F.. y$$ 3 xt 11 k tag .v. 4 x"'' t t m ".#, : x r,,. Syry' -' k +' .' x -''x F #

PAGE 509

C 62