Citation
La alienacion del trabajador en tres novelas de Vicente Blasco Ibanez

Material Information

Title:
La alienacion del trabajador en tres novelas de Vicente Blasco Ibanez La barraca, La bodega y La Catedral
Alternate title:
La alienación del trabajador en tres novelas de Vicente Blasco Ibáñez La barraca, La bodega y La Catedral
Creator:
Lezcano-Zamora, Margarita Matilde
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
v, 155 leaves : ; 28 cm.

Subjects

Subjects / Keywords:
Alienation ( jstor )
City politics ( jstor )
Farm workers ( jstor )
Leys ( jstor )
Literature ( jstor )
Marxist sociology ( jstor )
Morality ( jstor )
Religion ( jstor )
Sons ( jstor )
Theater ( jstor )
Dissertations, Academic -- Romance Languages and Literatures -- UF ( lcsh )
Romance Languages and Literatures thesis Ph. D ( lcsh )
Genre:
bibliography ( marcgt )
theses ( marcgt )
non-fiction ( marcgt )

Notes

Thesis:
Thesis (Ph. D.)--University of Florida, 1982.
Bibliography:
Includes bibliographical references (leaves 148-154).
Additional Physical Form:
Also available online.
General Note:
Typescript.
General Note:
Vita.
Statement of Responsibility:
by Margarita Matilde Lezcano-Zamora.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
University of Florida
Rights Management:
The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. This item may be protected by copyright but is made available here under a claim of fair use (17 U.S.C. §107) for non-profit research and educational purposes. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions requires permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact the RDS coordinator (ufdissertations@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
09227070 ( OCLC )
0028553188 ( ALEPH )

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text














IA ALIENACION DEL TPABAJADOR EN TRES NOVELAS DE VICENTE BLASCO IBAEZ:
IA BARRACA, LA BODEGA Y IA CATEDRAL









by

Margarita Matilde Lezcano-Zamora

















A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE COUNCIL OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIRIMENTS FOR THE DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY




UNIVERSITY OF FLORIDA 1982











ACIWOWLEG S



This author would like to express her sincere appreciation to the chairman of her committee, Professor Fernando Ibarra, for his guidance and aid, and specially for his patience and generosity.

The author is also grateful to Professor Alfred Hower, from

the Romance Languages and Literatures Department and Professor Hernan Vera, from the Sociology Department, for their valuable suggestions.
































ii









TABLE OF CON NITS

ACOWLEDGEMINFTI'S .................... .. ii

ABSTRACT........................... iv

INTPODUCCION ......................... 1

CAPITUILO I BREVE BOSQUEJO HISTORICO SOCIOLOGICO DE FINALES DEL SIGLO XIX EN ESPANA . . . . . 4
Burguesia . . . . . . . . . 5..
Canpesinado . .. ..... ......... .... 7
Sintesis biografica de Vicente Blasco Ib6iez 9
Interes social en la Espaia de finales del
siglo XIX y principios del XX. Blasco Ibafez
y su preocupaci6n por el horbre . . . . 13
La filosofia de Karl Marx y su influencia en
Vicente Blasco Ibiez . . . . . . 20
Notas ..................... 28

CAP-ITUTL II TEORIA DE LA ALIENACION: MARX .. ....... 30
La naturaleza en la obra de Vicente Blasco
Ibi6hez: su filosofia . . . . . . 37
Identificacidn del hombre con la naturaleza 42 Alienacion del hombre de la naturaleza . .. 48 Notas ..................... 51

CAPITULO III ALIENACION RELIGIOSA: LA CATEDRAL Y LA BODEGA 53
Alienaci6n civil: la guerra colonial y la
protesta contra el sistema de reclutamiento . 64 Notas ..................... 73

CAPITULO IV LA BODEGA: NOVELA "LMGEI DE LA VIDA" . . 75
Antagonismo de las clases sociales . . . 84 Alienacion del campesino andaluz . . . 96 Conclusiones ................. 104
tas . . . . . . . . . . 107

CAPITUILD V LA BARRppACA: D~OCUMENIO HISTORICO SOCIOLOGICO . 109
Los protagonistas ....... ....... .. 113
Lucha de clases en la huerta valenciana . .. 116 Determinismo de los factores econ6micos . . 130
El heroe desesperado de la lucha por la vida:
Batiste . .................... 132
Contra la critical . . . . . . . 137
Notas ..................... 141
CONCLUSIONES ....... .......... ...... 143

BIBLIOGPAFIA . . . . . . . *......... 148

BIOGRAPHICAL SKETCH . . . . ............... 155

iii













Abstract of Dissertation Presented to the Graduate Council of the University of Florida in Partial Fulfillment of the
Reqxuiremnts for the Degree of Doctor of Philosophy



IA ALIENIACION DEL TPAEAJADOR EN TRES NOVELAS DE VICENTE BLASCO IBAMZ: IA BARPACA, IA BODEGA Y IA CATEDPAL


by


Margarita Matilde Lezcano-Zamora May 1982

Chairman: Dr. Fernando Ibarra

Major Department: Paomance Languages and Literatures


The purpose of this dissertation is to study the influence of Karl Marx's social thought in three novels of Blasco Ibaez: La barraca, La bodega and La Catedral. These works of fiction are docurnts of high sociological value in their contribution to knowledge of Spain's socioeconomic structure at the end of the 19th and early 20th centuries, the period known as the Bourbonic Restoration.

This study attemps to contribute to the understanding of Blasco's work by tracing how Marx's theories influenced his ideas to confront the fundamental problems that affect man's life in a capitalistic society: his human value, his liberty, the conflict between man and society's economic demands, the deprivation of man's human rights and the consequences of this deprivation: injustice, poverty and alienation.

iv










Chapter I reviews Marx's philosophy and outlines the economic and social circumstances of Spain at that time and the awareness of the writer.

Chapter II deals with Marx's theory of alienation and how it is reflected in Blasco's philosophy of nature and in his view of man's identification with and alienation from the natural world.

Chapter III focuses on religious alienation in the context of Marx's thought as viewed in La bodeqa and La Catedral. It analyzes civil alienation based on Blasco's newspaper articles of protest against the draft system during the colonial wars.

Chapter IV analyzes La bodleqa as a document of social protest which exposes the exploitation and alienation of the laborer in the Andalusian fields and the class struggle. Chapter V deals with the Valencian "huerta" and its people as shown in La barraca, their stoic attitude toward life and work, and their unfailing love for the family and the land.

This dissertation concludes that Blasco Ibez was, like Marx, a humanist who had at the heart of his philosophy the defense of man, "the most precious form of capital," as Marx said. Blasco was the initiator in Spain of the novel of social protest from a belligerent position: that of class struggle. His work has as its goal the reorganization of society and the betterment of mankind and calls for a universal awakening for compassion and justice.





v














INTRODUCCION

El objetivo de este trabajo es estudiar parte de la obra literaria y periodistica de Vicente Blasco lbMez (1867-1928), situa'ndola en su mmento histcrico: final del siglo XIX y principios del XX, y aclarar c6no el escritor presenta la problemtica social: interaccidn de los grupos, choques y aspiraciones de las dos clases en juego, burguesia y proletariado.

Para mi trabajo tcmo tres obras de Vicente Blasco IbDez: La bodega, La barraca y La Catedral, que me parecieron las mas significativas en la exposicion de su pensamiento politico social, y parte de su producci6n periodistica, la conprendida entre 1895 y 1904, especialmente los articulos de protesta contra la guerra colonial y el sistema de reclutamiento.

En mi estudio quiero aclarar que Vicente Blasco IbAfiez se ocupa, igual que Marx lo hiciera en su tiemnpo, de los problemas fundamentales que afectan la vida del hombre en la sociedad capitalista, de su valor hunmano, de su dignidad, de su derecho a una vida a cubierto de las necesidades materiales, de su libertad y de los conflictos resultantes, al ser el hombre privado de sus derechos humanos por parte del Estado, y del producto de su trabajo por parte del capitalism, y de las consecuencias de estas privaciones: la injusticia, la pobreza y la alienacicon.

Para mi estudio confronto las ideas sociales expuestas en las


1







2


tres obras escogidas para mi estudio, con las teorias de Marx sobre la lucha de clases, la explotaci6n del trabajador y la subsecuente alienacion sufrida por el hcmbre. Examniino las diversas alienaciones,

la alienacidon del trabajo, la alienacion civil, la alienacion social y la alienacion religosa en la obra de Vicente Blasco Ibdiez, enfrentando sus ideas con las teorilas de Karl Marx expuestas en : Economic and Philosophical Manuscripts, Toward the Critique of Hegel's Philosophy of Right, These on Feuerbach, Capital: A Critique of Political Economy y Manifesto of the Comunmist Party, este escrito en colaboracion con Engels en 1848.

Intento probar que Vicente Blasco Ibiez siguio muy de cerca las ideas sociales de Marx y Engels, y como ellos dedico su obra a la defensa del hombre, haciendo suyo el proposito fundamental del pensamiento de Marx, que al decir de Duverger: "Insiste en la importancia esencial del hombre: la forma mis preciosa de capital."

Estudio a Blasco Ibfiez como observador de la realidad social, defensor de la justicia y el hombre, y critico de los abusos del Estado y del capitalismo.

Quiero aclarar tambien que Blasco Ibnez fue precursor de la novela social espaiola en su tendencia mas avanzada que es "la que intenta esclarecer los destinos humanos," (Gil Casado), buscando, camo era el proposito de Marx, urma solucion a los problems del hombre atrapado en el sistema de produccion capitalista e industrial, enfrentando Blasco Ibaikez, antes que ninqmn otro novelista espafiol, los conflictos sociales clesde la perspectiva de la lucha de clases.







3


Mi trabajo esta dedicado al estudio de la base te6rico sociologica de las novelas de Vicente Blasco IbAiez, a la investigacion del medio socioeconon6mico, monento histOrico y acontecimnientos politicos que tuvieron lugar en la 4poca en que se desarroll6 el conflicto, al esolarecimiento de los mviles que impulsaron al enfrentamiento a los grupos sociales y a la comprension del hambre trabajador que soporta enormes presiones en su afn por sobrevivir.












CAPITULO I


BRPEVE BOSQUEJO HISTORICO SOCIOLOGICO DE FINALES DEL SIGIO XIX EN
ESPANA: BURGUESIA Y CAMPESINADO


La epoca en que Vicente Blasco Ib iez vive, y que presenta en su obras, corresponde a la Segunda Revolucion Industrial, que abarca la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX. Epoca del predominio de la burguesia y de la clase media que acaban de conquistar el poder economic, y que en Espafia coincide con la Restauracio'n Borbo;nica.
Los acontecimientos mas inportantes de ese perfodo son: pronunciamiento de Prim y Topete en Cidiz, 1868; Revoluci6n de Septiembre, exilio de Isabel II y gobierno provisional, en ese mismo aio. Las Cortes aprueban la Constitucidn de 1869, que fue la ma's liberal de las praulgadas hasta entonces en Espaia. En ella se declaraba que la soberania residra en la naci6n de la cual emanaban todos los poderes, se reconocia la libertad de cultos y se proclamaban los derechos individuales del hombre. La Asamblea Nacional proclama la Republica en 1873.

Las conjuraciones monarquicas, las sublevaciones cantonales, las guerras carlistas, y las dificiles circunstancias por las que atraviesa la political exterior con las sublevacion en las colonias, ponen fin a la Republica.

El general Pavia ordena a las fuerzas armadas que asalten el Congreso y lo disuelvan, 1873. Un gobierno provisional de militares suspende las garantias constitucionales, 1874.1
4






5


El 29 de diciembre de 1874, el general Martinez Canpos proclama a Alfonso XII rey de Espafia en Sagunto.

La situacion political y social de los espanfioles sigue estacionaria. A pesar de los adelantos conseguidos en el terreno de los derechos civiles durante el periodo revolucionario que sigui al destronamiento de Isabel II, la Restauraci6n no rompio, segin Ubieto y Regla': "los factores de continuidad", que siguieron dominando la political espaiola.

Joaquin Costa, gran conocedor de la realidad social de la Espaia de aquel periodo, dice:

oIn mnismo que entonces, la nacion sigue viviendo
sin leyes, sujeta al mismo degradante yugo de
aquel feudalismo inorginico que imantiene a Espafina
separada de Europa por la distancia de una edad
historica. 2

En esta inestable y caotica situacion political vienen a definirse dos clases de reciente aparicion en el panorama social: la burguesia y el proletariado.


La burguesia

Al lado de los antiguos grupos privilegiados de la nobleza y el

clero, aparece una nueva clase social de creciente riqueza y poder: la burguesfa. Se form esta burguesia con terratenientes enriquecidos con la Desanortizacion, que fue la venta p blica de los terrenos comunales de los pueblos y de los expropiados al clero y a las camunidades religiosas, que tuvo lugar entre 1836 y 1876, con hombres de negocios, funcionarios del gobierno, jefes y oficiales del ejercito y con las clases nmedias de profesiones liberales.






6



Refiriendose a la region valenciana dice Enric Sebastia:

Asi, la Valencia de la Restauracion era de una
exuberancia burguesa, pero, paradojicamente, desprovista de industria, librecambista, que
actuaria politicamente cao un verdadero grupo
de presi6n. 3

La Gran Depresi6n Econdmica Europea, no afecto a la burguesia que en Espania sigui6 disfrutando desde 1845 hasta fin de siglo, de los beneficios de la expansion econcrica resultante de la venta de las fincas procedentes de la Desamortizacion, del desarrollo de la industria y del tendido de las lineas de ferrocarriles. En Espaina la Restauracion fue una e'poca de prosperidad economica para la burguesia y la clase gobernante:

El culto del dinero entenebrecera toda clase de horizontes, hasta el punto de que podra' e clamarse, la pobreza es signo de idiotez 4

La burguesia, que en los primeros nmormentos de su aparicion en el panorama social, habia sido liberal; al hacerse poderosa, imita las ideas y actitudes de la aristocracia y apoya al gobierno con la bolsa y la banca, recibiendo concesiones especiales a cambio.

Pronto la burguesia se siente amenazada en sus privilegios por los avances obreristas, la Primera Internacional de Trabajadores se habia celebrado en 1864, y sus ecos se hacian sentir en Espana. La crisis revolucionaria de 1868, produjo una reaccion gubernamental contra las asociaciones obreras:

De aqu que la burguesia abandonara sus veleidades progresistas y se refugiara en los c6nodos brazos
de la Restauracian, que con el amnparo del ejercito, le brindaba la consecuci6n de sus ideales politicos
y sociales. 5

La burguesia se constituye en el nuevo eje de la vida political, social y economic de Espaia. Al detentar el poder econcminco ejerce






7

poderosa influencia en las decisiones del gobierno. Segun Vicens Vives, los burgueses:

A traves del sufragio censitario son los irbitros del Parlamento y a travis de la prensa lo son de
la opinion. 6

A esta gente orgullosa de su riqueza e influencia que es:

Una sociedad maniquea y estratificada, ajena a la revoluci6n industrial, de una n~ntalidad
perdurarfa hasta el fin de mil ochocientos.

se le opone una clase muy antigua en Espaiia, que al ver agravado su estado por la Desarortizaci6n y la Revolucion Industrial, cobra conciencia de su precaria situacio'n al asmalcanzada por la propaganda de las doctrinas socialistas y anarquistas: es la clase canpesina.



Canpesinado

En la Espaia del siglo XI(, la Revolucion Industrial habia sido

inconpleta, todavia en 1900, Espaia era un pals campesino, donde el setenta por ciento de la poblacion trabajaba en la agricultura. Dice Vicens Vives:

Pese alas invasiones, a los cambios de estatuto juridico (mas aparentes que reales), el campesino
solo estuvo de una manera en la vida espaiiola: vinculado al suelo como unidad motriz de una economia
agraria predominantemente. 8

La Desamortizacion vino a consumar la pobreza de una gran masa canpesina, que se vio obligada a trabajar por un salario, al ser privada de cultivar las tierras de propios y comunes, institucion de tradicional abolengo iberico. Segun Vicens Vives:

La estructura actual de la propiedad agraria
deriva del colosal trasiego de fincas que tuvo lugar entre 1833 y 1876, a consecuencia de la
Desamortizaci6n municipal y eclesiastica y a
la desvinculaci6n de mayorazgos. 9









En 1864, Fermin Caballero, ministro de la monarquia, hace un estudio del canpo espafinol. De su informed se desprende que en las provincias en que la tierra estA razonablemente dividida en parcelas familiares, las relaciones de trabajo no presentan graves conflictos y la vida del campesino es tolerable. En las regiones en que existe el latifundio, (grandes extensiones de tierra en mranos de un s6lo propietario), o el minifundio, (pequefia finca familiar), las condiciones de vida del labrador son insoportables, debido alas exigencias del propietario de la tierra.

Caballero se lamenta del "mal nortifero" de los foros y subforos en Galicia que obliga a los campesinos a pagar el arriendo de un pequefio terreno a 4 o 5 cabezaleros, que es la persona que arrienda fincas para subarrendarlas, obteniendo asi una ganancia a expenses del campesino que la trabaja.

Se queja Caballero tambien del perjudicial sistemra de arriendo a corto plazo en Castilla y Iean, y del cronico paro en Andalucia. Resalta el ministro el atraso en la agricultura y la desesperacion de los campesinos condenados a "trabajos forzados."

La toma de conciencia de su dignidad humana y la actitud de rebeld.a del carpesinado, especialmente en el campo andaluz, parten de la propaganda socialista y anarquista que los internacionalistas y bakuninistas llevaban a cabo. Segun Vicens Vives, la toma de conciencia de los campesinos parte:

Del hecho de que unos homrbres hablasen por primera vez a los campesinos andaluces como
hombres de la necesidad de reformarse noralnente de educarse individual v colectivamente
para llegar a ser nejores. 10







9


En esta tensa atn6tsfera, en 1873, Cordoba organiza el Primer Congreso anarquista del mundo, hay diversos intentos de proclamar Cantones independientes en Andalucia, donde se adoptaron medidas colectivistas en el cultivo de la tierra.

El lema de la burguesia para sofocar la protesta de los trabajadores era "orden y eje'rcito." Segu' Ubieto y Regla:

La concepcion del problema campesino como un mero problema de orden piblico, es sin duda,
el aspecto m's sombrio de todo el liberalismo
doctrinario espafiol. 11

Asi la larga lucha sostenida por los carrmpesinos para lograr algunas reivindicaciones, se prolonga hasta el siglo XX.


Sintesis biografica de Vicente Blasco Ibafiez


Detras de toda historia humana aparece siemnpre
un factor cambiante, astuto, apremiante y a veces decisivo en sus intervenciones . El medio geografico.
Ferdinand Braudel. El Mediterraineo y el mundo
mediterrneo en tiemnpos de Felipe II (Mexico City:
Fondo de Cultura Economica, 1953).

La naturaleza de su region y el momento histcrico, impresionaron fuertemente la sensibilidad de Vicente Blasco Ibiuiez. El mnismo habla de estas vivas irpresiones de sus afios formativos:

Esta calle es mi vida, la primera ermoci6n de
mi existencia fue verla 16brea y desempedrada en una noche de 1869, cerrada por montones de adoquines, sobre los cuales los
hombres barbudos y valerosos, can kepis qris y el fusil preparado, se disponian a pelear
por la Repuiblica Federal. 12

Asi mars tarde, Blasco Ib~iiez sera el biocrafo de su ciudad y de su region. En sus novelas volveran a vivir el paisaje y el hombre, vistos a "trave's del tmereram.ento del artista, sin perder no obstante,







10


la semrejanza con la realidad que reproducen.

Vicente Blasco Ibaiiez, nacio en Valencia el 27 de enero de 1867, y murio en Menton, Francia, el 28 de enero de 1928. Entre estas dos fechas, que comprenden un periodo de sesenta y un afios, se desenvuelve una vida llena de actividad, de entusiasmo y de acontecimientos. Es la vida de un novelista, agitador politico y diputado, "tribuno del pueblo," lo 1lamb Mariano de Cavia, de un periodista, viajero y colonizador, en una palabra, la vida de un hombre de accitn.

El mnismo Blasco Ib~iez explica su actitud ante la vida al critico literario Julio Cejador, en una carta escrita en 1918, donde sefiala el factor decisive en su personalidad, la accion; respuesta del hombre existencial a los estimulos del mundo:

Yo soy un hombre que vive, y, ademas, cuando le queda tiempo para ello, escribe, por una necesidad imperiosa de su cerebro. Siendo asi, creo proseguir la tradicidn espafiola, noble y varonil,
Los mejores genios literarios de nuestra raza
fueron homrbres, en el mas anplio sentido de la
palabra: fueron soldados, grandes viajeros, corrieron aventuras . y, adems, escribieron.
Cuando tuvieron que refiir a brazo partido con
la vida, abandonaron la pluma, considerando incompatible la produccion literaria con las exigencias de la accitn. 13

Al empezar su educacion secundaria visita con otros canpan eros alquerias y tabernas donde hablan con la gente de la huerta. Asf, la huerta y sus pobladores, seran mas tarde los personajes veridicos de sus novelas valencianas.

Al terminar el bachillerato, Vicente Blasco Ibhifiez ingresa en la facultad de derecho de la Universidad de Valencia, tambien ahora huye de las aulas para pasear por la playa o la huerta y participar en los










mrtines en casinos republicanos. Secgdn uno de sus biografos, Juli Just, Blasco Ibifez:

Era todo tumulto, remolino. Hablaba abundantenente en voz alta. Le gustaban las asambleas populares y agitadas, los motines en las calles
levantando barricadas frente a la tropa o la
guardia civil. 14

En 1888, Valencia se prepara para celebrar el tercer centenario del pintor valenciano Jose Ribera, el Espagnoletto, y la Universidad, ateneos, sociedades y periodicos unen sus iniciativas. El 12 de enero de 1888, se inaugura en Valencia una estatua de Ribera, obra de otro valenciano, Mariano Benlliure. La primera cronica periodistica que se conoce de Blasco IbAfiez, habla de este acontecimiento y fue publicada en La Ilustraci6n Ibirica, y revela su identificacicn con la tradicidn valenciana, en ella escribe:

La Atenas espafiola, la dos veces leal ciudad
que ha sido cuna en otros tiempos de inspirados artistas y de ilustres poetas, la que en
el catalogo de sus hijos tiene inscritos norrbres
tan ilustres como Ausias March, Gil Polo, Guillen
de Castro, Ribalta, Ribera y Joanes. 15

En esta epoca Blasco Ibifiez colabora en el folletin del Correo Valenciano que publica algunas de sus obras cortas, novelas romintico legendarias, rechazadas mas tarde por su autor.

Al mrismo tiempo Blasco Ibiiez se entrega a la propaganda political y por un mitin que ocasiono' disturbios, fue perseguido por las autoridades, y huye a Paris. En esta ciudad se familiariza con la novela francesa: Stendhal, Balzac y Zola. Declara mas tarde Blasco Ib4fez que en sus prixeras novelas sufrio' el influjo zolesco, aunque no apoyo su obra, segin el mismo confiesa, en el determinism de la herencia como Zola:






12



Apoyd Zola toda su obra exageradamente en una
teoria cientifica, la de la herencia fisioldgica,
y esta teoria, al derrumbarse en parte, se ha llevado detrais las afirmaciones mas graves de
su labor intelectual, toda la armazon interior
de sus novelas. ( p. 15)

Hacia 1891, Blasco Ibciiez entra en el period de su plenitud

fisica e intelectual. Roberto Castrovido lo describe en una cronica en La Esfera de Madrid:

De abundante y rizada cabellera, barba negra
y larga, testa irperiosa, mrirada audaz, periodista y orador, caudillo de multitudes,
pobre, heroico. 16

A partir de este afio inicia un intenso perlodo de actividad intelectual y political. Viajes de propaganda, TnmLitines y procesos. Blasco Ib iez lo llama "periodo heroico" de su vida, cuando es detenido ma's de treinta veces y pasa la mitad del tiempo huyendo o en la carcel.

Llega ahora Vicente Blasco Ibifiez a la fase de su madurez literaria en las que realiza sus obras mis logradas.

Al estallar la primera guerra mundial, Blasco Ib'ifez vive en Paris donde escribe Los cuatro jinetes del Apocalipsis, novela de indiscutible 4xito universal. Paul Verdevoye lo llami "el novelista mas traducido despue's de Cervantes," y Mario Pei en su obra The Story of Latin and the Romance Languages, dice:

Prosistas como Petronio y Apuleyo anunciaban
la prosa de Cervantes y Blasco Ibfiez, de
Boccaccio y Manzoni, de Victor Hugo y Balzac.17

Opiniones que situan a Vicente Blasco Ibaiez, a Desar de la critica partidista, entre los grandes maestros de la novela universal.






13



Interes social en la Espanfia de finales del siglo XIX y principios
del XX. Vicente Blasco Ibdfiez y su preocupacidn por el hombre


En Espaia, la preocupaci6n social, lo mismo en la esfera polftica que en la literaria, toma una actitud mis alerta a finales del siglo XIX. Una oleada de crisis political y econcidmicas agita la conciencia nacional con encontradas reacciones. FI espectaculo de la injusticia social, la observacion de las condiciones precarias en las que la mayorla de los trabajadores viven, impulsan al artista al estudio y al analisis de la realidad socioecondmica, y, haci6e'ndose solidarios del sufrimiento del hombre, los escritores y politicos socialistas y republicanos se erigen en portavoces de la protesta social. Los intelectuales y obreros toman una actitud reivindicadora y cormbativa, el gobierno y los empresarios, una posicion represiva y autoritaria, negandose resueltaTment a aceptar las reivindicaciones obreras.

As{, el moviniento obrero en su lucha se situa:

Frente a la inabordable y monolltica version
de la Espaia oficial de aquella epoca monarquica, conservadora, centralizadora, burocratica y asocial. 18

Los obreros, apoyados por los intelectuales y propagandistas del socialismo, desarrollan una conciencia de clase decididos a lograr mejoras efectivas. Convencidos de que la protesta verbal no alcanza los efectos deseados, recurren a la huelga. Vicens Vives describe el malestar de la clase obrera:

Mientras en las ciudades se sucedian las huelgas, cada vez mis violentas, y se despertaba el espiritu del sindicalismo agresivo y ultrarrevolucionario, en el campo acaecia un recrudecimiento de
la agitacidn social, con iguales caracteristicas. 19







14


En la Espaia de la Restauraci6n se acusaban las sacudidas de las reivindicaciones sociales que experi-entaba el resto de Europa. La preocupacidn social afecta a toda la sociedad: intelectuales, burguesla, gobierno y obreros. Cada grupo adopta una actitud que est en consonancia con los intereses de su clase. Mientras el gobierno crea la Comision de Estudios Sociales, los obreros mandan a Madrid en 1855 una comisio'n para hacer que las Cortes reconozcan su derecho de Asociacion.

Los escritores de finales del siglo XIX y principios del XX, siguen la corriente hunmanista del mundo occidental que durante los iltimos cien anfios venia sefialando la creciente pobreza y deshumanizacion del proletariado urbano, sobre todo a partir de Marx, que eran el resultado de la micanizaci6n y division del trabajo impuestas por la Revoluci6n Industrial, y en Espanfia, debidas en gran parte a la Desamortizacion.

En literatura, la preocupacion social es ya evidente en Benito

Perez Galdos, que al final del Episodio Nacional Narvaez, enumera algunas de las calamidades que agobian al trabajador y dice:

Quien dice labranza dice palos, hambre, pobreza,
deshonra . la cuestidn del tuyo y el ino
o del averiguar si siendo mio el sudor, mia vervigracia la idea, y mios los miedos del Abrego
y del pedrisco, han de ser tuyos los terrones
abiertos y la planta y el fruto. Ti el amo de la tierra, el anm del agua, el amo del aire. 20

Galdos sefiala con inargilible logica la oposicidn entre trabajo y propiedad, y ya de una fornma incipiente, expone el concepto de la alienacion del homrnbre respecto del producto de su trabajo: "mo el sudor . tuyo el fruto."






15



Todos los escritores espafioles, desde Gald6s a los del 98, Unamuno, Baroja, Azorin, Valle-Inclan, Blasco Ibefiez, Machado y Maetztu, sintieron la preocupacion por Espana. Su preocupacion pudo ser ideologica, political o hist6rica, pero en el centro de su pensamiento esta la preocupaclon por el hombre, por el trabajador, personaje que a partir del final del siglo XIX viene a ocupar en la literatura el lugar del protagonista de la historia y que sustituye al heroe romrntico o novelesco.

Cada uno de estos escritores tiene una aproximacion personal al

problema del hombre. Miguel de Unamuno, el mis consciente pensador de los del 98, describe al hombre en Del sentimiento traqico:

El sustantivo concreto; el hombre. El hombre de carnet y hueso, el que nace, sufre y mere,
sobre todo muere -, el que come y bebe, y juega y duerme, y piensa y quiere; el hombre
que se ve y a quien se oye, el hermano, el
verdadero hermano. 21

Baroja, por su parte, ve al homrbre con escepticismo y hasta con repugnancia, y Machado, poeta tan hondo y ccrmpasivo, tampc ve al hombre del campo con simpatia y dice: "Abunda el hobre malo del camrpo y de la aldea.-" En general la generacion del 98 adopt una posicion estetica o critica ante el problenma del hombre y no se envolvio activamente en la protesta social. El mismo Baroja, en Juventud y egolatria, refiriendose a los del 98 dice:

La generacion del 98, lancuida y triste; vino a Espafia en la dpoca en que los hombres de la
Restauraci6n mandaban; asistio a su fracaso
en la vida y en las guerras coloniales; ella misma
se encontro contaminada con la verguenza de sus
padres. Fue una generaci6n excesivarmente literaria. 22







16



Mientras los escritores de esta epoca, toman, ante la realidad una actitud teorizante, Vicente Blasco Ibdiiez, toma una actitud militante en la protesta social y dice:

Sentia yo con pasi6n desbordadora aquellas
luchas por un ideal. Es que soy un agitador,
un artista enamorado de la accidn. ( p. 16)

Vicente Blasco Ibbfiez, es sin lugar a dudas, el escritor de su tiempo, principios del siglo XX, que con mirada mas realista e inquisitiva examina el problema del hombre en lo que tiene de urgente e inaplazable; el de la subsistencia diaria. Para ello en sus novelas estudia la infraestructura economica, que como Marx dijo es determinante en la vida del honmbre. En un articulo publicado en El Pueblo el 9 de julio de 1897, describe la estampa real del obrero:

La blusa (del obrero) es en esta sociedad actual
el "lasciate ogni speranza" de que hablaba el
poeta. Abandonad toda esperanza los que habeis
cometido el pecado de vestirla, habiendo ccrno
hay en el mundo tantos uniformes variados, hibitos y sotanas. Sois esclavos del egolsmo social,
y al esclavo no se le emancipa voluntariamente; formniis rebafio, y las reses s6lo pueden servir
para la manutencion de los otros. 23

Igual que Marx, al que sigue en los puntos fundamentales de su ideologia, Blasco Ib.iez se interesa en el aspecto concreto y humano del hanbre, y sabe, aqual que Marx, que el motor que mueve a las instituciones sociales es el incentivo economic y el deseo de ganancia, y que todas las instituciones, a su vez, sirven para proteger los intereses econdmicos de las clases gobernantes.

Marx explica que en el hombre, la satisfaccion de las necesidades materiales precede a cualquier etapa de su desenvolvimiento.







17


Frederich Engels, en una eulogia pronunciada en el funeral de su amigo y colaborador, el 17 de marzo de 1883, explica el pensamiento de Marx:

Lo mismo que Darwin descubrio" la ley del desarrollo organico de la naturaleza, as Marx descubrio el desarrollo de la historia humrana; el
simple hecho, escondido por el exceso de ideologias, que la humanidad debe, antes que nada, comer, beber y tener refugio, antes de que pueda
ocuparse de political, ciencia, arte, religion, etc.
Y que por lo tanto, la produccidn de los medios
inmediatos de subsistencia, y en consecuencia, el
qrado de desarrollo econ6mico alcanzado en una
epoca determinada, forman las bases sobre las que las instituciones del Estado, los conceptos legales, el arte, e incluso las ideas religiosas de
la gente, han evolucionado, y a la luz de las cuales deben, por lo tanto, ser explicadas, en lugar
de ser al contrario, como ha sido el caso.24

De sus contemporaneos, Vicente Blasco Ibilez es el escritor que mejor ha comprendido al hombre que trabaja, especialnente al homrrbre de la region valenciana, y en sus novelas destaca las virtudes eminefthmente sociales que caracterizan al hombre universal y que son la base de las civilizaciones: la honradez, la constancia en el trabajo, la sobriedad y el indestructible amor a la famnilia y a la tierra.

El hombre que presenta Blasco Ibciiez, el trabajador de la tierra, no esta idealizado, esta presentado en su valor personal exacto y en

su miedio social con realism.

En sus novelas del ciclo valenciano; Arroz y Tartana, La barraca, Flor de Mayo y Cafias y barro, hay formidables ejemplares de este tipo de hombre esforzado para el que la vida se le presenta ccM lucha prinaria por la supervivencia. Entre estos heroes de la lucha por la vida tenemos al tio Toni, de eabas y barro, estoico, humilde y ejemplar.






18


Barret, el heroe de La barraca, que "era un hambre aninoso de

costumbres puras,"' y Batiste, el nuevo arrendatario de las tierras de La barraca, que "era una fiera para el trabajo," o el Petor, de Flor de Mayo, que sale a ganarse la vida en el rar incluso en dfas de torrenta. Todos ellos estan presentados bajo una perspectiva humanista que revela la profunda conpasion que Blasco Ibafiez sentia por el hambre, que con su esfuerzo y con su trabajo es el sostenedor de la sociedad, y que con su pobreza atestigua la milenaria explotacion del hombre por el hombre. Dice Marx:

El trabajo sin duda, produce maravillas
para el rico, pero produce privacion para
el trabajador. Produce belleza para el uno, pero s6olo deformidad para el que trabaja.25

Ningdn escritor de los del 98 tuvo la honda compassion y la humana solidaridad por el hombre, cono la tuvo Blasco Ib iez, porque su aproximacido'n es la del socioIogo que se siente solidario con el hombre y lo mira con ojos de hermano, y que, adeds de corprenderlo quiere encontrar soluciones a sus conflictos y necesidades.

El mismo Miguel de Unanuno reconoce que el hombre que Blasco Ib6iez presenta en sus novelas es el hombre real, de carnet y hueso, el que vive y produce en las tierras de Espafia y asi dice:

La vida pasional, palpitante, profunda de Espafia habla que buscarla donde la hallo' Pereda, en Sotileza, o Blasco Ib6fiez, en La barraca, en las naturalezas bravias y
elerentales del pueblo, del mar o del
campo. 26

Coinciden asi Miguel de Unamuno y Blasco Ibdiez con Marx en el pensamiento de que es en el hombre del pueblo donde continue viviendo la eterna tradicion humana y no en las instituciones o ideas filoso-






19


ficas o religiosas de los homrbres, y que es en el homrbre del pueblo donde hay que buscar la base de las sociedades futuras. Aconsejaba Unamuno, "chapuzarse en el pueblo" y esto es lo que hizo Blasco IbAnez, "chapuzarse en el pueblo-"

Hay un aspecto mrasque acredita a Blasco Ibaez com minucioso observador del hombre, ccmo humanista delicado, como homibre de fina sensibilidad, coio artista l1eno de gracia y compassion: es el de la observacion y presentacion del tipo mxis humilde de la escala social. Este hombre formra parte de un grupo humano que desde el punto de vista sociolgico se clasifica coo subproletariado, paria o transfuga. Es un hambre cmpletamente alienado, que no pertenece a ningun estarrmento social. Es el grupo que San Vicente Ferrer llamaba en valenciano "el poble menut;" el pueblo menudo. Es el subproletariado que esta mas alla' de toda reivindicacion social, el que vive en la extrema miseria, que no tiene familia, ni casa, ni trabajo y que debido a sus nfimas condiciones sociales, no aspira a una vida nejor y vive humildenente de lo que le dan, sin odiar, desear o rebelarse.

En sus novelas y cuentos son numerosos los tipos que entran en esta categoria: Sangonereta, de Canas y barro, que aconpafia a los cazadores a camrbio de las sobras de la comida, Dimoni, de Dimoni en Cuentos Valencianos, que toca la flauta en las procesiones, bodas y entierros, la borracha, de Dimoni, El Fiemater, de Cuentos Valencianos, que recoge las bofiigas de la ciudad, el Churret, de Arroz y tartana, la prostituta, de La barraca, el viejo Zaratustra, el trapero mnadrilenio de La horda, que vive en una chabola de latas, feliz aon su primitiva filosoffa.






20

Vicente Blasco IbM ez describe minuciosamente estos tipos extrenos de la sociedad y el "milieu" en que se desenvuelven. A pesar de que representan la pobreza, el vicio o la ignorancia, nunca son descritos con repugnancia o sarcasmo, en su Infima categoria, son respetados camo seres humanos, un conpasivo sentimiento de solidaridad humana, velado por una casi imperceptible ironia, los salva y los redime.


La filosofia de Karl Marx y su influencia en Vicente Blasco baez


Como portador de una vision del destino del
hombre y de su lugar en el proceso historico, Marx es preeminente. Entre los filosofos es
el supremo mistico por sus virtudes y su identificacion con la historia.
Lewis S. Feuer, ed. Marx and Engels. Basic Writings on Politics and Philosophy (Garden
City: Doubleday, 1959).

En su Theses on Feuerbach, Marx acusa a la filosofia tradicional del mundo occidental de aridez y falta de proposito; de estudiar al mundo sin intentar cambiarlo y dice:

Los filosofos han interpretado el mundo de diferentes dos, el caso es, no obstante,
cambiarlo.2

La ciencia fundada por Marx, el materialismo historico, y su filosofla, el materialismo dialectico, tienen ca mo fundamento el estudio del hombre y de la sociedad, y como proposito final el perfeccionamiento del hombre y la majora de las condiciones economicas y sociales del mundo. El misno Marx habla del objetivo de su filosofia:

El objetivo del viejo materialismo es la sociedad "civil," el objetivo del nuevo materialismo es la soqedad "hurana," a humanidad socializada.






21


Marx considera la filosofla que le precede como un juego de nociones abstractas, dedicado a la biisqueda de una realidad ilusoria, una evasion del mundo real; la toma como expresion de la existencia enajenada del hormbre, acusindola al mismo tienpo de expresarse en concpptos artificiales. Por el contrario, su filosofia esta ligada al hombre y a la realidad hist6rica. Erich Fromm explica el proposito de esta filosofia:

El objetivo de Marx era la emancipaci6n espiritual del hombre, su liberacidn de la cadena del determinismo econ6mico, y restituirle su entera naturaleza humana,
y asi aludarlo a encontrar la unidad y la armonia con los otros homrbres y con
la naturaleza. 29

Esta filosofila arranca de la tradicloin intelectual de Occidente

y tiene su origen en el pensamiento grecorranano, que pasa por Spinoza, Goethe, Hegel, los fil6sofos europeos de la Ilustracion, Voltaire, Rousseau y Diderot, y cuya verdadera esencia es el humanism, la preocupacion por el homrbre, y tiene como meta el perfeccionamiento humano. Segun Fronm:

Marx representa la tradicion Occidental en su major aspecto: su fe en la raz6n y en el
progreso del hombre. Marx representa de
hecho, el verdadero concepto del hombre que estaba en el centro de su pensamiento. El
hombre que es rico porque necesita a los
otros hombres. 30

La civilizacion industrial, en la que Marx vio, como la mayoria de los soci6logos, grandes posibilidades para la nejora de las condiciones de la vida del hombre, trajo, no obstante, nuevos problemas: la division del trabajo, la diversificacion en los modos de produccio'n, la explotaci6n del trabajador, la autoratizacion, el paro y la aglome-






22


racidn de las masas proletarias en las ciudades industriales con la secuela de pobreza, deshumanizacion y alienaci6n, males que lo hacen exclamar:

En nuestros tiempos cada cosa parece que esta preniada de su contrario. Veros cato la miquina, que posee una mraravillosa fuerza para producir y hacer fructifero el trabajo humno,
origina hambre y agotamiento. Las fuentes de
riqueza de nueva invenci6n, debido a algin sortilegio fatidico se convierten en fuentes de
privacion. 31

Con este discurso Marx da la voz de alerta ante los graves problemas planteados por la industrializacio'n y asi, hace air su protesta contra todo lo que representa una disminucion del valor humano o privacion de la libertad. Feuer califica a Marx:

Como profeta que usa el lenguaje de las ciencias
sociales, Marx esta solo entre los socidlogos,
dando sentido a la palabra "explotacion. "32

Marx que es al mismo tiempo un politico, un sociologo y un filosofo de la historia, estudia al hombre especialmente conr individuo social, "zoon politicon," coo mienibro de una sociedad que puede tenerlo aherrojado, o que por el contrario, en las condiciones adecuadas, contribuye a enriquecer y ensanchar su naturaleza humana por medio del intercambio can el grupo social.

Para IMarx el hombre, desde su aparicion en la historia, tiene

una especifica naturaleza humrrana, que debe a la estructura de su cerebro, pero al mismo tiermpo, el hombre en contacto con el mundo y con los otros hombres, se desarrolla y se transforma; es el autor y el actor de su propia historia, '"nen are authors and actors of their history creador del mundo humano y de si mismo.






23



En los Manuscritos econ6micos y filoso'ficos Marx explica su concepto del hombre y de la historia:

Todo lo que llaman historia del mundo, no
es nada mas que la creaci6n del hombre por
medio de la labor humana y el surgimiento
de la naturaleza del hombre. El hombre
tiene por tanto la evidente e irrefutable
prueba de la autocreacidn de su propio
origen. 33

Marx se ocup6 de una actividad humana, el trabajo, que tiene una decisiva importancia en su teoria. Para Marx el trabajo es la forma que el hcmbre tiene de expresar su condici6n humana. Engels afirma que el hombre es el unico animal que produce lo que necesita para vivir. Segun Marx por medio del trabajo el hombre cambia su relacio'n con la naturaleza y se transform a s mismo y asi dice:

El modo de produccion de la vida material
condiciona la vida social, la vida political y el proceso intelectual en general. No es la consciencia del homrbre la que determina su ser social, si no que por el contrario, su ser social es el que determine su consciencia. 34

Para Marx lo que el hombre es, coincide con lo que produce y el modo c6o lo produce, pero al mismo tienpo, las condiciones materiales del medio, determinan en gran parte su produccion.

Asi Marx estudia al homrnbre y a la historia a partir del hombre mismo y de las condiciones economicas y sociales en las que vive y produce. Por medio de estas relaciones del hombre y el medio, el homibre se transformna y hace cambiar la historia, siendo asi el hombre, el agente activo y decisivo en el rumbo de su vida. Dice Marx: "La doctrina materialista que se refiere al camnbio de circunstancias y educacin, olvida que las circunstancias son canbiadas por el hombre. 35






24


La filosofia de Marx centra su interns en la defensa del hornbre, depositando su confianza en el potencial humano, en la posibilidad de majora que radica en la raz6n del hombre y en su capacidad de trabajo, como factores decisivos en la evolucion social. Su filosoffa es al mismo tiempo una protesta contra el determinism y el conformismo mraterialista de la sociedad industrial y del capitalismo. Hasta cierto punto, hay en Marx un elenrnto ronmintico que se manifiesta en su fe en el futuro:

La revolucion social del siglo XIX, no
puede extraer su pop;esia del pasado, si no solo del futuro. Y no puede enpezar
hasta que no haya arrojado todas las
supersticiones del pasado. 36

Del examen de la obra de Marx y del estudio de las novelas de

Vicente Blasco Ibaiez, seleccionadas para este trabajo, se puede afirmar que el novelista conocio' y asimilo6 el pensamiento sociolcgico de Karl Marx, exponiendolo rmas tarde en su obra.

Los intelectuales esparioles tuvieron acceso alas obras de Karl Marx desde el aino 1872, en que empiezan a aparecer estudios y traducciones de sus obras. Ya en el afio 1872, se publica una traduccion del Manifiesto en el periodico La E~ancipacion que dirigia Jose Mesa; en este mismo peri6ddico aparecen pasajes de El Capital. En 1875, se traduce al espafio1 la obra de Delville El Capital de Carlos Marx resumido y aconpafiado de un estudio sobre el socialismo cientifico. Pablo Correa hacd una traduccion directa de una parte de El Capital, que se publica en Madrid en 1896. Frederich Engels, en su prefacio al Manifiesto de la edicion de 1888, dice que El Manifiesto habfa sido publicado en Madrid en 1886, traducido de la version francesa publicada






25


por Le Socialiste de Paris en ese mismo ajio. Garcia Quejido edita en Madrid en 1898, una traduccion de la primera parte de El Capital, hecha por el socialista argentino J. B. Justo.

La Editorial Sampere y Conpan-ia, de la que Vicente Blasco Ibifiez era socio, director y traductor en la mayoria de los casos, y que publicaba sus propias novelas, publica en Valencia en 1903, una traduccion complete de El Capital, y las obras de Marx aparecen anunciadas en la edicion de 1909 de su novela Luna Penamr. La Editorial Sampere publico tambien obras como Historia de la revolucion francesa de Michelet, La conquista del pan, de Kropotkine y obras de Maupassant, Zola, Hugo, Gorki, Ibsen, Nietzsche, Tolstoy y Schopenhauer, lo que demuestra el contacto directo de Vicente Blasco Ib{iez con las teorias mias adelantadas del pensamiento socialista del siglo XIX.

En La Catedral, Gabriel Luna, el ex seminarista que ha perdido la fe despuds de estar tres aios vagando por Espafia alistado en las tropas carlistas, exilado ahora en Paris, habla de sus lecturas, que son sin duda, las del autor:

Pusieron en sus manos libros de Darwin, de Buchner y Haekel, la socioloqia revolucionaria se apodero de 1el. Primro fue Proudhon, oy6 a Eliseo Reclus y al exprincipe Kropotkin@, y las palabras del difunto Miguel Bakunin llegaron a ~el como el evangelio de un San Pablo
del porvenir. ( p. 960)

Es sabido que el bagaje ideologico de un artista es producto

de su exposicio'n a la influencia cultural del momento historico en el que vive; asi lo reconoce Blasco Ibaiez en su carta a Cejador de 1918:






26


En la vida nadie se escapa a la influencia
de sus rrayores. Nuestro presente se compone de nuestro pasado y teje, a su vez, nuestro
porvenir. En la vida biologica y psicologica
sufrinos la presion de las generaciones que nos precedieron; somos los herederos de una
herencia ancestral, de la que nos despojamos,
en parte, gracias a nuestra iniciativa, a
nuestra potencia de libertad. ( p. 15)

Vicente Blasco IbTiez, como todos los escritores nmodernos, es heredero y seguidor de Voltaire, de los enciclopedistas franceses. de los socialistas Saint Simon, Fourier y Comte y de los materialistas Feuerbach, Marx y Engels. Forma parte del grupo de artistas, los rebeldes anticonformistas, que intentan alumbrar el camino que conduce a un mundo mas humano para el hombre.

En La Catedral, el heroe socialista, Gabriel Luna, expone las ideas del autor, es su "alter ego":

El confiaba en la fuerza de las ideas y en la inocente evolucidn de la humanidad . Queria estudiar por si mismo las miserias sociales y las fuerzas de que disponlian los desheredados para su gran transformaci6n. ( p. 962) Para este- socialista sofiador, la sociedad futura serla:

Sin vicios, sin desigualdad, donde el trabajo
seria un placer y no existiria mis culto que
el de la ciencia y el arte. Gabriel habia
encontrado una nueva religion y se entrego por
complete a ella, sofiando con la regeneraci6n
de la humanidad por mredio del estciamgo. ( p. 962)

La frase ultima destaca el reconocimiento de la decisiva influencia del factor economico en la sociedad humana, ccmo ya lo habia sefialado Marx.

Los temas bAsicos de la filosofia de Karl Marx, que son los que se ocupan de los problemrras del hombre emplazado en la sociedad indus-







27


trial y capitalista, coro son, en el lenguaje de las ciencias sociales: la explotacion, la alienacion y la lucha de clases, que Marx y Engels estudiaron en El Capital, el Manifiesto y los Manuscritos economicos y filos6ficos, constituyen la base filosoficosociolcigica para el estudio de los conflictos humanos y sociales que Vicente Blasco Ib iez presenta en sus novelas de la tierra y en las sociales, cacmo son La Barraca, el drama del campesino explotado y alienado del producto de su trabajo, La bodega, donde Vicente Blasco Ibiez hace el estudio de la alienacion y de la lucha de clases, y La Catedral, donde exanina la alienacion religiosa.

Las ideas de Marx son tambien la base filosofica de sus escritos periodisticos de protesta contra la arbitraria autoridad del Estado: carcmo son la clausura de las asociaciones obreras y de la prensa,

la declaracion de guerra y la imrposicion de un sistema de reclutamiento clasista. Por todo esto, es sin duda, Vicente Blasco Ibfiez, seguidor de la filosofia de Karl Marx en sus puntos fundanentales. En una entrevista con Frederich Lefevre, publicada en Les Nouvelles Litteraires en Paris, el 12 de diciemrnbre del ano 1925, Blasco Ibifiez declara su credo humanistico:

Yo soy un optimista. Yo creo que el horrmbre no sera siempre un lobo para el hombre. Yo soy un hombre con un ideal. Mi ideal es la
fraternidad humana. Yo soy un hijo verdadero
de la Revolucion Francesa. Hay millares de franceses que no la aman coro yo. El rm~ndo solo tiene quince millones de anos de existencia. El mundo comienza ahora, estamos
todavla en su prehistoria.







28



Notas


1 Jos4 Terrero and Juan Regla, Historia de Espaia (Barcelona: Editorial Ramdn Sopena, 1977), pp. 526-36.
2 Joaquin Costa, Oligarquia y caciquisno. Colectivismo Agrario y otros escritos (Madrid: Alianza Editorial, 1967), p. 20.
3 Enric Sebastia, Valencia i les novelles de Blasco Ibanez: proletariat i burguesia (Valencia: L'Estel, 1966), p. 12.

4 Jaune Vicens Vives, Historia social y econdmica de Espaa y America (Barcelona: Editorial Teide, 1959), IV, p. 159.
5Vicens Vives, p. 164.
6 Vicens Vives, p. 15964.
6 Sebasti, p. 14.
8 Vicens Vives, p. 600159.
7Sebastia, p. 14.


8Vicens Vives, p. 192.
10 Vicens Vives, p. 600.
9Vicens Vives, p. 192.


10
iVicens Vives, p. 200.

1Antonio Ubieto, Juan Regla', Jos6 Maria Jover, and Carlos Seco,
Introducci6n a la historia de Espa-M (Barcelona: Editorial Teide, 1965), p. 533.
12 Jose' Luis Le6n Roca, Blasco Ibnez y la Valencia de su tiempo (Valencia: Ayuntamiento de Valencia, 1978), p. 36.
13 Vicente Blasco IbDez, Obras Conpletas, 8th ed. (Madrid: Aguilar, 1976), I, p. 17. En adelante el nuirero de la p1igina sera seThalado en el texto y se referird al primer volumen de sus obras conpletas.
14 Juli Just Gimeno, Blasco Ibanez i Valencia (Valencia: L'Estel, 1929), p. 100.
15 Jose Luis Le6n Roca, Vicente Blasco IbAez (Valencia: Proneteo, 1967), p. 164.
16 Jose Balseiro, Blasco Ibaiez, Unamuno, Valle-Incln, Baroja. Cuatro individualistas de Espata (Chapel Hill: The University of North Carolina Press, 1949), p. 6.
17
1 Mario Pei, The Story of Latin and the Ronance Languages (New York: Harper & Row, 1976), p. 207.







29

18 Vicens Vives, 409.
19 Vicens Vives, p. 409.
19
Vicens Vives, p. 207.
20 Benito P6rez Gald6s, Episodios Nacionales (Madrid: Aguilar, 1970), p. 1459.
21
Miguel de Un~aun, Obras Ccapletas (Madrid: Afrodisio Aguado, 1951), p. 127.
22 Lus Granjel, Panorama de la generaci6n del 98 (Madrid: Ediciones Guadarramna, 1959), p. 275.
23 Vicente Blasco Ibaffez, Contra la Restauracion. Periodismo politico 1895-1904, ed. Paul Smith (Madrid: Editorial Nuestra Cultura 1978), p. 96.
24
2 Erich Fromn, Marx's Concept of Man (New York: Frederick Ungar, 1978), p. 259.
25
25 Karl Marx, Economic and Philosophical Manuscripts, trans. T.
B. Bottcmre, ed. Erich From (New York: Frederick Ungar, 1978), p. 97.
26
26 Unaruno, p. 369.
27
27 Lewis S. Feuer, ed., Marx and Engels. Basic Writings on Politics and Philosophy (Garden City: Doubleday, 1959), p. 245.
28
28 Feuer, p. 245.
29
29 Frcmm, p. 3.
30
30 Fram, p. 83.
31
3 Karl Marx, discurso pronunciado el 19 de abril de 1858, en
Ludovico Silva, El estilo literario de Marx (Mexico City: Siglo XXI, 1971), p. 116.
32
32 Feuer, p. xiv.
33
Marx, Manuscripts, p. 139.
34
Fromrrm, p. 17.
35
Feuer, p. 247.
36
36 Feuer, p. 264.

Nota.' Los textos citados, cuando no han sido escritos en espaiol en su version original, han sido traducidos por la autora de esta tesis doctoral.













CAPITULO II


TEORIA DE LA ALIENACION: KARL MARX Segun los historiadores de la filosofia, el concepto de alienacion o enajenacion, tiene un origen metaffsico y se puede identificar ya en Plotino, fil6osofo neoplatanico cuya doctrina de la emanaci6n sostenia la creencia de que un principio indefinible y unico daba origen a la multiplicidad de los seres finitos materiales.

Las especulaciones neoplat6nicas y la teologia cristiana contienen tamibien en geren la idea de la alienacion al asegurar que el hambre es un ser caldo a separado de su estado de perfeccion original. Los neoplatonicos ven en la materia la ultima etapa a la que llega el universo y la antitesis del Uno, mientras que los cristianos identifican la materia con el pecado. 1 Ambos taman as la naturaleza del haombre camo alienada de su origen prinerro.

Hegel estudia el concepto de alienacion en su Fencmenologia del espiritu (1807). Para Hegel la alienaciton tiene un origen teolo~gico y sus ideas bbsicas las tomc de la filosofia cristiana y de las especulaciones de Lutero. George Lichtheim afirna:

Hay que tener en cuenta que Hegel enpleo
el concepto en el sentido cristiano, siendo heredero de una teologia que lo inclinaba a concebir la historia del mundo en
unos terminos que arrancan de la tradicicn
luterana. 2

Hegel, en su estudio llega al esclarecimiento de un concepto de decisiva importancia para la sociologla moderna: es el concepto de la


30






31


alienacion. Fue lo que Hegel llanmo "ccnciencia infeliz, estado que tiene su origen en la enajenacion o separacion del hombre de parte de si mismo y que es una situacion en la que el hombre se percibe a si misno ccmo una entidad dividida o escindida. La conciencia del hombre se siente separada de la realidad !a la cual pertenece. En este estado el ha bre experiment un hondo sentimiento de desgarramiento o desunion, alejamiento y desposesion de si y del mundo.

Herbert Marcuse, en su obra Reason and Revolution, resume el pensamiento de Hegel:

Hegel aqui se refiere al hecho de que el hombre ha llegado a vivir en un mundo, que no obstante haber sido moldeado por sus conocimientos y su
trabajo, ya no le pertenece, si no que por el
contrario, ahora se opone a sus intimas necesidades; un mundo extrafto, gobernado por leyes
inexorables; un mundo Tnerto, en el que la vida
humana esta frustrada.

Los estudios de Hegel sobre la alienacion sirvieron de punto de partida a la teoria de la alienacion de Karl Marx, pero mientras Hegel estudio la alienaciodn en un sentido metaffsico, Marx se interest en el aspecto concreto y humano de la enajenacidn. Dice Ferrater Mora:

El concepto begeliano de la enajenacidn influyo'
en Marx, quien en sus primeros escritos se refirioa' a ~l. Hegel trato' la nocidon de enajenacio'n en forma metaffsica, y para Marx demasiado
"espiritual" y "abstracta. '

Marx progresivarente va concretando su teoria de la alienacion a partir de sus primeros ensayos en los que se apoya en Hegel y usa su terminologia. Empieza Marx planteando el problema de la alienacio'n en un sentido filosoficoantropolcgico para terminar en su etapa definitiva: la del concepto sociolocico de la alienacicon.







32


Robert Tucker explica:

Marx conciblo el marxismo como una explosion del hegelianismo, y se consideraba a sl mismo cam comprometido, en nada mris que en un
acto momentaneo de transmitir la verdad ya descubierta acerca del nundo, desde el leiguaje del idealismo al del materialismo.

Los estudios de Feuerbach sobre la alienacin dan un aporte decisivo a la teoria de la alienacion de Marx. Feuerbach habia llegado a un principio fundamental que Marx adopto' mas tarde. El desarrollo humrno, dice Feuerbach, tiene lugar en el proceso historico, pasando asi de un concepto teologico a un concepto antropologico de la alienacicn, y Marx dara' el paso definitivo al concepto social de la alienacion.

Robert Tucker en su obra Philosophy and Myth in Karl Marx, explica el cambio experimentado por Feuerbach:

Feuerbach se rebel contra el 'Absoluto' por
,, /1
considerarlo la alienacion del "yo," y tonre el partido del hombre finito y sufriente, al que vela como la victima del movimiento ist6rico de la actualizacidn de la idea.

Marx, que originalmente tenia un concepto individualista del homnbre, deriva, en Los Manuscritos y El Capital hacia un concepto del hombre esencialmente sociologico y dice:

El hombre es en el sentido mas literal un "zoon politicon," y no es s6lo un animal politico, es
tambi6n un animal que puede convertirse en un
individuo solo cuando pertenece a una sociedad. 7

Asi Karl Marx es el primer filosofo que emplea el tirmino alienacion en el sentido sociologico. En sus escritos comprendidos entre 1844 y 1846, Ilega al planteamiento definitivo de su teoria sociologica

y senala caim origen de la alienacion el trabajo y los nodos de produccian.






33



En Los Manuscritos, Marx hace el analisis critico de la economna politica; examina las relaciones de las estructuras economicas con la ley, la oral y la vida civil, para afirmar que la economia ejerce una decisiva influencia en la vida del homrbre y en las instituciones pollticas y sociales. Feuer afirma que Marx sento' una incuestionable verdad al sefialar el sistema economico como factor determinante en la direccion de la sociedad:

Marx aclaro' un hecho irrebatible: esto es, que en la historia humana, el factor generador de
los conflictos hay que encontrarlo en las instituciones economicas de la sociedad. 8

Segun Marx, la historia del desarrollo de la sociedad esta' dirigida por la historia del desarrollo de la production, y as el modo de producci6n es el que determina en ultina instancia la forma de pensar y sentir del hombre, su concepcion espiritual y su actitud ante sI miso y ante los demas hombres. Karl Marx llega a una conclusion definitiva: el trabajo, el nodo caiom el hombre se ve forzado a producir y el resultado de esta produccion, causan en el homrbre el descontento y la alienacion:

d Que es lo que constituye la alienacion del trabajo?
Prinero, que el trabajo es exterior para el trabajador, que no es parte de su naturaleza; y en consecuencia, no lo reafirma ccmo individuo, si no que lo niega. El trabajador tiene una sensacidn de miseria en lugar de bienestar, y no desarrolla libremente su energia mental y fisica, si no que por el contrario, queda fisicarente exhausto y nentalmente rebajado. 9

Aclara Marx en Ios Manuscritos un hecho de indudable transcendencia en la historia social: y esto es, que el caracter materialista del orden social establecido por los modos de producclon del capitalismo,






34


impera sobre todas las relaciones humanas, las del hombre consigo misno, can la naturaleza y con los otros hombres.

Marx sostiene, que el hombre, dirigido y controlado por las fuerzas economicas que rigen la produccion y bajo la creciente necanizacion y especializacion de un mundo "objectified" o "reified' objetivado y cosificado, se deshumaniza, no puede desarrollar su potencialidad creadora y sufre: "The deadening and soul-destroying effect of specialization.!'

Segun Marx, la alienacion surge de las relaciones del horrmbre con el proceso socioecon6mico de la produccion, en el que el hcmbre es un instrument ma"s en este proceso, y est controlado por 61, en lugar de ser el hombre mnismo el que controle la produccion, come era el caso en la etapa artesanal, as el homrbre siente:

La relacion del trabajador hacia su propia actividad, caom algo extrafo que no le pertenece, siente la actividad como sufrimiento,
pasividad; la fuerza como impotencia, la
creacidn como emasculacion. La vida fisica y la energila intelectual del trabajador, su
vida personal, como una actividad dirigida contra si mismo, independiente de el y que
no le pertenece. 10

De ah se deduce, que cuando el trabajo es forzado y produce fatiga, no es la satisfaccicn de un impulso natural del hombre -la creatividad- o la respuesta a sus necesidades vitales, si no el nedio de satisfacer las exigencias de los necanismos economicos de la produccion. Segun Marx, el capitalismo y la industria reducen al hombre a la categoria de objeto al servicio del capital para producir trabajo que se convertira en capital, con la consecuencia de que el hombre queda deshumanizado, despojado de su naturaleza y convertido en instrunento para producir mas riqueza.







35


La existencia abstracta del hombre como trabajador
va paulatinamente desde su insignificancia a la absoluta nada, la social, y por lo tanto, real
inexistencia.

Para Karl Marx, la actividad del hombre, intelectual o manual, es la forma que este tiene de relacionarse con el mundo. A medida que la

industria se desarrolla y se hace may's poderosa, la division del trabajo prolifera, correspondiendole al hambre una parte mis limnitada de la obra, un aspecto parcial del conjunto, y asi, su actividad se le hace desconocida, y el producto de su trabajo sera un objeto extraiao y ajeno, que no le pertenece y que se ha convertido en un enemigo que le roba el tierpo, la salud y la identidad como trabajador y co hombre:

El objeto producido por el trabajo, su producto, se yergue ahora para oponersele como un extrafio,
cono un poder independiente al productor. El
producto del trabajo es trabajo que toma cuerpo en un objeto fisico; este producto es la objetificacion del trabajo, y la rdnliza cin:dl trabajo es la objetificaci6n de la labor. 12

Siguiendo el razonamiento de Marx se deduce que al separarse el

hombre del producto de su trabajo, al perder el contacto y el beneficio de su actividad, se siente separado de una parte de si mismo, no se siente creador de sus actos. El trabajo se ha convertido en un objeto que no le pertenece, el hombre y su trabajo se han objetivado, cosificado:

El trabajo, en la esfera de la economic political, aparece comno la devaluacion del hombre, objetificaci6n y p6rdida. Es una servidumbre hacia el
objeto, la expropiaci6n del trabajo es la alienacion. 3

Eh este estado el hombre se siente separado de la realidad, surge en el un sentimiento de desunion entre si y el mundo. Este estado pro-






36


duce en la conciencia del hombre un grave sentimiento de minusvalla que va aconpaiado de tristeza y desaliento: es la alienacio'n.

Siguiendo a Marx se comprueba que cuando el hombre trabaja por un salario del que en definitiva no podra vivir, se siente alienado de la razon de su existencia, ha perdido el contacto con su actividad, por nodesta que esta sea, y ha perdido el contacto con los otros hcmbres. No hay nada en comn entre el y el mundo:

De esta mnanera, la alienacion del trabajo, convierte la vida del hombre y la naturaleza, en elenentos extrafios. Su existencia individual se transform en un mnedio. Separa del hombre su propio cuerpo, u naturaleza,
su vida ntal y su vida humana.

Se infiere, que en la sociedad industrial, la division del trabajo no esta dirigida al mejoramiento de la vida del honmbre o de la sociedad, cc~o seria lo ldgico, si no que obedece alas leyes del intere's del capitalismo y de la industria y para estas leyes, el producto del trabajo debe ser el elemnnto determinante de la actividad del hombre. Asi se l1ega a la conclusion, de que lo que estaba destinado a servir a la vida del hoambre -el trabajo- se convierte en su tirano y el trabajador se hace v.ctima de su propia production.

Marx asegura que la verdadera esencia del honmbre solo puede alcanzarse con el desarrollo total de su inteligencia y el logro de la libertad, y esto a condicion de que todos los hombres disfruten de las mismas condiciones de vida que ellos han contribuido a crear y dice:

El hombre es libre si la naturaleza es su trabajo y su realidad, de tal manera que el se reconoce a
si mismno en un undo que el mismo ha hecho. 15






37



La naturaleza en la obra de Vicente Blasco Ibaiez: su filosofia

En La barraca, Canas y barro, Flor de Mayo, Entre naranjos y La bodega, Blasco Ib iez obsefva la interrelaci6n del hombre con su n-dio y por ltimo expone los sentimientos que resultan de esta relacitn: el de anor o el de repulsion, el de identificacion o el de alienacion.

Para Karl Marx:

El primer acto histo'rico del hombre es la producon de los medios que satisfacen las necesidadds primarias, la produccion de la vida material misma. 16

Para Blasco Ibfiez, cono para el hombre de carnet y hueso que vive de la tierra, la naturaleza es el nedio inseparable de la vida humana y su postura filosofica se basa en ese principio.

Del analisis de las relaciones del hombre con la naturaleza en

las novelas valencianas de Blasco Ibfiez, se desprende que el artista sostiene en ellas un concepto filoso'fico materialista o naturalista, del mundo, el termino "materialista" tomado en el sentido de que la materia "is the fundamental constituent of the universe," come decia Marx, y en el de que el hombre es uno con la naturaleza y desarrolla su actividad creadora en anmnia con ella e impulsado por su voluntad de vivir. Erich Fram explica el alcance de este concepto:

En la terminologia filosofica, materialismo o naturalismo, se refieren a un punto de vista filosofico que sostiene que la materia en movimiento es el principio fundamental del universo. En este sentido los filo6sofos griegos presocra'ticos
eran mterialistas. 17






38


Marx no hizo distinci6n entre materialism, naturalismo y

humanisno. Para Marx cono para Blasco Ibfez, estos conceptos son sirmilares y parten del principio de que la naturaleza estai entrelazada inextrincableente con la vida del hombre, al mismo tienpo que la naturaleza queda humanizada al ser tocada por el:

Aqul, conm en todas partes, la identidad de la
naturaleza y el hombre se presenta de tal manera, que las relaciones alienadas o mnutiladas
entre el hombre y la naturaleza, determinan
las relaciones de alienaci6n entre los hambres,
y las relaciones alienadas entre los hombres,
determinan las relaciones alienadas del hombre con la naturaleza, justamente porque la naturaleza ha sido escasanente nxodificada por la
historia. 18

La posicion de Blasco Ibcliez al estudiar las relaciones del hoambre con la naturaleza, es humanista o naturalista, aceptando, implicitamente, como Marx lo hizo, que la identificacion del hombre con la naturaleza es condici6n indispensable para su felicidad. Este hurranisno evidencia la conprension de las necesidades anmicas y ffsicas del hacbre, siendo la principal la de sentirse uno con la naturaleza de la que el hcmbre es parte. Seguin Marx:

El naturalismno es el humanisno, y un humanisno
plenanente desarrollado es naturalism. Es
la soluci6n definitiva del antagonismo entre el haombre y la naturaleza, entre el hambre y
el hcmbre. 19

Hay numerosos ejemplos que aclaran la postura filosofica de

Blasco Ibfez ante la naturaleza y las relaciones del hombre con ella.

A lo largo de sus novelas se observa que el labriego de la region valenciana ve en la tierra que cultiva a la madre eterna de la raza humana; la que lo provee de sustento y la que le da refugio y asi







39

cuando el labriego se pone a mirar las tierras que 4l mismo ha labrado, no puede ocultar su amor a ella y dice:

Aquellas eran tierras: siempre verdes, can las entrafias incansables, engendrando una cosecha
tras otra, circulando el agua roja a todas
horas como vivificante sangre por las innumrrerables acequias regadoras que surcaban su superficie como conplicada red de venas y arterias. ( p. 498)

El s Imil entre la tierra y la madre es evidente. La tierra

engendra cosechas igual que la madre engendra hijos. Junto a la tierra, la madre, el labriego se siente seguro. El anor a la tiera es primario e indestructible para este hamrbre, de ella vive y en ella ha de descansar. Cuando el tio Barret es deshauciado de la huerta que cultivaba y que su familia cultivo por tantas generaciones, privado ahora de la tierra que es su vida, su primer pensamiento es morir en ella:

El cansancio aplaco su furia y se arrojo en
el surco, llorando como un nifo, pensando que
la tierra seria en adelante su cama eterna,
su unico oficio rendigar por los caminos. (p.493)

El Retor, el mrarinero de Flor de Mayo, ilustra esta situai -cion; la inextrincable union, mezcla de amrpr y de necesidad, con que el hombre se relaciona con su medio y dice:

A el que no le hablasen mal del mar. Era un amigo que se enfadaba algunas veces; pero que
se dejaba explotar por los hoTmbres honrados. (p.448)

Cuando el Petor sale a pescar en su nueva barca "Flor de Mayo" y se presenta la tornenta, sus pensamientos son de estoica aceptacion del destino: "en el mar debe verse a los hombres, los valientes debian norir en el mar. Para estos hombres, tan unidos a la naturaleza, la vida conserva la estructura mntica fundamental: vivir







40

com lucha y morir coro fin ~itimo.

El Retor vive diariamente en contacto intimo con los peligros del mr y asi, la vida del hombre que en el plano filos6fico pesimista de Nietzsche es "vivir para desaparecer," para esta naturaleza primnaria, para este intelecto sin cultivar, norir es una necesidad vital y acepta "el ir hacia la nuerte" con estoica naturalidad.

Igual que Barret que quiere descansar en la tierra que cultiva, el Retor quiere descansar en el mar. Su drama reproduce el sentido stico que identifica al mar con la fuente de la vida y con su final, y "el volver al mar," morir, es retornar a la madre, al origen, a la naturaleza, que resume la filosofla de Karl Marx y Blasco Ibhiiez: el hombre es uno con la naturaleza.

En la exposicion del tema de las relaciones del hombre con la naturaleza, Blasco Ibfiez sigue los principios del naturalism, cuya influencia 4l mismo reconoci6 coro decisiva en su filosofia y en el desarrollo de sus primeras obras. En primer lugar Blasco Ibfiez parte del "hecho real.!'." Enric Sebastil dice refiri(ndose al escritor naturalista:

El escritor naturalista no puede fantasear, porque su escuela ha renunciado a la huda
de la realidad y exige la absoluta exactitud
en la descripcion de los hechos. Esta es
la palabra clave: los hechos. 20

Asi Blasco Ib ez se basa en los hechos y percibe el paisaje y

en general la naturaleza con la mirada de un hombre sano que se siente a gusto en la tierra, integrado a ella. Para Blasco Ibaniez, y para sus personajes, la tierra es medio y sustento fisico y enocicnal.







41


El paisaje en la obra de Blasco Iba'fiez estaz entretejido con la vida y con las emociones del homrbre y la descripcion de la naturaleza acompafia siempre al tema de la lucha heroica del hombre por ganarse la vida. Al hacer la descripcion del paisaje, junto a la descripcion de la belleza de la huerta aparece lo que es 6til a la vida del hambre, lo que lo alimenta; los frutales y las hortalizas:

El espacio se empapaba de luz, disolvianse las sambras como tragadas por los abiertos
surcos y las masas de follaje. En la indecisa neblina del amanecer iban fijando sus
contornos hi medos y brillantes las filas
de moreras y frutales, las ondulantes 1lneas de cajias, los grandes cuadros de bortalizas, semejantes a pafinuelos verdes, y
la tierra roja, cuidadosanente labrada. (p. 481)

Blasco Ib ez y sus personajes estan en ntimo contacto con la naturaleza, alertas siempre a los esti mulos sensoriales que de ella se desprenden. En la obra regional de Blasco Ib iez, la naturaleza habla, en primer lugar y directamente a los sentidos de los perscnajes abiertos siemnpre a la sensacion fisica y cuyos nervios acusan el escalofr1o de la sensacion:

Los naranjos me emborrachaban con su aliento.
Cco si la angustiase aquel perfme camprimiendo su poderosa vitalidad. El dulce estertor de la natuealeza bajo el peso primaveral. ( p. 647)

La descripcion del paisaje tiene su punto de apoyo en la impresion fi/sica. Blasco Ib iez atribuye a la naturaleza las sensaciones humanas. Asi, humanizandola, la acerca y la identifica con el hambre:

La huerta segga risuefia y runorosa, impregnada de luz y de suspiros, aletargada bajo la cascada de oro del sol de la manfiana. (p. 487)

La naturaleza humanizada, rie y suspira, es conpafiera y no enemiga del hamrbre.







42


El artista y sus personajes estan amorosa y sensualmante unidos a la tierra y al mar. La naturaleza esta entretejida al desarrollo del drama de la vida del hombre, a la 4pica lucha por la supervivencia.

Gerald Brenan, descubre una vena epica en la prosa de Vicente

Blasco Ibaiez. En su obra The Literature of the Spanish People, habla del vigoroso aliento que Blasco Ibliez transmite a su obra regional, y refiriendose a Flor de Mayo, la tragedia del pescador del mar Mediterraneo dice:

Aqui tenenos al verdadero Blasco Ibiez, seguro
de su tema y de su estilo, al leerlo, el olor y el brillo del mar Mediterraneo, parecen surgir de sus paginas para cubrir con un manto de pobreza a los marineros descalzos que sacan un precario vivir del mar. Desde la Odisea y la Iliada, yo no creo que la vida de los hombres
que desafian el mar Mediterraneo, lya sido
presentada nunca tan vividamente. 1


Identificacicon del hombre con la naturaleza


En sus novelas de la region levantina: Cafias y barro, Flor de

Mayo, La barraca y Entre -Haranjos, Blasco Ibiiez presenta a sus personajes identificados con la naturaleza, con el medio en que viven y del que sacan su sustento.

Marx en su Manuscrito I habla de esta interrelacion del hombre con el mundo natural y de su dependencia de il:

El trabajador no puede crear nada sin la
naturaleza, sin el sensual mundo exterior.
El mundo es el material en el que realiza su labor, en el que esta activo, y del que
y a traves del cual produce. 22

La teoria de la alienacion indica que cuando el hbambre puede disfrutar del producto de su trabajo para sostener su vida y ademas







43


puede expresar en eL su creatividad, se siente identificado con el mundo: "This relationship is at the same time the relationship to the sensuous external world."

Cuando el hambre trabaja una tierra que satisface directamente sus necesidades, no se queja del cansancio, no se lamenta de su esfuerzo, porque su actividad es libre y voluntaria, entonces se establece entre el hombre y la tierra un armonico estado de identificacicn.

Dice Marx: La forma en la que el hombre produce determina su

pensamiento y sus deseos. "' Al cultivar la tierra para camer, el hombre esta respondiendo a los est:mulos de la naturaleza, a sus necesidades, "true needs," segun Marx, y no "the synthetic, artificially produced needs of man .!'

Erich Fromm explica el pensamiento de Marx respecto a las relaciones del hombre con la naturaleza:

Del verdadero concepto del hombre se deduce que sus necesidades reales tienen sus races en la naturaleza; esta distincidn entre verdaderas y falsas necesidades es solo posible basandose en la naturaleza del homnbre y sus
autEinticas necesidades. La genuinas necesidades del horrmbre son aquellas cuya satisfacci6n es necesaria para la realizacion de su
esencia como ser hunano. 23

El sentimiento de dependencia de la naturaleza que el hombre experimenta, resulta en un hondo amor a la tierra que cultiva y que le proporciona la satisfaccion de las necesidades vitales. Dice Marx en su Manuscrito:

La existencia de lo que yo verdaderanente ano
es sentida por mi camo una necesidad, y sin
la cual mi esencia no esta' llena, satisfecha,
complete. 24







44


El labriego valenciano, cono Blasco Ibiez lo presenta en La barraca, es un ejemplo del hambre identificado con la naturaleza y asi

dice que los campos son "pedazos de su piel. "' Este huertano es el

continuador de una tradicin familiar de sidlos y siente un apego ancestral a la tierra que trabaja. El t o Barret expresa este sentimiento de identification:

'IbTda la sangre de sus abuelos estaba all .
Cinco o seis generaciones de Barrets habian
pasado la vida labrando la misma tierra, volviendola al reves, nedicinando sus entrahas con ardoroso estiercol, cuidando de que no
decreciese su jugo vital, acariciando y peinando con el azad6n y la reja todos aquellos terrones, de los cuales no habia uno que no estuviera regado con el sudor y la sangre de
su familia. ( p. 487)

Este hombre se siente orgulloso de deberse a si mismo la subsistencia

y el resultado es la identificacion con el mundo.

Los tipos rmas representativos del amor a la tierra, que son ejemplo

del honmbre identificado consigo mismo y con el medio, son los protagonistas de La barraca, Barret y Batiste. El amor a la tierra que cultivan es incondicional y asi, la tierra para Barret sigue siendo "el

aror de sus anores" y para Batiste "como la care de su cuerpo." El

anor a la tierra es para estos heroes inseparable del anor a la vida.

Batiste, cuando llega a ser arrendatario de la pequea huerta:

Todo lo despreciaba y olvidaba conterniplando su huerta. Sentiase poseldo de un dulce 4xtasis al verse cultivador de la huerta feraz que tantas veces habia envidiado cuando pasaba por la carretera de Valencia a Sagunto.
Y con la alegria del que despues de una penosa navegacidn descubre el puerto, la familia
procedia a la siembra. El porvenir estaba
asegurado. Las tierras de la huerta no engafian; de alli saldria el pan para todo el anio. ( p. 498)







45

Este hcabre expresa un placentero y profundo estado de identificacidon con la tierra.

Estos dos labriegos trabajan con entusiasmo y sufren treundas presiones exteriores; Barret la del am avaro y exigente que no cede en sus demands a pesar de la buena disposicion del huertano que pronete pagar el aunento exigido por el amo sobre el arrendamineto de lar tierra, y Batiste, que soporta, adems del trabajo, la hostilidad y la agresion del vecindario. Ambos se rebelan contra esta presion exterior, el acoso del hombre por el hombre, pero no se quejan del exceso de trabajo, no se rinden ante el esfuerzo de labrar la tierra, los dos siguen antando la tierra que les da el sustento, estan identificados con ella.

Este estado de orgullosa integracion consigo misnm y con el mndo io expresa el tio Parret al mirar la huerta:
/
Cuando, en epoca de cosecha, contemplaba el tio Barret los cuadros de distinto cultivo
en que estaban divididas sus tierras, no podia contener un sentimiento de orgullo, y
mirando los altos trigos, las coles con su
cogolla rizada y blonda, los melones asomando el verde lamo a flor de tierra o los pinmientos y tomates medio ocultos por el follaje, alababa la bondad de sus campos y los esfuerzos de todos sus antecesores al
trabajarlas mrejor que las demis de la huerta. (p. 487)

El huertano sabe que mientras pueda cultivar estas tierras, no sera' un paria, podr cunpliar su responsabilidad social y familiar, tendrZ un lugar en el mundo. Este labriego se muestra satisfecho de una actividad que le proporciona el 'modus vivendi" y la conserva/ /
cion del autorrespeto como individuo social, no sera un hormbre alienado.







46


Otro ejemplo del hambre identificado con el mundo es el t o Toni, de Canas y barro, homrbre esforzado y estoico que quiere formar una huerta familiar rellenando una cie'naga con tierra traida desde lejos en una barca, remando incansablenente, mientras piensa:

Trabajando sin descanso, con la tenacidad de los honrados, aun podian crearse una pequefina fortuna. Una sefiora de la ciudad, la mismna
que le habia dado en arriendo las tierras del Saler, conquistada por su sencillez y su afin
en el trabajo, acababa de regalarle una gran extension de terreno junto al lago: un tancal
de muchas hanegadas.
No habia mas que un inconveniente para comenzar el cultivo, y era que el regalo estaba
cubierto de agua. ( p. 853)

El t io Toni, impulsado por su amor a la tierra y pensando en la familia, a la que quiere dejar establecida para que no tenga que trabajar para otros, emprende la tarea con entusiasmo:

El trabajo era penoso, aplastante; una tarea
de hormigas. Solo el tio 'IbTni, con su audacia
de trabajador infatigable, podia acamerterlo
sin otro auxilio que su familia y sus brazos. ( p. 853) Tarea inacabable, coro la del Tonel de las Danaides, que agotara su fuerza, pero que demuestra con su tenaz actitud existencial, que quiere ser ei mismo el que "borde el dibujo" en la tela de su vida, came dice Vidal de Labranche, representante del posibilismo frances en sociologla,

del hoTmbre:

A cada paso la naturaleza ofrece posibilidades,
entre ellas el hombre escoge. La geografIa
provee el patio en el cual el hombre borda su
dibujo. 2

La naturaleza provee la tela. Como dice Marx: El trabajador no puede crear nada sin la naturaleza."







47


Del estudio de las novelas regionales de Blasco Ibkiiez, se

comprueba cue la actitud de sus heroes ante la naturaleza y ante la lucha por la vida es la accion, la energia, la passion, la creatividad; caracteristicas del hombre satisfecho e integrado con su mundo. La pasion, segqun Marx: "Es el impulso esencial del homibre, luchando energicamente para alcanzar su objetivo."

La actitud de los heroes de La barraca, de Canas y barro y de Flor de Mayo, es la de indeclinable entusiasm~ por la vida y por la tierra. El impulso vital es el notor que mueve al hombre de la region valenciana; son bhombres que viven en Intimo abrazo con la naturaleza y aunque la tarea es ardua y puede terminar en tragedia, no reniegan de ella, persisten en su actitud. El Petor, el esforzado pescador de Flor de Mayo, ilustra este sentimiento:

E1los naclan allil, no velan mas sustento que
el mar; se agarraban a sus pechos para sieirpre
y habla que conformnarse con lo que les diese: el agrio de la tenpestad o la dulzura de las
grandes pescas. ( p. 448)

Blasco Hfibez como buen materialista, se preocupa del moento presente, por la existencia material y actual del hombre y por eso presenta a sus personajes ligados por fuertes lazos de anmor y dependencia a la naturaleza. Co=o Anteo, hijo de Gea, este labriego recupera su fuerza en contacto con la tierra de la que es parte:

La afirrnacion de que la vida fisica e intelectual del hombre y la naturaleza son interdependientes, significa sinplemente que la naturaleza es dependiente de si misma, 6que el hombre es parte de la naturaleza.







48

La alienacian del hambre de la naturaleza

Si en las novelas de la region valenciana, Blasco Ibcifiez presenta al horrmbre identificado con la naturaleza, en la novela del campo andaluz, La bodegqa, lo presenta en la situacion opuesta, en la de alienacion.

En La o Blasco Ibaiez hace el analisis de todas las alienaciones sufridas por el homrbre: economica, social y religiosa, pero la alienacion de la naturaleza es presentada como la is grave, destnructiva y de mis tragicas consecuencias, porque atenta contra la misma existencia del hcrbre.

En la region de Andalucia venos cmo el hombre recibe a cambio de su trabajo un salario insuficiente que no le permitira cubrir sus necesidades. El proletariado agricola que cultiva una tierra de cuya cosecha no ha de comer, est9 alienado de la naturaleza y esa es la clave de su repulsion a la tierra. En estas novelas el peon expresa su cansancio y su odio hacia la tierra. El viejo Zarandilla, tipico representante del proletariado sin tierra, alienado, dice:

El hombre no pue querer una tierra que no es suya. S61o deja el sudor y la sangre sobre
los terrones de que puede sacar el pan. Que
aquella inuensidad de tierra se repartiese entre
los que trabajan: que los homrbres supieran cue del surco podlan sacar algo masque un pufiado de cintimos y los tres gazpachos, y se vera
si los del pails eran holgazanes. ( p. 1258)

Mientras el hombre trabaja una tierra que no es suya solo siente el cansancio, el hamibre, el calor. Es el hambre extraio a su rmundo, condenado a ganar el pan precariamente, esclavo de una tierra a la que odia.







49



Dice Lain Entralgo que el hombre que se aloja en el paisaje observado por Unamuno y Azorin, perturba el paisaje:

El hombre, ya se ve, mancilla y desconcierta la lmpida serenidad del paisaje ibdrico, disuena dentro de aquella "canci6n silenciosa"
del alma de las cosas de que nos habloc Unamuno.27

Esta es la situacion del bracero andaluz; ral alimentado, extenuado por un trabajo agotador, su cuerpo renegrido por el sol disuena dentro de la belleza natural del paisaje. En el siguiente parrafo el escritor presenta la estaipa real del hombre en el campo andaluz:

Su miseria fisica era el resultado de una fatiga prolongada aios y mis argos, de una alirentacidn insipida de pan, sdlo de pan, los
cuerpos rudos y angulosos, parecian labrados a hachazos; otros eran deformes y grotescos,
los brazos negros, con las agudas protuberancias de una gimnasia forzada. ( p. 1250)

Este pasaje presenta el cuadro de la conpleta alienacion; el

hombre se ha alienado de su belleza fisica, de su salud, incluso de su propia existencia, ya que su vida se vera acortada considerablemente debido al trabajo agotador y a la escasa alimentacion, el hombre esta' alienado del nundo.

Eh este mundo de la gran hacienda latifundista, en el que el bracero es el heroe andnimo y esclavo que soporta con su trabajo la economna de la region, el hombre se ha devaluado, esta' a merced el capital:

Al capital no le preocupa lo largo de la
vida del trabajador. Todo o10 que le concierne, es simplennte el mraximo de labor
que puede rendir en una jornada de trabajo.
Este fin se alcanza acortando la vida del
trabajador, lo mismo que el Granjero egoista
saca la nmxima cosecha del suelo robandole
su fertilidad. 28







50



Agotado por la fatiga, el hombre ha perdido la capacidad de relacionarse con la naturaleza y con los otros hcmbres, y hasta consigo

mismo, y la alienacion es la nota dominante y dramtica, el hombre agoniza sobre un surco al que odia. Para este hambre el mundo es una realidad incomnrensible, carece de coherencia y de sentido. Su presente
// /
es la pobreza y el cansancio y su futuro sera mas nmisero todava.

Este hombre ha sido robado de su propia existencia:

Mientras la alienacion del trabajo qcuita al hanbre el objeto por 41 producido, al
mismo tiempo lo despoja de su vida, de su
objetividad real como ser de la especie
humana, y cambia su ventaja sobre los
animales en una desventaja, porque su cuerpo inorginico, la naturaleza, le es robado. 29








51



Notas


1 Jose Ferrater Mora, Diccionario de filosofia abreviado Buenos Aires: Editorial Sudanmericana, 1976), p. 131.
2 George Lichtheim, Ecyclopedia of the Social Sciences, ed. Edwin Seligman (New York Macmillan Co., 1957), p. 264.
3 Herbert Marcuse, Reason and Revolution. 1eqel and the Rise of Social Theory (New York: Humanities Press, 1964), p. 34.
4 Ferrater Mora, p. 131.

5 Robert C. Tucker, Philosophy and Myth in Karl Marx (Cambridge: University Press, 1972), p. 123.
6
6 Tucker, p. 143.

7 Joachim Israel, Alienation from Marx to Modern Sociology (Boston: Allyn and Bacon, 1971), p. 5.
8 Lewis S. Feuer, ed., Marx and Engels. Basic Writings on Politics and Philosophy (Garden City: Doubleday, 1959), p. xiii.
9 Iarl Marx, Economic and Philosophical Manuscripts, trans. T. B. Bottacmore, ed. Erich Frarm (New York: Frederick Ungar, 1978), p. 99.
10 Marx, pp. 99-100.
11
Marx, p. 113.
12
12 Marx, p. 51.
13
13 Marx, p. 95.
14
14 Marx, p. 103.
15
Marcuse, p. 314.
16
16 Marx, p. 200.

17 Erich Fronrn, Marx's Concept of Man (New york: Frederick Ungar, 1978), p. 8.
18 M p. 203.
Marx, p. 203.








52

19
19 Marx, p. 127.

20 Enric SebastiA, Valencia i les novelles de Blasco Ibez: proletariat i burguesia (Valencia: L'Estel, 1966), p. 31.
21
2 Gerald Brenan, The Literature of the Spanish People (Cambridge: University Press, 1951), p. 413.
22
22 Marx, p. 96.
23
23 Frcm, p. 62.
24
24 Marx, p. 184.
25
2 Maurice Duverger, An Introduction to Social Sciences (New York: Frederick A. Praeger, 1964), p. 40.
26
26 Marx, p. 101.

27 Pedro Lain Entralgo, La generacion del 98 XMadrid: EspasaCalpe, 1975), p. 37.
28
28 IMarx, p. 148.

29 Marx, p. 102.
Marx, p. 102.











CAPITULO III


ALIENACION RELIGIOSA: LA CATEDRAL Y LA BODEGA


A la muerte de Hegel en 1831, sus especulaciones filosoficas

dejaban abierto el camino por el que habia de descender el pensamiento filosdfico desde la esfera ideal, en la que se habla refugiado por siglos, al terreno de la realidad.

La filosofila alemana encontr6 en el pensamiento de Hegel el punto de partida de una doctrina innovadora y revolucionaria que predicaba la apoteosis del hombre.

En Alenania segulan a Hegel un grupo de intelectuales a los que se les llam1 los jovenes hegelianos," divididos en dos tendencias; la radical y la conservadora. Para dos jovenes de la tendencia radical, Karl Marx y Frederich Engels, que rnas tarde ejercerian una poderosa influencia en el pensamiento europeo, la filosoffa de Fegel no tenia secretos, como ellos mismos decian. Son estos dos jovenes los que dan el paso definitivo a partir del pensamiento del maestro Hegel, reafirmandose en el de Feuerbach; pero es este el que rompe el fuego en el movimiento que liberaria definitiva~nte a los discipulos del idealismo hegeliano, para colocarlos solidamente en el mundo material y real donde el hombre vive y hace su historia.

Engels, en un escrito de juventud, apunta en el blanco de lo que seria el pensamniento humanista de la epoca moderna:

Y sin embargo la pregunta se presenta: 6Que es Dios?, y la filosofia alemana lo ha resuelto como sigue: Dios es el
hombre. 1
53







54


Karl Marx se ocupa de la critica de la religi6n en Toward the Critique of Hegel' s Philosophy of Right. Critique of Religion, publicado en 1844.

Para la critica de la religion, Marx abandona el terreno especulativo, en el que se hab a refugiado tradicionalmente la polemica religiosa, y no se Imuestra interesado en buscar razones teologicas

o filosoficas que demuestren la no existencia de Dios, y se afirma en un humanismo positivo que tiene su base en el principio de que el hambre, ser concreto y real, ha creado su mundo humano a partir del mundo material y en sus relaciones sociales con los otros hombres; y es ahi, en el mundo, donde el hombre ha de buscar su identidad, ya que el hombre, segun dice Marx es un ser concreto:

El hombre no es un ser abstracto esparcido fuera del mundo. El honmbre es el mundo del
hombre. 2

Marx declara que la critica de la religion es la premisa fundamental para toda otra clase de critica, y asf dice:

La critica del cielo se convierte en la critica de la tierra, la critica de la religi6n
en la critica del derecho y la critica de la
teologia en la critica de la political.

En su estudio Marx llega a una conclusion categorica: la religion es un invento del hombre, un producto creado por su imaginacion, y dice:

El hombre hace la religion, la religi n no hace
al hombre. En otras palabras, la religion es
la misma conciencia del hombre y el sentimiento
del ser que no se ha encontrado a si mismo
o que se ha perdido de nuevo.

Marx niegca la existencia de un mundo celestial y extraterreno en el que se habia basado la tradicion religiosa del mundo occidental, y







55


afirma la concepci6n materialista del hombre y de la historia como punto bsico de su pensamiento:

El hotmbre es el mundo del hombre, el Estado,
la sociedad. Este Estado, esta sociedad
producen la religion que es una consciencia
pervertida del mando porque procede de un
mundo pervertido. La religion es la teoria
general de ese mundo, su ccrpendio, su enciclopedia, su idgica en una form popular,
su punto de honor espiritual, su entusiasmo, su sancidr noral, su solemne fin, su terreno
universal para el consuelo y la justificacion.5

Marx afirma que el hombre ha inventado la religion para evadirse

de su mundo humano, pasando asi a un mundo fantastico, el de la religion, donde deposita una serie de ideas y sentimientos que son "la expression de una existencia que esta' ajena a su esencia," de una existencia alienada. Del pensarniento de Marx se infiere que el hambre busca en un mundo ilusorio, su esencia y su centro, quedando convertido en un ser dividido, que ha perdido la conciencia de su identidad:

La religion es s61o un sol ilusorio que cira
alrededor del howbre cuando el hombre no gira
alrededor de s{ mismo. 6

Siguiendo el pensamiento de Marx se llega a la conclusion de que el hombre, al refugiarse en la religion y depositar en ella sus ilusiones y esperanzas, olvida que man is the supreme being for man" y que es en el mundo de las realidades concretas, en el mundo humrano, donde ha de buscar su verdadera esencia:

El hombre, que buscaba un superhambre bn la
fantastica realidad del cielo, y encontro
alli s6lo el reflejo de si mismo. 7






56




Secun Marx, la supresion de las creencias religiosas a las que el hombre se aferra en su inseguridad, es necesaria para la integracion del hombre en su mndo humano y para la consecucio'n de la felicidad en el nmundo material y real en el que el hambre vive:

La supresi6n de la religi6n como la felicidad
ilusoria de la gente, es necesaria para su
felicidad real. La critica ha arrancado las flores imraginarias a la cadena, no para que el homrbre arrastre la cadena sin fantasia ni
oonsuelo, si no para que rompa la cadena y
coja las flores vivas. 8

Piensa Marx que la necesidad sicol6ogica de la ilusion religiosa en el hombre, desaparecera cuando el ser humano no viva en la miseria material y espiritual que los hobres han creado en sus relaciones sociales y economicas y dice:

La meta de la historia, por lo tanto, una
vez que el mundo del mIs alla de la verdad
desaparezca, es establecer la verdad de este
mundo. 9

Sin duda Blasco Ibiez sigue la filosofia de Marx en su critica de la religion. Dos obras principales, La Catedral y La bodega, la primera publicada en 1903 y la segunda en 1905, le sirven de vehiculo para la exposicion de los principios de su pensamiento humanista y sociologico en los que basa su critica de la religion; principios que son en definitiva los mismos que la filosoffa liberal del rmndo occidental sustentaba y cuya premisa bisica es la revalorizacion y defensa del hombre.

Es interesante confrontar las ideas de Vicente Blasco Ib6iez expuestas en estas novelas con las de Marx. Al hacerlo, podermos compro-







57


bar que Blasco Ib iez, para su critica de la religion, parte de las conclusiones a las que Marx habia llegado, y a cada afinrmacion de Marx, encontranmos su contrapunto en Blasco IbAfiez.

A la primera y categorica afirmaci6n de Marx en su Critica, de que el homrbre "ha hecho la religion," tenemos la correspondiente aseveracion de Blasco Ibifiez en La Catedral:

Fse Dios surgio del cerebro del hombre, y el
cerebro es el organo mis reciente del ser humano, el iitimo en desarrollarse. Cuando inventaron a Dios, la tierra existia ya hacia
millones de aios. ( p. 1029)

Blasco Ibanez, como Karl Marx, es un materialista convencido, y

cree que la material es la unica realidad, y que el hcmbre que es vida y pensamiento," pertenece a ella, y ahi es donde esta su mundo del que el homrrbre se aliena por medio de las creencias religosas:

Dios sonos nosotros y todo lo que nos rodea.
Es la vida con sus asomibrosas transformaciones
siemore muriendo en apariencia y renovandose
hasta lo infinito. Es esa inmensidad que nos espanta con su grandeza y no cabe en nuestro
pensamiento. Es la material que vive, animada por la fuerza que reside en ella con absoluta
unidad, sin separacion ni dualidades. El hombre
ds Dios; el mrundo es Dios taobien. ( p. 1028)

Sentado este principio de identidad del hrombre con la naturaleza, Blasco Ibfiez pasa a la critica de la religion basandose en tres puntos clave, en los que esta se relaciona con el hombre como ente social.

1. Coo impartidora de ensehanzas que al noldear L pensamiento del hcmbre ejercen sobre el una influencia sicologica y social.

2. Como infraestructura social que subordina su poder al servicio de la superestructura del Estado.

3. Come sostenedora de rel iones injustas entre los hambres y participante de las ventajas economicas de la clase daminante.







58



El estudio de sus obras aclara que la critica de la religion, es para Blasco Ibtfiez, lo mismo que lo fue para Marx, el punto de partida de la critica de las instituciones sociales; ya que la religion es camsiderada por Blasco Ibfiez camo la fuente de las otras alienaciones y ella misma la mas profunda, duradera y traumatica de todas las alienaciones sufridas por el homrbre, dice Marx:

La angustia religiosa es al mismo tiempo
la expresi6n de la anqustia real y la
protesta contra ella. 10

En su critica de la religion Blasco Ibfiez no se muestra ccmo un pensador frIo y sistenmatico, es por el contrario un critico apasionado, un humanista, que indignado ante el espect culo de la infelicidad del hombre, intenta hacer su defensa.

Sus teorfas y alegatos contra la religion, son los de un escritor que masque nada, es un reformador social y un agitador politico y que esta por tanto, mas interesado en sefialar los efectos adversos de las

ensenfianzas de la iglesia en la formaci6n de la personalidad, el anacronismo de las manifestaciones del culto o en los defectos de los eclesiasticos, que en profundizar en la critica del dogma.

En La Catedral y en La bodega, Blasco IbAiez acusa a la iglesia de predicar la resignacion, la pobreza y la humildad, y ante la ofensa "presentar la otra majilla," enseilanzas que a su parecer conducen al hombre a un estado de inseguridad, inferioridad y desprecio de si misro, llevandolo a la situacion de tener que considerarse un ente pecador e indigno. En este aspecto de su critical, Blasco Ib ez coincide tambien con Marx que sefiala: "Los principios sociales del cristianismo predican la cobardla, el auto desporecio, la sunmision, la humildad."







59



En La bodega, Salvatierra, el heroe socialista habla con tristeza de esta gente humilde y sufrida, los peones de las vinas, que desconocen su valor humrrano:

Esa gente sufre y calla, porque las ensenanzas que heredaron de sus antecesores son mas fuertes que sus c6leras. Pasan descalzos y hambrientos ante la imagen de Cristo; les dicen que mrio'
por ellos, y el rebafo miserable no piensa que
han transcurrido siglos sin currplirse nada de lo
que aquel pronetio. ( p. 1297)

Blasco Ib6iez con este alegato parece sostener que el estado de

humildad del pueblo es una consecuencia de las ensenanzas de la iglesia, ya que la sumnision del pueblo es necesaria para el sostenimiento del orden en la sociedad burguesa a la que la iglesia apoya. Esto parece coincidir con la idea de Marx, al afirmar que:

Los principios de una clase oprimida, y la 'nica esperanza
que le queda al oprimido es que el poderoso
sea caritativo. 1

El estado de humildad tan alabado por la religion, en realidad refleja la alienacion y el desamDaro del hombre pobre que carece de cualquier estatus social y economico y que ademds encubre la explotaci6n de una clase por la otra, situacion que Marx concreto diciendo:

La religion es el espectaculo de la criatura oprimida, el sentimiento de un mundo sin corazon y el alma de condiciones desalmadas. 12

Respecto a la caridad, virtud exaltada por la iglesia y predicada a los ricos para inducirlos a la ayuda del desvalido, Blasco Ibahez sostiene que es una virtud que degrada al que recipe sus beneficios, ya que se le da gratuitamente, sin esfuerzo alauno por su parte "un






60


rtmendrugo, "' como el que se le pudiera dar a un animal importuno, que

de todas maneras sera insuficiente y que darA al hombre la medida de

su pobreza, infelicidad e inferioridad:

La caridad no habia hecho nada por diqnificar
al hombre. Diecinueve siglos llevaba reinando; la cantaban los poetas como inspiracidn divina; la ensalzaban los felices como la mayor de las
virtudes. Era la ms impotente y ankica de
las -virtudes. Habia tenido palabras amorosas
para el esclavo, pero no habia roto sus cadenas,
ofrecla un nendrugo al siervo modern, pero no osaba el menor reproche contra la orqanizaci6n social crue lo condena a la miseria por el resto
de sus dias. ( p. 1274)

Salvatierra, el heroe socialista que recorre los campos credicando

la resistencia y la elevacion del nivel humano a los hombres, y que es

el portavoz de las ideas del autor, ooina sobre las relaciones del trabajador con las ideas que la religion representa:

Y el jornalero del camoo, que mal alimentado con bazofia, sudaba bajo el sol, sintiendo la proxirmidad de la asfixia, al detenerse un instante para respirar en esta atmdsfera de horno, se decla que era mentira la fraternidad de los horrmbres predicada por Jesus y falso aquel Dios que no habia hecho ningdn milagro dejando los
males del mundo como los habia encontrado cuando
llego' a 41. ( p. 1023)

En La bodega, las aparigncias de ls relaciones laborales son impecables, se presentan llenas de honorabilidad, paz y orden, sobre todo

en opinion del patron y de los sacerdotes que 10o acompanan, como se ve

en el episodio de la bendicion de las vinas, donde el patron, identificado con la teoria del derecho divino de la autoridad y de la propiedad reflexiona:

Dios queria que existiesen los ricos y los pobres, y los de abajo debian de obedecer a los de arriba,







61


porqu- asi lo ordenaba una jerarquia de orden
celeste. Pero lo que mas me revuelve la sangre
es que se pretenda que todos seams iguales, coneo
si no existiesen jerarquias hasta en el cielo. ( p. 1228) Mon6logo muy caracteristico de un personaje prototipo de su clase social y econonmica, que sustenta todos los prejuicios favorables a su estats.

Mientras en La bodega, el patrono, don Pablo Dupont, practica una
S/
devocion extricta y rutinaria, y obliga a sus braceros, bajo amenaza de despido, a ir a misa y a asistir a las ceremonies religiosas, porque "un ano cristiano debe preocuparse no solo de la vida de sus dependientes, si no de su alma," como dice a un subordinado, los braceros de sus viias no parecen participar del mismo entusiasmo religioso de su patron, y uno de ellos, que ha sido despedido por no haber asistido a la misa del domingo, se queja, mostrando el anverso de las relaciones laborales, donde se oculta el abuso y la arbitrariedad:

Ya no estoy allf, Lsabe usted? Me han despedido esta mahana. Al presentarme en la bodega, el encargado me ha dicho, de parte de don Pablo, que estaba de rmas. Despues de cuatro aiaos de trabajo y de buena conducta. De todo tiene la culpa la beaterfa
cochina. L Sabe usted mi delito?, no ir a
entregar la papeleta que me dieron el sbado.
(como comprobante de haber asistido a la misa). (p.1231)

Los mismos patrones acusan a sus trabajadores de no tener religion. Luis Dupont, propietario de una hacienda, habla en el casino, con la unaine aquiesciencia de los presentes, del origen de los males sociales:

Todo lo que ocurria era por culpa de los gobiernos
que no meten en cintura a los gafianes, y tambien
por falta de religion. Sf, sefior, la religion:
este era el freno del pobre. ( p. 1248)






62


Los braceros, situados en un precario nivel de supervivencia, no parecen preocuparse por una vida de ultratumba que les sera concedida como premio a su pobreza y humildad, y sostienen el punto de vista opuesto al del patron.

En la ceremonia de la bendicion de las vinas, los peones, contrariados por haberse visto privados de un dia de descanso, el domingo, no toman en serio la parte que les corresponde en la cerenonia:

A las pocas frases de la letania, los jornaleros, aburridos de la ceremonia, con el cirio hacia abajo, contestaban autormticanente, imitando unas veces el ruido del
trueno y otras veces el chillido de vieja,
que hacia a muchos de ellos llevarse el
sombrero a la cara para contener la risa. (p.1290)

Para estos peones la vida es casi una inposibilidad. El trabajador que aparece en La bodega tiene un mnlsero jornal que no le permite cubrir las necesidades Mras perentorias, el dinero no le alcanza para comprar comida suficiente y mucho menos para comprar ropa y zapatos con los que presentarse decentemente vestidos en la iglesia. Asi, la religion y sus ceremonias se le presentan camo una actividad de buen tono, pero de la que estan excluidos, alienados. El obrero de La bodega carece de categorfa social porque carece de nedios economicos. Es un hobre alienado, no solo de las ideas abstractas que la religion representa, si no tambien de las practicas de6la iglesia.

Garcia de Cortazar en su ensayo "La iglesia espafiola de la Restauracion," escribe:

El arzobispo de Sevilla, Penito Sanz y Fores, dividia la religiosidad de sus diocesanos, en
las mismras categories que configuraban las
clases sociales de la diocesis: 'Los nobles






63


ricos son en general piddosos y viven piadosamente: la clase media, sobre todo las mujeres, es tambien piadosa; los que ocupan el
ultimo lugar es el pueblo, aunque no reniegan de la fe, ignoran, muchos, la doctrina cristiana, y descuidan los mandamientos de la
Iglesia, no acuden al templo y a la escuela, profanan las fiestas, se dan a la embriaguez y a la lujuria, viven facilmente en concubinato. 13

Gerald Brenan, observador de las costumbres de Espana, asegura que en la Europa del siglo XIX, especialmente en Espana, la religion era practicada casi exclusivanmente por la burguesia y la clase media,

y asi lo relata en su Spanish Labyrinth:

Sun Yan Sen, cuando visit Europa, se asombraba de que una religion que constantermente alaba al pobre y amienaza y condena a los ricos, era practicada y mantenida principarlmente por los mas
ricos, mas egoistas y mas respetables clases. 14

Blasco afirma tambien por ultimo, que las ensenianzas de la iglesia contribuyen a que el hombre sienta una disminucion del amor a la vida. Al decirle al obrero que acepte hrumildermente su miseria, lo emrpuja a la renuncia de la lucha por la vida disminuyendo su interes por la mejora de las condiciones de su vida presente, ast su resignacion lo aliena de la razon de su existencia que es el vivir en el mundo material, y en su miseria actual y real, se le presenta "la conquista del cielo coro Unico ideal de la vida," negando asf el imperative categc6rico que impone la vida: el vivir. Y asi dice:

El hombre debia buscar la felicidad unicamIente en este rrundo. Tras de la muerte solo
existi"a la vida infinita de la material. ( p. 1050)

Blasco Ibaez en La Catedral y en Ia bodega hace la critica de todas las instituciones: el Estado, la Iglesia, el derecho y de








64


todas las relaciones sociales y laborales, que habiendo sido instituidas por los hombres para la comn defensa y bienestar del grupo social, se convierten, al paso del tiempo, en instituciones que defienden solo los intereses e ideas de las clases gobernantes y en instrumento de explotacion y opresion de la clase gobernada.

Lo mismo Marx que Blasco Ib6iiez reconocen que para el hombre

el supremo ser debe: ser el hombre mismo, "the supreme being is man, y lo instan a la lucha por la emancipacion de todo lo que lo tiene aherrojado:

El imperative categorico del hombre es destruir todas las relaciones en las que es
rebajado, esclavizado, inerme, despreciable
criatura. 15


Alienacion civil: la querra colonial y la protesta contra el reclutamiento


El 24 de febrero de 1895, con el Grito del Baire, estalla la Revolucion cubana y Vicente Blasco Ibbiez lanza, entre marzo de 1895 y enero de 1898, una apasionada campana periodistica en El Pueblo, de protesta contia la guerra colonial y especialernte contra el sistema de reclutamiento de soldados vigente entonces en Espana.

El aflo 1898 corresponde a la primera legislatura en la que Blasco Ib iez representa a Valencia coro diputado republicano en las Cortes.

En ese mismo afio los acontecimientos se presentan con vertiginosa sucesion catastrdfica: 25 de abril, declaracion de la guerra por parte de los Estados Unidos; uno de mayo, hundimiento de la escuadra espainola en Cavite; tres de julio, Santiago de Cuba.






65



Es el perfodo del desastre nacional, en el que Unamuno escribe

con dolor:

Vino el derrumbe de nuestros suenos historicos, vino lo de Santiago de Cuba y lo de
Cavite, vino el Tratado de Paris, y en medio
del estmpor, o mas bien de la estupidez general, nosotros, los que dicen del 98, nos
tocamos, nos sentimos el almra. 16

Entre los articulos escritos por Vicente Blasco Ibciez en defensa del soldado, se destaca el titulado "El rebafio gris," de marzo de

1895, donde dice:

Una masa de jovenes vestidos con trajes de mecanica, pasando el port6n que conducia a la escala del "Antonio i6pez, "' mirando en derredor con cierto azoramiento, andando
como sonambulos, sin osar volver la mirada atras por miedo a que la tierra patria, que tal vez no vuelvan a ver, despertase en sus remoria penosos recuerdos que hiciesen asomar las lagrimas a sus ojos. Un rebaflo gris
que mansamente guiado por los pastores, tristes y desalentados, avanzaba sobre los embreados maderos, subiendo la escala para desaparecer en las entraias del trasatlantico.
Viva la patria, hace falta carne humana en los
hospitales; las fiebres antillanas, el feroz vomito negro, estan hambri-entos de victims
y all' va rumbo a las Antillas nuestra juventud robusta, arrancada al trabajo de los
CMTPS -17
campos. 17

Blasco Ib4iez, caomo buen humanista y defensor de los derechos

del hombre, ante el grito fanfarr6n de "hasta el iltimo hombre y la

ultima peseta" de los politicos que representaban el poder establecido, que ya tenian en campaiia 126,000 hombres, numero verdaderarente exorbitante para la epoca, escribe con ironia el 9 de marzo

de 1895:






66


A Cuba, si; debemos defender nuestros intereses.
Por el honor de Espaha tenemos que guardar fusil
en mano los millones de los negreros jubilados. 18

Blasco Ibailez sostiene que el factor economic es la causa real

en el conflicto colonial, senalando "el divino poder del dinero," camo

la fuerza motriz decisiva en el gobierno del pals, caro Marx ya habla

sefialado:

El dinero es el nedio externo y universal y el
poder, no derivado del hombre como haombre, a de la sociedad humana canoo tal sociedad, que
carrmbia representaci6n en fealidad y realidad en
representaci6n. Es la ramera universal, la universal alcahueta entre los hormbres y las
naciones. 19

Blasco Ib6iez, con su habitual franqueza, denuncia alas clases

que estan interesadas en sostener la guerra: los comerciantes, los

burocratas y los altos jefes militares, y ademas, los que teniendo

algunos bienes de fortuna no se veran forzados a enviar a sus hijos

a luchar en las colonias:

Los que cobran los pingies sueldos en Cuba, los que por su nacimiento estan seguros de que en caso de ruina el Gobierno les dara algun puesto en las Antillas, de esos que permiten hacer milagros; la aristocracia que por obra y gracia de seis rmil reales
tiene la generosidad de renunciar al alto
honor de servir a la patria. 20

Blasco Ibfiez sostenfa que el sistema de reclutamiento era una

violaci6n de los derechos del hombre y dice:

El honor nacional no se funda en el pueril empeiio de sujetar a los dbbiles con firreas
ligaduras, imponiEindoles la ley de la servidumbre. El honor nacional, fil6sofos mantenedores del absurdo, no tiene fuerza de ley para despoblar una nacion y arruinarla solo
por el puro placer de jactarse de fuerte.







67

iEl honor nacional' Figura huera que se emplea para deslumbrar a los pueblos que viven en la sombra de la preocupacion no tienen idea del
derecho y de la justicia.

Segin el Articulo tres de la Constituci6n de 1876, "El servicio es obligatorio para todos los espaholes," pero al existir la redencion en metalico del recluta, de hecho, la obligacion de tomar las armas, recae sobre los que no tienen la cantidad estipulada por las leyes militares. Asi la vida del hcmbre quedaba ligada inexorablerente al poder del dinero, corno explica Marx en su Manuscrito III:

Si el dinero es el lazo que me ata a la vida humana, y a la sociedad y cque me une a la naturaleza y al hombre, a no es la uni6n de todas la uniones? it es por tanto tambidn el agente universal de separaci6n? Es al misno
tierpo el factor de separacion y unidn, el
galvano-qulmico poder de la sociedad.

El sistenma de reclutamiento era para Blasco Ibkiez, una injusticia que perpetuaba en Espaha la estructura medieval de las castas. Protestaba contra una ley que privaba al individuo de su derecho civil y que lo forzaba a ir a una guerra que habia sido decretada por los politicos y generales de la monarqufa para servir los intereses de grupo y que repugnaba al pueblo, y sigue diciendo:

Los espanoles -digamslo para regocijo de las almas nobles que reprueban la guerra
entre pueblos hermanos, porque constituye,
un acto birbaro de lesa humanidad- no irian
a Cuba a matar hombres si les fuese dado
romper esa ley que esclaviza la humanidad y convierte al ser pensante en m'quina que
se mueve al antojo del que la dirige. 23e

Blasco Ibtez senialaba la exagerada influencia del ejercito en

el gobierno del pais y su posicion privilegiada economicamente, extremo que confirm Vicens Vives en su Historia de Espana:







68



La hipertrofia del eje'rcito (con sus 499
generales, 578 coroneles, y 23,ooo oficiales inferiores), su devoradora posicion en
el presupuesto (mis del 65 por ciento de
los gastos), y la ineficacia de su adiestramiento, estimulan el renacimiento del espiritu de misi6n nacional del militar. 24

Asi, en el conflicto colonial, un grupo, la oligarquia gobernante decidia la guerra, y otro grupo, el pueblo, asumiIa la responsabilidad en el campo de batalla: "los pobres, los humildes, los que no saben donde estan las Antillas y no han tenido parte en la preparacoi6n de esta querra desastrosa, los que no disponian de la cantidad en mrretalico necesaria para la redencion del servicio military que por tanto no podian disponer de su propia vida. Tomaba el dinero en este caso el poder de regir y comprar la vida del recluta, alienando al hombre de su propia existencia, que demestra la teoria de Marx al decir que el dinero tiene un poder "divino" y compra y vende la vida humana:

El dinero tiene el poder de confundir e invertir todas las cualidades humanas y naturales. Logra la confraternizaci6n de los
incompatibles. El divino poder del dinero,
reside en su caricter de alienador y auto
alienante del hombre de su especie y de su
vida. Es el poder alienante de la humanidad. 25

La situaci6n de los reclutas en la Espania finisecular, ilustra practicamente lo que es la alienacion del individuo de su propia persona: en esta situacion el hombre no es duefio de su vida, pertenece a un ente todopoderoso, el Estado, que puede someterlo a una clase de actividad, la guerra, que es contraria a los fines de su existencia. El hombre, en estas circunstancias, es privado de su







69


derecho a seguir viviendo. Marx explica lo que es la alienacion en el siguiente pasaje de su Manuscrito III:

La alienaci6on es evidente no s6lo en el
hecho de que mis medios de vida pertenecen a alguien que no soy yo, que mis deseos son para m] la inalcanzable posesion de alguien diferente de mi, y que todo es
diferente a si mismo, que mi actividad pertenece tambien a alguien distinto y por ultimo que un poder inhumano lo dirige
todo. 6

Los reclutas del eje'rcito espafiol, no eran personas "sui juris" ya que no disfrutaban de la plenitud de su capacidad juridica al no tener la cantidad sefialada para la redencion del servicio militar. Dice Joaquin Costa que en Espana no gozan de su capacidad juridica ms que unas pocas personas, un millar: "Las demas son personas juridicam~nte inccpletas, viviendo a merced de un millar o de sus hechuras."

Blasco Ib afez denuncia con su campana antihelica, c6mo en la Espaia finisecular gobernada por la Restauracion, el hombre pobre no tiene derecho a vivir; esta sometido a un salario insuficiente si trabaja, y se ve forzado por el sistema estatal de reclutamiento a ir a la guerra, donde con muchas probabilidades morira en campana o vi ctima de las enfermedades tropicales. Este hombre, prisionero de los mecanismos del Estado, es, en definitiva, un hombre alienado de su propia existencia y de la sociedad a la que defiende y para la que trabaja, ya que no disfruta de losdere-hos civiles y de las ventajas economics de las otras clases.







70



El Estado, al establecer la redencion del servicio militar por el pago de una cantidad en metalico, asigna a la vida humana un valor ionetario y de cambio, -el que tiene 6,000 reales puede cambiarlos por su vida- "El dinero, puesto que tiene el poder de conprarlo todo es el objeto por excelencia,"' dice Marx.

Esta idea birbara de asignar a la vida humana un valor concreto en dinero, es estudiada por Marx, que proclama el dinero ccro "The visible deity," que todo lo compra, que invierte y aliena los valores humanos y que rige las relaciones sociales en la sociedad modern y capitalista:

Puesto que el dinero, com real y activo
concepto del valor, confunde y cambia todo,
es la universal confusion y transposicion de todas las cosas y valores, es el mundo invertido, la confusion y transposicion de
todas las cualidades humanas y naturales. 27

Pepresentaba este sistema de reclutamiento un desprecio de la vida del hombre, la conversion del valor humano en valor mercantil, que imponia la responsabilidad de defender un sistema social y economico sobre las espaldas de los que no tenilan nada que defender, ya que carecian incluso de los 6,000 reales.

Engels comenta, refiriendose a esta situacion que equipara la vida humana a la cantidad de dinero o propiedad oerteneciente a un individuo:

En la mayoria de los estados hist6ricos
los derechos de los ciudadanos, estan proporcionados a su riqueza, expresando ast el hecho de que el Estado es una organizacion de la clase posesora. 28







71



Marx y Engels reconocen, como lo reconocia Blasco Ibiez, que el Estado, es en definitiva, una organizacion para la defensa de los intereses de la clase gobernante y que concede a los ciudadanos derechos proporcionales a su riqueza. Siguiendo este razonamiento, el que no tiene bienes economicos, no tiene derechos: "My own power is as great as the power of money,"'' que es el caso de los reclutas.

El gobierno, para hacer cumplir sus decisiones, contaba con

los organismos adecuados para inponer "la violencia legftima," como son el ejercito y la guardia civil. En el articulo titulado "Que vayan todos: Pobres y ricos,"' del 5 de septiembre de 1896, Blasco IbAiez describe la degradante situacion del hombre pobre conducido por la guardia civil:

Pasaba la guardia civil llevando amarrados
con esposas a unos cuantos infelices vestidos de rayadillo, desertores apenas huidos,
cuyas mianos, marcadas con la huella del
hierro que sirve para oprimir a los criminales, se quiere que dentro de un mes cunplan
misi6n tan santa y tan voluntaria como debe
ser la de servir a la patria.29

Blasco Ib.iez acusaba al gobierno de ejercer la dictadura de hecho, ya que haciendo uso de su autoridad, declaraba el Estado de Guerra el 3 de mayo de 1898, decretaba la suspension de los derechos civiles e irmponi a el silencio a la prensa, hechos que contaban con numerosos antecedentes en Fspana.

Vicente Blasco Ib iez no estaba solo en la protesta contra la guerra y el reclutamiento. Los politicos y escritores republicanos y socialistas, encabezados por pensadores como Joaquin Costa, Pablo Iglesias, Unamuno y Pi y Margall,secundados por la prensa republi-






72


cana, se habian pronunciado contra la guerra, pidiendo, cnmo decia Pf y Margall "una autonanmia tan amplia que se confundiera con la independencia."

Era un lugar ccmun, entre los grupos opuestos a la intervenz .
ci6n armada, que el verdadero notivo de la guerra era econoknco al mrnismo tienpo que la defensa del prestigio de la monarqua. "Tembran que la p4rdida de las colonias trajese aparejada la ruina de la monarqul a, dicen los historiadores Terrero y Regla.

hEn su defensa del proletariado, Blasco Ibiiez segula los principios de la Internacional que difundfa entonces la prensa socialista: pacifismo, anticolonialismo y solidaridad obrera, que se basaban en el razonamiento de que siendo el proletariado una clase completarente alienada del poder politico, de la sociedad, de la educacion y del dinero, lo esta tambidn del concepto de patria en el sentido burgues; asi lo afirman Marx y Engels en su Manifiesto: "The workingmen have no country, we cannot take from them what they have not got," Blasco IbTiez combatia en definitiva "la brutal teorfa que dignifica la destrucci6n de los pueblos por medio de la querra."








73



Notas


1 Robert C. Tucker, Philosophy and Myth in Karl Marx (Cambridge: University Press, 1972), p. 73.
2 Lewis S. Feuer, ed., Marx and Engels. Basic Mritings on Politics and Philosophy (Garden City: Doubleday, 1959), p. 262.
3Feuer, p. 263.
Feuer, p. 263.
4Feuer, p. 263.
6 Feuer, p. 262.
5Fer, p. 263.
Feuer, p. 263.
6Fer, p. 263.
10 Feuer, p. 262.
11 Feuer, p. 268.
12 Feuer, p. 263.
8









13 Fernando Garcia de CortAzar, "La~ Iglesia espa-iola de la ResFeutauracin Letras de Deusto, (1978), V. 8, p. 34.263.
9










14 Gerald Brenan, The Spanish Labyrinth (Cambridge: University
FeuerPress, 1964), p. 77263.
10











15 Ernest Blochi, on Karl Marx (New York: Herder and Herder, 1971),
p.Feuer, p. 268.78.
11






Fe16 Miguer, p. 268.no, Obras Copetas (Madrid: Afrodisio Aguado,
12





1951),Feuer, p. 268.
13 Fernando Garco de ez, Contra la Iglesiaessptauraciola de la Res-ro tauracibn" Letras de Deusto, (1978) V. 8, p. 34.






poltico14 Gerald Brenan1895-1904, hed. Paul Spanish (MLabyrid:nth (CambEditorialdge: Universitya ltuPress, 19764), p. 10977.
15 Ernest Bloch, On Karl Marx (New York: Herder and Berder, 1971) p. 78.
16 Miguel de Unamuno, Obras Completas (Madrid: Afrodisio Aguado, 1951) p. 334.
17 Vicente Blasco bM'ez, Contra la Restauracion. Periodismo politico 1895-1904, ed. Paul Smth (Madrid: Editorial Nuestra Cultura, 1978) p. 109.

18 Blasco IbMez, Periodisno, p. 109.

19 Karl Marx, Economic and Philosophical Manuscripts, trans. T. B. Bottomore, ed. Erich Fromm:n (New York: Frederick Ungar, 1978), p. 167.







74


20 Blasco IbAfiez, Periodism, p. 110.

21 Blasco IbA{ez, Periodismo, p. 113.
22
Marx, p. 166.

23 Blasco Ibiiez, Periodismo, p. 112.

24 Jaume Vicens Vives, istoria social y econonca de Espana y America (Barcelona: Editorial 'TIide, 1959), ;V, p. 159.
25 arx, p. 166.
26 Marx, p. 166.
26
27 Marx, p. 166.
27
Marx, p. 168.
28
28 Feuer, p. 393.

29 Blasco Ib3ez, Periodismo, p. 117.













CAPITULO IV


IA BODEGA: "NOVELA IMAGEN DE LA VIDA"


La bodega, que Vicente Blasco Ibiez publico en 1905, forma parte de un grupo de novelas que el autor mismo califico de "rebeldfa" o "sociales. "

Segu'n Blasco Ib iez, muchas de sus obras son el resultado de la observaci6n directa del lugar, tipos y ambiente en los que piensa basar su tema, y algunas fueron escritas despues de un viaje del autor.

En el caso de La bodega, Blasco Ibiiez hizo lo que era habitual en el, viajo por Andalucia con el fin de docum~ntarse sobre un tema ya concebido de antemano.

El mismo Blasco Ibziez, en una carta dirigida a Julio Cejador, habla de los motivos que lo impulsaron a escribir este grupo de novelas en los que enfrenta los problems sociales:

Acab amos de sufrir nuestro desastre colonial; Espaia estaba en una situacidn vergonzosa, y yo
ataque rudanente, pintando algunas manifestaciones de la vida sofiolienta de nuestro pals, imagcrinarido
que esto podia servir de reactivo. ( p. 18)

Vicente Blasco Ibain-ez quiere historiar en esta obra la vida del hombre pobre y trabajador, empresa que hasta entonces no habia merecido el honor de ser un tema literario o historiografico, como asi lo asegura Diaz del Moral:

Hasta el periodo contemrporaneo la vida de los humildes no habia sido mrateria historiable. 1 75







76


Documento sociologico mas que novela, La bodega reproduce el

drama del labriego andaluz que no tiene tierra para producir lo que necesita para vivir, en irritante contraste con los que tienen mucha tierra y no necesitan cultivarla.

En La bodega, Blasco Ibaiez hace un- analisis dialectico, economico sociologico de la vida del peon asalariado en el campo de Jerez. Indaga las races de la estructura socioeconmica en las que se basan la propiedad y las relaciones laborales, descubre las fallas e injusticias del sistema y por itimo hace su critica. Sique Blasco Ibixfez en su obra el artodo de las ciencias sociales: observacion y documerntacidn, comparacion de los datos recogidos, y por aitimo, exposici6n de las conclusiones.

Blasco Ibanez estudia en La bodega la economia, la estructura

politico social, el mredio geografico, las condiciones de vida, el trabajo, las costumbres, las relaciones familiares, la forma de hablar, vestir, camer y sentir del pueblo, porque como buen observador del hombre, Blasco Ibfiez cree, como Duverger, que la sociologia abarca todas las actividades humanas:

La vida social no es una zona aparte de
la actividad humana, aislada de las otras; todo lo que se refiere al hombre esta' reflejado y entretegido a ella. 2

La bodega es una novela social, y por supuesto una novela realista. El escritor refleja la realidad de una forma precisa, para que su mensaje, traspasando el ambito local, alcance una transcendencia universal, que es en efecto el proposito del critico social.






77


Diaz del Moral dice en su Historia de las acitaciones campesinas andaluzas:

El problema social es uno y unico, su sentido profundo y su oriente son los mismos en todos
los pauses civilizados. Mas su unidad se desenvuelve interiormente en un corplejo de eleientos y de aspectos que revelan su caricter
de problema humano. Es simultneamente un
Sproblema econ6mico, noral, psicoldgico, politico, juridico y hasta fisioldgico. "

En La bodega, Blasco IbAiez empieza observando la tierra y el

hombre que la habita y trabaja, "los dos factores eternos de la historia," segun Dilaz del Moral.

En La bodega hay numerosos pasajes que presentan el origen del drama humano; la calamitosa situacion del trabajador en el campo de Jerez:

El cencerro de los cabestros hacia palpitar
con lejana ondulacion el silencio de la tarde, dando una nota melanc61ica al paisaje muerto.
Mira Fermin dijo Salvatierra irdnicarnte
SAndalucia la alegre( i Andalucia la fdrtil Millares de hombres sufrian el torrento del
hambre victimas del jornal por no tener campos que cultivar; y la tierra reservabase para las bestias en los alrededores de una ciudad civilizada. ( p. 1293)

El autor reproduce en este pasaje la dicotma de la realidad.

La primera mitad describe lo que salta a la vista; el id lico paisaje andaluz. Una exclamacion ironica, "Andaluci/a la alegre, rompe el encanto de la contemrplacion para pasar a la otra cara de la realidad; en la que se plant el contraste entre la extension Y la belleza de la tierra sin cultivar y la fealdad de la vida del hcbre y el hambre resultante por falta de cultivo.

Para la exposicion de su tema, el artista hace uso de los recur-







78

sos esteticos que, drarnmatizando la situacidn, ilustran el conflicto. Asi, en el siguiente pasaje, presenta, en una vision panoramica, una jornada de trabajo, en la que se ponen de relieve los elementos que dominan la vida del peon: el trabajo y la empresa que lo explota:

Lucia el sol con mis fuerza, pero bajo su
lluvia de oro, la tierra andaluza se mostraba
triste con la soledad de un cernterio, silenciosa comno si pesase sobre ella la muerte, con un revoloteo de negros pajarracos, en lo
alto, y abajo, en los carmpos sin l1mites,
centenares de hombres alineados cono esclavos, roviendo los brazos con regularidad automatica, vigilados por un capataz. ( p. 1258)

Este Daisaje, bajo "su lluvia de oro," esconde la tragedia humana. Paulatinamente, surge a la luz el radical contraste entre el hombre y la tierra, y se van acumulando sucesivamente los elementos negativos que gravitan sobre la existencia del trabajador: la esclavitud, la fatiga, la soledad, el silencio y la muerte.

Asi la tierra, cuyo fin es dar sustento y habitacion al homrbre, por una absurda situacion social o economic, es un "cementerio," servira' de tumba al labriego que la trabaja, y que con su trabajo

forzado estA cavando prematuramente su fosa. Este hobre no posee la tierra hasta que ruere.

La bodega presenta, sin duda alguna, la situacion economic y social de la Andalucia real de aquel tienpo, como en efecto asi lo ratifican los testimonios de los historiadores y sociologos que estudiaron aquella region en la misma epoca que Blasco IbMnez. Todos coinciden en la presentaclon de un labriego empabrecido y depauperado.







79



Hobsbawn, en su obra Primitive Rebels: Studies in Archaic Forms

of Social Movernt in the 19th and 20th Centuries, dice refiriendose

a Cordoba:

El porcentaje de muertes en los pueblos de las
montaias de C06rdoba al final del siglo XIX, oscilaba entre el 30 y el 38 por mil. En Baena,
el 20 por ciento de todas las muertes en el
quinquenio 1896-1900, fueron por enfernedades pulmonares, casi el 10 por ciento, a causa de
deficiencias alimenticias; el analfabetisro
entre los varones al principio de 1900, oscilaba entre el 65 y el 50 por ciento en todas las provincias andaluzas; y raramente alguna
campesina sabla leer. 4

Asi Blasco Ib6fiez, que presenta en La bodeqa una situacion local

el trabajo en un viedo de Andalucia, ilustra un problems universal:

la explotacion del trabajador, exponiendo el absurdo, las colisiones

y contradicciones del problema del hombre que trabaja por un salario

insuficiente.

En efecto, la historia nos dice que en la Andalucia de finales

del siglo XIX, los problems sociales se habian agudizado debido al

regimen existente de propiedad de la tierra:

El latifundismo decimononico se ahinco en las
tierras donde tradicionalnente se habian desarrofado explotaciones agrarias y ,ganaderas de
gran extension, en manos de un solo duenio y
cultivadas por una legion de asalariados, jornaleros y yunteros. Andalucia (especialmrente
la parte occidental), Extremadura, la parte
reridional de Castilla la Nueva y leon. Tierras de reconquista, de rebafios y alcaides de
la Mesta, de Ordenes militares y grandes nobles. 5

En esa epoca se reafirnma el concepto individualista de la propiedad, desapareciendo las practicas tradicionales de cultivo comunal de la tierra de abolengo neolitico. ", (Vicens Vives).







80


Existian en Andalucia los grandes latifundios, mientras los campesinos carecian de tierra. Impera el derecho hereditario que ha acumulado la tierra en un pequeficno grupo de propietarios. Haciendas tan grandes camo provincias pertenecen a una so1a familia. Esta situacion es reflejada acertadamTente en La bodega:

La gran propiedad ensombrecla al pals, manteniendolo anonadado bajo su brutal pesadurmbre. La ciudad era la urbe del tiempo romano, rodeada de leguas y mIs leguas de
terreno, sin un pueblo, sin una aldea, sin otras aglomeraciones de vida que los cortijos, con sus siervos del jornal, mercenarios de la miseria. ( p. 1293)

Dfaz del Moral, gran conocedor del problema agrario de Andalucia

y fuente clasica de referencia en soaiologia, habla tambidn de la desproporcionada dimension de las propiedades en la region:

Existen verdaderos desiertos; enormes dehesas,
superiores en superficie a muchos terminos municipales, se suceden unas a otras, sin que en centenares de kil6metros cuadrados
se encuentre un poblado, ni un ferrocarril,
ni una carretera; algunos caserios y las
pobres chozas de los pastores son los unicos signos que denotan la presencia del
hombre en la solitaria region, guarida de
ciervos y jabalies. 6

En un pais predcminantemente agricola como era Espania, el problema de la posesion de la tierra se hace critico al llegar el siglo XIX con el reto de la revolucion industrial y la explosion demografica.

Desde el principio del siglo XIX se hi= urgente en Espana la necesidad de una reforma en el sister de distribucion de la tierra cultivable. La Cortes de Cadiz que seguan el pensamiento social






81


de los reformadores enciclopedistas, aprobaron una serie de reformas agrarias pensadas para favorecer a los campesinos sin tierra.

Las Cortes aprobaron la ley del 6 de agosto de 1811 que acababa con los restos del r iren feudal: o sea, el vasallaje y las prestaciones jurisdiccionales y personales, y los privilegios exclusivos, privativos y prohibitivos, referentes a los monopolios economicos y laborales.

Por decreto del 17 de junio de 1812, las Cortes dispusieron la en ajenacion de bienes de las comunidades religiosas extinguidas o reformadas durante la ocupacion napoleonica. El Decreto del 4 de enero de 1813, dispuso la parcelacion de los terrenos de propios y baldios en regimen de plena propiedad; la mitad seria puesta a la venta y la otra mitad seria repartida entre los soldados de la guerra de la independencia y los vecinos del termino que no tuvieran tierra. Medida verdaderamente democratic que fue anulada por Fernando VII, que al regresar a Espana suspendio las Cortes de Cadiz y anulo todas las medidas y acuerdos tomados por ellas, lo que imoosibilito la reforma agraria. Espana, como consecuencia, siguio el camino opuesto al pensado por los reformadores sociales, y asi:

La reforma agraria espaniola habla de alumbrar
un neolatifundismo territorial mas extenso,
economicamente m's egoista sociaTente mis
est6ril que el precedente.

La subida al poder de los liberales reanuda la labor de las Cortes de Cdiz, por ley del 11 de diciermbre de 1820, llamnada de Desvinculacion, se suorirnen las vinculaciones y los mayorazgos. A partir






82



de 1836, con la Desamortizacion de los bienes del clero, la desvinculacion de los mrayorazgos y la Desamortizacion civil, hay una ininterrumpida transferencia de la propiedad territorial. Costa dice que
/
todos los intentos democraticos de dar tierra a los campesinos fueron esteriles: la revolucion paso' sin que el pueblo hubiera adquirido un palso mis de tierra."

Los escritores catolicos, lo misno que los pensadores colectivistas y socializantes, consideran la Desamortizacion un enorme despojo.". Vicens Vives dice al respecto:

La burguesla, segin ellos, se habria apoderado de los bienes de la Iglesia y de los municipios, esgrimiendo la teoria individualista de la propiedad y reduciendo a los
labradores a la miseria. De este proceso
surgi6 el neolatifundismo contemporaneo que
arrastrarla tras 61 un ejercito de dos o
tres millones de jornaleros desesperados. 8

En efecto, la situation de los campesinos erpeora a partir de la Desamortizacion que los privo de las tierras de aprovechamiento comun y los empobrecio "artificialmente," camo dice Marx del capitalismo. Los grandes propietarios adquirieron tierras a bajo precio, haciendo asi mayores sus fincas. Al misno tiermpo aparecia un grupo de nuevos ricos, procedente del caromercio, que compro tierra barata y que fue una clase ansiosa de ganancia lo que lograria a expensas del trabajador. Asl lo corrobora Gerald Brenan:

As en el espacio de unas pocas decadas, esta enorrme herencia de la propiedad nacional conservada del pasado fue desnembrada. Los fundarentos establecidos por legisladores ilustres de varias generaciones fueron destruidos,
y los campesinos espafioles fueron entregados a la tierna misericordia de una nueva clase






83


de senores, que por supuesto vivirla a expensas
de su trabajo. 9

La Desamortizacion que enriqueci6 a la clase media, llevo' a los campesinos a la mayor pobreza, ya que de colonos de las tierras connales, pasaron a jornaleros de los grandes y medianos propietarios, que por supuesto, defendant sus propios intereses pagando Mtseros salarios.

Joaquin Costa critical la forma en que la Desamortizaci6n se llevo a cabo y dice refiriendose a ella:

La Desamortizacion, que pudo y debio' haber sido una autentica reform aqraria, no sdlo
destruyo los patrimonios eclesisticos, si
no tambidn los bienes comunales de los pueblos. 10

Blasco Ib iez complete el examen sociologico economico de la

region andaluza can un pasaje de La bodega de gran valor testimonial. Es un parrafo extremadanente pintoresco e ironico que el artista pone en boca de un extranjero, un sueco, viajante de vinos, que visita Jerez con frecuencia y por eso lo conoce bien:

Los gritos de asombro que le arrancaban el
haber visto tantas iglesias, tantos frailes,
tantos curas, tantos mendigos, los campos
cultivados come en los tiempos prehistdricos, las costumbres birbaras y pintorescas, las plazas de ciertas poblaciones llenas de hombres con los brazos cruzados y el cicarrillo en la boca, esperando que fuesen a
alquilarlos. ( p. 1252)

El escritor quiere presentar el punto de vista de un observador objetivo, para aumentar con este artificio literario, el imrpacto persuasivo sobre el lector, y por eso escoge a un extranjero. Es un parrafo de hiriente burla, que no obstante la exageraci6n, describe con







84



bastante verismo a la Andalucia de entonces y que coincide, con mnas

o n mnos reserva, con la realidad historica, com asi lo atestigua un

prestigioso historiador, Jaume Vicens Vives:

Un eje'rcito de rrenesterosos recorree Espana durante el reinado de Isabel II, con prolongaciones hasta los umbrales del siglo XX.
Lo han descrito las plumas de nuestros primeros novelistas y lo hLan dibujado los extranjeros que nos visitaron. Esta gente iba de un lado a otro, infestando aldeas
y ciudades, recibiendo un misero condumio en las puertas de los cuarteles y conventos. 11

Coinciden asi, para describir la realidad, la literatura, la

historia y la sociologia.


Antagonismo de las clases sociales en La bodecra


The history of all hitherto existing society
is the history of class struggles.
Karl Marx and Fredrich Engels, The Communist
Manifesto (New York: International Publishers,
1973).

Marx y Engels sostienen en su Manifiesto, que la sociedad moderna

que surgio de las instituciones medievales, no terming con el antagonismo de las clases sociales, si no que sustituyod las antiguas clases

por las nuevas. Asi, la epoca industrial siniplifico' el problema dejando s61o dos clases enfrentadas: la burguesia y el proletariado:

Toda la historia de la humanidad desde la
disolucidn de la sociedad tribal primitiva que posela la tierra en comunidad, ha sido
la historia de la lucha de clases, oposici6n entre explotadores y explotados, entre
la clase gobernante y la clase oprmida. 12

La bodega es la novela de la lucha de clases, obra de la madurez

literaria de Blasco Ibez, sigue por ellor la premisa naturalista






85



adoptada entonces por el autor "absoluta fidelidad en la descripcian de los hechos. "Presenta el autor en La bodega los hechos reales de los que fue testigo y que tuvieron lugar a finales del siglo XIX y principios del XX. Periodo prenado de crisis polifticas, depresiones econ6micas y agitaciones laborales, cuyos acontecimientos mas destacados desde el punto de vista social son los siguientes: 1868, Revolucidn de Septiembre; 1864-65, fundaci6n de mutualidades y cooperativas obreras; 1865, creacion de periodicos clasistas com "El Obrero" y "La Asociacion"; 1865, Primer Congreso Obrero celebrado en Espana (Barcelona); 1870, Primer Congreso Obrero Espaiol; 1869-1873, expansion de la Internacional de Trabajadores con las caracteristicas de Federalismo, Sindicalismo y Municipalismo; 1873, primera huelga general revolucionaria que registra la historia social espaniola; 1888, fundacion del Partido Socialista Obrero Espafiol y la Union General de Trabajadores; 1890, huelgas mineras; 1890, celebracion del "Primero de Mayo" en Espaia. Entre 1890 y 1900 se consuma la union entre los sindicatos y los anarquistas; 1890 y 1897, huelgas en Cataluna; 1893, 1896, terrorism catalan; 1897, Proceso de Montjuit; 1901, violentas huelgas en Barcelona; florecimiento del anarquismo, acracia y sindicalisme en Barcelona, Valencia y Andalucia- 1909, Semwana Tragica de Parcelona; se crea la Solidaridad Obrera. 3

El clima de agitacion sindicalista y de violencia, se apoyaba sin ninguna clase de duda en la dureza de la vida de los trabajadores: "En este periodo los obreros se echaron a la calle para pedir simplemente pan y trabajo."






86


En La bodega los conflictos se polarizan alrededor de las dos clases sociales mas caracterlsticas del sistema capitalista agrario: la alta burguesia, duefia de vinedos, bodegas y dinero, que son los llamados 'edios de produccio'n," y el proletariado agricola que s6lo cuenta con el trabajo de sus brazos.

En la Andalucia de principios del siglo XX, las estructuras sociales segulan estratificadas. Eran todavia supervivencia del orden establecido en la edad media. El novelista presenta la situacion de la distribucion de la propiedad territorial:

Muchas familias de rancia nobleza habian guardado la propiedad feudal, las grandes extensiones adquiridas por sus ascendientes, con solo galopar, lanza en ristre,
matando moros. Otras grandes propiedades habian sido formnadas por los corpradores
de los bienes nacionales. ( p. 1294)

El mecanismo de la produccion tiende a hacer, paulatinamente, mayores las diferencias economicas y sociales entre los poseedores de la tierra y los que las trabajan camo simples braceros. El empresario acumulara' a su capital la riqueza producida por el trabajo de los jornaleros. Este mecanismr conduce pregresivarmente al enriquecimiento de una minoria, la que detenta el powder economico, y al empobrecimiento de una mayorla, la que trabaja.

En La bodega, don Pablo Dupont ha amasado una gran fortuna y sus casas y tierras atestiquan el enorme provecho que le produce el trabajo de sus peones:

Aquella era una tierra aristocratica y cara,
que s61o los ricos podcian cultivar. Poner
de nuevo en explotacion una aranzada costaba






87



tanto camo el mantenirmiento de una familia
"decente" durante un afio. Pero la casa Dupont era opulenta y podia hacer frente
a la plaga. (la filoxera). ( p. 1251)

Segula viviendo en Andalucia, el senior, propietario de la tierra,

que gozaba de los privilegios inherentes a su estatus, la abundancia

y el lujo:

Echo abajo el antiguo caseron y contruyo lagares nuevos, una hermosa casa para su
familia, una capilla espaciosa y rica como un templo y un torredn cuadrado, con puntiagudas colmenas, dominando el oleaje de colinas cubiertas de cepas, que formaban el gran dominio de Marchamalo. Todo era
solido y nuevo, construido con gran derroche de dinero. ( p. 1250)

Mientras el patrono disfruta de la abundancia, el trabajador es

el siervo que sufre la pobreza y las penalidades correspondientes a

su condicion y vive en la miseria a pesar de trabajar "de sol a sol."

El siguiente pasaje de La bodecQa describe las condiciones de vida del

trabajador:

El aspecto de la ganania, el amontonamiento
de la gente, evoco en la memoria de Salvatierra el recuerdo del presidio. Las mismas paredes enjabelgadas; pero aqul mrenos blancas, ahumadas por el vaho nauseabundo
del combustible animal, rezumando grasa por
el continuo race de los cuerpos sucios.
Iguales escarpias en los muros, y colgando de ellas, todo el ajuar de la miseria: alforjas, mantas, jergones destripados, blusas multicolores, sombreros mugrientos, zapatos pesados, de innumerables-:remiendos,
con clavos agudos. Los mas dormlan en esteras sin desnudarse, descansando sus huesos
doloridos por el trabajo sobre la tierra dura. (p. 1267)







88


La empresa y el trabajador son clases antaconicas ya cue sus intereses son opuestos e irreconciliables. Sen Karl Marx ambas clases se excluyen una a la otra:

El trabajador identifica al capital como
su no existencia y viceversa; cada uno
busca robar al otro su existencia. 14

El despojo por parte del enpresario de la plusvalia del trabajo lleva en gemen la lucha de clases, ya que su base es la explotacion del trabajador que no recibe el valor ntegro del trabajo por el producido.

Camo novelan; de critica social que es, La bodega presenta a los dos grupos sociales en los momentos de exaltacion y crisis, circunstancias que culminaran en el choque violento de las clases enfrentadas. Blasco Ibfiez enfoca el conflicto desde el punto de vista de las demandas del proletariado, y esta es la posicion que defiende.

En la obra literaria, lo mismo que en la vida real, el malestar social se va incubando lentamente. Es el resultado de un largo proceso que responde a factores geoeconomnicos, derrograficos, politicos y sociales. En La bodega las huelgas de los campesinos son consecuencia de crisis agricolas, sequf a, perdida de la cosecha, que ocasiona los despidos y la baja de salarios que enmobrecen al trabajador.

Entre el patrono y el obrero la hostilidad est' latente, bastara cualquier provocacion, cualquier incidente, para que el descontento, largarente reprimido, estalle violentamente: "La violencia es la partera de toda vieja sociedad encinta de una nueva," dice Marx en su

Capital. As, la huelga, el incendio y la revuelta, son sintomas de







89


un mal mas coirplejo, que la violencia solo saca a la luz. Braudel,

observador de las relaciones del hombre y el medio, dice:

Los des6rdenes, los disturbios y las revueltas no son ni lucha de clases ni tan s6lo lucha de
estamentos. Son incidentes provocados y sostenidos por la miseria. 15

En La bodeq, la empresa, amparada en el poder que le proporciona

el dinero, se desliga de toda consideracion siendo ciega alas infrahumanas condiciones de trabajo en las viias:

La herramienta era suya: una azada de nueve
libras de peso, que habilan de manejar con
ligereza, como si fuese un junco, de sol a sol. Se buscaba a los braceros rnams fuertes y rapidos en la faena y se les prometfa un real de aumento poniendolos a la cabeza de la fila. Este era el que se llamaba hambre
de mano. El jayan, para agradecer el aumento del jornal, trabajaba como un desesoerado,
acometiendo a la tierra con su azad6n sin respirar apenas entre golpe y golpe, y los
otros infelices tenlan que imitarle para no quedarse atras, manteni4ndose, con esfuerzo sobrehumano, al nivel del comrrpaiero que servia de acicate. ( p. 1285)

La epoca moderna, con la produccion a gran escala, produjo la

paradoja economica del capitalism: una burguesla prepotente y un

proletariado miserable:

Los que dan dos reales a un hombre por el trabajo de todo un dia, dijo el revolucionario, pagan hasta cincuenta rmil reales
por un caballo de fama. ( p. 1285)

El patron, que vive lujosamrente de la plusualla del trabajo del

peon, considera al trabajador cono un instrumento para producir beneficios al capital y cualquier concesion a los trabajadores va mas

alla del limite preestablecido para la defensa de sus intereses.







90


Segun Karl Marx, el capital:

Que considera el trabajo esclavizado de otros, el sudor y la sangre humana como la presa de su avaricia y mira a la humanidad cormo un ente superfluo al que se
puede sacrificar. Asi aduiriendo el desprecio por la humanidad. i6

Lo mismo en la realidad social que en la obra literaria, el antagonismo de las clases, no se limita s6lo al aspecto economico, abarca tambien el area de los derechos humanos y el concepto moral y personal recilproco. Los patronos en La bodega coinciden en su desprecio por los derechos del trabajador, por su character personal e incluso por su vida. Uno de ellos resume la opinion patronal mientras hablan en el "Circulo Caballista":

Ya sabemos los que son los trabajadores:
mala gente. Con ellos, el pan en una mano
y el garrote en la otra. Una canalla que no qcrueria trabajar. La gente baja lo que necesita antes del jornal es el consuelo
de la religion. Un poco de caridad, y despues religion, mucha religion y palo al que
se desmande. d Qu4 va a conseguirse aunmntando el jornal? Fomentar el vicio y nada
mas. ( p. 1247)

La opinion negativa del ano acerca del trabajador tiene su base en la radical oposicion de los intereses economicos y en la actitud ante el trabajo de patronos y obreros. Mientras el amo dedica todo su tiempo y energia a foamrentar la prosperidad de su propia empresa, el obrero, explotado y mal pagado, carece en absoluto de interes por el trabajo y le tiene sin cuidado la prosperidad de la empresa; solo piensa que el con el salario que recibe por su trabajo no comera 10 suficiente.










/
Segun Lewis S. Feuer:

Cuando la mayor parte de la sociedad empieza
a experimntar la abrupta y dura amenaza de la falta de comida, la historia se convierte en un cuento contado en el lenquaje de la ansiedad economica. 17

Los empresarios consideran abusivas y absurdas las demandas de mejora de los salarios o de las condiciones de trabajo, y convencidos de que tienen la razon, opinan en consonancia con su punto de vista:

Tenfan el vicio de las aglomeraciones, eran
desconfiados, velan enemigos en todas partes. Y sobre todo, eran holgazanes y habia
que azuzarlos como si fuesen esclavos. ( p. 1247)

El patrono esta convencido de la baja calidad humana del trabajador, de su holgazaneria y carencia de responsabilidad. Vicens Vives, historiador de aquella epoca, ratifica las afirmaciones de Blasco Ibnez:

En general el fabricante consideraba que los obreros eran gente de distinta condici6n humana. A excetcion de los que se distinquian por su inteligencia y esfuerzos, y que el amo
elegia como sus colaboradores y capataces,
los dems eran a bien unos holgazanes o unos
desaprensivos. 18

Los trabajadores por su parte, miran con antipatia al patron de cuyas intenciones desconflan siempre. En La bodega al pasar un grupo de obreros por delante de los balcones iluminados del casino donde los patronos beben y charlan, comantan:

Esos son los ricos decian en los grupos
Los que nos engordan con gazpachos de perro.
Los que nos roban. Mialos como se beben nuestra sangre. ( p. 1348)

Asi en el trabajo, los obreros procuran trabajar lo menos posible, y sabotean el trabajo o las mquinas. El viejo Zarandilla que conoce







92


intimarnente a los trabajadores por haber sido rno de ellos, explica la razon de esta actitud:

Resultaban malos trabajadores porque trabajaban para otros; porque tenian la obliqacin de defender su vida miserable unos
cuantos anos m's, huyendo el cuerpo a la faena, prolongando los ratos de descanso
concedidos para fumar un cigarrillo, llegando al tajo lo mas tarde posible y retirandose cuanto antes. ( p. 1258)

En la Andalucia de principios de siglo, el malestar de los trabajadores se mnanifestaba en esporadicas huelgas y revueltas sofocadas rapidamente por el gobierno de la Restauracion borbcnica que apoyaba a la burguesia y era apoyado por el dinero de ella. Don Pablo Dupont, el personaje mas representativo de la clase empresarial, expresa la opinion de la burguesia intransijente que se sabe duefia de los resortes del poder:

Mucha guardia civil, muchos caballos, mucha
artilleria. Para eso sostenian los ricos el peso de las contribuciones, cuya Imejor parte se llevaba el ejercito. De no ser
asi, para que servian los soldados, que
tan caros costaban, en un pals que no habia
de sostener querras?. ( p. 1320)

Frente a la actitud agresiva del erpresario, siempre dispuesto a emplear la violencia para la solucion de los conflictos laborales, el hombre del pueblo en La Bodeca es presentado como poseedor de sentimientos pacificos, que a pesar de soportar el peso de la miseria y el trabajo, esta' inclinado al dialogo y a la conciliacion para lograr una pequefia mejora.- Dice el viejo Zarandilla:

Mal, may mal, sefiorito. La paz con sangre
es mala. Mejor es arreglarse por las buenas.
Crea su merse a un viejo que ha pasado las
de Cafn. ( p. 1320)







93


En caso de presentarse la crisis los patronos cuentan con las fuerzas organizadas del Estado: el ejercito y la guardia civil, que son las llamadas "fuerzas vivas,'" y como fuerzas al servicio de la clase dominante, estin en posicidn de aplicar "la violencia legfitima" para restablecer el orden burgues. Marx asegura que las ideas de la clase dominante en la sociedad, son las ideas que gobiernan el Estado:

Las ideas de la clase gobernante, en todas
las 4pocas de la historia, son las ideas
imperantes. La clase que es la fuerza material gobernante en la sociedad, es al mismo tiempo su fuerza intelectual gobernante. 19

Blasco Ib4iez en La bodega expresa la misma idea sostenida por

Marx; el Estado apoya al capitalismo y viceversa, ya que ambos comparten los mismos intereses econcicos y de clase:

Mientras los gobiernos surjan de su clase
y tengan a su servicio los fusiles que pagamos todos, se rfen de las rebeldfas de
los de abajo. ( p. 1295)

Frente al poder econcuico y politico del empresario, sin duda apoyado por el gobierno, el proletariado en La bodeaa es presentado cono una clase que carece de influencia political o de poder econrnico, es presentado como una clase oprimida y explotada, cuya caracteristica es la de ser una clase "completaente negativa," a class with radical chains, !' coo dijo Marx.

Salvatierra, al volver a Jerez despue's de una huelga fracasada y ver a los peones en los ventorros de la carretera satisfechos porque ahora "ya no ganaban dos reales, sino dos reales y medio,"!' reflexiona:

El mundo es demasiado grande para los pobres,







94


siempre inmovilizados en el mismo sitio por las races de la necesidad. Ellos aranfiando
la tierra, sudando en sus surcos, dejando en sus entranas lo major de su existencia, producian este lfquido de oro Eel vino3 .
Eran los esclavos mas infelices de la historia; ellos mismos trenzaban el litigo que los tena sametidos; ellos forjaban las cadenas que los tenian amarrados. ( p. 1360)

Esta reflexi6n de Salvatierra es respaldada por Marx:

El proletariado es una clase de la sociedad
civil, que no es una clase de la sociedad
civil, es un estado que es la disolucion de todos los estados. Es una esfera que tiene
un cara'cter universal por su sufrimiento universal, y no reclama ningdn derecho, Dorque
no se le ha echo una injusticia en particular, si no que la injusticia general se ha
perpetrado contra ella. Y no puede invocar
un titulo histdrico si no s561o su titulo
humano. 20

Los conflictos entre patronos y obreros se habla iniciado en

Espaia ya en 1808 en Guadalajara, Avila y Asturias, incidentes que

forman la prehistoria del movimiento obrero espaiol. Diaz del Moral

dice refirindose a Andalucia:

En 1873 ya casi toda la baja Andalucia y
buena parte del resto de la region estaban
alistados en las filas Internacionales.
Desde aquella Apoca, el rmovimrniento proletario espafiol adquiere los caracteres que ain conserva; las agitaciones obreras ostentan siempre la marca anarquista, estallan subitanente en Andalucia, alcanzan en pocos meses su apogeo y se hunden a los dos o tres afios a los golpes del capitalismo. 21

El malestar obrero se manifesto en diversas agitaciones campesinas

en 1890 y 1902 en Levante y Andalucia. Es la epoca de las asociaciones

secretas como "La Mano Negra,- que intenta aterrorizar a los propietarios








95


con secuestros e incendios y que dio lugar a una represi6n indiscriminada por parte del gobierno, extreme que atestigua Vicens Vives:

Los gobiernos de la Restauracion acallaron aquel novimiento dramatizando de un lado el character de "La Mano Negra" y aplicando severisimas medidas de orden publico para poner coto a los demanes de la asociacion. 22

No obstante las duras condiciones de vida del proletariado a principios de siglo, las revueltas campesinas en Andalucia fueron verdaderaniente raras, coro lo asegura Diaz del Moral, que atribuye esto a la "somnolencia," rasgo tipico, sequn l41, del homrbre andaluz y dice:

En centenares de anos s(Alo cuatro o seis veces ha despertado el pueblo de su somnolencia,
y entonces no ha sido por instigaciones del hambre, aunque ella haya sido la ocasion algunas veces, si no a impulsos de la indianacion justiciera ante una paLmaria iniquidad. 23

Vicente Blasco Ibafez coincide con Diaz del Moral en su apreciacion del caracter del hombre andaluz. Salvatierra, el hiroe socialista que recorre a pie y mal vestido toda Andalucia, conviviendo con los vinadores y gananes para hablarles de sus derechos y despertar en ellos la conciencia de su dignidad humana, dice:

En vano se han intentado revoluciones en esta tierra. El alma de nuestras gentes es la misma que en tienmpos de los senorlos. Guardan
en lo ras hondo la resignaci6n del siervo. (p. 1295)

Salvatierra, que es sin duda el portavoz de las ideas del autor, expresa la conviccion del propio Blasco Ibafez y asegura que la revolucion del camoesinado era inmosible por ser una clase que desconoce en absoluto su valor como persona o camo rupo social. La mayorla no




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID E48KEMV45_IWO1GM INGEST_TIME 2015-01-16T18:22:03Z PACKAGE AA00026571_00001
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES



PAGE 1

IA ALIENACI"N DEL TRABAJADOR EN TRES NOVELAS DE VICENTE BLASCO IBANEZ: LA BARRACA, LA BODEGA Y LA CATEDRAL by Margarita Matilde Lezcano-Zamora A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADATE COUNCIL OF THE UNTVERSITY OF FLORIDA IN PARTIL FULFILIMETT OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY UNTVERSITY OF FLORIDA 1982

PAGE 2

o r-i Tliis autior would like to express her sincere appreciation to the chairman of her committee, Professor Fernando Ibarra, for his guidance and aid, and specially for his patience and generosity. The author is also grateful to Professor Alfred Hower, from the Ronenoa Languages and Literatures Department and Professor Hernn Vera, from the Sociology Department, for their valuable suggestions. 11

PAGE 3

TABLE OF CONTENTS ACKNOMJDGFKENTS ABSTRACT iv 3OTRODUCCION 1 CAPITULO I BREVE BOSQUEJO HIST"RICO SOCIOL"GICO DE FINALES DEL SIGLO XIX EN ESPAA 4 Burguesa 5 Campesinado 7 sntesis biogrfica de Vicente Blasco Ibez 9 nteres social en la Espaa de finales del siglo XIX y principios del XX. Blasco Ibez y su preocupacin por el hombre 13 La filosofa de Karl Marx y su influencia en Vicente Blasco Ibez 20 Notas 28 CAPITULO II TEORA DE LA ALIENACI"N: MARX 30 La naturaleza en la obra de Vicente Blasco Ibez: su filosofa 37 Identificacin del hombre con la naturaleza 42 Alienacin del hombre de la naturaleza .... 48 Notas 51 CAPITULO III ALIENACI"N RELIGIOSA: LA CATEDRAL Y LA BODEGA 53 Alienacin civil: la guerra colonial y la protesta contra el sistema de reclutamiento 64 Notas 73 CAPITULO IV LA BODEGA : NOVELA "IMAGEN DE LA VIDA" 75 Antagonismo de las clases sociales 84 Alienacin del campesino andaluz 96 Conclusiones 104 Notas 1 7 CAPITULO V LA BARRACA : DOCUMENTO HIST"RICO SOCIOL"GICO 109 Los protagonistas 113 Lucha de clases en la huerta valenciana .... 116 Determinismo de los factores econmicos .... 130 El hroe desesperado de la lucha por la vida: Batiste 132 Contra la critica 137 Notas 141 CONCLUSIONES i43 BIBLIOGRAFA I 48 BIOGRAPHICAL SKETCH 155 lll

PAGE 4

Abstract of Dissertation Presented to the Gradate Council of the University of Florida in Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy IA ALIENACI"N DEL TRABAJADOR EN TRES NOVELAS DE VICENTE BLASCO IBANEZ: LA. BARRACA, LA BODEGA Y LA CATEDRAL by Margarita Matilde Lezcano-Zamora May 1982 Chairman: Dr. Fernando Ibarra Major Department: Romance Languages and Liter atures The purpose of this dissertation is to study the influence of Karl Marx's social thought in three novis of Blasco Ibahez: La barraca. La bodega and La Catedral The se works of fiction are docurrents of high sociological valu in their contribution to knowledge of Spain's socioeconcmic structure at the end of the 19th and early 20th centuries, the period known as the Bourbonic Restoration. This study attemps to con tribute to the understanding of Blasco 's work by tracing how Marx's theories influenced his ideas to confront the fundamental problems that affect iran's life in a capitalistic society: his human valu, his liberty, the conflict between man and society's economic demands, the deprivation of man's human rights and the consequences of tliis deprivation: injustice, poverty and alienation. iv

PAGE 5

Chapter I reviews Marx's philosophy and outlines the econorrdc and social circumstances of Spain at that time and the awareness of the writer. Chapter II deals witli Marx's theory of alienation and hov; it is reflected in Blasco 1 s philosophy of nature and in his view of nan's identifica tion with and alienation froin the natural worid. Chapter III focuses on religious alienation in the context of Marx's thought as viewed in La bodega and La Catedral It analyzes civil alienation based on Blasco' s newspaper articles of protest against the draft systera during the colonial wars. Chapter IV analyzes La bodega as a document of social protest which exposes the exploitation and alienation of the laborer in the Andalusian fields and the class struggle. Chapter V deals with the Valencian "huerta" and its people as shown in La barraca their stoic attitude toward life and work, and their unfailing love for the faroily and the land. Ihis dissertation concibes that Blasco Ibanez was, like Marx, a humanist who had at the heart of his philosophy the defense of man, "the most precious form of capital," as Marx said. Blasco was the initiator in Spain of the novel of social protest from a belligerent position: that of class struggle. His work has as its goal the reorganization of society and the betterment of mankind and calis for a universal awakening for compassion and justice.

PAGE 6

HtfTFDDUOCION El objetivo de este trabajo es estudiar parte de la obra literaria y periodstica de Vicente Blasco Ibaez (1867-1928) situndola en su momento histrico: final del siglo XIX y principios del XX, y aclarar cono el escritor presenta la problemtica social: interaccin de los grupos, choques y aspiraciones de las dos clases en juego, burguesa y proletariado. Para mi trabajo tomo tres obras de Vicente Blasco Ibaez: La bodega, La barraca y La Catedral, que me parecieron las mas significativas en la exposicin de su pensamiento poltico social, y parte de su produccin periodstica, la comprendida entre 1895 y 1904, especialmente los artculos de protesta contra la guerra colonial y el sistema de reclutamiento. En mi estudio quiero aclarar que Vicente Blasco Ibnez se ocupa, igual que Marx lo hiciera en su tiempo, de los problemas fundamentales que afectan la vida del hombre en la sociedad capitalista, de su valor humano, de su dignidad, de su derecho a una vida a cubierto de las necesidades materiales, de su libertad y de los conflictos resultantes, al ser el hombre privado de sus derechos humanos por parte del Estado, y del producto de su trabajo por parte del capitalismo, y de las consecuencias de estas privaciones: la injusticia, la pobreza y la alienacin. Para mi estudio confronto las ideas sociales expuestas en las

PAGE 7

tres obras escogidas para mi estudio, con las teoras de Marx sobre la lucha de clases, la explotacin del trabajador y la subsecuente alienacin sufrida por el hombre. Examino las diversas alienaciones, la alienacin del trabajo, la alienacin civil, la alienacin social y la alienacin religosa en la obra de Vicente Blasco Ibez, enfrentando sus ideas con las teoras de Karl Marx expuestas en : Economic and Philosophical Manuscripts Toward the Critique of Hegel's Philosophy of Pight Ihese on Feuerbach Capital: A Critique of Political Economy y Manifest of the Communist Party, este escrito en colaboracin con Engels en 1848. Intento probar que Vicente Blasco Ibez sigui' muy de cerca las ideas sociales de Marx y Engels, y corro ellos dedic' su obra a la defensa del hombre, haciendo suyo el propsito fundamental del pensamiento de Marx, que al decir de Duverger: "Insiste en la importancia esencial del hombre: la forma ms preciosa de capital." Estudio a Blasco Ibez como observador de la realidad social, defensor de la justicia y el hombre, y crtico de los abusos del Estado y del capitalismo. Quiero aclarar tambin que Blasco Ibez fue precursor de la novela social espaola en su tendencia mas avanzada que es "la que intenta esclarecer los destinos humanos," (Gil Casado), buscando, corro era el propsito de Marx, una solucin a los problemas del hombre atrapado en el sistema de produccin capitalista e industrial, enfrentando Blasco Ibez, antes que ningn otro novelista espaol, los conflictos sociales desde la perspectiva de la lucha de clases.

PAGE 8

Mi trabajo esta dedicado al estudio de la base terico sociolgica de las novelas de Vicente Blasco Ibez, a la investigacin del medio socioeconmico, momento histrico y acontecimientos polticos que tuvieron lugar en la poca en que se desarroll el conflicto, al esclarecimiento de los mviles que impulsaron al enfrentamiento a los grupos sociales y a la comprensin del hombre trabajador que soporta enormes presiones en su afn por sobrevivir.

PAGE 9

CAPITULO I BREVE BOSQUEJO HIST"RICO SOCIOL"GICO DE FINALES DEL SIGLO XIX EN ESPAA: BURGUESA Y CAMPESINADO La poca en que Vicente Blasco Ibez vive, y que presenta en su obras, corresponde a la Segunda Revolucin Industrial, que abarca la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX. poca del predominio de la burguesa y de la clase media que acaban de conquistar el poder econmico, y que en Espaa coincide con la Restauracin Borbnica. Los acontecimientos mas importantes de ese perodo son: pronunciamiento de Prm y Topete en Cdiz, 1868; Revolucin de Septiembre, exilio de Isabel II y gobierno provisional, en ese mismo ao. Las Cortes aprueban la Constitucin de 1869, que fue la mas liberal de las promulgadas hasta entonces en Espaa. En ella se declaraba que la soberana resida en la nacin de la cual emanaban todos los poderes, se reconoca la libertad de cultos y se proclamaban los derechos individuales del hombre. La Asamblea Nacional proclama la Repblica en 1873. Las conjuraciones monrquicas, las sublevaciones cantonales, las guerras carlistas, y las difciles circunstancias por las que atraviesa la poltica exterior con las sublevacin en las colonias, ponen fin a la Repblica. El general Pava ordena a las fuerzas armadas que asalten el Congreso y lo disuelvan, 1873. Un gobierno provisional de militares suspende las garantas constitucionales, 1874.

PAGE 10

El 29 de diciembre de 1874, el general Martnez Campos proclama a Alfonso XII rey de Espaa en Sagunto. La situacin poltica y social de los espaoles sigue estacionaria. A pesar de los adelantos conseguidos en el terreno de los derechos civiles durante l perodo revolucionario que sigui al destronamiento de Isabel II, la Restauracin no rompi', segn Ubieto y Regla: "los factores de continuidad", que siguieron dominando la poltica espaola. Joaqun Costa, gran conocedor de la realidad social de la Espaa de aquel perodo, dice: Lo mismo que entonces, la nacin sigue viviendo sin leyes, sujeta al mismo degradante yugo de aquel feudalismo inorgnico que mantiene a Espaa separada de Europa por la distancia de una edad histrica. En esta inestable y catica situacin poltica vienen a definirse dos clases de reciente aparicin en el panorama social: la burguesa y el proletariado. La burguesa Al lado de los antiguos grupos privilegiados de la nobleza y el clero, aparece una nueva clase social de creciente riqueza y poder: la burguesa. Se formo esta burguesa con terratenientes enriquecidos con la Desamortizacin, que fue la venta pblica de los terrenos comunales de los pueblos y de los expropiados al clero y a las comunidades religiosas, que tuvo lugar entre 1836 y 1876, con hombres de negocios, funcionarios del gobierno, jefes y oficiales del ejercito y con las clases medias de profesiones liberales.

PAGE 11

Infirindose a la regin valenciana dice Enric Sebastia: As, la Valencia de la Restauracin era de una exuberancia burguesa, pero, paradjicamente, desprovista de industria, librecambista, que actuara polticamente como un verdadero grupo de presin. 3 La Gran Depresin Econmica Europea, no afecto' a la burguesa que en Espaa sigui" disfrutando desde 1845 hasta fin de siglo, de los beneficios de la expansin econmica resultante de la venta de las fincas procedentes de la Desamortizacin, del desarrollo de la industria y del tendido de las lneas de ferrocarriles. En Espaa la Restauracin fue una poca de prosperidad econmica para la burguesa y la clase gobernante: El culto del dinero entenebrecer toda clase de horizontes, hasta el punto de que podra' exclamarse la pobreza es signo de idiotez La burguesa, que en los primeros momentos de su aparicin en el panorama social, haba sido liberal; al hacerse poderosa, imita las ideas y actitudes de la aristocracia y apoya al gobierno con la bolsa y la banca, recibiendo concesiones especiales a cambio. Pronto la burguesa se siente amenazada en sus privilegios por los avances obreristas, la Primera Internacional de Trabajadores se haba celebrado en 1364, y sus ecos se hacan sentir en Espaa. La crisis revolucionaria de 1868, produjo una reaccin gubernamental contra las asociaciones obreras: De aqu que la burguesa abandonara sus veleidades progresistas y se refugiara en los cmodos brazos de la Restauracin, que con el amparo del ejercito, le brindaba la consecucin de sus ideales polticos y sociales. 5 s, """# La burguesa se constituye en el nuevo eje de la vida poltica social y econmica de Espaa. Al detentar el poder econmico ejerce

PAGE 12

poderosa influencia en las decisiones del gobierno. Segn Vicens Vives, los burgueses: A travs del sufragio censitario son los arbitros del Parlamento y a travs de la prensa lo son de la opinin. 6 A esta gente orgullosa de su riqueza e influencia que es: Oa sociedad maraquea y estratificada, ajena a la revolucin industrial, de una mentalidad que perduraria hasta el fin de mil ochocientos. se le opone una clase muy antigua en Espaa, que al ver agravado su estado por la Desamortizacin y la Revolucin Industrial, cobra conciencia de su precaria situacin al ser alcanzada por la propaganda de las doctrinas socialistas y anarquistas: es la clase campesina. Campesinado En la Espaa del siglo XI<% la Revolucin Industrial haba sido incompleta, todava en 1900, Espaa era un pas campesino, donde el setenta por ciento de la poblacin trabajaba en la agricultura. Dice Vicens Vives: Pese a las invasiones, a los cambios de estatuto jurdico (ms aparentes que reales) el campesino slo estuvo de una manera en la vida espaola: vinculado al suelo como unidad motriz de una economa agraria predominantemente. 8 La Desamortizacin vino a consumar la pobreza de una gran masa campesina, que se vio obligada a trabajar por un salario, al ser privada de cultivar las tierras de propios y comunes, institucin de tradicional abolengo ibrico. Segn Vicens Vives: La estructura actual de la propiedad agraria deriva del colosal trasiego de fincas que tuvo lugar entre 1833 y 1856, a consecuencia de la Desamortizacin municipal y eclesistica y a la desvinculacin de mayorazgos. 9

PAGE 13

3 En 1864, Fermn Caballero, ministro de la monarquia, hace un estudio del campo espaol. De su informe se desprende que en las provincias en que la tierra est razonablemente dividida en parcelas familiares, las relaciones de trabajo no presentan graves conflictos y la vida del campesino es tolerable. En las regiones en que existe el latifundio, (grandes extensiones de tierra en manos de un solo propietario) o el minifundio, (pequea finca familiar) las condiciones de vida del labrador son insoportables, debido a las exigencias del propietario de la tierra. Caballero se lamenta del "mal mortfero" de los foros y subforos en Galicia que obliga a los campesinos a pagar el arriendo de un pequeo terreno a 4 o 5 cabezaleros, que es la persona que arrienda fincas para subarrendarlas, obteniendo as una ganancia a expensas del campesino que la trabaja. Se queja Caballero tambin del perjudicial sistema de arriendo a corto plazo en Castilla y Len, y del crnico paro en Andalucia. Resalta el ministro el atraso en la agricultura y la desesperacin de los campesinos condenados a "trabajos forzados." La toma de conciencia de su dignidad humana y la actitud de rebelda del campesinado, especialmente en el campo andaluz, parten de la propaganda socialista y anarquista que los internacionalistas y bakuninistas llevaban a cabo. Segn Vicens Vives, la toma de conciencia de los campesinos parte: Del hecho de que unos hombres hablasen por primera vez a los campesinos andaluces como hombres de la necesidad de reformarse moralmente de educarse individual y colectivamente para llegar a ser mejores. 10

PAGE 14

En esta tensa atmosfera, en 1873, Crdoba organiza el Primer Congreso anarquista del mundo, hay diversos intentos de proclamar Cantones independientes en Andaluca, donde se adoptaron medidas colectivistas en el cultivo de la tierra. El lema de la burguesa para sofocar la protesta de los trabajadores era "orden y ejercito." Segn Ubieto y Regla: La concepcin del problema campesino como un mero problema de orden publico, es sin duda, el aspecto ms sombro de todo el liberalismo doctrinario espaol. ^As la larga lucha sostenida por los cairpesinos para lograr algunas reivindicaciones, se prolonga hasta el siglo XX. Sntesis biogrfica de Vicente Blasco Ibaez Detrs de toda historia humana aparece siempre un factor cambiante, astuto, apremiante y a veces decisivo en sus intervenciones ... El medio geogrfico. Ferdinand Braudel. El Mediterrneo y el mundo mediterrneo en tiempos de Felipe II (Mxico City : Fondo de Cultura Econmica, 1953) La naturaleza de su regin y el momento histrico, impresionaron fuertemente la sensibilidad de Vicente Blasco Ibaez. El mismo habla de estas vivas impresiones de sus aos forma ti vos: Esta calle es mi vida, la primera emocin de mi existencia fue verla lbrega y desempedrada en una noche de 1869, cerrada por montones de adoquines, sobre los cuales los hombres barbudos y valerosos, con kepis gris y el fusil preparado, se disponan a pelear por la Repblica Federal. ** As,, ras tarde, Blasco Ibnez ser el bigrafo de su ciudad y de su regin. En sus novelas volvern a vivir el paisaje y el hombre, vistos a "travs del temperamento del artista," sin perder no obstante,

PAGE 15

10 la semejanza con la realidad que reproducen. Vicente Blasco Ibez, naci en Valencia el 27 de enero de 1867, y muri' en Mentn, Francia, el 28 de enero de 1928. Entre estas dos fechas, que comprenden un perodo de sesenta y un aos, se desenvuelve una vida llena de actividad, de entusiasmo y de acontecimientos. Es la vida de un novelista, agitador poltico y diputado, "tribuno del pueblo," lo llamo' Mariano de Cavia, de un periodista, viajero y colonizador, en una palabra, la vida de un hombre de accin. El mismo Blasco Ibez explica su actitud ante la vida al critico literario Julio Ce j ador, en una carta escrita en 1918, donde seala el factor decisivo en su personalidad, la accin; respuesta del hombre existencial a los estmulos del mundo: Yo soy un hombre que vive, y, adems, cuando le queda tiempo para ello, escribe, por una necesidad imperiosa de su cerebro. Siendo as, creo proseguir la tradicin espaola, noble y varonil, Los mejores genios literarios de nuestra raza fueron hombres, en el mas amplio sentido de la palabra: fueron soldados, grandes viajeros, corrieron aventuras ... y, ademas, escribieron. Cuando tuvieron que reir a brazo partido con la vida, abandonaron la pluma, considerando incompatible la produccin literaria con las exigencias de la accin. ^.3 • ;. ;. Al empezar su educacin secundaria visita con otros compaeros alqueras y tabernas donde hablan con la gente de la huerta. As, la huerta y sus pobladores, sern mas tarde los personajes verdicos de sus novelas valencianas. Al terminar el bachillerato, Vicente Blasco Ibez ingresa en la facultad de derecho de la Universidad de Valencia, tambin ahora huye de las aulas para pasear por la playa o la huerta y participar en los

PAGE 16

11 mtines en casinos republicanos. Segn uno de sus bigrafos, Juli Just, Blasco Ibaez: Era todo tumulto, remolino. Hablaba abundantemente en voz alta. Le gustaban las asambleas populares y agitadas, los motines en las calles levantando barricadas frente a la tropa o la guardia civil. 14 En 1888, Valencia se prepara para celebrar el tercer centenario del pintor valenciano Jos' Ribera, el Espagnoletto, y la Universidad, ateneos, sociedades y peridicos unen sus iniciativas. El 12 de enero de 1888, se inaugura en Valencia una estatua de Ribera, obra de otro valenciano, Mariano Benlliure. La primera crnica periodstica que se conoce de Blasco Ibaez, habla de este acontecimiento y fue publicada en La Ilustracin Ibrica y revela su identificacin con la tradicin valenciana, en ella escribe: La Atenas espaola, la dos veces leal ciudad que ha sido cuna en otros tiempos de inspirados artistas y de ilustres poetas, la que en el catlogo de sus hijos tiene inscritos nombres tan ilustres como Ausas March, Gil Polo, Guillen de Castro, Ribalta, Ribera y Joanes.15 En esta poca Blasco Ibaez colabora en el folletn del Correo Valenciano que publica algunas de sus obras cortas novelas romntico legendarias, rechazadas mas tarde por su autor. Al mismo tiempo Blasco Ibaez se entrega a la propaganda poltica y por un mitin que ocasiono' disturbios, fue perseguido por las autoridades, y huye a Pars. En esta ciudad se familiariza con la novela francesa: Stendhal, Balzac y Zola. Declara mas tarde Blasco Ibaez que en sus primeras novelas sufri' el influjo zolesco, aunque no apoyo' su obra, segn el mismo confiesa, en el determinismo de la herencia como Zola:

PAGE 17

12 Apoyo Zola toda su obra exageradamente en una teora cientfica, la de la herencia fisiolgica, y esta teora, al derrumbarse en parte, se ha llevado detrs las afirmaciones mas graves de su labor intelectual, toda la armazn interior de sus novelas. ( p. 15) Hacia 1891, Blasco Ibez entra en el perodo de su plenitud fsica e intelectual. Roberto Castrovido lo describe en una crnica en La Esfera de iMadrid: De abundante y rizada cabellera, barba negra y larga, testa imperiosa, mirada audaz, periodista y orador, caudillo de multitudes, pobre, heroico. 16 A partir de este ao inicia un intenso perodo de actividad intelectual y poltica. Viajes de propaganda, mtines y procesos. Blasco Ibaez lo llama "perodo heroico" de su vida, cuando es detenido ms de treinta veces y pasa la mitad del tiempo huyendo o en la crcel. Llega ahora Vicente Blasco Ibez a la fase de su madurez literaria en las que realiza sus obras ms logradas. Al estallar la primera guerra mundial, Blasco Ibez vive en Pars donde escribe Los cuatro jinetes del Apocalipsis novela de indiscutible xito universal. Paul Verdevoye lo llamo "el novelista ms traducido despus de Cervantes y Mario Pei en su obra The Story of Latin and the Romance Languages, dice: Prosistas como Petronio y Apuleyo anunciaban la prosa de Cervantes y Blasco Ibez, de Boccaccio y Manzoni de Victor Hugo y Balzac 1 Cpiniones que sitan a Vicente Blasco Ibez, a pesar de la crtica partidista, entre los grandes maestros de la novela universal.

PAGE 18

13 Inters social en la Espaa de finales del siglo XIX y principios del XX. Vicente Blasco Ibez y su preocupacin por el hombre En Espaa, la preocupacin social, lo mismo en la esfera poltica que en la literaria, tona una actitud mas alerta a finales del siglo XIX. Una oleada de crisis polticas y econmicas agita la conciencia nacional con encontradas reacciones. El espectculo de la injusticia social, la observacin de las condiciones precarias en las que la mayora de los trabajadores viven, impulsan al artista al estudio y al anlisis de la realidad socioeconmica, y, hacindose solidarios del sufrimiento del hombre, los escritores y polticos socialistas y republicanos se erigen en portavoces de la protesta social. Los intelectuales y obreros toman una actitud reivindicadora y combativa, el gobierno y los empresarios, una posicin represiva y autoritaria, negndose resueltament a aceptar las reivindicaciones obreras. As, el movimiento obrero en su lucha se sita: Frente a la inabordable y monoltica versin de la Espaa oficial de aquella poca monrquica, conservadora, centralizadora, burocrtica y asocial. 18 Los obreros, apoyados por los intelectuales y propagandistas del socialismo, desarrollan una conciencia de clase decididos a lograr mejoras efectivas. Convencidos de que la protesta verbal no alcanza los efectos deseados, recurren a la huelga. Vicens Vives describe el malestar de la clase obrera: Mientras en las ciudades se sucedan las huelgas, cada vez ms violentas, y se despertaba el espritu del sindicalismo agresivo y ultrarrevolucionario, en el campo acaeca un recrudecimiento de la agitacin social, con iguales caractersticas. 19

PAGE 19

14 En la Espaa de la Restauracin se acusaban las sacudidas de las reivindicaciones sociales que experimentaba el resto de Europa. La preocupacin social afecta a toda la sociedad: intelectuales, burguesa, gobierno y obreros. Cada grupo adopta una actitud que esta" en consonancia con los intereses de su clase. Mientras el gobierno crea la Comisin de Estudios Sociales, los obreros mandan a Madrid en 1855 una comisin para hacer que las Cortes reconozcan su derecho de Asociacin. Los escritores de finales del siglo XIX y principios del XX, siguen la corriente humanista del mundo occidental que durante los ltimos cien aos vena sealando la creciente pobreza y deshumanizacin del proletariado urbano, sobre todo a partir de Marx, que eran el resultado de la mecanizacin y divisin del trabajo impuestas por la Revolucin Industrial, y en Espaa, debidas en gran parte a la Desamortizacin. En literatura, la preocupacin social es ya evidente en Eenito Prez Caldos, que al final del Episodio Nacional Narvaez enumera algunas de las calamidades que agobian al trabajador y dice: Quien dice labranza dice palos, hambre, pobreza, deshonra la cuestin del tuyo y el mo o del averiguar si siendo mo el sudor, ma vervigracia la idea, y mos los miedos del brego y del pedrisco, han de ser tuyos los terrones abiertos y la planta y el fruto. T el amo de la tierra, el amo del agua, el amo del aire. 20 Galds seala con inargiible lgica la oposicin entre trabajo y propiedad, y ya de una forma incipiente, expone el concepto de la alienacin del hombre respecto del producto de su trabajo: "mo el sudor tuyo el fruto

PAGE 20

15 Todos los escritores espaoles, desde Galdos a los del 98, Unamuno, Baroja, Azorn, Valle-Incln, Blasco Ibez, Machado y Maetztu, sintieron la preocupacin por Espaa. Su preocupacin pudo ser ideolgica, poltica o histrica, pero en el centro de su pensamiento esta la preocupacin por el hombre, por el trabajador, personaje que a partir del final del siglo XIX viene a ocupar en la literatura el lugar del protagonista de la historia y que sustituye al hroe romntico o novelesco Cada uno de estos escritores tiene una aproximacin personal al problema del hombre. Miguel de Unamuno, el ms consciente pensador de los del 98, describe al hombre en Del sentimiento trgico : El sustantivo concreto; el hombre. El hombre de carne y hueso, el que nace, sufre y muere, sobre todo muere -, el que come y bebe, y juega y duerme, y piensa y quiere: el hombre que se ve y a quien se oye, el hermano, el verdadero hermano. 21 Baroja, por su parte, ve al hombre con escepticismo y hasta con repugnancia, y Machado, poeta tan hondo y compasivo, tampoco ve al hombre del campo con simpata y dice: "Abunda el hombre malo del campo y de la aldea • En general la generacin del 98 adopto' una posicin esttica o crtica ante el problema del hombre y no se envolvi activamente en la protesta social. El mismo Baroja, en Juventud y egolatra refirindose a los del 98 dice: La generacin del 98, lnguida y triste; vino a Espaa en la poca en que los hombres de la Restauracin mandaban; asisti' a su fracaso en la vida y en las guerras coloniales; ella misma se encontr contaminada con la vergenza de sus padres. Fue una generacin excesivamente literaria. 22

PAGE 21

16 Mientras los escritores de esta poca, toman, ante la realidad una actitud teorizante, Vicente Blasco Ibaez, torna una actitud militante en la protesta social y dice: Senta yo con pasin desbordadora aquellas luchas por un ideal. Es que soy un agitador, un artista enamorado de la accin. ( p. 16) Vicente Blasco Ibaez, es sin lugar a dudas, el escritor de su tiempo, principios del siglo XX, que con mirada ms realista e inquisitiva examina el problema del hombre en lo que tiene de urgente e inaplazable: el de la subsistencia diaria. Para ello en sus novelas estudia la infraestructura econmica, que como Marx dijo es determinante en la vida del hombre. En un artculo publicado en El Pueblo el 9 de julio de 1897, describe la estampa real del obrero: la blusa (del obrero) es en esta sociedad actual el "lasciate ogni speranza" de que hablaba el poeta. Abandonad toda esperanza los que habexs cometido el pecado de vestirla, habiendo como hay en el mundo tantos uniformes variados, hbitos y sotanas. Sois esclavos del egosmo social, y al esclavo no se le emancipa voluntariamente; formis rebao, y las reses slo pueden servir para la manutencin de los otros. 23 Igual que Marx, al que sigue en los puntos fundamentales de su ideologa, Blasco Ibaez se interesa en el aspecto concreto y humano del hombre, y sabe, igual que Marx, que el motor que mueve a las instituciones sociales es el incentivo econmico y el deseo de ganancia, y que todas las instituciones, a su vez, sirven para proteger los intereses econmicos de las clases gobernantes. Marx explica que en el hombre, la satisfaccin de las necesidades materiales precede a cualquier etapa de su desenvolvimiento.

PAGE 22

17 Frederich Engels, en vana, euloga pronunciada en el funeral de su amigo y colaborador, el 17 de marzo de 1883, explica el pensamiento de Marx: Lo mismo que Darwin descubri' la ley del desarrollo orgnico de la naturaleza, as Marx descubri' el desarrollo de la historia humana; el simple hecho, escondido por el exceso de ideologas, que la humanidad debe, antes que nada, comer, beber y tener refugio, antes de que pueda ocuparse de poltica, ciencia, arte, religin, etc. Y que por lo tanto, la produccin de los medios inmediatos de subsistencia, y en consecuencia, el grado de desarrollo econmico alcanzado en una poca determinada, forman las bases sobre las que las instituciones del Estado, los conceptos legales, el arte, e incluso las ideas religiosas de la gente, han evolucionado, y a la luz de las cuales deben, por lo tanto, ser explicadas, en lugar de ser al contrario, como ha sido el caso. 2 ^ De sus contemporneos, Vicente Blasco Ibnez es el escritor que mejor ha comprendido al hombre que trabaja, especialmente al hombre de la regin valenciana, y en sus novelas destaca las virtudes eminentemente sociales que caracterizan al hombre universal y que son la base de las civilizaciones: la honradez, la constancia en el trabajo, la sobriedad y el indestructible amor a la familia y a la tierra El hombre que presenta Blasco Ibnez, el trabajador de la tierra, no esta' idealizado, est presentado en su valor personal exacto y en su medio social con realismo. En sus novelas del ciclo valenciano; Arroz y Tartana, La barraca Flor de Mayo y Caas y barro hay formidables ejemplares de este tipo de hombre esforzado para el que la vida se le presenta como lucha primaria por la supervivencia. Entre estos hroes de la lucha por la vida tenemos al to Tbni, de Gaas y barro estoico, humilde y ejemplar.

PAGE 23

18 Barret, el hroe ele La barraca que "era un hombre animoso de costumbres puras,'.' y Batiste, el nuevo arrendatario de las tierras de La barraca que "era una fiera para el trabajo," o el Petor, de Flor de Mayo que sale a ganarse la vida en el mar incluso en das de tormenta. Todos ellos estn presentados bajo una perspectiva humanista que revela la profunda compasin que Blasco Ibez senta por el hombre, que con su esfuerzo y con su trabajo es el sostenedor de la sociedad, y que con su pobreza atestigua la milenaria explotacin del hombre por el hombre. Dice Marx: El trabajo sin duda, produce maravillas para el rico, pero produce privacin para el trabajador. Produce belleza para el uno, pero slo deformidad para el que traba ja. 25 Ningn escritor de los del 98 tuvo la honda compasin y la humana solidaridad por el hombre, como la tuvo Blasco Ibez, porque su aproximacin es la del socilogo que se siente solidario con el hombre y lo mira con ojos de hermano, y que, ademas de comprenderlo quiere encontrar soluciones a sus conflictos y necesidades. El mismo Miguel de Unamuno reconoce que el hombre que Blasco Ibez presenta en sus novelas es el hombre real, de carne y hueso, el que vive y produce en las tierras de Espaa y asi dice: La vida pasional, palpitante, profunda de Espaa haba que buscarla donde la hallo' Pereda, en Sotileza, o Blasco Ibez, en La barraca en las naturalezas bravias y elementales del pueblo, del mar o del campo. 26 Coinciden asi Miguel de Unamuno y Blasco Ibez con Marx en el pensamiento de que es en el hombre del pueblo donde contina viviendo la eterna tradicin humana y no en las instituciones o ideas filoso-

PAGE 24

19 ficas o religiosas de los hombres, y que es en el hombre del pueblo donde hay que buscar la base de las sociedades futuras. Aconsejaba Unamuno, "chapuzarse en el pueblo" y esto es lo que hizo Blasco Ibez, "chapuzarse en el pueblo • Hay un aspecto ms que acredita a Blasco Ibez como minucioso observador del hombre, como humanista delicado, como hombre de fina sensibilidad, como artista lleno de gracia y compasin: es el de la observacin y presentacin del tipo mas humilde de la escala social. Este hombre forma parte de un grupo humano que desde el punto de vista sociolgico se clasifica como subproletariado, paria o transfuga. Es un hombre completamente alienado, que no pertenece a ningn estamento social. Es el grupo que San Vicente Ferrer llamaba en valenciano "el pobl menut;" el pueblo menudo. Es el subproletariado que esta mas alia' de toda reivindicacin social, el que vive en la extrema miseria, que no tiene familia, ni casa, ni trabajo y que debido a sus nfimas condiciones sociales, no aspira a una vida mejor y vive humildemente de lo que le dan, sin odiar, desear o rebelarse. En sus novelas y cuentos son numerosos los tipos que entran en esta categora: Sangonereta, de Caas y barro que acompaa a los cazadores a cambio de las sobras de la comida, Dimoni, de Dimoni en Cuentos Valencianos que toca la flauta en las procesiones, bodas y entierros, la borracha, de Dimoni El Femater, de Cuentos Valencianos que recoge las boigas de la ciudad, el Churret, de Arroz y tartana la prostituta, de La barraca el viejo Zaratustra, el trapero madrileo de La horda, que vive en una chabola de latas, feliz con su primitiva filosofa.

PAGE 25

20 Vicente Blasco Ibnez describe minuciosamente estos tipos extremos de la sociedad y el "milieu" en que se desenvuelven. A pesar de que representan la pobreza, el vicio o la ignorancia, nunca son descritos con repugnancia o sarcasmo, en su nfima categoria, son respetados como seres humanos, un compasivo sentimiento de solidaridad humana, velado por una casi imperceptible irona, los salva y los redime. La filosofa de Karl Marx y su influencia en Vicente Blasco Ibanez Como portador de una visin del destino del hombre y de su lugar en el proceso histrico, Marx es preeminente. Entre los filsofos es el supremo mstico por sus virtudes y su identificacin con la historia. Lewis S. Feuer, ed. Marx and Engels. Basic Writings on Politics and Philosophy (Garden City: Doubleday, 1959) En su Ineses on Feuerbach Marx acusa a la filosofa tradicional del mundo occidental de aridez y falta de proposito; de estudiar al mundo sin intentar cambiarlo y dice: Los filsofos han interpretado el mundo de diferentes modos, el caso es, no obstante, cambiarlo. 2 La ciencia fundada por Marx, el materialismo histrico, y su filosofa, el materialismo dialctico, tienen como fundamento el estudio del hombre y de la sociedad, y como proposito final el perfeccionamiento del hombre y la mejora de las condiciones econmicas y sociales del mundo. El mismo Marx habla del objetivo de su filosofa: El objetivo del viejo materialismo es la sociedad "civil," el objetivo del nuevo materialismo es la sociedad "humana, o humanidad socializada.

PAGE 26

21 Marx considera la filosofa que le precede cono un juego de nociones abstractas, dedicado a la bsqueda de una realidad ilusoria, una evasin del inundo real; la toma como expresin de la existencia enajenada del hombre, acusndola al mismo tiempo de expresarse en conceptos artificiales. Por el contrario, su filosofa est ligada al hombre y a la realidad histrica. Erich Frornm explica el propsito de esta filosofa: El objetivo de Marx era la emancipacin espiritual del hombre, su liberacin de la cadena del deterninismo econmico, y restituirle su entera naturaleza humana, y as ayudarlo a encontrar la unidad y la armona con los otros hombres y con la naturaleza. 29 Esta filosofa arranca de la tradicin intelectual de Occidente y tiene su origen en el pensamiento grecorromano, que pasa por Spinoza, Goethe, Hagel, los filsofos europeos de la Ilustracin, Voltaire, Rousseau y Diderot, y cuya verdadera esencia es el humanismo, la preocupacin por el hombre, y tiene como meta el perfeccionamiento humano. Segn Frorrm: Marx representa la tradicin Occidental en su mejor aspecto: su fe en la razn y en el progreso del hombre. Marx representa de hecho, el verdadero concepto del hombre que estaba en el centro de su pensamiento. El hombre que es rico porque necesita a los otros hombres. 30 La civilizacin industrial, en la que Marx vio', como la mayora de los socilogos, grandes posibilidades para la mejora de las condiciones de la vida del hombre, trajo, no obstante, nuevos problemas: la divisin del trabajo, la diversificacin en los modos de produccin, la explotacin del trabajador, la automatizacin, el paro y la agime-

PAGE 27

22 racin de las masas proletarias en las ciudades industriales con la secuela de pobreza, deshumanizacin y alienacin, males que lo hacen exclamar: En nuestros tiempos cada cosa parece que esta' preada de su contrario. Vemos como la maquina, que posee una maravillosa fuerza para producir y hacer fructfero el trabajo humano, origina hambre y agotamiento. Las fuentes de riqueza de nueva invencin, debido a algn sortilegio fatdico se convierten en fuentes de privacin. 31 Con este discurso Marx da la voz de alerta ante los graves problemas planteados por la industrializacin y as, hace oir su protesta contra todo lo que representa una disminucin del valor humano o privacin de la libertad. Feuer califica a Marx: Como profeta que usa el lenguaje de las ciencias sociales, Marx esta' solo entre los socilogos, dando sentido a la palabra "explotacin ." 32 Marx que es al mismo tiempo un poltico, un socilogo y un filsofo de la historia, estudia al hombre especialmente como individuo social, "zoon politicn," como miembro de una sociedad que puede tenerlo aherrojado, o que por el contrario, en las condiciones adecuadas, contribuye a enriquecer y ensanchar su naturaleza humana por medio del intercambio con el grupo social. Para Marx el hombre, desde su aparicin en la historia, tiene una especfica naturaleza humana, que debe a la estructura de su cerebro, pero al mismo tiempo, el hombre en contacto con el mundo y con los otros hombres, se desarrolla y se transforma; es el autor y el actor de su propia historia, "men are authors and actors of their historyir" creador del mundo humano y de s mismo.

PAGE 28

23 En los Manuscritos econmicos y filosficos Marx explica su concepto del hombre y de la historia: Todo lo que llaman historia del mundo, no es nada ms que la creacin del hombre por medio de la labor humana y el surgimiento de la naturaleza del hombre. El hombre tiene por tanto la evidente e irrefutable prueba de la autocreacin de su propio origen. 33 Marx se ocup de una actividad humana, el trabajo, que tiene una decisiva importancia en su teora. Para Marx el trabajo es la forma que el hombre tiene de expresar su condicin humana. Engels afirma que el hombre es el nico animal que produce lo que necesita para vivir. Segn Marx por medio del trabajo el hombre cambia su relacin con la naturaleza y se transforma a s mismo y asi dice: El modo de produccin de la vida material condiciona la vida social, la vida poltica y el proceso intelectual en general. No es la consciencia del hombre la que determina su ser social, si no que por el contrario, su ser social es el que determina su consciencia. 34 Para Marx lo que el hombre es, coincide con lo que produce y el nodo cmo lo produce, pero al mismo tiempo, las condiciones materiales del medio, determinan en gran parte su produccin. As Marx estudia al hombre y a la historia a partir del hombre mismo y de las condiciones econmicas y sociales en las que vive y produce. Por medio de estas relaciones del hombre y el medio, el hombre se transforma y hace cambiar la historia, siendo as el hombre, el agente activo y decisivo en el rumbo de su vida. Dice Marx: "La doctrina materialista que se refiere al cambio de circunstancias y educacin, olvida que las circunstancias son cambiadas por el hombre* 35

PAGE 29

24 La filosofa de Marx centra su inters en la defensa del hombre, depositando su confianza en el potencial humano, en la posibilidad de mejora que radica en la razn del hombre y en su capacidad de trabajo, como factores decisivos en la evolucin social. Su filosofa es al mismo tiempo una protesta contra el deterninismo y el conformismo materialista de la sociedad industrial y del capitalismo. Hasta cierto punto, hay en Marx un elemento romntico que se manifiesta en su fe en el futuro: La revolucin social del siglo XIX, no puede extraer su pQ'.esa del pasado, si no solo del futuro. Y no puede empezar hasta que no haya arrojado todas las supersticiones del pasado. 36 Del examen de la obra de Marx y del estudio de las novelas de Vicente Blasco Ibez, seleccionadas para este trabajo, se puede afirmar que el novelista conoci' y asimilo' el pensamiento sociolgico de Karl Marx, exponindolo mas tarde en su obra. Los intelectuales espaoles tuvieron acceso a las obras de Karl Marx desde el ao 1872, en que empiezan a aparecer estudios y traducciones de sus obras. Ya en el ao 1872, se publica una traduccin del Manifiesto en el peridico La Emancipacin que diriga Jos Mesa; en este mismo peridico aparecen pasajes de El Capital En 1875, se traduce al espaol la obra de Delville El Capital de Carlos Marx resumido y acompaado de un estudio sobre el socialismo cientfico Pablo Correa hace una traduccin directa de una parte de El Capital, que se publica en Madrid en 1896. Frederich Engels, en su prefacio al Manifiesto de la edicin de 1888, dice que El Manifiesto haba sido publicado en Madrid en 1886, traducido de la versin francesa publicada

PAGE 30

25 por Le Socialiste de Pars en ese mismo ao. Garca Quejido edita en Madrid en 1898, una traduccin de la primera parte de El Capital, hecha por el socialista argentino J. B. Justo. La Editorial Sampere y Compaa, de la que Vicente Blasco Ibez era socio, director y traductor en la mayora de los casos, y que publicaba sus propias novelas, publica en Valencia en 1903, una traduccin completa de El Capital y las obras de Marx aparecen anunciadas en la edicin de 1909 de su novela Luna Benamor La Editorial Sampere publico' tambin obras como Historia de la revolucin francesa de Michelet, La conquista del pan de Kropotkine y obras de Maupassant, Zola, Hugo, Gorki, Ibsen, Nietzsche, Tolstoy y Schopenhauer, lo que demuestra el contacto directo de Vicente Blasco Ibez con las teoras ms adelantadas del pensamiento socialista del siglo XIX. En La Catedral Gabriel Luna, el ex seminarista que ha perdido la fe despus de estar tres aos vagando por Espaa alistado en las tropas carlistas, exilado ahora en Pars, habla de sus lecturas, que son sin duda, las del autor: Pusieron en sus manos libros de Darwin, de Buchner y Haekel, la sociologa revolucionaria se apodero' de l. Primero fue Proudhon, oy' a Eliseo Recls y al exprncipe Kropotkine, y las palabras del difunto Miguel Bakunin llegaron a l como el evangelio de un San Pablo del porvenir. ( p. 960) Es sabido que el bagaje ideolgico de un artista es producto de su exposicin a la influencia cultural del momento histrico en el que vive; as lo reconoce Blasco Ibez en su carta a Cejador de 1918:

PAGE 31

26 En la vida nadie se escapa a la influencia de sus mayores. Nuestro presente se compone de nuestro pasado y teje, a su vez, nuestro porvenir. En la vida biolgica y psicolgica sufrimos la presin de las generaciones que nos precedieron; somos los herederos de una herencia ancestral, de la que nos despojamos, en parte, gracias a nuestra iniciativa, a nuestra potencia de libertad. ( p. 15) Vicente Blasco Ibez, como todos los escritores modernos, es heredero y seguidor de Voltaire, de los enciclopedistas franceses, de los socialistas Saint Simn, Fourier y Comte y de los materialistas Feuerbach, Marx y Engels. Forma parte del grupo de artistas, los rebeldes anticonformistas, que intentan alumbrar el camino que conduce a un mundo mas humano para el hombre. En la Catedral, el hroe socialista, Gabriel Luna, expone las ideas del autor, es su "alter ego": El confiaba en la fuerza de las ideas y en la inocente evolucin de la humanidad Quera estudiar por s mismo las miserias sociales y las fuerzas de que disponan los desheredados para su gran transformacin. ( p. 962) Para este r socialista soador, la sociedad futura seria: Sin vicios, sin desigualdad, donde el trabajo sera un placer y no existira ms culto ^que el de la ciencia y el arte. ^ Gabriel haba encontrado una nueva religin y se entrego por completo a ella, soando con la regeneracin de la humanidad por medio del estmago. ( p. 962) La frase ultima destaca el reconocimiento de la decisiva influencia del factor econmico en la sociedad humana, como ya lo haba sealado Marx. Los temas bsicos de la filosofa de Karl Marx, que son los que se ocupan de los problemas del hombre emplazado en la sociedad indus-

PAGE 32

27 trial y capitalista, como son, en el lenguaje de las ciencias sociales: la explotacin, la alienacin y la lucha de clases, que Marx y Engels estudiaron en El Capital el Manifiesto y los Manuscritos econmicos y filosficos constituyen la base filosoficosociolgica para el estudio de los conflictos humanos y sociales que Vicente Blasco Ibaez presenta en sus novelas de la tierra y en las sociales, como son La Barraca el drama del campesino explotado y alienado del producto de su trabajo, La bodega, donde Vicente Blasco Ibaez hace el estudio de la alienacin y de la lucha de clases, y La Catedral donde examina la alienacin religiosa. Las ideas de Marx son tambin la base filosfica de sus escritos periodsticos de protesta contra la arbitraria autoridad del Estado: como son la clausura de las asociaciones obreras y de la prensa, la declaracin de guerra y la imposicin de un sistema de reclutamiento clasista. Por todo esto, es sin duda, Vicente Blasco Ibanez, seguidor de la filosofa de Karl Marx en sus puntos fundamentales. En una entrevista con Frederich Lefevre, publicada en les frfouvelles Litteraires en Pars, el 12 de diciembre del ao 1925, Blasco Ibaez declara su credo humanstico: Yo soy un optimista. Yo creo que el hombre no sera' siempre un lobo para el hombre. Yo soy un hombre con un ideal. Mi ideal es la fraternidad humana. Yo soy un hijo verdadero de la Revolucin Francesa. Hay millares de franceses que no la aman como yo. El mundo slo tiene quince millones de aos de existencia. El mundo comienza ahora, estamos todava en su prehistoria.

PAGE 33

23 Notas Jos Terrero and Juan Regla, Historia de Espaa (Barcelona: Editorial Ramn Sopea, 1977), pp. 526-36. Joaqun Costa, Oligarqua y caciquismo. Colectivismo agrario y otros escritos (Madrid: Alianza Editorial, 1967), p. 20. Enri Sebasti, Valencia i les novelles de Blasco Ibanez: proletariat i burguesia (Valencia: L'Estel, 1966), p. 12. 4 Jauroe Vicens Vives, Historia social y econmica de Espaa y America (Barcelona: Editorial Teide, 1959), IV, p. 159. 5 Vicens Vives, p. 164. 6 Vicens Vives, p. 159. Sebasti, p. 14. g Vicens Vives, p. 600. 9 Vicens Vives, p. 192. 10 Vicens Vives, p. 200. Antonio Ubieto, Juan Regla, Jos Mara Jover, and Carlos Seco, Introduccin a la historia de Espaa (Barcelona: Editorial Teide, 1965) p. 533. Jos Luis Len Roca, Blasco Ibanez y la Valencia de su tiempo (Valencia: Ayuntamiento de Valencia, 1978), p. 36. 13 '• Vicente Blasco Ibanez, Obras Completas, 8th ed. (Madrid: Aguilar, 1976) I, p. 17. En adelante el nmero de la pgina ser sealado en el texto y se referir al primer volumen de sus obras completas. 14 /" Juli Just Gimeno, Blasco Ibanez i Valencia (Valencia: L'Estel, 1929), p. 100. Jos Luis Len Roca, Vicente Blasco Ibanez (Valencia: Prometeo, 1967), p. 164. Jos Balseiro, Blasco Ibanez, Unamuno, Valle-Incln, Baroja Cuatro individualistas de Espaa (Chapel Bill: The University of North Carolina Press, 1949), p. 6. 17 Mario Pe, The Story of Latn and the Romance Languages (New York: Harper & Row, 1976), p. 207.

PAGE 34

29 18 Vicens Vives, p. 409. 19 Vicens Vives, p. 207. 2n Benito Prez Galds, Episodios Nacionales (Madrid: Aguilar, 1970), p. 1459. 21 Miguel de Unamuno, Obras Cortpletas (Madrid: Afrodisio Aguado, 1951), p. 127. Lus Granjel, Panorama de la generacin del 98 (Madrid: Ediciones Guadarrama, 1959), p. 275. 23 Vicente Blasco Ibnez, Contra la Restauracin. Periodismo poltico 1895-1904, ed. Paul Smith (Madrid: Editorial Nuestra Cultura 1978), p. 96. 24 Erich Fromm, Marx's Concept of Man (New York: Frederick ngar, 1978), p. 259. 25 Karl Marx, Economic and Philosophical Manuscripts, trans. T. B. Bottcnore, ed. Erich Fromm (New York: Frederick Ungar, 1978), p. 97. 26 Unamuno, p. 369. 27 Lewis S. Feuer, ed., Marx and Engels. Basic Writings on Politics and Philosophy (Garden City: Doubleday, 1959), p. 245. 28 Feuer, p. 245. 29 _, Fromm, p. 3. Fromm, p. 83. 31 Karl Marx, discurso pronunciado el 19 de abril de 1858, en Ludovico Silva, El estilo literario de Marx (Mxico City: Siglo XXI, 1971), p. 116. 32 „ Feuer, p. xiv. 33 Marx, Manuscripts p. 139. 34 Frortm, p. 17. 35 Feuer, p. 247. 36 Feuer, p. 264. Nota:' Los textos citados, cuando no han sido escritos en espaol en su versin original, han sido traducidos por la autora de esta tesis doctoral.

PAGE 35

CAPITULO II TEORA DE LA ALIENACI"N: KARL MARX Segn los historiadores de la filosofa, el concepto de alienacin o enajenacin, tiene un origen metafsico y se puede identificar ya en Platino, filsofo neoplatnico cuya doctrina de la emanacin sostena la creencia de que un principio indefinible y nico daba origen a la multiplicidad de los seres finitos materiales. Las especulaciones neoplatonicas y la teologa cristiana contienen tambin en germen la idea de la alienacin al asegurar que el hombre es un ser cado o separado de su estado de perfeccin original. Los neoplatnicos ven en la materia la ltima etapa a la que llega el universo y la anttesis del Uno, mientras que los cristianos identifican la materia con el pecado. X Ambos toman as, la naturaleza del hombre como alienada de su origen primero. Hegel estudia el concepto de alienacin en su Fenomenologa del espirtu (1807) Para Hegel la alienacin tiene un origen teolgico y sus ideas bsicas las tom de la filosofa cristiana y de las especulaciones de Lutero. George Lichtheim afirma: Hay que tener en cuenta que Hegel empleo el concepto en el sentido ^cristiano, siendo heredero de una teologa que lo inclinaba a concebir la historia del mundo en unos trminos que arrancan de la tradicin luterana. Hegel, en su estudio llega al esclarecniento de un concepto de decisiva importancia para la sociologa moderna: es el concepto de la 30

PAGE 36

31 alienacin. Fue lo que Hegel llano "conciencia infeliz," estado que tiene su origen en la enajenacin o separacin del hombre de parte de si mismo y que es una situacin en la que el hombre se percibe a si mismo como una entidad dividida o escindida. La conciencia del hombre se siente separada de la realidad :,a la cual pertenece. En este estado el hombre experimenta un hondo sentimiento de desgarramiento o desunin, alejamiento y desposesion de s y del mundo. Herbert Marcuse, en su obra Reason and Revolution, resume el pensamiento de Hegel: Hegel aqu se refiere al hecho de que el hombre ha llegado a vivir en un mundo, que no obstante haber sido moldeado por sus conocimientos y su trabajo, ya no le pertenece, si no que por el contrario, ahora se opone a sus ntimas necesidades; un mundo extrao, gobernado por leyes inexorables; un mundo muerto, en el que la vida humana est" frustrada. Los estudios de Hegel sobre la alienacin sirvieron de punto de partida a la teora de la alienacin de Karl Marx, pero mientras Hegel estudi' la alienacin en un sentido metafsico, Marx se intereso en el aspecto concreto y humano de la enajenacin. Dice Ferrater Mora: El concepto hegeliano de la enajenacin influyo en Marx, quien en sus primeros escritos se refiri' a l. Hegel trat' la nocin de enajenacin en forma metafsica, y para Marx demasiado "espiritual" y "abstracta." A Marx progresivamente va concretando su teora de la alienacin a partir de sus primeros ensayos en los que se apoya en Hegel y usa su terminologa. Empieza Marx planteando el problema de la alienacin en un sentido filosoficoantropolgico para terminar en su etapa definitiva: la del concepto sociolgico de la alienacin.

PAGE 37

32 Robert Tucker explica: Marx concibi el marxismo como una explosin del hegelianismo, y se consideraba a s mismo como comprometido, en nada ms que en un acto momentneo de transmitir la verdad ya descubierta acerca del mundo, desde el lenguaje del idealismo al del materialismo. Los estudios de Feuerbach sobre la alienacin dan un aporte decisivo a la teora de la alienacin de Marx. Eeuerbach haba llegado a un principio fundamental que Marx adopto" mas tarde. El desarrollo humano, dice Feuerbach, tiene lugar en el proceso histrico, pasando as de un concepto teolgico a un concepto antropolgico de la alienacin, y Marx dar" el paso definitivo al concepto social de la alienacin Robert Tucker en su obra Philosophy and Myth in Karl Marx explica el cambio experimentado por Feuerbach: Feuerbach se rebel contra el 'Absoluto 1 por considerarlo la alienacin del "yo/" y tomo' el partido del hombre finito y sufriente, al que vea como la vctima del irovimiento histrico de la actualizacin de la idea. Marx,, que originalmente tena un concepto individualista del hombre, deriva, en Los Manuscritos y El Capital hacia un concepto del hombre esencialmente sociolgico y dice: El hombre es en el sentido mas literal un "zoon politicn" y no es slo un animal poltico, es tambin un animal que puede convertirse en un individuo slo cuando pertenece a una sociedad. As Karl Marx es el primer filsofo que emplea el trmino alienacin en el sentido sociolgico. En sus escritos comprendidos entre 1844 y 1846, llega al planteamiento definitivo de su teoria sociolgica y seala como origen de la alienacin el trabajo y los modos de produccin.

PAGE 38

33 En Los Manuscritos Marx hace el anlisis critico de la economa poltica; examina las relacionas de las estructuras econmicas con la ley, la moral y la vida civil, para afirmar que la economa ejerce una decisiva influencia en la vida del hombre y en las instituciones polticas y sociales. Feuer afirma que Marx sent' una incuestionable verdad al sealar el sistema econmico como factor determinante en la direccin de la sociedad: Marx aclaro'' un hecho irrebatible: esto es, que en la historia humana, el factor generador de los conflictos hay que encontrarlo en las instituciones econmicas de la sociedad. 8 Segn Marx, la historia del desarrollo de la sociedad esta dirigida por la historia del desarrollo de la produccin, y as, el modo de produccin es el que determina en ltima instancia la forma de pensar y sentir del hombre, su concepcin espiritual y su actitud ante si mismo y ante los dems hombres. Karl Marx llega a una conclusin definitiva: el trabajo, el modo como el hombre se ve forzado a producir y el resultado de esta produccin, causan en el hombre el descontento y la alienacin: Que' es lo que constituye la alienacin del trabajo? Primero, que el trabajo es exterior para el trabajador, que no es parte de su naturaleza; y en consecuencia, no lo reafirma como individuo, si no que lo niega. El trabajador tiene una sensacin de miseria en lugar de bienestar,^ y no desarrolla libremente su energa mental y fsica, si no que por el contrario, queda fsicamente exhausto y mentalmente rebajado. 9 Aclara Marx en Los Manuscritos un hecho de indudable transcendencia en la historia social: y esto es, que el carcter materialista del orden social establecido por los modos de produccin del capitalismo,

PAGE 39

34 impera sobre todas las relaciones humanas, las del hombre consigo misno, con la naturaleza y con los otros hombres. Marx sostiene, que el hombre, dirigido y controlado por las fuerzas econmicas que rigen la produccin y bajo la creciente mecanizacin y especializacion de un mundo "objectified" o "reified, objetivado y cosificado, se deshumaniza, no puede desarrollar su potencialidad creadora y sufre: "Ihe deadening and soul-destroying effect of specialization Segn. Marx, la alienacin surge de las relaciones del hombre con el proceso socioeconmico de la produccin, en el que el hombre es un instrumento ms en este proceso, y est controlado por l, en lugar de ser el hombre mismo el que controle la produccin, como era el caso en la etapa artesanal, as el hombre siente: La relacin del trabajador hacia su propia actividad, como algo extrao que no le pertenece, siente la actividad como sufrimiento, pasividad; la fuerza coito impotencia, la creacin como emasculacion. La vida fsica y la energa intelectual del trabajador, su vida personal, como una actividad dirigida contra s mismo, independiente de l y que no le pertenece. De ah se deduce, que cuando el trabajo es forzado y produce fatiga, no es la satisfaccin de un impulso natural del hombre -la creatividado la respuesta a sus necesidades vitales, si no el medio de satisfacer las exigencias de los necanismos econmicos de la produccin. Segn Marx, el capitalismo y la industria reducen al hombre a la categora de objeto al servicio del capital para producir trabajo que se convertir en capital, con la consecuencia de que el hombre queda deshumanizado, despojado de su naturaleza y convertido en instrumento para producir ms riqueza.

PAGE 40

35 La existencia abstracta del hombre como trabajador va paulatinamente desde su insignificancia a la absoluta nada, a la social, y por lo tanto, real inexistencia. 1 -^ Para Karl Marx, la actividad del hombre, intelectual o manual, es la forma que este tiene de relacionarse con el mundo. A medida que la industria se desarrolla y se hace mas poderosa, la divisin del trabajo prolifera, correspondindole al hombre una parte ms limitada de la obra, un aspecto parcial del conjunto, y as, su actividad se le hace desconocida, y el producto de su trabajo ser un objeto extrao y ajeno, que no le pertenece y que se ha convertido en un enemigo que le roba el tiempo, la salud y la identidad como trabajador y como hombre: El objeto producido por el trabajo, su producto, se yergue ahora para oponrsele como un extrao, como un poder independiente al productor. El producto del trabajo es trabajo que toma cuerpo en un objeto fsico; este producto es la objetificacicn del trabajo, y la realizacin .'del ttrabajo es la objetificacin de la labor. 12 Siguiendo el razonamiento de Marx se deduce que al separarse el hombre del producto de su trabajo, al perder el contacto y el beneficio de su actividad, se siente separado de una parte de s mismo, no se siente creador de sus actos. El trabajo se ha convertido en un objeto que no le pertenece, el hombre y su trabajo se han objetivado, cosificado: El trabajo, en la esfera de la economa poltica, aparece como la devaluacin del hombre, objetificacin y prdida. Es una servidumbre hacia el objeto, y la expropiacin del trabajo es la alienacin. *3 En este estado el hombre se siente separado de la realidad, surge en l un sentimiento de desunin entre s y el mundo. Este estado pro-

PAGE 41

36 duce en la conciencia del hombre un grave sentimiento de rainusvalia que va acompaado de tristeza y desaliento: es la alienacin. Siguiendo a Marx se comprueba que cuando el hombre trabaja por un salario del que en definitiva no podr vivir, se siente alienado de la razn de su existencia, ha perdido el contacto con su actividad, por modesta que e'sta sea, y ha perdido el contacto con los otros hombres. No hay nada en comn entre l y el mundo: De esta manera, la alienacin del trabajo, convierte la vida del hombre y la naturaleza, en elementos extraos. Su existencia individual se transforma en un medio. Separa del hombre su propio cuerpo, su naturaleza, su vida mental y su vida humana. Se infiere, que en la sociedad industrial, la divisin del trabajo no esta dirigida al mejoramiento de la vida del hombre o de la sociedad, como sera lo lgico, si no que obedece a las leyes del inters del capitalismo y de la industria y para estas leyes, el producto del trabajo debe ser el elemento determinante de la actividad del hombre. Asi se llega a la conclusin, de que lo que estaba destinado a servir a la vida del hombre -el trabajose convierte en su tirano y el trabajador se hace vctima de su propia produccin. Marx asegura que la verdadera esencia del hombre solo puede alcanzarse con el desarrollo total de su inteligencia y el logro de la libertad, y esto a condicin de que todos los hombres disfruten de las mismas condiciones de vida que ellos han contribuido a crear y dice: El hombre es libre si la naturaleza es su trabajo y su realidad, de tal manera que el se reconoce a s mismo en un mundo que l mismo ha hecho. 15

PAGE 42

37 La naturaleza en la obra de Vicente Blasco Ibaez: su filosofxa En La barraca, Caas y barro, Flor de Mayo, Entre naranjos y La bodega, Blasco Ibaez observa la interrelacin del hambre con su medio y por ultimo expone los sentimientos que resultan de esta relacin: el de amor o el de repulsin, el de identificacin o el de alienacin. Para Karl Marx: El primer acto histrico del hombre es la producion de los medios que satisfacen las necesidades primarias, la produccin de la vida material misma. I 6 Para Blasco Ibaez, como para el hombre de carne y hueso que vive de la tierra, la naturaleza es el medio inseparable de la vida humana y su postura filosfica se basa en ese principio. Del anlisis de las relaciones del hombre con la naturaleza en las novelas valencianas de Blasco Ibaez, se desprende que el artista sostiene en ellas un concepto filosfico materialista o naturalista, del mundo, el termino "materialista" tomado en el sentido de que la materia "is the fundamental constituent of the universe," como deca Marx, y en el de que el hombre es uno con la naturaleza y desarrolla su actividad creadora en armona con ella e impulsado por su voluntad de vivir. Erich Fromm explica el alcance de este concepto : En la terminologa filosfica, materialismo o naturalismo, se refieren a un punto de vista filosfico que sostiene que la materia en movimiento es el principio fundamental del universo. En este sentido los filsofos griegos presocraticos eran materialistas. 17

PAGE 43

3R Marx no hizo distincin entre materialismo, naturalismo y humanismo. Para Marx como para Blasco Ibaez, estos conceptos son similares y parten del principio de que la naturaleza esta entrelazada inextricablemente con la vida del hombre, al mismo tiempo que la naturaleza queda humanizada al ser tocada por l: Aqu, como en todas partes, la identidad de la naturaleza y el hombre se presenta de tal manera, que las relaciones alienadas o mutiladas entre el hombre y la naturaleza, determinan las relaciones de alienacin entre los hombres, y las relaciones alienadas entre los hambres, determinan las relaciones alienadas del hombre con la naturaleza, justamente porque la naturaleza ha sido escasamente modificada por la historia. •*- La posicin de Blasco Ibaez al estudiar las relaciones del hombre con la naturaleza, es humanista o naturalista, aceptando, implcitamente, como Marx lo hizo, que la identificacin del hombre con la naturaleza es condicin indispensable para su felicidad. Este humanismo evidencia la comprensin de las necesidades animicas y fsicas del hombre, siendo la principal la de sentirse uno con la naturaleza de la que el hombre es parte. Segn Marx: El naturalismo es el humanismo, y un humanismo plenanente desarrollado es naturalismo. Es la solucin definitiva del antagonismo entre el hombre y la naturaleza, entre el hombre y el hombre. 19 Hay numerosos ejemplos que aclaran la postura filosfica de Blasco Ibaez ante la naturaleza y las relaciones del hombre con ella. A lo largo de sus novelas se observa que el labriego de la regin valenciana ve en la tierra que cultiva a la madre eterna de la raza humana; la que lo provee de sustento y la que le da refugio y asi

PAGE 44

39 cuando el labriego se pone a mirar las tierras que l mismo ha labrado, no puede ocultar su amor a ella y dice: Aquellas eran tierras: siempre verdes, con las entraas incansables, engendrando una cosecha tras otra, circulando el agua roja a todas horas como vivificante sangre por las innumerables acequias regadoras que surcaban su superficie como complicada red de venas y arterias. ( p. 498) El smil entre la tierra y la madre es evidente. La tierra engendra cosechas igual que la madre engendra hijos. Junto a la tierra, la madre, el labriego se siente seguro. El amor a la tiera es primario e indestructible para este hombre, de ella vive y en ella ha de descansar. Cuando el to Barret es deshauciado de la huerta que cultivaba y que su familia cultivo por tantas generaciones, privado ahora de la tierra que es su vida, su primer pensamiento es morir en ella: El cansancio aplaco su furia y se arrojo'' en el surco, llorando corno un nio, pensando que la tierra sera en adelante su cama eterna, su nico oficio mendigar por los caminos, (p.493) El Retor, el marinero de Flor de Mayo ilustra esta sita*:' licin; la inextrincable unin, mezcla de arrpr y de necesidad, con que el hombre se relaciona con su medio y dice: A l que no le hablasen mal del mar. Era un amigo que se enfadaba algunas veces; pero que se dejaba explotar por los hombres honrados, (p.448) Cuando el Retor sale a pescar en su nueva barca "Flor de Mayo" y se presenta la tormenta, sus pensamientos son de estoica aceptacin del destino: "en el mar debe verse a los hombres, los valientes deban morir en el mar-" Para estos hombres, tan unidos a la naturaleza, la vida conserva la estructura mtica fundamental: vivir

PAGE 45

40 como lucha y morir como fin ultimo. El Retor vive diariamente en contacto ntimo con los peligros del mar y asi, la vida del hombre que en el plano filosfico pesimista de Nietzsche es "vivir para desaparecer para esta naturaleza primaria, para este intelecto sin cultivar, morir es una necesidad vital y acepta "el ir hacia la muerte" con estoica naturalidad. Igual que Barret que quiere descansar en la tierra que cultiva, el Retor quiere descansar en el mar. Su drama reproduce el sentido mtico que identifica al mar con la fuente de la vida y con su final, y "el volver al mar/" morir, es retornar a la madre, al origen, a la naturaleza, que resume la filosofa de Karl Marx y Blasco Ibnez: el hombre es uno con la naturaleza. En la exposicin del tema de las relaciones del hombre con la naturaleza, Blasco Ibnez sigue los principios del naturalismo, cuya influencia l mismo reconoci como decisiva en su filosofa y en el desarrollo de sus primeras obras. En primer lugar Blasco Ibaez parte del "hecho real." Enric Sebasti dice refirindose al escritor naturalista: El escritor naturalista no puede fantasear, porque su escuela ha renunciado a la huida de la realidad y exige la absoluta exactitud en la descripcin de los hechos. Esta es la palabra clave: los hechos. 20 As Blasco Ibnez se basa en los hechos y percibe el paisaje y en general la naturaleza con la mirada de un hombre sano que se siente a gusto en la tierra, integrado a ella. Para Blasco Ibnez, y para sus personajes, la tierra es medio y sustento fisico y emocional

PAGE 46

41 El pcdsaje en la obra de Blasco Ibaez esta entretejido con la vida y con las emociones del hombre y la descripcin de la naturaleza acompaa siempre al tema de la lucha heroica del hombre por ganarse la vida. Al hacer la descripcin del paisaje, junto a la descripcin de la belleza de la huerta aparece lo que es til a la vida del hombre, lo que lo alimenta; los frutales y las hortalizas: El espacio se empapaba de luz, disolvanse las sombras como tragadas por los abiertos surcos y las masas de follaje. En la indecisa neblina del amanecer iban fijando sus contornos hmedos y brillantes las filas de moreras y frutales, las ondulantes lineas de caas, los grandes cuadros de hortalizas, semejantes a pauelos verdes, y la tierra roja, cuidadosamente labrada, (p. 481) Blasco Ibaez y sus personajes estn en ntimo contacto con la naturaleza, alertas siempre a los estmulos sensoriales que de ella se desprenden. En la obra regional de Blasco Ibaez, la naturaleza habla, en primer lugar y directamente a los sentidos de los personajes abiertos siempre a la sensacin fsica y cuyos nervios acusan el escalofro de la sensacin: Los naranjos me emborrachaban con su aliento. Como si la angustiase aquel perfume comprimiendo su poderosa vitalidad. El dulce estertor de la natusealeza bajo el peso primaveral. ( p. 647) La descripcin del paisaje tiene su punto de apoyo en la impresin fsica. Blasco Ibaez atribuye a la naturaleza las sensaciones humanas. As, humanizndola, la acerca y la identifica con el hombre: La huerta segtja risuea y rumorosa, impregnada de luz y de suspiros, aletargada bajo la cascada de oro del sol de la maana, (p. 437) La naturaleza humanizada, rie y suspira, es compaera y no enemiga del hombre.

PAGE 47

42 El artista y sus personajes estn amorosa y sensualmente unidos a la tierra y al mar. La naturaleza esta entretejida al desarrollo del drama de la vida del hombre, a la pica lucha por la supervivencia. Gerald Brenan, descubre una vena pica en la prosa de Vicente Blasco Ibaez. En su obra The Literature of the Spanish People habla del vigoroso aliento que Blasco Ibaez transmite a su obra regional, y refirindose a Flor de Mayo, la tragedia del pescador del mar Mediterrneo dice: Aqu tenemos al verdadero Blasco Ibaez, seguro de su tema y de su estilo, al leerlo, el olor y el brillo del mar Mediterrneo, parecen surgir de sus pginas para cubrir con un manto de pobreza a los marineros descalzos que sacan un precario vivir del mar. Desde la Odisea y la Iliada, yo no creo que la vida de los hombres que desafian el mar Mediterrneo, haya sido presentada nunca tan vividamente. Identificacin del hombre con la naturaleza En sus novelas de la regin levantina: Caas y barro, Flor de Mayo, La barraca y Entre Harn jos, Blasco Ibnez presenta a sus personajes identificados con la naturaleza, con el medio en que viven y del que sacan su sustento. Marx en su Manuscrito I habla de esta interrelacion del hombre con el mundo natural y de su dependencia de l: El trabajador no puede crear nada sin la naturaleza, sin el sensual mundo exterior. El mundo es el material en el que realiza su labor, en el que est activo, y del que y a travs del cual, produce La teora de la alienacin indica que cuando el hombre puede disfrutar del producto de su trabajo para sostener su vida y ademas

PAGE 48

43 puede expresar en el su creatividad, se siente identificado con el mundo: "This relationship is at the same time the relationship to the sensuous external worid." Cuando el hombre trabaja una tierra que satisface directamente sus necesidades, no se queja del cansancio, no se lamenta de su esfuerzo, porque su actividad es libre y voluntaria, entonces se establece entre el hombre y la tierra un armnico estado de identificacin. Dice Marx: La forma en la que el hombre produce determina su pensamiento y sus deseos." Al cultivar la tierra para comer, el hombre esta respondiendo a los estmalos de la naturaleza, a sus necesidades, "true needs," segn Marx, y no "the synthetic, artificially produced needs of man." Erich Fronm explica el pensamiento de Marx respecto a las relaciones del hombre con la naturaleza: Del verdadero concepto del hombre se deduce que sus necesidades reales tienen sus races en la naturaleza; esta distincin entre verdaderas y falsas necesidades es solo posible basndose en la naturaleza del hombre y sus autenticas necesidades. La genuinas necesidades del hombre son aquellas cuya satisfaccin es necesaria para la realizacin de su esencia como ser humano. 23 El sentimiento de dependencia de la naturaleza que el hombre experimenta, resulta en un hondo amor a la tierra que cultiva y que le proporciona la satisfaccin de las necesidades vitales. Dice Marx en su Manuscrito : La existencia de lo que yo verdaderamente amees sentida por mi cerno una necesidad, y sin la cual mi esencia no esta llena, satisfecha, completa. 2 ^

PAGE 49

44 El labriego valenciano, como Blasco Ibnez lo presenta en la barraca, es un ejemplo del hombre identificado con la naturaleza y as dice que los campos son "pedazos de su piel.! 1 Este huertano es el continuador de una tradicin familiar de siglos y siente un apego ancestral a la tierra que trabaja. El to Barret expresa este sentimiento de identificacin: Tbda la sangre de sus abuelos estaba all. Cinco o seis generaciones de Barrets haban pasado la vida labrando la misma tierra, volvindola al revs, medicinando sus entraas con ardoroso estircol, cuidando de que no decreciese su jugo vital, acariciando y peinando con el azadn y la reja todos aquellos terrones, de los cuales no haba uno que no estuviera regado con el sudor y la sangre de su familia. ( p. 487) Este hombre se siente orgulloso de deberse a s mismo la subsistencia y el resultado es la identificacin con el mundo. Los tipos mas representativos del amor a la tierra, que son ejemplo del hombre identificado consigo mismo y con el medio, son los protagonistas de La barraca Barret y Batiste. El amor a la tierra que cultivan es incondicional y asx, la tierra para Barret sigue siendo "el amor de sus amores" y para Batiste "como la carne de su cuerpo." El amor a la tierra es para estos hroes inseparable del amor a la vida. Batiste, cuando llega a ser arrendatario de la pequea huerta: Todo lo despreciaba y olvidaba contemplando su huerta. Sentase posedo de un dulce xtasis al verse cultivador de la huerta feraz que tantas veces haba envidiado cuando pasaba por la carretera de Valencia a Sagunto. Y con la alegria del que despus de una penosa navegacin descubre el puerto, la familia proceda a la siembra. El porvenir estaba asegurado. Las tierras de la huerta no engaan; de all saldra el pan para todo el ao. ( p. 498)

PAGE 50

45 Este hombre expresa un placentero y profundo estado de identificacin con la tierra. Estos dos labriegos trabajan con entusiasmo y sufren tremendas presiones exteriores; Barret la del amo avaro y exigente que no cede en sus demandas a pesar de la buena disposicin del huertano que promete paqar el aumento exigido por el amo sobre el arrendamineto de lar tierra, y Batiste, que soporta, ademas del trabajo, la hostilidad y la agresin del vecindario. Ambos se rebelan contra esta presin exterior, el acoso del hombre por el hombre, pero no se quejan del exceso de trabajo, no se rinden ante el esfuerzo de labrar la tierra, los dos siguen amando la tierra que les da el sustento, estn identificados con ella. Este estado de orgullosa integracin consigo mismo y con el mundo lo expresa el to Barret al mirar la huerta: Cuando, en poca de cosecha, contemplaba el to Barret los cuadros de distinto cultivo en que estaban divididas sus tierras, no poda contener un sentimiento de orgullo, y mirando los altos trigos, las coles con su cogolla rizada y blonda, los melones asomando el verde lomo a flor de tierra o los pimientos y tomates medio ocultos por el follaje, alababa la bondad de sus campos y los esfuerzos de todos sus antecesores al trabajarlas mejor que las dems de la huerta. ( p. 487) El huertano sabe que mientras pueda cultivar estas tierras, no sera un paria, podra cumpliar su responsabilidad social y familiar, tendr" un lugar en el mundo. Este labriego se muestra satisfecho de una actividad que le proporciona el "modus vivendi" y la conservacin del autorrespeto como individuo social, no ser un hombre alienado.

PAGE 51

46 Otro ejemplo del hombre identificado con el mundo es el to Toni, de Caas y barro hombre esforzado y estoico que quiere formar una huerta familiar rellenando una cinaga con tierra trada desde lejos en una barca, remando incansablemente, mientras piensa: Trabajando sin descanso, con la tenacidad de los honrados, aun podan crearse una pequea fortuna. Una seora de la ciudad, la misma que le haba dado en arriendo las tierras del Saler, conquistada por su sencillez y su afn en el trabajo, acababa de regalarle una gran extensin de terreno junto al lago: un tancal de muchas hanegadas. No haba mas que un inconveniente para comenzar el cultivo, y era que el regalo estaba cubierto de agua. ( p. 853) El to Ibni, impulsado por su amor a la tierra y pensando en la familia, a la que quiere dejar establecida para que no tenga que trabajar para otros, emprende la tarea con entusiasmo: El trabajo era penoso, aplastante? una tarea de hormigas. Solo el to Toni,, con su audacia de trabajador infatigable, poda acometerlo sin otro auxilio que su familia y sus brazos. ( p. 853) Tarea inacabable, como la del Tonel de las Danaides, que agotara' su fuerza, pero aue demuestra con su tenaz actitud existencial, que quiere ser l mismo el que "borde el dibujo" en la tela de su vida, como dice Vidal de Labranche, representante del posibilismo francs en sociologa, del hombre: A cada paso la naturaleza ofrece posibilidades, entre ellas el hombre escoge. La geografa provee el pao en el cual el hombre borda su dibujo. 25 La naturaleza provee la tela. Como dice Marx: El trabajador no puede crear nada sin la naturaleza."

PAGE 52

47 Del estudio de las novelas regionales de Blasco Ibariez, se cortprueba que la actitud de sus hroes ante la naturaleza y ante la lucha por la vida es la accin, la energa, la pasin, la creatividad; caractersticas del hombre satisfecho e integrado con su mundo. La pasin, segn Marx: "Es el impulso esencial del hombre, luchando ene'rgicamente para alcanzar su objetivo." La actitud de los hroes de La barraca de Canas y barro y de Flor de Mayo es la de indeclinable entusiasmo por la vida y por la tierra. El impulso vital es el motor que mueve al hombre de la regin valenciana; son hombres que viven en ntimo abrazo con la naturaleza y aunque la tarea es ardua y puede terminar en tragedia, no reniegan de ella, persisten en su actitud. El Petor, el esforzado pescador de Flor de Mayo ilustra este sentimiento: Ellos nacan all, no vean mas sustento que el mar; se agarraban a sus pechos para siempre y haba que conformarse con lo que les diese: el agrio de la tempestad o la dulzura de las grandes pescas. ( p. 44 0) Blasco Ibnez como buen materialista, se preocupa del momento presente, por la existencia material y actual del hombre y por eso presenta a sus personajes ligados por fuertes lazos de amor y dependencia a la naturaleza. Como Anteo, hijo de Gea, este labriego recupera su fuerza en contacto con la tierra de la que es parte: La afirmacin de que la vida fsica e intelectual del hombre y la naturaleza son interdependientes, significa simplemente que la naturaleza es dependiente de s misma, PQ4?" que el hombre es parte de la naturaleza.

PAGE 53

48 La alienacin del hombre de la naturaleza Si en las novelas de la regin valenciana, Blasco Ibnez presenta al hombre identificado con la naturaleza, en la novela del campo andaluz, La bodega lo presenta en la situacin opuesta, en la de alienacin. En La bodega Blasco Ibez hace el anlisis de todas las alienaciones sufridas por el hombre: econmica, social y religiosa, pero la alienacin de la naturaleza es presentada como la ms grave, destructiva y de mas trgicas consecuencias, porque atenta contra la misma existencia del hombre. En la regin de Andaluca vemos coino el hombre recibe a cambio de su trabajo un salario insuficiente que no le permitir cubrir sus necesidades. El proletariado agrcola que cultiva una tierra de cuya cosecha no ha de comer, esta alienado de la naturaleza y esa es la clave de su repulsin a la tierra. En estas novelas el pen expresa su cansancio y su odio hacia la tierra. El viejo Zarandilla, tpico representante del proletariado sin tierra, alienado, dice: El hombre no pu querer una tierra que no es suya. Slo deja el sudor y la sangre sobre los terrones de que puede sacar el pan. Que aquella inmensidad de tierra se repartiese entre los que trabajan: que los hombres supieran que del surco podan sacar algo ms que un puado de cntimos y los tres gazpachos y se vera si los del pas eran holgazanes. ( p. 1258) Mientras el hombre trabaja una tierra que no es suya solo siente el cansancio, el hambre, el calor. Es el hombre extrao a su mundo, condenado a ganar el pan precariamente, esclavo de una tierra a la que odia.

PAGE 54

49 Dice Lain Entralgo que el hombre que se aloja en el paisaje observado por Unaniuno y Ezorn, perturba el paisaje: El hombre, ya se ve, mancilla y desconcierta la lmpida serenidad del paisaje ibrico, disuena dentro de aquella "cancin silenciosa" del alma de las cosas de que nos hablo" namuno. 27 Esta es la situacin del bracero andaluz; mal alimentado, extenuado por un trabajo agotador, su cuerpo renegrido por el sol disuena dentro de la belleza natural del paisaje. En el siguiente prrafo el escritor presenta la estampa real del hombre en el campo andaluz: Su miseria fsica_era el resultado de una fatiga prolongada aos y ms aos, de una alimentacin inspida de pan, solo de pan, los cuerpos rudos y angulosos, parecan labrados a hachazos; otros eran deformes y grotescos, los brazos negros, con las agudas protuberancias de una gimnasia forzada. ( p. 1250) Este pasaje presenta el cuadro de la completa alienacin; el hombre se ha alienado de su belleza fsica, de su salud, incluso de su propia existencia, ya que su vida se ver acortada considerablemente debido al trabajo agotador y a la escasa alimentacin, el hombre esta" alienado del mundo. En este mundo de la gran hacienda latifundista, en el que el bracero es el hroe annimo y esclavo que soporta con su trabajo la economa de la regin, el hombre se ha devaluado, esta" a merced el capital: Al capital no le preocupa lo largo de la vida del trabajador. Todo lo que le concierne, es simplemente el mximo de labor que puede rendir en una jornada de trabajo. Este" fin se alcanza acortando la vida del trabajador, lo mismo que el granjero egoista saca la mxima cosecha del suelo robndole su fertilidad. 28

PAGE 55

50 Agotado por la fatiga, el hombre ha perdido la capacidad de relacionarse con la naturaleza y con los otros hombres, y hasta consigo mismo, y la alienacin es la nota dominante y dramtica, el hombre agoniza sobre un surco al que odia. Para este hombre el mundo es una realidad incomprensible, carece de coherencia y de sentido. Su presente es la pobreza y el cansancio y su futuro sera ms misero todava. Este hombre ha sido robado de su propia existencia: Mientras la alienacin del trabajo quita al hombre el objeto por l producido, al mismo tiempo lo despoja de su vida, de su objetividad real como ser de la especie humana, y cambia su ventaja sobre los animales en una desventaja, porque su cuerpo inorgnico, la naturaleza, le es robado. 29

PAGE 56

51 Notas Jos Ferrater Mora, Diccionario de filosofa abreviado Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 1976), p. 131. 2 George Lichtheim, Encvclopsdia of the Social Sciences, ed. Bdwin Seligman (New York Macmillan Co., 1957), p. 264. 3 Herbert Marcuse, Reason and Revolution. Hegel and the Rise of Social Theory (New York: Humanities Press, 1964), p. 34. Ferrater Mora, p. 131. 5 Robert C. Tucker, Philosophy and Myth in Karl Marx (Cambridge: niversity Press, 1972), p. 123. 6 Tucker, p. 143. 7 Joachim Israel, Alienation f rom Marx to Modern Sociology (Boston: Allyn and Bacon, 1971), p. 5. 8 Lewis S. Feuer, ed., Marx and Engels. Basic Writings on Politics and Philosophy (Garden City: Doubleday, 1959), p. xiii. Karl Marx, Economic and Philosophical Manuscripts trans. T. B. Bottomore, ed. Erich Fromm (New York: Frederick Ungar, 1978), p. 99. 10 Marx, pp. 99-100. 11 Marx, p. 113. 12 Marx, p. 51. 13 Marx, p. 95. 14 Marx, p. 103. 15 Marcuse, p. 314. 16 Marx, p. 200. 17 Erich Froittn, Marx's Concept of Man (New *£ork: Frederick Uhgar, 1978), p. 8. 1 o o Marx, p. 203.

PAGE 57

52 19 Marx, p. 127. 20 Enric Sebasti, Valencia i les novelles de Blasco Ibez : proletariat i burguesia (Valencia: L'Estel, 1966), p. 31. 21 Gerald Brenan, The Literature of the Spanish People (Cambridge: University Press, 1951), p. 413. 22 Marx, p. 96. 23 Froinrn, p. 62. 24 Marx, p. 184. 25 Maurice Duverger, An Ihtroduction to Social Sciences Qfew York: Frederick A. Praeger, 1964), p. 40. 26 Marx, p. 101. Pedro Lan En traigo, La generacin del 98 XMadrid: EspasaCalpe, 1975), p. 37. 1? Marx, p. 148. 29 Marx, p. 102.

PAGE 58

CAPITULO III ALIENACI"N RELIGIOSA: LA CATEDRAL Y LA BODEGA A la muerte de Hegel en 1831, sus especulaciones filosficas dejaban abierto el camino por el que haba de descender el pensamiento filosfico desde la esfera ideal, en la que se haba refugiado por siglos, al terreno de la realidad. La filosofa alemana encontr'' en el pensamiento de Hegel el punto de partida de una doctrina innovadora y revolucionaria que predicaba la apoteosis del hombre. En Alemania seguan a Hegel un grupo de intelectuales a los que se les llamo los jvenes hegelianos," divididos en dos tendencias; la radica] y la conservadora. Para dos jvenes de la tendencia radical, Karl Marx y Frederich Engels, que mas tarde ejerceran una poderosa influencia en el pensamiento europeo, la filosofa de Hegel no tena secretos, como ellos mismos decan. Son estos dos jvenes los que dan el paso definitivo a partir del pensamiento del maestro Hegel, reafirmndose en el de Feuerbach; pero es este el que rompe el fuego en el movimiento que liberara definitivamente a los discpulos del idealismo hegeliano, para colocarlos slidamente en el mundo material y real donde el hombre vive y hace su historia. Engels, en un escrito de juventud, apunta en el blanco de lo que sera el pensamiento humanista de la poca moderna: Y sin embargo la pregunta se presenta: Que es Dios?, y la filosofa alemana lo ha resuelto como sigue: Dios es el hombre. 1 53

PAGE 59

54 Karl Marx se ocupa de la crtica de la religin en Ttoward the Critique of Heqel's Philosophy of Right. Critique of Religin publicado en 1844. Para la crtica de la religin, Marx abandona el terreno especulativo, en el que se haba refugiado tradicionalmente la polmica religiosa, y no se muestra interesado en buscar razones teolgicas o filosficas que demuestren la no existencia de Dios, y se afirma en un humanismo positivo que tiene su base en el principio de que el hombre, ser concreto y real, ha creado su mundo humano a partir del mundo material y en sus relaciones sociales con los otros hombres; y es ah, en el mundo, donde el hombre ha de buscar su identidad, ya que el hombre, segn dice Marx es un ser concreto: El hombre no es un ser abstracto esparcido fuera del mundo. El hombre es el mundo del hombre 2 Marx declara que la crtica de la religin es la premisa fundamental para toda otra clase de critica, y asi dice: La crtica del cielo se convierte en la critica de la tierra, la crtica de la religin en la crtica del derecho y la crtica de la teologa en la crtica de la poltica. 3 En su estudio Marx llega a una conclusin categrica: la religin es un invento del hombre, un producto creado por su imaginacin, y dice: El hombre hace la religin, la religin no hace al hombre. En otras palabras, la religin es la misma conciencia del hombre y el ^sentimiento del ser que no se ha encontrado a si mismo o que se ha perdido de nuevo. Marx niega la existencia de un mundo celestial y extraterreno en el que se haba basado la tradicin religiosa del mundo occidental, y

PAGE 60

55 afirma la concepcin materialista del hombre y de la historia como punto bsico de su pensamiento: El hombre es el mundo del hombre, el Estado, la sociedad. Este Estado, esta sociedad producen la religin que es una consciencia pervertida del mundo porque procede de un^ mundo pervertido. La religin es la teora general de ese mundo, su compendio, su enciclopedia, su lgica en una forma popular, su punto de honor espiritual, su entusiasmo, su sancin moral, su solemne fin, su terreno universal para el consuelo y la justificacin. 5 Marx afirma que el hombre ha inventado la religin para evadirse de su mundo humano, pasando asi a un mundo fantstico, el de la religin, donde deposita una serie de ideas y sentimientos que son "la expresin de una existencia que esta'' ajena a su esencia, de una existencia alienada. Del pensamiento de Marx se infiere que el hambre busca en un mundo ilusorio, su esencia y su centro, quedando convertido en un ser dividido, que ha perdido la conciencia de su identidad: La religin es solo un sol ilusorio que gira alrededor del hombre cuando el hombre no gira alrededor de s mismo. 6 Siguiendo el pensamiento de Marx se llega a la conclusin de que el hombre, al refugiarse en la religin y depositar en ella sus ilusiones y esperanzas, olvida que man is the suprema being for man" y que es en el mundo de las realidades concretas, en el mundo humano, donde ha de buscar su verdadera esencia: El hombre, que buscaba un superhombre en la fantstica realidad del cielo, y encontr'' all slo el reflejo de s mismo. 7

PAGE 61

56 Segn Marx, la supresin de las creencias religiosas a las que el hombre se aferra en su inseguridad, es necesaria para la integracin del hombre en su mundo humano y para la consecucin de la felicidad en el mundo material y real en el que el hombre vive: La supresin de la religin como la felicidad ilusoria de la gente, es necesaria para su felicidad real. La crtica ha arrancado las flores imaginarias a la cadena, no para que el hombre arrastre la cadena sin fantasa ni consuelo, si no para que rompa la cadena y coja las flores vivas. 8 Piensa Marx que la necesidad sicolgica de la ilusin religiosa en el hombre, desaparecer cuando el ser humano no viva en la miseria material y espiritual que los hombres han creado en sus relaciones sociales y econmicas y dice: La meta de la historia, por lo tanto, una vez que el mundo del ms all de la verdad desaparezca, es establecer la verdad de este mundo. 9 Sin duda Blasco Ibez sigue la filosofa de Marx en su critica de la religin. Dos obras principales, La Catedral y La bodega la primera publicada en 1903 y la segunda en 1905, le sirven de vehculo para la exposicin de los principios de su pensamiento humanista y sociolgico en los que basa su crtica de la religin; principios que son en definitiva los mismos que la filosofa liberal del mundo occidental sustentaba y cuya premisa bsica es la revalorizacin y defensa del hombre. Es interesante confrontar las ideas de Vicente Blasco Ibez expuestas en estas novelas con las de Marx. Al hacerlo, podemos compro-

PAGE 62

57 bar que Blasco Ibnez, para su crtica de la religin, parte de las conclusiones a las que Marx haba llegado, y a cada afirmacin de Marx, encontramos su contrapunto en Blasco Ibnez. A la primera y categrica afirmacin de Marx en su Critica, de que el hombre "ha hecho la religin," tenemos la correspondiente aseveracin de Blasco Ibnez en La Catedral : Ese Dios surgi del cerebro del hombre, y el cerebro es el rgano ms reciente del ser humano, el ltimo en desarrollarse. Cuando inventaron a Dios, la tierra exista ya haca millones de aos. ( p. 1029) Blasco Ibnez, como Karl Marx, es un materialista convencido, y cree que la materia es la nica realidad, y que el hombre que es vida y pensamiento," pertenece a ella, y ah es donde est su mundo del que el hombre se aliena por medio de las creencias religosas: Dios somos nosotros y todo lo que nos rodea. Es la vida con sus asombrosas transformaciones siempre muriendo en apariencia y renovndose hasta lo infinito. Es esa inmensidad que nos espanta con su grandeza y no cabe en nuestro pensamiento. Es la materia que vive, animada por la fuerza que reside en ella con absoluta unidad, sin separacin ni dualidades. El hombre s Dios; el mundo es Dios tambin. ( p. 1028) Sentado este principio de identidad del hombre con la naturaleza, Blasco Ibnez pasa a la crtica de la religin basndose en tres puntos clave, en los que esta se relaciona con el hombre como ente social. 1. Coito impartidora de enseanzas quo al moldear
PAGE 63

58 El estudio de sus obras aclara que la crtica de la religin, es para Blasco Ibaez, lo mismo que lo fue para Marx, el punto de partida de la crtica de las instituciones sociales; ya que la religin es considerada por Blasco Ibaez como la fuente de las otras alienaciones y ella misma la mas profunda, duradera y traumtica de todas las alienaciones sufridas por el hombre, dice Marx: La angustia religiosa es al mismo tiempo la expresin de la angustia real y la protesta contra ella. En su crtica de la religin Blasco Ibaez no se muestra como un pensador fro y sistemtico, es por el contrario un critico apasionado, un humanista, que indignado ante el espectculo de la infelicidad del hombre, intenta hacer su defensa. Sus teoras y alegatos contra la religin, son los de un escritor que ms que nada, es un reformador social y un agitador poltico y que est' por tanto, mas interesado en sealar los efectos adversos de las enseanzas de la iglesia en la formacin de la personalidad, el anacronismo de las manifestaciones del culto o en los defectos de los eclesisticos, que en profundizar en la crtica del dogma. En La Catedral y en La bodega Blasco Ibaez acusa a la iglesia de predicar la resignacin, la pobreza y la humildad, y ante la ofensa "presentar la otra mejilla," enseanzas que a su parecer conducen al hombre a un estado de inseguridad, inferioridad y desprecio de s mismo, llevndolo a la situacin de tener que considerarse un ente pecador e indigno. En este aspecto de su critica, Blasco Ibaez coincide tambin con Marx que seala: "Los principios sociales del cristianismo predican la cobarda, el auto desprecio, la sumisin, la humildad."

PAGE 64

59 En La bodega Salvatierra, el hroe socialista habla con tristeza de esta gente humilde y sufrida, los peones de las vias, que desconocen su valor humano: Esa gente sufre y calla, porque las enseanzas que heredaron de sus antecesores son ms fuertes que sus cleras. Pasan descalzos y hambrientos ante la imagen de Cristo; les dicen que muri' por ellos, y el rebao miserable no piensa que han transcurrido siglos sin cumplirse nada de lo que aquel prometi'. ( p. 1297) Blasco Ibez con este alegato parece sostener que el estado de humildad del pueblo es una consecuencia de las enseanzas de la iglesia, ya que la sumisin del pueblo es necesaria para el sostenimiento del orden en la sociedad burguesa a la que la iglesia apoya. Esto parece coincidir con la idea de Marx, al afirmar que: Los principios cssciales del cristianismo predican la necesidad de una clase gobernante y de una clase oprimida, y la nica esperanza que le queda al oprimido es que el poderoso sea caritativo. H El estado de humildad tan alabado por la religin, en realidad refleja la alienacin y el desamparo del hombre pobre que carece de cualquier estatus social y econmico y que ademas encubre la explotacin de una clase por la otra, situacin que Marx concreto diciendo: La religin es el espectculo de la criatura oprimida, el sentimiento de un mundo sin corazn y el alma de condiciones desalmadas. ^ 2 Raspecto a la caridad, virtud exaltada por la iglesia y predicada a los ricos para inducirlos a la ayuda del desvalido, Blasco Ibez sostiene que es una virtud que degrada al que recibe sus beneficios, ya que se le da gratuitamente, sin esfuerzo alguno por su parte "un

PAGE 65

60 mendrugo," coito el que se le pudiera dar a un animal importuno, que de todas maneras sera insuficiente y que dar al hombre la medida de su pobreza, infelicidad e inferioridad: La caridad no haba hecho nada por dignificar al hombre. Diecinueve siglos llevaba ^reinando ; la cantaban los poetas como inspiracin divina; la ensalzaban los felices como la mayor de las virtudes. Era la ms impotente y anmica de las virtudes. Haba tenido palabras amorosas para el esclavo, pero no haba roto sus cadenas, ofreca un irendrugo al siervo moderno, pero no osaba el menor reproche contra la organizacin social que lo condena a la miseria por el resto de sus das. ( p. 1274) Salvatierra, el hroe socialista que recorre los campos predicando la resistencia y la elevacin del nivel humano a los hombres, y que es el portavoz de las ideas del autor, opina sobre las relaciones del trabajador con las ideas que la religin representa: Y el jornalero del campo, que mal alimentado con bazofia, sudaba bajo el sol, sintiendo la proximidad de la asfixia, al detenerse un instante para respirar en esta, atmsfera de horno, se deca que era mentira la fraternidad de los hombres predicada por Jess y falso aquel Dios que no haba hecho ningn milagro dejando los males del mundo como los haba encontrado cuando lleg a l. ( p. 1023) En La bodega las apariencias dlas relaciones laborales son impecables, se presentan llenas de honorabilidad, paz y orden, sobre todo en opinin del patrn y de los sacerdotes que lo acompaan, como se ve en el episodio de la bendicin de las vias, donde el patrn, identificado con la teora del derecho divino de la autoridad y de la propiedad reflexiona: Dios quera que existiesen los ricos y los pobres, y los de abajo deban de obedecer a los de arriba,

PAGE 66

61 porque as lo ordenaba una jerarqua de orden celeste. Pero lo que ms me revuelve la sangre es que se pretenda que todos seamos iguales, como si no existiesen jerarquas hasta en el cielo. ( p. 1228) Monlogo muy caracterstico de un personaje prototipo de su clase social y econmica, que sustenta todos los prejuicios favorables a su estatus. Mientras en la bodega el patrono, don Pablo Dupont, practica una devocin extricta y rutinaria, y obliga a sus braceros, bajo amenaza de despido, a ir a misa y a asistir a las ceremonias religiosas, porque "un amo cristiano debe preocuparse no slo de la vida de sus dependientes, si no de su alma," como dice a un subordinado, los braceros de sus vias no parecen participar del mismo entusiasmo religioso de su patrn, y uno de ellos, que ha sido despedido por no haber asistido a la misa del domingo, se queja, mostrando el anverso de las relaciones laborales, donde se oculta el abuso y la arbitrariedad: Ya no estoy all, sabe usted? Me han despedido esta maana. Al presentarme en la bodega, el encargado me ha dicho, de parte de don Pablo, que estaba de ms. Despus de cuatro aos de trabajo y de buena conducta. De todo tiene la culpa la beatera cochina. Sabe usted mi delito?, no ir a entregar la papeleta que me dieron el sbado, (como comprobante de haber asistido a la misa). ( p.1231) Los mismos patrones acusan a sus trabajadores de no tener religin. Luis Dupont, propietario de una hacienda, habla en el casino, con la unmine aquiesciencia de los presentes, del origen de los males sociales: Todo lo que ocurra era por culpa de los gobiernos que no meten en cintura a los gaanes, y tambin por falta de religin. S, seor, la religin: ste era el freno del pobre. ( p. 1248)

PAGE 67

62 Los braceros, situados en un precario nivel de supervivencia, no parecen preocuparse por una vida de ultratumba que les ser concedida como premio a su pobreza y humildad, y sostienen el punto de vista opuesto al del patrn. En la ceremonia de la bendicin de las vias, los peones, contrariados por haberse visto privados de un da de descanso, el domingo, no toman en serio la parte que les corresponde en la ceremonia: A las pocas frases de la letana, los jornaleros, aburridos de la ceremonia, con el cirio hacia abajo, contestaban automticamente, imitando unas veces el ruido del trueno y otras veces el chillido de vieja, que haca a muchos de ellos llevarse el sombrero a la cara para contener la risa. (p.1290) Para estos peones la vida es casi una imposibilidad. El trabajador que aparece en La bodega tiene un misero jornal que no le permite cubrir las necesidades ms perentorias, el dinero no le alcanza para comprar comida suficiente y mucho menos para comprar ropa y zapatos con los que presentarse decentemente vestidos en la iglesia. As, la religin y sus ceremonias se le presentan como una actividad de buen tono, pero de la que estn excluidos, alienados. El obrero de La bodega carece de categora social porque carece de medios econmicos. Es un hombre alienado, no slo de las ideas abstractas que la religin representa, si no tambin de las practicas decUa iglesia. Garca de Cortzar en su ensayo "La iglesia espaola de la Restauracin," escribe: El arzobispo de Sevilla, Eenito Sanz y Fores, divida la religiosidad de sus diocesanos, en las mismas categoras que configuraban las clases sociales de la dicesis: 'Los nobles

PAGE 68

63 ricos son en general piadosos y viven piadosamente: la clase media, sobre todo las mujeres, es tambin piadosa; los que ocupan el ltimo lugar es el pueblo, aunque no reniegan de la fe, ignoran, muchos, la doctrina cristiana, y descuidan los mandamientos de la Iglesia, no acuden al templo y a la escuela, profanan las fiestas, se dan a la embriaguez y a la lujuria, viven fcilmente en concubinato. 1 3 Gerald Brenan, observador de las costumbres de Espaa, asegura que en la Europa del siglo XIX, especialmente en Espaa, la religin era practicada casi exclusivamente por la burguesa y la clase media, y as lo relata en su Spanish Labyrinth : Sun Yan Sen, cuando visito' Europa, se asombraba de que una religin que constantemente alaba al pobre y amenaza y condena a los ricos, era practicada y mantenida principalmente por los ms ricos, ms egoistas y ms respetables clases. 1 Blasco afirma tambin por ultimo, que las enseanzas de la iglesia contribuyen a que el hombre sienta una disminucin del amor a la vida. Al decirle al obrero que acepte humildemente su miseria, lo empuja a la renuncia de la lucha por la vida disminuyendo su inters por la mejora de las condiciones de su vida presente, asi su resignacin lo aliena de la razn de su existencia que es el vivir en el mundo material, y en su miseria actual y real, se le presenta "la conquista del cielo como nico ideal de la vida," negando asi el imperativo categrico que impone la vida: el vivir. Y asi dice: El hombre deba buscar la felicidad nicamente en este mundo. Tras de la muerte solo exista la vida infinita de la materia. ( p. 1050) Blasco Ibnez en La Catedral y en La bodega hace la critica de todas las instituciones: el Estado, la Iglesia, el derecho y de

PAGE 69

64 todas las relaciones sociales y laborales, que habiendo sido instituidas por los hombres para la comn defensa y bienestar del grupo social, se convierten, al paso del tiempo, en instituciones que defienden solo los intereses e ideas de las clases gobernantes y en instrumento de explotacin y opresin de la clase gobernada. Lo mismo Marx que Blasco Ibez reconocen que para el hombre el supremo ser debe.ser el hombre mismo, "the supreme being is man," y lo instan a la lucha por la emancipacin de todo lo que lo tiene aherrojado: El imperativo categrico del hombre es destruir todas las relaciones en las que es rebajado, esclavizado, inerme, despreciable criatura. *•-> Alienacin civil: la guerra colonial y la protesta contra el reclutamiento El 24 de febrero de 1895, con el Grito del Baire, estalla la Revolucin cubana y Vicente Blasco Ibez lanza, entre marzo de 1895 y enero de 1898, una apasionada campaa periodstica en El Pueblo de protesta conta la guerra colonial y especialemnte contra el sistema de reclutamiento de soldados vigente entonces en Espaa. El ao 1898 corresponde a la primera legislatura en la que Blasco Ibez representa a Valencia como diputado republicano en las Cortes. En ese mismo ao los acontecimientos se presentan con vertiginosa sucesin catastrfica: 25 de abril, declaracin de la guerra por parte de los Estados Unidos; uno de mayo, hundimiento de la escuadra espaola en Cavite; tres de julio, Santiago de Cuba.

PAGE 70

65 Es el perodo del desastre nacional, en el que Unamuno escribe con dolor: Vino el derrumbe de nuestros sueos histricos, vino lo de Santiago de Cuba y lo de Cavite, vino el Tratado de Pars, y en medio del estupor, o mas bien de la estupidez general, nosotros, los que dicen del 98, nos tocamos, nos sentimos el alma. 1 Entre los artculos escritos por Vicente Blasco Ibaez en defensa del soldado, se destaca el titulado "El rebao gris/' de marzo de 1395, donde dice: Una masa de jvenes vestidos con trajes de mecnica, pasando el portn que conduca a la escala del "Antonio Lpez," mirando en derredor con cierto azoramiento, andando como sonmbulos, sin osar volver la mirada atrs por miedo a que la tierra patria, que tal vez no vuelvan a ver, despertase en sus memoria penosos recuerdos que hiciesen asomar las lgrimas a sus ojos. Un rebao gris que mansamente guiado por los pastores, tristes y desalentados, avanzaba sobre los embreados maderos, subiendo la escala para desaparecer en las entraras del trasatlntico. Viva la patria, hace falta carne humana en los hospitales; las fiebres antillanas, el feroz vomito negro, estn hambrientos de vctimas y all va rumbo a las Antillas nuestra juventud robusta, arrancada al trabajo de los campos *7 Blasco Ibnez, como buen humanista y defensor de los derechos del hombre, ante el grito fanfarrn de "hasta el ultimo hombre y la ultima peseta" de los polticos que representaban el poder establecido, que ya tenan en campaa 126,000 hombres, numero verdaderamente exorbitante para la poca, escribe con irona el 9 de marzo de 1895:

PAGE 71

66 A Cuba, s; debemos defender nuestros intereses. Por el honor de Espaa tenemos que guardar fusil en mano los millones de los negreros jubilados. 18 Blasco Ibez sostiene que el factor econmico es la causa real en el conflicto colonial, sealando "el divino poder del dinero," como la fuerza motriz decisiva en el gobierno del pas, como Marx ya haba sealado: El dinero es el medio externo y universal y el poder, no derivado del hombre como hombre, o de la sociedad humana como tal sociedad, que cambia representacin en fealidad y realidad en representacin. Es la ramera universal, la universal alcahueta entre los hombres y las naciones. 19 Blasco Ibez, con su habitual franqueza, denuncia a las clases que estn interesadas en sostener la guerra: los comerciantes, los burcratas y los altos jefes militares, y ademas, los que teniendo algunos bienes de fortuna no se vern forzados a enviar a sus hijos a luchar en las colonias: Los que cobran los pingues sueldos en Cuba, los que por su nacimiento estn seguros de que en caso de ruina el Gobierno les dar algn puesto en las Antillas, de esos que permiten hacer milagros; la aristocracia que por obra y gracia de seis mil reales tiene la generosidad de renunciar al alto honor de servir a la patria. 20 Blasco Ibez sostena que el sistema de reclutamiento era una violacin de los derechos del hombre y dice: El honor nacional no se funda en el pueril empeo de sujetar a los dbiles con frreas ligaduras, imponindoles la ley de la servidumbre. El honor nacional, filsofos mantenedores del absurdo, no tiene fuerza de ley para despoblar una nacin y arruinarla solo por el puro placer de jactarse de fuerte.

PAGE 72

67 ¡El honor nacional'. Figura huera que se emplea para deslumhrar a los pueblos que viven en la sombra de la preocupacin yno tienen idea del derecho y de a justicia. Segn el Artculo tres de la Constitucin de 1876, "El servicio es obligatorio para todos los espaoles," pero al existir la redencin en metlico del recluta, de hecho, la obligacin de tomar las armas, recae sobre los que no tienen la cantidad estipulada por las leyes militares. As la vida del hombre quedaba ligada inexorablemente al poder del dinero, como explica Marx en su Manuscrito III : Si el dinero es el lazo que me ata a la vida humana, y a la sociedad y que me une a la naturaleza y al hombre no es la unin de todas la uniones? M> es por tanto tambin el agente universal de separacin? Es al mismo tiempo el factor de separacin y unin, el galvano-qumico poder de la sociedad. El sistema de reclutamiento era para Blasco Ibaez, una injusticia que perpetuaba en Espaa la estructura medieval de las castas. Protestaba contra una ley que privaba al individuo de su derecho civil y que lo forzaba a ir a una guerra que haba sido decretada por los polticos y generales de la monarqua para servir los intereses de grupo y que repugnaba al pueblo, y sigue diciendo: Los espaoles -digmoslo para regocijo de las almas nobles que reprueban la guerra entre pueblos hermanos, porque constituye un acto brbaro de lesa humanidadno irian a Cuba a matar hombres si les fuese dado romper esa ley que esclaviza la humanidad y convierte al ser pensante en maquina que se mueve al antojo del que la dirige. 23 Blasco Ibhez sealaba la exagerada influencia del ejercito en el gobierno del pas y su posicin privilegiada econmicamente, extremo que confirma Vicens Vives en su Historia de Espaa:

PAGE 73

68 La hipertrofia del ejrcito (con sus 499 generales, 578 coroneles, y 2 3, eco oficiales inferiores) su devoradora posicin en el presupuesto (ms del 65 por ciento de los gastos) y la ineficacia de su adiestramiento, estimulan el renacimiento del espritu de misin nacional del militar. Asi, en el conflicto colonial, un grupo, la oligarqua gobernante decida la guerra, y otro grupo, el pueblo, asuma la responsabilidad en el campo de batalla: "los pobres, los humildes, los que no saben donde estn las Antillas y no han tenido parte en la preparacin de esta guerra desastrosa," los que no disponan de la cantidad en metlico necesaria para la redencin del servicio militar y que por tanto no podan disponer de su propia vida. Tomaba el dinero en este caso el poder de regir y comprar la vida del recluta, alienando al hombre de su propia existencia, que demuestra la teora de Marx al decir que el dinero tiene un poder "divino" y compra y vende la vida humana: El dinero tiene el poder de confundir e invertir todas las cualidades humanas y naturales. Logra la confraternizacin de los incompatibles. El divino poder del dinero, reside en su carcter de alienador y auto alienante del hombre de su especie y de su vida. Es el poder alienante de la humanidad. => La situacin de los reclutas en la Espaa finisecular, ilustra prcticamente lo que es la alienacin del individuo de su propia persona: en esta situacin el hombre no es dueo de su vida, pertenece a un ente todopoderoso, el Estado, que puede someterlo a una clase de actividad, la guerra, que es contraria a los fines de su existencia. El hombre, en estas circunstancias, es privado de su

PAGE 74

69 derecho a seguir viviendo. Marx explica lo que es la alienacin en el siguiente pasaje de su Manuscrito III : La alienacin es evidente no slo en el hecho de que mis medios de vida pertenecen a alguien que no soy yo, que mis deseos son para m la inalcanzable posesin de alguien diferente de m, y que todo es diferente a s mismo, que mi actividad pertenece tambin a alguien distinto y por ltimo, que un poder inhumano lo dirige todo. 26 Los reclutas del ejercito espaol, no eran personas "sui juris" ya que no disfrutaban de la plenitud de su capacidad jurdica al no tener la cantidad sealada para la redencin del servicio militar. Dice Joaqun Costa que en Espaa no gozan de su capacidad jurdica mas que unas pocas personas, un millar: "Las dems son personas jurdicamente incompletas, viviendo a merced de un millar o de sus hechuras Blasco Ibez denuncia con su campaa antiblica, como en la Espaa finisecular gobernada por la Restauracin, el hombre pobre no tiene derecho a vivir; esta sometido a un salario insuficiente si trabaja, y se ve forzado por el sistema estatal de reclutamiento a ir a la guerra, donde con muchas probabilidades morir en campaa o vctima de las enfermedades tropicales. Este hombre, prisionero de los mecanismos del Estado, es, en definitiva, un hombre alienado de su propia existencia y de la sociedad a la que defiende y para la que trabaja, ya que no disfruta de losderetos civiles y de las ventajas econmicas de las otras clases.

PAGE 75

70 El Estado, al establecer la redencin del servicio militar por el pago de una cantidad en metlico, asigna a la vida humana un valor monetario y de cambio, -el que tiene 6,000 reales puede cambiarlos por su vida"El dinero, puesto que tiene el poder de comprarlo todo es el objeto por excelencia," dice Marx. Esta idea brbara de asignar a la vida humana un valor concreto en dinero, es estudiada por Marx, que proclama el dinero como "The visible deity, que todo lo compra, que invierte y aliena los valores humanos y que rige las relaciones sociales en la sociedad moderna y capitalista: Puesto que el dinero, como real y activo concepto del valor, confunde y cambia todo, es la universal confusin y transposicin de todas las cosas y valores, es el mundo invertido, la confusin y transposicin de todas las cualidades humanas y naturales. 27 Representaba este sistema de reclutamiento un desprecio de la vida del hambre, la conversin del valor humano en valor mercantil, que impona la responsabilidad de defender un sistema social y econmico sobre las espaldas de los que no tenan nada que defender, ya que carecan incluso de los 6,000 reales. Engels comenta, refirindose a esta situacin que equipara la vida humana a la cantidad de dinero o propiedad perteneciente a un individuo: En la mayora de los estados histricos los derechos de los ciudadanos, estn proporcionados a su riqueza, expresando as el hecho de que el Estado es una organizacin de la clase posesora. 28

PAGE 76

71 Marx y Engels reconocen, como lo reconoca Blasco Ibaez, que el Estado, es en definitiva, una organizacin para la defensa de los intereses de la clase gobernante y que concede a los ciudadanos derechos proporcionales a su riqueza. Siguiendo este razonamiento, el que no tiene bienes econmicos, no tiene derechos: "My own power is as great as the power of money," que es el caso de los reclutas. El gobierno, para hacer cumplir sus decisiones, contaba con los organismos adecuados para imponer "la violencia legitima,-' como son el ejercito y la guardia civil. En el artculo titulado "Que vayan todos: Pobres y ricos,! 1 del 5 de septiembre de 1896, Blasco Ibaez describe la degradante situacin del hombre pobre conducido por la guardia civil: Pasaba la guardia civil llevando amarrados con esposas a unos cuantos infelices vestidos de" rayadillo, desertores apenas huidos, cuyas manos, marcadas con la huella del hierro que sirve para oprimir a los criminales, se quiere que dentro de un mes cumplan misin tan santa y tan voluntaria como debe ser la de servir a la patria. 29 Blasco Ibaez acusaba al gobierno de ejercer la dictadura de hecho, ya que haciendo uso de su autoridad, declaraba el Estado de Guerra el 3 de mayo de 1898, decretaba la suspensin de los derechos civiles e impona el silencio a la prensa, hechos que contaban con numerosos antecedentes en Espaa. Vicente Blasco Ibaez no estaba solo en la protesta contra la guerra y el reclutamiento. Los polticos y escritores republicanos y socialistas, encabezados por pensadores como Joaqun Costa, Pablo Iglesias, Unamuno y P y Margall, secundados por la prensa republi-

PAGE 77

72 cana, se haban pronunciado contra la guerra, pidiendo, cono deca Pi y Margall "una autonoma tan amplia que se confundiera con la independencia. Era un lugar comn, entre los grupos opuestos a la intervencin armada, que el verdadero motivo de la guerra era econmico al mismo tiempo que la defensa del prestigio de la monarqua. "Teman que la perdida de las colonias trajese aparejada la ruina de la monarqua, '! dicen los historiadores Terrero y Regla. En su defensa del proletariado, Blasco Ibnez segua los principios de la Internacional que difunda entonces la prensa socialista: pacifismo, anticolonialismo y solidaridad obrera, que se basaban en el razonamiento de que siendo el proletariado una clase completamente alienada del poder poltico, de la sociedad, de la educacin y del dinero, lo est tambin del concepto de patria en el sentido burgus; as lo afirman Marx y Engels en su Manifiesto : "The workingmen have no country, we cannot take f rom them what they have not got, Blasco Ibnez combata en definitiva "la brutal teora que dignifica la destruccin de los pueblos por medio de la guerra."

PAGE 78

73 Notas 1 Robert C. Tucker, Philosophy and Kyth in Karl Marx (Cambridge: Uhiversity Press, 1972), p. 73. 2 Lewis S. Feuer, ed., Marx and Enqels. Basic Writings on Politics and Philosophy (Garden City: Doubleday, 1959), p. 262. 3 Feuer, p. 263. Feuer, p. 262. 5 Feuer, p. 263. 6 Feuer, p. 262. 7 Feuer, p. 263. Feuer, p. 263. g Feuer, p. 263. 10 Feuer, p. 268. 11 Feuer, p. 263. 12 Feuer, p. 268. 13 Fernando Garca de Cortzar, "La Iglesia espaola de la Restauracin" letras de Deusto (1978), V. 8, p. 34. 14 Gerald Brenan, The Spanish Labyrinth (Cambridge: University Press, 1964), p. 77. 15 Ernest Bloch, On Karl Marx (New York: Herder and Herder, 1971) p. 78. 16 Miguel de Unamuno, Obras Completas (Madrid: Afrodisio Aguado, 1951), p. 334. 17 Vicente Blasco Ibaez, Contra la Restauracin. Periodismo poltico 1895-1904 ed. Paul Smith (Madrid: Editorial Nuestra Cultura, 1978), p. 109. Blasco Ibanez, Periodismo, p. 109. Karl Marx, Economic and Philosophical Manuscripts trans. T. B. Bottomore, ed. Erich Fromm, (New York: Frederick Ungar, 1973), p. 167.

PAGE 79

74 Blasco Ibez, Periodismo p. 110. Blasco Ibez, Periodismo p. 113. 22 Marx, p. 166. Blasco Ibez, Periodismo, p. 112. Jaume Vicens Vives, Historia social y econmica de Espaa y Amrica (Barcelona: Editorxal Teide, 1959), IV, p. 159. 25 Marx, p. 166. Marx, p. 166. 27 Marx, p. 163. Feuer, p. 393. 29 Blasco Ibanez, Periodismo, p. 117.

PAGE 80

CAPITULO IV IA BODEGA: "NOVELA IMAGEN DE LA VIDA" La bodega, que Vicente Blasco Ibnez publico en 1905, forma parte de un grupo de novelas que el autor mismo califico' de "rebelda" o "sociales ." Segn Blasco Ibnez, iraichas de sus obras son el resultado de la observacin directa del lugar, tipos y ambiente en los que piensa basar su tema, y algunas fueron escritas despus de un viaje del autor. En el caso de La bodega Blasco Ibnez hizo lo que era habitual en el, viajo'' por Andaluca con el fin de documentarse sobre un tema ya concebido de antemano. El mismo Blasco Ibnez, en una carta dirigida a Julio Ce j ador, habla de los motivos que lo impulsaron a escribir este grupo de novelas en los que enfrenta los problemas sociales: Acabbamos de sufrir nuestro desastre colonial; Espaa estaba en una situacin vergonzosa, y yo ataque' rudamente, pintando algunas manifestaciones de la vida soolienta de nuestro pas, imaginando que esto poda servir de reactivo. ( p. 18) Vicente Blasco Ibnez quiere historiar en esta obra la vida del hombre pobre y trabajador, empresa que hasta entonces no haba merecido el honor de ser un tema literario o historiografico, como asi lo asegura Diaz del Moral: Hasta el perodo contemporneo la vida de los humildes no haba sido materia historiable. 75

PAGE 81

76 Documento sociolgico mas que novela, La bodega reproduce el drama del labriego andaluz que no tiene tierra para producir lo que necesita para vivir, en irritante contraste con los que tienen mucha tierra y no necesitan cultivarla. En La bodega Blasco Ibnez hace unr anlisis dialctico, econmico sociolgico de la vida del pen asalariado en el campo de Jerez. Indaga las races de la estructura socioeconmica en las que se basan la propiedad y las relaciones laborales, descubre las fallas e injusticias del sistema y por ultimo hace su crtica. Sigue Blasco Ibaez en su obra el mtodo de las ciencias sociales: observacin y documentacin, comparacin de los datos recogidos, y por ultimo, exposicin de las conclusiones. Blasco Ibnez estudia en La bodega la economa, la estructura poltico social, el medio geogrfico, las condiciones de vida, el trabajo, las costumbres, las relaciones familiares, la forma de hablar, vestir, comer y sentir del pueblo, porque como buen observador del hombre, Blasco Ibaez cree, como Duverger, que la sociologa abarca todas las actividades humanas: La vida social no es una zona aparte de la actividad humana, aislada de las otras; todo lo que se refiere al hombre esta" reflejado y entretegido a ella. 2 La bodega es una novela social, y por supuesto una novela realista. El escritor refleja la realidad de una forma precisa, para que su mensaje, traspasando el mbito local, alcance una transcendencia universal, que es en efecto el proposito del critico social.

PAGE 82

77 Daz del Moral dice en su Historia de las agitaciones campesinas andaluzas : El problema social es uno y nico; su sentido profundo y su oriente son los mismos en todos los pases civilizados. Mas su unidad se desenvuelve interiormente en un complejo de elementos y de aspectos que revelan su carcter de problema humano. Es simultneamente un problema econmico, moral, psicolgico, poltico, jurdico y hasta fisiolgico." En La bodega Blasco Ibez empieza observando la tierra y el hombre que la habita y trabaja, "los dos factores eternos de la historia" segn Daz del Moral. En La bodega hay numerosos pasajes que presentan el origen del drama humano; la calamitosa situacin del trabajador en el campo de Jerez: El cencerro de los cabestros haca palpitar con lejana ondulacin el silencio de la tarde, dando una nota melanclica al paisaje muerto. Mira Fermn dijo Salvatierra irnicamente Andaluca la alegre i i Andaluca la frtil \ Millares de hombres sufran el tormento del hambre vctimas del jornal por no tener campos que cultivar; y la tierra reservbase para las bestias en los alrededores de una ciudad civilizada. ( p. 1293) El autor reproduce en este pasaje la dicotoma de la realidad. La primera mitad describe lo que salta a la vista; el idlico paisaje andaluz. Una exclamacin irnica, "Andaluca la alegre," rompe el encanto de la contemplacin para pasar a la otra cara de la realidad; en la que se plant-ea el contraste entre la extensin $ la belleza de la tierra sin cultivar y la fealdad de la vida del hombre y el hambre resultante por falta de cultivo. Para la exposicin de su tema, el artista hace uso de los recur-

PAGE 83

78 sos estticos que, dramatizando la situacin, ilustran el conflicto. As, en el siguiente pasaje, presenta, en una visin panormica, una jornada de trabajo, en la que se ponen de relieve los elementos que dominan la vida del pen: el trabajo y la empresa que lo explota: Luca el sol con mas fuerza, pero bajo su lluvia de oro, la tierra andaluza se mostraba triste con la soledad de un cementerio, silenciosa como si pesase sobre ella la muerte, con un revoloteo de negros pajarracos, en lo alto, y abajo, en los campos sin lmites, centenares de hombres alineados como esclavos, moviendo los brazos con regularidad automtica, vigilados por un capataz. ( p. 1258) Este paisaje, bajo "su lluvia de oro," esconde la tragedia humana. Paulatinamente, surge a la luz el radical contraste entre el hombre y la tierra, y se van acumulando sucesivamente los elementos negativos que gravitan sobre la existencia del trabajador: la esclavitud, la fatiga, la soledad, el silencio y la muerte. As la tierra, cuyo fin es dar sustento y habitacin al hombre, por una absurda situacin social o econmica, es un "cementerio, servir'' de tumba al labriego que la trabaja, y que con su trabajo forzado est cavando prematuramente su fosa. Este hombre no posee la tierra hasta que muere. La bodega presenta, sin duda alguna, la situacin econmica y social de la Andaluca real de aquel tiempo, como en efecto asi lo ratifican los testimonios de los historiadores y socilogos que estudiaron aquella regin en la misma poca que Blasco Ibaez. Todos coinciden en la presentacin de un labriego empobrecido y depauperado.

PAGE 84

79 Hobsbawm, en su obra Primitive Rebels: Studies in Archaic Forros of Social Movement in the 19th and 20th Centuries, dice refirindose a Crdoba: El porcentaje de muertes en los pueblos de las montaas de Crdoba al final del siglo XIX, oscilaba entre el 30 y el 38 por mil. En Baena, el 20 por ciento de todas las muertes en el quinquenio 1896-1900, fueron por enfermedades pulmonares, casi el 10 por ciento, a causa de deficiencias alimenticias; el analfabetismo entre los varones al principio de 1900, oscilaba entre el 65 y el 50 por ciento en todas las provincias andaluzas; y raramente alguna campesina saba leer. As Blasco Ibez, que presenta en La bodega una situacin local; el trabajo en un viedo de Andaluca, ilustra un problema universal: la explotacin del trabajador, exponiendo el absurdo, las colisiones y contradicciones del problema del hombre que trabaja por un salario insuficiente. En efecto, la historia nos dice que en la Andaluca de finales del siglo XIX, los problemas sociales se haban agudizado debido al rgiiten existente de propiedad de la tierra: El latifundismo decimonnico se ahinco en las tierras donde tradicionalmente se haban desarrollado explotaciones agrarias y ganaderas de gran extensin, en manos de un solo dueo y cultivadas por una legin de ^asalariados jornaleros y yunteros. Andaluca (especialmente la parte occidental) Extremadura, la parte meridional de Castilla la Nueva y Len. Tierras de reconquista, de rebaos y alcaides de la Mesta, de Ordenes militares y grandes nobles. En esa poca se reafirma el concepto individualista de la propiedad, desapareciendo las practicas tradicionales de cultivo comunal de la tierra de abolengo neoltico.", (Vicens Vives).

PAGE 85

80 Existan en Andaluca los grandes latifundios, mientras los campesinos carecan de tierra. Impera el derecho hereditario que ha acumulado la tierra en un pequeo grupo de propietarios. Haciendas tan grandes cero provincias pertenecen a una sola familia. Esta situacin es reflejada acertadamente en La bodega : La gran propiedad ensombreca al pas, mantenindolo anonadado bajo su brutal pesadumbre. La ciudad era la urbe del tiempo romano, rodeada de leguas y ms leguas de terreno, sin un pueblo, sin una aldea, sin otras aglomeraciones de vida que los cortijos, con sus siervos del jornal, mercenarios de la miseria. ( p. 1293) Daz del Moral, gran conocedor del problema agrario de Andaluca y fuente clasica de referencia en sociologa, habla tambin de la desproporcionada dimensin de las propiedades en la regin: Existen verdaderos desiertos; enormes dehesas, superiores en superficie a muchos trminos municipales, se suceden unas a otras, sin que en centenares de kilmetros cuadrados se encuentre un poblado, ni un ferrocarril, ni una carretera; algunos caserios y las_ pobres chozas de los pastores son los nicos signos que denotan la presencia del hombre en la solitaria regin, guarida de ciervos y jabales. En un pas predominantemente agrcola como era Espaa, el problema de la posesin de la tierra se hace crtico al llegar el siglo XIX con el reto de la revolucin industrial y la explosin demogrfica. Desde el principio del siglo XIX se hi urgente en Espaa la necesidad de una reforma en el sistema de distribucin de la tierra cultivable. La Cortes de Cdiz que seguan el pensamiento social

PAGE 86

81 de los reformadores enciclopedistas, aprobaron una serie de reformas agrarias pensadas para favorecer a los campesinos sin tierra. Las Cortes aprobaron la ley del 6 de agosto de 1811 que acababa con los restos del rgimen feudal: o sea, el vasallaje y las prestaciones jurisdiccionales y personales, y los privilegios exclusivos, privativos y prohibitivos, referentes a los monopolios econmicos y laborales Por decreto del 17 de junio de 1812, las Cortes dispusieron la enajenacin de bienes de las comunidades religiosas extinguidas o reformadas durante la ocupacin napolenica. El Decreto del 4 de enero de 1813, dispuso la parcelacin de los terrenos de propios y baldios en rgimen de plena propiedad; la mitad seria puesta a la venta y la otra mitad sera repartida entre los soldados de la guerra de la independencia y los vecinos del trmino que no tuvieran tierra. fedida verdaderamente democrtica que fue anulada por Fernando VII, que al regresar a Espaa suspendi" las Cortes de Cdiz y anulo todas las medidas y acuerdos tomados por ellas, lo que imposibilito la reforma agraria. Espaa, como consecuencia, sigui' el camino opuesto al pensado por los reformadores sociales, y asi: La reforma agraria espaola haba de alumbrar un neolatifundismo territorial ms extenso^ econmicamente ms egoista y socialmente ms estril que el precedente. La subida al poder de los liberales reanuda la labor de las Cortes de Cdiz, por ley del 11 de diciembre de 1820, llamada de Desvinculacion, se suprimen las vinculaciones y los mayorazgos. A partir

PAGE 87

82 de J-836, con la Desamortizacin de los bienes del clero, la desvinculacin de los nayorazgos y la Desamortizacin civil, hay una ininterrumpida transferencia de la propiedad territorial. Costa dice que todos los intentos democrticos de dar tierra a los campesinos fueron estriles: la revolucin paso" sin que el pueblo hubiera adquirido un palmo ms de tierra." Los escritores catlicos, lo mismo que los pensadores colectivistas y socializantes, consideran la Desamortizacin un enorme despojo.". Vicens Vives dice al respecto: La burguesa, segn ellos, se habra apoderado de los bienes de la Iglesia y de los municipios, esgrimiendo la teora individualista de la propiedad y reduciendo a los labradores a la miseria. De este proceso surgi el neolatifundismo contemporneo que arrastrara tras l un ejrcito de dos o tres millones de jornaleros desesperados. 8 En efecto, la situacin de los campesinos empeora a partir de la Desamortizacin que los privo de las tierras de aprovechamiento comn y los empobreci "artificialmente," como dice Marx del capitalismo. Los grandes propietarios adquirieron tierras a bago precio, haciendo as mayores sus fincas. Al mismo tiempo apareca un grupo de nuevos ricos, procedente del comercio, que compr' tierra barata y que fue una clase ansiosa de ganancia lo que lograra a expensas del trabajador. As lo corrobora Gerald Brenan: As en el espacio de unas pocas decadas, esta enorme herencia de la propiedad nacional conservada del pasado fue desmembrada. Los fundamentos establecidos por legisladores ilustres de varias generaciones fueron destruidos, y los campesinos espaoles fueron entregados a la tierna misericordia de una nueva clase

PAGE 88

83 de seores, que por supuesto vivira a expensas de su trabajo. La Desamortizacin que enriqueci a la clase media, llevo a los campesinos a la mayor pobreza, ya que de colonos de las tierras comunales, pasaron a jornaleros de los grandes y medianos propietarios, que por supuesto, defendan sus propios intereses pagando miseros salarios Joaqun Costa critica la forma en que la Desamortizacin se llevo a cabo y dice refirindose a ella: La Desamortizacin, que pudo y debio / haber sido una autentica reforma agraria, no solo destruyo los patrimonios eclesisticos, si no tambin los bienes comunales de los pueblos. 10 Blasco Ibaez completa el examen sociolgico econmico de la regin andaluza con un pasaje de La bodega de gran valor testimonial. Es un prrafo extremadamente pintoresco e irnico que el artista pone en boca de un extranjero, un sueco, viajante de vinos, que visita Jerez con frecuencia y por eso lo conoce bien: Los gritos de asombro que le arrancaban el haber visto tantas iglesias, tantos frailes, tantos curas, tantos mendigos, los campos cultivados como en los tiempos prehistricos, las costumbres brbaras y pintorescas, las plazas de ciertas poblaciones llenas de hombres con los brazos cruzados y el cigarrillo en la boca, esperando que fuesen a alquilarlos. ( p. 1252) El escritor quiere presentar el punto de vista de un observador objetivo, para aumentar con este artificio literario, el iirpacto persuasivo sobre el lector, y por eso escoge a un extranjero. Es un prrafo de hiriente burla, que no obstante la exageracin, describe con

PAGE 89

84 bastante verismo a la Andaluca de entonces y que coincide, con ms o menos reserva, con la realidad histrica, como as lo atestigua un prestigioso historiador, Jaume Vicens Vives: Un ejercito de menesterosos recorre;' Espaa durante el reinado de Isabel II, con prolongaciones hasta los umbrales del siglo XX. Lo han descrito las plumas de nuestros primeros novelistas y lo han dibujado los extranjeros que nos visitaron. Esta gente iba de un lado a otro, infestando aldeas y ciudades, recibiendo un misero condumio en las puertas de los cuarteles y conventos. 11 Coinciden as, para describir la realidad, la literatura, la historia y la sociologa. Antagonismo de las clases sociales en La bodega The history of all hitherto existing society is the history of class struggles. Karl Marx and Fredrich Engels, The Communist Manifest (New York: International Publishers, 1973) Marx y Engels sostienen en su Manifiesto que la sociedad moderna que surgi' de las instituciones medievales, no termino con el antagonismo de las clases sociales, si no que sustituyo' las antiguas clases por las nuevas. As, la poca industrial simplifico'' el problema dejando slo dos clases enfrentadas: la burguesa y el proletariado: Toda la historia de la humanidad desde la disolucin de la sociedad tribal primitiva que posea la tierra en comunidad, ha sido la historia de la lucha de clases, oposicin entre explotadores y explotados, entre la clase gobernante y la clase oprimida. La bodega es la novela de la lucha de clases, obra de la madurez literaria de Blasco Ibez, sigue por ello: la premisa naturalista

PAGE 90

85 adoptada entonces por el autor "absoluta fidelidad en la descripcin de los hechos. Presenta el autor en La bodega los hechos reales de los que fue testigo y que tuvieron lugar a finales del siglo XIX y principios del XX. Perodo preado de crisis polticas, depresiones econmicas y agitaciones laborales, cuyos acontecimientos ms destacados desde el punto de vista social son los siguientes: 1868, Revolucin de Septiembre? 1864-65, fundacin de mutualidades y cooperativas obreras; 1865, creacin de peridicos clasistas como "El Obrero" y "La Asociacin"; 1865, Primer Congreso Obrero celebrado en Espaa (Barcelona); 1870, Primer Congreso Obrero Espaol; 1869-1873, expansin de la Internacional de Trabajadores con las caractersticas de Federalismo, Sindicalismo y Municipal! smo ; 1873, primera huelga general revolucionaria que registra la historia social espaola; 1888, fundacin del Partido Socialista Obrero Espaol y la Unin General de Trabajadores; 1890, huelgas mineras; 1890, celebracin del "Primero de Mayo" en Espaa. Entre 1890 y 1900 se consuma la unin entre los sindicatos y los anarquistas; 1890 y 1897, huelgas en Catalua; 1893, 1896, terrorismo cataln; 1897, Proceso de Montjuit; 1901, violentas huelgas en Barcelona; florecimiento del anarquismo, acracia y sindicalismo en Barcelona, Valencia y Andaluca; 1909, Semana Trgica de Barcelona; se crea la Solidaridad Obrera. 3 El clima de agitacin sindicalista y de violencia, se apoyaba sin ninguna clase de duda en la dureza de la vida de los trabajadores: "En este perodo los obreros se echaron a la calle para pedir simplemente pan y trabajo."

PAGE 91

86 En La bodega los conflictos se polarizan alrededor de las dos clases sociales ms caractersticas del sistema capitalista agrario: la alta burguesa, duea de viedos, bodegas y dinero, que son los llamados "medios de produccin y el proletariado agrcola que solo cuenta con el trabajo de sus brazos. En la Andaluca de principios del siglo XX, las estructuras sociales seguan estratificadas. Eran todava supervivencia del orden establecido en la edad media. El novelista presenta la situacin de la distribucin de la propiedad territorial: Muchas familias de rancia nobleza haban guardado la propiedad feudal, las grandes extensiones adquiridas por sus ascendientes, con slo galopar, lanza en ristre, matando moros. Otras grandes propiedades haban sido formadas por los compradores de los bienes nacionales. ( p. 1294) El mecanismo de la produccin tiende a hacer, paulatinamente, mayores las diferencias econmicas y sociales entre los poseedores de la tierra y los que las trabajan como simples braceros. El empresario acumular' a su capital la riqueza producida por el trabajo de los jornaleros. Este mecanismo conduce pregresivamente al enriquecimiento de una minora, la que detenta el poder econmico, y al empobrecimiento de una mayora, la que trabaja. En La bodega don Pablo Dupont ha amasado una gran fortuna y sus casas y tierras atestiguan el enorme provecho que le produce el trabajo de sus peones: Aquella era una tierra aristocrtica y cara, que slo los ricos podan cultivar. Poner de nuevo en explotacin una aranzada costaba

PAGE 92

87 tanto como el mantenimiento de una familia "decente" durante un ao. Pero la casa Dupont era opulenta y poda hacer frente a la plaga, (la filoxera). ( p. 1251) Segua viviendo en .Andaluca, el seor, propietario de la tierra, que gozaba de los privilegios inherentes a su estatus, la abundancia y el lujo: Echo'' abajo el antiguo casern y contruyo lagares nuevos, una hermosa casa para su familia, una capilla espaciosa y rica como un templo y un torren cuadrado, con puntiagudas colmenas, dominando el oleaje de colinas cubiertas de cepas, que formaban el gran dominio de Marchmalo. Todo era solido y nuevo, construido con gran derroche de dinero. ( p. 1250) Mientras el patrono disfruta de la abundancia, el trabajador es el siervo que sufre la pobreza y las penalidades correspondientes a su condicin y vive en la miseria a pesar de trabajar "de sol a sol-" El siguiente pasaje de La bodega describe las condiciones de vida del trabajador: El aspecto de la gaana, el amontonamiento de la gente, evoco en la memoria de Salvatierra el recuerdo del presidio. Las mismas paredes en j ahelgadas; pero aqu menos blancas, ahumadas por el vaho nauseabundo del combustible animal, rezumando grasa por el continuo roce de los cuerpos sucios. Iguales escarpas en los muros, y colgando de ellas, todo el ajuar de la miseria: alforjas, mantas, jergones destripados, blusas multicolores, sombreros mugrientos, zapatos pesados, de innumerablesremiendos, con clavos agudos. Los mas dorman en esteras sin desnudarse, descansando sus huesos doloridos por el trabajo sobre la tierra dura. ( p. 1267)

PAGE 93

88 La errpresa y el trabajador son clases antagnicas ya que sus intereses son opuestos e irreconciliables. Segn Karl Marx ambas clases se excluyen una a la otra: El trabajador identifica al capital corto su no existencia y viceversa; cada uno busca robar al otro su existencia. 14 El despojo por parte del empresario de la plusvala del trabajo lleva en germen la lucha de clases, ya que su base es la explotacin del trabajador que no recibe el valor ntegro del trabajo por el producido. Como novelar, de crtica social que es, La bodega presenta a los dos grupos sociales en los momentos de exaltacin y crisis, circunstancias que examinaran en el cheque violento de las clases enfrentadas. Blasco Ibaez enfoca el conflicto desde el punto de vista de las demandas del proletariado, y esta es la posicin que defiende. En la obra literaria, lo mismo que en la vida real, el malestar social se va incubando lentamente. Es el resultado de un largo proceso que responde a factores geoeconmicos demogrficos, polticos y sociales. En La bodega las huelgas de los campesinos son consecuencia de crisis agrcolas; sequa, prdida de la cosecha, que ocasiona los despidos y la baja de salarios que empobrecen al trabajador. Entre el patrono y el obrero la hostilidad esta' latente, bastara cualquier provocacin, cualquier incidente, para que el descontento, largamente reprimido, estalle violentamente: "La violencia es la partera de toda vieja sociedad encinta de una nueva dice Marx en su Capital. As, la huelga, el incendio y la revuelta, son sntomas de

PAGE 94

89 un mal ms complejo, que la violencia solo saca a la luz. Braudel, observador de las relaciones del hombre y el medio, dice: Los desordenes, los disturbios y las revueltas no son ni lucha de clases ni tan solo lucha de estamentos. Son incidentes provocados y sostenidos por la miseria. 15 En La bodega, la empresa, amparada en el poder que le proporciona el dinero, se desliga de toda consideracin siendo ciega a las infrahumanas condiciones de trabajo en las vias: La herramienta era suya: una azada de nueve libras de peso, que haban de manejar con ligereza, como si fuese un junco, de sol a sol. Se buscaba a los braceros ms fuertes y rpidos en la faena y se les prometa un real de aumento ponindolos a la cabeza de la fila. Este era el que se llamaba hombre de mano. El jayn, para agradecer el aumento del jornal, trabajaba como un desesperado, acometiendo a la tierra con su azadn sin respirar apenas entre golpe y golpe, y los otros infelices tenan que imitarle para no quedarse atrs, mantenindose, con esfuerzo sobrehumano, al nivel del compaero que serva de acicate. ( p. 1285) La poca moderna, con la produccin a gran escala, produjo la paradoja econmica del capitalismo: una burguesa prepotente y un proletariado miserable: Los que dan dos reales a un hombre por el trabajo de todo un da, dijo el revolucionario, pagan hasta cincuenta mil reales por un caballo de fama. ( p. 1285) El patrn, que vive lujosamente de la plusvala del trabajo del pen, considera al trabajador como un instrumento para producir benef icios al capital y cualquier concesin a los trabajadores va mas 1 alia'' del lmite preestablecido para la defensa de sus intereses

PAGE 95

90 Segn Karl Marx, el capital: Que considera el trabajo esclavizado de otros, el sudor y la sangre humana como la presa de su avaricia y mira a la humanidad como un ente superf luo al que se puede sacrificar. As adauiriendo el desprecio por la humanidad. ** Lo mismo en la realidad social que en la obra literaria, el antagonismo de las clases, no se limita slo al aspecto econmico, abarca tambin el rea de los derechos humanos y el concepto moral y personal recproco. Los patronos en La bodega coinciden en su desprecio por los derechos del trabajador, por su carcter personal e incluso por su vida. Uno de ellos resume la opinin patronal mientras hablan en el "crculo Caballista": Ya sabemos los que son los trabajadores: mala gente. Con ellos, el pan en una mano y el garrote en la otra. Una canalla que no quera trabajar. La gente baja lo que necesita antes del jornal es el consuelo de la religin. Un poco de ^caridad, y despus religin, mucha religin y palo al que se desmande Que' va a conseguirse aumentando el jornal? Fomentar el vicio y nada ms. ( p. 1247) La opinin negativa del amo acerca del trabajador tiene su base en la radical oposicin de los intereses econmicos y en la actitud ante el trabajo de patronos y obreros. Mientras el amo dedica todo su tiempo y energa a fomentar la prosperidad de su propia empresa, el obrero, explotado y mal pagado, carece en absoluto de inters por el trabajo y le tiene sin cuidado la prosperidad de la empresa: solo piensa que l con el salario que recibe por su trabajo no comer lo suficiente.

PAGE 96

91 Segn Lewis S. Feuer: Cuando la mayor parte de la sociedad empieza a experimentar la abrupta y dura amenaza de la falta de comida, la historia se convierte en un cuento contado en el lenguaje de la ansiedad econmica. ".' Los empresarios consideran abusivas y absurdas las demandas de mejora de los salarios o de las condiciones de trabajo, y convencidos de que tienen la razn, opinan en consonancia con su punto de vista: Tenan el vicio de las aglomeraciones, eran desconfiados, vean enemigos en todas partes. Y sobre todo, eran holgazanes y haba que azuzarlos como si fuesen esclavos. ( p. 1247) El patrono esta convencido de la baja calidad humana del trabajador, de su holgazanera y carencia de responsabilidad. Vicens Vives, historiador de aquella poca, ratifica las afirmaciones de Blasco Ibnez: En general el fabricante consideraba que los obreros eran gente de distinta condicin humana. A excepcin de los que se distinguan por su inteligencia y esfuerzos, y que el amo elega como sus colaboradores y capataces, los dems eran o bien unos holgazanes o unos ds^Drensivos ™ Los traba j adores por su parte, miran con antipata al patrn de cuyas intenciones desconfan siempre. En La bodega al pasar un grupo de obreros por delante de los balcones iluminados del casino donde los patronos beben y charlan, comentan: Esos son los ricos decan en los grupos Los que nos engordan con gazpachos de perro. Los que nos roban. Malos como se beben nuestra sangre. ( p. 1348) As en el trabajo, los obreros procuran trabajar lo menos posible, y sabotean el trabajo o las maquinas. El viejo Zarandilla que conoce

PAGE 97

92 ntimamente a los trabajadores por haber sido nno de ellos, explica la razn de esta actitud: Resultaban malos trabajadores porque trabajaban para otros? porque tenan la obliqacin de defender su vida miserable unos cuantos aos ms, huyendo el cuerpo a la faena, prolongando los ratos de descanso concedidos para fumar un cigarrillo, llegando al tajo lo ms tarde posible y retirndose cuanto antes. ( p. 1258) En la Andaluca de principios de siglo, el malestar de los trabajadores se manifestaba en espordicas huelgas y revueltas sofocadas rpidamente por el gobierno de la Restauracin borbnica que apoyaba a la burguesa y era apoyado por el dinero de ella. Don Pablo Dupont, el personaje ms representativo de la clase empresarial, expresa la opinin de la burguesa intransijente que se sabe duea de los resortes del poder: Mucha guardia civil, muchos caballos, mucha artillera. Para eso sostenan los ricos el peso de las contribuciones, cuya mejor parte se llevaba el ejercito. De no ser as, para que' servan los soldados, que tan caros costaban, en un pas que no haba de sostener guerras?. ( p. 1320) Frente a la actitud agresiva del empresario, siempre dispuesto a emplear la violencia para la solucin de los conflictos laborales, el hombre del pueblo en La Bodega es presentado como poseedor de sentimientos pacficos, que a pesar de soportar el peso de la miseria y el trabajo, esta' inclinado al dilogo y a la conciliacin para lograr una pequea mejora.' Dice el viejo Zarandilla: Mal, muy mal, seorito. La paz con sangre es mala. Mejor es arreglarse por las buenas. Crea su merse" a un viejo que ha pasado las de Can. ( p. 1320)

PAGE 98

93 En caso de presentarse la crisis los patronos cuentan con las fuerzas organizadas del Estado: el ejercito y la guardia civil, que son las llanadas "fuerzas vivas," y coito fuerzas al servicio de la clase dominante, estn en posicin de aplicar "la violencia legtima" para restablecer el orden burgus. Marx asegura que las ideas de la clase dominante en la sociedad, son las ideas que gobiernan el Estado: Las ideas de la clase gobernante, en todas las pocas de la historia, son las ideas imperantes. La clase que es la fuerza material gobernante en la sociedad, es al mismo tiempo su fuerza intelectual gobernante. Blasco Jbnez en La bodega expresa la misma idea sostenida por Marx; el Estado apoya al capitalismo y viceversa, ya que ambos comparten los mismos intereses econmicos y de clase: Mientras los gobiernos surjan de su clase y tengan a su servicio los fusiles ^que pagamos todos, se ren de las rebeldas de los de abajo. ( p. 1295) Frente al poder econmico y poltico del empresario, sin duda apoyado por el gobierno, el proletariado en La bodega es presentado como una clase que carece de influencia poltica o de poder econmico, es presentado como una clase oprimida y explotada, cuya caracterstica es la de ser una clase "completamente negativa," a class with radical chains," como dijo Marx. Salvatierra, al volver a Jerez despus de una huelga fracasada y ver a los peones en los ventorros de la carretera satisfechos porque ahora "ya no ganaban dos reales, sino dos reales y medio," reflexiona: El mundo es demasiado grande para los pobres,

PAGE 99

94 siempre inmovilizados en el mismo sitio por las races de la necesidad. Ellos araando la tierra, sudando en sus surcos, dejando en sus entraas lo mejor de su existencia, producan este lquido de oro £el vino! Eran los esclavos ms infelices de la historia; ellos mismos trenzaban el ltigo que los tena sometidos; ellos forjaban las cadenas que los tenan amarrados. ( p. 1360) Esta reflexin de Salvatierra es respaldada por Marx: El proletariado es una clase de la sociedad civil, que no es una clase de la sociedad civil, es un estado que es la disolucin de todos los estados. Es una esfera que tiene ^ un carcter universal por su sufrimiento universal, y no reclama ningn derecho, porque no se le ha hecho una injusticia en particular, si no que la injusticia general se ha perpetrado contra ella. Y no puede invocar un ttulo histrico si no slo su ttulo humano. 2 Los conflictos entre patronos y obreros se haba iniciado en Espaa ya en 1808 en Guadalajara, Avila y Asturias, incidentes que forman la prehistoria del movimiento obrero espaol. Daz del Moral dice refirindose a Andalucia: En 1873 ya casi toda la baja Andaluca y buena parte del resto de la regin estaban alistados en las filas Internacionales. Desde aquella poca, el movimiento proletario espaol adquiere los caracteres que an conserva; las agitaciones obreras ostentan siempre la marca anarquista, estallan sbitarrente en Andaluca, alcanzan en pocos meses su apogeo y se hunden a los dos o tres aos a los golpes del capitalismo. El malestar obrero se manifest en diversas agitaciones campesinas en 1890 y 1902 en Levante y Andaluca. Es la poca de las asociaciones secretas como "La Mano Negra que intenta aterrorizar a los propietarios

PAGE 100

95 con secuestros e incendios y que dio' lugar a una represin indiscriminada por parte del gobierno, extremo que atestigua Vicens Vives: Los gobiernos de la Restauracin acallaron aquel movimiento dramatizando de un lado el carcter de "La Mano Negra" y aplicando seversimas medidas de orden publico para poner coto a los demanes de la asociacin. No obstante las duras condiciones de vida del proletariado a principios de siglo, las revueltas campesinas en Andaluca fueron verdaderamente raras, como lo asegura Daz del Moral, que atribuye esto a la "somnolencia," rasgo tpico, segn l, del hombre andaluz y dice: En centenares de aos solo cuatro o seis veces ha despertado el pueblo de su somnolencia, y entonces no ha sido por instigaciones del hambre, aunque ella haya sido la ocasin algunas veces, si no a impulsos de la indignacin justiciera ante una palmaria iniquidad. Vicente Blasco Ibez coincide con Daz del Moral en su apreciacin del carcter del hombre andaluz. Salvatierra, el hroe socialista que recorre a pie y mal vestido toda Andaluca, conviviendo con los viadores y gaanes para hablarles de sus derechos y despertar en ellos la conciencia de su dignidad humana, dice: En vano se han intentado revoluciones en esta tierra. El alma de nuestras gentes es la misma que en tiempos de los seoros. Guardan en lo mas hondo la resignacin del siervo, (p. 1295) Salvatierra, que es sin duda el portavoz de las ideas del autor, expresa la conviccin del propio Blasco Ibez y asegura que la revolucin del campesinado era imposible por ser una clase que desconoce en absoluto su valor como persona o como grupo social. La mayora no

PAGE 101

96 saba leer y carecan de organizacin y de recursos para apoyar con efectividad sus demandas. El final de la huelga en La bodega es desalentador. Despus de la huelga frustrada, "comenz' en todo Jerez la cacera de hombres"; bajo el terror los peones se someten a las antiguas condiciones de trabajo. La ley de la clase gobernante ha sido aplicada y tres trabajadores han sido ahorcados en la plaza del pueblo. Nada ha cambiado, la miseria y el confDumismo encajan en el mecanismo del antiguo orden restablecido por la quardia civil y el ejercito. La alienacin del campesino andaluz El escritor de tendencia social quiere que su obra seaun reflej > de la vida, un documento verdico de exposicin, anlisis y critica del sistema social imperante. El arte, deca Picasso, es una mentira que hace conocer la verdad; y este es el propsito del escritor social, que se conozca la verdad. La bodega presenta la vida del hombre que trabaja a cambio de un salario insuficiente, hecho que es la raz y el origen de la alienacin del trabajador. La postura sociolgica, con la que el pensamiento de Blasco Ibnez se identifica, se basa en la filosofa de Karl Marx y es, antes que nada, una protesta contra la deshumanizacin del hombre originada por el modo de produccin capitalista. Erich Frorom explica su contenido f ilosf ico : La filosofa de Marx, como la mayor parte del pensamiento existencialista, representa

PAGE 102

97 una protesta contra la alienacin del hombre, la prdida de si mismo y su transformacin en un objeto? es un movimiento contra la deshumanizacin y automatizacin del hombre inherente al desarrollo del industrialismo occidental. 24 A partir de Karl Marx, la sociologa ha estudiado el creciente descontento del hombre con el trabajo, que es el sntoma y la manifestacin de la alienacin, y se han sealado los complejos elementos que envuelven la vida del trabajador y refuerzan la alienacin, como son el cansancio y la repulsin hacia la tierra, el angustioso sentimienO to del anonimato, el desamparo ante las necesidades, la soledad y la abulia. Marx explica lo que es la alienacin del trabajo: Que' constituye la alienacin del trabajo? Primero, que el trabajo es exterior al trabajador, que no es parte de su naturaleza; y que, en consecuencia que el hombre no se encuentra a s mismo en su trabajo, si no que se niega y tiene un sentimiento de miseria en vez de bienestar. ^5 La alienacin es un fenmeno tpico de la sociedad capitalista en la que el hombre es explotado y rebajado en su condicin humana, Marx en su Manuscrito III explica la situacin del trabajador que esta' a merced del capitalista : Bajo las apariencias de reconoced al hombre, la economa poltica, cuyo principio fundamental es el trabajo, llega a su lgica conclusin, la negacin del hombre. ? 6 La bodega es un. anlisis de la vida del hombre que trabaja para un ente distante y todopoderoso: la empresa que lo emplea y lo explota. En el sistema de cultivo extensivo de la tierra, lo mismo que en la

PAGE 103

98 industria, el hombre esta' cada vez nas alejado y es extrao a su trabajo y experimenta un fuerte sentimiento de inseguridad, cansancio y repulsin hacia la tierra o el trabajo, que es en definitiva el estado de alienacin. Para la exposicin de su tesis, Blasco Ibez recurre al testimonio de los personajes mas representativos de su clase social, el patrono y el obrero, recurso literario que refuerza la verosimilitud de la narracin y as, al hacer hablar al personaje de lo que es su medio ambiente, el relato, conversacin o reflexin, constituye una fuerza fidedigna de informacin. Entre los personajes de la bodega hay dos cuyas declaraciones tienen un valor testimonial decisivo, el seor Fermn, encargado de un viedo y Zarandilla, criado de una hacienda, ambos de cerca de sesenta aos, que han envejecido doblados sobre el surco de la tierra. Zarandilla habla de lo que l mismo ha experimentado toda su vida: el trabajo embrutecedor y deformante que arruinando la vida del trabajador enriquecer al amo: Por que' haban de trabajar? De sus compaeros de miseria, hombres o ^mujeres, quedaban muy pocos; casi todos haban muerto, los que quedaban eran cadveres, con el espinazo torcido y los miembros secos, deformados y torpes. ( p. 1257) Y es el mismo Zarandilla, que durante toda su vida fue un pen asalariado y que vivi" la vida miserable de los trabajadores de las vias de Jerez, el que explica, sin saberlo, pero habindolo experimentado en su propia carne lo que es la alienacin:

PAGE 104

99 £qu solo se vean siervos trabajando una tierra odiada que jamas sera' suya, preparando una cosecha de la que no tocara un grano. ( p. 1258) Este pasaje confirma el origen y la razn de la alienacin, que es la separacin del hambre del producto de su trabajo, el despojo de lo que deba de ser suyo despus de muchas horas de esfuerzo. Joaqun Costa, coincide con Marx y con Blasco Ibnez y seala como origen de los males sociales y de la pobreza de la clase proletaria, la separacin del producto del trabajo de su legitimo dueo, el trabajador, y as explica: Mientras el trabajador no goce del producto ntegro de sus afanes, el derecho de propiedad no pasara' de ser una falacia; la existencia del trabajador sera' precaria y miserable y no tendrn termino las convulsiones y las luchas entre los asociados, sin que las leyes ms severas sean poderosas a impedirlo. 1 En La bodega Blasco Ibez explica con minuciosos detalles como el trabajador, al ser privado de la justa retribucin de su trabajo, se ve reducido a una vida infrahumana y miserable. Expone el siste= na y condiciones del trabajo en las vias, el genero de vida del trabajador, lo que comen, como duermen, hablan y piensan. En el siguiente pasaje se dan detalles sobre las faenas del campo: Despus, cuando el trigo creciese, tendran que arrancarlas a mano (las plantas parsitas) encorvados durante el da, con los rinones quebrantados por el dolor. ( p. 1259) Las condiciones de los locales donde se alojan los peones son deplorables:

PAGE 105

100 La cocina ennegrecila por el humo de muchos aos en la que dorman los jornaleros en torno al fogaril, sobre la esterilla de anea, nica cama que le proporcionaba el seor. ( p.1267) El aspecto fsico del jornalero es descrito con preciso realismo: Eran cuerpos enjutos, apergaminados, recocidos por el sol, con la piel agrietada. ( p. 1267) Descripcin breve, casi de clnica imparcialidad que destaca el aspecto enfermizo del trabajador, su precaria salud resultado de la deficiente alimentacin: "En los meses restantes la comida se compona de pan, solo de pan," lo que da por resultado un evidente "dficit fisiolgico." (Vicens Vives). Iodos estos factores unidos a la larga jornada de trabajo, producen, en definitiva, como seala Daz del Moral, una poblacin con todas las caractersticas de "La Espaa pobre y atrasada, de la Espaa desrtica .." Hay muchos pasajes en La bodega que ilustran con grfico realismo los efectos del trabajo y de la pobreza en el bracero del campo andaluz: Hombres que an no tenan cuarenta anos mostraban sus cuellos descarnados, de piel flaccida y abullonada, con los tirantes tendones de la ancianidad. Los ojos, en lo^ mas hondo de sus cuencas, circundados por una aureola de arrugas, brillaban como estrellas mortecinas en el fondo de un pozo. Su miseria fsica era el resultado de una fatiga prolongada aos y ms aos. Los cuerpos rudos y angulosos, parecan labrados a hachazos; otros eran deformes y grotescos, como fabricados por un alfarero: muchos recordaban, por lo retorcidos y nudosos, los troncos de los acebuches de las dehesas. Los brazos negros, con las agudas protuberancias de una gimnasia forzada, parecan de sarmientos trenzados. Y el amontona-

PAGE 106

101 miento de estos infelices exhalaba un olor agrio, de sudor de hambriento, de ropa adherida al cuerpo durante meses, de alientos ftidos: toda la respiracin apestante de la miseria. ( p. 1268) Este pasaje describe el cuadro clnico de los efectos del exceso de trabajo y de la precaria alimentacin: la aniquilacin de la salud y la reduccin de las necesidades fsicas a un nivel casi animal. Este hombre vive en la suciedad como si fuera su elemento natural, la consecuencia es la perdida del vigor fisico y el entorpecimiento de los sentidos;* Marx explica la situacin: Esta alienacin muestra el hecho de que la privacin en el refinamiento de las necesidades fsicas y los medios de satisfacerlas, produce como oposicin un bestial salvajismo, una completa, priirdtiva y abstracta simplicidad de las necesidades, o simplemente, que se reproduce a s misma en sentido opuesto. Para el trabajador, incluso la necesidad de aire fresco deja de ser una necesidad. El hombre vuelve otra vez a la caverna, pero ahora envenenada por el aire pestilencial de la civilizacin. El hombre tiene slo un derecho precario de habitarla, porque su casa es un lugar extrao y ajeno que sbitamente puede serle arrebatado y del que puede ser deshauciado si no paga el alquiler. El hombre tiene que pagar por su entierro. 2 El denigrante cuadro del trabajo agotador y mal retribuido, la explotacin, y su consecuencia, la alienacin, son seguidos paso a paso en La bodega : Los hombres mostraban un envejecimiento prematuro, arruinados en plena madurez, con el temblor de los valetudinarios; revelando unos su acometividad en los ojos animados por resplandores fosforescentes de fiera, / encogidos otros con la resignacin del que solo aguarda la muerte como nica libertad. ( p. 1268)

PAGE 107

102 Los braceros de los viedos trabajan de sol a sol bajo un sistena forzado y humillante que recuerda a los condenados a galeras. Es el sistema del "arreador": Y bajo el candil estaba sentado el 'arreador', el segundo funcionario de la casa, el que acompaa a los braceros al tajo y vigilaba sus faenas, excitndolos con duras palabras; el que en unin con el aperador formaba lo que llamaban los gaanes el gobierno del cortijo. ( p. 1267) El arreador es un transfuga, procede de la clase proletaria, pero como disfruta de un jornal ms alto que el del simple bracero, tiene que defender los intereses del amo, es una fuerza al servicio del capital y su fin es el de sacar el mximo provecho al trabajo del pen. La empresa cuenta, ademas, con ingeniosos recursos para aumentar la produccin, como es por ejemplo estimular el egoismo de algn bracero que esta' en mejores condiciones fsicas, aumentndole el jornal para que haga que sus compaeros trabajen con mas rapidez. El seor Fermn explica al sacerdote que ha venido a bendecir las vinas, la tctica del patrn: No quiso ocultarles las argucias de que se valan en las vias para acelerar el trabajo y sacarle el jugo al jornal. Se buscaban los braceros ms fuertes y rpidos, ponindolos a la cabecera de la fila, este trabajaba como un desesperado, y los otros infelices tenan que seguirle. ( p. 1285) Hay otra faceta de la alienacin acertadamente reflejada en La bodega es el servilismo. El campesino ignorante y pobre que va para viejo y que depende de la benevolencia del amo, muestra una actitud servil porque tiene miedo a perder su posicin. El viejo

PAGE 108

103 Zarandilla cuenta su vida: Y muchas gracias cono deca el con su resignacin de labriego por no haberle enviado a mendigar por los caminos, permitindole que viviese en el cortijo. ( p. 1252) Este labriego es un ser dependiente, no tiene clara conciencia de sus drechos. Marx explica la situacin: Un hombre no se percibe a si mismo como_ un ser independiente a menos que sea_senor de s mismo, y es slo su propio ^duen cuando se debe la existencia a s mismo. Un hombre que vive del favor de otro se considera a si mismo como un ser dependiente. Este labriego ve al amo como superviviente del seor de horca y cuchilla medieval. Blasco Ibaez refleja acertadamente la situacin en La bodega el estado de humildad y miedo, en el que el hombre, alienado de s mismo, no es consciente de su independencia como ser humano: Y el viejo aceptaba irnico el elogio de los seores con la simpleza del campesino andaluz, sin esa independencia enfurruada del pequeo labrador que tiene la tierra por suya, el santo respeto a la jerarqua, heredado de los abuelos e ingerido hasta lo mas profundo de su alma por largos siglos de servidumbre. ( p. 1290) Aunque trabaja, este pen cree que le debe la subsistencia al patrn y por eso siente una fidelidad atvica, insobornable hacia el y nunca dar la razn a los otros trabajadores ni se mezclara en la protesta o en la huelga con sus hermanos de miseria. Es un hombre con un profundo e inconsciente sentido de dependencia, sometido a un poder superior por el imperativo de aanarse la vida. Esta situacin ilustra el conflicto planteado, segn Marx: "Entre existencia y esen-

PAGE 109

104 cia, entre objetificacidn y autoafirmacin, entre libertad y necesidad." 30 El pen de La bodega como el de la realidad, esta atrapado en un crculo vicioso; es cada vez ms dbil y mas pobre, su vida se devalua, mientras el mundo de las cosas materiales se revaloriza, y l con un salario estacionario o devaluado, o sin salario en absoluto, no puede subsistir. Marx explica cmo la mera existencia del hombre llega a ser negada por el capital, que es en efecto la situacin que Blasco Ibanez presenta en La bodega ; Para el capital, el hombre es simplemente un trabajador, sus cualidades humanas solo existen en beneficio del capital, que es, sin embargo, un extrao para l. Como el trabajo y el capital son extraos uno al otro, y relacionados slo de una manera externa, esta relacin debe manifestarse en la realidad. 31 El bracero de La bodega es un hombre atrapado inexorablemente en su condicin social y econmica, esta alienado, es un extrao en un mundo en el que no puede satisfacer sus primarias necesidades humanas, pertenece a la clase explotada ya que no participa, segn Gil Casado: "De las prerrogativas econmicas, sociales, culturales, polticas o legales a que humanamente tiene derecho." 32 Como consecuencia el pen abandona la lucha individual y de grupo hacindose ablico y fatalista. Conclusiones En La bodega Vicente Blasco Ibaez present' la historia social del hombre de la regin andaluza, que es la historia del individuo

PAGE 110

105 en relacin con su medio, condicionado este por una serie de complejos elementos econmicos, polticos, histricos, geogrficos o sociales, que rigen su vida. La bodega muestra los contrastes ms radicales que se pueden dar en el sistema econmico social, la situacin limite a la que puede llegar el ser humano. La bodega es la historia de la pobreza absoluta, el drama de la depauperacin y del destierro del hombre de una tierra y de una sociedad de las que es slo esclavo y en las que no puede vivir una vida plenamente humana porque carece de todo. Blasco Ibez reconstruye en esta obra la realidad vivida, los conflictos, la lucha y las contradicciones de una economa injusta, refleja el desamparo y la dureza de la vida del hombre que trabaja la tierra para extraer una cosecha que no sera' suya. Muestra en definitiva La bodega una realidad histricosocial, es el reflejo del sufrimiento de muchos hombres que simboliza el sufrimiento del hombre. La bo dega marca en la literatura espaola un hito, un precedente. Representa una actitud militante de la literatura social, de la que Blasco Ibaez fue precursor en Espaa, que sostiene que la critica de las instituciones es un arma de combate para el logro de la reforna de la sociedad. Esta novela asume la responsabilidad de alumbrar los hechos y destruir los mitos y tiene por ello un carcter revolucionario Critica Blasco Ibez en esta novela la poltica de los gobiernos de la Restauracin borbnica y la inmoralidad del sistema econo-

PAGE 111

106 mico burgus, como los criticaron Daz del Moral, Pi y Margall, Costa y Unamuno, poniendo en evidencia y descrdito la posicin romntica y paternalista adoptada por el gobierno, la burguesa y la iglesia, que predicaban, aunque intilmente, "caridad" al patrn y "paciencia" y sumisin al trabajador. La obra literaria de Blasco Ibez representa el paso de la novela realista espaola desde una postura conservadora, que junto a la velada exposicin de la vida del trabajador, sostena el antiguo concepto del patrn o la empresa como ente patriarcal y filantrpico, que amparaba al obrero, "que coma de su pan," al nuevo concepto de la novela social, como documento de denuncia y de protesta, que refleja la lucha del capital y el trabajo.

PAGE 112

107 Notas 1 Juan Daz del Moral, Historia de las agitaciones campesinas andaluzas (Madrid: Alianza Editorial, 1976), p. 56. Maurice Duverger, An Introduction to Social Sciences (New York: Frederick A. Praeger, 1964), p. 83. Daz del Moral, p. 21. 4 E. J. Hobsbawm, Primitive Rebels. S tUdies in Archaic Forms of Social Movements in the 19 th and 20th Centuries (New York: Frederick A. Praeger, 1963), p. 90. Jauroe Vicens Vives, Historia social y econnaca de Espaa y Amrica (Barcelona: Editorial Teide, 1959), IV, p. 84. 6 / Daz del Moral, p. 29. 7 Vicens Vives, p. 83. Q Vicens Vives, p. 84. Gerald Brenan, Ihe Spanish Labyrinth (Cambridge: University Press, 1964), p. 109. Joaqun Costa, Oligarqua y caciquismo. C olectivismo agrario y otros escritos (Madrid: Alianza Editorial, 961), p. 10. Vicens Vives, p. 197. Karl Marx and Frederich Engels, Ihe Communist Manifest (New York: International Publishers, 1973), p. 6. 13 Vicens Vives, p. 205. Karl Marx, Economic and Philosophical Manuscripts trans. T. B. Bottomore, ed. Erich Fromm (New York: Frederick Ungar, 1978), p. 118. Ferdinand Braudel, El Mediterrneo y el mundo mediterrneo en tiempos de Felipe II (Mxico City: Fondo de Cultura Econmica, 1953) p. 40. Marx, Manuscripts p. 151. Lewis S. Feuer, ed. Marx and Engels. Basic Writings on Politics and Philosophy (Garden City: Doubleday, 1959), p. xix.

PAGE 113

108 18 Vicens Vives, p. 23. Feuer, p. 212. 20 Feuer, p. 264. 21 Daz del Moral, p. 98. 22 Vicens Vives, p. 202. 23 Daz del Moral, p. 33. Erich Frcxtm, Marx's Concept of Man (New York: Frederick Ungar, 1978), p. v. 25 Marx, Manuscripts, p. 118. 26 Marx, Manuscripts, p. 120 27 Costa, p. 54. 28 Marx, Manuscripts p. 142. 29 Marx, Manuscripts, p. 138. Marx, Manuscripts p. 127. Marx, Manuscripts, p. 141. Pablo Gil Casa Barra!, 1975), p. 127. 32 Pablo Gil Casado, La novela social espaola (Barcelona: Seix

PAGE 114

CAPITULO V LA BARRACA: DOCUMENTO HIST"RICO SOCIOL"GICO La literatura refleja a la sociedad entera. Algunas obras literarias tienen un indiscutible valor documental. Trabajos de escritores contemporneos son tana importante fuente de documentacin para determinados acontecimientos y detarminadas pocas. Maurice Duverger. An mtroduction to Social Sciences (New York: Frederick A. Praeger,1964) Las novelas del ciclo valenciano de Vicente Blasco Ibanez: Arroz y tartana Flor de Mayo, Canas y barro y La barraca son documentos de alto valor sociolgico e histrico para el conocimiento de laiestructura social y de la lucha de clases de la Valencia de fines del siglo XIX y principios del XX. Blasco Ibanez es el cronista y el bigrafo de los acontecimientos. Su novela es una recreacin artstica de la realidad, tan alerta a los hechos que casi se hace historia. Los acontecimientos ms destacados de esa poca en la regin valenciana son los siguientes: elecciones municipales de 1868, en las que triunfan los federales, en 1869 se proclama la Constitucin en Valencia, hay sublevaciones carlistas y pronunciamientos federales. En 1869 el gobierno ordena el desarme de la Milicia Nacional, Primo de Rivera, capitn general de Valencia ocupa militarmente la ciudad el 8 de octubre, el pueblo se rebela y la tropa necesita 109

PAGE 115

110 nueve das para reducirlo a caonazos. El 19 de julio de 1873 los republicanos federales proclaman el "Cant Valencia > el da 26 el general Martnez Campos pone sitio a la ciudad, que aunque bombardeada duramente, no pudo ser tomada hasta el 8 de agosto. Sitio de Morela por los carlistas, golpe de estado del general Pava. 1874, Martnez Campos proclama rey de Espaa a Alfonso XII en Sagunto. 1875 inauguracin del tranva y el ferrocarril a Cullera, 1877 fundacin de la Caja de Ahorros e instalacin del telefono. Al entrar el siglo XX, Valencia se define como gran centro de comercio, abierto a todas las formas de actividad mercantil pero carente del soporte de la industria. El perodo biografiado por Blasco Ibez, es de un autentico auge econmico en toda la regin valenciana debido a la exportacin de los ctricos y al cultivo de la vid. Esta bonanza econmica, enriqueci a la clase media del comercio, que con el apoyo del dinero se definira como tpicamente burguesa, y de j" marginados a los agricultores, que eran, no obstante, el soporte humano de esa prosperidad. Los efectos de la Desamortizacin todava se hacan sentir. La Desamortizacin haba marginado a los huertanos de la propiedad de la tierra, condenndolos a la condicin de colonos que tenian que pagar un arrendamiento por la finca que cultivaban, circunstancia que los empobreci definitivamente. Marx seala en El Capital que la expropiacin de la tierra fue el preludio del capitalismo: La expropiacin de la tierra de las grandes masas del pueblo, de los medios de subsistencia y de los medies de trabajo, esta

PAGE 116

111 horrible y penosa expropiacin inferida a la nasa del pueblo, fue el preludio de la historia del capitalismo. La brecha entre los estratos econmicos se hara insalvable, cuando las clases medias del comercio se lanzaron al juego de la bolsa a fin de siglo, atacadas "por la fiebre del oro.!* De esta manera el estatus econmico decidi la estructura social definitiva: la proletarizacin de los huertanos y el ascenso a la burguesa de los ms afortunados. Len Roca, el bigrafo ms concienzudo y detallista de la vida de Vicente Blasco Ibaez, y buen conocedor de la historia de Valencia, dice refirindose a ese periodo: En 1879 la huerta valenciana, pese a los panegiristas ms encendidos, sufra de una de las ms violentas revoluciones. La origino sin duda, un implacable rgimen de sequa que estaba durando cuatro aos. La estructura geoeconmica y social de la regin valenciana presentada por Blasco Ibnez en La barraca, reproduce y confirma el esquema observado por Braudel en el mundo mediterrneo: Aumento demogrfico, tierras intensivamente cultivadas, una ciudad arquetpicamente mediterrnea, opulencia de algunos y miseria, hambre y motines de los otros. 3 En La barraca la ficcin novelesca va pisndole los talones a la realidad histrica. No hay duda de que la fuente de informacin para el artista han sido los hechos. A la pregunta que le hiciera Gonzlez Fiol a Blasco Ibnez en 1911, "Que le inspiro' La barraca?", ste contesto': "La realidad." All hay ms realidad que

PAGE 117

112 imaginacin: La barraca es de todas mis novelas la que tiene mas historia.'.' Los sucesos contados por Blasco Ibnez en La barraca se basan en hechos reales e inmediatos a la vida del artista. El mismo Blasco Ibnez lo explica as en el prologo a La barraca: Era la historia de unos campos forzosamente yermos, que vi muchas veces, siendo nio, en los alrededores de Valencia, por la parte del cementerio; campos utilizados hace aos como solares para la expansin urbana; el relato de una lucha entre labriegos y propietarios, que tuvo por origen un suceso trgico y abund' luego en conflictos y violencias. ( p. 479) Las circunstancias polticas, por las que atravesaba el pas valenciano en aquel momento, que despertaban el espritu de las germanas, latente en la regin, y especialmente, la conyuntura econmica originada por la revolucin industrial, con la inevitable secuela del desequilibrio econmico, fueron los factores decisivos en el comportamiento de los grupos humanos y el origen de los conflictos entre los propietarios de las tierras y los huertanos. Vicente Blasco Ibnez en La barraca destruye el mito de la huerta "paradisaca" al presentar la vida de sus pobladores con escueto realismo, su esforzada lucha por ganarse la vida, sus dificultades, su tragedia, su rebelin.

PAGE 118

113 Los protagonistas Los protagonistas de las novelas del ciclo valenciano son los proletarios de la huerta y el mar. Son los hombres y las mujeres que trabajan en mltiples y fatigosas actividades, que no poseen la tierra que trabajan, ya que carecen de todo vnculo jurdico con ella, que no son dueos de los medios de produccin, y que solo tendrn como resultado de su esfuerzo una parca economa de supervivencia. Estos trabajadores son la masa a la que la ley no apoya, la gente que no tiene acceso al poder ni a las decisiones de la comunidad, que no disfruta de ninguna ventaja econmica, y que no tiene identidad social porque no tiene dinero. Freyer explica lo que es masa: Masa no es una cantidad, sino mas bien una estructura o una falta de estructura y es ms que nada una situacin squica que una realidad numerable. Estos labriegos y pescadores son proletarios, y por supuesto, proletarios alienados de la sociedad y del producto de su trabajo. Sin mas ayuda que la de su familia, tienen que labrar la tierra, plantar, regar, recoger la cosecha y llevarla al mercado. Todas estas actividades representan el trabajo agotador de una jornada en la que las horas no se cuentan porque son ellos mismos los que se las imponen. Barret: Trabajaba de noche a noche; cuando la huerta dorma an, ya estaba l, a la indecisa claridad del amanecer, araando las tierras, cada vez ms convencido de que no podra con ellas. Era demasiado trabajo para un hombre solo. ( p. 488)

PAGE 119

114 Batiste, que rotura la tierra endurecida y llena de matorrales, despus de roas de diez aos de no haber sido cultivada: Duro' esta faena preparatoria ms de una semana, sudando y jadeando la familia desde el alba a la noche. La mitad de las tierras estaban removidas. Batiste las entablo' y labro con la ayuda de un viejo y animoso rocin que pareca de la familia. Habia que proceder a su cultivo estaban en San Martn, la poca de la siembra, y el labrador dividi. la tierra roturada en tres partes. ( p. 499) Las mujeres de La barraca trabajan hombro a hombro con el varn, cuidando de la casa y de los animales domsticos, con pequeas industrias caseras, vendiendo las legumbres en el mercado o ganando un jornal en las industrias de la ciudad. Por la maana muy temprano, las muchachas de la huerta salen de las barracas para ir a trabajar a la ciudad: Por los ribazos laterales, con un brazo en la cesta y el otro balanceante, pasaban los interminables cordones de cigarreras e hilanderas de la seda, toda la virginidad de la huerta, que iban a trabajar a las fbricas, dejando con el revoloteo de sus faldas una estela de castidad ruda y spera. ( p. 483) Roseta, la hija de Batiste, de 16 aos, sale antes de amanecer para trabajar en una sedera de Valencia. Roseta tiene el mismo teson que su padre para el trabajo: Roseta era, de toda la familia, la mas parecida a su padre; una fiera para el trabajo, como deca Batiste de s mismo. El vaho ardoroso de los pucheros donde se ahogaba el capullo subasele a la cabeza escaldndole los ojos, pero a pesar de esto permaneca firme en su sitio buscando en el fondo del agua hirviente los cabos sueltos de aquellas cpsulas de seda blanducha de un suave olor de caramelo. ( p. 511)

PAGE 120

115 Roseta corro premio a este trabajo agotador gana tres reales diarios. Pepeta, la mujer de Piment, el valentn de la huerta, se levanta de noche para llevar al mercado las verduras que su marido ha recogido la noche anterior: levantbase a las tres, cargaba con los cestones de verduras cogidos por Toni la noclie anterior, y a tientas por los senderos, /guindose en la oscuridad, como buena hija de la huerta, marchaba a Valencia. ( p. 482) Pepeta, despus de vender sus hortalizas, regresa a la huerta para volver otra vez a la ciudad con una vaca que es su segunda industria: Entraba de nuevo en funciones para desarrollar una segunda industria: despus de las hortalizas, la leche. Y tirando del ronzal de una vaca rubia volva a la ciudad concia varita bajo el brazo y la medida de estao para servir a los clientes. ( p. 482) Estos hombres y mujeres forman el proletariado rural que no mejorara' de situacin econmica a pesar de desarrollar un trabajo intensivo y agotador, si no que por el contrario, cercado por urgentes presiones econmicas acabara en condiciones mas miseras de vida. Marx explica el mecanismo: El trabajador moderno, por el contrario, se hunde cada vez mas hasta llegar por debajo de las condiciones de su propia clase. Llega a ser un pobre, y el pauperismo se propaga ms rpidamente que la poblacin y la riqueza. -> Este campesino que vive en un medio refractario al cambio, que no es propietario de la tierra que trabaja y que emplea mtodos rudimentarios de cultivo, representa, seaun Enric Sebastia:

PAGE 121

116 Lo inadecuado de unos modelos "neolticos" en un mundo que se haba vuelto burgus en menos de una generacin. El to Barret y Batiste, igual que todos los huertanos, pertenecen a este proletariado rural que vive en un medio estratificado mientras la sociedad esta experimentando un cambio radical hacia el industrialismo. Su situacin es la del siervo de la gleba medieval, y ahora, siervo moderno, atrapado en el sistema econmico burgus, no saldra / de la misma situacin. Dice Enric Sebasti: Y este arrendatario, angustiado por la escasez de agua, con la amenaza constante del deshaucio judicial, aunque sea vendedor directo de su mercanca propia, es ciertamente un proletario y un proletario alienado. Lucha de clases en la huerta valenciana En "El Almanaque" del diario Las Provincias citado por Sebastia, que se publicaba en la ciudad de Valencia, aparece en junio de 1879, un artculo annimo muy esclarecedor de la situacin de Valencia en los aos en que Blasco Ibnez emplaza cronolgicamente los sucesos de su novela La barraca : Legado del ano anterior fue una cuestin que preocupaba a muchos: la huelga de los colonos de la huerta. Coaligados segn unos, amedrentados, segn otros, negbanse al pago de sus arriendos desde el vencimiento de San Juan y haba tomado creces la oposicin al llegar la Navidad. Amenazas, seguidas de algunos incendios, agravaban la cuestin. Quejbanse los propietarios de falta de apoyo: reunise la Liga y pidi' medidas energicas^al gobernador y al gobierno. La Sociedad Econmica de Amigos del Pas, La Junta Provincial de Agricultura, Industria y Comercio, La Liga de Propietarios, La Sociedad

PAGE 122

117 Valenciana de Agricultores, La Sociedad de Seguros Mutuos La Edetana, los ms autorizados y genuinos representantes, en fin, de la propiedad en todas sus formas y manifestaciones, acudieron unnimes a la Diputacin en marzo de 1879, ofreciendo aceptar un nuevo gravamen sobre los muchos que la riqueza sufre en Espaa, con tal de que inmediatamente se plantease en esta provincia la suspirada reforma de la guardera rural. Esta crnica es el contrapunto histrico del drama personal del campesino valenciano que Vicente Blasco Ibez presenta en La barraca Iodos los factores determinantes de la lucha de clases estn presentes en esta crnica: sistema de propiedad de la tierra, antagonismo de los intereses econmicos, existencia de una infraestructura capitalista y burguesa que ejerce presiones sobre la todopoderosa superestructura del Estado "ofreciendo aceptar un nuevo gravamen," factor que decidir' que el Estado, abandonando la terica posicin de imparcialidad, se incline por el lado al que lo empujan las presiones de los propietarios de las tierras. Todos estos factores llevaran, inevitablemente, a la ruina al labriego. El labriego que cultiva la tierra con solo su azadn, se vera privado de la mayor parte del producto de su trabajo a causa de las exigencias econmicas combinadas del dueo de la tierra y del sistema de impuestos establecido por el Estado o el Municipio. Este labriego que trabaja la tierra todava segn unos modos de cultivo de estructura "neoltica y patriarcal" vive agobiado por una serie de presiones crecientes de tipo econmico a las que no puede satisfacer.

PAGE 123

113 Karl Marx explica el mecanismo de las relaciones entre el capital y el trabajo: La economa poltica empieza considerando el trabajo como la verdadera alma de la produccin y termina no atribuyendo nada al trabajo y atribuyndolo todo a la propiedad privada, al capital. Las obligaciones econmicas del labrador son mltiples. El huertano debe pagar dos veces al ao al dueo de la tierra una cantidad estipulada en concepto de arrendamiento; una por San ¡Juan y la otra por Navidad; y ademas, esta obligado a llevarle parte de los productos cultivados en la huerta. Este labrador, cuando recoja la cosecha y quiera llevarla al mercado, tiene que pagar un impuesto en la caseta de Consumos, estratgicamente emplazada en la va de acceso al mercado. Pagara un impuesto para que se le permita ocupar un sitio en el mercado municipal donde realizar sus ventas de hortalizas. Pagar tambin un impuesto para obtener la licencia que lo autorice a recoger los desperdicios de la ciudad que usara como abono. As, el hombre que trabaja, y que sostiene con su trabajo a la sociedad, no podra' disfrutar de la riqueza por el producida. Dice Marx: Los impuestos son la fuente de vida para la burocracia, el ejrcito, los curas y los tribunales, en suma, para todo el aparato del poder ejecutivo. Un gobierno fuerte y unos fuertes impuestos son idnticos.

PAGE 124

119 Con este sisterra econmico, los dueos de la tierra, los organismos del Estado y la burocracia municipal, despojarn al huertano de la casi totalidad del producto de su trabajo y vivirn a sus expensas, puesto que el trabajo es la nica fuente de riqueza. Marx en su Manuscrito II explica : Como el trabajo es la nica fuente de riqueza, nadie en la sociedad puede adquirir riqueza si no es por medio del trabajo. Por lo tanto, si l mismo no trabaja, vive a expensas del trabajo de otros y adquiere su ^cultura a expensas del esfuerzo de los dems. ** La barraca reproduce el drama del arrendatario de la huerta, que a pesar de someterse a un trabajo extenuante, debido a las crecientes presiones del sistema econmico no saldr de su condicin de esclavo de la tierra. Segn Costa : Cuando los no productores puedan reclamar cono renta una parte de la riqueza creada por los productores, el derecho de estos a los frutos de su trabajo queda ipso facto negado. Este colono vera consumada su ruina cuando otros elementos geogrficos o climticos se unan a los econmicos para precipitar su ruina; la sequa por ejemplo. Frederick Ratzel, padre de la geografa sociolgica, expone su teora del Determinisrro de la tierra sobre la vida del hombre: La aparente libertad del hombre aparece destruida por la accin del suelo. La tierra riae el destino del hombre con ciega brutalidad. Toda la vida del Estado tiene sus races en el suelo. Teora c?ie para la poca que Blasco Ibaez presenta en La barraca, fin del siglo XLX, en la que el huertano no tena acceso an a los adelantos mecnicos para la agricultura, era la estricta realidad.

PAGE 125

120 La siguiente crnica publicada en Las Provincias en junio de 1879, explica cual es el factor ultimo, la gota de agua que rebasa la medida de la resistencia de los labradores: la sequa, que los llevara por ltimo a la completa ruina: Cuatro aos hace que se pierden las cosechas por falta de lluvias. Hay que ^pintar con exactos colores la desesperacin de los pobres labradores, que se estn alimentando de hierbas silvestres, pidiendo a Dios que no les falten. 14 En La barraca como en la realidad que reproduce, los intereses econmicos de las clases antagnicas entraran en colisin cuando una de las partes, en este caso el labriego, no pueda satisfacer las demandas del dueo de la tierra o del Estado. El descontento se manitestar con el incendio, la revuelta o la huelga. Dice Enric Sebastia: Observamos cmo aquella huerta 'paradisiaca^ se proletariza, y cmo corre a la accin social de la misma manera que el proletariado urbano. Veremos cmo se rebela, cmo se declara en huelga, cmo se niega a pagar porque no puede. En la realidad histrica el problema de los arrendatarios valencianos es presentado, en efecto, el 4 de enero de 1879, al Consejo de Ministros. Como gobierno de la burguesa y apoyado por el dinero de sta los propietarios haban ofrecido al gobierno "contribuir con un nuevo gravamen" para que el gobierno tomara accin en la represin de los colonos, ofrecimiento que es sin duda, una muestra de soborno directo del Estado, que necesitando siempre dinero, seguir' la directriz que el capital le seale. Dice Marx: El dinero es el siqno externo y universal, y el poder, no derivado del hombre como hombre, o de la sociedad como sociedad,

PAGE 126

121 que cainbia la representacin en realidad y la realidad en representacin. lb La burguesa agrcola, amparada en el poder de su dinero acta como un verdadero y eficaz grupo de presin cerca del Estado en el conflicto de clases y ste har lo que le convenga al terrateniente. En La barraca el siguiente pasaje confirma la realidad: Los dueos de las tierras pidieron proteccin hasta en los papeles pblicos. Y parejas de la guardia civil fueron a recorrer la huerta, a apostarse en los caminos, a sorprender gestos" y conversaciones, siempre sin xito. ( p. 496) Segn la crnica de Las Provincias los propietarios reunidos en las diversas asociaciones de agricultores, exigen el apoyo del gobierno, y en efecto, los mismo en La barraca que en la vida real, la guardia civil fue enviada a recorrer los campos, pero esta vez "con xito.'-' En Espaa, dice Gerald Erenan, haba fuerzas policiacas armadas con fusiles y no haba leyes para los pobres. La ficcin novelesca, no obstante, va a la zaga de la realidad histrica. En La barraca el conflicto queda limitado al mbito de la tragedia familiar, mientras que en la realidad alcanzo la proporciones de un verdadero y trgico conflicto social prolongndose en una cadena de violentas huelgas y revueltas en las que se quemaron las casetas de consumos, barracas y cosechas y que produjo la correspondiente e indiscriminada represin estatal. La historia de Valencia registra en el ao 1882 seis conflictos laborales, aparte del de los colonos: huelga de panaderos a principios de ao, huelga de los peones de la construccin en el mes de junio, huelga de las verduleras del mercado municipal en julio, huelga

PAGE 127

122 de los curtidores de la piel en septiembre, y huelga de los fundidores metalrgicos en octubre, lo que da una aproximada idea de la pobreza, de las presiones y de la rebelda de los trabajadores de la regin valenciana. El 10 de enero de 1879 las Provincias publica un artculo que ilustra corro el gobierno de la Restauracin resolva los conflictos sociales : El Consejo de Ministros celebrado ayer en Madrid se ocupo' del estado de nuestra ciudad y de la huelga de los colonos, manifestando el gobierno firmes propsitos de garantir la propiedad y el orden, adoptando para ello enrgicas disposiciones, y mostrndose dispuesto a castigar severamente a los culpables de dicha huelga, haciendo/ les cambiar de domicilio, para lo cual esta plenamente autorizado por la ley. 17 Y en efecto, al tomar el gobierno medidas de fuerza contra los labradores, la burguesa parece satisfecha a juzgar por el siguiente artculo del da 10 de enero de 1879: Ha cambiado algo el espritu de la huerta, sin duda porque las prisiones verificadas por orden de la autoridad superior de la provincia han animado a los labradores honrados y amedrentado a los sostenedores de la escandalosa huelga. 18 El gobernador civil de la provincia hizo uso de la autoridad que le conceda la ley y "hace cambiar de domicilio" a los labradores arrancando a sesenta y siete de ellos de sus familias y de "sus tierras," que procesados y condenados, son deportados al penal de Mahon.

PAGE 128

123 Los qobiernos reaccionarios de la Restauracin catalogaron los problemas sociales y econmicos como problemas de orden publico, y ciegos a cualquier reivindicacin social e incluso al mas elemental derecho de gentes, impusieron la represin indiscriminada, desconociendo voluntariamente la verdadera realidad, la miseria y el desamparo en que vivan los trabajadores. Richard Cardwell asegura: Entre los aos 1870 y 1880, el rgimen de la Restauracin contaba con la aprobacin y el apoyo de la clase media y el sostn tradicional de la Iglesia y la nobleza: hasta 1900 los polticos espaoles consideraban los problemas laborales como cuestiones de orden pblico. El conflicto se solucion como era de esperar, a favor de los terratenientes, que son los que cuentan para apoyar sus demandas con el "aparato administrativo y represivo del Estado," segn Vicens Vives. Louis Althusser, dice que la rebelda y protesta del trabajador, es decir, la lucha de clases, responde a "una acumulacin y exasperacin de contradicciones histricas que se fusionan en una unidad de ruptura." ViceKte Blasco Ibnez presenta en La barraca la tensin de las dos clases antagnicas: los dueos de las tierras y los colonos que las cultivan. El conflicto se planteara abiertamente cuando el equilibrio siempre inestable de los intereses opuestos se rompa porque las demandas de uno de los grupos no pueden ser satisfechas por el otro.

PAGE 129

124 El drama individual del huertano refleja el conflicto general de la sociedad entre los dueos de los medios de produccin y los productores La presentacin de la personalidad individual de los antagonistas, es para el escritor social, parte de la posicin de beligerancia respecto a la clase oprimida, el proletariado. Vicente Blasco Ibnez, siguiendo este principio de la novela social, presenta la personalidad del dueo de la tierra, don Salvador, con tonos oscuros. Don Salvador es el arquetipo del pequeo burgus enriquecido, que quiere sacar el mximo producto de sus tierras a expensas de sus arrendatarios: No poda haber encontrado Rarret peor amo. Gozaba en teda la huerta de una fama detestable, pues rara era la partida de ella donde no tuviese tierras. Todas las tardes, envuelto en una capa vieja, que llevaba hasta en primavera, con aspecto srdido de mendigo y gestos hostiles, que dejaba a su espalda, iba por las sendas visitando a los colonos. Era la tenacidad del avaro que desea estar en contacto a todas horas con sus propiedades, la pegajosidad del usurero que siempre tiene cuentas pendientes que arreglar. Los perros le ladraban como si se aproximase la muerte. ( p. 489) Don Salvador es avaro y tenaz, y su personalidad vale tanto como su dinero, sin tener en cuenta sus cualidades humanas. Marx explica el poder del dinero para catalogar al hombre en la sociedad capitalista: lodo lo que existe para m a travs del dinero, todo lo que yo puedo pagar, todo lo que el dinero puede comprar, eso soy yo, el poseedor del dinero. Mi poder es tan grande

PAGE 130

125 coito el poder del dinero. Las propiedades del dinero son las propiedades y facultades mas, su poseedor. 20 Barret, el labriego que es el antagonista de don Salvador, ha perdido su salud labrando unas tierras "mas grandes que sus fuerzas," y como ademas no tiene dinero, en el conflicto que se le plantea ser' la vctima, carece de valor social o econmico. La personalidad de Barret es presentada con compasiva parcialidad el escritor social defiende siempre al oprimido y dice de l: Era un hombre animoso de costumbres puras. Influido por el respeto a sus antepasados y quera reventar de fatiga sobre sus terrones antes que consentir que una parte de ellos fuese cedida en arrendamiento a manos extraas. Y no pudiendo con todo el trabajo, dejaba improductivas y en barbecho la mitad de su tierra feraz. ( p. 488) Gerald Brenan, que convivio con el pueblo espaol durante largo tiempo y que estudio' la misma poca que Blasco Ibaez presenta en La barraca est de acuerdo con el artista al atribuir al pueblo espaol las virtudes esenciales en toda sociedad, como son un ejemplo los dos labradores de La barraca Barret y Batiste: Por mas de dos siglos, el pueblo espaol, como todos los viajeros desde el siglo XVIII han observado, ha sido el conservador de las virtudes y tradiciones de la raza, abandonadas por las decadentes clases altas. Hoy muy pocos^ fuera del pueblo^ pueden hablar con la autntica voz de Espaa. "La superficie de nuestro pueblo decae constantemente deca Cnovas pero nunca su fondo .'.' 21 El to Barret esclavizndose a la tierra con un esfuerzo continuo, aumento" el valor de la finca, pero empobreci su salud, inca-

PAGE 131

126 pacitndose para el trabajo: El pobre labrador, agobiado por una existencia de fiebre y de demencia laboriosa, quedbase en los huesos. El producto de su esfuerzo se ha alienado de l, se ha hecho ajeno, ahora es de don Salvador, ya que la finca ha subido de valor y don Salvador quiere sacar el provecho que corresponde a esta plusvala de su tierra: Aumento por fin, el precio del arrendamiento y de las tierras. Earret protesto', hasta lloro, recordando los mritos de su familia, que haba perdido la piel en aquellos campos para hacer de ellos los mejores de la huerta. Pero don Salvador se mostr' inflexible. Eran los mejores de la huerta?, pues deba pagar mas: y Barret pago' el aumento. La sangre dara l antes de abandonar estas tierras, que poco a poco, absorba^ su vida. ( p. 489) A medida que la tierra suba de valor, el to Barret mas pobre y ms dbil, proletario alienado de s mismo y de lo que produce, no puede pagar por las tierras que trabaja. Marx explica el paulatino proceso del empobrecimiento del trabajador: El trabajador se vuelve ms pobre a medida que produce ms riqueza y a medida que su produccin aumenta en poder y en extensin. El trabajador se convierte en un accesorio de menos valor a medida que produce mas bienes. La devaluacin del mundo humano esta" en relacin directa con el aumento de valor de las cosas materiales. 2 El to Barret, su familia, su salud y su mundo, el mundo de una labor exclavizadora, han perdido su valor, a medida que el mundo del proletario se devaluaba, el mundo del propietario se revalorizaba a

PAGE 132

127 sus expensas. Don Salvador decide deshauciarlo : Un da le avisaron que por la tarde ira el juzgado a proceder contra l, a expulsarlo de las tierras, embargando ademas, para el pago de sus deudas, todo cuanto tena en la barraca. Aquella noche ya no dormira en ella. Pero por la tarde cuando vio venir por el camino a unos seores vestidos de negro, fnebres pajarracos con^ alas de papel bajo el brazo, ya no dudo. Aquel era el enemigo; iban a robarle. ( p. 491) El to Earret ha sido anulado coito ser humano, ha llegado a la etapa que Marx seala como de la absoluta negacin del hombre, que es cuando el trabajador no tiene trabajo: La abstracta existencia del hombre como un simple trabajador que cada da desciende desde la nada a la absoluta y completa nada, a la social y por tanto real inexistencia. Las dos clases han llegado a la inevitable confrontacin, ya que sus intereses son opuestos e irreconciliables, cada uno nieqa la existencia del otro. Dice Marx: "Cada uno quiere imponer sobre los dems un poder ajeno para extraer de all la satisfaccin de sus propias y egoistas necesidades.' 1 .' El to Barret, privado de los medios para sostener su vida y la de su familia, tiene una trgica confrontacin con don Salvador. LLevado al lmite de su resistencia, mata a su antagonista, al dueo de la tierra, que durante tantos aos le haba robado el producto de su trabajo y que ahora, con el deshaucio, lo priva de los medios de subsistencia Vicente Blasco Ibez emplea poderosas imgenes naturalistas

PAGE 133

128 para describir los hechos. Compara a los hombres con los animales, recurso literario que refuerza la teoria naturalista de que el hombre, y llevado a una situacin extrema, en la que esta'' en peligro su existencia, descubre el animal que duerme en el fondo de su naturaleza. Barret, al enfrentarse con su enemigo parece una hiena: "El labrador sonrea como una hiena, enseando sus dientes agudos y blancos de pobre." Don Salvador tambin, al ser alcanzado por la hoz de Barret es "una bestia herida": Fue un rugido horripilante, un grito de bestia herida. Cansada la hoz de encontrar obstculos, haba derribado de un slo golpe una de las manos crispadas. Ouedo^colgando de los tendones y la piel, y el mun rojo lanzo la sangre con fuerza, salpicando a Barret, que rugi' al recibir en el rostro la caliente rociada. Vacilo' el viejo sobre sus piernas: pero antes de caer al suelo, la hoz parti horizontalmente contra su cuello y ... I zaz l cortando la complicada envoltura de pauelos, abri una profunda hendidura, separando casi la cabeza del tronco. Cayo' don Salvador en la acequia? sus piernas quedaron en el ribazo, agitadas con un pataleo fnebre de res degollada. Y mientras tanto, la cabeza, hundida en el barro, soltaba toda su sangre por la profunda ^ brecha, y las aguas se tean de rojo, siguiendo su manso curso con un murmullo placido que alegraba el solemne silencio de la tarde. ( p. 495) Descripcin de turbadora crudeza y ambivalente sentido, de gran fuerza expresiva, donde el hombre, mostrando su irreprimible naturaleza animal, de todas maneras queda inerme y empequeecido, disuelto en la potente, majestuosa e indiferente belleza de la naturaleza, donde el curso del agua simboliza el ciclo de la vida "siquiendo su

PAGE 134

129 manso curso.'. Barret, vctima del rgido sistema social y legal, expulsado de la tierra no es nadie, carece de trabajo y por tanto de identidad social. No puede recurrir a la defensa porque no conoce las vas de acceso a los mecanismos de la ley. El deshaucio demuestra que el labrador esta' alienado del sistema judicial, no cuenta con los medios econmicos para pagar a un procurador, y porque adems, a causa de su ignorancia, tiene horror al encuentro con la burocracia y con el papel escrito. "Ya saba l lo que era aquello: enredos de los hombres para perder a la gente de bien.'.' Los campeinos desconfian de la ley, estn acostumbrados a su clebre Tribunal de las Aguas que imparte una justicia expedita y patriarcal: "mostrbanse orgullosos los huertanos de su tribunal. Aquello era hacer justicia; la pena sentenciada inmediatamente .." El dueo de las tierras, en oposicin al campesino ignorante y pobre, es experto en recursos judiciales, don Salvador "pasbase las maanas en los juzgados."Es proverbial la venalidad de los escribientes y procuradores en los juzgados pueblerinos. El miedo a la ley, e incluso slo a las apariencias de la ley, produce un pnico irracional al to Barret: Por la tarde, cuando vio venir por el camino a unos seores vestidos de negro, fnebres pajarracos con alas de papel arrolladas bajo el brazo, ya no dud'. Aquel era el enemigo. Iban a robarle. ( p. 491) La descripcin de la escena de la llegada de los alguaciles a

PAGE 135

130 la barraca del to Barret donde se practicara'' el deshaucio, tiene una poderosa fuerza expresiva. La escena es presentada al lector desde la aterrorizada conciencia del labrador y sus imgenes son las de un mundo que se derrumba. "Los fnebres pajarracos con alas de papel," que el labrador ve acercndose a su barraca, expresan el terror animal a quedarse sin casa y sin comida, a ser cogido por la muerte, a caer en el vacio y en la oscuridad, provocando un miedo irracional, que triunfa de la razn y rompe el control de la conciencia sobre la conducta. La conviccin de su absoluto desamparo desencadena el pnico: el to Barret se siente atrapado, ante el miedo se inhibe su poder de razonar, esta' fuera de s, de su natural forma de ser estoica y esforzada, esta enajenado, alienado. El drama del to Barret es el drama del hombre alienado de s mismo, no tiene conciencia de sus derechos o sabe que no tiene derechos. En el momento de crisis no ha sabido dominar su instinto. Trabajador alienado del producto de su trabajo, Barret ha cado en la anulacin personal y social, no es nadie. Determinismo de los factores econmicos La tragedia del to Barret, el huertano de La barra ca confirma el pensamiento de Marx: El trabajador es slo un trabajador cuando existe como capital para si mismo, y solo y existe como capital cuando el capital esta all para el. La existencia del capital es su existencia, su vida, puesto que el capital determina el contenido de su vida independientemente de el.

PAGE 136

131 En la sociedad capitalista el hombre que trabaja existe solo como trabajador y en funcin del capital, y no como ser humano. El to Barret al ser deshauciado de la huerta que sus antepasados haban labrado durante varias generaciones y en la que el mismo haba agotado su vida, pasa al estado de paria, no es nadie porque no tiene trabajo; en esta situacin se ha anulado como hombre. El to Barret, que segn los vecinos: Era un buenazo, no saba plantarle cara al repugnante avaro, y este lo iba chupando lentamente hasta devorarlo por entero. ( p. 488) El to Barret pasa de su condicin de labriego honrado y padre de familia al estatus del "lumpen," al subproletariado, al mas bajo estrato social, a la anulacin absoluta, ya que en la sociedad capitalista el trabajador existe mientras el trabajo lo hace existir.: Ya los haban hecho salir ^de la barraca. Los hombres negros la haban cerrado llevndose las llaves. ( p. 489) Ahora el to Barret, vctima del sistema econmico, no tiene un lugar en el mundo, expulsado de las tierras en las que agoto su salud, no es nadie y la sociedad no reconoce su existencia, como explica Marx: La economa poltica no reconoce al trabajador desocupado, al hombre, cuando est" fuera de su relacin con el trabajo. Estafadores, ladrones, mendigos, gente miserable y el trabajador delincuente, son figuras que no existen para la economa poltica, si no para otros ojos; para los de los mdicos, jueces, ^sepultureros, alguaciles, etc. Para la economa poltica son fiquras fantasmales que estn mas alia de • x. 25 su nteres. ^J

PAGE 137

132 la familia, vctima tambin de los factores econmicos, llegara a la mas baja condicin social, a la del subproletariado: Las hijas se trasladaron a Valencia para ganarse el pan como criadas y la pobre vieja, cansada de molestar con sus^ enfermedades, marcho' al hospital, morindose al poco tiempo. ( p. 495) Las hijas, primero sern criadas y "cansadas de sufrir miseria y malos tratos,!' descendern todava ms, sern prostitutas. Despus de matar a don Salvador, Barret, viejo y enfermo, "fue conducido al presidio de Ceuta para morir all a los pocos aos.!' La familia del huertano deshauciado se ha anulado, se ha deshecho y fue "aventada como paja en el viento," frase reminiscente del bblico "volver al polvo," gue describe el ciclo de la vida del hombre como ser natural y como ente econmico. El "hroe desesperado de la lucha por la vida": Batiste Cuando la familia de Barret es expulsada de la huerta que sus abuelos haban cultivado por tanto tiempo, los campesinos experimentan un incipiente sentimiento de solidaridad de clase, que en este caso es un mecanismo de defensa de sus propios intereses: Los desolados campos eran el talismn que mantena ntimamente unidos a los huertanos, en continuo tacto de codos; un monumento que proclamaba su poder sobre los dueos, el milagro de la solidaridad de la miseria contra las leyes y la riqueza de los que son seores feudales de las tierras sin trabajarlas ni sudar sobre sus terrones. ( p. 49/)

PAGE 138

133 Los huertanos recurren al incendio y a la amenaza para inpedir que los campos de Earret sean otra vez cultivados. De esta, manera, los propietarios, atemorizados ante la violencia no se atreven a subir los precios de los arrendamientos. Batiste es el "hroe desesperado de la lucha por la vida" que viene a ocupar las tierras "malditas" que despus de la tragedia del to Barret nadie quera cultivar: Este hombre recio, musculoso, de espaldas de gigante y redonda cabeza trasquilada sostenida por un grueso cuello de fraile, y rostro bondadoso, extenda sus poderosos brazos, habituado a levantar en vilo los sacos de harina y los pesados pellejos de la carretera. ( p. 493) Batiste tiene una recia voluntad, aunque sabe que cuenta con la animosidad de los otros huertanos, de aquellas tierras "tiene que sacar el mezquino bienestar que era toda su aspiracin, V y "como la miseria no tiene oidos, esta' decidido a quedarse en la huerta de don Salvador aunque tenga que defender a tiros el derecho a ganarse la vida. Al sobrevenir el conflicto sobre la utilizacin de las aguas de riego, muestra la reciedumbre de su temple, y para no perder la cosecha, desobedece la orden del Tribunal, riega, a pesar de todo, con la escopeta en la mano: Pero all estaba Batiste corno centinela de su cosecha, desesperado hroe de la lucha por la vida, guardando a los suyos, que se agitaban por el campo extendiendo el riego, dispuesto a soltarle un escopetazo al primero que intentase echar la barrera para restablecer el curso legal del agua.

PAGE 139

134 Era tan fiera su actitud, destacndose erouido en medio de la acequia; se adivinaba en este fantasma negro tal resolucin de recibir a tiros al que se le presentase, que nadie sali de los inmediatos caares, y bebieron sus campos durante una hora sin protesta alguna. ( p. 510) Si la vida de Earret haba sido "una lucha sorda, desesperada, tenaz, contra las necesidades de la vida y contra su propia debilidad" y fue destruido en la lucha por ganarse la subsistencia, la vida de Batiste no ha sido manos esforzada y reproduce el patrn de la vida de Barret: Llovi'' poco, las cosechas fueron malas durante cuatro aos, y Batiste no sabia ya que hacer ni a donde dirigirse. Fue su vida una continua batalla con la sequa, un incesante mirar al cielo, temblando de emocin cada vez que una nubcula negra asomaba en el horizonte. ( p. 493) Batiste era "una fiera para el trabajo" "un varn enrgico, emprendedor, avezado a la lucha por la conquista del pan," labrara las tierras "malditas" para disfrutar slo de breves perodos de paz, a pesar de su energa y decisin llegara, como Barret llego', a la inevitable tragedia. Aunque estos huertanos tienen las virtudes personales de honradez, sobriedad, resignacin, fortaleza y amor a la familia, virtudes esencialemnte sociales, fundamentales en la formacin de la familia y por ende del Estado, "es la familia la base del Estado, no el Estado la base de la familia" deca Marx, no tienen fuerza como individuo o clase social en la sociedad capitalista; el hombre sin dinero no es reconocido en esa sociedad, y as, Batiste sera derro-

PAGE 140

135 tado en su intento de ganrsela vida con su trabajo personal, como lo fue Barret y lo sera cualquier otro labrador que contara solo con el trabajo de sus brazos. El patrn de la vida de Batiste, como el patrn de la vida de cualquier huertano, esta' determinado por los factores del sistema econmico reinante. El labrador sin tierras, encajonado en el sistema de la sociedad burguesa de fin de siglo, no podra sobrepasar las presiones y dificultades de la creciente caresta de la vida. Para Batiste: Su vida pasaba en un continuo cambio de profesin siempre dentro del circulo de la miseria rural, mudando cada ao de oficio, sin encontrar para su familia el bienestar mezquino que constitua toda su aspiracin, la mala suerte le persegua. ( p. 497) "La mala" suerte 11 es el crculo inexorable de los factores econmicos en el que el hombre vive y trabaja. De no haber sido Batiste hostilizado por el rencor vengativo de los otros huertanos, que agobiados tambin por las presiones econmicas y acosados por los patrones que "de mansos corderos se haban convertido en lobos feroces," lo hacen vctima expiatoria del mecanismo de d defensa contra los propietarios de las tierras, ocasionando la muerte de su hijo menor el Albaet, matndole el caballo y quemndole la barraca, el resultado final de su vida hubiera sido el mismo; "el hambre pisndole los talones." Barret, Batiste o cualquier otro huertano, a pesar del heroico esfuerzo de labrar la tierra de sol a sol, no sobrepasara' su condicin de siervo de la propiedad territorial, atrapado en el circulo

PAGE 141

136 de la miseria rural; la disminucin de sus fuerzas fsicas, consecuencia del continuo trabajo, la enfermedad de un miembro de la familia, la sequa, el aumento del arrendamiento, la obligacin de pagar un nuevo impuesto estatal o municipal, son circunstancias naturales y econmicas combinadas, ms poderosas que sus fuerzas fsicas y que determinarn su vida. Segn Marx: El trabajador se convierte en un elemento ms barato al producir ms. Mano a mano con la explotacin del mundo objetivo va la depreciacin del mundo humano. 2 La historia de la vida de Batiste, como la de cualquier huertano es la misma: "la desgracia pisndole los talones'.." El carro de la mudanza de la familia de Batiste Borrul. cuando va por el camino de Alboraya a ocupar las tierras de don Salvador, es la imagen grfica de toda su vida: Era un pobre carro de labranza, tirado por un rocn viejo y huesudo, al que ayudaba en los baches difciles un hombre alto que marchaba junto a el animndole con gritos y chasquido de tralla. Vesta de labrador .^ Sobre el carro amontonbanse formando pirmide hasta ms arriba de los varales, toda clase de objetos domsticos. Era la emigracin de una familia entera. Tsicos colchones, rellenos de escandalosa hoja de maz, jergones, sillas de esparto, sartenes, calderas, platos, cestas, verdes banquillos de cama, todo se amontonaba sobre el carro, sucio, gastado, miserable, oliendo a hambre, a fuga desesperada, como si la desgracia marchase tras de la familia pisndole los talones. ( p. 486) Este pasaje es la historia real del labrador sin tierras. Mas tarde o ms temprano se vera' forzado a salir de unas tierras que no

PAGE 142

137 son suyas y que ya no puede pagar porque ha subido el precio del arrendamiento, o porque la sequa lo ha arruinado, o porque mas viejo y enfermo ya no puede cultivarlas con eficiencia. Es la historia del campesino espaol que Costa consideraba "los indios de la nacin" y qde los que Vicens Vives afirma "que raras veces lograron triunfar en sus reivindicaciones mas modestas.!' Contra la crtica Los crticos literarios, entre ellos Cardwell y Sebastia, han censurado a Vicente Blasco Ibez el adoptar el determinismo del medio como tcnica literaria y como posicin filosfica, tachando, adems, de pesimista su visin del mundo. Cardwell llama al mundo presentado por Blasco Ibaez en La barraca "pesimista" y "determinista": Su mundo es esttico, pesimistamente concebido, determinista en el sentido menos constructivo. Enric Sebastia', ve una limitacin en la concepcin de la obra de Blasco Ibaez y queeel atribuye a la tcnica del naturalismo literario, que el artista adopta en la narracin del drama del huertano valenciano, y dice: La limitacin es debida al predominio de una visin esttica de la sociedad en detrimento de la dinmica. Estas opiniones, son, sin embargo, muy subjetivas. Elasco Ibaez sostuvo siempre una posicin de valiente independencia en su pensamiento social y en su esttica. El mismo dice:

PAGE 143

138 Yo me enorgullezco de ser un escritor lo menos literario posible, quiero decir, lo menos profesional. ( p. 17) Su postura en la crtica social fue vanguardista porque fue el primer novelista espaol que enfoco la critica social desde la perspectiva de la lucha de clases. "A partir de Blasco, la novela se cargara de contenido social," dice Gil Casado. Blasco critico la evidente injusticia social que era aceptada en silencio por la mayora de los escritores de la poca. lo que los crticos atribuyen a una visin filosfica pesimista, que va sin duda aparejada a la esttica del naturalismo literario, no es mas que el resultado de la observacin de la realidad histrica, que es, esencialmente dialctica, como deca Marx. En La bodega Blasco Ibaez refleja la vida como la vio y la vivi' en su regin y en su momento histrico, sin ajustarse a una tesis filosfica o artstica preconcebida. Al acusarlo de ensombrecer la vida de sus personajes con el "pesimismo," cometen un grave error de apreciacin sicolgica, ya que el hombre presentado en las novelas del ciclo valenciano, desde La barraca a Flor de Mayo y Cae s y barro tiene una fuerte personalidad. Barret, Batiste, Tonet el Petor y el to Toni, son hombres de una recia voluntad, terriblemente existencialistas hacen su vida con la accin y no se dan nunca por vencidos. Estn siempre dispuestos a reanudar la lucha cotidiana aun bajo terribles penalidades, su entusiasmo por la vida nunca decae. La existencia de estos hroes es una lucha constante. Este huertano confia slo en s mismo, en su fuerza y en la rectitud de

PAGE 144

139 su causa. Este hombre, para la solucin del conflicto, puede llegar a la violencia como en la barraca y Flor de Mayo en defensa de lo que el cree que es su derecho, igual que el hombre primitivo, no inhibido an por las normas establecidas por la sociedad, y que slo respeta la ley de la fuerza o de la supervivencia. "Para que' necesita un hombre de jueces ni de guardia civil teniendo buen ojo y una escopeta en su barraca?," piensa el huertano. lo que reflejan las novelas del ciclo valenciano de Vicente Blasco Ibnez, es el profundo pragmatismo del autor, el gran conocimiento de las estructuras econmicas del siglo XIX y principios del XX y de la historia de Valencia. La regin valenciana no es una regin que acepte sumisamente el abuso o la injusticia. Blasco Ibnez habla en La barraca de ese espritu de rebelda, de la fiera defensa de los derechos del pueblo valenciano. La puerta de los Apostles, vieja, rojiza, carcomida por los siglos, extendiendo sus rodas bellezas a la luz del sol, formaba un fondo digno del antiguo tribunal. I En este desgaste de la portada adivinbase el paso de la revuelta y el motn. Junto a estas piedras se haba aglomerado y confundido todo un pueblo; all se haba agitado en otros siglos, vociferante y rojo de rabia, el valencianismo levantisco, y los santos de la portada, mutilados y lisos, al mirar al cielo con sus rotas cabezas, parecan estar oyendo an las revolucionarias campanas d la Union o los arcabuzazos de las Gemianas. ( p. 503) Blasco refleja un ntimo conocimiento del hombre proletario de la huerta, cuyo vigor, rebelda y vitalidad tenia l en gran parte, y la actitud que para un crtico moderno puede parecer pesi-

PAGE 145

140 mista, es sin embargo, entereza de carcter, actitud digna y contenida, adoptada con la plena conciencia de saberse atrapado en un sistema de hierro, el capitalista, que no puede sobrepasar. El huertano revela con su reserva la absoluta conviccin de saber que esta indefenso ante el sistema econmico y ante la ley; esta alienado. La barraca reproduce la lucha real, cotidiana e histrica del hombre trabajador. Presenta la soledad esencial que el hombre sufre en una sociedad organizada por el capitalismo para defender los intereses de su clase La barraca es la narracin de los azares de la lucha por la existencia en un mundo hostil: la naturaleza con la sequa, la sociedad con sus mltiples presiones econmicas, y por ultimo, la irracional animadversin de los hombres. La situacin en la que estn enclavados estos proletarios es la misma que Marx observo' en toda la clase trabajadora del mundo: En la sociedad actual, los medios de produccin son el monopolio de la clase capitalista; la dependencia! resultante de la clase proletaria es la causa de la miseria y servidumbre en todas sus formas. 2

PAGE 146

141 Notas Lewis S. Feuer, ed., Marx and Engels. Basic Writings on Politics and Philosophy (Garden City: Doubleday, 1959), p. 165. Jos Luis Len Roca, Blasco Ibnez y la Valencia de su tiempo (Valencia: Ayuntamiento de Valencia, 1978) p. 212. Ferdinand Braudel, El Mediterrneo y el mundo mediterrneo en tiempos de Felipe II (Mxico City: Fondo de Cultura Econmica, 1953), p. 40. 4 / Enric Sebastia, Valencia i les novelles de Blasco Ibnez : proletariat i burguesia (Valencia: L'Estel, 1966), p. 50. 5 Karl Marx and Frederich Engels, The Communist Manifest (New York: International Publishers, 1973), p. 19. Sebastia, p. 60. 7 Sebastia, p. 62. Sebastia, p. 52. 9 Karl Marx, Economic and Philosophical Manuscripts, trans. T. B. Bottoraore, ed. Erich Froirm (New York: Frederick ngar, 1978) p. 106. Lewis S. Feuer, ed. Marx and Engels. Basic Writings on Politics and Philosophy (Garden City: Doubleday, 1959), p. 342. Marx, Manuscripts, p. 113. Joaqun Costa, Oligarqua y caciquismo. Colectivismo agrario y otros escritos (Madrid: Alianza Editorial, 1967), p. 51. 13 Maurice Duverger, An Introduction to Social Sciences (New York: Frederick A. Praeger, 1964), p. 40. 14 / Len Roca, p. 200. l ^ Sebastia, p. 52. 16 Marx, Manuscripts, p. 167. Len Roca, p. 218. Len Roca, p. 218. 19 r~Richard Cardwell, Blasco Ibarez, La barraca (London: Tamesis Books, 1973), p. 11.

PAGE 147

142 20 Marx, Manuscripts, p. 165. 21 Gerald Brenan, The Literature of the Spanish People (Carribridge: niversity Press, 1951), p. 197. 22 Marx, Manuscnpts, p. 95. 23 Marx, Manuscnpts, p. 112. 24 Marx, Manuscripts, p. 110. 25 Marx, Manuscripts, p. 111. 26 Marx, Manuscripts, p. 274. 27 Cardwell, p. 64. Sebasti, p. 32. 2 Marx, Manuscripts, p. 113.

PAGE 148

CONCLUSIONES Realismo y rebelin poltica son, a los ojos de Proudhon y Courbe t, solo expresiones diferentes de la misma actitud, y no ven entre verdad social y artstica ninguna diferencia esencial. Arnold Hauser. Historia social de la literatura y el arte (Madrid: Ediciones Guadarram, 1968) Del anlisis de las obras de Vicente Blasco Ibnez escogidas para este trabajo se desprende que el artista empleo su arte como un arma de combate en la lucha poltico social. Su literatura es una literatura de accin, un medio para despertar la conciencia social y se propone un fin: la mejora del hombre y de la sociedad, como era el proposito de Marx. Blasco Ibnez expreso en numerosos escritos su preocupacin y su responsabilidad ante los problemas sociales. Una muestra es el siguiente artculo publicado en El Pueblo el 3 de marzo de 1904, en el que explica su posicin: • El arte no debe ser una mera manifestacin de la belleza. El arte debe estar al lado de los necesitados defendiendo con toda la fuerza de la sugestin a quienes sienten hambre de justicia. Blasco Ibnez resolvi el antiguo dilema del "arte por el arte o la posicin contraria, el arte con un proposito social, del lado de la vida y de la realidad histrica en la que el hombre esta emplazado en un medio social y econmico determinados, lo resolvi del lado del hombre oprimido y explotado. 143

PAGE 149

144 Blasco Ibez utiliza su arte, en el que presenta la realidad, cono un arma revolucionaria. Es un escritor naturalista, que como todos los de esta escuela, documenta sus obras en la realidad. Al presentar su tema se ajusta a los hechos, y son estos, los hechos, los que al ser presentados cruda e imparcialmente ejercen un impacto desmitificador y destructivo sobre las ideas y el convencionalismo en los que se basa la sociedad capitalista. Dice Hauser: "Todo artista honrado que describe la realidad fiel y sinceramente, ejerce una influencia ilustradora y liberadora." Vicente Blasco Ibaez baso' su obra en la filosofa de Karl Marx, y la influencia sociolgica de este fue profunda y duradera. Las huellas del pensamiento humanista de Marx son fcilmente identificables en sus novelas y en su produccin periodstica. Las ideas bsicas de Karl Marx: fe en el hombre comn, su confianza en que la ciencia sera un factor decisivo en el mejoramiento de las condiciones de la vida del hombre y su creencia en que los factores econmieos son determinantes en la historia:' social humana, son tambin las ideas fundamentales que Blasco Ibez sostiene en su obra. Igual que Marx, Blasco Ibez es un materialista y un humanista: cree en el valor individual del ser humano y en el derecho inalienable a una vida en la que las necesidades materiales estn satisfechas. Blasco Ibaez es un optimista, como Marx lo fue tambin, ambos tienen fe en el progresivo perfeccionamiento del hombre y de la sociedad. La obra de Vicente Blasco Ibaez es un testimonio de la realidad histrica, contiene una valiente crtica del Estado y de las institu-

PAGE 150

145 ciones que lo sostienen. Su obra esta' vinculada a la defensa del proletariado, y as fue entendida por el gobierno de la Restauracin Borbnica que lo someti' a numerosos procesos y encarcelamientos. Vicente Blasco Ibez fue un socilogo clarividente. Cuando los polticos de la monarqua slo vean la superficie de la sociedad, en la que el "orden" estaba garantizado por el ejercito, Blasco Ibnez vea la otra cara, la que est detras y oculta, y que es la verdadera realidad para el hombre que trabaja: la injusticia y la pobreza subyacentes bajo este orden impuesto por la burguesa y el capitalismo. La obra de Vicente Blasco Ibnez esta' inspirada en el mismo espritu crtico y revisionista, y en el mismo amor a Espaa en que estaban inspiradas las obras de los hombres de la generacin del 98, pero ms audaz, ms realista y mas generoso, lo hace valientemente desde la postura revolucionaria de la lucha de clases. Su crtica del orden burgus es completa; abarca al Estado, a la Iglesia y al sistema econmico, instituciones que a su parecer perpetuaban la injusticia y la pobreza. En marzo de 1920 dice: "Somos enemigos de la Espaa actual, de la Espaa africana, teocrtica, mendiga, salvaje. Nosotros queremos la Espaa de la escuela, del taller, del trabajo.'.' En su obra, Blasco Ibnez ha penetrado en la significacin histrica del capitalismo, que trajo consigo la devaluacin de la vida humana y la supervalorizacio del dinero, fenmeno ya sealado por

PAGE 151

146 Marx. En un articulo titulado "El feudalismo moderno," escribe: El mundo gime bajo la opresin de la compaa por acciones, monstruo de mil cabezas al que es inposible combatir, lo importante es que suban las acciones, y aumenten los dividendos, pues el santo dinero, seor del mundo, y los sagrados pedazos de papel que representan valores, tienen ms importancia que la existencia umana. Blasco Ibez es el cronista de la vida del hombre que trabaja, pero que va ms alia' de la fra observacin de los hechos es el artista que al presenciar el drama de la vida del hombre, se hace solidario de l. Sus novelas son la respuesta de su conciencia de humanista a los choques de la coyuntura histrico social que trajo la opulencia de unos y la miseria de los otros. Elasco Ibez presenta en sus mejores novelas: La barraca, Flor de Mayo, Caas y barro y La bodega la apoteosis del trabajo corporal, convirtiendo a sus personajes en hroes de una epopeya existencial: la de ganarse la vida en un medio, la tierra, el mar o la sociedad capitalista, de poderosas fuerzas antagnicas al quehacer del hombre. Sus personajes son autnticos representantes del hombre que trabaja y que sufre bajo un sistema injusto, son convincentes ejemplos del desequilibrio social. Blasco Ibez esta' convencido de que el arte tiene una misin civilizadora: el perfeccionamiento del hombre y de la sociedad, y piensa que la verdadera revolucin ha de surgir del espritu del hombre. As lo afirma al final de su obra La vuelta al mundo de un novelista:

PAGE 152

147 Lo que he aprendido es que debemos crearnos un alna, nueva, y entonces sera' fcil. Necesitamos matar el egoismo, y asi, la abnegacin y la tolerancia, que ahora solo conocen unos cuantos espiritus privilegiados, llegaran a ser virtudes comunes a todos los hombres.

PAGE 153

BIBLIOGRAFA Aguiar e Silva, Victor Manuel. Teora de la literatura Madrid: Editorial Gredos, 1972. Alborg, Juan Lus. Historia de la literatura espaola Madrid: Editorial Gredos, 1966. Althusser, Louis. For Marx New York: Pantheon Books, 1969. Reading Capital London: WI, NLB, 1970. Balseiro, Jos'. Blasco Ibnez, Unamuno, Valle-Incln, Baroja. Cuatro individualistas de Espaa^ Chapel Hill: The University of Nbrth Carolina Press, 1949. Bar ja, Cesar. Libros y autores modernos. Los Angeles: Campbell Books, 1933. Barrington, Moore Jr. Injustice, the Social Basis of Disobedience and Revolt New York: M. E. Sharpe, 1978. Bergua, Juan. Historia de las religiones. Madrid: Clsicos Bergua, 1964. Betoret Pars, Eduardo. El costumbrismo regional en la obra de Blasco Ibnez Valencia: Fomento de Cultura, 1958. Blanco Aguinaga, Carlos. Juventud del 98 Barcelona: Editorial Crtica, 1978. Julio Puertolas, and Iris M. Zavala. Historia Social de la literatura espaola. Madrid: Castalia, 1978. Blasco Ibfez, Vicente. Contra la Restauracin. Periodismo poltico 1895-1904. Ed. Paul Smith. Madrid: Editorial Nuestra Cultura, 1978. Obras Completas 8th ed. 3 vols. Madrid: Aguilar, 1976. Bloch, Ernest. On Karl Marx Naw York: Herder and Herder, 1971. Bosch, Rafael. la novela espaola del siglo XX New York: Las Amricas, 1970. 148

PAGE 154

149 Bottamore, T. B. Karl Marx Early Writings New York: Pantheon Books, 1975. Marxist Sociology New York: lolmes and Meier Publishers, 1975. '• Sociology: A Guide to Problems and Literatura London: Alien and Unwin, 1963. -. Sociology and Social Criticism. New York: Pantheon Books, ... 1974 i Braudel, Ferdinand. El Mediterrneo y el inundo mediterrneo en tiempos de Felipe II Mxico City: Fondo de Cultura Econmica, 1953. Brenan, Gerald. The Literature of the Spanish People Cambridge: niversity Press, 1951. The Spanish Labyrinth. Cambridge: niversity Press, 1964. Cardwell, Richard. Blasco Ibnez, La Barraca London: Tamesis Books, 1973. Cirlot, Juan Eduardo. Diccionario de smbolos Barcelona: Editorial Labor, 1978. Conde Gargollo, Enrique. Blasco Ibnez y el Madrid novecentista Madrid: Imprenta El Arte, 1967. Costa, Joaqun. Oligarqua y caciquismo. Colectivismo agrario y otros escritos Madrid: Alianza Editorial, 1967. Day, A. Grove, and Edgar Khowlton Jr. Vicente Blasco Ibnez New York: Twayne, 1972. Daz del Moral, Juan. Historia de las agitaciones campesinas andaluzas Madrid: Alianza Editorial, 1976. Duverger, Maurice. An Introduction to Social Sciences New York: Frederick A. Praeger, 1964. Engels, Frederich. Qn Historical Materialism Moscow: Progress Publishers, 1972. On Literature and Art Moscow: Progress Publishers, 1976. < ., The Part Played by Labor in the Trans tion from Ape to Man Peking: Foreign Languages Press, 1975. Fernndez Almagro, Melchor. Historia poltica de la Espaa contempornea 1397-1902. Madrid: Alianza Editorial, 1968.

PAGE 155

150 Ferrater Mora, Jos. Diccionario de filosofa abreviado. Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 1976. Feuer, Lewis S., ed. Marx and Engels. Basic Writings on Politics and Philosophy Garden City: Doubleday, 1959. Franco, (Dolores. Espaa como preocupacin Madrid: Ediciones Guadarrama, 1959. Fried, Albert, and Ronald Sanders. Socialist Thought. Garden City: Doubleday, 1964. Fromm, Erich. Marx's Concept of Man New York: Frederick Ungar, 1978. Sicoanlisis de la sociedad contempornea Mxico City: Fondo de Cultura Econmica, 1962. t The Sane Society. New York: Rinehart, 1955. Fuster, Joan. Nosaltres, els valencians Barcelona: Editorial 62, 1962. Garca de Cortzar, Fernando. "La Iglesia espaola de la Restauracin." Letras de Deusto 8 (1978), 5-34. Gaseo Contell, Emilio. Blasco Ibaez Pars: Agencia Mundial de Librera, 1925. Blasco Ibaez y su obra. Valencia: Mediterrneo, 1921, „ Genio y figura de Blasco Ibaez: agitador, aventurero y novelista Madrid: Afrodisio Aguado, 1957. Gil Casado, Pablo. La novela social espaola Barcelona: Seix Barral, 1975. Gimeno, Juli Just. Blasco Ibaez i Valencia. Valencia: L'Estel, 1929. Gmez de Baquero, Eduardo. El renacimiento de la novela espaola en el siglo XX Madrid: Mundo Latino, 1924. Gmez Llrente, Lus. Aproximacin a la historia del socialismo espaol. (Basta 1921) Madrid: Edicusa, 1972. Gmez Mart, Pedro. Sicologa del pueblo valenciano segn las novelas de Blasco Ibaez Valencia: Prometeo, 1931. Gonzlez Blanco, Andrs. Historia de la novela en Espaa desde el romanticismo a nuestros dias. Madrid: Marineda, 1909.

PAGE 156

151 Gould, Carol C. Marx's Social Qntology. Individuality and Canimmity in Marx's Theory of Social Reality Cambridge: The MIT Press, 1975. Graffe, W. Art and Labor London: The C. W. Daniel Company, 1927. Granjel, Lus. Panorama de la generacin del 98 Madrid: Ediciones Guadarrama, 1959. Hamecker, Marta. Los conceptos elementales del materialismo histrico Mxico City: Siglo Veintiuno, 1973. Hauser, Arnold. Historia social de la literatura y el arte Madrid: Guadarrama, 1976. Hobsbawm, E. J. Primitive Bebis. Studies in Archaic Forms of Social Movements in the 19th and 20th Centuries New York: Frederick A. Praeger, 1963. Israel, Joachim. Alienation from Marx to Modern Sociology Boston: Allyn and Bacon, 1971. Jover Zamora, Jos Mara. Conciencia obrera y conciencia burguesa en la Espaa contempornea Madrid: Ateneo, 1956. El siglo XX en Espaa. Doce estudios Barcelona: Editorial Planeta, 1974. Kinnen, Eduardo. El humanismo social de Marx Santiago de Chile: Andrs Bello, 1969. Kbren, Henry. Marx and the Authentic Man Pittsburgh: Duquesne University Press, 1967. Kbstas, Axelos. Alienation, Praxis and Techne in the Thought of Karl Marx Austin: University of Texas Press, 1967. Kropotkine, Peter. The Conguest of Bread New York: Putnam's Sons, 1907. Lan Entralgo, Pedro. La generacin del 98 Madrid: Espasa Calpe/1975. Len Roca, Jos Lus. Blasco Tbnez y la Valencia de su tiempo Valencia: Ayuntamiento de Valencia, 1978. Vicente Blasco Ibez. Valencia: Prometeo, 1967.

PAGE 157

152 Levi, Enzio. Vicente Blasco Ibnez e il suo capolavoro 'Cans y barro Florencia: La Voce, 1922. Lichtheim, George. Enciclopedia of the Social Sciences Ed. Edwin Seligman. New York: Macmillan, 1957. Lpez Soler, Leandro. Individuo y sociedad en la Valencia de 1900 a travs de la obra de Blasco Ibriez Valencia: Universidad de Valencia, 1971. Loubes, Jean Noel, and Jos Lus Len Roca. Vicente Blasco Ibanez, Diputado y novelista Tolouse: University of Tolouse, 1972. Madrid, Francisco. Los desterrados de la dictadura Madrid: Ediciones Espaa, 1930. Man, Henry. The Psychology of Socialism London: George Alien and nwin, 1928. Mandel, Ernest. The Marxist Theory of Alienation: Three Essays New York: Pathfinder Press, 1973. Marcuse, Rerbert. One Dimensional Man: Studies in the Ideology of Advanced Industrial Socialism Boston : Beacon Press, 1964. „ Reason and Revolution. Hegel and the Rise of Social Theory New York: Humanities Press, 1964. Studies in Critical Philosophy London : NLB, 1972. Martnez Ruz, Jos. Azorn. Obras Completas Madrid: Aguilar, 1959. Marx, Karl. A Contribution to the Critique of Political Economy Trans. N. I. Stone. New YorK: The International Library Publishers, 1904. — Capital: A Critique of Political Economy Ihtrod. Ernest Mandel. New York: Penguin Books, 1976. — Critique of Begel's Philosophy of Right Trans. Annette Jolin, and Joseph O'Malley. Cambridge: University Press, 1970. — Discurso pronunciado el 19 de abril de 1858, en Ludovico Silva, El estilo literatio de Marx Mxico City: Siglo XXI, 1971. Economic and Philosophical Manuscripts Trans. T. B. BottomoreT Ed. Erich Fromm. New York: Frederick Ungar, 1978.

PAGE 158

1939. 153 Revolution in Spain. New York: International Publishers, Theories of Surplus-Value Trans. Emile Burns. Moscow: Foreign Languages Publisher, 1963. -, and Frederich Bngels. The Ccmmunist Manifest New York: International Publishers, 1973. Meszaros, Istvan. Marx's Theory of Aliena tion London: Merlin Press, 1970. Neuschafer, Eans Jorg. "Apuntes para una historia social del naturalismo espaol: la imagen del pueblo desde Galdos hasta Blasco Ibaez." Ibero Romana 7-8 (1978), 280-4. Nicholson, Beln S. "Ihe Novel of Protest and the Spanish Republic." University of Arizona Bulletin 10 (1939), 23-40. Ortega, Joaqun. "Vicente Blasco Ibaez." Uhiversity of Wisconsin Studies in Languages and Literature 20 (1924), 214-38. Pattison, Walter. El naturalismo espaol, historia externa de un movimiento literario Madrid: Editorial Gredos, 1965. Pei, Mario. The Story of Latin and the Romance Languages New York: Harper and Row, 1976. Prez de la Dehesa, Rafael. Poltica y socialismo en el primer Unamuno Barcelona: Ariel, 1973. — El pensamiento de Costa y su influencia en el 98 Madrid: Sociedad de Estudios y Publicaciones, 1966. Prez Galdos, Benito. Episodios Nacionales Madrid: Aguilar, 1970. Perez-Rioja, J. A. Diccionario de smbolos y mitos Madrid: Tecnos, 1971. Pitollet, Camile. Blasco Ibaez, paisajista Pars: Casa Editorial Vuibert* 1924. Vicente Blasco Ibaez : ses romans et le romn de sa vie Paris: Calman-Levi, 1921. Puccini, Mario. Vicente Blasco Ibaez Roma: A. F. Formiggini, 1926. Ribelles Prez, Vicente. Vicente Blasco Ibaez: Temas espaoles Madrid: Publicaciones Espaolas, 1967.

PAGE 159

154 Sanz de Robles, Federico Carlos. Ensayo de un diccionario de la literatura Madrid: Aguilar, 1965. Salinas, Pedro; Literatura espaola del siglo XX Madrid: Alianza Editorial, 1970. Sebasti, Enric. Valencia i les novelles de Blasco Ibnez; proletariat i burguesia Valencia: L'Estel, 1966. Silva, Ludovico. El estilo literario de Marx Mxico City: Siglo XXI, 1971. Smith, Paul. Vicente Blasco Ibanez: una nueva introduccin a su vida y obra Santiago de Chile: Andrs Bello, 1972. "Blasco Ibanez and Drama," Hispania, 46 (1972), 35-40. "Blasco Ibanez and the Theme of the Jews," Hispania 56 (1973), 382-94. Terrero, Jos /and Juan Regla. Historia de Espaa. Barcelona: Editorial Ramn Sopea, 1977. Tbrrance, John. Estrangement, Alienation and Exploitation. A Sociolgica! Approach to Historical Materialism. London: The Macmillan Press, 1977. Tbrtosa, Pilar. Tres mujeres en la vida de Vicente Blasco Ibanez. Valencia: Prometeo, 1972. Tucker, Robert C. Philosophy and Myth in Karl Marx. Cambridge: University Press, 1972. Ubieto, Antonio, Juan Regla, Jos MarxajJover,and Carlos Seco. Introduccin a la historia de Espaa Barcelona: Editorial Seide, 1965. Unamuno, Miguel de. Obras Completas Madrid: Afrodisio Aguado, 1951. Vicens Vives, Jaume. Aproximacin a la historia de Espaa Barcelona: Editorial Vicens Vives, 1962. Historia social y econmica de Espaa y Amarica Vol. IV. Barcelona: Editorial Teide, 1959. Villegas, Juan. La estructura mtica del hroe en las novelas del siglo XX. Barcelona: Planeta, 1978. Watton, Paul, and Andrew Gamble. From Alienation to Surplus Valu London: William Cloves and Sons, 1972.

PAGE 160

BICGRAPHICAL sketch Margarita LezcanoZamora was born in Alicante, Spain. She was raisecl in Las Palmas, Canary Islands, where she attended elementary school, high school and the School for Fine Arts Lujan Prez. Ln 1960 she graduated from the Teachers College in the same city. In the United States she received her Associate of Arts degree in education in Decernber 1974 from Miami-Dade Conmunity College, Miami, Florida, and her Bacheior of Arts degree in Spanish in August 1976, from Florida International University, Miami, Florida. After graduating from undergraduate school she moved to Gainesville where she received a Master of Arts degree in Spanish in May 1973, and her Doctor of Philosophy degree in May 1982, from the University of Florida, Gainesville, Florida. The title of her dissertation is: "La alienacin del trabajador en tres novelas de Vicente Blasco Ibez: La barraca La bodega y La Catedral." 155

PAGE 161

I certify that I have read this study and that in my opinin it conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy. 7l2^CC€sC ^" Fernando Ibarra Associate Profes'sor Romance Languages and Literatures I certify that I have read this study and that in my opinin it conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy. res AtltpI 1 Sriprli I Andrs Avellaneda Assistant Professor Romance Languages and Literatures I certify that I have read this study and that in my opinin it conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy. Alfred Hower Professor Romance Languages and Literatures

PAGE 162

I certify that I have read this study and that in my opinin it conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy. 'fiUtX icll Geraldine Nichols Assistant Professor Romance Languages and Literatures I certify that I have read this study and that in my opinin if conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy. ^f^U^^^