Citation
Identidad cambiaria e historia literaria en el discurso ecuatoriano sobre la cultura

Material Information

Title:
Identidad cambiaria e historia literaria en el discurso ecuatoriano sobre la cultura
Creator:
Alemán, Álvaro ( Alvaro Aleman )
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
vii, 260 leaves : ; 29 cm.

Subjects

Subjects / Keywords:
Chinese culture ( jstor )
Cultural diversity ( jstor )
Indian culture ( jstor )
Latin American culture ( jstor )
Mayors ( jstor )
Narratives ( jstor )
Political history ( jstor )
Popular culture ( jstor )
Seas ( jstor )
Written narratives ( jstor )
Dissertations, Academic -- Romance Languages and Literatures -- UF ( lcsh )
Ecuadorian literature ( fast )
Ecuadorian literature -- History and criticism ( lcsh )
National characteristics, Ecuadorian ( fast )
Romance Languages and Literatures thesis, Ph. D ( lcsh )
Genre:
Criticism, interpretation, etc. ( fast )
bibliography ( marcgt )
non-fiction ( marcgt )
Criticism, interpretation, etc ( fast )

Notes

Thesis:
Thesis (Ph. D.)--University of Florida, 1997.
Bibliography:
Includes bibliographical references (leaves 247-259).
Additional Physical Form:
Also available online.
General Note:
Typescript.
General Note:
Vita.
Statement of Responsibility:
by Alvaro Alemán

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
University of Florida
Rights Management:
The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. This item may be protected by copyright but is made available here under a claim of fair use (17 U.S.C. §107) for non-profit research and educational purposes. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions requires permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact the RDS coordinator (ufdissertations@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
027995981 ( ALEPH )
79179829 ( OCLC )

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text





IDENTiDAD CAMiblARIA E HISTORIA LiTEKRiA EN EL DISCUKRSO
ECUATORIANO SOBRE L\ CULTU~A




















AILVARO ALEM(AN


















A D-ISSERTADON PRESENTED TO THE GRADUATE SCIHOOIL OF THE UNIVERSITY OF FLOR3DA IN PARTIAL. FULFILLMENT
S'IF THE R EQUiREIENTS -FOR '-THE DEiGIREE OF
DOCTOR OF PHIL..OSOPHY

UNIVERSITY OF FLORIDA















Y asi, ,,qu 7 podia engendrar el estdril y mral cultivado ingenio mio, sino la historia de un hijo seco, avellanado, antojadizo y Ileno de pensamientos varios y nunca imaginados de otro alguno, bien coro quien se engendr6 en una circel, donde toda incomodidad tiene so asiento y donde todo triste ruido hace su habitaci6n?



Miguel de Cervantes Saavedra
El ingenioso hidalgo Don uiiotc de ia Maancha















ACKNO WLEDGE MENTS



I would like to thank Dr. Edward Baker for his invaluable support as chair of my' committee. His acute commentary and his personal interest in my well-being and that of my family is especially appreciated and valued. Dr. Monserrat Ordofiez influenced me during her brief stay as a visiting professor at the University of Florida, and gave me a glimpse into what it means to be a literary critic working in Latin America. Chris Waldron played a great part in this work as well, his computer savvy helped me to assemble a document I feared at times was direly resisting unification. I would also like to thank my friends Francisco Bustamante and Liiiana Dorado for their support and solidarity as graduate students, and for their companionship in the sometimes isolated tasks of thinking Latin America from the outside. My gratitude goes as well to my daughters Lia an!d Analii and my companion Beatriz, whose pictures and gestures share the same shelves with those books that have been central to lhis work and whose occasional utterance has somehow found its way into these pages.

Finally, I would like to acknowledge my primary sources of inspiration in completing this work: Hugo Alemnn Fierro, poet, grandfather and literary historian; Mario Alemim, diplomat, father and occasional author and Mary Ellen Fiewegger. traveller, friend and inhabitant of a textual Ecuador and dweller and defender of the rain forests of the world.











TABLE OF CONTENTS



page
ACKNOWLEDGEMENTS ........................................... iii


ABSTRACT.................................................................... .. .......... vi

CHAPTERS

INTRODUCCION ........................................................ ......... ... .......... 1

LA IDENTIDAD CULTURAL ECUATORIANA COMO PROBLEMA DE AUTENTICIDAD.................... ......... ................................................. ..................... 6

Sexualidad e Identidad Cultural ........................ ................................14
Precisiones Terminol6gicas........................ ................16
Intertexualidad y Terrigenismo ........................................ ...20
Ontopologia en Atahualpia........................................................44
Pluralidad Id6ntica...................................... .... .... .............. .. 52
Una Nueva Propuesta: El Humanismo Andino............................... .........................56
Alteridad y Diferencia .............................................. .....................61
Hacia una Identidad Dentada ........................................ ....................68
Privilegio Critico y Nacionalidad............................69
(Id)entidad Terapdutica .............................................................................................. 77
Notas ..... ...................... ...................................................... ............. 79

HACIA UNA ALTERNATIVA ESENCIAL ...................... ............................ 93

Fenom enologia del Sucre ............................................. ............... .. ............. .....95
Htistoria Numismitica del Ecuador .................. ........................... .......... ..103
Los Cuentos (y las Cuentas) de la Naci6n ........................................ 1 i
Los Billetes como Paneles............. ................................ ..
Los Biiletes en Secuencia...........................................
Los Biiietes como Entrega ........................................ 126
El Cambio de Paradigma......................................................... 131
N o tas ....................................................... ............. ........ ............. 13 8









IV












LA IDENTIDAD LITERARIA ECUATORIANA A TRAVES DE LA HISTORIC .....145

Juan Le6n Mera o la Historia de la Liquidez Literaria ............................ .............153
Aurelio Espinosa P61it o la Historia de la Restauraci6n de un Privilegio ................. 164
Isaac J. Barrera o la Historia de una Acumulaci6n Literaria..................................... 177
La periodizaci6n en la Historia Literaria Ecuatoriana: Un Problema Engrroso ......185 N otas ................................................................... ................. ... ...6...........................206

LA VERTICALIDAD LITERARIA ... ............................................... ..............212

La Verticalidad como Diagrana y T[r]opos .........................................................225
N otas.................................................... ......... ... .. ..... ..... .......................... 233

CONCLUSIONES ............................................ ........ ................. ........234

N otas..... ................................................ ........................... ....................246

BIBLIO G RA PH Y ............ ....................................................... ..................247

BIOGRAPHICAL SKETCH ...... ............... ................................. ................260































V










Abstract of Dissertation Presented to the Graduate School of the University of Florida in
Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy IDENTIDAD CAMBIARIA E HISTORIA LITERARIA EN EL DISCURSO ECUATORIANO SOBRE LA CULTURA By

Alvaro Alemin

August, 1997

Chairman: Dr. Edward Baker
Major Department: Romance Languages and Literatures

This dissertation is written in Spanish, it deals with the historical specificity of the appearance in Ecuador, in the XIX and XX centuries, of two distinct types of discursive practices: literary history and cultural and/or national identity. The study deals with the historiographic record as the site for the emergence and articulation of a discourse focused on cultural identity that, with the passage of time, will give way to literary preoccupations with the subject matter and produce a "literary identity" that occurs within the pages, and the classificatory schernes of literary histories.

The study identifies and characterizes the historical practice of both discursive fields: literary history and discourse on national identity and then posits a critique of these practices in terms of a restructuring of their domain so as to accommodate the ethnic and cultural diversity that characterizes the Ecuadorian nation. Each section is followed by a specific, alternative mode of existence of these discursive forms. In the case of cultural identity, a fluid, shifing, monetary identity is proposed on the model of the continuously changing representations of currency in the context of the Latin




Vi










Amencan economic crisis in the case of the writing of literary history, the Andean model of verticality proposed by the anthropologist John Murra is seen as an fruitful model of interpretation for Ecuadorian cultural production and for the accommodation of literary and cultural diversity.

Finally, the study proposes ways to mobilize criticism in the service and promotion of diversity, first by positing the constructed and voluntarist nature of discourse dealing with identity and secondly by insi sting on the historicity of those cultural practices associated with the writing of literary history. A constructive and pertinent historicity is then posited as the result of a valid critique of cultural homogeneity.































Vii















INTRODUCCION




Este estudio parte de una reflexi6n sostenida para entender las relaciones

existentes entre identidad cultural, historia literaria y formaci6n nacional ecuatoriana desde el punto de vista de una critica cultural historicista comprometida con el presente. El objetivo que nos trazamos es el de sefialar el poder modelico de las formaciones discursivas llamadas, respectivamente, historia literaria e identidad cultural o national. A nuestro parecer, el despliegue textual de este tipo de discurso ha promovido en el Ecuador, hist6ricamente, una lectura que ha ido perfeccionindose con el paso del tempo y que ha facilitado el proceso de dominaci6n al trasladar el debate al terteno resbaladizo pero inflexible de la naci6n. En palabras sencillas, las tendencias anexionistas y totalizantes que caracterizan el discurso nacionalista, su capacidad de saturar argurnentaciones y sistemas del pensamiento hasta convertirse de antemano y siempre en signo positivo ha constituido el filtro interpretativo brisico para aprehender la especificidad cultural ecuatoriana ya sea en su forma bruta y "esencial" o en version argumental, como proceso narrativo historiable.

En este contexto, nuestra preocupaci6n sigue una trayectoria similar en cada una de las instancias expositivas. Buscamos primero presentar la existencia y evoluci6n de estas formas discursivas para despu6s caracterizar su modo de representacion de la realidad, su sedimentaci6n, anquilosamiento o pervivencia a nivel ideol6gico. lJn tercer


I










movimiento acompafia estas disquisiciones: el adelanto de un modelo alternativo, la presentaci6n de una opci6n distinta en la concepci6n y el manejo de identidad cultural e historia literaria.

La complemientariedad de las formaciones discursivas que constituyen el eje temitico de este studio es evidente en varios frentes. Hasta cierto punto la identidad cultural, concebida como expresi6n selectiva de la cultura denominada alta, no puede ser aprehendida sino en la fonna reificada, aunque c6mplice, de la obra artistica y con frecuencia sorprendente, de la obra literaria. A esto nos referimos al hablar de una "identidad literaria"; por un lado a una abstracci6n ontol6gica que adquiere corporiedad en una obra determinada de factura "literaria", por otro al producto final que emerge de las historias de la literatura practicadas en el Ecuador: una sintesis de la totaiidad del proceso cultural rescatable como escritura representativa y que arroja, invariablemente, un saldo edificante traducible a, o trocable en identidad cultural. No queremos decir cor; esto que tanto la discursividad referida a las historias literarias tanto como aquella que tiene como objeto exclusivo la identidad cultural son reducibles la una a la otra; sus puntos de convergencia en realidad son atribuibles en parte a que ambas formaciones discursivas derivan de un mismo teios de defensa y de legitimidad del espacio nacional. Por otro lado, la reordenaci6n que planteamos en tomo de estos discursos est~ supeditada a una reconceptualizaci6n de la naci6n capaz de desligarse del Estado.

El bagaje te6rico que desempacamos en este estudio es eclectico, buscamos

aprovechar la riqueza de enfoques disponibles para el andlisis hist6rico y textuial aunque abundamos sobremanera en dos vertientes: el marxismo y el psicoana!isis. Esto es asi






3


porque el discurso sobre identidad cultural (y sobre la identidad literaria que se desprende de la lectura de las historias de la literatura) constituye una prictica que, como dice Foucault a prop6sito justamente de Marx y Freud como "iniciadores de picticas discursivas", postula "posibilidades infinitas para el discurso"(131 ). Con esto queremos enfatizar la longevidad y la persistencia de la preocupaci6n latinoamericana por la identidad y al mismo tiempo identificar una matriz "procesadora" de un discurso, aparentemente, inagotable. Nuestra incursi6n dentro del campo te6rico frecuentado por estas dos grandes tendencias no apunta a deslegitimarlas como instrumentos inadecuados o como maquinas discursivas obsoletas productoras de homogeneidad ret6rica. Al contrario, creemos que en el Ecuador, la discusi6n sobre estos temas ha eludido en su mayor parte los mismos instrumentos te6ricos que posibilitaron su aparici6n y que todo intento de esclarecer estos asuntos tiene que pasar revista, en tdrminos hermenduticos, por la tropa conceptual y por los tropos movilizados a partir del psicoandlis y el marxismo. En este sentido adelantamos la noci6n del realismo social como superficie especular en donde una emergente clase media compradora (ecuatoriana y latinoamericana) se contempla (de forma narcisista) como protagonistas y catalistas a la vez, de los grandes procesos de modernizaci6n de la regi6n. De igual manera adelantamos la idea de diferentes "etapas" de acumulaci6n originaria en el Ecuador, etapas no solo referidas al proceso de extracci6n de riqueza y de eliminaci6n de modos de producci6n precapitalistas sino tambien a la acumulaci6n de materiales simb6licos, literarios y criticos para la constituci6n de la naci6n.







4


Nuestros planteamientos aparecen como pulsaciones irregulares de un ejercicio critico a momentos desorientado (y hasta deslumbrado) por las posibilidades interpretativas que surgen a raiz de planteamientos posmodernos (como la deconstrucci6n del sujeto y del discurso y la 16gica de la identidad) y la sobriedad a fortiori experimentada en espireos viajes a nuestro pais (chuchaqui es la palabra quichua mis descriptiva de este estado de cosas) en momentos en que su aplicaci6n (la de estas tActicas) adquiria una irrealidad casi limbica. La tensi6n irresuelta y nuestra relacion aprehensiva con el post-modernismo no obstante, hemos intentado cefiimrnos a una visi6n desconforme con la situaci6n socio-literaria imperante en el Ecuador con el fin de resaltar el caricter constructivista tanto de la historia literaria como del discurso sobre identidad cultural. Si estos sistemas ofrecen un perfil reconocible, que hemos intentado historiar hasta cierto punto, es cierto tambi6n que a pesar de existir en la forma de relatos, ficciones y relaciones arbitrarias entre sujetos y objetos sociales e hist6ricos, su impacto a nivel social ha sido, y sigue siendo considerable. En este sentido pensamos que no es suficiente emitir una critica efectiva sino dotar a ista de una alternativa tangible capaz de ilustrar las direcciones posibles que estos discursos pueden habi(li)tar. Estamos plenamente conscientes de las limitaciones en las que incurren nuestras propuestas sobre una identidad monetaria en continua depreciaci6n y una historia literaria instaurada en la verticalidad andina como trasfondo paradigmatico para plasmar la heterogeneidad cultural y literaria del pais; pensamos sin embargo, que esta empresa corresponde al papel social del critico. No creemos en la critica (ni en la teoria) como armas exclusivamente de lucha (aunque la contienda interpretativa entre sectores sociales tambids es una Area de









gran importancia); creemos en la nrecsidad de rechazar una critica oportunista y/o preciosista y de reemplazarla con los bruscos escarceos de personas interesadas en promover y proponer al conjunto de la sociedad, f6irmulas, modelos, suefios e ilusiones que, con colaboracian y aportes colectivos, con criticas y palizas institucionales y cotidianas, con el enriquecimiento que surge de actos de solidaridad, sean capaces de aportar al complejo pero necesario proceso de transformaci6n social necesario para la supervivencia de propios y ajenos.

El enfoque a lo largo de todo este estudio no ha dejado de ser la realidad

ecuatoriana, tanto en su vertiente de atrofia acad6mica end6mica como al ambito mis placentero del lector comn ecuatoriano (en vias de extinci6n como la biodiversidad de los mismos bosques nublados que Mera describi6 en su Cumandi hace casi 120 afios). Esto explica en parte la restricci6n de la discusi6n a un entorno regional aunque esperamos que no domestic y la reticencia a "traducir" (en varios sentidos) los pormenores y puntos finos de aspectos de la cultura ecuatoriana que--de hacerlo-quedarian reducidos a "folklore" en el sentido gramsciano de "concepci6n del mundo no elaborada y asistemitica" (329). En este sentido, pensamos en nuestros modestos aportes como el inicio de una reflexi6n que con el tiempo y la mano de (esperamos) mltiples colaboradores, pueda servir en algo para repensar la realidad nacional en aras de tolerar y, quidn sabe, hasta fraternizar, con la diversidad.















LA IDENTIDAD CULTURAL ECUATORIANA COMO PROBLEMA DE AUTENTICIDAD

Preguntan de donde soy
y no s6 qu6 responder
De tanto no tener nada.
ji engo dtn serg

Jorge Enrique Adoum.
Cuadernos de. ai grr.




El problema de identidad se presenta en latinoamrnica como una necesidad

incontestable para legitimar la nueva institucionalidad que aparece a partir del proceso de Independencia. Constituye un requerimiento intmrno en cuanto busca cohesionar y particular el proyecto de dominaci6n de los nuevos cuadros dirigentes tanto corno una necesidad externa que requiere de la especificidad de la experiencia y el territorio ecuatorianos. La percepci6n de esta problemitica corresponde al periodo formativo de la nacionalidad ecuatoriana. Se podria decir que la identidad que se persigue (y que logra ser apresada/imaginada furtivamnente en la elecci6n de siinbolos y parafernalia patrios) estd, supeditada a una especie de urgencia imaginativa, y por lo tanto en un primer momento fundacional, reacciona con una especie de horror ai vacio ideol6gico, inscribiendo al pais plenamente dentro de los ideales del racionalismo cientificista de la ilustraci6n que caracteriza el clima intelectual del primer tercio del siglo XIX. De hecho, una vez que los





6






7


territorios que despu6s se Ilamarian Ecuador se separan de la Gran Colombia en 1830, y que se convoca a una asamblea constituyente en Riobamba para--entre otras cosas-llegar a un acuerdo sobre la denominaci6n del emergente pais, hay un consenso undnime al momento de dar un apelativo a estos territorios (P61it Ortiz 68). El pais se Ilamar Ecuador, segfin Francisco P6lit Ortiz, debido al prestigio conferido al mismo por la misi6n geod6sica francesa que visit6 Quito en 1736 y que, en un acto de conscripci6n de este hecho hist6rico a un cierto discurso del progreso, otorga credenciales de legitimidad al caricter de la emergente repiblica tanto como logra establecer antecedentes y cartas de racionalidad cientifica al interior de un proyecto politico que reconocia su precariedad e intentaba aplacar ese sentimiento al adoptar una identidad que rechazaba cualquier identificaci6n toponimica previa (como en el caso de otras naciones latinoamericanas) en aras de su integraci6n plena a las corrientes politicas y filos6ficas de su 6poca.

Esta subordinaci6n incondicional ante la presencia hegem6nica del pensamiento europeo es percibida---en el imbito ecuatoriano---en el terreno de las artes y m.s propiamente de la literatura, como una falta de originalidad o de autenticidad. Juan Le6n Mera (1832-1894), el primer historiador de la literatura nacional, en gran medida influido por el espiritu romintico, es el primero en advertir esta contradicci6n en su Oj ad hist -critica sobre la poesia uatorianadesde su poca ms remota hasta nuestros dias.

El programa de Mera buscaba un mayor rigor artistico en la factura de las obras literarias, junto con la presentaci6n de la naturaleza americana como escenario, pero sobre todo reclamaba para si el uso ortodoxo y mesurado de la lengua espafiola como finico medio






8


expresivo para la expresi6n artistica. 1 Esta falta de autenticidad se puede entender, como ha dicho Mario Saenz (3), de distintas maneras. En primer lugar como "mala fe" o autoengafio en el sentido existencialista de adscripci6n a la verdad personal a la luz de las circumstancias hist6ricas y/o culturales de una 6poca. Este es el sentido inaut6ntico en que Leopoldo Zea (en El pensamiento Latinoamericano) estipula que hubo un dualismo formal entre los intelectuales latinoamericanos del siglo 19 y principios del 20 entre ellos mismos y el pasado. Esto es evidente desde el proceso nominativo mismo de la Rep6blica del Ecuador. El rompimiento con el pasado marca los escritos de Juan Le6n Mera desde sus principios y su Ojeada significativanente da inicio a la literatura ecuatoriana a partir del periodo de la Independencia.

Una segunda lectura de la inautenticidad podria ser la "falsa conciencia" que el

marxismo asigna a los proyectos ideol6gicos originados en un espacio de clase e impuestos como aspiraci6n a las clases subordinadas. Esto se siente en la obra politica del segundo tercio del siglo XIX, mayoritariamente encargada de polemizar posiciones politicas controvertidas al mismo tiempo que sus respectivos discursos debatian la posici6n (combativa en el caso de Juan Montalvo (1832-1889) y sus seguidores, justificativa y funcionalista en el caso de Mera y los apologistas del poder) relativa del intelectual ante el Estado y el proceso formativo de la naci6n. La ambivalencia de estos intelectuales y de sus prActicas discursivas revela --como en la mayoria de latinoambrica -la permeabilidad de los discursos del liberalismo y el conservadurismo que, mis que un problema intrinseco de









la historiografia es una huella de la inestabilidad interna de una discursividad en vias de formaci6n (GonzAlez Stephan 48).

Una tercera forma de hablar de inautenticidad es plantear la relaci6n de dependencia respecto de los centros hegem6nicos de producci6n discursiva a manera tal que, a medida que se reconoce la necesidad de invocar su prestigio y se ve en la tradici6n espaiiola la finica manera de cumplir con cualquier aspiraci6n de historicidad, se trata--como en el caso de Mera- de justificar esa misma dependencia.

De esta manera, un primer terreno en el que la identidad ecuatoriana se disputa es en el de las artes, hay una blisqueda de identidad literaria si acaso cabe cl tennino, en el sentido de expresi6n depurada v especifica de una naci6n que se juega en un proyecto de modemidad las condiciones de existencia misinas de su devenir hist6rico. Esto es una demostraci6n mis de la manera en cue, como dice Stuart lali (15), los problems de cultura e identidad estin intimamente ligados con los problemas de movilizaci6n political y de desarrollo cultural y econ6mico. En ese sentide. la literatura ecuatoriana, en toda su extensin e hibridez, en toda su heterogenia en cuanto literatura, escenifica la "lucha por la representaci6n" tan bien caracterizada por Jean Franco (109) como la actividad primaria de este discurso. Roberto Fernandez Retamar, discurriendo por los mismos cauces encuentra que en Amdrica Latina "sucede que la linea central de nuestra literatura parece ser la hibrida, la ancilar, y mas bien !a linea marginal es la purista, la estrictamente-la estrechamente, afiadird--literaria" Y ello por una raz6n clara: "dado el caracter dependiente y precario de nuestro imbito hist6rico, a la literatura le han solido incumbir funciones que






10


en otras latitudes le han sido segregadas" (72). Retamar explica la hibridez necesaria de la literatura hispanoamericana, su porosidad gendrica (en cuanto a g6neros literarios) debido a las condiciones hist6ricas de su aparici6n y a la necesidad de asumir el peso abrumador de una sistematizaci6n de la literatura que venia compartimentalizada, afectada de la mania taxon6mica del siglo XIX y cuya existencia dependia en parte del cumplimiento de los requisitos que la designaban como tal.

Ahora es necesario en este esquema distinguir entre la afiliaci6n a un proyecto politico y est6tico que busca explicitamente crear las bases y/o trazar las lineas generales para el desarrollo de un proyecto de dominaci6n politica en cuanto identidad, y la caracterizaci6n de esa identidad tal como es percibida por los mismos ide6logos que buscan reemplazarla.

Para Mera esa identidad a priori estipula un doble sistema de valores; por un lado el de una poblaci6n blanco-mestiza cuya trascendencia esta profundamente implicada con el cristianismo y en gran medida con la tradici6n ilustrada europea y por otro el de una poblaci6n india cuya misma existencia se percibe como un impedimento para !a consecuci6n de las metas trazadas por la modernidad a la vez que se la reconoce como una supervivencia arcaica, en vias de desaparici6n, pero que al mismo tiempo sejuzga indispensable (como mano de obra) al proyecto conservador terrateniente abanderado por el ambatefio.

Es por esto clue Agustin Cueva llama a Cumanda del mismo autor, el mea culpa de la clase terrateniente serrana, una apologia a la vez que una idealizaci6n de las relaciones










productivas existentes en un Ecuador en vias de la brutal extracci6n de una acumulaci6n originaria (ipor segunda ocasi6n!) que posibilitara su inserci6n en el emergente capitalismo mundial (Lecturas y Rupturas 47).

La biisqueda de identidad en el siglo XIX se desenvolvi6 entonces en varios frentes, siempre en vias de movilizar o dar sustento simb6lico a un proyecto determinado de dominaci6n ante la inestabilidad politica, econ6mica y territorial del Ecuador decimon6nico. Ante este estado de cosas, y m.s alli de toda elaboraci6n te6rica homogenizante de la realidad nacional, el discurso hist6rico represent6 un espacio privilegiado para conjurar una ascendencia legitimadora, un linaje y un proceso hist6rico objetivo que no especulativo capaz de ordenar la experiencia nacional y de sefialar senderos luminosos para el devenir.

Y aqui tenemos uno de los escritos mis productivos en tdrminos de sus

repercusiones en la vida cultural ecuatoriana desde su diseminaci6n en Quito en 1841. Hablo de la historia del jesuita trasterrado Juan de Velasco y su Historia del Reyno de Quito.2

Esta primera incursi6n en el terreno de la historia ecuatoriana ocurri6 en la Colonia, es decir en una situaci6n de subordinaci6n sistdrnica; mas la historia del padre Velasco adquiere un nivel de complejidad evidente tanto desde su posici6n como vasallo imperial como desde su particular instancia subalterna dejesuita expulsado. De hecho gran parte del debate en torno a su obra contempla la complejidad de un sistema de representaci6n constituido en torno a la nostalgia y el mecenazgo (Pareja Diezcanseco XLVI).






12


Sea cual fuere el estado de cosas al respecto, la Historia del padre Velasco no s6lo es el primer intento de establecer un genuino referente al marasmo de la experiencia americana asentada en lo que hoy es el Ecuador sino que este texto representa una acumulaci6n fundacional de lo que posteriormente se llamara nacionalidad ecuatoriana. Y esto es asi debido a que la identidad cultural que buscard encaramarse en estos antecedentes no es mAs que una refuncionalizaci6n de esos contenidos, una resemantizaci6n que opera a partir del legado cultural existente, Juan de Velasco es, los historiadores son, en fe!iz expresi6n acufiada por I-Hobsbawm, "al nacionalismo lo que los cultivadores de opio ... a los adictos de la heroina: nosotros suministramos la materia prima necesaria para el mercado". ("Etnicitat i nacionalisme a l'Europa actual" 16)

La historiografia de los siglos XIX y XX en el Ecuador, sobre todo en su tratamiento de la lamada Prehistoria (que es un t6rmino que por si encapsula la subordinaci6n y la situaci6n de colonizaci6n interna a la que estd sometida gran parte de la poblaci6n) se juega la carta importante de la identidad cultural con la sola identificaci6n de lo historiable en la experiencia nacional. Fuera de la colonizaci6n de estos espacios textuales, mis alli de la frontera de estos territorios discursivos yace el limbo hist6rico al que fueron expulsados los grupos subalternos, su posibilidad de amotinamiento y su eventual retorno en las utopias, levantamientos y proyectos politicos del pasado y del presente. En los procedimientos obligatorios de la historiografia entonces, la periodizaci6n sirve como una especie de vara de medici6n de la relativa importancia de lo indio como pardmetro vilido y constitutivo de la identidad ecuatoriana.







13


Algunos historiadores, como Federico Gonzdlez Suirez (1844-1917), pensaban q ue "el fundamento de la nacionalidad ecuatoriana correspondia por entero a los mestizos, finicos a los que consideraba iniciadores de la historia, pueblo con futuro, con noci6n y conciencia de ello" (citado en Galo Ram6n 29). La historiografia, sin embargo, no puede mis que proponer pero son los ensayos de interpretaci6n hist6rica los que disponen. Ensayos como aquellos escritos por Benjamin Carri6n (1897-1979). en donde se propone el abandono de los reclamos de veracidad impuestos por los investigadores de las ciencias sociales a la historia de Velasco (El cuento de la patria 13); y en su lugar postula su aceptaci6n como documento nacionador. 3 Tanto Carri6n como Pio Jaramillo Alvarado, considerado el soci6logo mis importante de su 6poca (Ram6n 30), invocaron el legado hist6rico/fabuloso del reino de Quito en una coyuntura traumitica para la sociedad ecuatoriana. la invasi6n peruana de 1941. De esta manera la tardia aparici6n de elementos indios en las propuestas de identidad sigloveintinas viene acompafiada por la conscripci6n de su legado hist6rico como contrapeso simb6lico-ideol6gico a la tradici6n bl1ica e imperial peruana.4 Las mismas fuerzas armadas ecuatorianas asumen la "invenci6n" inmemorial en su discurso ante la permanente e hist6rica confrontaci6n territorial con sti vecino del sur. Revisi6n hist6rica que se apropia de la carga simb6lica de la figura de Atahualpa y sus lugartenientes y que se sirve de ella para la implantaci6n de todo un pame6n patri6tico que salpicara a la reptiblica de cuarteles e instalaciones militares con resonancias de la resistencia india.






14


Sexualidad e Identidad Cultural

Para Benjamin Carri6n, la existencia de la Hisria de Reyno de Quito es un hecho fortuito en tanto ofrece a los ecuatorianos un mito distintivo y conveniente, y mis un pasado vigoroso del cual extraer una suerte de fortaleza genitica. Sin embargo, del poblado acervo de figuras hist6ricas presente en la prehistoria ecuatoriana tal como la narra el padre Velasco, para Benjamin Carri6n las figuras privilegiadas, la especificidad misma del "cuento de la patria", es femenina. 6 Carri6n vincula la presencia de la mujer en la narrativa ecuatoriana como centro de poder, traza el recorrido her6ico de ia historia ecuatoriana a travis de cinco figuras legendarias: las amazonas tal como las describe Velasco; la princesa Pacha, que sell6 la alianza dominadora entre el incario y el reino de los Quitus; la precursora del movimiento independentista Manuela Caftizares; la acompafiante y defensora de Sim6n Bolivar Manuela Sienz y la religiosa quitefia Mariana de .lestis. Carri6n hace hincapid en sefialar, empero, que el particularismo de la identidad nacional ofrecida por estas mujeres "corresponde mis a la leyenda que a la historia porque en general las mujeres, tanto las santas como las pecadoras, tienen muy poca historia y todo su prodigio es obra de la leyenda, aun en la 6poca en que vivieron y caminaron por la tierra .. ." (Cue.ni 26). En ilitima instancia, Carri6n mistifica la participaci6n de la mujer dentro de !a construcci6n de una cultura y una identidad nacional. A partir de la dicotomia empobrecedora generada entre los polos leyenda e historia se supone existe el terreno mis firme y fijo de la realidad empirica y es precisamente ahi donde la ausencia sistemitica de la mujer en las lides culturales ecuatorianas mis despliega su carencia y su marginamiento.







15


La femenizaci6n de lo mds loable dentro de la cultura ecuatoriana tambidn reactiva una serie de parimnetros evaluativos conj urados en otrora por el imaginario de la Conquista. Si Amdrica es un principio femenino tal como fue concebida en la imaginaci6n postindependentista desde la Silva a la agriculture americana de Andrds Bello y en el caso ecuatoriano en el famoso La victoria de Junin, canto a Bolivar de Jose Joaquin Olmedo, y Europa es un elemento masculino, invasivo, y su sintesis o uni6n dial6ctica resulta en el fen6meno del mestizaje, Carri6n podria apuntar a un momento en la cultura ecuatoriana de fijaci6n matema. Una percepci6n del tropo edipico aplicado a la identidad nacional en donde el g6nero (sexual/literario) no es un predeterminante del proceso de resoluci6n psiquico de diferenciaci6n individual sino que es el resultado de una elecci6n previa entre alternativas culturales vilidas.7 En el caso del Ecuador la altemativa valida, debido a un proceso psiquico de vulneraci6n coyuntural en los momentos en que Carri6n escribia sus impresiones o mejor sus aspiraciones para el desarrollo de la cultura en el Ecuador (y me refiero una vez mds al conflicto territorial), era la de una especie de emasculaci6n voluntaria ante la imposibilidad de la recuperaci6n de los territorios perdidos. Una suerte de renuncia deliberada --y de derrota anticipada--ante la perspectiva de reactivaci6n del conflicto, y ante todo intento futuro de trascendencia material 8

Si Carri6n-furtivamente- estipula una identidad femenina para el Ecuador lo hace comro apropiaci6n selectiva del capital simb6lico que ciertas mujeres o elementos "femeninos" en el texto social pudieron acumular en alg6n momento y las enrola dentro de un lamento discursivo inconforme que mobiliza la esencia femenina ecuatoriana como










inico fundamento posible para la erecci6n (si, tal como suena) de un proyecto modernizador reformista. Pero este intento es neutralizado por la misma naturaleza condescendiente del gesto selectivo en que Carri6n invierte; si lo her6ico-patrio es irremediablemente femenino en el Ecuador no lo es porque su visibilidad y autenticidad como direcci6n agencial son evidentes sino mis bien en sustituci6n de un actante impotente y fallido, como reemplazo de una subjetividad incapaz e inconsecuente que se ve obligada a ceder---en acci6n humillante--su legitimo lugar en la mesa del poder. Visto de esta manera, la presencia de una identidad femenina resulta vergonzante, ain cuando la potencialidad exista al interior de la propuesta de Carri6n para generar un espacio de representaci6n inclusivo.



Precisiones Terminol6gicas

En el siglo XX, la revoluci6n liberal y los albores de la inserci6n del Ecuador en la economia mundial aceleran los procesos de disputa por el predominio de espacios hegem6nicos, el Estado empieza a asentar las bases materiales para la existencia de una naci6n, en palabras de Alejandro Moreano (98) y nuevos actores sociales, entre estos la emergente clase obrera que inunda la ciudad puerto de Guayaquil a principios de siglo tanto como una intelectualidad surgida de las capas medias pugna por control y por la representaci6n de los espacios nacionales. El cambio de estructuras productivas tambidn incide en esto y pronto se inicia un movimiento discursivo que busca esclarecer las identidades asediadas de los nuevos actores sociales. Esto tendri su expresi6n mis acabada







17

en la d6cada del 30 en el proyecto politico/est6tico de los intelectuales ecuatorianos de vanguardia del ilamado terrigenismo.9

En este punto pareceria necesario esclarecer las relaciones existentes entre lo que venimos liamando proyecto nacional, hegem6nico, patri6tico y lo que en otras instancias abordamos con el apelativo de identidad o de identidad cultural. Entendemos por naci6n una abstracci6n homogenizadora y delimitante que implica necesariamente un movimiento ideol6gico; es decir, un proyecto que busca su legitimidad y su elevaci6n ante sus competidores por medio de ia naturalizaci6n de las relaciones sociales existentes. Una naci6n es siempre un proyecto a realizarse (parad6jicamente, esto sucede de manera retroactiva con respecto del pasado), aunque un proyecto nacional es casi un acto performativo, un movimiento que--desde el momento mismo de la enunciaci6n, por la forma que toma, es ya un acto distintivo y complete. La dimensi6n autoritaria y excluyente de un proyecto nacional obligadamente le otorga un caricter selectivo. De la misma manera, el patriotismo--distinto del patrioterismo que es una forma critica aleg6rica--es un. aspecto o una dimensi6n, ms bien vinculada a la afectividad en la que se despliega el nacionalismo. La identidad, o la identidad cultural, por otra parte es la aspiraci6n a la legitimidad y la coherencia a la que las distintas subjetividades recurren ante el embate hegem6nico y homogenizante. El calificativo "cultural" se refiere a aquella parte de una colectividad encargada de postular una direcci6n acorde con su "esencia" o "naturaleza". El discurso sobre identidad sugiere que la cultura de un pueblo es la raiz--de hecho el tema de las raices es lo que se discute-- es la esencia. La historia va y viene, los personages siguen una







is


larga marcha de sucesi6n, las situaciones cambian pero bajo todo aquello yace el pilpito congregador de la cultura que nos suministra una cierta certeza, solidez y estabilidad en su capacidad de organizar la experiencia y la soledad humanas. Adicionalmente, la modemidad imbricada en procesos nacionales parece asumir (como sentimiento de culpa, como reflejo condicionado de una realidad colonial de aparente inmutabilidad epistimica) que una naci6n no puede perdurar ni progresar sin la capacidad de enraizarse, de descubrir y despuds inmersarse en su propia identidad cultural.

Dentro de la literatura, los intelectuales terrigenistas que escribian en la decada del treinta del presente siglo en el Ecuador, intentarian asumir dentro de su producci6n discursiva un clima tanto como un escenario en el cual ensayar el despliegue narrative de la(s) identidad(es) cultural(es) en el Ecuador. La aparici6n de la narrativa vanguardista de esta 6poca responde a muchos factores, la crisis intemacional del capitalismo, la creciente clase media ecuatoriana, el flujo de corrientes political que ingresaban al pais a partir de las fuertes corrientes migratorias que en parte introdujeron ideas de avanzada, la incapacidad de las clases dirigentes de congregar a la heterogeneidad de la poblaci6n ante una direcci6n aceptable para la mayoria, la percibida ausencia de un discurso intelectual contestatario, la rigidez y comodidad de una literatura concebida como inautintica, plicida e inerte ante las conmociones sociales del siglo, la existencia objetiva de una crisis oligdrquica, etc.

La apuesta de estos escritores y artistas fue al realismo y al compromiso social. Lo que sucedi6 entonces, en los tdrminos en que lo formula Agustin Cueva, es la aparici6n de un proyecto "nacional-popular" alrededor de las reinvidicaciones sociales que estos







19


productores proponian al conjunto de la sociedad ecuatoriana.0 La heterogeneidad de posiciones entre los artistas de la dpoca son reveladoras de su inserci6n en la militancia politica y--en un segundo momento de definici6n--de la interpretaci6n partidaria a la que se someteria el conflicto territorial del 41. Pero el proyecto artistico enarbolado por los protagonistas y tal vez mais por criticos como el ya mencionado Benjamin Carrion nunca queda en duda. Se trataba pues, de confrontar al empobrecido registro literario ecuatoriano con imdigenes de los actores mayoritarios de su devenir hist6rico; de la inserci6n del montuvio, del indio, del obrero, del cholo y del negro en la conciencia nacional. Y sobre todo de la denuncia de las condiciones de explotaci6n a la que se veian sometidos estos grupos para posteriormente redimirlos, integrarlos plenamente en el flujo de la modernidad, en un proyecto plenamente nacional en cuanto no excluia la experiencia ni el aporte de las masas subalternas. Este movimiento tuvo antecedentes artisticos tanto como sociales y econ6micos. Entre ellos se puede mencionar la creciente conciencia panamericarista y antimperialista en boga en las primeras d6cadas del siglo, en la poesia, el Mundonovismo preconizado en Mdxico por Enrique Gonzalez Martinez y resumido en el grito exhortativo de "torcer el cuello al cisne"; la persistencia y el indiscutido capital simb6lico blandido por las dlites nacionales productoras de cultura que-adicionalmente--plegaban tardiamente a movimientos literarios eclipsados por sus predecesores europeos. Este movimiento dentro de la cultura, tildado de "revolucionario" por varios criticos nacionales (Adoun, Cueva, Moreano), sent6 bases firmes para el desarrollo de o10 que se veia en ese mornento como un







20

pujante primer encuentro con las verdaderas raices de una aut6ntica cultura ecuatoriana o ecuatorianidad.



Intertextualidad y Terrigenismo

Tres espacios intertextuales entablaron una largo y permanente didlogo con la

prictica artistica de los escritores y pintores ecuatorianos de la dicada del treinta; estos son, sin compulsi6njerdrquica, el psicoandlisis, el muralismo mexicano y el lamado realismo socialista.



Psicoanilisis en la Mitad del Mundo

En latinoambrica la critica cultural moviliz6 el psicoandlisis en un intento de teorizar la construcci6n de una subjetividad americana(recu6rdese las explicaciones de Samuel Ramos en su aplicacion de las teorias de Adler en Perfil del hombre v la cultura en /xicQ publicado en 1934 y de Octavio Paz en El laberinto de la soledad de 1947 en cuanto al diagn6stico de una patologia de la mexicanidad). El psicoandlisis tambi6n se ados6 al discurso politico sin reconocer su procedencia en referencias, por ejemplo, al "imaginario colectivo"(de un linaje te6rico hibrido jungiano-lacaniano). El pensamiento de Freud ya se conocia en America Latina desde la d6cada del veinte y sus postulados fueron incorporados vigorosamente (aunque no con el rigor esperado por algunos) en el subcontinente por autores que no s61o veian la oportunidad de alcanzar credenciales prestigiosas vinculandose a una maquinaria productora de conocimientos que ademds era controversial en la misma






21


Europa de donde originaba sino que-impresionados por el caricter progresista de la disciplina y por el vistobueno que le fue otorgado por el surrealismo, simpatizaron intuitiva y politicamente con la tendencia. Es el caso de los novelistas ecuatorianos Humberto Salvador y Jorge Icaza, que de diversas maneras y en distintas formas, trabajaron sobre la realidad nacional en parte con las herramientas analiticas, las metiforas congregadoras y los materiales discursivos del psicoandilisis.'1

Ahora bien, es posible movilizar los postulados del mismo psicoanlisis para

reconstruir dentro de una narratividad inmersa en el funcionamiento psiquico, la trayectoria de la identidad cultural ecuatoriana. Sobre todo a partir de la d6cada del treinta, 6poca en la cual el discurso critico continental detect6 un realismo mim6tico. de tendencias a veces exageradas en la representaci6n de la realidad.12 La f6rmula imperante, la afirmaci6on sentenciosa del tiempo era convertir la tarea artistica en "el fiel reflejo de la realidad" ."' En un juego de sustituciones y en observancia del proyecto nacionador de los productores ecuatorianos del terrigenismo, la transparencia de la obra de arte era un requisite o una condici6n de su eficacia como producto artistico; el libro, el lienzo ocupan el lugar de un espejo en donde se observa/se ve reflejada una emergente subjetividad nacional en capacidad de reconocerse a si misma en las imigenes vibrantes de la tela y ei papel. El arte mediocre, el arte inconsecuente o escapista constituiria un obsticulo para ese reconocimiento, provocaria un des-conocimiento intencional de parte de los productores de imigenes, una mistificaci6n funcional para el detenimiento de la madurez de un sujeto en vias de emanciparse.






22


Como es evidente, la mimesis se presta con facilidad a una interpretacion ideol6gica ortodoxa en donde el realismo "verdadero" esclarece la naturaleza de las relaciones materiales de producci6n en una sociedad y de esa manera contribuye a la concientizaci6n y la adquisici6n de una conciencia para si por parte de las masas. De manera inversa, el arte que no esta comprometido contribuye a la diseminaci6n de una "falsa conciencia"; esta interpretaci6n (muy cercana a la de un Lukics tardio y adolescente de las mismas falencias que criticos como Brecht y Adorno le imputaron), aunque formulada en t~nninos propiamente menos cercanos a la ortodoxia partidista de la izquierda, adquiri6 un peso importante y hasta decisive en el panorama cultural ecuatoriano. Hasta tal punt que serviria para justificar una linea evolutiva dominante en las letras nacionales y para someter a la historia literaria posterior (y a sus secuelas canonizantes) a una valoracion consagradora de los "aciertos" del realismo y para excluir (en la medida en que esto es posible en un pais de tan escueta producci6n literaria como el Ecuador) a los "experimentalismos" y "anomalias" excdntricas.

Pero regresemos a ia imagen del espejo. Al empezar a hablar sobre la constituci6n de una identidad nacional como consecuencia del voluntarismo de los fen6menos de construcci6n cultural se postula o se forja una ficci6n especular, el realismo social, que recogeria, en forma narcisista (puesto que para Lacan, el sujeto que emerge de la etapa especular es esencialmente narcisista, no se ocupa de las exigencias de la realidad sobre si sino que se encarga de desconocer sistematicamente esa misma realidad), las imigenes necesarias para el sostenimiento de una identidad completa, externa y totalizante. El proceso







23


de reconocimiento del yo por parte del sujeto en vias de adquisici6n de una identidad provoca en el mismo un sentimiento de goce; el infante se fascina de su propia reflecci6n, enamorado y capturado por su doble especular. Dice Lacan:

The mirror stage is a drama whose internal thrust is precipitated from
insufficiency to anticipation-and which manufactures for the subject,
caught up in the lure of spatial identification, the succession of phantasies that extends from a fragmented body-image to a form of its totality that I shall call orthopaedic-and, lastly, to the assumption of the armour of an
alienating identity, which will mark with its rigid structure the subject's
entire mental development. (4)


Elizabeth Groz, a prop6sito de la etapa especular, apunta que:

[the child] gradually understands that the reflection is an image of itself. It reacts with a delight which, for Lacan, is an ensnarement and lure as much
as a pleasure. The child is fixated by the image, enamoured and captured by
the specular double. The child's triumphant delight and fixation prefigures
the dynamics involved in all imaginary relations. (37)

Si tomamos estas afirmaciones como premisa es posible pensar en un fen6meno

ins6lito en el nmbito cultural ecuatoriano, de tanta resonancia que su sola existencia apunta, por lo menos, al sefialamiento de una predilecci6n ecuatoriana y latinoamericana. Me refiero al 6xito editorial vertiginoso de Huasipungo, la primera y ms difundida novela de Jorge Icaza.14 Si partimos de la narrativa lacaniana tanto como de la recepci6n internacional in6dita de esta obra (publicada por primera vez en 1934) tal vez sea posible hablar sobre un momento de consolidacion de una burguesia internacional culta, con avisos nacionalistas, que se reconoce a si misma, no en la ficci6n narrativa sino en el hecho mismo de la lectura de universos narrativos nacionales; que se autocongratula por su sensibilidad y altruismo para con los estamentos populares a la vez que se diferencia de ellos por su doble condici6n






24


de consumidor letrado y protagonista en los procesos culturales. Una coyuntura tal, de regocijo narcisista sobre los productos artisticos que plegaron al realismo (pienso por ejemplo en el muralismo) como un proceso revisionista sobre materiales que originariamente se pensaban radicales, podria explicar en parte la fetichizaci6n de los contenidos de ciertas obras o su glosa en proyectos populistas o retardatarios.

En suma el gigantesco, desbordante entusiasmo editorial sobre Huasipungo podria explicarse, desde luego que parcialmente, como el momento triunfal de reconocimiento de una pujante burguesia intemacional, de efimero caracter progresista, sobre su propia capacidad consumidora/creadora.'5 Aunque hay una contradicci6n intrinseca, o una paradoja inevitable, o una secuela engorrosa al placer de reconocerse. Y es que la identidad aparente (completa y totalizante como qued6 dicho antes) que el infante percibe no concuerda con la fragmentaci6n con la cual el sujeto se percibe a si mismo. En este esquema, al original y oportuno (porque la felicidad siempre es oportuna) goce del que participa una clase media nacional progresista desde su irrupci6n en los afios treinta (tal vez el iinico momento en que el quehacer cultural ecuatoriano ocupa-con angustiante brevedad-la silla del privilegio y la vanguardia en el panorama continental), le sigue un segundo momento de desorientaci6n en el cual la esp6radica identidad alcanzada por medio de la producci6n cutural signada por el realismo se evapora ante la avalancha desagregante y fragrmentadora, en diversos frentes, de una nueva narrativa latinoamericana que avanza por distintos senderos en la praxis literaria, del cuestionamiento clinico del proceso mimitico que lo desarticula desde las torres de la lingiiistica estructural, del desengafio que






25

sufren los partidos de izquierda al ver su proyecto politico caer en infinitos fragmentos, en franca incomprensi6n, en despiadado rechazo tanto de las masas trabajadoras y campesinas como por el poder politico y sus persecuciones y, finalmente, del golpe de la agresi6n armada y el despojo tanto de territorios psiquicos como virtuales y simb6licos. 6

Pero hay mis, la exploraci6n de las ramificaciones de pensar en un momento

especular en la genesis de una subjetividad nacional ecuatoriana, en donde el realismo hace de espejo tiene implicaciones mucho mayores. Para empezar existen asuntos irresueltos sobre la paternidad y maternidad del sujeto infantil (infantilizado?) nacional que en este caso es sujeto social a la vez que construcci6n cultural. Por otro lado, si el objetivo final de postular una identidad cultural es alcanzar la independencia o la autenticidad, jno ha sido el discurso psicoanalitico el terreno en el cual siempre se han desarrollado estos debates? LNo impone el psicoandlisis como discurso "autogenerador" en palabras de Foucault (89), los t6rminos mismos en que se Ileva a cabo la reflexi6n en torno a la identidad? Y si esto es asi, Zno se hace imprescindible la construcci6n y posterior resoluci6n de un cuadro edipico? Y si este es el caso, {no queda reducida la historia nacional a simple psicodrama o a cuadro clinico y la producci6n artistica y especificamente literaria a m6todo terap6utico, a "cura escrita"?

Todo esto sirve para clarificar la incoveniencia y la poca astucia quc acompaia a la apuesta en la solidez y aparente inmutabilidad terminol6gica de cualquier enfoque te6rico; y a la multiplicidad de posiciones que tanto el\la generador(a) de discursos como el lenguaje mismo moviliza en la tarea interminable de significaci6n. El psicoandlisis como punto de







26


ingreso, como matriz rectora de las posibilidades de un discurso sobre la identidad cultural o de cualquier otra indole ofrece tantas posibilidades (o miAs) que muchos otros enfoques. Pero en cuanto a la aceptaci6n de los limites impuestos por su propia autoridad narrativa hay que ser claros; estos vienen determinados hist6ricamente y su asimilaci6n, modificaci6n o rechazo pertenecen tanto a un proceso critico de jerarquizaci6n y de despliegue te6rico oportunista por parte de un critico determinado cuanto a la mobilizaci6n necesaria de sus inclinaciones y su situaci6n en el mundo.

Asi, una posibilidad de evitar la encapsulaci6n de nuestras reflexiones en torno al proceso hist6rico ecuatoriano en cuanto a una identidad cultural fija es la de pensar en la simultaneidad de los momentos de aparici6n y de enunciaci6n de esa identidad. La identidad especular que se postula en los afios treinta es imaginada por sus protagonistas al mismo tiempo que esa identidad se materializa en una determinada textualidad. Y una determinada textura, la del lenguaje popular y su transcripci6n fondtica por parte de los tres autores del libro que inaugur6 el realismo social ecuatoriano Los que se van, la de la ret6rica exhortativa y recuperadora de la invectiva decimon6nica montalvina, lenguaje picante y rencoroso (rencor que adoptari ahora avisos de clase), la del grabado indigenista, tosco y Aspero y representativo de una realidad descalza y hunillada. La identidad, en estos tdrminos, no es sino la matriz hist6rica que articula los contenidos politicos y los anhelos de pertenencia de una clase social, y que confiere a esos contenidos una discursividad determinada. De esta manera se podria afirmar que la identidad es una dimensi6n performativa del discurso, y en ese sentido, todo lo adelantado por Cornejo Polar en










cuanto al indigenismo ( en "El indigenismo y las literaturas heterogeneas: su dobie estatuto socio-cultural") se aplica plenamente en el caso ecuatoriano pero con la correctiva de que la dimensi6n clasista o ideol6gica de toda literatura no agota sus posibilidades como discurso.'7 Las innumerables apropiaciones posibles a partir de la recepci6n desigual de una obra y ms de un discurso desbordan la inera reinscripci6n o realineaci6n del mismo con el momento de su genesis. Sus traiciones pueden ser innumerables.



La Pintura de la Realidad

Una segunda relaci6n intertextual existe entre el realismo social ecuatoriano y el muralismo mexicano. Una influencia obvia y evidente al observar la producci6n plistica ecuatoriana iniciada a partir de los treinta. Lo que el muralismo mexicano hace, ante todo es la exhibici6n publica (y orgullosa) del pueblo mexicano como protagonista en las labores de construcci6n nacional. El muralismo pinta en el imaginario continental y mundial el menaje cotidiano de la experiencia popular y lo agiganta y engrandece (dos proceso distintos) ante sus consumidores. El muralismo participa tanto de lo hiperb6lico como la teoria de la "raza c6smica" de Vasconcelos lo hace respecto al futuro de la humanidad. El muralismo representa una especie de colonizaci6n de la historia por parte de la conciencia nacional y de las imigenes monstruosas que la acompafian. El muralismo constituye un tipo monstruoso de realismo puesto que ejerce una hipertrofia especular en la que se arriesga el desconocimiento. El muralismo denuncia el confinamiento del arte de los salones restringidos de las galerias sugiriendo una destrucci6n voluntaria de las paredes imaginarias







28


de la dominaci6n de clase, un crecimiento febril e inesperado. El muralismo sugiere la revoluci6n de las hormonas, la destrucci6n de la perspectiva como 6ptica de medicine burguesa. El muralismo universaliza la experiencia y la composici6n social mexicana. Agustin Cueva, uno de los criticos ecuatorianos mis perspicaces del siglo reflexiona sobre el movimiento artistico ecuatoriano del treinta en los siguientes terminos:

Los que cumplieron con acierto esta labor no tardaron en universalizarnos--creaci6n de una cultura nacional y universalizaci6n de nuestro ser hist6rico
eran tareas dialdcticamente entrelazadas y asi lo entendi6 la comunidad
internacional, al menos la progresista--que ubic6 en un sitial de honor a los pioneros de tal empresa. Su 6xito no signific6, por lo tanto, el triunfo de una determinada escuela literaria, sino el triunfo de una literatura que cumplia la
tarea hist6rica que como literatura en un pais semicolonial en transici6n al
capitalismo podia entonces cumplir. (Lecturas y rupturs 172)

Resulta interesante remarcar el caracter "progresista" de esta empresa de

valorizaci6n de los artistas ecuatorianos. Este mote remite instantineamente a la inversi6n intelectual y econ6mica que la clase profesional/media hiciera en todo proyecto cultural que directa-o indirectamente en este caso--avanzara sus intereses; intereses s61lidamente afincados en una modernizaci6n obligatoria y triunfante en franca pujanza y marcha hacia el "progreso". Esta apuesta en su propio protagonismo, tanto como el placer involucrado en su comprobaci6n, Ileva a la clase media ecuatoriana a ponderar su propio valor hist6rico: su "universalidad". Y todo esto no apunta a despojar a los intelectuales ecuatorianos de su condici6n de figuras inmiscuidas y comprometidas con la realidad nacional y con su destino, ni a negarles sus credenciales contestatarias o anti-imperialistas pero si apunta a la descalificaci6n de su producci6n artistica como "desinteresada" o abierta y exclusivamente comprometida con un determinado tipo de transformacion social. No existe "inocencia"







29

artistica o si existe es una inocencia forzada, la de ia ignorancia de los usos a los que se someteri una determinada obra una vez que 6sta logre desplazarse hacia los espacios plblicos. De hecho la pervivencia del indigenismo en la pllstica ecuatoriana despu6s de su profundo, abyecto y clarisimo rechazo por parte de la critica continental es un testirmonio del desembarazado uso que se hace de un material cultural convertido en fi-anca mercancia.8 Habrd mucho mds que decir al respecto pero por ahora que alcance con la caracterizaci6n de la pintura indigenista contempor.nea corno un foco infeccioso de apropiaci6n y de negaci6n de la naturaleza radical con la cual en su origen se busc6 impregnar a un producto ahora portador de contenidos trivializantes cuando no reaccionarios y ahist6ricos.

De la conciencia de hacer una pintura nacional rescatando a los personajes populares "emana la comprensi6n de que no puede haber naci6n sin los actantes hist6ricos que la han conformado" (Varas 43). Pues entonces, esta toma de conciencia es voluntaria, la intelectualidad progresista exige una formnaci6n cultural nacional como requisito para proceder a reivindicar su clase. Esta voluntad de fragmentaci6n (en los multiples seres marginales que pueblan el mapa cognitivo de la sociedad ecuatoriana) en la concepci6n monolitica de lo que constituye una cultura exigird a su vez, un espacio econ6mico y politico propio para los formuladores de la diversidad. El realismo plastico en el Ecuador imit6 al muralismo mexicano en cuanto ungi6 los espacios tradicionales de la representaci6n (los tropos literarios familiares, la tematica conocida, el arte mismo) con imigenes nacionales y populares. Aunque al inicio encontr6 una resistencia obstinada en la






30


exclusi6n-literal tanto como figurada---de sus lienzos de las galerias y concursos prestigiosos de Quito y Guayaquil, pronto, y gracias al clima favorable para la recepci6n de estas obras al interior del pais tanto como en el extranjero el terrigenismo en las artes plisticas alcanz6 la misma incontestable legitimidad y eventual dominio en cuanto tendencia que su hom6logo en el campo de la literatura alcanzara en el suyo.'9

Pero la pintura ecuatoriana se diferencia en un aspecto clave del movimiento

mexicano: ahi donde el muralismo celebra (tal vez en parte esta lectura se desprende por contagio, de la magnitud de esta empresa, no solo que el lenguaje plistico se impregna de un cierto triunfalismo como secuela de las dimensiones representadas sino que su misma interpretaci6n adquiere timbres victoriosos), el realismo plistico, y especialmente el indigenismo pint6rico condena. Visto desde esta 6ptica, si el muralismo es una especie de sublimaci6n del indio mexicano que sobredimensiona su participaci6n politica, el indigenismo plistico en el Ecuador funciona mds bien como una objetivaci6n fetichizada donde el indio es un pretexto para el reclamo de su incorporaci6n al suefio/seno de la modemidad. La pintura ecuatoriana entonces, lejos de sobredimensionar el potencial transformador del indio en la politica nacional, y de celebrar su entrada triunfal en la historia, construye su imagen a partir de la abyecci6n y la resignaci6n y se sirve de esos mismos materiales para supeditar su participaci6n politica y subordinarla al marco (literal) est6tico/institucional.20 Por esto el indigenismo inicial es una especie de lamento, de queja y exasperaci6n que apuesta a la indignaci6n, a la potencial movilizaci6n, al activismo del







31


pilblico blanco-mestizo. La mirada del consumidor es, nuevamente, una mirada narcisista que se solaza al comprobar el poder invocado por su listima.21 El mecenazgo es algo que distingue con toda claridad las experiencias mexicana y ecuatoriana. Dice Octavio Paz en torno del muralismo: Unlike what happened in Europe. the middle class was able to replace the
former patrons only in a tentative and partial way. At the end of Porfirio
Diaz's regime, however, thanks to the years of peace and prosperity, a class
existed that was beginning to be interested in the nation's artists and was acquiring their works ... The revolution impoverished the oligarchy, and therefore in 1920 painters could find no other Maecenas except the State.
(150)


Esta es una de las poco teorizadas razones por la cual se entiende el muralismo como exaltaci6n y celebraci6n de una coyuntura. No s610o es el hecho de la renovaci6n politica y est6tica lo que se plasma en los muros sino el regocijo de los artistas por una politica cultural en donde sus anhelos tienen cabida. Nuevamente Paz:

Mexican mural painting was above all the expression of a victorious
revolution. That revolution, like all the rest, saw itself as the beginning of a
new age. Not only Diaz's dictatorship but nineteenth century liberalism now
lay in the past ... on the one hand, it was a resurrection: the Mexican past,
indian civilization, popular art, the buried spiritual reality of a people; on the
other, it was a renovation .... (144-145)

En el Ecuador, el expresionismo de faz ag6nico plasmado por artistas como

Kingman y Guayasamin en parte registra el quejido silencioso de un emergente sector artistico con designios de profesionalizarse y que veia con horror la perspectiva inminente de su eventual desocupaci6n debido a la inexistencia de un mercado interno para productos artisticos. S61o despues del "descubrimiento" de Guayasamin y de la "recuperaci6n" de los






32

indigenistas por el Estado se observa un cambio de actitud, una mayor docilidad--traducida o entendida como "superaci6n tdcnica" por parte del realismo ecuatoriano.

Adicionalmente y de nuevo en contraste con el muralismo, el indigenismo plistico en el Ecuador interpela a un ptiblico comprador emergente, se instala en un primer momento en las residencias mis bien modestas de los intelectuales de avanzada y se abre paso hacia sus salas y comedores. Las imagenes de la vida india, desde su primer momento de vida como mercancias transitan el camino opuesto de los seres en elias representados; donde los indios abandonaron sus tradiciones y practices culturales, su lugar en la comunidad para descender a las ciudades a aceptar la menor escala de ocupaci6n asalariada cuando no asumen la categoria de lumpen proletariado, el prestigio cultural que acompafi6 a los cuadros indigenistas los llev6 desde las pequefias salas de la creciente intelectualidad media hasta los prestigiosos salones y galerias de las elites ecuatorianas--pasando por el mecenazgo canonizante de uno de los Rockefeller. David Rockefeller es el "descubridor" de Guayasamin para Occidente, despu6s de que el prestigio de esta asociaci6n asegur6 la dimension internacional del pintor quitefio, tanto como su evidente talento, Guayasamin pas6 a ocupar el indiscutible primer piano de la pintura ecuatoriana y a oficiar como dilettante o en t6rminos criollos, paracaidista en todos los dmbitos de la cultura nacional.22

El destino de la pintura indigenista en el Ecuador y su consagraci6n internacional han significado la necrosis de esta forma artistica, su disoluci6n en un pufiado de formulas, pero mis que eso el parad6jico acercamiento de la vida india ecuatoriana, apresada en un







33


lienzo y en proximidad fisica--bajo el mismo techo--con los protagonistas de la marginaci6n social y econ6mica de la poblaci6n subalterna ecuatoriana.

Por supuesto que esto sucedi6 paulatinamente y por etapas. El radicalismo de las propuestas contestatarias se fue diluyendo en el Ecuador, como en todo lado, a medida que sus agentes se integraban al Estado en diversidad de formas y sobretodo en el momento en que el segundo Velasquismo, en alianza multipartidista y en un momento de institucionalizaci6n de sus propias contradicciones fund6 la Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE). El efecto de neutralizaci6n de los contenidos artisticos radicales que tuvo esta instituci6n prolifera desde su fundaci6n en 1944. La alianza estratigica entre artistas plasticos y literatos se disuelve en parte debido al desprestigio progresivo en el que entr6 el realismo y los diversos caminos expresivos y experimentales ensayados por una intelectualidad escindida y en menor o mayor medida, negociadora de la nueva institucionalidad.



Propaganda Monumental y Realismo Socialista

El tercer espacio intertextual con que el realismo entra en contacto es el Ilamado realismo socialista. Este es un acontecimiento relativamente tardio en la constituci6n del realismo ecuatoriano pero es sin embargo, una presencia certera. El realismo socialista tiene su origen en el programa est6tico elaborado por Lenin y luego administrado por, Zhdanov entre otros y enarbolado despu6s por el Comintern, desde la tercera internacional, como la posici6n vanguardista por antonomasia de los intelectuales comprometidos con la







34


revoluci6n proletaria. El realismo socialista, bien entendido, es la praxis artistica concreta de revelar las contradicciones del capital al mismo tiempo que galvanizar el apoyo politico del proletariado y sus aliados estratdgicos. Mal entendido no es sino el montaje mecinico de tramas y argumentos funcionales para el despliegue estrepitoso y atosigante de adoctrinamientos paternalistas y dogmaticos.

Esta vertiente tuvo mayor recepci6n en la regi6n de la Sierra ecuatoriana donde el mismo Icaza flirte6 con sus procedimientos formales, y donde otro escritor serrano, Humberto Salvador, escribi6 varias novelas bajo sus preceptos. La critica literaria de algunos novelistas de la Costa, militantes convencidos como Enrique Gil Gilbert por ejemplo o Joaquin Gallegos Lara se encarg6 de vigilar las "extravagancias" de ciertos escritores o su descuido de la preceptiva realista.23 La militancia politica de los escritores de la d6cada del treinta tuvo mucho que ver con sus respectivos proyectos narrativos. De los "cinco como un pufio", los escritores de Guayaquil, tres militaban en el Partido Comunista, otro de ellos estuvo brevemente asociado a 6ste y el Iltimo, aunque no afiliado se pronunci6 siempre de izquierda.24 En la Sierra, Icaza particip6 en el CFP, un partido populista, el primero de este tipo en el Ecuador aunque en sus inicios fue radical en sus propuestas, Pablo Palacios, Humberto Salvador, G.Humberto Mata eran socialistas. La aparente homogeneidad de posturas politicas de estos escritores es equivoca porque el partido socialista y el comunista en el Ecuador tienen distintos origenes y vertientes y !as divergencias interpretativas eran muchas y polmicas. En Palabras de AdriAn Bonilla:


... el Partido Socialista [es] fundado en 1926, compuesto por distintas
vertientes: una proveniente del Partido Liberal con elementos radicalizados,







35

otra de origen anarquista, constituida sobre todo en el Guayas con cierta
influencia en sectores artesanales y en sectores de trabajadores libres y una
tercera que, altamente influenciada por la revoluci6n bolchevique, por el
pensamiento de sus dirigentes y por la expresi6n mundial de ese proceso en
el movimiento socialista mundial: la Tercera Internacional o Comintern,
hard suya la imagen de Lenin y de la Uni6n Sovi6tica para definir una
adhesi6n ideol6gica, en un proceso cuyos alcances originan a su vez, la
diferenciaci6n e identidad de una corriente marxista comunista que termina
fundando una organizaci6n diferente, asociada a la Comintern e influida
altamente por ella. (27)

El comunismo en que se afincaban los escritores guayaquilefios, principalmente Gil Gilbert y Gallegos Lara era este iltimo descrito. Y esto daba cabida a la grave contradicci6n de c6mo conciliar la existencia y la proliferaci6n de una literatura revolucionaria pero ante todo profundamente nacional ante las exigencias de una perspectiva universal que planteaba la necesidad de una revoluci6n por etapas, de alianzas estral6gicas con la burguesia pero que mnis significativamente se escindia del terreno de las pricticas concretas y del reconocimiento del escenario nacional, "trasladando el eje de la discusi6n hacia escenarios, dinimicas y t6picos mucho mis amplios" (Bonilla 28). En este sentido es necesario recapitular sobre la manera en que el comunismo en su expresi6n ecuatoriana, tanto como el socialismo, imaginaron soluciones posibles al problema de la idoneidad de condiciones y a las estrategias necesarias para la implantaci6n de una revoluci6n proletaria.

Como qued6 establecido antes, el partido comunista ecuatoriano pliega a la III

intemacional y acude a su congreso. Uno de los puntos importantes que se debatian desde el seno mismo de esta organizaci6n era la caracterizaci6n de las sociedades latinoamericanas ante el prospecto de una movilizaci6n estrat6gica que posibilitara la transformaci6n revolucionaria. La linea tomada por este organismo fue la de clasificar estos paises como






36


coloniales o semicoloniales; esto ante la airada protesta de varios latinoamericanos, entre ellos Ricardo Paredes, ecuatoriano que defendi6 la especificidad del desarrollo de Latinoamdrica y afirm6 su caracter "dependiente" (Bonilla 28). A pesar de lograr el reconocimiento formal que le conferia esta distinci6n mis bien metodol6gica, la delegaci6n latinoamericana que suscribi6 los resultados del congreso se vio en la posici6n o mis bien ante la imposici6n de una linea de acci6n determinada. Esta consistia en el reconocimiento de que las sociedades en cuesti6n requerian alcanzar las condiciones"objetivas" necesarias para asi sentar los cimientos del proceso hist6rico revolucionario. En el caso concreto del Ecuador esto significaba una actividad intensa y casi exclusiva con el naciente proletariado industrial, el medio natural del PCE "precisamente porque el discurso lo reconocia como la vanguardia del proceso de cambio social que se buscara"(Bonilla 33). Este liderazgo por parte de las masas obreras se distingui6 en una fuerte actitud anti-intelectual por parte del comunismo latinoamericano tanto como ecuatoriano y una sospecha permanente ante aquel sector y su relaci6n con el poder y las masas.25

Por otro lado, el resto de la izquierda marxista, desde su origen se caracteriz6 por

una diversidad de planteamientos y posiciones como se puede apreciar en el siguiente texto:

El Partido Socialista se funda con miembros de diversa extracci6n social,
portadores de distintas influencias ideol6gicas, en t6rminos muy generales:
una corriente radical, admiradora de Lenin y de la revoluci6n sovi6tica,
muchos de cuyos miembros--como el caso del mismo Paredes---ms tarde confluirin al PC; otra vertiente-no necesariamente tendencia en t6rminos
ideol6gicos--conformada por liberales radicalizados, humanistas,
socialistas, personas que sin adherirse o por desconocer al pensamiento
marxista, reconocian la posibilidad de una sociedad futura sin clases, ni
explotaci6n, una utopia rousseauniana, en donde el hombre viva en libertad, fraternidad, etc., por ejemplo el coronel Lasso, terrateniente quien regala sus
tierras, que se hallaban previamente bajo cauci6n bancaria, a los indios que






37

en ellas habitaban, y una corriente anarquista, informada por los migrantes
de la 6poca y con asiento en las organizaciones gremiales,
fundamentalmente artesanales. (Bonilla 29)

El socialismo ecuatoriano se caracteriza entonces, desde sus inicios por una

pluralidad de puntos de vista, posiciones y planteamientos sobre los m6todos y los objetivos mismos en que se debe operar el cambio social. Este eclecticismo es justamente lo que le permite tener una presencia activa y no perif6rica en la politica nacional, a diferencia de su hom6logo comunista y de promover discursos noveles cuando no contestatarios de las consignas importadas desde Moscfi.26 Esta heterogeneidad de posiciones nos sitfa ante una noci6n singularmente productiva de multiplicidad que no "fragmentaci6n", el tdrmino tradicionalmente empleado para caracterizar los rompimientos y diferenciaciones al interior de una agrupaci6n politica. La diferencia entre ambos t6rminos se apoya en un similar razonamiento de Deleuze y Guattari quienes argumentan que fragmentaci6n deja "huellas the totalidad y de unidad y restos del 'uno"', mientras que multiplicidad se refiere a posturas genuinamente distintas (citados en Grossberg 15). La pluralidad citada se puede extender hasta los escritos experimentales y extraordinarios del autor mis representativo de la modemidad en la literatura ecuatoriana, el lojano y socialista Pablo Palacio. Las divergencias entre comunismo y socialismo, sus mismas estrategias politicas se podrian contrastar en el despliegue del "realismo social" representado por Gallegos Lara y el "realismo abierto" con el que se ha calificado la obra de Palacio (Femrndez). Gallegos Lara se expresa asi al respecto: "... nuestro arte ha de ser un arte agrario-antimperialista, paralelo a nuestra revoluci6n. Nuestros motivos los de la vida obrera y campesina, contra







38


los hacendados, contra los gringos imperialistas, contra sus sirvientes los burgueses y gamonales del gobierno y de la clase exportadora en general" (citado en Vintimilla 320). Y Pablo Palacio lo hard, en sus propias palabras, "desacreditando la realidad" pequefio burguesa capitalina en la que 61 mismo habita y que intenta representar desde la ambivalencia y vulnerabilidad propias de la clase media en procesos de transformaci6n social.

Lo que estaba en juego entonces era una diversidad de teorizaciones (y sus

ramificaciones en cuanto praxis politica) respecto de la conformaci6n nacional ecuatoriana. Lo que el comunismo ecuatoriano y su miximo te6rico en el campo de la literatura proponian dentro de la cultura era un concepto negativo de naci6n. La proliferaci6n visible de sectores sociales antes sumergidos en la abstracci6n liberal de "pueblo" se manifiesta ante la conciencia nacional oficial: los montuvios de Jos6 de la Cuadra, los cholos de Demetrio Aguilera Malta, los indios de Jorge Icaza, los obreros de Joaquin Gallegos Lara, los negros de Adalberto Ortiz. Es la aparici6n de la "naci6n dominada" en palabras de Maria Augusta Vintimilla, "esa que existe solamente bajo la forma de elementos disgregados en la sociedad civil y marginada de lo que la ideologia oficial ha consagrado como la nacionalidad" (272). En otras palabras, el proyecto politico al que pliegan escritores como Gallegos Lara y Gil Gilbert en la Costa no proponen la aparici6n de un sujeto nacional como primer paso para la conformaci6n de un proceso de transformaci6n social que se apoye en la fuerza de congregaci6n del nacionalismo, su linea de militancia le asigna un valor antimperialista al desarrollo de una conciencia nacional pero en definitiva,







39

la revoluci6n socialista tiene un caricter intemacional y la posici6n relativa del nacionalismo en la consecuci6n de sus objetivos no es sino la de un movimiento estrat6gico, intermedio, hacia la transformaci6n venidera. De hecho, para Gallegos Lara la revoluci6n que se avecinaba era fictica, inminente y la literatura no cumplia mis que con el papel hist6rico que le correspondia como agitadora de la supraestructura.

Asi, contra un concepto impert6rrito pero endeble de lo que constituia lo medular de la identidad nacional, un concepto absolutamente excluyente, con reflejos coloniales que ubicaba fuera de los limits de la naci6n "con los recursos del racismo a las capas sociales no blancas en las que se incluian todas las clases y capas de la pirimide social que se encontraban por debajo de la oligarquia" (Anderle en Vintimilla 257), el comunismo, y un cierto sector practicante del realismo oponian una naci6n india, montuvia,chola, negra y proletaria. Esta oposici6n, la puesta en marcha de la tinica verdadera revoluci6n ocurrida en el Ecuador segtin comentario de Jorge Enrique Adoum, la revoluci6n literaria del treinta, ponia de relieve, o conferia visibilidad o revelaba las contradicciones internas de la crisis de hegemonia politica que se vislumbraba en el Ecuador de esos afios. Esta "naci6n oculta" que elevaba su mirada y que los intelectuales de la 6poca querian imaginar desafiante aplaza la discusi6n sobre los potenciales m6ritos del nacionalismo a un futuro impreciso, pone entre corchetes (en movimiento fenomen6logico inc6modo con la complejidad del presente) la legitimidad ylo necesidad de una identidad cultural y asi pospone, o interrumpe, la construcci6n de un proyecto funcional a la consolidaci6n de la entelequia naci6n. Esto por supuesto que s6lo va referido a la elaboraci6n te6rica que Gallegos Lara (y otros militantes







40


comunistas) harian del realismo como corolario de la revoluci6n social en marcha, y apunta sobre todo a la exploraci6n de las ramificaciones de un pensamiento intemacionalista en la construcci6n de una especificidad ecuatoriana. La tesis que desde aqui se propone es la de que la adhesi6n a una perspectiva internacional (de cualquier indole, cosmopolita, "planetaria" en palabras del destacado poeta ecuatoriano Jorge Carrera Andrade, diplomitica, etc) debilita el trato con el realismo o por lo menos lo reinscribe en funci6n de objetivos que rehuyen la totalizaci6n. De hecho, en el Ecuador, el realismo social se ha caracterizado sobradamente como el proyecto politico mdis significativo del siglo en cuanto a una elaboraci6n de las bases te6ricas y simb61licas necesarias para la movilizaci6n de una cultura nacional. Pero queda ain por dilucidar la lectura del pasado que se ensaya desde el interior mismo de esta propuesta te6rica, la asignaci6n de responsabilidades, o mis bien el sefialamiento de incumplimientos tanto de la izquierda latinoamericana como, dentro del Ecuador, de los actores y responsables hist6ricos de la coyuntura nacional e internacional en los afios treinta.

Para versiones marxistas de la historia de Latinoam6rica, especialmente a partir de Maridtegui, la interpretacion de la debilidad coyuntural de la forma naci6n se debe a la incapacidad hist6rica de la burguesia para Ilevar adelante un proyecto hegem6nico capaz de lograr la concertaci6n de todos los sectores sociales, la totalizaci6n de las fuerzas sociales bajo la 6gida de una propuesta globalizante (31). De haberse hecho esto; de haberse diseflado e impulsado un programa viable de integraci6n nacional, se habrian sentado las bases para el necesario desarrollo de las fuerzas productivas y por medio de esto se habrian







41


legitimado las aspiraciones a la forma naci6n. Agustin Cueva y Alejandro Moreano en el caso ecuatoriano, hacen hincapid en este punto, subrayan la responsabilidad hist6rica fallida de la burguesia comercial como clase, su fracaso estrepitoso al no aprovechar una coyuntura favorable en beneficio de las necesidades y los requerimientos de la naci6n ecuatoriana. La burguesia adquiere un perfil inestable y oportunista, caracteristicas que ya Marx asignara a la pequefia burguesia, pero adicionalmente asume el epiteto de traidora, de ente social desprovisto de lazos afectivos nacionalistas/patri6ticos, de grupo acomodaticio cuyas principales alianzas (en el momento de la definici6n, y de igual manera que la oligarquia ecuatoriana) residen en el extranjero y no al interior del territorio o del pueblo ecuatoriano.

Esta caracterizaci6n asignadora de culpabilidad a un protagonista en el proceso hist6rico fundacional de la naci6n ecuatoriana es una condena a la franca ausencia de una naci6n reconocible o identificable y tambidn un retomo al argumento de la autenticidad. Para Moreano por ejemplo, no existe naci6n, sino pais. Existen las condiciones materiales para la existencia de una naci6n, un territorio, una estructura administrativa, un Estado, pero no una sustancia social para lilenar ese imbito fisico-juridico (234-237). Es mis, Moreano plantea tres momentos frustrados en donde la naci6n pudo ser algo mis que un anhelo o un espiritu. La independencia, que extendi6 el modelo excluyente de participaci6n civil en la vida de la repiiblica; la revoluci6n liberal, que retrocedi6 en sus objetivos a partir de la muerte de Alfaro y se acomod6 en una serie de reformas juridicas y econ6micas que nuevamente no contemplaron los intereses de grupos subaltemos, y finalmente la







42

realineaci6n de poderes a partir del descubrimiento de petr61leo y el aceleramiento del proceso de modernizaci6n que se extiende hasta el presente.

Este ltimo movimiento (la modernizaci6n) intent6 integrar o disolver las lealtades 6tnicas por medio de programas de alfabetizaci6n y capacitaci6n en los sectores indios, sin resultados positivos desde la 6ptica estatal. Sin naci6n, o sin la ficci6n necesaria para conjurar su presencia, sugiere Moreano, no hay identidad nacional. 0 mis bien lo que si hay es una pugna intestina, que se disputa el privilegio y el poder de convocaci6n latente en la articulaci6n de intereses comunes, preocupaciones generales, soluciones urgentes, objetivos en donde se reconozcan todas las clases y sectores sociales. El discurso del realismo social entre estas proclamas es el tinico que cumple cabalmente con la fase de sefialamiento de una realidad urgente, hace el llamado necesario pero por obvias razones carece de los instrumentos politicos necesarios para implementar su propuesta. La denuncia frontal iniciada por los intelectuales del treinta ha mostrado, como toda proclama insolente, a lo largo de la historia de su recepci6n, su susceptibilidad de ser enrolada al servicio de diversos intereses. Vista como exigencia de reforma, su interpretaci6n vacila entre una incitaci6n a la rebeli6n y una propuesta encaminada a implementar una verdadera y radical modemizaci6n.27 La identidad que se postula desde las piginas de la novelistica del treinta y desde los lienzos de los artistas de la 6poca es una identidad para el futuro, una identidad de aplazamientos y demoras imaginadas como realizables desde el presente. Porque el conjunto de la producci6n de la 6poca despliega una naci6n diversa y mfiltiple. Unificada en el sufrimiento y la explotaci6n, descubierta en su agonia.







43


Las posibilidades de lectura de estas obras giran sobre el hecho de su diversidad, Les 6sta una pervivencia anacr6nica necesaria para tolerar el maltrato? LEs posible que eliminado el explotador tambi6n se evapore esa diversidad o que se convierta en algo menos ex6tico y mis tolerable, mis mestizo? LO es que tal diversidad constituye la riqueza de la literatura y la sociedad ecuatoriana, su especificidad y su pasaporte hacia la trascendencia? Es esto Wltimo justamente como veremos, lo que propone el pujante movimiento indio ecuatoriano como identidad para el Ecuador. Deberd bastarle a los afios treinta el enarbolamiento de una identidad literaria. Identidad especifica, la literaria, que se incorpora a base de apoyos textuales, y de una ruptura consciente y voluntaria, "tal ruptura se realiz6 sobre las bases de una profunda identificaci6n-seguida de una superaci6n, es claro--con una historia que comprendia a Montalvo, a Espejo, a Peralta, por ejemplo, y con el enraizamiento en un pasado que se remonta, a veces con 'nostalgias imperiales', a lo precolombino" (Vintimilla 263).

Esta necesaria reescritura de los antecedentes literarios es sumamente significativa. Montalvo es un obvio candidato a ascendente, por su prestigio continental, su postura politica progresista pero ante todo por sus reputaci6n de polemista y de luchador literario. Los realistas querian reconocer en sus propios escritos el antecedente hist6rico de una literatura "de denuncia y de combate" como lo dice Angel Felicisimo Rojas, uno de sus integrantes (97). Espejo es un caso similar, mestizo productor de saberes t6cnicos y humanistas del Siglo XVII, perderi su vida a causa de sus escritos al juzgirsele y condenirsele por sedici6n. Otro polemista y suscitador combativo. El mismo caso es el del






44

cuencano Peralta, liberal convencido que luch6 toda su vida en las revistas, los diarios y en la political de su tiempo a favor de reformas liberales. La "nostalgia imperial" a la que se hace referencia no es sino una alusi6n a la obra de Juan de Velasco, a su postulaci6n de un reino ecuatoriano, en los lejanos confines de un pasado que ofrece un legado y una tradici6n hist6rica a un pais que intenta canibalizar su pasado en busca de elementos contestatarios. Pero 6sta no deja ain de ser una identidad "d6bil", de tinta y de papel y tendri que abrir camino al segundo proyecto aglutinador de las masas y el imaginario social ecuatoriano, peri6dicamente y politicamente explotado con fines de promoci6n patri6tica, la identidad territorial se convertird en el segundo gran discurso del siglo capaz de interpelar a los habitantes del Ecuador.



Ontopologia en Atahualpia28

La historia limitrofe del Ecuador y el Peri ha gestado rios de tinta y montafias de papel. Los conflictos limitrofes en la 6poca republicana datan de los primeros afios de adhesi6n a la Gran Colombia, con la iltima batalla de claro dominio "ecuatoriano", donde, liderados por el Mariscal Sucre, se rechaz6 en la batalla de Tarqui, el avance de un contingente peruano en busca de la anexi6n del entonces llamado "Departamento del Sur". Esto fue en 1823. A partir de entonces la cantidad de incursiones armadas, escaramuzas y enfrentamientos es casi incontable y se extiende hasta el presente.29

Pero el hecho que nos concierne en estas lineas es en particular la agresi6n armada y la ocupaci6n de territorios ecuatorianos por parte de las fuerzas armadas peruanas en 1941,






45


hecho que desembocaria en el cercenamiento de una tercera parte del territorio ecuatoriano (incluido el acceso al Amazonas) o 250.000 millas cuadradas. Los antecedentes civiles y militares son significativos, la imposici6n de un gobiemo autoritario y receloso de su poder que hizo caso omiso de los preparativos b6licos peruanos, la desorganizaci6n del ejdrcito ecuatoriano, las luchas internas por el poder entre Quito y Guayaquil en el contexto de la primacia de una economia de exportaci6n en la Costa mientras el poder politico residia en la Sierra, etc. Pero el hecho se dio. Las reclamaciones a tribunales internacionales fueron inmediatas pero hubo un silencio de conspiraci6n sobre estas apelaciones debido a la reclamada unidad continental ante la segunda guerra mundial.

En este contexto, el critico ecuatoriano mis influyente de su tiempo, Benjamin Carri6n, militante socialista y promotor de la cultura nacional gener6 su "teoria de la pequefia naci6n", un manifiesto importante en donde se reclamaba una nueva identidad para la naci6n. Como respuesta inmediata a la invasi6n y a sus secuelas, sobremanera a la "agudizaci6n de la crisis simb6lica" puesta en marcha debido a la crisis de uno de los dos grandes mitos de la ecuatorianidad en palabras de Erika Silva, el mito del "sefiorio sobre el suelo" (16). Benjamin Carri6n elabor6 su teoria segftn la cual no importaba la pequefiez territorial del pais pues "...como lo han demostrado Israel y Grecia, naciones muy pequefias en territorio y potencia econ6mica pueden pesar mucho mds que otras en la historia por su aporte cultural" (Castelo Benjamin Carri6n 26). Este es el destino que Carri6n auguraba para un Ecuador dispuesto a ser, algfin dia, potencia econ6mica o militar. La idea central de este discurso es una suerte de voluntarismo desencantado que se resigna y que anhela a la






46

vez. Esti presente en esta racionalizaci6n paternalista y desesperada tambi6n una especie de determinismo geogrifico por medio del cual el tamaiio de la naci6n, sus mismas dimensiones y por ende, en un salto epistemol6gico al vacio, sus posibilidades de desarrollo hegem6nico se ven radicalmente detenidos. La mutilaci6n es la imagen de preferencia en la ret6rica limitrofe, lo que da pie a la concepci6n de una totalidad para siempre incompleta y nostAlgica de su fenecida unidad. Este sentimiento de cercenamiento, para Silva marcara con la empronta de la derrota la discursividad social y politica del Ecuador posterior al 41.30

La teoria de la naci6n pequefia aparece estructuralmente emparentada con la idea del Ecuador como naci6n mestiza. Fracasada la capacidad de integraci6n territorial no quedaba sino la posibilidad de integrar a la poblaci6n por medio de la cultura. Esto significaba, en el pensamiento indigenista del tiempo nada menos que la asimilaci6n del indio al seno del proyecto nacional de desarrollo y de ingreso a la modernidad. La problemitica presente en el modelo dominante de identidad, que es posible caracterizar como olig&quico-racista o excluyente, de inventar una tradici6n (en el sentido descrito por Hobsbawm en su The invention of Tradition) desde un grado cero o desde un rechazo al pasado prehispinico de pronto encontr6 en el conflicto territorial la posibilidad de conciliar esta aparente contradicci6n reclamando ahora, para si, el legado de una historia y un pasado indio glorioso (aquel delineado por Juan de Velasco) y susceptible de ser opuesto a un invasor identificado ancestralmente con un expansionismo peruano que se remontaba al Tawantinsuyo. Esta nacionalizaci6n de la prehistoria ecuatoriana (adelanto hist6rico que trabaja de forma retroactiva) y su elevaci6n a antecedente legitimo s6lo podia proponerse







47


como alianza simb61lica con un pasado que, desde la perspectiva de los grupos de poder y de los ide6logos de la naci6n, se prestaba a una instrunentalizaci6n de sus contenidos sin jams abandonar la reclamaci6n de unificaci6n adelantada a caballo del mestizaje.

El mestizaje tiene una larga trayectoria hist6rica en cuanto a su recepci6n: a nivel discursivo se ha enarbolado asaz frecuentemente como para provocar una "fluidez" ("fuzziness") de sus limites al interior de formas discursivas de distinto timbre. En el Ecuador, Ronald Stutzman ha demostrado como en la d6cada de los 70, se emple6 al servicio de una politica estatal que hallaba su anclaje ideol6gico en el supuesto "blanqueamiento" que el mestizaje provocaria como efecto positivo al interior de la sociedad ecuatoriana.3' Y de hecho, pese al uso distintivo, de reclamaci6n de especificidad cultural para el subcontinente que hist6ricamente este t6rmino ha movilizado, su uso intemo ha sido mis bien el de adelantar una politica de homogenizaci6n cultural a la vez que proveer a este proceso de una ilusi6n conveniente de diferencia y pluralismo. El mestizaje incluye a la fuerza, caso contrario excluye a la fuerza. Vemos entonces la necesidad intema de incluir, al interior del proyecto de la naci6n pequefia una radical reelaboraci6n del pasado previo a la Conquista. Y sobremanera la necesidad de proveer ante la presencia hist6rica y ahora amenazante del Incario, un contrapeso simb6lico adecuado (Silva Mils 23). Por segunda vez en la reestructuraci6n de la identidad nacional se impone un modelo apocaliptico, si la teoria de la naci6n pequefia se mueve bajo las premisas de una vida ecuatoriana previa a la invasi6n, una muerte simb6lica coincidente con esta y una resurrecci6n a base de la cultura, como sostiene Erika Silva, entonces la reescritura de la







48


historia nacional obedece a esta narrativa tripartita en cuanto se restituye a si misma con un pre, un durante y un post Incario (21-22). De esta manera, se lograr identificar un "expansionismo peruano" esencialista, al cual se opone un ancestral "pacifismo" ecuatoriano y se toward imperiosa la necesidad de encontrar una identidad colectiva no contaminada por las convergencias del mundo andino.

La teoria de la naci6n pequefia tambi6n obedece a una coyuntura de

institucionalizaci6n de la cultura en la sociedad ecuatoriana. Ya en los afios 40, separados por una d&cada de los iniciales animos de subversi6n de los intelectuales que insurgieron a principios de la d6cada del treinta, se impuso "la corriente del realismo social en narrativa y domin6 una posici6n critica radicalizada (en torno a ella)" y se inici6 el proceso de asimilaci6n de contenidos ideol6gicos adversos a las clases dominantes (Femrnndez 122123). Esto culminaria en 1944, con la extensi6n infraestructural del proyecto de Carri6n, la creaci6n de la Casa de la Cultura Ecuatoriana.

Deciamos entonces, junto con Maria del Carmen Fernindez, que la teoria de la

pequefia naci6n posibilit6 el encuentro de los polos culturales opuestos en el Ecuador de la d6cada de los 40: "la cultura de las dlites dominantes y la cultura nacional-popular, expresada en el terreno artistico por quienes se habian erigido en portavoces del proletariado y el campesinado ecuatorianos" (123). La teoria de Carri6n es parte de un largo y sostenido esfuerzo por este autor de celebraci6n y de confecci6n de "mitos" nacionales que habilitan y posibilitan la aparici6n de la naci6n ecuatoriana. Carri6n nunca renunciarii a este proyecto, a la continuaci6n a lo largo de su obra de construir y escenificar el Cuento de la Patria, titulo






49


significativo de uno de sus libros. Carri6n reconoce en este libro la fuerza singular de la literatura en la tarea del convencimiento y las posibilidades especificas de la narrativa en la reconciliaci6n de "totalidades contradictorias", en palabras de Cornejo Polar (1983), de aporias insolubles como aquella de cimentar la identidad nacional precisamente en el centro de un mundo indio expresamente excluido de su participaci6n en ella.32 La teoria de la naci6n pequefia entrega justamente este pegamento narrativo, esta posibilidad de reconciliaci6n entre dos tradiciones enfrentadas y dos f6rmulas de representaci6n antag6nicas. La antinomia presente entre pequefio y grande logra tal inverosimil coexistencia, la pequefiez territorial del Ecuador pasari a ser una sefia, una caracteristica sin importancia, mis, un contenido parad6jico porque servird justamente para sefialar su importancia cultural. Carri6n ests plenamente consciente, tanto como sus lectores lo estin, de la plegaria que estA elevando, del llamado que hace, de la utopia que sefiala, es decir, de la apuesta discursiva que hace en aras de reinterpretar una realidad que no tolera la persistencia de sus viejas certezas y direcciones. Todo lector ecuatoriano de su tiempo era capaz de reconocer la artificialidad de la construcci6n discursiva que se tejia ante sus propios ojos.

A la vez, Carri6n ocultaba en pardntesis el proceso hist6rico ecuatoriano y se volvia hacia Oriente. En sus referencias constantes a Grecia e Israel Carri6n se apoya en un sistema de referencias que tiene antecedentes en la ilustraci6n europea del siglo XVIII, sobremanera en Rousseau quien en sus conceptualizaciones sobre la democracia interponia la imagen de Grecia a la de otras naciones con designios imperiales.33 De manera similar,







50

Israel conjura imdgenes mesiAnicas de privilegio divino ante el embate exterior e interior de movimientos de conquista. Pero el uso de lo ex6tico tiene un sentido adicional, el de una sintesis discursiva entre imgenes que en si encierran la tensi6n irresuelta de insignificancia y trascendencia. Tal vez en este gesto comparativo, Carri6n participe de lo que Kushigian llama "orientalismo en la tradici6n literaria hispdnica" y que se califica en los siguientes t6rminos:

Hispanic Orientalism seeks to approach the Orient, the Other, not in a spirit
of confrontation, but rather in what may appear to be a need to preserve one's own identity. It encourages an enhanced, original view of the self, through a process of leaving the familiar and secure, in which the Other
advances an emotional and intellectual detachment that leads to an
awareness of the self. (12)

Aunque seamos esc6pticos de que el empleo que hace Carri6n del Oriente (que, dicho sea de paso es el mismo t6rmino empleado para referise, en el Ecuador, a la region amaz6nica de la cual uno de sus presidentes afirmaba ser "un mito") no participe de intenciones represivas (es decir, de ocultamiento) o manipuladoras es claro que su evocaci6n es parte de un estratagema mis amplio, de difuminacion de las fronteras reconocibles entre conceptos y sus atributos para asi narrar una estructura que combine polos opuestos en un intento de integraci6n de similitudes y diferencias culturales.

Dicho esto hay que afladir que la capitulaci6n nostAlgica de Carri6n acarreatambi6n-una dimensi6n de transferencia. Es como si la dimensi6n fisica de los Estados los ubicara en una economia de la trascendencia; o mejor aftn como el calcado de un matriz clasista sobre el mapa geopolitico de los afios cuarenta. En palabras de Frederic Jameson:

... [class] can currently be seen to inform our various (mostly unconscious or implicit) maps of the world system ... the point to be made, however, is






51


not that all such class mappings are arbitrary and somehow subjective, but that they are inevitable allegorical grids through which we necessarily read
the world. ("Marx's purloined letter" 51; el subrayado es nuestro)

En una alegoria como la mencionada arriba, el reclamo de movilidad social (16ase trascendencia hist6rica) hecho por Carri6n a favor de su patria iria aunado al de otras naciones pequefias, a su vez una especie de clase media transnacional o de intelectualidad cosmopolita.34 Las naciones grandes (y la ambigfiedad del adjetivo da piso para cimentar el movimiento ideol6gico de homologar grandeza con amplitud y pequefiez con insignificancia) constituirian la clase dominante (la oligarquia) a la vez que una fratemidad internacional mostrenca. El proletariado, por entero ausente en este esquema, mas el destinatario final de las exhortaciones de este autor, seria aquella masa subaltema, obstinada y excluida de la participaci6n en aquel proceso continuo de ser y aceptar simultineamente los contenidos programiticos de la forma naci6n. Carri6n aspira entonces a ser "potencia cultural" por medio del acceso a la categoria trascendente presentada por la cultura y la erudici6n. El critico seria el encargado de proveer esta intuici6n para el ingreso por la puerta grande de la historia. Lo que en este planteamiento parece quedar de lado es el hecho de que aquel ingreso y conversion hacia una fe secular en la sapiencia no hace mbs que repetir (ya no como tragedia sino como farsa) el gesto fundacional que eventualmente convertiria al Ecuador "chico" en una fuerza colonizadora tan agresiva como aquella que con efusiva indignaci6n se condena al interior del manifiesto de Carri6n. En otras palabras, Carri6n parece cegarse ante el hecho de que una cultura que se piensa antihegdmonica no puede aspirar-al mismo tiempo--a la hegemonia.






52


A prop6sito del "mito compensatorio" como califica Agustin Cueva a la labor escrita de Carri6n, apunta Alejandro Moreano:

A veces uno se siente tentado de pensar en un retomo a la conciencia colonial o sarmientista: la repetici6n del eco del discurso de la cultura
europea, la valoraci6n de productos los literarios y artisticos por su valor de
cambio con los productos europeos, una suerte de comercio exterior de la cultura ecutoriana, en el cual el 'patriotismo'se refleja en contabilizar
saldos favorables a los que deseibamos obtener por nuestro banano. (citado
en Cueva Literatura y conciencia hist6rica140) Pluralidad Idintica

Hasta aqui es posible observar con mayor o menor claridad, siguiendo los

lineamientos generales tanto de Galo Ram6n Valarezo (218-240) como de Enrique Ayala Mora (211-213), dos proyectos nacionales que se suceden en la historia republicana del Ecuador. El primero, vehiculizado por los criollos constructores del Estado Nacional en 1830, conocia perfectamente el peso de la diversidad 6tnica que soportaba el pais. Si se juntan los cuatro censos emprendidos en postrimerias de Ia etapa colonial, entre 1776 y 1785 se puede observar que, de un total de 411.182 personas censadas, el 26,7% eran blancos, el 65,2% indios, el 6,7% libres de varios colores y el 1,27% esclavos (Ram6n 218). Pese a estos datos abrumadores, el hecho de haber creado un Estado Nacional basado en el sector blanco mostraba claramente que a los indios, negros y mestizos no se les concedia ningiin potencial politico, como en 1789 ya lo habia sostenido el criollo jesuita Juan de Velasco. La diversidad fue entendida como una traba para el progreso y la condici6n del desarrollo de la naci6n radicaba asi en la unificaci6n "de la lengua, el vestido y el pensamiento politico y religioso" (Ram6n 219). La posibilidad de que los indios actuaran






53


fue saboteada desde los inicios de la Repfiblica, en la primera Constituci6n s6lo podian elegir y ser elegidos los hombres de gran patrimonio, alfabetos y cristianos. "A tal punto que entre 1830 y 1900 solo participaron como electores el 0.3% de los ecuatorianos a un mdrimo del 5.7% que se logr6 en 1892" (Ram6n 223). La metodologia a emplear en la unificaci6n de indios y mestizos entonces, su incorporaci6n al proyecto de construcci6n nacional comprendia cinco elementos. A saber: la ciudadanizaci6n, la cristianizaci6n, la escolarizaci6n, la enseiianza del espafiol y la unificaci6n del vestido. En breves comentarios, la ciudadanizaci6n se comprendia como la liberaci6n del tributo, la cristianizaci6n y la escolarizaci6n, ambas encargadas al poder eclesial, constituian la pieza ideol6gica central de la conscripci6n de almas y de cuerpos al yugo espiritual de la nacionalidad, la ensefianza del espafiol representaria el paso indispensable en la conversi6n de una sociedad agraria a una sociedad "modema", a la vez que la condici6n sine qua non de posibilidad nacional segfin Gellner (36). La unificaci6n del vestido es una imposici6n simb6lica, orientada a tomar visible la igualdad que el Estado extiende a sus ciudadanos.

Este proceso de creaci6n de consenso tiene una gran fuerza en el seno mismo de las clases dominantes, logra galvanizar sus fuerzas y consolidar la alianza de las tres grandes regiones del Ecuador: Guayaquil Quito y Cuenca a la vez que convoca e integra a un importante sector de las clases y etnias subaltemas. Seglin datos recogidos por Ram6n, en los Censos de Pichincha, Latacunga y Ambato, tres zonas de alta concentraci6n india, hacia 1840 los blanco-mestizos pasan a constituir el 47% de la poblaci6n. Pero los logros en materia de escolarizaci6n y cristianizaci6n ya bien avanzado el siglo XX son modestos; no






54


es sino en 1944 que se organiza la primera campafia alfabetizadora a nivel nacional. El Estado no interviene sino hasta 1963 y lo hace de manera desigual y desinformada. En un balance de los 120 afios comprendidos entre 1830 y 1950 se puede decir,junto con Ram6n, que la cristalizaci6n del ideario de la inteligencia criolla, sus objetivos a alcanzar en aras de la integraci6n de los indios, estaban lejos de alcanzarse.

Con todo se registra un fuerte proceso de ladinizaci6n y de mestizaje de la

poblaci6n, aunque tambi6n se hacen presentes formas de resistencia de una identidad india reorganizada en torno al espacio de la hacienda y de la "comunidad".35 En esta 6poca, lo mestizo surgi6 como elemento de identidad, "de reproducci6n de diferencias significantes frente al mundo indio" como dice Ram6n (76). Este proceso ya tenia antecedentes en la historiografia ecuatoriana, sobretodo en el trabajo de Monsefior GonzAlez SuArez, escritor que instituiria la profesionalizaci6n de los estudios hist6ricos en el Ecuador y que, como ide6logo de un incipiente sector intelectual, logr6 promover una cierta tolerancia frente a la movilidad social impulsada desde las tesis de abandono 6tnico. Desde GonzAlez Suarez, y en cierta medida desde la hibridaci6n cultural promovida en la critica literaria por Juan Le6n Mera, lo mestizo se revaloriza y se enarbola como la imagen posible de un Ecuador deseado. El pensamiento de Gonzilez SuArez es tan radical en la defensa de la nacionalidad mestiza que Ilega a negar incluso que la historia empiece en la 6poca prehispnica.36

Pero la pugna existente entre una interpretaci6n hist6rica que habilita Ia unificaci6n por medio del mestizaje y aquella que excluye de la participaci6n efectiva en materia politica a todo lo que no se identifique expresamente con las aspiraciones criollas no tiene






55

una resoluci6n definitiva hasta la d6cada del cuarenta. De hecho esta confrontaci6n ideol6gica en gran medida vertebra la contienda levantada a lo largo del siglo XIX y principios del XX entre conservadurismo y liberalismo. La revoluci6n liberal de 1895, en este sentido, tanto como Ilevar a la burguesia comercial al poder, signific6 la presencia de un nuevo "sector 6tnico que se legitimaba con su ascenso"(Ram6n 227). Dentro de la esfera de la historiografia ecuatoriana, este momento de contienda e indefminici6n se puede leer provechosamente-ya en el presente siglo-- como subtexto, en la historia de la recepci6n de la obra de Juan de Velasco, vilipendiada por algunos como ficticia y defendida por otros, en diversos sentidos, como obra fundacional de la nacionalidad ecuatoriana.37

La modernizacion de la sociedad ecuatoriana, que se inicia con la revoluci6n antes citada pero que registra un pico a partir de 1960, encara con mayor solvencia los procesos de escolarizaci6n del indio, de extensi6n del espafiol como lengua dominante, de reforma en la tenencia de la tierra y en la legislaci6n laboral. Es decir, se cumplen de la mejor forma posible los anhelos de integraci6n de los criollos del siglo pasado. Los indices de analfabetismo cayeron del 48 por ciento en 1944, al 12.4% en 1988 (Benalcizar 358), el sistema politico elimin6 el trabajo subsidiario, los diezmos, el concertaje y el encarcelamiento por deudas y dio el voto a los analfabetos. En las reformas de estructura al sistema de tenencia de la tierra, a trav6s de dos reformas agraria, se oper6, con la activa participaci6n del campesinado indio, una redistribuci6n sobre todo de las pequefias propiedades.






56


No obstante esta alteraci6n significativa de las estructuras juridicas del pais, se da, hacia finales de la ddcada de los ochenta, una revitalizaci6n 6tnica que paraliza al Estado y que califica con el signo lapidario de fracaso las iniciativas republicanas de construcci6n nacional.38

Si vemos en la intervenci6n de Benjamin Carri6n un aprovechamiento de las

circumstancias hist6ricas (o en la invasi6n peruana el pre-texto y la oportunidad para la legitimaci6n de una cierta gestualidad dirimente o predisposici6n conciliatoria) para sedimentar la via de la modernizaci6n por medio del mestizaje entonces podriamos postular no s6lo la existencia de dos proyectos nacionales distintos (al cual se sumara un tercero, que pasaremos a ver en adelante) sino mis importante ain, la coexistencia y la imbricaci6n profunda de varias propuestas nacionadoras al interior de una geografia socio politica escarpada que conjuga y explota varios niveles discursivos a la vez, lenguajes y literaturas diversas pero necesarias para la subsistencia de una economia simb6lica y politica nacional-ecuatoriana. Este modelo de aprovechamiento de pisos ideol6gicos y discursivos es lo que liamaremos mis adelante, el modelo vertical de la naci6n (y de la literatura) ecuatoriana.



Una Nueva Propuesta: El Humanismo Andino

Una propuesta innovadora empieza a ser elaborada por la emergente intelectualidad india, y refinada por una coalici6n de intelectuales mestizos-principalmente investigadores en las ciencias sociales--que ayudan a trazar las lineas generales de un "nuevo" proyecto






57

nacionador, concebido alrededor de una identidad y una historia andinas. Esta elaboraci6n sigue a piejuntillas el impactante e inesperado levantamiento indio que sacudi6 hasta sus cimientos a la sociedad ecuatoriana en 1990 y que sirvi6 para reintroducir al indio como actor en el escenario politico ecuatoriano. La postulaci6n de una identidad ecuatoriana respetuosa de la diversidad 6tnica existente al interior del pais exige una readecuaci6n radical del campo hist6rico; y esto se hace invocando la investigaci6n arqueol6gica y el Area de etnohistoria principalmente. La posici6n india de respeto a la diferencia tambi6n implica una reestructuraci6n de la subjetividad en torno a un modelo cultural distinto: el andino, y la reorganizaci6n de una reivindicaci6n 6tnica elevada a categoria de naci6n. Me refiero a la necesidad interna de establecer una especificidad "ecuatoriana" dentro de lo andino. Galo Ram6n es uno de los impulsores de esta relectura de la historia ecuatoriana y para 61, la categoria a explicitar adquiere diversas denominaciones posibles: la zona septentrional de los Andes, la region norandina o en t6rminos de los Estados Nacionales, los Andes ecuatorianos (Ram6n 38). Para Ram6n, en los marcos del territorio nacional ecuatoriano es posible detectar ciertas idiosincracias de lo andino; entre 6stas estarian la reciprocidad, la complementariedad y la redistribuci6n de bienes materiales y simb6licos (47). En cuanto a la infraestructura de estas sociedades, el sistema politico de los Andes nortefios se diferencia del de los Andes del sur en cuanto a una historia distinta que incluye, entre otras cosas, la existencia paralela de sistemas econ6micos de diversa procedencia, y de lenguas, la vigencia de sefiorios 6tnicos y Confederaciones en oposici6n al imperio inc~sico y sobremanera al papel dominante que jug6 la hacienda en la articulaci6n del conjunto de la






58


sociedad agraria en to que ahora es el Ecuador, rol que en Peri y Bolivia le correspondi6 a

la mineria.

A esta propuesta politica que define un espacio social con una profunda densidad

hist6rica, se la define, no sin cierta ironia, como una propuesta civilizadora. En las propias

palabras de Ram6n:

La nueva propuesta andina, aunque tiene mucho por madurar, permite
avizorar algunos elementos bdsicos que la informan:a) contiene una
revalorizaci6n de la diversidad cultural. Revalorizaci6n profunda que no nos
condiciona a una adscripci6n a occidente, permitiendo la participaci6n de
diversos pueblos portadores de otras racionalidades, experiencias y culturas,
vale decir, se muestra profundamente autocritica frente al colonialismo
interno para fuindarse en la diversidad democritica;b) contiene una enorme
radicalidad frente a las nociones de "Estados Nacionales" al recuperar los
lazos comunes de nuestra historia, plantea superar los conflictos nacionales
por territorios y es radical en el sentido de romper con el papel que nos ha
asignado occidente;c) recupera la radicalidad de las grandes utopias que
buscan liquidar las diferencias de clase, g6nero y etnias;d) plantea un nuevo
estilo de desarrollo y de vida, mis alli de los paradigmas "hacia adentro",
"hacia afuera", "de libre mercado", o con "intervenci6n estatal", para
proponer un estilo que recuperando la profunda adaptaci6n que la
civilizaci6n andina habia logrado con su ecologia, desarrolle una propuesta basada en el comunitarismo privado, en el desarrollo autosustentado, en el
estilo de vida sencillo y digno a la manera india, plantea asimilar
criticamente a la modemidad, es decir, busca un movimiento de doble
naturaleza: revalorizar to andino como cultura y como proceso de creaci6n, y al mismo tiempo universalizar y contemporizar la experiencia asumiendo
criticamente los aportes de la humanidad. Si tales pudieran ser entre otros, los nuevos objetivos y las nuevas potencialidades de nuestras sociedades,
tiene sentido to Andino como propuesta te6rica y politica. (37-38)

El manifesto de la propuesta india se puede encontrar en varios textos y documentos

emitidos por la dirigencia de la CONAIE (Confederaci6n de Nacionalidades Indigenas del

Ecuador) pero su expresi6n mis concentrada se encuentra en el Programa de 16 puntos del

levantamiento de junio de 1990. Nuevamente siguiendo a Ram6n, las principales






59


caracteristicas de este proyecto serian las siguientes: es plural, en el sentido de que no se encuentra centralizado en un proyecto unitario; implica un presente continuo, en el sentido de que no plantea una "utopia nativista" ni una visi6n mesidnica, como varios trabajos en las 61timas d6cadas han planteado; es una propuesta pluri6tnica, inter-regional y pluriclasista, es decir que, a partir de ciertas reivindicaciones como el problema de la tierra, se hace una convocatoria nacional, a todas las sociedades que forman el Ecuador, en aras de una transformaci6n profunda de la sociedad y para el beneficio mutuo del conjunto de las sociedades ecuatorianas; es critica porque observa en el Estado Nacional existente discriminador, genocida e inadecuado a la realidad de un pais pluricultural, cuestiona al sistema politico vigente por ser excluyente, antidemocritico, inadaptado para captar las demandas que se le dirigen, critica el modelo de desarrollo dependiente y el modo de vida dispendioso de una sociedad tercermundista, no es esta una critica antimodema, ni fundamentalista, sino una critica contemporinea "a los resultados perversos de la modemidad" (234); es alternativa porque plantea una revalorizaci6n de los pueblos indios y de la propia sociedad nacional, plantea partir de la diversidad ecuatoriana para construir un proyecto unificador que tenga como texto el mantenimiento de la diversidad. Finalmente busca un nuevo estilo de desarrollo basado en seis principios fundamentales. A saber: la equidad social, el respeto y la armonia con la naturaleza; lograr la mayor eficiencia productiva con los conocimientos acumulados por la sociedad que ha habitado el medio ecuatoriano; la asimilaci6n critica de alternativas extranjeras, especialmente de los aportes







60

post-estructuralistas; la combinaci6n de la iniciativa individual con el beneficio comunitario; y un estilo de vida sencillo y sobrio (Ram6n 233-237).

Esta caracterizaci6n amplia de la identidad norandina, tan radical y sorprendente para el conjunto de la sociedad predominantemente urbana del Ecuador contempordneo, sorprende no s6lo por sus contenidos sino tambi6n por el punto de emisi6n. Para el conjunto de la sociedad blanco-mestiza, lo indio se habia descartado definitivamente, incluso por las mismas ciencias sociales y su presencia, como en las novelas indigenistas ecuatorianas, no era sino una lacerante verdad que exigia socorro inmediato. "Pobreza, desnutrici6n, ignorancia y todos los indicadores de degradaci6n humana eran insuficientes para describir la situaci6n de seres que lo habian perdido todo".39 Los indios aparecian como el lado oscuro del desarrollo, una situaci6n urgente para remediar. Por esto mismo resulta ins6lito presenciar la movilizaci6n y la capacidad organizativa de un sector de la poblaci6n nacional que habia perdido visibilidad en cuanto se confundia con otro de los mitos fundamentales de la identidad cultural ecuatoriana en palabras de Erika Silva, "el mito de la raza vencida"(35). La radicalidad tanto de la propuesta como de la resurrecci6n de un sector poblacional que se pensaba definitivamente inerte en el accionar politico provoc6 una especie de vacio inicial en la recepci6n de este fen6meno. Con todo se podrian caracterizar dos focos interpretativos a lo que se podria afiadir la recepci6n "positiva" de intelectuales solidarios con el proyecto y sus potencialidades como el tan mentado Ram6n. La primera lectura del fen6meno es una lectura que reduce la propuesta india a una reivindicaci6n mds de un sector de la sociedad, que puede ser procesada por el Estado sin mayores






61


modificaciones de su sistema politico y de su estructura unitaria. Es esta una lectura que invalida el potential politico indio, ain considerado como una masa rural indiferenciada e incapaz de generar una propuesta politica globalizadora, en que se incluya el conjunto de la sociedad ecuatoriana. La segunda lectura va mis all, abanderada principalmente por las Fuerzas Armadas, esta interpretaci6n cree advertir en la iniciativa india la oculta intenci6n de crear estados paralelos o estados dentro del Estado y asi se considera una consigna antipatri6tica inspirada y aupada por quienes siempre han querido la disoluci6n del pais. La tercera interpretaci6n insiste en que el Estado no puede contener la innovadora propuesta de la pluralidad y la diversidad, considera que lejos de intentar construir nuevas formas estatales lo que se busca es un abandono de precisamente ese modelo. Lo que se busca mis bien es la promoci6n de un pensamiento pluricultural que una las diversas modalidades de resistencia india con sus hom6logas en el pueblo no-indio. Para Ram6n el resultado de esto serA algo "bien distinto que imaginar un Estado, apuntando mis bien a formas autogestionarias de organizaci6n de la sociedad, sin las ataduras de los poderes centralizadores: por tanto la lucha india no estaria centralmente dirigida a perfeccionar el Estado, aunque esa es una tarea necesaria, sino a fortalecer a la sociedad contra el Estado"(240).



Alteridad y Diferencia

Blanca de Arancibia inicia esta secci6n preocupada por la validez de emprender este tipo de disquisici6n sobre la identidad cultural luego de la reordenaci6n del pensamiento






62


iniciada por el postestructuralismo (68). AC6mo hablar de identidad, pregunta esta autora, en una 6poca cuando la afirmaci6n contempornea de la misma comprende una "nostalgia modernista" o una "invitaci6n a la exclusi6n"? Para Amaryllis Chanady, hoy en dia no se puede persistir en buscar el centro, ni puede un investigador permitirse la ingenuidad de pensar identidad o naci6n como construcciones permanentes y deliberadas. Los estudios de los Altimos aiios que abordan la problemitica de la naci6n (Gellner, Hobsbawm, Anderson, etc.) erosionan las bases de una filiaci6n espontinea con lo que hoy se define como "comunidades imaginarias", pero, segin Chanady este cuestionamiento proviene tanto del asedio post-moderno como del acoso provocado por la insistencia de voces post-coloniales. No importa aqui esclarecer cubl de ellos tiene prioridad o cuAl se reserva el derecho de reclamar para si mayor antigiiedad, el hecho es que las coincidencias y los puntos de contacto son mutuamente vigorizantes. Dicho esto, procederemos a caracterizar parte del discurso sobre la identidad en Latinoambrica desde su rearticulaci6n en la literatura y la critica literaria tanto como a entablar un diAlogo critico con algunos interlocutores que problematizan su despliegue como forma y f6rmula discursiva. Aunque hist6ricamente se pueden enumerar una gran cantidad de autores que promulgan una reconceptualizaci6n del espacio latinoamericano en terminos de pluralismo y heterogeneidad no todos lo hacen al interior de una preocupaci6n por el problema de la identidad. El reconocimiento de la hibridez discursiva del subcontinente de hecho pone en crisis el canon literario latinoamericano, cuyos limites han presenciado peri6dicas escaramuzas entre quienes han intentado abrir sus fronteras o invadir su territorio en aras de procurar su liberaci6n y






63


aquellos interesados en la preservaci6n de la integridad de sus fronteras. Porque la escritura de resistencia latinoamericana, d6sele el nombre que plazca en cuanto a la caracterizaci6n de su diversidad (indoamericana con Arguedas, mestiza con Marti, transcultural con Rama, real maravillosa o calibinica con Carpentier y Retamar o la formulaci6n casi hipica-por semblar un ataque de hipo que no por ir a caballo, de Garcia Calder6n: indo-afro-sino-iberoamericana) representa un esfuerzo constante de la expresi6n de diferencias, un esfuerzo que de necesidad mina la identidad colectiva (abocada al terreno "seguro" de la hispanidad) monolitica y aspira a una realidad plural. Hist6ricamente, esta riqueza cultural y discursiva ha sido subsumida bajo distintas conceptualizaciones, inclusive se la ha enlistado en las filas de programas politicos disefiados para acabar con ella. Tal el caso desafortunado del mestizaje como ideologia oficial de asimilaci6n y de colonizaci6n de un espacio interno "reprogramado" para aceptar las formas dominantes de construcci6n de identidad. La hibridez de la que hablamos, siguiendo a Chanady,

goes beyond Bakhtinian polyphony or heteroglossia and certainly beyond
the appropriation or assimilation of various transnational others in a strategy of textualizing the multifaceted culture of a country as a means of colonizing
it symbolically and homogenizing difference in an institutional practice.
(XVI)

Esta hibridez tampoco es consonante con la "canibalizaci6n" propuesta por el modernismo brasilero ni con versiones mistificadoras de la "dial6ctica" cultural o el "sincretismo" tan ponderado en Am6rica Latina. Mis bien apunta a un cuestionamiento de las distinciones entre identidad y alteridad.40 Pero habria de antemano que ver hasta qu6






64


punto el discurso latinoamericano sobre identidad verdaderamente aspira y perpetra la misma pluralidad a la que profesa adherirse.

Tendriamos que efectuar un brevisimo vistazo a la historia literaria latinoamericana (la oficial) de este siglo para evidenciar de qu6 manera la narrativa ha elaborado una posici6n constante y generadora de identidades especificas. Visto asi, se puede cometer una groserisima generalizaci6n capaz de constatar un momento inicial en donde la identidad americana, enraizada en una cultura hispinica homogdnea (purgada por ejemplo, de elementos 6rabes, africanos e islamicos y de espaldas a la influenciajudia) se piensa como una extensi6n natural de una esencia de la hispanidad, sobretodo en lugares apartados, reservorios de continuidad, como la pampa argentina, la selva colombiana o la sabana de Venezuela para citar la trinidad fundacional de la novelistica "aut6nticamente" hispanoamericana.41 Un segundo momento, de ruptura, en donde la identidad se convierte en la expresi6n superior de la cultura mestiza, robustecida por el contacto entre razas y abocada hacia una forma de mesianismo (el realismo social). Y una tercera posici6n, de cuestionamiento de las certezas del fundacionalismo y en gran parte, un acercamiento cauteloso aunque afirmativo de la expresi6n de la diferencia (desde el boom).

Un intento itil para ordenar las manifestaciones latinoamericanas que apelan a la

identidad es la divisi6n tripartita de Amaryll Chanady que ordena estas expresiones en tomo a su uso de la alteridad en la construcci6n de identidades. Para Chanady, 3 momentos, no necesariamente sucesivos, caracterizan la identidad latinoamericana en cuanto al Otro. El primero es el otro como colonizado que comprende la conceptualizaci6n de grupos







65


humanos-indios y negros en el caso ecuatoriano--que, debido a su segregaci6n y subestimaci6n hist6rica como sujetos nacionales, habilita una lectura de la historia s6lo posible a partir de un olvido colectivo: el rechazo de la historicidad de indios y negros para suplantarla con un sistemitico desconocimiento de la realidad plural del pais. La segunda forma de conscripci6n de la alteridad al servicio de la identidad es el colonizador como otro momento colonial por antonomasia que ---en el presente siglo a partir de Rod6 y sus mdiltiples vfistagos-aprovecha de la existencia de una voluntad politica imperial para diferenciar en un acto binario de separaci6n, el opresor del oprimido. El uso constante de la conocida frase de Marti Nuestra Amdrica es sintomitico de esta tendencia. Es una reapropiaci6n de la misma Amdrica reclamada por E.E.U.U por parte de un Sur antin6mico de un Norte imperial y amenazante. En el Ecuador, sobre todo a partir de 1941 y en adici6n a la presencia siempre ominosa de los Estados Unidos, el Perdi ha ocupado la silla del Otro.42 Un tercer memento de captaci6n de la alteridad ubica al Otro al interior de las sociedades latinoamericanas que lo consideran parte constitutiva de su identidad.43 Comejo Polar teoriza esta posibilidad en su conocido articulo "La literatura latinoamericana y sus literaturas regionales y nacionales como totalidades contradictorias" al hablar de "abismos de inestabilidad y polimorfismo" al interior de sociedades complejas como la peruana, de tradiciones heterogdneas y formas sociales contradictorias. La obra critica de Angel Rama tambien asume esta encrucijada. Su Transculturacion narrativa en America Latina hace hincapid en la densidad de los cambios suscitados por las relaciones entre culturas. En el







66

caso ecuatoriano el movimiento indio postula la pluralidad como identidad ecuatoriana no solo de facto sino como algo deseable y necesario.

Es de fficil constataci6n que la propuesta india que--como queda expuesto--profesa una identidad en la diversidad se sirve de teorizaciones post-modernas de desautorizaci6n de discursos y valores. Pero lo hace con cierto escepticismo; si bien es cierto que ciertos planteamientos postestructuralistas son de gran utilidad para emplazar a la hegemonia y a modelos nacionalistas (por lo menos en el terreno de la textualidad) tambi6n es cierto que sus propios contenidos desactivan toda iniciativa politica de construcci6n de subjetividades y realidades aut6nomas e independientes en un contexto de relaciones transnacionales desiguales y signadas por la impronta de un capitalismo multinacional en plena ofensiva.44 Estas son las razones por las cuales por ejemplo, Comejo Polar, a pesar de su insistencia en la naturaleza "heter6clita" de la literatura latinoamericana, insiste en su caracter "especificamente latinoamericano"; o por qu6 Ariel Dorfman, en otro registro (el de la critica al testimonialismo chileno de la dictadura) afirma el "carActer chileno" de una cierta levedad ante las situaciones extremas, o por qu6 Rigoberta Menchi afirma la existencia de secretos 6tnicos a los cuales solo pueden acceder los miembros de su comunidad. Es que la relaci6n precaria que existe y que concilia enfoques postmodernos y realidades agobiantes debe ceder en algun momento ante la necesidad/necedad apremiante de autoafirmaci6n de subjetividades oprimidas y de sociedades--como la ecuatoriana--en franca degradaci6n y pobreza.






67


Esto se debe a que la puesta en praxis de la identidad es siempre politica y al hecho decisivo de que se halla en lugar una tradici6n latinoamericana en donde, siguiendo a Alberto Moreiras, "se ha podido mantener con vida--en tdrminos filos6ficos---el hecho crucial de que la pertenencia o la afiliaci6n a latinoamdrica debe incidir en la manera de pensar de los latinoamericanos" (235-236; la traducci6n es nuestra). Esta tradici6n del pensamiento de esa region del mundo, "un repositorio de sospecha anti-colonial" en plabras del mismo Moreiras, cumple con su acometido de confrontar el embate monolitico y homogeneizante de Occidente. A pesar de ello, o tal vez debido a eso mismo, una perspectiva critica debe pensar en el obsticulo que la propia mquina ret6rica de la identidad antepone a una evaluaci6n critica de este fen6meno.

Moreiras habla de una tecnologia o t6cnica del discurso latinoamericano referido a la identidad. Para este autor, la funci6n original de este recurso a la identidad, de ser "el grito de guerra del fundacionalismo burgu6s"(209) ha logrado gracias a una iteraci6n insistente, inscribirse como matriz discursiva al interior de la casi totalidad del pensamiento latinoamericano sobre cultura al punto de naturalizarse (en el sentido formalista) o de perder su visibilidad como ideologia. Esta f6rmula, incursi6n acritica en el campo de la interpretaci6n de una discursividad autoreferencial (la identidad) o por lo menos productora de otredad constituye para Moreiras la posici6n dominante en la tradici6n latinoamericana (212).






68

Hacia una Identidad Dentada.

Ante este estado de cosas se hace necesario anteponer un filtro critico

respecto a las manifestaciones de identidad o al menos una reflexi6n informada sobre lo que esti en juego. Una de las caracteristicas de este tipo de discurso es el hecho de que, pese a tanto corpus textual que se le ha sacrificado, no hay nada defmitivo que se pueda afirmar al final o a lo largo de una tal empresa. Es una especie de especulaci6n y elaboraci6n continua, orientada hacia un fm especifico (el despliegue discursivo como antesala a la movilizaci6n colectiva), pero al mismo tiempo pareceria una miquina insaciable. Un callej6n sin salida, una proliferaci6n autogestionaria e imitativa de un gesto vacio. La aporia que este tipo de discurso hace evidente, nuevamente segin Moreira, es la siguiente: si la identidad hist6ricamente ha devenido el significante primario de una ideologia de la emancipaci6n, ic6mo salir de un circulo en donde el aspecto ideol6gico impide una emancipaci6n efectiva sin abandonar el impetu emancipatorio? Otra forma de este predicamento podria ser: iC6mo es posible habitar el discurso sobre la identidad sin ceder ante la tentaci6n (que es otra forma de dependencia) de formular una 16gica binaria o de oposici6n? Porque lo que se hace entonces no es mis que la reproducci6n ad infinitum de una epistemologia de la confrontaci6n donde el imbito discursivo imperante es reductivo y en iltima instancia, creador de esencialismos.

Visto asi el problema, nuestro prop6sito es el de formular un pensamiento critico y politico sobre la identidad que no colabore con la desactivaci6n de su potencialidad afirmativa ni que contribuya a su co-optaci6n al interior de un conservadurismo






69


melanc6lico. Estas 61ltimas afirmaciones son importantes en cuanto apuntan a la vulnerabilidad del presente trabajo de repetir gestos inertes o de contribuir a la sedimentaci6n de una discursividad empobrecedora de las posibilidades efectivas de una critica vdlida en el presente. En parte esta critica auto referencial puede y debe denunciar su propia gesti6n esclarecedora en cuanto a la problemitica de la identidad. Una gesti6n adscrita-tradicionalmente-a una "ideologia de lo literario" en palabras de John Beverley ("Humanism" 66), de privilegio hacia ciertos productos y visiones culturales pero tambidn de reificaci6n de la funci6n del critico. En esta visi6n, la lectura que el critico moviliza/potencia es una funci6n de su posici6n "legitima" y autorizada de productor/extractor de significados.45 Las lecturas puestas en marcha por la critica en este sentido son productoras de identidad hacia el interior de un (pre) texto y en direcci6n a otro (inter)texto, el de las relaciones sociales de producci6n. La posici6n privilegiada del critico es sintomitica de la siguiente instancia: ". .. that identity is what critics can give, thereby revealing what some had always suspected: the ideology of cultural identity is, at least partially, a weapon in the cultural elite's quest for power"(Moreira 213).



Privilegio Critico y Nacionalidad

Este es el caso, en el espacio ecuatoriano, de la posici6n de Benjamin Carri6n como te6rico de la nacionalidad; si bien Carri6n postula una salida a la crisis hegem6nica de la sociedad ecuatoriana de los afios cuarenta y cincuenta lo hace en cuanto a que el capital intelectual que invierte le seri devuelto con creces a medida que su soluci6n a la crisis se






70


acepte como imperativo categ6rico: acumular cultura de tal manera que esa cultura sea el fundamento para la adquisici6n de una identidad nacional. Cuanta mis cultura los sujetos nacionales sean capaces de juntar mayores son sus posibilidades de sobrevivencia ante el expansionismo del Sur y del Norte. Y la brutalidad de aquella empresa civilizadora, evocando la frase lapidaria de la modernidad acufiada por Benjamin, la violencia siempre implicita en toda acumulaci6n originaria, en el caso ecuatoriano, consistia y consiste en el genocidio perpetrado a nombre del mestizaje y la incorporaci6n de etnias y grupos sociales al interior de un estado benevolente.

Otra manera de pensar en el proyecto del escritor lojano es la de la asunci6n de la labor nacionadora como estimulo a la producci6n (nacional). Y, en Carri6n, su papel de capataz innovador le queda reconocido por los grupos dirigentes con la creaci6n y la presidencia de la Casa de la Cultura Ecuatoriana. No quiero con estos comentarios descartar el decisivo aporte de Carri6n al panorama cultural ecuatoriano, ni minimizar sus significativos logros como suscitador de inquietudes sociales e intelectuales ni emplazar su legendaria generosidad, s6lo trazar la trayectoria singular de su valoraci6n como critico y sefialador de la via de trascendencia para los ecuatorianos dentro del laberinto de las informes y enmarafiadas vicisitudes de la historia. La funci6n virgiliana de guia convierte a Carri6n en pastor y director de la madurez hist6rica ecuatoriana.46 Es asi como leemos el poema de Jorge Enrique Adoum a prop6sito de la muerte del gran intelectual ecuatoriano: "Gran senior de la naci6n pequefia" en donde la yuxtaposici6n de las dimensiones entre hombre y lugar refuerzan el sentido complementario de esa relaci6n; la grandeza de Carri6n






71


es un resultado directo de su rol como critico o como te6rico de la "naci6n pequefia" y vice versa, la pequefia naci6n s6lo es capaz de pensarse a si misma por intermedio de su gran sefior.

GRAN SER1OR DE LA NACION PEQUEfIA Jorge Enrique Adoum



61 hizo mis grande nuestra patria la levaba orgulloso como una flor en el ojal a donde iba y de donde iba volvia dejando amigos que la querian por contagio 61 le ensef6 a leer a la patria fue el primero que le dijo palacio cuadra pareja icaza los que se van los que se estn yendo los que quedan los que vienen

le ayud6 a escribir y a pintar y tambi6n a ser grandecita porque le adivin6 la vocaci6n le propuso una teoria le record6-para que no se repitan-las bofetadas de la biografia en un pais como el nuestro donde el gallo canta siempre cuando ya hemos negado tres veces a quien vale era inico ins6lito con su generosidad empecinada que le reprochabamos (porque la diferencia es un defecto) y el preferia que se le acusara de eso y no de ser







72


un critico malhumorado y grufi6n con el higado malo de los gestos del hombre preferia el abrazo y s6lo carajeo contra los dictadores era el mayor de nosotros y nos acostumbramos

tanto a tenerlo siempre al lado que nos queda grande su

ausencia.

(menos mal que tengo experiencia en conjugar verbos en pasado) y es dificil saber qu6 vamos a hacer con esta herencia

de generosidad que nos deja de golpe

acaso lo mejor que puede hacer la familia que fonnamos o debi6ramos

es hacer lo que se hace en las mejores familias disputirnosla

ver quidn se Ileva m.s y sin lilegarle a los talones a usted benjamin

gran senior de la naci6n pequefia



MAs alla de la constataci6n de la astucia de este poema en proponer una elegia enumerativa e inventarial al interior de algo asi como una economia sentimental de ia literatura ecuatoriana nos interesa resaltar el rol pedag6gico que Adoum le asigna a Carri6n en cuanto instigador( y adivino) de una literatura preocupada por la realidad social nacional






73


a la vez que el de impulsor de una "alfabetizaci6n" tanto popular como culta. Tambi6n es interesante el uso del diminutivo en la caracterizaci6n de la naci6n ecuatoriana : "le ayud6 a ser grandecita" como sintesis sorprendente y coloquial que concilia la antinomia irresuelta o profundizada por Carri6n en su teoria y que le afiade aquella pizca imprescindible para la imaginaci6n de semejante audacia: la ironia.47

Pero la sospecha que recae sobre el discurso de identidad va ms alli de la simple autorizaci6n del critico. Va sobremanera al hecho de que el discurso mismo relativo a la identidad, su densidad hist6rica colabora para neutralizar su impetu afirmativo y habilitador de posibilidades de contestaci6n. Por esto, la advertencia ante la expectativa ya familiar y confortante del desciframiento de una realidad o una subjetividad que -de sibito--y por medio de la varita migica de la identidad se encuentra en condiciones de identificar a sus opresores.

Otro gesto, mds contempoinleo, presente en colecciones aparecidas en los 61timos aiios referidas a la problemitica de la identidad, como los libros de Chanady, Kadir, Kushigian busca establecer la identidad como diferencia. Esto como reaccion y reconocimiento al tono politicamente conservador en el que se mueve la critica de la identidad. El movimiento clave ensayado en estos autores es el de enfatizar la diferencia como antidoto a los excesos interpretativos de la critica de la identidad. El problema en estos casos, como Moreira apunta con gran perspicacia, es que la diferencia no se postula como una resistencia a la identidad sino como su anverso; su lado complementario (217). Y esto es asi, en gran medida, porque la dimensi6n contestataria a la que invariablemente la







74


critica latinoamericana regresa no puede asumir una identidad por el camino del establecimiento de diferencias. No es suficiente porque, como dice Moreira la diferencia jamis puede fijarse con certeza. Estamos nuevamente ante un impasse, ante la imposibilidad de un uso efectivo de la identidad. Y esto se complica, adicionalmente, cuando observamos la cercania tanto como los paralelos observados entre el llamado a una identidad cultural colectiva viable y la afirmaci6n de un proyecto nacional. Porque el mismo cuestionamiento al que hemos sometido a las teorias y btisquedas y discursos de identidad es susceptible de repetirse en el contexto de la viabilidad de la naci6n en una 6poca de disoluci6n de las certezas nacionalistas. En cierto sentido, el imperativo nacional no es otro que el de lograr una identidad colectiva capaz de acomodar a todos sus integrantes al interior de un proyecto a la vez acabado y en pleno desarrollo.

Si las "ficciones" de identidad y naci6n no son capaces en el mundo contemporineo de homogenizaci6n global y capitalismo transnacional mias que de ofrecerse a si mismas como came de cafi6n, como resistencia pura, entonces su potencial politico debe desentenderse (desdentarse) de postular salidas a los problemas de la subordinaci6n y la dependencia, debe entender que sus hallazgos son susceptibles de ser aprovechados por un pl6tora de facciones y debe entonces pensar en su valor tActico y selectivo en cuanto al despliegue estrat6gico de esencias y diferencias. Dos ejemplos que vienen inmediatamente a colaci6n son las afirmaciones, por separado, de Gayatri Spivak en torno al empleo estratdgico de las nociones esencializadas de feminidad y la posici6n reciente de Derrida en cuanto a su negativa de deconstruir lajusticia.48 Pero, ino hay algo mds que sea posible?






75


En su articulo sobre la naci6n como "diseminaci6n", Homi Bhabha hace una distinci6n entre lo pedag6gico o la identidad posible de ser minada del acervo historiogrifico de una naci6n y lo "performativo", un "Process of signification that must erase any prior or originary presence of the nation-people to demonstrate that prodigious, living principle of the people as that continual process by which the national life is redeemed and signified as a repeating and reproductive process" (citado en Chanady 297). Algo asi como aquella "zona oculta de inestabilidad" donde reside lo popular a la que se referia Fanon en d6cadas pasadas.

La raz6n de la inclusi6n en este trabajo de una interpretaci6n de la identidad cultural ecuatoriana orientada hacia una lectura especifica de la cultura popular es justamente combatir el anquilosamiento en que se suma la critica de la identidad cultural. Porque la cultura popular representa un esfuerzo permanente por alcanzar el significado visto siempre en flujo y transici6n, como en las palabras de Bhaba, pero al mismo tiempo dentro de la esfera de la cotidianidad y del presente, lo que recubre de un cierto espesor o textura a elementos desprovistos de la materialidad necesaria para contener a los proyectos de identidad sin ser absorbidos por ellos. En otras palabras, lo que aventuramos con la reticencia de una hip6tesis es la "performatividad" (en un barbarismo angl6filo) de la noci6n de identidad no en el sentido normativo de una producci6n o un montaje obligados en aras de cumplir con una tarea prescrita, ni tampoco en el sentido tecnicista, teorizado por Heidegger y empleado por Moreira, de reducir toda la discursividad a sus propias dimensiones sino en el sentido de deliberada gestualidad inclusiva de cuantas lecturas y







76


posiciones sean susceptibles a un pacto (cuya potencialidad de incumplimiento debido a su informalidad constituye su forma de existencia) entre comunidades e identidades.

La inclusi6n de una perspectiva que contemple la cultura popular tambi6n es

productiva en otro sentido, cuestiona el modelo tradicional de separaci6n entre culturas "alta" y "baja" y permite de esta manera la introducci6n de ibitos y pricticas culturales no tradicionales que emplazan el uso "culto" y mistificador de la critica de la identidad. La cultura popular, por su simple inclusi6n en la discusi6n de identidades, como disciplina pertinente, desestabiliza la legitimidad que tiene el andlisis de corrientes filos6ficas y movimientos literarios para ocupar el centro discursivo.

Por otro lado, la lectura a la vez simb61lica y material de artefactos "triviales" registra un movimiento similar de de-centramiento, ampliando los parametros de lo teorizable a partir de una perspectiva enraizada en lo politico y lo social. El efecto que busca esta identidad performativa es la visibilidad te6rica y material de todo andlisis o proyecto referido a la identidad cultural. Si esto se plantea en terminos negativos, lo que no se busca es el ocultamiento de las relaciones materiales y sociales de producci6n en la confecci6n de un objeto cultural ni se busca su inscripci6n c6moda en la economia formulaica de la 16gica binaria. Esta dimensi6n performativa no es "activa" en el sentido de que requiere una colaboraci6n de sus consumidores como participantes en la construcci6n del sentido final de un tipo de discurso; es "abierta" o entreabierta en cuanto su posici6n en el circuito de comunicaci6n es difusa y pendular, no se detiene linicamente en el punto de difusi6n o de asimilaci6n o de emisi6n de contenidos ni habita exclusivamente el mensaje sino que








77


admite todos esos puntos de ingreso desde la informalidad y la multiplicidad de lo cotidiano.

El andlisis de la cultura popular reconoce de antemano la dificultad de captaci6n de una realidad inmanejable y reacia a la generalizaci6n, la confluencia de registros que informan lo popular (lo religioso, lo profano, econ6mico, politico, cultural, simb6ico, etc.) y asi desautoriza los atentados reduccionistas de una textualidad circunscrita. Asi, aunque incompleto, o precisamente por consistir en una totalizaci6n imposible, la presencia de un enfoque popular de la cultura relativiza e impugna lo auspicioso que la identidad podria resultar en un contexto menos amplio.



(Id)entidad Terapiutica

Un aspecto adicional del recurso constante a la identidad al que se ha

acostumbrado--como gesto de domesticidad--la critica latinoamericanista--es su obvia pero desentendida referencia al contexto psicoanalitico. A pesar de que criticos diversos (sobre todo mexicanos, Paz y Ramos vienen a mente) han hecho expresa referencia al cuadro edipico genitico para todo reclamo de identidad, poco se ha escrito en Amiica Latina sobre el marco terap6utico en que esta actividad opera. Si la caracteristica incontestable de la formulaci6n de una identidad es la elaboraci6n de an fundamento necesario para una afirmaci6n politica por medio de una reactualizaci6n del pasado, se podria colegir que una identidad cultural o una identidad colectiva (ambas necesariamente adheridas a un espacio nacional) no es sino una proposici6n sugerida al paciente, una








78


directiva impuesta al mismo desde el poder (cedido voluntariamente) del terapeuta. Visto asi el problema, la critica postestructuralista de desestimaci6n y cuestionamiento de autoridades y presencias funcionaria no s6lo para alterar las condiciones de posibilidad de un grand recit como el psicoandlisis sino para modificar la conceptualizaci6n misma de la relaci6n terapdutica.

La identidad monolitica o mim6tica, de identificaci6n con el centro imperial y metropolitano caracteristica de la 6poca colonial podria representarse asi como la interpretaci6n autoritaria-amparada en la rigurosidad cientifica-de la historia (clinica) del sujeto (nacional) como una resoluci6n adecuada (de ahi su persistencia funcional hasta el presente) y justa entre los deseos irracionales de un id ca6tico (popular) y las exigencias de un super ego por convertir a la realidad en una totalidad ordenada y productiva. Esta conciliaci6n se daria en un proyecto imitative de otras subjetividades exitosas (Europa y sus naciones, peo sobre todo Francia y Espafia).49

La identidad afirmativa que se postula como resistencia ante el avance monolitico y expansionista del imperio se podria caracterizar como una lectura no de resoluci6n sino de identificaci6n del conflicto y de su causante como paso previo al disefio de una terapia consistente en eliminar o por lo menos neutralizar la causa del desequilibrio sistmnico.

La identidad uhibrida postula una conciliaci6n con el pasado, una resoluci6n por medio del oscurecimiento de la realidad que la conciliaci6n no ocurre en tirminos equitativos ni respetuosos para las fuerzas involucradas. Finalmente la identidad plural que

-recogiendo ciertos aportes postmodernos-invalida la situaci6n teraputica tanto como








79


denuncia las relaciones de poder entre un sujeto pasivo y conflictuado y un int6rprete docto y autorizado. La identidad plural cuestionaria el androcentrismo de la tradici6n psicoanalitica, su vocaci6n disciplinaria y normativa de la sexualidad humana y postularia la identidad no como proceso o proyecto, o reconciliaci6n, sino como pacto entre los diversos sectores sociales y sus aspiraciones y la necesidad de afirmaci6n colectiva ante una realidad y una comunidad que ha sufrido una ruptura significativa y que (para una gran parte de sus sociedades) libra una batalla por su subsistencia. La alusi6n expresa al estatuto no juridico y por lo tanto informal del acuerdo aboga por su conversi6n en signo de alianza no en nombre de una implementaci6n por la violencia o por la formalidad democritica (como en los casos de te6ricos del contractualismo como Locke y Rousseau) sino por la via de la reciprocidad que caracteriza a las sociedades andinas. La vulnerabilidad profesa del pacto es a la vez, su garantia o la condici6n de su alerta ante su conversi6n en mercancia o su apropiaci6n dogmitica. El cumplimiento, aunque sea minimo de estos planteos apunta definitivamente a la ubicaci6n certera de la identidad cultural en un piano tActico y al cumplimiento de aquellos objetivos que Radakrishnan sefiala como necesarios para su futuro empleo: "empowerment and enfranchisement of contingent 'identities', the overthrow of the general hegemony of identity and the prevention of the essentialization/hypostasis and the fetishization of 'difference' ". (citado en Chanady XIX) NOTAS
1. Ver por ejemplo, los siguientes comentarios de Juan Le6n Mera en su Ojead hist6ricocritica sobre la poesia ecuatoriana desde sus inicios hasta nuestros dias:

[pero] Z a qu6 acumular ejemplos de versos quichuas? Escribimos para los que entienden nuestra lengua, y no para los pocos individuos que poseen la
lengua indigena desconocida en el mundo ilustrado y muerta para la
literatura. Si no obstante hemos citado unas pocas estrofas en este idioma, ha








80


sido porque convenia al buen desenvolvimiento del plan que nos hemos
propuesto seguir en esta obra: era preciso introducirse algo en las
profundidades del pasado, para examinar el grado de progreso de la poesia
ecuatoriana en los siglos de la dominaci6n espafiola, comparindole en
alguna manera con el que alcanzaron los indios en la misma materia, a la media luz de una civilizaci6n diversa en todo de la europea, e impulsados
s6lo por la naturaleza (101-102).

2. La historia de la recepci6n de esta obra en el Ecuador es una de las tareas ms fascinantes en cuanto a la observaci6n de las mfiltiples apropiaciones de un texto seminal (en cuanto al establecimiento de una identidad originaria y prestigiosa) por parte de una pl6tora de grupos interesados en desestimar o sobrevalorar los asertos y afirmaciones de esta obra, impossible de clasificar en los parAmetros gen6ricos tradicionales. Es precisamente la fijaci6n del significado y la categorizaci6n positiva en los parimetros del gdnero literario lo que activa las condiciones de perceptibilidad de algo asi como una interpretaci6n definitiva de esta obra dieciochesca a medio camino entre la biografia, la confesi6n, la novela, la etnografia, la mitologia y la historia en grande.

3. Nacionalizador, nacionalizante, nacionador, variantes provisionales que quisieran hacer hincapid en la dimensi6n expropiadora de la forma naci6n al mismo tiempo que distanciarse de campos seminticos bien definidos como nacionalista (referente a la apelaci6n sentimental y de arraigo) y nacional (delimitaci6n de fronteras, acumulaci6n hist6rica). La separaci6n de estos campos seminticos es necesaria e instructiva de la amplitud de interpelaciones suscitadas por el concepto; emotiva, irracional, normativa, juridica, etc.

4. El uso a lo largo de este trabajo del t6rmino "indio" obedece a la propia reformulaci6n de este tirmino al interior de las organizaciones de nacionalidades indias en el Ecuador. El movimiento indio ha decidido apropiarse de un tdrmino al que, despuds de cinco siglos de persecuci6n, explotaci6n, exclusi6n y genocidio, se asume con todo el peso hist6rico de su inscripci6n para resemantizarlo con contenidos nuevos, de resistencia y orgullo 6tnico. Visto asi, tbrminos "objetivos" o descriptivos y supuestamente mis apropiados hist6ricamente como indigena, aborigen, nativo o natural revelan sus alianzas con un racionalismo cientificista intimamente implicado en los diversos proyectos de dominaci6n desplegados desde un centro imperial.

5. Las Fuerzas Armadas Ecuatorianas han tenido un desarrollo particular en cuanto su manejo simultineo, despuds del "desastre de 1941" de una ideologia modernizadora y de una simbologia (aparentemente) arcaizante. De hecho las Fuerzas Armadas, desde su recuperaci6n y reorganizaci6n en la d6cada del cincuenta se sirvieron de figuras hist6ricas prehispinicas para ejemplificar las virtudes de la resistencia armada. Puesto que la mayoria de los pr6ceres y autinticos heroes independentistas eran de procedencia extranjera pareceria que no hubo otra alternativa para fundamentar una heroicidad que en el legado








81


indio, lo suficientemente distanciado del presente como para no compartir con 6ste la imagen derrotada y vencida del indio post-conquista. Asi, surgieron en todo rinc6n de la patria como figuras her6icas paradigm ticas los lugartenientes de Atahualpa en su espireo enfrentamiento con los soldados espafioles. Nombres como Epiclachima, Calicuchima y Rumifiahui constituyen una parte significativa de la parafemalia simb61lica blandida por las Fuerzas Armadas del Ecuador.

6. Es esto parte del proyecto que Carri6n persigui6 a lo largo de su vida. Por una parte esta la constataci6n de que la patria no es sino una entelequia, una ficci6n susceptible de ser redefinida en vias de su fortalecimiento; por otra estA el intimo convencimiento de que la patria no puede existir sin una teorizaci6n vertebradora de su dispersa aureola. A esto se afiade el uso popular de "cuento" como mentira, de lo que de hecho Carri6n estaba plenamente informado.

7. Sobre la indeterminaci6n gendrica (de gdnero sexual) en la cultura ecuatoriana viase la IV estrofa del himno nacional escrito por Juan Le6n Mera:

Cedi6 al fin la fiereza espafiola
y hoy joh Patria! tu libre existencia
Es la noble y magnifica herencia
Que nos dio el heroismo feliz
De las manos patemas la hubimos; Nadie intente arrancrnosla ahora;
Ni nuestra ira excitar vengadora Quiera, necio o audaz, contra si.

Mis all de la androginia sospechosa en la que habita la idea de la patria se constata una ambigiedad persistente en cuanto a la determinaci6n de una subjetividad masculina implicita en el acto hereditario. En otras palabras, la dualidad gendrica existente al interior del fen6meno patria se define a favor de las caracteristicas masculinas en el momento de entregarse la herencia de libertad al pueblo ecuatoriano. Es como si la doble identidad experimentada por el concepto patria se deshiciera en fragmentos sexuados al abordar determinadas actividades. Si esta 16gica es binaria, y todo apunta a que si lo es, las manos maternas serian capaces s6lo de recibir la gloria de la libertad (ver el coro de este mismo himno) debido a su propia inmaterialidad o intangibilidad, ergo: su incapacidad para el accionar politico.

Es interesante constatar al respecto que en Diciembre de 1948 y por decreto del Congreso de la Repfiblica, el himno nacional ecuatoriano y su texto se declaran intangibles.

8. Escf6chense por ejemplo, los siguientes vocerios de Carri6n:








82



Y acd en nuestra Amdrica, la de Bolivar, Hidalgo y Marti, tenemos un semillero de pequefias grandes patrias, que solo se contrahacen y desfigmran cuando les da por e dkiculo empefio. la grotesca pretensi6n de ser "Grandes Estados". (Trece afiostde culiura 15, el subrayado es nuestro)

Y mi all:
(Mi tierra) no pretende, no debe pretender una grandeza militar que conduzca al ridiculo.
(15)

V6ase tambidn la iltima estrofa del himno nacional del Ecuador donde se profesa una voluntad de suicidio antes que la aceptaci6n de la dominaci6n y la ocupaci6n de territorios:

Y si nuevas cadenas prepara
La injusticia de bArbara suerte,
IGran Pichincha! preven tfi la muerte
De la Patria y sus hijos al fin:
Hunde al punto en tus hondas entrafias
Cuanto existe en tu tierra: el tirano
Huelle solo cenizas, y en vano Busque rastro de serjunto a ti.

Tal vez los iltimos episodios de esta vinculaci6n extrafia en el espacio cultural ecuatoriano entre dominaci6n, sexualidad (en la nota anterior) y mutilaci6n sea el de Lorena Bobbit, ecuatoriana de pfiblica y conocida trayectoria internacional como actante de una gestualidad controvertida pero historiable en el imbito ecuatoriano y generadora de un culto popular a "Santa Lorena de Bucay". El "suicidio presidencial" de Abdald Bucaram, padrino de Lorena Bobbit y proponente de la castraci6n a los violadores en territorio ecuatoriano constituye otro caso.

9. T6rmino acufiado por Erika Silva en el Ecuador y que se refiere a la explosi6n narrativa de los afilos treinta en el Ecuador temAticamente vinculada con el realismo y politicamente implicadas con la denuncia. El terrigenismo se refiere a la vez a los aspectos del indigenismo que elevan al campesinado indio a la conciencia de las masas urbanas emergentes tanto como a la insistencia de esta narrativa en auscultar los territorios inexplorados del imaginario social ecuatoriano.

10. Lo nacional-popular es una noci6n de claro linaje gramsciano, bsicamente designa una imagen objetiva constituida por los valores que, proviniendo de los sectores subordinados de la poblaci6n, se articulan con los intereses de la naci6n en contraposici6n a los de una potencia hegem6nica imperialista. En el Ecuador el t6rmino es frecuentemente usado desde las postrimerias de los aflos sesenta por Agustin Cueva y es retomado por un grupo importante de criticos ecuatorianos de la cultura hoy en dia.








83


11. La vocaci6n de Icaza por ilustrar los postulados del psicoandlisis en forma narrativa es evidente desde sus inicios como escritor de obras de teatro en donde escenifica cuadros clAsicos que representan por ejemplo las personalidades introvertida y extrovertida sefialadas por Adler. La medico tratante y escritora argentina Eva Giberti ya public6 en los 60 un trabajo que considera el cuento "Cachorros", de un Icaza que recidn abrevaba las aguas de la narrativa, como una escenificaci6n detallada del complejo de Edipo, a partir sobre todo de Melanie Klein y la teoria de relaciones objetales. Las correspondencias de los personajes con los comportamientos descritos a nivel te6rico coinciden con absoluta certeza. En un trabajo anterior, "El psicoandilisis como presencia en la obra de Jorge Icaza", nos ocupamos de establecer un cuadro de sustituciones en la novelistica can6nica icaciana en donde las categorias fundamentales tanto del psicoanilis como del marxismo ocuparian, alternativamente, el cuadro intersubjetivo descrito por este autor ecuatoriano, la lucha de clases tal como se presentaba en los afios cuarenta y el universo narrativo del autor de Huasinungo.

12. Cfr los trabajos de Enrique Anderson Imbert Historia de la literatura latinoamericana de Fernando Alegria Breve historia de la novela hispanoamericana y de Luis Alberto Sanchez Proceso y contenido de la novela hispanoamericana. Tambi6n ver Carlos Fuentes "La nueva novela hispanoamericana". La mayoria de estos trabajos se escriben en la ddcada de los sesenta y su actitud de rechazo ante el realismo (primitivo, primario, teldrico, agrario o regionalista como se lo ha Ilamado, con criterio peyorativo, en distintos momentos) de alguna manera responde a la tendencia a considerar los origenes espontneos de la "nueva" narrativa latinoamericana que no cuenta con antecedentes ni raices. Adoum anota la tendencia obsesiva y casi paran6ica de la critica especializada de exaltar toda producci6n literaria juzgada novel e interesante en contraposici6n a la producci6n ingenua y burda del realismo a secas de los treinta. Cfr tambien a "francotiradores" en palabras de Adoum como Jean Franco en su An Introduction to Spanish American Literature.

13. Ver Jorge Enrique Adoum en su articulo "El realismo de la otra realidad" y Ram6n Xirau en su "Crisis del realismo" por ejemplo. De hecho la mayoria de articulos en el libro de donde provienen estos trabajos, America Latina en su literature. son como desbrozadores que preparan el suelo de la recepci6n para la comprensi6n concreta que significaba la "nueva narrativa" latinoamericana; y lo hacen en gran parte mediante una comparaci6n desfavorable de la nueva promoci6n literaria con los "vicios" de sus precursores realistas.

14. "Huasipunpo ostenta un lugar privilegiado en la literatura ecuatoriana. Tiene mis de 20 ediciones en lengua espafiola: traducciones a 16 idiomas: tres al francs, tres al portugu6s, dos al checo, tres al ingl6s, dos al ruso, una al italiano, al alemdn, al polaco, al sueco, al bilgaro, al hingaro, al serbocroata, al idisch, al ucrano, al japon6s y al rumano, una adaptaci6n al teatro y tres adaptaciones para nifios." (Villacis Molina 34). Am6n de las innumerables ediciones piratas emprendidas desde su canonizaci6n indirecta como libro de lectura obligatoria por el Ministerio de Educaci6n y Cultura en el Ecuador a partir de 1967.








84


15. Vdanse al respecto las siguientes afirmaciones de Alejandro Moreano:

En efecto, si bien la Revoluci6n Mexicana abri6 el ciclo de las revoluciones
democriticas en Amdrica Latina--que se cerraria con la revoluci6n
cubana-fue a partir de los 30 que los pueblos, independientemente de sus
burguesias, ingresaron en el escenario de la historia universal para afirmar el
derecho de Amrica a vivir su propia vida y a crear su propia cultura. La
lucha contra los d6spotas del Caribe y los desembarcos imperialistas, la
her6ica gesta de Sandino; las grandes movilizaciones revolucionarias de las
masas en la Guatemaladel periodo de Arbenz, la Bolivia del 52, la
Venezuela del 58; los procesos menos espectaculares del peronismo, el
Frente Popular chileno...: en el lapso 30-60 America Latina vivi6 la ilusi6n, gracias al heroismo de sus pueblos, del desarrollo de una sociedad burguesa nacionalmente libre y soberana y politicamente democritica, en el marco de
la economia capitalista internacional (Cueva, Literatura y conciencia
hist6rica 124).

16. Guillermo Bonfil Batalla denomina como "territorialidad simb6lica" a "la memoria hist6rica de un territorio original [que] desempefia un papel ideol6gico de primera importancia para los grupos que han visto disminuidos sus espacios como efecto de la dominaci6n colonial"(14); la pdrdida y la recuperaci6n hist6rica de esos territorios pareceria ser parte de lo que se observa en el aftn canonizador de los escritores terrigenistas y en la prolongaci6n agonizante de la pintura indigenista.

17. Comejo Polar llama la atenci6n sobre el hecho de que tanto como un movimiento de denuncia de una realidad lacerante e inadmisible, el indigenismo es una proyecci6n en el campo artistico de las exigencias de una clase media insurgente ocupada de fortalecer su posici6n al interior del Estado.

18. Sobre el desprecio ante el reciclaje indigenista ver, por ejemplo, Marta Traba Ade Latinoamericano Actual. Caracas: Editorial de la Universidad Central de Venezuela: 1972.

19. Como ejemplo de esto se podria ofrecer la anicdota legendaria del rechazo incondicional a un concurso nacional de las artes plisticas a la obra indigenista de Eduardo Kingman, el pintor nacional de mayor renombre en la actualidad, junto con Oswaldo Guayasamin (en gran parte debido a sus credenciales indigenistas) y su consagraci6n en el mismo concurso con la misma obra, un afio despuds (Castelo Kingman 34).

Sobre la colaboraci6n estrecha entre plistica y narrativa en los 30 y 40 seria interesante comprobar la gran cantidad de portadas de primeras ediciones de obras terrigenistas ilustradas por pintores de la misma tendencia, sobre todo en el grabado (Galo Galecio por ejemplo) y la tensi6n presente en el arte plistico y la literatura de esos afios entre experimentalismo y realismo. Esto se resolvi6 eventualmente, con la participaci6n activa de








85


la critica a favor del realismo. Sin embargo, aquel terreno esquivo de la colaboraci6n entre imagen y palabra nunca ha sido minado en bisqueda de respuestas a aquel momento decisivo de la narrativa ecuatoriana de este siglo.

20. Reconocemos que la presente lectura de dos fen6menos complejos y polif6nicos como el indigenismo pint6rico y el muralismo no se pueden reducir dentro de generalizaciones totalizantes, nuestra discusi6n estA referida mis bien a la circulaci6n de sus efectos discursivos y al legado critico del que, como movimiento, soportaron o usufructuaron segiin sea el caso, cada uno de sus participantes.

21. Si el indigenismo pint6rico recoge de forma narcisista las imgenes necesarias para el sostenimiento de una identidad completa, extema y totalizante, entonces esta ficci6n se instauraria a partir de residuos psiquicos, de asociaciones presentes en las manifestaciones artisticas. El indigenismo pldstico en el Ecuador por ejemplo, muestra un afin desproporcionado por pintar manos y pies grandes y anchos:

Para apreciar en su justo valor los cuadros de Kingman, es indispensable
prescindir por completo de las leyes de la proporci6n fijadas por los
maestros. Pero tampoco se pueden descubrir las tendencias modemistas
propiamente dichas ... Sus figuran muestran grandes manos. randes pies.
colgados de cuerpos que no coinciden, ni con el tamafio ni con la misma
posici6n, con lo que se denominan posiciones naturales ... En Kingman, lo
que tiene que buscar el observador desprevenido no es propiamente la
factura, ni la manera, a pesar de su evidente originalidad. Tiene que buscar,
para descubrir el intimo contenido de sus cuadros, el alma indigena, el
sufrimiento y el padecer de los aborigenes...(Rodriguez Castelo Kingman
88)

La traducci6n del griego de Edipo es, por supuesto, "pies hinchados" y la vinculaci6n del narcisismo con su representaci6n visual en las artes plisticas ecuatorianas es una tarea ain por emprenderse. A pesar de ello, no seria mucho aventurarse a adivinar la presencia de tecnologias disciplinarias en ese mundo asociativo.

Por otro lado resultaria interesante indagar en el doble papel que juega la critica plstica en el Ecuador. Segfin John Berger, esta critica no solo tendria que encargarse de gestionar una acumulaci6n simb6lica originaria para la capitalizaci6n y valoraci6n de la plistica nacional sino simultineamente, suministrar una 16gica propietaria para su consumo (32).

22. Ver la siguiente cita de Dorothy Chaplik:

His luck changed with the arrival in Ecuador of a North American visitor,
Nelson Rockefeller. At the time, Rockefeller was Coordinator for InterAmerican Affairs and he happened to attend Guayasamin's first one-man







86


show in Quito. Rockefeller spent two hours looking at the paintings and
took four of five away with him. Within a week a check arrived for 30,000
sucres, a large sum of money. It was the high point of Guayasamin's career, since few people in his country understood his work at the time, and he was
selling pictures cheaply. (109)

23. Es interesante aqui constatar que la forma dominante de discusi6n de la validez de los preceptos del realismo socialista se ejecuta a nivel epistolar. Como corolario ecuatoriano de la famosa pol6mica entre Lukics y Brecht (de la cual LukAcs no tuvo noticia durante su vida) sobre la estrategia apropiada para operativizar una estitica a la vez efectiva y comprometida con los postulados de la revoluci6n mundial se da el caso del tambi6n famoso (en los medios estrechisimos del submundo intelectual ecuatoriano) intercambio epistolar entre la contrapartida de Lukics, Joaquin Gallegos Lara, militante comunista de la Costa ecuatoriana y realista "duro" y el lojano Pablo Palacio, socialista, y como Brecht, reacio a aceptar la disciplina formulaica preceptista. Palacio rebati6 la ret6rica cansina de Gallegos Lara con su famosa frase--emblemtica hoy en dia- de que antes que denunciar una realidad opresora lo que habria que hacer es agotarla: ". .. y este Ailtimo punto de vista es el que me corresponde: el descr6dito de las realidades presentes, descrddito que Gallegos mismo encuentra a medias admirativo, a medias repelente, porque esto es justamente lo que queria: invitar al asco de nuestra verdad actual" (Obras Completas 78).

24. La frase "cinco como un pufio" la acufi6 Alfredo Pareja Diezcanseco en emocionante discurso en los funerales de Jos6 de la Cuadra, extraordinario cuentista guayaquilefio que falleci6 a edad temprana y uno de los precursores del realismo migico en el continente. Esta frase, evocadora de la solidaridad political y humana entre estos intelectuales de punta (que trabajaron en un Ecuador de principios de siglo en donde su fuerza de trabajo no era remunerada en mayor cuantia que la de los pequefios artesanos y que por consiguiente coincidi6 con los sectores sociales oprimidos) no ha sido asociada antes con la sugerencia que reverbera desde la institucionalizaci6n posterior de su creaci6n artistica en detrimento de la producci6n igualmente importante pero experimentalista de escritores marginalizados por el realismo. En otras palabras el pufio formado por los cinco grandes escritores guayaquilefios (De la Cuadra, Aguilera Malta, Gil Gilbert, Pareja Diezcanseco y Gallegos Lara) tambi6n merece asociarse con la violentaci6n disciplinaria ejercida por la canonizaci6n de un segmento de la literatura nacional en detrimento de otros. Esta violentaci6n y no violencia puesto que nos referimos, despu6s de todo, a un efecto de la percepci6n y no a un hecho lesivo en la realidad, tambi6n podria concebirse en t6rminos ret6ricos, por la presentaci6n de un lenguaje vernrculo y sexuado al interior de una literariedad que hasta 1930, fecha de publicaci6n de Los que se van. no habia experimentado el carajazo ni la buena puteada. La violencia tambidn podria concebirse en tdrminos regionales, paralelos a los de la disputa oligdrquica de los treinta entre Sierra y Costa, entre un modelo latifundista orientado hacia el consumo intemo y la conservaci6n de






87



formas de producci6n pre-capitalistas y un modelo agroexportador (de plantaciones) de estrecha vinculaci6n con los mercados internacionales.

25. Ver el siguiente juicio que para Gallegos Lara se merecen los trabajadores intelectuales en el regimenn semifeudal y semicolonial del Ecuador" de los afios treinta: "Como resultado de las condiciones econ6micas de su vida los intelectuales del Ecuador, salvo una minoria de honestos y pobres, tienen un temperamento de prostitutas" (Vintimilla 311).

Y cotejar con el juicio del mejicano Jos6 Revueltas, coetineo comunista de Gallegos: "Si tropezamos con un intelectual, nos encontraremos, salvo excepciones, con un ser complicado y astuto, torturado de la manera mas increible por el infierno de la vanidad, retorcido, envidioso y Ileno de oscuras represiones" (citado en Vintimilla 311).

Ver tambi6n el intercambio epistolar en los diarios de la 6poca entre Joaquin Gallegos Lara y Jorge Hugo Rengel, nuevamente comunistas y socialistas enfrentados ante la disyuntiva del liderazgo que el proletariado o la burguesia deben Ilevar en la realizaci6n de la transformaci6n magna de la sociedad visualizada por ambos partidos.

26. Bonilla anota:

De hecho no fueron los instrumentos legales de protecci6n social solamente aquellos que fueron inspirados por los intelectuales socialistas, sino procesos
generales de modernizaci6n tales como por ejemplo la institucionalizaci6n
del sistema finaciero ecuatoriano a partir de la revoluci6n Juliana. Luis Napoleon Dillon, uno de los fundadores es protagonista central en estos
sucesos y allegado a la misi6n Kemmerer. .. El C6digo de Trabajo fue
expedido en 1937, asi como la Ley de Ensefianza Superior durante el
gobierno del general Alberto Enriquez Gallo quien se declaraba socialista y gobernaba en colaboraci6n con el partido. Socialistas crearon el Ministerio
de Previsi6n Social (1937), asi como la Casa de la Cultura Ecuatoriana
(1945) (124-125).

27. Asi, por ejemplo, dice Erika Silva, "Jos6 de la Cuadra concordaba con Pio Jaramillo Alvarado en que 'hay que salvar al indio, pero tambi6n hay que salvar al Ecuador del indio', afiadiendo: 'Colocado asi el asunto, se aclaran los caminos que conducen a su resoluci6n"' ("Naci6n" 288).

28. Una breve explicaci6n de este titular altisonante. Ontopologia es un tdrmino empleado por Derrida para sefialar la vinculaci6n "esencialista" entre lugar y ser que caracteriza el discurso nacionalista; Atahualpia es uno de los nombres provisorios que se sugiri6 en las postrimerias de la Independencia para designar la extensi6n territorial que hoy se conoce con el nombre del Ecuador.





88


Derrida: "By ontopology we mean an axiomatics linking indissociably the ontological value of present-being [on] to its situation, to the stable and presentable determination of a locality, the topos of territory, native soil, city, body in general". (Specters of Marx 82)

P6lit Ortiz:

En el aiio de 1823 se produjo una matanza de gentes del pueblo de Quito por la soldadesca forinea ... Al afio siguiente, en los primeros meses de 1824 el
cabildo y la Diputaci6n de Quito asumieron con energia la defensa de los
pueblos violentados y los cabildantes fueron encarcelados y vejados. El
Libertador rechaz6 la protesta, pero la Corte Superior declar6 ilegal e
infundada la acusaci6n del Libertador contra ellas. Entre los que protestaban figuraban antiguos patriotas del 10 de Agosto que anhelaban una Patria libre
a la que querian lamar Atahualpia. (44)

29. La iltima acci6n limitrofe se realiz6 en 1994, en la llamada "guerra del Cenepa" en donde el gobierno ecuatoriano de turno reconoci6 la validez (juridica) aunque no la legitimidad del Protocolo de Rio de Janeiro suscrito en la conferencia general de cancilleres americanos y convocado a prop6sito de la unidad continental que E.E.U.U reclamaba de Latinoamerica despu6s de los acontecimientos de Puerto Perla.

30. VWase la identidad futbolistica que describe el dirigente socialista Pedro Saad H.:

Jaime Rold6s siente a su generaci6n como un marco de referencia. Sabe que seria una exageraci6n decir que somos hijos del Protocolo de Rio, pero sabe tambien que somos sus herederos. Sin beneficio de inventario. Quienes han
pagado sus deudas ... Que hasta 1941 tuvimos una literatura floreciente.
Una pintura que buscaba la tierra. Un deporte digno ... Que desde 1942
somos un pais, una generaci6n, que ha vivido con el estigma de algo peor
que la derrota. Con la marca de la fuga frente al enemigo. Con las cicatrices indelebles que deja la cobardia. Que desde entonces somos un pais perdedor.
Tan perdedor que, cuando perdemos 1 a 0, casi creemos que lo hemos hecho
bien. Que casi no perdimos. Que empatamos. (Silva, Mits 21)


31. En los afios 70 el entonces dictador Guillermo Rodriguez Lara "Bombita" en su caracterizaci6n popular, mientras apelaba al ancestro indigena de todos los ecuatorianos decia: "No hay mis problema en relaci6n con los indigenas ... todos nosotros pasamos a ser blancos cuando aceptamos las metas de la cultura nacional" (Stutzman 177).

32. Dice Carri6n, "Que el cuento de la Patria nos sirva para combatir el mal mayor, la maxima dolencia de nuestro pueblo: la tristeza ... Que el cuento de la Patria combata el








89



derrotismo inhibidor, al complejo--vaya palabrita esta para pedante--de inferioridad, que se ha convertido en un mal nacional .. ." (20-23)

33. Aunque Rousseau es mis conocido por sus pronunciamientos al respecto en su Contrato Social fue mucho mis enf~tico en su poco conocida El gobierno de Polonia donde dice: "Large populations, vast territories! There you have the first and foremost reason for the misfortunes of all of mankind... almost all small states, republics and monarchies alike, prosper simply because they are small. ." (citado en Petersen 25).

Ver tambidn a Montesquieu en el espiritu de las leyes: "It is natural to a republic to have only a small territory; otherwise it cannot exist" (citado en Petersen 29).

34. Una intertextualidad grosera que no hemos podido esclarecer en el trifico real de discursos entre Carri6n y el intelectual venezolano Mariano Pic6n Salas augura una cierta diseminaci6n de la aporia de la gran naci6n pequefia en la ddcada de los 40. Este iltimo autor escribi6 y pronunci6 un discurso de graduaci6n en la Universidad de Puerto Rico en 1947 titulado "Apologia de la pequefia naci6n" que coincide en mucho con los escritos del ecuatoriano.

35. Dice Galo Ram6n:

La hacienda, a pesar de sus vias mis o menos violentas de constituci6n y
despojo de la tierra india, se convirti6 en la inica instituci6n con capacidad
de reemplazar a los desarticulados sefiorios y parcialidades andinas. Una
opci6n muy realista por parte de la enorme poblaci6n indigena vinculada a
las haciendas, fue convertir a esta instituci6n en el sitio de una renovada
resistencia 6tnica. Vale decir, convertir a la hacienda en el lugar de
reconstituci6n de la desarticulada organizaci6n indigena, en el sitio de la
reconstituci6n de un poder indio que lograria negociar con el poder
dominante, buscar un "pacto social" que garantizara su supervivencia, y una
mediaci6n manejable con el Estado y sociedad coloniales, pero sobre todo,
un sitio en el que la cultura anddina lograra inundar al dominante,
imponi6ndole normas andinas de relaci6n y funcionamiento. A cambio, la
hacienda quedaria legitimada como un poder aceptable y aceptado por la sociedad india. Reto casi inaudito que las nuevas investigaciones sobre la
hacienda en el Ecuador, nos muestran como relativamente viable a pesar de que los hacendados se creian duefios de la tierra, de los indios, del poder, la
religi6n y la cultura. (58)

36. Dice Gonzlez Surez en su Historia General de la Repiblica del Ecuador:

Cuando se formaba poco a poco en el suelo ecuatoriano la nueva colonia, la
principal parte de la poblaci6n la constitulan los indios, muchisimo mis








90


numerosos entonces que ahora; el ndimero de europeos era todavia
relativamente corto: las familias que los espafioles habian formado estaban
en la flor de la vida, y del abrazo de la raza europea con la raza americana
iba brotando una generaci6n Ilena de vigor y dispuesta para lanzarse a
empresas aventuradas (2:22).

En su Pastoral sobre la evangelizaci6n de los indios dird: "Mientras el indio conserve su lengua materna propia, su civilizaci6n, serd moralmente imposible el buen 6xito de toda reforma" (398).

37. Habria aqui que desbrozar la vegetaci6n tupida, entrelazada y casi simbi6tica en sus relaciones de dependencia de hebras discursivas de distinto calibre y trazo para poder entender, hasta el presente, la recepci6n de la obra del Padre Velasco.

38. Habla Galo Ram6n:

El levantamiento indio de junio del 90 confirm6 un proceso que lo
sentiamos latir por todos los poros del Ecuador: una poderosa revitalizaci6n
de los pueblos indios, que se ha operado en medio y a pesar de la
modernizaci6n que ha experimentado el pais. Es la emergencia renovada de
un pueblo antiguo que se contemporaniza para cuestionarlo todo. M.s que
eso, para proponemos un nuevo paradigma societal. No se trata de la
reacci6n conservadora de un pensamiento tradicional del pasado frente a la modemidad, sino de una critica radical a la modemidad capitalista, desde la
experiencia milenaria y la fuerza moral de un pueblo oprimido que resiste,
en cuya prActica ha ido desarrollando planteamientos innovadores para el presente, que nos caen como aguacero andino en una tierra sedienta, seca,
con crisis de paradigmas inspiradores. (313)

39. Para Ram6n, la larga tradici6n intelectual ecuatoriana de subestimaci6n del potencial indio como actor politico se perpetu6 hasta los sesenta, momento en el cual los modems estudios agrarios "se estructuraran en tres lineas de pensamiento: la del agrarismo radical y de denuncia, la antropologia cultural y las visiones cepalinas"(31). Dice este autor que tanto el agrarismo radical como la vision cepalina interpretaron la cuesti6n agraria desde los paradigmas de modernizaci6n, dependencia y oposici6n clasista para llegar a la misma conclusi6n: "la sociedad campesina tradicional, percibida como clase en descomposici6n, sin potencial hist6rico alguno, fue considerada un obsticulo para el desarrollo" (32). La otra tradici6n interpretativa del mundo rural, la antropologia cultural, plante6 la existencia de los indios. "Existencia pero no vigencia". (33)








91



40. Guillermo G6mez Pefia: ilustra esto en parte, "the border is not an abyss that will save us from threatening othemess but a place where ... otherness yields, becomes us and therefore [becomes] comprehensible" (150).

41. Dice Celina Manzoni al respecto: "Es el ciclo conocido como 'novela de la tierra', cuyos origenes quizis podrian remontarse a Los de abaio (1916) de Mariano Azuela y que fue cristalizado hacia 1936 cuando Juan Marinello califica de 'novelas ejemplares' a La vorigine (1924), del colombiano Jos6 Eustasio Rivera, Don Segundo Sombra (1926), de Ricardo Giliraldes y Doiia Brbara (1929), de R6mulo Gallegos. Jerarquiza el ciclo y lo valida, condensa un momento y a la vez alienta una profusa producci6n critica que toma la delantera en relaci6n con la autorizaci6n de un canon cuyos efectos lilegan no sin vigor hasta 1963" (13).

42. Dos ejemplos conocidos en esta linea son el Calibin de Fernandez Retamar, discurso que es a la vez una demostraci6n de resistencia, "una problematizaci6n de los paradigmas metropolitanos, una critica del poder neocolonial, un discurso de unificaci6n, solidaridad continental y homogenizaci6n" en palabras de Chanady y lo real maravilloso, reclamaci6n de una realidad americana que expropia al surrealismo francs de toda aspiraci6n genuina en sus planteos. En el terreno mucho mis domdstico del Ecuador una prueba fehaciente del otro como colonizador es la reciente muestra de "literatura infantil" elaborada por Hernin Rodriguez Castelo Historia de dos vecinos en donde el problema limitrofe ecuatoriano se reduce en una horripilante y cAustica operaci6n al conflicto entre buenos y malos.

43. Dice Galo Ram6n: "Parecia que la identidad mestiza creada como contraimagen del indio en el siglo XIX, ya no necesitaba de la imagen del otro para ser ella misma, aunque todavia habia personajes que consideraban que la supuesta afici6n a la vagancia, al alcoholismo, la mentira y el latrocinio que 'caracterizarian' a los mestizos provenia de la raza india" (1).

Obs6rvese la frase extendida en indoamdrica tambidn de "salir el indio" en un momento de exasperaci6n.

44. Entendemos por postestructuralismo el corpus extenso y heterog6neo de literatura y teoria cultural producido en los iltimos veinticinco afios que integra los planteamientos de pensadores europeos contemporineos como Foucault y Derrida. Esta definici6n de trabajo es, desde luego, simplista y estA por supuesto, abierta a reconceptualizaciones futuras.

45. Esta distinci6n minima entre productor y extractor va hacia la especializaci6n y al desempleo en la actualidad de la mano de obra literaria y a la existencia de un ej6rcito critico de reserva, igualmente dispuesto a minar las canteras del significado pero con distinta inscripci6n institucional.

46. La siguiente cita de Alberto Moreira nos parece que traspasa el coraz6n de este asunto:







92



"'Un pensamiento propio, una cultura propia' are never too far from being a thought of the proper, and a culture of property" (204).

47. El uso del diminutivo en la serrania ecuatoriana esti fuertemente influenciado por su proximidad con el quichua donde su referencialidad apunta mis a la deferencia que al minimalismo. Ver por ejemplo Humberto Toscano, El Espafiol en el Ecuador.

48. En The Post-Colonial Critic: Interviews. Strategies. Dialogues y Spcters of Marx: The State of the Debt. The Work of Mourning and The New International respectivamente.

49. Si el sujeto colectivo es constistente con una patologia esquizofrdnica como en el caso del sindrome de personalidades miltiples (SPM), la terapia constituiria en el primero de los casos (el de la identidad mim6tica) en privilegiar una de las personalidades existentes o una identidad personal sobre las dembs, cuyo destino seria ser reprimidas, o lo que es lo mismo racionalizadas hasta la desaparici6n. En el segundo caso (el de la identidad contestataria) la terapia consistiria en identificar y rechazar las personalidades inaut6nticas, bastardas y ficticias en aras de extraditarlas a zonas inh6spitas del inconsciente y de entablar una dicotomia conveniente que legitime su expulsion. El tercer caso (el de la identidad hibrida) seria simplemente o dificilmente, por las buenas o por las malas, la conciliaci6n de estas voces dispares y el cuarto caso (el de la identidad plural) el rechazo del poder del terapeuta, del entorno terap6utico mismo y hasta de la misma categoria de enfermedad.















HACIA UNA ALTERNATIVA ESENCIAL



Lo que sigue son algunas reflexiones, parciales e inacabadas, provisionales en todo caso, de un modelo altemativo para concebir de la identidad cultural ecuatoriana. Consideraciones en tomo a la moneda nacional y al proceso de significaci6n que es posible imaginar a partir de este objeto cultural.

De antemano nos parece itil repetir la importante distinci6n que Raymond Williams hace entre proyecto y formaci6n, aunque en un contexto harto distinto del presente:

The relation between a project and a formation is always decisive; and ...
the emphasis of Cultural Studies is precisely that it engages with both ...
We have to look at what kind of formation it was from which the project of
Cultural Studies developed, and then the changes of formation that produced different definitions of that project... [W]hat is happening each time is that
a formation in a given general relationship to its society is taking what you
could otherwise trace as a project with certain continuities, and in fact
altering it, not necessarily for the better. There have been as many reversions
as there have been advances (citado en Grossberg 4-5).
En otras palabras, no toda formaci6n (social, cultural, literaria) mantiene su lealtad a un proyecto ni todo proyecto es posible al interior de una formaci6n social determinada. En el caso ecuatoriano, la articulaci6n variada e hibrida de los diferentes proyectos de dominaci6n politica a lo largo de la historia republicana y sobre todo al interior de los procesos de urbanizaci6n del presente siglo, sufre importantes modificaciones de enunciaci6n (coyunturales como en el caso de los partidos politicos y el fen6meno del populismo) y de recepci6n (formales como en el caso de la representaci6n del sujeto




93




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID E74WIMSKZ_LHM6CZ INGEST_TIME 2015-01-06T21:04:02Z PACKAGE AA00026550_00001
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES



PAGE 1

IDENTIDAD CAMBIARA E HISTORIA LITERARIA EN EL DISCURSO ECUATORIANO SOBRE LA CULTURA By ALVARO .U.HMAN A OISSERTAnON i^RESENTED TO TKE GRADUATE SCHOOL OF THE I^NVERSITY C^' FLORIDA !N PART AL FULFILLMENT OF THE REQUREMENTS FOR THE DEGREE OF DOCTOR OF PHLOSOPHY UNVERSITY OF FLORIDA 1997

PAGE 2

Y as. qu poda engendrar el estril y mal cultivado ingenio mo, sino la historia de un hijo seco, avellanado, antojadizo y lleno de pensamientos varios y nunca imaginados de otro alguno, bien como quien se engendr en una crcel, donde toda incomodidad tiene ji; asiente y donde todo triste ruido hace su habitacin? Miguel de Cervantes Saavedra El ingenioso hidalgo Don Quijote de la M anc ha

PAGE 3

ACKNO WLEDGEMENTS I would like to thank Dr. Edward Baker fbr his invaluable support as chair of my commirtee. Mis acute commentary and his personal interest in my well-being and that of my faniily is especially appreciated and valued. Dr. Monserrat Ordoez influenced me during her brief stay as a visiting professor at the University of Florida, and gave me a glimpse into what it means to be a literary critic working in Latin America. Chris Waldron played a great part in this work as wcW, his compuer savvy helped me to assemble a docunient I feared at times was direiy resisting unification. I would also like to thank my friends Francisco Busamante and Liliana Dorado for their supporl and solidarity as gradate students, and for their companionship in the sometimes isolaed tasks o thinking Latn America froni the outside. My gratitude goes as well to my daughiers Lia anri Anah and my companion Beatriz, v/hose pictures and gestures si-are the same sheives with those books .ha iuive been central to his work and wlicsc occasional tterance has somehow found its way into these pages. Finally, I would like to acknowledge my primary sources of inspiration in compleiing his work; Hugo Alemn Fierro, poet, grandfather and literary historian; Mano Alemn, dipiomat, father and occasional author and Mary EUen Fiewegger. traveller, friend and inhabitan of a textual Ecuador and dweiler and defender of the rain foress OI the world. iii

PAGE 4

TABLE OF CONTENTS page ACKNOWLEDGEMENTS i ABSTRACT vi CHAPTERS INTRODUCCION 1 LA IDENTIDAD CULTURAL ECUATORIANA COMO PROBLEMA DE AUTENTICIDAD 6 Sexualidad e Identidad Cultural 14 Precisiones Terminolgicas 16 Intertexualidad y Terrigenismo 2C Ontopologa en Atahualpa 44 Pluralidad Idntica 52 Una Nueva Propuesta: El Humanismo Andino 56 Alteridad y Diferencia 61 Hacia una Identidad Dentada 68 Privilegio Crtico y Nacionalidad 69 (Id)entidad Teraputica 77 Notas 79 HACA UNA ALTERNATIVA ESENCIAL 93 Fenomenologa del Sucre 95 Historia Numismtica del Ecuador 103 Los Cuentos (y las Cuentas) de la Nacin 1 i 1 Los Billetes como Paneles i Los Billetes en Secuencia 123 Los Biiietes como Entrega 1 26 El Cambio de Paradigma 1 j 1 Notas 138

PAGE 5

LA IDENTIDAD LITERARIA ECUATORIANA A TRAVES DE LA HISTORIA 145 Juan Len Mera o la Historia de la Liquidez Literaria 153 Aurelio Espinosa Plit o la Historia de la Restauracin de un Privilegio ...164 Isaac J. Baxrera o la Historia de una Acumulacin Literaria 177 La periodizacin en la Historia Literaria Ecuatoriana: Un Problema Engorroso 1S5 Notas 206 LA VERTICALIDAD LITERARIA 212 La Verticalidad como Diagrama y T[rlopos 225 Notas 233 CONCLUSIONES 234 Notas 24" BIBLIOGRAPHY 247 BIOGRAPHICAL SKETCH 260

PAGE 6

Absuact or Dissertation Presented o the Gradate School ofthe University of Florida i Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy IDENTIDAD CAMBIARIA E HISTORIA LITERARIA EN EL DISCURSO ECUATORIANO SOBRE LA CULTURA By Alvaro Alemn August, 1997 Chairman: Dr. Edward Baker Major Department: Romance Languages and Literatures Tliis dissertation is written in Spariish, it deals wih the historical specificity of the appearance in Ecuador, in the XIX and XX centuries, of two distinc types of discursive practices: literary history and cultural and'or national identity The stud}' dea with the historiographic record as the site for the emergence and articulation of a discourse focused on cultural identity that, with the passage of time, will give way to literal)' preoccupations with the subject matter and produce a "literary identity" that occurs within the pages, and the classificatory schernes of literary histories. The study identifies and characterizes the historical pracice of both discursive fields; literary history and discourse on national identity and then posits a critique of these practices in lerms of a restnicuring of heir doniain so as o accommodate the ethnic and cultural diversity that characterizes ¡he Ecuadorian nation. Each section i.s foilowed by a specific, altcmative mode of e.Kistence of thest; discursive forms. In the case of cultural identity, a luid, shifdng. monetary identity is proposed on the model of the continuousiy changing represe.ntations of currency in the context of the Latn

PAGE 7

Amencan economic crisis n the case of the writing of literary history, the Andean model of verticality proposed by the anthropologist John Murra is seen as an fruitful model of interpreation for Ecuadorian cultural production and for the accommodation of literary and cuitural diversity. Finally, the study proposes ways to mobilize criticism in the service and promotion of diversity. first by positing the constructed and voluntarisi nature of discourse dealing with identity and secondly by insi sting on the historicity of those cultural practices associated with the writing of literary history. A constructive and pertinent historicity is then posited as the result of a valid critique of cultural homogeneity.

PAGE 8

INTRODUCCION Este estudio parte de una reflexin sostenida para entender las relaciones existentes entre identidad cultural, historia literaria y formacin nacional ecuatoriana desde el punto de vista de una crtica cultural historicista compron-ietida coa el presente. El objetivo que nos trazamos es el de sealar el poder modlico de las formaciones discursivas llamadas, respectivamente historia literaria e identidad cultural o naciona!. A nuestro parecer, el despliegue textual de este tipo de discurso ha promovido en el Ecuador, histricamente, una lectura que ha ido perfeccionndose con el paso del tiempo y que ha facilitado el proceso de dominacin a! trasladar ei debate al teneno resbaladizo pero inflexible de la nacin. En palabras sencillas, las tendencias anexionistas y totalizantes que caracterizan el discurso nacionalista, su capacidad de saturar argumentaciones y sistemas del pensamiento hasta convertirse de antemino y siempre en signo positivo ha constituido el filtro inteipretativo bsico para aprehender la especificidad cultural ecuatoriana ya sea en su forma bruta y "esencial" o en versin argurnenial. como proceso narrativo historiable. En este contexto, nuestra preocupacin sigue una trayectoria similar en cada una de las instancias expositivas, tuscamos primero presentar la existencia y evolucin de estas formas discursivas para despus caracterizaisu modo de representacin de la realidad, su sedimentacin, anquilosamiento o pervivencia a nivel ideolgico. Jn tercer 1

PAGE 9

movimiento acompaa estas disquisiciones: el adelanto de un modelo alternativo, la presentacin de una opcin distinta en la concepcin y el manejo de identidad cultural e historia literaria. La coniplementariedad de las formaciones discursivas que constituyen el eje temtico de este estadio es evidente en varios frentes. Hasta cierto punto la identidad cultural concebida como expresin selectiva de la cultura denominada alta, no puede ser aprehendida sino en la fonna reificada, aunque cmplice, de la obra artstica y con frecuencia sorprendente, de la obra literaria. A esto nos referimos al hablar de una "identidad literaria"; por un lado a una abstraccin ontolgica que adquiere corporiedad en una obra detenrxinada de factura "'literaria", por otro al producto final que emerge de las historias de la literatura practicadas en el Ecuador: una sntesis de la totalidad del proceso cultural rescatable como escritura representativa y que arroja, invariablemente, un saldo edificante traducible a, o trocable en identidad cultural. No querernos decir con esto que tanto la discursividad referida a las historias literarias tanto como aquella que tiene como objeto exclusivo la identidad cultural son reducibles la una a la otra; sus puntos de convergencia en realidad son atribuibles en parte a que ambas formaciones discursivas derivan de un mismo telos de defensa y de legitimidad del espacio nacional. Por otro lado, la reordenacin que planteamos en torno de estos discursos est supeditada a una reconceptualizacin de la nacin capaz de desligarse del Estado. El bagaje terico que desempacamos en este estudio es eclctico, buscamos aprovechar la riqueza de enfoques disponibles para el anlisis histrico y textual aunque abundamos sobremanera en dos vertientes: el marxismo y el psicoanlisis. Esto es as

PAGE 10

3 porque el discurso sobre identidad cultural (y sobre la identidad literaria que se desprende de la lectura de las historias de la literatura) constituye una prctica que, como dice Foucault a propsito justamente de Marx y Freud como "iniciadores de pcticas discursivas", postula "posibilidades infinitas para el discurso"(131). Con esto queremos enfatizar la longevidad y la persistencia de la preocupacin latinoamericana por la identidad y al mismo tiempo identificar una matriz "procesadora" de un discurso, aparentemente, inagotable. Nuestra incursin dentro del campo terico -ecuentado por estas dos grandes tendencias no apunta a deslegitimarlas como instrumentos inadecuados o como mquinas discursivas obsoletas productoras de homogeneidad retrica. Al contrario, creemos que en el Ecuador, la discusin sobre estos temas ha eludido en su mayor parte los mismos instrumentos tericos que posibilitaron su aparicin y que todo intento de esclarecer estos asuntos tiene que pasar revista, en trminos hermenuticos, por la tropa conceptual y por los tropos movilizados a partir del psicoanlis y el marxismo. En este sentido adelantamos la nocin del realismo social como superficie especular en donde una emergente clase media compradora (ecuatoriana y latinoamericana) se contempla (de forma narcisista) como protagonistas y catalistas a la vez, de los grandes procesos de modernizacin de la regin. De igual manera adelantamos la idea de diferentes "etapas" de acumulacin originaria en el Ecuador, etapas no .solo referidas al proceso de extraccin de riqueza y de eliminacin de modos de produccin precapitalisas sino tambin a la acumulacin de materiales simblicos, literarios y crticos para la constitucin de la nacin.

PAGE 11

4 Nuestros plarueamientos aparecen como pulsaciones irregulares de un ejercicio crtico a momentos desorientado (y hasta deslumhrado) por las posibilidades interpretativas que surgen a raz de planteamientos posmodemos (como la deconstruccin del sujeto y del discurso y la lgica de la identidad) y la sobriedad a fortiori experimentada en espreos viajes a nuestro pas (chuchaqui es la palabra quichua ms descriptiva de este estado de cosas) en momentos en que su aplicacin (la de esras tcticas) adquira una irrealidad casi lmbica. La tensin irresuelta y nuestra relacin aprehensiva con el post-modemismo no obstante, hemos intentado ceimos a una visin desconforme con la situacin socio-literaria imperante en el Ecuador con el fin de resaltar el carcter constructi vista tanto de la historia literaria como del discurso sobre identidad cultural. Si estos sistemas ofrecen un perfil reconocible, que hemos intentado historiar hasta cierto punto, es cierto tambin que a pesaide existir en la fonna de relatos, ficciones y relaciones arbitrarias entre sujetos y objetos sociales e histricos, su impacto a nivel social ha sido, y sigue siendo considerable. En este sentido pensamos que no es suficiente emitir una crtica efectiva sino dotar a sta de una alternativa tangible capaz de ilustrar las direcciones posibles que estos discursos pueden habi(li)tar. Estamos plenamente conscientes de las limitaciones en las que nicurren nuestras propuestas sobre una identidad monetaria en continua depreciacin y una historia literaria instaurada en la verticalidad andina como trasfondo paradigmtico para plasmar la heterogeneidad cultural y literaria del pas; pensamos sin embargo, que esta empresa corresponde al papel social del crtico. No creemos en la crtica (ni en la teora) como armas exclusivamente de ¡ucha (aunque la contienda interpretativa entre sectores sociales tambis es una rea de

PAGE 12

gran importancia); creemos en la necesidad de rechazar una crtica oportunista y/o preciosista y de reemplazarla con ios bruscos escarceos de personas interesadas en promover y proponer ai conjunto de la sociedad, fnnulas, modelos, sueos e ilusiones que, con colaboracin y aportes colectivos, con crticas y palizas institucionales y cotidianas, con el enriquecimiento que surge de actos de solidaridad, sean capaces de aportar al complejo pero necesario proceso de transformacin social necesario para la supervivencia de propios y ajenos. El enfoque a lo largo de todo este estudio no ha dejado de ser la realidad ecuatoriana, tanto en su vertiente de atrofia acadmica endmica como al mbito ms placentero del lector comn ecuatoriano (en vas de extincin como la biodiversidad de los mismos bosques nublados que Mera describi en su Cumand hace casi 120 aos). Esto explica en parte la restriccin de la discusin a un entorno regional aunque esperamos que no domstico y la reticencia a "traducir" (en varios sentidos) los pormenores y puntos finos de aspectos de la cultura ecuatoriana que -de hacerlo— quedaran reducidos a "folklore" en el sentido gramsciano de "concepcin del mundo no elaborada y asistemtica" (329). En este sentido, pensamos en nuestros modestos aportes como el inicio de una reflexin que con el tiempo y la mano de (esperamos) mltiples colaboradores, pueda seivir en algo para repensar la realidad nacional en aras de tolerar y, quin sabe, hasta fraternizar, con la diversidad.

PAGE 13

LA IDENTIDAD CULTURAL ECUATORIANA COMO PROBLEMA DE AUTENTICIDAD Pre guntan de donde soy y no s qu responder De tanto no tener nada, no tengo de donde ser. Jorge Enrique Adoum. Cuadernos de i ATierra^ El problema de identidad se presenta en latinoamrica como una necesidad incontestable para legitimar la nueva institucionalidad que aparece a paitir del proceso de Independencia. Constituye un requerimiento interno en cuanto busca cohesionar y articular el proyecto de dominacin de los nuevos cuadros dirige.ates tanto como una necesidad externa que requiere de la especificidad de la experiencia y el territorio ecuatorianos. La percepcin de esta problemtica con'esponde al perodo formativo de la nacionalidad ecuatoriana. Se podiia decir que ia identidad que se persigue (y que logra ser apresada/' imaginada furtivamente en la eleccin de smbolos y parafemaiia patrios) est supeditada a una especie de urgencia imaginativa, y por lo tanto en un primer momento fundacional, reacciona con una especie de hon-or al vaco ideolgico, inscribiendo al pas plenamente dentro de los ideales del racionalismo cientificista de la ilustracin que caracteriza el clima intelectual del primer tercio del siglo XIX. De hecho, una vez que los 6

PAGE 14

7 territorios que despus se llamaran Ecuador se separan de la Gran Colombia en 1830, y que se convoca a una asamblea constituyente en Riobamba para— entre otras cosas — llegar a un acuerdo sobre la denominacin del emergente pas, hay un consenso unnime al momento de dar un apelativo a estos territorios (Plit Ortiz 68). El pas se llamar Ecuador, segn Francisco Plit Ortiz, debido al prestigio conferido al mismo por ¡a misin geodsica francesa que visit Quito en 1736 y que, en un acto de conscripcin de este hecho histrico a un cierto discurso del progreso, otorga credenciales de legitimidad al carcter de la emergente repblica tanto como logra establecer antecedentes y cartas de racionalidad cientfica al interior de un proyecto poltico que reconoca su precariedad e intentaba aplacar ese sentimiento al adoptar una identidad que rechazaba cualquier identificacin toponmica previa (como en el caso de otras naciones latinoamericanas) en aras de su integracin plena a las corrientes polticas y filosficas de su poca. Esta subordinacin incondicional ante la presencia hegemnica del pensamiento europeo es percibida — en el mbito ecuatoriano-— en el terreno de las artes y ms propiamente de la literatura, como una falta de originalidad o de autenticidad. Juan Len Mera (1 832-1 894), el primer historiador de la literatura nacional, en gran medida influido por el espritu romntico, es el primero en advertir esta contradiccin en su Ojeada histrico -crifica sobre la poesa e cuatorian a desde su poca m s remota hasta nuestros da s. El programa de Mera buscaba un mayor rigor artstico en la factura de las obras literarias, junto con la presentacin de la naturaleza americana como escenario, pero sobre todo reclamaba para s el uso ortodoxo y mesurado de la lengua espaola como nico medio

PAGE 15

8 expresivo para la expresin artstica. Esta falta de autenticidad se puede entender, como ha dicho Mario Senz (3), de distintas maneras. En primer lugar como "mala fe" o autoengao en el sentido existencialista de adscripcin a la verdad personal a la luz de las circum.stancias histricas y/o culturales de una poca. Este es el sentido inautntico en que Leopoldo Zea (en El pensamiento Latinoa mericano) estipula que hubo un dualismo formal entre los intelectuales latinoamericanos del siglo 19 y principios del 20 entre ellos mismos y el pasado. Esto es evidente desde el proceso nominativo mismo de la Repblica del Ecuador. El rompimiento con el pasado marca los escritos de Juan Len Mera desde sus principios y su Ojeada significativamente da inicio a la literatura ecuatoriana a partir del perodo de la Independencia. Una segunda lectura de la inautenticidad podra ser la "falsa conciencia" que el marxismo asigna a los proyectos ideolgicos originados en un espacio de clase e impuestos como aspiracin a las clases subordinadas. Esto se siente en la obra poltica del segundo tercio del siglo XIX, mayoritariamente encargada de polemizar posiciones polticas controvertidas al m.ismo tiem.po que sus respectivos discursos debatan la posicin (combativa en el caso de Juan Montalvo (1832-1889) y sus seguidores, justificativa y fijncionalista en el caso de Mera y los apologistas del poder) relativa del intelectual ante el Estado y el proceso fonnativo de la nacin. La ambivalencia de estos intelectuales y de sus prcticas discursivas revela — como en la mayora de latinoamrica — la permeabilidad de los discursos del liberalismo y el conservadurismo que, ms que un problema intrnseco de

PAGE 16

9 la historiografa es una huella de la inestabilidad interna de una discursividad en vas de formacin (Gonzlez Stephaii 48). Una tercera forma de hablar de inautenticidad es plantear la relacin de dependencia respecto de los centros hegemnicos de produccin discursiva a manera tal que, a medida que se reconoce la necesidad de invocar su prestigio y se ve en la tradicin espaola la nica manera de cumplir con cualquier aspiracin de historicidad, se trata — corno en e! caso de Mera — de justificar esa misma dependencia. De esta manera, un primer terreno en el que la identidad ecuatoriana se disputa es en el de las artes, hay una bsqueda de identidad literaria si acaso cabe e: nnino, en el sentido de expresin depurada y especfica de una nacin que se juega en un proyecto de modernidad las condiciones de e>dstencia mistnaf, de su devenir histrico. Esto es una demostracin ms de la manera en que, como dice Stuart lall (15), los problemas de cultura e identidad estn intimamente ligados con ¡os problemas de movilizacin poltica y de desarrollo cultojral y econmico. En ese ser.tido. la literatura ecuatoriana, en toda su extensin e bibridez, en toda su heterogenia en cuanto literatura, e.scenifica la "lucha por la representacin" tan bien caracterizada por Jean Franco (109) como la actividad primaria de este discurso. Roberto Fernndez Retamar, discurriendci por los mismos cauces encuentra que en Amrica Latina "sucede que la lnea central de nuestra literatura parece ser la hbrida, la ancilar, y ms bien la hnea marginal es la purista, la estrictamente — la estrechamente, aadir — literaria"' Y ello por una razn clara: "dado el carcter dependiente y precario de nuestro mbito histrico, a la literatura le han solido incumbir funciones que

PAGE 17

10 en otras latitudes le han sido segregadas" (72). Retamar explica la hibridez necesaria de la literatura hispanoamericana, su porosidad genrica (en cuanto a gneros literarios) debido a las condiciones histricas de su aparicin y a la necesidad de asumir el peso abrumador de una sistematizacin de la literatura que vena compartimentalizada, afectada de la mana taxonmica del siglo XIX y cuya existencia dependa en parte del cumplimiento de los requisitos que la designaban como tal. Ahora es necesario en este esquema distinguir entre la afiliacin a un proyecto poltico y esttico que busca explcitamente crear las bases y/o trazar las lneas generales para el desarrollo de un proyecto de dominacin poltica en cuanto identidad, y la caracterizacin de esa identidad tal como es percibida por los mismos idelogos que buscan reemplazarla. Para Mera esa identidad a priori estipula un doble sistema de valores; por un lado el de una poblacin blanco-mestiza cuya trascendencia est profundamente implicada con el cristianismo y en gran medida con la tradicin ilustrada europea y por otro el de una poblacin india cuya misma existencia se percibe como un impedimento para la consecucin de las metas trazadas por la modernidad a la vez que se la reconoce como una supervivencia arcaica, en vas de desaparicin, pero que al mismo tiempo se juzga indispensable (como mano de obra) al proyecto conservador terrateniente abanderado por el ambateo. Es por esto que Agustn Cueva llama a Cumand del mismo autor, el mea culpa de la clase terrateniente serrana, una apologa a la vez que una idealizacin de las relaciones

PAGE 18

11 productivas existentes en un Ecuador en vas de la bmtal extraccin de una acumulrdcin originaria (¡por segunda ocasin!) que posibilitara su insercin en el emergente capitalismo mundial (" Lecturas y Rupturas 47). La bsqueda de identidad en el siglo XIX se desenvolvi entonces en varios frentes, siempre en vas de movilizar o dar sustento simblico a un proyecto determinado de dominacin ante la inestabilidad poltica, econmica y teiritorial del Ecuador decimonnico. Ante este estado de cosas, y ms all de toda elaboracin terica homogenizante de la realidad nacional, el discurso histrico represent un espacio privilegiado para conjurar una ascendencia legitimadora, un linaje y un proceso histrico objetivo que no especulativo capaz de ordenar la experiencia nacional y de sealar senderos luminosos para el devenir. Y aqu tenemos uno de los escritos ms productivos en trminos de sus repercusiones en la vida cultural ecuatoriana desde su diseminacin en Quito en 1841 Hablo de la historia del jesuta trasterrado .uan de Velasco y su Historia del Reyno de Quito ." Esta primera incursin en el terreno de la historia ecuatoriana ocurri en la Colonia, es decir en una situacin de subordinacin sistmica; mas la historia del padre Velasco adquiere un nivel de complejidad evidente tanto desde su posicin como vasallo imperial como desde su particular instancia subalterna de jesuta expulsado. De hecho gran paite del debate en tomo a su obra contempla la complejidad de un sistema de representacin constituido en tomo a la nostalgia y el mecenazgo (Pareja Diezcanseco XLVI).

PAGE 19

12 Sea cual fuere el estado de cosas al respecto, la Historia del padre Velasco no slo es el primer intento de establecer un genuino referente al marasmo de la experiencia americana asentada en lo que hoy es el Ecuador sino que este texto representa una acumulacin fimdacional de lo que posterionnente se llamar nacionalidad ecuatoriana. Y esto es as debido a que la identidad cultural que buscar encaramarse en estos antecedentes no es ms que una reftmcionalizacin de esos contenidos, una resemantizacin que opera a partir del legado cultural existente, Juan de Velasco es, los historiadores son, en feliz expresin acuada por Hobsbawm, "al nacionalismo lo que los cultivadores de opio ... a los adictos de la herona: nosotros suministramos la materia prima necesaria para el mercado". ("Etnicitat i nacionalisme a l'Europa actual" 1 6) La historiografa de los siglos XIX y XX en el Ecuador, sobre todo en su tratamiento de la llamada Prehistoria (que es un trmmo que por s encapsula la subordinacin y la situacin de colonizacin interna a la que est sometida gran parte de la poblacin) se juega la carta importante de la identidad cultural con la sola identificacin de lo historiable en la experiencia nacional. Fuera de la colonizacin de estos espacios textuales, ms all de la frontera de estos territorios discursivos yace el limbo histrico al que fueron expulsados los grupos subalternos, su posibilidad de arnotinainienlo y su eventual retomo en las utopas, levantamientos y proyectos polticos del pasado y del presente. En los procedimientos obligatorios de la historiografa entonces, la periodizacin sirve como una especie de vara de medicin de la relativa importancia de lo indio como parmetro vlido y constitutivo de la identidad ecuatoriana.

PAGE 20

13 Algunos historiadores, como Federico Gonzlez Surez (1844-1917), pensaban que "el fundamento de la nacionalidad ecuatoriana corresponda por entero a los mestizos, nicos a los que consideraba iniciadores de la historia, pueblo con flituro, con nocin y conciencia de ello" (citado en Galo Ramn 29). La historiografa, sin embargo, no puede ms que proponer pero son los ensayos de interpretacin histrica los que disponen. Ensayos como aquellos escritos por Benjamn Carrin (1897-1979). en donde se propone el abandono de los reclamos de veracidad impuestos por los investigadores de las ciencias sociales a la historia de Velasco f El cuento de la p atria 13); y en su lugar postula su aceptacin como documento nacionador. ^ Tanto Carrin como Po Jarajnillo Alvarado, considerado el socilogo ms importante de su poca (Ramn 30), invocaron el legado histrico/fabuloso del reino de Quito en una coyuntura traumtica para la sociedad ecuatoriana, la invasin peruana de 1941 De esta manera la tarda aparicin de elementos indios en las propuestas de identidad sigloveintinas viene acompaada por la conscripcin de su legado histrico como contrapeso simblico-ideolgico a la tradicin blica e imperial peruana.'^ Las mismas fuerzas armadas ecuatorianas asumen la •'invencin" inmemorial en su discurso ante la permanente e histrica confrontacin territorial con su vecino del sur. Revisin histrica que se apropia de la cai-ga simblica de la figura de Atahualpa y sus lugartenientes y que se sirve de ella para la implantacin de todo un panten patritico que salpicara a la repblica de cuarteles e instalaciones militares con resonancias de la resistencia india. ^

PAGE 21

14 Sexualidad e Identidad Cultural Para Benjamn Carrin, la existencia de la Historia del Reyno de Quito es un hecho fortuito en tanto ofrece a los ecuatorianos un mito distintivo y conveniente, y ms un pasado vigoroso del cual extraer una suerte de fortaleza gentica. Sin embargo, del poblado acervo de figuras histricas presente en la prehistoria ecuatoriana tal como la narra el padre Velasco, para Benjamn Carrin las figuras privilegiadas, la especificidad misma del "cuento de la patria", es femenina. ^ Carrin vincula ia presencia de la mujer en la narrativa ecuatoriana como centro de poder, traza el recorrido heroico de la historia ecuatoriana a travs de cinco figuras legendarias: las amazonas tal como las describe Velasco; la princesa Pacha, que sell la alianza dominadora entre el incario y e! reino de los Quius; la precursora del movimiento independentista Manuela Caizares; la acompaante y defensora de Simn Bolvar Manuela Senz y la religiosa quitea Mariana de Jess. Carrin hace hincapi en sealar, empero, que el particularismo de la identidad nacional ofrecida por estas mujeres "corresponde ms a la leyenda que a la historia porque en general las mujeres, tanto las santas como las pecadoras, tienen muy poca historia y todo su prodigio es obra de la leyenda, an en la poca en que vivieron y caminaron por la tierra ." ( Cuento 26). En liina instancia, Carrin mistifica la participacin de la mujer dentro de la construccin de una cultura y una identidad nacional. A paitir de la dicotoma empobrecedora generada entre los polos leyenda e historia se supone existe el terreno ms firme y fijo de la realidad emprica y es precisamente ah donde la ausencia sistemtica de la mujer en las lides culturales ecuatorianas ms despliega su carencia y su marginamiento.

PAGE 22

1 15 La femenizacin de lo ms loable dentro de la cultura ecuatoriana tambin reactiva una serie de parmetros evaluativos conjurados en otrora por el imaginario de la Conquista. Si Amrica es un principio femenino tal como fue concebida en la imaginacin postindependentista desde la Silva a la agricultura americana de Andrs Bello y en el caso ecuatoriano en el famoso La victoria de Jumn. canto a Bolvar de Jos Joaqun Olmedo, y Europa es un elemento masculino, invasivo, y su sntesis o tinin dialctica resulta en el fenmeno del mestizaje, Camn podra apuntar a un momento en la cultura ecuatoriana de fijacin materna. Una percepcin del tropo edpico aplicado a la identidad nacional en donde el gnero (sexual/literario) no es un predeterminante del proceso de resolucin psquico de diferenciacin individual sino que es el resultado de una eleccin previa entre alternativas culturales vlidas.^ En el caso del Ecuador la alternativa vlida, debido a un proceso psquico de vulneracin coyunttiral en los momentos en que Canin escriba sus impresiones o mejor sus aspiraciones para el desarrollo de la cultura en el Ecuador (y me refiero una vez ms al conflicto territorial), era la de una especie de emasculacin voluntaria ante la imposibilidad de la recuperacin de los territorios perdidos. Una suerte de renuncia deliberada —y de derrota anticipada — ante la perspectiva de reactivacin del conflicto, y ante todo intento futuro de trascendencia material Si Carrin — ftirtivamente— estipula una identidad femenina para el Ecuador lo hace como apropiacin selectiva del capital simblico que ciertas mujeres o elementos "femeninos" en el texto social pudieron acumular en algn momento y las enrola dentro de un lamento discursivo inconfomie que mobiliza la esencia femenina ecuatoriana como i i ¡

PAGE 23

nico fundamento posible para la ereccin (s, tal como suena) de un proyecto modemizador reformista. Pero este intento es neutralizado por la misma naturaleza condescendiente del gesto selectivo en que Carrin invierte; si lo herico-patrio es irremediablemente femenino en el Ecuador no lo es porque su visibilidad y autenticidad como direccin agencial son evidentes sino ms bien en sustitucin de un actaiite impotente y fallido, como reemplazo de una subjetividad incapaz e inconsecuente que se ve obligada a ceder-— en accin humillante— su legtimo lugar en la mesa del poder. Visto de esta manera, la presencia de una identidad femenina resulta vergonzante, an cuando la potencialidad exista al interior de la propuesta de Carrin para generar un espacio de representacin inclusivo. Precisiones Terminolgicas En el siglo XX, la revolucin liberal y los albores de la insercin del Ecuador en la economa mundial aceleran los procesos de disputa por el predominio de espacios hegemnicos, el Estado empieza a asentar las bases materiales para la existencia de una nacin, en palabras de Alejandro Moreano (98) y nuevos actores sociales, entre estos la emergente clase obrera que inunda la ciudad puerto de Guayaquil a principios de siglo tanto como una intelectualidad surgida de las capas medias pugna por control y por la representacin de los espacios nacionales. El cambio de estructuras productivas tambin incide en esto y pronto se inicia un movimiento discursivo que busca esclarecer las identidades asediadas de los nuevos actores sociales. Esto tendr su expresin ms acabada

PAGE 24

17 en la dcada del 30 en el proyecto poltico/esttico de los intelectuales ecuatorianos de vanguardia del llamado terrigenismo.^ En este punto parecera necesario esclarecer las relaciones existentes entre lo que venimos llamando proyecto nacional, hegemnico, patritico y lo que en otras instancias abordamos con el apelativo de identidad o de identidad cultural. Entendemos por nacin una abstraccin homogen2adora y delimitante que implica necesariamente un movimiento ideolgico; es decir, un proyecto que busca su legitimidad y su elevacin ante sus competidores por medio de la naturalizacin de las relaciones sociales existentes. Una nacin es siempre un proyecto a realizarse (paradjicamente, esto sucede de manera retroactiva con respecto del pasado), aunque un proyecto nacional es casi un acto performativo, un movimiento que— desde el momento mismo de la enunciacin, por la forma que toma, es ya un acto distintivo y completo. La dimensin autoritaria y excluyente de un proyecto nacional obligadamente le otorga un carcter selectivo. De la misma manera, el patriotismo— di-stinto del patrioterismo que es una forma crtica alegrica — es un aspecto o una dimensin, ms bien vinculada a la afectividad en la que se despliega el nacionalismo. La identidad, o la identidad cultural, por otra parte es la aspiracin a la legitimidad y la coherencia a la que las distintas subjetividades recurren ante el embate hegemnico y homogenizante. El calificativo "cultural" se refiere a aquella parte de una colectividad encargada de postular una direccin acorde con su "esencia" o "naturaleza". El discurso sobre identidad sugiere que la cultura de un pueblo es la raz^ — de hecho el tema de las races es lo que se discute — es la esencia. La historia va y viene, los personajes siguen una

PAGE 25

IS larga marcha de sucesin, las situaciones cambian pero bajo todo aquello yace el plpito congregador de la cultura que nos suministra una cierta certeza, solidez y estabilidad en su capacidad de organizar la experiencia y la soledad humanas. Adicionalmente, la modernidad imbricada en procesos nacionales parece asumir (como sentimiento de culpa, como reflejo condicionado de una realidad colonial de aparente inmutabilidad epistmica) que una nacin no puede perdurar ni progresar sin la capacidad de enraizarse. de descubrir y despus inmersarse en su propia identidad cultural. Dentro de la literatura, los intelectuales terrigenistas que escriban en la decada del treinta del presente siglo en el Ecuador, intentaran asumir dentro de su produccin discursiva un clima tanto como un escenario en el cual ensayar e despliegue narrativo de la(s) identidad(es) cultural(es) en el Ecuador. La aparicin de la narrativa vanguardista de esta poca responde a muchos factores, la crisis mtemacional del capitalismo, la creciente clase media ecuatoriana, el flujo de corrientes polticas que ingresaban al pas a partir de las fuertes corrientes migratorias que en parte introdujeron ideas de avanzada, la incapacidad de las clases dirigentes de congregar a la heterogeneidad de la poblacin ante una direccin aceptable para la mayora, la percibida ausencia de un discurso intelectual contestatario, la rigidez y comodidad de una literatura concebida como inautntica, plcida e inerte ante las conmociones sociales del siglo, la existencia objetiva de una crisis oligrquica, etc. La apuesta de estos escritores y artistas fue al realismo y al compromiso social. Lo que sucedi entonces, en los trminos en que lo formula Agustn Cueva, es la aparicin de un proyecto "nacional-popular" alrededor de las reinvidicaciones sociales que estos

PAGE 26

19 productores proponan al conjunto de la sociedad ecuatoriana. La heterogeneidad de posiciones entre los artistas de la poca son reveladoras de su insercin en la militancia poltica y — en un segundo momento de definicin — de la interpretacin partidaria a la que se sometera el conflicto territorial del 4 1 Pero el proyecto artstico enarbolado por los protagonistas y tal vez ms por crticos como el ya mencionado Benjamn Carrin nunca queda en duda. Se trataba pues, de confi-ontar al empobrecido registro literario ecuatoriano con imgenes de los actores mayoritarios de su devenir lstrico; de la insercin de! montuvio, del indio, del obrero, del cholo y del negro en la conciencia nacional. Y sobre todo de la denuncia de las condiciones de explotacin a la que se vean sometidos estos grupos para posteriormente redimirlos, integrarlos plenamente en el flujo de la modernidad, en un proyecto plenamente nacional en cuanto no exclua la experiencia ni el aporte de las masas subalternas. Este movimiento tuvo antecedentes artsticos tanto como sociales y econmicos. Entre ellos se puede mencionaila creciente conciencia panamericariista y antimperialista en boga en las primeras dcadas del siglo, en la poesa, el Mundonovismo preconizado en Mxico por Enrique Gonzlez Martnez y resumido en el grito exhortativo de "torcer el cuello al cisne"; la persistencia y el indiscutido capital simblico blandido por las lites nacionales productoras de cultura que— adicionalmente — plegaban tardamente a movimientos literarios eclipsados por sus predecesores europeos. Este movimiento dentro de la cultura, tildado de ''revolucionario" por varios crticos nacionales (Adoum, Cueva, Moreano), sent bases firmes para el desarrollo de lo que se vea en ese momento como un

PAGE 27

20 pujante primer encuentro con las verdaderas races de una autntica cultura ecuatoriana o ecuatorianidad. Intertextualidad y Terrigenismo Tres espacios intertextuales entablaron una largo y permanente dilogo con la prctica artstica de los escritores y pintores ecuatorianos de la dcada del treinta; estos son. sin compulsin jerrquica, el psicoanlisis, el muralismo mexicano y el llamado realismo socialista. Psicuanlisis en la Mitad del Mundo En latinoamrica la crtica cultural moviliz el psicoanlisis en un intento de teorizar la construccin de una subjetividad americana(recurdese las explicaciones de Samuel Ramos en su aplicacin de las teoras de Adler en Perfil del hombre y la cultura en Mxico publicado en 1934 y de Octavio Paz en El laberinto de la soledad de 1947 en cuanto al diagnstico de una patologa de la mexicanidad). El psicoanlisis tambin se ados al discurso poltico sin reconocer su procedencia en referencias, por ejemplo, al "imaginario colectivo"(de un linaje terico hbrido jungiano-lacaniano). El pensamiento de Freud ya se conoca en Amrica Latina desde la dcada del veinte y sus postulados fiieron incorporados vigorosamente (aunque no con el rigor esperado por algunos) en el subcontinente por autores que no slo vean la oportunidad de alcanzar credenciales prestigiosas vinculndose a una maquinaria productora de conocimientos que adems era controversial en ia misma

PAGE 28

21 Europa de donde originaba sino que — impresionados por el carcter progresista de la disciplina y por el vistobueno que le fiae otorgado por el sun-ealismo, simpatizaron intuitiva y polticamente con la tendencia. Es el caso de los novelistas ecuatorianos Humberto Salvador y Jorge Icaza, que de diversas maneras y en distintas formas, trabajaron sobre la realidad nacional en parte con las herramientas analticas, las metforas congregadoras y los materiales discursivos del psicoanlisis." Ahora bien, es posible movilizar los postulados del mismo psicoanlisis para reconstruir dentro de una narratividad inmersa en el fimcionamiento psquico, la trayectoria de la identidad cultural ecuatoriana. Sobre todo a paitir de la dcada del treinta, poca en la cual el discurso crtico continental detect un realismo mimtico, de tendencias a veces exageradas en la representacin de la realidad.'^ La frmula imperante, la airmacin sentenciosa del tiempo era convertir la tarea artstica en "el fiel reflejo de la realidad" '^ En un juego de sustituciones y en observancia del proyecto nacionador de los productores ecuatorianos del terrigenismo, la transparencia de la obra de arte era un requisito o una condicin de su eficacia como producto artstico; el libro, el lienzo ocupan el lugar de un espejo en donde se observa/se ve reflejada una emergente subjetividad nacional en capacidad de reconocerse a s misma en las imgenes vibrantes de la tela y el papel. El arte mediocre, el arte inconsecuente o escapista constituira un obstculo para ese reconocimiento, provocara un des-conocimiento intencional de parte de los productores de imgenes, una mistificacin fimcional para el detenimiento de la madurez de un sujeto en vas de emanciparse.

PAGE 29

22 Como es evidente, la mimesis se presta con facilidad a una interpretacin ideolgica ortodoxa en donde el realismo "verdadeio"' esclarece la naturaleza de las relaciones materiales de produccin en una sociedad y de esa manera contribuye a la concientizacin y la adquisicin de una conciencia para s por parte de las masas. De manera inversa, el arte que no est comprometido contribuye a la diseminacin de una "falsa conciencia"; esta interpretacin (muy cercana a la de un Lukcs tardo y adolescente de las mismas falencias que crticos como Brecht y Adorno le imputaron), aunque formulada en tnninos propiamente menos cercanos a la ortodoxia partidista de la izquierda, adquiri un peso importante y hasta decisivo en el panorama cultural ecuatoriano. Hasta tal punto que servira para justificar una lnea evolutiva dominante en las letras nacionales y para someter a la historia literaria posterior (y a sus secuelas canonizantes) a una valoracin consagradora de los "aciertos" del realismo y para excluir (en la medida en que esto es posible en un pas de tan escueta produccin literaria como el Ecuador) a los "experimentalismos" y "anomalas" excntricas. Pero regresemos a la imagen del espejo. Al empezar a hablar sobre la constitucin de una identidad nacional como consecuencia del voluntarismo de los fenmenos de construccin cultural se postula o se forja una ficcin especular, el realismo social, que recogeria, en fomia narcisista (puesto que para Lacan, el sujeto que emerge de la etapa especular es esencialmente narcisista, no se ocupa de las exigencias de la realidad sobre s sino que se encarga de desconocer sistemticamente esa misma realidad), las imgenes necesarias para el sostenimiento de una identidad completa, extema y totalizante. El proceso

PAGE 30

23 de reconocimiento del yo por parte del sujeto en vas de adquisicin de una identidad provoca en el mismo un sentimiento de goce; el infante se fascina de su propia refleccin, enamorado y capturado por su doble especular. Dice Lacan: The mirror stag e is a drama whose intemal thrust is precipitated from insufficiency to anticipation — and which manufactures for the subject, caught up in the lure of spatial Identification, the succession of phantasies that extends from a fragmented body-image to a form of its totality that 1 shall cali orthopaedic— and, lastly, to the assumption of the armour of an alienating identity, which will mark with its rigid structure the subject's entire mental development. (4) Elizabeth Groz, a propsito de la etapa especular, apunta que: [the child] gradually understands that the reflection is an image of itself It reacts vvitli a delight which, for Lacan, is an ensnarement and iure as much as a pleasure. The child is fixated by the image, enamoured and captured by the specular double. The child's triumphant delight and fixation prefigures the dynamics in\ olved in all imaginary relations. (37) Si tomamos estas afirmaciones como premisa es posible pensar en un fenmeno inslito en el mbito cultural ecuatoriano, de tanta resonancia que su sola existencia apunta, por lo menos, al sealamiento de una predileccin ecuatoriana y latinoamericana. Me refiero al xito editorial vertiginoso de Huasipung o. la primera y ms difundida novela de Jorge Icaza.'^ Si partimos de la narrativa lacaniana tanto como de la recepcin internacional indita de esta obra (publicada por primera vez en 1934) tai vez sea posible hablar sobre un momento de consolidacin de una burguesa internacional culta, con avisos nacionalistas, que se reconoce a s misma, no en la ficcin narrativa sino en el hecho mismo de la lectura de universos narrativos nacionales; que se autocongraula por su sensibilidad y altruismo para con los estamentos populares a la vez que se diferencia de ellos por su doble condicin

PAGE 31

24 de consumidor letrado y protagonista en los procesos culturales. Una coyuntura tal, de regocijo narcisista sobre los productos artsticos que plegaron al realismo (pienso por ejemplo en el muralismo) como un proceso revisionista sobre materiales que originariamente se pensaban radicales, podra explicar en parte la fetichizacin de los contenidos de ciertas obras o su glosa en proyectos populistas o retardatarios. En suma el gigantesco, desbordante entusiasmo editorial sobre Huasipungo podra explicarse, desde luego que parcialmente, como el momento triunfal de reconocimiento de una pujante burguesa internacional, de efmero carcter progresista, sobre su propia capacidad consumidora/creadora.'^ Aunque hay una contradiccin intrnseca, o una paradoja inevitable, o una secuela engorrosa al placer de reconocerse. Y es que la identidad aparente (completa y totalizante como qued dicho antes) que el infante percibe no concuerda con la fragmentacin con la cual el sujeto se percibe a s mismo. En este esquema, al original y oportuno (porque la felicidad siempre es oportuna) goce del que participa una clase media nacional progresista desde su irrupcin en los aos treinta (tal vez el nico momento en que el quehacer cultural ecuatoriano ocupa — con angustiante brevedad — la silla del privilegio y la vanguardia en el panorama continental), le sigue un segundo momento de desorientacin en el cual la espradica identidad alcanzada por medio de la produccin cutural signada por el realismo se evapora ante la avalancha desagregante y fragraentadora, en diversos frentes, de una nueva narrativa latinoamericana que avanza por distintos senderos en la praxis literaria, del cuestionamiento clnico del proceso mimtico que lo desarticula desde las torres de la lingstica estructural, del desengao que

PAGE 32

25 sufren los partidos de izquierda al ver su proyecto poltico caer en infinitos fragmentos, en franca incomprensin, en despiadado rechazo tanto de las masas trabajadoras y campesinas como por el poder poltico y sus persecuciones y, finalmente, del golpe de la agresin armada y el despojo tanto de territorios psquicos como virtuales y simblicos.'^ Pero hay ms, la exploracin de las ramificaciones de pensar en un momento especular en la gnesis de una subjetividad nacional ecuatoriana, en donde el realismo hace de espejo tiene implicaciones mucho mayores. Para empezar existen asuntos irresueltos sobre la paternidad y maternidad del sujeto infantil (infantilizado?) nacional que en este caso es sujeto social a la vez que construccin cultural. Por otro lado, si el objetivo final de postular una identidad cultural es alcanzar la independencia o la autenticidad, no ha sido el discurso psicoanaltico el terreno en el cual siempre se han desarrollado estos debates? No impone el psicoanlisis como discurso "autogenerador" en palabras de Foucault (89), los trminos mismos en que se lleva a cabo la reflexin en tomo a la identidad? Y si esto es as, no se hace imprescindible la constmccin y posterior resolucin de un cuadro edpico? Y si este es el caso, no queda reducida la historia nacional a simple psicodrama o a cuadro clnico y la produccin artstica y especficamente literai-ia a mtodo teraputico, a "cura escrita"? Todo esto sirve para clarificar la incoveniencia y la poca astucia que acompaa a la apuesta en la .solidez y aparente inmutabilidad terminolgica de cualquier enfoque terico; y a la multiplicidad de posiciones que tanto el\la generador(a) de discursos como el lenguaje mismo moviliza en la tarea interminable de significacin. El psicoanlisis como punto de

PAGE 33

26 ingreso, como matriz rectora de las posibilidades de un discurso sobre la identidad cultural o de cualquier otra ndole ofrece tantas posibilidades (o ms) que muchos otros enfoques. Pero en cuanto a la aceptacin de los lmites impuestos por su propia autoridad narrativa hay que ser claros; estos vienen determinados histricamente y su asimilacin, modificacin o rechazo pertenecen tanto a un proceso crtico de jerarquizacin y de despliegue terico oportunista por parte de un crtico determinado cuanto a la mobilizacin necesaria de sus inclinaciones y su situacin en el mundo. As, una posibilidad de evitar la encapsulacin de nuestras reflexiones en tomo al proceso histrico ecuatoriano en cuanto a una identidad cultural fija es la de pensar en la simultaneidad de los momentos de aparicin y de enunciacin de esa identidad. La identidad especular que se postula en los aos treinta es imaginada por sus protagonistas al mismo tiempo que esa identidad se materializa en una delenninada textualidad. Y una determinada textura, la del lenguaje popular y su transcripcin fontica por parte de los tres autores del libro que inaugur el realismo social ecuatoriano Los que se van la de la retrica exhortativa y recuperadora de la invectiva decimonnica montalvina, lenguaje picante y rencoroso (rencor que adoptar ahora avisos de clase), la del grabado indigenista, tosco y spero y representativo de una realidad descalza y humillada. La identidad, en estos trminos, no es sino la matriz histrica que articula los contenidos polticos y los anhelos de pertenencia de una clase social, y que confiere a esos contenidos una discursividad determinada. De esta manera se podra afirmar que la identidad es una dimensin performativa del discurso, y en ese sentido, todo lo adelantado por Cornejo Polar en

PAGE 34

27 cuanto al indigenismo ( en "El indigenismo y las literaturas heterogneas: su doble estatuto socio-cultural'") se aplica plenamente en el caso ecuaioriano pero con la correctiva de que la dimensin clasista o ideolgica de toda literatura no agota sus posibilidades como discurso.' Las innumerables apropiaciones posibles a partir de la recepcin desigual de una obra y ms de un discurso desbordan la mera reinscripcin o realineacin del mismo con el momento de su gnesis. Sus traiciones pueden ser iruiumerables. La Pintura de la Realidad Una segunda relacin intertextual existe entre el realismo social ecuatoriano y el muralismo mexicano. Una influencia obvia y evidente al observar la produccin plstica ecuatoriana iniciada a partir de los treinta. Lo que el muralisrno mexicano hace, ante todo es la exhibicin publica (y orgullosa) del pueblo mexicano como protagonista en las labores de construccin nacional. El muralismo pinta en el imaginario continental y mundial el menaje cotidiano de la experiencia popular y lo agiganta y engrandece (dos proceso distintos) ante sus consumidores. El muralismo participa tanto de lo hiperblico como la teoria de la "raza csmica" de Vasconcelos lo hace respecto al futuro de la humanidad. El muralismo representa una especie de colonizacin de la historia por parte de la conciencia nacional y de las imgenes monstruosas que la acompaan. El muralismo constituye un tipo monstruoso de realismo puesto que ejerce una hipertrofia especular en la que se arriesga el desconocimiento. El muralismo denuncia el confinamiento del arte de los salones restringidos de las galeras sugiriendo una destruccin voluntaria de las paredes imaginarias

PAGE 35

28 de la dominacin de clase, un crecimiento febril e inesperado. El muralismo sugiere la revolucin de las hormonas, la destruccin de la perspectiva como ptica de medicin burguesa. El muralismo universaliza la experiencia y la composicin social mexicana. Agustn Cueva, uno de los crticos ecuatorianos ms perspicaces del siglo reflexiona sobre el movimiento artstico ecuatoriano del treinta en los siguientes trminos: Los que cumplieron con acierto esta labor no tardaron en unlversalizamoscreacin de una cultura nacional y universalizacin de nuestro ser histrico eran tareas dialcticamente entrelazadas y as lo entendi la comunidad intemacional, al menos la progresista — que ubic en un sitial de honor a los pioneros de tal empresa. Su xito no signific, por lo tanto, el triunfo de una determinada escuela literaria, sino el triunfo de una literatura que cumpla la tarea histrica que como literatura en un pas semicolonial en transicin al capitalism.o poda entonces cumplir. ( Lecturas y ruptu ras 1 72) Resulta interesante remarcar el cai-acter "progresista" de esta empresa de valorizacin de los artistas ecuatorianos. Este mote remite instantneamente a la in\'ersin intelectual y econmica que la clase pro^sional/media hiciera en todo proyecto cultural que directa — o indirectamente en este caso — avanzara sus intereses; intereses slidamente afincados en una modernizacin obligatoria y triunfante en franca pujanza y marcha hacia el "progreso". Esta apuesta en su propio protagonismo, tanto como el placer involucrado en su comprobacin, lleva a la clase media ecuatoriana a ponderar su propio valor histrico: su "universalidad". Y todo esto no apunta a despojar a los intelectuales ecuatorianos de su condicin de figuras inmiscuidas y comprometidas con la realidad nacional y con su destino, ni a negaries sus credenciales contestatarias o anti-imperialistas pero s apunta a la descalificacin de su produccin artstica como "desinteresada" o abierta y exclusivamente comprometida con un determinado tipo de transformacin social. No existe "inocencia"

PAGE 36

29 artstica o si existe es una inocencia forzada, la de la ignorancia de los usos a los que se someter una determinada obra una vez que sta logre desplazarse hacia los espacios pblicos. De hecho la pervivencia del indigenismo en la plstica ecuatoriana despus de su profundo, abyecto y clarsimo rechazo por parte de la crtica continental es un testimonio del desembarazado uso que se hace de un material cultural convertido en franca mercanca. Habr mucho ms que decir al respecto pero por aliora que alcance con la caracterizacin de la pintura indigenista contempornea como un foco infeccioso de apropiacin y de negacin de la naturaleza radical con la cual en su origen se busc impregnar a tin producto ahora portador de contenidos trivializanles cuando no reaccionarios y ahistricos. De la conciencia de hacer una pintura nacional rescatando a los personajes populares "emana la comprensin de que no puede haber nacin sin los actantes histricos que la han conformado" (Varas 43). Pues entonces, esta toma de conciencia es voluntaria, la intelectualidad progresista exige una fomiacin cultural nacional como requisito para proceder a reivindicar su clase. Esta voluntad de fragmentacin (en los mltiples seres marginales que pueblan el mapa cognitivo de la sociedad ecuatoriana) en la concepcin monoltica de lo que constituye una cultura exigir a su vez, un espacio econmico y poltico propio para los formuladores de la diversidad. El reali.smo plstico en el Ecuador imit al muralismo mexicano en cuanto ungi los espacios tradicionales de la representacin (los tropos literarios familiares, la temtica conocida, el arte mismo) con imgenes nacionales y populares. Aunque al inicio encontr una resistencia obstinada en la

PAGE 37

30 exclusin — literal tanto como figurada-— de sus lienzos de las galeras y concursos prestigiosos de Quito y Guayaquil, pronto, y gracias al clima favorable para la recepcin de estas obras al interior del pas tanto como en el extranjero el terrigenismo en las artes plsticas alcanz la misma incontestable legitimidad y eventual dominio en cuanto tendencia que su homlogo en el campo de la literatura alcanz^a en el suyo.'' Pero la pintura ecuatoriana se diferencia en un aspecto clave del movimiento mexicano: ah donde el muralismo celebra (tal vez en parte esta lectura se desprende por contagio, de la magnitud de esta empresa, no solo que el lenguaje plstico se impregna de un cierto triunfalismo como secuela de las dimensiones representadas sino que su misma interpretacin adquiere timbres victoriosos), el realismo plstico, y especialmente el indigenismo pintrico condena. Visto desde esta ptica, si el muralismo es una especie de sublimacin del indio mexicano que sobredimensiona su participacin poltica, el indigenismo plstico en el Ecuador ftinciona ms bien como una objetivacin fetichizada donde el indio es un pretexto para el reclamo de su incorporacin al sueo/seno de la modernidad. La pintura ecuatoriana entonces, lejos de sobredimensionar el potencial transformador del indio en la poltica nacional, y de celebrar su entrada triunfal en la historia, construye su imagen a partir de la abyeccin y la resignacin y se sirve de esos mismos materiales para supeditar su participacin poltica y subordinarla al marco (literal) esttico/institucional.^^ Por esto el indigenismo inicial es una especie de lamento, de queja y exasperacin que apuesta a la indignacin, a la potencial movilizacin, al activismo del

PAGE 38

31 pblico blanco-mestizo. La mirada del consumidor es, nuevamente, una mirada narcisista que se solaza al comprobar el poder invocado por su lstima.^' El mecenazgo es algo que distingue con toda claridad las experiencias mexicana y ecuatoriana. Dice Octavio Paz en tomo del muralismo: Unlike what happened in Europe. the middle class was able to replace the former patrons only in a tentative and partial way. At the end of Porfirio Daz's regime, however, thanks to the years of peace and prosperity, a class existed that was beginning to be interested in tlie nation's artists and was acquiring their works The revolution impoverished the oligarchy, and therefore in 1920 painters could find no other Maecenas except the State (150) Esta es una de las poco teorizadas razones por la cual se entiende el muralismo como exaltacin y celebracin de una coyuntura. No slo es el hecho de la renovacin poltica y esttica lo que se plasma en los muros sino el regocijo de los artistas por una poltica cultural en donde sus anhelos tienen cabida. Nuevamente Paz: Mexican mural painting was above all the expression of a victorious revolution. That revolution, like all the rest, saw itself as the beginning of a new age. Not only Diaz's dictatorship but nineteenth century liberalism now lay in the past on the one hand, it was a resurrection: the Mexican past, indian civilization, popular art, the buried spiritual reality of a people; on the other, it was a renovation .... (144-145) En el Ecuador, el expresionismo de faz agnico plasmado por artistas como Kingman y Guayasamn en parte registra el quejido silencioso de un emergente sector artstico con designios de profesionalizarse y que vea con horror la perspectiva inminente de su eventual desocupacin debido a la inexistencia de un mercado interno para productos aitsticos. Slo despus del "descubrimiento" de Guayasamn y de la "recuperacin" de los

PAGE 39

32 indigenistas por el Estado se observa un cambio de actitud, una mayor docilidad — traducida o entendida como "superacin tcnica" por parte del realismo ecuatoriano. Adicionalmenie y de nuevo en contraste con el muralismo, el indigenismo plstico en el Ecuador interpela a un pblico comprador emergente, se instala en un primer momento en las residencias ms bien modestas de los intelectuales de avanzada y se abre paso hacia sus salas y comedores. Las imgenes de la vida india, desde su primer momento de vida como mercancas transitan el camino opuesto de los seres en ellas representados; donde los indios abandonaron sus tradiciones y prcticas culturales, su lugar en la comunidad para descender a las ciudades a aceptar la menor escala de ocupacin asalariada cuando no asumen la categora de lumpen proletariado, el prestigio cultural que acompa a los cuadros indigenistas los llev desde las pequeas salas de la creciente intelectualidad media hasta los prestigiosos salones y galeras de las lites ecuatorianas — pasando por el mecenazgo canonizante de uno de los Rockefeller. David Rockefeller es el "descubridor" de Guayasamn para Occidente, despus de que el prestigio de esta asociacin asegur la dimensin intemacional del pintor quiteo, tanto como su evidente talento, Guayasamn pas a ocupar el indiscutible primer plano de la pintura ecuatoriana y a oficiar como dilettante o en trminos criollos, paracaidista en todos los mbitos de la cultura nacional."'' El destino de la pintura indigenista en el Ecuador y su consagracin intemacional han significado la necrosis de esta forma artstica, su disolucin en un puado de frmulas, pero ms que eso el paradjico acercamiento de la vida india ecuatoriana, apresada en un

PAGE 40

33 lienzo y en proximidad fsica — bajo el mismo techo — con los protagonistas de la marginacin social y econmica de la poblacin subalterna ecuatoriana. Por supuesto que esto sucedi paulatinamente y por etapas. El radicalismo de las propuestas contestatarias se fiie diluyendo en el Ecuador, como en todo lado, a medida que sus agentes se integraban al Estado en diversidad de formas y sobretodo en el momento en que el segundo Velasquismo, en alianza multipartidista y en un momento de institucionalizacin de sus propias contradicciones fund la Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE). El efecto de neutralizacin de los contenidos artsticos radicales que tuvo esta institucin prolifera desde su fundacin en 1944. La alianza estratgica entre artistas plsticos y literatos se disuelve en parte debido al desprestigio progresivo en el que entr el realismo y los diversos caminos expresivos y experimentales ensayados por una intelectualidad escindida y en menor o mayor medida, negociadora de la nueva institucionalidad. Propaganda Monumental y Realismo Socialista El tercer espacio intertextual con que el realismo entra en contacto es el llamado realismo socialista. Este es un acontecimiento relativamente tardo en la constitucin del realismo ecuatoriano pero es sin embargo, una presencia certera. El realismo socialista tiene su origen en el programa esttico elaborado por Lenin y luego administrado por, Zhdanov entre otros y enarbolado despus por el Comintem, desde la tercera internacional, como la posicin vanguardista por antonomasia de los intelectuales comprometidos con la

PAGE 41

34 revolucin proletaria. El realismo socialista, bien entendido, es la praxis artstica concreta de revelar las contradicciones del capital al mismo tiempo que galvanizar el apoyo poltico del proletariado y sus aliados estratgicos. Mal entendido no es sino el montaje mecnico de tramas y argumentos funcionales para el despliegue estrepitoso y atosigante de adoctrinamientos paternalistas y dogmticos. Esta vertiente tuvo mayor recepcin en la regin de la Sierra ecuatoriana donde el mismo Icaza flirte con sus procedimientos formales, y donde otro escritor serrano, Humberto Salvador, escribi varias novelas bajo sus preceptos. La critica literaria de algunos novelistas de la Costa, militantes convencidos como Enrique Gil Gilbert por ejemplo o Joaqun Gallegos Lara se encarg de vigilar las "extravagancias" de ciertos escritores o su descuido de la preceptiva realista.^' La militancia poltica de los escritores de la dcada del treinta mvo mucho que ver con sus respectivos proyectos narrativos. De los "cinco como un ptio", los escritores de Guayaquil, tres militaban en el Partido Comunista, otro de ellos estuvo brevemente asociado a ste y el ltimo, aunque no afiliado se pronunci siempre de izquierda.^'* En la Sierra, Icaza particip en el CFP, un partido populista, el primero de este tipo en el Ecuador aimque en sus inicios fiie radical en sus propuestas. Pablo Palacios, Humberto Salvador, G.Humberto Mata eran socialistas. La aparente homogeneidad de posturas polticas de estos escritores es equvoca porque el partido socialista y el comunista en el Ecuador tienen distintos orgenes y vertientes y las divergencias interpretativas eran muchas y polmicas. En Palabras de Adrin Bonilla: ... el Partido Socialista [es] fondado en 1926, compuesto por distintas vertientes: una proveniente del Partido Liberal con elementos radicalizados;

PAGE 42

35 Otra de origen anarquista, constituida sobre todo en el Guayas con cierta influencia en sectores artesanales y en sectores de trabajadores libres y una tercera que, altamente influenciada por la revolucin bolchevique, por el pensamiento de sus dirigentes y por la expresin mundial de ese proceso en el movimiento socialista mundial: la Tercera Internacional o Comintem, har suya la imagen de Lenin y de la Unin Sovitica para definir una adhesin ideolgica, en un proceso cuyos alcances originan a su vez, la diferenciacin e identidad de una corriente marxista comunista que termina fundando una organizacin diferente, asociada a la Comintem e influida altamente por ella. (27) El comunismo en que se afincaban ios escritores guayaquileos, principalmente Gil Gilbert y Gallegos Lara era este ltimo descrito. Y esto daba cabida a la grave contradiccin de cmo conciliar la existencia y la proliferacin de una literatura revolucionaria pero ante todo profundamente nacional ante las exigencias de una perspectiva universal que planteaba la necesidad de una revolucin por etapas, de alianzas estratgicas con la burguesa pero que ms significativamente se escinda del terreno de las prcticas concretas y del reconocimiento del escenario nacional, "trasladando el eje de la discusin hacia escenarios, dinmicas y tpicos mucho ms amplios" (Bonilla 28). En este sentido es necesario recapitular sobre la manera en que el comunismo en su expresin ecuatoriana, tanto como el socialismo, imaginaron soluciones posibles al problema de la idoneidad de condiciones y a las estrategias necesarias para la implantacin de una revolucin proletaria. Como qued establecido antes, el partido comunista ecuatoriano pliega a la II internacional y acude a su congreso. Uno de los puntos importantes que se debatan desde el seno mismo de esta organizacin era la caracterizacin de las sociedades latinoamericanas ante el prospecto de una movilizacin estratgica que posibilitara la transformacin revolucionaria. La lnea tomada por este organismo fue la de clasificar estos pases como

PAGE 43

36 coloniales o semicoloniales; esto ante la airada protesta de varios latinoamericanos, entre ellos Ricardo Paredes, ecuatoriano que defendi la especificidad del desarrollo de Latinoamrica y afirm su carcter "dependiente" (Bonilla 28). A pesar de lograr el reconocimiento formal que le confera esta distincin ms bien metodolgica, la delegacin latinoamericana que suscribi los resultados del congreso se vio en la posicin o ms bien ante la imposicin de una lnea de accin determinada. Esta consista en el reconocimiento de que las sociedades en cuestin requeran alcanzar las condiciones"objetivas" necesarias para as sentar los cimientos del proceso histrico revolucionario. En el caso concreto del Ecuador esto significaba una actividad intensa y casi exclusiva con el naciente proletariado industrial, el medio natural del PCE "precisamente porque el discurso lo reconoca como la vanguardia del proceso de cambio social que se buscara"(Bonilla 33). Este liderazgo por parte de las masas obreras se distingui en una fiaerte actitud anti-intelectual por parte del comunismo latinoamericano tanto como ecuatoriano y una sospecha permanente ante aquel 25 sector y su relacin con el poder y las masas. Por otro lado, el resto de la izquierda marxista, desde su origen se caracteriz por una diversidad de planteamientos y posiciones como se puede apreciar en el siguiente texto: El Partido Socialista se funda con miembros de diversa extraccin social, portadores de distintas influencias ideolgicas, en trminos muy generales: una corriente radical, admiradora de Lenin y de la revolucin sovitica, muchos de cuyos miembros — como el caso del mismo Paredes — ms tarde confluirn al PC; otra vertiente — no necesariamente tendencia en trminos ideolgicos — conformada por liberales radicalizados, humanistas, socialistas, personas que sin adherirse o por desconocer al pensamiento marxista, reconocan la posibilidad de una sociedad futura sin clases, ni explotacin, una utopa rousseauniana, en donde el hombre viva en libertad, fi-atemidad, etc., por ejemplo el coronel Lasso, terrateniente quien regala sus tierras, que se hallaban previamente bajo caucin bancaria, a los indios que

PAGE 44

37 en ellas habitaban, y una corriente anarquista, informada por los migrantes de la poca y con asiento en las organizaciones gremiales, fimdamentalmente artesanales. (Bonilla 29) El socialismo ecuatoriano se caracteriza entonces, desde sus inicios por una pluralidad de puntos de vista, posiciones y planteamientos sobre los mtodos y los objetivos mismos en que se debe operar el cambio social. Este eclecticismo es justamente lo que le permite tener una presencia activa y no perifrica en la poltica nacional, a diferencia de su homlogo comunista y de promover discursos noveles cuando no contestatarios de las 26 consignas importadas desde Mosc. Esta heterogeneidad de posiciones nos sita ante ima nocin singularmente productiva de multiplicidad que no "fragmentacin", el trmino tradicionalmente empleado para caracterizar los rompimientos y diferenciaciones al interior de una agrupacin poltica. La diferencia entre ambos trminos se apoya en un similar razonamiento de Deleuze y Guattari quienes argumentan que fragmentacin deja "huellas the totalidad y de unidad y restos del 'uno'", mientras que multiplicidad se refiere a posturas genuinamente distintas (citados en Grossberg 15). La pluralidad citada se puede extender hasta los escritos experimentales y extraordinarios del autor ms representativo de la modernidad en la literatura ecuatoriana, el lojano y socialista Pablo Palacio. Las divergencias entre comunismo y socialismo, sus mismas estrategias polticas se podran contrastar en el despliegue del "realismo social" representado por Gallegos Lara y el "realismo abierto" con el que se ha calificado la obra de Palacio (Femndez). Gallegos Lara se expresa as al respecto: ". nuestro arte ha de ser un arte agrario-antimperialista, paralelo a nuestra revolucin. Nuestros motivos los de la vida obrera y campesina, contra

PAGE 45

38 los hacendados, contra los gringos imperialistas, contra sus sirvientes los burgueses y gamonales del gobierno y de la clase exportadora en general" (citado en Vintimilla 320). Y Pablo Palacio lo har, en sus propias palabras, "desacreditando la realidad" pequeo burguesa capitalina en la que l mismo habita y que intenta representar desde la ambivalencia y vulnerabilidad propias de la clase media en procesos de transformacin social. Lo que estaba enjuego entonces era una diversidad de teorizaciones (y sus ramificaciones en cuanto praxis poltica) respecto de la conformacin nacional ecuatoriana. Lo que el comunismo ecuatoriano y su mximo terico en el campo de la literatura proponan dentro de la cultura era un concepto negativo de nacin. La proliferacin visible de sectores sociales antes sumergidos en la abstraccin liberal de "pueblo" se manifiesta ante la conciencia nacional oficial: los montuvios de Jos de la Cuadra, los cholos de Demetrio Aguilera Malta, los indios de Jorge Icaza, los obreros de Joaqun Gallegos Lara, los negros de Adalberto Ortiz. Es la aparicin de la "nacin dominada" en palabras de Mara Augusta Vintimilla, "esa que existe solamente bajo la forma de elementos disgregados en la sociedad civil y marginada de lo que la ideologa oficial ha consagrado como la nacionalidad" (272). En otras palabras, el proyecto poltico al que pliegan escritores como Gallegos Lara y Gil Gilbert en la Costa no proponen la aparicin de un sujeto nacional como primer paso para la conformacin de un proceso de transformacin social que se apoye en la fuerza de congregacin del nacionalismo, su linea de militancia le asigna un valor antimperialista al desarrollo de una conciencia nacional pero en definitiva,

PAGE 46

39 la revolucin socialista tiene un carcter internacional y la posicin relativa del nacionalismo en la consecucin de sus objetivos no es sino la de un movimiento estratgico, intermedio, hacia la transformacin venidera. De hecho, para Gallegos Lara la revolucin que se avecinaba era fctica, inminente y la literatura no cumpla ms que con el papel histrico que le corresponda como agitadora de la supraestructura. As, contra un concepto impertrrito pero endeble de lo que constitua lo medular de la identidad nacional, un concepto absolutamente excluyente, con reflejos coloniales que ubicaba fuera de los limites de la nacin "con los recursos del racismo a las capas sociales no blancas en las que se incluan todas las clases y capas de la pirmide social que se encontraban por debajo de la oligarqua" (Anderle en Vintimilla 257), el comunismo, y un cierto sector practicante del realismo opom'an una nacin india, montuvia,chola, negra y proletaria. Esta oposicin, la puesta en marcha de la nica verdadera revolucin ocurrida en el Ecuador segn comentario de Jorge Enrique Adoum, la revolucin literaria del treinta, poma de relieve, o confera visibilidad o revelaba las contradicciones internas de la crisis de hegemona poltica que se vislumbraba en el Ecuador de esos aos. Esta "nacin oculta" que elevaba su mirada y que los intelectuales de la poca queran imaginar desafiante aplaza la discusin sobre los potenciales mritos del nacionalismo a un futuro impreciso, pone entre corchetes (en movimiento fenomenlogico incmodo con la complejidad del presente) la legitimidad y/o necesidad de una identidad cultural y as pospone, o interrumpe, la construccin de un proyecto funcional a la consolidacin de la entelequia nacin. Esto por supuesto que slo va referido a la elaboracin terica que Gallegos Lara (y otros militantes

PAGE 47

40 comunistas) haran del realismo como corolario de la revolucin social en marcha, y apunta sobre todo a la exploracin de las ramificaciones de un pensamiento intemacionalista en la construccin de una especificidad ecuatoriana. La tesis que desde aqu se propone es la de que la adhesin a una perspectiva internacional (de cualquier ndole, cosmopolita, "planetaria" en palabras del destacado poeta ecuatoriano Jorge Carrera Andrade, diplomtica, etc) debilita el trato con el realismo o por lo menos lo reinscribe en mcin de objetivos que rehuyen la totalizacin. De hecho, en el Ecuador, el realismo social se ha caracterizado sobradamente como el proyecto poltico ms significativo del siglo en cuanto a una elaboracin de las bases tericas y simblicas necesarias para la movilizacin de una cultura nacional. Pero queda an por dilucidar la lectura del pasado que se ensaya desde el interior mismo de esta propuesta terica, la asignacin de responsabilidades, o ms bien el sealamiento de incumplimientos tanto de la izquierda latinoamericana como, dentro del Ecuador, de los actores y responsables histricos de la coyuntura nacional e internacional en los aos treinta. Para versiones marxistas de la historia de Latinoamrica, especialmente a partir de Maritegui, la interpretacin de la debilidad coyuntural de la forma nacin se debe a la incapacidad histrica de la burguesa para llevar adelante un proyecto hegemnico capaz de lograr la concertacin de todos los sectores sociales, la totalizacin de las ftierzas sociales bajo la gida de una propuesta globalizante (31). De haberse hecho esto; de haberse diseado e impulsado un programa viable de integracin nacional, se habran sentado las bases para el necesario desarrollo de las ftierzas productivas y por medio de esto se habran

PAGE 48

41 legitimado las aspiraciones a la forma nacin. Agustn Cueva y Alejandro Moreano en el caso ecuatoriano, hacen hincapi en este punto, subrayan la responsabilidad histrica fallida de la burguesa comercial como clase, su fracaso estrepitoso al no aprovechar una coyuntura favorable en beneficio de las necesidades y los requerimientos de la nacin ecuatoriana. La burguesa adquiere un perfil inestable y oportunista, caractersticas que ya Marx asignara a la pequea burguesa, pero adicionalmente asume el epteto de traidora, de ente social desprovisto de lazos afectivos nacionalistas/patriticos, de grupo acomodaticio cuyas principales alianzas (en el momento de la definicin, y de igual manera que la oligarqua ecuatoriana) residen en el extranjero y no al interior del territorio o del pueblo ecuatoriano. Esta caracterizacin asignadora de culpabilidad a un protagonista en el proceso histrico ftindacional de la nacin ecuatoriana es una condena a la franca ausencia de una nacin reconocible o identifcable y tambin un retomo al argumento de la autenticidad. Para Moreano por ejemplo, no existe nacin, sino pas. Existen las condiciones materiales para la existencia de una nacin, un territorio, una estructura administrativa, un Estado, pero no una sustancia social para llenar ese mbito fsico-jurdico (234-237). Es ms, Moreano plantea tres momentos firistrados en donde la nacin pudo ser algo ms que un anhelo o un esprtu. La mdependencia, que extendi el modelo excluyeme de participacin civil en la vida de la repblica; la revolucin liberal, que retrocedi en sus objetivos a partir de la muerte de Alfaro y se acomod en una serie de reformas jurdicas y econmicas que nuevamente no contemplaron los intereses de grupos subalternos, y finalmente la

PAGE 49

42 realineacin de poderes a partir del descubrimiento de petrleo y el aceleramiento del proceso de modernizacin que se extiende hasta el presente. Este ltimo movimiento (la modernizacin) intent integrar o disolver las lealtades tnicas por medio de programas de alfabetizacin y capacitacin en los sectores indios, sin resultados positivos desde la ptica estatal. Sin nacin, o sin la ficcin necesaria para conjurar su presencia, sugiere Moreano, no hay identidad nacional. O ms bien lo que s hay es una pugna intestina, que se disputa el privilegio y el poder de convocacin latente en la articulacin de intereses comunes, preocupaciones generales, soluciones urgentes, objetivos en donde se reconozcan todas las clases y sectores sociales. El discurso del realismo social entre estas proclamas es el nico que cumple cabalmente con la fase de sealamiento de una realidad urgente, hace el llamado necesario pero por obvias razones carece de los instrumentos polticos necesarios para implementar su propuesta. La denuncia frontal iniciada por los intelectuales del treinta ha mostrado, como toda proclama insolente, a lo largo de la historia de su recepcin, su susceptibilidad de ser enrolada al servicio de diversos intereses. Vista como exigencia de reforma, su interpretacin vacila entre una incitacin a la rebelin y una propuesta encaminada a implementar una verdadera y radical 27 modernizacin. La identidad que se postula desde las pginas de la novelstica del treinta y desde los lienzos de los artistas de la poca es una identidad para el futuro, una identidad de aplazamientos y demoras imaginadas como realizables desde el presente. Porque el conjunto de la produccin de la poca despliega una nacin diversa y mltiple. Unificada en el sufrimiento y la explotacin, descubierta en su agona.

PAGE 50

Las posibilidades de lectura de estas obras giran sobre el hecho de su diversidad, es sta una pervivencia anacrnica necesaria para tolerar el maltrato? Es posible que eliminado el explotador tambin se evapore esa diversidad o que se convierta en algo menos extico y ms tolerable, ms mestizo? O es que tal diversidad constituye la riqueza de la literatura y la sociedad ecuatoriana, su especificidad y su pasaporte hacia la trascendencia? Es esto ltimo justamente como veremos, lo que propone el pujante movimiento indio ecuatoriano como identidad para el Ecuador. Deber bastarle a los aos treinta el enarbolamiento de una identidad literaria. Identidad especfica, la literaria, que se incorpora a base de apoyos textuales, y de una ruptura consciente y volimtaria, "tal ruptura se realiz sobre las bases de una profunda identificacin — seguida de una superacin, es claro — con una historia que comprenda a Montalvo, a Espejo, a Peralta, por ejemplo, y con el enraizamiento en un pasado que se remonta, a veces con 'nostalgias imperiales', a lo precolombino" (Vintimilla 263). Esta necesaria reescritura de los antecedentes literarios es sumamente significativa. Montalvo es un obvio candidato a ascendente, por su prestigio continental, su postura poltica progresista pero ante todo por sus reputacin de polemista y de luchador literario. Los realistas queran reconocer en sus propios escritos el antecedente histrico de una literatura "de denuncia y de combate" como lo dice Angel Felicsimo Rojas, uno de sus integrantes (97). Espejo es un caso similar, mestizo productor de saberes tcnicos y humanistas del Siglo XVII, perder su vida a causa de sus escritos al juzgrsele y condenrsele por sedicin. Otro polemista y suscitador combativo. El mismo caso es el del

PAGE 51

cuencano Peralta, liberal convencido que luch toda su vida en las revistas, los diarios y en la politica de su tiempo a favor de reformas liberales. La "nostalgia imperial" a la que se hace referencia no es sino una alusin a la obra de Juan de Velasco, a su postulacin de un reino ecuatoriano, en los lejanos confines de un pasado que ofrece un legado y una tradicin histrica a un pas que intenta canibalizar su pasado en busca de elementos contestatarios. Pero sta no deja an de ser una identidad "dbil", de tinta y de papel y tendr que abrir camino al segundo proyecto aglutmador de las masas y el imaginario social ecuatoriano, peridicamente y polticamente explotado con fines de promocin patritica, la identidad territorial se convertir en el segundo gran discurso del siglo capaz de interpelar a los habitantes del Ecuador. Ontopologa en Atahualpa La historia limtrofe del Ecuador y el Per ha gestado rios de tinta y montaas de papel. Los conflictos limtrofes en la poca republicana datan de los primeros aos de adhesin a la Gran Colombia, con la ltima batalla de claro dominio "ecuatoriano", donde, liderados por el Mariscal Sucre, se rechaz en la batalla de Tarqui, el avance de un contingente peruano en busca de la anexin del entonces llamado "Departamento del Sur". Esto fue en 1 823. A partir de entonces la cantidad de incursiones armadas, escaramuzas y enfrentamientos es casi incontable y se extiende hasta el presente.^' Pero el hecho que nos concieme en estas lneas es en particular la agresin armada y la ocupacin de territorios ecuatorianos por parte de las ierzas armadas peruanas en 1941,

PAGE 52

45 hecho que desembocara en el cercenamiento de una tercera parte del territorio ecuatoriano (incluido el acceso al Amazonas) o 250.000 millas cuadradas. Los antecedentes civiles y militares son significativos, la imposicin de un gobierno autoritario y receloso de su poder que hizo caso omiso de los preparativos blicos peruanos, la desorganizacin del ejrcito ecuatoriano, las luchas internas por el poder entre Quito y Guayaquil en el contexto de la primaca de una economa de exportacin en la Costa mientras el poder poltico resida en la Sierra, etc. Pero el hecho se dio. Las reclamaciones a tribunales mtemacionales fiieron inmediatas pero hubo un silencio de conspiracin sobre estas apelaciones debido a la reclamada unidad continental ante la segunda guerra mundial. En este contexto, el crtico ecuatoriano ms influyente de su tiempo, Benjamn Carrin, militante socialista y promotor de la cultura nacional gener su "teora de la pequea nacin", un manifiesto importante en donde se reclamaba una nueva identidad para la nacin. Como respuesta inmediata a la invasin y a sus secuelas, sobremanera a la "agudizacin de la crisis simblica" puesta en marcha debido a la crisis de uno de los dos grandes mitos de la ecuatorianidad en palabras de Erika Silva, el mito del "seoro sobre el suelo" (16). Benjamn Carrin elabor su teora segn la cual no importaba la pequeez territorial del pas pues "...como lo han demostrado Israel y Grecia, naciones muy pequeas en territorio y potencia econmica pueden pesar mucho ms que otras en la historia por su aporte cultural" (Castelo Benjamn Carrin 26). Este es el destino que Carrin auguraba para un Ecuador dispuesto a ser, algn da, potencia econmica o militar. La idea central de este discurso es una suerte de voluntarismo desencantado que se resigna y que anhela a la

PAGE 53

vez. Est presente en esta racionalizacin paternalista y desesperada tambin una especie de determinismo geogrfico por medio del cual el tamao de la nacin, sus mismas dimensiones y por ende, en un salto epistemolgico al vaco, sus posibilidades de desarrollo hegemnico se ven radicalmente detenidos. La mutilacin es la imagen de preferencia en la retrica limtrofe, lo que da pie a la concepcin de una totalidad para siempre incompleta y nostlgica de su fenecida unidad. Este sentimiento de cercenamiento, para Silva marcar con la emprenta de la derrota la discursividad social y poltica del Ecuador posterior al 41.^ La teora de la nacin pequea aparece estructuralmente emparentada con la idea del Ecuador como nacin mestiza. Fracasada la capacidad de integracin territorial no quedaba sino la posibilidad de integrar a la poblacin por medio de la cultura. Esto significaba, en el pensamiento indigenista del tiempo nada menos que la asimilacin del indio al seno del proyecto nacional de desarrollo y de ingreso a la modernidad. La problemtica presente en el modelo dominante de identidad, que es posible caracterizar como oligrquico-racista o excluyente, de inventar una tradicin (en el sentido descrito por Hobsbawm en su The invention of Tradition ) desde un grado cero o desde un rechazo al pasado prehispnico de pronto encontr en el conflicto territorial la posibilidad de conciliar esta aparente contradiccin reclamando ahora, para s, el legado de una historia y un pasado indio glorioso (aquel delineado por Juan de Velasco) y susceptible de ser opuesto a un invasor identificado ancestrahnente con un expansionismo peruano que se remontaba al Tawantinsuyo. Esta nacionalizacin de la prehistoria ecuatoriana (adelanto histrico que trabaja de forma retroactiva) y su elevacin a antecedente legtimo slo poda proponerse

PAGE 54

47 como alianza simblica con un pasado que, desde la perspectiva de los grupos de poder y de los idelogos de la nacin, se prestaba a una instrumentalizacin de sus contenidos sin jams abandonar la reclamacin de unificacin adelantada a caballo del mestizaje. El mestizaje tiene una larga trayectoria histrica en cuanto a su recepcin: a nivel discursivo se ha enarbolado asaz fi-ecuentemente como para provocar una "fluidez" ("ftizziness") de sus lmites al interior de formas discursivas de distinto timbre. En el Ecuador, Ronald Stutzman ha demostrado como en la dcada de los 70, se emple al servicio de una poltica estatal que hallaba su anclaje ideolgico en el supuesto "blanqueamiento" que el mestizaje provocara como efecto positivo al interior de la sociedad ecuatoriana.^' Y de hecho, pese al uso distintivo, de reclamacin de especificidad cultural para el subcontinente que histricamente este trmino ha movilizado, su uso interno ha sido ms bien el de adelantar una poltica de homogenizacin cultural a la vez que proveer a este proceso de una ilusin conveniente de diferencia y pluralismo. El mestizaje incluye a la lierza, caso contrario excluye a la fuerza. Vemos entonces la necesidad interna de incluir, al interior del proyecto de la nacin pequea una radical reelaboracin del pasado previo a la Conquista. Y sobremanera la necesidad de proveer ante la presencia histrica y ahora amenazante del Incario, un contrapeso simblico adecuado (Silva Mitos 23). Por segunda vez en la reestructuracin de la identidad nacional se impone un modelo apocalptico, si la teora de la nacin pequea se mueve bajo las premisas de una vida ecuatoriana previa a la invasin, una muerte simblica coincidente con esta y una resurreccin a base de la cultura, como sostiene Erika Silva, entonces la reescritura de la

PAGE 55

48 historia nacional obedece a esta narrativa tripartita en cuanto se restituye a s misma con un pre, un durante y un post Incario (21-22). De esta manera, se lograr identificar un "expansionismo peruano" esencialista, al cual se opone un ancestral "pacifismo" ecuatoriano y se tomar imperiosa la necesidad de encontrar una identidad colectiva no contaminada por las convergencias del mundo andino. La teora de la nacin pequea tambin obedece a una coyuntura de institucionalizacin de la cultura en la sociedad ecuatoriana. Ya en los aos 40, separados por una dcada de los iniciales nimos de subversin de los intelectuales que insurgieron a principios de la dcada del treinta, se impuso "la corriente del realismo social en narrativa y domin una posicin crtica radicalizada (en tomo a ella)" y se inici el proceso de asimilacin de contenidos ideolgicos adversos a las clases dominantes (Fernndez 122123). Esto culminara en 1944, con la extensin inraestructural del proyecto de Carrin, la creacin de la Casa de la Cultura Ecuatoriana. Decamos entonces, junto con Mara del Carmen Femndez, que la teora de la pequea nacin posibilit el encuentro de los polos culturales opuestos en el Ecuador de la dcada de los 40: la cultura de las lites dominantes y la cultura nacional-popular, expresada en el terreno artstico por quienes se haban erigido en portavoces del proletariado y el campesinado ecuatorianos" (123). La teora de Carrin es parte de un largo y sostenido esftierzo por este autor de celebracin y de confeccin de "mitos" nacionales que habilitan y posibilitan la aparicin de la nacin ecuatoriana. Carrin nunca renunciar a este proyecto, a la continuacin a lo largo de su obra de construir y escenificar el Cuento de 1. P.fH. ttulo

PAGE 56

49 significativo de uno de sus libros. Camn reconoce en este libro la fuerza singular de la literatura en la tarea del convencimiento y las posibilidades especficas de la narrativa en la reconciliacin de "totalidades contradictorias", en palabras de Cornejo Polar (1983), de aporas insolubles como aquella de cimentar la identidad nacional precisamente en el centro de un mundo indio expresamente excluido de su participacin en ella. La teora de la nacin pequea entrega justamente este pegamento narrativo, esta posibilidad de reconciliacin entre dos tradiciones enfrentadas y dos frmulas de representacin antagnicas. La antinomia presente entre pequeo y grande logra tal inverosmil coexistencia, la pequeez territorial del Ecuador pasar a ser una sea, una caracterstica sin importancia, ms, un contenido paradjico porque servir justamente para sealar su importancia cultural. Carrin est plenamente consciente, tanto como sus lectores lo estn, de la plegaria que est elevando, del llamado que hace, de la utopa que seala, es decir, de la apuesta discursiva que hace en aras de reinterpretar una realidad que no tolera la persistencia de sus viejas certezas y direcciones. Todo lector ecuatoriano de su tiempo era capaz de reconocer la artifcialidad de la construccin discursiva que se teja ante sus propios ojos. A la vez, Carrin ocultaba en parntesis el proceso histrico ecuatoriano y se volva hacia Oriente. En sus referencias constantes a Grecia e Israel Carrin se apoya en un sistema de referencias que tiene antecedentes en la ilustracin europea del siglo XVIII, sobremanera en Rousseau quien en sus conceptualizaciones sobre la democracia interpona la imagen de Grecia a la de otras naciones con designios imperiales.^'' De manera similar.

PAGE 57

50 Israel conjura imgenes mesinicas de privilegio divino ante el embate exterior e interior de movimientos de conquista. Pero el uso de lo extico tiene un sentido adicional, el de una sntesis discursiva entre imgenes que en s encierran la tensin irresuelta de insignificancia y trascendencia. Tal vez en este gesto comparativo, Carrin participe de lo que Kushigian llama "orientalismo en la tradicin literaria hispnica" y que se califica en los siguientes trminos: Hispanic Orientalism seeks to approach the Orient, the Other, not in a spirit of confrontation, but rather in what may appear to be a need to preserve one's own identity. It encourages an enhanced, original view of the self, through a process of leaving the familiar and secure, in which the Other advances an emotional and intellectual detachment that leads to an awareness of the self (12) Aunque seamos escpticos de que el empleo que hace Carrin del Oriente (que, dicho sea de paso es el mismo trmino empleado para referise, en el Ecuador, a la regin amaznica de la cual uno de sus presidentes afirmaba ser "un mito") no participe de intenciones represivas (es decir, de ocultamiento) o manipuladoras es claro que su evocacin es parte de un estratagema ms amplio, de difuminacion de las fi-onteras reconocibles entre conceptos y sus atributos para as narrar una estructura que combine polos opuestos en un intento de integracin de similitudes y diferencias culturales. Dicho esto hay que aadir que la capitulacin nostlgica de Carrin acarrea — tambin — una dimensin de transferencia. Es como si la dimensin fsica de los Estados los ubicara en una economa de la trascendencia; o mejor an como el calcado de un matriz clasista sobre el mapa geopoltico de los aos cuarenta. En palabras de Frederic Jameson: [class] can currently be seen to inform our various (mostly unconscious or implicit) maps of the worid system ... the point to be made, however, is

PAGE 58

51 not that all such class mappings are arbitrary and somehow subjective, but that thev are inevitable all egorical grds through which we necessarilv reat j the wprld. ("Marx's purloined letter" 51; el subrayado es nuestro) En una alegora como la mencionada arriba, el reclamo de movilidad social (lase trascendencia histrica) hecho por Carrin a favor de su patria ira aunado al de otras naciones pequeas, a su vez una especie de clase media transnacional o de intelectualidad cosmopolita.'''' Las naciones grandes (y la ambigedad del adjetivo da piso para cimentar el movimiento ideolgico de homologar grandeza con amplitud y pequeez con insignificancia) constituiran la clase dominante (la oligarqua) a la vez que una fraternidad internacional mostrenca. El proletariado, por entero ausente en este esquema, mas el destinatario fmal de las exhortaciones de este autor, sera aquella masa subaltema, obstinada y excluida de la participacin en aquel proceso continuo de ser y aceptar simultneamente los contenidos programticos de la forma nacin. Carrin aspira entonces a ser "potencia cultural" por medio del acceso a la categora trascendente presentada por la cultura y la erudicin. El crtico sera el encargado de proveer esta intuicin para el ingreso por la puerta grande de la historia. Lo que en este planteamiento parece quedar de lado es el hecho de que aquel ingreso y conversin hacia una fe secular en la sapiencia no hace ms que repetir (ya no como tragedia sino como farsa) el gesto fundacional que eventualmente convertira al Ecuador "chico" en una fuerza colonizadora tan agresiva como aquella que con efusiva indignacin se condena al interior del manifiesto de Carrin. En otras palabras, Carrin parece cegarse ante el hecho de que una cultura que se piensa antihegmonica no puede aspirar — al mismo tiempo — a la hegemom'a.

PAGE 59

52 A propsito del "mito compensatorio" como califica Agustn Cueva a la labor escrita de Carrin, apunta Alejandro Moreano: A veces uno se siente tentado de pensar en un retomo a la conciencia colonial o sarmientista: la repeticin del eco del discurso de la cultura europea, la valoracin de productos los literarios y artsticos por su valor de cambio con los productos europeos, una suerte de comercio exterior de la cultura ecutoriana, en el cual el 'patriotismo 'se refleja en contabilizar saldos favorables a los que desebamos obtener por nuestro banano, (citado en Cueva Literatura y conciencia histrica 40) Pluralidad Idntica Hasta aqu es posible observar con mayor o menor claridad, siguiendo los lincamientos generales tanto de Galo Ramn Valarezo (2 1 8-240) como de Enrique Ayala Mora (21 1-213), dos proyectos nacionales que se suceden en la historia republicana del Ecuador. El primero, vehiculizado por los criollos constructores del Estado Nacional en 1 830, conoca perfectamente el peso de la diversidad tnica que soportaba el pas. Si se juntan los cuatro censos emprendidos en postrimeras de la etapa colonial, entre 1776 y 1 785 se puede observar que, de un total de 4 1 1 1 82 personas censadas, el 26,7% eran blancos, el 65,2% indios, el 6,7% libres de varios colores y el 1,27% esclavos (Ramn 218). Pese a estos datos abrumadores, el hecho de haber creado un Estado Nacional basado en el sector blanco mostraba claramente que a los indios, negros y mestizos no se les conceda ningn potencial poltico, como en 1789 ya lo haba sostenido el criollo jesuta Juan de Velasco. La diversidad fue entendida como una traba para el progreso y la condicin del desarrollo de la nacin radicaba as en la unificacin "de la lengua, el vestido y el pensamiento poltico y religioso" (Ramn 219). La posibilidad de que los indios actuaran

PAGE 60

53 ie saboteada desde los inicios de ia Repblica, en la primera Constitucin slo podan elegir y ser elegidos los hombres de gran patrimonio, alfabetos y cristianos. "A tal punto que entre 1830 y 1900 solo participaron como electores el 0.3% de los ecuatorianos a un mximo del 5.7% que se logr en 1892" (Ramn 223). La metodologa a emplear en la unificacin de indios y mestizos entonces, su incorporacin al proyecto de construccin nacional comprenda cinco elementos. A saber: la ciudadanizacin, la cristianizacin, la escolarizacin, la enseanza del espaol y la unificacin del vestido. En breves comentarios, la ciudadanizacin se comprenda como la liberacin del tributo, la cristianizacin y la escolarizacin, ambas encargadas al poder eclesial, constituan la pieza ideolgica central de la conscripcin de almas y de cuerpos al yugo espiritual de la nacionalidad, la enseanza del espaol representara el paso indispensable en la conversin de una sociedad agraria a una sociedad "moderna", a la vez que la condicin sine qua non de posibilidad nacional segn Gellner (36). La unificacin del vestido es una imposicin simblica, orientada a tomar visible la igualdad que el Estado extiende a sus ciudadanos. Este proceso de creacin de consenso tiene una gran fuerza en el seno mismo de las clases dominantes, logra galvanizar sus flierzas y consolidar la alianza de las tres grandes regiones del Ecuador: Guayaquil Quito y Cuenca a la vez que convoca e integra a un importante sector de las clases y etnias subalternas. Segn datos recogidos por Ramn, en los Censos de Pichincha, Latacunga y Ambato, tres zonas de alta concentracin india, hacia 1 840 los blanco-mestizos pasan a constituir el 47% de la poblacin. Pero los logros en materia de escolarizacin y cristianizacin ya bien avanzado el siglo XX son modestos; no

PAGE 61

54 es sino en 1944 que se organiza la primera campaa alfabetizadora a nivel nacional. El Estado no interviene sino hasta 1963 y lo hace de manera desigual y desinformada. En un balance de los 120 aos comprendidos entre 1830 y 1950 se puede decir, junto con Ramn, que la cristalizacin del ideario de la inteligencia criolla, sus objetivos a alcanzar en aras de la integracin de los indios, estaban lejos de alcanzarse. Con todo se registra un fuerte proceso de ladinizacin y de mestizaje de la poblacin, aunque tambin se hacen presentes formas de resistencia de una identidad india reorganizada en tomo al espacio de la hacienda y de la "comunidad".^^ En esta poca, lo mestizo surgi como elemento de identidad, "de reproduccin de diferencias significantes frente al mundo indio" como dice Ramn (76). Este proceso ya tena antecedentes en la historiografa ecuatoriana, sobretodo en el trabajo de Monseor Gonzlez Surez, escritor que instituira la profesionalizacin de los estudios histricos en el Ecuador y que, corno idelogo de un incipiente sector intelectual, logr promover una cierta tolerancia frente a la movilidad social impulsada desde las tesis de abandono tnico. Desde Gonzlez Surez, y en cierta medida desde la hibridacin cultural promovida en la crtica literaria por Juan Len Mera, lo mestizo se revaloriza y se enarbola como la imagen posible de un Ecuador deseado. El pensamiento de Gonzlez Surez es tan radical en la defensa de la nacionalidad mestiza que llega a negar incluso que la historia empiece en la poca prehispnica.^^ Pero la pugna existente entre una interpretacin histrica que habilita la unificacin por medio del mestizaje y aquella que excluye de la participacin efectiva en materia poltica a todo lo que no se identifique expresamente con las aspiraciones criollas no tiene

PAGE 62

55 una resolucin definitiva hasta la dcada del cuarenta. De hecho esta confrontacin ideolgica en gran medida vertebra la contienda levantada a lo largo del siglo XIX y principios del XX entre conservadurismo y liberalismo. La revolucin liberal de 1895, en este sentido, tanto como llevar a la burguesa comercial al poder, signific la presencia de un nuevo "sector tnico que se legitimaba con su ascenso"(Ramn 227). Dentro de la esfera de la historiografa ecuatoriana, este momento de contienda e indefinicin se puede leer provechosamente — ^ya en el presente siglo — como subtexto, en la historia de la recepcin de la obra de Juan de Velasco, vilipendiada por algunos como ficticia y defendida por otros, en diversos sentidos, como obra mdacional de la nacionalidad ecuatoriana.^^ La modernizacin de la sociedad ecuatoriana, que se inicia con la revolucin antes citada pero que registra un pico a partir de 1960, encara con mayor solvencia los procesos de escolarizacin del indio, de extensin del espaol como lengua dominante, de reforma en la tenencia de la tierra y en la legislacin laboral. Es decir, se cumplen de la mejor forma posible los anhelos de integracin de los criollos del siglo pasado. Los ndices de analfabetismo cayeron del 48 por ciento en 1944, al 12.4% en 1988 (Benalczar 358), el sistema poltico elimin el trabajo subsidiario, los diezmos, el concertaje y el encarcelamiento por deudas y dio el voto a los analfabetos. En las reformas de estructura al sistema de tenencia de la tierra, a travs de dos reformas agraria, se oper, con la activa participacin del campesinado indio, una redistribucin sobre todo de las pequeas propiedades.

PAGE 63

56 No obstante esta alteracin significativa de las estructuras jurdicas del pas, se da, hacia finales de la dcada de los ochenta, una revitalizacin tnica que paraliza al Estado y que califica con el signo lapidario de fi-acaso las iniciativas republicanas de construccin nacional.^^ Si vemos en la intervencin de Benjamn Cardn un aprovechamiento de las circumstancias histricas (o en la invasin peruana el pre-texto y la oportunidad para la legitimacin de una cierta gestualidad dirimente o predisposicin conciliatoria) para sedimentar la va de la modernizacin por medio del mestizaje entonces podramos postular no slo la existencia de dos proyectos nacionales distintos (al cual se sumar un tercero, que pasaremos a ver en adelante) sino ms importante an, la coexistencia y la imbricacin profunda de varias propuestas nacionadoras al interior de una geografa socio poltica escarpada que conjuga y explota varios niveles discursivos a la vez, lenguajes y literaturas diversas pero necesarias para la subsistencia de una economa simblica y poltica nacional-ecuatoriana. Este modelo de aprovechamiento de pisos ideolgicos y discursivos es lo que llamaremos ms adelante, el modelo vertical de la nacin (y de la literatura) ecuatoriana. Una Nueva Propuesta: El Humanismo Andino Una propuesta innovadora empieza a ser elaborada por la emergente intelectualidad india, y refinada por una coalicin de intelectuales mestizos — ^principalmente investigadores en las ciencias sociales — que ayudan a trazar las lneas generales de un "nuevo" proyecto

PAGE 64

57 nacionador, concebido alrededor de una identidad y una historia andinas. Esta elaboracin sigue a piejuntillas el impactante e inesperado levantamiento indio que sacudi hasta sus cimientos a la sociedad ecuatoriana en 1990 y que sirvi para reintroducir al indio como actor en el escenario poltico ecuatoriano. La postulacin de una identidad ecuatoriana respetuosa de la diversidad tnica existente al interior del pas exige una readecuacin radical del campo histrico; y esto se hace invocando la investigacin arqueolgica y el rea de etnohistoria principalmente. La posicin india de respeto a la diferencia tambin implica una reestructuracin de la subjetividad en tomo a un modelo cultural distinto: el andino, y la reorganizacin de una reivindicacin tnica elevada a categora de nacin. Me refiero a la necesidad interna de establecer una especificidad "ecuatoriana" dentro de lo andino. Galo Ramn es uno de los impulsores de esta relectura de la historia ecuatoriana y para l, la categora a explicitar adquiere diversas denominaciones posibles: la zona septentrional de los Andes, la regin norandina o en trminos de los Estados Nacionales, los Andes ecuatorianos (Ramn 38). Para Ramn, en los marcos del territorio nacional ecuatoriano es posible detectar ciertas idiosincracias de lo andino; entre stas estaran la reciprocidad, la complementariedad y la redistribucin de bienes materiales y simblicos (47). En cuanto a la infraestructura de estas sociedades, el sistema poltico de los Andes norteos se diferencia del de los Andes del sur en cuanto a una historia distinta que incluye, entre otras cosas, la existencia paralela de sistemas econmicos de diversa procedencia, y de lenguas, la vigencia de seoros tnicos y Confederaciones en oposicin al imperio incsico y sobremanera al papel dominante que jug la hacienda en la articulacin del conjunto de la

PAGE 65

58 sociedad agraria en lo que ahora es el Ecuador, rol que en Per y Bolivia le correspondi a la minera. A esta propuesta poltica que define un espacio social con una profunda densidad histrica, se la define, no sin cierta irona, como una propuesta civilizadora. En las propias palabras de Ramn: La nueva propuesta andina, aunque tiene mucho por madurar, permite avizorar algunos elementos bsicos que la informan:a) contiene una revalorizacin de la diversidad cultural. Revalorizacin profunda que no nos condiciona a una adscripcin a occidente, permitiendo la participacin de diversos pueblos portadores de otras racionalidades, experiencias y culturas, vale decir, se muestra profimdamente autocrtica frente al colonialismo interno para fundarse en la diversidad democrtica;b) contiene una enorme radicalidad frente a las nociones de "Estados Nacionales" al recuperar los lazos comunes de nuestra historia, plantea superar los conflictos nacionales por territorios y es radical en el sentido de romper con el papel que nos ha asignado occidente;c) recupera la radicalidad de las grandes utopas que buscan liquidar las diferencias de clase, gnero y etnias;d) plantea un nuevo estilo de desarrollo y de vida, ms all de los paradigmas "hacia adentro", "hacia afuera", "de libre mercado", o con "intervencin estatal", para proponer un estilo que recuperando la profunda adaptacin que la civilizacin andina haba logrado con su ecologa, desarrolle una propuesta basada en el comunitarismo privado, en el desarrollo autosustentado, en el estilo de vida sencillo y digno a la manera india, plantea asimilar crticamente a la modernidad, es decir, busca un movimiento de doble naturaleza: revalorizar lo andino como cultura y como proceso de creacin, y al mismo tiempo universalizar y contemporizar la experiencia asumiendo crticamente los aportes de la humanidad. Si tales pudieran ser entre otros, los nuevos objetivos y las nuevas potencialidades de nuesfras sociedades, tiene sentido lo Andino como propuesta terica y poltica. (37-38) El manifest de la propuesta india se puede encontrar en varios textos y documentos emitidos por la dirigencia de la CONAIE (Confederacin de Nacionalidades Indgenas del Ecuador) pero su expresin ms concenfrada se encuenfra en el Programa de 16 puntos del levantamiento de junio de 1990. Nuevamente siguiendo a Ramn, las principales

PAGE 66

59 caractersticas de este proyecto seran las siguientes: es plural, en el sentido de que no se encuentra centralizado en un proyecto unitario; implica un presente contnuo, en el sentido de que no plantea una "utopa nativista" ni una visin mesinica, como varios trabajos en las ltimas dcadas han planteado; es una propuesta plurtnica, inter-regional y pluriclasista, es decir que, a partir de ciertas reivindicaciones como el problema de la tierra, se hace una convocatoria nacional, a todas las sociedades que forman el Ecuador, en aras de una transformacin profunda de la sociedad y para el beneficio mutuo del conjunto de las sociedades ecuatorianas; es crtica porque observa en el Estado Nacional existente discriminador, genocida e inadecuado a la realidad de un pas pluricultural, cuestiona al sistema poltico vigente por ser excluyente, antidemocrtico, inadaptado para captar las demandas que se le dirigen, critica el modelo de desarrollo dependiente y el modo de vida dispendioso de una sociedad tercemundista, no es esta una crtica antimodema, ni fiindamentalista, sino una crtica contempornea "a los resultados perversos de la modernidad" (234); es alternativa porque plantea una revalorzacin de los pueblos indios y de la propia sociedad nacional, plantea partir de la diversidad ecuatoriana para construir un proyecto unificador que tenga como texto el mantenimiento de la diversidad. Finalmente busca un nuevo estilo de desarrollo basado en seis principios fimdamentales. A saber: la equidad social, el respeto y la armom'a con la naturaleza; lograr la mayor eficiencia productiva con los conocimientos acumulados por la sociedad que ha habitado el medio ecuatoriano; la asimilacin crtica de alternativas extranjeras, especialmente de los aportes

PAGE 67

60 post-estructuralistas; la combinacin de la iniciativa individual con el beneficio comunitario; y un estilo de vida sencillo y sobrio (Ramn 233-237). Esta caracterizacin amplia de la identidad norandina, tan radical y sorprendente para el conjunto de la sociedad predominantemente urbana del Ecuador contemporneo, sorprende no slo por sus contenidos sino tambin por el punto de emisin. Para el conjunto de la sociedad blanco-mestiza, lo indio se haba descartado definitivamente, incluso por las mismas ciencias sociales y su presencia, como en las novelas indigenistas ecuatorianas, no era sino una lacerante verdad que exiga socorro inmediato. "Pobreza, desnutricin, ignorancia y todos los indicadores de degradacin humana eran insuficientes para describir la situacin de seres que lo haban perdido todo".''' Los indios aparecan como el lado oscuro del desarrollo, una situacin urgente para remediar. Por esto mismo resulta inslito presenciar la movilizacin y la capacidad organizativa de un sector de la poblacin nacional que haba perdido visibilidad en cuanto se confunda con otro de los mitos ftindamentales de la identidad cultural ecuatoriana en palabras de Erika Silva, "el mito de la raza vencida"(35). La radicalidad tanto de la propuesta como de la resurreccin de un sector poblacional que se pensaba definitivamente inerte en el accionar poltico provoc una especie de vaco inicial en la recepcin de este fenmeno. Con todo se podran caracterizar dos focos interpretativos a lo que se podra aadir la recepcin "positiva" de intelectuales solidarios con el proyecto y sus potencialidades como el tan mentado Ramn. La primera lectura del fenmeno es una lectura que reduce la propuesta india a una reivindicacin ms de un sector de la sociedad, que puede ser procesada por el Estado sin mayores

PAGE 68

61 modificaciones de su sistema poltico y de su estructura unitaria. Es esta una lectura que invalida el potencial poltico indio, an considerado como una masa rural indiferenciada e incapaz de generar una propuesta poltica globalizadora, en que se incluya el conjunto de la sociedad ecuatoriana. La segunda lectura va ms all, abanderada principalmente por las Fuerzas Armadas, esta interpretacin cree advertir en la iniciativa india la oculta intencin de crear estados paralelos o estados dentro del Estado y as se considera una consigna antipatritica inspirada y aupada por quienes siempre han querido la disolucin del pas. La tercera interpretacin insiste en que el Estado no puede contener la innovadora propuesta de la pluralidad y la diversidad, considera que lejos de intentar construir nuevas formas estatales lo que se busca es un abandono de precisamente ese modelo. Lo que se busca ms bien es la promocin de un pensamiento pluricultural que una las diversas modalidades de resistencia india con sus homlogas en el pueblo no-indio. Para Ramn el resultado de esto ser algo "bien distinto que imaginar un Estado, apuntando ms bien a formas autogestionarias de organizacin de la sociedad, sin las ataduras de los poderes centralizadores: por tanto la lucha india no estara centralmente dirigida a perfeccionar el Estado, aunque esa es una tarea necesaria, sino a fortalecer a la sociedad contra el Estado"(240). Alteridad y Diferencia Blanca de Arancibia inicia esta seccin preocupada por la validez de emprender este tipo de disquisicin sobre la identidad cultural luego de la reordenacin del pensamiento

PAGE 69

62 iniciada por el postestructuralismo (68). Cmo hablar de identidad, pregunta esta autora, en una poca cuando la afirmacin contempornea de la misma comprende una "nostalgia modernista" o una "invitacin a la exclusin"? Para Amaryllis Chanady, hoy en da no se puede persistir en buscar el centro, ni puede un investigador permitirse la ingenuidad de pensar identidad o nacin como construcciones permanentes y deliberadas. Los estudios de los ltimos aos que abordan la problemtica de la nacin (Gelhier, Hobsbawm, Anderson, etc.) erosionan las bases de una filiacin espontnea con lo que hoy se define como "comunidades imaginarias", pero, segn Chanady este cuestionamiento proviene tanto del asedio post-modemo como del acoso provocado por la insistencia de voces post-coloniales. No importa aqu esclarecer cul de ellos tiene prioridad o cul se reserva el derecho de reclamar para s mayor antigedad, el hecho es que las coincidencias y los puntos de contacto son mutuamente vigorizantes. Dicho esto, procederemos a caracterizar parte del discurso sobre la identidad en Latinoamrica desde su rearticulacin en la literatura y la crtica literaria tanto como a entablar un dilogo crtico con algunos interiocutores que problematizan su despliegue como forma y frmula discursiva. Aunque histricamente se pueden enumerar una gran cantidad de autores que promulgan una reconceptualizacin del espacio latinoamericano en trminos de pluralismo y heterogeneidad no todos lo hacen al interior de una preocupacin por el problema de la identidad. El reconocimiento de la hibridez discursiva del subcontinente de hecho pone en crisis el canon literario latinoamericano, cuyos lmites han presenciado peridicas escaramuzas entre quienes han intentado abrir sus fronteras o invadir su territorio en aras de procurar su liberacin y

PAGE 70

63 aquellos interesados en la preservacin de la integridad de sus fronteras. Porque la escritura de resistencia latinoamericana, dsele el nombre que plazca en cuanto a la caracterizacin de su diversidad (indoamericana con Arguedas, mestiza con Mart, transcultural con Rama, real maravillosa o calibnica con Carpentier y Retamar o la formulacin casi hpica— por semblar un ataque de hipo que no por ir a caballo, de Garca Caldern: indo-afro-sino-iberoamericana) representa un esierzo constante de la expresin de diferencias, un esftierzo que de necesidad mina la identidad colectiva (abocada al terreno "seguro" de la hispanidad) monoltica y aspira a una realidad plural. Histricamente, esta riqueza cultural y discursiva ha sido subsumida bajo distintas conceptualizaciones, inclusive se la ha enlistado en las filas de programas polticos diseados para acabar con ella. Tal el caso desafortunado del mestizaje como ideologa oficial de asimilacin y de colonizacin de un espacio interno "reprogramado" para aceptar las formas dominantes de construccin de identidad. La hibridez de la que hablamos, siguiendo a Chanady, goes beyond Bakhtinian polyphony or heteroglossia and certainly beyond the appropriation or assimilation of various transnational others in a strategy of textualizing the multifaceted culture of a country as a means of colonizing it symbolically and homogenizing difference in an institutional practice (XVI) Esta hibridez tampoco es consonante con la "canibalizacin" propuesta por el modernismo brasilero ni con versiones mistificadoras de la "dialctica" cultural o el "sincretismo" tan ponderado en Amrica Latina. Ms bien apunta a un cuestionamiento de las distinciones entre identidad y alteridad.' Pero habria de antemano que ver hasta qu

PAGE 71

64 punto el discurso latinoamericano sobre identidad verdaderamente aspira y perpetra la misma pluralidad a la que profesa adherirse. Tendramos que efectuar un brevsimo vistazo a la historia literaria latinoamericana (la oficial) de este siglo para evidenciar de qu manera la narrativa ha elaborado una posicin constante y generadora de identidades especficas. Visto as, se puede cometer una grosersima generalizacin capaz de constatar un momento inicial en donde la identidad americana, enraizada en una cultura hispnica homognea (purgada por ejemplo, de elementos rabes, africanos e islmicos y de espaldas a la influencia juda) se piensa como una extensin natural de una esencia de la hispanidad, sobretodo en lugares apartados, reservorios de continuidad, como la pampa argentina, la selva colombiana o la sabana de Venezuela para citar la trinidad fiindacional de la novelstica "autnticamente" hispanoamericana.'" Un segundo momento, de ruptura, en donde la identidad se convierte en la expresin superior de la cultura mestiza, robustecida por el contacto entre razas y abocada hacia una forma de mesianismo (el realismo social). Y una tercera posicin, de cuestionamiento de las certezas del fundacionalismo y en gran parte, un acercamiento cauteloso aunque afirmativo de la expresin de la diferencia (desde el boom). Un intento til para ordenar las manifestaciones latinoamericanas que apelan a la identidad es la divisin tripartita de Amaryll Chanady que ordena estas expresiones en tomo a su uso de la alteridad en la construccin de identidades. Para Chanady, 3 momentos, no necesariamente sucesivos, caracterizan la identidad latinoamericana en cuanto al Otro. El primero es el otro como colonizado que comprende la conceptualizacin de grupos

PAGE 72

65 humanos — indios y negros en el caso ecuatoriano — que, debido a su segregacin y subestimacin histrica como sujetos nacionales, habilita una lectura de la historia slo posible a partir de un olvido colectivo: el rechazo de la historicidad de indios y negros para suplantarla con un sistemtico desconocimiento de la realidad plural del pas. La segunda forma de conscripcin de la alteridad al servicio de la identidad es el colonizador como otro momento colonial por antonomasia que — en el presente siglo a partir de Rod y sus mltiples vstagos — aprovecha de la existencia de una voluntad poltica imperial para diferenciar en un acto binario de separacin, el opresor del oprimido. El uso constante de la conocida rase de Mart Nuestra Amrica es sintomtico de esta tendencia. Es una reapropiacin de la misma Amrica reclamada por E.E.U.U por parte de un Sur antinmico de un Norte imperial y amenazante. En el Ecuador, sobre todo a partir de 1941 y en adicin a la presencia siempre ominosa de los Estados Unidos, el Per ha ocupado la silla del Otro."*^ Un tercer momento de captacin de la alteridad ubica al Otro al interior de las sociedades latinoamericanas que lo consideran parte constitutiva de su identidad.'*'' Cornejo Polar teoriza esta posibilidad en su conocido artculo "La literatura latinoamericana y sus literaturas regionales y nacionales como totalidades contradictorias" al hablar de "abismos de inestabilidad y polimorfismo" al interior de sociedades complejas como la peruana, de tradiciones heterogneas y formas sociales contradictorias. La obra crtica de Angel Rama tambin asume esta encrucijada. Su Transculturacion narrativa en Amrica Latina hace hincapi en la densidad de los cambios suscitados por las relaciones entre culturas. En el

PAGE 73

66 caso ecuatoriano el movimiento indio postula la pluralidad como identidad ecuatoriana no solo de facto sino como algo deseable y necesario. Es de fcil constatacin que la propuesta india que — como queda expuesto — profesa una identidad en la diversidad se sirve de teorizaciones post-modemas de desautorizacin de discursos y valores. Pero lo hace con cierto escepticismo; si bien es cierto que ciertos planteamientos postestructuralistas son de gran utilidad para emplazar a la hegemom'a y a modelos nacionalistas (por lo menos en el terreno de la textualidad) tambin es cierto que sus propios contenidos desactivan toda iniciativa poltica de construccin de subjetividades y realidades autnomas e independientes en un contexto de relaciones transnacionales desiguales y signadas por la impronta de un capitalismo multinacional en plena ofensiva.''^ Estas son las razones por las cuales por ejemplo, Cornejo Polar, a pesar de su insistencia en la naturaleza "heterclita" de la literatura latinoamericana, insiste en su carcter "especficamente latinoamericano"; o por qu Ariel Dorfman, en otro registro (el de la crtica al testimonialismo chileno de la dictadura) afirma el "carcter chileno" de una cierta levedad ante las situaciones extremas, o por qu Rigoberta Mench afirma la existencia de secretos tnicos a los cuales solo pueden acceder los miembros de su comunidad. Es que la relacin precaria que existe y que concilia enfoques postmodemos y realidades agobiantes debe ceder en algn momento ante la necesidad/necedad apremiante de autoafirmacin de subjetividades oprimidas y de sociedades — como la ecuatoriana — en franca degradacin y pobreza.

PAGE 74

67 Esto se debe a que la puesta en praxis de la identidad es siempre poltica y al hecho decisivo de que se halla en lugar una tradicin latinoamericana en donde, siguiendo a Alberto Moreiras, "se ha podido mantener con vida — en trminos filosficos — el hecho crucial de que la pertenencia o la afiliacin a latinoamrica debe incidir en la manera de pensar de los latinoamericanos" (235-236; la traduccin es nuestra). Esta tradicin del pensamiento de esa regin del mundo, "un repositorio de sospecha anti-colonial" en plabras del mismo Moreiras, cumple con su acometido de conrontar el embate monoltico y homogeneizante de Occidente. A pesar de ello, o tal vez debido a eso mismo, una perspectiva crtica debe pensar en el obstculo que la propia mquina retrica de la identidad antepone a una evaluacin crtica de este fenmeno. Moreiras habla de una tecnologa o tcnica del discurso latinoamericano referido a la identidad. Para este autor, la fimcin original de este recurso a la identidad, de ser "el grito de guerra del fimdacionalismo burgus"(209) ha logrado gracias a una iteracin insistente, inscribirse como matriz discursiva al interior de la casi totalidad del pensamiento latinoamericano sobre cultura al punto de naturalizarse (en el sentido formalista) o de perder su visibilidad como ideologa. Esta frmula, incursin acrtica en el campo de la interpretacin de una discursividad autoreferencial (la identidad) o por lo menos productora de otredad constituye para Moreiras la posicin dominante en la tradicin latinoamericana (212).

PAGE 75

68 Hacia una Identidad Dentada. Ante este estado de cosas se hace necesario anteponer un filtro crtico respecto a las manifestaciones de identidad o al menos una reflexin informada sobre lo que est enjuego. Una de las caractersticas de este tipo de discurso es el hecho de que, pese a tanto Corpus textual que se le ha sacrificado, no hay nada definitivo que se pueda afirmar al final o a lo largo de una tal empresa. Es una especie de especulacin y elaboracin continua, orientada hacia im fin especfico (el despliegue discursivo como antesala a la movilizacin colectiva), pero al mismo tiempo parecera una mquina insaciable. Un callejn sin salida, una proliferacin autogestionaria e imitativa de un gesto vaco. La apora que este tipo de discurso hace evidente, nuevamente segn Moreira, es la siguiente: si la identidad histricamente ha devenido el significante primario de una ideologa de la emancipacin, cmo salir de un crculo en donde el aspecto ideolgico impide una emancipacin efectiva sin abandonar el mpetu emancipatorio? Otra forma de este predicamento podra ser: Cmo es posible habitar el discurso sobre la identidad sin ceder ante la tentacin (que es otra forma de dependencia) de formular una lgica binaria o de oposicin? Porque lo que se hace entonces no es ms que la reproduccin ad infnitum de una epistemologa de la confrontacin donde el mbito discursivo imperante es reductivo y en ltima instancia, creador de esencialismos. Visto as el problema, nuestro propsito es el de formular un pensamiento crtico y poltico sobre la identidad que no colabore con la desactivacin de su potencialidad afirmativa ni que contribuya a su co-optacin al interior de un conservadurismo

PAGE 76

melanclico. Estas ltimas afirmaciones son importantes en cuanto apuntan a la vulnerabilidad del presente trabajo de repetir gestos inertes o de contribuir a la sedimentacin de una discursividad empobrecedora de las posibilidades efectivas de una crtica vlida en el presente. En parte esta crtica auto referencial puede y debe denunciar si propia gestin esclarecedora en cuanto a la problemtica de la identidad. Una gestin adscrita-tradicionalmente-a una "ideologa de lo literario" en palabras de John Beverley ("Humanism" 66), de privilegio hacia ciertos productos y visiones culturales pero tambin de reificacin de la funcin del crtico. En esta visin, la lectura que el crtico moviliza/potencia es una funcin de su posicin "legtima" y autorizada de productor/extractor de significados.'*^ Las lecturas puestas en marcha por la crtica en este sentido son productoras de identidad hacia el interior de un (pre) texto y en direccin a otro (inter)texto, el de las relaciones sociales de produccin. La posicin privilegiada del crtico es sintomtica de la siguiente instancia: ". that identit>' is what critics can give, thereby revealing what some had always suspected: the ideology of culniral identity is, at least partially, a weapon in the cultural elite's quest for power"(Moreira 213). Privilegio Crtico y Nacionalidad Este es el caso, en el espacio ecuatoriano, de la posicin de Benjamn Carrin como terico de la nacionalidad; si bien Carrin postula una salida a la crisis hegemnica de la sociedad ecuatoriana de los aos cuarenta y cincuenta lo hace en cuanto a que el capital intelectual que invierte le ser devuelto con creces a medida que su solucin a la crisis se

PAGE 77

acepte como imperativo categrico: acumular cultura de tal manera que esa cultura sea el fimdamento para la adquisicin de una identidad nacional. Cuanta ms cultura los sujetos nacionales sean capaces de juntar mayores son sus posibilidades de sobrevivencia ante el expansionismo del Sur y del Norte. Y la brutalidad de aquella empresa civilizadora, evocando la frase lapidaria de la modernidad acuada por Benjamn, la violencia siempre implcita en toda acumulacin originaria, en el caso ecuatoriano, consista y consiste en el genocidio perpetrado a nombre del mestizaje y la incorporacin de etnias y grupos sociales al interior de un estado benevolente. Otra manera de pensar en el proyecto del escritor lojano es la de la asuncin de la labor nacionadora como estmulo a la produccin (nacional). Y, en Carrin, su papel de capataz innovador le queda reconocido por los grupos dirigentes con la creacin y la presidencia de la Casa de la Cultura Ecuatoriana. No quiero con estos comentarios descartar el decisivo aporte de Carrin al panorama cultural ecuatoriano, ni minimizar sus significativos logros como suscitador de inquietudes sociales e intelectuales ni emplazar su legendaria generosidad, slo trazar la trayectoria singular de su valoracin como crtico y sealador de la va de trascendencia para los ecuatorianos dentro del laberinto de las informes y enmaraadas vicisitudes de la historia. La incin virgiliana de gua convierte a Carrin en pastor y director de la madurez histrica ecuatoriana.'*^ Es as como leemos el poema de Jorge Enrique Adoum a propsito de la muerte del gran intelectual ecuatoriano: "Gran seor de la nacin pequea" en donde la yuxtaposicin de las dimensiones entre hombre y lugar refiierzan el sentido complementario de esa relacin; la grandeza de Carrin

PAGE 78

es un resultado directo de su rol como crtico o como terico de la "nacin pequea" y vice versa, la pequea nacin slo es capaz de pensarse a s misma por intermedio de su gran seor. GRAN SEOR DE LA NACION PEQUEA Jorge Enrique Adoum l hizo ms grande nuestra patria la llevaba orgulloso como una flor en el ojal a donde iba y de donde iba volva dejando amigos que la queran por contagio l le ense a leer a la patria fue el primero que le dijo palacio cuadra pareja icaza los que se van los que se estn yendo los que quedan los que vienen le ayud a escribir y a pintar y tambin a ser grandecita porque le adivin la vocacin le propuso una teora le record — ^para que no se repitan — las bofetadas de la biografa en un pas como el nuestro donde el gallo canta siempre cuando ya hemos negado tres veces a quien vale era nico inslito con su generosidad empecinada que le reprochbamos (porque la diferencia es un defecto) y el prefera que se le acusai-a de eso y no de ser

PAGE 79

72 un crtico malhumorado y grun con el hgado malo de los gestos del hombre prefera el abrazo y slo carajeo contra los dictadores era el mayor de nosotros y nos acostumbramos tanto a tenerlo siempre al lado que nos queda grande su ausencia. (menos mal que tengo experiencia en conjugar verbos en pasado) y es difcil saber qu vamos a hacer con esta herencia de generosidad que nos deja de golpe acaso lo mejor que puede hacer la familia que fonnamos o debiramos es hacer lo que se hace en las mejores familias disputrnosla ver quin se lleva ms y sin llegarle a los talones a usted benjamn gran seor de la nacin pequea Ms all de la constatacin de la astucia de este poema en proponer una elega enumerativa e inventarial al interior de algo as como una economa sentimental de la literatura ecuatoriana nos interesa resaltar el rol pedaggico que Adouni le asigna a Carrin en cuanto instigador( y adivino) de una literatura preocupada por la realidad social nacional

PAGE 80

a la vez que el de impulsor de una "alfabetizacin" tanto popular como culta. Tambin es interesante el uso del diminutivo en la caracterizacin de la nacin ecuatoriana : "le ayud a ser grandecita" como sntesis sorprendente y coloquial que concilla la antinomia irresuelta o profundizada por Cardn en su teora y que le aade aquella pizca imprescindible para la imaginacin de semejante audacia: la irona.'*^ Pero la sospecha que recae sobre el discurso de identidad va ms all de la simple autorizacin del crtico. Va sobremanera al hecho de que el discurso mismo relativo a la identidad, su densidad histrica colabora para neutralizar su mpetu afirmativo y habilitador de posibilidades de contestacin. Por esto, la advertencia ante la expectativa ya familiar y confortante del desciframiento de una realidad o una subjetividad que — de sbito y por medio de la varita mgica de la identidad se encuentra en condiciones de identificar a sus opresores. Otro gesto, ms contemporneo, presente en colecciones aparecidas en los ltimos aos referidas a la problemtica de la identidad, como los libros de Chanady, Kadir, Kushi gian busca establecer la identidad como diferencia. Esto como reaccin y reconocimiento al tono polticamente conservador en el que se mueve la crtica de la identidad. El movimiento clave ensayado en estos autores es el de enfatizar la diferencia como antdoto a los excesos interpretativos de la crtica de la identidad. El problema en estos casos, como Moreira apunta con gran perspicacia, es que la diferencia no se postula como una resistencia a la identidad sino como su anverso; su lado complementario (217). Y esto es as, en gran medida, porque la dimensin contestataria a la que invariablemente la

PAGE 81

74 crtica latinoamericana regresa no puede asumir una identidad por el camino del establecimiento de diferencias. No es suficiente porque, como dice Moreira la diferencia jams puede fijarse con certeza. Estamos nuevamente ante un impasse, ante la imposibilidad de un uso efectivo de la identidad. Y esto se complica, adicionalmenle, cuando observamos la cercam'a tanto como los paralelos observados entre el llamado a una identidad cultural colectiva viable y la afirmacin de un proyecto nacional. Porque el mismo cuestionamiento al que hemos sometido a las teoras y bsquedas y discursos de identidad es susceptible de repetirse en el contexto de la viabilidad de la nacin en una poca de disolucin de las certezas nacionalistas. En cierto sentido, el imperativo nacional no es otro que el de lograr una identidad colectiva capaz de acomodar a todos sus integrantes al interior de un proyecto a la vez acabado y en pleno desarrollo. Si las "ficciones" de identidad y nacin no son capaces en el mundo contemporneo de homogenizacin global y capitalismo transnacional ms que de ofrecerse a s mismas como carne de can, como resistencia pura, entonces su potencial poltico debe desentenderse (desdentarse) de posUilar salidas a los problemas de la subordinacin y la dependencia, debe entender que sus hallazgos son susceptibles de ser aprovechados por un pltora de facciones y debe entonces pensar en su valor tctico y selectivo en cuanto al despliegue estratgico de esencias y diferencias. Dos ejemplos que vienen inmediatamente a colacin son las afirmaciones, por separado, de Gayatri Spivak en tomo al empleo estratgico de las nociones esencializadas de feminidad y la posicin reciente de Deirida en cuanto a su negativa de deconstruir la justicia.'* Pero, no hay algo ms que sea posible?

PAGE 82

75 En su artculo sobre la nacin como "diseminacin", Homi Bhabha hace una distincin entre lo pedaggico o la identidad posible de ser minada del acervo historiogrfico de una nacin y lo "performativo", un "Process of signification that must erase any prior or originary presence of the nation-people to demnstrate that prodigious, living principie of the people as that continual process by which the nationai Ufe is redeemed and signified as a repeating and reproductive process" (citado en Chanady 297). Algo as como aquella "zona oculta de inestabilidad" donde reside lo popular a la que se refera Fann en dcadas pasadas. La razn de la inclusin en este trabajo de una interpretacin de la identidad cultural ecuatoriana orientada hacia una lectura especfica de la cultura popular es justamente combatir e! anquilosamiento en que se suma la crtica de la identidad cultural. Porque la cultura popular representa un esfuerzo permanente por alcanzar el significado visto siempre en flujo y transicin, como en las palabras de Bhaba, pero al mismo tiem^po dentro de la esfera de la cotidianidad y del presente, lo que recubre de un cierto espesor o textura a elementos desprovistos de la materialidad necesaria para contener a los proyectos de identidad sin ser absorbidos por ellos. En otras palabras, lo que aventuramos con la reticencia de una hiptesis es la "performatividad" (en un barbarismo anglfilo) de la nocin de identidad no en el sentido normativo de una produccin o un montaje obligados en aras de cumplir con una tarea prescrita, ni tampoco en el sentido tecnicista, teorizado por Heidegger y empleado por Moreira, de reducir toda la discursividad a sus propias dimensiones sino en el sentido de deliberada gestualidad inclusiva de cuantas lecturas y

PAGE 83

7G posiciones sean susceptibles a un pacto (cuya potencialidad de incumplimiento debido a su informalidad constituye su forma de existencia) entre comunidades e identidades. La inclusin de una perspectiva que contemple la cultura popular tambin es productiva en otro sentido, cuestiona el modelo tradicional de separacin entre culturas "alta" y "baja" y permite de esta manera la introduccin de bitos y prcticas culturales no tradicionales que emplazan el uso "culto" y mistificador de la crtica de la identidad. La cultura popular, por su simple inclusin en la discusin de identidades, como disciplina pertinente, desestabiliza la legitimidad que tiene el anlisis de corrientes filosficas y movimientos literarios para ocupar el centro discursivo. Por otro lado, la lectura a la vez simblica y material de artefactos "triviales" registra un movimiento similar de de-centramiento, ampliando los parmetros de lo teorizable a partir de una perspectiva enraizada en lo poltico y lo social. El efecto que busca esta identidad performativa es la visibilidad terica y material de todo anlisis o proyecto referido a la identidad cultural. Si esto se plantea en trminos negativos, lo que no se busca es el ocultamiento de las relaciones materiales y sociales de produccin en la confeccin de un objeto cultural ni se busca su inscripcin cmoda en la economa formulaica de la lgica binaria. Esta dimensin performativa no es "activa" en el sentido de que requiere una colaboracin de sus consumidores como participantes en la construccin del sentido final de un tipo de discurso; es "abierta" o entreabierta en cuanto su posicin en el circuito de comunicacin es diflisa y pendular, no se detiene nicamente en el punto de difusin o de asimilacin o de emisin de contenidos ni habita exclusivamente el mensaje sino que

PAGE 84

77 admite todos esos puntos de ingreso desde la informalidad y la multiplicidad de lo cotidiano. El anlisis de la cultura popular reconoce de antemano la dificultad de captacin de una realidad inmanejable y reacia a la generalizacin, la confluencia de registros que infoi-man lo popular (lo religioso, lo profano, econmico, poltico, cultural, simblico, etc.) y as desautoriza los atentados reduccionistas de una textualidad circunscrita. As, aunque incompleto, o precisamente por consistir en una totalizacin imposible, la presencia de un enfoque popular de la cultura relativiza e impugna lo auspicioso que la identidad podra resultar en un contexto menos amplio. (Id}ent¡dad Teraputica Un aspecto adicional del recurso constante a la identidad al que se ha acostumbrado-^omo gesto de domesicidad-Ia crtica Iatinoamericanista- su obvia pero desentendida referencia al contexto psicoanaitico. A pesar de que crticos diversos (sobre todo mexicanos. Paz y Ramos vienen a mente) han hecho expresa referencia al cuadro edpico gentico para todo reclamo de identidad, poco se ha escrito en Amrica Latina sobre el marco teraputico en que esta actividad opera. Si la caracterstica incontestable de la formulacin de una identidad es la elaboracin de un undamento necesario para una afirmacin poltica por medio de una reactualizacin del pasado, se podra colegir que una identidad cultural o una identidad colectiva (ambas necesariamente adheridas a un espacio nacional) no es sino una proposicin sugerida al paciente, una

PAGE 85

directiva impuesta al mismo desde el poder (cedido voluntariamente) del terapeuta. Visto as el problema, la crtica postestructuralista de desestimacin y cuestionamiento de autoridades y presencias funcionara no slo para alterar las condiciones de posibilidad de un grand recit como el psicoanlisis sino para modificar la conceptualizacin misma de la relacin teraputica. La identidad monoltica o mimtica, de identificacin con el centro imperial y metropolitano caracterstica de la poca colonial podra representarse as como la interpretacin autoritaria-amparada en la rigurosidad cientfica-^e la historia (clnica) del sujeto (nacional) com.o una resolucin adecuada (de ah su persistencia funcional hasta el presente) y justa entre los deseos irracionales de un id catico (popular) y las exigencias de un super ego por convertir a la realidad en una totalidad ordenada y productiva. Esta conciliacin se dara en un proyecto imitativo de otras subjetividades exitosas (Europa y sus naciones, peo sobre todo Francia y Espaa).'*' La identidad afirmativa que se postula como resistencia ante el avance monoltico y expansionista del imperio se podra caracterizar como una lecm-a no de resolucin sino de identificacin del conflicto y de su causante como paso previo al diseo de una terapia consistente en eliminar o por lo menos neutralizar la causa del desequilibrio sistinico. La identidad lubrida postula una conciliacin con el pasado, una resolucin por medio del oscurecimiento de la realidad que la conciliacin no ocurre en tmiinos equitativos ni respetuosos para las fuerzas involucradas. Finalmente la identidad plural que -recogiendo ciertos aportes postmodemos-invalida la situacin teraputica tanto como

PAGE 86

denuncia las relaciones de poder entre un sujeto pasivo y conflictuado y un intrprete docto y autorizado. La identidad plural cuestionara el androcentrismo de la tradicin psicoanaltica, su vocacin disciplinaria y normativa de la sexualidad humana y postulara la identidad no como proceso o proyecto, o reconciliacin, sino como pacto entre los diversos sectores sociales y sus aspiraciones y la necesidad de afirmacin colectiva ante una realidad y una comunidad que ha sufrido una ruptura significativa y que (para una gran parte de sus sociedades) libra una batalla por su subsistencia. La alusin expresa al estatuto no jurdico y por lo tanto informal del acuerdo aboga por su conversin en signo de alianza no en nombre de una implementacin por la violencia o por la formalidad democrtica (como en los casos de tericos del contractualismo como Locke y Rousseau) sino por la va de la reciprocidad que caracteriza a las sociedades andinas. La vulnerabilidad profesa del pacto es a la vez, su garanta o la condicin de su alerta ante su conversin en mercanca o su apropiacin dogmtica. El cumplimiento, aunque sea mnimo de estos planteos apunta definitivamente a la ubicacin certera de la identidad cultural en un plano tctico y al cumplimiento de aquellos objetivos que Radakrishnan seala como necesarios para su futuro empleo: "empowerment and enfranchisement of contingent 'identities', the overthrow of the general hegemony of identity and the prevention of the essentialization/hypostasis and the fetishization of 'difference' ". (citado en Chanady XIX) NOTAS I Ver por ejemplo, los siguientes comentarios de Juan Len Mera en su Ojeada histricQcrtica sobre la poesa ecuatoriana desde sus inicios hasta nuestros das : [pero] a qu acumular ejemplos de versos quichuas? Escribimos para los que entienden nuestra lengua, y no para los pocos individuos que poseen la lengua indgena desconocida en el mundo ilustrado y muerta para la literatura. Si no obstante hemos citado unas pocas estrofas en este idioma, ha

PAGE 87

80 Sido porque convena al buen desenvolvimiento del plan que nos hemos propuesto seguir en esta obra: era preciso introducirse algo en las profundidades del pasado, para examinar el grado de progreso de la poesa ecuatoriana en los siglos de la dominacin espaola, comparndole en alguna manera con el que alcanzaron los indios en la misma materia, a la media luz de una civilizacin diversa en todo de la europea, e impulsados slo por la naturaleza (101-102). 2. La historia de la recepcin de esta obra en el Ecuador es una de las tareas ms fascinantes en cuanto a la observacin de las mltiples apropiaciones de un texto seminal (en cuanto al establecimiento de una identidad originaria y prestigiosa) por parte de una pltora de grupos interesados en desestimar o sobrevalorar los asertos y afirmaciones de esta obra, imposible de clasificar en los parmetros genricos tradicionales. Es precisamente la fijacin del sigmfcado y la categorizacin positiva en los parmetros del gnero literario lo que activa las condiciones de perceptibilidad de algo as como una interpretacin definitiva de esta obra dieciochesca a medio camino entre la biografa, la confesin, la novela, la etnografa, la mitologa y la historia en grande. 3. Nacionalizador, nacionalizante, nacionador, variantes provisionales que quisieran hacer hincapi en la dimensin expropiadora de la forma nacin al mismo tiempo que distanciarse de campos semnticos bien definidos como nacionalista (referente a la apelacin sentimental y de arraigo) y nacional (delimitacin de fi-onteras, acumulacin histrica) La separacin de estos campos semnticos es necesaria e instructiva de la amplitud de interpelaciones suscitadas por el concepto; emotiva, irracional, normativa, jurdica, etc. 4. El uso a lo largo de este trabajo del trmino "indio" obedece a la propia reformulacin de este termino al mtenor de las organizaciones de nacionalidades indias en el Ecuador El movuniento indio ha decidido apropiarse de un trmino al que, despus de cinco siglos de persecucin, explotacin, exclusin y genocidio, se asume con todo el peso histrico de su inscnpcion para resemantizarlo con contenidos nuevos, de resistencia y orgullo tnico Visto as, trmmos "objetivos" o descriptivos y supuestamente ms apropiados histoncamente como indgena, aborigen, nativo o natural revelan sus alianzas con un racionalismo cientifcista ntimamente implicado en los diversos proyectos de dominacin desplegados desde un centro imperial. 5. Las Fuerzas Armadas Ecuatorianas han tenido un desarrollo particular en cuanto su manejo simultneo, despus del "desastre de 1 94 1 de una ideologa modemizadora y de una simbologa (aparentemente) arcaizante. De hecho las Fuerzas Armadas desde su recuperacin y reorganizacin en la dcada del cincuenta se sirvieron de figuras histricas prehispanicas para ejemplificar las virtudes de la resistencia armada. Puesto que la mayora de los proceres y autnticos hroes independentistas eran de procedencia extranjera parecena que no hubo otra altemativa para ftindamentar una heroicidad que en el legado

PAGE 88

indio, lo suficientemente distanciado del presente como para no compartir con ste la imagen derrotada y vencida del indio post-conquista. As, surgieron en todo rincn de la patria como figuras heroicas paradigmticas los lugartenientes de Atahualpa en su espreo enfrentamiento con los soldados espaoles. Nombres como Epiclachima, Calicuchima y Rumiahui constituyen una parte significativa de la parafemalia simblica blandida por las Fuerzas Armadas del Ecuador. 6. Es esto parte del proyecto que Carrin persigui a lo largo de su vida. Por una parte esta la constatacin de que la patria no es sino una entelequia, una ficcin susceptible de ser redefmida en vas de su fortalecimiento; por otra est el ntimo convencimiento de que la patria no puede existir sin una teorizacin vertebradora de su dispersa aureola. A esto se aade el uso popular de "cuento" como mentira, de lo que de hecho Carrin estaba plenamente informado. 7. Sobre la indeterminacin genrica (de gnero sexual) en la cultura ecuatoriana vase la IV estrofa del himno nacional escrito por Juan Len Mera; Cedi al fin la fiereza espaola y hoy |oh Patria! tu libre existencia Es la noble y magm'fica herencia Que nos dio el herosmo feliz De las manos patemas la hubimos; Nadie intente arrancrnosla ahora; Ni nuestra ira excitar vengadora Quiera, necio o audaz, contra s. Ms all de la androginia sospechosa en la que habita la idea de la patria se constata una ambigedad persistente en cuanto a la determinacin de una subjetividad masculina implcita en el acto hereditario. En otras palabras, la dualidad genrica existente al mterior del fenmeno patria se define a favor de las caractersticas masculinas en el momento de entregarse la herencia de libertad al pueblo ecuatoriano. Es como si la doble identidad experimentada por el concepto patria se deshiciera en fragmentos sexuados al abordar determinadas actividades. Si esta lgica es binaria, y todo apunta a que s lo es, las manos maternas seran capaces slo de recibir la gloria de la libertad (ver el coro de este mismo himno) debido a su propia inmaterialidad o intangibilidad, ergo: su incapacidad para el accionar poltico. Es interesante constatar al respecto que en Diciembre de 1948 y por decreto del Congreso de la Repblica, el himno nacional ecuatoriano y su texto se declaran intangibles. 8. Escchense por ejemplo, los siguientes voceros de Carrin:

PAGE 89

82 Y ac en nuestra Amrica, la de Bolvar, Hidalgo y Mart, tenemos un semillero de pequeas grandes patrias, que solo se contrahacen v desfiguran cuando les da por el ridfcnl^ empeo, la grptesga pretensin de ser "Grandes Estados". r Trece aos4e cnlhi^^ is el subrayado es nuestro) Y m all: (Mi tierra) no pretende, no debe pretender una grandeza militar que conduzca al ridculo (15) Vase tambin la ltima estrofa del himno nacional del Ecuador donde se profesa una voluntad de suicidio antes que la aceptacin de la dominacin y la ocupacin de territorios: Y si nuevas cadenas prepara La injusticia de brbara suerte, ¡Gran Pichincha! preven t la muerte De la Patria y sus hijos al fin: Hunde al punto en tus hondas entraas Cuanto existe en tu tierra: el tirano Huelle solo cenizas, y en vano Busque rastro de ser junto a ti. Tal vez los ltimos episodios de esta vinculacin extraa en el espacio cultural ecuatoriano entre dominacin, sexualidad (en la nota anterior) y mutilacin sea el de Lorena Bobbit, ecuatoriana de pblica y conocida trayectoria internacional como actante de una gestualidad controvertida pero historiable en el mbito ecuatoriano y generadora de un culto popular a "Santa Lorena de Bucay". El "suicidio presidencial" de Abdal Bucaram, padrino de Lorena Bobbit y proponente de la castracin a los violadores en territorio ecuatoriano constituye otro caso. 9. Trmino acuado por Erika Silva en el Ecuador y que se refiere a la explosin narrativa de los aos treinta en el Ecuador temticamente vinculada con el realismo y polticamente implicadas con la denuncia. El terrigenismo se refiere a la vez a los aspectos del indigenismo que elevan al campesinado indio a la conciencia de las masas urbanas emergentes tanto como a la insistencia de esta narrativa en auscultar los territorios inexplorados del imaginario social ecuatoriano. 10. Lo nacional-popular es una nocin de claro linaje gramsciano, bsicamente designa una imagen objetiva constituida por los valores que, proviniendo de los sectores subordinados de la poblacin, se articulan con los intereses de la nacin en contraposicin a los de una potencia hegemnica imperialista. En el Ecuador el trmino es fi-ecuentemente usado desde las postrimeras de los aos sesenta por Agustn Cueva y es retomado por un grupo importante de crticos ecuatorianos de la cultura hoy en da.

PAGE 90

83 1 1 La vocacin de Icaza por ilustrar los postulados del psicoanlisis en forma narrativa es evidente desde sus inicios como escritor de obras de teatro en donde escenifica cuadros clasicos que representan por ejemplo las personalidades introvertida y extrovertida sealadas por Adler. La mdico tratante y escritora argentina Eva Giberti ya public en los 60 un trabajo que considera el cuento "Cachorros", de un Icaza que recin abrevaba las aguas de la narrativa, como una escenificacin detallada del complejo de Edipo a partir sobre todo de Melanie Klein y la teora de relaciones objtales. Las correspondencias de los personajes con los comportamientos descritos a nivel terico coinciden con absoluta certeza. En un trabajo anterior, "El psicoanlisis como presencia en la obra de Jorge Icaza" nos ocupamos de establecer un cuadro de sustituciones en la novelstica cannica icaciana en donde las categorias fiindamentales tanto del psicoanlis como del marxismo ocuparan, alternativamente, el cuadro intersubjetivo descrito por este autor ecuatoriano, la lucha de clases tal como se presentaba en los aos cuarenta y el universo narrativo del autor de Huasipungn 12. Cfilos trabajos de Enrique Anderson Imbert Historia de I. lite ratura iRtinn^mPnV.n^ de Femando Alegra Breve historia de la novela hispanoamericana y de Luis Alberto Snchez Proceso y contenido de la novela hispanoamericana Tambin ver Carlos Fuentes "La nueva novela hispanoamericana". La mayora de estos trabajos se escriben en la dcada de los sesenta y su actitud de rechazo ante el realismo (primitivo, primario, telrico, agrario o regionahsta como se lo ha llamado, con criterio peyorativo, en distintos momentos) de alguna manera responde a la tendencia a considerar los orgenes espontneos de la "nueva" narrativa latinoamericana que no cuenta con antecedentes ni races. Adoum anota la tendencia obsesiva y casi paranica de la crtica especializada de exaltar toda produccin literaria juzgada novel e interesante en contraposicin a la produccin ingenua y burda del realismo a secas de los treinta. Cfitambin a "fi-ancotiradores" en palabras de Adoum como Jean Franco en su An Introducti on to Spanish Amerrar) T j fpra^.rp 13. Ver Jorge Enrique Adoum en su artculo "El realismo de la otra realidad" y Ramn Xirau en su "Crisis del realismo" por ejemplo. De hecho la mayora de artculos en el libro de donde provienen estos trabajos, Amrica T,.tin. ^Hi^-rf-t-l son como desbrozadores que preparan el suelo de la recepcin para la comprensin concreta que significaba la "nueva narrativa" latinoamericana; y lo hacen en gran parte mediante una comparacin desfavorable de la nueva promocin literaria con los "vicios" de sus precursores realistas. 14. Huasipungo ostenta un lugar privilegiado en la literatura ecuatoriana. Tiene ms de 20 ediciones en lengua espaola: traducciones a 16 idiomas: tres al fi-ancs, tres al portugus dos al checo, tres al ingls, dos al mso, una al italiano, al alemn, al polaco, al sueco al blgaro, al hngaro, al serbocroata, al idisch, al ucrano, al japons y al rumano una adaptacin al teatro y tres adaptaciones para nios." (Villacs Molina 34) Amn de las innumerables ediciones piratas emprendidas desde su canonizacin indirecta como libro de lectura obligatona por el Ministerio de Educacin y Cultura en el Ecuador a partir de 1967

PAGE 91

84 15. Vanse al respecto las siguientes afirmaciones de Alejandro Moreano: En efecto, si bien la Revolucin Mexicana abri el ciclo de las revoluciones democrticas en Amrica Latina — que se cerrara con la revolucin cubana— lie a partir de los 30 que los pueblos, independientemente de sus burguesas, ingresaron en el escenario de la historia universal para afumar el derecho de Amrica a vivir su propia vida y a crear su propia cultura. La lucha contra los dspotas del Caribe y los desembarcos imperialistas, la herica gesta de Sandino; las grandes movilizaciones revolucionarias de las masas en la Guatemaladel perodo de Arbenz, la Bolivia del 52, la Venezuela del 58; los procesos menos espectaculares del peronismo, el Frente Popular chileno...: en el lapso 30-60 Amrica Latina vivi la ilusin, gracias al herosmo de sus pueblos, del desarrollo de una sociedad burguesa nacionalmente libre y soberana y polticamente democrtica, en el marco de la economa capitalista internacional (Cueva, Literatura y conciencia histrica 124). 16. Guillermo Bonfl Batalla denomina como "territorialidad simblica" a "la memoria histrica de un territorio original [que] desempea un papel ideolgico de primera importancia para los grupos que han visto disminuidos sus espacios como efecto de la dominacin colonial"(14); la prdida y la recuperacin histrica de esos territorios parecera ser parte de lo que se observa en el afn canonizador de los escritores terrigenistas y en la prolongacin agonizante de la pintura indigenista. 17. Cornejo Polar llama la atencin sobre el hecho de que tanto como un movimiento de denuncia de una realidad lacerante e inadmisible, el indigenismo es una proyeccin en el campo artstico de las exigencias de una clase media insurgente ocupada de fortalecer su posicin al interior del Estado. 1 8. Sobre el desprecio ante el reciclaje indigenista ver, por ejemplo, Marta Traba Arte Latinoamericano Actyal Caracas: Editorial de la Universidad Central de Venezuela: 1972. 19. Como ejemplo de esto se podra ofrecer la ancdota legendaria del rechazo incondicional a un concurso nacional de las artes plsticas a la obra indigenista de Eduardo Kingman, el pintor nacional de mayor renombre en la actualidad, junto con Oswaldo Guayasamn (en gran parte debido a sus credenciales indigenistas) y su consagracin en el mismo concurso con la misma obra, un ao despus (Gstelo Kingman 34) Sobre la colaboracin estrecha entre plstica y narrativa en los 30 y 40 sera interesante comprobar la gran cantidad de portadas de primeras ediciones de obras terrigenistas ilustradas por pintores de la misma tendencia, sobre todo en el grabado (Galo Caleci por ejemplo) y la tensin presente en el arte plstico y la literatura de esos aos entre experimentalismo y realismo. Esto se resolvi eventualmente, con la participacin activa de

PAGE 92

85 la crtica a favor del realismo. Sin embargo, aquel terreno esquivo de la colaboracin entre imagen y palabra nunca ha sido minado en bsqueda de respuestas a aquel momento decisivo de la narrativa ecuatoriana de este siglo. 20. Reconocemos que la presente lectura de dos fenmenos complejos y polifnicos como el indigenismo pintrico y el muralismo no se pueden reducir dentro de generalizaciones totalizantes, nuestra discusin est referida ms bien a la circulacin de sus efectos discursivos y al legado crtico del que, como movimiento, soportaron o usufructuaron segn sea el caso, cada uno de sus participantes. 21. Si el indigenismo pintrico recoge de forma narcisista las imgenes necesarias para el sostenimiento de una identidad completa, extema y totalizante, entonces esta ficcin se instaurara a partir de residuos psquicos, de asociaciones presentes en las manifestaciones artsticas. El indigenismo plstico en el Ecuador por ejemplo, muestra un afn desproporcionado por pintar manos y pies grandes y anchos: Para apreciar en su justo valor los cuadros de Kingman, es indispensable prescindir por completo de las leyes de la proporcin fijadas por los maestros. Pero tampoco se pueden descubrir las tendencias modernistas propiamente dichas ... Sus figuran muestran grandes manos, p ranrie; pies colgados de cuerpos que no coinciden, ni con el tamao ni con la misma posicin, con lo que se denominan posiciones naturales ... En Kingman, lo que tiene que buscar el observador desprevenido no es propiamente la factura, ni la manera, a pesar de su evidente originalidad. Tiene que buscar, para descubrir el ntimo contenido de sus cuadros, el alma indgena, el sufrimiento y el padecer de los aborgenes... (Rodrguez Gstelo Kingman 88) La traduccin del griego de Edipo es, por supuesto, "pies hinchados" y la vinculacin del narcisismo con su representacin visual en las artes plsticas ecuatorianas es una tarea an por emprenderse. A pesar de ello, no seria mucho aventurarse a adivinar la presencia de tecnologas disciplinarias en ese mundo asociativo. Por otro lado resultara interesante indagar en el doble papel que juega la crtica plstica en el Ecuador. Segn John Berger, esta crtica no solo tendra que encargarse de gestionar una acumulacin simblica originaria para la capitalizacin y valoracin de la plstica nacional sino simultneamente, suministrar una lgica propietaria para su consumo (32). 22. Ver la siguiente cita de Dorothy Chaplik: His luck changed with the arrival in Ecuador of a North American visitor, Nelson Rockefeller. At the time, Rockefeller was Coordinator for InterAmerican Affairs and he happened to attend Guayasamn's frst one-man

PAGE 93

86 show in Quito. Rockefeller spent two hours looking at the paintings and took four of fve away with him. Within a week a check arrived for 30,000 sucres, a large sum of money. It was the high point of Guayasamin's career, since few people in his country understood his work at the time, and he was selling pictures cheaply. (109) 23. Es interesante aqu constatar que la forma dominante de discusin de la validez de los preceptos del realismo socialista se ejecuta a nivel epistolar. Como corolario ecuatoriano de la famosa polmica entre Lukcs y Brecht (de la cual Lukcs no tuvo noticia durante su vida) sobre la estrategia apropiada para operativizar una esttica a la vez efectiva y comprometida con los postulados de la revolucin mundial se da el caso del tambin famoso (en los medios estrechsimos del submundo intelectual ecuatoriano) intercambio epistolar entre la contrapartida de Lukcs, Joaqun Gallegos Lara, militante comunista de la Costa ecuatoriana y realista "duro" y el lojano Pablo Palacio, socialista, y como Brecht, reacio a aceptar la disciplina formulaica preceptista. Palacio rebati la retrica cansina de Gallegos Lara con su famosa frase — emblemtica hoy en da— de que antes que denunciar una realidad opresora lo que habra que hacer es agotarla: "... y este ltimo punto de vista es el que me corresponde: el descrdito de las realidades presentes, descrdito que Gallegos mismo encuentra a medias admirativo, a medias repelente, porque esto es justamente lo que quera: invitar al asco de nuestra verdad actual" ( Obras Completas 78). 24. La frase "cinco como un puo" la acu Alfredo Pareja Diezcanseco en emocionante discurso en los ftmerales de Jos de la Cuadra, extraordinario cuentista guayaquileo que falleci a edad temprana y uno de los precursores del realismo mgico en el continente. Esta frase, evocadora de la solidaridad poltica y humana entre estos intelectuales de punta (que trabajaron en un Ecuador de principios de siglo en donde su fuerza de trabajo no era remunerada en mayor cuanta que la de los pequeos artesanos y que por consiguiente coincidi con los sectores sociales oprimidos) no ha sido asociada antes con la sugerencia que reverbera desde la institucionalizacin posterior de su creacin artstica en detrimento de la produccin igualmente hnportante pero experimentalista de escritores marginalizados por el realismo. En otras palabras el puo formado por los cinco grandes escritores guayaquileos (De la Cuadra, Aguilera Malta, Gil Gilbert, Pareja Diezcanseco y Gallegos Lara) tambin merece asociarse con la violentacin disciplinaria ejercida por la canonizacin de un segmento de la literatura nacional en detrimento de otros. Esta violentacin y no violencia puesto que nos referimos, despus de todo, a un efecto de la percepcin y no a un hecho lesivo en la realidad, tambin podria concebirse en trminos retricos, por la presentacin de un lenguaje vernculo y sexuado al interior de una literariedad que hasta 1 930, fecha de publicacin de Los que .se vap no haba experimentado el carajazo ni la buena puteada. La violencia tambin podria concebirse en trminos regionales, paralelos a los de la disputa oligrquica de los treinta entre Sierra y Costa, entre un modelo latifundista orientado hacia el consumo interno y la conservacin de

PAGE 94

formas de produccin pre-capitalistas y un modelo agroexportador (de plantaciones) de estrecha vmculacin con los mercados internacionales. 25. Ver el siguiente juicio que para Gallegos Lara se merecen los trabajadores intelectuales en el "'rgimen semifeudal y semicolonial del Ecuador" de los aos treinta: "Como resultado de las condiciones econmicas de su vida los intelectuales del Ecuador, salvo una minora de honestos y pobres, tienen un temperamento de prostitutas" (Vintimilla 311). Y cotejar con el juicio del mejicano Jos Revueltas, coetneo comunista de Gallegos"Si tropezamos con un intelectual, nos encontraremos, salvo excepciones, con un ser complicado y astuto, torturado de la manera mas increble por el infierno de la vanidad retorcido, envidioso y lleno de oscuras represiones" (citado en Vintimilla 311). Ver tambin el intercambio epistolar en los diarios de la poca entre Joaqun Gallegos Lara y Jorge Hugo Rengel, nuevamente comunistas y socialistas enfrentados ante la disyuntiva del liderazgo que el proletariado o la burguesa deben llevar en la realizacin de la transformacin magna de la sociedad visualizada por ambos partidos. 26. Bonilla anota: De hecho no fueron los instrumentos legales de proteccin social solamente aquellos que frieron inspirados por los intelectuales socialistas, sino procesos generales de modernizacin tales como por ejemplo la institucionalizacin del sistema finaciero ecuatoriano a partir de la revolucin Juliana. Luis Napolen Dillon, uno de los fundadores es protagonista central en estos sucesos y allegado a la misin Kemmerer. El Cdigo de Trabajo fre expedido en 1937, as como la Ley de Enseanza Superior durante el gobierno del general Alberto Enrquez Gallo quien se declaraba socialista y gobernaba en colaboracin con el partido. Socialistas crearon el Ministerio de Previsin Social (1937), as como la Casa de la Cultura Ecuatoriana (1945) (124-125). 27. As, por ejemplo, dice Erika Silva, "Jos de la Cuadra concordaba con Po Jaramillo Alvarado en que 'hay que salvar al indio, pero tambin hay que salvar al Ecuador del indio' aadiendo: 'Colocado asi el asunto, se aclaran los caminos que conducen a su resolucin'" (Nacin" 288). 28. Una breve explicacin de este titular altisonante. Ontopologa es un trmino empleado por Demda para sealar la vinculacin "esencialista" entre lugar y ser que caracteriza el discurso nacionalista; Atahualpa es uno de los nombres provisorios que se sugiri en las postrimenas de la Independencia para designar la extensin territorial que hoy se conoce con el nombre del Ecuador.

PAGE 95

88 Derrida: "By ontopology we mean an axiomatics linking indissociably the ontological valu of present-being [on] to its situation, to the stable and presentable determination of a locality, the topos of territory, native soil, city, body in general". ( Soecters of Marx 82) Plit Ortiz: En el ao de 1 823 se produjo una matanza de gentes del pueblo de Quito por la soldadesca fornea ... Al ao siguiente, en los primeros meses de 1 824 el cabildo y la Diputacin de Quito asumieron con energa la defensa de los pueblos violentados y los cabildantes fueron encarcelados y vejados. El Libertador rechaz la protesta, pero la Corte Superior declar ilegal e inftindada la acusacin del Libertador contra ellas. Entre los que protestaban figuraban antiguos patriotas del 10 de Agosto que anhelaban una Patria libre a la que queran llamar Atahualpa. (44) 29. La hima accin limtrofe se realiz en 1 994, en la llamada "guerra del Cenepa" en donde el gobiemo ecuatoriano de tumo reconoci la validez (jurdica) aunque no la legitimidad del Protocolo de Rio de Janeiro suscrito en la conferencia general de cancilleres americanos y convocado a propsito de la unidad continental que E.E.U.U reclamaba de Latinoamrica despus de los acontecimientos de Puerto Perla. 30. Vase la identidad futbolstica que describe el dirigente socialista Pedro Saad H.: Jaime Rolds siente a su generacin como un marco de referencia. Sabe que sera una exageracin decir que somos hijos del Protocolo de Ro, pero sabe tambin que somos sus herederos. Sin beneficio de inventario. Quienes han pagado sus deudas Que hasta 1941 tuvimos una literatura floreciente. Una pintura que buscaba la tierra. Un deporte digno Que desde 1 942 somos un pas, una generacin, que ha vivido con el estigma de algo peor que la derrota. Con la marca de la ftiga ft-ente al enemigo. Con las cicatrices indelebles que deja la cobarda. Que desde entonces somos un pas perdedor. Tan perdedor que, cuando perdemos 1 a O, casi creemos que lo hemos hecho bien. Que casi no perdimos. Que empatamos. (Silva, Mitos 21) 3 1 En los aos 70 el entonces dictador Guillermo Rodrguez Lara "Bombita" en su caracterizacin popular, mientras apelaba al ancestro indgena de todos los ecuatorianos deca: "No hay ms problema en relacin con los indgenas todos nosotros pasamos a ser blancos cuando aceptamos las metas de la cultura nacional" (Stutzman 1 77). 32. Dice Carrin, "Que el cuento de la Patria nos sirva para combatir el mal mayor, la mxima dolencia de nuestro pueblo: la tristeza Que el cuento de la Patria combata el

PAGE 96

89 derrotismo inhibidor, al complejo — vaya palabrita esta para pedante — de inferioridad, que se ha convertido en un mal nacional ." (20-23) 33. Aunque Rousseau es ms conocido por sus pronunciamientos al respecto en su Contrato Social fue mucho ms enftico en su poco conocida El gobierno de Polonia donde dice: "Large populations, vast territories! There you have the first and foremost reason for the misfortunes of all of mankind. almost all small states, republics and monarchies alike, prosper simply because they are small. ." (citado en Petersen 25). Ver tambin a Montesquieu en el espritu de las leyes : "It is natural to a republic to have only a small territory; otherwise it cannot exist" (citado en Petersen 29). 34. Una intertextualidad grosera que no hemos podido esclarecer en el trfico real de discursos entre Carrin y el intelectual venezolano Mariano Picn Salas augura una cierta diseminacin de la apora de la gran nacin pequea en la dcada de los 40. Este ltimo autor escribi y pronunci un discurso de graduacin en la Universidad de Puerto Rico en 1 947 titulado "Apologa de la pequea nacin" que coincide en mucho con los escritos del ecuatoriano. 35. Dice Galo Ramn: La hacienda, a pesar de sus vas ms o menos violentas de constitucin y despojo de la tierra india, se convirti en la nica institucin con capacidad de reemplazar a los desarticulados seorios y parcialidades andinas. Una opcin muy realista por parte de la enorme poblacin indgena vinculada a las haciendas, fue convertir a esta institucin en el sitio de una renovada resistencia tnica. Vale decir, convertir a la hacienda en el lugar de reconstitucin de la desarticulada organizacin indgena, en el sitio de la reconstitucin de un poder indio que lograra negociar con el poder dominante, buscar un "pacto social" que garantizara su supervivencia, y una mediacin manejable con el E.stado y sociedad coloniales, pero sobre todo, un sitio en el que la cultura anddina lograra inundar al dominante, imponindole normas andinas de relacin y funcionamiento. A cambio, la hacienda quedara legitimada como un poder aceptable y aceptado por la sociedad india. Reto casi inaudito que las nuevas investigaciones sobre la hacienda en el Ecuador, nos muestran como relativamente viable a pesar de que los hacendados se crean dueos de la tierra, de los indios, del poder, la religin y la cultura. (58) 36. Dice Gonzlez Surez en su Historia General de la Repblica del Ecuador : Cuando se formaba poco a poco en el suelo ecuatoriano la nueva colonia, la principal parte de la poblacin la constituan los indios, muchsimo ms

PAGE 97

90 numerosos entonces que ahora; el nmero de europeos era todava relativamente corto: las familias que los espaoles haban formado estaban en la flor de la vida, y del abrazo de la raza europea con la raza americana iba brotando una generacin llena de vigor y dispuesta para lanzarse a empresas aventuradas (2:22). En su Pastoral sobre la evangelizacin de los indios dir: "Mientras el indio conserve su lengua matema propia, su civilizacin, ser moralmente imposible el buen xito de toda reforma" (398). 37. Habra aqu que desbrozar la vegetacin tupida, entrelazada y casi simbitica en sus relaciones de dependencia de hebras discursivas de distinto calibre y trazo para poder entender, hasta el presente, la recepcin de la obra del Padre Velasco. 38. Habla Galo Ramn: El levantamiento indio de junio del 90 confirm un proceso que lo sentamos latir por todos los poros del Ecuador: una poderosa revitalizacin de los pueblos indios, que se ha operado en medio y a pesar de la modernizacin que ha experimentado el pas. Es la emergencia renovada de im pueblo antiguo que se contemporaniza para cuestionarlo todo. Ms que eso, para proponemos un nuevo paradigma societal. No se trata de la reaccin conservadora de un pensamiento tradicional del pasado frente a la modernidad, sino de una crtica radical a la modemidad capitalista, desde la experiencia milenaria y la ftierza moral de un pueblo oprimido que resiste, en cuya prctica ha ido desarrollando planteamientos innovadores para el presente, que nos caen como aguacero andino en una tierra sedienta, seca, con crisis de paradigmas inspiradores. (3 1 3) 39. Para Ramn, la larga tradicin intelectual ecuatoriana de subestimacin del potencial indio como actor poltico se perpetu hasta los sesenta, momento en el cual los modernos estudios agrarios "se estructuraran en tres lneas de pensamiento: la del agrarismo radical y de denuncia, la antropologa cultural y las visiones cepalinas"(31). Dice este autor que tanto el agrarismo radical como la visin cepalina interpretaron la cuestin agraria desde los paradigmas de modemizacin, dependencia y oposicin clasista para llegar a la misma conclusin: "la sociedad campesina tradicional, percibida como clase en descomposicin, sin potencial histrico alguno, fue considerada un obstculo para el desarrollo" (32). La otra tradicin interpretativa del mundo rural, la antropologa cultural, plante la existencia de los indios. "Existencia pero no vigencia". (33)

PAGE 98

91 40. Guillermo Gmez Pea: ilustra esto en parte, "the border is not an abyss that will save US from threatening othemess but a place where othemess yields, becomes us and therefore [becomes] comprehensible" (150). 41 Dice Celina Manzoni al respecto: "Es el ciclo conocido como 'novela de la tierra', cuyos orgenes quizs podran remontarse a Los de abajo (1916) de Mariano Azuela y que file cristalizado hacia 1936 cuando Juan Marinello califica de 'novelas ejemplares' a La vorgine (1924), del colombiano Jos Eustasio Rivera, Don Segundo Sombra (1926), de Ricardo Giraldes y Doa Brbara (1929), de Rmulo Gallegos. Jerarquiza el ciclo y lo valida, condensa un momento y a la vez alienta una profiasa produccin crtica que toma la delantera en relacin con la autorizacin de un canon cuyos efectos llegan no sin vigor hasta 1963" (13). 42. Dos ejemplos conocidos en esta lnea son el Calibn de Fernndez Retamar, discurso que es a la vez una demostracin de resistencia, "una problematizacin de los paradigmas metropolitanos, una crtica del poder neocolonial, un discurso de imificacin, solidaridad \ continental y homogenizacin" en palabras de Chanady y lo real maravilloso, reclamacin ^ de una realidad americana que expropia al surrealismo francs de toda aspiracin genuina en sus planteos. En el terreno mucho ms domstico del Ecuador una prueba fehaciente del otro como colonizador es la reciente muestra de "literatura infantil" elaborada por Hernn Rodrguez Gstelo Historia de dos vecinos en donde el problema limtrofe ecuatoriano se reduce en una horripilante y custica operacin al conflicto entre buenos y malos. 43. Dice Galo Ramn: "Pareca que la identidad mestiza creada como contraimagen del indio en el siglo XIX, ya no necesitaba de la imagen del otro para ser ella misma, aunque todava haba personajes que consideraban que la supuesta aficin a la vagancia, al alcoholismo, la mentira y el latrocinio que 'caracterizaran' a los mestizos provena de la raza india" (1). Obsrvese la frase extendida en indoamrica tambin de "salir el indio" en un momento de exasperacin. 44. Entendemos por postestructuralismo el corpus extenso y heterogneo de literatura y teora cultural producido en los ltimos veinticinco aos que integra los planteamientos de pensadores europeos contemporneos como Foucault y Derrida. Esta definicin de trabajo es, desde luego, simplista y est por supuesto, abierta a reconceptualizaciones fiaturas. 45. Esta distincin mnima entre productor y extractor va hacia la especializacin y al desempleo en la actualidad de la mano de obra literaria y a la existencia de un ejrcito crtico de reserva, igualmente dispuesto a minar las canteras del significado pero con distinta inscripcin institucional. 46. La siguiente cita de Alberto Moreira nos parece que traspasa el corazn de este asunto:

PAGE 99

92 '"Un pensamiento propio, una cultura propia' are never too far from being a thought of the proper, and a culture of property" (204). 47. El uso del diminutivo en la serrana ecuatoriana est fiiertemente influenciado por su proximidad con el quichua donde su referencialidad apunta ms a la deferencia que al minimalismo. Ver por ejemplo Humberto Toscano, El Espaol en el RcnaHnr 48. En The Post-Colonial Criti c: Interview.^, Strategies. Dialogues y Specters of Marx: The State of the Debt. The Work of Mou ming and The New ntemation^l respectivamente. 49. Si el sujeto colectivo es constistente con una patologa esquizofrnica como en el caso del sndrome de personalidades mltiples (SPM), la terapia constituira en el primero de los casos (el de la identidad mimtica) en privilegiar una de las personalidades existentes o una identidad personal sobre las dems, cuyo destino seria ser reprimidas, o lo que es lo mismo racionalizadas hasta la desaparicin. En el segundo caso (el de la identidad contestataria) la terapia consistira en identificar y rechazar las personalidades inautnticas, bastardas y ficticias en aras de extraditarlas a zonas inhspitas del inconsciente y de entablar una dicotoma conveniente que legitime su expulsin. El tercer caso (el de la identidad hbrida) sera simplemente o difcilmente, por las buenas o por las malas, la conciliacin de estas voces dispares y el cuarto caso (el de la identidad plural) el rechazo del poder del terapeuta, del entorno teraputico mismo y hasta de la misma categora de enfermedad.

PAGE 100

HACIA UNA ALTERNATIVA ESENCIAL Lo que sigue son algunas reflexiones, parciales e inacabadas, provisionales en todo caso, de un modelo alternativo para concebir de la identidad cultural ecuatoriana. Consideraciones en tomo a la moneda nacional y al proceso de significacin que es posible imaginar a partir de este objeto cultural. De antemano nos parece til repetir la importante distincin que Raymond Williams hace entre proyecto y formacin aunque en un contexto harto distinto del presente: The relation between a project and a formation is always decisive; and the emphasis of Cultural Studies is precisely tliat it engages with both We have to look at what kind of formation i was from which the project of Cultural Studies developed, and then the changes of formation that produced different denitions of that project [WJhat is happening each time is that a formation in a given general relationship to its society is taking what you could otherwise trace as a project with certain continuities, and in fact altering it, not necessarily for the better. There have been as many reversions as there have been advances (citado en Grossberg 4-5). En otras palabras, no toda formacin (social, cultural, literaria) mantiene su lealtad a un proyecto ni todo proyecto es posible al interior de una formacin social determinada. En el caso ecuatoriano, la articulacin variada e hbrida de ios diferentes proyectos de dominacin poltica a lo largo de la historia republicana y sobre todo al interior de los procesos de urbanizacin del presente siglo, sure importantes modificaciones de enunciacin (coyunturales como en el caso de los partidos polticos y el fenmeno del populismo) y de recepcin (formales como en el caso de la representacin del sujeto 93

PAGE 101

nacional ecuatoriano). En cuanto a la recepcin, siempre desigual y heterognea hasta cierto punto, aunque vinculada a la comunidad interpretativa por lazos indisolubles y materiales, la presencia de un sujeto nacional coherente y totalizador en el texto social presiona a los ecuatorianos hacia la elaboracin de una interpretacin histrica. Los ciudadanos ecuatorianos se ven obligados, como todo lector, a elaborar contextos de insercin de las imgenes con las que son avasallados por parte del Estado. Estas imgenes, seleccionadas especficamente del legado histrico ecuatoriano en aras de ejemplificar virtudes y atributos deseables en la ciudadam'a constituyen literalmente el capital simblico y financiero del Estado. Lo que surgir de una coyuntura tal, en la que aquellos ciudadanos interpelados por el Estado fabrican sus propias lecturas del mismo, pertenece al campo de la cultura popular. A un espacio expresamente excluido de las elaboraciones tericas referentes a la elaboracin de la nacin pero imaginado por los emisores de ese discurso, alternativamente, como tabula rasa, trra incgnita y, en el caso ecuatoriano como divortium aquarium.' La insercin de una lectura tal al interior de este trabajo asume que el trabajo crtico no se desenvuelve en un vaco sino al interior de relaciones concretas de poder y de dominacin, relaciones complejas y contenciosas que buscan un cambio en el equilibrio y en la organizacin de esas mismas relaciones. Es esta la razn de incluir una lectura como la presente al interior de esta disertacin, una lectura que no define lo popular como un texto entre otros sino como el territorio mismo donde las contiendas polticas se desenvuelven en el mundo contemporneo. Al incionar as, la crtica que estamos ejerciendo deja de ser simple testigo de prcticas culturales y discursivas que encaman formas de poder y deviene

PAGE 102

una tctica para un ejercicio informado de ese mismo (y diverso) poder. Con esto en mente presentamos las siguientes consideraciones. Fenomenologa del Sucre Buscamos caracterizar el discurso nacionalizante dentro de un movimiento fenomenolgico que pone la realidad en corchetes, la realidad nacional ecuatoriana, y plasma esos contenidos en formas sociales que funcionan como un capital simblico circulante. Lo nacional instaura un espacio imaginativo auto-referencial, fabrica un esencialismo que permea la vida cotidiana (o pretende hacerlo) dentro de su racionalidad. La nacin es un parntesis entonces, dentro de la taquigrafa estatal e individual. Una referencia obligatoria que convierte al texto social en pie de pagina de s y que se inserta ya como ademn explicativo ya como preocupacin central en cualquier epistemologa. Y es la amnesia colectiva que causa — como dice Renn — el olvido compartido lo que le otorga poder en toda elaboracin histrica (87). Por esta razn nos parece interesante destacar objetos "saturados" por su ingerencia: monedas, billetes, estampillas, mapas y las disciplinas que los estudian, numismtica, filatelia, cartografa. Si estos espacios condensan el sentido nacional es debido a la relacin necesaria que ocupan como receptculos de la imaginera oficial y su posicin estratgica ("natural", casi imperceptible e inocente) en la circulacin de un discurso nacional. No solamente es la lgica del Estado, lo es tambin el peso sentimental, el sedimento histrico, la carga cvica y la dimensin moralizante y reguladora de la nacin lo que articula el discurso etreo de rostros y lugares que conforman lo nacional.

PAGE 103

Por qu esto es fenomenolgico?, por qu no leer estos materiales simplemente como signos polivalentes en el entramado social, como una manifestacin ms de la riqueza del texto cultural, por qu no leerlos como textos simplemente (en el movimiento semntico que hace Barthes de otorgar democrticamente en un gesto inclusivo la textualidad a toda prctica y espacio socio-cultural imaginable?) Todavia ms, por qu no leerlos como inter-texto, como un punto ms de llegada y de partida de significados en permanente dilogo? La respuesta inicial es que la nacin o lo nacional como categora tiene un efecto de irrupcin de discursos, de bloqueo de significados puesto que se erige a s misma como referente absoluto e incuestionable. Como un polica que dirige el trfico de discursos en este caso pero cuya presencia sirve de amonestacin y de recuerdo a quienes pretenden invadir ciertos espacios privilegiados. La nacin no es entonces suceptible a una subordinacin analtica que relativice su importancia frente a otro tipo de discursos, la nacin misma ejerce un "efecto analtico" puesto que territorializa, encama y materializa (novela de la tierra, poesa telrica, aparicin concreta, impulso obsesivo de tomar objetivo y dar textura, solidez) un deseo: la evocacin y creacin del sujeto nacional. Este anlisis selecciona y separa, recorta o enmarca dentro de los linderos de lo patrio ciertos espacios simblicos aptos para la sedimentacin de una conciencia especfica. Separa estos espacios porque reconoce su posicin estratgica y generadora y busca delimitar sus significados, contener la proliferacin de sentidos, demarcar sus fronteras. Este movimiento, fenomenolgico en el sentido de cuidadoso intento de delimitar • su espacio de existencia, un espacio accesible a la imaginacin, abre las puertas a un estudio por un lado de las formas concretas (la representacin fsica y la distribucin formal del

PAGE 104

universo textual de la moneda, el billete, la estampilla y sobre todo el mapa) de esta operacin y por otro, de la manera en que un texto social como el ecuatoriano puede imaginarse ya no como un coUage o un bricolage en el sentido que lo pensaron los estructuralistas sino como un texto cuyos lmites y bordes se conciben como un esftierzo controlado por imprimir univocidad y posibilidad al recuadro y que en su interior nos presenta con esfuerzos concretos, piedras de toque y obligatorias referencias sobre el proyecto en marcha. A su vez, todo el texto nacional no sera sino un panel, im recuadro en el ms amplio texto internacional. Lo que proponemos entonces es un cambio de metfora que acompae a un cambio de perspectiva en donde el texto social deviene, en lugar de una pgina escrita, una historia (en el sentido tanto de ficcin como de representacin del pasado), una historieta y las formas de acercamiento a esta historieta— visual tanto como escrita — los pimtos de ingreso y las suposiciones en cuanto a su lectura, produccin, circulacin y distribucin se hacen ms evidentes. En parte este cambio de referentes corresponde a la preponderancia actual de una cultura visual, al carcter popular de la historieta como objeto cultural y en parte tambin se debe a que el anlisis de tales objetos operativiza dos postulados: el primero es la desacralizacin de la cultura escrita en Amrica Latina tanto como en el Ecuador, aquella gran divisin entre las letras y lo social establecida desde la Colonia, divisin que ha contribuido a entronizar la produccin cultural codificada como literatura. En segundo lugar est el sistemtico escepticismo sobre la transparienta de las historietas como mecanismo literario y su evidente carcter colectivo que elimina los referentes autoriales o psicologistas

PAGE 105

atribuibles a individuos y promueve una investigacin de la forma misma de la historieta tanto como de su proceso de produccin, distribucin y circulacin. Nos parece que esta ptica es prometedora y que entre sus posibles mritos estaran la instauracin de una concepcin imaginativa de la sociedad ecuatoriana que por su novedad abra espacios interpretativos e impulse nuevas maneras de hablar sobre la nacin. Algunas aclaraciones al respecto. De lo que se trata es de explicitar la materialidad de la forma imaginativa privilegiada en el anlisis. El movimiento epistemolgico que extiende las fronteras de aquello que se hace posible conceptualizar como texto a partir de la semiologa y sobre todo de la obra de Barthes nos parece que viene acompaado de un movimiento paralelo en cuanto a la realidad representable. En otras palabras, la textualidad deviene un aspecto inseparable de cualquier manifestacin cultural y la operacin metodolgica que delimita el objeto de estudio, que recorta un segmento de la diacrona y lo explora en busca de resultados se convierte en un corte (para persistir con la metfora quirrgica) inconsecuente, tan apropiada una incisin en un lugar como en otro. Nuestra hiptesis apunta a que la intervencin en primer lugar no es arbitraria, apunta o debe apuntar a espacios estratgicos para la proliferacin de significados; y en segundo lugar a que la "textualizacin" de una prctica cultural determinada va acompaada de un modelo o un esquema previo que sirve de referente al proceso operativo y que contiene y delimita el alcance de la discursividad posible. Todo esto es para adelantar la hiptesis de que el modelo planteado (sobredeterminado) como condicin para percibir la textualidad es el libro. Es decir que la "materialidad" del libro se impone en el anlisis de textos notradicionales (junto a sus diversas fonnas y conceptualizaciones) y a la vez oculta y

PAGE 106

reproduce las limitaciones y potencializaciones de todo tipo que subyacen la circumscripcin de una metodologa detenninada a un marco referencial especfico. EL mismo lenguaje empleado, las imgenes puestas en circulacin como metforas para hacer accesibles ciertos contenidos a la vez producen y oscurecen y hasta definen las condiciones de posibilidad de un discurso. Nos parece que el cambio de referente desde libro a "historieta" permite una nueva discursividad que incluye de manera autoreferencial el lugar que ocupan en un planteamiento terico, los dispositivos ficticios que operativizan la teora. Este movimiento contempla el accionar dentro de la fenomenologa de una clara conciencia que requiere desbrozar la carga histrica y la sedimentacin semntica y cultural que impregna las lenguas y la necesidad de abrir paso a nuevas formas conceptuales por medio de la redefinicin de usos y prcticas vigentes. Para Benedict Anderson, el surgimiento del nacionalismo como categora capaz de articular las exigencias del mercado internacional a la cotidianidad del emergente sujeto de un republicanismo tentativo se entiende en gran medida por la aparicin del "print-capitalism" y su capacidad de convocatoria por medio de — entre otras cosas — un discurso de la simultaneidad temporal y espacial. Cmo entender esto en pases perifricos como los latinoamericanos donde la relacin entre el centro y sus sbditos no se encontraba mediatizada por la experiencia del nuevo espacio cultural abierto por la proliferacin del "print-capitalism"?^ En otras palabras, la incorporacin de los pases lafinoamericanos, entre ellos el Ecuador, al circuito econmico intemacional no estuvo acompanada por una transicin comparable a la de los pases del capitalismo central en cuanto a la adopcin de un nuevo modelo (el nacionalismo) en donde los sujetos nacionales puedan verse reflejados

PAGE 107

100 y puedan imaginarse a s mismos en relacin con el conjunto ms amplio de la sociedad que integran/ O por lo menos las poblaciones marginales tuvieron im diferente modo de aproximacin no slo a los modos dominantes del discurso sino tambin a los objetos culturales, a la parafemalia simblica (y escrita) del poder. El analfabetismo es slo parte de esto y lo es tambin la forma peculiar en que los pueblos indios acceden a la palabra escrita (En el Ecuador, este proceso slo se inicia por iniciativa privada en los 40 y no es hasta los aos 60 que el Estado se erige en protagonista de un proceso largamente diferido e imaginado como "cruzada". Ver, por ejemplo, El proceso alfabetizador en el Ecuador 1944imy Tambin es de vital importancia el lugar que ocupan los grupos aculturados frente a distintos modelos expansionistas. Para Jos Snchez Parga dentro del contexto de un Estado Colonial el ejercicio de dominacin tiende a segregar a los grupos tnicos en su interior, un estilo completamente diferente al de los estados nacionales cuya dominacin se opera a travs del proceso integracionista (citado en Moreano 246). El hecho de que el Ecuador y otras naciones en predicamientos similares persistan a nivel institucional (constitucional en el caso ecuatoriano) en la exclusin de los grupos tnicos es un indicio del estatuto neocolonial del pas. Esta diferente insercin en el sistema poltico y econmico del Ecuador, por parte del sector indio, de ninguna manera significa una exclusin lograda ni una participacin imposible. Apela, ms bien a una manera distinta de asumir y de entender el alfabetismo no como un proceso de "mnimos requerimientos" sino como una vrtice con mltiples entradas, ninguna de ellas definitiva, en donde la "lectura" de objetos inconmdiblemente nacionales se convierte en un procedimiento necesario y absoluto para

PAGE 108

: 101 la subsistencia. Cuando Anderson invoca la extensin del "print-capitalism" como antesala del papel histrico que los "ecuatorianos" deben asumir se refiere a la sistematizacin de lenguas nacionales en lenguas de la administracin pero sobre todo al perfeccionamiento de prcticas de lectura que apuntan a formas escritas como el diario (rotativo), la novela y otros gneros populares. Lo hace porque estos documentos son los de mayor alcance y distribucin a nivel nacional. Pero para aquellos sujetos margmales en cuanto a sus posibilidades de ejercer ese tipo de lectura existe otra clase de materiales que igualmente "escriben" la nacin. Y que son tanto o ms significativos en cuanto a su distribucin, semantizacin y circulacin que cualquier otro documento. Me refiero a las monedas y billetes impresos y distribuidos por el poder estatal y la "lectura" que de ellos se puede colegir. La numismtica es un rea clave en cuanto define y enmarca el espacio fsico en que circula la representacin nacional del valor (es la carne, la piel de la nacin) monetario y simblico-cultural. Lo que se precisa es la postulacin de un planteamiento donde se conciba la nacin como entelequia imaginada y encamada, capaz de saturar un texto (el billete por ejemplo) hasta tal punto que la ftisin en su interior entre el valor intrnseco (diferido por la inversin simblica conjuradora) y extrnseco (el valor de cambio diferido por su respaldo en los instrumentos crediticios) produzca un objeto que borra a la vez que inscribe la heterclita composicin socio-cultural de una comunidad imaginaria. En otras palabras, Cmo se puede textualizar la insercin de sujetos nacionales marginales en el circuito de consumo de una ideologa hegemnica que impregna de contenidos simblicos el espacio fsico del dinero? Cul es el sistema de signos y cmo se operativiza? Cmo se

PAGE 109

102 puede pasar desde una moneda a un billete a otra medida monetaria? Cul es el proceso que otorga continuidad a la lectura? Cul es la forma de existencia del valor monetario y cmo se relaciona con el valor cultural? Lo que nos proponemos es pues, reflexionar sobre la potencialidad "impresora" que acompaa a los objetos monetarios. Potencialidad con la capacidad de imprimir en el sujeto nacional (la cara y) el sello de la legitimidad cvica y de un discurso autorizado de (inter) cambio o de los cambios experimentados por el Estado. Estamos planteando la posibilidad de ubicar al lector implcito en estos textos. En estos textos singularmente privilegiados por su obligatoriedad y circulacin masiva. De reconstruir las estrategias de un tipo de texto que postula un nico lector, que emplea ciertos argumentos retricos para ganarse al lector (argumentos que se agotan en un momento histrico y se replantean en otro texto/el mismo) y que sobre todo adquiere sentido nicamente en su circulacin. Se intenta tambin ver ios paralelos, coincidencias y discrepancias de estos movimientos y las estiategias textuales de la literatura cannica, ocupados ambos en cierto sentido en lograr la misma adhesin a un proyecto. La formacin nacional ecuatoriana, sus expresiones cambiantes ante lo indio, son manifestaciones que articulan (vertebran en una expresin orteguiana) aquella construccin sospechosamente endeble que conforma la identidad cultural ecuatoriana. El quehacer de este proyecto es vlido en cuanto se inserta en la tradicin crtica preocupada por esclarecer la relacin entre los productos culturales de grupos dirigentes y su circulacin a nivel social. Ciertamente que, en este tipo de estudio, la recepcin es un elemento difcil de constatar ms all de la introspeccin cultural a que nos sometamos. En todo caso es posible indagar en un aspecto poco abordado por la crtica ecuatoriana: el del

PAGE 110

acceso casi ilimitado por parte de la poblacin a este tipo de textos y el efecto autorial/autoritario que esa lectura masiva y constante produce en los inscriptores y en el discurso de la nacin. El microanlisis de estos textos queda por detallarse, pero el vnculo explcito de una identidad cultural aliada con los procesos de compraventa aparece como un contrapeso adecuado a la mistificacin en la que los estudios sobre identidad cultural se encuentran inmersos. Histoa Numismtica del Ecuador Aquellos territorios que proclamaron su independencia de la corona espaola y que hoy ocupan el espacio denominado Fxuador, lo hicieron (para fijar una fecha) digamos que a partir de 1 809, momento en el cual pasaron a engrosar las filas del sueo bolivariano conocido con el nombre de la Gran Colombia. En 1830, la Repblica del Ecuador se separ oficialmente de la unidad poltica bolivariana, y axmque se persisti en el uso de la misma unidad monetaria que circulaba en la alianza grancolombina, el peso; se percibe por vez primera la fuma del poder cvico recientemente constituido en la moneda de la poca bajo la rbrica MDQ (moneda de Quito) que marcaba el paso del circulante por la polis ecuatoriana (Ortuo 34). En 1833 se acua la primera nioneda ecuatoriana con la leyenda "Ecuador en la Gran Colombia". En 1 836 esa fi-ase es reemplazada por un emblema menos panamericano y mucho ms regional, simplemente (y sta es ima de las continuidades diagramticas que persisten hasta el presente) "Repblica del Ecuador". El panorama poltico decimonnico es cambiante y turbulento, la supervivencia misma de la nueva

PAGE 111

104 repblica se ve amenazada con admirable consistencia por la inestabilidad de aquellos primeros aos de filiacin camalenica y de denominacin (en ambos sentidos) cambiante: En las primeras dcadas de nuestra vida republicana independiente nuestro pas fiie — o quiso ser — altemativamente, el departamento del Sur del sueo bolivariano, la Repblcia del Ecuador, las provincias del Sur de Colombia y del Norte del Per, la Confederacin de los Departamentos de Guayaquil, Quito y Cuenca, las repblicas independientes de Guayaquil, Quito, Cuenca y Loja, un protectorado fi-ancs ... y otra vez la Repblica del Ecuador. (Vintimilla 8) Esta batalla por la denominacin de aquellos territorios, que es por un lado la lucha por la dominacin poltica y econmica de los mismos y al mismo tiempo, el forcejeo ideolgico signado por todo proceso de representacin, tambin se manifiesta a nivel monetario por una serie de indicadores que atestiguan la fi-agilidad poltica/cvica de esos aos. Escasez de circulante, falsificacin, la presencia constante y competitiva de capital extranjero, moneda extranjera, todo esto sumado a la emisin oportunista y sin respaldo de papel moneda para financiar las campaas militares de las facciones que se disputaban la heredad nacional son todos signos de la inscripcin primeriza de un alfabeto cvico ecuatoriano pugnando por tatuar el rostro, por rasgar el cuerpo de un espacio nacional abierto a la escritura; a la compra y a la venta. En 1884, el sucre se adopta como designacin oficial para la moneda ecuatoriana, en reconocimiento fi-anco de la deuda de la recin fundada nacin con el lugarteniente bolivariano que ofici literalmente como el "doble" y el anverso en la emergencia de un vocabulario cvico patrio. El Mariscal Sucre habita desde la fecha antes mencionada el espacio central en la constitucin de un sistema criollo de valor (y de valenta). El aporte de Sucre como figura histrica nacional-ecuatoriana tambin es doble: por una parte fiae l

PAGE 112

105 quien capitane las fuerzas independentistas en la clebre batalla de Pichincha, el conflicto armado de mayor significacin poltica (y la condicin misma de posibilidad) de la naciente nacin ecuatoriana en donde se derrot a las huestes hispanas; por otro lado, fiie el mismo Sucre quien rechaz al ejrcito peruano y lo disuadi de sus pretensiones anexionistas en Tarqui. Esta amalgamacin del peso y del porte nuclear de la figura de Sucre en la constitucin de un espacio inaugural para la historia del Ecuador es lo que justifica su eleccin metonmica (sinecdtica) como representante y contenedor de la nacionalidad ecuatoriana. El sucre resume en s entonces toda la pujanza antimperialista, la resistencia visceral en aquellos dos episodios seminales de la historia ecuatoriana que regresan en la forma paradjica del emblema, del sucre (s./) que es una forma capaz de suturar (y saturar) el discurso de exaltacin patrio con la lengua cambiara y el trfico de mercancas y circulante. En este sentido el sucre es tanto signo como mercanca; signo de la delimitacin de un espacio histrico y poltico, mercanca histrica, smbolo recidivo del lenguaje del poder. A partir del momento en que el Ecuador entra en la vida republicana la imagen del pas ftinciona ya como un eco, como un recuerdo obligatorio que es adems la cifi-a de su ingreso en la forma estatal.^ El Estado aparece como el punto de origen, la piedra filosofal que, en palabras de Marx en su Crtica de la Economa Polti ca, "parece transformar el papel en oro por la magia de su sello"(230-23 1). La figura tutelar de Sucre va entonces a cobrar una especie de peaje cvico, a servir de puerta de entrada a la histora del Ecuador, si no como ujier y gua dentro del proceso de escolarzacin de ciudadanos ecuatoranos que harn el salto entre la sociedad civil y el mercado, por lo menos en calidad de escolta de un orden econmico, un orden institucional y un orden simblico. Marx siempre descrbi el

PAGE 113

dinero, o el signo monetario, como una apariencia, un simulacro dentro de un movimiento ms amplio de idealizacin. El dinero mistifica la relacin verdadera existente entre la fiierza de trabajo y la plusvala, por medio de su "materialidad" oculta el lugar de procedencia del valor. A la vez que es un signo, es un ideologema, una cortina de humo entre el valor y su creacin. En el seno de esta relacin problemtica entre el circulante y el "constante" (lo social) estn tanto los problemas intrnsecos de la representacin como los antecedentes especficos del acceso a lo "real". El nexo de continuidad entre el poder y su manifestacin en parafemalia diversa evidencia una liistoria particular de la sedimentacin del poder monrquico. La moneda espaola y su introduccin en tierras americanas se desenvolvi desgranando un giro lingstico (y oficial) que identific — en un triple movimientouna medida monetaria con un orden temporal y con un registro de la percepcin, todo bajo el signo de lo "real". Esta alianza habilita varias cadenas interpretativas. Para empezar explica — por ejemplo — la apora aparentemente infi-anqueable de la unidad fi-agmentaria que es el signo monetario. Uno y trino; un poder central, el Estado, una historia oficial (la de los vencedores), una realidad nacional (la del mercado). El sucre, cualquier sucre, no es as sino la manifestacin parcial de un Estado (de cosas), la medida perceptible y concreta de un poder a la vez tangible y abstracto, la particin arbitraria (pero reglamentada) de la realidad dentro de un sistema de propiedad. Pero es tambin el signo nacional de la economa, la designacin paradigmtica de la historia ecuatoriana. El centro de la identidad monetaria. Esta identidad entre el poder poltico y los artefactos de intercambio representados en la moneda nacional por medio del "real" como medida numismtica

PAGE 114

apunta hacia la totalizacin de la experiencia humana al interior de un orden temporal, regida y matizada por el mismo y es signo histrico (elevado a ontologa) de las condiciones polticas necesarias: (en la Espaa del siglo XVII) lengua, ejrcito, corona y mercado, para la emergencia de la categoria de nacin. El Ecuador de fin de siglo esta caracterizado por luchas intestinas que cukninaron en la revolucin liberal de 1 895 y que, a espaldas de una creciente y saludable econorm'a agroexportadora, traspasaron el poder poltico de Quito a Guayaquil. El patrn de oro se adopta a principio del siglo y la economa ecuatoriana entra en una etapa de relativa estabilidad a medida que el pas se integra al circuito internacional del mercado (Ortuo 65). Pero a partir de 1 920 una serie de hechos relevantes interrumpen la aparente cahna. En primer lugar, una plaga arrasa con las plantaciones de cacao que monopolizaban la produccin nacional orientada hacia la exportacin; el precio intemacional de este producto decae y la propia crisis mundial del capitalismo incide en la reorganizacin del Estado ecuatoriano que, bajo el mote de "Revolucin Juliana" inicia aquella labor modemizadora de las instituciones estatales — que guarda continuidad hasta el presente — como prctica y como discurso — y que inaugura en el Ecuador la posibilidad perpetua del recurso al perfeccionamiento de los aparatos burocrticos como lgica final del desarrollo.^ La formacin de un mercado interno, o la consolidacin de la poblacin alrededor de un sistema monetario es un hecho difcil de constatar. Por un lado porque hasta el presente existen formas de intercambio a espaldas del intercambio de notas bancarias. El pas inicia una etapa agresiva de integracin de mercados regionales desde mediados del siglo XIX. Segn Jean Paul Deler, la "reduccin" del espacio nacional por medio de los

PAGE 115

108 adelantos tecnolgicos en la transportacin fije un hecho decisivo en la organizacin del espacio nacional ecuatoriano..La navegacin a vapor pero sobre todo el trfico ferroviario son los indicadores de la existencia y el desarrollo de un mercado nacional. El estudio comparativo del aumento de capital en circulacin 1906 a 1922— entre los centros de la Costa y de la Sierra "muestra que tomando en cuenta el retraso inicial de los Andes centrales en relacin a Guayaquil y su regin, fiie evidente el dinamismo relativo de la Sierra puesto que se triplic el capital en circulacin, mientras que en la regin de Guayaquil — ciertamente mucho ms considerable al comienzo — creci solamente en 50 %. Por otro lado, el nico cantn costeo que tuvo un aumento de capital en circulacin, anlogo al registrado en la sierra central, fiie justamente el cantn recorrido por el ferrocarril" (346). Esta es otra ilustracin de las estrechas relaciones que existieron en el mejoramiento de las condiciones de circulacin gracias al servicio ferroviario, el desarrollo de las fiaerzas productivas y la expansin del mercado nacional a raz del "boom" cacaotero de los aos veinte. Se puede afumar entonces que la apertura del ferrocarril (en 1905) de Guayaquil a Quito, al neutralizar parcialmente el obstculo de la cordillera occidental de los Andes mediante una infraestructura permanente de transporte masivo reforz la articulacin SierraCosta, elemento motor de la construccin nacional. En este sentido, la regin amaznica se percibe y existe de hecho como un espacio no integrado debido a las dificultades de creacin y mantenimiento de vas de comunicacin terrestre permanentes (Deler 348). La amazonia, el Oriente ecuatoriano, junto con diversas zonas de caractersticas similares de difcil acceso a la colonizacin, se vincular al mercado de forma desigual y rezagada, como

PAGE 116

una forma en donde persisten de forma dominante, sistemas de intercambio alternativos. Este tema es justamente el que plantea el libro de Teodoro Bustamante, La larg a hirha pntrp elkakaramyel sucre en donde se narra la rivalidad entre fomas distintas de asignacin de valor. En el caso de las comunidades cazadoras y recolectoras shuar la violencia ritual como capital social se enfrenta — desde la dcada del 60 con los inicios de la prospeccin petrolera por parte de compaas estadounidenses — al intercambio monetario. La larga lucha del Kakaram y el sucre representa as una versin contempornea de la lucha por el control de los instrumentos representativos de valor tanto simblico como econmico. Rosemarie Tern, por su lado, habla del proceso de urbanizacin de Quito en la Colonia como modelo al proyecto de un orden social. En los siglos XVI y XVI, en la poca de auge de una economa textil, Quito aparece como escenario de la comercializacin, "como espacio productivo y como eje articulador de un activo mercado interno" (161). En este contexto, afirma Tern, las cofradas urbanas cumplieron una funcin mtegradora dentro de la sociedad colonial y la difusin de las devociones marianas jug un papel importante en el proceso de articulacin de la sociedad indgena a la religin cristiana y, por lo tanto, al orden poltico y social que ella sancionaba. La imaginera simblica de la cultura colonial no desaparece del todo con el cambio de la Repblica, su vigencia sobre todo en la regin andina persiste hasta bien entrado el siglo XX y el liberalismo ser el encargado de operativizar/inicializar un cambio en la simbologa cultural y en el orden poltico econmico. Estos procesos se llevarn a cabo a partir de la modernizacin de un sistema fnaciero pensado para enlazar la totalidad del espacio cultural ecuatoriano.

PAGE 117

110 Esta integracin regional, a su vez una consolidacin nacional, no es un proceso acabado ni mucho menos, pero s muestra el paso definitivo de la iconografa simblica religiosa que legisla las urbes andinas (si seguimos a Tern) hacia el territorio de una historia cvica nacional en permanente circulacin y que se reimprime constantemente al interior de la moneda nacional. En 1926 se funda el Banco Central del Ecuador (BCE) bajo la presidencia provisional de Isidro Ayora y en 1927 el BCE inicia sus labores como principal agente fiscal de la Repblica' Hasta esta fecha el circulante en el Ecuador era emitido por una serie de Bancos privados, encargados con el cumplimiento de la impresin y circulacin de efectivo. Estos bancos y los grupos econmicos a su cabeza alcanzaron un podero econmico inusitado, a tal punto que los gobiernos nacionales y seccionales en un momento llegaron a ser designados en el plenario de sus juntas directivas. Dice Angel Felicsimo Rojas al respecto: ^ ^ ; Pero pronto vino, para el ms slido de los bancos de la costa, algo ms productivo que financiar el cultivo y exportacin de materias primas tropicales: prestarle dinero al gobiemo nacional, para saldar los presupuestos en dficit. Estos sucesivos emprstitos fueron capitalizndose semestralmente hasta constituir ingente deuda interna. Se hacan en billetes de banco sin respaldo alguno, pues el banco acreedor tena, como los dems, hasta 1925, la facultad de emitir billetes que, al amparo de una ley ad hoc expedida en agosto de 1914, eran inconvertibles en su equivalente en oro o giros-oro; y que, por tanto, se lanzaban a circulacin sin ningn fi-eno. Tal ie la manera como la sociedad annima de tipo bancario se adentr en el campo de la poltica ecuatoriana. Hasta el momento de la revolucin de 1925, el poder ejecutivo estaba, prcticamente en sus manos. Y el problema de las sucesiones presidenciales era resuelto en las oficinas de ese banco". (81)

PAGE 118

111 Como estos bancos competan entre s baste decir que en la poca de su primaca (1905-1925 segn Ortuo) primaba la heterodoxia de los signos econmicos, notas de banco, cheques del Estado, etc. y aunque es muy difcil hablar de estos instrumentos numismticos, se puede afirmar en lneas generales que su espectro simblico es amplio, desde la retratacin de los presidentes de banco hasta la invocacin trasnochada de imgenes griegas mitolgicas. Sea cual fiiere el caso de la exploracin de aquellos signos de origen oligrquico, a partir de 1927 el Ecuador inicia la emisin de una serie consistente y homognena de monedas y billetes que no sufre alteraciones sustanciales hasta 1995, fecha que seala la finalizacin de aquel orden numismtico y la reorganizacin del mismo en otra direccin. Estos son los billetes que abordaremos en las siguientes pginas. Los Cuentos (y las Cuentas) de la Nacin Tal vez la singularidad ms impactante al abordar las divisas como texto sea su capacidad de asignar un valor inmediato (por medio de los procedimientos formales del crdito) a su superficie. Aquello que aparece representado en un billete adquiere un valor, o mejor se inscribe en una red social de significacin en donde el artefacto material monetario es autorizado y garantizado por el Estado-Nacin. Si este es el caso, toda lectura que se aproxime a la dimensin simblica de los billetes debe considerar su existencia paralela como signo; como emblema um'voco de costo, de precio, como sea transactiva activable nicamente dentro de la circulacin de mercancas. Los billetes constituyen de esta manera nada ms que los pasaportes necesarios para que las mercancas viajen, solamente la representacin cuantitativa de los bienes de mercado. Pero esta misma lectura no puede

PAGE 119

112 ignorar los vnculos profundos y necesarios entre aquel mercado, histricamente situado dentro de los lmites precisos de la nacin ecuatoriana (en el caso que nos compete) y el espacio poltico dentro del cual se desenvuelve. Esa historia del compromiso que surge cuando se encuentran las fuerzas sociales y las fuerzas del mercado al interior de un espacio encargado de nacionalizarse es lo que narran los signos devenidos smbolos monetarios. Pero la lectura del signo es la que prima; es la interpretacin naturalizada (familiar), el mandato imperioso contra el cual nos proponemos actuar en aras de alcanzar una identidad (finalmente) pagable. La historiografa numismtica ecuatoriana (lo poco que existe de ella) comparte con la historia literaria ecuatoriana el anlielo por la autonoma y la estabilidad de las instituciones que rigen sus respectivos mbitos. En el caso de la primera existe una especie de fe intrnseca en la tecnifcacin y la centralizacin de los procedimientos crediticios como remedio para los males histricos del tesoro nacional. En el caso del segundo la llamada constante a la creacin y mediacin de instituciones que apoyen la produccin cultural y artstica. Dicho de otra manera, ambos discursos expresan una fe (se dira patritica) en el incremento de la capacidad creativa y adquisitiva de los ecuatorianos una vez asegurada la estabilidad de las instituciones que rigen sus destinos. De alguna manera, la produccin literaria ecuatoriana ha seguido un proceso similar al de los billetes; las dificultades que estos ltimos han experimentado recuerda los eslierzos hechos por la literatura ecuatoriana para constituirse en un discurso capaz de representar la totalidad de la experiencia nacional.' La diferencia importante aqu radica en la naturaleza distinta de ambos proyectos sino en la capacidad de cada uno de esos universos paia transformarse en

PAGE 120

113 un espacio legtimo y atractivo donde sus consumidores sean capaces de reconocerse a s mismos con mayor o menor comodidad. Lo que aqu est enjuego (en ambas instancias) es la viabilidad en el olrecimiento de una identidad determinada. Identidad a leerse contra las expectativas tradicionales, en un movimiento contra natura, desnaturalizado, con toda la carga peyorativa/ideolgica que esto implica. La numismtica misma, descrita como "disciplina subsidiaria de la historia" (Espinosa V) asume su subordinacion apelando justamente al valor "intrnseco" de objetos, a su valor sim.blico agregado despus de recibir el peso aglutinante de la historia; es decir, la numismtica reniega en cuanto a su preocupacin por las contingencias que determinan el valor y se limita a anotar lo ancdotico-monetario de cierta manera como mecanismo de capitalizacin de artefactos monetarios convertidos en mercanca. De esta manera aquello que se historia se testknonia. La escasez-y rareza de un objeto emerge como resultado de su recuento histrico de similar manera que la crtica plstica emerge en el siglo XIX como tecnologa para catar y/o determinar el valor de mercado de ciertas obras autorizadas, para autenticar y por lo tanto legislar su valor/validez. Vista as, la crtica pasara a ser una especie de apologa de las excentricidades del poder que separa para su placer y culto las extraezas y bondades del mecenazgo y la acuacin. Esto es lo contrario del proceso de monetarizacin de una economa que justamente lo que busca es la normatividad y la homogeneidad en el laso de sus instrumentos. En todo caso se podra decir que la historia republicana del Ecuador, en las vicisitudes sufridas por sus diversos objetos monetaiios atestigua tanto la complejidad de las fijerzas sociales en marcha como el registro de las cambiantes percepciones con que las lites imaginaron al "pueblo" y la relacin imaginaria que tendran (como lo dira

PAGE 121

114 Althusser) con el Estado. El perodo que vamos a abordar (1927-1995) representa un largo plazo de estabilidad en cuanto al aspecto visual de los billetes, los cambios que se evidencian responden, entre otras cosas, a la presin extema de la comunidad bancada internacional en su deseo de implementar programas desarrollistas, primero de sustitucin de importaciones y, ms cercano al presente, de "ajuste estructural", lase en este ltimo, fortalecimiento de las relaciones de dependencia, adopcin de medidas neoliberales, orientacin de la produccin hacia las exigencias del mercado mundial, desaparicin de programas de asistencia social, etc. En cuanto a la emisin de billetes, el efecto directo de esta tendencia devenida poltica oficial ha sido la aparicin de una serie nueva de unidades bancarias (billetes de alta designacin) para responder a las exigencias de devaluacin sobre la moneda nacional. El resultado general ha sido vii encogimiento del valor socio-simblico de las notas monetarias y la capitalizacin de los billetes emergentes (incluida la reresentacin icnica) y, a partir de 1995, la desaparicin de una serie de billetes (y sus universos simblicos).'" La aparente siidez de los signos monetarios parecera entonces fragmentarse con mayor facilidad en entornos semi-coloniales donde la inestabilidad fiscal es tan precaria como los vaivenes del mercado inteniacional. Como el mismo Saussure indic (y lo hizo sil-vindose de una metfora monetaria), la unin arbitraria entre significado y significante se alcanza nicamente por medio del consenso y slo este es capaz de garantizar ese contacto ." En un Estado scmi-coloniai, ese pegamento est representado por las leyes de la repblica, por el Estado mismo que en su condicin de vasallo presenta rupturas y resquebrajamientos serios en cuanto a la obtencin de un consenso. Es por esta razn que

PAGE 122

115 intelectuales como Alejandro Moreano postulan la inexistencia de la nacin ecuatoriana y apelan ms bien a la categora menos incierta de pas (214 cfr. tambin Rafael Quintero y Erika Silva Ecuador: una nacin en ciernes ). En el Ecuador, la composicin heterognea de la poblacin se une a una estratificacin socio-histrica que garantiza la distribucin desigual de recursos y por lo tanto, un mbito poltico de aguda agitacin. De hecho en el Ecuador existe una historia de resistencia a la imposicin del sistema cambiario; una historia que sugiere que la falsificacin, la circulacin de moneda extranjera, la emisin autoritaria de bonos para el fmanciamiento de campaas de diversa ndole, que la existencia misma de formas precapialistas de intercambio son capaces de inducir una revisin no slo de los procedimientos de implementacin de los sistemas econmicos sino del sistema normativo simblico de! dinero. Esta irisuficiencia del sucre para abastecer y homogenizar a la nacin respondera a una lectura de la crisis como condicin permanente de la historia (como lo dice Walter Benjamin en su octava Tesis sobre la filosofa dla historia ) y como crisis de las formas de representacin de esa historia. Y es justamente esta crisis lo que exige una redefmicin de los trminos de aceptacin de identidad puesto que en suma lo que aqu sugerimos no es ms que la versin culturalmente pertinente (ecuatoriana) del asalto postestructuralista al "sujeto central" de la historia, al ego unificado que subyace el individualismo burgus. No se trata de adherirse a la crtica antesmencionada para despus dar marcha atrs en la forma de una doctrina de "identidad colectiva" o alguna otra mistificacin por el estilo sino de proponer una identidad cambiara, tanto en el sentido de contingencia debido al devenir histrico, al valor mismo, como en el de permitir la vinculacin definitiva de la identidad I

PAGE 123

116 con su base material. Porque en el orden econmico contemporneo, por ms crudo que parezca, en el orden poltico actual, las nacionalidades tienen precios, precios que pueden establecer una relacin de cercana entre aquellos que pueden pagarlos (del tipo solidaridad de clase) tanto como entre aquellos que nunca pudieron hacerio y que es ms, tal vez no tengan inters alguno en incurrir en aquel gasto. El precio de una visa de entrada a los Estados Unidos existe, en la forma de aceptacin de migracin de divisas e inversionistas, de riesgos aceptables; y tambin en la forma paternalista y benevolente de una lotera, de estrecha cobertura para aquellos individuos ungidos por la benevolencia metropolitana. De la misma manera, el precio de la ciudadana ecuatoriana, panamea, dominicana y paraguaya existe y no slo es representativo de las condiciones sociales y econmicas del medio, es sintomtico de la depreciacin progresiva de la capacidad de ios Estados latinoamericanos de asistir a sus poblaciones, ms, es su negativa a hacerio. Si de hecho existe una jerarqua cambiara internacional en donde no todas las monedas son iguales y donde unas valen ms que otras por razones muy claras y que no siempre tienen que ver con matera econmica es verdad que la capacidad de subsistencia de un amplio sector de la humanidad reside en su capacidad de suspender aquel orden, de redefinirio en aras de la subsistencia, de aprovechar ios intersticios de la oferta y la demanda. Por qu no entonces alentar una identidad en flujo?, en continua disolucin y reformacin a sabiendas que su indeterminacin no slo es una estrategia terica vlida para eludir el peso de la esencia sino que adicionalmente alude a las condiciones histricas en las que aparece. Y desaparece. Y vuelve a aparecer. De otra manera.

PAGE 124

117 Y los Finalistas Son Lo que sigue no es sino una muj' breve e in completa presentacin de las figuras histricas que habi(li)tan los billetes que nos conciemen y que no tiene por objetivo ms que reproducir una infonnacin general (y por lo tanto parcial-izada) sobre los sujetos en cuestin. El billete de cinco sucres nos presenta con la efigie del mismo General Sucre, mariscal venezolano y lugarteniente de Bolvar que luch en las batallas ms decisivas de la independencia: Pichincha, Tarqui y Ayacucho. El primero de estos conflictos seala la fecha de la independencia del Ecuador y el tercero la expulsin definitiva del contingente espaol, el segundo se refiere al rechazo por parte de la Gran Colombia de las intenciones anexionistas del Per. El billete de diez retrata al capitn de la corona espaola, Sebastin de Benlcazar, el fimdador de la ciudad de Quito (en dos ocasiones distmtas). El billete de veinte muestra una imagen de la capital: la fachada de la catedral jesuta de la Compaa. El billete de cincuenta graba otra imagen de Quito; esta vez la Plaza de la Independencia, una plaza menor del casco colonial en donde en la actualidad reside el palacio nacional (la presidencia) y que fiae adornada con un obelisco que sirve de apoyo a una estatua de la libertad acechada por el len herido de Espaa. El billete de cien presenta a Bolvar. El billete de quinientos a Eugenio Espejo, un intelectual, cientfico y precursor de la independencia en el Ecuador dieciochesco. Su ascendencia es claramente india.

PAGE 125

118 El billete de mil sucres representa a Rumiahui, uno de los generales de Atahualpa que huy de Cajamarca despus de la captura del Inca y que organiz la resistencia contra los invasores en tierra quitea. El billete de cinco mil representa a Juan Montalvo, el escritor ecuatoriano de mayor renombre en el siglo pasado y sin duda la figura central de la literatura ecuatoriana. El billete de diez mil captura la imagen de Vicente Rocafiierte, uno de los primeros presidentes del Ecuador, latinoamericanista que particip en la revolucin mexicana y que inici tina campaa educativa de largo alcance en tierra ecuatoriana. El billete de veinte mil presenta a Gabriel Garca Moreno, presidente y dictador decimonnico que presidi el panorama poltico del Ecuador por 15 aos al fi-ente de un conservadurismo catlico a veces caracterizado como teocracia. Los Billetes como Paneles Para pensar en un billete ecuatoriano como panel en una historieta habra de antemano que imaginar un contexto en donde insertailo. En palabras de Lawrence Abbot, la lectura del panel requiere del lector la formulacin de una "seudo-historia"(156). Esta historia en nuestra opinin puede invocar tres distintas instancias. En la primera, el billete fiinciona como signo, como una nota que borra las obligaciones econmicas de quien lo emplea. En este caso lo que existe es una relacin instrumental en donde el dinero no hace sino facilitar la entrada de los diversos sujetos nacionales hacia el terreno del consumo. Los billetes son slo el medio de comunicacin entre el sujeto y los objetos o mejor la mediacin/medicin entre la capacidad adquisitiva de los individuos y su capacidad de

PAGE 126

119 consumo. El signo es unvoco en esta situacin, fijo, implacable. En una segunda instancia, los billetes pueden leerse como smbolos, como punto de entrada y filiacin al imaginario de la nacin, como foco de valor intrnseco y ahistrico. Es as como los billetes se usan en rituales populares y en manifestaciones de religiosidad en donde este aspecto se invoca.'^ En una tercera posibilidad, la relacin entre el billete y el sujeto es posible por la suspensin temporal de este del circuito del mercado. En otras palabras, la presencia constante de billetes en contextos otros que el de la simple transaccin econmica ubica al sujeto en una relacin de proximidad con estos textos que permite su narrativizacin en uno de los territorios donde esto se toma posible: el de la liistoria ecuatoriana (el otro es la vida cotidiana). Cada billete participa en una operacin singular sobre su superficie, su efecto es el de provocar una canonizacin absoluta de aquello que representa, una hiper-valoracin de aquellas figuras histricas que io pueblan (y que son una pequea minora, una suerte de lite simblica de la ecuatoriatiidad) puesto que son pocas y por lo tanto de singular relevancia. Lo que los billetes estaran adelantando entonces sera una especie de microbiografas edificantes de las virtudes cvicas ecuatorianas, tal como aparecen en la historia del pas, la encamacin histrica de moralejas nacionales, pildoras patriticas al contado. Visto de esta manera, la eleccin de Sucre como criterio nacional unitario empata perfectamente con su papel histrico de defensor de la integridad territorial ecuatoriana, primero de la corona espaola (en las guerras de independencia) y posteriormente de las huestes peruanas (en la batalla de Tarqui). La identidad que Sucre y el sucre otorgan al sujeto ecuatoriano es justamente una identidad primaria, liminar, de demarcacin de fi-onteras, de resistencia ante la ocupacin, de defensa armada. Pero como veremos ms

PAGE 127

120 adelante (y como Bakhtin sealara ya) las posibilidades interpretativas del paso de Sucre por la historia ecuatoriana quedan lejos del agotamiento sugerido por esta primera lectura. Queda intacta la paradoja de la nacionalidad misma (venezolana) del Mariscal de Ayacucho, la complicidad en su asesinato del primer gobierno republicano del Ecuador y una serie de datos que podran complicar la relacin tan simple y tan directa entre el texto de su vida y aquel del rgimen monetario. En otras palabras, una lectura histrica de un texto como el de un billete empleara la figura representada como punto de partida y punto de llegada. De partida porque la persona representada sirve como punto de ingreso al archivo historiogrfico ecuatoriano y como tal (re)suscita polmica y discusin en tomo al legado histrico existente; de llegada por que la eleccin concreta de determinada figura para integrar la parafemalia nacional monetaria representa de por s la restriccin de significados, la clausura de debates y el cerramiento interpretativo. Como dice Abbot (166), la creacin de paneles aislados debe generar en su entorno un texto visual que pueda ser ledo sin ambigedad; es decir, sin provecho. Porque la interpretacin de estos instrumentos no es una obligacin, como lo es en la lectura mercantilista-instrumental, es una oportunidad, un aprovechamiento de las posibilidades polismicas de la textualidad; en fin, una apertura hacia la imaginacin de algo distinto (y ms barato). La univocidad del billete se alcanza de varias formas, para Abbot existen dos categoras tiles en la lectura de paneles aislados: el orden de percepcin y la duracin. Citmosle: "The order in which one perceives the various textual and pictorial elements of a single panel depends on eye movemenf (158) y el movimiento ocular a su vez depende de la estrategia de lectura que puede ser vaiiada: de derecha a izquierda, de arriba a abajo y

PAGE 128

121 hasta como libre asociacin de imgenes. El billete de cinco sucres ejerce una atraccin inmediata hacia el centro, el marco ovalado alrededor de Sucre pero tambin se pueden apreciar una serie de "trampas" que capturan a la mirada dispersa en la forma de "redes" que anidan al numero cinco. El alcance de estos diseos parece detenerse en las cuatro esquinas del billete, es decir, su esparcimiento se detiene ante un marco incoloro; por otro lado, a ambos lados de Sucre se encuentran dos nmeros cinco que emiten algo as como crculos concntricos grficos. Este ltimo detalle sugiere el "desplazamiento" del nmero cinco como si slo la figura de Sucre fiiera capaz de impedir que el billete sature su propia superficie. Este texto es altamente insistente en borrar toda huella de ambigedad: el nmero cinco aparece en su superficie, de forma numrica o escrita diecisis veces. La iteracin es entonces el esfuerzo interno del billete por restringir su significado. En cuanto a la duracin, es aqu donde la identidad se resquebraja, de varias maneras. En primer lugaihabra que reconocer una continuidad histrica, que nos llega hasta el presente y que justifica la persistencia en la exaltacin de las figuras y los lugares retratados. Debemos imaginar un contexto en donde toda la historia ecuatoriana, desde los sesenta aos en que el incario se asent en estas tierras (Rumiahui) hasta el advenimiento de la modernidad presagiado por Rocafuerte y Montalvo pudo cristalizarse en figuras trascendentales y ejemplares. Es decir que ahora es necesario canibalizar la historia ecuatoriana en aras de construir (deconstruir en nuestro perverso plan) e identificar una esencia o espritu particular. Para eso es necesario primero desconocer la procedencia prenacional de la mayora de estos personajes y despus olvidar una serie de datos "incmodos" para la implementacin de un continuismo transhistrico del espritu llamado

PAGE 129

122 ecuatorianidad.'^ Datos como el pedido de Garca Moreno al gobierno de Francia para convertir al Ecuador en Protectorado, como el genocidio y las atrocidades cometidas por Benlcazar en sus intentos (varios) de fundar la ciudad de Quito, como la nacionalidad mexicana (honorfica) de Rocaierte, como el probable asesinato del Maiiscal Sucre por rdenes del primer presidente ecuatoriano, Juan Jos Flores. La duracin, la continuidad histrica del Ecuador y su visibilidad en un puado de figuras entonces deviene problemtica, arbitraria y altamente sospechosa; y toma visos de continuismo en todo lo que de imposicin y superchera puede sugerir este trmino. En un segundo lugar, la duracin liistrica del artefacto del billete tambin contribuye a problematizar su consistencia (como recipiente de valor y de integridad). Con cada sucesiva devaluacin de la moneda, la relacin material entre sujeto y nota cambiarla se altera, el valor adquisitivo de estos objetos decae, su poder domstico migra. La autoridad antes concedida a Espejo (por tomar un ejemplo) se deprecia y llega un punto en que inclusive desaparece. Se crea un vaco en el poder cambiarlo que deber ser ocupado por los billetes entrantes, con su nueva cai-ga de significados y sugerencias. Podra tal vez hablarse de un agotamiento del valor discursivo enarbolado por ciertos billetes; en trminos coloquiales toda una serie de billetes se convierten en cambio es decir, en unidades menos significativas a nivel de uso (y por eso eventualmente en monedas); as, el cambio discursivo representado por la emisin de nuevas unidades cambiarlas de denominacin ms alta se puede pensar como un cambio de estrategia en las formas de interpelar al sujeto nacional. Incluso se podra especular que el deterioro de ciertos billetes corresponde en el campo de la poltica, al agotamiento de ciertos candidatos como resultado necesario de su

PAGE 130

123 permanencia en el poder (de su condicin deshechable) y en su sustitucin como el reemplazo cosmtico necesario para retener la vigencia de todo un sistema de representacin democrtico/figurativo. Los Billetes en Secuencia Una vez que hemos esbozado una lectura minimalista de los billetes como textos autnomos (en la medida en que esto es posible) pasamos a ampliar el marco interpretativo al pensar en las transiciones entre paneles; en la posibilidad del paso de un semema o unidad mnima de significado (tal vez monema sea ms apropiado o sucrema) a otra de similar constitucin. Este paso ya presupone una concepcin sistmica del orden textual monetario, apuesta en el desciframiento de una lgica ma>-scula que rige la totalidad de una serie de billetes. En la serie 1927-1976 existe la posibilidad de detectar un argumento crudo, la simple progresin cronolgica desde la ftmdacin de Quito hasta la independencia y la poca republicana. Los billetes de 10, 20 y 50 representaran esta transicin, desde la imagen de Benalczar, pasando por una referencia explcita a la poca colonial que produjo en el Ecuador un momento de alta elaboracin artstica en la construccin de templos como el de la Compaa y llegando a la escena primaria de la independencia, momento gentico que a su vez construye y evoca el pasado. El billete de 100 sucres que sigue se aparta de esta trama casi de bildungsroman (de la infancia a la juventud de la repblica) y funciona, con la efigie de Bolvar ms bien como ngel tutelar y supervisor de la legitimidad de este proceso, como confirmacin de la veracidad del sueo bolivariano de soberam'a. Hasta aqu funciona una sucesin diramos narrativa, en donde el protagonista seria la nacin

PAGE 131

124 ecuatoriana que se reconoce nicamente a partir del contacto con Europa y que vive una trama muy simple que culmina con su independencia. El billete de 500 sucres pone en crisis esta lectura, aparece como un aspecto de la experiencia ecuatoriana y como un ejemplo del potencial de redencin de la nacin (capaz, inclusive, de redimir al indio). Espejo aparece como la superficie reflexiva que su apellido evoca, como la medida de lo posible y el augur de un desarrollo esperado. Espejo altera el orden de la lectura y pone a todos sus elementos (o paneles) en relaciones diversas entre s, sugiere una sucesin enciclopdica como dira John Perkins, una lectura de la totalidad que no se responsabiliza por la relacin entie las partes (67). La historia ecuatoriana representaba no sera as sino una secuencia de momentos y aspectos sin solucin de continuidad entre sus partes. La introduccin de billetes posteriores a 1976 parecera apoyar esta lectura, fragmentando cada vez ms el reduccionismo de la progresin histrica y la gobemabilidad de un sistema simblico monoltico. La serie 1927-1976 tambin establece otra posibilidad narrativa, la de la primaca de la experiencia urbana y la confianza en la modernidad. Todos estos billetes de alguna manera invocan a Quito como el espacio nacional por antonomasia, desde la fundacin de la urbe hasta su presentacin directa en dos de los billetes hasta la alusin indirecta a la ciudad en que Espejo sirvi de precursor de la independencia bajo la inspiracin e imitacin de las luces europeas.'^ Por supuesto que esta serie de billetes se emiti a seguidillas de la Revolucin Juliana, movimiento social y poltico que se propona, entre otros objetivos, la reinstauracin del poder poltico en Quito, despus de que este haba permanecido en Guayaquil desde principios del siglo y esto explica en parte la capitalidad de la serie en cuestin. Los billetes que siguen a esta serie de alguna manera

PAGE 132

125 combaten esta tendencia, peligrosa para la unificacin. Rumiahui (en el billete de mil) invoca una realidad primigenia, ms bien rural, Montalvo su ciudad de origen, Ambato; Rocafuerte a Guayaquil hasta volver a Garca Moreno y su identificacin con la Sierra ecuatoriana y con Quito. Nuestra alusin al conjunto de figuras que pueblan la moneda ecuatoriana sugiere la existencia tcita de un "panten" mitolgico (de una lgica mtica), de un conjunto de seres poderosos que gobiernan la realidad nacional. Como deidades, sus acciones quedaran fiiera de la historia, captadas en lo anecdtico y en lo herico y su jerarqua tendra que establecerse de alguna manera. La ms obvia sera la designacin de los billetes, pero esto tendra el problema de la continua reconfiguracin de rangos debida a la aparicin y desaparicin de billetes y a la reaparicin de ciertas figuras (o su repeticin) en denominaciones ms altas. En todo caso esto alude a la posibilidad de concebir la historia bajo la forma de "reinados" en donde el horizonte de expectativas (econmicas) de la clase trabajadora era gobernado por ejemplo, por Bolvar, a su vez destronado por Espejo y as sucesivamente. Esto permitira darle a la imaginacin histrica una periodizacin dinstica tal vez compatible con la escritura de historias materiales de lo cotidiano. De la misma manera uno se siente tentado a pensar en la existencia de una suerte de movilidad social al interior de Ja fi-atemidad de figuras monetarias, movilidad que surte el efecto de desacralizar la reverencia evocada por estos textos y de excitar el regateo dentro de la historia. Queda an por discernir el rol jugado por el anverso de estos billetes, el escudo nacional que, a nuestro criterio constituye un signo absoluto, un gestait visual resistente al

PAGE 133

126 anlisis, un indicador puro de la omnipresencia de la nacin y al mismo tiempo, la garanta de su existencia. De hecho, en toda ocasin en que se manifiesta, aparece en un vaco, no comunica nada, ni se aproxima a nada que no sea su propia existencia y presencia, fiaera del tiempo y del espacio. Los Billetes como Entrega El estudio detallado de la serie 1927-1976 muestra cierta coherencia programtica. Responde, en un sentido, a los sucesos significativos de 1925, a la misma coyuntura histrica, de hecho a la que reaccion, en otro contexto, la generacin literaria de mayor trascendencia en las letras ecuatorianas, la del treinta. Por otro lado, y esto hay que comprobarlo, el intercambio econmico descrito en el entorno niral que abordaron los escritores del treinta es en su mayora, de tipo precapialista, el dinero apenas se trata ni como selal de color local ni como signo secundario en los ambientes.'^ Es posible decir que ambos proyectos de solventacin de una identidad cultural trabajan en direcciones opuestas, ah donde la narrativa lem'gena (y no slo aquella que responde al realismo social) denigra a sus protagonistas en aras de adelantar una denuncia generalizada y provocadora, la organizacin de las formas icnicas del dinero exalta a sus figuras con el objetivo de individualizar la aceptacin del poder (en una avanzada tanto explcita como subliminal). Pero aqu resulta importante abandonar la nocin de que el contexto de lectura del panten de los billetes ecuatorianos en circulacin, ininterrumpida por 50 aos, se restringe al momento genitivo de la Revolucin Juliana; estos billetes han estado reimprimindose, reeditndose desde entonces, constantemente. En primer lugar debido a la creciente

PAGE 134

127 demanda de liquidez del conjunto de la sociedad ecuatoriana que desde 1930 entra en un proceso de urbanizacin que no deja duda alguna de su ingreso al sistema capitalista. Cada sucesiva emisin de billetes se enraizaba sobre una realidad econmica y social cualitativamente distinta que la anterior y, tal como sucede en procesos electorales, esto exiga una recapitalizacin de las figuras tutelares de la historia nacional, una reinversin en el proyecto nacional que estos abanderaban. Y de igual manera que los viejos y gastados cuadros polticos se revigorizan para ganar los corazones de sus adeptos, aos despus de ocupar el poder y sin actos sustantivos de servicio comunitario, ante el prospecto de nuevas elecciones, los billetes deben volver a acceder a aquella magia de la mercanca. En palabras de Laura Mulvey: Any ghostly presence of labor that might haunt he commodit}' is cancel led by Ihe absolute pristine nemiess and never touched by hand packaging that envelops it. And the great intellectual achievement of capitalism, the organization of an economic system into a symbolic system, can continu in its own interest. (11) Estamos hablando entonces del "'aura" de los objetos culturales en trminos de Walter Benjamn, de la reverencia que evocan y que se reinicializa, en el caso de los billetes, a partir del momento gentico de cada nueva emisin. Del billete nuevo. Del billete como mercanca, del billete como fetiche. Jean Genet dice en una de sus obras que en los movimientos sociales "cualquier prostituta se revirginiza al cantar la marsellesa" y en esencia eso es lo que sucedi a nivel social, en la cultura ecuatoriana. La identidad nacional propuesta a partir de 1927, a nivel oficial, una identidad positiva, centralista, urbana, en otras palabras moderna se instaura y sigue en circulacin, revirginizada peridicamente por la mistificacin que producen las emisiones monetarias hasta 1976, fecha de introduccin

PAGE 135

128 del billete de mil sucres, de sus implicaciones y de la reconfiguracion que producir a nivel simblico. No queremos aqu afirmar la existencia nica de un discurso monoltico acerca de la identidad en los casi 50 aos de vida republicana presentes entre la emisin constante de una serie de billetes y la introduccin (perturbadora) de un nuevo elemento en esa serie. Nuestro propsito no es sealar la preeminencia ni la exclusividad de la lectura comprimida de la historia ecuatoriana que nos viene como secuencia desde una serie monetaria. Lo que s nos interesa resaltar es la circulacin ininterrumpida, es decir la vigencia discursiva, por un largo tramo de tiempo, de una identidad histrica atrapada en la red interpretativa de la gnesis de la nacin. Ninguna figura histrica de la poca republicana aparece hasta 1995; con Rumiahui en el billete de mil parece haber incluso una mptura, una fiiga hacia un momento gentico ms promisorio; pero sea cual fuere el caso, el hecho es que la identidad nacional ecuatoriana ofrecida por el sistema monetario (aquella de ms amplia difusin y de mayores posibilidades que cualquier otra forma textual, una forma que promueve al mismo tiempo, adhesin a un proyecto y a un sistema, un alfabetismo nacional que tambin es numrico, la posibilidad de nacionalizar y alfabetizar a las masas en un vocabulario cvico) se oirece como un simple punto de partida. Y como un sitio de llegada. Esta paradoja es la esencia misma de la circulacin puesto que la lgica que sigue es la homogenizacin de la realidad: en mercanca en el sistema econmico (todo tiene su precio), en aceptacin de los objetivos nacionales (en el caso de las masas). Podemos as hablar de la persistencia de un discurso acerca de la identidad ecuatoriana, de amplia circulacin, y es sta la diferencia flindamental con otros tipos de

PAGE 136

129 discursos (el literario por ejemplo) en donde la identidad ecuatoriana que se postula es la del "progreso". La figura tutelar de la serie 1927-1976, por su valor (valenta tanto como capital) es la de Eugenio Espejo. Espejo es la primera cristalizacin en el texto que exploramos de un sujeto ecuatoriano; parecera que se lo postula como la quintaesencia de las virtudes nacionales: sabidura, fe, ardor patritico y quizs ms significativamente la redencin de su ascendencia india por medio de la adopcin incondicional de los objetivos nacionales. Espejo parecera representar en came propia el drama nacional de la heterogeneidad cultural y la capacidad de resolverlo mediante la adopcin de medidas de hecho. Dice Espejo en "Voto de un Ministro Togado": "En mi juicio (habra que) obligar a los indios a que vistiesen a la moda espaola, y que hablasen nuestro idioma, sera bastante para que ellos fiiesen absolutamente conquistados y se formasen basallos (sic) feles y hombres de conocida religin" (citado en Ramin 101). Como hemos manifestado ya, la identidad cultural ecuatoriana ya haba adelantado/alentado esta lectura y de hecho no es nada inslito sealar su existencia y la magnitud de su diseminacin por otros medios; pero al hablar de una alternativa, no slo estarnos hablando de otra cara en la moneda (o en el billete), no de la sustitucin peridica o permanente de figuras, ni siquiera de reemplazarlas. Queremos proponer el flujo, la existencia coetnea de varias hebras interpretativas al interior del mismo discurso. En el caso del mismo Espejo por ejemplo, ue l quien tambin escribi a partir del espectculo de la corrupcin y la miseria del Quito del siglo XVIII: "Si yo hubiese de proferir palabras de un traidor agrado, me las ministrara copiosamente esa venenosa destructora del Universo, la adulacin; y esta misma me inspira el seductor lenguaje de llamaros, ahora

PAGE 137

130 mismo, con vil lisonja, ilustrados, sabios ricos y felices. No lo sois: hablemos con el idioma de la Escritura Santa: vivimos en la ms grosera ignorancia y en la miseria ms deplorable" (citado en Tinajero 1 54). Espejo aqu hace a sus compatriotas una invitacin para luchar contra la indigencia y esa misma invitacin es una alerta; contra el silenciamiento de las posibilidades de un discurso y a favor de las posibilidades de existencia de otra nacin. La identidad en flujo propone aqu a la historia como espacio para la negociacin de significados. Para el regateo, la transaccin no-autoritaria de sentidos; en definitiva, el dilogo. Si la identidad en flujo es posible, tambin es necesario pensar en contextos en que la identidad contestataria (es decir fija) tambin lo sea. En algo as como aquello que propone Spivak acerca del esencialismo en trminos de gnero sexual, un esencialismo estratgico, una identidad tctica y consciente de sus propios procesos. Esto abre la cuestin del precio de la identidad, de su valor aquilatable, su utilidad y el riesgo que representa. El termino coloquial empleado en el Ecuador para indagar sobre el costo es A cmo? A cmo entonces la identidad tnica, mestiza, populista o positiva? A qu precio y a qu costo social? Es aqu donde tiene mayor sentido nuestra interpretacin acerca de los instrumentos monetarios puesto que su viaje por la colectividad social ecuatoriana no tiene destino final, es un pagar diferido al infinito, con diversos puntos de trnsito que son precisamente ocasiones para su conversin en movimientos y momentos sociales efectivos, productivos. Por eso la rehabilitacin de la identidad nacional no pasa por la postulacin de nuevos referentes histricos sino por el sealamiento de la heterogeneidad intrnseca de los smbolos invocados, de la indisolubilidad de sus lazos con una realidad tambin

PAGE 138

131 heterognea y tambin por su insercin especfica en una matriz socio-cultural que se apoya sobre im espacio material que es, paradjicamente, a la vez materia prima y elaborada. El Cambio de Paradigma En 1976, la Junta Militar que entonces gobernaba el pas decidi iniciar una reforma monetaria que tuvo como una de sus consecuencias la emisin de un nuevo billete, el de mil sucres. Como ya hemos mencionado, la adicin de esta nota monetaria signific la introduccin de la historia precolombina al interior del discurso fimdacional que promova la primera serie de billetes emitida en 1 927. Esto no era nada nuevo, a partir del conflicto fi-cnterizo con el Per en 1941, la nacionalidad ecuatoriana haba iniciado todo un esfiierzo, desde la historiografa, por nacionalizar el pasado anterior a la Conquista (Ramn 65) ; y de hacerlo de tal manera que el conflicto limtrofe adquiriera visos de confrontacin ancestral, entre sectores histricamente, tradicionalmente enfrentados. La misma historia de sucesin del incario se represent como rivalidad regional, acrecentando la legitimidad de la argumentacin ecuatoriana a favor de sus territorios y en contra de la agresividad peruana. Esto fue necesario, como dice Erika Silva, para oponer a la historia imperial y expansionista del incario, que informa la historiografa del Per, con un constructo igualmente resistente a los argumentos de pretensin e ilegitimidad formulados contra el Ecuador. De esta manera, y en contra de ms de un siglo de promocin de una identidad de exclusin y marginalizacin de las poblaciones indgenas, el pasado indio sirvi de terreno frtil para reconstruir un pasado histrico glorioso y apto para la defensa (de la identidad) nacional. La eleccin de Rumiahui responde a esta lgica, como nueva figura rectora del sistema

PAGE 139

132 simblico-monetario de la nacin su presencia es ejemplar en cuanto a resistencia armada ante la invasin extranjera (Espaa en el pasado, Per en el presente) y testigo de la crisis de representacin que el conflicto de 1941 desencaden en todos los sectores de la nacin. De 1992-1995 tres nuevos billetes salen a la luz y en esta ltima fecha, seis de la antigua serie dejan de circular. Dos hechos significativos acompaan este fenmeno, el primero es la intensificacin de las polticas de ajuste estructural abanderadas por los mecanismos crediticios internacionales, bajo la forma de medidas econmicas de corte neoliberal y el segundo es el levantamiento indio de 1990. Las polticas neoliberales en pleno auge en el Fxuador a partir del nuevo perodo democrtico (1979 hasta el presente) bsicamente abandonan el antiguo modelo de sustitucin de importaciones como estrategia para el desarrollo y adoptan una orientacin econmica diseada a abastecer la economa nacional por medio del estmulo de la industria para la exportacin. Esto a su vez significa un incremento en los lazos de dependencia con respecto a los vaivenes del mercado internacional (y las prcticas monoplicas y proteccionistas del mundo indusializado) y la resignacin ante la perspectiva de decrecer el tamao del Estado, sobre todo de los programas de asistencia social a medida que se privatizan las dependencias estatales. A pesar de la implementacin cuidadosa de medidas continuas de austeridad en contra del bienestar popular y del sistemtico incremento de los bienes de consumo una inflacin continua ha necesitado "reajustes" cambiarios constantes y devaluaciones (y minidevaluaciones) de la moneda. El billete de cinco mil sucres y sus sucesores se emitieron para detener el espiral inflacionario y recapturar la fuerza adquisitiva de la moneda. Luego

PAGE 140

133 vendran los billetes de diez mil, con la efigie de Vicente Rocafiierte y de 20 mil, con la imagen de Garca Moreno. Al margen de estos procesos, en 1990 el movimiento social campesino ms significativo del siglo erupcion en la sociedad ecuatoriana y mostr el potencial organizativo y creativo del sector indio. Este movimiento paraliz al pas en un paro preventivo que detuvo todo el trfico interprovincial de la Sierra ecuatoriana y present ante la sociedad civil tanto como al Congreso un pliego de 16 puntos programticos entre los cuales el de mayor insistencia fue el reconocimiento constitucional del Ecuador como pas plurinacional y multitnico. Las secuelas de esta movilizacin fiieron amplias y muchas de ellas negativas; en todo caso lo que el movimiento s logr fiie la reconsideracin del sector indio como actante social de importancia. Los billetes de esta serie reflejan ciertos cambios en su composicin que los vincula al hecho pblico del levantamiento. Sin abundar en detalles !o primero que se obser/a es el abandono del escudo de armas como texto dominante en el interior del billete, es posible apreciar algo as como un decentramiento del sujeto histrico, el busto de estas figuras (Montalvo y Rocafiierte) ha abandonado definitivamente el puesto central que ocupaba en la serie anterior. Tambin se observa una desaparicin de los mrgenes blancos que antes enmarcaban al sujeto y lo preservaban estrictamente dentro del plano de la representacin. En estos dos billetes, aquella alusin consciente a su existencia en el plano de la convencin desaparece, hay una profusin de colores y de lneas que invaden el plano de las figuras y sugieren su contacto con otros aspectos simblicos de su realidad. En el billete de Montalvo el escudo de la Provincia de Tungurahua aparece retratado y en el de Rocafiierte, en su

PAGE 141

134 anverso, una escena de Guayaquil; el billete de cinco mil tambin muestra un plano de la fauna caracterstica del Archipilago de Coln (las islas Galpagos). An-ibos billetes abandonan, en varios sentidos, la tendencia centralizadora de la primera serie, parecen querer incorporar la diferencia en gestos cromticos, en rostros mestizos, en polticos liberales. El diseo de estas dos notas es entonces, una nueva direccin, un nuevo intento de congregar al sujeto nacional alrededor de un ideal y de un monto, un esfuerzo de diferenciacin y de rearticulacin de un proyecto fallido."^ El billete de 20 mil se emite 2 aos despus y parece constituir un retomo al antiguo patrn: predominancia del escudo y preocupacin por la ocupacin del espacio, por la divisin del espacio, el regreso de los mrgenes como lmites defmitivos entre la historia y la nacin. Este billete comienza a circular bajo un rgimen democrtico distinto, bajo el signo de un conservadurismo expreso y quizs eso en algo explique su divergencia de las dos notas anteriores. Su forma es as tradicional y se repliega en el peso de esa tradicin para favorecerse. Es posible entonces observar dos movimientos paralelos en tomo a las modificaciones que ha sufrido el sistema simblico de circulacin de dinero en el Ecuador. El primero se relaciona con la variacin en el sistema de representacin al momento de introducir nuevos elementos. Ciertamente que el "lenguaje de convencimiento" y de persuasin presente en todo instrumento nacionador no se abandona en ninguno de los billetes examinados; sin embargo, las huellas del orden poltico imperante se perciben en cada nota monetaria nueva. Esto se aprecia en el recurso a Rumiahui como smbolo de defensa territorial en el gobiemo dictatorial de los aos 70, al diseo "distendido" y la

PAGE 142

135 presencia de dos hombres que personifican la va letrada como piso firme hacia el desarrollo (Montalvo y Rocaftierte) en el gobierno socialdemcrata de Rodrigo Borja; y la invocacin de Garca Moreno como signo de un catolicismo conservador y protector del gobierno del derechista Sixto Durn Balln. De hecho la ingerencia del gobierno de tumo para "vestir" al dinero e imprimirle su propia faz nos recuerda a la distincin aguda de Petras y Moriey entre rgimen y Estado. Ah donde el segundo de estos tnninos incluye las instituciones polticas permanentes el primero est compuesto por los cuadros transitorios que ocupan los poderes ejecutivo y legislativo. El rgimen emite programas sociales que se desenvuelven al interior de los parmetros del Estado a tal punto que cuando un rgimen vara sustantivamente del Estado, surge una crisis que se resuelve generalmente de manera que el Estado depone al rgimen (12). En el Ecuador, el movimiento social representado por el levantamiento indio ejerci presin sobre el Estado, es ms, busc redefmir la composicin del mismo y el rgimen de turno, acorde a su tendencia conciliatoria centrista (en trminos polticos) oreci una serie de gestos pertinentes a lograr la concertacin. Uno de ellos la reelaboracin de la identidad colectiva en tomo a figuras menos controversiales en cuanto a su proyecto social, otro es el diseo "abierto" y tolerante de la diversidad que aparece en los billetes de cinco y diez mil sucres. El gobiemo siguiente, recula en cuanto a este ofrecimiento y se refugia en la figura histrica ecuatoriana de Garca Moreno, figura mucho menos dispersa y ms unvoca en cuanto evoca un autoritarismo que no contempla el dilogo. Podemos decir as que en cierto sentido, la oferta simblica central del Estado ecuatoriano sigue siendo la misma: la unificacin de la poblacin en tomo a los objetivos de la nacin (que son claramente

PAGE 143

136 objetivos de clase). Pero tambin podemos plegar a cierta autonoma en ia dosificacin histrica de un sagrario nacional, ciertas figuras y lugares apelan a determinados hechos y lo hacen en coyunturas histricas determinadas. En segundo lugar est el efecto emprico suscitado por la variabilidad de las estrategias representativas de distintos regmenes. No existe dificultad alguna en constatar los resultados nefastos que las polticas de ajuste han arrojado en las economas latinoamericanas, desempleo generalizado, ndices astronmicos de mortalidad infantil, inflacin permanente, desaparicin de los sistemas de asistencia social, fiiga de capitales, incremento de la deuda extema, etc. Como dice la destacada ecuatorianista Maiy Ellen Fiewegger, el despliegue constante de polticas econmicas que, como el neoliberalismo, estn destinadas a incrementar la inversin extranjera, resulta en saldos cada vez ms desfavorables para los habitantes de la regin.'^ Todo esto ha llevado a una situacin en la que el Ecuador presenta la deuda extema per cpita ms alta de Latinoamrica (Fiewegger 11). En la esfera de la circulacin esto signific el reemplazo total y absoluto, de manera incremental, del sistema simblico monetario. Todos los billetes y monedas que circulaban en el Ecuador desde 1927 han adquirido en la actualidad nuevas caractersticas y denominaciones. El proceso ha sido lento pero ha ido acelerndose progresivamente. Esto ha causado cierto desconcierto en los "consumidores" quienes han debido operar sus propios reajustes presupuestarios sobre un tablero monetario de figuras emergentes. Y lejos de detenerse, esta tendencia va en aumento, la inminencia de nuevas medidas econmicas suscita el parto permanente de nuevos objetos monetarios para satisfacer a la economa desfalleciente. El resultado hasta aqu es una suerte de expectativa constante ante el hecho

PAGE 144

inevitable de que se imprimen nuevos billetes. Esto permite pensar al dinero, a la serie de objetos monetarios, en trminos de folletn; y a la historia como obra inacabada, pendiente, i 8 al acecho. La identidad que surge de esta lectura es incompleta, parcial, consciente de su contingencia histrica, reacia a la totalizacin, abierta a la escritura. El aprovechamiento de las circumstancias (tericas, monetarias) que habilita la postulacin de una identidad en flujo no abandona el impulso de situar este proyecto en coordenadas socio-polticas fijas; de situarlo en el Ecuador. Por eso en parte de lo que se trata es de realizar ima sucretizacin de la cultura en ese pas. Un movimiento doble que apunta tanto al empleo del proceso fluctuante de representacin monetaria como modelo para la adquisicin de una postura saludable en cuanto a! manejo de la identidad nacional; como un llamado al afianzamiento de esa misma identidad en trminos materiales (no absolutos por supuesto).'^ La oportunidad histrica que se abre a partir del desfile de figuras histricas a travs del circulante, la oportunidad de leer el desfile como marcha de protesta y no como cortejo oficial, sugiere el aprovechamiento de la coyuntura presente para la realizacin de una lectura contestara. Una lectura inconforme y excesiva en el sentido de colmar las expectativas existentes de semejante empresa y desbordarlas. En trminos andinos, una lectura de yapa, verbo sustantivado quichua y prctica cultural extendida que denota la accin de aadir algo ms a la compra (Rivero 23). Una lectura de yapa sera entonces una lectura gratuita, generosa, ldica, lcida, excesiva y solidaria. Sera mucho ms y mucho menos que una lectura de las esencias de la ecuatorianidad, ms porque stas se ofrecen con

PAGE 145

138 la inmediatez de la mercanca y de la evidencia, de la constatacin y del dato efectivo; sera menos porque aspira a menos, a ofrecer sentidos y desafos y a replegarse sin consuelo en el presente. El latinismo divortium aquarium. es una referencia a la tesis ecuatoriana de mayor peso en las disputas liim'trofes con el Per. Representa la observacin emprica de la inejecutabilidad de un segmento del Protocolo de Ro de Janeiro. Ah donde el Protocolo establece la separacin del Ecuador y del Per siguiendo el flujo natural del ro Cenepa no se haba constatado por va de fotografa aerofotogramtrica la existencia de un divortium aquarum es decir, de una separacin de las aguas del ro Cenepa en dos vertientes distintas. La pregunta es entonces, cmo ejecutar la linea divisoria en trminos aceptables para ambas partes y en el momento de hacerlo qu arbitraje aceptar? Si esta comprobacin geogrfica autoriza la imposibilidad del cumplimiento del Protocolo, aunque sea parcialmente, tambin constituye un primer paso para la implementacin de la tesis ecuatoriana hasta 1994, la anulacin del Protocolo. Todo esto como antecedente para servimos de la frasecita como forma retrica que apunta a la separacin tanto real como ficticia entre los anhelos reales de los gestionadores de la nacin y los deseos inmateriales de la masa que la integra. Dice Isaac J, Barrera el historiador de la literatura ecuatoriana ms prolfico de este siglo: "Cada libro es una poca, un motivo poltico o una actitud espiritual; y entonces los libros son las piedras miliares que marcan el andar del puebIo"(42). Y ms all: Adems, el libro es la ms bella y ms valiosa adquisicin del hombre modemo.Si la imprenta fue el arma o la armadura ms eficaz para la proteccin de los hombres, los libros ejercitan un magisterio, por medio del deleite, como aconsejan los pedagogos clsicos.El individuo que se acostumbra a la lectura de los libros va retinndose en todo sentido: su mente se enriquece, su sensibilidad se afina; afluyen los conocimientos y la bastedad social se convierte en distincin (42). Finalmente: "La historia del libro es la historia del pensamiento y la historia de quienes escribieron para formar libros en una nacin ser el proceso de su vida en lo que tiene de ms esencial e importante" (43). ^ Este es un trmino difcil de traducir. Ningima de las alternativas ensayada nos resulta aceptable: capitalismo letrado (por su resonancia elitista), editorial (por su ambigedad).

PAGE 146

139 escrito (por falta de especificidad), impreso (por la sugerencia de caducidad). Tampoco tuvimos suerte con expresiones generales tales como la inscripcin del capitalismo (en qu?) o el capitalismo en su dimensin impresa (que hace referencia a un aspecto y no a un dominio). Las sugerencias son bienvenidas. ^ Dice Edward Baker: De acuerdo, pero incluso en Europa esos sujetos nacionales se imaginan como fi^ceses, espaoles, etc; en fechas relativamente recientes en muchos casos. Esto, en Francia, por ejemplo, lo consigue la Tercera Repblica en el ltimo cuarto del siglo XDC a tiavs de dos instituciones: el ejrcito y el sistema escolar. Ver por ejemplo, Eugene Weber, From Peasants to Frenchmen (Comunicacin personal) ^ Derrida escribe al respecto: "The metamorphosis of commodities (Die Metamorphose der Waren) was already a process of transfguring idealization that one may legitimately cali spectropoetic. When the State emits paper money at a fxed rate, its intervention is compared to 'magic' that transmutes paper into gold" (45). ^ Sobre la designacin de los movimientos sociales de insurgencia no es extrao en el Ecuador encontrarse con la curiosa prctica de referirse a este tipo de hecho histrico por medio de la eleccin del mes en que se produce. Otro ejemplo notable en el Ecuador (y altamente engaoso) es aquel de la "revolucin marcista"(con ce y no con equis) para referirse al levantamiento de jvenes militares en los primeros aos de la repblica que tuvo de objetivo impedir la promocin de oficiales bolivarianos de procedencia extranjera, es decir, no ecuatoriana. A este paso la totalidad de los meses del calendario se habrn agotado, vista la fi-ecuencia de erupcin de levantamientos populares en este siglo, dentro de poco, y los historiadores se vern abocados a emplear apelativos de menor monto, como la "revolucin del lunes" que por su resonancia cotidiana pronto se volveran indiferenciables, como discurso histrico, del habla diaria. Todo esto apunta al agotamiento no tan slo de una forma (y un tono) en la narracin histrica sino a la naturaleza cclica (y por lo tanto marcadamente convencional) de todo hecho en la representacin que no se aparte del orden mimtico. En el caso presente, tanto la revolucin (sea cual ftiere) como el mes de julio sealan la ocupacin definitiva de un momento histrico (julio de 1925) por un hecho trascendental (la censura por parte de un sector de la milicia del control oligoplico del Estado y el establecimiento de las bases para su modernizacin financiera); ocupacin que impone dentro del calendario nacional una lectura ideolgica que se fi-agua con la testarudez de lo tautolgico. Ciertamente hay aqu presente un esfuerzo por colonizar lo cotidiano, el mismo esfuerzo que identifica Jameson con respecto del realismo y la literatura tercermundista; el mpetu de aduearse de la realidad a partir y desde las categoras de lo nacional (69). A partir de esta fecha, en el uso vernculo, el sucre es sustituido por la "ayora", el apellido de este poltico servir para signar un giro lingstico (que no ha cedido su lugar hasta el presente) mediante el cual el "aura" de la moneda nacional se despoja a favor de un

PAGE 147

140 significante esgrimido antetodo en las operaciones de la economa "informal". Un fenmeno interesante que acompaa la sustitucin de Sucre por Ayora es la feminizacin de la moneda a pesar de que su apelativo se deriva de un referente masculino, sLsucre se reemplaza por la ayora. Adicionalmente, la esposa de Isidro Ayora, Doa Laura Garbo de Ayora, sufre un proceso similar de sincdoque, su nombre en algn momento (mas no en el presente) sirvi de apelativo de la moneda de 50 centavos. Cinco reales, o cincuenta centavos eran, antes, "una laurita". Mencionemos la constante competicin del sucre contra la moneda extranjera por instaurarse en el territorio nacional, la falsificacin constante que lo volv a susceptible a depredaciones econmicas, su subordinacin constante al capital intemacional, su escasez crnica sumada a procesos inflacionarios que provocan su devaluacin peridica; la literatura "nacional" por su parte tuvo que luchar para establecer un programa "americano" de expresin que la diferenciara de simple expresin colonial o neocolonial y luego para establecer una dimensin ecuatoriana a la vez que universal (vase A. Cueva sobre el realismo social) a sus escritos todo esto por supuesto ante ndices bajos de alfabetizacin y la continua fluctuacin de la capacidad adquisitiva de sectores consumidores de literatura. El fenmeno de la conversin de billetes de "baja" denominacin a monedas es un fenmeno abierto a la interpretacin. Uno de los argumentos oficiales a favor de esta transformacin apela a la higiene pblica puesto que los billetes desgastados podran servir de medio de transmisin de enfermedades. La popularidad en esta lectura estara asociada a la ¡afeccin lo que reproducira el viejo y gastado gesto de desprecio por las masas y por todo aquello que estas poseen en demasa. ^ Saussure emplea imgenes muy cercanas a los instrumentos monetarios al referirse tanto a la composicin del signo lingstico como a la lengua en general: "El signo lingstico es, pues, una entidad psquica de dos caras" (138); y en otra parte, "La lengua es tambin comparable a una hoja de papel: el pensamiento es el anverso y el sonido el reverso: no se puede cortar el uno sin cortar el otro" (186). En la nota monetaria, la correspondencia necesaria e indisoluble que Saussure observa entre significante y significado, y que postula como identidad sincrnica, encuentra un paralelo en los billetes y monedas a nivel de correspondencia del valor de uso y el valor de cambio. Esta coincidencia contribuye, como en el signo lingstico, a proyectar una imagen monoltica y acabada de los instrumentos monetarios y a cimentar su aura legitimante. En otro sentido, el billete representa la unin indisoluble entre estado y nacin: a la faz histrica de la representacin nacional se le aade (por decreto legal) la firma indeleble de la institucin crediticia (el gerente general del Banco Central) que administra el Estado. En las ofrendas diversas o "mesas" en donde las prcticas medicinales andinas buscan el regreso del espritu del enfermo a su cuerpo, los billetes de alta denominacin

PAGE 148

141 invariablemente adornan la lista de objetos llamados a excitar la codicia del alma ausente. Ver por ejemplo, Gabriel Martnez, Una mesa ritual en Sucre (1 1-12) En los rituales sincrticos de la religiosidad popular ecuatoriana, es muy frecuente observar mantos tejidos de billetes que adornan las figuras de santos en las procesiones. 13 • • Benalczar fue espaol, tal como Espejo fiie ciudadano de las Colonias de Espaa, Rumiahui perteneca al Tawantinsuyo y tanto Sucre como Bolvar fueron venezolanos. Montalvo y Garca Moreno sin duda fueron ciudadanos de la Repblica del Ecuador, aunque en los momentos arduos de los primeros aos de la Repblica cuando el Ecuador tuvo distintas denominaciones y aspiraciones; el mismo Rocafuerte fue representante del Gobierno Mexicano en Londres y diputado de la Asamblea Nacional de Mxico mientras que Montalvo pas gran parte de su vida en el exilio. Como dice Ambal Quijano, "El movimiento intelectual y poltico de la ilustracin fue producido y practicado simultneamente en Europa y Amrica ... En ambos lados del Atlntico se forman, al mismo tiempo, las tendencias de pensamiento y las agrupaciones intelectuales que, como las "sociedades de amantes del pas" se organizan para tales propsitos" (58-59). Esta lie la labor propia de Espejo que lo llev, en este siglo, a servir como el ejemplo paradigmtico de las bondades de la modernizacin. La novela precursora del realismo en el Ecuador A la Costa (1904) presagia el sentimiento de desaniparo instaurado a partir de la organizacin de las relaciones sociales en tomo al sistema monetario. Dice Adrin Carrasco Vintimilla que "... la tesis de que el dinero es todo es sostenida en su contenido negativo, esto es, como crtica al poder de la riqueza para imponer todas las infamias, la voluntad arbitraria de sus poseedores (211). De igual manera, el cuento de Demetrio Aguilera Malta "El cholo que odi la plata" que integra la coleccin Los que se van es un indicio clro de la violencia ejercida en contra de una poblacin (y la resistencia que genera) que se iniciaba en la dcada del treinta en un proceso, si acaso cabe el trmino, de alfabetizacin monetaria indispensable para su integracin a una economa y un mercado nacionales. Obsrvese al respecto el acto desesperado de venganza ejercido a favor de la restauracin de un pasado pre-capitalista y ednico previo: Y despus de meditar se decidi. Para que Ranchn — su viejo amigo — no lo botara ms nunca. Para que Banchn se casara con su hija. Para que Banchn no tuviera ms plata. Para que Banchn fuera bueno. Le prendi fuego a sus canoas y balandras. A sus casas y sus redes. Y cuando en Guayaquil — ante un poco de gentes que le hablaba de cosas que no entenda — le pidieron que se explicara balbuce: —La plata esgracia a los hombres. ..(31) Vase igualmente el siguiente relato en A la Costa:

PAGE 149

142 Consegiu ser empleado en la pulpera de un italiano enriquecido a fuerza de avaricia y de vanidades. No puede usted figurarse, Don Salvador, lo que sufr con ese hombre grosero y tacao, para el cual el nico pensamiento era el dinero. Tem'a yo que matarme, como se dice, para ganar un sueldo miserable. (224) Estas dos figuras tambin son aprovechables en cuanto representan la posibilidad de una apertura utpica. Montalvo, en un hecho sistemticamente obviado por aquellas personas que han estudiado su obra, organiz en Quito, en 1876 la seccin ecuatoriana de la Primera Internacional de los Trabajadores y, como dice Arturo Andrs Roig, los rasgos socialistas de este autor se ecuentran claramente dentro de las formulaciones del socialismo utpico (45). El caso de Rocafiierte sigue parmetros similares de contacto entre pensamiento liberal y socialista. Rocaftierte tuvo un intercambio epistolar, en su calidad de representante de negocios de Mxico en Londres en 1828, con Roberto Owen y apoy favorablemente el proyecto de establecer en los estados de Coahuila y Texas "comvmidades experimentales" socialistas (Roig 47). Dice Fiewegger: "According to govemment figures, 47% of the population lived at or below the not-very-generous oicial povery Une at the beginning of the oil boom, in 1975. That figure climbed to 57% in 1988, and 67% in 1995. The lion's share of oil revenues has gone home with the world's transnational oil companies granted concession in the Oriente, Ecuador's Amazon Basin Regin. Up to 60% of the revenues remaining in the country have gone to pay interest on the foreign debt. The rest has ended up with the military, and with the nation's lites who have enjoyed credits and subsidies to increase their already disproportionate share of the nation's wealth" (10). Decimos folletn y no "obra por entrega" por la cualidad espontnea y receptiva de la primera; por su capacidad de asimilar reacciones y de improvisacin. La novela u obra por entrega implica una concepcin acabada del producto en donde la expectativa no es elemento constitutivo de su elaboracin sino secuela artificial e imprevista de vina voluntad reguladora extema. Un momento sintomtico de la coyuntura favorable a la exploracin de una identidad fluida, pero no inmaterial, es el hecho de la desaparicin del "real" del sistema monetario ecuatoriano. Aquellas monedas, mnimos vestigios del rgimen colonial, tambin evocaban una comprensin de la realidad en donde el poder poltico centralizado dominaba (inclusive a nivel ontolgico) el sistema ideolgico; aunque aquella interpretacin no se disuelve por el simple hecho de la desaparicin de un objeto cultural (puesto que siempre existe la posibilidad de que retome, como es propio en todo sistema de circulacin) ciertamente abre (en trminos lacanianos por lo menos) la posibilidad de explorar los registros simblico e imaginario como territorio ms propicio para la interpretacin ya que "lo real" para Y despus de meditar se decidi. Para que Banchn — su viejo amigo — no lo botara ms

PAGE 150

143 nunca. Para que Banchn se casara con su hija. Para que Banchn no tuviera ms plata. Para que Banchn fuera bueno. Le prendi fuego a sus canoas y balandras. A sus casas y sus redes. Y cuando en Guayaquil — ante un poco de gentes que le hablaba de cosas que no entenda — le pidieron que se explicara balbuce: —La plata esgracia a los hombres. ..(31) La nica excepcin que podemos identificar a esta ausencia del dinero en el interior de los universos narrativos de los terrigenistas est en el libro inaugural del movimiento Los que se van: historias del cholo y del montuvio (1930). Se trata del cuento "El cholo que odi la plata" y es un indicio claro de la violencia ejercida en contra de una poblacin (y su resistencia) que iniciaba en esa dcada su adopcin de una alfabetizacin monetaria, si acaso cabe el trmino, que la integraba ya al interior de una economa y un mercado nacionales. Estas dos figuras tambin son aprovechables en cuanto representan la posibilidad de una apertura utpica. Montalvo, en un hecho sistemticamente obviado por aquellas personas que han estudiado su obra, organiz en Quito, en 1876 la seccin ecuatoriana de la Primera Internacional de los Trabajadores y, como dice Arturo Andrs Roig, los rasgos socialistas de este autor se ecuentran claramente dentro de las formulaciones del socialismo utpico (45). El caso de Rocafiierte sigue parmetros similares de contacto entre pensamiento Hberal y socialista. Rocafuerte tuvo un intercambio epistolar, en su cahdad de representante de negocios de Mxico en Londres en 1828, con Roberto Owen y apoy favorablemente el proyecto de establecer en los estados de Coahuila y Texas "comunidades experimentales" socialistas (Roig 47). Dice Fiewegger: "According to govemment figures, 47% of the population lived at or below the not-very-generous official poverty line at the beginning of the oil boom, in 1975. That figure climbed to 57% in 1988, and 67% in 1995. The lion's share of oil revenues has gone home with the world's transnational oil companies granted concession in the Oriente, Ecuador' s Amazon Basin Regin. Up to 60% of the revenues remaining in the coimtry have gone to pay interest on the foreign debt. The rest has ended up with the military, and with the nation's lites who have enjoyed credits and subsidies to increase their already disproportionate share of the nation's wealth" (10). Decimos folletn y no "obra por entrega" por la cualidad espontnea y receptiva de la primera; por su capacidad de asimilar reacciones y de improvisacin. La novela u obra por entrega implica una concepcin acabada del producto en donde la expectativa no es elemento constitutivo de su elaboracin sino secuela artificial e imprevista de una voluntad reguladora extema.

PAGE 151

144 Un momento sintomtico de la coyuntura favorable a la exploracin de una identidad fluida, pero no inmaterial, es el hecho de la desaparicin del "real" del sistema monetario ecuatoriano. Aquellas monedas, mnimos vestigios del rgimen colonial, tambin evocaban una comprensin de la realidad en donde el poder poltico centralizado dominaba (inclusive a nivel ontolgico) el sistema ideolgico; aunque aquella interpretacin no se disuelve por el simple hecho de la desaparicin de un objeto cultural (puesto que siempre existe la posibilidad de que retome, como es propio en todo sistema de circulacin) ciertamente abre (en trminos lacanianos por lo menos) la posibilidad de explorar los registros simblico e imaginario como territorio ms propicio para la interpretacin ya que "lo real" para Lacan, resiste la simbol2acin en trminos absolutos (43).

PAGE 152

LA IDENTIDAD LITERARIA ECUATORIANA A TRAVS DE LA HISTORIA Sucede que se tomaron las realidades grandes, voluminosas y se callaron las pequeas realidades por intiles. Pero estas son las que acumulndose constituyen una vida. Las otras son nicamente suposiciones: "puede darse el caso ", es muy posible ". La verdad: casi nunca se da el caso, aunque sea muy posible. (Pablo Palacio. Dbora) La organizacin y la ordenacin del conocimiento constituyen esferas privilegiadas en la instauracin de una idologa hegemnica, entendida como el conjunto de concepciones y percepciones que legitiman el orden imperante. Por esta razn, las reconstrucciones histricas, las distintas "versiones" del legado histrico, contribuyen a configurar las condiciones de posibilidad para la aparicin de visiones alternativas, interpretaciones noveles e imaginativas de la realidad. Las historias literarias en este contexto, conforman un discurso estratgico en la elaboracin o reconfiguracin de proyectos polticos de largo alcance en primer lugar porque pueden servir de sedimento para posteriores elaboraciones tericas que busquen ejemplificar constructos culturales deseables; en segundo lugar por su dimensin "nacional", es decir por la capacidad de convocacin y la dimensin cvica de un discurso a la vez consagrador y excluyente. La nocin de literatura nacional surge con la Repblica y concretamente con el romanticismo (Girardot 79). En sus inicios en la filosofa idealista alemana y concretamente 145

PAGE 153

en la moderna historiografa literaria de Friedrich Schlegel, tanto como en su posterior desarrollo en Europa y Amrica, este tipo de escritura, a medio camino entre reflexin crtica y afirmacin patritica, se presenta como una elaboracin textual tautolgica. Es decir, la nacin se piensa a s misma por medio de sus propios textos. La historiografa literaria tiene un origen conflictivo en latinoamrica. Segn Beatriz Gonzlez Stephan, la emancipacin fue una ruptura de tal magnitud que requiri un realineamiento inmediato de la nomenclatura ideolgica que serva de sustento ideosincrtico a la dominacin espaola. El nuevo episteme en donde se fi^gu este cambio de orientacin no es otro que el liberalismo, entidad poltica y filosfica que en Latinoamrica se present en una variedad de matices debido al carcter cosmtico de la independencia (puesto que mantuvo intacta las estructuras deudoras de la Colonia). Dentro de un complejo orden poltico y social y en un marco de luchas intestinas por el poder, la literatura y la historia literaria surgieron como discursos capaces de ofrecer una resolucin simblica (es el caso de las primeras manifestaciones de las "ficciones fundacionales" que dice Doris Sommer) e histrica (dentro de los lincamientos de la historiografia de Schlegel que sealaba iertes vnculos entre historia y nacin) a la fi-agilidad poltica de las naciones latinoamericanas postindependistas. Desde Andrs Bello hasta Jos Enrique Rod se discuten las posibilidades de la literatura para conjurar — de manera voluntari.sta y triunfal el espritii amenazador del futuro. Como dice la propia Stephan: ... se ventilan una y otra vez las mismas cuestiones bsicas: el problema de una literatura nacional, el grado de institucionalizacin de la lengua espaola, el esUidio del pasado colonial, los orgenes de los procesos literarios nacionales, la orientacin de las historias nacionales, la fijacin de modelos europeos, los riesgos de la imitacin aerifica, el procedimiento metodolgico a seguir para el conocimiento de las realidades sociales

PAGE 154

147 americanas. Lo que se diera en llamar "americanismo literario" no era otra cosa que la lucha en el plano ideolgico por lograr no solo una emancipacin intelectual sino por hacer posible una cultura que le diera fisonoma a los Estados Nacionales. (24) En el caso ecuatoriano, la historia literaria se cultiva por primera vez a partir de los escritos de Juan Len Mera, poeta, historiador, crtico, novelista y pintor de la tercera parte del siglo XIX. Mera es una de las figuras centrales de la literatura ecuatoriana decimonnica y, junto con Juan Montalvo — su contemporneo y adversario — el principal idelogo literario de su tiempo. La mdependencia no signific en el Ecuador el triunfo de las fuerzas histricamente ms progresistas. Una vez pasado el momento de efervescencia blica fiie la aristocracia terrateniente la que impuls la organizacin del nuevo Estado lo que signific, por un lado, que en el vaco de poder que deba llenarse en la polis recin formada una de las fuerzas legitimadoras ms significativas vista la coyuntura histrica ecuatoriana sera la iglesia. Esta alianza, por otro lado, ya estaba bien fundamentada desde antes de la independencia. Para el conservadurismo el catolicismo representa una oportunidad fortuita: una ideologa coherente, una institucin slida y una tradicin de orden y jerarqua capaz de sostener la precaria unidad poltica de un territorio nacional expuesto a la disgregacin y a la fuerza centriga de los intereses locales.' Por otro lado el concepto mismo que se busca reivindicar, la idea de "nacin" en s es una nocin de estricto origen europeo que las oligarquas latinoamericanas (y la ecuatoriana entre stas) asimilaron como modo de expresar sus anhelos de modernidad. El liberalismo est entonces imbricado, como tendencia vertebradora del discurso de la nacin.

PAGE 155

en el complejo tejido de relaciones discursivas que, a lo largo del siglo XIX, buscaban otorgar una sustancia ideolgica al decamado proceso militar de dominacin y reconfiguracin del poder poltico. En la prctica esto quiere decir que, aunque los lineamientos generales del conservadurismo y del liberalismo en principio son fcilmente identificables, el proceso de dominacin poltica pas por un maridaje de estas dos tendencias del pensamiento. Este camino result de la incapacidad de la naciente burguesa comercial de quebrar una estructura feudal en extremo rgida y de presentarse a s misma como administradora de un capitalismo incipiente como opin Maritegui en los aos veinte (34). Para el historiador Omar Daz de Arce, el perodo que va desde 1825 a 1850 corresponde a una "etapa de predominio conservador" tanto por la inercia de los elementos feudales tanto como por los tenues vnculos que ya estaban en lugar con una suerte de sector latifundista exportador que establece lazos con el mercado mundial capitalista sin destruir las formas de produccin precapitalistas (citado en Gonzlez 32).^ Para Gonzlez, estas frmulas llegan a su agotamiento entre 1850 y 1860, momento en que la oligarqua latifundista y el clero se resiente de la intromisin de los sectores urbanos liberales descontentos y reclama una reorganizacin de las relaciones de poder donde opere una alianza entre los sectores tradicionales y los emergentes grupos sociales. "El sector conservador requera modernizarse para sobrevivir — con lo cual tambin se hara ms fuerte — y el sector liberal, para crecer, necesitaba plegarse a los que tem'an en sus manos las fiientes principales de produccin" (30). Este acomodo de intereses trajo, por un lado una moderacin o "conservatizacin" de los liberales (principalmente notorios en el plano de las producciones culturales), y, por

PAGE 156

otro, una liberalizacin" del ala conservadora. Lo que algunos caracterizan como un "progresismo oligrquico" (Gonzlez 38). El caso ecuatoriano ilustra esta alianza de manera admirable en la produccin literaria de sus dos mayores luces literarias en el siglo XIX: Juan Len Mera y Juan Montalvo. Ambos ciudadanos fueron oriundos de la ciudad andina de Ambato, en la provincia de Tungurahua y ah donde el primero se convirti en uno de los polemistas de mayor trascendencia a nivel continental al combatir los gobiernos conservadores de Garca Moreno e Ignacio de Vintimilla, el segundo sera el defensor infatigable de los gobiernos garcianos y el exponente ms asiduo de los mritos redentores del credo catlico. Montalvo, por su parte, afiebrado ensayista anticlerical, ilustra con su prosa combativa el perfil del intelectual comprometido. Atrs de esta conveniente taxonoma, sin embargo, que arroja resultados parciales a partir del procesamiento narrativo de la rivalidad de estos escritores (proceso impulsado por la historia literaria de hecho), yace un terreno pantanoso que ofende la nitidez y la pureza de las clasificaciones. Como dice Jos Luis Romero, "nada pareca ms dificil, cuando se analiza el pensamiento poltico latinoamericano del siglo XIX, que distinguir un conservador liberal de im liberal conservador"( citado en Gonzlez 49). La obra montalvina por ejemplo, frecuentemente citada como demostracin del pensamiento liberal en su vertiente ms radical est inmersa en una matriz retrica neoclsica que con frecuencia le acerca a un conservadurismo universalista y su conviccin absolutista en la preeminencia del castellano tambin le distancia de cualquier relativismo lingstico. Mera, por otro lado, a pesar de su profeso conservadurismo y apego a las lites fue capaz de citar y elogiar la capacidad expresiva de la poesa y la lengua quichua y de compilar el nico libro

PAGE 157

150 sobre poesa popular ecuatoriano de su poca ^Cantares del pueblo ecuatoriano) Mera adopta cierta cercana al romanticismo de lo que extrae, entre otros elementos especficamente europeos, una insistencia en la libertad en la formacin lingstica (en el vocabulario ante todo pero tambin en la construccin gramatical y en el orden de palabras) y un nacionalismo literario que lo lleva desde el extremismo anti-ibrico del himno nacional hasta la proclamacin (y la ilustracin) del "americanismo literario" en sus escritos y en correspondencia con los espaoles Juan Valera y Antonio Rubi y Lluch.^ La lnea divisoria se hace tenue entonces, entre las caractersticas decisivas del conservadurismo y el liberalismo, aunque esas mismas convergencias no sean sino el apaciaguamiento ideolgico de dos tendencias abrumadoras/ En resumidas cuentas se podra afirmar que el liberalismo no fue una formacin ideolgica homognea aunque es el terreno en donde se da el surgimiento de una nueva conciencia que — a diferencia de la tradicin — ^plantea las cuestiones en tomo a la identidad nacional. La ruptura epistemolgica que trajo el liberalismo propici una reflexin terica y una produccin de ficciones en tomo a la fisionoma de las nuevas naciones y en el caso ecuatoriano fue la literatura — en manos de Juan Len Mera (un presunto conservador) — el lugar de convergencia de aspiraciones y designios para la nacin. La relacin entre nacionalidad y literatura se naturaliza al interior de los preceptos del historicismo liberal y esto permite establecer una coirespondencia entre las fironteras polticas, el estado nacional y la produccin literaria sin detenerse en aquellos hechos que no soportan ser homologados (puesto que la produccin cultural rebasa los lmites impuestos por la geografa o la demarcacin poltica). La historia literaria surge as como un

PAGE 158

151 discurso capaz de sealar la especificidad de la nacin, su textura y sus posibilidades para el futuro. En el Ecuador como en el resto de Amrica Latina las historias literarias slo aparecen despus de la instauracin de una cierta estabilidad poltica y despus de las primeras dcadas de constitucin (y constitucionalidad) poltica. Esta aparicin de un sustento histrico rescatable, de un pasado historiable, responde a una serie previa de decisiones en tomo al establecimiento de versiones vlidas para explicar el pasado. La labor taxonmica y descriptiva se yergue sobre una estrategia ideolgica capaz de neutralizar la heterogeneidad del legado literario a la vez que toma intelegible el proceso histrico. Pero esta labor tena fuertes inconvenientes; por un lado estaba el anti-iberismo virulento que an permaneca como residuo retrico en el ambiente cultural post-independista y que se opom'a a la labor colonizadora de la historia nacional: la Colonia se vea impedida de servir de antecedente legtimo para la creacin de una cultura nacional y la misma unidad lingstica impeda la diferenciacin de la Metrpoli (Gonzlez 102-106). Todo esto signific que la historia literaria deba esperar hasta que se ejerciera la suficiente presin sobre los aparatos ideolgicos para que las contradicciones que imposibilitaran la formulacin de la nacin literaria pudieran superarse de alguna manera. La coyuntura propicia para esta resolucin se da con la conservatizacin del liberalismo o, si se prefiere, la liberalizacin del pensamiento conservador. Habra que establecer aqu el carcter instrumental de la labor intelectual de Mera para legitimar los intereses oligrquicos, como intelectual proveniente de una clase media en vas de formacin, el ambateo, en parte debido a su ferviente catolicismo y tambin en parte debido a su posicin vulnerable en un pas politicamente inestable y hostil a las artes, asumi una postura orgnica en cuanto a la articulacin (y canonizacin) de las

PAGE 159

preferencias dominantes. Su labor fundacional en ese sentido fue estrictamente necesaria para el surgimiento posterior de posiciones antagnicas, Mera instaura una discursividad en tomo a la produccin cultural nacional que define tanto los lmites de tolerancia para la participacin intelectual dentro de los mrgenes de la nacin como las lneas divisorias susceptibles a ser retra2adas en discursos posteriores. Lo que no es susceptible a la discusin desde este punto ser la existencia de un espacio cultural literaturizable y abierto a la historia de la nacin. Esta es la razn por la cual la labor de Mera como historiador literario primigneo (junto con Pablo Herrera, quien contribuy con un pequeo ensayo a esta tarea) no se agota simplemente en su posicin de intelectual orgnico del poder poltico; ms all de la simple constatacin de la inoperancia de un criterio mecanicista que equipare base y superestructura la instauracin del espacio nacional produce un efecto epistemolgico de legitimacin poltica que ahuyenta toda referencia a la arbitrariedad como mvil para sus actos. Toda la discusin itura en tomo a sus acciones se desenvolver dentro de los lincamientos polticos y los espacios culturales por l trazados a menos que la proposicin contraria: de anulacin de criterios nacionales se persiga con vehemencia y en el presente, en el Ecuador, esa posicin no existe. Insistimos en el reconocimiento de los mrgenes de un discurso — al interior del cual nos ubicamos — pero al mismo tiempo se nos hace necesario sealar la vigencia absoluta de la nacin, no como ficcin sino como realidad poltica incontestable.

PAGE 160

153 Juan Len Mera o la Historia de la Liquidez Literaria As las cosas, en 1868 aparece en el Ecuador la Ojeada histrico-crtica sobre la poesa ecuatoriana desd e su poca ms remota hasta niiestrns Hia^ Mera se propone en este libro dos objetivos: la difusin de la obra de jvenes poetas ecuatorianos y, en sus propias palabras, la "formacin del buen gusto". Este segundo propsito tiene un doble horizonte referencial alude, por un lado, a la educacin de la sensibilidad del pblico en materia esttica. Por otro, como todo texto didctico, apunta a limar las asperezas perceptibles en la realidad que contradigan su argumento. Mera maneja el trmino "poesa" para designar todo gnero especficamente esttico dentro de un consenso generalizado de su poca que consideraba como prcticas estticas aquellos discursos en verso pero maneja el trmino literatura a lo largo de su obra para significar, adems del sentido expuesto la nocin de "bellas letras" como el arte de pensar y expresarse bien, pero sobre todo, el arte de escribir. Es decir, como comenta Edward Baker, que Mera maneja criterios estticos y concepciones taxonmicas propias de la segunda mitad del siglo XVIII. La formacin del buen gusto sera entonces 1) la sensibilizacin del pblico a los dictmenes del arte literario es decir, su subordinacin a una lgica rectora y 2) la ilustracin mediante una tarea prescriptiva (de la direccin a seguir en el lituro) tanto como descriptiva (de todo lo rescatable que ofrece el pasado), de los procedimientos vlidos para advertir el mrito literario como mrito nacional. Mera reconoce su labor didctica y su responsabilidad histrica en "levantar siquiera dos dedos el edificio apenas empezado de nuestra literatura" (86). Esta percepcin de la historia literaria como fiindamento para la institucionalizacin de la cultura tambin reconoce la paradoja de tener que "hacer camino al andar", es decir, de elaborar las

PAGE 161

154 premisas tericas para el desenvolvimiento de un corpus que rechaza el legado colonial y prehispnico como base para tal proyecto. Mera insiste en su papel de difiisor e instructor del gusto cuando menciona en el prlogo su deseo de escribir un "librito que pudiera imprimirse en una imprenta ecuatoriana y ser costeado por los ecuatorianos" (88), desde ah, la palabra escrita adquiere un matiz nacionalista y Mera intentar restringir los criterios de ingreso a una textualidad abocada a formar determinadas preferencias. Si bien Mera rechaza la heterogeneidad tnica y textual de la nacin en aras de un efecto de unidad alcanzado por la legitimacin de la historia literaria su actitud nunca deja de ser ambivalente: Lo que en estas tierras vivir ms que las razas puras europea y americana, son las lenguas y costumbres extranjeras. El elemento espaol tiene que preponderar en su mezcla con el indgena, y acabar por absorberio del todo; as tiene que ser naturalmente, puesto que este vale mucho menos que el otro; y as conviene que sea, y as viene sindolo desde el tiempo de la conquista y sobre todo desde la independencia. El triunfo de nuestra lengua y nuestras costumbres es ya un hecho bajo cierto aspecto. El quichua no slo va adulterndose, sino desapareciendo ... Me ha sucedido muchas veces tratar con indios habindoles en quichua, y me han contestado en castellano. Esto me alegra mucho, pues aunque esa lengua es muy expresiva, no cabe duda que el indio para civilizarse necesita adoptar un idioma culto. (98) Otro segmento sintomtico de la actitud incierta de Mera ante estos discursos es el siguiente: La lengua quichua es una de las ms ricas, expresivas, armoniosas y dulces de Is conocidas en Amrica; se adapta a maravilla a la expresin de todas las pasiones, y a veces su concisin y nervio es intraducibie a otros idiomas. Merced a sus buenas cualidades no hay objeto material o abstracto que no anime con vivsimos colores e imgenes hermosas y variadas (92) La ideologa de la modernizacin determin esta segunda clausura del pasado, tanto la etapa de la Colonia como el universo indgena quedaban uera de una visin proftica (y

PAGE 162

155 paradjicamente popular) de la literatura como esencia identificada con el progreso y el espritu de libertad. La exclusin del quichua responde a la necesidad de contar con un pasado que es presente al mismo tiempo. A pesar de ello, la presencia india aparece como un momento clausurado pero necesario para la rigurosa exposicin de la marcha incontenible de la modernidad y el progreso: Era preciso introducirse algo en las profimdidades de lo pasado, para examinar el grado de progreso de la poesa ecuatoriana en los siglos de dominacin espaola, comparndole en alguna manera con el que alcanzaron los indios en la misma materia, a la media luz de una civilizacin diversa de todo en todo con la europea, e impulsados slo por la naturaleza (101) La poesa colonial tanto como la india son necesarias entonces, incluso como fantasmas o como ejemplos negativos del grado deseable de progreso literario y esto debido a la escasez de elementos poticos ejemplares (adems de Olmedo por supuesto, el paradigma inalcanzable) que oponer al pasado. Mera teje un argumento peligroso puesto que en suma aquello que l postula como produccin adecuada est en trnsito o en vas de aparicin, se apoya en el proyecto americanista de Bello pero se arriesga a desaparecer si sus preceptos no llegan a fruicin: "Nadie podr negar los elementos de nueva vida intelectual que hemos puntualizado, pues para ello seria preciso negar la existencia misma de Amrica, llevando el pirronismo al ms alto punto de extravagancia" (138). Este voluntarismo "naturista", apoyado en la capacidad de la naturaleza para otorgar una tipicidad identifcable a la produccin ecuatoriana es lo que caracteriza la obra crtica de Mera; la subjetividad de Mera opera al interior de sus escritos sobre la literatura como resistencia a su propia normatividad. Ya vimos como esto sucede en tomo a la poesa

PAGE 163

156 quichua, lo mismo sucede en cuanto a su posicin a favor de la retencin de voces criollas y las posibilidades expresivas de la poesa popular. Sobre el primero de estos temas dice: Felizmente el casticismo espaol en nada puede menoscabarse con la introduccin de algunas voces nuevas y necesarias, como pensamos y hemos tratado de demostrar, para la expresin de las ideas en el campo de una nueva literatura; bien lo advierte un amigo nuestro en uno de sus escritos, andarse con tiento en estas novedades, condenando el abuso y empleando siempre una razonable parcialidad. (144) Sobre la poesa popular lo siguiente: En el pueblo hay buenos ingenios que se malogran por falta de cultivo. La naturaleza los obliga a manifestarse, y de aqu vienen los torrentes de versos populares que ruedan por nuestras calles y pasan como el agua de las tempestades desbordadas, turbias y dando montono sonido. A veces no son torrentes sino arroyos de blando murmurio. A veces no son arroyos, son gotas cristalinas que caen para ser absorbidas por el polvo. Recibamos el agua de esos arroyos para gustar de ella; enseemos la palma de la mano para que esas bellas gotas no caigan en el polvo. Depositemos los versos populares en las pginas de nuestros libros. (169) Este ltimo comentario, escrito 18 aos despus de la Ojeada ya es una franca seal de disidencia en contra de aquella concepcin rgida y autoritaria que Mera abander en el pasado. Existe entonces presente una tensin irresuelta, un impulso contradictorio en el momento fundacional mismo de la historicidad literaria ecuatoriana. Por un lado no hay duda alguna de que Mera contribuye a fijar a nivel ideolgico, un esquema preferencial en el discurso dominante que privilegia la participacin de una lengua, una clase y un tipo de produccin cultural compatible con el proyecto de dominacin poltico de la oligarqua terrateniente. Por otro, la percepcin casi avasalladora de un vaco literario (ocupado presidencialmente por la figura indiscutible pero tambin problemtica de Olmedo) obliga a este escritor a incorporar de forma excluyente tanto la poesa quichua como la poesa

PAGE 164

157 popular en un discurso descalificador pero.elogioso. En este gesto Mera apunta a la diversidad de posibilidades para el futuro de la poesa ecuatoriana como proyecciones de una potencialidad an inerme. Dice Mera en un texto sobre la originalidad en la poesa americana que "No hay semilla ms fecunda que la del pensamiento cuando ha brotado de la naturaleza y de la verdad: el pensamiento de establecer una literatura original en Amrica est sembrado en nuestra sociedad y tendremos esa literatura" (142). Esto tambin certifica el ttulo de Mera como "ojeada" sobre el panorama hterario de su poca, no siente la obligacin de permanecer sobre la imagen estentrea de un pasado pico sino el npulso ligero de constatar su presencia para entonces tomar la mkada hacia el futuro; de all la parte "crtica" de su trabajo, no slo como imposicin y evaluacin de normas y criterios sino como coastatacin de una situacin de crisis, el estado de la produccin potica de su tiempo y su anhelo de ofertar una solucin. Ojeando Palera La postura incierta de Mera en esta etapa del quehacer cultural ecuatoriano se puede apreciar de manera grfica en otra de sus obras de la poca; un leo sobre lienzo de proporciones gigantescas titulado Cristo sobre el Valle del Palora. El cuadro ilustra de manera explcita la mixtura discursiva tipca del pensamiento literario del Ecuador decimonnico, im lienzo abiertamente romntico en su planteamiento (por la majestuosidad de la naturaleza representada) aunque con motivo religioso reminiscente del neoclasicismo. El cuadro presenta el valle del Palora: paisaje andino prototpico en donde una planicie se

PAGE 165

158 encuentra rodeada de montaas que se toman difusas en la distancia. El valle est despoblado en su mayora, salvo lo que parece ser un casero mnimo en un segundo plano ubicado a la izquierda del cuadro y un agrupamiento de viviendas (posiblemente ma ciudad) en el centro del lienzo pero a considerable distancia del eje temtico: un cristo vestido con tnica blanca que alarga sus brazos en direccin del casero. El cuadro ilustra convincentemente el conflicto de Mera como seguidor y mulo de Cristo. Mera, como Cristo, extiende sus brazos hacia el vaco perceptible de la realidad inmediata, vaco que debe llenarse a partir de los esfuerzos conjuradores (los gestos sacros y misteriosos) del augur, el mesas de la promesa venidera. Mera/Cristo, una vez que ha pasado por el calvario de la represin (y de la guerra civil, una especie de inmolacin colectiva y voluntaria) retoma a proclamar la nueva del reino de Dios, a sealar la direccin redentiva y la salvacin. Mera, como historiador e idelogo de la cultura ecuatoriana observa la necesidad de apropiarse del territorio simblico de la profeca (lo que facilita la apropiacin de facto de los medios de produccin) para desde ah sealar el camino que lleva a la ocupacin esttica de la realidad, su poblamiento ideolgico. Mera anuncia el camino de la autenticidad de la cultura americana, la necesidad de provocar una explosin de originalidad que legitim.e la produccin artstica y la unidad poltica del Ecuador; su dictamen encuentra expresin directa en el lienzo. Mera parecera estar diciendo que el encuentro de la naturaleza y de la cultura (criolla dominante) son menester para provocar una originalidad casi fortuita, una combinacin de circumstancias signada por la geografa y marcada por la impronta del espritu americano. La presencia de Cristo en el valle de Palnra constituye la pmeba tanto como la imprecacin de la existencia a priori de una realidad que para ser

PAGE 166

159 experimentada primero debe ser teorizada y despus descubierta. Esto es as porque a pesar del rechazo tanto de la capacidad legitimadora del pasado indgena como de la poca colonial para prefigurar la historia nacional, sta deba participar de una existencia previa y continua a nivel trans-histrico. Si ese es el caso entonces antes que imaginar o inventar la realidad nacional (puesto que esto resultara una alternativa, para su poca, maudita) de lo que se trataba era de descifi-arla, de detectar su presencia, de desentraar la combinacin feliz de mgredientes culturales que permita su indubitable manifestacin. Otra manera de decir esto es haciendo referencia a la nacionalizacin de la experiencia artstica, su colonizacin (por ejemplo) por medio de la palabra. En el cuadro de Mera esto se Ueva a cabo por medio de la referencia toponmica, la articulacin local del mensaje divino nacionaliza la dimensin experiencial y la sincroniza con la realidad emprica. El cristianismo se ofi-ece como la solucin acertada en estas circumstancias, la convergencia de un discurso ordenador y tradicional con los requerimientos urgentes de la modeniidad. Es sta la propuesta de Mera: ocupar el valle del Palora, civilizar de manera aceptable el agreste territorio andino o mejor an extender las fronteras de la urbe existente mediante el credo congregador del cristianismo. En el cuadro mencionado se aprecia la existencia de un camino vecinal que llega hasta los pies del cristo y que servir con seguridad para lograr su pasaje hacia los poblados cercanos. La vialidad ideolgica de la modemidad se cristaliza de esta manera con una cercam'a simblica al catolicismo a la vez que la viabilidad de la nacin posibilita la alianza de estas dos fueras antagnicas. La ausencia de viviendas indias o de comunidades indias tambin puntualiza la necesidad de contar con un terreno despoblado, con un espacio vacio

PAGE 167

y libre de resistencias para el desenvolvimiento de una acumulacin originaria, de una apropiacin sin obstculos. Segn John Berger la tradicin pintrica del leo est vinculada estrechamente con el rgimen de propiedad (139), Berger afirma que la representacin de la aristocracia europea mediante la tcnica de la pintura de leo sirvi de acicate visual para inventariar y celebrar la propiedad privada, que el leo no slo le confiri a la pintura un sujeto y un modo expresivo distinto sino que aport a la representacin mediante el espesor de sus trazos, la textura y la materialidad de los instrumentos expresivos. El leo de Mera en este sentido busca apropiarse de la realidad ecuatoriana, de proclamar la legitimidad del arte como idiolecto justo y apropiado para interpretar la realidad nacional, como lenguaje justo. Pero hay otro sentido en que este cuadro es una ojeada sobre el panorama agreste del Palora o un manifiesto del voluntarismo poltico y literario de las oligarquas nacionales. La ficcin de la ojeada continua (que no se agota en el deseo) sobre el paisaje inconsecuente de Tungurahua se ve interrumpida por la figura de Cristo quien sirve como un foco directivo que apresa el movimiento disperso de la mirada panormica y la apresa bajo la forma de una intervencin. El Cristo sir\'e de filtro interpretativo de la realidad representada, su distanciamiento de la narracin homognea del paisaje lo ubica como eje temtico y como discurso dominante y en ese sentido su actitud, su gestualidad adquiere importancia. El Cristo parece gesticular en el aire como provocando el apaciguamiento de la naturaleza, como si su presencia sealara el inicio de una transformacin necesaria y es aqu donde se presenta la dimensin mesinica, como rechazo de la circumstancias presentes (la anarqua poltica y moral) y como anhelo de una ciudad del fiituro. La perspectiva ofi-ecida

PAGE 168

161 por el cuadro sin embargo no es la del Cristo, es la visin estratgica de una voluntad extema que inserta la piedra imantada de la cristiandad en el interior de una visin deshumanizada de la naturaleza para atraer las virutas metlicas de la subjetividad nacional y para fijar la mirada distrada del espectador en el campo laborioso de la construccin espiritual de la nacin. En otro sentido este cuadro presenta la ocupacin simultnea de Mera, de los diversos pisos de verosimilitud en que gestiona su argumentacin. Por un lado est el piso religioso y proftico que se desgrana en el mesianismo pero que, en el plano de la representacin ideogrfica, tambin encama las creencias indias animistas que conciben la omnipotencia de las cumbres andinas. La figura de Cristo habita un plano climtico y discursivo enrarecido, que al mismo tiempo participa de los terrenos escarpados e improductivos de las cumbres como de la calidad estratgica e imponente de lo simblico. El piso romntico se desenvuelve a nivel del espectculo de la naturaleza y en su interior, en algo as como "archipilagos productivos"', susurra la insinuacin y la promesa de la modernidad, contenida al interior de viviendas y poblados. La conciliacin de estos elementos se da a nivel de trazado, de totalidad y tonalidad cromtica, pero el piso central, aquel que organiza el sentido final del cuadro y que restringe y delimita los excesos expresivos en su interior es el de un liberalismo conservador que incorpora a la vez que rechaza la suma de microclimas ideolgicos y de expectativas discursivas presentes y que se impone sobre otras opciones interpretativas a nivel de registro de (pro)piedades (en ambos sentidos de la palabra). Por otro lado, la tarea cvica de constmccin nacional en la que est inmerso Mera satura la totalidad de su obra y en ese sentido, su incursin en las artes plsticas como

PAGE 169

prctica divorciada de su posicin pblica, como oasis creativo, como espacio incontaminado (Mera siempre sostuvo su inocencia plstica en el sentido de ser un simple aficionado a las artes) ilumina la relacin imaginaria de este autor con la nacin ecuatoriana. Tal vez el peso de su deseo por la nacin sea lo que se ve retratado en sus lienzos y tal vez sea esta misma obsesin lo que de alguna manera se presiente en sus cuadros. Como l mismo dice a propsito de la Gnesis de San Aug ustn del clebre pintor quiteo Miguel de Santiago, "Se nota desde luego en l a piimera vista una desagradable uniformidad, que no pudo vencer el ingenio del artista, porque el argumento es d e suvo incapaz de p restarse a mnguBaJpelleza de composigin"(Barrera 300; el subrayado es nuestro). El argumento que oprime, o reprime en el caso de Mera, el deseo voluntarista de la existencia de una nacin ecuatoriana lo lleva a territorializar el deseo en el Cristo sobre el valle de Palnrg fijndolo, dndole una misin, extrayendo de l un mensaje de trascendencia apoyado sobre una territorializacin tambin del lenguaje. Henri Gobard propone un modelo tetralingstico para la captacin de la realidad: la lengua verncula o materna, la vehicular o admim'strativa, la referencial o del sentido y la mtica o religiosa (citado en Deleuze y Guattari 65). En el cuadro de Mera estas categoras asumen coordenadas espacio temporales y grficas: la lengua verncula est aqu, en el espacio rui-al tungorahuense, en el topom'mico Palora, la lengua vehicular en todas partes, en el espacio urbano y social del cuadro, en la oracin declarativa; la lengua referencial est all, en aquel poder oculto que construye al cuadro desde afuera, en la cultura de un conservadurismo liberal capaz de sincretismos como el de liberacin espiritual y liberalizacin de la economa; fmahnente la lengua mtica esta en el ms all, en el espacio simblico representado por el horizonte y

PAGE 170

encamado en la figura de Cristo. Lo que se puede decir en una lengua no se puede decir en otra y el conjunto de lo que puede o no decirse vara segn las lenguas y las relaciones que stas tienen entre s. Esto es as porque, en grandes lneas, los pisos de verosimilitud y de tolerancia de un discurso varan al interior de cada una de estas lenguas y el discurso histrico literario, el discurso productor de identidad nacional busca lograr la unidad o por lo menos la utilidad provocando la identidad de discursos y lenguas. Juan Len Mera busca entonces atenuar el movimiento excntrico de la lengua verncula, purgarla de funcin referencial en cuanto a la cultura india y territorializarla (Palora) en funcin vehicular, nacional y mtica. El movimiento anverso de esto ser precisamente lo que la literatura ecuatoriana del realismo social intenta (por lo menos en su texto inaugural Los que se vgn): el reimpulso de los regionalismos, con reerritorializacin a travs de los dialectos, la lengua verncula, la chaupi-lengua, los arcasmos com.o signos a los cuales se intenta imprimir una funcin actual y vehicular. Todo lo antes observado en Mera responde al postulado de la organicidad del universo, cuya cspide ocupaba la religin, lugar ltimo donde deban converger tanto la naturaleza como la historia, la poltica y la educacin. "La poesa— dice Mera— ha sido descubierta indudablemente para encaminar el alma hacia el bien pero si se canta la ambicin desenfrenada, la crueldad y los campos ensangrentados de la guerra civil o injusta, se ensalzar el mal, se alentar el crimen, se mofar la desgracia de la patria, y el poeta se presentara como un draida inspirado por el infierno, que no como el sacerdote iluminado por un santo destello del Olimpo". (147 cfr el Cristo )

PAGE 171

164 La labor de Mera fue entonces la de la creacin de un consenso nacional por va de una cultura nacional; pero su visin "culturalista" de los poderes transformativos de las instituciones estatales (Paladines 199) logr el dibujo de un ideal de cultura. Una pintura que impone un ocultamiento y desconocimiento voluntario de otros grupos. Y de otras historias. Aurelio Espinosa Plit o la Historia de la Reinstauracin de un Privilegio. Despus de la publicacin de la Ojead a pasarn 5 1 aos hasta la aparicin de una nueva sistematizacin de la literatura ecuatoriana. En 1919 aparece una Historia de la literatura ecuatoriana del padre jesuta Francisco Vsconez y esta vendr seguida en 1921 de un Suinario de la literatura ecuato riana para uso de los alumnos de instruccin secundari;^ de otro jesuta, el padre Luis Gallo Almeida. Estos dos estudiosos laboran en cuanto facilitadores de textos y documentos para la recin labrada asignatura de los colegios de segunda enseanza: la ctedra de literatura ecuatoriana. Para la segunda dcada del siglo, las estructuras productivas de la Sierra ecuatoriana haban abdicado su posicin hegemnica y haban entrado en un compromiso poltico con la burguesa agroexporiadora costea La retirada econmica de la aristocracia terrateniente, despus de la revolucin liberal de 1895 que consolid el ascenso de nuevos sectores polticos y que colabor a posibilitar la vinculacin del pas al concierto capitalista mundial, registraba un paralelo en la sustitucin de sistemas ideolgicos. Del conservadurismo hacia el liberalismo y, en el campo cultural, desde un catolicismo tradicionalista hacia un laicismo integrador. Los sectores dominantes del callejn interandino percibieron la anomia imperante en la capital a principios del siglo.

PAGE 172

la resaca provocada a raz de una ruptura en el orden institucional y poltico tanto como en el imaginario colectivo y se buscaron formas ideolgicas maleables a las circumstancias, instrumentos y dispositivos de carcter tentativo que albergaran la capacidad de rearticular el orden depuesto por la revolucin liberal.^ En este marco, la enseanza pblica busca sustituir al adoctrinamiento religioso como medio transmisor de valores cvicos. El laicismo encuentra muchos obstculos en la Sierra para implantarse como diseminador monoplico de saberes y termina por compartir su labor docente y reformista con los centros de enseanza religiosos. La literatura y especialmente la literatura nacional surge en estas circumstancias como un espacio intermedio negociable en cuyo interior se articularan tanto los dictmenes ms inflexibles de un liberalismo de combate (Montalvo por ejemplo) como los tonos conciliatorios y mesurados de un catolicismo inofensivo y prudente (Mera por ejemplo). La literatura nacional se inicia como asignatura oficial sancionada por el Estado ecuatoriano entre 19101920 pero los trabajos de Vsconez y de Gallo Almeida no hacen ms que establecer una cronologa y un compendio de obras y autores para su aprovechamiento como materia prima de la enseanza. Ninguno de los dos perturba el esquema organizativo establecido por Mera para la literatura ecuatoriana, ni se cuestiona su teorizacin ni su orientacin programtica. Las sucesivas crisis polticas impiden la extensin o la elaboracin de una reflexin sistemtica en tomo de la literatura nacional y sta no se concretar sino hacia mediados de la dcada del cuarenta en la obra de Isaac J Barrera Historia de la Literatura Ecuatoriana. A pesar de ello, la Compaa de Jess seguir de cerca el proceso constitutivo de las letras nacionales y aportar de manera significativa a su desarrollo. El padre Amelio

PAGE 173

166 Espinosa Plit (1894-1961), figura de gran peso en las letras ecuatorianas hasta su muerte, retoma la labor investigativa y de establecimiento de textos y colabora en la exaltacin de las formas clsicas como criterio evaluativo.^ La historia literaria se escribe en el tiempo de Isaac J.Barrera a partir de la aperUira de un espacio institucional propicio para adelantar la investigacin literaria (la aparicin, en 1935, de cursos universitarios dispuestos a abordar esa asignatura), pero al mismo tiempo y de manera complementaria, la curia ecuatoriana especializada se embarca en una tarea similar de esclarecimiento de textos y faentes como modo de reivindicar los aportes de la iglesia "nacional" al interior de la vida republicana. Esto es as porque la m.ayor parte de la produccin literaria de la Colonia que por ana razn u otra, los diversos investigadores estn dispuestos a rescatar, involucra a sacerdotes y hombres de la iglesia. Los nombres de los "jesutas del extraamiento"' como se denomina al grupo de sacerdotes extradtados de territorio quiteo en el siglo XVIII per decisin monrquica. Estn entre aquellos literatos que emergen del anomimato, los nombres de varios prelados y eruditos entre quienes se destacan el obispo Gonzlez Surez (18441917), historiador y el mayor polgrafo ecuatoriano, Fray Gaspar de Villarroel (1587-1665) orador sacro y exgeta, Juan Bautista Aguirre (1725-1786), "el nico gran poeta de la Colonia" segn palabras del propio Espinosa Plit y el padre Juan de Velasco, primer historiador de la nacin ecuatoriana. La labor nacionadora de estos escritores y hom.bres de letras se empieza a construir a partir de los esfuerzos de sus hennanos en la fe y su paso hacia las pginas de la historia constituye as una doble funcin cannica: como ecuatorianos ilustres y como sacerdotes nacionales.''

PAGE 174

167 La lectura de los textos de estos escritores tanto como la de otros que precedieron a la Repblica debe mucho a la exgesis bblica. La operacin crtica vehiculada por Vsconez, Gallo Almeida y Plit se adhiere a la heraienutica sacra; de hecho se le podra denominar una lecUira tipolgica. La tipologa es una fomia de leer el Antiguo Testamento como una anticipacin o anuncio de la vida de Cristo. Es una interpretacin que renuncia a la alegora ya que insiste en la realidad histrica del tipo o personaje que ignora su papel como anticipacin de aquel que vendr. De la misma manera, en el Ecuador, en el siglo XVIII, la aoranza del padre Velasco de su tierra natal no hace sino anunciar y confirmar el poder congregador (an embrionario) del espritu nacional. El reconocimiento de este espriUi no slo es un hallazgo significativo en s sino que a la vez confirma la adhesin patritica de las rdenes religiosas y la sensibilidad refinada de sus integrantes. Esta operacin tipolgica sirve de patrn para la nacionalizacin del pasado, y en el caso de la presencia religiosa, para restablecer la coafianza en la tarea eminentemente nacional de las ordenes catlicas fuertemente desprestigiadas a partir de la implementacin del liberalismo. En todo caso, la incursin jesuta en el campo de la historia literaria mai-ca una etapa de consolidacin de materias primas literaturizables tanto como una reafnnacin de la soberana cultural de la nacin ante la sospecha de una lealtad traicionada (a la patria a favor de la iglesia) y de un anhelo insatisfecho (el de la reinstauracin hegemnica del conservadurismo). Otro de los aspectos noveles de la elaboracin de historias literarias o de su adaptacin para el consumo educativo es el abandono de rgidas distinciones genricas y disciplinarias. Este movimiento de canibalizacin de la produccin escrita del pasado para

PAGE 175

ilustrar las categoras establecidas por la preceptiva literaria, en el caso de un clasicista como el padre Espinosa Plit, resulta en una conciliacin difcil. Para que la historia literaria ecuatoriana pueda servir de referente vlido para la ilustracin de las categoras fundamentales de la preceptiva se hace necesario echar mano de escritos de dudosa procedencia esttica. As, en los Trozos selectos de Autores Ecuatorianos del padre Espinosa Plit se cita tanto la crnica periodstica como el poema pico, el documento histrico junto al panfleto ensaystico, el poema lrico y la oratoria sagrada^ Esta operacin es necesaria para el cumplimiento de los requisitos imprescindibles que siten al panorama literario ecuatoriano dentro del concierto universal de las naciones "cultas" aunque no absuelve al historiador literario de emitir criterios respecto del corpus de esa produccin. Como ya hemos visto, la recopilacin de textos por parte de Vsconez y Gallo Almeida a principios de los aos veinte obedeca ms bien a una arqueologa colonial literaria tanto como a un esftierzo de reorientacin nacionalista por parte del clero. Pero el caso de Espinosa Plit es distinto. Este asume una postura crtica knportante dentro de las letras del Ecuador y su influencia es decisiva. Aunque el autor jesuita antes mencionado no incursiona directamente en la escritura de una historia literaria propiamente dicha, sus esfuerzos por la institucionalizacin de la literatura nacional son de largo aliento y sus intervenciones en este campo congregan a un amplio sector de la intelectualidad ecuatoriana del segundo tercio de este siglo. Espinosa Plit es uno de los fundadores de la Universidad Catlica del Ecuador, su primer rector y uno de los catedrticos mas renombrados de su tiempo tanto en su labor de traductor e investigador de los clsicos (sobretodo en sus traducciones de Virgilio y Horacio a lengua castellana) como por sus numerosos estudios

PAGE 176

169 sobre temas ecuatorianos. Espinosa Plit impulsa la visin de un humanismo latinizante que considera a la literatura y en particular a la poesa lrica dentro del marco de la cultura occidental como manifestacin rica y directa de la vida: "La literatura — dice — en contraposicin con la Filosofa y las Ciencias y an con la Historia y la Sociologa es la materia que nos pone en contacto ms real y profundo con el hecho humano, con el alma del hombre, con la complejidad mextricable de la vida; la Literatura y slo ella adecuadamente, nos va a permitir llegar al conocimiento intemo de la realidad del alma del hombre y de los pueblos" (citado en Roig 72). Dentro de este sistema de suposiciones. Espinosa Plit incursiona en la historia literaria ecuatoriana a favor de un romanticismo temperado y ecunime y capaz de sintetizar y absorber la influencia positiva del pasado clsico^ La posicin de este autor fue retomada con sumo agrado por la intelectualidad conservadora serrana que observ en el ideal implantado la posibilidad de retener el poder literario ante la "irrupcin extemperante y extrema", ajuicio de Plit, del rubendarismo y las influencias de Baudelaire, Verlaine, Rimbaud y Samain en la poesa ecuatoriana de principios de siglo. La continuidad de los modelos literarios vigentes desde fines del XIX se jugaba mediante adhesin a la postura de Plit y ahededor de l se congregaron todos los valores literarios tradicionales —junto con la posicin poltica que acarreaban por asociacin — y se restablecieron en un diferente contexto las viejas alianzas disueltas entre aristocracia letrada e iglesia. Plit hizo lo propio por brindarle cierta solidez terica e histrica a su orientacin tradicionalista y as se puede leer el panorama literario que ste traza para el Ecuador. En su Coniunto Panormico de la Literatura Ecuatoriana h asta 1930 escrito para el Tercer Curso de los Colegios de

PAGE 177

170 Humanidades, Plit menciona 6 perodos para la historia literaria del Ecuador: La Colonia, de donde emerge con saldo positivo solamente la figura de Juan Bautista Aguirre; Principios de la Repblica (1820-1850) de donde es caso extraordinario y solitario Olmedo en una poca de "esterilidad literaria general"; Primer Desarrollo (1850-1880) de donde surgen los grandes nombres de Montalvo y Mera; Florecimiento Pleno (1880-1900) poca de floracin de grandes ingenios, notablemente la "tercera cumbre suprema" de la Literatura Ecuatoriana, el poeta buclico cristiano Remigio Crespo Toral; La Transicin (1900-1910), poca donde se sienten las primeras influencias parnasianas y francesas en la poesa ecuatoriana y; finalmente. La Renovacin (1910-1930), poca de cambio significativo a partir de la llegada tarda del simbolismo al Ecuador. Todo este complejo esquema ms la inclusin de autores significativos delnea un movimiento hacia "la purificacin de la poesa", es deck, hacia su expresin ms elevada como "ftmcin de la vida". El esquema divisorio de la literatura ecuatoriana postulado por Plit ofrece una oportunidad magm'fica para observar el mcionamiento pormenorizado de la historia literaria como tcnica de segmentacin del pasado. La particin del legado histricoliterario en seis "momentos" vehicula una estrategia clara de proveer una matriz narrativa o una vertebracin argumental al conjunto bibliogrfico del pasado. En otras palabras, de darle una historia a la historia, de insertar una especificidad protagnica capaz de asumir la heterogeneidad informativa y procesarla al interior de una trama. Esto es lo que David Perkins denomina "narrative literary history", para diferenciarla de la nica otra alternativa, la historia literaria enciclopdica en donde los hechos no estn hilados entre s por una

PAGE 178

argumentacin determinada y donde cada dato por separado responde por su singularidad y representatividad (Perkins 32). Dentro de las historias literarias narrativas, Perkins postula tres posibilidades: ascenso, cada y ascenso y cada (33). El caso de Plit apunta a la primera de estas instancias; lo que Plit describe sin duda es el ascenso literario y la madurez de una poca (1 880-1 900). Esto se da de varias maneras. En primer lugar, la divisin de la totalidad del pasado literario del Ecuador est organizada de manera que la etapa denominada "Florecimiento pleno" adquiere una centralidad inmediata. Todo lo que le precede no sera sino una gesta formativa salpicada de aciertos literarios distanciados entre s y todo lo que le sigue viene a manera de eplogo de una produccin excepcional. Tres de las seis etapas descritas, la mitad de las designaciones taxonmicas, responden a un esquema narrativo de ascendencia (Primer desarrollo, florecimiento pleno y la transicin). Sesenta aos de literatura en el Ecuador de pronto adquieren una importancia desproporcionada frente al conjunto de la obra nacional. En segundo lugar, Plit impulsa una concepcin ambientalista de la historia, una suerte de paisajismo (de derivacin romntica) en donde el "florecimiento" es el signo natural del mrito literario. Ya en la divisin llamada "Principios de la Repblica" Plit menciona un "primer despertar" de las letras ecuatorianas en otra alusin metafrica a procesos de la naturaleza. De igual manera se refiere a la Colonia como una poca que se caracteriza por "una esterilidad casi completa" en otra referencia germinal. El sistema referencial de Plit apunta a representar el panorama histrico-literario del Ecuador como una tierra balda (marcada por tres "cumbres": Olmedo, Montalvo y Crespo Toral) que de

PAGE 179

172 pronto— entre 1880-1900— "goza de una brusca floracin" (153).' Las imgenes invocadas por Plit tienen la virtud de volver intelegible el cambio literario. Se tratara de un proceso, en palabras de este crtico, "de purificacin" mediante el cual los diversos autores, "en solidaridad con el medio ambiente", "asimilan las fiierzas vitales" de ese medio (Roig 66). Plit naturaliza las manifestaciones literarias valiosas al abandonarlas a una germinacin espontnea sin reconocer su propia labor como jardinero. Para prolongar esta incursin al interior de una metfora del cultivo (sin olvidar la relacin cercana, presente desde la Colonia entre poesa y flora a partir de las denominaciones tradicionales de colecciones de verso: florilegio y/o ramillete) tendramos que decir que Plit hace lo que todo floricultor: limpia el terreno de malayerba, arranca las plantas que compiten con su cosecha. Esta cosecha es, para Plit, un injerto: una poesa romntica incrustada de seas del clasicismo. Dice Plit: "Durante el siglo XIX ms bien hubo cierto entrelazamiento de tendencias que de hecho favoreci al equilibrio en literatura". Como consecuencia de ello el clasicismo inicial estuvo "matizado de romanticismo", un romanticismo natural y espontneo, sin nada de las violencias y espritu de conquista que caracteriz su implantacin en Europa" y, a su vez, los poetas propiamente romnticos de fines de siglo mostraron "claros resabios del clasicismo antiguo" (Roig 59). Ese "equilibrio" y "entrelazamiento" del siglo XIX, del que pone como ejemplo a Remigio Crespo Toral no es sino la conciliacin, en el campo potico, de las luchas ideolgicas entre liberales y conservadores y su resolucin simblica — sntesis contradictoria propia de la mcin social de la literatura segn Jameson — es lo que busca Plit rescatar. Plit sigue en ese sentido la labor de sus predecesores jesutas, Vsconez y

PAGE 180

Gallo Almeida, pero aade a esos escarceos histricos una racionalidad y un sentido tanto como un temperamento famoso en el anecdotario literario de su poca. La conciliacin entre romanticismo y clasicismo como paradigma de la historiografa literaria del Ecuador (no la coexistencia literaria de ambas tendencias que de una u otra manera informan y enriquecen la produccin de autores como Montalvo sino la resolucin histrica, es decir, defmitiva) deviene as el signo de la reestructuracin de las relaciones de poder en una sociedad ecuatoriana en vas de laicizacin en donde la iglesia tanto como sus aliados tradicionales (la clase terrateniente serrana) buscan reocupar su posicin hegemnica y recuperar su aura inofensiva, su virginidad ideolgica al presentarse como pacificadores de la contienda literaria. Por eso el panorama que Plit propone ofrece un aspecto desolador, puesto que es el residuo de una nostalgia, llammosla regional, donde la aoranza por los tiempos pasados renuncia al establecimiento de una direccin para el futuro y se desliga de l. El libro del padre Espinosa Plit se publica en 1960 y su esquema se detiene en 1930, poca de la cual rescata los nombres de cuatro autores fallecidos, simbolistas suicidas cuyas obras se publican en los aos veinte. Polit parece renuente a comentar, como aporte significativo, la produccin vanguardista de los mismos aos veinte tanto como los albores de la obra del realismo, tendencia verificable tambin en esos aos. Esta renuncia es casi un resentimiento puesto que la impugnacin de toda la taxonoma elaborada por Plit, para los aos cincuenta en manos de crticos como Benjamn Carrin se toma obsoleta y nada ms que el abono necesario e inevitable que preparara el suelo para la verdadera literatura ecuatoriana. En una poca en que el realismo retena su aura triunfal (por lo menos a nivel de crtica) y que empezaba a burocratizarse (ya antes se institucionalizara con la creacin

PAGE 181

174 de la CCE), la ausencia de esa produccin y de esa literatura, del Panorama de Plit, aparece como un rechazo y una increpacin. Plit abandona la historia entonces, despus de establecer una especie de edad de oro para las letras ecuatorianas, despus de fijar las bases para el reconocimiento de ciertos "clsicos" ecuatorianos, ciertos autores y tendencias. La "Renovacin" que Plit menciona se avizora as como un cambio epistemolgico, como un rumbo inexorable del cual Plit se absuelve a la vez que deja de asumir responsabilidad por su curso y rechaza su advenimiento. Para Plit, lo significativo de la historia literaria nacional ya estaba escrito y teorizado y slo restaba la labor de diseminacin (en las aulas de la repblica) que legitimara sus esierzos preceptivos." La Construccin de Clsicos Ecuatorianos En la mayora de las sociedades existe una serie de textos culturales cuya tarea oficial es la representacin del pasado para el presente. Para Foucault, este tipo de texto privilegiado est pensado para generar comentarios infinitos (citado en Hodge and Kress 214). La palabra clsico tiene como origen epistemolgico el latn que significa "sala de clases". Un clsico es un texto que debe ser estudiado por su peso y densidad como artefacto cultural, un signo del pasado elegido precisamente por su polisemia y su pertinencia en trminos ideolgicos. Es parte de un sistema diseado para legitimar el status quo. La creacin de un canon literario es un ejemplo de lo antes dicho, un sistema para legitimar las preferencias de un grupo determinado. Pero es justamente la polisemia, la densidad semitica del clsico lo que desborda su aprisionamiento como paradigma. En el

PAGE 182

175 caso del Ecuador, Agustn Cueva establece una interesante definicin del "clsico" a partir de T.S. Eliot. Cueva afirma que un clsico slo puede surgir a partir de la madurez histrica de una lengua y de un pueblo y que slo despus de su enriquecimento por medio del habla (popular), en un proceso de perfeccionamiento lingstico y nacional a la vez se manifiestan las condiciones de posibilidad para la aparicin de un texto "clsico" (Cueva Entre la ira y la esperan^ 79) en el sentido de producto genuino de las interacciones complejas entre individuo y sociedad, entre lengua y habla. Con este piso de argumentacin. Cueva desarma las pretensiones de eregir monumentos textuales a figuras como Fray Gaspar de Villarroel en la Colonia y Montalvo y Zaldumbide en la poca republicana. Para Cueva estos son justamente clsicos en el sentido escolar. Nos parece que Cueva acude al viejo argumento de la autenticidad como criterio vlido para la asignacin definitiva de un atributo extratextual sacrosanto. La autenticidad — como resultado de apertura a la lengua verncula— no es garanta en absoluto de la calidad artstica que Cueva cree percibir en el tipo de texto denominado clsico. Si lo iera entonces existira una sobreabundancia de este tipo de textos a nivel de cultura popular, un exceso que pronto se tomara ausencia. Pero Cueva no habla slo de empatia con lo vernculo sino tambin de calidad artstica. Lo que Cueva no ignora desde luego pero elude de cierta manera es la cercam'a epistemolgica no slo de la dimensin didctica del clsico, clase como saln de enseanza; sino su dimensin poltica, clase como clase social. Lo clsico no es una medalla al mrito literario otorgada segn tal o cual criterio objetivo, es una designacin conveniente para la vehiculacin de los valores del grupo que "descubre" esta condicin latente en determinado texto. Pero los textos ms indicados son justamente aquellos capaces

PAGE 183

de sostener un mayor grado de "undecidability", de indeterminacin, de ambigedad. La representatividad nacional es aqu el criterio ftindamental puesto que un determinado texto deber — en teora— dirigirse en algn nivel a todos los estratos sociales, organizar sus expectativas, proveer de direccin a sus anhelos, servir de ejemplo en sus vicisitudes. Por eso Plit elige a Olmedo y Montalvo como "clsicos", por su valor contestatario innegable, por su dimensin libertaria capaz de difiuninar los contenidos subversivos existentes al interior de la obra de ambos autores en inofensivos alardes patriticos. Estos textos responden a una realidad opresiva y la labor del historiador ser captar la protesta, interpretarla, sumergira en un comentario que la resemantice a favor de contenidos nacionales, amplios, convenientes. El caso de Crespo Toral es diferente, poeta buclico y agrario, este autor representa el punto neurlgico de convergencia de las luchas polticas de su tiempo. Pugna que se resuelve magistralmente — en la opinin de Plit — en el efluvio y la dominacin de las formas lricas tradicionales por parte del bardo; en la maestra de las formas a pesar de o a despecho del contenido "indianista" y regional de su produccin potica. Plit construye un canon y un panten de clsicos entonces, perfectamente acorde a su proyecto poltico de prolongacin del poder ideolgico de la clase que representa. Cueva, por su parte, no atina al buscar desterritorializar del campo ideolgico — va la maduracin histrica— el campo (que siempre es tambin un campamento) literario. El mismo T.S.Eliot constituye el caso contemporneo ms evidente de reestructuracin de la historia literaria (la inglesa en su caso) en beneficio de sus propios intereses. Por otro lado, aquel "perfeccionamiento" de las lenguas romances que, segn Cueva, en Europa signific el paso previo a su enriquecimiento por contacto con las masas no es un proceso que

PAGE 184

177 requiere del concurso inevitable de la temporalidad para cristalizarse en una obra 1 2 "maestra". La maestra a nuestro criterio es una condicin a posteriori de la obra de arte, no una totalidad inmediatamente intelegible sino el producto colectivo y siempre bajo impugnacin, de una fuerza institucional, a su vez bajo la gida de sus propias presiones y tensiones internas, concntricas. Y ste es el objetivo de historia y de historiadores literarios, la justificacin adecuada y su sustentacin a favor de determinados textos, la movilizacin ideolgica en aras de asegurar un privilegio: el de representar a la colectividad nacional y de sugerir una direccin simblica para la nacin imaginada. Isaac J. Barrera o la Historia de una Acumulacin Literaria La HigtQra^g |a lit?r
PAGE 185

178 artistas ecuatorianos en otros rubros artsticos (la plstica, la msica, la arquitectura, la escultura). Los dos primeros tomos de esta obra extensa se publican, como ya se dijo, en 1944, poca de reconfiguracin plena de la identidad colectiva puesta en crisis por la invasin peruana de 1941 y la posterior firma del Protocolo de Ro de Janeiro. Ya hemos mencionado en la primera parte de este trabajo cmo la agresin armada cataliz una serie de respuestas en el campo cultural que reorganizan el proyecto nacional en aras de tomarlo una fuerza inclusiva. El expansionismo peruano de 1941 provoc una movilizacin del contenido historiogrfico de la liistoria nacional para contrarrestar el efecto de continuidad de dominacin sugerido por el incario. De esta manera los escritos del padre Juan de Velasco se blandieron a favor de una identidad pre-histrica tradicionalmente enfrentada con la potencia del sur e igualmente plena de la gloria de un pasado imperial. Todo esto vena ya a pie de la combativa denuncia de la literatura del realismo social de los aos treinta y el resultado nominal flie una revisin de la historia nacional y en el caso que nos compete de la historia literaria nacional para encontrar en ella una direccin para el futuro; en palabras de Barrera, '"un antecedente que les sirva [a las generaciones del porvenir] de acicate". Este esfuerzo colectivo de (re)legitimacin, de recuperacin de una totalidad heri.da (una mutilacin en la jerga preferida por la poca) se tradujo en una etapa de significativa produccin ensaystica y filolgica impulsada por la recin fundada Casa de la Cultura Ecuatoriana (1944) bajo la insignia de la teora de la "pequea nacin". La Historia de Barrera entonces, es un nuevo esfuerzo por establecer una acumulacin de materia literaria

PAGE 186

179 prima, pero se diferencia de sus predecesores por lo exhaustivo de su indagacin en el pasado, por su "generosidad" (para decirlo de alguna manera) y aceptacin de textos dismiles. Esta obra refleja el cambio de direccin en el modelo de identidad esgrimido por las lites y la intelectualidad ecuatoriana oficialista que abandona su proyecto de atrincheramiento del privilegio por una inclusin nominal de la heterogeneidad tnica y cultural del pas. El gesto de aceptacin de Barrera hacia textos, gneros y autores ecuatorianos es paralelo a la inclusin del pasado indio como momento gentico para la aparicin de la esencia nacional. El punto de partida cambia, pero no el de llegada. Es como si Barrera buscara demostrar la existencia de ima literatura nacional a nivel del volumen de textos escritos en el Ecuador, de evidencia cuantitativa. Se trata de lograr un convencimiento fuera de dudas, de una absoluta certeza que disuelva cualquier impresin de improvisacin o de ligereza o de superficialidad en cuanto a la verificacin de una repblica letrada. Barrera repite el gesto de sus antecesores en cuanto pone a la historia de la literatura a servicio de un proyecto nacional, de una conciencia regidora, de un afn colectivo. A diferencia de otras elaboraciones sin embargo. Barrera va a explorar en toda la medida en que le sea posible y en tanto detalle como pueda, la produccin colonial ocurrida en territorio ecuatoriano. Esta preocupacin con la poca colonial no constituye nicamente un mejor acceso a fuentes ni un mayor celo filolgico sino una autntica recuperacin, es decir, una revaloracin de lo que signific y significa la literatura colonial ecuatoriana. En el caso de Barrera significa en parte, la oportunidad de incrementar sustancialmente el caudal histrico-literario del Ecuador, con los consiguientes efectos positivos de afirmacin y afianzamiento al interior de una tradicin. Dice Barrera: "Las naciones no se organizan en

PAGE 187

180 dcadas, ni siquiera en siglos; pero s tienen una tradicin para guiarlas, esa tradicin ir moldeando su naturaleza fsica y su aspiracin moral" (13). Barrera se cie en gran parte al modelo narrativo de la historia literaria descrito por Perkins. Se trata bsicamente de hacer una comprobacin, de confimiar sin lugar a dudas la existencia de un caudal espiritual (lase legado literario) que habilite y revigorice una identidad cultural desfalleciente debido a la contienda armada de 1941 Pero la elaboracin de una nueva "ficcin" nacional, de una nueva versin de identidad para Barrera deba aparecer como constatacin natural y como labor desinteresada; es decir, como una confnnacin genuina y un trabajo filantrpico sin fines ulteriores. Dice Barrera: Pero al margen de ese batallar de intereses materiales hay quienes se ocupan de pensar, en cantar, en escribir, en recoger documentos, en reunir datos para escribir: unos lo hacen en busca de fam,a pero los ms proceden desinteresadamente. La literatura ha sido siempre desinters, hasta en los momentos en que se dedic a exaltar los hechos polticos. El hombre de letras se hace la ilusin de cooperar en los acontecimientos, pero en realidad los sirv e ... (1 1 ; el subrayado es nuestro) Esta ltima fi-ase es interesante de tomar en cuenta ya que revela en su estructura misma el protagonismo oculto en la representacin. En una primera interpretacin parecera que lo que se dice tiene una relacin plena de continuidad con las fi-ases que preceden a este enunciado: la literatura es un discurso que nos pone en contacto directo con los acontecimientos de los que se ocupa y el escritor est tan al margen de estas fiaerzas histricas (es mero transcriptor) como la misma narracin. Ambos se ponen al servicio de la nacin en cuanto agentes del desarrollo de la misma. Por otro lado la fi-ase sealada puede leerse de la siguiente manera: no es el escritor (ingenuo) quien debe rendirse ante la fiierza inevitable de los acontecimientos sino que son esos mismos acontecimientos quienes deben

PAGE 188

181 someterse, moldearse para el provecho del escritor y de su visin. Esta interpretacin no slo se refiere a la capacidad y habilidad de un autor determinado de representar con mayor o menor credibilidad un suceso de la vida nacional, se refiere tambin a su habilidad para representarse a s mismo, sus intenciones e intereses, sus propsitos y objetivos. Y esto es de gran importancia en la historia literaria. Ya vhnos en el caso de Juan Len Mera cmo la escritura de la historia literaria se operaba con un similar carcter filntropico, patritico y afectado de piedad cristiana; para Espinosa Plit se trataba ms bien de hacer justicia con aquellas figuras de primera lnea de la literatura ecuatoriana que no contaban con el reconocimiento merecido de la nacin y de adelantar una visin nostlgica particular por medio de la reivindicacin de autores. Para Barrera, la historia literaria refleja el espritu nacional ecuatoriano, una esencia transhistrica: "El Ecuador fiie una nacin en todo tiempo, y entonces, esas particularidades que sirvieron para ponerio aparte, an en las pocas de organizacin primitiva de la pre-hisoria tendr que interpretarlas trasladndolas a su literatura, que de esta manera tenga un acento que la distinga de las dems" (26). La literatura en este sentido, es una literatura de la diferencia tanto como de la esencia y la historia literaria deber servirse de todo documento que sirva pai-a ahondar en la diferencia. De esta manera. Barrera incluye al padre Juan de Velasco como iniciador y puntal en esta empresa: "¡El padre de Velasco] consult crnicas y recogi leyendas, y de todo ello result una iiistoria de Quito que poda contraponerse a la del Per: all tuvieron Incas, nosotros tuvimos Schyris, una confederacin de pueblos, anales de gallarda y gloria"(3 1). Y ms adelante: "La prehistoria es un ayer en cuyo conocimiento no podemos penetrar, pero del que no prescindiremos en ningn caso" (40).

PAGE 189

182 En estas lneas Barrera deja entrever la labor seleccionadora del historiador literario, su manera de hacer resaltar determinados textos (como el antes citado) incluso dentro de un proyecto que se presenta como totalizante. Barrera inserta una serie de observaciones a lo largo de su Histori a que no dan lugar a duda de su intervencin moduladora en cuanto a la recepcin de determinadas obras y del conjunto de la literatura ecuatoriana. Este autor interviene de manera permanente en su texto para sealar el valor redentor para la nacionalidad de determinados autores y tambin para rechazar la aparicin de tendencias que "empujen a la dispersin". Una de estas tendencias sera la "aparicin de una nueva lengua". Barrera deplora todo intento de salir del regazo legitimante de la lengua espaola y apunta que todo esfuerzo de renovacin en la expresin literaria, incluido pero no limitado a la alteracin de la lengua "tendr que ser severamente fiscalizado a fin de que para esta neva raza [el mestizo] exista un ins-umento de cultura sin alteraciones regiona]es"(39). Barrera reconoce entonces, en cieno sentido, su propio protagonismo en la escritura de la historia y justifica sus incursiones discursivas dentro de su propio texto para sealar procesos y direcciones en el acontecer cultural del pueblo ecuatoriano. La inclusin de textos sin un "claro valor literario" escribe, son importantes "para apreciar la marcha de ese mundo soterrado por el cual van abrindose camino las realizaciones que llevan el sello del intelecto y del espritu"(253). La historia literaria se convierte as en un proceso de apreciacin adecuada de una textuaidad nacional laberntica en donde la labor gua del autor se vuelve indispensable. El ovillo conductor para encontrar la salida sera en este sentido el genio individual convertido en genio colectivo.

PAGE 190

183 Una de las grandes contradicciones en las que cae este texto est en que se presenta como una resolucin adecuada de dos problemticas distintas. En una mano est la especificidad de la literatura ecuatoriana, mxime en momentos donde el establecimiento de diferencias y de una tradicin de sostenimiento de diferencias se hace necesaria vista la agresin militar peruana: Los Incas avanzaron paso a paso por entre las breas de nuestros .Ajides y los pobladores de este reino no se rindieron sino cuando el Inca vencedor consinti en compartir el trono con la heredera del ltimo de los Schyris, madre de Atahualpa. De este modo nuestra prehistoria se teji con los hilos ms luminosos de la tradicin ... La gloriosa dinasta acaso no existi, pero lo evidente es que la gente que moraba en estas tierras sinti con agudo dolor la expoliacin de que era vctima por parte de los invasores. (33) La segunda contradiccin textual significativa en la Historia de Barrera es la representacin de la literatura ecuatoriana como marcha del espritu: "La historia literaria rio es la consagracin de una literatm-a propia sino el recuento espiritual de las aventiiras de los hombres que vivieron en un pueblo"(38). La contradiccin surge en cuanto que aquellas "aventuras" histricas deben adquirir ima consistencia nacional-tica para poder ser intelegibles como historia literaria, pero en el momento en que lo hacen (en que rescatan vidas y obras paradigmticas), pierden el poder imaginativo y autnomo que las vuelve atractivas. En otras palabras, el privilegio que la historia literaria otorga a determinada obra o autor restringe la polisemia de ese texto o elemento textual y le hnpone una lectura dominante, coloniza ese espacio, lo nacionaliza a medida que subordina toda otra posibilidad de lectura. Este efecto propio de todo proceso de canonizacin se encuentra entonces, detenido en el caso de la inclusividad expresa de la Historia de Barrera, ante la imposibilidad de promocionar ciertos textos nacionales prototpicos que, adicionalmente, se

PAGE 191

184 nos dice, alojan un inters universal. "Nada importa ms a un pueblo que la distincin, el motivo para considerarse en cierto grado de superioridad. No se llega a esta condicin sino cuando los escritos producidos en una nacin obtienen popularidad y prestigio en medios extraos"(41). Ya habamos visto este mismo argumento bajo otra forma en la teora de Benjamn Carrin sobre la "pequea nacin"; de hecho el mismo Barrera reproduce el ejemplo de Carrin sobre la supremaca intelectual de Grecia sobre Roma. Pero ah donde Carrin adelantaba una nocin ms amplia de cultura (que inclua hasta el trabajo artesanal), Barrera reivindica la supremaca de la literatura como discurso redentor de la nacin y la individualidad genial como expresin del curso trazado para su grandeza. Dice Barrera a propsito de Montalvo: "Cuando el Ecuador se disolva en revoluciones y dictaduras hubo un hombre que alz la pluma y nos redimi de pequeez y de insuficiencia. Montalvo no es glorioso por haber combatido contra la tirana, solamente, sino por haber escrito las ms puras y hermosas fi'ases, en la lengua adoptada por su pueblo"(4 1). Y tambin, "[La victoria de JunnJ. es el blsamo sobre la pobreza intelectual de la poca"(41). De igual manera que en el romanticismo opera la doctrina semi-mstica del smbolo, el herosmo intelectual de los literatos ecuatorianos ms representativos corona los esfuerzos meramente polticos de constitucin nacional mediante una conciliacin de universalidad y localidad. De ontologa y geografa. Dice Barrera: Los ideales de los pueblos se formaron con el ejemplo de sus grandes hombres: el nimo o la valenta, el carcter, el gusto, la inclinacin preponderante, son producto de los siglos por intermedio de sus hombres representativos, quienes no son resultado del medio en que emergieron, sino que sus capacidades fueron las que contribuyeron a formar el ideal de sus connacionales (40; el subrayado es nuestro)

PAGE 192

185 Isaac J.Barrera incursiona en la historia literaria ecuatoriana en una coyuntura que requiere de sus esfuerzos titnicos (en cuanto a la recuperacin de una bibliografa dispersa y disgregada) para la redefinicin del imaginario colectivo, trizado despus de los sucesos del 41. Barrera colabora as en dos sentidos, como fillogo y biblifilo capaz de presentar una produccin cultural convincente para los anhelos de legitimidad de una nacionalidad asediada y como crtico de entretelones que a pulso de intervenciones textuales seala una estructura mesinica para la recepcin de la cultura nacional, una espera que se hace sostenible desde una plenitud o desde la riqueza contable de las letras del Ecuador.'^ La Perodizaci"D en la Historia Literaria Ecuatoriana: Un Problema Engorroso Ms all de la indagacin en las circumstancias de aparicin de las historias literarias, estas mismas ofi-ecen en su interior, de forma comprimida y esquemtica, en la forma de una periodizacin del legado histrico-literario. un sistema de comprensin y representacin de la realidad fundamentado en una elaboracin terica. Para el crtico peruano Carlos Garca Bedoya, "la periodologa viene a ser una especie de esqueleto sobre el que se organiza el cuerpo de una liistoria literaria" (15). Este autor postula cinco propuestas periodolgicas extradas de diversas fiientes y som.etidas a un anlisis evaluativo. l-o cierto es, como dice Oscar Tacca, que la "divisin en perodos se ha hecho tradicionalmente de modo emprico"(98). La primera de estas formas es a) la posicin naturalista ingenua desde donde el quehacer literario se desen\aielve paralelamente a procesos naturales como el cambio de estaciones o las etapas de la vida humana. Una segunda forma, de acuacin romntica plantea un b) ahistoricismo metafsico donde todo

PAGE 193

186 autor y obra pasan a ser expresiones del Zeitgeist o "espritu de la poca". El polo opuesto a estos planteamientos se compone por c) un nominalismo extremo que piensa a los perodos como una nomenclatura inevitable ms o menos arbitraria. Las dos ltimas formas constaran de una opcin d) que organiza la historia literaria a partir de pocas culturales (en procesos culturales predominantemente europeos) y otra e) que funciona a partir de criterios exclusivamente literarios. Todos estos intentos fracasan de una manera u otra en sus esftierzos por justificar la coherencia del pasado histrico puesto que lo hacen (y en esto seguimos el criterio de Perkins) a expensas de la heterogenidad de ese mismo pasado. Oigamos al mismo Perkins: "Every theorist of literary history — every practical attempt in the genre — ultimately shatters on this dilemma. We must perceive a past age as relatively unified if we are to write literary histor>', we must perceive it as highly diverse if what we write is to represent it plausibly" (27). En el caso ecuatoriano, Juan Len Mera se cie a un esquema que parte de sus "Indagaciones sobre la poesa quichua", pasa someramente por los materiales de la poca colonial, de difcil acceso, y se centra en la produccin de la poca Republicana, sobremanera en la obra de Olmedo. Mera divide la Ojeada as, en un esquema simple: una etapa previa a la Colonia, la Colonia propiamente dicha y la Repblica. El criterio de Mera sigue un marcado orden raacro-histrico, sealador de grandes pocas que no coyunturas econmicas, sociales ni siquiera literarias. Isaac J.Barrera llega a articular su esquema divisorio: "Cuatro periodos obligados habr que considerar en la litertura ecuatoriana: el Pre-Colonial, el Colonial, el de la Revolucin y el de la Repblica, porque esta es la divisin histrica que aceptan los acontecimientos de todo orden que ocurren en esta parte

PAGE 194

187 del mundo, desde todos los tiempos que alcanzan a ser rememorados (27). El padre Espinosa Plit, como ya vimos establece un esquema de seis partes; elimina una literatura previa a la Conquista e inclusive descalifica la produccin literaria de la Colonia, aunque s insiste en incluirla en su periodizacin. Despus seguirn dos etapas de treinta aos cada una: Principios de la Repblica (1820-1850) y Primer desarrollo (1850-1880); a esto le seguir el Florecimiento Pleno, veinte aos que llegan hasta el fin del siglo y despus La Transicin, poca que engloba los diez escasos aos de principios del siglo y La Renovacin, que llega hasta 1930. Hasta este punto no existe en el Ecuador una problematizacin de la organizacin de la historia literaria en perodos, aunque resulta claro que en las opciones "pragmticas" de los historiadores literarios subyacen consideraciones que conviene desentraar. Por un lado esta la clara preferencia u opcin por una determinada evolucin literaria del pas, se privilegia, a pulso de segmentacin cronolgica, un tipo de escritura, un quehacer y uno o varios autores y tendencias. Esto ya lo vimos con algn detenimiento en el caso de Plit, quien construye una "edad de oro" y ciertos criterios "clsicos" para percibir el pasado literario como reivindicacin de un protagonismo perdido. En el caso de Mera, se trataba de "poner orden" en todo sentido sobre un panorama heterclito e inautntico y de sentar las bases y los criterios para el desarrollo de una literatura incipiente cuyas mejores obras estaban an por escribirse. Barrera, por su parte, parece privilegiar la poca de insurgencia poltica y literaria que precedi y desemboc en una "literatura de resistencia" y rebelda muy a tono con el proyecto reivindicatoro de este autor de "evidencias" y confirmaciones de una historia cultural capaz de resistir el trauma blico. Pero no es hasta

PAGE 195

188 1980 en que aparece de manera expresa una reflexin terica sobre los hechos y efectos de la periodizacin en la elaboracin del pasado literario. En esta fecha aparecen por primera vez editados los trabajos de Augustn Cueva "El mtodo materialista histrico aplicado a la periodizacin de la historia de la literatura ecuatoriana: algunas consideraciones tericas" y de Hernn Rodrguez Gstelo, "Nota sobre la periodizacin generacional". Las posiciones expuestas en estos artculos reflejan el pensamiento de ambos autores sobre el proceso complejo de segmentacin histrica y constituyen la primera prueba de una elaboracin terica especficamente orientada hacia este objetivo, aunque ya desde hace ms de diez aos que ambos autores haban trabajado en la direccin delineada en estos textos''* La intervencin de Cueva opera desde el rtulo del libro de donde proviene: Lecturas y rupturas Con este titular Cueva sugiere lo selectivo de su incursin en la literatura ecuatoriana. Lecturas que este excelente crtico efectuar en aquellos lugares axiomticos y en los espacios privilegiados de la literatura y la cultura del Ecuador donde anidan interpretaciones "definitivas". Las rupturas vendrn del cuestionamiento de las certezas fijadas por una tradicin crtica que, para el momento de recepcin de los escritos de Cueva, ya adquira el peso y el espesor de una realidad evidente. Hernn Rodrguez Gstelo o el Trnsito de Generaciones Estas palabras sirven para introducir la periodizacin "natural" que Gstelo observa en la historiografa (literaria o no) del Ecuador: Este sucederse de generaciones en el poder — ideolgico, poltico, cultural — con un ritmo de quince aos, no nos coge de nuevo a los ecuatorianos. Entre nosotros, sin consideracin terica previa alguna as se ha dividido nuestra historia: quince aos de floreanismo (1830-1845), quince de antifloreanismo

PAGE 196

189 (1845-1860), quince de garcianismo (1860-1875), quince de progresismo (1S7S-1890), quince de alfarismo (1890-1905), quince de piacismo (19051920), quince de inquieftid socialista (1920-1935), quince de furor velasquista (1935-1950), quince de constitucionalismo (1950-1965). (9; el subrayado es nuestro) La teora generacional que Gstelo sistematiza e implementa en el Ecuador ya contaba con un antecedente. Se trata del difundido e histrico ensayo de interpretacin del escritor quiteo Ral Andrade sobre los escritores modernistas de principio de siglo titulado "Retablo de una generacin decapitada", publicado en 1943 en su libro Gobelinos de nieblatres gns^yos literariosEste ensayo — extensin de las crnicas periodsticas de este autorpopulariza por primera vez un momento contemporneo en las letras nacionales e inicia una denominacin que luego devendra, segn Barrera, "Clis literario", hablamos de la caracterizacin descamada y visual que designa a un grupo de poetas ecuatorianos como "decapitados". "Retablo" pinta y sita la actitud desencantada de los jvenes poetas afectados ele un "mal de sicle" trasnochado dentro de las coordenadas histrico-sociales de un Ecuador de albores del siglo que sufra aun los dolores de parto de una revolucin liberal avenida al poder y de una modernidad inminente. Andrade asume el enfoque generacional de modo tcito, sin reconocer su paternidad orteguiana y sin detenerse a reflexionar en su fimcionamiento, alcance o consecuencias; a pesar de ello, inaugura en el Ecuador una forma de pensar la evolucin literaria y de rotular sus movimientos sobresalientes. Forma y frmula que sern retomadas y abanderadas como instrumentos esclarecedores del pasado literario por Hernn Rodrguez Gstelo.'^ Gstelo no se resigna a un esquema meramente nominalista como lo llamara Bedoya y busca mayor proftindidad en su taxonoma apelando a la "rebelda o al franco rechazo" existente entre distintas aglomeraciones generacionales:

PAGE 197

190 En cada momento de la histona hay hasta ciaro y cinco generaciones presentes; tres en plena accin ¡lstrica. Detrs de la vigente est la que ha irrumpido a disputarle el poder; delante, la que fue desplazada de l. Y hay an— y en literatura an ms que en accin poltica — gente muy joven que se adelanta de los treinta aos y gente vieja que sigue pesando, a veces desmedidamente. Este tejido de generaciones confiere al tiempo literario su complejidad y riqueza, su tensin y dinamismo. (10) Las razones para justificar una superficialidad percibida en su clasificacin le llevan, inclusive a una aceptacin manifiesta de materiales y enfoques crticos por venir y capaces de colaborar en una versin ms convincente de su teora: "Y es el hecho literario tan complejo y rico que acogemos complacidos cualquier complejidad que ocurra" (10). Gstelo tambin justifica su organizacin del panorama literario ecuatoriano citando las imperfecciones y excepciones al orden trazado y se reigia en el argumento de la "impaciencia", el "adelanto" como ya lo vimos; del genio en definitiva capaz de hacer Q-izas un determinado orden sin (justamente por su singularidad) peruirbar la validez del mismo. Ahora bien, este esquema — llamado positivista por Cueva, "mtodo del registro civil por ese mismo autor y por Femando Tinajero — adolece en gran parte de una articulacin vlida o por lo menos expresa que logre explicar la evolucin literaiia. Uniendo las premisas del mismo Gstelo lo ms certero sera decir que la pugna (interna) existente entre ascendente y descendiente literario, lo mismo que la contienda personalista-ideolgica que se da en el conventillo de las letras ecuatorianas constituye el motor mismo de la evolucin cultural. En palabras de Bedoya, "la insurgencia de los jvenes contra los valores consagrados estara en la base de la renovacin de la escena literaria" (20). La historia literaria se reduce as a un conflicto de personalidades y caracteres, a una querella entre adeptos. El terreno predilecto en donde se desenvolvern estas confrontaciones ser entonces el esttico cuando no

PAGE 198

191 directamente el psquico.'^ Se dira pues que s hay cambio pero no revolucin; o ms bien que existe la apariencia formal de una lucha entablada flera del escenario poltico, una confrontacin a fin de cuentas inofensiva puesto que el flujo generacional nos la presenta como solucin de continuidad entre el pasado y el presente. El esquema de Gstelo, por otra parte, al enaitoiar los mritos y bondades de su mtodo para captar los procesos culturales y sobre todo la "naturalidad" con que las correspondencias se manifiestan (entre realidad y esquema descriptivo), aparece, como teora o seudoteorizacin, casi a nivel de ejercicio mimtico. Gstelo confia en que su taxonoma posee tal poder descriptivo que es capaz de representar con exactitud la totalidad del fenmeno literario en el Ecuador por lo menos en sus primeros 150 aos. Estaraos frente a un proyecto que pretende trasladar la complejidad socio-cultural del pas al interior de un sistema literario y de comprobar sus aciertos a nivel de correspondencias, homologas entre fechas significativas y hechos polticos relevantes. La represent£icin se ve as en trminos de mayor o menor exactitud en cuanto ai establecimiento de coincidencias polticas y consumaciones literarias. Por otro lado, la periodizacin generacional es altamente centralizadora. Funciona, como obser/a Gelina Manzoni, ". en tanto las generaciones se piensan naturalmente como sucesivas y se supone que cada una de ellas tiene un eje, un centro, un jefe, una escuela, un hroe cultural adorado, capaz de atraer o de reunir en tomo de s todo lo que es representativo de la generacin, es casi obvio que lo que no cae dentro de esa centralidad o que escapa a ella por algn lado y que por el slo hecho de existir la desautoriza, es un motivo de escndalo y como tal debe ser acallado" (12).

PAGE 199

Es decir, como una fuerza concntrica que postula un protagonismo en cuyo tomo gravitan una serie de satlites y subjetividades. La centralidad de una determinada figura funciona como fuerza homogenizante y excluyente de una diversidad susceptible a hacer tambalear el sistema. De lo que se trata entonces es de forjar una cadena de continuidades (unas edades encadenadas por medio de eslabones continuos) capaces de registrar o mejor, constatar, la existencia de una lgica individual externa al proceso literario y de una racionalidad positiva del proceso histrico. Agustn Cueva o la Etiqueta de la Designacin Agustn Cueva adopta una posicin diametralmente opuesta. Ah donde Gstelo abunda en lo descriptivo. Cueva teoriza que la razn misma de ser de una elaboracion periodolgica es alcanzar mayores posibilidades explicativas ("lo que vale, en definitiva es la profundidad explicativa a que llegue la investigacin" [19]). Donde Castelo apoya su elaboracin en la capacidad individual, Cueva apela al carcter social del fenmeno literai-io. Donde Castelo se aferra a una concepcin mimtica de la representacin, Cueva cuestiona fuertemente la inmediatez del hecho literario y apela a la serie de mediaciones que intervienen entre autor, receptor y elemento representado. AJi donde Castelo parece echar mano al recurso de la "influencia" literaria. Cueva rns bien habla de coexistencias y contradicciones. Finalmente, donde Castelo lucha por restaurar una cierta coherencia y continuidad en el quehacer literario nacional Cueva busca sealar clivajes y rupturas en el proceso histrico-literario para desde ah advertir contra la placidez y la conformidad terica que percibe. La actitud de Cueva es la de captar, "sin mecanicismos ni unilateralidades, la

PAGE 200

193 enmaraada realidad del flujo histrico. Se trata, por este camino, de recuperar la riqueza de lo real, superando, sin disolverlas, las primeras antinomias aparentes que el propio pensamiento terico ha creado en su esfuerzo por captar la realidad "(10). Cueva se desentiende de la arbitrariedad de los perodos que constituyen para l un "problema engorroso" tanto a nivel emprico como didctico, ms bien intenta trazar constelaciones y configuraciones de diversos niveles (econmico, social, poltico, literario, etc.) que se entrelazan a tal grado que para poder hacer un anlisis lcido se debe por necesidad reconstruir la totalidad de las contradicciones existentes a nivel social y a nivel ideolgico. La totalidad siempre ser un proyecto inacabado pero la aproximacin a la misma ejerce un efecto, digamos de verosimilitud en lo planteado. Porque Cueva observa en sus propios esberzos (y se cuida de sealar este asunto justamente ante Castelo) que la "ciencia" literaria, el mtodo cientfico rinde mucho ms provecho que cualquier aproximacin impresionista, "...el adelantar hiptesis de trabajo tericamente fundamentadas vale siempre ms, en el plano cientfico, que la simple presentacin de descripciones en apariencia muy 'cercanas' a la realidad pero que en el fondo slo rozan la superficie de sta (mtodo positivista o mtodo denominado 'generacional'). (17) Cueva entonces, aborda la complejidad del fenmeno literario no desde la vulnerabilidad del ensayo sino desde la rigurosidad del planteamiento cientfico. Como dentista le aade a la historia literaria aquello que como crtico se propuso eliminar: un inconfundible tufillo positivista a sus aspiraciones como historiador. Cueva se aferra a una concepcin objetiva de la apreciacin literaria desde un punto de partida por supuesto que distinto del de la evaluacin exclusivamente esttica, pero existente en la medida de que sus

PAGE 201

194 productos meritorios gozan del beneplcito del crtico bien informado y del dentista literario. El movimiento que emprende Cueva es doble, por un lado quisiera calibrar su marco terico para que est en capacidad de, a la vez, detectar las transformaciones significativas de un perodo a otro (junto con las mltiples determinaciones que la acompaan) y sealar su correspondencia con cambios similares en la configuracin social. Es decir, quisiera abarcar la totalidad de la complejidad sociocultural ecuatoriana para explicar desde su interior la lgica rectora de la expresin literaria. Por otro lado, Cueva dice poder reconocer, dentro de la pertinaz apaiicin de nuevos y viejos objetos literarios, im cierto tipo de configuracin artstica, una determinada confluencia de fuerzas al interior de una obra (correspondencia entre forma y contenido) que la convierten en un producto cualitativamente distinto de sus homtlogos. En una obra de arte. El problema vace en que el mtodo materialista histrico no est llamado a justipreciar los mritos de una obra, ni a detemiinar si determinada expresin literaria constituye o no "una obra fallida". Tampoco aquilatar "el problema de adecuacin de la forma al contenido". El materialismo histrico aplicado a la periodizacin de la literatura ecuatoriana, como mlodo para la investigacin histrica, tiene un objetivo concreto: revelar las determinaciones histricas que subyacen en todo proceso social y cultural y sealar la matriz econmica de base que, en ltima instancia, por ms mediaciones o "determinaciones de diverso grado" que se detecten, delimita el espacio superestructural. En esencia, el materialismo histrico no es un mtodo que Cueva aplica en rigor a la periodizacin sino a la historia de la literatura misma puesto que se menciona, con toda seriedad al final de su articulo ya citado, que "el nombre que se

PAGE 202

195 de a cada perodo no es una cuestin de vida o muerte: la etiqueta es lo de menos, y a veces sta responde a la simple tradicin"(19). Y en otra parte "Con lo cual queremos decir que cualquier fecha que se seale como comienzo o fin de un perodo ser un mero punto de referencia muy aproximativo que nada quitar ni aadir al contenido de periodizacin"(l 9). Dicho esto, Cueva procede en su artculo "La literatura ecuatoriana" a presentar un esquema peridico bastante convencional en base a criterios heterogneos: literarios, histricos, cronolgicos, de preponderancia de determinadas figuras representativas e inclusive el sealamiento de lagimas literarias. Todo esto es consecuente con su propuesta que contempla "varios cortes posibles, siempre que ellos estn tericamente determinados"(19). Lo que s sorprende en su periodizacin— tan distinta, por otro lado, de las cuatro generaciones literarias sealadas por Castelo, de treinta aos de vigencia cada una — es la categora llamada "La edad de oro de la literatura ecuatoriana". Cueva se detiene con sumo agrado para contemplar una etapa de la produccin cultural ecuatoriana que l juzga de gran mrito. Para Cueva, la literatura del realismo social practicada en el Ecuador entre 1 930 y 1950 representa un tipo de discurso valioso que por primera vez en la historia ecuatoriana ofi^ece un contenido popular al modelo nacional. En otras palabras, Cueva sostiene que hasta la irrupcin de la narrativa realista la literatura ecuatoriana haba respondido a una estructura ideolgica primero colonial y despus oligrquica tanto en su forma como en el contenido y que la intervencin de esta promocin artstica signific una elaboracin (o codificacin en sus palabras) primaria a nivel del lenguaje y de smbolos capaces de sostener un proyecto nacional-popular y de promoverlo. La confluencia de una

PAGE 203

196 poca de crisis del capitalismo internacional, el surgimiento de un pensamiento socialista, la aparicin de una clase media y la constatacin de una crisis hegemnica son todos factores que permitieron que la literatura de la poca, en parte debido a la relacin orgnica entre intelectuales y la emergente clase obrera (en la Costa ecuatoriana) sirva de base para articular un modelo, una cultura y una identidad nacionales. Ahora bien, en el tipo de historia literaria narrativa que Cueva practica cabe identificar el ente o concepto protagnico que ofrece consistencia a este tipo de texto. Ya vimos que en el caso de Mera se narra el ascenso de un cierto "espritu" literario que se caracteriza por su casticismo y su aspiracin a una originalidad artstica que Mera detecta en el entrelazamiento de sensibilidad y naturaleza americanas. En realidad se narra el prlogo de ese ascenso y se sientan las bases para la fruicin de un anhelo. En el caso de Espinosa Plit y de sus predecesores en la orden jesuta. Gallo Almeida y Vsconez, lo que se narra (y se celebra) es el ascenso y la cada de un "romanticismo neoclsico", un tipo de lrica que simboliza la conciliacin de la pugna conservadurismo-liberalismo que caracteriz el siglo XIX y que cri.staliza la nostalgia de una hegemom'a perdida. Barrera por su parte narra el ascenso de la cultura ecuatoriana (desde la literatura) como ente inconstestable y monoltico capaz de recomponer, dentro de los lineamientos de redencin estipulados por Benjamn Carrin en su teora de la pequea nacin, el deteriorado imaginaiio colectivo en una poca de crisis. Cueva naiTa el desarrollo de las fuerzas productivas en el territorio ecuatoriano y, desde la poca republicana en concreto, el avance del capitalismo y su extensin en el mbito econmico y cultural del pas.

PAGE 204

197 En este sentido, no es extrao que se privilegie la produccin cultural de los aos treinta puesto que efectivamente, desde sus particularidad como discurso, agenci un contenido constestario (en sus primeros momentos) que de hecho signific una ruptura significativa y coyuntural con la produccin anterior. La interseccin entre historia y literatura a nivel de correspondencias polticas y estticas se observa con gran claridad en esta poca, tanto la dimensin ficticia de la historia (su componente mtico) literaturizada en esta poca por ejemplo por Alfi-edo Pareja Diezcanseco en su La hoguera brbara, que trata de la inmolacin de Eloy Alfaro en las calles de Quito a principios del siglo y por el mismo Benjamn Carrin en su El santo del patbulo a propsito de Garca Moreno, tanto como la historicidad que se le busca imprimir a la mayora de la novelstica de la poca ( Las cruces sobre el ag ua, el mismo A la Costa ) da pie para instalar en esta poca el momento gentico de la literatura del Ecuador. Pero al consagrar este momento y sus aciertos, es decir, al conferir al realismo de los treinta un estatuto cannico, Cueva asume en nombre de la misma literatura que l reivindica que la formulacin escritural de mayor adecuacin a la problemtica nacional es aquella que se desenvuelve dentro del mbito institucional (y contra el mismo) a nivel de literatura. En otras palabras Cueva no se detiene a pensar en la existencia de formas extraliterarias de expresin popular o de carcter oral capaces de impugnar con igual o mayor ierza la ineficacia del modelo nacional. Cueva, de igual manera que sus predecesores en la historia literaria (con la excepcin parcial de Mera y sin considerar el impulso aglutinante de Barrera que todo lo aglomera para un momento posterior de "refinamiento" que a l no le corresponde), no cuestiona las mismas bases ideolgicas del

PAGE 205

198 concepto de literatura. Como dice Carlos Bedoya; "La historia literaria tradicional se ha caracterizado por dos operaciones simplificadoras: una primera que restringe la multiplicidad de materiales literarios a aquellos vinculados con la escritura "culta"; y una segunda que empobrece el proceso literario presentndolo como una articulacin evolutiva y gradual"(49). En efecto se podra decir que la institucin literaria misma ha ejercido una opresin similar (claro, guardando las distancias) a aquella efectuada por el sistema poltico y econmico y que la reivindicacin de Cueva de un tipo de literatura dentro de una institucin que excluye en todos sus niveles a la participacin popular, no es de ninguna manera representativa de una genuina diferencia.'^ Pero de qu manera concreta sucede esto? De qu manera Cueva contribuye a deshistorizar su ejercicio histrico-literario? Queremos sugerir que el sealamiento de un "punto de llegada" o momento ejemplar dentro de un planteamiento de periodizacin ejerce un efecto de confiscacin de tendencias explicativas a favor de una simplificacin a nivel narrativo. Dos cosas: la una es la "edad de oro" como concepto y reducto ideal, como tiempo suspendido, inherrumbrable, Arcdico, fuera de la historia. La otra es la edad de oro de la literatura ecuatoriana, poca que entra en el flujo histrico como paradigma. En resumidas cuentas, ambas formulaciones retricas remiten al lector a una misma poca fortuita y afortunada. En la tensin producida por esta apora— por la Escila de un tiempo estagnado aunque instaurado en la plenitud y la Caribdis de una historicidad compleja e inacabada — no slo que triunfa el sendero de menor resistencia de un acto ms o menos "inocente" de lectura sino que, debido a la sobredeterminacin impuesta a nivel narrativo por la historia

PAGE 206

199 literaria, la indecisin interpretativa se resuelve a favor del ahistoricismo. Esto es as porque la lgica supra-discursiva que rige la escritura de la historia literaria es la del progreso y en momentos de indecibilidad hermenutica (como en el caso de valoracin de determinadas obras e inclusive perodos) el criterio de arbitraje es aquel que se articula a favor y no en contra del progreso literario. Cueva entonces, a partir de su periodizacin, trabaja a contracorriente de sus objetivos como marxista o, de otra manera, como historiador de la literatura descompone la historicidad que como ensayista se propone recomponer. La literatura, discurso incontestado como discurso pero s ponderado como repositario de fuerzas ideolgicas, de esta manera se consagra en su dimensin nacional (entendida como proyecto popular de acceso al poder imaginario, luego textual) popular y se convierte en un momento privilegiado dentro del proceso histrico. Esta admisin de la dimensin progresiva de la literatura ecuatoriana de los treinta extrae a una poca y una coyuntura de la historicidad y la sita como ocasin utpica, como "edad de oro". A partir de entonces, la periodicidad histrica literaria estar condenada a buscar una plasmacin igualmente fortuita en el desarrollo de las letras nacionales, a convertirse en fantasma coyuntural, en espectro de las circumstancias. Por otro lado el otorgamiento de tamaa distincin al proyecto "realista" digmoslo de nuevo, de paradigma del papel autnticamente nacional que debe tomar la literatura en cuanto puesta en vigencia de la modernidad (concebida aqu como sincronizacin y convergencia de ideologa y sociedad nacionales) convierte a sta (la literatura) en momento gentico de la historia literaria autnticamente ecuatoriana.'^

PAGE 207

200 Cules son los efectos de esto? Por un lado est el silenciamiento de la alternativa vanguardista que coexisti y batall con y contra el realismo social de los aos treinta. La subordinacin de una produccin inorgnica para el proyecto nacionador.^ Por otro lado, al elevar la literatura del treinta a punto de partida para una historia literaria pertnente Cueva neutraliza la posibilidad de utilizacin poltica de la literatura previa y coetnea pero de distinta sea del realismo. Espejo y Montalvo por ejemplo, figuras genealgicas electas por los mismos escritores del treinta, quedaran descalificados por su incapacidad revolucionaria intrnseca, atados a su historicidad. Cueva as se desentiende de la fimcin constructivista de la labor crtica que est llamada a abrir campo discursivo para actualizar los escritos del pasado. Cueva parece no advertir su propia gestin comprometida como intrprete de la historia literaria con las necesidades del presente. En otras palabras, lo que Cueva hace es localizar un aspecto dichoso en la literatura del Ecuador (porque le dice algo al presente, por ser una articulacin feliz, es decir, adecuada de la problemtica histrica y literaria y finalmente, por provocar el efecto esttico de la dicha) y volverlo intelegible y hasta indispensable para la poca en que escribe. Una poca (fmales de ios 70) de crecimiento del sector pblico y dispersin literaria que ya no trabaja con esprit de corps y que se sita a la zaga de una literatura latinoamericana prestigiosa en donde brilla por su ausencia el Ecuador. La "edad de oro" que describe este autor est recubierta as de una cierta nostalgia por una poca (los 30) en donde el Ecuador tuvo una cierta visibilidad literaria a nivel continental a espaldas del realismo y nada ms. Escuchemos a Said al respecto: ". critics crate not only the vales by which art is judged and understood, but they embody in writing those processes and

PAGE 208

201 actual conditions in the present by means of which art and writing bear significance More explicitly, the critic is responsible to a degree for articulating those voices dominated, displaced, or silenced by the textuality of texts" (122). Cueva entonces piensa haber ubicado las bases "objetivas" de la importancia de un tipo de escritura pero omite el hecho de su propia participacin en la creacin de filtros adecuados para percibir y aceptar esos logros meritorios. En este aspecto — el de la historicidad selectiva — Cueva parece participar de las caractersticas de la historia literaria tradicional sealadas por Peter Burger: [La] crtica de la historia literaria tradicional debe poner en claro los supuestos de este tipo de discurso. Limitada a las obras canonizadas, supone un concepto de la literatura y un sistema de normas estticas y estos supuestos son admitidos sin discusin. Ahora, no se puede hacer caso omiso del hecho de que el concepto de la literatura y el sistema de las normas estticas han cambiado a travs de la historia. La ocultacin de estos cambios no es un error que la historia literaria tradicional podra corregir fcihnente, es su esencia. As, el discurso de la historia literaria tradicional se define por la falta de reflexin acerca de su propia historicidad, (citado y traducido por Edward Baker 20 1 ) Es por esto que estamos en desacuerdo con Cueva al minimizar la designacin peridica como intrascendente ("la etiqueta es lo de menos, y a veces responde a la simple tradicin"), puesto que no hay nada simple en la tradicin; esta alcanza una capacidad sinttica tan imponente que, como dice Isaac Barrera en sagaz formulacin, "La historia literaria compendia valores y sintetiza pocas en la extensin de un verso, en el lmite de un prrafo y acaso en la enunciacin de un ttulo"(43). De cierta manera la reduccin es inevitable porque la "historia" narrativa es una y nica, el protagonismo histrico se le otorga sin resistencias a la forma literaria "culta" y

PAGE 209

este monopolio narrativo que mantiene remite toda la complejidad del proceso a la mayor o menor vitalidad del sistema descrito. La omnisciencia del historiador literario entonces, que constituye la garanta de la inteligibilidad del relato tanto como la confirmacin del domini? de la textualidad tradicional no podra existir con la introduccin de elementos inestables, voltiles y diversos desde la cultura popular y la oralidad. Para empezar, la omnisciencia tendra que disolverse cuando la historia literaria integre una diversidad de existencias literarias, la certeza debera desvanecerse ante la inevitable introduccin de contextos de recepcin fundamentalmente distintos a los de la lectura de impresos. La linearidad del proceso histrico literario se vera irremediablemente perdida y con ella, la identidad entre trama y argumento al interior de la historia de las literaturas nacionales.^' Estamos sugiriendo que la tendencia a deshistorizar la historia literaria est comprometida con la homogeneidad del artefacto cultural interpelado (la literatura "culta") puesto que no importa a qu nivel de complejidad se pueda llevar a ste, el nico desafo serio que se le puede presentar para su supervivencia como forma dominante (la texiaidad amplia de Barthes), queda sistemticamente excluido de la historia, por definicin. Visto as, el fenmeno literario se convierte en prueba permanente de su propia hegemona, (la ideologa de lo literario, dice John Beverley, es la literatura misma) y ante la perspectiva reconfortante de su inmanencia incontestada, sorprende en realidad que se tienda, en las prcticas de lectura de la historia literaria, a deshistorizar sus propias experiencias narrativas? Cueva no est solo en esto, participa de una posicin compartida por las principales tendencias estticas y literarias marxistas (desde el propio Marx, pasando por Engels, hasta

PAGE 210

203 Lukacks, Brecht y la misma escuela de Frankfort) que hacen una distincin epistemolgica entre arte e ideologa en donde el arte se sita por encima de la ideologa (Beverley Del Lazarillo 20). Cueva se refiere al discurso literario como repositorio de ideologas pero la literatura misma no alcanza el nivel ideolgico sino de prctica cultural a secas. As, para Cueva, la cultura popular emergente slo alcanza una dimensin nacional significativa cuando logra integrarse a la cultura escrita por medio de formas establecidas como la novela, el cuento y la crnica periodstica. Si esto es as, entonces la literatura del realismo social no es sino el eco de una pujante cultura popular que adquiere formas extra-literarias adulteradas en su plasmacin como "arte". Sin embargo, an esta existencia viciada de lo popular en lo culto (o en lo menos culto del realismo que se opone a un registro de mayor elaboracin formal) es preferible a la imposicin ideolgica literaria de las lites puesto que permite la presencia residual del Otro. No queremos exigir de Cueva una respuesta sobre lo inflexible de la representacin en tanto procedimiento inevitablemente problemtico ni entablar una discusin sobre su perfectibilidad (que es en esencia lo que hizo la crtica internacional con el realismo a nivel latinoamericano) pero s sealar la complicidad de la literatura como institucin y herramienta del poder dominante para invalidar los aportes "populares" al proceso nacionador. La historia de la literatura no es una configuracin prescriptiva en trminos metodolgicos y as como Cueva redene lo histrico para acomodar al materialismo en el anlisis del proceso literario tambin lo literario puede reconfigurarse en aras de admitir una participacin popular por ms problemtico que esto resulte y por ms dolores de cabeza

PAGE 211

204 que nos cause a los tericos responsables de salvaguardar la integridad del territorio literario. Otra manera de abordar las dificultades en las que vemos inmerso a Cueva es describir las condiciones de imposibilidad de su proyecto de historia literaria. Cueva busca, acorde con el mtodo del materialismo histrico, explicar el proceso literario recurriendo a la complejidad de la realidad. Para esto emplea un discurso fundamentalmente crtico, tanto de la realidad descrita como del entramado artstico que la refleja. Al mismo tiempo. Cueva olvida que el nivel crtico y explicativo tiene precedencia — en la historia literaria — ante todo intento posterior de evaluacin. De hecho toda explicacin formulada desde el interior de la narracin histrico-literaria respecto a determinado texto deviene una apologa de la inclusin y el tratamiento que se le ha asignado desde la periodizacin misma. De esta manera, !a especificidad de la obra est predeteraiinada por su inclusin o exclusin en im sitial nacional privilegiado. Cueva comete el error de pensar que se le puede conferir densidad o espesor hermenutico a la periodicidad (de ah el titulo de su artculo) cuando en realidad lo que intenta hacer (y lo cumple admirablemente bien en sus ensayos) es historizar experiencias concreas del panorama literario del Ecuador. Su proyecto es inverso al de la historiografia literaria narrativa que es fundamentalmente reductivo puesto que aquello que se describe para luego tomar intelegible no es la totalidad de las fiierzas sociales al interior de un marco estatal y en lucha por el poder poltico (como es el caso de la historiografa), ms bien se trata de reducir el contingente actancial, de describir la produccin cultural "alta" para desde ese espacio discursivo aprehender la totalidad de la dinmica social.

PAGE 212

205 Otra manera de decir lo mismo es que la especificidad literaria es negada por la periodizacin forzosa que inscribe a determinadas obras como previas a, coetneas con o posteriores a la "verdadera" historia literaria del Ecuador. Si la historia literaria narrativa ecuatoriana algo hace esto sera marcar los criterios de autenticidad propiamente nacionales. A partir de aquellos hitos, la nacionalizacin de la literatura se convierte en colonialismo interno puesto que aquellos criterios erigirn un monumentalismo constatable a nivel de las instituciones y los sagrarios culturales del pas. Las explicaciones orgnicas que Cueva quisiera instaurar como filtro primario para captar la realidad histrica se instalan, por lo antesdicho, a nivel de digresin y no de acumulacin de evidencias como lo hace en sus intervenciones ensaysticas. Se podra equiparar el papel del historiador literario con el de rbitro deportivo en cierto sentido: ambos penalizan las infraccin flagrantes de las reglas de juego mediante los medios a su alcance, la subordinacin y la exclusin; ambos toman decisiones "editoriales" encaminadas a salvaguardar la integridad del campo de juego. En la escritura de la historia literaria, estas decisiones adquieren un sentido estratgico en cuanto permiten aislar zonas esenciales y obras representativas de la identidad nacional; la exclusin de la historia o ia clausura de pocas significa as no slo un reproche sino el silenciamiento de opciones capaces de redefinir la identidad. La historia literaria ecuatoriana como tendencia toma decisiones claves (que afectan el resultado del juego, los reglamentos de la lucha por la interpretacin) luego de apreciar el choque entre diversas fiaerzas histricas y literarias y determina el ganador, quin queda afuera y hasta con qu criterios podr jugarse en el fiituro.

PAGE 213

La lnea directriz de la historia literaria ecuatoriana hasta aqu, aquel atado de criterios suprahistricos que gobiernan la escritura de la historia ha sido la idea del progreso. Todo lo que lo favorezca o impulse es de valor y al contrario, todo lo que contribuya a su estancamiento o peor, a su retroceso deber censurarse. En Juan Len Mera, la crtica despiadada sobre sus contemporneos sirve para sealar una direccin definitiva para las letras patrias. Ya lo dice Femando Tinajero al referirse a Mera, "No es casual que (JLM) haya regaado a sus coidearios para exigirles que se pongan a la altura de sus principios" (118). En Espinosa Plit lo que se percibe es un adelanto progresivo y plcido que se instaura en una poca urea para despus abandonar el escenario pastoril convertido luego en agria metrpoli literaria. En Barrera el criterio exhaustivo apoyado en la idea de una investigacin anmica y subdesarrollada se ovilla alrededor de la idea del progreso literario ineludible y necesario para la supervivencia histrica de la nacin. La teratura misma sirve de rbitro sobre la historia y produce obras tan magmTicas como la sociedad es capaz de generar hechos transcendentales. Para Cueva a su vez, Ja historia literaria se adhiere a la narracin de un ascenso, el advenimiento y la eclosin de una literatura nacionalpopular y su desbandamiento posterior y aquel hecho vital, ese exabrupto revolucionario y primerizo absorbe su breve esquema y lo convierte en prlogo o eplogo de un momento (los treinta) que adquiere la forma de un mito de origen. NOTAS La nacionalizacin del catolicismo que marca en Espaa una etapa de apropiacin del pasado por parte de un conservadurismo aprovechador, en el Ecuador nimca llega a materializarse como discurso. Lo que sucede ms bien es una deliberada demarcacin de los lmites discursivos entre historia sacra e historia nacional (con ciertos correctivos

PAGE 214

207 aiiecdticos, como la supuesta presencia en el Ecuador prehispnico, de uno de los apstoles). Esto se debe en gran medida a las circumstancias especficas en que se desarrolla la temprana historiografa ecuatoriana, dominio casi exclusivo de miembros de la Compaa de Jess. La primera historia escrita en el Ecuador (en el siglo XVIII) estuvo a cargo del trasterrado Juan de Velasco y su exilio tie a su texto en tono y ejecucin, de nostalgia y rememoracin. Velasco se pronuncia en su obra como Quiteo y no observa conflicto alguno entre su lealtad religiosa y su afianzamiento regional. El tercer historiador ecuatoriano, en orden cronolgico, es el padre Federico Gonzlez Surez, intelectual de amplia trayectoria y escritor prolfico. Gonzlez Surez se preocupa por instaurar "los modernos estudios histricos" en el Ecuador y antepone su celo profesional ante cualquier compromiso eclesial hasta el punto de verse involucrado en varias polmicas en tomo de su prctica de la historia (notablemente el tomo IV de su Historia Gen eral del Ecuador en donde se relatan los excesos y abusos en que incurrieron monjes y sacerdotes en el Ecuador del siglo XVII) que llegaron a odos papales. Gonzlez Surez fiie absuelto y no renunci nunca a su compromiso indeclinable con lo que percibi en su tiempo como objetividad e imparcialidad absolutos en la narracin de la historia. Su Defensa de mi criterio histrico es un fascinante documento de su doble inscripcin como acadmico y sacerdote. ^ • El debate sobre la existencia del feudalismo en el Ecuador tiene amplios antecedentes y de ninguna manera ha alcanzado una resolucin. Decimos elementos feudales no obstante para caracterizar de alguna manera las relaciones de produccin que comprendan el sistema hacendatario de latifundios en el Ecuador decimonnico y no nos ceimos al ms ambiguo "formas precapitalistas" porque su marco de referencia se aleja del entorno estrictamente institucional de las relaciones de dominacin coloniales. ^ Mera acata sus propias recomendaciones sobre la implementacin de la originalidad literaria americana en sus propias obras; notablemente en su largo poema ].as vrgenes del sol y en su novela Cumand. Por otro lado, Hernn Vidal en su libro Literatura hispanoamericana e ideologa liberal: surgimiento v crisis seala que lo que el Romanticismo llam americanismo literario fije un conjunto de temas y motivos literarios de ndole nacionalista propuesto por diversos escritores como una utopa social y que operan como una trasposicin ideolgica del librecambismo y del liberalismo poltico. Vidal tambin apunta la visin (como en Mera) futurista del discurso y concluye que equivale a una suerte de difiisionismo en el plano de la cultura romntica. Cfi-. El Cristo de Palora de Mera como ilustracin del impacto ideolgico que produce el arte en el medio ambiente y los crculos concntricos culturales que emanan desde la figura del Cristo. Dice Beatriz Gonzlez Stephan a propsito de la gama de formaciones ideolgicas vigentes en el siglo XIX: Las formaciones ideolgicas del siglo XIX no se reducen tan slo al pensamiento liberal y al conservador, pero representan los sistemas dominantes correspondientes a las respectivas oligarquas, y de alguna forma constituyeron el marco general en el cual se debatieron las cuestiones

PAGE 215

208 de la cultura escrita. Sin embargo, conviene resaltar, por un lado, la gama de matices que asumi la produccin oficial, y por otro, ia existencia de un pensamiento socialista utpico — abanderado por intelectuales de la pequea burguesa — y las formas ideolgicas de las culturas populares, enraizadas en tradiciones muy antiguas. (48) En el Ecuador, Montalvo y Rocauerte manifestaron cierta cercana ai socialismo utpico. ^ Uno de los momentos ms significativos de la poesa ecuatoriana del presente siglo se organiza precisamente a partir del cambio institucional instaurado por la ocupacin "liberal" de Quito, el reducto tradicional del conservadurismo. Me refiero a la llamada generacin decapitada que registr en su produccin potica las sensaciones y desajustes de jvenes aristcratas que lamentaban las transformaciones de un medio "municipal y espeso" en palabras de Arturo Borja, uno de los exponentes notables de este grupo. Es curioso anotar tambin la exhumacin de estos versos al interior de un movimiento de resemantizacin en la llamada msica nacional mediante el cual una gran parte de este tipo de poesa se convirti en la letra de composiciones musicales que — con el tiempo — conquistaran una popularidad inusitada. ^ Obsrvese sus apuntes sobre la vanguardia por ejemplo: "Las diversas formas de vanguardismo han tenido tendencias divergentes, de las que unas han servido para purificar y aislar ms y ms el elemento potico, pero otras, rompiendo toda norma de lgica y de armona verbal, y apelando a los aportes de la subconsciencia, han vuelto en muchos casos casi enigmtica y hasta ininteligible la expresin artstica" (Roig 45). Todos los autores religiosos antes mencionados se editan para reconocer en ellos el anuncio de lo venidero y de la autenticidad del afecto patritico. El caso prototpico viene de la publicacin del Ocioso en Faenza coleccin de poemas y escritos de la comunidad jesuta exilada de tierras ecuatorianas y que incluye una serie de versos nostlgicos que rememoran el lugar de origen de estos religiosos. • Esta es una de las contradicciones capitales del discurso histrico-literario en el Ecuador: la necesidad de volver literaturizable la mayor parte de la produccin cultural del pas y, a pesar de ello, rechazar la cultura oral popular. Plit de igual manera que sus antecesores y que Barrera sistematiza la oratoria o la elocuencia como gnero literario, sobre todo la oratoria sacra al mismo tiempo que rechaza de plano la narrativa oral popular y hasta los cantares. Barrera tene una actitud ambivalente al respecto. Esta renuencia desesperada de incluir, o de incluir lo justo se observa en lo que en rigor constituye el primer texto sobre la historia de la literatura en el Ecuador, el trabajo de Pablo Herrera, publicado en 1860 y titulado Ensayo sobre la historia de la literatura ecuatoriana Mera evit el problema al limitarse a la poesa. ^ A propsito de la complejidad y la maleabilidad del movimiento romntico a travs del

PAGE 216

209 tiempo consultar la obra de Arturo Andrs Roig: Aurelio Rspinosa Plit: Humanista y Filsofo, Quito: Universidad Catlica, 1980. El apelativo topogrfico de "cumbres" a los escritores ecuatorianos destacados es ya un leit motiv en la crtica de ese pas. Hernn Rodrguez Gstelo se refiere a Jorge Carrera Andrade, Gonzalo Escudero y Alfredo Gangotena, todas figuras importantes de la poesa posterior al modernismo en el Ecuador como las tres "Cumbres del post-modemismo". Sera interesante estudiar el esquema taxonmico de Espinosa Plit en funcin de una exgesis mesinica en donde Olmedo y Montalvo se presentan como anticipaciones de la figura definitiva ("cumbre suprema de la literatura ecuatoriana" dir este autor) de Crespo Toral como redentor de las letras patrias. Los paralelos bblicos parecen responder a este orden, Isaas, Moiss y Cristo como la contrapartida sacra de la historia nacional de las letras. Hasta qu punto existe una matriz mesinica ineludible en la formulacin de historias literarias narrativas y hasta qu punto estas miman la pasin de Cristo? El espaol como lengua no adquiere estabilidad antes del proceso de la Conquista y en ese sentido "madura" de igual manera en tierras americanas que en Europa. A pesar de ello no dudamos de la existencia de "clsicos" espaoles en periodos anteriores a la aparicin de la gramtica de Nebrija en 1492. 13 • Obsrvese la siguiente aseveracin de Barrera en este sentido: "El Ecuador fiie un tiempo Olmedo y otro tiempo ha sido Montalvo, en espera de ms gloriosas pausas que vengan a redimir nuestras debilidades" (42). Gstelo inicia su intervencin crtica en las letras ecuatorianas a partir de su labor de prologuista de la "Coleccin Ariel", un proyecto de divulgacin nacional de cien libros "clsicos" escritos por autores ecuatorianos en lo que, segn la propia editorial "constituye el mayor esfuerzo editorial ecuatoriano de todos los tiempos". Este trabajo se lleva a cabo durante toda la dcada de los aos setenta. En su calidad de seleccionador y presentador de estos textos nos parece que la labor de Rodrguez Gstelo en la elaboracin del canon literario ecuatoriano es fundamental y justifica plenamente su insercin en este trabajo. Cueva por su parte, desde la aparicin en 1 967 de su estudio Entre la ira y la esperanza seala un nuevo rumbo en los estudios literarios para el Ecuador: la aparicin de una perspectiva marxista preocupada por dilucidar el fenmemo literario. El trabajo de Anderson Imbert respecto a la literatura hispanoamericana tambin emplea el mtodo generacional y puede o no haber sido decisivo para su importacin al Ecuador. A nivel local, tambin Juan Valdano Morejn se sirve de este esquema, cfr "Panorama del cuento ecuatoriano: etapas, tendencias, estructuras y procedimientos".

PAGE 217

210 Vase esta cita por ejemplo: "Cuando una generacin llega a la escena poltica, sus mayores o sus gentes ms lcidas y enrgicas tienen treinta aos (o poco menos, en el caso de los muy brillantes o impacientes)" (8). 17 • La "ansiedad de la influencia" del crtico estadounidense Harold Bloom viene a colacin de la sucesin generacional. El parricidio simblico inclusive alcanza en el Ecuador de los aos 60 una dimensin actancial en el movimiento "T2ntzico" (reductor de cabezas en lengua shuar) que adopta la consigna de combatir contra el poder poltico y literario en diversos frentes. Fuera de los resultados obtenidos, tanto la propuesta taxonmica de Gstelo como la teorizacin psicologista del tzantzismo pareceran converger en una solucin convencional al cuadro edpico. Es decir, una resolucin masculina propia de una visin androcntrica burguesa y que, de paso, excluira de una participacin efectiva en la historia literaria tanto a las mujeres como a una diversidad de opciones de resolucin psquica del desarrollo literario. 18 r Aqu pensamos en formas escritas anti-literarias como el testimonio que Cueva rechaza de plano y en los comentarios a propsito de esta forma de expresin hechos por Zimmerman y Beverley: "The more interesting question — we will come back to it presently — is how testimonio radically puts into question the existing institution of literature itself as a form of class, gender and ethnic violence"(177). La actualizacin a la que aludimos se refiere a la siguiente fi-ase de Cueva al referirse a la literatura ecuatoriana de los aos treinta: "Su xito no signific, por lo tanto, el triunfo de determinada 'escuela' literaria, sino el triunfo de una literatura que cumpla la tarea histrica ms avanzada que como literatura de un pas semicolonial en transicin al capitalismo poda entonces cumplir" (Lecturas 172). La actuacin vanguardista de la literatura se reconoce en esta fi-ase altisonante que subordina la produccin literaria a adecuacin ms o menos feliz con el anhelo de modernidad que parecera abrigar Cueva. Una modernidad vista como urgencia, puesta al da con los procesos literarios del resto del continente. La literatura entonces, alcanza su "edad de oro" en tierras ecuatorianas justamente en el momento en que — ^para nacionalizarse — rechaza un pasado inautntico y prenacional. Se habilita as un corte cronolgico que pierde su historicidad por medio del borramiento de su especificidad como literatura y la insistencia en su legitimidad como fuerza histrica nacionadora. Esto, claro est, a nivel de periodicidad y de una historia de la literatura, no a nivel de los incisivos y brillantes ensayos concretos de Cueva a propsito de obras especficas. 20 Cueva exalta al realismo social por su recuperacin del habla popular, por su labor de "codificacin" del espacio nacional, su acumulacin verncula y simblica de elementos populares que luego seran "procesados" a nivel nacional. Asombran las coincidencias entre

PAGE 218

211 SU elaboracin terica y los sealamientos de Deleuze y Guattari a propsito de la "literatura menor" abocada — segn ellos — a la misma tarea revolucionaria. Deleuze y Guattari sin embargo postulan a Kafka como ejemplo de la posibilidad de la coiLstruccin de ima literatura menor puesto que el uso que ste hace desde el interior del alemn constituye la prueba ms contundente de un elemento hegemnico volteado contra s mismo y a favor de una visin cuestionadora de la permanencia. En el caso del Ecuador, Pablo Palacio, quien ha sido comparado (de manera acertada a nuestro ver) con Kafka y qmen construy una literatura dentro de la vanguardia igualmente de "recuperacin" de lo cotidiano, fue calificado por Cueva como una figura (paradjicamente) "menor" y secundaria ante el aporte mucho ms significativo por ejemplo, de Jorge Icaza. Cueva apuesta as, a una literatura "mayor" y es as como ha quedado consagrada para la posterioridad. Si no se piensa as, basta con citar los trabajos ms significativos que sobre la poca de los treinta se han escrito en los ltimos aos: Los grandes de la dcada del treinta de Miguel Donoso Pareja y La gran literatura ecuatoriana del treinta de Jorge Enrique Adoum. Todo esto para mostrar el efecto neutralizador de la diversidad literaria adelantado por el sealamiento cannico de Cueva. No extraa, por otro lado que en un pas como ei Ecuador, la visibilidad internacional (esprea) de ciertas figuras de la literatura ecuatoriana sirva de criterio para justificar los mritos "literarios" de determinado escritor y/o escuela puesto que tantos de nuestros argumentos estn signados por la conciencia de pequeez e intrascendencia histrica y que tantos de nuestros esfuerzos estn encaminados a rectificar esa impre(ci)sin extema. 21 Edward Baker anota ai respecto que esta conti'adiccn inmanente de la historia literaiia como disciplina se debe fundamentalmente a que la literatura es ya de por s un objeto del conocimiento transhistrico y que la historiografa, a la hora de escribir la historia de ese objeto, recoge la contradiccin y la conduce a un plano contradictorio an ms elevado, (comunicacin personal)

PAGE 219

LA VERTICALIDAD LITERARIA La premisa desde donde nos movilizamos considera que ambos discursos — ^tanto el de la historia literaria como aquel que se ocupa de la identidad cultural o nacional — llevan sobre sus espaldas una caparazn ideolgica, un bagaje histrico en cuanto a su recepcin que habilita ciertas interpretaciones, que activa formas de lectura familiares y que, en defmitiva, vehiculiza, permite, estimula y provoca (en parte debido a su cercana al nacionalismo) el anquilosamiento y el estancamiento de la labor hermenutica ante la realidad cultural ecuatoriana. Estos discursos, su aceptacin incuestionada de procedimientos y tradiciones, o su conversin en formulas retricas promueven una interpretacin pasiva y cmoda y conveniente para la perpetuacin/perpetracin de lugares comunes sobre una realidad y un pasado en continua transformacin. Vamos a partir de la idea de que la indagacin histrica no es suficiente; ni la bsqueda "en profimdidad" de datos, ni la filologa desprovista de un enfoque terico. Ms bien quisiramos remover el sedimento discursivo, enturbiar las fuentes lmpidas de la transmisin, no para pescar a ro revuelto — con el oportunismo que caracteriza muchas investigaciones acadmicas — sino para develar los procesos de fonnacin de significado en tanto construcciones deliberadas que pierden visibilidad con el paso del tiempo. 212

PAGE 220

213 En este sentido partimos desde una posicin interesada y parcial que observa y sopesa el acervo ideolgico avanzado por subdisciplinas y parcelas discursivas que tienen que ver con el fenmeno de la literatura y buscamos alinear estos formatos disciplinarios dentro del proyecto ms amplio de construccin de una conciencia de la pluralidad ecuatoriana. Pluralidad referida a la identidad cultural en aras de modificar y desvirtuar aquellas imgenes y representaciones um'vocas de la realidad nacional ecuatoriana. Pluralidad en cuanto a la historia literaria que se pennite desafiar la comodidad taxonmica y la facticidad interpretativa. Pluralidad sobre todo, necesaria, en cuanto requiere de una resemantizacin del espacio de la nacin que postule la caducidad y el peligro de continuar manejando un criterio cvico de exclusin y uniformidad ante la heterogeneidad y diversidad cultural ecuatoriana. En este proyecto nos sumamos a los esierzos de intelectuales, obreros, comunidades de base, grupos ecolgicos y otros sectores de la ciudadana ecuatoriana interesados en reformular las bases de la(s) cultura(s) nacional(es) para obtener una mejor comprensin de las prcticas culturales pero, ante todo, para impulsar una participacin democrtica y crtica de los procesos de representacin de la nacin y de su historia. Creemos en la necesidad de formar una conciencia clara en cuanto al carcter artificial pero necesario de sostener y promulgar una personalidad, una identidad, una literatura e historia comunitarias. Creemos que la presencia de tales elementos permite y potencia el debate nacional e internacional en cuanto a la direccin a seguir de la sociedad ecuatoriana pero al mismo tiempo nuestro inters est en sealar tanto la fi-agilidad en la construccin de "tradiciones" como en sugerir la existencia de otras historias. De las

PAGE 221

214 historias del otro que abren la puerta a un intercambio productivo de ideas y de diferencias. De hecho uno de los argumentos que pretendemos impulsar y defender es el de la promocin de una visibilidad constante en las relaciones de poder tanto a nivel discursivo como a nivel histrico y social. La "verticalidad literaria" que proponemos no slo es una referencia un tanto oblicua a un determinado modelo andino de produccin y distribucin de recursos (y de conocimientos), es tambin la ilustracin (puntual) del rol preponderante y protagnico de la burguesa blanco-mestiza en cuanto administradora del capital simblico oficial. En otras palabras, la verticalidad literaria remite al lector tanto al mundo de las relaciones materiales y sociales de produccin como al mundo jerrquico y matizado que representa esas relaciones, esos pronunciamientos y esas contra-dicciones. La verticalidad entonces plantea, desde el inicio, la distribucin y la recepcin desigual de insumos culturales, vveres smicos, propiedades/prioridades histricas y antecedentes prestigiosos, en otras palabras, de valor. Y lo que intentaremos no es la redistribucin equitativa, ni la disolucin retrica de los efectos del poder, no es una revolucin terica ni una sucesin de metalenguajes. Es slo el sealamiento de la conveniencia en ciertos casos en que el poder literario se blande en beneficio de unos y en detrimento de otros; es la observacin disidente (e inoportuna) y obstinada en rechazar la inocencia, la evidencia y la transparencia de crticos, datos y procesos histricos. La forma que toma — en concreto — este cuestionamiento de los protocolos literarios de significacin histrica es la de un modelo (metfora actancial que toma el lugar de manifiesto). Un modelo que desplaza el parangn asumido pero inconsciente del EstadoNacin como prototipo organizativo rgido de las relaciones internas de un sistema

PAGE 222

215 simblico (la identidad) y/o de un sistema histrico (el devenir, la tradicin). Un modelo que rechaza el monopolio interpretativo de la historia cultural nacional por parte de un Estado oligrquico y que busca reemplazar su aura monoltica y opresiva por un pensamiento pluricultural que apunta ms bien a formas autogestionarias de organizacin de la sociedad, sin las ataduras de los poderes centralizadores. Este esquema se apoya en las investigaciones de John Murra sobre la modalidad andina de produccin e intercambio material. Murrra sostiene que la ecologa de los Andes fue aprovechada de forma eficiente por sus pobladores quienes, para sobrevivir, recurrieron a un sistema donde el control de pisos ecolgicos por parte de uno o de varios grupos tnicos se convirti en la condicin indispensable para su supervivencia. Aquel "control" se refiere al cultivo de la tierra y de los productos susceptibles a la explotacin agrcola aunque tambin al intercambio constante y necesario de productos y servicios entre habitantes de distintos nichos ecolgicos. El argumento se desarrolla en los siguientes trminos: there is a native Andean complex of adaptation to the vertical nature of Andean habitats which places a premium on control by a single village or ethnic group of the productive capacity of as many different ecological zones as possible. Murra states that these zones form 'vertical archipelagoes' containing a string of distinct productive islands separated some distance fi-om one another by nonproductive wasteland. (Ekstrom 327) Este esquema productivo entonces constituira la base para el establecimiento de formas culturales andinas pre-hispnicas. Nuestro modelo pretende emplear este modelo operativo de intercambio de insumos (culturales en nuestro caso) para reformular, desde el espacio explcitamente jerrquico, pero tambin inter-dependiente y de negociacin, tanto la identidad cultural ecuatoriana como la historia literaria de ese pas. Este movimiento doble

PAGE 223

216 no pretende extender una nueva definicin ni de la textualidad ni de la historicidad como matrices para la gestacin cultural pero s llama la atencin sobre el entorno conceptual, el plano dirigente, el patrn de confeccin que de alguna manera establece los lmites y las posibilidades del anlisis y del estudio de la cultura y de la literatura. Este marco conceptual general al que me refiero es el del Estado nacional, concebido como forma acabada y autoritaria y como fuerza a la vez centrftiga y centrpeta, inclusiva pero excluyeme de aquellos elementos perturbadores de la homogeneidad. El cambio de modelo que proponemos, de un Estado y una nacin central izadores y totalizantes hacia un espacio social en formacin que sea mclusivo, tolerante y plural implica una crtica global tanto a la modernidad como criterio regidor para la constitucin nacional ecuatoriana como al actual sistema de representacin de esa realidad nacional. Queremos evitar la tendencia a sustituir un sistema por otro, de reemplazar simplemente un orden semntico por otro al mismo tiempo que se dejan intocadas las relaciones (y las razones) de poder que en gran medida determinan su alcance con el movimiento doble de denunciar por un lado, la centralidad del crtico y su privilegio en la labor de administrar la diversidad cultural y literaria y por otro, de anunciar la naturaleza inacabada y preliminar de este trabajo. Ms all de la crtica general a sistemas de representacin y a modelos epistemolgicos la verticalidad literaria ofrece una ventaja concreta: la posibilidad de tomar intelegible a la multitud de registros, fuentes y lugares de emisin el panorama complejo de la literatura ecuatoriana. Un problema central que ha debido afrontar la crtica literaria ecuatoriana histricamente ha sido el de la explicacin, justificacin y apologa de una asincrom'a

PAGE 224

217 caracterstica y permanente de las letras nacionales respecto al extranjero y al interior mismo de la serie literaria de la nacin. La explicacin tradicional ha sido el retraso indebido y hasta el aislamiento geo-poltico de la regin de los centros metropolitanos emisores de corrientes y movimientos vanguardistas o, en argumento igualmente pesimista, la falta de autenticidad y de vitalidad de la cultura nacional. La insistencia y la iteracin otorgada a este "problema" ya ha sido sealada por Femando Tinajero entre otros como un eje central para la comprensin de la cultura ecuatoriana.' Se trata de una problemtica profundamente imbricada en la percepcin de la realidad y del realismo como categoras preponderantes para la asignacin de valor esttico y social e inclusive moral. Como dice Jorge Enrique Adoum en acertado parfrasis de Marx, el fantasma del realismo ha perseguido histricamente a la crtica latinoamericana y este acoso, este estado de sitio permanente responde, nos parece, a la percepcin aguda (y trgica) de una clara falta de correspondencia entre lo experimentado en carne propia y la realidad representada. Pero ms all de eso, el divorcio entre las aspiraciones sociales de justicia y las manifestaciones de un formalismo democrtico que dista mucho (y cada vez ms) de cumplir con los requisitos mnimos de representacin ciudadana. Es un estado de cosas anlogo al del famoso "problema" del indio, tan mentado a mediados del presente siglo, mediante el cual la simple enunciacin de la problemtica establece un foco infeccioso y contradictorio (la asincrom'a, el realismo, el indio) que exige una resolucin viable no para la sociedad en su conjunto sino para sus interpelantes. As, la solucin pasara por un recalibramiento de los instrumentos defectuosos, por una sincronizacin de corrientes literarias (en un comps armonioso), por una solucin tcnica, por una

PAGE 225

218 conciliacin de grupos antagnicos, es decir, por la aceptacin y la imposicin de una realidad (monoltica, homogenizante, ortodoxa, reguladora) sobre una multitud de realidades posibles (y pobres) bajo un criterio modernizante, eficiente y de optimizacin de los recursos disponibles. Hablamos en definitiva de la lgica del capitalismo industrial aunada a la racionalidad de la nacin. La verticalidad no pretende negar la existencia ni el podero de la ideologa de la nacin ni del modo de produccin dominante, ni tampoco desconocer las tendencias y patrones de comportamiento de la industria cultural pero s busca establecer en la unin de esas fuerzas un mpetu ordenador atribuible a una ideologa que a su vez tiene un lmite de tolerancia en cuanto a su definicin de lo real. En otras palabras, que presenta un piso de verosimilitud firmemente establecido y que condiciona las diversas modalidades expresivas de una cultura. La cultura dominante se mueve as en un espacio cntrico en donde existe una consonancia entre los postulados emitidos de su interior con los cdigos expresivos vigentes y en donde toda resolucin de conflicto responde a un sociolecto intelegible para todos sus miembros. Es este un espacio conceptual cuyas incursiones en sistemas de representacin ajenos en su mayora contribuyen al descifi-amiento o la recomposicin de la diferencia al interior de su propia estructura. Es este el caso de la antropologa como sistema de espionaje, histricamente puesto al servicio de la colonizacin y cuyos postulados se parecen ms a un esftierzo sostenido por quebrantar cdigos secretos bajo la sospecha de que tras ellos yace la universalidad y en su compaa, la homogeneidad cultural. Es sintomtico al respecto apuntar a la pretendida objetividad de

PAGE 226

1 219 las ciencias sociales, llamadas a inscribir la diversidad cultural bajo la gida de un racionalismo instrumental. Sin embargo y a pesar de la preponderancia de aquellas modalidades interpretativas abocadas al racionalismo y a la objetividad es posible detectar fisuras, fondos falsos y fallas estructurales en su edificio. Fallas que perturban la calma discursiva mediante la indita expresin de afectividad encamada en, por ejemplo, el nacionalismo. En Amrica Latina, la labor fundacional post-independentista en su vertiente positivista convierte a la heterogeneidad cultural en obstculo para el desarrollo y la distancia geogrfica tanto como la lingstica y cultural habilitan una percepcin de la realidad como asincrom'a vergonzante. Un estar fuera del tiempo y tambin un estar a destiempo; lejos del acontecer trascendente de la cultura universal y ajeno al acontecer trepidante y contradictorio de lo popular. Esta alienacin por parte de las clases dirigentes que no reconocen en las manifestaciones culturales populares de su propio pas la marca legitimante de la realidad y ms, el signo positivo de la verosimilitud en la representacin de la misma, tiene varias posibilidades interpretativas. Una de ellas el divorcio entre las variedades reconocidas de "alta" y "baja" cultura, argumento que sirvi de represa o dique en el panorama beletrstico ecuatoriano hasta la inundacin nacional-popular de los aos treinta. Otras explicaciones pasan por la cuerda floja de la autenticidad, de la falsa conciencia. Sin embargo, ninguno de estos planteamientos postula la interdependencia y la existencia de niveles distintos de representacin. El hecho de que existe un trfico continuo de productos y expectativas sobre la realidad de cierta manera complica cualquier esquema que busca la pacificacin de la contienda representativa, su reduccin y domesticacin.

PAGE 227

220 En cuanto al discurso sobre la identidad cultural, este participa de aquella expectativa establecida a caballo del ensayo y de la crtica cultural tradicional ocupada de articular extrapolaciones diversas a partir, por ejemplo, de la narrativa. El piso de verosimilitud requerido para un discurso efectivo sobre la identidad entonces, descansa sobre las convenciones y las repeticiones de un cierto embalaje formal. La historia literaria ecuatoriana en su conjunto trabaja con el trasfondo teleolgico de acceder a una cierta identidad, pero al mismo tiempo existen otros espacios y expectativas, otras formas capaces de conjurar la identidad. Una de stas, como hemos visto, es el tratamiento analtico de los objetos monetarios como repositorio de una identidad corriente (mvil tanto como efectiva). Este movimiento accede a un nivel representativo inusual aunque obvio debido al peso enorme de selectividad histrica y especificidad simblica que moviliza. La resistencia a aceptar el dinero como texto va ms all de la simple confusin disciplinaria que genera, o del abandono de formas tradicionales que versan sobre la identidad (una especie de costumbrismo por parte de la crtica). Se traa de im rechiizo Iiistrico latinoamericai^.o que inscribe en su genealoga la caracterizacin de la cultura latinoamericana conjurada por Rod (de duracin y vimlencia insospechadas) como esencia espiritual opuesta al craso materialismo. Antecedente culto que desdea no slo el plano econmico como realidad insuficiente sino que desprecia, junto a cierta ortodoxia marxista, el plano simblico que constituye la cara nacional de la moneda. La existencia de una vida "popular" del circulante, de un piso de verosimilitud donde su valor como objeto cultural difiere de su valor establecido (o intrnseco) plantea la posibilidad de una circulacin que excede ios lmites impuestos y los controles establecidos

PAGE 228

221 por una institucionalidad reguladora y por ende, establece un dilogo entre los consumidores y los "editores" de la historia nacional. A lo largo de este trabajo hemos intentado pensar fuera de las restricciones impuestas por la historiografa literaria que trata el espacio ecuatoriano dentro y fiaera del pas. La dificultad implcita en este proyecto es que pese a que se desconozca una matriz histrica para la aparicin de textos llamados literarios, la virtualidad de sta siempre predata a la discursividad en tomo a esos procesos. En otras palabras, pese a nuestros abundantes rezongueos en tomo a la insuficiencia de un modelo histrico literario para aprehender la complejidad narrativa-social del proceso cultural ecuatoriano (en este caso el modelo generacional y el nacional burgus), nuestras reflexiones operan sobremanera sobre una matriz similar, de distinta y poco teorizada textura, endeble, a veces antojadiza. Una vez identificado esto nos proponemos reemplazar aquel modelo y enmendar en lo posible por va de la sustitucin, sus dolencias primordiales, a saber: la exclusin a la que se condena a formas narrativas no-ortodoxas (lase no realistas sociales en un sentido particular), el efecto de jerarquizacin que se opera en su interior al acercarse o alejarse de un "centro" narrativo ideal, el protagonismo mevitable que toda historia literaria reserva para un actor o un actante en la terminologa de Greimas, en el caso ecuatoriano, a la intelectualidad media y al capitalismo perifrico dependiente como sujetos biografiables que registran sendas etapas de emergencia, consagracin y decadencia. Nos proponemos una lectura de la historia literaria ecuatoriana y de la nacionalidad ecuatoriana no a nivel de presencias y ausencias ms o menos comprobables como satisfacciones o carencias de corrientes, movimientos y proyectos socio-culturales y

PAGE 229

222 literarios sino a nivel de tcticas y estrategias, es decir, a nivel de performatividad (en un barbarismo anglofilo), de montaje, de tramoya en definitiva de aprovechamiento.de la diversidad (y la coexistencia) de formaciones discursivas, de mtodos expositivos, formas retricas y ms que nada de distintos pisos de verosimilitud en lo que se refiere al espacio cultural ecuatoriano. Si se extiende la aplicacin de la verticalidad para comprender la complejidad y la diversidad de los procesos culturales (incluidos los populares) se puede pensar en lo siguiente: si aquella queja insistente, de que existe un "desfase permanente entre la literatura ecuatoriana y los movimientos internacionales de expresin artstica, algo deja entrever es la necesidad de justificar una contradiccin: el hecho de que en el Ecuador una mirada de tendencias literarias coexisten como encrustaciones anacrnicas que infestan una textualidad que quisiera purgarse de excrecencias. El ejemplo de la novela paradigmtica del realismo social en el Ecuador, Huasipuiig o se presenta como una mezcla inexplicable desde esta ptica de la pureza, una construccin deficiente en cuanto registra a la vez un realismo social rayano en el naturalismo, un realismo socialista rayano en la propaganda, un monlogo interior en el caso de Chiliquinga, en selectos lugares de la novela, rayano en la ms pura tradicin modemista-experimentalista, un lenguaje oral, un exabrupto lrico calificable como quiciiuizacin, un tono pico y finalmente una exhortacin provocativa en la forma de manifiesto. Cmo clasificar esta obra "indigenista" sin ignorar deliberadamente sus contradictorios registros? Siete aos antes de que se publicara Huasip ungo apareca Debora de Pablo Palacio, dos aos antes En la ciudad se ha perdido una novel a de Humberto Salvador, ambas novelas

PAGE 230

experimentales y suburbanas. Al mismo tiempo que todo esto ocurra en el terreno de la "novedad" (o de lo que en el Ecuador pasa por literatura culta) se seguan (y se siguen) publicando la ms rancia poesa modernista, la msica nacional hacia su entrada triunfal como msica popular a caballo de los mismos versos parnasianos y finiseculares que los "decapitados" dejaron como legado. La oratoria oficial segua emperrada en emplear los tonos solemnes y desorbitados del neoclasicismo y la vanguardia potica surrealista emprenda una retirada franca debido a acusaciones de escapismo e irrelevancia. Cmo someter esta realidad heterclita e inconmensurable al interior de un modelo explicativo cuya lgica rectora es la de la eficiencia y la consistencia? A nuestia manera de ver lo que resulta imposible de conciliar en los modelos existentes de historia literaria en el Ecuador, o que resulta doloroso de testimoniar, es la coexistencia de todos estos residuos vergonzantes al interior de ima historia de la literatura positiva que se mueve hacia su perfeccionamiento y "superacin". Para poder consirjir entonces un modelo coherente con la sincronicidad, para el poder literario, de lo que se trata, es de blandir un borrador en aras de construir una historia que sea a la vez una crtica de la heterogeneidad de expresiones literarias. Reconocemos la imposibilidad emprica de representar todos los puntos de vista existentes dentro de semejante diversidad y la necesidad de ejercer un corte a todas luces necesario y tambin en todo sentido, arbitrario, de esa riqueza. Pero lo que proponemos es hacerio al mismo tiempo que se reconoce la relacin simbitica que existe entre las distintas corrientes literarias y gneros literarios en el Ecuador, su complementariedad sino lo imprescindible del contacto de unas y otras. La verticalidad agraria andina es una estrategia de supervivencia, la verticalidad literaria tambin debe serlo en cuanto imagina la

PAGE 231

necesidad del otro para su propia existencia. Si lo que se controla son distintos pisos verticales, entonces estos pisos se refieren en el caso ecuatoriano — debido a la naturaleza dependentista e inestable de nuestra realidad — al control de diversos pisos literariosimblicos de verosimilitud. Ya citamos antes a Adoum cuando deca que el fantasma del realismo persigue despiadado a la crtica literaria latinoamericana y esto es justamente por lo antes sealado: Cmo divorciar las preocupacin literaria de la angustia cotidiana permanente ante una realidad siempre en crisis? No se puede o si se puede es slo en la medida en que aquellas supuraciones, como la Egloga Trgica de Gonzalo Zaldumbide (novela modernista publicada en los aos cincuenta con elogios desmedidos), no son sino los interlocutores de un dilogo continuo entr sectores sociales que, pese a su confrontacin persistente, requieren el uno del otro tanto en la realidad como en la ficcin nacional. La verticalidad tiene una ventaja adicional, su orientacin espacial no borra la relacin jerrquica existente entre discursos, ms bien la enfatiza, postula un centro administrativo de manifestaciones marginales relativam.ente independientes (archipilagos) que deben negociar un intercanribio productivo enriquecedor con el centro. La historia literaria puede postular este modelo que por un lado justiprecia toda suerte de manifestaciones literarias (empezando por redefinir lo que se entiende por literatura) sin angustiarse ni avergonzarse por su heterogeneidad, ni por su atraso; comprende que de lo que se trata es de aprovechar no excluir el riqusimo panorama narrativo nacional no en aras de conjugar una identidad hbrida (que justifique la dominacin) sino en pos de una identidad plural, muy diferente, que reconozca los lazos de comunicacin necesarios entre diversas manifestaciones de una literatura que ms que tomarse intelegible para uno de sus

PAGE 232

sectores productivos, se revele como una colaboracin recproca, aunque a veces indeseada, dentro de los linderos y las relaciones de poder. La Verticalidad como Diagrama y T[r]opos Una de las primeras inquietudes que este modelo se propuso abordar es el asunto de la configuracin simblica de la historia literaria en el Ecuador. Hasta aqu hemos pensado a esta disciplina estrictamente en trminos cronolgicos: como la sucesin dinstica morigerada por el nominalismo "generacional" (Gstelo); como un voluntarismo que requiere de originalidad (y que busca revivir su origen) a travs de las edades (Mera); como una resolucin histrica rezagada ante una modernidad inexorable (Plit) y, finalmente, como la marcha paralela de campos discretos pero relacionados: el socio econmico y el literario (Cueva). Si lo que hemos observado en todos estos intentos de aprehender el fenmeno literario dentro del devenir nacional es el tiempo literario conceptualizado de diversas maneras, nuestra pregunta es cul es el espacio de la literatura? entendido este como representacin simblica de un discurso en su relacin con otros Cmo se ve la historia literaria? A lo largo de este trabajo hemos buscado insistentemente imgenes de la representacin histrico-literaria, su equivalencia visual con otros registros (el expresionismo pintrico indigenista, la iconografa de los billetes, el romanticismo plstico de Mera) no slo para desplazar nuestros esfuerzos crticos hacia espacios menos familiares y por lo tanto potencialmente enriquecedores sino tambin para ilustrar (no en el sentido

PAGE 233

226 didctico sino hermenutico) un tiempo fuera de la escritura que es a la vez histrico y literario. En este punto quisiramos aclarar de qu manera "constniimos" lo literario puesto que nuestro inters no es establecer una democratizacin de la prctica cultural llamada literatura, No abanderamos solamente ni exclusivamente una intervencin en la "forma" literaria a tono con un cuestionamiento post-modemo, por ejemplo, de las narrativas maestras. El cuestionamiento de la dimensin utpica (caracterstica de la modernidad) de aquellos sistemas filosficos que buscan conceptualizar la totalidad de la experiencia humana por parte de una postmodemidad desencantada y fi-agmentaria es un proyecto bien distinto al que nos proponemos. A nuestro parecer el efecto de equiparacin de discursos suscitado por la crtica postestructuralista, aquella nivelacin de los campos discursivos que se suscita a nivel de "incredulidad" (Lyotard) y que a efectos de impugnar un autortaiismo disciplinario deconstruye por igual todo discurso privilegiado al disoiverio dentro de la textualidad es un cuestionamiento de la literatura fundamentalmente distinto a su interpelacin poltica como una fonna de violencia tnica, genrica y de clase (Beveriey y Zimmerman 1 77). El cuestionamiento postmodemo desmantela a lo literario como un discurso de valor igual o conmensurable con otros. El cuestionamiento que proponemos protesta contra aspectos especficos de opresin institucional. Si en este sentido hablamos de anti-literatura lo hacemos de la ltima manera sealada, no como confirmacin de la fiitilidad de las narrativas maestras puesto quede alguna manera estamos apostando sobre las premisas de la modernidad utpica y s en un movimiento crtico de la exclusin epistemolgica, como prueba del fi-acaso de la literatura y de la necesidad de repensar su

PAGE 234

227 fiincionamiento. Para decirlo de otra manera no creemos en la nivelacin del campo discursivo puesto que aquel nos parece un gesto cosmtico conservador que tras una rectificacin aparente, y formal, esconde o disimula un poder y una dominacin reales. Nos parece un estado de cosas anlogo al de las "transiciones democrticas" que experimentaron las sociedades latinoamericanas en las dcadas pasadas y donde se pas de un supuesto orden cvico represivo (las diversas dictaduras apoyadas o instauradas por la intervencin imperialista estadounidense) a otro orden, formalmente ms tolerante y hasta de matiz libertario (la democracia). Segn Petras y Morley este cambio poltico oculta 1) las continuidades de la poltica econmica y social iniciada en los regmenes militares e inclusive intensificada en los regmenes electorales que las siguieron y 2) la voluntad poltica de los E.E.U.U para promover los procesos de democratizacin que preservaran a un estado autoritario (este s que no habra sufrido alteraciones) defensor de los intereses imperiales(2). No queremos entonces participar de una democratizacin que preserve el autoritarismo de la institucin a la vez que efecta cambios epidrmicos de inclusin o expansin del canon forjado, como hemos observado, desde el seno mismo de la historia literaria. La verticalidad literaria refleja en prim.er lugar la jerarqua del poder institucional existente en toda historia literaria: el hecho de que la historia de la literatura refleja un discurso privilegiado (la literatura) y solvente al interior de una cultura dominante. La literatura en un corte sincrnico as conserva su visibilidad como discurso central en la constitucin nacional y no elude su responsibilidad en esa empresa.

PAGE 235

228 Otra manera de pensar la verticalidad literaria es a nivel de constitucin de mercado. La creacin de los modernos estados nacionales se ejecuta a partir de la emergencia de las condiciones de posibilidad de ese espacio; a saber, una lengua, un territorio, un ejrcito. Todo esto para configurar un mercado interno (de impresos en la terminologa de .Ajiderson) que posibilite la reproduccin tanto de las condiciones materiales de subsistencia como del modo de produccin dominante y de su ideologa correspondiente. La nacin se gesta en cierto sentido en el mercado. La verticalidad no es sino la nocin andina (marcada por una especificidad geogrfica que luego deviene cultural) de un mercado de discursos. Entre los discursos que circulan con mayor solvencia est el literario como forma escrita de indiscutible raigambre en el poder dominante. Que no se desprenda de estas reflexiones la afirmacin del rechazo categrico de la literatura ilustrada (para no llamarla "culta" por la distorsin polarizante que ejerce como influencia) como prctica culairal de indudable signo negativo. Por nuestra parte nos afiliamos plenamente dentro de una reivindicacin potencializadora de esta prctica que s es capaz de habilitar cuestionamientos productivos sobre la totalidad nacional pero a la vez queremos reconocer que aquella labor constructiva se genera desde un marco institucional y una praxis interpretativa en el caso de las historias de la literatura que desarticula en gran medida el proyecto crtico inherente en toda obra literaria y que lo realnea para cumplir con sus propias necesidades. El mercado discursivo del que hablamos estara poblado fiandamentalmente por mercancas de alta denominacin (discursos prestigiosos) y tambin por productos de valor relativo o menor (discursos complementarios, ancilares y menores). Dicho de otra manera y

PAGE 236

. ^ .... 229 para engarzar esta metfora econmica con nuestra propuesta anterior, el circulante social a nivel ideolgico, el discurso mismo devendra una suerte de dinero y la diversidad discursiva e interpretativa estara indefectiblemente atada a la circulacin textual (de artefactos que asumen las formas de discursos ms o menos dominantes). De esta manera se puede apreciar que ciertos discursos perifricos u ocultos deben transformarse, ingresar en un proceso cambiario al pasar de la oralidad al texto escrito para solo as poder circular dentro de un mercado simblico nacional. Esto explica en parte como la representacin adquiere una fiincin cambiaria o de traduccin irremediable y por qu el silenciamiento del otro no se puede romper sino por su "traduccin" a trminos aceptables para el mercado. El caso del testimonio es sintomtico de sto y de hecho toda la tradicin crtica que asume en Amrica Latina una progresin perfectible (mediante la alfabetizacin/'conscientizacin) en la representacin de la alteridad. Toda la preocupacin con el realismo y con la verosimilitud se ven as como esfuerzos de captacin del mercado (monoplicos) por parte de proyectos poltico/literarios interesados en imponer los trminos de cambio, las posibilidades de verosimilitud en el arte de la nacin. Y se puede pensar as, desde la preocupacin latinoamericana por el realismo en un empate con ciclos internacionales de verosimilitud sucedidos por peridicas devaluaciones que a su vez ceden ante nuevos modelos o figuras. La historia literaria tradicional concede (de plano) la ubicacin estratgica de tierras, el suelo ms productivo, a aquella corriente o proyecto literario que juzga de mayor solvencia para explicar la totalidad del fenmeno histrico y literario del Ecuador. En el caso de Mera, el romanticismo, en el de Plit, a un hbrido romntico neo-clsico, en el de

PAGE 237

230 Barrera se rehuye expresamente el espacio del privilegio para (por acumulacin) postular todo el peso de la literatura blanco-mestiza como comprobacin y defensa de la existencia histrica del pas. En el caso de Cueva, el realismo social ocupa ese sitial privilegiado. Cada una de esas historias (salvo la de Barrera, prudente en su labor acaparadora), presenta la bancarrota de sus predecesores: Mera de la literatura quichua y de la Colonia, Plit de la Colonia y (salvo Ohnedo), de la Repblica hasta finales del XIX. Cueva, del romanticismo, el costumbrismo y el modemismo que preceden al realismo. La circulacin de discursos y formas "menores" ocurre, a pesar de estas confirmaciones, todo a lo largo de la historia nacional. Los "billetes" de baja circulacin continan circulando en otros niveles, se integran con gran facilidad en otros pisos de verosimilitud e inclusive llegan a reocupar una posicin dominante. La literatura ecuatoriana ilustrada escrita hasta principios de siglo se podra ver as como un intercambio donde predomina la solvencia de formas metropolitanas que subordinan los registros "populares" en circulacin "hacia abajo". La literatura de los treinta se puede ver que circula mayoritariamente en una direccin inversa, "hacia arriba" de registros y residuos nacionales que poco a poco adquieren mayor vigencia. La modernidad literaria que aparece en el Ecuador segn Miguel Donoso Pareja y Maria del Carmen Fernndez hacia fines de los aos 20 integra un mercado disperso a la vez que reformula la identidad cultural como mestiza. Se instaura un nuevo tipo de solvencia y se desbanca un tipo de produccin literaria. Porque, por otro lado, lo ftindamental de la verticalidad es la diversidad productiva de insumos a varios niveles que permiten la subsistencia. No se trata de "tendencias", estas coexisten al interior de un mismo piso de verosimilitud literario (y rotan) sino de formas discursivas de otro signo. La oralidad, lo icnico, lo musical

PAGE 238

constituyen registros diversos que se integran (y se perciben) de manera desigual al interior de una comunidad interpretativa. As podemos ver, por ejemplo, cmo la poesa modernista/simbolista de principios de siglo y de raigambre aiistocrtico se aloja en la msica popular criolla y llega a reocupar un sito estelar a nivel de artefacto cultural cuarenta aos despus de su aparicin y treinta despus de su descalificacin como anacronismo nostlgico. La diversidad se liquida as a nivel de dominacin o de "control" del piso de verosimilitud primario puesto que acordamos con Bedoya cuando dice que en el espacio cultural andino, debido a que constituye una "totalidad contradictoria" se da la dominacin de diversos grados pero no la hegemona cultural absoluta (94). En fin, la verticalidad no se da en un mercado libre, ocurre dentro de un mercado regulador y protector del privilegio y restringe el intercambio a la forma escrita. Todo intento de integrar el mercado literario del Ecuador, estar supeditado a los esfuerzos por redefnir el espacio de la literatura en fimcin de la pluralidad de prcticas discursivas literaturizables Baker anota que "un indicio clave del surgimiento de la nueva formacin discursiva es la inestabilidad semntica de la palabra literatura durante esta poca (fmes del siglo XVI)"(12). Si la fluctuacin del significado es signo de aparicin de nuevas formaciones entonces la poca actual est a punto de asistir sino a un nuevo discurso por lo menos a un cambio significativo en su presentacin. "Literatura" en la actualidad es un trmino de gran inestabilidad conceptual. Por un lado recibe el acoso inmisericorde del mismo entorno acadmico que lo cobija (a partir por ejemplo del postestructuralismo), pero que persiste en

PAGE 239

retener significados caducos pero an eficientes a nivel de defensa disciplinaria. Por otro lado ha surgido en la actualidad una definicin globalizante desde los saberes tcnicos que agrupan todo aquello susceptible de verificacin emprica como "literatura". Esta direccin empuja hacia una polarizacin tradicionalista de la literatura como el "otro" de la tecnologa pero tambin corre el riesgo de absorber la literatura como un saber tcnico ms que escarba hondo en su especializacin para justificarse. La inestabilidad del trmino apunta a la existencia de fiaerzas sociales y econmicas, culturales y polticas que operan de diversas formas en coadyuvar el deterioro o impulsar un proceso de redefinicin del campo. El mercado editorial refleja esta tendencia de recolonizar la literatura expandiendo su consumo hacia nuevos mercados y adaptndola para que asuma nuevos procesos tecnolgicos. La verticalidad es una respuesta a esta redefinicin, constituye nuestro aporte al llamado legtimo de Baker: "Es obligacin de los historiadores de la literatura dar un golpe de negatividad que ponga al descubierto la taxonoma de aquello que llamamos literatura y de los cnones nacionales" (12). Para terminar solamente nuestras ltimas impresiones de lo que debe hacer este proyecto para alcanzar fruicin. Primero el establecimiento de una periodizacin a partir de un marco histrico social que distinga, desde el presente, en cuenta regresiva, las modalidades mercantiles de intercambio al interior del sistema econmico y al interior de stas, secuencias detectadas en base a criterios "literarios" tradicionales y plurales. As, la informalidad urbana que caracteriza el estado actual del intercambio comercial al interior del pas sera una categora a explorar (dentro de la lgica mayor del capitalismo perifrico y tardo), dentro de sta el deterioro de gneros como la poesa lrica, el surgimiento de

PAGE 240

testimonios y compilaciones de literaturas vernculas indias, la reconfiguracin crtica del pasado literario, etc. Pero este proyecto est an por escribirse, solo hemos sealado sendas probables y caminos para un recorrer colectivo. NOTAS Ver al respecto el excelente ensayo de Tinajero, "Aquiles y la Tortuga: contribucin al estudio de nuestra historia cultural", en Aproximacio nes y Distancias. Quito: Planeta, 1986.

PAGE 241

CONCLUSIONES Existen dos aspectos primordiales que nos parece que resumen y caracterizan el presente estudio. El primero es el uso extendido y diverso que a lo largo de este trabajo se ha venido dando al trmino, de origen marxista, de acumulacin originara. Nos parece que el esclarecimiento de los diversos usos por los que pasa este concepto puede rendir frutos para la comprensin del mismo. El segundo aspecto que amerita detenimiento y reflexin; y que de algma manera constituye, junto con el primero, una suerte de corriente subterrnea que atraviesa el grueso de este texto es el concepto de clase. La acumulacin originaria es un trmino acuado por el mismo Marx al final del primer tomo del Capital y bsicamente se refiere a un proceso de transicin en donde un modo de produccin, el feudal, pasa a otro, el capitalista. Lo que caracteriza a este momento histrico es el ejercicio deliberado y expreso de la violencia institucional, de la brutalidad humana, en sus formas ms directas, por coaccin, esclavismo, tributo, hasta llegar, inclusive, al genocidio. La acumulacin originaria, como su mismo nombre lo indica est diseada para extraer una riqueza primigenia de una situacin de explotacin directa que posteriormente ser empleada en procesos productivos propiamente capitalistas. Sus objetivos inmediatos son la creacin de un exceso de mano de obra disponible para ser utilizada como asalariado (para reducir los costos de produccin del salario) y la destruccin de modos de produccin precapitalistas puesto que estos interfieren en la creacin/aparicin 234

PAGE 242

235 de una fuerza de trabajo "libre". Este proceso posibilita la aparicin del capitalismo como sistema internacional y su momento gentico est constituido por la extraccin de la riqueza minera americana y su circulacin hacia los centros metropolitanos de Europa. Toda la Colonia, en ese sentido, constituye un largo proceso de acumulacin originaria cuyo sentido ltimo es la preparacin de las condiciones de posibilidad de un capitalismo que luego devendr dominante. La participacin del Ecuador en cuanto Colonia en este proceso de extraccin fue distinta a la que ocurri por ejemplo en Per, Bolivia o Mxico, naciones que por su composicin tnica se asemejan superficialmente al Ecuador. La Real Audiencia de Quito, como provincia de la Nueva Granada o del Virreinato del Per, sirvi de proveedora de bienes de consumo durante la poca colonial, su principal "exportacin" para las diversas regiones del subcontinente consista en productos artesanales y sobremanera de textiles. El sistema hacendatario se instaur como forma de produccin de comestibles y regulador (junto con la iglesia) de las relaciones de servidumbre. Al terminar la Colonia, las incipientes repblicas reorganizaron sus econorm'as en tomo a las antiguas formas productivas y no hubo sino n cambio del orden poltico mientras las estructuras productivas permanecan intactas. Surge el problema sin embargo, de que, para que las nuevas naciones puedan integrarse plenamente al sistema econmico internacional deban ejercer una segunda acumulacin originaria, o si se quiere y para evitar la incomodidad que producen los lugares comunes, una acumulacin secundaria o una segunda etapa de la acumulacin originaria. Ntese aqu que este proceso deba cumplir

PAGE 243

236 con su acometido de la misma manera descamada en que lo hizo en la Colonia, por eso, los traductores al ingls de Marx, en feliz coyuntura, traducen el concepto como acumulacin primaria y ms como acumulacin primitiva (Beverley 66). En todo caso, despus de la pacificacin necesaria que ocup la mayor parte del siglo XIX en luchas intestinas, primero, por el simple militarismo y despus por la contienda mucho ms clara entre conservadores y liberales, las clases dirigentes tuvieron que ejercer su poder en aras de extraer la riqueza necesaria para asentar las bases de un posterior desarrollo compatible con el de los pases metropolitanos. Como dice acertadamente Femando Tinajero, el Ecuador no ingresa plenamente al siglo veinte sino en su segunda dcada, 1922 para ser precisos, fecha de represin sangrienta de una marcha obrera, fecha tambin de represin de levantamientos indios diversos en la Sierra ecuatoriana (54). dice Marx que "Slo la destmccin de la economa domstica rural puede dar al mercado intemo de un pas la extensin y consistencia necesarias al modo de produccin capitalista". El conflicto social que resulta del incremento de poblacin desalojada y desocupada es un problema que se resuelve, en el capitalismo temprano del Ecuador, con el bautizo de sangre de 1922 y que aparece en la novela de Gil Gilbert Las emees sobre el agua .Los aos treinta son precisamente los aos significativos de este proceso de conversin de la economa domstica rural que participaba de formas precapitalistas hacia su disolucin en unidades desagregadas que se vean forzadas a acudir al mercado (Guayaquil) para poder reproducir su tuerza de trabajo. En este sentido, la literatura del realismo social es la literatura de la acumulacin originaria, de la disolucin de formas de vida y de sociabilidad, de la violencia resultante de procesos anmicos de desorientacin social y de desamparo comunitario. De extincin de

PAGE 244

237 grupos humanos y de culturas agrcolas. Tal vez el caso ms claro sea el del libro emblemtico del movimiento terrgena: Los que se van desde su mismo ttulo se describe la in^aicin de sus autores de que toda una cosmo visin y una manera de trabajar y de vivir se extingua. La violencia extrema de estos relatos no es sino un sntoma de la misma violencia ejercida en contra de un mundo rural precapitalista. Dice Adoum a propsito de este libro: "En los 24 cuentos del volumen — ocho de cada autor — hay siete asesinatos a machetazos, uno cometido por un negro contra un polica rural al que desencaja a puro pulso las mandbulas, un suicidio arrojndose al agua para ser devorado por un tiburn, alguien que se arranca los ojos con un cuchillo, alguien que se castra y tres muertes por accidente. En once cuentos la violacin, la venganza por celos, o por deseo voraz son elementos determinantes de la accin" (39). Huasipun g o es otro caso, ejemplar en cuanto la violencia que se ejerce en contra de los indios esta vez est signada por la presencia de una compaa petrolera estadounidense, a su vez evidencia de un nuevo ciclo acumulativo. Un segimdo sentido en que se emplea este trmino est en el uso que le da Agustn Cueva cuando habla de la necesidad de la literatura nacional de ejercer una acumulacin originaria de materiales y smbolos necesaria para su proyeccin posterior, nacional e incluso internacional: "Que se me perdone las prosaicas metforas econmicas, pero haba que realizar una 'acumulacin originaria' de materiales culturales autctonos y crear un 'mercado interior' de smbolos propios, lingsticos entre otros, nica m^anera de sentar las bases de una verdadera cultura nacional" (171).

PAGE 245

238 Cueva parte de la premisa de que existe un vaco de materiales literaturizables referidos a lo popular, que lo nico a disposicin de los escritores de los treinta era el legado rancio y apelillado de las letras nacionales tal como las practicaba la oligarqua. Cueva sostiene de esta manera que la acumulacin simblica se ejerce por medio de la apropiacin del habla popular y de la insercin de tipos humanos hasta entonces ausentes de las letras nacionales. Esta acumulacin era una tarea necesaria concluye Cueva e imprescindible para la creacin de un proyecto nacional popular para la cultura patria. Por nuestra parte coincidimos en la existencia de una etapa de acumulacin simblica para la constitucin de una subjetividad nacional pero rechazamos el terreno de la literatura, por su reducida circulacin ante todo, y ms bien proponemos que el lugar donde efectivamente se logr aquella acumulacin, justamente en la poca donde la mayora de la poblacin ecuatoriana empezaba a ingresar al interior de una economa de mercado, fue al interior del rgimen monetario. La amplia difusin de instrumentos crediticios incorpor a la poblacin al seno simbUco de la nacin y desde ah, mediante un lenguaje simplificado de virtudes cvicas y moralejas histricas, logr poner en circulacin permanente una visin hegemnica. El rechazo a este nuevo orden era ya problemtico y peligroso en los aos treinta, como en el cuento de Aguilera Malta "El cholo que odi la plata" en donde el protagonista identifica el derrumbamiento del antiguo orden simblico con la introduccin del circulante y ejerce un acto desesperado y anrquico contra la supremaca del dinero. Es el momento tambin del inicio de la "larga lucha del kakaram contra el sucre" para la comunidad shuar en el Oriente ecuatoriano, el enfrentamiento permanente entre sistemas antagnicos de atribucin de valor, la violencia en la una sociedad (la shuar), el dinero en

PAGE 246

239 otra (la blanca-mestiza). En las comunidades andinas la persistencia de formas precapitalistas de intercambio como la minga, el chugchi y hasta de sistemas de solidaridad comunitaria como el padrinazgo, tambin inician una historia de resistencias; historia que ha marcado con el signo de la derrota el acariciado proyecto criollo de asimilacin y genocidio. Finalmente existe un sentido ms en que se emplea a la acumulacin originaria, como acumulacin originaria crtica, ejercida desde la historia literaria, desde Mera hasta Cueva, en un proceso en que se arrasa con la competencia interpretativa, a nivel histrico y a golpes de periodizacin, para instaurar un desarrollo posterior homogneo para las letras patrias. Cada historiador literario, como crtico (con la excepcin de Barrera que como ya vimos constituye un caso especial de acumulacin originaria, la suya ms bien consiste en una labor de acumulacin filolgica, tal vez mejor identificada como acaparamiento o paranoia bibliofila), cuidadosamente, desde la periodizacin misma, acaba sistemticamente con versiones indeseables de literatura y erige su propia Arcadia literaria. Nuevamente es un movimiento congregador y hasta urbanstico (con la excepcin del padre Plit instalado l s firmemente en la buclica calma de la Cuenca de Crespo Toral) puesto que se describen ciudades y comunidades literarias orgnicas al proyecto nacionador. Mera se afinca en la ciudad del ituro, la utopa venidera de ciudad de Dios y de la modernidad en el Ecuador convulsionado de la tercera parte del siglo XIX; Barrera se ubica en el centro de una repblica de letras, de un Ecuador literario que presenta de por s amplias razones para resistir su disolucin o la de la hegemona en plena reestructuracin que su proyecto ejemplifica. Cueva habita la urbe an semirural pero en plena transformacin del Ecuador

PAGE 247

240 de los aos treinta, hacia un fermento social potencialmente revolucionario pero descarrilado por el populismo en la revolucin "gloriosa" de 1944. La acumulacin originaria crtica de Cueva consiste en descalificar toda la literatura previa a los aos treinta como insuficiente y antipopular tanto como la pinge pero real existencia de una vanguardia descalificada por la crtica como secundaria e inconsecuente. La violentacin que ejerce Cueva sobre la historia literaria ecuatoriana, homogenizando una de sus etapas, privilegiando otra como paradigmtica, es la misma operacin crtica que efectan (nuevamente con la excepcin de Barrera) todos los historiadores literarios. Ahora habra que dejar sentado tambin que la acumulacin crtica lo es en dos sentidos. El primero y ms obvio es que es una operacin que discrimina necesariamente entre productos, inclusive Barrera entra en esta colada al excluir las "literaturas" orales y las expresiones paraliterarias, pero el segundo es que la historia literaria propia, de la cual en el Ecuador no existiria ms que dos ejemplos, el de Mera y el de Barrera, ocurre en pocas de crisis heg innico. Mera y Barrera escriben sus historias con una cierta urgencia, sus escritos buscan encarrilar el coche descaminado de la cultura y del orden cvico, en pocas distintas pero similares ambos escriben a favor de retener la integridad hegemnica de un proyecto nacional. Mera escribe en pocas de turbulencia civil aguda y busca aportar con mecanismos prescriptivos slidos, para la consolidacin y el desarrollo de un discurso de cua nacionalista y de retencin del privilegio de los sectores conservadores que l representa. En tiempo de Mera, la disolucin nacional era un hecho de todos los das y el autor de Cumand de igual manera que su dolo y coideario Garca Moreno, buscaba detener las aguas aluviales de la damnificacin nacional a punta de autoritarismo y

PAGE 248

241 legislacin. No es gratuito que en esta poca se funde en el Ecuador, el captulo nacional de la Academia de la lengua. El caso de Barrera es similar en cuanto habita un tiempo, posterior a 1941, que tambin amenaza con desnacionalizarse. Barrera, a su vez aporta con una maniobra curiosa, de inclusividad absoluta e indiscriminatoria, para demostrar, sin lugar a dudas, a fuerza de indagacin, sistematicidad y bibliofilia, la existencia real de la nacin. Todo esto nos trae al segundo gran eje temtico de este estudio, la preocupacin y polisemia tambin de clase. Todos los esfiierzos de historia literaria pasan por ese camino y tal vez su potencialidad explicativo se rev(b)ele al mencionar el simple hecho de que la clase clasifica al clasificador, o como lo ha dicho Richard Terdhnan, "la clase que tomamos no slo determina el acceso a determinada clase sino que en las clases aprendemos a clasificar" (citado en Fish 309). De este enmaraado trabalenguas deducimos dos consecuencias. La primera es que la "violencia simblica" de la clase se ejerce desde la institucionalidad de la literatura. Las liistorias literarias son una manifestacin del grado (o del deseo) de institucional! zacin que ha logrado la formacin discursiva denominada literatura: son, entre otras cosas, ejercicios propagandsticos sobre la legitimidad de un discurso, de su propiedad (en ambos sentidos de la palabra) para !a transmisin de valores. La historicidad que la literatura adquiere mediante la escritura de historias literarias le capacita para servir de interlocutor vlido en procesos de articulacin de una hegemona. Como consumidores de ese discurso doblemente privilegiado, como objeto esttico y como objeto histrico, nuestra impugnacin o respaldo de ciertas interpretaciones queda

PAGE 249

supeditado ya no slo a la existencia de un lector especializado (el crtico), sino a ¡as aseveraciones mucho ms formalizadas provenientes de la escritura de la historia. En segundo lugar, la clasificacin parecera ser una operacin que se remite a la exclusin tanto como a la retencin del privilegio pcira ciertos textos; pero en realidad hace mucho ms que eso. Su tarea fimdamental es la construccin de "clsicos", categora porosa donde parece darse un colapso de la polisemia o una jerarquizacin de la misma. Los clsicos consisten de una serie de textos, figuras o funciones cuyo objetivo primordial es introducir determinado constructo cultural al interior de una arquitectura de la recepcin transhistrica. Un mausoleo de excelencias y excepcionalismos donde se neutraliza o se suspende, como en los billetes, la relacin poltica, constructivista de un lector y un artefacto cultural privilegiado. Trasladando esta discusin al campo de la verticalidad podramos decir que cada acumulacin originaria corresponde a la reformulacin de un modelo distinto de identidad cultural. La acumulacin ejercida desde la Conquista y extendida a lo largo de la Colonia inicia un determinado tipo de relaciones discursivas, reorganiza el mercado interno comunitario o pre-nacional, recoge materiales culturales dctiles para el sostenimiento institucional y ios pone en circulacin de forma "clsica", es decir, sujeta a una tradicin, emitido desde una lealtad de clase y marcada por una lectura dominante. De esta manera se ejerce, como dice Murra, el control de la mayor cantidad de pisos (ecolgicos, simblicos decimos nosotros) y se asegura la dominacin. La clasificacin y la factura de un pati-n clsico aseguran de esta manera la conducta de la discursividad posible como dira Foucauit tanto como lo que se entiende por literatura. La primera (y hasta este punto la nica

PAGE 250

243 Historia Literaria propiamente dicha escrita en el Ecuador es la de Isaac J. Barrera; la clasificacin laxa (pero ciertamente presente, temperada diramos) ejercida desde su interior seala un cambio de orientacin (y de propiedad de los medios de produccin cultural en el Ecuador) en la circulacin de discursos. Donde desde la Colonia hasta principios de siglo, el modelo de identidad exclusivo haba tenido amplia aceptacin y acogida y esto a su vez haba activado ei clasicismo dominante' ; la revisin necesaria de esos materiales a partir de la crisis hegemnica del 41 pone en circulacin una identidad hbrida, hurfana de fuerza modlica y que, por lo tanto (restringido su marco referencial al entomo exclusivamente nacional) se ve obligada a procesar su propia literatura en busca de nuevos clsicos y de nuevas formas de clasificacin. La Historia de la literatura ecuatoriana de Barrera es el resultado de ese proceso de reestructuracin tentativa que slo alcanzar fiTiicin con la institucionalizacin literaria llevada a cabo a partir de la labor de Benjamn Carrin y de la CCE. El cambio de paradigma de identidad reestructura la circulacin discursiva, el mercado interno simblico se reescribe y se reinicializa el campo de la discursividad posible. Lo que quiere decir que la identidad nacional no es una entelequia inofensiva sino que su invocacin habilita procesos de acumulacin (de violencia real tanto como textual) y esquemas taxonmicos para percibir la realidad. Tenemos que pensar ia nacin de alguna manera pero eso no quiere decir que tenemos que pensar ia nacin de una.nianera. Es posible que la multiplicidad logre disipar el poder extiemo de imgenes onipersonales tanto como um'vocas aunque no es la simple multiplicacin de identidades aquello que nos interesa sino la conciencia de la multiplicidad del uno, de la pluralidad de la nacin.

PAGE 251

./ : ; • 244 Unas someras acotaciones sobre el tono fundamental de la historia literaria en el Ecuador apunta ai hecho de que sta tiene ms en comn con la tradicin crtica de la antigedad que con la interpretacin textual en boga en el entomo institucional presente. Jane Tompkins afirma que las semejanzas entre la mayora de las escuelas crticas actuales son de mayor relieve que sus diferencias. La premisa central de la casi totalidad de estas tendencias— segn Tompkins — yace en la definicin de la fimcin central de la crtica: la localizacin y explicacin del "significado" de un texto. Para Tompkins esta actitud contrasta sustantivamente con aquella de la antigedad en donde el significado era secundario y hasta irrelevante. Para la tradicin retrica el efecto producido por lui texto y por el lenguaje mismo es aquello que amerita su estudio puesto que ste se da como manera de acceder y reproducir el poder. Esta visin instrumental de la lengua, "the concept of language as a forc acting upon the world, rather han as a series of signs to be deciphered" (203) predomina en la historia literaria ecuatoriana en donde — de igual manera que en la antigedad clsica, el lector es concebido como ciudadano del Estado, el autor como forjador de la moralidad cvica y el crtico como el guardin del inters pblico. "Literature, its producers and consumers are all seen in relation lo the needs of the polity as a whole" (204) El caso de Platn es sintomtico de esta actitud de cautela sobre los efectos subversivos de im arte peligroso para la sociedad. Este es precisamente el sentido en que .Tuan Len Mera concibe su "plan americanista" para la literatura y su rol incipiente como historiador literario: la funcin de la literatura es as la de canalizar las fuerzas creativas para que estn provean las formas necesarias para el establecimiento de una cultura nacional. El caso de Barrera es similar en

PAGE 252

cuanto esgrime la totalidad literaria ecuatoriana. En contra del desvanecimiento histrico, la literatura sigue siendo una fuerza que intercede en asuntos polticos. Para Cueva el asunto reviste igual importancia, la literatura ejerce un efecto nacionador incontestable pero Cueva reivindica otra nacin, otra comunidad imaginada que aquella conjurada por sus predecesores. La crtica que se ejerce desde la historia literaria es as de diferente cariz que ia crtica filolgica o textual que se practica a nivel de ocupacin formal y de ejercicio didctico. En el Ecuador, las historias de la literatura aparecen en pocas de crisis hegemnico y reconocen la complicidad evidente entre discurso literario y redaccin nacional. Su proyecto por lo tanto consiste no tanto (o no slo) en asentar las bases "objetivas" para el desarrollo de un arte vital sino ms bien en constatar (y crear) los vnculos que adhieren a la prctica de la literatura con la formacin de pblicos. La literatura (pero ms la historia literaria) deviene entonces una crtica en donde lo fundamental — de igual manera que en la antigedad — no es el significado de determinada obra (esto es secundario y responde al gesto de inclusividad de Barrera) lo que interesa es el comportamiento de la audiencia al entrar en contacto con libros e historias. En esta coincidencia est implcita la idea de que en el dominio del lenguaje (en las formas adecuadas) yace el potencial para el dominio del Estado y que la apropiacin de la escritura determina en cierto sentido la apropiacin de los medios de acceso al poder. Ahora el rechazo del predominio del anlisis textual de cierta manera sustrae a la historia literaria de la historicidad para insertarla en la historia narrativa de su predileccin, mas en su concepcin instrumental de la literatura, abre el camino hacia un reconocimiento de su voluntad ideolgica (hacia la visibilidad) y su capacidad de restructuracin de lo literario.

PAGE 253

Este temor al potencial agitador de la palabra (ya sin la elaboracin formal propia de la literatura) se observa con frecuencia en el Ecuador en pocas de crisis institucionales. El ltimo levantamiento ciudadano en contra del depuesto Abdal Bucaram es un indicio claro en donde la prensa nacional abandon del todo el anlisis textual del discurso populista para luchar contra este con las mismas descamadas armas retricas y la misma invectiva naonalvina que ahuyenta al formalismo como acercamiento a la realidad de la palabra. Luego de esta larga digresin y retomando lo enjundioso de nuestro proyecto quisiramos terminar abogando a favor de un historicismo pertinente. No pretendamos rehacer el contexto de aparicin y diseminacin de historias e identidades para, mediante esa cuidadosa reconstruccin, volver a tener acceso a un significacin primigenia o absoluta, insertemos aquellas ficciones al interior de nuestros propios proyectos para darles densidad, validez, veracidad, poder de convencimiento; porque el nico modo en que la restitucin de la historicidad a los hechos puede tener importancia es tornando adecuados los contenidos del pasado para alcanzar la justicia en el presente. De otra manera: la discusin literaria sobre la significacin histrica de determinada obra es a la vez una discusin poltica sobre la posibilidad y la direccin del cambio social en el presente. NOTAS Un clasicismo que era adems ornamental puesto que la funcin edificante y de regulacin social de la literatura, en la Colonia le corresponda, con propiedad, a la Iglesia. A partir del deprestigio de esa institucin por varios medios y en el Ecuador, desde la laicizacin impulsada desde la revolucin liberal, la literatura ser percibida como espacio estratgico de difusin de ideologas.

PAGE 254

BIBLIOGRAPHY Abbot, LawTence. "Comic Art: Characteristics and Potentialities of a Narrative Mdium" in Journal of Popular Culture Spring 1986, No 4 p 155-177. ABYA-YALA. Del indigenismo a ]a.s organizaciones indgena.s Quito: ABYA-YALA, 1985. Acha, Juan y Osorio, Nelson. Crtica y ciencia social en Amrica Latina Caracas: U.S.B., 1984. Adoimi, Jorge Enrique. La gran literatura ecuatoriana del 30. Quito: El Conejo, 1984. — Los cuadernos de la tierra Quito: CCE, 1952. — editor. Obras completas de Pab lo Palacio Quito: CCE, 1964 Aguilera Malta, Demetrio, Enrique Gil Gilbert y Joaqun Gallegos Lara. Los que se va n: cuentos del cholo I del montuvio .Guayaquil: Publicaciones Educativas Ariel, 1 972. Agoglia, Rodolfo. Pensamiento romntico ecuatoriano. Quito: Banco Central del Ecuador, 1980. Alegra, Femando, editor. Literatura y praxis en Am.rica Latina Caracas: Monte Avila Editores, 1974. — Breve historia de la novela hispanoamericana Mxico: Ediciones de Andrea, 1966. Alemn, Hugo. Presencia del Pasado. Ouito: Corporacin Editora Nacional 1995. Althusser, Louis. "Ideologa y Aparatos ideolgicos del Estado" en Escritos Traduccin. A. Roies. Barcelona: Ed. Laia, 1974. .\nderle, Adam. "Conciencia Nacional y continentalismo en la Amrica Latina", Casa de las .Amricas s/f. Anderson, Benedict. Imagined Communities: Reflections on the Qrigin and Spread of Nationalism London: Verso, 1983. 247

PAGE 255

Anderson Imbert, Enrique. Historia de la jiteratnr^ :! hispanoamericana Mxico: F.C.E., 1954. Aravena Jorge. Geografa human a de Benjam n Carrin Quito: Litocromo, 1980. Ayala Mora, Enrique. '"Identidad Nacional" en Lxico poltico ecuatoriano Quito: Instituto Latinoamericano de Investigaciones Sociales (ILDS), 1994 p 21 1-213. Baker, Edward. "Introduccin: La problemtica de la historia literaria" en Texto y Sociedad: Prob lemas de Historia Lite raria Amsterdam: Rodopi, 1990 p 12-18. Barrera, Isaac J. Ensayo de interpretacin histrica. Quito: CCE,19.59. --. Lecturas para los grados superio res de la escuela p rimari a v para los colegios de instruccin secundaria de la Repblica del Ecuador Quito: Imprenta y encuademacin nacionales, 1927. — Ensayo de interpretacin histrica Quito: CCE, 1959. — • Historia de la literatura ecuatorian a. Quito: Editorial ecuatoriana, 1944. — Historiografa del Ecuador. Mxico D.F.: — 1956. Barriga Lpez f. y Barriga lpez L. Diccionario de la l i teratura ecuatoriana Guayaquil: CCE, 1980. Barthes, Roland. Ima ge. Music. Text. Trans. Stephen Heatli. New York: Hill, 1977. Benalczar, Csar Augusto. El proceso alfabetizador en el Ecuador 1944-1989 Quito: PESO, 1989. Benjamn, Walter. "Theses on the Philosophy of Histor>'". In Illumination s. Edited by Hannah Arendt. Translated by Harry Zohn. New York: Schocken, 1969. Berger, John. The Success and Failure of Picasso New York: Viking Press, 1973. — • Ways of Seeing London: BBC and Penguin, 1972. Beverley, John. D el Lazarillo al Sandinismo: estudios sobre !a func in ideolgica de la literatura espaola e hispanoamericana .Minneapolis: The Prisma Institute, 1987. — "Humanism, Colonialism and the Formation of the Ideology of the Literary: On Garcilaso's Sonnet 23, 'En tanto que de rosa y azucena' in New Hi.spanisms: Literature. Culture. Theorv Ottawa: Dovehouse Editions, 1994.

PAGE 256

249 Beverley, John and Zimnierman, Marc. Literature and Politics in the Central American Revolutions Austin: University of Texas Press, 1990. Bhabha, Homi, editor. Nation and Narra tionLondon: Routledge, 1990. Bonfil Batalla, Guillermo. Utopa y revolucin: el pensamiento poltico contemp orneo de los indios en Amrica Latina Mxico: Editorial Nueva Imagen, I98I. Bonilla, Adrin. En busca del pueblo perdido: Diferenciacin y discurso de la izquierda marxista en los sesenta Quito: Abya-Yala-FLACSO, 1991. Bustamante, Teodoro. Larga lucha del kakaram contra el sucre Quito: Abyayala, 1988. Callan, Antonio and David F. Ruccio. Postmodem Materialism and the Future of Marxist Theory: Essays in the Althusserian Tradition Hanover: Wesleyan University Press, 1996 Camoy, Martin. The State and Politcal Theory. Princeton, New Jersey: Princeon UP, 1984. Carrasco, Adrin, editor. Literatura y cultura nacional en el Ecuador: los proyectos ideolgicos y la realidad social 1895-1944. Quito: CCE, 1985. Carrin, Benjamn. El nuevo relato ecuatoriano Quito: CCE, 1950. — Trece aos de cultura nacional. Quito: CCE, 1957. — El cuento de la Patria Quito: CCE, 1973. Castillo de Berchenko, Adriana. Alfredo Gangotena. pote quatorien (1904-1944) ou L'Ecriture Partage Perpignan: Presses Universitaires de Perpignan, 1992. Chambers, lain & Lidia Curts editors. The Post Colonial Cuestin: Common Skies. Divided Horzons .New York: Routledge, 1996. Chanady, Amaryll. Latn American Identity and Constructions of Difference Minneapolis: University of Minessota Press, 1994. Chaplik, Dorothy. Latn American Art: An Introduction to Works of the 20th Century North Carolina: McFarland & Co: 1989. Clifford James and George E. Marcus, eds. Writing Culture: The Poetics and Politics of Ethnography Berkeley: U of California P, 1986.

PAGE 257

250 CONAIE. T.as nacionalidades indgenas del Hcuadnr-Nnestrn proceso organizativ o. Quito: Ed. TINCUI-CONAIE, 1989. Cornejo, Diego, editor. Los indios v el Estado -P^is Quito: Abya-yala, 1994. Cornejo Polar, Antonio. "La literatura latinoamericana y sus literaturas regionales y nacionales como totalidades contradictorias" en Hacia una historia de la liieratnr^ latinoamericana Mxico D.F.:E1 Colegio de Mxico, 1987. — "El indigenismo y las literaturas heterogneas: su doble estatuto socio-cultural" en Revista de Crtica Literaria Latinoamericana Nos 7-8, Lima. Cueva, Agustn. Literatura y conciencia histrica en Amrica Latina Quito: Edit Planeta, 1993. — Lecturas y Rupturas: diez ensayos sociolgicos so br e la literatura del Ecuador Quito: Ed. Planeta, 1986. — El proceso de dominacin poltica en el Ecuador Quito: Planeta, 1988. — El desarroUlo del capitalismo en Amrica Latina Mxico: S XXI, 1977. — Amrica Latina en la frontera de los a o s 90 Quito: Planeta, 1989. De Arancibia, Blanca. "Identity and Narrative Fiction in Argentina: The Novis of Abel Posse" in Latin American Identity and Constructions of Difference Arnaryll Chanady,editor. Mirmeapolis: University of Minnesota Press, 1994. De Saussure, Ferdinand. Curso de lingstica general Traduccin de Amado Alonso. Madrid: Alianza Editorial, 1983. DeVelasco, Juan. Historia del Reino de Quito en la Amrica Meridional. Caracas: Ayacucho, 1981 Deler, Jean-Paul. "Transformaciones regionales y organizacin del espacio nacional ecuatoriano entre 1830-1930" en Historia y Regin en el Ecuador Juan Maiguashca editor. Quito: FLACSO-Corporacin Editora Nacional, 1994. Deleuze, Giles y Guattari, Flix. Kafka: por una literatura menor. Versin de Jorge Aguilar Mora. Mxico, Ediciones Era, 1978. Derrida, Jacques. Specters of Marx: The State of the Debt. The Work of Mouming and the New International. New York: Routledge, 1994

PAGE 258

251 Donoso Pareja, Jos. Los grandes de la dcada del 30 Quito: El Conejo, 1985. Dorfman, Ariel. Some Write to the Future: Essays on Contemporarv Latin American Fiction Durham; Duke University Press, 1995. Eagleton, Terry. Marxism and Literarv' Criticism Berkeley: University of California Press, 1976. —. The Function of Criticism. From the Spectator to Post-Structuralism. London: Verso, 1984. Ekestrom, Peter J. "Colonist Strategies of Verticality in an Eastem Valley" in Cultural Transformations and Ethnicity in Modem Ecuador edited by Norman Whitten, Jr. Chicago: University of Illinois Press, 1981. Espinosa, Simn. "Prlogo" a Historia Numismtica del Ecuador Quito: Grficas San Pablo, 1978. Espinosa Plit, Aurelio. Trozos selectos de Autores Ecuatorianos Quito: Imprenta Don Bosco, 1960. Fann, Frantz. The Wretched of the Earth Translated by Constance Farrington. New York: Grove Press, 1963. Fernndez, Mara del Carm.en. El realismo abierto de Pablo Palacio. Quito: Librimundi, 1991. Fernndez Moreno, Csar ed. Amrica Latina en su literatura Mxico: Siglo XXI, 1972. Fernndez Retamar, Roberto. Para una teora de la literatura hispanoamericana y otras aproximaciones La Habana: Casa de las Amricas, 1975. Fiewegger, Mary Ellen. "Christmas again in Ecuador". Ponencia en Congreso Ecolgico de Quito, Junio, 1997. Foucault, Michel. Lang ua ge. Counter-memory. Practice: Selected Essays and Interviews Ithaca: Comell University Press, 1977. Franco, Jean. "Si me permiten hablar: la lucha por el poder interpretativo" en Revista de Crtica Literaria Latinoamericana Lima: Latinoamericana Editores, 1992. No. 36 2ndo semestre, p 109-1 16. Frow, John. Marxism and Literary History Cambridge, Mass: Harvard UP, 1986. Fuentes, Carlos. La nueva novela hispanoamericana Mxico: J. Mortiz, 1969.

PAGE 259

252 Garca-Bedoya, Carlos. Para una periodiziir.inp de la literatura Peruana Lima: Latinoamericana editores, 1990. Gellner, Emest. Naciones v nacionalismo Madrid: Alianza Editorial, 1988. Giberti, Eva. "El complejo de Edipo en la literatura en Literatura Icaciana Quito: Su Librera, 1977. Girardot Gutirrez, Rafael. "Revisin de la historiografa literaria latinoamericana" en Hacia una historia de la literatura latinoamericana Ana Pizarro coordinadora, Mxico D.F.: El Colegio de Mxico, 1987. Giroux, Henry A. Between Borders:Pedagogv and the Politics of Cultural Sfidies New York: Routledge, 1994. Gmez Pea, Guillermo. Warrior for Gringostroika: Essays. Performance Texts. and Poetry StPaul Minn.:Graywolf Press, 1993. Gonzlez Stephan, Beatriz. La historiografa literaria del liberalismo hispanoamericano en el siglo XIX. La Habana: Casa de las Amricas, 1987. Gonzlez Surez, Federico. Defensa de mi criterio histrico .Quito: Imprenta Municipal, 1937. — Historia General de la Repblica del Ecuador Quito: Imprenta del Clero, 1890 Gramsci, Antonio. Cultura y literatura Madrid: Ediciones Pennsula, 1967. Grossberg, Lawrence. "Introduction: Bringin'it All Back Home—Pedagogy and Cultural Studies" in Between Borders: Pedagogy and the Politics of Cultural Studies London: Routledge, 1994. Grosz, Elizabeth. Jacques Lacan: A Feminist Introduction New York: Routledge, 1990. Guerrero, Andrs. La semntica de la dominacin: el concertaje de indios Quito: Ediciones Librimundi, 1993. Guillory, John. Cultura! Capital: The Problem of Literary Canon Formation. Chicago: U of Chicago P, 1993. Hall, Stuart. "Negotiating Caribbean Identities" in New Left Review Jan-Feb 1995. P 315. London, UK.

PAGE 260

Handelsman, Michael. Amazonas y Artistas, un estudio de la prosa de la rnuier ecuatoriana. Guayaquil : CCE, s/f. Hobsbawm, Eric. Nations and Nationalisms since 1870: Programme. Myth. Reality Cambridge: Cambridge University Press, 1990. — "Etnicitat i nacionalisme a l'Europa actual", L' Avene 1 58 (Abr 1 992). Hobsbawm, Eric and Ranger, Terence. The Invention of Tradition Cambridge: Cambridge University Press, 1983. Hodge, Robert and Cress, Gunther. Social Semiotics Ithaca N.Y.: Comell University Press, 1988. Icaza, Jorge. Huasipungo Quito: CCE, 1960. ILDIS. Lxico poltico Ecuatoriano Quito: Instituto Latinoamericano de Investigaciones Sociales: 1994. Jameson, Frederic."Marx's Purloined Letter" New Left Revievy Jan-Feb 1995. p 75-1 10. — "ThirdWorld Literature in the Era of Multinational Capitalism" Social Text 15 (Gsil 1986): 65-88. Jaramillo Alvarado, Po. El indio ecuatoriano Quito: Imprenta Nacional 1941. — "Atahualpa, creador de la nacionalidad Quitea" en la Revista Amrica Quito: Imprenta Torres, 1934. — La nacin quitea: biografa de una cultura Quito: Imprenta Fernndez, 1947. Kadir, Djelal. The Other Writing: Postcolonial Essays in Latin America's Writing Culture West Lafayette: Purdue University Press, 1993. Kushigian, Julia A. Orientalism in the Hspanle Literary Tradition. Albuquerque: University of New Mxico Press, 1991. Lacan, Jacques. Ecrits: A Selection .New York: Norton, 1977. Larrea, Carlos Manuel. Notas de prehistoria e historia ecuatoriana Quito: Corporacin de Estudios y Publicaciones, 1971. Len Mera, Juan. Antologa esencial Ambato: Imprenta Municipal, 1989.

PAGE 261

254 Lindenberger, Herbert Samuel. The Historv in Literature: Qn Valu. Genre. Institutions New York: Columbia UP, 1990. Manzoni, Cecilia. El mordisco imaginario. Crtica de la crtica de Pablo Palacio Buenos Aires: Biblos, 1994. Marcas, George E., and Michael M. J. Fischer. Anthropology as Cultural Critique: An Experimental Moment in the Human Sciences Chicago: U of Chicago P, 1986. Maritegui, Carlos. Siete ensayos de interpretacin de la realidad peruana Mxico: Ediciones Era, 1979. Martin, Gerald. Joumeys Through the Labyrinths. Latin American Fiction in the Twentieth Century New York: Verso, 1989. Martn-Barbero, Jess. Communication. Culture and Hegemony. Newbury Park: Sage, 1993. Martnez, Gabriel. Una mesa ritual en Sucre: aproximaciones semiticas al ritual andino La Paz: Hisbol-Asur, 1987. Martnez, Luis A. A la Costa: novela costumbrista Quito: Editorial Benalczar, 1979. Marx, Karl. "The Circulation of Money" in A Contribution to the Critique of Political Economy New York: International Publishers, 1976. — Ca pital: A Critique of Political Economy Edited by Frederick Engels. Vol 1 New York: International Publishers, 1 967. McCloud, Scott. Understanding Comics .New York: HarperPerennial, 1994. Mench, Rigoberta y Burgos-Debray, Elizabeth. Me llamo Rigoberta Mench y as me naci la conciencia Mxico: Siglo XXI, 198.5 Mera, Juan Len. Antologa Esencial Quito: Banco Central-AbyaYala, 1994. Meyer, Lorenzo y Jos Luis Reyna coordinadores. Los sistemas polticos en Amrica Latina Tokio: Universidad de las Naciones Unidas-SXXI, 1989. Mora Ortega, Luis editor. Arte y cultura. Ecuador: 1830-1980 Quito: Corporacin Editora Nacional, 1980. Moreano, Alejandro. "El movimiento indio y el Estado muhinacional" en Los indios y el Estado-Pas:plurieulturalidad y multietnicidad en el Ecuador, contribuciones al debate Quito: Abya-Yala, 1993.

PAGE 262

255 Moreiras, Alberto. "Pastiche Identity, and AUegory of Allegory" in Amaryll Chanady editor. Latin American dentitv and Constructions of Difference Minnesota: University of Minnesota Press, 1994. Mulvey, Laura. "Some Thoughts on Theories of Fetishism in the Context of Contemporary Culture" in October 65, Summer 1993, pp 3-20. Muratorio, Blanca, editora. Imgenes e Imagineros Representaciones de los indgenas ecuatorianos, siglos XIX v XX Quito: FLACSO, 1994. Murra, John. "El 'Control Vertical' de un Mximo de Pisos Ecolgicos en la Economa de las Sociedades Andinas" en John Murra ed., Visita de la Provincia de Len de Huanuco en 1562 vol 2, Huanuco: Facultad de Letras y Ciencias, Universidad Nacional Hermilio Valdizn, 1972. Ortuo, Carlos. Historia Numismtica del Ecuador Quito: BCE, 1978. Plit Ortiz, Francisco. La fundacin de la Repblica del Ecuador Guayaquil: Imprenta Univ de Guayaquil, 1981. Paladines, Carlos. Sentido y Trayectoria del pensamiento ecuatoriano Mxico D.F: Universidad Nacional Autnoma de Mxico, 1991. Pareja Diezcanseco, Alfredo. "Prlogo" de Historia del Reino de Quito en la Amrica Meridional Caracas: Biblioteca Ayacucho, 1981. Paz, Octavio. El laberinto de la soledad Mxico D.F.: Cuadernos Americanos, 1950. — Essays on Mexican Art New York: Harcourt Brace & Co., 1993. Peaherrera, Horacio. Historia de la literatura manabita. Poitoviejo: Editorial Gregorio, 1974. Perkins, David. Is Literary History Possible? Baltimore: Johns Hopkins UP, 1992. Petersen, Glenn. "The Small Republic Argument in Modem Micronesia" The Philosophical Forum Volume XXI, No. 4, Summer 1990 pg 393-41 1 Petras, James and Morley, Morris. Latin America in the Time of Cholera: Electoral Politics. Market Economics. and Permanent Crisis. London: Routledge, 1992. Picn-Salas, Mariano. Apologa de la pequea nacin Ro Piedras: Universidad de Puerto Rico, 1946.

PAGE 263

256 Pizarro, Ana, coordinadora. Hacia una historia de la literatura latinoamericana. Mxico D.F.: El Colegio de Mxico, 1987. Quijano, Anbal. Modernidad, identidad v utopia en Amrica Latina. Quito: El Conejo, 1990. Quinney, Laura. Literarv Power and the Criteria of Truth Gainesville: U of Florida, 1995. Quintero Rafael y Erika Silva. Ecuador: una nacin en ciernes Quito: FLACSOAbyaYala, 1991. Quirk, Tom and Gary Schamhorst. American Realism and the Canon Newark: U of Delaware P, 1994. Rama, Angel. La novela latinoamericana: 19201980 Bogot: Instituto Colombiano de Cultura, 1982. — Transculturacin narrativa en Amrica Latina. Mxico: Siglo XXI, 1982. Ramn, Galo. El Regreso de los Runas: la potencialidad del proyecto indio en el Ecuador contemporneo Quito: Comunidec, 1994. Ramos, Samuel. El perfil del hombre y la cultura en Mxico Mxico D.F.: Espasa-Calpe Mexicana, 1984. Ramos, Julio. Desencuentros de la modernidad en Amrica Latina: literatura y poltica en el siglo XIX Mxico D.F.:Fondo de Cultura Econmica, 1989. Renn, Emest. "Qu'est-ce qu'une nation?" en Qeuvres Completes Paris: Calmann-Lev}', 1947. Ren Prez, Galo. Pensamiento y Literatura del Ecuador Quito: CCE, 1972. Ribadeneira, Edmundo. La moderna novela ecuatoriana Quito: Editorial Universitaria, 1981. Rivera V., Oswaldo. Percepciones lingsticas populares Quito: lADAP, 1988. Rodrguez Gstelo, Hernn. Lrica Ecuatoriana Contempornea Quito: Crculo de lectores, 1979. — Los de "Elan" y una voz grande Quito: Cromograf "Clsicos Ariel" No 90, sf — Tres cumbres del postmodemismo. Quito: Cromograf "Clsicos Ariel" No 89, sf

PAGE 264

257 — Otros post mQdgmistas Quito: Cromograf "Clsicos Ariel" No 91, sf. —Literatura Ecuatorian a 1330-198 0. Otavalo: Instituto Otavaleo de Antropologa 1980. — Benjamn C arrn. el hombre v escritor Quito: Publitcnica, 1979. — "Introduccin" en Kin gman Quito: Cronograf, 1981. — Historia de dos vecinos Quito: Imprenta Mariscal, 1995. Roig, Arturo Andrs. Esquemas para una historia de la filosofa ecuatoriana QuitoPUCE, 1977. — Aurelio H.spinosa P lit. humanista v fil.sofo OiiitoPUCE, 1980. — "Momentos y corrientes del pensamiento utpico en el Ecuador" en Arte y CulturaEcuador: 1830-1980 Quito: Corporacin Editora Nacional, 1980. Rojas, Angel F. La novela ecuatoriana Mxico D.F,: Fondo de Cultura Econmica, 1948. Rousseau, Jean Jacques. The Government of Poland Indianapolis: Hackett, 1985. Rowe, William & Vivian Schelling. Memorv and Modemity: Popular Culture in Latin America London: Verso, 1991. Senz, Mario. "Philosophies of Liberation and Modemity: The Case of Latin America" in Philosophy Today Chicago: Summer 1994 Vol 38 No 2 of 4. De Paul Said, Edward. The World, the Text.and the Critic Cambridge, Mass.: Harvard University Press, 1983. Snchez, Luis Alberto. Proceso y contenido de la novela hispanoamericana Madrid: Credos, 1968. Snchez Parga, Jos. "Comunidad indgena y Estado Nacional" en Pueblos indios. E.stado y derecho. Quito: Corporacin Editora Nacional, 1992. Sacoto, Antonio. La Nueva Novela Ecuatoriana Cuenca: Universidad de Cuenca, 1981. Schutte, Ofelia. Cultural Identitv and Social T,iheration in Latin American Thnug ht Albany: State University Press, 1993. Silva, Erika. "Nacin" en Lxico poltico ecuatoriano OnifnHdis, 1993.

PAGE 265

258 — Nacin, clase y cultura Quito: FLACSO, 1984. — Mitos de la ecuatorianidad Quito: Abya-Yala, 1992. Sommer, Doris. Foundational Fictions: The National Romances of Latn America Berkeley: University of California Press, 1991 Spivak, Gayatri Chakravorty. The Post-colonial Critic:Interviews. Strategies. Dialogues. Ed. Sarah Harasym. New York: Routledge, 1988. Stutzman, Ronald. El Mestizaje : An All-Inclusive Ideology of Exclusin" in Cultural Transformations and Ethnicity in Modern Ecuador Urbana: UIP, 1981. Synopticus, La Segunda Internacional y el problena nacional y colonial Mxico: Cuadernos de Pasado y Presente, 1978. Tacca, Oscar. La historia literaria Madrid: Edit. Credos, 1968. Taussig, Michael. The Nervous System. London: Routledge, 1992. Tern, Rosemarie. "La ciudad y sus smbolos: una aproximacin a la historia de Quito en el siglo XVIl" en Ciudades de los Andes: visin histrica y contempornea Quito: CIUDAD, 1992. Tinajero, Femando. De la evasin al desencanto Quito: El Conejo, 1987. — Aproximaciones y Distancias. Quito: Planeta, 1986. Todd, Janet. Feminist Literary History New York: Routledge, 1988. Tompkins, Jane P. "The Reader in History: The Changing Shape of Literary Response" in Reader Response Criticism: From Formalism to Post-Structuralism edited by Jane P. Tompkins. Baltimore: Johns Hopkins University Press, 1980. Toscano, Humberto. El espaol en el Ecuador Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Cientficas, 1953. Unin Panamericana. Diccionario de la literatura latinoamericana. Ecuador. Washington D.C.: Secretaria General OEA, 1962. Valdano, Juan. Ecuador: cultura y generaciones. Quito: Planeta. 1985. — "Panorama del cuento ecuatoriano: etapas, tendencias, estructuras y procedimientos" en Cultura Quito, No 3, enero-abril de 1979, 115-150.

PAGE 266

259 —.Literatura hispanoamericana e ideologa liheralsurgimifintn v crisis Buenos Aires: Ediciones Hispanoamrica, 1976. Villacs Molina, Rodrigo. "Jorge Icaza" en Palahras_Cruzadas. Quito: Ediciones Banco Central, 1988. Vintimilla, Mara Augusta. "Los aos treinta: El realismo y la nueva nacin" en Literatura y cultura nacional en el Ecuador. Los proyectos ideolgicos y la realidad social 1895-1944 Cuenca: IDIS, 1985. White, Hayden. The Content of the Form: Narrative Discourse and Historcal Representation Baltimore: Johns Hopkins UP, 1987. Whitten Jr., Norman. Cultural Transformations and Ethnicity in Modem Ecuador Chicago: University of Illinois Press, 1981. Williams, Raymond. Kevwords: a Vocabular/ of Culture and Society New York: Oxford University Press, 1 976. Witek, Joseph P. Comic Books as History. Urbana: UIP, 1991. Zea, Leopoldo. El pensamiento latinoamericano. Barcelona: Ariel, 1976.

PAGE 267

BIOGRAPHICAL SKETCH My flill ame is Alvaro Hugo Alemn Salvador. I was bom in Montevideo, Uruguay, on the eleventh of July in 1963 and have traveled, due to my father's diplomatic appointments, and lived, for varying amounts of time, in Brazil, Mxico, the Dominican Republic, Ecuador, Switzerland, Paraguay and the United States. I completed my high school education in Quito, Ecuador, where I also pursued a career in athletics and was chosen as a member of the National Ecuadorian Basketball Team. I received my licenciatura from the Pontifical Catholic University of Ecuador in Latin American literature with a thesis titled "Sueo de Lobos: El Infierno de la Pequea Burguesa", in 1989. 1 carne to the University of Florida on a Fulbright Fellowship on the fall of 1990 and received a master's degree from the Center for Latin .\merican Studies, with a concentration in cultural anthropology, in December of 1993. 1 worked as a teaching assistant in the Department of Romance Languages for several years and am no w on the verge of completing my doctoral degree. 260

PAGE 268

I certify that I have read this study and that in my opinin it conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is ftilly adequate, in scope and qu£ as a dissertation for tlie degree of Doctor of Philosophy. ity, Edward Baker, Chair Professor of Romance Languages and Literatures I certify that I have read this study and that in my opinin it conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fiilly adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy. Diane Marting Assistant Professor of Rbmance Languages and Literatures I certify that I have read this study and that in my opinin it conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy. Reynaldo Jimnez ^ Associate Professor of Romance \ Languages and Literatures I certify that I have read this study and that in my opinin it conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy. John P. Leavey Professor of English

PAGE 269

This dissertation was submitted to the Gradate Faculty of the Department of Romance Languages and Literatures in the College of Liberal Arts and Sciences and to the Gradate School and was accepted as partiai fulfillment of the requirements for the degree of Doctor of Philosophy. August, 1997 Dean, Gradate School