Citation
La novela revolucionaria boliviana (1934-1964)

Material Information

Title:
La novela revolucionaria boliviana (1934-1964)
Creator:
Arze, Guido J
Publication Date:
Language:
Spanish

Subjects

Subjects / Keywords:
Alto ( jstor )
Haciendas ( jstor )
Latin American culture ( jstor )
Mayors ( jstor )
Narratives ( jstor )
Patios ( jstor )
Pies ( jstor )
Racism ( jstor )
Seas ( jstor )
Theater ( jstor )

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
University of Florida
Rights Management:
The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. This item may be protected by copyright but is made available here under a claim of fair use (17 U.S.C. §107) for non-profit research and educational purposes. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions requires permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact the RDS coordinator (ufdissertations@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
25789668 ( ALEPH )
46517026 ( OCLC )

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text









LA NOVELA REVOLUCIONARIA BOLIVIANA (1934-1964):
TRANSTEXTUALIDAD, METAHISTORICIDAD Y RECEPTIVIDAD














By

GUIDO J. ARZE














A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL
OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE
REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF
DOCTOR OF PHILOSOPHY


UNIVERSITY OF FLORIDA


2000












ACKNOWLEDGEMENTS


There are so many people who have been supportive along my intensive academic

journey that it is difficult to express my gratitude to all of them. My wife Hilda de las

Mercedes and my children Kathia Arze de Chaves and Mauricio Arze, have provided

both love and unconditional support. I could not have returned to graduate school without

their understanding of my new professional goals. I must express my deepest gratitude to

my cousin, Dr. Oscar Arze Quintanilla, anthropologist and former Bolivian Ambassador

to Mexico, who played a great part as well. He enthusiastically collaborated with my

work, sending invaluable information from Bolivia, which was a great help, considering

the difficulties of researching about that country from the United States.

From Bolivia, other individuals have also directly aided in the making of this

dissertation. Among them I wish to express my sincerest thanks to my sister Martha Arze

Prado, to my cousin Guido Arze Quintanilla and his wife Hortencia for giving me many

necessary books. I am also grateful to Dr. Mario Lara L6pez, who read Chapter Six of

the manuscript, and Licenciado Luis Antezana Ergueta, who read Chapter Five. Both

provided indispensable information and countless suggestions and recommendations. In

addition, I thank my friend Carlos Sejas Rocabado, who kindly sent me from Bolivia

invaluable information which was beyond all expectations.

My gratitude is also due to Dr. Lynn Scott, who helped me polish the English

sections of my manuscript. I am also grateful to Dr. Charles H. Wood, director, and the

entire staff at the Center for Latin American Studies, for their help and support, especially


ii







Dr. Martha E. Davis, always ready to promote any and all projects for the diffusion of

Latin American cultures. Mr. Richard Philips, director, and Mr. Justino Llanque,

librarian, of the Latin American Collection of the University of Florida Libraries were of

great assistance in my research. I owe all of them more than I can say.

Finally I wish to express my deepest gratitude to three members of my doctoral

committee: Dr. Diane E. Marting, Dr. M. J. Hardman, and Dr. Santiago Juan-Navarro.

They read the manuscript in every stage of its evolution and provided important and

indispensable observations and suggestions. I especially thank Dr. Reynaldo Jim6nez,

chair of the committee, whose theoretical orientation helped to develop the tool necessary

to demonstrate my hypothesis. I am particularly grateful to him because, above all, he

respected my right to think, research and write with my own criteria, thus demonstrating

his respect for freedom of thought and expression.

Finally, I dedicate this work to the Bolivian people, the protagonists of the three

novels analyzed in this work, with my faith in their role as the ultimate agents of Bolivian

history.




















iii













TABLE OF CONTENTS

page

ACKNOW LEDGM ENTS ................................. ... .............. .... .... ii

ABSTRACT .................. ............................. ......... viii

CHAPTERS

1. IN TRO D U CCION ..................................... ...... ......... 1

Antecedentes de la disertacion ........................... ............... ...... 1
La literatura ignorada del pais secreto ... ........... ................ ...... 7
Un enfoque dialectico para revelar las mutuas determinaciones entre
Historia y novela bolivianas ............ ........ ... ....... 13
Notas ................... ................. ...................... ....... .17

2. HACIA UNA NUEVA CRITICA DE LA NOVELA BOLIVIANA
(1930-1964) .................... ............. ......................... ......... 21

La teoria sobre la novela hist6rica de Georg LukAcs .......................... 22
La nueva novela hist6rica en Latinoamerica desde 1949 ....................... 26
La desmitificaci6n de la historia formulada por Hayden White .............. 29
Gerard Genette y las relaciones transtextuales ................................... 30
Hans Robert Jauss: Teoria de la Recepci6n ............................... 34
N otas ....... ...................................... ......... 39

3. LA REALIDAD Y LA FICCION, HIPOTEXTUALIDAD
Y METAHISTORICIDAD EN LA NOVELA REVOLUCIONARIA
B O L IV IA N A ............................................. ................... .... ......... 41

Entre Pueblo enfermo y Creaci6n de la pedagogia boliviana: el fracaso
modernizador liberal y el surgimiento de la oligarquia del estaio......... 41
La novela indigenista y la iltima fase del feudalismo.................. 47
Pueblo enfermo o la aporia del "pueblo enfermo"...................... 50
La ideologia del nacionalismo indigenista: matriz de la novela
revolucionaria boliviana .......... ..... ........... ... .... ..... .... 51
La Guerra del Chaco y la radicalizaci6n politica como g6nesis de la
novela revolucionaria.......................... ...... ............... 54




iv








Las diferentes valoraciones hist6rico literarias.............. ......... 54
La novela y la Guerra del Chaco....................................... 55
La novela como reescritura de la Historia: agudizaci6n de las contradicciones
entre la oligarquia minero-feudal y la clase trabajadora ................... 62
La ideologia del nacionalismo revolucionario: Carlos Montenegro y
W alter G uevara A rze.................................................. .......7 72
Carlos Montenegro ........................................... ....... 73
Walter Guevara Arze .................. ............ ................... 78
El desarrollo de la conciencia revolucionaria es la principal contribuci6n
historica del nacionalismo revolucionario ................................. 81
Notas ............ .......................... ........................ 84


4. VOCERO: LLAMAMIENTO A LA SUBVERSION
DE LA CLASE MEDIA.......................................................... 102

Los engafiosos recursos transtextuales de Vocero: architexto y
paratexto ................................................... .... ........ ... .... 105
Vocero: la novela totalizadora.......... ............... .. ............. 107
La clase media: tema y objetivo narratologico.......................... 108
La paradoja racista......................................................... 110
El tema de los cholos y el racismo contradictorio...................... 113
Caracterizando a la clase dominante...................................... 117
Narrando las relaciones politicas ................... ................ 119
Los metodos represivos oligarquico-feudales ...................... 122
El recurso de la censura............... ................................. 124
La denuncia de la corrupci6n..................................... ........ 126
La justicia venal.................. ................. ............ ..... ..... 128
La novela de los lances de amor ....................................... 129
Reflejo del antisemitismo de la epoca ............. ............... 131
L a tram a de am or........................................................... 133
La discriminacion femenina............................................... 136
La literatura como texto de economia politica........................ 139
La novela del buen humor popular ....................................... 141
Las variantes socio-lingiiisticas ...................................... 144
Expresion de un pueblo deprimido....................................... 146
Interpretaci6n del lector avizorado implicito en el texto................ 152
C onclu siones .................................................... .... ......... . 155
N otas ........ ........ ........................................... 158









V








5. METAL DEL DIABLO 0 LA NOVELA QUE MOVILIZO
AL PUEBLO BOLIVIANO .............. .............. ... ............ 162

La novela boliviana mas polemica ................ ............. .. ..... 162
Augusto Cespedes: maximo exponente de la novela
revolucionaria................... .............................. 166
Metal del diablo entre las teorias de la transtextualidad y
receptividad............................. ... ..... ... ......... 175
Metal del diablo y sus transtextos escritos para el lector avizorado.. 189
Intertextualidades (citas, alusiones y plagios) ............... 192
Las paratextualidades ..................................... 199
La avanzada de paratextos ............................... 199
Los paratextos del discurso.............................. 210
Las notas al margen o el epicentro de la polemica............. 223
Registros descriptivos............ .. ... ........... 225
Pruebas que respaldan una acusacion .................. 239
Las notas de pie de pagina, caracteristicas y
funci6n verificativa ................ ...... .................... 243
Metal del diablo y sus lectores que ayudaron al triunfo de la
Revoluci6n Nacional Boliviana ......... ............... 254
La relaci6n discurso lectores......................... 254
La recepcion oral de Metal del diablo .................. 281
C onclusiones................... .............. ....................... 2 289
Notas ............... ................................... .. .......... 290


6. YAWARNINCHIJ O LA NOVELA DE LA REVOLUCION (socialista)
DENTRO DE LA REVOLUCION (nacionalista).......................... 317

La revolucion boliviana y la novela ........... ................ 317
Jesus Lara paradigma del escritor revolucionario ............ 328
La revolucion nacionalista: un proyecto hist6rico inconcluso
y la obra de Lara................ ....... .... ......... 339
Yawarninchij: la novela de la revoluci6n socialista ................... 340
La critica a la revolucion nacionalista ....................... 340
El llamado a la revoluci6n socialista .......................... 344
Principales caracteristicas de la narraci6n ............................... 347
La pintura impresionista del paisaje valluno ................... 348
El nudo gordiano de la explotaci6n indigena:
la propiedad de la tierra.......... .......... .. ........ 357
El tema del hambre en la novela ................................ 361
Autoridades, torturas y otros abusos en el periodo feudal ... 380
De las torturas y abusos en nombre de la revolucin .......... 387
Funci6n concientizadora del narrador omnimodo .............. 395




vi








La desmitificaci6n politica del nacionalismo y
la promesa del socialismo............. ................. 400
Los lectores su protagonismo hist6rico......................... 423
Lectores avizorados ..................................... 425
Lectores fraternos ................ ............. ......... 429
Lectores inquisidores .................................... 430

Conclusiones ............................................................ .. ........ 433
N otas ......................................................................... 434

7. SUMARIO Y CONCLUSIONES ............... ............................. 446

APENDICE................... .................................. ........... 465

BIBLIOGRAFIA................................................................... ........ 469

BIOGRAPHICAL SKETCH .................................. ............ 488



































vii













Abstract of Dissertation Presented to the Graduate School
of the University of Florida in Partial Fulfillment of the
Requirements for the Degree of Doctor in Philosophy



LA NOVELA REVOLUCIONARIA BOLIVIANA (1934-1964):
TRANSTEXTUALIDAD, METAHISTORICIDAD Y RECEPTIVIDAD

By

Guido J. Arze


December 2000


Chairman: Reynaldo Jim6nez
Major Department: Romance Languages and Literatures

Literary criticism dealing with the socio-historical Bolivian novel has been limited in

its inquiry as well as its analytical approach. This dissertation focuses on three Bolivian

socio-historical novels that have influenced the most important event in Bolivian history:

the National Revolution of 1952. This type of fiction is thus designated as a new

subgenre: the Bolivian revolutionary novel.

The dissertation demonstrates that from 1934 to 1964 such novels awakened the

social consciousness of the working people, triggering political reaction in the readers

and acting as an important catalyst for national liberation. It examines the novels'

representation of class-based ideological differences that led to conflict between

Bolivians of European descent and indigenous people and between the oligarchy and the

proletariat. The dissertation thereby demonstrates the influence of literature upon the


viii







revolutionary process. It demonstrates that the novel can be a tool in the fight against

social oppression and foreign domination.

The first chapter is methodological; it establishes an original, eclectic approach in

which the main analytical instrument is Karl Marx's theory of dialectical materialism.

The second chapter is theoretical; it draws on specific concepts of Lukacs, Menton,

White, Genette and Jauss for developing a theoretical framework to examine the role of

literature in the revolutionary process. The fourth, fifth and sixth chapters are analytical,

comprised of criticism of the works of Porfirio Diez Machicao, Vocero; Augusto

Cespedes, Metal del Diablo; and Jesus Lara, Yawarninchij / Nuestra sangre. The analysis

of these novels addresses not only their role in encouraging a revolutionary response to

the oppression of feudalism and neocolonialism, but also examines the works as literary

art.

The Bolivian revolutionary novel, until now, has been denied the stature merited

within Latin American literature due to the influence on international opinion of the

Bolivian intellectual elite, who fear its subversive power. This dissertation thus

challenges their appraisal by reevaluating the Bolivian revolutionary novel as both an

ideological tool and a fictional construct.















ix












CAPITULO UNO
INTRODUCCION



Antecedentes de la Disertaci6n


La novela revolucionaria boliviana responde al proposito de demostrar que en el

periodo prerrevolucionario, 1930-1952, se escribieron novelas con la intenci6n de

provocar cambios en la conciencia social de los lectores y especificamente sentar las

bases para la realizaci6n del proyecto revolucionario nacionalista. Se trata de poner de

relieve que la novela en dicho periodo se propuso ofrecer una comprensi6n especifica de

la Historia nacional boliviana, mientras inducia a sus lectores a favor de una practica

politica inspirada en metas ut6pico-revolucionarias. Complementando el enfoque

anteriormente referido, tambien vamos a discutir los efectos que la revoluci6n triunfante

produjo sobre la producci6n de novelas en el periodo 1952 a 1964.

El mencionado objetivo fue previsto alcanzarlo implementando una metodologia

nueva que debido a su detalle sera expuesta en la parte final de esta introducci6n. En

terminos generales, el metodo disefiado consiste en relacionar la novela del periodo

elegido con la realidad hist6rica, categoria que de aqui en adelante escribiremos como

Historia. La Historia y la novela en Bolivia corren parejas. Razon por la cual dicho

enfoque ha sido privilegiado por la nueva critica literaria boliviana en su estudio sobre la

novela escrita con posterioridad a 1975. Por ejemplo, Luis H. Antezana J., reconocido en

numerosas obras como uno de los mis competentes criticos literarios de la nueva





2

hornada, en un ensayo, "La novela boliviana en el ultimo cuarto del siglo XX", subraya la

intima relaci6n existente entre los hechos hist6ricos y la literatura bolivianas, en los

terminos siguientes: "Ciertamente, la historia sigue y, a su manera, la novela la acompafia

.. siempre es posible establecer homologias en la literatura boliviana: la serie de hechos

hist6ricos se corresponde ... con la serie de obras literarias" (43). Ain cuando limitado

en su alcance, lo importante del planteamiento de Antezana es que devuelve a la literatura

su vinculaci6n hist6rica concreta e implica que 6sta debe ser analizada en referencia a

contextos hist6ricos concretos. Lamentablemente esta nueva critica ha pasado por alto

que las novelas escritas en los periodos prerrevolucionario (1930-1952) y de

consolidaci6n revolucionaria (1952-1964) poseen, con mayor raz6n que las escritas a

partir de 1975, condiciones para ser analizadas en el marco de una relacion dialectica

entre la Historia y la novela.2 La tarea pendiente, no cubierta ain por la nueva critica

boliviana, consiste en estudiar las novelas escritas antes de 1975 a la luz de los marcos

hist6ricos que les son inherentes.

Por nuestra parte, antes de exponer, en los capitulos cuatro, cinco y seis, los

resultados de nuestro analisis vamos a fijar en el capitulo tres un marco contextual

historico-ideologico.3 Consideramos este marco referencial imprescindible y necesario.

En esta introducci6n nos referiremos a otra historia. Una historia pequefia, si se quiere

guardar las proporciones con respecto al discurso de la disertaci6n misma, pero no por

ello ajena a ella. Se trata de la experiencia que recogimos durante la etapa del estudio

exploratorio de la investigaci6n destinado a definir tanto el tema como el objeto de la

presente disertaci6n.





3

Cuando a fines de 1995 nos interesabamos por realizar un estudio comparativo de

las novelas correspondientes a las revoluciones mexicana, boliviana y cubana llegamos al

convencimiento de que existe una diferencia en cuanto a los prop6sitos por y para los

cuales fueron escritas cada una de las referidas novelas nacionales. La mexicana, por lo

menos en su primera etapa, es fundamentalmente una cronica para fijar en la memoria

colectiva los acontecimientos de una revoluci6n en plena marcha, su tiempo presente, o la

memoria del pasado inmediato.4 Escrita para recrear al lector con el detalle y el incidente

especifico que tenia, o tuvo lugar, en un microespacio de la gran lucha librada por el

pueblo mexicano. Por su enfoque es, ante todo, una novela destinada a querer atrapar la

Historia de la lucha de liberaci6n social de las grandes masas campesinas del Mexico

postcolonial. La serie de novelas que forman este subg6nero y las circunstancias en las

que fueron escritas hace pensar que fueron pergefiadas sobre lomos de caballos y cuando

sus autores trotaban al lado de los grandes caudillos revolucionarios. Es, sin duda, una

novela cuyo rasgo distintivo es haber estado destinada a dejaros un testimonio de la gran

epopeya de las masas campesinas, movilizadas tras la esperanza de Ilegar a ser

propietarias de sus pegujales, y al mismo tiempo destinada a dar cuenta de los variopintos

personajes revolucionarios, entre los que sobresalen dos prototipos: los idealistas y los

oportunistas. En suma, magnifica cr6nica de 6xitos y fracasos, de esperanzas y

frustraciones, de victorias parciales y de la derrota militar final de los autenticos caudillos

populares; novela muchas veces autobiografica, de visiones epis6dicas, de esencia epica

y, tambi6n, de afirmacion nacionalista.5

En cuanto a la novela de la revoluci6n cubana subrayamos que fue publicada

despu6s del triunfo de la revoluci6n dirigida por Fidel Castro.6 La mayoria de las obras





4

de denuncia de las causas que dieron lugar a la lucha contra la dictadura de Fulgencio

Batista fueron publicadas con posterioridad al triunfo revolucionario.7 Si aludimos al

hecho de que las novelas de la revoluci6n cubana fueron escritas despues del triunfo de la

Revoluci6n Cubana es s6lo para dejar fijada una referencia en nuestro trabajo. Lo que

interesa destacar es que todas las novelas de este tipo fueron publicadas despues del

primero de enero de 1960, es decir, Ilegaron a manos de sus lectores junto con las que

fueron escritas durante el largo proceso de consolidaci6n del poder revolucionario. La

novela cubana, igual que la mexicana, dio cuenta a posteriori, tanto de la lucha armada

como de la confrontaci6n politica e ideologica librada entre las fuerzas revolucionarias y

las opuestas a ellas. Por tanto, es valida nuestra afirmacion que ubica la novela de la

revoluci6n cubana mas pr6xima a la novela mexicana que a la boliviana.

Tanto la mexicana como la cubana poseen en comufn ser esencialmente

metahistorias, representaciones de la realidad de su tiempo inmediatamente pasado, por

tanto escritas o publicadas a posteriori para dejar testimonio de eventos o

acontecimientos que incidieron en el destino colectivo de sus respectivos pueblos. De

dicha caracteristica nacieron sus denominaciones: "novelas de la revolucion mexicana",

y, "narrativa cubana en la revoluci6n". En cambio, la novela revolucionaria boliviana fue

escrita antes de que estallara la insurrecci6n y con el prop6sito deliberado de ayudar a

que fuera posible dicho estallido que abriria las puertas a la revolucion. Se trata, por lo

tanto, de una novela para ayudar a hacer la revoluci6n y no para representar a una

revoluci6n ya hecha o consolidandose. La preposici6n "de", que vienen usando todos los

historiadores y criticos literarios versados sobre las novelas referidas a los procesos

revolucionarios tanto mexicano como cubano, adquiere todo su hondo significado





5

posesivo dentro de la frase en la que se encuentra inserta: "novela de la revolucion". Por

eso, nosotros eliminamos el uso del posesivo y definimos como novela revolucionaria

boliviana aquella que fue escrita antes de que historicamente existiera la revolucion

boliviana como fenomeno real, concreto y especifico. Siendo, ademas, su caracteristica

esencial la ideologia que la inspir6, y, el prop6sito para la que fue escrita y publicada.

De modo que la tarea central del presente trabajo, es decir, la hip6tesis central de

nuestra investigaci6n, es demostrar que la novela boliviana del periodo

prerrevolucionario (1930-1952) se escribi6 con la intencion de provocar cambios en la

conciencia social de los lectores, para lo cual se propuso tanto una comprension

especifica de la Historia nacional, asi como tambien, se planteo un conjunto de practicas

politicas inspiradas en metas utopico-revolucionarias. Especificamente esta novela

persigui6 la creaci6n de un amplio ptiblico lector de clase media y obrera, el primero de

los cuales era un sector social emergente pero limitado por el sistema en sus aspiraciones

econ6micas y por ello potencialmente revolucionario, mientras que el segundo estaba en

camino de transformarse de "clase en si" a "clase para si", al decir de Carlos Marx,

empleando el estilo hegeliano. No es posible, ni nos hemos propuesto, medir con rigor

estadistico el grado mayor o menor de los cambios producidos por influencia de dicha

novela en la conciencia de sus receptores y sobre el curso de la Historia, lo que importa

es poner en evidencia cualitativamente tal fen6meno, el cual ha pasado desapercibido

hasta ahora entre los criticos literarios, historiadores y soci6logos.

Constatar que nadie habia estudiado previamente este rasgo distintivo en el corpus

literario boliviano unida a nuestra previa experiencia academica con las ciencias sociales

y las investigaciones interdisciplinarias, fueron razones determinantes para que





6

decidieramos el tema definitivo en el cual se enmarca el presente trabajo. En ese

momento no sabiamos que todavia nos aguardaba "descubrir" otras caracteristicas que

distinguen tanto a la realidad boliviana referida como pais, pueblo, naci6n, nacionalidad,

cultura e Historia, asi como tambien a su literatura. Nuestros hallazgos estan

condensados en el apendice, "Bolivia: el pais secreto de lo real ins6lito", ubicado al final

del presente trabajo, en el que discutimos la tendencia a que historia y novela se

confundan en el ambito boliviano.

A mediados de 1996 ya habiamos reelaborado a grandes rasgos, para nuestra

propia referencia, un esbozo de la historia de la novela boliviana. Ese esquema de la

novela boliviana que hicimos, y cuyos parrafos expondremos mAs adelante, era nuestra

respuesta y forma de salir de la frustraci6n que nos habia sido creada por el estudio de los

trabajos existentes bajo dicho titulo. Por la misma 6poca, tambi6n tomamos una decisi6n

te6rico-metodologica importante: nuestro trabajo critico sobre una forma especifica de la

novela boliviana seria efectuado usando para ello el metodo materialista dial6ctico.9 Se

trata de aplicar los mismos recursos te6rico-metodol6gicos empleados tanto por los

dirigentes como escritores de la revolucion y la narrativa revolucionaria bolivianas,

respectivamente.10 El analisis literario de acuerdo con el m6todo materialista dialectico

requiere de la comprension previa del multicontexto cultural-hist6rico-ideol6gico

existente en Bolivia hasta antes de la Revoluci6n Nacional de 1952.11

Pudimos establecer hipot6ticamente que la novela revolucionaria boliviana estuvo

relacionada con su multicontexto en dos sentidos: de una parte, la novela al haber estado

basada en la realidad boliviana debia su existencia a dicho contexto; mientras que por

otra parte, la novela al haber inducido una determinada actitud politica en sus lectores





7

habia contribuido a que estos ayudaran a transformar dicho contexto. Pero antes de haber

establecido las anteriores definiciones hubimos de constatar el escaso o casi nulo

conocimiento que se tiene en los Estados Unidos de Norteamerica no s6lo respecto a la

novela boliviana, sino a Bolivia como pais, naci6n, Historia y cultura. Ello representa el

inconveniente de abordar un tema nuevo y la ventaja de poder contribuir a despertar

cuando menos la curiosidad sobre este pais y su novela.



La literatura Ignorada del Pais Secreto



Bolivia es en los Estados Unidos uno de los paises del hemisferio occidental

menos estudiado, conocido y comprendido.12 En cuanto a la literatura, en general, sus

obras estan poco difundidas, err6neamente criticadas y son casi desconocidas, las pocas

obras destinadas a la circulaci6n duermen profundo suerio por d6cadas, perdidas en el

vasto sistema bibliotecario de los Estados Unidos, aguardando a lectores siempre

ausentes.13

iA qu6 se debe el hecho de que la literatura boliviana sea ignorada? Una raz6n

pudiera ser la actitud de los criticos bolivianos.14 Estos han sido predominantemente

productores de antologias o simples catalogadores de las obras escritas en su pais.15 El

problema de ignorar la literatura boliviana se complica al ser clasificada por criticos e

historiadores literarios de Hispanoamerica, bajo etiquetas de cuiio tan genericas como

costumbrista, andina, indigenista y tradicional.16 Por ejemplo, Raimundo Lazo, en su

libro La novela andina (1971), al ubicar la novela boliviana dentro de dicha regi6n, la

define como "la dramatica revelaci6n de los submundos mas llenos de dramaticas






8

peculiaridades de la mas genuina, conflictiva hispanoamericania cruzada por aires

mitol6gicos de leyenda y misterio" (97). Las otras clasificaciones proceden de Antonio

Cornejo Polar y Angel Rama ("indigenista"), y Enrique Anderson-Imbert

("costumbrista").

Por nuestra parte, queremos discutir que, la novela boliviana es algo mas que el

conjunto de todas las visiones parciales que la enturbian y al que lineas arriba nos

referimos. Si bien es cierto que en el corpus de la novela boliviana se pueden encontrar

obras que corresponden a las tres clasificaciones (andinista, indigenista y costumbrista),

resulta err6nea la pretensi6n de agruparlas a todas bajo las referidas etiquetas. La novela

de Bolivia arrancando de su propia realidad se desdobla en la peculiaridad de sus

aspectos: hist6rico, sociol6gico, antropol6gico, psicol6gico, ideol6gico, politico y

cultural. Asi pues, la reformulaci6n de la critica literaria en torno a esta novela resulta

imprescindible. Tarea que rebasa los alcances de nuestro trabajo. Sin embargo, el

analisis de muestras representativas del periodo seleccionado respecto a la determinaci6n

de sus rasgos predominantes, originales, por tanto propios, nos mostrara un corpus de

marcado caracter social. Por ello y frente a las superficiales apreciaciones de Lazo,

Rama, Anderson-Imbert, y Raymond L. Williams quienes reducen las obras al menor de

sus rasgos, al clasificarlas como andinistas, indigenistas y costumbristas, reiteramos que

la novela objeto de nuestro estudio en general esta relacionada con su historia nacional y

consiguientemente con las luchas sociales, y que de modo particular la del periodo 1930-

1964 no s6lo es fundamentalmente social, sino que en el seno de esta es distinguible la

novela revolucionaria. Aun cuando no es nuestra intenci6n discutir el desarrollo histr6ico

de la novela boliviana, creemos necesario esbozar las cinco grandes etapas en que hemos





9

esquematizado su lento desarrollo hasta su culminaci6n en la novela revolucionaria y su

conversion antitetica en la actual novela predominantemente asocial.17 Al hacerlo

perseguimos demostrar que la novela revolucionaria, ademas de responder a sus

circunstancias especificas, es el producto del desarrollo historico y literario combinado;

de otra manera corremos el riesgo de presentarla como un fen6meno espontaneo y

casuistico.

En la primera etapa, comprendida a partir de la independencia de Espafia (1825)

hasta la revolucion liberal (1898), las escasas novelas reprodujeron el rol cumplido por

los sectores populares de clase media y artesanal durante la prolongada lucha

anticolonialista. Por ejemplo, Nataniel Aguirre (1843-1888) escribi6 Juan de la Rosa

(1885). Cabe observar que en dicha novela, igual que en todas las de esta epoca, se hizo

total abstracci6n de la masa indigena y de los problemas sociales derivados del modo de

producci6n feudal en cuyo contexto hist6rico fue escrita.'8

Durante la segunda etapa, bajo el dominio de un liberalismo mas de forma que de

contenido (1898 a 1920), debido a que los liberales bolivianos no pudieron o no quisieron

resolver la contradicci6n antagonica de su programa politico que contenia la paradoja de

pretender modernizar la naci6n manteniendo al mismo tiempo inalterable la estructura

feudal del pais, se empezaron a escribir las primeras narraciones de denuncia de las

condiciones de opresion a las que estaban sometidas las masas campesinas, destacandose,

entre los escritores de la epoca, Alcides Arguedas (1879-1946), con su conocida novela

Raza de bronce (1919).

La tercera etapa abarca el inicio de la restauraci6n de los gobiernos conservadores

y reaccionarios (1920) hasta el triunfo de la insurrecci6n popular y el establecimiento del






10

primer gobierno de la Revoluci6n Nacional (1952). Es un periodo en el cual no s6lo tuvo

su auge la novela con profundo contenido ideol6gico sino que, como hemos venido

postulando, su discurso estuvo dirigido con la franca intenci6n politica de tratar de

provocar cambios en la conciencia social de los lectores de clase media y obrera en favor

de la revoluci6n. Los autores y las obras que mas se destacaron fueron: Porfirio Diaz

Machicao quien public6 Vocero. La novela de unos periodistas (1942); Augusto

Cespedes fustig6 a la oligarquia minera con su novela Metal del diablo (1946) convertida

en epitome de la narrativa boliviana revolucionaria; Alfredo Guillen Pinto y Natty

Pefaranda de Guillen Pinto quienes en su novela Mina hubieron de sefialar la posibilidad

de que los trabajadores podian enfrentar militarmente al ejercito masacrador boliviano.19

La cuarta etapa corresponde a los afos del gobierno revolucionario nacionalista

que abarca el periodo comprendido entre los aflos 1952 a 1964, en los cuales la literatura

se concentro en debatir las consecuencias ideol6gicas, politicas, econ6micas y sociales

del regimen revolucionario. Entre los numerosos escritores de la epoca se destaco Jesus

Lara con la novela Yawarninchij (1959), por ser el inico que criticaba teniendo por meta

el crear una nueva conciencia revolucionaria con la pretensi6n de querer superar al

nacionalismo revolucionario, haciendo propaganda en favor de una revolucion socialista

al estilo de la que estaba establecida en la Uni6n Sovi6tica.

Finalmente, la quinta etapa corresponde al inicio de los aios de la restauracion

contra-revolucionaria emergente a partir del derrocamiento, mediante golpe militar, del

tercer gobierno de la Revoluci6n Nacional y el inicio de la serie de dictaduras militares

que le sucedieron hasta el afio 1980, etapa en que la novela se transformo en expresi6n

tanto de la frustracion revolucionaria y el desencanto respecto al nacionalismo








revolucionario como del rechazo a los regimenes dictatoriales, dando lugar al predominio

de obras en las que la tematica social esta totalmente ausente.

Una apreciaci6n del conjunto hist6rico-literario boliviano nos muestra que el

tercer y cuarto periodos, correspondientes a las novelas escritas antes e inmediatamente

despues de la revoluci6n nacionalista boliviana de 1952, constituyen los de mayor

florecimiento de la novela social con contenido revolucionario. La revolucion boliviana

destaca el papel que le correspondio desempefiar a la novela boliviana en relacion con su

respectiva historia nacional, publicada antes de que se produjera la revoluci6n, logr6 por

su prop6sito trascender mas alla del simple papel de narradora de una realidad hist6rica

para convertirse en agente auxiliar del cambio social mas trascendental de la Historia

nacional boliviana. Este fenomeno, de indiscutible inter6s no solo literario, fue posible

por la peculiaridad de las condiciones hist6ricas y sociales de Bolivia que dieron lugar a

que coincidieran las acciones revolucionarias y la imaginaci6n creadora en la praxis de

algunas personalidades bolivianas: los escritores revolucionarios.

En las decadas del 30 al 60, dichos escritores contribuyeron a que la novela

boliviana llegara a constituirse en la expresi6n de los intereses de las clases oprimidas de

Bolivia. En la etapa previa, la prerrevolucionaria, 1930-1952, apoyaron las practicas que

impulsaron el triunfo de la revolucion nacionalista de 1952. En la segunda etapa, en que

el poder politico nacional estaba en manos de los nacionalistas (1952 a 1964), los

escritores de tendencia marxista se dedicaron a denunciar algunos abusos en contra de las

comunidades campesinas que tuvieron lugar durante el proceso de las grandes reformas

estructurales (Reforma Agraria, Nacionalizacion de las Minas, y Sufragio Universal) y





12

pretendieron orientar la realizaci6n de una revoluci6n (socialista) dentro de la revolucion

(nacionalista).

Todo lo expuesto anteriormente explica y justifica que en los capitulos cuatro y

cinco --dedicados a la discusi6n de la novela del periodo prerrevolucionario (1930-

1952)-, demostraremos que la misma fue escrita con la intenci6n de crear una amplia

base social capaz de materializar la esperanza del cambio revolucionario de la sociedad

boliviana. La formulaci6n de dicha hip6tesis, subrayamos, es el resultado de nuestros

hallazgos desconsoladores en el campo de la critica elaborada en Bolivia que refleja en

general un contenido ideol6gico reaccionario. Los adlateres de la oligarquia minero-

feudal, y sus herederos contemporaneos, tratando de reforzar la ideologia racista y anti-

popular en que se basa la legitimidad de los opresores, actuando de criticos literarios, no

s6lo intentan restar m6ritos artisticos a las obras de contenido social, sino que recurren a

la denigraci6n de las obras y autores identificados con los destinos nacionales y

populares, mientras que, por otro lado exaltan todas aquellas obras que favorecen los

intereses de la dominaci6n. Se trata de una falsificaci6n de la historia literaria y de la

Historia nacional de Bolivia.

Con nuestro aporte, intentamos reivindicar la novela revolucionaria boliviana,

satisfaciendo su demanda de una nueva interpretaci6n. Para llevar a cabo esta tarea

vamos a analizar tres obras paradigmaticas de las que han dominado la escena literaria

boliviana durante los tres primeros cuartos del siglo XX. Lo que pondra de manifiesto

que asi como la Historia de Bolivia es la de un pueblo que busca redimirse de la

explotaci6n y la injusticia social, la del escritor genuinamente boliviano es la de un autor

que aspira a liderar el anhelo de independencia, libertad y democracia de su pueblo. Las






13

novelas nacionalistas son, por su esencia, expresi6n ideol6gica y politica de las clases

sociales oprimidas. Intentar el analisis de dichas novelas es, justamente, tratar de

ubicarlas en funci6n de la historia, el ambiente social, las influencias ideol6gicas y las

tradiciones culturales que les sirvieron de contexto.

Un Enfoque Dialictico Para Revelar las Mutuas Determinaciones
Entre Historia y Novela


Aparte de fijar someramente los antecedentes y las caracteristicas del presente

trabajo, otros aspectos importantes que consideramos necesario exponer en esta

introducci6n tienen que ver con lo que constituye nuestra critica a lo que denominamos

los dos enfoques metodol6gicos unilaterales empleados en el estudio de la relacion

existente entre novela e Historia. Asi como tambien, con nuestro prop6sito de justificar

el metodo dialectico que hemos adoptado.

Un rasgo que distingue a la mayoria de los estudios sobre la revoluci6n social y la

literatura bolivianas es su alineamiento metodol6gico dentro de uno de estos dos

enfoques unilaterales. Por ejemplo, cuando Murdo MacLeod se propuso escribir sobre

c6mo la guerra del Chaco influy6 en la revoluci6n nacional de Bolivia enfatiz6 la historia

de las ideas escritas en Bolivia: "a history of the ideas or to be more exact a history of the

written ideas of Bolivia" (Bolivia and Its Social Literature Before and After the Chaco

War 2). El objetivo, por tanto el metodo de investigaci6n y exposici6n, del trabajo de

MacLeod es interpretar la Historia por las ideas contenidas en la literatura. Este es un

metodo que Ileva implicito el analizar la relaci6n entre Historia y Literatura. Dicho

metodo de analisis podemos expresarlo aplicando el lenguaje de las matematicas. De





14

acuerdo con este lenguaje podemos formular la siguiente funci6n: (Historia) = f

(literatura), es decir, la Historia se explica en funci6n de la literatura.

Por otra parte, Renato Prada Oropeza, al discutir el caracter politico de la

literatura de Augusto Cespedes abre su argumentaci6n con las palabras siguientes:

"Cespedes, como todos los hombres de sensibilidad politica de su generaci6n, se halla

modelado por dos eventos hist6ricos: la guerra del Chaco y la revoluci6n nacionalista del

52" ("La literatura politica de Augusto Cespedes", Texto Critico 187). De la anterior cita

queremos destacar la idea siguiente: para Prada Oropeza, Cespedes y su obra estan

determinados por la Historia, es decir, que esta ultima sirvi6 de fuente de referencia para

elaborar su novela. El m6todo de analisis consiste en tratar de explicar la literatura por el

contexto de la Historia en que fue producida. Aqui, tambien, nos encontramos frente a

una relaci6n de variables que puede ser representada bajo la forma de otra funcion:

Literatura = f(Historia). La literatura se explica a trav6s de la Historia.

Al establecer la comparaci6n entre las variables que constituyen la parte central

del analisis de los trabajos tanto de MacLeod como de Prada Oropeza observamos que

son id6nticas: ambos autores relacionan las variables Historia y literatura. Afiadiriamos

que sus enfoques metodol6gicos son plenamente validos para los prop6sitos que en su

momento perseguian cada uno de los referidos investigadores. Sin embargo, lo que los

diferencia a estos estudiosos es el significado que otorgan a cada variable dentro de la

relaci6n que cada uno de ellos establece. Se trata de dos m6todos de analisis en los que

las relaciones funcionales de sus variables se comportan en sentido opuesto. La

consecuencia final que podemos extraer es que ambos m6todos de analisis son

unilaterales respecto al estudio de la relaci6n entre las categorias Historia y literatura.





15

Por nuestra parte, nos proponemos estudiar las mismas variables, Historia y

literatura, especificamente representada esta iltima por la novela boliviana. Nuestro

metodo se diferencia de los aplicados por McLeod y Prada debido a que nosotros

basamos nuestro estudio en un analisis de las determinaciones reciprocas existentes entre

Historia y novela. En otras palabras, se trata, en un primer momento analitico, de

explicar la Historia por las ideas contenidas en la novela. Luego, en un segundo

momento analitico, explicar la novela por el contexto de la Historia en que fue producida

para posteriormente lograr la integraci6n dialectica de ambos momentos. Por supuesto

que se puede criticar directamente una obra literaria independientemente de su contexto

historico y social, pero creemos que cuando se trata de analizar como influyo la novela en

el curso de la Historia procede Ilevar a cabo una retrospecci6n, lo que sin duda facilitara

una mejor comprensi6n por parte de todos aquellos lectores alejados generacional,

geografica o epistemologicamente del contexto en el que surgio e influy6 la novela

revolucionaria boliviana. Se trata de aplicar una metodologia dialectica que nos permitira

explicar tanto las causas que determinaron una forma especifica de ficci6n, asi como el

hecho de que la ficcion, a su vez, contribuyera a la formaci6n de la conciencia

revolucionaria que hizo posible el cambio de la Historia de Bolivia. Para ello, nuestro

enfoque metodol6gico integrara en su analisis tanto la produccion como la recepci6n de

la novela.

LDe que manera realizaremos el analisis que abarcara las esferas de la produccion

y la recepcion de la novela revolucionaria boliviana? En tres etapas que reproduciran

te6ricamente el orden l6gico de las relaciones que tienen lugar en la realidad. En primer

lugar, discutiremos la esfera de la producci6n literaria. En este nivel de nuestro analisis





16

enfocaremos la novela como reflejo o representaci6n de la Historia nacional (Historia -4

novela) donde destacaremos la relaci6n funcional siguiente: novela-lector = f(Historia).

En segundo lugar, analizaremos la esfera de la recepci6n literaria, la reacci6n del lector

ante el contenido ideol6gico y politico de la novela (novela "- lector) y donde el

movimiento de las ideas revolucionarias servira de tel6n de fondo a la incorporaci6n de

las masas al proceso de transformacion de la Historia. En esta etapa el analisis se

enfocara en la relaci6n siguiente: lector = f(novela). Una vez realizadas las dos etapas

anteriormente expuestas, se procedera a reconstruir te6ricamente el proceso en su

totalidad, es decir, se establecera la interrelacion de causas y efectos: (Historia -4

novela) (novela-lector) -' (novela-lector -) transformaci6n de la Historia). De

forma mas simple, el esquema anterior podemos representarlo: Historia novela -4

Historia. Esquema que a su vez Ileva implicita la interrelaci6n dialectica de las dos

grandes categorias, Historia <--- novela. Interrelaci6n dialectica con la que

demostraremos la hip6tesis central de nuestra investigaci6n.

Se ha argumentado lo necesario para justificar que en el capitulo tres

establezcamos un contexto hist6rico y social directamente relacionado con la novela que

surgi6 como expresi6n de las contradicciones existentes en el seno de dicho contexto. Se

hace necesario tambien advertir que, a casi cincuenta afios transcurridos desde el triunfo

de la Revolucion Nacionalista Boliviana -seran cincuenta afios el 9 de abril de 2002-,

todavia la riqueza de Bolivia producida con el sacrificio de los trabajadores bolivianos

sigue beneficiando injustamente a unos cuantos, lo que implica que se mantiene latente el

mensaje de los escritores revolucionarios analizados en este trabajo,20 lo cual pone de

manifiesto el significado que reviste la presente disertaci6n.





17

Notas

SEscribimos la palabra Historia, -con mayuscula-, para referirnos a los eventos
que sucedieron efectivamente en el pasado, y para diferenciarlos de los textos, historias
-sin mayuscula-, en que la primera se halla interpretada.
2 Son dos las razones para privilegiar el periodo (1930-1952) como expresi6n de
la mayor relaci6n dialectica entre Historia y literatura: en primer lugar, el inicio de la
producci6n literaria boliviana subjetiva con la novela Los deshabitados (1957) de
Marcelo Quiroga Santa Cruz, y la novelas de caracter psicol6gico que acabaron por
mediatizar, enmascarar o ignorar el contexto historico, con excepciones como las obras
de Jesus Lara; en segundo lugar, los movimientos guerrilleros iniciados en 1967 si bien
dieron lugar a una literatura sobre este tema, se trata de obras escritas a posteriori de los
eventos historicos, y que ponen en evidencia el hecho de que la novela haya perdido el
rol activo y determinante sobre la Historia que fue la relaci6n caracteristica entre las
categorias Historia y novela durante el periodo por nosotros privilegiado.

3 Creemos que es plenamente valido aplicar al estudio de la novela revolucionaria
boliviana, la condicion necesaria que estableci6 F. Rand Morton en su estudio de Los
novelistas de la revoluci6n mexicana: 'Para comprender cualquier aspecto de la vida
mexicana, debe conocerse a fondo la vida politica y psicol6gica del mexicano. Sobre
todo, cualquier estudio de la literatura de Mexico desde la Revoluci6n de 1910, tiene que
labrarse siguiendo el ancho pero sinuoso sendero de su evoluci6n politica, economica y
social" (15).

4 Vease Antonio Castro Leal, profesor de la materia en la Universidad Nacional
de Mexico, en su voluminosa obra La novela de la Revoluci6n Mexicana, tomo primero,
Introducci6n. Castro Leal considera como novela revolucionaria de su pais "el conjunto
de obras . inspiradas en las acciones militares y populares, asi como en los cambios
politicos y sociales que trajeron consigo los diversos movimientos de la Revolucion, que
principia con la rebeli6n maderista el 20 de noviembre de 1910, y cuya etapa militar
puede decirse que termina ... el 21 de mayo de 1920" (XVII). La cita demuestra que no
se trata de novelas escritas antes de iniciada la revoluci6n, sino durante su desarrollo o
con posterioridad a la guerra revolucionaria.

SCastro Leal antes de ofrecer a sus lectores la antologia de obras que 1l denomina
pertenecientes a la novela de la revolucion mexicana, les proporciona un marco
contextual ("La nueva realidad mexicana y su novela", "Esquema de la revoluci6n
mexicana" una recopilaci6n de los "Principales acontecimientos de la Revolucion
Mexicana"). Ese contexto es parte de su metodologia. Se trata de una relaci6n entre la
Historia y la literatura, donde la primera explica y justifica el contenido, y aun la
existencia de la segunda.

6 Vease Julio Rodriguez-Luis, La literatura hispanoamericana entre compromiso y
experimento. Este critico refiere que la novela de Lisandro Otero GonzAlez, La situaci6n
(1963), fue la primera en tematizar sobre la "sociedad cubana en el periodo
inmediatamente anterior al golpe de estado de Batista de marzo de 1952, el cual marca ..





18

Sel comienzo del camino que conduce a la revoluci6n triunfante en diciembre de 1958
(sic)" (79).

7 Reynaldo L. Jimenez en su libro titulado Guillermo Cabrera Infante y "Tres
Tristes Tigres" dedica un capitulo completo, "I. La narrativa cubana en la revoluci6n:
1959-1969", a exponer los antecedentes literarios que precedieron a la Revoluci6n
Cubana de 1959 y el efecto que este extraordinario evento produjo en la realidad de
Cuba, y consiguientemente en la cultura y de modo particular en la novela: "La
Revoluci6n Cubana de 1959 trae consigo una nueva visi6n del mundo, de la realidad,
pero en ese momento inicial no se ha definido totalmente. De ahi, que para hablar de una
literatura mas especificamente, de una novelistica de la Revoluci6n que expresa los
vertiginosos cambios del momento, tengamos que esperar varios afios o una 'etapa de
maduraci6n'" (18). Jim6nez es bastante preciso en distinguir entre escritura y publicacion
como deslinde de "un antes" y un "despues de" la revoluci6n, respectivamente: "En la
misma manera que el cuentista, el novelista de una generaci6n inicial que comienza a
publicar a partir del triunfo de la Revoluci6n, ha concebido sus novelas durante los afios
cincuenta, y encuentra el escenario para la ficci6n en la lucha insurreccional contra
Batista o en el analisis de la sociedad prerrevolucionaria" (Todos los subrayados son
nuestros 23).

8 Hean Robledo dice, en el pr6logo a su novela Una mujer en la selva, que "la
novela revolucionaria no esta en su forma sino en su inspiraci6n". Ese es uno de los
criterios patentes en nuestra interpretaci6n de la novela revolucionaria boliviana.

9 Javier Sanjines C. expresando la percepcion de todos los nuevos criticos
bolivianos afirmaba que hasta 1985 no existia en Bolivia "una real y efectiva labor critica
.. Este estado de cosas se muestra palpablemente no solo en las antologias y en las
historias de obras bolivianas, sino tambien en los ensayos literarios. .[estos] son cajas de
resonancia, epifenomenos que se aproximan al periodismo y en ultima instancia a la
publicidad. Son, pues, formas de critica epis6dica, aislada y de cronologia espasmodica"
("Introducci6n". Tendencias actuales en 8).

10 El metodo plantea investigar c6mo la novela se explicaba aquel momento en
que la vida del pueblo boliviano giraba alrededor de la producci6n del estafio, sector
econ6mico que definia el principal modo de producci6n de Bolivia. Es necesario aclarar
que se trata de una adopci6n del m6todo materialista-dialectico elaborado por Marx, pero
no de la ideologia propuesta por el referido fundador de las ciencias sociales.

Empleamos el termino "revoluci6n" con el mismo significado que lo hace Jose
Fellmann Velarde, perteneciente a la segunda generaci6n de intelectuales del M.N.R.: "la
sustituci6n, en el poder politico, de una clase social envejecida, por otra ascensional,
como emergencia de un proceso de traslaci6n de riqueza" (23). Especificamente la
Revoluci6n Nacional Boliviana de 1952 es definida como "revoluci6n antiimperialista y
antifeudal de obreros, campesinos y gentes de la clase media" (24), y su sigla quiere
expresar su condici6n "Nacionalista porque preconiza la recuperaci6n de las riquezas
nacionales para beneficio de los bolivianos, y Revolucionario, porque comprende, que,






19

para hacerlo, es necesario liquidar un sistema econ6mico y social, desde sus raices, y
reemplazarlo por otro" (96).

12 Robert Jackson Alexander investigo sobre Bolivia con el auspicio de "The
Hoover Institution on War, Revolution and Peace" adscrita a Stanford University, su
conclusion sobre la ignorancia imperante en cuanto al conocimiento de este pais, ademas
de elocuente es precisa: "The average street dealer in cocaine in any U.S. city may know
more about Bolivia than do the great majority of his compatriots. He may be aware of
the fact that what he is selling probably originated there, and will have some judgment as
to the quality of the Bolivia product . In a word, the average U.S. citizen is very
ignorant of Bolivia" (Bolivia: Past, Present, and Future of Its Politics, xvii).

13 La situaci6n de marginamiento de la literatura boliviana es punto de
observaci6n obligado y comin a todos los que escriben sobre este pais. Por ejemplo,
Jose Ortega en Letras bolivianas de hoy: Renato Prada y Pedro Shimose, dice: "La
literatura boliviana es una de las menos conocidas en Latinoam6rica debido a las
dramaticas vicisitudes que caracterizan el vivir hist6rico de este pais, asi como a la escasa
difusi6n de su producci6n literaria ..." (7).

14 Fernando Diez de Medina, uno de los mas conspicuos representantes de la vieja
critica literaria empirica boliviana, por limitarse a observaciones superficiales sin la
aplicaci6n de teorias literarias, reconocia la responsabilidad de la escasa o completa
ignorancia de las letras bolivianas que nosotros atribuimos a los "criticos". Diez, con su
caracteristico lirismo, decia: "Existe una literatura boliviana. De nosotros depende que se
hunda en el olvido, o que se alce como vuelo de c6ndores hacia la cordillera encumbrada
del pensamiento universal" (Literatura Boliviana 29). Anteriormente, al criticar el libro
Odas de Franz Tamayo, Diez de Medina habia dicho: "Dos razones explican el vacio que
se hizo al libro: la ausencia de criticos . ." (subrayado nuestro, Franz Tamayo. El
hechicero del Ande 62).

5 Sergio Almaraz, intelectual antiimperialista de la generacion posterior a la
Guerra del Chaco, acertadamente decia: "Se ha discutido ociosamente si en Bolivia hay
critica. Creo que existe aunque una de muy baja condici6n" ("El fracaso de una
generaci6n" La pol6mica en Bolivia 667).

'6 Raymond L. Williams ofrece el ejemplo mas caracteristico de la actitud
superficial de los criticos respecto a la novela boliviana. En menos de dos paginas de su
ensayo Posmodernidades Latinoamericanas. La novela postmoderna en Colombia.
Venezuela. Ecuador. Peru y Bolivia (1998), limitandose a ofrecer una breve referencia
bibliografica de dos autores (Renato Prada Oropeza y Jose W. Montes), a quienes
atribuye haber seguido, en algunas de sus obras, la tendencia posmodernista, Williams
concluye: "La novela boliviana siguio siendo un g6nero fundamentalmente tradicional
hasta bien entrados los afios cincuenta y sesenta, y en este sentido ha sido una anomalia
en Am6rica Latina" (158).






20

17 Un reciente trabajo critico escrito y publicado en Espafia por Jose F. Colmeiro,
Cr6nica del desencanto: La narrativa de Manuel Vazquez Montalban (1996) demuestra
que el metodo de ubicar el contexto hist6rico alrededor del andlisis de una obra no esta
"pasado de moda". Manuel Vazquez Montalbin, prologuista del referido libro, dice:
"Pero Colmeiro sabe que no puedo ser integrado dentro del postmodernismo ahist6rico y
ahistoricista . Cualquier acci6n humana se da en una convenci6n temporal llamada
Historia al mismo tiempo que construye el sentido convencional de lo hist6rico" (2).

18 En 1953, el critico boliviano Augusto Guzman reconoci6 que la novela del
siglo XIX y primeras dos d6cadas del XX habia "ignorado la vida y la realidad nacional"
(La novela en Bolivia: proceso 1847-1954 18). Otro critico, Raul Botelho Gosalvez, en
un ensayo, "La novela en Bolivia" observa una tendencia generaliza por tratar temas
exclusivamente extranjeros (Cuadernos Americanos 272). Apreciaciones similares se
leen en: La vida social del coloniaje de Gustavo Adolfo Otero (82-104), y en Historia de
la literatura boliviana de Enrique Finot (29). Asi como tambi6n en The Literary History
of Spanish America de Alfred Coester (468), y en El macizo boliviano de Jaime Mendoza
(183).

19 Contrastando con la actitud de los escritores revolucionarios, los escritores
nacionalistas de derecha optaban por una literatura de espaldas al drama hist6rico y
social, propugnaban y practicaban una mezcla de telurismo y folklorismo. Su principal
exponente, Fernando Diez de Medina decia: "La literatura boliviana debe partir de lo
telurico ancestral [ ..] 'Jacha-Pacha-Mama', la Gran Tierra Madre, es la clave de un
nacionalismo espiritual" (Historia de la literatura 25).

20 Coincidimos con Henry Oporto Castro cuando dice: "la revoluci6n de 1952, se
destaca como ningun otro acontecimiento de la historia, por ser alli donde encuentran
articulaci6n las mfiltiples fuerzas y actores que conforman nuestra sociedad. Se podria
afirmar, que es la primera vez que la naci6n -la verdadera y profunda-logra vencer su
secular silenciamiento y exclusi6n, para ganar presencia en todo su complejo
abigarramiento. El nacionalismo revolucionario es el nucleo interpelatorio alrededor del
cual se constituye el mas extenso y plural movimiento social" (435).






21





CAPITULO DOS
HACIA UNA NUEVA CRITICA DE LA NOVELA BOLIVIANA (1930-1964)


No constituye ninguna novedad el intentar elaborar una critica bien fundamentada

basada en el conocimiento del contexto hist6rico-ideol6gico de la producci6n de la

novela. Georg Lukacs, en su conocida obra te6rica La novela hist6rica (1936), proclam6

que para un enfoque materialista hist6rico de la literatura moderna era requisito investigar

la acci6n reciproca entre el desarrollo econ6mico y social y la cosmovisi6n artistica que

surge a partir de ese desarrollo.' En Latinoam6rica dicho enfoque ha fluctuado entre su

rechazo y adopci6n. Especialmente en los ultimos veinticinco afios muchos criticos han

sustentado el mismo enfoque. Entre estos se destaca Roberto Fernmndez Retamar, quien

ha venido propugnando en una serie de ensayos la necesidad de interpretar las obras

literarias dentro del marco de los procesos hist6rico sociales.2 Por otra parte, en el campo

te6rico, particularmente en los afios setenta, se han ido desarrollando argumentos en lo

que concierne a la recepci6n de las novelas, esto es a la relaci6n que estatuye el proceso

de la lectura entre el texto y el lector, siendo uno de su mayores exponentes Hans Robert

Jauss. Para Jauss, en su obra La literatura como provocaci6n, el proceso de la recepci6n

debe abarcar las funciones sociales y comunicativas de la literatura, es decir, "el

horizonte de expectativas del puiblico ha de entenderse como aquella instancia ante la

cual se realiza . la practica de la vida en el arte, asi como tambi6n el cambio de la

experiencia estetica en una preformativa comprensi6n del mundo" (10).3






22

El intentar traer a la critica de algunas novelas bolivianas los conceptos de

Lukacs, Jauss y otros te6ricos, y aplicarlos empleando un metodo un tanto ecl6ctico,

como el que hemos adelantado en la Introducci6n, constituye el intento de aportar a la

Nueva Critica Literaria Boliviana una nueva manera de interpretar la novela

latinoamericana utilizando "viejos" conceptos teoricos.4 Es por tanto necesario discutir

someramente la bibliografia que servira de herramienta interpretativa de lo que hemos

denominado novela revolucionaria boliviana y con cuya ayuda vamos a tratar de

analizarla y sustentar la hip6tesis ya expuesta en la Introducci6n.


La Teoria Sobre la Novela Hist6rica de Georg Lukics


Algunos conceptos formulados en La novela hist6rica son particularmente

propicios para analizar las novelas escritas en Bolivia durante el periodo en que el pueblo

estaba luchando contra la oligarquia minero-feudal y sus principales novelistas sometian

a la historia a una revisi6n profunda que la plasmaban en sus ficciones.5 La relaci6n

transtextual entre historia y novela bolivianas implicitas en la idea anterior es valida

formularla del mismo modo que Lukacs lo hizo al analizar la relaci6n entre la Historia y

la novela europea. El aporte de Lukacs a la teoria literaria fue "mostrar c6mo la novela

hist6rica naci6, se desarroll6, alcanzo su florecimiento y decay6 como consecuencia

necesaria de las grandes revoluciones sociales y . que sus diversos problemas formales

son reflejos artisticos precisamente de esas revoluciones hist6rico-sociales" (13). En un

ensayo anterior, Teoria de la novela, Lukacs ya habia definido el g6nero: "La novela es la

epopeya de un tiempo donde la totalidad extensiva de la vida no esti ya dada en manera

inmediata, de un tiempo para el cual la inmanencia del sentido de la vida se ha vuelto

problema, pero que, no obstante, no ha dejado de apuntar a la totalidad" (52).






23

Lukacs, refiri6ndose a las condiciones hist6rico-sociales del surgimiento de la

novela hist6rica, indica que naci6 a principios del siglo XIX, con las novelas de Walter

Scott, Waverley (1814) e Ivanhoe (1819). Sefal6, igualmente, que existen predecesoras a

las de Scott, pero, atribuye que les faltaba lo esencialmente hist6rico: "el derivar de la

singularidad hist6rica de su epoca la excepcionalidad en la actuacion de cada personaje"

(15). Una observaci6n muy valiosa para nosotros es la que se refiere a que si bien ciertas

novelas realistas del siglo XVII tratan sobre temas hist6ricos, su defecto radica en que

aceptan la realidad social imperante como algo natural, normal: "el escritor aun no se

preguntaba por sus raices [de la realidad social] y las causas de su evoluci6n" (15). Esa

miopia conden6 las narraciones europeas a ser culpables de no poder ver lo especifico de

la 6poca desde un punto de vista hist6rico. En el caso boliviano, la observaci6n de

Lukacs adquiere plena vigencia, pues, la ausencia de un sentido hist6rico, para explicitar

las causas y la tendencia del regimen oligarquico-feudal boliviano, es comun a muchas

de las denominadas novelas sociales bolivianas, por ejemplo, ese es el caso de Raza de

bronce.

Lukacs entendia por caracter singular de la Historia al contexto social e

ideol6gico en que se producia la novela. Asi mismo, Lukics reconocia la importancia

hist6rica de la literatura. Prueba de dicho reconocimiento son sus ideas en que se refiri6

al papel de la literatura en la preparaci6n de la Revoluci6n Francesa: "[L]a historiografia

de la Ilustraci6n ha sido en su orientaci6n esencial una preparaci6n ideologica de la

Revoluci6n francesa" (17). De acuerdo con la idea anterior formulada por Lukacs,

nosotros extraemos la propuesta de que tanto la historia como la literatura bolivianas

pudieron haber sido empleadas para demostrar la necesidad de la Revoluci6n






24

Nacionalista. Propuesta que conlleva reconocer a la novela boliviana del periodo

analizado su funci6n de factor coadyuvador del cambio hist6rico. Lukacs, al analizar las

grandes luchas sociales de Polonia, Espaia y Alemania, lleg6 a la conclusi6n de que:

"Sea cual fuere . en los diversos movimientos nacionales, lo cierto es que estos

movimientos, que fueron verdaderamente de masas, tuvieron que verter en las amplias

masas el sentido y vivencia de la historia" (23). Para ello, se empez6 escribiendo

teniendo en consideraci6n que la "meta esencial de la novela es la representaci6n de la

direcci6n del movimiento social" (173). Lukacs observa que el rasgo que mas distingue a

las grandes novelas, hace referencia a las de Honorato de Balzac, consiste en que ellas

saben plasmar la direcci6n del movimiento social cuando la sociedad esta rumbo a su

disoluci6n (173). Este rumbo a la disoluci6n en el caso boliviano, es decir, rumbo a la

revoluci6n nacionalista en nuestra terminologia, es esencial subrayar para un analisis de

la funci6n de la novela boliviana escrita en el periodo prerrevolucionario.

Respecto a la importancia revolucionaria del factor subjetivo dentro de una

coyuntura hist6rica revolucionaria, Lukacs sefiala que no todas las crisis sociales que

tenian en sus entrafias alguna simiente revolucionaria culminaron efectivamente en la

realidad hist6rica en una revoluci6n: "Marx y Lenin sefialaron en diversas ocasiones que

ha habido situaciones objetivamente revolucionarias que debido al subdesarrollo del

factor subjetivo no llegaron a estallar en una revoluci6n" (HN 115).6 Debemos recordar

que Marx demostr6 en El Capital que gracias a su posici6n en el proceso de producci6n,

el proletariado se muestra mas organizado y consciente de lo que habia sido cualquier

otra clase explotada en la historia. La anterior tesis se comprueba en la existencia de

sindicatos obreros organizados en el ambito de base laboral, local, nacional e






25

internacional. Sin embargo, como analiza Lukacs, para los trabajadores que emplea el

sistema capitalista es vAlida la norma formulada por Lenin: "La conciencia politica de

clase s6lo le puede ser infundida al trabajador desde fuera, es decir, desde la lucha

econ6mica, desde fuera del campo de las relaciones entre trabajadores y empresarios"

(262). Esta es otra forma de referirse a la importancia del factor subjetivo en la

formacion de la conciencia. La contribuci6n a la formaci6n de dicho factor, por medio de

la novela, ocup6 parte importante del ensayo de Lukacs, prueba de esta afirmaci6n es que

el insiste sobre dicha idea con diferentes palabras y en diferentes partes de su trabajo.

Asi cuando se refiri6 a la novela Historia de un conscripto del afio 1813, de Alexander

Chatrian, celebro que algin critico de la misma hubiera sefialado como una virtud de la

referida novela el que su autor hubiera elegido "el momento de la vida de las clases en

que las masas extraen de estas experiencias la consecuencia, en que despiertan 'para

darse a si mismos cuenta y raz6n rigurosa de lo que les impide llevar una vida mas feliz y

digna'" (255). Precisamente, como discutiremos en los capitulos cuatro, cinco y seis, en

las obras bolivianas objeto de nuestra investigaci6n hay estructuras narrativas que

contribuyen a reforzar entre los trabajadores, especialmente mineros y agricultores, la

formaci6n de la conciencia de "clase para si", en el momento hist6rico en que el proceso

de la lucha de clases estaba convenciendolos que merecian Ilevar una vida mejor.

A juzgar por los conceptos de Georg Lukacs que hemos destacado, el autor de La

novela hist6rica atribuye dos rasgos fundamentales a dicho genero de novela. En primer

lugar, para Lukacs la novela hist6rica es una expresi6n ideol6gica que se desarrolla

dentro de un determinado contexto hist6rico-social, y en segundo lugar, el discurso de

dicha novela puede llegar a contribuir a la formacion de una conciencia social critica que





26

coadyuvando a la ideologia y la politica puede a su vez ayudar al desarrollo de la

Historia. Tomando en consideraci6n ambas caracteristicas, nosotros denominamos a una

forma especifica de novela historica bajo la denominaci6n de novela revolucionaria

boliviana. Se trata de tres novelas, Vocero. Novela de unos periodista, Metal del Diablo

y Yawarninchij que no s6lo contribuyeron al conocimiento critico del proceso historico

boliviano, revelando sus causas y contradicciones ocultas, sino que fueron usadas como

vehiculos del arsenal ideol6gico que hizo posible la Revoluci6n Nacional Boliviana de

1952, y mas tarde intent6 hacer una revoluci6n socialista dentro de la revoluci6n

nacionalista, llegando dichas novelas a convertirse en fuerzas capaces de ayudar a

transformar la sociedad y cambiar el curso de su desarrollo hist6rico.


La Nueva Novela Hist6rica en Latinoamerica Desde 1949


En lo que respecta a Latinoam6rica, los conceptos de Georg Lukacs encontraron

su materializacion, modernizaci6n y validez en tres obras de Alejo Carpentier: El reino

de este mundo (1949), El Siglo de las Luces (1965) y Los pasos perdidos (1953).7

Seymour Menton atribuyo a El reino de este mundo el m6rito de haber sido la primera

nueva novela hist6rica (NNH) de Latinoam6rica, al decir que, "la primera verdadera

NNH, El reino de este mundo de Alejo Carpentier, se public6 en 1949, [. .] todos los

protagonistas, a excepci6n tal vez de Ti Noel, son hist6ricos" (38).

En los planteamientos anteriores hemos considerado a la historia como la fuente

proveedora de materiales para la novela, en una relaci6n todavia unilateral y equidistante,

en el anilisis, de las categorias Historia y novela. Dicha unilateralidad y dicotomia se

resuelven al considerar la novela hist6rica, y tambi6n la novela revolucionaria boliviana,





27

como unidad fenomenica en cuyo interior el piano hist6rico representa el contenido,

mientras que por otra parte el piano exterior, la narracion literaria, vendria a ser la forma.

Uno de los pensadores que mejor ha expresado esta relaci6n y diferenciaci6n es

Marcelino Menendez y Pelayo, para quien la Historia es la materia prima de la obra, pero

que "la forma pertenece exclusivamente al arte y que solo conforme a sus leyes puede y

debe manifestarse" (Obras completas 345). Otros han reclamado el derecho de la

literatura a disponer de los materiales propios de la historia y de ella misma. Entre estos,

y mas enfatico que ninguno, se ha manifestado el novelista Alejandro Dumas, para quien

"la novela tiene el derecho de violar a la historia con la condici6n de que los bastardos

que engendra vivan" (Sanchez 316).

En un periodo mas reciente, los filtimos treinta aios del siglo XX han sido

testigos de la incesante busqueda de nuevas formas y estilos de expresi6n literaria. Se

han escrito cuentos y novelas en las que sus autores han reflexionado en torno a la

elaboracion de sus obras, dando lugar a creaciones que ademas de contener su propio

tema narrativo ofrecen formulaciones te6ricas acerca de si mismas. En la direccion

anterior, son centenares las narraciones que han saqueado el archivo hist6rico y que han

reflexionado sobre la relaci6n historia-literatura, Ilegando a cuestionar, ademas, la validez

cientifica tradicionalmente atribuida a la historia. Tambien, por el lado de los teoricos se

han aportado nuevas contribuciones al debate en torno a la novela historica, como es el

caso de la desmitificacion de la historia formulada por Michael Foucault y las teorias de

Hayden White acerca de la metahistoria.

Segun Raymond L. Williams, bajo el manto ideol6gico de Nietzsche, Foucault

desarroll6 toda una teoria en torno a la relaci6n entre textualidad y poder (The





28

Postmodern Novel 74-5). A dicho marco te6rico corresponde la idea de que todo

conocimiento es una expresi6n del deseo de poder (politico, econ6mico o social). Para

Santiago Juan-Navarro, la filosofia de la historia de Foucault descubre la ingenuidad

epistemologica de los historiadores empiristas que creian que su objetivo era encontrar la

verdad: "The historician's search does not aim at truth, but knowledge, which is

understood as a source of power" (2000 48). La veracidad de la historia, es asi, puesta en

duda: "the new Historicists believe that Foucault's work opens the way to a new, and

non-truth-oriented form of historicist study of text" (Selden 103). Recordemos que la

mayor limitaci6n de Foucault como te6rico es que no logra formular una teoria general de

la historia (analisis macroteorico), se concentra mas bien en formular controversiales

conceptos aislados (analisis microteorico) y en el analisis concreto de temas

tradicionalmente marginados en la historiografia.8 Coincidimos con la conclusi6n de

Juan-Navarro sobre este particular: "As a global theory of history, Foucault's work is

obviously insufficient and obscure. His refusal to deal with epistemological problems -

and the vagueness of many of his basic concepts- makes its reading especially difficult

and its evaluation nearly impossible" (2000 49). No obstante las limitaciones sefialadas a

Foucault, su idea de que todo conocimiento es el ansia de poder politico, econ6mico o

social se cumple en la mayoria de los textos, pero en el caso de las novelas

revolucionarias bolivianas el conocimiento que proporciona a las masas trabajadores

respecto a las causas esenciales de su opresi6n apuntan especificamente a despertar,

estimular y dirigir sus ansias de liberacion social.





29

La Desmitificaci6n de la Historia Formulada por Hayden White


Otro de los teoricos que mas inter6s ha demostrado por el estudio de la filosofia

de la historia y, especificamente, por su relaci6n con la literatura es Hayden White. En

Tropic of discourse: Essays in Cultural Criticism (1978), por ejemplo, expone sus ideas

en tomo a la relaci6n entre historia y novela.9 La idea basica de White es que la historia

y la novela poseen en el discurso un eje comun, en torno al cual cada una gira.'0

Concentrando su atenci6n en el discurso, White analiz6 las estructuras narrativas de los

textos de historia y al hacerlo llego a la conclusi6n de que toda historiografia no es otra

cosa que una metahistoria, es decir, una reflexion y elaboracion narrativa hecha a

posteriori, generalmente organizada en base a otros textos y empleando los recursos

retoricos establecidos como una norma discursiva en un momento dado del desarrollo

social.

La falta de consistencia cientifica de los resultados que ofrecen las

investigaciones y obras hist6ricas obedece a que los datos estan siempre sujetos al criterio

de seleccion-evaluaci6n del historiador, lo cual presupone que todo trabajo esta

condicionado por las preferencias ideol6gicas del investigador-escritor. Como observa

White, en el campo historiografico no han faltado voces que han respondido airadamente,

protestando que los historiadores jamas han preconizado que la historia sea una ciencia

pura, y que reconozcan que esta sujeta a metodos no s6lo analiticos sino tambien

intuitivos, y que por ello sus resultados no deberian ser evaluados bajo los mismos

criterios que aplican para las ciencias naturales, cuyo m6todo se sabe que es

experimental. White no dejo pasar la oportunidad para reforzar su teoria, respondiendo

que quien reconoce que la historia no es una ciencia, "suggests that history is a kind of





30

art", es decir una pseudociencia, en la cual los datos que le sirven de base son

manipulados con la libertad propia de la creaci6n artistica (Tropic 27).

Desde el punto de vista narrativo la historia es una composici6n puramente

verbal, algunas, o las mas de las veces, por no decir casi siempre, ficciones verbales."

Santiago Juan-Navarro al analizar el cuento "Tema del traidor y del heroe" de Jorge Luis

Borges se vale de la teoria de la metaficci6n de White que "considera al historiador como

un narrador y . todo acto de escribir como un acto po6tico" ("Las formas secretas"

24).12 El resultado de su analisis pone de manifiesto dos caracteristicas: la presencia de

aspectos hist6ricos y ficticios, donde realidad y fantasia se alternan en la estructura de la

narraci6n, y la presentaci6n de la historia oficial como un simulacro, un artificio

"ideologizado" y construido para legitimar una visi6n del pasado.13 Los planteamientos

de Juan-Navarro enriquecen los cuestionamientos hechos por White en contra de la

epistemologia objetivista propia de la historia tradicional y pone en cuestionamiento las

pretensiones empiristas del discurso hist6rico. Las anteriores ideas cobran toda su

dimensi6n critica para analizar las obras que hemos convenido en denominar novelas

revolucionarias bolivianas porque nos permiten introduciros en el campo metahist6rico

y la busqueda de la funci6n basica de esas novelas: subvertir la sociedad a partir del

cambio en la conciencia de sus lectores.


Girard Genette y las Relaciones Transtextuales


Generalmente las tendencias criticas que limitan el analisis literario al texto

exclusivamente, rechazan la consideraci6n de otros factores externos, sobre todo los de

orden hist6rico. La critica marxista, por su parte, cuando trata dejustificar la inclusi6n de

contextos hist6ricos, a manera de marcos referenciales, lo hace tanto por razones





31

metodologicas como ideologicas. En esencia, lo que tratamos de dilucidar es que, ,si es

o no valido incluir en el analisis de un texto literario los transtextos?

Gerard Genette, precisando mejor que Julia Kristeva y Tzvetan Todorov, sobre el

concepto que trata de expresar las caracteristicas de las relaciones textuales, publico su

enciclop6dico libro Palimpsestos. La literatura en segundo grado en 1982, rapidamente

publicado en versi6n espafiola en 1989. En 61 definia la transtextualidad o trascendencia

textual del texto como "el conjunto de categorias generales o trascendentes -tipos de

discurso, modos de enunciaci6n, g6neros literarios, etc.- del que depende cada texto

singular" (9). El gran aporte de Genette es su clasificaci6n de las relaciones

transtextuales en cinco tipos: intertextualidades, paratextos, metatextos, hipertextos y

architextos.

En Palimpsestos, Genette al analizar el primero de los cinco tipos en que clasifica

las relaciones transtextuales, y, siguiendo la definicion que Julia Kristeva ya habia hecho

bajo el nombre de intertextualidad, redefinida por el como "una relaci6n de copresencia

entre dos o mas textos, es decir, . como la presencia efectiva de un texto en otro" (10),

establecio un nuevo paradigma terminol6gico en el que se establece tres formas de

intertextualidad: la cita, el plagio y la alusi6n. En la ultima forma de intertextualidad, la

alusi6n, encontramos un recurso mas especifico para dar respuesta al problema que

dejamos planteado lineas arriba.

Para Genette, la alusion es "un enunciado cuya plena comprensi6n supone la

percepcion de su relacion con otro enunciado al que remite necesariamente tal o cual de

sus inflexiones, no perceptibles de otro modo" (10). A manera de demostraci6n, Genette

toma de ejemplo un registro academico frances, el cual refiere que el famoso critico





32

Nicolas Boileau Despr6aux (1636-1711) escribi6 a Luis XIV: "au recit que pour toi je

suis pr&t d'entrependre, / Je crois voir les rochers accourir pour m 'entendre (Al relato

que para ti estoy a punto de empezar, / Creo ver a las rocas acudir para escucharme)

estas rocas m6viles y atentas pareceran absurdas a quien ignore las leyendas de Orfeo y

de Anfi6n" (10-11). De acuerdo con el paradigma de Genette, es valido considerar que

no es posible comprender el significado de las escenas y del argumento completo de una

novela, sobre todo si 6sta expresa en esencia el desarrollo de un proceso revolucionario y

trata de inducir a su aceleramiento -como es el caso de la novela boliviana-, si el

lector no conoce previamente los eventos y caracteristicas particulares y especificas de la

sociedad y su Historia en cuyo seno se escribi6 y a la cual interpreta y trata de modificar

la novela. En cuanto a los otros dos subtipos de intertextualidad, cita y plagio, el primero

es definida como "la presencia efectiva de un texto en otro . su forma explicita y

literal" (10); mientras que el plagio es "una copia no declarada pero literal" (10).


La novela revolucionaria boliviana se distingue por la variedad y abundancia de

paratextos. Este detalle cuantitativo es menos importante, para nuestro trabajo de

analisis, que la funci6n para la que sus autores la destinaron: Crear en el lector la ilusion

de verdad sobre los planteamientos ideol6gicos contenidos en la escritura en segundo

grado. Por ahora, nos limitamos a precisar que usaremos el concepto de paratexto

elaborado por Genette:



Una relaci6n menos explicita y mas distante, . que el texto propiamente

dicho mantiene con lo que s6lo podemos nombrar con su paratexto: titulo,

subtitulo, intertitulos, prefacios, epilogos, advertencias, prologos, etc.;





33

notas al margen, a pie de pagina, finales; epigrafes, ilustraciones; fajas,

sobrecubierta y muchos otros tipos de sefiales accesorias, autografas o

olografas, que procuran un entorno (variable al texto y a veces un

comentario oficial u oficioso .. que el lector... no puede disponer tan

facilmente como desearia o pretende). (11-12)



En cuanto al tercer tipo de transtextualidad definido por Genette, metatexto, "es la

relaci6n -generalmente denominada 'comentario'- que une un texto a otro texto que

habla de el sin citarlo (convocarlo), e incluso, en el limite, sin nombrarlo" (13) Asi es

como Metal del diablo, por ejemplo, critica a ciertos ideologos y literatos reaccionarios.

El cuarto tipo, hipertextualidad, al que Genette dedica directa y casi exclusivamente

Palimpsestos, donde dice: "Entiendo por ello toda relaci6n que une un texto B (que

llamare hipertexto) a un anterior A (al que Ilamare hipotexto) en el que se injerta de una

manera que no es la del comentario" (14). Continuando con los postulados de Genette la

"derivaci6n puede ser del orden, descriptivo o intelectual, en el que un metatexto

(digamos tal pagina de la poetica de Arist6teles) 'habla' de un texto (Edipo Rey). Puede

ser de orden distinto, tal que B no hable en absoluto de A, pero que no podria existir sin

A" (14). Como en los capitulos tres, cuatro y cinco analizaremos, las novelas

revolucionarias bolivianas se derivan de articulos de prensa, discursos parlamentarios,

ensayos, manifiestos politicos, textos de historia y literarios. De modo que resulta muy

util el empleo de los conceptos de Genette para nuestro analisis. Nos queda referirnos al

ultimo tipo de transtextualidad, la architextualidad, definida como una relacion

completamente muda que, como maximo articula una mencion paratextual (titulos,





34

subtitulos . que acompafian al titulo en la cubierta del libro), de pura pertenencia

taxon6mica" (13).


Finalmente, en lo que respecta a la importancia que concedemos a la teoria de

Gerard Genette cabe subrayar que responde a que las novelas objeto de nuestro estudio

solo se pueden comprender en su plenitud considerandolas como parte de un conjunto de

transtextualidades, lo cual nos llev6 al convencimiento de la necesidad de exponer, en el

capitulo tres, el contexto historico e ideol6gico de la producci6n y recepci6n de la novela

revolucionaria, previamente a la presentaci6n del analisis de las referidas novelas. Con

ello se trata de traer a la discusi6n la referencia de los c6digos que no aparecen en la

superficie de la narracion, pero que, sin embargo, participaron en la producci6n del texto,

asi como tambien estuvieron presentes en el imaginario de su recepcion.


Hans Robert Jauss: Teoria de la Recepci6n


Empezamos recordando que la mayoria de los criticos literarios se limitan o

privilegian el texto como objeto de sus analisis, lo demuestran los trabajos de Lukacs,

Menton, White y Genette. En cambio, Robert Jauss dirige el analisis literario en relacion

a las reacciones que el texto provoca en el comportamiento de sus lectores. Sus tesis y

formulaciones conceptuales sobre la literatura como vehiculo de concientizacion

consideramos fundamental para efectuar la demostraci6n de nuestra hip6tesis central de

trabajo. Por otra parte, de manera general el marco te6rico marxista en que se basan las

formulaciones teoricas de Jauss nos servira para analizar tres novelas bolivianas desde la

perspectiva de su producci6n y su relaci6n con la historia, la ideologia y la politica.

Especificamente la teoria de la recepci6n expuesta por Jauss nos servira para analizar





35

como los sectores oprimidos de Bolivia (receptores) percibian las novelas revolucionarias

y los efectos politicos que se podian derivar de ello. De este modo nuestra investigaci6n

habra abarcado la totalidad del ambito en que se mueve toda novela, es decir:

producci6n-- obra --recepci6n.

Recordemos que Jauss, intentando daros una respuesta a su pregunta de que es y

para que estudiamos la literatura, intento superar las limitaciones que pesan sobre la

especialidad, y para ello sintetiz6 los postulados de dos opuestas teorias de critica

literaria: el formalismo ruso y el criticismo marxista. El resultado de su trabajo se resume

en el postulado que sostiene que la percepci6n y efecto de la obra es fundamental para

comprender el valor social de la misma. Lo cual explica la importancia que Jauss otorga

al encuentro texto literario-lector. Dentro de su propuesta te6rica el lector se convierte en

el centro del analisis en relaci6n con los textos, a su vez, ubicados en su contexto social y

politico. Nosotros vamos a poner a prueba la validez de su teoria al demostrar con su

ayuda la validez de la nuestra. Consideramos adecuado limitarnos, por el momento, a

resumir algunas de sus ideas expuestas como parte de sus siete tesis desarrolladas en su

libro La literatura como provocacion (1976), en los capitulos cuatro, cinco y seis vamos

no s6lo a discutirlos, sino, lo que es mas importante, aplicaremos los siguientes

postulados de Jauss:

En primer lugar, recordemos que para Jauss la calidad artistica de una obra

literaria depende fundamentalmente de la reacci6n de sus lectores quienes en ultima

instancia son los que confieren a la novela su trascendencia. Concretamente, para Jauss

la critica de una novela debe considerar "los criterios, dificiles de captar, de efecto,

recepci6n y gloria p6stuma" (137). Siguiendo los postulados de Carlos Marx sobre la





36

importancia de la teoria como guia de la practica transformadora de la realidad, Jauss

destac6 que las obras de arte poseen la capacidad para ser consideradas factores

dinamicos que contribuyen a la formaci6n de la realidad. Con dicho planteamiento puso

en entredicho la concepcion que reduce el arte a mera representacion de la realidad. Este

te6rico proclamo enfaticamente el "caracterformador de realidad del arte, en contra del

reducir la obra de arte a una mera funci6n reproductora" (155). El denominado "caracter

formador de realidad" significa considerar que dentro de la realidad ficticia de toda obra

se puede ofrecer a los lectores una version idealizada del desenlace hist6rico del

momento que les esta tocando vivir. Politicamente constituye una forma de guiar a los

lectores hacia metas que requieren su concurso, por ejemplo, la lucha por la destruccion

de un r6gimen opresor y el advenimiento de uno nuevo que, al menos, sea una promesa

de liberacion. Segun Jauss si la novela logra plasmar por anticipado el exito final de la

lucha social habra dado a sus lectores no solo "una nueva percepci6n del mundo", sino,

sobre todo la vision de "una anticipada realidad" (155). Nuestra hip6tesis apunta en

dicha direcci6n. Especialmente las novelas Metal del diablo y Yawarinchij en tanto

obras artisticas se proyectan y deben ser interpretadas como "unidad indivisible un doble

caracter. . expresion de realidad, pero [que] constituye tambien la realidad que no existe

junto a la obra y antes de la obra, sino precisamente s6lo en la obra" (155).

En segundo lugar, dejamos establecido que hemos adoptado la teoria de Hauss

porque tambi6n subraya que una buena critica literaria tiene que tomar en consideracion

el efecto que esta provoca en sus lectores. Las diversas posibles reacciones individuales

no nos interesan, pero consideramos de suma importancia evaluar las reacciones tanto

positivas como negativas que una novela suscita entre los grandes grupos sociales





37

considerados como lectores prototipos que representan los intereses econ6micos en

franca y aguda contradicci6n en determinados momentos coyunturales de la Historia.

Apelamos a una cita textual para fijar como referencia te6rica de nuestro analisis de tres

novelas y demostraci6n en capitulos posteriores de que constituyen el subgenero que

denominaremos novela revolucionaria boliviana: "La obra vive mientras ejerce un efecto.

En el efecto de la obra se incluye lo que se realiza tanto en el consumidor como en la

obra misma. Aquello que sucede con la obra es una expresi6n de lo que la obra es"

(156). Anticipamos que a las novelas objeto de nuestro estudio las clases dominantes las

han quemado, impedido circular y condenado al anonimato, no obstante han sido leidas

por los sectores populares, y difundidas entre los analfabetos que como clase social y

dirigidas por la clase media lograron destruir el sistema feudal. De modo que ambas y

opuestas reacciones serviran para que demostremos las caracteristicas que hacen que

estas obras sean tan peculiares.

Por otra parte, consideramos altamente valiosas otras dos ideas de Jauss que

tomamos para la demostraci6n de nuestra hipotesis, y la justificaci6n de la inserci6n de

un extenso marco contextual. En efecto, para el autor cuyos postulados estamos

examinando, la reacci6n que puede provocar en sus lectores una novela depende de las

caracteristicas del momento hist6rico que han vivido o estan viviendo dichos lectores y

de las esperanzas que puedan proyectar. Al respecto citamos a Jauss: "La historicidad de

la literatura no se basa en una relaci6n establecida post festum de "hechos literarios",

sino en la previa experiencia de la obra literaria por sus lectores" (166). Experiencia

histbrico-social que a su vez condiciona las aspiraciones y metas de los consumidores de

las producciones novelisticas: "El nuevo texto evoca para el lector (oyente) el horizonte





38

de expectaciones que le es familiar" (171). A su vez, dichas expectaciones posibilitan

que se de un proceso dialectico entre novela y lector. Jauss denomina el circulo de

intuici6n y de la ideologia del publico como aquel que define el exito literario de un libro,

pero no de cualquier libro, sino de aquel "que exprese lo que el grupo esperaba, un libro

que revele al grupo su propia imagen" (176). Esta idea del libro como interprete de los

anhelos del lector es condici6n sine qua non para considerar el valor politico de una

novela de acuerdo con los postulados de Jauss, pues, al respecto el reitera y subraya que:

"Lo que uno experimenta propiamente en una obra de arte y hacia lo cual se halla uno

dirigido es mas bien acerca de cuan verdadero es, es decir, en que medida uno conoce y

reconoce en ella algo y a si mismo" (186), y "suscita recuerdos . y pone al lector en

una determinada actitud emocional" (171).

Finalmente, hemos tomado del arsenal te6rico de Jauss la idea de que es posible

reconstruir te6ricamente el valor ideol6gico, politico y artistico de una novela a partir de

la reconstruccion del comportamiento de sus lectores. Para lo cual se hace necesario

previamente elaborar un perfil del horizonte de expectativas de los lectores no solo

supuestas, sino verificables. Jauss sefialaba que la forma en que una obra literaria, en el

momento historico de su aparici6n, satisface las expectaciones de su primer puiblico, las

confirma, decepciona o frustra, suministra evidentemente un criterio para la

determinacion de su valor estetico (174). Igualmente aplicable a nuestro analisis es la

cita siguiente: "La reconstruccion del horizonte de expectaci6n ante el cual fue creada y

recibida una obra en el pasado, permite, por otro lado, formular unas preguntas a las que

el texto dio una respuesta y con ello deducir como pudo ver y entender el lector la obra"

(181). Todo lo cual, parafraseando a Jauss, es posible sintetizarlo diciendo que nos





39

inspiramos en la teoria que subraya que la funci6n politica e ideol6gica de la novela s6lo

se logra manifestar en su genuina posibilidad alli donde la experiencia hist6rica y literaria

del lector entra en el horizonte de expectaciones de la practica de su vida, preforma su

comprension del mundo y con ello repercute tambien en sus formas de comportamiento

social, es decir, en su praxis politica concreta (201).

Notas

1. En el presente trabajo toda referencia a esta obra de Lukacs correspondera a la
tercera edici6n en espaiol.

2. Los referidos ensayos de Femrnndez Retamar estan recopilados en su obra Para
una teoria de la literatura hispanoamericana y otras aproximaciones.

3. Todas nuestras citas a La literatura como provocaci6n corresponden a la
primera edici6n en espaiiol.

4. La aparente tautologia queda aclarada por nuestra discrepancia con la lamada
Nueva Critica literaria Boliviana que subestima el valor literario de las novelas escritas
antes de 1975.

5. Como se sabe las dos obras fundamentales de Lukics, Teoria de la novela
(1916) y La novela historica (1936) corresponden a dos etapas contradictorias de su
desarrollo intelectual. La primera esta dominada por el idealismo hegeliano mientras que
la segunda corresponde a su etapa marxista. Esta distinci6n es importante para apreciar
las dos diferentes valoraciones que este te6rico atribuy6 a la relacion Historia y literatura.
En la primera de las dos obras, su concepci6n idealista lo llev6 a considerar que el centro
de la Historia y la ficci6n es el individuo: "Seguramente la evoluci6n de un hombre sigue
siendo el hilo conductor a lo largo del cual el mundo se nuclea . pero esa vida no
accede a semejante significaci6n sino porque ella representa tipicamente el sistema de
ideas y de ideales vividos que condiciona, a titulo regulador, los mundos interiores y
exteriores de la novela" (75). En cambio en la segunda obra, Lukics dice: "Hemos
intentado bosquejar el marco general de las transformaciones politico-economicas que se
produjeron a consecuencia de la Revoluci6n francesa en toda Europa; asimismo,
esbozamos brevemente . sus efectos ideol6gicos. Estos acontecimientos, esta
revoluci6n del ser y de la conciencia del hombre en Europa constituyen la base
econ6mica e ideol6gica para la creaci6n de la novela hist6rica de Walter Scott" (29).

6. Creemos que los origenes de la idea de Lukacs sobre la importancia del factor
subjetivo datan de sus tiempos de joven hegeliano, a las que vuelve en su obra de
madurez marxista, La novela hist6rica, al citar el concepto hegeliano de la funci6n del
"individuo hist6rico-universal" que de acuerdo con la interpretaci6n de Lukacs es "dar a





40

conocer a los hombres lo que estos quieren": "Es el espiritu -Hegel citado por Lukacs-
oculto que toca a la puerta del presente, que todavia se encuentra bajo tierra, que aun no
ha madurado hasta convertirse en existencia actual, pero que quiere salir"(41). Nosotros
creemos que si sustituimos la denominaci6n de "individuos hist6rico-universales" de
Hegel por el concepto marxista de "vanguardia revolucionaria" estariamos en presencia
del sujeto que contribuye a crear en las masas la conciencia revolucionaria.

7. Los pasos perdidos, novela en la que el protagonista realiza un viaje al interior
de la selva amaz6nica, es una parodia del llamado Descubrimiento, un retorno al pasado
que actualiza la nocion antropol6gica de la existencia en un mismo tiempo de estadios de
desarrollo humano y social no s6lo diferentes sino incluso opuestos. Ese retorno que
reproduce la fundaci6n de una nueva sociedad representa una metafora de la historia de
Latinoamerica, en ese sentido puede ser considerada una novela hist6rica al margen de la
teoria de Lukacs.

8. Queremos significar que los mejores aportes de Foucault mas que estar
presentes en el campo te6rico lo estan en su originalidad de exponer sus "microhistorias"
de las prisiones, la sexualidad y la locura, por medio de los cuales induce a sus lectores a
replantearse conceptos relacionados con el poder y el conocimiento.

9. Esta obra representa la continuaci6n desarrollada de una serie de
planteamientos que habian sido formulados anteriormente por Giambattista Vico,
Benedetto Croce, Jacques Derrida, Michel Foucault, y complementa su obra seminal
Metahistory: The Historical Imagination in Nineteenth-Century Europe (1973).

10. En la teoria de White, discurso significa en primer lugar el estilo, la forma
verbal de la narraci6n. Por otra parte, distingue el estilo empleado en las ficciones del
utilizado en las demostraciones 16gicas. Por todo lo cual, discurso para White es la
estructura del lenguaje que se emplea en las ficciones.

11. Menton afirm6 que White con su obra Metahistory "cuestiono las
pretensiones cientificas de los historiadores e hizo hincapie en su caracter ficticio" (La
Nueva Novela hist6rica 55).

12. Juan-Navarro subraya que tradicionalmente habia prevalecido la idea de que
"el escritor de ficciones inventaba la historia mientras que el historiador la descubria"
("Las formas secretas" 24). El punto de vista de que el historiador es siempre un
interprete y que por lo tanto esta mas cerca de la literatura que de la ciencia, tambien ha
sido desarrollado por Murray Krieger (1964).

13. Las ideas de la metahistoria fueron expuestas a lo largo de un ciclo de
conferencias dictadas en Florida International University por Santiago Juan-Navarro
durante el desarrollo de un curso de postgrado (Otofio de 1995) al cual el autor del
presente trabajo asisti6 en calidad de estudiante.






41







CAPITULO TRES
LA REALIDAD Y LA FICCION COMO TRANSTEXTUALIDAD Y
METAHISTORICIDAD EN LA NOVELA REVOLUCIONARIA BOLIVIANA


Entre Pueblo Enfermo y Creaci6n de la Pedagogia Boliviana:
El Fracaso Modernizador Liberal y el Surgimiento de la Oligarquia del Estaiio


La critica oficial afirma que la novela boliviana de finales del siglo XIX y comienzos

del XX es una narracion sobre las costumbres y tradiciones sociales. Estejuicio de valor no

es del todo cierto. Es cierto en cuanto a la caracterizaci6n tematica: novela

predominantemente social. Resulta falso al reducir la novela a su expresi6n tradicional, es

decir, a aqu6lla cuya funci6n apolog6tica es justificar y defender el sistema social opresor o

limitarse a denunciarlo, pero sin ofrecer a sus lectores una alternativa de cambio. Esa misma

critica pretende pasar por alto que tambi6n existe, y en mayor proporci6n, la novela de

tematica social contestataria al sistema dominante, y dentro de esta ultima una cuyo prop6sito

es abiertamente revolucionario.

La producci6n y publicaci6n de la novela social contestataria coincidi6 con la vigencia

de los gobiernos liberales, 1898-1920, que se empefiaron al maximo por modemizar su pais.

Sus principales acciones y resultados pueden resumirse como sigue: obtuvieron cuantiosos

emprestitos,' invirtieron en infraestructura,2 organizaron el sistema educativo y abrieron las

puertas a la inversi6n extranjera,3 pero, en esencia Bolivia continio tan atrasada como lo

estaba en la epoca colonial. La razon para el fracaso del proyecto liberal de modernizaci6n

del pais y de la consolidaci6n nacional fue la supervivencia del sistema de propiedad y





42


producci6n feudal.4 Augusto C6spedes con su novela Metal del diablo (1946), al revisar la

version historicista oficial, da cuenta de como los liberales traicionaron la buena fe que la

masa indigena aymara habia puesto en ellos, y c6mo en lugar de respetarles sus derechos de

propiedad comunal sobre la tierra procedieron a masacrarlos y a apoderarse de dichas tierras

(53-56). El tema indigena no constituye el aspecto principal de esta novela, enfocada mas

bien en la vida y la lucha politica del proletariado minero que en un 95% de su composici6n

etnica procedia de dicha masa indigena.

En cambio Alcides Arguedas que escribi6 su novela Raza de bronce (1919) ubica en

el centro de la tematica la situaci6n del indigena con inocultable espiritu de compasi6n hacia

los oprimidos, lo que le otorga un gran merito si tenemos en cuenta su condici6n de

latifundista, asi como tampoco puede ser desmerecida por su posterior ensayo Pueblo

enfermo que, como analizaremos mas adelante, constituye la obra mas denigrante escrita

contra la raza aymara. Raza de bronce si bien posee el merito de haber sido la primera de las

novelas que denunciaban algunos de los innumerables abusos cometidos por la casta feudal

en perjuicio de los siervos, jamas identific6 la causa de la opresi6n, y mucho menos intent6

sefialar al publico el medio para cambiar el sistema social injusto. Arguedas es el epitome de

la contraproducente ideologia feudal-liberal boliviana.

En esencia la ideologia contenida en las obras de Arguedas no hacia otra cosa que

expresar lo que en la realidad econ6mica ejecutaban los politicos liberales: conservar aquel

mundo de explotaci6n social sobre el que descansaban sus privilegios de casta. Aquella

explotacion era tan evidente que ha quedado consignada inclusive en la prensa oficial de toda

la 6poca prerrevolucionaria. En ella existen pruebas de que las haciendas eran vendidasjunto

con los siervos que trabajaban gratuitamente en beneficio de los propietarios terratenientes.5





43


Los novelistas y politicos liberales bolivianos no veian en la situaci6n de explotaci6n

de los indigenas la causa principal del atraso econ6mico del pais. Parecian ignorar que la

mayoria de la poblaci6n boliviana, mas del ochenta por ciento, quedaba fuera del precario

mercado capitalista. Es sabido que Marx demostr6 en el Primer Tomo de El Capital que el

sistema capitalista requiere no s6lo mercados, sino mas bien grandes mercados, siendo

condici6n basica para ello la existencia de productores libres de las ataduras de la servidumbre

feudal.6

Otros literatos que continuaron especulando sobre las huellas ideol6gicas trazadas por

Arguedas se distinguen en que, a pesar de que reconocian el valor economico de la fuerza de

trabajo gratuita de los campesinos, negaban su contribuci6n positiva a la formacion de la

nacionalidad boliviana. Por ejemplo, en 1944 Fernando Diez de Medina dijo: "El indio pudo

ser, fue seguramente la planta vigorosa del Ande. En la actualidad, por mucho que constituye

el poblador mas numeroso y el primer productor de nuestra economia es, por mis de un

concepto, un factor regresivo de la nacionalidad" (Franz Tamayo 99).

En contraposicion al paternalismo indigenista y reaccionario de Arguedas y sus

seguidores, surgieron otros novelistas que empezaron a incluir mensajes y protagonistas

revolucionarios en sus obras. Por ejemplo, Tristan Marof en su novela Justicia del Inca

(1926) postulo la entrega de tierras a los indigenas y la expropiaci6n estatal de los principales

medios de producci6n del pais, y Raul Botelho Golsalvez en su novela Tupac Amaru (1946)

preconizaba la revolucion social apoyada en la masa indigena. Debemos observar que con

dichas novelas, particularmente con la de Marof, la novela boliviana se anticipaba en casi

veinte afios a los discursos ideo-politicos que habrian de basar sus fundamentos y programas

en la Reforma Agraria y la nacionalizaci6n de las minas y empresas petroleras. Por otra parte,





44


las novelas como la de Botelo empezaban a expresar el punto de vista de una incipiente

burguesia nacional que estaba buscando formar una amplia base social para desplazar a la

casta feudal y abrir las posibilidades al desarrollo de una nacion moderna en que cifraba poder

materializar sus esperanzas de realizaci6n como clase dominante. Se trata de un discurso

ubicado dentro del molde tradicional conocido como "indigenismo".

Desde la perspectiva de la pequefia burguesia, Max Mendoza, con su novela Sol de

justicia (1947), nos ofrece, a traves del personaje Claudio de Alarc6n, el prototipo del mestizo

que se identifica con el destino de los indigenas explotados. Alarc6n se enfrenta a otros

personajes que simbolizan la estructura dominante dici6ndoles: "el indio es para ustedes nada

mas que una victima propiciatoria. Una victima indefensa del intendente, el corregidor, el

cura y el tinterillo. Viven ustedes a su costa explotandolo sin misericordia" (16). Claudio de

Alarc6n sirve para explicar y justificar a Quilco Mayta, otro personaje que no s6lo dirige una

rebeli6n campesina, sino que demuestra los riesgos, traiciones y derrotas a las que se exponen

los insurrectos. Esta novela no hace mAs que reflejar las numerosas insurrecciones

campesinas, y aun cuando en la ficci6n la insurrecci6n acaba por fracasar, la obra proclama

la esperanza en que se emprendan en el futuro otras acciones mas efectivas para materializar

el ansia de libertad y justicia. Como se podra observar, la novela boliviana iba interpretando

la Historia y configurando la esperanza de un futuro mejor.

Al enfocar la novela en el tema indigena, abstrayendolo de los otros grandes

problemas nacionales, autores como Max Mendoza, trataban de esa manera de lamar la

atenci6n de la sociedad sobre la inconveniencia de conservar el feudalismo que ellos intuian

como el problema social fundamental del pais, y al mismo tiempo con su actitud de franca

denuncia social iban jalonando un paso mas en lo que posteriormente vendria a ser la novela





45


revolucionaria, que es el objeto central de nuestra investigaci6n. En contraste, en el piano

politico, Arguedas y los ideblogos liberales bolivianos no podian o no querian ver el problema

economico que provocaba la existencia del feudalismo: en tanto modo de produccion

resultaba un freno para la expansi6n del mercado intemo capitalista. Como casta dominante,

a los latifundistas, les bastaba ser practicamente duefios del pais, dominar el Estado y

controlar en su beneficio toda la sociedad.

Ese dominio de la casta feudal sobre la sociedad boliviana estaba destinado a fenecer

y ser desplazado por el ascendente sector minero hegemonizado por los empresarios del

estaiio. Desplazamiento que seria, a su vez, expresado por la producci6n literaria,

especificamente por la novela. En 1910, "el estalo ... anunci6 una epoca totalmente nueva

de prosperidad insospechada", dice Herbert S. Klein en Origenes de la revoluci6n boliviana

(40). La demanda mundial, la existencia en el pais de importantes reservas y su explotacion,

hicieron de Bolivia el segundo productor de estafio mas importante del mundo (Walle 327-

28), a un costo social que signific6 la sobre explotaci6n principalmente de los indigenas

convertidos en mineros (L6pez Rivas 23). Paralelamente al ascenso del estafio como la

actividad econ6mica mas importante del pais fue surgiendo una nueva versi6n de la novela

social boliviana que muchos criticos y comentaristas denominan "la novela minera de

Bolivia".7 La novela En las tierras del Potosi (1911) es generalmente reconocida como la

primera obra de este g6nero. De ella, Enrique Finot en Historia de la literatura boliviana

(1944) coment6 lo siguiente: "es una relaci6n dura y descarnada de la miserable existencia

que arrastraban los mineros, en su mayoria indios, a principios de siglo, sometidos a trabajos

inhumanos, con misera paga y sin ninguna de las ventajas que en el dia les proporciona la

legislaci6n" (350). Finot fall6 al ubicar s6lo en el pasado las condiciones de explotacion e





46


insinuar que en su presente esa situaci6n hubiera cambiado. Esta actitud nos Ileva a concluir

que los voceros de la oligarquia distorsionaban los hechos, ofreciendo discursos encubridores

en lugar de interpretaciones veridicas de la realidad.

La novela En las tierras del Potosi fue escrita por Jaime Mendoza basandose en sus

experiencias como medico residente en dos de los mas grandes campamentos mineros de

propiedad de Sim6n I. Patiiio. Uno de los personajes, Don Miguel, le comenta a otro, Don

Martin: "el simple sentido comun me dice que la situaci6n del trabajador en estos lugares no

puede ser peor . sus alojamientos son cuevas; sus vestidos harapos; su alimento,

inmundicias. Trabajan doce, veinticuatro y treinta y seis horas seguidas" (106-7). Aun

cuando el caracter de su denuncia era tangencial y estaba todavia lejos del alcance

revolucionario de la novela que surgiria con posterioridad, su merito politico e ideol6gico

radica en que la narraci6n de las condiciones de trabajo y vida de los mineros bolivianos

desmienten las distorsiones diseminadas por la ideologia oligArquica: con el desarrollo de la

mineria se inici6 una era de prosperidad insospechada para Bolivia.

Cincuenta afios mas tarde los historiadores volverian a repetir la vieja aporia de "La

prosperidad insospechada". Klein fue uno de los historiadores que repiti6 dicha aporia,

perdi6 de vista analizar que tal prosperidad no lleg6 nunca ni a Bolivia como pais ni a las

mayorias sociales, la prosperidad s6lo coron6 a tres audaces y afortunados empresarios

mineros: Sim6n I. Patiiio, Victor Aramayo y Mauricio Hochschild.8 Los tres realizaron

exitosamente en Bolivia lo que Marx denomin6 el proceso de acumulaci6n originaria del

capital.9 Aramayo y Hochschild, los "Barones del Estafio", lograron colosales fortunas, pero

nunca pudieron equipararlas a la de Patifio,10 reconocido mundialmente como el "Rey del

Estafio". La extraordinaria concentraci6n del poder econ6mico en manos de los capitalistas





47


mineros del estafo determin6 el desplazamiento a sus manos del poder politico, detentado por

los latifundistas durante mas de un siglo en comandita con los decadentes mineros de la

plata.11 De ese modo, la nueva oligarquia rapidamente adquiri6 fuerza politica, ideol6gica y

cultural como nunca jamas ninguna otra casta econ6mica la ha tenido en Bolivia. El

fen6meno de la oligarquia del estafio, con su secuela de explotaci6n social, dio lugar al

surgimiento de una nueva literatura social e hist6rica: los ensayos del nacionalismo

indigenista, y del nacionalismo revolucionario, y mas tarde de la novela revolucionaria, como

demostraremos mas adelante. Sus productores fueron: Franz Tamayo, Carlos Montenegro,

Walter Guevara Arze, Augusto C6spedes, Porfirio Diaz Machicao y otros. La mayoria de

dichos autores empezaron en sus diversas obras a denominar a la oligarquia del estafio con

el calificativo de "Superestado Minero", se trataba de enfatizar con fines politicos la magnitud

y consecuencias de la mas alta concentraci6n y ejercicio de poderes por parte de Patiflo,

Hochschild y Aramayo.12

La existencia del Superestado signific6, por dominaci6n-subordinaci6n, el ocaso del

poder politico de los latifindistas, cuyos personeros aun cuando continuaron manteniendo en

funcionamiento todo el aparato del Estado, incluso figurando como presidentes de la naci6n,

en los hechos se convirtieron en instrumentos al servicio del Rey del Estafio, los Barones del

Estafio y aun de los personeros y administradores locales de las grandes minas. Estos ultimos

surgieron, como estamento de intermediaci6n, cuando las compafiias mineras se

transformaron en multinacionales y dejaron de estar registradas como bolivianas.'3 Como

analizaremos oportunamente, C6spedes capt6 el traspaso del dominio absoluto del poder

detentado tradicionalmente por los sefiores feudales a manos del Superestado minero en su

novela Metal del diablo, y lo hizo empleando los recursos de la parodia, ironia y caricatura,





48


procedimientos que discutiremos en su momento con la ayuda del pensamiento te6rico de

Bajtin.

Por lo expuesto podemos concluir que la declinaci6n politica de los latifundistas se

produjo como resultado de su caducidad historica y del impulso de la emergente nueva

oligarquia del estafio. Al analizar dicho aspecto, por razones metodol6gicas, exploramos la

ideologia subyacente en el seno de la sociedad predominantemente feudal, aspecto que

presentamos a continuacion.


La Novela Indigenista y la Ideologia de la Ultima Fase del Feudalismo


Ante todo, una necesaria observaci6n: la novela revolucionaria que es el prop6sito

central de nuestro trabajo actuo como la correa transmisora entre los postulados ideol6gicos

del nacionalismo revolucionario y la masa que habria de ser movilizada bajo la inspiraci6n de

dichos postulados. Ahora bien, cabe preguntarse: ide d6nde proceden las ideas seminales del

nacionalismo y bajo que impulso nacieron? Una respuesta previa, inmediata, es que se trat6

de una contra-ideologia, es decir, una concepci6n de la historia y el futuro de Bolivia que se

formul6 por oposici6n a la ideologia oficial. Por esta raz6n nos interesa trazar un breve perfil

de lo que denominamos ideologia de la ultima fase del feudalismo boliviano.


Durante la primera decada del siglo XX se libr6 en Bolivia una polemica escrita entre

Alcides Arguedas y Franz Tamayo en tomo a la contribuci6n de los diferentes grupos etnicos

al establecimiento del Estado nacional.14 Arguedas atribuia a la idiosincrasia de los indigenas

y mestizos la causa del atraso del pais y de sus problemas inherentes.15 Al hacerlo Arguedas

actualizaba la vieja aporia del pueblo culpable formulada,16 el siglo anterior, por los





49


representantes de la vieja oligarquia de la plata y el latifundio.'7 La vieja tesis era la nueva

aporia: el pueblo boliviano enfermo de vicios y taras indigenas."s En cambio, Tamayo se

irgui6 con todo su orgullo mestizo para defender, reivindicar y exaltar el ser indigena como

la mejor expresi6n de la nacionalidad boliviana.


La ideologia del nacionalismo surgi6 en el periodo prerrevolucionario (1935-1952),

como adopcion y critica de las ideas sustentadas por Tamayo y Arguedas, respectivamente.

La ideologia del nacionalismo revolucionario influyo poderosamente sobre el curso de la

Historia, la cultura, y la forma de pensar y actuar de los revolucionarios. Influy6, tambien,

sobre las novelas que escribieron algunos de ellos, y por esa via sobre los lectores que bajo

su influencia habrian de simpatizar con la revoluci6n.19


Vamos, pues, a analizar las principales tesis de Arguedas porque, como anticipamos,

las mismas provocaron el desarrollo de las ideas bdsicas del nacionalismo boliviano, a la vez

que permiten explicar su antitesis, es decir, las tesis de Tamayo. Arguedas enumer6

incansablemente los supuestos males de Bolivia, "con el placer casi morboso de saberlos

infinitos" (Paz-Soldan 64); en cambio, Tamayo, en abierta oposici6n a las tesis de Arguedas,

se proyecto como el precursor de los fundadores del nacionalismo revolucionario, entre los

cuales algunos alcanzarian lugar privilegiado en la literatura, y especificamente como autores

de la novela revolucionaria boliviana.





50


Pueblo Enfermo o la Aporia del "Pueblo Enfermo"


En 1909 Alcides Arguedas public6 un extenso ensayo que ha sido calificado de

racista,20 err6neo,21 derrotista22 y antinacional.23 La tesis central del ensayo plantea que el

fracaso historico de Bolivia se debe a la existencia de indios y mestizos, que junto a los

escasos blancos, crearia una heterogeneidad negativa, causante de la inviabilidad nacional.

Pueblo enfermo escrito con un pesimismo amargo, libro autodenigratorio, lanz6 una serie de

brutales afirmaciones sobre el caracter del indio aymara: "[T]iene la dureza y aridez del

yermo. Tambi6n sus contrastes, porque es duro, rencoroso, egoista, cruel, vengativo y

desconfiado cuando odia. Sumiso y afectuoso cuando ama. Le falta voluntad, persistencia

de animo, y siente profundo aborrecimiento por todo lo que se le diferencia" (36).24

Arguedas, tambien, atribuye al aymara una predisposici6n alcoh6lica, delincuencial, de ser

inutil y animalizado: "embriagarse lo mejor que le sea permitido y el mayor tiempo posible,

es el colmo de la dicha ... es por atavismo, cruel, parco, miserable, rapifiesco, de nada llega

a apasionarse de veras. Todo lo que personalmente no le ataiXe lo mira con la pasividad

sumisa del bruto,25 y vive sin entusiasmos, sin anhelos, en quietismo netamente animal" (38).26

La visi6n arguediana del tronco materno de la nacionalidad boliviana, del cual

Arguedas descendia, es negativa en extremo. Las pocas veces que parece mostrarse positivo

al reconocer escasas virtudes a los indigenas, lo hace tan solo para atribuirles inferioridad

racial: "Es fuerte, sobrio, economico, valiente, paciente, tenaz, aguerrido, su sentimiento del

deber . lo hacen recomendable, indispensable si se quiere, pero no hasta al punto de

preferirlo a una inmigraci6n seleccionada e inteligente" (147).27 Por extension genetica el

mestizo, para quien Arguedas usa el peyorativo de cholo,28 reproduce y amplia los vicios y





51


defectos del indio, justamente en raz6n de ser medio descendiente de 61: "El cholo de las

clases inferiores o descalificadas, es holgazan, perezoso y con inclinaciones al vicio de la

bebida" (60).29

Pueblo enfermo y la mayoria de los escritos de Arguedas parecen estar en linea con

la forma tradicional de explicar la realidad, a decir de Diez de Medina 6sta se caracterizaba

porque "el candor de nuestros abuelos inventa el espejismo ideol6gico para encubrir la

realidad" (1944 47). Como productor de espejismos ideologicos, ficciones decimos nosotros,

Arguedas se revela como prototipo de un mestizo acomplejado y odiador de los mas

desposeidos,30 al atribuir todas las taras y vicios de la humanidad a sus primos de

descendencia indigena y a sus hermanos cholos.31 Si alguin m6rito indiscutiblemente se puede

conceder a Pueblo enfermo en beneficio de la formaci6n de la ideologia del nacionalismo

boliviano es el de haber provocado la replica de Franz Tamayo, el gran Amauta del Ande

boliviano,3 y, a trav6s de 1l, mas tarde, figurar como uno de los ideblogos implicitos a

quienes refuta la obra de Carlos Montenegro (autor de la ideologia del nacionalismo

revolucionario, en la que a su vez se inspir6 la novela revolucionaria, especialmente la de

Augusto C6spedes).


La Ideologia del Nacionalismo Indigenista: Matriz de la Novela Revolucionaria


Franz Tamayo,33 principal exponente del nacionalismo indigenista,34 sali6 en defensa

de la raza india y al hacerlo, al propio tiempo, sent6 las ideas basicas que a partir de los aios

cuarenta definieron la ideologia del nacionalismo revolucionario.35 Esas ideas estan

recopiladas en un libro titulado Creaci6n de la pedagogia nacional.36 Con ellas su autor se





52


propuso revalorizar a la raza indigena, rescatar sus virtudes, cimentar su orgullo, "rehacer una

naci6n que no es tal" (79).

Tamayo empez6 y continiio situando las tesis de Pueblo enfermo en primer piano, sin

mencionarlo a Arguedas una sola vez. Era su forma de exteriorizar su desprecio hacia

Arguedas; la opini6n publica supo comprender perfectamente a quien iban dirigidas sus

palabras. Con estilo depurado de buen polemista empez6 resaltando las criticas de Arguedas

y aparentando aceptarlas: "Afirman que no conocemos el aseo ... que somos alcoholicos,

holgazanes, envidiosos, egoistas, mentirosos y, sobre todo, perversos ... Todo esto y otras

cosas mas son verdad" (28).37 Inmediatamente afiade lo que constituye el preambulo de su

categ6rica replica, "pero lo que no es verdad es que el alma de nuestra raza s6lo conste,

tratandose de costumbres y de tendencias, de aquellos elementos negativos y funestos" (28).

El discurso que al principio contemporizaba con el de Arguedas, cambia bruscamente de

tono. Sorprende al lector. Tamayo argumenta exhibiendo un talento nato de excelente fiscal

acusador, afirmando contundentemente: "Esta es una calumnia que s6lo el cretinismo .. es

capaz de lanzar contra toda una nacion y una raza" (28).

Tamayo comprendia muy bien que exaltando los vicios "no vive ni se engrandece una

raza" (29). Por eso, su objetivo supremo fue revalorizar a la raza indigena, rescatar sus

virtudes, restituir el orgullo,3 "despertar la conciencia nacional, que equivale a despertar las

energias de la raza" (48). En franca oposici6n a las tesis racistas de Arguedas, Tamayo

proclamaba que "el indio es el verdadero depositario de la energia nacional" (69). Los

argumentos con que Tamayo respalda su tesis se pueden resumir en dos principales

caracteristicas: la autosuficiencia, y su importancia como factor hist6rico.





53


Tamayo veia la autosuficiencia del indigena no solo como virtud sino como prueba

de vitalidad. Decia que gracias a su autosuficiencia el indigena ha sobrevivido, "en medio

mismo de la depresi6n hist6rica, de su indignidad social, de su pobreza, de su aislamiento, en

medio del olvido de los indiferentes, de la hostilidad del blanco, del desprecio de los

imbeciles" (69). En cuanto a la importancia de la raza indigena como factor hist6rico,

Tamayo observaba que aunque relegados a la mas absoluta marginalidad social, en todos los

grandes hitos hist6ricos de la etapa republicana cuando la sociedad dominada por sus

opresores entra en crisis y su estabilidad esta dafiada, "el indio se hace factor de primer orden

y decide todo [. .. ] y esa es la raza. [ en la cual el] cretinismo .[y] los imb6ciles ... no ven

otra cosa que vicios, alcoholismo, egoismo y el resto" (69).

Contrastando con la actitud de Arguedas que s6lo sefialaba problemas, Tamayo exigio

la educacion para los indios,39 a la vez, dilucidaba la raz6n por la que las clases dominantes

siempre habian evitado civilizar al indio: era el fundado temor a perder sus privilegios de clase

explotadora. Tamayo les dijo a los latifundistas que educar al indio: "seria vuestra ruina

irremediable e incontenible ... Seria el despertar de la raza y la reposici6n de las cosas" (70).

Pero Tamayo iba mas alia de la mera transmisi6n de conocimientos cientificos, propugnaba

el adoctrinamiento en el marco ideol6gico de la liberaci6n. Tamayo que intuia la importancia

del factor subjetivo para cambiar la historia de Bolivia, con visi6n politica revolucionaria

recomendaba, en 1910: "Hay que ensefiar a reaccionar de la historica depresi6n en que

vivimos. La raza esta deprimida, encobardecida y estupefacta" (97).40 La semilla ideologica

de esencia nacionalista estaba echada en el surco historico e ideologico y, habria de encontrar

terreno abonado en las mentes y voluntades de los futuros gestores de la Revoluci6n Nacional

Boliviana, que habrian de vivir el parentesis de una guerra antes de entroncarse con las ideas





54


de Franz Tamayo y traducirlas al ensayo, el periodismo, el discurso parlamentario y callejero,

y la novela revolucionaria, a cuyo analisis nos vamos acercando y para cuya comprensi6n

cabal estamos estableciendo los marcos de referencia ideologico e hist6ricos obligados y

necesarios.


La Guerra del Chaco y la Radicalizaci6n Politica como Genesis de la Novela
Revolucionaria


Las Diferentes Valoraciones Hist6rico-Literarias

Numerosos estudiosos de la literatura y la historia boliviana, como Renato Prada

Oropeza, han considerado la Guerra del Chaco (1932-1935) y la Revoluci6n Nacional (1952-

1964) como los dos acontecimientos hist6ricos de mayor resonancia en la historia boliviana

desde comienzos del siglo XX hasta los sesenta.41 Impelidos a establecer relaciones causales,

tampoco han faltado novelistas e historiadores que destacan la guerra como el factor

determinante para la revoluci6n.42 Contrariando a estos ltimos autores, Augusto Cespedes,

protagonista, narrador de ambos acontecimientos, ofrece de testimonio, que "la revoluci6n

nacional fue mas efecto de la guerra civil que de la guerra internacional" (Salamanca o el

metafisico del fracaso 110).43

Todo aquel que ha estudiado a fondo el materialismo hist6rico sabe que ningiin

Estado oligarquico se desmorona por dos acontecimientos, por muy trascendentales que estos

sean historicamente.44 Para la caida del Estado oligarquico boliviano concurrieron toda una

serie de eventos, acontecimientos, contradicciones sociales, masacres obreras y represi6n

politica, organizaci6n revolucionaria, concientizaci6n del pueblo y su convencimiento de la

necesidad del cambio de la sociedad boliviana,45 todos los cuales fueron reflejados en la

novela y en algunos casos inducidos por la literatura, especialmente por cierto tipo de novela.





55


En todo caso se puede admitir que la guerra fue la partera de la novela revolucionaria

boliviana.

La Novela y la Guerra del Chaco

Dejamos a los historiadores la tarea de profundizar sobre el significado de la Guerra

del Chaco. Por nuestra parte, vamos a discutir c6mo la novela expres6 tres aspectos de dicha

guerra que estan en relaci6n con la existencia y naturaleza del Estado oligarquico, asi como

tambien se relacionan con el contexto prerrevolucionario posterior, en cuyo seno se escribi6

la novela revolucionaria. En primer lugar, analizaremos c6mo algunas narraciones sefialaron

las causas, internas y externas, de dicha guerra; demostraron que obedeci6 a una equivocada

politica oligarca tendiente a conjurar los conflictos sociales, y a la injerencia imperialista,

respectivamente. En segundo lugar, analizaremos como las narraciones denunciaron la

actitud antipatri6tica de la oligarquia durante el desarrollo de la guerra, pondremos de relieve

la incapacidad y la corrupci6n de la clase dominante. Finalmente, revisaremos las

consecuencias politicas y sociales derivadas del fracaso militar que posteriormente

encontraron su concreci6n en la formaci6n ideol6gica politica de la generaci6n que escribi6

la novela revolucionaaria e hizo la revoluci6n nacionalista boliviana.

Numerosos escritores coinciden en concluir que la guerra fue un evento

deliberadamente inducido por la oligarquia. Por ejemplo, Jos6 Fellman Velarde, en su libro

Historia de la cultura boliviana (1976) destaca la existencia, a finales de la decada de los afios

veinte, de un estado de crisis nacional. Esa crisis habria inducido a las clases dominantes a

optar por la guerra como un recurso, contraproducente, para tratar de evitar la agudizacion

de los conflictos politico-sociales.46 Augusto Cespedes no s6lo corrobora lo afirmado por

Fellman Velarde, sino que afiade que: "Del Chaco no surgi6 una conciencia [revolucionaria],





56


sino el desorden propicio para incubarla" (El dictador suicida 155). Ese desorden del que

habla Cespedes empezo a manifestarse en las causas internas y exteras de la guerra.47

La prueba de lo planteado la encontramos en el comportamiento beligerante y

represivo de la oligarquia. A fines de 1931 los lideres mas destacados de la oligarquia

empezaron, en tribunas callejeras, peri6dicos y el parlamento, a desatar una verdadera histeria

belica, sembrando la ilusoria esperanza de una rapida victoria militar, al propio tiempo y con

el pretexto de la guerra se desato la represi6n a la clase trabajadora.48 Entre los lideres

oligarcas sobresalio Daniel Salamanca, latifundista, conservador, de extraordinario arraigo

y elevada autoridad intelectual entre los exponentes mas sobresalientes del feudalismo,49 quien

puso su fama y habilidades de comunicador social al servicio de los propugnadores de la

guerra.50


La novela de aquellos dias reflejaba no s6lo los aprestos de la guerra sino tambien la

represi6n del Estado sobre las masas indigenas que se negaban a ser reclutadas. Por ejemplo,

uno de los novelistas que mejor expres6 la represi6n a los campesinos en tiempos de la guerra

fue Oscar Cerruto, en su obra Aluvi6n de fuego (1932); al hacerlo enfoc6 el tema

cuestionando los argumentos del gobierno. Subray6 que el gobierno consideraba que negarse

al reclutamiento en tiempo de guerra era una traicion a la patria.51


Otros escritores, por ejemplo Luis Toro Ramallo, Chaco (del cuaderno de un

sargento) (1936), a traves de sus novelas volvieron a discutir el asunto de la guerra, desde una

perspectiva politica. Toro Ramallo, el mas representativo, destacaba como el Presidente de

la Republica, Daniel Salamanca, enardecia a las muchedumbres reiterando la convicci6n de

que Bolivia ocuparia facil y rapidamente no s6lo todo el Chaco sino todo el Paraguay,





57


incluida la ciudad de Asunci6n, su capital. Segiun Augusto C6spedes, Salamanca se

comportaba con arreglo a una ficcion que el mismo la habia elaborado: la fantastica

superioridad armada de Bolivia. Cespedes transcribe la evaluaci6n del mariscal paraguayo

Estigarribia: "la clase dirigente de Bolivia, tanto civil como militar, lleg6 ... a convencerse

de que el aplastamiento militar del Paraguay s6lo significaria una jornada de adiestramiento

para las tropas bolivianas" (Salamanca 57).

Los novelistas nombrados lograron plasmar en sus narraciones c6mo Salamanca

viviendo su ficci6n y convirti6ndolo en lema politico logr6, en primer lugar, durante la

campaiia electoral, gracias a su espiritu triunfalista asegurar su elecci6n como Presidente de

la Republica. Luego, duefio no s6lo del poder sino contando con asombrosa popularidad para

su causa belicista, Salamanca provoc6 y logr6 la declaratoria de la guerra.52 Lo asombroso

no es que las predicas de Salamanca hubieran disparado el cafi6n de la guerra, sino que siendo

algunas absurdas hubieran convencido a todo su pais.53


La novela de la guerra del chaco tambi6n se ocup6 de sefialar las causas externas del

conflicto. Entre las cuales como causa externa principal se destaca la injerencia del

imperialismo norteamericano -de dicho planteamiento se derivaria y definiria una parte de

la ideologia del nacionalismo boliviano. En las d6cadas de los sesenta y setenta, historiadores

bolivianos como Jose Fellman Velarde e Isaac Sandoval Rodriguez sefialan, como uno de los

factores determinantes de la Guerra del Chaco, las guerras entre las potencias imperialistas,

envueltas en una lucha por un nuevo reparto de los recursos naturales en todo el mundo. El

novelista y ensayista Tristan Marof, en su obra La tragedia del altiplano (1934) se les anticip6

en la denuncia del caracter imperialista del conflicto (6).54





58


Tanto la novela como el cuento, ademas de la prensa independiente y con

inclinaciones marxistas, las unas, y nacionalistas, las otras, denunciaron vigorosamente la

deslealtad de la compafiia petrolera norteamericana. Para otorgar el valor de la veracidad a

su denuncia Augusto Cespedes en Sangre de mestizos utiliz6 recursos paratextuales en uno

de sus cuentos que documenta c6mo, durante la guerra, la Standard Oil se neg6 a suministrar

gasolina al Estado boliviano aduciendo falta de producci6n.5

En cuanto al desarrollo de la guerra, esta fue desde su inicio una serie casi continua

de campafias desastrosas,56 incriminaciones entre el gobierno y el estado mayor del ej6rcito

respecto a la responsabilidad en cuanto a los fracasos de la campafia.57 El Estado transferia

a la tropa, es decir al pueblo, la culpabilidad de la derrota. La realidad hist6rica es opuesta

y ha sido aclarada por Augusto Cespedes que desminti6 a la versi6n historicista oficial que

atribuia la derrota a la baja moral de la tropa (Salamanca, 82).58 La novela-testimonio de

Cespedes, ademas de refutar la aporia del pueblo culpable demostr6 la tesis sobre el poder

politico propuesta por Ricardo Piglia, critico literario argentino: "El Estado es tambi6n una

maquina de hacer creer" (Critica y Ficci6n, 180).


Mas alli de las causas de la guerra, las debilidades del poder y el discurso

distorsionador de parte de la oligarquia, la guerra conmocion6 a todo el pueblo boliviano.

Prueba de ello es la conclusi6n de Guillermo Francovich, destacado fil6sofo boliviano: "la

Guerra del Chaco no fue s6lo infierno material sino tambien martirio de la desesperanza"

(223). Todos los escritores concuerdan en sefialar que desencadeno efectos economicos y

politicos altamente devastadores. Bolivia no s6lo utiliz6 todos sus recursos materiales y

humanos disponibles, sino, que, tambien contrajo onerosos emprestitos extranjeros,59 sufrio





59


enormes perdidas humanas y territoriales, y sintio que la crisis politico-social de la pre-guerra

se torno mas aguda. Por ello, Isaac Sandoval Rodriguez sefiala, que: "La derrota militar del

Chaco y la agudizaci6n de las contradicciones sociales, son el germen de la descomposici6n

final del proyecto oligarca. Proceso politico que concluye con la Revoluci6n de Abril de

1952" (Historia de Bolivia 263). El germen de lo que Sandoval Rodriguez considera la

descomposici6n final del proyecto de la oligarquia tiene mucho que ver con el hecho de que

la Guerra del Chaco revel6 los mayores defectos de la clase dominante, incompetencia y

corrupcion, asi como, tambi6n permiti6 que los bolivianos reconocieran la diversidad de su

pais.


Recurrimos a un cuento de Augusto C6spedes, con el sugestivo titulo de "Las Ratas"

para ilustrar la corrupci6n administrativa del gobierno, una de las caracteristicas que mas

profundamente deterioro la imagen del liderazgo tradicional e hiri6 la sensibilidad del pueblo

boliviano,60 afectado por enormes perdidas humanas.61 El cuento con mfiltiples referencias

a entidades gubernamentales va demostrando c6mo Nicanor Lanza Fricke, "joven

distinguido", "reservista no movilizado", "emboscado incorregible",62 a quien "una misteriosa

afinidad le habia unido . a todo el gabinete [ministros de Estado] que administraba

gloriosamente la campafia" (174), y de quien "Ayer no mas un diario vespertino se referia a

cierto joven contratista de municiones, diciendo que estaria bueno que fuese a ensayarlas

personalmente" (180). El cuento, usando el sarcasmo y la ironia da fiel testimonio de que la

corrupci6n abarcaba todos los suministros, desde simples botones hasta aviones de guerra.

Nicolas negociaba, sobornaba, se enriquecia traficando con todo: "Botones que entregaba,

aureas monedas que cobraba. Luego, el vertigo de las finanzas nacionales lo llev6 a negociar





60


con camiones, puentes, calzoncillos, y mas tarde con aeroplanos" ("Las ratas", Sangre de

mestizos 174).63 La narraci6n de C6spedes pone de manifiesto la funci6n de la literatura

como expresi6n del sentimiento colectivo, en tanto refleja las condiciones psico-sociales

sobre las cuales existen numerosos testimonios que la corroboran.


Quiza uno de los mas importantes sentimientos colectivos se derive de la toma de

conciencia de la diversidad nacional y linguistica. Ambas caracteristicas estan registradas en

"Seis muertos en la campafia", otro cuento de C6spedes: hay una escena en que dos

prisioneros bolivianos estan conversando, ellos dicen, por ejemplo: -Huafiushisay.... -

iImapaj?". Lo notable es que los otros personajes que participan de la escena no entienden

el dialogo (Sangre de mestizos 124).64 De ese modo el cuento de Cespedes expres6 la

diversidad etnica y lingiistica de Bolivia, lo que en la literatura de la 6poca era

frecuentemente pasado por alto. Lo importante es reiterar que antes de la guerra Bolivia

estaba completamente atomizada. Diferencias 6tnicas, regionales, y sociales separaban y

aislaban a los individuos. Esas diferencias, especialmente la linguistica derivada de la 6tnica,65

al menos para la clase media no se revelaba, hasta antes de la Guerra del Chaco, como

problema para la integraci6n nacional y consolidaci6n de la naci6n.


En contraste, durante la guerra, este problema, al igual que otros, se manifesto plena

y dramaticamente. Como reproduce el cuento de Cespedes, en tiempos de la guerra muy

pocos podian hablar tres o mas lenguas, no muchos eran bilingiies, la mayoria hablaba

unicamente la lengua de su region, etnia o nacionalidad. Concretamente, la tropa, compuesta

en su mayoria por nativos de las etnias aymara y quechua casi en su integridad habitantes

rurales no podian comprender las instrucciones impartidas por una oficialidad





61


mayoritariamente "blanca", urbana e ignorante de las lenguas nativas. Resultaba patente que

los bolivianos compartian un territorio comun, pero no constituian una unidad nacional.


Las narraciones contribuyeron a la racionalizaci6n colectiva de la necesidad de

encontrar una unidad en la diversidad 6tnica y lingiiistica. Inspirandose en la experiencia de

la guerra que propici6 la aproximacion fisica y espiritual entre los bolivianos, las narraciones

plantearon que la integracion geografica, cultural y social seria el objetivo de la revolucion.

La guerra sirvi6 de punto de contacto y zona de encuentro a los bolivianos, dentro de la

mayor movilizacion humana jamas realizada en Bolivia.66 Al Chaco concurrieron reclutas

pertenecientes a los treinta y dos grupos etnicos y razas existentes en todo el vasto territorio

nacional.67 En suma, la Guerra del Chaco fue el primer evento en la historia de Bolivia que

propici6 el encuentro directo y la convivencia por tiempo relativamente prolongado de los

componentes de toda la nacionalidad y clases sociales del pais.68 La importancia de este

fen6meno fue lucidamente expuesta por quienes devendrian posteriormente en los novelistas

de la revolucion nacional boliviana.


Finalmente, el 14 de junio de 1935, Bolivia y Paraguay firmaron el armisticio,

sobrevino la Paz del Chaco, pero empezo el estado de guerra civil de la sociedad boliviana.

Periodo en el cual la oligarquia minero-feudal viviria su fase final. Dicho final comenzo con

el convencimiento de parte de la clase media de que nada positivo para el pais podia proceder

de la oligarquia. Luego, se concretaria en el desencanto de algunos, civiles, intelectuales y

algunos oficiales de las fuerzas armadas que racionalizaron y sobretodo desarrollar6n los

primeros niveles a partir de los cuales surgi6 ahios mis tarde la conciencia nacionalista

revolucionaria relacionada directamente con el contenido ideol6gico de la novela que nos





62


interesa centralmente estudiar.69 Como se podra apreciar, nuestra exposici6n esta tratando

de establecer la relaci6n de continuidad que caracteriza el desarrollo de la Historia y la novela,

sobre todo debido a la intima relacion entre la Historia y la novela revolucionaria bolivianas,

en otras palabras, el antiimperialismo, nacionalismo e identificaci6n con las causas populares

que caracterizan a la novela revolucionaria son la transtextulizaci6n de lo que estamos

exponiendo. La novela de la Guerra del Chaco puso en forma mas evidente y descarnada la

contradicci6n de intereses entre el capital imperialista y la nacion, asi como tambien revelo

dramatica y problematicamente a los bolivianos su diversidad 6tnica y cultural, despertando

en ellos la necesidad de emprender el largo proceso de integraci6n de las nacionalidades, al

quedar definido que el futuro nacional requeria de tal integraci6n en un piano de igualdad

democratica.70 Por todo ello, podemos decir que la literatura boliviana de los primeros

cincuenta afios del siglo XX realmente desempefi6 un papel ideol6gico y politico relevante,

situandose, muchas veces a la cabeza de los grandes movimientos sociales, como lo mas

esclarecido de la conciencia colectiva y nacionalista.



La Novela como Reescritura de la Historia: Agudizaci6n de las Contradicciones
Entre la Oligarquia Minero-Feudal y la Clase Trabajadora


Las decadas del treinta y cuarenta correspondieron a un periodo en el cual la

contradiccion de intereses antag6nicos existente entre la oligarquia minera-feudal y las clases

populares alcanzo su maximo nivel de agudizacion. Periodo en el cual hizo su aparici6n la

novela revolucionaria, distinguiendose en su doble papel de interprete de la historia y

contribuidora a su cambio. En la presente seccion vamos a continuar desarrollando el nivel

metodol6gico correspondiente a la interpretaci6n de la Historia por medio de la novela.





63


El fin de la guerra (1935) fue el comienzo del progresivo enfrentamiento de la clase

trabajadora y la oligarquia. Esta uiltima desarroll6 la represi6n militar como metodo

predilecto para frenar los reclamos reivindicativos de sus trabajadores y lo ejercit6

escalonadamente hasta alcanzar su maxima intensidad en 1942.71 El balance de siete afios

de luchas obreras por mejorar sus salarios,72 vidas y condiciones de trabajo culminaron con

la masacre de Catavi, que fue recogida y reinterpretada por la novela, adquiri6 una dimension

politica en varias novelas, y constituye a nuestro entender el detonante del estallido

revolucionario de 1952, raz6n por la cual analizaremos en detalle en el proximo capitulo. Por

ahora, dejamos establecida la idea que reconoce que las experiencias de la serie de masacres

indujeron al movimiento sindical boliviano a comprender que la reivindicaci6n econ6mica de

la clase trabajadora solo seria posible lograrla por medio de la lucha politica. De ahi, que los

trabajadores mineros, en 1946, se fijaron como meta de su lucha la conquista del poder de la

sociedad. La referida lucha politica fue el tema predilecto de la novela de la 6poca. (1942-

1952).73 Murdo MacLeod, que toma como referencia la Guerra del Chaco, destaca el

fen6meno analizando por separado las dos etapas en que divide el desarrollo de la literatura

boliviana. De una parte, refiriendose al tiempo anterior a la guerra (1825-1935); y de otra,

al tiempo posterior, que nosotros denominamos periodo prerrevolucionario (1935-1952),

remarca la diferencia en cuanto a los niveles de producci6n de la literatura anti-oligarquica.

De una parte, Murdo observa que "Before the war a few voices were raised in protest against

the terrible conditions [of Bolivian society]" (Bolivia and Its Literature 62). Por otra parte,

MacLeod completa su apreciaci6n diciendo, "since the Chaco War there has been a flood of

novels ... in them their writers try to give form to the passions of their time" (114).





64


Al denunciar las terribles condiciones de la sociedad, a las que alude McLeod, los

novelistas bolivianos, en general, marcan un hito nuevo. La narrativa social empieza a

reconocer la necesidad de emprender una serie de reformas. Por ejemplo, Jesus Lara,

siguiendo los postulados de Franz Tamayo que reclamaba la educaci6n formal de los

indigenas, denunci6 en su novela Surumi (1943) que los latifundistas se oponian a la

alfabetizaci6n de los hijos de sus siervos recurriendo a todos los medios, atac6 con

vehemencia la institucion del ponguaje, y la explotaci6n de la mujer indigena sometida al

abuso sexual de los propietarios, administradores y sacerdotes. Otros, todavia anclados en

el viejo genero costumbrista, como Carlos Medinacelli, La Chaskahiawi (1947) empiezan a

tratar el tema, hasta entonces tabu: la exaltaci6n del mestizaje. Con ello, la novela se ubica

en el punto de partida de un analisis y ataque profundo a la realidad imperante marcada por

agudos prejuicios raciales. Junto a los nuevos enfoques de la realidad social expuestos en las

novelas, hasta mediados los cuarenta, la mayoria de los escritores parecian basar sus obras

en sus experiencias particulares de ex-combatientes, asi como tambien en las repercusiones

de la Guerra del Chaco sobre la sociedad en general.


Pero ya no se trata de la llamada "novela de la Guerra del Chaco", propiamente. La

literatura fue dando cuenta de la evoluci6n de la lucha de clases; basandose en la realidad

sintetizo la aguda crisis econ6mica de la postguerra. Como trasunto hist6rico mostr6 a las

tropas desmovilizadas y a los prisioneros de guerra cuando estos retornaron a sus hogares,

en 1936. Las obras narran la serie de problemas que tuvieron que confrontar los veteranos:

desempleo, hambre en sus hogares y sobretodo una gran desilusion que los hizo sentirse

traicionados por el sistema oligarquico que los llev6 a la guerra. Al respecto la novela de





65


Oscar Cerruto, Aluvion de fuego, reflejando la realidad de la 6poca dice: "iNo son los

hombres sino el sistema lo que esta podrido! iNueva politica no nuevos politicos es los que

reclama Bolivia!" (70) En la exhortaci6n al cambio de sistema politico hecha por Cerruto,

se va marcando el cambio en la forma de novelar; ya no se trata de seguir interpretando la

realidad social, sino de luchar por cambiarla.


En realidad los novelistas no estaban imaginando nada en el sentido politico, los

hechos que se estaban viviendo les servian de inspiracion. Por ejemplo, los veteranos que

pudieron volver a sus trabajos o conseguir alguno, empezaron a tener activa participacion en

los sindicatos, a cuyas luchas supieron dotar un renovado espiritu combativo. En marzo de

1936 se produjo la primera huelga general de los trabajadores de Bolivia que estuvo a punto

de convertirse en una insurrecci6n armada. Herbert S Klein realza el hecho de que dicho

movimiento sindical sin llegar a plasmarse en la toma del poder para los trabajadores,

contribuy6 a la sustituci6n del gobierno.74


La clase trabajadora empezaba a ser factor importante en la politica del pais, para ello

los escritores nacionalistas revolucionarios aportaron su valiosa contribuci6n. Por ejemplo,

durante el gobierno del coronel David Toro fueron implementadas dos medidas que reflejan

aquel momento de ascenso politico de los trabajadores, nacionalizaci6n de la empresa

Standard Oil of New Jersey, y creaci6n del Ministerio de Trabajo. Dichas medidas, de corte

nacionalista y popular, fueron realizadas -segiun Jerry W. Knudson-debido a las campaiias

escritas en la prensa, panfletos y manifiestos, y novelas -afiadiriamos nosotros- (Bolivia.

Press and Revolution 57-9)75 Augusto Cespedes y Carlos Montenegro se destacaron entre

los escritores que ayudaron con su literatura a crear la conciencia necesaria para que dicha





66


nacionalizacion pudiera contar con el respaldo de los sindicatos y de la Asociacion de ex-

combatientes, organizaciones que se movilizaron en favor de la primera medida

antiimperialista ejecutada en su pais. Respecto a la creaci6n del nuevo ministerio, fue

altamente significativa la influencia ideol6gica del naciente nacionalismo revolucionario tanto

para su creaci6n como para la designaci6n de un dirigente obrero al alto cargo de Ministro

del Trabajo (Historia secreta 49).76


De acuerdo con la novela-testimonio El dictador suicida de Augusto Cespedes, Toro

fue derrocado por el teniente coronel German Busch quien observ6 una identificacion mas

estrecha tanto con los trabajadores como con los intereses nacionales: "Sabia acercarse al

pueblo con ademan de camarada afectuoso" (173). El texto de Cespedes, ademas de brindar

una imagen positiva del coronel identificado con el pueblo, guarda incuestionable

intertextualidad con la Historia. Cespedes narra que Busch auspici6 que el Congreso de la

Republica transformado en Convenci6n Nacional, con mayoria de parlamentarios

identificados con los trabajadores, aprobase enmiendas a la Constituci6n haciendo que el

Estado otorgue la misma proteccion tanto a empresarios como a trabajadores (El dictador

suicida 177).77 Igualmente, por primera vez se legisl6 que el capital no sblo debia perseguir

fines de lucro sino que tambi6n debia jugar una funci6n social. Lo mas dramatico del

testimonio de Cespedes se ubica al sefialar que la nueva Constituci6n caus6 alarma a la

oligarquia, la cual provocada, ademas, por otras medidas que la obligaban a someterse a las

leyes del pais procedi6, el 23 de agosto de 1939, a "suicidar" al presidente Busch.78

Desaparecido el presidente que habia intentado someter a la oligarquia bajo el imperio

de las leyes e intereses nacionales, sucedieron a Busch una serie de gobiernos, todos serviles





67


al Superestado minero, consiguientemente antipopulares. Su antipopularidad era bien

merecida, pues, el C6digo Busch, inspirado para brindar protecci6n legal a los trabajadores,

fue convertido en "letra muerta". La novela de Roberto Leyton, Los eternos vagabundos

(1939), simboliza el abuso a los trabajadores por parte del Superestado. Hay una escena

donde un minero reclama el cumplimiento del C6digo del Trabajo sobre el periodo de

descanso durante lajornada laboral. El reclamo da lugar a una replica sumamente elocuente:

"jCallese bruto! La Compaiiia es republica independiente. La culpa no es nuestra [ .. .]

Ustedes han nacido para esclavos" (60-1). El desenlace tragico de Busch signific6 una etapa

muy importante en la marcha en espiral ascendente de la relaci6n dial6ctica entre Historia y

novela. Los nacionalistas revolucionarios extrajeron la conclusi6n de que la soluci6n a los

grandes problemas nacionales no podria realizarse plenamente por medio de simples reformas

econ6micas o sociales. Como habrian de formular sus postulados ideol6gicos y objetivos

politicos posteriores: una verdadera revoluci6n, entendida como la sustituci6n del poder

oligarquico por otro que fuera la interpretaci6n de los intereses populares, se hizo tarea

perentoria. La novela que fue escrita con posterioridad al magnicidio de Busch reflej6 dichos

postulados ideol6gicos y politicos, y, al hacerlo influyo en la materializaci6n del objetivo

revolucionario: la destruccion del poder politico de la oligarquia.


En el intermedio hist6rico y mientras los escritores nacionalistas iban tomando

conciencia de la diferencia entre reformismo y revoluci6n, las medidas de los gobiernos

antipopulares provocaron la reacci6n de los trabajadores. En 1940, una vez mas, los fabriles

y los ferroviarios de La Paz se lanzaron a la huelga que se extendi6 a todos los sectores y

tuvo caracter nacional.79 Las demandas obreras contaron en el Congreso con la solidaridad





68


y apoyo de un grupo de parlamentarios marxistas y nacionalistas pertenecientes a la clase

media.80 La acci6n coordinada de sindicatos e intelectuales del sector de la izquierda

parlamentaria permiti6 lograr algunas conquistas sociales para beneficio de los trabajadores,

y, dio inicio a lo que seria la futura alianza politica de las clases oprimidas de Bolivia.


Al afio siguiente, los bien organizados sindicatos mineros se lanzaron a otra huelga.

Esa vez el conflicto iba dirigido contra la mayor fuerza econ6mica y politica del pais, el

Superestado minero, por lo tanto esa confrontaci6n alcanz6 una magnitud extraordinaria: se

produjo la mayor masacre de trabajadores de la historia de Bolivia. Este evento es crucial

para explicar tanto la Revoluci6n Nacional Boliviana como la novela que coadyuvo a su

realizaci6n, ello justifica que vayamos a referirnos a la serie de eventos de la masacre

basandonos en la novela El precio del estafio de Nestor Taboada Teran, publicada en 1960.

Resumimos descriptivamente su argumento porque lo notable de esta novela es que su autor

utiliza como paratextos informes de dos fuentes fidedignas: a) El informe de la Comisi6n de

la Organizaci6n Internacional del Trabajo (NN.UU.) sobre los sucesos de Catavi; y b) El

informe del Vice-President of the Union Department Store Employees (USA). Con el recurso

paratextual, entendido en el sentido de Gerard Genett, la novela de Taboada Teran reclama

para si la veracidad atribuible a los textos de historia, con la legitimidad otorgada por los

postulados de Hayden White.

El precio del estafio narra que el dia 12 de diciembre de 1941, el gobierno militariz6

el conflicto. A partir de entonces, todo el afio 1942, los campamentos mineros estuvieron

ocupados por tropas del ej6rcito. Con el pretexto de proteger las propiedades de las

empresas, en realidad las Fuerzas Armadas de la Naci6n estaban garantizando que no se





69


paralizara la producci6n, pues era de inter6s del Superestado aprovechar el incremento

extraordinario de la demanda mundial del estafio y el consiguiente incremento de ganancias.8

Por otra parte, insensibles a los derechos sociales de los trabajadores se negaban a reconocer

el derecho laboral a una compensaci6n salarial mas justa.


De acuerdo con la realidad hist6rica, la novela El precio del estafio, que es la

narraci6n que brinda un panorama mas extenso, detallado y profundo de la masacre de Catavi,

por ser su tema central dicho evento,82 narra que a principios de diciembre de 1942, y sin

temer a la ocupaci6n militar de sus campamentos, los trabajadores mineros volvieron a

declararse en huelga. Las minas quedaron aisladas del resto del pais, y, las poblaciones

urbanas no podian informarse de lo que estaba pasando con la huelga de los mineros. En todo

el pais reinaba una gran incertidumbre.

El 25 de diciembre de 1942, la dictadura militar emiti6 un comunicado oficial que

decia: "Hoy, gracias a haberse impuesto un espiritu de serenidad y comprensi6n entre las

clases trabajadoras, ha terminado la huelga en el distrito minero de Catavi" (Historia secreta

423). Una vez mas, los medios de informaci6n del gobierno estaban contribuyendo a la

falsificaci6n de la historia al distorsionar la verdad de los hechos. El gobiemo producia

ficciones y las ofrecia a la opini6n publica dandose la paradoja de una inversi6n de funciones:

el poder usando la ficci6n para encubrir la verdad, y los novelistas usando la ficci6n para

revelar la verdad. Lo que el discurso gubernamental estaba tratando de esconder ante la

conciencia nacional e internacional era su total responsabilidad ante la masacre que acababa

de perpetrar. En 1946, Metal del diablo. La vida de un rey del estaiio puso al desnudo los

entretelones de la masacre de Catavi; al ser divulgada entre sus lectores y oyentes proletarios





70


aport6 su contribuci6n al desarrollo de la conciencia revolucionaria y al cambio del curso de

la Historia. Aspectos que analizaremos detenidamente en el capitulo cinco, por ahora,

proseguimos estableciendo las referencias hipotextuales de la novela que acabamos de

nombrar.

El ejercito boliviano que habia perdido tres guerras intemacionales, en Catavi, el 21

de diciembre de 1941, escribi6 la pagina mis ignominiosa de su historia: ametrall6 a su propio

pueblo. Organismos imparciales, nacionales y extranjeros, comprobaron posteriormente que

la masacre se realiz6 en circunstancias que descartan cualquier sospecha de rebeli6n armada

por parte de las victimas. De acuerdo con la novela de Taboada Teran, se trataba de una

manifestaci6n indefensa de ocho mil trabajadores mineros que marchaban pacificamente, hacia

Catavi, pidiendo justicia. El ejercito les conmin6 a detenerse, la multitud sigui6 avanzando,

y, fue entonces cuando abrieron fuego de ametralladoras contra la masa que estaba

practicamente cercada e inerme. Las primeras victimas de la brutal represi6n fueron las

esposas, madres e hijos menores de los trabajadores. Entre ellas iba portando la bandera de

Bolivia una mujer de origen aymara llamada Maria Barzola, convertida en martir y simbolo

del proletariado boliviano. La masacre dej6 un saldo de victimas que se estima pasaron de

tres mil muertos.

A partir de Catavi la conciencia politica de las masas dio un salto cualitativo

gigantesco, se empez6 a desarrollar el fermento social para que la ideologia y el programa

politico de la revoluci6n pudieran llegar a las mentes receptivas de los sectores interesados

en poner termino final a la opresi6n secular del pueblo.83 Igualmente, la tragedia de Catavi

esta intimamente relacionada con la proyecci6n nacional del liderazgo revolucionario,84 con

la producci6n de la novela revolucionaria, y con la divulgaci6n de los principios ideol6gicos





71


y politicos nacionalistas que ayudaron a concientizar a las fuerzas que protagonizaron la

revoluci6n.

Otro evento importante en la confrontaci6n entre oligarquia y pueblo, es, sin duda,

el tragico desenlace del gobierno del coronel Gualberto Villarroel, que concluyo con su

asesinato y colgamiento el 21 de diciembre de 1946.85 El sacrificio de Villarroel acab6 por

demostrarles que poco o nada se podria avanzar en el proceso de liberaci6n nacional si es que

previamente no se destruia el poder politico de la oligarquia minero-feudal, es decir, qued6

definida la via revolucionaria en todo su significado marxista de transformaci6n radical de las

estructuras econ6micas, politicas, ideol6gicas y culturales de la sociedad. Convicci6n que

esta plasmada y proyectada en la novela revolucionaria.


Entre 1946 a 1951, la lucha por el poder politico fue encarnizada en Bolivia. Dejando

a los historiadores la tarea de analizar la 6poca, nos limitamos a sefialar que se distingui6 por

el estado de permanente conspiraci6n bajo formas diversas: agitaci6n social, huelgas, acciones

armadas,86 y una guerra civil. La serie de dictaduras a cargo del poder del estado boliviano

usaron todos sus recursos represivos, incluida nuevas masacres de trabajadores. Finalmente,

el penultimo gobiemo oligarquico, tratando de impedir la subversi6n, convoc6 a elecciones

generales en las que, para su sorpresa, el Movimiento Nacionalista Revolucionario

enarbolando su programa de Nacionalizaci6n de las Minas gan6 por amplia mayoria (1951).

Frente al triunfo nacionalista, la oligarquia fragu6 un golpe militar. Se trataba de impedir que

el MNR tomara control del gobierno. Con ello se cerr6 el filtimo capitulo del prolongado

dominio de la oligarquia, dindose paso a la revoluci6n.





72


Debemos destacar con la vehemencia que lo estamos haciendo que para que la

revoluci6n pudiera hacerse realidad fue preciso previamente despertar en la conciencia del

pueblo boliviano la necesidad y el anhelo del cambio. Para generar dicho cambio ideologico,

los principales lideres fundadores del M.N.R. e impulsores de la revoluci6n se dieron a la

tarea de recoger la herencia espiritual e hist6rica de su pais a objeto de formular y difundir la

ideologia del nacionalismo revolucionario boliviano. En las tareas de propaganda,

proselitismo y educacion politica de las masas oprimidas la novela lleg6 a jugar un papel

importante, al servir de vehiculo populizador de la ideologia del nacionalismo revolucionario.



La Ideologia del Nacionalismo Revolucionario:
Carlos Montenegro y Walter Guevara Arze


Habiendo presentado un breve panorama de la Guerra del Chaco, y la agudizaci6n de

las contradicciones entre la oligarquia y los trabajadores, ahora vamos a analizar la ideologia

del nacionalismo boliviano. Ante todo, una idea respecto a su fuente hist6rica: es el resultado

del continuo afan del pueblo por encontrarse consigo mismo, definirse a si mismo, y

proyectarse al futuro con identidad propia, afan cuyo origen se remonta al tiempo en que las

etnias aut6ctonas eran libres del dominio imperial espafiol y duefias de su civilizaci6n. 6Que

significa esta idea sobre la procedencia de la ideologia del nacionalismo boliviano?

Significa, ante todo, discrepar con la opini6n canonizada.87 Lo que denominamos

ideologia del nacionalismo boliviano, la visi6n del mundo propio, no tuvo sus origenes en la

Guerra del Chaco (1932-1935), como propusieron Klein, MacLeod, Mayorga, y, tantos otros.

Tampoco comienza en la guerra por la independencia del yugo colonial espafiol (1809-1825),

como Carlos Montenegro sugiere, mucho menos con la invasi6n espafola, la conquista y la





73


colonizaci6n del Imperio Incaico (1532) -que la ideologia eurocentrista ha venido

reclamando. Las raices de la ideologia del nacionalismo revolucionario se remontan a los

origenes de lo que denominamos el polo matero del continuo cultural,"8 ideol6gico y etnico

del pueblo boliviano, es decir, a sus ancestros indigenas (2.500 aflos A.C).89 Sin embargo,

no siendo nuestro objetivo la formulaci6n de una teoria de la nacionalidad boliviana, no

discutiremos las expresiones ideol6gicas indigenas, en cambio nos limitaremos a analizar los

postulados formulados por Carlos Montenegro y Walter Guevara Arze, principales ideblogos

del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), el partido politico que dirigi6 la

revolucion boliviana de 1952.


Carlos Montenegro

Carlos Montenegro en Nacionalismo y coloniaje (1943),90 un extenso ensayo,91 ofrece

una nueva version de la historia de Bolivia, desde 1780 a 1935, como seiial6, en su pr6logo,

su prop6sito era "restablecer la verdad ... de la historia patria" dirigi6ndolo a la conciencia

del pueblo, y con la finalidad de ayudarlo en supraxis revolucionaria. Es interesante observar

que Montenegro se caracteriza por destacar la permanente lucha del pueblo boliviano por

afirmar su espiritu de libertad e independencia. En su documentada exposici6n abarca desde

la primera sublevacion de la masa nativa contra el colonialismo espafiol, hasta el inicio de la

lucha de la clase media y el proletariado contra la dominaci6n oligarca y el imperialismo.

En Nacionalismo y coloniaje, Montenegro expone una triada de aspectos que

identifican los grandes problemas nacionales, sefialan las causas que los determinan y

proponen la revolucion nacional como la necesaria y posible soluci6n, a los primeros. Esta

triada de aspectos vamos a analizarlos. Para cuyo efecto los estamos sistematizando en cinco





74


tesis, inferidas por nosotros del texto de Montenegro. La tesis fundamental caracteriza a la

sociedad boliviana como profundamente dividida y en conflicto permanente; la segunda tesis

destaca la contradiccion antagonica entre la naturaleza feudal de la base econ6mica de la

sociedad y la existencia de elementos que corresponden a una superestructura capitalista; la

tercera tesis define al Estado boliviano en su doble condici6n de ente sometido, tanto a la

oligarquia minero-feudal como al imperialismo; la cuarta tesis demuestra que la independencia

econ6mica del pais y la liberaci6n de sus clases oprimidas es viable mediante la alianza de los

sectores explotados por la oligarquia y sometidos por el imperialismo; finalmente, la quinta

tesis proclama la insurrecci6n armada como el medio para llevar a cabo la Revoluci6n

Nacional. La importancia de discutir las tesis ideol6gicas del nacionalismo revolucionario

obedece al hecho de que las novelas revolucionarias las intertextualizan, de ese modo

adquieren la condici6n necesaria para ser analizadas, caracterizadas y consideradas como

revolucionarias, tarea a la que vamos encaminindonos al indagar la naturaleza de las tesis de

Montenegro.

Observemos que Nacionalismo y coloniaje sustenta desde su titulo, la antinomia entre

las dos principales fuerzas de la sociedad boliviana dividida en dos principales estratos: la

colonialista, minoritaria, oligarquica, extranjerizante, y dominante, y la nacionalista,

mayoritaria, dominada, y autonomista. Montenegro, al explicar que los referidos estratos

sociales se debaten en "querella secular e intransigente", identificaba claramente "un conflicto

de dos tendencias hist6ricas", con ello explicitaba la tesis de la sociedad dividida y en

conflicto permanente, y superaba la teoria marxista de la lucha de clases, tesis central de su

ensayo (72-3).92

Al argumentar y demostrar su tesis central, Montenegro formul6, tambi6n, la tesis





75


sobre el caracter antag6nico entre la naturaleza feudal de la base econ6mica de la sociedad

y los elementos supraestructurales que corresponden a una estructura econ6mica capitalista.93

Segun esta tesis la sociedad boliviana es definida en lo econ6mico como predominantemente

feudal y en abierta contradicci6n con el sistema politico e ideol6gico liberal: "Es tan absurdo

pretender que la economia feudal prospere al amparo de las instituciones liberales, como

pretender que las instituciones coexistan y tengan vitalidad s6lida a base de la economia

feudal" (194).94

En cuanto a la tercera tesis, sobre el doble sometimiento del Estado boliviano a

poderes econ6micos, tanto nacionales como internacionales, el ensayo demuestra que la

oligarquia minera, convertida en Superestado, ha "suprimido al Estado, sustituy6ndolo en sus

funciones y tomando sus fueros al punto de ser ella" (196),95 por otra parte, Montenegro

precisa la dependencia econ6mica respecto a los capitales transnacionales en la siguiente idea:

"Bolivia ya no vive propiamente por si. Representa, sumisa al dictado ajeno . su

dependencia del extranjero,96 s6lo ideol6gica hasta ese dia, toma las formas definitivamente

serviles de la dependencia economica, que es dependencia vital" (224).97

La cuarta tesis, la que propugna la alianza de clases, de los sectores explotados por

la oligarquia y sometidos por el imperialismo, para hacer posible la independencia econ6mica

del pais y la liberaci6n social, es quiza desde el punto de vista politico, la mas importante de

todas, pues, deja fijada la tactica del movimiento revolucionario en su esencia policlasista: "el

orden social no se rompe sino al empuje conjunto de todas las clases transitoriamente

fusionadas por el descontento" (46).98 Con la definici6n policlasista de la fuerza que debia

llevar a cabo la transformaci6n de la sociedad boliviana, Nacionalismo y coloniaje defini6 el

caracter nacionalista y no comunista del proyecto revolucionario.





76


Queda por analizar la tesis de la insurrecci6n popular. Montenegro extrajo de la

historia de Bolivia la conclusi6n que la quiebra del estado opresor s6lo es posible cuando se

logra derrotar previamente a su aparato militar. Idea de la que parten su exaltaci6n del motin

y su Ilamamiento a la insurrecci6n armada,99 sin cuya contribuci6n te6rica asi como su

aplicaci6n practica, diez afios mas tarde, hubiera sido imposible la Revoluci6n Nacional

Boliviana. 00

Montenegro argumentaba en favor de su tesis insurreccional recordando a sus lectores

bolivianos que la independencia de Espafia se logr6 por medio de la lucha armada, en la que

participaron activamente tanto hombres como mujeres: "El hecho de que las mujeres de

Cochabamba tuviesen que defender su ciudad contra el ejercito espaiol da una idea de como

fueron los hombres del pueblo diezmados por las balas extranjeras" (62). Pone de relieve la

contribuci6n de los mestizos que participaron en "aquella lucha [de] manera exclusiva. La

acaudillaron los indomables guerrilleros ... mestizos casi todos" (61). 01

Lograda la independencia politica, tanto las clases opresoras como las oprimidas

hicieron del levantamiento, civil o militar, el recurso para conservar o modificar el curso de

la historia nacional: "El motin es -sostiene Montenegro-, fen6meno caracteristico .. y

poco menos que denominador comun del suceder politico de Bolivia" (70). Pero,

Nacionalismo y coloniaje trasciende mas alla del motin tradicional. Al respecto, su mensaje

es claro. El motin boliviano, como el latinoamericano, casi siempre destinado a cambiar

presidentes, debe transformarse en insurrecci6n revolucionaria que haga posible el

"renacimiento" nacional, para dar paso a una nueva Bolivia: "Si estas dos fuerzas

tradicionalmente enemigas chocaran -Montenegro se referia a las tendencias colonial y

nacionalista, habria sonado la hora del renacimiento para Bolivia" (243). 102





77


Nosotros queremos cerrar este breve andlisis de las principales tesis contenidas en

Nacionalismo y coloniaje transcribiendo el pensamiento con que Montenegro cerro su ensayo

-pensamiento que refleja sus cualidades literarias que habia tenido que sacrificar para

dedicarse por entero a la revoluci6n: "Jamas tuvo la Republica, en efecto, otra noci6n de su

existencia que la de la pelea. Por eso vivi6 con el nombre de patria, mas gloriosamente que

nunca, en la edad de los guerrilleros, cuando no pasaba un dia sin matar y sin morir por la

independencia del pueblo nativo" (243). En los afos sucesivos, una pleyade de dirigentes

politicos y sindicales, periodistas y novelistas habrian de aplicar las ideas de Nacionalismo y

coloniaje en discursos parlamentarios y callejeros, programas y manifiestos politicos, en

articulos de prensa y radio, cuentos y novelas, dirigidos todos a lectores y escuchas de los

cuales saldrian los heroicos luchadores revolucionarios que terminarian por abatir el poder

de la oligarquia minero-feudal.

Entre la vasta literatura escrita para impulsar la revolucion y sin desmerecer, en nada,

el aporte de todos y cada uno de dichos escritos, estamos convencidos de que Metal del

diablo fue la que mejor sirvi6 de correa transmisora de la ideologia del nacionalismo

revolucionario por razones que vamos a exponer en el capitulo cinco, como parte de la

demostracion de nuestra tesis. Ahora lo que tratamos es de explicar las caracteristicas de las

dos fuentes que sirvieron de inspiraci6n ideol6gica a la Revoluci6n Nacional Boliviana.





78




Walter Guevara Arze

Por su parte, Walter Guevara Arze, en mayo de 1946, dio a conocer el folleto titulado

"Manifiesto a los campesinos de Ayopaya",103 cuyo prop6sito era explicar al pueblo "la teoria,

los fines y los medios de la REVOLUCION NACIONAL" (Los afios del c6ndor 415).104 El

manifiesto, con su discurso, claro y conciso, se convirti6 en una gran ayuda ideol6gica y

politica para que el pueblo boliviano empezara a comprender las causas y consecuencias de

los principales problemas nacionales.'05


Antes de que se publicara, tanto este manifiesto, asi como, tambien, Nacionalismo y

coloniaje, la ignorancia por parte del pueblo respecto a la realidad hist6rico-social era lo

caracteristico.06 Tambien ocultar, distorsionar, y enmascarar la realidad era la moneda de

uso corriente de parte de la oligarquia, para mantenerse como elite opresora. Por todo eso,

Guevara Arze escribi6: "uno de los secretos del poder de la oligarquia era precisamente

mantener al pueblo ignorante de sus verdaderos problemas" (416). Justamente en oposici6n

a dicha politica cultural de la oligarquia se alz6 el "Manifiesto a los ciudadanos de Ayopaya".

Empezaba preconizando que los sectores oprimidos requerian "entender las causas que

determinan el desarrollo social y el papel que [les] tocaba desempefiar en el mismo" (417),

en otras palabras su autor sostenia que no debe existir ninguna acci6n politica que no este

previamente guiada por una teoria politica.107

En cuanto al contenido del manifiesto, es un documento te6rico cuyo analisis gira en

torno a la discusi6n de cuatro grandes sistemas politicos: nazifascismo, socialismo,

democracia y nacionalismo.'08 Es innecesario en el presente trabajo referirse por extenso a





79


los argumentos con los que su autor demuestra la validez de su teoria en favor de la

democracia y el nacionalismo. Nuestra adhesi6n a la honestidad intelectual nos induce a

aclarar que solo vamos a destacar aquellos conceptos que a nuestro entender constituyen sus

cuatro principales tesis.



La primera tesis sefiala: la contradicci6n fundamental en Bolivia, y en toda sociedad

semicolonial, es entre el imperialismo y la naci6n, y se manifiesta en el atraso en que se

encuentra el capitalismo.109 Guevara Arze deriva dos consecuencias de dicha situacion. El

atraso ofrece a la burguesia nacional amplias oportunidades de inversi6n, este seria el primer

efecto. Segundo, las contradicciones entre la burguesia y los trabajadores no alcanzan un

grado de crisis insoluble. En cambio, lo que crea crisis sociales agudas, tambi6n deforma la

economia de los paises semicoloniales, es el capital imperialista. Guevara Arze enfatizaba que

el imperialismo impedia el bienestar del pueblo e igualmente frenaba el desarrollo econ6mico

nacional. El papel obstruyente responderia -segun el manifiesto- a la naturaleza rapaz de los

capitales de la metropoli, es decir, a que "se especiali[ce] -el imperialismo- en extraer

materias primas de los paises de desarrollo econ6mico atrasado, al mismo tiempo que se Ileva

a las metr6polis el rendimiento de la explotaci6n que aquella produce" (El manifiesto 425). 0

La segunda tesis declara que las luchas del movimiento obrero son parte de la lucha

por la liberaci6n nacional. Guevara Arze ofrece como ejemplo: el diferente efecto final que

provoca un aumento salarial, otorgado a los obreros en la metr6poli, de aquel que se provoca

al elevar los salarios en la semicolonia. En ambos casos, el dinero, equivalente a la masa total

del aumento salarial, circula dentro del respectivo pais y beneficia directa o indirectamente

al capitalista local. La diferencia radicaria en que de no producirse tal aumento en la





80


semicolonia, no s6lo pierden los obreros ese dinero adicional sino directamente toda la

economia del pais sometido. Por lo tanto, toda conquista salarial en la semicolonia es una

pequefia, no por ello menos importante, recuperaci6n de la riqueza que se Ileva el capital

imperial a la metr6poli: "Las reivindicaciones obreras adquieren entonces la categoria de

reivindicaciones nacionales" (430)."1

La tercera tesis, reclama que no existe una verdadera democracia en una sociedad de

extrema desigualdad social, entendida en el sentido expresado por el conocido lema del mas

dem6crata de los presidentes norteamericanos, Abraham Lincoln, que sostenia como

principio: "El gobierno del pueblo por el pueblo y para el pueblo". Guevara Arze enfatiza que

la democracia s6lo puede alcanzarse cuando se otorga igualdad de oportunidades a todos,

"donde hay extremas desigualdades la democracia es un mito . .No es precisamente esto

lo que ocurre en Bolivia? Patifo y cualquier Mamani son extremos de riqueza y miseria"

(424).112 Guevara Arze coincidiendo con la teoria de Montenegro, tambien seiial6 que el

feudalismo impedia establecer la democracia. El manifiesto observaba el comportamiento de

los propietarios de las grandes extensiones de tierra con relaci6n a los indigenas, que no por

evidente y obvio resulta necesario e importante citar. Se trata de que los "sefiores feudales"

no concebian la peligrosa idea de que sus colonos pudieran tener iguales oportunidades y

derechos que ellos (427).

La cuarta tesis de Guevara Arze sefiala que la liberaci6n del pueblo es posible s6lo

dentro de la Revoluci6n Nacional que sin negar la lucha de clases no se basa en ella. Esta

tesis, al igual que la de Montenegro, constituye el deslinde ideol6gico con el marxismo

ortodoxo, pues, refuta la teoria de la lucha de clases, elemento esencial de dicha doctrina.113

Usando el metodo socratico, Guevara Arze plantea en su discurso preguntas y respuestas:





81


"iQuienes explotan a los obreros bolivianos? Las grandes empresas mineras y algunas

empresas ferroviarias cuyos beneficiarios no viven en Bolivia" (430). Luego, en

confrontaci6n ideol6gica con los comunistas, el polemico autor proseguia razonando,

"iContra que burguesia podria entonces dirigirse su revolucion? iPretenden alcanzar a los

accionistas que viven en Londres, Nueva York o Buenos Aires?" (430). Al caracterizar la

situacion del pais de dependiente del imperialismo, Guevara Arze sostenia una importante

meta, y una no menos importante estrategia. El Manifiesto de Ayopay postulaba alcanzar

la liberaci6n economica mediante la nacionalizaci6n de las minas y ferrocarriles, entonces en

manos extranjeras. De ese modo, Walter Guevara Arze proponia la lucha antiimperialista

como tarea central de la revolucion nacionalista boliviana. Tarea posible s6lo a escala

nacional y no como una reivindicaci6n exclusiva de la clase obrera. De lo cual se desprendia

como estrategia la politica de unir a todas las clases oprimidas, campesinos, artesanos,

obreros, clases medias e inclusive a la burguesia nacional, en una s6lida alianza de clases en

lugar de promover la lucha entre ellas.114



El Desarrollo de la Conciencia Revolucionaria es la Principal Contribuci6n
Hist6rica del Nacionalismo Revolucionario


En la seccion anterior expusimos que Carlos Montenegro habia reescrito la historia

de Bolivia; analizamos que para este ide6logo, el problema fundamental de la sociedad

boliviana se planteaba en terminos de contradicci6n existente entre una minoria colonialista

y una mayoria nacionalista, la cual podia ser resuelta unicamente por medio de la insurrecci6n

armada. Por otra parte, expusimos que Guevara Arze habia formulado la teoria de la

revolucion nacional antiimperialista, subrayando que la alianza de clases era un requisito





82


basico para alcanzar la liberaci6n nacional, sin negar la existencia de la lucha de clases.

Observamos, tambien, que las aspiraciones populares por el bienestar econ6mico, el progreso

de las instituciones politicas y la difusion de la cultura no pasaban de ser un mito, dentro del

sistema dominado por el imperialismo.

Por otra parte, destacamos que, El "Manifiesto a los campesinos de Ayopaya" y

Nacionalismo y coloniaje poseian un mensaje comun que esta concretado en el llamamiento

politico a la insurreccion popular. Dicho llamamiento en el discurso de Montenegro alcanza

un apoteosico nivel climatico en la idea siguiente: "cuando el pueblo comienza a comprender

estas circunstancias, surge un movimiento de rebeli6n que tiene los caracteres de una rebelion

nacional y no simplemente de clase" (429). Con ello se completaba no s6lo una nueva

concepci6n de la Historia de Bolivia sino tambien la demostraci6n te6rica de la necesidad

historica de la Revolucion Nacional.

De lo expuesto se puede inferir que cuando se manifiesta una ideologia

revolucionaria, como es la sustentada por Montenegro y Guevara Arze, que apunta en contra

del orden dominante establecido, y esta dirigida a subvertir la conciencia de los dominados,

se produce la receptividad del sentido. El grado, mayor o menor, de dicha receptividad,

depende de las condiciones hist6ricas: "Para el materialismo hist6rico, el sentido es ya un

efecto de la historia y los sujetos son sus soportes y sus efectos" (Braunstein 35).


Cuando la historia boliviana manifestaba objetivamente sus efectos sociales,

agudizaci6n de la crisis general del sistema, se escribio la ideologia del nacionalismo

revolucionario,11 se trataba de contribuir con ella al desarrollo de la conciencia

revolucionaria, y por ende a la realizaci6n de la revoluci6n. Dicho resultado fue posible sobre





83


la base del significado de los contenidos de las tesis de Montenegro y Guevara Arze y el

efecto que ejercieron en sus lectores gracias a una amplia labor de divulgaci6n, propaganda

y popularizaci6n de los postulados ideol6gicos, entre los cuales debe reconocerse a una

especifica forma narrativa, la novela revolucionaria.

Para evitar que nuestra tesis sea confundida con una concepci6n idealista, que supone

el predominio absoluto de las ideas sobre las realidades, subrayamos que las ideas contenidas

en el discurso ideol6gico y las novelas nacionalistas encontraron amplia recepci6n unicamente

por poseer el m6rito de saber expresar la realidad objetiva de su tiempo, es decir, el

enfrentamiento entre los intereses economicos de los campesinos, obreros, pequefia burguesia,

y de la burguesia nacional, de una parte, y por otra, los intereses del imperialismo y la

oligarquia minero-feudal. La sincronia entre tiempo hist6rico y novela otorg6 el sentido

revolucionario a los contenidos de denuncia. Propici6 que las tesis de Montenegro y Guevara

Arze cumplieran con una finalidad propagandistica-educativa, dirigida a modificar la

conciencia, tanto individual como colectiva, de sus lectores respecto al conocimiento de las

verdaderas causas econ6micas que determinaban su condici6n de seres oprimidos. Lo

anterior es comprensible si nos atenemos a la tesis de Antonio Gramsci: "Los hombres toman

conciencia de los conflictos de la estructura [economica] en el terreno de la ideologia" (El

materialismo hist6rico y la filosofia de B. Croce 48).

Cumplida la tarea que nos habiamos propuesto, establecer el contexto historico-

ideol6gico en cuyo seno se desarroll6 la producci6n-recepci6n de la novela revolucionaria

boliviana, y que la hemos realizado tratando de explicar la historia nacional por medio de las

narraciones contenidas en las novelas de g6nero social, tenemos por delante la tarea de

demostrar como la novela que denominamos revolucionaria contribuyo a cambiar el curso de





84


la Historia de Bolivia. Para ello necesitamos analizar las novelas Vocero y Metal del diablo.

La vida de un rev del estafio tanto desde el punto de vista de su producci6n como de su

recepci6n. Tarea a la que nos abocamos en los pr6ximos capitulos.



Notas


1. Para emprestitos se puede consultar: Pefialoza (227).

2. El gobierno boliviano presidido por Ismael Montes, firm6 el contrato Spenyer,
prestamo con el cual se financiaron las principales lineas ferroviarias, las cuales acabaron
cayendo bajo el control de la compaiia inglesa Antofagasta & Chili Railroad (Marsh, 73-79).

3. Issac Sandoval Rodriguez sostiene que "En 1914, el 98% de las empresas mineras
existentes en el pais son extranjeras" de las cuales "El Presidente Ismael Montes -escribe
Sandoval Rodriguez- en el Mensaje al congreso de 1914, tiene la paciencia de enumerar mas
de 25 empresas extranjeras importantes en el territorio" (1987 233). El historiador peruano
Basadre, al analizar a otro gobierno boliviano, el de Bautista Saavedra, lleg6 a la conclusion
de que a menudo el estimulo a la inversi6n de capitales extranjeros en Bolivia conllevaba
resultados adversos a los intereses nacionales (658).
Entre 1920 y 1921 la compafia Richmond Levering, de Nueva York y la William &
Spruille Braden obtuvieron en concesi6n gratuita tres millones de hectareas, que mas tarde
vendieron a la Standard Oil Company, compafiia que empez6 operando con 6xito a partir de
1925. Para los contratos con las compahias petroleras ver Loza (35-72) y para un analisis
econ6mico-politico consultar Sergio Almaraz, (90).

4 El soci6logo boliviano Arturo Urquidi Morales refiere que una pequefia oligarquia
blanca de latifundistas era propietaria de las tierras mas ricas y accesibles de la naci6n y que
contaban con el trabajo gratuito de colonos o pongos, a cambio de proveerles a los indigenas
sin tierra, el uso y usufructo de una pequefa parte del latifundio para suplir su misera
subsistencia (La comunidad indigena. precedentes sociol6gicos, vicisitudes hist6ricas 70-89).
Jose Fellmann Velarde ofrece informaci6n mas precisa, da cuenta que los gobiemos liberales
auspiciaron los despojos de las tierras comunitarias indigenas, y "el latifundismo de tipo
semifeudal creci6 tambien en forma desmesurada a tal punto que, de todas las tierras
laborables, mis de 80% Ilegaron a hallarse en manos del 3% de la poblaci6n" (32).

5. Al respecto, William E. Carter, antrop6logo norteamericano, pudo constatar que
se alquilaban a los siervos y las haciendas se vendian y compraban juntamente con ellos: "as
late as 1952 advertisements continued to appear in La Paz papers offering to rent bound
peasants as servants and suppliers of dung ("Alquilo pongo con taquia") or to sell estates
with specified numbers of laborers and animals ["vendofinca con 50 pongos y 400 ganado





85


ovino (sic.)]" ("Revolution and the Agrarian Sector". Beyond the Revolution, 238).
Igualmente dramatica es la revelaci6n de Octavio Salamanca que en su ensayo titulado En
defensa de Bolivia. Respuesta a "Pueblo Enfermo" (1914), dijo: "no es la superficie la que
valoriza los terrenos, es el indio. El comprador de una finca lo primero que pregunta es el
numero de ellos; sin estos queda esteril y sin producci6n y como consecuencia sin valor
alguno" (32).

6 "[El capitalismo] obliga a la sociedad a desarrollar su capacidad y crea asi esas
condiciones naturales, que son las finicas que pueden establecer las bases para una sociedad
mis evolucionada, una sociedad en la cual el desarrollo completo y libre de cada individuo
es el principio rector" (El Capital I 648-9).

7. Como se sabe el concepto "sobre explotaci6n" de los trabajadores fue elaborado
por Marx. Lo emple6 para designar el resultado de la intensificaci6n de la jornada laboral,
con el consiguiente aumento de la productividad de la fuerza de trabajo, y manteniendo el
salario al nivel correspondiente a la "plusvalia relativa".

8. Jaime Martinez Salguero, con su libro El relato minero de Bolivia, se ubica a la
cabeza de los criticos bolivianos cuando sostiene que "La mejor novela minera es aquella que
lleva su carga vital y de autentico sentimiento en pos de expresi6n de protesta, de
informaci6n, de descripci6n vivida de la realidad" (15).

9. Informacion especifica sobre los medios no siempre honorables empleados para
realizar la acumulaci6n originaria del capital boliviano pueden leerse en: Figuras del pasado.
Gregorio Pacheco 117-20, de Jaime Mendoza; en la biografia Felix Avelino Aramayo y su
epoca. 1846-1929 359-65, escrita por Adolfo Costa Du Rels; y, en Metal del diablo 77-104,
de Augusto CUspedes.

10. Para una amplia conceptualizaci6n de la categoria "Acumulaci6n originaria del
capital" se puede consultar El Capital, Tomo I: capitulos XXI, XXII y XXIV; Tomo III:
capitulos X, XII y XIV.

11. Herbert Klein, refiri6ndose al origen de la fortuna de Patino, comenta lo
siguiente: "amas6 su legendaria fortuna en la que iba a ser la mina mis rica del mundo en sus
tiempos. Con la riqueza que produjo La Salvadora, Patifio empez6 a expandirse" (1968 42).

12 Manuel Carrasco estimaba que considerando unicamente su patrimonio establecido
en Bolivia, Patifio era el mayor capitalista, controlaba mas del cincuenta por ciento de la
industria boliviana del estafio, y al propio tiempo era el mayor banquero privado (Carrasco
299).

13 La denominaci6n quiere expresar que la oligarquia del estafio alcanz6 el mas alto
grado de hegemonia economica, politica y cultural al controlar el Estado. Segun lo expuesto
por Antonio Gramsci -interpretando el concepto de "sociedad civil" de Hegel- debe
entenderse dicho concepto "en el sentido de hegemonia politica y cultural de un grupo social




86


sobre la entera sociedad, como contenido 6tico del Estado ... en la noci6n de sociedad civil
esta el centro del poder y en tal sentido pudiera decirse de que Estado = sociedad politica +
sociedad civil, o sea, hegemonia acorazada con coacci6n" (290).

14. La conversion de la compaifia boliviana de Patifio a norteamericana en 1924 y la
fuga de sus capitales al exterior no obedeci6 simplemente a un inter6s expansionista, sino mas
bien, como certeramente seiial6 Luis Pefialoza, respondi6 originalmente al interes de Patiiio
por evadir el pago de impuestos en Bolivia, por ello estableci6 su Patifio Mines & Enterprises
Consolidated Inc., en el Estado de Delaware, el unico que en los Estados Unidos exime del
pago de impuestos sobre utilidades de capital (445-46).

15. Pol6mica sobre el gran dilema hist6rico planteado por la oligarquia dentro del
sentido shakesperiano aplicado al proyecto de soberania e independencia: la pregunta del ser
o no ser naci6n.

16. En el ambiente boliviano Arguedas fue siempre acerbamente criticado por los
nacionalistas. Augusto C6spedes calific6 a Arguedas de "rentista de la denigraci6n nacional"
(1987 204). Los criticos pertenecientes a la nueva generaci6n que traspone al nuevo milenio
coinciden con Edmundo Paz-Soldan que en su ensayo "Naci6n (enferma) y narraci6n: El
discurso de la degeneraci6n en Pueblo enfermo de Alcides Arguedas" que sefiala: "En su
inagotable clasificacion de los males, Arguedas convierte a su texto en una condensaci6n de
los discursos de la degeneraci6n que circulaban a principios de siglo en America Latina ...
Su imagen de la sociedad boliviana, privilegiaba lo degradado, lo decadente" (63).

17. Adolfo Costa Du Rels en su biografia de Felix Avelino Aramayo anexa una carta
de 6ste que dice: "Bolivia ha perdido para siempre las condiciones necesarias para ser naci6n
independiente ... nuestra historia de naci6n independiente a concluido ... no puede surgir
mediante su esfuerzo aislado sobre todo con una poblaci6n ignorante" (366-69).

18. Augusto C6spedes explicaba, que "El liberal Arguedas situaba la causa del
malestar boliviano en la raza, en el pueblo. L6gicamente, tenia que ser pesimista porque a esa
raza, no le hallaba otra via de salida que el estrechisimo callej6n de la elite liberal, callej6n que
concluia en las oficinas de la Patinio Mines" ("La revisi6n de nuestra historia ." El Diario,
15 de diciembre de 1956).

19. Aporia que fue internaliza por los oprimidos al extremo de inducirlos al cambio
de sus identidades en el registro de ciudadania y que consta en el siguiente testimonio: "A mis
diecinueve afios surge el nombre de Luciano Tapia Quisbert del fondo de la iniquidad y la
infamia del apartheid boliviano, en tanto que mi nombre legitimo de Lusiku Qhispi Mamani
queda soterrado en el olvido y la vergiienza" (Quispi Mamani 172).

20. El presente trabajo recoge la influencia de Arguedas y Tamayo en la formacion
del nacionalismo revolucionario, pero dejamos constancia que igualmente influyeron en la
formulacion del nacionalismo de derecha. Entre los ultimos y siguiendo la huella de Arguedas
se destac6 Fernando Diez de Medina para quien los nativos eran la causa de los problemas





87


nacionales: "La disparidad etnica conspira contra la unidad politica . En un sentido
ontol6gico-humanista, no somos, todavia. Estamos en trance de ser" (1944, 17).

21. Claudette Rose-Green, en "Correspondencias y divergencias entre Raza de
Bronce y Pueblo Enfermo", un breve e interesante ensayo critica las obras de Arguedas, "en
tanto que . proyectan una visi6n pesimista de condena del indio en terminos racistas ...
Pueblo enfermo pretende destruir el mito del indio como 'buen salvaje' ... -encuentra una
clave en la tesis racista y cita Arguedas cree que 'la manera de ser de los pueblos
hispanoamericanos difiere segin la cantidad y calidad de sangre indigena predominante en
cada uno de ellos'" (89-95).

22. Jose Enrique Rod6 -a quien Arguedas cita en su polemico libro- le dijo: "Los
males que usted sefiala ... no son exclusivos de Bolivia; son en su mayor parte, y en mas o
menos grado, males hispanoamericanos: y hemos de considerarlos males transitorios ..
Usted titula su libro: PUEBLO ENFERMO. Yo lo titularia: PUEBLO NIIO" (citado de la
nota de "Advertencia de la tercera edici6n", Pueblo enfermo IV).

23. Jerry W. Knudson juzga que, "Bolivian leaders had been dominated by the
pessimism and defeatism of Alcides Arguedas's classic Pueblo enfermo Sick People of 1909,
with its notorious dictum, 'Wherever you place your finger in Bolivia life, you will produce
pus'" (69).

24. El critico espahol Antonio Lorente Medina sitfia a Arguedas en la "orbita
patiiiista", oligarquica decimos nosotros: "Siempre fue la suya una integraci6n problematica,
de relaciones tensas con la realidad nacional [...] su entrada en la diplomacia-politica
boliviana; su labor periodistica, en la 6rbita patifiista y su actividad politica dentro del
liberalismo montista son hechos indudables..." (425).

25. El critico Paz-Soldan parafraseando a Jose Roberto Arze sostiene que Arguedas
"se atrevi6 a explicitar los prejuicios racistas que existian en las elites criollas desde la
colonia" (65).

26. La visi6n negativa que da Arguedas de la pasividad del indigena no le permiti6
comprender que dicho comportamiento refleja esencialmente la capacidad de convertir el
sufrimiento en voluntad de resistencia pasiva que es tambien una forma de rebeldia.

27. En un bien documentado y voluminoso informe de investigacion encargado por
el ejercito de los Estados Unidos ("U.S. Army Area Handbook for Bolivia"), publicado en
agosto de 1963, se reporta que los indigenas bolivianos ignoraban la idea de nacionalidad
boliviana hasta antes de la revoluci6n de 1952, vivian en un mundo social, econ6mico y
cultural limitado a la extensi6n donde estaban asentadas sus comunidades. Preferian huir de
todo contacto con personas ajenas a su grupo, especialmente evitaban todo vinculo con los
representantes del Estado, incomprendido por ellos, ya que la relaci6n que podian esperar
"meant only taxation, foced labor, military conscription and often illegal exploitation (such
as demands of free personal service and substantial gifts of farm produce) by petty





88


functionaries" (80-81). El propio informe da cuenta que despu6s de la revoluci6n de 1952:
"Indians who had formerly approached local government officials only in a fear and apparent
reluctance now do so with open confidence" (428).

28. En la tesis de la sustituci6n del nativo por el inmigrante europeo se refleja la
influencia sobre Arguedas de la ideologia de Domingo Faustino Sarmiento, conocido autor
de la antinomia: civilizaci6n o barbarie.

29. La definici6n de cholo es imprecisa. De una parte, significa el mestizaje
indoeuropeo, pero, tambi6n se llama con ese adjetivo al indigena aculturizado, al mestizo con
bajo o ningun nivel de escolaridad. Se emplea corrientemente como un insulto que responde
a los patrones de comportamiento racistas impuestos por la ideologia semiblancoide. Por
ejemplo, Daniel P6rez Velasco, en un ensayo se refiere al cholo diciendo que posee una
psicologia sospechosa, y que es mentiroso e insolente, que se manifiesta enemigo tanto de los
indios como de los extranjeros, Ilegando a ser bueno el cholo tan s6lo para el cholo (21-25).

30. Guillermo Francovich aludiendo las tesis de Arguedas, dijo: "La importancia del
mestizaje, como penetraci6n del espiritu y la vida hispanica en lo indigena mas que como
fusi6n de sangre, y su influencia en todas nuestras instituciones, apenas si ha sido
comprendida ... Se ha interpretado el mestizaje hispano-indigena en un sentido zool6gico
para llegar a conclusiones injustas sobre el mestizo, conclusiones que no hacen sino estimular
prejuicios de clase" (290).

31. William E. Carter acierta al sefialar el antagonismo que existia entre indigenas y
mestizos, y lo poco confiable que resultaban las informaciones proporcionadas por los
segundos -de los cuales Arguedas es su mejor versi6n refinadamente europeizada- para
investigar cientificamente a las comunidades aymaras: "Mi experiencia me habia ayudado a
observar el profundo odio y el recelo que comiinmente separa a estos dos grupos, y llegu6 a
convencerme que gran parte de la imagen negativa que los antrop6logos han asignado al
caracter de los aymaras se deriva directamente del hecho de que siempre han empleado
int6rpretes mestizos" (4)

32. La revoluci6n nacionalista de 1952 no s6lo reivindic6 la plena condici6n humana
y restituyo los derechos ciudadanos a los indigenas, al propio tiempo facilit6 la emergencia
del cholo hasta el punto de contribuir a cambiar la percepci6n negativa, y hacer que muchos
piensen que el futuro de Bolivia descansa en las manos de los mestizos. La novela El fugitivo
(1960), de Carlos Alberto Monj6n, apunta en ese sentido.

33. Amauta, palabra quechua que significa fil6sofo, sabio (Diccionario Qheshwa 46).

34. Para Fernando Diez de Medina, quien escribi6 una biografia titulada Franz
Tamayo. Hechicero del Ande, Tamayo es el mas representativo de los bolivianos: "representa,
en grado extremo, nuestras virtudes y nuestros defectos; nuestros acierto y nuestros errores"
(11). Entre los errores que le atribuye sefiala las tesis expuestas en Creaci6n de la pedagogia
nacional: "El autor loa al indio. Desmedra al mestizo. Desprecia y niega al blanco.





89

posiciones perfectamente injustas [ .. ] Bolivia es un milagro racial; un pufiado de blancos
y mestizos hacen de la colonia altoperuana un pueblo libre" (102-3).

35. Tamayo se definia asi mismo indio, pero no lo era. Estamos de acuerdo con la
caracterizaci6n hecha por Diez de Medina, "Tamayo es [e]l gran mestizo, mezcla de razas,
almas y culturas, penetrado de ambici6n y de energia, que absorbe la forma
europeoanglosajona para abrir cauce mis rapido a una cultura americana en gestaci6n" (1944,
27).

36. Tamayo influy6 en la formaci6n de la ideologia del nacionalismo, su ideas
contribuyeron a cambiar el enfoque extranjerizante de la cultura. Por ejemplo, Fernando Diez
de Medina propuso: "La literatura boliviana debe partir de lo telurico ancestral [.. .] 'Jacha-
Pacha-Mama', la Gran Tierra Madre, es la clave de un nacionalismo espiritual" (Literatura
Boliviana 25). Como demostraremos mas adelante, Tamayo fue el principal inspirador de los
ide6logos de la Revoluci6n Nacional Boliviana.

37. Todas nuestras citas a este libro corresponden a la segunda edici6n (1944).

38. La ideologia oficial colonialista, expresada por Arguedas, no s6lo se habia
empeflado en hacer desaparecer todo vestigio del pasado indigena, tratando de ocultarles su
historia, sino que tambi6n les habia ido creando un complejo de inferioridad racial. Qhispi
Mamani nos ofrece un elocuente testimonio al respecto: "A mi me ensefiaron a avergonzarme
de mi personalidad, de mi condicion de indio y de mi raza" (173).

39. En U.S. Army Area Handbook for Bolivia, se dice: "Franz Tamayo, argued
that the nation was being deprived of both useful citizens and a valuable cultural heritage
by the oppression and subordination of the Indians" (424).

40. La tesis tamayana de redimir al indio por medio de la educaci6n fue superada por
los intelectuales revolucionarios veintiocho afios mas tarde. Walter Guevara Arze y Alfredo
Arratia, basandose en los Siete ensayos sobre la realidad peruana, de Jose Carlos Mariategui,
sostuvieron ante la Convencion Nacional de 1938 que el problema del indio no se resolveria
con su educaci6n, "el problema del indio es el problema de la tierra" ["Convenci6n Nacional
de 1938. Redactor de la Convenci6n Nacional", tomo V (1938-39): 277].

41. Esa depresi6n en el desarrollo de la personalidad del indigena boliviano fue
sefialada tambi6n para los indigenas peruanos por Jose Maria Arguedas, en su novela Los
Rios profundos: Cuando Ernesto, el protagonista principal, alter ego, "descubre de golpe,
que se puede impedir a un hombre convertirse en adulto ... Los indios se han convertido en
nifios incapaces de rebelarse" (Recopilaci6n 319).

42. Puede consultarse Prada Oropeza (1979).

43. Para conocer la coincidencia que sobre los efectos revolucionarios atribuyen la
mayoria de los historiadores se pueden leer, entre otros, a: Murdo J. MacLeod que escribio





90


una disertaci6n con el objeto de demostrar que la revoluci6n de 1952 fue el resultado del
descontento y la rebeldia que se gest6 en la Guerra del Chaco: "The Chaco War which
resulted in Bolivia's humiliating defeat during the 1930's was the main cause of the
destruction of the old way of life in the country" (233); Jose Luis Gomez-Martinez sostuvo
que durante la guerra se difundieron con exito las ideas socialistas entre los combatientes
bolivianos (Un pueblo en busca de identidad 139-43 ) y Herbert S. Klein para quien la Guerra
destruy6 los cimientos del viejo orden e inici6 la revoluci6n (1968 11). El mismo autor
reitera en otra de sus obras: "amargado como s6lo puede estar un ejercito derrotado ... los
veteranos que sobrevivieron en el Chaco probarian ser el caldo de fermentaci6n del cual
surgiria un nuevo orden politico en Bolivia" (1968 221-22). En versi6n traducida al espafiol
el libro Bolivia la revoluci6n inconclusa (1989), de James M. Malloy, postula que el final
frustrante de la guerra internacional es el comienzo de la guerra interna, de la erosi6n
paulatina pero inevitable del sistema politico (120-152). Esta reiteraci6n, pudiera decirse
repetici6n, bien recuerda aquella opini6n que alguien formulara de que leer a un autor es
haber leido a los anteriores.

44. Por nuestra parte, no s6lo estamos de acuerdo con Cespedes sino que hemos
podido ubicar el origen de la generalizada tesis que atribuye el origen de la Revoluci6n
Nacional a la Guerra del Chaco. Eduardo Arze Quiroga en su ensayo "La Guerra del Chaco
y el advenimiento del lider" revela que en los afios 1928 y 1929, en Montevideo, en sucesivas
reuniones de la Confederaci6n Sindical Latinoamericana y la Federaci6n Sindical
Sudamericana se aprob6 formalmente la tesis de "transformar la contienda internacional en
una Revolucion Social" (95). Sus promotores, marxistas ortodoxos, trataban de reproducir
en America la entonces reciente experiencia de la Revoluci6n Rusa. Despues, historiadores
bolivianos adoptaron dicha tesis, mas tarde recogida y repetida por otros en el extranjero.

45. Sustentar la Guerra del Chaco como causa principal de la revoluci6n, es perder
de vista causas mis esenciales como la existencia del sistema feudal, la sobreexplotaci6n
social en desmedro del proletariado minero, los obstaculos al desarrollo de una economia
capitalista, asi como para la formaci6n de una burguesia nacional. Nuestro punto de vista no
niega la influencia revolucionaria indirecta de la guerra, reconocemos que agudiz6 las
contradicciones sociales existentes que hicieron posible, mas tarde, el despertar de la
conciencia popular, pero nos negamos a sobrevalorar su real importancia.

46. La serie no agota los posibles factores a considerar, s6lo ha sido formulada para
expresar que la Guerra del Chaco no revel6 a los bolivianos su dramatica realidad nacional,
ya existia entre algunos intelectuales una conciencia sobre el particular. En todo caso, la
guerra extendi6 dicha conciencia sobre toda una generaci6n. Por ejemplo, Demetrio Canelas
lanz6 desde su exilio en Buenos Aires, octubre de 1928, un llamamiento que dice: "Las
riquezas que contiene nuestro suelo, especialmente en lo que se refiere a la mineria, colocan
a Bolivia entre los paises mas ricos del mundo [mientras] el pueblo boliviano, en general, esta
reducido a una pobreza extrema" (Dictadura 59).





91


47. De acuerdo con Julio Diaz Arguedas, a los seis meses de iniciada la guerra un
expresidente, Bautista Saavedra acus6 a Salamanca de haber gobernado para "escapar a la
tormenta politica que amenazaba descargar sobre su cabeza, nos ha llevado a la guerra
cruenta" (92).

48. Llama la atenci6n que historiadores rigurosos como Herbert S. Klein pasaron
por alto dilucidar las causas de la guerra.

49. La guerra sirvi6 de pretexto para que el gobierno atacara al movimiento obrero.
Klein comprob6 que: "El gobierno decret6 el no reconocimiento de todos los sindicatos que
s6lo debian ser mutualistas con objetivos de beneficencia . esto es, al estilo de los
sindicatos del siglo XIX que no demandaban aumentos de salarios o mejores condiciones de
trabajo ni provocaban huelgas" (1968 202).

50. Los principales peri6dicos voceros de la oligarquia, de los cuales C6spedes nos
ofrece algunos peculiares ejemplos, practicaban, antes de la guerra, el culto a la personalidad
de Salamanca calificandolo de: "eminente ciudadano", "su grande alma de patriota", "su
experiencia, su amplia concepci6n de todos nuestros pleitos fronterizos, su enorme capacidad
de intuici6n", "el clarividente", "el gran Salamanca", "La pr6cera figura del gran tribuno se
agiganta a medida que pasa el tiempo con caracteres inconfundibles de pureza, de austeridad
y de sin par talento" (1973 21).

51. Augusto C6spedes, en su documentada historia titulada Salamanca o el
Metafisico del Fracaso, califica de mito a Salamanca y personifica en 61 "la sublimaci6n de un
sistema y una casta" (7).

52. Cerruto adoptando el punto de vista de los indigenas recordaba que las clases
dominantes jamas se habian ocupado de ensefiarles a los siervos los conceptos de naci6n y
patria. La fuerza de su argumento radicaba en sostener que era logico pensar que los
indigenas no podian reconocerse asi mismos como bolivianos y menos comprender que tenian
que ir a morir por una abstracci6n tan extrafia como "patria".


53. Porfirio DiazMachicao, que se opuso a la guerra, al escribir la historia de la
misma, registr6 que cuando Salamanca anunci6 al pueblo la eminencia de la guerra (agosto
de 1932) provoco un estado de paroxismo colectivo y muestras de apoyo de la mayoria de
los intelectuales (La Guerra del Chaco 102-4).

54. Cespedes relat6 un pasaje documentado en el Archivo del Congreso Nacional.
Un Diputado replic6 a Salamanca: "Usted ha dicho que el Paraguay puede Ilegar al corazon
del Chaco en ocho dias y nosotros no podemos hacerlo sino en tres meses". Entonces
Salamanca ofreci6 una respuesta que suena a broma: "Muy sencillo, salgamos tres meses
antes" (1973 26). La l6gica de Salamanca valida en una competencia por llegar primero, y
una sola vez, a una meta, resultaba completamente absurda en una guerra que requeria el
diario aprovisionamiento de alimentos, municiones, armas y combatientes.




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID E773YZHMG_4M0SOR INGEST_TIME 2014-12-18T23:30:57Z PACKAGE AA00026513_00001
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES



PAGE 1

LA NOVELA REVOLUCIONARIA BOLIVIANA (1934-1964): TRANSTEXTUALIDAD, METAHISTORICIDAD Y RECEPTIVIDAD By GUIDO J. ARZE A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY UNIVERSITY OF FLORIDA 2000

PAGE 2

ACKNOWLEDGEMENTS There are so many people who have been supportive along my intensive academic journey that it is difficult to express my gratitude to all of them. My wife Hilda de las Mercedes and my children Kathia Arze de Chaves and Mauricio Arze, have provided both love and unconditional support. I could not have retumed to gradate school without their understanding of my new professional goals. I must express my deepest gratitude to my cousin, Dr. Oscar Arze Quintanilla, anthropologist and former BoHvian Ambassador to Mxico, who played a great part as well. He enthusiastically coUaborated with my work, sending invaluable information from BoHvia, which was a great help, considering the difficuhies of researching about that country from the United States. From Bohvia, other individuis have also directiy aided in the making of this dissertation. Among them I wish to express my sincerest thanks to my sister Martha Arze Prado, to my cousin Guido Arze Quintanilla and his wife Hortencia for giving me many necessary books. I am also grateflil to Dr. Mario Lara Lpez, who read Chapter Six of the manuscript, and Licenciado Luis Antezana Ergueta, who read Chapter Five. Both provided indispensable information and countless suggestions and recommendations. In addition, I thank my friend Carlos Sejas Rocabado, who kindly sent me from Solivia invaluable information which was beyond all expectations. My gratitude is also due to Dr. Lynn Scott, who helped me polish the English sections of my manuscript. I am also grateful to Dr. Charles H. Wood, director, and the entire staff at the Center for Latin American Studies, for their help and support, especially ii

PAGE 3

Dr. Martha E. Davis, always ready to promote any and all projects for the difision of Latin American cultures. Mr. Richard Philips, director, and Mr. Justino Llanque, libraran, of the Latin American Collection of the University of Florida Librarles were of great assistance in my research. I owe all of them more than I can say. Finally I wish to express my deepest gratitude to three members of my doctoral committee: Dr. Diane E. Marting, Dr. M. J. Hardman, and Dr. Santiago Juan-Navarro. They read the manuscript in every stage of its evolution and provided important and indispensable observations and suggestions. I especially thank Dr. Reynaldo Jimnez, chair of the committee, whose theoretical orientation helped to develop the tool necessary to demnstrate my hypothesis. I am particularly gratefl to him because, above all, he respected my right to think, research and write with my own criteria, thus demonstrating his respect for freedom of thought and expression. Finally, I dedcate this work to the Solivian people, the protagonists of the three novis analyzed in this work, with my faith in their role as the uhimate agents of Solivian history. iii

PAGE 4

TABLE OF CONTENTS page ACKNOWLEDGMENTS ABSTRACT viii CHAPTERS 1. INTRODUCCION 1 Antecedentes de la disertacin 1 La literatura ignorada del pas secreto 7 Un enfoque dialctico para revelar las mutuas determinaciones entre Historia y novela bolivianas 13 Notas 17 2. HACIA UNA NUEVA CRTICA DE LA NOVELA BOLIVIANA (1930-1964) 21 La teora sobre la novela histrica de Georg Lukcs 22 La nueva novela histrica en Latinoamrica desde 1949 26 La desmitificacin de la historia formulada por Hayden White 29 Grard Genette y las relaciones transtextuales 30 Hans Robert Jauss: Teora de la Recepcin 34 Notas 39 3. LA REALIDAD Y LA FICCI"N, HIPOTEXTUALIDAD Y METAHISTORICIDAD EN LA NOVELA REVOLUCIONARIA BOLIVIANA 41 Entre Pueblo enfermo y Creacin de la pedagoga boliviana : el fracaso modernizador liberal y el surgimiento de la oligarqua del estao 41 La novela indigenista y la ltima fase del feudalismo 47 Pueblo enfermo o la apora del "pueblo enfermo" 50 La ideologa del nacionalismo indigenista: matriz de la novela revolucionaria boliviana 51 La Guerra del Chaco y la radical izacin poltica como gnesis de la novela revolucionaria 54 iv

PAGE 5

Las diferentes valoraciones histrico literarias 54 La novela y la Guerra del Chaco 55 La novela como reescritura de la Historia: agudizacin de las contradicciones entre la oligarqua minero-feudal y la clase trabajadora 62 La ideologa del nacionalismo revolucionario: Carlos Montenegro y Walter Guevara Arze 72 Carlos Montenegro 73 Waher Guevara Arze 78 El desarrollo de la conciencia revolucionaria es la principal contribucin histrica del nacionalismo revolucionario 81 Notas 84 4. VOCERO : LLAMAMIENTO A LA SUBVERSI"N DE LA CLASE MEDIA 102 Los engaosos recursos transtextuales de Vocero : architexto y paratexto 105 Vocero : la novela totalizadora 107 La clase media: tema y objetivo narratolgico 108 La paradoja racista 110 El tema de los cholos y el racismo contradictorio 113 Caracterizando a la clase dominante 117 Narrando las relaciones polticas 119 Los mtodos represivos oligrquico-feudales 122 El recurso de la censura 124 La denuncia de la corrupcin 126 La justicia venal 128 La novela de los lances de amor 129 Reflejo del antisemitismo de la poca 131 La trama de amor 133 La discriminacin femenina 136 La literatura como texto de economa poltica 139 La novela del buen humor popular 141 Las variantes socio-lingsticas 144 Expresin de un pueblo deprimido 146 Interpretacin del lector avizorado implcito en el texto 152 Conclusiones 155 Notas 158 V

PAGE 6

5. METAL DEL DIABLO O LA NOVELA QUE MOVILIZO AL PUEBLO BOLIVIANO 1 62 La novela boliviana ms polmica 162 Augusto Cspedes: mximo exponente de la novela revolucionaria 166 Metal del diablo entre las teoras de la transtextualidad y receptividad 175 Metal del diablo y sus transtextos escritos para el lector avizorado.. 1 89 Intertextualidades (citas, alusiones y plagios) 192 Las paratextualidades 199 La avanzada de paratextos 199 Los paratextos del discurso 210 Las notas al margen o el epicentro de la polmica 223 Registros descriptivos 225 Pruebas que respaldan una acusacin 239 Las notas de pie de pgina, caractersticas y funcin verificativa 243 Metal del diablo y sus lectores que ayudaron al triunfo de la Revolucin Nacional Boliviana 254 La relacin discurso lectores 254 La recepcin oral de Metal del diablo 281 Conclusiones 289 Notas 290 6. YAWARNNCHIJ O LA NOVELA DE LA REVOLUCION (socialista) DENTRO DE LA REVOLUCION (nacionalista) 317 La revolucin boliviana y la novela 317 Jess Lara paradigma del escritor revolucionario 328 La revolucin nacionalista: un proyecto histrico inconcluso y la obra de Lara 339 Yawarninchij : la novela de la revolucin socialista 340 La crtica a la revolucin nacionalista 340 El llamado a la revolucin socialista 344 Principales caractersticas de la narracin 347 La pintura impresionista del paisaje valluno 348 El nudo gordiano de la explotacin indgena: la propiedad de la tierra 357 El tema del hambre en la novela 361 Autoridades, torturas y otros abusos en el periodo feudal ... 380 De las torturas y abusos en nombre de la revolucin 387 Funcin concientizadora del narrador omnmodo 395 vi i

PAGE 7

1 La desmitificacin poltica del nacionalismo y la promesa del socialismo 400 Los lectores su protagonismo histrico 423 Lectores avizorados 425 Lectores fraternos 429 Lectores inquisidores 430 Conclusiones 433 Notas 434 7. SUMARIO Y CONCLUSIONES 446 APENDICE 465 BIBLIOGRAFIA 469 BIOGRAPHICAL SKETCH 488 vii

PAGE 8

Abstract of Dissertation Presented to the Gradate School of the University of Florida in Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of Doctor in Philosophy LA NOVELA REVOLUCIONARIA BOLIVIANA (1934-1964): TRANSTEXTUALIDAD, METAHISTORICIDAD Y RECEPTIVIDAD By Guido J. Arze December 2000 Chairman: Reynaldo Jimnez Major Department: Romance Languages and Literatures Literary criticism dealing with the socio-historical Bohvian novel has been limited in its inquiry as well as its analytical approach. This dissertation focuses on three Bolivian socio-historical novis that have influenced the most important event in Bolivian history: the National Revolution of 1952. This type of fiction is thus designated as a new subgenre: the Bolivian revolutionary novel. The dissertation demonstrates that from 1934 to 1964 such novis awakened the social consciousness of the working people, triggering political reaction in the readers and acting as an important catalyst for national liberation. It examines the novis' representation of class-based ideological differences that led to conflict between Bolivians of European descent and indigenous people and between the oligarchy and the proletariat. The dissertation thereby demonstrates the influence of literature upon the viii

PAGE 9

revolutionary process. It demonstrates that the novel can be a tool in the fight against social oppression and foreign domination. The first chapter is methodological; it establishes an original, eclectic approach in which the main analytical instrument is Karl Marx's theory of dialectical materialism. The second chapter is theoretical; it draws on specific concepts of Lukcs, Mentn, White, Genette and Jauss for developing a theoretical framework to examine the role of literature in the revolutionary process. The fourth, fifth and sixth chapters are analytical, comprised of criticism of the works of Porfirio Diez Machicao, Vocero ; Augusto Cspedes, Metal del Diablo : and Jess Lara, Yawamnchij / Nuestra sangre The analysis of these novis addresses not only their role in encouraging a revolutionary response to the oppression of feudalism and neocolonialism, but also examines the works as literary art. The Solivian revolutionary novel, until now, has been denied the stature merited within Latin American literature due to the influence on International opinin of the Solivian intellectual lite, who fear its subversive power. This dissertation thus challenges their appraisal by reevaluating the Solivian revolutionary novel as both an ideological tool and a fctional construct. ix

PAGE 10

1 CAPITULO UNO INTRODUCCI"N Antecedentes de la Disertacin La novela revolucionaria boliviana responde al propsito de demostrar que en el periodo prerrevolucionario, 1930-1952, se escribieron novelas con la intencin de provocar cambios en la conciencia social de los lectores y especficamente sentar las bases para la realizacin del proyecto revolucionario nacionalista. Se trata de poner de relieve que la novela en dicho perodo se propuso ofrecer una comprensin especfica de la Historia nacional boliviana, mientras induca a sus lectores a favor de una prctica poltica inspirada en metas utpico-revolucionarias. Complementando el enfoque anteriormente referido, tambin vamos a discutir los efectos que la revolucin triunfante produjo sobre la produccin de novelas en el perodo 1952 a 1964. El mencionado objetivo fue previsto alcanzarlo implementando una metodologa nueva que debido a su detalle ser expuesta en la parte final de esta introduccin. En trminos generales, el mtodo diseado consiste en relacionar la novela del perodo elegido con la realidad histrica, categora que de aqu en adelante escribiremos como Histora.' La Historia y la novela en Bolivia corren parejas. Razn por la cual dicho enfoque ha sido privilegiado por la nueva crtica literaria boliviana en su estudio sobre la novela escrita con posterioridad a 1975. Por ejemplo, Luis H. Antezana J., reconocido en numerosas obras como uno de los ms competentes crticos literarios de la nueva

PAGE 11

2 hornada, en un ensayo, "La novela boliviana en el ltimo cuarto del siglo XX", subraya la intima relacin existente entre los hechos histricos y la literatura bolivianas, en los trminos siguientes: "Ciertamente, la historia sigue y, a su manera, la novela la acompaa siempre es posible establecer homologas en la literatura boliviana: la serie de hechos histricos se corresponde con la serie de obras literarias" (43). An cuando limitado en su alcance, lo importante del planteamiento de Antezana es que devuelve a la literatura su vinculacin histrica concreta e implica que sta debe ser analizada en referencia a contextos histricos concretos. Lamentablemente esta nueva crtica ha pasado por alto que las novelas escritas en los perodos prerrevolucionario (1930-1952) y de consolidacin revolucionaria (1952-1964) poseen, con mayor razn que las escritas a partir de 1975, condiciones para ser analizadas en el marco de una relacin dialctica entre la Historia y la novela.^ La tarea pendiente, no cubierta an por la nueva crtica boliviana, consiste en estudiar las novelas escritas antes de 1975 a la luz de los marcos histricos que les son inherentes. Por nuestra parte, antes de exponer, en los captulos cuatro, cinco y seis, los resultados de nuestro anlisis vamos a fijar en el captulo tres un marco contextual histrico-ideolgico.^ Consideramos este marco referencial imprescindible y necesario. En esta introduccin nos referiremos a otra historia. Una historia pequea, si se quiere guardar las proporciones con respecto al discurso de la disertacin misma, pero no por ello ajena a ella. Se trata de la experiencia que recogimos durante la etapa del estudio exploratorio de la investigacin destinado a definir tanto el tema como el objeto de la presente disertacin.

PAGE 12

3 Cuando a fines de 1995 nos interesbamos por realizar un estudio comparativo de las novelas correspondientes a las revoluciones mexicana, boliviana y cubana llegamos al convencimiento de que existe una diferencia en cuanto a los propsitos por y para los cuales fueron escritas cada una de las referidas novelas nacionales. La mexicana, por lo menos en su primera etapa, es fundamentalmente una crnica para fijar en la memoria colectiva los acontecimientos de una revolucin en plena marcha, su tiempo presente, o la memoria del pasado inmediato."* Escrita para recrear al lector con el detalle y el incidente especfico que tena, o tuvo lugar, en un microespacio de la gran lucha librada por el pueblo mexicano. Por su enfoque es, ante todo, una novela destinada a querer atrapar la Historia de la lucha de liberacin social de las grandes masas campesinas del Mxico postcolonial. La serie de novelas que forman este subgnero y las circunstancias en las que fueron escritas hace pensar que fueron pergeadas sobre lomos de caballos y cuando sus autores trotaban al lado de los grandes caudillos revolucionarios. Es, sin duda, una novela cuyo rasgo distintivo es haber estado desfinada a dejamos un testimonio de la gran epopeya de las masas campesinas, movilizadas tras la esperanza de llegar a ser propietarias de sus pegujales, y al mismo tiempo desfinada a dar cuenta de los variopintos personajes revolucionarios, entre los que sobresalen dos prototipos: los idealistas y los oportunistas. En suma, magnfica crnica de xitos y fracasos, de esperanzas y frustraciones, de victorias parciales y de la derrota militar final de los autnticos caudillos populares; novela muchas veces autobiogrfica, de visiones episdicas, de esencia pica y, tambin, de afirmacin nacionalista.^ En cuanto a la novela de la revolucin cubana subrayamos que fue publicada despus del triunfo de la revolucin dirigida por Fidel Castro. La mayora de las obras

PAGE 13

4 de denuncia de las causas que dieron lugar a la lucha contra la dictadura de Fulgencio Batista fueron publicadas con posterioridad al triunfo revolucionario.' Si aludimos al hecho de que las novelas de la revolucin cubana fueron escritas despus del triunfo de la Revolucin Cubana es slo para dejar fijada una referencia en nuestro trabajo. Lo que interesa destacar es que todas las novelas de este tipo fueron publicadas despus del primero de enero de 1960, es decir, llegaron a manos de sus lectores junto con las que fueron escritas durante el largo proceso de consolidacin del poder revolucionario. La novela cubana, igual que la mexicana, dio cuenta a posteriori, tanto de la lucha armada como de la confrontacin poltica e ideolgica librada entre las fuerzas revolucionarias y las opuestas a ellas. Por tanto, es vlida nuestra afirmacin que ubica la novela de la revolucin cubana ms prxima a la novela mexicana que a la boliviana. Tanto la mexicana como la cubana poseen en comn ser esencialmente metahistorias, representaciones de la realidad de su tiempo inmediatamente pasado, por tanto escritas o publicadas a posteriori para dejar testimonio de eventos o acontecimientos que incidieron en el destino colectivo de sus respectivos pueblos. De dicha caracterstica nacieron sus denominaciones: "novelas de la revolucin mexicana", y, "narrativa cubana en la revolucin". En cambio, la novela revolucionaria boliviana fiie escrita antes de que estallara la insurreccin y con el propsito deliberado de ayudar a que fuera posible dicho estallido que abrira las puertas a la revolucin. Se trata, por lo tanto, de una novela para ayudar a hacer la revolucin y no para representar a una revolucin ya hecha o consolidndose. La preposicin "de", que vienen usando todos los historiadores y crticos literarios versados sobre las novelas referidas a los procesos revolucionarios tanto mexicano como cubano, adquiere todo su hondo significado

PAGE 14

5 posesivo dentro de la frase en la que se encuentra inserta: "novela de la revolucin". Por eso, nosotros eliminamos el uso del posesivo y definimos como novela revolucionaria boliviana aqulla que ftie escrita antes de que histricamente existiera la revolucin boliviana como fenmeno real, concreto y especfico. Siendo, adems, su caracterstica esencial la ideologa que la inspir, y, el propsito para la que fue escrita y publicada.^ De modo que la tarea central del presente trabajo, es decir, la hiptesis central de nuestra investigacin, es demostrar que la novela boliviana del perodo prerrevolucionario (1930-1952) se escribi con la intencin de provocar cambios en la conciencia social de los lectores, para lo cual se propuso tanto una comprensin especfica de la Historia nacional, as como tambin, se plante un conjunto de prcticas polticas inspiradas en metas utpico-revolucionarias. Especficamente esta novela persigui la creacin de un amplio pblico lector de clase media y obrera, el primero de los cuales era un sector social emergente pero limitado por el sistema en sus aspiraciones econmicas y por ello potencialmente revolucionario, mientras que el segundo estaba en camino de transformarse de "clase en s" a "clase para s", al decir de Carlos Marx, empleando el estilo hegeliano. No es posible, ni nos hemos propuesto, medir con rigor estadstico el grado mayor o menor de los cambios producidos por influencia de dicha novela en la conciencia de sus receptores y sobre el curso de la Historia, lo que importa es poner en evidencia cualitativamente tal fenmeno, el cual ha pasado desapercibido hasta ahora entre los crticos literarios, historiadores y socilogos. Constatar que nadie haba estudiado previamente este rasgo distintivo en el corpus literario boliviano unida a nuestra previa experiencia acadmica con las ciencias sociales y las investigaciones interdisciplinarias, fijeron razones determinantes para que

PAGE 15

decidiramos el tema definitivo en el cual se enmarca el presente trabajo. En ese momento no sabamos que todava nos aguardaba "descubrir" otras caractersticas que distinguen tanto a la realidad boliviana referida como pas, pueblo, nacin, nacionalidad, cultura e Historia, as como tambin a su literatura. Nuestros hallazgos estn condensados en el apndice, "Solivia: el pas secreto de lo real inslito", ubicado al final del presente trabajo, en el que discutimos la tendencia a que historia y novela se confundan en el mbito boliviano. A mediados de 1996 ya habamos reelaborado a grandes rasgos, para nuestra propia referencia, un esbozo de la historia de la novela boliviana. Ese esquema de la novela boliviana que hicimos, y cuyos prrafos expondremos ms adelante, era nuestra respuesta y forma de salir de la fioistracin que nos haba sido creada por el estudio de los trabajos existentes bajo dicho ttulo. Por la misma poca, tambin tomamos una decisin terico-metodolgica importante: nuestro trabajo crtico sobre una forma especfica de la novela boliviana sera efectuado usando para ello el mtodo materialista dialctico.^ Se trata de aplicar los mismos recursos terico-metodolgicos empleados tanto por los dirigentes como escritores de la revolucin y la narrativa revolucionaria bolivianas, respectivamente.'" El anlisis literario de acuerdo con el mtodo materialista dialctico requiere de la comprensin previa del multicontexto cultural-histrico-ideolgico existente en Solivia hasta antes de la Revolucin Nacional de 1952.^' Pudimos establecer hipotticamente que la novela revolucionaria boliviana estuvo relacionada con su muhicontexto en dos sentidos: de una parte, la novela al haber estado basada en la realidad boliviana deba su existencia a dicho contexto; mientras que por otra parte, la novela al haber inducido una determinada actitud poltica en sus lectores

PAGE 16

7 haba contribuido a que estos ayudaran a transformar dicho contexto. Pero antes de haber establecido las anteriores definiciones hubimos de constatar el escaso o casi nulo conocimiento que se tiene en los Estados Unidos de Norteamrica no slo respecto a la novela boliviana, sino a Bolivia como pas, nacin. Historia y cultura. Ello representa el inconveniente de abordar un tema nuevo y la ventaja de poder contribuir a despertar cuando menos la curiosidad sobre este pas y su novela. La literatura Ignorada del Pas Secreto Bolivia es en los Estados Unidos uno de los pases del hemisferio occidental menos estudiado, conocido y comprendido.'^ En cuanto a la literatura, en general, sus obras estn poco difundidas, errneamente criticadas y son casi desconocidas, las pocas obras destinadas a la circulacin duermen profundo sueo por dcadas, perdidas en el vasto sistema bibliotecario de los Estados Unidos, aguardando a lectores siempre ausentes.'^ A qu se debe el hecho de que la literatura boliviana sea ignorada? Una razn pudiera ser la actitud de los crticos bolivianos.'"* Estos han sido predominantemente productores de antologas o simples catalogadores de las obras escritas en su pas.'' El problema de ignorar la literatura boliviana se complica al ser clasificada por crticos e historiadores literarios de Hispanoamrica, bajo etiquetas de cuo tan genricas como costumbrista, andina, indigenista y tradicional."' Por ejemplo, Raimundo Lazo, en su libro La novela andina (1971), al ubicar la novela boliviana dentro de dicha regin, la define como "la dramtica revelacin de los submundos ms llenos de dramticas

PAGE 17

8 peculiaridades de la ms genuina, conflictiva hispanoamericana cruzada por aires mitolgicos de leyenda y misterio" (97). Las otras clasificaciones proceden de Antonio Cornejo Polar y Angel Rama ("indigenista"), y Enrique Anderson-Imbert ("costumbrista"). Por nuestra parte, queremos discutir que, la novela boliviana es algo ms que el conjunto de todas las visiones parciales que la enturbian y al que lneas arriba nos referimos. Si bien es cierto que en el corpus de la novela boliviana se pueden encontrar obras que corresponden a las tres clasificaciones (andinista, indigenista y costumbrista), resulta errnea la pretensin de agruparas a todas bajo las referidas etiquetas. La novela de Bolivia arrancando de su propia realidad se desdobla en la peculiaridad de sus aspectos: histrico, sociolgico, antropolgico, psicolgico, ideolgico, poltico y cultural. Asi pues, la reformulacin de la critica literaria en tomo a esta novela resulta imprescindible. Tarea que rebasa los alcances de nuestro trabajo. Sin embargo, el anlisis de muestras representativas del periodo seleccionado respecto a la determinacin de sus rasgos predominantes, originales, por tanto propios, nos mostrar un corpus de marcado carcter social. Por ello y frente a las superficiales apreciaciones de Lazo, Rama, Anderson-Imbert, y Raymond L. Williams quienes reducen las obras al menor de sus rasgos, al clasificaras como andinistas, indigenistas y costumbristas, reiteramos que la novela objeto de nuestro estudio en general est relacionada con su historia nacional y consiguientemente con las luchas sociales, y que de modo particular la del perodo 19301964 no slo es fundamentalmente social, sino que en el seno de sta es distinguible la novela revolucionaria. Aun cuando no es nuestra intencin discutir el desarrollo histrico de la novela boliviana, creemos necesario esbozar las cinco grandes etapas en que hemos

PAGE 18

9 esquematizado su lento desarrollo hasta su culminacin en la novela revolucionaria y su conversin antittica en la actual novela predominantemente asocial.'^ Al hacerlo perseguimos demostrar que la novela revolucionaria, adems de responder a sus circunstancias especficas, es el producto del desarrollo histrico y literario combinado; de otra manera corremos el riesgo de presentarla como un fenmeno espontneo y casustico. En la primera etapa, comprendida a partir de la independencia de Espaa (1825) hasta la revolucin liberal (1898), las escasas novelas reprodujeron el rol cumplido por los sectores populares de clase media y artesanal durante la prolongada lucha anticolonialista. Por ejemplo, Nataniel Aguirre (1843-1888) escribi Juan de la Rosa (1885), Cabe observar que en dicha novela, igual que en todas las de esta poca, se hizo total abstraccin de la masa indgena y de los problemas sociales derivados del modo de produccin feudal en cuyo contexto histrico fue escrita.'^ Durante la segunda etapa, bajo el dominio de un liberalismo ms de forma que de contenido (1898 a 1920), debido a que los liberales bolivianos no pudieron o no quisieron resolver la contradiccin antagnica de su programa poltico que contena la paradoja de pretender modernizar la nacin manteniendo al mismo tiempo inaUerable la estructura feudal del pas, se empezaron a escribir las primeras narraciones de denuncia de las condiciones de opresin a las que estaban sometidas las masas campesinas, destacndose, entre los escritores de la poca, Alcides Arguedas (1879-1946), con su conocida novela Raza de bronce (1919). La tercera etapa abarca el inicio de la restauracin de los gobiernos conservadores y reaccionarios (1920) hasta el triunfo de la insurreccin popular y el establecimiento del

PAGE 19

10 primer gobierno de la Revolucin Nacional (1952). Es un perodo en el cual no slo tuvo su auge la novela con profundo contenido ideolgico sino que, como hemos venido postulando, su discurso estuvo dirigido con la franca intencin poltica de tratar de provocar cambios en la conciencia social de los lectores de clase media y obrera en favor de la revolucin. Los autores y las obras que ms se destacaron fueron: Porfirio Daz Machicao quien public Vocero. La novela de unos p eriodistas (1942); Augusto Cspedes fustig a la oligarqua minera con su novela Metal del diablo (1946) convertida en eptome de la narrativa boliviana revolucionaria; Alfredo Guilln Pinto y Natty Pearanda de Guilln Pinto quienes en su novela Mina hubieron de sealar la posibilidad de que los trabajadores podan enfrentar militarmente al ejrcito masacrador boliviano.'^ La cuarta etapa corresponde a los aos del gobierno revolucionario nacionalista que abarca el perodo comprendido entre los aos 1952 a 1964, en los cuales la literatura se concentr en debatir las consecuencias ideolgicas, polticas, econmicas y sociales del rgimen revolucionario. Entre los numerosos escritores de la poca se destac Jess Lara con la novela Yawamnchij (1959), por ser el nico que criticaba teniendo por meta el crear una nueva conciencia revolucionaria con la pretensin de querer superar al nacionalismo revolucionario, haciendo propaganda en favor de una revolucin socialista al estilo de la que estaba establecida en la Unin Sovitica. Finalmente, la quinta etapa corresponde al inicio de los aos de la restauracin contra-revolucionaria emergente a partir del derrocamiento, mediante golpe militar, del tercer gobierno de la Revolucin Nacional y el inicio de la serie de dictaduras militares que le sucedieron hasta el ao 1980, etapa en que la novela se transform en expresin tanto de la frustracin revolucionaria y el desencanto respecto al nacionalismo

PAGE 20

11 revolucionario como del rechazo a los regmenes dictatoriales, dando lugar al predominio de obras en las que la temtica social est totalmente ausente. Una apreciacin del conjunto histrico-literario boliviano nos muestra que el tercer y cuarto perodos, correspondientes a las novelas escritas antes e inmediatamente despus de la revolucin nacionalista boliviana de 1952, constituyen los de mayor florecimiento de la novela social con contenido revolucionario. La revolucin boliviana destaca el papel que le correspondi desempear a la novela boliviana en relacin con su respectiva historia nacional, publicada antes de que se produjera la revolucin, logr por su propsito trascender ms all del simple papel de narradora de una realidad histrica para convertirse en agente auxiliar del cambio social ms trascendental de la Historia nacional boliviana. Este fenmeno, de indiscutible inters no slo literario, fue posible por la peculiaridad de las condiciones histricas y sociales de Bolivia que dieron lugar a que coincidieran las acciones revolucionarias y la imaginacin creadora en la praxis de algunas personalidades bolivianas: los escritores revolucionarios. En las dcadas del 30 al 60, dichos escritores contribuyeron a que la novela boliviana llegara a constituirse en la expresin de los intereses de las clases oprimidas de Bolivia. En la etapa previa, la prerrevolucionaria, 1930-1952, apoyaron las prcticas que impulsaron el triunfo de la revolucin nacionalista de 1952. En la segunda etapa, en que el poder poltico nacional estaba en manos de los nacionalistas (1952 a 1964), los escritores de tendencia marxista se dedicaron a denunciar algunos abusos en contra de las comunidades campesinas que tuvieron lugar durante el proceso de las grandes reformas estructurales (Reforma Agraria, Nacionalizacin de las Minas, y Sufragio Universal) y

PAGE 21

pretendieron orientar la realizacin de una revolucin (socialista) dentro de la revolucin (nacionalista). Todo lo expuesto anteriormente explica y justifica que en los captulos cuatro y cinco —dedicados a la discusin de la novela del perodo prerrevolucionario (19301952)— demostraremos que la misma fue escrita con la intencin de crear una amplia base social capaz de materializar la esperanza del cambio revolucionario de la sociedad boliviana. La formulacin de dicha hiptesis, subrayamos, es el resuhado de nuestros hallazgos desconsoladores en el campo de la crtica elaborada en Solivia que refleja en general un contenido ideolgico reaccionario. Los adlteres de la oligarqua minerofeudal, y sus herederos contemporneos, tratando de reforzar la ideologa racista y antipopular en que se basa la legitimidad de los opresores, actuando de crticos literarios, no slo intentan restar mritos artsticos a las obras de contenido social, sino que recurren a la denigracin de las obras y autores identificados con los destinos nacionales y populares, mientras que, por otro lado exaltan todas aquellas obras que favorecen los intereses de la dominacin. Se trata de una falsificacin de la historia literaria y de la Historia nacional de Bolivia. Con nuestro aporte, intentamos reivindicar la novela revolucionaria boliviana, satisfaciendo su demanda de una nueva interpretacin. Para llevar a cabo esta tarea vamos a analizar tres obras paradigmticas de las que han dominado la escena literaria boliviana durante los tres primeros cuartos del siglo XX. Lo que pondr de manifiesto que as como la Historia de Bolivia es la de un pueblo que busca redimirse de la explotacin y la injusticia social, la del escritor genuinamente boliviano es la de un autor que aspira a liderar el anhelo de independencia, libertad y democracia de su pueblo. Las

PAGE 22

13 novelas nacionalistas son, por su esencia, expresin ideolgica y poltica de las clases sociales oprimidas. Intentar el anlisis de dichas novelas es, justamente, tratar de ubicarlas en funcin de la historia, el ambiente social, las influencias ideolgicas y las tradiciones culturales que les sirvieron de contexto. Un Enfoque Dialctico Para Revelar las Mutuas Determinaciones Entre Historia y Novela Aparte de fijar someramente los antecedentes y las caractersticas del presente trabajo, otros aspectos importantes que consideramos necesario exponer en esta introduccin tienen que ver con lo que constituye nuestra critica a lo que denominamos los dos enfoques metodolgicos unilaterales empleados en el estudio de la relacin existente entre novela e Historia. As como tambin, con nuestro propsito de justificar el mtodo dialctico que hemos adoptado. Un rasgo que distingue a la mayora de los estudios sobre la revolucin social y la literatura bolivianas es su alineamiento metodolgico dentro de uno de estos dos enfoques unilaterales. Por ejemplo, cuando Murdo MacLeod se propuso escribir sobre cmo la guerra del Chaco influy en la revolucin nacional de Solivia enfatiz la historia de las ideas escritas en Solivia: "a history of the ideas or to be more exact a history of the written ideas of Solivia" ( Solivia and Its Social Literature Before and After the Chaco War 2). El objetivo, por tanto el mtodo de investigacin y exposicin, del trabajo de MacLeod es interpretar la Historia por las ideas contenidas en la literatura. Este es un mtodo que lleva implcito el analizar la relacin entre Historia y Literatura. Dicho mtodo de anlisis podemos expresario aplicando el lenguaje de las matemticas. De

PAGE 23

14 acuerdo con este lenguaje podemos formular la siguiente funcin: (Historia) = f (literatura), es decir, la Historia se explica en funcin de la literatura. Por otra parte, Renato Prada Oropeza, al discutir el carcter poltico de la literatura de Augusto Cspedes abre su argumentacin con las palabras siguientes: "Cspedes, como todos los hombres de sensibilidad poltica de su generacin, se halla modelado por dos eventos histricos: la guerra del Chaco y la revolucin nacionalista del 52" ("La literatura poltica de Augusto Cspedes", Texto Critico 187). De la anterior cita queremos destacar la idea siguiente: para Prada Oropeza, Cspedes y su obra estn determinados por la Historia, es decir, que sta hima sirvi de fuente de referencia para elaborar su novela. El mtodo de anlisis consiste en tratar de explicar la literatura por el contexto de la Historia en que fue producida. Aqu, tambin, nos encontramos fi-ente a una relacin de variables que puede ser representada bajo la forma de otra funcin: Literatura = f (Historia). La literatura se explica a travs de la Historia. Al establecer la comparacin entre las variables que constituyen la parte central del anlisis de los trabajos tanto de MacLeod como de Prada Oropeza observamos que son idnticas: ambos autores relacionan las variables Historia y literatura. Aadiramos que sus enfoques metodolgicos son plenamente vlidos para los propsitos que en su momento perseguan cada uno de los referidos investigadores. Sin embargo, lo que los diferencia a estos estudiosos es el significado que otorgan a cada variable dentro de la relacin que cada uno de ellos establece. Se trata de dos mtodos de anlisis en los que las relaciones funcionales de sus variables se comportan en sentido opuesto. La consecuencia final que podemos extraer es que ambos mtodos de anlisis son unilaterales respecto al estudio de la relacin entre las categoras Historia y literatura.

PAGE 24

15 Por nuestra parte, nos proponemos estudiar las mismas variables. Historia y literatura, especficamente representada esta ltima por la novela boliviana. Nuestro mtodo se diferencia de los aplicados por McLeod y Prada debido a que nosotros basamos nuestro estudio en un anlisis de las determinaciones reciprocas existentes entre Historia y novela. En otras palabras, se trata, en un primer momento analtico, de explicar la Historia por las ideas contenidas en la novela. Luego, en un segundo momento analtico, explicar la novela por el contexto de la Historia en que fue producida para posteriormente lograr la integracin dialctica de ambos momentos. Por supuesto que se puede criticar directamente una obra literaria independientemente de su contexto histrico y social, pero creemos que cuando se trata de analizar cmo influy la novela en el curso de la Historia procede llevar a cabo una retrospeccin, lo que sin duda facilitar una mejor comprensin por parte de todos aquellos lectores alejados generacional, geogrfica o epistemolgicamente del contexto en el que surgi e influy la novela revolucionaria boliviana. Se trata de aplicar una metodologa dialctica que nos permitir explicar tanto las causas que determinaron una forma especifica de ficcin, as como el hecho de que la ficcin, a su vez, contribuyera a la formacin de la conciencia revolucionaria que hizo posible el cambio de la Historia de Bolivia. Para ello, nuestro enfoque metodolgico integrar en su anlisis tanto la produccin como la recepcin de la novela. luccion lucirn De qu manera realizaremos el anlisis que abarcar las esferas de la prodi y la recepcin de la novela revolucionaria boliviana? En tres etapas que reprodi tericamente el orden lgico de las relaciones que tienen lugar en la realidad. En primer lugar, discutiremos la esfera de la produccin literaria. En este nivel de nuestro anlisis

PAGE 25

16 enfocaremos la novela como reflejo o representacin de la Historia nacional (Historia -> novela) donde destacaremos la relacin funcional siguiente: novela-lector = f(Historia). En segundo lugar, analizaremos la esfera de la recepcin literaria, la reaccin del lector ante el contenido ideolgico y poltico de la novela (novela ^ lector) y donde el movimiento de las ideas revolucionarias servir de teln de fondo a la incorporacin de las masas al proceso de transformacin de la Historia. En esta etapa el anlisis se enfocar en la relacin siguiente: lector = f(novela). Una vez realizadas las dos etapas anteriormente expuestas, se proceder a reconstruir tericamente el proceso en su totalidad, es decir, se establecer la interrelacin de causas y efectos: (Historia ^ novela) ^ (novela-lector) ^ (novela-lector ^ transformacin de la Historia). De forma ms simple, el esquema anterior podemos representado: Historia -> novela ^ Historia. Esquema que a su vez lleva implcita la interrelacin dialctica de las dos grandes categoras. Historia novela. Interrelacin dialctica con la que demostraremos la hiptesis central de nuestra investigacin. Se ha argumentado lo necesario para justificar que en el captulo tres establezcamos un contexto histrico y social directamente relacionado con la novela que surgi como expresin de las contradicciones existentes en el seno de dicho contexto. Se hace necesario tambin advertir que, a casi cincuenta aos transcurridos desde el triunfo de la Revolucin Nacionalista Boliviana —sern cincuenta aos el 9 de abril de 2002— todava la riqueza de Bolivia producida con el sacrificio de los trabajadores bolivianos sigue beneficiando injustamente a unos cuantos, lo que implica que se mantiene latente el mensaje de los escritores revolucionarios analizados en este trabajo,'" lo cual pone de manifiesto el significado que reviste la presente disertacin.

PAGE 26

17 Notas Escribimos la palabra Historia, —con mayscula— para referirnos a los eventos que sucedieron efectivamente en el pasado, y para diferenciarlos de los textos, historias —sin mayscula— en que la primera se halla interpretada. Son dos las razones para privilegiar el periodo (1930—1952) como expresin de la mayor relacin dialctica entre Historia y literatura: en primer lugar, el inicio de la produccin literaria boliviana subjetiva con la novela Los deshabitados (1957) de Marcelo Quiroga Santa Cruz, y la novelas de carcter psicolgico que acabaron por mediatizar, enmascarar o ignorar el contexto histrico, con excepciones como las obras de Jess Lara; en segundo lugar, los movimientos guerrilleros iniciados en 1967 si bien dieron lugar a una literatura sobre este tema, se trata de obras escritas a posterioh de los eventos histricos, y que ponen en evidencia el hecho de que la novela haya perdido el rol activo y determinante sobre la Historia que e la relacin caracterstica entre las categorias Historia y novela durante el perodo por nosotros privilegiado. Creemos que es plenamente vlido aplicar al estudio de la novela revolucionaria boliviana, la condicin necesaria que estableci F. Rand Morton en su estudio de Los novelistas de la revolucin mexicana : 'Para comprender cualquier aspecto de la vida mexicana, debe conocerse a fondo la vida poltica y psicolgica del mexicano. Sobre todo, cualquier estudio de la literatura de Mxico desde la Revolucin de 1910, tiene que labrarse siguiendo el ancho pero sinuoso sendero de su evolucin poltica econmica v social" (15). ^ Vase Antonio Castro Leal, profesor de la materia en la Universidad Nacional de Mxico, en su voluminosa obra La novela de la Revolucin Mexicana tomo primero. Introduccin. Castro Leal considera como novela revolucionaria de su pas "el conjunto de obras inspiradas en las acciones militares y populares, as como en los cambios polticos y sociales que trajeron consigo los diversos movimientos de la Revolucin que principia con la rebelin maderista el 20 de noviembre de 1910, y cuya etapa militar puede decirse que termina ... el 21 de mayo de 1920" (XVII). La cita demuestra que no se trata de novelas escritas antes de iniciada la revolucin, sino durante su desarrollo o con posterioridad a la guerra revolucionaria. ^ Castro Leal antes de ofrecer a sus lectores la antologa de obras que l denomina pertenecientes a la novela de la revolucin mexicana, les proporciona un marco contextual ("La nueva realidad mexicana y su novela", "Esquema de la revolucin mexicana" una recopilacin de los "Principales acontecimientos de la Revolucin Mexicana"). Ese contexto es parte de su metodologa. Se trata de una relacin entre la Histona y la literatura, donde la primera explica y justifica el contenido y an la existencia de la segunda. Vase Julio Rodrguez-Luis, La literatura hispanoamericana entre comp rnmi;n y §Minento. Este crtico refiere que la novela de Lisandro Otero Gonzlez, La situacin (1963), fue la primera en tematizar sobre la "sociedad cubana en el periodo inmediatamente anterior al golpe de estado de Batista de marzo de 1952 el cual marca

PAGE 27

18 el comienzo del camino que conduce a la revolucin triunfante en diciembre de 1958 (sic)" (79). Reynaldo L. Jimnez en su libro titulado Guillermo Cabrera Infante y "Tres Tristes Tigres" dedica un capitulo completo, "1. La narrativa cubana en la revolucin: 1959-1969", a exponer los antecedentes literarios que precedieron a la Revolucin Cubana de 1959 y el efecto que este extraordinario evento produjo en la realidad de Cuba, y consiguientemente en la cultura y de modo particular en la novela: "La Revolucin Cubana de 1959 trae consigo una nueva visin del mundo, de la realidad, pero en ese momento inicial no se ha definido totalmente. De ahi, que para hablar de una literatura ms especficamente, de una novelstica de la Revolucin que expresa los vertiginosos cambios del momento, tengamos que esperar varios aos o una 'etapa de maduracin'" (18). Jimnez es bastante preciso en distinguir entre escritura y publicacin como deslinde de "un antes" y un "despus de" la revolucin, respectivamente: "En la misma manera que el cuentista, el novelista de una generacin inicial que comienza a publicar a partir del tri unfo de la Revolucin ha concebido sus novelas durante los aos cmcuenta, y encuentra el escenario para la ficcin en la lucha insurreccional contra Batista o en el anlisis de la sociedad prerrevolucionaria" (Todos los subrayados son nuestros 23). 8 Hernn Robledo dice, en el prlogo a su novela Una muier en la selva, que "la novela revolucionaria no est en su forma sino en su inspiracin". Ese es uno de los criterios patentes en nuestra interpretacin de la novela revolucionaria boliviana. Javier Sanjins C. expresando la percepcin de todos los nuevos crticos bolivianos afirmaba que hasta 1985 no exista en Bolivia "una real y efectiva labor crtica Este estado de cosas se muestra palpablemente no slo en las antologas y en las historias de obras bolivianas, sino tambin en los ensayos literarios. .[estos] son cajas de resonancia, epifenmenos que se aproximan al periodismo y en hima instancia a la publicidad. Son, pues, formas de critica episdica, aislada y de cronologa espasmdica" ("Introduccin". Tendencias actuales en 8). El mtodo plantea investigar cmo la novela se explicaba aquel momento en que la vida del pueblo boliviano giraba alrededor de la produccin del estao, sector econmico que defina el principal modo de produccin de Bolivia. Es necesario aclarar que se trata de una adopcin del mtodo materialista-dialctico elaborado por Marx, pero no de la ideologa propuesta por el referido fundador de las ciencias sociales. Empleamos el trmino "revolucin" con el mismo significado que lo hace Jos Fellmann Velarde, perteneciente a la segunda generacin de intelectuales del M N R "la sustitucin, en el poder poltico, de una clase social envejecida, por otra ascensional como emergencia de un proceso de traslacin de riqueza" (23). Especficamente la Revolucin Nacional Boliviana de 1952 es definida como "revolucin antiimperialista y antifeudal de obreros, campesinos y gentes de la clase media" (24), y su sigla quiere expresar su condicin "Nacionalista porque preconiza la recuperacin de las riquezas nacionales para beneficio de los bolivianos, y Revolucionario, porque comprende que

PAGE 28

19 para hacerlo, es necesario liquidar un sistema econmico y social, desde sus races, y reemplazarlo por otro" (96). 12 Robert Jackson Alexander investig sobre Solivia con el auspicio de "The Hoover Institution on War, Revolution and Peace" adscrita a Stanford University, su conclusin sobre la ignorancia imperante en cuanto al conocimiento de este pas, adems de elocuente es precisa: "The average street dealer in cocaine in any U.S. city may know more about Solivia than do the great majority of his compatriots. He may be aware of the fact that what he is selling probably originated there, and will have some judgment as to the quality of the Solivia product In a word, the average U.S. citizen is very ignorant of Solivia" ( Solivia: Past. Present. and Future of Its Politics xvii). 13 La situacin de marginamiento de la literatura boliviana es punto de observacin obligado y comn a todos los que escriben sobre este pas. Por ejemplo, Jos Ortega en Letras bolivianas de hov: Renato Prada v Pedro Shimose dice: "La literatura boliviana es una de las menos conocidas en Latinoamrica debido a las dramticas vicisitudes que caracterizan el vivir histrico de este pas, as como a la escasa difusin de su produccin literaria ." (7). Fernando Diez de Medina, uno de los ms conspicuos representantes de la vieja crtica literaria emprica boliviana, por limitarse a observaciones superficiales sin la aplicacin de teoras literarias, reconoca la responsabilidad de la escasa o completa Ignorancia de las letras bolivianas que nosotros atribuimos a los "crticos". Diez, con su caracterstico lirismo, deca: "Existe una literatura boliviana. De nosotros depende que se hunda en el olvido, o que se alce como vuelo de cndores hacia la cordillera encumbrada del pensamiento universal" ( Literatura Soliviana 29). Anteriormente, al criticar el libro Odas de Franz Tamayo, Diez de Medina haba dicho: "Dos razones explican el vaco que se hizo al libro: la ausencia de crticos ." (subrayado nuestro, Franz Tamavo Rl hechicero del Ande 62). Sergio Almaraz, intelectual antiimperialista de la generacin posterior a la Guerra del Chaco, acertadamente deca: "Se ha discutido ociosamente si en Solivia hay critica. Creo que existe aunque una de muy baja condicin" ("El fracaso de una generacin" La polmica en Solivia 667). Raymond L. Williams ofrece el ejemplo ms caracterstico de la actitud superficial de los crticos respecto a la novela boliviana. En menos de dos pginas de su ^"^^y Posmodemidades La tin o a m e r icanas. La novela p ostmodema en Colombia Venezuela, Ecuador, Per y Solivia (1998), limitndose a ofrecer una breve referencia bibliogrfica de dos autores (Renato Prada Oropeza y Jos W. Montes) a quienes atribuye haber seguido, en algunas de sus obras, la tendencia posmodemista, Williams concluye: "La novela boliviana sigui siendo un gnero fundamentalmente tradicional hasta bien entrados los aos cincuenta y sesenta, y en este sentido ha sido una anomala en Amrca Latina" (158).

PAGE 29

20 Un reciente trabajo crtico escrito y publicado en Espaa por Jos F. Colmeiro, Crnica del desencanto: La narrativa de Manuel Vzquez Montalban (1996) demuestra que el mtodo de ubicar el contexto histrico alrededor del anlisis de una obra no est "pasado de moda". Manuel Vzquez Montalbn, prologuista del referido libro, dice: "Pero Colmeiro sabe que no puedo ser integrado dentro del postmodemismo ahistrico y ahistoricista Cualquier accin humana se da en una convencin temporal llamada Historia al mismo tiempo que construye el sentido convencional de lo histrico" (2). En 1953, el crtico boliviano Augusto Guzmn reconoci que la novela del siglo XIX y primeras dos dcadas del XX haba "ignorado la vida y la realidad nacional" ( La novela en Solivia: proceso 1847-1954 18). Otro crtico, Ral Botelho Goslvez, en un ensayo, "La novela en Bolivia" observa una tendencia generaliza por tratar temas exclusivamente extranjeros ( Cuadernos Americanos 272). Apreciaciones similares se leen en: La vida social del coloniaje de Gustavo Adolfo Otero (82-104), y en Historia de la literatura boliviana de Enrique Finot (29). As como tambin en The Literary History of Spanish America de Alfred Coester (468), y en El macizo boliviano de Jaime Mendoza (183). Contrastando con la actitud de los escritores revolucionarios, los escritores nacionalistas de derecha optaban por una literatura de espaldas al drama histrico y social, propugnaban y practicaban una mezcla de telurismo y folklorismo. Su principal exponente. Femando Diez de Medina deca: "La literatura boliviana debe partir de lo telrico ancestral [ .] 'Jacha-Pacha-Mama', la Gran Tierra Madre, es la clave de un nacionalismo espiritual" ( Historia de la literatura 25). Coincidimos con Henry Oporto Castro cuando dice: "la revolucin de 1952, se destaca como ningn otro acontecimiento de la historia, por ser all donde encuentran articulacin las mhiples fuerzas y actores que conforman nuestra sociedad. Se podra afirmar, que es la primera vez que la nacin — la verdadera y profunda — logra vencer su secular silenciamiento y exclusin, para ganar presencia en todo su complejo abigarramiento. El nacionalismo revolucionario es el ncleo interpelatorio alrededor del cual se constituye el ms extenso y plural movimiento social" (435).

PAGE 30

21 CAPITULO DOS HACIA UNA NUEVA CRTICA DE LA NOVELA BOLIVIANA (1930-1964) No constituye ninguna novedad el intentar elaborar una crtica bien fundamentada basada en el conocimiento del contexto histrico-ideolgico de la produccin de la novela. Georg Lukcs, en su conocida obra terica La novela histrica (1936), proclam que para un enfoque materialista histrico de la literatura moderna era requisito investigar la accin recproca entre el desarrollo econmico y social y la cosmovisin artstica que surge a partir de ese desarrollo.' En Latinoamrica dicho enfoque ha fluctuado entre su rechazo y adopcin. Especialmente en los himos veinticinco aos muchos crticos han sustentado el mismo enfoque. Entre estos se destaca Roberto Fernndez Retamar, quien ha venido propugnando en una serie de ensayos la necesidad de interpretar las obras literarias dentro del marco de los procesos histrico sociales.^ Por otra parte, en el campo terico, particularmente en los aos setenta, se han ido desarrollando argumentos en lo que concierne a la recepcin de las novelas, esto es a la relacin que estatuye el proceso de la lectura entre el texto y el lector, siendo uno de su mayores exponentes Hans Robert Jauss. Para Jauss, en su obra La Uteratura como provocacin el proceso de la recepcin debe abarcar las funciones sociales y comunicativas de la literatura, es decir, "el horizonte de expectativas del pblico ha de entenderse como aquella instancia ante la cual se realiza ... la prctica de la vida en el arte, as como tambin el cambio de la experiencia esttica en una preformativa comprensin del mundo" (10).^

PAGE 31

22 El intentar traer a la crtica de algunas novelas bolivianas los conceptos de Lukcs, Jauss y otros tericos, y aplicarlos empleando un mtodo un tanto eclctico, como el que hemos adelantado en la Introduccin, constituye el intento de aportar a la Nueva Crtica Literaria Boliviana una nueva manera de interpretar la novela latinoamericana utilizando "viejos" conceptos tericos/* Es por tanto necesario discutir someramente la bibliografa que servir de herramienta interpretativa de lo que hemos denominado novela revolucionaria boliviana y con cuya ayuda vamos a tratar de analizarla y sustentar la hiptesis ya expuesta en la Introduccin. La Teora Sobre la Novela Histrca de Georg Lukcs Algunos conceptos formulados en La novela histrca son particularmente propicios para analizar las novelas escritas en Bolivia durante el perodo en que el pueblo estaba luchando contra la oligarqua minero-feudal y sus principales novelistas sometan a la histora a una revisin profunda que la plasmaban en sus ficciones.^ La relacin transtextual entre histora y novela bolivianas implcitas en la idea anteror es vlida formularla del mismo modo que Lukcs lo hizo al analizar la relacin entre la Histora y la novela europea. El aporte de Lukcs a la teora literaria fue "mostrar cmo la novela histrca naci, se desarroll, alcanz su florecimiento y decay como consecuencia necesara de las grandes revoluciones sociales y ... que sus diversos problemas formales son reflejos artsticos precisamente de esas revoluciones histrco-sociales" (13). En un ensayo anteror. Teora de la novela Lukcs ya haba definido el gnero: "La novela es la epopeya de un tiempo donde la totalidad extensiva de la vida no est ya dada en manera inmediata, de un tiempo para el cual la inmanencia del sentido de la vida se ha vueho problema, pero que, no obstante, no ha dejado de apuntar a la totalidad" (52).

PAGE 32

23 Lukcs, refirindose a las condiciones histrico-sociales del surgimiento de la novela histrica, indica que naci a principios del siglo XIX, con las novelas de Walter Scott, Waverley (1814) e Ivanhoe (1819). Seal, igualmente, que existen predecesoras a las de Scott, pero, atribuye que les faltaba lo esencialmente histrico: "el derivar de la singularidad histrica de su poca la excepcionalidad en la actuacin de cada personaje" (15). Una observacin muy valiosa para nosotros es la que se refiere a que si bien ciertas novelas realistas del siglo XVII tratan sobre temas histricos, su defecto radica en que aceptan la realidad social imperante como algo natural, normal: "el escritor an no se preguntaba por sus races [de la realidad social] y las causas de su evolucin" (15). Esa miopa conden las narraciones europeas a ser culpables de no poder ver lo especfico de la poca desde un punto de vista histrico. En el caso boliviano, la observacin de Lukcs adquiere plena vigencia, pues, la ausencia de un sentido histrico, para explicitar las causas y la tendencia del rgimen oligrquico-feudal boliviano, es comn a muchas de las denominadas novelas sociales bolivianas, por ejemplo, se es el caso de Raza de bronce Lukcs entenda por carcter singular de la Historia al contexto social e ideolgico en que se produca la novela. As mismo, Lukcs reconoca la importancia histrica de la literatura. Prueba de dicho reconocimiento son sus ideas en que se refiri al papel de la literatura en la preparacin de la Revolucin Francesa: "[L]a historiografia de la Ilustracin ha sido en su orientacin esencial una preparacin ideolgica de la Revolucin fi-ancesa" (17). De acuerdo con la idea anterior formulada por Lukcs, nosotros extraemos la propuesta de que tanto la historia como la literatura bolivianas pudieron haber sido empleadas para demostrar la necesidad de la Revolucin

PAGE 33

24 Nacionalista. Propuesta que conlleva reconocer a la novela boliviana del periodo analizado su funcin de factor coadyuvador del cambio histrico. Lukcs, al analizar las grandes luchas sociales de Polonia, Espaa y Alemania, lleg a la conclusin de que: "Sea cual fuere ... en los diversos movimientos nacionales, lo cierto es que estos movimientos, que fueron verdaderamente de masas, tuvieron que verter en las amplias masas el sentido y vivencia de la historia" (23). Para ello, se empez escribiendo teniendo en consideracin que la "meta esencial de la novela es la representacin de la direccin del movimiento social" (173). Lukcs observa que el rasgo que ms distingue a las grandes novelas, hace referencia a las de Honorato de Balzac, consiste en que ellas saben plasmar la direccin del movimiento social cuando la sociedad est rumbo a su disolucin (173). Este rumbo a la disolucin en el caso boliviano, es decir, rumbo a la revolucin nacionalista en nuestra terminologa, es esencial subrayar para un anlisis de la funcin de la novela boliviana escrita en el perodo prerrevolucionario. Respecto a la importancia revolucionaria del factor subjetivo dentro de una coyuntura histrica revolucionaria, Lukcs seala que no todas las crisis sociales que tenan en sus entraas alguna simiente revolucionaria culminaron efectivamente en la realidad histrica en una revolucin: "Marx y Lenin sealaron en diversas ocasiones que ha habido situaciones objetivamente revolucionarias que debido al subdesarrollo del factor subjetivo no llegaron a estallar en una revolucin" (HN 1 15).^^ Debemos recordar que Marx demostr en El Capital que gracias a su posicin en el proceso de produccin, el proletariado se muestra ms organizado y consciente de lo que haba sido cualquier otra clase explotada en la historia. La anterior tesis se comprueba en la existencia de sindicatos obreros organizados en el mbito de base laboral, local, nacional e

PAGE 34

25 internacional. Sin embargo, como analiza Lukcs, para los trabajadores que emplea el sistema capitalista es vlida la norma formulada por Lenin: "La conciencia poltica de clase slo le puede ser inflindida al trabajador desde fuera, es decir, desde la lucha econmica, desde fuera del campo de las relaciones entre trabajadores y empresarios" (262). Esta es otra forma de referirse a la importancia del factor subjetivo en la formacin de la conciencia. La contribucin a la formacin de dicho factor, por medio de la novela, ocup parte importante del ensayo de Lukcs, prueba de esta afirmacin es que l insiste sobre dicha idea con diferentes palabras y en diferentes partes de su trabajo. As cuando se refiri a la novela Historia de un conscripto del ao 1813 de Alexander Chatrian, celebr que algn crtico de la misma hubiera sealado como una virtud de la referida novela el que su autor hubiera elegido "el momento de la vida de las clases en que las masas extraen de estas experiencias la consecuencia, en que despiertan 'para darse a s mismos cuenta y razn rigurosa de lo que les impide llevar una vida ms feliz y digna'" (255). Precisamente, como discutiremos en los captulos cuatro, cinco y seis, en las obras bolivianas objeto de nuestra investigacin hay estructuras narrativas que contribuyen a reforzar entre los trabajadores, especialmente mineros y agricultores, la formacin de la conciencia de "clase para s", en el momento histrico en que el proceso de la lucha de clases estaba convencindolos que merecan llevar una vida mejor. A juzgar por los conceptos de Georg Lukcs que hemos destacado, el autor de La novela histrica atribuye dos rasgos fiindamentales a dicho gnero de novela. En primer lugar, para Lukcs la novela histrica es una expresin ideolgica que se desarrolla dentro de un determinado contexto histrico-social, y en segundo lugar, el discurso de dicha novela puede llegar a contribuir a la formacin de una conciencia social crtica que

PAGE 35

26 coadyuvando a la ideologa y la poltica puede a su vez ayudar al desarrollo de la Historia. Tomando en consideracin ambas caractersticas, nosotros denominamos a una forma especfica de novela histrica bajo la denominacin de novela revolucionaria boliviana. Se trata de tres novelas. Vocero. Novela de unos periodista Metal del Diablo y Yawarnnchij que no slo contribuyeron al conocimiento critico del proceso histrico boliviano, revelando sus causas y contradicciones ocultas, sino que fueron usadas como vehculos del arsenal ideolgico que hizo posible la Revolucin Nacional Boliviana de 1952, y ms tarde intent hacer una revolucin socialista dentro de la revolucin nacionalista, llegando dichas novelas a convertirse en fuerzas capaces de ayudar a transformar la sociedad y cambiar el curso de su desarrollo histrico. La Nueva Novela Histrica en Latinoamrica Desde 1949 En lo que respecta a Latinoamrica, los conceptos de Georg Lukcs encontraron su materializacin, modernizacin y validez en tres obras de Alejo Carpentier: El reino de este mundo (1949), El Siglo de las Luces (1965) y Los pasos perdidos (1953).^ Seymour Mentn atribuy a El reino de este mundo el mrito de haber sido la primera nueva novela histrica (NNH) de Latinoamrica, al decir que, "la primera verdadera NNH, El reino de este mundo de Alejo Carpentier, se public en 1949, [. .] todos los protagonistas, a excepcin tal vez de Ti Noel, son histricos" (38). En los planteamientos anteriores hemos considerado a la historia como la fuente proveedora de materiales para la novela, en una relacin todava unilateral y equidistante, en el anlisis, de las categorias Historia y novela. Dicha unilateralidad y dicotoma se resuelven al considerar la novela histrica, y tambin la novela revolucionaria boliviana,

PAGE 36

27 como unidad fenomnica en cuyo interior el plano histrico representa el contenido, mientras que por otra parte el plano exterior, la narracin literaria, vendra a ser la forma. Uno de los pensadores que mejor ha expresado esta relacin y diferenciacin es Marcelino Menndez y Pelayo, para quien la Historia es la materia prima de la obra, pero que "la forma pertenece exclusivamente al arte y que slo conforme a sus leyes puede y debe manifestarse" ( Obras completas 345). Otros han reclamado el derecho de la literatura a disponer de los materiales propios de la historia y de ella misma. Entre stos, y ms enftico que ninguno, se ha manifestado el novelista Alejandro Dumas, para quien "la novela tiene el derecho de violar a la historia con la condicin de que los bastardos que engendra vivan" (Snchez 316). En un perodo ms reciente, los ltimos treinta aos del siglo XX han sido testigos de la incesante bsqueda de nuevas formas y estilos de expresin literaria. Se han escrito cuentos y novelas en las que sus autores han reflexionado en tomo a la elaboracin de sus obras, dando lugar a creaciones que adems de contener su propio tema narrativo ofrecen formulaciones tericas acerca de s mismas. En la direccin anterior, son centenares las narraciones que han saqueado el archivo histrico y que han reflexionado sobre la relacin historia-literatura, llegando a cuestionar, adems, la validez cientfica tradicionalmente atribuida a la historia. Tambin, por el lado de los tericos se han aportado nuevas contribuciones al debate en torno a la novela histrica, como es el caso de la desmitificacin de la historia formulada por Michael Foucauh y las teoras de Hayden White acerca de la metahistoria. Segn Raymond L. Williams, bajo el manto ideolgico de Nietzsche, Foucault desarroll toda una teora en torno a la relacin entre textualidad y poder ( The

PAGE 37

28 Postmodern Novel 74-5). A dicho marco terico corresponde la idea de que todo conocimiento es una expresin del deseo de poder (poltico, econmico o social). Para Santiago Juan-Navarro, la filosofa de la historia de Foucault descubre la ingenuidad epistemolgica de los historiadores empiristas que crean que su objetivo era encontrar la verdad: "The historician's search does not aim at truth, but knowledge, which is understood as a source of power" (2000 48). La veracidad de la historia, es as, puesta en duda: "the new Historicists believe that Foucault' s work opens the way to a new, and non-truth-oriented form of historicist study of text" (Selden 103). Recordemos que la mayor limitacin de Foucault como terico es que no logra formular una teoria general de la historia (anlisis macroterico), se concentra ms bien en formular controversiales conceptos aislados (anlisis microterico) y en el anlisis concreto de temas tradicionalmente marginados en la historiografa.^ Coincidimos con la conclusin de Juan-Navarro sobre este particular: "As a global theory of history, Foucauh's work is obviously insufficient and obscure. His refusal to deal with epistemological problems — and the vagueness of many of his basic concepts — makes its reading especially dicult and its evaluation nearly impossible" (2000 49). No obstante las limitaciones sealadas a Foucault, su idea de que todo conocimiento es el ansia de poder poltico, econmico o social se cumple en la mayora de los textos, pero en el caso de las novelas revolucionarias bolivianas el conocimiento que proporciona a las masas trabajadores respecto a las causas esenciales de su opresin apuntan especficamente a despertar, estimular y dirigir sus ansias de liberacin social.

PAGE 38

29 La Desmitifcacin de la Historia Formulada por Hayden White Otro de los tericos que ms inters ha demostrado por el estudio de la filosofa de la historia y, especficamente, por su relacin con la literatura es Hayden White. En Tropic of discourse: Essays in Cultural Criticism (1978), por ejemplo, expone sus ideas en tomo a la relacin entre historia y novela/^ La idea bsica de White es que la historia y la novela poseen en el discurso un eje comn, en torno al cual cada una gira.'" Concentrando su atencin en el discurso, White analiz las estructuras narrativas de los textos de historia y al hacerlo lleg a la conclusin de que toda historiografa no es otra cosa que una metahistoria es decir, una reflexin y elaboracin narrativa hecha a posteriori, generalmente organizada en base a otros textos y empleando los recursos retricos establecidos como una norma discursiva en un momento dado del desarrollo social. La falta de consistencia cientfica de los resultados que ofi"ecen las investigaciones y obras histricas obedece a que los datos estn siempre sujetos al criterio de seleccin-evaluacin del historiador, lo cual presupone que todo trabajo est condicionado por las preferencias ideolgicas del investigador-escritor. Como observa White, en el campo historiogrfico no han faltado voces que han respondido airadamente, protestando que los historiadores jams han preconizado que la historia sea una ciencia pura, y que reconozcan que est sujeta a mtodos no slo analticos sino tambin intuitivos, y que por ello sus resuhados no deberan ser evaluados bajo los mismos criterios que aplican para las ciencias naturales, cuyo mtodo se sabe que es experimental. White no dej pasar la oportunidad para reforzar su teoria, respondiendo que quien reconoce que la historia no es una ciencia, "suggests that history is a kind of

PAGE 39

30 art", es decir una pseudociencia, en la cual los datos que le sirven de base son manipulados con la libertad propia de la creacin artstica ( Tropic 27). Desde el punto de vista narrativo la historia es una composicin puramente verbal, algunas, o las ms de las veces, por no decir casi siempre, ficciones verbales. Santiago Juan-Navarro al analizar el cuento "Tema del traidor y del hroe" de Jorge Luis Borges se vale de la teora de la metaficcin de White que "considera al historiador como un narrador y todo acto de escribir como un acto potico" ("Las formas secretas" 24).'^ El resuhado de su anlisis pone de manifiesto dos caractersticas: la presencia de aspectos histricos y ficticios, donde realidad y fantasa se alternan en la estructura de la narracin, y la presentacin de la historia oficial como un simulacro, un artificio "ideologizado" y construido para legitimar una visin del pasado.'^ Los planteamientos de Juan-Navarro enriquecen los cuestionamientos hechos por White en contra de la epistemologa objetivista propia de la historia tradicional y pone en cuestionamiento las pretensiones empiristas del discurso histrico. Las anteriores ideas cobran toda su dimensin crtica para analizar las obras que hemos convenido en denominar novelas revolucionarias bolivianas porque nos permiten introducimos en el campo metahistrico y la bsqueda de la funcin bsica de esas novelas: subvertir la sociedad a partir del cambio en la conciencia de sus lectores. Grard Genette y las Relaciones Transtextuales Generalmente las tendencias crticas que limitan el anlisis literario al texto exclusivamente, rechazan la consideracin de otros factores externos, sobre todo los de orden histrico. La crtica marxista, por su parte, cuando trata de justificar la inclusin de contextos histricos, a manera de marcos referenciales, lo hace tanto por razones

PAGE 40

31 metodolgicas como ideolgicas. En esencia, lo que tratamos de dilucidar es que, si es o no vlido incluir en el anlisis de un texto literario los transtextos? Grard Genette, precisando mejor que Julia Kristeva y Tzvetan Todorov, sobre el concepto que trata de expresar las caractersticas de las relaciones textuales, public su enciclopdico libro Palimpsestos. La literatura en segundo grado en 1982, rpidamente publicado en versin espaola en 1989, En l defina la transtextualidad o trascendencia textual del texto como "el conjunto de categoras generales o trascendentes — tipos de discurso, modos de enunciacin, gneros literarios, etc. — del que depende cada texto singular" (9). El gran aporte de Genette es su clasificacin de las relaciones transtextuales en cinco tipos: intertextualidades, paratextos, metatextos, hipertextos y architextos. En Palimpsestos Genette al analizar el primero de los cinco tipos en que clasifica las relaciones transtextuales, y, siguiendo la definicin que Julia Kristeva ya haba hecho bajo el nombre de intertextualidad, redefinida por l como "una relacin de copresencia entre dos o ms textos, es decir, como la presencia efectiva de un texto en otro" (10), estableci un nuevo paradigma terminolgico en el que se establece tres formas de intertextualidad: la cita, el plagio y la alusin. En la ltima forma de intertextualidad, la alusin, encontramos un recurso ms especfico para dar respuesta al problema que dejamos planteado lneas arriba. Para Genette, la alusin es "un enunciado cuya plena comprensin supone la percepcin de su relacin con otro enunciado al que remite necesariamente tal o cual de sus inflexiones, no perceptibles de otro modo" (10). A manera de demostracin, Genette toma de ejemplo un registro acadmico fi-ancs, el cual refiere que el famoso crtico

PAGE 41

32 Nicols Boileau Despraux (1636-1711) escribi a Luis XIV: "aw rci que pour toi je suis prt d'entrependre, / Je crois voir les rochers accourir pour m'entendre {Al relato que para ti estoy a punto de empezar, / Creo ver a las rocas acudir para escucharme) estas rocas mviles y atentas parecern absurdas a quien ignore las leyendas de Orfeo y de Anfin" (10-11). De acuerdo con el paradigma de Genette, es vlido considerar que no es posible comprender el significado de las escenas y del argumento completo de una novela, sobre todo si sta expresa en esencia el desarrollo de un proceso revolucionario y trata de inducir a su aceleramiento — como es el caso de la novela boliviana — si el lector no conoce previamente los eventos y caractersticas particulares y especficas de la sociedad y su Historia en cuyo seno se escribi y a la cual interpreta y trata de modificar la novela. En cuanto a los otros dos subtipos de intertextualidad, cita y plagio, el primero es definida como "la presencia efectiva de un texto en otro ... su forma explcita y literal" (10); mientras que el plagio es "una copia no declarada pero literal" (10). La novela revolucionaria boliviana se distingue por la variedad y abundancia de paratextos. Este detalle cuantitativo es menos importante, para nuestro trabajo de anlisis, que la fiancin para la que sus autores la destinaron: Crear en el lector la ilusin de verdad sobre los planteamientos ideolgicos contenidos en la escritura en segundo grado. Por ahora, nos limitamos a precisar que usaremos el concepto de paratexto elaborado por Genette: Una relacin menos explcita y ms distante, que el texto propiamente dicho mantiene con lo que slo podemos nombrar con su paratexto. ttulo, subttulo, interttulos, prefacios, eplogos, advertencias, prlogos, etc.;

PAGE 42

33 notas al margen, a pie de pgina, finales; epgrafes, ilustraciones; fajas, sobrecubierta y muchos otros tipos de seales accesorias, autgrafas o olgrafas, que procuran un entorno (variable al texto y a veces un comentario oficial u oficioso que el lector ... no puede disponer tan fcilmente como deseara o pretende). (11-12) En cuanto al tercer tipo de transtextualidad definido por Genette, metatexto, "es la relacin — generalmente denominada 'comentario' — que une un texto a otro texto que habla de l sin citarlo (convocarlo), e incluso, en el lmite, sin nombrarlo" (13) As es como Metal del diablo por ejemplo, critica a ciertos idelogos y literatos reaccionarios. El cuarto tipo, hipertextualidad, al que Genette dedica directa y casi exclusivamente Palimpsestos donde dice: "Entiendo por ello toda relacin que une un texto B (que llamar hipertexto) a un anterior A (al que llamar hipotext) en el que se injerta de una manera que no es la del comentario" (14). Continuando con los postulados de Genette la "derivacin puede ser del orden, descriptivo o intelectual, en el que un metatexto (digamos tal pgina de la pofica de Aristteles) 'habla' de un texto {Edipo Rey). Puede ser de orden distinto, tal que B no hable en absoluto de A, pero que no podra existir sin A" (14). Como en los captulos tres, cuatro y cinco analizaremos, las novelas revolucionarias bolivianas se derivan de artculos de prensa, discursos parlamentarios, ensayos, manifiestos polticos, textos de historia y literarios. De modo que resuha muy fil el empleo de los conceptos de Genette para nuestro anlisis. Nos queda referirnos al ltimo tipo de transtextualidad, la architexualidad, definida como una relacin completamente muda que, como mximo articula una mencin paratextual (ttulos,

PAGE 43

34 subttulos que acompaan al ttulo en la cubierta del libro), de pura pertenencia taxonmica" (13). Finalmente, en lo que respecta a la importancia que concedemos a la teora de Grard Genette cabe subrayar que responde a que las novelas objeto de nuestro estudio slo se pueden comprender en su plenitud considerndolas como parte de un conjunto de transtextualidades, lo cual nos llev al convencimiento de la necesidad de exponer, en el captulo tres, el contexto histrico e ideolgico de la produccin y recepcin de la novela revolucionaria, previamente a la presentacin del anlisis de las referidas novelas. Con ello se trata de traer a la discusin la referencia de los cdigos que no aparecen en la superficie de la narracin, pero que, sin embargo, participaron en la produccin del texto, asi como tambin estuvieron presentes en el imaginario de su recepcin. Hans Robert Jauss: Teora de la Recepcin Empezamos recordando que la mayora de los crticos literarios se limitan o privilegian el texto como objeto de sus anlisis, lo demuestran los trabajos de Lukcs, Mentn, White y Genette. En cambio, Robert Jauss dirige el anlisis literario en relacin a las reacciones que el texto provoca en el comportamiento de sus lectores. Sus tesis y formulaciones conceptuales sobre la literatura como vehculo de concientizacion consideramos fundamental para efectuar la demostracin de nuestra hiptesis central de trabajo. Por otra parte, de manera general el marco terico marxista en que se basan las formulaciones tericas de Jauss nos servir para analizar tres novelas bolivianas desde la perspectiva de su produccin y su relacin con la historia, la ideologa y la poltica. Especficamente la teora de la recepcin expuesta por Jauss nos servir para analizar

PAGE 44

35 como los sectores oprimidos de Bolivia (receptores) perciban las novelas revolucionarias y los efectos polticos que se podan derivar de ello. De este modo nuestra investigacin habr abarcado la totalidad del mbito en que se mueve toda novela, es decir; produccin-> obra ^recepcin. Recordemos que Jauss, intentando damos una respuesta a su pregunta de qu es y para qu estudiamos la literatura, intent superar las limitaciones que pesan sobre la especialidad, y para ello sintetiz los postulados de dos opuestas teoras de crtica literaria: el formalismo ruso y el criticismo marxista. El resultado de su trabajo se resume en el postulado que sostiene que la percepcin y efecto de la obra es fundamental para comprender el valor social de la misma. Lo cual explica la importancia que Jauss otorga al encuentro texto literario-lector. Dentro de su propuesta terica el lector se convierte en el centro del anlisis en relacin con los textos, a su vez, ubicados en su contexto social y poltico. Nosotros vamos a poner a prueba la validez de su teora al demostrar con su ayuda la validez de la nuestra. Consideramos adecuado limitarnos, por el momento, a resumir algunas de sus ideas expuestas como parte de sus siete tesis desarrolladas en su libro La literatura como provocacin 0 976). en los captulos cuatro, cinco y seis vamos no slo a discutirlos, sino, lo que es ms importante, aplicaremos los siguientes postulados de Jauss: En primer lugar, recordemos que para Jauss la calidad artstica de una obra literaria depende fundamentalmente de la reaccin de sus lectores quienes en ltima instancia son los que confieren a la novela su trascendencia. Concretamente, para Jauss la crtica de una novela debe considerar "los criterios, difciles de captar, de efecto, recepcin y gloria pstuma" (137). Siguiendo los postulados de Carlos Marx sobre la

PAGE 45

36 importancia de la teora como guia de la prctica transformadora de la realidad, Jauss destac que las obras de arte poseen la capacidad para ser consideradas factores dinmicos que contribuyen a la formacin de la realidad. Con dicho planteamiento puso en entredicho la concepcin que reduce el arte a mera representacin de la realidad. Este terico proclam enfticamente el "carcter formador de realidad del arte, en contra del reducir la obra de arte a una mera funcin reproductora!' (155). El denominado "carcter formador de realidad" significa considerar que dentro de la realidad ficticia de toda obra se puede ofi"ecer a los lectores una versin idealizada del desenlace histrico del momento que les est tocando vivir. Politicamente constituye una forma de guiar a los lectores hacia metas que requieren su concurso, por ejemplo, la lucha por la destruccin de un rgimen opresor y el advenimiento de uno nuevo que, al menos, sea una promesa de liberacin. Segn Jauss si la novela logra plasmar por anticipado el xito final de la lucha social habr dado a sus lectores no slo "una nueva percepcin del mundo", sino, sobre todo la visin de "una anticipada realidad" (155). Nuestra hiptesis apunta en dicha direccin. Especialmente las novelas Metal del diablo y Yawarninchij en tanto obras artsticas se proyectan y deben ser interpretadas como "unidad indivisible un doble carcter expresin de realidad, pero [que] constituye tambin la realidad que no existe junto a la obra y antes de la obra, sino precisamente slo en la obra" (155). En segundo lugar, dejamos establecido que hemos adoptado la teora de Hauss porque tambin subraya que una buena crtica literaria tiene que tomar en consideracin el efecto que sta provoca en sus lectores. Las diversas posibles reacciones individuales no nos interesan, pero consideramos de suma importancia evaluar las reacciones tanto positivas como negativas que una novela suscita entre los grandes grupos sociales

PAGE 46

37 considerados como lectores prototipos que representan los intereses econmicos en franca y aguda contradiccin en determinados momentos coyunturales de la Historia. Apelamos a una cita textual para fijar como referencia terica de nuestro anlisis de tres novelas y demostracin en captulos posteriores de que constituyen el subgnero que denominaremos novela revolucionaria boliviana: "La obra vive mientras ejerce un efecto. En el efecto de la obra se incluye lo que se realiza tanto en el consumidor como en la obra misma. Aquello que sucede con la obra es una expresin de lo que la obra es" (156). Anticipamos que a las novelas objeto de nuestro estudio las clases dominantes las han quemado, impedido circular y condenado al anonimato, no obstante han sido ledas por los sectores populares, y difiandidas entre los analfabetos que como clase social y dirigidas por la clase media lograron destruir el sistema feudal. De modo que ambas y opuestas reacciones servirn para que demostremos las caractersticas que hacen que estas obras sean tan peculiares. Por otra parte, consideramos altamente valiosas otras dos ideas de Jauss que tomamos para la demostracin de nuestra hiptesis, y la justificacin de la insercin de un extenso marco contextual. En efecto, para el autor cuyos postulados estamos examinando, la reaccin que puede provocar en sus lectores una novela depende de las caractersticas del momento histrco que han vivido o estn viviendo dichos lectores y de las esperanzas que puedan proyectar. Al respecto citamos a Jauss: "La historicidad de la literatura no se basa en una relacin establecida post festum de "hechos literarios", sino en la previa experiencia de la obra literaria por sus lectores" (166). Experiencia histrico-social que a su vez condiciona las aspiraciones y metas de los consumidores de las producciones novelsticas: "El nuevo texto evoca para el lector (oyente) el horizonte

PAGE 47

38 de expectaciones que le es familiar" (171). A su vez, dichas expectaciones posibilitan que se d un proceso dialctico entre novela y lector. Jauss denomina el crculo de intuicin y de la ideologa del pblico como aquel que define el xito literario de un libro, pero no de cualquier libro, sino de aquel "que exprese lo que el grupo esperaba, un libro que revele al grupo su propia imagen" (176). Esta idea del libro como interprete de los anhelos del lector es condicin sim qua non para considerar el valor poltico de una novela de acuerdo con los postulados de Jauss, pues, al respecto l reitera y subraya que: "Lo que uno experimenta propiamente en una obra de arte y hacia lo cual se halla uno dirigido es ms bien acerca de cun verdadero es, es decir, en qu medida uno conoce y reconoce en ella algo y a s mismo" (186), y "suscita recuerdos ... y pone al lector en una determinada actitud emocional" (171). Finalmente, hemos tomado del arsenal terico de Jauss la idea de que es posible reconstruir tericamente el valor ideolgico, poltico y artstico de una novela a partir de la reconstruccin del comportamiento de sus lectores. Para lo cual se hace necesario previamente elaborar un perfil del horizonte de expectativas de los lectores no solo supuestas, sino verifcables. Jauss sealaba que la forma en que una obra literaria, en el momento histrico de su aparicin, satisface las expectaciones de su primer pblico, las confirma, decepciona o frustra, suministra evidentemente un criterio para la determinacin de su valor esttico (174). Igualmente aplicable a nuestro anlisis es la cita siguiente: "La reconstruccin del horizonte de expectacin ante el cual fiie creada y recibida una obra en el pasado, permite, por otro lado, formular unas preguntas a las que el texto dio una respuesta y con ello deducir cmo pudo ver y entender el lector la obra" (181). Todo lo cual, parafraseando a Jauss, es posible sintetizarlo diciendo que nos

PAGE 48

39 inspiramos en la teora que subraya que la funcin poltica e ideolgica de la novela slo se logra manifestar en su genuina posibilidad all donde la experiencia histrica y literaria del lector entra en el horizonte de expectaciones de la prctica de su vida, preforma su comprensin del mundo y con ello repercute tambin en sus formas de comportamiento social, es decir, en su praxis poltica concreta (201). Notas 1 En el presente trabajo toda referencia a esta obra de Lukcs corresponder a la tercera edicin en espaol. 2. Los referidos ensayos de Fernndez Retamar estn recopilados en su obra Para una teora de la literatura hispanoamericana y otras aproximaciones 3. Todas nuestras citas a La literatura como provocacin corresponden a la primera edicin en espaol. 4. La aparente tautologa queda aclarada por nuestra discrepancia con la llamada Nueva Crtica literaria Boliviana que subestima el valor literario de las novelas escritas antes de 1975. 5. Como se sabe las dos obras fundamentales de Lukcs, Teora de la novela (1916) y La novela histrica (1936) corresponden a dos etapas contradictorias de su desarrollo intelectual. La primera est dominada por el idealismo hegeliano mientras que la segunda corresponde a su etapa marxista. Esta distincin es importante para apreciar las dos diferentes valoraciones que este terico atribuy a la relacin Histora y literatura. En la primera de las dos obras, su concepcin idealista lo llev a considerar que el centro de la Histora y la ficcin es el individuo: "Seguramente la evolucin de un hombre sigue siendo el hilo conductor a lo largo del cual el mundo se nuclea pero esa vida no accede a semejante significacin sino porque ella representa tpicamente el sistema de ideas y de ideales vividos que condiciona, a ttulo regulador, los mundos interiores y exteriores de la novela" (75). En cambio en la segunda obra, Lukcs dice: "Hemos intentado bosquejar el marco general de las transformaciones poltico-econmicas que se produjeron a consecuencia de la Revolucin francesa en toda Europa; asimismo, esbozamos brevemente ... sus efectos ideolgicos. Estos acontecimientos, esta revolucin del ser y de la conciencia del hombre en Europa constituyen la base econmica e ideolgica para la creacin de la novela histrca de Walter Scott" (29). 6. Creemos que los orgenes de la idea de Lukcs sobre la importancia del factor subjetivo datan de sus tiempos de joven hegeliano, a las que vuelve en su obra de madurez marxista. La novela histrca al citar el concepto hegeliano de la funcin del "individuo histrco-universal" que de acuerdo con la interpretacin de Lukcs es "dar a

PAGE 49

40 conocer a los hombres lo que estos quieren": "Es el espritu — Hegel citado por Lukcs — oculto que toca a la puerta del presente, que todava se encuentra bajo tierra, que an no ha madurado hasta convertirse en existencia actual, pero que quiere salir"(41). Nosotros creemos que si sustituimos la denominacin de "individuos histrico-universales" de Hegel por el concepto marxista de "vanguardia revolucionaria" estaramos en presencia del sujeto que contribuye a crear en las masas la conciencia revolucionaria. 7. Los pasos perdidos novela en la que el protagonista realiza un viaje al interior de la selva amaznica, es una parodia del llamado Descubrimiento, un retomo al pasado que actualiza la nocin antropolgica de la existencia en un mismo tiempo de estadios de desarrollo humano y social no slo diferentes sino incluso opuestos. Ese retomo que reproduce la fundacin de una nueva sociedad representa una metfora de la historia de Latinoamrica, en ese sentido puede ser considerada una novela histrica al margen de la teoria de Lukcs. 8. Queremos significar que los mejores aportes de Foucault ms que estar presentes en el campo terico lo estn en su originalidad de exponer sus "microhistorias" de las prisiones, la sexualidad y la locura, por medio de los cuales induce a sus lectores a replantearse conceptos relacionados con el poder y el conocimiento. 9. Esta obra representa la continuacin desarrollada de una serie de planteamientos que haban sido formulados anteriormente por Giambattista Vico, Benedetto Croce, Jacques Derrida, Michel Foucault, y complementa su obra seminal Metahistory: The Historical Imagination in Nineteenth-Century Europe (1973). 10. En la teora de White, discurso significa en primer lugar el estilo, la forma verbal de la narracin. Por otra parte, distingue el estilo empleado en las ficciones del utilizado en las demostraciones lgicas. Por todo lo cual, discurso para White es la estmctura del lenguaje que se emplea en las ficciones. 11. Mentn afirm que White con su obra Metahistory "cuestion las pretensiones cientficas de los historiadores e hizo hincapi en su carcter ficticio" (La Nueva Novela histrica 55). 12. Juan-Navarro subraya que tradicionalmente haba prevalecido la idea de que "el escritor de ficciones inventaba la histora mientras que el historador la descubra" ("Las formas secretas" 24). El punto de vista de que el historiador es siempre un intrprete y que por lo tanto est ms cerca de la literatura que de la ciencia, tambin ha sido desarrollado por Murray Krieger (1964). 13. Las ideas de la metahistoria fueron expuestas a lo largo de un ciclo de conferencias dictadas en Florida International University por Santiago Juan-Navarro durante el desarrollo de un curso de postgrado (Otoo de 1995) al cual el autor del presente trabajo asisti en calidad de estudiante.

PAGE 50

41 CAPITULO TRES LA REALIDAD Y LA FICCI"N COMO TRANSTEXTUALIDAD Y METAfflSTORICIDAD EN LA NOVELA REVOLUCIONARIA BOLIVIANA Entre Pueblo Enfermo y Creacin de la Peda20ga Boliviana ; El Fracaso M odernizador Liberal y el Surgimiento de la Oligarqua del Estao La crtica oficial afirma que la novela boliviana de finales del siglo XIX y comienzos del XX es una narracin sobre las costumbres y tradiciones sociales. Este juicio de valor no es del todo cierto. Es cierto en cuanto a la caracterizacin temtica: novela predominantemente social. Resulta falso al reducir la novela a su expresin tradicional, es decir, a aqulla cuya fiancin apologtica es justificar y defender el sistema social opresor o limitarse a denunciarlo, pero sin ofi^ecer a sus lectores una alternativa de cambio. Esa misma crtica pretende pasar por alto que tambin existe, y en mayor proporcin, la novela de temtica social contestataria al sistema dominante, y dentro de esta ltima una cuyo propsito es abiertamente revolucionario. La produccin y publicacin de la novela social contestataria coincidi con la vigencia de los gobiernos liberales, 1898-1920, que se empearon al mximo por modernizar su pas. Sus principales acciones y resultados pueden resumirse como sigue: obtuvieron cuantiosos emprstitos,' invirtieron en infraestructura,'^ organizaron el sistema educativo y abrieron las puertas a la inversin extranjera,'^ pero, en esencia Bolivia contino tan atrasada como lo estaba en la poca colonial. La razn para el fi-acaso del proyecto liberal de modernizacin del pas y de la consolidacin nacional fue la supervivencia del sistema de propiedad y

PAGE 51

42 produccin feudal/* Augusto Cspedes con su novela Metal del diablo (1946), al revisar la versin historicista oficial, da cuenta de cmo los liberales traicionaron la buena fe que la masa indgena aymara haba puesto en ellos, y cmo en lugar de respetarles sus derechos de propiedad comunal sobre la tierra procedieron a masacrarlos y a apoderarse de dichas tierras (53-56). El tema indgena no constituye el aspecto principal de esta novela, enfocada ms bien en la vida y la lucha poltica del proletariado minero que en un 95% de su composicin tnica proceda de dicha masa indgena. En cambio Alcides Arguedas que escribi su novela Raza de bronce (1919) ubica en el centro de la temtica la situacin del indgena con inocultable espritu de compasin hacia los oprimidos, lo que le otorga un gran mrito si tenemos en cuenta su condicin de latifundista, as como tampoco puede ser desmerecida por su posterior ensayo Pueblo enfermo que, como analizaremos ms adelante, constituye la obra ms denigrante escrita contra la raza aymara. Raza de bronce si bien posee el mrito de haber sido la primera de las novelas que denunciaban algunos de los innumerables abusos cometidos por la casta feudal en perjuicio de los siervos, jams identific la causa de la opresin, y mucho menos intent sealar al pblico el medio para cambiar el sistema social injusto. Arguedas es el eptome de la contraproducente ideologa feudal-liberal boliviana. En esencia la ideologa contenida en las obras de Arguedas no haca otra cosa que expresar lo que en la realidad econmica ejecutaban los polticos liberales: conservar aquel mundo de explotacin social sobre el que descansaban sus privilegios de casta. Aquella explotacin era tan evidente que ha quedado consignada inclusive en la prensa oficial de toda la poca prerrevolucionaria. En ella existen pruebas de que las haciendas eran vendidas junto con los siervos que trabajaban gratuitamente en beneficio de los propietarios terratenientes.^

PAGE 52

43 Los novelistas y polticos liberales bolivianos no vean en la situacin de explotacin de los indgenas la causa principal del atraso econmico del pas. Parecan ignorar que la mayora de la poblacin boliviana, ms del ochenta por ciento, quedaba fiiera del precario mercado capitalista. Es sabido que Marx demostr en el Primer Tomo de El Capital que el sistema capitalista requiere no slo mercados, sino ms bien grandes mercados, siendo condicin bsica para ello la existencia de productores libres de las ataduras de la servidumbre feudal.* Otros literatos que continuaron especulando sobre las huellas ideolgicas trazadas por Arguedas se distinguen en que, a pesar de que reconocan el valor econmico de la fuerza de trabajo gratuita de los campesinos, negaban su contribucin positiva a la formacin de la nacionalidad boliviana. Por ejemplo, en 1944 Femando Diez de Medina dijo: "El indio pudo ser, fue seguramente la planta vigorosa del Ande. En la actualidad, por mucho que constituye el poblador ms numeroso y el primer productor de nuestra economa es, por ms de un concepto, un factor regresivo de la nacionalidad" ( Franz Tamayo 99). En contraposicin al paternalismo indigenista y reaccionario de Arguedas y sus seguidores, surgieron otros novelistas que empezaron a incluir mensajes y protagonistas revolucionarios en sus obras. Por ejemplo, Tristn Marof en su novela Justicia del Inca (1926) postul la entrega de tierras a los indgenas y la expropiacin estatal de los principales medios de produccin del pas, y Ral Botelho Golsalvez en su novela Tupac Amaru (1946) preconizaba la revolucin social apoyada en la masa indgena. Debemos observar que con dichas novelas, particularmente con la de Marof, la novela boliviana se anticipaba en casi veinte aos a los discursos ideo-polticos que habran de basar sus fundamentos y programas en la Reforma Agraria y la nacionalizacin de las minas y empresas petroleras. Por otra parte.

PAGE 53

44 las novelas como la de Btelo empezaban a expresar el punto de vista de una incipiente burguesa nacional que estaba buscando formar una amplia base social para desplazar a la casta feudal y abrir las posibilidades al desarrollo de una nacin moderna en que cifraba poder materializar sus esperanzas de realizacin como clase dominante. Se trata de un discurso ubicado dentro del molde tradicional conocido como "indigenismo". Desde la perspectiva de la pequea burguesa, Max Mendoza, con su novela Sol de justicia (1947), nos ofrece, a travs del personaje Claudio de Alarcn, el prototipo del mestizo que se identifica con el destino de los indgenas explotados. Alarcn se enfrenta a otros personajes que simbolizan la estructura dominante dicindoles: "el indio es para ustedes nada ms que una vctima propiciatoria. Una vctima indefensa del intendente, el corregidor, el cura y el tinterillo. Viven ustedes a su costa explotndolo sin misericordia" (16). Claudio de Alarcn sirve para explicar y justificar a Quilco Mayta, otro personaje que no slo dirige una rebelin campesina, sino que demuestra los riesgos, traiciones y derrotas a las que se exponen los insurrectos. Esta novela no hace ms que reflejar las numerosas insurrecciones campesinas, y aun cuando en la ficcin la insurreccin acaba por fracasar, la obra proclama la esperanza en que se emprendan en el fiituro otras acciones ms efectivas para materializar el ansia de libertad y justicia. Como se podr observar, la novela boliviana iba interpretando la Historia y configurando la esperanza de un ituro mejor. Al enfocar la novela en el tema indgena, abstrayndolo de los otros grandes problemas nacionales, autores como Max Mendoza, trataban de esa manera de llamar la atencin de la sociedad sobre la inconveniencia de conservar el feudalismo que ellos intuan como el problema social fiandamental del pas, y al mismo tiempo con su actitud de franca denuncia social iban jalonando un paso ms en lo que posteriormente vendria a ser la novela

PAGE 54

45 revolucionaria, que es el objeto central de nuestra investigacin. En contraste, en el plano poltico, Arguedas y los idelogos liberales bolivianos no podan o no queran ver el problema econmico que provocaba la existencia del feudalismo: en tanto modo de produccin resultaba un freno para la expansin del mercado interno capitalista. Como casta dominante, a los latifundistas, les bastaba ser prcticamente dueos del pas, dominar el Estado y controlar en su beneficio toda la sociedad. Ese dominio de la casta feudal sobre la sociedad boliviana estaba destinado a fenecer y ser desplazado por el ascendente sector minero hegemonizado por los empresarios del estao. Desplazamiento que seria, a su vez, expresado por la produccin literaria, especficamente por la novela. En 1910, "el estao anunci una poca totalmente nueva de prosperidad insospechada", dice Herbert S. Klein en Orgenes de la revolucin boliviana (40). La demanda mundial, la existencia en el pas de importantes reservas y su explotacin, hicieron de Bolivia el segundo productor de estao ms importante del mundo (Walle 32728), a un costo social que signific la sobre explotacin principalmente de los indgenas convertidos en mineros (Lpez Rivas 23). Paralelamente al ascenso del estao como la actividad econmica ms importante del pas fiie surgiendo una nueva versin de la novela social boliviana que muchos criticos y comentaristas denominan "la novela minera de Bolivia".^ La novela En las tierras del Potos (1911) es generalmente reconocida como la primera obra de este gnero. De ella, Enrique Finot en Historia de la literatura boliviana (1944) coment lo siguiente: "es una relacin dura y descarnada de la miserable existencia que arrastraban los mineros, en su mayora indios, a prncipios de siglo, sometidos a trabajos inhumanos, con msera paga y sin ninguna de las ventajas que en el da les proporciona la legislacin" (350). Finot fall al ubicar slo en el pasado las condiciones de explotacin e

PAGE 55

46 insinuar que en su presente esa situacin hubiera cambiado. Esta actitud nos lleva a concluir que los voceros de la oligarqua distorsionaban los hechos, ofreciendo discursos encubridores en lugar de interpretaciones verdicas de la realidad. La novela En las tierras del Potosi fue escrita por Jaime Mendoza basndose en sus experiencias como mdico residente en dos de los ms grandes campamentos mineros de propiedad de Simn I. Patio. Uno de los personajes, Don Miguel, le comenta a otro, Don Martn: "el simple sentido comn me dice que la situacin del trabajador en estos lugares no puede ser peor ... sus alojamientos son cuevas; sus vestidos harapos; su alimento, inmundicias. Trabajan doce, veinticuatro y treinta y seis horas seguidas" (106-7). Aun cuando el carcter de su denuncia era tangencial y estaba todava lejos del alcance revolucionario de la novela que surgira con posteroridad, su mrito poltico e ideolgico radica en que la narracin de las condiciones de trabajo y vida de los mineros bolivianos desmienten las distorsiones diseminadas por la ideologa oligrquica: con el desarrollo de la minera se inici una era de prosperdad insospechada para Bolivia. Cincuenta aos ms tarde los historiadores volveran a repetir la vieja apora de "La prosperidad insospechada". Klein fije uno de los historiadores que repiti dicha aporia, perdi de vista analizar que tal prosperidad no lleg nunca ni a Bolivia como pas ni a las mayoras sociales, la prosperdad slo coron a tres audaces y afortunados empresarios mineros: Simn I. Patio, Vctor Aramayo y Maurcio Hochschild.* Los tres realizaron exitosamente en Bolivia lo que Marx denomin el proceso de acumulacin orginara del capital.^ Aramayo y Hochschild, los "Barones del Estao", lograron colosales fortunas, pero nunca pudieron equipararas a la de Patio,'" reconocido mundialmente como el "Rey del Estao". La extraordinara concentracin del poder econmico en manos de los capitalistas

PAGE 56

47 mineros del estao determin el desplazamiento a sus manos del poder poltico, detentado por los latifundistas durante ms de un siglo en comandita con los decadentes mineros de la plata. De ese modo, la nueva oligarqua rpidamente adquiri fuerza poltica, ideolgica y cultural como nunca jams ninguna otra casta econmica la ha tenido en Solivia. El fenmeno de la oligarqua del estao, con su secuela de explotacin social, dio lugar al surgimiento de una nueva literatura social e histrica: los ensayos del nacionalismo indigenista, y del nacionalismo revolucionario, y ms tarde de la novela revolucionaria, como demostraremos ms adelante. Sus productores fueron; Franz Tamayo, Carlos Montenegro, Walter Guevara Arze, Augusto Cspedes, Porfirio Daz Machicao y otros. La mayora de dichos autores empezaron en sus diversas obras a denominar a la oligarqua del estao con el calificativo de "Superestado Minero", se trataba de enfatizar con fines polticos la magnitud y consecuencias de la ms alta concentracin y ejercicio de poderes por parte de Patio, Hochschild y Aramayo.^^ La existencia del Superestado signific, por dominacin-subordinacin, el ocaso del poder poltico de los latifundistas, cuyos personeros an cuando continuaron manteniendo en funcionamiento todo el aparato del Estado, incluso figurando como presidentes de la nacin, en los hechos se convirtieron en instrumentos al servicio del Rey del Estao, los Barones del Estao y an de los personeros y administradores locales de las grandes minas. Estos ltimos surgieron, como estamento de intermediacin, cuando las compaas mineras se transformaron en multinacionales y dejaron de estar registradas como bolivianas.''' Como analizaremos oportunamente. Cspedes capt el traspaso del dominio absoluto del poder detentado tradicionalmente por los seores feudales a manos del Superestado minero en su novela Metal del diablo, y lo hizo empleando los recursos de la parodia, irona y caricatura,

PAGE 57

48 procedimientos que discutiremos en su momento con la ayuda del pensamiento terico de Bajtn. Por lo expuesto podemos concluir que la declinacin poltica de los latifundistas se produjo como resultado de su caducidad histrica y del impulso de la emergente nueva oligarqua del estao. Al analizar dicho aspecto, por razones metodolgicas, exploramos la ideologa subyacente en el seno de la sociedad predominantemente feudal, aspecto que presentamos a continuacin. La Novela Indigenista y la Ideologa de la ltima Fase del Feudalismo Ante todo, una necesaria observacin: la novela revolucionaria que es el propsito central de nuestro trabajo actu como la correa transmisora entre los postulados ideolgicos del nacionalismo revolucionario y la masa que habria de ser movilizada bajo la inspiracin de dichos postulados. Ahora bien, cabe preguntarse: de dnde proceden las ideas seminales del nacionalismo y bajo qu impulso nacieron? Una respuesta previa, inmediata, es que se trat de una contra-ideologa, es decir, una concepcin de la historia y el futuro de Bolivia que se formul por oposicin a la ideologa oficial. Por esta razn nos interesa trazar un breve perfil de lo que denominamos ideologa de la ltima fase del feudalismo boliviano. Durante la primera dcada del siglo XX se libr en Bolivia una polmica escrita entre Alcides Arguedas y Franz Tamayo en tomo a la contribucin de los diferentes grupos tnicos al establecimiento del Estado nacional.''* Arguedas atribua a la idiosincrasia de los indgenas y mestizos la causa del atraso del pas y de sus problemas inherentes.'' Al hacerio Arguedas actualizaba la vieja aporia del pueblo culpable formulada,"^ el siglo anterior, por los

PAGE 58

^ 49 representantes de la vieja oligarqua de la plata y el latifundio.'^ La vieja tesis era la nueva apora: el pueblo boliviano enfermo de vicios y taras indgenas/^ En cambio, Tamayo se irgui con todo su orgullo mestizo para defender, reivindicar y exaltar el ser indgena como la mejor expresin de la nacionalidad boliviana. La ideologa del nacionalismo surgi en el perodo prerrevolucionario (1935-1952), como adopcin y crtica de las ideas sustentadas por Tamayo y Arguedas, respectivamente. La ideologa del nacionalismo revolucionario influy poderosamente sobre el curso de la Historia, la cultura, y la forma de pensar y actuar de los revolucionarios. Influy, tambin, sobre las novelas que escribieron algunos de ellos, y por esa va sobre los lectores que bajo su influencia habran de simpatizar con la revolucin.'^ Vamos, pues, a analizar las principales tesis de Arguedas porque, como anticipamos, las mismas provocaron el desarrollo de las ideas bsicas del nacionalismo boliviano, a la vez que permiten explicar su anttesis, es decir, las tesis de Tamayo. Arguedas enumer incansablemente los supuestos males de Bolivia, "con el placer casi morboso de saberlos infinitos" (Paz-Soldn 64); en cambio, Tamayo, en abierta oposicin a las tesis de Arguedas, se proyect como el precursor de los fundadores del nacionalismo revolucionario, entre los cuales algunos alcanzaran lugar privilegiado en la literatura, y especficamente como autores de la novela revolucionaria boliviana.

PAGE 59

50 Pueblo Enfermo o la Apora del "Pueblo Enfermo" En 1909 Alcides Arguedas public un extenso ensayo que ha sido calificado de racista,^" errneo,^' derrotista^^ y antinacional. La tesis central del ensayo plantea que el fracaso histrico de Bolivia se debe a la existencia de indios y mestizos, que junto a los escasos blancos, creara una heterogeneidad negativa, causante de la inviabilidad nacional. Pueblo enfermo escrito con un pesimismo amargo, libro autodenigratorio, lanz una serie de brutales afirmaciones sobre el carcter del indio aymara: "[T]iene la dureza y aridez del yermo. Tambin sus contrastes, porque es duro, rencoroso, egosta, cruel, vengativo y desconfiado cuando odia. Sumiso y afectuoso cuando ama. Le falta voluntad, persistencia de nimo, y siente profundo aborrecimiento por todo lo que se le diferencia" (36). Arguedas, tambin, atribuye al aymara una predisposicin alcohlica, delincuencial, de ser intil y animalizado; "embriagarse lo mejor que le sea permitido y el mayor tiempo posible, es el colmo de la dicha ... es por atavismo, cruel, parco, miserable, rapiesco, de nada llega a apasionarse de veras. Todo lo que personalmente no le atae lo mira con la pasividad sumisa del bruto,^^ y vive sin entusiasmos, sin anhelos, en quietismo netamente animal" (38).^* La visin arguediana del tronco materno de la nacionalidad boliviana, del cual Arguedas descenda, es negativa en extremo. Las pocas veces que parece mostrarse positivo al reconocer escasas virtudes a los indgenas, lo hace tan solo para atribuiries inferioridad racial; "Es fuerte, sobrio, econmico, valiente, paciente, tenaz, aguerrido, su sentimiento del deber ... lo hacen recomendable, indispensable si se quiere, pero no hasta al punto de preferido a una inmigracin seleccionada e inteligente" (147)." Por extensin gentica el mestizo, para quien Arguedas usa el peyorativo de cholo}^ reproduce y ampla los vicios y

PAGE 60

51 defectos del indio, justamente en razn de ser medio descendiente de l: "El cholo de las clases inferiores o descalificadas, es holgazn, perezoso y con inclinaciones al vicio de la bebida" (60).^" Pueblo enfermo y la mayora de los escritos de Arguedas parecen estar en lnea con la forma tradicional de explicar la realidad, a decir de Diez de Medina sta se caracterizaba porque "el candor de nuestros abuelos inventa el espejismo ideolgico para encubrir la realidad" (1944 47). Como productor de espejismos ideolgicos, ficciones decimos nosotros, Arguedas se revela como prototipo de un mestizo acomplejado y odiador de los ms desposedos,^'^ al atribuir todas las taras y vicios de la humanidad a sus primos de descendencia indgena y a sus hermanos cholos.^' Si algn mrito indiscutiblemente se puede conceder a Pueblo enfermo en beneficio de la formacin de la ideologa del nacionalismo boliviano es el de haber provocado la rplica de Franz Tamayo, el gran Amanta del Ande boliviano,^^ y, a travs de l, ms tarde, figurar como uno de los idelogos implcitos a quienes refiita la obra de Garios Montenegro (autor de la ideologa del nacionalismo revolucionario, en la que a su vez se inspir la novela revolucionaria, especialmente la de Augusto Cspedes). La Ideologa del Nacionalismo Indigenista: Matriz de la Novela Revolucionaria Franz Tamayo,^^ principal exponente del nacionalismo indigenista,^'* sali en defensa de la raza india y al hacerio, al propio tiempo, sent las ideas bsicas que a partir de los aos cuarenta definieron la ideologa del nacionalismo revolucionario.^^ Esas ideas estn recopiladas en un libro titulado Creacin de la pedagoga nacional ^'^ Con ellas su autor se

PAGE 61

52 propuso revalorizar a la raza indgena, rescatar sus virtudes, cimentar su orgullo, "rehacer una nacin que no es tal" (79). Tamayo empez y contino situando las tesis de Pueblo enfermo en primer plano, sin mencionarlo a Arguedas una sola vez. Era su forma de exteriorizar su desprecio hacia Arguedas; la opinin pblica supo comprender perfectamente a quien iban dirigidas sus palabras. Con estilo depurado de buen polemista empez resaltando las criticas de Arguedas y aparentando aceptarlas: "Afirman que no conocemos el aseo que somos alcohlicos, holgazanes, envidiosos, egostas, mentirosos y, sobre todo, perversos Todo esto y otras cosas ms son verdad" (28). Inmediatamente aade lo que constituye el prembulo de su categrica rplica, "pero lo que no es verdad es que el alma de nuestra raza slo conste, tratndose de costumbres y de tendencias, de aquellos elementos negativos y funestos" (28). El discurso que al principio contemporizaba con el de Arguedas, cambia bruscamente de tono. Sorprende al lector. Tamayo argumenta exhibiendo un talento nato de excelente fiscal acusador, afirmando contundentemente: "Esta es una calumnia que slo el cretinismo ... es capaz de lanzar contra toda una nacin y una raza" (28). Tamayo comprenda muy bien que exaltando los vicios "no vive ni se engrandece una raza" (29). Por eso, su objetivo supremo fiie revalorizar a la raza indgena, rescatar sus virtudes, restituir el orgullo,"^* "despertar la conciencia nacional, que equivale a despertar las energas de la raza" (48). En franca oposicin a las tesis racistas de Arguedas, Tamayo proclamaba que "el indio es el verdadero depositario de la energa nacional" (69). Los argumentos con que Tamayo respalda su tesis se pueden resumir en dos principales caracteristicas: la autosuficiencia, y su importancia como factor histrico.

PAGE 62

53 Tamayo vea la autosuficiencia del indgena no slo como virtud sino como prueba de vitalidad. Deca que gracias a su autosuficiencia el indgena ha sobrevivido, "en medio mismo de la depresin histrica, de su indignidad social, de su pobreza, de su aislamiento, en medio del olvido de los indiferentes, de la hostilidad del blanco, del desprecio de los imbciles" (69). En cuanto a la importancia de la raza indgena como factor histrico, Tamayo observaba que aunque relegados a la ms absoluta marginalidad social, en todos los grandes hitos histricos de la etapa republicana cuando la sociedad dominada por sus opresores entra en crisis y su estabilidad est daada, "el indio se hace factor de primer orden y decide todo [. ] y esa es la raza [ en la cual el] cretinismo .[y] los imbciles ... no ven otra cosa que vicios, alcoholismo, egosmo y el resto" (69). Contrastando con la actitud de Arguedas que slo sealaba problemas, Tamayo exigi la educacin para los indios,^^ a la vez, dilucidaba la razn por la que las clases dominantes siempre haban evitado civilizar al indio: era el fundado temor a perder sus privilegios de clase explotadora. Tamayo les dijo a los latifiindistas que educar al indio: "sera vuestra ruina irremediable e incontenible Sera el despertar de la raza y la reposicin de las cosas" (70). Pero Tamayo iba ms all de la mera transmisin de conocimientos cientficos, propugnaba el adoctrinamiento en el marco ideolgico de la liberacin. Tamayo que intua la importancia del factor subjetivo para cambiar la historia de Solivia, con visin poltica revolucionaria recomendaba, en 1910: "Hay que ensear a reaccionar de la histrica depresin en que vivimos. La raza est deprimida, encobardecida y estupefacta" (97).'"* La semilla ideolgica de esencia nacionalista estaba echada en el surco histrico e ideolgico y, habria de encontrar terreno abonado en las mentes y voluntades de los fiituros gestores de la Revolucin Nacional Boliviana, que habran de vivir el parntesis de una guerra antes de entroncarse con las ideas

PAGE 63

54 de Franz Tamayo y traducirlas aJ ensayo, el periodismo, el discurso parlamentario y callejero, y la novela revolucionaria, a cuyo anlisis nos vamos acercando y para cuya comprensin cabal estamos estableciendo los marcos de referencia ideolgico e histricos obligados y necesarios. La Guerra del Chaco y la Radicalizacin Poltica como Gnesis de la Novela Revolucionaria Las Diferentes Valoraciones Histrico-Literarias Numerosos estudiosos de la literatura y la historia boliviana, como Renato Prada Oropeza, han considerado la Guerra del Chaco (1932-1935) y la Revolucin Nacional (19521964) como los dos acontecimientos histricos de mayor resonancia en la historia boliviana desde comienzos del siglo XX hasta los sesenta *' Impelidos a establecer relaciones causales, tampoco han faltado novelistas e historiadores que destacan la guerra como el factor determinante para la revolucin/*^ Contrariando a estos ltimos autores, Augusto Cspedes, protagonista, narrador de ambos acontecimientos, ofrece de testimonio, que "la revolucin nacional fue ms efecto de la guerra civil que de la guerra internacional" ( Salamanca o el metafsico del fracaso 110).'*^ Todo aquel que ha estudiado a fondo el materialismo histrico sabe que ningn Estado oligrquico se desmorona por dos acontecimientos, por muy trascendentales que estos sean histricamente.'*'* Para la cada del Estado oligrquico boliviano concurrieron toda una serie de eventos, acontecimientos, contradicciones sociales, masacres obreras y represin poltica, organizacin revolucionaria, concientizacin del pueblo y su convencimiento de la necesidad del cambio de la sociedad boliviana,'*^ todos los cuales fueron reflejados en la novela y en algunos casos inducidos por la literatura, especialmente por cierto tipo de novela.

PAGE 64

55 En todo caso se puede admitir que la guerra fue la partera de la novela revolucionaria boliviana. La Novela y la Guerra del Chaco Dejamos a los historiadores la tarea de profundizar sobre el significado de la Guerra del Chaco. Por nuestra parte, vamos a discutir cmo la novela expres tres aspectos de dicha guerra que estn en relacin con la existencia y naturaleza del Estado oligrquico, asi como tambin se relacionan con el contexto prerrevolucionario posterior, en cuyo seno se escribi la novela revolucionaria. En primer lugar, analizaremos cmo algunas narraciones sealaron las causas, internas y extemas, de dicha guerra; demostraron que obedeci a una equivocada poltica oligarca tendiente a conjurar los conflictos sociales, y a la injerencia imperialista, respectivamente. En segundo lugar, analizaremos como las narraciones denunciaron la actitud antipatritica de la oligarqua durante el desarrollo de la guerra, pondremos de relieve la incapacidad y la corrupcin de la clase dominante. Finalmente, revisaremos las consecuencias polticas y sociales derivadas del fi-acaso militar que posteriormente encontraron su concrecin en la formacin ideolgica poltica de la generacin que escribi la novela revolucionaaria e hizo la revolucin nacionalista boliviana. Numerosos escritores coinciden en concluir que la guerra fue un evento deliberadamente inducido por la oligarqua. Por ejemplo, Jos Fellman Velarde, en su libro Historia de la cultura boliviana (1976) destaca la existencia, a finales de la dcada de los aos veinte, de un estado de crisis nacional. Esa crisis habra inducido a las clases dominantes a optar por la guerra como un recurso, contraproducente, para tratar de evitar la agudizacin de los conflictos poltico-sociales.'*'^ Augusto Cspedes no slo corrobora lo afirmado por Fellman Velarde, sino que aade que: "Del Chaco no surgi una conciencia [revolucionaria].

PAGE 65

56 sino el desorden propicio para incubarla" ( El dictador suicida 155). Ese desorden del que habla Cspedes empez a manifestarse en las causas internas y extemas de la guerra.'*^ La prueba de lo planteado la encontramos en el comportamiento beligerante y represivo de la oligarqua. A fines de 1931 los lderes ms destacados de la oligarqua empezaron, en tribunas callejeras, peridicos y el parlamento, a desatar una verdadera histeria blica, sembrando la ilusoria esperanza de una rpida victoria militar, al propio tiempo y con el pretexto de la guerra se desat la represin a la clase trabajadora.'** Entre los lderes oligarcas sobresali Daniel Salamanca, latifundista, conservador, de extraordinario arraigo y elevada autoridad intelectual entre los exponentes ms sobresalientes del feudalismo,"^ quien puso su fama y habilidades de comunicador social al servicio de los propugnadores de la guerra.^" La novela de aquellos das reflejaba no slo los aprestos de la guerra sino tambin la represin del Estado sobre las masas indgenas que se negaban a ser reclutadas. Por ejemplo, uno de los novelistas que mejor expres la represin a los campesinos en tiempos de la guerra fiie Oscar Cerruto, en su obra Aluvin de fuego (1932); al hacerlo enfoc el tema cuestionando los argumentos del gobierno. Subray que el gobierno consideraba que negarse al reclutamiento en tiempo de guerra era una traicin a la patria.^' Otros escritores, por ejemplo Luis Toro Ramallo, Chaco (del cuaderno de un sargento) (1936), a travs de sus novelas volvieron a discutir el asunto de la guerra, desde una perspectiva poltica. Toro Ramallo, el ms representativo, destacaba cmo el Presidente de la Repblica, Daniel Salamanca, enardeca a las muchedumbres reiterando la conviccin de que Bolivia ocupara fcil y rpidamente no slo todo el Chaco sino todo el Paraguay,

PAGE 66

57 incluida la ciudad de Asuncin, su capital. Segn Augusto Cspedes, Salamanca se comportaba con arreglo a una ficcin que el mismo la haba elaborado: la fantstica superioridad armada de Solivia. Cspedes transcribe la evaluacin del mariscal paraguayo Estigarribia: "la clase dirigente de Bolivia, tanto civil como militar, lleg ... a convencerse de que el aplastamiento militar del Paraguay slo significara una jornada de adiestramiento para las tropas bolivianas" (Salamanca 57). Los novelistas nombrados lograron plasmar en sus narraciones cmo Salamanca viviendo su ficcin y convirtindolo en lema poltico logr, en primer lugar, durante la campaa electoral, gracias a su espritu triunfalista asegurar su eleccin como Presidente de la Repblica. Luego, dueo no slo del poder sino contando con asombrosa popularidad para su causa belicista. Salamanca provoc y logr la declaratoria de la guerra." Lo asombroso no es que las prdicas de Salamanca hubieran disparado el can de la guerra, sino que siendo algunas absurdas hubieran convencido a todo su pas." La novela de la guerra del chaco tambin se ocup de sealar las causas extemas del conflicto. Entre las cuales como causa externa principal se destaca la injerencia del imperialismo norteamericano — de dicho planteamiento se derivara y definira una parte de la ideologa del nacionalismo boliviano. En las dcadas de los sesenta y setenta, historiadores bolivianos como Jos Fellman Velarde e Isaac Sandoval Rodrguez sealan, como uno de los factores determinantes de la Guerra del Chaco, las guerras entre las potencias imperialistas, envueltas en una lucha por un nuevo reparto de los recursos naturales en todo el mundo. El novelista y ensayista Tristn Marof, en su obra La tragedia del altiplano (1934) se les anticip en la denuncia del carcter imperialista del conflicto (6).^'*

PAGE 67

58 Tanto la novela como el cuento, adems de la prensa independiente y con inclinaciones marxistas, las unas, y nacionalistas, las otras, denunciaron vigorosamente la deslealtad de la compaa petrolera norteamericana. Para otorgar el valor de la veracidad a su denuncia Augusto Cspedes en Sangre de mestizos utiliz recursos paratextuales en uno de sus cuentos que documenta cmo, durante la guerra, la Standard Oil se neg a suministrar gasolina al Estado boliviano aduciendo falta de produccin.^^ En cuanto al desarrollo de la guerra, esta lie desde su inicio una serie casi continua de campaas desastrosas,'^ incriminaciones entre el gobierno y el estado mayor del ejrcito respecto a la responsabilidad en cuanto a los fracasos de la campaa." El Estado transfera a la tropa, es decir al pueblo, la culpabilidad de la derrota. La realidad histrica es opuesta y ha sido aclarada por Augusto Cspedes que desminti a la versin historicista oficial que atribua la derrota a la baja moral de la tropa ( Salamanca 82).'^ La novela-testimonio de Cspedes, adems de refutar la aporia del pueblo culpable demostr la tesis sobre el poder poltico propuesta por Ricardo Piglia, crtico literaro argentino: "El Estado es tambin una mquina de hacer creer" ( Crtica y Ficcin 180). Ms all de las causas de la guerra, las debilidades del poder y el discurso distorsionador de parte de la oligarqua, la guerra conmocion a todo el pueblo boliviano. Prueba de ello es la conclusin de Guillermo Francovich, destacado filsofo boliviano: "la Guerra del Chaco no fiie slo infierno material sino tambin martirio de la desesperanza" (223). Todos los escritores concuerdan en sealar que desencaden efectos econmicos y polticos altamente devastadores. Bolivia no slo utiliz todos sus recursos materiales y humanos disponibles, sino, que, tambin contrajo onerosos emprstitos extranjeros,'^ sufi-i

PAGE 68

59 enormes prdidas humanas y territoriales, y sinti que la crisis poltico-social de la pre-guerra se torn ms aguda. Por ello, Isaac Sandoval Rodrguez seala, que: "La derrota militar del Cliaco y la agudizacin de las contradicciones sociales, son el germen de la descomposicin final del proyecto oligarca. Proceso poltico que concluye con la Revolucin de Abril de 1952" ( Historia de Solivia 263). El germen de lo que Sandoval Rodriguez considera la descomposicin final del proyecto de la oligarqua tiene mucho que ver con el hecho de que la Guerra del Chaco revel los mayores defectos de la clase dominante, incompetencia y corrupcin, as como, tambin permiti que los bolivianos reconocieran la diversidad de su pas. Recurrimos a un cuento de Augusto Cspedes, con el sugestivo ttulo de "Las Ratas" para ilustrar la corrupcin administrativa del gobierno, una de las caractersticas que ms profijndamente deterior la imagen del liderazgo tradicional e hiri la sensibilidad del pueblo boliviano,^" afectado por enormes prdidas humanas.^' El cuento con mltiples referencias a entidades gubernamentales va demostrando cmo Nicanor Lanza Fricke, "joven distinguido", "reservista no movilizado", "emboscado incorregible",^^ a quien "una misteriosa afinidad le haba unido ... a todo el gabinete [ministros de Estado] que administraba gloriosamente la campaa" (174), y de quien "Ayer no ms un diario vespertino se referia a cierto joven contratista de municiones, diciendo que estaria bueno que fijese a ensayaras personalmente" (180). El cuento, usando el sarcasmo y la irona da fiel testimonio de que la corrupcin abarcaba todos los suministros, desde simples botones hasta aviones de guerra. Nicols negociaba, sobornaba, se enrqueca traficando con todo: "Botones que entregaba, ureas monedas que cobraba. Luego, el vrtigo de las finanzas nacionales lo llev a negociar

PAGE 69

60 con camiones, puentes, calzoncillos, y ms tarde con aeroplanos" ("Las ratas". Sangre de mestizos 174) La narracin de Cspedes pone de manifiesto la funcin de la literatura como expresin del sentimiento colectivo, en tanto refleja las condiciones psico-sociales sobre las cuales existen numerosos testimonios que la corroboran. Quiz uno de los ms importantes sentimientos colectivos se derive de la toma de conciencia de la diversidad nacional y lingstica. Ambas caractersticas estn registradas en "Seis muertos en la campaa", otro cuento de Cspedes: hay una escena en que dos prisioneros bolivianos estn conversando, ellos dicen, por ejemplo: -Huaushisay. Imapaj?". Lo notable es que los otros personajes que participan de la escena no entienden el dilogo ( Sangre de mestizos 124).^* De ese modo el cuento de Cspedes expres la diversidad tnica y lingstica de Solivia, lo que en la literatura de la poca era frecuentemente pasado por alto. Lo importante es reiterar que antes de la guerra Bolivia estaba completamente atomizada. Diferencias tnicas, regionales, y sociales separaban y aislaban a los individuos. Esas diferencias, especialmente la lingstica derivada de la tnica,*' al menos para la clase media no se revelaba, hasta antes de la Guerra del Chaco, como problema para la integracin nacional y consolidacin de la nacin. En contraste, durante la guerra, este problema, al igual que otros, se manifest plena y dramticamente. Como reproduce el cuento de Cspedes, en tiempos de la guerra muy pocos podan hablar tres o ms lenguas, no muchos eran bilinges, la mayoria hablaba nicamente la lengua de su regin, etnia o nacionalidad. Concretamente, la tropa, compuesta en su mayoria por nativos de las etnias aymar y quechua casi en su integridad habitantes rurales no podan comprender las instrucciones impartidas por una oficialidad

PAGE 70

61 mayoritariamente "blanca", urbana e ignorante de las lenguas nativas. Resultaba patente que los bolivianos compartan un territorio comn, pero no constituan una unidad nacional. Las narraciones contribuyeron a la racionalizacin colectiva de la necesidad de encontrar una unidad en la diversidad tnica y lingstica. Inspirndose en la experiencia de la guerra que propici la aproximacin fsica y espiritual entre los bolivianos, las narraciones plantearon que la integracin geogrfica, cultural y social seria el objetivo de la revolucin. La guerra sirvi de punto de contacto y zona de encuentro a los bolivianos, dentro de la mayor movilizacin humana jams realizada en Bolivia.^^ Al Chaco concurrieron reclutas pertenecientes a los treinta y dos grupos tnicos y razas existentes en todo el vasto territorio nacional.*^ En suma, la Guerra del Chaco fue el primer evento en la historia de Bolivia que propici el encuentro directo y la convivencia por tiempo relativamente prolongado de los componentes de toda la nacionalidad y clases sociales del pas.^* La importancia de este fenmeno fue lcidamente expuesta por quienes devendran posteriormente en los novelistas de la revolucin nacional boliviana. Finalmente, el 14 de junio de 1935, Bolivia y Paraguay firmaron el armisticio, sobrevino la Paz del Chaco, pero empez el estado de guerra civil de la sociedad boliviana. Periodo en el cual la oligarqua minero-feudal viviria su fase final. Dicho final comenz con el convencimiento de parte de la clase media de que nada positivo para el pas poda proceder de la oligarqua. Luego, se concretaria en el desencanto de algunos, civiles, intelectuales y algunos oficiales de las fuerzas armadas que racionalizaron y sobretodo desarroUarn los primeros niveles a partir de los cuales surgi aos ms tarde la conciencia nacionalista revolucionaria relacionada directamente con el contenido ideolgico de la novela que nos

PAGE 71

62 interesa centralmente estudiar. Como se podr apreciar, nuestra exposicin est tratando de establecer la relacin de continuidad que caracteriza el desarrollo de la Historia y la novela, sobre todo debido a la ntima relacin entre la Historia y la novela revolucionaria bolivianas, en otras palabras, el antiimperialismo, nacionalismo e identificacin con las causas populares que caracterizan a la novela revolucionaria son la transtextulizacin de lo que estamos exponiendo. La novela de la Guerra del Chaco puso en forma ms evidente y descamada la contradiccin de intereses entre el capital imperialista y la nacin, as como tambin revel dramtica y problemticamente a los bolivianos su diversidad tnica y cultural, despertando en ellos la necesidad de emprender el largo proceso de integracin de las nacionalidades, al quedar definido que el futuro nacional requeria de tal integracin en un plano de igualdad democrtica.™ Por todo ello, podemos decir que la literatura boliviana de los primeros cincuenta aos del siglo XX realmente desempe un papel ideolgico y poltico relevante, situndose, muchas veces a la cabeza de los grandes movimientos sociales, como lo ms esclarecido de la conciencia colectiva y nacionalista. La Novela como Reescritura de la Historia: Agudizacin de las Contradicciones Entre la Oligarqua Minero-Feudal y la Clase Trabajadora Las dcadas del treinta y cuarenta correspondieron a un periodo en el cual la contradiccin de intereses antagnicos existente entre la oligarqua minera-feudal y las clases populares alcanz su mximo nivel de agudizacin. Perodo en el cual hizo su aparicin la novela revolucionaria, distinguindose en su doble papel de intrprete de la historia y contribuidora a su cambio. En la presente seccin vamos a continuar desarrollando el nivel metodolgico correspondiente a la interpretacin de la Historia por medio de la novela.

PAGE 72

63 El fin de la guerra (1935) fiie el comienzo del progresivo enfi-entamiento de la clase trabajadora y la oligarqua. Esta ltima desarroll la represin militar como mtodo predilecto para fi-enar los reclamos reivindicativos de sus trabajadores y lo ejercit escalonadamente hasta alcanzar su mxima intensidad en 19427' El balance de siete aos de luchas obreras por mejorar sus salarios/^ vidas y condiciones de trabajo culminaron con la masacre de Catavi, que fue recogida y reinterpretada por la novela, adquiri una dimensin poltica en varias novelas, y constituye a nuestro entender el detonante del estallido revolucionario de 1952, razn por la cual analizaremos en detalle en el prximo captulo. Por ahora, dejamos establecida la idea que reconoce que las experiencias de la serie de masacres indujeron al movimiento sindical boliviano a comprender que la reivindicacin econmica de la clase trabajadora slo seria posible lograrla por medio de la lucha poltica. De ah, que los trabajadores mineros, en 1946, se fijaron como meta de su lucha la conquista del poder de la sociedad. La referida lucha poltica fiie el tema predilecto de la novela de la poca. (19421952).^'^ Murdo MacLeod, que toma como referencia la Guerra del Chaco, destaca el fenmeno analizando por separado las dos etapas en que divide el desarrollo de la literatura boliviana. De una parte, refirindose al tiempo anterior a la guerra (1825-1935); y de otra, al tiempo posterior, que nosotros denominamos periodo prerrevolucionario (1935-1952), remarca la diferencia en cuanto a los niveles de produccin de la literatura anti-oligrquica. De una parte, Murdo observa que "Before the war a few volees were raised in protest against the terrible conditions [of Bolivian society]" ( Bolivia and Its Literature 62). Por otra parte, MacLeod completa su apreciacin diciendo, "since the Chaco War there has been a flood of novis in them their writers try to give form to the passions of their time" (1 14).

PAGE 73

64 Al denunciar las terribles condiciones de la sociedad, a las que alude McLeod, los novelistas bolivianos, en general, marcan un hito nuevo. La narrativa social empieza a reconocer la necesidad de emprender una serie de reformas. Por ejemplo, Jess Lara, siguiendo los postulados de Franz Tamayo que reclamaba la educacin formal de los indgenas, denunci en su novela Surumi (1943) que los latifundistas se oponan a la alfabetizacin de los hijos de sus siervos recurriendo a todos los medios, atac con vehemencia la institucin del pongiiaje, y la explotacin de la mujer indgena sometida al abuso sexual de los propietarios, administradores y sacerdotes. Otros, todava anclados en el viejo gnero costumbrista, como Carlos Medinacelli, La Chaskaawi (1947) empiezan a tratar el tema, hasta entonces tab: la exaltacin del mestizaje. Con ello, la novela se ubica en el punto de partida de un anlisis y ataque profundo a la realidad imperante marcada por agudos prejuicios raciales. Junto a los nuevos enfoques de la realidad social expuestos en las novelas, hasta mediados los cuarenta, la mayora de los escritores parecan basar sus obras en sus experiencias particulares de ex-combatientes, as como tambin en las repercusiones de la Guerra del Chaco sobre la sociedad en general. Pero ya no se trata de la llamada "novela de la Guerra del Chaco", propiamente. La literatura lie dando cuenta de la evolucin de la lucha de clases; basndose en la realidad sintetiz la aguda crisis econmica de la postguerra. Como trasunto histrico mostr a las tropas desmovilizadas y a los prisioneros de guerra cuando estos retomaron a sus hogares, en 1936. Las obras narran la serie de problemas que tuvieron que confrontar los veteranos: desempleo, hambre en sus hogares y sobretodo una gran desilusin que los hizo sentirse traicionados por el sistema oligrquico que los llev a la guerra. Al respecto la novela de

PAGE 74

65 Oscar Cerruto, Aluvin de fuego reflejando la realidad de la poca dice: "¡No son los hombres sino el sistema lo que est podrido! ¡Nueva poltica no nuevos polticos es los que reclama Solivia!" (70) En la exhortacin al cambio de sistema poltico hecha por Cerruto, se va marcando el cambio en la forma de novelar; ya no se trata de seguir interpretando la realidad social, sino de luchar por cambiarla. En realidad los novelistas no estaban imaginando nada en el sentido poltico, los hechos que se estaban viviendo les servan de inspiracin. Por ejemplo, los veteranos que pudieron volver a sus trabajos o conseguir alguno, empezaron a tener activa participacin en los sindicatos, a cuyas luchas supieron dotar un renovado espritu combativo. En marzo de 1936 se produjo la primera huelga general de los trabajadores de Bolivia que estuvo a punto de convertirse en una insurreccin armada. Herbert S Klein realza el hecho de que dicho movimiento sindical sin llegar a plasmarse en la toma del poder para los trabajadores, contribuy a la sustitucin del gobierno.^'* La clase trabajadora empezaba a ser factor importante en la poltica del pas, para ello los escritores nacionalistas revolucionarios aportaron su valiosa contribucin. Por ejemplo, durante el gobierno del coronel David Toro fueron implementadas dos medidas que reflejan aquel momento de ascenso poltico de los trabajadores, nacionalizacin de la empresa Standard Oil of New Jersey, y creacin del Ministerio de Trabajo. Dichas medidas, de corte nacionalista y popular, fueron realizadas — segn Jerry W. Knudson — debido a las campaas escritas en la prensa, panfletos y manifiestos, y novelas — aadiriamos nosotros — ( Solivia. Press and Revolution 57-9)''^ Augusto Cspedes y Carios Montenegro se destacaron entre los escritores que ayudaron con su literatura a crear la conciencia necesaria para que dicha

PAGE 75

66 nacionalizacin pudiera contar con el respaldo de los sindicatos y de la Asociacin de excombatientes, organizaciones que se movilizaron en favor de la primera medida antiimperialista ejecutada en su pais. Respecto a la creacin del nuevo ministerio, lie altamente significativa la influencia ideolgica del naciente nacionalismo revolucionario tanto para su creacin como para la designacin de un dirigente obrero al alto cargo de Ministro del Trabajo ( Historia secreta 49). ''^ De acuerdo con la novela-testimonio El dictador suicida de Augusto Cspedes, Toro fue derrocado por el teniente coronel Germn Busch quien observ una identificacin ms estrecha tanto con los trabajadores como con los intereses nacionales: "Saba acercarse al pueblo con ademn de camarada afectuoso" (173). El texto de Cspedes, adems de brindar una imagen positiva del coronel identificado con el pueblo, guarda incuestionable intertextualidad con la Historia. Cspedes narra que Busch auspici que el Congreso de la Repblica transformado en Convencin Nacional, con mayoria de parlamentarios identificados con los trabajadores, aprobase enmiendas a la Constitucin haciendo que el Estado otorgue la misma proteccin tanto a empresarios como a trabajadores ( El dictador suicida 177).^^ Igualmente, por primera vez se legisl que el capital no slo deba perseguir fines de lucro sino que tambin deba jugar una fijncin social. Lo ms dramtico del testimonio de Cspedes se ubica al sealar que la nueva Constitucin caus alarma a la oligarqua, la cual provocada, adems, por otras medidas que la obligaban a someterse a las leyes del pas procedi, el 23 de agosto de 1939, a "suicidar" al presidente Busch.^* Desaparecido el presidente que haba intentado someter a la oligarqua bajo el imperio de las leyes e intereses nacionales, sucedieron a Busch una serie de gobiernos, todos serviles

PAGE 76

67 al Superestado minero, consiguientemente antipopulares. Su antipopularidad era bien merecida, pues, el Cdigo Busch, inspirado para brindar proteccin legal a los trabajadores, fue convertido en "letra muerta". La novela de Roberto Leyton, Los eternos vagabundos (1939), simboliza el abuso a los trabajadores por parte del Superestado. Hay una escena donde un minero reclama el cumplimiento del Cdigo del Trabajo sobre el perodo de descanso durante la jornada laboral. El reclamo da lugar a una replica sumamente elocuente: "¡Cllese bruto! La Compaa es repblica independiente. La culpa no es nuestra [ .] Ustedes han nacido para esclavos" (60-1). El desenlace trgico de Busch signific una etapa muy importante en la marcha en espiral ascendente de la relacin dialctica entre Historia y novela. Los nacionalistas revolucionarios extrajeron la conclusin de que la solucin a los grandes problemas nacionales no podra realizarse plenamente por medio de simples reformas econmicas o sociales. Como habran de formular sus postulados ideolgicos y objetivos polticos posteriores: una verdadera revolucin, entendida como la sustitucin del poder oligrquico por otro que fiaera la interpretacin de los intereses populares, se hizo tarea perentoria. La novela que liie escrita con posterioridad al magnicidio de Busch reflej dichos postulados ideolgicos y polticos, y, al hacerlo influy en la materializacin del objetivo revolucionario: la destruccin del poder poltico de la oligarqua. En el intermedio histrico y mientras los escritores nacionalistas iban tomando conciencia de la diferencia entre reformismo y revolucin, las medidas de los gobiernos antipopulares provocaron la reaccin de los trabajadores. En 1940, una vez ms, los fabriles y los ferroviarios de La Paz se lanzaron a la huelga que se extendi a todos los sectores y tuvo carcter nacional.™ Las demandas obreras contaron en el Congreso con la solidaridad

PAGE 77

68 y apoyo de un grupo de parlamentarios marxistas y nacionalistas pertenecientes a la clase media.^" La accin coordinada de sindicatos e intelectuales del sector de la izquierda parlamentaria permiti lograr algunas conquistas sociales para beneficio de los trabajadores, y, dio inicio a lo que seria la futura alianza poltica de las clases oprimidas de Bolivia. Al ao siguiente, los bien organizados sindicatos mineros se lanzaron a otra huelga. Esa vez el conflicto iba dirigido contra la mayor fuerza econmica y poltica del pas, el Superestado minero, por lo tanto esa confrontacin alcanz una magnitud extraordinaria; se produjo la mayor masacre de trabajadores de la historia de Bolivia. Este evento es crucial para explicar tanto la Revolucin Nacional Boliviana como la novela que coadyuvo a su realizacin, ello justifica que vayamos a referirnos a la serie de eventos de la masacre basndonos en la novela El precio del estao de Nstor Taboada Tern, publicada en 1960. Resumimos descriptivamente su argumento porque lo notable de esta novela es que su autor utiliza como paratextos informes de dos fuentes fidedignas: a) El informe de la Comisin de la Organizacin Internacional del Trabajo (NN.UU.) sobre los sucesos de Catavi; y b) El informe del Vice-President of the Union Department Store Employees (USA). Con el recurso paratextual, entendido en el sentido de Grard Genett, la novela de Taboada Tern reclama para s la veracidad atribuible a los textos de historia, con la legitimidad otorgada por los postulados de Hayden White. El precio del estao narra que el da 12 de diciembre de 1941, el gobierno militariz el conflicto. A partir de entonces, todo el ao 1942, los campamentos mineros estuvieron ocupados por tropas del ejrcito. Con el pretexto de proteger las propiedades de las empresas, en readad las Fuerzas Armadas de la Nacin estaban garantizando que no se

PAGE 78

69 paralizara la produccin, pues era de inters del Superestado aprovechar el incremento extraordinario de la demanda mundial del estao y el consiguiente incremento de ganancias. Por otra parte, insensibles a los derechos sociales de los trabajadores se negaban a reconocer el derecho laboral a una compensacin salarial ms justa. De acuerdo con la realidad histrica, la novela El precio del estao que es la narracin que brinda un panorama ms extenso, detallado y profiando de la masacre de Catav, por ser su tema central dicho evento,^^ narra que a principios de diciembre de 1942, y sin temer a la ocupacin militar de sus campamentos, los trabajadores mineros volvieron a declararse en huelga. Las minas quedaron aisladas del resto del pas, y, las poblaciones urbanas no podan informarse de lo que estaba pasando con la huelga de los mineros. En todo el pas reinaba una gran incertidumbre. El 25 de diciembre de 1942, la dictadura militar emiti un comunicado oficial que deca: "Hoy, gracias a haberse impuesto un espritu de serenidad y comprensin entre las clases trabajadoras, ha terminado la huelga en el distrito minero de Catav" ( Historia secreta 423). Una vez ms, los medios de informacin del gobierno estaban contribuyendo a la falsificacin de la historia al distorsionar la verdad de los hechos. El gobierno produca ficciones y las ofi-eca a la opinin pblica dndose la paradoja de una inversin de inciones: el poder usando la ficcin para encubrir la verdad, y los novelistas usando la ficcin para revelar la verdad. Lo que el discurso gubernamental estaba tratando de esconder ante la conciencia nacional e internacional era su total responsabilidad ante la masacre que acababa de perpetrar. En 1946, Metal del diablo. La vida de un rey del estao puso al desnudo los entretelones de la masacre de Catav; al ser divulgada entre sus lectores y oyentes proletarios

PAGE 79

70 aport su contribucin al desarrollo de la conciencia revolucionaria y al cambio del curso de la Historia. Aspectos que analizaremos detenidamente en el captulo cinco, por ahora, proseguimos estableciendo las referencias hipotextuales de la novela que acabamos de nombrar. El ejrcito boliviano que haba perdido tres guerras internacionales, en Catavi, el 21 de diciembre de 1941, escribi la pgina ms ignominiosa de su historia: ametrall a su propio pueblo. Organismos imparciales, nacionales y extranjeros, comprobaron posteriormente que la masacre se realiz en circunstancias que descartan cualquier sospecha de rebelin armada por parte de las vctimas. De acuerdo con la novela de Taboada Tern, se trataba de una manifestacin indefensa de ocho mil trabajadores mineros que marchaban pacficamente, hacia Catavi, pidiendo justicia. El ejrcito les conmin a detenerse, la multitud sigui avanzando, y, fue entonces cuando abrieron fuego de ametralladoras contra la masa que estaba prcticamente cercada e inerme. Las primeras vctimas de la brutal represin fueron las esposas, madres e hijos menores de los trabajadores. Entre ellas iba portando la bandera de Bolivia una mujer de origen aymara llamada Maria Barzola, convertida en mrtir y smbolo del proletariado boliviano. La masacre dej un saldo de vctimas que se estima pasaron de tres mil muertos. A partir de Catavi la conciencia poltica de las masas dio un salto cualitativo gigantesco, se empez a desarrollar el fermento social para que la ideologa y el programa poltico de la revolucin pudieran llegar a las mentes receptivas de los sectores interesados en poner trmino final a la opresin secular del pueblo. Igualmente, la tragedia de Catavi est ntimamente relacionada con la proyeccin nacional del liderazgo revolucionario,*'* con la produccin de la novela revolucionaria, y con la divulgacin de los principios ideolgicos

PAGE 80

71 y polticos nacionalistas que ayudaron a concientizar a las fuerzas que protagonizaron la revolucin. Otro evento importante en la confrontacin entre oligarqua y pueblo, es, sin duda, el trgico desenlace del gobierno del coronel Gualberto Villarroel, que concluy con su asesinato y colgamiento el 21 de diciembre de 1946.^^ El sacrificio de Villarroel acab por demostrarles que poco o nada se podra avanzar en el proceso de liberacin nacional si es que previamente no se destrua el poder poltico de la oligarqua minero-feudal, es decir, qued definida la va revolucionaria en todo su significado marxista de transformacin radical de las estructuras econmicas, polticas, ideolgicas y culturales de la sociedad. Conviccin que est plasmada y proyectada en la novela revolucionaria. Entre 1946 a 1951, la lucha por el poder poltico fue encarnizada en Bolivia. Dejando a los historiadores la tarea de analizar la poca, nos limitamos a sealar que se distingui por el estado de permanente conspiracin bajo formas diversas: agitacin social, huelgas, acciones armadas,*^ y una guerra civil. La serie de dictaduras a cargo del poder del estado boliviano usaron todos sus recursos represivos, incluida nuevas masacres de trabajadores. Finalmente, el penltimo gobierno oligrquico, tratando de impedir la subversin, convoc a elecciones generales en las que, para su sorpresa, el Movimiento Nacionalista Revolucionario enarbolando su programa de Nacionalizacin de las Minas gan por amplia mayora (1951). Frente al triunfo nacionalista, la oligarqua fragu un golpe militar. Se trataba de impedir que el MNR tomara control del gobierno. Con ello se cerr el ltimo captulo del prolongado dominio de la oligarqua, dndose paso a la revolucin.

PAGE 81

72 Debemos destacar con la vehemencia que lo estamos haciendo que para que la revolucin pudiera hacerse realidad fue preciso previamente despertar en la conciencia del pueblo boliviano la necesidad y el anhelo del cambio. Para generar dicho cambio ideolgico, los principales lderes fiindadores del M.N.R. e impulsores de la revolucin se dieron a la tarea de recoger la herencia espiritual e histrica de su pais a objeto de formular y difundir la ideologa del nacionalismo revolucionario boliviano. En las tareas de propaganda, proselitismo y educacin poltica de las masas oprimidas la novela lleg a jugar un papel importante, al servir de vehculo populizador de la ideologa del nacionalismo revolucionario. La Ideologa del Nacionalismo Revolucionario: Carlos Montenegro y Walter Guevara Arze Habiendo presentado un breve panorama de la Guerra del Chaco, y la agudizacin de las contradicciones entre la oligarqua y los trabajadores, ahora vamos a analizar la ideologa del nacionalismo boliviano. Ante todo, una idea respecto a su fuente histrica: es el resultado del continuo afn del pueblo por encontrarse consigo mismo, definirse a s mismo, y proyectarse al futuro con identidad propia, afn cuyo origen se remonta al tiempo en que las etnias autctonas eran libres del dominio imperial espaol y dueas de su civilizacin. Qu significa esta idea sobre la procedencia de la ideologa del nacionalismo boliviano? Significa, ante todo, discrepar con la opinin canonizada.*^ Lo que denominamos ideologa del nacionalismo boliviano, la visin del mundo propio, no tuvo sus orgenes en la Guerra del Chaco (1932-1935), como propusieron Klein, MacLeod, Mayorga, y, tantos otros. Tampoco comienza en la guerra por la independencia del yugo colonial espaol (1809-1825), como Carios Montenegro sugiere, mucho menos con la invasin espaola, la conquista y la

PAGE 82

73 colonizacin del Imperio Incaico (1532) -que la ideologa eurocentrista ha venido reclamando. Las races de la ideologa del nacionalismo revolucionario se remontan a los orgenes de lo que denominamos el polo materno del continuo cultural,^* ideolgico y tnico del pueblo boliviano, es decir, a sus ancestros indgenas (2.500 aos A.C).*^ Sin embargo, no siendo nuestro objetivo la formulacin de una teora de la nacionalidad boliviana, no discutiremos las expresiones ideolgicas indgenas, en cambio nos limitaremos a analizar los postulados formulados por Carlos Montenegro y Walter Guevara Arze, principales idelogos del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), el partido poltico que dirigi la revolucin boliviana de 1952. Carlos Montenegro Carios Montenegro en Nacionalismo y coloniaje (1943),'" un extenso ensayo,^' ofrece una nueva versin de la historia de Solivia, desde 1780 a 1935, como seal, en su prlogo, su propsito era "restablecer la verdad ... de la historia patria" dirigindolo a la conciencia del pueblo, y con la finalidad de ayudarlo en su praxis revolucionaria. Es interesante observar que Montenegro se caracteriza por destacar la permanente lucha del pueblo boliviano por afirmar su espritu de libertad e independencia. En su documentada exposicin abarca desde la primera sublevacin de la masa nativa contra el colonialismo espaol, hasta el inicio de la lucha de la clase media y el proletariado contra la dominacin oligarca y el imperialismo. En Nacionalismo y coloniaje Montenegro expone una trada de aspectos que identifican los grandes problemas nacionales, sealan las causas que los determinan y proponen la revolucin nacional como la necesara y posible solucin, a los prmeros. Esta trada de aspectos vamos a analizarlos. Para cuyo efecto los estamos sistematizando en cinco

PAGE 83

74 tesis, inferidas por nosotros del texto de Montenegro. La tesis fundamental caracteriza a la sociedad boliviana como profiindamente dividida y en conflicto permanente; la segunda tesis destaca la contradiccin antagnica entre la naturaleza feudal de la base econmica de la sociedad y la existencia de elementos que corresponden a una superestructura capitalista; la tercera tesis define al Estado boliviano en su doble condicin de ente sometido, tanto a la oligarqua minero-feudal como al imperialismo; la cuarta tesis demuestra que la independencia econmica del pas y la liberacin de sus clases oprimidas es viable mediante la alianza de los sectores explotados por la oligarqua y sometidos por el imperialismo; finalmente, la quinta tesis proclama la insurreccin armada como el medio para llevar a cabo la Revolucin Nacional. La importancia de discutir las tesis ideolgicas del nacionalismo revolucionario obedece al hecho de que las novelas revolucionarias las intertextualizan, de ese modo adquieren la condicin necesaria para ser analizadas, caracterizadas y consideradas como revolucionarias, tarea a la que vamos encaminndonos al indagar la naturaleza de las tesis de Montenegro. Observemos que Nacionalismo v coloniaje sustenta desde su ttulo, la antinomia entre las dos principales fiaerzas de la sociedad boliviana dividida en dos principales estratos: la colonialista, minoritaria, oligrquica, extranjerizante, y dominante, y la nacionalista, mayoritaria, dominada, y autonomista. Montenegro, al explicar que los referidos estratos sociales se debaten en "querella secular e intransigente", identificaba claramente "un conflicto de dos tendencias histricas", con ello explicitaba la tesis de la sociedad dividida y en conflicto permanente, y superaba la teoria marxista de la lucha de clases, tesis central de su ensayo (72-3).^^ Al argumentar y demostrar su tesis central, Montenegro formul, tambin, la tesis

PAGE 84

75 sobre el carcter antagnico entre la naturaleza feudal de la base econmica de la sociedad y los elementos supraestructurales que corresponden a una estructura econmica capitalista.^^ Segn esta tesis la sociedad boliviana es definida en lo econmico como predominantemente feudal y en abierta contradiccin con el sistema poltico e ideolgico liberal: "Es tan absurdo pretender que la economa feudal prospere al amparo de las instituciones liberales, como pretender que las instituciones coexistan y tengan vitalidad slida a base de la economa feudal" (194).'^ En cuanto a la tercera tesis, sobre el doble sometimiento del Estado boliviano a poderes econmicos, tanto nacionales como internacionales, el ensayo demuestra que la oligarqua minera, convertida en Superestado, ha "suprimido al Estado, sustituyndolo en sus funciones y tomando sus fueros al punto de ser ella" (196),^^ por otra parte, Montenegro precisa la dependencia econmica respecto a los capitales transnacionales en la siguiente idea: "Bolivia ya no vive propiamente por s. Representa, sumisa al dictado ajeno ... su dependencia del extranjero,^^ slo ideolgica hasta ese da, toma las formas definitivamente serviles de la dependencia econmica, que es dependencia vital" (224).^^ La cuarta tesis, la que propugna la alianza de clases, de los sectores explotados por la oligarqua y sometidos por el imperialismo, para hacer posible la independencia econmica del pas y la liberacin social, es quiz desde el punto de vista poltico, la ms importante de todas, pues, deja fijada la tctica del movimiento revolucionario en su esencia policlasista: "el orden social no se rompe sino al empuje conjunto de todas las clases transitoriamente fiisionadas por el descontento" (46).''^ Con la definicin policlasista de la fuerza que deba llevar a cabo la transformacin de la sociedad boliviana. Nacionalismo v coloniaje defini el carcter nacionalista y no comunista del proyecto revolucionario.

PAGE 85

76 Queda por analizar la tesis de la insurreccin popular. Montenegro extrajo de la historia de Bolivia la conclusin que la quiebra del estado opresor slo es posible cuando se logra derrotar previamente a su aparato militar. Idea de la que parten su exaltacin del motn y su llamamiento a la insurreccin armada, sin cuya contribucin terica as como su aplicacin prctica, diez aos ms tarde, hubiera sido imposible la Revolucin Nacional Boliviana. ""^ Montenegro argumentaba en favor de su tesis insurreccional recordando a sus lectores bolivianos que la independencia de Espaa se logr por medio de la lucha armada, en la que participaron activamente tanto hombres como mujeres: "El hecho de que las mujeres de Cochabamba tuviesen que defender su ciudad contra el ejrcito espaol da una idea de cmo fueron los hombres del pueblo diezmados por las balas extranjeras" (62). Pone de relieve la contribucin de los mestizos que participaron en "aquella lucha [de] manera exclusiva. La acaudillaron los indomables guerrilleros mestizos casi todos" (61).'' Lograda la independencia poltica, tanto las clases opresoras como las oprimidas hicieron del levantamiento, civil o militar, el recurso para conservar o modificar el curso de la historia nacional: "El motn es — sostiene Montenegro-, fenmeno caracteristico ... y poco menos que denominador comn del suceder poltico de Bolivia" (70). Pero, Nacionalismo v coloniaje trasciende ms all del motn tradicional. Al respecto, su mensaje es claro. El motn boliviano, como el latinoamericano, casi siempre destinado a cambiar presidentes, debe transformarse en insurreccin revolucionaria que haga posible el "renacimiento" nacional, para dar paso a una nueva Bolivia: "Si estas dos fuerzas tradicionalmente enemigas chocaran -Montenegro se referia a las tendencias colonial y nacionalista, habra sonado la hora del renacimiento para Bolivia" (243)."^^

PAGE 86

77 Nosotros queremos cerrar este breve anlisis de las principales tesis contenidas en Nacionalismo y coloniaje transcribiendo el pensamiento con que Montenegro cerr su ensayo -pensamiento que refleja sus cualidades literarias que haba tenido que sacrificar para dedicarse por entero a la revolucin: "Jams tuvo la Repblica, en efecto, otra nocin de su existencia que la de la pelea. Por eso vivi con el nombre de patria, ms gloriosamente que nunca, en la edad de los guerrilleros, cuando no pasaba un da sin matar y sin morir por la independencia del pueblo nativo" (243). En los aos sucesivos, una plyade de dirigentes polticos y sindicales, periodistas y novelistas habran de aplicar las ideas de Nacionalismo y coloniaje en discursos parlamentarios y callejeros, programas y manifiestos polticos, en artculos de prensa y radio, cuentos y novelas, dirigidos todos a lectores y escuchas de los cuales saldran los heroicos luchadores revolucionarios que terminaran por abatir el poder de la oligarqua minero-feudal. Entre la vasta literatura escrita para impulsar la revolucin y sin desmerecer, en nada, el aporte de todos y cada uno de dichos escritos, estamos convencidos de que Metal del diablo fiie la que mejor sirvi de correa transmisora de la ideologa del nacionalismo revolucionario por razones que vamos a exponer en el captulo cinco, como parte de la demostracin de nuestra tesis. Ahora lo que tratamos es de explicar las caracteristicas de las dos fiientes que sirvieron de inspiracin ideolgica a la Revolucin Nacional Boliviana.

PAGE 87

78 Walter Guevara Arze Por su parte, Walter Guevara Arze, en mayo de 1946, dio a conocer el folleto titulado "Manifiesto a los campesinos de Ayopaya",^"^ cuyo propsito era explicar al pueblo "la teora, los fines y los medios de la REVOLUCION NACIONAL" qos aos del cndor 415).'"^ El manifiesto, con su discurso, claro y conciso, se convirti en una gran ayuda ideolgica y poltica para que el pueblo boliviano empezara a comprender las causas y consecuencias de los principales problemas nacionales. Antes de que se publicara, tanto este manifiesto, as como, tambin. Nacionalismo y coloniaje la ignorancia por parte del pueblo respecto a la realidad histrico-social era lo caracterstico."*^ Tambin ocultar, distorsionar, y enmascarar la realidad era la moneda de uso corriente de parte de la oligarqua, para mantenerse como lite opresora. Por todo eso, Guevara Arze escribi: "uno de los secretos del poder de la oligarqua era precisamente mantener al pueblo ignorante de sus verdaderos problemas" (416). Justamente en oposicin a dicha poltica cultural de la oligarqua se alz el "Manifiesto a los ciudadanos de Ayopaya". Empezaba preconizando que los sectores oprimidos requeran "entender las causas que determinan el desarrollo social y el papel que [les] tocaba desempear en el mismo" (417), en otras palabras su autor sostena que no debe existir ninguna accin poltica que no est previamente guiada por una teora poltica. En cuanto al contenido del manifiesto, es un documento terico cuyo anlisis gira en tomo a la discusin de cuatro grandes sistemas polticos: nazifascismo, socialismo, democracia y nacionalismo.'"^ Es innecesario en el presente trabajo referirse por extenso a

PAGE 88

79 los argumentos con los que su autor demuestra la validez de su teora en favor de la democracia y el nacionalismo. Nuestra adhesin a la honestidad intelectual nos induce a aclarar que slo vamos a destacar aquellos conceptos que a nuestro entender constituyen sus cuatro principales tesis. La primera tesis seala: la contradiccin fundamental en Bolivia, y en toda sociedad semicolonial, es entre el imperialismo y la nacin, y se manifiesta en el atraso en que se encuentra el capitalismo.^"^ Guevara Arze deriva dos consecuencias de dicha situacin. El atraso ofi'ece a la burguesa nacional amplias oportunidades de inversin, ste sera el primer efecto. Segundo, las contradicciones entre la burguesa y los trabajadores no alcanzan un grado de crisis insoluble. En cambio, lo que crea crisis sociales agudas, tambin deforma la economa de los pases semicoloniales, es el capital imperialista. Guevara Arze enfatizaba que el imperialismo impeda el bienestar del pueblo e igualmente frenaba el desarrollo econmico nacional. El papel obstruyente respondera -segn el manifiestoa la naturaleza rapaz de los capitales de la metrpoli, es decir, a que "se especiali[ce] -el imperalismoen extraer materias primas de los pases de desarrollo econmico atrasado, al mismo tiempo que se lleva a las metrpolis el rendimiento de la explotacin que aquella produce" CEl manifiesto 425)." La segunda tesis declara que las luchas del movimiento obrero son parte de la lucha por la liberacin nacional. Guevara Arze ofrece como ejemplo: el diferente efecto final que provoca un aumento salarial, otorgado a los obreros en la metrpoli, de aquel que se provoca al elevar los salarios en la semicolonia. En ambos casos, el dinero, equivalente a la masa total del aumento salarial, circula dentro del respectivo pas y beneficia directa o indirectamente al capitalista local. La diferencia radicaria en que de no producirse tal aumento en la

PAGE 89

80 semicolonia, no slo pierden los obreros ese dinero adicional sino directamente toda la economa del pas sometido. Por lo tanto, toda conquista salarial en la semicolonia es una pequea, no por ello menos importante, recuperacin de la riqueza que se lleva el capital imperial a la metrpoli: "Las reivindicaciones obreras adquieren entonces la categora de reivindicaciones nacionales" (430)/^^ La tercera tesis, reclama que no existe una verdadera democracia en una sociedad de extrema desigualdad social, entendida en el sentido expresado por el conocido lema del ms demcrata de los presidentes norteamericanos, Abraham Lincoln, que sostena como principio: "El gobierno del pueblo por el pueblo y para el pueblo". Guevara Arze enfatiza que la democracia slo puede alcanzarse cuando se otorga igualdad de oportunidades a todos, "donde hay extremas desigualdades la democracia es un mito .No es precisamente esto lo que ocurre en Solivia? Patio y cualquier Mamani son extremos de riqueza y miseria" (424).'^^ Guevara Arze coincidiendo con la teora de Montenegro, tambin seal que el feudalismo impeda establecer la democracia. El manifiesto observaba el comportamiento de los propietarios de las grandes extensiones de tierra con relacin a los indgenas, que no por evidente y obvio resulta necesario e importante citar. Se trata de que los "seores feudales" no conceban la peligrosa idea de que sus colonos pudieran tener iguales oportunidades y derechos que ellos (427). La cuarta tesis de Guevara Arze seala que la liberacin del pueblo es posible slo dentro de la Revolucin Nacional que sin negar la lucha de clases no se basa en ella. Esta tesis, al igual que la de Montenegro, constituye el deslinde ideolgico con el marxismo ortodoxo, pues, refuta la teora de la lucha de clases, elemento esencial de dicha doctrina.'" Usando el mtodo socrtico, Guevara Arze plantea en su discurso preguntas y respuestas:

PAGE 90

81 "Quines explotan a los obreros bolivianos? Las grandes empresas mineras y algunas empresas ferroviarias cuyos beneficiarios no viven en Bolivia" (430). Luego, en confrontacin ideolgica con los comunistas, el polmico autor prosegua razonando, "Contra qu burguesa podra entonces dirigirse su revolucin? Pretenden alcanzar a los accionistas que viven en Londres, Nueva York o Buenos Aires?" (430). Al caracterizar la situacin del pas de dependiente del imperialismo, Guevara Arze sostena una importante meta, y una no menos importante estrategia. El Manifiesto de Ayopaya postulaba alcanzar la liberacin econmica mediante la nacionalizacin de las minas y ferrocarriles, entonces en manos extranjeras. De ese modo, Walter Guevara Arze propona la lucha antiimperialista como tarea central de la revolucin nacionalista boliviana. Tarea posible slo a escala nacional y no como una reivindicacin exclusiva de la clase obrera. De lo cual se desprenda como estrategia la poltica de unir a todas las clases oprimidas, campesinos, artesanos, obreros, clases medias e inclusive a la burguesa nacional, en una slida alianza de clases en lugar de promover la lucha entre ellas."" El Desarrollo de la Conciencia Revolucionaria es la Principal Contribucin Histrica del Nacionalismo Revolucionario En la seccin anterior expusimos que Carlos Montenegro haba reescrito la historia de Bolivia; analizamos que para este idelogo, el problema ftindamental de la sociedad boliviana se planteaba en trminos de contradiccin existente entre una minoria colonialista y una mayora nacionalista, la cual poda ser resuelta nicamente por medio de la insurreccin armada. Por otra parte, expusimos que Guevara Arze haba formulado la teora de la revolucin nacional antiimperialista, subrayando que la alianza de clases era un requisito

PAGE 91

82 bsico para alcanzar la liberacin nacional, sin negar la existencia de la lucha de clases. Observamos, tambin, que las aspiraciones populares por el bienestar econmico, el progreso de las instituciones polticas y la dilisin de la cultura no pasaban de ser un mito, dentro del sistema dominado por el imperialismo. Por otra parte, destacamos que. El "Manifiesto a los campesinos de Ayopaya" y Nacionalismo y coloniaje posean un mensaje comn que est concretado en el llamamiento poltico a la insurreccin popular. Dicho llamamiento en el discurso de Montenegro alcanza un apotesico nivel climtico en la idea siguiente: "cuando el pueblo comienza a comprender estas circunstancias, surge un movimiento de rebelin que tiene los caracteres de una rebelin nacional y no simplemente de clase" (429), Con ello se completaba no slo una nueva concepcin de la Historia de Solivia sino tambin la demostracin terica de la necesidad histrica de la Revolucin Nacional. De lo expuesto se puede inferir que cuando se manifiesta una ideologa revolucionaria, como es la sustentada por Montenegro y Guevara Arze, que apunta en contra del orden dominante establecido, y est dirigida a subvertir la conciencia de los dominados, se produce la receptividad del sentido. El grado, mayor o menor, de dicha receptividad, depende de las condiciones histricas: "Para el materialismo histrico, el sentido es ya un efecto de la historia y los sujetos son sus soportes y sus efectos" (Braunstein 35). Cuando la historia boliviana manifestaba objetivamente sus efectos sociales, agudizacin de la crisis general del sistema, se escribi la ideologa del nacionalismo revolucionario,"^ se trataba de contribuir con ella al desarrollo de la conciencia revolucionaria, y por ende a la realizacin de la revolucin. Dicho resultado e posible sobre

PAGE 92

83 la base del significado de los contenidos de las tesis de Montenegro y Guevara Arze y el efecto que ejercieron en sus lectores gracias a una amplia labor de divulgacin, propaganda y popularizacin de los postulados ideolgicos, entre los cuales debe reconocerse a una especfica forma narrativa, la novela revolucionaria. Para evitar que nuestra tesis sea confundida con una concepcin idealista, que supone el predominio absoluto de las ideas sobre las realidades, subrayamos que las ideas contenidas en el discurso ideolgico y las novelas nacionalistas encontraron amplia recepcin nicamente por poseer el mrito de saber expresar la realidad objetiva de su tiempo, es decir, el enfi-entamiento entre los intereses econmicos de los campesinos, obreros, pequea burguesa, y de la burguesa nacional, de una parte, y por otra, los intereses del imperialismo y la oligarqua minero-feudal. La sincrona entre tiempo histrico y novela otorg el sentido revolucionario a los contenidos de denuncia. Propici que las tesis de Montenegro y Guevara Arze cumplieran con una finalidad propagandstica-educativa, dirigida a modificar la conciencia, tanto individual como colectiva, de sus lectores respecto al conocimiento de las verdaderas causas econmicas que determinaban su condicin de seres oprimidos. Lo anterior es comprensible si nos atenemos a la tesis de Antonio Gramsci: "Los hombres toman conciencia de los conflictos de la estructura [econmica] en el terreno de la ideologa" (E] materialismo histrico y la filosofa de B. Croce 48). Cumplida la tarea que nos habamos propuesto, establecer el contexto histricoideolgico en cuyo seno se desarroll la produccin-recepcin de la novela revolucionaria boliviana, y que la hemos realizado tratando de explicar la historia nacional por medio de las narraciones contenidas en las novelas de gnero social, tenemos por delante la tarea de demostrar cmo la novela que denominamos revolucionaria contribuy a cambiar el curso de

PAGE 93

84 la Historia de Bolivia. Para ello necesitamos analizar las novelas Vocero y Metal del diablo. La vida de un rey del estao tanto desde el punto de vista de su produccin como de su recepcin. Tarea a la que nos abocamos en los prximos captulos. Notas 1 Para emprstitos se puede consultar: Pealoza (227). 2. El gobierno boliviano presidido por Ismael Montes, firm el contrato Spenyer, prstamo con el cual se financiaron las principales lneas ferroviarias, las cuales acabaron cayendo bajo el control de la compaa inglesa Antofagasta & Chili Railroad (Marsh, 73-79). 3. Issac Sandoval Rodrguez sostiene que "En 1914, el 98% de las empresas mineras existentes en el pas son extranjeras" de las cuales "El Presidente Ismael Montes -escribe Sandoval Rodriguezen el Mensaje al congreso de 1914, tiene la paciencia de enumerar ms de 25 empresas extranjeras importantes en el territorio" (1987 233). El historiador peruano Basadre, al analizar a otro gobierno boliviano, el de Bautista Saavedra, lleg a la conclusin de que a menudo el estmulo a la inversin de capitales extranjeros en Bolivia conllevaba resultados adversos a los intereses nacionales (658). Entre 1920 y 1921 la compaa Richmond Levering, de Nueva York y la William & Spruille Braden obtuvieron en concesin gratuita tres millones de hectreas, que ms tarde vendieron a la Standard Oil Company, compaa que empez operando con xito a partir de 1925. Para los contratos con las compaas petroleras ver Loza (35-72) y para un anlisis econmico-poltico consultar Sergio Almaraz, (90). 4 El socilogo boliviano Arturo Urquidi Morales refiere que una pequea oligarqua blanca de latifundistas era propietaria de las tierras ms ricas y accesibles de la nacin y que contaban con el trabajo gratuito de colonos o pongos, a cambio de proveeries a los indgenas sin tierra, el uso y usufructo de una pequea parte del latifiindio para suplir su msera subsistencia ( La comunidad indgena, precedentes sociolgicos, vicisitudes histricas 70-89). Jos Fellmann Velarde ofi-ece informacin ms precisa, da cuenta que los gobiernos liberales auspiciaron los despojos de las tierras comunitarias indgenas, y "el latifiindismo de tipo semifeudal creci tambin en forma desmesurada a tal punto que, de todas las tierras laborables, ms de 80% llegaron a hallarse en manos del 3% de la poblacin" (32). 5. Al respecto, William E. Crter, antroplogo norteamericano, pudo constatar que se alquilaban a los siervos y las haciendas se vendan y compraban juntamente con ellos: "as late as 1952 advertisements continued to appear in La Paz papers offering to rent bound peasants as servants and suppliers of dung (^'Alquilo pongo con taquia") or to sell estates with specified numbers of laborers and animis ['vendo finca con 50 pongos y 400 ganado

PAGE 94

85 ovino (sic.)]" ("Revolution and the Agrarian Sector". Beyond the Revolution 238). Igualmente dramtica es la revelacin de Octavio Salamanca que en su ensayo titulado En defensa de Solivia. Respuesta a "Pueblo Enfermo" (1914), dijo: "no es la superficie la que valoriza los terrenos, es el indio. El comprador de una finca lo primero que pregunta es el nmero de ellos; sin stos queda estril y sin produccin y como consecuencia sin valor alguno" (32). 6 "[El capitalismo] obliga a la sociedad a desarrollar su capacidad y crea as esas condiciones naturales, que son las nicas que pueden establecer las bases para una sociedad ms evolucionada, una sociedad en la cual el desarrollo completo y libre de cada individuo es el principio rector" ( El Capital I 648-9). 7. Como se sabe el concepto "sobre explotacin" de los trabajadores fiie elaborado por Marx. Lo emple para designar el resultado de la intensificacin de la jomada laboral, con el consiguiente aumento de la productividad de la fuerza de trabajo, y manteniendo el salario al nivel correspondiente a la "plusvala relativa". 8. Jaime Martnez Salguero, con su libro El relato minero de Solivia se ubica a la cabeza de los crticos bolivianos cuando sostiene que "La mejor novela minera es aquella que lleva su carga vital y de autntico sentimiento en pos de expresin de protesta, de informacin, de descripcin vivida de la realidad" (15). 9. Informacin especfica sobre los medios no siempre honorables empleados para realizar la acumulacin originaria del capital boliviano pueden leerse en: Figuras del pasado. Gregorio Pacheco 1 17-20, de Jaime Mendoza; en la biografia Flix Avelino Aramayo y su poca. 1846-1929 359-65, escrita por Adolfo Costa Du Res; y, en Metal del diablo 77-104, de Augusto Cspedes. 10. Para una amplia conceptualizacin de la categora "Acumulacin originara del capital" se puede consultar El Capital. Tomo I: captulos XXI, XXII y XXIV; Tomo III: captulos X, XII y XIV. 11. Herbert Klein, refirindose al origen de la fortuna de Patio, comenta lo siguiente: "amas su legendaria fortuna en la que iba a ser la mina ms rica del mundo en sus tiempos. Con la riqueza que produjo La Salvadora, Patio empez a expandirse" (1968 42). 12 Manuel Carrasco estimaba que considerando nicamente su patrimonio establecido en Solivia, Patio era el mayor capitalista, controlaba ms del cincuenta por ciento de la industria boliviana del estao, y al propio tiempo era el mayor banquero privado (Carrasco 299). 13 La denominacin quiere expresar que la oligarqua del estao alcanz el ms alto grado de hegemona econmica, poltica y cultural al controlar el Estado. Segn lo expuesto por Antonio Gramsci -interpretando el concepto de "sociedad civil" de Hegeldebe entenderse dicho concepto "en el sentido de hegemona poltica y cultural de un grupo social

PAGE 95

86 sobre la entera sociedad, como contenido tico del Estado ... en la nocin de sociedad civil est el centro del poder y en tal sentido pudiera decirse de que Estado = sociedad poltica + sociedad civil, o sea, hegemona acorazada con coaccin" (290). 14. La conversin de la compaa boliviana de Patio a norteamericana en 1924 y la fuga de sus capitales al exterior no obedeci simplemente a un inters expansionista, sino ms bien, como certeramente seal Luis Pealoza, respondi originalmente al inters de Patio por evadir el pago de impuestos en Bolivia, por ello estableci su Patio Mines & Enterprises Consolidated Inc., en el Estado de Delaware, el nico que en los Estados Unidos exime del pago de impuestos sobre utilidades de capital (445-46). 15. Polmica sobre el gran dilema histrico planteado por la oligarqua dentro del sentido shakesperiano aplicado al proyecto de soberana e independencia: la pregunta del ser o no ser nacin. 16. En el ambiente boliviano Arguedas fue siempre acerbamente criticado por los nacionalistas. Augusto Cspedes calific a Arguedas de "rentista de la denigracin nacional" (1987 204). Los crticos pertenecientes a la nueva generacin que traspone al nuevo milenio coinciden con Edmundo Paz-Soldn que en su ensayo "Nacin (enferma) y narracin: El discurso de la degeneracin en Pueblo enfermo de Alcides Arguedas" que seala: "En su inagotable clasificacin de los males, Arguedas convierte a su texto en una condensacin de los discursos de la degeneracin que circulaban a principios de siglo en Amrica Latina Su imagen de la sociedad boliviana, privilegiaba lo degradado, lo decadente" (63). 17. Adolfo Costa Du Res en su biografa de Flix Avelino Aramayo anexa una carta de ste que dice: "Bolivia ha perdido para siempre las condiciones necesarias para ser nacin independiente nuestra historia de nacin independiente a concluido ... no puede surgir mediante su esfuerzo aislado sobre todo con una poblacin ignorante" (366-69). 18. Augusto Cspedes explicaba, que "El liberal Arguedas situaba la causa del malestar boliviano en la raza, en el pueblo. Lgicamente, tena que ser pesimista porque a esa raza, no le hallaba otra va de salida que el estrechsimo callejn de la lite liberal, callejn que conclua en las oficinas de la Patio Mines" ("La revisin de nuestra historia ." El Diario 15 de diciembre de 1956). 19. Aporia que fue internaliza por los oprimidos al extremo de inducirios al cambio de sus identidades en el registro de ciudadana y que consta en el siguiente testimonio: "A mis diecinueve aos surge el nombre de Luciano Tapia Quisbert del fondo de la iniquidad y la infamia del apartheid boliviano, en tanto que mi nombre legtimo de Lusiku Qhispi Mamani queda soterrado en el olvido y la vergenza" (Quispi Mamani 1 72). 20. El presente trabajo recoge la influencia de Arguedas y Tamayo en la formacin del nacionalismo revolucionario, pero dejamos constancia que igualmente influyeron en la formulacin del nacionalismo de derecha. Entre los ltimos y siguiendo la huella de Arguedas se destac Fernando Diez de Medina para quien los nativos eran la causa de los problemas

PAGE 96

87 nacionales: "La disparidad tnica conspira contra la unidad poltica ... En un sentido ontolgico-humanista, no somos, todava. Estamos en trance de ser" (1944, 17). 21. Claudette Rose-Green, en "Correspondencias y divergencias entre Raza de Bronce y Pueblo Enfermo ", un breve e interesante ensayo critica las obras de Arguedas, "en tanto que proyectan una visin pesimista de condena del indio en trminos racistas Pueblo enfermo pretende destruir el mito del indio como 'buen salvaje' -encuentra una clave en la tesis racista y cita Arguedas cree que ia manera de ser de los pueblos hispanoamericanos difiere segn la cantidad y calidad de sangre indgena predominante en cada uno de ellos'" (89-95). 22. Jos Enrique Rod -a quien Arguedas cita en su polmico libro — le dijo: "Los males que usted seala ... no son exclusivos de Solivia; son en su mayor parte, y en ms o menos grado, males hispanoamericanos: y hemos de considerarlos males transitorios Usted titula su libro: PUEBLO ENFERMO. Yo lo titulara: PUEBLO NIO" (citado de la nota de "Advertencia de la tercera edicin". Pueblo enfermo IV). 23. Jerry W. Knudson juzga que, "Bolivian leaders had been dominated by the pessimism and defeatism of Alcides Arguedas' s classic Pueblo enfermo Sick People of 1909, with its notorious dictum, 'Wherever you place your fnger in Bolivia life, you will produce pus'" (69). 24. El crtico espaol Antonio Lorente Medina sita a Arguedas en la "rbita patiista", oligrquica decimos nosotros: "Siempre fue la suya una integracin problemtica, de relaciones tensas con la realidad nacional [. .] su entrada en la diplomacia-poltica boliviana; su labor periodstica, en la rbita patiista y su actividad poltica dentro del liberalismo montista son hechos indudables. ." (425). 25. El crtico Paz-Soldn parafraseando a Jos Roberto Arze sostiene que Arguedas "se atrevi a explicitar los prejuicios racistas que existan en las lites crollas desde la colonia" (65). 26. La visin negativa que da Arguedas de la pasividad del indgena no le permiti comprender que dicho comportamiento refleja esencialmente la capacidad de convertir el sufrimiento en voluntad de resistencia pasiva que es tambin una forma de rebelda. 27. En un bien documentado y voluminoso informe de investigacin encargado por el ejrcito de los Estados Unidos ("U.S. Army Area Handbook for Bolivia"), publicado en agosto de 1963, se reporta que los indgenas bolivianos ignoraban la idea de nacionalidad boliviana hasta antes de la revolucin de 1 952, vivan en un mundo social, econmico y cultural limitado a la extensin donde estaban asentadas sus comunidades. Preferan huir de todo contacto con personas ajenas a su grupo, especialmente evitaban todo vnculo con los representantes del Estado, incomprendido por ellos, ya que la relacin que podan esperar "meant only taxation, foced labor, military conscrption and often illegal exploitation (such as demands of free personal service and substantial gifts of farm produce) by petty

PAGE 97

88 unctionaries" (80-81). El propio informe da cuenta que despus de la revolucin de 1952: "Indians who had formerly approached local govemment oFicials only in a fear and apparent reluctance now do so with open confidence" (428). 28. En la tesis de la sustitucin del nativo por el inmigrante europeo se refleja la influencia sobre Arguedas de la ideologa de Domingo Faustino Sarmiento, conocido autor de la antinomia: civilizacin o barbarie. 29. La definicin de cholo es imprecisa. De una parte, significa el mestizaje indoeuropeo, pero, tambin se llama con ese adjetivo al indgena aculturizado, al mestizo con bajo o ningn nivel de escolaridad. Se emplea corrientemente como un insulto que responde a los patrones de comportamiento racistas impuestos por la ideologa semiblancode. Por ejemplo, Daniel Prez Velasco, en un ensayo se refiere al cholo diciendo que posee una psicologa sospechosa, y que es mentiroso e insolente, que se manifiesta enemigo tanto de los indios como de los extranjeros, llegando a ser bueno el cholo tan slo para el cholo (21-25). 30. Guillermo Francovich aludiendo las tesis de Arguedas, dijo: "La importancia del mestizaje, como penetracin del espritu y la vida hispnica en lo indgena ms que como fiisin de sangre, y su influencia en todas nuestras instituciones, apenas si ha sido comprendida ... Se ha interpretado el mestizaje hspano-indgena en un sentido zoolgico para llegar a conclusiones injustas sobre el mestizo, conclusiones que no hacen sino estimular prejuicios de clase" (290). 3 1 William E. Crter acierta al sealar el antagonismo que exista entre indgenas y mestizos, y lo poco confiable que resultaban las nfiDrmaciones proporcionadas por los segundos -de los cuales Arguedas es su mejor versin refinadamente europeizadapara investigar cientficamente a las comunidades aymars: "Mi experiencia me haba ayudado a observar el profiindo odio y el recelo que comnmente separa a estos dos grupos, y llegu a convencerme que gran parte de la imagen negativa que los antroplogos han asignado al carcter de los aymars se deriva directamente del hecho de que siempre han empleado intrpretes mestizos" (4) 32. La revolucin nacionalista de 1952 no slo reivindic la plena condicin humana y restituy los derechos ciudadanos a los indgenas, al propio tiempo facilit la emergencia del cholo hasta el punto de contribuir a cambiar la percepcin negativa, y hacer que muchos piensen que el fiituro de Solivia descansa en las manos de los mestizos. La novela El fiigitivo (1960), de Garios Alberto Monjn, apunta en ese sentido. 33. Amanta, palabra quechua que significa filsofo, sabio ( Diccionario Qheshwa 46). 34. Para Femando Diez de Medina, quien escribi una biografa titulada Franz Tamayo. Hechicero del Ande Tamayo es el ms representativo de los bolivianos: "representa, en grado extremo, nuestras virtudes y nuestros defectos; nuestros acierto y nuestros errores" (11). Entre los errores que le atribuye seala las tesis expuestas en Creacin de la pedagoga nacional: "El autor loa al indio. Desmedra al mestizo. Desprecia y niega al blanco.

PAGE 98

89 posiciones perfectamente injustas [ ] Solivia es un milagro racial; un puado de blancos y mestizos hacen de la colonia altoperuana un pueblo libre" (102-3). 35. Tamayo se defina as mismo indio, pero no lo era. Estamos de acuerdo con la caracterizacin hecha por Diez de Medina, "Tamayo es [e]l gran mestizo, mezcla de razas, almas y culturas, penetrado de ambicin y de energa, que absorbe la forma europeoanglosajona para abrir cauce ms rpido a una cultura americana en gestacin" (1944, 27). 36. Tamayo influy en la formacin de la ideologa del nacionalismo, su ideas contribuyeron a cambiar el enfoque extranjerizante de la cultura. Por ejemplo, Femando Diez de Medina propuso: "La literatura boliviana debe partir de lo telrico ancestral [ .] 'JachaPacha-Mama', la Gran Tierra Madre, es la clave de un nacionalismo espiritual" ( Literatura Boliviana 25). Como demostraremos ms adelante, Tamayo lie el principal inspirador de los idelogos de la Revolucin Nacional Boliviana. 37. Todas nuestras citas a este libro corresponden a la segunda edicin (1944). 38. La ideologa oficial colonialista, expresada por Arguedas, no slo se habla empeado en hacer desaparecer todo vestigio del pasado indgena, tratando de ocultarles su historia, sino que tambin les haba ido creando un complejo de inferioridad racial. Qhispi Mamani nos ofi^ece un elocuente testimonio al respecto: "A m me ensearon a avergonzarme de mi personalidad, de mi condicin de indio y de mi raza" (173). 39. En U.S. Army Area Handbook for Bolivia se dice: "Franz Tamayo, argued that the nation was being deprived of both usefijl citizens and a valuable cultural heritage by the oppression and subordination of the Indians" (424). 40. La tesis tamayana de redimir al indio por medio de la educacin fiie superada por los intelectuales revolucionarios veintiocho aos ms tarde. Walter Guevara Arze y Alfi-edo Arratia, basndose en los Siete ensayos sobre la realidad peruana de Jos Garios Maritegui, sostuvieron ante la Convencin Nacional de 1938 que el problema del indio no se resolvera con su educacin, "el problema del indio es el problema de la tierra" ["Convencin Nacional de 1938. Redactor de la Convencin Nacional", tomo V (1938-39): 277]. 41. Esa depresin en el desarrollo de la personalidad del indgena boliviano fije sealada tambin para los indgenas peruanos por Jos Mara Arguedas, en su novela Los Ros profiindos: Cuando Ernesto, el protagonista principal, alter ego, "descubre de golpe, que se puede impedir a un hombre convertirse en adulto Los indios se han convertido en nios incapaces de rebelarse" ( Recopilacin 319). 42. Puede consuharse Prada Oropeza (1979). 43. Para conocer la coincidencia que sobre los efectos revolucionarios atribuyen la mayora de los historiadores se pueden leer, entre otros, a: Murdo J. MacLeod que escribi

PAGE 99

90 una disertacin con el objeto de demostrar que la revolucin de 1952 flie el resultado del descontento y la rebelda que se gest en la Guerra del Chaco; "The Chaco War which resulted in Bolivia's humiliating defeat during the 1930's was the main cause of the destruction of the od way of life in the country" (233); Jos Luis Gomez-Martnez sostuvo que durante la guerra se difundieron con xito las ideas socialistas entre los combatientes bolivianos ( Un pueblo en busca de identidad 139-43 ) y Herbert S. Klein para quien la Guerra destruy los cimientos del viejo orden e inici la revolucin (1968 11). El mismo autor reitera en otra de sus obras: "amargado como slo puede estar un ejrcito derrotado ... los veteranos que sobrevivieron en el Chaco probaran ser el caldo de fermentacin del cual surgira un nuevo orden poltico en Bolivia" (1968 221-22). En versin traducida al espaol el libro Bolivia la revolucin inconclusa ( 1 989), de James M. Malloy, postula que el final frustrante de la guerra internacional es el comienzo de la guerra interna, de la erosin paulatina pero inevitable del sistema poltico (120-152). Esta reiteracin, pudiera decirse repeticin, bien recuerda aquella opinin que alguien formulara de que leer a un autor es haber ledo a los anteriores. 44. Por nuestra parte, no slo estamos de acuerdo con Cspedes sino que hemos podido ubicar el orgen de la generalizada tesis que atribuye el origen de la Revolucin Nacional a la Guerra del Chaco. Eduardo Arze Quiroga en su ensayo "La Guerra del Chaco y el advenimiento del lder" revela que en los aos 1928 y 1929, en Montevideo, en sucesivas reuniones de la Confederacin Sindical Latinoamericana y la Federacin Sindical Sudamericana se aprob formalmente la tesis de "transformar la contienda internacional en una Revolucin Social" (95). Sus promotores, marxistas ortodoxos, trataban de reproducir en Amrica la entonces reciente experiencia de la Revolucin Rusa. Despus, historiadores bolivianos adoptaron dicha tesis, ms tarde recogida y repetida por otros en el extranjero. 45. Sustentar la Guerra del Chaco como causa principal de la revolucin, es perder de vista causas ms esenciales como la existencia del sistema feudal, la sobreexplotacin social en desmedro del proletariado minero, los obstculos al desarrollo de una economa capitalista, as como para la formacin de una burguesa nacional. Nuestro punto de vista no niega la influencia revolucionaria indirecta de la guerra, reconocemos que agudiz las contradicciones sociales existentes que hicieron posible, ms tarde, el despertar de la conciencia popular, pero nos negamos a sobrevalorar su real importancia. 46. La serie no agota los posibles factores a considerar, slo ha sido formulada para expresar que la Guerra del Chaco no revel a los bolivianos su dramtica realidad nacional, ya exista entre algunos intelectuales una conciencia sobre el particular. En todo caso, la guerra extendi dicha conciencia sobre toda una generacin. Por ejemplo, Demetrio Canelas lanz desde su exilio en Buenos Aires, octubre de 1928, un llamamiento que dice: "Las rquezas que contiene nuestro suelo, especialmente en lo que se refiere a la minera, colocan a Bolivia entre los pases ms reos del mundo [mientras] el pueblo boliviano, en general, est reducido a una pobreza extrema" ( Dictadura 59).

PAGE 100

91 47. De acuerdo con Julio Daz Arguedas, a los seis meses de iniciada la guerra un expresidente, Bautista Saavedra acus a Salamanca de haber gobernado para "escapar a la tormenta poltica que amenazaba descargar sobre su cabeza, nos ha llevado a la guerra cruenta" (92). 48. Llama la atencin que historiadores rigurosos como Herbert S. Klein pasaron por alto dilucidar las causas de la guerra. 49. La guerra sirvi de pretexto para que el gobierno atacara al movimiento obrero. Klein comprob que: "El gobierno decret el no reconocimiento de todos los sindicatos que slo deban ser mutualstas con objetivos de beneficencia esto es, al estilo de los sindicatos del siglo XIX que no demandaban aumentos de salarios o mejores condiciones de trabajo ni provocaban huelgas" (1968 202). 50. Los principales peridicos voceros de la oligarqua, de los cuales Cspedes nos ofi-ece algunos peculiares ejemplos, practicaban, antes de la guerra, el culto a la personalidad de Salamanca calificndolo de: "eminente ciudadano", "su grande alma de patriota", "su experiencia, su amplia concepcin de todos nuestros pleitos fi"onterizos, su enorme capacidad de intuicin", "el clarividente", "el gran Salamanca", "La prcera figura del gran tribuno se agiganta a medida que pasa el tiempo con caracteres inconfiindibles de pureza, de austeridad y de sin par talento" (1973 21). 51. Augusto Cspedes, en su documentada historia titulada Salamanca o el Metafisico del Fracaso califica de mito a Salamanca y personifica en l "la sublimacin de un sistema y una casta" (7). 52. Cerruto adoptando el punto de vista de los indgenas recordaba que las clases dominantes jams se haban ocupado de ensearies a los siervos los conceptos de nacin y patria. La fiaerza de su argumento radicaba en sostener que era lgico pensar que los indgenas no podan reconocerse as mismos como bolivianos y menos comprender que tenan que ir a morir por una abstraccin tan extraa como "patria". 53. Porfirio DazMachicao, que se opuso a la guerra, al escribir la historia de la misma, registr que cuando Salamanca anunci al pueblo la eminencia de la guerra (agosto de 1932) provoc un estado de paroxismo colectivo y muestras de apoyo de la mayoria de los intelectuales ( La Guerra del Chaco 102-4). 54. Cspedes relat un pasaje documentado en el Archivo del Congreso Nacional. Un Diputado replic a Salamanca: "Usted ha dicho que el Paraguay puede llegar al corazn del Chaco en ocho das y nosotros no podemos hacerio sino en tres meses". Entonces Salamanca ofi-eci una respuesta que suena a broma: "Muy sencillo, salgamos tres meses antes" (1973 26). La lgica de Salamanca vlida en una competencia por llegar primero, y una sola vez, a una meta, resultaba completamente absurda en una guerra que requeria el diario aprovisionamiento de alimentos, municiones, armas y combatientes.

PAGE 101

92 55. De acuerdo con Marof y los historiadores: En el Cono Sur, los intereses imperialistas estaban representados como sigue: Standard Oil of New Jersey, operando en Bolivia, y la Royal Dusch Oil Company establecida en el Paraguay. Ambas compaas usufructuaban, en los respectivos pases sudamericanos, de ventajosas concesiones para la exploracin y explotacin petrolera ( Historia de Bolivia 130). La Standard Oil, en Camiri, regin boliviana prxima al Chaco, haba logrado detectar importantes reservas petrolferas. Dicho descubrimiento llev a paraguayos y bolivianos, a la Standard y la Royal Dusch, a suponer la existencia de similares reservas en el Chaco. En ese contexto los pases imperialistas escogieron la referida regin como objetivo de posesin, usando para logrario todos sus recursos, tanto diplomticos como econmicos, as como, el chauvinismo de los pueblos inducidos al conflicto blico, y tambin algunas de sus empresas se caracterizaron por sus deslealtad con los pases que les abrieron sus puertas a los recursos no renovables. 56. El cuento de Cspedes recuerda que despus de la guerra el gobierno de Bolivia decidi procesar legalmente a la Standard por "exportacin ilcita del petrleo boliviano mediante oleoducto clandestino que va hasta la banda argentina del Bermejo [por donde] se exportaron 9,018,950 barriles que eran refinados en Campana, Repblica Argentina, de donde seguramente se haca la provisin de gasolina al ejrcito paraguayo (222). 57. A dos meses de haber iniciado Bolivia la guerra, se produjo la primera contraofensiva paraguaya. Despus de 23 das de combate, las tropas bolivianas desabastecidas tanto de vveres como de municiones se rindieron y una de las principales lneas militares fue recuperada por el Paraguay. Quedaba disipado el sueo de la invensibilidad del ejrcito boliviano, surgieron las primeras dudas y la primera reaccin del pueblo en contra del gobierno (Zook, Captulo cuarto). 58. Para comprobar cmo ambos. Presidente y Alto Comando de las FF.AA. se acusaban mutuamente de haber causado la guerra, se puede consultar el libro Documentos para una Historia de la Guerra del Chaco. Seleccionados del Archivo de Daniel Salamanca Tomo II, p. 248-52, de Eduardo Arze Quiroga. 59. El esclarecimiento histrico corresponde a las Memorias del Mariscal Estigarribia Comandante en Jefe del Estado Mayor del Paraguay, quien es citado por Cspedes: "Para encubrir, posiblemente el fi-acaso del [Alto Comando boliviano] circul la fbula de que la falla radicaba en el soldado boliviano, lo que era una falsedad. El soldado boliviano se bata fieramente, pero no se le poda pedir lo imposible, que era lo que el General Kundt exigi de l en sus ataques frontales contra los recios parapetos paraguayos" (1973 82). 60 Roberto Querejazu Calvo en Historia Poltica. Diplomtica y Militar de la Guerra del Chaco registra que la guerra represent doscientos millones de dlares (al valor adquisitivo de 1935), cubiertos con prstamos (450).

PAGE 102

93 61. Con fecha 5 de diciembre de 1934, el peridico "El Universal", donde se formaron los fiituros escritores nacionalistas revolucionarios Carlos Montenegro y Augusto Cspedes, desat una campaa de denuncias de fraudes en la administracin de los fondos destinados a la guerra en contra del gobierno de Salamanca (Knudson 25). 62. Roberto Querejazu Calvo consigna estos datos: "Bolivia moviliz 200.000 hombres, de los que sirvieron en puestos de retaguardia 30.000 y cayeron prisioneros 25.000 y murieron 50.000" (450). 63 Despectivamente eran denominados "emboscados" todos los que por medio de sus influencias sociales, sobornos o falsas excusas se las ingeniaban para no ser movilizados al frente de operaciones. 64. Algunos, desde el frente mismo de la guerra empezaron a escribir y a denunciar. Uno de ellos, Augusto Cspedes, empez a sobresalir como corresponsal de prensa y narrador de cuentos. 65. El fragmento del dilogo citado es en quechua y significa: -Lo voy a matar. -Para qu? ". 66. En la gran variedad lingstica boliviana sobresalen dos lenguas nativas, aymar y quechua, adems del espaol. Esta ltima, hasta antes de la Revolucin Nacional era la nica reconocida como lengua oficial. 67. Salamanca dio inicio a la guerra con slo 1,500 combatientes, atacando y reteniendo fortines en el Chaco, despus seria la escalada vertiginosa. En los tres aos que dur el conflicto se organizaron tres ejrcitos, totalizando 200,000 movilizados, de los cuales, segn datos publicados por Jerry W. Knudson, "Bolivia might have been spared the excruciating experience of losing 50,000 young men" ( Bolivia. Press and Revolution 19321964 7). Idnticos datos son suministrados por Jos Mesa ( Historia de Bolivia 53 1 ). 68. El libro Etnias y lenguas de Bolivia de Pedro Plaza Martnez y Juan Carvajal Carvajal, indica en orden alfabtico la existencia de 32 grupos tnicos (20-1). 69. "The new phase opened after the Chaco defeat (1935) -dice Xavier Albo-with the rise of a new national political venture focusing on the integration of the 'Indian'" (425). 70. Despus de la guerra se empezaron a elaborar estudios criticos, todava difiisos en sealar las causas esenciales, pero ya vlidas en su diagnstico. Femando diez de Medina se refiere a que Jorge Nicolai, "autorizado investigador extrao [extranjero] .[n]o desconoce nuestra potencialidad en materias primas, mas al recordar que un suelo con muy pocos ricos y una gran masa de poblacin pobre nunca es verdaderamente rico, Nicolai aconseja incorporar al indio a la vida nacional" (1944, 20).

PAGE 103

94 71. El autor del presente trabajo quiere dejar constancia que el punto de vista de los indgenas acusa diferencias respecto a los planteamientos formulados por la clase media que deben ser tomadas en consideracin para poder apreciar la complejidad de las relaciones raciales de la sociedad boliviana. Lusiku Qhispi Mamani, uno de los ms prominentes lderes aymars del siglo XX ofreci el testimonio siguiente, respecto a la situacin de sus hermanos de raza durante la guerra: 'TSi siquiera en aquellos momentos de tragedia dej de manifestarse la naturaleza ruin y canalla de la cholada criolla, tan alienada e impregnada de prejuicios raciales contra el indio" (85). 72. Una prueba de ello fiie el decidido apoyo que los trabajadores brindaron a la Confederacin Sindical de Trabajadores de Bolivia, creada en 1936 por el Partido Socialista ( US Army Handbook: 541). El enfrentamiento de los trabajadores discurri entre pequeas victorias salariales y el sufrimiento de brutales represiones, siendo la ms destacada la masacre de los trabajadores mineros en Catavi, el 21 de diciembre de 1942 que representa el punto ms aho de la confrontacin entre la oligarqua y los trabajadores. 73. El testimonio de Qhispi Mamani puede damos una idea del grado de depauperacin de la clase trabajadora fabril: "el salario era muy mezquino, no me alcanzaba siquiera para poder satisfacer las necesidades de la alimentacin Tena que seguir viviendo a plan de pan y un poco de caf; no poda disponer de ropa ni de vivienda y segua viviendo alojado en un cuarto que compartamos con mi abuela" (176). Y refirindose a las condiciones en las minas, Qhispi Mamani relata que eran muy similares: "Los trabajadores que no tenan la ayuda de sus propios productos de la tierra, se podra decir que trabajaban slo para cubrir el avo de la pulpera" (195). 74. La expresin del nivel poltico ms desarrollado del movimiento obrero boliviano est condensado en la Tesis Central de la Federacin de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB), "La Tesis de Pulacayo", aprobada en noviembre de 1946 por el Congreso Extraordinaro de la FSTMB ("Pulacayo Theses", Marxism in Latn America 90-104). Dicha tesis redactada por el idelogo trotzkista Guillermo Lora adems de sealar reivindicaciones de carcter netamente sindical fija la estrategia poltica para la clase obrera, definiendo de socialista el objetivo de la revolucin y proclamando el establecimiento de la dictadura del proletariado. La tesis de Walter Guevara Arze, "Tesis de Ayopaya", fiie escrita como anttesis de la tesis de Lora. No obstante el antagonismo ideolgico de Guevara Arze con la "Tesis de Pulacayo", en 1988 reconoci que la tesis de Lora tuvo gran influencia en el movimiento sindical y fiae factor importante al haber ayudado a forjar la conciencia revolucionaria de los trabajadores mineros quienes hicieron posible el triunfo de la Revolucin del 9 de abril de 1952 (1988, 69-71). 75. La literatura producida por los nacionalistas revolucionarios encontr profunda y amplia receptividad entre los excombatientes de extraccin popular, ello explicara, que "The government saw itself forced under popular pressure to strengthen its hold over key sectors of the economy and nationalised the hated Standard Oil Company in 1937" (Paul Van Lndert 18).

PAGE 104

95 76. Augusto Cspedes ofrece de testimonio que, "cuando Toro asumi la Presidencia de la Junta, Montenegro plante y consigui la creacin del Ministerio del Trabajo, que se entreg a un dirigente obrero" (1987 159). 77. Para conocer una versin testimonial de la historia y especficamente de la Convencin Nacional del ao 1938 puede consultarse El dictador suicida (177-83) de Augusto Cspedes, quien asisti como Diputado a la referida convencin. 78. Circularon diferentes versiones sobre la causa de la muerte del presidente Busch. Cspedes ofrece una presuncin que l denomina basada en una lgica "a poseriorf : "puesto que con la muerte de Busch la Rosca reconquist todo aquello que perda con su vida", sugiriendo homicidio. Tambin, dice: "La presuncin del suicidio se acomoda a [una] trama novelesca. (1987 222-32). La conclusin es tan ambigua que resuha difcil determinar cual de las versiones es cierta: suicidio u homicidio. 79. Agustn S. Barceli ofrece documentada y detallada informacin, destacando el xito del movimiento sindical (151-4). 80. Klein resume la importancia del sector parlamentario marxista y nacionalista, al decir, que "el PIR, MNR y varios grupos socialistas independientes empezaron a derribar Gabinetes o forzar la renuncia de principales figuras polticas" (1968 404). El propio Klein, en otro libro, ofrece un dato ms especfico: "The workers found major support or these effbrts in Congress, and men like Vctor Paz Estenssoro became exponents of syndicalization rigths" (1982 214). 8 1 Para verificar los incrementos que hemos referido y ampliar informacin se puede consuhar "The Economic Transformation" by Richard S. Thom, editado por James M. Malloy(1971 157-256). 82. Respecto a la novela de Nstor Taboada Tern una necesaria aclaracin y un reconocimiento: no la estamos incluyendo en el grupo que denominamos "novela revolucionaria boliviana" porque habiendo sido escrita con posterioridad al triunfo revolucionario mal pudiera atribuirse que su contenido implica el propsito de ayudar a crear la conciencia para hacer posible la revolucin, rasgo con el que definimos la novela objeto central de nuestro trabajo. En cuanto a lo segundo: El precio del estao brinda un panorama ms extenso, detallado y profundo de la masacre de Cataba que Metal del diablo pues dicha masacre es el tema central de la novela de Taboada Tern. 83. Casi todos los que han estudiado la Revolucin Nacional Boliviana han sostenido que sta se gest en la Guerra del Chaco, el autor de este trabajo, sin negar la importancia de ese evento blico, considera que las causas objetivas de la revolucin existieron mucho antes, se agudizaron con la guerra, pero la toma de conciencia de los trabajadores sobre la necesidad de derrocar del poder a la oligarqua y sustituirio por un gobierno verdaderamente popular se desencaden con la masacre de los trabajadores mineros en Catavi. Subrayamos que esa

PAGE 105

96 masacre y sus derivaciones directas e inmediatas se entroncan con la creacin del factor subjetivo, condicin sine qua non, que hizo posible la revolucin de 1952. 84. Los lderes del Movimiento Nacionalista Revolucionario, denunciaron la verdad de los hechos, acusaron durante las sesiones del Congreso Nacional del ao 1943, tanto al gobierno como a las empresas imperialista de ser los responsables de la masacre, y lograron agudizar al mximo la crisis poltica de los partidos tradicionales. 85. Los peridicos de la oligarqua han dejado constancia del estado de permanente lucha que libraba el MNR y los sectores obreros. Jonny Reynaldo Bustillo Vera en su libro Hechos y Registros de la Revolucin Nacional (1997) ofrece una serie de ejemplos de cmo la prensa de la oligarqua publicaba el estado prerrevolucionario: con fecha 3 de mayo de 1947, "El Diario" titul uno de sus artculos: "A los gritos de ¡Viva el MNR, gloria a Villarroel! fue atacado el cuartel de mecnicos y armeros" (80); "Ultima Hora", 20 de mayo de 1947, informaba que en el Congreso de Mineros, su mximo dirigente haba declarado: "Iremos al poder por la revolucin" (84); del mismo peridico de fecha 2 de febrero de 1948, uno de sus titulares deca "Existen pruebas irrefutables de que el 'Plan Lechn' responde a los del MNR" (118), se referia a planes conspirativos; el 30 de mayo de 1949 otro titular del mismo peridico informaba: "Ultimo momento: Sern puestos fuera de la ley MNR y POR" (179); Por su parte "El Diario", de la misma fecha que la cita anterior: "Estall en Catavi complot revolucionario" (180); citado de "La Razn", 3 1 de mayo de 1949: "MNR y POR tratan de desencadenar en Bolivia los horrores de la guerra civil" (181), mientras "El Diario" informaba: Se declaro el pas en estado de guerra civil" (182); el 5 de junio de 1949, "La Razn" informaba: "Cuando planeaban ataque armado a Villazn detenidos en La Quiaca dirigentes del MNR" (187). 86. La ideologa dominante era, como es natural, laudatoria del sistema y de la casta gobernante, a la cual intelectuales como Femando Diez de Medina, infatigablemente llamaban "los seores" o "gran seor" aplicando criterios propios de redactores de las "Notas de sociedad", en franca alusin al espritu pseudo nobiliario feudal. Medina cuando se refera a Montes, Saavedra y Salamanca, deca: "Los tres encierran la etapa del gobierno de los seores, de los grandes presidentes que mandan y configuran la nacin de acuerdo al principio liberal". En el prrafo anterior se quera subrayar la superioridad social de la clase dirigente, sin embargo, Diez de Medina llevaba su valoracin al plano racial, implicando la superioridad europea sobre la nativa: "Saavedra fue una expresin superior del tipo nacional, donde se alean en proporcin desiguales lo criollo, lo mestizo y lo indgena" (26 de enero de 1957). 87. La denominacin de la existencia de un continuo cultural boliviano est basada en la tesis excelentemente fundamentada y exhaustivamente documentada que se encuentra expuesta por Jorge Castellanos e Isabel Castellanos, autores de Cultura Afrocubana 1 : "En cuanto a lo afrocubano estamos convencidos de que slo puede comprenderse plenamente la cultura cubana si se la considera como un continuo con dos polos en incesante interaccin e interpenetracin: el europeo y el africano" (12). De igual modo, creo que la cultura y la historia bolivianas slo se pueden interpretar tomando en consideracin la existencia,

PAGE 106

97 interaccin e interpenetracin de las culturas: espaola e indgena. Interpenetracin que da por resultado una serie de fenmenos transculturativos: sincrticos, lingsticos e ideolgicos. 88. Guillermo Francovich dedica un breve ensayo sobre Alberto Zelada Vida y su libro, Kollasuyo sobre el cual comentaba: "Zelaya parta, en primer lugar, del principio de que el Kollasuyo constitua el cimiento de la nacionalidad y, en segundo lugar, del hecho de que algunas de 'sus creaciones y costumbres persistan en nuestra cultura y vivan en la realidad actual' ... y que an la conquista incaica 'no destruy la esencia de la vida KoUa'" ( Vanidades 122). Femando Diez de Medina refirindose las grandes etapas de la historia de Bolivia, desde sus verdaderos orgenes, seala: "Marca el tiempo su encadenada sucesin: Tiwanacu, Kollasuyo, Incario, Audiencia de Charcas, Alto Per, Bolivia" (1944 24). 89. Todas las citas referidas a Nacionalismo y coloniaje en el presente trabajo, corresponden a la edicin publicada en La Paz-Bolivia, editorial Juventud, 1994. 90. Fue escrito para un concurso de ensayo, "La prensa y su rol en el desarrollo histrico nacional", que fue auspiciado por la Asociacin de Periodistas de Bolivia. Nacionalismo y coloniaje gan el referido concurso. 91. Debemos observar que la ideologa del nacionalismo boliviano no plantea la contradiccin fundamental de la sociedad, ni siquiera la secundaria, en trminos de lucha entre clases sociales. Por ello, su carcter revolucionario ha sido negado por los marxistas ortodoxos, entre los que se destaca Guillermo Lora: "Qu es el nacionalismo? Es la respuesta burguesa, puede ser expresada por boca de la clase media, al atraso del pas, es decir, a la necesidad del desarrollo capitalista integral e independiente" ( Fue revolucionario Carlos Montenegro? 45). 92. Jos Fernando Mayorga, considera que debido a sus tesis sociolgicas y econmicas "Nacionalismo y Coloniaje es, quiz, la obra ms representativa del pensamiento nacionalista y su influencia es notoria en la formacin ideolgica de los dirigentes y militantes del MNR" (1985 97). 93. Los comunistas reclaman con amargura el uso del mtodo marxista por parte de los nacionalistas. Por ejemplo, Guillermo Lora seala y critica, que en la obra de Montenegro "puede encontrarse la inveterada costumbre de los lderes movimientistas de invocar el marxismo como pretexto, justificacin y hasta demagogia" (/.F ue revolucionario Carios Montenegro?, (47). Al margen de sus conclusiones, el sealamiento que hace Lora del uso del marxismo por parte de la dirigencia movimientista es certero. El entonces novel Diputado Vctor Paz Estenssoro, en discurso ante el 1er. Congreso Extraordinario, 10 de mayo de 1940, dijo: "En la interpretacin del materialismo dialctico, el factor econmico es fundamental para toda nacin, y para nosotros no slo en los actuales instantes, sino en todas las pocas y en cualquier circunstancia" (1955 39).

PAGE 107

98 94. Por ello se desprende que la "Nacionalizacin de las Minas", primera medida del Gobierno de la Revolucin Nacional surgido como consecuencia de la insurreccin popular victoriosa del 9 de abril de 1952 lleg a tener un significado poltico tan grande como econmico. Montenegro expuso, en 1954, ante un Foro Universitario, que "el ms alto y ms grande sentido que tiene la nacionalizacin es la liquidacin de la 'rosca', o sea del poder siniestro y tenebroso, infiltrado en todos los rdenes de la vida boliviana mecanismo que sojuzg a Solivia durante medio siglo" ("Nacionalizacin de minas y revolucin". Documentos 67). 95. Montenegro utiliz como ejemplo para demostrar esta tesis la desnacionalizacin de la compaa minera Patio que traslado la personeria juridica de su empresa, establecida originalmente en Bolivia, a los Estados Unidos e Inglaterra. 96. Estudiosos extranjeros, que muchas veces se limitan a repetir o reproducir a algunos de los autores locales sin profiandizar en el conocimiento de los hechos "estudiados", sealan acertadamente, en este caso, aunque no explican las causas, que: "One of the strongest of antiimperialist parties by the early 1940s was the Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), whose antiimperialist position seems to stem fi^om deeper local roots" (55). 97. Los marxistas, despus del triunfia de la Revolucin Nacional, reconocieron la virtud policlasista del MNR, aun cuando no dejaron de hacerio desde una posicin crtica. Es el caso, por ejemplo, de Guillermo Lora quien afirma: "Cuando hablamos de nacionalismo nos referimos fiindamentalmente al MNR (el partido de masas ms grande que ha conocido la historia de Bolivia) como tronco central de una amplia gama que va desde las posiciones derechistas-gorilas hasta las izquierdistas" ( Fue revolucionario Carlos Montenegro? 47). 98. Nos resulta sorprendente que la mayoria de los estudios sobre la revolucin nacional boliviana hubieran pasado por alto que Montenegro ofi-ece una apologa de la guerra de guerrillas y el motn. 99. Herbert S. Klein en un extenso libro, O rigenes de la Revolucin Nacional Boliviana. La crisis de la generacin del Chaco (1968), basado, casi exclusivamente, en fiientes periodsticas de la poca, con sugestivo ttulo que todos lo autores extranjeros citan, se limit a incluir Nacionalismo v coloniaje en su bibliografa secundaria. Lo notable es que no se refiere ni una sola vez a la obra fiandacional de la revolucin, mucho menos analiza su contenido, tarea fimdamental para comprender los orgenes de dicha revolucin. 100. Montenegro cita, sin referir fiiente, al general argentino Bartolom Mitre; "La guerra de las republiquetas -dice Mitre, de la terrible gestaes la historia de las insurrecciones populares del Alto Per, una de las guerras ms extraordinarias por su genialidad, la ms trgica por sus sangrientas represalias y la ms heroica por sus sacrificios oscuros y deliberados" (61).

PAGE 108

99 101. Nacionalismo y coloniaje ms que una nueva interpretacin de la historia lie documento escrito para transformar Solivia, para hacer la revolucin nacionalista. Para decirio con palabras de Augusto Cspedes, es "la nacin misma en rebeldia contra el Superestado" (1987 258). 102. Carlos Montenegro durante sus aos de estudiante universitario escribi poesa y teatro. Como comedigrafo llev al escenario dos de sus obras: "Don Quijote busca sus Canillas" y "Divorcio Absoluto", stiras sociales, y "El Emboscado", de critica poltica [ Carlos Montenegro. Un hombre para la historia (1997) 9]. "Eso es lo que le debe Bolivia en esencia; renunciar a la vida fcil para ponerse al lado de los pobres lo que comport una renuncia an mayor la ms grande que pudo hacer Montenegro; defeccionar de la literatura para desembocar en la poltica. Eso podra hacer slo un hombre bueno" (dem 17). 1 03 Ayopaya era una jurisdiccin rural electoral a la que Walter Guevara Arze represent en el Congreso Nacional en calidad de Diputado Nacional, 1940-1943, (Knudson 107). En la reedicin del manifiesto publicado en 1988, Guevara Arze presenta modificado el ttulo original por el de: "MANIFIESTO A LOS CIUDADANOS DE AYOPAYA" con ese cambio de la palabra "ciudadanos" en lugar de "campesinos" qued resuelto, veinte aos ms tarde, cierto sin sentido del ttulo original. El detalle contiene la diferente forma en que, por tendencia, tanto los filsofos como los poetas tienen en mente a sus lectores. Los primeros esperan que los lectores "asciendan" al nivel de sus abstracciones, los segundos no solo se esmeran en que sus obras establezcan una buena y clara comunicacin con sus lectores, tratan de utilizar un discurso en el cual el lector se identifique o reconozca a s mismo en el lenguaje de los personajes. Nos estamos refiriendo a la novela revolucionaria boliviana, aspecto sobre el cual volveremos al analizar la recepcin que tuvieron las obras que son objeto de nuestra investigacin-exposicin. 104. Todas las referencias citadas del "Manifiesto a los ciudadanos de Ayopaya" proceden del libro Los aos del cndor. Sesenta crnicas del triunfo revolucionario boliviano en plena Guerra Fria" (1995). 105. El manifiesto, como toda ideologa, cumpli un papel importantsimo en la tarea de estimular la imaginacin popular enfocada a su realidad, pues, como bien observ Louis Althousser: "La ideologa es la representacin de la relacin imaginaria de los individuos con sus condiciones reales de existencia" ( Ideologa y aparatos ideolgicos de Estado 151). 106. Segn el propio Guevara Arze el marxismo ortodoxo boliviano tuvo parte de responsabilidad en torno a las errneas interpretaciones de la realidad nacional al confijndir al movimiento sindical y poltico de Bolivia con planteamientos como "La tesis de Pulacayo", al que calificaba de ser un "documento ilusorio e impracticable como se ha probado en la realidad ... y dio lugar a peligrosas y tenaces confiasiones en el proceso de la Revolucin Nacional" ("Prlogo", Bases para replantear la Revolucin Nacional 5). Sin embargo, Guevara Arze termin revalorizando su apreciacin del significado y rol cumplido por la famosa y controversial tesis.

PAGE 109

100 107. Guevara Arze era un conocedor serio del marxismo, aplicaba creativamente ciertos fundamentos del materialismo dialctico y su mtodo. Una muestra es su planteamiento: "el acontecer econmico, social y poltico de una comunidad cualquiera no es necesaria e inevitablemente un proceso que fluye a la deriva, sin control ni direccin de los hombres y mujeres que conforman esa comunidad. Los seres humanos pueden cambiar su destino colectivo en la medida en que son capaces de percibir las ierzas y los hechos que determinan el curso de la historia humana" (1988, 7). 108. La seleccin de los referidos sistemas responda al hecho de haberse publicado el manifiesto en 1944, es decir, en plena Segunda Guerra Mundial (1939-1945), poca de confrontacin entre nazismo de una parte, y democracia-socialismo, de otra. 109. Para el marxismo ortodoxo de tendencia trotzkista la contradiccin fundamental se daba "entre la potencia sojuzgadora y el proletariado, que encarna los objetivos antiimperialistas y la estrategia de la liberacin nacional" ("La masacre de Catavi". Historia del POR 163). 110. En la dcada del cuarenta, poca del manifiesto, toda alusin al imperialismo era al norteamericano del cual, segn Margarita Alexander Marsh, tambin tenan conocimiento los naturales de este pas: "Es evidente que la manifestacin particular del imperialismo contemporneo ms interesante y relevante para los norteamericanos es la expansin del capital y de su poder colonial ms all de los antiguos lmites de los Estados Unidos" ( Nuestros Banqueros en Solivia 8). 111. Las ideas de Guevara Arze contrastan con las de tipo paternalista, caritativo e ingenuo expuestas por Hernando Siles que como Presidente de la Repblica dejaba al azar de la suerte el bienestar de los obreros, pues, dijo ante el Congreso de 1926: "Si de la mejora econmica del proletariado se trata, pienso que una de las cosas principales para tal fin, es la de implantar en el pas una loteria nacional de juegos peridicos pongamos de esta manera, al alcance de los hombres sin fortuna, la posibilidad de formara [!]" (15). 112. La tesis est todava vigente. 113. El apellido Mamani es tan comn entre los aimaras como Prez o Garca entre los espaoles. 114. Otro partido que persegua hacer la revolucin, en ese caso de tipo socialista, el Partido de la Izquierda Revolucionaria, a travs de su dirigente Ricardo Anaya, haba reconocido la necesidad tctica de formar una "Unidad Nacional", pero vertebrado en tomo a la clase obrera: "Esta necesidad histrica de lucha antifeudal y antiimperialista se expresa en lo que, en lengua marxista, se denomina revolucin democrtica-burguesa y a la cual corresponde la lnea Unidad Nacional" ( Imperialismo. Rosca v Miseria 52). 115. Por lo expuesto se debe desprender que la revolucin boliviana se propuso desde sus bases ideolgicas y programa poltico ser una revolucin democrtica burguesa.

PAGE 110

101 Hoy la ubicaramos en la corriente denominada social demcrata, corriente de la cual fiie precursora en Latinoamrica el MNR. La participacin popular que buscaban los idelogos del MNR, tesis de la alianza de las clases oprimidas, se puede explicar por lo que Luckcs observ al analizar la revolucin francesa: "Cuando una revolucin burguesa es llevada seriamente hasta el fin, forma parte esencial de ella el hecho de que la idea nacional se convierta en patrimonio de las grandes masas" (1966 22). 116. La literatura del nacionalismo revolucionario habra de llenar el vaco de obras basadas en la realidad econmica, social y poltica boliviana y a desmentir a intelectuales como Diez de Medina que en 1942 lleg a decir: "Las plumas nacionales no dan la representacin cabal de lo boliviano" (1944 21).

PAGE 111

102 CAPITULO CUATRO VOCERO: LLAMAMffiNTO A LA SUBVERSI"N DE LA CLASE MEDIA Vocero. La novela de unos periodistas 1942, de Porfirio Daz Machicao, es una de las numerosas obras de denuncia social escritas en Bolivia — casi una sea de identidad nacional literaria — en el perodo que media entre los dos acontecimientos histricos ms grandes de este pas, es decir, la Guerra del Chaco, 1932-1935, y la Revolucin Nacional, 1952-1964.' Ocurre con esta novela lo mismo que con toda obra boliviana de aquella poca dedicada a ejercitar la denuncia social que, adems de ser implacablemente crtica, est dotada de las caractersticas que Rosario Castellanos denomina literatura comprometida, es decir, "hecha de pruebas, de alegatos, de refutaciones. Leerla no puede producirnos placer pero nos inclina a asentir o rechazar" (54). De sus numerosas caractersticas, dos la distinguen del resto de las novelas bolivianas: la desmesurada extensin de aspectos que cubre la denuncia, y su empeo por provocar emocional mente a sus lectores. En efecto, como en ninguna otra obra, en Vocero se someti a severo escrutinio a todos y cada uno de los mhiples aspectos que conformaban la vida social boliviana, en una poca en que estaba bajo el dominio absoluto de la casta feudal. Ese amplio escrutinio se ajusta al concepto de Georg Lukcs para quien la novela es el gnero que debe abarcarlo todo para de ese modo poder representar ms fielmente la realidad concreta:

PAGE 112

103 Toda vez que la obra de arte ha de producir la impresin de un todo completo, toda vez que en ella ha de restablecerse de modo directamente sensible la concrecin de la realidad objetiva, han de representarse en ella, en su concrecin y en su unidad, todas aquellas determinaciones que hacen objetivamente de lo concreto lo concreto. ( Problemas 32) Tambin, como ninguna otra obra refleja una manera peculiar de elaborar ficciones: escribirlas mirando siempre hacia adelante y sin volver a mirar nunca lo ya escrito. Quienes conocieron personalmente a Daz Machicao aseguran que no correga ninguno de sus escritos por temor a traicionarse as mismo. ^ Ambos rasgos se fusionan y moldean el perfil de un escritor que buscaba incesantemente provocar la reaccin emocional de sus lectores, en su mayora pertenecientes a las clases medias,^ aspecto que vamos a demostrar ms adelante. Pocos escritores bolivianos denotan haber tenido tan presente a lectores muy especficos, en el momento de escribir ficciones.'* Esto es posible inferir en la novela de este singular autor que proporciona sus opiniones como si se trataran de verdades absolutas: "Caro lector: aun cuando t no lo creas, ste es un pasaje viviente de la Historia de Bolivia, tan llena de cosas novelescas e irrisorias, tan sabrosamente confeccionadas por el Destino" (81).' La cita es un ejemplo de una norma que parece regir a esta obra a lo largo de la narracin: el narrador constantemente se entromete entre los personajes para hablar directamente con los lectores. Ms adelante analizaremos la funcin concientizadora que se le asigna en esta obra al narrador entrometido. De pasada recordemos que la crtica literaria diferencia al narrador del autor. Por ejemplo, "Barthes — interpreta Prada Oropeza— distingue entre narrador y autor material (creador) de la narracin ('rcit')... seala la triple diferencia que, a nuestro parecer — contina dicindo el interprete — debera ser tomada como una conquista ineludible de la actual ciencia de la literatura: 'qui parle (dans le rcit) n'est

PAGE 113

104 pas qui crit (dans la vie) et qui crit n'est past qui esV ¡ 'El que habla (en el relato) no es el que escribe (en la vida) y el que escribe no es el que e5"'(1977 57,58). Volviendo a Vocero por ahora declaramos, ms adelante vamos a demostrarlo, que el propsito esencial de esta novela fiie tratar de fortalecer el sentimiento de inconformidad de las clases medias respecto al sistema social existente, ahondar las contradicciones antagnicas entre dominados y dominadores y agudizar al mximo los efectos polticos de la crisis que afectaba a la sociedad. El autor demuestra haber estado empeado en subvertir a la clase media y soliviantar al sector obrero. Sector al cual el propio autor lea su novela.*" An cuando no ofrece una alternativa a la sociedad que denuncia, resuha obvio que estaba contribuyendo a la opcin que iba perfilndose como la ms viable y deseable para los sectores populares y progresistas: la transformacin de la estructura econmica de la sociedad boliviana. Por tanto se trata de una obra que apela al lector, cualidad que Jean Pal Sartre atribua a toda la literatura: "Escribir es apelar al lector para que haga pasar a la existencia objetiva el desvelamiento que emprend por medio del lenguaje" (91). Cuando el lector se enfrenta a esta novela sahan a la vista los mltiples ngulos que se destacan al pretender abarcar todo lo que constitua la realidad social boliviana de aquella poca: dando por resultado una novela total, considerada de acuerdo con los criterios de Garca Mrquez y Vargas Llosa. ^ Para demostrar por qu calificamos a esta novela de totalizadora, analizaremos cmo se ocupa, al menos, de los aspectos siguientes: 1) caracterizar a la clase media; 2) destacar el racismo; 3) desmistificar a la casta dominante; 4) demostrar el verdadero carcter de las relaciones polticas; 5) sealar la naturaleza represiva del sistema; 6) denunciar atentados a la libertad de expresin; 7)

PAGE 114

105 revelar el origen corrupto de la riqueza; 8) mostrar la venalidad de la justicia, 9) presentar lances de honor; 10) reflejar el anti-semitismo imperante; 1 1) desarrollar tramas de amor; 12) estudiar el problema femenino; 13) sentar ctedra de economa poltica; 14) discutir sobre variantes lingisticas; 15) reproducir el humor popular; 16) expresar el estado del ser nacional en uno de sus momentos de mayor crisis moral. Anticipamos que el resultado ser comprobar que esta novela, al escarbar debajo de la superficie de una ciudad boliviana, nos ofrece una visin de la esencia de la sociedad urbana de su poca. Por razones metodolgicas de anlisis y exposicin hemos dividido el presente capitulo en cuatro secciones. En primer lugar, nos ocuparemos de analizar dos caractersticas transtextuales de la novela; luego, expondremos las diecisis razones por las que consideramos a Vocero una novela total; en tercer lugar, ofreceremos bajo la luz del lector implcito nuestra interpretacin del propsito subversivo de la obra, finalmente nuestros lectores encontrarn conclusiones sobre el significado de la novela en relacin con el desarrollo de la revolucin boliviana. Los Engaosos Recursos Transtextuales de Vocero : Archtexto y Paratexto* La obra objeto de nuestra crtica se presenta a s misma con extenso ttulo: Vocero. La novela d e unos periodistas La segunda frase, en funcin de architexto, adems de reclamar para s la clasificacin genrica de novela, aclara que se trata de una ficcin sobre periodistas. De ese modo el titulo completo desempea el papel de anuncio o compromiso engaoso ante sus lectores. Si bien la novela confirmar, a lo largo de sus veinticinco captulos, que est tratando de contrastar, de forma un tanto maniquea, a dos prototipos opuestos de periodistas, en realidad las historias de los periodistas, honestos y

PAGE 115

106 deshonestos, sirven slo de pretexto para dos objetivos. En primer lugar, esta novela deja entrever su objetivo solidario, pues, busca identificarse con todos los hombres y mujeres, obreros y empresarios honestos, mestizos degradados y mestizos encumbrados, simples ciudadanos o polticos improvisados, idealistas y oportunistas. Se trata de una expresin de franca solidaridad escrita en beneficio de todos los seres humanos, especialmente de los situados en la marginalidad social. En segundo lugar, la obra persegua sembrar inquietudes sociales que sirvieron, aunque en pequea medida, al desbrozamiento del sendero por el que transitaron aos ms tarde los representantes de la clase media, la misma que dirigi la revolucin nacional boliviana. Adems del titulo, la dedicatoria del libro, paratexto, contiene la siguiente declaracin: "desde mi gran soledad de hombre, dedico este libro a todos los periodistas de Bolivia". Si con el ttulo ofi-eca en contrato un determinado contenido, con la dedicatoria rubricaba ante sus lectores el compromiso de ser fiel al contenido ya enunciado. Todo parece indicar que, desde el momento en que Daz Machicao titul y defini la dedicatoria de su novela, en la forma que lo hizo, se ha generalizado el equvoco de una interpretacin unidimensional. Creemos que haber llamado a su obra una novela sobre peridicos y periodistas ha enturbiado el mrito poltico y literario de la obra al diftindir una caracterizacin que por no ser exacta no hace otra cosa que confundir a los lectores. Confusin que estaba predestinada a establecer ondas races. En el diccionario la palabra vocero significa representante, agente, emisario, delegado, y portavoz. Aparentemente, y a juzgar por la conducta que despliega el personaje principal, Estanislao Rodrguez, la ficcin habra estado destinada a exaltar a los periodistas que representan a la masa sin voz y que con sus denuncias combaten, en

PAGE 116

107 condiciones muy desiguales, contra el poder poltico y financiero. Aparenta, tambin, limitarse a criticar a los peridicos y periodistas puestos al servicio de las castas dominantes. Nuestra tesis no es necesariamente opuesta, sino diferente: Vocero es una de las ms amplias crticas escritas en contra del sistema feudal boliviano y dirigida a sacudir la conciencia de los lectores de clase media. Nuestra contribucin, si bien modesta, intentar desentraar lo esencial de la obra escondida en la apariencia engaosamente sugerida por el ttulo. Vocero: La Novela Totalizadora Desde las primeras pginas la obra anticipa a sus lectores en gran medida el futuro de esta novela. Todos los detalles de la narracin se encuentran dispuestos y prefigurando la proyeccin simblica de la ficcin como novela totalizadora y de tendencia revolucionaria. La narracin escrita por Daz Machicao anticipa la novela revolucionaria boliviana pues contiene elementos concientizadores. Por otra parte, esta novela posee el mrito de ser la primera novela boliviana, o al menos una de las primeras, que emula a Don Quijote La guerra v la paz Madame Bovary o Mobv Dick esas novelas grandiosas que rubricaron el carcter totalizador del gnero novela. Sin perder de vista las proporciones que la diferencian de esas grandes obras del ingenio y genio literario universal. Vocero no slo refleja aspectos importantes de la sociedad boliviana, sino que intenta abarcar la vida social en su vasta totalidad. El haber logrado en gran medida alcanzar la categora de novela total deja al investigador en posesin de dudas y certidumbres. Sobre la elaboracin de una novela total carecemos de pruebas para afirmar que fue un recurso empleado con el propsito

PAGE 117

108 deliberado de emular a los modelos que le precedieron, pero lo que no dudamos es que fue escrita pensando conmocionar politicamente a sus lectores. El resultado artstico consiste en que los varios ejes temticos de esta novela se hallan metamorfoseados por la falsa apariencia de la novela, por su engaoso ttulo. Slo una lectura superficial nos puede llevar a la conclusin de que el nico tema de la novela consiste en la historia de dos periodistas. Sin embargo, una lectura verdaderamente crtica, desconfiada de los prejuicios en contra del autor y su obra nos revela que la novela abarca una amplia variedad de motivos: periodismo, conversin del atesoramiento feudal en inversin capitalista, lucha de clases, tradiciones y prejuicios tnicos y sociales, lances de honor, aduherios, erotismo, crimen pasional, represin poltica y censura, negocios lcitos e ilcitos, trfico de influencias, costumbres regionales y nacionales, variaciones del lenguaje, discrimaciones por razones de sexo y raza, humor, pesimismo e historia nacional. Vocero es una ficcin que trata sobre todos esos aspectos interrelacionndolos pero sin privilegiar exclusivamente a ninguno de ellos. Como vamos a analizar, la obra constituye un claro empeo del afn de su autor por comprimir en sus pginas el panorama ms completo de la sociedad boliviana de aquella poca. La Clase Media: Tema y Objetivo Narratolgico La estrategia narrativa de Daz Machicao — escribir pensando en un lector social concreto, parodiando la Historia vivida recientemente por sus contemporneos y mostrando el sentido opresivo de las costumbres y tradiciones — constituyen, sin duda, el i mrito mayor de la novela. Comenzaremos por una lectura pasiva, es decir, aceptemos el j

PAGE 118

109 falso anuncio del ttulo, consideremos que se trata de las historias de los peridicos "La Opinin" y "La Verdad", y de los periodistas Rodriguez y Fernando Miranda. En la ficcin, el peridico "La Verdad" es el vocero del sistema dominante y Miranda personifica al periodista venal que rpidamente asciende econmica y socialmente; mientras que "La Opinin" combate los abusos del poder y la corrupcin y el periodista Rodriguez, alter ego de Daz Machicao, es el personaje idealizado que rehusa ser sobornado, sufi-e prisin, destierro, confinamientos, soledad, enfermedades incurables, fi^istracin y finalmente la muerte. A pesar del reduccionismo temtico, impuesto por el architexto y paratexto, la narracin reivindica la relacin autor-textolector, relacin en la cual se empieza a visualizar el sentido poltico de la obra. Aparentemente la ficcin est destacando una cruzada cvica y moralizadora emprendida por el periodista Rodrguez; pero, en realidad, su enunciado deja entrever la esencia del propsito: ir forjando la conciencia que ir a su vez creando las condiciones subjetivas para la revolucin. En la ficcin se dice respecto a la cruzada del peridico que la misma consistir en librar "una lucha en la cual la conciencia trazar un camino a la opinin pblica de nuestro pas miles de robos quedan ocuhos en la sombra de los intereses creados" (14). La declaracin del referido propsito es una pista que ayuda al lector a descubrir cul es el verdadero contenido de la obra. El autor sugiere al lector interpretar que lo proclamado como objetivo del peridico de la ficcin es en realidad la declaracin del objetivo de la propia novela. Recordemos que en Cien aos de soledad los pergaminos de Melquades constituyen la narracin de la novela. En Vocero lo propuesto como objetivo del peridico y algunas transcripciones del mismo, constituyen el objetivo y la propia

PAGE 119

110 narracin de la obra, revelados implcitamente. En cambio, explcitamente la novela boliviana anuncia a sus lectores que lo que ser escrito ir dirigido a "la opinin pblica", es decir, dirigido a la clase media, y para la clase media. Y, sobre todo, persigue guiar la conciencia poltica de dicha clase social, convencido adems de que la obra, "la conciencia", contribuira, "trazar un camino", de un modo no del todo precisado, pero destinado a modificar el sistema social existente. En el caso de Diez Machicao el propsito de escribir novelas revolucionarias tiene como antecedente la recomendacin que el novelista recibi de parte de Jos Aguirre Gainsborg, uno de los primeros lderes marxistas bolivianos, y que est testimoniado en su autobiografa: — T escribes muy bien -me dijo, pasando por toda cortesa-. Pero tu pluma debe dedicarse a la salvacin del pueblo. T tienes que ser un escritor de la Revolucin" (1955, 91). La Paradoja Racista A diferencia de Augusto Cspedes, que orient sus narraciones al ambiente y lector obrero minero, y Jess Lara, que se basa y defende al nativo quechua, Daz Machicao eligi para su novela el ambiente de la clase media urbana y reserv para el personaje principal, arquetipo del intelectual pequeo burgus disidente, las ms nobles virtudes morales. En contraste, es interesante destacar que en esta novela la representacin de las clases proletarias y mestizas de escaso nivel cultural occidentalizado es no slo negativa, sino agudamente racista.^ En ese doble racismo expuesto en la novela se estaba expresando el punto de vista de la mayora de bolivianos pertenecientes a los sectores ms favorecidos de la clase media, quienes durante aproximadamente siglo y medio haban internalizado y, continan internalizndo y ejercitando el racismo como sello de superioridad racial.

PAGE 120

111 social y cultural — la ideologa racista impuesta por los colonizadores espaoles durante ms de trescientos aos de dominacin. Se trata de un racismo reproducido y magnificado por los criollos y los mestizos obsesionados en ser reconocidos como descendientes de espaoles, lo que es el resultado de la educacin que reciben desde la cuna para mantener y reforzar el sistema social opresor existente en detrimento de las mayoras nativas. Racismo, presente en la mayora de los autores de aquella poca, que no llamara nuestra atencin si su autor, Daz Machicao, no se hubiera declarado as mismo "revolucionario".'' Vamos a examinar algunas de las muchas escenas en las que Daz Machicao incurre en manifestaciones de inocuhable cuo racista, y que sugieren un acto de bsqueda de empatia con sus lectores de clase media. Por ejemplo, en una escena en que unas cholas, llamadas as para destacar su mestizaje y apego a la vestimenta tradicional indgena son presentadas a otros personajes mestizos europeizados, a los que la narracin los distingue usando sus nombres y apellidos, el narrador se refiere a las cholas llamndolas con el trmino despectivo de "las fulanas" (48). En otra escena que describe un baile, al que concurre lo ms representativo de la alta sociedad, el narrador se refiere a los mestizos de marcados rasgos indgenas como "cholos elevados a la categora de gentes que figuran" (109). No se trata de aislados lapsos mentales, ms bien responde al patrn de comportamiento de la clase media boliviana que se siente superior, por tanto con derecho a disfrutar del privilegio de explotar de algn modo, a los llamados cholos e indios. "Nadie estuvo pues conmigo cuando sub al tren y me instal en un asiento de segunda clase, en medio de cholas e indios" (36). La soledad y la discriminacin social y racial son los sentimientos que Daz Machicao subray en La bestia emocional su autobiografia.

PAGE 121

112 Por dos razones el sentido racista empleado nos hace pensar que fe un recurso de empatia que utiliz el autor para identificarse plenamente con los elementos de su clase social. En primer lugar, la clase media equidistante tanto de la casta feudal y la clase burguesa, por una parte, y distante de la masa obrera y campesina, hace todo lo posible por no ser confundida ni asociada con una de las races de su mestizaje racial. Se distancia cuanto puede de lo indgena. El hecho de que en una ficcin, cualquier personaje que representando a la clase media o alta, use trminos peyorativos para referirse a personajes de las clases marginadas es normal, forma parte del realismo literario, y no debera llamar la atencin de nadie. Al fin y al cabo se tratara de la representacin del racismo boliviano y no de una obra racista, es decir, pasa como realismo literario. Pero, resulta cuando menos sorprendente si el narrador es quien los emplea, y deplorable si ste est asociado con un autor que quera actuar como amigo sincero de las clases marginadas a las que no evita denigrarlas. Exactamente se es el comportamiento de Daz Machicao como autor de Vocero Para corroborario apelamos a dos escenas. Hay una que muestra un edificio brillantemente iluminado, donde una orquesta de cincuenta msicos toca un vals de Strauss, se dice que afuera, en la sombra de la calzada opuesta estn "los cholos, alboroteros y azorados ... se contentan con or la cadencia de la msica y miran emborricados" (109). En la otra escena que queremos analizar refiere que el guardaespaldas de un aristcrata al que este ltimo le encarga agredir al periodista Rodrguez, el narrador no slo que lo identifica como "el cholo" (85), sino que adems aade el estereotipo de ladrn: "Se emboza hasta los ojos en un chai de vicua, robado a un indio que era sirviente de su compadre el ex prefecto" (86).

PAGE 122

113 Los ejemplos expuestos en que se degrada a la condicin de animales y ladrones a los mestizos estigmatizados de cholos, demuestran la actitud racista del autor de la novela. Tenemos dos suposiciones para tratar de explicar la razn de la flagrante ambivalencia respecto al racismo. Suponemos que el autor conscientemente quera que se superara el racismo, pero como elemento perteneciente a la clase media de aquella poca, no poda sustraerse completamente a los condicionamientos ideolgicos de su clase social. Ello explicara que los prejuicios raciales lo traicionan al salir disparados cual saetas desde su subconsciente para adquirir vida independiente en su novela. La otra razn pudiera explicarse por un sutil manipuleo poltico para tratar de atenuar su fama de intelectual "comunista".'^ Vamos a explicar un poco la segunda razn. Si el autor no hubiera enviado, como en efecto lo hizo, su mensaje de identificacin con la clase media ms conservadora, sta poda haber recelado de sus inclinaciones marxistas. Inclinaciones y declaraciones polticas radicales que de haber sido autnticas habran preconizado el igualitarismo y la justicia social para todos los oprimidos ms all de cualquier diferencia de raza, gnero y nacionalidad. Pero, Daz Machicao se dirigi no slo a los lectores ms conservadores, sino tambin a los exponentes de las clases medias progresistas, como analizaremos a continuacin. El Tema de los Cholos y el Racismo Contradictorio Daz Machicao intent ofrecer un cuadro de las costumbres del cholo boliviano, especficamente del cochabambino. Son muchos los captulos y las escenas en que trata este tema, pero el que vamos a destacar se refiere a la relacin amorosa de Rodrguez con una chola de nombre Ester. No pudo haber sido eleccin casual que el escenario para mostrar al cholerio cochabambino sea una chicheria, especie de cantina barata, sucia y

PAGE 123

114 srdida, pues, los cholos son presentados en esta novela como fieles cultores del Dios Baco. Beben mucho y rpido, por ello son muy malos bebedores. La chichera parece ser sitio de encuentro diario, donde todos los parroquianos: "beben de un slo sorbo el contenido. Lo contrario es desprecio" (49). Esta forma de narrar es caracterstica de esta novela en la que su autor apela al principio del efecto emocional, empleando un discurso sentimental que se identifica con los sucesos que presenta y los usa para ofi^ecer conclusiones sobre los mismos. As por ejemplo, la novela muestra que el segmento cholo de la poblacin boliviana bebe a toda hora, como parte de un ritual de autoestmulo que abarca todas sus emociones normalmente autoreprimidas, entre ellas las sexuales. Concretamente se narra que Rodriguez y Ester "al cabo de dos horas, en la nublada maana, han bebido copiosamente. Y como el amor mestizo es siempre un amor ebrio, la Estercita se dirige a Rodriguez y le dice creo que me lo estoy queriendo [ ] Ven, Estani, ven Vamonos a mi dormitorio" (49-50). Lo rescatable posifivamente en trminos de contribucin de la novela al despertar de la conciencia subversiva de los elementos de clase media, en cuanto al tratamiento del tema racista, se puede inferir de la probable reaccin de los lectores ante la forma de presentarlo. Sin duda, la ancdota de los escarceos amorosos al calor de la bebida, desplaza de su lugar a la descripcin de un ambiente srdido que suponemos heria la sensibilidad de la clase media. Ambiente de chicheria que parece haber quedado fijo en la novela para recordar a sus lectores la eventualidad que les aguardaba si fracasaban en su insercin en el sistema. Igual que Rodriguez podan llegar a ser condenados a la degradacin no slo social, sino humana por parte de un sistema econmico atrasado que poca o ninguna esperanza poda ofreceries. La novela recordaba a sus lectores que

PAGE 124

115 penda sobre las cabezas de las clases medias, cada vez ms depauperizadas, la amenaza de cholidificarse. La chichera es presentada como lugar de encuentro de personas que por lo general han perdido el control de su existencia. Al describir ese ambiente de degradacin, la novela logra uno de sus mejores pasajes artsticos. Los personajes, la msica, la sordidez, la tristeza, la desesperanza y la suciedad de las cosas y las personas estn ah para representar la angustia existencial del cholo. A ese antro del vicio va a parar Rodrguez cuando el sistema dominante le cierra todas las vas de realizacin que corresponden a sus orgenes sociales. Desocupado, endeudado, marginado, sobrevive fsica y moralmente bajo la proteccin de Ester, en la chichera-hogar que ella le brinda. Su rutina de intelectual, de periodista desempleado se transforma en la de testigo permanente y hasta protagonista en un ambiente en que "cholos ebrios ... le abrazan y le lloran con sus ojos inyectados, vidas fracasadas que se baan con las cataratas alucinadas de una msica mestiza que desgarra el espritu ... y alterna entre la chicha que derrama su grasa sobre la ropa y que huele asquerosamente, en un fermento ptrido". (54) Es interesante sealar que aunque los seores feudales y las capas medias de la poblacin beban la chicha, especialmente en los centros urbanos, en su inmensa mayora la denigraban por tratarse de una bebida autctona, la nica al alcance de las incipientes posibilidades econmicas de campesinos, artesanos y mestizos pobres. Decir que a uno le gustaba la chicha o la beba era una forma muy efectiva de insuhar. As sucede en la novela que reproduce con realismo los prejuicios raciales asociados con esa bebida popular: "Lo ha ganado la 'chicha', Mara Eugenia, esa anttesis de nuestro champaa, ese ambiente dulzn pero asqueroso de los cholos" (116), la cita es el comentario de

PAGE 125

116 Miranda cuando se refiere a la vida que estaba llevando en ese momento del relato Rodrguez. De ese modo, la descripcin del ambiente de chichera es una muestra representativa de las imgenes que emplea esta novela para mostrar una sociedad dividida profundamente por la discriminacin racial.'^ Otra escena notable como expresin de racismo es aquella en la que uno de los personajes (Mara Eugenia) para criticar ofensivamente a otro (Miranda) usa la palabra cholo como adjetivo. El primer personaje le dice al segundo para censurar su mala conducta: "En Europa he visto que la lucha periodstica ahorra el insulto. No hace mucha falta hablar de la vida privada de los hombres para combatirles sus ideas. Eso me parece muy cholo" (133). En resumen, Vocero entre sus mltiples lecturas, admite, sin duda alguna, la posibilidad de leerla como novela del racismo boliviano. Su mrito radica en que se trata de la expresin anti-racista de un escritor condicionado por el racismo y que introdujo en esta misma novela, como sealbamos anteriormente, toda una serie de planteamientos de indiscutible implicacin racista. Pero, lo que salva al autor y su novela de ser consideradas completamente racistas es la presencia de una serie de expresiones que denotan un anti-racismo abierto, franco, explcito y bien logrado. Ese anti-racismo en la novela est expuesto por medio de la voz de Rodrguez, a travs de quien llega hasta el lector el siguiente mensaje: En Solivia se odia al cholo, se odia al obrero, se odia al indio. La clase media que es la que mejores frutos da en la escuela y en la universidad, tiene a menos figurar en las ramas genealgicas de los cholos o de los indios. ¡Y qu decir de aquellos personajes que tienen la vanidad de creerse nobles, descendientes natos de los conquistadores, como si stos en sus primeras expediciones no hubieran sido excarcelados espaoles o aventureros audaces! (64)

PAGE 126

117 Caracterizando a ia Casta Dominante As como el lector de clase media estaba distanciado de las masas populares, estaba igualmente muy lejos de identificarse con la casta que la dominaba y postergaba en sus aspiraciones de progreso econmico y social. La novela recoge ese malestar latente en el seno del mundo pequeo burgus y le ofi"ece a dicho pblico lector abundante material informativo sobre las caractersticas de los seores feudales, comerciantes, importadores, polticos, periodistas, altos militares, abogados y dems elementos pertenecientes a la casta dominante y su entorno poltico-social inmediato. Seguramente los lectores pequeo burgueses captaban en una apreciacin general que lo expuesto en la novela sobre la casta dominante dejaba en claro la inocultable posicin crtica del escritor. Daz Machicao no brinda ningn tipo de concesin a quienes critica. Incluso la lectura ms superficial puede percibir que este autor al perfilar los rasgos de los personajes ms representativos de la casta feudal semi-capitalista que dominaba la sociedad boliviana, lo hace sin caer en la ms mnima ambigedad: todos los arquetipos son presentados negativamente. Por ejemplo, los terratenientes, herederos directos del feudalismo implantado en los fiempos del colonialismo espaol, son personajes anclados en un pasado anacrnico. Se los muestra interesados tan slo en conservar a los indgenas bajo el yugo de la servidumbre gratuita. La novela subraya que la casta terrateniente no deseaba convertirse en gestora de la industrializacin, opona tenaz resistencia al desarrollo capitalista del pas. Este aspecto socio-econmico expuesto en la novela es fundamental para comprender el papel subversivo que desempe la obra porque sealaba la contradiccin fundamental e irreconciliable entre los intereses

PAGE 127

118 econmicos y polticos de la casta feudal y los de la pequea burguesa ansiosa de ascender al rol burgus. En la novela se detallan ciertas manifestaciones de la referida contradiccin. Por ejemplo, se expone que la casta feudal desconfiaba de las ideas de la incipiente burguesa, tema al radicalismo pequeo burgus, y recelaba de todo lo que produca el mundo de las letras, mundo dominado por autores de la pequea burguesa ilustrada. Tambin demuestra que a pesar de la desconfianza, temor y recelo, la casta no poda sustraerse por completo a ser absorbida por el lento desarrollo capitalista que se estaba operando en el pas. El personaje smbolo de la casta feudal en la novela es Juan de Dios Rivera quien slo se arriesga a invertir parte de su patrimonio en la empresa editorial "La Verdad" bajo circunstancias muy especiales. Cuando lo hace es evidente que est dominado por un complejo de inferioridad nacional que considera perfecto e infalible todo lo extranjero, especialmente si ste procede de Europa o los Estados Unidos de Norteamrica. Rivera, cuyo horizonte cultural se reduce a los lmites de sus haciendas, es presentado actuando bajo la influencia de su yerno y socio, el semita europeo Bradley Cohn. Lo curioso es que Rivera aporta gran parte del capital necesario para editar el peridico "La Verdad". Queda claro que lo hace an cuando es evidente que no est convencido de que es la mejor inversin. Llegamos a saberio por medio del comentario del narrador que se refiere a dichos fondos, "con los cuales habria preferido comprar un latifundio ... y vivir de la coca antes que de los papeles ingratos". (127) Comentarios que muestran al novelista convertido en cronista de su poca. De todo lo expuesto en este segmento inferimos que Daz Machicao cumpli el papel de escribano que iba ofreciendo a sus lectores contemporneos no slo un relato de

PAGE 128

119 los hechos, sino que su tarea fijndamental era ir estableciendo las relaciones entre los diversos fenmenos, descubriendo y revelando la funcionalidad de dichas relaciones entendidas en sus vnculos esenciales de causas y efectos. De ese modo, esta novela fiie sembrando las semillas del descontento por los derroteros de una interpretacin crtica de la realidad, es decir, ayud a que las mentes sencillas de los pequeos burgueses honestos de entonces pudieran escalar el primer peldao llamado conciencia social, facilitando con ello el desarrollo poltico de la clase media que aos ms tarde eclosionara conjuncionada con la fiierza revolucionaria que poseen las masas populares bolivianas. Al respecto, el discurso de la novela contiene datos de la autoconciencia de su valor como medio concientizador si es que adoptamos para ella lo que en ella se dice respecto a los peridicos: "S, querido lector, este es el cuarto poder del Estado. Donde hay una idea que se difunde impresa en papel, hay conciencia social, hay ansia de superacin, hay amor a la justicia, hay un pueblo abroquelado en la moral". (37) Narrando las Relaciones Polticas Estamos postulando que Vocero es un amplio bosquejo del conjunto de las diversas formas de relaciones sociales imperantes durante los aos anteriores a la insurreccin popular del 9 de abril de 1952 y la realizacin de las grandes transformaciones estructurales de Bolivia. En ese contexto esta novela represent la realidad no como un cuadro de imgenes estticas, sino como una representacin viviente, emotiva y audaz. Es lgico suponer que la emocin que transmite facilita su poder de convencimiento y su audacia incit a emularlo en el plano de la denuncia poltica.

PAGE 129

120 En Bolivia la poltica era el principal tema y el eje en tomo al cual giraba la vida social, especialmente de los varones. De modo que una novela que quera reflejar la totalidad de la vida social boliviana no poda dejar de tratar este tpico, es decir, ofrecer prototipos del variopinto poltico boliviano. Ello explica que ante el lector desfile por las pginas de Vocero una amplia galera de personajes en funciones de: Presidentes de la Nacin, Ministros de Estado, Sub-Secretarios, Prefectos y pseudo-lderes. Todos ellos tienen en comn ser personajes mediocres, corruptos y autoritarios, ninguno se salva al agudo bosquejo de Daz Machicao. Entre los prototipos, ciertos personajes de la ficcin coincidan con los modelos tomados de la realidad. La novela proporcionaba toda una serie de pistas para que los lectores pudieran fcilmente asociar ficcin con realidad, no por los rasgos de personalidad, tal vez ignorados por el pblico, sino por fechas, cargos desempeados, ocupaciones previas al encumbramiento en el poder y lugares de procedencia. Es el caso del General Carlos Blanco Galindo extrado de la Historia y presentado en la novela tomando la presidencia mediante golpe de estado y ejercindola bajo la identidad del personaje de ficcin llamado general Juan de la Cruz Brez. Braez no se parece fsicamente al presidente Carlos Blanco Galindo de la historia real, pero condensa en el personaje de la ficcin todas las taras propias de los militares encumbrados a la presidencia de la Repblica de Bolivia. Por lo tanto, la novela con sus mltiples conexiones con la realidad, explcitas e implcitas constituye una metahistoria, una combinacin narrativa de realidad y ficcin, en la que la ltima se distancia de la primera para presentar a un personaje prototpico. Y, lo hace empleando un tono jocoso e irrespetuoso respecto tanto a los polticos en ejercicio como a los de la oposicin, es

PAGE 130

121 decir, denuncia la falsa oposicin, aquella establecida slo para simular un inexistente ejercicio democrtico. La novela revela que gobierno y oposicin pertenecan a la misma cofrada de intereses y especializada en conservar intacto el rgimen de privilegios, compuesta por elementos duchos en hacer de la componenda a espaldas del pblico un arte de verdadera prestidigitacin. El tono irrespetuoso empleado en la novela, por ejemplo, la descripcin de un annimo Prefecto, "de blancos cabellos, hermosa cabeza de prcer, pero un tanto vaca, de olmpicos ademanes aristocrticos cae en aventuras polticas con la frescura del pato en algn estanque" (78), era posiblemente el mismo tono irrespetuoso empleado por los jvenes de la clase media en sus tertulias. En cuanto a los personajes de menor categora. Ministros de Estado para abajo, la novela no proporcionaba datos que permitieran a sus lectores efectuar asociaciones con los modelos reales. Pero poco o nada importaban las identificaciones, pues, el mrito artstico de la novela consiste en el valor de la generalizacin, cuando no en la universalizacin de los personajes y hechos narrados. En materia de generalizacin lo importante era que el lector reconociera que la poltica boliviana tiende a consagrar, las ms de las veces, la mediocridad. El personaje denominado Crisantemo Rodas, nombre bastante cmico por cierto, es ante todo ingenuo y a todas luces mediocre. La novela destaca que sus rasgos de ingenuidad y mediocridad no le permiten comportarse como un ser malo ticamente, pero muestra que carece de la visin, la inteligencia y la capacidad mnima para desempearse como Ministro de Estado. Sin embargo, la novela da a conocer a sus lectores que Crisantemo Rodas fue nombrado a dicho cargo no por que se hubiera pasado por alto o ignorado sus defectos, sino justamente en consideracin a los

PAGE 131

122 mismos. Su ingenuidad y escasa preparacin intelectual aseguraba su docilidad al servicio de los intereses particulares que lo encumbraron al poder. Resumiendo se puede afirmar que el lector de la clase media saba que los sucesos y personajes eran verosmiles. Tambin es de suponer que los lectores ms lcidos podan haber interpretado la narracin en su segmento ideolgico como una exhortacin que los llamaba a dejar de seguir haciendo de comparsa en aquel carnaval poltico que era la realidad boliviana anterior a la revolucin del 9 de abril de 1952. Realidad en la que una nfima minora del pueblo tena derecho a votar en una votacin de mala fe, pues no daba opcin de elegir a sus genuinos gobiernos y representantes, sino que limitaba a elegir entre el representante de la casta feudal o el de la casta oligrquica minera. Con todas sus denuncias la novela demostraba a la clase media que en lo poltico el sistema tradicional con su obstinante miopa que le impeda abrir espacios democrticos, la tena prcticamente cercada, sin otra alternativa que resignarse a continuar completamente dominada o disponerse a luchar por su liberacin. Los Mtodos Represivos Oligrquico-Feudales Debemos sealar que en Vocero el sistema poltico boliviano queda configurado desde sus primeras pginas bajo el tema de la represin oligrquico-feudal, es decir, se trata de una violencia poltica anunciada al lector desde la dedicatoria del libro. El texto est encaminado a revelar el empleo por parte de la casta dominante de mtodos de represalia propios de los bajos fondos de la sociedad. Sin embargo, en la novela la represin y violencia polticas estn matizadas sin dramatismo, en una narracin que rehusa las escenas polticas con tinte a crnica policial.

PAGE 132

123 La violencia expuesta y aludida es simblica y metahistrica. Ambas estn relacionadas en una hbil urdimbre narrativa. En primer lugar, la violencia expuesta est representada en una golpiza vengativa que un Prefecto dimitente organiza y dirige para cobrar venganza contra el periodista Rodrguez por cuyas denuncias y burlas se vio obligado a dejar el poder. La escena pudo haberse limitado a describir la golpiza y la orden para su ejecucin: "Le esperas donde sea ms conveniente para ti y le propinas una paliza. Todava eres fuerte, eh?" (85), pero el narrador va ms all. Toma el camino de la generalizacin y la novela queda inscrita como metahistoria por aludir a otro tipo de represin: "Este es un procedimiento magnifico, corrientemente empleado por nobles que no quieren profanar sus manos dando el golpe viril Prefieren golpear por segunda mano" (85), y apelando a la memoria colectiva el narrador recuerda el magnicidio de uno de los primeros presidentes nacionalistas: "Qu de raro? Tambin en la Historia de Solivia hay Presidentes de Repblica que se han suicidado con otras manos" (85-86). En otro pasaje la novela vuelve a referirse al uso de la violencia como recurso para conservar sus privilegios por parte de la casta opresora, pero en esta segunda alusin el discurso aporta a sus lectores las razones econmico-polticas para el referido magnicidio. Uno de los personajes, representando el papel de Ministro de Hacienda en clara muestra de parcialidad con los intereses anti-nacionales comenta: "¡Sera imperdonable concentrar todas las divisas de la minera en manos del Estado! Pues por eso se ha suicidado un anterior presidente, amigo mo. No era posible manosear el capital extranjero". (110) As como la novela esclarece el papel subordinado del gobierno nacional al servicio de los grandes intereses de la burguesa, muestra igualmente cmo los gobiernos locales funcionan en la misma forma. La novela relata que el traficante de influencia

PAGE 133

124 Multer una vez que se convence que no puede sobornar a Rodrguez para impedir que publique las pruebas de sus ilegales negocios, consigue en un par de horas que las autoridades locales apresen al periodista. Es elocuente el comentario que hace el abogado que lleva la orden de detencin: "No es posible, amigo Rodrguez. Multer es mucho ms fuerte que usted. Ha obtenido una orden de arresto contra usted que se la ha otorgado el Prefecto" (106). No obstante el apresamiento de su director, el lector sabe por el narrador que "La Opinin" circula con la denuncia de "los peculados de Muher y Ca. El gringo ha pagado a los prefectos, a los alcaldes, a los jefes de polica, desde veinte aos atrs". (120) En resumen podemos concluir que Vocero es una obra vida de contar a sus lectores todos los aspectos de la vida nacional, entre ellos los mtodos represivos oligrquico-feudales. As pues, est poblada la sociedad de la ficcin con personajes y eventos que forman parte de la memoria colectiva de sus lectores de clase media. El presentar los hechos con clara referencia a las causas y efectos, como la novela lo hace, condiciona la configuracin de la idea de legitimacin del uso de la violencia subversiva como justa respuesta a la violencia opresora. Es una forma de romper con la tradicin religiosa imperante desde los viejos tiempos coloniales que exaha la sumisin y la resignacin entre los desposedos; es por el contrario apelar a la aplicacin de esa vieja ley del Talin: "ojo por ojo y diente por diente". El Recurso de la Censura Otro tema que aborda la novela Vocero tiene que ver con la censura que ejercen los gobiernos y la autocensura que se manifiesta entre los escritores que optan por vivir en armona con el sistema, en lugar de criticarlo. As pues el narrador recuerda a sus

PAGE 134

125 lectores la existencia de la censura gubernamental, autoritaria, directa y diaria que trata de controlar cada oracin y palabra empleando funcionarios dedicados a leer y aprobar o tachar todo lo que est destinado a ser publicado. El recordatorio se hace por medio de un personaje que funge de Presidente de la Repblica y que dice: "La prensa es un poder que hay que destruir para gobernar bien". (40) Ya sabemos que el concepto de gobernar bien en la mente de un(a) administrador(a) de naturaleza desptica es erguirse en el Supremo juez de la suerte y el destino de sus subordinados, sentado(a) sobre reglamentos, leyes y constituciones, y atropellando cuanto derecho se le antoje hacerlo a su caprichoso, soberbio y arrogante designio. La novela tiene el buen cuidado de recordar a sus lectores esos rasgos inconfundibles del despotismo. La novela es todo un alegato en contra de la censura de pensamiento. Entre las razones que esgrime dice que ella contribuye a volver anodina a la prensa. Ofrece de ejemplos que la censura elimina el anlisis econmico riguroso cuando en lugar de relacionarlo con los efectos sociales se limita a describir la produccin como un proceso meramente tcnico, el consumo como un simple fenmeno de ofertas y demandas; privilegia escritos sobre las cualidades nutritivas de las papas en lugar de denunciar el hambre de los desocupados; prdiga en proclamar el patriotismo en los aniversarios patrios, entusiasta en el comentario deportivo y servil en la crnica social. Con ello la novela no estaba refirindose a realidades que fueran ignoradas por sus lectores. Sin embargo, uno de los mayores mritos del autor radica en haber tenido la valenta de sealar que la censura es el recurso funcional para encubrir la corrupcin que domina los actos y decisiones del gobierno, los negocios, la poltica, la justicia e invade toda la esfera burocrtica del Estado.

PAGE 135

126 La Denuncia de la Corrupcin en la Novela Como se desprende de nuestro anlisis, esta novela es de difcil clasificacin. Podemos adscribirla a muchos sub-gneros, pero ninguno resulta suficiente para expresar su multidimensionalidad temtica. Podra el crtico poner especial nfasis en que esta obra va ms all de la crnica realista para adentrarse en el complejo mundo psico-social en el cual se desarrollan un tipo especial de relaciones sociales: las que persiguen y realizan el beneficio individual mutuo en desmedro del inters colectivo. Al respecto la novela es prdiga en ofrecer la combinacin de smbolos y mensajes explcitos que sirven para denunciar a la sociedad boliviana, ante los lectores de clase media, como un cuerpo a punto de sucumbir por una peculiar metstasis: la corrupcin. En Vocero el narrador relata el desarrollo de una fiesta ms que lujosa, suntuosa. El anfitrin es el sbdito alemn Hermann Multer. El relato de la fiesta es como una pelcula cinematogrfica. La cmara parece enfocada en el efijsivo apretn de manos de dos personajes: un ministro de estado y Multer. La escena pudiera haber pasado desapercibida sobre todo entre los lectores bolivianos que son sumamente formales en hbitos sociales. Siempre se estrechan las manos al saludarse, presentarse, despedirse, sellar un compromiso de honor, en pblico y en privado, en la calle y en el hogar, de da y de noche, a toda hora y en todo lugar y bajo cualquier circunstancia. Pero el novelista no quiso que el apretn de manos de sus dos personajes pasara diluido como uno de tantos millones de gestos parecidos en que se repite el ritual que refleja el carcter formal de los bolivianos de los valles y el altiplano. Aquel apretn era especial, era todo un smbolo. Smbolo del buen entendimiento entre buenos socios. Por eso, el narrador comenta: "¡Ah herr Muher: aos y aos de robos, de coimas, de corrupcin, de engao al

PAGE 136

127 pobre! Todo eso est perdonado ... en el apretn de manos que le ha brindado el ministro". (109) Aqu se manifiesta esa tendencia de esta novela a querer abarcar sin fm ni medida todo el fenmeno social de su poca. Daz Machicao extiende el foco de su denuncia ms all de los lmites de la burguesa comercial y es una de las primeras obras de ficcin que se ocupa de criticar a la emergente burguesa del estao. Lo notable es que al hacerlo se refiere a los nuevos potentados usando sus apellidos reales; "Nosotros no podemos violentar la voluntad adquisitiva de Hochschild. [. .] No podemos menos que resguardar los intereses de Patio y de la gran minera. Lo contrario es subversin extremista". (110) La cita anterior corresponde a la opinin de un personaje que hace el papel de ministro de estado dentro de la novela. Hay pues opiniones en esta novela que no slo ponen al desnudo la corrupcin administrativa, sino que tiene la lucidez de captar el surgimiento del nuevo grupo econmico que empezaba a asumir papel hegemnico en el sistema boliviano. Quedaba, descarnadamente establecido, que el estado boliviano est al servicio incondicional de la burguesa. Este fenmeno es subrayado al sostener, que: "El gobierno es la sucursal de todas las cuevas del asaho impune. Tiene participacin en todos los negociados: desde el estao a los mondadientes, desde la seda hasta la servilleta de papel" (106). Hoy es muy difcil medir la trascendencia ideolgica y poltica que tuvo en el contexto histrico boliviano de su poca la denuncia contra la corrupcin como las formuladas en Vocero Seguramente dichas denuncias permitan que los lectores de la poca comprendieran mejor el problema nacional, as como la identificacin de los principales responsables fortaleca el impacto de la denuncia sobre los entendimientos

PAGE 137

128 entre personeros del gobierno y la gran empresa privada, por la va del trfico de influencias y la coima aparejadas a la corrupcin imperante en el sistema. La Justicia Venal Realidad o exageracin, la justicia boliviana ha ganado fama de ser una de las ms venales de Hispanoamrica. Esta novela que quiere ventilar todos los rincones de la realidad social, analiza y concluye que la justicia tambin est al servicio de los poderosos. En una sociedad donde los valores ticos y morales parecen puestos de cabeza, el ofensor pblico nmero uno de la ciudad de Cochabamba,'" Multer, al que se le comprob haber robado bienes del Estado, intenta salvarse de la acusacin formal que podra enviarlo a la crcel mostrndose vctima de difamacin. La novela muestra a este emprendedor empresario extranjero cuando era representado por abogados peritos en la venalidad, los cuales interponen demandas contra los que amenazan denunciado. Las demandas prosperan y el acusador nmero uno de Multer, el periodista Rodriguez, resulta situado al borde de la crcel. La novela intentando parodiar al sistema judicial no escatima esfuerzos. Rodriguez busca la ayuda de una amigo abogado para que lo defienda en el juicio criminal por difamacin y calumnia que pesa contra l. El amigo le dice: "no son suficientes las pruebas para una defensa Hace falta que sea amigo del Ministro de Hacienda, del Presidente de la corte, del Fiscal, del Prefecto ... no hay bautizo sin padrinos" (125. Otras escenas reproducen similares crticas lo que nos permite concluir que al desarrollar el tema de la venalidad de la justicia boliviana la novela estaba enviando un claro mensaje a sus lectores: es necesario cambiar las cosas para que el pueblo pueda salir del cerco inerme en que lo mantiene el sistema imperante. Y, con ello la novela de Daz Machicao cumpla a cabalidad su rol de novela subversiva.

PAGE 138

129 La Novela de los Lances de Honor El tema de los duelos de honor parece ms propio de las novelas Tirant lo Blanc Amadis de Gaula o Don Quijote pero no de una novela escrita poco antes de mediados del siglo XX, como es el caso de Vocero En realidad el tema de los lances de honor es propio de las obras escritas o ambientadas en plena Edad Feudal europea, pero la sociedad boliviana vivi esa Edad hasta poco despus de pasada la primera mitad del siglo XX. De modo que sobrevivan en Bolivia muchas de las costumbres espaolas propias de los siglos XV y XVI. Una de ellas era que las ofensas deban ser "lavadas con sangre". Ser escritor era oficio que demandaba estar siempre dispuesto a batirse a duelo con los lectores ofendidos.'' Vocero refleja ese rasgo de su poca. El lector es enterado que el periodista Miranda publica un artculo sumamente ofensivo: 'La Opinin' es un diario pagado por el oro de Mosc est dirigido por los residuos sociales que han hecho de los lupanares su Torre de Marfil y de la chicha el elixir de sus ensueos" (131-32). El narrador tiene en este segmento un propsito doble: Justificar la reaccin caballeresca del protagonista principal y retratar los prejuicios sociales y raciales. El narrador habla tambin que como respuesta al artculo difamatorio. Rodrguez desafa a duelo con pistola a Miranda. No escatima al referirse a detalles: distancia cincuenta metros, eleccin de los padrinos, el juez y el campo del honor; la presencia de los mdicos y testigos. Describe el duelo. Relata el disparo que alcanza a herir un muslo de Miranda, el gesto de auxilio al cado por parte del ganador del lance, el desagravio otorgado, la reconciliacin de los contrincantes, el reencuentro con el verdadero amor del protagonista, etc. En realidad el autor parece interesado en dar a

PAGE 139

130 conocer a sus lectores todos los incidentes del duelo en una especie de chismografa de alto calibre. Asi pues, esta parte de la novela est llena de imgenes que recrean el ambiente feudal imperante en la sociedad boliviana. Pero, va ms all de la emocin propia de este tipo de lance de honor, le interesa probar que la burguesa maneja recursos ms sutiles para dirimir sus diferencias y que es capaz de llevar a un plano de adaptacin moderna los preceptos contenidos en El principe (1532), de Nicols Maquiavelo, es decir, la aplicacin de aquel principio que proclama y aconseja que en poltica el fm justifica los medios. El narrador es sumamente cuidadoso en revelar a los lectores que en realidad Miranda no era el autor del artculo editorial en que se ofendi la honra de Rodrguez, slo se haba limitado a firmar el artculo editorial. El verdadero autor era el abogado de la empresa editorial, instigado por los propietarios Rivera y Cohn. Alrededor de este evento, la novela lanza y teje sus hilos narrativos hacia otros temas. La noticia de la concertacin del duelo es presentada como catalizadora de los sentimientos amorosos de Maria Eugenia quien compara a su esposo con Rodrguez, su enamorado de adolescencia. Comparacin en la que sali ganando Rodrguez. La novela ya haba dado a conocer a sus lectores que Cohn, el esposo de Mara Eugenia estuvo dispuesto a entregar a su esposa a la satisfaccin de los deseos sexuales de ms de uno de los jugadores millonarios que fi-ecuentaban su negocio de juegos de azar. En contraste, el lector puede apreciar que Rodrguez se arriesga a morir por defender el honor de Ester, la chola menospreciada por la sociedad de mestizos con presunciones de blancos. La novela proporciona al lector un modelo de tica anti-racista, valindose para ello de un dilogo entre Rodrguez y Mara Eugenia. Rodrguez a! explicar la razn del duelo dice:

PAGE 140

131 "Quiero ensearle a ese caballero de sociedad que en ese lupanar donde yo vivo est la mitad de mi vida perdida y la otra mitad que se perder. Cada hombre defiende lo suyo. Yo defiendo ese lupanar porque ese es el sitio donde se me ha dado cario, calor de hogar" (143-44). Analizando en su totalidad este segmento de la novela, el balance arroja el resultado siguiente: el honor caballeresco, tan apreciado en una sociedad feudal, ha sido plenamente reivindicado gracias al lance de dos jvenes periodistas pertenecientes a la clase media. Tambin ha quedado en evidencia una constante en el propsito de Daz Machicao: Representar el punto de vista y los intereses de la clase media. Ello explicara, en parte, la idealizacin expuesta en los rasgos del personaje principal. Reflejo del Antisemitismo de la poca Todos los lectores de esta novela posiblemente pueden captar el sentimiento antisemita con que fue elaborada. Probablemente su autor no vea con ninguna simpata a Adolfo Hitler y su filosofa exterminadora de judos, pero su antisemitismo es evidente. De ese modo. Vocero refleja el sentimiento anfisemita diseminado entre las clases medias bolivianas y tan viejo como el que se export de Espaa a Amrica en tiempos de la reina Isabel la Catlica y que fiie exacerbado por automarginacin social y cultural de la pequea comunidad juda que arrib a Bolivia huyendo del holocausto nazi (1939-1945). Tanto prejuicios ancestrales as como la incapacidad juda para integrarse a las comunidades locales explicaran que el personaje judo de esta novela, Bradley Cohn, est configurado tan negativamente como lo est respecto a rasgos ticos, morales y hasta fsicos. En efecto, en la novela, Cohn condensa atributos de; tahr, proxeneta, ladrn, falsifcador de licores, estafador, contrabandista, narcotraficante, marido engaado.

PAGE 141

132 amigo desleal, y cobarde. Por otra parte, el personaje judo da la impresin de haber sido elaborado para resaltar, por contraste, las virtudes que la novela atribuye al personaje principal. Rodrguez. En una de tantas escenas antisemitas. Cohn, por medio de su esposa, solicita a Rodrguez que lleve a cabo "una campaa en 'La Opinin' pidiendo a las autoridades que permitan el funcionamiento de los juegos de azar" (30). El narrador omnmodo revela el pensamiento de Rodrguez que ante aquella propuesta piensa: "¡Asqueroso judo, vilmente acomodado en la llaga purulenta de la sociedad mal conducida!" (31). Pginas adelante, en otro pasaje, y valindose una vez ms del personaje Rodrguez, el texto reitera idntico sentimiento "Me irritaba la sola idea de que Rivera padre, madre e hija, estaban arrastrados por un judo inmundo como el tal Cohn" (46). An cuando todava quedan los ecos de los ms negativos juicios en contra del personaje Cohn, la novela persiste en hacer del tema un leit motif. por ejemplo, Mara Eugenia piensa, que ella, "ha equivocado sus pasos ... que su mardo es un ¡judo! Un judo sin rubor. Piensa que la ha expuesto como un atractivo infame de la ruleta [ .] ¡Asquerosas gentes, sin dignidad, sin seoro, esclavos del metal envilecido, acaparadores de la fortuna, ciegos, perversos Para qu servan esos mercaderes del propio cario, de la propia mujer?" (139). Debemos subrayar que de no haber existido en Solivia fuertes prejuicios antisemitas, los rasgos de un personaje tan negativo encarnado en Cohn, elaborado para contrastar con el personaje central, hubiera producido el mismo efecto de antipata en los lectores sin necesidad de tener que identificario como judo. Los vicios y taras son comunes a todas las razas, igual que las virtudes. Y, eso lo saben, comprenden y

PAGE 142

133 defienden los verdaderos revolucionarios. De ah que debamos recalcar que es doblemente injustificable el racismo de esta novela, sobre todo porque su autor pretenda contribuir a la transformacin de su sociedad. Slo atinamos a reiterar que los ingredientes racistas de Vocero existan, y existen, en la realidad boliviana. La novela no promueve el racismo, simplemente lo refleja en el gigantesco mural que expone la realidad boliviana ante sus lectores de clase media. La Trama De Amor Es interesante leer cmo en esta novela se dan cita una serie de tramas de amor en un intento por cubrir la representacin de las diferentes modalidades de la ms vital, necesaria y universal de las relaciones humanas. Igualmente, resulta interesante observar que el tema del amor en esta obra est tratado desde una perspectiva pesimista, deprimente y frustrante. Se trata de varias historias de amor, algunas interconectadas siguiendo la tcnica del juego de los espejos que, en este caso, repite las virtudes y defectos que el autor atribuye a la relacin amorosa. Interconexin en la cual los mismos personajes aheman de vctimas y victimarios sentimentales, siguiendo una secuencia en que los referidos papeles quedan desdoblados ms de una vez, dependiendo de la combinacin que da lugar a la pareja: Cadima-Rocha; Rocha-Rodrguez; RodrguezRivera; Rivera-Cohen; Miranda-Rivarola. Lo que evita que toda la narracin caiga en el inventario anecdtico se debe a que el autor tiene el buen cuidado de proporcionar a sus lectores reflexiones ideolgicas para explicar las causas de los fi-acasos amorosos: relaciones de mera conveniencia social o econmica. El tratamiento exhaustivo de este tema rebasa nuestro propsito, por ello vamos a limitarnos a analizar dos tipos de

PAGE 143

134 relaciones que tienen en comn exaltar el amor como relacin no siempre convencional y matizada por la bsqueda de compensaciones. En esta novela la relacin amorosa en su versin idealizada est expuesta en un tringulo que comprende a los personajes Ester Rojas — Estanislao Rodrguez — Mara Eugenia Rivera. El desarrollo de la trama, tambin puede analizarse referido a tres grandes momentos narrativos. En primer lugar, los jvenes enamorados Estanislao y Mara Eugenia pasan desafortunadamente por la prueba de la separacin temporal. Mara Eugenia viaja a Europa y regresa casada con Bradley Cohn. La novela destaca que el padre de Mara Eugenia propici dicho matrimonio convencido que se trataba para l y su hija de una buena sociedad mercantil. Mientras, Estanislao atraviesa por las vicisitudes de su labor periodstica subversiva, su peridico es indefinidamente clausurado, enfrenta persecucin del gobierno y rechazo de su crculo social. Reducido al lmite de la miseria material y moral conoce a Ester, la joven chola que se enamora de l seducida por su condicin de intelectual. Ester desprecia a su amante obrero y se consagra a compensar las insatisfacciones de Estanislao. Ester es tal vez el personaje ms vital, desafa espontneamente todos los convencionalismos sociales. Es ella la que inicia el juego amoroso, busca el acercamiento fsico, formula la declaracin amorosa y propicia el encuentro sexual. A lo largo del relato, Ester le brinda a Estanislao, belleza, sexo, casa, comida, bebida, entretenimiento, servicio domstico, comprensin, amor sin condiciones ni compromiso de ninguna especie. La mutua atraccin fsica es presentada como el factor bsico de esta relacin. Sin embargo, como ya mencionamos l est slo y desamparado, ella por su parte desea compensar el menosprecio de un padre mestizo hacia su madre indgena y a

PAGE 144

135 SU condicin de hija bastarda. El narrador al respecto dice: "Y mascando amargamente sus palabras se marcha — Rodrguez — hacia el suburbio, hacia el nido mestizo donde la Estercita, vanidosa de ser hembra de un periodista, le espera con un plato criollo y una jarra de chicha". (125) Como se ha demostrado hasta los personajes ms positivos, en este caso, Ester, a pesar de que brinda a la novela su alborozada sensualidad y libertad afectiva, poseen en algn rincn de sus sentimientos una fuerte carga de egosmo que les resta una realizacin plena como seres humanos. La historia de Ester es el reflejo del pesimismo del autor: sus personajes estn condenados al fracaso, la frustracin o la muerte. El final de Ester est narrado dentro de una crnica policial que publica el peridico de Rodrguez. Si la novela aparenta ser la histora de un peridico, y la crnica de la muerte de Ester es una historia contada por dicho peridico estamos en presencia de una historia dentro de otra historia: "Hoy, en una casa del suburbio, Melitn Canseco ha dado muerte, a pualadas, a una mujer. Canseco entr en la casa al amanecer, cuando la chola dorma plcidamente estaba ebrio Completamente, al extremo de quedarse dormido sobre la vctima, con el pual en la mano" (190). Se trata del empleo de una tcnica anloga a las cajas chinas, reputada por los criticos literarios y aplicada desde el Quijote hasta alcanzar su consagracin moderna en Cien aos de soledad Con la serie de pasiones no correspondidas, amores prostituidos, relaciones sbitamente terminadas, matrimonios de conveniencia y adulterios consentidos por el puro afn de conservar las apariencias de uniones realmente fracasadas, se representa a una sociedad en transicin del feudalismo al capitalismo. Con ello la novela propona a sus lectores de la clase media una visin empeada en describir al capitalismo como reino

PAGE 145

136 mercantil en el cual absolutamente todo, cosas y favores personales, se pueden comprar y vender. Quedaba obviamente flotando en la reflexin el adverso destino de quienes, la mayora de los pequeos burgueses de aquella poca, tienen poco acceso al valor de cambio universal mercantil: el dinero. La Discriminacin Femenina Vocero flie elaborado siguiendo los enfoques literarios de su poca, es decir, refleja fidedignamente la divisin del trabajo, la distribucin de la riqueza y la asignacin de roles entre hombres y mujeres. Sin embargo, tiene el buen cuidado de no caer en esquemas genricos. Se distingue de otras obras porque ofrece diferentes prototipos en consuno con las diferentes clases sociales existentes. De ese modo el lector puede encontrar perfiles representativos de las mujeres proletarias, de la media y alta clase media, y de la burguesa. Es destacable las diferencias que establece entre las caractersticas de las mujeres proletarias y burguesas. Al llevarlas a la novela, de la manera como lo hace, rompe el silencio cmplice de una sociedad satisfecha de perpetuar la condicin opresiva que vena pesando sobre las mujeres bolivianas. La historia de Ester representa, sin duda, a la mujer marginada social y racialmente, pero que a pesar de todas las adversidades es capaz de lograr independencia econmica. No se trata de un caso idealizado. Su elaboracin refleja la condicin de la mujer proletaria boliviana que en general obligada a sobrevivir sola o en condicin de madre soUera o esposa de otro proletario se ve inducida a trabajar por cuenta propia. Las que logran instalarse en un pequeo negocio son una nfima minora formada por aquellas que logran sustraerse a una de las ms generalizadas y mayores formas de

PAGE 146

137 explotacin social comunes a los pases latinoamericanos: la servidumbre domstica. A parte de Ester, Vocero proyecta otros prototipos y estereotipos de la mujer boliviana que an subsisten. Presenta las diferencias culturales, sociales, polticas y econmicas que dominan a la mujer. Debemos advertir que los prototipos son esbozados desde una perspectiva machista porque se limita a reflejar imgenes conocidas sin intentar profundizar en las causas que determinan la discriminacin por razones de sexo en el seno de una sociedad tradicionalmente patriarcal, consiguientemente opresora. La novela reproduce la divisin del trabajo entre los dos sexos que caracterizaban a las clases medias y alta. Al hombre le estaban reservadas la educacin superior, las profesiones calificadas, los grandes negocios y la poltica, la ltima con carcter de exclusividad. En cambio las mujeres administraban los hogares, cuidaban a los hijos, se ocupaban de seguir los dictados de las modas en el vestir. En las reuniones sociales no podan participar de los cerrados crculos masculinos que tradicionalmente se organizaban. La novela muestra que deban limitarse al chisme, eje central de su tertulia. La novela relata la conversacin que "dos mujeres" sostienen sobre la aparicin de "La Opinin". La escena tiene lugar durante una fiesta de sociedad: "--Trae pgina de modas? ~ No, hija, pero el 'Social' est bastante nutrido. Publica la fotografia de Alcira Rivarola. -Y t bien sabes que esa fulanita no es de sociedad" (15). En otras escenas aparecen muchas mujeres, annimas, masa amorfa, relegada al fondo y representando el papel de un coro griego. Ms que seres humanos son presentadas como objetos mudos, casi perdidas en los vastos salones de fiestas dominadas por hombres. Presentes como adornos chinescos: "nias bonitillas, mujeres gordas y perfumadas seoritinga simplona" (109-10); calificadas de chismosas: "marisabidillas de sociedad" (119);

PAGE 147

138 complementos estticos y placenteros para el hombre: "nias bonitas de la ciudad, esas adorables mariposas que hacen agradable la vida de santos y pecadores ... en verdad, son jvenes y preciosas y candorosas e inofensivas. ¡La sal de la vida!" (132). Frente a la descripcin masificadora que se hace de la mujer en esta novela, el autor hizo emerger en el relato, adems de Ester, otro personaje femenino que juega un extraordinario rol en toda la trama: Mara Eugenia Rivera, smbolo de la rebelda y la liberacin femenina. Ya indicamos que el relato se refiere a su matrimonio como uno de pura conveniencia. A partir de este hecho se desencadenan una serie de escenas cuyo resultado podemos resumir en una opinin que emite Mara Eugenia a uno de sus amigos: "Vivo entre vosotros y analizo la categora de vida que vamos desarrollando. Es un asco ... Yo no estoy entre vosotros, yo no puedo ir de brazo con gentes un poco bondadosas y un poco canallas" (140). El autor quiso ofrecernos el perfil de una mujer que fiie desarrollando un elevado sentido crtico, el mismo sentido crtico que se trataba de comunicar a todos los lectores de la clase media a quienes suponemos iba dirigida la novela. Este personaje femenino no fue elaborado para reflejar tan slo espritu crtico, sino tambin comportamiento rebelde: "No te asustes Bradley; no te propondr el divorcio. No te inquietes. Seguirs en el negocio, pero sin mi persona Haz lo que te plazca, pero djame a m tambin vivir lo que no he podido vivir" (151). Lo importante es destacar que la rebelin de Mara Eugenia no es slo rebelda contra el matrmonio impuesto, es una exaltacin nacionalista y una rebelin contra un smbolo extranjero. En la misma discusin con su esposo, Mara Eugenia le dice:

PAGE 148

139 Yo estoy hecha a la defensa, a la dulzura del lance del hombre por la hembra. Y no a su mandato y su entrega. T eres de una raza diferente a la nuestra. No conoces los ricos tesoros que anidan en las almas nuestras. Y ests equivocado. (151) Finalmente, Mara Eugenia vuelve a su amor de juventud y lo hace rompiendo con todos los convencionalismos y prejuicios sociales. El narrador deja constancia que; "se aman despus del perdn, despus de la reparacin sensata de sus vidas" (155). En el fondo del argumento de esta novela y de sus numerosos temas abordados, el reencuentro de Mara Eugenia hizo posible: la reparacin de la nacionalidad oprimida. En este himo sentido, este personaje femenino representa a la nacin boliviana sometida y ansiosa de liberarse del imperialismo. A esa conclusin hubimos de arribar interpretando el siguiente comentario que Daz Machicao dej estampado en el pensamiento de Rodrguez: "Ya vez, en Bolivia, los Cohn, los Multer, se apropian de todo cuanto nos es muy caro ... Y nos roban la mujer que hemos querido" (143). En resumen se puede afirmar que esta novela objeto de nuestro anlisis reprodujo la condicin existencial de las mujeres latinoamericanas que a decir de la novelista Cristina Peri Rossi otorga el mundo al hombre, y el hogar y la procreacin a la mujer (527). La Literatura Como Texto de Economa Poltica Otro de los mensajes que dirige la novela a la conciencia de la clase media es para recordarle que sus posibilidades de realizacin econmica dentro de un sistema semicapitalista atrasado son adversas. Para este efecto el discurso que emplea tiene todas las apariencias de una leccin grfica de economa poltica. La idea central es que en

PAGE 149

140 cualquier competencia con los grandes recursos de inversin las pequeas iniciativas empresariales estn casi siempre condenadas al fracaso. Rodrguez representa, con su precaria empresa periodstica, el sueo de independencia econmica de la clase media que fracasa cuando incursiona en el mercado otra empresa dotada de los ltimos adelantos tecnolgicos y de mercadeo. Un reducido local alquilado, la vieja imprenta de linotipos por editora, tres destartaladas mquinas de escribir por redaccin, y dos periodistas por cuerpo de redactores constituan los nicos medios donde se redactaba e imprima el peridico "La Opinin". Un tiraje de dos mil ejemplares se reconoca como un record de edicin. En cambio, el nuevo peridico "La Verdad" que representa a la burguesa y los grandes capitales se instala en un edificio especialmente construido para la instalacin de los ms modernos equipos de impresin, cuenta con los departamentos y el personal que corresponden a una empresa moderna. La novela recuerda a sus lectores que a los grandes capitalistas no les es suficiente producir con mayor eficiencia econmica, alta productividad, sino que deciden vender su producto a precio subvencionado. Con ello logran llevar a la competencia a la quiebra, para luego imponer fcilmente el monopolio en precio y control de informaciones. La novela describe el fracaso de la pequea empresa editorial con un dramatismo tal que el lector parece ms bien estar asistiendo a la agona y muerte del director del peridico aplastado por las ventajas competitivas de la gran empresa. Para ello, el novelista emplea la tcnica llamada de los "vasos comunicantes", narra simultneamente la extincin del peridico "La Opinin" y la agona de Estanislao Rodrguez, su propietario. Se trata de una tcnica bien lograda que asocia dos eventos que ocurren en

PAGE 150

141 tiempos diferentes y son de naturaleza tambin diferentes. Con ella se logra que las emociones que provoca uno de los eventos narrados contamine y transmita al otro evento, elevando asi la tensin dramtica de la novela y su efecto sobre el lector. La Novela del Buen Humor Popular El uso de la expresin irreverente, la burla de la autoridad y de los representantes del poder dominante son moneda corriente en el seno de los pueblos. El humor popular, como vlvula de escape en medio de situaciones tensas para romper los silencios, la formalidad y severidad oficiales, para hablar un lenguaje propio del desorden social, desinhibido y subversivo, siempre ha sido empleado por los pueblos hispanoamericanos. Pero, ese lenguaje humorstico no siempre ha tenido cabida en las novelas bolivianas, mucho menos en la interpretacin de la crtica.'*' Uno de los rasgos que domina los primeros captulos de Vocero es el uso del humor popular y su picarda para profanar las solemnes, egregias y muy formales figuras de autoridades locales y nacionales, personalidades de la burguesa, y, costumbres regionales. Por primera vez la novela boliviana ofrece a sus lectores el recurso de la risa al representar escenas polticas matizadas con elementos que Bajtn llam carnavalescos. Por ejemplo, se relata que a la confusin que se vivi en la segunda ciudad del pas, Cochabamba, ante el anuncio extra-oficial de haberse producido un golpe de Estado le sucedi una inslita concentracin en la Plaza Mayor. El Prefecto nombrado por el gobierno supuestamente derrocado y el general Teodosio Aspe quien se apresura, por voluntad propia, a tomar el mando de la prefectura estn fi-ente a la multitud. El prefecto dimitente dice en su pomposo discurso: "Ante las posibilidades del golpe revolucionario hago entrega de la Prefectura del Departamento al seor general Aspe" — luego

PAGE 151

142 dirigindose al general propone una inslita condicin — "os hago entrega de mis poderes y de mi cargo, si como decs ha estallado una revolucin. Pero os conmino a devolverme el cargo y sus prerrogativas si es que esa revolucin ha fracasado" (79). Estamos en presencia de una muestra representativa del uso del chiste dentro de la novela y cuyo valor es poner de manifiesto que por medio de dicho recurso es posible establecer una relacin dialctica entre contexto-emisor-texto-receptor, donde emisor y receptor entran en una verdadera comunin o complicidad. En esta novela adquiere todo su sentido la propuesta de Ana Mara Vigara Tauste que en El hilo del discurso dice: "El chiste remite, generalmente a un saber compartido y reconocido por los comunicantes" (32). Habra que aadir para el caso especfico que nos ocupa que la inslita escena de la poltica aldeana ms all de lo risible contiene, al menos, tres evidencias propias de un sistema poltico inestable. En primer lugar, en el poder se alternan las diferentes tendencias de una misma clase, la casta dominante; en segundo lugar, la casta resuelve armnicamente las discrepancias que surgen entre sus elementos o facciones; y, finalmente, cualquier audaz puede tomar el poder, siempre y cuando pertenezca al crculo dominante. La ingenuidad y candor que refleja la autoridad obligada a renunciar y renunciante por el simple pedido verbal de un individuo aislado era mostrada, en la novela, ante la clase media, como la incompetencia de las autoridades. Al mismo tiempo era un llamado provocativo a los lectores avizorados para que fueran pensando en la posibilidad de sustituir a las autoridades con personas mejor preparadas. El sentido ideolgico del llamado cobra una gran importancia poltica si tomamos en cuenta que iba

PAGE 152

143 dirigido a una clase media autoconsciente de su mejor preparacin intelectual frente a la vieja casta feudal. Otro caso de burla va dirigida tanto al nuevo Presidente de la Repblica como a la jerarqua militar que representa. La escena empieza con la lectura de un telegrama: "por voluntad del ejrcito, se ha hecho cargo de la Presidencia de la Repblica el General don Juan de la Cruz Brez" (80). Luego, personajes annimos comentan el suceso: — ¡Brez ha llegado a la Presidencia! ... el hombre a quien se crea intil" (80).'^ Del comentario serio se pasa a la burla descarnada: — Ustedes no saben otra cosa: El Club del Progreso ha resuelto erigirle un monumento ecuestre ... — Pero sin jinete J, j, j (sic)" (81); otro personaje recuerda que Dios o la naturaleza ha sido bastante mezquino al distribuir el don de la inteligencia: "El General Brez se ha hecho retratar con casco de acero. Seguramente para estar convencido de que tiene cabeza" (184). No debe olvidarse que los lectores de la novela eran, sobre todo, miembros de la generacin traumatizada por la derrota militar de la Guerra del Chaco. Por tanto, al burlarse de uno de los ms altos oficiales causantes del descalabro blico, la novela estaba reforzando la ideologa anti-militarista presente en el imaginario colectivo de las clases medias, e implcitamente estaba abogando por un cambio en el liderazgo poltico del pas. En cuanto a las burlas dirigidas a personeros de la burguesa se puede afirmar que alcanzan dimensiones grotescas. Por ejemplo, Muher es descrito como un paquidermo sofocado por la gordura: "Su gran abdomen de elefante palpita sofocado debajo del blanco chaleco del frac. Sus mejillas son dos rubores sudorosos. Su cabello cortado al ras, parece un trigal llovido" (109). El abogado Montero es presentado como una vitrina de joyera ambulante: "Don Nicols Montero, sonriente, mostrando sus cuatro dientes de

PAGE 153

144 oro, saluda a las personas con afectacin de circo". (110) No escapa la figura extravagante, el narrador describe a "don Juan de Dios Rivera con vestimenta trada de Europa, luciendo un monculo extraordinario" (112). Entre la serie de escenas burlescas merece destacarse el entierro del general Teodosio Aspe. El homenaje fnebre alcanza ribetes hiperblicos. Aqu el narrador acta parodiando a un locutor radial para reflejar la pomposidad y verbosidad que predomina en los entierros de los personajes notables. El narrador va describiendo una ceremonia que por la duracin del cortejo fnebre da la impresin que a la misma no slo asisti toda la poblacin urbana de Cochabamba, sino de todo Solivia. La exageracin del nmero de asistentes es slo superada por el nmero exagerado de oradores y discursos que se consigna: "se pronunciaron setenta y nueve discursos, ni uno menos" (183). La visin y representacin ldica de la vida, desde una perspectiva humorstica popular, es desplegada ante los ojos del lector portando en su estilo la picarda del acerbo criollo, pero la orientacin ideolgica contestataria, subversiva constituye el aporte de Daz Machicao. El sentido ideolgico y la intencin poltica desbordan los alcances del chiste porque van dirigidas a desacreditar el principio de autoridad. En este sentido Daz Machicao fund una modalidad de novelar que la consagracin de la novela revolucionaria en la obra de un novelista posterior, Augusto Cspedes, habra de llevar hasta su apoteosis y realizacin plena como vehculo de concientizacin revolucionaria. Las Variantes Socio-Lingsticas Vocero es una novela que recoge las variantes sociolingsticas imperantes en la regin del valle cochabambino, es decir, se trata de una modalidad hbrida entre el

PAGE 154

145 castellano de los conquistadores y la lengua nativa quechua. Para los puristas de la lengua el encuentro entre el idioma espaol y las lenguas nativas ha significado no slo la hibridacin, sino la contaminacin de ambas lenguas en los crculos sociolingisticos donde cada una de ellas domina. El quechuista Jess Lara advirti, en 1955, que: "El quechua y el aymar, son extraordinariamente ricos y poseen todas las condiciones necesarias para evolucionar y responder a los imperativos de nuestro siglo. Actualmente se hallan muy mezclados con el castellano, pero sera muy fcil devolverles su primitiva pureza" (1980, 94). De igual modo, el castellano hablado por los sectores populares con menor grado de escolaridad est "contaminado" con las lenguas nativas de las respectivas regiones bolivianas. Las castas dominantes han internalizado en la conciencia colectiva boliviana la ideologa de la superioridad cultural, es decir, se ha establecido la falsa idea que la lengua castellana es una forma superior de comunicacin. Las lenguas nativas, la hibridacin y la contaminacin lingstica son desdeadas. Causa motivo de desprecio social el hablar "mal" el castellano, hacerlo es sinnimo de inferioridad cultural, social y racial. La clase media es la que ms se ha consustanciado con la ideologa de la supuesta superioridad cultural. Por ello, una forma de desprestigiar exitosamente a una persona es ridiculizarla por el empleo de giros idiomticos regionales. Vocero se vali de esa creencia y comportamiento peculiar a sus lectores avizorados para degradar la personalidad de altos personeros del gobierno nacional. A un personaje de la novela que representa a un Ministro de Estado, el autor le hace decir: "En llegando (sic) a La Paz, tendr mucho gusto de conversar con ustedes" (114).

PAGE 155

146 La novela, tambin reproduce el hablar peculiar del mundo mestizo de clase media-baja: Por ejemplo, Rosaura, la hermana de Ester, habla el castellano empleando en la hima frase la forma sintctica peculiar del quechua, inapropiada en castellano: "Qu noms tiene este don Camecol Cundo, pues, te hemos dado confianza en esta casa? ¡Su atrevimiento noms! (sic)". La interferencia sintctica es menor en un personaje que representa a un obrero, pero en su forma de hablar se destaca la faha de concordancia entre la forma verbal (expresin informal) y el sujeto al que se dirige (de manera formal): "Yo te he de llevar a tu casa, seor Rodrguez" (87). Posiblemente la reproduccin realista del lenguaje empleado por los sectores populares haya tenido que ver con el propsito de dejar establecida una referencia analgica para subrayar an ms el defecto que se quera destacar en ciertos personajes notables. Otra variante lingstica registrada en la novela corresponde a la forma de hablar de algunos alemanes radicados en Bolivia: "¡O/i/, seog, este (sic) no es posible! Mi contabilidad pt4gde demostrag todo lo contrario" (104). Los ejemplos de formas peculiares de hablar castellano permiten demostrar que ellas estn registradas en la novela con el evidente propsito de suscitar la risa del lector a costa de la burla de que se hace objeto a personeros de gobierno y empresarios extranjeros. Al igual que las otras modalidades de burla, antes analizadas, desempea funcin transgresora, toda vez que sirve para poner en cuestionamiento la calidad cultural de quienes administran el estado. Expresin de un Pueblo Deprimido En el captulo tercero del presente trabajo concluimos que la visin pesimista de Pueblo enfermo formulada por Alcides Arguedas tuvo la virtud de provocar la exaltacin de los valores indgenas y nacionales. Sostenamos que Franz Tamayo en su libro

PAGE 156

147 Creacin de la pedagoga boliviana haba no slo reftado la tesis racista de Arguedas, sino que haba sentado las bases de un nacionalismo que jugara un papel altamente positivo en la formulacin del nacionalismo revolucionario. Del mismo modo Vocero puede ser interpretada desde la perspectiva histrica de hoy como una novela que contribuy de manera indirecta a la revolucin. Esta novela de Daz Machicao pareca predestinada nicamente a desempear la incin de obra de denuncia social. Sin embargo, reconocemos que tuvo la virtud de abonar el terreno de la recepcin de novelas que poco ms tarde circularan no slo para denunciar los males de la sociedad, sino sobre todo para convocar a los sectores populares a la lucha revolucionaria. Vamos a tratar de examinar las expresiones concretas del pesimismo que estamos atribuyendo a esta novela. Veremos en primer lugar cmo el texto sirvi de correa de transmisin ideolgica directa entre el autor y sus lectores, luego discutiremos la funcin de la trama como reforzadora de dicha ideologa. Sabemos que la teora sobre la funcin de la ideologa en el marco de la relacin estado e individuos de Louis Althusser, expuesta en su ensayo "Ideology and Ideological State Apparatuses", demostr que ella sirve para condicionar la obediencia, la sumisin a la autoridad por parte de los individuos sometidos por dicho estado. Sabemos, tambin, que la teora de Althusser aplicada a la crtica literaria sirve para comprobar cmo los textos literarios transmiten, refuerzan, producen o transforman las relaciones ideolgicas imperantes en determinada sociedad y poca. Una de las formas ms obvias y directas que puede usar un autor para tratar de influir ideolgicamente en sus lectores es dirigindose a ellos usando la introduccin de "Estimado lector" o "Caro lector" o alguna

PAGE 157

148 Otra de parecido jaez. Daz Machicao usa en Vocero el recurso que acabamos de comentar, y lo hace empleando el siguiente tono pesimista: Caro Lector: aun cuando t no lo creas ... es el Destino que se complace en hacernos vivir de modo tan extraordinario. Es el destino el que nos empuja al ridculo, a la deslealtad, al estupor. Somos el circo de nuestro propio pueblo (81). Reforzando la ideologa que atribuye al "destino" o al "azar" el hecho de que un pas viva oprimido. Vocero despliega una serie de escenas que muestran a la sociedad boliviana como un sujeto colectivamente deprimido. Tanto el tono triste de la novela como las mismas expresiones que la conforman constituyen un inventario de defectos e infortunios de dicha sociedad, un verdadero tributo al pesimismo que sucedi al fracaso nacional de la Guerra del Chaco, una recurrente letana que no vislumbra esperanza: "¡Pobre pas! ¡Pobre pueblo! Va descalabrndose da a da. Su nombre mismo arrullado en lo profundo del alma, produce una amarga sensacin de ternura". (81) A la tristeza la obra aade la amargura que est presente cuando se describe el ambiente donde los sectores ms populares socializan: "Todo, todo, tiene sabor de lgrimas y de despecho en la bella brutalidad del antro donde canta el huayo la plegaria del desamor y la chicha nubla los ojos de los que pugnan por aferrarse a una esperanza" (56). Otro sesgo que confirma nuestra interpretacin de la obra como expresin de una colectividad hondamente deprimida es la amargura que la obra destila cuando afirma que los cambios de gobiernos no constituyen cambios para mejorar la situacin, que se trata slo

PAGE 158

149 nicamente de cambios de personas, todas poco aptas para liderar un pas en profunda crisis estructural. Situada en una perspectiva metahistrica la novela dice con razn que en los cuarteles militares se fabrican por series Presidentes. La mayora de ellos acreditan una nica competencia y desenlace: "enamorar a todas las chicas de las guarniciones — pasan, a veces fugazmente, por la Presidencia — encumbrados pese a su escasez de criterio, a su miopa intelectual" (69). En general el enfoque pesimista de esta novela se extiende a presentar ante sus lectores la visin de un pas esttico, sin posibilidad de cambio. Es elocuente, al respecto, la reflexin que hace el personaje central cuando dice estar viviendo "en un pas donde no ocurre nada" (88). Sin embargo, la narracin se esmera en mostrar que pasan muchas cosas y con esa visin seguramente haca pensar al ms insensible de sus lectores que el pas marchaba como un barco a la deriva, falto de timn y timonel, y siempre al borde del naufragio. Ese espritu que parece rendirse ante el desastre que presiente, acta cual genio maligno que se encuentra agazapado en el texto, a veces salta, brinca de aqu para all, llegando a saturar la narracin. Unas veces se evidencia en los llantos de Rodrguez, por ejemplo, cuando expresa sus sentimientos de derrota ante la linotipia rota. Otras es la depresin afectiva que sufre despus de enterarse que Maria Eugenia se estaba casando con Salomn Bradley Cohn: "Y ahora es otro azar que me la quita del alma" (91). Pero, tambin suele ser el sentimiento de derrota que domina a los personajes, por ejemplo, cuando el gobierno clausura una vez ms el peridico, y Rodrguez y sus asistentes "se abrigan, apagan las luces de la ocina. Y se van, mohnos, entristecidos" (91); o es la decepcin de saber que la inmoralidad y la faha de tica se imponen, pues, "todo es posible. En un pas desorganizado, con gentes miserables que para alcanzar una

PAGE 159

150 situacin han dejado su lastre moral en los basurales del alma" (122); o tambin, el saberse impotentes ante la venalidad de la justicia cuando un abogado rehusa hacerse cargo de su defensa diciendo: "Es que el tuyo es un pleito perdido. Tienes pruebas, pero requieres influencias Los pleitos no se ganan con el apoyo de la ley sino burlndose de ella" (124). En fin, la sociedad est plasmada en esta novela como una selva en la que impera la ley de Darwin, en un "pas de canbales, en el cual el hombre es enemigo del hombre, enemigo implacable, hiena hambrienta que satisface su apetito con el prximo"; (184) y, donde la Historia es un crculo en el cual la Ley del Talln se reproducen continuamente hasta el infinito. Las expectativas de los polticos de la oposicin refuerzan la conviccin de que nada va a cambiar. Ellos luchan incentivados por la venganza que es expresada por uno de los personajes quien dice: "algn da nos tocar el turno, algn da estaremos en 'el rbol', es decir arriba, para hacer con otros lo que se hizo con nosotros" (185). El pesimismo tambin se expresa en la anticipacin de un futuro en el que la nacin parece condenada a desaparecer. Para un pas como Bolivia con una de las ms bajas tasas demogrficas del mundo, la esterilidad de las parejas simboliza la amenaza de extincin biolgica. Las parejas de la novela no procrean, si lo hacen es por excepcin. Por ejemplo, el matrimonio de Hermann Multer y "la hermana menor de Sulfrica Villacorta nunca tuvieron un hijo. Criaron grasa y dinero" (102). Igual unin estril sucede con las parejas formadas por Ester Rocha y Cadima, Ester Rocha y Estanislao Rodrguez, Mara Eugenia Rivera y Salomn Bradley Cohn, Mara Eugenia Rivera y Estanislao Rodrguez.

PAGE 160

151 En el muro de lamentaciones erigido por Daz Machicao se refleja la ideologa del sino fatal con que historiadores y corifeos de la casta dominante han propalado y emponzoado el alma boliviana. El autor parece hacer causa comn con dicha ideologa, pues, una vertiente ideolgica perceptible en Daz Machicao es el subjetivismo de algunas de sus conclusiones. Su incomprensin de la teora marxista, ampliamente divulgada entre los intelectuales de la clase media, explicara que finalmente Daz Machicao acabe en su novela repitiendo las aporas de la casta dominante, es decir, repite una y otra vez, que "la mala suerte" y "el destino" son la causa de los males nacionales. Estas explicaciones vienen formuladas por medio de reflexiones y actitudes endosadas al personaje principal, y por reflexiones directas que formula el autor a sus lectores. La novela aclara que Rodrguez es un patriota cabal, ama a Bolivia, "pero le duele enormemente ser testigo de su mala suerte" (82). El mismo personaje es presentado como el smmum de dicha mala suerte: la vieja imprenta de su propiedad se rompe sin posibilidad de reparacin, con ello sobreviene el fracaso de la empresa periodstica y se precipita el desenlace trgico del personaje principal. La imprenta deviene en el smbolo de una nacin fracasada, y de una poblacin impotente ante dicho fracaso: "Entonces, Rodriguez, desesperado, tembloroso, vencido por el Destino, sale de la 'Opinin' y va a llorar su orfandad por las calles" (196). Elevando la tensin dramtica hacia un final infeliz se narra que cuando todos los obreros y empleados se hubieron marchado, Rodrguez regres a lo que ya ms nunca sera su peridico, "en el silencio de la noche solloza. Solloza con lgrima viva y ardiente ... un desvanecimiento suave, un calor de trpico, una fiebre sin sacudidas, un sudor fro y una espuma ardiente, roja, que le brota de las narices y la boca" (200). El segmento corresponde a la descripcin de la muerte

PAGE 161

152 del protagonista principal. Adems, el autor se ocup de escribir su epitafio literario: "Se rompi la Carabela. Y Coln se qued en medio del mar" (200). No podemos ocultar la desazn que nos produjo su lectura, a pesar de haber estado conscientes de estar viviendo en otra poca en que se refleja que el paso del tiempo ha logrado atenuar muchos de los problemas. Pero, limitarnos a criticar al autor por haber elaborado una apologa hiperblica de la desesperanza sera negarle a esta novela su contribucin a la causa revolucionaria: en dicha obra no puede figurar la esperanza porque justamente representaba un momento en que en la realidad se haba perdido todo optimismo. Por otra parte vamos a conjeturar sobre las probables reacciones de la recepcin. Analizadas como han sido las dos formas en que la novela transmite la ideologa del pesimismo y teniendo en cuenta la atmsfera derrotista imperante en la clase media de la poca se nos ha ocurrido pensar que existieron dos posibles reacciones a la lectura de la novela. La ms comn probablemente fiiera reforzar el pesimismo que impregnaba el ambiente poltico de post-guerra, y la otra pudo haber sido una reaccin positiva y muy al estilo de Franz Tamayo y en lnea con la bsqueda de una salida, una solucin revolucionaria. Es en relacin con la segunda posibilidad por lo que hemos querido rescatar del olvido a esta polmica, ambigua e interesante novela. Interpretacin del Lector Avizorado Implicito en el Texto El papel del lector implcito de Vocero presupona que estuviera dotado de conocimientos y experiencia respecto a las grandes caracteristicas del contexto histrico, ideolgico, poltico y cultural de la sociedad boliviana. Esta caracterstica del lector se desprende de la novela misma, al interpretara como obra subversiva. An cuando el discurso no estaba destinado a proponer alternativas de cambios estructurales o

PAGE 162

153 soluciones a la totalidad de problemas, supo situar en primer plano las condiciones objetivas de la sociedad, poniendo nfasis en sealar a la casta dominante como causante de los mismos. Las propuestas del discurso facilitaban que los lectores pudieran racionalizar el mensaje ideolgico y llegar a convertirlo en acciones revolucionarias. Suponemos que fiieron posibles los efectos sealados debido a la patente comunin cultural, econmica y social existente entre el autor y los lectores. Resulta evidente que corresponden a la clase media, tanto autor como lector, el empleo de los recursos propios de esta narracin, como por ejemplo: decantacin ideolgica, frecuentes interrupciones del autor, reproduccin de comportamientos sicosociales excesivamente formales, empleo de burlas y uso del buen humor en perjuicio de los personajes representativos de la casta dominadora, exaltacin del pesimismo y desenlace derrotista. El mensaje ideolgico implcito y las frecuentes e intempestivas intromisiones del autor, lanzado a hablar directamente con los lectores, conforman la estructura narrativa sobre la que se proyecta el propsito revolucionario de la obra. Sobre todo el ltimo recurso demuestra el empeo del autor en tratar de asegurarse que los lectores lleguen a percibir el sentido subversivo del discurso. La novela recuerda a los lectores una serie de eventos histricos, as como tambin se vale de las experiencias cotidianas para trazar el gigantesco mural en que representa toda la realidad. Presupone y reconoce la capacidad poltica de sus lectores en cuanto a la bsqueda y adopcin de soluciones radicales al conflicto social en que se hallaban inmersos. En este sentido, la novela acta en el alma de los lectores de clase media como detonador del desencadenamiento de un fenmeno catrtico, sirve de grandsimo provocador que lleva la depresin emocional hasta su lmite, deja librada a la conciencia poltica de cada lector la decisin de continuar

PAGE 163

154 viviendo como simple vctima del sistema o convertirse en protagonista de la liberacin nacional, y por tanto de si mismo. Creemos que cuando la novela subraya un desenlace deprimente por su indeleble signo de fracaso, convoc a lo opuesto que presentaba: el ansia de liberacin y la disposicin a emprender la lucha. Como apuntbamos al comienzo de la presente seccin, la novela est dirigida a lectores que estaban al tanto de los problemas de su poca y que podan comprobar fcilmente la veracidad de las denuncias. El lector de la novela no slo est implcito, tambin est representado en los lectores del peridico de la ficcin que se indignan, lamentan, desesperan, frustran, confunden y ratifican las denuncias. La obra parece considerar que sus lectores se comportan un tanto indolentemente, los personajes se limitan al comentario, al simple desahogo emocional. No hacen absolutamente nada efectivo para protagonizar el desencadenamiento de su liberacin social. La novela tampoco seala caminos, ni ofrece esperanzas. Es esencial al respecto tener en cuenta el contexto histrico y literario de la poca para no juzgar mal a la obra y sobre todo a sus lectores. En 1942, ao de la primera circulacin de Vocero en Solivia estaban empezando a establecerse las amplias bases de apoyo poltico popular al programa y acciones del Movimiento Nacionalista Revolucionario, y que ms tarde seran reforzadas por la consolidacin de los sindicatos mineros inspirados tanto en el nacionalismo como en la "Tesis de Pulacayo" que entroncados habran de guiar al proletariado boliviano al triunfo de la revolucin. La novela de Daz Machicao es, analizada en la amplia perspectiva histrica y literaria bolivianas, un eslabn del largo proceso recorrido por la revolucin boliviana. Escrita pensando en el lector de clase media, por un escritor de clase media y

PAGE 164

155 para contribuir a golpear la conciencia de esta clase llamada a dirigir y protagonizar la revolucin democrtica — burguesa que fue la Revolucin Nacional Boliviana del periodo 1952-1964. Conclusiones Resumiendo desde una perspectiva literaria e ideolgica, la obra Vocero. La novela de unos periodistas puede ser considerada una obra con la cual su autor intent extender su afn de denuncia social a todos los aspectos de la realidad boliviana de la poca anterior a la Revolucin Nacional Boliviana. Al hacerlo logr ofrecer a sus lectores una versin de la llamada novela total que sirvi de eficaz medio de concientizacin poltica. Novela escrita desde el punto de vista de los intereses de sus lectores implcitos, es decir, en defensa de los intereses de las clases medias, para lo cual reprodujo la ideologa, idiosincrasia, prejuicios, virtudes y defectos de dichas clases. Pero, no se limit a representar a la clase media, sino que trat de encausar la ideologa pequeo burguesa hacia una confrontacin con todo el sistema feudal dominante. Hemos demostrado que la novela manifiesta en cada uno de sus mltiples segmentos haber sido escrita con el inocultable propsito de agudizar las contradicciones existentes entre las clases medias y la casta dominante. Esta caracterstica poltica explica, al menos en parte, nuestro intento por tratar de que se reconozca la contribucin de la novela al desarrollo de la lucha revolucionaria y su culminacin victoriosa. Aun cuando en Vocero la identificacin del lector implcito es tarea sencilla, los crticos tradicionales nunca haban manifestado inters, prefiriendo ignorario en forma anloga a como vienen ignorando el papel histrico que le toc desempear al lector real, entendido ste ltimo como expresin de las clases medias que hicieron posible la

PAGE 165

156 revolucin del 9 de abril de 1952, en alianza poltica con los sectores populares. En la novela de Daz Machicao, el lector avizorado, lector de la clase media, es presentado como vido lector de peridicos, espectador atento de los acontecimientos mundiales, nacionales y locales, siempre inconforme, algunas veces vacilante e indeciso frente a los avatares de una lucha frontal en contra de la casta oligrquica. Rasgos que coincidan con el lector real de la novela: gran capacidad de comentarista poltico. A ese lector real de gran memoria, la novela le proporcion datos, informaciones tanto reales como inventadas, emociones diversas pero destinadas a llevar la angustia existencial de las clases medias hasta el lmite de lo pasivamente tolerable: desafi la capacidad de rebelda del lector. Us y abus del pesimismo como forma de provocacin sutil e irnica. En fin, el lector iie obligado a contemplarse a s mismo dentro del gran mural de la sociedad boliviana. Y, no nicamente a contemplarse, sino a tener que adoptar una posicin definida entre la disyuntiva de: resignarse a ser aniquilado por el sistema opresivo en el cual era vctima sin esperanzas de redencin o por el contrario a encontrar en s mismo las fuerzas morales para emprender una lucha que aunque avizorada difcil le ofreca, al menos, la posibilidad de su liberacin social. No estamos planteando que la caracterstica principal de esta novela desde el punto de vista de la recepcin demandase la presencia de lectores activos al sealar, como acabamos de hacerlo, que provocaba e induca a que las clases medias optaran por una de las disyuntivas sealadas. Al contrario, consideramos que el lector mientras estaba leyendo no contaba con alternativas interpretativas, pues, el discurso se proyectaba como narracin fidedigna de la realidad, al extremo que el narrador recordaba al lector que deba tener presente a algunas de las caractersticas de la historia de Bolivia

PAGE 166

157 sealando que stas eran dignas de figurar en una ficcin ms que en un texto de historia. La novela fiie estructurada y narrada de una forma que la hace efectiva para atrapar al lector, pues, desarrolla un monlogo fi"anco ante y desde la perspectiva del lector. Se trata de una novela en la cual los lectores de clase media podan fcilmente identificarse con las tribulaciones del personaje principal, dando por resultado que autor y lector, emisor y receptor mantuvieran una excelente comunicacin en sintona con sus ms caras expectativas, sueos, aspiraciones, fracasos y xitos. La contribucin revolucionaria de esta novela se apoya en la habilidad de haber sido escrita en sintona con sus lectores. Ubicada en el mismo plano cognoscitivo de los receptores contiene elementos ideolgicos aadidos por el autor. Como ha quedado demostrado, en esta novela total, desde la crtica social a cada uno de los mhiples aspectos en que el autor descompuso la realidad nacional, cada una de sus denuncias constituyen variantes mhiples de apuntalamiento a su propsito esencial: revelar las causas de la opresin social. En esta novela, en gran medida, est representada toda la realidad que constitua el mundo del boliviano de clase media, y al hacerlo deviene en obra ferozmente subversiva. Cumple plenamente con lo que Mario Vargas Llosa atribuye al papel de la novela: "La representacin de la realidad es la mejor manera de hacer que los hombres tomen conciencia de s mismos, de sus grandezas, y tambin de sus miserias" ("La novela", 353). Desafo y fi-acaso, burla y risa, amor y muerte, fiaistracin y desesperanza son algunos de los muchos temas de esta triste novela porque es la historia de un enorme y mltiple fi-acaso. Comprendemos que pocas obras bolivianas de ficcin logran con tanta vehemencia alcanzar el propsito de representar la desgarradora realidad de un pas con leyes pero sin justicia. Hemos demostrado que esta

PAGE 167

158 novela identificaba la raz de los grandes problemas nacionales, pues, sealaba que la casta dominante ejercitaba un poder sin lmites, sobre una sociedad agobiada por la corrupcin y donde los primeros en violar la ley son los jueces y fiscales, actuantes siempre en contubernio con el gobierno y los poderosos. Esta novela desgarradora, a despecho de sus imgenes tristes paradjicamente representa una forma de optimismo vital porque no se qued en las buenas intenciones de la denuncia. Entroncada con otras obras facilit la receptividad de las prdicas revolucionarias que tanto contribuyeron a forjar la conciencia poltica de las masas populares. Se trata de una obra auxiliar que posibilit un uso peculiar de la literatura boliviana y que cuatro aos ms tarde alcanzara con Metal del diablo el grado ms alto de valor de uso poltico que puede alcanzar una obra literaria; ayudar a mejorar el mundo, contribuir a transformarlo. No est la base de comprensin del aporte poltico de esta novela en lo que ella vocifera, sino en lo que ella opt por callar: el camino para transformar Bolivia. Analizando desde la amplia perspectiva histrica del proceso de la revolucin nacional boliviana, novelas como Vocero pueden y deben ser reconocidas como variantes precursoras, como obras menores, pero que contribuyeron a crear la voluntad poltica en las masas bolivianas que hicieron posible la realizacin de la Revolucin Nacional Boliviana. Notas 1 Jos Donoso al analizar a los narradores Hispanoamericanos critica a la novela social, al mismo tiempo reconoce que ella constituye una marca nacional: "el realismo social tambin intent levantar barreras que aislaban: la novela de protesta fijada en lo nacional deba ser ante todo ... un instrumento que fiiera til en forma directa para el progreso social" (28). 2. Guillermo Francovich refirindose a la forma peculiar de escribir de Daz Machicao ofi-ece el testimonio siguiente: "Posea el don de la espontaneidad. Le pareca que retocar las creaciones no hacan sino traicionaras, sometindolas a depuraciones que

PAGE 168

159 las deformaban .Lo que ms me impresion flie la facilidad con las que las produca" (1988, 68). Jess Lara es ms preciso al sealar; "Conoc amigos que se sientan a la mquina y que escriben de una pieza, no se corrigen, no vacilan, escriben como ametralladoras y as mandan a la imprenta. De esos era, por ejemplo, Daz Machicao" (1980, 71). 3 Saber y poder transmitir emociones constituye uno de los rasgos del autor de Vocero As lo confirma Guillermo Francovich, uno de sus ms positivos lectores: "Mis recuerdos ... no estn hechos ms que de esos contactos o de las emociones que despertaban en m la lectura de sus escritos o las repercusiones que tenan en el pas sus actuaciones Como escritor tena el don de transmitir en forma bella y con la mayor espontaneidad las emociones y las ideas que los hombres y las cosas despertaban en su sensibilidad excepcional" (1988, 68). 4. De acuerdo con lo expuesto por Sartre en su ensayo Qu es la literatura? el escritor tiene que dirigirse a un lector concreto, contemporneo, preocupado y afectado por los mismos problemas que l, puesto que escribir y leer son correlatos dialcticos del mismo fenmeno ("Para quin escribir?" 43, 44). 5. Todas nuestras citas de Vocero corresponden a la Primera Edicin (1942). 6. Para el propsito del presente trabajo es sumamente importante destacar que los autores analizados no slo escriban para concientizar revolucionariamente al pueblo, sino que, adems, tenan el buen cuidado de que la obra pudiera llegar a la mente inclusive de los bolivianos analfabetos. Se trata de una difiisin oral por medio de lecturas de la obra que en el caso concreto de Vocero podemos demostrarlo recurriendo a citar la informacin contenida en la autobiografia de Daz Machicao: "Habamos decidido capacitar a los obreros y para el efecto visitbamos los sindicatos dndoles charlas amigables. Estas reuniones se hacan por las noches, a la luz de bujas de sebo, en casas humildes, donde los camaradas llenaban y pasaban su capacidad. Yo le los orignales de mi novela ... y, en un acceso de tos, apagu la vela que alumbraba mis pginas" (1955 93). 7. Gabriel Garca Mrquez en entrevista (1972) a Mario Vargas Llosa defini el concepto de novela total en los trminos siguientes: "Siempre tuve conciencia de estar contando un cuento [. .] estoy hablando de todas las verdades: polticas, sociales, literarias, todo. Yo buscaba la novela total; y en una novela tiene que ir todo: las convicciones, obsesiones, tradiciones, leyendas" ( Los novelistas como crticos 118). Por su parte. Vargas Llosa dijo: "en las novelas de caballeras me gusta, sobre todo, esa concepcin ancha, generosa de la realidad y por lo tanto del realismo literario. La realidad para ellos es algo mltiple, hecho de todo lo existente, de la razn y la sinrazn [. ] hav una vis in totalizadora de la realidad : ellos no excluan nada de lo existente" (El subrayado es nuestro. Cosas de escritores 63).

PAGE 169

160 8. Las categoras transtextualidad, architextualidad y metatextualidad las empleamos siguiendo las propuestas de Grard Genette ya discutidas en el capitulo II, y aplicadas en extenso en el anlisis que exponemos en el captulo V. 9. Las expresiones que denotan el racismo pequeo burgus de este novelista estn diseminadas a lo largo de todas sus obras. En su biografa, por ejemplo, afirma que los indios son seres inferiores: "En los pocos das que pas con los metrallistas, sufr muchas humillaciones. El seor Sof. — o sea el suboficial — un indiecillo inferior y atrevido, me mand a su casa a buscar su espada, ni ms ni menos que si yo fuera su sirviente" (1955, 155). 10. La novela slo puso de manifiesto la ideologa racista condicionada por el sistema de mentalidad colonial en que se educ el novelista. En su autobiografia se expresa con mayor nitidez la brecha racial y cultural imperante en Solivia: "Los ocho compaeros mos, de la escuadra, eran indios, ignorantes, sufridos, de dimensiones espirituales absolutamente diferentes a las mas. Por ese detalle comprend que se me haba condenado a la soledad del alma, al aislamiento" (1955, 171). 11. En La bestia emocional obra autobiogrfica, Daz Machicao declar: "¡Pero qu iba a rezar yo, crata, iconoclasta, revolucionario" (39). En otra seccin de la misma obra informa sobre su aproximacin al marxismo: "La dedicacin revolucionaria era spera y amarga exiga el sacrificio total del espritu. Esa fue la torturante lucha en que pas de mi romanticismo azul a la violenta acometida de los planteamientos marxistas" (90). Tambin, ofrece testimonio de su activismo revolucionario: "Asistamos a los sindicatos de los obreros de todos los gremios. Para aumentar el dolor de cabeza de nuestros parientes, organizamos el sindicato de las cocineras" (102). 12. Este escritor nunca lie militante comunista, sin embargo, hubo una etapa en su vida en que hizo activismo inspirado en Lenn, el mximo lder mundial comunista de su poca. Al respecto su autobiografia revela: "Los mozos de la universidad rodearon nuestra humilde mesa y visitaron nuestra morada [ ] Hay que hablar a las masas, hay que predicar. No recuerda usted que Lenn tuvo una posicin irrevocable?" (90). En sus aos de madurez escribi: "Repas en mi memoria ... mi fama y mi leyenda comunista. Fama y leyenda, digo, porque nunca fui un comunista ni jams estuve en contacto con gentes de ese credo" (1955, 164). 13. Las descripciones que el novelista hace de los bares frecuentados por los sectores populares reflejan el conocimiento de primera mano que posea el autor quien en su autobiografa confiesa: "aprenda a seguir el rumbo de las estrellas en las trasnochadas de La Paz, cuando bamos a buscar el alma de nuestro folklore en los figones de suburbio donde se bailan cueca y huayos de la tierra" (1955, 29). 14. El novelista, paceo de nacimiento, consider a Cochabamba como su ciudad de adopcin y reconoci en ella el herosmo y la natural inclinacin de sus habitantes hacia el discurso hablado y escrito. En su autobiografia pueden leerse sus impresiones emergentes despus de su primera visita: "Me agrad, desde entonces, por siempre

PAGE 170

161 aquella tierra rara, acogedora, cordial, que pareca tener manos para restaar heridas [ .] De esta manera, me entregu definitivamente a esa tierra de valle que tiene sangre debajo de los surcos y palabras en todos los rboles de su campia gigante" (1955, 80). 15. Cinco aos antes de la publicacin de Vocero se realiz el duelo entre el autor de Repete Jess Lara y un militar. Lara ofreci el testimonio siguiente: "Repete promovi rpidamente una serie de reacciones el autor entre otros incidentes, debi enfrentar en duelo a un ofendido oficial" (1980, 13). 16. La ausencia de buen humor en la novela y la crtica es bastante comn a Hispanoamrica y ha sido sealada por varios escritores entre ellos por Garca Mrquez: "soy del pas ms solemne del mundo, que es Colombia. Solamente no es solemne en Colombia la franja del Caribe. Nosotros los del Caribe, vemos al resto del pas, en especial a la gente de Bogot, como unos tipos de una solemnidad aterradora. En la costa nosotros tenemos lo que llamamos la mamadera de gallo, que es entrarle a las cosas ms serias, ms jodidas, como si no las estuviramos tomando en serio por miedo a la solemnidad; un poco si quieres a la cubana, que es lo mismo, porque el Caribe es un pas" ( Cosas de escritores 31, 32). 17. El acontecimiento narrado implica el uso de la metahistoria. El general de la ficcin, Brez, corresponde al general Blanco Galindo quien protagoniz uno de los cientos de golpes de estado que caracterizan la Historia de Bolivia. Daz Machicao en su obra autobiogrfica consigna, al respecto: "Mi amigo Rafael Ulises Pelez, public meses despus unas crnicas de esta revolucin que llev al poder al general Carlos Blanco Galindo" (1955, 80).

PAGE 171

162 CAPITULO CINCO METAL DEL DIABLO O LA NOVELA QUE MOVILIZO AL PUEBLO BOLIVIANO La Novela Boliviana Ms Polmica Desde la primera edicin de Metal del diablo (1946), el valor literario de la obra de Augusto Cspedes ha venido siendo objeto de enconada polmica. En esa tensin la referida novela ha sido degradada por los detentadores del poder poltico y cultural,' y, defendida apasionadamente por quienes se identifican con las mayoras populares y la autntica nacin boliviana. En el nuevo siglo y nuevo milenio. Cspedes y su obra estn volviendo a situarse nuevamente en el primer lugar de la discusin literaria e ideolgica. Lo positivo de la actual polmica son las apreciaciones de reconocimiento a la vala de Cspedes Estas no slo proceden de sus admiradores. Hoy, incluso comentaristas de prensa que no ocuhan su antagonismo ideolgico con el nacionalismo revolucionario de Cspedes, reconocen la dimensin intelectual del autor de dm y su contribucin a la cultura e historia de Bolivia. Por ejemplo, Femando Molina, sub-director del peridico La Prensa de La Paz, en su artculo "Un nico libro de Cspedes", afirma lo siguiente: Augusto Cspedes, por una serie de razones, qued postergado en la consideracin contempornea, en un puesto inferior al que han merecido otros escritores de menor destreza ... me permito pronosticar al mismo tiempo que dentro de una suficiente cantidad de aos. Cspedes ser la ms presente, la ms recordada figura porque sus ideas, su talento y

PAGE 172

163 talante alguien los devolver a la vida. As renacer Cspedes una y otra vez, cada que un estudiante o estudioso de finales del siglo XXI coja alguna de sus obras y la abra. ( La Prensa 10 de enero de 2000: 12A) Slo hasta cierto punto compartimos el pronstico de Molina. Lo cierto es que Cspedes, por derecho propio, continuar figurando en el futuro entre los ms grandes personajes bolivianos de todos los tiempos. En lo que no estamos de acuerdo con el periodista de La Prensa es cuando afirma que deber pasar otro siglo para que Cspedes renazca gracias a un estudiante que lea uno de sus libros en ese fiaturo lejano. Se hace abstraccin que Cspedes est vivo en su obra y en el recuerdo del pueblo, y an en la memoria de quienes lo combaten.^ Mientras los pronsticos aguardan la prueba del tiempo, por ahora, contamos con testimonios valiosos que honran la vida y la obra de Cspedes. Por ejemplo, Guillermo Bedregal, intelectual de reconocido prestigio internacional, en el artculo titulado "Sobre Augusto Cspedes" acota lo siguiente: Cspedes al escribir con absoluta solvencia y propiedad sobre diversos gneros literarios, asume una posicin nacionalista y revolucionaria. Tiene el coraje de enfi-entar con aguda pluma ... al superestado minerofeudal y la cohorte amanuense de plumarios apologistas de la explotacin semicolonial de Bolivia [. .] es artfice de una nueva cuhura contestataria e iconoclasta del sistema paista de casta y de discriminacin racista. Por esa vertiente dimana la hazaa de la Revolucin Nacional (el subrayado es nuestro. La Prensa 6 de enero de 2000: 12A) Las anteriores valoraciones de crtica global respecto a la vida y la obra de este gran escritor tienen el mrito de situar su obra periodstica y literaria en el verdadero plano de su merecida significacin literaria e histrica. Adems de las ideas que hemos citado, de Molina y Bedregal, otros juicios igualmente importantes son los aportados por

PAGE 173

164 Luis Antezana Ergueta, renombrado estudioso de temas agrarios en Bolivia.. Por la coincidencia con la tesis que estamos en camino de demostrar, vamos a exponer una cita, la ms extensa de nuestro trabajo, tomada de un artculo de Antezana titulado "Ms sobre Cspedes",^ que dice; Las apreciaciones empricas han dejado de tener valor hace mucho tiempo, y se desmoronan fcilmente. [...] Si se va a utilizar el criterio colonial y feudal naturalmente, AC, quien fue su gran enemigo y demoledor hasta el final de su vida, seguramente ser denostado Pero, si se adopta el criterio nacionalista y democrtico, la figura de AC cobra una grandeza incomparable dentro de la realidad boliviana [. .] no hay que perder de vista su influencia en la historia de Bolivia ... l fiie el personaje protagnico junto con las masas populares que terica y prcticamente, despus de cincuenta aos de lucha, convirtieron a Bolivia de una colonia en una Nacin. [. .] De ah surge su excelencia, porque AC hizo coincidir la teora con la prctica. Es ms, su teora se hizo realidad coincidi con la marcha de la historia . Puso el arte al servicio del avance de la historia ... al servicio de la poltica nacionalista y democrtica [. .] Metal del diablo hizo la revolucin (los subrayados son nuestros. La Prensa 19 de enero de 2000: 14 A) Adems de las valoraciones de Molina, Bedregal y Antezana en tomo a la obra de Cspedes, nos interesa destacar la escrita por Ren Zavaleta Mercado en el prlogo a la segunda edicin de la novela objeto central del presente trabajo. Zavaleta escribi: "No puede negarse que METAL DEL DIABLO,'' aun con personalidad independiente de sus orgenes y personajes, est unido por la verdad con su pueblo,^ con Augusto Cspedes y con la Revolucin Nacional Boliviana". De todo lo anterior se deduce que Metal del diablo (MdD) contina siendo a ms de cincuenta aos de su primera edicin lo que fue desde su aparicin, es decir, una de las fronteras ideolgicas de la sociedad y cultura bolivianas. Hoy, igual que hace ms de cincuenta aos, la obra de Cspedes sirve no slo para separar puntos de vista estticos sino para definir las posiciones ideolgicas y

PAGE 174

165 polticas que defienden los intereses de la Nacin y del neocolonialismo. Hoy, la obra cespediana, reeditando su papel en el pasado siglo, sirve para advertir a la sociedad boliviana sobre la existencia de una minora mestiza que detenta aun el poder y pospone el desarrollo de las potencialidades intelectuales de las mayoras autctonas discriminadas. Finalmente, la obra de Cspedes sirve tambin para deslindar posiciones ideolgicas en la confrontacin entre una nueva casta a la que no le importa seguir enajenando las riquezas no renovables del pas y el pueblo con clara intuicin de querer ser para s mismo. All, en medio de la apasionada confrontacin ideolgica en tomo a Cspedes, podemos encontrar a MdD apenas referida. Todo ello nos recuerda que un estudio amplio a la vez que profundo, riguroso y cientfico de dicha novela se ha venido posponiendo hasta el presente. Precisamente nuestro propsito, en este captulo quinto, es comprobar, con el anlisis de la relacin de tres categoras, autor novela receptores, que se articulan alrededor de MdD la justeza de la valoracin formulada en 1959 por Zavaleta, y las expuestas recientemente por Bedregal y Antezana Ergueta. Al comenzar este captulo decamos que la valoracin de MdD ha trascendido en una polmica sin medida de tiempo y sin sentido terico, en torno a la novela revolucionaria boliviana. Ahora, al finalizar esta introduccin al presente captulo, se nos ocurre pronosticar que este trabajo ser tambin parte de dicha polmica. Nuestra contribucin es tan slo para dar a dicha confrontacin su sentido terico y documentado, aportando una metodologa no nueva en su concepcin epistemolgica, pero novedosa en su aplicacin,*' seria en el acometido y rigurosa en su argumentacin.

PAGE 175

166 Para alcanzar dicho propsito el capitulo ha quedado dividido en cuatro secciones y su correspondiente conclusin. La primera seccin estar dedicada a explicar, por medio de un breve esbozo de las caractersticas de la vida poltica de Cspedes, las razones que hicieron posible que lograra la relacin armnica y dialctica entre su novela y sus receptores. En la segunda seccin vamos a revisar especficamente los conceptos que servirn para demostrar la hiptesis central del presente trabajo; la tercera seccin se ocupar de analizar las funciones transtextuales que denotan la existencia del lector implcito o ficticio en MdD Finalmente, en la cuarta seccin se discutir sobre las reacciones de dos diferentes tipos de lectores as como el sistema de intermediacin entre texto y receptores, especialmente analfabetos, por estar estos ltimos asociados con el sector social que hizo posible el triunfo de la Revolucin Nacional en 1952. Augusto Cspedes: Mximo Exponente de la Novela Revolucionaria Sabemos que cierta escuela de crtica literaria viene sosteniendo que las obras literarias deberan ser analizadas con la prescindencia total de los elementos extemos a la obra, entre ellos el autor.^ Tal vez sera ms correcto decir que no debe confundirse la crtica con la biografa, es decir, no se trata de que el anlisis de la obra sea suplantado por el estudio de la vida del autor. En el caso concreto nuestro no pretendemos que la biografa ocupe el lugar del anlisis de la obra de Cspedes. Se trata ms bien de inquirir sobre las experiencias decisivas que influyeron para que Cspedes hubiese escrito MdD en la forma en que lo hizo, y que lo situaron en una verdadera comunin poltica con sus lectores populares. Lectores a quienes esta novela logr impregnarles una dosis adicional

PAGE 176

167 de conciencia revolucionaria y exaltarles el espritu de lucha que hizo posible el triunfo nacionalista revolucionario.^ Empecemos reproduciendo a Guillermo Bedregal que en pocas palabras expresa mucho sobre la trascendencia de la vida de Cspedes: El arte de escribir, en Cspedes, flie y ser una pedagoga de compromiso con la Nacin y con las masas movilizadas para la democracia y la libertad. Su aporte terico, su crtica al sistema opresivo, son ftindamentos espirituales y morales profundamente enraizados en el Ser de una Bolivia moderna, cuya vital ontologa poltica y revolucionara es la que hoy se proyecta como Nacin y como Democracia. ("Sobre Augusto Cspedes". La Prensa 6 de enero de 2000: 12 A) El juicio de Bedregal implica razones objetivas y subjetivas que lo respaldan. Es indudable que la razn por la cual Cspedes concentra tanta pasin positiva y negativa alrededor de l, no puede ser el resultado de que haya publicado cinco novelas, un libro de cuentos, algunos ensayos y cientos de miles de artculos periodsticos. Es menester para tan prolongada atencin el haber consagrado su vida, como lo atestiguan Bedregal, Antezana y Zabaleta, a la empresa grandiosa de la revolucin social. Ms all de la mezquindad de sus detractores es indudable que Cspedes en su calidad y cotidianidad de periodista se destac porque escriba para los voceros ms combativos, nacionalistas y antioligrquicos de Bolivia, abstraccin hecha de las publicaciones del troztkismo de Guillermo Lora y del comunismo criollo. Para ser precisos: la obra periodstica subversiva de Cspedes abarc ms detreinta aos (1920 1952).^ En esta actividad resulta evidente que su denuncia contra el carcter antipopular y antinacional del sistema oligrquico, semicolonial y feudal se basaba en incidentes circunstanciales con predominio de la temtica local. En cuanto a su obra narrativa

PAGE 177

168 constatamos que est dedicada al anlisis de los grandes problemas nacionales y de indiscutible trascendencia histrica y cultural. Con ambas actividades, periodismo y narracin literaria, dedicadas a subvertir el orden establecido, Cspedes dej profunda huella en la vida nacional boliviana. Podemos agregar que ellas se hallan insertas entre las ms valiosas contribuciones a la realizacin de la Revolucin Nacional Boliviana en los terrenos poltico e ideolgico, como demostraremos en la seccin cuarta del presente captulo. Sobre estas actividades Cspedes, con la modestia que lo caracterizaba, hizo la siguiente valoracin implcita: "Mi vida de escritor nacionalista y antiimperialista, la seal como funcin obligada del intelectual en las semicolonias, en mi discurso al recibir el Premio Nacional de Literatura (1958)" (Gumucio Dragn 73). Es innegable que el contenido nacionalista de su obra ha influido para que intelectuales bolivianos, inclusive opuestos a su ideologa, reconociesen las virtudes nacionalistas de Augusto Cspedes. Veamos los ejemplos siguientes: Para Alfonso Gumucio Dragn, Cspedes es "al mismo tiempo el Quijote y los molinos de viento" (67); para Sergio Almaraz, Cspedes es "el ms boliviano de los escritores" ("La historia combatiente de un escritor" 3). Hemos comprobado que en la trayectoria del llamado Quijote y ms boliviano de los escritores sus inquietudes sociales y literarias se empezaron a manifestar desde su adolescencia, llegndose a tamizar en su juventud y a concretarse en su obra de madurez. Todava no haba cumplido veinte aos y "el liberalismo paterno evolucion en anarquismo" (Yolanda de Montenegro 78). A sus veintitrs aos estuvo secundando las actividades polticas de Carlos Montenegro, quien llegara aos ms tarde a ser el principal idelogo de la Revolucin Nacional y que por aquellos aos empezaba a enrumbarse en direccin al nacionalismo de base marxista.'"

PAGE 178

169 Lo ms importante a destacar de aquella temprana asociacin con Carlos Montenegro es que la misma fue decisiva en la vida y la obra del futuro escritor y revolucionario Augusto Cspedes. Juntos se dedicaron a organizar el primer partido nacionalista boliviano. Se trataba de un proyecto poltico desarrollado al calor de las circunstancias. Su promotor era el Presidente de la Repblica Hernando Siles (1926-1930) que mediante el apoyo de la clase media, especialmente la juventud, buscaba su reeleccin presidencial. El referido proyecto fracas junto al fracaso reeleccionista de su promotor, pero sirvi para que Montenegro y Cspedes ganaran no slo una gran experiencia en materia de organizacin y direccin poltica, sino en cuanto a conocimientos sobre el uso de la radioemisora como medio de concientizacin y agitacin popular. Veinte aos ms tarde esta experiencia sera sumamente til a la causa nacionalista revolucionaria y especficamente para llevar a cabo la tarea de divulgacin popular de MdD A fines de la dcada del veinte. Cspedes estaba estudiando Derecho y probablemente no fue alumno descuidado porque logr obtener ttulo de abogado y grado de doctor en ciencias jurdicas. Sus deberes acadmicos los altern con el periodismo polmico.'^ Justamente trabajando de periodista en El Universal este diario lo envi de corresponsal de la Guerra del Chaco. El tiempo y los hechos confirman que la experiencia de la guerra result muy importante para su desarrollo de narrador con agudo sentido de crtica social. Si se hiciera una comparacin, los escritos de aquella poca pondran de manifiesto que en la guerra la etapa exclusivamente perodstica fue dando paso a otra en la que periodismo y narracin marcharan complementndose. Al principio de su trabajo de corresponsal de guerra. Cspedes escribi la serie de reportajes que tuvieron relativo impacto en la opinin pblica de Solivia. Fueron

PAGE 179

170 publicados en El Universal (1933 1934)/^ En todos los reportajes enviados desde la retaguardia -de acuerdo con la acertada observacin de Renato Prada Oropeza — Cspedes se ocupaba de temas triviales, escritos con ironia ("La literatura poltica de Augusto Cspedes" 187). Despus, Cspedes ingres a las lneas de combate, como soldado combatiente entr en contacto con los genuinos exponentes del pueblo boliviano, es decir, campesinos y obreros y fue ascendido al grado de oficial de reserva. Entonces dej la crnica con sentido humorstico, tono jocoso y argumento ligero y empez a escribir crnicas mostrando descarnadamente la tragedia de la conflagracin. En dicha etapa. Cspedes comenz a relatar sus experiencias con los soldados, ms tarde sus propias experiencias de suboficial en campaa,'^ dando inicio a su serie de cuentos en que se recoge el testimonio de la tragedia y el herosmo de los diferentes prototipos de combatientes bolivianos. Esta serie de cuentos lo volvi famoso nacional e internacionalmente y est editada bajo el ttulo de Sangre de mesfizos (1936). En suma, su experiencia militar lleg a tener una gran influencia en su obra de escritor literario y sent las bases para acabar de definir su compromiso poltico con la causa del nacionalismo revolucionario al que ayudaria a organizario, divulgario y dirigirio. Corresponde a Prada Oropeza el mejor anlisis sobre la evolucin ideolgica de Cspedes. Prada concluy que el contacto de Cspedes con el pueblo lanzado a la guerra por la casta oligrquica: "transforma al joven cronista sacndolo de su ingenuo entusiasmo patritico a una actitud reflexiva" ("La literatura poltica de Augusto Cspedes" 187). Concluida la guerra (1935) otros tres sucesos fueron determinantes para definir la participacin activa de Cspedes en los campos literario y poltico. En primer lugar.

PAGE 180

171 junto con Montenegro se dio a la tarea de organizar la Confederacin Socialista Boliviana que buscaba agrupar a toda la izquierda del pas. El proyecto unificador termin en completo fracaso en 1936. Por otra parte, El Universal que diriga Armando Arce lie clausurado definitivamente por el gobierno. El tercer suceso tiene que ver con el uso del poder de la palabra escrita para hacer la revolucin, y se trata de uno de los ms exitosos proyectos emprendidos por Cspedes. Nos referimos a que fund junto a Arce y Montenegro el peridico La Calle Entre los colaboradores ms destacados del principal vocero del nacionalismo revolucionario estuvieron Walter Guevara Arze, estratega poltico del nacionalismo revolucionario y autor de la tesis "Manifiesto de Ayopaya", Jos Cuadros Quiroga, autor del primer programa poltico del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), y espordicamente Vctor Paz Estenssoro que llegara a ser el lder ms destacado del MNR.'"* Finalmente en este orden de recuentos existe otra caracterstica muy importante sin la cual no es posible comprender a cabalidad la relacin que la novela MdD logr establecer con sus receptores populares. Esta caracterstica est dada por el hecho de que Augusto Cspedes fue el director poltico de La Calle y encabez desde su fundacin el aparato de propaganda poltica e ideolgica del MNR, siempre rodeado del ncleo que constituy la alta direccin del nacionalismo revolucionario boliviano. Otro acontecimiento que forma parte de las experiencias decisivas que influyeron para que Cspedes hubiese escrito MdD en la forma en que lo hizo, y que lo situaron en una verdadera comunin poltica con sus lectores populares, tiene que ver directamente con su contacto con la masa trabajadora minera. El ao 1936, Cspedes daba inicio al proyecto de escribir su primera novela. Con dicho propsito en mente el futuro autor del

PAGE 181

172 paradigma de la novela revolucionaria boliviana fiie de gira por los centros mineros. Inicialmente se propona obtener informacin para lo que llegara a ser MdD .'^ Sin embargo, el contacto con el proletariado minero result momentneamente adverso para su obra literaria ya que en aquel momento, acab olvidndose de la novela.'^ Se dedic ms bien a servir a los trabajadores en calidad de abogado, ayudndoles a legalizar los sindicatos mineros que tambin ayud a organizar.''' Seguramente debi ser muy grande y efectiva su identificacin con el proletariado minero puesto que ste lo eligi primer diputado nacional en 1940. En 1945, Cspedes fue nombrado Embajador de Solivia en el Paraguay por el coronel Gualberto Villarroel, entonces Presidente de la Repblica.'^ Fue en la tranquilidad de aquel servicio diplomtico que Cspedes termin de escribir y dio a publicidad Metal del diablo. La vida de un rey del estao (enero de 1946). En esta novela, que analizaremos en las secciones tercera y cuarta, su autor someti a una severa revisin la historia de Bolivia y lleg a proporcionar una nueva versin de la misma, contribuyendo con ello a un conocimiento ms fidedigno de la realidad boliviana.^" Tras la cada del rgimen de Villarroel sobrevino la sucesin de gobiernos descaradamente serviles a los intereses de la oligarqua, y empeados en reprimir saudamente a las fuerzas que se le oponan, es decir al MNR, los sindicatos mineros y campesinos. Como ser comprobado ms adelante con el uso de la represin la oligarqua revelaba que su comportamiento obedeca al temor que le infundan las acciones de las masas movilizadas tras los ideales preconizados en Nacionalismo y Coloniaje, "El manifiesto de Ayopaya", "La tesis de Pulacayo", y MdD Todas ellas haban proclamado la necesidad de destruir el Estado oligrquico por medio de una

PAGE 182

173 revolucin popular. Sin embargo, el mrito de MdD radica en que al haber ficcionalizado el triunfo de la revolucin, transformando de esa manera una meta poltica en una realidad dentro del texto, se anticip en seis aos a los acontecimientos de la realidad histrica. Otro factor histrico favorable a la circulacin de la novela revolucionaria fue la intensificacin de la poltica represiva de la oligarqua que se extendi desde 1946 a 1952. Dicho fenmeno aceler el avance de las ideas revolucionarias en el seno del pueblo boliviano, suscitando el inters de ellas y por tanto contribuyendo a que novelas como MdD contarn con una receptividad popular ahamente positiva. En conexin con esta etapa podemos aadir que Cspedes continu escribiendo desde la clandestinidad, organizando y dirigiendo a las masas junto a sus compaeros y compaeras del MNR. Despus del triunfo de la revolucin del 9 de abril de 1952, Cspedes fue nombrado principal ejecutivo del Llyd Areo Boliviano y ms tarde, 1957, director de La Nacin principal vocero del gobierno revolucionario nacionalista. En el tiempo que dur el rgimen revolucionario (1952 1964) se suscit una enconada lucha entre las tendencias izquierdista y derechista latentes en el MNR. Confrontacin ideolgica y poltica en la que Cspedes, desde la tribuna pariamentaria (1958), la prensa, nacional y extranjera, estuvo siempre alineado con el nacionalismo consecuente, fiel a los postulados esenciales de la revolucin planteados por Carios Montenegro, fallecido en 1953. Finalmente, Augusto Cspedes cerr su creacin literaria revolucionaria en las dos dcadas posteriores al triunfo de la insurreccin popular a la que tanto haba contribuido con sus escritos y acciones personales. Las obras de este perodo son: El dictador suicida (1956) y El presidente colgado (1966).^' Ambas obras resultaron ser

PAGE 183

174 igualmente polmicas, pues, algunos comentaristas las ubican como historias de Bolivia, tal cual reclamaba su autor y, por otro lado,^^ sus detractores rechazan tal caracterizacin. Por ejemplo Diez de Medina, aduce para ello, desde la posicin tradicional y prooligarquica, que las referidas obras "discurren en 'tempo' de carnaval, de caricatura de orgia pasional" ( La polmica en Bolivia 537).^^ Otros argumentos en contra de Cspedes aducen que todas sus obras contienen testimonios personales y la autobiografa poltica de Cspedes, narradas en primera persona, por lo cual sostienen que se trata de ficciones.^'* No se puede negar que sobre Augusto Cspedes y su polmica obra se puede escribir mucho, mucho ms que este simple esbozo que hemos hecho. Tambin creemos, igual que Molina, que en el futuro otros crticos proseguirn analizando y escribiendo sobre Cspedes y su obra. De lo que s estamos absolutamente seguros es que los crticos del futuro contarn con mejor formacin terica y metodolgica que sus antecesores. Resumiendo nuestro esbozo, lo que hemos querido demostrar son dos cosas. Primero, Cspedes desde sus primeras actividades polticas se ubic en lo que con el andar del tiempo sera el germen del nacionalismo boliviano, es decir, la ideologa anticolonialista, ampliada por Carios Montenegro. En segundo lugar, hemos querido destacar en la vida de Cspedes su elevado sentido de responsabilidad moral ante los grandes conflictos sociales y contradicciones histricas de su patria. Nos queda por delante la tarea de analizar cmo ese sentido nacionalista ms tarde habra de traducirse no slo en su total identificacin con el destino de las grandes mayoras sociales, sino sobre todo plasmarse en su novela MdD. Novela y autor que sern discutidos por nosotros teniendo en cuenta una mxima enunciada por Augusto Cspedes y que se la

PAGE 184

175 aplicamos tanto a l como a la valoracin de su obra: "En un pas semi-colonial como Bolivia, el escritor debe dejar los criterios poticos y simblicos para la forma; pero en el fondo tiene que guiarse por un principio que es el proceso de la nacionalidad. Actos y personajes sern valorados conforme propulsen u obstruyan dicho proceso" (Oblitas Fernndez 574). Metal Del Diablo Entre las Teoras de la Transtextualdad y Receptividad Antes de concentramos en el anlisis de MdD que es el propsito central no slo del quinto captulo sino de todo nuestro trabajo vamos a precisar algunos conceptos procedentes de las teoras de la transtextualdad y de la recepcin. Empezando por la teora de la transtextualdad, en primer lugar sabemos que el texto de una novela puede ser definido en trminos de un conjunto finito de signos lingsticos organizados en un discurso por medio del cual se narra una historia.^** Historia y discurso suponen, a su vez y dentro del texto, la existencia de dos polos reconocidos en todo proceso de comunicacin humana: uno o varios emisores y uno o varios receptores .^^ En segundo lugar, tambin se sabe, que en cualquier obra, todo se halla dispuesto — transtextos, texto, signos, organizacin y medios de comunicar dichos signos — de un modo tal que ayudan al lector a vencer las difcuhades de la identificacin en el texto, tanto del autor como de los lectores reales. Se sabe que el autor real es sublimado a la categora de autor ficticio. Este autor ficticio en el caso de MdD se identifica con el narrador. Otra consideracin que tenemos en cuenta se refiere a que los entes ficticios no siempre corresponden con los sujetos reales, es decir con el autor (emisor real) y con el lector (receptor real).^^ Esta idea ha sido subrayada por Jos Amcola, Manuel Puig v la tela que atrapa al lector

PAGE 185

176 (1992), al destacar que la brecha existente entre los elementos ficticios y reales puede llegar a ser muy grande. Al respecto, la conclusin de Amcola es que el autor real puede expresar fuera del texto abiertamente las intenciones que lo guiaron al escribir su obra, pero puede suceder que no haya logrado plasmarlas y comunicarlas a sus lectores. Lo que para Amcola dara lugar al "desencuentro con el lector avizorado" (160-61). Sobre la base de las consideraciones anteriores formulamos la hiptesis auxiliar que consiste en reconocer que en MdD se produce el encuentro, la coincidencia, entre lector avizorado y real, como demostraremos ms adelante. Por el momento, nos limitamos a enunciar que en la estructura narrativa de MdD existe todo un sistema de recursos transtextuales que permiten identificar al lector ficticio o avizorado — al que simplemente llamaremos lector avizorado. Dicho lector avizorado dentro de la novela de Cspedes — si bien requiere un mnimo de habilidades lingsticas, pues las alusiones cientfico-tcnicas que contiene la obra estn rigurosamente explicadas en los numerosos paratextos que guan al lector real — una comprensin cabal del sentido ideolgico y poltico de la obra presupone el conocimiento previo, por parte del lector real, — al que en adelante llamaremos nicamente lector — del contexto histrico en que se desarrollaron las relaciones sociales entre las grandes empresas mineras y los trabajadores.^^ Por ello, resulta lgico deducir que el lector avizorado de Metal del diablo posea un perfil cultural y psico-social correspondiente a individuos de la clase media empobrecida, dirigentes sindicales, y en general, al de los trabajadores mineros y fabriles, con una educacin mnima bsica.^" Lectores con un definido "horizonte de expectativas", es decir, poseedores de toda la serie de expectafivas ideolgicas, polticas, econmicas, sociales y culturales que los numerosos estudios socio-polticos han venido

PAGE 186

177 demostrado que existan al momento en que se public por primera vez la novela. Recordemos, una vez ms a Jauss cuando subrayaba que, "estas expectativas son las bases en las cuales el trabajo fue producido y recibido. Un escritor necesariamente escribe en funcin de aquello que l conoce por su experiencia previa y desde las experiencias corrientes de su pblico lector" ( Provocacin 157). Como vamos a demostrarlo, toda la estructura de MdD elaborada con delectacin de orfebre, est destinada a procurar que el lector llegue a sentir ira y rencor contra el protagonista principal, y sobre todo a reforzar en l su identificacin con la causa de los oprimidos y a aumentar su disposicin a luchar por un cambio social, "de la colonia a la nacin — como nos precisaba Luis Antezana Ergueta — y del feudalismo a la democracia". Es lgico suponer que los miembros de los sectores populares bolivianos que acababan de experimentar el trauma y desgarramiento provocados por la mayor masacre de trabajadores mineros — como fue el caso de los receptores entre los que circul y se divulg MdD — estaban en capacidad poltica e ideolgica favorable a identificarse con los postulados de un discurso anti-colonial, y su llamado a participar en la lucha revolucionaria.^^ Por otra parte, anticipamos que la estructura discursiva de MdD est organizada, como nunca antes lo hubo estado ninguna otra novela boliviana, empleando un verdadero arsenal de elementos transtextuales.^^ Dichos recursos narratolgicos tratarn de demostrar, en la seccin tercera y cuarta del presente captulo, que sirvieron para ayudar a la formacin de una conciencia social favorable al cambio estructural de la sociedad. Todo lo cual nos lleva a pensar que en Cspedes pareciera reproducirse y aplicarse el ideario del escritor britnico de origen polaco Joseph Conrad. Conrad en 1896 declaraba:

PAGE 187

178 "La tarea que intento llevar a cabo, gracias al poder de la palabra escrita, es hacer que oigan, hacer que sientan, esto es, antes que nada, hacer que vean" (citado por Roberto Ferro 172). Antes de dar inicio al anlisis de las transtextualidades con las que Cspedes refuerza sus argumentos, persuade, manipula y ejerce el poder de su bien merecido prestigio de autor nacionalista revolucionario sobre los lectores populares bolivianos del periodo 1946-1952,^^ resuha oportuno repasar los referentes conceptuales que vamos a utilizar. Generalmente cuando se suele aludir al anlisis de los encuentros de uno o ms textos al interior de otro se habla de intertextualidades,^'* pensando en el estrecho sentido que le dieron Bajtn y Kristeva, y que ya discutimos en el captulo segundo. Lo recuperable de tales enfoques es que inducen a pensar en una caracterstica que no por obvia deja de tener importancia prctica para nuestra crtica. El hecho de que el encuentro o relacin intertextual tenga lugar dentro de un texto determina una funcin en la cual el texto recipiente domina absolutamente a los otros que asimila. En la prxima seccin discutiremos cmo MdD asimila a una serie enorme de otros textos y les otorga un sentido que no es otro que reforzar el propsito concientizador y revolucionario de la novela y dirigido al pueblo boliviano. En el planteamiento acabado de exponer se hallan implcitos los tres componentes del proceso invisible e indivisible del trabajo literario: Augusto Cspedes (el autor), MdD (el texto) y el pueblo — lector boliviano (el lector). El concepto de intertextualidad originado en la vertiente del pensamiento semitico viene influyendo entre los crticos literarios a visualizar predominantemente la presencia de otros textos, pero tocando apenas o pasando por alto tanto la presencia de los

PAGE 188

179 propsitos del autor y la reaccin del lector. La semitica no puede suplantar el trabajo de la crtica literaria, lo puede complementar en tanto el crtico la use de herramienta sin llegar a privilegiarla. Nuestra tarea es distinta, por eso al buscar las herramientas ms efectivas de la semitica respecto a las relaciones entre textos acudimos a Grard Genette, pero desde ya advertimos que no se tratar de una adopcin mecnica. El defecto, para nuestro trabajo, de los postulados expuestos en su libro Palimpsestos radica en que Genette privilegia el anlisis de los textos dejando al margen tanto al autor como al lector de la obra literaria. La originalidad de nuestro trabajo consiste precisamente en que intentamos llevar su sistema denominado transtextualidad ms all de su aplicacin exclusiva a los textos. Se trata de que la transtextualidad — que de inmediato pasaremos a recordar su significado — vamos a utilizarla como un simple medio dado que nuestra finalidad es privilegiar el anlisis en torno a las relaciones entre autor y lector. De ese modo habremos, sino sintetizado, por lo menos, aplicado dos interesantes vertientes tericas que nutren el trabajo de la crtica literaria: transtextualidad y teoria de la recepcin. Adelantbamos que resulta mucho ms riguroso adoptar el sistema conceptual definido como transtextualidad de Grard Genette que los conceptos sobre intertextualidad de Kristeva y Bajtin. La razn es que Genette con cada uno de sus cinco tipos de transtextualidad nos permitir considerar a toda la variedad de recursos que emplea Cspedes en MdD, en su afn de tratar de lograr entre sus lectores los efectos que persegua al poner en circulacin su novela. Empecemos por recordar que Genette estudi con el nombre de transtextualidad las relaciones que se dan entre diferentes textos, y las clasific en cinco diferentes tipos. En apretadsima sntesis los cinco tipos

PAGE 189

180 de transtextualidades son: en primer lugar, las relaciones de ntertextualidad definidas como aquellas que se refieren a las citas el plagio y la alusin En segundo lugar, la paratextualidad que incluye a los elementos de la serie compuesta por: ttulo subttulo prefacio prlogo fajas cubiertas sobrecubiertas y epgrafes finales En tercer lugar, para Genette los comentarios a otros textos sin citar su fuente caen en la definicin de metatextualdad y se usan sobre todo en crticas a otros textos. En cuarto lugar, la architextualidad es definida como la "relacin completamente muda que como mximo, articula una mencin paratextual (ttulos aclaratorios del gnero: poesas, ensayo .o; generalmente, subttulos: la indicacin novela, relato, poemas, etc. que acompaan al ttulo en la cubierta del libro)" ( Palimpsestos 13). El quinto tipo es la hipertextualidad sobre la que Genette dice: "llamo, pues, hipertexto, a todo texto derivado de un texto anterior por transformacin simple (diremos en adelante transformacin sin ms) o por transformacin indirecta, diremos imitacin" ( Palimpsestos 17). Recordemos, igualmente, que el hipertexto se define con el empleo de otros dos conceptos: hipertexto e hipotexto. Ahora es oportuno subrayar que resuha casi imposible condensar esquemticamente en menos de una cuartilla una explicacin que para definir los dos ltimos conceptos el autor de Palimpsestos escribi 497 pginas, y tratar al mismo tiempo, de ser fiel a toda la letra escrita que las contiene. Preferimos citarlo: Me he preguntado a veces si la relacin del texto 'definitivo' de una obra con lo que hoy llamamos acertadamente sus 'avant-textes' no dependera de otro tipo de hipertextualidad, o ms generalmente de transtextualidad. Decididamente creo que no Por inagotable que sea su campo de estudio y por complejas que sean sus operaciones, ella es un caso particular (todava un ocano en nuestro charco) de la hipertextualidad tal como la hemos definido aqu: todo estado redaccional inciona como un

PAGE 190

181 hipertexto con relacin al precedente, y como un hipotexto en relacin con el siguiente. (490-491) Lo que podemos deducir es que en la relacin textual entre dos obras A y B. La obra A que asimila el texto de B desempea en la relacin la funcin de usuaria del texto B o cumple la funcin de HIPERTEXTO, y la que cumple la funcin de servir de fuente, es decir B, Genette denomina HIPOTEXTO. A manera de anticipacin de nuestra interpretacin y aplicacin de las anteriores categoras con MdD podemos afirmar que esta novela est elaborada en una relacin textual con toda una serie de obras que le sirven de fiientes a las cuales cita, plagia, parodia, e imita. Inventario genrico que no agota el extenso sistema de transtextualidades inserto en la novela de Cspedes. En dicha relacin MdD funciona de "hipertexto" mientras que todas las obras que le sirven de fuente funcionan de "hipotextos". De modo que en esta novela podemos encontrar ambas categoras que al mencionarlas tienden a abrumar al lector no familiarizado con el uso tan reiterado y combinado de ellas.^^ Por ello inferimos que una aplicacin in extenso del sistema de categoras que componen el concepto de la transtextualidad propuesto por Genette y que nos proponemos efectuar nos sita en el riesgo de abrumar a nuestros lectores.^^ Sopesando este riesgo no obstante vamos a aplicar cada uno y todos los conceptos que componen el sistema denominado transtextualidades de Genette. Creemos que las marcas y huellas reconocibles en MdD van no slo definiendo, sino condicionando la orientacin ideolgica y poltica de la lectura de esta novela, sobre todo para sus lectores avizorados. Empecemos destacando cmo entre los latinoamericanos se ha ido privilegiando la relacin texto — lector. Ariel Dorfman, crtico chileno, en su libro Hacia la liberacin

PAGE 191

182 del lector latinoamericano (1984), deca que el escritor y el lector son como eslabones de una cadena ecolgica, donde la cantidad y calidad de lectores depende de la habilidad del escritor para saber llegar a cierta clase de lectores. Dorfman explicaba que, el escritor, en sus obras, "organiza su asalto persuasivo con el deseo de estimular al lector a que participe, desgarrndolo para que salga de su pasividad y abulia, invitndolo a recorrer juntos la creacin de un continente todava inacabado" (xii). Antes, Jorge Luis Borges en Ficciones (1944), con su cuento "Fierre Menard", escrito en 1939, se haba anticipado "con su visin de la lectura anacrnica al papel que se le [dio] al lector en la teora de la recepcin de mediados del 60", segn el comentario de Jos Amcola (179). Aos ms tarde, el propio Borges, en prlogo a su Obra potica (1954), fue explcito al jerarquizar la relacin texto y lector: El sabor de la manzana (declara Berkeley) est en el contacto de la fruta con el paladar, no en la fruta misma; anlogamente (dira yo) la poesa est en el comercio del poema con el lector, no en la serie de smbolos ... de un libro.^^ (s/n) Borges acertaba al proclamar que la relacin texto-lector es un concepto de vieja data, Al respecto, podemos aportar numerosos ejemplos pero nos vamos a limitar a uno. Jos Mart, a fines del siglo XIX, en "Poetas espaoles contemporneos", volumen IV de sus Obras Completas afirmaba: "la poesa es a la vez obra del bardo y del pueblo que la inspira [. .]. Tan autores son de ella los que la comprenden como los que la hacen (el subrayado es nuestro 28). Dorfinan, Borges y Mart slo actualizaban la importancia del lector en el anlisis literario ya que el enfoque se remonta a la Antigua Grecia que supo reconocer la sensibilidad y el efecto de la obra en sus receptores.^^

PAGE 192

183 Demostraremos que el poder de persuasin de la novela radica en el uso de una serie de artificios con los que Cspedes persigue provocar determinadas reacciones en sus lectores. Tambin se sabe que el acto de la lectura es esencialmente el proceso de elaboracin de sentidos realizado por todo lector/" lo que presupone la posibilidad de que una misma obra puede llegar a provocar mltiples interpretaciones. Debemos observar, citndolo a Umberto Eco, The Open Work que la interpretacin del texto no se realiza en el vacio, depende ante todo de las caractersticas del contexto histrico que rodean al escritor y al lector (35). En segundo lugar, la interpretacin por parte del lector depende de la llmcin referencial o emotiva que desempeen los mensajes contenidos en el texto. En cuanto a los conceptos fijncin referencial y funcin emotiva estn definidas, segn Eco, de la manera siguiente: "la distincin entre mensajes con una funcin referencial (indicando algo bien definido y s fuera necesario verificable) y aquello con una funcin emotiva (encaminada a provocar determinadas reacciones en el receptor, estimular asociaciones, y provocar respuestas de comportamiento dirigidas ms all del simple reconocimiento de una referencia" (29)."*^ Los pocos estudios acerca de las obras de Augusto Cspedes y los superficiales comentarios de la llamada a s misma "crtica literaria" boliviana (nos estamos refiriendo a la tradicional) hasta la fecha no se han enfocado a analizar la relacin texto-lector. Tampoco, dicha "crtica" ha estudiado las funciones referenciales y emotivas que contiene la novela MdD. Ms recientemente la nueva critica boliviana ha empezado a publicar estudios rigurosos. Uno de los que ms se ha destacado clasific MdD como novela poltica (Renato Prada Oropeza 1979) en oposicin a los juicios superficiales tradicionales que juzgaron la obra de Cspedes de panfleto poltico y libelo difamatorio.'*^

PAGE 193

184 Resulta evidente que ambas maneras de percibir la novela, a pesar de sus diferencias, acusan cierta coincidencia al destacar ambas, a su modo, el sentido poltico de esta obra.'*'' Ninguna explica las caractersticas ms importantes de las tcnicas artsticas con relacin a los efectos que la obra provoc en sus lectores, y por medio de ellos en la Historia. Se ha venido pasando por alto que el mrito mayor de MdD es poseer un contenido referencial y emotivo. Se ha hecho total abstraccin de su capacidad destinada a estimular la accin revolucionaria de ciertos lectores a quienes procuraba desgarrarlos, no ya para que salieran de una pasividad inexistente, sino para que recorrieran los difciles y riesgosos caminos de la subversin y la liberacin social y nacional. Llegamos as a la conclusin de que junto a la teora de la transtextualidad de Genette, los conceptos de lector ficticio y de recepcin de la novela constituyen los mejores recursos para poder revelar las funciones referenciales y emotivas de MdD Tambin para relacionar lo histrico con lo artstico que distingue a esta novela, as como para aportar una nueva perspectiva a la crtica de la novela boliviana.'*'' Empezaremos recordando que la teora de la recepcin formulada por Hans Robert Jauss, basndose en los conceptos marxistas sobre trabajo y esttica, reconoce "el carcter formador de realidad del arte, en contra de reducir la obra de arte a una mera fiancin reproductora [de la realidad]" (155).'*' La idea que atribuye al arte la funcin de formadora de realidad debe entenderse, desde el punto de vista de Jauss, en el sentido de forjadora de la Historia, realizadora de funcin social. Adems, segn Amcola, para Jauss, "cada obra literaria es la respuesta a un pasado que est pesando sobre ella, en forma de dilogo constante" (9). Por nuestra parte postulamos que ciertas novelas, en

PAGE 194

185 determinadas circunstancias histricas, poseen la posibilidad de jugar un papel revolucionario. Es posible interpretar y comprobar, lo haremos ms adelante, que por medio del arte MdD proyect idealmente el futuro para superar los obstculos del presente que le eran concomitantes/*^ Recordemos que Jauss sealaba que una obra de arte posee "la posibilidad de conducir al hombre por encima de las ideas fijas y prejuicios de su situacin histrica a una nueva percepcin del mundo o de una anticipada realidad" (155). Jauss agregaba que el arte funciona "como un medio formador de percepcin y modificador" social (157). Siguiendo la linea terica trazada por Jauss, Iris Zavala plante: "la enunciacin determina de antemano la clase social del receptor" (7). Por nuestra parte y en armona con las anteriores propuestas subrayamos que MdD funciona como un perfecto medio formador de percepcin y modificador de la formacin social boliviana. La funcionalidad del discurso fue posible desde el momento en que su autor decidi dirigirse e inducir a los lectores populares a una accin revolucionaria, es decir, la novela de Cspedes desempe una funcin social al proveeries a los sectores oprimidos bolivianos con una visin ficcionalizada y anticipada del cambio histrico que perseguan Augusto Cspedes y sus compaeros de lucha. Otro aspecto que no debe ser pasado por alto se refiere a que la estructura de esta obra contiene plasmado el replanteamiento metodolgico que propuso Jauss, fundamentado en los elementos bsicos de la comunicacin. Jauss deca: "En el triangulo formado por autor, obra y pblico, ste ltimo no es slo parte pasiva, cadena de meras reacciones, sino que a su vez vuelve a constituir una energa formadora de historia" (163). Jorge Luis Borges, en la dcada de los cincuenta tambin sustent criterio parecido cuando deca que, "el libro no es un ente

PAGE 195

186 incomunicado: es una relacin, es un eje de innumerables relaciones" (citado por Mara del Pilar Vila 5). Recientemente, Amcola reactualiz la idea, diciendo: "la obra determina las posiciones de la respuesta del otro en las condiciones del intercambio de una esfera cultural dada" (10). Otro planteamiento a tener en cuenta procede de Bajtn que escribi: "La obra de la misma forma que la rplica en el dilogo, apunta a la respuesta del otro (de los otros), a una comprensin activa de la respuesta, y lo lleva a cabo con todo tipo de formas: ya sea buscando ejercer una influencia didctica en el lector, ya sea ganando su conviccin" (Amcola 10). Sin duda nos encontramos en el conocido enfoque de la teora de la recepcin que enfatiza la relacin texto-lector. Debemos observar que generalmente los seguidores de este enfoque prestan atencin al hecho de que el contenido de determinados textos condiciona la posibilidad de que el lector se desempee como un sujeto pasivo en el acto de la lectura, toda vez que "el propio texto es el que dirige la comprensin a travs de la estructura del propio discurso" (Vila 13). En el caso de MdD el discurso que contiene un elevado componente ideolgico nacionalista y antioligrquico posee la paradoja de condicionar a un sujeto pasivo, en tanto mero lector, para que luego acte como sujeto social altamente activo. Sobre el contenido ideolgico y poltico de esta novela nadie discute. Adems, esta caracterstica est confirmada por medio de una confesin formulada por el propio autor. Segn el periodista Alfonso Gumucio Dragn que entrevist a Cspedes, el novelista dijo: "Mi inconformidad con la realidad poltica y social, impuesta al pas por la oligarqua minera, se expres mediante mi actitud natural para escribir" (73), y puntualiz su ideologa: "soy un escritor comprometido, mis libros se afilian a la interpretacin nacionalista del proceso boliviano" (81). Lo realmente

PAGE 196

187 relevante es establecer la forma cmo el compromiso poltico de Cspedes se articul en la relacin MdD -lectores-revolucin nacionalista. Nuestra investigacin y exposicin tiene como uno de sus objetivos dilucidar dicho problema. Para lograr alcanzar esta meta se hace necesario aproximarnos previamente a algunas conceptualizaciones que han sido formuladas en tomo al tercer elemento: el lector. Iris M. Zavala, Lecturas y lectores del discurso narrativo dieciochesco (1987), supone cuatro conceptos para definir a los lectores: reales, ficticios, internos, y concretos. Sin embargo, Zavala para los efectos prcticos de su argumentacin los reduce a los tres siguientes: lector social concreto, lector privilegiado, y lector interno. El lector social concreto (trmino que adopta de Jauss, modificndolo), "es el receptor coetneo o competente a quien interpelan los autores muy directamente -el 'amigo vulgo', 'amigo lector' que sin embargo proviene de sectores sociales muy distintos" (7). Para Zavala el lector privilegiado (se refiere a la Santa Inquisicin) es "el que mediatiza e interrumpe el dilogo entre emisor / receptor" (15); y, el lector interno es uno o son varios personajes quienes realizan en algn momento de la narracin "la actividad lectora en el interior del texto" (99). De las tres propuestas estamos adoptando los conceptos de lector social concreto y lector privilegiado, llamndolo por nuestra parte al ltimo lector inquisitorial (una variante de los lectores reales). En cambio, para designar al lector interno vamos a acudir al concepto de lector ficticio propuesto por Iser. Wolfgang Iser define al lector ficticio, al decir: "Este concepto incorpora tanto al significado potencial preestructurado por el texto as como a la realizacin del potencial del lector a travs del proceso de lectura" (1974 x)."*"^ Se trata de considerar que en toda obra literaria existe, explcita o implcitamente, un lector interno o ficticio ideal que

PAGE 197

188 puede llegar a identificarse, fundirse, con el lector avizorado/*^ Se trata del lector a quien va dirigido especialmente el discurso, y, la especificidad correspondiente a dicho lector determina la estructura, el contenido y la forma de la obra,'*^ y, consiguientemente nuestro comportamiento como lectores. Particularmente en las obras con lector implcito la fiincin que juega el lector est predeterminada tanto por la estructura narrativa como por la ideologa subyacente. Identificar y comprender en MdD dichas estructuras y sus formas, que posibilitan el traspaso de la ideologa mimetizada como discurso con atributos de afirmaciones verificables y por tanto discurso veraz, resulta esencial para comprender no slo lo que expresa la obra sino tambin su efecto en los lectores reales. Por otra parte, de aqu en adelante, en el presente trabajo, vamos a entender por lector, no a un lector individual sino a uno social. Al establecer en nuestro trabajo la categora de lector social seguimos dos propuestas. En primer lugar, la propuesta de Jan Mukarovsky, crtico checo, sobre cuyo libro Kapitel aus der sthetik Amcola coment lo siguiente; "el sujeto receptor para Mukarovsky no es nunca un individuo aislado, sino un ser social, representante como tal de una colectividad, cuyos cambios estn condicionados, por determinantes histricos y, por tanto, ahamente mutables" (163). En segundo lugar, adoptamos de Iris Zavala su observacin de que "cada discurso especfico entabla un dilogo con un lector social concreto particular, con ideologas y prcticas sociales semejantes, en la dialcfica de construccin de significados" (11). Especficamente, entenderemos por lectores reales a todos aquellos grupos sociales con quienes la novela se relacion inmediatamente de ser publicada, unos pertenecan en el caso de la novela de Cspedes a la masa popular, otros a las clases medias e intelectuales, y algunos pertenecan al entorno de la oligarqua. En el primer grupo, tambin incluimos

PAGE 198

189 a la masa analfabeta de trabajadores mineros y amas de casa de origen aymar y quechua que lograron comunicarse con la novela por medio de intermediarios facilitadores, que ms adelante examinaremos. Nuestro anlisis de MdD se encamina a revelar cmo la estructura narrativa supone la consideracin a priori de una masa de lectores avizorados, constituidos por elementos de los sectores populares, as, como tambin, perseguimos demostrar los efectos que gener la lectura de la novela, tanto en sus lectores reales como en el contexto Histrico. En resumen, nuestro anlisis de MdD no se limitar nicamente al estudio de la produccin del texto, entendido como emisin de comunicacin, sino tambin considerar analizar la recepcin de la novela. Para dicho fin ofreceremos una modalidad de lectura que abarcar dos perspectivas. An cuando ellas estn ntimamente relacionadas son claramente diferenciables. En primer lugar, en la seccin tercera examinaremos la novela teniendo de eje central la existencia en ella del lector avizorado al que accederemos deducindolo de las caractersticas de la estructura de la novela. En segundo lugar, en la seccin cuarta demostraremos los efectos que MdD ejerci sobre la diversidad de sus lectores reales. Finalmente quedar demostrada la tesis central del presente libro, es decir, revelaremos que la novela revolucionaria boliviana ayud a que el pueblo protagonizara una de las pginas ms importantes de su historia nacional. Metal del Diablo y sus Transtextos Escritos Para el Lector Avizorado Esto no es invento : don Simn Patio, que renunci a su cargo de Ministro de Bolivia en Pars una semana antes de la revolucin que derroc al presidente Siles, envi el siguiente telegrama al general Blanco Galindo, presidente del nuevo gobierno", la

PAGE 199

-Wr-?^^ 190 anterior informacin puede leerse en la nota de pie de pgina nmero 45 de MdD (el subrayado es nuestro 213).^ Comentamos que en la misma nota de pie de pgina, tambin se puede leer la transcripcin literal, o cita entrecomillada, del telegrama aludido. Notas marginales extensas, variadas y proyectadas en multiplicidad de sentidos orientarn al lector a cambiar su pasividad acostumbrada para convertirlo en lector comprometido con el mensaje poltico propuesto por esta novela. Tambin con similar empeo por mostrar a Patio como el principal causante, actuante y responsable del acontecer boliviano, como lo demuestra la cita que acabamos de sealar, se pueden encontrar transtextos en considerable nmero en esta novela. Muchas de estas citas son transcriptas de cartas, memorandos y telegramas que fueron cursados por el gobierno de Bolivia, altos personeros y administradores locales de la empresa minera de Patio (207, 233, 235).'' Est claro que la frase aclaratoria con la que empieza el fragmento citado, "esto no es invento", sirvi para corroborar la fidelidad de la revisin hecha en la novela a la versin oficial en tomo a la Historia de Bolivia." Lo que prueba que Cspedes us los recursos transtextuales para asignar verosimilitud a todo lo que dejaba expuesto en la narracin. Denota estar convenciendo, o al menos tratando de convencer a sus lectores que lo expuesto en la novela "no es invento". A pesar de que esta clase de recursos constituyen cualitativa y cuantitativamente uno de los aspectos distintivos ms importantes de MdD stos han pasado desapercibidos por la crtica. Como resultado de ello la funcin provocadora de efectos polticos entre sus lectores que dicha serie juega en la estructura narrativa ha sido pasada tambin por alto. Sin embargo, si nos remitimos a la estructura veremos que en la novela de Cspedes resulta evidente que cada uno de los cinco tipos de transtextualidades postulados por Genette se hallan representados en ella.

PAGE 200

191 Con relacin a lo dicho, y de lo que nos queda por analizar, de inmediato exponemos una aproximacin esquemtica y general a la presencia en MdD de los cinco tipos de transtextualdad enunciados por Genette. En primer lugar, el lector de la novela puede constatar la existencia de Intertextualdades existentes bajo la forma de los tres subtipos: (1) citas de: peridicos nacionales e internacionales, estadsticas oficiales, informaciones econmicas, mdicas, tecnolgicas, biogrficas e histricas. (2) alusiones a otras obras literarias y personajes reales. (3) algunos plagios a otros textos. En segundo lugar, resulta evidente la presencia del tipo de relaciones denominadas Paratextualidades y que forman la serie ms variada de transtextos insertos en MdD : serie de nueve subtipos y funciones especficas que ayudan a otorgarle credibilidad al mensaje ideolgico de la novela, y por tanto a hacer efectivo su efecto revolucionario sobre el lector. Otro tipo clasificado por Genette, la Metatextualidad est tambin presente en MdD aunque en mnima medida, y corresponde a crticas directas e indirectas a conocidos autores y obras bolivianas; aqu es evidente su marcado propsito contestatario. El cuarto tipo de transtextualdad, Architextualidad est presente con slo un elemento adscrito al ttulo original de la novela, es decir, ocupa la segunda parte del ttulo: Metal del diablo. La vida de un rey del estao Modalidad en la que podemos comprobar que la segunda parte, "la vida de un rey del estao", habra servido de indicacin del autor al lector del carcter biogrfico que quera asignar a su novela." Hemos dejado a propsito para el final de esta aproximacin previa y general aqulla que ha tendido a abrumar incluso a crticos literarios consagrados como Anderson Imbert. Se trata de un caso de transtextualdad definido con el nombre de Hpertextualdad en la taxonoma de Genette. Al respecto

PAGE 201

192 adelantamos que Cspedes en MdD, as como en la mayora de sus obras, ha erigido un verdadero monumento a las relaciones entre textos. De acuerdo con los postulados de Genette son claramente distinguibles que en dichas relaciones hipertextuales la novela de Cspedes cumple la flincin dominante (hipertexto) mientras que una serie de numerosas obras le sirven de iiente (hipotextos). De manera general podemos adelantar que todo el cmulo de relaciones transtextuales contenidas en esta novela sirvieron para el propsito poltico para el cual fueron destinadas, es decir, para ayudar a que sus lectores llegaran a comprender mejor las razones de la lucha nacionalista propugnada por Cspedes y sus compaeros del MNR Por tanto vamos a hablar de una estrategia narrativa orientada hacia el horizonte de las expectativas polticas de los lectores populares. Comenzaremos por analizar las intertextualidades existentes en MdD y sus nexos con el lector avizorado implcito para luego proseguir con el anlisis de las restantes transtextualidades. Los tres tipos de intertextualidades propuestas por Genette (citas, alusiones y plagios) estn presentes en esta novela. Vamos a concretarnos a los casos de citas grficas o entrecomilladas; consideraremos como plagio aqullas que careciendo de marca grfica a pesar de ciertas sustituciones lxicas son posibles de identificar y asociarse con su hipotexto o fuente original. Intertextualidades (Citas, Alusiones y Plagios) "'Se cuenta que la waitress norteamericana ha demandado al millonario sudamericano la indemnizacin de 100.000 dlares, en que justifica dos bofetadas que le diera" (MdD 15), la anterior cita corresponde al relato del narrador omnmodo, inserta en

PAGE 202

193 la primera y extensa nota que a su vez constituye el primer captulo de MdD, nombrndolo simplemente con el connotativo de "millonario" a quien luego lo identificar con el nombre de Zenn Omonte (personaje ficticio que representa a Simn I. Patio dentro del texto). Esta informacin tiene, adems, adherida un nmero, el uno, que nos dirige fuera del texto, a un nivel paratextual (el pie de pgina). All en ese segundo nivel el narrador proporciona al lector la primera parfi-asis citando como fuente de informacin "New York Herald Tribune del 16 de enero de 1943" y en el cual la crnica habla dando detalles de un escndalo protagonizado por Simn I. Patio ( MdD 16).^^ A esta primera nota y cita, sucede una serie grande de paratextos similares. Por ejemplo, en el captulo noveno, el texto contiene extensas citas de peridicos del gobierno y la oposicin que elogian "al progresista Omonte" ( MdD 139), otro caso de cita textual de peridico est destinado a resaltar los vnculos entre Patio y el gobierno ( MdD 214).'" En una equivocada invocacin a los principios del arte literario sus detractores han resentido el uso de las citas en lugar de reconocer que Cspedes introduce en la novela boliviana el uso descarnado, abierto, explcito de los recursos de este tipo de intertextualidad. Adems del caso sealado, otros tipos de relaciones intertextuales, estn presentes formando una red de contactos y entrecruzamientos en los que se da la presencia no slo de los cinco tipos de transtextualidades propuestos por Genette sino tambin la combinacin de ellos. A este respecto hay que destacar dos cosas. En primer lugar, la primera cita registrada en la nota de pie de pgina al transcribir informacin y datos procedentes de un prestigioso peridico norteamericano ratifica para el lector la prueba de veracidad respecto a un incidente anecdtico narrado. Pero, el verdadero inters radica en que el autor con ello estaba persiguiendo que sus lectores populares

PAGE 203

194 percibiesen como ciertos todo lo expuesto en la totalidad de la narracin. Dicha funcin "veridictiva" del paratexto se logra apelando a la autoridad de un medio de prensa reputado como imparcial y objetivo, o cuando menos, por tratarse de uno de los voceros del imperio norteamericano, era natural que gozase de ampla credibilidad en una semicolonia como Bolivia. Servia para apuntalar con su ayuda las verdades y ficciones del relato; de ese modo todas las escenas, juicios de valor, propuestas ideolgicas y exhortaciones polticas, al final, deban tender a ser percibidas por el lector con el beneficio de la verosimilitud, cuando no, concretamente, de la verdad. En segundo lugar, cuando juzgamos que la nota y la cita estn elaboradas en un estilo periodstico serio, sobre todo sencillo y de fcil inteligibilidad, no podemos menos que suponer que fueron escritas pensando en los lectores populares. Las restantes citas forman por su procedencia cuatro series; Historia, folklore poltico y popular, transcripcin de dilogos y correspondencia." Todas estn dirigidas a que el discurso logre convencer a sus lectores de que lo expuesto en la novela est no slo basado en la realidad sino que la refleja fielmente. Empecemos con las citas de hechos histricos. Los ms notables son dos y procedemos a comentar en el orden en que la novela las expone (orden que no es nada arbitrario): en primer lugar, el "suicidio" del presidente de Bolivia, coronel Busch ( MdD 253). Cita histrica que apunta a fortalecer en el polo de la recepcin, el efecto positivo de la segunda cita histrica. Es importante destacar que lo que denominamos segunda cita histrica posee su propia peculiaridad, es decir, no se trata de la cita de una historia real, sino de la historia de Bolivia reelaborada dentro de la novela y en la que se presupone el triunfo de la revolucin nacionalista

PAGE 204

195 boliviana. Se trata entonces de un recurso narrativo persuasivo en el cual la ficcin se cita a s misma ( MdD 271), lo que le confiere valor artstico a la novela. Respecto a la serie correspondiente a las citas relacionadas con el folklore poltico y popular tenemos las procedentes de: la fama de los barbarismos gramaticales en el modo de hablar espaol de Patio, los discursos parlamentarios, y la preferencia popular boliviana por los tangos argentinos. Los elementos de esta serie registran hechos sencillos y cuya verosimilitud nadie se pondra a discutir. Uno de estos casos corresponde a las palabras y frases que pretenden ser citas textuales de la forma poco correcta de hablar espaol que el narrador atribuye al biografiado Omonte ( MdD 101, 183, 188). La segunda subserie de las pequeas verdades referidas a pequeos detalles sirve, igual que la primera, para buscar empatia en los lectores. Vamos a ofrecer dos ejemplos. En primer lugar, la novela para respaldar su denuncia contra la gran minera y su expoliacin no slo por medio del saqueo de los recursos no renovables del pas, sino por su evasin en el pago de impuestos seala que Patio se dedicaba incluso al contrabando de licores a gran escala. Se da el ejemplo de que una sola operacin de contrabando posea la capacidad de saturar de licor durante tres aos a todo el mercado boliviano. Cspedes para respaldar lo afirmado sobre el contrabando de licores se vale de citas de discursos expuestos por diferentes parlamentarios ante el Congreso de la Nacin. Pero, aqu hay una caracterstica muy interesante. De las cuatro citas de esta subserie, rigurosamente entrecomilladas, una se refiere a la empresa de Patio como "-empresa Omonte'' (MdD 139). Por tanto, puede tratarse de una cita apcrifa adjuntada a otras posiblemente verdaderas, pues en la realidad nunca ha existido una gran empresa minera

PAGE 205

196 con razn social "Omonte". De ser cierta nuestra conjetura, ella probara que MdD lie elaborada basndose en verdades y medias verdades, como la mayora de las obras de ficcin. A esta subserie se puede incluir la correspondiente a la cita de los primeros versos de un conocido tango argentino. Todas estas citas, menos trascendentes que las procedentes de la prensa y la correspondencia oficial y empresarial, suponemos que estn insertas en MdD para tratar de lograr con ellas un balance de distensin frente a la formalidad, frecuencia y efecto abrumador que producen otras citas que reproducen el asfixiante medio social de aquellos tiempos. La tercera subserie ubicada al medio de la montaa de citas contenidas en esta novela es usada para narrar dilogos cuando los que hablan son el biografiado o los miembros de sus diversos equipos de ejecutivos. En esos casos, en que la novela busca mostrar descarnadamente el carcter antinacional y antipopular de la oligarqua y sus altos colaboradores, resulta explicable que el autor, al ubicar en el texto y entre comillas los dilogos entre los miembros de la casta dominante, estaba tratando de utilizar, una vez ms, el efecto de verosimilitud que otorgan las citas ( MdD 185, 187). La ltima de las subseries, citas de artculos de la prensa, adems de las ya analizadas, transcribe una informacin procedente de la Seccin de Avisos Clasificados. Nos referimos a que, en el texto del captulo dcimo e intercalado entre sus secciones, la novela ofrece a sus lectores la reproduccin textual de un aviso comercial publicado en la prensa de la poca ofi-eciendo contratar trabajadores mineros ( MdD 149). En este detalle, aparentemente nimio, los lectores populares seguramente podan asociar el aviso ficticio con los avisos reales e identificarse con los trabajadores ficticios contratados por la empresa minera ficticia de Omonte. Ya que, como es lgico suponer, en la realidad los

PAGE 206

197 lectores proletarios tenan la experiencia de su contratacin por parte de las empresas de Patio. La anterior cita, al igual que todas las variantes en el uso de las citas, apunta a una sola meta; buscaba atrapar al lector, como podra decir el crtico literario argentino Jos Amcola,^ en la red de intertextualidades para inducirlo a alinearse en la corriente del nacionalismo revolucionario o cuando menos reforzar los sentimientos antioligrquicos latentes en los sectores populares. Ahora bien, en la serie de citas que hemos estudiado, clasificado e interpretado se ha puesto de manifiesto que todas estn insertas para cumplir una misin de reforzamiento u otorgamiento de verosimilitud al discurso ideolgico y poltico de la novela, lo que prueba la presencia implcita de un lector popular avizorado, y la intencin subversiva del sentido del discurso narrativo de esta obra. En tanto, en el nivel de anlisis, slo se discuta la funcin de recurso veridictivo va a seguir siendo imposible visualizar y demostrar la concrecin de la obra en una prctica revolucionaria por parte de sus lectores, tarea que por va de sntesis dialctica vamos a desarrollar en la seccin cuarta de este mismo captulo. Por ahora, vamos a continuar con el anlisis, es decir, con la discusin fragmentada y aislada de cada una de las series de los cuatro tipos de intertextualidades y su relacin con los lectores avizorados. Retomando a la primera serie genetiana de transtextualidades, la intertextualidad, y dentro de ella especficamente al anlisis de la presencia de relaciones de alusin con otras obras y personajes se pueden mencionar varios casos, pero vamos a limitamos a tres. Se trata de la alusin a dos obras y un personaje. En cuanto a la alusin a obras stas se refieren a dos conocidos y tambin polmicos autores bolivianos: Adolfo Costa du Res y Alcides Arguedas. Sobre la alusin en MdD. el mejor ejemplo es la crtica a

PAGE 207

198 Costa du Res, uno de los ms prestigiosos escritores de la burguesa, de quien destaca una forma de tergiversacin biogrfica, pero sin mencionar especficamente el ttulo de la obra objeto de cuestionamiento. Concretamente la novela alude a una biografa de Flix Avelino Aramayo en la que el bigrafo oculta los inicios de Aramayo como humilde pen encargado de cuidar las acmilas de sus patrones arrieros y analfabeto hasta sus quince aos de edad. Cspedes pone, de esa manera, al desnudo la propensin de los escritores oficiales bolivianos a elaborar artificiosamente biografias en las que los magnates son presentados como personajes de linaje aristocrtico ( MdD 119 n 29).^^ Resulta obvio que la insercin del paratexto anterior iba encaminado a desmistificar ante la conciencia del lector popular la imagen falsamente superior, aristocrtica, que los escritores apologistas de la casta econmica y polticamente dominante haban elaborado en tomo a los "barones del estao". En cuanto al caso de alusin a personajes, este recurso intertextual est destinado a ridiculizar mediante el sarcasmo a un famoso orador parlamentario y mximo representante de la clase terrateniente y servidor de la granmineria ( MdD 141), y a quien seguramente los lectores podan muy fcilmente identificar en la vida real con Daniel Salamanca, pues, el texto de la novela les proporcionaba una serie de pistas para ello. Creemos que la muestra precedente que hemos escogido es representativa de las tres series correspondientes a las relaciones de intertextualidad utilizadas en la novela objeto de nuestra crtica ya que todas nos han permitido revelar la tendencia del propsito ideolgico y poltico que define a los intertextos analizados. A continuacin vamos a pasar al anlisis en MdD de las series correspondientes al segundo tipo de transtextualidad propuestas por Genette, las Paratextualidades (fajas, cubiertas

PAGE 208

199 sobrecubiertas ttulo subttulo prefacio prlogo prefacios interiores notas al margen pies de pgina y epgrafe final ). Las Paratextualdades La serie de paratextualidades en la novela de Cspedes es la ms numerosa y grande de las transtextualidades; por ello vamos a proceder a dividirla en tres grupos de anlisis: (1) Ttulo, subttulo, dedicatoria y prefacio general; (2), prefacios interiores y epgrafe final; y (3) notas al margen y pies de pgina. Nos abstenemos de cualquier alusin a faja, cubierta, sobrecubiertas y prlogo porque ignoramos si estas existieron en la primera edicin.*''^ Sin duda el sentido ideolgico de los paratextos es el inconftmdible rasgo genrico que creemos fue ntidamente perceptible por los lectores de la poca de su primera circulacin. La avanzada de Paratextos. Seguramente que los lectores al leer el ttulo, subttulo, dedicatoria y prefacio de MdD. La vida de un rey del estao perciban que la obra de ficcin estaba destinada a parodiar, "la excelsa figura" de Simn I. Pao, el personaje real ms poderoso, odiado y combatido de la poca.^^ Veamos paso a paso la fijncin de cada uno de estos paratextos. Empecemos por el anlisis del ttulo original, es decir, el ttulo completo tal cual aparece anotado por Jos Ortega y Adolfo Cceres. Sin duda hay en l una parte importante de alusin transtextual.^" La imagen, creencia y presencia del diablo es el caso ms reiterado de alusin a lo largo de la novela y est expuesto desde diferentes ngulos. Teniendo en cuenta dicha caracterstica resulta necesario dilucidar el significado mtico que reviste el diablo dentro de la cultura popular boliviana.

PAGE 209

200 Ral Rivadeneira Prada en su libro Resistencia y coexistencia (1982) dice refirindose al ''supay", diablo en quechua: "EL SUPAY o demonio adquiere varias formas humanas o animales para engaar a los mortales. En las minas es el "To" o "Tu", dueo de las riquezas del subsuelo Los trabajadores mineros creen firmemente en esta supersticin" (197). El supay autctono, con el advenimiento de la dominacin colonial espaola, vino a identificarse sincrticamente con el diablo de la imaginera catlica, dando como resuhado la constitucin del personaje mtico ms malvolo, temido y rechazado de todas las entidades fantasmagricas de la cultura hbrida boliviana.**^ Por lo tanto la palabra "diablo" en el ttulo de la novela conlleva efecto emocional bien definido, dirigido a establecer el estatuto hipertextual y pardico de la lectura, y dar orientacin al lector. Examinemos con ms detenimiento cmo la consideracin del lector avizorado durante el proceso de produccin de esta novela pudo determinar que Cspedes hubiera escogido la palabra diablo y la hubiera situado de elemento esencial en el ttulo de su obra. Suponemos que Cspedes, estudioso y observador agudo de la realidad social y cultural boliviana, debi captar con profundidad el significado del mtico supcty> o "To" y sopesar el impacto emocional que el ttulo por l elegido podra llegar a tener entre los trabajadores mineros y los dems lectores avizorados. De modo que rechazamos la explicacin etimolgica metalrgica que nos da el propio Cspedes, en el prefacio general, al explicar el origen del ttulo. Prueba que la palabra diablo dentro de Metal del diablo es algo mucho ms que un trmino metalrgico antiguo es que en esta obra el supqy o diablo es uno de los personajes mticos que se halla presente a todo lo largo y ancho de su discurso. Se pudiera agregar que en la novela de Cspedes el diablo est

PAGE 210

201 presente desdoblndose en dos planos que proyectan su doble presencia: de personaje explcito pardico y de personaje mtico implcito. Un anlisis ms detenido sobre estos aspectos vamos a desarrollar ms adelante al discutir el recurso de carnavalizacin y la denuncia que hace la novela de cmo la clase dominante utiliza los mitos populares para reforzar su dominacin-explotacin. Cspedes al explicar sobre el origen del ttulo cre un marco de referencia que resulta ambiguo para sus lectores. De una parte y al principio de la novela, si el lector se atiene fielmente a la explicacin dada por Cspedes, percibir al diablo cosificado en el estao. Sin embargo, al proseguir con la lectura esta percepcin cambiar. En la novela, el diablo deviene personificado en Zenn Omonte. La funcin de los recursos transtextuales facilitan que el lector asocie a la Nmesis de Patio con el diablo. Veamos cmo oper la relacin texto y lector a este primer nivel intertextual. En primer lugar, llamamos la atencin sobre el significado posesivo de la preposicin implcita "de" que forma parte del ttulo: metal de (-el diablo). Con el sentido posesivo se induca al lector a la asociacin del objeto de la enunciacin (estao) con un propietario, que no es otro que Simn I. Patio. Por tanto, "metal del diablo" para los lectores avizorados deba significar "metal de Patio". A partir de ah quedaban abiertas las puertas a una prctica de lectura asociada con todas las experiencias sociales e histricas vividas por los sectores populares contemporneos a la novela. No es nada exagerado considerar la posibilidad de dicha asociacin por parte de los lectores pues stos tenan sobradas razones para identificar a Patio con el mismo diablo. Sin duda, sobraban razones econmicas, polticas y criminales para que los trabajadores y el resto del pueblo boliviano odiaran a Patio como lo odiaron. En

PAGE 211

202 definitiva la larga cadena de rasgos que distinguen a Patio de ser el ms insigne capitn de empresas capitalistas de Solivia llevan el inconfundible sello de su casi omnmodo poder. Antezana Ergueta, en nota marginal manuscrita, dej como comentario adicional al presente trabajo una observacin en que subraya que Patio "convirti a Bolivia en una colonia y ayud a mantener el coloniaje; se opuso a la nacin y a la democracia". Slo para destacar las ms evidentes de sus responsabilidades mencionaremos a grosso modo que orden numerosas masacres obreras para impedir mseros aumentos salariales, efectu mezquinas aportaciones fiscales, saque las materias primas no renovables, subordin a todos los gobiernos con excepcin de los presididos por Germn Busch y Gualberto Villarroel, utiliz al ejrcito para dominar a los trabajadores, etc. Gracias al poder de su riqueza y su inclinacin a no reparar en los medios para conseguir sus fines, Patio haba logrado convertir a todo el pas en el paraso de sus ingentes ganancias y a la vez en el infierno de las capas populares y la nacin. Por tanto. Cspedes no invent la identidad mefistoflica de Patio; slo supo captar la percepcin popular del personaje real para luego devolverlo al mismo pueblo bajo el ttulo y la obra que resaltan los atributos maquiavlicos y malficos de Patio. De ese modo y concretamente mediante el ttulo Metal del diablo Cspedes supo establecer el rumbo artstico e ideolgico que deba seguir la lectura de la novela. Al mismo tiempo el autor dejaba establecido como contrato de buena fe la promesa de tener que honrar las expectativas creadas por el sentido ideolgico de dicho ttulo. A continuacin analizaremos la relacin intertextual de la dedicatoria, as como su efecto sobre los lectores. "En memoria de Juan Carlos, dedico este libro a Agar Cspedes y a Armando Arce, defensor de los t rabajadores bolivianos (el subrayado es nuestro s/n), es la forma

PAGE 212

203 en que reza la breve pero significativa dedicatoria de la novela Metal del diablo Empecemos diciendo que la dedicatoria fue escrita con la intencin de destacar la filiacin ideolgica y poltica de la novela. De haber seguido la costumbre de la poca pudo haber sido dedicada directamente a la clase trabajadora,^^ pero Cspedes prefiri hacerlo a "un defensor de los trabajadores bolivianos". Qu consecuencias podan derivar los lectores de dicha dedicatoria? Vamos a detenemos a identificar quin era Armando Arce y a partir de ah discufiremos el sentido que podan inferir los lectores de la poca. Muchsimo antes de la primera publicacin de MdD Armando Arce ya era conocido como insobornable y consecuente luchador nacionalista. Los lectores de la poca saban que haba sido director del peridico El Universal (1930 1935). Saban igualmente que poco ms tarde de ser clausurado aquel peridico fiie jndador y director junto con Cspedes del ms conocido y efectivo peridico antioligarca, La Calle (1936 1946). Su posicin poltica era ampliamente conocida en el mbito nacional pues fue uno de los gestores y fundadores del Movimiento Nacionalista Revolucionario, el partido que ya en aquella poca era la vanguardia por la liberacin del proletariado y la nacin bolivianas. Su proyeccin de lder nacionalista revolucionario se destacaba junto a las regias personalidades de Carios Montenegro, Jos Cuadros Quiroga y Augusto Cspedes. Equipo intelectual que individualmente superaba y super a Hernn Siles Suazo y otros tanto en obra terica como en consecuente prctica nacionalista y revolucionaria.^^ De modo que Arce en aquel momento encarnaba el smbolo del intelectual de clase media comprometido con los destinos de las mayoras sociales de Bolivia y el nacionalismo revolucionario.

PAGE 213

204 Ahora bien, aunque la dedicatoria es expresin del afecto fraternal al compaero de lucha, debemos destacar que el uso del adjetivo calificativo "defensor de los trabajadores" era revelador ante sus lectores del propio contenido de la novela. Anunciaba la intencin de la obra por privilegiar la actitud poltica de compromiso con el proletariado boliviano e implcitamente manifestaba su afiliacin con la lucha por la liberacin social y nacional. Con dicho recurso la novela sita la praxis por encima y ms all de una simple declaracin de simpata e identificacin con los trabajadores. Lo importante es destacar que en Bolivia se viva fiempos cada vez ms afectados por las condiciones objetivas favorables a los grandes cambios revolucionarios. En dicha etapa histrica la lucha social no admita ambivalencias ideolgicas. Cada ciudadano deba situarse activa o solidariamente a favor o en contra de la clase trabajadora, a favor o en contra de la oligarqua. Es en aquel contexto histrico, cargado de tensiones polticas, en que deben interpretarse la dedicatoria, los trminos empleados en su redaccin y su trascendencia. Es notable comprobar el inters del autor por expresar con claridad meridiana su posicin poltica. La dedicatoria proclama claramente la militancia ideolgica de su autor y de la novela y deslinda ante sus lectores su alineacin en el terreno de las contradicciones antagnicas e irreconciliables que caracterizaban a la sociedad boliviana. Al mismo tiempo con la dedicatoria quedaba establecida la marca de un tipo de relaciones intertextuales bien definidas. Arribamos a esta conclusin sobre la base de uno de los postulados de Franklin Garca Snchez. Snchez sostiene que la intertextualidad se da en "cualquier tipo de relacin identificable por el receptor entre el texto objeto de su atencin o un pre-texto o un texto concomitante, vigente en el espacio cultural" (Estudios sobre la intertextualidad (1 1). Hasta aqu, se desprende que Cspedes

PAGE 214

205 supo introducir, desde el primer momento toda una serie de relaciones intertextuales (ttulo, subttulo y dedicatoria), que no hacan otra cosa que reflejar el contexto histrico y cuhural boliviano. Acabamos de demostrar que con las tres primeras intertextualidades estudiadas Cspedes iba estableciendo, reforzando y desarrollado una relacin de mutua empatia entre l y sus lectores avizorados. Pasemos ahora a analizar el prefacio general. Para comenzar hacemos hincapi que el prefacio general diseado por Cspedes lo interpretamos como un pastiche pardico. La originalidad de su montaje nos hace suponer que Cspedes dio rienda suelta a su temperamento burlesco y de periodista poltico que desdeaba los distintivos de la gran prensa comercial. Veremos que debajo de la mscara burlesca y casi mordaz con que parodia la forma de dicha prensa subyace la anunciacin del sentido poltico ferozmente crtico que distingue a esta novela. Por lo pronto dejemos establecida la idea de que este prefacio general parodia a ciertos conocidos prlogos, que a travs de aclaraciones expresas, buscan salvar la responsabilidad de sus autores o editores frente a posibles reacciones de los sujetos aludidos en las obras. Concretamente el prefacio es una parodia de los anuncios clasificados que cotidianamente publican la mayora de los peridicos. Recordemos que de acuerdo con Genette existen dos formas de producir relaciones intertextuales en una obra: por transformacin e imitacin.™ Glosando a este terico podemos afirmar que la mayor diferencia entre las dos formas radica en que el texto transformado jerarquiza el contenido que toma como fiiente mientras que la imitacin presta atencin al estilo. En la transformacin intertextual se pueden distinguir tres fipos: parodia, travestimiento y transposicin.'' Se sabe que en la parodia se vuelve a escribir un texto conocido para darle un sentido nuevo, motivado por el inters de

PAGE 215

206 burlarse o de jugar a costa del original, mientras que con el travestismo se viste con ropas nuevas viejos textos conocidos. En cambio, la imitacin se manifiesta cuando la fiaente en que se basa no es explicitada por el autor, pero el lector puede imaginarla. Establecida la referencia terica, volvamos ahora al prefacio general. La intertextualidad por transformacin est lograda de forma tan fidedigna que el prefacio general de la novela parece ser la fotografa de una columna tomada de la pgina de anuncios clasificados de cualquier peridico comercial. El prefacio general empieza con la fi-ase "AVISOS ECON"MICOS", registrada a manera de ttulo. Est formado por cuatro secciones rectangulares que constituyen los avisos que proporciona el autor a sus lectores. Avisos en los que anticipa los propsitos ideolgicos contenidos en el discurso que sucede a dicho prefacio. Vamos a analizarlos siguiendo el orden de lectura vertical, de arriba hacia abajo. Empecemos por el primero de los cuatro avisos. En l se da cuenta del supuesto origen del ttulo de esta novela. Sobre este aspecto nos ocuparemos en detalle en nuestra nota nmero 63, en la pgina 305, por lo cual en la presente seccin slo hacemos un comentario general. Creemos que la intencin de referir como origen del ttulo de la novela a la informacin proporcionada por The National Geographic, una revista publicada en Estados Unidos de Norteamrica, pudiera deberse al inters de Cspedes de querer extender a todo el discurso el respaldo de una autoridad pseudo cientfica. Consideremos que los pueblos occidentales hemos hecho de la ciencia uno de nuestros mitos, pues tendemos a atribuir a todas sus proposiciones el valor de la verdad. Cspedes habra especulado con tal mito al tratar de transferir al contenido ideolgico de su novela el valor veridictivo atribuido a la informacin citada de Ihe National Geographic.

PAGE 216

207 Consideramos que la fncin del primer aviso es en esencia la que acabamos de interpretar. Pasemos ahora a analizar el segundo aviso. "Las citas que preceden a los captulos corresponden todas al libro 'Anales de la Vida Imperial de Potos', de Bartolom Martnez y Vela, escritor del siglo XVIII" (s/n), es el mensaje textual del segundo aviso. Obviando discutir la autenticidad de la anterior fuente podemos extraer dos conclusiones. En primer lugar, una visin crtica de este intertexto revela al lector, por anticipado, que la novela MdD relaciona el discurso histrico con el discurso narrativo. Aun cuando en una forma embrionaria, en 1946, Cspedes se anticip en casi veinte aos al llamado boom literario Latinoamericano y a la racionalizacin terica que se producira con posterioridad en las propuestas de Hayden White. Ambos discursos, el histrico y el narrativo, no slo estn unidos por una relacin intertextual sino que estn fundidos en la estructura de la novela.^^ Como se podr apreciar, en este segundo aviso su autor vuelve a apelar a la autoridad de la ciencia, esta vez trae en favor de su discurso el apoyo de la historia para mostrarse ms convincente ante sus lectores. Pasemos ahora a considerar las caractersticas intertextuales del tercer aviso. "Las condiciones de la explotacin de minas que se describen en esta novela son comunes a las empresas de Simn I. Patio, Carlos V. Aramayo y Mauricio Hochschild, trinidad de bebedores de la sangre boliviana con bombilla, a travs de consorcios internacionales" (s/n.), dice el tercer aviso. Aqu radica sin duda la ms clara anticipacin ante los lectores de la alineacin ideolgica y poltica de la novela. Se trata de decirles sin ambages ni tapujos que el discurso al cual se encaminan a leer destilar la pasin por la nacin y el pueblo bolivianos como odio a los que la someten. Al propio

PAGE 217

208 tiempo, queda proyectada la imagen del quijote boliviano al anunciar que la novela enfila su adarga contra los molinos de la oligarqua, sin desvarios pero con valor, y deja establecido, desde el punto de vista de la critica literaria, que en esta obra se dan cita la realidad y la ficcin/'* Finalmente el ltimo aviso dice: "Toda otra analoga que se encuentre entre los personajes o empresas de la presente novela y los de existencia cierta, tngase por seguro que depende slo de una coincidencia causal" (s/n). Estamos en presencia de una intertextualidad transformada y pardica. En el mundo literario internacional se acostumbraba que autores, editores y hasta distribuidores de libros dejasen expresa constancia de que "en este volumen no figura ninguna persona de la vida real: tanto los personajes como los nombres son ficticios. De modo que cualquier coincidencia ha de tomarse como puramente accidental", como lo advierte el prefacio de la novela Tener y no tener de Emest Hemingway. En el ambiente boliviano de la literatura de denuncia social la formulacin de tales salvedades no siempre se haca, dando lugar muchas veces a que autores y publicistas fuesen desafiados a duelo o atacados por los personajes reales aludidos en las obras.^^ Cspedes se ubica entre los escritores que atacan fi-ontalmente, identificando a los personajes reales. Por eso no slo parodia a los que formulan salvedades al estilo del ejemplo que hemos dado, sino que rubrica de antemano, ante todos sus lectores, la condicin subversiva de su novela. Es evidente que se afanaba por que sus lectores supieran de antemano que su obra apuntaba dardos contra toda la oligarqua y especialmente dirigidos a la persona que ms la representaba: Patio. En resumen, los cuatro paratextos, cuatro "avisos econmicos", que forman el prefacio general a la novela, revelan el juego narrativo de Cspedes. Anticipan que toda

PAGE 218

209 la novela est montada con transtextos estructurados siguiendo el principio de las cajas chinas. Los primeros paratextos apuntalan a los primeros intertextos y estos se conectan y apuntalan a los segundos paratextos, y asi sucesivamente. Los paratextos del prefacio general de la novela estn dispuestos para otorgar veracidad a la novela, ya que su condicin de transtextos originados en la realidad hacen posible su verificacin por parte del lector. Esta funcin proveedora de verosimilitud se repite en la profusin de elementos transtextuales dispuestos a lo largo de toda la novela, como iremos demostrando en el curso del presente anlisis. Por ahora, nos interesa hallar una respuesta a la pregunta siguiente: Por qu todo ese afn casi desmedido de pregonar la verosimilitud de lo expuesto en la novela? Una respuesta tentativa a la pregunta planteada est basada en la doble calidad de esta novela. De una parte, se trata de una obra que posee las cualidades de una joya literaria, y, de otra parte, es innegable la hbil orfebrera ideolgica con la que fue producida. Como vamos a demostrarlo, todo el meticuloso esfuerzo de orfebrera literaria que la caracteriza representa un uso finamente empleado de los recursos artsticos en funcin del propsito ideolgico. El producto acabado, gracias a sus transtextualidades, estaba dispuesto para que el lector fcilmente verificara verdades que le eran obvias. El truco consiste en que de ese modo trataba de ir condicionando la mente del lector para que los juicios de valor y las propuestas polticas expuestas ms adelante pudieran tambin llegar a tener la misma receptividad desde el punto de vista de la credibilidad. De ese modo el grupo de los cuatro avisos del prefacio, al igual que el ttulo y la dedicatoria, estuvieron destinados a fiancionar como clusulas suscritas previamente.

PAGE 219

210 tal como los contratos con visos de buena fe, ofrecen a sus lectores la promesa de satisfacer sus expectativas ideolgicas. Algo que no se ha advertido es que MdD representa una metfora del proceso de acumulacin originaria del capital oligrquico. Cspedes us las paratextualidades para establecer la orientacin de la lectura hacia la narracin en la que demuestra a sus lectores populares que Omonte / Patio en su frentica carrera hacia la cspide de la riqueza result un mulo de la historia de la explotacin colonial de la plata en Potos. Como ningn otro escritor lo haba hecho antes de l. Cspedes llev a su novela la informacin histrica y los datos financieros ms completos de la moderna explotacin de las minas de estao. Por ahora no nos interesa ahondar en el anlisis de la relacin entre textos de historia y novela. Queremos mas bien destacar que los prefacios y los ttulos de los captulos de esta novela desempearon la funcin de guas ideolgicas y polticas, para los lectores de la primera edicin. Los paratextos del discurso,'^ La serie de paratextos formada por quince prefacios y diecisis ttulos correspondientes a los dieciocho captulos que forman la estructura de MdD constituye despus de las notas de pie de pgina, el grupo mayor de paratextos de esta novela. Una exposicin exhaustiva de las caractersticas de cada uno de los treinta y un referdos paratextos seria ideal para un anlisis minucioso. No menos cierto es que tal procedimiento seria abrumador para nuestros lectores. Decididamente realizar un estudio breve y limitado por una operacin esquemtica resulta tarea imperiosa y a ella nos abocamos a continuacin.

PAGE 220

211 Para facilitar la exposicin del anlisis de los numerosos interttulos e interprefacios han quedado organizados en cuatro grandes grupos. Estos pondrn de manifiesto que tanto los referidos paratextos asi como el texto de la novela respondan al propsito de denunciar ante sus lectores el carcter opresor del sistema social boliviano. El orden y la forma de nuestra exposicin sern los siguientes: en primer lugar registraremos los interttulos en maysculas, seguidos de los interprefacios que son citados en letras itlicas. Maysculas e itlicas corresponden con la forma en que ambos paratextos estn expuestos en la novela. Finalmente expondremos un anlisis muy somero enfatizando en el propsito del interttulo e interprefacio, trazando con ello su sentido y funcin de gua no slo de lectura, sino, tambin, de orientacin ideolgica que evidentemente fiie la intencin del autor respecto a su obra y relacin con sus lectores. Empecemos sealando que el primer grupo est formado por paratextos dedicados a anticipar a sus lectores tres propsitos principales contenidos en los respectivos textoscaptulos. Los propsitos son: En primer lugar, destacar la existencia en el territorio boliviano de riqusimos yacimientos mineralgicos. En segundo lugar, anticipar al lector que el mineral no permanece en la narracin como cosificacin del valor, de la riqueza, sino que por el artificio del escritor devendr en deidad del bien o del mal colectivo, dependiendo quien est en posesin de las minas en calidad de propietario. Y, en tercer lugar, precisar que dichos yacimientos devinieron en las mayores fuentes de la apropiacin de las riquezas en las colonias americanas por parte del imperio espaol as como posteriormente posibilitaron la colosal acumulacin originaria del capital de la oligarqua del estao. Estos paratextos sirven, tambin, para ir estableciendo la caracterizacin fsica y moral del principal protagonista de la novela, al girar la narracin

PAGE 221

212 alrededor del comportamiento que ste sigue en el proceso de constitucin y consolidacin de lo que lleg a ser la ms grande empresa organizada por un latinoamericano en lo que va del siglo XX. De los tres interprefacios de este primer grupo slo dos cuentan con sus respectivos intertitulos. Justamente el primer interprefacio, que corresponde al capitulo uno de la novela, es el que carece de interttulo y expone que el cerro de plata de Potos: "£5 un espanto sin ejemplar del mundo, un tesoro, que ha enriquecido al orbe, y un escndalo que ha trabucado las naciones" (15). Ahora bien, este interprefacio en apariencia destinado a recordar a sus lectores la existencia del cerro de Potos que contena la mina de plata ms rica que se ha explotado a lo largo de la historia de la humanidad, en esencia est dedicado a analizar la explotacin social. Lo que revela a sus lectores, una vez ms el fuerte componente ideolgico que caracteriza a esta novela. Si tomamos en cuenta los efectos de antipata y rechazo que pueden provocar los semas ("e5 un espant", ""un tesord" "[es] un escndalo"") en la percepcin de sus lectores, podemos inferir que Cspedes con ellos comienza a condicionar la percepcin negativa desde la primera descripcin fsica y moral que hace del protagonista principal. En efecto si se prosigue con la lectura se puede asociar los semas referidos con las descripciones "caricaturescas" del personaje principal, Zenn Omonte-Simn I. Patio, que se hallan expuestas en el texto. Lo que hace fcilmente comprensible la intencin ideolgica que llev al autor a seleccionar e insertar el referido interprefacio.^^ Igualmente puede ser verifcable en el texto de esta novela que los semas del primer interprefacio estaban dirigidos para ir estableciendo de antemano, en la percepcin de sus lectores, un cdigo de seales para designar tres de las caracteristicas del personaje central: feo hasta

PAGE 222

213 provocar espanto, inmensamente rico como para exacerbar la envidia y proclive a producir escndalos, como los que en su tiempo conmovieron a la sociedad neoyorquina y boliviana, y que estn ampliamente narrados y documentados en la novela. Pasemos ahora al segundo segmento de este primer grupo de paratextos. Bajo el interttulo DIOSA METALICA se encuentra un extenso interprefacio que antropomorfa la materia mineral y eleva a sta a la categora de deidad de mltiples fisonomas (diablo, pachamama o diosa-madre tierra, "to" o "tiu" con forma humana). En este interprefacio se lee: ''Hallaron una estatua de metales diferentes, tenia el rostro muy hermoso los ojos no estaban bien formados, y era de plata blanca; el pecho, hasta la cintura, de rosicler; los brazos de diversas mezclas" (39). Como analizaremos ms adelante este interprefacio junto al interttulo que corresponden al captulo tres estn dedicados a presentar artsticamente los mitos andinos asociados con una deidad, la diosa mineral, en la que se une la dicotoma de seres sobrenaturales que representan el bien y el mal. Cspedes, como hemos referido, siendo conocedor de primera mano de la compleja idiosincrasia del minero y de la poblacin popular boliviana en general, se dirigi a la conciencia de sus lectores contemporneos apelando al mundo de visiones cosmognicas, mticas, ideolgicas y polticas del trabajador minero, usando generalmente para ello el trmino de "diablo", una figura de amplio registro de aceptacin en el imaginario colectivo boliviano. Ese es uno de los tantos recursos empleados para inducir a travs de la palabra escrita el compromiso con la justicia social e ir marcando el derrotero de la revolucin boliviana. A este nivel inicial de la novela, reiteramos, la deidad representa tanto al bien como al mal. Sin embargo, como analizaremos ms adelante, en la perspectiva total de la novela esa inicial unidad dicotmica sobrenatural se rompe:

PAGE 223

214 asociado con el protagonista principal queda el diablo como ser que representa al mal, del otro lado queda la pachamama, diosa de la tierra y por tanto de los minerales, que aguardan su recuperacin revolucionaria para realizarse como la deidad del bien en beneficio colectivo. Finalmente esta triloga se completa en el capitulo 6 con el interttulo VETA, seguido del interprefacio: ''1546. Este ao se continu la fundacin de la villa y labor de ricos metales en el gran cerro extendindose su fama por todo el reino del Per comenzando a enriquecer a los hombres este monstruo de riquez' (89). Aqu los paratextos anticipan al lector un discurso en el que se destacar el inicio de la extraccin de ingentes riquezas del subsuelo boliviano para beneficio exclusivo de Patio. El interttulo reconoce que en el argot minero la palabra ms alucinante es "veta", filn o bolsn de mineral y por tanto de riqueza, que una vez descubierta slo espera su extraccin. El interprefacio refiierza ese sentido y aade la aclaracin de que la monstruosa veta, por gigantesca, funciona como fuente de enriquecimiento. La relacin entre el texto de historia que est presente en el interprefacio y la narracin dejamos pendiente para volver a su anlisis cuando discutamos las caractersticas de las hipertextualidades. El segundo grupo de la serie de paratextos que analizamos est constituido por cinco interttulos e interprefacios dirigidos a demostrar a los lectores populares las operaciones financieras y comerciales del capital de Patio asociado con los intereses imperialistas. Con ello el autor anunciaba a sus lectores populares que el texto persegua ilustraries sobre la verdadera historia del origen, organizacin y consolidacin del poder y dominio econmico de Patio en las esferas de inversin, produccin, distribucin e

PAGE 224

215 intercambio mundial del Estao. Pero ms que simple ilustracin MdD provea al MNR de uno de los recursos de adoctrinamiento poltico de las masas populares que al adquirir conciencia de su realidad hicieron la revolucin seis aos ms tarde de la primera edicin de esta novela. Vamos a empezar a analizar individualmente cada uno de los cinco paratextos de la segunda serie. Empezamos sealando que bajo el interttulo AMOR AL TERRUO, situado en el capitulo 7, Cspedes desafiaba, una vez ms, a los escritores que se cobijaban bajo los aledaos de la oligarqua, y denunciaba en alusin a Patio el papel de la oligarqua de virtual saqueadora de las riquezas nacionales. Para ello Cspedes se vali de un breve interprefacio, "... Fue infernal lobo tragador de los caudales" (105). Adems, este interprefacio anunciaba el propsito del captulo 7, que era tratar de despertar entre los crculos de la pequea burguesa la conciencia antioligrquica artificialmente aletargada como consecuencia de aos de propaganda en favor de "la prodigiosa vida de don Simn I. Patio" (Diez de Medina 345), y tambin trataba de advertir a los pequeos seores terratenientes que el potentado minero acabara sometindolos a la hegemona del moderno capitalismo boliviano en ascenso. ^ Continuando con su propsito desmitificador de la personalidad de Patio y bajo el interttulo de METAL ANTIFRICCI"N, Cspedes anticip lo que en su captulo 1 1 muestra: que la gran acumulacin y concentracin del capital en manos de Patio fue resultado, en parte, de su habilidad para expropiar la propiedad privada de otros pequeos empresarios mineros. El interprefacio es un claro anticipo del sentido ideolgico que la novela transmite al lector: ""Los unos decan, gran cabeza tenemos; pero los ms decan, buenas garras tiene para recoger plata contra la voluntad de los vecinos; gran

PAGE 225

216 soberbio es; hambriento viene de plata: l robar a Potos ." (175). Despus la narracin da paso a revelar la opulenta vida de Patio convertido en socio de capitales imperialistas. Con ello se trataba de dejar fijado el contraste con las condiciones de miseria y pobreza que afectaban a los lectores y a su pas. El artificio que us Cspedes para introducir a sus lectores en los detalles del texto expuesto en el captulo 13 consiste de dos simples paratextos: el interttulo, BOYA, y el interprefacio: ''De nada carece, y todo le trae la plata del cerro'' (207). Por otra parte, s ya antes haba mostrado el inmenso poder financiero del protagonista con BLASONES ESTAADOS, captulo 14, el interttulo introduca a sus lectores a un discurso que revelaba la propensin del inculto protagonista a emparentarse con la nobleza europea bajo las reglas tpicas de un intercambio mercantil: ttulos nobiliarios a cambio de dinero. El interprefacio no poda haber sido ms despreciativo y zahiriente al destacar la fama de avaro y mezquino con que Patio fue percibido por la mayora de los bolivianos que fiieron sus contemporneos: ''1636. En este ao muri aquel grandsimo avariento, que jams quiso dar limosna a los pobres, y dej hecho un testamento con unas mandas harto intiles para nada Entre otras mandas fue mandar que vistiesen de gala a su costa a cuantos jumentos se hallasen en PotosF Volveremos a este pasaje cuando analicemos las hipertextualidades y se ver que el autor trataba de establecer un paralelo entre los "jumentos" y algunos miembros de la nobleza europea que haban descendido a la pobreza y con los cuales Patio matrimoni a su prole. En estos dos paratextos se condensan todo el conjunto que compone la novela en cuanto a crtica y denuncia de un protagonista poderoso econmicamente y dado a derrochar su fortuna buscando compensar sus complejos de inferioridad racial y social. Las imgenes negativas no

PAGE 226

217 apuntan slo a descalificar al personaje, estn adems para servir de contraste con las condiciones de vida miserables para la inmensa mayora de la poblacin. El pueblo boliviano queda proyectado en todo su grandioso drama; dueo de un pas rico en recursos naturales, pero impedido de salir de la pobreza social por la opresin de la oligarqua. Es comprensible entonces que frente a la exposicin de la vida suntuosa y derrochadora del magnate que se ofreci en el captulo anterior. Cspedes opuso, para contrastar, el cuadro de la vida msera de los trabajadores mineros, en el que adems se deja simbolizada la situacin socio-econmica de la inmensa mayora del pueblo boliviano. Esta cara de la realidad nacional boliviana se ha querido, casi siempre, ocuhar o ignorar o minimizarla en cuanto a grado de sordidez y miseria por parte de todos los elementos interesados en mantener las estructuras de opresin y castas que caracterizan a la sociedad racista boliviana. En contraste, Cspedes se dio a la tarea de mostrarla en toda su desnudez. Ello explica la presencia, en el captulo 15, del interttulo siguiente: LA MINA SE EMPOBRECE. Para ser ms enfticos subrayamos que con este interttulo Cspedes mostraba a sus lectores lo ms descarnadamente posible la explotacin del proletariado minero, su miseria econmica, la opresin poltica y la intolerancia ideolgica. Sentido que aparece reforzado en el interprefacio que dice: ""Vise el cerro desde este ao y otros en adelante casi totalmente desamparado a los indios les cupo gran parte de este trabajo .y trabajar como podan las minas; y con esto mantuvieron, no slo la villa, mas tambin todo el Per" (227). Creemos que no hace falta insistir en que los anteriores paratextos sirvieron para contrastar la vida del magnate con la depauperacin y miseria del proletariado minero. En cambio debemos subrayar un

PAGE 227

218 detalle. La importancia poltica de lo que anuncian los paratextos aludidos radica en que especficamente con stos Cspedes inicia su discurso ideolgico tendiente a tratar de coadyuvar por medio de la ficcin novelada a la transformacin de la realidad histrica. Denota la intencin de utilizar la novela como arma de lucha revolucionaria. Toca ahora que presentemos el somero anlisis del tercer grupo de interttulos e interprefacios que conecta a dos captulos bajo el rasgo distintivo de que en ellos se denuncian el dominio de la oligarqua sobre el proletariado minero en las esferas cultural y econmica de la sociedad boliviana. Con ello se trataba de que los lectores populares pudieran establecer un paralelo entre lo narrado y las causas que determinaban su realidad de seres oprimidos. Con este recurso los lectores podan encontrar en las pginas de MdD una exposicin de la vida socioeconmica y los mecanismos de dominacin transmitidos por la cultura, lo que les permita o ampliaba la posibilidad de comprender mejor su propia realidad como individuos y clase social. Los paratextos anticipaban que el lector popular sera incitado, de un modo descarnado por lo general, y subliminal algunas veces, a actuar polticamente con el fin de transformar el orden social en que dicho lector pareca condenado a morir. A continuacin abordaremos el anlisis del sentido subversivo de los paratextos del tercer grupo. En el captulo 4, el interttulo LAS MULAS CIEGAS parecen no anticipar nada ya que la frase est cargada de imprecisin. Pero, su interprefacio adelanta que el inters inmediato del discurso a ser narrado es demostrar la manipulacin de los mitos populares para establecer y reforzar la dominacin econmica: "£ dos ocasiones pasando por all el dicho padre, la primera vio que estaban muchos indios en regocijo bailando y los demonios con ellos en rueda, en forma de indios. En la segunda vio aquellos infernales

PAGE 228

219 espritus tendidos como durmiendo a las puertas de las tiendas de chichera" (63). El paratexto anterior est destacando que el ambiente de adoctrinamiento religioso que rodea a los sectores populares est dominado por la tenebrosa figura del diablo, en versin catlica. Cspedes se apoya en esta versin para demostrar que la vida de los mineros ha sido degradada a la condicin de pobres alcoholizados. La visin del sacerdote que parece confundir a los trabajadores con los diablos puede traducirse en trminos del argot popular en mostrarlos como "pobres diablos", es decir, desheredados de toda fortuna. Con este sealamiento se estaba tratando de decir que era necesario destruir los soportes econmicos y polticos de la sociedad opresora para salvar del pecado a las almas de los trabajadores. Prosiguiendo con la revisin de los paratextos veamos que el interttulo MAL DE MINA, captulo 10, introduce una seccin de la narracin destinada a exhibir la degradacin social y moral de los trabajadores debido a las condiciones de trabajo en las minas. Con el interprefacio que dice: ". .Y de tal suerte los gastaban, prdiga y aun superficialmente, que el domingo por la maana perciban dicho salario, y a la noche andaban buscando 4 rs. fiados para cenar; y lo mismo sucede hoy con el poco salario que ganan; y muchos atribuyen a que esto es desgracia o plaga de los mineros". Seguramente los paratextos anteriores fueron escritos pensando en que lo que ms aflige a los trabajadores es la miseria de sus salarios. El alcoholismo y el escaso poder de compra salarial que se insina es el smbolo de la degradacin imperante en los campamentos mineros provocado por la relacin opresora existente entre la oligarqua y el pueblo. La novela anuncia que dicha relacin opresora debe desaparecer porque condena al ser humano a vivir en un horizonte reducido de oportunidades de progreso, a

PAGE 229

220 querer evadir su realidad libando licor barato, muestra igualmente a las prostitutas, ms miserables que sus asiduos clientes de la clase media pobre que mal viven en las minas realizando trabajos de escasa calificacin. Finalmente hemos organizado el cuarto grupo teniendo en cuenta que sus paratextos enrumbaban a los lectores hacia los textos donde la novela ofrece la reproduccin espeluznante que ofrece la intervencin del magnate del estao en las esferas polticas y sociales de Bolivia. Por otra parte, considerando la seleccin de los eventos asi como por la documentacin en que se basa, en cualquiera de los tres paratextos que vamos a analizar, el lector de esta novela poda advertir de antemano la postura nacionalista, popular y revolucionaria del autor y su texto. Todo indica que Cspedes al escribir esta parte, al igual que se manifiesta en todo el cuerpo de esta novela, tuvo muy presente el complejo psico-poltico de sus lectores avizorados. Cspedes conoca el impacto que el magnicidio del Presidente Gualberto Villarroel y las masacres de trabajadores haban provocado en el seno de las masas, por ello saba de antemano cmo llegar al corazn de los sectores populares. Ello explica que Cspedes hubiera llevado a su novela el relato de los luctuosos hechos y hubiera apuntado a la oligarqua minera con su dedo de fiscal acusador, en la forma que lo hizo.^' Bajo el interttulo de CONSEJO DE ADMINISTRACI"N, en el captulo 16, queda revelada la complicidad de la gran minera en el magnicidio del coronel Gualberto Villarroel, llamado por los trabajadores bolivianos: el Presidente mrtir de la revolucin nacional. Como se seala en la novela Villarroel con su intento de realizar algunas reformas en el pago de impuestos y control de divisas, a fin de fi-enar la opresin social y el despojo de las riquezas nacionales, afect los intereses econmicos de la oligarqua y

PAGE 230

221 termin vilmente colgado por una turba inducida por el entorno de Patio. La importancia del paratexto que anticipa el punto de vista que ser enunciado en el texto le llega al lector de antemano sugerida de un modo especial. En el material que estamos analizando podemos sealar, tambin, que tanto la estructura y los recursos empleados por Cspedes indican que l quiere comunicarnos que la Historia de Bolivia parece una espiral ascendente en que se repiten opresores, oprimidos y reformadores signados bajo un destino comn y tambin recurrente. Con el paratexto, especialmente con el interprefacio, esta obra quiere decirle al lector, y le dice, antes de que lea el texto, cul es el sentido ideolgico y poltico que se est persiguiendo transmitirle. Al propio tiempo condiciona al lector para que el efecto del discurso que va a leer inmediatamente pueda producir en su nimo, no un efecto cualquiera, sino aqul de la prdica y la accin nacionalista revolucionaria que Cspedes se haba propuesto lograr en sus lectores reales al escribir pensando y en funcin de los intereses de ellos. Lo anterior podemos probarlo citando el interprefacio siguiente: "7657. Este ao vino a Potos el Seor Obispo Cruz de Santa Martha, de la Orden de Predicadores, el cual trat de que se quitase la mita de Indios de Potos" "El Seor Obispo, estando en la mayor fuerza de tan arduo negocio de la quitada de la mita de los Indios del Cerro, amaneci muerto una maana, habindose acostado bueno y sano. No obstante, quedaron los indios como alzados ..." (243). Ha quedado claro que la intertextualidad entre dos metahistorias, que posibilita el interprefacio acabado de citar, es usada por Cspedes para que los juicios sobre la obra social y final trgico de un reformador del pasado colonial coincidan con los hechos del presente vividos por los lectores de la primera edicin de la obra.

PAGE 231

222 Acabamos de ver que en la novela de Cspedes se denuncia la tendencia de los crculos dominantes bolivianos a utilizar la violencia para consolidar o mantener su hegemona poltica. Adems de referir el uso de mtodos violentos para eliminar gobiernos decididos a defender los intereses nacionales y populares, la novela dedica dos captulos para relatar dos de las incontables masacres de obreros. En primer lugar, bajo el interttulo de FIL"N DE SANGRE, y con el interprefacio que dice ""Vise en un instante el suelo cubierto de sangre y cuerpos muertos ..." (195) Cspedes se adelantaba a que el lector constatara que la ficcin elaborada por l crea una realidad poltico-social basada en lo histrico y lo ideolgico para presentar los grandes dramas sociales de la poca de una forma verosmil. Los referidos paratextos anticipan que el captulo 12 muestra el uso de mtodos represivos para controlar al proletariado minero. Como si se tratase de una antesala al gran final de la novela y bajo el interttulo de LA MASACRE EN NUEVA YORK, en el captulo 17, seguido del elocuente y preciso interprefacio que citamos a continuacin, la novela denuncia la autoria intelectual del magnate minero y sus principales personeros respecto a la mayor masacre de trabajadores mineros en toda la historia de Bolivia: "'Corri un arroyo de sangre, mezclada con la de los indios, por espacio de 12 cuadras, sumindose en la tierra por donde pasaba" (263). Cerramos nuestro anlisis de los interttulos e interprefacios recordando que uno de los ms grandes lderes revolucionarios del mundo contemporneo, Vladimir Ilich Lenn, dijo en Escritos so bre literatura v arte que la literatura deba ponerse al servicio de la causa de los trabajadores y que su obligacin era contribuir a formar obreros revolucionarios (98). Aun situados a medio camino del desarrollo de la demostracin de nuestra hiptesis, es decir, probar que MdD ayud a forjar la conciencia revolucionaria

PAGE 232

223 que hizo posible el triunfo de la Revolucin Nacionalista boliviana de 1952, podemos afirmar sin temor a equivocamos que con el uso de transtextos, Cspedes eligi un eficaz recurso para transmitir a su pblico lector el contenido ideolgico que l se haba propuesto hacerlo. Las Notas al Margen o el Epicentro de la Polmica Al efectuar una crtica a MdD. sus siete notas marginales cuyas extensiones varan de una y media a cuatro pginas deberan ser las caractersticas que ms llamen la atencin, sobre todo si dos de ellas constituyen dos captulos completos de esta novela (curiosamente el primero y el himo). Pero, si grande e inusual es el nmero y mltiple la funcin de las notas al margen en esta obra, ms grande es el nmero de sus notas de pie de pgina (cincuenta y siete en total). Hasta donde nuestras lecturas sobre la novela boliviana nos han permitido corroborar, es la primera vez que una de ellas ofi-ece estos paratextos en nmero tan abrumador y de sentido multidimencional. Como demostraremos, todo ese bagaje paratextual tiene mucho que ver con el afn que el autor de esta novela persigui al tratar de ganar para su causa nacionalista revolucionaria a los lectores populares, en quienes reconoca de antemano a los principales protagonistas de la transformacin estructural que requera su pas. Estando nosotros, como estamos, interesados en destacar la fimcin ideolgica y poltica de los dos grupos de paratextos, notas marginales y notas de pie de pgina, vamos a proceder a analizarlos en el referido orden. Y al hacerlo, vamos a enfatizar sobre las estructuras que las organizan, las funciones que desempean y sus relaciones con el texto narrativo. De ese modo quedar demostrado, una vez ms, que Cspedes tuvo muy en cuenta al lector avizorado durante el proceso de produccin de la novela.

PAGE 233

224 En cuanto a la estructura de las notas marginales salta a simple vista que estn distribuidas en tres diferentes lugares: tres de ellas abarcan y constituyen los captulos primero, noveno y ltimo de la novela; dos estn ubicadas en los primeros segmentos de los captulos tercero y octavo; y, finalmente, otras dos cubren los ltimos segmentos de los captulos undcimo y treceavo. Una aproximacin a las caractersticas generales de las siete notas marginales pone de manifiesto que stas constituyen las mayores instancias en las que el autor se entromete, abre, interrumpe o cierra la narracin. Con esos recursos. Cspedes proporcionaba directamente a sus lectores informaciones bajo la forma de memorias de la historia boliviana que las presentaba con inconfiindible estilo de crnica periodstica. No estamos sealando que el novelista haya sido suplantado por el reportero o cronista, lo que queremos destacar es que utiliz en su novela dicho estilo como un recurso de verosimilitud. Corroboramos esto observando que en algunas secciones, a Cspedes no le basta traer a la novela ciertos rasgos del estilo periodstico, sino que acude a presentar algunas de sus notas marginales como pastiches de supuestas transcripciones de notas de prensa (140-42); en otras notas marginales utiliza citas entrecomilladas de fuentes periodsticas. Por ello resulta evidente la presencia de intertextualidades como tcnica usada para el convencimiento a los lectores sobre el valor veridictivo del discurso. En efecto, todas las notas marginales parecen indicar que el escritor, mientras escriba esta obra, hubiera estado pensando en sus lectores avizorados y no hubiera querido dejar nada al azar o a la falta de informacin. As sus notas marginales proyectan tres clases de informacin que por su naturaleza las hemos clasificado en: descriptiva, acusativa y de naturaleza puramente burocrtica. Vamos a ocupamos con cierto detenimiento de ellas, pero antes vamos a anticipar sus respectivos

PAGE 234

225 contenidos, empezando por las descriptivas que son las que abarcan un espectro de informacin ms amplio. Comencemos por observar que se ha planteado reiteradamente que en esta novela su autor ofrece una imagen tosca, caricaturesca de Patio, y que por ello pierde calidad artstica. Sin duda, las notas marginales descriptivas han dado lugar a tan errnea opinin que esperamos rebatirla en el presente captulo. Por lo pronto estamos dejando establecido que especficamente a las notas marginales descriptivas las hemos subagrupado en cinco categoras: (a) referidas al personaje biografiado; (b) al medio geogrfico; (c) a la mitologa andina; y (d) finalmente, las que describen las condiciones de vida en Pars durante los aos veinte del pasado siglo. En cuanto a las notas marginales acusadoras, stas se ocupan de tres aspectos concretos: (a) denunciar los cuantiosos contrabandos de la empresa Patio; (b) poner al descubierto los sistemas de evasin en el pago de impuestos sobre ingresos personales y ganancias empresariales; y (c) ofrecer pruebas sobre la existencia del superestado minero. Finalmente, clasificamos como notas marginales descriptivas de asuntos burocrticos a las que informan sobre los dos nombramientos a cargos diplomticos que diferentes gobiernos bolivianos otorgaron a Patio. Registros descriptivos Estas notas vamos a analizaras en el orden en que las hemos clasificado, es decir, comenzaremos por aqullas que bosquejan algunos rasgos biogrficos de Simn I. Patio, refirindose a l directamente como si se tratara de la biografia o crnica poltico-social del personaje real. Sabemos que en las novelas con componentes biogrficos los personajes son presentados a sus lectores con una serie de rasgos descrptivos que igual

PAGE 235

226 que en las biografas tratan de dar un retrato del fsico y de la personalidad del biografado. En MdD dicha convencin est honrada de una manera doble. En primer lugar, a diferencia de otras obras de fccin en las que la narracin se encarga de dicha tarea, en MdD se reserva para las notas marginales las descripciones ms implacables y en directa alusin a Patio. Lo que los crticos no han advertido es que en el texto de la novela Zenn Omonte, el personaje que representa a Patio, es tratado con mayor consideracin que el propio Simn I. Patio en las notas marginales. Esta sutil diferencia revela que al personaje real es a quin directamente la novela le adjudica los rasgos ms srdidos de las descripciones. Es incuestionable que la novela opt por atacarlo a Patio fi-ontalmente. Fue realmente una guerra declarada y abierta la que Cspedes libr y los lectores de la poca fueron testigos temporales. Porque luego, como resultado de esa actitud de liderazgo revolucionario que proyectaba la novela se propici el encuentro defnitivo de las ideas del autor con sus lectores populares. Los testigos dejaron de serlo para convertirse en actores de la historia de Bolivia, lo que quedar demostrado en el presente trabajo. Se puede sostener que entre Cspedes y los lectores populares a travs de MdD tcitamente se sell un pacto de identidad en absoluta consonancia con el espritu de abierta crtica al ms poderoso, maquiavlico y temido de los oligarcas del estao. Tampoco se podra negar parte de lo que han dicho los crticos opuestos ideolgica y politicamente a Cspedes: Patio es presentado en esta novela con trazos de verdadera caricatura, lo que no le resta un pice de valor artstico a la obra. Sobre lo primero, debemos reconocer que esos despiadados crticos de Cspedes tienen razn. Deberamos ms bien decir que les sobra razn, pues, especialmente las notas marginales

PAGE 236

227 de la novela se distinguen por mostrar a sus lectores la imagen monstruosa, grotesca y hasta ridicula de Simn I. Patio.82 Fsicamente la comparacin con especies animales poco favorecidas por los juicios convencionales de belleza fueron parte de los muchos retratos que de Patio ofreci Cspedes a sus lectores. Por ejemplo, la descripcin inicial de Patio corresponde a la de un gigantesco primate al que se dice que las fotos de la prensa lo "exhiben como antropoide en jaula" (18), luego se produce la metamorfosis zoolgica y Patio pasa a engrosar la galera de los rumiantes, pues, sus mejillas y papadas cadas recuerdan a "un campen vacuno" (16); ms adelante se lee que su obesidad es la de "un oso" (17), y se remata presentndolo con "reminiscencias de bisonte" (17)." Lgicamente los crticos de Cspedes se resienten ante esas imgenes vulgares, sobre todo porque contrastan con las que ellos haban estado acostumbrados a idealizar. Lo que sigue no es mera disquisicin. Pues viene al caso recordar que la casta boliviana, como todas las castas opresoras del mundo, era racista, es racista y seguir siendo racista por un tiempo ms. Ese racismo no reconocido se manifiesta esencialmente porque la casta y el entorno indoctrinado por ella estn acostumbradas a ver a la raza autctona como la raza inferior. Aparentemente esa visin los lleva a denigrar, despreciar, menospreciar y discriminar a todo lo nativo. Pero lo paradjico es que no se trata de un racismo entre razas completamente diferentes. Al contrario, si se diera el caso en que fueran bien elaborados los rboles genealgicos de la mayora de los mestizos, la mayora de los bolivianos lo son, saltara a la vista que sus apellidos hispanos (Arze, Lujn, Quintanilla, Quisbert, Pearanda, Abaroa, Murillo, Tamayo, Ayoroa, Argandoa, Aramayo, Patio, Aldunate, Franco, Gutirrez, Pealoza, Cspedes, Quiroga, Garca,

PAGE 237

m etc.) esconden inconsciente o vergonzosamente una antepasada indgena o un antepasado mestizo descendiente de indgenas por lo menos por una de sus ramas familiares.^'* Quiranlo aceptar o no los racistas bolivianos, se trata de un racismo acendrado por un tremendo complejo de inferioridad. El racista boliviano de tanto creerse superior al indgena ha acabado por convencerse que no es mestizo y que es cien por cien espaol. Niega, aparenta y se comporta como si desconociera sus orgenes, llegando incluso a negar su identidad nacional. Este singular racismo, cree ser producto biolgico de una raza pura, no mezclada. No negamos que esta posibilidad exista, puesto que aunque muy escasamente ha continuado la inmigracin de europeos a Bolivia y una minora de bolivianos descienden de estos. Pero, la tendencia general es al mestizaje, como en el resto de nuestro subcontinente amerindio. Lo caracterstico en un pas mestizo como el boliviano est dado por el hecho de que en las regiones vallunas y altiplnicas, el boliviano cuando no tiene sangre en muchas generaciones de una prxima o remota antepasada quechua la tiene de una antepasada aymar. Por ello la regla es simple: el que no tiene algo de quechua lo tiene de aymar. Todo esto es oportuno precisar en nuestro anlisis porque a la casta tradicional boliviana le desagradaba y le sigue desagradando recordar que Simn I. Patio era descendiente en lnea directa de indgena y mestizo. Por tanto y como los extranjeros podrn comprender, este hecho resultaba paradjicamente problemtico para la casta que perjuraba todos los das no ser mestiza, y en cambio presuma ser blanca por fuera y por dentro. Seguramente era muy doloroso para sus miembros el tener que admitir que como casta tradicional estaban subordinados al rey del estao. El problema estribaba en que el magnate Patio no por ser nuevo billonario dejaba de ser mestizo. Para resolver tal paradoja, la casta se haba dado a la paciente

PAGE 238

229 tarea de reescribir la biografa de Patio. Se trataba de borrar su esencia indgena, algo asi como "blanquearlo" genealgicamente. Se hubiera logrado tal propsito, y las nuevas generaciones tendran una imagen idealizada de Patio, de no haber mediado Metal del diablo La reivindicacin racial que hace Cspedes de Patio refleja la atmsfera racista de la sociedad boliviana. El mismo Cspedes a pesar de haber luchado toda su vida por la democratizacin efectiva de su pas no deja de ser portador del lenguaje racista: "'Comentaristas apcrifos sostienen que no es tan negro como aparece en la foto, sino solamente trigueo'" (16). En todo caso el empleo de ese tipo de lenguaje no va dirigido en contra de los nativos, al contrario se convierte en estilete mordaz dirigido contra la casta racista cuando seguidamente sostiene; ''El cogote, si, lo tiene negro y sedoso, caracteristico de los indios que llegan a engordar perteneciendo a una raza naturalmente enteca. Y del mestizo obeso, tiene la expresin voluntariosa, de maciza insolencid' (17). Nadie que sepamos ha refutado estos detalles somticos con los que se describe a Patio. Desde el punto de vista de la organizacin de la narracin, las anteriores descripciones tan afrentosas a la delicada sensibilidad de la cohorte de mestizos vergonzantes, estn insertas en la primera nota marginal, o si se prefiere considerar bajo otros trminos, en lo que constituye el primer captulo, es decir, que la novela se abre a su pblico lector violando la casi sagrada y venerada, o cuando menos esttica y moralmente idealizada, figura del magnate minero.^' Ahora destaquemos otros aspectos. As como se abre con una nota marginal la novela se cierra con otra. Esta, la ltima, est dirigida a mostrar a Patio, transfigurado en Zenn Omonte, no slo como diablo, sino como similar a la mscara de diablo del

PAGE 239

230 carnaval minero de la ciudad boliviana de Oruro: ''vagas luces como adiases de cadmio le enumeran las arrugas y las papadas, y proyectan la sombra del labio superior hacia las narices y la de los pmulos en las cuencas de los ojos, desde donde se abultan las sienes con una curva prolongacin que parece sobresalir de su canosa cabeza como cuernos" (273). En esta nota marginal, los lectores populares podan encontrar la ms refinada burla a la casi majestuosa, "vigorosa personalidad" como dira Diez de Medina, de Patio. Burla que alcanzaba dimensiones hiperblicas al compararlo en la novela con la mscara carnavalesca del diablo, caricatura del diablo hecha de estuco. Por tanto, al final Patio era algo ms grotesco que una simple caricatura, quedaba como caricatura de otra caricatura. Lo cual tampoco vieron los crticos oficiales. No importa discutir si se trata de una caricatura en primero o segundo grado, tanto como el destacar que en el estilo caricaturesco radica parte del mrito artstico de esta novela. Cspedes al caricaturizar a Patio ofi-ece a la literatura la versin boliviana de lo grotesco maravilloso y al mismo tiempo culmina su artstica alquimia, es decir, demuestra lo que anunciaba desde su ttulo, MdD : el estao y sus consecuencias socio-polticas son de un mulo del diablo apellidado Omonte-Patio. En esta misma nota marginal la novela tambin recordaba a sus lectores que todo mal llega a su fin y que aun los mulos de Mefistfeles no se pueden sustraer al castigo. Este mensaje subliminal est presentado usando unos recursos tcnicos que tampoco ha merecido la atencin de sus detractores en poses de criticos literarios. Nos interesa destacarlos. En primer lugar, la nota est destinada en apariencia a describir la escena de la larga agona del biografiado, pero en esencia de lo que se trata es de demostrar su humana vulnerabilidad. Es una forma de aplicar un adagio popular boliviano,

PAGE 240

231 recordndoles por medio de la novela a los lectores que iba llegando la hora histrica para dar sentido a aquella expresin de uso corriente entre ellos, que dice: "no hay mal que dure cien aos, ni cuerpo que lo resista". Ello explica el que la nota marginal remate simblicamente en la decrepitud simblica del sistema social imperante: "Om vez juntos, Zenn Omonte. Dej fluir tu vida Ms de setenta aos han pasado ¡Cmo cambiaste, compadre! Pero no cambiars ms, porque el tiempo ya nada tiene que hacer en este tu perfil definitivo'' (273). Estamos viendo que se produce un cambio sbito en el estilo de la narracin. La novela que vena siendo narrada en la tercera persona singular, cambia en esta nota para narrar en primera y segunda persona. Debemos apuntar que este cambio en el estilo narrativo es el nico en esta novela y tambin es la nica oportunidad en que el discurso se muestra ambiguo. Respecto a la ambigedad a la que estamos aludiendo, visualizamos dos posibles interpretaciones. En primer lugar, el cambio puede leerse como un monlogo del autor intruso con su personaje. Observemos que en la primera nota marginal, el autor haba dicho a sus lectores: alcanzado, por su edad y riqueza, casi la categora de un Buda viviente [ .] este rey mestizo ya no vive. Ya es imposible traerlo a su propia vida ni a la vida de su pueblo Solamente es posible traerlo a la novela. Para ese objetivo, casi sacrilego, hay que volver a la tierra hasta aterrizar en los silencios campesinos de Bolivia en 1890" (18). Ahora, en la nota final el autor le dice directamente a su personaje: ""Dej fluir tu vida desde que te hall, mestizo adolescente, en las quebradas de Karasa, entretenido en tirar con honda a los pjaros y directamente a las imillas" (273). La expresin "dej fluir tu vida" es una clara alusin a la escritura de esta novela biogrfica y respaldada por lo expuesto en las pginas 19 a 35. En ellas el joven Zenn

PAGE 241

232 Omonte aparece vagando por "las riberas del ro" (19), lugar donde el adolescente violaba sexualmente a las mozuelas campesinas que iban a lavar ropa (22-23). Desde otra perspectiva se puede interpretar que el narrador se ha metamorfoseado en diablo, ya que a este ser la tradicin cultural popular le atribuye el monopolio de reclutador de almas para sus dominios infernales. Veamos cuando este narrador dice sentenciosamente: "O/ra vez juntos Omonte el tiempo ya nada tiene que hacer en este tu perfil definitivo, con el que entrars al lado de los grandes barones del capitalismo, en la galera de intestinos que conduce al infierno, para posesionarte de tu estatua de estao, con calefaccin permanente" (273). Independientemente a las posibilidades de interpretacin sobre el cambio de estilo narratolgico, la novela sita a todos sus lectores de testigos de la agona del personaje, y es este aspecto el que queremos desarrollar a continuacin. El rey del estao es presentado en su obsesin de acumulador de caudales y su paranoia derivada de la posibilidad de perderlos. Las riquezas materiales, aun en sus instantes postreros, parecen importarle ms a Omonte que la vida misma que ya empez a apagrsele: ''Los peridicos Hablan de la revolucin? ... 'Yo no me dejo robar. Jams me dej robar Eso nunca. ¡Que vengan los abogados! Dnde estn esos paniaguados? (274). Obsrvese que parte del pensamiento atribuido al personaje fue escrito entre comillas por Cspedes. Estamos otra vez ante la tcnica narrativa de las citas con fines de que lo expuesto gane la mxima credibilidad posible ante sus lectores. Volvamos a la escena. El narrador omnmodo nos da detalles temporales para enfatizar lo prolongada de la agona y sobre todo destaca las obsesiones que afloran desde el subconsciente del protagonista: "Las once de la noche. Nadie puede entrar'' (274),

PAGE 242

233 Omonte est slo, lo acompaan alucinaciones: ''de las grutas del insomnio salen como murcilagos voces temblorosas, manchas que ocupan su cerebro (274). Frente al temor de que le arrebaten su vasta fortuna, el protagonista busca autoconsolarse recordando que gran parte de la misma la tiene protegida en grandes bvedas bancadas. Con ello parece aproximarse al sosiego. Podemos leer lo que est pensando y repitindose as mismo, es decir, que la riqueza originada en Solivia, ''est segura, a cubierto de pleitos, de guerras y de revoluciones 'No me la podrn quitar nunca'. (274). Pero, la escena en lugar de proyectar una sensacin de seguridad de parte del personaje da lugar a que se perciba de otro modo. En efecto, creemos que esta escena puede inducir al lector a inferir muchas consecuencias ideolgicas y polticas. No parece ser casual que el novelista pusiera la palabra "revolucin" en la lista de las mayores preocupaciones que embargaban al personaje que representa a Patio. Vindolo bien se trata de resaltar que aunque el superpoderoso demuestre estar protegido contra todos los riesgos, en el fondo lo que ms teme es a la revolucin. De modo que cobra sentido contrario la letana "no me la podrn quitar nunca". En la ficcin es la inexorable guadaa de la muerte la que le arrebata a Patio sus pertenencias materiales junto con su vida. Pero la muerte ficcionalizada es algo ms que la del personaje, es un smbolo de la desaparicin del sistema oligrquico-feudal boliviano. Equivale a la muerte del viejo sistema. Por ello, esta escena es parte de los hbiles recursos de la novela en la que ms que anticipar a sus lectores, proclama la realizacin de la revolucin nacionalista. Es una forma de anunciar que igual que de la muerte nada puede salvar a Patio, tampoco de la inminencia de la revolucin nada puede salvar a la oligarqua. Este mensaje es transmitido al lector con hondo dramatismo. La tensin emocional que aflora

PAGE 243

234 de la tragedia que afronta el personaje se acrecienta cuando la ficcin lo muestra en la ms absoluta soledad. Una soledad provocada por el propio personaje que al desconfiar de todos y al rechazar a todos termina por quedarse slo y sin ms compaa que las alucinantes visiones de una ''muda muchedumbre furiosa, sus consejeros, sus socios, sus directores, sus gerentes, sus abogados, los capitanes de industria, los presidentes de compaas, los agentes de bolsa, los banqueros, los periodistas, toda gente desconocida que gesticula y conduce por fros tneles revestidos de azulejos, su alma de metal para entregarla al diablo" (275). Hasta aqui lo correspondiente a las notas marginales descriptivas del personaje. Pasamos ahora a la nota que ubica el gran escenario donde a su tumo imperios coloniales y neocoloniales en comandita con una minora de mestizos vienen extrayendo las riquezas mineras del pueblo boliviano desde 1545. Esta nota que se ocupa de describir el medio geogrfico donde estaban ubicadas las minas de Patio como es natural ha concitado diferente reaccin de parte de los crticos confabulados con el establishment. Como queriendo aparentar ser objetivos, los crticos se ven obligados a decir algo positivo sobre la novela de Cspedes. Nada mejor para ello que la nota marginal que habla sobre el espacio que circunda a las grandes minas bolivianas. Por ejemplo. Diez de Medina dijo: "Tiene el libro muchas virtudes. Radiantes visiones del valle, hoscas descrpciones del ahiplano, personajes inconfundibles, escenas de movilidad cinematogrfica, pasajes de aguda crtica social" (345). Detengmonos un momento, veamos si es realmente positivamente elogioso el comentario. Empecemos por lo que l alude a la "crtica social". Es interesante destacar que Diez de Medina aplaude a la crtica social de MdD claro est lo hace cuando la escena no se refiere al presente contemporneo de la publicacin de la obra, del autor y

PAGE 244

235 del crtico. Inteligente por interesada la diferenciacin histrica. Aparentemente se piensa que no se pueden extraer derivaciones ideolgicas y polticas de crticas a un pasado lejano descrito en los trminos siguientes: "£/ indio Humea una noche de 1545 la despert en el fro cerro de Potos, y tres siglos de plata manaron por las cinco mil bocaminas del cerro de Potos, para el Imperio Espaol, a cambio de la sangre de ocho millones de indios muertos" (40). Es cierto que en lo poltico con la independencia y la constitucin de la repblica se dio fin a la explotacin colonial, pero en lo ideolgico su alusin siempre tendr valor para el presente toda vez que nuevos sistemas de dominacin extranjera quieran avasallar al pueblo de Bolivia. La novela recordaba a sus lectores populares no slo el dominio colonial, y por asociacin subrayaba la similitud explotadora del neocolonialismo contemporneo, sino que dejaba establecida las bases para demostrar que toda opresin lleva en su propio seno la liberacin. Creemos que con lo analizado es suficiente en cuanto al sentido ideolgico de la nota de margen correspondiente al tercer captulo de la novela, ahora volvamos a la cita para continuar analizndola. Lo que equivocadamente Diez de Medina considera "hoscas descripciones del altiplano", en el texto de la novela tienen la exaltacin potica a la hospitalidad de los espacios abiertos: "En el altiplano boliviano la tierra tiene sentido y dimensin de cielo empiezan ambos, cielo y tierra, a 4.000 metros de altura sobre el nivel del mar en la lnea del horizonte, para no concluir jams en el espacio curvo donde la pampa se ondula y se multiplica en infinitas cumbres, seguida por los espacios azules" (39). Realmente hasta en el elogio moderado, refrenado, a ciertas escenas de MdD la mezquindad de ciertos crticos queda trasuntada. Pero la belleza de las descripciones con

PAGE 245

236 "movilidad cinematogrfica" imponen el sello artstico que posee esta novela y que se manifiestan en la nota marginal que describe el altiplano: "Asciende la tierra al cielo por escalones interminables, se contrae, se hunde, se precipita, se hincha, se une, se desune, sube nuevamente, se arruga, crea manadas de cerros cuyos lomos no agota el horizonte" (39). La misma nota marginal sirve para que la descripcin espacial sirva de base para la descripcin de algunos de los aspectos correspondientes a la mitologa andina: "£ las entraas de esos ocanos de imgenes piramidales, olas de cordilleras, anida la diosa mineral A flor de tierra triunfa la Pachamama, diosa bienhechora que compone, tras el cristal de la atmsfera, el verde y el color de las montaas. Debajo, la siniestra diosa inorgnica, oculta, malfica y ambigua, odia al sol desde sus escondites donde corroe el alma de las generaciones humanas". Opinamos que de ese modo slo poda escribir quien no slo conoca a fondo el universo de creencias del mundo autctono, sino el escritor que saba de antemano el efecto sicolgico que tiene apelar a las representaciones y presencias mticas cuando el mensaje se desea que llegue a sensibilizar las fibras emocionales ms ntimas de la conciencia popular. Pero, el sector popular no slo est formado por elementos procedentes de las etnias autctonas sino tambin por una clase media letrada. Luego entonces otras, diferentes a las apelaciones mtico-animistas, deban ser los vehculos para llegar a ellos. Empecemos fijando los hechos. Para los bolivianos de la primera mitad del siglo XX, habituados a leer novelas, peridicos y revistas, Pars era el paradigma de la cultura y el placer. Al mismo tiempo ciudad inaccesible para la inmensa mayora de pequeos burgueses pobres, por ello ms deseada. Considerando dicho contexto es posible

PAGE 246

237 encontrar el sentido ideolgico que el autor quera transmitir a sus lectores de clase media al describir en nota marginal las condiciones de vida en Pars durante los aos veinte del pasado siglo. La nota marginal del octavo captulo se ocupa de ello y nosotros nos ocuparemos de analizar su estilo, contenido, fiincin y mensaje subliminal. Empecemos volviendo a citar el intertitulo, "Pars con sus luces encendidas", que anticipa la asociacin de la nota marginal con el estilo de los artculos periodsticos sobre viajes al extranjero, algo as como las conocidas secciones de "viajes" de la gran prensa norteamericana donde se trata de promover el turismo. Pero, no de cualquier turismo, sino del turismo de placer, como inmediatamente veremos: Para el sudamericano de 1912, Pars es la estrella preclara. Las dems capitales son curiosidades de feria: Londres, insufrible de ingleses anglicanos y brumosos e inglesas de escaso coeficiente sexual; Berln, cerveceras y alemanas desmesuradas; New York, 'casas de cincuenta pisos, millones de circuncisos [judos]. (115) Evidentemente la anterior cita que corresponde a la nota marginal analizada parodia las publicaciones que mencionramos si es que consideramos la parodia como la defini Grard Genette: "una imitacin ridiculizadora — una intencin que ... se anuncia en el estilo mismo al que apunta pero que normalmente queda implcita y es el lector quien debe inferira a partir del aspecto carcaturesco de la imitacin" (1989 31). Esta nota marginal exhorta al lector de la alta burguesa, "/? a Pars, se receta para el alma y para el cuerpo. La capital francesa tiene el monopolio irrefutable del pecado" (115), y les recuerda que ser vivir una experiencia nica, desconocida. Empleando el mismo sentido seductor y en la misma forma exhortativa es reiterada, una y otra vez la convocatoria: ''Id a conocer Pars, la grandeza de las cosas hechas por los gringos en

PAGE 247

238 complicidad con el diablo: la torre de Eiffel, las fbricas, los bancos y los cabarets, donde provocan incendiarias aventuras bellsimas mujeres blancas que bailan desnudas, con slo un plumn en la cabezd' (116). Para que no queden dudas respecto para quienes quedan reservados los goces de tan tentadores placeres, tan inalcanzables para el comn de los pequeos burgueses bolivianos, la nota implcitamente les recuerda que estuvieron excluidos. El anuncio se disocia de su referente intertextual periodstico y se vuelve exhortacin personal. Se dirige individualmente tanto a la vieja como a la nueva oligarqua minera boliviana: "F vosotros mineros bolivianos, Argandoas, Pachecos, Aramayos, Patios salid de vuestros achatados pueblitos serranos indocaste llanos donde las noches son estrechas y vacas, sin ms almas que la de algn perro o un borracho cruzando una bocacalle. [ ] Donde el matrimonio es cosa seria y donde la paz conventual refrena vuestros instintos de sensuales mestizos" (15-6). Hasta aqu lo referente a la funcin pardica de la ltima nota marginal. Ahora pasamos a referirnos al sentido subversivo de dicha nota, lo haremos muy brevemente ya que cuando analicemos la intertextualidad nos ocuparemos con ms detalle. Cspedes tuvo la habilidad de asociar Pars con lo que l denomina "e/ exilio doradd\ refugio de ex-presidentes de repblicas, de grandes ''seores acomodados'', llenos de "tostones de plata", libras de oro, "caravanas de perlas y zarcillos de esmeraldas" (115). Espacio reservado para la oligarqua boliviana y su entorno mmediato. Su propsito no puede ser otro que mostrar el contexto en el cual va a exhibir a su biografiado rodeado del ms refinado lujo, derrochando una riqueza obtenida a costa de la explotacin de los recursos naturales y humanos de Solivia. Adems, de estimular con ello la reaccin emocional propia a la pequea burguesa, el marco de opulencia, lujo

PAGE 248

239 y placeres que rodean la vida del rey del estao quedaba fijado como uno de los elementos de gran contraste con otros captulos donde se representa la vida miserable de la mayora de los bolivianos. Sin apelar a un maniquesmo conocido esta novela en cierto sentido es un discurso que busca contrastar los dos polos del sistema social boliviano: el extremo de los explotadores y el de los explotados. Para nosotros, el transmitir su mensaje ideolgico usando estos recursos paratextuales descriptivos y representativos de la realidad nacional e internacional de la poca demuestra las cualidades artsticas de la novela. Pruebas que respaldan la acusacin Hemos subclasificado las notas marginales acusadoras, basndonos en sus funciones especficas. As tenemos dos grupos de notas que: (a) denuncian los cuantiosos contrabandos de la empresa Patio; (b) ponen al descubierto los sistemas de evasin en el pago de impuestos sobre ingresos personales y ganancias empresariales, y ofi-ecen pruebas sobre la existencia del superestado minero. A continuacin vamos a analizarlas en el orden enunciado. La nota marginal acusadora que denuncia los cuantiosos contrabandos de la empresa Patio coresponde al captulo noveno de la novela, POLTICA DE HOJALATA. Empecemos por analizar las connotaciones que se pueden derivar del interttulo. De acuerdo con el diccionario de la Real Academia Espaola la palabra "hojalata" significa "lmina de hierro o acero, estaada por las dos caras". Una posible interpretacin del interttulo sera asociarlo con la idea de que la poltica boliviana estaba completamente saturada por el estao, es decir, por los intereses de Simn I. Patio. De ser as, la fi-ase del interttulo plasmaba la realidad de un pas en el cual los tres poderes

PAGE 249

240 del estado estaban bajo el control de la oligarqua minera. La nota marginal denuncia ante sus lectores populares uno de los casos ms escandalosos de abuso de dicho poder que fiiera infructuosamente ventilado en el Congreso. En primer lugar, se documentaba que Patio haba conseguido adjudicarse la exclusividad para importar alcohol, con destino a cubrir el consumo de sus trabajadores mineros. Al anterior privilegio se agregaba que cualquier excedente al consumo de sus trabajadores, la empresa Patio poda comercializar los alcoholes importados en el amplio mercado nacional exonerada de todo pago de impuestos. Con esta denuncia la novela demostraba a sus lectores que Patio obtuvo el monopolio para la importacin y comercializacin de licores. El segundo hecho escandaloso fue que poco antes de que feneciera el permiso a la libre importacin, Patio intern 180.000 latas de alcohol configurando un delito de contrabando. La novela dice que Patio obtuvo "e concesin de monopolio, por tres aos, para proveer directamente a sus minas y vender el saldo al pblico al concluir el trmino de su privilegio, import alcohol suficiente para envenenar a los indios del pas durante tres aos ms"' (138). Con dicho dato la nota marginal hizo que la denuncia de la novela fuera ms especfica y tuvo la virtud de subrayar que sistemticamente Patio estaba en camino de convertir a todo el comercio, industria y finanzas del pas en una extensin de sus minas para la obtencin de ganancias. "£/ negocio de alcoholes era tambin una mind\ dice la novela (130). Antezana Ergueta nos ofreci la acotacin siguiente: "El asunto del alcohol es un pequeo detalle. El saqueo del estao signific para Solivia la exportacin de 20. OOOmillones de dlares en 50 aos, de los cuales nada retom al pas"

PAGE 250

— ^ — 241 Cspedes emple las notas marginales para referirse que en materia de evasin de impuestos nadie haba sido tan audaz como Patio. El subgrupo de notas marginales que dan cuenta de la arbitrariedad de la oligarqua y ofrece pruebas sobre su papel de superestado se halla registrado en el captulo once. Como paratextos ayudan a prefigurar hechos antolgicos. Por ejemplo, la desnacionalizacin boliviana de la empresa Patio como simple operacin de cambiar los registros de empresa organizada y establecida en Bolivia a empresa registrada en Wilmington, Estado de Delaware, y con agencia en Bolivia. As la novela demostraba de manera simple la ms compleja operacin financiera por medio de la cual Patio internacionaliz su capital al registrarlo en Delaware, el nico lugar de Estados Unidos de Norteamrica que no cobra impuestos sobre ganancias de capital, y con lo cual la simple hermenutica legal de Pafio dej al pueblo boliviano privado de este ingreso (193). El hecho subrayable es que la novela le recordaba al lector popular que mientras l y su familia estaban obligados a privarse de parte de su msero salario, por otro lado, Patio el ms grande empresario del pas no pagaba ningn tipo de impuesto. Pero, por si no fuera suficiente lo anterior, Cspedes insiste en demostrar a sus lectores datos del gran sentido que posea Patio para usar y abusar de las oportunidades, se trataba de datos viejos por lo ampliamente conocidos pero expuestos desde una perspectiva nueva. La novela no slo registraba que Patio consigui ser nombrado a una sucesin de representaciones diplomticas (Blgica, Holanda, Francia, Espaa e Inglaterra), lo novedoso del aporte de Cspedes fue denunciar en la novela, en oposicin a los panegricos, que no se poda considerar los nombramientos, hechos a Simn I. Patio, de Ministro Plenipotenciario de Bolivia, como un servicio del magnate a su pas como pretendan hacer creer al pueblo desde el

PAGE 251

242 peridico La Razn sino como otro de los servicios del pas concedido al magnate a instancias de su presin. La novela remite claramente al lector a comprender que con el rango de Ministro Plenipotenciario se trataba simplemente de facilitarle a Patio el beneficiarse con la exencin del pago de impuestos en los pases donde el potentado acreditado reciba sus ingresos personales, posea palacios y realizaba importaciones de artculos suntuarios a la escala de su riqueza (194). Como se ha podido apreciar en el anlisis anterior de las notas marginales, MdD fue construido pensando en proyectar ante la conciencia del lector popular imgenes que se llegaron a estampar, de una vez por todas, en el consciente colectivo. Con ello, aun cuando no hayan interpretado de ese modo sus crticos detractores. Cspedes instaur una manera diferente de leer la Historia de Bolivia. Con esta novela. Cspedes invadi todo el espacio intocable de los dominios de Patio para revelar el carcter antinacional y opresor del llamado rey del estao, y el pueblo lector pudo constatar con el apoyo de los documentos e informaciones fidedignas que la oligarqua gozaba de la ms absoluta impunidad. Demostr que no exista instancia del estado boliviano capaz de sancionar un slo acto, medida o medio ilcito que la oligarqua, sus empresas y administradores pudieran realizar, emplear o usar en contra de Bolivia y especialmente de los sectores populares. Al mismo tiempo, y con ello, Cspedes exalt su credo nacionalista revolucionario hasta el punto en que los recursos literarios como los metatextos que acabamos de analizar sirvieron de gua de lectura nacionalista revolucionaria de la novela y fueron trazando, al mismo tiempo, el rumbo ideolgico que induciria a fortalecer o formar entre los trabajadores y las capas de clase media de Bolivia un compromiso

PAGE 252

243 militante con la revolucin nacionalista. Pasaremos a continuacin a analizar las notas de pie de pgina. Las Notas de Pie de Pgina, Caractersticas y Funcin Verdictiva Empezamos proponiendo que si MdD es la novela revolucionaria por excelencia, las 57 notas de pie de pgina apuntalan para que dicha intencin ideolgica pudiera haber sido comprendida lo mejor posible por sus lectores populares. No en vano es posible clasificarlas de acuerdo a sus funciones en dos grandes grupos: (1) comentarios autocrticos del autor y autoreferenciales a la novela; (2) datos e informaciones de carcter histrico, econmico, poltico y social, todos fcilmente verificables por el lector popular boliviano de la poca; (3) explicaciones idiomticas de giros regionales bolivianos, as como de significado de palabras y frases procedentes del idioma quechua. Vamos a proceder a analizar las notas de pie de pgina, siguiendo para ello el mismo orden de nuestra clasificacin. • v: Prosigamos por la primera de las cuatro notas de pie de pgina que vamos a analizar y que contienen comentarios autocrticos del autor y autoreferencialidades respecto a la propia novela. Este detalle de autoreferencialidad tiene un significado proftindo y sita a MdD en lnea de manufactura tcnica con las grandes obras de la literatura hispana. Si Don Quijote de Miguel de Cervantes (1605) es la primera novela moderna en que se manifiesta la autoconciencia de tal, y marca el hito de una tendencia conocida hoy bajo la marca genrica de metaficcin, MdD es la primera novela boliviana en que se emplea el artificio de la metaficcin para romper la ilusin de realidad propia que se empeaban en crear las novelas escritas hasta ese momento. Al igual que aos

PAGE 253

244 ms tarde, a partir del ao 1960, haran las principales novelas del llamado boom literario latinoamericano, MdD trataba en el ao 1946 de convencer a sus lectores que lo que ellos estaban leyendo no era una simple y completa ficcin, sino un reflejo fiel de la realidad histrica. A diferencia del Quijote en que predomina la autoconciencia del personaje, la autoconsiencia de MdD es para subrayar el sello autorial, autoconciencia autorial. De todo el grupo de marcas autoriales, la nota de pie de pgina nmero 47 es la que ms se destaca cuando el autor intruso aclara que "es una coincidencia" que el nombre de uno de los personajes secundarios nombrado en el texto corresponde con un personaje de la vida real: "Esta es tambin una coincidencia, conste" (220). Otro caso de autorreflexin se puede constatar en la nota de pie de pgina nmero tres que vamos a analizar de inmediato. La referida nota parece destinada a traducir, "khara" que literalmente significa "pelado" o el que no tiene recursos econmicos, una de varias palabras quechuas contenidas en la novela. Pero como se ver inmediatamente la nota de pie de pgina nmero tres registra tambin y ocupa una extensin mayor con la reflexin que hace Cspedes sobre la forma cmo expuso en uno de los dilogos del texto narrado. La referida nota de pie de pgina dice: "Pelado. Es deplorable que el dilogo siga en castellano, porque en quichua es muy sabroso. As por lo menos lo cree el autor" (22). Cspedes en dilogo directo con sus lectores, por medio del paratexto, "en quichua es muy sabroso", estaba llamando la atencin sobre su propio estilo de narrador. No podemos menos que recordar que con estilo diferente casi todas las novelas escritas con posterioridad, y siguiendo la forma de novelar de Cien aos de soledad de Garca Mrquez, usan entre sus artificios narratolgicos formular declaraciones con las que deliberadamente los autores tratan de llamar la atencin de sus lectores respecto a su

PAGE 254

245 propia forma de narrar. Recordemos que Inger Christensen, The Meaning of Metafiction sostuvo que la metaficcin corresponde a una clase de ficcin en que se expresa la preocupacin del autor por compartir sus experiencias vividas durante el proceso de escribir la obra (11). En el caso de Cspedes y MdD el uso de la metaficcin se anticipa a los autores del boom y se halla confirmada por la teora de Christensen. A lo asociado con el uso de la metaficcin en este paratexto aadimos que el mismo refiere, en el doble sentido del trmino: referir o expresar en palabras pero tambin referir o dirigir en un determinado sentido, remitir hacia otras interpretaciones del sentido, en este caso especfico al sentido ertico otorgado por el argot popular boliviano. En el texto, la oracin desde donde se remite a la nota de pie de pgina, dice: "Khara. Quin te ha dicho que me tires piedras?". Como dice en esta nota, la parte interrogativa pierde en su traduccin al espaol lo que Cspedes comenta de "sabrosa", en la connotacin popular la fi-ase en quechua que equivale a "me tires". Luego, al sugerir una interpretacin ertica, lo notable es que Cspedes no viola en absoluto las convenciones sociales que rechazan el hablar soez. Eso en cuanto al aspecto eminentemente artstico, en cuanto al sentido ideolgico y poltico que subyace en toda la novela, la nota de pie de pgina analizada la interpretamos como expresin del propsito de Cspedes de subrayar que su novela ms que ficcin divorciada de la realidad es una fccionalizacin que se basa y tiene presente en su seno a la realidad histrica, social y cultural de Bolivia. En cuanto al tercero de nuestros casos escogidos, casualidad o premeditacin, la ltima de todas las notas de pie de pgina insertas en la novela se halla situada en el ltimo captulo y para nosotros tiene el propsito de subrayar la construccin de la novela

PAGE 255

246 basndose en recursos intratextuales y recordar a los lectores populares que deban pensar que la novela que estaban acabando de leer era un simulacro de sus propias realidades, de la vida real de Patio y en general de la poca y la historia de Solivia. De ese modo. Cspedes culminaba su tarea de haber ido guiando a sus lectores: trabajadores, universitarios y clases medias en general a que adoptaran una actitud receptiva positiva respecto al mensaje ideolgico y poltico implcito en la novela, as como tambin ofreca una solucin revolucionaria a todos los problemas nacionales y sociales planteados en la obra. Linda Hutcheon que estudi detenidamente la metaficcin en varias de sus obras, en Narcissistic Narrative defini: "Metafction is fiction about fiction — that is, fiction that includes within itself a commentary on its own narrative" (1) / La metaficcin ... es ficcin sobre la propia ficcin, es decir, la ficcin que inserta en la narracin comentarios sobre s misma". Recordemos que segn Hutcheon las narraciones que llevan el sello de la metaficcin se preocupan principalmente por la ontologa de la narracin y la crtica distingue como uno de los dos modos esenciales en que clasifica la metaficcin, el diegtico, es decir, aqul que est centrado en la conciencia del proceso narrativo. Vamos a aplicar los conceptos de Hutcheon al anlisis de la ltima nota de pie de pgina de MdD : "La faha de ingenio del autor le hace emplear esta hima fi-ase original de Jardiel Poncela, as como a inspirarse en esta parte del relato con una publicacin del Times Herald' (270). Se advierte en esta nota que, por una parte, se est alertando al lector sobre el carcter ficcional de la obra que est leyendo, inspirada "en un relato". Pero, la referencia que hace de estar basada en informaciones de un peridico real representa algo as como la vueha a la tuerca de la creacin de la ilusin a la ilusin de la

PAGE 256

247 realidad. Se trata de decirle al lector que la ficcin es relativa porque ella est basada en informaciones verdicas. El otro aspecto que queremos sealar es que resulta evidente que las implicaciones ideolgicas y polticas que se pudieran inferir se derivan de la naturaleza de la informacin, pues, se refiere a un reportaje de prensa internacional que daba cuenta de cmo se dilapidaban por millones los dlares obtenidos en las minas bolivianas, y destacaba por asociacin que tal derroche contrastaba asi con el empobrecimiento de Solivia, la explotacin de los trabajadores y el desentraamiento de los recursos no renovables de la nacin. El cuarto caso de notas de pie de pgina que hace que MdD sea considerada como novela autorreflexiva corresponde a la nota nmero 50. Empecemos recordando que en la segunda parte del Quijote existe una escena que muestra a Don Quijote como lector del Quijote siglos ms tarde racionalizada y elevada a categora de paradigma de autorreferencialidad. Y agreguemos que con la autoconciencia del personaje no se agota la autorreferencialidad de una novela, suele expresarse tambin como actitud autorreflexiva del autor fi-ente a lo que l ha escrito o est escribiendo. Volviendo a Cervantes y el Quijote sabemos que en esta obra el autor se interpone numerosas veces entre su narracin y el lector, en esos casos acta como verdadero manipulador del sentido de la lectura. En MdD se encuentra presente el uso del recurso cervantino. Por ejemplo, en el texto del capitulo diecisis hay una escena en que dos personajes secundarios estn conversando, ambos testaferros de Patio. Uno de ellos, gerente de la "Bolivian Mines" asegura que el Presidente de Solivia ha "decretado la pena de muerte para los gerentes y ahos ejecutivos que sean sorprendidos boicoteando la produccin" (245); seguidamente

PAGE 257

248 el personaje que hace de interlocutor pregunta: "Y lo hace?" (245), a lo que el primer personaje responde enfticamente: "Lo hace" (245). De esta respuesta parte la nota de pie de pgina nmero 50, que tambin enfticamente aclara: "Pero no lo hizo" (245). Aqu hay un cruce de afirmaciones contradictorias. De una parte, el personaje afirma que el gobierno boliviano (naturalmente nacionalista) est ejecutando, matando a personeros de la compaa de Patio, pero por otra parte, el autor interfiere y desmiente a su personaje, "[pjero no lo hizo", con lo que niega que se haya matado a alguien. Ese distanciamiento del autor respecto a su personaje es para crear la ilusin de la independencia total entre los dos planos de la narracin, texto y paratextos. Seguramente fiie elaborado para que el lector estableciera adems no slo las diferencias entre los discursos propios a los intereses de la empresa Patio y los del autor, sino la confrontacin entre ambos. Dando por resultado un caso tpico de autorreflexividad novelstica en el que parece implcitamente que el primer lector del texto de la novela fue el propio autor y que con el mensaje contenido en la frase que registra la interrupcin de la lectura persiguiera darle una consigna poltica al lector real frente a los argumentos divulgados por la propaganda poltica de la oligarqua. Hasta ahora hemos estado asociando a MdD con la autorreflexividad entendida como artificio metafccional. Sin embargo urge deslindar que en esta novela la metafccin, considerada convencionalmente como recurso destinado a sealar abierta y francamente el carcter de artificio subjetivo que es toda obra de ficcin con la finalidad de provocar el distanciamiento del lector de la obra que est leyendo, no inciona de esta manera. En MdD el concepto de metaficcin fiinciona en sentido opuesto. Se establece que el artificio de la obra no est destinado ni provoca que el lector se distancie de la novela. Al

PAGE 258

249 contrario, por coincidir los intereses polticos de autor con los del lector popular en la obra, los paratextos refuerzan la comunin ideolgica puesta de manifiesto entre ellos por mediacin de la novela. En general, la tctica narrativa seguida por Cspedes, con el uso de las notas de pie de pgina, parece haber sido tratar de borrar los lmites que separan la realidad extema de la novela de su contenido ficticio, y a su vez, para que todo lo ficticio dentro de la ficcin se proyecte como fiel reflejo de la realidad, y de esa manera la obra pueda jugar plenamente su rol subversivo. Al subgrupo de notas que hemos analizado, se aade otro que agrupa a las notas de pie de pgina que contienen datos e informaciones de carcter histrico, econmico, poltico y social. El segundo subgrupo de notas de pie de pgina est compuesto por 21 notas, todas fcilmente verificables por el lector popular boliviano de la poca. Ante el inconveniente de abrumar al lector por nuestra parte con el anlisis de tanto detalle, hemos optado por examinar seis notas de pie de pgina, una muestra representativa basada en la afinidad de informaciones de carcter histrico, econmico y social que contienen. Empezando por las de contenido histrico, destacaremos en ella a dos tipos. En primer lugar, las notas que se refieren a la historia del movimiento sindical, y en segundo lugar a las que se ocupan de la historia cultural. En el hecho de haber llevado a la novela algunos hechos del pasado sin transformarlos por medio de la ficcin, presentndolos como informacin fidedigna. Cspedes ofi-eci a sus primeros lectores la visin de su propia realidad contempornea y la conciencia del carcter esencialmente antipopular de la oligarqua. La nota nmero 41 dice textualmente. "El filntropo Mauricio Hoshshild inici en Bolivia la "lista negra" de dirigentes obreros, a los que las Empresas mineras negaban

PAGE 259

250 trabajo unnimemente" (197). No puede caber duda de que notas de pie de pgina como las de nuestro ejemplo fiieron escritas pensando que para los trabajadores la historia de la lucha de clases es siempre historia permanente puesto que est consustanciada con las vidas de quienes reflexionan sobre ella. Cspedes se sirvi especficamente de la nota de pie de pgina nmero 41 para reforzar el impacto en la percepcin de los lectores populares provocado por una escena de la novela en que se resume la forma de pensar y actuar del gerente de la mina. El gerente dice: "Hay ciertos tipos, cabecillas que andan por ah y hurgan el avispero. Hay que expulsarlos de la empresa y del pueblo" (196). Est clara, en el entrecruzamiento de texto y nota de pie de pgina, la intencin ideolgica de Cspedes destinada a denunciar el uso de los mtodos represivos por parte de la alta administracin de las empresas. De no haber existido el paratexto, el mensaje ideolgico del texto hubiera corrido el riesgo de pasar desapercibido, como una escena ms entre muchas, para muchos lectores. En la permanente crtica que hace la novela de todo el sistema social boliviano colonial y feudal hay una incuestionable intencin de parte de Cspedes de tratar de impulsar a sus lectores populares hacia el compromiso nacionalista revolucionario que exhorta. Compromiso que en la primera etapa es una actitud crtica a todo cuanto representa los intereses de la oligarqua. Buscando justamente inducir en sus lectores hacia ese primer nivel de compromiso Cspedes escribi en nota marginal: '"Al servicio del millonario trascendental se ponen la poltica y la opinin pblica de Bolivia, orientadas por medio de la prensa y los grandes escritores, que unnimes atribuyen los males del pas a la incapacidad racial de los indios y mestizos, siempre que no sean millonarios" 211-13). La anterior nota marginal remite al pie de pgina nmero

PAGE 260

251 45 en el que podemos leer: "Za edicin de la ms infamante historia de Solivia, escrita por Alcides Argiiedas, autor de "Pueblo Enfermo", fue subvencionada por Simn I. Patino" (213). Al entrecruzarse en la dinmica de la lectura los dos metatextos que hemos citado cobraban su plenitud de sentido crtico respecto a las vinculaciones de la esfera cultural con la esfera del poder econmico, poniendo de manifiesto que los medios culturales funcionaban al servicio asalariado y en beneficio de la casta dominante. Recordemos que en la esfera cultural dominada por la oligarqua haba quedado imperando la apora del patriotismo de la oligarqua segn la cual la gran minera era el principal contribuidor al bienestar social y factor del progreso nacional. Cspedes dedica en parte la novela a desmistificar la falsa imagen progresista atribuida a los barones del estao. Para ello utiliza tambin notas de pie de pgina, por ejemplo la nmero 22 que con su carga de irona es elocuente reveladora de la conducta antipatritica y antinacional de la gran minera: Hace poco Hochschild fiie conminado por las autoridades bolivianas a devolver al Tesoro seis millones de bolivianos que se excedi en cobrar durante la guerra del Chaco, en el tramo Atocha — Villazn, por transporte de soldados cuyo nmero haba duplicado, llevado por su patriotismo. (72) Despus de haber ofrecido una muestra de notas de pie de pgina cuyo comn denominador es la crtica al sistema imperante, se hace necesario sealar que en el conjunto de 57 elementos que conforman esta serie de paratextos estn insertas algunas no para criticar sino ms bien para afirmar los avances en la lucha del proletariado. Por ejemplo, la nota de pie de pgina nmero 27, est conectada con una escena en que se afirma que el voto electoral de los trabajadores mineros lie decisivo para el triunfo de un candidato nacionalista revolucionario que los represent ante el congreso de la nacin. El

PAGE 261

252 desarrollo de la anterior escena es interrumpido por el autor que ofrece a sus lectores el testimonio siguiente: "Esto le consta al autor [Cspedes], diputado por Unca, Llallagua, Catavi y Chayanta, distritos mineros" (99). Adems de las analizadas existen una serie de notas que proveen no slo informacin econmica, sino datos estadsticos. Por ejemplo, la nota 17 detalla datos por regiones, cuyo resumen nos da 132 minas en operaciones y 7515 minas abandonadas desde el siglo XIX. Datos como esos parecen, a simple vista, estar fuera de lugar en cualquier novela. Sin embargo, estn ah como datos verificables, dispuestos para tratar de llevar el valor de veracidad a todo lo expuesto en la narracin. Verdades, muchas veces obvias, de amplio conocimiento otras, estn dispersas a lo largo de toda la lectura como dicindole al lector, lo que ests leyendo es verdico, pues, lo has comprobado varias veces. Es una forma de buscar el salto cualitativo (verdad para todo el texto) a partir de la cantidad (repeticin de verdades verificables). Todo lo cual refleja que el lector avizorado estuvo siempre presente en la mente de Cspedes cuando escriba MdD Finalmente, no se debe dejar de advertir la existencia de una serie relativamente grande de notas de pie de pgina, dieciocho en total, destinadas a proveer de explicaciones idiomticas de giros regionales bolivianos, as como de significado a palabras y frases procedentes del idioma quechua. No encontramos mayor originalidad literaria que no sea comn a la narracin previamente escrita y que incorpora personajes nativos y mestizos, y reproducen la forma de hablar que los distingue y que por no ser siempre familiares a todos los lectores ha hecho norma incluir paratextos con las traducciones correspondientes. Por esta razn nos hemos limitado solamente a mencionarlos.

PAGE 262

253 Todo lo que hemos expuesto sobre las notas de pie de pgina nos lleva a una conclusin sobre este particular. A juzgar por las caractersticas predominantes y distintivas en el resto de las novelas publicadas en Solivia, antes de MdD podemos afirmar que con esta obra de Augusto Cspedes se instaur una manera diferente de novelar. Como hemos demostrado. Cspedes ofrece un relato en el que la ficcin est entremezclada con la realidad. Realidad no simplemente aludida, sino slidamente documentada, incorporada a la novela bajo la forma de paratextos, elaborada con tal rigor que tiende a confiindir al lector. Los paratextos, en su mayora, parecen corresponder ms que a una novela a una obra de carcter cientfico (historia, sociologa, antropologa, etc.). Insistimos en que esa manera de novelar no creemos que hubiera respondido a un propsito deliberado de abrir nuevas rutas a la literatura boliviana; fiie ms bien el efecto derivado del afn de Cspedes de tratar de influir ideolgica y polticamente en el lector boliviano que viva tiempos marcados por la tendencia revolucionaria de la historia de Solivia. Su mayor contribucin a la literatura boliviana es haber utilizado, consciente o no de su importancia terica, no slo los recursos paratextuales acabados de analizar, sino todo un sistema de transtextualidades que dejaron muy atrs la novela costumbrista, indigenista y regionalista. Pero adems consolid una forma de narrar abiertamente comprometida con los intereses nacionales y sobre todo destinada a contribuir a la transformacin de la sociedad de colonia a nacin y del feudahsmo al capitalismo, lo que le da la proyeccin universal que posee, y que estamos tratando de revelar desde una nueva perspectiva de lectura.

PAGE 263

254 Metal Del Diablo y sus Lectores que Ayudaron a Hacer la Revolucin Nacional Boliviana La Relacin Discurso — Lectores Umberto Eco, en dos de sus libros. Opera aparta (1962) y Lector en fbula. La cooperacin interpretativa (1981), destac el rol de los lectores, enfatizando en el proceso resultante de la interrelacin entre lector y texto. Eco reconoca dos tipos de textos: abiertos y cerrados. Deca que, cuando el texto propicia una comunicacin abierta en posibilidades interpretativas, el lector puede asumir la recepcin con absoluta libertad: "El lector del texto sabe que cada oracin y cada tropo est abierto a mltiples significados los cuales l debe encontrados y atraparlos" / "The reader of the text knows that every sentence and every trope is 'open' to a multiplicity of meanings which he must hunt for and find" (1962, 5). Eco explica que lo contrario sucede cuando el texto, mediante su discurso induce a su lector a adoptar la interpretacin que se le est imponiendo: "contrastando con las obras abiertas, nosotros podemos encontrar a algunos escritores autoritarios, quienes cierran todas las posibilidades de apertura. En los hechos lo que est dispuesto es una serie ordenada y rgidamente preestablecida de interpretaciones ya hechas" / ". in contrast with open work, we can find some authoritarian writers who cancel the open possibilities What in fact is made available is a range of rigidly preestablished and ordered interpretative solutions, and these never allow the reader to move outside the strict control of the author" (1962 6).^' Iser, por su parte, acota que toda lectura presupone la existencia de un marco de referencia cultural, propio al conocimiento y experiencia personal del lector. Iser, en The Act of Reading (1980), seala: "Esto es la seleccin de normas y referencias que permiten que el

PAGE 264

255 contexto en que se apoya la obra sea reelaborado, el que a su vez permite que el lector logre alcanzar a comprender el significado de los elementos seleccionados". / "It is the selection of norms and allusions that enables the background to be built up, which in tum allows the reader to grasp the significance of the elements selected" (96). En el caso de MdD el texto es predominantemente cerrado, dejando un pequeo resquicio abierto. Sin embargo, por la coincidencia entre lector avizorado y lector, el lector se encuentra libre para hacer dos cosas: relacionar los elementos que le comunica el texto con su propio y personal marco cultural y asociar la informacin recibida con su experiencia de ser social. El resuhado imaginado de la novela de Cspedes, la imagen reelaborada por el lector, est poblado de espacios que le son familiares, personajes conocidos, conflictos sindicales y polticos en los cuales su situacin fiie la de vctima. Tambin es de suponer que estuvieron presentes los juicios ideolgicos y polticos que las direcciones sindicales y revolucionarias le haban ido proveyendo al lector de MdD previa a la lectura de esta novela. De modo que esta obra estuvo en franca comunin espiritual con sus lectores, por lo que deducimos que funcion con las ventajas analticocrticas derivadas de una novela tpicamente abierta. En la seccin anterior a este captulo expusimos que esta novela posee una serie enorme de recursos transtextuales que perseguan probar la veracidad de la informacin en ella contenida. Tambin demostramos que se vala de otra serie, las imgenes del texto, para estimular con ellas a que el lector formase las suyas. Ms, como se sabe, no obstante el valor inmanente de dichas series, su verosimilitud recae, en ltima instancia, en la actitud del lector. Es ste quien decide si las informaciones, postulados e ideologas contenidos en la novela son verdaderos o falsos, y finalmente es el nico que puede hacer

PAGE 265

256 que se deriven consecuencias trascendentes de la novela. Lo que nos permite concluir que esta novela usa el mensaje en la doble funcin conceptualizada por Eco. De una parte, la funcin referencial que acabamos de destacar, y de otra, la fiincin emocional que destacamos a continuacin. Las imgenes de MdD estn cargadas de fuerza emocional, sirvieron de activadores o desencadenadores de sentimientos a veces adormecidos en el subconsciente del lector, y la consecuencia que se deriv de su lectura en los crculos populares trascendi al nivel histrico nacional. Revelar esto, nos demostrar que la dinmica de estmulos, efectos y consecuencias de su lectura constituyen la relacin dialctica entre el texto y lector. Pero antes de examinar esta cuestin, veamos primeramente cmo el discurso de MdD propici la produccin de sentido en los lectores. Se trata de establecer la clase de lector real con que cont esta novela al momento en que comenz a circular su primera edicin. Para ello estudiaremos a los dos lectores reales en que hemos esquematizado esta categora de anlisis, es decir, lector popular y lector oligarca. Vaya por delante nuestra conviccin que al momento de lanzarse a la circulacin MdD (1946), su autor, Augusto Cspedes, ya contaba con su pblico lector. Recordemos que al resear aspectos biogrficos de Augusto Cspedes vinculados directamente con una mejor comprensin de su obra literaria, dejbamos establecidas sus actividades de periodista y literato. Basndose en ello, estamos suponiendo la existencia de un determinado y especfico lector popular. Este, desde la dcada del veinte, lo haba estado leyendo: tanto en El Heraldo de Cochabamba (dato suministrado por Antezana Ergueta), la revista Arte v Trabajo como en el peridico Universal despus contino leyendo sus crnicas escritas durante la Guerra del Chaco. Adems es importante apuntar que esa

PAGE 266

257 masa original de lectores se haba expandido, durante los diez ltimos aos (1936 -1946) previos a la circulacin de MdD Era la poca de su ms intensa actividad poltica, aqulla en la que Cspedes escriba en el legendario peridico La Calle el diario ms combativo, antiimperialista, antioligrquico y nacionalista de todos los que han existido en la Historia de Bolivia.^^ Otro dato muy importante, para explicar la relacin entre MdD y sus lectores revolucionarios, es subrayar que Cspedes era ampliamente conocido entre los trabajadores mineros, a partir de 1940 (siguiendo aclaracin de Antezana Ergueta). No slo haba vivido entre ellos, en 1940,^" sino que lleg a ser tan popular que lo eligieron primer diputado ante el Parlamento Nacional en 1944.^' Por los antecedentes polticos, periodsticos y literarios de Cspedes, es lgico suponer que MdD cont inmediatamente con la adhesin de su propia masa de lectores. Eso no es todo, la primera edicin flie publicada, promocionada y lanzada por la Editorial La Calle, la misma que elaboraba el peridico de idntico nombre. Eso significa ubicar la novela y a sus lectores dentro del sistema de medios de propaganda ideolgica y poltica del Movimiento Nacionalista Revolucionario. Medio de propaganda y adems de labor proselitista de trascendental significacin histrica segn lo reconoce todo el amplio espectro poltico boliviano: el haber servido de factor decisivo en la organizacin, direccin y realizacin de la Revolucin Nacional triunfante el 9 de abril de 1952.^^ Con objeto de profundizar el anlisis de aquella gran masa de lectores que lean a Cspedes, debemos tener en cuenta a los lectores que coincidan con los lectores avizorados por el autor, es decir, dirigentes sindicales y polticos, activistas y agitadores sociales, estudiantes, ciudadanos de clase media, pequeos empresarios, trabajadores y profesionales de tendencia progresista. Ello es explicable, porque esos estratos sociales

PAGE 267

258 1 i populares con mnima educacin bsica formal en lengua espaola eran, por lo general, los lectores y oyentes de las obras polticas y de denuncia social/*^ Estos lectores de algn modo buscaban, consciente o intuitivamente, alimentar su rechazo al sistema y sus esperanzas proyectadas a un destino mejor. Pero exista otro lector, sin el cual no se puede comprender completamente el papel subversivo y revolucionario de MdD Se trata del crculo minoritario de lectores quienes formaban el entorno de la oligarqua o que aspiraban a formar parte de l. A este subgrupo de lectores es al que Alfonso Gumucio Dragn se refiere cuando observa a una parte de la recepcin de MdD : "Este libro desencadena las reacciones ofendidas por serviles, de los empleados y ex-empleados de Patio" (69). Dirijamos otra vez nuestra atencin al texto para sealar tan slo que Cspedes logr combinar hbilmente la carnavalizacin y el drama proletario con el mensaje ideolgico, ofreciendo una versin narrativa nueva, eficazmente proselitista y terriblemente polmica.^'' Nos interesa destacar que su condicin de obra polmica es parte de la confrontacin ideolgica que se daba en aquel momento en el seno de la sociedad boliviana, fenmeno inevitable. Mientras que la eficacia de esta novela slo fue posible en tanto su texto pudo lograr producir el efecto que persegua: provocar en la conciencia de su lector popular la disposicin a comprometerse en favor de la revolucin nacional Con el objeto de establecer el xito del propsito apuntado vamos a examinar el efecto que caus la novela entre los lectores que por el momento seguiremos denominndolos oligarcas. Comencemos precisando algunos de los efectos inmediatos que MdD desat entre los lectores del pequeo crculo oligrquico. En primer lugar, no es una coincidencia

PAGE 268

259 extraa que despus de la publicacin de la novela, los talleres de la Editorial La Calle fueron tomados por asalto y destruidos por agentes del gobierno, en julio de 1946, siendo duramente reprimidos sus directores y redactores, entre ellos Cspedes. Podemos observar que con tan expedita medida qued consumada la clausura definitiva del combativo y antioligquico peridico. Pero la represin no afect solamente a la editora y al autor, la novela corri destino parecido. Empecemos diciendo que numerosos ejemplares de MdD fueron quemados en la ciudad de La Paz, en una hoguera pblica. No hay duda, tal hecho anticultural slo se puede explicar por el sentido ideolgico revolucionario de la novela. Pero, lo destacable es que los promotores del acto vandlico adujeron otras razones. Los voceros de la oligarqua, sin presentar pruebas, dijeron que la novela les pareca inmoral. Los actos represivos, — destruccin de la imprenta del peridico La Calle y quema de MdD que reedit en pleno siglo XX la prctica de la Santa Inquisicin medieval — no fueron actos aislados, ni los nicos actos del Estado y la oligarqua bolivianas, dirigidos y ejecutados por la casta dominante en el vano intento por romper los canales comunicantes entre la novela de Cspedes y el lector revolucionario. Otro dato a tener en cuenta es que, de acuerdo con Guilherme Couto e Silva, historiador de la realidad latinoamericana, Patio al tener noticia de que uno de sus ms acrrimos enemigos polticos haba terminado de escribir una biografa suya, se propuso sobornar al autor e impedir que fuera publicada. No hemos podido encontrar datos documentados sobre el monto de la cifi-a ofertada por los manuscritos, slo se sugiere que fue una suma muy difcil de rehusar, sin embargo, es interesante consignar que Antezana Ergueta nos

PAGE 269

260 proporciono un monto especfico, se tratara de "20.000 dlares, de entonces). Entre los datos publicados hemos seleccionado el siguiente: Patio ue informado por su abogado Arturo Loayza que los movimientistas, quienes se esforzaban muchsimo en culpar de la Masacre de Catavi a Patio, estaban anunciando la publicacin de una biografa del magnate con evidente intencin de involucrarlo con el imperialismo norteamericano que manejaba las industrias del estao boliviano a travs de los gobernantes de Bolivia. El magnate orden la compra de los manuscritos "al precio que fuera necesario". (142/^ En resumen, todo lo que acabamos de exponer demuestra que la oligarqua y el gobierno boliviano actuaban en calidad de receptores-lectores inquisitoriales, en el sentido de erguirse como poder autoritario, normador e interceptor del discurso ideolgico y polticamente opuesto a sus intereses econmicos y sociales. El papel anticultural y represivo del lector inquisidor slo se puede explicar por el temor evidente, y no infundado, de la casta dominante respecto al carcter subversivo que sta atribua a toda la propaganda nacionalista y especialmente a la novela MdD recientemente puesta en circulacin aquella poca. Acudimos una vez ms a citar a Jauss para destacar, que: "En el efecto de la obra se incluye lo que se realiza tanto en el consumidor como en la obra misma. Aquello que sucede con la obra es una expresin de lo que la obra es (La literatura como provocacin, el subrayado es nuestro 1 56). De modo que estamos frente al hecho segn el cual la primera reaccin respecto al efecto que MdD provoc en sus lectores procedi del sector social oligarca. La novela de Cspedes tuvo una virtud adicional, el haber puesto en evidencia, ante la sociedad boliviana, la existencia del lector inquisitorial. Este lector inquisitorial siempre haba existido desde el inicio de la repblica (1825), pero haba estado enmascarado la mayor parte del tiempo, hasta la publicacin de MdD Su existencia se puede explicar si

PAGE 270

261 tenemos en cuenta que la casta opresora boliviana vena demostrando desde el inicio del perodo republicano (1825) su naturaleza ultrasensible a la palabra, escrita u oral, dirigida a despertar la conciencia poltica de las masas populares.^* Pruebas de la larga existencia del lector inquisitorial boliviano sobran. Sin embargo, vamos a limitarnos a dos ejemplos: el asesinato de un periodista,^^ y un testimonio escrito. El siglo XIX boliviano, prdigo en matanzas de polticos opositores, sirvi de marco para silenciar la voz cvica y moralizadora del escritor Cirilo Barragn mediante su fusilamiento. En fecha ms reciente y prxima a la publicacin de MdD un escritor parcializado con los intereses de los seores feudales public un ensayo titulado La reforma agraria en Solivia (1932). Del referido ensayo nos interesa destacar que las clases dominantes se sentan preocupadas por la circulacin de volantes impresos de naturaleza subversiva. Concretamente se denunciaba el uso de "una terminologa revolucionaria, combatiendo abiertamente el principio de la propiedad privada y alentando a las indiadas al asalto de las tierras de los hacendados" (362-63). Aquella preocupacin se basaba en la experiencia vivida por los abuelos de aquellas nuevas generaciones de bolivianos pertenecientes a las clases dominantes, descendientes de quienes se beneficiaron con los resultados de la lucha independentista. Todos ellos no ignoraban el poder que ejerce la palabra escrita sobre sus lectores. Otro factor a tener en cuenta es que fuera del crculo dominante, en la sociedad boliviana letrada, tambin exista al momento de la publicacin de MdD sino la conviccin, al menos la informacin sobre el poder subversivo de la palabra. En las escuelas y colegios secundarios del pas se haban ido impartiendo cursos de Historia de Bolivia en los que se argumentaba que la independencia del yugo espaol se debi en

PAGE 271

262 parte a la contribucin de las ideas burguesas de la Revolucin Francesa. La idea de atribuir poder revolucionario al factor subjetivo ha prevalecido entre polticos oligarcas y los letrados.'"" Prueba de ello son las conclusiones que sobre las causas de la independencia de Bolivia fueron formuladas por Mariano Baptista Gumucio, uno de los ms prominentes pensadores y escritores bolivianos, en un interesante ensayo destinado al gran pblico y cuyo sentido tiene vigencia permanente. El ttulo de dicho ensayo "As se desmoron el Imperio donde no se pona el sol" va seguido de algunas preguntas muy sugestivas, por ejemplo, "Cules fueron las ideas-flierza que movieron a los indgenas y los levantiscos criollos a lo largo de tres siglos? La respuesta que Baptista Gumucio ofrece a sus numerosos lectores sostiene que en el Per, a partir de la prdica de Bartolom de las Casas y de los "Comentarios Reales" de Garcilaso de la Vega, se flie difundiendo el mito del Incario. "La influencia ms persistente y amplia fue de los pensadores y polticos franceses Montesquieu y Rouseau [. .]. Las ideas libertarias de los enciclopedistas franceses fueron una de las causas de la revolucin de las colonias (el subrayado es nuestro 170-74). De manera que resulta lgico asumir que el comportamiento que reflej el lector inquisitorial frente a MdD se apoyaba en slidas bases ideolgicas y antecedentes histricos, as como en el conocimiento generalizado del poder revolucionario de las ideas. Todo ello demuestra que la referida novela posea potencial revolucionario y era capaz de ayudar a desencadenar las ansias de liberacin del pueblo boliviano. Dirijamos nuestra atencin a discutir la razn alegada en contra de la novela para comprobar lo infundado de la misma y reforzar nuestro planteamiento en tomo al aspecto ideolgico y poltico.

PAGE 272

263 En primer lugar, cul fue el argumento cuyo eco repiten hasta hoy los nostlgicos de la vieja oligarqua en el afn de tratar de justificar el papel del lector inquisidor? Se acusa a MdD de ser una novela "inmoral".'"' Repasemos el significado del calificativo y comprobemos qu escenas de la novela podan haber traspasado los limites fi^onterizos de la moral convencional y dado lugar a dicha acusacin. En el diccionario de la Real Academia Espaola, "inmoral" es lo "que se opone a la moral o a las buenas costumbres", y, por otra parte, la "moral" es definida como "lo "relativo a las acciones o caracteres de las personas, desde el punto de vista de la bondad o malicia. Que no concierne al orden jurdico, sino al fuero interno o al respeto humano". Estas definiciones se aplican a buena parte de las novelas escritas durante el perodo literario anterior a la condena y quema en la hoguera de MdD por parte de la moderna inquisicin boliviana. Dos ejemplos bastan para demostrar lo afirmado, y al propio tiempo poner de manifiesto la verdadera motivacin del lector inquisidor. En primer lugar. Raza de bronce ofrece a sus lectores la escena en que Wata Wuara, la sierva aymar es violada y muerta por el dueo de la hacienda y un grupo de sus amigos. Pero, por ello, nadie acus a su autor Alcides Arguedas de escribir inmoralidades. Otro ejemplo, en la novela La Chaskaawi se destaca la relacin adltera y en concubinato del protagonista mestizo, de clase alta, con una mestiza de clase baja, chola. Tampoco, nadie sindic a su autor Carlos Medinacelli de expresar en su novela relaciones que atentaban contra las "buenas costumbres" establecidas por las normas de la clase dominante y la iglesia. En segundo lugar, vamos a destacar que los ejemplos expuestos no son aleatorios. Ambos autores fueron escritores vinculados al mecenazgo de Patio, lo que explicara su aceptacin en el crculo del lector inquisitorial. Es interesante destacar que Arguedas fue subvencionado

PAGE 273

264 personalmente por Patio para escribir su serie sobre la Historia de Bolivia ( El dictador suicida 51)/"^ y la novela de Medinacelli, "fue auspiciada por la Fundacin Universitaria 'Simn I. Patio'" (Jos Ortega y Adolfo Cceres 164). De todo lo anterior se deduce que el lector inquisidor empleaba un doble criterio para valorar la moral en las obras literarias, en realidad no haca otra cosa que ser consecuente con su ideologa conservadora y reaccionaria. Actitud que anula el alegato de la censura por razones morales esgrimido en contra de MdD por parte de la oligarqua y sus adlteres. Pero existe otra manera para seguir refutando la tesis de la "crtica" emitida por el lector inquisitorial: remitirnos a la novela MdD e indagar por los registros que hubieran dado lugar a considerar que esta novela posee aspectos "inmorales". Comencemos estableciendo que la novela contiene una serie de escenas de erotismo sin pornografa, lascivia sin morbosidad, ambientes de prostbulos sin escenas implcitas, e infidelidades conyugales discretas y sin asomo de escndalo. Todo lo cual no significa que Cspedes hubiera izado la bandera de la inmoralidad. Por otra parte, como vamos a demostrarlo, no hay nada en la novela que conceda la ms mnima razn al toque de campanas puritanas anunciando la presencia de una obra pecaminosa. En nuestra opinin, el autor de MdD recre las costumbres dominantes en su poca, mostrando, tal vez, alguna escena obscena sin falsa hipocresa. En fin de cuentas, esa clase de registro es una forma de transgresin y rebelda frente al aparente puritanismo y recato de los valores feudales, o como dira Alfonso Gumucio Dragn, una "caricatura de la grotesca burguesa que administra el pas y lo conduce siempre a su desintegracin y su atraso" (40). Por nuestra parte sostenemos que se trata de una caricatura destinada a amenizar la lectura popular y mantener con cierto sabor a picarda y sano doble sentido el texto que sirve de contacto

PAGE 274

265 entre autor y lector avizorado — aspecto sobre el que vamos a volver y ahondar ms adelante — Toda una provocacin, ciertamente, pero no una conducta inmoral. Como veremos de inmediato, la tesis elaborada por el lector inquisitorial no se puede sostener a la luz del texto. Por ejemplo, la escena siguiente, ertica pero no pornogrfica, no puede ser admitida en favor de la acusacin de inmoral; Teresita apresur el paso y tom hacia arriba nuevamente Omonte la cogi de atrs por la cintura y le introdujo una mano en el pecho. [ .] La sombra de los cerros ya pasaba sobre el pueblo y trepaba por los otros cerros. Con una zancadilla tumb a la india sobre la arena bajo un molle. Poco a poco, las protestas de la Teresita y sus insultos en quichua se fueron transformando en algo as como un fiielle de quejidos". (22-23) Otra escena que pudo ruborizar en aquella poca el pudor de algunas lectoras, frecuentadoras del confesionario catlico, por su ingrediente lascivo, sin duda, pero, que no pueden servir de argumento a la tesis de 'inmoralidad': Llegaba la poca de las lluvias Entonces el rio se desbordaba sobre la ciudad y la gente se desbordaba sobre el ro Omonte se iba tras de esas tardes admicas y clidas a la orilla del ro, bajo los sauces, los hombres completamente desnudos, con las manos superpuestas sobre los rganos genitales, contemplaban a las mujeres que para ingresar al agua se envolvan en una sbana que luego sus compaeras recogan desde la orilla ... los hombres ambulaban entre los rboles procurando sorprender fugaces visiones de nalgas y de senos ... Al desnudarse la Jesusita Omonte y sus amigos pudieron ver sus rosados glteos de ninfa valluna. (31-32) Lo cierto es que, la novela presenta otras escenas cuyo erotismo es ms bien sugerido que representado en el estilo propio del realismo literario de moda en aquella poca. Con ellas se trata de ir representando el desarrollo del personaje biografiado desde la pobreza a la mxima opulencia, y la forma de evasin srdida a la dura vida en

PAGE 275

266 los campamentos mineros. Dichas escenas son, adems, observatorios sociales, formando una serie desde la que se muestra la existencia de un mundo que la oligarqua minero-feudal aparentaba ignorar: seduccin de la sirvienta Jesusita por el joven Omonte — Patio (34); visita del viejo Omonte a un prostbulo parisino exclusivo para millonarios (122); desarrollo de la trama en un burdel localizado en uno de los campamentos mineros de Patio (143-56; 165-69); descubrimiento del ingeniero Me Nogan de la infidelidad de su esposa (171-2); referencias, slo referencias, a escndalos de infidelidades mutuas que rodeaban las vidas de los hijos de Patio, casados con miembros de la nobleza europea (224, 249, 270); y para cerrar las alusiones de la novela a las "buenas costumbres" de la nueva burguesa boliviana: las costosas relaciones extramaritales de Omonte-Pafio (255, 268).'"'* Lo que no se ha sealado nunca es que Cspedes no se limita a ofi-ecer imgenes "pecaminosas", sino que, trataba de sealar uno de los problemas que pesaba en la psicologa colectiva de la sociedad boliviana: la autorepresin sexual impuesta por la decadente clase feudal. Es interesante observar que en MdD el narrador se dirige a su lector inquisidor, a la vez lector social concreto, cuando dice: "Y vosotros, mineros bolivianos, Argandoas, Pachecos, Aramayos, Patios, salid de vuestros achatados pueblitos [. .] donde el matrimonio es cosa seria y donde la paz conventual refi-ena vuestros apetitos de sensuales mestizos" (115-16). Es una manera en el decir de Cspedes que busca demostrar que el sexo debe ser tratado en una forma abierta para propiciar una actitud ms saludable psicolgicamente en relacin con este aspecto tan importante de la vida humana. La anterior apreciacin se basa en una de las ideas de Wilson Alien, expuesta al criticar al gran poeta Walt Whitman.'' Poeta al que

PAGE 276

267 Cspedes parecera estar guiando a la distancia de casi un siglo, al provocar como Whitman el recato de los falsos puritanos de sus respectivas pocas. Por lo expuesto, se puede reconocer que la actividad represiva cultural que ejercit la oligarqua, en tanto suprema censuradora de la produccin literaria, fue descarnadamente evidente en el caso de la novela MdD Hemos visto que la oligarqua, actuando de lector inquisitorial procedi a interrumpir las relaciones de intercambio dialcticas entre Augusto Cspedes y los lectores avizorados por el novelista. Lo novedoso de la poltica cultural de la oligarqua frente a la novela nacionalista revolucionaria fiie el uso de la violencia, con lo cual la oligarqua sobrepasaba su propia tradicin represiva. Tradicin ejercitada sutilmente, como lo fue, por ejemplo, la exclusin de la enseanza de toda la literatura boliviana en los programas impartidos en los planteles educacionales de la nacin. Aunque parezca asombroso, en Bolivia la oligarqua censur permanentemente a todas las obras nacionales, pretextando que "no haba un Cervantes o un Shakespeare y que era demaggico hablar de Literatura Boliviana" (Jos Pereira 343). Vamos a detenemos un momento a analizar el porqu del carcter literario antinacional normado por el Estado oligrquico, supremo lector inquisitorial. Como afirm Iris Zavala la imaginacin, la fantasa, se convierten para las instituciones en el poder, en expresiones perifricas temibles, porque "son estrategias textuales para estimular los sentimientos, las creencias y las esperanzas de los lectores" (45). La oligarqua boliviana, en su papel de lector inquisidor, supo captar lcidamente el peligro que significaban todas aquellas ficciones nacionales que reflejaban, de un modo u otro, en mayor o menor medida, el carcter explotador de las relaciones sociales predominantes en la vida

PAGE 277

268 nacional. Tambin comprenda que la literatura ofreca al lector, en algunos casos, narraciones en las cuales los explotados se rebelaban y buscaban su redencin social, y que podan llegar a servir de ejemplos a seguir para los lectores del segmento social explotado. Siendo ese el sentido de la mayora de las obras, en lugar de censurarlas por potencial mente subversivas se prohiba su circulacin en el sistema educativo no slo de ellas, sino de todas las obras nacionales en general. El pretexto esgrimido, igual que siempre, encubra la razn ideolgica esencial. En el caso concreto de MdD, todos los lectores, es decir los inquisidores y los avizorados, podan leer en el discurso no slo las causas de la opresin, sino, sobre todo, los efectos del sistema opresivo. La novela ofrece una visin macrohistrica y macrosocial, presenta una visin totalizadora de la realidad boliviana y su eplogo preanuncia el triunfo de la Revolucin Nacionalista. Eplogo que para unos era el llamado a la revolucin, lleno de prometedora esperanza. Para otros era advertencia, la perciban como una verdadera amenaza a la estabilidad del sistema que propiciaba la existencia de la casta dominante. Esa bivalencia perceptiva se hallaba inducida, adems, porque la novela posee elementos de indeterminacin, as, como tambin, un espacio vaco, que deben ser resuehos y llenados por el lector. Respecto a los ltimos conceptos, Rainer Warning — interpretando la obra de Iser sobre las categoras claves de este terico, indeterminacin y espacios vacos — sostiene que leer significa ejercer la simplificacin donde el texto es unvoco, y que los espacios vacos dejan abierto el sentido donde el texto se resiste a la simplificacin (32). Una indeterminacin evidente en MdD tiene que ver en tomo a las acciones concretas para el triunfo de la Revolucin Nacional. As, tambin, la novela deja un espacio vaco entre el discurso que relata todo el mundo opresivo y un eplogo en cuatro palabras:

PAGE 278

269 ¡REVOLUCION NACIONALISTA EN SOLIVIA! (271), en el que se vislumbra el triunfo del pueblo oprimido. Se trata del salto discursivo que deja a los lectores librados a sus propias consideraciones sobre el camino revolucionario (mediante triunfo electoral? Golpe de Estado cvico-militar? Insurreccin popular?). Pero no todo el discurso es ambiguo, en el ltimo prrafo, del penltimo captulo, se ofrece una pauta sobre las acciones concretas requeridas para hacer la revolucin: "las masas se alzaban" (271). Pero, continuaba en pie el problema esencial: cmo se alzaban las masas? Espontneamente? Requera organizacin y preparacin previas? Debemos recordar que los lectores populares de MdD especialmente proletarios, eran, tambin lectores de otros textos ( Nacionalismo y coloniaje y la famosa "Tesis de Pulacayo"), "^^ y tambin podan haber estado influidos por otras obras de amplia circulacin en Hispanoamrica.'"^ De modo que es lgico asumir que el lector proletario de la novela de Cspedes poda reconocer y efectuar los entrecruzamientos textuales, efectuar intertextualidades, y llenar ste y otros vacos, de acuerdo con la ideologa predominante en su medio sindical, con su memoria y su esperanza.'"^ Por tanto, es lgico imaginarse que el lector popular empez a volverse participante metaficticio de la realidad ilusoria de la novela revolucionaria. Volvemos al anlisis del lector inquisidor para ver el resuhado de sus esfuerzos represivos. Todo parece sealar que la intervencin del censor inquisidor produjo un efecto paradjico a sus intereses. El escndalo, no slo nacional, que desat la quema de libros, es de suponer que sirvi para aumentar la demanda comercial de la obra, y sirvi sobre todo de clara seal para su reconocimiento como novela antioligrquica por parte de los lectores populares, aun antes de que algunos la hubieran ledo. Si aceptamos esta

PAGE 279

270 propuesta, todo parece indicar que el lector inquisidor jug un papel muy importante en impulsar la circulacin de la novela MdD y por ende en el efecto que ejerci sobre los lectores populares avizorados por su autor. Todo lo expuesto indica el fracaso poltico del lector inquisidor boliviano respecto a MdD pues, no pudo lograr la ruptura en la comunicacin o dilogo entre Cspedes y los lectores populares avizorados por el novelista. Abstraccin hecha de los mritos de la novela, las circunstancias polticas no le eran propicias a la oligarqua. Al respecto, debemos recordar que dejamos anotado, en el captulo tercero del presente trabajo, que la oligarqua minero-feudal boliviana estaba en la fase final de su desintegracin. Cabe destacar, igualmente, que la oposicin nacionalista revolucionaria contaba con un eficiente aparato de adoctrinamiento y propaganda. Aparato que, como expondremos ms adelante, supo con ingenio y conocimiento de la cultura popular lograr que MdD pudiera llegar hasta las mentes receptivas con potencial revolucionario, sobreponindose incluso al analfabetismo imperante entre los mineros de extraccin indgena. Nuestra tarea inmediata es analizar la receptividad que tuvo MdD en el lector popular. Para lo cual vamos a empezar por estudiar el horizonte de expectativas de los lectores dirigentes revolucionarios, luego veremos la relacin de la novela con sus lectores populares. En Solivia, la oligarqua no era el nico estamento social consciente del valor revolucionario de las obras literarias revolucionarias. En dicha apreciacin coincidan con ella los mximos dirigentes y organizadores de la Revolucin Nacional Boliviana. No cabe la menor duda que los lderes revolucionarios bolivianos posean una clara conviccin del efecto subversivo que puede provocar la ideologa y consiguientemente estaban convencidos del poder revolucionario que puede llegar a tener una obra literaria.

PAGE 280

271 Esto se evidencia, por ejemplo, en el pensamiento de Vctor Paz Estenssoro, mximo lder de la Revolucin Nacional Boliviana quien destac — en charla ofrecida en la Universidad San Francisco Xavier, en el momento en que el triunfo militar, poltico e ideolgico de la Revolucin sobre la oligarqua minero-feudal estaba en pleno climax — la importancia que la direccin poltica del MNR otorgaba al papel revolucionario de la divulgacin de las ideas. Paz Estenssoro dijo: "hay una influencia mutua entre hechos e ideas. Las ideas no surgen como hongos sino que se enraizan en una determinada realidad Las ideas influyen en el acontecer, se convierten en factores orientadores o determinantes, en cierta medida de los hechos sociales" ( Vctor Paz. Un hombre en la historia 148).'"^ Otra informacin que corrobora nuestra observacin corresponde a Genaro Irusta Medrano, quien en artculo publicado en el libro citado anteriormente, "La influencia del Presidente Vctor Paz en el periodismo revolucionario", fixe ms especfico al explicar el papel del discurso escrito como vehculo de propaganda, para lo cual hizo la comparacin siguiente entre la revolucin rusa de 1917 y la boliviana de 1952: V I. Lenn asign al peridico una importancia medular para todo proceso revolucionario Esto explica su preocupacin de mantener permanentemente en edicin un peridico de las caractersticas de ISKRA, que tuvo la virtud de convertirse en un centro aglutinador, difusor ideolgico, agitador y finalmente organizadora de la Revolucin. En SOLIVIA la revolucin nacional, a travs del MNR tuvo su principal motorizador tambin en una variedad de peridicos partidarios. (189) Adems, nada ms apropiado que considerar las valoraciones al papel de la prensa formuladas por ¡rusta, que acabamos de citar, aplicables, por lgica extensin de propsitos comunes, a la novela boliviana escrita durante el perodo prerrevolucionario con el propsito de transformar la sociedad.'^'* Es indudable que el tipo de novela que

PAGE 281

272 estamos analizando llevaba desde su concepcin los genes ideolgicos de sus autores, interesados como estaban en que sus criaturas de ficcin sirvieran de centro aglutinador, difusor ideolgico, agitador y finalmente organizador de la Revolucin. Al respecto creo que hemos abundado en subrayar que sus autores eran dirigentes, militantes o simpatizantes comprometidos con la causa revolucionaria y que crean que peridicos, pasquines, ensayos, poemas y novelas, en determinadas circunstancias histricas, pueden llegar a ser armas de lucha. Sobre todo, tal es el caso del escritor Augusto Cspedes y su novela MdD Esto en cuanto a las caractersticas autor-novela, para explicamos su produccin con propsito revolucionario. Volviendo a las caractersticas de la recepcin, esto es, al anlisis de la relacin novela-lector vamos en pos de nuestro lector popular. Recordemos que Lukcs ya haba postulado que una novela con contenido revolucionario sin lectores con sensibilidad o expectativas revolucionarias puede llegar a ser un fracaso poltico, as, como tambin, que, Jauss sostena que para que una obra diseada para servir de arma revolucionaria se realice como tal requiere del efecto de receptividad que la novela encuentre en su lector. Con ambos postulados en mente, hemos llegado al punto en que es necesario destacar el papel determinante que el lector puede ejercer para que una obra, cualquiera que sea su contenido ideolgico, pueda ser utilizada y servir a los propsitos revolucionarios. Dependiendo del horizonte de expectativas que caractericen al lector, en su actitud ante la vida social, previas al acto de lectura, determinados lectores pueden llegar a extraer de cualquier obra: ideas, ejemplos, y experiencias que le ayuden a satisfacer las metas de dicho horizonte. Aunque parezca paradjico analizaremos la relacin entre una novela que no posee contenido revolucionario, ni ideologa revolucionaria, y mucho

PAGE 282

273 menos propsitos revolucionarios, y, un lector revolucionario. En primer lugar, consideremos que ese lector guiado por su espritu y afn revolucionarios es capaz de visualizar y adaptar a su causa algunos de los elementos contenidos en la obra no revolucionaria. Es interesante examinar esta posibilidad que se halla plasmada en la relacin que el acucioso lector llamado Fidel Castro Ruz estableci con la conocida novela de Emest Hemingway Por quien doblan las campanas. Lo ms notable es que la novela de Hemingway sin ser revolucionaria sirvi para que Castro, el lector revolucionario, la usara en funcin de su lucha que culmin en la Revolucin Cubana. Conclusin que se desprende del testimonio de Fidel Castro ofrecido a la prensa norteamericana: Puedo decirle que esa novela de Hemingway fue una de las obras que me ayud a elaborar tcticas para luchar contra el ejrcito de Batista (Norberto Fuentes 228).^^' Se podran citar innumerables casos, creemos que con el de Castro es ms que suficiente para alegar que si una obra no revolucionaria es susceptible de ser utilizada para servir a una causa revolucionaria, como es el caso de Por quien doblan las campanas con mayor razn debe reconocerse que obras como MdD y todas las escritas con el propsito de concientizar en favor de la revolucin nacionalista boliviana no slo fueron susceptibles de ser usadas como armas de lucha revolucionaria, sino que lograron dicho propsito debido a que las caracteristicas del contexto histrico haban propiciado la existencia de un pblico lector popular con potencialidad revolucionaria o revolucionario. Ese lector podemos encontrado en MdD si realizamos un recorrido ideolgico y un anlisis de las estrategias narrativas contenidas en el texto, y examinamos brevemente el contexto histrico que serva de marco a la confi-ontacin poltica entre nacionalistas y oligarqua minero-feudal.

PAGE 283

274 Para comenzar, debemos hacer hincapi en algunas series que caracterizan a MdD : mitos populares, escatologa, diferentes niveles de lenguaje espaol; alusiones con doble sentido y connotacin ertica, chistes, burlas, y procacidades. Por lo que respecta a la teora que destaca la importancia artstica de las series mencionadas, los conceptos de Bajtn, sobre la risa carnavalesca (1968: 5),^^^ son aplicables al anlisis de esta novela. Con ellos es posible reconocer que MdD contiene elementos que corresponden a la cultura de la risa. Veamos dos ejemplos del empleo de recursos escatolgicos: Hombres y mujeres acudan frecuentemente a orinar al patio. Omonte, que sali, se enfrent con la noche fra y vio a una de las mujeres en cuclillas sobre las lozas, de donde al levantarse la chola, se desprendi un vapor en el cristal del aire Ese espectculo le produjo una rara sensacin. (45)"^ Das despus, el millonario [Omonte] pudo comprobar que, cuando el sol secaba las calles, no dejaban por eso de seguir mojadas, aunque en menos cantidad que por la lluvia, por las indias que hinchando sus polleras se achataban en plena va, con candorosa impunidad. (106) Otro detalle importante a sealar en MdD es la forma peculiar de hablar el lenguaje espaol correspondiente a las variaciones con caractersticas: socio-culturales, regionales, quechuizadas, y desverbalizadas y corrompidas fonticamente por el hablar macarrnico de personajes eslavos y anglosajones. Otro punto prncipal es que la novela demuestra inclinacin por rdiculizar al personaje biografiado, destacando su psima gramtica y cultura, as como al mundo de la alta sociedad internacional. Exponemos en letras itlicas nuestras observaciones sobre la presencia de tales peculiaridades en los ejemplos correspondientes:

PAGE 284

275 — Sabes? El presidente de la Repblica est muy agradecido para mi (sic)." (burlndose del personaje que representaba a Patio 101) — Entonces -adujo Omonte, levantando la parte de la piel que corresponda a las cejas— 7o declaramos guerra al gobierno'} (sic). (188) El espaol, embebido en la charla, dejaba viajar su imaginacin por distancias y tiempos fabulosos — Yo soy espaol. ¡Vive Dios y lo digo! El cerro de Potos lo descubri un indio. — Lo vio usted? — /l indio! Nunca. .[. .] — Fbula no es lo que digo: que con la plata extrada de Potos, haba bastante para formar un puente de una vara de ancho que uniese estas Indias con Espaa. — Qtt indiasl — Zenn, estas tierras se llamaban las Indias. (59)"'' El prestigio de los millones de Omonte concentr alrededor de la mansin a [. .] un general venezolano quien recordaba que en su pas, junto al sable en la cintura, portaba una bolsa de oro para echar monedas sobre los marimberos en sus farras tropicales, aunque nunca repeta ese ademn en los cabarets de Pars. (118)' Cabe mencionar que los giros idiomticos regionales estn esparcidos en la novela, con relativa frecuencia, forman pliegos que matizan la reproduccin del habla popular: — Hu, don Nosecuantos Qu te has imaginado ustedl'\c). (33) — ¡Carajo, roto de mierda, vas a pelear como hombre" (83). — ¡Cholo cuco, ve/aqu. tu madre". (83) — All es, mir. All est el socavn. Lo vez? Casi detrs de esa punta, ahicito, un agujerito." (84). Otra caracterstica es la presencia en la novela de la mezcla de los idiomas espaol y quechua, "quechuaol",'"^ tpicos de la poblacin tanto mestiza iletrada como culta de Cochabamba: "El tata Morat, cura de la parroquia .". (21)

PAGE 285

276 "Para lavar, la imilla, colorada como una prieta manzana .". (21) "Khara, quin te ha dicho que me tires piedras? (22) — Sigues estudiando derecho? Sigue tu padre con la mana de hacer de t un kelkeril — As ser, pues, to ..." (error en el tiempo gramatical de la respuesta 27) "En la 'cancha mina' las guaguas a la espalda, haraposas de viento, traspasadas de puna y tisis [estaban las palliris]". (72)''^ Otra caracterstica de MdD es que reproduce la forma peculiar de hablar de algunos extranjeros: — Muy seggio, no? No quiere tocar. \Maggta, Maggtal [. .] A bailar. Yo bailo, cagajo Todos cojudos aqu". (167) — Perdonen mi mala pronunciacin, primeramente. Segundamente [. .] Terceramente.^'. (185) Otro rasgo destinado a provocar empatia con el lector popular es el empleo de procacidades del jaez popular: — Carajo, orgullo y nada ms que orgullo. ¡Y todos somos la misma mierda\ (28) — ¡Pedazo de borracho! Han robado la mua. ¡A buscar la mua, carajor (30) — Baile, baile, mierda. — Ahora no me da la gana, carajo". (168) — Gringo cabrn, ¡Ya estoy cansada de tus boches! — Calla, zorra sucia. —¡Y t, hijo de putaV. (169) Adems de las series ya examinadas, existen otras cuyo rasgo distintivo es la reproduccin del lenguaje desfachatado y picante propio de las conversaciones sobre temas "colorados" con los cuales las gentes del pueblo suelen amenizan sus reuniones

PAGE 286

277 sociales; "Algunos adolescentes, estimulados por los sensuales roces del aire tibio y las furtivas apariciones de desnudos de mujer entre el verdor y el agua, se deslizaban ms lejos, hasta los maizales o la sombra de las higueras, para masturbarse en corporacin" (31). Por himo ofrecemos ejemplos que corresponden a las "Expresiones de la cultura de la risa", gratas seguramente a los odos del pblico popular, acostumbrado a ver personajes pintorescos, situaciones carnavalescas, y habituado a poner sobrenombres a todas las personas que exhibieran el menor detalle proclive a la caricatura: — Llegaron hasta la casa de la Oso. Cerraron el ingreso para el grueso pblico. All Omonte invit champn. — Media docena. Cuando lleg la segunda, Omonte se hizo el dormido y tuvieron que devolverla". (112)"* "El domingo de elecciones bajaron de la mina a Unca 100 peones, aleccionados por Estrada, que se dedicaron a beber desde la maana: — ¡Viva el general Montes! A veces se equivocaban: — ¡viva el general Omonte!". (97) "Omonte, con el escarbadientes en la boca, semejaba un jabal, y Dvalos un mono viejo...". (133) De todos los ejemplos que hemos expuesto, se puede deducir que en MdD subyace una intencin burlona hacia Simn I. Patio, Se sabe que "el chiste remite, generalmente, a un saber compartido y reconocido por los comunicantes sobre el mundo que se inserta en el interior del discurso" (Ana Mara Vigara Tauste, 32). Precisamente MdD convocaba a sus lectores populares a disfrutar de un verdadero festival de la risa, cuyo significado subversivo vamos a demostrar ms adelante. Por ahora, dejamos establecido que, la risa era provocada por la lectura de una forma biogrfica irreverente, pardica e irnica, pues, como qued ya demostrado, la novela de Cspedes presenta una

PAGE 287

imagen carnaval izada de Simn I. Patio. En ese marco festivo, ldico, el lector poda encontrar tambin, en el sistema transtextual de la novela, todos los soportes que apoyan la argumentacin ideolgica y poltica del discurso nacionalista. Hemos demostrado con las escenas camavalizadas, caricaturizadas, destinadas a provocar la risa de los lectores populares,"^ con sus alusiones burlescas, irreverentes, con sus chistes de naturaleza ficcionalizada, como todos los de este gnero, con sus ancdotas inofensivas y de naturaleza real pero efectivas para la mofa,'^" que Cspedes estaba estableciendo una especie de complicidad ldica con sus lectores, para interpretar el mundo del que se estaba hablando. Con la existencia de todos los recursos con que se hace objeto de burla a la extraordinaria figura del "rey del estao" es lgico suponer que se iba a provocar risa en determinados lectores e ira en otros. De modo, que por el contenido y la forma de la novela MdD es posible identificar al principal lector inscrito o implcito: el lector popular. Habiendo definido a los lectores para quienes la novela estaba destinada a provocarles risa, vamos a proflindizar sobre el papel subversivo de dicho recurso. Jorge Maach en su libro Indagacin del choteo (1940) se propuso reflexionar sobre la naturaleza, las causas y las consecuencias del "choteo", la forma ms popular de burla ejercitada por el pueblo cubano, como un "recurso de los oprimidos" (65), que se manifiesta en "un hbito de irrespetuosidad, motivado por un mismo hecho psicolgico: una repugnancia de toda autoridad" (19). No se podra negar que, los sectores populares bohvianos, igual que el cubano, utilizan la chanza, el chiste y los chascarrillos para burlarse de las autoridades que no gozan de su esmacin. Es verifcable que la burla a los gobiernos bolivianos ha sido una de las claves de la prensa para ganar el inters de la masa lectora. Siempre ha estado presente el empleo del "choteo al estilo boliviano",'^' es

PAGE 288

279 decir, descubriendo lo risible que hay en los personajes o en su comportamiento y que son observables a simple vista o han pasado inadvertidos a los lectores menos observadores o informados. Para Maach el choteador "no toma en serio nada de lo que generalmente se toma en seri" (18), y "comporta una negacin de la jerarqua" (33). Del mismo modo en Bolivia, cosas tradicionalmente consideradas tan serias como las altas posiciones sociales no fueron tomadas en nada serio por los periodistas nacionalistas revolucionarios y tratadas con la ligereza del chiste inofensivo. Lo ms importante es sealar que la casta dominante boliviana, posea sus smbolos de poder social. Ellos, los poderosos, eran personajes de sombrero, bastn y levita. Objetos y personajes convertidos en parafernalia y motivo del chiste en MdD Por otra parte, los escribanos de la oligarqua, haban conformado entre los exponentes de la casta explotadora una amplia galera de personajes mticos. A la cabeza de todos ellos hicieron figurar a Patio. Por ejemplo, no fah periodista adulador que lo elev a la categora de procer nacional. Frente a dicho marco de orden jerrquico vertical y cerrado se situ Augusto Cspedes, el mejor choteador boliviano. En nuestra opinin, los escritos de Cspedes, tanto los periodsticos como las narraciones, lo ubican en dicha categora de choteador. Esta caracterstica se infiere del siguiente testimonio que Cspedes dio al sostener que los escritores nacionalistas se revelaban "contra el status colonial y la anticultura en una hoja irrespetuosa de las levitas y de los prceres y de los tabes empresariales" ( Gumucio Dragn 74).'" Maach, dice que la jerarqua est asociada con la autoridad, por lo que '"tirar a relajo' las cosas serias no ser, pues, ms que desconocer — en la actitud exterior al menos — el elemento de autoridad que hay o que pueda haber en ellas; crear en torno

PAGE 289

280 suyo un ambiente de libertinaje" (20). Este es el argumento que nos hace pensar el porqu MdD expone en tono de burla que el joven Omonte, futuro Omonte multimillonario de ficcin y representando al potentado Simn I. Patio, es narrado recibiendo patadas en el trasero como cualquier muchacho falto de respeto; que robaba ganado; que era torpe para hablar en pblico y que su lenguaje empleado no era el mejor; y que ya convertido en billonario era mezquino al extremo de negarse a seguir pagando ridiculas donaciones de menos de diez dlares anules a un asilo de nios desamparados o de pagar la segunda ronda de champn a sus amigos; que se comportaba como un paranoico empeado en conservar hasta el ltimo centavo de su fabulosa fortuna que la vea amenazada por todos los que le rodeaban, incluidos sus familiares polticos y colaboradores inmediatos. En fin de cuentas mofarse de Patio fue la manera simple, llana y efectiva de vulnerar la majestuosidad, el poder, la autoridad que le confera al personaje su condicin de ser el primer gran empresario del pas. Resulta revelador que mediante la provocacin de la risa a los lectores populares de MdD se los estaba liberando de las inhibiciones condicionadas por el poder de la autoridad, la suprema autoridad poltica, econmica y social del pas. Funcin relevante si pensamos que tal inhibicin en cierta medida frenaba la capacidad de rebelda del pueblo oprimido. Deducimos que es significativa la importancia de los recursos de la burla, sobre todo, si tenemos en cuenta que el respeto que sinceramente o aparentemente demostraba el sector oprimido era al mismo tiempo miedo al opresor. La serie de burlas destinadas a desvestir metafricamente al biografiado, despojndolo, uno a uno, de todas sus prendas en que basaba su autoridad y poder, estaba destinada para servir de mediadora en el proceso de concientizacin

PAGE 290

281 revolucionaria y contra el miedo de las masas. Miedo que quedaba superado al vulnerar el mecanismo y la funcin de la autoridad por medio de la risa a costa de lo risible de Omonte-Patio, sujeto que estaba abusando de su autoridad sin sentido de medida humanitaria o moral. Slo podemos llegar a una conclusin lgica sobre el uso de recursos caricaturescos contenidos en MdD Admitimos que son implacablemente irreverentes con la personalidad de Simn Patio, pero que ms que nimo malvolo como propsito esencial de la novela, — como lo han dicho, todava lo dicen, y seguramente lo continuarn repitiendo algunos "crticos literarios" — suponemos que ms que como ofensas a las personalidades afectadas, dichos recursos fueron formulados pensando en los destinatarios del texto, los lectores populares. Ante todo debemos volver a subrayar su verdadero propsito. Fueron formulados para que sirvieran de recursos persuasivos en el afn de denuncia y subversin revolucionaria que animaba al autor. En suma, las estrategias textuales, recursos paratextuales, las series carnavalescas con un marcado signo ideolgico estaban orientadas a satisfacer el horizonte de expectativas de los lectores populares. Como hemos demostrado en MdD se combina hbilmente la historia boliviana y la dramtica circunstancia que los sectores populares y la nacin estaban viviendo, logrando su autor ofrecernos una nueva forma de narrar los grandes conflictos sociales. La Recepcin Oral de Metal Del Diablo Uno de los rasgos distintivos de esta novela es que por medio de la transmisin oral lleg al seno profundo del pueblo boliviano y se qued entre los trabajadores

PAGE 291

282 mineros convertida en arma de combate revolucionaria. MdD, lo mismo que otras obras literarias publicadas durante el periodo prerrevolucionario, fue insertada en el sistema de circulacin y recepcin de la cultura popular. Sistema en que predominaban obreros analfabetos, la mayora de extraccin campesina, habituados a la comunicacin oral derivada de su ancestral tradicin cultural aymar y quechua. Por lo tanto, la oralidad fue uno de los medios que hizo posible que la obra hubiera podido entrar en contacto con el mayor, ms urgido y combativo contingente de sus destinatarios, nos referimos a los trabajadores mineros. En su libro Bolivia y Amrica Latina; Estructura de Cambio Isaac Sandoval demostr que antes de la Revolucin Nacional, y an ahora, las masas campesinas, y la mayora de los trabajadores mineros bolivianos — debido al elevado ndice de analfabetismo que los afecta — dependen de los medios orales de comunicacin y de los contactos personales para mantenerse informados de los acontecimientos en el mbito nacional y regional (17). Podemos afirmar que MdD pudo llegar a sus receptores analfabetos gracias a que los divulgadores de la novela supieron aprovechar la tradicin oral popular. Por otra parte, muchos trabajadores a pesar de que contaban con un mnimo de educacin escolar estaban limitados a escuchar las lecturas comentadas de la novela, pues seguramente no habran podido leerla debido a la miseria econmica en que vivan y que no les permita adquirir y leer libros.'" Las razones de los facilitadores del encuentro de la novela con las mayoras sociales, y las circunstancias y medios empleados para la circulacin oral de la novela de Cspedes, son reveladoras del propsito poltico que anim tanto la escritura como la circulacin de este tipo de novela. Circunstancias, medios y razones que pasamos a examinarlas.

PAGE 292

283 Los principales dirigentes del MNR, durante la larga etapa de su enfrentamiento a la oligarqua, desde el inicio comprendieron que la oralidad era el medio ms efectivo para poder llevar su mensaje ideolgico y poltico a las masas de trabajadores y pueblo en general. Ello explica su labor pionera en la organizacin de emisoras radiales, oficiales y clandestinas, a partir de 1929. En dicho ao, la juventud universitaria nacionalista, — algunos de ellos. Montenegro y Cspedes, llegaran posteriormente a fundar el MNR impulsaron la emisin de programas radiales dirigidos a los sectores populares a travs de "Radio Nacional", emisora de propiedad estatal y controlada por el gobierno. Ral Rivadeneira Prada nos ofrece informacin sobre la corta y primera experiencia radial dirigida a los sectores populares (1929-1930). Seala que se trataban principalmente de programas de entretenimiento: "msica de discos, programas de auditorio, radioteatro y noticias ledas de los peridicos" (132).'^'* Luego que aquel primer intento nacionalista lleg a su fin, sobrevino la Guerra del Chaco, y despus el desarrollo del nacionalismo de la postguerra, y la agudizacin de la lucha contra la oligarqua (1932-1952). Particularmente los aos 40 fueron decisivos en cuanto a la organizacin de la revolucin nacionalista. Para mediados de aquella dcada, el MNR ya haba logrado establecerse como el partido poltico con mayor raigambre popular en las minas, las fbricas y las capas de la clase media marginadas por la oligarqua. A esta etapa en la lucha por destruir el Estado oligrquico corresponden la organizacin y trabajo de las radioemisoras clandestinas que como veremos no fueron medios empleados exclusivamente por un determinado grupo poltico. Al respecto vamos a parafrasear in extenso la informacin recopilada y publicada por Rivadeneira Prada sobre las emisoras clandestinas en general.

PAGE 293

284 Segn Rivadeneira Prada, la lucha obrera contra los "Barones del Estao", como se los llamaba a los empresarios Patio, Hochschild y Aramayo, necesitaba de un instrumento como la radio. Los sindicatos mineros financiaron la instalacin de una emisora clandestina en 1947, en la localidad de Cancairi, entre Siglo XX y Catavi [las minas ms grandes del pas].'^^ Fue bautizada como "Radio Sucre" (133). El aspecto esencial de la informacin de Rivadeneira Prada radica en que nos demuestra la existencia, en el perodo 1935 1952, de medios de transmisin orales orientados a oyentes no slo populares, tambin pertenecientes a los combativos sindicatos de trabajadores mineros. Esta informacin de Rivadeneira es sumamente importante para nuestro trabajo. Sin embargo, ms importante para nosotros es destacar que el MNR fue el que introdujo la innovacin de la transmisin radial de obras literarias acompaadas de comentarios polticos. Esta y otras informaciones concomitantes son expuestas en el libro titulado La verdad sobre el asesinato de un pueblo por el hambre. Bolivia la revolucin derrotada (1963) de Guilherme Couto e Silva, donde su autor seala, adems de comentar que los trabajadores bolivianos estaban cansados de traiciones y derrotas, conducidos por el PIR, PC y POR, que queran victorias, y por ello una revolucin era urgente, y, que el MNR supo aprovecharse de esa situacin (152). Couto e Silva afirma, tambin, que el xito poltico del MNR se puede explicar por dos razones. En primer lugar el fi-acaso de los partidos de la izquierda marxista stalinista: "lo que puso al proletariado de Bolivia en el camino de la Revolucin Nacional del MNR, es decir, en el camino de su derrota" (152). La segunda razn sealada por Couto e Silva nos interesa indamentalmente destacar a continuacin. Segn este autor el triunfo de la Revolucin Nacional se debera a lo que l denomina el uso de la propaganda poltica.

PAGE 294

285 Segn Couto e Silva, el MNR tuvo la habilidad para educar ideolgicamente a las masas, adoptando formas nuevas de proselitismo poltico en los sindicatos, en contraste con los procedimientos de la vieja guardia marxista, difciles de explicar y digerir por parte del proletariado boliviano, analfabeto. El referido investigador destaca, adems, que el MNR adquiri importancia poltica con sus denuncias de la masacre de Catavi, ocurrida el 21 de diciembre de 1942. Es interesante destacar que dicho autor se refiere a "una novela, El Metal delDiablo, abon el terreno para que fuera mejor comprendida por la masa la propuesta bsica de la Tesis de Pulacayo" (153). Couto e Silva comenta que dicha novela lleg a ser ampliamente conocida por la masa minera, pues, los que no podan leerla la escucharon en los Centros de Cultura. Por medio de su difusin, los dirigentes sindicales trataban de recordar a los trabajadores que mientras existiera la empresa de Patio existira siempre la amenaza de nuevas masacres, y que si se quera evitar que la de Catavi se repitiera, los trabajadores tenan que armarse, organizarse en Grupos de Trabajadores Armados (153-154). A pesar de que el juicio de Couto e Silva es abiertamente contrario a la ideologa nacionalista, y su crtica al desarrollo y la derrota de la revolucin es atribuida al MNR, es decir, a la vanguardia que organiz, dirigi e hizo posible la victoria de 1952, su apreciacin del papel de MdD es acertada. Cabe destacar que se trata del punto de vista de un politiclogo trotzkista que sita a la novela de Cspedes respaldando la "Tesis de Pulacayo", redactada por el hder trotskista boviano Guillermo Lora y aprobada como tesis del movimiento obrero nacional el 29 de julio de 1946. Couto e Silva dice, "la Tesis de Pulacayo de Guillermo Lora y la novela de Cspedes quedaron entroncadas, a pesar del antagonismo poltico de sus autores, la novela quedaba alineada detrs de la tesis" (154). El planteamiento de Couto e Silva

PAGE 295

286 demuestra claramente el modo de circulacin de MdD entre sus receptores populares. Esta informacin no deja duda de que la obra se consagr como novela revolucionaria porque supo llegar a sus destinatarios. As da a entender Couto e Silva cuando dice que la "prdica" revolucionaria fue como la chispa que desat la insurreccin armada, es decir, la Revolucin Nacional del 52 fue posible y se consolid porque la prdica para que los trabajadores se armaran se fue vigorizando, y los sindicatos se transformaron en verdaderos arsenales de donde los trabajadores bolivianos obtuvieron armas para derrotar al ejrcito y garantizar con las milicias populares el gobierno de Paz Estenssoro" (155).'^^ Pasemos ahora a considerar la circulacin de la novela a travs de emisiones de radio. MdD empez a transmitirse en marzo de 1947 a travs de una radioemisora sindical.'" Para ello siguieron el sistema, mtodo y experiencia adquiridos en la divulgacin tanto en los lejanos tiempos de la Radio Nacional, as como de la ms reciente experiencia, es decir, de: la circulacin del peridico La Calle la difusin de los diversos manifiestos polticos del MNR y los documentos ideolgicos redactados por Cuadros Quiroga, Montenegro, Guevara Arze y los discursos ante el pariamento de Paz Estenssoro. Tambin, el trabajo de educacin poltica de los trotskistas, dirigidos por Guillermo Lora, empeados como estaban en divulgar la "Tesis de Pulacayo" ofreca un buen ejemplo en el uso de la oralidad con fines de concientizacin revolucionaria de las masas. Es interesante apuntar que los aparatos de propaganda y educacin poltica de las organizaciones enfrascadas en combatir a la oligarqua y reclutar militancia utilizaban entre sus diversos mtodos los tres siguientes: charas informales con vecinos y compaeros de trabajo, organizacin de crculos de orientacin ideolgica y poltica

PAGE 296

187 disfrazados de crculos culturales, y lecturas y comentarios radiados por emisoras clandestinas. En el caso concreto de la divulgacin de MdD entre los trabajadores mineros cabe suponer que no respondi solamente a la iniciativa de estos, sino que dependi de los mediadores de lectura. Dichos mediadores podemos agruparlos en cuatro categoras: (a) La Comisin de Prensa y Propaganda del MNR-Bloque Minero, (b) Las secretarias de cultura de los sindicatos mineros, (c) los organizadores y orientadores de los crculos de estudios culturales y polticos, y finalmente (d) los conductores de los programas radiales. Respecto al trabajo desplegado por los cuatro mediadores nos interesa sintetizarlos basados en la constancia que sobre las actividades de dichos mediadores nos proporciona el folleto titulado "INFORMES Y RESOLUCIONES. Sindicato de Trabajadores Mineros de la ChojUa. Informe de la Secretara de Cultura y Propaganda al in Ampliado de Delegados de Base" (1948).'^ En el referido documento se hace constar que exista en funcionamiento, desde haca un ao, una estacin de radio: "hemos ganado experiencia en el manejo especialmente [de] la Radioemisora SAJMA.'^' Con ellos hemos ido avanzando en el terreno de la educacin poltica de nuestros compaeros trabajadores" (17).'^^ Luego de informar sobre cada uno de los planes llevados a cabo por dicha secretaria (difusin de pliegos reivindicatorios, campaas de solidaridad en favor de viudas y hurfanos de trabajadores accidentados, servicios de lectores y escribanos de cartas intercambiadas entre conscriptos en el servicio obligatorio en el ejrcito y sus familiares, etc.), el punto cuatro del referido informe, textualmente reproducimos a continuacin.

PAGE 297

Un plan ms difcil es educacin poltica (sic). [Se ha?] organizado un grupo LLUJLLAYWANKUPA en la radio estamos contando el cuento [se refieren a la novela] del metal del diablo por nuestra radio. Muchas compaeras y compaeros que nos oyen son victimas (sic) de masacre de Catavi (sic) entonces pues nos oyen y vienen a la radio para contarnos lo que paso (sic). Con el cuento estamos manteniendo el recuerdo porque gobierno sigue diciendo no huvo (sic) masacre. (17)'^^ Carecemos de testimonios que nos permitan precisar cmo se contaba el "cuento del metal del diablo por la radio", solo podemos suponer que MdD se lea a dos voces, con la entonacin adecuada para aumentar el efecto dramtico de la novela y evitar la lectura montona. Del informe del Sindicato de La Chojlla se puede deducir que la novela revolucionaria cont con el inters de los oyentes mineros. El hecho de provocar que los trabajadores y sus familias complementaran la lectura y comentarios con relatos de sus propias experiencias denota que para ellos la ficcin tena un valor veridictivo. Seguramente perciban que lo que se estaba leyendo-escuchando era la historia de su pueblo oprimido, por tanto su propia historia como clase social, sino tambin familiar e individual. Sobre lo que no existe ninguna duda es que tanto el autor como los receptores avizorados conocan de antemano los principales hechos que la novela comunica. Estamos ante un caso en el que la narracin corresponde plenamente tanto al horizonte de experiencias como de expectativas de los lectores sobre cuya conciencia el novelista se haba propuesto influir y la transmisin radial se encargaba de que llegara y sacudiera las conciencias de sus receptores. Por otra parte, como afirm Mara del Pilar Vila, el acto de leer o comentar una lectura es una actividad productora de sentido que "se genera por mecanismos complementarios de seleccin y organizacin, de formulacin y cambios de expectativas a medida que se realiza el acto de leer" ( El lector v el texto 28). De ser as, estariamos

PAGE 298

189 frente a una novela que gracias al aporte de sus lectores intermediarios, actuando como orientadores de sentido, supo encontrarse con el segmento socio cultural que encarnaba al pueblo en su expresin ms profunda y autntica. Encuentro organizado para inducir una muy especfica recepcin ideolgica y poltica respecto al contenido de la lectura. Lo cual, a su vez, hizo posible que la novela sirviera para contribuir a que sus lectores y oyentes llegasen a convertirse en la fiierza que abati el poder de la oligarqua minera, e hizo posible la revolucin. Esta idea que constituye el eje en tomo al cual gira toda nuestra exposicin, en realidad no es originalmente nuestra. Ella fue expresada, aunque fugazmente, en forma previa por Ren Zavaleta Mercado cuando dijo de MdD en el prlogo a la segunda edicin de dicha obra: "en ella carne y tierra se imprimen, puesto que, con los mineros que sin leerla la repetan en sus das.'^^ se nacionaliz a la diosa [las minas de estao] y se qued un hombre, una manera de ser hombre, en pago de la mucha dicha alucinada que por cincuenta aos pase enjoyada y sin motivo por las calles de las ciudades ajenas y remotas" (12). Nosotros lo que estamos aportando, con amplios datos e informaciones, es la demostracin de que la novela de Cspedes lleg a los lectores, avizorados por su autor, sobreponindose incluso al obstculo del analfabetismo. Precisamente el haber podido llegar a aquella masa de lectores, en las circunstancias y forma en que lo hizo, y que estas, a su vez, ms tarde, fueran los protagonistas de la revolucin nacionalista boliviana permiten explicar el aporte de MdD a la revolucin del 9 de abril de 1952. Conclusin Por todo lo expuesto llegamos a la conclusin que MdD sirvi de vehculo de las ideas nacionalistas formuladas por Franz Tamayo, Jos Cuadros Quiroga, Carlos

PAGE 299

290 Montenegro y Walter Guevara Arze, y repetidas por Vctor Paz Estenssoro. Estas ideas al ser expuestas en la novela de una manera sencilla y accesible a la cultura popular ayudaron a desarrollar la conciencia revolucionaria necesaria para que la meta revolucionaria fuera posible de concretarse en un hecho histrico. En definitiva, MdD es el paradigma de la novela revolucionaria boliviana no slo por el propsito escritural que la precedi y la contiene, sino tambin por la victoria de la Revolucin Nacional Boliviana a cuyo resultado supo aportar su grano de arena. Desde el punto de vista estrictamente artstico, la novela de Cspedes es heredera legtima de la mejor tradicin de la novela histrica boliviana y social, que desde los albores de la repblica se haba ido desarrollado, y a las que supera al dotarles con la fuerza inductora de la ideologa revolucionaria de la poca y de ese modo cumple un propsito y se constituye en el paradigma de la novela revolucionaria boliviana. Notas 1 No han fahado intelectuales contrarios al MNR, sin ser pro-oligrquicos, que han lanzado duros juicios contra MdD Es el caso de Mario Lara Claros: "Augusto Cspedes, considerado como un escritor 'valiente y revolucionario' por ser el autor de una gruesa biografa de la parte negativa y antipatritica del minero Simn I. Patio a quien lo disfraza con el nombre de Zenn Omonte, usaba un lenguaje crudo, vulgar y zahiriente, con numerosas falsedades histricas, invenciones malintencionadas y calumnias que a sus fines convena" (265). 2. Sabemos que aquella parte del pueblo sumido en el analfabetismo aun no puede expresarse con su propia voz, y tiene que tomar prestada la del "otro". Voz que aunque en algunos casos est identificada con los aymars, quechuas y dems etnias autctonas nunca podr expresar tan autnticamente como lo harn ellos, un da que empieza a avizorarse gracias a la revolucin de 1952. Los intelectuales surgidos del seno de las etnias hasta hoy oprimidas sern los que expresen mejor que nadie el reconocimiento a Cspedes y a todo lo que representa. Pero, en ltima instancia que importa la imposibilidad actual de las grandes mayoras sociales de expresarse en libros, peridicos y dems medios de comunicacin escritos si personajes de la estatura intelectual, moral e histrica de Cspedes estn en la memoria del pueblo, en la cultura

PAGE 300

291 oral del pueblo. Pueblo que no tendr necesidad de recordarlos en un ftituro lejano porque no los habr olvidado nunca. 3. Con su artculo Antezana, igual que Bedregal, replic de inmediato a Molina. Independientemente a las posiciones polticas asumidas por Molina, Bedregal y Antezana, todos ellos participantes contemporneos en el latente debate nacional sobre Cspedes y su obra, estn contribuyendo a actualizar un tema que gracias a ellos empieza a adquirir una nueva dimensin epistemolgica para beneficio de la cultura boliviana. 4. Es interesante observar que Jos Ortega y Adolfo Cceres Romero en el Diccionario de la literatura boliviana anotan que el ttulo original, es decir, el que correspondera a la primera edicin es: Metal del diablo. La vida de un rey del estao No podemos confirmar ni negar este dato, importante para el anlisis de los recursos transtextuales de esta novela, porque no nos ha sido posible encontrar en el sistema bibliotecario de los EE.UU. ni siquiera uno de los varios ejemplares de dicha edicin que no hubiera sufrido la prdida de la cartula a manos del encuadernador-restaurador de las viejas ediciones. 5. Aadimos a la valoracin formulada por Zavaleta, y en parfi"asis de las proposiciones de la investigadora literaria argentina Zulma Palermo, que es plenamente vlido hablar de creacin literaria para referirse a MdD Precisamente porque los lectores populares, el pueblo, los trabajadores mineros y fabriles y las clases medias pudieron reconocerse a s mismas en su condicin existencial a travs de la reelaboracin de su realidad en la referida novela de Cspedes. 6. La mayora de los crticos literarios reconocen perfectamente que el fenmeno literario est constituido por cuatro elementos bsicos: contexto, autor, texto y lector. A pesar de ello tienden a privilegiar uno slo condenando al resto al olvido o lo que es peor a su negacin como elementos de anlisis literario. 7. Francoise Prus recordaba, que: "segn la crtica 'especializada', la esencia de la literatura consiste en hacer abstraccin de la funcin referencial del lenguaje, para constituirse en una pura estructura que encerrara en s misma su propia significacin, o representara la forma en espera de su epifana" (69). Por otra parte Luca Guerra Cunningham al analizar la narrativa de Mara Luisa Bombal (1992) subrayaba que "La crtica literaria .[ha] evitado incursionar en el proceso creativo para restringirse al texto literario concebido como artefacto totalizante y completo en s mismo, como producto cultural cuya gnesis se puede explicar en el contexto mayor de lo ideolgico e histrico, pero no en el tejido vivencial que resulta demasiado escurridizo para una perspectiva con aspiraciones cientificistas". Adems, en cita de pie de pgina Guerra ampla: "Esta tendencia a restringirse nicamente al texto dado alcanza su punto mximo con el New Criticism, escuela crtica que tuvo su vigor dominante durante las dcadas de los cincuenta y los sesenta" ("La escritura y trama biogrfica en la narrativa de Mara Luisa Bombal". Literatura como intertextualidad 1 19).

PAGE 301

292 8. Contradiciendo, con bastante xito, a una escuela anglosajona opuesta a la ms mnima consideracin del autor en el anlisis literario, escuela que estuvo de moda por los sesentas del siglo XX, tenemos en el mundo acadmico hispanoamericano numerosas disertaciones doctorales que no slo incluyeron amplia informacin sobre autores literarios, sino que el ncleo de su investigacin y exposicin estuvo enfocado en la forma cmo creaba dicho autor, por tanto, se privilegiaba al autor sobre cualquiera de sus textos que servan de argumento. El ms clebre de estos trabajos es la conocida obra Garca Mrquez: Historia de un deicidio (1971) de Mario Vargas Llosa. 9. Su primera trinchera fue el peridico El Universal (1930 1935). Su consagracin la alcanz en La Calle (1936 1946), la legendaria cuna de la Revolucin Nacional. Despus prosigui en La Tarde (1947 1952) y La Nacin (1952 1955), Y en forma espordica colabor de 1949 a 1980 con el semanario En Marcha de Montevideo y el diario Excelsior de Mxico, D.F. 10. En el captulo previo dejamos fijadas las tesis expuestas en el ensayo Nacionalismo y coloniaje de Carlos Montegro, y destacamos su flmcin seminal dentro de la ideologa del nacionalismo revolucionario. 1 1 Cspedes cont a Alfonso Gumucio Dragn sobre sus primeras experiencias de escritor, dicindole: "Mi iniciacin de escritor es periodstica. Obedec tanto a una facultad natural como al estmulo poltico, de modo que a poco resuh periodista de combate" (72). 12. Aos ms tarde, Jerry W. Knudson, profesor de periodismo en Temple University de Philadelphia, logr recuperar la serie de artculos dispersos en diferentes archivos de los Estados Unidos. Knudson se la envi a Cspedes, de ese modo fue posible la publicacin de todas ellas en un slo volumen. Crnicas de una guerra estpida (1975), de cuyo prlogo tomamos la informacin anterior. 13. La actitud de Cspedes es similar a la de Emest Hemingway, por quien el primero expres admiracin. Ambos ingresaron al teatro de operaciones de la guerra (la Civil de Espaa y la Segunda Guerra Mundial en el caso del norteamericano) y terminaron de combatientes. En Bolivia, Cspedes fue el nico corresponsal que ingres hasta el mismo frente de batalla, y tambin el nico en renunciar a ser espectador y cronista para tomar en sus manos el fusil de combatiente. Esos gestos definen en los escritores boliviano y norteamericano sus recias personalidades de intelectuales capaces de asumir sus convicciones no slo en las abstracciones tericas sino tambin en el terreno de la prctica, sin detenerse a medir el peligro ni quedar paralizados ante los riesgos. La prueba de que Cspedes fue lector y admirador de Hemingway la proporciona Fernando Baptista Gumucio cuando cita al novelista sin consignar fuente"El caso de Patio —seala Cspedes— sobrepasa lmites econmicos para alcanzar a la leyenda, por su excepcional voracidad. La narracin de "El viejo y el mar" de Hemingway, puede dar una idea del drama del Estado boliviano remolcando entre oleajes de penurias, por todo bien, solo un espinazo descamado por los tiburones" ( Pginas para la revolucin 82).

PAGE 302

93 14. Muchos se preguntan por qu no floreci la cultura en ios doce aos de rgimen revolucionario? Posiblemente una respuesta vlida sea la propuesta por Mario Lara Claros que sita la responsabilidad, como es lgico, en la alta dirigencia de este proceso, es decir, en la actitud personalista de Vctor Paz Estenssoro; "Dentro de los clculos y previsiones de Victor Paz Estenssoro siempre han sido mal vistos los pensadores que tienen criterio sobre algunos problemas nacionales y sobre todo, los independientes, como Jos Cuadros Quiroga" (298). 15. En la parte autobiogrfica de su obra El presidente colgado Cspedes ofrece el testimonio siguiente; "En una gira por los centros mineros de Huanuni, Catavi, Unca, Llallagua, Siglo XX y Pulacayo, con objeto de tomar datos para mi novela "MdD", pude descubrir por primera vez y de un golpe la existencia de esa masa subterrnea que concentraba el ms alto valor colectivo de la nacionalidad y a la cual, sin conocerla, haba estado defendiendo en La Paz cuando combata a los magnates del estao y defenda el precio de los minerales, sin que tal masa tampoco lo supiera" (88-89). 16. En realidad su vivencia junto a los trabajadores mineros, as como su contacto preliminar con los campesinos durante la Guerra del Chaco, fue altamente beneficiosa y positiva pues todas esas experiencias convergieron en la creacin de un mundo potico. Trataremos de demostrar que en Augusto Cspedes su mundo histrico y su mundo potico nunca resultaron contrapuestos, sino ms bien se complementaron. 17. Sobre la difcil disyuntiva de dedicarse a su vocacin literaria o a su pasin poltica. Cspedes reflexion al final de su vida: "Yo hubiera logrado ms en el dominio de la tcnica narrativa si me hubiera dedicado por entero a la literatura. Sin pretensiones de arquetipo, sin embargo, reconozco haber logrado ese efecto de objetividad en difciles situaciones de mis relatos, disocindome de los personajes aunque muchos de ellos son, en cierto modo, autobiogrficos" (Gumucio Dragn 79). 18. El gobierno del Coronel Villarroel fue de marcada tendencia nacionalista por eso la oligarqua organiz e indujo su magnicidio. La desorientacin poltica de la alta direccin del PIR, partido marxista de corte stalinista, condujo a esta organizacin a servir de cmplice de la oligarqua, lo que gener su desprestigio ante la masa popular que intua en Villarroel su honesta identificacin con los destinos populares. 19. En su clebre polmica con Fernando Diez de Medina, Cspedes dijo: "afirmo que la historia de Solivia no puede comprenderse de otro modo que como revisin de nuestra historia ... la revisin de la historia es una de las formas de la liberacin nacional" (Oblitas 530-31). MdD en tanto revisin de la historia puede ser considerada una metahisoria escrita a contrapelo de la historiografia oficial, escrita en oposicin a "los historiadores bolivianos [que] pugnan por escribir la historia contando los actos de los presidentes [mientras] los grandes mineros les recordaban que, quien tiene en Bolivia bajo su control las minas, fiene tambin bajo su poder, al pas" (Albarracn Milln 35).

PAGE 303

294 20. La idea la hemos adoptado y adaptado de la propuesta de Zulema Palermo para quien "[l]a obra de arte, y particularmente la creacin literaria, constituye una forma de conocimiento del hombre [. ] Conocer significa as comprender participativamente un mundo que se abre en la obra y que slo se completa en el momento de la recepcin" (42-3). 21. Con posterioridad a sus obras revolucionarias, Cspedes puso su estilo al da y continu escribiendo. Las ltimas obras son la novela Trpico enamorado (1968), y su cuento "Eplogo para el diablo" que relata los funerales de Simn I. Patio, el llamado rey del estao. Sobre este himo cuento algn comentarista ha sealado que parece "inspirado en "Los funerales de la mam grande" de Gabriel Garca Mrquez, "aunque el relato cespediano por su belleza y fuerza supera en intensidad, colorido y patetismo al del escritor colombiano" ( La polmica en Solivia 521). 22. El ttulo completo de una de las obras es El dictador suicida (40 aos de historia de Bolivia ). y su prlogo se subtitula "Gua autocritica para el lector". En ella Cspedes advierte: "Esta es una historia tendenciosa y complicada. Pensada cuando el pueblo boliviano golpeaba los diques que la aislaban de la vida, y escrita cuando los hubo derribado con la honda de su sangre [. .] Inmutable lo sucedido, su interpretacin es la de un poltico revolucionario que ha sido testigo y a veces actor, en mnima parte, del suceder (s/n). El ttulo completo de la otra obra polmica es El presidente colgado (historia boliviana) Sobre ella Cspedes ha refutado a sus detractores: "La crtica de botica aldeana que hay aqu no ha podido percibir que mis libros de historia contempornea son memorias de una poca que incluye a mi persona como a molcula en el torrente de los hechos generales que se refiere a s misma nicamente en lo que participa del total y no, como murmuran esos criticastros, por narrar su aventura personal" (Gumucio Dragn 73). 23. No slo la derecha sino tambin la izquierda ha descalificado el valor artstico de MdD Guillermo Lora en su ensayo "Alfabetizar o politizar?" expresa dicha coincidencia: "Augusto Cspedes, uno de los ms grandes novelistas de nuestra poca y el nio terrible de la cultura rosquera, se ha rebelado contra ella y la ha negado. El Cspedes de "Sangre de Mestizos" no ha sido superado y seguramente tampoco lo ser, pues el bien dotado creador de obras de ficcin se ha agotado en ficciones histricas. "El metal del diablo" se resiente por sus contornos caricaturescos y por el inters que ha puesto su autor en convertir gran parte del escrito en una diatriba contra Simn 1. Patio" (1953 154). 24. Femando Diez de Medina coment: "Tiene EL DICTADOR SUICIDA un valor esencial: constituye un nuevo planteamiento del suceder boliviano. Es el primer cuadro general, el primer ensayo crtico para enjuiciar 40 aos -de 1900 a 1940de poltica boliviana [. .] No es historia en rigor. Es crnica. Crnica personalsima, aguda, vibrante unas veces, otras ingeniosa [. .] Esos 40 aos resultan una trgica mascarada donde el autor solo ve polticos fiustrados, payasos y bufones" ( La polmica en Bolivia 526).

PAGE 304

295 25. Estn quedando guardadas en el disco duro de nuestra computadora decenas de cuartillas en que ensayamos una critica sobre los cuentos de la serie Sangre de mestizos Esperamos sean la base junto al presente trabajo para una investigacin de mayor envergadura sobre la obra cespediana. 26. Julio Calvio Iglesias en Historia, ideologa y mito en la narrativa hispanoamericana contempornea basndose en las definiciones de T. Todorov ofrece las definiciones siguientes: se considera "historia" "en el sentido de que evoca cierta realidad, acontecimientos que habran sucedido, personajes que, desde este punto de vista, se confiinden con los de la vida real", y, "discurso" aquella parte de la narracin que denota que "existe un narrador que relata la historia y fi"ente a l un lector que la recibe. A este nivel, no son los acontecimientos referidos los que cuentan, sino el modo en que el narrador nos los hace conocer" (36). 27. El nfasis en el receptor es subrayado por Bajtin, The Dialogic Imagination (1981); "The word oriented toward a fiiture answer-word; it provokes an answer, anticipates it and structures itself in the answer' s direction ." (280) / "La palabra orientada hacia una futura palabra respuesta, provoca una respuesta, la anticipa y se estructura a s misma en direccin a la respuesta". 28. Consideramos emisor ficticio al autor implcito el cual se sabe que se desdobla en el narrador o los narradores de la obra. En MdD el narrador y el autor implcito constituyen una unidad indivisible, razn por la cual no consideramos necesario hacer una distincin rigurosamente diferenciada en el desarrollo de nuestra argumentacin. 29. Amcola reivindica tanto al contexto histrico como al autor como elementos necesarios para un anlisis ms riguroso de una obra literaria: "En rigor el conglomerado de expectafivas de un receptor es muy complejo, pues apunta no slo al autor y a la obra, sino tambin a la poca de donde la obra proviene. [...] En los Estados Unidos fue Herbert Marcuse quien trat de darie una base de sustentacin filosfica, sin embargo, 'es llamativo ... la pertinaz adhesin de los crticos literarios a atenerse exclusivamente a la serie literaria, sin ver de dnde proceden las visiones del mundo que se hallan en boga en un momento determinado" (199). 30. El conjunto de receptores rebas el marco de los lectores avizorados en la obra, abarc a dos polos socio-cuhurales opuestos: las capas detentadoras del poder y a los trabajadores analfabetos. 31. El sentido de la categora "lector-oyente" que estamos empleando vamos a explicarlo mas adelante cuando desarrollemos el anlisis de cmo MdD circul y fue recepcionada por el pueblo analfabeto. 32. Cspedes ofrece una estructura que convierte a su texto en verdadero palimpsesto. En cada captulo el texto remite al lector, por medio de citas, comentarios y alusiones explcitas, a otros textos.

PAGE 305

296 33. Empleamos el trmino autor tal como Alastair J. Minnis lo defini en su estudio sobre los aucores del Medioevo: "el trmino auctor denotaba alguien que era conjuntamente escritor y autoridad, alguien a quien no se le leia meramente sino que se le respetaba y crea / "The term auctor denoted someone who was at once a writer and an authority, someone not merely to be read but to be respected and believed" (en nuestra traduccin el subrayado es nuestro, tambin. 10). 34. Nos basamos en algunos ensayos como ''Boquitas pintadas de Manuel Puig: Lenguajes y ocultaciones" de Luis Soto Escobillana; ''Los perros del paraso, de Abel Posse: Una ruptura flagrante del orden espacio-temporal establecido" ensayo de Mara Ins Almazn y Edgardo Gabriel Ranucci. Pudiramos referirnos a otros trabajos ms, pero nos vamos a limitar a agregar el de Diana Battaglia y Diana Beatriz Salem, "La escritura como espejo de otra escritura en: Juana Manuela mucha mujer de Martha Mercader". 35. Privilegiar a Genette no es desconocer los aportes de Bajtn que sent las bases para el desarrollo del concepto denominado intertextualidad. A nuestro entender Bajtn proporcion una antropologa filosfica al tratar de explicar que al ser humano slo es posible entenderlo en su relacin con su otro semejante. Recordemos que para este terico la vida es por esencia dialgca, es decir, la vida es un dilogo permanente en el cual los sujetos preguntan, escuchan, responden, manifiestan estar de acuerdo o desacuerdo. La intertextualidad estara asociada ntimamente con dicho principio dialgco. 36. Para evitar ser abrumado por tan diversos y relacionados conceptos, Anderson Imbert tom un atajo cmodo pero poco riguroso: "podemos designar a la narracin con el trmino Exotexto, o Meta-texto o Hipertexto; y al algo que fue asimilado en la narracin con el trmino Intratexto o Texto-Objeto, o Hipotexto. (¡Que el Dios de las Palabras Ordinarias nos libre de las terminologas! Hago lo que puedo para no usarlas)" (43-44). 37. Se puede apuntar que entre las grandes paradojas en que a veces se desenvuelve la crtica literaria hispanoamericana debe apuntarse la siguiente ancdota. En un evento dedicado nada menos que a promocionar el uso de la "intertextualidad", realizado en 1991 en Asuncin, Paraguay, se invit como conferencista principal a Enrique Anderson Imbert para que expusiera, en el acto de inauguracin de la conferencia, sobre "La intertextualidad en la narrativa". Anderson manifest su rechazo a la teora expuesta en Palimpsesto al decir: "dudo tanto de la intertextualidad". De manera ms enftica expres: "lo malo de las clases y subclases de Intertextualidad est, no en que sean discutibles, sino en que son prescindibles si queremos gozar de la literatura. Un escritor no escribe novelas o cuentos para que los profesores los conviertan en ladrillos y con ellos construyan edificios didcticos. Escriben para gozar de su libertad en el momento de la creacin artstica" (los subrayados son nuestros. "Intertextualidad en la narrativa". Literatura como intertextualidad 55). Agregamos que en la referida ponencia, Anderson refleja su incomprensin del concepto de

PAGE 306

2% 33. Empleamos el trmino autor tal como Alastair J. Minnis lo defini en su estudio sobre los auctores del Medioevo: "el trmino auctor denotaba alguien que era conjuntamente escritor y autoridad, alguien a quien no se le lea meramente sino que se le respetaba y crea / "The term auctor denoted someone who was at once a writer and an authority, someone not merely to be read but to be respected and believed" (en nuestra traduccin el subrayado es nuestro, tambin. 10). 34. Nos basamos en algunos ensayos como "Boquias pintadas de Manuel Puig: Lenguajes y ocultaciones" de Luis Soto Escobillana; "Los perros del paraso, de Abel Posse: Una ruptura flagrante del orden espacio-temporal establecido" ensayo de Mara Ins Almazn y Edgardo Gabriel Ranucci. Pudiramos referirnos a otros trabajos ms, pero nos vamos a limitar a agregar el de Diana Battaglia y Diana Beatriz Salem, "La escritura como espejo de otra escritura en: Mana Manuela mucha mujer de Martha Mercader". 35. Privilegiar a Genette no es desconocer los aportes de Bajtn que sent las bases para el desarrollo del concepto denominado intertextualidad. A nuestro entender Bajtn proporcion una antropologa filosfica al tratar de explicar que al ser humano slo es posible entenderlo en su relacin con su otro semejante. Recordemos que para este terico la vida es por esencia dialgica, es decir, la vida es un dilogo permanente en el cual los sujetos preguntan, escuchan, responden, manifiestan estar de acuerdo o desacuerdo. La intertextualidad estara asociada ntimamente con dicho principio dialgico. 36. Para evitar ser abrumado por tan diversos y relacionados conceptos, Anderson Imbert tom un atajo cmodo pero poco riguroso: "podemos designar a la narracin con el trmino Exotexto, o Meta-texto o Hipertexto; y al algo que fiie asimilado en la narracin con el trmino Intratexto o Texto-Objeto, o Hipotexto. (¡Que el Dios de las Palabras Ordinarias nos libre de las terminologas! Hago lo que puedo para no usaras)" (43-44). 37. Se puede apuntar que entre las grandes paradojas en que a veces se desenvuelve la crtica literaria hispanoamericana debe apuntarse la siguiente ancdota. En un evento dedicado nada menos que a promocionar el uso de la "intertextualidad", realizado en 1991 en Asuncin, Paraguay, se invit como conferencista principal a Enrique Anderson Imbert para que expusiera, en el acto de inauguracin de la conferencia, sobre "La intertextualidad en la narrativa". Anderson manifest su rechazo a la teoria expuesta en Palimpsesto al decir: "dudo tanto de la intertextualidad". De manera ms enftica expres: "lo malo de las clases y subclases de Intertextualidad est, no en que sean discutibles, sino en que son prescindibles si queremos gozar de la literatura. Un escritor no escribe novelas o cuentos para que los profesores los conviertan en ladrillos y con ellos construyan edificios didcticos. Escriben para gozar de su libertad en el momento de la creacin artstica" (los subrayados son nuestros. "Intertextualidad en la narrativa". Literatura como intertextualidad 55). Agregamos que en la referida ponencia, Anderson refleja su incomprensin del concepto de

PAGE 307

297 transtextualidad pues tiende a conlindirlo con el de intertextualidad mediante un uso anrquico de ambos conceptos. 38. El propio Borges reitera, casi veinte aos despus, en entrevista a Femando Sorrentino, que l al escribir tomaba en cuenta el efecto que tendran sus libros en los lectores, a partir de su personal experiencia como lector. Borges deca: "juzgo la literatura de un modo hednico. Es decir, juzgo la literatura segn el placer o la emocin que me da" (68). 39. Puede verse "El Libro 10" de La Repblica de Platn donde el filsofo no slo habla de la existencia de la relacin texto-lector, sino, tambin de lo que nosotros denominamos el poder subversivo de la obra literaria. Platn aport la idea de que el efecto de la lectura sobre el pblico puede ser nocivo cuando el lector, conmovido emocionalmente por la influencia del poema, no siempre est en capacidad de distinguir el bien del mal (25-27). 40. La opinin de Carlos Fuentes expuesta en Casa con dos puertas puntualiza la relacin dialctica entre autor-obra y lector: "La libertad del artista corresponde, exactamente, con la libertad del espectador. La obra ser lo que este quiere que sea; pero a su vez, el espectador ser lo que la obra quiere que sea" (259). En el caso de MdD obra escasamente abierta, empleado el sentido de Eco, deja escaso margen de libertad interpretativa debido a la estructura del texto impuesta por Cspedes; la relacin dialctica entre el lector y la novela se da en el marco preciso en el que tanto la novela, de una parte, y el contexto histrico nacional, por otra parte, guan y condicionan la lectura. 41. El texto original del cual hemos traducido, dice: "the distinction between messages with a referential function (pointing at something well defined and, if necessary, verifiable) and those with an emotive function (aiming at provoking certain reactions in the recipient, stimulating associations, and promoting response behaviors that go well beyond the mere recognition of a reference)" (29). 42. Puede encontrarse informacin en "La literatura poltica de Augusto Cspedes" excelente estudio de Renato Prada Oropeza. Para una opinin negativa, puede verse Fernando Diez de Medina, Literatura boliviana donde se defiende a "la vida prodigiosa de Simn I. Patio", "a la regia personalidad del Rey del Estao" y se seala a Cspedes de panfletario y libelista (332-33). 43. Estas crticas se diferencian por poseer la una un indiscutible rigor metodolgico y brillantez argumentativa (Prada Oropeza) y por ser el otro mero juicio de valor (Diez de Medina). 44. Al momento de investigar y elaborar el presente trabajo no tuvimos ninguna noticia de que existiera una sola crtica sobre literatura boliviana que hubiera aplicado una metodologa anloga a la nuestra.

PAGE 308

298 "1 45. En el ensayo El lector y el texto: un acto creativo. Vila, de Oliveras, Giriboni y Larraaga, interpretan, por ejemplo, que: "La esttica de la Recepcin ha fundado un espacio significativo para el lector al entender que, una vez que el texto se libera de la dependencia del autor, adquiere una riqueza de significado casi infinita a travs de la multiplicidad de las lecturas" (11). 46. Un presente pretrito que a la luz de la Historia de Bolivia, parece mas bien devenido en un eterno presente, pues, hasta hoy, en mayor o menor grado, todas las pocas del desarrollo de la sociedad boliviana han impedido la realizacin plena del hombre y la mujer bolivianos. Inserta en dicho contexto, la novela revolucionaria persegua alcanzar un ideal revolucionario reconociendo para ello tanto al hombre como a la mujer no cual entes abstractos y aislados, sino como individuos adscritos a una determinada clase social. 47. "This term incorporates both the prestructuring of the potential meaning by the text, and the reader's actualization of this potential through the reading process" (1974 xii). 48. Las definiciones de lectores avizorados la hemos formulado modificando la propuesta formulada por Hannerole Link bajo la denominacin de lector explcito (reconocibles por los pronombres personales "t y "ustedes" y citada por Jos Amcola, de quien hemos tomado la informacin (160). 49. Severo Sarduy, Escrito sobre un cuerpo indica acertadamente la importancia, durante el proceso de produccin literaria, del lector avizorado. Sarduy sostiene que el autor elabora un habla individual, en el "cdigo especfico" adecuado al texto. Sin embargo, el "otro", tambin es indispensable, el lector anhelado pero hipottico. Este es el que posibilita la comunicacin. Segn Sarduy, sin el lector hipottico la obra tendra nicamente un destinador pero no un destinatario (54-85). 50. Las citas que hacemos a MdD proceden todas de la segunda edicin y por brevedad algunas veces sern escritas en nuestras referencias de pginas con la abreviacin de MdD 51. Ninguna novela escrita en Bolivia con anterioridad a la de Cspedes haba puesto de manifiesto con tanta claridad la definicin de intertextualidad formulada por Bajtn: "todo texto es una absorcin y transformacin de otros textos" (1988 15). 52. Cspedes en MdD contino la revisin de la historia de Bolivia iniciada por Carios Montenegro. "Prcticamente hasta Montenegro, la historia escrita de Bolivia est signada por la superficialidad y la ligereza", apuntaba Mariano Baptista Gumucio (1970, 96). Despus de Cspedes surgieron otros intelectuales que supieron proseguir la tarea metahistoricista. Entre ellos, uno de los ms lcidos fue Sergio Almarz, de quien queremos recordar un pensamiento: "En una amarga y silenciosa epopeya, dejando rastros sangrientos, se entreteje la historia de un pueblo que se obstina en llevar mucho

PAGE 309

299 tiempo su pesada cmz en busca de una esperanza que se llama patria" ( Rquiem para una Repblica 65). 53. De las transtextualidades formuladas por Genette (Intertextualidades, Paratextos, Metatextos, Hipertextualidades y Architextualidades), la Architextualidad es el nico tipo que no amerita extenso anlisis. 54. MdD contiene quince citas de un libro sobre historia colonial. Anales de la Vida Imperial de Potos, de Bartolom Martines y Vela (a decir de Augusto Cspedes). La serie de las aludidas citas estn en la novela presentadas con el rigor de entrecomillados, y son expuestas como prefacios de captulos. Dada la condicin de ser citas ste debera ser el lugar para analizarlas. Pero, aun cuando se trata de citas, su anlisis no efectuamos en este acpite sobre intertextualidades ya que hemos preferido hacerlo en asociacin con el anlisis de los ttulos correspondientes con sus respectivos captulos. Esta alteracin del esquema propuesto por Genette obedece, de nuestra parte, a que tendemos a privilegiar el ttulo por ser seal ms visible e inmediata de percibir por parte del lector comn y al que nos interesa analizarlo mucho ms que a cualquier transtexto. Como expondremos oportunamente, interttulos e interprefacios constituyen la primera rampla de lanzamiento de mensajes ideolgicos destinados a provocar reacciones polticas en el lector, y a su vez destinadas a comprometerlo en favor de la revolucin nacionalista. 55. Recordemos que para Genette la parfrasis es una forma equiparable a la cita: "defino la intertextualidad de manera restrictiva, como una relacin de copresencia entre dos o ms textos .Su forma ms explcita y literal es la prctica tradicional de la cita (con o sin comillas, con o sin referencia precisa)" (10). 56. Sobre la profiisin de notas paratextuales Cspedes declar que lo hizo simplemente como un recurso tcnico para resolver el problema del efecto tiempo y espacio narrativos: "Previamente apunto al objetivo y me encamino a l con un hecho inicial o un personaje [. .]. Ya con mis personajes en marcha tengo que vencer dificuhades tcnicas de tiempo y espacio, como en "MdD", homologar las aventuras del personaje con las etapas de la existencia nacional y stas con sus reacciones. Acud al recurso grfico de intercalar en cursiva captulos informativos sobre el acontecer de la poca (El subrayado es nuestro. Gumucio Dragn 76). No importan las razones que dieron lugar a que Cspedes se decidiera a usar recursos paratextuales, lo importante es que estn en el texto. Los paratextos y la intertextualidad, es decir lo que el novelista llamaba "homologar las aventuras del personaje con las etapas de la existencia nacional", jugaron un papel ahamente efectivo al servicio del propsito ideolgico y poltico del autor y su obra, aun cuando no hubieran sido elaboradas teniendo en cuenta su valor terico. 57. Entendemos por cita la definicin expuesta por el belga Paul Claes en Echo's echo's: De Kunst Van de Allusie citada por Rita Wellingtraat de Maeseneer, y que dice: "Una cita literaria es una transformacin de extensin limitada que consiste en una repeticin mnima semntica y grfica (eventualmente fnica) de un hipotexto en un

PAGE 310

300 hipertexto y que puede tener una cierta funcin para quien la identifique" ("La cita: Propuesta de anlisis". Literatura como intertextualidad 61). 58. Pequeos detalles del valor artstico de MdD, sin duda, pero que la miopa de los sicofantes que han oficiado de crticos favorables al establishment boliviano se ha negado sistemticamente a ver, desde hace casi medio siglo. 59. En general las narraciones usan otras marcas para distinguir los dilogos o el habla de sus personajes (rayas relativamente prolongadas delante de la palabra atribuida al hablar de los personajes). El propio Cspedes usa esa convencin en la mayora de los dilogos que expone en la obra. Por eso debe llamar la atencin sobre el uso de entrecomillados para exponer el hablar de algunos de los personajes. Es una forma de expresar cuando el narrador toma distancia de sus personajes narrados, y que tambin expresa que la narracin no es "una invencin", sino una reproduccin de la realidad. 60. Amcola es el autor de Manuel Puig y la tela que atrapa al lector estudio sobre El beso de la mujer araa en su relacin con los procesos receptivos y con continuidad literaria contestara. Es la obra que nos ha inspirado la metfora que estamos aplicando a la interpretacin de la funcin de los recursos transtextuales contenidos en MdD 6L Cspedes destaca que en las Memorias de Avelino Aramayo, padre de uno de los barones del estao, este declaraba que "hasta los 15 aos no haba aprendido a leer y escribir, dedicado como estaba a las faenas de cuidador de muas de los arrieros a quienes serva. Tan altiva confesin no es mencionada por Adolfo Costa du Res en la aristocrtica biografa que ha escrito sobre don FHx Avelino, seguramente por considerarla poco distinguida" ( MdD 119). 62. La segunda edicin (1960), trabajada por nosotros, cuenta con dos sobrecubiertas escritas por Waskar Montenegro, hijo de uno de los fundadores del nacionalismo boliviano y el mayor de sus idelogos. Dicho material no incluimos en el anlisis de transtextos por ser anacrnico al perodo de nuestro anlisis (1930-1952). Esperamos resolver la incgnita relacionada con la primera circulacin de MdD cuando estemos preparando, en Solivia, la edicin del presente trabajo. 63, Volvemos a insistir en el detalle del ttulo. En un anlisis como el nuestro no puede pasarse por alto la diferencia de significados del ttulo completo que Jos Ortega y Adolfo Cceres Romero apuntan en el Diccionario de la literatura boliviana (68) y el ttulo abreviado de la segunda edicin. Mientras que Metal del diablo. La vida de un rey del estao (1946) anuncia al lector que el contenido que va a leer se refiere a la biografa del mayor explotador social de la Historia de Bolivia, el ttulo Metal del diablo (1960) con el que circula en sucesivas ediciones a la segunda, traducida a ms de 12 lenguas extranjeras, resuha ambiguo porque reduce el sentido ideolgico marcado en la primera versin. Tal vez ello explique el porqu algunos crticos la han ledo simplemente como "novela minera". Por ejemplo, entre los nuevos crticos bolivianos Ral Teixido, en su brevsimo ensayo El tema minero en la novela boliviana incluye en dicho grupo a MdD

PAGE 311

301 diciendo que es la "nica obra ocupada de novelar, acaso con cierta malicia, la vida del millonario boliviano cuyo nombre y fortuna hicieron poca" (33). 64. El carcter transtextual del ttulo no constituy uno de los temas centrales dentro de la teora de Genette. Fue desarrollado ms bien de manera marginal como se puede comprobar en la dispersin de este concepto a lo largo de todo el libro Palimpsesto : "el ttulo vale como indicio genrico" (84); "como un contrato genrico" (115, 259); "el ttulo es una marca" (155); "sirve para ilustrar la hiptesis de la obra" (156); "puede establecer relaciones pardicas" (157); "puede indicar el origen pardico" (176); "sirve de orientacin para el lector" (161); "usualmente dice lo esencial para que el lector entre en el juego de la obra" (460); "indica el propsito esencial de la obra" (288); el ttulo se dirige a facilitar la identificacin de hipotextos por parte de los lectores (293); puede sealar la naturaleza de la novela y fijar los aspectos de hipertextualidad de la obra (371); puede actuar como contrato de hipertextualidad (379); significa la intencin de la obra (380); debe servir de contrato oficial (391); impone el estatuto hipertextual (393). 65. En la vida social diaria de los quechuas y sus descendientes directos las interjecciones que utilizan este nominativo, lo hacen para expresar pavor y representan la maldad absoluta. Se halla presente, por ejemplo, en las siguientes expresiones: "que te lleve el diablo" que se dice como invocacin de venganza y cargada del deseo de que el recipiente sufra todo gnero de desgracias y tormentos. Otra expresin comn es decir: "esto es obra del diablo" para significar un dao material o moral de dimensiones hiperblicas. 66. Cspedes dijo: "El ttulo de esta novela se origina en el siguiente dato de Alicia O'Reardon Overbeck, publicado en The National Geographic Magazine : 'The ancient metallurgist cali the tin Diabolus meallorum, devit (sic) among metis'" (13). La traduccin sera: "Los antiguos metalurgistas denominaban al estao metal diablico, diablo entre todos los metales". Queremos dejar sobre este punto una marca hipottica. Dos detalles de la cita anterior nos hacen suponer que pueda que se trate de un apcrifo. Observamos que en el prefacio Cspedes emplea una forma muy peculiar de identificar a una autora y a un ttulo de fuente norteamericanos. En Norteamrica se acostumbra a identificar a las personas, adems del nombre, slo por el apellido paterno. No se menciona ni registra el apellido materno como se acostumbra entre los hispanos. Siguiendo la regla norteamericana que debera regir en la fuente de esa cultura, el nombre completo de la autora debera ser citado simplemente como Alicia O'Reardon. En cuanto al ttulo las ediciones mensuales contemporneas de la conocida revista publicada por The National Geographic Society llevan en su ttulo la prescindencia del "architexto", es decir, no se especifica el gnero de la obra (revista). El titulo con el que circula esta revista es simplemente: The National Geographic y no el anotado por Cspedes. Por otra parte, reparamos un detalle secundario: la palabra diablo est mal escrita en ingls. No se dice devit sino devil. Este detalle puede deberse a error tipogrfico del editor. Tan importante como sealar estas hipotticas marcas que apuntan a una escritura apcrifa es recordar a nuestros lectores bolivianos que entre los literatos consagrados es comn y aceptable usar citas apcrifas. Prueba de ello nos da la obra del gran escritor Jorge Luis Borges, uno de los ms hbiles y consumados cultores de citas apcrifas. De modo que

PAGE 312

302 con nuestra observacin no estamos desmereciendo en nada a Cspedes ni es nuestra intencin hacerlo. 67. Debemos observar que Cspedes no se destaca por insertar dedicatorias a sus libros, tampoco todas las veces que lo ha hecho es para anticipar una identificacin ideolgica y poltica. Se puede comprobar que en la totalidad de libros publicados por Cspedes se dan tres caractersticas; en primer lugar, slo dos dedicatorias aluden el propsito y contenido poltico de la obra ( Metal del diablo y El dictador suicida ): en segundo lugar, su libro de cuentos est dedicado a los protagonistas reales que le sirvieron de modelo ( Sangre de mestizos ): finalmente, el resto de sus obras no contienen dedicatorias ( Salamanca o el metafsico del fracaso El presidente colgado Crnicas heroicas de una guerra estpida Las dos queridas del tirano y Trpico enamorado ). Lo observado refuerza el significado que posee la dedicatoria que estamos analizando. 68. En la dcada de los cuarenta la mayora de los intelectuales de la clase media estaban en fi-anca oposicin a la oligarqua minera y feudal y actuaban en abierta identificacin con los intereses del proletariado. No slo escriban denunciando la explotacin social, sino que dedicaban expresamente sus obras a la clase trabajadora. Por ejemplo, la novela Mina de Alfredo Guillen Pinto y su esposa Natty Pearanda de Guillen Pinto, escrita en los aos 1943 a 1946, anota sobre la cartula de la novela, debajo del ttulo y los nombres de sus autores, la fi'ase siguiente: "Dedicatoria: al minero boliviano". 69. Vctor Paz Estenssoro (tres veces presidente) y Hernn Siles Suazo (dos veces presidente) hbiles en hacer de la ascensin al poder el arte de lo posible demostraron ser los ms pragmticos polticos del MNR an a costa de revertir los principios. Buenos polticos, pero sin duda no los mejores revolucionarios nacionalistas bolivianos. 70. Genette fue enftico al concluir sobre la diferencia existente entre las prcticas intertextuales que se distribuyen en los dos grandes tipos, transformacin e imitacin. Genette dijo : "no tengo apenas que insistir, sino es para reafirmar una ltima vez la pertinencia de la distincin entre los dos tipos fundamentales de derivacin hipertextual que son la transformacin y la imitacin" ( Palimpsesto 490). 71. Ejemplos de intertextualidades por transformacin pardica son: el Don Quijote de Miguel de Cervantes, parodia de los libros de caballera, y el prrafo en que se coteja los textos de Cervantes y Menard que hacen de "Pierre Menard, autor del Quijote" una parodia de otra parodia por transformacin en grado absoluto del original. 72. No hemos podido verificar la existencia de la fuente proporcionada por Cspedes. En cambio hemos encontrado una referencia parecida en Pginas para la Revolucin (1970) de Mariano Baptista Gumucio: "Bartolom Orsua y Vela, cronista de la "Historia de la Villa Imperial de Potos", el mayor monumento literario del siglo XVIII en la Amrica Hspana" (106). Como podr comprobarse la semejanza de los ttulos y nombres de los autores citados por Cspedes y Baptista es notable. Nos inclinamos a

PAGE 313

303 pensar que el novelista cit de memoria pues todo parece indicar que termin de escribir la novela en el extranjero. Tambin existe la posibilidad de que se trate de un apcrifo. 73. Vase al respecto el ensayo "Las formas secretas del tiempo: 'Tema del traidor y del hroe' y la metahistoria" de Santiago Juan-Navarro. Juan-Navarro afirma: "[L]a iteraccin entre discurso histrico y discurso narrativo es uno de los motivos recurrentes dentro de las corrientes historiogrficas postmodemistas y, muy especialmente, en los estudios de Hayden White [. .]. Toda actividad historiogrfica queda limitada a la metahistoria, es decir, a una reflexin hecha a posteriori y organizada segn las convenciones retricas del discurso potico" (24). 74. No cabe duda, la novela de Cspedes se constituy en el antidiscurso oficial. Desde 1920, Bolivia se haba ido convirtiendo en pas monoproductor de estao, y el cholo Simn I. Patio se haba ido convirtiendo en "un prcer industrial". Sus literatos corifeos maquillaban su tez cobriza, procurando "blanquearlo". Los plumarios procuraba inventarle ascendencia directa "vasca", "espaola". "Eran los aos en que se juzgaba que Bolivia no existira sin el estao y Patio era tenido como el genio ... y ejemplo de la voluntad y persistencia" (Albarracin Millan 9). 75. Un caso muy conocido gira en torno a la novela Repete de Jess Lara, en la que se "denuncia nombrando a los oficiales, a los empleados en la administracin y hasta a las enfermeras de los hospitales, en el escandaloso desbarajuste de las operaciones blicas, de los abusos y los privilegios que gozaban los jefes de aUa graduacin" (Mario Lara Claros 259). 76. Por el momento no vamos a discutir dichas relaciones desde la perspectiva de la hipertextualidad ya que ms adelante dedicaremos una seccin para hacerlo. 77. En todo lo que sigue del presente trabajo vamos a denominar interttulos a los ttulos de captulos para diferenciarlos del ttulo de la novela al que nos referiremos simplemente como ttulo. Por la misma razn, llamaremos interprefacios a los prefacios de los captulos siguiendo a Grard Genette quien estableci esta distincin en su anlisis de La Odisea de Homero expuesto en Palimpsestos (12). 78. Todos los interprefacios proceden de los Anales de la Vida Imperial de Potos (siglo XVIII). Cspedes las denomin: "Citas que preceden a los captulos" ( MdD 13) y tratando de explicar la razn de haberlas incluido, dijo que para vencer dificultades de orden tcnico que se le presentaron durante la elaboracin recurri a "homologar las aventuras del personaje con las etapas de la existencia nacional" (Gumucio Dragn 76). Como quedar demostrado, Cspedes utiliz los recursos de la metaficcin al establecer un paralelo no slo metahistrico sino socio-econmico entre las dos etapas en que la extraccin de minerales dieron lugar a las mayores explotaciones y opresiones sociales de la Historia de Bolivia (la plata de Potos por parte del imperio colonial espaol y el estao explotado por Patio, Hochschild y Aramayo en comandita con los modernos imperios britnico y norteamericano). Cspedes parece haber emulado a la historia escrita sobre la explotacin en las minas de plata coloniales.

PAGE 314

79. No negamos el trazo caricaturesco que hace Cspedes de Patio, eso s, reivindicamos su carcter de recurso artstico e ideolgico, mrito que la mayora de sus interesados y superficiales crticos le niegan. En clara relacin de intertextualidad con el sentido de los semas de la cita usada como interprefacio se puede interpretar el trazo caricaturesco que el texto hace del personaje principal al describirlo como: "Un antropoide en jaula, cuyas orejas se pegan al crneo grueso y seboso, medio pelado pmulos duros y abultados y pequeos prpados sin pestaas que entoldan, sin dejar blanco en las pupilas borrosas, sus menudos ojos saltones El amplio y pesado labio superior cae aplastando el ancho sapo de la boca ..." (hemos respetado las letras itlicas usadas en la novela 16-7). 80. La propaganda masiva en favor de la oligarqua minera empez a gestarse a fines de los veinte cuando Patio "prest auxilio pecuniario a Arguedas para la publicacin de su obra [ Historia de Solivia ]", dato proporcionado en 1956 por Porfirio Daz Machicao (34). Luego, sistemticamente de 1930 a 1952 la gran prensa propiedad de la oligarqua se encarg de proyectar la imagen "patriota" y "progresista" de la gran minera. Apologas elevadas a la categora de dogmas por los voceros patiistas fueron combatidas en la dcada del cuarenta por quienes como Cspedes denunciaban el carcter antinacional de los barones del estao y con ello socavaron los cimientos del edificio de la oligarqua y roturaron el camino para la revolucin. Despus de la revolucin de 1952 no faltaron comedidos defensores de Patio como Femando Diez de Medina que actualizaron la vieja apora de una oligarqua benefactora y til para el desarrollo del pas, actitud que se ha prolongado hasta hoy. 81. Los "crticos" sicofantes siempre han eludido mencionar estos temas tratados en MdD 82. En la disertacin titulada "La narrativa social de Augusto Cspedes" (1973), sustentada por la estudiante graduada jamaiquina Norma Walker Guice, se lee: "As vemos en la caracterizacin de Zenn Omonte un intento por parte del novelista de mezclar la ficcin y la realidad. Resuha el caso un esfuerzo infeliz restringiendo el impulso creador del artista a la necesidad de presentar una novelada visin caricaturesca de la vida del boliviano Simn Patio, rey del estao" (103). Walker Guice no dijo nada nuevo, al menos para los lectores que conocen el contexto histrico y cultural boliviano La acusacin de novela caricaturesca procede de Femando Diez de Medina, que veinte aos antes, 1953, dijo: "Cspedes siente y reproduce la vida boliviana con trazo fidedigno. Pero el personaje central -que debi ser un personaje tpicose malogra por la pasin del narrador. Patio mal boliviano, gran egosta, hombre censurable desde el punto de vista del patriota y del socilogo, no flie la caricatura tosca y despreciable que el novelista describe. Con todas sus fahas ticas y cvicas, el Rey del Estao fue una vigorosa humanidad" (345). Aqu se hace necesario refutar, en primer lugar, al autor original que ve tan slo la apariencia de caricatura, luego criticaremos a quien lo parafraseo sin citario. Una vez ms repetimos: Diez de Medina perdi de vista que de acuerdo con la teoria de Bajtn la caricatura es una forma del arte de novelar. No otra cosa significa "mezclar la ficcin con la realidad" que Guice invoca para condenar a la novela de Cspedes. Reproducir fielmente la realidad daria como producto una biografa

PAGE 315

^05 no una novela. Cspedes no quiso escribir una biografa, sino una novela biogrfica. Si no se distingue la diferencia entre ambas estamos discutiendo fuera del mbito literario, como acostumbraba la "critica" oficial boliviana, tanto por mala fe como por ignorante en cuanto a los recursos tericos, metodolgicos y multidisciplinarios que deben caracterizar a la crtica que aspire a ofrecer una exposicin rigurosa y con pretensiones que se asemejen, cuando menos, a lo que se puede esperar de un trabajo serio. Este tipo de crticas interesadas y mal fundadas no son un caso aislado. Un lugar que parece ser comn a los historiadores y crticos literarios extranjeros que escriben sobre Bolivia, sus autores y obras, es la evidente ausencia de trabajos de investigacin rigurosos que la sustenten. La calidad de muchos trabajos pone de manifiesto que en lugar de haberse dirigido sus autores a las fuentes primarias de informacin optaron por la comodidad de plagiar, repetir como propios los puntos de vista de autores nativos cuyo mrito mayor o el nico radica en que gozan de los auspicios de las castas dominantes. De ese modo para cualquier investigador familiarizado con el tema resulta evidente que los referidos investigadores extranjeros actan como amplificadores internacionales de conocidos ecos de procedencia nativa. Ms tarde, de retorno en sus pases, los improvisados expertos gozan el reconocimiento y el trato de "especialistas" en la materia. Avalados con tales pergaminos terminan consagrando la visin imperialista que tergiversa la realidad de las neocolonias. Ms tarde algunos otros nativos de las mismas neocolonias citarn a los extranjeros, y con ello reproducirn inexactitudes consagradas por el canon imperial. Luego, se cerrar el crculo de la moderna dominacin cultural, con beneplcito de las castas opresoras y serviles al imperio. Los trabajos de antropologa, sociologa, economa, lingstica y arqueologa, basados en trabajos de campo, escapan a nuestra bien intencionada crtica que estamos dirigindola a los trabajos sobre historia y literatura bolivianas debido a que hemos podido comprobar que casi todas las otras disciplinas basan sus trabajos en datos e informaciones tomadas de las fiientes primarias. 83. Para quienes pretenden que el arte est slo en la exahacin de la armona y delicadeza de las lneas y colores y se resienten por tan vulgares representaciones zoolgicas y caricaturescas. Cspedes ofrece tambin analogas con seres de la especie humana. Pero, la variacin no altera la posicin crtica de la novela: Cspedes asocia a Patio con torvo tirano de Sud o Centroamric'\n). 84. Recordemos que como parte del masivo proceso de cristianizacin emprendida en Amrica desde los primeros tiempos de la colonizacin, los misioneros catlicos se dieron a la tarea de bautizar a los nativos bajo los ritos de esta fe. Sabido es que durante el bautizo se adjudican los nombres a los bautizados. En el caso de la primera generacin de indgenas no slo se les asign los nombres, sino tambin apellidos hispanos correspondientes a los seores feudales a los que la empresa de colonizacin les haba asignado las llamadas "encomiendas de indios". De tal suerte que especialmente los nativos de la etnia quechua tuvieron nombres y apellidos de procedencia espaola, enmascarndose con el paso del tiempo el origen mestizo de la poblacin andina boliviana. 85. Realmente, Cspedes dej a cada cual libre de considerar si es ms aceptable describirlo a Patio como primate, mscara de diablo, o como torvo tirano. De cualquier

PAGE 316

306 modo el personaje sali degradado, y su autor acrecent su autoridad de lder de la oposicin crtica a la oligarqua, as como su novela trascendi a la Historia por haber sido esgrimida como arma de lucha ideolgica y poltica. 86. El sentido "sabroso" del dilogo en quechua al que alude Cspedes responde a que la oracin con el uso del verbo "tirar" adquiere inconfundible sentido ertico para el lector popular que lee en el contexto de una escena de franco desenlace seductor como es la escena en la que est inserta la exclamacin de la muchacha campesina. Sentido "sabroso" que Cspedes trata de expresarlo cuando en la nota marginal, captulo dieciocho, vuelve a hacer alusin, esta vez ms clara, al sentido ertico "tirar ... a las imillas". Citemos el prrafo: "Dej fluir tu vida desde que te hall, mestizo adolescente entretenido en tirar con honda a los pjaros y directamente a las imillas''' (272) 87. A partir del llamado boom literario hispanoamericano se ha venido privilegiando a las obras abiertas. Sin embargo, no han faltado criterios opuestos. Por ejemplo Jos Amcola, dice: "la obra vale por la plenitud de sus posibilidades no por los espacios vacos que el lector debe llenar con mayor o menor suerte ... El criterio de valor es, pues, su potencial de legibilidad' (164). 88. Gerardo Irusta Medrano ofrece una caracterizacin muy precisa del papel revolucionario de La Calle cuando dice: "Fue en su momento, el principal centro dinamizador de las direcciones revolucionarias [ ] LA CALLE, fiie el aglutinador y organizador del proceso revolucionario abriendo una campaa poltica frente a la ideologa colonialista de la oligarqua minero-feudal" ( Vctor Paz 190). 89. La Calle surgi para enfrentar a la colosal maquinaria propagandstica de la oligarqua, fue agresivo e intransigente en su "intensa y obsesiva obra de recuperacin de la conciencia nacional con un humorismo insobornable e irrespetuoso condimentado con un sabor criollo ... se constituy en un vocero popular y en el rgano de expresin de los intelectuales rebeldes que denunciaban y criticaban las fechoras ms respetables [. .] con ocho pginas, fue capaz de enfrentar durante diez aos al aparato de la oligarqua y constituirse en la cuna de la Revolucin Nacional" ( El presidente colgado 44-46). Cspedes era Director Poltico y uno de los principales redactores de La Calle 90. Cspedes dej el testimonio siguiente: "En una gira por los centros mineros de Huanuni, Catavi, Unca, Llallagua, Siglo XX y Pulacayo, con objeto de tomar datos para mi novela 'Metal del Diablo', pude descubrir por primera vez y de golpe la existencia de esa masa subterrnea que concentraba el ms aho valor colectivo de la nacionalidad y a la cual, sin conocera haba estado defendiendo en La Paz" (E] presidente 88). 91. Waskar Montenegro, hijo del fallecido Carios Montenegro, escribi para la contratapa de la segunda edicin de MdD : "La simpata que provoc CSPEDES por su actitud fraternal y solidaria con los trabajadores hizo de l el primer diputado que los mineros eligieron en 1944". Sus lectores y el pueblo en general leyeron que Cspedes proclam, en el Parlamento Nacional, la realizacin de la Revolucin Nacional como

PAGE 317

307 meta poltica. Por ejemplo, en nombre del MNR dijo en cierta sesin parlamentaria: ''Esta simblica decapitacin de los valores tradicionales es la que se propone la Revolucin Nacionar( E\ presidente 187). Lo que queremos destacar es que todo su discurso, dentro y fuera de la novela, estaba encaminado explcita o implcitamente a concientizar al pueblo en favor de la revolucin social. 92. El periodista independiente Gerardo Irusta Medrano, "Influencia del Presidente Vctor Paz Estenssoro en el periodismo revolucionario", ofrece una evaluacin que si bien no se refiere a ninguna obra en particular, puede hacerse extensiva a la novela: "Los partidos siempre han intentado, en todo tiempo, tener su propio vocero escrito, pero en ningn caso pudieron convertirse en movilizadores de conciencias como en el caso del MNR [. .] Podramos decir que la toma del poder fue posible gracias a esa labor del periodismo poltico que supo, adecuadamente, impulsar el MNR" (Bedregal Gutirrez 1987). Desde el Partido de la Izquierda Revolucionaria, Miguel Bonifaz, destaca la importancia histrica del trabajo proseltista emprendido por el MNR: "despus de la masacre minera de Catavi realizada por el mismo gobierno anti-obrero y el Ejrcito de entonces ... la hbil poltica proseltista desplegada por el MNR en nombre del 'nacionalismo', cre el clima necesario para su llegada al poder" ( Bolivia. frustracin y destino 184). 93. Creemos que para probar cualquier tesis nunca podrn considerarse la agregacin de pruebas como demasas. Por ello y en respaldo a nuestra hiptesis que la literatura, en general, ha jugado un papel ahamente concentzador en el seno del pueblo boliviano transcribimos de Mario Lara Claros la cita siguiente: "Un da, Daniel [Salamanca] en una peluquera [barbera] asisti a una acalorada discusin entre un cliente liberal y otro arcista Por el lenguaje de los contrincantes, por el orden de sus exposiciones y de la lgica de sus conclusiones observaba Daniel, que los hombres repetan lo ledo en los peridicos de esos das. El periodismo estaba instruyendo a los lectores, educndolos y hacindolos usar un nuevo lenguaje y poniendo finalmente en movimiento la dialctica hasta entonces no conocida (el subrayado es nuestro 47). 94. Una de las razones por las que se lo ha combatido a Cspedes se puede explicar, sin duda, por su revisionismo de la Historia de Bolivia, reflejado en MdD y explicado en su famosa polmica con Femando Diez de Medina: "Pienso y siento que la revisin de la historia es una de las formas de liberacin nacional [. .] El escritor, si es nacionalista, explorando en su historia descubre que los males de nuestra vida colectiva fueron fomentados por aquella lite que ahog al pueblo en beneficio del imperialismo" ( La polmica en Bolivia II Ed. Edgar Oblitas Fernndez, 531-1) 95. La calle en sus diez aos de existencia confront varias clausuras dispuestas por los gobiernos al servicio de la oligarqua minera. Cspedes relat que, "[e]n 1940, 'La Calle' ya tena en su haber dos clausuras [ .] En los aos 1941 y 1942 [se hallaba] en la lista negra del Departamento de Comercio de los Estados Unidos" ( El presidente 44-5).

PAGE 318

308 96. Cspedes respondiendo a la entrevista de Gumucio Dragn, dijo: "Como es pblico y notorio, la primera edicin de este libro [ Metal del diablo ] fiie quemada en La Paz, no por estar mal escrito, seguramente, sino por inmoral" (Provocaciones 76). En el libro El presidente colgado Cspedes aporta en nota de pie de pgina, lo siguiente: "En el campus del exclusivo Colegio Ingls Catlico de La Paz, nias con uniforme azul marino y largas medias negras cantaron y danzaron alrededor de una fogata. Sus profesores las miraban y aprobaban sonrientes ese auto-de-fe. Autores en el fliego: Anatole France, Goethe, Maurice Maeterlink, Victor Hugo, Alejandro Dumas, Blasco Ibez, AUGUSTO CESPEDES, autor boliviano de la novela 'Metal del Diablo' contra el Barn del Estao' {Time, abril de 1947, "Bolivia: Quema de libros".)" (260). 97. Para Couto e Silva el imperialismo norteamericano manejaba las minas bolivianas a travs de los gobernantes de Bolivia. Es una apreciacin falsa. Es confundir una transnacional de Patio que tenia una de sus numerosas casas matrices en Wilmington, Delaware (USA) con el imperialismo norteamericano. No negamos la coincidencia de dichos intereses, pero destacamos la diferencia. Otra versin, opuesta a la oferta de compra, mas bien oferta de venta de los originales de MdD antes de su publicacin, es apuntada por Mario Lara Claros: "Se deca -con gran sigiloque los originales de la indicada novela fueron ofrecidos al magnate minero a cambio del pago de algunos millones de bolivianos y que el 'Barn del Estao' seguro de s, sobre el pedestal de sus muchos millones de libras esterlinas desde la oferta, ofrecindose incluso costear la edicin del libro injurioso" (265). 98. Respecto al papel subversivo de la literatura y la reaccin del poder dominante, Severo Sarduy deca, "Lo nico que la burguesa no soporta, lo que la 'saca de quicio', es la idea de que el pensamiento pueda pensar sobre el pensamiento [. .], de que un autor no escriba sobre algo, sino escriba algo" (19-20). 99. Carlos Montenegro destaca que durante el perodo presidencial de Mariano Melgarejo, uno de los ms sanguinarios tiranos de Bolivia, "el periodismo se coloc en el plano terrible de los acontecimientos, dando fin a aquel neutro gnero de papel impreso que en las grandes tensiones de nuestra historia no se reconoca otra misin que 'agradar'. El periodista Cirilo Barragn, fusilado [en] 1865, es el primer mrtir de la prensa poltica boliviana en la historia de la Repblica [. .]. Fusilado por el despotismo, flie sepuhado en el olvido por las conveniencias partidistas" (143). En la dcada de los 60, el periodista Alexander fue asesinado despus de anunciar la publicacin de pruebas que comprometan a los gobernantes militares, Barrientos y Ovando, en el trfico internacional de armas. 100. La crnica de Cspedes, Las dos queridas del tirano sobre la poca de la dictadura ms sanguinaria de la Historia de Bolivia, caracterizada por motines y los mayores crmenes polticos, da cuenta de cmo el poder dominante tena una clara percepcin del poder de la palabra escrita: "el prefecto de Sucre sealaba que la subversin era el efecto de las 'farsas del clebre folleto de Reyes Cardona de este personaje quijotesco', ... y que estall por las voces que hicieron correr" (179).

PAGE 319

309 101. El inspirador del calificativo de "inmoral" atribuido a MdD parece ser Alcides Arguedas. Segn Gumucio Dragn "las crticas sin decirlo siempre claramente, se elevan contra la ideologa del texto de Cspedes [ .] Pero Cspedes se defiende slito, y muy bien debates que en el fondo lo regocijan. Cmo no sentirse honrado, por ejemplo, cuando ya Alcides Arguedas en 1944, en una carta, escribe: pervertidos morales gentezuelas de mala calidad como el Chueco [Augusto] Cspedes "' (el subrayado es nuestro, 70). 102. Augusto Cspedes ofreci los datos siguientes: "El millonario Simn Patio, a quien [Alcides Arguedas] dedic la historia [Historia de Bolivia], a pesar de su proverbial tacaera y su instintiva repugnancia por el tipo de imprenta, coste la edicin de las atrocidades catalogadas por el escritor nutrido de lamentos y gruidos', como dijera Luis Alberto Snchez" ( El dictador suicida 51); "La edicin de la ms infamante historia de Bolivia, escrita por Alcides Arguedas, autor de "Pueblo Enfermo", fue subvencionada por Simn I. Patio" ( MdD 213). 103. Lo que han ignorado, o aparentado ignorar, los lectores de las "criticas" literarias tradicionales bolivianas es su carencia de objetividad, seriedad y rigor. Esas pseudocrticas si por algo se distinguen es por ser carentes de toda base terica o mtodo de anlisis. Su caracterstica predominante son juicios de valor que ponen de manifiesto lo que Francoise Prus seala con toda razn en Literatura y sociedad en Amrica Latina: El Modernismo : "La crtica ... no es otra cosa que la prolongacin de la lucha ideolgica de clases en tomo a la literatura" (9). 104. Abstraccin hecha de que cada poca posee sus propios tabes literarios sobre el sexo, se puede considerar que las escenas reputadas como "inmorales" en MdD resuhan siendo relatos infantiles en relacin a los cuadros orgisticos del Ensayo sobre la ceguera (1995), una de las novelas del Premio Nobel de Literatura 1999, Jos Saramago (206-8; 214-17). Es posible suponer que en Bolivia el entorno oligrquico no solo hubiera procedido a quemar todos los ejemplares de la novela de Saramago puestos a la venta, lo ms probable es que hubiera intentado quemar vivo al galardonado con el Nobel. Tal era, ms que el clima de intolerancia cultural basado en tabes sexuales, el clima de represin ideolgica y poltica que imperaba en los tiempos en que se preparaba la revolucin nacional boliviana. 105. En la Introduccin escrita por Wilson Alien a Leaves of Grass se puede leer: "Whitman racionaliz sus motivos afirmando (en una carta pblica dirigida a Emerson, incluida en la segunda edicin de Hojas de hierba ) que el sexo deba ser extrado de su ocultamiento y mostrado abiertamente para fomentar una actitud sana y saludable respecto a esa importante parte de la vida". / "Whitman rationalized his motive by contending (in a open letter to Emerson printed in the second edition o Leaves of Grass) that sex must be brought out of concealment into the open in order to foster a sane, healthy attitude toward this important phase of life"(ix). 106. Sobre el papel concientizador y gua de la revolucin debe reconocerse la contribucin de esta tesis, de la cual Guillermo Lora dijo; "La Tesis de Pulacayo, que no

PAGE 320

310 es otra cosa que el llamado a la revolucin proletaria a todos los explotados del pas, sacudi las fibras ms ntimas de Bolivia. Agar Pearanda, como muchos otros, vibr al leer el emocionante panfleto. Desde ese momento la revolucin se le antojaba algo tangible, no en vano el grueso de los trabajadores se moviliz profundamente detrs de las consignas lanzadas desde la mole de estao. Seguramente este documento contribuy a que se comprometiese definitivamente con la revolucin y le ayud a comprender de manera ms cabal el proceso de la revolucin boliviana" ( Agar Pearanda 34). 107. Evelio Abundio Echevarra al explicar el predominio del gnero novela en Bolivia ofi'ece el dato siguiente; "Tambin debe haber influido en el caso boliviano lo que Torres Rioseco llam 'la gran novela hispanoamericana': Los de abajo Alsino El mundo es ancho y ajeno Don Segundo Sombra . La vorgine Doa Brbara etc." (77). 108. De acuerdo con Jauss, el acto de lectura es un acto de entrecruzamientos textuales. De manera que es de suponer que los lectores bolivianos de la poca podan 'cubrir' fcilmente el espacio vaco con el llamado a la organizacin armada de los trabajadores y la insurreccin proletaria, explcitamente expuestos en la 'Tesis de Pulacayo' que los trabajadores mineros la conocan ampliamente, y los activistas trotzkistas se encargaban de repetirla constantemente. Es importante sealar que no creemos que la novela de Cspedes hubiera demandado que sus lectores reordenaran o escribieran el texto fi"ente a situaciones confusas o que requirieran descifi'amientos como son los casos demandados por otros autores hispanoamericanos (Julio Cortzar, Jorge Luis Borges, Carlos Fuentes o Manuel Puig). 109. Sobre el efecto concientizador de la palabra escrita en el lector oprimido puede aplicarse lo expuesto por Robert Schnerb, Historia general de las civilizaciones. El siglo XIX (1960). Schnerb destaca que la lectura que hicieron los colonizados de la llamada "Declaracin de los Derechos del Hombre y del Ciudadano" sirvi de gua y factor para la independencia de las colonias Americanas: "La ideologa ha podido trabajar fcilmente los espritus que consideran desde entonces la liberacin poltica contra la dominacin econmica de la madre patria" (97). 1 10. Evelio Abundio Echevarra en su tesis doctoral, "La novela social de Bolivia (1904-1952)" tratando de dar respuesta al porqu la novela fue desplazando a otros gneros, explica: "El ensayo haba sido prestigiado por Arguedas y Tamayo, y la poesa por Jaime Freyre Por qu se concentraron en la novela? Primeramente, la novela llega al grueso pblico; la poesa es para un nmero limitado de lectores y el ensayo, an ms. La novela, por lo general, no emplea el lenguaje artstico no asequible a clases semiletradas, punto importante, si se tiene en cuenta que un idealista convertido en autor precisamente desea llegar a un mayor nmero de lectores" (76-77). 111. Norberto Fuentes, en su libro Hemngwav en Cuba (1984), transcribe la respuesta que Fidel Castro dio a la pregunta s conoca a Hemingway, que le hicieran dos periodistas norteamericanos: "S, lo conoc despus del triunfo de la revolucin Pero conoca sus obras desde antes de la revolucin. Por ejemplo, le Por quien doblan las campanas cuando era estudiante. Trataba de un grupo de guerrilleros y me pareci muy

PAGE 321

311 interesante, porque Hemingway hablaba de la retaguardia que luchaba contra un ejrcito convencional. Puedo decirle que esa novela de Hemingway fue una de las obras que me ayud a elaborar tcticas para luchar contra el ejrcito de Batista [ ] Alguien, creo que Mussolini, dijo que la revolucin tena que hacerse con el ejrcito o sin l, pero no contra l Nosotros nos encontrbamos en esa situacin aqu en Cuba luchando contra un ejrcito relativamente moderno que tena control absoluto de las armas. Los mtodos que otros hombres usaron para resolver aquel problema nos ayudaron considerablemente a intuir cmo hacerlo. Esos elementos estn en el libro de Hemingway Por quien doblan las campanas" (el subrayado es nuestro 228-29). La respuesta de Fidel Castro, es uno de los mejores testimonios que un lector (revolucionario) puede dar tanto sobre la recepcin revolucionaria de una novela como del uso subversivo que ciertos lectores pueden hacer de determinadas novelas. Esta apreciacin, lgicamente, no significa atribuir a Por quien doblan las campanas el carcter de novela revolucionaria solo por el hecho de que haya servido de referencia para la organizacin de la lucha revolucionaria cubana. En este caso concreto, es el lector, determinado por el horizonte de sus expectativas revolucionarias, el que percibe en dicha novela una experiencia til para sus propsitos insurreccionales. Castro enfatizaba el valor tctico-militar de la informacin proporcionada por la novela. Pero, en su testimonio hay otro elemento, el ideolgico, y quiz tan importante como el militar: revalorizar y cuestionar el mito generalizado de la invensibilidad del poder militar. 1 12. Nos referimos a los conceptos expuestos en Rabelais and His World 113. En MdD, las transgresiones escatolgicas casi siempre se asocian con personajes femeninos y poseen un simbolismo ertico. La miccin de la chola y la "extraa sensacin" que provoca en Omonte se pueden relacionar con la violacin sexual que el biografiado realiza en una escena inmediata. De manera general esta serie est enderezada a estimular la picarda y malicia del lector popular familiarizado con esas escenas. En cuanto al adjetivo de "chola", en Las dos queridas del tirano (1984), Augusto Cspedes explica, que "En las pautas sociales heredadas con las ruinas culturales de la Colonia el adjetivo 'decente' se sustantiv para la clase alta, y el sustantivo 'cholo' se adjetiv como calificativo de bajeza, semntica que en la fluida y abigarrada sociedad boliviana obedeca ms a la posicin econmica que al color de la piel" (85). 114. Escena que destaca la ignorancia del biografiado en materia histrica universal, y destinada a que el personaje sirviera de hazmerrer de la clase media educada y desdeosa del nuevo rico sin educacin ni cultura. 115. Cspedes, antes de escribir MdD haba estado destacado como Embajador de Bolivia, de modo que conoca al prototipo del arribista social que se esmera en frecuentar las fiestas diplomticas y de la alta burguesa aparentando una posicin social que no le corresponde. No es necesario acumular ms ejemplos, simplemente decir, que la novela es absolutamente irrespetuosa con la alta clase social boliviana, europea y norteamericana.

PAGE 322

312 116. El uso del lenguaje espaol, consagrado por las castas dominantes, desde tiempos de la colonia espaola, como expresin autoritaria de la cultura de los dominadores, al ser salpicado con las intercalaciones del quechua busca reivindicar lo autnticamente nacional e identificarse con sus lectores populares. 117. Las palabras quechuas "guagua" y "palliri", significan beb y trabajadora que se ocupa de seleccionar a mano los minerales segn su grado de pureza, respectivamente. 118. La escena en si es inocente, pero en la cultura popular boliviana, la persona mezquina, la que halla siempre algn recurso para no pagar o ayudar a pagar la cuenta en un bar o restaurante es objeto de duras burlas, salvo que se trate de un invitado. La novela ofrece la imagen de un protagonista mezquino y avariento. Es un recurso del autor para desacralizar la figura de Simn I. Patio. 119. Usamos el trmino chiste en el anlisis de MdD para referirnos a un recurso de comunicacin ldico, con intencin cmica, y efecto sorpresivo. La idea la hemos adoptado de las propuestas de Francisco Yndurin (212-227). 120. Freud habla del chiste "escptico", nosotros lo designamos chiste inocente porque su propsito esencial no es denigrar a la persona afectada, sino rerse a costa de ella. La otra categora explicada por el famoso psicoanalista se refiere al chiste "tendencioso", caracterizado por su agresividad (825-937). 121. Peridicos en los que la seriedad parece haber tomado soberana, como Presencia de La Paz y Los Tiempos de Cochabamba, cuando han podido han contado con secciones a cargo de "Paulovich", el mejor humorista de la prensa conservadora boliviana. El humorismo fue llevado a su expresin poltica mxima por el peridico La Calle de acuerdo a testimonio de su Director Poltico, Augusto Cspedes, "Jams se hallar en sus columnas la grosera, el insuho o la difamacin personal sino la stira y el comentario custico sobre hechos y grupos polticos" ( El presidente 46).Met 122. A lo que Cspedes denominaba "la hoja irrespetuosa" era el peridico La Calle. 123. La tradicin para la divulgacin oral popular de obras literarias no es exclusiva de la cultura boliviana. El autor del presente trabajo tuvo oportunidad de constatarlo en Cuba, donde los "torcedores" (los que elaboran manualmente los "puros" o "habanos") en la industria del tabaco mantienen la tradicin de escuchar a un lector que frente a ellos, y durante todas las jomadas de trabajo les lee en aha voz: poesas, cuentos, novelas o ensayos. Fue interesante observar que mientras sus hbiles manos de obreras y obreros confeccionaban los mejores tabacos del mundo sus odos receptivos escuchan las creaciones de la cultura universal. Antes de la revolucin los torcedores de tabaco eran los que pagaban a sus lectores, tal es la importancia que el proletariado cubano demostraba por la transmisin oral de la cultura. La revolucin ha mantenido dichas lecturas como un beneficio gratuito para los trabajadores torcedores.

PAGE 323

313 124. Sobre los primeros programas radiales dirigidos a oyentes populares Daro Uzeda Murillo, Cultura al servicio del pueblo (1957), ofrece informacin ms precisa, que Rivadeneira Prada, sobre los primeros programas transmitidos por "Radio Nacional". Uzeda nos ofrece una muestra en la que podemos comprobar que en dichas programaciones predominaban no slo los de contenido nacionalista, sino programas en los que se difunda la cosmogona, mitologa e historia de las razas nativas, subrayndose el amor a la libertad y a la fidelidad a los intereses de la etnia y la comunidad indgena. Tomamos dos ejemplos: 'El abuelito Yupanqui' (fabulador de mitos como el de Wiracocha Pachayachachi o Creador del Mundo); 'Rebelin de Ullanta y fidelidad de Rumiawi' (radioteatro)" (89-94). A la cada del poder del Presidente Hernando Siles, quien haba auspiciado la labor de los jvenes nacionalistas a travs de la Radioemisora del Estado, los directores y locutores fueron perseguidos. 125. Las emisoras radiales mineras clandestinas no pudieron operar normalmente y por largo tiempo. Eran el blanco preferido de los gobiernos al servicio de la oligarqua. Lamentablemente se ha perdido la memoria que poda conservar la historia de precarias instalaciones que tanto bien aportaron a la causa de la liberacin social. Afortunadamente contamos con ella para el caso de la Radio Sucre. Se sabe que la empresa Patio logr ubicar "el sitio exacto de la estacin y esper la oportunidad ms apropiada para acallarla. Dos aos despus, durante la guerra civil de 1949, la emisora "Sucre" fiie destruida y sus locutores y operadores apresados, confinados y exiliados" (Rivadeneira Prada 133). Tenemos informacin de otro caso en el que el estado inquisitorial rompi el circuito emisor-receptor. Se refiere a la Radio Po XII que fue establecida en 1958 en el distrito minero de Siglo XX, por sacerdotes catlicos, Oblatos. Esta emisora lleg a su mayor grado de identificacin con los trabajadores mineros cuando denunci otra de las grandes masacres obreras, la "Masacre de San Juan" (1967) en la que el ejrcito enviado a las minas por el general Ren Barrientos se dedic a "asesinar a los trabajadores, sus esposas e hijos. La respuesta del gobierno [a la denuncia hecha por la radio catlica] se dej or con la explosin de granadas en la estacin de radio" (Rivadeneira Prada, 135). 126. Sobre la contribucin de los trabajadores mineros a la Revolucin Nacional se puede consultar Historia poltica de la C.O.B. (1996) de Amadeo Vargas Arze, Medio siglo de luchas sindicales revolucionarias en Bolivia (1956) de Agustn S. Barcelli, y Movimiento obrero y procesos polticos en Bolivia (historia de la C.O.B. 1952-1987 ). 127. La fecha de inicio la hemos deducido del informe del sindicato minero de La Chojlla. La emisora dej bruscamente de transmitir en algn momento del primer trimestre de 1949, perodo en que el gobierno de Mamerto Urriolagota desat una feroz y efectiva represin contra los sindicatos obreros, segn informacin que Sinforoso Prez, ex dirigente sindical minero proporcion a nuestro amigo Carios Sejas Rocabado, quien estuvo indagando para nuestro trabajo y proporcionndonos valiosa y apreciada informacin desde Bolivia. 128. Resuha interesante reproducir el testimonio de Jos Pereira, lder nacional de los maestros durante las dcadas del 40 al 70: "A fin de tener un organismo de masas

PAGE 324

314 de carcter legal, pues la Clula 'Lenn' fue siempre clandestina, estructuramos ... el Centro de Estudios Sociales 'Libertad'. Nos dimos a la tarea de organizar la biblioteca que fiie muy buena [. .]. Haba una sociedad mutual 'El Porvenir' nos prestaron su local y en pleno rgimen de Villarroel [1943-1946], all se dieron sesenta y nueve conferencias semanales. Un resumen de ellas se multigrafiaba. El pblico era numeroso. Fue una maravillosa poca de difusin del marxismo y lucha para organizar, unir e igualmente orientar al pueblo" (41). 129. Recordemos que en el captulo dos dejamos establecido el bosquejo de la aguda realidad social en cuyo seno fue elaborada la novela MdD En pocas palabras dicha realidad se resume en la confrontacin entre los sectores populares y la oligarqua, los primeros vanguardizados por los sectores nacionalista y marxista de tendencia trotzkista, y la segunda defendida a sangre y fuego por todo el aparato represivo del Estado. Es importante para los fines del presente trabajo destacar que como parte de los medios empleados en la lucha contra la oligarqua y el Estado subordinado a sus intereses, los activistas nacionalistas se dedicaron en el seno de los trabajadores mineros a la divulgacin de MdD. 130. El folleto mimeografiado pertenece a la biblioteca y archivo personal de Oscar Arze Urgel, "quintalito", que en vida fue veterano dirigente del Comando Departamental del MNR del Departamento de Oruro. La biblioteca movimientista se conserva esparcida en poder de sus familiares. 131. El nombre quechua "sajma" de la emisora significa "puo", y nos da una idea clara de la intencin combativa que sus organizadores asignaron al medio a travs del cual se difundi MdD. 132. Las radioemisoras son uno de los recursos ms importantes de los sindicatos mineros. Despus del triunfo de la Revolucin Nacional se organiz una "Red de Emisoras Mineras" que sum a 32 estaciones radiales dedicadas a difundir mensajes de contenido ideolgico y poltico [. .] Esto significa una emisora por cada mil oyentes" (Rivadaneira 132). 133. '"Llujllaywankupa" es el nombre que en quechua se usa para designar a un ser mtico que protege a la comunidad, ayllu, frente a la hostilidad de sus enemigos. 134. Todo el trabajo de investigacin y redaccin del presente trabajo se efectu en los Estados Unidos de Norteamrica, sin ms auspicio y ayuda que el apoyo de amigos y familiares, destacndose entre ellos tres generosos y valiosos lectores: mi primo hermano Oscar Arze Quintanilla, el abogado y poeta Mario Lara Lopz y el escritor Luis Antezana Ergueta, quienes adems desde Bolivia me enviaron libros, recortes de prensa, fotocopias, referencias bibliogrficas y valiosas sugerencias. Por lo tanto, este trabajo carece de una investigacin de campo la cual hubiera permitido entrevistar a algunos sobrevivientes de los difciles aos en que el proletariado boliviano escribi su epopeya e historia ms trascendente y ley la novela revolucionaria que en alguna medida coadyuvo a la victoria del 9 de abril de 1952. Esperamos proseguir en el futuro con dicho trabajo.

PAGE 325

315 135. Durante los setentas, en Radio Progreso de La Habana estuvo trabajando Mario Barrientos, ex-guionista y locutor de radionovelas elaboradas y difundidas por la radioemisora minera de Huanuni, Bolivia. Por testimonio de Barrientos supimos que en algunas emisoras mineras se transmitan, diariamente, en horas de la noche, secciones condensadas y, ms o menos, radionovelizadas de novelas de impacto poltico, as como tambin, se lean poemas revolucionarios. De acuerdo con dicho testimonio los programas contaban con buena audiencia. 136. A falta de mayores datos empricos para reforzar nuestra argumentacin sobre la influencia de texto literario, transmisin radial y recepcin de la novela revolucionaria boliviana acudimos al mtodo de la analoga. Para ello apelamos a la experiencia que aporta la revolucin cubana; Fidel Castro al explicar sus planes insurreccionales, dijo "Yo pude haber ocupado, con slo diez hombres, una estacin de radio y haber lanzado al pueblo a la lucha. De su nimo no era posible dudar, tena el ltimo discurso de Eduardo Chivas [carismtico lder popular que se haba suicidado haca poco tiempo atrs] grabado con sus propias palabras, poemas patriticos e himnos de guerra capaces de estremecer al ms indiferente" ( La historia me absolver 44). Otro dato: la difusin de La historia me absolver Desde su prisin en la crcel de Isla de Pinos, Castro escribi a Melba Hernndez, en junio de 1954: "Considero que en estos momentos la propaganda es vital; sin propaganda no hay movimiento de masas, y sin movimiento de masas no hay revolucin posible [. .]. La tarea nuestra de inmediato es movilizar a nuestro favor la opinin pblica. Divulgar nuestras ideas y ganarnos el respaldo de las masas del pueblo [. ] tenemos que crear las condiciones para poder movilizar en su da decenas de miles de hombres. [. ] Deben darle prioridad absoluta al discurso [ La historia me absolver ]". Dicho discurso fue originalmente divulgado bajo el ttulo de "La razn de la lucha" (el subrayado es nuestro. En prlogo a la edicin consuhada de La historia. 15-16). En conclusin se puede deducir que el discurso oral y escrito jug un papel significativo en el desarrollo y victoria de la revolucin cubana. La cita de Castro refleja su convencimiento en la capacidad persuasiva y movilizadora de la literatura (ensayo, poema, etc.). La relacin Fidel Castro La historia me absolver pueblo cubano se pudiera analizar en el marco de la teora de la recepcin literaria. 137. Los norteamericanos emplean una frase para explicar el xito: "estar en el lugar apropiado, en el momento apropiado" que es aplicable a MdD y su efecto revolucionario. Durante los aos cuarenta nicamente la radio era el medio de concientizacin de las masas. En toda Bolivia no exista la televisin, las escasas salas de cine estaban ubicadas en tres o cuatro "grandes" ciudades, las revistas tenan una circulacin muy limitada y elitista. De modo que el peridico, los panfletos, la novela en ediciones rsticas y de precio modesto, y la radio cumplan la funcin de medios de concientizacin social al momento en que se public por primera vez la novela de Cspedes y todas las de gnero semejante. 138. Guillermo Lora seal el uso de la tradicin oral para las labores de adoctrinamiento y proselitismo revolucionario diciendo que "[L]a historia nos ensea que los explotados v oprimidos bolivianos se apoderaron de la poltica, de la esencia del

PAGE 326

^16 1 marxismo, antes de haber tenido acceso al alfabeto ("Alfabetizar o politizar a los mineros". Obras completas, iv 164). Otros autores han sido ms precisos al ofrecer informacin y datos sobre el uso de la oralidad en la educacin poltica de los trabajadores mineros. Venciendo el impedimento del analfabetismo de la mayora de los mineros, tanto los sindicatos como el MNR jugaron un papel determinante en el desarrollo de una conciencia revolucionaria entre los trabajadores. Al respecto resulta interesante transcribir fragmentos del artculo "Medios de comunicacin paceos", de Lupe Cajias: "El periodo histrico entre la cada (1946) del primer gobierno en el que particip el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) y el triunfo de la Revolucin de 1952 que dirigi ese partido se conoce como sexenio ... En 1947 naci la radio sindical en el distrito minero de Catavi dando eco al pensamiento de quienes buscaban un nuevo Estado La Voz del Minero sirvi de informacin y propaganda a quienes habran de marcar la Revolucin: los mineros bolivianos ... Es tambin la etapa en la cual el MNR practic su plan de aprovechar al mximo los medios de comunicacin masiva. El MNR us la radio clandestina para ampliar sus ideas y su conspiracin, como ningn otro partido en la historia nacional" ( Balance bibliogrfico de la ciudad de La Paz 68-69). 1

PAGE 327

317 6. YA WARNNCHIJ : LA NOVELA DE LA REVOLUCI"N (SOCIALISTA) DENTRO DE LA REVOLUCI"N (NACIONALISTA) La Revolucin Boliviana y la Novela La Revolucin Nacional Boliviana, entendida como la etapa de consolidacin del poder popular establecido tras la lucha que culmin con el triunfo de la insurreccin,' se propuso encarar "dos problemas: el aprovechamiento de la riqueza minera en beneficio de la nacin y la superacin de la etapa feudal en el campo" (Paz Estenssoro, 1952 4). Consecuente con dicho ideario el MNR, respaldado, y a veces presionado, por los sindicatos obreros,^ acometi la realizacin de tres grandes reformas: Nacionalizacin de las Minas (31 de octubre de 1952),^ Reforma Agraria (2 de agosto de 1953),'* y establecimiento del Voto Universal (21 de julio de 1952).^ Con las reformas no slo se cambiaron radicalmente las estructuras econmicas de la sociedad boliviana, se produjeron transformaciones profundas en las formas en que los bolivianos se relacionaban entre s,^ y se abrieron nuevas perspectivas en la esfera ideolgica de los sectores populares,^ sobre todo se cambi el rumbo de la Historia de Bolivia. Nos limitaremos a examinar brevemente los aspectos histricos y sociolgicos desencadenados por el proceso de la Revolucin Nacional con el objeto de establecer su proyeccin en la literatura, luego nos concentraremos — y este aspecto es el que esencialmente nos interesa desarrollar — en analizar el propsito revolucionario de la novela Yawarnnchij de Jess Lara, es decir, estudiaremos la proyeccin histrica de la

PAGE 328

^18 literatura boliviana. Nuestro enfoque contradice a la crtica literaria boliviana, que en el mejor de los casos tan slo ha interpretado la relacin entre las categoras literaturaHistoria, es decir, nicamente ha destacado que la literatura refleja la historia, sin entender la relacin dialctica entre literatura e Historia. Por ejemplo, un escritor tan riguroso y calificado como Luis H. Antezana ha sostenido el siguiente punto de interpretacin unilateral: "una serie de hechos histricos cuyo carcter 'notable' motiva una reaccin literaria relativamente abundante. Ciertamente, la historia sigue y, a su manera, la novela la acompaa [Y], siempre es posible establecer homologas en la literatura boliviana: la serie de hechos histricos se corresponde — a momentos; articulables cronolgicamente — con la serie de obras literarias" ( Tendencias actuales en la literatura boliviana 43). De dicha Historia nos interesa, por ahora, destacar que si bien ofreca el incuestionable fenmeno de simbolizar la matriz de los hechos positivos de la revolucin y entre los cuales queremos subrayar como el ms grande; Haber destruido el sistema feudal y, liberado a los campesinos — en su mayora indgenas quechuas y aymars — de la servidumbre gratuita, no era menos cierto, que durante los primeros aos de la revolucin y actuando en nombre del gobierno revolucionario haba ido proliferado una nueva clase constituida por elementos del MNR de tendencia derechista, formada por advenedizos, oportunistas y anarquistas procedentes de las capas ms bajas del mestizaje, los cuales se dieron a la tarea de instaurar un nuevo rgimen de explotacin de los indgenas amparados por su servilismo poltico a la jefatura del MNR y por el ambiente de anarqua resuhante de una poca de transicin histrica. Este rasgo de la revolucin no solo est plasmado en la novela Yawarnnchij que muestra una cruda realidad, donde

PAGE 329

319 se da cuenta que ms all de los discursos y las promesas oficiales pospuestas, en los hechos se manifest la existencia de una nueva casta opresora probablemente ms vida, rapaz e inhumana que la vieja casta de los seores feudales, tambin, a su modo, otras obras y desde otras disciplinas ha estudiado dicha realidad. Por ejemplo, Fausto Beltrn y Jos Fernndez publicaron en 1960 un ensayo socio-econmico-politico titulado Dnde va la Reforma Agraria Boliviana? Los referidos autores, como parte de sus conclusiones expusieron: "Los campesinos han aprendido mucho en seis aos de lucha. Si la demagogia movimientista consigui, al comienzo, la obediencia incondicional de aqullos, ahora las cosas parecen haber variado: existe indudable ascenso en la conciencia poltica de los campesinos" (222). Por otra parte, el conocido crtico Francoise Prus afirm que el resultado de la revolucin fiie reestructurar la sociedad en trminos propiamente burgueses, por una clase media con vocacin burguesa y a pesar de que el principal protagonista de la revolucin flie el pueblo boliviano (mineros, fabriles, campesinos desposedos, artesanos y estudiantes pobres) (87-90). La condicin pequeo burguesa de la dirigencia del proceso explicara, tambin, segn otros estudiosos, el desenlace claudicante de la revolucin nacionalista boliviana frente al imperialismo norteamericano.^ Si bien desde distintas ramas de las ciencias sociales se ha investigado y publicado sobre la realidad boliviana, como acabamos de demostrar, el mrito de la novela Yawarnnchij es que expresa los problemas sociales de la poca con una intensidad dramtica no slo que le es propia a su condicin de discurso pofico, sino que especficamente esa novela posee todas las caractersticas para ser capaz de provocar determinados comportamientos polticos entre los lectores populares a quienes su autor se

PAGE 330

320 dirigi, lo que ninguna de las otras obras, versadas en las ciencias sociales, e inclusive literarias de la poca fueron capaces de hacer. Como vamos a demostrar, la revolucin nacionalista haba dado lugar a la conformacin de una nueva, compleja y confusa realidad social que, sin lugar a dudas, constituy un ciclo histrico que tena que expresarse necesariamente en la literatura,^ y que cierta crtica parece empearse en ignorar, por ejemplo, Leonardo Garca Pabn plantea la tesis siguiente: "tenemos un hecho cierto: La revolucin del 52 no produjo ni una literatura ni una teora de la literatura boliviana" ("Aproximacin a la crtica literaria ..." 127). En suma, as como no es posible negar que sin la existencia de la revolucin no se podran explicar ni ciertos cambios en las tendencias ideolgicas de la poca, tampoco se debera negar ni la creacin de ciertas novelas que tomaron de ella sus temas, experiencias, ancdotas y consecuencias, tanto positivas como negativas, as como otras amargas y frustrantes, ni el papel que jugaron, o al menos trataron de jugar, por salvar la revolucin de su derrota a manos del imperialismo.'" Para tratar este fenmeno, por estar nuestra interpretacin literaria enfocada a analizar la relacin dialctica entre la novela y la histora, consideramos til tener como referencia las propuestas tericas del realismo crtico propugnadas por George Lukcs en su obra La novela histrica y para quien, como se recordar, el motivo esencial de la novela es "la sociedad, la vida social del hombre en su continua reciprocidad con la naturaleza que le rodea y que forma la base de su actividad social, con las diversas instituciones y costumbres sociales por las que se efectan las relaciones mutuas de los miembros de la sociedad" (166). Ninguna duda nos asiste acerca de lo apropiado que resultan los postulados de Lukcs para analizar e interpretar la novela Yawarnnchij de

PAGE 331

321 Jess Lara, donde con intencin crtica y concientizadora refleja la situacin de los indgenas en los primeros aos de la revolucin nacionalista. Por otro lado nos interesa fundamentalmente analizar cmo en esta novela se trata a los lectores, y cmo la obra fue escrita con el propsito de darles a entender la esencia de los acontecimientos de su poca, es decir, el "en s" de los eventos narrados con el fin de que los internalizasen transformados en conciencia "para s", entendidas las dos anteriores categoras filosficas en el sentido hegeliano adoptado por Marx, que como se sabe expresa la diferencia en los objetivos de las luchas obreras, es decir, al nivel de conciencia de "clase en s" corresponde la lucha por obtener mejores salarios, en cambio, cuando los obreros llegan a comprender que por esa va su situacin de explotados no se modificar y deciden pasar de una lucha meramente economicistas a objetivos polticos, en el entendido que todas sus reivindicaciones pueden ser logradas tomando y controlando el poder de la sociedad entonces en esa segunda y superior etapa de la lucha de clase es cuando el proletariado pasa a constituirse en clase "para s". Por nuestra parte, aplicando las anteriores categoras filosficas lo que estamos postulando es que ciertas y determinadas novelas sociales, las que denominamos revolucionarias justamente por ello, contribuyeron a provocar dicho salto en la conciencia del proletariado y, por lo tanto, en el nivel de su lucha poltica." Desde el ngulo de la interpretacin de la literatura boliviana sostenemos que la contribucin de nuestro trabajo reside no slo en la dilucidacin de lo que denominamos novela revolucionaria boliviana, sino en llamar la atencin sobre ciertas diferencias subyacentes en su seno. Al respecto y en consonancia con el desarrollo histrico en el que se halla enmarcada la literatura que estamos analizando resulta vlido distinguir dos

PAGE 332

322 etapas y caractersticas de la novela revolucionaria boliviana: la novela nacionalista (enmarcada en dicha ideologa) y la novela socialista (basada en el marxismo). A la primera corresponden las obras que contribuyeron a despertar la conciencia de todas las clases sociales interesadas en destruir el viejo sistema minero — feudal (1935-1952);'^ y, a la segunda, las obras que perseguan superar las limitaciones pequeo burguesas de la revolucin nacionalista, intentando para ello radicalizar el proceso, procurar llevar a cabo una revolucin dentro de la revolucin, es decir, superar histricamente la revolucin nacionalista por medio del establecimiento de un Estado socialista.'^ Ambas variantes de la novela revolucionaria boliviana poseen la caracterstica comn de haber estado empeadas en promover la transformacin de la sociedad y de cumplir la funcin de medios de concientizacin revolucionaria; difieren en su identificacin con las clases sociales a las que decan representar y defender. Queremos subrayar que sobre la anterior diferencia se establecen otras; por ejemplo, las diversas formas de percibir la realidad y los modelos de sociedades propuestos por dichas novelas. Vistas de lejos, como generalmente lo fueron las novelas revolucionarias bolivianas, no debe sorprendernos que los crticos hayan venido creyendo que se trata simplemente de obras de denuncia social. No sera el primer caso en que los crticos interpretan lo que quieren o slo aquello que les conviene interpretar. Queremos decir que la crtica tiende a pasar por aho que las denuncias sociales pueden ser absolutamente iguales tanto en novelas comprometidas como en novelas no comprometidas con una revolucin. Ambos subgneros de novelas en cuanto a su condicin de obras de denuncia no se distinguen, ambas dramatizan los conflictos sociales y proyectan ante sus lectores verdades que de otra forma serian pasadas por aho o ignoradas por la mala fe de los crculos polticos y

PAGE 333

323 econmicos dominantes. Lo que las diferencia es el propsito y significado de la denuncia y sobre todo su ideologa y orientacin poltica. Es oportuno recordar que la revolucin nacionalista con relacin a las grandes mayoras campesinas prometi restituir la propiedad de la tierra a sus originales propietarios convertidos en siervos como resultado de la conquista y el despojo de sus tierras. Se propuso tambin reivindicar los derechos ciudadanos de los indgenas y legitimar su participacin dentro de la democracia burguesa. En el desarrollo de la revolucin esos grandes postulados habran de enfrentar serios obstculos resultantes de las contradicciones de intereses econmicos, polticos y sociales subyacentes entre las clases sociales que se haban aliado durante la lucha contra la oligarqua minero-feudal; alianza de clases oprimidas que hizo posible el triunfo de la revolucin nacionalista boliviana. Las referidas contradicciones determinaron que aquella alianza se rompiera en el ejercicio del poder. La teoria marxista nos permite comprender la inevitabilidad de la lucha de clases que se dio al interior de la Revolucin Nacionalista. En dicho contexto los indgenas fueron explotados, manipulados y traicionados por elementos mestizos, estos ltimos en su mayora advenedizos al proceso revolucionario. Dicha explotacin ejercitada dentro del proceso de la Revolucin Nacional negaba su esencia y razn de ser, y la condenaba a perecer por haber traicionado sus postulados nacionalistas bsicos: la integracin solidaria, igualitaria de los diferentes grupos tnicos y sociales. Y, negaba, tambin, la realizacin en Bolivia de una verdad universal expresada por un gran nacionalista y revolucionario, el cubano Jos Mart que proclamaba la igualdad plena de los Hombres cuando afirmaba: "El hombre no tiene ningn derecho especial porque pertenezca a una raza u otra: dgase hombre, y ya se dicen todos los derechos" (2: 298).

PAGE 334

, 324 La crtica literaria tradicional no ha querido admitir el trasfondo de intereses antagnicos que rodean la relacin Historia-literatura en el contexto de la revolucin nacionalista boliviana, seguramente por ser los crticos vctimas de sus limitaciones ideolgicas y polticas. Nosotros, tratando de ser ms precisos, sealaremos algunas particularidades que caracterizaron el escenario real donde se agudiz la lucha de clases y su repercusin en la novela. Al respecto hay que sealar que en la poca revolucionaria analizada, como nunca antes en la historia republicana de Bolivia, se manifestaron en espacio de semanas las contradicciones, dramas y tragedias subyacentes en el seno de la sociedad boliviana. La revolucin revel contradicciones no slo entre clases sociales con intereses econmicos antagnicos, sino que igualmente revel la pugna de intereses entre grupos del sector campesino, as como tambin pugnas entre los diferentes sectores populares (campesinos frente a obreros). Como se sabe en toda pugna los que no controlan el poder llevan la tendencia a convertirse en vctimas de los poderosos. Ya nos referimos que los indgenas pasaron de grupo social sometido por los hacendados a masa controlada por la pseudodirectiva sindical campesina impuesta verticalmente desde la esfera del gobierno revolucionario. Dicho fenmeno provoc la indignacin de escritores de militancia marxista, y los impuls a denunciar a los nuevos explotadores e instigar adems a los explotados a seguir luchando por sus propias metas polticas. De esa manera, la literatura boliviana volva una vez ms a convertirse en arma de combate revolucionario. Entre los escritores marxistas, en particular se destacaron los escritores del Partido Comunista de Bolivia, algunos por medio de la poesa, el cuento y la novela se dedicaron a la tarea de criticar y denunciar la Reforma Agraria formulada con marcada inspiracin burguesa e implementada en desmedro de los intereses indgenas.

PAGE 335

325 De ese modo fue surgiendo, se fue formando, y manifestndose una de las vertientes de lo que podemos denominar la cultura de la revolucin boliviana sobre todo en las artes y las letras. Especficamente el ensayo, el testimonio y la narracin literarias sirvieron para exponer, discutir y revelar ciertos problemas especficos de los indgenas quienes, por su parte, estaban empeados en que se hicieran realidad sus anhelos de libertad, propiedad y bienestar individual y social. En cambio, es interesante observar que los narradores nacionalistas revolucionarios se quedaron a la zaga de la nueva realidad, ello se evidencia en un simple hecho; cesaron de publicar novelas. Esto se explicara porque los escritores de dicha tendencia que haban sabido situarse a la vanguardia poltico-cultural durante la etapa prerrevolucionaria, especficamente los novelistas, se hallaban enfrascados en las tareas de administracin del nuevo estado revolucionario.'^ Ese vaco dejado por los veteranos intelectuales del nacionalismo fue llenado por los novelistas marxistas. Debemos subrayar que ni la ideologa ni el propsito poltico de los escritores y sus obras, respectivamente anulan el hecho que sus producciones estaban enmarcadas y condicionadas por el proceso de la Revolucin Nacional, y en cierta medida fueran fhito del mismo. De modo que negar el aporte de la revolucin a la cultura carece de todo asidero. Especficamente del seno del Partido Comunista Boliviano surgi la novela revolucionaria enfocada en la Reforma Agraria, tratando de representar, expresar y unlversalizar los problemas de la poblacin indgena que tanto en Solivia como en el resto de Amrica alcanza los niveles ms altos del drama humano al extremo que hizo escribir al ecuatoriano Juan Montalvo lo siguiente: "Si mi pluma tuviera don de lgrimas, yo escribira un libro titulado El indio, y hara llorar al mundo entero" (Sacoto 126).

PAGE 336

326 Nuestro propsito es demostrar que la novela Yawarnnchij sac a la luz el discurso revolucionario marxista con el propsito de defender a los indgenas. Como vamos a exponer a lo largo de nuestro anlisis, esta novela reflejaba y denunciaba la violencia indiscriminada que en nombre de la Revolucin Nacional ftie descargada tanto sobre sectores verdaderamente contrarrevolucionarios como contra los sectores populares en particular, y especficamente contra los campesinos. De esa manera, la literatura registraba una parte de la historia de una revolucin traicionada por los elementos oportunistas y sealaba la posibilidad de que las masas escribieran la historia de otra revolucin, de una que fuera consecuente y fiel a sus principios bsicos y por tanto verdadera. A partir de los anteriores presupuestos asumimos que Jess Lara es el novelista que se sita a la vanguardia literaria revolucionaria en la etapa del proceso de la Revolucin Nacional. Tiene el mrito de haber sido el primero y, sigue siendo, el mayor vocero de la novela revolucionaria socialista dentro de la revolucin nacionalista. Su novela Yawarnnchij que significa "nuestra sangre", la segunda de una serie de novelas escritas por l sobre la Reforma Agraria, preconiza precisamente la defensa de los indgenas as como la revolucin comunista. Y como todo ello es parte del proceso de la revolucin boliviana en su relacin dialctica con la novela, ampliamos nuestro reconocimiento bajo el nombre de novela revolucionaria boliviana — que expusimos en el captulo cuarto — al conjunto bastante variado de narraciones que tienen por comn denominador el propsito de contribuir a forjar la conciencia revolucionaria requerida ineludiblemente para propiciar la transformacin de la sociedad. En resumen, ambas comparten un mismo tema: la opresin social y la revolucin. Por otra parte, las novelas realistas de estos autores

PAGE 337

327 polticamente revolucionarios poseen rasgos de inconfundible metahistoricismo y recrean o prefiguran una particular mitologa: la revolucin como panacea de todos los problemas nacionales. Escritas con una claridad accesible a los sectores populares, demuestran que sus autores escribieron teniendo en sus mentes a dichos sectores. En los dos captulos anteriores nos dedicamos a analizar obras representativas de aquellas novelas que fueron escritas durante la etapa insurreccional. Ahora, en el presente captulo, vamos a esbozar la bio-bibliografia de Jess Lara. El perfil que trazaremos de este autor nos permitir analizar Yawarnnchij obra representativa de todas aquellas novelas que por su posicin crtica frente a la revolucin nacionalista demuestran tanto fidelidad a los ideales de justicia social como compromiso con la revolucin socialista. Como intentaremos demostrar durante el anlisis de Yawarnnchij con esta obra Lara trat de crear la conciencia revolucionaria socialista entre los trabajadores, convocndolos a luchar por una utopa revolucionaria que l leal y honestamente no slo consideraba realizable, sino justa y valedera para todos los pueblos oprimidos del mundo. Vamos a destacar, tambin, que en dicha obra la grandeza de Lara, como ser humano, se proyecta y radica en que lo hizo sosteniendo como principio bsico que en una revolucin, cualquiera que sea la orientacin de sta — a despecho de Maquiavelo — no son los fines los que justifican los medios, sino al revs: son los medios los que justifican los fines. Para nosotros es con esa actitud anfimaquiavlica que Jess Lara se irgui como la conciencia tica y moral ms lcida de la sociedad boliviana en lo que va del siglo XX, y, con su novela Yawarnnchij supo dar al realismo literario un propsito y funcin revolucionarias.

PAGE 338

328 Jess Lara Paradigma del Escritor Revolucionario Si como decamos y reiterbamos para comprender el alcance de Metal del diablo la obra de Augusto Cspedes, hay que conocer tanto el contexto histrico en el que fue escrita dicha novela como tambin indagar en la biografa de su autor, igualmente, para explicar mejor cualquier interpretacin de Yawarnnchij tambin hace falta acudir a varias referencias extraliterarias. Esta forma de interpretar la novela fue defendida por Alfonso Rey, quien sostiene, que "no hay texto sin contexto ... y la novela pide del lector cierta familiaridad con los problemas a los que su autor quiso dar solucin" (2). Siguiendo con el criterio de Rey vamos al encuentro de los problemas ms relevantes que afectaban la vida de los campesinos durante la poca del gobierno nacionalista revolucionario, pero previamente acudimos al respaldo de otro crtico, Evodio Escalante, quien nos recuerda que la esencia de la crtica no es sino el ejercicio del punto de vista que "oscilando siempre entre la valoracin y el anlisis, entre la interpretacin creativa y la fidelidad de la exgesis, entre la sntesis conceptual y el mero comentario de textos es sin duda el discurso que ms justificacin requiere" (19). Como parte de dicho proceso de justificaciones que nos corresponde asumir sostenemos que observando desde una perspectiva analtica, intertextual, todo parece indicar que el lector acucioso de aquella poca al tratar de interpretar correctamente Yawarnnchij poda reconocer la presencia autoritaria y abusiva de Jos Rojas, el nefasto "jefe" de la Central Campesina de Ucurea, organizacin sindical oficialista. Este personaje real est representado en la novela bajo el nombre ficticio de Jos Rodas Plata. Rodas Plata debido a los recursos de la ficcin es el personaje simblico de la corrupcin de algunos de los dirigentes nacionalistas revolucionarios y de algunos de los dirigentes

PAGE 339

329 sindicales de aquellos aos de eclosin popular/^ En las relaciones con otros personajes que se establecen en la novela alrededor de Rodas Plata vamos a destacar dos crculos narrativos principales. Primero, las denuncias a la conducta de Rodas Plata representan la crtica de la novela a la revolucin nacionalista, es decir, los abusos que comete este personaje contra los indgenas, son los abusos que en nombre de la revolucin se cometieron contra los sectores ms oprimidos de toda la sociedad boliviana. Segundo, la lucha de resistencia que libraron los campesinos contra Rodas Plata asesorados por activistas comunistas, primero, y de competencia poltica con la organizacin oficialista, despus, sirven para destacar el papel de vanguardia revolucionaria del Partido Comunista de Solivia. Esos dos aspectos nos interesa desarrollar, y lo vamos a hacer a partir de la prxima seccin. Por ahora, vamos a continuar interrelacionando la vida literaria y poltica del autor con la novela revolucionaria. Yawarnnchij apareci en 1959, a los siete aos del inicio de la Revolucin Nacional Boliviana y a los seis aos de la firma del decreto de Reforma Agraria. No era por supuesto su primera obra literaria. Su primera novela indigenista, Surumi fue publicada en 1947. Luego vendra Yanakuna en 1952, la ms traducida a otros idiomas. Posteriormente escribi otras dos novelas con las que qued completada su triloga sobre la Reforma Agraria: Sinchikav en 1962, y Llallivpacha publicada en 1965. El gnero novela no fije el nico ni tampoco el primero: habran de preceder Cnticas de la Ci g arra (1921) y El Monte de Mvrrha (1923), poemas; Viaje a Incallajta (1927), ensayo; Predestinados (1922), novela romntica; y Repete (1937), uno de los mejores testimonios sobre la Guerra del Chaco. En total, pasan de treinta las obras publicadas por Lara.

PAGE 340

330 Naci en 1898, el lugar ue Muela, una pequea poblacin rural de los valles de Cochabamba, Bolivia. Lara desde su infancia fije testigo de la ftjrma inhumana en que terratenientes y administradores de haciendas y mayordomos trataban a los indgenas. Al respecto ofreci el testimonio siguiente: "Una vez vi que a un criadito le quemaban los pies por haberse fiigado, le hicieron beber un bacn lleno de orines podridos con semilla de aj (uchuchira). Todas esas cosas me impresionaron hondamente, y me acord de ellas al escribir Yanakuna" (1980: 28). A pesar de la pobreza imperante en su hogar, sus padres le apoyaron para que completara sus estudios pre-universitarios. Cumplidos sus dieciocho aos, hizo el Servicio Militar que todo ciudadano boliviano est obligado a hacer, pero que en la prctica parece reservado exclusivamente a los jvenes indgenas. Despus, Lara empez a trabajar de periodista. Uno de sus directores fiie Franz Tamayo, el insigne poeta y defensor radical de la raza indgena. Al estallar la Guerra del Chaco se incorpor en calidad de soldado, rehusando aceptar el nombramiento de Pagador General del Ejrcito, con grado de Coronel de servicios auxiliares, que insistentemente le ofi^eci el Ministro de la Guerra, amigo suyo, lo que le hubiera proporcionado un excelente sueldo y sobre todo el no haber tenido que estar expuesto al peligro y las contingencias de la guerra. Con esa actitud Jess Lara empezaba a manifestar una personalidad inclaudicable y consecuente con sus principios ideolgicos. La experiencia de combatiente fiie decisiva para que Lara definiera el rumbo de su vida poltica y literaria: "Durante la guerra haba visto que en las trincheras combatan nicamente los indios y los pequeo burgueses que no tenan influencia. [. .] Esta realidad me pareci demasiado triste, lamentable. Decid all mismo consagrar mi vida a la defensa del indio, escribir todo lo que pudiera en servicio de la liberacin del indio"

PAGE 341

331 (1980 14). Para apreciar la cabal dimensin de esta empresa vamos a recordar al fundador del sistema educativo en las repblicas de Suramrica, Simn Rodrguez citado por Jaime Iturri Salmn que en su ensayo titulado "El indio y los escritores bolivianos del liberalismo" (1998) escribi: En Amrica Latina es ms importante comprender al indio que comprender a Kant. deca hace ms de siglo y medio Simn Rodrguez. El maestro de Simn Bolvar pona el dedo en la llaga de un conflicto an irresuelto: la minora blanca se niega a ver a la mayora. (\3f^ De retomo de la Guerra, Lara trabaj como Director de la Biblioteca Pblica de la ciudad de Cochabamba y tambin como profesor de la Universidad San Simn de la misma ciudad. Al mismo tiempo empez a descollar en su carrera de escritor con la publicacin de Repete. Diario de un hombre que fue a la Guerra del Chaco Desde el ttulo, esta obra define ante sus lectores tres rasgos que la caracterizan: en primer lugar, la palabra del architexto "diario" denota que se trata de un testimonio; en segundo lugar, el ttulo central, "repete" reproduce una palabra castellana mal pronunciada y muy en uso por parte de los soldados indgenas cuando pedan que les repitieran la escasa racin de comida: "repete" (repite) la comida. La palabra "repete" serva para designar a los soldados indgenas. Sin lugar a duda, Lara escogi dicha palabra para expresar la total identificacin de su obra con las masas indgenas a las que empezaba a defender. En el captulo precedente hubimos de destacar, siguiendo los postulados de la teora de la intertextualidad de Grard Genette, que el ttulo de un libro vale y funciona como un contrato que el autor suscrbe ante sus lectores y por medio del cual se obliga a ofi-ecer un contenido determinado. Finalmente, la especificacin de que el diario es de "un hombre" sirvi para marcar la diferencia con los burgueses que en su mayora asumieron una

PAGE 342

332 actitud de "cobardes" al rehuir servir a su patria en las lneas de los frentes de batalla. Por lo tanto, aquel diario no slo reflejaba los sentimientos de solidaridad de su autor hacia los indgenas, sino que tambin se convirti en una de las obras de crtica y denuncia ms abierta, franca y honesta en contra de los aUos oficiales del ejrcito, a quienes Lara, y la mayora del pueblo boliviano que asisti a dicha guerra, responsabiliza con la derrota. Es interesante apuntar que ciertas reacciones a la lectura de Repete de parte de algunos militares prefiguraron lo que Mario Vargas Llosa sostuvo en su ensayo "Revisin de Albert Camus" recopilado en el libro Entre Sartre y Camus que: "La relacin entre un escritor y su pblico es casi siempre extraa y parece fundamentarse no en la razn, sino en los sentimientos o el instinto" (15). En efecto, demostrando que sobre ciertos lectores pesa ms la emocin que la razn, la lectura de Repete dio lugar a dos consecuencias: su autor tuvo que batirse a duelo con un coronel, y la circulacin de la obra fue prohibida por el gobierno.^' Al respecto Lara con sobrada razn de su parte dijo a Luis H. Antezana, su mejor entrevistador y uno de sus mejores compiladores: "Con Repete haba entrado bien en el mundo de las letras bolivianas. Las incidencias que provoc Repete repercutieron en el pblico" (1980: 21). Despus de la publicacin de Repete, Lara eligi, para la mayora de sus obras, el tema indgena, destacando su existencia oprimida y su vieja cultura como objeto principal de sus investigaciones y creaciones, as mismo decidi que sus lectores implcitos fueran los sectores populares predispuestos a ayudar a la emancipacin plena de los indgenas. De esa manera, Lara es el primer escritor boliviano en tratar de escribir desde el punto de vista de los intereses de los indgenas. Su mayor mrito radica en que le toc escribir en favor del indio en una poca y medio urbano para los cuales su obra es como

PAGE 343

333 un espejo que todos los pequeos burgueses frecuentadores de la sacrista y respetuosos del orden feudal queran destruir, para no ver reflejados en las novelas las denuncias de su racismo practicante y militante. Por ello, la novela de Lara respecto a ciertos lectores conservadores cumple con la valoracin que Fierre Bordieu hizo del gnero ficcin: una relacin en la que uno le da a conocer al otro justamente lo que no desea conocer: "Literary fiction is undoubtedly, for author and his readers, a way to making known that which one does not wish to know" (158). A pesar de la negativa reaccin a las denuncias sobre la explotacin de los indgenas por parte de sectores importantes de la pequea burguesa conservadora, Lara no dej jams su calidad de escritor indigenista, habiendo sabido con ello proyectar una 23 personalidad extraordinaria por su consecuente compromiso con el pueblo boliviano, honestidad a toda prueba,^'' y, comprensin y tolerancia hacia escritores de ideologa opuesta a la de l.^^ Su compromiso con los campesinos se explicara, tambin, en razn de su tica frente a su visin de la Historia. Segn Lara los campesinos son vctimas de la opresin y la explotacin, "desde que lleg Pizarro al presente" (1980, 125). De esa historia opresiva que no parece tener fin, el escritor extrajo materiales para elaborar Surumi y Yanakuna sin artificiosas truculencias, con ecuanimidad y ponderacin, — rasgos que sus detractores bolivianos no han sabido apreciar — al extremo de minimizar la crudeza de la realidad. Lara aclar que el drama real sobrepasa al de su ficcin: "Lo que cuento en Surumi por ejemplo, son detalles insignificantes de la vida del campesino antes de la Reforma Agraria, pues he tenido que dosificar y limar las escenas naturalistas" (1980, 126). Efectivamente, Lara narra en Surumi (1943) las desventuras de una familia campesina prototpica bajo las condiciones imperantes antes y durante la

PAGE 344

334 Guerra del Chaco, cuyos miembros son explotados y abusados donde quiera que entran en contacto con los mestizos, sea en los medios rurales, urbanos, o los frentes de batalla de la guerra a la que fueron obligados a concurrir. Lara recordaba a sus lectores que a los indgenas no los explotaban nicamente los dueos de los latifundios, los explotaba, — an los explotan — todo el sistema social controlado por los mestizos. Lara ampli la denuncia ms all de los lmites de la propiedad feudal, abarcando a las relaciones polticas, culturales y econmicas. Despus de publicar su primera novela indigenista se dio cuenta de que todava poda relatar mucho sobre la opresin de los campesinos. En consecuencia se dedic a buscar otros personajes. Lara coment al respecto: "Pens en los terratenientes de mi pueblo, en los mestizos, en las autoridades de mi pueblo y empec a armar el andamiaje de mi novela as naci Yanakuna" (1980, 27). El resultado logrado fue la mejor y mayor obra boliviana en la que se muestra descarnadamente la inhumana condicin en que vivan los campesinos hasta antes de la revolucin. Esta obra justifica por s sola las expropiaciones de haciendas y el traspaso de la propiedad a manos de los indgenas, quienes por lo que sabemos eran sus dueos originales, es decir, concede plena legitimidad a la Reforma Agraria que se implement al ao siguiente de la publicacin de esta novela. Quiz por todo lo comentado, y el valor artstico de la obra, el crtico Alfonso Gumucio Dragn considera que Yanakuna es una de las novelas ms importantes de la literatura latinoamericana de la dcada de los cincuentas del siglo pasado. Segn Dragn: "Esta sola obra resume toda la explotacin del campesinado antes de 1952. Su ttulo de una sola palabra, es contundente: ¡'Siervos'! Historia de siervos y de 'Qhapaqkuna', de ricos; de explotados y explotadores" (146). Para nosotros, con Yanakuna Lara cerr un ciclo de

PAGE 345

335 SU obra novelstica, aquel en el que representaba a los indgenas como meras vctimas de la sociedad boliviana. Se sabe que una vctima es alguien que no tiene capacidad para luchar contra el poder que lo sojuzga y se encuentra como atrapado en un cerco de dominacin y opresin del que no puede salir. Lara, igual que Arguedas y la mayora de los novelistas llamados indigenistas, hasta Yanakuna, haba puesto el nfasis en presentar a los indgenas como vctimas sin llegar a ficcionalizar un desenlace liberador. No obstante esta limitacin el fuerte impacto de Yanakuna (1953) hizo que Lara elevara an ms su prestigio de escritor comprometido con los ms humildes, mrito con el cual el naciente Partido Comunista Boliviano hubo de prestigiarse, pues, Lara ingres a dicha organizacin poltica despus de publicada la referida novela que acababa de consagrarlo. Con ella se convirti en el escritor boliviano ms conocido intemacionalmente.^^ En el interior de su pas no han fahado crticos que han reconocido la vala revolucionaria de obras como Yanakuna Por ejemplo, Mariano Baptista Gumucio, en breve ensayo titulado "El indio en la novela boliviana" (1954), escribi: "Podra afirmarse que la lectura de estas obras — menciona varias, entre ellas: Surumi y Yanacuna — han modelado una nueva conciencia de responsabilidad ciudadana hacia los problemas del campo boliviano. Indudablemente, los lincamientos de la Reforma Agraria encuentran sus antecedentes en la prdica de estos precursores" (32). La cita no solo reconoce el aporte especfico de las novelas de Lara, sino que generaliza el papel de contribuidor a la realizacin de la revolucin nacionalista boliviana que nosotros atribuimos a estas novelas, es decir, a las novelas que estamos denominando justamente por ello como novelas revolucionarias. Pero como vamos a demostrar ms adelante, Lara no se limit a denunciar la condicin de vctimas de los indgenas, tampoco su

PAGE 346

336 contribucin a la revolucin boliviana, entendida como un largo proceso histrico, continuo y permanente, no se limita a su contribucin a la realizacin de la revolucin nacionalista de 1952, sino que se proyecta, como venimos sosteniendo, hacia la revolucin socialista. Contribucin que vamos a demostrar al analizar Yawaminchij la novela en que se refleja toda su madurez y sabidura ideolgica, poltica y artstica, entendida la ltima como expresin de las dos primeras. Despus de los xitos editoriales de Yanakuna Lara, en 1955, a los cincuenta y siete aos de edad, deca al periodista peruano Ernesto More: "Mi vida se halla de tal modo impregnada de la vida y los problemas del indio, que no s si alguna vez podra 28 proponerme escribir algo ajeno al indio" (244). En correspondencia con dicha opcin, Lara continu escribiendo novelas y completando su trloga sobre la situacin de los indgenas dentro del proceso de la Revolucin Nacional. En ese contexto public Yawamnchij (1959), Sinchicay (1962) y Llalliypacha (1965). En todas ellas Lara continu ofreciendo ficciones que reflejan fielmente la situacin de las masas indgenas, mostrando a sus lectores los problemas, dramas, tragedias, dificultades y acciones que frieron conduciendo a la nacin boliviana a un estado de aguda crisis social. Ese fiel reflejo de la realidad buscaba mostrar a sus coetneos la compleja red de interconexiones existentes entre las diversas frjrmas de relaciones sociales que se iban estableciendo en la sociedad boliviana sobre la base del nuevo sistema de propiedad sobre la tierra. De esa manera, la novelstica de Lara se ajusta a lo que Juan Goytisolo considera la finalidad del arte; "Mostrar que el destino del hombre es el hombre; transft)rmar el destino en conciencia: tal es la misin del artista" (106). As los lectores podan llegar a comprender mejor el significado de la eclosin de una nueva frierza con enorme potencial poltico e

PAGE 347

337 inmersa en la coyuntura creada por el proceso de transformacin del sistema de propiedad de la tierra. La novela de Lara presentaba a la masa indgena en su despertar de siglos de sometimiento, mostraba que empezaba a dar sntomas inequvocos de estar dispuesta a actuar independientemente a los dictados del gobierno democrtico burgus de la Revolucin Nacional. Adems, la novela mostraba que ese sentido de emancipacin era total y marchaba decididamente incluso a pesar de su momentneo sometimiento a pseudolderes extraos a su clase social e impuestos por conveniencias polticas ajenas a los mejores intereses indgenas. Vistas as las contribuciones de la novela, otro de los mritos de Lara es que en una poca de confiisin ideolgica como aquella demostr los efectos y causas que conformaban un nuevo cuadro opresor que pesaba sobre el infortunio de los campesinos, y contribuy a que una nueva generacin de revolucionarios llegara a comprender mejor el significado de su complejo entorno cotidiano,^^ pues, contribuy a despertar una nueva conciencia revolucionaria, que no podemos imaginarnos que se hubiera dado por efecto espontneo, ya que como sostuvo Henri Lefebvre, "los seres humanos no son completamente conscientes de su vida real" (90). Aadiramos nosotros, por va de simple recordatorio, que los seres humanos necesitan de vehculos concientizadores como la novela revolucionaria para iniciar su proceso de liberacin. Ahora bien, la fidelidad de las novelas de Lara con la realidad social no es casual, respondi a su consecuente vocacin de combatiente por la liberacin del pueblo boliviano y muy especialmente de las grandes mayoras campesinas. Lara puso su vida al servicio de esa causa. En una entrevista con Luis H. Antezana reiter que en la conflagracin del Chaco naci su "propsito de luchar por el campesino, de escribir su

PAGE 348

338 tragedia y luchar por su liberacin. Quise que mi obra asumiese una funcin social y algo ms, una accin combatiente .He sido militante del Partido Comunista, he luchado mucho y he sufrido mucho ." (1980, 125-6). Probablemente aluda a dos dramticas experiencias personales: su leahad con los sobrevivientes de la Guerrilla del "Che" que lo indujeron a renunciar al Partido Comunista,^" y, a caer preso y ser torturado por los esbirros del gobierno dictatorial del general Hugo Banzer durante los aos setenta.^' Don Jess Lara falleci el 8 de septiembre de 1980. Su obra literaria, en la que se conjugan armoniosamente el talento del artista y el compromiso del revolucionario, queda como monumento imperecedero al ms honesto y consecuente entre los buenos revolucionarios bolivianos del siglo XX. Obra en la que mostr a sus contemporneos la realidad desde una perspectiva nueva, diferente y muy acorde con lo que el novelista japons Kenzaburo O asigna al papel de la literatura: Dar a los lectores "mayor intensidad vital, emociones ms profundas ... y acaso, sobre todo, una conciencia ms cabal de las miserias e imperfecciones del mundo real Sospecho que, de esa manera tal vez la literatura contribuya, no a hacer ms felices, pero s menos resignados y ms libres a los seres humanos" (2). Lara con su peculiar vocacin para escribir dej un ejemplo para todos los bolivianos que quieren ir al encuentro consigo mismos y con su propio destino. Ense a evitar caer en "el ridculo afn de dejar de ser indios, de trocar nuestra sangre por la europea y despreciar el quechua y el aymar por el castellano y el francs, [porque] ha hecho que lleguemos al extremo ignominioso de olvidar nuestro pasado y repudiar nuestra propia naturaleza, para perseguir el futuro europeo y acabar de injertar en nuestra carne el espritu de una raza que, en la poca sangre que nos prest, entregnos ms taras que virtudes" (1978: 20).

PAGE 349

339 La Revolucin Nacionalista: Un Proyecto Histrico Inconcluso y la Obra de Jess Lara No es coincidencia que el escritor comunista Jess Lara haya sido crtico de la Revolucin Nacional, o que los sectores ideolgicamente ms conservadores surgidos del seno de la Revolucin Nacional y devenidos en restauradores del viejo orden hayan sido los que lo persiguieron, apresaron y torturaron, pues la revolucin a medida que perda su batalla frente al imperialismo norteamericano fue deteniendo su impulso transformador, frustrando las esperanzas de los sectores populares, propiciando la formacin de una nueva casta dominante y privilegiada y traicionando, de ese modo, las expectativas ms radicales de sus aliados polticos de tendencia comunista. Por todas esas razones, el proceso revolucionario nacionalista fue objeto del severo juicio de quienes al igual que Lara no admitan ninguna claudicacin ideolgica. Del mismo modo que Augusto Cspedes, quien en la etapa de la lucha contra la oligarqua minero — feudal haba escrito con el propsito de concientizar a los sectores populares en favor de la revolucin nacionalista, as, Lara procedi a escribir novelas durante la etapa en que el poder estaba bajo control absoluto de las fuerzas revolucionarias nacionalistas, poniendo al descubierto la necesidad de profundizar la revolucin, sacarla del estado de empantanamiento que la condenaba a muerte, y exhortando a avanzar hacia objetivos cuya meta era la realizacin de la revolucin socialista.^^ Para comprender cabalmente el propsito concientizador que persegua Lara, al desmistificar el sistema de valores desarrollados por la revolucin democrtica burguesa, se hace necesario recordar que a fines de la dcada de los cincuentas eran claros los rasgos generales de la revolucin nacionalista que indicaban la tendencia a convertirse en proceso revolucionario inconcluso o promesa redentora incumplida. Aos ms tarde la tendencia se hizo

PAGE 350

340 realidad, fue captada por la masa y testimoniada en libros como el de Domitila Barrios de Chungara. Yawarnnchij : La Novela de la Revolucin Socialista La Crtica a la Revolucin Nacionalista "A principios de 1957 vino como funcionario del Partido Comunista a Cochabamba el camarada Rosendo Castillo El camarada no me hablaba de nada, sino de la necesidad que yo tena de seguir escribiendo novelas ... me dijo que haba para el escritor boliviano un hermoso tema virgen, nadie lo haba tocado y era el problema de la Reforma Agraria medit muchos das y, por fin, sent la tentacin de ponerme a escribir sobre este tema" (1986, 128-9).^'' Ese flie el testimonio que dio Lara sobre el origen de Yawarnnchij (1959) y que puede leerse en la tercera parte de su triloga autobiogrfica: Wiapaj (Para siempre). Relato ntimo (Postumo) Con esta novela Lara inici una de las dos grandes vertientes de la novela revolucionaria boliviana. Como bien precisa el prlogo de la Editorial Nacional de Cuba, que en 1962 imprimi 30,000 ejemplares de Nuestra Sangre. Yawarnnchij. Novela Quechua "Jess Lara ocupa un lugar prominente en la literatura americana como estudioso de la literatura quechua y como novelista de gran calidad [. .]. Yawarnnchij ocupa un lugar de honor en la literatura de vanguardia americana". (S/n) Yawarnnchij como todas las novelas publicadas por Lara, posee una slida base realista y se distingue porque est fiindamentada en el mtodo y la teora marxistaleninista, es decir, en el materialismo dialctico aplicado a la interpretacin poltica. Teora que sirve de sustento a los postulados que afirman que todo el mundo subjetivo

PAGE 351

341 del hombre y sus creaciones, por tanto la novela, es el resultado de algn tipo de actividad humana y procede de una realidad objetiva a la cual refleja. Recordemos que Carlos Marx en su famosa Tesis sobre Feuerbach sostena, que "[e]l hombre, en su praxis (prctica social) titubeante y creadora, conoce las cosas al procesarlas ... y su conocimiento refleja la accin prctica y el resultado — el producto — de la accin. El hombre conoce el mundo al crear su mundo humano: al crearse" (1947, 196). La idea anterior no significa un estado de conciencia previo a los hechos concretos de la vida, sino que es el efecto de ellos, su resultado. En el caso de Lara, su actividad poltica le permiti ir descubriendo la realidad campesina, cambiante ante la acometida del huracn revolucionario nacionalista. Como revolucionario marxista lleg a comprender lcidamente el alcance y real significado de la Reforma Agraria; como novelista puso de manifiesto las contradicciones bsicas resultantes de las reformas sociales emprendidas por el gobierno de la Revolucin Nacional Boliviana; llegando a demostrar a sus lectores los problemas en su diversidad y unidad. Pero, sobre todo, Lara ue el primer novelista en expresar que si bien la revolucin nacionalista haba intentado resolver la contradiccin existente entre terratenientes y campesinos-siervos, haba dado lugar a otra: organizaciones polticas oficialistas versus campesinos liberados de la servidumbre feudal. Segn Jos Miguel Oviedo, cuando criticaba al ensayista Manuel Gonzlez Prada, deca de la obra del peruano: "No ve al indio como un individuo doliente, sino como una clase oprimida en busca de su papel histrico" (274). El juicio de Oviedo puede aplicarse a Lara. Yawamnchij proporcionaba la clave para comprender la contradiccin generada durante la implementacin de la Reforma Agraria y deja planteada las razones por las que

PAGE 352

342 los campesinos deban buscar su propio papel histrico. El origen de las razones es simple: El gobierno revolucionario no fiie capaz de dinamizar la entrega de ttulos de propiedad sobre las tierras, adems las concedidas eran en extensiones tan exiguas que justifica la hiptesis de los grupos de izquierda que planteaban que dentro del gobierno revolucionario se infiltraron hbiles personeros que representaban lealmente los intereses de los seores feudales. No cabe otra explicacin, pues, los redactores y correctores de la ley de reforma agraria actuaron para preservar el latifundio, o lo que es lo mismo, para tratar de perpetuar la miseria de los indgenas y la explotacin de la que son objeto. Es ah, en ese contexto histrico, donde la novela de Lara desgarr las vestiduras que cubran el proceso revolucionario para revelar que los agentes feudales, y sus aliados no slo haban llegado a militar en las filas revolucionarias sino que incluso haban logrado mimetizarse en el seno de la revolucin nacional. Como primera alerta, adverta que dicha quinta columna en los hechos estaba desvirtuando el espritu libertario de la reforma agraria. Sealaba, igualmente, que en el fracaso de la reforma agraria y de todo el proceso revolucionario boliviano estaba jugando un papel decisivo la corrupcin del aparato burocrtico-poltico del gobierno revolucionario. De esa manera, la crtica de Lara se anticipaba a otra formulada por Garios Fuentes: "Es la corrupcin lo que acaba con las revoluciones y hace pensar a la gente que s el antiguo rgimen era detestable, ms lo es el nuevo rgimen, porque si los conservadores ya no engendraban esperanza, los izquierdistas la traicionaron" (1998, 276). Recordemos que segn la interpretacin de Lucien Goldmann en su ensayo "Introduccin a los primeros escritos de Georg Lukcs: "La novela es para Lukcs la principal forma literaria de un mundo en el cual el hombre no es ni en s ni enteramente

PAGE 353

343 extrao Hace falta para que haya novela, una oposicin radical entre el hombre y el mundo, entre el individuo y la sociedad" (Lukcs, 1974, 157). Reiteramos una vez ms que la novela de Lara comunicaba a sus lectores que la revolucin nacionalista boliviana si bien haba acabado con una casta feudal con presunciones de aristocrtica, tambin dio inicio a la constitucin de una nueva casta formada por rsticos mestizos que acusaban la tendencia a comportarse como mulos de los explotadores tradicionales. De ese modo quedaba interpretada en la novela la contradiccin entre el campesino indgena y la sociedad que el nacionalismo revolucionario estaba tratando de moldear. Como vamos a demostrar en la seccin siguiente, apoyados en referencias textuales, Lara con Yawamnchij quiso contribuir a que se superara la corrupcin, y sobre todo que fuera resuelto el divorcio entre las promesas y la implementacin de la ley de reforma agraria que las incumpla. De ese modo la novela estaba destinada a facilitar la toma de conciencia respecto a la solucin del problema de la tierra. Y, la solucin que propona apuntaba al advenimiento del socialismo o antesala del comunismo. El contenido de la novela demuestra igualmente que Lara no slo trat de abrir, para sus lectores, un camino hacia el futuro, — criticando, y de cierto modo, tambin, atacando al presente que le era contemporneo — sino que paradjicamente se vio obligado a defenderlo frente a la ofensiva contrarrevolucionaria de los que no se resignaban a perder sus privilegios y parecan comportarse firmemente aferrados al pasado. Paradoja poltica con la que Lara parece haber querido decir, muy a su manera, por cierto, lo mismo que recientemente expresara Carlos Fuentes en Los aos con Laura Daz : "No es el pasado lo que muere con cada uno de nosotros. Muere el futuro" (101).^^

PAGE 354

344 Otra idea que sirve de eje narrativo es el concepto de alienacin. La novela muestra que los campesinos continuaban siendo una clase alienada al no poder disfrutar de las prerrogativas (econmicas, polticas, legales, sociales, etc.) que su condicin de seres humanos manumitidos de la opresin feudal les otorgaba idealmente. Ellos se limitaban a imaginar, soar y suponer que tenan derechos sobre la propiedad de la tierra que trabajaban, as como a llevar una vida ms digna y humana. La realidad era opuesta a dichos sueos. Todo ello, y mucho ms, llegan a conocer los lectores gracias a la narracin contenida en Yawarnnchij y que ms adelante analizaremos especficamente, apoyndonos en el texto de la novela. Por ahora, prosiguiendo con nuestro enfoque en el mbito global queremos anticipar que las reacciones individuales y de pequeos grupos de indgenas estn plasmadas en la novela bajo la forma de manifestaciones de rebelda frente a los abusos del mximo dirigente de la Central Campesina de Ocurea y cumplen la fiincin de demostrar el potencial revolucionario que empezaba a manifestarse entre los indgenas durante los primeros aos del gobierno revolucionario nacionalista. El Llamado a la Revolucin Socialista Bajo el desorden y la confiisin resultantes de un proceso revolucionario que como sealbamos lneas arriba haba agudizado al mximo la lucha de clases, y se prolong en toda su intensidad a lo largo de los primeros aos, en los cuales pareca que en cada minuto se estaba decidiendo no slo el presente de la revolucin, sino sobretodo el fiituro de cada clase social y cada individuo, se fiie agudizando la lucha ideolgica entre quienes buscaban ahogar la revolucin y quienes procuraban su radicalizacin. En aquel contexto confrontacional, como ya hemos referido, el Partido Comunista Boliviano persuadi a Lara para que escribiera una novela sobre los campesinos y la Reforma

PAGE 355

345 Agraria. Seguramente muy lejos estaban sus promotores de haberse imaginado el estar auspiciando la escritura de la novela revolucionaria marxista ms importante de la literatura boliviana. A cuarenta y un aos de la primera edicin muchas cosas han cambiado, el autor y muchos de sus detractores han fallecido y desde entonces ha surgido una nueva generacin de novelistas y de crticos literarios. Pero los planteamientos de Yawarninchij expuestos a sus lectores contemporneos a los que en esta novela convocaba a continuar luchando por la transformacin profunda del sistema social, asi como la firmeza preconizada en el rechazo a las torturas y los crmenes como medios revolucionarios continan vigentes. Por ello, cuando uno analiza Yawarninchij comprueba que fue escrita como una especie de tributo al humanismo, aun cuando esta novela da la impresin de haber sido escrita con el propsito exclusivo de defender a los indgenas. Por otra parte, Lara en su calidad de dirigente comunista obviamente saba que la revolucin socialista requera de una vanguardia, es decir, de un eficiente partido comunista capaz de organizar, movilizar y dirigir a las masas campesinas y obreras. Ello explica que Lara con Yawarninchij abra un resquicio para que los lectores puedan llegar a conocer el secreto del modus operandi de los partidos comunistas. Lo que nos hace suponer que esta novela fue escrita pensando en lectores no slo de extraccin campesina, sino tambin de clase media, a los que de ese modo trataba de ofrecer una perspectiva diferente de la oficial y tratar de atraerlos a la militancia o cuando menos volverlos simpatizantes de la ideologa comunista. En los hechos la novela de Lara sirvi de inspiracin ideolgica y poltica a una nueva generacin nacida mucho despus de la Guerra del Chaco y que no slo intua la

PAGE 356

346 existencia de una alternativa frente al desencanto del proceso revolucionario nacionalista que ya se perciba traicionado, sino que estaba dispuesta a abrazar la causa de la revolucin comunista. Por otra parte, la novela de Lara vena a llenar un enorme vaco en la cultura revolucionaria. A diferencia de la mayora de los revolucionarios nacionalistas que iban relajando su condicin de tales, insensibilizados para poder ver y mucho menos admitir los abusos, injusticias y crmenes que se iban cometiendo en nombre de la revolucin nacionalista, Lara descubri la corrupcin de los ideales revolucionarios y los conden. Para poder apreciar mejor el valor de las denuncias de Lara se debe tener en cuenta que por primera vez en Bolivia, durante el primer quinquenio de la revolucin, se estableci un sistema de represin poltica a una escala y grado de refinamiento tal que reproduca los campos de concentracin y mazmorras de Hitler y Stalin. Esto resultaba bastante claro para la clase media de la poca, pues, en Bolivia entre 1952 a 1957 se establecieron infernales campos de concentracin y se institucionaliz la tortura como prctica poltica abominable, sin duda, y ejercitada sistemtica y extensivamente hasta en contra de los miembros y grupos pertenecientes incluso a las clases populares, gracias a cuya valerosa contribucin se haba podido establecer el poder revolucionario nacionalista y en nombre de quienes se deca gobernar.^^ Para Lara, y esto comunicaba la novela a sus lectores, como demostraremos, en la prxima seccin, nada justificaba ni poda llegar a justificar el despojo a los campesinos de sus cosechas y medios de trabajo que caciques impuestos por el gobierno estaban llevando a cabo. Tampoco era indiferente y denunciaba el empleo de la demagogia, el engao, y las diversas formas de represin que se ejercitaban contra los campesinos con el fin de someterios a una nueva servidumbre. Dicho de otro modo, la novela descubre el

PAGE 357

347 cinismo bajo la mscara revolucionaria que encubra a los arribistas sociales quienes en los hechos queran y actuaban como suplantadores de los antiguos seores feudales. Adelantamos la interpretacin de que en esta novela se demuestra que no hay represin, terror y tortura buena como tampoco hay represin, terror y tortura mala. En Yawarninchij se recuerda que quienes practican las torturas y otras formas de represin, no importa en nombre de la causa que sea, incurren en delito de lesa humanidad, ultrajan la dignidad plena de la mujer y del hombre y con ello pierden autoridad moral ante las masas y la historia. Extrao mensaje proveniente precisamente de un dirigente del Partido Comunista de Solivia, partido que siempre justific todos los crmenes del estalinismo. Basta leer esta novela para comprender dnde y en qu radica la grandeza tico-moral de Lara, lo que demuestra que en l no slo predominaba el espritu artstico, y su compromiso con la revolucin socialista, sino tambin una profimda praxis humanista. As Lara catapult la cultura boliviana a un nuevo nivel de pensamiento que uni la esttica con la ideologa de la revolucin socialista presentada con rostro humanista. Principales Caractersticas de la Narracin A Lara no slo sus detractores naturales, enemigos ideolgicos, lo han calumniado de ser un escritor que hizo de la novela mera propaganda poltica en desmedro del arte literario,^'' sino que, tampoco han fahado crticas injustas desde la misma izquierda marxista y desde el ubicuo punto medio, centro izquierda, que lo ha juzgado de repetitivo, maniqueo y obsoleto.^* Rechazamos todas esas interesadas y superficiales interpretaciones. Jess Lara con absoluto mrito est situado muy por

PAGE 358

348 encima de sus calumniadores y mezquinos crticos. Eso lo demuestra Juan Jos Coy quien les sali al frente recordndoles que, A Jess Lara le echan en cara muchos de sus objetores 'sin conciencia" — sin conciencia social al menos — que es un escritor tendencioso y maniqueo [. .] Bien, cabe preguntarse: Es cierto lo que se describe o no? Se han producido o se siguen produciendo esos abusos, esa explotacin, la marginacin y el olvido, cuando no el desprecio? Lo que interesa no es la tendenciosidad de Lara, sino la verosimilitud novelesca de los temas, ambientes, caracteres? No escamoteemos el problema. Ante esta situacin Lara no permanece neutral. No es espectador elegante y desinteresado ante lo que contempla [. .] Testigo fiel de la realidad que le rodea, Jess Lara la denuncia: lo que a nosotros nos queda es leerle, reflexionar y sacar varias consecuencias. (64) Nosotros, por nuestra parte, al analizar de inmediato las caractersticas particulares que distinguen y definen a Wayarnnchij como la novela revolucionaria del socialismo en Bolivia vamos a tratar de demostrar que est elaborada con el rigor de una forma potica y un contenido cuya ideologa e intencin poltica se proyectan en funcin del propsito de contribuir a elevar el nivel de la conciencia social de los sectores populares a quienes esta novela anima a comprometerse con la revolucin socialista. La Pintura Impresionista del Paisaje Valluno Yawamnchij ofrece a sus lectores belleza potica a travs de una serie de estampas en las que su autor ha sabido captar en toda su majestuosidad el valle cochabambino, al que la novela refiere como su espacio. Verdaderamente las visiones corresponden a una naturaleza idlica, abstraccin claro est de la opresin indgena, donde el clima templado, la abundancia de vegetacin y la geografa de valle, formado entre las cadenas andinas, dieron lugar a paisajes que la novela reproduce de una forma • 39 impresionista. De cuando en cuando, esto es al principio de la novela, el narrador nos

PAGE 359

349 describe a las pastoras y a los campesinos en quietud y armona con el apacible paisaje, sin que nada revele, hasta ese momento, el drama y la tragedia que marcan sus oprimidas vidas. Son escenas estticas, fotografas un tanto buclicas del ambiente rural donde el cielo, las llanuras y los ondulantes cerros permiten reconocer que la narracin adquiere intenso colorido, el ambiente es majestuoso, ameno y hasta pudiramos afirmar que proyecta nostalgia por los lugares donde hemos sido alguna vez seres felices o cuando menos trata de comunicar alegra al corazn de nosotros, sus lectores. Es posible que ante tales escenas buclicas el lector con expectativas de leer una obra de denuncia social o de mensajes revolucionarios se hubiera empezado a sentir impaciente. Aparentemente el paisajismo buiclico es una extraa forma de narrar, de escribir, una novela de crtica social, pues, la lectura de las primeras pginas al revelarnos un espacio narrativo en el cual el paisaje es descrito con ternura y belleza, como si su autor pretendiese introducirnos a un mundo ideal donde todo parece invitar al solaz y felicidad de los seres humanos. Sin duda, con ello nos aleja de la realidad social como si intencionalmente la estuviera evadiendo. Anticipamos que se tratan de versos en prosa que transmiten una belleza que resuha entretenida, cautivante y deseable para lectores contemplativos que aman el arte por el arte. Ciertamente en esas primeras pginas de Yawarnnchij y en otras posteriores, todo parece indicar que el lector ser turbado y conjndido. Sobre todo aquel lector que esperaba encontrar una obra que prosiguiera el enfoque de la novela anterior, Yanakuna de la cual su autor haba afirmado que el "propsito esencial era mostrar al pueblo boliviano, al propio tiempo al indio cmo era vctima de las clases dominantes" (1962 28). Es muy posible que tal lector se hubiera llegado a preguntar: Hube de haber

PAGE 360

350 tomado la novela equivocada? Nosotros nos hubiramos apresurado a responderle: No, no se trata de una equivocacin. Yawaminchij no slo es la obra de mayor importancia poltica, y la mejor de propsito revolucionario escrita por Lara, sino tambin la preferida por este prolfico autor. Preferencia que el novelista declar a la entrevi stadora Giancarla de Quiroga, ante quien manifest que entre la treintena de obras que hasta esa fecha haba publicado, l se senta "ms ligado a Yawaminchij", subrayando la razn de su preferencia, al decir, "porque, la escrib en mi condicin de militante comunista" (dem, 261, 262). El autor con ello nos dio una pista. Vamos a tratar de explicarnos ms adelante la razn por la que este novelista ofrece una pintura impresionista como recurso tcnico narrativo del escenario en que se desarroll la historia que nos cuenta, historia que contrasta con la armona y belleza del paisaje. Por ahora veamos algunas escenas impresionistas que llevan inconfundible matiz potico y que indudablemente constituyen uno de los rasgos que amerita considerar a Yawaminchij como una obra artstica dentro de su gnero: En contraste con el hlito de soledad que en aquella hora de la tarde esparca el canto, una pastorcilla jugaba alborozada con su perro a la sombra de un algarrobo de ancho ramaje, mientras en el rastrojo vecino paca sosegadamente un reducido rebao de ovejas. (9) Lneas ms adelante los lectores continan constatando la avasalladora sensibilidad del autor que se desborda al describir lo que denomina "un paisaje de valle": Encima, se volcaba el cielo, profundo y sin mancha, como un inmenso fanal de lapislzuli, con un sol que, camino del poniente, sonrea lo mismo que un corazn regocijado. (9)

PAGE 361

351 Luego el narrador presenta ante los lectores la descripcin de la naturaleza. Aqu se puede observar que el fino estilista que flie Lara muestra la casi perfeccin de un lugar sobre el que llamamos la atencin se caracteriza por la ausencia humana. Esas escenas de ruptura entre la naturaleza y el hombre, sientan las bases para que el lector visualice el contraste entre la belleza del medio ambiente y la horrenda existencia de sus moradores. El Hombre, campesino indgena como se podr constatar ms adelante en la novela, parece haber sido expulsado del paraso bblico, por segunda vez. La escena preludia la desdichada vida del Hombre convertido en siervo de la gleba y simboliza la ira de Dios ante el pecado de Adn y la condena de sus descendientes a sobrevivir merced a su propio trabajo. En tanto lectores podemos, pues, recrearnos, por el momento ante otro cuadro embellecido por la descripcin potica de un crepsculo, pero que contina deshumanizado: Una suave penumbra envolva la amplitud de la llanura, difminando cual mano imperceptible contornos y colores. Todava las cumbres lucan dbiles pinceladas de sol; pero los pjaros ya dedicaban su exaltacin lrica al nacimiento del crepsculo. (12) Sabemos que las palabras como las notas musicales expresan estados de nimo y producen emociones en proporcin a su intensidad. La novela, de hecho, empieza como palabra suave y arrulladora igual que sonido de sinfona apenas perceptible. Es la apertura que ir subiendo gradualmente de tono hasta alcanzar su mxima intensidad en la misma medida en que el paisaje deshumanizado sea totalmente sustituido por los hombres y su dramtica existencia social. Luego ceder su lugar a la representacin de las relaciones que giraban en tomo a los campesinos, hasta llegar a alcanzar el climax desgarrador con escenas brutales en que se mostrar desnuda la violencia practicada por

PAGE 362

352 los nuevos opresores. Anticipamos que la violencia institucionalizada como medio de sometimiento de los indgenas, a quienes se martiriza en la novela, simboliza las nuevas relaciones de dominacin que empezaron a desarrollarse en la dcada de los cincuenta entre Bolivia y los Estados Unidos de Norteamrica. Pero, no siendo nuestro propsito profundizar sobre este particular, preferimos continuar analizando las primeras escenas de la novela, aquellas en las que el texto es prdigo en ternura, belleza, paz y sosiego. Por ejemplo, cuando en la novela se describe el sorpresivo retomo de Tumi a su hogar, no podemos dejar de asociarlo con el retomo a su casa de otro aldeano, aquel antiguo griego, inmortalizado en el famoso Ulises. Tumi, el indgena boliviano, igual que el legendario griego haba ido lejos de su heredad a enfrentarse con una serie de peligros, pero sin la suerte de salir indemne de su azarosa pmeba de supervivencia en el mundo de los mestizos. Esa ternura expresada poticamente que sealamos est presente en la escena siguiente en que se describe el retorno del protagonista a su hogar: Contrariamente a lo que haba presumido, no rezong el perro ni se alborotaron los chicos. Encontr a todos bajo el cobertizo tomando la cena en medio del sosiego del crepsculo. (13) Pero una de las escenas con ms carga emotiva es la que sigue a la que acabamos de citar, y en la cual la marca de la derrota y la frustracin en el mundo de los indgenas empieza a hacerse evidente. Se trata de una escena llena de dinamismo que muestra a los menores hijos de Tumi saltando, alegres y alborozados. La misma culmina enfocada en un cuadro en el que los nios estn abrazados a los pies del padre. En la escena anterior el movimiento de los nios transmita el sentido de que todo era alegra ante la presencia

PAGE 363

353 del padre que haba estado largo tiempo ausente de la casa, hasta que surge la inocente pregunta y la respuesta sin palabras, pero con la brutal elocuencia de la objetividad: — Qu me lo has trado? (sic) Pero los nios al ver que en la espalda del padre no se vea ningn atado, se quedaron frente a l con una ansiosa interrogacin en los ojos" (13). Ya la armona y equilibrio, la belleza del paisaje, han sido rotos, han hecho su ingreso los personajes indgenas. Otra variante en el uso del estilo potico empleado por Lara es para demostrar que la opresin social no acaba por aniquilar a los seres oprimidos porque estos himos encuentran siempre un resquicio para gozar y sentirse alegres, para abandonarse a los efectos ldicos y erticos del baile, al calor comunitario de la danza, a la afirmacin de la fe y la esperanza del rito, y al delirio de la borrachera. Actividades que al realizarse hacen las veces de destellos fugaces de felicidad. Tal vez las nicas alegras fugaces en un mundo alienante, y dispuestas en la novela como representaciones para comunicar a los lectores que los oprimidos encuentran modos de evadirse por unas horas de aquel mundo absurdo por opresivo. Mas all de lo meramente descriptivo esas escenas estn dispuestas para proclamar el simbolismo de esos momentos que ninguna dictadura, ningn poder dominante, ningn sistema opresivo en el mundo ha podido hasta ahora anular y que representan el ltimo refugio de la libertad humana: la solidaridad y la comunin espiritual que une e identifica uno con los otros a todos los oprimidos. Los vecinos y amigos le ofrecen una fiesta de bienvenida a Tumi, el protagonista. El lector ira reconstruyendo a medida que lea que Tumi fue expulsado de la aldea por capricho del seor feudal, entregado a la polica rural, torturado por ella, condenado a confinamiento del cual se evadi, falsamente acusado de ladrn y vuelto a torturar con mas saa que la

PAGE 364

354 primera vez, puesto en libertad decide volver a su aldea. Retoma no solo con su cuerpo lacerado, lo que es peor con su dignidad profiindamente herida y anulada su autoconfianza para poder abrirse paso en el mundo dominado por los mestizos. Nadie pregunta nada, simplemente lo reciben como al hermano que ha retomado a su aldea de un largo y prolongado viaje. La fiesta es espontnea y los suyos, sus hermanos de raza, hacen ms fcil el olvido: Pero a ninguno se le ocurri acordarse del general Castillejo ni de las vicisitudes de Tumi. No estaban all para deplorar desgracias pasadas, sino para alegrarse por el regreso de un buen compaero [. .] Y cuando la orquesta comenz con los wayos, no qued un hombre sin pareja y todos se entregaron a los deleites de la danza, en el patio, bajo la sonrisa complacida de las estrellas (43).'' La novela, tambin, es prdiga en estilo potico al describir el hogar indgena. El narrador omnmodo la ubica en un contexto en que est asociado al regazo materno, expresin suprema del amor filial dentro de la cultura quechua, tan conocida por Lara. Igualmente, bajo dicha sublimacin, el matrimonio indio es representado disfiiitando de una placentera comunicacin. Los esposos estn solos y parecen haberse olvidado del mundo o lo que es lo mismo parecen seres ajenos a un mundo marcado por la opresin social. A los personajes parece embargarles el sosiego, la paz y la dicha: Noche de abril, apacible y acogedora como el regazo de una madre. Una brisa muy suave se cerna como una ola de sutiles mariposas Una bandurria pas a lo lejos como una reminiscencia [. .]. Esta era para ellos la hora ms grata del da, la nica hora en que podan permanecer juntos, a sus anchas, platicando a gusto. [. .] Pero ahora la noche estaba muy tranquila y esta chicha de calidad saba retener como una palabra amiga La pltica se alarg. y la mariposa del sueo se entretuvo an revoloteando en la sombra de la choza antes de posarse sobre los prpados. (54, 55)

PAGE 365

355 Durante el desarrollo posterior de la lectura de Yawamnchij puede tambin el lector apreciar, inequvocamente, que el estilo potico inunda las escenas en que la proximidad de la materializacin de viejos y permanentes sueos llena de regocijo a los indgenas. El da de la firma del decreto de la Reforma Agraria, programado para realizarse en una antigua hacienda vecina, los campesinos estn preparndose para asistir masivamente. Aquel nico, extraordinario y maravilloso acontecimiento empieza a narrarse del modo potico siguiente: Nunca lie tan gozosa la salutacin de los gallos al nacimiento del da ni tan llena de significado la diana vocinglera de los pjaros ... y en el balar de las ovejas parecan flotar lisonjeros augurios. La brisa, aliento embalsamado de la montaa, corra por los senderos y se asomaba a las chozas como un heraldo de buenaventura. (126) La sensacin del gozo provocado por el anuncio de la ley que dispondra la definitiva liberacin indgena de la servidumbre feudal, la novela la equipara a otro gozo ntimo, la del padre que provee por vez prmera de unas sencillas golosinas a sus menores hijos, y que la novela transmite a sus lectores con las palabras siguientes que parecen un homenaje potico a la paternidad responsable, expresin del amor filial: Al contemplar las caras felices de los rapaces y la ternura que se acendraba en los ojos de su compaera, Tumi sinti que su corazn se llenaba de un gozo que nunca haba conocido. (32) Lo que resulta igualmente significativo en el uso del estilo narrativo potico se refiere a las escenas que reflejan el trabajo de reclutamiento y adoctrnamiento que

PAGE 366

356 desarrollaba el partido comunista. Es obvio que en la escena que vamos a comentar y citar el lector poda constatar el derroche de estilo potico. Aqu la poesa en prosa parece reivindicar el sueo de los hombres que consagran sus vidas al bienestar comn, an cuando el ideal que abracen sea una mera utopa. Hay, sin duda, un homenaje a sus esperanzas, a sus vidas de modernos don quijotes. Se dice que quienes nunca han pertenecido a una organizacin revolucionaria no podrn entender jams los lazos afectivos que unen a sus miembros, la leahad y camaradera que prevalece entre ellos, y la alegra que rodea las reuniones, obviamente clandestinas. A veces acosados como fieras, mejor dicho, acosados por fieras represivas y siempre dispuestas al crimen poltico, sus reuniones que pueden llegar a ser apasionadamente acaloradas empiezan y terminan con manifestaciones de regocijo, y en el crculo cerrado de las reuniones y hermticamente reservados quedan los antagonismos y las contradicciones individuales. Esa atmsfera, — de la cual Lara tena amplia experiencia no como simple militante, como su modestia le hizo declarar, sino como mximo dirigente de la regin en que la organizacin de clulas comunistas campesinas eran la prioridad — est expuesta en la novela. Ms all de la ancdota es una forma sutil de invitar a ciertos lectores a que pasen a pertenecer al crculo o clula partidaria, es una forma de decirles: venid camaradas, militad junto a nosotros. Somos una organizacin no slo poltica sino sobretodo fraterna. Semejante a las iglesias en campaa para atraer nuevos adeptos, en esta novela se refleja la invitacin implcita que el autor por medio de su texto hace a sus lectores a quienes parece empeado en prometerles compartir no slo el retomo al paraso perdido, sino, tambin el alivio a las adversidades del presente. El estilo potico

PAGE 367

357 en que la novela describe el ambiente que precede al mitin convocado por los comunistas cumple la funcin que acabamos de sealar: Era noche de plenilunio. En el levante, la luna se abra como un enorme y luminoso jamanqay [azucena]. Las estrellas parecan doncellas vestidas con ricas y transparentes sayas de plata. Una serena y delicada dulcedumbre extendase como una sonrisa de felicidad por la llanura [. .]. Era el punto ms cntrico y all podan confluir cmodamente labradores de todas las haciendas del lugar. Si no acudieron todos, muy pocos, contados fiieron los insensibles. (173) Las citas que acabamos de ofrecer y analizar proporcionan a sus lectores en general la belleza, amenidad de lectura y los dones del estilo potico, y por otro lado sirven a los crticos desprejuiciados respecto a Lara de pruebas ms que suficientes para demostrar que esta novela se vale de los recursos artsticos para transmitir su mensaje ideolgico. Lara, por tanto, reconcilia arte y poltica, potica y denuncia social, y, al hacerlo, como vamos a demostrarlo ms adelante con su estilo potico logra en la novela establecer el contrastante entre lo bello del paisaje y la convivencia al interior de la aldea indgena y la monstruosidad de la opresin, aspecto ste que constituye uno de los focos centrales de sta novela. El Nudo Gordiano de la Explotacin Indgena: La Propiedad de la Tierra La posesin y propiedad de la tierra ha sido el principal motivo de las luchas sociales de la inmensa mayora de los bolivianos. Uno de los primeros revolucionarios y en sus ltimos aos de existencia reaccionario, Tristan Marof, segn el brasilero Julio Jos Chiavenato, en 1930 preconizaba: "La revolucin tiene que dirigirse contra el latifiandio y por la eliminacin del feudalismo, por todos los medios. Esto es posible

PAGE 368

358 mediante la destmccin del latifundio y dando tierras a los indios" (la traduccin es nuestra, 95). Del mismo modo, la destruccin del latifundio feudal fue una de las dos principales consignas de la Revolucin Nacional, pues, no se trataba de una organizacin nica y exclusivamente latiflindista, los dueos de las mejores tierras cultivables constituan la casta social, poltica y econmica dominante y al mismo tiempo la ms retrgrada del pas/*' La tierra concentrada en poder de una nfima minora no solamente representaba una gran propiedad territorial, era ante todo la base de un sistema social sobre el cual se haba establecido cierto tipo de relaciones sociales y econmicas que mantenan a las grandes mayoras indgenas en la ms abyecta condicin de siervos de la gleba. La revolucin triunfante gracias a la insurreccin de los trabajadores mineros, fabriles y las clases medias bajas comprendi lcidamente que la consolidacin de su rgimen poltico y la realizacin de la meta de independencia econmica nacional requera de la liberacin de la masa indgena y la liquidacin de la clase feudal. Estas condiciones fueron las que motivaron la promesa de la Reforma Agraria. Pero, nunca ninguna promesa equivale a una realizacin, al menos en el momento de su enunciacin. Todava mientras una vacilante cpula burocrtica empezaba a pensar cmo deba legislarse la prometida Reforma Agraria, los campesinos empezaron a tomar posesin de las llamadas "casas de hacienda", smbolos de la dominacin feudal, y de toda la extensin de terrenos de labranza sobre la que se asentaba el poder de dicha casta. Segn uno de los ex-presidentes del Consejo Nacional de Reforma Agraria, Luis Antezana Ergueta: Entre enero y agosto de 1953, el movimiento campesino protagoniz un gran levantamiento antifeudal con definidos objetivos democrticorevolucionarios: la revolucin agraria de 1953.

PAGE 369

359 As mientras la Comisin de Reforma Agraria iba por un lado, por la va reformista, las masas campesinas iban por otro: por la va revolucionaria.''^ (1992, 33) Antezana Ergueta confirma que los campesinos se estaban re-apropiando de las tierras. Pero, los seores feudales, aunque momentneamente expulsados de las haciendas, no se resignaron a renunciar a la propiedad latifundista, fuente de todos sus privilegios econmicos, polticos y sociales. En consecuencia y a raz del proceso de la Reforma Agraria se desat una lucha que abarc todos los frentes de combate y modalidades, incluida la lucha armada. Esa lucha en tomo a la tierra se constituy en uno de los problemas ms graves y difciles para la sociedad boliviana.'*^ Justamente, en ese contexto histrico, la novela de Lara fue escrita, publicada y leda para esclarecer, denunciar y orientar sobre los problemas derivados de la implementacin del proceso de la entrega de ttulos de propiedad, la destruccin del feudalismo, as como, tambin, para sealar la va socialista de la revolucin boliviana. Va que la novela prometa como la mejor opcin, frente al modelo nacionalista revolucionario, para superar las desventajas del capitalismo en pases subdesarroUados y dependientes del imperialismo. De modo que esta novela invita a un paciente ejercicio de desmontaje de su arquitectura ideolgica para llegar a comprenderia en su sentido esencial. Dicho desmontaje ser la tarea a exponer en las pginas siguientes. La novela de Lara est elaborada alrededor de dos ideas centrales: la importancia vital de la tierra para el indgena y la explotacin social que se deriva de la existencia del latifundio feudal. Por medio del narrador omnmodo, Lara dice en Yawamnchij para subrayar la importancia de la tierra, que ella significa para el indgena la esencia de su ser

PAGE 370

360 material y espiritual: "El indio es como un rbol milenario cuyas raices han mordido profundamente en las entraas de la tierra. Su pasado entero, sus tradiciones, su fe, sus realidades, sus esperanzas del futuro, todo se origina y converge en la tierra" (66). La otra idea matriz de la novela, que el lector capta directamente, apunta a la existencia de relaciones sociales opresivas que se establecen a partir de la existencia de la propiedad feudal: "El indio no concibe su existencia divorciada del surco Pero viene el hombre poderoso, el qhpaj, y le dice: 'Este surco que has abierto me pertenece. Tu no eres ms que una herramienta que alimento yo con mi propia tierra'" (66). La novela da cuenta, tambin, del drama que giraba alrededor de la parcela de tierra que alimentaba al indgena, el pegujal, otorgada a cambio del trabajo gratuito en las tierras y en la casa de hacienda del seor feudal. Seala que era tan pequea que a duras penas le daba al siervo mnimos frutos para sobrevivir. Sin embargo, si se le privaba de esa pequea tierra, problema que poda suceder en cualquier momento, prcticamente se condenaba al indgena y a su familia al hambre o a desterrarse voluntariamente para ir a servir en las minas, donde las condiciones de trabajo eran para ellos igual o ms inhumanas que en el latifundio feudal. La novela recoge esa experiencia en varias escenas que demuestran que la masa indgena era la reserva de mano de obra del sistema de produccin capitalista y principal proveedora de la masa proletaria minera. Por ejemplo, cuando Tumi retoma de la ciudad, entre las noticias que le transmiten se dice: "Mauri, hijo de tata Bauti, fiie despojado del pegujal y corra la noticia de que se march con su mujer y sus hijos a las minas" (14). Lo mismo se relata respecto a otros cinco campesinos a quienes el hacendado les arrebat sus pegujales en represalia a una cancin que inocentemente cantaron en presencia de invitados del seor feudal y que resuh

PAGE 371

361 ofensiva justamente a dicho hacendado: "Los que fiieran despedidos a raz de la famosa copla, se haban ido a trabajar en las minas de Patio" (29). Hemos demostrado que el problema de la tierra constituye uno de los principales temas de la novela de Lara. Como veremos a continuacin, no era el nico. El autor dedica toda la extensa primera seccin de su obra a narrar la situacin imperante en Bolivia hasta antes de la Reforma Agraria. Y lo hace para justificar dicha reforma que elimin el sistema de explotacin feudal. El resuhado debi traducirse en una valiosa contribucin para la comprensin del pasado reciente y la educacin poltica de la masa popular. De ese modo la novela complet la crtica hecha al sistema feudal, y sirvi de marco comparativo para su crtica a la Revolucin Nacional expuesta en el espacio de la segunda seccin de la novela, como vamos a demostrado ms adelante. El Tema del Hambre en la Novela En el ensayo titulado Escritos al margen Zulema Palermo afirmaba con mucha razn que "cuando el pueblo puede reconocerse en su esencia a travs de las reelaboraciones de sus escritores, es cuando hablamos de creacin literaria" (13). Probablemente para un pueblo, como el boliviano, vctima de los condicionamientos histricos, no existe mejor tema de interrelacin con sus escritores que el tema del hambre. Jess Lara parece haberlo comprendido lcidamente, pues, a lo largo de las 305 pginas que contiene Yawarnnchij hay ms de treinta escenas dedicadas a representar el hambre que padecieron los indgenas tanto en el largo periodo feudal (1492-1952) como en la breve etapa que dur el gobierno de la Revolucin Nacional (1952-1964). En el presente inciso nos proponemos exponer nuestra interpretacin de la lectura del texto

PAGE 372

362 siguiendo el siguiente orden; primero, vamos a discutir sobre los propsitos y probables razones que indujeron a su autor a desarrollar dicho tema en la forma exhaustiva como lo hace; en segundo lugar, expondremos nuestra interpretacin respecto a la funcin que desempea no solo el tema, sino, tambin, la forma de ficcionalizarlo; luego, destacaremos el simbolismo de las diferentes representaciones del tema; y, finalmente dejaremos expuestas las conclusiones que se deriven de lo discutido previamente. Una lectura de grado segundo revela los propsitos por los cuales la novela fue escrita en la forma que la distingue; por otra parte, el estudio de las razones que indujeron a su autor a desarrollar el tema del hambre requiere que salgamos del texto para buscar condicionamientos tanto histricos como biogrficos. A continuacin vamos a abordar los dos aspectos siguiendo el orden que hemos propuesto. Previamente recordemos dos cuestiones fundamentales: en primer lugar, hemos escogido Yawamnchij por considerarla novela revolucionaria, habiendo definido en los captulos precedentes que el propsito esencial de este tipo de novela es provocar en los lectores una actitud de receptividad en cuanto al llamamiento para que asuman un compromiso con la lucha por el cambio revolucionario de la sociedad; en segundo lugar, tambin recordemos dos referencias tericas, igual de importantes para dilucidar este aspecto de nuestro anlisis de Yawarnnchij como novela revolucionaria. En primer lugar, de acuerdo con la teoria marxista de la revolucin social para que se realice una revolucin son necesarias la existencia tanto de las condiciones llamadas objetivas (miseria, opresin, explotacin), as como tambin de las llamadas condiciones subjetivas (conciencia en el seno de las masas populares de las causas que determinan la adversidad para ellas expresadas en las condiciones objetivas, y disposicin a luchar por el cambio

PAGE 373

363 revolucionario). En segundo lugar, de acuerdo con la teora de la recepcin de Jauss sabemos que el texto debe contener elementos de experiencias comunes a autor y lector para que no slo se produzca una buena comunicacin entre ambos, sino para que el primero pueda inducir determinadas reacciones y comportamientos sobre el segundo sujeto del circuito de la emisin y recepcin literaria (157). A la luz de los postulados anteriormente referidos resulta factible considerar que la adopcin del tema del hambre como leit motiv en Yawamnchij responde al propsito de su autor de contribuir por medio de su novela a la creacin de las condiciones subjetivas para la realizacin de la revolucin socialista llevando para ello a la ficcin la experiencia cotidiana de las masas depauperadas y sumidas en un periodo marcado por la penuria econmica ms grande en la historia del pas, al extremo que el gobierno boliviano se vio obligado a aceptar grandes donaciones de alimentos para mitigar el hambre de la poblacin. En cuanto a las probables razones que indujeron a Jess Lara, su autor, a desarrollar el tema del hambre en la forma exhaustiva como lo hace en la novela objeto de nuestro anlisis, debemos dirigir nuestra atencin a los hipotextos biogrficos, esto significa que vamos a seguir la teora de Genette discutida anteriormente y aplicada exhaustivamente al anlisis de la novela Metal del diablo en el captulo quinto del presente trabajo. Por otra parte, los supuestos bsicos para que vayamos a establecer la relacin hipertextual podemos resumirlos al considerar vlidas las propuestas que sostienen que las novelas expresan, de cierto modo, las experiencias personales de sus autores, las que a su vez devienen en obsesiones que los atormentan (Vargas Llosa, Historia secreta de una novela 7) y que influyen para situados en conflicto con la realidad

PAGE 374

364 (Garca Mrquez, Cosas de escritores 56), impulsndoles a querer exorcizar sus demonios personales (Manuel Puig citado por Amicola 257). Los hipotextos que hemos logrado identificar en el curso de nuestra investigacin nos permiten subrayar que Lara escribi Yawamnchij evocando la miseria y el sufrimiento que imperaba en los hogares indgenas y que el autor pudo constatar durante su niez. Lara ha ofrecido algunos testimonios que resultan esclarecedores.'*'' Segn el crtico peruano Ernesto More, en 1955, Lara habra declarado; "Nac muy cerca del indio, junto a l pas mi infancia, compartiendo con l a veces la choza y el alimento; algo de su infortunio pes tambin sobre mi vida" (97). Aos ms tarde, 1977, Lara concedi otra declaracin, para la revista Hiptesis en ella reiteraba su experiencia infantil ntimamente asociada a la miseria de los indgenas: "Desde mi ms tierna infancia he vivido junto a l [el indio], he dormido en su choza, he comido su lawa [sopa elaborada con harina, agua y papas] y compartido sus piojos. He visto la miseria" ( Ta'puy 189, 190). Al margen de nuestra breve alusin a las comprobables relaciones de intertextualidad entre la biografa del autor y las caractersticas que definen a los personajes ficcionalizados por dicho autor nos interesa fundamentalmente concentramos en dilucidar la funcin concientizadora que desempea el tema del hambre en Yawarnnchij Desde esta perspectiva, la novela tiene la misin de operar como un detonador de la sobrecarga emocional de frustraciones colectivas, deseos de progreso insatisfechos, desilusiones polticas y desesperanzas que impeda a las masas indgenas y a todos los sectores populares liberarse del sopor con que el discurso del nacionalismo revolucionario las tena dominadas en los aos inmediatos posteriores al triunfo

PAGE 375

365 revolucionario. Para valorar la trascendencia ideolgica de la novela de Lara es bueno que recordemos que Marx en su clebre manifiesto comunista dijo que la religin es el opio del pueblo. La frase puede ser parodiada. Cuando la cresta de la ola revolucionaria alcanza su mayor altura, las masas populares parecen embriagadas por el opio revolucionario, no importa la clase de promesas que le sean ofrecidas por las dirigencias. La lcida percepcin poltica de Lara, quien modestamente no quera definirse como poltico, denunci en 1976: "El pueblo padece hambre, pero le hablan del mar hasta marearlo y sufre una especie de anestesia, olvida el hambre que tiene y piensa en el mar donde ha de ir a baarse un da" (1980, 130). La misma percepcin puede retrotraerse y aplicarse a la situacin poltica e ideolgica boliviana existente entre 1952 a 1957 slo que entonces el tema de la propaganda poltica en lugar del mar era la reft)rma agraria, concretamente la dotacin de tierras a los indgenas, que como ya comentamos se iba desarrollando como promesa a medio cumplir o incumplida. Aadamos algunas otras consideraciones antes de revisar el texto para verificar las ft)rmas especficas en que esta novela desarrolla el tema del hambre como un recurso efectivo para denunciar la realidad y a la vez desmistificar la validez de una de las promesas hechas por el nacionalismo revolucionario en la etapa previa a la toma del poder. La novela contiene el tema del hambre como leit motiv que se desdobla en sealar sus manifestaciones teniendo como referencia histrica el "antes" y el "despus" del triunfo insurreccional popular de abril de 1952. El "antes", obviamente corresponde al largo periodo de la dominacin feudal y desde el punto de vista espacial est situado tanto en las reas rurales como urbanas, para significar que en todo el mbito territorial

PAGE 376

366 de la nacin el indgena era una de las mayores victimas del hambre, lo que revela su condicin de ser explotado socialmente. Ahora vayamos a revisar el texto. Situando su denuncia en el antes de la revolucin y focalizada en el mbito original de los indgenas, la novela denuncia que en el hogar de Tumi, que simboliza el de todos los siervos, imperaba la falta de alimentos. Esta alusin al hambre quedar constituida en marca de registro del protagonista indgena, — marca que la novela extiende a toda la masa indgena no slo boliviana, sino tambin latinoamericana — al reiterarse bajo diferentes variantes a lo largo de toda la novela. Para no abrumar a nuestros lectores vamos a limitarnos, en los prrafos siguientes, a ofrecerles cinco ejemplos en los que el narrador omnisciente nos da cuenta en descripciones a cual ms dramtica el flagelo del hambre que pesaba sobre los siervos de la gleba boliviana. En la pgina 44 podemos leer, que: "La pirwa [depsito de productos cosechados] estaba casi vacia y los boquetes abiertos en el frente del estrado, antes siempre mostrando cntaros repletos de granos, harina y otras provisiones, ahora parecan bocas que estuvieran bostezando". En otro segmento de la novela se explica con mayor precisin que el hambre insatisfecha afectaba a los hijos del protagonista que anteriormente lie alejado del hogar contra su voluntad y deseo: "Incluso lloraron los chicos reprochando al padre el haberse olvidado de ellos hasta ahora; dijeron que no tenan qu comer y que su madre lloraba cada da" (32). Ms adelante la novela se vale de la mencin a la situacin imperante en otro hogar, donde el clamor de los nios hambrientos es patente: — Mamay, no me he hartado — insisti con voz quejumbrosa uno de los rapaces" (54). En otra escena

PAGE 377

367 relacionando la propiedad sobre la tierra y el hambre, causa y efecto del fenmeno, otro personaje secundario opinaba: "Y, a la postre, el palmo de tierra no da lo necesario para que coman los hijos" (66). Relacin causal entre tierra y hambre que se reitera cuando el narrador comenta que en la hacienda del latifundista Castillejo, "cerca de la casuca de Tumi, viva el colono tata Agapu, con una esposa enfermiza y siete hijos pequeos. El pegujal renda poco y los chicos siempre estaban diciendo que tenan hambre" (69). Una observacin sumamente importante para distinguir a Yawarnnchij de las novelas indigenistas que si bien poseen el enorme mrito de presentar a esta raza como vctima de la explotacin, no convocan a la lucha que les permita romper con las cadenas de la opresin social: la reaccin de franca rebelda de Fortuna, el personaje que figura como esposa de Tumi. En esta escena, como en otros momentos de la novela, es la mujer la que demuestran poseer mayor grado de rapidez en la percepcin de los signos de explotacin y la primera en promover la rebelin. Esa exclamacin de ira que ya no puede contenerse ms tiempo estalla en la voz de Fortunata cuando constata que las hacendadas le han robado a su marido gran parte de su salario al hacerle la liquidacin despus de meses de trabajo y constantes evasivas de pago. Fortuna increpa desafiante a Tumi: — ¡Es que no podemos contentarnos con lo poco que te dan y que no alcanza para comer!". La novela refleja fielmente la realidad. Fortuna es rebelde pero an ni siquiera intuye contra qu rebelarse, menos an cmo rebelarse teniendo probabilidades de vencer en la lucha. Su rebelda marca la gran diferencia entre mostrar a los indgenas como simples vctimas y mostrarlos como seres con potencial revolucionario. En la medida de esta limitacin del personaje, la novela est creando las condiciones de transicin de un

PAGE 378

368 estado de conciencia de "clase en si" a "clase para si" que en el desarrollo y culminacin de la novela se va a demostrar. Pero el fantasma del hambre que incesantemente acecha a los campesinos no se circunscribe al espacio natural donde transcurre su existencia de ser explotado, tambin lo persigue cuando se traslada a las ciudades, unas veces expulsado de sus tierras, otras impelido por el sueo de encontrar algn trabajo — siempre y cuando hubiera estado en condicin de colono o agricultor libre en trminos relativos de las prestaciones feudales — y otras obligado por las normas jurdico y polticas de los mestizos. Sobre dicha realidad, la novela habla abundantemente a sus lectores. Slo nos vamos a limitar a ofrecer una muestra representativa a fin de demostrar en qu se basan nuestras interpretaciones y posteriores conclusiones. Los lectores de la poca a quienes iba dirigido el mensaje subliminal del narrador omnmodo podan identificarse con Tumi, el protagonista de quien se dice cuando lleg a la ciudad de Cochabamba huyendo a la represin de un aparato policaco-judicial al servicio de los hacendados: "las primeras semanas estuvo circulando slo por los suburbios, y con todo gnero de precauciones. Fueron das amargos, de hambre, de sufrimiento" (26). Logra sobrevivir porque un viejo mendigo de extraccin indgena le ofrece compartir su pan (26). Ahora vamos a discutir la forma como esta novela se vala del tema del hambre para recordar a sus lectores el pasado feudal, pero no debe interpretarse tanto como una denuncia del pasado, sino ms bien como una crtica al presente de la revolucin nacionalista en un momento histrico en que la masa campesina imbuida por la prdica nacionalista esperaba que el pasado feudal sera sepuhado inmediatamente y para siempre. Ese pasado est representado en otra serie de escenas de esta novela en las

PAGE 379

369 cuales el lector puede distinguir que la comida es el elemento con el cual se representa la explotacin feudal: "El pongo, aparte de sus muchas obligaciones, tena la de costear la alimentacin del amo" — mientras el amo coma — "el pongo le estaba mirando con unos ojos dilatados de hambre y de un inmenso deseo de comer" (16). Esta escena con sus inferencias polticas guarda cierta semejanza con otra — que vamos a discutirla ms adelante — en la que el amo de la anterior escena es sustituido por toda la dirigencia del gobierno revolucionario mientras que la condicin de convidado marginal y excluido del banquete en celebracin del decreto de la Reforma Agraria continuar siendo esa misma masa explotada, engaada y postergada. Hemos visto, una vez ms, que la comida es utilizada en esta novela como pivote que permite simbolizar, metaforizar, representar y revelar la explotacin de los campesinos, tanto antes como despus de la revolucin nacional."*' Vamos a pasar a discutir cmo la novela en su propsito subversivo y revolucionario procedi a destruir uno de los mitos difundidos por la revolucin nacionalista desde el momento en que el presidente haba prometido que la Nacionalizacin de las Minas serviran para lograr la felicidad del pueblo boliviano, "desapareceran el hambre y la miseria, porque tena que haber todo en abundancia: comida, ropa y dinero. Las monstruosas ganancias que se engullan los magnates seran en cierto modo repartidas despus entre todos y cada uno de los bolivianos" (78). Las masas creyeron absolutamente lo que deca el discurso de los lderes pequeo burgueses del nacionalismo revolucionario. La novela refleja el fenmeno en que la credibilidad de la promesa se convirti en mito: la revolucin traera la felicidad y la abundancia para el disfrute de todos. Veamos como lo reflejaba la novela, donde entre las numerosas

PAGE 380

370 alusiones a la comida, se puede destacar una serie de segmentos en los que no slo se distingue el esmero del narrador en describir la alta calidad del men que empiezan a consumir los indgenas, — que aunque no lo califica de tal la novela, se trata de banquetes campesinos, elaborados a semejanza del consumo y tradiciones de los seores hacendados a quienes haban visto hacerlo — sino, tambin, en el esmero por demostrar el porqu de tan inusuales consumos de alimentos: "Nunca ninguno haba visto tanta esplendidez. Una largueza as podan permitirse los qhpajkuna. Pero, por qu los pobres no iban a darse alguna vez una satisfaccin, mxime si ya tenan la reforma agraria y de un momento a otro vendran las autoridades a entregarles las tierras? (el subrayado es nuestro, 160). La novela tiene el cuidado de comunicar que la abundancia del banquete campesino fue tan slo una efmera disipacin de los bienes de consumo que haban quedado despus de ser expulsados los amos de sus haciendas. El narrador relataba a los lectores que: se vio a mama (sic) Catita aproximarse con un gran barreo colmado de apetitosos costillares de cordero asados a la brasa y, detrs de ella, a su hija mayor con otro barreo de papas mondadas que se deshacan de puro cocidas, ms un plato de uch llajwa [salsa condimentada con picante] una comadre de mama (sic) Catita con un nuevo barreo repleto de un. humeante y rojo qoqo de conejillos [guiso muy picante].''^ (160) La escena del banquete campesino sirve para destacar por contraste el efecto impactante de dos segmentos que ponen en evidencia que la pobreza y el hambre no eran ajenas a la sociedad gobernada por los nacionalistas revolucionarios. La primera escena sobre la que queremos llamar la atencin describe la impresin que les produce su primera visita a la ciudad de La Paz, a Tumi y sus acompaantes. La novela dice a sus lectores que los indgenas vieron: "calles estrechas. Retorcidas. Montones de basura

PAGE 381

371 donde husmeaban riendo perros y seres humanos. Nunca los valanos haban visto una escena semejante", el narrador omnisciente prosigue transmitiendo el sentimiento que embargaba a los campesinos visitantes, al comentar que: Creyeron sentir que un cicln les caa encima cuando el camarada les dijo: — Son campesinos a quienes el hambre ahuyent de la aldea. Hay centenares de stos en la ciudad. Vinieron aqu con la esperanza de encontrar trabajo. Pero slo encontraron ms hambre y estos montones de basura en los que suelen cazar, en disputa con los perros, algn mendrugo barrido de la mesa de los ricos ... La reforma, camarada, es un bello decreto. (273) El otro segmento desmitificador podra inscribirse como la metfora del desencanto popular respecto a la Revolucin Nacional de 1952. Anticipamos que se puede interpretar en ella la comida como representacin de toda la abundancia prometida por los dirigentes nacionalistas revolucionarios y el excremento como la representacin de la conversin de tales promesas en realidad. El segmento al que queremos referirnos est asociado con las siguientes: "Los [campesinos] de Saipuenda no hablan probado alimento desde por la maana confiados en que los organizadores iban a ofrecerles una oppara sama [comida de medio da] y una abundante merienda con los corderos, ¡echones y gallinas que con ese fin arrancaran, creyeron superfluo preocuparse de traer qoqawi [comida seca]. Hambrientos como estaban resolvieron ir a buscar en el pueblo algo que comer ... No encontraron nada, ni un mezquino cacho de pan" (133). Como anticipamos, lo que s encontraron lieron excrementos: "Los de Saipurenda lo notaron desde el primer momento ... la llanura hallbase sembrada de detritos humanos la gente llegada con anticipacin de das no encontr ms que la llanura para todo" (120). Lara usando la tcnica de los vasos comunicantes, teorizada como se sabe por

PAGE 382

372 Vargas Llosa, induce a que el lector capte o interprete un mensaje subliminal en que las promesas de la revolucin nacional se convierten en excremento. Recurso que no est de ms subrayarlo cumpla la funcin desmitificadora como parte del propsito de concientizacin en favor de la revolucin socialista que persegua su autor. Volviendo a la tcnica empleada, por otra parte, al ser representada la comida en su ciclo completo: deglutida y excretada posibilita interpretar como uso de un recurso escatolgico que vendra a cumplir con uno de los requerimientos de la teora de Bajtn para reconocer en una novela el uso de la camavalizacin como medio artstico. Finalmente en lo que respecta al tema del hambre elaborado y expuesto en la novela Yawarnnchij vamos a analizar algunos segmentos donde es tratada como la sustancia que le es antittica, es decir, la comida. Nos interesa interpretar el lenguaje simblico que utiliz el autor para presentar de una forma artstica su propsito ideolgico y poltico. La comida en est novela desempea diferentes efectos simblicos que los hemos organizado en cinco funciones que significan: 1) la constitucin de una nueva clase explotadora surgida en el seno de la propia revolucin; 2) la tradicin comunitaria indgena con profundo sentido solidario; 3) el establecimiento de una identidad ideolgica y poltica; 4) la sugerencia de erotismo. Pasamos a analizar cada una de las referidas funciones de la comida en cuanto a su simbolismo. Lo haremos siguiendo el mismo orden de la clasificacin. Veamos en primer lugar la comida como smbolo de la constitucin de una nueva clase explotadora surgida en el seno de la propia revolucin. Como ya hemos sealado la novela establece su mensaje ideolgico apelando, entre otros recursos, al contraste de representaciones. Siguiendo esa tcnica encontramos que la novela relata en primer lugar

PAGE 383

373 cmo las comunidades al tomar posesin de las haciendas, expropian las cosechas y ya no tienen que tributar a los seores feudales. Por lo tanto, las masas campesinas vivieron una efmera eclosin de abundancia. Ms adelante veremos que el caciquismo sindical oficialista pondra fin a ese estado en que las masas sintieron que los fixitos de la tierra trabajada por ellos les pertenecan. De modo que estaramos en presencia del uso de la tcnica ya sealada. Nos interesa destacar por otra parte cmo la novela asocia la comida con el comportamiento autoritario de los dirigentes sindicales oficialistas que se dedicaban al pillaje de las antiguas haciendas, y que en realidad constitua un despojo a los campesinos indgenas a quienes deba pertenecer todo el inventario de las antiguas haciendas. A modo de ejemplo exponemos dos segmentos de la novela. El primero se refiere al asalto efectuado a la antigua casa de hacienda hecho que la novela atribuye a la Central Sindical Campesina controlada por partidarios del gobierno nacionalista revolucionario: "No habiendo encontrado nada en particular, a no ser bastante que comer en casa de Castillejo — ^un par de corderos bien cebados y una docena de pollos que fueron al punto sacrificados ... el camin march cargado de su gente" (56). El segundo ejemplo que deseamos presentar simboliza los despojos y tributaciones impuestas en la realidad por dirigentes poltico-sindicales quienes actuaban a nombre del MNR. La novela relata que con movo de realizarse la muhitudinaria concentracin campesina en la que se firm el decreto de la Reforma Agraria los dirigente sindicales oficialistas aprovecharon la convocatoria al acto para exigirles a los campesinos un tributo cuantioso en animales domsticos y alimentos. La exaccin fiae hecha con el pretexto de que se prepararia un gran banquete de celebracin en honor de las autoridades. La novela relata, tambin, que llegado el da de la concentracin la masa constat que para ellos no haba

PAGE 384

374 participacin en el anunciado banquete. En cambio encontraron que la enorme meseta en la que se concentraron cientos de miles de campesinos heda por la descomposicin de los excrementos humanos expuestos al sol. Nos toca referirnos a la forma concreta en que por medio de la comida se representa la tradicin comunitaria indgena con profundo sentido solidario. Lara manifiesta en su forma de escribir la importancia que concede a la tradicin indgena. En la novela representa el encuentro entre un campesino recin llegado a la ciudad y la familia de otro que ya llevaba tiempo de haberse establecido en el espacio habitado por los mestizos. El segundo le brinda hospitalidad y comida. El narrador comenta al respecto: "Los indios, por vieja costumbre, no pueden comer si no es compartiendo con los que estn a su lado" (118). La novela utiliza segmentos con contenido similar, los cuales puede interpretarse como el afn de dicho autor por proponer a su sociedad que los principios solidarios que rigen la conducta de los indgenas podan llegar a servir de base para establecer una sociedad ms justa, en contraste con el individualismo que estaba induciendo el modelo de sociedad de la pequea burguesa nacionalista. Como se indica en el mencionado segmento: Era gente buena y desprendida. Desde el primer da la mujer llevaba almuerzo para los dos a la construccin y por la tarde les esperaba con la cena lista en la vivienda. Cuando Tumi quiso entregarles algn dinero para los vveres, Manunu se lo rechaz rotundamente y la mujer dijo: — Donde come uno comen cien. (37) Otro uso simblico de la comida representa el establecimiento de una identidad ideolgica y poltica que la novela trata de establecer entre las masas populares y el Partido Comunista de Solivia (PCB). A esta serie podemos incorporar, en primer lugar.

PAGE 385

375 y continuando con destacar el uso de la tcnica de los contrastes una escena en la que se muestra la forma descuidada con que el sector poltico nacionalista asuma su vnculo con la masa campesina: objeto de manipulacin en lugar de considerarla como sujeto de autntica liberacin social. En contraposicin, la novela presenta a los comunistas como preocupados por dispensar honores a la dignidad humana a la que tratan de reivindicarla a partir de un trato en que prima la consideracin y fraternidad. Ambas perspectivas de la narracin tienen por eje ese elemento obsesivo presente en la novela de Lara, la comida: "El da aquel de la revuelta, en la ciudad salieron en busca de algo que comer, pues se los haba trado en ayunas y nadie se molest despus ni siquiera en preguntarles si tenan hambre. La novela contiene otras escenas con implicaciones poltico partidarias y relacionadas con la comida. Como por ejemplo sta que comentamos a continuacin. Uno de los personajes que representa al PCB dentro de esta novela, "el minero, condujo a los tres [indgenas] calle abajo, unas cuadras hasta una bistequeria, donde a aquella hora slo encontraron unas rebanadas de enrollado y algo de pan" (180). Con todas las escenas analizadas estamos demostrando que el hambre en esta novela es presentada como elemento adherido a la piel indgena, y sentando las bases para demostrar que la novela se ocupa de concientizar a la clase media valindose para ello de reproducir escenas tomadas de la vida real, y poniendo en esta tarea un empeo didctico. El mensaje no parece ser mas claro. Los segmentos que hemos escogido denotan el esmero del autor por producir entre sus lectores el mayor efecto emocional favorable a su ideario poltico. Para ello Lara escribi la novela utilizando oraciones marcadamente adjetivadas y empleando verbos de positivo efecto ("delicioso", "manjar", "esplndida", "saborearon", "nunca

PAGE 386

376 haban probado"). Los segmentos corresponden a una visita que hicieron un grupo de campesinos a la ciudad. Los militantes comunistas los atienden lo mejor que pueden, y la comida es un elemento por medio del cual se trata de expresar hospitalidad. Vamos a dejar que las citas hablen por s mismas: "Toms les condujo [a los campesinos] a Caracota y all, acuclillados en semicrculo delante de la gigantesca olla de fritanga [fricas] saborearon todos el delicioso manjar" (238). Otro camarada se encarga de extender su hospitalidad a otro campesino proveyndole comida: "El joven le llev a cenar a una bistequera" (240). Ms tarde, el sentido sibartico se reproduce: "Acababan de cenar cuando el minero y l llegaron. Pero enseguida la mujer vio que haba friego en el brasero, lo aviv y, aunque Tumi dijo que ya haba comido, se puso a cocinar. Una cena esplndida como nunca haba probado (240). Adems de las anteriores escenas, en las que los campesinos son los convidados, tambin existen otras en las que el papel se invierte y los campesinos actan como anfitriones y los camaradas procedentes de la ciudad como los convidados: "La mujer trajo un plato de choclos cocidos y un quesillo fresco. Los de la choza quedronse asombrados ante el apetito y las ponderaciones con que el hombre coma ... si se le ofreca otro plato, con seguridad no lo rechazaba. Pero en la olla no haba ya nada" (185). De ese modo con escenas parecidas en los que la comida es el medio de comunin entre los personajes la novela completaba los dos polos de una representacin que simboliza la identificacin entre el partido comunista boliviano y la masa campesina. La obvia consecuencia de esta identificacin es demostrar a los lectores la necesidad y conveniencia de desarrollar un trabajo de concientizacin ideolgica y poltica como paso previo a la realizacin de la revolucin socialista. De la

PAGE 387

377 anterior interpretacin se deduce que Yawarninchij fue escrita en funcin de provocar la revolucin dentro de la revolucin. Otra de las funciones simblicas de la comida se refiere a su valor como elemento de sugerencia ertica. Para interpretar el sentido ertico de la comida hay que partir precisando que en el gracejo popular se usa el verbo comer como sinnimo de copular. La novela presenta a Rodas Plata, el cacique sindical campesino oficialista ms connotado, como habituado a seducir a las campesinas ms bellas — exactamente igual que los antiguos hacendados — con la diferencia que el cacique acostumbraba a agasajar a sus vctimas con comida antes de abusarlas. Lara destaca el detalle de la comida para matizar una de las escenas previas a la consumacin del abuso sexual. La comida est servida sobre la mesa mientras el cacique solo aguarda que transcurra ese acto con el cual l trata de revestir su actuacin bajo la mscara de la seduccin galante. En la escena tanto el plato de comida como el cuerpo de Miquita, una jovencita campesina de diecisis aos, parecen estar servidos sobre/al lado de la mesa para satisfacer los sentidos del strapa regional: "Una imilla de facciones muy agradables y muy bien vestida entr con dos platos de cena y los puso sobre una pequea mesa, envolviendo en una mirada llena de curiosidad a Miquita" (212). De ese modo, sin dramatismo la novela apunta a la repeticin de los abusos sexuales consustanciados con el viejo rgimen feudal dentro del nuevo rgimen de la revolucin nacional. Yawarninchij parece demostrar que en esencia las condiciones de explotacin social siguen inalterables. Finalmente exponemos la comida como representacin de la comunicacin indgena con las divinidades en el marco de rituales mticos. Nuestra interpretacin est basada en la manera en que la novela muestra cmo los indgenas besan con amorosa

PAGE 388

378 uncin pequeas porciones de la cosecha, as como las ofrendas simblicas de alimentos y bebidas con que rinden su gratitud a la "pachamama" o madre tierra. Estos ritos tienen una carga semitica que revela la situacin econmica, social, poltica y cultural de las masas campesinas a las cuales la novela muestra como situadas al borde de dos abismos. Haban alcanzado el nivel ms alto de la cumbre humana, la liberacin de la servidumbre feudal, estaban parados sobre un estrechsimo espacio inestable como era su presente histrico, y a sus pies acechaba peligrosamente el pasado feudal como un abismo de vrtigo; y, a sus espaldas los amenaza otro abismo, un futuro incierto. En esas tan confusas, difciles e inciertas circunstancias, el problema de Lara era sealar, a la masa indgena, y a todo el pueblo boliviano, el camino que pudiera conducirlos a la tierra prometida, es decir, a la utopa comunista por l preconizada De lo expuesto se deduce que el tema del hambre cumple en esta novela la finalidad de subrayar que mientras no se operen cambios reales y efectivos en la estructura de las relaciones sociales de produccin no se altera ni modifica las relaciones sociales de distribucin, es decir, mientras que los campesinos no posean en propiedad la tierra, quedarn automticamente excluidos del reparto de los bienes producidos con su esfuerzo. El hambre es el resultado directo de la carencia de tierras y de otros medios de produccin es el mensaje que Lara imprimi en su novela. Las escenas asociadas con la propiedad y posesin de la tierra y sobretodo las que muestran las luchas que se desatan por conservar o arrebatar comida bordean o rebasan el drama como representacin existencial de la masa campesina y desempean la funcin de smbolos del abuso del poder. Nosotros hemos analizado el efecto del empleo del tema del hambre y la comida como un efectivo recurso por medio del cual su autor persegua

PAGE 389

379 concientizar a sus lectores populares en favor del cambio revolucionario hacia el socialismo. Destacamos, tambin que es indudable que la novela enfatiza desmesuradamente el tema del hambre, pero su mrito mayor radica en haberse valido del arte literario para dar visibilidad universal a ese fenmeno presente obsesivamente en el dolor y la esperanza de las masas, y tan familiar a la experiencia infantil y juvenil del autor. En ese contexto el padecimiento que sufre el protagonista Tumi y su familia es una metfora que representa el sufrimiento de todos los lectores populares, en mayor o menor medida. Por ello, obsesiva y sistemticamente la novela asocia el hambre a la vida no slo del protagonista sino al de toda la comunidad indgena. Es una forma efectiva de decirle al lector popular que el hambre no era la excepcin referida tan solo al protagonista y su familia, sino subrayar que era la regla general que imperaba en el seno de la sociedad boliviana. Para despus sealarle el camino de su liberacin: la militancia y la lucha revolucionarias. Despus de eso, como lo dicen las himas palabras de la novela "no hubo ms preguntas. Todo estaba claro" (273). Todo lo que hemos discutido sirve para confirmar que el tema de la comida es tratado en la novela de Lara como un reflejo de la realidad existencial de seres flagelados por el hambre. Obligados a pensar y actuar, soar y luchar a partir del hambre, esa idea fija procedente de la experiencia indgena diaria, y a la cual la experiencia de Lara no fue tampoco ajena, como lo hemos demostrado, est artsticamente presente en la novela. Por extensin, el tema del hambre tambin plasma la situacin de todos los sectores populares. De modo que cualquier solucin lgicamente expuesta como alternativa al ms grande de los problemas sociales posea la ventaja de encontrar odos receptivos entre los lectores populares. En otras palabras, el

PAGE 390

380 machacante tema de la comida y el hambre sirvi al propsito concientizador en que estaban empeados Lara y su partido: crear las condiciones subjetivas en favor de la revolucin socialista, toda vez, que hasta el momento de la publicacin de la novela la revolucin nacional no haba podido resolver tan acuciante problema. Autoridades, Torturas y Otros Abusos en el Periodo Feudal Tanto el sistema feudal como el rgimen revolucionario nacionalista emplearon la violencia contra la masa campesina. El nmero de torturados y muertos desde que empez la opresin jams se sabr. Se estima en millones los indgenas que fueron aniquilados en los casi cuatrocientos aos de feudalismo. Y, en cientos se podran contar aquellos que fueron muertos en la etapa revolucionaria. La novela Yawarnnchij focalizada en los sucesos del primer quinquenio de los aos cincuenta, demuestra la aplicacin indiscriminada de la violencia valindose para ello de una serie de escenas entre las que destaca la que tiene lugar en el "cuarto de sobar", verdadera mazmorra en la que a nombre de la defensa de la revolucin nacionalista se torturaba y mataba a campesinos. Lo que distingue a Lara de otros novelistas es que l ya haba venido denunciando desde los aos treinta los abusos y represiones que sufran