Citation
Sociedad y tipos en las novelas de Ramon Meza y Suarez Inclan

Material Information

Title:
Sociedad y tipos en las novelas de Ramon Meza y Suarez Inclan
Alternate Title:
Sociedad y tipos en las novelas de Ramón Meza y Suárez Inclán
Creator:
González Freixas, Manuel A ( Manuel Alberto ), 1936-
Publication Date:
Language:
Spanish

Subjects

Subjects / Keywords:
Alto ( jstor )
Llamas ( jstor )
Mayors ( jstor )
Mesas ( jstor )
Morality ( jstor )
Narratives ( jstor )
Persona ( jstor )
Pies ( jstor )
Seas ( jstor )
Trucks ( jstor )

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
University of Florida
Rights Management:
The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. This item may be protected by copyright but is made available here under a claim of fair use (17 U.S.C. §107) for non-profit research and educational purposes. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions requires permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact the RDS coordinator (ufdissertations@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
23404251 ( ALEPH )
6952301 ( OCLC )

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text











SOCIEDAD Y TIPOS EN LAS NOVELAS
DE RAMON MEZA Y SUAREZ INCLAN









Por

MANUEL A. GONZALEZ FREIXAS














A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE COUNCIL OF
THE UNIVERSITY OF FLORIDA
IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE
DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY





UNIVERSITY OF FLORIDA

1980































Copyright 1980

By

Manuel A. Gonzalez Freixas


























A mi padre, un cubano bueno,

muerto "sin patria pero sin

amo"














AGRADECIMIENTO


Al escribir estas ifneas, deseo reconocer la deuda con aquellos

quemehan ayudadoen mi carrera, principalmente el Dr. Ivan Schulman,

maestro y amigo, a quien tanto debemos todos los que hemos tenido la

suerte de ser sus alumnos.

Tambien quiero agradecer a Marna del Carmen, mi esposa, sin

cuyo aliciente, este trabajo no hubiera sido posible.































iv















INDICE

Pagina

AGRADECIMIENTO . . . . . .... iv

ABSTRACT . . . . . . . vii

NOTA PRELIMINAR . . . . . . 1

Notas . . . . . 4

CAPITULO

I SOCIEDAD Y TIPOS . . . . . 5

La critica literaria . . . . 5
Los crfticos franceses . . . 7
Los crfticos alemanes . . . 11
Los crfticos rusos . . . 12
Los radicales . . . . 13
Los conservadores . . . 16
La tendencia idealista . . . 17
Los criticos britanicos . . . 20
Los crfticos norteamericanos . . 21
La visidn del mundo . . . . 22
Notas . . . . . 26

II LA SOCIEDAD CUBANA . . . . 29

El siglo XIX . . . . . 29
Ramdn Meza y la sociedad cubana . . 39
La indolencia . . . . 40
La carencia de ideas religiosas . . 41
La vestimenta y el lujo . . . 42
El juego . . . . . 45
La naturaleza . . . . 50
Division de la novelfstica de Meza . . 50
Notas . . . . . 56

III LA SOCIEDAD EN LAS NOVELAS IDEALISTAS . . 58

Notas . . . . . 72




v










CAPITULO Pagina

IV LA SOCIEDAD EN LAS NOVELAS DE
CRITICA SOCIAL . . . . . 74

Las tertulias . . . . 135
La fe en la juventud . . . .. 139
Notas . . . .... . 143

V LOS TIPOS IDEALES . . . . .. 147

Meza y Balzac . . . . . 147
Divisidn de los tipos en Meza . . .. 156
Los tipos ideales . . . . 158
La actitud sensible . . . 160
El tipo erdtico . . . . ... .160
El tipo vo)uble . . . . 164
El tipo debil . . . . . 165
El tipo estetico . . . ... .167
El tipo idealizado . . . ... 172
Notas . . . . . . 175

VI LOS TIPOS SOCIALES . . . . 178

Division . . . . . 178
Tipos costumbristas . . . .. 178
El tipo femenino . . . . 186
La mujer de clase rica . . .... 187
La mujer de clase media . . .... 190
La mujer de clase pobre . . .... 191
Tipos queindican los cambios sociales . .. 193
La mujer y el problema racial . . .. 195
Los tipos socio-economicos segun
su ocupacion . . . ... 201
El tipo politico . . . . 201
El tipo econdmico . . . .. 208
El tipo teorico . . . . 218
El tipo social . . . . 221
Notas. . . . .. . 224

CONCLUSION. . . . . . . 228

BIBLIOGRAFIA . . . . . . 230

BIOGRAPHICAL SKETCH. . . . . . ... 234






vi














Abstract of Dissertation Presented to the Graduate Council
of the University of Florida in Partial Fulfillment of the
Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy


SOCIEDAD Y TIPOS EN LAS NOVELAS
DE RAMON MEZA Y SUAREZ INCLAN

By

Manuel A. Gonzalez Freixas

August 1980

Chairman: Ivan Schulman
Major Department: Romance Languages and Literatures

In this study we have systematically examined the social types

in the novels of Ramon Meza whose works expose the scars, both inherited

and acquired, of a society marked by the effects of slavery and an

oppressive colonial regime.

Our intention was not to focus on society in all its manifesta-

tions but to explore only those aspects that the writer describes in

his narrative. Meza reflects in his novels the late nineteenth-century

Cuban crisis which was produced by the failure of the Ten Years War.

The end of the "Guerra Grande" (in 1878) left the Cubans in disastrous

economical straits with sagging spiritual values.

Meza devoted his attention to the tensions and struggles between

the Spaniards and the "criollos." In his depiction of society, the

author portrays the social types that are a projection of the environ-

ment in which they lived. We have divided the figures created by the

novelist into two main categories, the ideal and the social types. In

vii










this division we have taken into consideration the attitude that moti-

vated the actions and goals of these figures in the world of the novel.

We have called ideal types those whose actions are motivated

by feeling and emotions which separate them from the general tendencies

of the social environment. The ideal types have been classified into

the idealized and the psychosocial types. The latter have been sub-

divided into the following types: erotic, voluble, weak and aesthetic.

The social types are projected by Meza in accordance with their

relations to society. Through them, the author gives us an idea of the

social structure of his time: racial, bureaucratic and economical

aspects as well as elements of the local color. We have divided the

social types into "costumbristas" and socio-economic. The "costum-

bristas" are natives or foreigners adapted to the country. They reflect

the immigration problem of the Island and the typical characteristics

of the nation, its local flavor and idiosyncracies. The socio-

economical types have been subdivided according to the level they occupy

in society and the kind of work they do; their relation to society is

based on their economic background.

We have also examined the feminine types according to their

position in society. We have studied the ethnic types: the black, the

mulatto, the "liberto" and the Chinese. Each shows the tensions and

prejudices that existed in Cuba at the end of the "Guerra Grande." The

socio-economic types have been divided into four categories: the politi-

cal, the economic, the theoretical and the social.

Meza's world vision is stated in contrasts. In his narratives

the dualism are reality and appearance, the new and the old and the

viii










authentic versus false values. In his novels we have found an aristo-

cratic attitude toward the new economic class which he sees as possessing

power without the requisite education or experience needed for positions

they held.

The author's sympathies lie with the well-educated "criollos,"

as well as the impoverished classes toward which he reveals a paternalis-

tic attitude.

His keen observations coupled with a witty, ironical sense of

humor make his portraits of Cuban society and its types constitute a

fictional reality rich in important materials for the study of Cuban

literature and society,





























ix














NOTA PRELIMINAR


El escritor cubano Ramc'n Meza y Suarez Inclan, 1861-1911, tuvo

una gran preocupacidn social por los males que aquejaban a su patria.

Esta inquietud del novelista se manifiesta en su obra literaria.

La obra narrativa de Meza comprende novelas, articulos de

costumbres, una pieza de teatro y critica literaria. Este trabajo se

ocupara'de su obra novelistica, siete novelas en total: Flores y cala-

bazas, En un pueblo de La Florida, Ultimas paginas, El duelo de mi

vecino, Carmela, Mi tio el empleado y Don Aniceto el tendero. Ellas

de por sl ofrecen la vision del mundo del escritor y, a la vez, dan

una idea de la crisis social que experimento Cuba hacia los finales

del siglo decimonono.

Un acercamiento a este tema requiere una metodolog'a socio-

logica que lleve a la comprension de los problemas socio-econdmicos,

de las costumbres y de los tipos de la Cuba finisecular. Sin embargo,

debe advertirse que no se ha seguido aqui un metodo especffico, sino

que se ha querido entresacar de la proyeccion novelistica que se

estudia, la vision que de la sociedad tenia el escritor. Ademas, a

travAs de las criaturas creadas por el artista, se ha intentado esta-

blecer una tipologla literaria que comprenda los tipos ideales, custum-

bristas, ya sean nacionales o adaptados al pais y los socio-econ6micos

que reflejan aspectos importantes de la problematica cubana de la epoca.


1




2





El hombre, el medio, la cultura y la conciencia nacional han

sido proyectados por Ramon Meza y Suarez Inclan de una manera implicita

o explfcita en su obra narrativa. A traves de sus novelas puede llegarse

a tener una idea mas precisa sobre la estructura y el sistema social de

la isla de Cuba, con sus prejuicios y aspectos negativos, muchos de los

cuales se perpetuaron durante la repdblica y han llegado hasta nuestros

dias en amalgamado sincretismo, moldeando el caracter de la nacidn y de.la

idiosincracia de lo que se ha dado en llamar "lo cubano."

Al escribir este trabajo nos hemos limitado a la proyeccion

social de la obra literaria de Meza y, por consiguiente, se veran refle-

jados aqui aquellos problemas que puntualizo el autor. No es nuestro

propdsito hablar de otras cuestiones que caracterizaron la epoca y que

influyeron de una manera positiva o negativa en la constitucidn de la

nacionalidad cubana.

Estas paginas son el producto del estudio cuidadoso de las

novelas de Meza y Su~rez Inclan. De ninguna manera trata de ser totali-

zante, exhaustivo, ya que su autor no lo fue; solo se propuso dar en

la Ilaga de ciertas lacras sociales, heredadas o adquiridas bajo la

influencia del medio ambiente que rodeaba a los cubanos a quienes toco

vivir bajo el regimen colonial represivo.

A traves de su obra narrativa, Meza revela la profunda divisidn

que existfa en aquellos tiempos entre la actitud de los comerciantes

espa7oles y la de los jovenes cubanos criollos que aspiraban a una vida

independiente; ataca los encumbramientos inmerecidos, el excesivo apego

a los bienes materiales, la idolatria del dinero, la discriminacion




3





social, racial y econdmica; la fanfarroneria de los que se labran fama de
2
valientes a costa de los infelices; el falso honor. Satiriza las

costumbres y practicas sociales del mundo en que le toc6 vivir; pre-

senta a Cuba como un remedo tropical de la decadencia colonial y la vida

diaria como una farsa donde los valores sociales estan muchas veces

prostituidos o invertidos; presenta el autor las costumbres, paseos y

tertulias de aquellos tiempos. Se refugia de una manera, casi constante,

en sus casitas blancas, sencillas, limpias, que son un remanso de solaz

y esparcimiento para el alma dolorida ante la realidad opresora y

corrompida.

Este trabajo estS dividido en tres partes. En la primera, se

han senalado las principales ideas que sobre sociedad y tipologia ha

manifestado la critica literaria. Se ha utilizado este material cuando

ha sido necesario. En la segunda parte, se ha dado una vision de la

sociedad cubana, con sus componentes, sus males y la corrupcion

existente. Se ha situado a Meza en el contexto de la epoca en que le

toc6 vivir. Tambien se ha hecho una division de la novelistica de Meza,

atendiendo a su vision de la sociedad cubana y de sus tipos, los cuales

eran producto de aquella sociedad. En la tercera parte, se ha querido

hacer un estudio de la proyeccion de esa vision de Meza en sus novelas.

En este trabajo se han tenido en cuenta importantes aspectos de su

critica social.




4




Notas

Flores y calabazas (La Habana: La Propaganda Literaria, 1886);
En un pueblo de la Florida, en Cuba y America, marzo 1899 a junio 1899;
Ultimas pAginas (La Habana: Establecimiento Tipografico El Pilar, 1891);
El duelo de mi vecino (La Habana: Publicacidn de la Comision Nacional
Cubana de la UNESCO, 1961); Carmela (La Habana: La Propaganda Literaria,
1887); Don Aniceto el tendero (La Habana: Comision Nacional Cubana de
la UNESCO, 1961); Mi ttf el empleado (La Habana: Departamento Nacional
de Cultura del Ministerio de Educacidn, 1960). Todas las citas con
referencia a estas novelas seran de estas ediciones.
2
Lorenzo Garcia de la Vega, prologo a Antologfa a la novela
cubana (La Habana: Direccidn General de Cultura, Ministerio de Educacion,
1961), pp. 1 a 5. Citado por Homenaje a Ramdn Meza y Sudarez Inclan
(La Habana:-Comision Nacional de la UNESCO, 1961),














CAPITULO I
SOCIEDAD Y TIPOS


La critica literaria

La critica literaria se ha preocupado de la relacion entre socie-

dad y literatura. Unos crlticos creen que la literatura es la expresion

de la sociedad, otros, difieren de esta opinidn pero tienen en cuenta

diferentes elementos sociales al analizar una obra literaria, y hay otro

grupo de estudiosos de la materia que desechan de sus teorias el elemento

social.

En nuestro ana'lisis partiremos de la premisa que la obra litera-

ria refleja la vision del mundo del autor, relacionada con la sociedad

en que le ha tocado vivir y con las diversas circunstancias que afectan

a ese conglomerado. La literatura forma parte de las acciones de una

sociedad, de su estructura y de sus instituciones. Puede dar cuenta de

los problemas y valores de un grupo social determinado conocido por el

escritor, y, en algunos casos, atacar los males de esa sociedad. El

texto literario puede describir una sociedad por medio del contraste,

la reflexion o la nostalgia por el pasado, asf como la esperanza en

el futuro. Puede ser el documento de una epoca o la recreacidn de una

sociedad desaparecida y, a traves del texto, la literatura puede expresar

su conformidad o su descontento en un momento dado.

Todo conglomerado humano tiene sus tipos caracterfsticos que

son producto de su organizacion social asi como de un determinado momento

5




6





histdrico, politico y econ6mico. Estos factores reflejan la idiosin-

cracia de un pueblo, patente en sus tipos humanos.

La palabra tipo se deriva de la raiz griega Tirro que quiere

decir golpear y que tiene el significado basico de un soplo o la marca
3
o impresion dejada por un soplo o de la impresi6n dejada en la cera

por un sello.4

Los crlticos han formulado diferentes teorfas en relacdon con

los tipos literarios desde los aspectos filosoficos, sicol6gicos,

sociologicos, bioldgicos, historicos, econo'mico-social y funcional, en

relacion con el texto literario o combinando varios de estos aspectos

a la vez. Algunos buscan los tipos nacionales representativos de cada

pals o cultura, otros, dedican su estudio a los tipos universales o

ideales, dandoles continuidad histdrica. Hay quien ve estos tipos como

representantes de la vida y hay quien les senala como modelos a seguir por

la sociedad.

En el analisis de la produccidn literaria de un autor deben

aplicarse las teorfas que mejor se ajusten a la obra que se estudie.

Hemos seleccionado como base tedrica de este trabajo, la critica del

siglo XIX por ser la que mejor corresponde en el aspecto ideologico, a

la obra de Meza. El autor frecuentaba un circulo de amigos amantes de

la cultura, al que acudfan figuras como Julian del Casal, Manuel de la

Cruz, Aurelio Mitjans, Hernandez-Miyares y Aniceto Valdivia. Estos

intelectuales, segun palabras del propio Meza, atravesaron por un

periodo agudo de fiebre de lectura:

iQue' no leimos? ZQue autor de universal celebridad no cono-
cimos? Valdivia, poseedor de vastisima erudicidn, un




7




tanto desordenada por el mismo afdn de leerlo todo, y de
leerlo todo a un tiempo, no fue avaro con el tesoro acumu-
lado en su memoria ni con su biblioteca selecta de autores
de la 4poca. .5

Meza y sus amigos realizaban un intenso intercambio cultural;

no ignoraban los postulados de Sainte-Bueve, Balzac, Taine, los radicales

y conservadores rusos. Estaban familiarizados con los criticos y

escritores italianos, alemanes, ingleses, franceses y norteamericanos;

conocian.las ideas de De Sanctis, Dilthey y James, para mencionar sola-

mente a algunos.

Estas corrientes literarias estaban presentes en el ambiente

intelectual cubano de finales del siglo pasado e influyeron en la obra

narrativa de Ram6n Meza y Suarez Inclan.


Los criticos franceses

Charles Sainte-Bueve (1804-1869) formula una teorfa de tipos

sicoldgicos humanos en la que senala el contraste entre el hombre y la

mascara, entre la realidad y las apariencias y da importancia a la

personalidad real o literaria. Habla de tres tipos: el costumbrista,

el sicologico y el moralista. Quiere dar, a traves de ellos, un

retrato tan verdadero como sea posible y seiialar las caracteristicas

de un temperamento. El critico frances tiene en cuenta los cambios

historicos y la biografia del escritor, la herencia, el ambiente y la

educacion. Se interesa por los antepasados de los escritores y el lugar

donde estos nacieron; cuando se hicieron famosos y cuando comenzo su

decadencia; sus opiniones sobre religion, su comportamiento y el

ambienteenquevivieron. Llama a su teor'a de tipos "familias de la

mente" a las que dota de continuidad histdrica y de afinidad espiritual.




8





Esta convencido de la relacion que existe entre el hombre y el trabajo

que realiza.

Honorato de Balzac (1799-1850), en su prefacio a La comedia

humana, afirma que en todos los tiempos han existido las "especies

sociales" al igual que las zooldgicas. Expresa que la irracionalidad

se transfiere a la humanidad por una inmensa corriente de vida y que,

como lo han demostrado los zoologos, mientras las costumbres de los

animales son constantemente semejantes en todo tiempo, las de los

hombres varlan segun las circunstancias y el grado de civilizacidn.

Sin embargo, seiala Balzac, que al igual que hay diferencias entre los

distintos animales, existen diferencias entre los hombres. Balzac

pensaba que una obra literaria debfa comprender tando al hombre, como

a las mujeres y las cosas, o sea, las personas y la representacidn

material que nos dan de su pensamiento, ya que, en fin, el hombre

es la vida y &sta nuestra vestidura. Balzac querfa ser el secretario

de su epoca y llevar a cabo el inventario de los vicios y virtudes,

de las pasiones y los hechos, de los personajes y los acontecimientos

principales de la Francia en que vivid. Estimd'el escritor que su

tarea era la de buscar una tipologia social.

Honorato de Balzac vefa a la familia, y no al individuo, como

el u'nico elemento social. Pensaba que la literatura debia captar la

corrupcion social con todo su colorido, al igual que una pintura.

Balzac dividio su obra en seis libros que representan cada uno etapas

diferentes de la vida humana y social de la Francia del siglo XIX;

dandoles el nombre de escenas de: la vida privada, de provincia, pari-

sina, militar, del campo y polftica. Abogo'por el papel social del




9





artista, al que crela capaz de poder cambiar la imagen de las

cosas.

Hipd'lito Taine (1828-1893), contemporaneo de Balzac, hizo un

gran aporte a la critica literaria al desarrollar su concepto del factor

ambiente que puede utilizarse en muchos aspectos externos de la litera-

tura. A partir de Taine se ha podido analizar una obra tomando en

cuenta determinadas condiciones sociales y politicas imperantes en el

medio ambiente en que se desarrolla la obra, ademas de elementos ffsicos,

como las influencias del clima y la tierra en distintos aspectos de

una sociedad, elementos introducidos por los iluministas del siglo

XVIII.

En su libro La filosoffa del arte en los Paises Bajos, traza

su concepto de raza y nacion. Para el, la raza tiene cualidades funda-

mentales que persisten a traves de todas las circunstancias y climas;

la nacion tiene cualidades transformadas por la historia y el ambiente.

El capitulo sobre la raza trata sobre las condiciones flsicas y los

habitos del comer y discute los lazos del matrimonio. En otro capitulo,

considera la influencia del clima y la tierra, as' como la politica

y las condiciones de trabajo. Intentd establecer una sicologfa

nacional de las principales naciones de Europa.

Para Taine, el artista es la persona que mas claramente ve la

verdad de una epoca o la edad de una nacidn. Hay figuras que son

representativas de una era determinada, sean o no, repudiadas por sus

contemporaneos. El escritor que tiene las simpatias de su nacion

triunfa porque sostiene un ideal reconocido implicitamente por su

sociedad; sus caracteres se convierten en modelos que son imitados. A





10





su vez, el autor, traza su ideal de los deseos instintivos de su

sociedad.10

El termino raza, en Taine, se refiere a las diferencias entre

las naciones latinas y germanicas. La raza es "el genio de una nacion."

Cada pueblo, cada nacion, es una persona moral. Segun el critico, la

raza es una "mentalidad" y no un individuo particular.11

Su interes en la literatura esta' centrado en los personajes

de ficcio'n, porque expresan lo concreto universal en sf, el tipo, el

ideal. Estimaba que el tipo era un fragmento del hombre universal

o un representante de los instintos de una raza. Era el sello de un

periodo determinado. Es el representante mas importante del arte ya

que el ideal del escritor se convierte en el personaje, en el modelo.

Es una criatura de ficcion significativa, en el orden social e histori-

co, por su correspondencia entre lo que el hombre admira y lo que el

es.12

Los tipos de Taine no estan pensados como fuentes de informa-

cion sobre la estratificacion social o como figuras realistas. Admira

la figura del heroe y la del superhombre. Admira la fuerza por si

misma ya que es un poder bueno para el arte. Ordena los tipos, de

acuerdo a su valor social, de lo local, a lo universal, para terminar

con el mas generalizado, el mas ideal como el mas alto. Senala tres

tipos: el realista, el caracterlstico y el ideal. Encuentra los heroes

y los dioses en los tiempos primitivos y en sus contemporaneos los tipos

inferiores. Piensa que las obras de Balzac y las de Shakespeare expre-

san, mejor que otras, las capas mas profundas de la naturaleza humana,

las fuerzas elementales.3











El arte, para Taine, representa la realidad y expresa la per-

sonalidad. El escritor nos da su vision del mundo y de ahi, el mundo

que nos rodea; penetra en la esencia de las cosas. El arte debe

representar lo que es significante de la realidad y caracteristico del

individuo. Su propdsito es alcanzar la individualidad de una epoca o

pals. Los tipos literarios deben reproducir la pasion y la emocidn del

hombre que describen. Deben ser pensados por el razonador y pintados

por el artista. Para Taine, el hombre es una maquina espiritual y

el critico analiza esta alma como portadora de un principio de orden que

une las fuerzas colectivas de raza, medio y momento y los eventos f'si-

cos.

Esto encierra un principio naturalista-determinista, por el

cual los hombres estan catalogados de acuerdo con tipos individuales:

el apasionado, el imaginativo y el intelectual.14

Taine se refirioa la mente humana en terminos de analogias

mecanicas derivados de la zoologia, pero la facultad maestra, ademas

de ser un principio meca"nico o biologico lo es, tambien, de la indi-

vidualidad. Es el estado sicold'gico dominante y persistente. Para

el, cada talento tiene una facultad maestra. En su teorfa literaria,

Taine seiala que el artista escoge un rasgo principal y ve las cosas

solamente a traves de su facultad maestra. En esta formulacion hay que

tener en cuenta lo que estd en el escritor y lo que este descubre y

transcribe del mundo que lo rodea.15


Los criticos alemanes

Karl Marx (1818-1883) y Federico Engels (1820-1895) basan su

crftica desde el punto de vista de la relacion entre la literatura y la




12





sociedad; dan importancia a la conducta material del individuo y declaran

la determinacion econofnica de cada cultura. Al enfocar su critica lite-

raria en el aspecto social, analizan la obra de un escritor como una

"realidad social." De acuerdo con esta teorfa, podria pensarse en

una tipologia que niegue desarrollo e historia a la ideologia y que

afirme que el pensamiento y los efectos que e'ste produzca, cambien con

la comunicacion y la produccion material. Para ellos, la vida determina

el impulso de los cambios historicos, ya que no es la toma de conciencia

la que determina la vida, sino esta la que determina aquella.16 Para

estos criticos, el proceso historico determinard'una sociedad sin

clases, en la que se abolira'la divisio'n del trabajo y la especializa-

cion. En una sociedad comunista, en vez de existir los tipos de

"pintores," habra'hombres que, entre otras cosas, pinten.17'

En una tipologfa marxista el "tipo" seria un producto economico-

social, ya que se estudiarfan los tipos populares como el producto de

una sociedad influida por el factor economico. La toma de conciencia

del hombre cambiarfa con cada transformacion de la vida material en

su existencia y en sus relaciones sociales. La vida material deter-

minaria la vida social, politica e intelectual. Para Marx y Engels

los tipos y caracteres deben ser individuales y representativos, con-

cretos y universales.18


Los crfticos rusos

Para el critico ruso Vissarion Belinsky (1811-1848), la

literatura debe ser el sfmbolo de la vida interior de una nacion, su

fisonomfa, la expresion del espiritu nacional. Su critica literaria

contiene dos etapas: en la primera, expresa que a la literatura no se




13





la crea, sino que se crea ella misma como el lenguaje y las costumbres.

Habla del regreso a lo natural e identifica lo artistico con lo moral.

Piensa que el arte es la expresion de la sociedad. En la segunda

etapa, habla de un proceso histdrico y declara que la obra de arte es

el resultado de dicho proceso. Belinsky estima que la tarea mas

importante del artista es crear tipos, figuras concretas, pero con signi-

ficaciol' universal. Defiende una tipologia de campesinos, a los que

considera como seres dignos de ldstima. Ma's tarde, la critica marxista

se apoyo en Belinsky para defender la idea de la compenetracion entre

literatura y sociedad.19

En la teor'a literaria rusa del siglo XIX hubo dos escuelas:

la de los criticos radicales como Cheryshevsky, Dobrolyubov y Pisarev,

y la de los conservadores, como Grigoriev y Dostoevsky. Los radicales,

al enjuiciar al arte y la literatura, enfatizan aspectos de la vida

real, mientras que los conservadores estiman que el arte en la expre-

sion ideal de la vida.


Los radicales

Chryshevsky y Dobrolyubov pensaron que la literatura es un

espejo de. la vida, que refleja, pero que no puede cambiar la realidad.

Niegan que la literatura pueda tener efectos en la sociedad. Nikolay

Dubrolyubov (1836-1861) piensa que la solucion de un problema se

encuentra en la vida misma y no en la literatura; muestra las injusticias

sociales pero no presenta soluciones. Dice que la literatura simple-

mente reproduce la vida y que nunca muestra lo que no existe en la

realidad; ayuda a aclarar las tendencias existentes en la sociedad, como

una manera de reconocer lo derrotado o lo victorioso o lo que empieza




14




a predominar en la vida moral de la sociedad. Cree en la idea del

trabajo consciente de la misma, como una fuerza auxiliar, cuya impor-

tancia descansa en la propaganda. Para Dobrolyubov, la literatura es

una etapa de la conciencia humana en una epoca determinada, que hace

que la sociedad despierte. Asi, el crftico va desde el punto de vista

de que la literatura es un espejo pasivo, al de concederle un papel

de incitadora, directora y transformadora de la sociedad. Sin embargo,

estima que la literatura no expresa las necesidades reales ni el

caracter de la nacion.

Lo mas importante de Dobrolyubov es su teorla sobre los

"tipos sociales," que revelan la vision del mundo de un autor,

independientemente y hasta contraria, a sus intenciones. Para el, la

visidn del mundo de un autor debe ser pensada en las imagenes vivas que

6ste ha creado, ya que el escritor concentra los hechos de la vida real

en estos tipos. En estas imagenes el escritor puede, aen sin proponer-

selo, captar y expresar un significado interior antes de que su mente

pueda hacerlo. Aunque puede fallar en la captacioIn del significado

de lo que esta describiendo, es precisamente, el propdsito de la

critica explicar el significado escondido de estas imagenes. Al men-

cionar a Gogol, expresa el contraste entre el contenido social de los

personajes de este escritor y las teorfas formuladas mas tarde por el

mismo. La intencion del autor permanece desconocida, y aunque fuera

claramente expresada, puede que no este en armonia con lo que su

naturaleza artistica ha captado de la impresion de la vida. La in-

tencion consciente del escritor permanece como una pregunta personal y

secundaria. Es una llamada para penetrar asunciones escondidas, para




15





identificar elementos de cambios sociales. Asf mismo, cree que deben

existir tipos subordinados, siempre y cuando ayuden a explicar la
./ 20
situacion.

Dimitri Pisarev (1840-1868) critico opuesto a las ideas de

Dobrolyubov tambien contribuyo al estudio social de la literatura. Lo

que interesa a Pisarev es lo que ha hecho un escritor para despertar

en el lector la conciencia social. El critico es un hombre que juzga

el contenido, la vida, representados en una obra literaria. El

critico concede importancia a la novela y el drama con contenido y

proposito social. Ve la decadencia de las bellas artes como un signo

del progreso social.

Pisarev fue un utilitarista radical; creyo en un egoismo social

que trabajaba por el bien comun. No tenfa esperanzas ni en el cam-

pesino ni en la revolucio'n, pero creia en la difusion de las ideas

cientfficas y racionales, dirigidas a la creacidn de una "inteligencia

materialista." A Pisarev le interesa la econom'a de la sociedad.

Vefa a la literatura como un medio de expresion, que ponfa al descubier-

to los problemas sicologicos de los tipos y caracteres que llevan al

lector a pensar en estos conflictos y a buscarles soluciones. Segun

el, la literatura debe ayudar a la formacion de una opinion publica,

ya que la novela cambia las convicciones y la moral de la sociedad.

En su teoria sobre los tipos, expresa la deplorable debili-

dad de la naturaleza humana. De acuerdo con su opinion, los tipos

representativos del pasado no tienen importancia. No vio en su tipo-

logfa al hombre enfrentado con las situaciones mas all"de su tiempo.




Ib





Pisarev confundio la vida y la ficcion; trato los tipos literarios

como si fueran personas de carne y hueso e hizo de estos tipos una

alegoria, que representara generalizaciones: el deseo de libertad, la
21
aristocracia en decadencia, el hombre nuevo.2


Los conservadores

Para Apollon Grigoriev (1822-1864), el arte es la expresion

ideal de la vida; nace espontaneamente de la misma. Este critico

aplica unametodologfa "organica" en su critica literaria, ya que

concibe la vida como una unidad biologica de la mente. Segun lo

dicho por Pizarev, el arte debe ser sincero, concreto y personal, pero

tambien local y nacional. El arte se encuentra en la vida de una nacion,

expresa un ideal, pero lo hace de una manera natural e inconsciente,

lo que le da profundidad. Segun esta teorla, cada trabajo artfstico

es parte de un organismo immenso y el fenomeno literario casi nunca

puede ser contemplado en sus particularidades. Grigoriev mira el arte,

en su forma de entender la vida, como si este fuera sentetico, inmediato,

total e intuitivo. El critico debera captar la individualidad y el

tono de una 6poca. Para el los terminos "sentimiento" y "juicios,"

no estan separados.

Grigoriev, en su postulado practico, formula una sucesion de

"tipos rusos." El poeta, segun el, prueba su objetivo por su percep-

cion de la realidad, por su habilidad al crear tipos que constituyen

la hermosura y el arte; piensa que el tipo, aunque sea feo o inmoral,

es lo hermoso. En la opinion de Grigoriev hay dos clases de conoci-

miento: discursivo o intuitivo, por deduccidn logica o por medio de




17





los tipos. Los tipos vitales expresan lo que esta vivo en una epoca.

Todo lo nuevo es llevado a la vida por el arte, que encarna una pre-

sencia invisible en el aire de una epoca; el arte, frecuentemente

siente lo que se aproxima en el futuro. Finalmente, Grigoriev piensa

que la novela no ser'a posible hoy sin un exacto conocimiento del

"ambiente." Estima que las figuras de ficcidn nacen, no se inventan.

Tiene preocupacidn por los tipos sociales.22


La tendencia idealista

La teori'a literaria de Fedor de Dostoevsky (1821-1881) esta

basada en una este'tica idealista. Su mundo es el del extasis est6tico

y la iluminacion mistica. Penso en terminos de la belleza ideal, del

paralso en que podemos vivir. Al presentar puntos de vista religiosos,

sicologicos, morales, politicos y metafisicos, da una idea del mundo

en que le toco'vivir. Identifica los terminos de bondad, belleza y

verdad, ya que para e1, la belleza y la creacidn son inseparables del

hombre. Dostoevsky cree que el arte es una necesidad humana, como lo

es el comer y el beber.

Dostoevsky aspira al arte universal. No quierecrear individuos

sino tipos. En su opinion, el novelista debe ahondar en la profundidad

del caracter y el espiritu humanos; su trabajo va mas alla del de

pintar la realidad de cada dia, ya que esta no existe porque la esencia

de las cosas no puede ser alcanzada por el hombre. Estima Dostoevsky

que este siente como la naturaleza se refleja en su idea despues de

haber pasado por sus sentidos. Su vision del mundo encierra el concepto

de que el artista no debe reflejar los problemas contemporaneos, ya que




18





el arte no es siempre la realidad verdadera; su idealismo es una alter-

nativa al realismo. Para el, el desarrollo espiritual de Rusia era

un autentico realismo. Defiende la literatura fantastica.

La distincion entre ficcidn y realidad, arte y vida, esta abolida

por Dostoevsky, por solo presentar algunas figuras representativas. Cree

que el proposito primordial del critico es la creacion de tipos literarios

miticos anclados en el pasado de la literatura. Dostoevsky desarrolla

la idea de que Pushkin es el creador de los "tipos rusos": Aleko y

Onegin, los rusos errantes; Tatiana, el feminismo. Con unos cuantos

tipos literarios trata de trazar la historia espiritual de su pais. Pero

lo que es mas importante aun, de estos tipos literarios, Dostoevsky

trata de derivar los "tipos sociales de su epoca": el hombre subversivo,

el superfluo y el nihilista, asr como el tipo revolucionario positivo.23

En la tendencia idealista hay que mencionar dos criticos que

han formulado tipologfas: Emile Monteguty Francesco De Sanctis. Montegut

(1826-1893) se ocupa de los tipos literarios representativos de una

epoca, de un pais o de la humanidad. Considera que Madame Bovary repre-

senta una parte importantisima en la historia social, al igual que

Don Quijote al que considera como "el final del sentimentalismo afec-

tivo." Para Montegut, Madame Bovary es un tipo literario y Don Quijote,

Hamlet, Werther, Wilhelm Meister y Alceste son las figuras claves de

la historia literaria. Don Quijote, "tipo heroico y picaresco," es la

personificacion de Espana; mas que un simbolo literario, es una figura

historica que vive en el siglo XVII. Hamlet es un ser humano contra-

dictorio, irresoluto y masculino; meditavio y energico; melancolico y

brutal. Segun Montegut, Hamlet es la figura del Renacimiento, que aun




19





presenta algunos rasgos medievales. Del mismo modo, Werther es la

figura representativa del "tipo burgues," que pone fin a la literatura

aristocrdtica de caballerfa. Hamlet y Alceste son tipos que simbolizan

la separaci6n entre el mundo exterior y el interior.24

Francesco De Sanctis (1817-1873) considera que el arte es un

ideal pero que forma parte intrinseca de la sociedad como la politica

y las instituciones administrativas, la filosoffa y la religion.

Estima que es un resultado natural de la cultura y de la vida nacional.

Cree que uno de los temas de la historia es el cambio de lo ideal a lo

real. Cree en los tipos humanos, figuras que esperan por el escritor,

para que e'ste les de vida y los convierta en seres dramaticos.

De Sanctis ve, de un lado, el arte, y de otro, la moral, la

emocion y la ciencia, el conocimiento filos6fico y la verdad. El

critico no subordina el arte a la moral; no piensa que es una imitacion

o reflejo de la realidad, ya que no ayuda a la verdad real sino a la

artistica. Considera que historia y poesia son dos cosas diferentes.
S 25
De Sanctis cree que el arte es individual, concreto y organico. Sin

embargo, el critico italiano es un moralista que ve la literatura con

una alta mision social, ya que cree en el progreso y estima que la

literatura debe hablar la voz del pueblo, ya que es la expresion de una

epoca. Combina la critica del mundo del escritor con una vision
/ 26
historica.

Al hablar de los tipos de ficciod, lo hace en terminos de la

oposicion entre lo ideal y lo real; lo caracteri~tico y lo general.

Cree que lo ideal es lo real. Cree que un "tipo literario" debe ser

caracteristico; el ideal sera mas completo cuando el tipo sea mas indi-

vidual.




20





De acierdo con De Sanctis, el artista debe ser espontaneo e

inconsciente, para asi poder crear un mundo poetico individual. Para

el existen los individuos y no los tipos. Sin embargo, piensa que los

tipos son el resultado de un proceso de descomposicidn por el tiempo,

en que individuos como Sancho Panza, Don Quijote, Tartuffe o Hamlet son

reducidos a meros tipos por la imaginacion popular.27


Los criticos britanicos

Walter Bagehot (1826-1877) enuncia una teoria de tipos litera-

rios. Utiliza el termino "literaturesco," como la perfecta combinacion

en materia literaria. Piensa que el escritor tiene que elaborar tipos

y que estos son reflejados en la realidad. El artista debe encontrar

en esa realidad el hombre "literaturesco" y las "escenas literaturescas,"

creados para el por la naturaleza y que vivira~ en las paginas de sus

libros. Dentro de un concepto moderno, el "tipo" es el escritor mismo,

ya que este se convierte en una especie de "naturaleza humana"; toma

mucho de sus estados de animo y los ejemplariza como caracteristicos

de ciertos estados de animo de todos los hombres. Segun la teoria de

Bagehot sobre los tipos, el escritor describe lo que es generico y no

lo que es individual o especial. Cree que el arte solo tiene que

ver con lo universal y con la idea de lo tfpico y lo representativo.

Para el, Shakespeare simboliza al hombre universal en vez de represen-

tar los ideales morales y sociales de su tiempo. Dio un cambio a la

critica literaria con su concepto del tipo egoista delineado en sf

mismo, pero representativo en literatura.28

Por su parte, Leslie Stephen (1832-1904) formula un metodo

utilitario que reconcilia con el de la evolucion de Darwin. Su enfoque





21





es Atico e intelectual. Stephen analiza la sicologia de los tipos

literarios y la moralidad implfcita en los principales novelistas

ingleses desde Defoe hasta Stevenson. Este punto de vista moralista es

mas importante para el critico que el historico y el social. Ve la

literatura como un todo dentro del organismo social; su filosofia y su

critica son reductos de la evolucion social. Estudia las relaciones

entre la literatura y la historia y entre aquella y el lector; su

determinismo, su indiferencia moral, su juicio relativista y su elimini-

nacion de lo individual. Ridiculiza el metodo hist6rico, por estimar

que no toma en cuenta las razones y acepta las creencias como hechos.29

Para Stephen, la critica debe traducir a formas intelectuales

lo que el poeta ha dicho a traves de sus "tipos literarios." El escri-

tor debe presentar tipos y no ofrecer teorias sicoldgicas, ya que, segun

su pensamiento, el creador debe proyectarse en una imagineria concreta.

Su critica literaria enfoca el mundo del escritor, con sus tipos,

personajes y eventos, y como estos ultimos, afectan a los tipos. Para

el critico ingles, todo lo que sea vicioso indica una tendencia destruc-

tiva y morbida. De acuerdo con Stephen, el arte es un lujo al que no

tenemos derecho mientras existan la enfermedad y el crimen en el mundo
30
exterior.

Los criticos norteamericanos

El poeta Walt Whitman (1819-1892) ha manifestado que la litera-

tura es el resultado de algo mas grande que ella misma, no el heroe,

sino el trazado del heroe. Segun Whitman, antes de que pueda existir una

historia o una obra de arte, tiene que haber hechos que la precedan.




22




Aboga por la creacidn de arquetipos nacionales. Para el cr-ftico

norteamericano la esperanza de la literatura se encuentra en el heroe

literario como modelo de conducta humana: desea crear una figura norte-

americana representativa de la nacidn y de toda la humanidad.31

Henry James (1843-1916) cree que la novela tiende a representar

la vida y extrae sus materiales de esta. Sin embargo, estima que el

arte no es un espejo amorfo de la vida, ya que la gente real no puede

ser transferida a la novela; el original insinda, pero el escritor, al

crear un tipo, hace del mismo lo que quiere. La novela, seg6n esta

teorfra, no es copia ni imitacion, sino selecci6n tomada de la vida,

transformacion, creacidn. El arte es como un proceso qufmico, en el

cual las cosas nacen como una nueva funcidn; solo podra lograrse una
32
ilusion de vida, si el autor quiere que esto se logre.


La vision del mundo

Wilhelm Dilthey (1833-1911) estudia el arte como representacion

de una concepcidn del mundo y de la vida. Expresa que los metodos

empleados para el estudio de la obra de arte comprenden el conocimiento

de la estructura de la misma y la forma resultante de la union de

diferentes tecnicas de una determinada idea de la vida y del mundo. A

traves de la historia y de acuerdo con la e'poca y los individuos, la

conciencia humana experimenta una serie de actitudes generales y de

complejidades que se traducen en una manera de concebir la vida. Esta,

determina, en lo intelectual, nuestra manera de entender el mundo en

los dominios de la voluntad, nuestro ideal de vida.3





23





Para Dilthey, toda creacio'n poetica es interpretacidn de la

vida. Lo que e6 busca siempre en una obra es su sentido esencial,

Cuando habla de personalidad se refiere a la concepcion del mundo que

tiene el poeta. Dilthey ve en el espiritu de la epoca otro concepto

sintetico de la unidad. La esencia y el sentido de una obra poetica

estdn relacionados con la concepcidn del mundo del poeta, el espiritu de
34
su epoca la interpretacion y el desarrollo de los problemas vitales.3

Quiere Dilthey extraer de la literatura una vision del mundo,

que sea una filosofi'a sacada de los caracteres, los tipos y las

situaciones. Para el critico, "el tipo" no debe confundirse con "el

promedio"; es una norma, un criterio, lo ideal. Los tipos son medios

de expresar el significado de la vida: la vision del mundo del escritor.

A menudo, Dilthey sugiere explicaciones sociales dentro de los cambios

literarios, ya que durante el Renacimiento, las diferencias importantes

dentro de la poesia vienen de la vida social, economica y politica de

cada estado. Segun el critico, hay que tener en cuenta las fuerzas

externas que perturban la libre expresion de la vida y de la sociedad,

asi como la influencia de las clases sociales. Sin embargo, expresa

que cada epoca tiene su circulo en el que estan encerrados el fenomeno

intelectual y el hombre.35

Al hablar de vision del mundo hay que mencionar tambie" a Georg

Lukacs, nacido en 1865. En su libro Teoria de la novela expresa que la

forma exterior de la novela es esencialmente biogra'fica; que existe

una interaccion entre el individuo que el escritor modela y un mundo de

ideales que lo supera, ya que esa figura central no tiene sentido sin su





24





relacion con dicho mundo, y e'ste, a su vez, no tiene sentido sin aquel.

Surge asi una vida nueva, dotada de caracteres propios, poseyendo su

perfeccidn y su significacion inmanentes aunque de un modo paradojal:

es la vida del individuo problematico que existe en un mundo contingente.

Para Lukc(cs, el individuo es un instrumento cuya situacion central

depende exclusivamente de su aptitud para revelar una cierta problema-

tica del mundo.36

En su estudio sobre Lucaks, el critico contemporaneo Lucien

Goldmennexpresa que la novela es la historia de una bisqueda degradada

(que Lukacs llama "demon1'aca"), bisqueda de valores autenticos, en un

mundo que tambien esta degradado. Entiende Goldmannqueesos valores

se encuentran en la novela y forman de una manera implicita el conjunto

de su universo.37

Estos dos criticos hablan de un mundo conformista y de una

sociedad guiada por los convencionalismos. Segi'n Goldmann, el problema

de la novela es hacer de eso que en la conciencia del novelista es

abstracto y etico, el elemento principal de una obra en la que la

realidad no pueda existir mas que en la modalidad de una ausencia no

tematica, o sea, de una presencia degradada. La novelistica, para el

critico frances, es la transposicion de la vida cotidiana en la sociedad

individualista nacida de la producccidn, sobre el plano literario.

Afirma Goldmam quehay una relacion entre la conciencia colectiva de

un determinado grupo social, donde nace una obra, y la obra en si,

cuando esta es importante.38

Lukacs y Goldmannhablan de un tipo literario degradado, de un
S39
heroe novelistico problematico, de un individuo demoniaco. Para





25





Lukacs, esa figura del anti-heroe es tambien un tipo humano relacionado

con el mundo que lo rodea. Ese universo es rico en vida y en falsas

apariencias y vive en el como la unica realidad esencial. El critico

estima que ese individuo pasa grotescamente al lado de lo real; la idea

se desvanece frente a lo insensato del ideal y la esencia efectiva del

mundo real. El elemento organico que subsiste para si, sin ideas,

asume la funcion que le corresponde: la de la totalidad todopoderosa.

La novela, gracias a la adecuacion que constituye sus categorias

estructurales sobre la situacid'n misma del mundo, llega a ser la forma

representativa de toda una epoca.40

Estas son algunas de las ideas destacadas que sobre la sociedad

y los tipos han manifestado varios de los mas conocidos criticos

literarios, principalmente del siglo XIX, que son los que mas se ajustan

a la indole de este trabajo, Se han escogido las opiniones mas signifi-

cativas en relacion con el tema, que tratan de distintos aspectos

humanos y ramas del conocimiento, relacionados con la sociedad. Segun

estos estudios, los tipos literarios pueden ser ideales o sociales;

simbolicos o concretos; representativos de una epoca, de una nacion,

de una caracteristica o de un sentimiento permanente en el ser humano.

En este estudio se utilizaran estos conceptos, cuando sea necesario para

el desarrollo del mismo.





26





Notas

Bernice Slote, Prefacio en Literature and Society (Lincoln:
University of Nebraska Press, 1964), p. v.

2Wilson Martins, "Literature and Society in Brazil," en
Literature and Society, ed. Bernice Slote, p. 3.

3K. J. Wollcombe, "The Biblical Origins and Patristic Develop-
ment of Typology." Essays in Typology (Naperville, Ill.: Alec R. Allen-
son, Inc., 1957), pp. 60-65.

Erich Auerback, "Figura," Scenes from the Drama of European
Literature (New York: Meridian Books, 1959), p. 15.

5Ram'n Meza, "Julian del Casal," Homenaje a Ramon Meza y Suarez
Inclan (La Habana: Comisi6n Nacional de la UNESCO, 1961), pp. 208 y
209.

6Charles A. Sainte Beuve, Nouveaux Lundis, IX (Parfs: 1863-70),
pp. 70-71.

Sainte Beuve, III, pp. 13-18.

8Honorato de Balzac, "Avant-propos" a la Come'die humaine (1842)
Oeuvres completes I, texte revise et annote par Marcel Boutern et Henri
Longnon (Paris: Louis Conard, 1912), pp. xxv-xxviii.

Hipolito Taine, Philosophie de l'art dans les Pays Bas II
(Paris: n.p., 1868), pp. 101-105.

1Hipolito Taine, Histoire de la litterature anglaise (Parfs:
n.p., 1866), I, p. xxv.
11Hipolito Taine, Histoire, I, pp. xxix-xxxiv.

12Hipolito Taine, De l'Ideal dans l'art (Parfs: n.p., 1867),
pp. 101-105.
1Hipolito Taine, De l'Ideal, p. 96.

14Hipolito Taine, Histoire, V, pp. 4-5.
15
Hipolito Taine, Nouveaux essais de critique et d'histoire
(Parl's: n.p., 1865), p. 22 .

1Karl Marx and Friedrich Engels, Sur la litterature et l'art
(Parns: Jean Freville, 1937), p. 4.

17Karl Marx and Friedrich Engels, Sur la litterature, p. 90.
18Karl Marx and Freidrich Engels, pp. 113-116.
Karl Marx and Freidrich Engels, pp. 113-116.





27




19Rene Wellek, A History of Modern Criticism, 1750-1950, III
(New Haven: Yale Univ. Press, 1966), pp. 246-249.
20
20Wellek, IV, pp. 245-254.

21Wellek, IV, pp. 254-265.
22Wellek, IV, pp. 266-270.

23Wellek, IV, pp. 270-274.

24Emile Montegut, Types litteraires et fantaisies esthetiques
(Parrs: n.p., 1882), pp. 81 y 118.
25L. Russo, Saggi critici I (Laterza: Bari, Scrittori d'Italia
series, 1952), p. 210.
26F. Catalano, La Scuola liberale e la scuola democratica,
Vol. II de La Letteratura italiana nel secolo XIX (Bari: F. Catalano,
1956), p. 6.

27Saggi crittici I, p. 210.

28Walter Bagehot, Literary Studies (New York: Richard Holt
Hutton, 1905), II, pp. 329-331-336.

29Frederic William Maitland, The Life and Letters of Leslie
Stephen (London: n.p., 1906), p. 283.
30Leslie Stephen, Hours in a Library (London: 1909), III,
pp. 143-197, II, p. 26).
31Walt Whitman, Complete Writings (New York: R. M. Bucke,
T. B. Harned, and Horace L. Traubel, 1902), V, pp. 56-57.

32Henry James, Partial Portraits (New York: np., 1888),
pp. 137-138.

33Wilhelm Dilthey, Theorie des conceptions du monde: Essai
d'une philosophie de la philosophie, traducido por Louis Sauzin
(Paris: Presses Universitaires de France, 1946), pp. 33 y 34.

34Wolfgang Kayser, Interpretacion y analisis de la obra litera-
ria, traducido por Maria D. Mounton y V. Garcia Yebra (Madrid: Editorial
Gredos, 1972), 4ta edicion, pp. 296-297.

35Wellek, IV, pp. 320-335.

36Georg Lukacs, Teoria de la novela, traducido por Juan Jose
Sebreli (Barcelona: Ediciones Siglo XX, 1966), pp. 80, 81 y 87.





28





3Lucien Goldmann, Problemas de una socilogia novelistica, tra-
ducido por Rita Murua (Parfs: Gallimard, 1964) 3ra. edicion, p. 69.

38Lucien Goldmann, pp. 72, 73 y 74.

Lucien Goldmam, "Introduccion a los primeros escritos de Georg
Lukacs" en Georg Lukacs, Teoria de la novela, p. 192.

40Georg Lukacs, pp. 106 y 99.















CAPITULO II
LA SOCIEDAD CUBANA


El siglo XIX

El perfodo comprendido entre los aios de 1878 y 1898 es de suma

importancia en el proceso de formacion de la conciencia nacional cubana.

En este lapsus de tiempo el ambiente social presentaba sfntomas de

frustracion y pesimismo. La inmensa mayoria de los cubanos se encontraba

desalentada ante el fracaso de la Guerra de los Diez Anos y el incum-

plimiento, por parte del gobierno espaiol, de las promesas de reformas

por las cuales el pueblo habia ido a la contienda. Muchas familias

criollas quedaron arruinadas despues de la guerra. Una nueva clase

social, la burocracia administrativa y los gremios del comercio, sim-

patizantes del gobierno colonial, tenia necesariamente que entrar en

pugna con las antiguas familias criollas relegadas a un segundo plano

por las circunstancias historicas en que vivia el pais.

Porque a la Paz del Zanjon habia seguido un per'odo de pro-
fundo desencanto, producido, entre otras causas, por el
incumplimiento, por parte de la corona espaiola de las
promesas de mejora por las cuales se transo la contienda,
Los nuevos ricos de la aristocracia absolutista--los
austriacantes--pavoneaban su insolencia ante la miseria
de numerosas familias cubanas arruinadas por la
guerra, .1

La critica literaria ha hecho estudios profundos sobre esta

6poca, pero los historiadores no le han dado a este momento historico

social cubano la importancia que merece, ya que estos han concentrado


29





30





su atencion en el estudio de las dos guerras de independencia, olvi-

dando los veinte anos que median entre una y otra.

Para mejor comprender el estado social en que se encontraba la

Isla en la segunda mitad del siglo XIX, hay que tener en cuenta varios

factores que forman parte del proceso gestador de la conciencia nacional.

Alrededor de 1762, empiezan cambios importantes en la Isla. Hasta

principios del siglo XVIII los cubanos no se preocuparon de que las

leyes coloniales cambiaran ya que era suficiente el burlarlas, pero

cuando se crearon los monopolios del comercio y del tabaco, comenzaron

las rebeliones de vegueros y comerciantes. Se puede hablar del

principio de una sociedad cubana, sobre todo, de una presencia social

de criollos, blancos, negros y mulatos. En 1762--toma de La Habana por

los ingleses--los hacendados y comerciantes habaneros se enriquecieron

con el trafico que aquellos llevaron a la Isla. El concepto de "liber-

tad de comercio," aparece por primera vez, con fuerza suficiente, en

la sociedad cubana. Al recrudecer el gobierno espaool su dominio en

Cuba, los habitantes del pals, empezaron a solicitar reformas a las

leyes imperantes. Arango y Parreio solicitd del gobierno espaool

libertad para el comercio y Agust'n Caballero inici6 la reforma de la

enseBanza de filosofia en el Seminario de San Carlos. La Sociedad

Economica de Amigos del Pals y El Papel Periddico de la Habana, asi

como los reyes Carlos III, Carlos IV y Fernando VII, protegieron las

reformas en la Isla. Asf entre 1763 y 1823 la comunidad habanera

comienza a transformarse en sociedad. Con la riqueza creciente llegan

al pa(s la inquietud intelectual y las ideas democraticas.2




31




A pesar del adelanto logrado por los cubanos en esta (poca, hay

que seialar que la libertad de comercio implicaba el mercado de esclavos

que aunque ilegal desde 1820, durarfa hasta bien avanzado el siglo

XIX. La trata de esclavos en territorios de Espa a fue abolida por un

tratado de 1817, firmado por Fernando VII y debido a la presi6n de los

ingleses. Segun este convenio, a partir de 1820 no serfa legal comprar

esclavos ni continuar el trafico de los mismos. Sin embargo, estas

disposiciones no se cumplieron, ya que se sustituy6 la trata legal por

la trata clandestina. La horrible condicion de los bozales se

recrudecio, pues los capitanes de barcos negreros, para escapar de la

persecucidn de los marinos ingleses, arrojaban a las aguas sus carga-

mentos de esclavos. Asimismo, hacendados, traficantes y autoridades, se

unieron ilicitamente para continuar con el denigrante pero productivo
.3
comercio.

Hasta comienzos de 1868 la sociedad cubana fue de tipo esclavista,

dominada por el terror; los negros esclavos recibian continuas amenazas

y castigos; los blancos, temian sublevaciones de esclavos como la

ocurrida en Haiti a finales del siglo XVIII. Las autoridades espaiolas

otorgaron a los gobernadores de la Isla facultades omnimodas, ya que se

pensaba que si se concedia libertad a los cubanos, estos se inclinarian

por la independencia, lo que provocaria la sublevacion de los esclavos.

Se dijo que la abolicion de esa institucion dejarfa a los blancos del

pais arruinados y en manos de los negros libertos. Esta fue una

tactica de la metr6poli que influyo en el animo de los dueKos de

esclavos y que provoc6 profundas divisiones y cambios en la sociedad

cubana. Durante aquel perlodo, el gobierno colonial se mostro inquieto





32





con las conspiraciones de La Escalera, la de Los Rayos y Soles de Bolivar

y varias mas. La inquietud del gobierno espa'ol aument6 con las

expediciones de Narciso Ldpez, quien fue fusilado el primero de sep-

tiembre de 1851.

Figura destacada del reformismo es Domingo del Monte. Sus

tertulias literarias tuvieron gran influencia en aquella epoca. Del

Monte, en parte, movido por el miedo de los criollos ricos a que Cuba

se convirtiera en una repu'blica negra, y en parte, debido a que las

cuestiones politicas de este periodo se contemplaban desde el marco

de la formacion del caracter y de la moral, auspicio obras como La

autobiograffa de un esclavo, de Manzano, y, Francisco, El ingenio o

Las delicias del campo, de Anselmo Suarez y Romero. Se vivfan momentos

de descontento entre los hacendados y de represiones feroces por parte

del gobierno, a las cuales habia que ponerle coto:

A este efecto, la ley penal de 2 de marzo de 1845 tra-
taba, primero, de imponer penas contra la trata; segundo,
contentar a Londres y satisfacer la opinion publica cubana
y, por ultimo, disminuir gradualmente--como pedian los
hombres de letras--los peligros internos a que estaba
expuesta la Isla con la proporcion cada dia mayor de
esclavos.4

En esa epoca, y como consecuencia de los problemas que la Isla

confrontaba, surgieron los movimientos del anexionismo y del reformismo,

que pretendfan la proteccfon norteamericana y espaola, respectivamente.

Gaspar Betancourt Cisneros, fue la figura principal del movimiento

anexionista y Jose Antonio Saco, lo fue del reformista. Pensaban los

primeros, que al unir Cuba a Estados Unidos. podrian conservar sus

esclavos y duplicar la poblaci6n blanca en un termino de veinte a.nos.





33




Saco, deseaba una sociedad cubana libre para negros y blancos, que

tuviera una administracio'n independiente, dentro del marco de la cul-

tura hispanica. De todo esto, se deduce, que habia germinado en Cuba

la semilla de la conciencia nacional:

La doctrina individualista, que la legislacion posi-
tiva traduce en regimen de garanti'as y de derechos humanos
estatuidos, se halla bien sea declarada, o bien implicita,
en el P. JoseAgustfn Caballero,en el P. Varela, en Saco,
en los conspiradores, en la Revolucidn de Yara (sobre todo
en los discursos de sus Asambleas), en la propaganda
autonomista, en el movimiento que culmindoen la guerra
de 1895.5

La fecha de 1868 fue trascendental en el proceso historico-

social cubano. Ademas de tener significacidn politica, fue muy impor-

tante, por su trascendencia economica y social,yaque en la misma

ocurrieron diversos hechos que cambiaron la estructura social de la

Isla.

En 1868, Carlos Manuel de Cespedes inicid La Guerra de los

Diez Anos, epoca en que Cuba y su sociedad empiezan a tomar conciencia

como nacion. Cespedes declar' la igualdad de los hombres, dio la

libertad a sus esclavos, respet dvidas y propiedades de los residentes

pacificos de la Isla, abogo por elecciones y por el libre comercio y

la libertad gradual de los esclavos; por la representacion nacional

al decretar leyes e impuestos y el respeto de los derechos humanos.

La sociedad cubana experimentf entre 1840 y 1868 una profunda

crisis, debida, en parte, a la ineficiencia de los esclavos, y la

dificultad de suplirlos, y, en parte, a la competencia del azucar de

cana con el de la remolacha. Tambien durante aquella epoca, se paralizo'

la expansidn hacia el este de la agricultura comercial y la ganader1a.





34




Se formaron capitales, cuya liquidacion fue subita, a consecuencia de

las crisis de 1857 y 1866. Hubo inestabilidad en las exportaciones

principales del pa-s, hasta producirse su cafda definitiva. La pro-

duccion del cafe'quedd estancada. Se produjo una crisis financiera

publica, lo que unido a todo lo demis, contribuyd'a remover los

cimientos del pal's. Como consecuencia, la revolucion de 1868 fue

inevitable. La guerra surgi6 de un desajuste general de la economfa y

fue un agente para completar el proceso de transformacidn de la sociedad

cubana iniciado aios antes.

Con el pacto del Zanjon, los esclavos que formaron parte del

ejercito cubano, siguieron gozando de libertad. Sin embargo, la

esclavitud fue sustitufda por el "patronato," institucidn de transicidn

ya que la esclavitud en Cuba no se abolid hasta 1886. Ya con anteriori-

dad exist-a el proceso juridico de la "coartacion," antesala de la

libertad definitiva, por medio del cual, un esclavo se redimia por la

suma de $50 o $100, pero tenfa que pagar a sus due1os una renta sobre

esta cantidad por el resto de su vida. Algunos esclavos, debido a lazos

de afeccion, el intere's humano o el deseo de proteccion en momentos

dificiles, optaban por este metodo.7 Debe tenerse en cuenta que estos

esclavos, al conseguir su libertad, total o parcial, no poseian bienes

materiales de clase alguna, y que solo podian contar con la fuerza de

su trabajo, pero no todos eran fuertes y jovenes. Ademas, debido al

regimen de trabajo, disciplina y castigo a que fueron sometidos, puede

suponerse que solo un reducido por ciento de esos esclavos sabfan

escribir y leer, y que, por lo tanto, eran discriminados por la sociedad.





35




Otros de los problemas sociales, producto de la esclavitud eran

el ambiente de violencia y crueldad imperantes, la corrupcion administra-

tiva, la pobreza y el crimen:

Los crimenes de la esclavitud--"los horrores del mundo
moral" a que aludiera Heredia--minaban y corrolan los
fundamentos mas s6lidos de nuestra organizaci6n social,
creando y fomentando un ambiente de violencia y crueldad,
de s6rdido egoismo y constante temor. La administracidn
p6blica era un escandalo: la corrupcidn, el fraude y el
trafico clandestino, eran prdcticas consentidas y propicia-
das y por ende muy diffciles de combatir y desarraigar.
Numerosos vagos, ladrones, tahures y asesinos asalariados
se movian impunemente en las poblaciones y en los campos.8

Este era el ambiente social que imperaba en la Isla al terminar

la Guerra de los Diez AFos. Era 6poca de desaliento y pesimismo que

fue agravandose en el transcurso de los aios subsiguientes hasta el

estallido de la guerra de 1895. En este periodo Ramon Meza y Sua'rez

Inclan escribe sus obras.

Durante aquellos a-os se extendi& a la Isla la constitucion

espaiola; se revoco la segregacion politica impuesta a Cuba y cesd en

el pals el militarismo de la colonia. Surgen dos corrientes ideolo-

gicas: la separatista, que agrupo en sus filas a Manuel Sanguily,

Adolfo Marquez Sterling, Enrique Jose Varona y Jose Marti; y la autono-

mista, cuyas principales figuras fueron Rafael Montoro y Eliseo

Giberga. El autonomismo tenfa un programa de tres puntos: la extincion

de la esclavitud, la reconstruccion economica y la conquista del derecho

moderno, pero bajo el re'gimen espafol. A estos postulados autonomistas

de 1882 se opusieron los separatistas, quienes deseaban cortar toda

dependencia cubana de las autoridades coloniales. Los reformistas

anteriores al 68 no lograron que el gobierno mejorara la suerte de los





36




cubanos. Ademas, resultaban insuficientes los derechos y libertades

conseguidos durante aquella epoca y no se implantaron medidas para que

el pal's pudiera regir sus propios intereses.

La Guerra de los Diez Aios tuvo un gran impacto en la economia

y la sociedad cubanas. Al principio de la contienda, existfan en el

pals formas economicas nuevas mezcladas con las tradicionales, agrupa-

das en la porcion occidental de la Isla, asf como en el centro y en la

provincia de Oriente. Como es natural, los efectos de la guerra--

centrada en dichas zonas--fueron desastrozos en las dos ultimas

regiones mencionadas. En Oriente, CamagUey y Las Villas los campos

fueron devastados y la poblacion fue removida. La rehabilitacion

regional fue imposible. Los ingenios fueron quemados y los esclavos

liberados por los insurgentes. Solamente en el affo de 1869, en

Santiago de Cuba, se destruyeron veinte y tres ingenios y quince cafe-

tales. Aunque algunos de los primeros fueron reconstrufdos, al cabo

de los diez ar-os, la gran mayoria no pudo rehacerse y quedaron

eliminados. En Puerto Prfncipe, luego CamagUey, de cien ingenios,

solamente quedd uno.10

En la parte occidental de la Isla, no afectada por la guerra,

no hay grandes desapariciones de ingenios, si se exceptuan Sagua la

Grande y Cienfuegos. En esa zona aumento'el numero de fa'bricas, ya

que el territorio ofrecfa garantias para las mismas. Aparecieron

nuevos ingenios y la industria ast naciente se hizo mds eficaz. En

esos diez anos la produccidn aumento, lo que demuestra que los ingenios

eliminados en la zona de lucha eran de poca importancia. Otro de los





37




resultados de la revolucion de 1868, fue la confiscacion de los bienes

de los simpatizantes de la causa liberadora.11 Al considerar que la

principal fuente de ingreso de Cuba era las importaciones y que todo

el auge internacional del azlcar se vino abajo en 1883, se deduce que

habia en el pa's una crisis general. Si bien la guerra no afecto"

directamente a La Habana, la capital sufrio, indirectamente, las conse-

cuencias de la lucha. Ademds de lo dicho, al final de la Guerra de

los Diez Anos, comenzaron a llegar a la capital, en busca de trabajo,

numerosas personas procedentes de fincas arruinadas.12

Los habaneros, sin embargo, no se decidieron a empunar las

armas. Una parte de los habitantes de la ciudad se mantuvo indiferente,

dedicada al ocio y al lujo, mientras que otra entablodrinas callejeras

para demostrar su repudio al regimen colonial. Hubo luchas entre los

laborantes criollos y los voluntarios espanoles. Tambien hay que

recordar el ataque al teatro Villanueva, la tropelia del cafe El

Louvre y el asalto a la residencia del prospero terrateniente Miguel

Aldama.13

Aguel ambiente provocaba fricciones entre los distintos compo-

nentes de la sociedad capitalina. La nueva aristocracia del dinero, a

que nos hemos referido, era el producto de negocios surgidos de la

guerra--de la administracion de los bienes embargados o de los sumi-
/ 14
nistros del ejercito espanol --y estaba en pugna con la vieja

aristocracia criolla, que a su vez, los miraba como advenedizos. A

pesar de la crisis economica imperante en el pals, la banca privada y

la formacion de capitales comerciales, los negocios y las sociedades





38




anonimas daban la apariencia de un futuro de prosperidad.5 No obstante,

en el aflo de 1884, debido a una baja de precios del azucar y del tabaco

se produjo la quiebra de siete de las mas importantes casas de comercio

en Cuba,16 lo que demuestra lo inmininente de la crisis financiera. Los

nuevos grupos comerciales no se interesaban en el desarrollo interno

del pals sino en su propio bienestar economico. Detras de estos

factores, y moviendo los hilos de la sociedad, estaba la ambicion per-'

sonal de aquellos comerciantes, quienes no vacilaban en usar toda clase

de recursos ilegales, contribuyendo asi a la inmoralidad.

Esa corrupci6n social de la 4poca se observa tambien en la

contratacidn de mano de obra extranjera para trabajos agrcolas y del

azucar, que fue, desde el primer momento, otra forma de esclavitud. Por

esa necesidad de trabajadores se introdujeron en la Isla los primeros

chinos, quienes entraron asi a formar parte de la sociedad cubana.

Es este otro elemento etnico que hay que tomar en cuenta al estudiar

la estructura de dicha sociedad.

El trafico de chinos se organizo comercialmente, como la

trata de negros con asientos o contratos efectuados por compainas

dedicadas a ese negocio. Estos asiaticos fueron traidos para suplir la

mano de obra de los negros esclavos. Se fijaba como precio de cada

chino, la suma de ciento veinte y cinco pesos. En 1852 se concedio

autorizacidn para introducir seis mil chinos. Se trataba de una

compra-venta, por medio de la cual, se les sometia a la esclavitud.

En ocho anos llegaron a La Habana mas de treinta mil individuos de

esta raza. Se les tenma por u'tiles en los trabajos del campo, inteli-

gentes, constantes y de buen comportamiento. El regimen de castigos





39





denotaba una refinada crueldad, ya que el colono asiatico que deso-

bedeciera las drdenes superiores, o se resistiera al trabajo, podfa

recibir latigazos; se le pon{a el grillete y se le hacia dormir en

el cepo.7

Parte de la sociedad cubana de la 4poca se hablza acostumbrado

alsistema esclavista. Cuando no le fue posible seguir esclavizando

al negro, sometid al chino al mismo regimen que antes habia instituido

con los africanos. Esta es una de las lacras sociales que caracteri-

zaron la epoca.


Ramon Meza y la sociedad cubana

Establecidas las bases de la sociedad cubana de finales del

siglo XIX, centuria decisiva en la constitucion de la conciencia

nacional, se vera ahora como Ramon Meza y Suarez Inclan, uno de los

novelistas mas importantes de aquella centuria, logra plasmar, a

traves de sus novelas, la sociedad cubana de la epoca, ya que:

Cada estado social trae su expresidn a la literatura, de
tal modo, que por las diversas fases de ella pudiera
contarse la historia de los pueblos, con mas verdad que
por sus cronistas la literatura no es mas que la
expresion y forma de la vida de un pueblo, . A
esa literatura se ha de ir, a la que ensancha y revela,
a la que saca de la corteza ensangrentada el almendro
sano y jugoso, a la que robustece y levanta el corazdo
de America.18

La novela Mi tio el empleado, de Meza, recibio elogios de Martf,

quien encontro en ella una expresion de genuina cubania, para el

tan importante en aquel momento histdrico:

El que ajuste su pensamiento a su forma, como una
hoja de espada a la vaina, ese tiene estilo. Ya Meza
sobresale por su honrado y constante deseo de emplear la





40





palabra propia, necesaria y grdfica; Pero mas
notable que la facultad de componer, es la fuerza
de la satira ese conde que se lleva de Cuba a
Clotilde tiene las espaldas listadas de negro como los
vestidos de los presidiarios.19

Meza, nacido in 1861, queda atrapado en su juventud entre las

dos guerras de independencia y en una atmosfera de asfixia y tensiones.

Tipifico en sus novelas el ambiente social cubano de la epoca; expuso

la corrupcidn administrativa y comercial y atacd al gobierno colonial

responsable de dichas inmoralidades. A traves de sus novelas se

observa la ideologia separatista de Meza quien abogo por la libertad

politica del pafs. En su obra literaria esta presente la indagacion

de las raices del desajuste nacional y una preocupacion por los funda-

mentos de los fenomenos politicos y culturales.0 Critica aspectos

negativos de la sociedad de su epoca y abarca un perlodo anterior de

unos treinta anos. Su deseo es retener el pasado y hacer suyo el por-

venir.


La indolencia

Parte de la sociedad cubana mantenfa una actitud de indolencia,

que era el resultado de la estructura constitutiva de dicha sociedad.

Al disponer de individuos que hicieran su trabajo, los cubanos se

acostumbraron a la vida facil, sin esfuerzos ni complicaciones. En

estas circunstancias la moral disminuye e el egoismo aumenta. En El

duelo de mi vecino Meza presenta a Octavio, personaje y narrador, en

una ocupacidn indolente y ociosa. Este individuo pasaba horas enteras

espiando vidas ajenas. Ademas, en esa misma obra, los comensales de

la casa de huespedes, con indolencia y sin tener otra cosa que hacer,





41




se entretienen tirando a broma algo tan serio como la vida de un ser

humano. En Flores.y calabazas, Julian, demuestra una conducta despreo-

cupada e indolente, al igual que Joaquin en Carmela. Esa es la tonica

que predomina en Mi tio el empleado: funcionarios, oficiales, empleados

y ujieres, no hacen absolutamente nada durante las horas de trabajo.

Su ufnica preocupacio'n es que no los dejen cesantes. Por lo general,

tratan de sacar el mayor provecho y beneficio personal. Vicente Cuevas,

cuando finalmente logra tftulo y posicidn social elevados, dinero e

influencias, se apresura a rodearse de criados que hagan el trabajo

que el nunca hizo desde que llegara a Cuba, mientras el descansa comoda-

mente en su alcoba. El conde Coveo no hace otra cosa que imitar a

las familias criollas ricas que antes lo desdefraron (Aurora y su padre).

Don Aniceto, con indolencia se lamenta mientras que Salustiano

realiza todo el trabajo de la tienda y su mujer, el de la casa.


La carencia de ideas religiosas

Algunos viajeros dieron cuenta de la carencia de ideas reli-

giosas en el pueblo cubano de aquella epoca, caracterizada por la
indiferencia y la libertad de costumbres, sobre todo en la Habana.

Otros cronistas advirtieron la influencia del pragmatismo norteameri-

cano en ciertas zonas de la sociedad cubana. Estimaron que era una

protesta contra la desmoralizacidn politica y administrativa del

gobierno espaF~ol. En el pueblo predominaba la indiferencia religiosa.

La mayorla de las familias de clase alta y media no ofan misa sino el

dia primero de enero y crefan que con esto satisfacian sus obligaciones

religiosas. Las clases pobres y los esclavos recibian poca instruccidn





42




religiosa. Sin embargo, parad jicamente, los negros y los mestizos

eran los que practicaban la religidn con mas fe y casi siempre, par-

ticipaban en las procesiones religiosas.21 En la obra novelfstica de

Meza puede observarse este aspecto de la sociedad cubana de fines de

siglo. El escritor presenta una sociedad carente de valores espiri-

tuales y religiosos. La Jnica persona a quien Meza concede estos

sentimientos es dofa Juta, la mestiza madre de Carmela. En Mi tio el

empleado y en Don Aniceto el tendero, la aristocracia blanca solo

asiste a la iglesia por motivos sociales--recuerdese las bodas de

Joaquin y su prima (Carmela), pertenecientes ambos a la alta sociedad

habanera, y las de Maria y Salustiano asi como la de Clotilde y el

conde Coveo--representantes de la nueva burguesia del dinero.

Al describir escenas de la iglesia, Meza, en varias ocasiones,

ofrece un cuadro pintoresco del pueblo aglomerado en el exterior

junto a la puerta de estos recintos. A traves de esos pasajes, se pone

de manifiesto, la curiosidad de una parte de la sociedad que veia en

las bodas una diversion. Viajeros y cronistas que visitaron La

Habana dan cuenta de este aspecto social referente a los motines

y las reuniones frente a las iglesias.22


La vestimenta y el lujo

El trato social entre las familias criollas era sincero pero

despreocupado y existia la tendencia a la igualdad en el vestir, lo que

indicaba, entre ellos, la igualdad de condiciones. Desde luego, la
ropa era mas o menos lujosa, de acuerdo con las categorfas sociales

determinadas por el dinero y el saber. En Mi tfo el empleado, Vicente




43




Cuevas y su sobrino son objeto de burlas a su llegada a La Habana, por

su apariencia fisica y su manera de vestir, distinta esta a la de los

habitantes de la Isla. Don Aniceto y su esposa, son tambien objeto

de burla, cuando tratan de imitar, en el vestir, a la sociedad criolla.

En todas las clases sociales exist'a la inclinacion el refinamiento.

El lujo imperaba en aquel ambiente y afectaba la moral y las costumbres.

Las mujeres de las familias acomodadas vestfan con elegancia. En sus

casas habia infinidad de criados, ya que estas no realizaban las tareas

dome'sticas. El costo de vida era elevado. Aquella era una sociedad

vanidosa, en la que muchas veces se aparentaba una riqueza que no se

ten{a.23 Este aspecto se ve en varias obras de Meza, quien, con

sutiliza, lo presenta de dos maneras: una parte de su critica esta

dirigida a las personas con excesivo amor al lujo, pero sin gusto--la

tia de Blanca--en Flores y calabazas. En la otra, se nota la irona

dirigida a aquel sector de la sociedad considerado arribista por los

criollos: el conde Coveo y don Aniceto. Esta actitud estaba presente

en el ambiente social de la 4poca:

El lujo en si no perturbaba tanto como la impaciencia
de muchas personas por ostentarlo precipitadamente, sin
esperar a adquirir mediante el trabajo una posicion
econdmica s6lida, que les permitiera disfrutar de ese
lujo sin menoscabo de la dignidad.24

La sociedad cubana de fines del siglo diez y nueve, en todas

sus clases sociales, era muy aficionada al baile. Este era una expan-

sion importante dentro de aquel ambiente, porque implicaba un desahogo

de la juventud frustrada. Casi todas las celebraciones, las tertulias

y los paseos, finalizaban con un baile. Un cronista afirmaba que la





44




"voluptuosa e intima costumbre cubana, era muy sugestiva y estaba muy

arraigada en los criollos, espanoles y extranjeros que vivfan en el

pais." La danza era muy popular, estaba compuesta del sedazo, o parte

del paseo, la cadena y el sostenido, segdn los marcaba la mdsica. Esta

era animada y alegre y los mejores interpretes eran los grupos locales.

El compas era el mismo que tocaban los negros en sus instrumentos y

tambores. El baile, era una diversion que se practicaba todo el ano

y se acentuaba, con disfraces durante el carnaval.25

Este aspecto destacado de la sociedad cubana se observa en

varias novelas de Meza. Con esto, el autor serala la frivolidad de la

clase alta o las diferencias entre los grupos sociales. En Flores y

calabazas, los bailes capitalinos, o los celebrados en casa de Blanca,

con participacion de la esfera social burguesa, son una muestra de esa

frivolidad imperante. Los nuevos amigos de la muchacha solo sabian

de bailes, fiestas y reuniones de tipo ligero, en los que no habia una

conversacion inteligente ni se demostraban inquietudes espirituales o

culturales. Era un mundo vacfo, carente de significado y de trascen-

dencia. El autor utiliza el baile en Carmela para poner de relieve las

diferencias y tensiones sociales. En casa de doia Justa se bailaba

en reuniones sencillas y familiares y de acuerdo con los modestos

recursos de la familia. En esta ocasidn, al igual que en la boda del

conde Coveo, el escritor presenta a un grupo de curiosos que fisgonea,

desde afuera, ese baile al que no fueron invitados. A traves de los

comentarios de esta gente, se trasluce la envidia que sienten por no

participar de la fiesta. Tambien, en el baile de la alta sociedad que





45





celebran los padres de Joaquin, Meza da cuenta de la frialdad de las

maneras y de la fingida cortes'a de los asistentes al mismo, quienes

hablan en voz baja como si sostuvieran una conversacion trascendental

o salen al balcdn en pequenbs grupos serios y circunspectos. En la

boda del conde Coveo y de Clotilde (Mi tio el empleado), a traves del

baile, se puede percibir la falsedad y la ligereza de aquella parte

de la sociedad formada por arribistas y aduladores.


El juego

En Cuba, y sobre todo en la capital, el juego estaba muy

extendido; se jugaba a las cartas y al billar. La mayorra de las veces

no se hacia por mero pasatiempo, sino como resultado de la impaciencia

de hacer dinero en corto espacio de tiempo. Inclusive, se ha dicho

que hasta la trata de esclavos, fue considerada por muchos como un

juego de azar, que conlleva los riesgos del contrabando, y en donde
/ 26
habia un explotador, el banquero y un comprador. En dos novelas

de Meza, se destaca la impaciencia por alcanzar una fortuna. Para

lograrlo, los protagonistas se arriesgan, como en un juego. Saben

que pueden perder, pero estan conscientes de que al aventurarse, tienen

grandes oportunidades de ganar. Para ellos, la vida es un juego de

azar, en donde la especulaci6n, los trucos, las artimainas y los riesgos,

son parte importante para el logro de sus prop6sitos. El conde

Coveo, en su juego ascensional, al igual que lo hiciera su antecesor

don Genaro, juega con los expedientes y con la vida de aquellos

infelices que acudian a los ministerios gubernamentales para protestar

de injusticias con ellos cometidas. Era un juego sucio, que producia





46




mucho dinero, y con este la posicion social y las influencias. Don

Aniceto, especula en la bolsa, juega con los acreedores con las

aparencias, con el falso prestigio; se hace participe del sucio juego

del hundimiento de un barco para cobrar el seguro y, finalmente, juega

con la vida de seres humanos, al quemar la tienda para evitar la

bancarrota y lograr consolidar su fortuna ya que el establecimiento

estaba protegido contra incendios por una buena poliza.

En aquella sociedad, tan dada a las apariencias, los periodicos,

que exaltaban la vanidad de la clase social poderosa, tenian una

importancia enorme, ya que eran un vehiculo de propaganda, en los que se

fabricaban o destruian reputaciones de la noche a la manana. La

cronica social servia estos propdsitos a las mil miravillas. Un

periddico, en El duelo de mi vecino, se hace portador de la infamia

de un presuntuoso que jugaba con la vida de pobres infelices, retando-

los a duelo; la tienda de don Aniceto y Salustiano tenfa un periodico

que era el organo oficial de sus tropelfas, y, un discurso que el

conde Coveo no llego a pronunciar debido a su incapacidad intelectual,

es descrito como brillante por un periodico capitalino.

Ademas, la sociedad cubana finisecular, tenfa gran predileccion

por los placeres gastrondmicos. Mientras los esclavos, los libertos,

las clases mas pobres de la poblacion, comian con sobriedad y, a veces,

hasta sufr{an escasez, la clase alta era prodiga en manjares y

desplegaba lujo en la presentacion de los mismos. Eran muchos y com-

plicados los platos que se presentaban a la mesa de las familias ricas.

Los negros y los mulatos eran diestros en el arte culinario, pero los





47




cocineros chinos aportaron graciosos adornos a las aristocraticas mesas

cubanas. Los postres eran abundantes en las casas de estas familias.27

Las comidas diarias del conde Coveo eran opfparas, abundantes y variadas;

demostraban el gusto sibarita y el apego a las cosas materiales de

aquel individuo. Ademas, eran motivo de reuniones fr{volas, a las que

asistfan un canonico, un magistrado, un militar y un periodista. Este

grupo pasaba la comida charlando y dandose tono, unos con otros. Esos

festines ponfan de manifiesto la vanidad y la ausencia de valores de

las altas categorlas sociales dominantes en el pals: la iglesia, la

milicia, la justicia y la prensa.

Mas que comidas eran diarios festines los que se cele-
braban en la antigua casa de los Arma'ndez. A eso de
la siete de la noche iban saliendo de aquella cocina, por
su turno, y sin que ocurriese el mds leve desorden ni la
menor alteracidn, grandes fuentes adornadas con perfecta
simetri'a y con arreglo a las mas severas reglas del arte
culinaria. El conde era partidario del servicio de
comidas a la rusa el senor candnico Perez .
opinaba que nada mas hermoso y saludable fue una mesa
repleta de manjares. Era una perpetua emulacidn:
todos querian deslumbrarse mutuamente; y al fin consiguieron
estrechar tanto su amistad o extremar tanto sus odios, que
la mesa se convertia algunos dias, en una verdadera Babel.
Era un sainete que se repetfa casi diariamente.28

El banquete celebnado en el teatro, en honor del conde, es tam-

bien un deroche de lujo y vanidad que demuestra el ambiente asfixiante

y superficial de aquella sociedad. En esta comida se puede apreciar

la variedad de adornos caprichosos, el colorido y la profusidn del lujo

en los detalles decorativos. Jose Marti senalo la importancia de la

comida en esta novela, y asi tenfa que ser, porque esta es la novela

de la voracidad.29 Si, como se ha dicho, el tono de Don Aniceto el

tendero es el juego, el de Mi tio el empleado es la glotoneria. Meza





48





se apoya en esta costumbre cubana del buen comer para destacar la ambi-

cion insaciable que denotaba la burocracia administrativa, al "devorar

vidas humanas" con tal de conseguir dinero:

El comer es parte principal de Mi tio el empleado;
come pan y sardinas en la fonda donde llega; come a Char-
treuse tendido en su casa de soltero, .. come a chaleco
abierto, en casa de su suegra difunta rodeado de coroneles
y candnicos; come con su secretario a traga mesa cuando
preside en el teatro lleno de luces que no se saben apagar,
el festin patriotico: "idaba gusto ver comer a aquellos dos
hombres!"30

En otras novelas la comida es tambien elemento destacado. En

Carmela es vehiculo de dora Justa para congraciarse con el pretendiente

de su hija; en Don Aniceto la comida sirve para marcar las diferencias

sociales entre dueTos y empleados de confianza y dependientes; y, en

Flores y calabazas, sirve para introducir a la protagonista en el mundo

social habanero. Finalmente, Meza destaca la frivolidad social en El

duelo de mi vecino, a traves de la cena de los hue'spedes de la pension,

quienes, mientran comen, usan bromas a costa de un pobre hombre que

puede morir en pocas horas. En Don Aniceto el tendero, la comida toma

otra cariz social: el del ahorro. En la tienda hay un cocinero chino

porque compra mucho con poco dinero y esto permite al tendero ahorrar

lo mas posible mientras espera el momento de enriquecerse.

Las casas tienen un lugar destacado en la novelistica de Meza.

Adquieren un valor simbdlico que se'ala el caracter y los estados

anfmicos de las personas que las habitan. Representan un querer escapar

de un mundo materialista, ambicioso, lleno de vanidad, y de un ambiente

carente de humanidad. En ellas hay indicio de cubania; son el unico

tesoro que esa sociedad no puede arrebatar al criollo, que con nostalgia,





49




se retrae en su interior y se desplaza, con el pensamiento y el deseo,

a otras epocas. Esas casas contrastan con las otras, llenas de lujo

pero sin reliquias del pasado. Vienen a ser el interior y el exterior

de la vida cubana:

A la condesa de Merlin, durante su viaje a la Habana en 1840,
le llamaron la atencion las preciosas casas bajas de la
clase media en La Habana, casas que se le destacaron por
sus grandes puertas cocheras, por sus inmensas ventanas
enrejadas, puertas y ventanas siempre abiertas, Las.
casas aristocra'ticas no eran mas que de un piso, rodeadas
de galerfas que se destacaban desde lejos por largas filas
de persianas verdes. Las calles estrechas, las casas
bajas con balcones de madera y ventanas enrejadas siempre
abiertas la nina desnudos los brazos y enlazados
a la reja curioseando hacia la calle.31

Don Aniceto el tendero, Carmela, Flores y calabazas, En un pueblo

de la Florida y Ultima paginas, recogen este aspecto de la sociedad

cubana. En contraposicion a estas casas el autor describe otras en las

que no hay recuerdos ni reliquias, parecidas a los individuos que en

ellas viven. Para aquella gente, Cuba era un lugar de transito, un

parada, ya que mas tarde o mas temprano regresarian a su pais de origin

y para quienes aquellas cosas no tenian valor alguno. Sin embargo, hay

que notar que, tambien en los cubanos, se observaba un estado de desen-

canto y abulia bastante generalizado, como resultado del ambiente social

y del momento histdrico en que vivian:

La vista de losrecuerdos, la fe de las reliquias faltan
enteramente aqui. La pereza y la poesia de lo presente lo
absorben todo, y si los habaneros se ocupan del porvenir, se
ocupan de e' solamente como de una dicha inmediata.32

No obstante, los criollos posefan sensibilidad y estaban abier-

tos a una generosa simpatia y, aunque su voluntad estuviera delimitada

por el ambiente, el olvido y la indiferencia, estaban dispuestos a





50




despertar bajo sacudidas de grandes pasiones o necesidades. Estos son

los factores con que cuenta Meza para el porvenir de la patria y en

los que pone su esperanza de un futuro mejor para la Isla--Emilio y

los jovenes bomberos, en Don Aniceto el tendero--asi lo indican.


La naturaleza

Las cronicas de viajes senalan la atraccidn que se siente ante

la contemplacion de la naturaleza cubana. Admiran los cronistas la

belleza exuberante del pals, el color verde de su vegetacion, sus

arboles, su paisaje. El criollo, como es natural, tenfa arraigado este

sentimiento muy dentro de su ser: "La atraccion tan poderosa de la
33
Naturaleza, la sumersion en todas las potencias de la vida ."

No es de extraRar que Meza se aferre a este sentimiento. Muchos de sus

personajes buscan en la naturaleza, los valores positivos inexistentes

en el ambiente social. Flores y calabazas, Ultimas paginas y En un

pueblo de la Florida muestran el sentir del novelista al respecto.


Division de la novelfstica de Meza

Ramon Meza, en su obra novelfstica, no abarco toda la sociedad

cubana de su tiempo, pero si ciertos aspectos importantes de la misma.

Tampoco, como tratara Villaverde, se propuso Meza abarcar toda la

sociedad cubana en una sola novela. Por eso, es importante estudiar

cada pieza narrativa de Meza, por separado, para conocer que aspecto

de la sociedad trato en cada una de ellas.

En Flores y calabazas, nos presenta el novelista cubano un

aspecto de la sociedad capitalina, superficial, ligera y falsa, en




51





contraposicion a la vida sencilla del campo en contacto con la natura-

leza. En Ultimas paginas, Meza muestra la burocracia judicial habanera

y los intereses creados que destruyen la paz de la familia. En un pueblo

de la Florida ofrece la vision idealizada de un hogar criollo y la lucha

entre lo nuevo y lo viejo. En su novela El duelo de mi vecino, el

autor hace una critica a las costumbres sociales de la epoca, y se i

refiere a los duelos y a la fanfarronerifa de ciertos elementos de la

sociedad capitalina, asf como a las actividades y ligerezas de una gente

desocupada y ociosa, carente de preocupaciones serias. En Carmela, Meza

retrata una sociedad racialmente prejuiciada. El novelista presenta

aspectos sociales referentes al problema del mulato, del negro y del

chino en Cuba. Es en esta novela, mas que en ninguna otra, donde el

escritor se adentra en el problema racial existente en la Isla. Su obra

narrativa ma's conocida, la novela Mi t'o el empleado, presenta aspectos

de la burocracia espaiola reinante en Cuba. Su critica esta dirigida

hacia la administraci'n colonial que se enriquecla en la Isla. Por

ultimo, Don Aniceto el tendero retrata otro aspecto de la sociedad

cubana de la epoca: los comerciantes espaioles que viajaban a Cuba para

enriquecerse a toda costa.

La novelistica de Meza puede dividirse en dos grupos: las novelas

"idealistas" y las "novelas de critica social" propiamente dicho.. En

ambas categorfas Meza refleja impli'cita o explicitamente su vision de la

sociedad cubana, con sus caracteristicas, vicios, defectos y lacras.

Son dos tipos de novelar distintos, si se quiere, pero ambos representan

el anverso y el reverso, las dos caras del rechazo de Meza hacia la




52




sociedad en que le toco vivir. En unas, anora lo que no existe, en

las otras, presenta lo que estg mal.

En las "novelas idealistas" los personajes no tienen contacto

con la realidad circundante; se refugian en el mundo idealizado de la

naturaleza, evitando asi el contacto con la sociedad, pero al final,

la realidad se impone, impidiendoles su evolucion y obligandoles a

enfrentarse con su derrota total. En las "novelas de critica social,"

los hechos son presentados de manera abierta y los personajes muestran

las entraTas monstruosas de una sociedad corrupta. Sin embargo, en

ambos tipos de novelas, Meza hace que sus personajes evadan la realidad,

dandonos una dimension interior de sus criaturas por medio de sus suenos,

deseos y ambiciones, en su lucha contra las fuerzas sociales que

impiden la realizacion de sus anhelos. En las novelas idealistas los

personajes luchan con la verdad y el bien; no logran su cometido y se

frustran. Tienen que refugiarse en un pasado o en un presente inexisten-

tes, como medio de evadir la realidad. En las novelas de critica

social, los personajes, movidos por su ambicion material, su deseo de

ascender a una escala social superior y de obtaner lujos y riquezas,

logran este bienestar material a costa del sufrimiento de los demas y

de su propia destruccion espiritual. Son ricos, lo tienen todo, pero

carecen de amor; buscan la felicidad que no poseen y tienen conciencia

de ese vacio espiritual.

En este autor se nota una ruptura con la novelfstica de la epoca,

ya que, ademas de presentar a sus personajes en su dimension interior,

Meza no sermonea, sino que expone los hechos tal como suceden y deja que





53




los personajes y las situaciones hablen por si solos. Las descripciones

son breves, la ironia, aguda y los silencios elocuentes. A traves de

contrastes, da una idea del ambiente social de la epoca. Su critica de

hace casi cien anos, con las variantes propias de cada epoca, resulta

valida en nuestros dias, tanto en el contenido como en la tecnica utili-

zada y en su concepcion del mundo: una sociedad corrupta, carente de

valores espirituales que provoca la alienacion interior del individuo,

su angustia existencial, su fragmentacion, su caos interior. Es una

vision contemporanea del universo, ya que sus personajes, ante un mundo

fragmentado y carente de valores autenticos, tienen que refugiarse en

un mundo ideal, inexistente. Son antiheroes, que buscan valores auten-

ticos en una sociedad que no los tiene. Es la forma de la novela que

estudia Luka'cs, caracterizada por la existencia de un hdroe novelistico,

que ha definido con el t'rmino de h'roe problemftico. La novela es la

historia de una bu'squeda degradada, demoniaca, de valores aut6nticos, en

un mundo tambien degradado.34

Sus "novelas idealistas" son: Flores y calabazas, publicada en

1885; Ultimas paginas, del mismo a'no y En un pueblo de la Florida, su

ultima novela conocida, escrita en 1898. Las novelas de critica social

son: El duelo de mi vecino, 1885; Carmela, 1886-1887; Mi tio el empleado,

1887, y Don Aniceto el tendero, 1889. Si se atiende a las fechas en

que Meza escriblo y publico sus novelas, se puede observar que este

comienza con Flores y calabazas, novela que tiene elementos de los dos

grupos y que puede considerarse como un puente entre ambas categorfas.

Su segunda novela, Ultimas paginas, tambien puede ser catalogada dentro

de esta trajectoria idealista, pero con elementos de critica social.





54





Despues, siguen sus novelas de critica social, propiamente dicho. Es

en ellas donde el autor alcanza su periodo culminante, en el que escribe

su mejor obra, Mi t"o el empleado, la que, sin embargo, pasd'desaperci-

bida para sus contemporaneos, con excepcion de Martf, quien dijo que

el libro

parece una mueca hecha con los labios ensangrentados
que deja una impresi6n semejante a la que ha de dejar
una bofetada. Este don de observar es en Meza tan
caracterlstico, que ha de constituirle una originalidad
poderosa porque no es esa observacion comuin que copia
lo que se ve, como la fotografia, sino otra implacable y
casi senuda, que realza su poder con su justicia .
Y zen queestilo estdaescrito todo eso? En un estilo intenso
y laborioso la determinacion de subordinar el lenguaje
al concepto, el don de ver en conjunto y expresar fielmente,
la capacidad de componer un plan vasto, con sus caracteres,
incidentes, y colores, y la firmeza indispensable para
conducirlos al fin propuesto, no ensenandose a cada paso a
que le vean la imagen rica o la frase bien cortada, sino
como olvidado de si, y guiando la accidh desde afuera. .
Pero mas importante que la facultad de componer .es aquel
como fiero pensamiento y grave melancolia que da a su
chiste la fuerza de la sftira.35

Esta critica de Marti muestra cdmo Meza se adelanto a su tiempo,
36
al ir mas alla de la manera de pensar de sus contemporaneos. Despues

de un perfodo de diez a os, Meza escribe su /fltima novela, En un pueblo

de la Florida, que puede considerarse la mas escapista de todas. En

este proceso que se ha senalado, puede observarse en el novelista una

trayectoria casi circular. Comienza con una obra, en parte, escapista y,

en parte, de critica social, Flores y calabazas; sigue con Ultimas

paginas, dentro de la misma categorla; despues, escribe novelas de

critica social directa: El duelo de mi vecino, Carmela, Mi tfo el

empleado, y Don Aniceto el tendero. Meza, hastiado de la sociedad que

le rodea, y a manera de rechazo, termina con en Un pueblo de la Florida,





55




su obra mas escapista. En esta estructura circular se ve su concepcion

del mundo, su vision de la sociedad y de los hombres que la componen.

Meza, al comienzo, ofrece un mundo ideal, inexistente, presente s61o

en la mente de los tipos literarios que e/l ha creado. Luego, enfrenta

a sus criaturas con la sociedad y expone su efecto destructivo en

aquellas. Es una sociedad materialista, que desprecia los valores

espirituales, cuya finalidad es el alcanzar la fama y el dinero. Final-

mente, el autor vuelve a su punto de partida, y presenta, en su ultima

novela, un mundo irreal de tipos ideales.





56




Notas

1Jose Antonio Portuondo, Bosquejo histdrico de las letras
cubanas (La Habana: Ministerio de Relaciones Exteriores, Departamento
de Asuntos Culturales, Divisi6n de Publicaciones, 1960), p. 39.

2Lol' de la Torriente, La Habana de Cecilia Valdes, prologo
de Elias Entralgo (La Habana: Jesus Montero, 1946), pp. 99, 100, 16
y 17.

Jose M. Perez Cabrera, "Historia Social," Libro IV en Historia
de la nacion cubana, ed. por Ramiro Guerra y Sanchez, Jose M. Perez
Cabrera, Juan J. Remos y Emeterio S. Santovenia (La Habana: Editorial
Historia de la Nacicn Cubana, S.A., 1952), IV, pp. 299 y 300.

4Loldde la Torriente, p. 199.

5Medardo Vitier, Las ideas en Cuba (La Habana; Editorial
Tropico, 1938), Tomo I, p. 140.
6 e
Julio J. Le Riverend Brusone, "Historia Economica," Libro IV,
Historia de la naci6n cubana, VII, p. 151.

Jose M. Perez Cabrera, "Proceso social," Libro IV, Historia de
la nacidn cubana, III, p. 313.

8erez Cabrera, Historia, IV, p. 314.

9Vitier, Las ideas, II, pp. 21, 22, 23.

10Le Riverend Brusone, Historia, VII, p. 152.

11Le Riverend Brusone, pp. 154 y 155.

12Jose Rivero Muiiz, "Esquema del movimiento obrero," Libro V,
Historia, VII, pp. 255 y 260.
13Le Riverend Brusone, p. 255.
1Le Riverend Brusone, p. 255.

15Le Riverend Brusone, p. 255.

16Le Riverend Brusone, pp. 219 y 220.

17Elas Entralgo, "Historia social," Historia, IV, pp. 334,
335, 337, 339 y 340.

18Jose'Marti, citado por J. A. Portuondo, Bosquejo historico
de las letras cubanas, p. 37.




57





9ose Mart", "Mi tio el empleado," El Avisador Cubano, 25 de
abril de 1888, citado en Homenaje a Ramdn Meza, p. 71.

20Jose'Antonio Portuondo, p. 33.
21Elfas Entralgo, pp. 304 y 305.
22E1las Entralgo, p. 310.

23El{as Entralgo, p. 310.
24Elias Entralgo, p. 306.
25 /
25Elias Entralgo, pp. 306 y 307.
26Elfas Entralgo, p. 308.

27
Elas Entralgo, p. 309.

28Mi to el empleado, pp. 259, 261, 262, 263.
29
2Cintio Vitier, "Sor Juana, MezayMarti," Homenaje a Ramon Meza
y Suarez Incli'n (La Habana: Comisi6n Nacional de la UNESCO, 1961), p. 30.

30Jose Martf, Homenaje a Ramdn Meza, p. 71.
31 go, pp. 309 y 310.
Entralgo, pp. 309 y 310.

3Entralgo, p. 311 y 312.
Entralgo, p. 312.

34Georg Lukacs, citado por Lucien Goldmann, Problemas de una
sociologia novelistica (Parfs: Gallimard, 1964), p. 69.
35osMart, Cuba en a UNESCO, pp. 71 y 73.
Jose Martl. Cuba en la UNESCO, pp. 71 y 73.















CAPITULO III
LA SOCIEDAD EN LAS
NOVELAS IDEALISTAS


En Flores y calabazas se detecta la estructura que va a seguir

en terminos generales la novelistica de Meza: comienza con el elemento

ideal, presenta lo social y termina regresando a lo ideal. Esta novela

enfrenta el lector con un mundo "idealista"; el campo, la naturaleza, la

casita blanca y limpia, que son como un balsamo espiritual, refugio de

almas so6adoras, un verdadero paraiso terrenal, donde los tipos creados

por el autor se mueven a sus anchas. Mds tarde, el autor destaca los

efectos corrosivos de la sociedad en sus criaturas, para terminar con la

destruccidn total de ese mundo idealizado y la aroranza del paralso

perdido:

En una de los pueblecillos cercanos a La Habana, habia
en 1874 una bonita casa situada en medio de delicioso jardin.
Poco podfan apetecer o echar de menos, despues de examinar
los paisajes de los alrededores de la casita, aquellos
que se extasian con la contemplacidn de la naturaleza.l

Asi comienza la novela. El lugar era un verdadero parafso

terrenal, donde habfa riachuelos, montaas de roca, cascadas, una gruta

donde se disfrutaba deuna suaveclaridad, ydefuentesy lagos. En ese

"locus amoenus" vivfan Blanca y su padre.

Los elementos de la naturaleza que rompen la armonfa y la quie-

tud son introducidos en la narracidn, por medio de la figura retorica

del litote, expresion de algo mediante la negacion de su contrario:


58





59




Verdad es que desde all" no podfa verse el imponente
espectaculo de un volcan serpeado de rfos de fuego, ni el
mondtono y solemne de un Monte Blanco, con sus cumbres
cubiertas del alvo manto de las perpdtuas nieves, ni los
pelados derrocaderos del Candahar, ni las liquidas llanuras
del caudaloso Amazonas.2

Aquella era una sociedad patriarcal en la que el padre ejercia

su dominio y era querido y respetado. La figura de la madre no aparece,

ya que esta habia muerto y el autor la nombra de paso. Con la familia

vivia una criada negra que habia sido esclava y estaba bajo la proteccion

del padre.

Blanca es presentada al lector en ese marco idealizado, a traves

de la humanizacion de los objetos y de la idealizacion de la naturaleza:

Era Blanca quien habitaba aquel ameno lugar. Las
paredes interiores de la casita le habian visto nacer, las
flores, sus hermanas, a porffa le habfan prestado el brillo
de su hermosura; las rosas colorearon sus mejillas, los
claveles, su boca; el sol parecfa haberse despojado
de una porci'n de sus dorados rayos para formar su
cabellera. .3

Del mismo modo, Meza retrata la figura de Roman, quien vivfa en

una finca contigua a la Blanca: "Era su caracter dulce, apacible,

risue~o. Pasdbase horas enteras tendido en el cesped, viendo cdmo se

agitaban las hojas de los alamos. .4

Roman es una figura contemplativa que se extasiaba con la salida

o la puesta del sol. Disfrutaba de la paz que la naturaleza le ofrec(a.

En medio de una tempestad se internaba en los bosques, lleno de emocion

por aquel espectaculo que le ofrec{a la naturaleza.

Estos dos seres, unidos por los mismos sentimientos de paz,

belleza y quietud y que tanto tenfan en comdn, son separados por un

elemento disociador: ]a sociedad capitalina, representada en la figura





60





de la tia de la muchacha. Desde el momento en que Blanca es llevada a

La Habana, la vida de ambos protagonistas cambia por completo. La tia

se encarga de inculcar a Blanca ideas muy contrarias a la de 4sta. La

muchacha es introducida en la sociedad habanera, sus salones, su lujo,

su esplendor y el "brillo de las apariencias." Blanca empieza a dudar

de su amor por Roman y lo comienza a ver como "tonto" y muy distinto a

los j6venes elegantes y sofisticados que conoce en la casa de su pariente.

"iA tu edad l~grimas! Ese bobalicon de Roman, no te conviene. Ya te

buscar? yo un buen muchacho, alegre y listo, sobre todo, listo."5

Estas son las palabras con que la tia de Blanca trata de inculcar

en la muchacha su concepcion de los valores sociales imperantes en la

epoca.

--Julian es mejor; te ama mis; tiene hecha una fortuna;
nada te faltarK a su lado. Es fino, elegante, mu cumplido.
Tiene sus defectos equin no los tiene? pero esto
depende de que adn es muy joven; ya se enmendard. iQue
diferencia! Roman es un tonto.6

No es que la tfa de Blanca fuera una mala persona, sino que su

caracter era frfvolo y ligero. Era superficial y este defecto de su

caracter no le permitfa apreciar las consecuencias que en otros podian
7
producir sus palabras y sus obras.

Meza va sefalando el cambio que se opera en Blanca al describir

los objetos y el aspecto material de la casa de la tfa en La Habana.

Al mismo tiempo, pone de manifiesto el mal gusto de la dueTTa en la colo-

cacion de los adornos. Es la intencion del autor, al comparar los dos

"modos vivendi," seTialar cuan vacfas, fr(volas y burguesas son la vida

y las costumbres de la capital, muy diferentes a las del campo, senci-

llas y llenas de valores espirituales:




61




una casa, cuya fachada de sencilla y elegante arqui-
tectura, se hallaba afeada con una capa de pintura de
indefinible color. Cuadros de grandes marcos dorados,
cenefas en que se veia pintarrajeado algo asi como enormes
lirios y claveles, vidrieras Ilenas de objetos de cristal
de raras y caprichosas formas, muebles dorados y de dbano,
con asientos de damasco verdes y rojos, jarrones de losa
barnizada, pequenas figurillas de barro y de cart6n, en
fin, habfa alli cosas de valor y merito pero que denotaban
el mal gusto que habfa presidido en su colocaci6n y por
esto impresionaban desagradablemente.8

La muchacha, al principio, por orgullo, se muestra indiferente

ante las conversaciones de las nuevas amigas de La Habana, quienes le

hablaban de teatros, reuniones, paseos, tertulias y fiestas, para luego

tratar de burlarse de la provinciana. Pero, al cabo de los quince dfas

de estar al lado de la tia, quien se encargo de organizarle toda clase

de fiestas y actividades, se mostraba fascinada por "aquel torbellino

de vida tan diferente al de su finca."

Julian, a su vez, representante de la clase social capitalina,

rechaza burlona y desdenosamente, el mundo ideal de Blanca y Roman.

Refiriendose al lugar donde Blanca habia vivido con su padre y pasado

tantos ratos agradables con Roman, expresa que eso nunca pudo ser bueno,

que habria que derribarlo todo, ya que para A1, aquello era una miseria

y no se explicaba cdmo Blanca pudo vivir alli tanto tiempo.

Para la tia de Blanca aquel paraje era muy hermoso y su hermano

lo tenfa bien cuidado, pero las personas de su cardcter y el de Julia'n

no podian separarse ni un momento "del trato de la buena sociedad." La

seonra opinaba que si ella no hubiera sacado a Blanca de all1' la muchacha

no hubiera hecho el mas mezquino papel en los salones habaneros.

Ante estas circunstancias, la mente de la muchacha se va confun-

diendo y comienza en ella una lucha interior. Es aqui donde Meza




62




utiliza el recurso onirico--suefo o pesadilla--para mostrar los dos

aspectos de la sociedad: el placentero, cercano a la naturaleza e ideali-

zado, y el bullicioso y carente de valores, encarnado por la burguesfa

habanera. A Blanca le parece un suefo todo este mundo, nuevo para

ella; le parece haberlo vivido en alguno ocasion, o quiz~s, soTado. Ella

no lo puede precisar.

Le parecfa que todo habia sido como un sueno agradable, pero
no nuevo, que ya lo habfa soffado alguna vez .entre las
movibles hojas de los drboles; a traves de las crista-
linas aguas de la fuente, del arroyo, del lago volaban
en su fantasia como en mggico caos uno en pos de los otros,
los especttculos a que habia asistido: el banquete en
el cual se habia sentado a su lado un joven fino, amable.
Esto se le presentaba en primer termino a manera de
luciente puerta de oro por donde habia penetrado a un mundo de
placeres presentidos, .los bailes los teatros, los
paseos, las reuniones.10

Estas nuevas experiencias le eran agradables. Recordaba con

desagrado el jardin de la casa familiar que antano le era tan placentero.

El paisaje era para ella un espectacula lujurioso y sentia compasion

hacia "el pobre" Roman.

En contraste con el cambio de Blanca, el autor destaca la

tristeza de Roman, quien empezaba a perder sus ilusiones, pero segu'a

encontrando refugio en la naturaleza. Sin saberlo, sin que pudieran

darse cuenta, los dos enamorados iban distancidndose. Surgia entre

ellos una barrera inexpugnable. La sociedad, indiferente ante las cosas

sencillas y burlona frente a los valores verdaderos, habla sembrado

entre ellos las semilla de la separacion. Blanca, deslumbrada ante las

nuevas perspectivas que surgl'an ante ella, se olvida de Roman y se casa

con Julian.





63





La novela termina donde comenzo, en el campo, ante la naturaleza

que impone su presencia. Pero esta vez, todo estS deteriorado: la casita

abandonada, los seres queridos, muertos--Roman desesperado se habia

tirado por un despe&adero--y Blanca, completamente decepcionada de su

nueva vida, de su esposo, del brillo de una sociedad carente de verda-

deros valores, aFora un pasado que ya no existe, que ha quedado borrado

para siempre por el paso del tiempo y las transformaciones imperantes
/ 1
en la epoca. Meza, a traves de la trama, presenta el fendmeno social:

los cambios que se iban operando en la esfera de la vida cubana, y el

impacto de la nueva burgues'a en aquella sociedad. Pero deja que el

lector juzgue estos hechos por sl mismo.

De igual manera, en su novela Ultimas paginas, hay una ideali-

zacion de la familia hecha a traves de la casa del protagonista, los

objetos, las fotograflas, los albumes. Todo esto constituye un refugio,

un escape de la figura central de la novela ante la realidad circundante.

Pero, mediante el matrimonio de las hermanas de Pablo, Meza impone el

impacto social del momento que afecta la vida familiar: el mundo de las

apariencias, el interds economico, la lucha por la herencia del padre,

la burocracia, los pleitos, los abogados, los jueces.

Como Flores y calabazas, la novela termina donde empezo: en un

escape total. El protagonista se refugia de nuevo en la casa, ahora

pobre y destrulda, con los pocos objetos que en ella quedaron despues

de los procesos judiciales, en los 6lbumes y en las anioranzas y recuer-

dos familiares; en suma, en una realidad social inexistente ya.

Este doble juego del autor esta presente en el conjunto de su

novelistica. Por medio del mismo, nos ofrece Meza su visi6n del mundo:





64




de un lado, una sociedad idealizada, inexistente; de otro, una sociedad

burguesa que rechaza todo intento de realizacion por parte de los per-

sonajes que se aferran a los valores espirituales y sencillos de la vida

y que son aplastados por las normas y el engranaje de una sociedad mate-

rialista, ambiciosa de dinero y poder, y por los individuos que configuran

la nueva sociedad.

Esa burguesia impone su hegemonia politica y economica y asi nos

la presenta Meza en su obra novelistica. Ante la realidad del momento

hay en el autor un rechazo al nuevo sistema de vida y un retraimiento,

un querer regresar a un pasado que el autor considera mejor:

Extrarno conjunto, en verdad, el de aquella casa que
demostraba a las claras por su forma, distribucidn y enormes
tejados ennegrecidos, donde creclan los hongos y los helechos,
que pertenecfa a otra epoca. Y como para que resaltase mds
esta circunstancia rodeaban S esta vieja casa otras de
resistente construccidn que parecian lucir altivas sus
blancos muros.11

En esta cita se puede apreciar como Meza, a traves de la casa,

presenta la lucha entre lo nuevo y lo viejo. Hay aioranza de otras

epocas y un rechazo a la realidad contemporgnea del autor. Esto tambien

esta presente en la utilizacidn de los objetos:

Paseo'su vista luego en redor suyo; fue fija'ndola con
atencidn en los mds minuciosos objetos, en los cuadros, en
los libros, en los herrumbrosos clavos, en las cintas y
ramillas y flores secas colgadas de ellas. Si aquellos
objetos insensibles se hallasen siquiera un instante ani-
mados de un soplo vital; si pudieri ir cambiando con ellos
las risuenas ideas que de otros dias mejores acudfan a su
mente .12

En Meza hay un deseo de infundir vida a los objetos. En estas

descripciones, como en otras muchas de su obra novellstica, los objetos

estan revestidos de un fuerte animismo. La utilizacidn de la conjuncion





65




"y"--y ramillas, y flores--aqui no tiene un simple uso enumerativo,

sino que se emplea con el proposito de intensificar su valor emotivo,

su fuerza interior. Pablo se aferra a ellos como para no sucumbir

ante la realidad social del momento.

Junto con esos objetos, vuelven a la memoria del protagonista

los detalles de la vida de Natalia, su hermana, y de Antonia, por quien

sintio un gran amor. Tras esos recuerdos, vienen a la mente de Pablo

otros de frustracion e impotencia ante los sucesos de su combatida

existencia; el casamiento de las hermanas, la lucha de los esposos de

estas por la herencia; 'los intereses creados,, los pleitos, el diario

bregar con abogados, procuradores y jueces. Es aqui donde Meza emplea

su pluma para atacar el sistema judicial de la 6poca, la lucha entablada

en el seno familiar por la ambicion del dinero y la secuela de vicisitudes

e infortunios que todo esto trae a la familia. Al final, ninguno de

los miembros obtiene un solo centavo y los pleitos contindan, se multi-

plican, crecen. Todo el dinero se agota en luchas judiciales sin que

ninguno de los litigantes quede favorecido. La burocracia imperante en

la Isla por aquella epoca, queda expuesta al lector tal como era, lo

que implica una exposicidn de la corrupcion del sistema, que como un

pulpo, de infinitos tentdculos, con su papeleo, lo devora todo. Es un

sistema social que se ensana en las ya afligidas familias cubanas.

Mis cunados no vinieron solos, trajeron dos consejeros
de aspecto antipatico, de una dulzura al hablar que repugnaba
porque era una ficcidn con que pretendi'an velar su cfnica
codicia, eran dos picapleitos, dos de aquellas polillas que
engordaban con la honra y la fortuna de las familias entre
las corrupciones del foro codedndose con agentes,
procuradores, picapleitos, oficiales, escribanos, clientes
llenos de soberbia o tempranamente encanecidos por sus vidas





66





de angustias y de luchas que se aguardaban dia tras dia
con ejemplar reignacidn la hora en que brillase la
justicia. .

Al enjuiciar esta parte de la sociedad, que por su profesion

conocia bien, la critica de Meza se hace directa. Contraria a la tecnica

usada por el autor en otras novelas, aqul sermonea, ataca y denuncia a

toda la burocracia existente en el sistema judicial de su epoca.

iAh! ien aquella vergonzante ruleta a que se hallaba
reducido el foro por aquellos dias jugose el ahorro, el
afecto nacido del parentezco, el honor, el porvenir de
las familias! Aquella vordgine arrastro'tambien la
nuestra.
JPor que habra' seres que saben ocultar en su pecho como
los reptiles su dardo, las mds torpes pasiones, para luego,
en un momento dado, mostrarlas con toda su repugnancia?l1

Asr mismo, en muy pocas l/neas, Meza nos mostrara la sociedad de

su tiempo:

y como, nuestros bienes eran escasos y careclamos de
grandes influencias y de titulos nobiliarios, no conseguiria
nuestro pleito, a pesar de la vanidosa ceguera de mis
cuiados, y que a su sabor explotaban los curiales, la
resonancia y publicidad que para ridiculo desprestigio de
las partes que en ellas intervenfan, alcanzaban otros.15

El miembro principal, el centro de la vida familiar en el

nucleo social es la madre. Es importante en la apreciacion de la socie-

dad, a traves de la novelfstica de Meza, seialar el tratamiento que el

autor da a esta figura. La madre se encuentra ausente en las novelas

idealistas y se la desprecia, o no se la tiene en cuenta, en las novelas

de critica social.

En Flores y calabazas, Meza presenta el cuadro familiar con la

ausencia de la madre muerta:

Cuando llegaba a la casa, su padre y una negra anciana que
desde muy nina la habla criado, unicas personas que habitaban





67





la casita ademas de Blanca, notaban que esta no volvia
de sus paseos por el jardfn tan alegre y risuena como otras
veces.16

Con esta ausencia de la madre, Meza enfatiza la melancolfa y

la soledad de sus personajes. Recurso parecido es el que utiliza en

Ultimas paginas:

Cuando llegamos a la portada del Campo Santo, eche'una
postrera mirada, di un postrero adi6s a quien ya para
siempre debia quedar all' tan sola. Y no lejos de su
sepulcro, al pie de una de las piramides de los osarios
dormfa tambien el sueno eterno nuestra madre.17

Asimismo, en la novela En un pueblo de la Florida, tampoco

aparece la figura de la madre. Es un recuerdo triste vivo en la memoria

de la protagonista:

Ese suceso habia sido la muerte de su buena y querida
madre. Muy presente tenfa este hecho triste en todos
los momentos; pero en los sanos consejos y n los princi-
pios religiosos que su propia madre le habia inculcado,
encontraba el consuelo y la resignacidn necesarios para
soportar aquel golpe tan cruel.
Esta habia sido la unica pena que acongojaba su
pecho.18

En un pueblo de la Florida es, en efecto, como lo ha senalado la

critica tradicional, un relato idealizado de costumbres cubanas, perb

leyendo detenidamente esta narracion y observando lo que dice y lo que

calla el autor, puede el lector acucioso darse cuenta de la critica

social implicita en la novela. Muchas veces, lo que el autor silencia

tiene una voluntad de simbolo, como un trasfondo, que no puede precisarse

donde se encuentra, pero que esta latente en su obra. Esta cuestion

ha sido se alada por Blackmut, al expresar que:

S. what writing creates--what goes on after the writing
has stopped--may sometimes be called symbol. It is a





68




symbol when it stands, not for what has been said or
stated, but for what has not been said and could not
be said. .19

Como se ha dicho, el crftico Dobrolyubov habla de la vision del

mundo del autor en forma de imagenes vivas creadas por este. Expresa

que el proposito de la critica es encontrar el significado escondido

de estas imagenes, asumir lo que no esta explicito en lo que el escritor

describe o dice, e identificar asi elementos de cambios sociales.

Meza, muchas veces calla aspectos de la sociedad de su 'poca,

pero leyendo entre lineas, pueden notarse diversos detalles importantes

que caracterizaban la sociedad sobre la cual escribe. Al referirse a

Olivia, el novelista dice:

Las labores domesticas, el estudio propio de una
se6orita de holgada posicidn, el bordado, el dibujo,
el canto y el piano constitulan los agradables pasa-
tiempos de su existencia. Su vida habla sido la
de una flor pura y bella esparciendo encantos y fragan-
cias en torno suyo; amada de todos cuantos la contempla-
ban.20

En realidad, Olivia, al faltar la madre, tenia que cuidar de sus

hermanos y hacer las tareas de la casa, mientras su padre salfa a traba-

jar diariamente. La muchacha pertenecia a una familia de la clase media

criolla arruinada por la guerra, en el exilio, en condiciones muy

dificiles.

Al final de la novela, el padre de Jorge relata a otros ancianos

del grupo familiar, que solfan reunirse para anorar un pasado, como en

otros tiempos, en el pueblo, no habfa mas que dos casas, la iglesia y

la escuela. Recordaba como los vlveres se trafan en carros sin ruedas,

como los trineos hechos de troncos de robles que resbalaban por la arena.





69




Recordaban que no existia el ferrocarril, ni el telegrafo, ni los

periodicos, ni el puente sobre el ro.1 El viejo sentia nostalgia

por algo que no existia. Lo curioso de todo esto es que Meza, en esta

obra, situa su sociedad ideal y anorada, fuera de Cuba, con lo que nos

esta'diciendo que en la Isla no existia ese "paraiso terrenal" anorado.

El proprio Meza, en su estudio sobre Julian del Casal, contrasta

el ambiente artificial en que vivia el poeta--rodeado de objetos

exoticos--con la realidad exterior. Casal residfa en un cuarto que

parecla la morada de un japones. En ese rincon leia, mientras se abani-

caba, sentado en un divan, perdida la nocion del tiempo y olvidado de

la necesidad de alimentarse. En esa habitaci6n habia biombos, me'nsulas

y jarrones; en un angulo, ante un idolo budico, ardian pajuelas impreg-

nadas de sdndalo. Su casa estaba situada tras el modesto salon de

redaccidn de La Habana Elegante, lejos del ruido de las cercanas esqui-

nasdeHabana y O'Reilly, muy transitadas. En esa epoca escribio sobre

princesas y perfumes orientales. Esta era una forma que el poeta cubano

tenla para evadirse de la realidad que 1o asfixiaba.2 Sin embargo, fue

en La Habana Elegante donde escribi dsus mas aceradas crfticas de la

sociedad habanera.

Los personajes de las novelas idealistas de Meza toman una acti-

tud parecida. Se refugian en sus casitas, se recrean en la contempla-

cidn de los objetos, las fotograffas, los recuerdos. Se crean un mundo

imaginario, irreal, por medio del cual se evaden del ambiente social

que detestan.

En Enun pueblo de la Florida tambien aparece ese motivo del

"parafso perdido," representado por una casita blanca, limpia y tranquila,





70




motivo que aparecera repetidamente en otras novelas de Meza: Ultimas

pdginas, Carmela, Flores y calabazas y hasta en Don Aniceto el tendero.

En ellas el escritor busca, a la manera de Rousseau, la felicidad. La

casita es el refugio: la felicidad existe en el contacto con la natura-

leza, lejos de la vida bulliciosa. El hombre, bueno de por si, ha sido

pervertido por la sociedad. El mundo que se consagra es el mundo de lo

estatico, de los cuadros, cuya luz impresionista, Meza presenta en sus

novelas. En esta parte de su concepcidn del mundo, la vida se muestra

en una atmdsfera de verdad, belleza, tranquilidad y bondad. Los persona-

jes son figuras arrancadas de laminas; no son hombres de carney hueso.

Es como un "racionalismo sentimental," en que el tiempo no pasa; queda
23
atrapado en un album de laminas.2

Esta es una forma que tiene Meza de escapar de una realidad

cotidiana que lo tiene hastiado: el ambiente social cubano de su epoca.

No nos habla aquf de esa realidad, pero, con su silencio, y hasta con su

escapismo, nos la esta mostrando. En un pueblo de la Florida, la ultima

novela que escribio Meza, cierra el circulo de su narrativa. A los

treinta y ocho anos, se encontraba hastiado de contemplar el panorama

desolador de la sociedad en que le tocd vivir: las ambiciones personales,

la corrupcion administrativa, la vaciedad de una sociedad burguesa,

ocupada en enriquecerse a toda costa, a base del sufrimiento y de la

miseria de los mds humildes. Aquella, era una sociedad ocupada en el

provecho personal, en las apariencias y en las conveniencias sociales.

Al escribir sus novelas ideales, Meza protesto" en silencio, ante tanta

inmundicia. Despues de En un pueblo de la Florida, y siendo ya Cuba





71




libre, se retir' del quehacer narrativo y se dedicd'a su profesion de
abogado; ocupo cargos publicos y escribi6 en periddicos y revistas.





72





Notas
1 /
Meza, Flores y calabazas, p. 51 (en adelante se citara por
F. y C.).

2Meza, F. y C., p. 51.

Meza, F. y C., p. 57.

4Meza, F. y C., p. 65.

5Meza, F. y C., pp. 60 y 61.

6Meza, F. y C., p. 136.
7eza, F. y C., p. 96.
8Meza, F. y C., p. 88.

Meza, F. y C., p. 151.

10Meza, F. y C., pp. 90 y 91.

11Meza, Ultimas paginas, p. 6 (en adelante se citard por U.P.).

1Meza, U.P., pp. 14 y 12.

1Meza, U.P., pp. 96-98.

1Meza, U.P., pp. 98 y 99.

15Meza, U.P., p. 101.

1Meza, F. y C., p. 59.

1Meza, U.P., pp. 34 y 35.
18 /
1Meza, En un pueblo de la Florida, Cuba y America, abril 1899,
p. 16.

1R. P. Blackmut, The Lion and the Honeycomb (New York: Fawcett,
1955), p. 19. Citado por Claudio Guill6n, "Estilfstica del silencio
(En torno a un poema de Antonio Machado)," Revista Hispanica Moderna
XXIII (1957), pp. 260-291.
20
2Meza, En un Pueblo de la Florida, Cuba y America, abril 1899,
p. 16.

2Meza, En un Pueblo de la Florida, Cuba y America, mayo 1899,
p. 23.





73





2Meza "Julian del Casal," Homenaje a Ram4n Meza y Suatez Incla'n
(Cuba: Comision Nacional de la UNESCO, 1961), pp. 209 y 210.
23 / /
Mario Parajon, "El autor de Carmela y Mi tio el empleado,"
Cuba en la UNESCO, 1961, p. 38.















CAPITULO IV
LA SOCIEDAD EN LAS NOVELAS DE
CRITICA SOCIAL


El duelo de mi vecino (1885) es la primera novela publicada en

froma de libro por Ramon Meza y Suarez Inclan. Es una obra menor, pero

de critica social y de costumbres. En ella, el autor presenta una

sociedad desocupada en donde predominan la chismografia y la fanfarroneria
I/
de varios individuos, asi como los miembros parasitos de la misma, los

que explotan los duelos, y el que diran.

En El duelo de mi vecino, la sociedad, en funcion de la opini'n

pGblica, va a ser la fuerza motriz, el eje estructurador de la accion,

elemento configurador de mundo en esta obra.

Meza comienza su novela con comentarios sueltos, portavoces de

la "vox populi":

--El senor Olerdn se bate.
--Olerdn estd desafiado.
--Mafnana acudira Olerdn al terreno del honor a vengar
una ofrenta.1

Esta sociedad cubana, basada en el falso honor y en el que'diran,

es la que mueve la accidn de la novela. Los duelos, lastre social de

la colonia espabola, fueron muy populares en la Isla, sobre todo a

finales del siglo XIX. Estos trajeron una secuela de individos pararsi-

tos que explotaban el prurito del honor para el beneficio personal.

Entre ellos, tenemos al fanfarron, experto en el uso de la espada y de

las armas de fuego, quien retaba, para lucirse, a pobres infelices que


74





75




nunca antes se habian batido. Existian tambien los padrinos de oficio,

quienes vivfan de los duelos. De estos individuos hablaremos mds

detalladamente en el capitulo correspondiente a los tipos populares.

En esta novela de Meza hay dos narradores: Octavio, el narrador,

personaje-testigo, que habla en primera persona y un narrador que intro-

duce a Octavio y narra en tercera persona y que es tambien el que cierra

la novela.

Desde los comienzos, se nota en El duelo de mi vecino una fina

ironla y una satira aguda para burlarse de esta sociedad. El autor

critica la curiosidad de la gente. Presenta unos tipos sociales cuyas

preocupaciones son nimias, como la de mirar a traves de unos huecos

abiertos en la puerta y en el techo del cuarto de una casa de pension

capitalina, lo que sucedia a un pobre diablo que a la manana siguiente

se habria de batir en un duelo:

Ansiaba ver lo que haria un hombre la vispera de un
duelo; y este deseo parecfa darme alas.
Apenas atingea meter la lhave en la cerradura; tal era
la febril precipitacidn con que quise abrir la puerta de
mi cuarto. Mi curiosidad se acrecentd, ya no me ,
contentaba con ver; deseaba oir. Era, puds, de genero
el techo. iOh felicidad! Una tijerilla bastaria para
cortarlo. En poco menos de un minuto abri' en el
cielo raso un hueco cuadrado, por el cual introduje la
cabeza.2

Ram6n Meza, a traves de unos rasgos descriptivos y de sabrosos

dialogos de los comensales de la pension, nos presenta, sino tipos, por

la brevedad de su aparicion en la obra, sf, ciertos elementos componentes

de la sociedad que tratd de captar en su novelistica: una sefora inglesa,

profesora de piano que defiende el feminismo "a lo cubano," un huesped

criollo, un militar, un viejo y una seflora de edad avanzada. El criado,





76




en esta sociedad, tenia que ser el "negrito." La siguiente conversaciAn

durante la comida se lleva a cabo con burlas y chascarrillos exponentes

del choteo criollo:

--Amigo mfo, dijo otro metiendose en la boca casi toda
la hoja del cuchillo lleno de arroz, a estos lances estamos
expuestos los hombres a cada momento.
--iEh! zqud es eso? iqu4 todo han de arrogarselo a
los hombres! Dijo una senora inglesa, profesora de piano,
con entusiasmo tal y tan mala suerte, que escurridndosele
una alcaparra hasta la garganta, la hizo toser con fuerza.
El companero de al laldo, por pura galanteria, le
golpeaba duramente la espalda. .
--Puss, si me insultan, desafio y se acepta el duelo,
me bato.
--La desafio a Ud.: manana habra dos duelos en vez de
uno, replic6 un hue'sped.
Y una carcajada general acogid esta proposicion.
TEa! negro, iecha aqui un poco de vino!
El criado, que era un negrito como de catorce aFos lleno
de vino hasta los bordes la copa delmilitar.3

El choteo, como ha dicho el ensayista cubano Jorge Maiach, es

parte de la sicologia social del cubano. Para el,el choteo consiste en

no tomar nada en serio. Manach expresa que un elemento importante del

choteo es el habito de la irrespetuosidad y que una motivacion sicol6-

gica es la repugnancia de toda autoridad. Afirma que en el fondo de todo

respeto existe una forma de autoridad y que una falta cronica de respeto

puede tener su origin en la ausencia del sentido de la autoridad, ya sea,

porque el individuo afirma desmedidamente su albedrfo personal o su

valor, o porque reacciona a un medio social en que la jerarqufa se ha

perdido o falseado.4

En efecto, la sociedad que describe Ramon Meza y Suarez Inclan

en esta novela es una sociedad despreocupada, en la que se ve un despre-

cio a la jerarquia espaiola que gobierna la Isla. Es una actitud





77




irrespetuosa ante toda autoridad, y que es parte de la vida diaria que

describe Meza en diferentes ambitos de la sociedad cubana. El choteo

en sf puede considerarse como un aspecto inofensivo dentro de las

caracteristicas sico-sociales de la Isla, pero el peliqro estd en su

uso como habito social y su desvalorizacidn de todo lo que implique

jerarqula, autoridad y prestigio, con su secuela de desorden, desvalori-
f 1 "5
zacion y relajo.

Esta cuestion del "choteo" se encuentra tambien en otras obras

de Meza, porque forma parte de la sociedad que describe. En Mi tio el

empleado, los incidentes en los que el futuro conde Coveo se ve envuelto

a su llegada a La Habana y quien sufre las burlas de varios pilletes asi

como el escarnio de que es victima en el teatro, son rasgos sico-

sociales que motivardn la venganza del conde Coveo contra esa sociedad

que lo humillo. El tono de la novela esta dado, en parte, como se ha

dicho, por la motivacion del dinero y el bienestar material; y en parte

por la exposicidn de esa actitud de choteo que se aprecia en el minis-

terio en que trabaja el conde Coveo. Esta pauta puede observarse

tambien en la presentacidn que hace Meza de la figura de don Aniceto el

tendero, el cual es ridiculizado en su vestimenta y en sus maneras. Lo

dicho anteriormente, se aplica tambie'n a su obra de teatro "Una sesion

de hipnotismo," en la que el autor se burla de la filosofia positivista

en boga en la epoca y el hipnotizado tiene una actitud burlona hacia los

miembros de la familia, especialmente hacia el experimentador.

En El duelo de mi vecino los comensales de la casa de huespedes

se burlan de Oleron, del militar y de todo los que puedan burlarse:





78




--iEh! Ahi don Fermfn; aquf Olerdn; eso es, asi, iuno
frente del otro! vengan los sables, ijem!
Cuatro o cinco se levantaron y presentaron al militar
el cuchillo con que comian; --iAqul estan los sables! decian
riendo.
Alguno de los que se levantaron empujd intencionalmente
la mesa y la ampolleta del aceite se bamboleo. iCaracolesl
prorrumpid'el vejete de las aceitunas, Oleron tiembla como
si tuviese mucho temor.6

La actitud del propio Meza es tambien burlona y de choteo. Se

refiere al hombre de edad como "el vejete." Esta no es la actitud que

tomara el autor en la novela En un pueblo de la Florida, al referirse al

padre de Olivia como al "venerable anciano," o la tonica que sigue

cuando habla del padre de Pablo en Ultimas pdginas. Al mismo tiempo, el

vejete, el militar y los demn's comesales tienen una actitud de choteo

ante el duelo de Oleron.

Meza desacredita un momento serio, solemne, como lo es el duelo

entre dos personas:

Habfa un silencio siniestro. Parecia que la
naturaleza se preparaba a presenciar un acto solemne.
E indudablemente que lo era el arrancarse dos hombres
la existencia porque uno hizo estornudar al otro
metidndole un papelillo torcido por la nariz.7

Meza retrata una sociedad desocupada y superficial en la que

miembros de la misma curioseaban, atravIs de los huecos, lo que acontecia

en el cuarto contiguo, invadiendo, asi, la privacidad individual. Resulta

significativo que el que hace esto es Octavio, el narrador personaje-

testigo, lo que implica la actitud tacita de Meza, la tdnica critica

de la obra.

Yo no sabia si incomodarme -o alegrarme al ver el resultado
que habia tenido el duelo de mi vecino; creo que estaba mis
dispuesto a lo primero que a lo segundo la naturaleza
humana es as1. Verificandose en cualquier cuestidn un





79




desenlace menos interesante que el que habia previsto,
lejos de satisfacer,desagrada,au'n cuando de esa suerte
salga ganosa la moral de la sociedad.8

Ramon Meza critica el valor que otorgaba a las apariencias

sociales parte de aquella sociedad burguesa, ya que en muchas ocasiones

estas eran las que movian los actos individuales y sociales. La gente

hacia cosas en las que no creia ni por las que sentia conviccion alguna.

Meza expone esta falta de autenticidad:

--Esto no se usa, seFor Oleron; le repito que se dira/
que usted propuso condiciones que de antemano sabia que no
podfan ser aceptadas, y todos seguiran creyondo que fue por
cobardia .. Pues es claro: el que no hace lo que
el no es hombre!9

Despuds del duelo, combatientes y padrinos se van a comer a una

fonda, invitados por el pobre Olerdn, y entablan una conversacidn animada,

como si no hubiera pasado nada. Es en esa oportunidad, donde Meza pre-

senta las habladurias comunes en esa sociedad vac{a y ligera:

Se describfan ciertas escenas tan a lo vivo y con tan
refinado deleite sensual, Uno habia llevado relaciones
amorosas con la mujer de fulano, en concepto de todos
virtuosa y recatada, otro con la hija de zutano, tenida
por joven de buena fama. .. iAh! ipobres maridos,
pobres padres, pobres hermanos, pobres mujeres, pobre socie-
dad, raza humana, honor !

Esos mismos hombres que van a un duelo y que siguen un "cddigo

de honor," a los pocos minutos de terminado el desaffo, despedazan el

honor de padres, mujeres, y en suma, de la familia. Es muy significa-

tivo e irdnico el epilogo de Meza a esta novela, ya que aquella noche

corria por la capital la noticia de que un grosero habia insultado a don

Fermin y de que este habia herido de gravedad a Oleron, quien, en reali-

dad, solo habia recibido unos rasgugos en la nariz.





80




En Carmela (1886-1887), Ramdn Meza dirige su critica social por

caminos mas serios. La obra, considerada por algunos como exponente

de un idilio romantico o como mera imitacion de Cecilia Valdes de

Villaverde, se sale de ese marco en que ha querido incrustarsela y pre-

senta conflictos familiares y sociales existentes en la Cuba de finales

del siglo XIX. En efecto, Carmela y Cecilia se parecen, pero es que

ambos autores quisieron retratar la sociedad cubana de su tiempo. La

mimesis es la misma, en los que ambos escritores difieren es en la poesis;

ambos crearon obras diferentes. Mientras Villaverde hace hincapie en

el romance y lo enmarca en la lucha de clases, Ramon Meza hace o1 mismo,

pero avanza un paso mas, al no idealizar a sus personajes y presentar

un conflicto mas probable en aquella sociedad. La Carmela de Meza no es

precisamente "la mulata mas linda de La Habana," como lo era la herofna

de Villaverde. Ya en esta novela el autor comienza a usar una tecnica

distinta, que caracterizardsu novelistica desde ese momento en adelante.

Hay una ruptura con la literatura de la epoca. Los personajes de Meza ya

no van a estar idealizados, pero no seran, tampoco, replica exacta de la
realidad. Hay una distorsion en la configuracidn de varias de sus

"criaturas claves."

El novelista veia la sociedad cubana como lo que era: una copia,

un espejo deformado de Espana. Esa distorsion se produce porque la

sociedad cubana tenia caracterfsticas y componentes etnicos diferentes a

los de la espanola y al tratar aquella de imitar a esta, se produce una

deformacion que estaba latente en el seno mismo de aquella sociedad.

Meza, en Carmela, plantea el problema racial existente en la Isla

hacia finales del siglo XIX. Presenta, en esta obra, una alta sociedad





81




blanca, la mayorla arruinada por la revolucidn independentista, y en

cuya esfera social no tenfa cabida el negro, liberto ya, pero que tenia

que desempeiar los humildes oficios de sirviente y calesero, entre otros.

No debe olvidarse que desde, approximadamente, cuarenta aios antes de que

Meza escribiera su obra novelfstica, existia el temor de que la Isla se

convirtiera en un pals negro como Haiti. Ya en 1846, segdn el censo

oficial de ese afo, un cuarenta y cinco por ciento de la poblacidn

habanera estaba formada por negros y mulatos.11 En 1849 la poblacion

blanca representaba el 48.35 por ciento de la totalidad y la de color

el 51.75 por ciento.12

En carta fechada el primero de agosto de 1849, y refiriendose

al trafico ilegal, Gaspar Betancourt Cisneros, El Lugareno, escribia a

Jose*Antonio Saco que "la Compania Cristina, Parejo, Pastor, &, mete

negros en Cuba que eso es como bandada de totfes en tiempo de

zafra, 3

El problema racial se plantea en Carmela, donde la sociedad frus-

tra:. el amor entre la joven protagonista mestiza y Joaquin, el senorito

blanco. "--No seas tonto, nino; no vuelvas mds alla. Eso no te conviene:

Es gente que no te iguala."14

A pesar de la superioridad num4rica del negro, aquella era una

sociedad europea de blancos, donde lo importante era ser blanco, o

parecerlo. Por eso, las personas que podfan pasar por blancas, aunque

tuviesen familiares mulatos o negros, lo ocultaban, para "mejorar la

raza," mediante el matrimonio con una persona mds "adelantada." Esto

implicaba el consiguiente ascenso en la escala social. La madre de Car-

mela, oculta a todos, inclusive a su propia hija, que era era la madre




82




de la muchachaypasa como la madrina de la misma. Dora Justa era mulata.

Esta actitud racista se puede ver en las palabras que el padre de

Joaquin le dice a doia Justa:

--Es hija de Ud. Esa joven no es blanca mi
hijo, no por el, que es un atolondrado, sino por las burlas
de los demas, sufrirfa muy pronto al lado de tal esposa si
por acaso piensa Ud. que esta quimera pueda realizarse.15

Este problema social existio con frecuencia en Cuba, ya que desde

el principio de la esclavitud las negras y luego las mulatas fueron

instrumento de placer de los blancos (espaooles y criollos).

En la confrontacidn que don Julidn tiene con la madre de Carmela,

aquel, producto de una sociedad altanera e intransigente en cuestiones

raciales, que vefa al negro como un ser inferior, se enfada ante el trato

fino, educado y sereno de aquella mujer mestiza, de convicciones religio-

sas y morales, victima de aquella sociedad:

Ya D. Julian no podfa contenerse; aquella oposicion
tan serena, aquella naturalidad con que le trataba una mujer,
que consideraba de condicidD muy baja con respecto a l4, le
tenfa envenenada la sangre.16

Meza, trata de elevar la condicion moral y humana del mulato y

del negro, al enfrentar a dofa Justa y don Julidn y poner en claro,

mediante el didlogo que estos sostienen, las condiciones morales de la

mulata y la bajeza de don Julian. Lo mismo hara con Tocineta, al final

de la novela. Ya que aquel negro, distorsionado por la pluma del autor,

quien destaca sus defectos ffsicos, considerado inferior por la sociedad,

se agigantar moralmente, llevado por sus sentimientos amorosos. Cuando

Carmela quede desamparada, Tocineta acepta plena responsibilidad por

ella y por su hijo.





83





Como se ha dicho, la figura del negro, se presenta deformada

en esta novela de Meza:

El negro Tocineta, con su rostro abotagado y torpe por
la obesidad, dibujaba sus toscos perfiles sobre la blanquisima
pared del comedor. Tocineta, grueso, fuerte como un
roble, sin ninguna expresion en el semblante que indicara
ingenio, agudeza o siquiera esa travesura de los negros de su
edad. .17

El novelista, al trazar estos rasgos flsicos, muestra c6mo la

sociedad cubana vela la figura del negro, a la que degradaba ffsica y

espiritualmente. No hay que olvidar que Tocineta era protegido de la

madre de Carmela, que era mulata, y por eso, vivia en condiciones sociales

inferiores, ya que el mulato, despreciaba al negro y pretendi'a subir un

escalon en la escala social:

--Largate de aqul, negro, o se lo digo a mamita.
--No tengas cuidado y habla muy gordo y veras c6mo se lo
cuento todo a mi ama .
--Sf; hazte la boba: demasiado lo sabes: ese blanquito
que te hablaba tanto anoche te va a perder.
--zY t6 que tienes que meterte en eso, intruso? za ti
que te importa? y mira dejate de atrevimientos y no me tutees,
que todos no somos iguales. Que dices, cachorro?
iSabes queestas muy atrevido? Todos los tiempos no son
iguales: ya te ha dicho que no tienes gue meterte con la nina
Carmela para nada, que no es como tu.1

Ademas, pueden apreciarse aqui', las diferencias sociales existen-

tes entre las distintas razas y capas sociales. Como se ha mencionado,

Tocineta, por ser negro y de escala social inferior para aquella gente,

no podfa aspirar al amor de Carmela, que era mulata. A su vez, el negro

advierte a la muchacha, refiriendose a Joaquin, que ese "blanquito" la

ve a perder.

La unica manera que tienen Carmela y Joaquin de llevar a cabo

sus amores, dentro del marco de aquella sociedad, es mediante la fuga.





84





La pareja realiza su proyecto con la idea de casarse, pero el resultado

es que aquella sociedad termina separdndolos. Triunfan las convenien-

cias sociales que hacen que Joaquin sea mandado al extranjero y que

Carmela quede desamparada con su hijo, al que es necesario ocultar y

hacer pasar como sobrino de la protagonista.

En aquella sociedad, llamar mulato o negro a una persona, era

proferirle un insulto, sobre todo, si esta querfa ascender racial y

socialmente.

La joven bailaba divinamente a juzgar por el voto de los
expectadores de la ventana y alguno los del terrado.
--Esa sf, decfan por detris de Tocineta, esa sr que se
conoce que tiene sangre de .
--Chist, Trinidad, alabado sea Dios, que lengua
tienes .
--zY que, hija? zque tiene eso de particular ?
--jTe callas, o me largo de aquf?19

Esto sucedia en una de las reuniones que con frecuencia se cele-

braban en casa de dona Justa y Carmela. El novelista pone de manifiesto

las murmuraciones de aquella sociedad: Muchas personas decian que la

se~ora tenfa estas reuniones en la casa para buscar un novio a su ahijada

y que gustaba codearse con gente de mas categorla que ella, pues, sin

serlo, querfa pasar por blanca. No estaban desorientados los que asf

pensaban; en estas habladurfas habfa mucha envidia.20

Los que asifcomentaban eran espectadores que miraban desde afuera,

a traves de la ventana, para burlarse de los de adentro. Esta costumbre

era frecuente, a juzgar por las menciones que de ella tambien hace Meza

en otra de sus novelas, Mi tfo el empleado, Se recordara los comentarios

que hace Villaverde, en Cecilia Valdes, al respecto. Era esta una socie-

dad frustrada, pendenciera, bulliciosa y desocupada. Aquella gente vivia





85




en una atmosfera candente, de asfixia, en el terreno politico y social,

impuesta en la Isla por la colonia. Los criollos mostraban una actitud

negativa, de decepcion por la decadencia del pafs en el periodo entre
21
las dos guerras.2

Meza estructura sus novelas a base de contrastes, y Carmela, no

es una excepcidn. El escritor describe otra fiesta de igual fndole, pero

en barrio, casa y familia aristocra'ticos. Describe los lujosos trenes,

los cupes con sus techos de madera barnizada, las duquesas, las carrete-

las victorias que estaban en la plaza cerca de la casa donde se celebraba

la fiesta. Habla de pajes y cocheros, de m6sicos integrantes de una

orquesta, de hombres en el balcon y de hermosas mujeres. En fin, de una

etiqueta banal y calculada.22 En ella, no reinaba la camaraderfa y

cordialidad de la fiesta de casa de dona Justa. Era un ambiente de alta

burguesia, de palabras huecas y de actitudes y posturas falsas, donde se

observaban las convencionalismos sociales.

En aquel banquete no reinabalacordialidad ni franqueza,
mas sl un trato de frases escogidas, engalanadas con giros
ret6ricos y seguida cada una de un gesto o saludo muy frio.
Era una reuni6n de buen tono: nadie hablaba mas que con
quien le quedaba al lado cualquiera dirfa que se
estaban tratando de asuntos gravisimos por la forma con que
se les revestfa.23

Esta era una fiesta de la "alta burguesia" para concertar un

matrimonio de conveniencias, ya que se queria casar a Joaquin con su

prima, por motivos economicos y sociales. Los negocios del padre iban

de mal en peor y ya no habia dinero para sostenerlos.

Como se ha mencionado, la situacidn de la Isla en este espacio

de tiempo--entre las dos guerras--era cadtica y muchas familias quedaron

sin fortuna. La ruina de las familias ricas afectaba a gran parte de





86




la poblacidn que vivfa de su humilde trabajo en ingenios y cafeta-

les.

Y ante la debil reja de madera, sentadas pacientemente,
horas, dfas, semanas, meses, aTos llenando de mugre
entre sus dedos callosos las libranzas que venfan a cobrar,
estaban, como siempre, el maquinista, el herrador, el
carretero, el carpintero, el apoderado del medico de la
finca, el administrador cesante y otros empleados m6s.
Todos resignados, silenciosos, embargados de profundo
disgusto yconfiados en sus inegables derechos a
cobrar, no querian apresurar la proxima e inevitable ruina
de aquel hombre poderoso poco antes y la de aquella casa,
una de las principales de La Habana.

Aquellos hombres conocian mejor que nadie el estado de abandono

en que se encontraba la finca por falta de dinero, pero se irritaban

cuando estaban acosados por el hambre.

Meza, aprovecha aquella situacidn para mostrar al lector como

era aquella sociedad. El hijo de don Julian miraba con actitud indife-

rente a aquellos hombres que visitaban a diario a su padre porque estaba

acostumbrado a aquel espectaculo o porque ignoraba los problemas que

alli se resolvian: el interes, las consideraciones y el hambre.25

Meza retrata en Carmela un perfodo de transicion. Despues del

desarrollo de la industria azucarera se separaron el hacendado y el

colono; aparecio una clase media rural; fue la epoca de las maquinas y

el auge de la qufmica, con sus correspondientes tecnicos. Igual fenomeno

se registra en la industria tabaquera. Pero, mientras todo esto estaba

ocurriendo, muchas familias quedaron sin fortuna y los obreros manuales

que para ellas trabajaban, se encontraron desemparados.

Porque a la Paz del Zanjon habia seguido un periodo de
profundo desencanto, producido, entre otras causas, por el
incumplimiento, por parte de la corona espanola, de las pro-
mesas de mejora por las cuales se trato la contienda. Los





87




nuevos ricos de la aristocracia absolutista--los austria-
cantes--pavoneaban su insolencia ante la miseria de
numerosas familias cubanas arruinadas por la guerra .26

Otra de las cuestiones planteadas por Ramdn Meza en su obra

novel stica, es la del emigrante asiatico. Los chinos fueron llevados a

Cuba para trabajar en las labores del azucar. La introduccion de maqui-

narias para los ingenios en Cuba trajo como consecuencia la necesidad de

importar mano de obra especializada. Desde el ano de 1830, se utilizaba

en los ingenios azucareros, el llamado tren de Jamaica. Tambien se

implemento'la maquinaria del frances Degrand, que se conocia con el

nombre de maquina de Derosnev. En estas maquinarias se molla mayor

cantidad de cana, lo que trajo como consecuencia, la necesidad de un
27
cultivo mayor de este producto y mas brazos para esa tarea.2

Al introducirse en el pafs los diferentes trenes y no poder el

negro ponerse al frente de los mismos, por carecer de preparacidn tec-

nica, se penso en la importacion de grupos de trabajadores libres. Esto

recibio el nombre de colonizacion. Al mismo tiempo, la llegada del

ferrocarril a Cuba, hizo necesaria la entrada a la Isla de trabajadores

contratados. Fue entonces cuando se importo gran cantidad de obreros

islenos e irlandeses, que eran los mas baratos de conseguir en Europa.
28
Pronto se vieron sometidos a una esclavitud semejante a la del negro.2

Al declinar la emigracidn europea, empezaron a llegar a Cuba

asiaticos, traidos de China, India y Anaam.

En los veinte aios que median de 1853 a 1873, calculase
que entraron en Cuba 132,435 chinos, de los cuales un trece
por ciento murio en la travesia o poco despues de su
arribo.29





88




A estos trabajadores asia'ticos se les consideraba blancos por el

solo hecho de no ser negros. De ahf, que do'a Justa, la madre de

Carmela, no vacilara en aceptar las proposiciones del chino, en cuanto

a Carmela y a su hijo.

El podia echar abajo toda aquella casa y fabricarla de
nuevo, y ponerle dos cuartos altos, all al fondo, muy
frescos, con vista hacia el mar, para poder vivir alla
arriba e1 y Carmela, pues queria que Da. Justa se la diese
por mujer .
--Amigo Assam, por mi parte no hay inconveniente.
Usted es una persona formal, de posici6n, le tenemos carin'o
por sus atenciones. Me parece que Carmela serfa feliz a
su lado.30

El asiatico era rico. Esta raza, por lo dicho sobre el color y

por ser trabajadora y oficiosa, pudo salir adelante en Cuba. Asi,

Cipriano Justo Assam--nombre con el que fue bautizado al convertirse a la

religion catolica, como se lo habia pedido doia Justa,-fue aceptado como

novio de Carmela. El autor, con fina iron{a, destaca al aspecto sucio

de la fruterfa que Assam tenia, asi como el ambiente fetido y el aspecto

sucio que presentaban por fuera el negocio y la casa donde el chino

habitaba. Todo esto contrastaba con el interior de la habitaciod que

ocupaba el asiatico, adornada con gusto y riqueza:

Cuando llegaron ambas mujeres a la puerta de la casa
del asidtico, tuvieron una desagradable decepci6n. Sucia,
oscura, ennegrecida por el humo del sarten en que hervian
media docena de peces ocupada por un miserable puesto
de frutas en que apenas habia un par de racimos de platanos,
casi pasados;media docena de canas torcidas de puro viejas
todo lo cual vendia un desgrenado y sucio compatriota
de Assam.
Era todo mezquino, pobre, repugnante.
Nadie podfa sospechar que en el fondo de aquel miserable
tugurio que olia a opio y a aceite hirviendo por sus cuatro
costados hubiese aoquella habitaci6n adornada con un gusto
y riqueza de un principe.
--Biombos, farolas, cajas de sandalo, babuchas de
gruesa suela. .31





89




Aquel lugar estaba lleno de cuartos donde habitaban infinidad

de chinos que vivian en abigarrado conjunto, pero que trabajaban diaria-

mente para salir adelante. Assam era el dueno de todo aquello. El chino

trata de comprar con su dinero el amor de Carmela. Pero, aquella

sociedad que habia frustrado, por motivos raciales y de clases, los amo-

res de Joaqufn y Carmela, iba ahora, indirectamente, a frustrar la

felicidad de Assam y provocar su suicidio. Esa misma sociedad intransi-

gente, deja a la muchacha una sola posibilidad en su vida: muerta dona

Justa, Carmela y su hijo quedan bajo el amparo del negro Tocineta:

Horas despues, se hab{an llevado ya el cadaver de su
mamita .
Ahogabale la congoja y recorrid toda la casa derramando
abundantes lagrimas.
Tocineta era el unico que guedaba alli.
--iQuedaislamiento! quien me amparara? za quien diri-
girme? se lamentaba la infeliz con desgarradora voz.
Y Tocineta, que la o'a, psose de pie ante la joven
y le dijo Fon voz firme.
--Aqui estoy yo.32

En esta frase tan sencilla del negro Tocineta queda encerrada

toda su nobleza de sentimientos y su amor sincero por Carmela, ya que a

el no le importaba ninguna de las leyes que la sociedad habia impuesto

a aquella gente. Carmela reconoce la nobleza del negro, a quien Meza

pone moralmente por encima de todos ellos.

Como se ha apuntado, Ramon Meza trata en esta novela la cuesti(n

racial y economica de la sociedad cubana de su epoca. El blanco discri-

mina y rechaza al negro por su color y su baja condicidn. El mulato

hace lo mismo con el negro y trata de blanquearse y ascender en la

esfera social, ya que lo que se imitaba, 1o que se trataba de alcanzar

eran la cultura y la raza blanca espanolas. El chino, no discriminado





90




como negro, trata de acercarse tambien a la raza blanca. En cierto

modo, el negro Tocineta no escapa de este circulo y, al final, queda con

Carmela que parecia blanca mejorando, a su vez, la raza.

Hay dos novelas de Ramon Meza y Suarez Inclan en las que el

autor se ocupa del emigrante espahol que llega a Cuba movido por la ambi-

cidn y la codicia y cuyo unica meta era la de enriquecerse mediante la

explotacion de la riqueza del pals y de sus habitantes, sin importarle

a que'medios tiene que recurrir para lograr sus propdsitos.

Estas dos obras son las mds importantes que escribiera Meza.

En ellas retrata el ambiente econdmico y politico de la capital del pais,

subordinado al gobierno espanol. Tanto en Mi tio el empleado como en

Don Aniceto el tendero, el escritor cubano enfoca su critica dentro del

ambiente citadino: La Habana, ciudad de contrastes. De un lado, Meza

describe las luces del puerto y de la ciudad, la actividad febril del

puerto y las calles habaneras, la gente que transita por las mismas, el

comercio, la burocracia, la feria, el teatro, la aparente alegria. De

otro, las miserias humanas, la lucha por enriquecerse, la explotaci6n

del poderoso hacia el indefenso, el ascenso de los oportunistas y la

frustracion de los indivios honestos y con ideales.

El ambiente social cubano en el periodo transcurrido entre las

dos guerras de independencia, 1878 a 1895, era de frustracion y desen-

gano, ya que, como se ha dicho, el intento de liberacidn pretendido

en La Guerra de los Diez Anos, el criollo isleio se encontraba en una

situacion asfixiante.

La capitulacidn de El Zanjon distdmucho de ser aquello
por cuya consecucion habfan peleado los cubanos durante





91




una decada. El pais habia sido llevado a la ruina, empezando
por la de los mismos propulsores de la "Revolucion," para
llegar a soluciones que no comprendian la independencia
patria.33

La guerra hab'a sido necesaria porque las protestas de los cubanos

que exigieron reformas administrativas y jurfdicas durante treinta anos,

fueron inutiles. Mientras los criollos oprimidos protestaban ante la

situacion de coloniaje, Espana se mantenla altanera e inflexible.

Durante la contienda para mejorar la situacion de la Isla, en vez de

elevar las condiciones de vida del pafs, el gobierno de la Corona empeo-

raba la situacion del cubano. Terminada la lucha sangrienta, los crio-

llos esperanzados en lograr en aquella oportunidad sus ansias de liber-

tad, se vieron de nuevo defraudados ante el incumplimiento, por parte

de las autoridades peninsulares, de los cambios necesarios en la

politica de Espana hacia Cuba. Esta situacion produjo en los criollos

un gran desaliento y un pesimismo que son explicables, ya que la reali-

dad que vislumbraban era muy diferente a las esperanzas concebidas

despues de tantos anos de luchas, penurias y sufrimientos.

Este es el momento histdrico que Meza capta en los dos novelas

que se comentan. La sociedad cubana de aquel tiempo tenia por fuerza

que estar desencantada ante los acontecimientos que vivia dia tras dia.

Los criollos, con las heridas aun abiertas por la guerra y arruinados

por la misma, tenian que soportar todavia mas vasallaje, humillaciones

y sufrimientos. En esa epoca segulan llegando al pals muchos espa-ioles

sin fortuna, que indiferentes a la situacion del cubano, se aprovecha-

ban de la misma para lucrar en beneficio propio.

(Joaquin). No tengo mas remedio que irme a La
Habana.




Full Text
39
denotaba una refinada crueldad, ya que el colono asia'tico que deso
bedeciera las rdenes superiores, o se resistiera al trabajo, poda
recibir latigazos; se le pona el grillete y se le haca dormir en
i 17
el cepo.
Parte de la sociedad cubana de la poca se haba acostumbrado
al sistema esclavista. Cuando no le fue posible seguir esclavizando
al negro, someti al chino al mismo regimen que antes haba instituido
con los africanos. Esta es una de las lacras sociales que caracteri-
zaron la poca.
Ramn Meza y la sociedad cubana
Establecidas las bases de la sociedad cubana de finales del
siglo XIX, centuria decisiva en la constitucin de la conciencia
nacional, se ver" ahora como Ramn Meza y Sua'rez Incln, uno de los
novelistas ma^s importantes de aquella centuria, logra plasmar, a
travs de sus novelas, la sociedad cubana de la poca, ya que:
Cada estado social trae su expresin a la literatura, de
tal modo, que por las diversas fases de ella pudiera
contarse la historia de los pueblos, con mas verdad que
por sus ^cronistas ... la literatura no es mas que la
expresin y forma de la vida de un pueblo, .... A
esa literatura se ha de ir, a la que ensancha y revela,
a la que saca de la corteza ensangrentada el almendro
sano y jugoso, a la que robustece y levanta el corazd
de America.18
La novela Mi to el empleado, de Meza, recibi' elogios de Mart,
quien encontr en ella una expresin de genuna cubana, para el
tan importante en aquel momento histrico:
El que ajuste su pensamiento a su forma, como una
hoja de espada a la vaina, ese tiene estilo. ... Ya Meza
sobresale por su honrado y constante deseo de emplear la


14
a predominar en la vida moral de la sociedad. Cree en la idea del
trabajo consciente de la misma, como una fuerza auxiliar, cuya impor
tancia descansa en la propaganda. Para Dobrolyubov, la literatura es
una etapa de la conciencia humana en una poca determinada, que hace
que la sociedad despierte. As*, el critico va desde el punto de vista
de que la literatura es un espejo pasivo, al de concederle un papel
de incitadora, directora y transformadora de la sociedad. Sin embargo,
estima que la literatura no expresa las necesidades reales ni el
carcter de la nacin.
Lo ms importante de Dobrolyubov es su teora sobre los
"tipos sociales," que revelan la vision del mundo de un autor,
independientemente y hasta contraria, a sus intenciones. Para el, la
visin del mundo de un autor debe ser pensada en las imgenes vivas que
ste ha creado, ya que el escritor concentra los hechos de la vida real
en estos tipos. En estas imgenes el escritor puede, adn sin proponr
selo, captar y expresar un significado interior antes de que su mente
pueda hacerlo. Aunque puede fallar en la captacin del significado
de lo que est" describiendo, es precisamente, el propsito de la
crtica explicar el significado escondido de estas imgenes. Al men
cionar a Gogol, expresa el contraste entre el contenido social de los
personajes de este escritor y las teoras formuladas ms tarde por el
mismo. La intencio^n del autor permanece desconocida, y aunque fuera
claramente expresada, puede que no estecen armona con lo que su
naturaleza artstica ha captado de la impresin de la vida. La in
tencin consciente del escritor permanece como una pregunta personal y
secundaria. Es una llamada para penetrar asunciones escondidas, para


CAPITULO Pagina
IV LA SOCIEDAD EN LAS NOVELAS DE
CRITICA SOCIAL 74
Las tertulias 135
La fe en la juventud 139
Notas 143
V LOS TIPOS IDEALES .. 147
Meza y Balzac 147
Division de los tipos en Meza 156
Los tipos ideales 158
La actitud sensible 160
El tipo ertico 160
El tipo voluble 164
El tipo dbil 165
El tipo esttico 167
El tipo idealizado 172
Notas 175
VI LOS TIPOS SOCIALES 178
Division 178
Tipos costumbristas 178
El tipo femenino 186
La mujer de clase rica 187
La mujer de clase media 190
La mujer de clase pobre 191
Tipos que indican los cambios sociales 193
La mujer y el problema racial 195
Los tipos socio-econmicos segn
su ocupacin 201
El tipo poltico 201
El tipo econmico 208
El tipo terico 218
El tipo social 221
Notas 224
CONCLUSION 228
BIBLIOGRAFIA 230
BIOGRAPHICAL SKETCH 234
vi


183
social determinado, en este caso, es la limosna. Entre los tipos
costumbristas criollos presentados por Meza en El duelo de mi vecino
se encuentran: Olern, infeliz vctima de un retador a duelos profesio
nal; Octavio, el tpico curioso, que en su ociosidad, emplea horas
enteras fisgoneando a su vecino de cuarto. Lo hace con un placer mor
boso por conocer lo que siente una persona horas antes de batirse en
duelo. En esta obra aparece otro tipo costumbrista, el negrito, criado
de una casa de huespedes. Era costumbre de aquella sociedad tener
criados negros, estos forman parte del costumbrismo cubano de la poca.
En la novela aparecen otros tipos cuya nacionalidad no ha sido
especificada por el autor: el de los padrinos, gente que viva de este
oficio. Son presentados con la vestimenta y a travs de los gestos que
los caracterizaban.
Otros tipos costumbristas cubanos son los jovenes de familias
pudientes que asisten a los bailes y banquetes capitalinos. Aparecen
en la novela Flores y calabazas, en conjunto, como estampas de colorido
local. De la misma manera son presentados tipos similares en Carmela,
con motivo del baile celebrado en casa de los padres de Joaqun. El
novelista retata aqu una parte de la sociedad frvola, ligera y vaca,
que se entretiene en conversaciones balades y cuya vida gira alrededor
de tertulias que siempre terminan en fiestas y bailes. En ambos grupos,
el autor destaca el sentimiento de la envidia y el valor que aquella
parte de la sociedad da a las apariencias. Meza describe los rumores
y comentarios hechos en voz baja y los gestos y actitudes que demuestran
una seriedad fingida en conversaciones, aparentemente, de gran importan
cia.


182
Tambin aparecen turbas que saquean las casas de familias venidas a menos
y los establecimientos comerciales durante un incendio. Hay grupos de
ociosos que presencian un banquete como si se tratara de una representa
cin teatral y clientes desocupados que pasan el tiempo curioseando en
los establecimientos comerciales.
Meza presenta sus tipos costumbristas, extranjeros o criollos
mezclados entre si, como existan en realidad en el contexto cubano.
Todos los tipos que aparecen en El duelo de mi vecino son costumbristas.
Entre los extranjeros son figuras pintorescas el militar y la seora
inglesa, huespedes de la casa de pensin donde se desarrolla la accin.
Tambin lo son la profesora de piano, de quien el autor se burla en
forma caricaturesca al presentarla como exponente del feminismo al
extremo, exigiendo derechos para la mujer hasta en cuestiones de duelo.
Meza se mofa de la autoridad espa'nola poniendo en boca de un militar
las siguientes palabras:
--Brindo por la salud de Olern y hago fervientes
votos porque manana traspase con su sable a su contrario
como yo traspaso ahora a esta sardina.
Y mientras deca esto, pinchcf el militar con su
tenedor una sardina y la puso en el plato de Olerdh.8
El autor destaca los tipos espaoles por al acento y forma de
hablar caractersticos del peninsular. Este es el caso del mercader
en la novela Ultimas pa'ginas:
/ /
--1Ea! ya podei^ marcharos, exclamo reparando que
las mendigas parecan enclavadas en el suelo: que"
ma's queris? que'miris? ... El mercador detuvo sus
paseos, miro"a las recien llegadas, dirigise a una cesta
llena de panes y sacando un par de ellos, los entregla
las infelices mujeres.9
Ademas, en este prrafo el novelista logra captar, con un solo
gesto, la actitud de muchos miembros de la sociedad hacia un problema


91
una decada. El pas haba sido llevado a la ruina, empezando
por la de los mismos propulsores de la "Revolucin," para
llegar a soluciones que no comprendan la independencia
patria.33
La guerra haba sido necesaria porque las protestas de los cubanos
que exigieron reformas administrativas y jurdicas durante treinta aos,
fueron intiles. Mientras los criollos oprimidos protestaban ante la
situacin de coloniaje, Espaa se mantena altanera e inflexible.
Durante la contienda para mejorar la situacin de la Isla, en vez de
elevar las condiciones de vida del pas, el gobierno de la Corona empeo
raba la situacin del cubano. Terminada la lucha sangrienta, los crio
llos esperanzados en lograr en aquella oportunidad sus ansias de liber
tad, se vieron de nuevo defraudados ante el incumplimiento, por parte
de las autoridades peninsulares, de los cambios necesarios en la
poltica de Espaa hacia Cuba. Esta situacin produjo en los criollos
un gran desaliento y un pesimismo que son explicables, ya que la reali
dad que vislumbraban era muy diferente a las esperanzas concebidas
/
despus de tantos anos de luchas, penurias y sufrimientos.
Este es el momento histrico que Meza capta en los dos novelas
que se comentan. La sociedad cubana de aquel tiempo tena por fuerza
que estar desencantada ante los acontecimientos que viva da tras da.
Los criollos, con las heridas aun abiertas por la guerra y arruinados
por la misma, tenan que soportar todava mas vasallaje, humillaciones
y sufrimientos. En esa poca seguan llegando al pas muchos espaoles
sin fortuna, que indiferentes a la situacin del cubano, se aprovecha
ban de la misma para lucrar en beneficio propio.
(Joaqun). No tengo mas remedio que irme a La
Habana.


206
era el dueo de esta, jur, cerrando el puo, a^los
que se rean de ) que don Vicente Cuevas "¡haba de
ser algo!" Y lo fue todo. . .49
Los tipos polticos de Meza se encuentran principalmente en la
novela Mi to el empleado, donde el novelista centra su atencin en estas
cuestiones. Sin embargo, como veremos ma's adelante, en otras obras de
Meza tambin aparecen figuras que pertenecen a este grupo.
Otro tipo poltico es don Genaro, jefe del ministerio que ser
vir' de cuartel general para las fechoras de Vicente Cuevas. Si este
no aprendi'nada de don Mateo en la escuela, se graduo^de pillo con las
lecciones que recibiera del burcrata don Genaro en la oficina pblica.
Veamos la descripcin del viejo poltico:
La puerta de este palco se abri'y die/ paso a un
hombrecillo pequeo, grueso y algo calvo y con un bigo-
tillo perfectamente dividido en dos partes. Vesta con
elegancia. Llevaba un enorme brillante en el dedo meique
y una hermosa leontina de oro, que al reflejar las luces
del gas sobre el parlo negro del chaleco, pareca despedir
1 lamas.50
Don Genaro cuida su apariencia personal, cosa muy importante en
su ambiente. Es el tipo del politiquero sin escrpulo, siempre listo a
realizar sus maniobras sucias, rodeado de un grupo de personas que
esperan turno en su antesala, deseosos de rendirle pleitesa o infelices
reclamantes de sus derechos usurpados. Primero, trata al primo y al
sobrino con brusquedad, pero cuando lee la carta de recomendacin del
marques madrileo, su protector, cambia de semblante y actitud y les
promete un "destinillo," para complacer a su pariente. Don Genaro
utiliza a Vicente Cuevas para llevar a cabo sus maniobras, ya que nece
sita destituir a un empleado honrado para tener acceso a los expedientes
administrativos que son su mina de oro. Adems, el jefe del ministerio


31
A pesar del adelanto logrado por los cubanos en esta poca, hay
que sealar que la libertad de comercio implicaba el mercado de esclavos
que aunque ilegal desde 1820, durara hasta bien avanzado el siglo
XIX. La trata de esclavos en territorios de Espaa fue abolida por un
tratado de 1817, firmado por Fernando VII y debido a la presin de los
ingleses. Segn este convenio, a partir de 1820 no sera legal comprar
esclavos ni continuar el trfico de los mismos. Sin embargo, estas
disposiciones no se cumplieron, ya que se sustituyo la trata legal por
la trata clandestina. La horrible condicin de los bozales se
recrudeci, pues los capitanes de barcos negreros, para escapar de la
persecucin de los marinos ingleses, arrojaban a las aguas sus carga
mentos de esclavos. Asimismo, hacendados, traficantes y autoridades, se
unieron ilcitamente para continuar con el denigrante pero productivo
. 3
comercio.
Hasta comienzos de 1868 la sociedad cubana fue de tipo esclavista,
dominada por el terror; los negros esclavos reciban continuas amenazas
y castigos; los blancos, teman sublevaciones de esclavos como la
ocurrida en Hait a finales del siglo XVIII. Las autoridades espaolas
otorgaron a los gobernadores de la Isla facultades omnmodas, ya que se
pensaba que si se conceda libertad a los cubanos, estos se inclinaran
por la independencia, lo que provocara la sublevacin de los esclavos.
Se dijo que la abolicin de esa institucin dejara a los blancos del
pas arruinados y en manos de los negros libertos. Esta fue una
tctica de la metrpoli que influyo' en el nimo de los dueos de
esclavos y que provoc profundas divisiones y cambios en la sociedad
cubana. Durante aquel perodo, el gobierno colonial se mostr** inquieto


53
los personajes y las situaciones hablen por s* solos. Las descripciones
son breves, la irona, aguda y los silencios elocuentes. A travs de
contrastes, da una idea del ambiente social de la poca. Su crtica de
hace casi cien anos, con las variantes propias de cada e'poca, resulta
valida en nuestros das, tanto en el contenido como en la tcnica utili
zada y en su concepcin del mundo: una sociedad corrupta, carente de
valores espirituales que provoca la alienacin interior del individuo,
su angustia existencial, su fragmentacin, su caos interior. Es una
vision contempornea del universo, ya que sus personajes, ante un mundo
fragmentado y carente de valores autnticos, tienen que refugiarse en
un mundo ideal, inexistente. Son antihroes, que buscan valores autn
ticos en una sociedad que no los tiene. Es la forma de la novela que
estudia Lukcs, caracterizada por la existencia de un hroe novelstico,
que ha definido con el trmino de hroe problemtico. La novela es la
historia de una bsqueda degradada, demonaca, de valores autnticos, en
un mundo tambin degradado.^
Sus "novelas idealistas" son: Flores y calabazas, publicada en
1885; Ultimas pginas, del mismo ano y En un pueblo de la Florida, su
ultima novela conocida, escrita en 1898. Las novelas de crtica social
son: El duelo de mi vecino, 1885; Carmela, 1886-1887; Mi to el empleado,
1887, y Don Aniceto el tendero, 1889. Si se atiende a las fechas en
que Meza escribi y publico sus novelas, se puede observar que ste
comienza con Flores y calabazas, novela que tiene elementos de los dos
grupos y que puede considerarse como un puente entre ambas categoras.
Su segunda novela, Ultimas pginas, tambin puede ser catalogada dentro
de esta trajectoria idealista, pero con elementos de crtica social.


205
polticos para vengarse del padre de Aurora, al negarle la tramitacioi
del expediente que este necesitaba resolver.
No se vaya a pensar, por lo dicho, que el conde Coveo es un tipo
dotado de inteligencia extraordinaria y de cualidades excepcionales, por
el contrario, Meza lo retrata como a un analfabeto que sabe utilizar a
las pesonas que estn a su alrededor para lograr su objetivo. Primero,
el sobrino y luego, el secretario, sern empleados por el Conde para que
realicen el trabajo para el cual no estsf capacitado. Por medio del tra
zo caricaturesco de esta figura, el novelista expresa lo absurdo de una
parte de la sociedad que siempre est^dispuesta a rendir pleitesa a
los poderosos. Coveo es un tipo por ser caricatura, marioneta, en un
pas de tteres. Meza lo describe de la siguiente manera:
La ancha cara del sooliento ligeramente sonrosada,
su cuello robusto, sus ojos abotagados y saltones por el
profundo sueno de tantas horas, la pueril sonrisa que
vagaba por sus labios, causaban extrava impresin; aquella
pelona cabeza hundida en grandes y blandos almohadones y
entre las arrebujadas sbanas de batista, bordeadas de
ricos encajes, semejaba la de un monstruoso recin
nacido.48
El tipo del conde Coveo ha sido sacado por el novelista de aquella
sociedad de burcratas de la administrad ol publica, corrupta y sin
escrpulos que medraba a costa del pueblo. Martf seal las caracte
rsticas de este tipo al describrnoslo:
. . con su calva lustrosa y cuello vacuno, aqul que,
traficando en la deuda, cuyos secretos estn bajo su guarda,
y tomando para s lo que se allega con pretextos patriti
cos, vendiendo a sus propios soldados garbanzos manidos,
llega a arrancar, con una perorata condal, los aplausos del
cnico banquete que preside, en el mismo teatro desde cuya
cazuela, como si con el ambiente hubiera bebido desde el
desembarcar la certidumbre de que el alcornoque en su tierra


37
resultados de la revolucin de 1868, fue la confiscacin de los bienes
de los simpatizantes de la causa liberadora.^ Al considerar que la
principal fuente de ingreso de Cuba era las importaciones y que todo
el auge internacional del azifcar se vino abajo en 1883, se deduce que
haba en el pas una crisis general. Si bien la guerra no afecto'"
directamente a La Habana, la capital sufri4', indirectamente, las conse
cuencias de la lucha. Adems de lo dicho, al final de la Guerra de
los Diez Anos, comenzaron a llegar a la capital, en busca de trabajo,
12
numerosas personas procedentes de fincas arruinadas.
Los habaneros, sin embargo, no se decidieron a empuar las
armas. Una parte de los habitantes de la ciudad se mantuvo indiferente,
dedicada al ocio y al lujo, mientras que otra entablo^rias callejeras
para demostrar su repudio al regimen colonial. Hubo luchas entre los
laborantes criollos y los voluntarios espaoles. Tambin hay que
recordar el ataque al teatro Villanueva, la tropela del cafe El
Louvre y el asalto a la residencia del prospero terrateniente Miguel
Aldama.^
Aguel ambiente provocaba fricciones entre los distintos compo
nentes de la sociedad capitalina. La nueva aristocracia del dinero, a
que nos hemos referido, era el producto de negocios surgidos de la
guerra--de la administracin de los bienes embargados o de los sumi-
/ 14
mstros del ejercito espaol y estaba en pugna con la vieja
aristocracia criolla, que a su vez, los miraba como advenedizos. A
pesar de la crisis econmica imperante en el pas, la banca privada y
la formacin de capitales comerciales, los negocios y las sociedades


85
en una atmosfera candente, de asfixia, en el terreno poltico y social,
impuesta en la Isla por la colonia. Los criollos mostraban una actitud
negativa, de decepcin por la decadencia del pas en el perodo entre
21
las dos guerras.
Meza estructura sus novelas a base de contrastes, y Carmela, no
es una excepcin. El escritor describe otra fiesta de igual ndole, pero
en barrio, casa y familia aristocrticos. Describe los lujosos trenes,
los cups con sus techos de madera barnizada, las duquesas, las carrete
las victorias que estaban en la plaza cerca de la casa donde se celebraba
la fiesta. Habla de pajes y cocheros, de msicos integrantes de una
orquesta, de hombres en el balcn y de hermosas mujeres. En fin, de una
etiqueta banal y calculada/ En ella, no reinaba la camaradera y
cordialidad de la fiesta de casa de dona Justa. Era un ambiente de alta
burguesa, de palabras huecas y de actitudes y posturas falsas, donde se
observaban las convencionalismos sociales.
En aquel banquete no reinaba la cordial idad ni franqueza,
mas s un trato de frases escogidas, engalanadas con giros
retricos y seguida cada una de un gesto o saludo muy fro.
Era una reunin de buen tono: nadie hablaba ms que con
quien le quedaba al lado . cualquiera dira que se
estaban tratando de asuntos gravsimos por la forma con que
se les revesta.23
Esta era una fiesta de la "alta burguesa" para concertar un
matrimonio de conveniencias, ya que se quera casar a Joaqun con su
prima, por motivos econmicos y sociales. Los negocios del padre iban
de mal en peor y ya no haba dinero para sostenerlos.
Como se ha mencionado, la situacin de la Isla en este espacio
de tiempo--entre las dos guerras--era catica y muchas familias quedaron
sin fortuna. La ruina de las familias ricas afectaba a gran parte de


143
24
Meza, Carmela, p. 58.
25
Meza, Carmela, p. 59.
26 y
DJosevAntonio Portuondo, Bosquejo histrico de las letras
cubanas (La Habana: Ministerio de Relaciones Exteriores, 1960), p. 39.
27
Le Riverend, "Sobre la industria azucarera de Cuba durante
el siglo XIX," El Trimestre Econmico, 11 (1944), pp. 55 a 60.
28
M. Moreno Fraqinals, El Ingenio. Tomo I, 1760-1860 (La Habana:
UNESCO, 1964), pp. 46 y 147.
29 s
yRamon Meza, "La inmigracin til debe ser protegida,". Memoria
Anual, Quinta Conferencia Nacional de Beneficencia y Correccin de la
Isla de Cuba ... (La Habana: 1910), pp. 305-334.
30
Meza, Carmela, p. 174.
^Meza, Carmela, pp. 183-185.
32
Meza, Carmela, p. 204.
33 f
^Emeterio Santovenia y Raul M. Shelton, Cuba y su historia
(Miami: Cuba Corporation Inc., 1966), p. 74.
34 / ^
^ Meza, Introduccin a Mi to el empleado, citando a Benito
Perez Gal dos.
35
No hay que olvidar que Julian del Casal, aunque no novelo,
en sus crnicas periodsticas publicadas en "La Habana Elegante," emplea
la "estilstica del silencio" para criticar aspectos de la sociedad cu
bana de su poca. Sus artculos hay que leerlos "entre lneas," para
darse cuenta de lo que el poeta quera realmente expresar.
36Meza, Mi to, p. 23.
37Meza, Mi to, pp. 24 y 25.
38 /
Lucien Goldmann, "Problemas de una sociologa novelstica,"
p. 72.
39 / x
Anton Arrufat, "Ramon Meza y la novela cubana del siglo XIX,"
Cuba en la UNESCO, p. 199.
^Meza, Mi to, p. 168.
41
Juan Eduardo Cirlot, A Dictionary of Symbols (New York:
Philosophical Library, 1962), pp. 94 y 95.
42 /
Anton Arrufat, p. 203.


90
como negro, trata de acercarse tambin a la raza blanca. En cierto
modo, el negro Tocineta no escapa de este crculo y, al final, queda con
Carmela que pareca blanca mejorando, a su vez, la raza.
Hay dos novelas de Ramon Meza y Suarez Incla'n en las que el
autor se ocupa del emigrante espaol que llega a Cuba movido por la ambi
cin y la codicia y cuyo nica meta era la de enriquecerse mediante la
explotacin de la riqueza del pas y de sus habitantes, sin importarle
a que' medios tiene que recurrir para lograr sus propsitos.
Estas dos obras son las ms importantes que escribiera Meza.
En ellas retrata el ambiente econmico y poltico de la capital del pas
subordinado al gobierno espaol. Tanto en Mi to el empleado como en
Don Aniceto el tendero, el escritor cubano enfoca su crtica dentro del
ambiente citadino: La Habana, ciudad de contrastes. De un lado, Meza
describe las luces del puerto y de la ciudad, la actividad febril del
puerto y las calles habaneras, la gente que transita por las mismas, el
comercio, la burocracia, la feria, el teatro, la aparente alegra. De
otro, las miserias humanas, la lucha por enriquecerse, la explotacin
del poderoso hacia el indefenso, el ascenso de los oportunistas y la
frustracin de los indivios honestos y con ideales.
El ambiente social cubano en el perodo transcurrido entre las
dos guerras de independencia, 1878 a 1895, era de frustracin y desen
gao, ya que, como se ha dicho, el intento de liberacin pretendido
en La Guerra de los Diez Aos, el criollo isleo se encontraba en una
situacin asfixiante.
La capitulacin de El Zanjn dist'mucho de ser aquello
por cuya consecucin haban peleado los cubanos durante


211
El afn de ahorro de Adelaida se aprecia por medio de sus ges
tos, "revolviendo en la oscuridad," "tanteando." Esta mmica muestra la
tacaera que rige en la casa del tendero.
Debemos aclarar que la actitud esttica se caracteriza por el
hecho de tener ante los objetos una experiencia squica y no apreciar
en ellos un valor utilitario; las dos regiones se excluyen una a la
59 /
otra. Por eso, la inclinacin de don Aniceto hacia los objetos,
inclusive hacia aquellos ms costosos, no es estelica, sino puramente
utilitaria; cuando escoge las joyas que han de lucir su mujer y su hija,
busca aquellas que puedan producir un efecto, una impresin de mayor
riqueza; no hay en ninguna inclinacin al valor esttico o afectivo
de esas prendas.
Con lo dicho hasta ahora, podemos asumir que si bien el tipo
poltico usa la economa desde el punto de vista de que el dinero puede
producirle poder, el tipo econmico emplea el poder como medio de
conseguir el dinero. No cabe duda que el principal objetivo de don
Aniceto es el de hacerse de un capital; a lo largo de la novela hemos
visto su afan de aparentar una posicin sida para poder conseguir
ms capital. Este es el afn del tendero al entrar en la Cofrada,
al asistir a las tertulias y al pertenecer a las milicias. No es
precisamente un deseo de ser reconocido como el que gua a Vicente
Cuevas, sino un ansia de poder que conlleve, como meta, la obtencin
de un capital y su ulterior desarrollo progresivo.
Don Aniceto, en tanto, paseaba la tienda a lentos
pasos o permaneca de pie en el quicio de la puerta, abs
trados por hondas reflexiones. Aquel quicio era, para


150
No hay que olvidar que Balzac se identificaba con el sistema de
gobierno imperante en su tiempo, y que para l, la monarqua y el cato
licismo eran dos verdades eternas:
Le Catholicisme et la Roayaute'sont deux principes
jumeaux. . Aussi ne dois-je entrer ni dans les
dissensions religeuses ni dans les dissensions politiques
du moment. J'cris a la lueur de deux Verits eternelles:
la Religion, la Monarchic, deux necessity's que les vene-
ments contemporains prod ament, et vers lesquelles tout
crivain de bon sens doit essayer de remener notre pays/
Meza, por el contrario, no estaba de acuerdo con el gobierno
colonial existente en Cuba, pero la represin poltica le hizo optar por
una estilstica del silencio, al atacar al rgimen, para mostrar los
efectos y no las causas. De esta manera, puede decirse, que Balzac
explotcf otra veta de la mina descubierta por Walter Scott, pero que no
lo imita. Meza, al igual que Balzac, utiliza la misma mina. Sin embargo,
el escritor cubano tampoco imita a Balzac sino que sigue una pauta
establecida por ste, pero aplica los recursos de su inventiva a la
realidad cubana. Ambos escritores observan los valores contemporneos.
En el novelista francs, la observacin es la musa, y Balzac, el humilde
amanuense, quien presenta, en ra'pidas pinceladas descriptivas, persona-
g
jes, caracteres, decorados, ambiente, experiencias actuales. En esto,
Meza se acerca a Balzac, sobre todo, en la rapidez con que logra cap
tar-a veces con una sola palabra--un ambiente, una situacio'n, o un
tipo. Son experiencias vividas por los escritores en su juventud;
ambos prefieren el documento escrito por la vida, los detalles externos
que caracterizan una poca y sus maneras y, por este hecho, son testi
monio de su poca.


109
el protagonista, convertido en el conde Coveo, le compra objetos valio
sos al mismo joyero que se haba redo de el. Al principio, en el
teatro, Vicente sufre burlas y humillaciones y jura vengarse. En la
segunda parte, como quera, ha logrado "ser algo," y en ese mismo teatro
se le rinde homenaje. Al comienzo de la novela, don Benigno es un
empleado pobre, honesto y trabajador. Al final, se le ve convertido
en un desarrapado mendigo, pero con dignidad, arroja al suelo la moneda
de oro que el conde le ha dado como limosna. Esta situacin se enfatiza
por medio de la frase que en varias ocasiones Meza pone en boca de sus
personajes como un "leit motiv": "Cuba, pafs de pillos."
El mendigo aparece en tres ocasiones en la novela: cuando la boda
del conde, en el teatro--recogiendo las sobras del banquetey, al final
de la novela. Son momentos fugaces, descritos brevemente, como tantos
otros episodios. Estas pinceladas son como alfilerazos agudos, que el
escritor utiliza para presentar la parte ms sufrida de la sociedad
cubana.
Con igual procedimiento, Meza introduce en su novela Don Aniceto
el tendero, estos aspectos miserables de la sociedad:
. . ante un pobre negro sudoroso, descamisado, descalzo,
agobiado bajo el peso de la enorme canasta que cargaba
en la cabeza, . ninguno de los presentes necesito' mucho
ruego para saborear aquellos dulces, y muy pronto quedaron
servilletas y platos desvalijados y en desorden ... al
subir, al pie de la escalera, hubieron de detenerse un
instante, porque don Aniceto disputaba con un pobre negro,
medio beodo, que se fuera a sentar a otra parte, que dejar^
libre el paso, . por la cuadra oscura y ya sola se vea
un esculido asitico, sombra infeliz de la miseria, que,
saco al hombro, escarbaba los barriles en busca de trapos
para la fbrica de papel.
La novela Don Aniceto el tendero, como se ha dicho, es una crti
ca a los comerciantes espaoles que llegaban a Cuba sin una peseta y sin


151
Balzac pensaba que al copiar toda la sociedad en la inmensidad
de sus agitaciones, se llegaba a la conclusion de que haba ms mal que
bien y< que se corra el riesgo de caer en la crtica de lo inmoral sin
observar la moralidad. Pensaba que el bien y el mal se deban presentar
9
en un juego que formara un contraste perfecto. Meza tambin utiliza
estos contrastes entre el bien y el mal. En su novelstica se ha visto
que el mal triunfa y el bien queda representado en la figura del mendigo,
ya que en Meza, el bien nunca llega a materializarse; los personajes
que lo practican quedan destrudos--Romn, don Benigno--o no tienen
fuerza para luchar y permanecen en la mas absurda inercia--Emilio y
Mara.
Balzac pensaba que la corrupcin social estaba sujeta a los
colores de todos los medios donde se formaba. Vea la literatura como
un producto de la pintura; en sus obras, hablaba de figuras irrepro
chables, pero tambie'n necesitaba personajes de segunda categora que no
por eso, dejaran de ofrecer al lector verdades domesticas. Para poder
presentar estos caracteres y esa multitud de existencias, dividid su
obra en diferentes escenas: de la vida privada, de provincia, parisina,
poltica, militar y del campo. En esos seis libros estn clasificados
todos los estudios de costumbres que forman la historia general de la
sociedad.^ Meza no se propuso, como Balzac, abarcar toda una historia
de la sociedad, pero, si se estudia cuidadosamente su obra novelstica
y se la compara con la del gran novelista francs, se encuentra entre
ambos cierta semejanza. Balzac declara que cada uno de sus libros
tiene su propio sentido y formula una poca de la vida humana. Las


159
con otros, que representan el factor dominante, la mayora, mientras
que las figuras ideales sern las vctimas de esa sociedad. Son seres
marginados. Ahora bien, lo que separa a Romn y a Blanca, a Pablo y a
Antonia, a Olivia y a Jorge y a Emilio y a Mara del resto de los
tipos creados por Meza, no son los factores ni las circunstancias
raciales o econmicas sino una manera distinta de ver y de apreciar
la vida. Ellos valorizan detalles ntimos, la belleza de los objetos,
de la naturaleza, de los sentimientos, cosas que pasan desapercibidas
para el resto de la sociedad conformista y ambiciosa, que no los
comprende ni los toma en consideracin.
Sin embargo, estos tipos ideales no van a apreciar las cosas de
igual manera. Romn, por ejemplo, busca la felicidad en el amor de
Blanca. A travs de su carino por la muchacha, la naturaleza cobra
belleza e interes. En Pablo, se observa una actitud ms esttica ante
la vida y los objetos. Mientras que Olivia busca la felicidad en la
contemplacin de su hogar, de su familia y del orden social que pre
valece en la novela. Mara y Emilio sostienen un idilio basado en las
cosas simples de la naturaleza.
En estos tipos no presenta Meza preocupaciones de ndole econ"-
mica. Cuando Roman quere formar su hogar y resuelve labrarse una
posicioi desahogada, se marcha para Nueva Orleans y logra hacerse de
un capital, trabajando honradamente. No obstante, no es el dinero su
principal deseo; si lo busca, es solamente para poder ofrecerle a
Blanca una seguridad en la vida. Pablo, pierde su fortuna, pero no
es este el problema que acongoja al protagonista de Ultimas paginas,
sino la perdida del carino de sus hermanas y su amor frustrado. Ninguna


76
en esta sociedad, tenida que ser el "negrito." La siguiente conversacin
durante la comida se lleva a cabo con burlas y chascarrillos exponentes
del choteo criollo:
--Amigo mo, dijo otro metindose en la boca casi toda
la hoja del cuchillo lleno de arroz, a estos lances estamos
expuestos los hombres a cada momento.
--1 Eh i qu es eso? jqu todo han de arrogrselo a
los hombres! Dijo una seora inglesa, profesora de piano,
con entusiasmo tal y tan mala suerte, que escurrindosele
una alcaparra hasta la garganta, la hizo toser con fuerza.
El compaero de al laido, por pura galantera, le
golpeaba duramente la espalda. ., .
--Pus, si me insultan, desafio y se acepta el duelo,
me bato. ^
--La desafio a Ud.: maana habra dos duelos en vez de
uno, replic un husped.
Y una carcajada general acogi esta proposicin.
. . iEa! negro, ¡echa aqu" un poco de vino! /
El criado, que era un negrito como de catorce aos lleno
de vino hasta los bordes la copa del militar.3
El choteo, como ha dicho el ensayista cubano Jorge Mach, es
parte de la sicologa social del cubano. Para el, el choteo consiste en
no tomar nada en serio. Maach expresa que un elemento importante del
choteo es el hbito de la irrespetuosidad y que una motivacin sicol
gica es la repugnancia de toda autoridad. Afirma que en el fondo de todo
respeto existe una forma de autoridad y que una falta crmica de respeto
puede tener su origin en la ausencia del sentido de la autoridad, ya sea,
porque el individuo afirma desmedidamente su albedro personal o su
valor, o porque reacciona a un medio social en que la jerarqua se ha
4
perdido o falseado.
En efecto, la sociedad que describe Ramn Meza y Suarez Inclan
en esta novela es una sociedad despreocupada, en la que se ve un despre
cio a la jerarqua espaola que gobierna la Isla. Es una actitud


20
De acierdo con De Sanctis, el artista debe ser espontaneo e
inconsciente, para as poder crear un mundo potico individual. Para
el existen los individuos y no los tipos. Sin embargo, piensa que los
tipos son el resultado de un proceso de descomposicin por el tiempo,
en que individuos como Sancho Panza, Don Quijote, Tartuffe o Hamlet son
27
reducidos a meros tipos por la imaginacin popular.
Los crticos britnicos
Walter Bagehot (1826-1877) enuncia una teora de tipos litera
rios. Utiliza el trmino "1iteraturesco," como la perfecta combinacin
en materia literaria. Piensa que el escritor tiene que elaborar tipos
y que stos son reflejados en la realidad. El artista debe encontrar
en esa realidad el hombre "1iteraturesco" y las "escenas literaturescas,"
creados para l por la naturaleza y que vivirn en las pginas de sus
libros. Dentro de un concepto moderno, el "tipo" es el escritor mismo,
ya que ste se convierte en una especie de "naturaleza humana"; toma
mucho de sus estados de nimo y los ejemplariza como caractersticos
de ciertos estados de nimo de todos los hombres. Segn la teora de
Bagehot sobre los tipos, el escritor describe lo que es genrico y no
lo que es individual o especial. Cree que el arte slo tiene que
ver con lo universal y con la idea de lo tpico y lo representativo.
Para el, Shakespeare simboliza al hombre universal en vez de represen
tar los ideales morales y sociales de su tiempo. Dio un cambio a la
crtica literaria con su concepto del tipo egoista delineado en s
28
mismo, pero representativo en literatura.
Por su parte, Leslie Stephen (1832-1904) formula un mtodo
utilitario que reconcilia con el de la evolucin de Darwin. Su enfoque


3
social, racial y econmica; la fanfarronera de los que se labran fama de
2
valientes a costa de los infelices; el falso honor. Satiriza las
costumbres y prcticas sociales del mundo en que le toc vivir; pre
senta a Cuba como un remedo tropical de la decadencia colonial y la vida
diaria como una farsa donde los valores sociales estn muchas veces
prostituidos o invertidos; presenta el autor las costumbres, paseos y
tertulias de aquellos tiempos. Se refugia de una manera, casi constante,
en sus casitas blancas, sencillas, limpias, que son un remanso de solaz
y esparcimiento para el alma dolorida ante la realidad opresora y
corrompida.
Este trabajo est dividido en tres partes. En la primera, se
han sealado las principales ideas que sobre sociedad y tipologa ha
manifestado la crtica literaria. Se ha utilizado este material cuando
ha sido necesario. En la segunda parte, se ha dado una visin de la
sociedad cubana, con sus componentes, sus males y la corrupcin
existente. Se ha situado a Meza en el contexto de la poca en que le
toc vivir. Tambin se ha hecho una divisin de la novelstica de Meza,
atendiendo a su visin de la sociedad cubana y de sus tipos, los cuales
eran producto de aquella sociedad. En la tercera parte, se ha querido
hacer un estudio de la proyeccin de esa visin de Meza en sus novelas.
En este trabajo se han tenido en cuenta importantes aspectos de su
crtica social.


107
Esta "cueva de ladrones" es un microcosmos de Cuba, el macrocosmos,
todava bajo el dominio espaol, cuando ya el resto de la Amrica era
libre: "a pocos pasos era todo ruido, movimiento, claridad. .
Este cuarto oscuro, hmedo y clausurado es tambin un smbolo
del "descenso a los infiernos." A el se llegaba a travs de una puerta
por muchas aos tapiada con expedientes. Ms tarde, se le abre una
coneccn por medio de una escalerilla que baja desde la oficina de don
Genaro. All estaba encerrada toda la podredumbre interior de aquella
administracin. Los expedientes sin resolver eran sealadores de una
situacin inmoral, de un sin nmero de injusticias que, sin embargo,
constituan una mina de oro para los funcionarios administrativos. En
otros tiempos, casi medio siglo antes, en aquel mismo cuarto, otros
administradores, sostenan y contaban en sus manos un gran cantidad de
monedas de oro que provena de la misma veta.
Meza pone de relieve, al describir aquel rincn, la relacin
existente entre el oro y el excremento, entre el brillo y la podredumbre,
entre el poder y la riqueza de aquella burocracia, destacando la miseria
humana de donde aqulla proceda.
As"capta el estancamiento social en que se encontraba Cuba.
Aquella administracin haba sido inmoral cincuenta aos atrs, en el
tiempo del padre de don Genaro. Lo segua siendo cuando ste era el
jefe de la oficina y lo sera''despus, cuando el conde Coveo ocupe la
silla de don Genaro. En el aspecto moral, el tiempo est estancado,
aprisionado en aquellas redes burocrticas, como smbolo de la paraliza
cin y la frustracin social de Cuba.


Ill
don Aniceto es el dinero, el lograr un capital, nico medio para el de
llegar a ser importante.
Ese afn desmedido por el dinero y la posicin social es desen
mascarado por Meza al poner de manifiesto todo el mecanismo social dentro
del cual se mueven don Aniceto y Salustiano para salir adelante en sus
propsitos: la propaganda, los peridicos, las maniobras sociales oscuras
y la corrupcin. En esta novela, el escritor cubano, al exponer los
hechos tal y como los vea, presenta con irona y sarcasmo, la falta de
autenticidad que caracterizaba a aquella sociedad. La maquinaria social
termina por imponerse, ocultando la corrupcin y la podredumbre dominan
tes.
. De esta manera, Meza destaca la posicin social de la mujer,
relegada a las labores del hogar, sin voz ni voto, y ademis, maltratada
por el esposo. Es un instrumento que utiliza don Aniceto para la con
sumacin de sus fines.
Una vez ms, en Don Aniceto el tendero, la sociedad, con sus
ambiciones y prejuicios, frustra el amor. El comerciante, para lograr
sus propsitos, no pone reparos en sacrificar a su hija.
En esta novela Meza presenta el ambiente socio-comercial habanero
de fines del siglo XIX, enmarcado en la poltica colonial que luchaba por
mantenerse--las milicias, los restos del muralln que rodeara La Habana.
Dentro de este cuadro, retrata el autor las distintas clases sociales:
la burguesa del comercio, las diferencias y jerarquas entre los espa
oles dedicados al ramo; los dependientes, los criollos venidos a menos;
las costureras, la mujer. Su pluma no excluye la situacin de las


174
Ella fue una segunda madre para los paqueros. . .
Ella era quien daba vida, con sus constantes y asiduos
cuidados a las flores del jardn; ella era quien animaba
con su dulce voz los das tranquilos, inalterables, de
aquella morada de dicha y de paz; ella era como el ngel
guardin que custodiaba la felicidad de aquel placentero
hogar.53
Jorge es tambin un tipo salido de una lmina, una figura idea
lizada que el novelista presenta con su uniforme de teniente de la Marina
de los Estados Unidos. Del mismo modo, es presentado el padre de Olivia,
el intachable caballero, tipo paternalista que tambie'n aparece en
Flores y calabazas, como el padre de Blanca. Con ese cuadro esteticista
y escapista y con esos tipos idealizados, se cierra el ciclo novelstico
de Ramon Meza.


199
35 s
lobos y hasta gorilas lujuriosos. Asi es como Meza describe a Toci-
neta:
El negro Tocineta, con su rostro abotagado y torpe
por la obesidad, dibujaba sus toscos perfiles sobre la
blanqusima pared del comedor. Con mirada vida segua
los movimientos y giros que en la danza ejecutaba Carmela.
A veces sus manos se crispaban y apretaban con fuerza el
espaldar de la silla en que se hallaba apoyado. . .
Tocineta, grueso, fuerte como un roble, sin ninguna
expresin en el semblante que indicara ingenio, agudza o
siquiera esa travesura propia de los negros de su
edad. . .36
Como puede verse, Tocineta es presentado como un ser de excepcin,
diferente a los tipos pintorescos que Meza describe en otras ocasiones
y que forman parte del folklore cubano.
A trave's de Carmela el autor presenta las tensiones raciales y
la discriminacin existentes entre los diferentes grupos. Al principio,
Tocineta odia a Joaqun pero cambia de actitud cuando el seorito le
deja pasear en su caballo por las calles de la ciudad. Mas tarde, el
criado negro se expresara de la siguiente manera: ". . mejor quiero
verla casada con el nio Joaqun Fernandez que no con ese chino manila
tan soberbio. Es malo, yo se lo digo. Es capaz de cortar el pescuezo
37
a cualquiera."
Por otra parte, Meza, a pesar de estar influido por los prin
cipios de la clase social adinerada, reflej'en su obra la realidad
de la poca. En el enfoque de la figura del negro se vislumbra una
dualidad, ya que por un lado, notamos una actitud paternalista y por
otro, una discriminacin racial evidente. Carmela y su madre protegen
a Tocineta como lo hacen Blanca y su padre con la criada Norberta y
Adelaida y Mara, con Calixto. Meza, al final de la novela, reviste al


166
que aparecen en la novela Don Aniceto el tendero, desarrollada dentro
de un marco capitalino. Los jvenes, dbiles de carcter, son vctimas
de la codicia de don Aniceto, padre de Mara, quien no se preocupa por
el bienestar de su hija, como el padre de Blanca.
Mara tiene muchas caractersticas de la herona romntica. Es
frgil, tmida, con frecuentes ataques nerviosos, rubia y bella. Meza,
muchas veces, presenta a los jovenes enamorados en el estado de incerti
dumbre por el cual no se dan cuenta de sus verdaderos sentimientos:
Muy encontradas emociones agitaban el nimo de Mara.
... La joven senta a veces ganas de reir y de
llorar. Entristecala aquella vida de aislamiento y
soledad y a la vez la amaba. Eran muy contrarios los
sentimientos que agitaban su nimo. . .28
Al igual que Blanca y Carmela, Mara no puede reconocer sus senti
mientos, se encuentra confundida. Pero, a diferencia de Blanca, esta
confusion no est tenida con el matiz de la volubilidad. Meza no
presenta el jardn de belleza casi voluptuosa de Flores y calabazas sino
que utiliza la luna y el crepsculo, al mismo tiempo que enfatiza el
color blanco, para destacar la pureza del amor de Mara y Emilio.
Una tarde hermosa, una tarde de mayo, en que la pal ida
claridad de la luna comenzc alumbrar apenas ... no era
aquella una noche era la continuacin del da. Los
blancos muros de las casas, algunas almenas, la torre
del Monserrate parecan plateadas.29
El novelista presenta la naturaleza, en los momentos de belleza
amorosa, compartiendo los sentimientos nobles y puros de los enamorados.
La luna tiene una misteriosa coneccion con las manifestaciones amorosas
de la mujer, de la que se considera su dueTa. Como no tiene luz propia
es simblica del principio de pasividad femenina.^ Con esta simbologa


176
22
Meza, Flores y calabazas, p. 80.
33Meza, Flores y calabazas, pp. 65-66, 144-146.
^Felipe Bertault, pp. 136-137.
25
Meza, Flores y calabazas, p. 59.
pe
Meza, Flores y calabazas, p. 70.
^Bertault, p. 136.
28
Meza, Don Aniceto, p. 92.
29
Meza, Don Aniceto, p. 92.
30
Cirlot, A Dictionary of Symbols, p. 204 y 205.
3^Cirlot, p. 53.
32
Meza, Don Aniceto, p. 93.
"^Erich Neumann, The Great Mother, traducido al ingles por Ralph
Manheim, 2da edicin (Princeton,. New Jersey: Princeton University Press,
1963), p. 83.
34
Meza, Don Aniceto, p. 93.
35 /-
Justo Lara, Zeno Ganda, Citados en Cuba en la UNESCO, pp. 84
y 85.
Reinaldo Sanchez, "El hroe en la novela modernista," Homenaje
a Jos* Cid Prez (New York: Senda Nueva de Ediciones, 1980), p. 110.
Meza, Ultimas pa'qinas, p. 18 (en adelante se citar por U.P.).
qo
JOMeza, UJ\, p. 143.
39Meza, U.P., pp. 18-19.
40Meza, UJ\, pp. 43 y 148.
41
Spranger, p. 148.
42 '
Reinaldo Sanchez, p. 116.
43Meza, ILP., pp. 10, 132, 133.
44Meza, ILP., p. 11.
45Meza, IhP., p. 148.


61
. . una casa, cuya fachada de sencilla y elegante arqui
tectura, se hallaba afeada con una capa de pintura de
indefinible color. . Cuadros de grandes parcos dorados,
cenefas en que se vea pintarrajeado algo asi como enormes
lirios y claveles, vidrieras llenas de objetos de cristal
de raras y caprichosas formas, muebles dorados y de bano,
con asientos de damasco verdes y rojos, jarrones de losa
barnizada, pequeas figurillas de barro y de cartn, en
fin, haba all cosas de valor y mrito pero que denotaban
el mal gusto que haba presidido en su colocacin y por
esto impresionaban desagradablemente.8
La muchacha, al principio, por orgullo, se muestra indiferente
ante las conversaciones de las nuevas amigas de La Habana, quienes le
hablaban de teatros, reuniones, paseos, tertulias y fiestas, para luego
tratar de burlarse de la provinciana. Pero, al cabo de los quince das
de estar al lado de la ta, quien se encargo'" de organizarle toda clase
de fiestas y actividades, se mostraba fascinada por "aquel torbellino
de vida tan diferente al de su finca."
Julin, a su vez, representante de la clase social capitalina,
rechaza burlona y desdeosamente, el mundo ideal de Blanca y Romn.
Refirie'ndose al lugar donde Blanca haba vivido con su padre y pasado
tantos ratos agradables con Roman, expresa que eso nunca pudo ser bueno,
que habra que derribarlo todo, ya que para l, aquello era una miseria
y no se explicaba cmo Blanca pudo vivir all tanto tiempo.
Para la ta de Blanca aquel paraje era muy hermoso y su hermano
lo tena bien cuidado, pero las personas de su carcter y el de Julin
no podan separarse ni un momento "del trato de la buena sociedad." La
seora opinaba que si ella no hubiera sacado a Blanca de all la muchacha
g Q
no hubiera hecho el mas mezquino papel en los salones habaneros.
Ante estas circunstancias, la mente de la muchacha se va confun
diendo y comienza en ella una lucha interior. Es aqu donde Meza


145
67
Meza, Don Aniceto, p. 153.
88Meza, Don Aniceto, p. 154.
69Ivn Schulman, Smbolo y color en la obra de Jos''Marti
(Madrid: Gredos, 1970), pp. 422-23.
^Elas Entralgo, Historia, IV, p. 306.
/
71
72
Meza, Don Aniceto, p. 107.
Meza, Don Aniceto, p. 108.
73
74
Le Riverend Brusone, Historia, pp. 154 y 155.
Meza, Don Aniceto, pp. 60 y 94.
75
76
77
Meza, Don Aniceto, p. 106.
Meza, Don Aniceto, p. 155.
Meza, Don Aniceto, p. 57.
78 /
Recurdese el caso de las hermanas de Pablo en Ultimas paginas,
el de Clotilde en Mi tfo el empleado; el de Carmela en la novela de este
nombre y el de Blanca en Flores y calabazas.
^9Meza, Don
Aniceto,
P-
109.
80M n
Meza, Don
Aniceto,
pp.
. 118
y
160.
81 x
Jose Rivero Muniz,
Historia,
VII,
88Jose^Rivero Muiz,
P-
260.
83
Jose Rivero Muiz,
P-
260.
8^Meza, Don
Aniceto,
pp.
102
y
103.
88Meza, Don
Aniceto,
P-
103.
86m n
Meza, Don
Aniceto,
pp.
111
y
155.
8^Meza, Don
Aniceto,
P-
156.
88Meza, Don
Aniceto,
P-
156.
89Meza, Don
Aniceto,
P-
104.
90m
Meza, Don
Aniceto,
pp.
104
y
105.


121
alguna, respecto de la puntualidad de Salustiano y
compaa que andaban revolviendo medio mundo para usar
el escudo de las reales armas y poder ostentar en sus
rtulos el ttulo de Lenceristas de Cmara de
S. M. D. A.75
Otro paso importante para el logro del ascenso social es el
ingreso en la Cofrada, su participacin en las milicias y su'presencia
en los toros, todo lo cual los hace aparecer en las pginas de los
peridicos, lo que Meza relata con su habitual irona, destacando las
burlas del pueblo dirigidas hacia las nfulas de los dos comerciantes.
Este era un escape del pueblo ante la supremaca de tanto elemento
mediocre. Estas mofas se repetan cuando don Aniceto y su familia, en
pleno ascenso social, asistan al parque y a los teatros. Al mismo
tiempo, Meza destaca la adulacin de que eran objeto.
Lo que Meza denuncia son los capitales alcanzados rpidamente,
por medio de componendas e inmoralidades, tales como: el hundimiento de
un barco, en combinacin con el capital del mismo para lograr cobrar un
seguro; el envo a Espaa de un empleado de confianza para aparentar un
desfalco y, finalmente, el incendio intencionado de La Moralidad Comer
cial, paso final para salir del apuro econmico y consolidar el capital
y la posicin social con todos los beneficios que esta lleva aparejados
Al describir estos hechos el novelista pone de manifiesto la inmorali
dad de profesionales que utilizan sus conocimientos en alterar papeles
y cuentas dando una apariencia legal a lo que estaba muy lejos de serlo
, Las compaas aseguradoras pagaron puntualmente su
pliza; no haban de exponer su cre'dito andando en dimes
y diretes por una miseria.
Don Onofre, los acreedores, la quiebra; ... de todo
eso al poco tiempo qued' slo un recuerdo confuso, cada vez
ma's lejano, como si las llamas del establecimiento lo


55
su obra ms escapista. En esta estructura circular se ve su concepcin
del mundo, su vision de la sociedad y de los hombres que la componen.
Meza, al comienzo, ofrece un mundo ideal, inexistente, presente slo
en la mente de los tipos literarios que el ha creado. Luego, enfrenta
a sus criaturas con la sociedad y expone su efecto destructivo en
aquellas. Es una sociedad materialista, que desprecia los valores
espirituales, cuya finalidad es el alcanzar la fama y el dinero. Final
mente, el autor vuelve a su punto de partida, y presenta, en su uitima
novela, un mundo irreal de tipos ideales.


51
contraposicin a la vida sencilla del campo en contacto con la natura
leza. En Ultimas pginas, Meza muestra la burocracia judicial habanera
y los intereses creados que destruyen la paz de la familia. En un pueblo
de la Florida ofrece la visin idealizada de un hogar criollo y la lucha
entre lo nuevo y lo viejo. En su novela El duelo de mi vecino, el
autor hace una crtica a las costumbres sociales de la e'poca, y se v
refiere a los duelos y a la fanfarronera de ciertos elementos de la
sociedad capitalina, as como a las actividades y ligerezas de una gente
desocupada y ociosa, carente de preocupaciones serias. En Carmela, Meza
retrata una sociedad racialmente prejuiciada. El novelista presenta
aspectos sociales referentes al problema del mulato, del negro y del
chino en Cuba. Es en esta novela, mas que en ninguna otra, donde el
escritor se adentra en el problema racial existente en la Isla. Su obra
narrativa ms conocida, la novela Mi to el empleado, presenta aspectos
de la burocracia espaola reinante en Cuba. Su crtica esta' dirigida
hacia la administracin colonial que se enriqueca en la Isla. Por
ultimo, Don Aniceto el tendero.retrata otro aspecto de la sociedad
cubana de la e'poca: los comerciantes espaoles que viajaban a Cuba para
enriquecerse a toda costa.
La novelstica de Meza puede dividirse en dos grupos: las novelas
"idealistas" y las "novelas de crtica social" propiamente dicho.. En
ambas categoras Meza refleja implcita o explictamente su visin de la
sociedad cubana, con sus caractersticas, vicios, defectos y lacras.
Son dos tipos de novelar distintos, si se quiere, pero ambos representan
el anverso y el reverso, las dos caras del rechazo de Meza hacia la


212
don Aniceto, como el lmite de dos mundos. Atrs, la
tienda con sus obligaciones penosas, con los disgustos
y sobresaltos del negocio, con sus mil atenciones que
requeran una vigilancia activa, directa, eficaz. . .
Delante la ciudad, donde tanto compaero de sus mismas
condiciones y de su e'poca, brillaban, hacan papel, tenan
capital. . .60
Los medios de don Aniceto son completamente econmicos;
utiliza la poltica solamente cuando sta implica una utilidad monetaria
se interesa por los problemas legales nicamente para poder sustanciar
o respaldar sus trampas y pilleras y darles un aspecto legal, no solo
para evitar la perdida de dinero, sino tambin para preparar el camino
que propicie el aumento del capital y la consolidacin de su posicin
econmica. Sobre la relacin entre lo econmico y lo legal, Spranger
ha dicho:
It is right, however, that the economic man should
have a special interest in such a legal status. Private
property is the result of economic motives and is only
the legal recognition of that attitude which makes itself
felt in isolated economic egoism.61
El afan desmedido de don Aniceto por el dinero lo convierte en
un ser aislado; su ambicin de capital es ms importante que los lazos
de carino y afecto. La actitud social del tipo econmico es tambin
el utilitarismo. El tendero utiliza a la gente de aucerdo con la
capacidad que sta tenga para serle til. Su mujer es un instrumento
para saciar sus necesidades biolgicas; no siente un carino verdadero
por ella, la usa de acuerdo con sus conveniencias. Ms tarde, Adelaida
ser" un objeto, ya que don Aniceto la utilizar" cubrindola de joyas
y ropas ostentosas para aparentar un capital que no tiene. De esta
manera se situaren una posicin ms vetajosa para conseguirlo.


154
No se pretende igualar la obra de Meza a la del famoso novelista
francs, pero s'f se pueden encontrar ciertas semejanzas que pudieron
haber guiado a Meza al escribir su obra narrativa. Las diferencias
existentes entre ambos escritores se hallan, principalmente, en el
tratamiento que ambos dan a sus criaturas. Los personajes de Balzac
son, muchas veces, recurrentes. Se trasladan de una novela a otra.
Estos caracteres dan la-s distintas escenas de la vida, que son una
v i si on total de su poca. Como se sabe, Meza no se propuso dar un
panorama totalizante de la sociedad. Sus personajes no son recurrentes,
a la manera de Balzac, cada uno queda enmarcado dentro de la novela
en que ha sido colocado por el autor.
Balzac utiliz los personajes recurrentes por primera vez en
Papa Goriot, 1830. Este mecanismo aseguro'" al autor el movimiento vital
y universal de toda la Comedia humana. Cuando la figura de una novela
aparece en otra, trae consigo todo un pasado. De esta manera, el
novelista complica la accin con una personalidad desarrollada con
anterioridad. Por medio de estos caracteres recurrentes, Balzac no
tena que ahondar en la conducta de los mismos, y le era ms fcil apor
tar algo nuevo de ellos. Estos caracteres avivan la memoria del
/ y 14
lector, quien se hace participe de la narracin. Meza no tiene esas
figuras recurrentes, el mundo de sus personajes termina en la obra
donde estn enmarcados. Hay tipos que se repiten de una novela a otra;
sin embargo tienen distinto significado. En varias de sus obras
aparecen mendigos, pero mientras que unos son presentados como figuras
de conjunto para seTalar un ambiente, otros, tienen una importancia


4
Notas
Vlores y calabazas (La Habana: La Propaganda Literaria, 1886);
En un pueblo de la Florida, en Cuba y Amrica, marzo 1899 a junio 1899;
Ultimas pginas (La Habana: Establecimiento Tipogrfico El Pilar, 1891);
El duelo de mi vecino (La Habana: Publicacin de la Comisin Nacional
Cubana de la UNESCO, 1961); Carmela (La Habana: La Propaganda Literaria,
1887); Don Aniceto el tendero (La Habana: Comisin Nacional Cubana de
la UNESCO, 1961); Mi tfo el empleado (La Habana: Departamento Nacional
de Cultura del Ministerio de Educacin, 1960). Todas las citas con
referencia a estas novelas sern de estas ediciones.
r\
^Lorenzo Garca de la Vega, prlogo a Antologa a la novela
cubana (La Habana: Direccin General de Cultura, Ministerio de Educacin,
1961), pp. 1 a 5. Citado por Homenaje a Ramn Meza y Suafez Incla^n
(La Habana: Comisin Nacional de la UNESCO, 1961),


21
es tico e intelectual. Stephen analiza la sicologa de los tipos
literarios y la moralidad implcita en los principales novelistas
ingleses desde Defoe hasta Stevenson. Este punto de vista moralista es
mas importante para el critico que el histrico y el social. Ve la
literatura como un todo dentro del organismo social; su filosofa y su
crtica son reductos de la evolucin social. Estudia las relaciones
entre la literatura y la historia y entre aquella y el lector; su
deterninismo, su indiferencia moral, su juicio relativista y su elimini-
nacin de lo individual. Ridiculiza el mtodo histrico, por estimar
29
que no toma en cuenta las razones y acepta las creencias como hechos.
Para Stephen, la crtica debe traducir a formas intelectuales
lo que el poeta ha dicho a travs de sus "tipos literarios." El escri
tor debe presentar tipos y no ofrecer teoras sicolgicas, ya que, segn
su pensamiento, el creador debe proyectarse en una imaginera concreta.
Su crtica literaria enfoca el mundo del escritor, con sus tipos,
personajes y eventos, y cmo estos ltimos, afectan a los tipos. Para
el crtico ingls, todo lo que sea vicioso indica una tendencia destruc
tiva y mrbida. De acuerdo con Stephen, el arte es un lujo al que no
tenemos derecho mientras existan la enfermedad y el crimen en el mundo
. 30
exterior.
Los crticos norteamericanos
El poeta Walt Whitman (1819-1892) ha manifestado que la litera
tura es el resultado de algo mas grande que ella misma, no el hroe,
sino el trazado del hroe. Segn Whitman, antes de que pueda existir una
historia o una obra de arte, tiene que haber hechos que la precedan.


229
A travs de sus figuras literarias el escritor presenta una
visio^ parcial de la sociedad de su tiempo; satiriza a los tipos,
nacionales o extranjeros, que soio buscan la riqueza con un concepto de
la vida basado en las apariencias, la ambicin de poder y el bienestar
econmico.
Los tipos literarios de Meza son caricaturas porque el ambiente
social del mundo novelstico en que se desenvuelven no les permite un
completo desarrollo. Estas figuras son un reflejo de la represin
impuesta en el pas por el gobierno colonial que ahogaba los intentos
de relizacio'n del pueblo. Por este motivo, aquellas criaturas que en
la novelas de Meza buscan valores autnticos, son aniquiladas por los
falsos principios imperantes.
Sin embargo, aunque son minoritarios los tipos que hemos
llamado sociales, por su inters en el bien comn y en un futuro mejor,
a travs de ellos, el autor deja entrever una esperanza.


161
is rooted primarily in the-fact that the human body oper
ates as a symbol of a pure, free, natural, forming power
of the soul.
La principal caracterstica de Romn, el protagonista de Flores
y calabazas, es su actitud esttica hacia la naturaleza y la belleza,
as como un sentimiento profundo de amor ertico. Recurdese que Romn
senta gran atraccin hacia lajiaturaleza en todas sus manifestaciones
ya sea en calma o tempestuosa:
Otras veces, cuando la tempestad se desencadenaba
furiosamente, y los truenos con sus espantosos estallidos
hacan retemblar el suelo . sala Roman de su casa,
y con el corazn palpitante por la gran emocin que le
causaba el colosal espectculo que ante su vista presentaba
la naturaleza murmuraba con temblorosa voz:^
--lOh! que'bello, que' bello es eso. Algn jia compar
tir con Blanca las emociones que traen a mi nimo estos
sublimes espectculos.
Meza hace patente que el amor de Romn por Blanca es espiritual,
pero lo presenta teido por el color del erotismo:
Anoche, al estrecharte entre mis brazos, mientras bailamba
mos, al sentir el perfumado y tibio hclito que de ti
emanaba, al sentir tus rubios y sedosos cabellos rozar
mi rostro, me he estremecido de placer.20
En este sentimiento de amor eroCico, en el sentido simblico
de pureza del alma, es que podemos catalogar a Roman: "It appears as
an expression of something psychological, which the enjoying subject
21
experiences as longing." Este deseo vehemente del que habla Spranger,
esta presente en el amor de Roman por Blanca:
... y a veces le acometa una angustia profunda;
senta vagos y crueles presentimientos; crease demasiado
pequeo, demasiado humilde para alcanzar la posesin de
la belleza tanta, para logra que Blanca llegara a ser
algn da suya, enteramente suya.22


13
la crea, sino que se crea ella misma como el lenguaje y las costumbres.
Habla del regreso a lo natural e identifica lo artstico con lo moral.
Piensa que el arte es la expresio'n de la sociedad. En la segunda
etapa, habla de un proceso histrico y declara que la obra de arte es
el resultado de dicho proceso. Belinsky estima que la tarea ms
importante del artista es crear tipos, figuras concretas, pero con signi
ficacin universal. Defiende una tipologa de campesinos, a los que
considera como seres dignos de lstima. Ms tarde, la crtica marxista
se apoyo'*en Belinsky para defender la idea de la compenetracin entre
19
literatura y sociedad.
En la teora literaria rusa del siglo XIX hubo dos escuelas:
la de los crticos radicales como Cheryshevsky, Dobrolyubov y Pisarev,
y la de los conservadores, como Grigoriev y Dostoevsky. Los radicales,
al enjuiciar al arte y la literatura, enfatizan aspectos de la vida
real, mientras que los conservadores estiman que el arte en la expre
sin ideal de la vida.
Los radicales
Chryshevsky y Dobrolyubov pensaron que la literatura es un
espejo de la vida, que refleja, pero que no puede cambiar la realidad.
Niegan que la literatura pueda tener efectos en la sociedad. Nikolay
Dubrolyubov (1836-1861) piensa que la solucin de un problema se
encuentra en la vida misma y no en la literatura; muestra las injusticias
sociales pero no presenta soluciones. Dice que la literatura simple
mente reproduce la vida y que nunca muestra lo que no existe en la
realidad; ayuda a aclarar las tendencias existentes en la sociedad, como
una manera de reconocer lo derrotado o lo victorioso o lo que empieza


30
su atencin en el estudio de las dos guerras de independencia, olvi
dando los veinte aos que median entre una y otra.
Para mejor comprender el estado social en que se encontraba la
Isla en la segunda mitad del siglo XIX, hay que tener en cuenta varios
factores que forman parte del proceso gestador de la conciencia nacional.
Alrededor de 1762, empiezan cambios importantes en la Isla. Hasta
principios del siglo XVIII los cubanos no se preocuparon de que las
leyes coloniales cambiaran ya que era suficiente el burlarlas, pero
cuando se crearon los monopolios del comercio y del tabaco, comenzaron
las rebeliones de vegueros y comerciantes. Se puede hablar del
principio de una sociedad cubana, sobre todo, de una presencia social
de criollos, blancos, negros y mulatos. En 1762--toma de La Habana por
los ingleses--los hacendados y comerciantes habaneros se enriquecieron
con el trafico que aquellos llevaron a la Isla. El concepto de "liber
tad de comercio," aparece por primera vez, con fuerza suficiente, en
la sociedad cubana. Al recrudecer el gobierno espaol su dominio en
Cuba, los habitantes del pas, empezaron a solicitar reformas a las
leyes imperantes. Arango y Parreo solicito'* del gobierno espaol
libertad para el comercio y Agustn Caballero inicio la reforma de la
enseanza de filosofa en el Seminario de San Carlos. La Sociedad
Econmica de Amigos del Pas y El Papel Peridico de la Habana, as
como los reyes Carlos III, Carlos IV y Fernando VII, protegieron las
reformas en la Isla. As entre 1763 y 1823 la comunidad habanera
comienza a transformarse en sociedad. Con la riqueza creciente llegan
al pas la inquietud intelectual y las ideas democrticas.


163
satisfaccin encontraria en transmitir a^tras almas
las terribles dudas que conmueven mi espritu. . .
--¡Blanca, adis, murmur desesperado y amargamente
Roman; !
--¡Perdn! exclam ahogadamente en el espacio.
En Ronran se observan los siguientes elementos: el aspecto inte
rior, la ideal izacin, el escapisro y la angustia. Romn es abstrado,
meditativo y sonador. En el, hay resentimiento ante la imposibilidad
de alcanzar la posesin de la belleza fisica.
Hay similitud en la sicologa y la conducta de las figuras de
Balzac y de Meza. Los personajes del escritor francs estn delinea
dos desde el principio. El lector puede saber cual sera^ el destino
de los caracteres. Ellos realizan los actos que se espera que reali
cen y poseen los sentimientos requiridos por una situacin determinada,
porque todo est* dispuesto por condiciones establecidas desde el prin
cipio. La naturaleza de esas profundas causas no puede cambiarse du-
24
rante el curso de la novela.
Los tipos de Meza tambin estn delineados desde el principio.
Se ha visto como en el caso de Ronran, desde el comienzo, el autor nos
da las caractersticas de la personalidad, la que no cambia en el
transcurso de la novela. Ellos van desarrollando su actuacin ante
los diferentes problemas de la manera que se espera que lo hagan, segn
las directrices marcadas desde el comienzo por el escritor. Lo que se
propuso Meza no fue un estudio sicolgico sino ver cmo estos tipos
ideales sucumbiran ante el impacto de una sociedad cuyas valores ante
la vida iban a ser completamente diferentes a los de ellos.


112
clases sociales marginadas. Con breves pinceladas habla de la pillera
/
juvenil asi como de la escoria social capitalina.
El problema de las razas no podida ser olvidado por el autor ya
que estaba latente en la sociedad cubana de la poca. Meza presenta
la situacin del negro en el paso de la esclavitud a la libertad; la
burocracia de los sndicos.
En breves pasajes de Don Aniceto el tendero, Ramn Meza expone
las costumbres del pueblo cubano, as como los problemas sociales del
mismo. Escribe sobre el ocio, la monotona, la curiosidad y la exalta
cin latina.
La sociedad cubana se refugia en un pasado que haba sido
destruido por la desgracia, la guerra. Finalmente, Meza se'lamenta del
estado en que se encuentra la juventud cubana de aquellos tiempos, a
quien le atribuye valores autnticos y contrasta con los nuevos ricos.
Esos jvenes, a pesar de estar atrapados dentro de la mediocridad y
falsos valores sociales, son investidos por el autor de ideales, no
obstante presentarlos ste como inertes e incapaces de luchar por lo
que honestamente les pertenece.
Desde las primeras pginas de la novela, Meza introduce el tema
central de la misma: la ambicin de don Aniceto y su ascenso en la
escala social, de panadero a corredor de bolsa, dueo de tienda de telas
y, finalmente, concejal.
^ntes de meterse en el ramo de ropa, segn su frase,
haba pertenecido al ramo de harinas, es decir, que midi'"
largos aos las calles de la ciudad, jaba a cuestas y
repartiendo pan a domicilio. . Otros, ma"s brevamente
y con menos trabajo, se haban hecho ya de un capital.


54
Despus, siguen sus novelas de crtica social, propiamente dicho. Es
en ellas donde el autor alcanza su periodo culminante, en el que escribe
su mejor obra, Mi to el empleado, la que, sin embargo, pascf desaperci
bida para sus contemporneos, con excepcin de Mart, quien dijo que
el libro
. . parece una mueca hecha con los labios ensangrentados
. . que deja una impresin semejante a la que ha de dejar
una bofetada. . Este don de observar es en Meza tan
caracterstico, que ha de constituirle una originalidad
poderosa . porque no es esa observacin comn que copia
lo que se ve, como la fotografa, sino otra implacable y
casi seuda, que realza su poder con su justicia. . .
Y en que'' estilo est" escrito todo eso? En un estilo intenso
y laborioso ... la determinacin de subordinar el lenguaje
al concepto, el don de ver en conjunto y expresar fielmente,
la capacidad de componer un plan vasto, con sus caracteres,
incidentes, y colores, y la firmeza indispensable para
conducirlos al fin propuesto, no ensenndose a cada paso a
que le vean la imagen rica o la frase bien cortada, sino
como olvidado de si", y guiando la accicfn desde afuera. . .
Pero ms importante que la facultad de componer ... es aquel
como fiero pensamiento y grave melancola que da a su
chiste la fuerza de la scftira.35
Esta crtica de Mart"muestra cmo Meza se adelanto""a su tiempo,
al ir ma's alia'"de la manera de pensar de sus contemporneos.^ Despus
de un perodo de diez anos, Meza escribe su ultima novela, En un pueblo
de la Florida, que puede considerarse la ms escapista de todas. En
este proceso que se ha sealado, puede observarse en el novelista una
trayectoria casi circular. Comienza con una obra, en parte, escapista y,
en parte, de crtica social, Flores y calabazas; sigue con Ultimas
pginas, dentro de la misma categora; despus, escribe novelas de
crtica social directa: El duelo de mi vecino, Carmela, Mi to el
empleado, y Don Aniceto el tendero. Meza, hastiado de la sociedad que
le rodea, y a manera de rechazo, termina con en Un pueblo de la Florida,


79
desenlace menos Interesante que el que haba previsto,
lejos de satisfacer, desagrada, aun cuando de esa suerte
salga ganosa la moral de la sociedad.8
Ramn Meza critica el valor que otorgaba a las apariencias
sociales parte de aquella sociedad burguesa, ya que en muchas ocasiones
estas eran las que movan los actos individuales y sociales. La gente
hacia cosas en las que no crea ni por las que senta conviccin alguna.
Meza expone esta falta de autenticidad:
--Esto no se usa, seor Olerdn; le repito que se dira/
que usted propuso condiciones que de antemano sabia que no
podan ser aceptadas, y todos seguirn creyondo que fue por
cobarda. . ¡Pues es claro: el que no hace lo que
e'l no es hombre!9
Despus del duelo, combatientes y padrinos se van a comer a una
fonda, invitados por el pobre Oleran, y entablan una conversacin animada,
como si no hubiera pasado nada. Es en esa oportunidad, donde Meza pre
senta las habladuras comunes en esa sociedad vacia y ligera:
Se describan ciertas escenas tan a lo vivo y con tan
refinado deleite sensual, . Uno habla llevado relaciones
amorosas con la mujer de fulano, en concepto de todos
virtuosa y recatada, otro con la hija de zutano, tenida
por joven de buena fama. ... iAh! ¡pobres maridos,
pobres padres, pobres hermanos, pobres mujeres, pobre socie
dad, raza humana, honor . !
Esos mismos hombres que van a un duelo y que siguen un "ccigo
de honor," a los pocos minutos de terminado el desafio, despedazan el
honor de padres, mujeres, y en suma, de la familia. Es muy significa
tivo e irnico el epilogo de Meza a esta novela, ya que aquella noche
corra por la capital la noticia de que un grosero habla insultado a don
Fermin y de que este habla herido de gravedad a Olerdn, quien, en reali
dad, solo habla recibido unos rasguos en la nariz.


83
Como se ha dicho, la figura del negro, se presenta deformada
en esta novela de Meza:
El negro Tocineta, con su rostro abotagado y torpe por
la obesidad, dibujaba sus toscos perfiles sobre la blanqusima
pared del comedor. . Tocineta, grueso, fuerte como un
roble, sin ninguna expresin en el semblante que indicara
ingenio, agudeza o siquiera esa travesura de los negros de su
edad. . .17
El novelista, al trazar estos rasgos fsicos, muestra cmo la
sociedad cubana vea la figura del negro, a la que degradaba fsica y
espiritualmente. No hay que olvidar que Tocineta era protegido de la
madre de Carmela, que era mulata, y por eso, viva en condiciones sociales
inferiores, ya que el mulato, despreciaba al negro y pretenda subir un
escalo"n en la escala social:
--Lrgate de aqu, negro, o se lo digo a mamita.
--No tengas cuidado y habla muy gordo y veras cmo se lo
cuento todo a mi ama. . .
--S; hazte la boba: demasiado lo sabes: ese blanquito
que te hablaba tanto anoche te va a perder.
--Y t que' tienes que meterte en eso, intruso? a t^
que" te importa? y mira dejate de atrevimientos y no me tutees,
que todos no sernos iguales. . Qu dices, cachorro?
Sabes que ests muy atrevido? Todos los tiempos no son
iguales: ya te ha dicho que no tienes que meterte con la nina
Carmela para nada, que no es como t Jo
Adems, pueden apreciarse aqu, las diferencias sociales existen
tes entre las distintas razas y capas sociales. Como se ha mencionado,
Tocineta, por ser negro y de escala social inferior para aquella gente,
no poda aspirar al amor de Carmela, que era mulata. A su vez, el negro
advierte a la muchacha, refirindose a Joaqun, que ese "blanquito" la
ve a perder.
La tnica manera que tienen Carmela y Joaqun de llevar a cabo
sus amores, dentro del marco de aquella sociedad, es mediante la fuga.


157
dominante, que va a hacer fracasar todo intento de convivencia de los
protagonistas de sus novelas ideales. Por ese motivo, sern estudiados
en la categora de tipos sociales.
Algunos tipos ideales parecen estampas sacadas de un album de
laminas. No son seres de carne y hueso, sino figuras estticas. Este
es el ideal de Meza.^ p0r ellas no parece pasar el tiempo. El autor,
al presentarlas, trata de captar un momento determinado, para as,
intentar eternizarlo. Son los tipos idealizados.
Meza crea sus tipos sociales que se proyectan en relacin con la
sociedad. A travs de ellos, el autor serala aspectos especficos de
la estructura social de su tiempo, como los elementos costumbristas y
los factores raciales, administrativos y econdmicos. Atendiendo a estas
cuestiones, hemos dividido los tipos sociales de Meza en costumbristas
y socio-economicos.
Los tipos costumbristas pueden ser nacionales o adaptados al
pas, dan cuenta del problema inmigratorio en la Isla y son portadores
de las caractersticas tpicas de la nacin, del color local y de la
idiosincracia del pas, en un momento decisivo para la formacioi de la
conciencia nacional. El autor presenta tipos populares y anti-populares,
que dan cuenta de la circunstancia historico-sacial cubana.
Meza da a conocer las bases de la sociedad mediante sus tipos.
Las acciones de estos son motivadas por sus ambiciones que encarnan
los valores predominantes en el medio social en que se desenvuelven.
Los tipos socio-economicos han sido subdividos tomando en cuenta el
nivel que ocupan en la sociedad y la clase de trabajo que desempean.


92
(Isidora). iA La Habana!
Sf, con un gran destino. Los espaoles tenemos esa
ventaja sobre los habitantes de los dems naciones. Que'
pas tiene una jauja tal, una isla de Cuba para remediar
los desastres de sus hijos?--
Perez Galds, La desheredada,
parte II, Captulo IV, p. 320^4
As" comienza Meza su novela Mi to el empleado^ La obra est*
estructurada a base de contrastes, los que pueden observarse ya desde
la introduccin y a travs de toda la obra. La situacin de la Isla y,
por ende, la de los cubanos, no se menciona explcitamente. Fbr reflejo,
el escritor presenta la posicin del espaol (Vicente Cuevas, conde
Coveo).
Cabe al lector la tarea de analizar el por que''de esta situacin
y la agona del cubano, simbolizada por el mendigo, don Benigno. Una
lectura detenida de la obra revela la actitud de Meza al optar por este
procedimiento. Sin olvidar la represin existente en el pas, recur
dese aqu la estilstica del silencio ya mencionada. Meza, al igual
que sus contemporneos, estaba desencantado ante el curso de los aconte
cimientos y la vida cubana de su e'poca y adopta esta doble actitud:
callar un aspecto de la situacin, conocida por sus coetneos, y exponer
los hechos que estaban ocurriendo, para que estos hablasen por s solos.
Por supuesto, como se ha dicho, esta tcnica require un novelista de
la calidad de Ramn Meza y Surez Incln, quien novelo'de manera dife-
z' 35
rente a la de sus contemporneos. Con una breve pincelada, en pocas
palabras, usando frases cortas y con un lenguaje rpido, vertiginoso,
describe una situacin, un personaje o un estado de nimo.
En las novelas "idealistas" se ha visto que aquellos persona
jes como Romn, Blanca y Pablo disfrutan con la contemplacin de la


203
es objeto Vicente Cuevas, primero por parte de los pilluelos y luego,
por la sociedad habanera en el teatro, lo llenan de ira y lo hieren en
su amor propio. El aldeano, convencido de que nadie lo observaba:
... se acerco"al antepecho de la cazuela y echando medio
cuerpo Jiacia^ afuera. mostr los puTos a aquel publico que
se haba redo de ei, que al retirarse, le volva tranquila
y despreciativamente la espalda, y murmuro con rabia:
--¡Ya nos veremos; juro que ser algo¡43
Lo que busca Vicente Cuevas es el reconocimiento, el ser acep
tado por aquella sociedad que se ha burlado de e. Pero sus deseos van
ms alia'', porque desde ese momento, su objetivo en la vida sera^alcanzar
poder dentro de esa esfera social. Se puede llamar tipo poltico al
44 /
hombre de poder. Por este motivo, Meza circunscribe el area de accin
de su tipo a un ministerio que representa la fuerza del poder poltico.
Ahora bien, existe una relacin entre el tipo poltico y la economa,
ya que la riqueza tiene un significado poltico, no solamente por
ofrecer libertad de accin, sino porque da medios para influir en los
dems.^
Por medio del dinero Cuevas logra su deseo de ser reconocido y
admirado por aquella sociedad que antes lo desprecio^ Este ha sido el
vehculo principal que lo condujo a la cima de sus aspiraciones y le
proporcion" los medios para llegar a una posicin destacada que le
permitira humillar a aquellos que antes lo vejaron. Al presentar Meza
el banquete en homenaje al conde Coveo, en el teatro donde antes se
haba degradado a Vicente Cuevas, esta sealando como el poder ha
logrado el reconocimiento hacia un hombre que no ha variado en su dimen
sion interior, ya que los cambios efectuados en este tipo creado por
Meza no han sido de personalidad sino de ropaje.


25
Lukcs, esa figura del anti-heroe es tambin un tipo humano relacionado
con el mundo que lo rodea. Ese universo es rico en vida y en falsas
apariencias y vive en el como la nica realidad esencial. El critico
estima que ese individuo pasa grotescamente al lado de lo real; la idea
se desvanece frente a lo insensato del ideal y la esencia efectiva del
mundo real. El elemento orgnico que subsiste para s", sin ideas,
asume la funcin que le corresponde: la de la totalidad todopoderosa.
La novela, gracias a la adecuacio^n que constituye sus categoras
estructurales sobre la situacin misma del mundo, llega a ser la forma
representativa de toda una poca.^
Estas son algunas de las ideas destacadas que sobre la sociedad
y los tipos han manifestado varios de los mas conocidos crticos
literarios, principalmente del siglo XIX, que son los que ma^s se ajustan
a la ndole de este trabajo. Se han escogido las opiniones ilia's signifi
cativas en relacin con el tema, que tratan de distintos aspectos
humanos y ramas del conocimiento, relacionados con la sociedad. Segn
estos estudios, los tipos literarios pueden ser ideales o sociales;
simblicos o concretos; representativos de una poca, de una nacin,
de una caracterstica o de un sentimiento permanente en el ser humano.
En este estudio se utilizara?! estos conceptos, cuando sea necesario para
el desarrollo del mismo.


101
"Los dejaban mas estirados que el parche de una tambora." De ..ah la
importancia que se ha apuntado de los reflejos, el colorido, las candi
lejas y las luces:
En la platea del teatro, alfombrada y levantada a la
altura del escenario, haba dos largas y estrechas mesas
sobre las cuales, en riguroso orden, estaban colocadas en
sus fuentes de orillas rojas, apetitosos manjares y grupos
de botellas que semejaban grandes pedazos de mbar y de
rubies transparentados por la radiante claridad que sobre
ellas vertan innineras bujias sostenidas por labrados
candelabros de plata . aquella interminable hilera
de platos, cuchillos cuyos bordes brillaban con las luces
... los palcos del teatro iluminados, encortinados,
luciendo coronas, banderas, escudos y guirnaldas de flores y
ocupados por damas y caballeros que guardaban tanta compostura
como si estuvieran en el templo, y por ultimo, la gran arana,
hermosa, regia, derramando de su triple hilera de luces
raudales de claridad.47
Las descripciones estn llenas de colorido y destellos brillan
tes, recurdese la luz azul, verde, roja y nacarada de la joyera; la
pecera que se coloreaba con todos los matices del iris. En el teatro,
al describir el banquete, el autor destaca tambin el colorido de los
manjares: pargos acostados sobre verde y clara lechuga; salsas amarillas,
los rojos tomates y remolachas; los sonrosados salmones, los verdes
pepinos y aceitunas; pastelillos que reflejaban la luz en sus doradas
y azucaradas tortas; las peras, las uvas verdes y moradas; los castillos
de panetela y crocante, con sus estatuillas blancas y banderitas multico-
Ms que enfatizar el simbolismo de un color determinado, Meza
emplea todos los colores para lograr el efecto del brillo de las
apariencias de sociedad que retrata. Nada alijes natural, todo es
artificial, como en la propia casa del conde: el banquete celebrado


69
Recordaban que no exista el ferrocarril, ni el telgrafo, ni los
peridicos, ni el puente sobre el ro. ^ El viejo senta nostalgia
por algo que no exista. Lo curioso de todo esto es que Meza, en esta
obra, sita su sociedad ideal y aorada, fuera de Cuba, con lo que nos
esta' diciendo que en la Isla no exista ese "paraso terrenal" aorado.
El proprio Meza, en su estudio sobre Julin del Casal, contrasta
el ambiente artificial en que viva el poeta--rodeado de objetos
exticoscon la realidad exterior. Casal resida en un cuarto que
pareca la morada de un japons. En ese rincn lea, mientras se abani
caba, sentado en un divn, perdida la nocin del tiempo y olvidado de
la necesidad de alimentarse. En esa habitacin haba biombos, mnsulas
y jarrones; en un ngulo, ante un dolo bdico, ardan pajuelas impreg
nadas de sndalo. Su casa estaba situada tras el modesto saln de
redaccin de La Habana Elegante, lejos del ruido de las cercanas esqui
nas deHabana y O'Reilly, muy transitadas. En esa poca escribi* sobre
princesas y perfumes orientales. Esta era una forma que el poeta cubano
tena para evadirse de la realidad que lo asfixiaba/ Sin embargo, fue
en La Habana Elegante donde escribi* sus ms aceradas crticas de la
sociedad habanera.
Los personajes de las novelas idealistas de Meza toman una acti
tud parecida. Se refugian en sus casitas, se recrean en la contempla
cin de los objetos, las fotografas, los recuerdos. Se crean un mundo
imaginario, irreal, por medio del cual se evaden del ambiente social
que detestan.
En En un pueblo de la Florida tambin aparece ese motivo del
"paraso perdido," representado por una casita blanca, limpia y tranquila,


114
con los rayos de su luz al transente, y mas que todo al
grupo abigarrado y bullicioso y deca: LA MORALIDAD
COMERCIAL . cuyo letrero de gas cortaba con ancha,,
faja de luz la oscuridad de la calle . desde alli^
retratadas en la luna algo desigual de su tocador, vea
las persianas, y tris las persianas, dibujndose, . .
las azoteas, tejados, miradores, campanarios y las grandes
nubes blancas y de contornos reverberantes con el sol.
... Un relmpago vivo, rojizo, como claridad que el
mismo infierno hubiera dejado escapar por un resquicio,
penetr' en las habitaciones, dando a todos los objetos
siluetas o vislumbres espectrales.^
Es de notar que el novelista usa las luces y los reflejos del sol,
del gas y de las llamas producidas por el fuego, para describir, respec
tivamente, la pureza y la autenticidad del amor de dos jovenes cubanos;
los negocios turbios y componendas de don Aniceto y Salustiano y el
fuego del infierno, sealando con esto ultimo, el crimen final que ambos
socios cometen para poder llevar a cabo su plan de ambicin y de poder.
En el amor hay vctimas inocentes, como en casi todas las novelas de
Meza--recurdese, por ejemplo, a Roman, pero esta vez el infierno social
de la Isla ha cobrado .su vctima en la figura del infeliz Calixto, quien
muere atrapado por las llamas provocadas de ex profeso para lograr los
fines de don Aniceto.
Con esta forma de presentar la ciudad, el novelista plantea el
ambiente social de la misma y los contrastes existentes: "aquella raya
que la luz del sol trazaba en la parte alta de la azotea iluminndola;
aquella diafanidad del cielo" (p. 88), "el quinqu de cristal cuajado
. . baaba con su luz la barnizada carpeta de cedro arca" (p. 89).
"A la rosada luz que en su adis postrero al da enviaba el sol, segua
una claridad indecisa azulosa, como niebla ligera que fuese espesndose


35
Otros de los problemas sociales, producto de la esclavitud eran
el ambiente de violencia y crueldad imperantes, la corrupcin administra
tiva, la pobreza y el crimen:
Los crmenes de la esclavitud--"los horrores del mundo
moral" a que aludiera Herediaminaban y corroan los
fundamentos mas slidos de nuestra organizacin social,
creando y fomentando un ambiente de violencia y crueldad,
de srdido egosmo y constante temor. La administracin
pblica era un escndalo: la corrupcin, el fraude y el
trfico clandestino, eran prcticas consentidas y propicia
das y por ende muy difciles de combatir y desarraigar.
Numerosos vagos, ladrones, tahres y asesinos asalariados
se movan impunemente en las poblaciones y en los campos.8
Este era el ambiente social que imperaba en la Isla al terminar
la Guerra de los Diez Aos. Era poca de desaliento y pesimismo que
fue agravndose en el transcurso de los aos subsiguientes hasta el
estallido de la guerra de 1895. En este perodo Ramn Meza y Sua'rez
Incln escribe sus obras.
Durante aquellos aos se extendi a la Isla la constitucin
espaola; se revoc la segregacin poltica impuesta a Cuba y ces en
el pas el militarismo de la colonia. Surgen dos corrientes ideol
gicas: la separatista, que agrup en sus filas a Manuel Sanguily,
Adolfo Marquez Sterling, Enrique Jose^ Varona y Jose^ Mart; y la autono
mista, cuyas principales figuras fueron Rafael Montoro y Eliseo
Giberga. El autonomismo tena un programa de tres puntos: la extincin
de la esclavitud, la reconstruccin econmica y la conquista del derecho
moderno, pero bajo el redimen espaol. A estos postulados autonomistas
de 1882 se opusieron los separatistas, quienes deseaban cortar toda
dependencia cubana de las autoridades coloniales. Los reformistas
anteriores al 68 no lograron que el gobierno mejorara la suerte de los


189
belleza, su posicin social y su riqueza. Asi" es como describe Meza
sus tipos femeninos de la alta sociedad cubana del siglo XIX.
Como se ha visto, Meza slo presenta aspectos negativos de la
sociedad que describe. A esta cuestin hace referencia el crtico
Rafael Mara Merchan, a quien Meza enviara la novela Don Aniceto el ten
dero, a raz de su publicacin. El intelectual acusa al novelista de
pintar los tipos peores de la sociedad ya que los extranjeros que lean
estas obras pensaran que los espaoles se propusieron degradar la socie
dad cubana, y mas aun, que lo consiguieron. Indica a Meza como el
escribira si tuviera su talento: "Al lado de esas figuras pondra la
de la cubana admirable, la de la madre santa y admirable que inspira
18
a sus hijos amor a la libertad."
En efecto, el tipo de la mujer excepcional, figura digna de
admiracin, falta en la novelstica de Meza. Sin embargo, el autor nos
da el tipo de la mujer angelical aunque esta nunca llega a alcanzar el
nivel de gran figura. Luisa, la prima de Joaqun, en la novela Carmela,
Mara, en Don Aniceto el tendero, y Olivia, la protagonista de En un
pueblo de la Florida, pertenecen a esta categora. Luisa es descrita
como:
. .^una joven de cabellera rubia, ojos azules, boca
pequerfa. . Era un ngel de candor aquella linda y
agraciada joven. Sonrea con dulzura a cada frase y
hablaba con una sencillez encantadora. Era una de esos
seres que no inspira, que no puede inspirar jams sino una
simpata pura, ideal. . .19
Puede afirmarse que, en te'rminos generales, en la novelstica
de Meza, las mujeres son vacas, inertes o angelicales. Tena razn
Merchan al indicar que a las novelas de Meza les faltaba la mujer que


167
Meza esta' dando a entender el carcter pasivo de Mara, que no ofrece
ninguna resistencia; no defiende su amor y termina casndose con el
socio de su padre. El novelista enfatiza el color blanco con el que
destaca la pureza del amor de Mara y Emilio, ya que el blanco es el
^ 31
color de la iluminacin, la ascencin y la revelacin.
La luna ilumino'la querida ventana, y las lneas del
cuerpo inmaculado de la joven se destacaron llenas de
claridad sobre el fondo oscuro de la habitacin figu
rando entonces un ngel que intentara volar hacia las
regiones ms puras.
Maria es el tipo de la mujer virtuosa, angelical; representa el
lado positivo del "nima" que ayuda al hombre a discernir los hechos
que esta'n escondidos en su inconsciente; sirve de iluminacin de inspi-
/ 33
racin y de xtasis.
Cuanto duro'aquel abrazo, aquella declaracin muda
de un amor antiguo, profundo, imborrable? Un segundo o
una noche. . Nunca lo supieron.
Emilio recordaba vagamente haberse ofdo llamar con la
voz ms dulce, haber sentido el ligero peso de la perfu
mada cabeza de la joven en su hombro y que la luna con su
claridad ms bella los baaba a los dos ... ya Emilio
no estaba all. Un momento ilumino'la luna aquellas dos
hermosas pupilas de las cuales despidieron dbilsimos
destellos un par de lgrimas.34
En Emilio, Meza presenta el tipo de muchacho bueno, pero al
igual que Mara, dbil, sin fuerzas para defender su amor. En e se
puede ver un smbolo de la juventud cubana que no tiene valor para lu
char por lo que le pertenece: la libertad de la Isla.
El tipo esttico
Esta actitud derrotista ante los hechos o desgracias de la vida,
que se ha visto en Emilio, es la que anula la personalidad de Pablo, el
protagonista de Ultimas pginas, que en la evolucin de la tipologa


196
se observa el crisol racial existente en aquella sociedad en la que
blancos, negros, mulatos y chinos tienen participacin activa.
En este ambiente, el blanco se siente superior al mulato quien
a la vez se cree mejor que el negro. Cada uno de ellos trata de alcanzar
la escala social inmediata superior de la cual est* excluido. Por eso
Meza presenta en su novela una serie de actitudes con las cuales se
quiere ocultar algo; dona Justa quiere parecer blanca y educa a Carmela
ocultndole que es su madre, con lo que tambin encubre la condicin de
Carmela como hija ilegtima. Ms tarde, la muchacha tomar la misma
\ /
actitud con su hijo, al negar su maternidad. El mulato que pareca
blanco trataba de ocultar su raza ya que esta condicin se consideraba
un descenso en la escala social.
Joaqun es el tipo del seorito blanco, fino y elegante. Tiene
las caractersticas del joven de su condicin social al que se le per
miten muchos caprichos. El padre estc siempre ocupado en resolver sus
propios problemas y la madre lo complace en sus ms insignificantes
deseos e intercede ante el marido para defender al muchacho. Joaqun
aparece en la novela descrito montando su brioso caballo negro, vestido
a la usanza de la poca:
... un joven jinete montado en brioso y negro caballo
... de finas patas, y arreos y albarda cargados de maci
zos adornos de luciente metal. El joven, vestido de blanco
drill, sombrero de finsimo tejido de paja . sin ser
bello ... su juventud, el ardiente mirar de sus ojos muy
negros y la afable y casi infantil sonrisa que bailaba
por sus labios le hacan sobremanera simptico.30
La simpata es un rasgo importante en el carcter de Joaqun,
como lo son tambin su indolencia y superficialidad, producto de la


172
el timbre de las campanas que tocaban a oracin, todo,
todo, en fin, habamos pensado que nos sucediese de
aquella manera, alguna vez, que todo lo habamos adi
vinado ya, mucho antes.48
Pablo trata de buscar en la naturaleza todo lo que sea belleza.
Se deleita con la msica clsica que llega a sus odos y recuerda con
vehemencia tanto los momentos felices como los amargos. Esta experien
cia ha sido estudiada por Spranger quien la llama:
. . the imaginative grasp, . the forming and
transforming powers of emotion. We are all familiar
with this peculiar transmutation which in the acts of
our memory lifts the torments of the past into the plane
of enjoyable contemplation. And we know that some people
always shroud themselves with a veil of imagination
through which they see themselves and daily experience.49
La postura esttica de Pablo tiene mucho que ver con la vision
del mundo del autor. En su autobiografa, escrita en enero de 1910,
Meza da detalles de sus gustos artsticos. Comienza por la msica y
sigue con la arquitectura, la escultura, la pintura y la poesa. El
novelista confiesa, con cierta pena, que se esta sintiendo viejo porque
sus inclaciones artsticas han pasado de moda:
... me voy sintiendo viejo: prximo estoy al medio
siglo. . Mas no es esto lo que me preocupa, ... es
en otra cosa por que^lo conozco. En mi gusto; que es de
otra poca, iAh! mis hermosos ideales, mis tiernos
recuerdos van pasando. Todava en el drama lrico
brillante conjuncin de las artes para mi arrobo, resuenan
atractivas en mi odo las idlicas melodas de Bellini,
las de Donizetti; . .50
El tipo idealizado
En su ultima novela, En un pueblo de la Florida, Meza se refu
gia en una actitud esttica y se desliga completamente de la realidad
social del momento. Es un rechazo al ambiente que se respiraba en Cuba.


210
molestaba a sus competidores, quienes no podan ofrecer los precios de
aquellos: "En cada anuncio soltaban a sus colegas cada indirecta que les
haca rabiar de lo lindo, y mas que todo les dola la lista de precios
55
sin competencia posible y ruinosa para ellos"
La actitud de don Aniceto se basa en la utilidad de los bienes
que producen una satisfaccin o bienestar de ndole econmica. El tipo
que pertenece a esta categora trata de sacar el mayor provecho de
/ 56
fuerzas, bienes, tiempo y espacio para obtener el mximo de utilidad.
Don Aniceto lleva la actitud econmica al extremo ya que esta rige todas
sus acciones. Da lo menos posible para los gastos de la casa, se
acuesta temprano y esta" en pie antes del amanecer:
Cuando volva de la calie, Jadeante, despus^ de haber
comido donde quiera que le coga la hora y lo ms barato
y alimenticio que por las exigencias del ahorro poda hallar,
entraba en la casa con las pies destrozados, con la
cabeza como un globo, maldiciendo de su suerte. Otros, ms
brevemente y con menos trabajo se haban hecho ya de un
capital. iUn capital! Este pensamiento le atormentaba
de un modo atroz.57
Una de las formas que tiene el autor para expresar el afan de
economa es por medio de los gestos y de los objetos. Aunque Adelaida
no se puede catalogar como tipo econmico, su vida al lado del tendero
esta regida por el mismo principio; se levanta la primera por las maca
nas y comienza a realizar sus labores ahorrando luz:
Encenda una vela, echbase una manta de burato sobre
los_hombros, cubrase la frente con una venda hecha de su
pauelo y entregbase desde esa hora, a los quehaceres
domsticos. Iba de un lado para otro sin sonar las pisadas,
como un fantasma, reviviendo en la oscuridad papeles de
azcar, pomos de caf^ en polvo, reverberos, cucharillas,
azucareros, tanteando mil trastos por todos los rincones,
con la seguridad con que acude la mano del organista a los
registros de su instrumento.58


64
de un lado, una sociedad idealizada, inexistente; de otro, una sociedad
burguesa que rechaza todo intento de realizacin por parte de los per
sonajes que se aterran a los valores espirituales y sencillos de la vida
y que son aplastados por las normas y el engranaje de una sociedad mate
rialista, ambiciosa de dinero y poder, y por los individuos que configuran
la nueva sociedad.
Esa burguesa impone su hegemona polrtica y econmica y asf nos
la presenta Meza en su obra novelstica. Ante la realidad del momento
hay en el autor un rechazo al nuevo sistema de vida y un retraimiento,
un querer regresar a un pasado que el autor considera mejor:
Extrao conjunto, en verdad, el de aquella casa que
demostraba a las claras por su forma, distribucin y enormes
tejados ennegrecidos, donde crecan los hongos y los helchos,
que perteneca a otra poca. Y como para que resaltase ms
esta circunstancia rodeaban i esta vieja casa otras de
resistente construccin que parecan lucir altivas sus
blancos murosJl
En esta cita se puede apreciar como Meza, a travel de la casa,
presenta la lucha entre lo nuevo y lo viejo. Hay aoranza de otras
pocas y un rechazo a la realidad contempornea del autor. Esto tambin
esta^ presente en la utilizacin de los objetos:
Paseo/su vista luego en redor suyo; fue fijndola con
atencin en los ms minuciosos objetos, en los cuadros, en
los libros, en los herrumbrosos clavos, en las cintas y
ramillas y flores secas colgadas de ellas. ... Si aquellos
objetos insensibles se hallasen siquiera un instante ani
mados de un soplo vital; si pudier^ ir cambiando con ellos
las risueas ideas que de otros das mejores acudan a su
mente . J2
En Meza hay un deseo de infundir vida a los objetos. En estas
descripciones, como en otras muchas de su obra novelstica, los objetos
esta'n revestidos de un fuerte animismo. La utilizacin de la conjuncin


125
pasivo, sin ningn aliciente. En la vision del mundo de Ramon Meza
se vislumbra una defensa de la reputacin de la mujer en la que la
infidelidad no se destaca. Prueba de esto, es la actitud del escritor
para con doa Justa, la madre de Carmela. Esta seora, a pesar de haber
tenido amores ilcitos en su juventud, es la figura femenina a la que
Meza concede rs dignidad.
Al hablar del problema de la mujer reflejado en la obra nove
lstica de Meza, no debe olvidarse que el autor cubano nos presenta su
vision del mundo, que a su vez, es producto del momento histrico,
poltico, social y econmico por el que atravesaba Cuba en aquella poca.
Meza, al igual que Casal y Mart, se enfrentaba con la derrota sufrida
por los cubanos en la "guerra grande." Sin embargo, el autor provena
de un estrato social mas acomodado que el de los otros dos mencionados.
Su crtica, por lo tanto, va a estar dirigida hacia la cuestin econ
mica y los efectos sociales que esta produjo. Al terminar la Guerra de
los Diez Aos, llegaron a La Habana, procedentes de distintos lugares
de la Isla, muchas personas que quedaron sin trabajo a raiz de la ruina
81
de las fincas en donde se ganaban la vida.
Jams, hasta entonces, la mujer cubana haba tenido
necesidad de abandonar su residencia procurando trabajo
en fabricas y talleres. Sus ocupaciones, exclusivamente
domesticas, la mantenan siempre adherida al hogar.82
En 1879, Juln Alvarez, dueo de la fbrica de tabacos Henry
Clay, ordeno que el trabajo de despalillado de la rama fuese realizado
por mujeres y abri" un taller a cuyo frente puso a "una seora de morali
dad nica," el vasto salon dedicado a esas labores pronto se vio lleno
por aquellas. Antes de 1866, se haba tratado de hacer una operacin
. . / . 83
similar sin xito ninguno.


11
El arte, para Taine, representa la realidad y expresa la per
sonalidad. El escritor nos da su visin del mundo y de ah, el mundo
que nos rodea; penetra en la esencia de las cosas. El arte debe
representar lo que es significante de la realidad y caracterstico del
individuo. Su proposito es alcanzar la individualidad de una poca o
pas. Los tipos literarios deben reproducir la pasin y la emocin del
hombre que describen. Deben ser pensados por el razonador y pintados
por el artista. Para Taine, el hombre es una mquina espiritual y
el crtico analiza esta alma como portadora de un principio de orden que
une las fuerzas colectivas de raza, medio y momento y los eventos fsi
cos.
Esto encierra un principio naturalista-determinista, por el
cual los hombres estn catalogados de acuerdo con tipos individuales:
14
el apasionado, el imaginativo y el intelectual.
Taine se refiri'a la mente humana en trminos de analogas
meca'nicas derivados de la zoologa, pero la facultad maestra, adems
de ser un principio mecnico o biolgico lo es, tambin, de la indi
vidualidad. Es el estado sicolgico dominante y persistente. Para
el, cada talento tiene una facultad maestra. En su teora literaria,
Taine seala que el artista escoge un rasgo principal y ve las cosas
solamente a travs de su facultad maestra. En esta formulacin hay que
tener en cuenta lo que est en el escritor y lo que ste descubre y
15
transcribe del mundo que lo rodea.
Los crticos alemanes
Karl Marx (1818-1883) y Federico Engels (1820-1895) basan su
crt ica desde el punto de vista de la relacin entre la literatura y la


146
91
Meza, Don Aniceto, p. 78.
92
Meza, Don Aniceto, p. 62.
93 /
Perez Cabrera, Historia, III, p. 333.
94
Meza, Don Aniceto, p. 155.
95
Meza, Don Aniceto, p. 121.
96
Meza, Don Aniceto, p. 155.
97
Meza, Don Aniceto, p. 56.
98
Meza, Don Aniceto, p. 56.
99
Elias Entralgo, Historia, IV, p. 306.
^Meza, Don Aniceto, p. 107.
^Meza, Don Aniceto, p. 86.
102
Meza, Don Aniceto, p. 110.
103
Meza, Don Aniceto, p. 110.
104
Meza, Don Aniceto, pp. 110 y 111.
^Elas Entralgo, Historia, IV, p. 304.
106
Meza, Don Aniceto, p. 117.
107Elfas Entralgo, Historia, IV, p. 304.
1 Qg
Meza, Don Aniceto, p. 94.
^09El*as Entralgo, Historia, IV, p. 305.
110M
Meza,
Don
Aniceto,
pp.
93 y 94.
inM
Meza,
Don
Aniceto,
pp.
149 y 150.
112..
Meza,
Don
Aniceto,
P.
150.
11 3m
Meza,
Don
Aniceto,
P.
150.
114M
Meza,
Don
Aniceto,
P-
150.
115M
Meza,
Don
Aniceto,
P.
160.
116.,
Meza,
Don
Aniceto,
P.
160.


40
palabra propia, necesaria y gr/fica; .... Pero mas
notable que la facultad de componer, es ... la fuerza
de la stira . ese conde que se lleva de Cuba a
Clotilde tiene las espaldas listadas de negro como los
vestidos de los presidiarios
Meza, nacido in 1861, queda atrapado en su juventud entre las
dos guerras de independencia y en una atmosfera de asfixia y tensiones.
Tipifico' en sus novelas el ambiente social cubano de la poca; expuso
la corrupcin administrativa y comercial y atactf al gobierno colonial
responsable de dichas inmoralidades. A trave's de sus novelas se
observa la ideologa separatista de Meza quien abogo por la libertad
poltica del pas. En su obra literaria esta'* presente la indagacin
de las races del desajuste nacional y una preocupacin por los funda-
mentos de los fenmenos polticos y culturales. Critica aspectos
negativos de la sociedad de su poca y abarca un perodo anterior de
unos treinta aos. Su deseo es retener el pasado y hacer suyo el por
venir.
La indolencia
Parte de la sociedad cubana mantena una actitud de indolencia,
que era el resultado de la estructura constitutiva de dicha sociedad.
Al disponer de individuos que hicieran su trabajo, los cubanos se
acostumbraron a la vida fcil, sin esfuerzos ni complicaciones. En
estas circunstancias la moral disminuye e el egoismo aumenta. En El
duelo de mi vecino Meza presenta a Octavio, personaje y narrador, en
una ocupacin indolente y ociosa. Este individuo pasaba horas enteras
espiando vidas ajenas. Adems, en esa misma obra, los comensales de
la casa de huespedes, con indolencia y sin tener otra cosa que hacer,


7
tanto desordenada por el mismo afa'n de leerlo todo, y de
leerlo todo a un tiempo, no fue avaro con el tesoro acumu
lado en su memoria ni con su biblioteca selecta de autores
de la poca. . .5
Meza y sus amigos realizaban un intenso intercambio cultural;
no ignoraban los postulados de Sainte-Bueve, Balzac, Taine, los radicales
y conservadores rusos. Estaban familiarizados con los crticos y
escritores italianos, alemanes, ingleses, franceses y norteamericanos;
conocan las ideas de De Sanctis, Dilthey y James, para mencionar sola
mente a algunos.
Estas corrientes literarias estaban presentes en el ambiente
intelectual cubano de finales del siglo pasado e influyeron en la obra
narrativa de Ramn Meza y Surez Incln.
Los crticos franceses
Charles Sainte-Bueve (1804-1869) formula una teora de tipos
sicolgicos humanos en la que serala el contraste entre el hombre y la
mscara, entre la realidad y las apariencias y da importancia a la
personalidad real o literaria. Habla de tres tipos: el costumbrista,
el sicolgico y el moralista. Quiere dar, a travs de ellos, un
retrato tan verdadero como sea posible y sealar las caractersticas
de un temperamento.^ El crtico francs tiene en cuenta los cambios
histricos y la biografa del escritor, la herencia, el ambiente y la
educacin. Se interesa por los antepasados de los escritores y el lugar
donde stos nacieron; cua'ndo se hicieron famosos y cuando comenz" su
decadencia; sus opiniones sobre religin, su comportamiento y el
ambiente en que vivieron. Llama a su teora de tipos "familias de la
mente" a las que dota de continuidad histrica y de afinidad espiritual.


17
los tipos. Los tipos vitales expresan lo que esta' vivo en una e'poca.
Todo lo nuevo es llevado a la vida por el arte, que encarna una pre
sencia invisible en el aire de una poca; el arte, frecuentemente
siente lo que se aproxima en el futuro. Finalmente, Grigoriev piensa
que la novela no sera posible hoy sin un exacto conocimiento del
"ambiente." Estima que las figuras de ficcin nacen, no se inventan.
22
Tiene preocupacin por los tipos sociales.
La tendencia idealista
La teora literaria de Fedor de Dostoevsky (1821-1881) esta'
basada en una estnica idealista. Su mundo es el del xtasis esttico
y la iluminacin mstica. Penso^en trminos de la belleza ideal, del
paraso en que podemos vivir. Al presentar puntos de vista religiosos,
sicolgicos, morales, polticos y metafisicos, da una idea del mundo
en que le toc*vivir. Identifica los trminos de bondad, belleza y
verdad, ya que para el, la belleza y la creacin son inseparables del
hombre. Dostoevsky cree que el arte es una necesidad humana, como lo
es el comer y el beber.
Dostoevsky aspira al arte universal. No quiere crear individuos
sino tipos. En su opinin, el novelista debe ahondar en la profundidad
del carcter y el espritu humanos; su trabajo va mas alia del de
pintar la realidad de cada da, ya que esta no existe porque la esencia
de las cosas no puede ser alcanzada por el hombre. Estima Dostoevsky
que ste siente cmo la naturaleza se refleja en su idea despus de
haber pasado por sus sentidos. Su visin del mundo encierra el concepto
de que el artista no debe reflejar los problemas contemporneos, ya que


43
Cuevas y su sobrino son objeto de burlas a su llegada a La Habana, por
su apariencia fisica y su manera de vestir, distinta esta a la de los
habitantes de la Isla. Don Aniceto y su esposa, son tambin objeto
de burla, cuando tratan de imitar, en el vestir, a la sociedad criolla.
En todas las clases sociales existia la inclinacin el refinamiento.
El lujo imperaba en aquel ambiente y afectaba la moral y las costumbres.
Las mujeres de las familias acomodadas vestan con elegancia. En sus
casas haba infinidad de criados, ya que estas no realizaban las tareas
domesticas. El costo de vida era elevado. Aquella era una sociedad
vanidosa, en la que muchas veces se aparentaba una riqueza que no se
/ 23
tema. Este aspecto se ve en varias obras de Meza, quien, con
sutiliza, lo presenta de dos maneras: una parte de su crtica esta**
dirigida a las personas con excesivo amor al lujo, pero sin gusto--la
ta de Blanca--en Flores y calabazas. En la otra, se nota la irona
dirigida a aquel sector de la sociedad considerado arribista por los
criollos: el conde Coveo y don Aniceto. Esta actitud estaba presente
en el ambiente social de la poca:
El lujo en s' no perturbaba tanto como la impaciencia
de muchas personas por ostentarlo precipitadamente^ sin
esperar a adquirir mediante el trabajo una posicin .
econmica slida, que les permitiera disfrutar de ese
lujo sin menoscabo de la dignidad.24
La sociedad cubana de fines del siglo diez y nueve, en todas
sus clases sociales, era muy aficionada al baile. Este era una expan-
sio'n importante dentro de aquel ambiente, porque implicaba un desahogo
de la juventud frustrada. Casi todas las celebraciones, las tertulias
y los paseos, finalizaban con un baile. Un cronista afirmaba que la


221
impresionar a los otros invitados durante las frecuentes comidas del
conde Coveo en casa de doa Luisa, su suegra:
Era una perpetua emulacin: todos queran deslumbrarse
mutuamente; y al fin consiguieron estrechar tanto su amistad
o extremar tanto sus odios. . Era un sainete que se
repeta casi diariamente.82
El otro tipo terico, antes mencionado, es Venancio, a quien
Meza describe en los siguientes trminos: calvo, formal, prudente. No
hablaba sino cuando era conveniente, a pesar de ser "un pozo de ciencia
histrica." Pero guardaba el lucir su erudicin, facilidad de palabra
y sus dotes de polemista, para la hora y lugar oportunos, las tardes del
83
domingo en la casa de don Aniceto.
El tipo social
El ultimo tipo que hemos considerado en la categora socio
econmica es el social, que se caracteriza por su amor a la sociedad;
vive para servir a los dema's, muchas veces olvidndose de si^mismo. En
84
esta figura coinciden el sacrificio, la libertad y la renunciacin.
Este tipo es el que menos abunda en las novelas de Meza; podemos catalo
gar aqu a don Benigno, a Emilio y a los bomberos. El primero es retrata
do por el novelista como un empleado leal que trabaja con tesn, cuidando
los expedientes en la oficina de don Genaro y el conde Coveo. El inters
de don Benigno es el trabajo, la justicia y el amor a la sociedad; termina
siendo echado del trabajo para dar paso a Vicente Cuevas, quien dirigido
por don Genaro, cometer las fechoras que luego lo enriquecern y le
daran un falso ttulo nobiliario, y que contribuirn al mayor enriqueci
miento del ya importante don Genaro.


217
acuerdo con Balzac, las pasiones casi siempre son generadas por
acciones anti-sociales del ser humano cuando antepone su inters parti
cular en contra del orden que demanda el bien comn. El novelista
francs retrata pasiones malsanas en muchas de sus criaturas como en el
alma de algunas de sus figuras de herederos de fortunas y dibuja retratos
repulsivos de la selva social; bestias salvajes, reptiles y escorpiones.^
Meza tambin presenta en su novela Ultimas pginas, tipos de herederos
ambiciosos como los esposos de las hermanas de Pablo, que entran dentro
de la categora econmica que hemos establecido. Sin embargo, Meza no
ahonda en la sicologa de estas figuras como lo hace Balzac con sus
70
criaturas quien refleja diversos aspectos de la ambicin hereditaria.
El escritor cubano solamente presenta un aspecto de este problema: las
litigaciones de una herencia y el cambio que dichas cuestiones producen
en las relaciones de cario y cordialidad entre la familia. Al mismo
tiempo, destaca los tipos ambiciosos que lucran con las fortunas de los
dems:
Mis cuados no hablaban; estaban dominados, sugestio
nados de tal suerte por aquellos dos intrusos que se
encontraron al acaso ni ellos mismos sabin dnde, en un
caf^ . Estaban transformados, variados . i ah I
En aquella vergonzante ruleta a que se hallaba reducido
el foro por aquellos das jugse el ahorro, el afecto
nacido del f^arentezco, el honor^el porvenir de la familia.
Aquella vorgine arrastro' tambin la nuestra. . Por
que habra'seres que saben ocultar en su pecho como los
reptiles su dardo . ?73
Don Julian, padre de Joaqun en la obra Carmela, es otro tipo
econmico presentado en su lucha por mantener a flote su ingenio azuca
rero. Esta figura es una vctima de la situacin econmica de la Isla
en aquella poca; don Julin tiene que paralizar las actividades del


106
Estas transposiciones de luz y sombra, este juego de palabras
y de imgenes distorsionadas expresan la vision de mundo del autor:
Ramon Meza ve as" la sociedad cubana de su poca, deformada, y esta, es
la mejor forma para expresarla. El escritor cubano, ante el ambiente
irrespirable que lo rodea, no puede menos que experimentar naiseas, y
al escribir su obra, muestra su sarcasmo e irona ante la irrealidad, la
incongruencia y la paradoja del diario vivir cubano. Esta yuxtaposicio'n
de luz y sombra, "las bujias prolongaban fantsticamente la sombra del
pordiosero que a ratos pareca andar sobre grandes zancos," es la reali
dad cubana, tan absurda, que se torna en una expresin de irrealidad,
invadiendo el campo de lo onrico, de la pesadilla. Con este procedi
miento, Meza ahonda en el inmenso laberinto burocrtico con que la
colonia, desde Madrid, tenda sus redes sobre su isla, preciada "mina de
oro," inagotable veta para los insaciables bolsillos del gobierno peninsu
lar.
Hacia cuarenta y cinco afos, lo menos, que exista tras
aquella misteriosa puertecilla una oficina ... se derrib"
la muralla de papel que ocultaba la puertecilla, sin
ceremonia se quitaron cordelillos, lacre y sello y de dos
martillazos se abrid aquel cuartp cerrado casi medio siglo
hacia. Una bocanada de aire fro fuertemente impregnado
de olor de humedad nos azot el rostro ... el techo estaba
lleno de filtraciones y el suelo de irregularidades, aquel
cuarto, perdido, olvidado, desde el cual no se oa ningn
ruido de afuera, situado en medio de un edificio en que
bulla la actividad, tan oscuro, tan hmedo, cuando en el
exterior, a pocos pasos, era todo ruido, movimiento, claridad,
tena aspecto de cueva de ladrones.55
Aquse puede observar el deseo de simbolizacin que encierra
la novela. Este rincn olvidado es simblico de la Isla: "el techo esta
ba lleno de filtraciones . aquel cuarto perdido, olvidado. . ."


175
Notas
^Honorato de Balzac, "Avant propos" a la Comedie humaine,
en Anthology of Critical Prefaces to the XIX Century French Novel,
University of Missouri Studies (Missouri: University of MissouriPress,
1962), Vol. XXXVII, p. 117.
^Jose'Martf, Cuba en la UNESCO, p. 71.
3
Felipe Bertault, Balzac and the Human Comedy, traducida al
ingle's por Richard Monges [New York: New York University Press, 1963),
p. 130.
^Honorato
de
Balzac,
"Avant-propos,"
p. 120.
5
Honorato
de
Balzac,
"Avant-propos,"
p. 120.
^Felipe Bertault, p.
131.
^Honorato
de
Balzac,
"Avant-propos,"
pp. 121
g
Felipe Bertault, pp.
. 131-132.
9
Honorato
de
Balzac,
"Avant-propos,"
p. 123.
^Honorato
de
Balzac,
"Avant-propos,"
p. 125.
^Honorato
de
Balzac,
"Avant-propos,"
p. 126.
^ ^Honorato
de
Balzac,
"Avant-propos,"
p. 126.
13
Honorato
de
Balzac,
"Avant-propos,"
p. 126.
^Felipe Bertault, pp. 133 y 134.
15
Felipe Bertault, p. 132.
^Mario Parajo'n, "El autor de Carmela y Mi to el empleado,"
Cuba en la UNFSCO, 1961, p. 38.
^Mario Parajon, Cuba en la UNESCO, pp. 37 y 38.
18 /
Eduardo Spranger, Types of Men, traducido al ingles por Paul
J. W. Pigors (Halle (Saale): Max Niemeyer Verlag, 1928), p. 157.
19
Meza, Flores y calabazas, pp. 67 y 68.
20
Meza, Flores y calabazas, p. 107.
21
Spranger, p. 157.


82
de la muchacha y pasa como la madrina de la misma. Doa Justa era mulata.
Esta actitud racista se puede ver en las palabras que el padre de
Joaqun le dice a doa Justa:
--Es hija de Ud. . Esa joven no es blanca ... mi
hijo, no por el, que es un atolondrado, sino por las burlas
de los dems, sufrira muy pronto al lado de tal esposa, si
por acaso piensa Ud. que esta quimera pueda real izarse.>5
Este problema social existi^con frecuencia en Cuba, ya que desde
el principio de la esclavitud las negras y luego las mulatas fueron
instrumento de placer de los blancos (espaoles y criollos).
En la confrontacin que don Julin tiene con la madre de Carmela,
aquel, producto de una sociedad altanera e intransigente en cuestiones
raciales, que vea al negro como un ser inferior, se enfada ante el trato
fino, educado y sereno de aquella mujer mestiza, de convicciones religio
sas y morales, vctima de aquella sociedad:
Ya D. Julin no poda contenerse; aquella oposicin
tan serena, aquella naturalidad con que le trataba una mujer,
que consideraba de condicin muy baja con respecto a l, le
tena envenenada la sangre.'
Meza, trata de elevar la condicin moral y humana del mulato y
del negro, al enfrentar a doa Justa y don Julin y poner en claro,
mediante el dilogo que estos sostienen, las condiciones morales de la
mulata y la bajeza de don Julian. Lo mismo har con Tocineta, al final
de la novela. Ya que aquel negro, distorsionado por la pluma del autor,
quien destaca sus defectos fsicos, considerado inferior por la sociedad,
se agigantar" moralmente, llevado por sus sentimientos amorosos. Cuando
Carmela quede desamparada, Tocineta acepta plena responsibilidad por
ella y por su hijo.


Copyright 1980
By
Manuel A. Gonzalez Freixas


195
La mujer y el problema racial
Carmela es el ultimo tipo femenino que se pasara7 a considerar,
teniendo en cuenta el nivel que ocupa en la sociedad. A travels de ella
se expone el problema de las diferentes razas existentes en la Isla. El
enfoque esta hecho desde el punto de vista sentimental y las pos ibi11 -
/
dades en el amor y la felicidad. Hay que recordar que el tema del amor
frustrado es una constante en la novelstica de Meza.
28
Carmela, como su nombre lo indica, es mulata aunque parece
blanca; ella misma ignora su origen y ni por un momento pasa por su
mente la posibilidad de su mestizaje. En la presentacin inicial de esta
figura el novelista la describe como un ser angelical, pero deja en la
mente del lector una impresin extraa, de ndole racial que contrasta
con la belleza de la muchacha:
. . vean asomar por entre aquellos tallos verdes y hojas
menudas el angelical rostro de una joven. Su cabellera
negra y lustrosa como el bano, si bien un tanto aspera y
corta caa en gruesas trenzas por su espalda. Sus arqueadas
cejas grandes y curvas pestaas, sombreaban suavemente sus
ojos negros y brillantes ... de muy mediana estatura:
espaldas un tanto anchas, brazos un tanto gruesos, cintura
estrecha, perore armonizaban presentando tan agradable
conjunto las lineas de su cuerpo a la vez robusto y gil,
que sin poseer la joven los clsicos contornos de la Venus
griega, era un modelo de belleza plstica.29
En la frase "su cabellera ... si bien un tanto arpera y corta.
. ." Meza esta dando la clave del problema racial de Carmela y bajo
esa perspectiva, enfoca su tipo femenino. A travs de los amores de
la protagonista con tres hombres de distintas razas se describen las
tertulias, los bailes, las comidas, la blanca casita llena de animales
domsticos y de imgenes de santos. En estas descripciones costumbristas


57
^Jose Mart'f, "Mi to el empleado," El Avisador Cubano, 25 de
abril de 1888, citado en Homenaje a Ramn Meza, p. 71.
uJose/Antonio Portuondo, p. 33.
2^Elas Entralgo, pp. 304 y 305.
22Elas Entralgo, p. 310.
28Elas Entralgo, p. 310.
2^Elas Entralgo, p. 306.
28Elas Entralgo, pp. 306 y 307.
^Elas Entralgo, p. 308.
2^Elas Entralgo, p. 309.
28Mi to el empleado, pp. 259, 261, 262, 263.
29 !
Cintio Vi tier, "Sor Juanes Meza y Marti," Homenaje a Ramon Meza
y Suarez Incldn (La Habana: Comisin Nacional de la UNESCO, 1961), p. 30.
Jos'' Marti", Homenaje a Rarntn Meza, p. 71.
31Entralgo, pp. 309 y 310.
82Entralgo, pp. 311 y 312.
88Entralgo, p. 312.
34
Georg Lukcs, citado por Lucien Goldmann, Problemas de una
sociologa novelstica (Pars: Gallimard, 1964), p. 69.
88Jose*Mart", Cuba en la UNESCO, pp. 71 y 73.


68
symbol when it stands, not for what has been said or
stated, but for what has not been said and could not
be said. . J9
Como se ha dicho, el crtico Dobrolyubov habla de la visin del
mundo del autor en forma de ima'genes vivas creadas por este. Expresa
que el proposito de la crtica es encontrar el significado escondido
de estas imgenes, asumir lo que no esta explcito en lo que el escritor
describe o dice, e identificar as elementos de cambios sociales.
Meza, muchas veces calla aspectos de la sociedad de su poca,
pero leyendo entre lneas, pueden notarse diversos detalles importantes
que caracterizaban la sociedad sobre la cual escribe. Al referirse a
Olivia, el novelista dice:
Las labores domesticas, el estudio propio de una
seorita de holgada posicin, el bordado, el dibujo,
el canto y el piano constituan los agradables pasa
tiempos de su existencia. ... Su vida haba sido la
de una flor pura y bella esparciendo encantos y fragan
cias en torno suyo; amada de todos cuantos la contempla
ban.^
En realidad, Olivia, al faltar la madre, tena que cuidar de sus
hermanos y hacer las tareas de la casa, mientras su padre sala a traba
jar diariamente. La muchacha perteneca a una familia de la clase media
criolla arruinada por la guerra, en el exilio, en condiciones muy
difciles.
Al final de la novela, el padre de Jorge relata a otros ancianos
del grupo familiar, que solan reunirse para aorar un pasado, cmo en
otros tiempos, en el pueblo, no haba mas que dos casas, la iglesia y
la escuela. Recordaba como los vveres se traan en carros sin ruedas,
como los trineos hechos de troncos de robles que resbalaban por la arena.


129
Tambin deba este buen viejo su fortuna a la astucia
mercantil. El ao 1856 no tema una peseta y el de 1858
consigui slido y respetable capital. El sistema
empleado para esto fue bien burdo; pero el resultado no
pudo ser mejor. Asocise a algunos que, con aclamaciones
entusiastas y manejos sutiles despertaban la codicia de
ilusos compradores a quienes, en la ms favorable oportuni
dad traspasaban acciones a precio excesivamente mayor que
el que les haba costado. 0
Los emigrantes espaoles del giro llevaban una vida de ahorro
y sacrificio para poder levantar un capital. Todo estaba planeado
con este fin: la casa del duefio principal en los altos, la habitacin
de los empleados en la trastienda, la comida, a cuyo efecto se tena
un cocinero que haca las compras lo ms barato posible, ya que casa
y comida era parte del sueldo de los empleados. Todo esto se trasluce
en la novela Don Aniceto el tendero. En la cuestin de la habitacin,
se observaba tambie'n el planeamiento riguroso: Don Aniceto alquil la
casa para poner la tienda y dispuso los altos de modo que su familia
los habitase. En la trastienda vivan los empleados. Meza destaca la
posicin de los dos socios con respecto a aquellos, al exponer que don
Aniceto y Salustiano, a la hora de la comida, se sentaban a la cabe
cera de la mesa y que nadie poda hablar antes que los dos hombres lo
ordenaran. Los domingos y das de fiestas don Aniceto, Salustiano y
Venancio, dependiente de confianza este ultimo, suban a comer con la
familia. Tambin, en la habitacio'n, segi/n lo describe el novelista,
habia distinctiones, ya que Salustiano ocupaba la nica cama de hierro
que era de tamao mayor que las de los empleados, situadas todas en una
larga habitacin.
Aun en las diversiones se ven las diferencias de clases entre
socios y dependientes. Meza seala como los hombres de ms categora


194
obedecer las rdenes de su marido. Adelaida siempre realiza las
labores domesticas con actitud servil y desafa a los acreedores de
su marido cuando ste se lo ordena. Es siempre humilde y sumisa ante
los deseos del esposo aunque ello conlleve la desgracia de su hija:
Atenta siempre a sus menores deseos y caprichos, sin
abrir jams sus labios para proferir na sola queja, en
cerrse en una pasividad dulce, inalterable. Casi haba
renunciado al derecho de ejecutar y hasta el de pensar por
s. Todo para la voluntad de don Aniceto y de su hija.27
El nico rasgo de independencia de este ser dbil es el de
proteger al negro Calixto, que viva en su casa como criado. Este respe
taba a Adelaida y a Mara, porque nunca le alzaban la voz ni le mandaban
con actitud imperiosa. Para el negro liberto, Adelaida era una santa.
La esposa del tendero alterna en sociedad cuando las ambiciones
del marido as lo requieren. Este tipo de mujer no alcanza nunca ni
el brillo ni la naturalidad para desenvolverse en dichos crculos. El
autor la presenta como un tipo carente de roce social, y hace referencia
a esta cuestin, destacando el encogimiento y la torpeza de la mujer.
Asimismo, Meza utiliza el tratamiento de "dona" para referirse
a la mujer casada o cuando quiere indicar ciertos rangos sociales, como
en el caso de dona Mariana, la madre de Joaqun, en Carmela, y el de
dona Luisa, la madre de Clotilde, en Mi to el empleado. Tambin lo
emplea con doa Justa para elevar la condicin moral de la misma. Es
curioso observar que cuando el novelista le da el tratamiento de "dona"
a Adelaida, lo hace para resaltar el cambio social: "dona Adelaida,
que as la llamaban los dependientes. . ." Meza indica la transicin
de esta figura, de lavandera a mujer del dueo de "La Moralidad Comer
cial," lo que le conceda mayor categora social.


59
Verdad es que desde all no poda verse el imponente
espectculo de un volcn serpeado de ros de fuego, ni el
montono y solemne de un Monte Blanco, con sus cumbres
cubiertas del alvo manto de las perptuas nieves, ni los
pelados derrocaderos del Candahar, ni las lquidas llanuras
del caudaloso Amazonas.2
Aquella era una sociedad patriarcal en la que el padre ejerca
su dominio y era querido y respetado. La figura de la madre no aparece,
ya que esta haba muerto y el autor la nombra de paso. Con la familia
viva una criada negra que haba sido esclava y estaba bajo la proteccin
del padre.
Blanca es presentada al lector en ese marco idealizado, a travs
de la humanizacioli de los objetos y de la idealizacin de la naturaleza:
Era Blanca quien habitaba aquel ameno lugar. Las
paredes interiores de la casita le haban visto nacer, las
flores, sus hermanas, a porfa le haban prestado el brillo
de su hermosura; las rosas colorearon sus mejillas, los
claveles, su boca; ... el sol pareca haberse despojado
de una porcin de sus dorados rayos para formar su
cabellera. . .3
Del mismo modo, Meza retrata la figura de Romn, quien viva en
una finca contigua a la Blanca: "Era su carcter dulce, apacible,
risueo. Pasbase horas enteras tendido en el ce^sped, viendo cmo se
agitaban las hojas de los arlamos. . .4
Romn es una figura contemplativa que se extasiaba con la salida
o la puesta del sol. Disfrutaba de la paz que la naturaleza le ofreca.
En medio de una tempestad se internaba en los bosques, lleno de emocin
por aquel espectculo que le ofreca la naturaleza.
Estos dos seres, unidos por los mismos sentimientos de paz,
belleza y quietud y que tanto tenan en comin, son separados por un
elemento disociador: la sociedad capitalina, representada en la figura


148
escenas, que juntas expresaran un conjunto y ofrecieran un vasto pano
rama, una gigantesca perspectiva de la sociedad humana.
Meza, a diferencia de Balzac, no se propuso en su obra novelsti
ca, abarcar toda la sociedad cubana de su poca sino que tomo* una parte
pequea de esta* Adems, las criaturas que ideo", aun las que tienen
ms fuerza y podran considerarse "personajes," carecen de dimensio'n
humana, de un desarrollo interior y se mueven como tteres. "Es un
teatro de tteres, de tteres fnebres."
Balzac repiti muchas veces, principalmente en su juventud, lo que
su arte le deba al de Walter Scott, sobre todo, en la creacin de
caracteres. Con el tiempo, el novelista francs penetro mas profunda
mente en el mundo potico del escoceos, pintor y creador de "dramatis
personaes." Scott represento los tipos sociales de un perodo histrico
y los animo" de acuerdo con la vestimenta, costumbres, tradiciones y acti
tud de la mayora; tambin tuvo en cuenta los sentimientos de sus cria-
/ 3
turas y la posicin que ocupaban en la sociedad que retrato.
En el "Avant propos" a La comedia humana, Balzac comento los
retratos de Walter Scott, su relacin con las diferentes pocas, pero
observo^ que ellos no tenan relacin entre s, que nada los una; les
faltaba coordinacin. Balzac no quera lagunas en sus novelas y, por
eso, en lugar de seleccionar su material y sus personajes de la historia,
los busc< en su momento histrico y observ lo que occurra en todos
los caminos de la vida. Quera ser el clasificador, el analista y el
que llevara el inventario de su poca.
Balzac, como un arquelogo, se propona descubrir todas las
partes de un andamiaje social, describir todos los tipos de drama. El


A mi padre, un cubano bueno,
muerto "sin patria pero sin
amo"


65
"y"--y ramillas, y flores--aqu' no tiene un simple uso enumerativo,
sino que se emplea con el proposito de intensificar su valor emotivo,
su fuerza interior. Pablo se aferra a ellos como para no sucumbir
ante la realidad social del momento.
Junto con esos objetos, vuelven a la memoria del protagonista
los detalles de la vida de Natalia, su hermana, y de Antonia, por quien
sinti un gran amor. Tras esos recuerdos, vienen a la mente de Pablo
otros de frustracin e impotencia ante los sucesos de su combatida
existencia; el casamiento de las hermanas, la lucha de los esposos de
stas por la herencia; los intereses creados,,, los; pleitos, el diario
bregar con abogados, procuradores y jueces. Es aqu* donde Meza emplea
su pluma para atacar el sistema judicial de la poca, la lucha entablada
en el seno familiar por la ambicin del dinero y la secuela de vicisitudes
e infortunios que todo esto trae a la familia. Al final, ninguno de
los miembros obtiene un solo centavo y los pleitos continan, se multi
plican, crecen. Todo el dinero se agota en luchas judiciales sin que
ninguno de los litigantes quede favorecido. La burocracia imperante en
la Isla por aquella poca, queda expuesta al lector tal como era, lo
que implica una exposicin de la corrupcin del sistema, que como un
pulpo, de infinitos tentculos, con su papeleo, lo devora todo. Es un
sistema social que se ensana en las ya afligidas familias cubanas.
Mis cuados no vinieron solos, trajeron dos consejeros
de aspecto antiptico, de una dulzura al hablar que repugnaba
porque era una ficcio'n con que pretendan velar su cnica
codicia, eran dos picapleitos, dos de aquellas polillas que
engordaban con la honra y la fortuna de las familias entre
las corrupciones del foro . codendose con agentes,
procuradores, picapleitos, oficiales, escribanos, clientes
llenos de soberbia o tempranamente encanecidos por sus vidas


134
ser destinado a la horrible inquisicin de una panadera
habanera donde se enclaustraba o mejor se sepultaban
en vida docenas de esclavos, ms dignos de compasin
sin duda que los destinados a las labores agricolas,
porque, a lo menos, estos tenan las alegres perspectivas
del cielo y del campo y el extremo recurso de colgarse
de las ramas cimbradoras de una gusima.'00
Una de las lacras sociales de la esclavitud imperante en Cuba a
finales del siglo XIX era la situacin de los negros libertos, quienes,
como resultado de su estado anterior de servidumbre y el regimen de
trabajo y de vida a que haban sido sometidos, en su mayora, analfa
betos y sin medios para ganarse libremente el sustento, constituan un
grave problema social. Muchas veces, quedaban al amparo de "almas cari
tativas," como se ha visto en Flores y calabazas y en Carmela. Este era
tambie'n el caso de Calixto, quien, maltratado por don Aniceto, se acoga
a la proteccin de las mujeres de la casa. En la visin del mundo de
Meza se aprecia una actitud paternalista hacia los libertos:
Calixto era un ser negativo, triste, esquilmado,
como si la pesada mole de la esclavitud le hubiese despa
churrado el corazn y el cerebro. Era una sombra que
vagaba por la casaJ*l
Las tertulias
La sociedad cubana de la poca acostumbraba tener frecuentes
tertulias o reuniones de familiares y amigos. Hasta en esto haba dife
rencias o categoras. Son conocidas las tertulias literarias de Domingo
del Monte y otros criollos, que tuvieron gran importancia en el desarro
llo cultural, social y literario de la Isla. En Don Aniceto el tendero,
Meza da cuenta de otras tertulias; las celebradas en La Habana por los
dueos de tiendas y las que llevaban a cabo los corredores de bolsa


105
a la media, siempre queriendo ascender un escao en la escala social.
Lo que Meza presenta en esta novela es la decadencia social de Espaa
y el reflejo que de esta decadencia se percibe en la isla de Cuba, ultimo
destello de la colonia, a fines del siglo XIX. Expaa es ya un grotesco
remedo de s misma, que ha convertido a America en un mundo lunar y
derivado. Meza utiliza la luminosidad fsica cubana, para presentar
una ciudad hecha de destellos fugaces, rpidos, donde los reflejos son
53
deformantes.
Lo que destaca Meza en Mi to el empleado es la incapacidad, el
anafalbetismo y la voracidad de la clase alta espaola, formada por
burcratas arribistas e ineptos, rodeados de una camarilla de empleados
subalternos, espaoles y criollos, tan incapacitados como aquellos y que
trataban de imitar a los poderosos. Para agravar esta situacio^n, la
escaza clase rica criolla participaba de esta adulacin para con las
autoridades administrativas y polticas de la colonia, ya que como
dijera Marti", hablando de Vicente Cuevas:
... da con el burcrata truhn que necesita del ignorante
tamao para que manen en oro, por artes bribonas, ciertos
expedientes mohosos de cuyo estudio saca a un leal oficinista,
a fin de que l, Vicente, que ni leerlo sabe, le deje dueo
de la oficina del que el despojado era guardia; l finge
que escribe mucho y de prisa; l es dado a ttulos y tan
servil con su superior como tan tirnico con su sirviente
... l vuelve a poco tiempo al destino del otro, que es
puesto alto y pingue, . tienen empeo de poner a la
cabeza de la mina, por sobre crceles y robos pasados, a uno
"que se haya dejado la vergenza en Caciiz"; a un pillo que,
como Vicente encubra lo que es, cacareando que estaf en un
"pas de pillos"; bueno, en verdad como, puesto que lo sienta
a su mesa, y le da sus mujeres para que se paseen por sus
calles, hecho ya un sefioro de carretela; con su panza
eminente y pechera de brillante; aqul que traficando en la
deuda . vendiendo a sus propios soldados garbanzos
manidos . llega a arrancar . los aplausos del cnico
banquete que preside.54


223
preocupados por el bienestar de la sociedad: Emilio y los bomberos. El
joven ofrece su casa a la familia del tendero cuando el fuego destruye
el establecimiento comercial y los jovenes bomberos arriesgan su vida
para salvar la de Calixto, atrapado por las llamas. Estos tipos sociales
tienen como actitud especial ante la vida: el bien comn y el amor desin
teresado y sincero hacia el proximo y hacia la sociedad. Meza los
describe asi:
A dos puertas de la tienda, una familia hospitalaria
haba brindado todas las localidades y recursos de su modesta
casa a los bomberos. . Rodilla en tierra los unos, de
pie los ms pero todos atentos y conmovidos, prestaban los
auxilios que el negro y su salvador generoso demandaban.88
Estos tipos sociales dejan entrever que en la vision del mundo
de Meza, pesimista, amarga y decepcionada, hay una puerta abierta a la
esperanza: en la solidaridad humana ve la posibilidad de una sociedad
mejor en el futuro.
I


52
sociedad en que le toco'" vivir. En unas, aora lo que no existe, en
las otras, presenta lo que est mal.
En las "novelas idealistas" los personajes no tienen contacto
con la realidad circundante; se refugian en el mundo idealizado de la
naturaleza, evitando as* el contacto con la sociedad, pero al final,
la realidad se impone, impidindoles su evolucin y obligndoles a
enfrentarse con su derrota total. En las "novelas de critica social,"
los hechos son presentados de manera abierta y los personajes muestran
las entraas monstruosas de una sociedad corrupta. Sin embargo, en
ambos tipos de novelas, Meza hace que sus personajes evadan la realidad,
dndonos una dimension interior de sus criaturas por medio de sus sueos,
deseos y ambiciones, en su lucha contra las fuerzas sociales que
impiden la realizacin de sus anhelos. En las novelas idealistas los
personajes luchan con la verdad y el bien; no logran su cometido y se
frustran. Tienen que refugiarse en un pasado o en un presente inexisten
tes, como medio de evadir la realidad. En las novelas de crtica
social, los personajes, movidos por su ambicin material, su deseo de
ascender a una escala social superior y de obtaner lujos y riquezas,
logran este bienestar material a costa del sufrimiento de los dems y
de su propia destruccin espiritual. Son ricos, lo tienen todo, pero
carecen de amor; buscan la felicidad que no poseen y tienen conciencia
de ese vaco espiritual.
En este autor se nota una ruptura con la novelstica de la poca,
ya que, adems de presentar a sus personajes en su dimension interior,
Meza no sermonea, sino que expone los hechos tal como suceden y deja que


78
Eh! Ah don Fermn; aqu Oleran; eso es, asi, ¡uno
frente del otro! vengan los sables, ¡jem!
Cuatro o cinco se leyantaron y presentaron al militar ^
el cuchillo con que coman; --1Aqui esta'n los sables! decan
riendo.
Alguno de los que se levantaron empuj inpencionalmente
la mesa y la ampolleta del aceite se bamboleo. ¡Caracoles!
prorrumpid el vejete de las aceitunas, Oleron tiembla como
si tuviese mucho temor.6
La actitud del propio Meza es tambin burlona y de choteo. Se
refiere al hombre de edad como "el vejete." Esta no es la actitud que
tomar" el autor en la novela En un pueblo de la Florida, al referirse al
padre de Olivia como al "venerable anciano," o la to'nica que sigue
cuando habla del padre de Pablo en Ultimas pginas. Al mismo tiempo, el
vejete, el militar y los dems comesales tienen una actitud de choteo
ante el duelo de Oleron.
Meza desacredita un momento serio, solemne, como lo es el duelo
entre dos personas:
. . Haba un silencio siniestro. Pareca que la
naturaleza se preparaba a presenciar un acto solemne.
E indudablemente que lo era el arrancarse dos hombres
la existencia . porque uno hizo estornudar al otro
metindole un papelillo torcido por la nariz.7
Meza retrata una sociedad desocupada y superficial en la que
miembros de la misma curioseaban, a travs de los huecos, lo que aconteca
en el cuarto contiguo, invadiendo, as, la privacidad individual. Resulta
significativo que el que hace esto es Octavio, el narrador personaje-
testigo, lo que implica la actitud tacita de Meza, la tcnica crtica
de la obra.
Yo no saba si incomodarme o alegrarme al ver el resultado
que haba tenido el duelo de mi vecino; creo que estaba mis
dispuesto a lo primero cjue a lo segundo ... la naturaleza
humana es as. Verificndose en cualquier cuestin un


135
ambas, diferentes a las de Domingo del Monte. Los tenderos discutan
sobre cuestiones polticas, sociales y econmicas del pais y cada cual
procuraba ser portavoz de la ultima noticia. En estas reuniones, se
imitaba a otras similares, pero de cara'cter mas serio, las llevadas a
cabo por los criollos para tratar de resolver los problemas patrios.
El novelista cubano no pierde ocasin para satirizar a aquellos comer
ciantes:
Era la tertulia de la tienda trasladada al aire libre
y enriquecida con elementos nuevos. ... La mejor
prueba del prestigio comercial que tenan los dueos de la
afamada tienda, era el haber ingresado en aquel grupo de
importantes seores que celebraban sesiones nocturnas y en
pleno ambiente. En aquel pequeo circulo era donde la
opinin sola reclutar los futuros, concejales y dems
prohombres que prestaban su patritico concurso a la admi
nistracin en sus ramos administrativo y civil J02
Esas reuniones servan como puente para el ascenso social. Aque
llos hombres atraan las respetuosas miradas del vulgo, que "abrumado
por el arte con que haban logrado hacerse de una fortuna respetable,
los alzaba al pinculo de su admiracin." Muy cerca del lugar donde
celebraban sus tertulias aquellos "hombres importantes del ramo," que
tomaban poses y actitudes graves, serenas y mesuradas, tena lugar otra,
que contrastaba con aquella:
All-f sirque haba gritos, confusin, discusiones acaloradas
donde las amenazas solan pasar muy presto a vas de hecho.
Las sillas no eran para sentarse, sino para oponer una
barrera a intrusos curiosos o servir de tribuna a los que
sobre ellas se encaramaban con el objeto de hacer oir
su voz, roncos ya de gritar,o hacer ver mejor sus descompa
sados gestos, por encima de la cabeza de los compaeros
arremolinados en tumultoJ04
Esta ltima tertulia se celebraba en el parque confundida con la
msica de la retreta y la conversacin de la gente que efectuaba su


8
Est^ convencido de la relacin que existe entre el hombre y el trabajo
,. 7
que realiza.
Honorato de Balzac (1799-1850), en su prefacio a La comedia
humana, afirma que en todos los tiempos han existido las "especies
sociales" al igual que las zoolgicas. Expresa que la irracionalidad
se transfiere a la humanidad por una inmensa corriente de vida y que,
como lo han demostrado los zologos, mientras las costumbres de los
animales son constantemente semejantes en todo tiempo, las de los
hombres varan segn las circunstancias y el grado de civilizacin.
Sin embargo, serala Balzac, que al igual que hay diferencias entre los
distintos animales, existen diferencias entre los hombres. Balzac
pensaba que una obra literaria deba comprender tando al hombre, como
a las mujeres y las cosas, o sea, las personas y la representacin
material que nos dan de su pensamiento, ya que, en fin, el hombre
es la vida y sta nuestra vestidura. Balzac quera ser el secretario
de su poca y llevar a cabo el inventario de los vicios y virtudes,
de las pasiones y los hechos, de los personajes y los acontecimientos
principales de la Francia en que vivi. Estim el escritor que su
tarea era la de buscar una tipologa social.
Honorato de Balzac vefa a la familia, y no al individuo, como
el nico elemento social. Pensaba que la literatura deba captar la
corrupcin social con todo su colorido, al igual que una pintura.
Balzac dividi' su obra en seis libros que representan cada uno etapas
diferentes de la vida humana y social de la Francia del siglo XIX;
dndoles el nombre de escenas de: la vida privada, de provincia, pari
sina, militar, del campo y poltica. Abog' por el papel social del


225
25 /
Meza, Ultimas paginas, p. 181.
26
Meza, Don Aniceto, p. 53.
27
Meza, Don Aniceto, p. 53.
OO /
Carmela es el nombre que se da en Cuba al color marrn, debido
al habito de la comunidad religiosa de los carmelitas.
29
Meza, Carmela, pp. 4 y 5.
30
Meza, Carmela, p. 6.
^Meza, Carmela, p. 196.
32
Meza, Carmela, p. 166.
"^Meza, Carmela, p. 174.
34
Meza, Carmela, pp. 175 y 176.
35 / i y
Hiplito Taine, Les origenes de la France contemporaine (Pars:
n.p.', 1875-93), edicin 36, VII, p. 330
^Meza, Carmela, p. 35.
37Meza, Carmela, p. 180.
OO
Meza, Carmela, p. 204.
39
Meza, Don Aniceto, p. 84.
^Spranger, p. 188.
^Bertault, pp. 134 y 135.
^Meza, Mi to, p. 10.
^Meza, Mi to, p. 27.
44
Spranger, p. 189.
45
Spranger, p. 194.
46 /
Meza, "Jos el de las suertes," Cuba en la UNESCO, pp. 163-
166.
47
Spranger, p. 145.
^Meza, Mi to, p. 167.


158
Al enfocar estas figuras, se ha pensado en su relacin con la sociedad
desde el punto de vista de la economa. Adems, hemos hecho un anlisis
del tipo femenino, presentado por Meza, de acuerdo con la posicin que
la mujer ocupaba en la sociedad.
Algunas de estas criaturas son tipos raciales, como el negro,
el mulato, el liberto, y el chino. Por medio de estos tipos, el nove
lista seala las tensiones y prejuicios existentes en la sociedad de
su poca. Estas cuestiones tienen su origen en el sistema esclavista,
cuya base era econmica.
Finalmente, hemos estudiado los tipos sociales de acuerdo con
el trabajo que desempean. Mediante ellos, el escritor muestra la
corrupcin imperante en los distintos aspectos del desarrollo interior
del pas, principalmente, en el ambiente administrativo: funcionarios
pblicos, burcratas, el poder judicial, y, en el ambiente mercantil,
especficamente, en el ramo del comercio de telas.
Los tipos ideales
Se ha llamado "ideales" a esos tipos de las novelas de Meza,
porque ellos se escapan del conglomerado social y van a resultar excep
ciones dentro de la regla general que rige los impulsos y acciones de
los individuos. Mario Parajn los llama sentimentales, buscadores de
felicidad lejos de la vida bulliciosa de los hombres, en el contacto
con la naturaleza y en las casitas blancas y limpias.^
Estos personajes cumplen una funcin narrativa. No podemos
olvidar que el autor los utiliza para mostrar, mediante su rechazo, la
otra cara de la sociedad. Los tipos ideales siempre estn en conflicto


162
El tipo de Roman es presentado por Meza con breves rasgos con
trastantes. Lo describe como dulce, apacible y contemplativo pero
tambie'n apasionado y sensual. Romn es capaz de pasarse horas enteras
contemplando un paisaje de la naturaleza en calma. Al mismo tiempo,
con placer sensual, se le describe internndose en el bosque y desa
fiando la tempestad para, quitarse la vida al lanzarse al abismo desde
\
lo alto de un despeadero, en el paroxismo de la desesperacin. Este
tipo es delineado por el autor a travs de tres aspectos diferentes.
Como se ha visto, se le presenta por medio de descripciones; seguida
mente, el autor va a expresar la dualidad de su carcter, por medio de
los gustos e inclinaciones de Roman hacia la naturaleza en sus dos
manifestaciones, la apacible y la violenta, con esto, el novelista da
a entender la lucha que sostiene este tipo literario entre su mundo
interior y el mundo exterior que lo rodea. Finalmente, Romn es presen
tado actuando de una manera calmada, dulce, pasiva, con respecto a
Blanca, y al mismo tiempo, con el coraje de marcharse al extranjero
con el proposito de labrarse un capital, para terminar en en suicidio
violento. Esta ambivalencia de Roman se ve en las siguientes descrip
ciones:
Era su carcter dulce, apacible, risueo. . Las
bellezas que la naturaleza con procliga mano haba repar
tido en derredor suyo, sumanlo en una contemplacin
inefable. Su goce predilecto era presenciar la^ salida
o la puesta del sol. . Falto de respiracin y casi
desfallecido, logr Romn llegar a la cima de la colina.
. . Luego se irgui con soberbia; sus negros cabellos
caan confusamente sobre su rostro; su mirada era
terrible, sombria, y sus gestos los de un insensato.
--Quiero que mi nombre resuene eternamente como una
maldicin en tu odo, dijo; quiero que me detestes, que
me aborrezcas, que me odies; ya que no me amas,gozare'
con parecerte repugnante; ... No se' que diablica


204
Creemos que Meza baso7 la trasmutacin operada en Vicente Cuevas
46
en un artculo de costumbres titulado "Jos el de las suertes." El
tipo pintoresco creado por el autor en uno de sus "Croquis habaneros,"
frecuenta las calles de la capital, ejecutando toda clase de entreteni
mientos; Jos'*cambia de difraz en cada oportunidad.
Cuando el conde Coveo compra en la platera las joyas que antes
tena que contentarse con mirar en las vidrieras, estf satisfaciendo,
por medio de su dinero, su vanidad herida. Por este mismo camino logra
posesionarse del cargo de don Genaro y vengarse de la traicin de ste.
El conde logra casarse con Clotilde cuando puede comprarla con su dinero.
Adems, utiliza su poder para quitarle la muchacha que le gustaba a don
Mateo, maestro de su niez. As logra ascender en su propio concepto
de valores.
Debemos enfatizar que la diferencia principal entre el tipo
poltico y al econmico es que el medio que el primero utiliza para con
seguir riqueza no es de ndole econmica sino poltica. Se puede
obtener riquezas a travs de la diplomacia y los tratados, o por la con
quista o la fuerza, sin necesidad de seguir los caminos usuales emplea-
. / 47
dos por la economa.
El tipo poltico utiliza el dinero en servicio de su poder y
emplea medios e influencias polticas para lograr su riqueza en vez de
me'todos econmicos. Ejemplo de esto lo vemos en el pasaje de la cueva
en Mi to el empleado, donde el autor pone de manifiesto que para lograr
sus propsitos, el conde Coveo se vale de la inmoralidad, los favori
tismos y la corrupcin administrativa. Esta figura emplea recursos


6
histrico, poltico y econmico. Estos factores reflejan la idiosin-
cracia de un pueblo, patente en sus tipos humanos.
La palabra tipo se deriva de la raiz griega ttto que quiere
decir golpear y que tiene el significado bsico de un soplo o la marca
o impresin dejada por un soplo"3 o de la impresin dejada en la cera
4
por un sello.
Los crticos han formulado diferentes teoras en relacin con
los tipos literarios desde los aspectos filosficos, sicolgicos,
sociolgicos, biolgicos, histricos, economico-social y funcional, en
relacin con el texto literario o combinando varios de estos aspectos
a la vez. Algunos buscan los tipos nacionales representativos de cada
pas o cultura, otros, dedican su estudio a los tipos universales o
ideales, dndoles continuidad histrica. Hay quien ve estos tipos como
representantes de la vida y hay quien les seala como modelos a seguir por
la sociedad.
En el anlisis de la produccin literaria de un autor deben
aplicarse las teoras que mejor se ajusten a la obra que se estudie.
Hemos seleccionado como base terica de este trabajo, la crtica del
siglo XIX por ser la que mejor corresponde en el aspecto ideolgico, a
la obra de Meza. El autor frecuentaba un crculo de amigos amantes de
la cultura, al que acudan figuras como Julian del Casal, Manuel de la
Cruz, Aurelio Mitjans, Herna'ndez-Miyares y Aniceto Valdivia. Estos
intelectuales, segn palabras del propio Meza, atravesaron por un
perodo agudo de fiebre de lectura:
Que' no leimos? Que autor de universal celebridad no cono
cimos? . Valdivia, poseedor de vastsima erudicin, un


201
No obstante, debemos aadir que a pesar de la distorsin, notamos
una simpata por parte del autor al referirse al criado como el "pobre
negro." Ahora bien, si se piensa que Meza desfigura ms a las criaturas
con que menos simpatiza, hay otro motivo para creer en la ambigedad de
la figura de Tocineta y la verdadera perspectiva del autor en cuanto al
problema tnico. Al respecto, tambin debe tenerse en cuenta que en su
visin del mundo los buenos nunca triunfan y casi siempre son las vctimas.
Los tipos socio-econmicos segn su ocupacin
Dentro del grupo socio-econmico, pasaremos a estudiar ahora
los tipos clasificados de acuerdo con el trabajo que realizan. Hemos
tenido en cuenta la principal motivacin que los impulsa a actuar y
desenvolverse en el mundo de la novela. Atendiendo a estos factores,
dichas figuras se han divido de acuerdo a cuatro caractersticas
distintas, segn sus acciones estn motivadas por una actitud poltica,
econmica, terica o social.
El tipo poltico
El trmino poder se refiere a un fenmeno mental que constituye
la base del dominio. Su relacin con la dependencia pertenece a actos
elementales de la existencia que tienen sus raices en la naturaleza
humana. Cualquiera que pretenda extirpar el poder, se da cuenta que
necesita de ste para hacerlo e inclusive que ya esta^usndolo. Admas,
una persona puede ser superior a otra por su inteligencia o conocimien
tos o por los medios econmicos y tcnicos que maneja, as como a travs
de su riqueza y personalidad. El poder debe ejercer su dominio mediante


214
63
convertirse en su historiador y captar lo que a otros se les escapa.
As tambin, a travs de los objetos y de las actitudes de sus tipos,
Meza logra una impresin, un instante que nos da la idea exacta de
la dimension de sus criaturas. En el pasaje donde el autor relata la
carrera de don Aniceto como agente de bolsa podemos apreciar lo
dicho:
Un da desert de la bolsa D. Aniceto. Su silla de
asiento de cuero, sin pelo ya y lustrosa con el roce,
permaneca sola, arrimada a una columna. Nadie se atreva
a sentarse en ella, porque todos suponan que de un
momento a otro deba venir a reclamar su puesto D.
Aniceto.64
En esta cita el autor nos da dos rasgos importantes de don
Aniceto, la silla "sin pelo ya y lustrosa por el roce," indica las
largas horas que don Aniceto gast sentado en ella; sta debi conside
rarse como parte integral de la figura del tendero; al indicar el
novelista que "nadie se atreva a sentarse en ella," esta^dando el tono
autoritario que su tipo sola desplegar con los dema's. Hay que notar,
ademas, que Meza usa el verbo "reclamar," con lo que enfatiza esta
cuestio'n. Don Aniceto lleva el despotismo a su casa y lo emplea con
su mujer y su hija a las que somete a sus mandatos.
Podemos observar que el novelista no da detalles del fsico
de don Aniceto. Sin embargo, abundan las descripciones que ofrecen
rasgos genricos del temperamento de esta figura; nos lo presenta con
las manos cruzadas detra's de la espalda dando vueltas por la tienda
y malhumorado:
y
Influia no poco en su carcter, aquel horrible mal
humor que le proporcionaba la impaciencia de reunir un
capital. ... El conoca a mpchos, sus compaeros, sus
amigos. . Canallas! como habian podido reunir
tanto dinero sin ir a presidio?65


33
Saco, deseaba una sociedad cubana libre para negros y blancos, que
tuviera una administracin independiente, dentro del marco de la cul
tura hispnica. De todo esto, se deduce, que habida germinado en Cuba
la semilla de la conciencia nacional:
La doctrina individualista, que la legislacin posi
tiva traduce en rgimen de garantas y de derechos humanos
estatuidos, se halla bien sea declarada, o bien impl icita,
en el P. Jose'Agustfn Caballero, en el P. Varela, en Saco,
en los conspiradores, en la Revolucin de Yara (sobre todo
en los discursos de sus Asambleas), en la propaganda
autonomista, en el movimiento que culmino' en la guerra
de 1895.5
La fecha de 1868 fue trascendental en el proceso histrico-
social cubano. Ademas de tener significacin poltica, fue muy impor
tante, por su trascendencia econmica y social, yaque en la misma
ocurrieron diversos hechos que cambiaron la estructura social de la
Isla.
En 1868, Carlos Manuel de Ce'spedes inici* La Guerra de los
Diez Aos, e'poca en que Cuba y su sociedad empiezan a tomar conciencia
como nacin. Ce'spedes declar la igualdad de los hombres, dio la
libertad a sus esclavos, respetcf vidas y propiedades de los residentes
pacficos de la Isla, abogpor elecciones y por el libre comercio y
la libertad gradual de los esclavos; por la representado^ nacional
al decretar leyes e impuestos y el respeto de los derechos humanos.
La sociedad cubana experiment* entre 1840 y 1868 una profunda
crisis, debida, en parte, a la ineficiencia de los esclavos, y la
dificultad de suplirlos, y, en parte, a la competencia del azcar de
caa con el de la remolacha. Tambin durante aquella poca, se paral izo'
la expansin hacia el este de la agricultura comercial y la ganadera.


CAPITULO I
SOCIEDAD Y TIPOS
La crtica literaria
La crtica literaria se ha preocupado de la relacin entre socie
dad y literatura. Unos crticos creen que la literatura es la expresin
de la sociedad, otros, difieren de esta opinion pero tienen en cuenta
diferentes elementos sociales al analizar una obra literaria, y hay otro
grupo de estudiosos de la materia que desechan de sus teoras el elemento
social.
En nuestro anal isis partiremos de la premisa que la obra litera
ria refleja la vision del mundo del autor, relacionada con la sociedad
en que le ha tocado vivir y con las diversas circunstancias que afectan
a ese conglomerado. La literatura forma parte de las acciones de una
sociedad, de su estructura y de sus instituciones. Puede dar cuenta de
los problemas y valores de un grupo social determinado conocido por el
escritor, y, en algunos casos, atacar los males de esa sociedad.^ El
texto literario puede describir una sociedad por medio del contraste,
la reflexin o la nostalgia por el pasado, as como la esperanza en
el futuro. Puede ser el documento de una e'poca o la recreacin de una
sociedad desaparecida y, a travels del texto, la literatura puede expresar
2
su conformidad o su descontento en un momento dado.
Todo conglomerado humano tiene sus tipos caractersticos que
son producto de su organizacin social as como de un determinado momento
5


152
escenas de la vida privada representan la infancia y la adolescencia
con las faltas propias de esa edad; las escenas de la vida de provincia
muestran la edad de las pasiones, los clculos, los intereses y la
ambicin; las escenas de la vida parisiense exponen los gustos, los
vicios y todo aquello que altera las costumbres, particularmente en las
capitales cosmopolitas donde se encuentran, a la vez, los extremos del
bien y del mal. Cada una de estas partes tiene su color local: Pars
y las provincias.
En la obra de Honorato de Balzac los hombres y los actonteci-
mientos de la vida diaria son planteados en los tipos literarios. Hay
situaciones que representan toda la existencia, otras, por el contrario,
muestran solamente las fases tpicas. Balzac deca que su obra tena
su biografa, como tambiei posea sus familias, sus cosas, sus
individuos y sus hechos. En las novelas de Balzac desfilan nobles y
burgueses, artesanos, campesinos y polticos, en suma, todo un mundo.^
Se puede pensar que la division que Balzac hiciera a su obra no
fue ajena a Meza. En Ultimas pginas, se pueden encontrar referencias
a la etapa correspondiente en Balzac a la adolescencia y sus faltas.
Pablo, ya hombre, hace un recuento de su niez y su juventud, de sus
pasiones y de sus errores, como lo hiciera Balzac en las escenas de la
vida privada. El amor de Blanca y Roma'n, frustrado por los clculos
ambiciosos de la ta de Blanca, puede tener sus fuentes en las escenas
de la vida de provincia. La vision de La Habana que presenta Meza en
Carmela, y sobre todo, en Don Aniceto el tendero, se asemeja a la
descrita por Balzac en sus escenas de la vida parisiense. Ambos autores


187
cambian de esfera social al pasar de la clase media-alta a mendigas.
Finalmente, Carmela es el tipo de mujer que encarna el problema racial.
La muchacha es una mulata que parece blanca; en su vida amorosa hay
tres hombres que pertenecen a distintas razas: Joaqun es el seorito
blanco, Assam, el chino, y Tocineta, el negro.
La mujer de clase rica
La tia de Blanca cumple en la novela Flores y calabazas, un
papel especfico: es la representante de la sociedad, destinada a separar
a Blanca y a Roman, mediante su influencia sobre la muchacha. El autor
no le da un nombre, sino que la llama "la ta de Blanca":
--Sigan ustedes, dijo la ta, que yonoquiero rasgar
mis rizos con las espinas de las.plantas. Casi estuvo
prximo Romn a perdonar completamente a acuella buena
serfora los malos ratos que a menudo le hacia pasar^con sus
ligerezas^ Y no eran masque ligerezas, pues la ta de
Blanca tena buen fondo solo que la superficialidad de
su carcter no le permita apreciar las consecuencias
que en otros podan producir sus palabras y sus obrasJl
Aurora y Clotilde, tipos femeninos de Mi to el empleado, son
representantes de la mujer bella pero vaca. Su destino era el matri
monio con un hombre rico; saban lo que se esperaba de ellas. Don Genaro
lo expresa cuando le dice a Vicente Cuevas: "Mi futura esposa es una
real hembra; bonita y de mucho dinero; millonaria, sobrino, millona-
Con este concepto de la vida esos tipos femeninos solo se preocu
pan de su aspecto exterior, de lucir su belleza y por medio de ella,
conseguir un marido rico. Meza no las reviste del menor sentimiento
afectivo. Son figuras decorativas para ser exhibidas.


209
alejan de las primeras, pero que son econmicamente mas difcil es de
satisfacer. En el fondo de su actitud, el tipo econmico experimenta
el deseo de librarse de la presin de tener que preocuparse por cues
tiones bsicas para el diario vivir y de esta manera disfrutar de
libertad de accin. El tipo econmico prefiere la utilidad a ningn
otro valor en todas las relaciones de su existencia; para el, todo
esta dirigido hacia la autoconservacin como ayuda en la batalla coti-
53
diana para lograr una vida placentera.
Los tipos econmicos son presentados por Meza en la novela
Don Aniceto el tendero. La caracterstica de estas figuras es economi
zar para acumular riquezas y hacia ese objetivo dirigen todas sus
acciones. La actitud de don Aniceto ante la vida es puramente econ^-
mica; la utilidad y el clculo para ahorrar dinero son los motivos
principales de su vida.
Puede decirse que la tnica de la novela es la utilidad, ya
que no solamente la figura principal sino la mayora de los tipos que
aparecen en la obra estn enfocados desde esta perspectiva:
All, pluma en mano ante el abierto Diario garrapa
teado slo en sus primeras pginas, rezaba casi en voz
alta lo que le decan las columnas del debe y del haber,
frente una a otra como dos pugilistas citados a mortal
combate. D. Aniceto apoyado un codo en la carpeta, en
pantuflas y mangas de camisa, soplaba la ceniza de un buen
tabaco en tanto que aguardaba el resultado de la operacin
que haca su socio. . --Es ms de lo que yo me
figuraba. Vamos bien. Examina si quieres el de cuentas
corrientes. ... Al asendereado marchante asegurabasele
que cuanto comprase en la nueva tienda habra de ser de
clase muy inferior, comparado con las existencias que
poda adquirir en cualquier otra parte.54
Don Aniceto y su socio Salustiano, utilizaban vehculos de pro
paganda para anunciar su mercanca y atraer a los clientes, lo que


118
llegar a tener una posicin social elevada, tenan que cambiar las
vestimentas que traan de la aldea por la de moda en el pas. Antes,
Vicente Cuevas y ahora don Aniceto, cambian de disfraz para lograr el
ascenso que finalmente, alcanzan en aquella sociedad mediocre. En su
interior continan siendo vulgares e incultos; en el exterior, por
medio de la ropa, las joyas y las maniobras econmicas y polticas,
logran cambiar su apariencia y con esta, el triunfo social.
El torero que llega de Espaa, acostumbrado a su sombrero
calads, su chaqueta y su faja, no aguanta ocho das su
traje nacional, y se avergenza de llevarlo, cambindolo
por el de moda corriente en los pueblos civilizados.70
Recurdese cuando en Mi to el empleado, algunos jvenes obser
vaban a Vicente Cuevas y rean burlonamente de sus cmicas y ridiculas
infulas y de su traje de labriego con peregrinos y simtricos remiendos.
Don Aniceto tampoco saba llevar su ropa de "nuevo rico":
No poda decirse que andaba el tendero elegante,
porque no sabia llevar, con el desembarazo propio del
que siempre las ha usado, las piezas de su traje.
Todo era nuevo, flamante, de calidad excelente y
cortado por el mejor sastre de la capital, pero cierto
desalio^y encogimiento parecfan decir que si bien aquella
ropa haba sido hecha para aquel hombre, no aquel hombre
para aquella ropa.71
Por el tono de estos comentarios--cosa poco usual en Meza, ya que
generalmente el narrador se mantiene objetivo--se puede apreciar como
el propio autor no se escapa de su ambiente social. En lo referente a
la ropa, lo mismo ocurria con Adelaida y Mara, ya que se commenta
que ninguna de las dos saba llevar la ropa, aunque Mara se salvaba
por su gracia natural. Ambas mujeres vestan ricas telas que a la legua
denotaban su calidad y valor pero en ellas haba algo extrao que llamaba
la atencio^n de la gente:


Abstract of Dissertation Presented to the Graduate Council
of the University of Florida in Partial Fulfillment of the
Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy
SOCIEDAD Y TIPOS EN LAS NOVELAS
DE RAMON MEZA Y SUAREZ INCLAN
By
Manuel A. Gonzalez Freixas
August 1980
Chairman: Ivan Schulman
Major Department: Romance Languages and Literatures
In this study we have systematically examined the social types
in the novels of Ramon Meza whose works expose the scars, both inherited
and acquired, of a society marked by the effects of slavery and an
oppressive colonial regime.
Our intention was not to focus on society in all its manifesta
tions but to explore only those aspects that the writer describes in
his narrative. Meza reflects in his novels the late nineteenth-century
Cuban crisis which was produced by the failure of the Ten Years War.
The end of the "Guerra Grande" (in 1878) left the Cubans in disastrous
economical straits with sagging spiritual values.
Meza devoted his attention to the tensions and struggles between
the Spaniards and the "criollos." In his depiction of society, the
author portrays the social types that are a projection of the environ
ment in which they lived. We have divided the figures created by the
novelist into two main categories, the ideal and the social types. In



PAGE 1

SOCIEDAD Y TIPOS EN LAS NOVELAS DE RAMON MEZA Y SUAREZ INCLAN Por MANUEL A, GONZALEZ FREIXAS A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE COUNCIL OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY UNIVERSITY OF FLORIDA 1980

PAGE 2

Copyright 1980 By Manuel A. Gonzlez Freixas

PAGE 3

A mi padre, un cubano bueno, muerto "sin patria pero sin amo"

PAGE 4

AGRADECIMIENTO Al escribir estas Ifneas, deseo reconocer la deuda con aquellos que me han ayudado en mi carrera, principalmente el Dr. Ivan Schulman, maestro y amigo, a quien tanto debemos todos los que hemos tenido la suerte de ser sus alumnos. Tambin quiero agradecer a Mara del Carmen, mi esposa, sin cuyo aliciente, este trabajo no hubiera sido posible. iv

PAGE 5

INDICE Pagina AGRADECIMIENTO iv ABSTRACT • vi i NOTA PRELIMINAR 1 Notas 4 CAPITULO I SOCIEDAD Y TIPOS 5 La crftica literaria 5 Los cri'ticos franceses 7 Los cri^ticos alemanes 11 Los crfticos rusos 12 Los radicales 13 Los conservadores 16 La tendencia idealista 17 Los crfticos britnicos 20 Los crfticos norteamericanos 21 La visin del mundo 22 Notas 26 II LA SOCIEDAD CUBANA 29 El siglo^XIX 29 Ramn Meza y la sociedad cubana 39 La indolencia 40 La carencia de ideas religiosas 41 La vestimenta y el lujo 42 El juego 45 La naturaleza 50 Divisin de la novel fstica de Meza 50 Notas 56 III LA SOCIEDAD EN LAS NOVELAS IDEALISTAS 58 Notas 72 V

PAGE 6

CAPITULO Pagina IV LA SOCIEDAD EN LAS NOVELAS DE CRITICA SOCIAL 74 Las tertulias • 135 La fe en la juventud 139 Notas 143 V LOS TIPOS IDEALES 147 Meza y Balzac 147 Divisin de los tipos en Meza 156 Los tipos ideales 158 La actitud sensible 160 El tipo ertico 160 El tipo voluble 164 El tipo dbil 165 El tipo esttico 167 El tipo idealizado 172 Notas 175 VI LOS TIPOS SOCIALES 178 Divisin 178 Tipos costumbristas 178 El tipo femenino 186 La mujer de clase rica 187 La mujer de clase media 190 La mujer de clase pobre 191 Tipos que indican los cambios sociales 193 La mujer y el problema racial 195 Los tipos socio-economicos segn su ocupacin 201 El tipo polftico 201 El tipo econmico 208 El tipo terico 218 El tipo social 221 Notas 224 CONCLUSION 228 BIBLIOGRAFIA 230 BIOGRAPHICAL SKETCH 234 vi

PAGE 7

Abstract of Dissertation Presented to the Gradate Council of the University of Florida in Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy SOCIEDAD Y TIPOS EN LAS NOVELAS DE RAMON MEZA Y SUAREZ INCLAN By Manuel A. Gonzlez Freixas August 1980 Chairman: Ivan Schulman Major Department: Romance Languages and Literatures In this study we have systematical ly examined the social types in the novis of Ramn Meza whose works expose the scars, both inherited and acquired, of a society marked by the effects of slavery and an oppressive colonial regime. Our intention was not to focus on society in all its manifestations but to explore only those aspects that the writer describes in his narrative. Meza reflects in his novis the late nineteenth-century Cuban crisis which was produced by the failure of the Ten Years War. The end of the "Guerra Grande" (in 1878) left the Cubans in disastrous economical straits with sagging spiritual vales. Meza devoted his attention to the tensions and struggles between the Spaniards and the "criollos." In his depiction of society, the author portrays the social types that are a projection of the environment in which they lived. We have divided the figures created by the novelist into two main categories, the ideal and the social types. In vi i

PAGE 8

this divisin we have taken into consideration the attitude that motivated the actions and goals of these figures in the world of the novel., We have called ideal types those whose actions are motivated by feeling and emotions which seprate them from the general tendencies of the social environment. The ideal types have been classified into the ideal ized and the psychosocial types. The latter have been subdivided into the following types: erotic, voluble, weak and aesthetic. The social types are projected by Meza in accordance with their relations to society. Through them, the author gives us an idea of the social structure of his time: racial, bureaucratic and economical aspects as well as elements of the local color. We have divided the social types into "costumbristas" and socio-economic The "costumbristas" are natives or foreigners adapted to the country. They reflect the immigration problem of the Island and the typical characteristics of the nation, its local flavor and idiosyncracies The socioeconomical types have been subdivided according to the level they occupy in society and the kind of work they do; their relation to society is based on their economic background. We have also examined the feminine types according to their position in society. We have studied the ethnic types: the black, the mulatto, the "liberto" and the Chinese. Each shows the tensions and prejudices that existed in Cuba at the end of the "Guerra Grande." The socio-economic types have been divided into four categories: the political the economic, the theoretical and the social. Meza's world visin is stated in contrasts. In his narratives the dualism are reality and appearance, the new and the od and the V i i i

PAGE 9

authentic versus false vales. In his novis we have found an aristocratic attitude toward the new economic class which he sees as possessing power without the requisita education or experience needed for positions they held. The author's sympathies lie with the well-educated "criolloSi" as well as the impoverished classes toward which he reveis a paternal istic attitude. His keen observations coupled with a witty, ironical sense of humor make his portraits of Cuban society and its types constitute a fictional reality rich in important materials for the study of Cuban literature and society.. ix

PAGE 10

NOTA PRELIMINAR El escritor cubano Ramo'n Meza y Suarez Incla'n, 1861-1911, tuvo una gran preocupacin social por los males que aquejaban a su patria. Esta inquietud del novelista se manifiesta en su obra literaria. La obra narrativa de Meza comprende novelas, articulos de costumbres, una pieza de teatro y cri'tica literaria. Este trabajo se ocupara^ de su obra novel i'stica, siete novelas en total: Flores y calabazas En un pueblo de La Florida Ultimas paginas El duelo de mi vecino Carmela Mi to el empleado y Don Aniceto el tendero .^ Ellas de por s ofrecen la visitn del mundo del escritor y, a la vez, dan una idea de la crisis social que experimento' Cuba hacia los finales del siglo decimonono. Un acercamiento a este tema requiere una metodologa sociolgica que lleve a la comprensio'n de los problemas socio-econdmicos, de las costumbres y de los tipos de la Cuba finisecular. Sin embargo, debe advertirse que no se ha seguido aqui' un mtodo especfico, sino que se ha querido entresacar de la proyeccin novelstica que se estudia, la visin que de la sociedad tena el escritor. Adems, a travos de las criaturas creadas por el artista, se ha intentado establecer una tipologa literaria que comprenda los tipos ideales, custumbristas, ya sean nacionales o adaptados al pas y los socio-econmicos que reflejan aspectos importantes de la problemtica cubana de la e''poca. 1

PAGE 11

2 El hombre, el medio, la cultura y la conciencia nacional han sido proyectados por Ramo^n Meza y Suarez Incl'n de una manera impl/cita o explcita en su obra narrativa. A trave's de sus novelas puede llegarse a tener una idea ma's precisa sobre la estructura y el sistema social de la isla de Cuba, con sus prejuicios y aspectos negativos, muchos de los cuales se perpetuaron durante la repi/blica y han llegado hasta nuestros das en amalgamado sincretismo, moldeando el carcter de la naci'n y de.la idiosincracia de lo que se ha dado en llamar "lo cubano." Al escribir este trabajo nos hemos limitado a la proyeccin social de la obra literaria de Meza y, por consiguiente, se vera''n reflejados aqui' aquellos problemas que puntual izo'' el autor. No es nuestro proposito hablar de otras cuestiones que caracterizaron la e''poca y que influyeron de una manera positiva o negativa en la constituci(n de la nacionalidad cubana. Estas pginas son el producto del estudio cuidadoso de las novelas de Meza y Sucrez Incl'n. De ninguna manera trata de ser totalizante, exhaustivo, ya que su autor no lo fue; so'lo se propuso dar en la llaga de ciertas lacras sociales, heredadas o adquiridas bajo la influencia del medio ambiente que rodeaba a los cubanos a quienes toco'' vivir bajo el rgimen colonial represivo. A trave's de su obra narrativa, Meza revela la profunda divisicJn que exista en aquellos tiempos entre la actitud de los comerciantes espaoles y la de los jo'venes cubanos criollos que aspiraban a una vida independiente; ataca los encumbramientos inmerecidos, el excesivo apego a los bienes materiales, la idolatra del dinero, la discriminacio^n

PAGE 12

3 social, racial y econmica; la fanfarronera de los que se labran fama de 2 valientes a costa de los infelices; el falso honor. Satiriza las costumbres y prcticas sociales del mundo en que le tocd vivir; presenta a Cuba como un remedo tropical de la decadencia colonial y la vida diaria como una farsa donde los valores sociales estn muchas veces prostituidos o invertidos; presenta el autor las costumbres, paseos y tertulias de aquellos tiempos. Se refugia de una manera, casi constante, en sus casitas blancas, sencillas, limpias, que son un remanso de solaz y esparcimiento para el alma dolorida ante la realidad opresora y corrompida. Este trabajo est dividido en tres partes. En la primera, se han sealado las principales ideas que sobre sociedad y tipologa ha manifestado la crtica literaria. Se ha utilizado este material cuando ha sido necesario. En la segunda parte, se ha dado una visin de la sociedad cubana, con sus componentes, sus males y la corrupcin existente. Se ha situado a Meza en el contexto de la poca en que le tocd vivir. Tambi^n se ha hecho una divisin de la novelstica de Meza, atendiendo a su visio'n de la sociedad cubana y de sus tipos, los cuales eran producto de aquella sociedad. En la tercera parte, se ha querido hacer un estudio de la proyeccin de esa visin de Meza en sus novelas. En este trabajo se han tenido en cuenta importantes aspectos de su crtica social

PAGE 13

4 Notas Viores y calabazas (La Habana: La Propaganda Literaria, 1886); En un pueblo de la Florida en Cuba y Amrica marzo 1899 a junio 1899; Ultimas pginas (La Habana: Establecimiento Tipogra'fico El Pilar, 1891); El duelo de mi vecino (La Habana: Publicaci(5n de la Comisin Nacional Cubana de la UNESCO, 1961); Carmela (La Habana: La Propaganda Literaria, 1887); Don Aniceto el tendero (La Habana: Comisin Nacional Cubana de la UNESCO. 1961); Mi tfo el empleado (La Habana: Departamento Nacional de Cultura del Ministerio de Educacin, 1960). Todas las citas con referencia a estas novelas sern de estas ediciones. Lorenzo Garcfa de la Vega, pro^'logo a Antologa a la novela cubana (La Habana: Direccin General de Cultura, Ministerio de Edjjcacion, 1961 ) pp. 1 a 5. Citado por Homenaje a Ramn Meza y Suarez Inclali (La Habana: Comisio'n Nacional de la UNESCO, 1961),

PAGE 14

CAPITULO I SOCIEDAD Y TIPOS La crtica literaria La crtica literaria se ha preocupado de la relacio'n entre socieTdad y literatura. Unos crticos creen que la literatura es la expresin de la sociedad, otros, difieren de esta opinio'n pero tienen en cuenta diferentes elementos sociales al analizar una obra literaria, y hay otro grupo de estudiosos de la materia que desechan de sus teoras el elemento social En nuestro ana'lisis partiremos de la premisa que la obra literaria refleja la visio''n del mundo del autor, relacionada con la sociedad en que le ha tocado vivir y con las diversas circunstancias que afectan a ese conglomerado. La literatura forma parte de las acciones de una sociedad, de su estructura y de sus instituciones. Puede dar cuenta de los problemas y valores de un grupo social determinado conocido por el escritor, y, en algunos casos, atacar los males de esa sociedad.^ El texto literario puede describir una sociedad por medio del contraste, la reflexin o la nostalgia por el pasado, as como la esperanza en el futuro. Puede ser el documento de una e'poca o la recreacin de una sociedad desaparecida y, a trave's del texto, la literatura puede expresar 2 su conformidad o su descontento en un momento dado. Todo conglomerado humano tiene sus tipos caracteri'sticos que son producto de su organizacio'n social as como de un determinado momento 5

PAGE 15

6 hist(rico, poltico y econmico. Estos factores reflejan la idiosincracia de un pueblo, patente en sus tipos humanos. La palabra tipo se deriva de la raiz griega tvtto^ que quiere decir golpear y que tiene el significado bsico de un soplo o la marca o impresin dejada por un soplo o de la impresin dejada en la cera 4 por un sello. Los crticos han formulado diferentes teoras en relaci'on con los tipos literarios desde los aspectos filosficos, sicolo'gicos sociolgicos, biolgicos, histoVicos, econmico-social y funcional, en relacin con el texto literario o combinando varios de estos aspectos a la vez. Algunos buscan los tipos nacionales representativos de cada pas o cultura, otros, dedican su estudio a los tipos universales o ideales, da'ndoles continuidad histrica. Hay quien ve estos tipos como representantes de la vida y hay quien les seala como modelos a seguir por la sociedad. En el anlisis de la produccin literaria de un autor deben aplicarse las teoras que mejor se ajusten a la obra que se estudie. Hemos seleccionado como base teo'rica de este trabajo, la crtica del siglo XIX por ser la que mejor corresponde en el aspecto ideolgico, a la obra de Meza. El autor frecuentaba un c'rculo de amigos amantes de la cultura, al que acudan figuras como Julin del Casal, Manuel de la Cruz, Aurelio Mitjans, Herna'ndez-Miyares y Aniceto Valdivia. Estos intelectuales, segin palabras del propio Meza, atravesaron por un perodo agudo de fiebre de lectura: Que' no lemos? Que autor de universal celebridad no conocimos? Valdivia, poseedor de vastsima erudicin, un

PAGE 16

7 tanto desordenada por el mismo afa'n de leerlo todo, y de leerlo todo a un tiempo, no fue avaro con el tesoro acumulado en su memoria ni con su biblioteca selecta de autores de la poca. .5 Meza y sus amigos realizaban un intenso intercambio cultural; no ignoraban los postulados de Sainte-Bueve, Balzac, Taine, los radicales y conservadores rusos. Estaban familiarizados con los crticos y escritores italianos, alemanes, ingleses, franceses y norteamericanos; conoci'an las ideas de De Sanctis, Dilthey y James, para mencionar solamente a algunos. Estas corrientes literarias estaban presentes en el ambiente intelectual cubano de finales del siglo pasado e influyeron en la obra narrativa de Ramdn Meza y SuaVez Incla'n. Los crticos franceses Charles Sainte-Bueve (1804-1869) formula una teora de tipos sicolgicos humanos en la que seala el contraste entre el hombre y la mscara, entre la realidad y las apariencias y da importancia a la personalidad real o literaria. Habla de tres tipos: el costumbrista, el sicolo'gico y el moralista. Quiere dar, a trave's de ellos, un retrato tan verdadero como sea posible y sealar las caractersticas de un temperamento.^ El crtico france's tiene en cuenta los cambios histricos y la biografa del escritor, la herencia, el ambiente y la educacin. Se interesa por los antepasados de los escritores y el lugar donde e'stos nacieron; cua'ndo se hicieron famosos y cundo comenz" su decadencia; sus opiniones sobre religio''n, su comportamiento y el ambiente en que vivieron Llama a su teora de tipos "familias de la i mente" a las que dota de continuidad histo^-ica y de afinidad espiritual.

PAGE 17

8 Esta" convencido de la relacin que existe entre el hombre y el trabajo que realiza.^ Honorato de Balzac (1799-1850), en su prefacio a La comedia humana afirma que en todos los tiempos han existido las "especies sociales" al igual que las zoolo'gicas. Expresa que la irracionalidad se transfiere a la humanidad por una inmensa corriente de vida y que, como lo han demostrado los zologos, mientras las costumbres de los animales son constantemente semejantes en todo tiempo, las de los hombres varfan segn las circunstancias y el grado de civilizacin. Sin embargo, seala Balzac, que al igual que hay diferencias entre los distintos animales, existen diferencias entre los hombres. Balzac pensaba que una obra literaria deba comprender tando al hombre, como a las mujeres y las cosas, o sea, las personas y la representacin material que nos dan de su pensamiento, ya que, en fin, el hombre es la vida y "sta nuestra vestidura. Balzac querfa ser el secretario de su "poca y llevar a cabo el inventario de los vicios y virtudes, de las pasiones y los hechos, de los personajes y los acontecimientos principales de la Francia en que vivi''. Estimt' el escritor que su tarea era la de buscar una tipologa social. Honorato de Balzac vea a la familia, y no al individuo, como el tnico elemento social. Pensaba que la literatura debfa captar la corrupcin social con todo su colorido, al igual que una pintura. Balzac dividi'' su obra en seis libros que representan cada uno etapas diferentes de la vida humana y social de la Francia del siglo XIX; dalidoles el nombre de escenas de: la vida privada, de provincia, parisina, militar, del campo y poli'tica. Abogo' por el papel social del

PAGE 18

9 artista, al que crea capaz de poder cambiar la imagen de las 8 cosas. Hipo'lito Taine (1828-1893), contemporneo de Balzac, hizo un gran aporte a la cri'tica literaria al desarrollar su concepto del factor ambiente que puede utilizarse en muchos aspectos externos de la literatura. A partir de Taine se ha podido analizar una obra tomando en cuenta determinadas condiciones sociales y pol'ticas imperantes en el medio ambiente en que se desarrolla la obra, adems de elementos fsicos, como las influencias del clima y la tierra en distintos aspectos de una sociedad, elementos introducidos por los iluministas del siglo XVIII. En su libro La filosfica del arte en los Pafses Bajos traza su concepto de raza y nacin. Para el, la raza tiene cualidades fundamentales que persisten a trave's de todas las circunstancias y climas; la nacio'n tiene cualidades transformadas por la historia y el ambiente. El capi'tulo sobre la raza trata sobre las condiciones f'sicas y los hbitos del comer y discute los lazos del matrimonio. En otro capi'tulo, considera la influencia del clima y la tierra, as f como la poltica y las condiciones de trabajo. Intento" establecer una sicologa 9 nacional de las principales naciones de Europa. Para Taine, el artista es la persona que ms claramente ve la verdad de una poca o la edad de una nacio'n. Hay figuras que son representativas de una era determinada, sean o no, repudiadas por sus contempor'neos. El escritor que tiene las simpatas de su nacioln triunfa porque sostiene un ideal reconocido implcitamente por su sociedad; sus caracteres se convierten en modelos que son imitados. A

PAGE 19

10 su vez, el autor, traza su ideal de los deseos instintivos de su sociedad. El trmino raza, en Taine, se refiere a las diferencias entre las naciones latinas y germa'nicas. La raza es "el genio de una nacio'n." Cada pueblo, cada nacio'n, es una persona moral. Segn el cri'tico, la raza es una "mentalidad" y no un individuo particular. Su inters en la literatura esta' centrado en los personajes de ficcin, porque expresan lo concreto universal en s, el tipo, el ideal. Estimaba que el tipo era un fragmento del hombre universal o un representante de los instintos de una raza. Era el sello de un perodo determinado. Es el representante ma''s importante del arte ya que el ideal del escritor se convierte en el personaje, en el modelo. Es una criatura de ficcin significativa, en el orden social e histrico, por su correspondencia entre lo que el hombre admira y lo que el Los tipos de Taine no esta'n pensados como fuentes de informacin sobre la estratificacio'n social o como figuras realistas. Admira la figura del hroe y la del superhombre. Admira la fuerza por sf misma ya que es un poder bueno para el arte. Ordena los tipos, de acuerdo a su valor social, de lo local, a lo universal, para terminar con el m's generalizado, el ma's ideal como el mas alto. Seala tres tipos: el realista, el caracterstico y el ideal. Encuentra los hroes y los dioses en los tiempos primitivos y en sus contempora'neos los tipos inferiores. Piensa que las obras de Balzac y las de Shakespeare expresan, mejor que otras, las capas ma's profundas de la naturaleza humana, 13 las fuerzas elementales.

PAGE 20

n El arte, para Taine, representa la realidad y expresa la personalidad. El escritor nos da su visio'n del mundo y de ah', el mundo que nos rodea; penetra en la esencia de las cosas. El arte debe representar lo que es significante de la realidad y caracten'stico del individuo. Su proposito es alcanzar la individualidad de una poca o pas. Los tipos literarios deben reproducir la pasin y la emocio'n del hombre que describen. Deben ser pensados por el razonador y pintados por el artista. Para Taine, el hombre es una ma'quina espiritual y el crftico analiza esta alma como portadora de un principio de orden que une las fuerzas colectivas de raza, medio y momento y los eventos fsicos. Esto encierra un principio naturalista-determinista, por el cual los hombres estn catalogados de acuerdo con tipos individuales: 14 el apasionado, el imaginativo y el intelectual. Taine se refiri" a la mente humana en trminos de analogas meca'nicas derivados de la zoolog'a, pero la facultad maestra, ademcTs de ser un principio mecnico o biolgico lo es, tambin, de la individualidad. Es el estado sicolo'gico dominante y persistente. Para el, cada talento tiene una facultad maestra. En su teori'a literaria, Taine seala que el artista escoge un rasgo principal y ve las cosas solamente a travs de su facultad maestra. En esta formulacioli hay que tener en cuenta lo que est" en el escritor y lo que e'ste descubre y 1 5 transcribe del mundo que lo rodea. Los crticos alemanes Karl Marx (1818-1883) y Federico Engels (1820-1895) basan su crptica desde el punto de vista de la relacin entre la literatura y la

PAGE 21

12 sociedad; dan importancia a la conducta material del individuo y declaran la determinacin econofnica de cada cultura. Al enfocar su crftica literaria en el aspecto social, analizan la obra de un escritor como una "realidad social." De acuerdo con esta teorfa, podra pensarse en una tipologa que niegue desarrollo e historia a la ideologa y que afirme que el pensamiento y los efectos que este produzca, cambien con la comunicaciofi y la produccin material. Para ellos, la vida determina el impulso de los cambios histricos, ya que no es la toma de conciencia 1 g la que determina la vida, sino esta la que determina aquella. Para estos cri'ticos, el proceso histrico determinarcT una sociedad sin clases, en la que se abolir' la divisio'n del trabajo y la especializacion. En una sociedad comunista, en vez de existir los tipos de "pintores," habr'' hombres que, entre otras cosas, pinten.^'' En una tipologa marxista el "tipo" sera un producto econmicosocial, ya que se estudiaran los tipos populares como el producto de una sociedad influida por el factor econmico. La toma de conciencia del hombre cambiara con cada transformacio'n de la vida material en su existencia y en sus relaciones sociales. La vida material determinara la vida social, poli tica e intelectual. Para Marx y Engels los tipos y caracteres deben ser individuales y representativos, concretos y universales.^^ Los crpticos rusos Para el crtico ruso Vissarion Belinsky (1811-1848), la literatura debe ser el smbolo de la vida interior de una nacin, su fisonoma, la expresioli del espritu nacional. Su crtica literaria contiene dos etapas: en la primera, expresa que a la literatura no se

PAGE 22

13 la crea, sino que se crea ella misma como el lenguaje y las costumbres. Habla del regreso a lo natural e identifica lo arti'stico con lo moral. Piensa que el arte es la expresioli de la sociedad. En la segunda etapa, habla de un proceso histcrico y declara que la obra de arte es el resultado de dicho proceso. Belinsky estima que la tarea mas importante del artista es crear tipos, figuras concretas, pero con significacio' universal. Defiende una tipologa de campesinos, a los que considera como seres dignos de l^stima. Ma's tarde, la cri^tica marxista se apoyo'' en Belinsky para defender la idea de la compenetracioli entre 1 9 literatura y sociedad. En la teoria literaria rusa del siglo XIX hubo dos escuelas: la de los cri'ticos radicales como Cheryshevsky Dobrolyubov y Pisarev, y lal de los conservadores, como Grigoriev y Dostoevsky. Los radicales, al enjuiciar al arte y la literatura, enfatizan aspectos de la vida real, mientras que los conservadores estiman que el arte en la expresin ideal de la vida. Los radicales Chryshevsky y Dobrolyubov pensaron que la literatura es un espejo de la vida, que refleja, pero que no puede cambiar la realidad. Niegan que la literatura pueda tener efectos en la sociedad. Nikolay Dubrolyubov (1836-1861) piensa que la solucin de un problema se encuentra en la vida misma y no en la literatura; muestra las injusticias sociales pero no presenta soluciones. Dice que la literatura simplemente reproduce la vida y que nunca muestra lo que no existe en la realidad; ayuda a aclarar las tendencias existentes en la sociedad, como una manera de reconocer lo derrotado o lo victorioso o lo que empieza

PAGE 23

14 a predominar en la vida moral de la sociedad. Cree en la idea del trabajo consciente de la misma, como una fuerza auxiliar, cuya importancia descansa en la propaganda. Para Dobrolyubov, la literatura es una etapa de la conciencia humana en una poca determinada, que hace que la sociedad despierte. Asi*, el cri'tico va desde el punto de vista de que la literatura es un espejo pasivo, al de concederle un papel de incitadora, directora y transformadora de la sociedad. Sin embargo, estima que la literatura no expresa las necesidades reales ni el carcter de la nacio'n. Lo ma's importante de Dobrolyubov es su teorfa sobre los "tipos sociales," que revelan la visioli del mundo de un autor, independientemente y hasta contraria, a sus intenciones. Para el, la visici del mundo de un autor debe ser pensada en las imgenes vivas que ste ha creado, ya que eli escritor concentra los hechos de la vida real en estos tipos. En estas imgenes el escritor puede, aifn sin proponrselo, captar y expresar un significado interior antes de que su mente pueda hacerlo. Aunque puede fallar en la captacin del significado de lo que esta'' describiendo, es precisamente, el propsito de la crtica explicar el significado escondido de estas imgenes. Al mencionar a Gogol expresa el contraste entre el contenido social de los personajes de este escritor y las teoras formuladas ma's tarde por el mismo. La intencio'n del autor permanece desconocida, y aunque fuera claramente expresada, puede que no estecen armona con lo que su naturaleza artstica ha captado de la impresio'n de la vida. La intencio'n consciente del escritor permanece como una pregunta personal y secundaria. Es una llamada para penetrar asunciones escondidas, para

PAGE 24

15 identificar elementos de cambios sociales. Asimismo, cree que deben existir tipos subordinados, siempre y cuando ayuden a explicar la situacin.^^ Dimitri Pisarev (1840-1868) cri'tico opuesto a las ideas de Dobrolyubov tambin contri buyo"* al estudio social de la literatura. Lo que interesa a Pisarev es lo que ha hecho un escritor para despertar en el lector la conciencia social. El crtico es un hombre que juzga el contenido, la vida, representados en una obra literaria. El cr'tico concede importancia a la novela y el drama con contenido y proposito social. Ve la decadencia de las bellas artes como un signo del progreso social Pisarev fue un utilitarista radical; crey" en un egoismo social que trabajaba por el bien comn. No tena esperanzas ni en el campesino ni en la revolucio'h, pero cre'a en la difusio*!! de las ideas cient^ficas y racionales, dirigidas a la creacioli de una "inteligencia materialista." A Pisarev le interesa la economa' de la sociedad. Ve'a a la literatura como un medio de expresin, que pona al descubierto los problemas sicolgicos de los tipos y caracteres que llevan al lector a pensar en estos conflictos y a buscarles soluciones. Segn el, la literatura debe ayudar a la formacin de una opinin publica, ya que la novela cambia las convicciones y la moral de la sociedad. En su teora sobre los tipos, expresa la deplorable debilidad de la naturaleza humana. De acuerdo con su opinioli, los tipos representativos del pasado no tienen importancia. No vio en su tipologa al hombre enfrentado con las situaciones mas allaTde su tiempo.

PAGE 25

16 Pisarev confundio'la vida y la ficcin; trato" los tipos literarios como si fueran personas de carne y hueso e hizo de estos tipos una alegora, que representara generalizaciones: el deseo de libertad, la 21 aristocracia en decadencia, el hombre nuevo. Los conservadores Para Apollon Grigoriev (1822-1864), el arte es la expresin ideal de la vida; nace esponta'neamente de la misma. Este critico aplica una metodologa "orga'nica" en su cri'tica literaria, ya que concibe la vida como una unidad biolgica de la mente. Segu'n lo dicho por Pizarev, el arte debe ser sincero, concreto y personal, pero tambin local y nacional. El arte se encuentra en la vida de una nacio', expresa un ideal, pero lo hace de una manera natural e inconsciente, lo que le da profundidad. Segih esta teorfa, cada trabajo artstico es parte de un organismo immenso y el fenmeno literario casi nunca puede ser contemplado en sus particularidades. Grigoriev mira el arte, en su forma de entender la vida, como si este fuera sentetico, inmediato, total e intuitivo. El crtico deber^captar la individualidad y el tono de una poca. Para el los te'fminos "sentimiento" y "juicios," no esta'n separados. Grigoriev, en su postulado prctico, formula una sucesin de "tipos rusos." El poeta, segu'n e'l prueba su objetivo por su percepcin de la realidad, por su habilidad al crear tipos que constituyen la hermosura y el arte; piensa que el tipo, aunque sea feo o inmoral, es lo hermoso. En la opinin de Grigoriev hay dos clases de conocimiento: discursivo o intuitivo, por deduccio'n lgica o por medio de

PAGE 26

17 los tipos. Los tipos vitales expresan lo que esta'' vivo en una e'poca. Todo lo nuevo es llevado a la vida por el arte, que encarna una presencia invisible en el aire de una poca; el arte, frecuentemente siente lo que se aproxima en el futuro. Finalmente, Grigoriev piensa que la novela no serfa posible hoy sin un exacto conocimiento del "ambiente." Estima que las figuras de ficcirfn nacen, no se inventan. 22 Tiene preocupacin por los tipos sociales. La tendencia idealista La teorfa literaria de Fedor de Dostoevsky (1821-1881) esta' basada en una este'tica idealista. Su mundo es el del xtasis esttico y la iluminacin mstica. Pens'' en trminos de la belleza ideal, del paraso en que podemos vivir. Al presentar puntos de vista religiosos, sicolo'gicos, morales, polticos y metafsicos da una idea del mundo en que le toco'vivir. Identifica los trminos de bondad, belleza y verdad, ya que para el, la belleza y la creacich son inseparables del hombre. Dostoevsky cree que el arte es una necesidad humana, como lo es el comer y el beber. Dostoevsky aspira al arte universal. No quierecrear individuos sino tipos. En su opinio'n, el novelista debe ahondar en la profundidad del carcter y el espritu humanos; su trabajo va mas alia del de pintar la realidad de cada da, ya que esta no existe porque la esencia de las cosas no puede ser alcanzada por el hombre. Estima Dostoevsky que este siente colrio la naturaleza se refleja en su idea despue's de haber pasado por sus sentidos. Su visio'n del mundo encierra el concepto de que el artista no debe reflejar los problemas contemporneos, ya que

PAGE 27

18 el arte no es siempre la realidad verdadera; su idealismo es una alternativa al realismo. Para e1 el desarrollo espiritual de Rusia era un autentico realismo. Defiende la literatura fantstica. La distincin entre ficcidn y realidad, arte y vida, esta" abolida por Dostoevsky, por solo presentar algunas figuras representativas. Cree que el propo'sito primordial del crtico es la creacio'n de tipos literarios mticos anclados en el pasado de la literatura. Dostoevsky desarrolla la idea de que Pushkin es el creador de los "tipos rusos": Aleko y Onegin, los rusos errantes; Tatiana, el feminismo. Con unos cuantos tipos literarios trata de trazar la historia espiritual de su pas. Pero lo que es ms importante aun, de estos tipos literarios, Dostoevsky trata de derivar los "tipos sociales de su e'poca": el hombre subversivo, / ^ 23 el superfluo y el nihilista, asi* como el tipo revolucionario positivo. En la tendencia idealista hay que mencionar dos crticos que han formulado tipologas: Emile Montegut y Francesco De Sanctis. Montegut (1826-1893) se ocupa de los tipos literarios representativos de una poca, de un pas o de la humanidad. Considera que Madame Bovary representa una parte importantsima en la historia social, al igual que Don Quijote al que considera como "el final del sentimentalismo afectivo." Para Montegut, Madame Bovary es un tipo literario y Don Quijote, Hamlet, Werther, Wilhelm Meister y Alceste son las figuras claves de la historia literaria. Don Quijote, "tipo heroico y picaresco," es la personificacin de Espaa; mas que un snibolo literario, es una figura histo'rica que vive en el siglo XVII. Hamlet es un ser humano contradictorio, irresoluto y masculino; meditavio y enrgico; melanclico y brutal. Segn Montegut, Hamlet es la figura del Renacimiento, que aun

PAGE 28

19 presenta algunos rasgos medievales. Del mismo modo, Werther es la figura representativa del "tipo burgus," que pone fin a la literatura aristocrtica de caballera. Hamlet y Alceste son tipos que simbolizan 24 la separacin entre el mundo exterior y el interior. Francesco De Sanctis (1817-1873) considera que el arte es un ideal pero que forma parte intrnseca de la sociedad como la poltica y las instituciones administrativas, la filosofa y la religio^'n. Estima que es un resultado natural de la cultura y de la vida nacional. Cree que uno de los temas de la historia es el cambio de lo ideal a lo real. Cree en los tipos humanos, figuras que esperan por el escritor, para que e'ste les de vida y los convierta en seres drama'ticos. De Sanctis ve, de un lado, el arte, y de otro, la moral, la emocioli y la ciencia, el conocimiento filosfico y la verdad. El crtico no subordina el arte a la moral; no piensa que es una imitacioli o reflejo de la realidad, ya que no ayuda a la verdad real sino a la artstica. Considera que historia y poesa son dos cosas diferentes. ^ 25 De Sanctis cree que el arte es individual, concreto y orgnico. Sin embargo, el crtico italiano es un moralista que ve la literatura con una alta misin social, ya que cree en el progreso y estima que la literatura debe hablar la voz del pueblo, ya que es la expresio'n de una poca. Combina la crtica del mundo del escritor con una visioli ^ / 26 histrica. Al hablar de los tipos de ficcio'n, lo hace en te'rminos de la oposicio'n entre lo ideal y lo real; lo caracterstico y lo general. Cree que lo ideal es lo real. Cree que un "tipo literario" debe ser caracterstico; el ideal sera''mas completo cuando el tipo sea m's individual.

PAGE 29

20 De acierdo con De Sanctis, el artista debe ser espontaneo e inconsciente, para as' poder crear un mundo poeUco individual. Para e^ existen los individuos y no los tipos. Sin embargo, piensa que los tipos son el resultado de un proceso de descomposici(5n por el tiempo, en que individuos como Sancho Panza, Don Quijote, Tartuffe o Hamlet son 27 reducidos a meros tipos por la imaginacin popular. Los crticos britnicos Walter Bagehot (1826-1877) enuncia una teora de tipos literarios. Utiliza el te'rmino "1 iteraturesco," como la perfecta combinacin en materia literaria. Piensa que el escritor tiene que elaborar tipos y que stos son reflejados en la realidad. El artista debe encontrar en esa realidad el hombre "1 iteraturesco" y las "escenas literaturescas, creados para el por la naturaleza y que vivir^ en las pginas de sus libros. Dentro de un concepto moderno, el "tipo" es el escritor mismo, ya que e'te se convierte en una especie de "naturaleza humana"; toma mucho de sus estados de nimo y los ejemplariza como caractersticos de ciertos estados de animo de todos los hombres. Segn la teora de Bagehot sobre los tipos, el escritor describe lo que es genrico y no lo que es individual o especial. Cree que el arte solo tiene que ver con lo universal y con la idea de lo tpico y lo representativo. Para el, Shakespeare simboliza al hombre universal en vez de representar los ideales morales y sociales de su tiempo. Dio un cambio a la cr'tica literaria con su concepto del tipo egoista delineado en s* 28 mismo, pero representativo en literatura. Por su parte, Leslie Stephen (1832-1904) formula un mtodo utilitario que reconcilia con el de la evolucin de Darwin. Su enfoque

PAGE 30

21 es tico e intelectual. Stephen analiza la sicologa de los tipos literarios y la moralidad implcita en los principales novelistas ingleses desde Defoe hasta Stevenson. Este punto de vista moralista es mas importante para el crftico que el histrico y el social. Ve la literatura como un todo dentro del organismo social; su filosofa y su crtica son reductos de la evolucin social. Estudia las relaciones entre la literatura y la historia y entre aqulla y el lector; su determinismo, su indiferencia moral, su juicio relativista y su elimininacioli de lo individual. Ridiculiza el meliodo hist(5rico, por estimar 29 que no toma en cuenta las razones y acepta las creencias como hechos. Para Stephen, la crtica debe traducir a formas intelectuales lo que el poeta ha dicho a trave's de sus "tipos literarios." El escritor debe presentar tipos y no ofrecer teoras sicolgicas, ya que, seguli su pensamiento, el creador debe proyectarse en una imaginera concreta. Su crtica literaria enfoca el mundo del escritor, con sus tipos, personajes y eventos, y como estos ltimos, afectan a los tipos. Para el crtico ingle's, todo lo que sea vicioso indica una tendencia destructiva y mrbida. De acuerdo con Stephen, el arte es un lujo al que no tenemos derecho mientras existan la enfermedad y el crimen en el mundo ^ 30 extenor. Los crpticos norteamericanos El poeta Walt Whitman (1819-1892) ha manifestado que la literatura es el resultado de algo mas grande que ella misma, no el hroe, sino el trazado del hroe. Segin Whitman, antes de que pueda existir una historia o una obra de arte, tiene que haber hechos que la precedan.

PAGE 31

22 Aboga por la creacidn de arquetipos nacionales. Para el cri'tico norteamericano la esperanza de la literatura se encuentra en el hroe literario como modelo de conducta humana: desea crear una figura norte31 americana representativa de la nacioli y de toda la humanidad. Henry James (1843-1916) cree que la novela tiende a representar la vida y extrae sus materiales de e'sta. Sin embargo, estima que el arte no es un espejo amorfo de la vida, ya que la gente real no puede ser transferida a la novela; el original insina, pero el escritor, al crear un tipo, hace del mismo lo que quiere. La novela, segin esta teora, no es copia ni imitacin, sino seleccin tomada de la vida, transformacin, creacich. El arte es como un proceso qumico, en el cual las cosas nacen como una nueva funcioli; so''lo podra lograrse una 32 ilusi'n de vida, si el autor quiere que esto se logre. La visioli del mundo Wilhelm Dilthey (1833-1911) estudia el arte como representacin de una concepcin del mundo y de la vida. Expresa que los me1:odos empleados para el estudio de la obra de arte comprenden el conocimiento de la estructura de la misma y la forma resultante de la unioli de diferentes tcnicas de una determinada idea de la vida y del mundo. A trave's de la historia y de acuerdo con la poca y los individuos, la conciencia humana experimenta una serie de actitudes generales y de complejidades que se traducen en una manera de concebir la vida. Esta, determina, en lo intelectual, nuestra manera de entender el mundo en 33 los dominios de la voluntad, nuestro ideal de vida.

PAGE 32

23 Para Dilthey, toda creacin potica es interpretacio'n de la vida. Lo que el busca siempre en una obra es su sentido esencial. Cuando habla de personalidad se refiere a la concepcin del mundo que tiene el poeta. Dilthey ve en el espritu de la e'poca otro concepto sinte'tico de la unidad. La esencia y el sentido de una obra potica estn relacionados con la concepcich del mundo del poeta, el espi^itu de su poca la interpretacin y el desarrollo de los problemas vitales. "^^ Quiere Dilthey extraer de la literatura una visio'n del mundo, que sea una filosofa sacada de los caracteres, los tipos y las situaciones. Para el crtico, "el tipo" no debe confundirse con "el promedio"; es una norma, un criterio, lo ideal. Los tipos son medios de expresar el significado de la vida: la visio'n del mundo del escritor. A menudo, Dilthey sugiere explicaciones sociales dentro de los cambios literarios, ya que durante el Renacimiento, las diferencias importantes dentro de la poesia vienen de la vida social, econmica y poli'tica de cada estado. Segu'n el critico, hay que tener en cuenta las fuerzas externas que perturban la libre expresio' de la vida y de la sociedad, as' como la influencia de las clases sociales. Sin embargo, expresa que cada e'poca tiene su crculo en el que estn encerrados el fenmeno 35 intelectual y el hombre. Al hablar de visin del mundo hay que mencionar tambieli a Georg Luka'cs, nacido en 1865. En su libro Teoria de la novela expresa que la forma exterior de la novela es esencialmente biogral'ica; que existe una interaccin entre el individuo que el escritor modela y un mundo de ideales que lo supera, ya que esa figura central no tiene sentido sin su

PAGE 33

24 relacin con dicho mundo, y este, a su vez, no tiene sentido sin aquel. Surge asi''una vida nueva, dotada de caracteres propios, poseyendo su perfeccio'n y su significacio'n inmanentes aunque de un modo paradojal : es la vida del individuo problemtico que existe en un mundo contingente. Para Lukcs, el individuo es un instrumento cuya situaciol central depende exclusivamente de su aptitud para revelar una cierta problematica del mundo. En su estudio sobre Lucaks, el critico contemporafeo Lucien Goldm?nn expresa que la novela es la historia de una bsqueda degradada (que Lukacs llama "demoniaca"), biisqueda de valores aute'ticos, en un mundo que tambie'n est' degradado. Entiende Gol dmann que esos valores se encuentran en la novela y forman de una manera implcita el conjunto 37 de su universo. Estos dos crticos hablan de un mundo conformista y de una sociedad guiada por los convencionalismos. Segin Goldmann, el problema de la novela es hacer de eso que en la conciencia del novelista es abstracto y e'tico, el elemento principal de una obra en la que la realidad no pueda existir ma's que en la modalidad de una ausencia no tema'tica, o sea, de una presencia degradada. La novelstica, para el crtico francs, es la transposicio'n de la vida cotidiana en la sociedad individualista nacida de la produccci^n, sobre el plano literario. Afirma Goldmam que hay una relacin entre la conciencia colectiva de un determinado grupo social, donde nace una obra, y la obra en s(, X 38 cuando esta es importante. Lukacs y Goldmann hablan de un tipo literario degradado, de un hroe novelstico problemtico, de un individuo demonaco. "^^ Para

PAGE 34

25 Lukcs, esa figura del anti -hroe es tambin un tipo humano relacionado con el mundo que lo rodea. Ese universo es rico en vida y en falsas apariencias y vive en el como la nica realidad esencial. El cri'tico estima que ese individuo pasa grotescamente al lado de lo real j la idea se desvanece frente a lo insensato del ideal y la esencia efectiva del mundo real. El elemento orgnico que subsiste para sf, sin ideas, asume la funcin que le corresponde: la de la totalidad todopoderosa. La novela, gracias a la adecuacio'n que constituye sus categorias estructurales sobre la situacioli misma del mundo, llega a ser la forma representativa de toda una poca. Estas son algunas de las ideas destacadas que sobre la sociedad y los tipos han manifestado varios de los mas conocidos crticos literarios, principalmente del siglo XIX, que son los que mas se ajustan a la ndole de este trabajo. Se han escogido las opiniones ma^s significativas en relacin con el tema, que tratan de distintos aspectos humanos y ramas del conocimiento, relacionados con la sociedad. Segn estos estudios, los tipos literarios pueden ser ideales o sociales; simbo'licos o concretos; representativos de una e'poca, de una nacin, de una caracterstica o de un sentimiento permanente en el ser humano.. En este estudio se utilizara"?! estos conceptos, cuando sea necesario para el desarrollo del mismo.

PAGE 35

26 Notas ^Bernice Slote, Prefacio en Literature and Society (Lincoln: University of Nebraska Press, 1964), p. v. 2 Wilson Martins, "Literature and Society in Brazil," en Literature and Society ed. Bernice Slote, p. 3. ^K. J. Wollcombe, "The Biblical Origins and Patristic Development of Typology." Essays in Typology (Naperville, 111.: Alee R. Alienson, Inc., 1957), pp. 60-65. ^Erich Auerback, "Figura," Scenes from the Drama of European Literature (New York: Meridian Books, 1959), p. 15. ^Ramon Meza, "Julia'n del Casal," Homenaje a Ramn Meza y Suarez Incla'n (La Habana: Comisio'n Nacional de la UNESCO, 1961), pp. 208 y 209. ^Charles A. Sainte Beuve, Nouveaux Lundis IX (Parfs: 1863-70), pp. 70-71. ^Sainte Beuve, III, pp. 13-18. Honorato de Balzac, "Avant-propos" a la Comedie humaine (1842) Oeuvres completes I, texte revise et annote par Marcel Boutern et Henri Longnon (Pari's: Louis Conard, 1912), pp. xxv-xxviii. 9 Hiplito Taine, Philosophie de 1 'art dans les Pays Bas II (Pari's: n.p., 1868), pp. 101-105. ^^Hipolito Taine, Histoire de la litteVature anglaise (Pari's: n.p. 1866) I p. XXV. ^^Hipolito Taine, Histoire, I, pp. xxix-xxxiv. ^^Hipo'lito Taine, De 1 'Ideal dans 1 'art (Parfs: n.p,, 1867), pp. 101-105. ^^Hipolito Taine, De 1 'Ideal p. 96. 14 Hiplito Taine, Histoire V, pp. 4-5. 15' Hiplito Taine, N ouveaux essais de critique et d 'histoire (Pari's: n.p., 1865), p. 1^. ^^Karl Marx and Friedrich Engels, Sur la tterature et 1 'art (Pari's: Jean Fre'ville, 1937), p. 4. ^^Karl Marx and Friedrich Engels, S ur la litterature p. 90. 1 8 Karl Marx and Freidrich Engels, pp. 113-116.

PAGE 36

27 ""^Rene Wellek, A History of Modern Criticism. 1750-1950. III (New Haven: Yaie Univ. Press, 1966), pp. 246-249. '^^Wellek, IV, pp. 245-254. ^^Wellek, IV, pp. 254-265. ^^Wellek, IV, pp. 266-270. ^^Wellek, IV, pp. 270-274. Emile Montegut, T.ypes litteraires et fantaisies esthetiques (Parfs: n.p., 1882), pp. 81 y 118. Russo, Saqqi critici I (Laterza: Bari, Scrittori d'Italia series, 1952), p. 210. F. Catalano, La Scuola librale e la scuola democrtica Vol. II de La Letteratura italiana nel seclo XIX (Bari: F. Catalano, 1956), p. 6. 27 Saggi crittici I, p. 210. ^^Walter Bagehot, Literary Studies (New York: Richard Holt Hutton, 1905), II, pp. 329-331-336. Frederic William Maitland, The Life and Letters of Leslie Stephen (London: n.p., 1906), p. 283. ^Les1ie Stephen, Hours in a Library (London: 1909), III, pp. 143-197, II, p. 26). ^^Walt Whitman, Complete Writings (New York: R. M. Bucke, T. B. Harned, and Horace L. Traubel 1902), V, pp. 56-57. Henry James, Partial Portraits (New York; n.p., 1888), pp. 137-138. Wilhelm Dilthey, Theorie des conceptions du monde; Essai d'une philosophie de la philosophie traducido por Louis Sauzin (Pars: Presses Universitaires de France, 1946), pp. 33 y 34, ^^Wolfgang Kayser, Interpretacin y anlisis de la obra litera ria traducido por Maria D. Mounton y V. Garcia Yebra (Madrid: Editorial Credos, 1972), 4ta edicin, pp. 296-297. ^^Wellek, IV, pp. 320-335. 3fi Georg Lukacs, Teoria de la novela traducido por Juan Jos Sebreli (Barcelona: Ediciones Siglo XX, 1966), pp. 80, 81 y 87.

PAGE 37

28 Lucien Gol dmann, Problemas de una socilogia novelstica traducido por Rita Murua (Parfs: Gallimard, 1964) 3ra. edicin, p. 69. oo Lucien Goldmann, pp. 72, 73 y 74. ^Lucien Goldmann, "Introduccin a los primeros escritos de Georg Lukcfcs" en Georg Luka'cs, Teora de la novela p. 192. 4n y Georg Lukacs, pp. 106 y 99.

PAGE 38

CAPITULO II LA SOCIEDAD CUBANA El siglo XIX El perodo comprendido entre los aos de 1878 y 1898 es de suma importancia en el proceso de formacin de la conciencia nacional cubana. En este lapsus de tiempo el ambiente social presentaba sntomas de frustracin y pesimismo. La inmensa mayora de los cubanos se encontraba desalentada ante el fracaso de la Guerra de los Diez Aos y el incumplimiento, por parte del gobierno espaol, de las promesas de reformas por las cuales el pueblo haba ido a la contienda. Muchas familias criollas quedaron arruinadas despue's de la guerra. Una nueva clas€ social, la burocracia administrativa y los gremios del comercio, simpatizantes del gobierno colonial, tena necesariamente que entrar en pugna con las antiguas familias criollas relegadas a un segundo plano por las circunstancias histricas en que viva el pas. Porque a la Paz del Zanjo'n haba seguido un perodo de profundo desencanto, producido, entre otras causas, por el incumplimiento, por parte de la corona espaola de las promesas de mejora por las cuales se transo la contienda. Los nuevos ricos de la aristocracia absolutista--los austriacantes--pavoneaban su insolencia ante la miseria de numerosas familias cubanas arruinadas por la guerra .1 La crtica literaria ha hecho estudios profundos sobre esta 'poca, pero los historiadores no le han dado a este momento histrico social cubano la importancia que merece, ya que estos han concentrado 29

PAGE 39

30 su atencin en el estudio de las dos guerras de independencia, olvidando los veinte aos que median entre una y otra. Para mejor comprender el estado social en que se encontraba la Isla en la segunda mitad del siglo XIX, hay que tener en cuenta varios factores que forman parte del proceso gestador de la conciencia nacional. Alrededor de 1762, empiezan cambios importantes en la Isla. Hasta principios del siglo XVIII los cubanos no se preocuparon de que las leyes coloniales cambiaran ya que era suficiente el burlarlas, pero cuando se crearon los monopolios del comercio y del tabaco, comenzaron las rebeliones de vegueros y comerciantes. Se puede hablar del principio de una sociedad cubana, sobre todo, de una presencia social de criollos, blancos, negros y mulatos. En 1762--toma de La Habana por los ingleses--los hacendados y comerciantes habaneros se enriquecieron con el trafico que aquellos llevaron a la Isla. El concepto de "libertad de comercio," aparece por primera vez, con fuerza suficiente, en la sociedad cubana. Al recrudecer el gobierno espaol su dominio en Cuba, los habitantes del pas, empezaron a solicitar reformas a las leyes imperantes. Arango y Parreo sol icito" del gobierno espaol libertad para el comercio y Agustn Caballero inicio la reforma de la enseanza de filosofea en el Seminario de San Carlos. La Sociedad Econmica de Amigos del Pafs y El Papel Peridico de la Habana asf como los reyes Carlos III, Carlos IV y Fernando VII, protegieron las reformas en la Isla. As entre 1763 y 1823 la comunidad habanera comienza a transformarse en sociedad. Con la riqueza creciente llegan al pas la inquietud intelectual y las ideas democrticas.

PAGE 40

31 A pesar del adelanto logrado por los cubanos en esta DOca, hay que sealar que la libertad de comercio implicaba el mercado de esclavos que aunque ilegal desde 1820, durarfa hasta bien avanzado el siglo XIX. La trata de esclavos en territorios de Espaa fue abolida por un tratado de 1817, firmado por Fernando VII y debido a la presin de los ingleses. Segin este convenio, a partir de 1820 no serfa legal comprar esclavos ni continuar el trfico de los mismos. Sin embargo, estas disposiciones no se cumplieron, ya que se sustituyo la trata legal por la trata clandestina. La horrible condicin de los bozales se recrudeci, pues los capitanes de barcos negreros, para escapar de la persecucin de los marinos ingleses, arrojaban a las aguas sus cargamentos de esclavos. Asimismo, hacendados, traficantes y autoridades, se unieron ilcitamente para continuar con el denigrante pero productivo 3 comercio. Hasta comienzos de 1868 la sociedad cubana fue de tipo esclavista, dominada por el terror; los negros esclavos reciban continuas amenazas y castigos; los blancos, teman sublevaciones de esclavos como la ocurrida en Hait* a finales del siglo XVIII. Las autoridades espaolas otorgaron a los gobernadores de la Isla facultades omnmodas, ya que se pensaba que si se conceda libertad a los cubanos, estos se inclinar'an por la independencia, lo que provocara la sublevacin de los esclavos. Se dijo que la abolicin de esa institucin dejara a los blancos del pas arruinados y en manos de los negros libertos. Esta fue una tctica de la metrpoli que influy en el nimo de los dueros de esclavos y que provoc(^ profundas divisiones y cambios en la sociedad cubana. Durante aquel perodo, el gobierno colonial se mostr* inquieto

PAGE 41

32 con las conspiraciones de La Escalera, la de Los Rayos y Soles de Bolivar y varias ma^s. La inquietud del gobierno espafiol aumento'' con las expediciones de Narciso Ldpez, quien fue fusilado el primero de septiembre de 1851 Figura destacada del reformismo es Domingo del Monte. Sus tertulias literarias tuvieron gran influencia en aquella poca. Del Monte, en parte, movido por el miedo de los criollos ricos a que Cuba se convirtiera en una repblica negra, y en parte, debido a que las cuestiones polticas de este perodo se contemplaban desde el marco de la formacin del carcter y de la moral, auspicio obras como La autobiografa de un esclavo de Manzano, y, Francisco, El ingenio o Las delicias del campo de Anselmo Surez y Romero. Se vivan momentos de descontento entre los hacendados y de represiones feroces por parte del gobierno, a las cuales haba que ponerle coto: A este efecto, la ley penal de 2 de marzo de 1845 trataba, primero, de imponer penas contra la^trata; segundo, contentar a Londres y satisfacer la opinin pubyca cubana y, por ultimo, disminuir gradualmente--como pedan los hombres de letras--los peligros internos a que estaba expuesta la Isla con la proporcin cada da mayor de esclavos. 4 En esa poca, y como consecuencia de los problemas que la Isla confrontaba, surgieron los movimientos del anexionismo y del reformismo, que pretendan la proteccin norteamericana y espaola, respectivamente. Gaspar Betancourt Cisneros, fue la figura principal del movimiento anexionista y Jos Antonio Saco, lo fue del reformista. Pensaban los primeros, que al unir Cuba a Estados Unidos, podrian conservar sus esclavos y duplicar la poblaci'n blanca en un termino de veinte alos.

PAGE 42

33 Saco, deseaba una sociedad cubana libre para negros y blancos, que tuviera una administracin independiente, dentro del marco de la cultura hispa'nica. De todo esto, se deduce, que habi'a germinado en Cuba la semilla de la conciencia nacional: La doctrina individualista, que la legislacin positiva traduce en rgimen de garantfas y de derechos humanos estatui'dos, se halla bien sea declarada, o bien implcita, en el P. Jose'Agustn Caballero, en el P. Vrela, en Saco, en los conspiradores, en la Revolucin de Yara (sobre todo en los discursos de sus Asambleas), en la propaganda autonomista, en el movimiento que culmino'' en la guerra de 1895.5 La fecha de 1868 fue trascendental en el proceso histo'ricosocial cubano. Ademas de tener signif icacid'n poltica, fue muy importante, por su trascendencia econmica y social, ya que en la misma ocurrieron diversos hechos que cambiaron la estructura social de la Isla. En 1868, Carlos Manuel de Ce'spedes inicicJ'La Guerra de los Diez Aos, poca en que Cuba y su sociedad empiezan a tomar conciencia como nacio'n. Ce'spedes declaro'' la igualdad de los hombres, dio la libertad a sus esclavos, respetcf vidas y propiedades de los residentes pacficos de la Isla, abogo'' por elecciones y por el libre comercio y la libertad gradual de los esclavos; por la representacio'n nacional al decretar leyes e impuestos y el respeto de los derechos humanos. La sociedad cubana experimente/ entre 1840 y 1868 una profunda crisis, debida, en parte, a la ineficiencia de los esclavos, y la dificultad de suplirlos, y, en parte, a la competencia del azcar de caa con el de la remolacha. Tambin durante aquella poca, se paralizo la expansin hacia el este de la agricultura comercial y la ganadera.

PAGE 43

34 Se formaron capitales, cuya liquidacin fue sbita, a consecuencia de las crisis de 1857 y 1866. Hubo inestabilidad en las exportaciones principales del pai's, hasta producirse su cada definitiva. La produccin del caf/quedd' estancada. Se produjo una crisis financiera publica, lo que unido a todo lo demcTs, contribuyt'a remover los cimientos del pai's. Como consecuencia, la revolucio'n de 1868 fue inevitable. La guerra surgid de un desajuste general de la economa y fue un agente para completar el proceso de transformacin de la sociedad cubana iniciado aos antes. ^ Con el pacto del Zanjn, los esclavos que formaron parte del ejercito cubano, siguieron gozando de libertad. Sin embargo, la esclavitud fue sustituida por el "patronato," institucin de transicin ya que la esclavitud en Cuba no se aboli' hasta 1886. Ya con anterioridad exista el proceso jurdico de la "coartacin," antesala de la libertad definitiva, por medio del cual, un esclavo se redima por la suma de $50 o $100, pero tena que pagar a sus dueRbs una renta sobre esta cantidad por el resto de su vida. Algunos esclavos, debido a lazos de afeccin, el intere's humano o el deseo de proteccio'n en momentos difi'ciles, optaban por este mtodo.^ Debe tenerse en cuenta que estos esclavos, al conseguir su libertad, total o parcial, no posei'an bienes materiales de clase alguna, y que scflo podan contar con la fuerza de su trabajo, pero no todos eran fuertes y jvenes. Adema's, debido al re'gimen de trabajo, disciplina y castigo a que fueron sometidos, puede suponerse que solo un reducido por ciento de esos esclavos saban escribir y leer, y que, por lo tanto, eran discriminados por la sociedad.

PAGE 44

35 Otros de los problemas sociales, producto de la esclavitud eran el ambiente de violencia y crueldad imperantes, la corrupcin administrativa, la pobreza y el crimen: Los crmenes de la esclavitud — "los horrores del mundo moral" a que aludiera Heredia--minaban y corroan los fundamentos ms salidos de nuestra organizacin social, creando y fomentando un ambiente de violencia y crueldad, de scrdido egosmo v constante temor. La administracin pblica era un escndalo: la corrupcin, el fraude y el trafico clandestino, eran prcCcticas consentidas y propiciadas y por ende muy difi'ciles de combatir y desarraigar. Numerosos vagos, ladrones, tahres y asesinos asalariados se mov'an impunemente en las poblaciones y en los campos. o Este era el ambiente social que imperaba en la Isla al terminar la Guerra de los Diez Aos. Era ^poca de desaliento y pesimismo que fue agrava'ndose en el transcurso de los aos subsiguientes hasta el estallido de la guerra de 1895. En este perodo Ramn Meza y Sua'rez Incla'n escribe sus obras. Durante aquellos aos se extendi a la Isla la constitucin espaola; se revoc la segregacin poltica impuesta a Cuba y ces' en el pas el militarismo de la colonia. Surgen dos corrientes ideolgicas: la separatista, que agrupo' en sus filas a Manuel Sanguily, Adolfo Mrquez Sterling, Enrique Jos^ Varona y Jose'^Martf; y la autonomista, cuyas principales figuras fueron Rafael Montero y Eliseo Giberga. El autonomismo tena un programa de tres puntos: la extincio' de la esclavitud, la reconstruccin econmica y la conquista del derecho moderno, pero bajo el re'gimen espaTTol A estos postulados autonomistas de 1882 se opusieron los separatistas, quienes deseaban cortar toda dependencia cubana de las autoridades coloniales. Los reformistas anteriores al 68 no lograron que el gobierno mejorara la suerte de los

PAGE 45

36 cubanos. Ademas, resultaban insuficientes los derechos y libertades conseguidos durante aquella e^ca y no se implantaron medidas para que el pai's pudiera regir sus propios intereses.^ La Guerra de los Diez Aos tuvo un gran impacto en la economa y la sociedad cubanas. Al principio de la contienda, existan en el pas formas econmicas nuevas mezcladas con las tradicionales, agrupadas en la porcin occidental de la Isla, as como en el centro y en la provincia de Oriente. Como es natural, los efectos de la guerracentrada en dichas zonas--fueron desastrozos en las dos ultimas regiones mencionadas. En Oriente, Camagey y Las Villas los campos fueron devastados y la poblacio'n fue removida. La rehabilitacin regional fue imposible. Los ingenios fueron quemados y los esclavos liberados por los insurgentes. Solamente en el afo de 1869, en Santiago de Cuba, se destruyeron veinte y tres ingenios y quince cafetales. Aunque algunos de los primeros fueron reconstruidos, al cabo de los diez aos, la gran mayora no pudo rehacerse y quedaron eliminados. En Puerto Prncipe, luego Camagey, de cien ingenios, solamente quedcuno.^^ En la parte occidental de la Isla, no afectada por la guerra, no hay grandes desapariciones de ingenios, si se exceptan Sagua la Grande y Cienfuegos, En esa zona aumento'' el numero de fa'bricas, ya que el territorio ofreca garantas para las mismas. Aparecieron nuevos ingenios y la industria as naciente se hizo ms eficaz. En esos diez aos la produccicn aumento', lo que demuestra que los ingenios eliminados en la zona de lucha eran de poca importancia. Otro de los

PAGE 46

37 resultados de la revolucin de 1868, fue la confiscacio'n de los bienes de los simpatizantes de la causa liberadoraJ^ Al considerar que la principal fuente de ingreso de Cuba era las importaciones y que todo el auge internacional del azJcar se vino abajo en 1883, se deduce que hab'a en el pai's una crisis general. Si bien la guerra no afecto"* directamente a La Habana, la capital sufri'', indirectamente, las consecuencias de la lucha. Adems de lo dicho, al final de la Guerra de los Diez Aos, comenzaron a llegar a la capital, en busca de trabajo, 1 2 numerosas personas procedentes de fincas arruinadas. Los habaneros, sin embargo, no se decidieron a empuar las armas. Una parte de los habitantes de la ciudad se mantuvo indiferente, dedicada al ocio y al lujo, mientras que otra entablo'^rias callejeras para demostrar su repudio al rgimen colonial. Hubo luchas entre los laborantes criollos y los voluntarios espaoles. Tambin hay que recordar el ataque al teatro Villanueva, la tropel i'a del cafe El Louvre y el asalto a la residencia del pro'spero terrateniente Miguel Aldama.^"^ Aguel ambiente provocaba fricciones entre los distintos componentes de la sociedad capitalina. La nueva aristocracia del dinero, a que nos hemos referido, era el producto de negocios surgidos de la guerra— de la administracin de los bienes embargados o de los suministros del ejercito espaol ^^--y estaba en pugna con la vieja aristocracia criolla, que a su vez, los miraba como advenedizos. A pesar de la crisis econmica imperante en el pas, la banca privada y la formacio'n de capitales comerciales, los negocios y las sociedades

PAGE 47

38 annimas ciaban la apariencia de un futuro de prosperidad. No obstante, en el aTo de 1884, debido a una baja de precios del azcar y del tabaco se produjo la quiebra de siete de las ms importantes casas de comercio en Cuba,^^ lo que demuestra lo inmininente de la crisis financiera. Los nuevos grupos comerciales no se interesaban en el desarrollo interno del pas sino en su propio bienestar econmico. Detra's de estos factores, y moviendo los hilos de la sociedad, estaba la ambicioli per-^ sonal de aquellos comerciantes, quienes no vacilaban en usar toda clase de recursos ilegales, contribuyendo asf a la inmoralidad. Esa corrupcin social de la poca se observa tambin en la contratacin de mano de obra extranjera para trabajos agrcolas y del azcar, que fue, desde el primer momento, otra forma de esclavitud. Por esa necesidad de trabajadores se introdujeron en la Isla los primeros chinos, quienes entraron as a formar parte de la sociedad cubana. Es este otro elemento tnico que hay que tomar en cuenta al estudiar la estructura de dicha sociedad. El trafico de chinos se organizo comercialmente,. como la trata de negros con asientos o contratos efectuados por compaas dedicadas a ese negocio. Estos asia'ticos fueron trados para suplir la mano de obra de los negros esclavos. Se fijaba como precio de cada chino, la suma de ciento veinte y cinco pesos. En 1852 se concedi'' autorizacin para introducir seis mil chinos. Se trataba de una compra-venta, por medio de la cual, se les someta a la esclavitud. En ocho aos llegaron a La Habana mas de treinta mil individuos de esta raza. Se les tena por tiles en los trabajos del campo, inteligentes, constantes y de buen comportamiento. El rgimen de castigos

PAGE 48

39 denotaba una refinada crueldad, ya que el colono asi'tico que desobedeciera las (rdenes superiores, o se resistiera al trabajo, poda recibir latigazos; se le pona el grillete y se le haca dormir en el cepo. Parte de la sociedad cubana de la ^poca se haba acostumbrado al sistema esclavista. Cuando no le fue posible seguir esclavizando al negro, sometid' al chino al mismo rgimen que antes haba instituclo con los africanos. Esta es una de las lacras sociales que caracterizaron la poca. Ramn Meza y la sociedad cubana Establecidas las bases de la sociedad cubana de finales del siglo XIX, centuria decisiva en la constitucin de la conciencia nacional, se ver' ahora como Ramo'n Meza y Suarez Inclan, uno de los novelistas ma's importantes de aquella centuria, logra plasmar, a travs de sus novelas, la sociedad cubana de la poca, ya que: Cada estado social trae su expresin a la literatura, de tal modo, que por las diversas fases de ella pudiera contarse la historia de los pueblos, con mas v^erdad que por sus ^cronistas ... la literatura no es mas que la expresin y forma de la vida de un pueblo, .... A esa literatura se ha de ir, a la que ensancha y revela, a la que saca de la corteza ensangrentada el almendro sano y jugoso, a la que robustece y levanta el corazn de America. 18 La novela Mi to el empleado de Meza, recibi' elogios de Martf, quien encontr en ella una expresio'n de genufna cubana, para el tan importante en aquel momento histrico: El que ajuste su pensamiento a su forma, como una hoja de espada a la vaina, ese tiene estilo. ... Ya Meza sobresale por su honrado y constante deseo de emplear la

PAGE 49

40 palabra propia, necesaria y gr/fica; .... Pero mas notable que la facultad de componer, es ... la fuerza de la stira ese conde que se lleva de Cuba a Clotilde tiene las espaldas listadas de negro como los vestidos de los presidiarios. Meza, nacido in 1861, queda atrapado en su juventud entre las dos guerras de independencia y en una atmosfera de asfixia y tensiones. Tipifico' en sus novelas el ambiente social cubano de la poca; expuso la corrupcin administrativa y comercial y atact" al gobierno colonial responsable de dichas inmoralidades. A trave's de sus novelas se observa la ideologa separatista de Meza quien abogo por la libertad poltica del pas. En su obra literaria esta'* presente la indagacin de las races del desajuste nacional y una preocupacin por los fundamentos de los fenmenos polticos y culturales. Critica aspectos negativos de la sociedad de su poca y abarca un perodo anterior de unos treinta aos. Su deseo es retener el pasado y hacer suyo el porvenir. La indolencia Parte de la sociedad cubana mantena una actitud de indolencia, que era el resultado de la estructura constitutiva de dicha sociedad. Al disponer de individuos que hicieran su trabajo, los cubanos se acostumbraron a la vida fcil, sin esfuerzos ni complicaciones. En estas circunstancias la moral disminuye e el egoismo aumenta. En El duelo de mi vecino Meza presenta a Octavio, personaje y narrador, en una ocupacio'n indolente y ociosa. Este individuo pasaba horas enteras espiando vidas ajenas. Ademas, en esa misma obra, los comensales de la casa de huespedes, con indolencia y sin tener otra cosa que hacer.

PAGE 50

41 se entretienen tirando a broma algo tan serio como la vida de un ser humano. En Flores, y calabazas Julia'n, demuestra una conducta despreocupada e indolente, al igual que Joaqun en Carmel a. Esa es la tnica que predomina en Mi tio el empleado : funcionarios, oficiales, empleados y ujieres, no hacen absolutamente nada durante las horas de trabajo. Su nica preocupacin es que no los dejen cesantes. Por lo general, tratan de sacar el mayor provecho y beneficio personal. Vicente Cuevas cuando finalmente logra tftulo y posicitn social elevados, dinero e influencias, se apresura a rodearse de criados que hagan el trabajo que el nunca hizo desde que llegara a Cuba, mientras el descansa cmoda mente en su alcoba. El conde Coveo no hace otra cosa que imitar a las familias criollas ricas que antes lo desdearon (Aurora y su padre).. Don Aniceto, con indolencia se lamenta mientras que Salustiano realiza todo el trabajo de la tienda y su mujer, el de la casa. La carencia de ideas religiosas Algunos viajeros dieron cuenta de la carencia de ideas religiosas en el pueblo cubano de aquella poca, caracterizada por la indiferencia y la libertad de costumbres, sobre todo en la Habana. Otros cronistas advirtieron la influencia del pragmatismo norteamericano en ciertas zonas de la sociedad cubana. Estimaron que era una protesta contra la desmoral izacicn polloica y administrativa del gobierno espaol. En el pueblo predominaba la indiferencia religiosa. La mayor/a de las familias de clase alta y media no ofn misa sino el da primero de enero y crean que con esto satisfacan sus obligaciones religiosas. Las clases pobres y los esclavos reciban poca instrucci(n

PAGE 51

42 religiosa. Sin embargo, paradjicamente, los negros y los mestizos eran los que practicaban la religin con mas fe y casi siempre, participaban en las procesiones religiosas. En la obra novel'stica de Meza puede observarse este aspecto de la sociedad cubana de fines de siglo. El escritor presenta una sociedad carente de valores espirituales y religiosos. La lnica persona a quien Meza concede estos sentimientos es doa Juta, la mestiza madre de Carmela. En Mi to el empleado y en Don Aniceto el tendero la aristocracia blanca solo asiste a la iglesia por motivos social es--recue'fdese las bodas de Joaquili y su prima ( Carmela ) pertenecientes ambos a la alta sociedad habanera, y las de Marina y Salustiano asf'como la de Clotilde y el conde Coveo--representantes de la nueva burguesa del dinero. Al describir escenas de la iglesia, Meza, en varias ocasiones, ofrece un cuadro pintoresco del pueblo aglomerado en el exterior junto a la puerta de estos recintos. A travs de esos pasajes, se pone de manifiesto, la curiosidad de una parte de la sociedad que veia en las bodas una diversio'n. Viajeros y cronistas que visitaron La Habana dan cuenta de este aspecto social referente a los motines 22 y las reuniones frente a las iglesias. La vestimenta y el lujo El trato social entre las familias criollas era sincero pero despreocupado y exista la tendencia a la igualdad en el vestir, lo ique indicaba, entre ellos, la igualdad de condiciones. Desde luego, la ropa era mas o menos lujosa, de acuerdo con las categoras sociales determinadas por el dinero y el saber. En Mi to el empleado Vicente

PAGE 52

43 Cuevas y su sobrino son objeto de burlas a su llegada a La Habana, por su apariencia fi^sica y su manera de vestir, distinta e'sta a la de los habitantes de la Isla. Don Aniceto y su esposa, son tambin objeto de burla, cuando tratan de imitar, en el vestir, a la sociedad criolla. En todas las clases sociales existia la inclinacin el refinamiento. El lujo imperaba en aquel ambiente y afectaba la moral y las costumbres. Las mujeres de las familias acomodadas vestian con elegancia. En sus casas haba infinidad de criados, ya que stas no realizaban las tareas dome'sticas. El costo de vida era elevado. Aquella era una sociedad vanidosa, en la que muchas veces se aparentaba una riqueza que no se y 23 tema. Este aspecto se ve en varias obras de Meza, quien, con sutiliza, lo presenta de dos maneras: una parte de su cri'tica esta'' dirigida a las personas con excesivo amor al lujo, pero sin gusto--la ta de Blanca--en Flores y calabazas En la otra, se nota la irona dirigida a aquel sector de la sociedad considerado arribista por los criollos: el conde Coveo y don Aniceto. Esta actitud estaba presente en el ambiente social de la 'poca: El lujo en si^no perturbaba tanto como la impaciencia de muchas personas por ostentarlo precipitadamente^ sin esperar a adquirir mediante el trabajo una posicin econcnica s6lida, que les permitiera disfrutar de ese lujo sin menoscabo de la dignidad. 24 La sociedad cubana de fines del siglo diez y nueve, en todas sus clases sociales, era muy aficionada al baile. Este era una expansin importante dentro de aquel ambiente, porque implicaba un desahogo de la juventud frustrada. Casi todas las celebraciones, las tertulias y los paseos, finalizaban con un baile. Un cronista afirmaba que la

PAGE 53

44 "voluptuosa e {ntima costumbre cubana, era muy sugestiva y estaba muy arraigada en los criollos, espaoles y extranjeros que vivan en el pais." La danza era muy popular, estaba compuesta del sedazo, o parte del paseo, la cadena y el sostenido, segin los marcaba la mcTsica. Esta era animada y alegre y los mejores int^pretes eran los grupos locales. El compa's era el mismo que tocaban los negros en sus instrumentos y tambores. El baile, era una diversio^n que se practicaba todo el ao 25 y se acentuaba, con disfraces durante el carnaval. Este aspecto destacado de la sociedad cubana se observa en varias novelas de Meza. Con esto, el autor serala la frivolidad de la clase alta o las diferencias entre los grupos sociales. En Flores y calabazas los bailes capitalinos, o los celebrados en casa de Blanca, con participacio'n de la esfera social burguesa, son una muestra de esa frivolidad imperante. Los nuevos amigos de la muchacha solo saban de bailes, fiestas y reuniones de tipo ligero, en los que no haba una conversacin inteligente ni se demostraban inquietudes espirituales o culturales. Era un mundo vaco, carente de significado y de trascendencia. El autor utiliza el baile en Carmela para poner de relieve las diferencias y tensiones sociales. En casa de doa Justa se bailaba en reuniones sencillas y familiares y de acuerdo con los modestos recursos de la familia. En esta ocasic, al igual que en la boda del conde Coveo, el escritor presenta a un grupo de curiosos que fisgonea, desde afuera, ese baile al que no fueron invitados. A travs de los comentarios de esta gente, se trasluce la envidia que sienten por no participar de la fiesta. Tambin, en el baile de la alta sociedad que

PAGE 54

45 celebran los padres de Joaquin, Meza da cuenta de la frialdad de las maneras y de la fingida cortesa de los asistentes al mismo, quienes hablan en voz baja como si sostuvieran una conversacin trascendental o salen al balcdn en pequefibs grupos serios y circunspectos. En la boda del conde Coveo y de Clotilde ( Mi to el empleado ) a trave's del baile, se puede percibir la falsedad y la ligereza de aquella parte de la sociedad formada por arribistas y aduladores. El juego En Cuba, y sobre todo en la capital, el juego estaba muy extendido; se jugaba a las cartas y al billar. La mayora de las veces no se hacia por mero pasatiempo, sino como resultado de la impaciencia de hacer dinero en corto espacio de tiempo. Inclusive, se ha dicho que hasta la trata de esclavos, fue considerada por muchos como un juego de azar, que conlleva los riesgos del contrabando, y en donde ^ 26 habia un explotador, el banquero y un comprador. En dos novelas de Meza, se destaca la impaciencia por alcanzar una fortuna. Para lograrlo, los protagonistas se arriesgan, como en un juego. Saben que pueden perder, pero esta^ conscientes de que al aventurarse, tienen grandes oportunidades de ganar. Para ellos, la vida es un juego de azar, en donde la especulacin, los trucos, las artimaas y los riesgos, son parte importante para el logro de sus propsitos. El conde Coveo, en su juego ascensional al igual que lo hiciera su antecesor don Genaro, juega con los expedientes y con la vida de aquellos infelices que acudan a los ministerios gubernamentales para protestar de injusticias con ellos cometidas. Era un juego sucio, que produca

PAGE 55

46 mucho dinero, y con este la posici'n social y las influencias. Don Aniceto, especula en la bolsa, juega con los acreedores con las aparencias, con el falso prestigio; se hace participe del sucio juego del hundimiento de un barco para cobrar el seguro y, finalmente, juega con la vida de seres humanos, al quemar la tienda para evitar la bancarrota y lograr consolidar su fortuna ya que el establecimiento estaba protegido contra incendios por una buena pliza. En aquella sociedad, tan dada a las apariencias, los peridicos, que exaltaban la vanidad de la clase social poderosa, tenan una importancia enorme, ya que eran un vehfculo de propaganda, en los que se fabricaban o destruirn reputaciones de la noche a la maana. La crnica social servia estos propcTsitos a las mil miravillas. Un peridclico, en El duelo de mi vecino se hace portador de la infamia de un presuntuoso que jugaba con la vida de pobres infelices, retndolos a duelo; la tienda de don Aniceto y Salustiano tenia un peridico que era el rgano oficial de sus tropelas, y, un discurso que el conde Coveo no llego'a pronunciar debido a su incapacidad intelectual, es descrito como brillante por un peridico capitalino. Adema's, la sociedad cubana finisecular, tenia gran predileccin por los placeres gastronmicos. Mientras los esclavos, los libertos, las clases ms pobres de la poblacio'n, coman con sobriedad y, a veces, hasta sufran escasez, la clase alta era pro'diga en manjares y desplegaba lujo en la presentacin de los mismos. Eran muchos y complicados los platos que se presentaban a la mesa de las familias ricas. Los negros y los mulatos eran diestros en el arte culinario, pero los

PAGE 56

47 cocineros chinos aportaron graciosos adornos a las aristocrticas mesas 27 cubanas. Los postres eran abundantes en las casas de estas familias. Las comidas diarias del conde Coveo eran opparas, abundantes y variadas; demostraban el gusto sibarita y el apego a las cosas materiales de aquel individuo. Adema's, eran motivo de reuniones frivolas, a las que asistiiin un canolico, un magistrado, un militar y un periodista. Este grupo pasaba la comida charlando y dndose tono, unos con otros. Esos festines ponfan de manifiesto la vanidad y la ausencia de valores de las altas categoras sociales dominantes en el pafs: la iglesia, la milicia, la justicia y la prensa, Mafs que comidas eran diarios festines los que se celebraban en la antigua casa de los Amia''ndez. ... A eso de la siete de la noche iban saliendo de aquella cocina, por su turno, y sin que ocurriese el mcfs leve desorden ni la menor alteracin, grandes fuentes adornadas con perfecta simetra y con arreglo a las ms severas reglas del arte culinaria. ... El conde era partidario del servicio de comidas a la rusa ... el seor cancfiico Prez opinaba que nada ms hermoso y saludable ^ue una mesa repleta de manjares. Era una perpetua emulacicn: todos queran deslumbrarse mutuamente; y al fin consiguieron estrechar tanto su ^amistad o extremar tanto sus odios, que la mesa se converta algunos dfas, en una verdadera Babel. Era un sainete que se repeta casi diariamente. 28 El banquete celebrrado en el teatro, en honor del conde, es tambie'n un deroche de lujo y vanidad que demuestra el ambiente asfixiante y superficial de aquella sociedad. En esta comida se puede apreciar la variedad de adornos caprichosos, el colorido y la profusin del lujo en los detalles decorativos. Jose'^Marti^sealo^la importancia de la comida en esta novela, y asi''tena que ser, porque e'sta es la novela 29 de la voracidad. Si, como se ha dicho, el tono de Don Aniceto el tendero es el juego, el de Mi tio el empleado es la glotoneril. Meza

PAGE 57

48 se apoya en esta costumbre cubana del buen comer para destacar la ambicin insaciable que denotaba la burocracia administrativa, al "devorar vidas humanas" con tal de conseguir dinero: El comer es parte principal de Mi tfo el emplead o; come pan y sardinas en la fonda donde llega; come a Chartreuse tendido en su casa de soltero, come a chaleco abierto, en casa de su suegra difunta rodeado de coroneles y cancfnicos; come con su secretario a traga mesa cuando preside ^n el teatro lleno de luces que no se saben apagar, el festin patrio'tico: "¡daba gusto ver comer a aquellos dos hombres! "30 En otras novelas la comida es tambie'n elemento destacado. En Carmela es vehi'culo de doci Justa para congraciarse con el pretendiente de su hija; en Don Aniceto la comida sirve para marcar las diferencias sociales entre dueos y empleados de confianza y dependientes; y, en Flores y calabazas sirve para introducir a la protagonista en el mundo social habanero. Finalmente, Meza destaca la frivolidad social en El duelo de mi vecino a travs de la cena de los huespedes de la pensin, quienes, mientran comen, usan bromas a costa de un pobre hombre que puede morir en pocas horas. En Don Aniceto el tendero la comida toma otra cariz social: el del ahorro. En la tienda hay un cocinero chino porque compra mucho con poco dinero y esto permite al tendero ahorrar lo ma's posible mientras espera el momento de enriquecerse. Las casas tienen un lugar destacado en la novel istica de Meza. Adquieren un valor simbrf^lico que seala el carcter y los estados anmicos de las personas que las habitan. Representan un querer escapar de un mundo materialista, ambicioso, lleno de vanidad, y de un ambiente carente de humanidad. En ellas hay indicio de cubania; son el nico tesoro que esa sociedad no puede arrebatar al criollo, que con nostalgia.

PAGE 58

49 se retrae en su interior y se desplaza, con el pensamiento y el deseo, a otras pocas. Esas casas contrastan con las otras, llenas de lujo pero sin reliquias del pasado. Vienen a ser el interior y el exterior de la vida cubana : A la condesa de Merlfn^ durante su viaje a la Habana en 1840, le llamaron la atencin las preciosas casas bajas de la clase media en La Habana, casas que se le destacaron por sus grandes puertas cocheras, por sus inmensas ventanas enrejadas, puertas y ventanas siempre abiertas, Las. casas aristocra'ticas no eran ma's que de un piso, rodeadas de galerfas que se destacaban desde lejos por largas filas de persianas verdes. Las calles estrechas, las casas bajas con balcones de madera y ventanas enrejadas siempre abiertas ... la nih desnudos los brazos y enlazados a la reja curioseando hacia la calle. -^^ Don Aniceto el tendero Carmela Flores y calabazas. En un pueblo de la Florida y Ultima paginas recogen este aspecto de la sociedad cubana. En contraposicioli a estas casas el autor describe otras en las que no hay recuerdos ni reliquias, parecidas a los individuos que en ellas viven. Para aquella gente, Cuba era un lugar de trnsito, un parada, ya que ma's tarde o mas temprano regresaran a su pai's de origin y para quienes aquellas cosas no tenan valor alguno. Sin embargo, hay que notar que, tambie'n en los cubanos, se observaba un estado de desencanto y abulia bastante generalizado, como resultado del ambiente social y del momento histrico en que vivian: La vista de los ^recuerdos la fe de las reliquias faltan enteramente aqu. La pereza y la poesa de lo presente lo absorben todo, y si los habaneros se ocupan del porvenir, se ocupan de e''l solamente como de una dicha inmediata. 32 No obstante, los criollos posefan sensibilidad y estaban abiertos a una generosa simpata y, aunque su voluntad estuviera delimitada por el ambiente, el olvido y la indiferencia, estaban dispuestos a

PAGE 59

50 despertar bajo sacudidas de grandes pasiones o necesidades. Estos son los factores con que cuenta Meza para el porvenir de la patria y en los que pone su esperanza de un futuro mejor para la Isla--Emilio y los jvenes bomberos, en Don Aniceto el tendero --asi^ lo indican. La naturaleza Las crnicas de viajes sealan la atraccio'n que se siente ante la contemplacin de la naturaleza cubana. Admiran los cronistas la belleza exuberante del pafs, el color verde de su vegetacioTi, sus arboles, su paisaje. El criollo, como es natural, tema arraigado este sentimiento muy dentro de su ser: "La atraccin tan poderosa de la 33 Naturaleza, la sumersin en todas las potencias de la vida. ." No es de extraar que Meza se aferr a este sentimiento. Muchos de sus personajes buscan en la naturaleza, los valores positivos inexistentes en el ambiente social. Flores y calabazas Ultimas paginas y En un pueblo de la Florida muestran el sentir del novelista al respecto. Divisin de la novelstica de Meza Ramn Meza, en su obra novelstica, no abarc toda la sociedad cubana de su tiempo, pero sf ciertos aspectos importantes de la misma. Tampoco, como tratara Villaverde, se propuso Meza abarcar toda la sociedad cubana en una sola novela. Por eso, es importante estudiar cada pieza narrativa de Meza, por separado, para conocer qu* aspecto de la sociedad trato" en cada una de ellas. En Flores y calabazas nos presenta el novelista cubano un aspecto de la sociedad capitalina, superficial, ligera y falsa, en

PAGE 60

51 contraposicin a la vida sencilla del campo en contacto con la naturaleza. En Ultimas p'ginas Meza muestra la burocracia judicial habanera y los intereses creados que destruyen la paz de la familia. En un pueblo de la Florida ofrece la visi(5'n idealizada de un hogar criollo y la lucha entre lo nuevo y lo viejo. En su novela El duelo de mi vecino el autor hace una critica a las costumbres sociales de la e'poca, y se r refiere a los duelos y a la fanfarronera de ciertos elementos de la sociedad capitalina, as como a las actividades y ligerezas de una gente desocupada y ociosa, carente de preocupaciones serias. En Carmela Meza retrata una sociedad racialmente prejuiciada. El novelista presenta aspectos sociales referentes al problema del mulato, del negro y del chino en Cuba. Es en esta novela, mas que en ninguna otra, donde el escritor se adentra en el problema racial existente en la Isla. Su obra narrativa ma's conocida, la novela Mi to el empleado presenta aspectos de la burocracia espaola reinante en Cuba. Su crtica est* dirigida hacia la administracitn colonial que se enriquecida en la Isla. Por ltimo, Don Aniceto el tendero, retrata otro aspecto de la sociedad cubana de la e'iDoca: los comerciantes espaoles que viajaban a Cuba para enriquecerse a toda costa. La novelstica de Meza puede dividirse en dos grupos: las novelas "idealistas" y las "novelas de crtica social" propiamente dicho.. En ambas categoras Meza refleja implcita o explcitamente su visin de la sociedad cubana, con sus caractersticas, vicios, defectos y lacras. Son dos tipos de novelar distintos, si se quiere, pero ambos representan el anverso y el reverso, las dos caras del rechazo de Meza hacia la

PAGE 61

52 sociedad en que le toco' vivir. En unas, aora lo que no existe, en las otras, presenta lo que estc mal. En las "novelas idealistas" los personajes no tienen contacto con la realidad circundante; se refugian en el mundo idealizado de la naturaleza, evitando as* el contacto con la sociedad, pero al final, la realidad se impone, impidie'ndoles su evolucin y obl iga''ndoles a enfrentarse con su derrota total. En las "novelas de crftica social," los hechos son presentados de manera abierta y los personajes muestran las entraas monstruosas de una sociedad corrupta. Sin embargo, en ambos tipos de novelas. Meza hace que sus personajes evadan la realidad, dndonos una dimensin interior de sus criaturas por medio de sus sueos deseos y ambiciones, en su lucha contra las fuerzas sociales que impiden la realizacin de sus anhelos. En las novelas idealistas los personajes luchan con la verdad y el bien; no logran su cometido y se frustran. Tienen que refugiarse en un pasado o en un presente inexisten tes, como medio de evadir la realidad. En las novelas de crftica social, los personajes, movidos por su ambicin material, su deseo de ascender a una escala social superior y de obtaner lujos y riquezas, logran este bienestar material a costa del sufrimiento de los dema's y de su propia destruccin espiritual. Son ricos, lo tienen todo, pero carecen de amor; buscan la felicidad que no poseen y tienen conciencia de ese vacfo espiritual. En este autor se nota una ruptura con la novelstica de la poca ya que, ademas de presentar a sus personajes en su dimensin interior. Meza no sermonea, sino que expone los hechos tal como suceden y deja que

PAGE 62

53 los personajes y las situaciones hablen por s{ solos. Las descripciones son breves, la ironi'a, aguda y los silencios elocuentes. A trave's de contrastes, da una idea del ambiente social de la poca. Su crtica de hace casi cien aTos, con las variantes propias de cada e'poca, resulta valida en nuestros das, tanto en el contenido como en la te'cnica utilizada y en su concepcin del mundo: una sociedad corrupta, carente de valores espirituales que provoca la alienacio'n interior del individuo, su angustia existencial, su fragmentacin, su caos interior. Es una visin contempora'nea del universo, ya que sus personajes, ante un mundo fragmentado y carente de valores autnticos, tienen que refugiarse en un mundo ideal, inexistente. Son antihroes, que buscan valores autnticos en una sociedad que no los tiene. Es la forma de la novela que estudia Luka'cs, caracterizada por la existencia de un he'roe novelstico, que ha definido con el trmino de hroe problemtico. La novela es la historia de una bsqueda degradada, demonaca, de valores autnticos, en un mundo tambin degradado. Sus "novelas idealistas" son: Flores y calabazas publicada en 1885; Ultimas paljinas del mismo ano y En un pueblo de la Florida su ultima novela conocida, escrita en 1898. Las novelas de crtica social son: El duelo de mi vecino 1885; Carmela 1886-1887; Mi to el empleado 1887, y Don Aniceto el tendero 1889. Si se atiende a las fechas en que Meza escribi y public sus novelas, se puede observar que ste comienza con Flores y calabazas novela que tiene elementos de los dos grupos y que puede considerarse como un puente entre ambas categoras. Su segunda novela. Ultimas paljinas tambiel puede ser catalogada dentro de esta trajectoria idealista, pero con elementos de crtica social.

PAGE 63

54 Despus, siguen sus novelas de critica social, propiamente dicho. Es en ellas donde el autor alcanza su peri'odo culminante, en el que escribe su mejor obra. Mi tio el empleado la que, sin embargo, pascf desapercibida para sus contemporneos, con excepcio'n de Mart, quien dijo que el libro parece una mueca hecha con los labios ensangrentados que deja una impresin semejante a la que ha de dejar una bofetada. Este don de observar es en Meza tan caracterstico, que ha de constituirle una originalidad poderosa porque no es esa observacin comn que copia lo que se ve, como la fotografa, sino otra implacable y casi seuda, que realza su poder con su justicia. Y en que'' estilo estaT escrito todo eso? En un estilo intenso • y laborioso ... la determinacin de subordinar el lenguaje al concepto, el don de ver en conjunto y expresar fielmente, la capacidad de componer un plan vasto, con sus caracteres, incidentes, y colores, y la firmeza indispensable para conducirlos al fin propuesto, no ensena'ndose a cada paso a que le vean la imagen rica o la frase bien cortada, sino como olvidado de sf, y guiando la accicJh desde afuera. Pero mis importante que la facultad de componer ... es aquel como fiero pensamiento y grave melancola que da a su chiste la fuerza de la scTtira.SS Esta crftica de Mart'muestra ctfno Meza se adelantla su tiempo, al ir ma's alla^'de la manera de pensar de sus contemporneos."^^ Despus de un per'odo de diez anos. Meza escribe su ultima novela. En un pueblo de la Florida que puede considerarse la mas escapista de todas. En este proceso que se ha sealado, puede observarse en el novelista una trayectoria casi circular. Comienza con una obra, en parte, escapista y, en parte, de critica social, Flores y calabazas ; sigue con Ul timas pginas dentro de la misma categora; despus, escribe novelas de crtica social directa: El duelo de mi vecino Carmela Mi to el empleado y Don Aniceto el tendero Meza, hastiado de la sociedad que le rodea, y a manera de rechazo, termina con en Un pueblo de la Florida

PAGE 64

55 su obra mas escapista. En esta estructura circular se ve su concepci(5n del mundo, su visin de la sociedad y de los hombres que la componen. Meza, al comienzo, ofrece un mundo ideal, inexistente, presente slo en la mente de los tipos literarios que el ha creado. Luego, enfrenta a sus criaturas con la sociedad y expone su efecto destructivo en aque'llas. Es una sociedad materialista, que desprecia los valores espirituales, cuya finalidad es el alcanzar la fama y el dinero. Finalmente, el autor vuelve a su punto de partida, y presenta, en su ultima novela, un mundo irreal de tipos ideales.

PAGE 65

56 Notas Jos' Antonio Portuondo, Bosquejo histcrico de las letras cubanas (La Habana: Ministerio de Relaciones Exteriores, Departamento de Asuntos Culturales, Divisin de Publicaciones, 1960), p. 39. ^Lolo^de la Torriente, La Habana de Cecilia Valds prologo de Elfas Entralgo (La Habana: Jess Montero, 1946), pp. 99," 100, 16 2 las y 17 ^Jose'^'M. Pe'rez Cabrera, "Historia Social," Libro IV en Historia de la naci(5n cubana ed. por Ramiro Guerra y Snchez, Jos" M. Prez Cabrera, Juan J. Remos y Emeterio S. Santovenia (La Habana: Editorial Historia de la Nacio'n Cubana, S.A., 1952), IV, pp. 299 y 300. ^Lolfde la Torriente, p. 199. ^Medardo Vitier, Las ideas en Cuba (La Habana; Editorial Tro'pico, 1938), Tomo I, p. 140. ^Julio J. Le Riverend Brusone, "Historia Econmica," Libro IV, Historia de la nacidn cubana VII, p. 151. '^Jose'M. Pe'rez Cabrera, "Proceso social," Libro IV, Historia de la nacic^n cubana III p. 313. o Prez Cabrera, Historia IV^, p. 314. ^Vitier, Las ideas II, pp. 21, 22, 23. ^^Le Riverend Brusone, Historia VII p. 152. ^\e Riverend Brusone, pp. 154 y 155. ^^Jose" Rivero Muiz, "Esquema del movimiento obrero," Libro V, Historia VII pp. 255 y 260. 13 Le Riverend Brusone, p. 255. 14 Le Riverend Brusone, p. 255. 1 5 Le Riverend Brusone, p. 255. ^^Le Riverend Brusone, pp. 219 y 220. ^^Elas Entralgo, "Historia social," Historia IV^, pp. 334, 335, 337, 339 y 340. ^^Jose" Martf, citado por J. A. Portuondo, Bosquejo histrico de las letras cubanas p. 37.

PAGE 66

57 ^^Jos' Mart', "Mi to el empleado," El Avisador Cubano 25 de abril de 1888, citado en Homenaje a Rm'n Meza p. 71. 20 / Jos Antonio Portuondo, p. 33. ^^Elas Entralgo, pp. 304 y 305. ^^El'as Entralgo, p. 310. 23 <' Elias Entralgo, p. 310. ^^Elfas Entralgo, p. 306. 25 ^ Elias Entralgo, pp. 306 y 307. ^^Eli'as Entralgo, p. 308. ^^Elias Entralgo, p. 309. ^^ Mi to el empleado pp. 259, 261, 262, 263. 29 Cintio Vitier, "Sor Juana, Meza y Marti ," Homenaje a Ramn Meza y Sua^'ez Incl^Tn (La Habana: Comisin Nacional de la UNESCO, 1961 ) p. 30. 30 'Entralgo, pp. 309 y 310 Jos" Martf, Homenaje a RamcTn Meza p. 71 31, 32 Entralgo, pp. 311 y 312. 33 Entralgo, p. 312. 34 /• Georg Lukacs, citado por Lucien Goldmann, Problemas de una sociologa novel fstica (Parfs: Gallimard, 1964), p. 69. ^^Jose^Martf, Cuba en la UNESCO pp. 71 y 73.

PAGE 67

CAPITULO III LA SOCIEDAD EN LAS NOVELAS IDEALISTAS En Flores y calabazas se detecta la estructura que va a seguir en trminos generales la novelstica de Meza: comienza con el elemento ideal, presenta lo social y termina regresando a lo ideal. Esta novela enfrenta el lector con un mundo "idealista"; el campo, la naturaleza, la casita blanca y limpia, que son como un balsamo espiritual, refugio de almas soadoras, un verdadero parai'so terrenal, donde los tipos creados por el autor se mueven a sus anchas. M/s tarde, el autor destaca los efectos corrosivos de la sociedad en sus criaturas, para terminar con la destruccin total de ese mundo idealizado y la aoranza del paraso perdido; En una de los pueblecil los cercanos a La Habana, haba en 1874 una bonita casa situada en medio de delicioso jardn. Poco podan apetecer o echar de menos, despus de examinar los paisajes de los alrededores de la casita, aquellos que se extasan con la contemplacio'n de la naturaleza.! Asi^comienza la novela. El lugar era un verdadero paraso terrenal, donde habi'a riachuelos, montafTas de roca, cascadas, una gruta donde se disfrutaba de una suave claridad, y de fuentes y lagos. En ese "locus amoenus" vivan Blanca y su padre. Los elementos de la naturaleza que rompen la armona y la quietud son introducidos en la narracin, por medio de la figura retorica del litote, expresio'n de algo mediante la negacin de su contrario; 58

PAGE 68

59 Verdad es que desde all no podfa verse el imponente espectculo de un volcn serpeado de rfos de fuego, m" el monitono y solemne de un Monte Blanco, con sus cumbres cubiertas del alvo manto de las perptuas nieves, ni los pelados derrocaderos del Candahar, ni las lquidas llanuras del caudaloso Amazonas. 2 Aquella era una sociedad patriarcal en la que el padre ejerca su dominio y era querido y respetado. La figura de la madre no aparece, ya que esta haba muerto y el autor la nombra de paso. Con la familia vivida una criada negra que haba sido esclava y estaba bajo la proteccin del padre. Blanca es presentada al lector en ese marco idealizado, a trave's de la humanizacioli de los objetos y de la idealizacin de la naturaleza: Era Blanca quien habitaba aquel ameno lugar. Las paredes interiores de la casita le haban visto nacer, las flores, sus hermanas, a porffa le haban prestado el brillo de su hermosura; las rosas colorearon sus mejillas, los claveles, su boca; ... el sol pareca haberse despojado de una porcicn de sus dorados rayos para formar su cabellera. Del mismo modo. Meza retrata la figura de Romn, quien viva en una finca contigua a la Blanca: "Era su cara'cter dulce, apacible, risueo. Pasbase horas enteras tendido en el ce'sped, viendo c(mo se agitaban las hojas de los arlamos. A Romn es una figura contemplativa que se extasiaba con la salida o la puesta del sol. Disfrutaba de la paz que la naturaleza le ofreca. En medio de una tempestad se internaba en los bosques, lleno de emocin por aquel especta'culo que le ofreca la naturaleza. Estos dos seres, unidos por los mismos sentimientos de paz, belleza y quietud y que tanto teni'an en comdn, son separados por un elemento disociador: la sociedad capitalina, representada en la figura

PAGE 69

60 de la t{a de la muchacha. Desde el momento en que Blanca es llevada a La Habana, la vida de ambos protagonistas cambia por completo. La ta se encarga de inculcar a Blanca ideas muy contrarias a la de ^sta. La muchacha es introducida en la sociedad habanera, sus salones, su lujo, su esplendor y el "brillo de las apariencias." Blanca empieza a dudar de su amor por Roma'n y lo comienza a ver como "tonto" y muy distinto a los jvenes elegantes y sofisticados que conoce en la casa de su pariente. "lA tu edad lgrimas! Ese bobalicoli de Romn, no te conviene. Ya te buscar' yo un buen muchacho, alegre y listo, sobre todo, listo. "5 Estas son las palabras con que la tia de Blanca trata de inculcar en la muchacha su concepcin de los valores sociales imperantes en la poca. --Julicn es mejor; te ama mfs; tiene hecha una fortuna; nada te falta re a su lado. Es fino, elegante, mu cumplido. Tiene sus defectos qui^nnolos tiene? pero esto depende de que ain es muy joven; ya se enmendarf. iQue diferencia! Roma'n es un tonto. 6 No es que la ta de Blanca fuera una mala persona, sino que su carcter era fn'volo y ligero. Era superficial y este defecto de su carcter no le permita apreciar las consecuencias que en otros podian producir sus palabras y sus obras.'' Meza va sealando el cambio que se opera en Blanca al describir los objetos y el aspecto material de la casa de la ta en La Habana. Al mismo tiempo, pone de manifiesto el mal gusto de la dueTTa en la colocacio'n de los adornos. Es la intencin del autor, al comparar los dos "modos vivendi," sealar cuan vacfas, frivolas y burguesas son la vida y las costumbres de la capital, muy diferentes a las del campo, sencillas y llenas de valores espirituales:

PAGE 70

61 una casa, cuya fachada de sencilla y elegante arquitectura, se hallaba afeada con una capa de pintura de indefinible color. Cuadros de grandes j[narcos dorados, cenefas en que se vefa pintarrajeado algo asi como enormes lirios y claveles, vidrieras llenas de objetos de cristal de raras y caprichosas formas, muebles dorados y de bao, con asientos de damasco verdes y rojos, jarrones de losa barnizada, pequeas figurillas de barro y de cartn, en fin, habfa all cosas de valor y m^ito pero que denotaban el mal gusto que habi'a presidido en su colocaci(n y por esto impresionaban desagradabl emente. 8 La muchacha, al principio, por orgullo, se muestra indiferente ante las conversaciones de las nuevas amigas de La Habana, quienes le hablaban de teatros, reuniones, paseos, tertulias y fiestas, para luego tratar de burlarse de la provinciana. Pero, al cabo de los quince dfas de estar al lado de la ti'a, quien se encargo'' de organizarle toda clase de fiestas y actividades, se mostraba fascinada por "aquel torbellino de vida tan diferente al de su finca." Julin, a su vez, representante de la clase social capitalina, rechaza burlona y desdeosamente, el mundo ideal de Blanca y Roma'n. Refirindose al lugar donde Blanca haba vivido con su padre y pasado tantos ratos agradables con Romn, expresa que eso nunca pudo ser bueno, que habra que derribarlo todo, ya que para ^1, aquello era una miseria y no se explicaba cmo Blanca pudo vivir all tanto tiempo. Para la ta de Blanca aquel paraje era muy hermoso y su hermano lo tena bien cuidado, pero las personas de su carccter y el de Julia'n no podan separarse ni un momento "del trato de la buena sociedad." La seora opinaba que si ella no hubiera sacado a Blanca de all' la muchacha no hubiera hecho el mas mezquino papel en los salones habaneros. Ante estas circunstancias, la mente de la muchacha se va confundiendo y comienza en ella una lucha interior. Es aqu' donde Meza

PAGE 71

62 utiliza el recurso omrico--sueflo o pesadilla--para mostrar los dos aspectos de la sociedad: el placentero, cercano a la naturaleza e idealizado, y el bullicioso y carente de valores, encarnado por la burguesa habanera. A Blanca le parece un suefo todo este mundo, nuevo para ella; le parece haberlo vivido en alguno ocasin, o quiz/s, sofTcido. Ella no lo puede precisar. Le pareci'a que todo habla sido como un sueo agradable, pero no nuevo, que ya lo habfa sofado alguna vez entre las movibles hojas de los sfrboles; ... a trave's de las cristalinas aguas de la fuente, del arroyo, del lago volaban en su fantasa como en mgico caos uno en pos de los otros, los espectculos a que haba asistido: el banquete ... en el cual se haba sentado a su lado un joven fino, amable. Esto se le presentaba en primer te'rmino a manera de luciente puerta de oro por donde haba penetrado a un mundo de placeres presentidos, ... los bailes ... los teatros, los paseos, las reuniones. 10 Estas nuevas experiencias le eran agradables. Recordaba con desagrado el jardn de la casa familiar que antao le era tan placentero. El paisaje era para ella un espectcula lujurioso y senta compasio'n hacia "el pobre" Roma'n. En contraste con el cambio de Blanca, el autor destaca la tristeza de Roma'n, quien empezaba a perder sus ilusiones, pero segua encontrando refugio en la naturaleza. Sin saberlo, sin que pudieran darse cuenta, los dos enamorados iban distancindose. Surga entre ellos una barrera inexpugnable. La sociedad, indiferente ante las cosas sencillas y burlona frente a los valores verdaderos, haba sembrado entre ellos las semilla de la separacio'n. Blanca, deslumbrada ante las nuevas perspectivas que surgan ante ella, se olvida de Roma'n y se casa con Jul in.

PAGE 72

63 La novela termina donde comenz, en el campo, ante la naturaleza que impone su presencia, Pero esta vez, todo est deteriorado: la casita abandonada, los seres queridos, muertos--Roman desesperado se haba tirado por un despeadero--y Blanca, completamente decepcionada de su nueva vida, de su esposo, del brillo de una sociedad carente de verdaderos valores, aora un pasado que ya no existe, que ha quedado borrado para siempre por el paso del tiempo y las transformaciones imperantes en la poca. Meza, a travs de la trama, presenta el fent^meno social: los cambios que se iban operando en la esfera de la vida cubana, y el impacto de la nueva burguesa en aquella sociedad. Pero deja que el lector juzgue estos hechos por sf mismo. De igual manera, en su novela Ultimas paginas hay una idealizacin de la familia hecha a travs de la casa del protagonista, los objetos, las fotografas, los 'lbumes. Todo esto constituye un refugio, un escape de la figura central de la novela ante la realidad circundante. Pero, mediante el matrimonio de las hermanas de Pablo, Meza impone el impacto social del momento que afecta la vida familiar: el mundo de las apariencias, el inters econmico, la lucha por la herencia del padre, la burocracia, los pleitos, los abogados, los jueces. Como Flores y calabazas la novela termina donde empez": en un escape total. El protagonista se refugia de nuevo en la casa, ahora pobre y destruida, con los pocos objetos que en ella quedaron despus de los procesos judiciales, en los lbumes y en las aoranzas y recuerdos familiares; en suma, en una realidad social inexistente ya. Este doble juego del autor esta'' presente en el conjunto de su novelstica. Por medio del mismo, nos ofrece Meza su visi(5n del mundo:

PAGE 73

64 de un lado, una sociedad idealizada, inexistente; de otro, una sociedad burguesa que rechaza todo intento de realizacin por parte de los personajes que se aterran a los valores espirituales y sencillos de la vida y que son aplastados por las normas y el engranaje de una sociedad materialista, ambiciosa de dinero y poder, y por los individuos que configuran la nueva sociedad. Esa burguesa impone su hegemoni'a poli'tica y econolnica y asnos la presenta Meza en su obra novelstica. Ante la realidad del momento hay en el autor un rechazo al nuevo sistema de vida y un retraimiento, un querer regresar a un pasado que el autor considera mejor: Extrao conjunto, en verdad, el de aquella casa que demostraba a las claras por su forma, distribucin y enormes tejados ennegrecidos, donde crecan los hongos y los helchos, que pertenecida a otra poca. Y como para que resaltase mcfs esta circunstancia rodeaban esta vieja casa otras de resistente construccicn que parecan lucir altivas sus blancos muros. 11 En esta cita se puede apreciar como Meza, a trave's de la casa, presenta la lucha entre lo nuevo y lo viejo. Hay aoranza de otras pocas y un rechazo a la realidad contempornea del autor. Esto tambin est' presente en la utilizacin de los objetos: Paseo' su vista luego en redor suyo; fue fijndola con atencin en los ms minuciosos objetos, en los cuadros, en los libros, en los herrumbrosos clavos, en las cintas y ramillas y flores secas colgadas de ellas. ... Si aquellos objetos insensibles se hallasen siquiera un instante animados de un soplo vital; si pudier^ ir cambiando con ellos las risueas ideas que de otros das mejores acudan a su mente .12 En Meza hay un deseo de infundir vida a los objetos. En estas descripciones, como en otras muchas de su obra novelstica, los objetos estn revestidos de un fuerte animismo. La utilizacio'n de la conjuncio'n

PAGE 74

65 "y"--y ramillas, y flores--aquT' no tiene un simple uso enumerativo, sino que se emplea con el proposito de intensificar su valor emotivo, su fuerza interior. Pablo se aferra a ellos como para no sucumbir ante la realidad social del momento. Junto con esos objetos, vuelven a la memoria del protagonista los detalles de la vida de Natalia, su hermana, y de Antonia, por quien sinti un gran amor. Tras esos recuerdos, vienen a la mente de Pablo otros de frustracin e impotencia ante los sucesos de su combatida existencia; el casamiento de las hermanas, la lucha de los esposos de estas por la herencia; los intereses creados.,, los: pleitos, el diario bregar con abogados, procuradores y jueces. Es aqu* donde Meza emplea su pluma para atacar el sistema judicial de la ^poca, la lucha entablada en el seno familiar por la ambicin del dinero y la secuela de vicisitudes e infortunios que todo esto trae a la familia. Al final, ninguno de los miembros obtiene un solo centavo y los pleitos continian, se multiplican, crecen. Todo el dinero se agota en luchas judiciales sin que ninguno de los litigantes quede favorecido. La burocracia imperante en la Isla por aquella ^poca, queda expuesta al lector tal como era, lo que implica una exposicicn de la corrupcioli del sistema, que como un pulpo, de infinitos tentcfculos, con su papeleo, lo devora todo. Es un sistema social que se ensaa en las ya afligidas familias cubanas. Mis cuados no vinieron solos, trajeron dos consejeros de aspecto antiptico, de una dulzura al hablar que repugnaba porque era una ficcio'n con que pretendan velar su cnica codicia, eran dos picapleitos, dos de aquellas polillas que engordaban con la honra y la fortuna de las familias entre las corrupciones del foro codecTndose con agentes, procuradores, picapleitos, oficiales, escribanos, clientes llenos de soberbia o tempranamente encanecidos por sus vidas

PAGE 75

66 de angustias y de luchas que se aguardaban da tras da con ejemplar resignacin la hora en que brillase la justicia. .'"^ Al enjuiciar esta parte de la sociedad, que por su profesin conoca bien, la crtica de Meza se hace directa. Contraria a la tcnica usada por el autor en otras novelas, aqu sermonea, ataca y denuncia a toda la burocracia existente en el sistema judicial de su e'poca. lAh! len aquella vergonzante ruleta a que se hallaba reducido el foro por aquellos das jugse el ahorro, el afecto nacido del parentezco, el honor, el porvenir de las familias! Aquella vorgine arrastro'' tambin la nuestra. Por que' habr' seres que saben ocultar en su pecho como los reptiles su dardo, las mis torpes pasiones, para luego, en un momento dado, mostrarlas con toda su repugnancia?^^ Asimismo, en muy pocas lneas. Meza nos mostrara la sociedad de su tiempo: ... y como, nuestros bienes eran escasos y carecamos de^ grandes influencias y de ttulos nobiliarios, no conseguira nuestro pleito, a pesar de la vanidosa ceguera de mis cuados, y que a su sabor explotaban los curiales, la resonancia y publicidad que para ridculo desprestigio de las partes que en ellas intervenan, alcanzaban otros. ^5 El miembro principal, el centro de la vida familiar en el ncleo social es la madre. Es importante en la apreciacin de la sociedad, a trave's de la novelstica de Meza, sealar el tratamiento que el autor da a esta figura. La madre se encuentra ausente en las novelas idealistas y se la desprecia, o no se la tiene en cuenta, en las novelas de crtica social En Flores y calabazas Meza presenta el cuadro familiar con la ausencia de la madre muerta: Cuando llegaba a la casa, su padre y una negra anciana que desde muy nia la haba criado, lnicas personas que habitaban

PAGE 76

67 la casita ademas de Blanca, notaban que esta no volva de sus paseos por el jardn tan alegre y risuea como otras veces .16 Con esta ausencia de la madre. Meza enfatiza la melancola y la soledad de sus personajes. Recurso parecido es el que utiliza en Ultimas pa^ginas : Cuando llegamos a la portada del Campo Santo, ech' una postrera mirada, di un postrero adics a quien ya para siempre deba quedar alli' tan sola. Y no lejos de su sepulcro, al pie desuna de las pirmides de los osarios dorma tambin el sueno eterno nuestra madre. ^7 Asimismo, en la novela En un pueblo de la Florida tampoco aparece la figura de la madre. Es un recuerdo triste vivo en la memoria de la protagonista: Ese suceso haba sido la muerte de su buena y querida madre. Muy presente tenfa este hecho triste en todos los momentos; pero en los sanos consejos y^en los principios religiosos que su propia madre le haba inculcado, encontraba el consuelo y la resignacio'n necesarios para soportar aquel golpe tan cruel Esta haba sido la nica pena que acongojaba su pecho. 18 En un pueblo de la Florida es, en efecto, como lo ha sealado la crtica tradicional, un relato idealizado de costumbres cubanas, per leyendo detenidamente esta narracio'n y observando lo que dice y lo que calla el autor, puede el lector acucioso darse cuenta de la crtica social implcita en la novela. Muchas veces, lo que el autor silencia tiene una voluntad de smbolo, como un trasfondo, que no puede precisarse donde se encuentra, pero que esta'^ latente en su obra. Esta cuestin ha sido sealada por Blackmut, al expresar que: what writing creates--what goes on after the writing has stopped--may sometimes be called symbol It is a

PAGE 77

68 symbol when it stands, not for what has been said or stated, biit for what has not been said and could not be said. J9 Como se ha dicho, el crptico Dobrolyubov habla de la visin del mundo del autor en forma de ima'genes vivas creadas por este. Expresa que el propo'sito de la critica es encontrar el significado escondido de estas imgenes, asumir lo que no esta expl cito en lo que el escritor describe o dice, e identificar as' elementos de cambios sociales. Meza, muchas veces calla aspectos de la sociedad de su e'poca, pero leyendo entre lneas, pueden notarse diversos detalles importantes que caracterizaban la sociedad sobre la cual escribe. Al referirse a Olivia, el novelista dice: Las labores dome'sticas, el estudio propio de una seorita de holgada posicin, el bordado, el dibujo, el canto y el piano constituan los agradables pasatiempos de su existencia. ... Su vida haba sido la de una flor pura y bella esparciendo encantos y fragancias en torno suyo; amada de todos cuantos la contemplaban. 20 En realidad, Olivia, al faltar la madre, tena que cuidar de sus hermanos y hacer las tareas de la casa, mientras su padre sala a trabajar diariamente. La muchacha perteneca a una familia de la clase media criolla arruinada por la guerra, en el exilio, en condiciones muy difciles. Al final de la novela, el padre de Jorge relata a otros ancianos del grupo familiar, que solan reunirse para aorar un pasado, cmo en otros tiempos, en el pueblo, no habfa mas que dos casas, la iglesia y la escuela. Recordaba como los vveres se traan en carros sin ruedas, como los trineos hechos de troncos de robles que resbalaban por la arena.

PAGE 78

69 Recordaban que no exista el ferrocarril, ni el telgrafo, ni los perio'clicos, ni el puente sobre el r'o.^^ El viejo senta nostalgia por algo que no exista. Lo curioso de todo esto es que Meza, en esta obra, sita su sociedad ideal y aorada, fuera de Cuba, con lo que nos esta' diciendo que en la Isla no existia ese "paraiso terrenal" aorado. El proprio Meza, en su estudio sobre Julin del Casal, contrasta el ambiente artificial en que vivfa el poeta--rodeado de objetos exo'ticos--con la realidad exterior. Casal residi'a en un cuarto que pareca la morada de un japone's. En ese rincn lea, mientras se abanicaba, sentado en un diva'n, perdida la nocio'n del tiempo y olvidado de la necesidad de alimentarse. En esa habitacin haba biombos, melisulasy jarrones; en un ngulo, ante un dolo bdico, ardan pajuelas impregnadas de sndalo. Su casa estaba situada tras el modesto saln de redaccio'n de La Habana Elegante lejos del ruido de las cercanas esquinas deHabana y O'Reilly, muy transitadas. En esa poca escribi" sobre princesas y perfumes orientales. Esta era una forma que el poeta cubano tena para evadirse de la realidad que lo asfixiaba. Sin embargo, fue en La Habana Elegante donde escribic sus m"s aceradas crticas de la sociedad habanera. Los personajes de las novelas idealistas de Meza toman una actitud parecida. Se refugian en sus casitas, se recrean en la contemplacin de los objetos, las fotografas, los recuerdos. Se crean un mundo imaginario, irreal, por medio del cual se evaden del ambiente social que detestan. En En un pueblo de la Florida tambie'n aparece ese motivo del "paraso perdido," representado por una casita blanca, limpia y tranquila,

PAGE 79

70 motivo que aparecer/ repetidamente en otras novelas de Meza: Ultimas pcginas Carmela Flores y calabazas y hasta en Don Aniceto el tendero En ellas el escritor busca, a la manera de Rousseau, la felicidad. La casita es el refugio: la felicidad existe en el contacto con la naturaleza, lejos de la vida bulliciosa. El hombre, bueno de por s(, ha sido pervertido por la sociedad. El mundo que se consagra es el mundo de lo esta'tico, de los cuadros, cuya luz impresionista. Meza presenta en sus novelas. En esta parte de su concepcin del mundo, la vida se muestra en una atmcsfera de verdad, belleza, tranquilidad y bondad. Los personajes son figuras arrancadas de laminas; no son hombres de carne y hueso. Es como un "racionalismo sentimental ," en que el tiempo no pasa; queda / 23 atrapado en un lbum de laminas. Esta es una forma que tiene Meza de escapar de una realidad cotidiana que lo tiene hastiado: el ambiente social cubano de su poca. No nos habla aqui' de esa realidad, pero, con su silencio, y hasta con su escapismo, nos la esta'' mostrando. En un pueblo de la Florida la ultima novela que escribi" Meza, cierra el circulo de su narrativa. A los treinta y ocho anos, se encontraba hastiado de contemplar el panorama desolador de la sociedad en que le toco'' vivir: las ambiciones personales, la corrupcin administrativa, la vaciedad de una sociedad burguesa, ocupada en enriquecerse a toda costa, a base del sufrimiento y de la miseria de los ms humildes. Aquella, era una sociedad ocupada en el provecho personal, en las apariencias y en las conveniencias sociales. Al escribir sus novelas ideales. Meza protesto"", en silencio, ante tanta inmundicia. Despue's de En un pueblo de la Florida y siendo ya Cuba

PAGE 80

71 libre, se retircTdel quehacer narrativo y se dedicd'a su profesin abogado; ocupo'' cargos pblicos y escribid en peridciicos y revistas.

PAGE 81

72 Notas / 1 / Meza, Flores y calabazas p. 51 (en adelante se citara por F. y C ). F. y c. F. y c. F. y c. F. y c. F. y c. F. y c. F. y c. F. y c. p. 51. p. 57. p. 65. pp. 60 y 61 ^Mez ^Mez 4 ^Mez ^Mez Sez ^Mez ^Mez ^Mez Mez ^^Meza, Ultimas paginas p. 6 (en adelante se citarc^por U.P ) ^^Meza, U^. pp. 14 y 12. ^^Meza, LLP. pp. 96-98. ^^Meza, ILP. pp. 98 y 99. ^^Meza, LLP., p. 101. ^Seza, F. y C p. 59. ^^Meza, LLP., pp. 34 y 35. 18 ^ Meza, En un pueblo de la Florida Cuba y America abril 1899, p. 16. 19 R. P. Blackmut, The Lion and the Honeycomb (New York: Fawcett, 1955), p. 19. Citado por Claudio Guilleli, "Estilstica del silencio (En torno a un poema de Antonio Machado)," Revista Hispnica Moderna XXIII (1957), pp. 260-291. 20 r Meza, En un Pueblo de la Florida Cuba y AmeVica abril 1899, p. 16. 21 Meza, En un Pueblo de la Florida Cuba y Amrica mayo 1899, p. 23.

PAGE 82

73 Meza. "Julin del Casal," Homenaje a Ram^n Meza y Suafez Incla^'n (Cuba: Comisin Nacional de la UNESCO, 1961), pp. 209 y 210. Mario Parajon, "El autor de Carmela y Mi to el empleado ," Cuba en la UN E SCO 1961, p. 38.

PAGE 83

CAPITULO IV LA SOCIEDAD EN LAS NOVELAS DE CRITICA SOCIAL El duelo de mi vecin o (1885) es la primera novela publicada en froma de libro por Ramo^i Meza y Surez Incla'^n. Es una obra menor, pero de cri'tica social y de costumbres. En ella, el autor presenta una sociedad desocupada en donde predominan la chismografi^ y la fanfarronera de varios individuos, as como los miembros parsitos de la misma, los que explotan los duelos, y el qu^ dira'n. En El duelo de mi vecino la sociedad, en funcin de la opinin publica, va a ser la fuerza motriz, el eje estructurador de la accio', elemento configurador de mundo en esta obra. Meza comienza su novela con comentarios sueltos, portavoces de la "vox populi": --El seor Olercn se bate. --Oleran estc desafiado. --Maana acudir'' Oler cn al terreno del honor a vengar una of renta. ^ Esta sociedad cubana, basada en el falso honor y en el que' dirn, es la que mueve la accin de la novela. Los duelos, lastre social de la colonia espaf?ola, fueron muy populares en la Isla, sobre todo a finales del siglo XIX. Estos trajeron una secuela de individos parsitos que explotaban el prurito del honor para el beneficio personal. Entre ellos, tenemos al fanfarrn, experto en el uso de la espada y de las armas de fuego, quien retaba, para lucirse, a pobres infelices que 74

PAGE 84

75 nunca antes se habian batido. Existan tambieli los padrinos de oficio, quienes vivi'an de los duelos. De estos individuos hablaremos ms detalladamente en el cap'tulo correspondiente a los tipos populares. En esta novela de Meza hay dos narradores: Octavio, el narrador, personaje-testigo, que habla en primera persona y un narrador que introduce a Octavio y narra en tercera persona y que es tambin el que cierra la novela. Desde los comienzos, se nota en El duelo de mi vecino una fina irona y una sa'tira aguda para burlarse de esta sociedad. El autor critica la curiosidad de la gente. Presenta unos tipos sociales cuyas preocupaciones son nimias, como la de mirar a trave's de unos huecos abiertos en la puerta y en el techo del cuarto de una casa de pensidn capitalina, lo que suceda a un pobre diablo que a la maTana siguiente se habra de batir en un duelo: Ansiaba ver lo que hara un hombre la v'spera de un duelo; y este deseo pareca darme alas. Apenas atin' a meter la llave en la cerradura; tal era la febril precipitacicn con que quise abrir la puerta de mi cuarto. ... Mi curiosidad se acrecentc, ya no me ^ contentaba con ver; deseaba oir. Era, pu^s, de genero el techo. lOh felicidad! Una tijerilla bastara para cortarlo. ... En poco menos de un minuto abr en el cielo raso un hueco cuadrado, por el cual introduje Ta cabeza. 2 Ramn Meza, a travs de unos rasgos descriptivos y de sabrosos dilogos de los comensales de la pensin, nos presenta, sino tipos, por la brevedad de su aparicin en la obra, s, ciertos elementos componentes de la sociedad que tratrf de captar en su novelstica: una seTiora inglesa, profesora de piano que defiende el feminismo "a lo cubano," un husped criollo, un militar, un viejo y una seora de edad avanzada. El criado.

PAGE 85

76 en esta sociedad, ten/a que ser el "negrito." La siguiente conversacin durante la comida se lleva a cabo con burlas y chascarrillos exponentes del choteo criollo: --Amigo mfo, dijo otro metindose en la boca casi toda la hoja del cuchillo lleno de arroz, a estos lances estamos expuestos los hombres a cada momento. --lEh! qu es eso? ]qu todo han de arrogrselo a los hombres! Dijo una seora inglesa, profesora de piano, con entusiasmo tal y tan mala suerte, que escurrindosele una alcaparra hasta la garganta, la hizo toser con fuerza. El compaero de al laido, por pura galantera, le golpeaba duramente la espalda. j, --Pus, si me insultan, desafio y se acepta el duelo, me bato. ^ --La desafio a Ud.: maana habr dos duelos en vez de uno, replicd un husped. ^ Y una carcajada general acogi esta proposicin. lEa! negro, lecha aqu" un poco de vino! ^ El criado, que era un negrito como de catorce afos lleno de vino hasta los bordes la copa del mil itar.3 El choteo, como ha dicho el ensayista cubano Jorge Mach, es parte de la sicolgica social del cubano. Para el, el choteo consiste en no tomar nada en serio. Maach expresa que un elemento importante del choteo es el hbito de la irrespetuosidad y que una motivacin sicol($'gica es la repugnancia de toda autoridad. Afirma que en el fondo de todo respeto existe una forma de autoridad y que una falta cro'nica de respeto puede tener su origin en la ausencia del sentido de la autoridad, ya sea, porque el individuo afirma desmedidamente su albedrfo personal o su valor, o porque reacciona a un medio social en que la jerarqua se ha 4 perdido o falseado. En efecto, la sociedad que describe Ramn Meza y Suarez Inclan en esta novela es una sociedad despreocupada, en la que se ve un desprecio a la jerarqua espaola que gobierna la Isla. Es una actitud'

PAGE 86

77 irrespetuosa ante toda autoridad, y que es parte de la vida diaria que describe Meza en diferentes a^mbitos de la sociedad cubana. El choteo en si' puede considerarse como un aspecto inofensivo dentro de las caracteri'sticas sico-sociales de la Isla, pero el peliqro estf en su uso como habito social y su desval orizacio'n de todo lo que implique jerarquiza, autoridad y prestigio, con su secuela de desorden, desvalori/ 5 zacion y "relajo." Esta cuestio' del "choteo" se encuentra tambie'n en otras obras de Meza, porque forma parte de la sociedad que describe. En Mi to el empleado los incidentes en los que el futuro conde Coveo se ve envuelto a su llegada a La Habana y quien sufre las burlas de varios pilletes asf como el escarnio de que es victima en el teatro, son rasgos sicosociales que motivarn la venganza del conde Coveo contra esa sociedad que lo humillo''. El tono de la novela es t dado, en parte, como se ha dicho, por la motivacio^'n del dinero y el bienestar material; y en parte por la exposicio'n de esa actitud de choteo que se aprecia en el ministerio en que trabaja el conde Coveo. Esta pauta puede observarse tambie'n en la presentacidn que hace Meza de la figura de don Aniceto el tendero, el cual es ridiculizado en su vestimenta y en sus maneras. Lo dicho anteriormente, se aplica tambie'n a su obra de teatro "Una sesin de hipnotismo," en la que el autor se burla de la filosofa positivista en boga en la e*poca y el hipnotizado tiene una actitud burlona hacia los miembros de la familia, especialmente hacia el experimentador. En El duelo de mi vecino los comensales de la casa de hue'spedes se burlan de Dieron, del militar y de todo los que puedan burlarse:

PAGE 87

78 — lEh! Ah-f don Ferm/n; aqu' Oleran; eso es, asi, iuno frente del otro! vengan los sables, ijem! Cuatro o cinco se leyantaron y ^resejitaron al militar ^ el cuchillo con que coman; --lAqui estali los sables! decan riendo. Alguno de los que se levantaron empuj( in^encionalmente la mesa y la ampolleta del aceite se bambole^o. ¡Caracolesl prorrumpid' el vejete de las aceitunas, Oleron tiembla como si tuviese mucho temor. 6 La actitud del propio Meza es tambin burlona y de choteo. Se refiere al hombre de edad como "el vejete." Esta no es la actitud que tomarcT el autor en la novela En un pueblo de la Florida al referirse al padre de Olivia como al "venerable anciano," o la to'nica que sigue cuando habla del padre de Pablo en Ultimas pginas Al mismo tiempo, el vejete, el militar y los demS's comesales tienen una actitud de choteo ante el duelo de Oleron. Meza desacredita un momento serio, solemne, como lo es el duelo entre dos personas: Habfa un silencio siniestro. Parec'a que la naturaleza se preparaba a presenciar un acto solemne. E indudablemente que lo era el arrancarse dos hombres la existencia porque uno hizo estornudar al otro meti'ndole un papelillo torcido por la nariz. 7 Meza retrata una sociedad desocupada y superficial en la que miembros de la misma curioseaban, a travs de los huecos, lo que aconteca en el cuarto contiguo, invadiendo, as', la privacidad individual. Resulta significativo que el que hace esto es Octavio, el narrador personajetestigo, lo que implica la actitud tacita de Meza, la tciica critica de la obra. Yo no sabi'a si incomodarme o alegrarme al ver el resultado que habia tenido el duelo de mi vecino; creo que estaba ms dispuesto a lo primero cjue a lo segundo ... la naturaleza humana es asf. Verificndose en cualquier cuesti(5n un

PAGE 88

79 desenlace menos Interesante que el que haba previsto, lejos de satisfacer, desagrada, aun cuando de esa suerte salga ganosa la moral de la sociedad. 8 Ramn Meza critica el valor que otorgaba a las apariencias sociales parte de aquella sociedad burguesa, ya que en muchas ocasiones estas eran las que movan los actos individuales y sociales. La gente hacia cosas en las que no creia ni por las que sentia conviccin alguna. Meza expone esta falta de autenticidad: --Esto no se usa, seor Oleran; le repito que se dira'^ que usted propuso condiciones que de antemano sabia que no podfan ser aceptadas, y todos seguirn creyondo que fue por cobardea. ¡Pues es claro: el que no hace lo que e'l no es hombre! 9 Despus del duelo, combatientes y padrinos se van a comer a una fonda, invitados por el pobre Olercn, y entablan una conversacin animada, como si no hubiera pasado nada. Es en esa oportunidad, donde Meza presenta las habladuras comunes en esa sociedad vaca y ligera: Se describan ciertas escenas tan a lo vivo y con tan refinado deleite sensual, Uno haba llevado relaciones amorosas con la mujer de fulano, en concepto de todos virtuosa y recatada, otro con la hija de zutano, tenida por joven de buena fama, lAh! ¡pobres maridos, pobres padres, pobres hermanos, pobres mujeres, pobre sociedad, raza humana, honor Esos mismos hombres que van a un duelo y que siguen un "cdigo de honor," a los pocos minutos de terminado el desafo, despedazan el honor de padres, mujeres, y en suma, de la familia. Es muy significativo e iro'nico el eplogo de Meza a esta novela, ya que aquella noche corra por la capital la noticia de que un grosero haba insultado a don Fermin y de que este haba herido de gravedad a Oleron, quien, en realidad, solo haba recibido unos rasguos en la nariz.

PAGE 89

80 En Carmela (1886-1887), Ramn Meza dirige su cr/tica social por caminos ms serios. La obra, considerada por algunos como exponente de un idilio romntico o como mera imitacin de Cecil ia Valds de Villaverde, se sale de ese marco en que ha querido incrustrsela y presenta conflictos familiares y sociales existentes en la Cuba de finales del siglo XIX. En efecto, Carmela y Cecilia se parecen, pero es que ambos autores quisieron retratar la sociedad cubana de su tiempo. La mimesis es la misma, en los que ambos escritores difieren es en la poesis ambos crearon obras diferentes. Mientras Villaverde hace hincapie''en el romance y lo enmarca en la lucha de clases, Ramo'n Meza hace lo mismo, pero avanza un paso ma's, al no idealizar a sus personajes y presentar un conflicto ma's probable en aquella sociedad. La Carmela de Meza no es precisamente "la mulata ma''s linda de La Habana," como lo era la herona de Villaverde. Ya en esta novela el autor comienza a usar una te'cnica distinta, que caracterizar/ su novelstica desde ese momento en adelante. Hay una ruptura con la literatura de la poca. Los personajes de Meza ya no van a estar idealizados, pero no sern, tampoco, re'plica exacta de la realidad. Hay una distorsio^n en la configuracin de varias de sus "criaturas claves." El novelista vei'a la sociedad cubana como lo que era: una copia, un espejo deformado de Espaa. Esa distorsionan se produce porque la sociedad cubana tem'a caracteri'sticas y componentes tnicos diferentes a los de la espaola y al tratar aquella de imitar a e'sta, se produce una deformacin que estaba latente en el seno mismo de aquella sociedad. Meza, en Carmela plantea el problema racial existente en la Isla hacia finales de1 siglo XIX. Presenta, en esta obra, una alta sociedad

PAGE 90

81 blanca, la mayon'a arruinada por la revolucidn independentista, y en cuya esfera social no tenf'a cabida el negro, liberto ya, pero que tena que desempear los humildes oficios de sirviente y calesero, entre otros. No debe olvidarse que desde, approximadamente, cuarenta aos antes de que Meza escribiera su obra novelstica, exista el temor de que la Isla se convirtiera en un pas negro como Hait. Ya en 1846, segin el censo oficial de ese afib, un cuarenta y cinco por ciento de la poblacicn habanera estaba formada por negros y mulatos. En 1849 la poblacin blanca representaba el 48.35 por ciento de la totalidad y la de color 12 • el 51 .75 por ciento. En carta fechada el primero de agosto de 1849, y refirindose al trafico ilegal, Gaspar Betancourt Cisneros, El Lugareo, escriba a Jose''Antonio Saco que "la Compaa Cristina, Parejo, Pastor, &, mete negros en Cuba que eso es como bandada de totes en tiempo de .. zafra. ."^^ ... El problema racial se plantea en Carmela donde la sociedad frusi tnai el amor entre la joven protagonista mestiza y Joaqun, el seorito blanco. "--No seas tonto, nio; no vuelvas mis alla'C Eso no te conviene: 14 Es gente que no te iguala." A pesar de la superioridad numrica del negro, aquella era una sociedad europea de blancos, donde lo importante era ser blanco, o parecerlo. Por eso, las personas que podan pasar por blancas, aunque tuviesen familiares mulatos o negros, lo ocultaban, para "mejorar la raza," mediante el matrimonio con una persona ms "adelantada." Esto implicaba el consiguiente ascenso en la escala social. La madre de Carmela, oculta a todos, inclusive a su propia hija, que era era la madre

PAGE 91

82 de la muchacha y pasa como la madrina de la misma. Doa Justa era mulata. Esta actitud racista se puede ver en las palabras que el padre de Joaqun le dice a doa Justa: --Es hija^de Ud. Esa joven no es blanca ... mi hijo, no por el, que es un atolondrado, sino por las burlas de los dems, sufrirfa muy pronto al lado de tal esposa, si por acaso piensa Ud. que esta quimera pueda real izarse. '5 Este problema social existio'con frecuencia en Cuba, ya que desde el principio de la esclavitud las negras y luego las mulatas fueron instrumento de placer de los blancos (espaoles y criollos). En la confrontacicn que don JulisCn tiene con la madre de Carmela, aquel, producto de una sociedad altanera e intransigente en cuestiones raciales, que ve1^a al negro como un ser inferior, se enfada ante el trato fino, educado y sereno de aquella mujer mestiza, de convicciones religiosas y morales, victima de aquella sociedad: Ya D. Julin no podia contenerse; aquella oposicin tan serena, aquella naturalidad con que le trataba una mujer, que consideraba de condicicfn muy baja con respecto a l, le tenfa envenenada la sangre.'^ Meza, trata de elevar la condicin moral y humana del mulato y del negro, al enfrentar a doa Justa y don Julin y poner en claro, mediante el di'logo que estos sostienen, las condiciones morales de la mulata y la bajeza de don Julin. Lo mismo har con Tocineta, al final de la novela. Ya que aquel negro, distorsionado por la pluma del autor, quien destaca sus defectos fi'sicos, considerado inferior por la sociedad, se agigantar' moralmente, llevado por sus sentimientos amorosos. Cuando Carmela quede desamparada, Tocineta acepta plena responsibil idad por ella y por su hijo.

PAGE 92

83 Como se ha dicho, la figura del negro, se presenta deformada en esta novela de Meza: El negro Tocineta, con su rostro abotagado y torpe por la obesidad, dibujaba sus toscos perfiles sobre la blanqusima pared del comedor. Tocineta, grueso, fuerte como un roble, sin ninguna expresin en el semblante que indicara ingenio, agudeza o siquiera esa travesura de los negros de su edad. .17 El novelista, al trazar estos rasgos fsicos, muestra cno la sociedad cubana vea la figura del negro, a la que degradaba fsica y espiritualmente. No hay que olvidar que Tocineta era protegido de la madre de Carmela, que era mulata, y por eso, viva en condiciones sociales inferiores, ya que el mulato, despreciaba al negro y pretenda subir un escalo'n en la escala social: --La'rgate de aqu, negro, o se lo digo a mamita. --No tengas cuidado y habla muy gordo y vers cmo se lo cuento todo a mi ama. --Sf; hazte la boba: demasiado lo sabes: ese blanquito que te hablaba tanto anoche te va a perder. ^ --Y t qu tienes que meterte en eso, intruso? a t que' te importa? y mira djate de atrevimientos y no me tutees, que todos no sjomos iguales. Qu" dices, cachorro? Sabes que esta's muy atrevido? Todos los tiempos no son iguales: ya te ha dicho que no tienes que meterte con la nia Carmela para nada, que no es como tJS Adema's, pueden apreciarse aqu', las diferencias sociales existentes entre las distintas razas y capas sociales. Como se ha mencionado, Tocineta, por ser negro y de escala social inferior para aquella gente, no poda aspirar al amor de Carmela, que era mulata. A su vez, el negro advierte a la muchacha, refirindose a Joaqun, que ese "blanquito" la ve a perder. La nica manera que tienen Carmela y Joaqun de llevar a cabo sus amores, dentro del marco de aquella sociedad, es mediante la fuga.

PAGE 93

84 La pareja realiza su proyecto con la idea de casarse, pero el resultado es que aquella sociedad termina separTndolos Triunfan las convenien• cias sociales que hacen que Joaqun sea mandado al extranjero y que Carmela quede desamparada con su hijo, al que es necesario ocultar y hacer pasar como sobrino de la protagonista. En aquella sociedad, llamar mulato o negro a una persona, era proferirle un insulto, sobre todo, si sta querfa ascender racial y socialmente. La joven bailaba divinamente a juzgar por el voto de los expectadores de la ventana y alguno los del terrado. --Esa sf, decfan por detrs de Tocineta, esa sf que se conoce que tiene sangre de --Chist, Trinidad, alabado sea Dios, que lengua tienes ^ --Y que", hija? que" tiene eso de particular ? --Te callas, o me largo de aquf?^^ Esto suceda en una de las reuniones que con frecuencia se celebraban en casa de dona Justa y Carmela. El novelista pone de manifiesto las murmuraciones de aquella sociedad; Muchas personas decfn que la seora tenia estas reuniones en la casa para buscar un novio a su ahijada y que gustaba codearse con gente de ma's categora que ella, pues, sin serlo, querfa pasar por blanca. No estaban desorientados los que asi" 20 pensaban; en estas habladuras haba mucha envidia. Los que as" comentaban eran espectadores que miraban desde afuera, a travs de la ventana, para burlarse de los de adentro. Esta costumbre era frecuente, a juzgar por las menciones que de ella tambin hace Meza en otra de sus novelas. Mi tfo el empleado ., Se recordaraT los comentarios que hace Villaverde, en Cecilia Vald's al respecto. Era esta una sociedad frustrada, pendenciera, bulliciosa y desocupada. Aquella gente viva

PAGE 94

85 en una atmosfera candente, de asfixia, en el terreno poltico y social, impuesta en la Isla por la colonia. Los criollos mostraban una actitud negativa, de decepcin por la decadencia del pafs en el perodo entre 21 las dos guerras. Meza estructura sus novelas a base de contrastes, y Carmela no es una excepcin. El escritor describe otra fiesta de Igual ndole, pero en barrio, casa y familia aristocra'ticos Describe los lujosos trenes, los cupe's con sus techos de madera barnizada, las duquesas, las carretelas victorias que estaban en la plaza cerca de la casa donde se celebraba la fiesta. Habla de pajes y cocheros, de msicos integrantes de una orquesta, de hombres en el balcn y de hermosas mujeres. En fin, de una etiqueta banal y calculada. En ella, no reinaba la camaradera y cordialidad de la fiesta de casa de dona Justa. Era un ambiente de alta burgues'a, de palabras huecas y de actitudes y posturas falsas, donde se observaban las convencionalismos sociales. En aquel banquete no reinaba la cordial idad ni franqueza, mas s un trato de frases escogidas, engalanadas con giros retricos y seguida cada una de un gesto o saludo muy fro. Era una reuni(n de buen tono: nadie hablaba ms que con quien le quedaba al lado cualquiera dira que se estaban tratando de asuntos gravsimos por la forma con que se les revesta. 23 Esta era una fiesta de la "alta burguesa" para concertar un matrimonio de conveniencias, ya que se quera casar a Joaqun con su prima, por motivos econmicos y sociales. Los negocios del padre iban de mal en peor y ya no haba dinero para sostenerlos. Como se ha mencionado, la situacin de la Isla en este espacio de tiempo--entre las dos guerras--era cao'tica y muchas familias quedaron sin fortuna. La ruina de las familias ricas afectaba a gran parte de

PAGE 95

86 la poblacin que vivfa de su humilde trabajo en ingenios y cafetales. Y ante la dbil reja de madera, sentadas pacientemente, horas, das, sananas, meses, aos llenando de mugre entre sus dedos callosos las libranzas que venan a cobrar, estaban, como siempre, el maquinista, el herrador, el carretero, el carpintero, el apoderado del medico de la finca, el administrador cesante y otros empleados ms. Todos resignados, silenciosos, embargados de profundo disgusto ... y confiados en sus inegables derechos a cobrar, no queran apresurar la prxima e inevitable ruina de aquel hombre poderoso poco antes y la de aquella casa, una de las principales de La Habana. ^4 Aquellos hombres conocan mejor que nadie el estado de abandono en que se encontraba la finca por falta de dinero, pero se irritaban cuando estaban acosados por el hambre. Meza, aprovecha aquella situacin para mostrar al lector como era aquella sociedad. El hijo de don Julin miraba con actitud indiferente a aquellos hombres que visitaban a diario a su padre porque estaba acostumbrado a aquel espectculo o porque ignoraba los problemas que all se resolvan: el inters, las consideraciones y el hambre. Meza retrata en Carmela un perodo de transicin. Despus del desarrollo de la industria azucarera se separaron el hacendado y el colono; apareci" una clase media rural; fue la e'poca de las mquinas y el auge de la qumica, con sus correspondientes tcnicos. Igual fenmeno se registra en la industria tabaquera. Pero, mientras todo esto estaba ocurriendo, muchas familias quedaron sin fortuna y los obreros manuales que para ellas trabajaban, se encontraron desemparados. Porque a la Paz del Zanjo*?) haba seguido un perodo de profundo desencanto, producido, entre otras causas, por el incumplimiento, por parte de la corona espaola, de las promesas de mejora por las cuales se trato'' la contienda. Los

PAGE 96

87 nuevos ricos de la aristocracia absolutista--los austriacantes--pavoneaban su insolencia ante la miseria de numerosas familias cubanas arruinadas por la guerra. .. Otra de las cuestiones planteadas por Ramtn Meza en su obra novel i'stica es la del emigrante asitico. Los chinos fueron llevados a Cuba para trabajar en las labores del azcar. La introduccin de maquinarias para los ingenios en Cuba trajo como consecuencia la necesidad de importar mano de obra especializada. Desde el ao de 1830, se utilizaba en los ingenios azucareros, el llamado tren de Jamaica. Tambin se implemento^'la maquinaria del francs Degrand, que se conoca con el nombre de maquina de Derosnev. En estas maquinarias se mola mayor cantidad de cana, lo que trajo como consecuencia, la necesidad de un O"? cultivo mayor de este producto y mas brazos para esa tarea. Al introducirse en el pafs los diferentes trenes y no poder el negro ponerse al frente de los mismos, por carecer de preparacic^n tcnica, se pens'' en la importacin de grupos de trabajadores libres. Esto recibi'' el nombre de colonizacio'n. Al mismo tiempo, la llegada del ferrocarril a Cuba, hizo necesaria la entrada a la Isla de trabajadores contratados. Fue entonces cuando se importo'' gran cantidad de obreros isleos e irlandeses, que eran los ma's baratos de conseguir en Europa. 28 Pronto se vieron sometidos a una esclavitud semejante a la del negro. Al declinar la emigracin europea, empezaron a llegar a Cuba asia'ticos, traidos de China, India y Anaam. En los veinte aos que median de 1853 a 1873, calclase que entraron en j:uba 132,435 chinos, de los cuales un trece por ciento muri'' en la travesa o poco despue's de su arribo. 29

PAGE 97

88 A estos trabajadores asiticos se les consideraba blancos por el solo hecho de no ser negros. De ah, que dona Justa, la madre de -> Carmela, no vacilara en aceptar las proposiciones del chino, en cuanto a Carmela y a su hijo. El pod'a echar abajo toda aquella casa y fabricarla de nuevo, y ponerle dos cuartos altos, all al fondo, muy frescos, con vista hacia el mar, para poder vivir alia arriba el y Carmela, pues quera que Da. Justa se la diese por mujer --Amigo Assam, por mi parte no hay inconveniente. Usted es una persona formal, de posicin, le tenemos cariTo por sus atenciones. Me parece que Carmela sera feliz a su lado. 30 El asirtico era rico. Esta raza, por lo dicho sobre el color y por ser trabajadora y oficiosa, pudo salir adelante en Cuba. Asi^, Cipriano Justo Assam--nombre con el que fue bautizado al convertirse a la religio'n cato'lica, como se lo haba pedido dona Justa^fue aceptado como novio de Carmela. El autor, con fina irona, destaca al aspecto sucio de la frutera que Assam tena, as' como el ambiente f'tido y el aspecto sucio que presentaban por fuera el negocio y la casa donde el chino habitaba. Todo esto contrastaba con el interior de la habitacin que ocupaba el asitico, adornada con gusto y riqueza: Cuando llegaron ambas mujeres a la puerta de la casa del asia'tico, tuvieron una desagradable decepcin. Sucia, oscura, ennegrecida por el humo del sartn en que hervan media docena de peces ocupada por un miserable puesto de frutas en que apenas haba un par de racimos de plntanos, casi pasados; media docena de canas torcidas de puro viejas todo lo cual vendia un desgreado y sucio compatriota de Assam. Era todo mezquino, pobre, repugnante. Nadie poda sospechar que en el fondo de aquel miserable tugurio que ola a opio y a aceite hirviendo por sus cuatro costados hubiese a(^uella habitacin adornada con un gusto y riqueza de un principe. ^ --Biombos, farolas, cajas de sndalo, babuchas de gruesa suela. .31

PAGE 98

89 Aquel lugar estaba lleno de cuartos donde habitaban infinidad de chinos que vivan en abigarrado conjunto, pero que trabajaban diariamente para salir adelante. Assam era el dueo de todo aquello. El chino trata de comprar con su dinero el amor de Carmela. Pero, aquella sociedad que haba frustrado, por motivos raciales y de clases, los amores de Joaqufn y Carmela, iba ahora, indirectamente, a frustrar la felicidad de Assam y provocar su suicidio. Esa misma sociedad intransigente, deja a la muchacha una sola posibilidad en su vida: muerta doa Justa, Carmela y su hijo quedan bajo el amparo del negro Tocineta: Horas despus, se haban llevado ya el cad'ver de su mamita Ahogbale la congoja y recorricT toda la casa derramando abundantes la'^grimas. ^ Tocineta era el nico que quedaba all. ^ --]Qu/ aislamiento! quien me amparar? a quien dirigirme? se lamentaba la infeliz con desgarradora voz. Y Tocineta, que la ofa, psose de pie ante la joven y le dijo ^on voz firme. --Aqu estoy yo. 32 En esta frase tan sencilla del negro Tocineta queda encerrada toda su nobleza de sentimientos y su amor sincero por Carmela, ya que a el no le importaba ninguna de las leyes que la sociedad haba impuesto a aquella gente. Carmela reconoce la nobleza del negro, a quien Meza pone moralmente por encima de todos ellos. Como se ha apuntado, Ramn Meza trata en esta novela la cuestio' racial y econmica de la sociedad cubana de su e'poca. El blanco discrimina y rechaza al negro por su color y su baja condicio'n. El mulato hace lo mismo con el negro y trata de blanquearse y ascender en la esfera social, ya que lo que se imitaba, lo que se trataba de alcanzar eran la cultura y la raza blanca espaolas. El chino, no discriminado

PAGE 99

90 como negro, trata de acercarse tambin a la raza blanca. En cierto modo, el negro Tocineta no escapa de este circulo y, al final, queda con Carmela que pareca blanca mejorando, a su vez, la raza. Hay dos novelas de Ramn Meza y Suarez Inclali en las que el autor se ocupa del emigrante espaol que llega a Cuba movido por la ambicicn y la codicia y cuyo nica meta era la de enriquecerse mediante la explotacin de la riqueza del pas y de sus habitantes, sin importarle a que' medios tiene que recurrir para lograr sus propsitos. Estas dos obras son las m's importantes que escribiera Meza. En ellas retrata el ambiente econmico y poltico de la capital del pas, subordinado al gobierno espaol. Tanto en Mi to el empleado como en Don Aniceto el tendero el escritor cubano enfoca su crftica dentro del ambiente citadino: La Habana, ciudad de contrastes. De un lado. Meza describe las luces del puerto y de la ciudad, la actividad febril del puerto y las calles habaneras, la gente que transita por las mismas, el comercio, la burocracia, la feria, el teatro, la aparente alegra. De otro, las miserias humanas, la lucha por enriquecerse, la explotacin del poderoso hacia el indefenso, el ascenso de los oportunistas y la frustracio'h de los indivios honestos y con ideales. El ambiente social cubano en el perodo transcurrido entre las dos guerras de independencia, 1878 a 1895, era de frustracin y desengao, ya que, como se ha dicho, el intento de liberacio'n pretendido en La Guerra de los Diez Aos, el criollo isleo se encontraba en una situacin asfixiante. La capitulacio'n de El Zanjn distcf mucho de ser aquello por cuya consecucin haban peleado los cubanos durante

PAGE 100

91 una decada. El pas haba sido llevado a la ruina, empezando por la de los mismos propulsores de la "Revolucin," para llegar a soluciones que no comprendan la independencia patria. 33 La guerra habfa sido necesaria porque las protestas de los cubanos que exigieron reformas administrativas y jurdicas durante treinta anos, fueron intiles. Mientras los criollos oprimidos protestaban ante la situacitn de coloniaje, Espaa se mantena altanera e inflexible. Durante la contienda para mejorar la situacin de la Isla, en vez de elevar las condiciones de vida del pas, el gobierno de la Corona empeoraba la situacio'n del cubano. Terminada la lucha sangrienta, los criollos esperanzados en lograr en aquella oportunidad sus ansias de libertad, se vieron de nuevo defraudados ante el incumplimiento, por parte de las autoridades peninsulares, de los cambios necesarios en la poltica de EspaTa hacia Cuba. Esta situacio' produjo en los criollos un gran desaliento y un pesimismo que son explicables, ya que la realidad que vislumbraban era muy diferente a las esperanzas concebidas despus de tantos anos de luchas, penurias y sufrimientos. Este es el momento histrico que Meza capta en los dos novelas que se comentan. La sociedad cubana de aquel tiempo tena por fuerza que estar desencantada ante los acontecimientos que viva da tras da. Los criollos, con las heridas aun abiertas por la guerra y arruinados por la misma, tenan que soportar todava mas vasallaje, humillaciones y sufrimientos. En esa poca seguan llegando al pas muchos espaoles sin fortuna, que indiferentes a la situacio' del cubano, se aprovechaban de la misma para lucrar en beneficio propio. (Joaqun). No tengo mas remedio que irme a La Habana.

PAGE 101

92 (Isidora). lA La Habana! Sf, con un gran destino. Los espaoles tenemos esa ventaja sobre los habitantes de los dems naciones. Que'' pas tiene una Jauja tal, una isla de Cuba para remediar los desastres de sus hijos?-^ Prez Galdos, La desheredada parte II, Captulo IV, p. 32034 Asf comienza Meza su novela Mi to el empleado La obra estaf* estructurada a base de contrastes, los que pueden observarse ya desde la introduccio"n y a travs de toda la obra. La situacin de la Isla y, por ende, la de los cubanos, no se menciona expl'citamente. fr reflejo, el escritor presenta la posicin del espaol (Vicente Cuevas, conde Coveo). Cabe al lector la tarea de analizar el por que^'de esta situacit^ y la agona del cubano, simbolizada por el mendigo, don Benigno. Una lectura detenida de la obra revela la actitud de Meza al optar por este procedimiento. Sin olvidar la represi(n existente en el pas, recu'rdese aquf la estilstica del silencio ya mencionada. Meza, al igual que sus contempora'neos estaba desencantado ante el curso de los acontecimientos y la vida cubana de su e'poca y adopta esta doble actitud: callar un aspecto de la situacin, conocida por sus coetneos, y exponer los hechos que estaban ocurriendo, para que estos hablasen por s' solos. Por supuesto, como se ha dicho, esta tcnica require un novelista de la calidad de Rmn Meza y Sua'rez Incla'n, quien novelo'' de manera dife/' 35 rente a la de sus contemporneos. Con una breve pincelada, en pocas palabras, usando frases cortas y con un lenguaje rpido, vertiginoso, describe una situacio'n, un personaje o un estado de animo. En las novelas "idealistas" se ha visto que aquellos personajes como Romn, Blanca y Pablo disfrutan con la contemplacin de la

PAGE 102

93 naturalezaj se refugian en la paz de los rincones mas queridos de sus casas, aman, en fin, su pai's, su patria, el lugar en que nacieron y vivieron. En ellos, el sentimiento del amor se manifiesta en todos sus valores espirituales. En cambio, en criaturas como Vicente Cuevas, el conde Coveo, don Genaro y don Aniceto el tendero, este sentimiento queda excluido, ya que e'stos scTlo muestran apego a las cosas materiales, a su ambicin desmesurada. En ellos, no hay lugar para la contemplacio' de la naturaleza, no hay el ms mnimo inters por el bien de Cuba, sino por su bienestar personal. El refugio de estos personajes sera''en el terreno de lo "irreal," como contraste entre la situacitn del pas y la sociedad criolla ahogada por la misma y por las circunstancias en que se viva. Sobre estos contrastes estT estructurada Mi to el emplead o. Las descripciones de la platera ante la cual se detiene Vicente Cuevas, mudo de admiracio^i y la del pasaje de la pintura del lienzo son exponentes de lo dicho: Volvimos la cara y nuestra admiracio'h creci al ver brillar en largas hileras, cucharas de plata que parecan contener cada una en su concavidad lucecillas de gas: las jarras y vasos de oro y plata de elegante forma y hbilmente cincelados; los espejos que multiplicaban hasta lo infinito aquellos objetos; las lucientes tapas de los relojes colocados en estuches de terciopelo; los zafiros, esmeraldas, rubies, diamantes, (fpalos y amatistas de las sortijas, collares y brazaletes que lanzaban destellos de fulgida luz azul, verde, roja^, nacarada, como las que lanzan las gotas de lluvia o de roco adheridas a los tallos de las yerbas y atravesadas por un rayito de sol. .36 As* describe Meza la reaccio'n de Vicente Cuevas ante la vidriera de una platera habanera. Un poco mas adelante, contrapone a esta descripcio'n la del lienzo, exponente de la tragedia cubana:

PAGE 103

94 Domingo nos hizo detener delante de un gran lienzo pintarrajeado con algo que tena visos de representar una plaza ocupada por curiosa y apiada muchedumbre en medio de la cual se alzaba un patfbulo, cuyas escaleras subi'an haciendo asombrosos equilibrios para no caerse, un fraile con un crucifijo y rosario colosales y un hombre de feroz semblante, exageradas patillas y cargado de cadenas; trs de stos segufa una especia de oso que llevaba en la mano descomunal, hacha de acero resplandeciente y que por otros adminculos y su catadura espantable no podi'a ser otro que el verdugo. Al pie del lienzo, con grandes letras rojas, se lei'a: "Hoy: Diego Corrientes. "-^^ Aqu"f se observa cmo representa Meza las dos caras de la realidad social cubana. Por un lado, transporta al lector al mundo egocentrista, de ambiciones de riquezas, de Vincente Cuevas, y lo hace, al usar las imcgenes expresionistas de espejos deformantes: "espejos que multiplicaban hasta el infinito," dando una impresio'n de irrealidad. Por otro, ofrece una imagen tambin irreal y expresionista de la situacin reinante en el pais. Estas dos formas se dan en la novela. La primera, era La Habana de luces, joyas y brillo; la segunda, la ciudad de la represin, el miedo y los fusilamientos; luz y sombra del diario vivir cubano. Meza no necesita emplear grandes descripciones; con una sola pincelada logra captar y comunicar todo un ambiente, el que se vivia por aquellos aRos en la Cuba colonial. Meza logra transmitir esta impresin por medio de los contrastes. En esta cuestin se puede observar lo dicho por Goldmann con respecto a la novela; hacer de aquello que en la conciencia del novelista es abstracto y etico, el elemento principal de una obra en la que la realidad existe en la modalidad de ^ 38 una ausencia no temtica, de una presencia degradada. Se destaca en Meza una tendencia hacia el simbolismo, un intere's de mostrar el sueo y la realidad cotidiana, planos estructurales que se

PAGE 104

95 influyen mutuamente. La yuxtaposicin de estos dos planos--el onrico y el real— produce la sofocacin de los personajes como smbolo de la sofocacin de la sociedad cubana. Con mucha frequencia, el novelista usa los contrastes de luz y sombra en su obra novelada. En este contrapunteo pulsa las palpitaciones de la sociedad de su poca, sin ideales espiruales, en la que el afa'n de ciertos invididuos por enriquecerse, y el deseo de poder y de gloria, constituyen la meta de la sociedad, que no tiene en cuenta, o ignora la miseria humana, que es retratada por Meza con pinceladas breves, como reflejos de luz y sombra. Son ima'genes deformadas que cruzan velozmente como acusadoras del mal que corrofa al pas. Aparecen como una luz negra que proyecta una sombra dentro de aquel brillo aparente que da el ambiente de la novela y que describe la atmosfera que se respiraba por aquellos das en la capital habanera la meta que aquella sociedad, victoriosa y arrogante se haba trazado. En Mi to el empleado Meza da importancia a ciertos objetos, por medio de los cuales va a describir dos aspectos principales de aquella sociedad: el afa'n desmedido por el dinero y por el bienestar material y los estados de a'nimo depresivos de algunos personajes, movidos por ese u^ico afn. El autor utiliza objetos fri'os, duros, cuya brillantez va a destacarse en el conjunta de la novela: las piedras preciosas, los relojes, las cadenas de oro y las joyas. De ah la importancia de las escenas de la platera y la de la descripcio^'n del becerro de oro en la casa del conde Coveo. En esta ultima, el autor destaca el brillo del oro:

PAGE 105

96 Solo penetraba por entre el fino encaje de una cortina, estrecha ifnea de sol, que iba a iluminar, medio por medio, una magnfica luna veneciana apoyada en una consola, sobre la cual, entre dos jarrones de cincelado alabastro y otros objetos de gran mrito, alzbase, en una especie de altar o trono, una especie de becerro de oro. Pero de noche, cuando la gran lnpara ornada de movibles canelones de cristal derramaba su luz que se multiplicaba en la luna de los espejos, en el barniz de los muebles y en los adornos dorados y se coloreaba con todos los matices del iris e iluminaba de lleno cuatro estatuas de estuco colocadas en las esquinas, hacie'ndola destacar marcadamente su silueta sobre la oscuridad del rincoli, entonces luca la sala con todo su esplendor; y desde su alto y marmdreo pedestal, lanzaba intenssimos reflejos, como de fulgentes llamas, el dorado becerrillo.^0 Vincente Cuevas, convertido ya en el conde Coveo, rico y opulento, rinde culto al "becerro de oro." Esto muestra cual era su dios, su finalidad lnica. La imagen de los espejos utilizada aqu por Meza, da la dimensin que el autor desea obtener: la de destacar y aumentar la importancia de la estatuilla, que a su vez muestra el afn del personaje. En efecto, la la'mpara de canelones, con su luz intensa hace resaltarlos destellos y reflejos dorados que emanan de aquel objeto, el que es, a su vez, un reflejo de la mente del conde Coveo. Con esto, el autor esta'^mostrando la vaciedad de aquella sociedad materialista, fra, sin valores del espritu. No hay en el Conde un momento en el que valore la espiritualidad. Juan E. Cirlot, serala en su Diccionario de smbolos que Freud y Gubernatis han observado que muchas veces se asocian las cosas que carecen de valor con las que ma's lo tienen. En leyendas y cuentos folklo'ricos existe la increible asociacioli entre el excremento y el oro. Esta relacio'n ya se observa en la alquimia entre los elementos que forman el principio y el fin del proceso de transmutacin. Dicho simbolismo se encuentra tambin en la frase de Nietzsche: desde lo ma's

PAGE 106

97 bajo, lo mas alto alcanza su culminacin. Vicente Cuevas ha sufrido una transmutacio'; empieza a ver realizados sus deseos de "ser algo," Ya no es el probreto'n que llegara a Cuba sin una moneda en el bolsillo y que era el hazmereir de la chiquiller'a sino el hombre opulento, a quien materialmente nada le falta, incluyendo el respeto y la adulacio'n de aquella sociedad. Sin embargo, el conde Coveo no es feliz. Siente que algo le falta. Mi to el empleado es la novela de la insatisfaccin, porque expone las lacras de una sociedad insatisfecha. Meza seala ese sentimiento que necesariamente habfa de experimentarse dentro de aquel ambiente social. El conde Coveo todo lo tiene, pero no puede comprar la felicidad: Poco despus de los doce del da siguiente seran, cuando el conde Coveo, tendido en una ancha cama elegantemente colgada, despert", se restreg los ojos, estircf los brazos y sonrio' con aquella sonrisa del hombre que repleto de bienestar, henchido de goces, y que en torno suyo contempla esparcidas todas las comodidades de la vida sentase pesaroso sin que conociera la causa de este pesar. Una vez mir el vaco asiento que quedaba en su coche a su lado izquierdo y balbuce" con desaliento: — iMe falta algo!^^ Esta sensacio'n de vaciedad, de insatisfaccin, estara dada tambie'n, a trav^'s de los objetos. De aquel conjunto abigarrado de lamparas, estatuas de estuco y de oro, jarrones de flores, sillas de Viena, vasos de cristal, relojes de pelidulos de acero, se destaca una pecera octogonal, que va a servir a Meza de instrumento expositivo de la insatisfaccio'n que experimenta el conde, a pesar de estar rodeado de las cosas que siempre ambicion'y de la adulaci'n que la sociedad renda el poderoso.

PAGE 107

98 De figura octogonal, alzbase sobre elegantes columnillas de bronce cuyas estri'as y ornados capiteles lucan ^ bruidos por unas partes, y por otras, se oscurecan bajo una capa de verde oxido, con el cual, artificialmente, se haba querido imitar ese aspecto caracterstico que la humedad y los siglos dan a las medallas, nforas y estatuas griegas y romanas tan preciadas por los coleccionadores de antigedades. ''^4 Todo en aquella casa era artificial; la vegetacioli acutica, los surtidores de agua, el lujo del mobiliario, la decoracin de la sala y de la habitacio'n de dormir. Esta casa se parece a la de la tfa de Blanca en Flores y calabazas llenas ambas de objetos de valor material pero vacas de contenido interior. La casa del conde Coveo es distinta a la de Pablo, en Ultimas paginas casi vaca, pero cuyos pocos objetos estaban llenos de gran contenido emocional y servan de refugio y consuelo al protagonista. La casa de Mi tio el empleado por el contrario, y a pesar de la exuberancia material descrita por el autor, no es un refugio para el espritu de su dueo. Este siente que su vida esta incompleta y busca lo que su dinero no puede facilitarle. Para lograr mayor efectividad en esta visin del mundo, Meza describe, entre aquellos objetos, un montn de peridicos que contienen las noticias del dfa. Dentro de aquella casa, lujosamente decorada y visitada por un grupo de aduladores, el escritor destaca dos episodios que contrastan con aquel despliegue de riqueza y poder: la visita de un escribiente hambriento, subalterno, que tiene que hacer esfuerzos para no apoderarse de un bocado de la oppara comida que, pra'cticamente, engulle el ricachn, y, la presencia de dos mozalbetes, parientes del conde, que vienen a solicitar trabajo como aquel lo hiciera a su llegada a La Habana. Los peridicos, olvidados sobre una mesilla, son

PAGE 108

99 exponentes de esa visio'n contrastada del mundo: nada dicen del hambre y la miseria que sufran gran parte de los cubanos, sino que son portavoces de los intereses superficiales que la sociedad quiere destacar. A trave's de la "estil i'stica de la ausencia," el novelista destaca un mundo de apariencias. En otras obras de Meza, se observa el tema del amor frustrado. La hija de don Aniceto, el tendero, no se casa con el joven a quien quiere, porque su padre le busca un pretendiente, acorde a sus aspiraciones de ascender en la escala social. El matrimonio de Romn y Blanca, esimpedido por la sociedad. La joven se une a un hombre rico, de buena posicio' social, pero sin ningn valor de orden espiritual. Esa misma sociedad frustra el amor entre Carmela y Joaqun,'*^ porque aquella es mulata y de inferior escala social a la de e'ste. Antes, haba impedido la felicidad de la madre de Carmela, por las mismas razones. Pablo, el personaje principal de Ultimas pgginas suea con un amor que nunca se materializa; Vicente Cuevas no se casa con Aurora, porque esta es rica y aquel "un don nadie," con pretensiones de ascender en la escala social. Cuando Vicente, convertido en el conde Coveo, contrae matrimonio con Clotilde, muchacha rica de la sociedad habanera, puede hacerlo, nicamente, porque ya el ha llegado a ocupar, gracias a su dinero y posicin, un puesto destacado en aquella sociedad, donde solo se tienen en cuenta los valores materiales, las influencias y el brillo de las apariencias. Ademas, en Mi to el empleado el amor no existe. El conde busca llenar el vaco de su vida. En su eleccitn persigue aquellos

PAGE 109

100 valores que siembre han constituido el circulo de su vida. Clotilde es hermosa, rica, hueca. El conde solo se fija en el brillo de las apariencias, no busca la interioridad, los valores autnticos, Clotilde es un objeto hermoso que se puede exhibir en sociedad, y que por su belleza, produce la envidia de aquella gente. Es un instrumento mas de su poder y de su deseo de sabresalir, de ser reconocido. Por eso. Meza destaca la escena en el teatro, en la segunda parte de la novela: es la mascara de esta sociedad y la importancia que le da al exterior, a la apariencia. El ptrtico del teatro Tacn estaba lleno de militares y de personas vestidas con frack andaban los militares muy cuidadosos de que no presentasen sus guantes ninguna arruga y no cuidaban menos los hombres de frack de que sus chalecos, olvidando su oficio de prensas, se recogiesen sobre los abultados abdmenes, dejando al descubierto la camisa como blanca grieta en mitad del cuerpo por eso veanse manos que acudfan presurosas a las puntas de los chalecos, tiraban con fuerza de ellos y los dejaban mis estirados que el parche de una tambora todos quedaron un momento sin poder avanzar ni un solo paso: haban sido agradablemente sorprendidos Aqui' se puede apreciar la capacidad de Meza para lograr captar de una sola pincelada la importancia de un instante, de una situaciol: "todos quedaron un momento sin poder avanzar un paso." Al mismo tiempo, meza, infunde movimiento a las escenas que describe, dndole a las mismas el aspecto de tiras ffmicas: "Manos que acudfan presurosas a las puntas de los chalecos." Ante las preocupaciones y posturas de aquella sociedad. Meza muestra su aguda irona en frases cortas y punzantes, que ridiculizan la preocupacin de la misma por las apariencias. Despus de comentar la preocupacin de los militares por las arrugas de los chleseos, ridiculiza la situacin con una frase aguda:

PAGE 110

101 "Los dejaban mas estirados que el parche de una tambora." De ..ah la importancia que se ha apuntado de los reflejos, el colorido, las candilejas y las luces: En la platea del teatro, alfombrada y levantada a la altura del escenario, haba dos largas y estrechas mesas sobre las cuales, en riguroso orden, estaban colocadas en sus fuentes de orillas rojas, apetitosos manjares y grupos de botellas que semejaban grandes pedazos de mbar y de rubies transparentados por la radiante claridad que sobre ellas verti'an innneras bujias sostenidas por labrados candelabros de plata aquella interminable hilera de platos, cuchillos cuyos bordes brillaban con las luces ... los palcos del teatro iluminados, encortinados, luciendo coronas, banderas, escudos y guirnaldas de flores y ocupados por damas y caballeros que guardaban tanta compostura como si estuvieran en el templo, y por ultimo, la gran arana, hermosa, regia, derramando de su triple hilera de luces raudales de claridad. ^7 Las descripciones estn llenas de colorido y destellos brillantes, recurdese la luz azul, verde, roja y nacarada de la joyera; la pecera que se coloreaba con todos los matices del iris. En el teatro, al describir el banquete, el autor destaca tambie'n el colorido de los manjares: pargos acostados sobre verde y clara lechuga; salsas amarillas, los rojos tomates y remolachas; los sonrosados salmones, los verdes pepinos y acetunaa; pastelillos que reflejaban la luz en sus doradas y azucaradas tortas; las peras, las uvas verdes y moradas; los castillos de panetela y crocante, con sus estatuillas blancas y bandertas multco, 48 lores. Mas que enfatizar el simbolismo de un color determinado. Meza emplea todos los colores para lograr el efecto del brillo de las apariencias de sociedad que retrata. Nada alindes natural, todo es artificial, como en la propia casa del conde: el banquete celebrado

PAGE 111

102 en un teatro, las mesas colocadas en las platea, los palcos llenos de espectadores solemnes que van a presenciar la "funcin"; el lujo exorbitante, el decorado barroco, las flores, las guirnaldas, las luces, el protocolo. Aquella sociedad experimenta horror al vacio, y necesita encubrir su miseria interior con una ostentosa mascara de riqueza exterior. El derroche de lujo, el colorido y los destellos fugaces e irreales, contrastan, por medio de sombras, con la inmoralidad de la clase dominante que ahogaba en miserias y sufrimientos a la clase dominada, y las pesonas decentes, de principios morales y de ideales. El novelista utiliza la luz y la sombra para destacar estos contrastes. Mi tio el empleado es la novela de lo que no se hace. A trave's de la "estilistica de la ausencia," Ramo'n Meza insina un mundo de apariencias. Es el triunfo del discurso que no se pronuncia, sino que pareci'^ pronunciarse, ya que las palabras nunca salieron de la boca del conde. Solo hubo "gestos." Sin embargo, ste es alabado por aquella sociedad cuyo inters es congraciarse con el poderoso y que, a su vez, tambin es muda. La novela es la glorif icacioli del trabajo que no se hace, de los expedientes que no se completan, porque, a aquellos poderosos que nada hacan, no les convena que estos se solucionaran. A aquellos burcratas en el poder, por el hecho de tener dinero, influencias y prestigio, todo se les permita. Ademas, a la sociedad dirigente del pas, a los que encabezaban la burocracia desde Espaa y dentro de la Isla, no les convena la tramitacin de aquellos expedientes, porque stos eran "una mina de oro," que les permitia vivir lujosamente a costa

PAGE 112

103 del sufrimiento del pueblo oprimido, cuyas protestas quedaban silenciadas El novelista cubano describe una sociedad donde los picaros y los ignorantes predominaban. Hay un modelo a seguir; la burocracia y la sociedad espa'nolas que mandaban a Cuba individuos ineptos para perpetuar en el pafs el sistema administrativo-burocra''tico que tenan en la Pennsula. dirase conforme se va leyendo el libro, que solo en los dominios de la pesadilla pudieran llegar a esa preponderancia, ignorantes y picaros tales. Hay algo de pantagrulico en aquellos banquetes, y de rabel esiano en la risa del libro, no tanto por voluntad de ^ste como por efecto del modelo monstruoso. El libro, sin ser m's que retrato, parece caricatura hallando caricatura la verdad la dejo como era. 49 A destellos de luz, oro, reflejos y colores. Meza opone conos de sombra, que van a representar la otra parte de la medalla, el aspecto interno de la situacio'n del pafs y de la gran mayorfa de los miembros de esa sociedad que no manejaban los hilos de la burocracia gobernante en la Isla, y que eran explotados por la misma, viviendo en condiciones de lastimosa desventaja. Despus del banquete, celebrado en el teatro, en honor del conde Coveo, tiene lugar, en aquel mismo recinto, esta curiosa escena: La comida haba terminado ... el humo^de los tabacos y cigarrillos que fumaban los invitados tema la sofocante atmosfera del sal(n con tintes de palo. ... Ya nadie quedaba en los palcos. Las guirnaldas y las flores de los ramilletes estaban marchitas; las fuentes en desorden; las cortinas y el mantel muy arrugados las luces del gas del interior del teatro se apagaron y solo quedaron alumbrando aquellas dos largas mesas y los desordenados restos del festn, las ya casi gastadas bujas de los candelabros. ... En los altos quedc^ oscursimo el recinto: en

PAGE 113

104 el extremo de una de las mesas reunieron los restos que antes haban ocupado el conde, don Mateo y los ma's cercanos a ellos. .50 El Meza novelista no necesita asumir en su obra literaria la actitud del pedagogo. Muy rara vez moraliza, sino que a travs de estas yuxtaposiciones de luz y sombra, de riqueza y pobreza, de lujo y miseria, de despilfarro y necesidad, silenciando su crtica directa, muestra, de una manera impli'cita, los hechos tal como son, para que estos se erijan por si' mismos en jueces acusadores de la clase dominante que gobierna al pai's en aquellos momentos. El autor intensifica los conos de luz y sombra cuando describe escenas c|ue reflejan la miseria humana: Un desarrapado mendigo, apoyado en un bastn de nudoso lefio, entro' tambie'n en el saln. Las buji'as prolongaban ^ fantsticamente la sombra del pordiosero que a ratos pareca andar sobre grandes zancos. El mendigo se agachaba bajo la mesa, recogi'a las migajas de pan y las sobras, y las iba echando en un cubo de hojalata que llevaba colgado de la cintura. 51 Esos criados que se sientan a la mesa, antes ocupada por el flamante conde Coveo y su secuela de aduladores, tratan de imitar a los seorones importantes de aquella sociedad, pero, a manera de escape, burla'ndose de ella. Uno tuvo la ocurrencia de cortar en un papel unos grandes espejuelos y luego casi metid' la nariz dentro de un plato. Otro, tomando una botella, imitc con la boca un taponazo, hizo que echaba su contenido en una copita, agarr' esta, tendi los brazos, presentc' exageradamente el abdomen, cerro'' los ojos yji5sose a hablar t^an de carrera, que ni el mismo se entenda; luego se callo'', se golpeo con un pan el abdomen y la nuca, se trepcf sobre la mesa, dio unos vivas espantosos y volvi' la copa sobre el de los espejuelos de papel. Los dema^s se desternillaban de risa y se apretaban los hi jares para no reventar. 52 Todo era imitaci(5, y, el resultado, una parodia. Como se ha visto en Carmela la clase media trataba de imitar a la alta y la pobre

PAGE 114

105 a la media, siempre queriendo ascender un escao en la escala social. Lo que Meza presenta en esta novela es la decadencia social de Espaa y el reflejo que de esta decadencia se percibe en la isla de Cuba, ultimo destello de la colonia, a fines del siglo XIX, Expaa es ya un grotesco remedo de s{ misma, que ha convertido a America en un mundo lunar y derivado. Meza utiliza la luminosidad fsica cubana, para presentar una ciudad hecha de destellos fugaces, rpidos, donde los reflejos son 53 deformantes Lo que destaca Meza en Mi to el empleado es la incapacidad, el anafalbetismo y la voracidad de la clase alta espaola, formada por burcratas arribistas e ineptos, rodeados de una camarilla de empleados subalternos, espaoles y criollos, tan incapacitados como aquellos y que trataban de imitar a los poderosos. Para agravar esta situacio'n, la escaza clase rica criolla participaba de esta adulacin para con las autoridades administrativas y polticas de la colonia, ya que como dijera Marti', hablando de Vicente Cuevas: ... da con el burcrata truhn que necesita del ignorante tamao para que manen en oro, por artes bribonas, ciertos expedientes mohosos de cuyo estudio saca a un leal oficinista, a fin de que l, Vicente, que ni leerlo sabe, le deje duelio de la oficina del que el despojado era guardia'n; l finge que escribe mucho y de prisa; il es dado a ttulos y tan servil con su superior como tan tirnico con su sirviente ... l vuelve a poco tiempo al destino del otro, que es puesto alto y pingue, tiepen empeo de poner a la cabeza de la mina, por sobre crceles^ robos pasados, a uno "que se haya dejado la vergenza en Cdiz"; a un pillo que, como Vicente encubra lo que es, cacareando que estT en un "pai's de pillos"; bueno, en verdad como, puesto que lo sienta a su mesa, y le da sus mujeres para que se paseen por sus calles, hecho ya un seFroroli de carretela; con su panza eminente y pechera de brillante; aqu^ que traficando en la deuda vendiendo a sus propios soldados garbanzos manidos llega a arrancar los aplausos del cfnico banquete que preside.

PAGE 115

106 Estas transposiciones de luz y sombra, este juego de palabras y de imgenes distorsionadas expresan la visin de mundo del autor: Ramn Meza ve asi' la sociedad cubana de su ^poca, deformada, y esta, es la mejor forma para expresarla. El escritor cubano, ante el ambiente irrespirable que lo rodea, no puede menos que experimentar naiiseas, y al escribir su obra, muestra su sarcasmo e irona ante la irrealidad, la incongruencia y la paradoja del diario vivir cubano. Esta yuxtaposicin de luz y sombra, "las bujias prolongaban fantsticamente la sombra del pordiosero que a ratos pareca andar sobre grandes zancos," es la realidad cubana, tan absurda, que se torna en una expresin de irrealidad, invadiendo el campo de lo onirico, de la pesadilla. Con este procedimiento. Meza ahonda en el inmenso laberinto burocrtico con que la colonia, desde Madrid, tenda sus redes sobre su isla, preciada "mina de oro," inagotable veta para los insaciables bolsillos del gobierno peninsular. Haca cuarenta y cinco afios, lo menos, que exist'a tras aquella misteriosa puertecilla una oficina ... se derribe^ la muralla de papel que ocultaba la puertecilla, sin ceremonia se quitaron cordelillos, lacre y sello y de dos martillazos se abrid* aquel cuartp cerrado casi medio siglo hacia. Una bocanada de aire fro fuertemente impregnado de olor de humedad nos azottf el rostro ... el techo estaba lleno de filtraciones y el suelo de irregularidades, aquel cuarto, perdido, olvidado, desde el cual no se oa ningn ruido de afuera, situado en medio de un edificio en que bulla la actividad, tan oscuro, tan hmedo, cuando en el exterior, a pocos pasos, era todo ruido, movimiento, claridad, tena aspecto de cueva de ladrones. 55 Aqu se puede observar el deseo de simbolizac que encierra la novela. Este rincn olvidado es simbcflico de la Isla: "el techo estaba lleno de filtraciones aquel cuarto perdido, olvidado. ..."

PAGE 116

107 Esta "cueva de ladrones" es un microcosmos de Cuba, el macrocosmos, todava bajo el dominio espafTol cuando ya el resto de la Nnrica era libre: "a pocos pasos era todo ruido, movimiento, claridad. ..." Este cuarto oscuro, hmedo y clausurado es tambin un smbolo del "descenso a los infiernos." A el se llegaba a travs de una puerta por muchas aos tapiada con expedientes. Ms tarde, se le abre una coneccidn por medio de una escalerilla que baja desde la oficina de don Genaro. All estaba encerrada toda la podredumbre interior de aquella administracioli. Los expedientes sin resolver eran sealadores de una situacin inmoral, de un sin nmero de injusticias que, sin embargo, constituirn una mina de oro para los funcionarios administrativos. En otros tiempos, casi medio siglo antes, en aquel mismo cuarto, otros administradores, sostenan y contaban en sus manos un gran cantidad de monedas de oro que provenia de la misma veta. Meza pone de relieve, al describir aquel rincn, la relacin existente entre el oro y el excremento, entre el brillo y la podredumbre, entre el poder y la riqueza de aquella burocracia, destacando la miseria humana de donde aquella procedia. Asi^ capta el estancamiento social en que se encontraba Cuba. Aquella administracin haba sido inmoral cincuenta aos atral, en el tiempo del padre de don Genaro. Lo segua siendo cuando e'ste era el jefe de la oficina y lo sera'' despue's cuando el conde Coveo ocupe la silla de don Genaro. En el aspecto moral, el tiempo esta estancado, aprisionado en aquellas redes burocrticas, como smbolo de la paralizacio'n y la frustracioli social de Cuba.

PAGE 117

108 Sobre las mesas veanse marcadas las huellas de los insectos que parecan sofocados en aquella capa de polvo fino, gris y que tambin cubra con espeso velo, lpices, tinteros, expedientes, carteles, plumas, en la misma posicin en que quedaron el da en que se cerrd la puerta de aquel apartamento. ... Por las paredes de aquella habitacin corran enormes arafas y lagartos ^de los rincones y de las oscuras y mal acepilladas vigas canas, colgaban grandes girones de empolvadas telara^as. ^En un lienzo de pared el destructor y activo comejn haba formado una especie de caprichosa malla los montones de antiqui'simos expedientes estaban completamente taladrados por la poli lia. ^6 Como se ha anotado, Mi to el empleado esta estructurada a base de contrastes, los que pueden observarse en algunos episodios de la primera y de la segunda parte. La novela se abre cuando Vicente Cuevas, el emigrante espaol pobre, llega en barco a Cuba procedente de Espaa. El aldeano se convierte en el hazmereir de todos. La novela termina con la salida del influyente conde Coveo de La Habana. Regresa a Espaa rico y poderoso, reafirmando, en lo materia\ los logros alcanzados en su "gran destino" en Cuba. El padre de don Genaro barre una oficina que mas tarde ser^la mina de oro que ocupe el hijo; Vicente Cuevas comienza sacudiendo expedientes que luego lo llevara'n a ocupar el puesto ms alto de esa oficina; la alta sociedad rechaza al pobreton con nfulas de gran seor, en la primera parte de la obra, para luego, en la segunda, alabarlo y congraciarse con el; el padre de Aurora rechaza a Vicente porque ste es un "don nadie" y ellos son ricos; mas tarde, el mag. nateconde Coveo, mediante el matrimonio con Clotilde, logra ser aceptado en el crculo de esa misma sociedad que antes lo haba rechazado. En la primera parte de la novela, el emigrante espaol es un pobreto'n que solo puede admirar las joyas a trave's de la vidriera; en la segunda parte.

PAGE 118

109 el protagonista, convertido en el conde Coveo, le compra objetos valiosos al mismo joyero que se haba redo de el. Al principio, en el teatro, Vicente sufre burlas y humillaciones y jura vengarse. En la segunda parte, como quera, ha logrado "ser algo," y en ese mismo teatro se le rinde homenaje. Al comienzo de la novela, don Benigno es un empleado pobre, honesto y trabajador. Al final, se le ve convertido en un desarrapado mendigo, pero con dignidad, arroja al suelo la moneda de oro que el conde le ha dado como limosna. Esta situacin se enfatiza por medio de la frase que en varias ocasiones Meza pone en boca de sus personajes como un "leit motiv": "Cuba, pai's de pillos." El mendigo aparece en tres ocasiones en la novela: cuando la boda del conde, en el teatro--recogiendo las sobras del banquete— y, al final de la novela. Son momentos fugaces, descritos brevemente, como tantos otros episodios. Estas pinceladas son como alfilerazos agudos, que el escritor utiliza para presentar la parte mas sufrida de la sociedad cubana Con igual procedimiento. Meza introduce en su novela Don Aniceto el tendero estos aspectos miserables de la sociedad: ante un pobre negro sudoroso, descamisado, descalzo, agobiado bajo el peso de la enorme canasta que cargaba en la cabeza, ninguno de los presentes necesito' mucho ruego para saborear aquellos dulces, y muy pronto quedaron servilletas y platos desvalijados y en desorden ... al subir, al pie de la escalera, hubieron de detenerse un instante, porque don Aniceto disputaba con un pobre negro, medio beodo, que se fuera a sentar a otra parte, que dejar^ libre el paso, por la cuadra oscura y ya sola se vea un escullido asitico, sombra infeliz de la miseria, que, saco al hombro, escarbaba los barriles en busca de trapos para la fbrica de papel. ^' La novela Don Aniceto el tendero como se ha dicho, es una crtica a los comerciantes espaoles que llegaban a Cuba sin una peseta y sin

PAGE 119

no cultura y cuyo nico fin era el enriquecerse a toda costa y ocupar una alta posicin en aquella sociedad colonial regida desde la Pennsula. Meza muestra las lacras de aquella sociedad y cmo la clase pudiente criolla haba quedado relegada a un segundo plano. Cuando escribe esta novela, Espafa era un grotesco remedo de s misma que haba convertido a AmeVica en su replica, su satlite. Meza utiliza las luces de La Habana para dar una idea de esta ciudad hecha de destellos instantneos 58 y de relejos deformantes. Estos reflejos deformantes indican el ambiente social, econmico y poltico de la Isla durante casi tres dcadas, en el perodo comprendido entre las dos guerras. La sociedad cubana, culta, como se ha dicho, en parte educada en Europa, pero arruinada por el conflicto blico y decepcionada ante el incumplimiento por parte del gobierno espaol de las promesas de reforma, se encontraba ahogada y amargada ante la imposibiliad de poder ocupar en la escala social el lugar que por derecho le corresponda. La clase dominante, en cuanto al poder, era la espartla, mientras que los cubanos estaban relegados a un segundo plano. Por su parte, aquellos comerciantes espaoles trataban de imitar a la alta sociedad, ya espaola, adinerada y con poder, o a la cubana, sin dinero e influencias, pero, con clase y cultura, como se ha visto en Mi to el empleado y en Carmela Los contrastes de luz y sombra son usados por el novelista con el propsito de dar al lector una idea de la realidad cubana en la que la vida era caricatura y la realidad, irreal. En aquel ambiente social lo importante era el exterior, las apariencias, el ascenso a la clase inmediata. El resorte principal de

PAGE 120

ni don Aniceto es el dinero, el lograr un capital, nico medio para el de llegar a ser importante. Ese afn desmedido por el dinero y la posicio'^n social es desenmascarado por Meza al poner de manifiesto todo el mecanismo social dentro del cual se mueven don Aniceto y Salustiano para salir adelante en sus propo*sitos: la propaganda, los peridicos, las maniobras sociales oscuras y la corrupcin. En esta novela, el escritor cubano, al exponer los hechos tal y como los vea, presenta con ironfa y sarcasmo, la falta de autenticidad que caracterizaba a aquella sociedad. La maquinaria social termina por imponerse, ocultando la corrupcic^n y la podredumbre dominantes. De esta manera. Meza destaca la posicin social de la mujer, relegada a las labores del hogar, sin voz ni voto, y ademas, maltratada por el esposo. Es un instrumento que utiliza don Aniceto para la consumacio'n de sus fines. Una vez mas, en Don Aniceto el tendero la sociedad, con sus ambiciones y prejuicios, frustra el amor. El comerciante, para lograr sus propo'sitos, no pone reparos en sacrificar a su hija. En esta novela Meza presenta el ambiente socio-comercial habanero de fines del siglo XIX, enmarcado en la poltica colonial que luchaba por mantenerse--las milicias, los restos del murallo'n que rodeara La Habana. Dentro de este cuadro, retrata el autor las distintas clases sociales: la burguesa del comercio, las diferencias y jerarquas entre los espaoles dedicados al ramo; los dependientes, los criollos venidos a menos; las costureras, la mujer. Su pluma no excluye la situacin de las

PAGE 121

112 clases sociales marginadas. Con breves pinceladas habla de la pillera juvenil asi como de la escoria social capitalina. El problema de las razas no podida ser olvidado por el autor ya que estaba latente en la sociedad cubana de la poca. Meza presenta la situacic^n del negro en el paso de la esclavitud a la libertad; la burocracia de los sndicos. En breves pasajes de Don Aniceto el tendero Ram'n Meza expone las costumbres del pueblo cubano, as como los problemas sociales del mismo. Escribe sobre el ocio, la monotona, la curiosidad y la exaltacin latina. La sociedad cubana se refugia en un pasado que haba sido destruido por la desgracia, la guerra. Finalmente, Meza se lamenta del estado en que se encuentra la juventud cubana de aquellos tiempos, a quien le atribuye valores autnticos y contrasta con los nuevos ricos. Esos jcTvenes, a pesar de estar atrapados dentro de la mediocridad y falsos valores sociales, son investidos por el autor de ideales, no obstante presentarlos ste como inertes e incapaces de luchar por lo que honestamente les pertenece. Desde las primeras pginas de la novela. Meza introduce el tema central de la misma: la ambici(n de don Aniceto y su ascenso en la escala social, de panadero a corredor de bolsa, dueo de tienda de telas y, finalmente, concejal. ^ntes de meterse en el ramo de ropa, segn su frase, haba pertenecido al ramo de harinas, es decir, que midid^ largos aos las calles de la ciudad, jaba a cuestas y repartiendo pan a domicilio^ Otros, ms brevamente y con menos trabajo, se habfan hecho ya de un capital.

PAGE 122

113 iUn capital! este pensamiento le atormentaba de un modo atroz. ¡Canallas! cmo hablan podido reunir tanto dinero sin ir a presidio? ¡Que* hija, qu hogar, ni qu^ mujer! ¡Capital, capital! esta palabra sonaba en sus odos al par que le lati'an las sienes por que' no haci'an todos como l? ¡De pi" ya, dispuesto a ganar, siempre a ganar!59 Con irona. Meza destaca el paso de don Aniceto por la bolsa, quien contribuye con sus ronquidos al alboroto de los agentes de corredor. Ya desde este momento, el autor est destacando el hecho de que don Aniceto, al igual que Vicente Cuevas, trata de ascender de posicin mas bien por medio de la astucia y los enredos que por el trabajo honesto. Don Aniceto siempre se las arregla para trabajar lo menos posible. El protagonista de esta novela de Meza no querida a nadie, buscaba el dinero, no para el bienestar de su familia sino para satisfacer su propio "ego" y ocupar una posicin social en la que fuera consultado y adulado. Este individuo alcanza, finalmente, su meta cuando es elegido concejal : y el buen hombre no atinaba a ocultar discretamente la satisfaccin inmensa que su nuevo cargo le proporcionaba ¡iba a administrar, a regir la culta Habana! Al cabo nadie tenia mas derecho que l; la conoca palmo a palmo; la haba medido jaba a cuestas muchos aTios.oO Mucho se ha hablado de los contrastes de luz y sombra usados por el novelista en Mi to el empleado pero esos destellos fugaces y reflejos deformantes, se observan tambin a travs de las pginas de Don Aniceto el tendero : La planta baja formcCbala vasto saln de suelo de blanco marmol, iluminado por una grande herradura de luces que avivaba los variadsimos colores de las telas ... un colosal letrero, formado por mecheros de gas asaetaba

PAGE 123

114 con los rayos de su luz al transente, y mas que todo al grupo abigarrado y bullicioso y deca: LA MORALIDAD COMERCIAL cuyo letrero de gas cortaba con ancha^ faja de luz la oscuridad de la calle desde alli^, retratadas en la luna algo desigual de su tocador, vea las persianas, y tr/s las persianas, dibujndose, las azoteas, tejados, miradores, campanarios y las grandes nubes blancas y de contornos reverberantes con el sol. ... Un relmpago vivo, rojizo, como claridad que el mismo infierno hubiera dejado escapar por un resquicio, penetr en las habitaciones, dando a todos los objetos siluetas o vislumbres espectrales.^^ Es de notar que el novelista usa las luces y los reflejos del sol, del gas y de las llamas producidas por el fuego, para describir, respectivamente, la pureza y la autenticidad del amor de dos jvenes cubanos; los negocios turbios y componendas de don Aniceto y Salustiano y el fuego del infierno, sealando con esto ultimo, el crimen final que ambos socios cometen para poder llevar a cabo su plan de ambicin y de poder. En el amor hay vctimas inocentes, como en casi todas las novelas de Meza--recu^rdese, por ejemplo, a Romn, pero esta vez el infierno social de la Isla ha cobrado .su victima en la figura del infeliz Calixto, quien muere atrapado por las llamas provocadas de ex profeso para lograr los fines de don Aniceto. Con esta forma de presentar la ciudad, el novelista plantea el ambiente social de la misma y los contrastes existentes: "aquella raya que la luz del sol trazaba en la parte alta de la azotea ilumina'ndola; aquella diafanidad del cielo" (p. 88), "el quinqu^de cristal cuajado baaba con su luz la barnizada carpeta de cedro arca" (p. 89). "A la rosada luz que en su adis postrero al dia enviaba el sol, segufa una claridad indecisa azulosa, como niebla ligera que fuese espesndose y ms."^^

PAGE 124

115 Esa "claridad indecisa, azulosa, como niebla," que describe el novelista, tiene un simbolismo social. En aquella poca se acentuaban las diferencias entre cubanos y espaoles. No existia cordialidad entre ellos, ya que en las reuniones a que ambos concurrirn, se notaba el ambiente caldeado, la tendencia de uno de los dos bandos a dominar al otro. Las mujeres cubanas denotaban una marcada preferencia por el color azul, mientras que las espaolizantes tendfn a usar el color 63 rojo. Y antes quela sombra envolviera del todo aquella como colosal cristal izacicfn de enorme masa de espato que formaba la ciudad, surgfan de pronto relmpagos amarillentos. Ora era un farol que iluminaba el efngulo de una alta esquina; ora un punto de luz que se mostraba al trav's de los barrotes de lejana ventanilla; ora una vidriera que recortaba firmemente su cuadro sobre el negro fondo que le rodeaba. En lo alto, molinos, almenas, ventiladores, para-. • rrayos y garitas parecan extraros dibujos negros sobre el cielo, claro aun por algunos lados. Si se mira con detenimiento esta descripcio'n de la ciudad, puede pensarse que el novelista, mediante la estilstica del silencio, emplea una serie de objetos que simbolizan los elementos cubanos, los que luego contrapone, contrastndolos con elementos espaoles, dados tambieli en forma simblica. De esta manera, presenta el ambiente de tensin social imperante en Cuba. Lo cubano esta representado en los quinqus, en el cedro, en la azotea, en el dil'ano color azul del cielo habanero; lo espaol son los elementos disociadores los refjejos amarillos, los relmpagos, indicios del principio de la llama que se filtra a travs del cielo cubano, descrito mediante el uso del color "azul indeciso." Esta descripcio'n simblica del ambiente social estT enmarcada en un fondo negro y rojo que representa la represin en la Isla. El negro tiene el

PAGE 125

116 smbolo negativo de oscuridad y el rojo se asocia con la sangre, las heridas y la muerte. a veces la luna asomaba su disco engrandecido y rojo tras de la extraa pauta formada por las paralelas barras de los sostenes del telefono cuyos aisladores de vidrio lanzaban reflejos de plateada luz y cuyos alambres trazaban en el cielo lneas negras en todas direcciones .^^ Aqui puede verse el mundo colonial tal como estaba impuesto en la Isla, con su disco rojo, que representa la imposicio'n espaola en Cuba y del que emanan lneas negras de sombra y de oscuridad que enturbian el cielo azul. Las barras paralelas de los sostenes del telefono, a trave's de las cuales se filtran esos reflejos negros, son smbolo de los barrotes de la prisin que priva a los cubanos de poder comunicarse libremente. En fin, del espritu opresor de la colonia que opaca e impide la completa realizacin de la sociedad cubana. En el pasaje del fuego provocado en la tienda por la ambicio' de don Aniceto y Salustiano, Meza contrasta la luz y la sombra para sealar los valores autnticos y la corrupcin, respectivamente. Es una luz pura la que se proyecta en la ciudad cuando se quiere hablar de los primeros, y una luz opaca o conos de sombra y oscuridad, cuando se quere subrayar la corrupcitn y la maldad de los mercaderes. El marco denlas puertas, de las ventanas y el pasamanos del balcn ardian adn como extraas luminarias sobre la ennegrecida pared de la fachada. ... Las casas de la ciudad, el campanario de Monserrate, el lejano grupo de gticas torrecillas del Angel, todo se hallaba iluminado con la rojiza e intermitente luz del incendio. En el aire danzaban millares de chispas y hasta la pesada masa de nubes que se cerna sobre la ciudad reflejaba la claridad de las llamas. 67 En estas descripciones la luz del sol tiene un valor positivo. Es la luz natural que simboliza los valores espirituales y que acta

PAGE 126

117 sobre aquella corrupcin social representada por el fuego, como elemento de purificacin. Y cuando el sol de aquella mafana lanz(, desde el espacio de bellsimo azul poblado de grandes nubes su blanca claridad, aquella pura y hermosa luz penetrcf libremente por los abiertos huecos de las ventanas y puertas, por el espacio que ocupaba el techo, y fue a caer sobre el maderamen carbonizado apilado en grandes montones, humeante atn entre las cuatro principales paredes del edeficio tan alegre y ornado la vfspera.^^ Meza emplea el azul con un doble simbolismo: "claridad indecisa azulosa," como se ha sealado, para indicar la inercia y los titubeos de los cubanos en aquel momento histrico social, y "este espacio bellisimo azul," que representa el cielo de Cuba y destaca las bellazas naturales del pas, asi como los valores patrios. Es un simbolismo parecido al que utiliza Marti: El empleo que hace Marti del azul en sus formulaciones sinestsicas o bisemicas, en cuanto a smbolo del idealismo, hermosura, jbilo, perfeccin moral y espiritual o como representacin de un esquema estilstico de evasi(n--sueRos, ansia de progreso y mejoramiento--viene condicionado por su valor estructural, que lo identifica con el azul del cielo y, por tando, con la cualidad espacial, de ascensin vertical de la simbologia martiana.69 Aquella sociedad cubana que nos presenta Meza en Don Aniceto el tendero como antes lo hiciera en Mi to el empleado da valor a las apariencias, mira lo exterior. Exista la tendencia a la uniformidad en el vestir; la gente vestfa con igualdad, pero segCTn sus recursos, con mas o menos lujo. Tanto el blanco como el negro, el conde como el carnicero, vestan de levita. Todo aquel que no vistiera a la usansa cubana era mal visto y era objeto de burlas. Por eso, aquellos aldeanos espaoles que queran

PAGE 127

118 llegar a tener una posicin social elevada, teman que cambiar las vestimentas que traan de la aldea por la de moda en el pai's. Antes, Vicente Cuevas y ahora don Aniceto, cambian de disfraz para lograr el ascenso que finalmente, alcanzan en aquella sociedad mediocre. En su interior continan siendo vulgares e incultos; en el exterior, por medio de la ropa, las joyas y las maniobras econmicas y polnicas, logran cambiar su apariencia y con esta, el triunfo social. El torero que llega de Espaa, acostumbrado a su sombrero calas, su chaqueta y su faja, no aguanta ocho das su traje nacional, y se avergenza de llevarlo, cambindolo por el de moda corriente en los pueblos civilizados. 70 Recurdese cuando en Mi to el empleado algunos jvenes observaban a Vicente Cuevas y rei'an burlonamente de sus cmicas y ridiculas nfulas y de su traje de labriego con peregrinos y simtricos remiendos. Don Aniceto tampoco saba llevar su ropa de "nuevo rico": No poda decirse que andaba el tendero elegante, porque no sabia llevar, con el desembarazo propio del que siempre las ha usado, las piezas de su traje. Todo era nuevo, flamante, de calidad excelente y cortado por el mejor sastre de la capital, pero cierto desalio^ encogimiento parecfan decir que si bien aquella ropa haba sido hecha para aquel hombre, no aquel hombre para aquella ropa.''! Por el tono de estos comentar ios--cosa poco usual en Meza, ya que generalmente el narrador se mantiene objetivo--se puede apreciar como el propio autor no se escapa de su ambiente social. En lo referente a la ropa, lo mismo ocurria con Adelaida y Mana, ya que se commenta que ninguna de las dos sabida llevar la ropa, aunque Mara se salvaba por su gracia natural. Ambas mujeres vestan ricas telas que a la legua denotaban su calidad y valor pero en ellas haba algo extrao que llamaba la atencin de la gente:

PAGE 128

119 Al observador medianamente experto bastbale un solo vistazo para clasificar aquella familia entre las de clase plebeya que han logrado alcanzar, merced a la poderosa palanca del capital, la misma linea que las de la clase acomodada y educada en el refinamiento de tradicional cultura. 72 En esta cita puede notarse el repudio del autor hacia los nuevos ricos. El embargo de los bienes de los cubanos que se mostraron partidarios de la independencia durante la guerra, o que fueron sospechosos de serlo, afecto la economa del pas y consecuentemente el orden social. No fue una mera cuestin econmica ni un cambio social motivado por el progreso de la nacin sino que hubo un desplazamiento de la aristocracia criolla y surgi una nueva, la del dinero. Como es natural estos "nuevos ricos" que se beneficiaban directamente de la situacin poltica y social, se mostraron conservadores y adictos al re'gimen de la colonia, mientras que los criollos venidos a menos aumentaron su resentimiento en contra de la clase dominate. Es aqui' donde se produce la tensio'n entre las dos clases, con la consiguiente ruptura y el rechazo por parte de los criollos de aquella nueve sociedad considerada como advenediza. En esta situacio'n no es de extraar que Meza, quien posei'a una solida educacio'n y cultura y quien perteneca a una familia cubana de prestigio, destacara tanto la falta de "clase" de los arribistas. De ahi^ su sarcasmo e irona existentes en estas dos ultimas novelas y, especialmente, en Don Aniceto el tendero El novelista pone de manifiesto todo el mecanismo social empleado por estos dos oportunistas--don Aniceto y Salustiano--conocedores de los resortes que mueven el engranaje econmico y social imperantes. Seala, paso a paso, las artimaas de que se valen ambos

PAGE 129

120 socios para alcanzar el capital necesario que los coloque en la cima de aquella aristocracia. Aunque las existencias de La Fortuna cubran con exceso el valor de los crditos privilegiados de D. Aniceto y Salustiano, sucedid" que se les debfa intereses que cobraron al efectuarse el remate legal; todo lo dems se fue en honorarios de sfndicos y costas. ... El suelo de aquel edificio levantado sobre la base de una escandalosa estafa de que fueron vfctimas, en primer termino, los tejedores de Liverpool y Manchester, y en segundo los acreedores de La Fortuna.'^ Meza expone la costumbre de los comerciantes de pasar por las aduanas telas de contrabando dentro de cajas de azcar; y envolver lujosos gneros en sacos de yute. A medida que la corrupcio'n avanza, el prestigio aumenta y algunos importadores le facilitaban mercancia a crdito y a cmodos plazos, no sin cobrar un alto inters. La propaganda es parte principal de esta maquinaria. Esta orien tada en distintas direcciones. Comienza en la tienda, con innumerables letreros: ¡Ojo! iganga! ¡hilo puro! ¡detente! ¡real izacio'n! Junto a estos letreros estaban otros que contenan los precios bajisimos con que se atraa al cliente y se escandalizaba a los otros comerciantes. Los anuncios en los pericdicos eran parte importante de este proceso y la tienda tenia un periodicucho que era su vocero oficial. Todo lo cual aumentaba el prestigio de don Aniceto y acallaba las sospechas y murmura Clones de la gente. Las tertulias con las que se trataba de "arreglar el pais," constituan otro pretexto para lograr influencias dinero y pos i ci ol: don Onofre hbole prestarle los consabidos treinta mil duros y ctate ahi todo el misterio del negocio. Y como los intereses mensuales salan del mismo capital entregado por el pobre don Onofre, jamas tuvo el usurero queja

PAGE 130

121 alguna, respecto de la puntualidad de Salustiano y compaa que andaban revolviendo medio mundo para usar el escudo de las reales armas y poder ostentar en sus rctulos el titulo de Lenceristas de Cmara de S. M. D. A. 75 Otro paso importante para el logro del ascenso social es el ingreso en la Cofrada, su participacio'n en las milicias y su 'presencia en los toros, todo lo cual los hace aparecer en las paginas de los peridicos, lo que Meza relata con su habitual ironi'a, destacando las burlas del pueblo dirigidas hacia las nfulas de los dos comerciantes. Este era un escape del pueblo ante la supremaca de tanto elemento mediocre. Estas mofas se repetan cuando don Aniceto y su familia, en pleno ascenso social, asistan al parque y a los teatros. Al mismo tiempo. Meza destaca la adulacirfn de que eran objeto. Lo que Meza denuncia son los capitales alcanzados r'pidamente, por medio de componendas e inmoralidades, tales como: el hundimiento de un barco, en combinacin con el capital del mismo para lograr cobrar un seguro; el envo a Espaa de un empleado de confianza para aparentar un desfalco y, finalmente, el incendio intencionado de La Moralidad Comercial, paso final para salir del apuro econmico y consolidar el capital y la posicid'n social con todos los beneficios que esta lleva aparejados. Al describir estos hechos el novelista pone de manifiesto la inmoralidad de profesionales que utilizan sus conocimientos en alterar papeles y cuentas dando una apariencia legal a lo que estaba muy lejos de serlo. ^ Las compaas aseguradoras pagaron puntualmente su pliza; no haban de exponer su cre'dito andando en dimes y diretes por una miseria. Don Onofre, los acreedores, la quiebra; ... de todo es^o al poco tiempo quedo' so''lo un recuerdo confuso, cada vez ma's lejano, como si las llamas del establecimiento lo

PAGE 131

122 hubieran destrufdo, y el viento disipado, lo nico solido y cada vez ms pujante, era la eximia personalidad del afortunado tendero. En Don Aniceto el tendero Meza pone de manifiesto cul era el papel de la mujer en la sociedad cubana de su tiempo. Muy poca cosa le estaba permitido, ya que en aquel ambiente socio-econo'mico el deber femenino se circunscribia al hogar. Sus ocupaciones no iban ms alia'' de aquellas que no fueran labores de la casa y la de ser una fiel y silenciosa compaera del hombre, relegada siempre a un segundo plano. La mayora de las veces no podi'a opinar sobre ningn asunto administrativo, social o econmico y se mantena indiferente con respecto a los mismos. En esta novela, la mujer sirve de instrumento al ambicioso tendero, ya que e'ste la maltrata en muchas ocasiones y la utiliza, en determinados momentos, para llevar a cabo su ascenso econmico y el logro de una alta posicio'n social. La mujer era un extraa combinacin de debilidad y fuerza, ya que por un lado, tena que sufrir las injurias y el maltrato del marido y aguantar su mal humor, y por otro, era la que daba la cara en las situaciones difciles. ... la que ms sufra era Adelaida, dando la cara para contener los acreedores y sufriendo, por otro lado, el mal humor de su esposo, posedo de igual irritacin que la fiera perseguida. 77 La pequea Mara creci'' en aquel ambiente en que los acreedores acosaban al padre. Tenia accesos nerviosos, ya que desde una edad temprana era una vctima de los manejos de su padre. Puede afirmarse que la visidn de la mujer que presenta Meza era la de un ser dependiente, que necesitaba el apoyo socio-econmico del

PAGE 132

123 hombre, ya que en el ambiente en que viva resultaba difcil para una mujer sola el poder subsistir y defenderse en aquella sociedad. Al mismo tiempo, esto haca que el hombre abusara de su posicin con respecto a su esposa. Ya se ha visto en otras novelas, cdrno en las obras de Meza la sociedad frustra el amor y los matrimonios no se realizan por amor, sino por conveniencias sociales. Dicha situaci^n afecta tanto al hombre como a la mujer. Este, ve en aquella, un instru ment para alcanzar los fines que.se ha propuesto: el ascenso econmico y social, y la esposa est sometida a los designios del marido. El papel de la mujer en las novelas de Meza no es el de compafTera del hombre, sino el de artculo que se utiliza de acuerdo con las conveniencias del momento: se enfreta con los acreedores, se oculta cuando molesta, se exhibe, adornada de ricas joyas y luciendo lujosos vestidos cuando conviene aparentar riqueza; calla cuando se le manda a callar, y, habla lo que se le seala que diga y en el momento en que se le diee La mujer, al mismo tiempo, sacrifica el amor. Este es el precio que tiene que pagar a aquella sociedad, a cambio del apoyo econmico que el hombre puede brindarle y que ella no estcT en condiciones de obtener por si' misma. Sin embargo, hay que notar que en la figura de la tia de Blanca y en doa Justa, madre de Carmela, carentes del apoyo masculino, hay una determinacioli y una responsabilidad ante la vida que no tienen los otras. En cuanto la mujer se casa y cambia su estado civil, no es una figura querida o respetada, sino que pasa a un segundo plano: En el otro, es decir, frente a Salustiano y Mara, iban doa Adelaida y don Aniceto. Aquella abanicndose y poniendo el mayour cuidado en desempear su papel con su

PAGE 133

124 pasividad habitual, pues el cambio de vida encada habfa variado el puesto secundario que le tema designado su marido. ¡Este sf que iba arrellenado! y ms grueso, asi' puede decirse, ma's grueso, a fuerza de inflarse, saludando con muchas muestras de buen humor a colegas, amigos y marchantes .79 El novelista contrasta dos situaciones de amor frustrado, ya que por una parte Adelaida es infeliz con el hombre que escogicf como marido, y por otra, Marfa, criada en aquel ambiente social cerrado, no tiene fuerza para defender su amor por un joven estudiante pobre que la corteja. Meza, tan dado a los reflejos y a los espejos, al expresar "frente a Salustiano y Maria, iban dona Adelaida y don Aniceto" esta destacando dos vidas frustradas: Mara va por el mismo camino que Adelaida. Los jvenes, hasta el u'ltimo momento, mantienen su ilusio'n y continan su "inocente romance," hasta que las conveniencias sociales los separan. La honradez y pureza de sentimientos hace que ambos corten sus relaciones amorosas radicalmente: Con estos sucesos mucho tiempo paso' sin que Mara pudiera cambiar palabras con Emilio. A lo sumo algifn saludo, algi/h movimiento convenido en las persianas. No obstante, manteni'an sus relaciones, ya recogiendo las flores y cartas que Emilio colocaba secretamente en el antepecho de la ventana, entre las macetas de la rosa y la azucena, ya por mediacicn de Calixto, que en conciencia crea hacer una obra buena contribuyendo a ligar el corazn de aquellos jvenes. Mis ni una palabra, ni un saludo, ni una mirada, ni el mas ligero gesto volvieron a cambiar ya los dos jvenes. ^0 Es necesario destacar que en esta novela as* como en la obra narrativa de Meza, el adulterio, tema tan principal en la novelstica mundial del siglo XIX, no aparece. A pesar de las circunstancias que rodean a la mujer en aquella sociedad, y del sufrimiento en que forzosamente tena que transcurrir su vida, la mujer se resigna a su papel

PAGE 134

125 pasivo, sin ningn aliciente. En la visin del mundo de Ramn Meza se vislumbra una defensa de la reputacio'n de la mujer en la que la infidelidad no se destaca. Prueba de esto, es la actitud del escritor para con doa Justa, la madre de Carmela. Esta seora, a pesar de haber tenido amores ilcitos en su juventud, es la figura femenina a la que Meza concede mas dignidad. Al hablar del problema de la mujer reflejado en la obra novelstica de Meza, no debe olvidarse que el autor cubano nos presenta su visio'n del mundo, que a su vez, es producto del momento histrico, poltico, social y econmico por el que atravesaba Cuba en aquella poca. Meza, al igual que Casal y Marti', se enfrentaba con la derrota sufrida por los cubanos en la "guerra grande." Sin embargo, el autor provena de un estrato social mas acomodado que el de los otros dos mencionados. Su crtica, por lo tanto, va a estar dirigida hacia la cuesti(5^n econ*mica y los efectos sociales que esta produjo. Al terminar la Guerra de los Diez Aos, llegaron a La Habana, procedentes de distintos lugares de la Isla, muchas personas que quedaron sin trabajo a raiz de la ruina 81 de las fincas en donde se ganaban la vida. Jamaos, hasta entonces, la mujer cubana habfa tenido necesidad de abandonar su residencia procurando trabajo en f/bricas y talleres. Sus ocupaciones, exclusivamente dome'sticas, la mantenan siempre adherida al hogar. 82 En 1879, Julia'n Alvarez, dueo de la fbrica de tabacos Henry Clay, ordeno que el trabajo de despalillado de la rama fuese realizado por mujeres y abri' un taller a cuyo frente puso a "una seora de moralidad nica," el vasto saln dedicado a esas labores pronto se vio lleno por aque'llas. Antes de 1866, se haba tratado de hacer una operacin similar sin xito ninguno.

PAGE 135

126 Meza, en Don Aniceto el tendero trata esta cuestio'n al hablar de la situacin en que se encontraban las costureras que acudan en busca de trabajo a "La Moralidad Comercial." Apenas si poda atender el atareado artista la humilde solicitud de postura que le hacfa el grupo de tristes y anmicas jvenes que le rodeaban. ... All estaban humildes, pacientes, acompaadas de sus madres, mas pobremente vestidas que ellas, y ocultando el rostro bajo el velo, como si se avergonzaran de conocerse unas a otras apenas llegaban a reunir un peso al di'a. ¡Y esto no pocas veces para toda una familia!^'^ El autor muestra los conceptos de moralidad y dignidad mantenidos por la sociedad cubana a pesar de la adversidad econmica. Las jvenes acudian a un centro de trabajo porque estaba dirigido por una "seora de moralidad nica." Las costureras iban al taller de costura de la tienda de don Aniceto acompaadas de sus madres. Asi^y todo se cubran la cara con un velo para no ser reconocidas. En el caso espec'fico de las jvenes modistas. Meza aade detalles naturalistas: "La madre, el padre baldado o tsico y los hermanitos lya no volvieron ma's! La tisis, la consumacioli, la aney 85 mia haban completado su terrible obra. ." En el aspecto literario el autor no se libra de la corriente del naturalismo en boga en aquella ^poca. Con descripciones breves trata de destacar el motivo econmico social de aquella situacio'n. Dentro del marco contrastante de realidad y apariencia Meza va a exponer el cuadro de las clases sociales existentes en Cuba: los nuevos ricos y su falso encumbramiento, el sistema colonial retratado en la muralla que en un tiempo rodeaba La Habana, los criollos venidos a menos que se avergorzaban de sus necesidades econmicas. Va a mostrar

PAGE 136

127 las distinciones de clases, las costumbres de cada capa social, la habitacin que ocupaba cada uno de acuerdo a su categora y la ropa que usaban. El novelista tambin va a sealar la miseria de las clases pobres y las condiciones lamentables en que vivi'an. A la descripcio'n de las costureras desenvolvindose en el interior de la aparentemente lujosa tienda, hay que aadir otras que muestran el ambiente que se respiraba en la ciudad: La luna pareca alzarse dos o tres varas mcfs all" del oscuro pedazo de almenado mural Ion situado entre las calles de Obrapa y Teniente Rey, restos del antiguo muro que circua el antiguo recinto de la ciudad por su lado oeste. Grupos de chiquillos raquticos, mal alimentados, peor conformados, sucios, desnudos. .86 A pesar de todo, al Meza novelista sagaz y sincero, no se le podi'an escapar las lacras sociales existentes. Al mismo tiempo se pueden observar las simpatas del escritor por la clase rica que haba perdido su fortuna, as como los recuerdos y aoranzas del novelista hacia tiempos mejores. Un instante hubo en que creci la algazara y el clamoreo. Al extremo de l^a calle resonaron gritos y silbidos, entre los que sobresalan, como notas agudas y discordantes de un coro, las voces infantiles de pilluelos. --iPanal mojado! Y por la calle, como chispa arrojada en reguero de pdlvora, corra aquella frase, ... A un infeliz monomaniaco, vctima de sus desgracias o de la mala suerte y que en su esmerado traje y buenas maneras revelaba haber pertenecido a clase respetable y culta de la sociedad, era a quien se diriga aquel mote.87 Adems con esto nos esta mostrando el novelista, la inmadurez del pueblo, al hacerse coro de una frase de burla que podra pasar como malacrianza en bocas infantiles pero que resul taba una vulgar grosera

PAGE 137

128 dicha por personas mayores. La actitud de Meza es de desprecio ante esta costumbre de la clase baja de burlarse sin respeto alguno de aquellas personas que lucan diferentes, especialmente cuando haban venido a menos. ^ Y el infeliz disputaba, luchaba el solo, como un hroe, contra toda aquella multitud amenazndola, vituperndola, volvindole bruscamente las espaldas para mostrarle su desprecio. Pero era initil: buscbase dar pbulo a las risotadas y aumentar la diversioli provocando la cclera del infeliz, a cada paso mcs tristemente cmica, puesto que a medida que crecfa, era mis inofensiva. 8 La visin del mundo de Meza se muestra en el e'nfasis con que dignifica a este pobre hombre que representa la clase social defendida por el autor, y con la ironfa y sarcasmo que emplea al referirse a la nueva clase. Ya se ha visto como Meza ironiza a don Aniceto y a Salustiano y su falta de clase. Tambie'n, el autor dirige sus frases agudas hacia los comerciantes pudientes, establecidos en La Habana con anterioridad, que, poco a poco, dejados llevar por las apariencias, iban dndole entrada a los dos socios arribistas: Los aristocrticos compaeros del gremio, es decir, los colegas de la calle de la Muralla y Mercaderes, que teniendo grandes almacenes no se rebajaban a vender al detalle, le entregaban ya la mercanca a plazos, sin inconveniente alguno. Entre estos mismos espaoles de la clase dominante existan comentarios sarca'sticos cuando se referan los unos a los otros. Don Aniceto llama al usurero don Onofre "aquel ingls falsificado," a pesar de haberle prestado el viejo una alta cantidad de dinero. Meza comenta como el prestamista haba hecho su capital en dos affos, lo que presupone componendas y la consiguiente inmoralidad.

PAGE 138

129 Tambin deb'a este buen viejo su fortuna a la astucia mercantil. El ao 1856 no tenia una peseta y el de 1858 consigui s6lido y respetable capital. El sistema empleado para esto fue bien burdo; pero el resultado no pudo ser mejor. Asocid'se a algunos que, con aclamaciones entusiastas y manejos sutiles despertaban la codicia de ilusos compradores a quienes, en la ms favorable oportunidad traspasaban acciones a precio excesivamente mayor que el que les habfa costado. Los emigrantes espaoles del giro llevaban una vida de ahorro y sacrificio para poder levantar un capital. Todo estaba planeado con este fin: la casa del duetio principal en los altos, la habitacin de los empleados en la trastienda, la comida, a cuyo efecto se tena un cocinero que hac'a las compras lo mis barato posible, ya que casa y comida era parte del sueldo de los empleados. Todo esto se trasluce en la novela Don Aniceto el tendero En la cuesticn de la habitacio'n, se observaba tambie'h el planeamiento riguroso: Don Aniceto alquilo'' la casa para poner la tienda y dispuso los altos de modo que su familia los habitase. En la trastienda vivan los empleados. Meza destaca la posicio'n de los dos socios con respecto a aquellos, al exponer que don Aniceto y Salustiano, a la hora de la comida, se sentaban a la cabecera de la mesa y que nadie podfa hablar antes que los dos hombres lo ordenaran. Los domingos y dfas de fiestas don Aniceto, Salustiano y Venancio, dependiente de confianza este ultimo, suban a comer con la familia. Tambin, en la habitacio'n, segi/n lo describe el novelista, habia distinctiones, ya que Salustiano ocupaba la u'nica cama de hierro que era de tamao mayor que las de los empleados, situadas todas en una larga habitacio'n. Aun en las diversiones se ven las diferencias de clases entre socios y dependientes. Meza seala como los hombres de ms categora

PAGE 139

130 sali'an a pasear en coche por los parques o asistan a las reuniones influyentes en donde se hablaba de cuestiones econmicas, poli'ticas y administrativas mientras que los dependientes de la tienda paseaban a pie galanteando a las muchachas asomadas a las ventanas o buscaban compaeras con quien pasar alegremente la tarde. En Don Aniceto el tendero como ya se ha visto en otras novelas, el autor muestra simpata por la gente humilde y trabajadora. Habla de los dependientes siempre listos en sus puestos de combate: La sala estaba desierta; los mostradores semejaban pequeo foso, un abismo donde se hubieran hundido los dependientes, pobres muchachos, tendidos alia" arriba en los catres, descansando las piernas casi r'gidas de mantenerse en pie todo el da. 91 Sin embargo, hay que sealar que dentro de aquel engranaje social, esos dependientes de la tienda ten'an en mente ascender de posicioli y llegar a tener algin da intereses en la tienda. Algunos habian sofiado con hacerse socios de verdad y principales de la casa. Meza no critica este deseo natural del ser humano, sino los medios y la corrupci^n utilizados para llevar a cabo el ascenso social. Por debajo de los dependientes existi'a otra clase social, la de los criados, que tenan que trabajar mis, ganaban menos, eran maltratados de palabra y de obra y a los que socialmente no se les consideraba. El infeliz Farruco, apenas llegado de su tierra senta ya sobre sus hombros el peso de un trabajo rudo al que no estaba acostumbrado. El corto sueldo que le daban, se lo ganaba el infeliz honradamente. Ademas de tener a su cargo la limpieza y baldeo de la tienda, trastienda y ante-tienda, que se le haci'a barrer la acera y regar la calle, serva la mesa, fregaba los platos y lo mandaban con camisas y trajes en corte, hilvanados o concluidos a todas partes de la ciudad y ain a los pueblos cercanos.

PAGE 140

131 El Farruco dormi'a en una cama improvisada con paja de embases y papeles y reciba los vituperios y las bilis de don Aniceto cada vez que ^ste se encontraba contrariado con algn problema en la tienda. El cocinero de la tienda era un chino de aspecto deplorable que denotaba a la legua su miseria. Don Aniceto lo utilizaba porque los servicios que el asictico prestaba favorecan la economa y el ahorro de la tienda. El chino tena que hacer las compras para la comida del personal de la Moralidad Comercial. Saba comprar mejor que otros y no sisaba un real. Su empleo resultaba ventajoso ya que no haba raza mas adecuada por su 93 laboriosidad, inteligencia, docilidad y frugales costumbres. Junto al problema del chino. Meza describe otros que eran lacras, muchas de ellas, resultantes, de la esclavitud en Cuba. Al describir, con brevedad, escenas que por sf solas dan cuenta de la existencia de una clase pobre, menesterosa y necesitada. El novelista enfrenta al lector con escenas de pilleras, de mendigos y de mujeres pertenecientes a distintas razas que configuraban el estrato mas pobre de la escala social cubana: Pareca una tribu ndfnada que elega por campamento los alrededores de la iglesia, o bien la emigracio'n de una grande aldea africana a la cual llegaran s6lo unos meses antes, los beneficios de la civilizacin.^^ El problema de la mendicidad, como se ha visto, es expuesto por Meza en otras novelas ( Ultimas pginas y Mi to el empleado ) Esto contrasta con el lujo desplegado en las esferas sociales mas privilegiadas y da una idea de la realidad social cubana y de la miseria existente en el pafs despus de la guerra de 1868. Luego, como todos los sbados, vino a extender las manos en el umbral de la ancha puerta de la tienda la

PAGE 141

132 desarrapada tribu de mendigos, pertenecientes a^todas las razas y nacionalidades, que en ese ultimo da de la semana invadi'an las calles de la ciudad. ^ A travs de Don Aniceto el tendero se puede apreciar la inquietud existente en la Isla, por parte de las autoridades y de la clase pudiente sobre la cuestio'n de lo que consideraban "el peligro de que Cuba llegara a convertirse en un pas negro." Veanse mujeres de todos los colores; la turca al lado de la negra, la mestiza al lado de la blanca, todas con las muestras de fecundidad a la vista, pus que amamantaban chiquillos de pocos meses, cuidaban otros que gateaban a su lado o se sostenfan de sus ropas, y a la vez vigilaban los mayores, unos verdaderos diablos sueltos, que aumentaban con sus travesuras y gritos el desordenado movimiento de toda aquella multitud ociosa que invada la calle. ^ El problema del negro esta latente en la novelstica de Meza; ya se ha visto como fue tratado por el autor en Flores y calabazas y en Carmela Tambie'n en Don Aniceto el tendero Meza vuelve sobre el tema, esta vez, para dar una idea ms precisa sobre la situacin en que se encontraban los negros esclavos en los ltimos anos de esta funesta institucin y, sobre todo de la vida del liberto en los casi seis lustros que abarca su novel i'stica Ramn Meza, en Don Aniceto el tendero hace mencin del desamparo en que se encontraban los esclavos. Con su habitual irona se refiere al maltrato que don Aniceto y su socio panadero infieren a dos esclavos, los manejos de un abogado para sacar dinero y la corrupcio'n de los sndicos, parsitos burocra'ticos cuya supuesta funcin era la de proteger a los esclavos. Dos negros esclavos, a quienes maltrato', fueron su ruina. Siguie'ronle causa criminal. Un abogado semi filalitropo encargase de la defensa. Tanto don

PAGE 142

133 Aniceto como su socio quisieron torcer, ahogar el curso de la justicia, dando considerables sumas para sostener el crlito de la casa, y al cabo lo consiguieron. Adems, Meza desenmascara la corrupcid'n que exista en cuanto al cumplimiento en la Isla de las leyes dictadas por la corona. Seala la nulidad de la figura del si'ndico en la defensa y proteccit'n del negro esclavo. cierto da huyronse los negros y se presentaron en masa al sndico llorndole que les librara de los malos tratamientos que reciban de sus amos. ... El sindico los oyd", les prometid* justicia, requiri a los dueos, pero a ttulo de hombre de ley, les devolvi' fntegra la propiedad. 98 El sndico no resolva los problemas de educacio^'n, al imentacio'n, trabajo y ge'nero de vida de los esclavos. Adem's, los dueos de esclavos no estaban de acuerdo con las atribuciones de esos funcionarios, para''sitos de la burocracia colonial, quienes se beneficiaban de los esclavistas, amparados en sus prerrogativas y mediante el cohecho. Estos individuos, aparentando la defensa de los esclavos--cosa que no hacan-99 se introducan en las atribuciones de los due?ios. Mucho se ha hablado de las diferencias de la vida de los esclavos de la ciudad, como caleseros, mayordomos y criados y la vida de los esclavos de las dotaciones de los ingenios y cafetales. Se ha mencionado la ventaja de los primeros, con respecto a los segundos. Sin embargo. Meza comenta el ambiente infernal en que viv'an los siervos en una panadera capitalina. Refirindose a Calixto, el criado de don Aniceto, antiguo esclavo destinado a la fabricacin del pan, expresa: Apenas pasd* un da sin que Calixto recibiera en sus espaldas las caricias del Ictigo, en sus pies el abi;azo del cepo y en su cintura el peso de los grillos. Misero

PAGE 143

134 ser destinado a la horrible inquisicin de una panadera habanera donde se enclaustraba o mejor se sepultaban en vida docenas de esclavos, ms dignos de compasin sin duda que los destinados a las labores agricolas, porque, a lo menos, estos teni'an las alegres perspectivas del cielo y del campo y el extremo recurso de colgarse de las ramas cimbradoras de una guesimaJ^O Una de las lacras sociales de la esclavitud imperante en Cuba a finales del siglo XIX era la situacin de los negros libertos, quienes, como resultado de su estado anterior de servidumbre y el rgimen de trabajo y de vida a que haban sido sometidos, en su mayora, analfabetos y sin medios para ganarse libremente el sustento, constituan un grave problema social. Muchas veces, quedaban al amparo de "almas caritativas," como se ha visto en Flores y calabazas y en Carmela Este era tambie'n el caso de Calixto, quien, maltratado por don Aniceto, se acoga a la proteccio' de las mujeres de la casa. En la visin del mundo de Meza se aprecia una actitud paternalista hacia los libertos: Calixto era un ser negativo, triste, esquilmado, como si la pesada mole de la esclavitud le hubiese despachurrado el corazn y el cerebro. Era una sombra que vagaba por la casa.lO^ Las tertulias La sociedad cubana de la poca acostumbraba tener frecuentes tertulias o reuniones de familiares y amigos. Hasta en e'sto haba diferencias o categoras. Son conocidas las tertulias literarias de Domingo del Monte y otros criollos, que tuvieron gran importancia en el desarrollo cultural, social y literario de la Isla. En Don Aniceto el tendero Meza da cuenta de otras tertulias; las celebradas en La Habana por los duefTos de tiendas y las que llevaban a cabo los corredores de bolsa

PAGE 144

135 ambas, diferentes a las de Domingo del Monte. Los tenderos discutan sobre cuestiones poli'ticas, sociales y econdmicas del pais y cada cual procuraba ser portavoz de la ultima noticia. En estas reuniones, se imitaba a otras similares, pero de caralrter mas serio, las llevadas a cabo por los criollos para tratar de resolver los problemas patrios. El novelista cubano no pierde ocasin para satirizar a aquellos comerciantes: Era la tertulia de la tienda trasladada al aire libre y enriquecida con elementos nuevos. ... La mejor prueba del prestigio comercial que tenan los dueos de la afamada tienda, era el haber ingresado en aquel grupo de importantes seores que celebraban sesiones nocturnas y en pleno ambiente. En aquel pequeo crculo era donde la opinitfn solfa reclutar los futuros concejales y dems prohombres que prestaban su patrio^'tico concurso a la administracin en sus ramos administrativo y civil. ^^2 Esas reuniones servan como puente para el ascenso social. Aque los hombres atraan las respetuosas miradas del vulgo, que "abrumado por el arte con que haban logrado hacerse de una fortuna respetable, los alzaba al pinculo de su admiracin. "^^"^ Muy cerca del lugar donde celebraban sus tertulias aquellos "hombres importantes del ramo," que tomaban poses y actitudes graves, serenas y mesuradas, tena lugar otra que contrastaba con aquella: All^si'que habfa gritos, confusin, discusiones acaloradas donde las amenazas solan pasar muy presto a v"as de hecho. Las sillas no eran para sentarse, sino para oponer una barrera a intrusos curiosos o servir de tribuna a los que sobre ellas se encaramaban con el objeto de hacer oir su voz, roncos ya de gritar, o hacer ver mejor sus descompasados gestos, por encima de la cabeza de los compaFTeros arremolinados en tumulto. '04 Esta u^ltima tertulia se celebraba en el parque confundida con la msica de la retreta y la conversacin de la gente que efectuaba su

PAGE 145

136 acostumbrado paseo. La retreta era frecuente en La Habana. Una banda militar situada en la Plaza de Armas, ejecutaba piezas musicales de ocho a nueve de la noche, hora en que aquel sitio se llenaba de gente de las clases alta y media, que acudian a escuchar y presenciar el especta'culo en sus carruajes, los que dejaban situados en los alrededores. Al final de la retreta, los concurrentes se dirigan a las casas de refrescos y a los cafe's pro'ximos que se llenaban de animacio^'n 105 hasta las diez y media de la noche. Don Aniceto rara vez dejaba de salir por la tarde al oscurecer, en coche. Y unos dias se diriga al corro del parque, recomendando a Adelaida y Marfa, que invariablemente le acompaaban, que siguieran paseando y volviesen a buscarle a las diez; otros di'as encamin'base a las sociedades y reuniones y los ms a teatros y conciertos. 106 Este don Aniceto, de "posicin social," no camina las calles habaneras como antes lo hiciera Aniceto el panadero, sino que utiliza el coche como medio de transporte. A instancias de este, su mujer y su hija, hacen lo mismo. A pesar de que, como se deduce de la novela, cuando se habla de las dos tertulias, el parque y la tienda quedaban cerca, el tendero y su familia usaban el coche para dirigirse a aquel. Con esto Meza esta dando indicios de la indolencia y de las pretensiones de aquella sociedad. Los cronistas extranjeros que escribieron sobre la Isla se fijaron en este aspecto de la sociedad cubana de la e'poca y le echaban la culpa al clima tropical. Sealaban que a los habitantes del pas les costaba mucho trabajo moverse de un lugar a otro y que utilizaban el coche con ma's frecuencia que en ninguna otra parte. No era usual que las mujeres de la clase alta salieran a pie a la calle.

PAGE 146

137 Asf* mismo. Meza describe al indolente marchante cuyo coche se detena a la puerta del establecimiento de don Aniceto: Escucha'^banse tambin distintamente el rodar de los coches, algunos que cesaban de pronto, y eran los que se detenan a las puertas de la flamante tienda y a los cuales salan a atender al punto don Aniceto, Salustiano o Venancio, extremando su amabilidad y poniendo el semblante mas placentero del mundo. Las voces de don Aniceto y Salustiano oianse a menudo entremezcladas con la desconocida del marchante ocioso a las veces que mataba el tiemoo. charlando mucho, registra'hdolo todo y no comprando nada. 10 Otro de los factores componentes de la sociedad cubana que describe el novelista es la monotona que se acentuaba en aquel conglomerado carente de ideales, en el que privaban el ego"rsmo y la falta de sentimientos morales. En aquella poca, hubo en la Isla un gran movimiento inmigratorio, como se ha dicho, principalmente de espaoles que venan a hacer fortuna. En su mayora, con una concepcin unilateral de la vida, en la que la tnica razn para vivir era el amontar un 109 capital. En el silencio de la noche sub'a de la tienda como el rumor ahogado de extraa maquina. Ofanse distintamente aquel eterno cras-cras de las incansables tijeras del camisero y del sastre y el ruido sordo que hacan las piezas al caer del montn una sobre otra, el chirrido de las medio oxidadas correderas de la vidriera del anaqu'l el rasgar de las creas engomadas las varas de medir que caan de plano sobre la tabla del mostrador. Todo aquello era montono, era lo de siempre, lo que estaban habituados a oir desde mucho tiempo, todos los das, a todas horas y sobre todo, en la noche en que el silencio haca que se notara ms-^^O Adelaida, que sabfa lo que era vivir en la soledad de las cuatro paredes de los altos de la tienda, se lamentaba de la vida rutinaria que llevaba su hija, sin amigas y sin paseos, cuando las circunstancias no eran apropiadas para salir a ostentar una fortuna, ya que antes de

PAGE 147

138 lograrla haba que ahorrar constantemente. La vida de las dos mujeres durante mucho tiempo era montona y sin alicientes, un verdadero encierro permanente en el que se encontraban sometidas a la voluntad de don Aniceto. Este, mientras tanto, encerrado tambie'n entre las cuatro paredes de la tienda, en la planta baja, urda los hilos de la trama que lo llevara a ocupar la posicin elevada que tanto anhelaba y adquirir el dinero necesario para realizar sus ambiciones. La curiosidad y la exaltacin latinas eran otros elementos caracteristicos de la sociedad habanera de fin de siglo. Ramean Meza tiene en cuenta estos aspectos importantes de su e'poca: Breve tiempo, apenas cinco minutos, habian bastado para transformar el aspecto de la calle, poco antes tan tranquila, silenciosa y solitaria los guardias, con los sables desenvainados, a carrera tendida, y gritos a todo pulmn,^ con los aspavientos que son de rigor, dados la imaginacin y el cara'cter de los exaltados hijos de la raza, latina, a quienes el menor suceso ruidoso saca de quicio y les lleva a ejecutar hechos que luego se disculpan con la momentnea ofuscacin y el arrebato, contuvieron a empellones al pfTblico y le arrollaron hasta las bocacalles, que bien pronto quedaron obstruclas por multitud de curiosos. m La fe en la juventud Por medio de la descripcin de la escena del infierno de "la Moralidad Comcercial," Meza va a contrastar dos actitudes completamente opuestas: de un lado, la inmadurez, la exaltacio'n, la liviandad y la irresponsabilidad de los guardias, supuestos representantes del orden, y, de gran parte de la sociedad: "allf eran las amenazas y los gritos, las disputas y las interjecciones duras; pareca que el incendio caldeaba aquellos cerebros o hacia hervir la sangre de aquellas venas.' De otro lado, la actitud serena, ordenada y silenciosa de un grupo de

PAGE 148

139 jvenes, que simbolizan la esperanza del autor en un futuro mejor para la Isla: slo los bomberos del comercio, aquel grupo de disciplinados jvenes, trabajaban en silencio, atentos cada cual a lo que tnicamente les tocaba hacer discurrin entre la alborotada multitud, con la calma del que sabe bien lo que le corresponde ejecutar y con la dignidad del que cumple voluntariamente un deber honroso. ... Su seriedad y orden contrastaban con los gestos descompasados y los gritos de los agentes subalternos de policia, y la tropa armada que, como si se tratara de un combate, haban acudido. '3 En este pasaje se muestra con claridad la visio'n del mundo de Ramn Meza y Suarez Incln: el novelista destaca la toma de conciencia de una parte de la sociedad cubana de su tiempo, y deposita su esperanza en la juventud, como futura fuerza que cambiaria los destinos del pafs. Al mismo tiempo, destaca la laboriosidad, el trabajo, el orden y la entereza ante el dolor humano: Y los jvenes redoblaron sus esfuerzos, unos con el hacha, los otros extinguiendo las llamas con el chorro del agua. Los jtvenes penetraron en el cuarto y lograron recoger el cuerpo del negro, echado de bruces sobre el caliente suelo. Al recibir de nuevo el aire, uno de los herdicos salvadores cayo^desplomado, agitado por los atroces dolores y las convulciones del espasmo. Dos cuerpos salieron por las puertas de la tienda en brazos de aquellos jivenes animosos y entusiastas, que con generosidad se disputaban el. puesto para poder arrancar, exponiendo su propia vida, victimas a la muerte, riquezas a la devastacin. '1^ En esta novela, en donde el autor expone tantas lacras sociales y tanta corrupcio'n del elemento comerciante, es de destacar su sealamiento de estos factores positivos. El novelista, a pesar de la situacin social cubana que le toc' vivir, tenfa fe en la juventud aute'ntica del pai's, la que segn l, podra liberar la patria y acabar con tanta ignominia, inmoralidad y ambicioli. Este es el tnico rayo de

PAGE 149

140 esperanza que se vislumbra a travez de las paginas de Don Aniceto el tendero ya que es en la casa humilde de la familia de Emilio, donde se instala una seccirfn de sanidad para prestar auxilio a las vctimas del fuego. Sin embargo, esa juventud cubana tuvo que sacrificar sus intereses y su amor, cediendo, vencida, ante el peso avasallador de la sociedad dominate. Emil io--simbolo de lo cubano--pasaba horas de mortal angustia, de inercia, y dejaba que los intereses creados le arrebataran su derecho a la felicidad. Mara tampoco luchaba por su amor y se dejaba conducir, dicilmente, por su padre, quien la utiliza para la consumacin de sus propdsitos egoi'stas. Estos nuevos ricos, comerciantes extranjeros, que controlaban el engranaje social cubano y que carecan de autenticidad y de amor por la patria, impedan la real izacio'n de aquella juventud cubana inmo'vil, esttica, atrapada dentro del sistema socio-economico imperante, pero que no careca de valores espirituales y que estaba adquiriendo una conciencia nacional. Guardaban con tristeza en el fondo de su alma el recuerdo de aquellas tardes pasadas en amorosa plctica. lAh! todo se desvaneci para ellos como un bello ensueo de otra existencia o de la ms tierna infan^ ca. .115 Finalmente, la visitan del mundo del escritor presenta una sociedad que, muchas veces, se refugia en el pasado, en el recuerdo de tiempos mejores, en la naturaleza, nicos valores perecederos del pas que estaban a su alcance: La memoria traales el recuerdo de aquellas hermosas horas, envuelto como en tiernsimas nostalgias que humedecan sus ojos con lgrimas amargas. ... Y nada

PAGE 150

141 mas ... no volvieron ya a comunicarse las emociones que agitaban sus almas; tieppo vino en que dejaron de verse; pero continuaron amndose por sieiipre con aquel carino profundo y casto que en otros dfas pasados y mejores se habfan profesado. 116 Con esta visin nostcflgica va estrechcfndose el circulo estructural de la novelstica de Meza, que comienza con una obra, en parte, de evasioli, y en parte de cri'tica social, Flores y calabazas y que termina con la ma's escapista de las novelas del autor. En un pueblo de la Florida.

PAGE 151

142 Notas ^Meza, El duelo p. 7. 2 Meza, El duelo pp. 8 y 16. ^Meza, El duel o, pp. 11 y 12. ^Jorge Maach, Indagacio^n del choteo (La Habana: Ediciones 1928 Revista de Avance, 1928), pp. 8-13 y 17. ^MaTach, pp. 30, 31, y 32. Meza, El duelo. P14. '^Meza, El duelo. P. 30. Meza, El duelo. P19. ^Meza El duelo, PP 23 y 35 Meza, El duelo. P34. ^\olo'de la Torriente, La Habana de Cecilia Valde^s Prologo por Elias Entralgo (La Habana: Jesis Montero, 1946), p. 29. 12 / Elias Entralgo, Historia IV p. 298. ^^Lolo'^de la Torriente, p. 77. 14 Meza, Carmela p. 117. 1 5 Meza, Carmela p. 117. ^Seza, Carmela p. 113. ^^Meza, Carmela p. 35. 1 8 Meza, Carmela p. 70. 19 Meza, Carmela p. 34, 20 Meza, Carmela p. 20. o-i ^ Mario Parajo'n, Cuba en la UNESCO "El autor de Carmela y Mi to el empleado ," p. 31. 22 Meza, Carmela pp. 43 a 46. 23 Meza, Carmela p. 46.

PAGE 152

143 24 Meza, Carmela p. 58. 25 Meza, Carmela p. 59. Jos Antonio Portuondo, Bosquejo histrico de las letras cubanas (La Habana: Ministerio de Relaciones Exteriores, 1960), p. 39, 27 Le Riverend, "Sobre la industria azucarera de Cuba durante el siglo XIX," El Trimestre Econmico 11 (1944), pp. 55 a 60. 28. M. Moreno Fraginals, El Ingenio Tomo I, 1760-1860 (La Habana: UNESCO, 1964), pp. 46 y 147. Ramn Meza, "La inmigracic^n u'til debe ser protegida,'^ Memoria Anual Quinta Conferencia Nacional de Beneficencia y Correccin de la Isla de Cuba ... (La Habana: 1910), pp. 305-334. 30 Meza, Carmela p. 174. 31 Meza, Carmela pp. 183-185. 32 Meza, Carmela p. 204. 33 ^ Emeterio Santovenia y Ral M. Shelton, Cuba y su historia (Miami: Cuba Corporation Inc., 1966), p. 74. 34 /• ^ ^ Meza, Introduccin a Mi tfo el empleado citando a Benito Prez Gal dos. 35 X* No hay que olvidar que Julin del Casal, aunque no novelo, en sus crnicas periodi^sticas publicadas en "La Habana Elegante," emplea la "estilstica del silencio" para criticar aspectos de la sociedad cubana de su ^poca. Sus artfculos hay que leerlos "entre Ifneas," para darse cuenta de lo que el poeta quera realmente expresar. ^^Meza, Mi to p. 23. ^^Meza, Mi to pp. 24 y 25. 38 /' Lucien Goldmann, "Problemas de una sociologa novelstica," 72. 39 / ^ Antn Arrufat, "Ramn Meza y la novela cubana del siglo XIX," Cuba en la UNESCO p. 199. 40 ^ Meza, Mi to p. 168. 41 Juan Eduardo Cirlot, A Dctionary of Symbols (New York: Philosophical Library, 1962), pp. 94 y 95. 42 / Antn Arrufat, p. 203.

PAGE 153

144 ^^Meza, Mi t
PAGE 154

145 ^^Meza, Don Aniceto p. 153. ^^Meza, Don Aniceto p. 154. ^^Ivan Schulman, Smbolo y color en la obra de Jose'^Marti^ (Madrid: Gredos, 1970), pp. 422-23. ^^Elias Entralgo, Historia IV, p. 306. ^^Meza, Don Aniceto p. 107. 72 Meza, Don Aniceto p. 108. 73 Le Riverend Brusone, Historia pp. 154 y 155. 74 Meza, Don Aniceto pp. 60 y 94. 75 Meza, Don Aniceto p. 106. ^^Meza, Don Aniceto p. 155. '''^Meza, Don Aniceto p. 57. 78 y Recurdese el caso de las hermanas de Pablo en Ultimas paginas el de Clotilde en Mi tfo el empleado ; el de Carmela en la novela de este nombre y el de Blanca en Flores y calabazas 79 Meza, Don Aniceto p. 109. 80 Meza, Don Aniceto pp. 118 y 160. 81 Jos Rivero Muniz, Historia VII p. 260. 82^ ^Jose Rivero Muiz, p. 260. "Jose Rivero Muniz, p. 260. 83. 84 Meza, Don Aniceto pp. 102 y 103. 85 Meza, Don Aniceto p. 103. 86 Meza, Don Aniceto pp. 111 y 155. 87 Meza, Don Aniceto p. 156. 88 Meza, Don Aniceto p. 156. 89 Meza, Don Aniceto p. 104. 90 Meza, Don Aniceto pp. 104 y 105.

PAGE 155

146 91., Meza, Don Aniceto, p. 78. 92 Meza, Don Aniceto, p. 62. 93„/ Prez Cabrera, Historia, III, p333 94., Meza, Don Aniceto, p. 155. 95 Meza Don Aniceto, p. 121. 96., Meza, Don Aniceto, p. 155. 97., Meza, Don Aniceto, p. 56. 98 Meza, Don Aniceto, p. 56. 99^, Elias Entralgo, Historia, 306 100 '^^Meza, Don Aniceto, p. 107. 101 '^'Meza, Don Aniceto, p. 86. 102 '"^Meza, Don Aniceto, p. 110. 103 '"•^Meza, Don Aniceto, p. 110. 104.. 'Meza, Don Aniceto, pp 110 y 111 105 4t Entralqo, Historia, IV, p304 106.. Meza, Don Aniceto, p. 117. 107 'Elias Entralgo, Historia, IV, p304 108 Meza, Don Aniceto, p. 94. 109 /• '"^Elias Entralgo, Historia, IV, p305 110 Meza, Don Aniceto, pp 93 y 94. 111 '"Meza, Don Aniceto, pp 149 y 150 • 112 Meza Don Aniceto, p. 150. TIO '13., Meza, Don Aniceto, p. 150. ""Meza, Don Aniceto, p. 150. Don Aniceto, p. 160. "Meza. Don Aniceto, p. 160.

PAGE 156

CAPITULO V LOS TIPOS IDEALES Meza y Balzac Las novelas de Honorato de Balzac fueron ledas con inters en el crculo de intelectuales cubanos, ya mencionado. En la obra de Meza se observa la influencia que el garn novelista francs tuvo en el escritor cubano. En este capitulo veremos las semejanzas y diferencias entre los dos autores. Luego, haremos un estudio de la tipologa creada por Meza en sus novelas. Balzac, en su introduccin a La comedia humana destaca tres tipos importantes: el moral, el filosfico y el social, basados en las escalas humanas y animales. Balzac ve un paralelo entre la humanidad y el reino animal, en cuanto a unidad de composicitn.^ Por eso, el escritor, para el desarrollo de sus caracteres, se basc en la ley de la especies animales en armona con el ambiente en el cual se desenvolvan Esta es la fuente generadora y la unidad de La comedia humana El escritor no poda ser un hombre sino parte de un sistema, ya que el hombre en sf era el resultado de todo un sistema. Para el autor francs, la novela era la historia de los valores sociales, las maneras, las costumbres y la moralidad, la gran historia del hombre y la sociedad; el historiador sera la propia sociedad, y l, Balzac, solamente el secretario de su poca. Su funciol fue la de expresar en palabras cada una de las fases del mundo social en pequeas 147

PAGE 157

148 escenas, que juntas expresaran un conjunto y ofrecieran un vasto panorama, una gigantesca perspectiva de la sociedad humana. Meza, a diferencia de Balzac, no se propuso en su obra novelstica, abarcar toda la sociedad cubana de su el^oca sino que tomo' una parte pequea de estai Adema's, las criaturas que ideo'', aun las que tienen ma's fuerza y podran considerarse "personajes," carecen de dimensio'n humana, de un desarrollo interior y se mueven como tteres. "Es un teatro de tteres, de tteres fnebres." Balzac repiti'' muchas veces, principalmente en su juventud, lo que su arte le deba al de Walter Scott, sobre todo, en la creacio'n de caracteres. Con el tiempo, el novelista france's penetro mas profundamente en el mundo po'tico del escoce's, pintor y creador de "dramatis personaes." Scott represento los tipos sociales de un perodo histrico y los animo'' de acuerdo con la vestimenta, costumbres, tradiciones y actitud de la mayora; tambie'n tuvo en cuenta los sentimientos de sus criaturas y la posicio'n que ocupaban en la sociedad que retrato. En el "Avant propos" a La comedia humana Balzac comento los retratos de Walter Scott, su relacin con las diferentes pocas, pero observo'' que ellos no tenan relacin entre s, que nada los unfa; les faltaba coordinacin. Balzac no quera lagunas en sus novelas y, por eso, en lugar de seleccionar su material y sus personajes de la historia, los busc(^ en su momento histrico y observe/ lo que occurra en todos los caminos de la vida. Quera ser el clasificador, el analista y el que llevara el inventario de su poca. Balzac, como un arquelogo, se propona descubrir todas las partes de un andamiaje social, describir todos los tipos de drama. El

PAGE 158

149 autor francs, al mirar las expresiones faciales intento'' llegar a la intimidad del individuo para poder captar su humano secreto y su poder. Toda la sociedad era, para Balzac, como un puente, un microcosmos que pondria frente a los ojos del lector. Este, tendra asf', ejemplos de todas partes reproducidos en su interioridad. Balzac pensaba que un escritor podfa convertirse en un pintor, ma''s o menos fiel, de tipos humanos, cuentista de dramas de la vida i'ntima, arqueo'logo de la estructura social. Sera pintor de profesiones, del bien y del mal. La obra, por ser total, deba tener una conclusin. De este modo, retratada la sociedad, ella deba llevar en s^, la razn de su movimiento.^ Se puede pensar que Meza, al presentar la sociedad cubana de su poca, con sus tipos, trato que su obra mostrara el motor que la impulsaba. El novelista cubano no estudia las razones, el por que de las cosas, sino que presenta sus tipos desenvolvindose en su medio social. Ahora bien, estos tipos no llegan a desarrollarse interiormente, no tienen una completa realizacin, ya que el medio social del que fueron sacados se los impedi'a. Balzac va mas all' de Water Scott. Como moralista, jusgara'^al individuo y a los grupos sociales, enseando el peligro real que los amenaza, cuando ellos se desvan de los eternos principios que gobiernan los valores establecidos.^ Esto, como ya se ha dicho, no lo hace Meza, quien muy pocas veces juzga a sus criaturas, o menciona las causas que motivan sus pasiones, ya que se vale de una estilstica del silencio con la que muestra los efectos sin sealar abiertamente las causas.

PAGE 159

150 No hay que olvidar que Balzac se identificaba con el sistema de gobierno imperante en su tiempo, y que para l, la monarqui'a y el catolicismo eran dos verdades eternas: Le Catholicisme et la Roayaute' sont deux principes jumeaux. Aussi ne dois-je entrer ni dans les dissensions religeuses ni dans les dissensions politiques du moment. J'cris a la lueur de deux Verits eternelles: la Religin, la Monarchie, deux necessit^s que les venements contemporains proel ament, et vers lesquelles tout crivain de bon sens doit essayer de remener notre pays.' Meza, por el contrario, no estaba de acuerdo con el gobierno colonial existente en Cuba, pero la represioli poltica le hizo optar por una estilstica del silencio, al atacar al rgimen, para mostrar los efectos y no las causas. De esta manera, puede decirse, que Balzac explotcT otra veta de la mina descubierta por Walter Scott, pero que no lo imita. Meza, al igual que Balzac, utiliza la misma mina. Sin embargo, el escritor cubano tampoco imita a Balzac sino que sigue una pauta establecida por ste, pero aplica los recursos de su inventiva a la realidad cubana. Ambos escritores observan los valores contempora'neos. En el novelista francs, la observacin es la musa, y Balzac, el humilde amanuense, quien presenta, en rpidas pinceladas descriptivas, personao jes, caracteres, decorados, ambiente, experiencias actuales. En esto. Meza se acerca a Balzac, sobre todo, en la rapidez con que logra captar--a veces con una sola palabra--un ambiente, una situacio', o un tipo. Son experiencias vividas por los escritores en su juventud; ambos prefieren el documento escrito por la vida, los detalles externos que caracterizan una 'poca y sus maneras y, por este hecho, son testimonio de su poca.

PAGE 160

151 Balzac pensaba que al copiar toda la sociedad en la inmensidad de sus agitaciones, se llegaba a la conclusid'n de que haba ma's f)al que bien y< que se corri'a el riesgo de caer en la cri'tica de lo inmoral sin observar la moralidad. Pensaba que el bien y el mal se deban presentar 9 en un juego que formara un contraste perfecto. Meza tambin utiliza estos contrastes entre el bien y el mal. En su novel'stica se ha visto que el mal triunfa y el bien queda representado en la figura del mendigo, ya que en Meza, el bien nunca llega a materializarse; los personajes que lo practican quedan destrufdos--Roman, don Benigno--o no tienen fuerza para luchar y permanecen en la mas absurda inercia--Emil io y Mara. Balzac pensaba que la corrupcicn social estaba sujeta a los colores de todos los medios donde se formaba. Vefa la literatura como un producto de la pintura; en sus obras, hablaba de figuras irreprochables, pero tambie'h necesitaba personajes de segunda categora que no por eso, dejaran de ofrecer al lector verdades domesticas. Para poder presentar estos caracteres y esa multitud de existencias, dividicr su obra en diferentes escenas: de la vida privada, de provincia, parisina, poli'tica, militar y del campo. En esos seis libros estn clasificados todos los estudios de costumbres que forman la historia general de la sociedad. Meza no se propuso, como Balzac, abarcar toda una historia de la sociedad, pero, si se estudia cuidadosamente su obra novelstica y se la compara con la del gran novelista francs, se encuentra entre ambos cierta semejanza. Balzac declara que cada uno de sus libros tiene su propio sentido y formula una poca de la vida humana. Las

PAGE 161

152 escenas de la vida privada representan la infancia y la adolescencia con las faltas propias de esa edad; las escenas de la vida de provincia muestran la edad de las pasiones, los clculos, los intereses y la ambicin; las escenas de la vida parisiense exponen los gustos, los vicios y todo aquello que altera las costumbres, particularmente en las capitales cosmopolitas donde se encuentran, a la vez, los extremos del bien y del mal. Cada una de estas partes tiene su color local: Pars y las provincias. En la obra de Honorato de Balzac los hombres y los actontecimientos de la vida diaria son planteados en los tipos literarios. Hay situaciones que representan toda la existencia, otras, por el contrario, muestran solamente las fases tpicas. Balzac deca que su obra tena su biografa, como tambieli pose'a sus familias, sus cosas, sus individuos y sus hechos. En las novelas de Balzac desfilan nobles y burgueses, artesanos, campesinos y polticos, en suma, todo un mundo. Se puede pensar que la divisin que Balzac hiciera a su obra no fue ajena a Meza. En Ultimas paginas se pueden encontrar referencias a la etapa correspondiente en Balzac a la adolescencia y sus faltas. Pablo, ya hombre, hace un recuento de su niez y su juventud, de sus pasiones y de sus errores, como lo hiciera Balzac en las escenas de la vida privada. El amor de Blanca y Roma^n, frustrado por los clculos ambiciosos de la ta de Blanca, puede tener sus fuentes en las escenas de la vida de provincia. La visin de La Habana que presenta Meza en Carmela y sobre todo, en Don Aniceto el tendero se asemeja a la descrita por Balzac en sus escenas de la vida parisiense. Ambos autores

PAGE 162

153 ponen de manifiesto las ambiciones de la gente en las ciudades, asf como las actitudes extremas del bien y del mal. A Balzac le faltaba demostrar la existencia de las excepciones que resumieran los intereses de la ley comn. I\s( surgieron las escenas de la vida poltica. Esta divisin corresponde en Meza a Mi tfo el empleado donde el novelista cubano presenta una crtica al sistema administrativo y burocrtico de los. ministerios en la Isla. Recurdese que Balzac tiene una'novela. Los empleados donde critica la administracin publica. Las escenas de la vida militar fue la mas completa de las obras de Balzac, sin terminar cuando escribiera el "avant-propos. Meza, por su parte, en la novela El duelo de mi vecino ridiculiza la vida militar. En esta obra las armas quedan relegadas a un duelo entre un fanfarrn "de capa y espada" y un infeliz que jams ha tenido un arma en su mano. En un pueblo de la Florida contiene la idea que es expresada por Balzac en las escenas de la vida del campo. Para el novelista f raneis, en ese libro, se encontraban los ms puros caracteres y se aplicaban los ma's grandes principios del orden, la poltica 13 y la moralidad. En esa novelarle Meza, totalmente idealizada, se ven esos principios encarnados en el tipo femenino de Olivia y en las situaciones ideales que presenta el escritor cubano. Es de notar, sin embargo, que Meza sita el argumento de su novela fuera de Cuba, ya que en ese pa^s no existan ni el orden poltico ni el moral, debido al re'gimen de opresio'n del sistema colonialista imperante en Cuba, Por el contrario, la figura de Mara, en Don Aniceto el tendero delineada con rasgos de pureza, no logra su realizacin, como Olivia lo hace, debido a la falta de valores autnticos.

PAGE 163

154 No se pretende igualar la obra de Meza a la del famoso novelista franc^, pero s' se pueden encontrar ciertas semejanzas que pudieron haber guiado a Meza al escribir su obra narrativa. Las diferencias existentes entre ambos escritores se hallan, principalmente, en el tratamiento que ambos dan a sus criaturas. Los personajes de Balzac son, muchas veces, recurrentes. Se trasladan de una novela a otra. Estos caracteres dan la^ distintas escenas de la vida, que son una visin total de su e''poca. Como se sabe. Meza no se propuso dar un panorama totalizante de la sociedad. Sus personajes no son recurrentes, a la manera de Balzac, cada uno queda enmarcado dentro de la novela en que ha sido colocado por el autor. Balzac utilizo los personajes recurrentes por primera vez en Pap" Goriot 1830. Este mecanismo asegur' al autor el movimiento vital y universal de toda la Comedia humana Cuando la figura de una novela aparece en otra, trae consigo todo un pasado. De esta manera, el novelista complica la accin con una personalidad desarrollada con anterioridad. Por medio de estos caracteres recurrentes, Balzac no tenfa que ahondar en la conducta de los mismos, y le era mas fcil aportar algo nuevo de ellos. Estos caracteres avivan la memoria del lector, quien se hace participe de la narracin. Meza no tiene esas figuras recurrentes, el mundo de sus personajes termina en la obra donde estn enmarcados. Hay tipos que se repiten de una novela a otra; sin embargo tienen distinto significado. En varias de sus obras aparecen mendigos, pero mientras que unos son presentados como figuras de conjunto para serial ar un ambiente, otros, tienen una importancia

PAGE 164

155 mayor: don Benigno, el empleado honesto que aparece en Mi to el empleado Los seres creados por Balzac estn enlazados los unos a los otros. Al destacar el personaje representativo de su poca, el autor francs enmarca con fuerza la categora social que aquel representa: un vendedor de ropas, un gran caballero, un magistrado, un artista, una gran seora. Todos son tipos individualizados, esquematizados, con sus gestos, sus vestimentas, sus manas, sus tics nerviosos y el 15 ambiente que los rodea. En sus novelas. Meza tambin destaca un tipo representativo de su poca y le da importancia seTialando la categora social a que pertenece dicha figura: el vendedor de ropas, tendero, don Aniceto; el empleado Vicente Cuevas, que luego realiza su trasmutacio'n y se convierte en el ricachn conde Coveo; el hacendado, padre de Joaqun; la gran serfora, la madre de este; la mujer digna y de mediana posicin, doa Justa y la mulata a quien hacen pasar por blanca, Carmela. La idea, el punto de partida, puede haber sido de Balzac, pero la tipologa y las situaciones, asi' como las circunstancias, son netamente cubanas. La gran seora de las novelas de Balzac es diferente a doa Mariana, el caballero balzaciano no es igual a don Julin. Meza va a presentar una idiosincracia diferente, enmarcada en el clima de pasiones y luchas del diario vivir cubano. En el novelista habanero, la raza y el momento poltico y social que se viva en la Isla a fines del siglo XIX dan la tnica a su obra narrativa. \

PAGE 165

156 Divisin de los tipos en Meza Los tipos que presenta Meza son un producto de aquella sociedad que proyecta en su narrativa. Son figuras literarias creadas por el escritor, poro il mismo tiempo, son sacadas de la realidad cubana de la e'^poca y reflejan aspectos importantes de la misma. La tipologa de Meza se ajusta a la divisio'n hecha de sus novelas en ideales y de critica social Como se ha visto, el hombre, el medio, la cultura y la conciencia nacional, han sido proyectados por Meza, directa o indirectamente en sus novelas. Las criaturas creadas por el artista pueden dividirse en dos categoras generales: tipos ideales y sociales. Los tipos ideales cumplen una funcin narrativa que, aparentemente, no es social. Dan la impresi(n de pertenecer mas al texto que al contexto, pero, en Meza, son utilizados para mostrar, por contraste, el rechazo social; son funcionales. Estos tipos aparecen en sus novelas ideales y, como se ha explicado, son el reverso de la crtica social del autor, ya que van a mostrar sta, a travs de su actitud de rechazo a esa sociedad que los destruye y a la cual ellos no se sienten ligados, sino excluidos. Estos tipos ideales se refugian en un mundo interior y se apegan a los recuerdos de un pasado inexistente, o son vctimas de la sociedad. Terminan por sucumbir ante la realidad exterior, mas fuerte que ellos. Podemos tambieli llamarlos sico sociales ya que se definen por su relacin con la sociedad y desde su personalidad. Ademas, en sus novelas, el escritor cubano presenta, en oposicin a los tipos ideales, otras figuras que simbolizan la fuerza social

PAGE 166

157 dominante, que va a hacer fracasar todo intento de convivencia de los protagonistas de sus novelas ideales. Por ese motivo, ser'n estudiados en la categori'a de tipos sociales. Algunos tipos ideales parecen estampas sacadas de un lbum de laminas. No son seres de carne y hueso, sino figuras estticas. Este es el ideal de Meza.^^ Por ellas no parece pasar el tiempo. El autor, al presentarlas, trata de captar un momento determinado, para as', intentar eternizarlo. Son los tipos idealizados. Meza crea sus tipos sociales que se proyectan en relacin con la sociedad. A trave's de ellos, el autor seala aspectos especi'ficos de la estructura social de su tiempo, como los elementos costumbristas y los factores raciales, administrativos y econtmicos. Atendiendo a estas cuestiones, hemos dividido los tipos sociales de Meza en costumbristas y socio-economicos Los tipos costumbristas pueden ser nacionales o adaptados al pas, dan cuenta del problema inmigratorio en la Isla y son portadores de las caractersticas tpicas de la nacio'n, del color local y de la idiosincracia del pa^s, en un momento decisivo para la formacin de la conciencia nacional. El autor presenta tipos populares y anti-populares, que dan cuenta de la circunstancia historico-social cubana. Meza da a conocer las bases de la sociedad mediante sus tipos. Las acciones de estos son motivadas por sus ambiciones que encarnan los valores predominantes en el medio social en que se desenvuelven. Los tipos socio-econdmicos han sido subdividos tomando en cuenta el nivel que ocupan en la sociedad y la clase de trabajo que desempean.

PAGE 167

158 Al enfocar estas figuras, se ha pensado en su relacin con la sociedad desde el punto de vista de la economa. Adems, hemos hecho un anelisis del tipo femenino, presentado por Meza, de acuerdo con la posicin que la mujer ocupaba en la sociedad. Algunas de estas criaturas son tipos raciales, como el negro, el mulato, el liberto, y el chino. Por medio de estos tipos, el novelista serala las tensiones y prejuicios existentes en la sociedad de su ^poca. Estas cuestiones tienen su origen en el sistema esclavista, cuya base era econmica. Finalmente, hemos estudiado los tipos sociales de acuerdo con el trabajo que desempean. Mediante ellos, el escritor muestra la corrupcioli imperante en los distintos aspectos del desarrollo interior del pai's, principalmente, en el ambiente administrativo: funcionarios pblicos, buro'cratas, el poder judicial, y, en el ambiente mercantil, especif icamente, en el ramo del comercio de telas. Los tipos ideales Se ha llamado "ideales" a esos tipos de las novelas de Meza, porque ellos se escapan del conglomerado social y van a resultar excepciones dentro de la regla general que rige los impulsos y acciones de los individuos. Mario Parajdn los llama sentimentales, buscadores de felicidad lejos de la vida bulliciosa de los hombres, en el contacto con la naturaleza y en las casitas blancas y limpias. Estos personajes cumplen una funcin narrativa. No podemos olvidar que el autor los utiliza para mostrar, mediante su rechazo, la otra cara de la sociedad. Los tipos ideales siempre estn en conflicto

PAGE 168

159 con otros, que representan el factor dominante, la mayora, mientras que las figuras ideales serali las vi^ctimas de esa sociedad. Son seres marginados. Ahora bien, lo que separa a Romn y a Blanca, a Pablo y a Antonia, a Olivia y a Jorge y a Emilio y a Mara del resto de los tipos creados por Meza, no son los factores ni las circunstancias raciales o econ(^micas sino una manera distinta de ver y de apreciar la vida. Ellos valorizan detalles i'ntimos, la belleza de los objetos, de la naturaleza, de los sentimientos, cosas que pasan desapercibidas para el resto de la sociedad conformista y ambiciosa, que no los comprende ni los toma en consideracio'n. Sin embargo, estos tipos ideales no van a apreciar las cosas de igual manera. Roma'n, por ejemplo, busca la felicidad en el amor de Blanca. A travos de su carino por la muchacha, la naturaleza cobra belleza e inters. En Pablo, se observa una actitud ms esttica ante la vida y los objetos. Mientras que Olivia busca la felicidad en la contemplacin de su hogar, de su familia y del orden social que prevalece en la novela. Mara y Emilio sostienen un idilio basado en las cosas simples de la naturaleza. En estos tipos no presenta Meza preocupaciones de fndole econo''mica. Cuando Romn quere formar su hogar y resuelve labrarse una posicioli desahogada, se marcha para Nueva Orleans y logra hacerse de un capital, trabajando honradamente. No obstante, no es el dinero su principal deseo; si lo busca, es solamente para poder ofrecerle a Blanca una seguridad en la vida. Pablo, pierde su fortuna, pero no es este el problema que acongoja al protagonista de Ultimas paginas sino la perdida del carino de sus hermanas y su amor frustrado. Ninguna

PAGE 169

160 de estas figuras le da importancia a las cuestiones econmicas. Sin embargo, debe afirmarse, que estas son el motor que impulsa las acciones de los personajes que se mueven alrededor de los tipos ideales. Se puede hablar de dos actitudes, una sensible, espiritual o esttica y otra materialista. Los tipos ideales de Meza se dividen en dos grupos: sico^sociales e idealizados. Los primeros se subdividen en erticos, volubles, dbiles y estticos. La actitud sensible Pablo y Romcn, tipos sensibles, no son precisamente antisociales, pero la individualidad es parte de su naturaleza y por eso, en las relaciones sociales, tienden al excentricismo (Pablo) y a darse importancia (Romn). Estos tipos no est'n dotados de deseos de ayudar a los otros ni en el orden espiritual ni en el practico sino que se convierten en objetos de su propio placer este'tico con diferentes matices. En este estudio se va a sealar la trayectoria del tipo este'tico en las novelas de Meza. En ellas se puede apreciar un tipo ertico, Romn, uno voluble, Blanca, dos deshiles, Maria y Emilio y, finalmente, Pablo, con su actitud marcadamente esttica. El tipo er Optico Se puede considerar a Roma'n como el tipo, para el cual, el amor erctico es el elemento primordial de su vida: Eroticism illustrates a higher and more enduring form of this aesthetic-social relation. We mean by this the frankly aesthetical ly determined form of love. Eroticism

PAGE 170

161 is rooted priman" ly in the-fact that the human body operates as a symbol of a pur, free, natural, forming power of the soul La principal caracterstica de Rom'n, el protagonista de Flores y calabazas es su actitud esttica hacia la naturaleza y la belleza, asi' como un sentimiento profundo de amor ertico. Recue'rdese que Rom'n senta gran atraccio^'n hacia la^naturaleza en todas sus manifestaciones ya sea en calma o tempestuosa: Otras veces, cuando la tempestad se desencadenaba furiosamente, y los truenos con sus espantosos estallidos hacan retemblar el suelo sala Romn de su casa, y con el corazn palpitante por la gran emocin que le causaba el colosal espectalzulo que ante su vista presentaba la naturaleza murmuraba con temblorosa voz:^ ^ --lOh! que' bello, que'' bello es eso. Algn ^dia compartir con Blanca las emociones que traen a mi a'nimo estos sublimes espectculos.^^ Meza hace patente que el amor de Rom'n por Blanca es espiritual, pero lo presenta teido por el color del erotismo: Anoche, al estrecharte entre mis brazos, mientras ba^i lambamos, al sentir el perfumado y tibio hcTlito que de ti emanaba, al sentir tus rubios y sedosos cabellos rozar mi rostro, me he estremecido de placer. 20 En este sentimiento de amor ero'tico, en el sentido simblico de pureza del alma, es que podemos catalogar a Romn: "It appears as an expression of something psychological which the enjoying subject 21 experiences as longing." Este deseo vehemente del que habla Spranger, esta presente en el amor de Romn por Blanca: ... y a veces le acometia una angustia profunda; senta vagos y crueles presentimientos; crease demasiado pequeo, demasiado humilde para alcanzar la posesin de la belleza tanta, para logra que Blanca llegara a ser algn da suya, enteramente suya.22

PAGE 171

162 El tipo de Romn es presentado por Meza con breves rasgos contrastantes. Lo describe como dulce, apacible y contemplativo pero tambin apasionado y sensual. Romn es capaz de pasarse horas enteras contemplando un paisaje de la naturaleza en calma. Al mismo tiempo, con placer sensual, se le describe internCndose en el bosque y desafiando la tempestad para, quitarse la vida al lanzarse al abismo desde lo alto de un despeadero, en el paroxismo de la desesperacio'n. Este tipo es delineado por el autor a trave''s de tres aspectos diferentes. Como se ha visto, se le presenta por medio de descripciones; seguidamente, el autor va a expresar la dualidad de su carcter, por medio de los gustos e inclinaciones de Romn hacia la naturaleza en sus dos manifestaciones, la apacible y la violenta, con esto, el novelista da a entender la lucha que sostiene este tipo literario entre su mundo interior y el mundo exterior que lo rodea. Finalmente, Romn es presentado actuando de una manera calmada, dulce, pasiva, con respecto a Blanca, y al mismo tiempo, con el coraje de marcharse al extranjero con el proposito de labrarse un capital, para terminar en en suicidio violento. Esta ambivalencia de Romn se ve en las siguientes descripciones: Era su carcter dulce, apacible, risueo. Las bellezas que la naturaleza con prodiga mano haba repartido en derredor suyo, sumanlo en una contemplacic^n inefable. Su goce predilecto era presenciar la^ sal ida o la puesta del sol. Falto de respiracin y casi desfallecido, logrd' Romn llegar a la cima de la colina. Luego se irguid con soberbia; sus negros cabellos caan confusamente sobre su rostro; su mirada era terrible, sombra, y sus gestos los de un insensato. --Quiero que mi nombre resuene eternamente como una maldicitn en tu odo, dijo; quiero que me detestes, que me aborrezcas, que me odies; ya que no me amas gozare" con parecerte repugnante; ... Mo se' que diablica

PAGE 172

163 satisfaccicn encontrara en transmitir apotras almas las terribles dudas que conm^ueven mi espritu. —¡Blanca, adids, murmuro desesperado y amargamente Romn; --iPerdon! exclam ahogadamente en el espacio. ^•^ En Roma'n se observan los siguientes elementos: el aspecto interior, la ideal izacio'n, el escapisrilo y la angustia. Rom'n es abstrado, meditativo y sonador. En l, hay resentimiento ante la imposibilidad de alcanzar la posesio'n de la belleza fisica. Hay similitud en la sicologi'a y la conducta de las figuras de Balzac y de Meza. Los personajes del escritor france's estn delineados desde el principio. El lector puede saber cual sera'' el destino de los caracteres. Ellos realizan los actos que se espera que realicen y poseen los sentimientos requiridos por una situacin determinada, porque todo esta dispuesto por condiciones establecidas desde el principio. La naturaleza de esas profundas causas no puede cambiarse du24 rante el curso de la novela. Los tipos de Meza tambin estn delineados desde el principio. Se ha visto como en el caso de Roma'^n, desde el comienzo, el autor nos da las caractersticas de la personalidad, la que no cambia en el transcurso de la novela. Ellos van desarrollando su actuacic^n ante los diferentes problemas de la manera que se espera que lo hagan, segn las directrices marcadas desde el comienzo por el escritor. Lo que se propuso Meza no fue un estudio sicolo'gico sino ver como estos tipos ideales sucumbir'an ante el impacto de una sociedad cuyas valores ante la vida iban a ser completamente diferentes a los de ellos.

PAGE 173

164 El tipo voluble Desde un principio, Meza presenta el caso de Blanca con caracteri'sticas determinadas que van a mantenerse durante el desarrollo de la novela. La joven es descrita como bella, melanco^'lica, indecisa y confundida: --La nina esta' triste. Y Blanca fingi' reir Que tena? Ni ella misma poda expl ica'rselo.^S Como en el caso de Romn, el escritor va a dar el carcter del personaje por medio de sus gustos. Meza presenta a Blanca voluble, cambiante, caprichosa, sin saber a ciencia cierta lo que quiere o lo que le satisface. Tan pronto quiere un jardl'n, como llega a despreciarlo; llora porque no hay flores en el mismo o ri'e cuando es destruido. Blanca a veces quiere a Romn, pero lo olvida pronto al dejarse llevar por las incitaciones de la ta o por el gusto que le ha tomado a la ciudad. Se casa con Juliali, joven de la capital que posee costumbres mas refinadas. Blanca no se da cuenta de lo que significa realmente para ella el amor de Romn hasta que descubre que este se ha suicidado y compara la vida que pudo tener a su lado con la que lleva con su marido. Meza da muestras de la volubilidad de Blanca en varias ocasiones y la presenta oscilando entre la atraccioli que la paz y la tranquilidad de la naturaleza ejercen sobre ella y la inclincaion hacia los placeres builliciosos de la ciudad: Unas veces al terminar el matinal paseo, sentalase en un banpo de piedra cercano a las fuentes, y otras se diriga a la gruta. • ^. La eleccin de estos dos sitios dependa del estado de animo de Blanca: cuando su atencin se fijaba en los bellos paisajes que la rodeaban, y ofa el

PAGE 174

165 murmullo del agua de la cascada, ... y pensaba que all en aquel jardn, se haban desli^zado plcidas,^ las horas de su niez, entonces sentfase como atrada, como ligada a las flores .... y cuando recordaba lo que se habi'a divertido en La Habana ... y se representaban en su fantasa con disfrazados y tentadores encantos, ... los paseos, ... las reuniones, donde tantos jvenes mejor vestidos y de ms ^agraciado rostro que Romn, le haban dedicado flores mas olorosas y gratas para ella que las de su jardn entoneles le molestaba la apacible belleza del jardn, causbale igual efecto que un aullido el dulce suspiro de la brisa y para evitar el cansancio y fastidio que le produca aquella inalterable tranquilidad que la rodeaba, entraba en la gruta, .^6 Julin, como Blanca, es tambin un individuo voluble, pero su superficialidad y egoismo lo separan de los tipos ideales porque su motivacin es de orden econmico-social. Por esto sera'' estudiado dentro de esta clasificacin. En la variedad de matices dentro de un mismo grupo, existen semejanzas entre las figuras creadas por Balzac y por Meza. Las descripciones sicolgicas de Balzac no conllevan a la excesiva esquematizacion, al contrario, dejan un sello personal hecho de infinitos tonos. Es esto lo que le da vida a tipos similares; como en el mundo real, su trabajo contiene diferentes tonos de una misma categora. Las figuras de Meza tienen caractersticas diferentes y su tipologa es mucho menor que la de Balzac, en cuyas obras aparecen cerca de dos mil personajes. Sin embargo, en las criaturas retradas por el novelista cubano se observan distintas tonalidades dentro de una misma tipologa, como en el caso de Blanca y Julia^n. El tipo de1)il Otros dos tipos ideales que no llegan a realizar su amor puro y verdadero, porque la sociedad lo frustra, son los de Emilio y Mara,

PAGE 175

166 que aparecen en la novela Don Aniceto el tendero desarrollada dentro de un marco capitalino. Los jvenes, dbiles de carcter, son vi'ctimas de la codicia de don Aniceto, padre de Marina, quien no se preocupa por el bienestar de su hija, como el padre de Blanca. Mar'a tiene muchas caracteri'sticas de la herofna romntica. Es frgil, tmida, con frecuentes ataques nerviosos, rubia y bella. Meza, muchas veces, presenta a los jvenes enamorados en el estado de incertidumbre por el cual no se dan cuenta de sus verdaderos sentimientos: Muy encontradas emociones agitaban el ^nimo de Mara. ... La joven sent'a a veces ganas de reir y de llorar. Entristeci'ala aquella vida de aislamiento y soledad y a la vez la amaba. Eran muy contrarios los sentimientos que agitaban su nimo. .28 Al igual que Blanca y Carmela, Mara no puede reconocer sus sentimientos, se encuentra confundida. Pero, a diferencia de Blanca, esta confusioli no est" terida con el matiz de la volubilidad. Meza no presenta el jardn de belleza casi voluptuosa de Flores y calabazas sino que utiliza la luna y el crepsculo, al mismo tiempo que enfatiza el color blanco, para destacar la pureza del amor de Mara y Emilio. Una tarde hermosa, una tarde de mayo, en que la plida claridad de la luna comenz alumbrar apenas ... no era aquella una noche era la continuacicn del da. Los blancos muros de las casas, algunas almenas, la torre del Monserrate parecan plateadas. 29 El novelista presenta la naturaleza, en los momentos de belleza amorosa, compartiendo los sentimientos nobles y puros de los enamorados. La luna tiene una misteriosa coneccio'n con las manifestaciones amorosas de la mujer, de la que se considera su dueTa. Como no tiene luz propia es simboiica del principio de pasividad femenina. Con esta simbologa

PAGE 176

167 Meza esta' dando a entender el carcter pasivo de Mara, que no ofrece ninguna resistencia; no defiende su amor y termina casalidose con el socio de su padre. El novelista enfatiza el color blanco con el que destaca la pureza del amor de Marfa y Emilio, ya que el blanco es el color de la iluminacio'n, la ascenci(n y la revelacion.^^ La luna ilumino'' la querida ventana, y las li'neas del cuerpo inmaculado de la joven se destacaron llenas de claridad sobre el fondo oscuro de la habitacin figurando entonces un nqel que intentara volar hacia las regiones ms puras. 32 Mara es el tipo de la mujer virtuosa, angelical; representa el lado positivo del "'nima" que ayuda al hombre a discernir los hechos que est'n escondidos en su inconsciente; sirve de iluminacin de inspi/ 33 racin y de xtasis. Cuanto duro' aquel abrazo, aquella declaracin muda de un amor antiguo, profundo, imborrable? Un segundo o una noche. Nunca lo supieron. Emilio recordaba vagamente haberse ofdo llamar con la voz ms dulce, haber sentido el ligero peso de la perfumada cabeza de la joven en su hombro y que la luna con su claridad ms bella los baaba a los dos ... ya Emilio no estaba all. Un momento ilumino'' la luna aquellas dos hermosas pupilas de las cuales despidieron dbilsimos destellos un par de lgrimas. 34 En Emilio, Meza presenta el tipo de muchacho bueno, pero al igual que Mara, del)11, sin fuerzas para defender su amor. En l se puede ver un smbolo de la juventud cubana que no tiene valor para luchar por lo que le pertenece: la libertad de la Isla. El tipo esttico Esta actitud derrotista ante los hechos o desgracias de la vida, que se ha visto en Emilio, es la que anula la personalidad de Pablo, el protagonista de Ultimas pa'ginas que en la evolucin de la tipolgica

PAGE 177

168 de Meza, representa el tipo puramente esttico. La critica de su tiempo lo considero'' como "ma's inclinado al ensue?io que a la accin, en el azaroso combate de la vida" o como un "limpemaniaco," un manitico de 35 / / la tristeza. Lo que la critica contempornea no pudo apreciar fue que en Pablo se encontraba un elemento que caracteriza al hroe de la novela modernista, la evasin, que se convierte: ... a trave's de una dinmica escapista en muchos casos, en testimonio fehaciente de la aparicicn de un protagonista que tiene sus rai'ces en la enajenacin en la que se hunde el narrador y desde la cual acerbadamente proyecta un mundo interno cao'tico y conflictiyo y un cuerpo social corrupto, farisaco y materialista. El primer golpe que influye en la vida de Pablo y que afecta su carcter es la muerte de su hermana Natalia. El protagonista nunca se recuperar' de esta perdida que deja un inmenso vacio en su vida y que es el comienzo de su enajenacin: iQu/ indescriptible pesar se opodero de mi alma en aquel inolvidable momento! ¡Cuantos encontrados pensamientos religiosos e impos, morales^ y depravados, hacan cruzar por mi mente la desesperacin y la forzosa conformidad!-^^ Este sentimiento hace que Pablo, aTos mcs tardes, se enamore de Antonia, la mendiga que acude a su casa en busca de auyda, y que se pareca fysicamente a la hermana muerta: Ms por qu' no haba de tener a mi lado otra hermana? Hasta la extraa semejanza que con Natalia tena pareca incitar mis deseos de encontrar otro ser en el mundo, que despertase en mi los puros y castos afectos que siempre haba tenido a aquel que tan despiadadamente arranco de nuestro lado la muerte, 38 En Ultimas pa'ginas Meza sigue la tcnica que us' en El duelo de mi vecino ; el empleo de dos narradores, uno inicial, que lo hace en tercera persona y Pablo, que da a conocer el manuscrito. Hay que

PAGE 178

169 V recordar que los autores modernistas siguen este procedimiento en algunos ocasiones--Hostos, en La peregrinacid^n de Bayoan y Silva, en De sobremesa La versin del afecto de Pablo por Natalia es dada a conocer por el protagonista, quien insiste en destacar la pureza de su amor por su hermana: "¡Natalia, a quien amaba con todas las fuerzas de mi corazn, a quien tema el mas puro e intenssimo afecto. !" Sin embargo, hay que sealar que esto contrasta con la propia narracin de Pablo cuando ms adelante, sigue dando cuenta del afecto que senta por su hermana: ¡Cualita alegra entonces y que tristeza ahora! Natalia, nia, risuea, cariosa, siempre con aquel rostro de ngel que obligaba a llenarle de besos los hoyuelos de sus mejillas; luego, credida, casi una mujer, con aquellos ojos de mirar lnguido y que reflejaban toda la dulzura de su alma, todo el afecto, todo el amor de que era capaz. ,^0 Pablo era un ser sensible a quien los afectos le van fallando. Primero, la muerte de Natalia y luego, la enfermedad de su padre, fueron golpes que la fatalidad le infringi. Mas tarde, por la sociedad, y la ambicin de los esposos de sus hermanas, las que le hacen perder la fe en los dema's. Es entonces cuando se produce un rechazo interior en Pablo, esa actitud, si no anti-social, fuertemente individualista que caracteriza al tipo este'tico estudiado por Spranger. We know that all aesthetic conduct is undesirous. It is a State of pur contemplation, a letting oneself go in the manifold nature of actual or imagined objects. Real contact with the world is always passioante and teems with the struggle for material and spiritual existence.^^ Pablo manifiesta de manera patente el desarraigo, el desamparo y la derrota, ya que despue's de todos los golpes morales que lo alejan

PAGE 179

170 de la sociedad se sumerge en la contemplacin de los objetos. Este aislamiento y la creacin de un mundo artificial en el que tiende a una proyeccio^n animfstica de aque^llos, son un reflejo de la crisis de vale• res por la que el artista atravieza. Al mismo tiempo, son una protesta contra la sociedad que Meza presenta, a travs del tipo de Pablo, y que se materializa en la torre de marfil. El repliegue modernista hacia la subjetividad, hacia la interiorizacin, es un antdoto art'stico que provee la defensa contra un mundo deshumanizado. La desintegracin del protagonista es un reflejo de la desintegracio'n de su poca, es un 42 repudio subjetivo de un mundo sin sentido. Por medio de los objetos, Pablo trata de recuperar el pasado: Todo lo que hay all' es antiguo, usado, casi inservible. Todos miraban de arriba a abajo, examinaban y manoseaban aquellos objetos que con tanto cari ro y respeto haba mirado yo siempre. ¡Cada objeto que se llevaban fuera de la casa formaba en ella un vacfo difcil de llenar, era un cumulo de recuerdos^ que para nadie tena valor alguno sino para m y quiza tambin para Antonia ¡43 Pablo se resiste al paso del tiempo, de la vida, y quiere encontrar en los objetos--que a pesar suyo tambieli envejecen — la esencia del pasado, los momentos y las experiencias vividas anos atrs y que solo existen ahora en sus recuerdos: Pablo, desde su sillo'n, en que se hallaba sentado la mayor parte del da, casi ciego ya, casi paraltico, entablaba a ratos mudos montlogos con todos aquellos objetos, compareros suyos muy queridos, a quienes durante toda su vida, solo cortos dfas habfa abandonado. La apreciacin animstica de los objetos coincide en Pablo y en el narrador de la novela. Esos objetos forman los recuerdos de toda una vida, ya que Pablo pocas veces haba abandonado aquella casa. En el

PAGE 180

171 manuscrito del protagonista se puede observar lo dicho en referencia a la actitud esta'tica, de inamovil idad de Pablo con respecto al tiempo y su deseo de recapturar un pasado: Complacanos ejecutar todos los dfas lo que el dfa anterior habi'amos hecho; como dos avaros que no queran innovaciones por temor a perder el tesoro de nuestra felicidad. .^^ La mente de Pablo lleg' a confundirse como el resultado del largo tiempo en que concentro'' toda su atencio'n^ en el vivir en el pasado. El protagonista de Ultimas pginas durante el breve tiempo de su amor con Antonia, crey' haber vivido aquellos momentos con anterioridad: Era tanta nuestra dicha, ... que a veces las impresiones que reciban nuestros sentidos hacia fijar pertinaz en nuestra jnente la idea de aue todos aquellos momentos los habi'amos previsto ya. 46 La confusin de Pablo tiene relacin con su actitud este''tica, ya que el problema de esta radica en investigar ma's concienzudamente la linea divisoria entre el objeto en sf y los atributos que el ailma les otorga. El contacto con el mundo real es siempre apasionado y tiende a ser una lucha entre lo espiritual y lo material. Pero hay una experiencia ulterior en que el dolor es recibido como la alegra y el sufrimiento bendecido como la felicidad.'^'' Esa es la actitud de Pablo hacia la vida; el protagonista llega a recordar con el mismo placer los momentos felices y los amargos y se resiste al cambio; no quiere olvidar los momentos de alegra y felicidad ni los de tristeza, porque en aquella sociedad, de la que se siente excluido, esos instantes le dan conciencia de su propio existir. ... el color del cielo, la forma de las nubes, la manera como baaban de luz los tejados ,^ azoteas y torres, los casi horizontales rayos del sol prximo a su ocaso.

PAGE 181

172 el timbre de las campanas que tocaban a oracin, todo, todo, en fin, hablamos pensado que nos sucediese de aquella manera, alguna vez, que todo lo habamos adivinado ya, mucho antes. Pablo trata de buscar en la naturaleza todo lo que sea belleza. Se deleita con la msica cla'sica que llega a sus oclos y recuerda con vehemencia tanto los momentos felices como los amargos. Esta experiencia ha sido estudiada por Spranger quien la llama: the imaginative grasp, the forming and transforming powers of emotion. We are all familiar with this peculiar transmutation which in the acts of our memory lifts the torments of the past into the plae of enjoyable contemplation. And we know that some people always shroud themselves with a veil of imagination through which they see themselves and daily experience.^^ La postura estnica de Pablo tiene mucho que ver con la visin del mundo del autor. En su autobiografa, escrita en enero de 1910, Meza da detalles de sus gustos artsticos. Comienza por la mu'sica y sigue con la arquitectura, la escultura, la pintura y la poesa. El novelista confiesa, con cierta pena, que se esta sintiendo viejo porque sus inclaciones artsticas han pasado de moda: ... me voy sintiendo viejo: prdximo estoy al medio siglo. Mas no^es esto lo que me preocupa, ... es en otra cosa por que''lo conozco. En mi gusto; que es de otra poca. lAh! mis hermosos ideales, mis tiernos recuerdos van pasando. Todava en el drama lrico brillante conjuncin de las artes para mi arrobo, resuenan atractivas en mi oclo las idlicas melodas de Bellini, las de Donizetti; .50 El tipo idealizado En su ultima novela. En un pueblo de la Florida Meza se refugia en una actitud esttica y se desliga completamente de la realidad social del momento. Es un rechazo al ambiente que se respiraba en Cuba.

PAGE 182

173 La obra fue escrita por el novelista durante su exilio en Estados Unidos de Norteamrica. Meza se enfrenta a una realidad que muchos anos despus Ernesto Sabato expresara asi: ... el desconcierto de nuestras conciencias, la zosobra que preside nuestras creaciones, el escepticismo que muchos profesan sobre nuestro destino nacional. Ansiosamente nos preguntamos entonces sobre la esencia y el porvenir de nuestra patria. Desde nuestras instituciones hasta nuestro arte todo est' siendo enjuiciado, y enjuiciado en una atmosfera de tormentosa nerviosidad. Que somos? Adonde vamos? Cual es nuestra verdad nacional? .51 Los tipos literarios creados por Meza en su novela En un pueblo de la Florida son completamente idealizados. No presentan ningn conflicto. Los protagonistas buscan la felicidad y la encuentran en el hogar, la casita limpia, idealizada; en los jardines amenos, en la vida familiar placentera, en la contemplacio'n de la naturaleza. La novela es como un bello lbum de lminas que recoge momentos gratos de otras pocas que quiz's so'lo existieron en la imaginacio'n del novelista. No hay nada que turbe la tranquilidad de las figuras creadas por Meza. En aquel paraso terrenal todo est idealizado: los arboles, los sinsontes, los vestidos de los nios, siempre pulcros y limpios. No hay en la novela ni una sola nota discordante con esa belleza: "En esta dulce calma, en esta tranquilidad inalterable habfa pasado todos los das de su vida."^^ De la misma forma, en esa atmo'sfera de irrealidad, transcurre la vida de la herona, Olivia, el tipo de la mujer angelical, a quien el autor, con frecuencia, solamente llama "ella." Ese detalle destaca la idealizacin de esa figura femenina:

PAGE 183

174 Ella fue una segunda madre para los paqueos. Ella era quien daba vida, con sus constantes y asiduos cuidados a las flores del jard-fn; ella era quien animaba con su dulce voz los das tranquilos, inalterables, de aquella morada de dicha y de paz; ella era como el ngel guardia'n que custodiaba la felicidad de aquel placentero hogar .53 Jorge es tambiel un tipo salido de una lalnina, una figura idealizada que el novelista presenta con su uniforme de teniente de la Marina de los Estados Unidos. Del mismo modo, es presentado el padre de Olivia, el intachable caballero, tipo paternalista que tambiel aparece en Flores y calabazas como el padre de Blanca. Con ese cuadro esteticista y escapista y con esos tipos idealizados, se cierra el ciclo novelstico de Ramn Meza.

PAGE 184

175 Notas ^Honorato de Balzac, "Avant propos" a la Comedie humaine en Anthology of Critical Prefaces to the XIX Century French Novel University of Missouri Studies (Missouri: University of Missouri Press, 1962), Vol. XXXVII, p. 117. ^Jose' Mart<, Cuba en la UNESCO p. 71. 3 Felipe Bertault, Balzac and the Human Comedy traducida al ingle's por Richard Monges fNew York: New York University Press, 1963), p. 130. 4 Honorato de Balzac, "Avant-propos ," p. 120. 5 Honorato de Balzac, "Avant-propos," p. 120. ^Felipe Bertault, p. 131. ^Honorato de Balzac, "Avant-propos," pp. 121-122. ^Felipe Bertault, pp. 131-132. 9 Honorato de Balzac, "Avant-propos," p. 123. ^^Honorato de Balzac, "Avant-propos," p. 125. ^ ^Honorato de Balzac, "Avant-propos," p. 126. 12 Honorato de Balzac, "Avant-propos," p. 126. 13 Honorato de Balzac, "Avant-propos," p. 126. ^^Felipe Bertault, pp. 133 y 134. 15 Felipe Bertault, p. 132. ^^Mario Parajoli, "El autor de Carmela y Mi tfo el empleado ," Cuba en la UNFSCO 1961, p. 38. ^'^Mario Parajon, Cuba en la UNESCO pp. 37 y 38. 18 Eduardo Spranger, Types of Men traducido al ingles por Paul J. W. Pigors (Halle (Saale): Max Niemeyer Verlag, 1928), p. 157. 19 Meza, Flores y calabazas pp. 67 y 68. 20 Meza, Flores y calabazas p. 107. 21 Spranger, p. 157.

PAGE 185

176 22 Meza, Flores y calabazas p. 80. ^•^Meza, Flores y calabazas pp. 65-66, 144-146. ^^Felipe Bertault, pp. 136-137. 25 Meza, Flores y calabazas p, 59. ?fi Meza, Flores y calabazas p. 70. ^^Bertault, p. 136. 28 Meza, Don Aniceto p. 92. 29 Meza, Don Aniceto p. 92. 30 Cirlot, A Dictionary of Symbol s p. 204 y 205. ^^Cirlot, p. 53. 32 Meza, Don Aniceto p. 93. 33 ^ Erich Neumann, The Great Mother traducido al ingle's por Ralph Manheim, 2da edicin (Princeton, New Jersey: Princeton University Press, 1963), p. 83. 34 Meza, Don Aniceto p. 93. 35 Justo Lara, Zeno Ganda, Citados en Cuba en la UNESCO pp. 84 y 85. 36 ^ Reinaldo Snchez, "El hroe en la novela modernista," Homenaje a Jos* Cid Prez (New York: Senda Nueva de Ediciones, 1980), p. 110. 37 / Meza, Ultimas paginas p. 18 (en adelante se citar por U.P ) •"^Meza, lh_P. p. 143. ^Wa, U^. pp. 18-19. ^Meza, IhP. pp. 43 y 148. 41 Spranger, p. 148. Wa, LLP. pp. 10, 132, 133. 'Reinaldo Snchez, p. 116. 43. ^^Meza, ULP. p. 11. ^Wa, UJP. p. 148.

PAGE 186

177 ^Seza, ILP. p. 149. ^''spranger, p. 148. ^^Meza, U^. p. 149. 49 Spranger, p. 148, ^^Ramon Meza, "Autobiograf'a," Helios 1 de enero de 1910 citado por Cuba en la UNESCO p. 9. ^^Ernesto Sbato. El escritor y sus fantasmas (Buenos Aires Aguilar. 1967), p. 38. ^^Meza. En un pueblo de la Florida en Cuba y America abril 1899, p. 16.

PAGE 187

CAPITULO VI LOS TIPOS SOCIALES Divisid 'n En este captulo estudiaremos las figuras sociales de la novelstica de Meza segn la divisin hecha de tipos costumbristas y socioecnolnicos. Dentro de esta ultima categora, hemos hecho un estudio de la figura de la mujer, tomando en cuenta la posicioli que ocupa en la sociedad y los valores que la motivan a actuar en la vida. Al analizar las novelas de Meza se observa que la reaccin feminina y sus acciones dependen del proposito y de la actitud del hombre al que esta unida. Por este motivo, se ha analizado a la mujer como un tipo aparte ya que su dependencia hace que no presente las actitudes que caracterizan al tipo social masculino. Tambin, hemos contemplado el problema racial que el autor planteo'' en su novela Carmela Se ha hecho mencio'n de las lacras resultantes de la esclavitud, principalmente del problema del liberto. La clasificacin basada en el trabajo ha sido realizada considerando las ambiciones y deseos que impulsan las acciones de estos tipos. En esta divisin se han seTalado cuatro actitudes principales: la poltica, la econmica, la terica y la social. Tipos costumbristas Meza logra captar el sentir de la ciudad por medio de sus tipos costumbristas, proyectados con rapidez. Las descripciones forman un 178

PAGE 188

179 conjunto integral entre tipo y paisaje. Estn acompaadas casi siempre de escenas de la ciudad, de sus casas, sus tejados, iglesias, torres y edificios. Ellas continenen todo el amor del artista hacia ese conjunto. Son escenas breves, cargadas de intensidad y colorido: ^ La playa estaba solitaria: solo alia'', a lo lejos, se vean dos desarrapados muchachos, sentados en los arrecifes, sosteniendo pacientemente una vara de flexible cana y observando con atencin suma el cordel que atado a un extremo de la vara, tenan sumergido en el agua. El cielo y el ocano serenos, inmensos, llenos siempre de inagotable poesa pitando, saltaban juguetones de los aleros de los viejos y medio ruinosos tejados de las pobres casas. .1 En contrapunteo, el escritor opone otros ambientes y tipos en pasajes que evidencian el sistema colonial que detesto'': La turba no robaba, no incendiaba, no hera, no mataba; ningn motivo haba para^ reprocharla ... ya que su estado de miseria no le permita ir al circo o a los toros la multitud se precipit' a la puerta principal del templo con intencin de invadirla; pero entonces los guardias salieron de su impasibilidad, y con gestos poco corteses y peores palabras, mantuvieron a raya la osada de la turba. 2 t El escritor cubano utiliza en sus novelas muchos de los tipos populares que observa en la capital cubana y sobre los que escribe sus artculos de costumbres publicados entre 1887 y 1891 en las revistas La Habana Elegante y La Habana Literaria Hemos mencionado que en las novelas de Meza no hay tipos recurrentes como en las de Balzac, figuras que reaparecen a lo largo de la obra, llevando consigo toda una historia, un pasado o una personalidad. Sin embargo, hay que aclarar que el escritor cubano utiliza en su narrativa algunos de los tipos populares que observa en la ciudad, sobre los cuales ha escrito en sus artculos de costumbres. En su "Croquis

PAGE 189

180 habanero" titulado "El carbonero," aparace el tipo de un chino que luego presentara en dos de sus novelas; el asi'tico vendedor de carbn: cruzaba como una gran sobra chinesca, negra, lenta, con movimiento de patas y pescuezos medidos al sonoro golpe del cencerro, el carbonero y su recua. Por esas calzadas, tristes, macilentos, silenciosos, bajan y suben grupos de asiticos repartiendo, escarbando. Este tipo popular se asemeja al presentado por Meza en la novela Don Aniceto el tendero : Por la cuadra oscura ya solo se vea un escua'^lido asitico, sombra infeliz de la miseria, que saco al ^hombro escarbaba los barriles en busca de trapos para la fabrica de papel. .4 Debemos observar como el autor presenta sus tipos chinos a trave's de los mismos gestos y acciones. El novelista logra este efecto mediante el uso del verbo escarbar, el sustantivo sombra y los adjetivos triste o infeliz. Meza utiliza estas figuras escua'^l idas, enmarcadas en conos de sombra, para mostrar las injusticias sociales. La misma te'cnica se observa en la novela Carmela : Siguieron un largo y estrecho pasadizo al cual caan los puertas de varios cuartos, abiertos unos, cerrados otros y ocupados todos por una abigarrada colonia asi'tica, Nadie poda sospechar que en el fondo de aquel miserable tugurio que ola a opio y aceite hirviente por los cuatro costados ... un desgreado y flaco compatriota de Asaam vestido con aquella sempiterna blusa de color carmelita y anchos pantalones azules. Era todo mezquino, pobre y repugnante. .5 Como puede apreciarse. Meza muestra estas figuras chinescas dentro de un marco de miseria. Al describir el ambiente da la sensaci(n de distancia y longitud: "siguieron un largo y estrecho pasadizo," que contribuyen a la distorsioli de la figura del chino; todos son flacos, esculidos, introducidos como espectros. Son exponentes de un aspecto social negativo que el autor quiere destacar.

PAGE 190

181 Ademas de figuras aisladas, el novelista .describe multitudes: "grupos de asia'ticos," "abigarrada colonia asi^tica." Estos tipos costumbristas colectivos aparecen en varias de sus novelas y en sus arti'culos de costumbres, como el que citamos a continuacin: Es la verbena de San Juan, dia en que aquella parte de la ciudad presenta animacin extraordinaria. Los jornaleros, pescadores, desocupados y pilluelos que viven por la cercana se han preparado de antemano como para una gran fiesta por la noche se da fuego a las hogueras los pilluelos danzan, corren y saltan en torno de las fogatas; los espectadores silban, gritan, cantan, rien. .6 En su artculo de costumbres "El dia de reyes," Meza describe la fiesta tradicional en que los esclavos gozaban de un dfa de libertad simblica. El novelista utiliza esa festividad en Mi to el empleado para sealar como las turbas de pilluelos hacen burlas de Vicente Cuevas, recieli llegado a La Habana: omos silbidos, gritos, carcajadas, fotutazos, campanillazos y golpeteos de latas. Una turba de desarrapados pilluelos de todos los tamaos y colores era la que armaba aquel alboroto. ... En el centro iba un hombre con una escalera, un farol y una campanilla. lEra mi tio!^ En este pasaje la distorsin es utilizada mediante el sentido del oi'do: "omos silbidos, gritos, caracajadas. ." Los pilluelos tambin aparecen en Don Aniceto el tendero descritos en forma de turba que se burla de transentes infelices o que se agrupa a la entrada de las iglesias para divertirse a costa de los asistenes a una boda. Estas escenas de tipo costumbrista son empleadas por Meza para sealar aspectos de la sociedad cubana: el color local y la crueldad de una parte de aquella sociedad cuya principal diversin era burlarse del prjimo.

PAGE 191

182 Tambin aparecen turbas que saquean las casas de familias venidas a menos y los establecimientos comerciales durante un incendio. Hay grupos de ociosos que presencian un banquete como si se tratara de una representacidn teatral y clientes desocupados que pasan el tiempo curioseando en los establecimientos comerciales. Meza presenta sus tipos costumbristas, extranjeros o criollos mezclados entre si, como existan en realidad en el contexto cubano. Todos los tipos que aparecen en El duelo de mi vecino son costumbristas. Entre los extranjeros son figuras pintorescas el militar y la seora inglesa, huespedes de la casa de pensin donde se desarrolla la accio'n. Tambie'n lo son la profesora de piano, de quien el autor se burla en forma caricaturesca al presentarla como exponente del feminismo al extremo, exigiendo derechos para la mujer hasta en cuestiones de duelo. Meza se mofa de la autoridad espaTola poniendo en boca de un militar las siguientes palabras: --Brindo por la salud de Oleron y hago fervientes votos porque maana traspase con su sable a su contrario como yo traspaso ahora a esta sardina. Y mientras deca esto, pincho' el militar con su tenedor una sardina y la puso en el plato de Olerdh.^ El autor destaca los tipos espaoles por al acento y forma de hablar caractersticos del peninsular. Este es el caso del mercader en la novela Ultimas paginas : --lEa! ya pode^ marcharos, exclamo reparando que las mendigas parec^ian enclavadas en el suelo: que'' ma's queras? que^mira'is? ... El mercador detuvo sus paseos, mirona las recien llegadas, dirigio'se a una cesta llena de panes y sacando un par de ellos, los entrego''a las infelices mujer es. 9 Ademas, en este prrafo el novelista logra captar, con un solo gesto, la actitud de muchos miembros de la sociedad hacia un problema

PAGE 192

183 social determinado, en este caso, es la limosna. Entre los tipos costumbristas criollos presentados por Meza en El duelo de mi vecino se encuentran: Oleron, infeli'z vctima de un retador a duelos profesional; Octavio, el t'pico curioso, que en su ociosidad, emplea horas enteras fisgoneando a su vecino de cuarto. Lo hace con un placer morboso por conocer lo que siente una persona horas antes de batirse en duelo. En esta obra aparece otro tipo costumbrista, el negrito, criado de una casa de huespedes. Era costumbre de aquella sociedad tener criados negros, estos forman parte del costumbrismo cubano de la pocaEn la novela aparecen otros tipos cuya nacionalidad no ha sido especificada por el autor: el de los padrinos, gente que viva de este oficio. Son presentados con la vestimenta y a trave's de los gestos que los caracterizaban. Otros tipos costumbristas cubanos son los jvenes de familias pudientes que asisten a los bailes y banquetes capitalinos. Aparecen en la novela Flores y calabazas en conjunto, como estampas de colorido local. De la misma manera son presentados tipos similares en Carmela con motivo del baile celebrado en casa de los padres de Joaqun. El novelista retata aqu' una parte de la sociedad frivola, ligera y vaca, que se entretiene en conversaciones balad'es y cuya vida gira alrededor de tertulias que siempre terminan en fiestas y bailes. En ambos grupos, el autor dstaca el sentimiento de la envidia y el valor que aquella parte de la sociedad da a las apariencias. Meza describe los rumores y comentarios hechos en voz baja y los gestos y actitudes que demuestran una seriedad fingida en conversaciones, aparentemente, de gran importancia.

PAGE 193

184 Hay que aadir, que en Carmela hay una fiesta a 1a que asiste gente de la clase niedia--pobre, a travs de la cual se da cuenta del problema racial latente en la novela, mirado desde la perspectiva de esta esfera social Doa Chucha es otro de los tipos costumbristas criollos, el de la amiga oficiosa, siempre dispuesta a dar consejos y hasta servir de alcahueta para conseguir un marido chino a Carmela. Es una amiga sincera que acompaa a dona Justa, madre de la muchacha, hasta en los ltimos momentos de su vida. Como en todas las sociedades, en la cubana, siempre existe un tipo asi Es importante hablar aqui de Tocineta, a quien hemos clasificado como tipo social. Bajo ese aspecto, lo trataremos mas adelante. Ahora, debemos mencionar que Tocineta es tambine un tipo costumbrista, el del criado negro protegido por una familia de mediana posicin. El autor lo delinea con actitud paternalista, como otro miembro de la familia de do'a Justa. Trabaja lo menos posible y se cree con atribuciones para dar consejos no solicitados. La escena en que el criado monta un caballo desbocado por las calles de La Habana pertenece de lleno al folklore local: ^ --Mrenlo, que'^perro! la ver si te bajas de ah relamido! ^ Pero no oy'' Tocineta estas palabras, pues apenas sospecho que Da. Ju^ta^ se asomaba a la ventana, espolele! caballo golpendole el vientre con sus calcaales desnudos. Parti'' el animal veloz como una flecha. ... La lnea del carrito urbano, esmerilada por el roce continuo de las ruedas de los vagones, el empedrado, las casas, el mar que a trechos se perciba por las bocacalles, todo pareca volar en redor de Tocineta. ^ Era una carrera veloz, desatinada, la que despus de varios caracoleos, haba emprendido al caballo.

PAGE 194

185 Los transentes hufan, y pasado el peligro, se detenan y volvan la cara para ver a donde iba a estrellarse aquel brbaro de negro JO Semilla de MaraTin, el travieso amigo de Tocineta, es otra figura simptica del costumbrismo cubano. Un tipo parecido al de Tocineta, es el de Calixto, el criado negro que Meza presenta en la novela Don Aniceto el tendero Es tambie'n una figura enfocada de una manera paternalista. Adelaida y Mara lo protegen en todo momento de la ira del tendero. Calixto forma parte del folklore cubano; es el tipo de negrito bonachn que se pasa horas enteras sentado en un peldao de la escalera, sin trabajar. Por ultimo, otra figura pintoresca es la de Panal mojado, de quien se burlan cuando transita por la calle, debido a su ropa en desuso y a su actitud de gran seor. En esta figura pueden haber tenido su origen otros tipos de la sociedad cubana como el "Caballero de Pars" y la "Marquesa." Entre los extranjeros Meza presenta una serie de tipos costumbristas que forman parte del panorama social cubano: Mongo, en Mi to el empleado es la figura del botero que ha persistido hasta nuestros dias. Este tipo esta descrito por Meza con la ropa caracterstica de los aldeanos que llegaban a Cuba sin haber tenido ningn roce social, provocando las miradas y comentarios de los criollos. En la misma novela aparece el sobrino de Vicente Cuevas, quien como este viste las ropas de la aldea y es al hazmereir de todos. El Farruco es el tpico criado espaol que se ve trabajando en casas comerciales. Esta figura esta delineada en Don Aniceto el tendero con sus caractersticas peculiares: la simpata personal y las ambiciones y deseos de ascenso.

PAGE 195

186 Otro tipo popular que aparece en esta ultima novela, es el del corredor de bolsa, cuya vulgaridad se acenta en las tertulias que frecuenta. Tambin en Don Aniceto el tendero Meza presenta un grupo de mujeres de todas las nacionalidades y razas conversando en las calles habaneras. Estos tipos forman parte del folklore cubano. Segn el autor las hay blancas, negras, mulatas, asia^ticas y turcas. Adem's En un pueblo de la Florida el novelista destaca otros grupos costumbristas colectivos, que se renen para comentar sucesos del pasado y aorar tiempos mejores; son escenas pintorescas, estampas de la poca. Por u'^ltimo. Meza describe grupos de personas, cubanas o extranjeras, mezcladas en los parques y cafes al aire libre, paseando en las noches tropicales frescas y placenteras, escuchando la retreta de la banda militar o bebiendo refrescos. Estos tipos costumbristas imprimen pintoresquismo a aquella sociedad finiscular. El tipo feminino Hemos hecho una divisin de los tipos femeninos creados por Meza en sus novelas, atendiendo a la posicin y al papel que desempean en la sociedad. Meza presenta tres tipos femininos agrupados de acuerdo con la escala social a la que pertenecen: la ta de Blanca, Aurora, Clotilde y su madre, la de Joaqun y la prima de este, pertenecen a la clase social rica. Las mujeres que aparecen en El duelo de mi vecino son de la clase media. Dona Justa y Carmela pertenecen a la clase social humilde. Hay un grupo que representa los cambios sociales: Adelaida pasa de la clase media, protegida por una familia, a la baja y termina perteneciendo a la clase de los "nuevos ricos." Las hermanas de Pablo

PAGE 196

187 cambian de esfera social al pasar de la clase media-alta a mendigas. Finalmente, Carmela es el tipo de mujer que encarna el problema racial. La muchacha es una mulata que parece blanca; en su vida amorosa hay tres hombres que pertenecen a distintas razas: Joaqun es el seorito blanco, Assam, el chino, y Tocineta, el negro. La mujer de clase rica La tia de Blanca cumple en la novela Flores y calabazas un papel especfico: es la representante de la sociedad, destinada a separar a Blanca y a Romn, mediante su influencia sobre la muchacha. El autor no le da un nombre, sino que la llama "la tia de Blanca": —Sigan ustedes, dijo la ta, que yonoquiero rasgar mis rizos con las espinas de las plantas. Casi estuvo prximo Romn a perdonar completamente a acuella buena seora los malos ratos que a menudo le hacia pasar ^con sus ligerezas. Y no eran mas^que ligerezas, pues la ta de Blanca tema buen fondo solo que la superficialidad de su carccter no le permiti'a apreciar las consecuencias que en otros podan producir sus palabras y sus obras. H Aurora y Clotilde, tipos femeninos de Mi to el empleado son representantes de la mujer bella pero vaca. Su destino era el matrimonio con un hombre rico; saban lo que se esperaba de ellas. Don Genaro lo expresa cuando le dice a Vicente Cuevas: "Mi futura esposa es una real hembra; bonita y de mucho dinero; millonaria, sobrino, millonaCon este concepto de la vida esos tipos femeninos solo se preocupan de su aspecto exterior, de lucir su belleza y por medio de ella, conseguir un marido rico. Meza no las reviste del menor sentimiento afectivo. Son figuras decorativas para ser exhibidas.

PAGE 197

188 Una vez mas, existe un paralelo entre las criaturas creadas por Balzac y las de Meza. El novelista f raneis tiene tipos de mujer que logran captar toda una poca con sus gestos, sus movimientos, sus secretos y, hasta con la forma en que mueven la falda o se arreglan el 13 pelo. Meza, por su parte, con pequeas descripciones logra captar la personalidad de sus tipos femininos y las preocupaciones que tienen. Al mencionar a Blanca, dice que "con la manga de bordados encajes que • rodeaba su torneado brazo enjugo" una lagrima que contra su voluntad ^ 14 ^ asomo a sus ojos;" de dona Mariana, comenta que "se llevo^la punta del corpino a sus ojos para secar una la'^grima ^ Con breves trazos da la belleza de la mujer: "su torneado brazo," o sus sentimientos: "enjugo'' una laVima," "para secar una lagrima" y hasta la moda en voga. "bordados encajes." Este u^ltimo detalle de la ropa indica la posicio^n social, Adem's, el conde Coveo,' pensara^ de su mujer que "no hay que contar con ella ... su frialdad la hace invulnerable ... es una linda mueca ... y nada mal"^^ El autor capta las preocupaciones de Clotilde en los mismos gestos con que antes describiera a Blanca y a dona Mariana: Y Clotilde,^ recostada indolentemente sobre un gran silln, compona^ las arrugas de su talle, arreglaba sus encajes y sonrea pensando en los triunfos que conseguira en la nueva sociedad que iba a visitar, con su hermosura y su riqueza. 17 En esta descripcin esta" indicada la personalidad de la mujer del conde Coveo; se la presenta como indolente y vacfa, cuyas u^nicas preocupaciones son las arrugas de su talle, su aspecto exterior y los triunfos que obtendr^ en los grandes salones. Las annas de Clotilde son su

PAGE 198

189 belleza, su posicin social y su riqueza. Asf es como describe Meza sus tipos femeninos de la alta sociedad cubana del siglo XIX. Como se ha visto, Meza solo presenta aspectos negativos de la sociedad que describe. A esta cuestin hace referencia el critico Rafael Mari'a Merchn, a quien Meza enviara la novela Don Aniceto el ten dero a rafz de su publicacin. El intelectual acusa al novelista de pintar los tipos peores de la sociedad ya que los extranjeros que lean estas obras pensaran que los espaoles se propusieron degradar la sociedad cubana, y mas aun, que lo consiguieron. Indica a Meza como e'l escribira si tuviera su talento: "Al lado de esas figuras pondra la de la cubana admirable, la de la madre santa y admirable que inspira 1 8 a sus hijos amor a la libertad." En efecto, el tipo de la mujer excepcional, figura digna de admiracin, falta en la novelstica de Meza. Sin embargo, el autor nos da el tipo de la mujer angelical aunque esta nunca llega a alcanzar el nivel de gran figura. Luisa, la prima de Joaqun, en la novela Carmela Mara, en Don Aniceto el tendero y Olivia, la protagonista de En un pueblo de la Florida pertenecen a esta categora. Luisa es descrita como : .^una joven de cabellera rubia, ojos azules, boca pequefa. ... Era un ngel de candor aquella linda y agraciada joven. Sonrea con dulzura a cada frase y hablaba con una sencillez encantadora. Era una de esos seres que no inspira, que no puede inspirar jam^s sino una simpata pura, ideal. .^^ Puede afirmarse que, en tel^minos generales, en la novelstica de Meza, las mujeres son vacas, inertes o angelicales. Tena razo^n Merchan al indicar que a las novelas de Meza les faltaba la mujer que

PAGE 199

190 inspirara el amor a la libertad. Estas figuras femininas de Meza necesitan depender del respaldo de un hombre; la viuda madre de Clotilde busca el apoyo del mayordomo de la familia, quien piensa que estando muerto el dueo de la casa, el tiene que proteger a la seora y a su hija. La mujer de clase media Meza presenta a la mujer de la clase media dedicada a las labores del hogar. Es el caso de las hermanas de Pablo, en Ultimas paginas cuyas lnicas preocupaciones eran bordar el ajuar de la boda, los paseos por el Prado y conseguir marido. Hay otras figuras femininas de la clase media que han sido estudiadas dentro de categoras diferentes. Vamos a ocuparnos ahora de doa Justa, tipo femenino de la clase media--pobre, a quien el autor reviste con rasgos de dignidad. Es el tipo de la mujer mulata qiie ha tenido amores con el hombre blanco; aunque e'ste no se casa con ella, le deja una posicin econmica que le permite vivir con algn desahogo. La figura de dona Justa encierra un significado social en referencia al problema de la raza. Le preocupacio'n principal de la seora, al educar a su hija Carmela, es la de que la muchacha' pase por blanca. Por esta razn, la buena seora niega su maternidad y pretende, que su hija mejore de posicin en la escala de valores sociales o que, al menos, alcance lo que ella no pudo: tener un hogar legtimo. Doa Justa es el u'nico personaje de las novelas de Meza que presenta una actitud religiosa. Es sencilla y sincera, asiste a los servicios religiosos y tiene estatuas de santos en su casa, segn la costumbre popular cubana. En la novela, se ve cmo esta mujer practica

PAGE 200

191 sus rezos en la soledad de su hogar y como, de sus creencias religiosas, le viene a doa Justa su actitud de entereza y resignacio'n ante los golpes de la vida. No obstante, debemos sealar que doa Justa no es un tipo religioso ya que no centra en este sentimiento el significado total de su existencia, ni experimenta en e felicidad o estados msticos que caracterizan a este tipo. El sentido religioso de doa Justa es simple en conceptos pero firme y determinado en el curso de sus decisiones, lo que puede apreciarse en, la manera en que la seora se dirige a Assam, pretendiente de Carmela, cuando su recta conciencia le exige sinceridad hacia el prjimo. ... Yo ante todo, amigo Assam soy cristiana y no quiero hacer a otro lo que no quisiera que me hicieran a mi, mi hija ... ha tenido una desgracia usted sabe. --Eso por una parte, amigo Assam; pero usted es hombre racional, de juicio y comprende que la mujer es si^pr^e la perjudicada, por ser la ma'^s infeliz ... la mas dbil ifue una maldad! luna infamia! .^^ En esta conversacin la se?fora trata de hacer entender al chino lo que ain en perfecto castellano le hubiera sido dificil explicar. Meza transmite esta idea en dos sencillas oraciones: "Dona Justa crea haberse explicado. Y Assam crea haber entendido." El nombre de Justa indica a las claras la conducta que el autor ha trazado a este tipo femenino. Para destacar su propo'sito, Meza agrega: "Dona Justa, descargada ya su 22 conciencia. La mujer de clase pobre La clase pobre estcf representada en la tipologa de Meza, principalmente, por las mendigas. En Don Aniceto el tendero aparecen varias

PAGE 201

192 mendigas esperando en fila para conseguir la limosna que tradicionalmente se reparta los viernes. El autor utiliza esta figura en una forma mas desarrollada en su novela Ultimas paginas donde aparecen dos parejas de mendigas: Antonia y su madre y las hermanas de Pablo. Meza presenta estos tipos con simpata, pero sobre todo, con compasin: En el patio, bajo el granado, cubierta de vendajes y harapos, arrebujada con unas gruesas mantas, entre l'os de ropa desgarrada y algunos miserables trastajos llegue a ver a la pobre mendiga, madre de Antonia. Pareca un espectro. En esta descripcin vemos como el autor utiliza la naturaleza para darle un valor sentimental, a lo que estT narrando: "bajo el granado." El novelista idealiza a Luisa y a Aurora, quienes, al final de la novela, convertidas en mendigas, van a presenciar el desalojo de los muebles de la casa que antes les perteneca. Meza consigue, mediante la palabra, la exteriorizacitn de los sentimientos, dados a trave's del valor de los objetos, la naturaleza y el paisaje. Para lograrlo, utiliza el recurso de que una de las hermanas era ciega y conseguir as^ fuerza narrativa de labios de la otra hermana: --Al la^ estaba su tocador ven por aquf Adela vamos al patio ... ya no est^el granado, ni la higuera, ni tampoco las tinasjde las verbenas ... en este lado nos sentamos a ver las laminas de aquellos hermosos albums. .24 Por otra parte, por medio de la ceguera de Adela, el escritor utiliza los sentidos para indicar el paso del tiempo en la inalterable presencia de la ciudad. De esta manera, quedan fundidos tipo y paisaje urbano: Un instante detiJvose a oir, con una tristeza creciente que se marcaba a las claras en su rostro, la pobre ciega: conoci por el distinto timbre, con que marcaban los cuartos

PAGE 202

193 y las horas, las campanas de la prxima iglesia. lAy Dios, cua'ntas memorias venfan envueltas con aquellos sonidos que iban a perderse sin eco, en los caldeados y silenciosos tejados de la ciudadl^S Meza, por medio del tipo de la costurera pobre, presenta la figura de la mujer que en aquella sociedad se ve forzada a trabajar. Recurdese que esto requera un valor especial porque solo la necesidad las obligaba a trabajar en la calle. El novelista las presenta buscando trabajo en compafia de sus madres, quienes cubren su cara trs un velo, para ocultar su identidad. Debe sealarse tambin que las lavanderas se encuentran entre las figuras femininas que, por su pobreza, tienen que laborar para ganarse el diario sustento. Adelaida, la esposa de don Aniceto, se ve precisada a lavar ropa para subsistir cuando e'ste la abandona. Con brevedad y laconismo, el autor se refiere a este tipo femenino cuando, al mencionar a la mujer del tendero, dice: "tena una vecina, otra lavandera, cuyo tema de conversacioli era pesar las posibilidades y contar los das que faltaban para que su marido saliese de presidio. "^^ Tipos que indican los cambios sociales Por medio de las mendigas y de Adelaida, Meza expone los cambios de posici(5n econmica que determinan el descenso o el ascenso en la escala social. Adelaida es un tipo de mujer sin iniciativa propia, a pesar de los diferentes cambios de posicio'n social por los que atraviesa. Primero, es una recogida en casa de una familia de la clase acomodada; pasa a ser la querida de don Aniceto y, abandonada por e'ste, trabaja de lavandera en un solar; luego, aparece siempre en la casa, dedicada a

PAGE 203

194 obedecer las rdenes de su marido, Adelaida siempre realiza las labores dome'sticas con actitud servil y desafila a los acreedores de su marido cuando ^ste se lo ordena. Es siempre humilde y sumisa ante los deseos del esposo aunque ello conlleve la desgracia de su hija: Atenta siempre a sus menores deseos y caprichos, sin abrir jamcs sus labios para proferir na sola queja, en,cerrose en una pasividad dulce, inalterable. Casi haba renunciado al derecho de ejecutar y hasta el de pensar por s'. Todo para la voluntad de don Aniceto y de su hija.^^ El nico rasgo de independencia de este ser dbil es el de proteger al negro Calixto, que viva en su casa como criado. Este respetaba a Adelaida y a Mara, porque nunca le alzaban la voz ni le mandaban con actitud imperiosa. Para el negro liberto, Adelaida era una santa. La esposa del tendero alterna en sociedad cuando las ambiciones del marido as' lo requieren. Este tipo de mujer no alcanza nunca ni el brillo ni la naturalidad para desenvolverse en dichos crculos. El autor la presenta como un tipo carente de roce social, y hace referencia a esta cuestin, destacando el encogimiento y la torpeza de la mujer. Asimismo, Meza utiliza el tratamiento de "dona" para referirse a la mujer casada o cuando quiere indicar ciertos rangos sociales, como en el caso de dona Mariana, la madre de Joaqun, en Carmela y el de dona Luisa, la madre de Clotilde, en Mi to el empleado Tambin lo emplea con doa Justa para elevar la condicic^n moral de la misma. Es curioso observar que cuando el novelista le da el tratamiento de "dona" a Adelaida, lo hace para resaltar el cambio social: "dona Adelaida, que asala llamaban los dependientes. ." Meza indica la transicio'n de esta figura, de lavandera a mujer del dueo de "La Moralidad Comercial," lo que le concedi'a mayor categora social.

PAGE 204

195 La mujer y el problema racial Carmela es el ultimo tipo femenino que se pasar/ a considerar, teniendo en cuenta el nivel que ocupa en la sociedad. A trave's de ella se expone el problema de las diferentes razas existentes en la Isla. El enfoque esta hecho desde el punto de vista sentimental y las posibilidades en el amor y la felicidad. Hay que recordar que el tema del amor frustrado es una constante en la novelstica de Meza. 28 Carmela, como su nombre lo indica, es mulata aunque parece blanca; ella misma ignora su origen y ni por un momento pasa por su mente la posibilidad de su mestizaje. En la presentacin inicial de esta figura el novelista la describe como un ser angelical, pero deja en la mente del lector una impresin extraTa, de ndole racial que contrasta con la belleza de la muchacha: vel'an asomar por entre aquellos tallos verdes y hojas menudas el angelical rostro de una joven. Su cabellera negra y lustrosa como el bano, si bien un tanto spera y corta caa en gruesas trenzas por su espalda. Sus arqueadas cejas grandes y curvas pestaas, sombreaban suavemente sus ojos negros y brillantes ... de muy mediana estatura: espaldas un tanto anchas, brazos un tanto gruesos, cintura estrecha, pero^se armonizaban presentando tan agradable conjunto las lineas de su cuerpo a la vez robusto y cTgil, que sin poseer la joven los clsicos contornos de la Venus griega, era un modelo de belleza pl'stica.29 En la frase "su cabellera ... si bien un tanto a'spera y corta. ." Meza esta dando la clave del problema racial de Carmela y bajo esa perspectiva, enfoca su tipo femenino. A travs de los amores de la protagonista con tres hombres de distintas razas se describen las tertulias, los bailes, las comidas, la blanca casita llena de animales domsticos y de imgenes de santos. En estas descripciones costumbristas

PAGE 205

196 se observa el crisol racial existente en aquella sociedad en la que blancos, negros, mulatos y chinos tienen participacin activa. En este ambiente, el blanco se siente superior al mulato quien a la vez se cree mejor que el negro. Cada uno de ellos trata de alcanzar la escala social inmediata superior de la cual est/ excluido. Por eso Meza presenta en su novela una serie de actitudes con las cuales se quiere ocultar algo; doa Justa quiere parecer blanca y educa a Carmela ocultcfndole que es su madre, con lo que tambin encubre la condicin de Carmela como hija ilegtima. Mas tarde, la muchacha tomara la misma actitud con su hijo, al negar su maternidad. El mulato que pareca blanco trataba de ocultar su raza ya que esta condicin se consideraba un descenso en la escala social. Joaqun es el tipo del serbrito blanco, fino y elegante. Tiene las caractersticas del joven de su condici^n social al que se le permiten muchos caprichos. El padre estaT siempre ocupado en resolver sus propios problemas y la madre lo complace en sus ms insignificantes deseos e intercede ante el marido para defender al muchacho. Joaqun aparece en la novela descrito montando su brioso caballo negro, vestido a la usanza de la poca: ... un joven jinete montado en brioso y negro caballo ... de finas patas, y arreos y albarda cargados de macizos adornos de luciente metal. El joven, vestido de blanco drill, sombrero de finsimo tejido de paja sin ser bello ... su juventud, el ardiente mirar de sus ojos muy negros y la afable y casi infantil sonrisa que bailaba por sus labios le hacfan sobremanera simptico.^O La simpatfa es un rasgo importante en el carcter de Joaqun, como lo son tambin su indolencia y superficialidad, producto de la

PAGE 206

197 educacin recibida. El joven logra olvidar a Carmela, convencido de que actuaba correctamente. Al tratar la joven de interrumpir la boda de Joaqui'n y Luisa, aquel: "comprendio'^que solo poda sostenerle su 3 1 fuerza moral en aquel momento." El autor indica que el amor romntico del seorito blanco por la mulata haba pasado. Al emplear Meza las palabras "fuerza moral," seala que en la decisi^n del criollo pesaban las conveniencias sociales. Ante la situaci(n desairada de Carmela, la cuestio'n racial se f complica en la novela con la presencia de Assam, tipo pintoresco del chino, quien era mejor visto que el negro, por aquella sociedad, por el sq-. lo hecho de no tener la piel oscura. Meza logra una de sus mejores creaciones en esta figura sacada de la sociedad cubana y lleno de gracia y simpatia: El asitico, con aquella frente tersa y luciente, ojos estirados, oblicuos, sin cejas y raqu^ticos bigotes con las puntas cafdas rebeldemente hacia abajo, deshizose en cumplidos, cortesas, golpes de pecho, genuflexiones y risas. Y en cuanto -lo presentaron, sacudid^ fuerte y afectuosamente las manos de Da. Justa y Carmela. 32 Meza muestra el trabajo e el tescfi con que esta raza logra abrirse paso en la vida econ(mica y social del pas. Presenta al chino con caractersticas de generosidad y simpleza y sobre todo, con un buen corazn. El asitico poda comprar el amor de Carmela con su dinero ya que estaba en condiciones de ofrecer a la joven y al ninb comodidades y bienestar econmico: Assam dijo que el quera mucho a todos los de aquella casa; que agradeca mucho a Da. Chucha que le hubiera presentado; que tena mucho dinero. El poda comprar muebles mejores que aquellos, si, seor, poner el piso con

PAGE 207

198 esteras de china, llenar las consolas de jarras de fina porcelana, poner en las puertas biombos de sndalo y tejido de paja, como en su tierra. Regalar muchos vestidos a Carmela. Querer al nene'' como un padre y una madre ya que al pobre nio se le haban muerto los suyos. .33 Carmela ve en el chino la soluci(^n de su problema; espera conseguir un padre para su hijo ilegtimo. Detesta el servilismo de su nuevo pretendiente, pero, al mismo tiempo, cree que lo podra' manejar con facilidad. La muchacha piensa que es superior al asitico: Su vanidad de mujer hermosa^ su orgullo de raza, pues, a pesar de todo Carmelo se crea superior ms que por sus propios bienes y encantos por aquel sello de servilismo que habia en el fondo de la amabilidad un tanto aduladora de Assam, la convencieron de que podra llegar, si quisiera, a dominar al asia''tico a su antojo. Y ^sta no era una ventaja despreciable. 34 La actitud calculadora de Carmela y del propia chino, dispuesto a pagar para lograr sus prop'sitos, es la que separa a estos tipos sociales de los ideales. Sin embargo, el escritor iguala a Assam y a Romm en lo referente a los sentimientos amorosos de ambos tipos ya que los dos, ante el fracaso de sus ilusiones, toman el camino del suicidio. El tercer factor tnico a considerar en la obra de Meza, es el del negro que est' representado en la figura de Tocineta. Es uno de los tipos que el autor describe con menos simpata; cuando se refiere a el, lo llama "el negro Tocineta." En su descripcin se nota la influencia de Taine, quien til izo' una terminologa derivada de la zoologa y hablo'' de una interdependencia de caracteres. El crtico sugiric/que los hombres podan ser divididos en especies o familias como en la zoologa; por ese motivo, enfoccT'su inter's en las comparaciones entre hombres y animales. Dijo que los hombres eran monos, leones, osos.

PAGE 208

1 199 lobos y hasta gorilas lujuriosos. Asi es como Meza describe a Tocineta: El negro Tocineta, con su rostro abotagado y torpe por la obesidad, dibujaba sus toscos perfiles sobre la blanqusima pared del comedor. Con mirada vida segufa los movimientos y giros que en la danza ejecutaba Carmela. A veces sus manos se crispaban y apretaban con fuerza el espaldar de la silla en que se hallaba apoyado. Tocineta, grueso, fuerte como un roble, sin ninguna expresid'n en el semblante que indicara ingenio, agudza o siquiera esa travesura propia de los negros de su edad. .36 Como puede verse, Tocineta es presentado como un ser de excepcio'n, diferente a los tipos pintorescos que Meza describe en otras ocasiones y que forman parte del folklore cubano. A trave's de Carmela el autor presenta las tensiones raciales y la discriminacin existentes entre los diferentes grupos. Al principio, Tocineta odia a Joaqufn pero cambia de actitud cuando el seorito le deja pasear en su caballo por las calles de la ciudad. Ma's tarde, el criado negro se expresara de la siguiente manera: "... mejor quiero verla casada con el nio Joaqun Fernalidez que no con ese chino manila tan soberbio. Es malo, yo se lo digo. Es capaz de cortar el pescuezo 37 a cualquiera." Por otra parte. Meza, a pesar de estar influfdo por los principios de la clase social adinerada, reflej(5'en su obra la realidad de la poca. En el enfoque de la figura del negro se vislumbra una dualidad, ya que por un lado, notamos una actitud paternalista y por otro, una discriminacin racial evidente. Carmela y su madre protegen a Tocineta como lo hacen Blanca y su padre con la criada Norberta y Adelaida y Mara, con Calixto. Meza, al final de la novela, reviste al

PAGE 209

200 tipo de Tocineta de cualidades positivas que antes le haba negado: el amor, la generosidad y la comprensin. Hay en el autor una actitud discriminatoria impl'cita al indicar que Carmela, sola en el mundo, no tena otro camino que seguir que el de aceptar el ofrecimiento de Tocineta, para no quedar desamparada en la vida: Tocineta era el nico que quedaba alli^. --iQu^ aislamiento! ¡que^soledad! quin me Amparara? a quih dirigirme? se lamentbanla infeliz con desgarradora voz. Y Tocineta, que la oa, inticf extremecido todo su ser, movido por arranque de carir sincero^ ardiente, que le dignificcfa sus propios ojos, se irguio, pu'sose de pie ante la joven y le dijo con voz firme: --Aquf estoy yo. 38 Carmela termina unie^ndose al negro Tocineta. El autor no deja a la muchacha otra camino a seguir; no se sabe si al final se valoriza el amor sincero de Tocineta o la desgracia de Carmela. Esta parte de la novela resulta ambigua, lo que mantiene al lector interesado en la obra y lo hace participe del problema planteado. La distorsin de la figura del negro se repite en la novela Don Aniceto el tendero lo que puede verse en la descripcin fsica de Cal ixto: ... el negro Calixto, uno de los m's extraos ejemplares de la raza eticfpica. ... Su nariz aguileTa y fina, sus ojos muy pequeos y vivos, redondos y unidos, su frente ^ alta, su barba redonda y su cutiz brillante y terso, rompan por completo, el patrcJn o molde normal de los rostros africanos. Los himeros rectos remataban en cngulo perfecto, uno de cuyos, lados forma1)anlo sus brazos largos y delgados. Adem's, tema las piernas torcidas de tal modo que semejaban dos enormes comillas. Asombro causaba que con el aparato de locomocin tan descompuesto pudiese caminar el pobre negro hacia adelante, y no lo hiciera, a pesar de todos sus esfuerzos y voluntad finsima, caminar hacia la izquierda, lado al cual miraban, sin posible equivocacin, ambas puntas de los pies.^"

PAGE 210

Mi No obstante, debemos aadir que a pesar de la distorsin, notamos una simpatfa por parte del autor al referirse al criado como el "pobre negro." Ahora bien, si se piensa que Meza desfigura ms a las criaturas con que menos simpatiza, hay otro motivo para creer en la ambigedad de la figura de Tocineta y la verdadera perspectiva del autor en cuanto al problema tnico. Al respecto, tambi^ debe tenerse en cuenta que en su visi^n del mundo los buenos nunca triunfan y casi siempre son las vctimas. Los tipos socio-econ(^micos segin su ocupacic^n Dentro del grupo socio-econmico, pasaremos a estudiar ahora los tipos clasificados de acuerdo con el trabajo que realizan. Hemos tenido en cuenta la principal motivacin que los impulsa a actuar y desenvolverse en el mundo de la novela. Atendiendo a estos factores, dichas figuras se han divido de acuerdo a cuatro caractersticas distintas, segn sus acciones estn motivadas por una actitud poltica, econmica, tedfica o social. El tipo poltico El te'rmino poder se refiere a un fenmeno mental que constituye la base del dominio. Su relacin con la dependencia pertenece a actos elementales de la existencia que tienen sus raices en la naturaleza humana. Cualquiera que pretenda extirpar el poder, se da cuenta que necesita de ste para hacerlo e inclusive que ya esta'^usndolo. Adrnas, una persona puede ser superior a otra por su inteligencia o conocimientos o por los medios econmicos y te'cn i eos que maneja, as' como a travs de su riqueza y personalidad. El poder debe ejercer su dominio mediante

PAGE 211

202 una de estas formas, pero existe una diferencia cuando el hombre dirige su atencin hacia uno de estos valores individuales o se concentra en 40 la cualidad formal de tener poder. Una vez ms, debemos recurrir a la comparacitn entre Meza y Balzac. Ambos escritores tienen personajes movidos por diferentes impulsos y actitudes. El novelista france's represente^ en un inmenso escenario la civil izacitn de su pafs durante el siglo XIX. Sus figuras encarnan virtudes, grandezas, fricciones, frivolidades de la clase media, crmenes y, por Tltimo, vulgaridades de la nobleza. Las criaturas Balzacianas se comportan segn el grupo social a que pertenecen; sus caractersticas varan de acuerdo con el ambiente, las costumbres y los valores de un determinado conglomerado humano. Casi siempre, sus nombres tienen un significado especial, son la alegora de la pasin o la virtud. No obstante, debemos sealar, que en este autor los tipos de avaricia difieren segn las caractersticas de los personajes .'^^ El impulso primordial, la fuerza motriz que gua a las figuras creadas por Ramn Meza tambin vara segn los diferentes tipos que el autor nos retrata. La actitud principal de Vicente Cuevas ante la vida es el deseo de poder y la de don Aniceto, es la de hacer dinero. El autor cubano, desde las primeras pa^ginas de Mi ti o el empleado ofrece el lector la caracterstica principal de su protagonista, quien llega a La Habana en busca de una posiciol elevada: "--¡Pues nada! me ha extraviado la carta de recomendacio'n del ilustre marqus de Casa Vetusta, que me 42 daba el mejor destino de Cuba." Esta actitud inicial del tipo creado por Meza, no s(^lo se mantendr^ a lo largo de la obra, sino que ir' en aumento. Las burlas de que

PAGE 212

203 es objeto Vicente Cuevas, primero por parte de los pilluelos y luego, por la sociedad habanera en el teatro, lo llenan de ira y lo hieren en su amor propio. El aldeano, convencido de que nadie lo observaba: ... se acercd'al antepecho de la cazuela y echando medio cuerpo jiacia^ afuera, mostrt^ los pullos a aquel publico que se haba reiclo de l, que al retirarse, le volva tranquila y despreciativamente la espalda, y murmuro con rabia: --lYa nos veremos; juro que ser^algo!'^^ Lo que busca Vicente Cuevas es el reconocimiento, el ser aceptado por aquella sociedad que se ha burlado de l. Pero sus deseos van mas alia'', porque desde ese momento, su objetivo en la vida sera'' alcanzar poder dentro de esa esfera social. Se puede llamar tipo poltico al 44 hombre de poder. Por este motivo. Meza circunscribe el rea de acci(n de su tipo a un ministerio que representa la fuerza del poder polnico. Ahora bien, existe una relacicn entre el tipo pol'tico y la economa, ya que la riqueza tiene un significado poli^tico, no solamente por ofrecer libertad de accin, sino porque da medios para influir en los dem's.^^ Por medio del dinero Cuevas logra su deseo de ser reconocido y admirado por aquella sociedad que antes lo desprecio'^. Este ha sido el vehculo principal que lo condujo a la cima de sus aspiraciones y le proporciono los medios para llegar a una posicio'n destacada que le permitira humillar a aquellos que antes lo vejaron. Al presentar Meza el banquete en homenaje al conde Coveo, en el teatro donde antes se haba degradado a Vicente Cuevas, esta sealando como el poder ha logrado el reconocimiento hacia un hombre que no ha variado en su dimensio'n interior, ya que los cambios efectuados en este tipo creado por Meza no han sido de personalidad sino de ropaje.

PAGE 213

204 Creemos que Meza baso'' la trasmutacin operada en Vicente Cuevas en un artculo de costumbres titulado "Jos el de las suertes. "^^ El tipo pintoresco creado por el autor en uno de sus "Croquis habaneros," frecuenta las calles de la capital, ejecutando toda clase de entretenimientos; Jose'^cambia de difraz en cada oportunidad. Cuando el conde Coveo compra en la plateria las joyas que antes tenia que contentarse con mirar en las vidrieras, estsT satisfaciendo, por medio de su dinero, su vanidad herida. Por este mismo camino logra posesionarse del cargo de don Genaro y vengarse de la traicin de ste. El conde logra casarse con Clotilde cuando puede comprarla con su dinero. Adems, utiliza su poder para quitarle la muchacha que le gustaba a don Mateo, maestro de su niez. Asf logra ascender en su propio concepto de valores. Debemos enfatizar que la diferencia principal entre el tipo pol'tico y al econmico es que el medio que el primero utiliza para conseguir riqueza no es de ndole econmica sino poltica. Se puede obtener riquezas a travos de la diplomacia y los tratados, o por la conquista o la fuerza, sin necesidad de seguir los caminos usuales emplea/ 47 dos por la economa. El tipo poltico utiliza el dinero en servicio de su poder y emplea medios e influencias polticas para lograr su riqueza en vez de me'todos econmicos. Ejemplo de esto lo vemos en el pasaje de la cueva en Mi to el empleado donde el autor pone de manifiesto que para lograr sus propo'sitos, el conde Coveo se vale de la inmoralidad, los favoritismos y la corrupcitn administrativa. Esta figura emplea recursos

PAGE 214

205 poirticos para vengarse del padre de Aurora, al negarle la tramitacin del expediente que este necesitaba resolver. No se vaya a pensar, por lo dicho, que el conde Coveo es un tipo dotado de inteligencia extraordinaria y de cualidades excepcionales, por el contrario. Meza lo retrata como a un analfabeto que sabe utilizar a las pesonas que estcTn a su alrededor para lograr su objetivo. Primero, el sobrino y luego, el secretario, sern empleados por el Conde para que realicen el trabajo para el cual no est/ capacitado. Por medio del trazo caricaturesco de esta figura, el novelista expresa lo absurdo de una parte de la sociedad que siempre este(^dispuesta a rendir pleitesa a los poderosos. Coveo es un tipo por ser caricatura, marioneta, en un pafs de ti'teres. Meza lo describe de la siguiente manera: La ancha cara del sooliento ligeramente sonrosada, su cuello robusto, sus ojos abotagados y saltones por el profundo sueno de tantas horas, la pueril sonrisa que vagaba por sus labios, causaban extraTa impresif^n; aquella pelona cabeza hundida en grandes y blandos almohadones y entre las arrebujadas sbanas de batista, bordeadas de ricos encajes, semejaba la de un monstruoso recin nacido. 48 El tipo del conde Coveo ha sido sacado por el novelista de aquella sociedad de burccratas de la administracio'n publica, corrupta y sin escrpulos que medraba a costa del pueblo. Marti' sealo' las caractersticas de este tipo al describrnoslo: con su calva lustrosa y cuello vacuno, aqu^ que, traficando en la deuda, cuyos secretos estn bajo su guarda, y tomando para si' lo que se allega con pretextos patri(ticos, vendiendo a sus propios soldados garbanzos manidos, llega a arrancar, con una perorata condal, los aplausos del cnico banquete que preside, en el mismo teatro desde cuya cazuela, como si con el ambiente hubiera bebido desde el desembarcar la certidumbre de que el alcornoque en su tierra

PAGE 215

206 era el dueo de esta, jur(, cerrando el puo, a los que se refan de 'l que don Vicente Cuevas ¡haba de ser algo!" Y lo fue todo. .49 Los tipos polticos de Meza se encuentran principalmente en la novela Mi tfo el emplead o, donde el novelista centra su atenci(h en estas cuestiones. Sin embargo, como veremos m's adelante, en otras obras de Meza tambin aparecen figuras que pertenecen a este grupo. Otro tipo poltico es don Genaro, jefe del ministerio que servir^ de cuartel general para las fechoras de Vicente Cuevas. Si e'ste no aprendicf nada de don Mateo en la escuela, se graduo^de pillo con las lecciones que recibiera del burccrata don Genaro en la oficina pdblica. Veamos la descripcio'n del viejo pol ctico: La puerta de este palco se abric'y dic' paso a un hombrecillo pequeTTb, grueso y algo calvo y con un bigotillo perfectamente dividido en dos partes. Vesta con elegancia. Llevaba un enorme brillante en el dedo menique y una hermosa leontina de oro, que al reflejar las luces del gas sobre el paKo negro del chaleco, pareca despedir llamas. 50 Don Genaro cuida su apariencia personal, cosa muy importante en su ambiente. Es el tipo del politiquero sin escrpulo, siempre listo a realizar sus maniobras sucias, rodeado de un grupo de personas que esperan turno en su antesala, deseosos de rendirle pleitesa o infelices reclamantes de sus derechos usurpados. Primero, trata al primo y al sobrino con brusquedad, pero cuando lee la carta de recomendaci(5n del marquis madrileo, su protector, cambia de semblante y actitud y les promete un "destinillo," para complacer a su pariente. Don Genaro utiliza a Vicente Cuevas para llevar a cabo sus maniobras, ya que necesita destituir a un empleado honrado para tener acceso a los expedientes administrativos que son su mina de oro. Adems, el jefe del ministerio

PAGE 216

207 paga el sueldo del futuro empleado con el del que ha dejado cesante. Como el exponente del tipo poltico, el jefe de oficina es retratado con sus dos caras, las que expone por separado, segin las circunstancias. Sabe guardar las apariencias y tiene buena dosis de astucia e hipocresa. El marqus de Casa Vetusta pertenece a esta categora de tipos poli'ticos; aunque solo aparece mencionado por el autor, se sabe que es pariente de don Genaro y del futuro Conde y cmplice de las fechoras de ambos, porque desde Madrid, y amparado en una posicin administrativa alta, dirige los hilos de la corrupcin burocrcftica en La Habana. Tambin son tipos pol cticos los abogados de las hermanas de Pablo en Ultimas pa^'ginas as( como los procuradores y dems comparsa del sistema judicial cubano, que Meza describe en el apogeo de sus sucias componendas. Son presentados atareados en acabar con la fortuna y las propiedades de aque'los que caen bajo sus dominios. Por ultimo, debemos aadir, que otro tipo poltico es el abogado que aparece en Don Aniceto el tendero empleado por los dos socios para que, utilizando sus conocimientos legales, se preste a la inmoralidad de poner en order los papeles, para que los tenderos puedan cobrar el seguro despu^ de haber quemado el establecimiento comercial. Meza describe, de esta manera, al leguleyo sin escrpulos: Aquella sonrisa franca, aquella mirada audaz, aquel aplomo al discutir, aquella varonil energa al hablar, aquel^las maneras finas y corteses. Sin duda que era un cfnico, un bribtn; pero tambin un hombre buen mozo, valiente y forzudo. Robaba para disfrutar plenamente de todos los goces de la vida ... lo que le importaba era poner en juego sus recursos, devengar honorarios, cobrarlos, e.irse a celebrar un triunfo m's de su habilidad en el circulo ntimo de sus amigos. 51

PAGE 217

208 Meza rodea a estos grandes ejemplares del tipo polticoadministrativo con una galera de figuras menores de la misma clase; son los empleados de la oficina publica donde el conde Coveo llega a ser director como antes lo fuera don Genaro. Meza describe el lugar como un refugio de ladrones que pasaban el tiempo lo mejor posible, sin trabajar, poniendo curios a papeles que no miraban o comentando acerca del prjimo, mientras robaban al pueblo, Pero el novelista dio'' fuerza vital a un solo tipo poltico, el conde Coveo, en quien concentro'' toda la corrupcicn administrativa de la burocracia reinante en la Isla. Ya Martf observcf esta cuesti(5n cuando escribiera: ... al condensar en tipo enrgico las condiciones en que los de su casta se distinguen parecen de bulto y como magnificadas las picardas que se ven menos cuando andan repartidas por la especie y mezcladas en el concierto usual de desvergenzas de la caricatura, que es modo eficaz de hacer visible el defecto por su exageracin. El tipo econdmico Antes de enjuiciar al tipo econtftiico, pasemos primero a considerar los factores que lo determinan. Se sabe que la necesidad es la sensacin de malestar, de pena, que experimentamos cuando tenemos conciencia de que a nuestro organismo le falta algo; el comer y el vestir son ejemplos de estas necesidades elementales. El tipo econmico tiene como objetivo principal la satisfaccio'n de las cosas que le son indispensables para subsistir. Encamina su vida desde el punto de vista de la utilidad, con el propcsito de obtener el dinero suficiente para satisfacer lo que le es menester. A medida que las necesidades primordiales del hombre se van satisfaciendo, este experimenta otras que se

PAGE 218

209 alejan de las primeras, pero que son econmicamente mas difciles de satisfacer. En el fondo de su actitud, el tipo econmico experimenta el deseo de librarse de la presin de tener que preocuparse por cuestiones bcsicas para el diario vivir y de esta manera disfrutar de libertad de accid'n. El tipo econtmico prefiere la utilidad a ningn otro valor en todas las relaciones de su existencia; para el, todo esta dirigido hacia la autoconservacion como ayuda en la batalla coti53 diana para lograr una vida placentera. Los tipos econolnicos son presentados por Meza en la novela Don Aniceto el tendero La caracterstica de estas figuras es economizar para acumular riquezas y hacia ese objetivo dirigen todas sus acciones. La actitud de don Aniceto ante la vida es puramente econrf'mica; la utilidad y el c'lculo para ahorrar dinero son los motivos principales de su vida. Puede decirse que la tnica de la novela es la utilidad, ya que no solamente la figura principal sino la mayora de los tipos que aparecen en la obra estn enfocados desde esta perspectiva: Allf, pluma en mano ante el abierto Diario garrapateado s(5lo en sus primeras pginas, rezaba casi en voz alta lo que le dec'an las columnas del debe y del haber, frente una a otra como dos pugilistas citados a mortal combate. D. Aniceto apoyado un codo en la carpeta, en pantuflas y mangas de camisa, soplaba la ceniza de un buen tabaco en tanto que aguardaba el resultado de la operacin que hacfa su socio. — Es mcs de lo que yo me figuraba. Vamos bien. Examina si quieres el de cuentas corrientes. ... Al asendereado marchante asegurabasele que cuanto comprase en la nueva tienda habra de ser de clase muy inferior, comparado con las existencias que poda adquirir en cualquier otra parte. 54 Don Aniceto y su socio Salustiano, utilizaban vehculos de propaganda para anunciar su mercanca y atraer a los clientes, lo que

PAGE 219

210 molestaba a sus competidores, quienes no podan ofrecer los precios de aquellos: "En cada anuncio soltaban a sus colegas cada indirecta que les hacia rabiar de lo lindo, y mas que todo les dola la lista de precios ce sin competencia posible y ruinosa para ellos" La actitud de don Aniceto se basa en la utilidad de los bienes que producen una satisfaccif^n o bienestar de ndole econmica. El tipo que pertenece a esta categora trata de sacar el mayor provecho de fuerzas, bienes, tiempo y espacio para obtener el mximo de utilidad.^^ Don Aniceto lleva la actitud econtmica al extremo ya que esta rige todas sus acciones. Da lo menos posible para los gastos de la casa, se acuesta temprano y esta" en pie antes del amanecer: Cuando volvia de la calle, jadeante, despus de haber comido donde quiera que le coga la hora y lo mas barato y alimenticio que por las exigencias del ahorro poda hallar, entraba en la casa con las pies destrozados, con la cabeza como un globo, maldiciendo de su suerte. Otros, mas brevemente y con menos trabajo se hab/an hecho ya de un capital. lUn capital! Este pensamiento le atormentaba de un modo atroz. 57 Una de las formas que tiene el autor para expresar el afn de economa es por medio de los gestos y de los objetos. Aunque Adelaida no se puede catalogar como tipo econmico, su vida al lado del tendero esta regida por el mismo principio; se levanta la primera por las maanas y comienza a realizar sus labores ahorrando luz: Encenda una vela, echbase una manta de burato sobre los_ hombros, cubrase la frente con una venda hecha de su panplo y entregbase desde esa hora, a los quehaceres domsticos. Iba de un lado para otro sin sonar las pisadas, como un fantasma, revplvendo en la oscuridad papeles de azcar, pomos de cafe en polvo, reverberos, cucharillas, azucareros, tanteando mil trastos por todos los rincones, con la seguridad con que acude la mano del organista a los registros de su instrumento. 58

PAGE 220

211 El afn de ahorro de Adelaida se aprecia por medio de sus gestos, "revolviendo en la oscuridad," "tanteando." Esta mmica muestra la tacaera que rige en la casa del tendero. Debemos aclarar que la actitud esttica se caracteriza por el hecho de tener ante los objetos una experiencia sfquica y no apreciar en ellos un valor utilitario; las dos regiones se excluyen una a la 59 /' otra. Por eso, la inclinacin de don Aniceto hacia los objetos, inclusive hacia aquellos mas costosos, no es estelica, sino puramente utilitaria; cuando escoge las joyas que han de lucir su mujer y su hija, busca aquellas que puedan producir un efecto, una impresic/n de mayor riqueza; no hay en ^1 ninguna inclinacicfn al valor esttico o afectivo de esas prendas. Con lo dicho hasta ahora, podemos asumir que si bien el tipo poltico usa la economa desde el punto de vista de que el dinero puede producirle poder, el tipo econmico emplea el poder como medio de conseguir el dinero. No cabe duda que el principal objetivo de don Aniceto es el de hacerse de un capital; a lo largo de la novela hemos visto su afn de aparentar una posicioli solida para poder conseguir ms capital. Este es el afcTn del tendero al entrar en la Cofrada, al asistir a las tertulias y al pertenecer a las milicias. No es precisamente un deseo de ser reconocido como el que gua a Vicente Cuevas, sino un ansia de poder que conlleve, como meta, la obtencicn de un capital y su ulterior desarrollo progresivo. Don Aniceto, en tanto, paseaba la tienda a lentos pasos o permanec'a de pie en el quicio de la puerta, abstrados por hondas reflexiones. Aquel quicio era, para

PAGE 221

212 don Aniceto, como el limite de dos mundos. Atrs, la tienda con sus obligaciones penosas, con los disgustos y sobresaltos del negocio, con sus mil atenciones que requeran una vigilancia activa, directa, eficaz. Delante la ciudad, donde tanto compaero de sus mismas condiciones y de su e'poca, brillaban, hacfan papel, tenan capital. .60 Los medios de don Aniceto son completamente econdniicos ; utiliza la polCtica solamente cuando sta implica una utilidad monetaria; se interesa por los problemas legales nicamente para poder sustanciar o respaldar sus trampas y p;i Heras y darles un aspecto legal, no solo para evitar la perdida de dinero, sino tambi para preparar el camino que propicie el aumento del capital y la consol idacicJn de su posiciol econmica. Sobre la relacicfi entre lo econmico y lo legal, Spranger ha dicho: It is right, however, that the economic man should have a special interest in such a legal status. Prvate property is the result of economic motives and is only the legal recognition of that attitude which makes itself felt in isolated economic egoism.61 El afn desmedido de don Aniceto por el dinero lo convierte en un ser aislado; su ambiciof de capital es ma's importante que los lazos de cario y afecto. La actitud social del tipo econo'mico es tambin el utilitarismo. El tendero utiliza a la gente de aucerdo con la capacidad que esta tenga para serle til. Su mujer es un instrumento para saciar sus necesidades biolo'gicas; no siente un carino verdadero por ella, la usa de acuerdo con sus conveniencias. M^s tarde, Adelaida sera" un objeto, ya que don Aniceto la til izara" cubrindola de joyas y ropas ostentosas para aparentar un capital que no tiene. De esta manera se situara" en una posicioi ma"s vetajosa para conseguirlo.

PAGE 222

213 Esta figura del tipo econmico no esta'* retratada por, Meza totalmente carente de afectos, ya que en alguna que otra ocasioli, los muestra a su hija Mara, Sin embargo, don Aniceto, no vacila en sobreponer su ambicin de dinero al cario de padre; llegado el momento, utiliza a la muchacha al entreg*rsela en matrimonio a su socio Salustia no, para consumar as el tendero sus propsitos. La sociedad de estos dos hombres se basa en la utilidad ya que Aniceto se mantiene unido a Salustiano para aprovechar los conocimientos mercantiles de este, quien, a su vez. utiliza el capital del socio para su provecho. No hay lugar para la caridad en el tipo econmico; el protagonista de esta novela de Meza lleva su egofsmo hasta el extreno de provocar el incendio que le cuesta la vida al pobre Clixto, ademcTs de maltratar a los infelices que encuentra en su camino. La actitud econmica de don Aniceto se mantiene inalterable a travs de toda la obra. Ahora bien, no podemos decir que sea un tipo mono'tono, la trayectoria de las figuras de Ramn Meza esta" trazada de una manera firme y al mismo tiempo, variada. El protagonista de esta novela, en su bu'squeda de capital, desempea diferentes oficios; trabaja de panadero, corredor de bolsa, tendero y termina su carrera econmica como concejal. Estos cambios de profesio'n no indican que don Aniceto mude de personalidad sino solamente de medio de subsistencia, pero al dirigirse a su objetivo, recorre diversos caminos. De todos estos oficios, el de tendero es el que mas se ajusta el molde dado por el autor. Por otra parte, mucho se ha hablado de la capacidad de Balzac de captar hombres y objetos con curiosidad crtica, para luego

PAGE 223

214 convertirse en su historiador y captar lo que a otros se les escapa. As tambin, a travs de los objetos y de las actitudes de sus tipos, Meza logra una impresin, un instante que nos da la idea exacta de la dimensio'n de sus criaturas. En el pasaje donde el autor relata la carrera de don Aniceto como agente de bolsa podemos apreciar lo dicho: Un dfa desert de la bolsa D, Aniceto. Su silla de asiento de cuero, sin pelo ya y lustrosa con el roce, permaneca sola, arrimada a una columna. Nadie se atreva a sentarse en ella, porque todos suponan que de un momento a otro debfa venir a reclamar su puesto D. Aniceto. 64 En esta cita el autor nos da dos rasgos importantes de don Aniceto, la silla "sin pelo ya y lustrosa por el roce," indica las largas horas que don Aniceto gast sentado en ella; sta debi considerarse como parte integral de la figura del tendero; al indicar el novelista que "nadie se atrevf a sentarse en ella," esta'^dando el tono autoritario que su tipo solfa desplegar con los dema's. Hay que notar, ademas, que Meza usa el verbo "reclamar," con lo que enf atiza esta cuestio'n. Don Aniceto lleva el despotismo a su casa y lo emplea con su mujer y su hija a las que somete a sus mandatos. Podemos observar que el novelista no da detalles del fsico de don Aniceto. Sin embargo, abundan las descripciones que ofrecen rasgos genricos del temperamento de esta figura; nos lo presenta con las manos cruzadas detra's de la espalda dando vueltas por la tienda y malhumorado: /• Influa no poco en su carcter, aquel horrible mal humor que le proporcionab^i la impaciencia de reunir un capital. ... El conoca a mijchos, sus compaTferos sus amigos. Canallas! como habian podido reunir tanto dinero sin ir a presidio?65

PAGE 224

215 En la descripcin del protagonista de la novela se nota la ironfa del escritor, ya que al final de la obra vemos a aquel hombre "vulgar" convertido en importante y acaudalado concejal de la ciudad. He aqui como Meza lo describe: D. Aniceto, en pantuflas, con el chaleco desabrochado y los bajos del pantaln vueltos hacia arriba, se coloco^ bajo el dintel de la ancha puerta de la tienda y registrando los bolsillos de su ligero saco de listado azul, encontr'' un pequeo cortaplumas con el cual comenz"' a rasparse las uas. Era su ocupacio'n de todas las maanas en aquel mismo punto. 66 Meza presenta, al igual que Balzac, diferentes variantes dentro de una misma categora tipol(5gica. En el campo de lo econmico, las figuras creadas por el novelista cubano, aunque estn guiadas por el mismo propdsito, difieren entre si". Salustiano, el socio de don Aniceto, es presentado de la siguiente manera: "Cuando Salustiano vefa a su socio cabizbajo redoblaba su actividad y buen humor. El era el corazn, el alma de la tienda. D. Aniceto era la cabeza; pero una cabeza dbil, llena de vacilaciones y desalientos."^^ En realidad, D. Aniceto era el socio capitalista que no haca nada que no fuera procuparse y andar de un lado a otro de la tienda; Salustiano llevaba la contabilidad y el peso de las obligaciones; era el mas diestro y conoca todos los recovecos, trucos y artimarTas turbias del ramo. Al contrario de su socio— que siempre tomaba poses de durlo absoluto, grave y serio--Salustiano, se las arreglaba para tratar con el publico, caerle simptico y atraer al marchante: Nombrbase este principal D. Salustiano, hombre de nariz roma, verdes ojos, abundantes cejas, frente huesosa y hendida en cruz cuyo rostro, en conjunto, dbale marcada

PAGE 225

216 semejanza con esa clase de perros llamada bulldogs, fieles al amo y dispuestos a caer sobre la presa para no soltarla. ... D. Salustiano presentaba al pblico toda la amabilidad posible en su imponente cara. .^8 Salustiano es el tipo econmico astuto y conocedor de las artimaas relacionadas con el giro mercantil; dirige los hilos y urde la trama de todas las sucias componendas que al final de la obra lo convertir'n en el yerno del acaudalado tendero. Por medio de la astucia Salustiano logra engatusar a don Onofre, otro tipo econmico creado por Meza cuya caracterfstica principal es la usura: D. Onofre, aquel viejo alto, de las patillas, aquel ingles falsificado, segin la frase de D. Aniceto accedi' a facilitar a la acreditada sociedad treinta mil duros a ttulo de ore'stamo, con el dos y medio por ciento, mensual, de inters. ^9 Don Onofre, quien hizo fortuna ra'pida, se asocio'con tipos domo el para despertar la codicia de compradores ilusos, a quienes traspasaba acciones a precios mucho ms elevados del que les habfa costado: Por las manos de la sociedad agiotista de que era alma y vida don Onofre, pasaron casi todas las acciones que produjo aqella fiebre o vrtigo por las sociedades anofiimas. "La Providencia econmica," "El Fomento Pijiero," "El horno de cal." ... Todas haban sido el rio revuelto donde obtuvieron ganancias hbiles pescadores, y la palma, entre e'stos, correspondale, sin disputa, a don Onofre. Este tipo del usurero, astuto como una zorra y sin un a'pice de escru'pulos, conoca la vida y milagros de todo el mundo y gozaba de prestigio en aquella esfera comercial. El que hiciera tratos con don Onofre casi tena la certeza de haber hecho un buen negocio. Hemos observado como en el tipo econmico no cabe la virtud de la caridad, ya que este antepone su intere's personal al bien social. De

PAGE 226

217 acuerdo con Balzac, las pasiones casi siempre son generadas por acciones anti-sociales del ser humano cuando antepone su inters particular en contra del orden que demanda el bien comin. El novelista france's retrata pasiones malsanas en muchas de sus criaturas como en el alma de algunas de sus figuras de herederos de fortunas y dibuja retratos repulsivos de la selva social; bestias salvajes, reptiles y escorpiones/ Meza tambin presenta en su novela Ultimas pginas tipos de herederos ambiciosos como los esposos de las hermanas de Pablo, que entran dentro de la categoria econdfnica que hemos establecido. Sin embargo. Meza no ahonda en la sicologa de estas figuras como lo hace Balzac con sus criaturas quien refleja diversos aspectos de la ambicioli hereditaria/^ El escritor cubano solamente presenta un aspecto de este problema: las litigaciones de una herencia y el cambio que dichas cuestiones producen en las relaciones de cario y cordialidad entre la familia. Al mismo tiempo, destaca los tipos ambiciosos que lucran con las fortunas de los dems : Mis cuados no hablaban; estaban dominados, sugestionados de tal suerte por aquellos dos intrusos que se encontraron al acaso ni ellos mismos sabioin dnde, en un cafe. Estaban transformados, variados ¡ah! En aquella vergonzante ruleta a que se hallaba reducido el foro por aquellos dfas jugo'se el ahorro, el afecto nacido del p^arentezco, el honor, el porvenir de la familia. Aquella vorgine arrastro tambin la nuestra. Por que habr seres que saben ocultar en su pecho como los reptiles su dardo ?73 Don Julin, padre de Joaqun en la obra Carmela es otro tipo econmico presentado en su lucha por mantener a flote su ingenio azucarero. Esta figura es una vctima de la situacio'n econmica de la Isla en aquella poca; don Juli'n tiene que paralizar las actividades del

PAGE 227

218 central y dejar cesantes a todos sus empleados. Para salvar su fortuna y su negocio recurre a la boda de su hijo con la rica sobrina. Don Julin refleja la visin de una parte de aquella sociedad que crea estar obrando bien al arreglar bodas de conveniencia, aunque fuese a costa de la felicidad de sus hijos. Tanto l como su esposa pensaban que la unin del joven con la mulata Carmela no era conveniente y ponen sus intereses econmicos y sociales por encima del amor verdadero: ... al regresar al muelle sintise satisfecho al ver que ya la quilla del "Nigara" henda las azules olas del puerto: habia hecho un sacrificio por el bien de su hijo. Joaqufn se hallaba ya salvado; su esposa complacida, aquellos pedazos de su corazfn, para los/uales jamas podfa ser indiferente, haban exigido de el quiza una injusticia lah! pero por ellos, todo lo dem's, hasta su misma vida, le importaba muy poco. 74 En la categora de tipos econmicos que hemos establecido hay que incluir una serie de figursa de segundo orden en las que se observa la lucha por el triunfo econmico: los comerciantes del giro de telas, compettodores de don Aniceto y don Salustiano y los dependientes de la tienda de ambos. Meza simpatiza con estos ltimos y los considera personas trabajadoras. No obstante, debe aclararse que tanto los empleados del establecimiento como el Farruco, criado de aquel lugar, ambicionan llegar algn da a ser "interesados" y hasta socios de la tienda; pertenecen a la categora que hemos estudiado porque tienen una motivacin econmica. El tipo terico Se entiende por tipo terico el que hace del conociminto el ^ 75 objetivo principal de su vida. Tambin se le puede llamar intelectual.

PAGE 228

219 Al estudiar estas figuras en las novelas de Meza hay que tomar en cuenta la Vision del mundo del autor, en la que los valores han perdido su antiguo significado y se han degradado. La generacin de Meza atraviesa un periodo de cambio y de remolde donde la incertidumbre hace sentir su presencia en todas las manifestaciones de la vida; ademas, un espritu como el de Meza, altamente est/tico, se rebela contra la vulgaridad que imperaba en el sector dominante de la sociedad. Por otra parte, como hemos explicado, las figuras creadas por Meza y por Balzac permanecen inalterables al trazado inicial dado por sus autores. Ahora bien, entre ambos escritores existe un gran diferencia en cuanto a las fuentes donde se inspiraron. Este aspecto es decisivo en el trazado de sus tipos. Las criaturas y los retratos de Balzac surgen de la tradicin cla'sica, particularmente de los moralistas franceses, quienes mediante el anlisis de caracteres fijos proyectan la imagen del mundo en lo abstracto, fuera de la realidad.''^ En cambio, los tipos del autor cubano tienen su tradicioli en el teatro bufo, genero cubano que goz(fde popularidad por su cariz antigubernamental durante la y 11 poca del gobierno espaol en la Isla. Las paginas de Meza tienen algo de la bufonera melanclica cubana; "inflan la broma" para despus dar el pequeo alfilerazo benvolo de la compasin que no desdea al pobre 78 diablo, sino que ya quiere empezar a hablar con su sombra. Esta diferencia de origen hace que los personajes de Balzac sean tradicionales y los tipos de Meza, caricaturescos. En el novelista cubano hay dos tipos tericos, ma's bien, caricaturas del mismo: don Mateo, el maestro que aparece en Mi ti o el empleado

PAGE 229

220 y Venancio, el empleado de confianza de don Aniceto; son caricaturas de intelectuales. El conde Coveo saca a don Mateo de su aldea y lo lleva a la Habana para que le sirva de secretario, confiado en el saber del "viejo domine," Meza lo describe como a un muffeco de guiol: Don Mateo calalidose un par de enormes gafas de carey, cuyos vidrios le aumentaron considerablemente sus pequeos y hundidos ojos, levanto su cuello con poco esfuerzo, mas de una tercia jDor encima de los que le rodeaban y con petulancia comenz a pasear su vista por todo el teatro con la nariz casi dentro del^lato tragaba a grandes pedazos la carne blanca haba sacado del faldn de su casaca un rollo de papeles leyt'con voz gangosa un largo y soporfero discurso. 79 El conde encarga a don Mateo el pronunciar las palabras que el no puede encontrar, cosa que ocurre con frecuencia. Meza, en la siguiente descripci(5n, destaca la ignorancia y la incapacidad de ambos; "--Hable Ud. algo. Comprendi' don Mateo y al punto comenz' a decir mil sandeces 80 / con voz campanuda." El autor no solo se burla de esos dos tipos sino tambin de aquella parte de la sociedad que era capaz de admirarlos. Son presentados juntos, casi siempre para que contrasten y quede destacado lo ridculo y grotesco de una situacin: aquel hombre grueso, mofletudo, pesadote, calvo, prominente abdomen y luego para completar el cuadro, aquel otro que le segua, alto, delgado y ms tieso que una vara. ... Y al observar que D. Mateo charlaba a ms y mejor sin preocuparse de si le hacia o no falta su auxilio, se encolerizo sobre manera, y sin poderse contener did una pucfda en el brazo de sillcn. Esto bastc para que D. Mateo enten
PAGE 230

221 impresionar a los otros invitados durante las frecuentes comidas del conde Coveo en casa de dona Luisa, su suegra: Era una perpetua emulaci^n: todos queran deslumhrarse mutuamente; y al fin consiguieron estrechar tanto su amistad o extremar tanto sus odios. Era un sanete que se repeta casi diariamente. ^2 El otro tipo terico, antes mencionado, es Venancio, a quien Meza describe en los siguientes trminos: calvo, formal, prudente. No hablaba sino cuando era conveniente, a pesar de ser "un pozo de ciencia histo'rica," Pero guardaba el lucir su erudicio'n, facilidad de palabra y sus dotes de polemista, para la hora y lugar oportunos, las tardes del oo domingo en la casa de don Aniceto. El tipo social El ultimo tipo que hemos considerado en la categora socioeconmica es el social, que se caracteriza por su amor a la sociedad; vive para servir a los dema's, muchas veces olvidndose de s Tomismo. En esta figura coinciden el sacrificio, la libertad y la renunciacin.^^ Este tipo es el que menos abunda en las novelas de Meza; podemos catalogar aquf a don Benigno, a Emilio y a los bomberos. El primero es retratado por el novelista como un empleado leal que trabaja con teso'. cuidando los expedientes en la oficina de don Genaro y el conde Coveo, El inter/s de don Benigno es el trabajo, la justicia y el amor a la sociedad; termina siendo echado del trabajo para dar paso a Vicente Cuevas, quien dirigido por don Genaro, cometer' las fechoras que luego lo enriquecern y le dar'n un falso tftulo nobiliario, y que contribuir/n al mayor enriquecimiento del ya importante don Genaro.

PAGE 231

222 Don Benigno aparece en tres importantes ocasiones en Mi to el empleado en las que es presentado como un mendigo. Primero en el teatro, recogiendo las sobras del famoso banquete en honor del Conde; luego en la boda de e'ste, y al terminar la novela, arrojndole al ricachn la moneda que ste le did" de limosna. El tipo social no desea ni conoce 85 / otra influencia de poder que no sea la del amor. Veamos la descripcin fi'sica y moral de este tipo: Era D. Benigno como de setenta aos de edad, de mediana estatura, de barba completamente cana, muy delgado, muy pu^lcro; vesti'a siempre desde la corbata a los zapatos de geliero blanco y esmeradamente planchado. Pundonoroso, justiciero, honrado, incorruptible. Todos los que tenan ocasin miraban con curiosidad y respeto a aquel anciano de noble rostro, que trabajaba afanosamente escribiendo siempre sin descanso y que no haca otros movimientos que los indispensables para cambiar los expedientes, doblar el papel y cambiar la pluma. Pareca un mueco de cera; sus acompasados gestos tenan no se^ que sello de mecnicos. 86 De esta manera, Meza al presentar la figura de don Benigno, que de empleado honesto pasa a mendigo, seala las irregularidades de una parte de aquella sociedad; este tipo creado por el autor es simblico de la visicn del mundo del novelista, ya que los empleados honrados y con calidad moral quedan relegados a la posicicn ms baja de la escala social, la de mendigo, en un pas que Meza llama "de pillos." Recurrimos una vez mcTs a Balzac. En este autor las pasiones casi siempre son generadas por los sentimientos anti-sociales de sus figuras. Esto sucede cuando el ser humano pone su inter/s personal 87 por encima del orden que demanda el bien comiln. Tambin en Meza se observa como las ambiciones desmedidas afectan el propio desarrollo de la sociedad. Ademas de D. Benigno, Meza solamente presenta dos tipos

PAGE 232

223 preocupados por el bienestar de la sociedad: Emilio y los bomberos. El joven ofrece su casa a la familia del tendero cuando el fuego destruye el establecimiento comercial y los jo'venes bomberos arriesgan su vida para salvar la de Calixto, atrapado por las llamas. Estos tipos sociales tienen como actitud especial ante la vida: el bien comn y el amor desinteresado y sincero hacia el pro'jimo y hacia la sociedad. Meza los describe asi : dos puertas de la tienda, una familia hospitalaria haba brindado todas las localidades y recursos de su modesta casa a los bomberos. Rodilla en tierra los unos, de pie los mcs pero todos atentos y conmovidos, prestaban los auxilios que el negro y su salvador generoso demandaban. 88 Estos tipos sociales dejan entrever que en la visin del mundo de Meza, pesimista, amarga y decepcionada, hay una puerta abierta a la esperanza: en la solidaridad humana ve la posibilidad de una sociedad mejor en el futuro.

PAGE 233

m 145. Notas ^Meza, Carmela p. 14. 2 Meza, Don Aniceto, p. 157. ^Meza, "El carbonero," Cuba en la UNESCO pp. 140 y 141. 4 Meza, Don Aniceto p. 48. ^Meza, Carmela pp. 183-184. Seza, "La verbena de San Juan," Cuba en la UNESCO pp. 143^Meza, Mi to pp. 19 y 22. g Meza, El duelo p. 12. 9 Meza, Ultimas paginas p. 180. ^^Meza, Carmela pp. 88 y 89. ^^Meza, Flores y calabazas p. 96. ^^Meza, Mi ti'o p. 95. 13 Felipe Bertault, Balzac and the Human Comedy pp. 131 y 132. ^^Mezas, Flores y calabazas p. 59. 1 5 Meza, Carmela p. 85. ^^Meza, Mi tio p. 203. ^^Meza, Mi to p. 293. ^ ^Rafael Mara Merchn, carta a Ramn Meza, Bogot, mayo de 1890, Cuba en la UNESCO p. 83. 19 Meza, Carmela p. 46. ^'^Spranger, p. 211. ^^Meza, Carmela p. 178. 22 Meza, Carmela p. 177. 23 / Meza, Ultimas pa^ginas p. 119. 24 Meza, Ultimas paginas p. 181.

PAGE 234

225 25 / Meza, Ultimas paginas p. 181. 26 Meza, Don Aniceto p. 53. 27 Meza, Don Aniceto p. 53. 28 ^ Carmela es el nombre que se da en Cuba al color marrn, debido al habito de la comunidad religiosa de los carmelitas. 29 Meza, Carmela pp. 4 y 5. 30 Meza, Carmela p. 6. ^^Meza, Carmela p. 196. 32 Meza, Carmela p. 166. 33 Meza, Carmela p. 174. 34 Meza, Carmela pp. 175 y 176. 35 / y Hiplito Taine, Les origenes de la France contemporaine (Pars n.p:, 1875-93), edicin 36, VII, p. 330 Meza, Carmela p. 35. ^^Meza, Carmela p. 180. ^^Meza, Carmela p. 204. 39 Meza, Don Aniceto p. 84. ^'^Spranger, p. 188. ^^Bertault, pp. 134 y 135. ^^Meza, Mi to p. 10. ^^Meza, Mi to p. 27. 44 Spranger, p. 189. 45 Spranger. p. 194. 166. 46 y Meza. "Jos el de las suertes," Cuba en la UNESCO pp. 16347 Spranger, p. 145. 48 / Meza, Mi to p. 167.

PAGE 235

226 ^^Mart, Cuba en la UNESCO p. 70. 50 / Meza, Mi to p. 26. 51 Meza, Don An iceto pp. 128 y 129. ^^Marti^, Cuba en la UNESCO, p. 71. 53 Spranger, pp. 131-133. 54 Meza, Don Aniceto pp. 48 y 49. 55 Meza, Don Aniceto pp. 48 y 49. 56 Spranger, p. 133. 57 Meza, Don Aniceto p. 55. 58 Meza, Don Aniceto p. 61. 59 Spranger, p. 135. ^^Meza, Don Aniceto p. 75. ^^Spranger, p. 137. 62 Spranger, p. 136. ^^Bertault, p. 132. 64 Meza, Don Aniceto p. 59. 65 'Meza, Don Aniceto p. 55. ^^Meza, Don Aniceto p. 63. ^^Meza, Don Aniceto p. 75. 68 Meza, Don Aniceto pp. 42 y 43, 69 Meza, Don Aniceto p, 104. ''^Meza, Don Aniceto p. 105. ^^Bertault, pp. 146 y 147. 72 Bertault, p. 147. 73 Meza, U ltimas paginas pp. 96-99. 74 Meza, Carmela pp. 159-160.

PAGE 236

227 '^^Spranger, p. 11. ^^Bertault, p. 140. ^^Matas Montes Huidobro, Persona, vida y ma'scara en el teatro cubajTO (Miami: Ediciones Universal, 1 973) p. 71. 78 ^ / Jos Lezama Lima, "Ramn Meza: Tersitismo y claro enigma," Cuba en la UNESCO p. 21. 79 '^Meza, Mi to, pp. 160, 161 y ^Meza. Mi to. p223. Meza, Mi ./ to. p230. Meza, Mi tio. pp. 262-263. 83 Meza, Don Aniceto p. 62. ^'^Spranger, p. 173. ^^Spranger, p. 170. 86 Meza, Mi to pp. 44 y 45. Bertault, p. 146. 88 Meza, Don Aniceto p. 151.

PAGE 237

CONCLUSION Hemos visto como Ramn Meza y Suarez Inclan refleja en su novelstica la crisis que experimenta Cuba a finales del siglo XIX, producida por el fracaso de La Guerra Grande que deja un vaco espiritual y econtmico en el pueblo cubano. En las pa'^ginas de sus novelas aparece retratada de la clase social de los arribistas, quienes aprovechan en su beneficio personal, las circunstancias socio-economicas por las que atraviesa el pafs. Al mismo tiempo, el autor presenta la situacin de los criollos venidos a menos, asi^como la de los miembros mas humildes de aquel conglomerado social. A travs de los tipos literarios creados por Meza, los cuales son un producto de la sociedad que retrata, hemos seTalado el conflicto interior existente en la Isla. La visin del mundo del novelista nos es dada por medio de contrastes. En su narrativa est' patente la lucha entre la realidad y las apariencias; lo nuevo y lo viejo; los valores positivos y la falta de autenticidad. Su concepcidn del mundo oscila entre una actitud aristocrtica hacia la clase arribista, a la que considera con poder pero inculta e incapacitada, y una manifiesta simpata por los criollos cultos obligados a vivir en la miseria. Tambin hemos observado la actitud paternalista de Meza hacia las clases necesitadas. 228

PAGE 238

229 A travos de sus figuras literarias el escritor presenta una Vision parcial de la sociedad de su tiempo; satiriza a los tipos, nacionales o extranjeros, que soio buscan la riqueza con un concepto de la vida basado en las apariencias, la ambicio'n de poder y el bienestar econmico. Los tipos literarios de Meza son caricaturas porque el ambiente social del mundo novelstico en que se desenvuelven no les permite un completo desarrollo. Estas figuras son un reflejo de la represin impuesta en el pas por el gobierno colonial que ahogaba los intentos de relizacidn del pueblo. Por este motivo, aquellas criaturas que en la novelas de Meza buscan valores autnticos, son aniquiladas por los falsos principios imperantes. Sin embargo, aunque son minoritarios los tipos que hemos llamado sociales, por su intere's en el bien comu^n y en un futuro mejor, a travs de ellos, el autor deja entrever una esperanza.

PAGE 239

BIBLIOGRAFIA Obras de Meza Meza y SuaVez Incla'n, Ramo'n. Flores y calabazas La Habana: La Propaganda Literaria, 1886. Carmela La Habana: La Propaganda Literaria, 1887. Ultimas paginas La Habana: Establecimiento Tipogr'fico El Pilar de Manuel Armas, 1891. En un pueblo de la Florida Cuba y America Marzo 1899 a junio 1899. "La inmigracin til debe ser protegida." Memoria Anual Quinta Conferencia Nacional de Benef iciencia y Correccin de la Isla de Cuba. La Habana, 1910. Mi tfo el empleado La Habana: Departamento Nacional de Cultura del Ministerio de Educaci'n, 1960. Don Aniceto el tendero La Habana: Comisin Nacional Cubana de la UNESCO, 1961. El duelo de mi vecino La Habana: Publicacin de la Comisin Nacional Cubana de la UNESCO, 1961. Obras criticas sobre Meza Homenaje a Ramo'n Meza y Suefrez Inclan La Habana: Comisin Nacional de la UNESCO, 1961. Bibliografa de Ramn Meza Homenaje a Ramo'n Meza y Suafez Inclan La Habana: Comisin Nacional de la UNESCO, 1961. Estudios y obras varias Auerbach, Erich. "Figura." Scenes from the Drama of European Litera ture. New York: Meridian Book, 1959. 230

PAGE 240

231 Bagehot, Walter. Literary Studies New York: Richard Holt Hutton, 1905. Vol. II. Balzac, Honorato de. "Avant-propos" a la Comedie humaine Oeuvres completes. Texto revisado y anotado por Marcel Boutern y Henry Longnon. Pars: Louis Conard, 1912, Vol. I. Pp. xxv-xxxviii. "Avant-propos" a la Comedie humaine Anthology of Cr i ti cal Prefaces to the XIX Century French Novel Seleccin por R. S. Gershman y Kernan B. Witworth. University of Missouri Studies. University of Missouri Press, 1962. Vol. XXXVII, 1962. PP. 117-127. Bertault, Felipe. Balzac and the Human Comedy Traducido por Richard Monges. New York: New York University Press, 1963. Blackmut, R. P. The Lion and the Honeycomb New York: Fawcett, 1955. Catalano, F. La scuola librale e la scuola democrtica Vol. II de La Letteratura italiana nel seclo XIX Bari: F. Catalano, 1956. Cirlot, Juan Eduardo. A Dictionary of Symbol s New York: Philosophical Library, 1962. Dilthey, Wilhelm. Theories des conceptions du monde: Essais d'une philosophie de la philosophie Traducido por Louis Sauzin. Pars: Presses Universitaires de France, 1946. Goldmann, Lucien. Problemas de una sociologa n ov elstic a. Traducido por Rita Murua. 3ra edTcio'n. Pars: Gallimard, 1964. "Introduccio'n a los primeros escritos de Georg Luka'cs." En Georg Lukacs, T eorfa de la nove la. Barcelona: Ediciones Siglo XX, 1966. Pp. 169-203. v Guerra y Sa"nchez, Ramiro, Jose''M. Prez Cabrera, Juan J. Remos y Emeterio Santovenia, editores. Historia de la nacin cuban a. La Habana: Editorial Historia de la Nacin Cubana, 1952. Vols. III, IV y VII. James, Henry. Partial Portraits New York: n.p., 1888. Kayser, Wolfgang. Interpretacin y anlisis de la obr a literaria. 4ta edicio'h. Traducido por Marfa D. Mouton y V. GarciTTebra Madrid: Gredos, 1972. Lukacs, Georg. Teora de la novela Traducido por Juan Jos Sebreli. Barcelona: Ediciones Siglo XX, 1966.

PAGE 241

232 Maitland, Frederic William. The Life and Letters of Leslie Stephen London: n.p.,.1906. Maach, Jorge. Indagacin del choteo La Habana: Ediciones Revista de Avance, 1928. Martins, Wilson. "Literature and Society in Brazil." En Litera ture and Society Editado por Bernice Slote. Lincoln: University of Nebraska Press, 1964. Pp. 3-9. Marx, Karl and Friedrich Engels. Sur la litterature el l'art Pars: Jean Frville, 1937, Montegut, Emile. Types litteraires et fantaisies esthetiques Pars, n.p. 1882. Montes Huidobro, Matas. Persona, vida y mascara en el teatro cubano Miami: Ediciones Universal, 1973. Moreno Fraginals, Manuel. El ingenio : El complejo econmico social cubano del azrfcar, 1760-1860. La Habana: UNESCO, 1964. Tomo I... Neumann, Erich. The Great Mother 2da edicin. Traducido por Ralph Manheim. Princeton: Princeton University Press, 1963. Portuondo, Jos Antonio. Bosquejo histrico de las letras cubanas 3ra edicin. La Habana: Ministerio de Relaciones Exteriores, 1960. Ruso, L. Saggi critici I Laterza: Scrittori d'Italia, 1952. Sbato, Ernesto. El escritor y sus fantasmas Buenos Aires; Aguilar, 1967. Sainte Beuve, Charles A. Noveaux Lundis Pars: n.p., 1863-1870. Vol. III. / ^ Snchez, Reinaldo. "El hroe en la novela modernista" en Homenaje a Jos Cid Prez New York: Senda Nueva de Ediciones, 1980. Santovenia, Emeterio, y Ral M. Shelton. Cuba y su historia Miami: Cuba Corporation Inc., 1966. Schulman, Ivan. Smbolo y color en la obra de Jos Martf Madrid: Credos, 1970. Slote, Bernice. "Prefacio" a Literature and Society Lincoln: University of Nebraska Press, 1964. Pp. v-viii. Spranger, Eduardo. Types of Men Traducido por Paul J. W. Pigors. Halle (Saale) : Max Niemeyer Verlag, 1928.

PAGE 242

?33 Stephen, Leslie. Hours in a Library London: n.p., 1909. Vols. II y III. Taine, Hiplito. Nouveaux essais de critique et d'histoire Pars, 1865. Histoire de la littrature anglaise Pars, n.p., 1866. Vol. I. De l'ide'al dans 1 'art. Pari's, n.p., 1867. Philosophie de l'art dans les Pays Bas II Paris, n.p., 1868. Le s origens de la France contemporaine 36 edicin. Parfs, n.p., 1875-1983. Vol. VII. Torriente, Lolo''dela. La Habana de Cecilia Valdes La Habana: Jesis Montero, 1964. Vitier, Medardo. Las ideas en Cuba La Habana: Editorial Trompico, 1938. Tomo I. Wellek, Rene'. A History of Modern Criticism, 1750-1950 New Haven: Yale University Press, 1966. Vols. III y IV. Whitman, Walt. Complete Writings New York: R. M. Bucke, T. B. Harned and Horace L. Traubel 1902. Wollcombe, K. J. "The Biblical Origins and Patristic Development of Typology." Essays in Typology Naperville, Illinois: Alee R. Allenson Inc., 1957. Pp. 60-65,

PAGE 243

BIOGRAPHICAL SKETCH Manuel A. Gonzlez Freixas was born in 1936 in Havana, Cuba, and spent most of his youth in Cuba, where he obtained the equivalent of a B.A. degree at Havana University and the School of Professional Journal ism. In 1962 he was a recipient of a scholarship at the "Insti-. tuto de Cultura Hispnica" in Madrid, given by the Association of Professional Journal ists in Cuba. In 1969 he graduated from Wichita State University with an M.A. in Spanish. The Ph.D. with a major in Romance languages and literatures and a special ization in Spanish with a major in Spanish American literature prepares him for teaching in this field. His career has involved a mixture of teaching Spanish language and literature. He also worked as a Spanish newscaster and journalist. From 1969 to 1970 he was an instructor in the Department of Foreign Languages at Stephen F. Austin State University in Nacogdoches, Texas; from 1970 to 1972 an instructor at City University of New York, Staten Island Community College, New York; from 1972 to 1976 an instructor in the Department of Language, College of Mt. St. Vincent, Bronx, New York. Also at the same time he was an instructor at State University of New York, Farmingdale, New York, and an instructor at York College of the City University of New York, Jamaica, New York. From 1976 to 1978 he was a teaching assistant at the University of Florida, Gainesville, Florida. Since 1978 he has been an instructor at West Georgia College, 234

PAGE 244

?.3S Carrol! ton, Georgia. Al so, during 1969 to 1980 he was engaged as a newscaster and journalist in some of the above universities as well the Spanish editor of The Tablet newspaper. He is married to Mara del Carmen GonzcTlez, who is currentl pursuing her doctrate in the same field.

PAGE 245

I certify that I have read this study and that in my opinin it conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy. Ivan A. Schulman, Chairman Gradate Research Professor of Romance Languages and Literatures I certify that I have read this study and that in my opinin it conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy. ornando Ibarra Associate Professo and Literatures of Romance Languages I certify that I have read this study and that in my opinin it conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy. Professor of Romance Unguges and Literatures

PAGE 246

I certify that I have read this study and that in my opinin it conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy. I certify that I have read this study and that in my opinin it conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy. This dissertation was submitted to the Gradate Faculty of the Department of Romance Languages and Literatures in the College of Liberal Arts and Sciences and to the Gradate Council and was accepted as partial fulfillment of the requirements for the degree of Doctor of Philosophy. August 1980 Lyl* Nelson McAlister Distinguished Service Professor of History David Bushnell Professor of History Dean, Gradate School


213
Esta figura del tipo econmico no esta"" retratada por Meza
totalmente carente de afectos, ya que en alguna que otra ocasin, los
muestra a su hija Mara. Sin embargo, don Aniceto, no vacila en sobre
poner su ambicin de dinero al cario de padre; llegado el momento,
utiliza a la muchacha al entregrsela en matrimonio a su socio Salustia-
no, para consumar as el tendero sus propsitos. La sociedad de estos
dos hombres se basa en la utilidad ya que Aniceto se mantiene unido
a Salustiano para aprovechar los conocimientos mercantiles de ste,
quien, a su vez. utiliza el capital del socio para su provecho. No
hay lugar para la caridad en el tipo econmico; el protagonista de
esta novela de Meza lleva su egosmo hasta el extreno de provocar el
incendio que le cuesta la vida al pobre Clixto, adems de maltratar
a los infelices que encuentra en su camino.
La actitud econmica de don Aniceto se mantiene inalterable
a travs de toda la obra. Ahora bien, no podemos decir que sea un tipo
mono'tono, la trayectoria de las figuras de Ramon Meza esta' trazada de
una manera firme y al mismo tiempo, variada. El protagonista de esta
novela, en su bsqueda de capital, desempea diferentes oficios; tra
baja de panadero, corredor de bolsa, tendero y termina su carrera
econmica como concejal. Estos cambios de profesin no indican que
don Aniceto mude de personalidad sino solamente de medio de subsisten
cia, pero al dirigirse a su objetivo, recorre diversos caminos. De
todos estos oficios, el de tendero es el que mas se ajusta el molde
dado por el autor.
Por otra parte, mucho se ha hablado de la capacidad de Balzac
de captar hombres y objetos con curiosidad crtica, para luego


1
this division we have taken into consideration the attitude that moti
vated the actions and goals of these figures in the world of the novel.
We have called ideal types those whose actions are motivated
by feeling and emotions which separate them from the general tendencies
of the social environment. The ideal types have been classified into
the idealized and the psychosocial types. The latter have been sub
divided into the following types: erotic, voluble, weak and aesthetic.
The social types are projected by Meza in accordance with their
relations to society. Through them, the author gives us an idea of the
social structure of his time: racial, bureaucratic and economical
aspects as well as elements of the local color. We have divided the
social types into "costumbristas" and socio-economic. The "costum
bristas" are natives or foreigners adapted to the country. They reflect
the immigration problem of the Island and the typical characteristics
of the nation, its local flavor and idiosyncracies. The socio-
economical types have been subdivided according to the level they occupy
in society and the kind of work they do; their relation to society is
based on their economic background.
We have also examined the feminine types according to their
position in society. We have studied the ethnic types: the black, the
mulatto, the "liberto" and the Chinese. Each shows the tensions and
prejudices that existed in Cuba at the end of the "Guerra Grande." The
socio-economic types have been divided into four categories: the politi
cal, the economic, the theoretical and the social.
Meza's world vision is stated in contrasts. In his narratives
the dualism are reality and appearance, the new and the old and the
v i i i


CAPITULO IV
LA SOCIEDAD EN LAS NOVELAS DE
CRITICA SOCIAL
El duelo de mi vecino (1885) es la primera novela publicada en
froma de libro por Ramn Meza y Surez Incla'n. Es una obra menor, pero
de crrtica social y de costumbres. En ella, el autor presenta una
sociedad desocupada en donde predominan la chismografi'a y la fanfarronera
de varios individuos, as como los miembros parsitos de la misma, los
que explotan los duelos, y el qu dirn.
En El duelo de mi vecino, la sociedad, en funcin de la opinin
publica, va a ser la fuerza motriz, el eje estructurador de la accin,
elemento configurador de mundo en esta obra.
Meza comienza su novela con comentarios sueltos, portavoces de
la "vox populi":
--El seor Olern se bate.
--Olern est desafiado.
--Manana acudir^ Olern al terreno del honor a vengar
una ofrentaJ
Esta sociedad cubana, basada en el falso honor y en el que* dirn,
es la que mueve la accin de la novela. Los duelos, lastre social de
la colonia espaola, fueron muy populares en la Isla, sobre todo a
finales del siglo XIX. Estos trajeron una secuela de individos parsi
tos que explotaban el prurito del honor para el beneficio personal.
Entre ellos, tenemos al fanfarrn, experto en el uso de la espada y de
las armas de fuego, quien retaba, para lucirse, a pobres infelices que
74


32
con las conspiraciones de La Escalera, la de Los Rayos y Soles de Bolivar
y varias ms. La inquietud del gobierno espaol aumento* con las
expediciones de Narciso Lpez, quien fue fusilado el primero de sep
tiembre de 1851.
Figura destacada del reformismo es Domingo del Monte. Sus
tertulias literarias tuvieron gran influencia en aquella poca. Del
Monte, en parte, movido por el miedo de los criollos ricos a que Cuba
se convirtiera en una repblica negra, y en parte, debido a que las
cuestiones polticas de este perodo se contemplaban desde el marco
de la formacin del carcter y de la moral, auspicio obras como La
autobiografa de un esclavo, de Manzano, y, Francisco, El ingenio o
Las delicias del campo, de Anselmo Surez y Romero. Se vivan momentos
de descontento entre los hacendados y de represiones feroces por parte
del gobierno, a las cuales haba que ponerle coto:
A este efecto, la ley penal de 2 de marzo de 1845 tra
taba, primero, de imponer penas contra la trata; segundo,
contentar a Londres y satisfacer la opinion publica cubana
y, por ultimo, disminuir gradualmente--como pedan los
hombres de letras--los peligros internos a que estaba
expuesta la Isla con la proporcin cada da mayor de
esclavos.4
En esa poca, y como consecuencia de los problemas que la Isla
confrontaba, surgieron los movimientos del anexionismo y del reformismo,
que pretendan la proteccin norteamericana y espaola, respectivamente.
Gaspar Betancourt Cisneros, fue la figura principal del movimiento
anexionista y Jos Antonio Saco, lo fue del reformista. Pensaban los
primeros, que al unir Cuba a Estados Unidos, podrian conservar sus
esclavos y duplicar la poblacin blanca en un termino de veinte anos.


227
^Spranger, p. 11.
^Bertault, p. 140.
^Matas Montes Huidobro, Persona, vida y mascara en el teatro
cubano (Miami: Ediciones Universal, 1973), p. 71.
78 / /
Jose Lezama Lima, "Ramon Meza: Tersitismo y claro enigma,"
Cuba en la UNESCO, p. 21.
^Meza, Mi tio, pp. 160, 161 y 163.
^Meza, Mi tio, p. 223.
Ol /
Meza, Mi tio, p. 230.
^Meza, Mi tio, pp. 262-263.
83
Meza, Don Aniceto, p. 62.
^Spranger, p. 173.
^Spranger, p. 170.
^Meza, Mi tio, pp. 44 y 45.
07
Bertault, p. 146.
88
Meza, Don Aniceto, p. 151.


202
una de estas formas, pero existe una diferencia cuando el hombre dirige
su atencio'n hacia uno de estos valores individuales o se concentra en
40
la cualidad formal de tener poder.
Una vez ms, debemos recurrir a la comparacin entre Meza y
Balzac. Ambos escritores tienen personajes movidos por diferentes
impulsos y actitudes. El novelista francs represent'en un inmenso
escenario la civilizacin de su pas durante el siglo XIX. Sus figuras
encarnan virtudes, grandezas, fricciones, frivolidades de la clase
media, crmenes y, por ltimo, vulgaridades de la nobleza. Las criaturas
Balzacianas se comportan segn el grupo social a que pertenecen; sus
caractersticas varan de acuerdo con el ambiente, las costumbres y los
valores de un determinado conglomerado humano. Casi siempre, sus
nombres tienen un significado especial, son la alegora de la pasin
o la virtud. No obstante, debemos sealar, que en este autor los tipos
de avaricia difieren segn las caractersticas de los personajesEl
impulso primordial, la fuerza motriz que gua a las figuras creadas por
Ramn Meza tambin vara segn los diferentes tipos que el autor nos
retrata. La actitud principal de Vicente Cuevas ante la vida es el
deseo de poder y la de don Aniceto, es la de hacer dinero. El autor
cubano, desde las primeras pginas de Mi ti o el empleado, ofrece el lec
tor la caracterstica principal de su protagonista, quien llega a La
Habana en busca de una posicin elevada: "--¡Pues nada! me ha extraviado
la carta de recomendacin del ilustre marque's de Casa Vetusta, que me
42
daba el mejor destino de Cuba."
Esta actitud inicial del tipo creado por Meza, no slo se man
tendr a lo largo de la obra, sino que ir en aumento. Las burlas de que
I


219
Al estudiar estas figuras en las novelas de Meza hay que tomar en cuenta
la vision del mundo del autor, en la que los valores han perdido su
antiguo significado y se han degradado. La generacin de Meza atraviesa
un per-iodo de cambio y de remolde donde la incertidumbre hace sentir su
presencia en todas las manifestaciones de la vida; ademas, un espritu
como el de Meza, altamente este'tico, se rebela contra la vulgaridad que
imperaba en el sector dominante de la sociedad.
Por otra parte, como hemos explicado, las figuras creadas por
Meza y por Balzac permanecen inalterables al trazado inicial dado por sus
autores. Ahora bien, entre ambos escritores existe un gran diferencia
en cuanto a las fuentes donde se inspiraron. Este aspecto es decisivo
en el trazado de sus tipos. Las criaturas y los retratos de Balzac
surgen de la tradicin clasica, particularmente de los moralistas fran
ceses, quienes mediante el anlisis de caracteres fijos proyectan la
imagen del mundo en lo abstracto, fuera de la realidad/^ En cambio,
los tipos del autor cubano tienen su tradicin en el teatro bufo, genero
cubano que gozd'de popularidad por su cariz antigubernamental durante la
x 77 ^
poca del gobierno espaol en la Isla. Las paginas de Meza tienen algo
s y"
de la bufonera melanclica cubana; "inflan la broma" para despus dar
s' _
el pequeo alfilerazo benevolo de la compasin que no desdea al pobre
78
diablo, sino que ya quiere empezar a hablar con su sombra. Esta
diferencia de origen hace que los personajes de Balzac sean tradicionales
y los tipos de Meza, caricaturescos.
En el novelista cubano hay dos tipos teo'ricos, ms bien, carica-
turas del mismo: don Mateo, el maestro que aparece en Mi ti o el empleado,


84
La pareja realiza su proyecto con la idea de casarse, pero el resultado
es que aquella sociedad termina separndolos. Triunfan las convenien
cias sociales que hacen que Joaquin sea mandado al extranjero y que
Carmela quede desamparada con su hijo, al que es necesario ocultar y
hacer pasar como sobrino de la protagonista.
En aquella sociedad, llamar mulato o negro a una persona, era
proferirle un insulto, sobre todo, si sta quera ascender racial y
socialmente.
La joven bailaba divinamente a juzgar por el voto de los
expectadores de la ventana y alguno los del terrado.
--Esa sf, decan por detrs de Tocineta, esa sf que se
conoce que tiene sangre de . .
--Chist, Trinidad, alabado sea Dios, que lengua
tienes . .
--Y que", hija? que" tiene eso de particular . ?
--Te callas, o me largo de aqu?^
Esto suceda en una de las reuniones que con frecuencia se cele~
braban en casa de doa Justa y Carmela. El novelista pone de manifiesto
las murmuraciones de aquella sociedad; Muchas personas decan que la
seora tena estas reuniones en la casa para buscar un novio a su ahijada
y que gustaba codearse con gente de ms categora que ella, pues, sin
serlo, quera pasar por blanca. No estaban desorientados los que as"
20
pensaban; en estas habladuras haba mucha envidia/
Los que as"comentaban eran espectadores que miraban desde afuera,
a travs de la ventana, para burlarse de los de adentro. Esta costumbre
era frecuente, a juzgar por las menciones que de ella tambin hace Meza
en otra de sus novelas, Mi to el empleado. Se recordar" los comentarios
que hace Villaverde, en Cecilia Vald's, al respecto. Era esta una socie
dad frustrada, pendenciera, bulliciosa y desocupada. Aquella gente vivia


73
Meza. "Julian del Casal," Homenaje a Ramon Meza y Sua'rez Incln
(Cuba: Comisin Nacional de la UNESCO, 1961), pp. 209 y 210.
23 / /
Mario Parajon, "El autor de Carmela y Mi to el empleado,"
Cuba en la UNESCO, 1961, p. 38.


165
murmullo del agua de la cascada, ... y pensaba que
all en aquel jardn, se haban deslizado plcidas, . .
las horas de su niez, entonces sentase como atrada,
como ligada a las flores . y cuando recordaba lo
que se habla divertido en La Habana ... y se repre
sentaban en su fantasa con disfrazados y tentadores en
cantos, . los paseos, . las reuniones, donde
tantos jovenes mejor vestidos y de ms agraciado rostro
que Romn, le haban dedicado flores mas olorosas y gratas
para ella que las de su jardn . entonces le molestaba
la apacible belleza del jardn, . causbale igual
efecto que un aullido el dulce suspiro de la brisa . .
y para evitar el cansancio y fastidio que le produca
aquella inalterable tranquilidad que la rodeaba, entraba
en la gruta, . .26
Julin, como Blanca, es tambin un individuo voluble, pero su
superficialidad y egoismo lo separan de los tipos ideales porque su
motivacin es de orden economico-social. Por esto ser""estudiado dentro
de esta clasificacin.
E.n la variedad de matices dentro de un mismo grupo, existen seme
janzas entre las figuras creadas por Balzac y por Meza. Las descrip-
ciones sicolgicas de Balzac no conllevan a la excesiva esquematizacion,
al contrario, dejan un sello personal hecho de infinitos tonos. Es
esto lo que le da vida a tipos similares; como en el mundo real, su
trabajo contiene diferentes tonos de una misma categora.^ Las figu
ras de Meza tienen caractersticas diferentes y su tipologa es mucho
menor que la de Balzac, en cuyas obras aparecen cerca de dos mil perso
najes. Sin embargo, en las criaturas retradas por el novelista cubano
se observan distintas tonalidades dentro de una misma tipologa, como
en el caso de Blanca y Julin.
El tipo de'bil
Otros dos tipos ideales que no llegan a realizar su amor puro
y verdadero, porque la sociedad lo frustra, son los de Emilio y Mara,


62
utiliza el recurso onricosueo o pesadillapara mostrar los dos
aspectos de la sociedad: el placentero, cercano a la naturaleza e ideali
zado, y el bullicioso y carente de valores, encarnado por la burguesa
habanera. A Blanca le parece un sueo todo este mundo, nuevo para
ella; le parece haberlo vivido en alguno ocasin, o quiz/s, sofodo. Ella
no lo puede precisar.
Le pareca que todo haba sido como un sueo agradable, pero
no nuevo, que ya lo haba soado alguna vez . entre las
movibles hojas de los rboles; ... a travs de las crista
linas aguas de la fuente, del arroyo, del lago . volaban
en su fantasa como en mgico caos uno en pos de los otros,
los espectculos a que haba asistido: el banquete ... en
el cual se haba sentado a su lado un joven fino, amable.
. . Esto se le presentaba en primer teVmino a manera de
luciente puerta de oro por donde haba penetrado a un mundo de
placeres presentidos, . los bailes . los teatros, los
paseos, las reuniones.10
Estas nuevas experiencias le eran agradables. Recordaba con
desagrado el jardn de la casa familiar que antao le era tan placentero.
El paisaje era para ella un espectcula lujurioso y senta compasin
hacia "el pobre" Roma'n.
En contraste con el cambio de Blanca, el autor destaca la
tristeza de Roman, quien empezaba a perder sus ilusiones, pero segua
encontrando refugio en la naturaleza. Sin saberlo, sin que pudieran
darse cuenta, los dos enamorados iban distancindose. Surga entre
ellos una barrera inexpugnable. La sociedad, indiferente ante las cosas
sencillas y burlona frente a los valores verdaderos, haba sembrado
entre ellos las semilla de la separacio'n. Blanca, deslumbrada ante las
nuevas perspectivas que surgan ante ella, se olvida de Romn y se casa
con Julin.


NOTA PRELIMINAR
El escritor cubano Ramo'n Meza y SuaVez Incla'n, 1861-1911, tuvo
una gran preocupacin social por los males que aquejaban a su patria.
Esta inquietud del novelista se manifiesta en su obra literaria.
La obra narrativa de Meza comprende novelas, artculos de
costumbres, una pieza de teatro y crtica literaria. Este trabajo se
ocupara/de su obra novelstica, siete novelas en total: Flores y cala
bazas, En un pueblo de La Florida, Ultimas paginas, El duelo de mi
vecino, Carmela, Mi to el empleado y Don Aniceto el tenderoJ Ellas
de por s ofrecen la visin del mundo del escritor y, a la vez, dan
una idea de la crisis social que experimento' Cuba hacia los finales
del siglo decimonono.
Un acercamiento a este tema requiere una metodologa socio
lgica que lleve a la comprensin de los problemas socio-econdmicos,
de las costumbres y de los tipos de la Cuba finisecular. Sin embargo,
debe advertirse que no se ha seguido aqu un me'todo especfico, sino
que se ha querido entresacar de la proyeccin novelstica que se
estudia, la visio'n que de la sociedad tena el escritor. Adems, a
travs de las criaturas creadas por el artista, se ha intentado esta
blecer una tipologa literaria que comprenda los tipos ideales, custum-
bristas, ya sean nacionales o adaptados al pas y los socio-econmicos
que reflejan aspectos importantes de la problemtica cubana de la e'poca.
1


?35
Carrollton, Georgia. Also, during 1969 to 1980 he was engaged as a
newscaster and journalist in some of the above universities as well as
the Spanish editor of The Tablet newspaper.
He is married to Maria del Carmen Gonzlez, who is currently
pursuing her doctorate in the same field.


42
religiosa. Sin embargo, paradjicamente, los negros y los mestizos
eran los que practicaban la religin con mas fe y casi siempre, par-
ticipaban en las procesiones religiosas. En la obra novelstica de
Meza puede observarse este aspecto de la sociedad cubana de fines de
siglo. El escritor presenta una sociedad carente de valores espiri
tuales y religiosos. La nica persona a quien Meza concede estos
sentimientos es doa Juta, la mestiza madre de Carmela. En Mi to el
empleado y en Don Aniceto el tendero, la aristocracia blanca slo
asiste a la iglesia por motivos sociales--recue/rdese las bodas de
Joaqun y su prima (Carmela), pertenecientes ambos a la alta sociedad
habanera, y las de Mara y Salustiano as como la de Clotilde y el
conde Coveorepresentantes de la nueva burguesa del dinero.
Al describir escenas de la iglesia, Meza, en varias ocasiones,
ofrece un cuadro pintoresco del pueblo aglomerado en el exterior
junto a la puerta de estos recintos. A travs de esos pasajes, se pone
/
de manifiesto, la curiosidad de una parte de la sociedad que veia en
las bodas una diversioi. Viajeros y cronistas que visitaron La
Habana dan cuenta de este aspecto social referente a los motines
22
y las reuniones frente a las iglesias.
La vestimenta y el lujo
El trato social entre las familias criollas era sincero pero
despreocupado y exista la tendencia a la igualdad en el vestir, lo ¡que
indicaba, entre ellos, la igualdad de condiciones. Desde luego, la
ropa era mas o menos lujosa, de acuerdo con las categoras sociales
determinadas por el dinero y el saber. En Mi to el empleado, Vicente


95
39 / /
influyen mutuamente. La yuxtaposicin de estos dos planosel onrico
y el real--produce la sofocacin de los personajes como smbolo de la
sofocacin de la sociedad cubana.
Con mucha frequencia, el novelista usa los contrastes de luz
y sombra en su obra novelada. En este contrapunteo pulsa las palpita
ciones de la sociedad de su poca, sin ideales espiruales, en la que el
afn de ciertos invididuos por enriquecerse, y el deseo de poder y de
gloria, constituyen la meta de la sociedad, que no tiene en cuenta, o
ignora la miseria humana, que es retratada por Meza con pinceladas
breves, como reflejos de luz y sombra. Son imgenes deformadas que
cruzan velozmente como acusadoras del mal que corroa al pas. Apare
cen como una luz negra que proyecta una sombra dentro de aquel brillo
aparente que da el ambiente de la novela y que describe la atmosfera
que se respiraba por aquellos das en la capital habanera la meta que
aquella sociedad, victoriosa y arrogante se haba trazado.
En Mi to el empleado, Meza da importancia a ciertos objetos,
por medio de los cuales va a describir dos aspectos principales de
aquella sociedad: el afn desmedido por el dinero y por el bienestar
material y los estados de aiimo depresivos de algunos personajes, movidos
por ese nico afn. El autor utiliza objetos fros, duros, cuya
brillantez va a destacarse en el conjunta de la novela: las piedras
preciosas, los relojes, las cadenas de oro y las joyas. De ah la
importancia de las escenas de la platera y la de la descripcin del
becerro de oro en la casa del conde Coveo. En esta ultima, el autor
destaca el brillo del oro:


96
Solo penetraba por entre el fino encaje de una cortina,
estrecha lnea de sol, que iba a iluminar, medio por medio,
una magnfica luna veneciana apoyada en una consola, sobre
la cual, entre dos jarrones de cincelado alabastro y otros
objetos de gran mrito, alzbase, en una especie de altar
o trono, una especie de becerro de oro.
Pero de noche, cuando la gran lmpara ornada de movibles
canelones de cristal derramaba su luz que se multiplicaba
en la luna de los espejos, en el barniz de los muebles y
en los adornos dorados y se coloreaba con todos los matices
del iris e iluminaba de lleno cuatro estatuas de estuco
colocadas en las esquinas, hacie'ndola destacar marcadamente
su silueta sobre la oscuridad del rincn, entonces lucia la
sala con todo su esplendor; y desde su alto y marmreo
pedestal, lanzaba intenssimos reflejos, como de fulgentes
llamas, el dorado becerrillo.40
Vincente Cuevas, convertido ya en el conde Coveo, rico y opulento,
rinde culto al "becerro de oro." Esto muestra cual era su dios, su
finalidad nica. La imagen de los espejos utilizada aqu por Meza, da
la dimension que el autor desea obtener: la de destacar y aumentar la
importancia de la estatuilla, que a su vez muestra el afa'n del personaje.
En efecto, la lampara de canelones, con su luz intensa hace resaltarlos
destellos y reflejos dorados que emanan de aquel objeto, el que es, a
su vez, un reflejo de la mente del conde Coveo. Con esto, el autor
esta^mostrando la vaciedad de aquella sociedad materialista, fra, sin
valores del espritu. No hay en el Conde un momento en el que valore
la espiritualidad. Juan E. Cirlot, serala en su Diccionario de smbolos
que Freud y Gubernatis han observado que muchas veces se asocian las
cosas que carecen de valor con las que ms lo tienen. En leyendas y
cuentos folklricos existe la increble asociacin entre el excremento
y el oro. Esta relacio'n ya se observa en la alquimia entre los elementos
que forman el principio y el fin del proceso de transmutacin. Dicho
simbolismo se encuentra tambie'n en la frase de Nietzsche: desde lo mas


128
dicha por personas mayores. La actitud de Meza es de desprecio ante
esta costumbre de la clase baja de burlarse sin respeto alguno de
aquellas personas que lucan diferentes, especialmente cuando haban
venido a menos.
^ Y el infeliz disputaba, luchaba el solo, como un
heroe, contra toda aquella multitud amenazndola, vitu
perndola, volvindole bruscamente las espaldas para
mostrarle su desprecio.
Pero era initil: buscbase dar pbulo a las risotadas
y aumentar la diversin provocando la clera del infeliz,
a cada paso ms tristemente cmica, puesto que a medida
que creca, era ms inofensiva.
La vision del mundo de Meza se muestra en el nfasis con que
dignifica a este pobre hombre que representa la clase social defendida
por el autor, y con la irona y sarcasmo que emplea al referirse a la
nueva clase.
Ya se ha visto como Meza ironiza a don Aniceto y a Salustiano
y su falta de clase. Tambieli, el autor dirige sus frases agudas hacia
los comerciantes pudientes, establecidos en La Habana con anterioridad,
que, poco a poco, dejados llevar por las apariencias, iban dndole
entrada a los dos socios arribistas:
Los aristocrticos compaeros del gremio, es decir,
los colegas de la calle de la Muralla y Mercaderes, que
teniendo grandes almacenes no se rebajaban a vender al
detalle, le entregaban ya la mercanca a plazos, sin
inconveniente alguno.9
Entre estos mismos espaoles de la clase dominante existan
comentarios sarcsticos cuando se referan los unos a los otros. Don
Aniceto llama al usurero don Onofre "aquel ingls falsificado," a pesar
de haberle prestado el viejo una alta cantidad de dinero. Meza comenta
como el prestamista haba hecho su capital en dos aos, lo que presupo
ne componendas y la consiguiente inmoralidad.


224
Notas
^Meza, Carmela, p. 14.
?
Meza, Dj>n Aniceto, p. 157.
^Meza, "El carbonero," Cuba en la UNESCO, pp. 140 y 141.
4
Meza, Don Aniceto, p. 48.
^Meza, Carmela, pp. 183-184.
Sleza, "La verbena de San Juan," Cuba en la UNESCO, pp. 143-
145.
^Meza, Mi to, pp. 19 y 22.
^Meza, El duelo, p. 12.
9
Meza, Ultimas paginas, p. 180.
^Meza, Carmela, pp. 88 y 89.
^Meza, Flores y calabazas, p. 96.
12Meza, Mi to, p. 95.
13
Felipe Bertault, Balzac and the Human Comedy, pp. 131 y 132.
14Mezas, Flores y calabazas, p. 59.
15
Meza, Carmela, p. 85.
16Meza, Mi tio, p. 203.
^Meza, Mi to, p. 293.
^Rafael Marfa Merchaf, carta a Ramon Meza, Bogota^, mayo de
1890, Cuba en la UNESCO, p. 83.
19
Meza, Carmela, p. 46.
20
Spranger, p. 211.
^Meza, Carmela, p. 178.
22
Meza, Carmela, p. 177.
Meza, Ultimas paginas, p. 119.
24 /
Meza, Ultimas paginas, p. 181.


CONCLUSION
/ ^
Hemos visto como Ramon Meza y Suarez Inclan refleja en su
novelstica la crisis que experimenta Cuba a finales del siglo XIX,
producida por el fracaso de La Guerra Grande que deja un vacio espiritual
y econmico en el pueblo cubano.
En las paginas de sus novelas aparece retratada de la clase
social de los arribistas, quienes aprovechan en su beneficio personal,
las circunstancias socio-economicas por las que atraviesa el pas. Al
mismo tiempo, el autor presenta la situacin de los criollos venidos
a menos, as" como la de los miembros mas humildes de aquel conglomerado
social.
A travels de los tipos literarios creados por Meza, los cuales
son un producto de la sociedad que retrata, hemos seTalado el conflicto
interior existente en la Isla. La visin del mundo del novelista nos
es dada por medio de contrastes. En su narrativa est patente la lucha
entre la realidad y las apariencias; lo nuevo y lo viejo; los valores
positivos y la falta de autenticidad. Su concepcin del mundo oscila
entre una actitud aristocrtica hacia la clase arribista, a la que
considera con poder pero inculta e incapacitada, y una manifiesta sim
pata por los criollos cultos obligados a vivir en la miseria. Tambin
hemos observado la actitud paternalista de Meza hacia las clases necesi
tadas.
228


48
se apoya en esta costumbre cubana del buen comer para destacar la ambi
cin insaciable que denotaba la burocracia administrativa, al "devorar
vidas humanas" con tal de conseguir dinero:
El comer es parte principal de Mi tu el empleado;
come pan y sardinas en la fonda donde llega; come a Char
treuse tendido en su casa de soltero, . come a chaleco
abierto, en casa de su suegra difunta rodeado de coroneles
y cannicos; come con su secretario a traga mesa cuando
preside ^n el teatro lleno de luces que no se saben apagar,
el festin patritico: "¡daba gusto ver comer a aquellos dos
hombres!"3u
En otras novelas la comida es tambin elemento destacado. En
Carmela es vehculo de do Justa para congraciarse con el pretendiente
de su hija; en Don Aniceto la comida sirve para marcar las diferencias
sociales entre dueos y empleados de confianza y dependientes; y, en
Flores y calabazas, sirve para introducir a la protagonista en el mundo
social habanero. Finalmente, Meza destaca la frivolidad social en El
duelo de mi vecino, a travs de la cena de los huespedes de la pension,
quienes, mientran comen, usan bromas a costa de un pobre hombre que
puede morir en pocas horas. En Don Aniceto el tendero, la comida toma
otra cariz social: el del ahorro. En la tienda hay un cocinero chino
porque compra mucho con poco dinero y esto permite al tendero ahorrar
lo ms posible mientras espera el momento de enriquecerse.
Las casas tienen un lugar destacado en la novelstica de Meza.
Adquieren un valor simblico que seala el carcter y los estados
anmicos de las personas que las habitan. Representan un querer escapar
de un mundo materialista, ambicioso, lleno de vanidad, y de un ambiente
carente de humanidad. En ellas hay indicio de cubana; son el nico
tesoro que esa sociedad no puede arrebatar al criollo, que con nostalgia,


CAPITULO V
LOS TIPOS IDEALES
- Meza y Balzac
Las novelas de Honorato de Balzac fueron ledas con inters en
el crculo de intelectuales cubanos, ya mencionado. En la obra de
Meza se observa la influencia que el garn novelista trance's tuvo en
el escritor cubano. En este captulo veremos las semejanzas y
diferencias entre los dos autores. Luego, haremos un estudio de la
tipologa creada por Meza en sus novelas.
Balzac, en su introduccin a La comedia humana, destaca tres
tipos importantes: el moral, el filosfico y el social, basados en las
escalas humanas y animales. Balzac ve un paralelo entre la humanidad
y el reino animal, en cuanto a unidad de composicinJ Por eso, el
escritor, para el desarrollo de sus caracteres, se basc en la ley de las
especies animales en armona con el ambiente en el cual se desenvolvan.
Esta es la fuente generadora y la unidad de La comedia humana. El
escritor no poda ser un hombre sino parte de un sistema, ya que el
hombre en s era el resultado de todo un sistema.
Para el autor francs, la novela era la historia de los valores
sociales, las maneras, las costumbres y la moralidad, la gran historia
del hombre y la sociedad; el historiador sera la propia sociedad, y
l, Balzac, solamente el secretario de su poca. Su funcin fue la de
expresar en palabras cada una de las fases del mundo social en pequeas
147


192
mendigas esperando en fila para conseguir la limosna que tradicionalmente
se reparta los viernes. El autor utiliza esta figura en una forma ms
desarrollada en su novela Ultimas pginas, donde aparecen dos parejas
de mendigas: Antonia y su madre y las hermanas de Pablo. Meza presenta
estos tipos con simpata, pero sobre todo, con compasin:
En el patio, bajo el granado, cubierta de vendajes y harapos,
arrebujada con unas gruesas mantas, entre los de ropa
desgarrada y algunos miserables trastajos plegue a ver a
la pobre mendiga, madre de Antonia. Pareca un espectro.3
En esta descripcin vemos como el autor utiliza la naturaleza
para darle un valor sentimental, a lo que est narrando: "bajo el granado."
El novelista idealiza a Luisa y a Aurora, quienes, al final de la novela,
convertidas en mendigas, van a presenciar el desalojo de los muebles de
la casa que antes les perteneca. Meza consigue, mediante la palabra, la
exteriorizacidn de los sentimientos, dados a travs del valor de los
objetos, la naturaleza y el paisaje. Para lograrlo, utiliza el recurso
de que una de las hermanas era ciega y conseguir as fuerza narrativa de
labios de la otra hermana:
--Al 1estaba su tocador . ven por aqu Adela . .
vamos al patio ... ya no estc el granado, ni la higuera,
ni tampoco las tinasjde las verbenas ... en este lado nos
sentamos a ver las laminas de aquellos hermosos albums.
.24
Por otra parte, por medio de la ceguera de Adela, el escritor
utiliza los sentidos para indicar el paso del tiempo en la inalterable
presencia de la ciudad. De esta manera, quedan fundidos tipo y paisaje
urbano:
Un instante detvose a or, con una tristeza creciente
que se marcaba a las claras en su rostro, la pobre ciega:
conocio por el distinto timbre, con que marcaban los cuartos


123
hombre, ya que en el ambiente en que viva resultaba difcil para una
mujer sola el poder subsistir y defenderse en aquella sociedad. Al
mismo tiempo, esto haca que el hombre abusara de su posicin con
respecto a su esposa. Ya se ha visto en otras novelas, cmo en las
obras de Meza la sociedad frustra el amor y los matrimonios no se
realizan por amor, sino por conveniencias sociales. Dicha situacin
afecta tanto al hombre como a la mujer. Este, ve en aquella, un instru
ment para alcanzar los fines que se ha propuesto: el ascenso econmico
y social, y la esposa est sometida a los designios del marido. El
papel de la mujer en las novelas de Meza no es el de compaera del
hombre, sino el de artculo que se utiliza de acuerdo con las conve
niencias del momento: se enfreta con los acreedores, se oculta cuando
molesta, se exhibe, adornada de ricas joyas y luciendo lujosos vestidos
cuando conviene aparentar riqueza; calla cuando se le manda a callar,
y, habla lo que se le seala que diga y en el momento en que se le dice
La mujer, al mismo tiempo, sacrifica el amor. Este es el precio que
tiene que pagar a aquella sociedad, a cambio del apoyo econmico que
el hombre puede brindarle y que ella no est en condiciones de obtener
por s misma. Sin embargo, hay que notar que en la figura de la ta
de Blanca y en doa Justa, madre de Carmela, carentes del apoyo mascu
lino, hay una determinacin y una responsabilidad ante la vida que no
tienen los otras.
En cuanto la mujer se casa y cambia su estado civil, no es una
figura querida o respetada, sino que pasa a un segundo plano:
En el otro, es decir, frente a Salustiano y Mara, iban
doa Adelaida y don Aniceto. Aquella abanicndose y
poniendo el mayour cuidado en desempear su papel con su


115
Esa "claridad indecisa, azulosa, como niebla," que describe el
novelista, tiene un simbolismo social. En aquella poca se acentuaban
las diferencias entre cubanos y espaoles. No existia cordialidad
entre ellos, ya que en las reuniones a que ambos concurran, se notaba
el ambiente caldeado, la tendencia de uno de los dos bandos a dominar
al otro. Las mujeres cubanas denotaban una marcada preferencia por
el color azul, mientras que las espaolizantes tendan a usar el color
Y antes quela sombra envolviera del todo aquella como
colosal cristal izacicfn de enorme masa de espato que formaba
la ciudad, surgan de pronto relmpagos amarillentos. Ora
era un farol que iluminaba el ngulo de una alta esquina;
ora un punto de luz que se mostraba al travs de los
barrotes de lejana ventanilla; ora una vidriera que recor
taba firmemente su cuadro sobre el negro fondo que le
rodeaba. En lo alto, molinos, almenas, ventiladores, para
rrayos y garitas parecan extraos dibujos negros sobre el
cielo, claro aun por algunos lados.64
Si se mira con detenimiento esta descripcio'n de la ciudad,
puede pensarse que el novelista, mediante la estilstica del silencio,
emplea una serie de objetos que simbolizan los elementos cubanos, los que
luego contrapone, contrastndolos con elementos espaoles, dados tambin
en forma simblica. De esta manera, presenta el ambiente de tension
social imperante en Cuba. Lo cubano esta representado en los quinqus,
en el cedro, en la azotea, en el difano color azul del cielo habanero;
lo espaol son los elementos disociadores, los refjejos amarillos, los
relmpagos, indicios del principio de la llama que se filtra a travs
del cielo cubano, descrito mediante el uso del color "azul indeciso."
Esta descripcin simblica del ambiente social esta enmarcada en un fondo
negro y rojo que representa la represin en la Isla. El negro tiene el


99
exponentes de esa vision contrastada del mundo: nada dicen del hambre
y la miseria que sufran gran parte de los cubanos, sino que son
portavoces de los intereses superficiales que la sociedad quiere desta
car.
A travs de la "estilstica de la ausencia," el novelista
destaca un mundo de apariencias. En otras obras de Meza, se observa
el tema del amor frustrado. La hija de don Aniceto, el tendero, no se
casa con el joven a quien quiere, porque su padre le busca un preten
diente, acorde a sus aspiraciones de ascender en la escala social. El
matrimonio de Roman y Blanca, esimpedido por la sociedad. La joven se
une a un hombre rico, de buena posicin social, pero sin ningn valor
de orden espiritual. Esa misma sociedad frustra el amor entre Carmela
/ 45
y Joaqun, porque aquella es mulata y de inferior escala social a
la de ste. Antes, haba impedido la felicidad de la madre de Carmela,
por las mismas razones. Pablo, el personaje principal de Ultimas
pginas, suea con un amor que nunca se materializa; Vicente Cuevas
no se casa con Aurora, porque esta es rica y aquel "un don nadie," con
pretensiones de ascender en la escala social. Cuando Vicente, conver
tido en el conde Coveo, contrae matrimonio con Clotilde, muchacha rica
de la sociedad habanera, puede hacerlo, nicamente, porque ya el ha
llegado a ocupar, gracias a su dinero y posicin, un puesto destacado
en aquella sociedad, donde solo se tienen en cuenta los valores mate
riales, las influencias y el brillo de las apariencias.
Ademefs, en Mi to el empleado, el amor no existe. El conde
busca llenar el vaco de su vida. En su eleccin persigue aquellos


180
habanero" titulado "El carbonero," aparace el tipo de un chino que
luego presentar^ en dos de sus novelas; el asitico vendedor de carbn:
. . cruzaba como una gran sobra chinesca, negra, lenta,
con movimiento de patas y pescuezos medidos al sonoro
golpe del cencerro, el carbonero y su recua. . Por
esas calzadas, tristes, macilentos, silenciosos, bajan y
suben grupos de asiticos repartiendo, escarbando. . .
Este tipo popular se asemeja al presentado por Meza en la novela
Don Aniceto el tendero:
Por la cuadra oscura ya solo se vea un esculido asitico,
sombra infeliz de la miseria, que saco alfombro escarbaba
los barriles en busca de trapos para la fabrica de
papel. . .4
Debemos observar como el autor presenta sus tipos chinos a travs
de los mismos gestos y acciones. El novelista logra este efecto mediante
el uso del verbo escarbar, el sustantivo sombra y los adjetivos triste
o infeliz. Meza utiliza estas figuras esculidas, enmarcadas en conos
de sombra, para mostrar las injusticias sociales. La misma tcnica se
observa en la novela Carmel a:
Siguieron un largo y estrecho pasadizo al cual caan
los puertas de varios cuartos, abiertos unos, cerrados
otros y ocupados todos por una abigarrada colonia asitica.
. . Nadie poda sospechar que en el fondo de aquel
miserable tugurio que ola a opio y aceite hirviente por
los cuatro costados ... un desgreado y flaco compatriota
de Asaam vestido con aquella sempiterna blusa de color
carmelita y anchos pantalones azules. . Era todo
mezquino, pobre y repugnante. . .5
Como puede apreciarse, Meza muestra estas figuras chinescas
dentro de un marco de miseria. Al describir el ambiente da la sensacin
de distancia y longitud: "siguieron un largo y estrecho pasadizo," que
contribuyen a la distorsio^ de la figura del chino; todos son flacos,
esculidos, introducidos como espectros. Son exponentes de un aspecto
social negativo que el autor quiere destacar.


50
despertar bajo sacudidas de grandes pasiones o necesidades. Estos son
los factores con que cuenta Meza para el porvenir de la patria y en
los que pone su esperanza de un futuro mejor para la Isla--Emilio y
los jovenes bomberos, en Don Aniceto el tendero--as lo indican.
La naturaleza
Las crnicas de viajes sealan la atraccin que se siente ante
la contemplacin de la naturaleza cubana. Admiran los cronistas la
belleza exuberante del pas, el color verde de su vegetacin, sus
arboles, su paisaje. El criollo, como es natural, tena arraigado este
sentimiento muy dentro de su ser: "La atraccin tan poderosa de la
S 33
Naturaleza, la sumersin en todas las potencias de la vida. ..."
No es de extraar que Meza se aferre a este sentimiento. Muchos de sus
personajes buscan en la naturaleza, los valores positivos inexistentes
en el ambiente social. Flores y calabazas, Ultimas paginas y En un
pueblo de la Florida muestran el sentir del novelista al respecto.
Divisin de la novelstica de Meza
Ramn Meza, en su obra novelstica, no abarc toda la sociedad
cubana de su tiempo, pero s ciertos aspectos importantes de la misma.
Tampoco, como tratara Villaverde, se propuso Meza abarcar toda la
sociedad cubana en una sola novela. Por eso, es importante estudiar
cada pieza narrativa de Meza, por separado, para conocer qu* aspecto
de la sociedad trat" en cada una de ellas.
En Flores y calabazas, nos presenta el novelista cubano un
aspecto de la sociedad capitalina, superficial, ligera y falsa, en


56
Notas
^Jose' Antonio Portuondo, Bosquejo histrico de las letras
cubanas (La Habana: Ministerio de Relaciones Exteriores, Departamento
de Asuntos Culturales, Division de Publicaciones, 1960), p. 39.
2Lolo de la Torriente, La Habana de Cecilia Valdes, prologo
de Elias Entralgo (La Habana: Jess Montero, 1946), pp. 99, 100, 16
y 17.
^ose^M. Prez Cabrera, "Historia Social," Libro IV en ^Historia
de la nacin cubana, ed. por Ramiro Guerra y Snchez, Jose" M. Prez
Cabrera, Juan J. Remos y Emeterio S. Santovenia (La Habana: Editorial
Historia de la Nacin Cubana, S.A., 1952), IV, pp. 299 y 300.
^Lolt' de la Torriente, p. 199.
^Medardo Vitier, Las ideas en Cuba (La Habana; Editorial
Trpico, 1938), Tomo I, p. 140.
6Julio J. Le Riverend Brusone, "Historia Econmica," Libro IV,
Historia de la nacin cubana, VII, p. 151.
^Jose" M. Perez Cabrera, "Proceso social," Libro IV, Historia de
la nacin cubana, III, p. 313.
8
Perez Cabrera, Historia, IV, p. 314.
^Vitier, Las ideas, II, pp. 21, 22, 23.
^Le Riverend Brusone, Historia, VII, p. 152.
^Le Riverend Brusone, pp. 154 y 155.
1 a j
Jos" Rivero Muiz, "Esquema del movimiento obrero," Libro V,
Historia, VII, pp. 255 y 260.
13
Le Riverend Brusone, p. 255.
14
Le Riverend Brusone, p. 255.
15
Le Riverend Brusone, p. 255.
^Le Riverend Brusone, pp. 219 y 220.
^Elas Entralgo, "Historia social," Historia, IV, pp. 334,
335, 337, 339 y 340.
^Jose" Marti", citado por J. A. Portuondo, Bosquejo histrico
de las letras cubanas, p. 37.


156
Division de los tipos en Meza
Los tipos que presenta Meza son un producto de aquella sociedad
que proyecta en su narrativa. Son figuras literarias creadas por el
escritor, pero al mismo tiempo, son sacadas de la realidad cubana de
la e'poca y reflejan aspectos importantes de la misma. La tipologa
de Meza se ajusta a la division hecha de sus novelas en ideales y de
critica social.
Como se ha visto, el hombre, el medio, la cultura y la conciencia
nacional, han sido proyectados por Meza, directa o indirectamente en sus
novelas. Las criaturas creadas por el artista pueden dividirse en dos
categoras generales: tipos ideales y sociales.
Los tipos ideales cumplen una funcin narrativa que, aparente
mente, no es social. Dan la impresin de pertenecer mas al texto que
al contexto, pero, en Meza, son utilizados para mostrar, por contraste,
el rechazo social; son funcionales. Estos tipos aparecen en sus
novelas ideales y, como se ha explicado, son el reverso de la crtica
social del autor, ya que van a mostrar sta, a travs de su actitud de
rechazo a esa sociedad que los destruye y a la cual ellos no se sienten
ligados, sino excluidos. Estos tipos ideales se refugian en un mundo
interior y se apegan a los recuerdos de un pasado inexistente, o son
vctimas de la sociedad. Terminan por sucumbir ante la realidad
exterior, mas fuerte que ellos. Podemos tambin llamarlos sico sociales
ya que se definen por su relacin con la sociedad y desde su personali
dad. Ademas, en sus novelas, el escritor cubano presenta, en oposicin
a los tipos ideales, otras figuras que simbolizan la fuerza social


38
15
annimas daban la apariencia de un futuro de prosperidad. No obstante,
en el aTo de 1884, debido a una baja de precios del azcar y del tabaco
se produjo la quiebra de siete de las ms importantes casas de comercio
en Cuba,16 lo que demuestra lo inmininente de la crisis financiera. Los
nuevos grupos comerciales no se interesaban en el desarrollo interno
del pas sino en su propio bienestar econmico. Detras de estos
factores, y moviendo los hilos de la sociedad, estaba la ambicin per-'
sonal de aquellos comerciantes, quienes no vacilaban en usar toda clase
de recursos ilegales, contribuyendo as a la inmoralidad.
Esa corrupcin social de la poca se observa tambin en la
contratacin de mano de obra extranjera para trabajos agrcolas y del
azcar, que fue, desde el primer momento, otra forma de esclavitud. Por
esa necesidad de trabajadores se introdujeron en la Isla los primeros
chinos, quienes entraron as a formar parte de la sociedad cubana.
Es este otro elemento tnico que hay que tomar en cuenta al estudiar
la estructura de dicha sociedad.
El trafico de chinos se organizo comercialmente,; como la
trata de negros con asientos o contratos efectuados por compaas
dedicadas a ese negocio. Estos asiticos fueron trados para suplir la
mano de obra de los negros esclavos. Se fijaba como precio de cada
chino, la suma de ciento veinte y cinco pesos. En 1852 se concedi
autorizacin para introducir seis mil chinos. Se trataba de una
compra-venta, por medio de la cual, se les someta a la esclavitud.
En ocho aos llegaron a La Habana mas de treinta mil individuos de
esta raza. Se les tena por utiles en los trabajos del campo, inteli
gentes, constantes y de buen comportamiento. El rgimen de castigos


119
Al observador medianamente experto bastbale un
solo vistazo para clasificar aquella familia entre las
de clase plebeya que han logrado alcanzar, merced a la
poderosa palanca del capital, la misma linea que las
de la clase acomodada y educada en el refinamiento de
tradicional cultura.72
En esta cita puede notarse el repudio del autor hacia los nuevos
ricos. El embargo de los bienes de los cubanos que se mostraron parti
darios de la independencia durante la guerra, o que fueron sospechosos
de serlo, afecto la economa del pas y consecuentemente el orden
social. No fue una mera cuestin econmica ni un cambio social motivado
por el progreso de la nacin sino que hubo un desplazamiento de la
j 13
aristocracia criolla y surgi una nueva, la del dinero. Como es
natural estos "nuevos ricos" que se beneficiaban directamente de la
situacin poltica y social, se mostraron conservadores y adictos al
redimen de la colonia, mientras que los criollos venidos a menos
aumentaron su resentimiento en contra de la clase dominate. Es aqu
donde se produce la tensio'n entre las dos clases, con la consiguiente
ruptura y el rechazo por parte de los criollos de aquella nueve sociedad
considerada como advenediza. En esta situacin no es de extraar que
Meza, quien posea una solida educacio'n y cultura y quien perteneca
a una familia cubana de prestigio, destacara tanto la falta de "clase"
de los arribistas. De ahi^, su sarcasmo e irona existentes en estas
dos ultimas novelas y, especialmente, en Don Aniceto el tendero.
El novelista pone de manifiesto todo el mecanismo social
empleado por estos dos oportunistas--don Aniceto y Salustianoconoce-
dores de los resortes que mueven el engranaje econmico y social
imperantes. Seala, paso a paso, las artimaas de que se valen ambos


170
de la sociedad se sumerge en la contemplacin de los objetos. Este
aislamiento y la creacio'n de un mundo artificial en el que tiende a una
proyeccin animstica de aqullos, son un reflejo de la crisis de valo
res por la que el artista atravieza. Al mismo tiempo, son una protesta
contra la sociedad que Meza presenta, a travs del tipo de Pablo, y que
se materializa en la torre de marfil. El repliegue modernista hacia
la subjetividad, hacia la interiorizacin, es un antdoto artstico que
provee la defensa contra un mundo deshumanizado. La desintegracin del
protagonista es un reflejo de la desintegracin de su poca, es un
42
repudio subjetivo de un mundo sin sentido. Por medio de los objetos,
Pablo trata de recuperar el pasado:
Todo lo que hay ali es antiguo, usado, casi inser
vible. . Todos miraban de arriba a abajo, examinaban
y manoseaban aquellos objetos que con tanto carino y
respeto haba mirado yo siempre. . ¡Cada objeto que
se llevaban fuera de la casa formaba en ella un vaco
difcil de llenar, era un cumulo de recuerdos, que para
nadie tena valor alguno sino para m y quiza' tambin para
Antoni a
Pablo se resiste al paso del tiempo, de la vida, y quiere encon
trar en los objetos--que a pesar suyo tambin envejecen--la esencia
del pasado, los momentos y las experiencias vividas anos atrs y que solo
existen ahora en sus recuerdos:
Pablo, desde su silln, en que se hallaba sentado
la mayor parte del da, casi ciego ya, casi paraltico,
entablaba a ratos mudos monlogos con todos aquellos
objetos, compaeros suyos muy queridos, a quienes durante
toda su vida, solo cortos das haba abandonado.44
La apreciacin animstica de los objetos coincide en Pablo y en
el narrador de la novela. Esos objetos forman los recuerdos de toda
una vida, ya que Pablo pocas veces haba abandonado aquella casa. En el


136
acostumbrado paseo. La retreta era frecuente en La Habana. Una banda
militar situada en la Plaza de Armas, ejecutaba piezas musicales de
ocho a nueve de la noche, hora en que aquel sitio se llenaba de gente
de las clases alta y media, que acudian a escuchar y presenciar el
espectculo en sus carruajes, los que dejaban situados en los alrede
dores. Al final de la retreta, los concurrentes se dirigan a las
casas de refrescos y a los cafe's pro'ximos que se llenaban de animacin
105
hasta las diez y media de la noche.
Don Aniceto rara vez dejaba de salir por la tarde al
oscurecer, en coche. Y unos df*as se diriga al corro del
parque, recomendando a Adelaida y Mara, que invariable
mente le acompaaban, que siguieran paseando y volviesen
a buscarle a las diez; otros dias encaminbase a las
sociedades y reuniones ... y los ms a teatros y concier
tos
Este don Aniceto, de "posicin social," no camina las calles
habaneras como antes lo hiciera Aniceto el panadero, sino que utiliza
el coche como medio de transporte. A instancias de este, su mujer y su
hija, hacen lo mismo. A pesar de que, como se deduce de la novela,
cuando se habla de las dos tertulias, el parque y la tienda quedaban
cerca, el tendero y su familia usaban el coche para dirigirse a aquel.
Con esto Meza esta dando indicios de la indolencia y de las pretensiones
de aquella sociedad. Los cronistas extranjeros que escribieron sobre
la Isla se fijaron en este aspecto de la sociedad cubana de la poca y
le echaban la culpa al clima tropical. Sealaban que a los habitantes
del pas les costaba mucho trabajo moverse de un lugar a otro y que
utilizaban el coche con mas frecuencia que en ninguna otra parte. No
era usual que las mujeres de la clase alta salieran a pie a la calle.107


137
As* mismo, Meza describe al indolente marchante cuyo coche se detena
a la puerta del establecimiento de don Aniceto:
Escuchbanse tambin distintamente el rodar de los
coches, algunos que cesaban de pronto, y eran los que
se detenan a las puertas de la flamante tienda y a los
cuales salan a atender al punto don Aniceto, Salustiano
o Venancio, extremando su amabilidad y poniendo el sem
blante mas placentero del mundo. Las voces de don Aniceto
y Salustiano oanse a menudo entremezcladas con la descono
cida del marchante ocioso a las veces que mataba el tiemoo.
charlando mucho, registrndolo todo y no comprando nadaJ0
Otro de los factores componentes de la sociedad cubana que des
cribe el novelista es la monotona que se acentuaba en aquel conglome
rado carente de ideales, en el que privaban el egosmo y la falta de
sentimientos morales. En aquella poca, hubo en la Isla un gran movi
miento inmigratorio, como se ha dicho, principalmente de espaoles que
venan a hacer fortuna. En su mayora, con una concepcin unilateral
de la vida, en la que la nica razn para vivir era el amontar un
inq
capital. 3
En el silencio de la noche suba de la tienda . como
el rumor ahogado de extraa maquina. Oanse distintamente
aquel eterno cras-cras de las incansables tijeras del
camisero y del sastre y el ruido sordo que hacian las
piezas al caer del montn una sobre otra, el chirrido de
las medio oxidadas correderas de la vidriera del anaquel,
el rasgar de las creas engomadas . las varas de medir
que caan de plano sobre la tabla del mostrador. . Todo
aquello era montono, era lo de siempre, lo que estaban
habituados a oir desde mucho tiempo, todos los das, a todas
horas y sobre todo, en la noche en que el silencio haca que
se notara mcfs.^0
Adelaida, que saba lo que era vivir en la soledad de las cuatro
paredes de los altos de la tienda, se lamentaba de la vida rutinaria
que llevaba su hija, sin amigas y sin paseos, cuando las circunstancias
no eran apropiadas para salir a ostentar una fortuna, ya que antes de


67
/ / /
la casita ademas de Blanca, notaban que esta no volva
de sus paseos por el jardn tan alegre y risuea como otras
vecesJ6
Con esta ausencia de la madre, Meza enfatiza la melancola y
la soledad de sus personajes. Recurso parecido es el que utiliza en
Ultimas pginas:
Cuando llegamos a la portada del Campo Santo, eche' una
postrera mirada, di un postrero adis a quien ya para
siempre deba quedar all'T tan sola. Y no lejos de su
sepulcro, al pie de una de las pirmides de los osarios
. . dorma tambin el suero eterno nuestra madreJ7
Asimismo, en la novela En un pueblo de la Florida, tampoco
aparece la figura de la madre. Es un recuerdo triste vivo en la memoria
de la protagonista:
Ese suceso haba sido la muerte de su buena y querida
madre. Muy presente tena este hecho triste en todos
los momentos; pero en los sanos consejos y^,en los princi
pios religiosos que su propia madre le haba inculcado,
encontraba el consuelo y la resignacin necesarios para
soportar aquel golpe tan cruel.
Esta haba sido la nica pena que acongojaba su
pecho J8
En un pueblo de la Florida es, en efecto, como lo ha sealado la
crtica tradicional, un relato idealizado de costumbres cubanas, pero
leyendo detenidamente esta narracin y observando lo que dice y lo que
calla el autor, puede el lector acucioso darse cuenta de la crtica
social implcita en la novela. Muchas veces, lo que el autor silencia
tiene una voluntad de smbolo, como un trasfondo, que no puede precisarse
donde se encuentra, pero que esta^latente en su obra. Esta cuestin
ha sido sealada por Blackmut, al expresar que:
. . what writing creates--what goes on after the writing
has stopped--may sometimes be called symbol. It is a


220
y Venancio, el empleado de confianza de don Aniceto; son caricaturas
de intelectuales. El conde Coveo saca a don Mateo de su aldea y lo
lleva a la Habana para que le sirva de secretario, confiado en el saber
del "viejo domine." Meza lo describe como a un mueco de guiol:
Don Mateo . calndose un par de enormes gafas de
carey, cuyos vidrios le aumentaron considerablemente sus
pequeos y hundidos ojos, levanto su cuello con poco
esfuerzo, mas de una terciador encima de los que le rodea
ban y con petulancia comenz a pasear su vista por todo el
teatro . con la nariz casi dentro del^plato tragaba a
grandes pedazos la carne blanca . haba sacado del
faldn de su casaca un rollo de papeles . ley' con voz
gangosa un largo y soporfero discurso.79
El conde encarga a don Mateo el pronunciar las palabras que el
no puede encontrar, cosa que ocurre con frecuencia. Meza, en la siguiente
descripcin, destaca la ignorancia y la incapacidad de ambos; "--Hable
Ud. algo. Comprendi' don Mateo y al punto comenz a decir mil sandeces
80 /
con voz campanuda." El autor no solo se burla de esos dos tipos sino
tambin de aquella parte de la sociedad que era capaz de admirarlos.
Son presentados juntos, casi siempre para que contrasten y quede destacado
lo ridculo y grotesco de una situacin:
. . aquel hombre grueso, mofletudo, pesadote, calvo,
prominente abdomen y luego para completar el cuadro, aquel
otro que le segua, alto, delgado y ms tieso qpe una vara.
... Y al observar que D. Mateo charlaba a ms y mejor
sin preocuparse de si le hacia o no falta su auxilio, se
encolerizo sobre manera, y sin poderse contener di una
puada en el brazo de silln. Esto bast para que D. Mateo
entendiese y tratase al punto de enmendar su falta,
comenzando una conversacin sobre lo primero que se le
ocurri.81
Dentro de esta clasificacin, son tipos menores por la brevedad
con que aparecen: el magistrado, el coronel y el periodista. Son presen
tados recitando versos malamente aprendidos por la manana, tratando de


100
valores que siembre han constituido el circulo de su vida. Clotilde es
hermosa, rica, hueca. El conde solo se fija en el brillo de las
/
apariencias, no busca la interioridad, los valores autnticos. Clotilde
es un objeto hermoso que se puede exhibir en sociedad, y que por su
. ^
belleza, produce la envidia de aquella gente. Es un instrumento mas de
su poder y de su deseo de sabresalir, de ser reconocido. Por eso,
Meza destaca la escena en el teatro, en la segunda parte de la novela:
es la mascara de esta sociedad y la importancia que le da al exterior,
a la apariencia.
El prtico del teatro Tacn estaba lleno de militares
y de personas vestidas con frack . andaban los militares
muy cuidadosos de que no presentasen sus guantes ninguna
arruga y no cuidaban menos los hombres de frack de que
sus chalecos, olvidando su oficio de prensas, se recogiesen
sobre los abultados abdmenes, dejando al descubierto la
camisa como blanca grieta en mitad del cuerpo . por
eso veanse manos que acudan presurosas a las puntas de
los chalecos, tiraban con fuerza de ellos y los dejaban
mcfs estirados que el parche de una tambora . todos
quedaron un momento sin poder avanzar ni un solo paso:
haban sido agradablemente sorprendidos.^6
Aqui se puede apreciar la capacidad de Meza para lograr captar
de una sola pincelada la importancia de un instante, de una situacio'n:
"todos quedaron un momento sin poder avanzar un paso." Al mismo tiempo,
meza, infunde movimiento a las escenas que describe, dndole a las
mismas el aspecto de tiras fmicas: "Manos que acudan presurosas a
las puntas de los chalecos." Ante las preocupaciones y posturas de
aquella sociedad, Meza muestra su aguda irona en frases cortas y

punzantes, que ridiculizan la preocupacin de la misma por las aparien
cias. Despus de comentar la preocupacin de los militares por las
arrugas de los chleseos, ridiculiza la situacin con una frase aguda:


200
tipo de Tocineta de cualidades positivas que antes le haba negado: el
amor, la generosidad y la comprensin. Hay en el autor una actitud
discriminatoria implcita al indicar que Carmela, sola en el mundo, no
tena otro camino que seguir que el de aceptar el ofrecimiento de
Tocineta, para no quedar desamparada en la vida:
Tocineta era el nico que quedaba allf.
--;QuT aislamiento! ¡que^soledad! quin me'amparara?
a quin dirigirme? se lamentbanla infeliz con desgarra
dora voz. Y Tocineta, que la oa, sjnti(f extremecido todo
su ser, movido por arranque de carino sincero^y ardiente,
que le dignific" a sus propios ojos, se irgui, psose de
pie ante la joven y le dijo con voz firme:
--Aqu estoy yo.38
Carmela termina unindose al negro Tocineta. El autor no deja
a la muchacha otra camino a seguir; no se sabe si al final se valoriza
el amor sincero de Tocineta o la desgracia de Carmela. Esta parte de
la novela resulta ambigua, lo que mantiene al lector interesado en la
obra y lo hace participe del problema planteado.
La distorsin de la figura del negro se repite en la novela
Don Aniceto el tendero, lo que puede verse en la descripcin fsica de
Calixto:
. . el negro Calixto, uno de los ms extraos ejemplares
de la raza etipica. ... Su nariz aguilena y fina, sus
ojos muy pequeos y vivos, redondos y unidos, su frente
alta, su barba redonda y su cutiz brillante y terso, rompan
por completo, el patrn o molde normal de los rostros afri
canos. Los himeros rectos remataban en ngulo perfecto,
uno de cuyos, lados formbanlo sus brazos largos y delgados.
Adems, tema las piernas torcidas de tal modo que semeja
ban dos enormes comillas. Asombro causaba que con el aparato
de locomocin tan descompuesto pudiese caminar el pobre
negro hacia adelante, y no lo hiciera, a pesar de todos sus
esfuerzos y voluntad finsima, caminar hacia la izquierda,
lado al cual miraban, sin posible equivocacin, ambas
puntas de los pies.39


191
sus rezos en la soledad de su hogar y como, de sus creencias religiosas,
le viene a dona Justa su actitud de entereza y resignacin ante los gol
pes de la vida.
No obstante, debemos sealar que doa Justa no es un tipo
religioso ya que no centra en este sentimiento el significado total de
su existencia, ni experimenta en el felicidad o estados msticos que
caracterizan a este tipo. El sentido religioso de doa Justa es simple
en conceptos pero firme y determinado en el curso de sus decisiones,
lo que puede apreciarse en. la manera en que la seora se dirige a Assam,
pretendiente de Carmela, cuando su recta conciencia le exige sinceridad
hacia el prjimo.
... Yo ante todo, amigo Assam soy cristiana y no quiero
hacer a otro lo que no quisiera que me hicieran a mi, mi
hija ... ha tenido una desgracia . usted sabe. . .
--Eso por una parte, amigo Assam; pero . usted es hombre
racional, de juicio y comprende que la mujer es siempre
la perjudicada, por ser la ma's infeliz ... la mas dbil
. . ¡fue una maldad! . ¡una infamia! . .21
En esta conversacin la seora trata de hacer entender al chino
lo que ai/n en perfecto castellano le hubiera sido difcil explicar. Meza
transmite esta idea en dos sencillas oraciones: "Dona Justa crea haberse
explicado. Y Assam crea haber entendido." El nombre de Justa indica a
las claras la conducta que el autor ha trazado a este tipo femenino.
Para destacar su proposito, Meza agrega: "Doa Justa, descargada ya su
22
conciencia. . ."
La mujer de clase pobre
La clase pobre estcf representada en la tipologa de Meza, prin
cipalmente, por las mendigas. En Don Aniceto el tendero aparecen varias


198
esteras de china, llenar las consolas de jarras de fina
porcelana, poner en las puertas biombos de sndalo y
tejido de paja, como en su tierra. Regalar muchos vesti
dos a Carmela. Querer al nene'" como un padre y una madre
ya que al pobre ni no se le haban muerto los suyos. . .33
Carmela ve en el chino la solucin de su problema; espera con
seguir un padre para su hijo ilegtimo. Detesta el servilismo de su
nuevo pretendiente, pero, al mismo tiempo, cree que lo podr manejar con
facilidad. La muchacha piensa que es superior al asitico:
Su vanidad de mujer hermosa, su orgullo de raza, pues,
a pesar de todo Carmelo se crea superior ms que por sus
propios bienes y encantos por aquel sello de servilismo que
haba en el fondo de la amabilidad un tanto aduladora de
Assam, la convencieron de que podra llegar, si quisiera,
a dominar al asitico a su antojo.
Y sta no era una ventaja despreciable.34
La actitud calculadora de Carmela y del propia chino, dispuesto
a pagar para lograr sus propsitos, es la que separa a estos tipos
sociales de los ideales. Sin embargo, el escritor iguala a Assam y a
i
Romn en lo referente a los sentimientos amorosos de ambos tipos ya que los
dos, ante el fracaso de sus ilusiones, toman el camino del suicidio.
El tercer factor tnico a considerar en la obra de Meza, es el
del negro que est representado en la figura de Tocineta. Es uno de
los tipos que el autor describe con menos simpata; cuando se refiere a
el, lo llama "el negro Tocineta." En su descripcin se nota la influen
cia de Taine, quien utiliz una terminologa derivada de la zoologa
y hablo7de una interdependencia de caracteres. El crtico sugiri7que
los hombres podan ser divididos en especies o familias como en la
zoologa; por ese motivo, enfoccsu inters en las comparaciones entre
hombres y animales. Dijo que los hombres eran monos, leones, osos,


216
semejanza con esa clase de perros llamada bulldogs,
fieles al amo y dispuestos a caer sobre la presa para
no soltarla. ... D. Salustiano presentaba al pblico
toda la amabilidad posible en su imponente cara. . .68
Salustiano es el tipo econmico astuto y conocedor de las arti
maas relacionadas con el giro mercantil; dirige los hilos y urde la
trama de todas las sucias componendas que al final de la obra lo conver
tir^ en el yerno del acaudalado tendero.
Por medio de la astucia Salustiano logra engatusar a don Onofre,
otro tipo econmico creado por Meza cuya caracterstica principal es
la usura:
. . D. Onofre, aquel viejo alto, de las patillas, aquel
ingle's falsificado, segn la frase de D. Aniceto . .
accedi" a facilitar a la acreditada sociedad treinta mil
duros a tftulo de ore'stamo, con el dos y medio por ciento,
mensual, de interes.69
Don Onofre, quien hizo fortuna rpida, se asocio^con tipos domo
/
el para despertar la codicia de compradores ilusos, a quienes traspasaba
acciones a precios mucho ms elevados del que les haba costado:
Por las manos de la sociedad agiotista de que era
alma y vida don Onofre, pasaron casi todas las acciones
que produjo aqella fiebre o vrtigo por las sociedades
anofiimas. "La Providencia econmica," "El Fomento
Pipero," "El horno de cal." ... Todas haban sido el
rio revuelto donde obtuvieron ganancias hbiles pescadores,
y la palma, entre e'stos, correspondale, sin disputa, a
don Onofre/0
Este tipo del usurero, astuto como una zorra y sin un a"pice de
escrpulos, conoca la vida y milagros de todo el mundo y gozaba de
prestigio en aquella esfera comercial. El que hiciera tratos con don
Onofre casi tena la certeza de haber hecho un buen negocio.
Hemos observado como en el tipo econmico no cabe la virtud de
la caridad, ya que este antepone su intere's personal al bien social. De


CAPITULO II
LA SOCIEDAD CUBANA
El siglo XIX
El perodo comprendido entre los aos de 1878 y 1898 es de suma
importancia en el proceso de formacin de la conciencia nacional cubana.
En este lapsus de tiempo el ambiente social presentaba sntomas de
frustracin y pesimismo. La inmensa mayora de los cubanos se encontraba
desalentada ante el fracaso de la Guerra de los Diez Aos y el incum
plimiento, por parte del gobierno espaol, de las promesas de reformas
por las cuales el pueblo haba ido a la contienda. Muchas familias
criollas quedaron arruinadas despue's de la guerra. Una nueva clase
social, la burocracia administrativa y los gremios del comercio, sim
patizantes del gobierno colonial, tena necesariamente que entrar en
pugna con las antiguas familias criollas relegadas a un segundo plano
por las circunstancias histricas en que viva el pas.
Porque a la Paz del Zanjo^n haba seguido un perodo de pro
fundo desencanto, producido, entre otras causas, por el
incumplimiento, por parte de la corona espaola de las
promesas de mejora por las cuales se transo la contienda..
Los nuevos ricos de la aristocracia absolutista--los
austriacantes--pavoneaban su insolencia ante la miseria
de numerosas familias cubanas arruinadas por la
guerra, . .i
La crtica literaria ha hecho estudios profundos sobre esta
poca, pero los historiadores no le han dado a este momento histrico
social cubano la importancia que merece, ya que estos han concentrado
29


70
motivo que aparecer'repetidamente en otras novelas de Meza: U1timas
pginas, Carmela, Flores y calabazas y hasta en Don Aniceto el tendero.
En ellas el escritor busca, a la manera de Rousseau, la felicidad. La
casita es el refugio: la felicidad existe en el contacto con la natura
leza, lejos de la vida bulliciosa. El hombre, bueno de por s, ha sido
pervertido por la sociedad. El mundo que se consagra es el mundo de lo
esttico, de los cuadros, cuya luz impresionista, Meza presenta en sus
novelas. En esta parte de su concepcin del mundo, la vida se muestra
en una atmsfera de verdad, belleza, tranquilidad y bondad. Los persona
jes son figuras arrancadas de lminas; no son hombres de carne y hueso.
Es como un "racionalismo sentimental," en que el tiempo no pasa; queda
/ 23
atrapado en un lbum de laminas.
Esta es una forma que tiene Meza de escapar de una realidad
cotidiana que lo tiene hastiado: el ambiente social cubano de su poca.
No nos habla aqu de esa realidad, pero, con su silencio, y hasta con su
escapismo, nos la est^mostrando. En un pueblo de la Florida, la ultima
novela que escribi Meza, cierra el crculo de su narrativa. A los
treinta y ocho arios, se encontraba hastiado de contemplar el panorama
desolador de la sociedad en que le toc vivir: las ambiciones personales,
la corrupcin administrativa, la vaciedad de una sociedad burguesa,
ocupada en enriquecerse a toda costa, a base del sufrimiento y de la
miseria de los ms humildes. Aquella, era una sociedad ocupada en el
provecho personal, en las apariencias y en las conveniencias sociales.
Al escribir sus novelas ideales, Meza protesto", en silencio, ante tanta
inmundicia. Despus de En un pueblo de la Florida, y siendo ya Cuba


BIBLIOGRAFIA
Obras de Meza
Meza y Surez Incl'n, Ramon. Flores y calabazas. La Habana: La Propa
ganda Literaria, 1886.
. Carmela. La Habana: La Propaganda Literaria, 1887.
. Ultimas paginas. La Habana: Establecimiento Tipogrfico El
Pilar de Manuel Armas, 1891.
. En un pueblo de la Florida. Cuba y AmeVica. Marzo 1899 a
junio 1899.
"La inmigracin til debe ser protegida." Memoria Anual.
Quinta Conferencia Nacional de Beneficiencia y Correccin de la
Isla de Cuba. La Habana, 1910.
. Mi tfo el empleado. La Habana: Departamento Nacional de
Cultura del Ministerio de Educacin, 1960.
. Don Aniceto el tendero. La Habana: Comisin Nacional Cubana
de la UNESCO, 1961.
. El duelo de mi vecino. La Habana: Publicacin de la Comisin
Nacional Cubana de la UNESCO, 1961.
Obras criticas sobre Meza
Homenaje a Ramo'n Meza y Surez Incl'n. La Habana: Comisin Nacional de
la UNESCO, 1961.
Bibliografia de Ramn Meza
Homenaje a Ramn Meza y Surez Inclan. La Habana: Comisin Nacional de
la UNESCO, 1961.
Estudios y obras varias
Auerbach, Erich. "Figura." Scenes from the Drama of European Litera
ture. New York: Meridian Book, 1959.
230


CAPITULO III
LA SOCIEDAD EN LAS
NOVELAS IDEALISTAS
En Flores y calabazas se detecta la estructura que va a seguir
en trminos generales la novelstica de Meza: comienza con el elemento
ideal, presenta lo social y termina regresando a lo ideal. Esta novela
enfrenta el lector con un mundo "idealista"; el campo, la naturaleza, la
casita blanca y limpia, que son como un balsamo espiritual, refugio de
almas sonadoras, un verdadero paraso terrenal, donde los tipos creados
por el autor se mueven a sus anchas. Ms tarde, el autor destaca los
efectos corrosivos de la sociedad en sus criaturas, para terminar con la
destruccin total de ese mundo idealizado y la aoranza del paraso
perdido:
En una de los pueblecillos cercanos a La Habana, haba
en 1874 una bonita casa situada en medio de delicioso jardn.
Poco podan apetecer o echar de menos, despus de examinar
los paisajes de los alrededores de la casita, aquellos
que se extasan con la contemplad'o'n de la naturaleza!
As/comienza la novela. El lugar era un verdadero paraso
terrenal, donde haba riachuelos, montaras de roca, cascadas, una gruta
donde se disfrutaba de una suave claridad, y de fuentes y lagos. En ese
"locus amoenus" vivan Blanca y su padre.
Los elementos de la naturaleza que rompen la armona y la quie
tud son introducidos en la narracicfn, por medio de la figura retorica
del litote, expresio^ de algo mediante la negacin de su contrario;
58


94
Domingo nos hizo detener delante de un gran lienzo
pintarrajeado con algo que tenia visos de representar
una plaza ocupada por curiosa y apiada muchedumbre en
medio de la cual se alzaba un patbulo, cuyas escaleras
suban haciendo asombrosos equilibrios para no caerse, un
fraile con un crucifijo y rosario colosales y un hombre
de feroz semblante, exageradas patillas y cargado de
cadenas; trcfs de stos segua una especia de oso que
llevaba en la mano descomunal, hacha de acero resplande
ciente y que por otros adminculos y su catadura espan
table no poda ser otro que el verdugo. Al pie del lienzo,
con grandes letras rojas, se lea: "Hoy: Diego Corrientes."37
Aqu se observa como representa Meza las dos caras de la reali
dad social cubana. Por un lado, transporta al lector al mundo egocen-
trista, de ambiciones de riquezas, de Vincente Cuevas, y lo hace, al usar
las imgenes expresionistas de espejos deformantes: "espejos que multi
plicaban hasta el infinito," dando una impresin de irrealidad. Por
otro, ofrece una imagen tambin irreal y expresionista de la situacin
/
reinante en el pais. Estas dos formas se dan en la novela. La primera,
era La Habana de luces, joyas y brillo; la segunda, la ciudad de la
represin, el miedo y los fusilamientos; luz y sombra del diario vivir
cubano.
Meza no necesita emplear grandes descripciones; con una sola
/
pincelada logra captar y comunicar todo un ambiente, el que se vivia
por aquellos anos en la Cuba colonial. Meza logra transmitir esta
impresin por medio de los contrastes. En esta cuestin se puede obser
var lo dicho por Goldmann con respecto a la novela; hacer de aquello
que en la conciencia del novelista es abstracto y etico, el elemento
principal de una obra en la que la realidad existe en la modalidad de
f 38
una ausencia no temtica, de una presencia degradada.
Se destaca en Meza una tendencia hacia el simbolismo, un intere's
de mostrar el sueno y la realidad cotidiana, planos estructurales que se


9
artista, al que crea capaz de poder cambiar la imagen de las
cosas.
Hipo'lito Taine (1828-1893), contemporneo de Balzac, hizo un
gran aporte a la crtica literaria al desarrollar su concepto del factor
ambiente que puede utilizarse en muchos aspectos externos de la litera
tura. A partir de Taine se ha podido analizar una obra tomando en
cuenta determinadas condiciones sociales y polticas imperantes en el
medio ambiente en que se desarrolla la obra, adems de elementos fsicos,
como las influencias del clima y la tierra en distintos aspectos de
una sociedad, elementos introducidos por los iluministas del siglo
XVIII.
En su libro La filosofa del arte en los Pases Bajos, traza
su concepto de raza y nacin. Para el, la raza tiene cualidades funda
mentales que persisten a trave's de todas las circunstancias y climas;
la nacin tiene cualidades transformadas por la historia y el ambiente.
El captulo sobre la raza trata sobre las condiciones fsicas y los
hbitos del comer y discute los lazos del matrimonio. En otro captulo,
considera la influencia del clima y la tierra, as como la poltica
y las condiciones de trabajo. Intent establecer una sicologa
9
nacional de las principales naciones de Europa.
Para Taine, el artista es la persona que ms claramente ve la
verdad de una poca o la edad de una nacio'n. Hay figuras que son
representativas de una era determinada, sean o no, repudiadas por sus
contemporneos. El escritor que tiene las simpatas de su nacio'n
triunfa porque sostiene un ideal reconocido implcitamente por su
sociedad; sus caracteres se convierten en modelos que son imitados. A


218
central y dejar cesantes a todos sus empleados. Para salvar su fortuna
y su negocio recurre a la boda de su hijo con la rica sobrina. Don
Julin refleja la vision de una parte de aquella sociedad que crea estar
obrando bien al arreglar bodas de conveniencia, aunque fuese a costa
de la felicidad de sus hijos. Tanto l como su esposa pensaban que la
union del joven con la mulata Carmela no era conveniente y ponen sus
intereses econmicos y sociales por encima del amor verdadero:
... al regresar al muelle sintise satisfecho al ver que
ya la quilla del "Niagara" henda las azules olas del
puerto: habia hecho un sacrificio por el bien de su hijo.
Joaqun se hallaba ya salvado; su esposa complacida, aquellos
pedazos de su corazn, para los^cuales jamas poda ser
indiferente, haban exigido de el quiza una injusticia ¡ah!
pero por ellos, todo lo dems, hasta su misma vida, le
importaba muy poco.74
En la categora de tipos econmicos que hemos establecido hay que
incluir una serie de figursa de segundo orden en las que se observa la
lucha por el triunfo econmico: los comerciantes del giro de telas, com-
petitodores de don Aniceto y don Salustiano y los dependientes de la
tienda de ambos. Meza simpatiza con estos ltimos y los considera per
sonas trabajadoras. No obstante, debe aclararse que tanto los empleados
del establecimiento como el Farruco, criado de aquel lugar, ambicionan
llegar algn da a ser "interesados" y hasta socios de la tienda; per
tenecen a la categoria que hemos estudiado porque tienen una motivacin
econmica.
El tipo terico
Se entiende por tipo terico el que hace del conociminto el
^ 75
objetivo principal de su vida. Tambin se le puede llamar intelectual.


24
relacin con dicho mundo, y este, a su vez, no tiene sentido sin aquel.
Surge asf una vida nueva, dotada de caracteres propios, poseyendo su
perfeccio'n y su significacio'n inmanentes aunque de un modo paradojal:
es la vida del individuo problemtico que existe en un mundo contingente.
Para Lukcs, el individuo es un instrumento cuya situacin central
depende exclusivamente de su aptitud para revelar una cierta problem
tica del mundo.36
En su estudio sobre Lucaks, el crtico contemporneo Lucien
Goldmann expresa que la novela es la historia de una bsqueda degradada
(que Lukcs llama "demoniaca"), bisqueda de valores autnticos, en un
mundo que tambin est'degradado.. Entiende Goldmann que esos valores
se encuentran en la novela y forman de una manera implcita el conjunto
. 37
de su universo.
Estos dos crticos hablan de un mundo conformista y de una
sociedad guiada por los convencionalismos.. Segn Goldmann, el problema
de la novela es hacer de eso que en la conciencia del novelista es
abstracto y etico, el elemento principal de una obra en la que la
realidad no pueda existir ms que en la modalidad de una ausencia no
temtica, o sea, de una presencia degradada. La novelstica, para el
crtico francs, es la transposicin de la vida cotidiana en la sociedad
individualista nacida de la producccin, sobre el plano literario.
/
Afirma Goldmam que hay una relacin entre la conciencia colectiva de
un determinado grupo social, donde nace una obra, y la obra en sf,
cuando esta es importante.3
Lukcs y Goldmann hablan de un tipo literario degradado, de un
heroe novelstico problemtico, de un individuo demonaco.3
Para


222
Don Benigno aparece en tres importantes ocasiones en Mi to el
empleado en las que es presentado como un mendigo. Primero en el teatro,
recogiendo las sobras del famoso banquete en honor del Conde; luego, en
la boda de e'ste, y al terminar la novela, arrojndole al ricachn la
moneda que ste le di de limosna. El tipo social no desea ni conoce
85 /
otra influencia de poder que no sea la del amor. Veamos la descripcin
fsica y moral de este tipo:
Era D. Benigno como de setenta anos de edad, de mediana
estatura, de barba completamente cana, muy delgado, muy
pulcro; vesta siempre desde la corbata a los zapatos de
genero blanco y esmeradamente planchado. . Pundonoroso,
justiciero, honrado, incorruptible. . Todos los que
tenan ocasin miraban con curiosidad y respeto a aquel
anciano de noble rostro, que trabajaba afanosamente escribiendo
siempre sin descanso y que no haca otros movimientos que los
indispensables para cambiar los expedientes, doblar el papel
y cambiar la pluma. Pareca un mueco de cera; sus acompasados
gestos tenan no se'que sello de mecnicos.86
De esta manera, Meza al presentar la figura de don Benigno, que
de empleado honesto pasa a mendigo, seala las irregularidades de una
parte de aquella sociedad; este tipo creado por el autor es simblico
de la visin del mundo del novelista, ya que los empleados honrados y con
calidad moral quedan relegados a la posicin ms baja de la escala social,
la de mendigo, en un pas que Meza llama "de pillos."
Recurrimos una vez ms a Balzac. En este autor las pasiones
casi siempre son generadas por los sentimientos anti-sociales de sus
figuras. Esto sucede cuando el ser humano pone su inters personal
por encima del orden que demanda el bien comtn.^ Tambin en Meza se
observa como las ambiciones desmedidas afectan el propio desarrollo de la
sociedad. Ademas de D. Benigno, Meza solamente presenta dos tipos


89
Aquel lugar estaba lleno de cuartos donde habitaban infinidad
de chinos que vivan en abigarrado conjunto, pero que trabajaban diaria
mente para salir adelante. Assam era el dueo de todo aquello. El chino
trata de comprar con su dinero el amor de Carmela. Pero, aquella
sociedad que haba frustrado, por motivos raciales y de clases, los amo
res de Joaqun y Carmela, iba ahora, indirectamente, a frustrar la
felicidad de Assam y provocar su suicidio. Esa misma sociedad intransi
gente, deja a la muchacha una sola posibilidad en su vida: muerta doa
Justa, Carmela y su hijo quedan bajo el amparo del negro Tocineta:
Horas despue's, se haban llevado ya el cadver de su
mamita . .
Ahogbale la congoja y recorri toda la casa derramando
abundantes lacrimas.
Tocineta era el nico que ^udaba all. /
Que aislamiento! quien me amparar? a quien diri
girme? se lamentaba la infeliz con desgarradora voz.
Y Tocineta, que la oa, . psose de pie ante la joven
y le dijo^on voz firme.
--Aqu estoy yo.32
En esta frase tan sencilla del negro Tocineta queda encerrada
toda su nobleza de sentimientos y su amor sincero por Carmela, ya que a
el no le importaba ninguna de las leyes que la sociedad haba impuesto
a aquella gente. Carmela reconoce la nobleza del negro, a quien Meza
pone moralmente por encima de todos ellos.
Como se ha apuntado, Ramon Meza trata en esta novela la cuestio'n
racial y econmica de la sociedad cubana de su e'poca. El blanco discri
mina y rechaza al negro por su color y su baja condicin. El mulato
hace lo mismo con el negro y trata de blanquearse y ascender en la
esfera social, ya que lo que se imitaba, lo que se trataba de alcanzar
eran la cultura y la raza blanca espaolas. El chino, no discriminado


140
esperanza que se vislumbra a travez de las pginas de Don Aniceto el
tendero, ya que es en la casa humilde de la familia de Emilio, donde
se instala una seccin de sanidad para prestar auxilio a las victimas
del fuego.
Sin embargo, esa juventud cubana tuvo que sacrificar sus inte
reses y su amor, cediendo, vencida, ante el peso avasallador de la
sociedad dominate. Emilio--smbolo de lo cubano--pasaba horas de mortal
angustia, de inercia, y dejaba que los intereses creados le arrebataran
su derecho a la felicidad. Mara tampoco luchaba por su amor y se
dejaba conducir, dcilmente, por su padre, quien la utiliza para la
consumacin de sus propsitos egostas.
Estos nuevos ricos, comerciantes extranjeros, que controlaban el
engranaje social cubano y que carecan de autenticidad y de amor por la
patria, impedan la realizacion de aquella juventud cubana inmvil,
esttica, atrapada dentro del sistema socio-econmico imperante, pero
que no careca de valores espirituales y que estaba adquiriendo una
conciencia nacional.
Guardaban con tristeza en el fondo de su alma el
recuerdo de aquellas tardes pasadas en amorosa pl'tica.
. v iAh todo se desvaneci para ellos como un bello
ensueo de otra existencia o de la ms tierna infan-
cia. . .115
Finalmente, la visin del mundo del escritor presenta una socie
dad que, muchas veces, se refugia en el pasado, en el recuerdo de
tiempos mejores, en la naturaleza, nicos valores perecederos del pas
que estaban a su alcance:
La memoria traales el recuerdo de aquellas hermosas
horas, envuelto como en tiernsimas nostalgias que hume
decan sus ojos con lgrimas amargas. ... Y nada


81
blanca, la mayora arruinada por la revolucio'n independentista, y en
cuya esfera social no tena cabida el negro, liberto ya, pero que tena
que desempear los humildes oficios de sirviente y calesero, entre otros.
No debe olvidarse que desde, approximadamente, cuarenta aos antes de que
Meza escribiera su obra novelstica, exista el temor de que la Isla se
convirtiera en un pas negro como Hait. Ya en 1846, segin el censo
oficial de ese ao, un cuarenta y cinco por ciento de la poblacin
habanera estaba formada por negros y mulatos.^ En 1849 la poblacin
blanca representaba el 48.35 por ciento de la totalidad y la de color
12
el 51.75 por ciento.
En carta fechada el primero de agosto de 1849, y refirindose
al trfico ilegal, Gaspar Betancourt Cisneros, El Lugareo, escriba a
Jose^Antonio Saco que "la Compaa Cristina, Parejo, Pastor, &, mete
negros en Cuba que eso es como bandada de totes en tiempo de
zafra. . ."^3
El problema racial se plaptea en Carmela, donde la sociedad frus
tra, el amor entre la joven protagonista mestiza y Joaqun, el seorito
blanco. "--No seas tonto, nio; no vuelvas mis all Eso no te conviene
14
Es gente que no te iguala."
A pesar de la superioridad numrica del negro, aquella era una
sociedad europea de blancos, donde lo importante era ser blanco, o
parecerlo. Por eso, las personas que podan pasar por blancas, aunque
tuviesen familiares mulatos o negros, lo ocultaban, para "mejorar la
raza," mediante el matrimonio con una persona mis "adelantada." Esto
implicaba el consiguiente ascenso en la escala social. La madre de Car
mela, oculta a todos, inclusive a su propia hija, que era era la madre


34
Se formaron capitales, cuya liquidacin fue sbita, a consecuencia de
las crisis de 1857 y 1866. Hubo inestabilidad en las exportaciones
principales del pafs, hasta producirse su cada definitiva. La pro
duccin del caf/quedcT estancada. Se produjo una crisis financiera
publica, lo que unido a todo lo dems, contribuy a remover los
cimientos del pas. Como consecuencia, la revolucin de 1868 fue
inevitable. La guerra surgi de un desajuste general de la economa y
fue un agente para completar el proceso de transformacin de la sociedad
cubana iniciado anos antes.^
Con el pacto del Zanjn, los esclavos que formaron parte del
ejercito cubano, siguieron gozando de libertad. Sin embargo, la
esclavitud fue sustituida por el "patronato," institucin de transicin
ya que la esclavitud en Cuba no se aboli" hasta 1886. Ya con anteriori
dad exista el proceso jurdico de la "coartacin," antesala de la
libertad definitiva, por medio del cual, un esclavo se redima por la
suma de $50 o $100, pero tena que pagar a sus duefibs una renta sobre
esta cantidad por el resto de su vida. Algunos esclavos, debido a lazos
de afeccin, el intere*s humano o el deseo de proteccin en momentos
difciles, optaban por este mtodo.^ Debe tenerse en cuenta que estos
esclavos, al conseguir su libertad, total o parcial, no posean bienes
materiales de clase alguna, y que slo podan contar con la fuerza de
z s
su trabajo, pero no todos eran fuertes y jovenes. Ademas, debido al
redimen de trabajo, disciplina y castigo a que fueron sometidos, puede
suponerse que slo un reducido por ciento de esos esclavos saban
escribir y leer, y que, por lo tanto, eran discriminados por la sociedad.


160
de estas figuras le da importancia a las cuestiones econmicas. Sin
embargo, debe afirmarse, que estas son el motor que impulsa las acciones
de los personajes que se mueven alrededor de los tipos ideales. Se
puede hablar de dos actitudes, una sensible, espiritual o esttica y
otra materialista.
Los tipos ideales de Meza se dividen en dos grupos: sico-sociales
e idealizados. Los primeros se subdividen en erticos, volubles, dbi
les y estnicos.
La actitud sensible
Pablo y Romn, tipos sensibles, no son precisamente anti
sociales, pero la individualidad es parte de su naturaleza y por eso,
en las relaciones sociales, tienden al excentricismo (Pablo) y a darse
importancia (Romn). Estos tipos no estn dotados de deseos de ayudar
a los otros ni en el orden espiritual ni en el prctico sino que se
convierten en objetos de su propio placer esttico con diferentes
matices.
En este estudio se va a sealar la trayectoria del tipo estnico
en las novelas de Meza. En ellas se puede apreciar un tipo ero^tico,
Roman, uno voluble, Blanca, dos dediles, Marina y Emilio y, finalmente,
Pablo, con su actitud marcadamente esttica.
El tipo ero'tico
Se puede considerar a Romn como el tipo, para el cual, el amor
ertico es el elemento primordial de su vida:
Eroticism illustrates a higher and more enduring form
of this aesthetic-social relation. We mean by this the
frankly aesthetically determined form of love. Eroticism


88
A estos trabajadores asiticos se les consideraba blancos por el
solo hecho de no ser negros. De ah, que dona Justa, la madre de
Carmela, no vacilara en aceptar las proposiciones del chino, en cuanto
a Carmela y a su hijo.
El poda echar abajo toda aquella casa y fabricarla de
nuevo, y ponerle dos cuartos altos, all al fondo, muy
frescos, con vista hacia el mar, para poder vivir alia
arriba el y Carmela, pues quera que Da. Justa se la diese
por mujer . .
--Amigo Assam, por mi parte no hay inconveniente.
Usted es una persona formal, de posicin, le tenemos carino
por sus atenciones. Me parece que Carmela seria feliz a
su lado.30
El asitico era rico. Esta raza, por lo dicho sobre el color y
por ser trabajadora y oficiosa, pudo salir adelante en Cuba. As,
Cipriano Justo Assam--nombre con el que fue bautizado al convertirse a la
re igidn catlica, como se lo haba pedido doa Justa-i-fue aceptado como
novio de Carmela. El autor, con fina irona, destaca al aspecto sucio
de la frutera que Assam tena, as como el ambiente fe'tido y el aspecto
sucio que presentaban por fuera el negocio y la casa donde el chino
habitaba. Todo esto contrastaba con el interior de la habitacin que
ocupaba el asitico, adornada con gusto y riqueza:
Cuando llegaron ambas mujeres a la puerta de la casa
del asitico, tuvieron una desagradable decepcin. Sucia,
oscura, ennegrecida por el humo del sartn en que hervan
media docena de peces . ocupada por un miserable puesto
de frutas en que apenas haba un par de racimos de pltanos,
casi pasados; media docena de canas torcidas de puro viejas
. . todo lo cual vendia un desgreado y sucio compatriota
de Assam.
Era todo mezquino, pobre, repugnante.
Nadie poda sospechar que en el fondo de aquel miserable
tugurio que ola a opio y a aceite hirviendo por sus cuatro
costados hubiese acuella habitacin adornada con un gusto
y riqueza de un principe.
--Biombos, farolas, cajas de sndalo, babuchas de
gruesa suela. . .31


I certify that I have read this study and that in my opinion it
conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully
adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of
Doctor of Philosophy.
(A- UJi CLkjuJaf\
LyT Nelson McAlister
Distinguished Service Professor of History
I certify that I have read this study and that in my opinion it
conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully
adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of
Doctor of Philosophy.
David Bushnell
Professor of History
This dissertation was submitted to the Graduate Faculty of the Depart
ment of Romance Languages and Literatures in the College of Liberal Arts
and Sciences and to the Graduate Council and was accepted as partial
fulfillment of the requirements for the degree of Doctor of Philosophy.
August 1980
Dean, Graduate School


126
Meza, en Don Aniceto el tendero, trata esta cuestin al hablar
de la situacin en que se encontraban las costureras que acudan en
busca de trabajo a "La Moralidad Comercial."
Apenas si podia atender el atareado artista la humilde
solicitud de postura que le haca el grupo de tristes
y anmicas jovenes que le rodeaban. ... All estaban
humildes, pacientes, acompaadas de sus madres, mas pobre
mente vestidas que ellas, y ocultando el rostro bajo el
velo, como si se avergonzaran de conocerse unas a otras
. . apenas llegaban a reunir un peso al da. iY esto
no pocas veces para toda una familia!^
El autor muestra los conceptos de moralidad y dignidad mantenidos
por la sociedad cubana a pesar de la adversidad econmica. Las jvenes
acudan a un centro de trabajo porque estaba dirigido por una "seora
de moralidad nica." Las costureras iban al taller de costura de la
tienda de don Aniceto acompaadas de sus madres. As y todo se cubran
la cara con un velo para no ser reconocidas.
En el caso especfico de las jovenes modistas, Meza aade
detalles naturalistas: "La madre, el padre baldado o tsico y los her-
manitos . iya no volvieron ms! La tisis, la consumacin, la ane-
/ 85
mia haban completado su terrible obra. . ." En el aspecto lite
rario el autor no se libra de la corriente del naturalismo en boga en
aquella poca. Con descripciones breves trata de destacar el motivo
econmico social de aquella situacin.
Dentro del marco contrastante de realidad y apariencia Meza va
a exponer el cuadro de las clases sociales existentes en Cuba: los
nuevos ricos y su falso encumbramiento, el sistema colonial retratado
en la muralla que en un tiempo rodeaba La Habana, los criollos venidos
a menos que se avergorzaban de sus necesidades econmicas. Va a mostrar


190
inspirara el amor a la libertad. Estas figuras femininas de Meza necesi
tan depender del respaldo de un hombre; la viuda madre de Clotilde busca
el apoyo del mayordomo de la familia, quien piensa que estando muerto
el dueo de la casa, el tiene que proteger a la seora y a su hija.
La mujer de clase media
Meza presenta a la mujer de la clase media dedicada a las labores
del hogar. Es el caso de las hermanas de Pablo, en Ultimas paginas, cuyas
lnicas preocupaciones eran bordar el ajuar de la boda, los paseos por
el Prado y conseguir marido. Hay otras figuras femininas de la clase
media que han sido estudiadas dentro de categoras diferentes.
Vamos a ocuparnos ahora de doa Justa, tipo femenino de la
clase media--pobre, a quien el autor reviste con rasgos de dignidad.
Es el tipo de la mujer mulata que ha tenido amores con el hombre blanco;
aunque ste no se casa con ella, le deja una posicin econmica que le
permite vivir con algn desahogo. La figura de dona Justa encierra un
significado social en referencia al problema de la raza. Le preocupacin
principal de la seora, al educar a su hija Carmela, es la de que la
muchacha pase por blanca. Por esta razn, la buena seora niega su ma
ternidad y pretende, que su hija mejore de posicin en la escala de
valores sociales o que, al menos, alcance lo que ella no pudo: tener un
hogar legtimo.
Doa Justa es el nico personaje de las novelas de Meza que
presenta una actitud religiosa. Es sencilla y sincera, asiste a los
servicios religiosos y tiene estatuas de santos en su casa, segn la
costumbre popular cubana. En la novela, se ve cmo esta mujer practica


47
cocineros chinos aportaron graciosos adornos a las aristocrticas mesas
27
cubanas. Los postres eran abundantes en las casas de estas familias.
Las comidas diarias del conde Coveo eran opparas, abundantes y variadas
demostraban el gusto sibarita y el apego a las cosas materiales de
aquel individuo. Adems, eran motivo de reuniones frvolas, a las que
asistan un cano'nico, un magistrado, un militar y un periodista. Este
grupo pasaba la comida charlando y dndose tono, unos con otros. Esos
festines ponan de manifiesto la vanidad y la ausencia de valores de
las altas categoras sociales dominantes en el pas: la iglesia, la
milicia, la justicia y la prensa.
Ms que comidas eran diarios festines los que se cele
braban en la antigua casa de los Armndez. ... A eso de
la siete de la noche iban saliendo de aquella cocina, por
su turno, y sin que ocurriese el ms leve desorden ni la
menor alteracin, grandes fuentes adornadas con perfecta
simetra y con arreglo a las ms severas reglas del arte
culinaria. ... El conde era partidario del servicio de
comidas a la rusa ... el seor cannico Perez . .
opinaba que nada ms hermoso y saludable ^ue una mesa
repleta de manjares. . Era una perpetua emulacin:
todos queran deslumbrarse mutuamente; y al fin consiguieron
estrechar tanto su ^amistad o extremar tanto sus odios, que
la mesa se converta algunos das, en una verdadera Babel.
. . Era un sainete que se repeta casi diariamente.28
El banquete celebrado en el teatro, en honor del conde, es tam
bin un deroche de lujo y vanidad que demuestra el ambiente asfixiante
y superficial de aquella sociedad. En esta comida se puede apreciar
la variedad de adornos caprichosos, el colorido y la profusin del lujo
en los detalles decorativos. JosexMarti^sealla importancia de la
comida en esta novela, y asi^ tena que ser, porque e'sta es la novela
29
de la voracidad. Si, como se ha dicho, el tono de Don Aniceto el
tendero es el juego, el de Mi to el empleado es la glotonera. Meza


28
*3 7
J/Lucien Goldmann, Problemas de una socilog novelstica, tra
ducido por Rita Murua (Parfs: Gallimard, 1964) 3ra. edicin, p. 69.
^Lucien Goldmann, pp. 72, 73 y 74.
\ucien Goldmann, "Introduccin a los primeros escritos de Georg
Lukcs" en Georg Luka'cs, Teora de la novela, p. 192.
4n ^
Georg Lukcs, pp. 106 y 99.


Vicente Cuevas ha
97
, 41
bajo, lo mas alto alcanza su culminacin.
sufrido una transmutacin; empieza a ver realizados sus deseos de "ser
algo." Va no es el probretn que llegara a Cuba sin una moneda en el
bolsillo y que era el hazmereir de la chiquillera, sino el hombre
opulento, a quien materialmente nada le falta, incluyendo el respeto
y la adulacio'n de aquella sociedad. Sin embargo, el conde Coveo no es
feliz. Siente que algo le falta.
/ 42
Mi to el empleado es la novela de la insatisfaccin, porque
expone las lacras de una sociedad insatisfecha. Meza seala ese
sentimiento que necesariamente haba de experimentarse dentro de aquel
ambiente social. El conde Coveo todo lo tiene, pero no puede comprar
la felicidad:
Poco despus de los doce del da siguiente seran,
cuando el conde Coveo, tendido en una ancha cama elegante
mente colgada, despertc, se restreg' los ojos, estirlos
brazos y sonrio' con aquella sonrisa del hombre que
repleto de bienestar, henchido de goces, y que en torno
suyo contempla esparcidas todas las comodidades de la vida
. . sentase pesaroso sin que conociera la causa de este
pesar. Una vez miro el vaco asiento que quedaba en su
coche a su lado izquierdo y balbuce con desaliento:
-~iMe falta algo!^
Esta sensacio'n de vaciedad, de insatisfaccin, estara dada tam-
bie'n, a travs de los objetos. De aquel conjunto abigarrado de lmparas,
estatuas de estuco y de oro, jarrones de flores, sillas de Viena, vasos
de cristal, relojes de pe'ndulos de acero, se destaca una pecera octogo
nal, que va a servir a Meza de instrumento expositivo de la insatis
faccin que experimenta el conde, a pesar de estar rodeado de las cosas
que siempre ambicion y de la adulacin que la sociedad renda el
poderoso.


132
desarrapada tribu de mendigos, pertenecientes a^todas
las razas y nacionalidades, que en ese ultimo da de la
semana invadan las calles de la ciudad. 5
A trave*s de Don Aniceto el tendero, se puede apreciar la
inquietud existente en la Isla, por parte de las autoridades y de la
clase pudiente sobre la cuestin de lo que consideraban "el peligro de
que Cuba llegara a convertirse en un pas negro."
Veanse mujeres de todos los colores; la turca al lado
de la negra, la mestiza al lado de la blanca, todas con
las muestras de fecundidad a la vista, pus que amamantaban
chiquillos de pocos meses, cuidaban otros que gateaban a
su lado o se sostenan de sus ropas, y a la vez vigilaban
los mayores, unos verdaderos diablos sueltos, que aumen
taban con sus travesuras y gritos el desordenado movimiento
de toda aquella multitud ociosa que invada la calle.9
El problema del negro esta latente en la novelstica de Meza; ya
se ha visto como fue tratado por el autor en Flores y calabazas y en
Carmela. Tambin en Don Aniceto el tendero, Meza vuelve sobre el tema,
esta vez, para dar una idea mas precisa sobre la situacin en que se
encontraban los negros esclavos en los ltimos anos de esta funesta
institucin y, sobre todo de la vida del liberto en los casi seis lustros
que abarca su novelstica.
Ramon Meza, en Don Aniceto el tendero, hace mencin del desamparo
en que se encontraban los esclavos. Con su habitual irona se refiere
al maltrato que don Aniceto y su socio panadero infieren a dos esclavos,
los manejos de un abogado para sacar dinero y la corrupcio'n de los
sndicos, parsitos burocrticos, cuya supuesta funcio^ era la de pro
teger a los esclavos.
Dos negros esclavos, a quienes maltrato', fueron su
ruina. Siguironle causa criminal. Un abogado semi
filntropo encargdse de la defensa. . Tanto don


232
Maitland, Frederic William. The Life and Letters of Leslie Stephen.
London: n.p.,,1906.
Maach, Jorge. Indagacin del choteo. La Habana: Ediciones Revista de
Avance, 1928.
Martins, Wilson. "Literature and Society in Brazil." En Literature
and Society. Editado por Bernice Slote. Lincoln: University
of Nebraska Press, 1964. Pp. 3-9.
Marx, Karl, and Friedrich Engels. Sur la litterature el l'art. Paris:
Jean Frville, 1937.
Montegut, Emile. Types litteraires et fantaisies esthetiques. Paries,
n.p., 1882.
Montes Huidobro, Matas. Persona, vida y mascara en el teatro cubano.
Miami: Ediciones Universal, 1973.
Moreno Fraginals, Manuel. El ingenio: El complejo econmico social
cubano del azcar, 1760-1860. La Habana: UNESCO, 1964. Tomo I.
Neumann, Erich. The Great Mother. 2da edicin. Traducido por Ralph
Manheim. Princeton: Princeton University Press, 1963.
Portuondo, Jose Antonio. Bosquejo histrico de las letras cubanas.
3ra edicin. La Habana: Ministerio de Relaciones Exteriores,
1960.
Ruso, L. Saggi critici I. Laterza: Scrittori d' I tal i a, 1952.
Sabato, Ernesto. El escritor y sus fantasmas. Buenos Aires; Aquilar,
1967.
Sainte Beuve, Charles A. Noveaux Lundis. Pars: n.p., 1863-1870.
Vol. III.
/ t ^
Sanchez, Reinaldo. "El heroe en la novela modernista" en Homenaje a
Jos Cid Prez. New York: Senda Nueva de Ediciones, 1980.
Santovenia, Emeterio, y Raul M. Shelton. Cuba y su historia. Miami:
Cuba Corporation Inc., 1966.
Schulman, Ivan. Smbolo y color en la obra de Jos' Mart". Madrid:
Gredos, 1970.
Slote, Bernice. "Prefacio" a Literature and Society. Lincoln: Univer
sity of Nebraska Press, 1964. Pp. v-viii.
Spranger, Eduardo. Types of Men. Traducido por Paul J. W. Pigors.
Halle (Saale): Max Niemeyer Verlag, 1928.


133
Aniceto como su socio quisieron torcer, ahogar el curso
de la justicia, dando considerables sumas para sostener
el crdito de la casa, y al cabo lo consiguieron. . .97
Adems, Meza desenmascara la corrupcin que exista en cuanto
al cumplimiento en la Isla de las leyes dictadas por la corona. Seala
la nulidad de la figura del sndico en la defensa y proteccin del negro
esclavo.
. . cierto da huyronse los negros y se presentaron
en masa al sndico llorndole que les librara de los malos
tratamientos que reciban de sus amos. ... El sindico
los oy", les prometicf justicia, requiri a los dueos,
pero a ttulo de hombre de ley, les devolvi" ntegra la
propiedad.98
El sndico no resolva los problemas de educacin, alimentacin,
trabajo y ge'nero de vida de los esclavos. Adems, los dueos de esclavos
no estaban de acuerdo con las atribuciones de esos funcionarios, parsi
tos de la burocracia colonial, quienes se beneficiaban de los escla
vistas, amparados en sus prerrogativas y mediante el cohecho. Estos
individuos, aparentando la defensa de los esclavos--cosa que no hacan--
99
se introducan en las atribuciones de los dueos.
Mucho se ha hablado de las diferencias de la vida de los esclavos
de la ciudad, como caleseros, mayordomos y criados y la vida de los
esclavos de las dotaciones de los ingenios y cafetales. Se ha mencionado
la ventaja de los primeros, con respecto a los segundos. Sin embargo,
Meza comenta el ambiente infernal en que vivan los siervos en una
panadera capitalina. Refirindose a Calixto, el criado de don Aniceto,
antiguo esclavo destinado a la fabricacin del pan, expresa:
Apenas pas un da sin que Calixto recibiera en sus
espaldas las caricias del ltigo, en sus pies el abrazo
del cepo y en su cintura el peso de los grillos. Misero


197
educacin recibida. El joven logra olvidar a Carmela, convencido de
que actuaba correctamente. Al tratar la joven de interrumpir la boda
de Joaqun y Luisa, aquel: "comprendio^que solo poda sostenerle su
31
fuerza moral en aquel momento." El autor indica que el amor romn
tico del seorito blanco por la mulata haba pasado. Al emplear Meza
las palabras "fuerza moral," seala que en la decisin del criollo
pesaban las conveniencias sociales.
Ante la situacin desairada de Carmela, la cuestin racial se
f
complica en la novela con la presencia de Assam, tipo pintoresco del
chino, quien era mejor visto que el negro, por aquella sociedad, por el sq-
lo hechodeno tener la piel oscura. Meza logra una de sus mejores crea
ciones en esta figura sacada de la sociedad cubana y lleno de gracia y
simpata:
El asitico, con aquella frente tersa y luciente,
ojos estirados, oblicuos, sin cejas y raquticos bigotes
con las puntas cadas rebeldemente hacia abajo, deshizose
en cumplidos, cortesas, golpes de pecho, genuflexiones
y risas. Y en cuanto-lo presentaron, sacudid^fuerte y
afectuosamente las manos de Da. Justa y Carmela.32
Meza muestra el trabajo e el tesn con que esta raza logra abrir
se paso en la vida econmica y social del pas. Presenta al chino con
caractersticas de generosidad y simpleza y sobre todo, con un buen
corazn. El asitico poda comprar el amor de Carmela con su dinero ya
que estaba en condiciones de ofrecer a la joven y al nio comodidades y
bienestar econmico:
Assam dijo que el quera mucho a todos los de aquella
casa; que agradeca mucho a Da. Chucha que le hubiera
presentado; que tena mucho dineyo. El poda comprar
muebles mejores que aquellos, si, seor, poner el piso con


168
de Meza, representa el tipo puramente estnico. La critica de su tiem
po lo consider" como 'Ws inclinado al ensueno que a la accin, en el
azaroso combate de la vida" o como un "limpemaniaco," un manitico de
35 / /
la tristeza. Lo que la critica contempornea no pudo apreciar fue
que en Pablo se encontraba un elemento que caracteriza al heroe de la
/
novela modernista, la evasion, que se convierte:
... a travs de una dinmica escapista en muchos casos,
en testimonio fehaciente de la aparicin de un protago
nista que tiene sus ralees en la enajenacin en la que
se hunde el narrador y desde la cual acerbadamente proyecta
un mundo interno catico y conflictivo y un cuerpo social
corrupto, farislaco y materialista.
El primer golpe que influye en la vida de Pablo y que afecta
su carcter es la muerte de su hermana Natalia. El protagonista nunca
se recuperar" de esta prdida que deja un inmenso vacio en su vida y
/
que es el comienzo de su enajenacin:
iQu"indescriptible pesar se opodero de mi alma en aquel
inolvidable momento! ¡Cualitos encontrados pensamientos
religiosos e impos, morales, y depravados, hacan cruzar
por mi mente la desesperacin y la forzosa conformidad!^
Este sentimiento hace que Pablo, alos ms tardes, se enamore de
Antonia, la mendiga que acude a su casa en busca de auyda, y que se
pareca fsicamente a la hermana muerta:
Mas por qu"no haba de tener a mi lado otra hermana?
Hasta la extraa semejanza que con Natalia tenia pareca
incitar mis deseos de encontrar otro ser en el mundo, que
despertase en mi los puros y castos afectos que siempre
habla tenido a aquel que tan despiadadamente arranco'de
nuestro lado la muerte.38
En Ultimas paginas, Meza sigue la tcnica que us" en El duelo
de mi vecino; el empleo de dos narradores, uno inicial, que lo hace en
tercera persona y Pablo, que da a conocer el manuscrito. Hay que


98
De figura octogonal, alzbase sobre elegantes columnillas
de bronce cuyas estras y ornados capiteles lucan
bruidos . por unas partes, y por otras, se oscurecan
bajo una capa de verde oxido, con el cual, artificialmente,
se haba querido imitar ese aspecto caracterstico que
la humedad y los siglos dan a las medallas, nforas y
estatuas griegas y romanas tan preciadas por los coleccio
nadores de antigedades.44
Todo en aquella casa era artificial; la vegetacin acutica, los
surtidores de agua, el lujo del mobiliario, la decoracin de la sala y
de la habitacin de dormir. Esta casa se parece a la de la ta de
Blanca en Flores y calabazas, llenas ambas de objetos de valor material
pero vacas de contenido interior. La casa del conde Coveo es distinta
a la de Pablo, en Ultimas paginas, casi vaca, pero cuyos pocos objetos
estaban llenos de gran contenido emocional y servan de refugio y
consuelo al protagonista. La casa de Mi tio el empleado, por el
contrario, y a pesar de la exuberancia material descrita por el autor,
no es un refugio para el espritu de su dueo. Este siente que su
vida est incompleta y busca lo que su dinero no puede facilitarle.
Para lograr mayor efectividad en esta visin del mundo, Meza
describe, entre aquellos objetos, un montn de peridicos que contienen
las noticias del da. Dentro de aquella casa, lujosamente decorada y
visitada por un grupo de aduladores, el escritor destaca dos episodios
que contrastan con aquel despliegue de riqueza y poder: la visita de
un escribiente hambriento, subalterno, que tiene que hacer esfuerzos
para no apoderarse de un bocado de la oppara comida que, prcticamente,
engulle el ricachn, y, la presencia de dos mozalbetes, parientes del
conde, que vienen a solicitar trabajo como aquel lo hiciera a su
llegada a La Habana. Los peridicos, olvidados sobre una mesilla, son


113
¡Un capital! este pensamiento le atormentaba de un modo
atroz. . ¡Canallas! cmo haban podido reunir
tanto dinero sin ir a presidio?
¡Que* hija, qu hogar, ni qu' mujer! ¡Capital,
capital! esta palabra sonaba en sus odos al par que le
latan las sienes . por que' no hacan todos como
l? ¡De pi1 ya, dispuesto a ganar, siempre a ganarl59
Con ironia, Meza destaca el paso de don Aniceto por la bolsa,
quien contribuye con sus ronquidos al alboroto de los agentes de corre
dor. Ya desde este momento, el autor est destacando el hecho de que
don Aniceto, al igual que Vicente Cuevas, trata de ascender de posicin
mas bien por medio de la astucia y los enredos que por el trabajo
honesto. Don Aniceto siempre se las arregla para trabajar lo menos
posible.
El protagonista de esta novela de Meza no quera a nadie, busca
ba el dinero, no para el bienestar de su familia sino para satisfacer su
propio "ego" y ocupar una posicin social en la que fuera consultado
y adulado. Este individuo alcanza, finalmente, su meta cuando es
elegido concejal:
. . y el buen hombre no atinaba a ocultar discretamente
la satisfaccin inmensa que su nuevo cargo le proporcionaba
. . ¡iba a administrar, a regir la culta Habana! Al cabo
nadie tenia mas derecho que el; la conoca palmo a palmo;
la haba medido jaba a cuestas muchos aos.60
Mucho se ha hablado de los contrastes de luz y sombra usados por
el novelista en Mi to el empleado, pero esos destellos fugaces y refle
jos deformantes, se observan tambin a travs de las pginas de Don
Aniceto el tendero:
La planta baja formbala vasto saln de suelo de blanco
marmol, iluminado por una grande herradura de luces que
avivaba los variadsimos colores de las telas ... un
colosal letrero, formado por mecheros de gas . asaetaba


12
sociedad; dan importancia a la conducta material del individuo y declaran
la determinacin econofnica de cada cultura. Al enfocar su crtica lite
raria en el aspecto social, analizan la obra de un escritor como una
"realidad social." De acuerdo con esta teora, podra pensarse en
una tipologa que niegue desarrollo e historia a la ideologa y que
afirme que el pensamiento y los efectos que ste produzca, cambien con
la comunicacio'n y la produccin material. Para ellos, la vida determina
el impulso de los cambios histricos, ya que no es la toma de conciencia
la que determina la vida, sino sta la que determina aquella.^ Para
estos crticos, el proceso histrico determinar" una sociedad sin
clases, en la que se abolir" la divistn del trabajo y la especializa-
cion. En una sociedad comunista, en vez de existir los tipos de
y 17'
"pintores," habra hombres que, entre otras cosas, pinten.
En una tipologa marxista el "tipo" sera un producto econonico-
social, ya que se estudiaran los tipos populares como el producto de
una sociedad influida por el factor econmico. La toma de conciencia
del hombre cambiara con cada transformacin de la vida material en
su existencia y en sus relaciones sociales. La vida material deter
minara la vida social, poli tica e intelectual. Para Marx y Engels
los tipos y caracteres deben ser individuales y representativos, con
cretos y universales.^
Los crticos rusos
Para el crtico ruso Vissarion Belinsky (1811-1848), la
literatura debe ser el smbolo de la vida interior de una nacin, su
fisonoma, la expresin del espritu nacional. Su crtica literaria
contiene dos etapas: en la primera, expresa que a la literatura no se


103
del sufrimiento del pueblo oprimido, cuyas protestas quedaban silen
ciadas.
El novelista cubano describe una sociedad donde los picaros y
los ignorantes predominaban. Hay un modelo a seguir; la burocracia y
la sociedad espaolas que mandaban a Cuba individuos ineptos para
perpetuar en el pas el sistema administrativo-burocrtico que tenan
en la Pennsula.
. . dirase conforme se va leyendo el libro, que slo en
los dominios de la pesadilla pudieran llegar a esa preponde
rancia, ignorantes y picaros tales. Hay algo de panta
grulico en aquellos banquetes, y de rabelesiano en la risa
del libro, no tanto por voluntad de ste como por efecto del
modelo monstruoso. El libro, sin ser ms que retrato,
parece caricatura . hallando caricatura la verdad la
dejo como era.49
A destellos de luz, oro, reflejos y colores, Meza opone conos
de sombra, que van a representar la otra parte de la medalla, el aspecto
interno de la situacioi del pas y de la gran mayora de los miembros
de esa sociedad que no manejaban los hilos de la burocracia gobernante
en la Isla, y que eran explotados por la misma, viviendo en condiciones
de lastimosa desventaja. Despue del banquete, celebrado en el teatro,
en honor del conde Coveo, tiene lugar, en aquel mismo recinto, esta
curiosa escena:
La comida haba terminado ... el humo de los tabacos
y cigarrillos que fumaban los invitados tena la sofocante
atmosfera del saln con tintes de palo. ... Ya nadie
quedaba en los palcos. Las guirnaldas y las flores de los
ramilletes estaban marchitas; las fuentes en desorden; las
cortinas y el mantel muy arrugados . las luces del gas
del interior del teatro se apagaron y slo quedaron
alumbrando aquellas dos largas mesas y los desordenados
restos del festn, las ya casi gastadas bujas de los cande
labros. ... En los altos quedc oscursimo el recinto: en


18
el arte no es siempre la realidad verdadera; su idealismo es una alter
nativa al realismo. Para el, el desarrollo espiritual de Rusia era
un autntico realismo. Defiende la literatura fantstica.
La distincin entre ficcin y realidad, arte y vida, est" abolida
por Dostoevsky, por solo presentar algunas figuras representativas. Cree
que el proposito primordial del crtico es la creacioi de tipos literarios
mticos anclados en el pasado de la literatura. Dostoevsky desarrolla
la idea de que Pushkin es el creador de los "tipos rusos": Aleko y
Onegin, los rusos errantes; Tatiana, el feminismo. Con unos cuantos
tipos literarios trata de trazar la historia espiritual de su pas. Pero
lo que es ms importante aun, de estos tipos literarios, Dostoevsky
trata de derivar los "tipos sociales de su poca": el hombre subversivo,
el superfluo y el nihilista, as* como el tipo revolucionario positivo.
En la tendencia idealista hay que mencionar dos crticos que
han formulado tipologas: Emile Monteguty Francesco De Sanctis. Montegut
(1826-1893) se ocupa de los tipos literarios representativos de una
poca, de un pas o de la humanidad. Considera que Madame Bovary repre
senta una parte importantsima en la historia social, al igual que
Don Quijote al que considera como "el final del sentimentalismo afec
tivo." Para Montegut, Madame Bovary es un tipo literario y Don Quijote,
Hamlet, Werther, Wilhelm Meister y Alceste son las figuras claves de
la historia literaria. Don Quijote, "tipo heroico y picaresco," es la
personificacin de Espaa; ms que un smbolo literario, es una figura
histrica que vive en el siglo XVII. Hamlet es un ser humano contra
dictorio, irresoluto y masculino; meditavio y enrgico; melanclico y
brutal. Segn Montegut, Hamlet es la figura del Renacimiento, que aun


authentic versus false values. In his novels we have found an aristo
cratic attitude toward the new economic class which he sees as possessing
power without the requisite education or experience needed for positions
they held.
The author's sympathies lie with the well-educated "criollos,"
as well as the impoverished classes toward which he reveals a paternalis
tic attitude.
His keen observations coupled with a witty, ironical sense of
humor make his portraits of Cuban society and its types constitute a
fictional reality rich in important materials for the study of Cuban
literature and society..
IX


INDICE
Pagina
AGRADECIMIENTO iv
ABSTRACT vii
NOTA PRELIMINAR 1
Notas 4
CAPITULO
I SOCIEDAD Y TIPOS 5
La crtica literaria 5
Los crticos franceses 7
Los crticos alemanes 11
Los crticos rusos 12
Los radicales 13
Los conservadores 16
La tendencia idealista 17
Los crticos britnicos 20
Los crticos norteamericanos 21
La visin del mundo 22
Notas 26
II LA SOCIEDAD CUBANA 29
El siglo, XIX 29
Ramn Meza y la sociedad cubana 39
La indolencia 40
La carencia de ideas religiosas 41
La vestimenta y el lujo 42
El juego 45
La naturaleza 50
Divisin de la novelstica de Meza 50
Notas 56
III LA SOCIEDAD EN LAS NOVELAS IDEALISTAS 58
Notas 72
v


141
mas ... no volvieron ya a comunicarse las emociones
que agitaban sus almas; tiejnpo vino en que dejaron de
verse; pero continuaron amndose por sienpre con aquel
carino profundo y casto que en otros dfas pasados y
mejores se habfan profesado.116
Con esta vision nostlgica va estrechndose el circulo estructu
ral de la novelstica de Meza, que comienza con una obra, en parte, de
evasion, y en parte de crrtica social, Flores y calabazas, y que termina
con la mas escapista de las novelas del autor, En un pueblo de la
Florida.


181
Ademas de figuras aisladas, el novel ista .describe multitudes:
"grupos de asiticos," "abigarrada colonia asitica." Estos tipos
costumbristas colectivos aparecen en varias de sus novelas y en sus
artculos de costumbres, como el que citamos a continuacin:
Es la verbena de San Juan, da en que aquella parte de la
ciudad presenta animacin extraordinaria. Los jornaleros,
pescadores, desocupados y pilluelos que viven por la
cercana se han preparado de antemano como para una gran
fiesta . por la noche se da fuego a las hogueras . .
los pilluelos danzan, corren y saltan en torno de las
fogatas; los espectadores silban, gritan, cantan,
rien. . .6
En su artculo de costumbres "El dia de reyes," Meza describe la
fiesta tradicional en que los esclavos gozaban de un da de libertad
simblica. El novelista utiliza esa festividad en Mi to el empleado
para sealar como las turbas de pilluelos hacen burlas de Vicente Cuevas,
recien llegado a La Habana:
. . omos silbidos, gritos, carcajadas, fotutazos,
campanil lazos y golpeteos de latas. . Una turba de
desarrapados pilluelos de todos los tamaos y colores era
la que armaba aquel alboroto. ... En el centro iba un
hombre con una escalera, un farol y una campanilla. . .
i Era mi to 'J
En este pasaje la distorsin es utilizada mediante el sentido
del odo: "omos silbidos, gritos, caracajadas. . ." Los pilluelos
tambin aparecen en Don Aniceto el tendero, descritos en forma de turba
que se burla de transentes infelices o que se agrupa a la entrada de
las iglesias para divertirse a costa de los asistenes a una boda. Estas
escenas de tipo costumbrista son empleadas por Meza para sealar aspectos
de la sociedad cubana: el color local y la crueldad de una parte de
aquella sociedad cuya principal diversin era burlarse del prjimo.


xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID E6UU4XML0_955Q6C INGEST_TIME 2014-12-08T23:19:32Z PACKAGE AA00026477_00001
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES


171
manuscrito del protagonista se puede observar lo dicho en referencia a
la actitud esttica, de inamovilidad de Pablo con respecto al tiempo y
su deseo de recapturar un pasado:
Complacanos ejecutar todos los das lo que el da
anterior habamos hecho; como dos avaros que no queran
innovaciones por temor a perder el tesoro de nuestra
felicidad. . .45
La mente de Pablo llegcf a confundirse como el resultado del largo
tiempo en que concentro^toda su atenciol en el vivir en el pasado. El
protagonista de Ultimas pginas, durante el breve tiempo de su amor con
Antonia, creyo/ haber vivido aquellos momentos con anterioridad:
Era tanta nuestra dicha, . que a veces las im
presiones que reciban nuestros sentidos hacia fijar per
tinaz en nuestra mente la idea de aue todos aquellos
momentos los habamos previsto ya.46
La confusion de Pablo tiene relacin con su actitud este'tica,
ya que el problema de eta radica en investigar ms concienzudamente
la lnea divisoria entre el objeto en s y los atributos que el ailma
les otorga. El contacto con el mundo real es siempre apasionado y tiende
a ser una lucha entre lo espiritual y lo material. Pero hay una
experiencia ulterior en que el dolor es recibido como la alegra y el
47
sufrimiento bendecido como la felicidad. Esa es la actitud de Pablo
hacia la vida; el protagonista llega a recordar con el mismo placer
los momentos felices y los amargos y se resiste al cambio; no quiere
olvidar los momentos de alegra y felicidad ni los de tristeza, porque
en aquella sociedad, de la que se siente excluido, esos instantes le
dan conciencia de su propio existir.
... el color del cielo, la forma de las nubes, la
manera como baaban de luz los tejados, azoteas y torres,
los casi horizontales rayos del sol proximo a su ocaso,


36
cubanos. Ademas, resultaban insuficientes los derechos y libertades
conseguidos durante aquella e'poca y no se implantaron medidas para que
/ 9
el pas pudiera regir sus propios intereses.
La Guerra de los Diez Aos tuvo un gran impacto en la economa
y la sociedad cubanas. Al principio de la contienda, existan en el
pas formas econmicas nuevas mezcladas con las tradicionales, agrupa
das en la porcin occidental de la Isla, as como en el centro y en la
provincia de Oriente. Como es natural, los efectos de la guerra--
centrada en dichas zonas--fueron desastrozos en las dos lltimas
regiones mencionadas. En Oriente, Camaguey y Las Villas los campos
fueron devastados y la poblacio'n fue removida. La rehabilitacin
regional fue imposible. Los ingenios fueron quemados y los esclavos
liberados por los insurgentes. Solamente en el afo de 1869, en
Santiago de Cuba, se destruyeron veinte y tres ingenios y quince cafe
tales. Aunque algunos de los primeros fueron reGonstruicios, al cabo
de los diez aos, la gran mayora no pudo rehacerse y quedaron
eliminados. En Puerto Prncipe, luego Camaguey, de cien ingenios,
solamente quedc uno.^
En la parte occidental de la Isla, no afectada por la guerra,
no hay grandes desapariciones de ingenios, si se exceptan Sagua la
Grande y Cienfuegos. En esa zona aument^ el numero de fabricas, ya
que el territorio ofreca garantas para las mismas. Aparecieron
nuevos ingenios y la industria as naciente se hizo mis eficaz. En
esos diez aos la produccin aumento^ lo que demuestra que los ingenios
eliminados en la zona de lucha eran de poca importancia. Otro de los


93
naturaleza; se refugian en la paz de los rincones ms queridos de sus
casas, aman, en fin, su pas, su patria, el lugar en que nacieron y
vivieron. En ellos, el sentimiento del amor se manifiesta en todos sus
valores espirituales. En cambio, en criaturas como Vicente Cuevas, el
conde Coveo, don Genaro y don Aniceto el tendero, este sentimiento
queda excluido, ya que estos scTlo muestran apego a las cosas materiales,
a su ambicin desmesurada. En ellos, no hay lugar para la contempla
cin de la naturaleza, no hay el ms mnimo inters por el bien de
Cuba, sino por su bienestar personal. El refugio de estos personajes
sera^en el terreno de lo "irreal," como contraste entre la situacin
del pas y la sociedad criolla ahogada por la misma y por las circuns
tancias en que se viva. Sobre estos contrastes est" estructurada
Mi to el empleado. Las descripciones de la platera ante la cual se
detiene Vicente Cuevas, mudo de admiracin y la del pasaje de la pin
tura del lienzo son exponentes de lo dicho:
Volvimos la cara y nuestra admiracin creci al ver
brillar en largas hileras, cucharas de plata que parecan
contener cada una en su concavidad lucecillas de gas: las
jarras y vasos de oro y plata de elegante forma y hbil
mente cincelados; los espejos que multiplicaban hasta lo
infinito aquellos objetos; las lucientes tapas de los relo
jes colocados en estuches de terciopelo; los zafiros,
esmeraldas, rubies, diamantes, palos y amatistas de las
sortijas, collares y brazaletes que lanzaban destellos de
fulgida luz azul, verde, roja, nacarada, como las que lanzan
las gotas de lluvia o de roco adheridas a los tallos de
las yerbas y atravesadas por un rayito de sol. . .36
As describe Meza la reaccin de Vicente Cuevas ante la vidriera
de una platera habanera. Un poco ms adelante, contrapone a esta
descripcin la del lienzo, exponente de la tragedia cubana:


193
y las horas, las campanas de la prxima iglesia. ¡Ay
Dios, cuantas memorias venfan envueltas con aquellos
sonidos que iban a perderse sin eco, en los caldeados y
silenciosos tejados de la ciudad!^
Meza, por medio del tipo de la costurera pobre, presenta la figura
de la mujer que en aquella sociedad se ve forzada a trabajar. Recurdese
que esto requera un valor especial porque solo la necesidad las obligaba
a trabajar en la calle. El novelista las presenta buscando trabajo en
compania de sus madres, quienes cubren su cara trs un velo, para ocultar
su identidad.
i
Debe sealarse tambin que las lavanderas se encuentran entre
las figuras femininas que, por su pobreza, tienen que laborar para
ganarse el diario sustento. Adelaida, la esposa de don Aniceto, se ve
precisada a lavar ropa para subsistir cuando ste la abandona. Con
brevedad y laconismo, el autor se refiere a este tipo femenino cuando,
al mencionar a la mujer del tendero, dice: "tena una vecina, otra
f
lavandera, cuyo tema de conversacin era pesar las posibilidades y con
tar los dias que faltaban para que su marido saliese de presidio.
Tipos que indican los cambios sociales
Por medio de las mendigas y de Adelaida, Meza expone los cambios
de posicin econmica que determinan el descenso o el ascenso en la
escala social. Adelaida es un tipo de mujer sin iniciativa propia, a
pesar de los diferentes cambios de posicio'n social por los que atraviesa.
Primero, es una recogida en casa de una familia de la clase acomodada;
pasa a ser la querida de don Aniceto y, abandonada por ste, trabaja de
lavandera en un solar; luego, aparece siempre en la casa, dedicada a


108
Sobre las mesas veanse marcadas las huellas de los
insectos que parecan sofocados en aquella capa de polvo
fino, gris y que tambin cubra con espeso velo, lpices,
tinteros, expedientes, carteles, plumas, en la misma
posicin en que quedaron el da en que se cerr la puerta
de aquel apartamento. . Por las paredes de aquella
habitacin corran enormes araas y lagartos . ^de los
rincones y de las oscuras y mal acepilladas vigas canas,
colgaban grandes girones de empolvadas telaraas, ^n un
lienzo de pared el destructor y activo comejei haba formado
una especie de caprichosa malla . los montones de
antiqusimos expedientes estaban completamente taladrados
por la polilla.56
Como se ha anotado, Mi to el empleado, est estructurada a base
de contrastes, los que pueden observarse en algunos episodios de la
primera y de la segunda parte. La novela se abre cuando Vicente Cuevas,
el emigrante espaol pobre, llega en barco a Cuba procedente de Espaa.
El aldeano se convierte en el hazmereir de todos. La novela termina
con la salida del influyente conde Coveo de La Habana. Regresa a Espaa
rico y poderoso, reafirmando, en lo material, los logros alcanzados en
su "gran destino" en Cuba. El padre de don Genaro barre una oficina que
ms tarde sera^la mina de oro que ocupe el hijo; Vicente Cuevas comienza
sacudiendo expedientes que luego lo llevarn a ocupar el puesto ms
alto de esa oficina; la alta sociedad rechaza al pobretn con nfulas
de gran seor, en la primera parte de la obra, para luego, en la segunda,
alabarlo y congraciarse con el; el padre de Aurora rechaza a Vicente
porque este es un "don nadie" y ellos son ricos; ms tarde, el mag-
nateconde Coveo, mediante el matrimonio con Clotilde, logra ser aceptado
en el crculo de esa misma sociedad que antes lo haba rechazado. En la
primera parte de la novela, el emigrante espaol es un pobretn que solo
puede admirar las joyas a travels de la vidriera; en la segunda parte,


2
El hombre, el medio, la cultura y la conciencia nacional han
sido proyectados por Ramn Meza y Surez Incln de una manera implcita
o explcita en su obra narrativa. A travs de sus novelas puede llegarse
a tener una idea ma"s precisa sobre la estructura y el sistema social de
la isla de Cuba, con sus prejuicios y aspectos negativos, muchos de los
cuales se perpetuaron durante la repblica y han llegado hasta nuestros
das en amalgamado sincretismo, moldeando el carcter de la nacin y de.la
idiosincracia de lo que se ha dado en llamar "lo cubano."
Al escribir este trabajo nos hemos limitado a la proyeccin
social de la obra literaria de Meza y, por consiguiente, se vern refle
jados aqu aquellos problemas que puntualizo'" el autor. No es nuestro
propsito hablar de otras cuestiones que caracterizaron la e'poca y que
influyeron de una manera positiva o negativa en la constitucin de la
nacionalidad cubana.
Estas pginas son el producto del estudio cuidadoso de las
novelas de Meza y Surez Incln. De ninguna manera trata de ser totali
zante, exhaustivo, ya que su autor no lo fue; s"lo se propuso dar en
la llaga de ciertas lacras sociales, heredadas o adquiridas bajo la
influencia del medio ambiente que rodeaba a los cubanos a quienes toco'"
vivir bajo el regimen colonial represivo.
A trave's de su obra narrativa, Meza revela la profunda divisin
que exista en aquellos tiempos entre la actitud de los comerciantes
espaoles y la de los jvenes cubanos criollos que aspiraban a una vida
independiente; ataca los encumbramientos inmerecidos, el excesivo apego
a los bienes materiales, la idolatra del dinero, la discriminacin


122
hubieran destruido, y el viento disipado, lo nico solido
y cada vez ms pujante, era la eximia personalidad del
afortunado tendero.
En Don Aniceto el tendero, Meza pone de manifiesto cul era el
papel de la mujer en la sociedad cubana de su tiempo. Muy poca cosa le
estaba permitido, ya que en aquel ambiente socio-econmico el deber
femenino se circunscriba al hogar. Sus ocupaciones no iban ms alia"
de aquellas que no fueran labores de la casa y la de ser una fiel y
silenciosa compaera del hombre, relegada siempre a un segundo plano.
La mayora de las veces no podia opinar sobre ningn asunto administra
tivo, social o econmico y se mantena indiferente con respecto a los
mismos. En esta novela, la mujer sirve de instrumento al ambicioso
tendero, ya que este la maltrata en muchas ocasiones y la utiliza, en
determinados momentos, para llevar a cabo su ascenso econmico y el
logro de una alta posicin social.
La mujer era un extraa combinacin de debilidad y fuerza, ya
que por un lado, tena que sufrir las injurias y el maltrato del marido
y aguantar su mal humor, y por otro, era la que daba la cara en las
situaciones difciles.
... la que ms sufra era Adelaida, dando la cara para
contener los acreedores y sufriendo, por otro lado, el
mal humor de su esposo, posedo de igual irritacin que
la fiera perseguida.77
La pequea Mara crecio/ en aquel ambiente en que los acreedores
acosaban al padre. Tenia accesos nerviosos, ya que desde una edad tem
prana era una vctima de los manejos de su padre.
Puede afirmarse que la visin de la mujer que presenta Meza era
la de un ser dependiente, que necesitaba el apoyo socio-econmico del


66
de angustias y de luchas que se aguardaban da tras da
con ejemplar resignacin la hora en que brillase la
justicia. . .
Al enjuiciar esta parte de la sociedad, que por su profesin
conoca bien, la crtica de Meza se hace directa. Contraria a la tcnica
usada por el autor en otras novelas, aqu sermonea, ataca y denuncia a
toda la burocracia existente en el sistema judicial de su e'poca.
IAh! ien aquella vergonzante ruleta a que se hallaba
reducido el foro por aquellos das jugse el ahorro, el
afecto nacido del parentezco, el honor, el porvenir de
las familias! Aquella vorgine arras tro'" tambie'n la
nuestra.
Por que' habra' seres que saben ocultar en su pecho como
los reptiles su dardo, las mis torpes pasiones, para lueqo,
en un momento dado, mostrarlas con toda su repugnancia?^
As mismo, en muy pocas lneas, Meza nos mostrara la sociedad de
su tiempo:
... y como, nuestros bienes eran escasos y carecamos de
grandes influencias y de ttulos nobiliarios, no conseguira
nuestro pleito, a pesar de la vanidosa ceguera de mis
cuados, y que a su sabor explotaban los curiales, la
resonancia y publicidad que para ridculo desprestigio de
las partes que en ellas intervenan, alcanzaban otros.15
El miembro principal, el centro de la vida familiar en el
ncleo social es la madre. Es importante en la apreciacin de la socie
dad, a travs de la novelstica de Meza, sealar el tratamiento que el
autor da a esta figura. La madre se encuentra ausente en las novelas
idealistas y se la desprecia, o no se la tiene en cuenta, en las novelas
de crtica social.
En Flores y calabazas, Meza presenta el cuadro familiar con la
ausencia de la madre muerta:
Cuando llegaba a la casa, su padre y una negra anciana que
desde muy nina la haba criado, nicas personas que habitaban


142
Notas
^Meza, El duelo, p. 7.
2
Meza, El duelo, pp. 8 y 16.
3Meza, El duelo, pp. 11 y 12.
^Jorge Maach, Indagacio'n del choteo (La Habana: Ediciones 1928
Revista de Avance, 1928), pp. 8-13 y 17.
^Marach, pp. 30, 31, y 32.
^Meza, El duelo, p. 14.
^Meza,
El
duelo,
P-
O
CO
8M
Meza,
El
duelo,
P.
19.
9Meza,
El
duelo,
PP
. 23 y 35
10M
Meza,
El
duelo,
P-
34.
^Lolo'de la Torriente, La Habana de Cecilia Valds, Prologo por
Elias Entralgo (La Habana: Jesus Montero, 1946), p. 29.
12Elias Entralgo, Historia, IV, p. 298.
^Lolcfde la Torriente, p. 77.
^Meza, Carmela, p. 117.
15
Meza, Carmela, p. 117.
^Meza, Carmela, p. 113.
^Meza, Carmela, p. 35.
18
Meza, Carmela, p. 70.
19
Meza, Carmela, p. 34.
20
Meza, Carmela, p. 20.
O
/ Mario Parajo'n, Cuba en la UNESCO, "El autor de Carmela y Mi
to el empleado," p. 31.
22
Meza, Carmela, pp. 43 a 46.
23
Meza, Carmela, p. 46.


127
las distinciones de clases, las costumbres de cada capa social, la
habitacin que ocupaba cada uno de acuerdo a su categora y la ropa
que usaban.
El novelista tambin va a sealar la miseria de las clases pobres
y las condiciones lamentables en que vivan. A la descripcio^ de las
costureras desenvolvindose en el interior de la aparentemente lujosa
tienda, hay que aadir otras que muestran el ambiente que se respiraba
en la ciudad:
La luna pareca alzarse dos o tres varas ms all del
oscuro pedazo de almenado muralln situado entre las calles
de Obrapa y Teniente Rey, restos del antiguo muro que
circua el antiguo recinto de la ciudad por su lado
oeste. . Grupos de chiquillos raquticos, mal ali
mentados, peor conformados, sucios, desnudos. . .86
A pesar de todo, al Meza novelista sagaz y sincero, no se le
podan escapar las lacras sociales existentes. Al mismo tiempo se pueden
observar las simpatas del escritor por la clase rica que haba perdido
su fortuna, as como los recuerdos y aoranzas del novelista hacia
tiempos mejores.
Un instante hubo en que creci la algazara y el cla
moreo. Al extremo de l^a calle resonaron gritos y silbidos,
entre los que sobresalan, como notas agudas y discordantes
de un coro, las voces infantiles de pilluelos. . .
--iPanal mojado! Y por la calle, como chispa arrojada
en reguero de plvora, corra aquella frase. ... A un
infeliz monomaniaco, vctima de sus desgracias o de la
mala suerte y que en su esmerado traje y buenas maneras
revelaba haber pertenecido a clase respetable y culta de la
sociedad, era a quien se diriga aquel mote.87
Adema's con esto nos esta mostrando el novelista, la inmadurez del
pueblo, al hacerse coro de una frase de burla que podra pasar como
malacrianza en bocas infantiles pero que resultaba una vulgar grosera


208
Meza rodea a estos grandes ejemplares del tipo poltico-
administrativo con una galera de figuras menores de la misma clase;
son los empleados de la oficina publica donde el conde Coveo llega a ser
director como antes lo fuera don Genaro. Meza describe el lugar como
un refugio de ladrones que pasaban el tiempo lo mejor posible, sin
trabajar, poniendo curios a papeles que no miraban o comentando acerca
del prjimo, mientras robaban al pueblo. Pero el novelista dio' fuerza
vital a un solo tipo poltico, el conde Coveo, en quien concentr' toda
la corrupcin administrativa de la burocracia reinante en la Isla. Ya
Mart observ'esta cuestin cuando escribiera:
... al condensar en tipo enrgico las condiciones en
que los de su casta se distinguen parecen de bulto y como
magnificadas las picardas que se ven menos cuando andan
repartidas por la especie y mezcladas en el concierto usual
de desvergenzas de la caricatura, que es modo eficaz de
hacer visible el defecto por su exageracin.52
El tipo econmico
Antes de enjuiciar al tipo econmico, pasemos primero a consi
derar los factores que lo determinan. Se sabe que la necesidad es la
sensacin de malestar, de pena, que experimentamos cuando tenemos con
ciencia de que a nuestro organismo le falta algo; el comer y el vestir
son ejemplos de estas necesidades elementales. El tipo econmico tiene
como objetivo principal la satisfaccin de las cosas que le son indis
pensables para subsistir. Encamina su vida desde el punto de vista
de la utilidad, con el propsito de obtener el dinero suficiente para
satisfacer lo que le es menester. A medida que las necesidades primor
diales del hombre se van satisfaciendo, este experimenta otras que se


SOCIEDAD Y TIPOS EN LAS NOVELAS
DE RAMON MEZA Y SUAREZ INCLAN
Por
MANUEL A, GONZALEZ FREIXAS
A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE COUNCIL OF
THE UNIVERSITY OF FLORIDA
IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE
DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY
UNIVERSITY OF FLORIDA
1980


23
Para Di 1 they, toda creaciof potica es interpretacin de la
vida. Lo que el busca siempre en una obra es su sentido esencial.
Cuando habla de personalidad se refiere a la concepcin del mundo que
tiene el poeta. Dilthey ve en el espritu de la poca otro concepto
sinttico de la unidad. La esencia y el sentido de una obra potica
estn relacionados con la concepcin del mundo del poeta, el espritu de
su poca la interpretacin y el desarrollo de los problemas vitales."^4
Quiere Dilthey extraer de la literatura una vision del mundo,
que sea una filosofa sacada de los caracteres, los tipos y las
situaciones. Para el crtico, "el tipo" no debe confundirse con "el
promedio"; es una norma, un criterio, lo ideal. Los tipos son medios
de expresar el significado de la vida: la visn del mundo del escritor.
A menudo, Dilthey sugiere explicaciones sociales dentro de los cambios
literarios, ya que durante el Renacimiento, las diferencias importantes
dentro de la poesia vienen de la vida social, econmica y poltica de
cada estado. Segn el critico, hay que tener en cuenta las fuerzas
externas que perturban la libre expresio'n de la vida y de la sociedad,
asf como la influencia de las clases sociales. Sin embargo, expresa
que cada poca tiene su crculo en el que estn encerrados el fenmeno
35
intelectual y el hombre.
Al hablar de vision del mundo hay que mencionar tambin a Georg
Luka'cs, nacido en 1865. En su libro Teora de la novela expresa que la
forma exterior de la novela es esencialmente biogrfica; que existe
una interaccin entre el individuo que el escritor modela y un mundo de
ideales que lo supera, ya que esa figura central no tiene sentido sin su


no
cultura y cuyo nico fin era el enriquecerse a toda costa y ocupar una
alta posicin en aquella sociedad colonial regida desde la Pennsula.
Meza muestra las lacras de aquella sociedad y cmo la clase pudiente
criolla haba quedado relegada a un segundo plano. Cuando escribe esta
novela, Espafia era un grotesco remedo de s misma que haba convertido
a America en su replica, su satlite. Meza utiliza las luces de La
Habana para dar una idea de esta ciudad hecha de destellos instantneos
58
y de relejos deformantes.
Estos reflejos deformantes indican el ambiente social, econmico
y poltico de la Isla durante casi tres dcadas, en el perodo compren
dido entre las dos guerras. La sociedad cubana, culta, como se ha dicho,
en parte educada en Europa, pero arruinada por el conflicto blico y
decepcionada ante el incumplimiento por parte del gobierno espaol de
las promesas de reforma, se encontraba ahogada y amargada ante la
imposibiliad de poder ocupar en la escala social el lugar que por derecho
le corresponda. La clase dominante, en cuanto al poder, era la espaola,
mientras que los cubanos estaban relegados a un segundo plano. Por su
parte, aquellos comerciantes espaoles trataban de imitar a la alta
sociedad, ya espaola, adinerada y con poder, o a la cubana, sin dinero
e influencias, pero, con clase y cultura, como se ha visto en Mi to el
empleado y en Carmela. Los contrastes de luz y sombra son usados por el
novelista con el propsito de dar al lector una idea de la realidad cubana,
en la que la vida era caricatura y la realidad, irreal.
En aquel ambiente social lo importante era el exterior, las
apariencias, el ascenso a la clase inmediata. El resorte principal de


46
mucho dinero, y con este la posicin social y las influencias. Don
Aniceto, especula en la bolsa, juega con los acreedores con las
aparencias, con el falso prestigio; se hace participe del sucio juego
del hundimiento de un barco para cobrar el seguro y, finalmente, juega
con la vida de seres humanos, al quemar la tienda para evitar la
bancarrota y lograr consolidar su fortuna ya que el establecimiento
estaba protegido contra incendios por una buena pliza.
En aquella sociedad, tan dada a las apariencias, los peridicos,
que exaltaban la vanidad de la clase social poderosa, tenan una
importancia enorme, ya que eran un vehculo de propaganda, en los que se
fabricaban o destruan reputaciones de la noche a la maana. La
crnica social serva estos propsitos a las mil miravillas. Un
peridico, en El duelo de mi vecino, se hace portador de la infamia
de un presuntuoso que jugaba con la vida de pobres infelices, retndo
los a duelo; la tienda de don Aniceto y Salustiano tena un peridico
que era el rgano oficial de sus tropelas, y, un discurso que el
conde Coveo no llego'a pronunciar debido a su incapacidad intelectual,
es descrito como brillante por un peridico capitalino.
Ademas, la sociedad cubana finisecular, tena gran predileccin
por los placeres gastronmicos. Mientras los esclavos, los libertos,
las clases ms pobres de la poblacin, coman con sobriedad y, a veces,
hasta sufran escasez, la clase alta era pro'diga en manjares y
desplegaba lujo en la presentacin de los mismos. Eran muchos y com
plicados los platos que se presentaban a la mesa de las familias ricas.
Los negros y los mulatos eran diestros en el arte culinario, pero los


80
En Carmela (1886-1887), Ramn Meza dirige su critica social por
caminos ms serios. La obra, considerada por algunos como exponente
de un idilio romntico o como mera imitacin de Cecilia Valdes de
Villaverde, se sale de ese marco en que ha querido incrustrsela y pre
senta conflictos familiares y sociales existentes en la Cuba de finales
del siglo XIX. En efecto, Carmela y Cecilia se parecen, pero es que
ambos autores quisieron retratar la sociedad cubana de su tiempo. La
mimesis es la misma, en los que ambos escritores difieren es en la poesis
ambos crearon obras diferentes. Mientras Villaverde hace hincapi**en
el romance y lo enmarca en la lucha de clases, Ramn Meza hace lo mismo,
pero avanza un paso ms, al no idealizar a sus personajes y presentar
un conflicto ms probable en aquella sociedad. La Carmela de Meza no es
precisamente "la mulata ms linda de La Habana," como lo era la herona
de Villaverde. Va en esta novela el autor comienza a usar una tcnica
distinta, que caracterizar* su novelstica desde ese momento en adelante.
Hay una ruptura con la literatura de la poca. Los personajes de Meza ya
no van a estar idealizados, pero no sern, tampoco, rplica exacta de la
realidad. Hay una distorsin en la configuracin de varias de sus
"criaturas claves."
El novelista vea la sociedad cubana como lo que era: una copia,
un espejo deformado de Espaa. Esa distorsin se produce porque la
sociedad cubana tena caractersticas y componentes tnicos diferentes a
los de la espaola y al tratar aquella de imitar a sta, se produce una
deformacin que estaba latente en el seno mismo de aquella sociedad.
Meza, en Carmela, plantea el problema racial existente en la Isla
hacia finales del siglo XIX. Presenta, en esta obra, una alta sociedad


86
la poblacin que viva de su humilde trabajo en ingenios y cafeta
les.
Y ante la dbil reja de madera, sentadas pacientemente,
horas, das, sananas, meses, aos . llenando de mugre
entre sus dedos callosos las libranzas que venan a cobrar,
estaban, como siempre, el maquinista, el herrador, el
carretero, el carpintero, el apoderado del medico de la
finca, el administrador cesante y otros empleados ms.
Todos resignados, silenciosos, embargados de profundo
disgusto ... y confiados en sus inegables derechos a
cobrar, no queran apresurar la prxima e inevitable ruina
de aquel hombre poderoso poco antes y la de aquella casa,
una de las principales de La Habana.4
Aquellos hombres conocan mejor que nadie el estado de abandono
en que se encontraba la finca por falta de dinero, pero se irritaban
cuando estaban acosados por el hambre.
Meza, aprovecha aquella situacin para mostrar al lector como
era aquella sociedad. El hijo de don Julin miraba con actitud indife
rente a aquellos hombres que visitaban a diario a su padre porque estaba
acostumbrado a aquel espectculo o porque ignoraba los problemas que
25
all se resolvan: el interes, las consideraciones y el hambre.
Meza retrata en Carmela un perodo de transicin. Despus del
desarrollo de la industria azucarera se separaron el hacendado y el
colono; apareci" una clase media rural; fue la poca de las mquinas y
el auge de la qumica, con sus correspondientes tcnicos. Igual fenmeno
se registra en la industria tabaquera. Pero, mientras todo esto estaba
ocurriendo, muchas familias quedaron sin fortuna y los obreros manuales
que para ellas trabajaban, se encontraron desemparados.
Porque a la Paz del Zanjoi haba seguido un periodo de
profundo desencanto, producido, entre otras causas, por el
incumplimiento, por parte de la corona espaola, de las pro
mesas de mejora por las cuales se trato'" la contienda. Los


13.1
El Farruco dorma en una cama improvisada con paja de embases
y papeles y reciba los vituperios y las bilis de don Aniceto cada vez
que ste se encontraba contrariado con algn problema en la tienda. El
cocinero de la tienda era un chino de aspecto deplorable que denotaba
a la legua su miseria. Don Aniceto lo utilizaba porque los servicios
que el asitico prestaba favorecan la economa y el ahorro de la tienda.
El chino tena que hacer las compras para la comida del personal de la
Moralidad Comercial. Saba comprar mejor que otros y no sisaba un real.
Su empleo resultaba ventajoso ya que no haba raza mas adecuada por su
93
laboriosidad, inteligencia, docilidad y frugales costumbres.
Junto al problema del chino, Meza describe otros que eran lacras,
muchas de ellas, resultantes, de la esclavitud en Cuba. Al describir,
con brevedad, escenas que por s solas dan cuenta de la existencia de
una clase pobre, menesterosa y necesitada. El novelista enfrenta al
lector con escenas de pilleras, de mendigos y de mujeres pertenecientes
a distintas razas que configuraban el estrato mas pobre de la escala
social cubana:
Pareca una tribu nmada que elega por campamento los
alrededores de la iglesia, o bien la emigracio'n de una
grande aldea africana a la cual llegaran solo unos meses
antes, los beneficios de la civilizacin.^
El problema de la mendicidad, como se ha visto, es expuesto por
Meza en otras novelas (Ultimas pginas, y Mi to el empleado). Esto
contrasta con el lujo desplegado en las esferas sociales mas privile
giadas y da una idea de la realidad social cubana y de la miseria
existente en el pas despus de la guerra de 1868.
Luego, como todos los sbados, vino a extender las
manos en el umbral de la ancha puerta de la tienda la


AGRADECIMIENTO
AI escribir estas lneas, deseo reconocer la deuda con aquellos
que me han ayudado en mi carrera, principalmente el Dr. Ivan Schulman,
maestro y amigo, a quien tanto debemos todos los que hemos tenido la
suerte de ser sus alumnos.
Tambin quiero agradecer a Mara del Carmen, mi esposa, sin
cuyo aliciente, este trabajo no hubiera sido posible.
iv


116
smbolo negativo de oscuridad y el rojo se asocia con la sangre, las
heridas y la muerte.^
Y a veces la luna asomaba su disco engrandecido y rojo
tras de la extraa pauta formada por las paralelas barras
de los sostenes del telefono cuyos aisladores de vidrio
lanzaban reflejos de plateada luz y cuyos alambres traza
ban en el cielo lneas negras en todas direcciones.66
Aqui puede verse el mundo colonial tal como estaba impuesto en
la Isla, con su disco rojo, que representa la imposicin espaola en
Cuba y del que emanan lneas negras de sombra y de oscuridad que entur
bian el cielo azul. Las barras paralelas de los sostenes del telefono,
a travs de las cuales se filtran esos reflejos negros, son smbolo de
los barrotes de la prisin que priva a los cubanos de poder comunicarse
libremente. En fin, del espritu opresor de la colonia que opaca e
impide la completa realizaci6n de la sociedad cubana.
En el pasaje del fuego provocado en la tienda por la ambicin
de don Aniceto y Salustiano, Meza contrasta la luz y la sombra para
sealar los valores autnticos y la corrupcin, respectivamente. Es
una luz pura la que se proyecta en la ciudad cuando se quiere hablar
de los primeros, y una luz opaca o conos de sombra y oscuridad, cuando
se quere subrayar la corrupcin y la maldad de los mercaderes.
El marco denlas puertas, de las ventanas y el pasa
manos del balcn ardian atn como extraas luminarias sobre
la ennegrecida pared de la fachada. . Las casas de
la ciudad, el campanario de Monserrate, el lejano grupo
de gticas torrecillas del Angel, todo se hallaba iluminado
con la rojiza e intermitente luz del incendio. En el
aire danzaban millares de chispas y hasta la pesada masa
de nubes que se cerna sobre la ciudad reflejaba la clari
dad de las llamas.67
En estas descripciones la luz del sol tiene un valor positivo.
Es la luz natural que simboliza los valores espirituales y que acta


186
Otro tipo popular que aparece en esta ultima novela, es el del corredor
de bolsa, cuya vulgaridad se acenta en las tertulias que frecuenta.
Tambin en Don Aniceto el tendero, Meza presenta un grupo de mujeres de
todas las nacionalidades y razas conversando en las calles habaneras.
Estos tipos forman parte del folklore cubano. Segn el autor las hay
blancas, negras, mulatas, asiticas y turcas. Adems En un pueblo de la
Florida el novelista destaca otros grupos costumbristas colectivos, que
se renen para comentar sucesos del pasado y aorar tiempos mejores;
son escenas pintorescas, estampas de la poca. Por ultimo, Meza describe
grupos de personas, cubanas o extranjeras, mezcladas en los parques y
cafes al aire libre, paseando en las noches tropicales frescas y placen
teras, escuchando la retreta de la banda militar o bebiendo refrescos.
Estos tipos costumbristas imprimen pintoresquismo a aquella sociedad
finiscular.
El tipo feminino
Hemos hecho una division de los tipos femeninos creados-por Meza
en sus novelas, atendiendo a la posicin y al papel que desempean en
la sociedad. Meza presenta tres tipos femininos agrupados de acuerdo
con la escala social a la que pertenecen: la ta de Blanca, Aurora,
Clotilde y su madre, la de Joaqun y la prima de este, pertenecen a la
clase social rica. Las mujeres que aparecen en El duelo de mi vecino
son de la clase media. Doa Justa y Carmela pertenecen a la clase social
humilde. Hay un grupo que representa los cambios sociales: Adelaida
pasa de la clase media, protegida por una familia, a la baja y termina
perteneciendo a la clase de los "nuevos ricos." Las hermanas de Pablo


149
autor francs, al mirar las expresiones faciales intento"" llegar a la
intimidad del individuo para poder captar su humano secreto y su poder.
Toda la sociedad era, para Balzac, como un puente, un microcosmos que
pondra frente a los ojos del lector. Este, tendra as, ejemplos de
todas partes reproducidos en su interioridad.
Balzac pensaba que un escritor poda convertirse en un pintor,
ns o menos fiel, de tipos humanos, cuentista de dramas de la vida ntima,
arqueoiogo de la estructura social. Sera pintor de profesiones, del
bien y del mal. La obra, por ser total, deba tener una conclusion.
De este modo, retratada la sociedad, ella deba llevar en s, la razn
de su movimiento.^
Se puede pensar que Meza, al presentar la sociedad cubana de su
/ /
poca, con sus tipos, trato que su obra mostrara el motor que la impul
saba. El novelista cubano no estudia las razones, el por que de las
cosas, sino que presenta sus tipos desenvolvindose en su medio social.
Ahora bien, estos tipos no llegan a desarrollarse interiormente, no
tienen una completa realizacin, ya que el medio social del que fueron
sacados se los impeda.
Balzac va mas alia"" de Water Scott. Como moralista, jusgara^al
individuo y a los grupos sociales, enseando el peligro real que los
amenaza, cuando ellos se desvan de los eternos principios que gobiernan
los valores establecidos.^ Esto, como ya se ha dicho, no lo hace Meza,
quien muy pocas veces juzga a sus criaturas, o menciona las causas que
motivan sus pasiones, ya que se vale de una estilstica del silencio con
la que muestra los efectos sin seTialar abiertamente las causas.


185
Los transentes huan, y pasado el peligro, se
detenan y volvan la cara para ver a donde iba a estre
llarse aquel brbaro de negroJO
Semilla de Marn, el travieso amigo de Tocineta, es otra figura
simptica del costumbrismo cubano. Un tipo parecido al de Tocineta, es
el de Calixto, el criado negro que Meza presenta en la novela Don Aniceto
el tendero. Es tambie^n una figura enfocada de una manera paternalista.
Adelaida y Mara lo protegen en todo momento de la ira del tendero.
Calixto forma parte del folklore cubano; es el tipo de negrito bonachn
que se pasa horas enteras sentado en un peldao de la escalera, sin
trabajar. Por ultimo, otra figura pintoresca es la de Panal mojado, de
quien se burlan cuando transita por la calle, debido a su ropa en desuso
y a su actitud de gran seor. En esta figura pueden haber tenido su
origen otros tipos de la sociedad cubana como el "Caballero de Pars"
y la "Marquesa."
Entre los extranjeros Meza presenta una serie de tipos costum
bristas que forman parte del panorama social cubano: Mongo, en Mi to
el empleado, es la figura del botero que ha persistido hasta nuestros
dias. Este tipo esta descrito por Meza con la ropa caracterstica de
los aldeanos que llegaban a Cuba sin haber tenido ningn roce social,
provocando las miradas y comentarios de los criollos. En la misma
novela aparece el sobrino de Vicente Cuevas, quien como este viste las
ropas de la aldea y es al hazmereir de todos. El Farruco es el tpico
criado espaol que se ve trabajando en casas comerciales. Esta figura
esta delineada en Don Aniceto el tendero, con sus caractersticas
peculiares: la simpata personal y las ambiciones y deseos de ascenso.


130
sal/an a pasear en coche por los parques o asistan a las reuniones
influyentes en donde se hablaba de cuestiones econmicas, polticas y
administrativas mientras que los dependientes de la tienda paseaban a
pie galanteando a las muchachas asomadas a las ventanas o buscaban
compaeras con quien pasar alegremente la tarde.
En Don Aniceto el tendero, como ya se ha visto en otras novelas,
el autor muestra simpata por la gente humilde y trabajadora. Habla de
los dependientes siempre listos en sus puestos de combate:
La sala estaba desierta; los mostradores semejaban
pequeo foso, un abismo donde se hubieran hundido los
dependientes, pobres muchachos, tendidos all* arriba en
los catres, descansando las^piernas casi rgidas de
mantenerse en pie todo el da.91
Sin embargo, hay que sealar que dentro de aquel engranaje social,
esos dependientes de la tienda tenan en mente ascender de posicio^n y
llegar a tener algin da intereses en la tienda. Algunos haban soado
con hacerse socios de verdad y principales de la casa. Meza no critica
este deseo natural del ser humano, sino los medios y la corrupcin
utilizados para llevar a cabo el ascenso social.
Por debajo de los dependientes exista otra clase social, la de
los criados, que tenan que trabajar ms, ganaban menos, eran maltratados
de palabra y de obra y a los que socialmente no se les consideraba.
El infeliz Farruco, apenas llegado de su tierra senta
ya sobre sus hombros el peso de un trabajo rudo al que no
estaba acostumbrado. El corto sueldo que le daban, se
lo ganaba el infeliz honradamente. Ademas de tener a su
cargo la limpieza y baldeo de la tienda, trastienda y
ante-tienda, que se le haca barrer la acera y regar la
calle, serva la mesa, fregaba los platos y lo mandaban
con camisas y trajes en corte, hilvanados o concluidos a
todas partes de la ciudad y aun a los pueblos cercanos.92


BIOGRAPHICAL SKETCH
Manuel A. Gonzlez Freixas was born in 1936 in Havana, Cuba,
and spent most of his youth in Cuba, where he obtained the equivalent
of a B.A. degree at Havana University and the School of Professional
Journalism. In 1962 he was a recipient of a scholarship at the "Insti
tuto de Cultura Hispnica" in Madrid, given by the Association of
Professional Journalists in Cuba.
In 1969 he graduated from Wichita State University with an
M.A. in Spanish. The Ph.D. with a major in Romance languages and litera
tures and a specialization in Spanish with a major in Spanish American
literature prepares him for teaching in this field.
His career has involved a mixture of teaching Spanish language
and literature. He also worked as a Spanish newscaster and journalist.
From 1969 to 1970 he was an instructor in the Department of Foreign Lan
guages at Stephen F. Austin State University in Nacogdoches, Texas; from
1970 to 1972 an instructor at City University of New York, Staten Island
Community College, New York; from 1972 to 1976 an instructor in the Depart
ment of Language, College of Mt. St. Vincent, Bronx, New York. Also
at the same time he was an instructor at State University of New York,
Farmingdale, New York, and an instructor at York College of the City
University of New York, Jamaica, New York. From 1976 to 1978 he was
a teaching assistant at the University of Florida, Gainesville,
Florida. Since 1978 he has been an instructor at West Georgia College,
234


233
Stephen, Leslie. Hours in a Library. London: n.p., 1909. Vols. II
y III.
Taine, Hiplito. Nouveaux essais de critique et d'histoire. Paris,
1865.
. Histoire de la litterature anglaise. Paris, n.p., 1866.
Vol. I.
. De 11 ideal dans 1'art. Paris, n.p., 1867.
. Philosophie de 1'art dans les Pays Bas II. Paris, n.p.,
1868.
. Les origens de la France contemporaine, 36 edicin. Paris,
n.p., 1875-1983. Vol. VII.
Torriente, Lolodela. La Habana de Cecilia Valdes. La Habana: Jesiis
Montero, 1964.
Vitier, Medardo. Las ideas en Cuba. La Habana: Editorial Trompico,
1938. Tomo I.
Wellek, Rene"". A History of Modern Criticism, 1750-1950. New Haven:
Yale University Press, 1966. Vols. Ill y IV.
Whitman, Walt. Complete Writings. New York: R. M. Bucke, T. B.
Harned and Horace L. Traubel, 1902.
Wollcombe, K. J. "The Biblical Origins and Patristic Development of
Typology." Essays in Typology. Naperville, Illinois: Alec
R. Allehson Inc., 1957. Pp. 60-65,


44
"voluptuosa e intima costumbre cubana, era muy sugestiva y estaba muy
arraigada en los criollos, espaoles y extranjeros que vivan en el
pais." La danza era muy popular, estaba compuesta del sedazo, o parte
del paseo, la cadena y el sostenido, segn los marcaba la mtsica. Esta
era animada y alegre y los mejores intrpretes eran los grupos locales.
El compa's era el mismo que tocaban los negros en sus instrumentos y
tambores. El baile, era una diversion que se practicaba todo el ao
25
y se acentuaba, con disfraces durante el carnaval.
Este aspecto destacado de la sociedad cubana se observa en
varias novelas de Meza. Con esto, el autor serala la frivolidad de la
clase alta o las diferencias entre los grupos sociales. En Flores y
calabazas, los bailes capitalinos, o los celebrados en casa de Blanca,
con participacin de la esfera social burguesa, son una muestra de esa
frivolidad imperante. Los nuevos amigos de la muchacha solo saban
de bailes, fiestas y reuniones de tipo ligero, en los que no haba una
conversacin inteligente ni se demostraban inquietudes espirituales o
culturales. Era un mundo vaco, carente de significado y de trascen
dencia. El autor utiliza el baile en Carmela para poner de relieve las
diferencias y tensiones sociales. En casa de doa Justa se bailaba
en reuniones sencillas y familiares y de acuerdo con los modestos
recursos de la familia. En esta ocasin, al igual que en la boda del
conde Coveo, el escritor presenta a un grupo de curiosos que fisgonea,
desde afuera, ese baile al que no fueron invitados. A travs de los
comentarios de esta gente, se trasluce la envidia que sienten por no
participar de la fiesta. Tambin, en el baile de la alta sociedad que


184
Hay que aadir, que en Carmela, hay una fiesta a la que asiste
gente de la clase media--pobre, a travs de la cual se da cuenta del
problema racial latente en la novela, mirado desde la perspectiva de
esta esfera social.
Doa Chucha es otro de los tipos costumbristas criollos, el de
la amiga oficiosa, siempre dispuesta a dar consejos y hasta servir de
alcahueta para conseguir un marido chino a Carmela. Es una amiga sincera
que acompaa a dona Justa, madre de la muchacha, hasta en los ltimos
momentos de su vida. Como en todas las sociedades, en la cubana, siempre
existe un tipo asi.
Es importante hablar aqui de Tocineta, a quien hemos clasifi
cado como tipo social. Bajo ese aspecto, lo trataremos mas adelante.
Ahora, debemos mencionar que Tocineta es tambine un tipo costumbrista,
el del criado negro protegido por una familia de mediana posicin. El
autor lo delinea con actitud paternalista, como otro miembro de la
familia de dona Justa. Trabaja lo menos posible y se cree con atribu
ciones para dar consejos no solicitados. La escena en que el criado
monta un caballo desbocado por las calles de La Habana pertenece de
lleno al folklore local:
--¡Mrenlo, que^ perro! . ja ver si te bajas de
ah, relamido!
, Pero no oyoxTocineta estas palabras, pues apenas sospe
cho que Da. Ju^ta se asomaba a la ventana, espole el
caballo golpendole el vientre con sus calcaales desnudos.
Partio/ el animal veloz como una flecha. ... La lnea del
carrito urbano, esmerilada por el roce continuo de las rue
das de los vagones, el empedrado, las casas, el mar que a
trechos se perciba por las bocacalles, todo pareca volar
en redor de Tocineta.
Era una carrera veloz, desatinada, la que despus de
varios caracoleos, haba emprendido al caballo.


27
19Rene Wellek, A History of Modern Criticism, 1750-1950, III
(New Haven: Yale Univ. Press, 1966), pp. 246-249.
20Wellek, IV, pp. 245-254.
21Wellek, IV, pp. 254-265.
22Wellek, IV, pp. 266-270.
23Wellek, IV, pp. 270-274.
Emile Montegut, Types litteraires et fantaisies esthetiques
(Paris: n.p., 1882), pp. 81 y 118.
25L. Russo, Saggi critici I (Laterza: Bari, Scrittori d'ltalia
series, 1952), p. 210.
26F. Catalano, La Scuola librale e la scuola democrtica,
Vol. II de La Letteratura italiana nel secolo XIX (Bari: F. Catalano,
1956), p. 6.
2^Saggi crittici I, p. 210.
OO
Walter Bagehot, Literary Studies (New York: Richard Holt
Hutton, 1905), II, pp. 329-331-336.
pq
Frederic William Maitland, The Life and Letters of Leslie
Stephen (London: n.p., 1906), p. 283.
30Leslie Stephen, Hours in a Library (London: 1909), III,
pp. 143-197, II, p. 26).
OI
Walt Whitman, Complete Writings (New York: R. M. Bucke,
T. B. Harned, and Horace L. Traubel, 1902), V, pp. 56-57.
32Henry James, Partial Portraits (New York; n.p., 1888),
pp. 137-138.
Wilhelm Dilthey, Theorie des conceptions du monde: Essai
d'une philosophie de la philosophie, traducido por Louis Sauzin
(Paris: Presses Universitaires de France, 1946), pp. 33 y 34.
34
Wolfgang Kayser, Interpretacin y anlisis de la obra litera
ria traducido por Maria D. Mounton y V. Garcia Yebra (Madrid: Editorial
Gredos, 1972), 4ta edicin, pp. 296-297.
35Wellek, IV, pp. 320-335.
3fi
Georg Lukcs, Teoria de la novela, traducido por Juan Jos
Sebreli (Barcelona: Ediciones Siglo XX, 1966), pp. 80, 81 y 87.


10
su vez, el autor, traza su ideal de los deseos instintivos de su
. 10
sociedad.
El trmino raza, en Taine, se refiere a las diferencias entre
las naciones latinas y germnicas. La raza es "el genio de una nacin."
Cada pueblo, cada nacin, es una persona moral. Segn el crtico, la
raza es una "mentalidad" y no un individuo particular.11
Su interes en la literatura esta' centrado en los personajes
de ficcin, porque expresan lo concreto universal en s, el tipo, el
ideal. Estimaba que el tipo era un fragmento del hombre universal
o un representante de los instintos de una raza. Era el sello de un
perodo determinado. Es el representante ms importante del arte ya
que el ideal del escritor se convierte en el personaje, en el modelo.
Es una criatura de ficcin significativa, en el orden social e histo'ri-
co, por su correspondencia entre lo que el hombre admira y lo que el
es.'2
Los tipos de Taine no esta'n pensados como fuentes de informa-
cio'n sobre la estratificacio'n social o como figuras realistas. Admira
la figura del hroe y la del superhombre. Admira la fuerza por s
misma ya que es un poder bueno para el arte. Ordena los tipos, de
acuerdo a su valor social, de lo local, a lo universal, para terminar
con el ms generalizado, el mas ideal como el mas alto. Seala tres
tipos: el realista, el caracterstico y el ideal. Encuentra los hroes
y los dioses en los tiempos primitivos y en sus contemporneos los tipos
inferiores. Piensa que las obras de Balzac y las de Shakespeare expre
san, mejor que otras, las capas ms profundas de la naturaleza humana,
13
las fuerzas elementales.


77
irrespetuosa ante toda autoridad, y que es parte de la vida diaria que
describe Meza en diferentes mbitos de la sociedad cubana. El choteo
en s puede considerarse como un aspecto inofensivo dentro de las
caractersticas sico-sociales de la Isla, pero el peliqro est en su
uso como habito social y su desvalorizacin de todo lo que implique
jerarqua, autoridad y prestigio, con su secuela de desorden, desvalori-
/ 5
zacion y "relajo."
Esta cuestin del "choteo" se encuentra tambie'n en otras obras
de Meza, porque forma parte de la sociedad que describe. En Mi to el
empleado, los incidentes en los que el futuro conde Coveo se ve envuelto
a su llegada a La Habana y quien sufre las burlas de varios pilletes as

como el escarnio de que es victima en el teatro, son rasgos sico-
sociales que motivarn la venganza del conde Coveo contra esa sociedad
que lo humillo/ El tono de la novela est dado, en parte, como se ha
dicho, por la motivacin del dinero y el bienestar material; y en parte
por la exposicin de esa actitud de choteo que se aprecia en el minis
terio en que trabaja el conde Coveo. Esta pauta puede observarse
tambin en la presentacin que hace Meza de la figura de don Aniceto el
tendero, el cual es ridiculizado en su vestimenta y en sus maneras. Lo
dicho anteriormente, se aplica tambie/i a su obra de teatro "Una sesin
de hipnotismo," en la que el autor se burla de la filosofa positivista
en boga en la /poca y el hipnotizado tiene una actitud burlona hacia los
miembros de la familia, especialmente hacia el experimentador.
En El duelo de mi vecino los comensales de la casa de huespedes
se burlan de Olern, del militar y de todo los que puedan burlarse:


Ib
Pisarev confundid'* la vida y la ficcin; trat los tipos literarios
como si fueran personas de carne y hueso e hizo de estos tipos una
alegora, que representara generalizaciones: el deseo de libertad, la
21
aristocracia en decadencia, el hombre nuevo.
Los conservadores
Para Apollon Grigoriev (1822-1864), el arte es la expresin
ideal de la vida; nace espontneamente de la misma. Este crtico
aplica una metodologa "orgnica" en su crtica literaria, ya que
concibe la vida como una unidad biolgica de la mente. Segn lo
dicho por Pizarev, el arte debe ser sincero, concreto y personal, pero
tambin local y nacional. El arte se encuentra en la vida de una nacin,
expresa un ideal, pero lo hace de una manera natural e inconsciente,
lo que le da profundidad. Segn esta teora, cada trabajo artstico
es parte de un organismo immenso y el fenmeno literario casi nunca
puede ser contemplado en sus particularidades. Grigoriev mira el arte,
en su forma de entender la vida, como si este fuera sentetico, inmediato,
total e intuitivo. El crtico debera^captar la individualidad y el
tono de una poca. Para el los te'rminos "sentimiento" y "juicios,"
no esta'n separados.
Grigoriev, en su postulado practico, formula una sucesin de
"tipos rusos." El poeta, segn el, prueba su objetivo por su percep
cin de la realidad, por su habilidad al crear tipos que constituyen
la hermosura y el arte; piensa que el tipo, aunque sea feo o inmoral,
es lo hermoso. En la opinin de Grigoriev hay dos clases de conoci
miento: discursivo o intuitivo, por deduccin lgica o por medio de


139
jovenes, que simbolizan la esperanza del autor en un futuro mejor para
la Isla:
Solo los bomberos del comercio, aquel grupo de discipli
nados jovenes, trabajaban en silencio, atentos cada cual
a lo que nicamente les tocaba hacer . discurran entre
la alborotada multitud, con la calma del que sabe bien
lo que le corresponde ejecutar y con la dignidad del que
cumple voluntariamente un deber honroso. ... Su seriedad
y orden contrastaban con los gestos descompasados^ los
gritos de . los agentes subalternos de polica, y la
tropa armada que, como si se tratara de un combate, haban
acudidoJ
En este pasaje se muestra con claridad la vision del mundo de
Ramon Meza y Suarez Incln: el novelista destaca la toma de conciencia
de una parte de la sociedad cubana de su tiempo, y deposita su esperanza
en la juventud, como futura fuerza que cambiaria los destinos del pais.
Al mismo tiempo, destaca la laboriosidad, el trabajo, el orden y la
entereza ante el dolor humano:
Y los jovenes redoblaron
los otros extinguiendo las 1
Los jvenes penetraron en el
cuerpo del negro, echado de
Al recibir de nuevo el aire,
cayo^desplornado, agitado por
convulciones del espasmo. .
las puertas de la tienda en
mosos y entusiastas, que con
puesto para poder arrancar,
timas a la muerte, riquezas
sus esfuerzos, unos con el hacha,
lamas con el chorro del agua,
cuarto y lograron recoger el
bruces sobre el caliente suelo,
uno de los heroicos salvadores
los atroces dolores y las
. Dos cuerpos salieron por
brazos de aquellos jvenes ani-
generosidad se disputaban el^,
exponiendo su propia vida, vic-
a la devastac
rw
i
En esta novela, en donde el autor expone tantas lacras sociales
y tanta corrupcio/n del elemento comerciante, es de destacar su seala
miento de estos factores positivos. El novelista, a pesar de la situa
cin social cubana que le toco vivir, tena fe en la juventud autentica
del pas, la que segn e'l, podra 1 liberar la patria y acabar con
tanta ignominia, inmoralidad y ambicio'n. Este es el nico rayo de


179
conjunto integral entre tipo y paisaje. Estn acompaadas casi siempre
de escenas de la ciudad, de sus casas, sus tejados, iglesias, torres y
edificios. Ellas continenen todo el amor del artista hacia ese conjunto.
Son escenas breves, cargadas de intensidad y colorido:
^ La playa estaba solitaria: solo alia7, a lo lejos, se
vean dos desarrapados muchachos, sentados en los arrecifes,
sosteniendo pacientemente una vara de flexible cana y ob
servando con atencin suma el cordel que atado a un
extremo de la vara, tenan sumergido en el agua. . .
El cielo y el ocano serenos, inmensos, llenos siempre de
inagotable poesa . pitando, saltaban juguetones de
los aleros de los viejos y medio ruinosos tejados de las
pobres casas. . .1
En contrapunteo, el escritor opone otros ambientes y tipos en
pasajes que evidencian el sistema colonial que detest^:
La turba no robaba, no incendiaba, no hera, no mataba;
ningn motivo haba para, reprocharla ... ya que su estado
de miseria no le permita ir al circo o a los toros . .
la multitud se precipit" a la puerta principal del templo
con intencin de invadirla; pero entonces los guardias
salieron de su impasibilidad, y con gestos poco corteses
y peores palabras, mantuvieron a raya la osada de la
turba.2 '
El escritor cubano utiliza en sus novelas muchos de los tipos
populares que observa en la capital cubana y sobre los que escribe sus
artculos de costumbres publicados entre 1887 y 1891 en las revistas
La Habana Elegante y La Habana Literaria.
Hemos mencionado que en las novelas de Meza no hay tipos recu
rrentes como en las de Balzac, figuras que reaparecen a lo largo de la
obra, llevando consigo toda una historia, un pasado o una personalidad.
Sin embargo, hay que aclarar que el escritor cubano utiliza en su
narrativa algunos de los tipos populares que observa en la ciudad, sobre
los cuales ha escrito en sus artculos de costumbres. En su "Croquis


124
pasividad habitual, pues el cambio de vida encada
haba variado el puesto secundario que le tema designado
su marido. ¡Este s que iba arrellenado! y ms grueso,
as puede decirse, ma's grueso, a fuerza de inflarse,
saludando con muchas muestras de buen humor a colegas,
amigos y marchantes.79
El novelista contrasta dos situaciones de amor frustrado, ya que
por una parte Adelaida es infeliz con el hombre que escogicf como marido,
y por otra, Mara, criada en aquel ambiente social cerrado, no tiene
fuerza para defender su amor por un joven estudiante pobre que la cor
teja. Meza, tan dado a los reflejos y a los espejos, al expresar
"frente a Salustiano y Maria, iban dona Adelaida y don Aniceto" esta
destacando dos vidas frustradas: Mara va por el mismo camino que Ade
laida. Los jovenes, hasta el ultimo momento, mantienen su ilusin
y continan su "inocente romance," hasta que las conveniencias sociales
los separan. La honradez y pureza de sentimientos hace que ambos cor
ten sus relaciones amorosas radicalmente:
Con estos sucesos, mucho tiempo paso" sin que Mara
pudiera cambiar palabras con Emilio. A lo sumo algifn
saludo, algin movimiento convenido en las persianas. No
obstante, mantenan sus relaciones, ya recogiendo las
flores y cartas que Emilio colocaba secretamente en el
antepecho de la ventana, entre las macetas de la rosa y
la azucena, ya por mediacin de Calixto, que en concien
cia crea hacer una obra buena contribuyendo a ligar el
corazn de aquellos jovenes. . Mis ni una palabra, ni
un saludo, ni una mirada, ni el mas ligero gesto volvieron
a cambiar ya los dos jvenes.80
Es necesario destacar que en esta novela as como en la obra
narrativa de Meza, el adulterio, tema tan principal en la novelstica
mundial del siglo XIX, no aparece. A pesar de las circunstancias que
rodean a la mujer en aquella sociedad, y del sufrimiento en que forzo
samente tena que transcurrir su vida, la mujer se resigna a su papel


215
En la descripcin del protagonista de la novela se nota la
irona del escritor, ya que al final de la obra vemos a aquel hombre
"vulgar" convertido en importante y acaudalado concejal de la ciudad.
/
He aqui como Meza lo describe:
D. Aniceto, en pantuflas, con el chaleco desabrochado
y los bajos del pantaln vueltos hacia arriba, se coloco'
bajo el dintel de la ancha puerta de la tienda y registrando
los bolsillos de su ligero saco de listado azul, encontr'
un pequeo cortaplumas con el cual comenz'' a rasparse las
unas. Era su ocupacin de todas las maanas en aquel mismo
punto.66
Meza presenta, al igual que Balzac, diferentes variantes dentro
de una misma categora tipolgica. En el campo de lo econmico, las
figuras creadas por el novelista cubano, aunque estn guiadas por el
mismo propsito, difieren entre si. Salustiano, el socio de don Aniceto,
es presentado de la siguiente manera: "Cuando Salustiano vea a su
socio cabizbajo redoblaba su actividad y buen humor. El era el corazn,
el alma de la tienda. D. Aniceto era la cabeza; pero una cabeza dbil,
llena de vacilaciones y desalientos."^
En realidad, D. Aniceto era el socio capitalista que no haca
nada que no fuera procuparse y andar de un lado a otro de la tienda;
Salustiano llevaba la contabilidad y el peso de las obligaciones; era
el mas diestro y conoca todos los recovecos, trucos y artimaas turbias
del ramo. Al contrario de su socio--que siempre tomaba poses de dueo
absoluto, grave y serio--Salustiano, se las arreglaba para tratar
con el publico, caerle simptico y atraer al marchante:
Nombrbase este principal D. Salustiano, hombre de
nariz roma, verdes ojos, abundantes cejas, frente huesosa
y hendida en cruz cuyo rostro, en conjunto, dbale marcada


102
en un teatro, las mesas colocadas en las platea, los palcos llenos de
espectadores solemnes que van a presenciar la "funcin"; el lujo
exorbitante, el decorado barroco, las flores, las guirnaldas, las luces,
el protocolo.
Aquella sociedad experimenta horror al vacio, y necesita
encubrir su miseria interior con una ostentosa mascara de riqueza
exterior. El derroche de lujo, el colorido y los destellos fugaces e
irreales, contrastan, por medio de sombras, con la inmoralidad de la
clase dominante que ahogaba en miserias y sufrimientos a la clase domi
nada, y las pesonas decentes, de principios morales y de ideales. El
novelista til iza la luz y la sombra para destacar estos contrastes.
Mi tio el empleado, es la novela de lo que no se hace. A
travs de la "estilistica de la ausencia," Ramo'n Meza insina un mundo
de apariencias. Es el triunfo del discurso que no se pronuncia, sino
que pareci7" pronunciarse, ya que las palabras nunca salieron de la
boca del conde. Solo hubo "gestos." Sin embargo, ste es alabado por
aquella sociedad cuyo interes es congraciarse con el poderoso y que, a
su vez, tambin es muda. La novela es la glorificacin del trabajo que
no se hace, de los expedientes que no se completan, porque, a aquellos
poderosos que nada hacan, no les convena que estos se solucionaran.
A aquellos burcratas en el poder, por el hecho de tener dinero, influen
cias y prestigio, todo se les permita. Ademas, a la sociedad dirigente
del pas, a los que encabezaban la burocracia desde Espaa y dentro de
la Isla, no les convena la tramitacin de aquellos expedientes, porque
stos eran "una mina de oro," que les permita vivir lujosamente a costa


226
^Mart, Cuba en la UNESCO, p. 70.
^Meza, Mi to, p. 26.
^Meza, Don Aniceto, pp. 128 y 129.
^Martf, Cuba en 1 a_UNESCO, p. 71.
^Spranger, pp. 131-133.
54
Meza, Don Aniceto, pp. 48 y 49.
55
Meza, Don Aniceto, pp. 48 y 49.
56
Spranger, p. 133.
57
Meza, Don Aniceto, p. 55.
58
Meza, Don Aniceto, p. 61.
59
Spranger, p. 135.
^Meza, Don Aniceto, p. 75.
^Spranger, p. 137.
^Spranger, p. 136.
^Bertault, p. 132.
64
Meza, Don Aniceto, p. 59.
6 *5
'Meza, Don Aniceto, p. 55.
^Meza, Don Aniceto, p. 63.
^7Meza, Don Aniceto, p. 75.
68
Meza, Don Aniceto, pp. 42 y 43.
69
Meza, Don Aniceto, p. 104.
70Meza, Don Aniceto, p. 105.
71Bertault, pp. 146 y 147.
72Bertault, p. 147.
73
Meza, Ultimas paginas, pp. 96-99.
7*Meza, Carmela, pp. 159-160.


231
Bagehot, Walter. Literary Studies. New York: Richard Holt Hutton,
1905. Vol. II.
Balzac, Honorato de. "Avant-propos" a la Comedie humaine. Oeuvres
completes, Texto revisado y anotado por Marcel Boutern y Henry
Longnon. Pars: Louis Conard, 1912, Vol. I. Pp. xxv-xxxviii.
. "Avant-propos" a la Comedie humaine. Anthology of Critical
Prefaces to the XIX Century French Novel. Seleccin por R. S.
Gershman y Kernan B. Witworth. University of Missouri Studies.
University of Missouri Press, 1962. Vol. XXXVII, 1962.
PP. 117-127.
Bertault, Felipe. Balzac and the Human Comedy. Traducido por Richard
Monges. New York: New York University Press, 1963.
Blackmut, R. P. The Lion and the Honeycomb. New York: Fawcett, 1955.
Catalano, F. La scuola librale e la scuola democrtica, Vol. II de La
Letteratura italiana nel secolo XIX. Bari: F. Catalano, 1956.
Cirlot, Juan Eduardo. A Dictionary of Symbols. New York: Philosophi
cal Library, 1962.
Dilthey, Wilhelm. Theories des conceptions du monde: Essais d'une
philosophie de la philosophie. Traducido por Louis Sauzin.
Paris: Presses Universitaires de France, 1946.
Goldmann, Lucien. Problemas de una sociologa novelstica. Traducido
por Rita Murua. 3ra edicio'n. Pars: Gallimard, 1964.
. "Introduccio'n a los primeros escritos de Georg Lukcs." En
Georg Lukcs, Teora de la novela. Barcelona: Ediciones Siglo
XX, 1966. Pp. 169-203. \
Guerra y Snchez, Ramiro, Jose' M. Perez Cabrera, Juan J. Remos y Emeterio
Santovenia, editores. Historia de la nacin cubana. La Habana:
Editorial Historia de la Nacin Cubana, 1952. Vols. Ill, IV y
VII.
James, Henry. Partial Portraits. New York: n.p., 1888.
Kayser, Wolfgang. Interpretacin y anlisis de la obra literaria.
4ta edicin. Traducido por Marfa D. Mouton y V. GarcaTebra.
Madrid: Gredos, 1972.
Lukcs, Georg. Teora de la novela. Traducido por Juan Jos Sebreli.
Barcelona: Ediciones Siglo XX, 1966.


I certify that I have read this study and that in my opinion it
conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully
adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of
Doctor of Philosophy.
o.
Ivan A. Schulman,
Graduate Research Professor of Romance
Languages and Literatures
I certify that I have read this study and that in my opinion it
conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully
adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of
Doctor of Philosophy.
irnando Ibarra
Associate Professo
and Literatures
of Romance Languages
I certify that I have read this study and that in my opinion it
conforms to acceptable standards of scholarly presentation and is fully
adequate, in scope and quality, as a dissertation for the degree of
Doctor of Philosophy.
Alfred Hower
Professor of Romance Languages
and Literatures


138
lograrla habla que ahorrar constantemente. La vida de las dos mujeres
durante mucho tiempo era montona y sin alicientes, un verdadero encie
rro permanente en el que se encontraban sometidas a la voluntad de
don Aniceto. Este, mientras tanto, encerrado tambie'n entre las cuatro
/
paredes de la tienda, en la planta baja, urda los hilos de la trama
que lo llevara a ocupar la posicin elevada que tanto anhelaba y
adquirir el dinero necesario para realizar sus ambiciones.
La curiosidad y la exaltacin latinas eran otros elementos carac
tersticos de la sociedad habanera de fin de siglo. Ramn Meza tiene en
cuenta estos aspectos importantes de su e'poca:
Breve tiempo, apenas cinco minutos, haban bastado para
transformar el aspecto de la calle, poco antes tan tranquila,
silenciosa y solitaria . los guardias, con los sables
desenvainados, a carrera tendida, y gritos a todo pulmn,^
con los aspavientos que son de rigor, dados la imaginacin
y el cara'cter de los exaltados hijos de la raza, latina,
a quienes el menor suceso ruidoso saca de quicio y les
lleva a ejecutar hechos que luego se disculpan con la momen
tnea ofuscacin y el arrebato, contuvieron a empellones
al pblico y le arrollaron hasta las bocacalles, que bien
pronto quedaron obstruidas por multitud de curiosos.il1
La fe en la juventud
Por medio de la descripcin de la escena del infierno de "la
Moralidad Comcercial," Meza va a contrastar dos actitudes completamente
opuestas: de un lado, la inmadurez, la exaltacin, la liviandad y la
irresponsabilidad de los guardias, supuestos representantes del orden,
y, de gran parte de la sociedad: "all eran las amenazas y los gritos,
las disputas y las interjecciones duras; pareca que el incendio cal-
/ 112
deaba aquellos cerebros o hacia hervir la sangre de aquellas venas."
De otro lado, la actitud serena, ordenada y silenciosa de un grupo de


188
Una vez mas, existe un paralelo entre las criaturas creadas
por Balzac y las de Meza. El novelista francs tiene tipos de mujer que
logran captar toda una poca con sus gestos, sus movimientos, sus
secretos y, hasta con la forma en que mueven la falda o se arreglan el
13 -w'
pelo. Meza, por su parte, con pequeas descripciones logra captar la
personalidad de sus tipos femininos y las preocupaciones que tienen. Al
mencionar a Blanca, dice que "con la manga de bordados encajes que
rodeaba su torneado brazo enjugo'' una lagrima que contra su voluntad
x 14 /
asomo a sus ojos;" de dona Mariana, comenta que "se llevo la punta
del corpino a sus ojos para secar una lagrima."^ Con breves trazos d
la belleza de la mujer: "su torneado brazo," o sus sentimientos: "enjug'
una lagrima," "para secar una lagrima" y hasta la moda en voga, "bor
dados encajes." Este ultimo detalle de la ropa indica la posicin social.
Adems, el conde Coveo,' pensar' de su mujer que "no hay que
contar con ella ... su frialdad la hace invulnerable ... es una
linda mueca ... y nada mas." El autor capta las preocupaciones de
Clotilde en los mismos gestos con que antes describiera a Blanca y a
dona Mariana:
Y Clotilde, recostada indolentemente sobre un gran
silln, compona las arrugas de su talle, arreglaba sus
encajes y sonrea pensando en ios triunfos que conseguira
en la nueva sociedad que iba a visitar, con su hermosura
y su riqueza.17
En esta descripcin esta'' indicada la personalidad de la mujer del
conde Coveo; se la presenta como indolente y vaca,.cuyas nicas preocu
paciones son las arrugas de su talle, su aspecto exterior y los triunfos
que obtendr^en los grandes salones. Las armas de Clotilde son su


60
de la ta de la muchacha. Desde el momento en que Blanca es llevada a
La Habana, la vida de ambos protagonistas cambia por completo. La ta
se encarga de inculcar a Blanca ideas muy contrarias a la de sta. La
muchacha es introducida en la sociedad habanera, sus salones, su lujo,
su esplendor y el "brillo de las apariencias." Blanca empieza a dudar
de su amor por Roma'n y lo comienza a ver como "tonto" y muy distinto a
los jvenes elegantes y sofisticados que conoce en la casa de su pariente.
"iA tu edad lagrimas! Ese bobalicn de Roman, no te conviene. Ya te
buscar yo un buen muchacho, alegre y listo, sobre todo, listo."5
Estas son las palabras con que la ta de Blanca trata de inculcar
en la muchacha su concepcin de los valores sociales imperantes en la
/
poca.
--Julin es mejor; te ama ms; tiene hecha una fortuna;
nada te faltara a su lado. Es fino, elegante, mu cumplido.
. . Tiene sus defectos quinnolos tiene? pero esto
depende de que ain es muy joven; ya se enmendar. ¡Que
diferencia! Romn es un tonto.6
No es que la ta de Blanca fuera una mala persona, sino que su
carcter era frvolo y ligero. Era superficial y este defecto de su
carcter no le permita apreciar las consecuencias que en otros podian
producir sus palabras y sus obras.^
Meza va sealando el cambio que se opera en Blanca al describir
los objetos y el aspecto material de la casa de la ta en La Habana.
Al mismo tiempo, pone de manifiesto el mal gusto de la duea en la colo
cacin de los adornos. Es la intencin del autor, al comparar los dos
"modos vivendi," sealar cun vacas, frvolas y burguesas son la vida
y las costumbres de la capital, muy diferentes a las del campo, senci
llas y llenas de valores espirituales;


45
celebran los padres de Joaquin, Meza da cuenta de la frialdad de las
maneras y de la fingida cortesa de los asistentes al mismo, quienes
hablan en voz baja como si sostuvieran una conversacin trascendental
o salen al balcn en pequefibs grupos serios y circunspectos. En la
boda del conde Coveo y de Clotilde (Mi to el empleado), a travel del
baile, se puede percibir la falsedad y la ligereza de aquella parte
de la sociedad formada por arribistas y aduladores.
El juego
En Cuba, y sobre todo en la capital, el juego estaba muy
extendido; se jugaba a las cartas y al billar. La mayora de las veces
no se haca por mero pasatiempo, sino como resultado de la impaciencia
de hacer dinero en corto espacio de tiempo. Inclusive, se ha dicho
que hasta la trata de esclavos, fue considerada por muchos como un
juego de azar, que conlleva los riesgos del contrabando, y en donde
26
habia un explotador, el banquero y un comprador. En dos novelas
de Meza, se destaca la impaciencia por alcanzar una fortuna. Para
lograrlo, los protagonistas se arriesgan, como en un juego. Saben
que pueden perder, pero estn conscientes de que al aventurarse, tienen
grandes oportunidades de ganar. Para ellos, la vida es un juego de
azar, en donde la especulacin, los trucos, las artimaas y los riesgos,
son parte importante para el logro de sus propsitos. El conde
Coveo, en su juego ascensional, al igual que lo hiciera su antecesor
don Genaro, juega con los expedientes y con la vida de aquellos
infelices que acudan a los ministerios gubernamentales para protestar
de injusticias con ellos cometidas. Era un juego sucio, que produca


177
4fi
Meza, U.P., p. 149.
47
Spranger, p. 148.
^Meza, U.P., p. 149.
49
Spranger, p. 148.
^Ramon Meza, "Autobiografa," He!ios, 1 de enero de 1910
citado por Cuba en la UNESCO, p. 9.
51
Ernesto Scfbato, El escritor y sus fantasmas (Buenos Aires:
Aguilar, 1967), p. 38.
c p ^
Meza, En un pueblo de la Florida en Cuba y America, abril
1899, p. 16.


153
ponen de manifiesto las ambiciones de la gente en las ciudades, as como
las actitudes extremas del bien y del mal.
A Balzac le faltaba demostrar la existencia de las excepciones
que resumieran los intereses de la ley comn. As surgieron las escenas
de la vida poltica. Esta divisin corresponde en Meza a Mi to el
empleado, donde el novelista cubano presenta una crtica al sistema
administrativo y burocrtico de los.ministerios en la Isla. Recurdese
que Balzac tiene una novela, Los empleados, donde critica la administra
cin publica. Las escenas de la vida militar fue la mas completa de
las obras de Balzac, sin terminar cuando escribiera el "avant-propos."
Meza, por su parte, en la novela El duelo de mi vecino, ridiculiza la
vida militar. En esta obra las armas quedan relegadas a un duelo entre
un fanfarrn "de capa y espada" y un infeliz que jamas ha tenido un
arma en su mano. En un pueblo de la Florida contiene la idea que es
expresada por Balzac en las escenas de la vida del campo. Para el
novelista franee's, en ese libro, se encontraban los ms puros carac
teres y se aplicaban los ms grandes principios del orden, la poltica
13
y la moralidad. En esa novela de Meza, totalmente idealizada, se ven
esos principios encarnados en el tipo femenino de Olivia y en las situa
ciones ideales que presenta el escritor cubano. Es de notar, sin
embargo, que Meza sita el argumento de su novela fuera de Cuba, ya que
en ese pas no existan ni el orden poltico ni el moral, debido al
rgimen de opresioli del sistema colonialista imperante en Cuba. Por
el contrario, la figura de Mara, en Don Aniceto el tendero, delineada
con rasgos de pureza, no logra su realizacin, como Olivia lo hace,
debido a la falta de valores autnticos.


144
43Meza, Mi to, pp. 167-179.
44Meza, Mi to, p. 170.
45Mario Parajon, "El autor de Carmela y Mi tfo el empleado,"
Cuba en la UNESCO, p. 34.
^Meza, Mi tfo, pp. 157 y 159.
47Meza, Mi tfo, pp. 159-160.
48Meza, Mi to, pp. 159 y 160.
^Jos"Mart'f, Cuba en la UNESCO, pp. 71 y 72.
^Meza, Mi to, pp. 165 y 166.
^Meza, Mi to, p. 166.
52Meza, Mi to, p. 166.
53Cintio Vitier, "Sor Juana, Meza y Martf," Cuba en la UNESCO,
p. 27.
3 marti, Cuba en la UNESCO, p. 70.
33Meza, Mi to, pp. 101, 103 y 104.
56Meza, Mi to, pp. 103 y 104.
57
Meza, Don Aniceto, pp. 51, 46 y 48.
33Cintio Vitier, Cuba en la UNESCO, p. 27.
59
Meza, Don Aniceto, pp. 51 y 55.
^Meza, Don Aniceto, p. 159.
^Meza, Don Aniceto, pp. 42, 45, 47, 48, 69, 70 y 146.
ft?
Meza, Don Aniceto, p. 90.
k^Elas Entralgo, Historia de la N.C. IV, p. 306.
^Meza, Don Aniceto, pp. 90 y 91.
^Cirlot, pp. 51 y 52.
^Meza, Don Aniceto, p. 91.


164
El tipo voluble
Desde un principio, Meza presenta el caso de Blanca con carac
tersticas determinadas que van a mantenerse durante el desarrollo de
la novela. La joven es descrita como bella, melanclica, indecisa y
confundida:
--La nina esta' triste. y
Y Blanca fingi' reir . Que tema? Ni ella misma
poda explica'rselo.25
Como en el caso de Roman, el escritor va a dar el carcter del
personaje por medio de sus gustos. Meza presenta a Blanca voluble,
cambiante, caprichosa, sin saber a ciencia cierta lo que quiere o lo
que le satisface. Tan pronto quiere un jardn, como llega a despre
ciarlo; llora porque no hay flores en el mismo o re cuando es destruido.
Blanca a veces quiere a Roman, pero lo olvida pronto al dejarse llevar
por las incitaciones de la ta o por el gusto que le ha tomado a la
ciudad. Se casa con Julia'n, joven de la capital que posee costumbres
ms refinadas. Blanca no se da cuenta de lo que significa realmente
para ella el amor de Romn hasta que descubre que este se ha suicidado
y compara la vida que pudo tener a su lado con la que lleva con su
marido. Meza da muestras de la volubilidad de Blanca en varias oca
siones y la presenta oscilando entre la atraccin que la paz y la
tranquilidad de la naturaleza ejercen sobre ella y la inclincain hacia
los placeres builliciosos de la ciudad:
Unas veces al terminar el matinal paseo, sentbase en
un banpo de piedra cercano a las fuentes, y otras se
diriga a la gruta. . La eleccin de estos dos sitios
dependa del estado de animo de Blanca: cuando su atencin
se fijaba en los bellos paisajes que la rodeaban, y oa el


71
libre, se retir^ del quehacer narrativo y se dedic a su profesin de
abogado; ocupo^ cargos pblicos y escribi en peridicos y revistas.


87
nuevos ricos de la aristocracia absolutistalos austria-
cantespavoneaban su insolencia ante la miseria de
numerosas familias cubanas arruinadas por la guerra. .. ,
Otra de las cuestiones planteadas por Ramn Meza en su obra
novelstica, es la del emigrante asitico. Los chinos fueron llevados a
Cuba para trabajar en las labores del azcar. La introduccin de maqui
narias para los ingenios en Cuba trajo como consecuencia la necesidad de
importar mano de obra especializada. Desde el ao de 1830, se utilizaba
en los ingenios azucareros, el llamado tren de Jamaica. Tambin se
implemento"/a maquinaria del trance's Degrand, que se conoca con el
nombre de mquina de Derosnev. En estas maquinarias se mola mayor
cantidad de cana, lo que trajo como consecuencia, la necesidad de un
cultivo mayor de este producto y mas brazos para esa tarea/
Al introducirse en el pas los diferentes trenes y no poder el
negro ponerse al frente de los mismos, por carecer de preparacin tc
nica, se pens"" en la importacin de grupos de trabajadores libres. Esto
recibi' el nombre de colonizacin. Al mismo tiempo, la llegada del
ferrocarril a Cuba, hizo necesaria la entrada a la Isla de trabajadores
contratados. Fue entonces cuando se importo""gran cantidad de obreros
isleos e irlandeses, que eran los ms baratos de conseguir en Europa.
28
Pronto se vieron sometidos a una esclavitud semejante a la del negro.
Al declinar la emigracin europea, empezaron a llegar a Cuba
asiticos, traidos de China, India y Anaam.
En los veinte aos que median de 1853 a 1873, calclase
que entraron en Cuba 132,435 chinos, de los cuales un trece
por ciento muri" en la travesa o poco despue's de su
arribo.29


173
La obra fue escrita por el novelista durante su exilio en Estados
Unidos de Norteamrica. Meza se enfrenta a una realidad que muchos
* /y
anos despus Ernesto Sabato expresara asi:
... el desconcierto de nuestras conciencias, la zosobra
que preside nuestras creaciones, el escepticismo que
muchos profesan sobre nuestro destino nacional. Ansiosa
mente nos preguntamos entonces sobre la esencia y el
porvenir de nuestra patria. Desde nuestras instituciones
hasta nuestro arte todo estcf siendo enjuiciado, y enjui
ciado en una atmosfera de tormentosa nerviosidad. Que
somos? Adonde vamos? Cual es nuestra verdad na
cional? . .51
Los tipos literarios creados por Meza en su novela En un pueblo
de la Florida, son completamente idealizados. No presentan ningn con
flicto. Los protagonistas buscan la felicidad y la encuentran en el
hogar, la casita limpia, idealizada; en los jardines amenos, en la vida
familiar placentera, en la contemplacin de la naturaleza. La novela
es como un bello album de lminas que recoge momentos gratos de otras
pocas que quizs solo existieron en la imaginacin del novelista. No
hay nada que turbe la tranquilidad de las figuras creadas por Meza. En
aquel paraso terrenal todo est" idealizado: los arboles, los sinsontes,
los vestidos de los nios, siempre pulcros y limpios. No hay en la
novela ni una sola nota discordante con esa belleza: "En esta dulce
calma, en esta tranquilidad inalterable haba pasado todos los das de
su vida."^
De la misma forma, en esa atmo'sfera de irrealidad, transcurre
la vida de la herona, Olivia, el tipo de la mujer angelical, a quien el
autor, con frecuencia, solamente llama "ella." Ese detalle destaca la
idealizacin de esa figura femenina:


SOCIEDAD Y TIPOS EN LAS NOVELAS
DE RAMON MEZA Y SUAREZ INCLAN
Por
MANUEL A, GONZALEZ FREIXAS
A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE COUNCIL OF
THE UNIVERSITY OF FLORIDA
IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE
DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY
UNIVERSITY OF FLORIDA
1980

Copyright 1980
By
Manuel A. Gonzalez Freixas

A mi padre, un cubano bueno,
muerto "sin patria pero sin
amo"

AGRADECIMIENTO
AI escribir estas lneas, deseo reconocer la deuda con aquellos
que me han ayudado en mi carrera, principalmente el Dr. Ivan Schulman,
maestro y amigo, a quien tanto debemos todos los que hemos tenido la
suerte de ser sus alumnos.
Tambin quiero agradecer a Mara del Carmen, mi esposa, sin
cuyo aliciente, este trabajo no hubiera sido posible.
iv

INDICE
Pagina
AGRADECIMIENTO iv
ABSTRACT vii
NOTA PRELIMINAR 1
Notas 4
CAPITULO
I SOCIEDAD Y TIPOS 5
La crtica literaria 5
Los crticos franceses 7
Los crticos alemanes 11
Los crticos rusos 12
Los radicales 13
Los conservadores 16
La tendencia idealista 17
Los crticos britnicos 20
Los crticos norteamericanos 21
La visin del mundo 22
Notas 26
II LA SOCIEDAD CUBANA 29
El siglo, XIX 29
Ramn Meza y la sociedad cubana 39
La indolencia 40
La carencia de ideas religiosas 41
La vestimenta y el lujo 42
El juego 45
La naturaleza 50
Divisin de la novelstica de Meza 50
Notas 56
III LA SOCIEDAD EN LAS NOVELAS IDEALISTAS 58
Notas 72
v

CAPITULO Pagina
IV LA SOCIEDAD EN LAS NOVELAS DE
CRITICA SOCIAL 74
Las tertulias 135
La fe en la juventud 139
Notas 143
V LOS TIPOS IDEALES .. 147
Meza y Balzac 147
Division de los tipos en Meza 156
Los tipos ideales 158
La actitud sensible 160
El tipo ertico 160
El tipo voluble 164
El tipo dbil 165
El tipo esttico 167
El tipo idealizado 172
Notas 175
VI LOS TIPOS SOCIALES 178
Division 178
Tipos costumbristas 178
El tipo femenino 186
La mujer de clase rica 187
La mujer de clase media 190
La mujer de clase pobre 191
Tipos que indican los cambios sociales 193
La mujer y el problema racial 195
Los tipos socio-econmicos segn
su ocupacin 201
El tipo poltico 201
El tipo econmico 208
El tipo terico 218
El tipo social 221
Notas 224
CONCLUSION 228
BIBLIOGRAFIA 230
BIOGRAPHICAL SKETCH 234
vi

Abstract of Dissertation Presented to the Graduate Council
of the University of Florida in Partial Fulfillment of the
Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy
SOCIEDAD Y TIPOS EN LAS NOVELAS
DE RAMON MEZA Y SUAREZ INCLAN
By
Manuel A. Gonzalez Freixas
August 1980
Chairman: Ivan Schulman
Major Department: Romance Languages and Literatures
In this study we have systematically examined the social types
in the novels of Ramon Meza whose works expose the scars, both inherited
and acquired, of a society marked by the effects of slavery and an
oppressive colonial regime.
Our intention was not to focus on society in all its manifesta
tions but to explore only those aspects that the writer describes in
his narrative. Meza reflects in his novels the late nineteenth-century
Cuban crisis which was produced by the failure of the Ten Years War.
The end of the "Guerra Grande" (in 1878) left the Cubans in disastrous
economical straits with sagging spiritual values.
Meza devoted his attention to the tensions and struggles between
the Spaniards and the "criollos." In his depiction of society, the
author portrays the social types that are a projection of the environ
ment in which they lived. We have divided the figures created by the
novelist into two main categories, the ideal and the social types. In

1
this division we have taken into consideration the attitude that moti
vated the actions and goals of these figures in the world of the novel.
We have called ideal types those whose actions are motivated
by feeling and emotions which separate them from the general tendencies
of the social environment. The ideal types have been classified into
the idealized and the psychosocial types. The latter have been sub
divided into the following types: erotic, voluble, weak and aesthetic.
The social types are projected by Meza in accordance with their
relations to society. Through them, the author gives us an idea of the
social structure of his time: racial, bureaucratic and economical
aspects as well as elements of the local color. We have divided the
social types into "costumbristas" and socio-economic. The "costum
bristas" are natives or foreigners adapted to the country. They reflect
the immigration problem of the Island and the typical characteristics
of the nation, its local flavor and idiosyncracies. The socio-
economical types have been subdivided according to the level they occupy
in society and the kind of work they do; their relation to society is
based on their economic background.
We have also examined the feminine types according to their
position in society. We have studied the ethnic types: the black, the
mulatto, the "liberto" and the Chinese. Each shows the tensions and
prejudices that existed in Cuba at the end of the "Guerra Grande." The
socio-economic types have been divided into four categories: the politi
cal, the economic, the theoretical and the social.
Meza's world vision is stated in contrasts. In his narratives
the dualism are reality and appearance, the new and the old and the
v i i i

authentic versus false values. In his novels we have found an aristo
cratic attitude toward the new economic class which he sees as possessing
power without the requisite education or experience needed for positions
they held.
The author's sympathies lie with the well-educated "criollos,"
as well as the impoverished classes toward which he reveals a paternalis
tic attitude.
His keen observations coupled with a witty, ironical sense of
humor make his portraits of Cuban society and its types constitute a
fictional reality rich in important materials for the study of Cuban
literature and society..
IX

NOTA PRELIMINAR
El escritor cubano Ramo'n Meza y SuaVez Incla'n, 1861-1911, tuvo
una gran preocupacin social por los males que aquejaban a su patria.
Esta inquietud del novelista se manifiesta en su obra literaria.
La obra narrativa de Meza comprende novelas, artculos de
costumbres, una pieza de teatro y crtica literaria. Este trabajo se
ocupara/de su obra novelstica, siete novelas en total: Flores y cala
bazas, En un pueblo de La Florida, Ultimas paginas, El duelo de mi
vecino, Carmela, Mi to el empleado y Don Aniceto el tenderoJ Ellas
de por s ofrecen la visin del mundo del escritor y, a la vez, dan
una idea de la crisis social que experimento' Cuba hacia los finales
del siglo decimonono.
Un acercamiento a este tema requiere una metodologa socio
lgica que lleve a la comprensin de los problemas socio-econdmicos,
de las costumbres y de los tipos de la Cuba finisecular. Sin embargo,
debe advertirse que no se ha seguido aqu un me'todo especfico, sino
que se ha querido entresacar de la proyeccin novelstica que se
estudia, la visio'n que de la sociedad tena el escritor. Adems, a
travs de las criaturas creadas por el artista, se ha intentado esta
blecer una tipologa literaria que comprenda los tipos ideales, custum-
bristas, ya sean nacionales o adaptados al pas y los socio-econmicos
que reflejan aspectos importantes de la problemtica cubana de la e'poca.
1

2
El hombre, el medio, la cultura y la conciencia nacional han
sido proyectados por Ramn Meza y Surez Incln de una manera implcita
o explcita en su obra narrativa. A travs de sus novelas puede llegarse
a tener una idea ma"s precisa sobre la estructura y el sistema social de
la isla de Cuba, con sus prejuicios y aspectos negativos, muchos de los
cuales se perpetuaron durante la repblica y han llegado hasta nuestros
das en amalgamado sincretismo, moldeando el carcter de la nacin y de.la
idiosincracia de lo que se ha dado en llamar "lo cubano."
Al escribir este trabajo nos hemos limitado a la proyeccin
social de la obra literaria de Meza y, por consiguiente, se vern refle
jados aqu aquellos problemas que puntualizo'" el autor. No es nuestro
propsito hablar de otras cuestiones que caracterizaron la e'poca y que
influyeron de una manera positiva o negativa en la constitucin de la
nacionalidad cubana.
Estas pginas son el producto del estudio cuidadoso de las
novelas de Meza y Surez Incln. De ninguna manera trata de ser totali
zante, exhaustivo, ya que su autor no lo fue; s"lo se propuso dar en
la llaga de ciertas lacras sociales, heredadas o adquiridas bajo la
influencia del medio ambiente que rodeaba a los cubanos a quienes toco'"
vivir bajo el regimen colonial represivo.
A trave's de su obra narrativa, Meza revela la profunda divisin
que exista en aquellos tiempos entre la actitud de los comerciantes
espaoles y la de los jvenes cubanos criollos que aspiraban a una vida
independiente; ataca los encumbramientos inmerecidos, el excesivo apego
a los bienes materiales, la idolatra del dinero, la discriminacin

3
social, racial y econmica; la fanfarronera de los que se labran fama de
2
valientes a costa de los infelices; el falso honor. Satiriza las
costumbres y prcticas sociales del mundo en que le toc vivir; pre
senta a Cuba como un remedo tropical de la decadencia colonial y la vida
diaria como una farsa donde los valores sociales estn muchas veces
prostituidos o invertidos; presenta el autor las costumbres, paseos y
tertulias de aquellos tiempos. Se refugia de una manera, casi constante,
en sus casitas blancas, sencillas, limpias, que son un remanso de solaz
y esparcimiento para el alma dolorida ante la realidad opresora y
corrompida.
Este trabajo est dividido en tres partes. En la primera, se
han sealado las principales ideas que sobre sociedad y tipologa ha
manifestado la crtica literaria. Se ha utilizado este material cuando
ha sido necesario. En la segunda parte, se ha dado una visin de la
sociedad cubana, con sus componentes, sus males y la corrupcin
existente. Se ha situado a Meza en el contexto de la poca en que le
toc vivir. Tambin se ha hecho una divisin de la novelstica de Meza,
atendiendo a su visin de la sociedad cubana y de sus tipos, los cuales
eran producto de aquella sociedad. En la tercera parte, se ha querido
hacer un estudio de la proyeccin de esa visin de Meza en sus novelas.
En este trabajo se han tenido en cuenta importantes aspectos de su
crtica social.

4
Notas
Vlores y calabazas (La Habana: La Propaganda Literaria, 1886);
En un pueblo de la Florida, en Cuba y Amrica, marzo 1899 a junio 1899;
Ultimas pginas (La Habana: Establecimiento Tipogrfico El Pilar, 1891);
El duelo de mi vecino (La Habana: Publicacin de la Comisin Nacional
Cubana de la UNESCO, 1961); Carmela (La Habana: La Propaganda Literaria,
1887); Don Aniceto el tendero (La Habana: Comisin Nacional Cubana de
la UNESCO, 1961); Mi tfo el empleado (La Habana: Departamento Nacional
de Cultura del Ministerio de Educacin, 1960). Todas las citas con
referencia a estas novelas sern de estas ediciones.
r\
^Lorenzo Garca de la Vega, prlogo a Antologa a la novela
cubana (La Habana: Direccin General de Cultura, Ministerio de Educacin,
1961), pp. 1 a 5. Citado por Homenaje a Ramn Meza y Suafez Incla^n
(La Habana: Comisin Nacional de la UNESCO, 1961),

CAPITULO I
SOCIEDAD Y TIPOS
La crtica literaria
La crtica literaria se ha preocupado de la relacin entre socie
dad y literatura. Unos crticos creen que la literatura es la expresin
de la sociedad, otros, difieren de esta opinion pero tienen en cuenta
diferentes elementos sociales al analizar una obra literaria, y hay otro
grupo de estudiosos de la materia que desechan de sus teoras el elemento
social.
En nuestro anal isis partiremos de la premisa que la obra litera
ria refleja la vision del mundo del autor, relacionada con la sociedad
en que le ha tocado vivir y con las diversas circunstancias que afectan
a ese conglomerado. La literatura forma parte de las acciones de una
sociedad, de su estructura y de sus instituciones. Puede dar cuenta de
los problemas y valores de un grupo social determinado conocido por el
escritor, y, en algunos casos, atacar los males de esa sociedad.^ El
texto literario puede describir una sociedad por medio del contraste,
la reflexin o la nostalgia por el pasado, as como la esperanza en
el futuro. Puede ser el documento de una e'poca o la recreacin de una
sociedad desaparecida y, a travels del texto, la literatura puede expresar
2
su conformidad o su descontento en un momento dado.
Todo conglomerado humano tiene sus tipos caractersticos que
son producto de su organizacin social as como de un determinado momento
5

6
histrico, poltico y econmico. Estos factores reflejan la idiosin-
cracia de un pueblo, patente en sus tipos humanos.
La palabra tipo se deriva de la raiz griega ttto que quiere
decir golpear y que tiene el significado bsico de un soplo o la marca
o impresin dejada por un soplo"3 o de la impresin dejada en la cera
4
por un sello.
Los crticos han formulado diferentes teoras en relacin con
los tipos literarios desde los aspectos filosficos, sicolgicos,
sociolgicos, biolgicos, histricos, economico-social y funcional, en
relacin con el texto literario o combinando varios de estos aspectos
a la vez. Algunos buscan los tipos nacionales representativos de cada
pas o cultura, otros, dedican su estudio a los tipos universales o
ideales, dndoles continuidad histrica. Hay quien ve estos tipos como
representantes de la vida y hay quien les seala como modelos a seguir por
la sociedad.
En el anlisis de la produccin literaria de un autor deben
aplicarse las teoras que mejor se ajusten a la obra que se estudie.
Hemos seleccionado como base terica de este trabajo, la crtica del
siglo XIX por ser la que mejor corresponde en el aspecto ideolgico, a
la obra de Meza. El autor frecuentaba un crculo de amigos amantes de
la cultura, al que acudan figuras como Julian del Casal, Manuel de la
Cruz, Aurelio Mitjans, Herna'ndez-Miyares y Aniceto Valdivia. Estos
intelectuales, segn palabras del propio Meza, atravesaron por un
perodo agudo de fiebre de lectura:
Que' no leimos? Que autor de universal celebridad no cono
cimos? . Valdivia, poseedor de vastsima erudicin, un

7
tanto desordenada por el mismo afa'n de leerlo todo, y de
leerlo todo a un tiempo, no fue avaro con el tesoro acumu
lado en su memoria ni con su biblioteca selecta de autores
de la poca. . .5
Meza y sus amigos realizaban un intenso intercambio cultural;
no ignoraban los postulados de Sainte-Bueve, Balzac, Taine, los radicales
y conservadores rusos. Estaban familiarizados con los crticos y
escritores italianos, alemanes, ingleses, franceses y norteamericanos;
conocan las ideas de De Sanctis, Dilthey y James, para mencionar sola
mente a algunos.
Estas corrientes literarias estaban presentes en el ambiente
intelectual cubano de finales del siglo pasado e influyeron en la obra
narrativa de Ramn Meza y Surez Incln.
Los crticos franceses
Charles Sainte-Bueve (1804-1869) formula una teora de tipos
sicolgicos humanos en la que serala el contraste entre el hombre y la
mscara, entre la realidad y las apariencias y da importancia a la
personalidad real o literaria. Habla de tres tipos: el costumbrista,
el sicolgico y el moralista. Quiere dar, a travs de ellos, un
retrato tan verdadero como sea posible y sealar las caractersticas
de un temperamento.^ El crtico francs tiene en cuenta los cambios
histricos y la biografa del escritor, la herencia, el ambiente y la
educacin. Se interesa por los antepasados de los escritores y el lugar
donde stos nacieron; cua'ndo se hicieron famosos y cuando comenz" su
decadencia; sus opiniones sobre religin, su comportamiento y el
ambiente en que vivieron. Llama a su teora de tipos "familias de la
mente" a las que dota de continuidad histrica y de afinidad espiritual.

8
Est^ convencido de la relacin que existe entre el hombre y el trabajo
,. 7
que realiza.
Honorato de Balzac (1799-1850), en su prefacio a La comedia
humana, afirma que en todos los tiempos han existido las "especies
sociales" al igual que las zoolgicas. Expresa que la irracionalidad
se transfiere a la humanidad por una inmensa corriente de vida y que,
como lo han demostrado los zologos, mientras las costumbres de los
animales son constantemente semejantes en todo tiempo, las de los
hombres varan segn las circunstancias y el grado de civilizacin.
Sin embargo, serala Balzac, que al igual que hay diferencias entre los
distintos animales, existen diferencias entre los hombres. Balzac
pensaba que una obra literaria deba comprender tando al hombre, como
a las mujeres y las cosas, o sea, las personas y la representacin
material que nos dan de su pensamiento, ya que, en fin, el hombre
es la vida y sta nuestra vestidura. Balzac quera ser el secretario
de su poca y llevar a cabo el inventario de los vicios y virtudes,
de las pasiones y los hechos, de los personajes y los acontecimientos
principales de la Francia en que vivi. Estim el escritor que su
tarea era la de buscar una tipologa social.
Honorato de Balzac vefa a la familia, y no al individuo, como
el nico elemento social. Pensaba que la literatura deba captar la
corrupcin social con todo su colorido, al igual que una pintura.
Balzac dividi' su obra en seis libros que representan cada uno etapas
diferentes de la vida humana y social de la Francia del siglo XIX;
dndoles el nombre de escenas de: la vida privada, de provincia, pari
sina, militar, del campo y poltica. Abog' por el papel social del

9
artista, al que crea capaz de poder cambiar la imagen de las
cosas.
Hipo'lito Taine (1828-1893), contemporneo de Balzac, hizo un
gran aporte a la crtica literaria al desarrollar su concepto del factor
ambiente que puede utilizarse en muchos aspectos externos de la litera
tura. A partir de Taine se ha podido analizar una obra tomando en
cuenta determinadas condiciones sociales y polticas imperantes en el
medio ambiente en que se desarrolla la obra, adems de elementos fsicos,
como las influencias del clima y la tierra en distintos aspectos de
una sociedad, elementos introducidos por los iluministas del siglo
XVIII.
En su libro La filosofa del arte en los Pases Bajos, traza
su concepto de raza y nacin. Para el, la raza tiene cualidades funda
mentales que persisten a trave's de todas las circunstancias y climas;
la nacin tiene cualidades transformadas por la historia y el ambiente.
El captulo sobre la raza trata sobre las condiciones fsicas y los
hbitos del comer y discute los lazos del matrimonio. En otro captulo,
considera la influencia del clima y la tierra, as como la poltica
y las condiciones de trabajo. Intent establecer una sicologa
9
nacional de las principales naciones de Europa.
Para Taine, el artista es la persona que ms claramente ve la
verdad de una poca o la edad de una nacio'n. Hay figuras que son
representativas de una era determinada, sean o no, repudiadas por sus
contemporneos. El escritor que tiene las simpatas de su nacio'n
triunfa porque sostiene un ideal reconocido implcitamente por su
sociedad; sus caracteres se convierten en modelos que son imitados. A

10
su vez, el autor, traza su ideal de los deseos instintivos de su
. 10
sociedad.
El trmino raza, en Taine, se refiere a las diferencias entre
las naciones latinas y germnicas. La raza es "el genio de una nacin."
Cada pueblo, cada nacin, es una persona moral. Segn el crtico, la
raza es una "mentalidad" y no un individuo particular.11
Su interes en la literatura esta' centrado en los personajes
de ficcin, porque expresan lo concreto universal en s, el tipo, el
ideal. Estimaba que el tipo era un fragmento del hombre universal
o un representante de los instintos de una raza. Era el sello de un
perodo determinado. Es el representante ms importante del arte ya
que el ideal del escritor se convierte en el personaje, en el modelo.
Es una criatura de ficcin significativa, en el orden social e histo'ri-
co, por su correspondencia entre lo que el hombre admira y lo que el
es.'2
Los tipos de Taine no esta'n pensados como fuentes de informa-
cio'n sobre la estratificacio'n social o como figuras realistas. Admira
la figura del hroe y la del superhombre. Admira la fuerza por s
misma ya que es un poder bueno para el arte. Ordena los tipos, de
acuerdo a su valor social, de lo local, a lo universal, para terminar
con el ms generalizado, el mas ideal como el mas alto. Seala tres
tipos: el realista, el caracterstico y el ideal. Encuentra los hroes
y los dioses en los tiempos primitivos y en sus contemporneos los tipos
inferiores. Piensa que las obras de Balzac y las de Shakespeare expre
san, mejor que otras, las capas ms profundas de la naturaleza humana,
13
las fuerzas elementales.

11
El arte, para Taine, representa la realidad y expresa la per
sonalidad. El escritor nos da su visin del mundo y de ah, el mundo
que nos rodea; penetra en la esencia de las cosas. El arte debe
representar lo que es significante de la realidad y caracterstico del
individuo. Su proposito es alcanzar la individualidad de una poca o
pas. Los tipos literarios deben reproducir la pasin y la emocin del
hombre que describen. Deben ser pensados por el razonador y pintados
por el artista. Para Taine, el hombre es una mquina espiritual y
el crtico analiza esta alma como portadora de un principio de orden que
une las fuerzas colectivas de raza, medio y momento y los eventos fsi
cos.
Esto encierra un principio naturalista-determinista, por el
cual los hombres estn catalogados de acuerdo con tipos individuales:
14
el apasionado, el imaginativo y el intelectual.
Taine se refiri'a la mente humana en trminos de analogas
meca'nicas derivados de la zoologa, pero la facultad maestra, adems
de ser un principio mecnico o biolgico lo es, tambin, de la indi
vidualidad. Es el estado sicolgico dominante y persistente. Para
el, cada talento tiene una facultad maestra. En su teora literaria,
Taine seala que el artista escoge un rasgo principal y ve las cosas
solamente a travs de su facultad maestra. En esta formulacin hay que
tener en cuenta lo que est en el escritor y lo que ste descubre y
15
transcribe del mundo que lo rodea.
Los crticos alemanes
Karl Marx (1818-1883) y Federico Engels (1820-1895) basan su
crt ica desde el punto de vista de la relacin entre la l