Citation
Testimonial literature and women's participation in social change in Nicaragua

Material Information

Title:
Testimonial literature and women's participation in social change in Nicaragua
Creator:
Sotelo, Clara, 1953-
Publication Date:
Language:
English
Physical Description:
ix, 256 leaves : ; 29 cm.

Subjects

Subjects / Keywords:
Alto ( jstor )
Barrios ( jstor )
Herpes zoster ( jstor )
Latin American culture ( jstor )
Literature ( jstor )
Mayors ( jstor )
Narratives ( jstor )
Persona ( jstor )
Seas ( jstor )
Women ( jstor )
Dissertations, Academic -- Romance Languages and Literatures -- UF
Reportage literature, Nicaraguan ( lcsh )
Romance Languages and Literatures thesis, Ph. D
Social conditions -- Nicaragua -- 1979- ( lcsh )
Women -- Social conditions -- Nicaragua ( lcsh )
Genre:
bibliography ( marcgt )
theses ( marcgt )
non-fiction ( marcgt )

Notes

Thesis:
Thesis (Ph. D.)--University of Florida, 1996.
Bibliography:
Includes bibliographical references (leaves 245-255).
Additional Physical Form:
Also available online.
General Note:
Typescript.
General Note:
Vita.
Statement of Responsibility:
by Clara Sotelo.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
University of Florida
Rights Management:
Copyright [name of dissertation author]. Permission granted to the University of Florida to digitize, archive and distribute this item for non-profit research and educational purposes. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions requires permission of the copyright holder.
Resource Identifier:
023836395 ( ALEPH )
35765384 ( OCLC )

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text












TESITIMCIIA.L LITERATURE AND WOMEN'S PARTICIPATION
IN SOCIAL CHANGE IN NICARAGUA




















By

CLARA SOTELO


A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL
OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT
OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF
DOCTOR OF PHILOSOPHY

UNIVERSITY OF FLORIDA

1996


UNIVERSITY OF FLORIDA LIBRARIES



































Copyright 1996

by

Clara Sotelo

































In memory of my mother Aracelly Rojas and my grandmother

Paulina Herndndez whose vitality and endurance have

constituted the main motivations for my commitment to

intellectual and political endeavors about women.















ACKNOWLEDGMENTS


Many people have contributed to this work. My family, in

the first place, with encouragement and support. They always

believed in my capacity to achieve a goal of this magnitude.

My mother gave me the strength to continue by making me

believe that I had the potential to become a serious scholar

and that my interest in learning from other women was worth

pursuing. My children Antonio and Emilio never complained

about my absence during my long periods of work away from

home. They showed me their appreciation for my endeavors by

assuming the housework with incredible responsibility. Julian

Arturo, their father, was able to play the role of father and

mother whenever necessary. He convinced me of the importance

of this type of research for a better understanding of the

critical condition of marginal societies.

In Nicaragua, the women of the "Instituto de Historia

Nicaragiaense" offered me a warm welcome upon arrival, guided

me through the archival documents and contributed kindly to

the culmination of my research. Their patience and generosity

made my work easier. Margarita Vannini was particularly

helpful with her insights on the "Cruzada Nacional de

Alfabetizaci6n" and the "Proyecto de Recolecci6n de Historia

Oral." Her actual participation in those tasks provided me

iv










with first hand knowledge on the significance of those

processes for the women of Nicaragua.

The members of my committee were always available for

dialogue and guidance. Professor Andr6s Avellaneda, my chair,

made fine and acute observations which were decisive in my

maintaining the scope of this work within the ranges of a

scholarly oriented one. Professor Helen Safa stimulated even

more my aspirations to travel to Nicaragua and gave me all the

support I needed to accomplish my fieldwork. Professor Ofelia

Schutte's visit to Nicaragua in the middle of my stay there,

the conversations we had on the situation of that country and

the projects we visited together incited even further my

motivations. Professor Adolfo Prieto and his wife Raymunda

always opened their home and minds to my needs both as an

individual and as a scholar, for which I am deeply thankful.

Special thanks to Professor Nina Men6ndez for the critical

observations that enriched my work and made me see other

possibilities for future research.
















TABLE OF CONTENTS


ACKNOWLEDGEMENTS . . . . . . . . . . iv

ABSTRACT . . . . . . . . . . .. viii

CHAPTERS

I INTRODUCCION . . . . . . . . . . 1

La Revoluci6n Nicaraguense: Periferia y Marginalidad 6
El Proyecto Cultural Sandinista: Reapropiaci6n de
la Marginalidad . . . . . . . .. 14
La Cruzada Nacional de Alfabetizaci6n ..... 17
El Testimonio Posrevolucionario: Hegemonia
Discursiva y Legitimaci6n . . . . ... 19
Relaci6n de Contenido . . . . . . .. 26

II EL TESTIMONIO: UNA MANERA ALTERNATIVE DE NARRAR
Y HACER HISTORIA . . . . . . .. 28

Hacia un Intento de Definici6n del Testimonio . 31
Antecedentes del Testimonio . . . ... 41
La Identidad Etnica y el Testimonioc ..... 43
La Voz del Otro: Enfrentamiento con la Historia
Official y Lucha por el Poder
Interpretativo . . . . . . .. 47
Caracteristicas de la Producci6n del Testimonio . 52
Mujeres y Testimonio . . . . . . . .. 59
Testimonios Colectivos Hechos por Hombres ... .. .70
Consideraciones Finales . . . . . . .. 80

III MUJER Y CAMBIO SOCIAL . . . . . . .. 85

Nicaragua Antes de la Revoluci6n . . . ... 88
Crisis y Revoluci6n . . . . . . .. 97
Historia de Mujeres y Mujeres en la Historia. . 99
La Mujer Hace la Revoluci6n: Protagonismo
Femenino en el Cambio Politico .... .107
La Mujer en el Periodo Revolucionario .. .113

IV LA MUJER EN LA NUEVA CULTURAL NICARAGUENSE ... .. .125

El Proceso Insurreccional y la Cultura . . ... 127
C6mo Democratizar la Cultura: La Base Ideol6gica. 135










La Democratizaci6n de la Cultura en la Prdctica . 142
Mujeres en las Letras y la Cultura . . .. .152
La Cruzada Nacional de Alfabetizaci6n . . .. .158
El Proyecto de Recolecci6n de Historia Oral . . 163
Consideraciones Finales . . . . . . .. 169

V LA REVOLUTION VISTA POR DENTRO: LAS MUJERES HABLAN 175

Los Testimonios y la Perspectiva Feminista .. .179
La Temdtica de los Testimonios . . . . ... 187
El Lugar: Identificaci6n con el Entorno. . 188
El Tiempo: La Historia Popular de la
Insurrecci6n . .. .............. 193
Augusto Sandino y Anastasio Somoza: Contraste
y Contradicci6n entire Pasado Presente . 199
Los Ricos y los Pobres: Proyecci6n y
Continuidad del Somocismo y
el Sandinismo . . ............. 205
Los Lideres y el Pueblo: El Sandinismo en
Carne y Hueso . . . . . . .. 211
La Iglesia Dividida . . . . . . .. 214
Las Mujeres: Agentes Activos de Cambio . . 217
Mujer y Familia . . . . . . . .. 222
Los Nifios . . . .................. 224
La Vida y la Muerte: Una Balanza de Precario
Equilibrio . . . . . . . .. 225
Consideraciones Finales . . . . . . .. 230

VI CONCLUSIONES . . . . . . . . . .. 235

REFERENCES . . . . . . . . . . .. 245

BIOGRAPHICAL SKETCH . . . . . . . . .. 256


vii

















Abstract of Dissertation Presented to the Graduate School
of the University of Florida in Partial Fulfillment of the
Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy

TESTIMONIAL LITERATURE AND WOMEN'S PARTICIPATION
IN SOCIAL CHANGE IN NICARAGUA

By

Clara Sotelo

August 1996

Chairperson: Andres Avellaneda
Major Department: Romance Languages and Literatures

One of the poorest nations in the western hemisphere,

Nicaragua went through a process of struggle to rid itself of

the oppression of the dictator Anastasio Somoza, whose rule

lasted more than twenty years. In 1979, most Nicaraguans, led

by the Sandinista National Liberation Front (FSLN),

participated in the construction of a more egalitarian

society. Two of the more outstanding features of the new

government were the creation of educational opportunities for

the majority and the right given to popular sectors to express

themselves in a social environment of greater freedom and

democracy.

The National Literacy Crusade, and other parallel

projects, such as the Project for the Recollection of Oral

History, helped to decrease the illiteracy rate form 52% to

12%. The young teachers recorded the life stories of the

viii









peasants and workers to whom they taught reading and writing

skills. They also helped to carry out the tasks organized by

the Sandinistas to create better conditions to achieve the

democratization of culture. This allowed greater access for

more people to participate in cultural affairs. It was a

process of cultural empowerment whose goal was to supersede

the old antinomy of elitism and populism.

The testimonial literature that came out of the work of

the cultural and literacy brigades brought to the forefront

the voice of women who have participated in the revolutionary

process and their interpretation of their experience in it.

These types of narrations are considered, in this

dissertation, as a collective literature that questions the

traditional way of conceiving literature as the work of art of

a writer, who gives us only the author's particular way of

interpreting the world and his or her unique private

experience of it.

The Nicaraguan testimonials portray one of the most

outstanding and massive participation of women in the struggle

for self-determination of a people. They give us first-hand

accounts of how women lived the revolution and a direct

interpretation of the impact it may have caused in their

lives. It also helps the feminist movement in the collection

of historical references about the active participation of

women in social change.
















CAPITULO I
INTRODUCTION


En 1979 se dio fin al periodo dictatorial que por mds

de cuarenta ahos se mantuvo vigente en Nicaragua bajo las

instancias de poder manejadas por la familiar de Anastasio

Somoza. El Frente Sandinista de Liberaci6n Nacional (FSLN)

habia dirigido el process insurreccional desde 1961 y

proponia un sistema de gobierno revolucionario, popular y

antimperialista. El element revolucionario estaba fundado

en una ideologia marxista, de base cristiana y sandinista.1

Esto coloc6 a la revoluci6n nicaraguense en una posici6n

distinta de la que se habia otorgado hasta el moment, a las

revoluciones contempordneas de liberaci6n national, propias

del llamado tercer mundo.

A traves del process revolucionario popular que derroc6

la dictadura somocista en Nicaragua, se abri6 una series de



1 La corriente political por medio de la cual se impulse
la revoluci6n nicaraguense ha sido denominada 'sandinismo',
en base al nombre de Augusto Sandino, quien iniciara la
primera lucha contra Anastasio Somoza. En el studio The
Intellectual Foundations of the Nicaraguan Revolution,
Donald Hodges consider que la lucha de Sandino "contra los
'marines' de los Estados Unidos que ocuparon su pals entire
diciembre de 1926 y enero de 1933 es interpretada como
nacionalista y populista," y que Sandino mismo, es visto
como un dedicado revolucionario que bordeaba entire el
anarquismo y el comunismo (Preface x).











espacios de expresi6n y comunicaci6n que dieron a sectors

marginales la posibilidad de adquirir una mayor visibilidad

y la oportunidad de tener una voz. La Cruzada Nacional de

Alfabetizaci6n (CNA), constituy6 uno de los proyectos mas

significativos del gobierno en ese intent de cambio,

apertura y renovaci6n que se habia iniciado. La recolecci6n

de una historic popular de la revoluci6n se llev6 a cabo por

medio del Proyecto de Recolecci6n de Historia Oral (PRHO),

que estuvo a cargo de los brigadistas alfabetizadores.

La Cruzada Nacional de Alfabetizaci6n se realize entire

los meses de marzo y agosto de 1980. Durante ese tiempo se

logr6 reducir el analfabetismo del 50% al 12%. Por su labor

la CNA recibi6 el premio Nadezha K. Krupskaya 1980, otorgado

por la UNESCO. El Instituto de Historia de Nicaragua (IHN)

logr6 archivar siete mil cintas grabadas por los brigadistas

alfabetizadores que hicieron parte del Proyecto de

Recolecci6n de Historia Oral. Estas entrevistas conforman

uno de los discursos mas aut6nticos sobre la vivencia de los

sectors marginales en un process de cambio radical como el

nicaragUense. Estos documents constituyen la dnica

historic oral, recogida entire sujetos marginales, sobre su

propia participaci6n en el acontecimiento. Este cuerpo

discursivo en estado oral permit oir las voces individuals

de una participaci6n colectiva consciente y critical en un

cambio social de tal magnitude.










3

Ochenta de estas entrevistas conforman uno de los

aspects centrales de studio de esta disertaci6n. El

material fue recogido en un trabajo de campo que se llev6 a

cabo en dos etapas. La primera se hizo durante el mes de

junio de 1991, tiempo durante el cual se ubicaron las cintas

y se establecieron contacts con algunas de las personas que

intervinieron en el Proyecto de Recolecci6n de Historia

Oral. La segunda etapa tuvo lugar entire mayo y agosto de

1992. Durante ese tiempo se hizo una selecci6n de los

testimonies y se realizaron entrevistas con algunos de los

brigadista y con la director del Instituto de Historia de

Nicaragua, Margarita Vannini.

El primer aspect que concierne a esta disertaci6n

tiene que ver con la producci6n testimonial multitudinaria

desarrollada en Nicaragua just despues de la toma del poder

por los sandinistas. El testimonio, como se vera, tiende a

aparecer en periods hist6ricos de crisis, guerra o cambio

revolucionario. Estos periods pueden ser de transici6n,

cuando se busca una trasformaci6n radical de estructuras

sociales, o largos periods de dominaci6n ejercida contra

sectors marginales que, como los indigenas, han sido

excluidos de la vida national. Desde el testimonio, los

grupos subalternos se han enfrentado a la hegemonia

discursiva de los grupos en el poder y han articulado su

forma de expresi6n y representaci6n, exponiendo su propia

version de los hechos como una historic alternative. La












producci6n testimonial en America Latina habia sido

individual y personal, a pesar de la intenci6n explicit en

muchos testimonios de representar a una colectividad.

Despues del triunfo sandinista, el testimonio nicaraguense

se hace, ciertamente, plural y colectivo. En este sentido,

esta disertaci6n tiene como objeto aportar en el advance del

studio del testimonio centroamericano.

El segundo aspect que se plantea, y que se desprende

del anterior, surge ante la necesidad de comprender las

razones por las cuales el gobierno de Nicaragua decidi6

reconstruir, a partir de testimonios, una historic popular

de la insurreccion. El proyecto de alfabetizaci6n junto con

la campana de salud, podrian haber sido suficientes para

desempefar la funci6n de legitimaci6n y consolidaci6n del

gobierno revolucionario, a nivel de las bases. Una historic

marginal y/o alternative del process revolucionario parece

haberse hecho necesaria, sin embargo, para contribuir al

afianzamiento y aceptaci6n del nuevo gobierno ante la

comunidad international. Iba a ser una historic desde la

marginalidad--pero no s6lo por provenir de los sectors

marginales de Nicaragua--, sino, por provenir de un pais

periferico, con una presencia marginal dentro de la

comunidad international de las naciones. En este campo,

esta disertaci6n espera hacer una contribuci6n a los

studios hist6ricos y culturales de los movimientos

revolucionarios en America Latina.










5

El tercer aspect, y el mds important de todos los que

se ocupa este trabajo, es la presencia de la mujer en esa

historic alternative recogida en Nicaragua durante la

Campaha Nacional de Alfabetizaci6n. Las mujeres, dentro de

una sociedad de orientaci6n machista como la nicaraguense,

tuvieron una extensa participaci6n y unas sobresaliente

actuaci6n tanto en las jornadas de lucha como en los

trabajos de reconstrucci6n y recreaci6n national, despues de

la toma del poder. En esa media, esta disertaci6n se

propone contribuir a los studios de genero, aportando en el

andlisis de las conexiones que se establecen entire el

testimonio--de y sobre mujeres de sectors marginales--, y

las condiciones hist6ricas y culturales a que hace

referencia.

Independientemente de su relaci6n con el proyecto

ideol6gico y cultural del sandinismo, los testimonies de las

mujeres nicaragUenses sirven para apreciar sus estrategias

de sobrevivencia en moments de guerra y sus movimientos

como agents de cambio y no s6lo como victims de una

dificil situaci6n. Es dtil, tambien, para recoger

referencias hist6ricas acerca del papel vital que juegan las

mujeres en el funcionamiento intern de las sociedades, lo

que permitird revalorar los concepts asignados a las

funciones hasta ahora asociados con la maternidad.

Estas producciones discursivas orales narradas por sus

protagonistas no coinciden con los lenguajes literarios









6

altamente elaborados dentro de las cultures modernas basadas

en la escritura. Constituyen, mds bien, el lenguaje de los

pueblos orales--sentipensantes--2, que evoca el ethos de la

comunidad al permitir que en el se unan el mito, la historic

y la poesia.


La Revoluci6n NicaragUense: Periferia y Marcinalidad

Una de las primeras observaciones que se puede hacer de

un testimonio--cuando se estudia o, simplemente, cuando se

lee--es que no es un texto hecho para estimular el placer de

la fantasia; como podrian serlo los trabajos literarios en

los que se usa deliberadamente la ficci6n. Lo testimonial

hace referencia a una realidad concrete que no puede pasar

desapercibida por su crudeza y de la que hay que hablar por

la urgencia de la situaci6n. A traves de esta prdctica

cultural, anota Jean Franco, se "autentica la memorial

colectiva de los desplazados, los sin-techo, y los

torturados," y con ella se "registra la emergencia de una

nueva clase de participants en la esfera piblica." Ademds,

"el testimonio tiene connotaciones religiosas y legales e








2 Eduardo Galeano habla en su Libro de los abrazos de
unos pescadores colombianos que inventaron la palabra
sentipensante para referirse a la epistemologia de las
cultures orales. En ella se integran el pensamiento y el
sentimiento, la palabra y el gesto, la raz6n y el coraz6n
(107).












implica un sujeto como testigo y participate en

acontecimientos publicos".3

El testimonio tiene sus origenes en la historic

alternative de esas voces marginales que han estado

presents s6lo de forma pasiva o mediatizadas por la

escritura de la autoridad, tanto en la literature como en la

historic de America Latina. La marginalidad puede

encontrarse, aunque de diversas maneras, entire los sectors

que nunca se han beneficiado del proyecto emancipador

impulsado desde el iluminismo, que dio las bases para la

formaci6n de los modernos estados-naciones.4





3 En su articulo "Going Public: Reinhabiting the
Private," Franco se refiere en particular al fen6meno de
apertura que auspicia la aparici6n del testimonio, por medio
del cual, las mujeres comienzan a romper el miedo a aparecer
en pdblico y, por medio del cual, las mujeres subalternas
adquieren cierto poder (71). Las citas aparecen
originalmente en ingles. La traducci6n me pertenece, como
asi tambien las de las notas sucesivas tomadas de texts adn
no traducidos al castellano.

4 Se consideran modernos todos los movimientos que
tienen sus origenes en el liberalism humanista que propuso,
para un mejor funcionamiento de la sociedad, la necesidad de
la libertad, la igualdad y la justicia. Esos principios--en
los que se funda la noci6n de democracia y soberania, las
que a su vez deben regirse por estructuras political
racionales--, se planteaban en oposici6n a los sistemas
tradicionales feudales donde no existia la idea del
individuo aut6nomo. Segun Knight, a partir del siglo
diecisiete el concept de soberania--al igual que la
naturaleza misma de la autoridad politica--, pasaron por un
process de cambio que dejaba atrds las prerrogativas de los
monarcas escogidos por mandate divino, dando paso a las
preocupaciones de los estados democraticamente constituidos
(13).









8

Garcia Canclini consider que en la conformaci6n de los

estados modernos existen cuatro impulses ideol6gicos bdsicos

expresados en: "un proyecto emancipador, un proyecto

expansive, un proyecto renovador y un proyecto

democratizador." El primero esta marcado por la producci6n

auto-expresiva pero dentro de una racionalizaci6n de la vida

social; el segundo se refleja en la expansion del capital y

del conocimiento, que permiten "la posesi6n de la naturaleza

y la producci6n, la circulaci6n y el consumo de los bienes;"

el tercero responded a la bisqueda de un mejoramiento e

innovaci6n constantes dentro de una sociedad "liberada de

toda prescripci6n sagrada de c6mo debe ser el mundo"

(Culturas 31).

La modernidad, en lo concrete, se manifiesta en las

transformaciones que las sociedades, y los sujetos en ella,

han experimentado con el establecimiento de ideologias y

practicas sociales no tradicionales, que se desarrollaron a

partir de la dialectica entire la modernizaci6n econ6mica y

una cultural y arte modernos.s Como dice Berman, [s] er

modern es encontrarse en un ambiente que promete aventura,

poder, satisfacci6n, crecimiento, transformaci6n de nosotros

mismos y del mundo." Esto se hizo possible gracias al


5 Para Garcia Canclini--a partir de sus lectures de
Berman y Habermas--la cultural modernista, o modernismo, esta
constituida por "los proyectos culturales que renuevan las
practicas simb6licas con un sentido experimental o critico"
La modernidad, por su parte, es la etapa hist6rica y la
modernizaci6n "los process socioecon6micos" que construyen
la modernidad (Culturas 19).












process de modernizaci6n socioecon6mico, concretado en

descubrimientos cientificos, desarrollo industrial, avances

tecnol6gicos, expansion urbana, lo cual--anota el autor--no

podia ser possible sin el "siempre en expansion" mercado

mundial capitalist (15-16).6

Los pauses de Am6rica Latina, considerados del tercer

mundo, han vivido una modernidad periferica o "una

modernizaci6n sin modernidad," como la llama Garcia

Canclini, sobre la cual dice: es una "[m]odernizaci6n con

expansion restringida del mercado, democratizaci6n para

minorias, renovaci6n de las ideas pero con baja eficacia en

los process sociales." Y agrega, "los desajustes entire

modernismo y'modernizaci6n son tiles a las classes

dominantes para preservar su hegemonia" (Culturas 67).

Modernizarse es desarrollarse; pero los pauses

"atrasados" no han podido lograr ni una cosa, ni la otra

porque: son tradicionales--no han alcanzado la modernidad;7


6 Perry Anderson, comentando el libro de Marshall
Berman All That Is Solid Melts into Air, recuerda su
observaci6n sobre el incremento del poder human y la
expansion de la experiencia humana debidos al desarrollo
econ6mico auspiciado por el mercado mundial capitalist.
Este es un process que, de un lado, ofrece una "tremenda
emancipaci6n de la posibilidad y la sensibilidad del ser
individual," a la vez que genera "una sociedad brutalmente
alienada y atomizada, dividida por la insensible explotaci6n
econ6mica y la fria indiferencia social" (318).

7 De acuerdo a Isbister, "el termino desarrollo [...]
es usado casi universalmente para hablar de la tarea que
enfrenta el Tercer Mundo. Es, sin embargo, un termino
problemdtico, que enmascara mds de lo que revela. [...] Los
paises ricos son vistos como desarrollados, y los pobres
como sub-desarrollados, o en algunos casos, menos











son pobres--no tienen la riqueza cientifico-tecnica ni el

capital para progresar. Y crecen ca6ticamente, debido a esa

deficiente implantaci6n de la modernidad. Ademds, en

respuesta a una apropiaci6n desigual del capital los cambios

que se realizan en los pauses perif6ricos, tienden a

favorecer s6lo a los sectors en el poder. Los sectors en

el poder tienen acceso a la educaci6n, a la representaci6n y

a la ingerencia en el sistema econ6mico y el poder politico.

Los sectors en el lado opuesto quedan al margen dentro del

margen.

Los grupos marginales que no se beneficiaron de los

planes de igualdad y justicia, propuestos por las

constituciones liberals de las naciones independizadas de

Espafia--regidas por "la libertad", "el orden" y "el

progreso"--, fdcilmente, se unen a los movimientos de

resistencia que ya se habian establecido para rechazar la

implantaci6n del regimen colonial. Aunque algunos grupos se

expresan en contra de las nuevas instancias de poder

hegem6nico establecido, a veces, dichos movimientos

constituyen la continuaci6n de aquellos que, en 6pocas

anteriores, se oponian a situaciones de discriminaci6n ya

establecidas.8

desarrollados o desarrolldndose. Su meta es desarrollarse
(217).

8 Segun Laclau y Mouffe, los antagonismos que surgieron
despues de la Segunda Guerra Mundial no han derivado de la
imposici6n de formas de subordinaci6n que no existian antes.
Por ejemplo, las luchas contra el racism y el sexismo











La evoluci6n de la vida political y cultural de los

pauses mds pobres, como los de America Central, ha seguido,

como explican Beverley y Zimmerman, no solamente

un camino diferente del que normalmente se asocia con
el desarrollo europeo desde el renacimiento en adelante
(el surgimiento del humanismo secular y la
investigaci6n cientifica; el entrenamiento y
pensamiento professional propio de las economies
industriales y de servicio avanzadas; la modernizaci6n
de la burocracia), [sino que] ha sido en muchos
sentidos opuesto a ese camino (38).9


En una situaci6n tal, de una parte "las elites se hacen

cargo de diferentes temporalidades hist6ricas y tratan de

elaborar con ellas un proyecto global" (Garcia Canclini,

Culturas 71). De otra, las contraculturas y los

contradiscursos elaboran expresiones de resistencia que,

alimentadas por ideologias liberadoras de nuevo tipo como el

marxismo, les permiten seguir insistiendo en una lucha por

sus derechos. En consecuencia, el tercer mundo ha estado

marcado, desde fuera, por la ineficiencia y no saber hacer






resisten formas de dominaci6n que existian no s6lo antes de
la nueva formaci6n hegem6nica sino tambien antes del
capitalism (91).

9 De acuerdo a Knight, por toda America Latina los
criollos expulsaron a los europeos pero no desarrollaron un
sistema politico que incluyera una representaci6n
significativa de las grandes mayorias como los indigenas,
los mestizos, los mulatos y various otros grupos de poblaci6n
no blanca [...] La tirania se mantuvo como una
caracteristica sobresaliente de los gobiernos de America
Latina, tanto en el nivel local con los caciques, como en el
regional y national con los caudillos (18).











"nada mejor que pelear," como explica Franco.10 Desde

dentro, lo que ha surgido son movimientos revolucionarios de

liberaci6n national que buscan reestructurar sus sociedades

apelando a la noci6n de revoluci6n, lo que implica cambios

radicales;11 a la de autodeterminaci6n, lo que les da el

cardcter de nacionalista;12 y a la de liberaci6n, por la

necesidad de despojarse de una dominaci6n econ6mica de la



10 Segin Franco, "el colonizado necesita reconocimiento
para saber que existe pero s6lo sera reconocido por la
metropolis como una mascara o una calavera que aprieta los
dientes. Hay una confrontaci6n entire el discurso
metropolitan y el proyecto ut6pico de una sociedad que
busca autonomia." Para ella, el discurso de las metropolis
sobre el mundo subdesarrollado tiene tres caracteristicas:
"(i) exclusion el Tercer Mundo es irrelevant para la
teoria; (2) discriminaci6n el Tercer Mundo es irracional y
por tanto su conocimiento es irrelevant; (3)
reconocimiento- el tercer mundo es visto s6lo como el lugar
del instinto" ("Beyond Ethnocentrism" 504).

11Para Perry Anderson, "'Revolucion' es un t6rmino con
un significado precise: el derrocamiento politico desde
abajo de un estado u orden y su reemplazo por otro. Nada se
va a ganar al diluirlo a trav6s del tiempo o extenderlo
sobre todos los departamentos del espacio social." Asi, para
61, "es necesario insistir en que la revoluci6n es un
process puntual y no permanent; o sea, una revoluci6n es un
episodio de transformaci6n political convulsiva, comprimida
en el tiempo y concentrada en una meta, con un comienzo
determinado--cuando el viejo aparato de estado todavia esta
intacto--y una terminaci6n clara--cuando el aparato esta
decisivamente roto y uno nuevo se erige en su lugar (332).
12 No existe un s6lo tipo de nacionalismo. De acuerdo
con Isbister, algunos movimientos nacionalistas del Tercer
Mundo que se enfocan en la lucha contra un enemigo comidn a
la naci6n, no han tratado con las formas de opresi6n
ejercidas dentro de la naci6n. En otras parties, "el
nacionalismo tomo un matiz revolucionario [...] en Vietnam,
Corea del Norte, Cuba, Nicaragua e Iran, los movimientos
nacionalistas contra un opresor extranjero unieron fuerzas
con movimientos revolucionarios contra las classes sociales"
(103).












que son victims dentro de sus fronteras, por tiranias

locales.13

Este es el caso de la revoluci6n popular nicaragiense a

traves de la cual se intent continuar una lucha contra la

hegemonia del sector oligdrquico que desde la independencia

de Espaha mantenia un sistema no democrdtico de gobierno

que, hasta 1979, no habia acabado con las discriminaciones

del sistema colonial.4 Esto habia permitido que siguiera

existiendo un alto porcentaje de la poblaci6n en niveles de

privaci6n, frustraci6n y desigualdad socioecon6mica

alarmante, como se vera luego. La presencia de los

dictadores Somoza en el poder, por mds de cuarenta afos, y

las arbitrariedades de sus gobiernos, demostraban la

ausencia de instituciones que abogaran por el respeto de los

derechos humans de la gran mayoria de nicaragUenses. De

otra parte, la presencia de los Estados Unidos en un pais

del mundo "subdesarrollado", con unos intereses geopoliticos




13 Segin Beverly y Zimmerman, la estructura de
dependencia en las sociedades de economic agroexportadora,
como las centroamericanas, crea, no s6lo una relaci6n
proletaria de producci6n, sino tambien, todo un mecanismo
social que domina a casi todo el que no est. en los circulos
inmediatos de la burguesia compradora. Por eso es que en el
context de los movimientos revolucionarios de estos pauses
se dan luchas de liberaci6n y no tareas political para
establecer el socialismo (Literature and Politics 12).
14 En el tercer capitulo se dard informaci6n sobre el
impact de la revoluci6n en la vida de la mujer
nicaraguense, con datos sobre la situaci6n econ6mica y sobre
nutrici6n y educaci6n, particularmente antes de la
revoluci6n.












definidos, ha sido experimentada de manera intense y

prolongada en el caso de Nicaragua (Zwerling y Martin x).

El Proyecto Cultural Sandinista:
Reapropiaci6n de la Marginalidad

Como aglutinador de fuerzas para esa lucha que iba a

desarrollar el movimiento revolucionario de liberaci6n

national en Nicaragua, sus dirigentes apelaron a la figure

de Sandino. "El sandinismo es una innegable forma de

populismo revolucionario," dicen Beverley y Zimmerman, con

un component marxista, un alto contenido cristiano y una

amplia base national anti-imperialista (13). Internamente,

de cara al pueblo, era "una forma de socialismo comprometida

con una participaci6n popular democrAtica [] donde los

efectos de la teologfa de la liberaci6n se sintieron

fuertemente durante los ochenta" (Schutte, Cultural Identity

168).

Antes de la revoluci6n, el proyecto cultural de los

grupos en el poder habfa rechazado los valores locales y

habia impulsado la cultural cosmopolita.'5 El impulse

modernizador de la ideologia liberal, segun Beverley y

Zimmerman, habia rendido un "culto a la literature" como "la



's El somocismo era la fuerza hegem6nica national
contra la que luchaba el sandinismo. Era un gobierno de
dependencia, en el que la principal fuente de riqueza era la
producci6n agricola y un alto porcentaje de tierra estaba en
manos de una minoria--con un desarrollo econ6mico precario y
un consenso politico d6bil--que se mantenia en base a
criterios antidemocrdticos y represivos. Los datos sobre
esta situaci6n aparecen en el tercer capitulo.












forma de ejecuci6n cultural," entire los sectors letrados.

Del lado opuesto, las prdcticas culturales de los sectors

marginales, hasta hacia un par de d6cadas, se habian

mantenido en relative estado de aislamiento. Quienes nunca

aprendieron a leer y escribir--campesinos pobres, jornaleros

mestizos y comunidades indigenas--, mantuvieron viva la

tradici6n oral en sus canciones, en los "cuentos de camino

(algo asi como los cuentos del Tio Remus en el sur de

Norteamerica) y en las piezas de teatro indigenas o mestizas

como el famoso GUegUence de Nicaragua" (Literature 39-

41).16

El proyecto cultural revolucionario sandinista intent

recuperar las expresiones marginadas de las contraculturas,

para usar su resistencia contra el poder ideol6gico de la

literature, como forma cultural hegem6nica de la clase en el

poder. No era una recuperaci6n para asignar mas valor a lo

"popular", como se podria hacer de una manera paternalista.

Consistia, segin el ministry de cultural Ernesto Cardenal, en

concebir un desarrollo cultural a la par de un desarrollo

econ6mico.17 La pobreza del pals no permitia que se diera

"6 La poblaci6n native no habia hecho parte de su
"proyecto national de unificaci6n." La literature jugaba el
papel legitimador del "nuevo orden oligdrquico," a la vez
que "actuaba como intermediario entire la emergente e
inadecuada cultural national representada por la burguesia
agroexportadora y la cultural de los centros metropolitanos"
(Beverley y Zimmerman, Literature 40-41).

17 Hablar de desarrollo, en este caso, no es hablar de un
advance en un sistema de mercado de base capitalist, sino mas
bien avanzar en las condiciones de vida a partir de una mejor











de otra manera. El program de recuperaci6n de Nicaragua,

al moment del triunfo sandinista, era tarea de todos los

que quisieran o tuvieran que quedarse a vivirlo, e implicaba

much trabajo y sacrificio.

La reconstrucci6n cultural de Nicaragua era primordial

en los planes de gobierno sandinistas y por eso se lanz6 una

Cruzada Nacional de Alfabetizaci6n. SegUn sus objetivos se

iba a impulsar masivamente la ensefanza de la lectura y la

escritura al alto porcentaje de analfabetos que tenia el

pais. Por medio de la misma Cruzada, y usando la

infraestructura que ofrecla, se planted realizar los

proyectos que, como el de recolecci6n de historic oral, iban

a permitir recoger, a su vez, la historic popular de la

insurrecci6n, los cuentos y leyendas y los conocimientos de

fauna y flora segin las diferentes zonas del pals.




utilizaci6n de la herencia cultural de la gente de cada lugar.
Esa estrecha relaci6n entire lo econ6mico, lo social y lo
cultural se ilustra claramente a trav6s de los beneficios que
trajo la revoluci6n cultural a los artesanos y los campesinos
del pals. La artesanla habla decaldo substancialmente durante
el somocismo como product de mercadeo y de uso cotidiano. La
gente del campo se habla acostumbrado a comer en vasijas de
plastico, mientras que en la ciudad pasaba a ser mds
important el uso de los modernos utensilios de porcelana y
los cubiertos metdlicos, en vez de los de madera. El henequen
tambi6n habla sido reemplazado por el plastico. En el campo de
la alimentaci6n, el malz habla sido substituido por el trigo,
que era necesario importar de los Estados Unidos. El gobierno
sandinista, en sus planes culturales, decide fomentar y
financial el renacimiento de las artesanias, la comida
traditional, la pintura primitivista, la poesia y la musica
populares, que se consideraban "el mal gusto de campesinos y
trabajadores" (Cardenal, La democratizaci6n 10-16).












La historic popular recogida a traves de los

testimonios iba a afianzar el triunfo revolucionario entire

las genes de las bases, al permitirles reconocerse en sus

propias palabras como protagonistas de la trasformaci6n

social en la que habian sido agents fundamentals. Hacia

afuera, una vez publicada, esta historic podria funcionar

como element de consolidaci6n para la hegemonia que

pretendia ganar el sandinismo, al convalidar su lucha por la

autodeterminaci6n como una lucha emprendida por todo el

pueblo nicaragaense.


La Cruzada Nacional de Alfabetizaci6n

La Cruzada Nacional de Alfabetizaci6n (CNA) y sus

subproductos, entire los que se encuentra el Proyecto de

Recolecci6n de Historia Oral (PRHO), fueron llevados a cabo

por j6venes brigadistas preparados por el gobierno para

realizar dichas tareas. Aproximadamente sesenta y dos mil

j6venes, entire los catorce y los veinticinco anos de edad,

fueron parte de los ciento ochenta mil alfabetizadores que

moviliz6 el gobierno revolucionario. Este hecho se tom6

como una especie de moment coyuntural para crear las

condiciones de un compromise efectivo y s6lido por parte de

los j6venes hacia la revoluci6n. Dentro de los objetivos de

la CNA, expuestos por el sacerdote Fernando Cardenal,

coordinator de la campafia, se encontraba,

la conscientizaci6n de los j6venes de Nicaragua [...]
ese ejercito de j6venes que va a ir al campo y a la
montana para recibir el process de la conscientizaci6n,











mas fuerte, mas profundo, pues van a vivir en la casa
del campesino 5 meses, van a comer lo que el campesino
come y dejar de comer lo que el campesino deja de comer
[...] Por esta experiencia los j6venes se van a
comprometer con la verdadera revoluci6n. Y sera el
moment mas important de sus vidas desde el punto de
vista formative ("Objetivos" 34).


El lenguaje usado para hacer referencia a la CNA--al

comienzo de la misma, durante su realizaci6n y al finalizar-

, se puede ver como una continuidad de ese discurso sobre

el sandinismo manejado por los dirigentes durante la guerra,

que intentaba crear una hegemonia discursiva que reforzaba y

apoyaba el intent de construcci6n de una hegemonia

politica.18

En los peri6dicos, en los discursos de los dirigentes,

en los informes de radio y television se hablaba del gran

movimiento national que habia implicado organizer y llevar a

cabo tamaha empresa: los trabajos de preparaci6n y apoyo de

las diferentes organizaciones de masas, la solidaridad

international, el entusiasmo de los campesinos que iban a

ser alfabetizados y el gran sacrificio de los brigadistas.


18 Segin Gramsci, "la realizaci6n de un aparato
hegem6nico, en la media que crea un nuevo terreno
ideol6gico, determine una reform de la conciencia y de los
metodos de conocimiento: es un hecho del conocimiento, un
hecho filos6fico" (192). Es un process, dicen Beverley y
Zimmerman, "de innovaci6n intellectual y reform, nuevas
formas de liderazgo moral-cultural en todos los niveles de
la sociedad" (Literature 12). La formaci6n hegem6nica, es
una totalidad articuladora de diferencias en la que tanto
las fuerzas hegem6nicas como el conjunto de elements
hegemonizados se constituyen en el mismo plano--el campo
general de la discursividad (Laclau y Mouffe 135-143).











De todo lo que se puede consultar sobre la CNA y sus

subproductos, sin embargo, lo que mas interest en esta

disertaci6n son los diarios de los brigadistas y los

testimonies de los campesinos y trabajadores alfabetizados.

Una lectura detallada de dichos documents permit realizar

una observaci6n microsc6pica de lo que fueron la campafia

alfabetizadora y el proyecto de historic oral. Es una

mirada muy de cerca a la formaci6n de ese tejido, que

constituy6 una de las experiencias mas enriquecedoras de la

poblaci6n joven de estudiantes y del sector adulto de los

trabajadores. Segin Robert Arnove, la campana de

alfabetizaci6n le dio la oportunidad a muchos j6venes de

practicar valores como el altruismo y el sacrificio por los

otros y de demostrar una gran madurez para su edad (31).

Los adults alfabetizados, por su parte, ampliaron su vision

del mundo y adquirieron una mayor confianza en si mismos.

"En vez de ser los olvidados de la poblaci6n estaban

empezando a darse cuenta que eran los protagonistas de un

gigante esfuerzo national" (Mikkonen, en Arnove 32).

El Testimonio Posrevolucionario:
Hecemonia Discursiva y Legitimaci6n

El discurso testimonial, como lo llama Achigar, ha

recibido una "creciente atenci6n de los estratos ilustrados

durante los ultimos veinte afios." Segin 61, hay tres

razones fundamentals que explican dicho interns:

1) la importancia political de la material y del
mundo representado; 2) el debate que en el seno de











la Academia arrastramos desde hace d6cadas en
favor o en contra de una eventual literariedad o
especificidad de lo literario como factor decisive
y 3) [] la constituci6n--l6ase legitimaci6n o
autorizaci6n--de una practica discursiva cuya
implicancia te6rica, political y estetica supone
los primeros elements o razones anotados (En
otras palabras 13).


La importancia political de la material y el mundo

representado refiere al hecho de que el testimonio se haya

convertido en un espacio de expresi6n que permit avanzar en

la lucha por el poder de representaci6n e interpretaci6n.

Esta lucha adelantada por los sectors subalternos en contra

de su marginalizaci6n en el campo de la producci6n

discursiva, se ha manifestado de maneras diversas. Por la

necesidad de recoger versions alternatives de la historic,

el testimonio ha sido propicio para que los indigenas

cuenten su version de los hechos ocurridos segdn su

experiencia hist6rica. En esta version pueden denunciar el

process de opresi6n que ha vivido por parte del poder

central y hegem6nico de los modernos gobiernos liberals.

Puede tambi6n mostrar su participaci6n en la historic o en

el cambio social de su cultural local, y una forma diferente

de hacer, de vivir y de contar--lo hecho y lo vivido--, que

aboga por el derecho de autodeterminaci6n.

En opinion de Beverley, cuando Rigoberta Menchd se

convierte en figure dentro de la academia norteamericana,

segun Beverley, no se puede ver como un personaje que haya

alcanzado cierto renombre o reputaci6n y que esta a la









21

"altura" de los intelectuales y su manera de discurrir. No

se puede pretender borrar las diferencias entire primer y

tercer mundo o entire mundo desarrollado y mundo atrasado

(Against 85).19 Lo que ella hace es sefalar esas

diferencias, para que la denuncia que estd detrds de su

testimonio tenga la validez que ella le ha conferido con su

lucha como mujer de una minorla 6tnica, en un pais

periferico y como representante de un movimiento de

izquierda. Si, por el contrario, su voz se asimila a la del

investigador/escritor se podria perder en la resonancia de

las muchas otras voces interpretativas que sobre el

subalterno se han elaborado dentro y fuera de la academia.

De otra parte, si su historic se sanciona y se acepta como

una mds de las obras canonizadas, no podrd interpelar con la

misma fuerza al lector/oyente que, al final del texto, se

sentirfa movido a cuestionar la aparente estabilidad del

modo modern y occidental de pensar.20


19 "Testimonies como Yo Rigoberta Menchu no son s6lo
representaciones de nuevas formas de resistencia y lucha
subalterna sino tambien models y aun medios para ellas. En
el context de la universidad, entendida a la vez como una
instituci6n de 'Occidente' y del poder de clase, los
testimonies son casi literalmente agentss fordneos'--lo que
explica por qu6 [] la figure de Rigoberta Menchu y el
escdndalo de asignar su testimonio como uno de los cursos en
la educaci6n general de Stanford se convirti6 en uno de los
focos para el asalto de los neoconservadores a la educaci6n
multicultural y a la correcci6n political" (Against 90).


20 Segin Beverley, darle al testimonio un lugar en el
canon o "domesticarlo," para usar sus palabras, es quitarle
el valor que tiene como expresi6n formada al margen de "la
hist6ricamente constituida instituci6n de la literature











A partir del escdndalo en la Universidad de Stanford,

Beverley consider que los testimonies que se admiten en las

universidades han sido tomados, "dentro de la operaci6n

autorizadora de la critical literaria [...] como una forma de

literature mentor particularmente sensible a la

representaci6n o expresi6n de la subalternidad" (90-91).

La "subalternidad" indica la existencia de otro por

debajo. En esa categoria estdn los sujetos que no tuvieron

cabida en la clasificaci6n "objetiva"--por cientifica--, y

"Unica"--por su conexi6n con la raz6n--, dentro del modo de

conocimiento modern. Son subalternos los indigenas y son

subalternas las mujeres. Los indigenas, por su modo de

producci6n political y cultural traditional que funciona bajo

una mentalidad mdgica.21 A la mujer, dice Heckman,

la epistemologia iluminista/modernista la coloca
inevitablemente en una posici6n inferior, al
ubicarla en el lado negative de las oposiciones
binarias por las que se rige: racional/irracional,
objetividad/subjetividad, cultura/naturaleza (2).


La mujer, como subalterna, responded de diversas maneras

a su posici6n de subordinada. Lucha por adquirir mayor



Occidental modern" (Against 91-92).
21 Adolfo Colombres consider que sobre los indigenas
se piensa que "[s]us creencias son supersticiones, sus
ceremonies fetichismo, su arte artesania. Sus tradiciones
orales, aunque se escriban y se publiquen, no pueden invadir
el dmbito sagrado de la literature. Su ciencia, cuando no es
magia, es una opinion no especializada, deleznable, que vive
en los campos y las calls, pero no en los 'templos del
conocimiento'" institutess, universidades, academias) (22).











visibilidad, a traves de movimientos sociales que actdan

publica e internacionalmente que, como dice Schutte, han

hecho impact en los studios academicos y son fuente

important de teoria y reflexi6n (Cultural Identity 212).

Participan, ademds en redes de apoyo que incluyen la familiar

extendida y los vecinos, para resolver problems personales

y de la comunidad (Safa 357).

El testimonio se ha tornado como uno de esos espacios en

donde las mujeres subalternas expresan su particular manera

de hacer y de pensar. En la mayoria de estos testimonies se

observa una tendencia a la producci6n de un trabajo de

cardcter cooperative en donde participan una o mas mujeres.

De esta manera, el testimonio se convierte en un espacio de

encuentro para las mujeres en donde se desarrollan el

dialogo y la polifonia. La funci6n polif6nica del

testimonio hace que tanto la entrevistadora/editora como la

informante/co-autora sean consideradas productoras del texto

e interpretes del con-texto. La funci6n dial6gica recoge

tambien el dialogo primario entire los sujetos y su medio

cultural, del que no escapan las relaciones de poder. Este

trabajo colaborativo y conversacional en el que se han

involucrado mujeres de diversas nacionalidades, es parte de

ese auge que han tenido, desde los afos setenta, los

movimientos culturales y politicos del feminismo











international, tanto como de las diversas formas que ha

tornado el mismo en cada naci6n.22

Los testimonies que se hicieron durante la Cruzada

Nacional de Alfabetizaci6n conforman una literaturea

oral"23 que permit escuchar las voces individuals de una

participaci6n colectiva consciente y critical, en un cambio

social de gran magnitude, como lo fue la revoluci6n

nicaragUense. Estos documents conforman uno de los

discursos mds autenticos que se haya recogido hasta ahora

sobre el pensamiento de las mujeres de un amplio sector de

la clase trabajadora media y baja de Nicaragua. Es un

discurso de autointerpretaci6n y representaci6n sobre la

revoluci6n sandinista, y sobre la participaci6n de las

mujeres en ella.




22 En el septimo capitulo de su libro, Schutte present
una complete informaci6n sobre el desarrollo de la teoria
feminist en el context de America Latina y su relaci6n con
el feminismo international. La autora presta especial
atenci6n a la conexi6n que se establece entire la teoria
feminist y las teorias de identidad cultural y liberaci6n
(Cultural Identity 207-238).
23 Para Walter Ong, las cultures orales han producido
poderosas y bellas actuaciones verbales de un alto valor
artistic y human. Sin embargo, esa literaturea" pierde
terreno, por no estar conectadas con la "letra" del
alfabeto, asociada a la escritura, la que a su vez tiene
detras unas herramientas de control como diccionarios,
reglas de gramatica y puntuaci6n. Esta discusi6n, que no
tiene cabida aqui por su complejidad, es la misma que estd
por detras de la creencia que los "dialectos" regionales no
son expresiones habladas de una lengua, sino lenguas
inferiores, que no poseen una gramatica elaborada y que
usualmente provienen de cultures orales (14-15).











La necesidad de apelar al metodo de recolecci6n de

historic de vida muestra que una historic amplia y popular

de la insurrecci6n tenfa que ser hecha desde abajo. El

proyecto cultural del sandinismo necesitaba afirmarse en

elements de la cultural popular porque el experiment de

cambio revolucionario no se hubiera dado sin la intervenci6n

del pueblo. El objetivo inicial de la CNA era alfabetizar

al pueblo, pero al darle la palabra--no la escrita, sino la

oral--para que se expresara, le estaba diciendo: su palabra

vale, en ella confiamos.

La gran obra testimonial que recoge el sandinismo

habria cumplido--si 6ste hubiera seguido en el poder--una

funci6n legitimadora de sus fundamentos revolucionarios, en

el nivel discursivo. La revoluci6n no alcanzo hegemonia

political, pero el intent de hegemonia discursiva que

inaugur6 el Proyecto de Recolecci6n de Historia Oral, se

puede tomar hoy como testimonio del intent de cambio social

del que han sido protagonistas muchas mujeres y muchos

hombres en Nicaragua, en las ultimas tres decadas, en

particular.

El discurso testimonial, como historic alternative,

involucra process de conocimiento y conceptualizaci6n de la

historic. Las mujeres nicaragUenses habian adquirido ese

conocimiento a trav6s de la prdctica misma y habian

desarrollado un conjunto de concepts sobre la historic que

habian vivido. Eso les permiti6 asociarse con otra gente o










26

grupos de gente con quienes compartian experiencias de vida,

condiciones materials de existencia, mentalidad e

ideologia, construcciones miticas y fabulaciones hist6ricas.

La 6nica forma de saber c6mo viven y que piensan las

mujeres, es a traves del establecimiento de un didlogo con

las mismas, oyendo sus histories. Ellas, mas que nadie,

conocen su funci6n como madres, hijas, nietas, hermanas.

Tienen desarrollado un conjunto de conocimientos sobre los

aspects que les toca manejar ademds de creencias y mitos

sobre los mismos.


Relaci6n de Contenido

El primer capitulo informa sobre el contenido general

de la tesis y sus postulados te6ricos. El segundo capitulo

present una vision general del debate sobre el testimonio

en America Central. En particular, se vera su funci6n como

version alternative de la historic, en base a la especial

relaci6n que el testimonio establece con las cultures

orales, la identidad 6tnica y la de genero.

En el tercer capitulo se hard una relaci6n hist6rica de

los origenes del movimiento revolucionario, las etapas de

enfrentamiento con el regimen somocista y el

desenvolvimiento de las mismas en el triunfo sandinista. Se

prestard especial atenci6n a la participaci6n de las mujeres

en dicho process.

En el capitulo cuarto se analizard la importancia del

concept de democratizaci6n de la cultural, impulsado por el











Ministerio de Cultura, en la construcci6n de la nueva

identidad nicaragfense. Se mostrard el papel que jug6 la

Cruzada Nacional de Alfabetizaci6n en dicho process y la

funci6n del Proyecto de Recolecci6n de Historia Oral como

recolector de la historic popular de la insurreccion.

En el quinto capitulo se examinardn los testimonios de

las mujeres, haciendo una especial relaci6n de su discurso

con el discurso fundacional del sandinismo. Se destacard la

importancia de su participaci6n como agent de cambio social

y la riqueza de su expresi6n verbal como cultural oral.

Finalmente, en el sexto capitulo se establecerdn

conexiones pertinentes entire los capitulos anteriores. En

esta conclusion se podrd apreciar que el testimonio de la

revoluci6n sandinista sobre la insurrecci6n popular,

constituy6 para las mujeres pobres de Nicaragua un espacio

de reflexi6n, expresi6n e interpretaci6n que les permiti6

reafirmar su identidad y recrearla.
















CAPITULO II
EL TESTIMONrIO: UNA MANERA ALTERNATIVE
DE NARRAR Y DE HACER HISTORIC


La definici6n de las literaturas documental y

testimonial no es precisa todavia. La determinaci6n de

participar en la producci6n de obras de ese tipo, parece

responder a convicciones political de tipo personal, mas que

a la idea de utilizar un g6nero literario particular para

crear una obra de cardcter puramente estetico.1

Hugo Achigar sefiala que "si atendemos a que el

desarrollo de America Latina no es homog6neo y de que

coexisten modos de producci6n econ6mica premodernos,

modernos y posmodernos podriamos, quizds, entender la

ambivalencia o complejidad del testimonio" ("Historias" 52).

Consider que es necesario distinguir las diferentes "lineas


1 Para John Beverley, "el deseo y la posibilidad de
producer testimonies y la creciente popularidad del g6nero
indican que en el mundo de hoy hay experiencias vitales que
no pueden ser representadas adecuadamente en las formas
tradicionales de la literature burguesa, que en cierto
sentido serfan traicionadas por 6stas" (La voz 12). Margaret
Randall--periodista estadounidense que ha trabajado mas de
veinte afos recogiendo testimonio en M6xico, Cuba y
Nicaragua--, consider que el auge del testimonio en las
d6cadas del sesenta y el setenta se debi6 a un process de
concientizaci6n en el que fueron fundamentals la distorsi6n
de la prensa norteamericana sobre los problems del tercer
mundo y la creciente fuerza del feminismo que comenzaba a
sefialar la necesidad de reescribir la historic incluyendo
las voces de sujetos antes ignorados por la misma, como las
mujeres ("Reclaiming" 103-110).

28











o tendencies del discurso testimonial y proponer distintos

corpus."2 En general, para 6l, lo testimonial en el

espacio cultural latinoamericano,

como una prdctica discursiva no institucionalizada,
podria reivindicar antecedentes tan lejanos en el
tiempo como las cr6nicas del siglo XVI. El testimonio
se constitute como una forma de narrar la historic de
un modo alternative al monol6gico discurso
historiogrdfico en el poder (53).

Y agrega, "el cardcter de historica otra' o de historica

alternative' que tiene el testimonio s6lo parece ser possible

cuando los 'silenciados' o 'excluidos' de la historic

official intentan acceder a la memorial o al espacio letrado"

(53).

Ese intent consciente de accederr" es el que hace del

testimonio un fen6meno radicalmente diferente en el siglo

XX. Al respect Achdgar observa que, aunque hay textos y

documents que en el pasado cumplieron una funci6n similar,

los de Felipe Guamdn Poma de Ayala, para nombrar s6lo uno,

el testimonio de hoy se produce como un movimiento

generalizado de expresi6n, en el que, ademds, se cuenta con

la funci6n solidaria de un estamento letrado, con aparatos e



2 La necesidad de crear diversos corpus para el studio
del testimonio se debe hacer, no s6lo en raz6n de la gran
diversidad en que se manifiesta, sino porque su modo de
producci6n da, de antemano, una idea del tipo de testimonio
que se estd estudiando. Hay testimonies que se leen como
autobiografias, otros aparecen en el format de la
entrevista antropol6gica o de la periodistica. Muchos se
escriben en forma novelada (como la novela-testimonio),
algunos como obras de teatro, otros en forma de poesia; y no
se pueden dejar de incluir los documentales cinematogrdficos
y hasta cierto tipo de graffiti.











instituciones de cierto poder que permiten que la historic

del otro se inscriba en la Historia, logrando asi "una

fuerza y una especificidad no present o possible antes" (55-

56).

En los afos cincuenta y sesenta del present siglo se

comienzan a escribir obras que ya hoy son conocidas como

clsicas dentro del genero. Hay trabajos considerados

fundacionales como Juan Perez Jolote (1952) de Ricardo

Pozas; los escritos de la guerrilla cubana hechos por el

movimiento 26 de julio (1956-1959), como Pasales de querra

revolucionaria (1963) de Ernesto "Che" Guevara; Bibliografla

de un cimarr6n (1966) de Miguel Barnet; Hasta no verte Jesis

mio (1969) y La noche de Tlatelolco (1970) de Elena

Poniatowska.

Segin AchCigar, "la historic del testimonio corre mds o

menos pareja no s6lo con la erosion del poder del discurso

del sujeto central sino tambi6n con el process de

transformaci6n de la ciudad letrada" (55). Sobre el interns

en este tipo de escritura el autor seiala:

el auge del testimonio del Otro durante la segunda
mitad del siglo XX pareceria deberse ademds y en otro
nivel a la experiencia que el sujeto de conocimiento
occidental ha realizado durante los ultimos tiempos
(decadas, siglos) acerca del horror y de la barbarie
que lleva dentro y de la que es capaz, asi como al
incremento y a la generalizaci6n de las luchas de los
sectors sociales hist6ricamente oprimidos (55).












Hacia un Intento de Definici6n del Testimonio

El testimonio, desde el punto de vista de la narrative,

podria definirse a la manera de George Yddice, como

una narrative autentica, contada por un testigo que es
movido a hablar por la urgencia de la situaci6n, (por
ejemplo, guerra, opresi6n o revoluci6n). Esta narraci6n
enfatiza el discurso popular oral el testigo cuenta
sus propias experiencias, que se pueden tomar como
representatives de una memorial y una identidad
colectivas (en Gugelberger y Kearney 4. Enfasis en el
original).


Pero el hecho de que existan expresiones testimonials

que se manifiestan desde dngulos tan diversos como el cine,

la poesia, el graffiti, las obras de teatro, y no s6lo como

una narraci6n, indica que no se puede encasillar tan

claramente el testimonio, en cuanto a su forma. Su

contenido--aunque con un element que podria ser el eje

cohesionador de todos los testimonies: el dolor--,3 varfa

segin la situaci6n que se vive. Tambien se puede ver que la

noci6n de lo que es considerado literario, hist6rico o

antropol6gico estd cambiando y que las fronteras

artificiales, establecidas por las disciplines para estudiar

ciertos fen6menos, se tocan, se mezclan, se entrecruzan.

Sobre el cardcter esquivo del testimonio Achdgar observa:

[a] caballo entire la biografia y la autobiografia,
disputado por la antropologia y la literature, y
asumiendo modalidades propias de la narrative y del


3 Ren6 Jara fue el primer en sugerir que el dolor es
uno de los elements que subyace a la mayoria de los
testimonies. V6ase Testimonio y literature (Minneapolis:
Institute for the Studies of Ideologies and Literatures,
1986).









32

discurso hist6rico, el testimonio abre, mAs allay y con
independencia de la problemdtica generica, su propio
espacio (50).


Para muchos critics, como se vera, el testimonio se ha

establecido en oposici6n a la literature. Segdn John

Beverley,

la aversion o ambivalencia del testimonio hacia la
literature sugiere que una democratizaci6n de la
cultural debe involucrar cambios, no s6lo en lo que se
consider como literature, sino tambien que la
literature misma (junto con los pardmetros y la
practica de "la buena escritura") puede, en el process
perder su centralidad y autoridad como practica
cultural. Mientras la literature en Am6rica Latina ha
sido (principalmente) un vehiculo para el surgimiento
de sujetos adults, blancos, masculinos, patriarcales,
"letrados", el testimonio permit que se hagan visible
--aunque con mediaci6n--, sujetos subalternos como las
mujeres, los homosexuals, los indigenas, los
proletarios y los de otras identidades (Against 97-8).


Considerado como "antiliteratura", se puede aceptar

como una forma de expresi6n que provee a los sectors

marginales de nuevos canales de expresi6n y, como un medio

de trabajo que permit el desarrollo de estrategias para

alcanzar una posici6n de poder dentro del estamento letrado.

Poder que debe ser entendido como la capacidad y la

oportunidad de hablar, de ser oldo, de saber qu6 pasa y de

tener cierta libertad para tomar decisions.

Como texto hist6rico, ha sido utilizado para

contrarrestar la version de hechos que son falseados,

encubiertos o, simplemente, omitidos. Por eso, como dicen

Gugelberger y Kearney:










las narrativas sobre la esclavitud, la tortura y
el exilio, las histories etnogrdficas de vida y la
literature del holocaust son cada una, en cierta
forma, literaturas documentales que amplian y
corrigen la historic official de gentes
consideradas subalternas (4-5).


En cuanto a la antropologia--en particular, al trabajo

etnografico--, como lo aprecian Clifford y Marcus:

el hacer etnografias es un trabajo artesanal, atado al
mundano trabajo de la escritura [...] el que describe un
texto etnografico no puede evitar tropos expresivos,
figures, y alegorias que seleccionan e imponen un
significado a media que traducen [la realidad de
otros] [...] Los mejores textos etnogrificos--serias y
verdaderas ficciones--son sistemas, o economias, de la
verdad (7).


La historic y otras disciplines interpretativas del devenir

human, segun 6l, son, en el mejor de los casos, verdades

parciales. Y como "verdades construidas" se pueden ver

criticamente, como poderosas "mentiras" ret6ricas de

exclusion (7).

Tanto la escritura testimonial como la etnografia estAn

activamente situadas entire poderosos sistemas de

significaci6n. La escritura testimonial

coincide con uno de los postulados fundamentals del
postmodernismo: el rechazo de lo que Jean-Francois
Lyotard (1984) llama las grandes narrativas maestras,
las cuales funcionan para legitimizar las teleologias
politicals" o hist6ricas . o los grandes actorse'
y 'sujetos' de la historia--el estado-naci6n, el
proletariado, el partido, Occidente, etc." (Yidice,
"Testimonio and Postmodernism" 16).


La etnografia, a su vez:

hace preguntas en las fronteras de las civilizaciones,
las cultures, las classes, las razas, y el genero. La










etnografia decodifica y recodifica, hablando de las
bases del orden colectivo y la diversidad, la inclusion
y la exclusion. Describe process de innovaci6n y
estructuraci6n, y ella misma es parte de estos process
(Clifford 2-3).


Las dos se inscriben dentro del nuevo process de

reordenamiento global que ha estado ocurriendo a niveles

tanto culturales como econ6micos y politicos. Bdsico en

este reordenamiento es la disminuci6n de las distinciones

culturales entire los llamados centros de poder capitalist y

sus mdrgenes (Gugelgerger y Kearney 6). Los pauses con

mayor capacidad econ6mica expanden sus mercados y sus formas

de expresi6n cultural se venden en los paises de la

periferia, a la vez, la falta de fuentes de trabajo y el

desempleo crecen y la gente se ve empujada a las metropolis

--tanto locales como mundiales--, por ser estos los centros

de producci6n econ6mica, cultural y political 4

La "condici6n posmoderna" de que habla Lyotard (1984),

se comenz6 a dar desde los movimientos de transformaci6n







4 Hablando de la deterritorializaci6n, Nestor Garcia
Canclini explica que "[l1]a migraci6n hoy no se limita a
escritores, artists y exiliados politicos como en el
pasado; ahora incluye gente de todos los estratos sociales y
las movidas en muy diferentes direcciones. Los nuevos flujos
culturales puestos en movimiento por los desplazamientos de
latinoamericanos hacia los Estados Unidos y Europa, de los
pauses menos desarrollados a los mds pr6speros de nuestro
continent, y de las regions pobres a los centros urbanos,
no pueden ser atribuidas a la dominaci6n imperialista
1nicamente" ("Cultural Reconversion" 38)










social y las ideas iluministas del siglo XVIII.5 Poco a

poco se fue creando un espacio de participaci6n mas amplio

para todos los sectors sociales. Segidn Achigar "estos

movimientos facilitaron el acceso de una series de materials

que provenian de voces silenciadas por el sujeto central"

(53). Segin los postulados posestructuralistas, estos

espacios son compartidos hoy por una pluralidad discursiva y

cultural tan variada, en la que pareceria no haber cabida a

respuestas contestatarias, dada la imposibilidad de crear

concenso entire los muchos grupos marginales con menor poder

que, desde el tercer mundo, buscan desesperadamente el

cambio social.6

Sin embargo, aunque el deconstruccionismo supone que lo

que cuenta son las miles de lectures posibles que todos los

sujetos puedan hacer de un texto--incluso de la realidad, si

se toma como uno--, la absoluteta?) "naturaleza arbitraria"



5 Cuando comienza a surgir lo que hoy se denomina como
modernidad, se postulaba la necesidad de la racionalizaci6n
de la sociedad y se desplazaba la autoridad traditional del
monarca y de la iglesia, principalmente. Sin embargo, segun
Yudice, la modernidad gener6 su propia anti-modernidad. "La
modernidad es impulsada por una contradicci6n inherente que
result de la creciente autonomia y reflexividad de una
sociedad racionalizada" ("Postmodernity" 13).

6 Cabe aclarar aqui que no se puede hablar de
posmodernidad en America Latina, como un movimiento nuevo
que continue a la modernidad y da a esta por terminada. Para
Yudice, la heterogeneidad cultural de America Latina no es
el resultado de que se instale la posmodernidad, sino mas
bien se produce por una implementaci6n irregular de la
modernizaci6n. Los modos universalizantes de democratizaci6n
iniciados con la modernidad "no han tenido much 6xito en
America Latina" ("Postmodernity" 1-2, 23).









36

del signo, a la que se aferra el discurso posmodernista para

explicarlo todo, no es siempre producida y tomada como tal

en todos los niveles de significaci6n y creaci6n cultural.

Tampoco acaba con las desigualdades ni las respuestas de

reacci6n que los sectors que las sufren puedan tener.

Como se dijo al comienzo, en America Latina hay todavia

formas culturales y econ6micas premodernas, modernas y

posmodernas. Y, al igual que en otros pauses del llamado

tercer mundo, hay sectors que todavia buscan esos espacios

de participaci6n e intentan reconstruir o redefinir su

identidad. Es una identidad que, en palabras de Achugar, no

es "la homogeneizadora impuesta por el mon6logo del discurso

imperial sino una identidad heterogenea, por diferenciada y

plural, quizds mas democrdtica y que respete las identidades

Otras" (53). Con la busqueda de dicha identidad a traves

del testimonio se crea una tension que segdn Gugelberger y

Kearney, "afecta naturalmente los concepts de tradici6n,

modernismo y postmodernismo, y aun la idea misma de la

representaci6n."7 Estos autores consideran que los


7 "El termino 'representaci6n' tiene varias acepciones
que suelen confundirse: 1) la descripci6n de un estado de
cosas, 2) el reemplazo de una o mas personas por otra que
habla o se confiesa en nombre de ellos, 3) el ejemplo que
una persona o cosa proporciona para otros [...] La
representaci6n es el dispositivo discursivo por medio del
cual la ideologia liberal logra proyectar una uniformidad
formal (todos poseemos por derecho y ley la propiedad de la
personalidad) por encima de asimetrias concretas (la
'propiedad' de algunos tiene mas valor que la de otros). La
confusion de estas acepciones es fundamental para la
ideologia liberal (Yidice, "Testimonio y concientizaci6n"
209).









37

trabajos de los critics que estan a favor de la militancia

de la literature testimonial son un fuerte pronunciamiento

contra la maquinaria lddica del posmodernismo nihilista, que

desestabiliza los sistemas de interpretaci6n y

representaci6n (6-7).

El reordenamiento global, del que se habl6 antes, tiene

especiales implicaciones para las formas de escritura

occidentales que, como la etnografia, hablan sobre otros,

usualmente individuos de cultures no-occidentales. El reto

fundamental para la etnografia contempordnea--explica

Clifford--es que los pueblos que fueron colonies, que fueron

el objeto de la investigaci6n antropol6gica estan comenzando

a escribir y a hablar por si mismos" (7).

En efecto, quienes antes eran objeto de estudio--

personajes principles pero pasivos, en su mayoria--o

personajes secundarios, pasan a ser sujetos que pueden

hablar o escribir de ellos mismos. Pero "mientras el

escritor occidental es definitivamente un autor, el

'protagonista' que da testimonio es un hablante que no se

concibe a si mismo como extraordinario, sino como una

alegoria de los muchos, de la gente" (Gugelberger y Kearney

8).

La literature testimonial, como la etnografia, "hace

varias correcciones al discurso de Occidente sobre el Otro:

el otro responded y al hacerlo, desenmascara, no s6lo las

versions occidentales de lo que es o no verdad, sino










tambi6n las nociones occidentales de verdad" (9). En el

sentido puramente literario, cabe anotar, de acuerdo con los

autores, que la literature testimonial se mueve, en su

desarrollo y formaci6n, lejos de la ficci6n.

Mientras las formas de la ficci6n, en sus variantes
modernistas y posmodernistas, son metaf6ricas, la
narrative testimonial esta preocupada en documentary la
realidad experimentada. Esto tiene profundas
implicaciones en la lectura y la interpretacion.
Directamente milita contra las crecientes aseveraciones
postmodernas de que el realismo y la representaci6n
estdn muertos. En cuanto a la preocupante negaci6n
postmoderna sobre la capacidad referencial de la
literature, el testimonio responded con un aumento cada
vez mayor de la referencialidad. Cuando leemos los
terrible recuentos que hace Rigoberta Menchi de la
tortura y mutilaci6n de su familiar, es poco probable,
dice Doris Sommer, que nos preguntemos si eso es
suficientemente referencial y que nos enredemos en una
discusi6n sobre los valores literarios esteticos.
"Dudar de la referencialidad en el testimonio, continue
la autora, seria un lujo irresponsible que no nos
podemos dar, dada la urgencia del llamado a la acci6n."
(11).


Aunque el problema de la referencialidad sea debatible,

y se pueda decir que la objetividad no es absolute y total,

lo que importa es que la prdctica envuelta en la escritura

testimonial es la de revitalizaci6n de un referente que se

asume como inexistente por un discurso hegem6nico. La

escritura testimonial "es antes que todo un acto, una

tdctica por medio de la cual la gente se compromete en un

process de auto constituci6n y sobrevivencia" (Yidice,

"Testimonio and Postmodernism" 19).

Con el desarrollo actual del discurso posmodernista,

se puede aceptar que se esta dando una revision del concept









39

de autor. Ya no hay una figure central que crea. Lo que se

describe, dependiendo de como se lea, podrd significar miles

de cosas. Por eso se habla del fin de la historic; de la

superaci6n de las metanarrativas; de la imposibilidad de que

se den movimientos teleol6gicos. No hay centralidad, s6lo

se percibe la heterogeneidad.8 Tampoco puede haber

otredad, porque, como anota Yudice, en una de sus

observaciones sobre el deconstruccionismo, el suyo es un

discurso que s6lo recupera al otro como lo ausente.9

Hay otro punto de conflict entire la prdctica de la

escritura testimonial y el postulado te6rico

deconstruccionista. Doris Sommer recuerda la importancia de

distinguir entire la metafora, que admite una identidad por

sustituci6n (yo por nosotros, el lider por los seguidores,

el explotador por los explotados), y la metonimia, que lo

hace por asociaci6n ("Rigoberta's" 39). Con el

deconstruccionismo, la metafora es lo que cuenta en la


8 La heterogeneidad puede verse como product de una
pluralidad discursiva y cultural, como ya se dijo. Pero, de
acuerdo con Yudice, el pluralismo se camufla detrds de una
mascara igualitaria, mientras que neutralize los conflicts
de clase y las demands de los nuevos movimnientos sociales
[...] El varniz ideol6gico del pluralismo admite diferencia
sin que esa diferencia constituya una amenaza para el
estado y los sistemas de mercado. De hecho, el pluralismo ha
movilizado la diferencia al servicio de estos sistemas (On
Edge ix-x).
9 En su articulo Yudice cita lo que dijo Foucault en su
"Language to Infinity", que apareci6 en Language, Counter-
Memory and Practice, publicado por la Universidad de Cornell
en Itaca, en 1977. "El 'otro' es aquella ausencia desde cuyo
interior, parad6jicamente, se erigen los discursos
deconstruccionistas" (en Yudice 22-23).











media que 6sta puede ser constituida de maneras diversas,

seglin cada autor. No es una metafora de representaci6n

(porque la lengua ha dejado de 'referir'), sino de

interpretaci6n. La heterogeneidad planteada por el

deconstruccionismo no admite la metonimia por la cadena de

significantes que constitute la interpretaci6n que nunca

permit que se alcance un significado. En la escritura

testimonial, predomina el efecto metonimico y no hay tampoco

una autoridad central. Para Sommer, la primera persona que

narra se asocia con un nosotros o voz colectiva, en un

movimiento lateral de identificaci6n a traves de una

relaci6n horizontal que compare la experiencia, pero que

reconoce las posibles diferencias entire nosotros como

components de un todo sin centro ("Rigoberta's" 39).

El desmoronamiento del concept de autoridad central

puede ser llevado, entonces, a dos puntos diferentes: la

total ausencia de referencialidad--y, por ende, la

incapacidad de representar--o, la bdsqueda de una identidad

dentro de una colectividad en un process, que como se dijo

antes, es de auto-constituci6n y sobrevivencia. Se podria

decir, con James Clifford, que para el deconstruccionismo,

el individuo se encuentra s6lo, sin ningdn lazo
que le permita'identificarse con una comunidad; y
asi, con esa identidad incomplete en busca siempre
de una totalidad, de un completarse, se embarca en
una bdsqueda sin fin por autenticidad. Asi, el
SER, como un algo que pudiera alcanzar cierta
plenitud, se vuelve una cosa del pasado, rural,
primitive, infantil (114).










Por el contrario, observa Yddice sobre lo testimonial,

este tipo de escritura abre nuevas posibilidades
para que los sectors populares continuen su lucha
por la hegemonfa en la esfera publica de la cual
han sido excluidos o forzados a representar
estereotipos que les han sido asignados por
aquellos que los estudian (Yudice, "Testimonio and
Postmodernism" 25).


Antecedentes del Testimonio

La historic y la literature en America Latina han

estado estrechamente ligadas desde la llegada de los

espanoles a America. La temdtica que se iba a desarrollar

de parte y parte seria afectada por la experiencia de los

dos sectors involucrados. Los espanoles podian hablar en

sus escritos de las maravillas del nuevo mundo y de sus

experiencias en 6l. Su version de los hechos, constituy6,

por much tiempo, lo que se conoce como la historic official.

Los otros--una gran cantidad de grupos 6tnicos, lingUisticos

y culturales que tenian su propia forma de nombrarse e

identificarse--, perdieron sus respectivos sistemas de

organizaci6n y expresi6n. Su version de la historic, para

el caso de la conquista, se recogerian much tiempo despu6s.

Esos textos pasaron a former parte de las prdcticas

discursivas contraculturales, que no se extinguieron con la

finalizaci6n del period colonial espafiol. Por el

contrario, estos discursos "pueden apreciarse en un

significativo cuerpo de escritura contemporanea. La raz6n

de su continue presencia es el hecho de que la sombra del











colonialismo es todavia parte de la realidad de la America

Hispana de hoy" (Jara y Spadaccini 10).

Desde aquf se puede apreciar el papel que tiene la

lengua, tanto en su version escrita como en la oral, en los

process de dominaci6n y control de una cultural sobre otra.

Segidn Ren6 Jara y Nicholas Spadaccini "dentro del marco de

un estado modern en formaci6n, que busca dominar nuevos

territories, la lengua se vuelve doblemente important, ya

que sirve dos prop6sitos, incluir y excluir." Segin ellos,

"un grotesco ejemplo del impact de la lengua official de los

conquistadores en las vidas de la poblaci6n native es el

requerimiento." (12) .10

La historic official present las luchas de sus lideres

como las correctas y sus planes politicos e ideol6gicos como

los mds exactos. Hugo Achdgar explica que, en los espacios

letrados donde se describe la historic official, la

participaci6n de los

sectors excluidos o silenciados [ ] estd escasamente
registrada en los archives y bibliotecas de los
vencedores o de los gobernantes. Salvo en aquellos
casos en que constitute la propia prehistoria de
quienes antano fueran tambi6n excluidos. Es decir,
aquella historic previa a su llegada al poder
("Historias" 54).


10 El document, un juramento a la sumisi6n, fue
originalmente traido por el jurista espanol Juan L6pez de
Palacios Rubios, con la idea de que los oficiales espafoles
lo leyeran a los indios antes de iniciar una guerra contra
ellos. Escrito en espafiol, el requerimiento implicaba un
reconocimiento por parte de los indios de la autoridad de la
Iglesia, el Papa, y el Rey de Espafia sobre sus tierras"
(12).










El testimonio, como escritura de los margenes, se

enraiza en esta segunda version de la historia--la no

oficial--, con un alto contenido politico contestatario y de

origen preferiblemente oral.

Ya sea como colonia de la expansion europea o como

neocolonia de un sistema capitalist de nuevo tipo, en la

America Latina se ha mantenido con igual fuerza una linea de

resistencia al colonialismo, possible de detectar en las

formas de vida y en sus manifestaciones culturales y

political. Hoy, sefalan Jara y Spadaccini, "en muchos

lugares, los llamados "indios" todavia-rehusan ser

considerados nacionales de un pais en particular, y reclaman

el derecho a preservar sus antiguas creencias y hdbitos

culturales" (10). Como dice un indigena guatemalteco:

No aspiramos a tomar el poder del estado o a crear un
estado separado. No estamos luchando por nuestra
cultura--ya tenemos una. Queremos nuestros derechos:
el derecho a la paz, a definir nuestra propia forma de
desarrollarnos, a educar nuestros hijos en nuestras
lenguas y tradiciones y el derecho a representar
nosotros mismos y a nuestra cultural"1 '


La Identidad Etnica y el Testimonio

El testimonio como escritura desde los margenes, se

puede relacionar facilmente con el problema de identidad

6tnica en America Latina. De hecho, algunos de los

testimonies mas conocidos han sido escritos con la



11 Indigena guatemalteco, cuyo nombre no es
suministrado. V6ase, Carol Smith, "Maya Nacionalism" (NACLA
25.3, 1991: 33).








44

participaci6n de individuos pertenecientes a grupos etnicos

minoritarios. Algunos de los mas destacados son el

testimonio de Rigoberta Menchd, Domitila Barrios de

Chungara, Juan P6rez Jolote y Ignacio Ujpdn, entire otros.

Se pueden incluir aqui los trabajos de recolecci6n--tambien

considerados testimoniales--, a travys de entrevistas,

publicadas en colecciones especiales y dedicadas

exclusivamente a recoger el punto de vista de grupos

minoritarios etnicos. Algunos de estos libros son

Granddaughters of Corn. Portraits of Guatemalan Women

(1991), editado por Marilyn Anderson y Jonathan Garlock, que

incluye las fotografias y las voces de las mujeres

fotografiadas, ademds de impresionantes datos sobre

desaparici6n, tortura y muerte de la poblaci6n indigena

guatemalteca. Tambi6n, el libro We Continue Forever.

Sorrow and Strength of Guatemalan Women (1983), editado por

el trabajo colectivo de Women's International Resource

Exchange y con un format muy similar al del libro anterior.

La identidad 6tnica, de acuerdo a lo que se dijo antes,

se da en t6rminos de la cohesion del grupo, que se determine

por caracteristicas comunes a todos los miembros del mismo:

lenguaje, religion, cultural. El testimonio, a su vez, como

la escritura de la experiencia de un grupo mas que la de un

individuo aislado, despliega en su tematica la problemdtica

de un 'nosotros' que se plantea y reconoce diferente a un

'ellos'. El testimonio no se queda en la experiencia











personal, sino que se extiende a la situaci6n de la

colectividad en la que el sujeto esta inmerso. Experiencia

vivencial que es, usualmente, de represi6n, pobreza,

explotaci6n, marginalizaci6n y lucha. E/la narrador/a

testimonial habla de las circunstancias y modos c6mo es

explotado/a, de las razones por las que es reprimido/a, de

c6mo se efectua, en su opinion, el process de su

marginalizaci6n y exclusion. Todo eso en un context

especifico de vida, de cotidianidad. Asi, es muy fdcil

encontrar en las narraciones testimonials lo que Perla

Petrich ha llamado motivess culturales". Segdn ella, estos

motivess estan cargados de contenido, comprometidos con una

realidad, significados por una vision particular much antes

de que se inscriban en el discurso." Ella consider que,

en cualquier circunstancia se puede asociar, por
ejemplo, el maiz a su funci6n alimenticia; pero s6lo
los que participan de un cierto universe cultural
americano, s6lo aquellos que poseen una memorial
"transtextual hecha" de vivencias, creencias, palabras
mil veces repetidas, podrdn acceder a un segundo nivel
de significaci6n y reconocer el grano como lugar de
acumulaci6n de significado, simbolo de una raza (157-
8).


Este motive del maiz, por ejemplo, ha sido semantizado

profundamente en el mundo indigena maya, trasmitido a trav6s

de la palabra oral y usado, exteriormente, como marcador

diferencial y, simb6licamente, como aglutinador de fuerza

para la lucha. A 61 hacen referencia casi todos los

testimonies de esta zona, siendo el de Rigoberta el que mds









46

ampliamente desarrolla el tema del maiz, en particular y la

comida en general.

Como indfgena, Menchd da un recuento de costumbres
"nativas" desde la perspective de alguien que las usa
como "armas populares" para la sobrevivencia. Su
descripci6n de la ceremonia de la siembra, de la
importancia de la semilla y de la tierra para su
comunidad india revela una 6tica-estetica de
solidaridad la cual se hace possible por su context
social. Es una sociedad donde la producci6n esta
intimamente conectada al cuerpo, en la cual el cuerpo
mismo soporta la marca de sustancias creativas--
"estamos hechos de maiz blanco y amarillo" (YMidice,
"Testimonio and Postmodernism" 27).


La identidad 6tnica de los grupos indigenas americanos

se establece, en todas sus manifestaciones, en

contraposici6n a la cultural central dominant. El grupo al

no identificarse con el otro, esta manifestando que no

quiere asimilarse porque valora lo propio. El testimonio

como literature de resistencia y de expresi6n de lucha del

sector marginal se coloca en posici6n de cuestionar la

realidad--y los sujetos que en ella le son hostiles, lo

rechazan. En esa media se pregunta .quienes y que son

ellos? De otra parte, permit reflexionar sobre el modo de

hacer del grupo, para rescatarlo y darle legitimidad. En

consecuencia habla de lo que 'somos nosotros'. Es la

dial6ctica de la otredad que plantea un didlogo entire el

'nosotros' y el 'ellos'. (Cada uno siendo el otro del

otro). El 'otro' marginado, sin embargo, es el que busca en

la prdctica de esa escritura, una auto-definici6n y

representaci6n. Lucha por que se oiga su voz, y su









47

presencia adquiera una visibilidad concrete. En fin, dentro

de una dindmica mas democrdtica, 'el otro' marginado ('el

diferente'?) pide que se le acepte y se le de el derecho de

vivir como tal.

El caracter profundamente politico y de denuncia de la

literature testimonial coincide, entonces, con la posici6n

de lucha y resistencia que han mantenido algunos grupos

6tnicos minoritarios en America Latina. Pero el testimonio

no puede verse como una forma cultural proveniente de esos

sectors marginales ya que la mayoria de individuos dentro

del mismo son iletrados y no pueden ni escribirlo, ni

leerlo. El testimonio se puede erigir, mas bien, en el

espacio cultural donde se interceptan y articulan la

posici6n solidaria de sectors letrados y la expresi6n de

critical y oposici6n de los no-letrados u orales. Lo que se

debe buscar es la aceptaci6n y la tolerancia de 'unos' (los

sujetos centrales?) a 'otros' (los sujetos marginales?) con

el objetivo final de entire todos trabajar por la

construcci6n de un mundo de mayor igualdad.

La Voz del Otro: Enfrentamiento con la Historia Oficial y
Lucha por el Poder Interpretativo

El testimonio adquiere el caracter de historic

alternative, no official, cuando, a trav6s suyo, los

silenciados o excluidos de la historic official intentan

acceder a la memorial y mantener una identidad. El

movimiento de grupos indigenas demuestra que ellos no estdn










interesados en defender una identidad eterna, ni estdn

perdiendo su resistencia ante las presiones de la

integraci6n. S61o buscan crear su propio espacio, empefiados

en su modo de hacer. El silencio, anota Jean Franco, no es

enmudecimiento, sino sefial de exclusion, y se opone a la

'voz', "como metifora para la gran division socialmente

constituida (y quizds imaginaria) entire el mundo letrado e

iletrado, el primer y el Tercer Mundo, el mito y la

historic" ("La historic" 11).

El concept Occidental de historic tiene en cuenta

solamente las narrativas lineares, cronol6gicas y, construye

arguments sobre experiencias particulares, hacienda una

especial interpretaci6n de esos hechos que analiza y esos

arguments que usa (Rappaport 11-12; De Certeau 19). Esta

forma especial de hacer el discurso hist6rico, no s6lo

present una posici6n, sino que busca y obtiene

legitimaci6n. Dicha legitimaci6n, segdn Rapppaport,

proviene de lo que algunos historiadores consideran una

posici6n exclusive de grupos y sociedades letradas donde la

'objetividad', y el pensamiento 'analftico' y cronol6gico

permit el distanciamiento de los hechos y los individuos

que se analizan (12). Como discurso legitimado, la Historia

(con mayuscula por ser la official, la de Occidente) se

enreda en una series de conjeturas y relaciones de hechos

sobre los que no siempre tiene conocimiento director y real.

Se vuelve un discurso que no puede ser leido ni refutado por










los sujetos con que se relaciona en sus elaboraciones

te6ricas, especialmente si esos sujetos que 'historiza' son

subalternos o marginales. En efecto, las experiencias

concretas--en muchos casos de dolor y sufrimiento--, que

serian el factor de apelaci6n political de los sectors

subalternos, son descubiertas y reveladas por el intellectual

letrado (historiador, en este caso) a travys de lo que se

consider como formulaciones concretas de elaboraciones

te6ricas y epistemol6gicas (Spivak 275).

Los grupos subalternos se yen atrapados en las

histories, tanto literarias como historiografiadas, que de

ellos se cuentan. Como explica Franco, resulta doblemente

ir6nico que esas gentes supuestamente mudas hayan sido

objeto de una vasta literature de interpretaci6n,

explicaci6n, descripci6n y sobretodo objeto de conjetura"

(12).

Estos grupos silenciados, subalternos, marginados han

desarrollado su propia historic a partir de la memorial

colectiva y dentro de la oralidad. Esa historic otra, que

ahora el testimonio estA empefado en recoger, nunca ha

estado ausente del dmbito marginal. Su consciencia

hist6rica y la noci6n de historic difiere radicalmente, de

los postulados occidentales. Este alejarse de la historic

official, este ultimo intent de corregir la 'verdad'

hegem6nica euro-americana es, talvez, la contribuci6n mds

efectiva del g6nero. La Historia (con H mayiscula) puede no










tolerar la "otredad" o dejarla fuera. La tradici6n de los

oprimidos nos ensena que el estado de emergencia en que

vivimos hoy, no es la excepci6n sino la regla (Gugelberger

5).

Muchos de los critics del concept de historic

Occidental que han examinado la forma de hacer historic de

los 'otros', coinciden en sefialar que el quehacer hist6rico

no-occidental emplea imdgenes miticas y fantdsticas,

simbolos y metdforas para representar los hechos.12 Estas

histories, sugieren ellos, no pueden ser consideradas

'narrativas' por no tener una estructura lineal, por ser de

naturaleza epis6dica y recitativa y emplear recursos

mnem6nicos. En cuanto a la forma, puede variar desde los

proverbios y canciones hasta las ceremonies y rituales

(Rappaport 10-11).

Contraponer el testimonio, como historic no-oficial,

al concept traditional de historic de Occidente, permit

ver dos cosas. Primero, la asociaci6n que se ha hecho de lo

oral, y el contar historias--propio de los sectors

excluidos del estamento letrado--, con el atraso, la

ignorancia, el analfabetismo, y la imposibilidad de tomar

esas histories como fuentes de informaci6n y verdad. Para

los historiadores "civilizados" de Occidente, la verdad est.

relacionada con la uniformidad, la prescripci6n y un orden


12 Para una extensa lista de las figures involucradas
en este process vase Joan Rappaport, The Politics of
Memory, (New York: Cambridge University Press, 1990), 10.










mental "cientifico". Sobre esto, la vietnamita Trinh T.

Minh-ha comenta:

Pensar la verdad significa pensar en conformidad con un
cierto discurso cientifico (l6ase "cientifico")
producido por instituciones. La mente "civilizada" no
solamente ha clasificado muchas de las realidades que
no entiende en las categorfas de lo falso y
supersticioso, sino que ha convertido la historia--como
el event total de una comunidad, de un pueblo--, en
lecciones del padre para nifios de cierta edad" (124).


Segundo, en un intent de apertura de parte de

historiadores preocupados con la descentralizaci6n del

discurso hegem6nico y la lucha por el poder interpretative y

representative de los sectors marginales, se pide observer

criticamente las diferencias reales que existen entire las

dos visions hist6ricas para aceptar la validez y la

importancia political de las tradiciones orales y sus formas

alternatives de historiar, ya que mientras tienen un gran

sentido practice, porque derivan de actividades que

solucionan problems concretos, tambi6n llegan a hacerlo por

articular poderosos simbolos que mueven a la gente a la

acci6n al forjar una conexi6n moral a un pasado distant.

Su eficacia radica en la fuerza de la uni6n entire mito e

historic, y no en la separaci6n de los dos (Rappaport

189) .13


13 Es important aclarar aqui que Joan Rappaport es una
historiadora norteamericana que trabaj6 con los indios
Paeces de Colombia y gracias a un trabajo de recolecci6n de
las tradiciones orales del grupo y despu6s de un detallado
andlisis de algunos de sus mitos, se pudo constatar que los
terrenos que los indios reclamaban al gobierno eran
efectivamente de ellos. Los medios de comunicaci6n no le










Caracteristicas de la Producci6n del Testimonio

El testimonio se present, la mayoria de las veces,

como una narraci6n contada en primera persona, singular o

plural. La persona que narra los hechos ha sido testigo

director de los mismos. La historic que cuenta,

generalmente, se refiere a situaciones extraordinarias

ocurridas en moments de guerra, revoluci6n y tortura, entire

otras. Situaciones en que la represi6n, la persecuci6n y la

explotaci6n afectan grave y definitivamente la vida de un

grupo de series humans. La necesidad de dar testimonio

proviene, no s6lo del horror y el dolor que se vive en

moments tales--sobre los que se cree hay que decir algo--,

sino de la gran contradicci6n que este tipo de situaci6n

plantea. Se vive en un mundo donde, desde hace mds de un

siglo, se habla de libertad, igualdad y progress para todos.

Sin embargo, la felicidad y la tranquilidad a que se aspira,

en un sistema basado en esas premises, se vuelve

inalcanzable para un amplio sector de la poblaci6n.

Curiosamente, estos sectors coinciden, en su mayoria, con

los grupos que desde los comienzos de la expansion europea y

del capitalism, han sido invadidos, avasallados y

esclavizados. Asf, no s6lo ellos nunca logran obtener lo

prometido, sino que, a cambio, reciben violencia y

discriminaci6n.


dieron ninguna trascendencia al hecho.










El narrador de testimonio es, en muchos casos, una

persona no letrada que relata a un interlocutor letrado la

historic de su vida o episodios significativos de la misma.

Hay otros tipos de testimonio, como se vera mds adelante,

pero, aqui se quiere dejar en claro que, muchos testimonios

son product de un trabajo en conjunto. El que

escribe/narra no siempre se present como un individuo

especial que ha pasado por un moment dificil y quiere

contar c6mo vivi6 ese moment y c6mo lo super. El

"testigo" habla de acontecimientos que afectan a muchos. Su

prop6sito es denunciar.

Segun Ileana Rodriguez, el testimonio es un component

important tanto del studio de la tradici6n y la cultural

popular, como de los process revolucionarios especialmente

los de Centroamerica. Ella comenta:

por su idoneidad para plasmar acontecimientos hasta
ahora ignorados por la cultural ilustrada; por su acceso
director a formas de pensamiento hasta ahora
desconocidas, cuando no despreciadas; por el esfuerzo
por plasmar una cotidianidad antes de que se extinga su
luz, su fuerza, su candor, el genero testimonial es
merecedor de la atenci6n de los productores culturales
interesados en general y diseminar formas alternas a
las ya existentes, y contribuir al debate sobre
cultures populares, histories populares, histories de
las ideas, o simplemente identificaci6n de las fuerzas
vivas de la ideologia dentro de la cotidianidad
("Organizaciones" 84-85).


Una tension present en el testimonio, en cuanto a su

modo de producci6n, es la de los casos donde intervene un

interlocutor. Se debate si la intervenci6n del interlocutor

o compilador afecta, tanto la validez y el sentido de verdad










del relato, como la fuerza de voces genuinamente populares.

Aunque esta mediatizaci6n afecte al texto, de alguna manera,

lo que importa es la actitud de solidaridad del compilador y

su intent de identificarse con el proyecto de denuncia del

narrador. Porque en el testimonio, el testigo, mas que

presentarse como un sujeto conocedor de la verdad, quiere

dejar constancia de un aspect crucial de una realidad que

ha sido ignorada o desdefada y quiere sefalar el

ocultamiento que otros han hecho de la misma. Lo que se

narra tiene aquf el valor de ser un ejercicio de expresi6n e

interpretaci6n, de cardcter pdblico, raramente accessible a

sectors no letrados. El narrador esta poniendo en juego

algo que no tiene, que es por lo que ha decidido a hablar:

su bienestar.

De otra parte, para los intersados en estudiar

fen6menos sociales complejos como el testimonio, no podemos

concentrarnos solamente en si el significado determine al

significant. El reto es trabajar, como observa Sommer, en

la inestabilidad del significado y la necesidad de re-

inventar constantemente el lenguaje, de re-combinar y

continuar ajustando la constelaci6n de discursos en formas

capaces de responder a una realidad cambiante ("Sin

secrets" 149).

Otra caracteristica del testimonio es el efecto de

oralidad que se aprecia, con mas frecuencia, en los

testimonies hechos en conjunto--coincidencialmente la











mayoria hechos por mujeres. En ellos se privilegia la

conversaci6n, y la compiladora, en su afdn de dejar hablar a

la otra trata de borrarse de la mejor manera possible,

intentando una mimetizaci6n o fusion con el otro. La huella

de la oralidad permit general en el lector la confianza de

que se trata de un testimonio autentico, reafirmando de este

modo la ilusi6n o la convenci6n del propio g6nero: que se

estd frente a un texto donde la ficci6n no existe o existe

en un grado minimo, que no afecta la verdad de lo narrado.

Sobre testimonies hechos por mujeres, Margaret Randall

opina:

Una mujer preparada que hablando con otra mujer de
origen humilde, sobre todo si la primera es capaz de
vencer sus limitaciones de clase en el transcurso de la
experiencia, puede ayudar a crear las condiciones que
permitan a la segunda, entregar una vision antes
desconocida en la literature (en Fernandez Olmos 186).


En este modo cooperative de producci6n de los

testimonies hechos por mujeres "entra a trabajar la

identificaci6n femenina en un ejercicio cuyas posibilidades

apenas estdn siendo exploradas"; se intent, a traves del

didlogo, "hacer un aporte de mayores dimensions" que busque

superar la centralidad autorial tipica de la literature,

problematizar la estabilidad aparente de la estructura

dominant de pensamiento y traer a un primer plano la

problemdtica y la vivencia de los sectors marginales. Esto

sugiere la posibilidad de abrirse a un discurso polif6nico y

dial6gico que permit crear "el espacio para lo que Mikhail










Bakhtin llam6 heteroglosia, el campo (de batalla) del

discurso donde las revoluciones son forjadas no dictadas, a

trav6s del conflict" (Sommer, "Sin secrets" 149). "Toda

enunciaci6n--dice Bakhtin--adn en forma escrita y fijada, es

una respuesta a otra y se construye como tal. No es mds que

un eslab6n en la cadena de actos de la palabra" (en Duchesne

159).

Sobre los trabajos hechos por mujeres hay que mencionar

la creciente participaci6n de personas de otras

nacionalidades. Ellas son, usualmente, etn6grafas y

periodistas que viajan a latinoam6rica para realizar

trabajos de campo o reportajes y llegan a conocer personas

interesadas en revelar su version de la situaci6n en sus

respectivos pauses. Este hecho a ocasionado la publicaci6n

de un gran ndmero de trabajos testimonials, de histories de

vida y etnografias en otras lenguas, principalmente ingles.

La obras estdn escritas, en primer lugar, para ser leidas

por la comunidad academica de los Estados Unidos y Europa.

Se han sefialado los peligros de que en el primer mundo se

tenga acceso a informaci6n valiosa sobre el subalterno del

tercer mundo, ya que, bajo el pretexto de obtener un

conocimiento 'desinteresado' se puede "crear un clima

propicio para continuar la explotaci6n de los pauses

marginados, contribuyendo a la salud del mercado global,

bajo la rubrica de la democracia como del capitalism

triunfante" (Carr 74). Para Doris Sommer, leer el tercer










mundo desde el primero, sin un plan de acci6n concrete,

conlleva el peligro de una "cosificaci6n del sujeto

latinoamericano" creando una "distancia que parece ser mds

condescendiente que respetuosa; incita[ndo] a una

permisividad te6rica en lugar de incitarnos a aprender

estrategias te6ricas de aquellos que consideramos Otros"

("Sin secrets" 151).

El testimonio, como ya se vio, intent delinear su

propia territorialidad, lejos de la literature traditional y

de la historiograffa official, proponiendo una reevaluaci6n

de los models de narrar, de leer e interpreter, sefialando

el estrecho enlace entire la praxis literaria y la praxis

political de este nuevo modo de narrar, y cuestionando, como

explica Sommer "nuestro hdbito de identificarnos con un s6lo

sujeto de la narraci6n (sustituyendola implicitamente) [lo

que] simplemente repite una limitaci6n occidental,

logocentrica, un circulo vicioso en el cual s6lo puede

existir un centro" ("Sin secrets" 147).

Por hacer uso frecuente del 'yo' narrative, el

testimonio se conecta facilmente con la autobiografia. En

t6rminos generals, los dos presentan la historic de una

vida. Sin embargo, mientras la autobiografia es un discurso

acerca de la "vida intima", o interior, el testimonio es un

discurso acerca de la "vida publica" o acerca del "yo en la

vida publica" (Achudgar, "Historias" 56). Por su parte,

Sommer opina que "mientras la autobiografia se esfuerza en










producer un estilo (sic) personal y distintivo como parte

del process de individualizaci6n, el testimonio se esfuerza

en preservar o renovar una ret6rica interpersonal" ("Sin

secrets" 146). Las autobiografias son escritas por

personas que consideran que su vida tiene un significado

dnico y por tanto merecen ser conocidas por otros. Los

testimonies como el de Rigoberta Menchui --Premio Nobel de la

Paz (1992)--muestran, por el contrario, que los

testimonialistas no pueden ser vistos en terminos

individuals sino que son parte de un colectivo comprometido

en una lucha comin.

Cabe recorder que el testimonio se acerca, como ya se

dijo, al concept de didlogo y polifonia de Bakhtin. El uso

del discurso en una situaci6n que nos liberal de la autoridad

central de viejo tipo, instituyendo un nuevo espacio

colectivo de andlisis, representaci6n y reflexi6n. La

"contra-autobiografia", como denomina Jameson al testimonio,

obliga a una relectura del texto freudiano sobre los suefos

que permit ver que la relaci6n de 6stos no siempre se da

con "la glamorosa y metafisica noci6n del Deseo, sino mas

bien [con] la muy humilde y cotidiana noci6n de los anhelos

(sic)". Por eso, para 6l,

el Deseo verdaderamente habla el lenguaje de lo
sublime, de la gran lite y las formas aristocrdticas;
el anhelo (las ganas), por otro lado, es la categoria
narrative fundamental de una muy diferente tradici6n
literaria, el cuento de hadas, la mas antigua forma de
tradici6n narrative campesina (131).











Como se puede apreciar, es dificil agrupar el

testimonio en vertientes clara y precisas. No hay

uniformidad ni un modelo inico a seguir. La diversidad es

una de sus principles riquezas. La heterogeneidad del

testimonio--presente en su temdtica, su modo de producci6n y

su forma--sefiala, de una parte, la riqueza y complejidad de

la problemdtica de vida y lucha de los sectors marginados;

de otra, la complejidad de la realidad latinoamericana, y la

importancia de reflexionar sobre ella para entenderla y

criticarla y crear acciones concretas para cambiarla.


Mujeres y Testimonio

Una de las primeras observaciones que hace Ren6 Jara

sobre el testimonio es que 6ste nos cuenta las experiencias

de personas

que han sufrido el dolor, el terror, la brutalidad de
la tecnologia del cuerpo; series humans que han sido
victims de la barbarie, la injusticia, la violaci6n
del derecho a la vida, a la libertad y a la integridad
fisica" (1).


La mayoria de los estudiosos del testimonio est. de

acuerdo con 6l. La violencia y el denuncio de la misma

estAn en el centro del debate sobre el testimonio y son la

sustancia misma de la gran mayoria de esos escritos.

Antes de proceder a una direct evaluaci6n del

testimonio y su importancia en los studios feministas y en

las relaciones de poder entire los sexos, es convenient

echar una rdpida mirada a la evoluci6n de ciertos fen6menos










relacionados con la aparici6n del testimonio y su dindmica

frente a la condici6n de la mujer en America Latina.

A partir de la conquista se ha dado, en el llamado

Nuevo Mundo, un sistemdtico uso de la violencia sobre los

sectors dominados de la poblaci6n: indigenas, negros y los

mestizos y blancos que hoy hacen parte del sector marginal.

Esta violencia ha afectado mas profundamente a las mujeres

indias y negras. Hablando de la conquista Verena Stolcke

sefiala :

Los Historiadores han presentado la conquista y
colonizaci6n de America como una asunto de hombres: una
agresi6n y desposeimiento por un sector de hombres (los
espaftoles) sobre otro (los indios). Fallan al omitir la
agresi6n sostenida que se realize sobre la integridad
personal y cultural de las mujeres (23-24).


La autora expone los excess sexuales--violaci6n y

cohabitaci6n forzada--a los que fueron expuestas las mujeres

indigenas hasta finales del siglo diecisiete. Hasta hoy,

explica ella, las mujeres indigenas y negras, en

Hispanoamerica, han permanecido en el escal6n mas bajo de la

jerarquia social.

Las mujeres marginadas, entonces, ademAs de haber sido

violentadas fisica y sexualmente, han sido forzadas a

mantener silencio. Este, sin embargo, ha afectado por igual

a mujeres de otras razas y classes sociales. Las mujeres en

general, estaban, casi hasta finales de la colonia,

excluidas de la predica, las prdcticas political y las











instituciones educativas. Analizar la diferenciaci6n tan

marcada entire masculine y femenino nos puede llevar

a un entendimiento de la articulaci6n entire saber y
poder. Asi, el "falocentrismo" o "falologocentrismo"
no tiene que ver con la exclusion de las mujeres del
poder, aunque si puede influir en esta exclusion, sino
alude a un sistema institucionalizado, con sus
prdcticas y generos discursivos (Franco "Si me
permiten" 110).


En los comienzos del siglo XX, aunque la literature

empieza a pasar por un period de cambio en el que se abren

nuevos espacios y aparecen manifestaciones especificamente

dirigidas a subvertir y deconstruir las bases del

pensamiento liberal y patriarcal decimon6nico, todavia prima

el criterio masculine.

Pero, mientras algunas mujeres de las capas alta y

media de la sociedad lograban con su lucha acceder al poder,

al menos de expresi6n y de representaci6n, las mujeres

marginales indigenas y campesinas se quedaban en el silencio

de la discriminaci6n. No porque su participaci6n en la

sociedad sea pasiva, como se ha querido hacer ver, sino

porque la importancia de su trabajo no ha sido reconocida.

En el area urbana y--cuando las circunstancias lo permiten,

tambien en el campo--, las mujeres han desarrollado

estrategias de sobrevivencia que demuestran no s6lo su

inteligencia y gran capacidad de trabajo, sino su active

participaci6n en la sociedad y la valoraci6n que ellas ponen

en el trabajo colectivo y de solidaridad. Sobre esto, la

antrop6loga Helen Safa explica. "Las mujeres pobres










commented recurren a redes informales de ayuda mutua,

incluyendo la familiar extendida y los vecinos para aumentar

los ingresos y resolver problems de la comunidad. Las

mujeres tambien colaboran con la economic familiar, a traves

de la participaci6n en la economic informal, como empleadas

domesticas, vendedoras ambulantes, en industries caseras y

otras formas de auto-empleo" (357).

En general, en las ultimas tres d6cadas se han

observado movimientos de protest de la mujer, mas radicales

en forma y contenido, que le ha permitido una mayor

visibilidad y capacidad de participaci6n en las-diferentes

areas de la sociedad. En el campo cultural y de las letras

las mujeres tambien han desarrollado estrategias, ya para

acceder al 'saber decir', ya para subvertirlo. En su

articulo "Tretas del d6bil", Josefina Ludmer explica por qu6

las mujeres se han dedicado a los llamados generos menores,

los mas cercanos a la realidad, colocados entire el limited de

lo literario y lo no-literario. En los diarios, cartas,

autobiografias y testimonies se muestra que

los espacios regionales que la cultural dominant ha
extraido de lo cotidiano y personal y ha constituido
como reinos separados political ciencia, filosofia) se
constituyen en la mujer a partir precisamente de lo
considerado personal y son indisociables de 61 (54).


Mientras las mujeres letradas--que dentro de la

prdctica del feminismo, en general, y la critical literaria

feminist, en particular--, se plantean en contra del

discurso en el poder y articulan un nuevo espacio para si










mismas, las iletradas, en los espacios marginales de la

sociedad, adelantan una lucha concrete de sobrevivencia.

"Estdn redefiniendo y transformando el trabajo domnstico y

privado de la crianza, a uno de protest colectiva y piblica

y, en esta forma, estdn retando el traditional encierro de

las mujeres en el espacio privado de la familiar" (Safa 355).

El testimonio se instala en la articulaci6n de esa

problemdtica de la mujer marginal/iletrada y la lucha por el

poder interpretative y de representaci6n que enfrenta la

mujer marginal/letrada. Este g6nero es el que permit

hablar a mujeres como Domitila Barrios (Bolivia), Rigoberta

Menchi (Guatemala) y Elvia Alvarado (Honduras)--para

mencionar apenas las mds conocidas--; gracias al trabajo en

conjunto que realizan mujeres como Medea Benjamin (Estados

Unidos), Elizabeth Burgos-Debray (Venezuela) y Moema Viezzer

(Brasil). A estos trabajos hay que agregar los de

escritoras como Claribel Alegria, (El Salvador), Michele

Najlis (Nicaragua), Nancy Morej6n (Cuba) y Elena Poniatowska

(M6xico); y la de periodista como Margaret Randall y

antrop6logas co June Nash (las dos de Estados Unidos).14


14 Segin Marie France Labracque, los testimonies hechos
por mujeres documentan aspects poco conocidos de la lucha
de classes en donde los hombres han jugado el papel
protag6nico. Este "esfuerzo por reconstituir el papel de las
mujeres en las luchas sociales" sirve para "aclarar el papel
de las mujeres en el process del cambio politico." Un
trabajo digno de mencionar, segin la autora es el Taller de
Historia Oral Andina dedicado a recoger la resistencia de
las mujeres indigenas durante las guerras de independencia
entire 1910 y 1950. El trabajo fue recopilado por Sivia
Rivera Cusacanqui, en la edici6n de Elizabeth Jelin, Women










No hay que career, sin embargo, que el testimonio se

present como resultado de una actitud paternalista (o se

deberia decir maternalista?) de parte de la mujer letrada,

muchas veces del primer mundo, hacia la iletrada del tercer

mundo. Las mujeres, que han llegado a ser conocidas a

traves de su testimonio, ya eran activas politicamente y

estaban involucradas en trabajos organizativos dentro de sus

respectivas comunidades.s

Domitila, Elvia y Rigoberta estdn conscientes del uso

de la informaci6n, anota Franco. Y agrega: aunque "la

sororidad y las simpatias politicas no pueden anular otras

diferencias" ellas "establecen una alianza con la editor en





and social cnange in Latin America, (London, New Jersey: Zed
Books Ltd.: 150).
15 Domitila Barrios, por ejemplo, particip6 en la
Conferencia del Aflo Internacional de la Mujer en 1975, en
M6xico. Trabajaba--y continue trabajando--en el Comit6 de
Esposas de Mineros en Bolivia, desde 1963. Rigoberta Menchu
viaj6 a Europa en calidad de representante del Frente 31 de
enero, en 1982. Alli se conoci6 con la antrop6loga Burgos-
Debray. Desde 1977 habia estado trabajando con un grupo
informal de campesinos en Huehuetenango, que a mediados de
abril de 1978, en consonancia con otros grupos campesinos
del altiplano, se fusion en el Comit6 de Unidad Campesina.
Despu6s de algunas amenazas por parte del gobierno, se fue a
Mexico y durante once afios de exilio, trabaj6 por su pais.
El afto pasado, 1992, pudo regresar a Guatemala. En los
dltimos dias se mostr6 active al protestar contra los
problems de los campesinos e indigenas de Chiapas, Mexico.
Elvia Alvarado campesina hondurena de cuarenta y ocho anos
de edad --jefe de familiar, esposa abandonada y madre de seis
hijos--, es active organizadora dentro de su comunidad y
participa de las actividades del Congreso Nacional de
Trabajadores Campesinos de su pals.










la tarea comin de combatir la desinformaci6n" ("Si me

permiten" 115).

Esta caracteristica de producci6n colectiva del

testimonio hecho por mujer ha sido ampliamente comentada.

Randall consider que hubo una creciente conscientizaci6n de

muchos sectors intelectuales de los Estados Unidos durante

la decada del sesenta y el setenta sobre la polftica externa

del pals, la funci6n de la prensa, y la confirmaci6n de que

la "realidad" del tercer mundo, particularmente, no se

parecia much a las imagenes del "imparcial" servicio

informative de los medios de comunicaci6n del primer mundo.

Y dice: "Es ahi cuando empezamos a comprender la verdadera

naturaleza de la 'Prensa Libre'". Y luego dice:

Porque muchas de nosotras vivimos y trabajamos en los
pauses cuyas noticias nos interesaban. Aprendimos a
hablar el lenguaje, nos involucramos en la cultural,
escuchamos. Pero entire mas ciertas eran nuestras
histories, mas estaban relacionadas con lo que
realmente pasaba y menos posibilidades teniamos de
publicarlas (Randall, "Reclaiming" 104).


Otro aspect que ella consider important en ese

process de conscientizaci6n por el que reconoce haber

pasado, es el desarrollo del feminismo. Este ha permitido a

muchas mujeres reevaluar el present, redescubrir el pasado

y tratar de re-escribir la historia--incluyendo la imdgen y

la perspective de la mujer--, recobrando la memorial que

hasta ahora estaba escondida, reprimida o distorsionada. Y

sobre esto Margaret Randall comenta:









66
Comenzamos a darnos cuenta de que nuestra memorial habia
sido invadida, violada, borrada. Recrear esa memorial ha
sido una preocupaci6n constant, que ha tornado lugar de
muchas maneras y en un nimero de disciplines. Escuchar
--nuestra voz y la de nuestras abuelas, madres y
hermanas; la de mujeres con diferentes histories, de
diferentes etnias, classes sociales y culturas-- ha sido
important en el context de esta vision nueva"
(Randall "Reclaiming" 105).


Escuchar, para entender a la otra y a si misma,

cruzando las fronteras de naci6n, etnia y clase, es un

objetivo claro para la mayoria de transcriptoras de

testimonial. Serfa convenient establecer un studio

aparte, de los pr6logos de algunos testimonies para entender

esta posici6n de apertura, reflexi6n y autocritica que las

recopiladoras/editoras manifiestan experimentar en su tarea

de recoger/dar testimonio. Burgos-Debray, al igual que

Viezzer, Benjamin y Randall, para mencionar s6lo algunas,

consideran que la transcriptora debe "borrarse", tomar un

papel secundario en la tarea de recolecci6n, evitar al

mdximo las interferencias a la palabra del narrador/a-

informante, escucharla, respetarla. Se puede apreciar, como

sefiala Franco, que "esta forma de composici6n supone una

distancia y un didlogo desde posiciones diferentes:

intelectual/activista, extranjera/indigena,

escritura/oralidad, clase media/clase trabajadora" ("Si me

permiten" 113).

Los testimonies por y sobre mujeres tienen gran

importancia, entonces, en el movimiento international de

mujeres--feministas o no--, por sus francos y complejos










analisis de las condiciones de vida de la mujer, por la

riqueza de expresi6n de las narradoras y la habilidad en la

selecci6n y organizaci6n del material, por parte de las

recopiladoras.

Hay que destacar que el cardcter colectivo/

participation/ investigative del testimonio hecho por

mujeres, en su mayoria, se plantea en contra de la

producci6n discursiva--hegem6nica y falogoc6ntrica--de

informaci6n y analisis sobre la subalternidad y la otredad.

El testimonio, en esos casos mds que en otros, plantea

problems 6ticos, marginados normalmente de los studios

literarios, hist6ricos (oficiales) y antropol6gicos de

Occidente, al intentar cuestionar y problematizar la version

sobre el 'otro' y la noci6n de verdad del discurso

hegem6nico.

En el testimonio hecho por mujeres, la autoridad y

exclusividad del g6nero autobiogrdfico se derrumba frente a

un proyecto colectivo que muestra claramente la necesidad de

establecer alianzas. La temdtica del testimonio femenino,

por ejemplo, estd ligada intimamente a la problemdtica y

dindmica de la vida cotidiana de la mujer: ser madre, cuidar

los hijos, entenderse o no con el esposo o compafiero,

establecer lazos de amistad y solidaridad con otras mujeres.

Pero como estas experiencias relatadas por ellas se dan en

el seno de una vida dificil y violent, estos aspects de la











maternidad y la vida cotidiana adquieren una mayor

importancia y una dimension political nueva.

La literature testimonial revela la situaci6n de

extrema pobreza y discriminaci6n en que se desenvuelve la

vida de las mujeres indigenas y trabajadoras de Am6rica

Latina. Sefala el analisis, la reflexi6n y la critical que

las mujeres hacen sobre sus condiciones y el context social

en el que viven, ademas de su active participaci6n en la

vida de las comunidades, las estrat6gias que desarrollan

para sobrevivir y la lucha que mantienen en la re-creaci6n y

defense de su identidad.

El testimonio, como el espacio de expresi6n de las

mujeres marginadas de America Latina plantea--ademas del

enfrentamiento entire lo privado y lo publico y la

politizaci6n de lo cotidiano--la posibilidad de desarrollar

un campo de trabajo y de lucha muy particular. Campo donde

puedan reunirse individuos de diferente sexo, nacionalidad,

clase social, grupos 6tnico, profesi6n, etc., para

establecer estrategias concretas de analisis, critical y

enfrentamiento al inmenso y devastador poder de los estados-

naciones autoritarios y patriarcales.

SegIn Robert Carr:

el movimiento de liberaci6n de las mujeres tiene much
que ganar si rompe el silencio que rodea la division
international del trabajo, el flujo del capital
multinational y las redes del patriarcado capitalist
que funcionan para explotar a las mujeres de la
periferia. Las mujeres en la periferia son super-
explotadas como trabajo barato en la producci6n de
plusvalia (dinero, tiempo libre, sexo: poder deseo,









69

interns) para la comodidad de los hombres de las classes
gobernantes, sus aliados y sus administradores
patriarcales de clase media (76).


Como se indic6 al comienzo, en el testimonio "los

limits entire lo piblico y lo privado desaparecen" (Jara 3).

En ninguna parte se hace mAs evidence la creencia de que "lo

personal es politico" que en la respuesta de las mujeres a

su condici6n de oprimidas. Al desplazar la esfera intima de

lo privado y dom6stico a la esfera pdblica, a travys de la

denuncia y la reflexi6n que permit el testimonio, se

redefine la acci6n de la mujer como active y de lucha y se

valora la vida de la familiar y el hogar como algo important

que debe ser preocupaci6n de todos.

Las mujeres latinoamericanas, los indigenas y las

classes marginadas, en general--como se vio--, han enfrentado

la tirania del silencio y la violencia. Ha habido una

ausencia consistent sobre la existencia y la importancia de

la problemdtica de esos sectors y su contribuci6n al

desarrollo de los pueblos. Su historic y su voz parece no

tener cabida ni aceptaci6n en la Historia official. Tampoco

en los studios y acciones concretas de los gobiernos e

instituciones, supuestamente democrdticas, de muchos pauses,

lo que ha ocasionado la proliferaci6n de movimientos

nacionales de liberaci6n como el liderado por el Frente

Sandinista de Liberaci6n en Nicaragua. Lo que conduce a

recoger la experiencia de los guerrilleros, expresada en









70
obras testimonials, escritas por hombres, en la mayoria de

los casos.

Testimonios Colectivos Hechos por Hombres

Las obras testimonials hechas por hombres merecen

especial atenci6n. Entre las mas destacadas para el area de

Centroamerica se encuentran: Miguel Marmol (1982) de Roque

Dalton y La montanfia es alqo mas que una inmensa estepa verde

(1982) de Omar Cabezas. Es important mencionar tambien el

trabajo del antrop6logo etn6grafo James Sexton con el

guatemalteco Ignacio Bizarro Ujpdn, qui6n recogi6 el diario

de 6ste en Son of Tecdn Umdn (1981).

Roque Dalton, poeta y militant de la izquierda

salvadorefia, entrevist6 a Miguel Marmol en Checoslovaquia en

mayo de 1966. Marmol--obrero sindicalista, co-fundador del

Partido Comunista Salvadorefo en 1932--, fue testigo

presencial de la massacre ocurrida ese mismo afo durante el

gobierno del General Maximiliano Herndndez Martinez, en la

cual murieron treinta mil civiles. Segin Rodriguez,

La massacre del 32 que vivi6 Marmol [] es el punto
dlgido, fin y principio de estructuras que atafien al
papel del Estado ( comit6 ejecutivo de la burguesia?),
y sus instituciones, como el ejercito (,brazo armado de
la oligarquia?), en la vida national. . El testimonio
nos ofrec[e], por asi decirlo, el aspect subjetivo, el
lado human y vital de esa [] situaci6n
("Organizaciones" 88).


Dalton observa en la introducci6n a su obra que no le

hizo muchos cambios al texto original, con el fin de revelar

a todos esa figure legendaria que es Marmol--quien ha










escapado de ser asesinado en varias ocasiones. Su

intenci6n, agrega, era presentar un debate, sobre las

contradicciones y los problems al interior de la izquierda

de su pais, a travys del dialogo entire l61 mismo--joven poeta

pequehoburgues pero revolucionario--y el viejo organizador

del Partido Comunista, de origen obrero y proletario. Este

intent de abrirse al dialogo y a la critical de la

izquierda, le vali6 la muerte. Dalton fue ejecutado en 1975

por el Ejercito Revolucionario del Pueblo. Tenia apenas

cuarenta afos. Marmol, con mds de noventa afos vive hoy

exilado en Cuba. Rodriguez opina, de acuerdo con Dalton,

que "61 le meti6 muy poca mano al texto y ciertamente

resisti6 la tentaci6n de novelarlo". Pero agrega, "los

privilegiados, que tienen acceso a la riquisima e invicta

tradici6n oral, sabrdn cuanto recort6" ("Organizaciones"

91).16

El trabajo testimonial de Omar Cabezas present otra

dimension, tanto en lo relative a su producci6n como a su

contenido. Cabezas explica que, unos meses despues del

16 Rodriguez sefala, sobre esta ultima observaci6n
suya, que "el mismo Marmol mostraba su descontento por la
censura de su vida amorosa, del relate de su relaci6n con
las mujeres que hizo el autor. De inmediato se comprenderd
que esta censura corta la posibilidad del studio de la
ideologia machista dentro de la militancia de izquierdas. El
anecdotario es de interns a las feministas y a todos
aquellos que considered que la opresi6n de las mujeres, o el
pensamiento acritico y resentido y defensive en cuanto a la
relaci6n inter-sexual, es remora de toda ideologia que se
llame progresista, como el estilo formal es a los estudiosos
de la literature" ("Organizaciones" 92)









72
triunfo de la Revoluci6n, acept6 ser entrevistado por Pilar

Arias, periodista mexicana que pensaba escribir un libro con

entrevistas hechas a personas importantes dentro de la

Revoluci6n Nicaragaense y quien habfa sido corresponsal de

guerra para un peri6dico mexicano cuyo nombre no se

menciona. De alli surgi6 la idea de escribir. Despues de

tres entrevistas, Arias transcribi6 algunos apartes de sus

charlas con Cabezas, se los devolvi6 y, selalando la

impresi6n que le habia causado su lectura, le sugiri6 que

escribiera. Despues de much pensarlo, cuenta Cabezas,

Ernesto Cardenal y algunos amigos escritores leyeron la

transcripci6n y, halldndola rica en lenguaje, contenido e

imdgenes, le aconsejaron tambien que se dedicara a escribir.

Omar Cabezas reflexiona sobre la importancia que tuvieron,

en su decision de escribir, escritores como Julio Cortdzar,

Eduardo Galeano y Gabriel Garcia Mdrquez y los nicaragUenses

Sergio Ramirez y Daniel Ortega. Confiesa que nunca pudo

sentarse a escribir. Llamaba a un amigo, encendia la

grabadora y le decia a su amigo que conversara con 6l.

Cabezas escribia y editaba a partir de lo grabado. Dice que

con seis horas de grabaci6n complete su libro. Explica la

premura en la terminaci6n del trabajo debido al hecho de

tener que mandarlo, en corto plazo, a concursar al Premio

Casa de las Americas de Cuba en 1980. Sobre su decision de

grabar en vez de escribir explica,

Para mi es tan loco--porque no puedo, no puedo--
sentarme a escribir yo solito, me parece un











individualism horrible, como tan individualism
horrible seria grabar frente a un objeto mecdnico y
compartir con 6l. Yo comparto con la persona, y si la
grabadora graba, eso es problema de ella, es solamente
tecnica (entrevista con Gordils 30).


Los analisis que contraponen la producci6n testimonial

hecha por mujeres a la hecha por hombres (Marin 1991;

Sternbach 1991; Fernandez 1989) consideran que en el

testimonio masculine hay una marcada acentuaci6n de lo

patriarcal, menos interns por lo cotidiano y una tendencia

al uso de la primera persona del singular en el tono del

"Yo" 6pico, que funciona en consonancia con una ideologia

patriarcal y una autoridad de corte hegem6nico, en conexi6n

con la ideas de los padres de la patria del siglo

diecinueve. Pero no se reconoce en esos testimonies la gran

sensibilidad que expresan. Cabezas, hablando de su trabajo,

reconoce que en algunas ocasiones, cuando recordaba todas

las dificultades del trabajo revolucionario y los moments

dificiles que se vivian, a todo nivel, se ponia a llorar y

no podia continuar grabando. Reflexionando sobre la

importancia de la revoluci6n, el compromise, y la necesidad

de reevaluarlo todo y comenzar de nuevo, dice:

La Revoluci6n es como una cosquilla, es como agua
fresca siempre sobre el cuerpo ... Uno se levanta con
cosquillas; y tens que olvidarte de las cosquillas
para dormirte. Esta Revoluci6n te produce en la piel y
por dentro tambien una series de caricias en el sentido
de que es vida. Aqui todo es nuevo, todo es por primera
vez (en Gordils 33).









74

El relate del libro va de 1968, cuando Omar Cabezas se

une a las filas sandinistas, hasta 1975 cuando, segin el

autor, descubre y entiende la importancia de la figure de

Sandino. Segun Eliana Rivero, la huella de la oralidad

expuesta en la obra de Cabezas se siente en la media en que

el lector es sacado constantemente del mundo de la escritura

y se siente mds como el espectador de un acto de habla, en

el que se puede casi imaginar al orador o, por lo menos,

sentir que se lo esta escuchando como parte de un didlogo en

donde el lector es el interlocutor (70-72).

La temdtica del testimonio de Cabezas gira en torno a

sus experiencias personales como guerrillero, el desarrollo

de la lucha armada en Nicaragua y todos los interrogantes y

dificultades que para 6l y sus compaferos implicaba dirigir

una revoluci6n, y comenzar a delinear un program de re-

edificaci6n del pais que tomara en cuenta los problems y

las necesidad de sus habitantes. Cuando escribi6 su libro,

la tarea apenas comenzaba.

El diario de Ignacio Bizarro UjpAn, llamado Son of

Tecun Umdn fue escrito por un indigena maya tzutuhil de

Guatemala a petici6n del antrop6logo James Sexton. Era

parte de un trabajo de campo desarrollado a partir de 1970

sobre el impact del desarrollo y la modernizaci6n en la

vida de los pueblos que circundan el lago Atitldn, en el

departamento de Solold, en Guatemala. El trabajo esta

compuesto de una autobiografia, escrita en 1972 y un diario










que cubre de 1972 a 1977. Bizarro es bilingue. Habla

tzutuhil, lengua perteneciente a la familiar de las lenguas

Quiche, y espafol.

La historic de vida de Ignacio estd enmarcada en el

acontecer de la vida de su pueblo. La vida religiosa y

political dentro de la comunidad, las relaciones entire los

miembros de la misma, los problems interns y externos que

afectan o hacen mas fdcil la vida del grupo, las

dificultades personales de mantenerse en un area marginada--

donde la sobrevivencia es un problema diario--, y las

estrategias para enfrentar dicha situaci6n.

Sexton explica en las pdginas introductorias que lo que

escribi6 Bizarro en su diario se mantuvo casi intacto,

exceptuando el corte de ciertas escenas, sobre todo de

celebraciones o actos rutinarios que 6l consideraba que no

variaban de afo en ano. En cuanto a los comentarios

agregados por el antrop6logo, basados en conversaciones

grabadas con el informant despues de la escritura del

diario, 6stos se presentan en el texto en bastardilla.

Hay, ademds, una secci6n complete de informaci6n sobre la

historic y la situaci6n political general de Guatemala, y de

San Jose la Laguna, el pueblo del cual Bizarro es

originario.7

17 Al establecer una comparaci6n entire el testimonio
de Rigoberta y el de Ignacio se observa que los dos se
refieren a problems tales como la mortalidad infantil, la
situaci6n laboral, la salud, la tortura y la muerte, y el
papel de la iglesia en la comunidad. En cuanto a las










Dentro de los testimonies hechos en Centroamerica en

forma individual se encuentran los llamados testimoniess de

guerrilla" o literaturea de campafia": Dias de la selva

(1980) y El trueno en la ciudad (1987) de Mario Payeras, co-

fundador del Ejercito Guerrillero de los Pobres; Secuestro y

capucha, (1982) del salvadoreno Salvador Cayetano Carpio;

Y..."las casas quedaron llenas de humo (escrito a mediados

de los sesenta y publicado en 1986), del nicaragUense Carlos

Jose Guadamuz; Tiempo de sudor y de lucha (1987), de Miguel

Angel Albizures (1987), trabajos que muestran la influencia

de las estrategias narrativas y las orientaciones

revolucionarias del Che Guevara. Sobre este tipo de

testimonio Duchesne comenta:

A diferencia de otras narrativas factuales, que pueden
conformarse con relatar el ser y acontecer del mundo,
la narrative guerrillera se impone abarcar el
desenvolvimiento de un proyecto de modificaci6n de ese
ser y acontecer. Narra el desarrollo de un plan de
acci6n dirigido a transformar una realidad social. La
confrontaci6n entire el ser-asi y el querer-hacer exige
medir las distancias entire los objetivos y las
realizaciones, el grado de confluencia entire voluntad y
capacidad alcanzado por unos sujetos determinados para
actuar en la historic inmediata ("Las narraciones" 85).





diferencias, se ve que mientras Bizarro dedica pdginas
enteras al problema del alcoholism, Menchu apenas lo
menciona. Ella le dedica mds tiempo a la situaci6n y lucha
political de los indigenas mayas (toma de tierras, defense de
los ataques del ejercito) y Bizarro habla de esto muy
superficialmente, manifestando estar en desacuerdo con la
resistencia y el trabajo politico y a favor de una
integraci6n y asimilaci6n del indio a la vida modern de los
ladinos.










Hablando especfficamente de la obra testimonial de

Guevara, Duchesne observa c6mo Pasajes de la guerra

revolucionaria (1963) interpreta la practica, mientras que

La guerra de guerrillas (1961) interpreta la teoria. La

formaci6n del hombre nuevo es un de los principles temas de

la narrative y el testimonio del Che. Las reflexiones y

desdoblamientos descriptivos de su escritura expresan la

dindmica entire la conciencia, el discurso y la acci6n (89-

92).

La literature de guerrilla tiende a favorecer el uso

del "yo", en la media que habla, en primer lugar, de la

experiencia y reflexi6n del individuo como actor-narrador.

Pero el "nosotros" no esta totalmente ausente del recuento.

De una parte, se described las acciones que como grupo se

estdn adelantando (qu6 y c6mo "hacemos" la revoluci6n). De

otra, lo que hace se planea y se evalua en funci6n del

beneficio de un colectivo (la revoluci6n 'nos" hard libres).

Lo que se ve en la practica escritural de tipo guerrillero,

explica Duchesne, es la configuraci6n de un "sujeto 6pico de

nuevo tipo", que se forma basado en la dialdctica resultante

de la interacci6n entire el individuo y la sociedad,

desarrollada por Guevara ("Las narraciones" 98). El

hombre/la mujer, como individuos, son el motor de la acci6n

revolucionaria, o sea, deben ser conscientes de su papel

transformador de las condiciones hist6ricas; su conciencia

revolucionaria debe empujarlos a crear en los valores ya










existentes, categories nuevas adecuadas a las nuevas

circunstancias. Ese movimiento dialctico de acci6n-

reflexi6n-acci6n (o prdctica-teoria-prdctica) debe darse en

continue didlogo con otros miembros del grupo social, nunca

individualmente. "La sociedad en su conjunto debe

convertirse en una gigantesca escuela"18

A grandes rasgos se observa que la literature

centroamericana de testimonio, dividida en dos grupos segun

su producci6n, tiende a agruparse tambien en dos grupos

segun su temdtica. Esta segunda division esta estrechamente

relacionada con la problematica y la dindmica de los

g6neros. En los testimonies de mujeres, aunque tambien se

desarrollan aspects de una vida publica de participaci6n y

lucha por la sobrevivencia, una gran parte de su relato esta

dedicado a las experiencias y reflexiones sobre el hogar,

los hijos, la cotidianidad. Los testimonialistas hombres

(guerrilleros en su mayoria), estan mas preocupados por los

problems de la guerra, y su campo de acci6n y reflexi6n se

relaciona mas con las acciones revolucionarias.

Existe un tercer grupo de testimonies que se distingue

de los anteriores por tener un mas alto component de

ficci6n. En muchos casos, estos son testimonies recogidos

por escritores profesionales que estan, de alguna manera,

comprometidos con los grupos marginales y creen en la



18 Vease Ernesto Guevara "El hombre y el socialismo en
Cuba" en Obra revolucionaria (Mexico: Era, 1969, 631).










importancia de dar voz a los que no la tienen. Son los

llamados novela-testimonio'9, en los que el autor admite

haber tenido una participaci6n mas clara y definitive en la

version final. Esta participaci6n va desde el agregar y/o

quitar personajes y escenas, hasta corregir datos y formas

del lenguaje dados por el informant narrador. Las obras

que se agrupan en esta categoria tienen una gran influencia

de los trabajos fundacionales de Miguel Barnet y Elena

Poniatowska. Sobre el trabajo de estos Fernandez Olmos

explica:

Poniatowska y Barnet emplean metodos utilizados por
soci6logos y antrop6logos [. .] Comparten el hecho de
buscar los datos en la realidad, pero luego con eso
elaboran unas vidas a traves de la selecci6n
linguistica y estilistica que deviene autentica
elaboraci6n artistic (71).


Estos testimonios son elaborados con fines mas

explicitamente literarios, pero en base a materials

concretos sobre hechos reales (peri6dicos, entrevistas) y

con una mayor tendencia a novelar. Son textos menos

marginales ya que, por estar hechos por escritores

reconocidos, tienen una mejor posibilidad de acceder. De

hecho, es mas fdcil que se acepte como literature de verdad


'9 Para Miguel Barnet la novela-testimonio es un
trabajo hecho por un artista-soci6logo y debe "ser un
document a la manera de un fresco, reproduciendo o
recreando [...] aquellos hechos sociales que marcan
verdaderos hitos en la cultural de un pais [...] un
desentrafiamiento de la realidad, tomando los hechos
principles, los que mas han afectado la sensibilidad de un
pueblo y describiendolos por boca de uno de sus
protagonistas (98).










la obra testimonial de Poniatowska que el recuento

testimonial de Bizarro Ujpdn. Beverley y Zimmerman los

llaman "neo-testimonio" (Literature 186). El testimonio de

Cabezas Canci6n de amor para los hombres (1988) se puede

clasificar aqui. Es necesario incluir tambien en esta

categoria trabajos como Despues de las bombas (1979), de

Arturo Arias; Los companeros (1976), de Marco Antonio

Flores; No se rompia el silencio (1988) de Charlotte

Baltodano; La paciente impaciencia (1989), premio Casa de

las Americas La marca del zorro. Hazafias del comandante

Francisco Rivera Ouintero (1989), de Sergio Ramirez. Estos

textos tienen una presencia mas clara de un "yo" narrative y

por tanto son asociados a las autobiografias. Sus autores

admiten haber hecho un uso deliberado de la ficci6n. Como

sugieren Beverley y Zimmerman, este tipo de testimonio, al

convertirse en una mas de las "formas o modas literarias,

cultivadas por escritores profesionales, pierde las mismas

cualidades de sinceridad y falta de arte que le dieron,

parad6jicamente, su frescura y atractivo artistic" (188).


Consideraciones Finales

Es dificil presentar definiciones unicas y precisas

sobre un fen6meno tan complejo y heterogeneo como el

testimonio centroamericano. No se puede encontrar

uniformidad ni consistencia en la producci6n testimonial,

vista como un todo. Clasificado por pauses, el testimonio

tiende a presentar cierta similitud de temas, segin la









81

problematica de la zona. En Nicaragua y El Salvador, por la

situaci6n de revoluci6n y cambio de las decadas anteriores,

se ha producido una gran cantidad de literature de

guerrilla. En Guatemala, por los problems que enfrentan

las cultures Mayas, se recoge el testimonio sobre la

situaci6n de los indigenas. Finalmente, por el incremento

de las mujeres en la vida pdblica, su presencia como

testimonialistas habldndo de la problematica de genero, de

la vida de sus families y sus comunidades, va en aumento,

como se vio.

La caracteristica mds fuerte que subyace en todos los

trabajos de este tipo es su naturaleza political de denuncia.

Estos textos privilegian la oralidad, el lenguaje popular y

regional de lo cotidiano. Los elements orales de esta

narrative enfrentan una tension en el process mismo de

escritura, ya que se quiere resistir la imposici6n de los

significados que implican la entrada en ella. En otras

palabras, al textualizar un relate oral, se pasa a former

parte de la literature y de los debates en el campo de la

representaci6n y la escritura. Como se ve en la mayoria de

andlisis hechos sobre lo testimonial--en base a los cuales

se desarrolla en gran parte este capitulo--las grandes

preocupaciones de los intelectuales y letrados que estudian

el testimonio no son otras que las provenientes del mundo de

la escritura. Las dudas se plantean sobre la aceptaci6n del

testimonio como discurso autenticamente marginal,










proveniente de sectors fundamentalmente orales, con

capacidad de reflejar una realidad y de diffcil

clasificaci6n como fen6meno modern o posmoderno. El

discurso testimonial, dice Achugar, "circula en el filo de

una navaja." Lo que hace que sus receptores "experiment[e]n

una situaci6n intellectual y estetica inc6modas pues el

discuro testimonial les ofrece sefiales contradictorias" (En

otras 23). 0 como lo explica Beverley: el testimonio

es y no es una forma "autentica" de cultural subalterna;
es y no es narrativea oral"; es y no es documentall";
es y no es literature; concuerda y no concuerda con el
humanismo 6tico que manejamos como nuestra ideologia
professional; afirma y desconstruye la categoria del
"sujeto" como centro de representaci6n y protagonismo
social ("El testimonio" 489).


Esas tensiones--que son similares a las que enfrenta

con la historic oficial-son el coraz6n de lo que es el

testimonio; se resuelven s6lo parcial y temporalmente en la

media que el lector y el critico o estudioso del testimonio

mantengan un actitud diferente ante la lectura del

testimonio. La lectura de testimonio no puede ser la misma

que la de cualquier otra forma literaria. Se debe tener en

cuenta que el testimonio esta usando una forma alternative

de narrar, esta proponiendo un critical y una reescritura de

la historic y esta privilegiando una voz y una problemdtica.

Las tensions van y deben mantenerse, en la media que

entendamos que lo que se enfrenta aquf es--usando una idea

Yddice--el criterio de "objetividad" y "racionalidad" de la

episteme modern contra "un marco epistemol6gico que no










oculta la igualdad tras una univeralidad formal," sino que

"desde el imperative de la sobrevivencia de la comunidad

pone en cuesti6n apropiaciones legitimadas por la

representaci6n formal" ("Testimonio y concientizaci6n" 209-

15).

La importancia de reflexionar, que trae a un primer

piano el testimonio, no proviene de una decision individual

del lector o del critico. Algo que podria darse posterior a

la lectura del 'texto' testimonial. El lector conoce los

'con-textos' y los 'pre-textos' de este genero. No hay

lectores inocentes. El lector de testimonio sabe que

Rigoberta Menchd existe; sabe que hay problems de hambre y

represi6n en Guatemala. Sabe que en Nicaragua se llev6 a

cabo una revoluci6n porque se vivia en condiciones

similares.

El/a narrador/a de testimonio estd dando la pauta para

la reflexi6n. Quiere decir algo y ser oldo. La puerta que

abre el testimonio, gracias a la solidaridad del estamento

letrado, permit que estos textos, con un mensaje urgente,

sean leidos y reflexionados en otros niveles de la sociedad.

El "testigo" no tiene que convencernos de que habla o

describe bien y que tiene derecho de estar en el Canon. El

testimonio perderia su fuerza y objetivos politicos de

denuncia y resistencia, ademAs de su funci6n de voz

alternative de la Historia, al ser institucionalizado. Lo

que se debe es mantener la polifonia necesaria para que haya









84
didlogo con esos sectors marginados que han estado, por

much tiempo, intentando ser escuchados.














CAPITULO III
MUJER Y CAMBIO SOCIAL


El 19 de julio de 1979, las mujeres y los hombres de

Nicaragua emprendieron un ensayo hist6rico cuyas

implicaciones econ6micas, sociales y political se

tradujeron, en cuanto a las actividades humans, en una

cotidianidad nueva. La gente de todos los sectors, que se

interesaba por un cambio, entr6 en un process experimental

para cambiar las estructuras anteriores, basadas en

relaciones de explotaci6n autoritarismo y discriminaci6n.'

Se intentaba construir una sociedad mas equitativa y digna,

entendiendo lo equitativo como la relativamente igual--o

menos desigual--distribuci6n de las riquezas. Aquello que,

como base material, puede ayudar a vivir sin los sobresaltos

del hambre y la miseria, de la ignorancia y el abandon, de

la opresi6n y la discriminaci6n. As! es como vivia un alto

porcentaje de la poblaci6n en Nicaragua por mas de un siglo:

desempleados, subempleados, sin educaci6n, sin servicios


1 Sergio Bagu, hablando de la historic de Nicaragua,
consider que es incredible c6mo este pequeio pals se vio
enfrentado "a uno de los regimenes nacionales --el somocismo--
mas represivos y corruptos del mundo y a un gigante imperial
que parece dispuesto a conmover las entrafas del cielo para
restablecer en el suelo nicaragaense, una maquinaria de
brutalidad, explotaci6n e ignominia." V6ase Lucrecia Lozano,
De Sandino al triunfo de la revoluci6n (Mexico: Siglo XXI,
1985) 11-12.










m6dicos, sin seguridad social de ningun tipo.2

La revoluci6n sandinista alter sustancialmente el

estado de cosas para los nicaragUenses. La mayorla de

individuos de las classes altas, que apoyaban el regimen

somocista, abandonaron Nicaragua.3 La gran mayoria de

trabajadores y campesinos pobres y las classes medias,

interesadas en la transformaci6n que vivia el pals, se

quedaron a reconstruir y recuperar lo que hablan estado

gestando para ellos mismos durante cincuenta afos de

insurrecci6n.4 La gente que se qued6, practice formas de

organizaci6n y expresi6n social antes desconocidas para

2 Sobre la situaci6n de Nicaragua anterior al sandinismo
puede consultarse de Orlando Nuiez, El somocismo: Desarrollo
y contradicciones del modelo capitalist agroexportador en
Nicaragua 1950-1975 (La Habana: Centro de Estudios de America,
1980); de Jaime Wheelock, Imperialismo v dictadura (M6xico:
Siglo XXI, 1976); de Tom Barry, Roots of Rebellion: Land and
Hunger in Central America (Boston: South End Press, 1987); de
Carlos Vilas, Transici6n desde el subdesarrollo (Caracas:
Nueva Sociedad, 1989).

3 Antes del triunfo revolucionario sandinista ya habilan
salido del pails --y continuaron saliendo-- "muchos empresarios
que de una u otra manera se encontraban ligados a la
dictadura." Otros capitalistas importantes y algunos medianos
y pequefos propietarios cerraron sus empresas, dejando
desempleados a miles de trabajadores (Ramirez, El alba de oro
250).

SSergio Bagu consider que la lucha revolucionaria
antimosocista estuvo permanentemente alimentada por la
iniciativa politico-militar de las masas de campesinos y
trabajadores que se manifest, como aclara Lucrecia Lozano, en
paros nacionales, protests antigubernamentales,
levantamientos insurreccionales locales (como el de Monimb6 en
1978), ataques armados a la guardia (en Lozano 17, 134). Para
una informaci6n mAs detallada sobre las formas espontdneas de
la lucha popular puede consultarse de Humberto Ortega,
Cincuenta afos de lucha sandinista (Medellin: Editorial Hombre
Nuevo, 1979).










ellos y protagoniz6, a pesar de las dificultades, el

desarrollo de su present, intentando echar bases para el

future.

Para apreciar el impact que tuvo la revoluci6n en

algunos aspects de la vida y la historic de las mujeres en

Nicaragua, es necesario e inevitable tener en cuenta la

realidad social, cultural y political de ese pals

centroamericano, antes y durante el gobierno

revolucionario.'

La comparaci6n se hace necesaria, en raz6n de que son

etapas continues y radicalmente diferentes de la historic

del mismo pals y, porque es la unica forma de entender la

necesidad de esa alteraci6n de estructuras sociales--por la

que se trabaj6 tan arduamente--, y la media en que

contribuy6 al cambio. Este process hist6rico, de casi

cincuenta afos, permiti6 que se diera fin a la dictadura de

los Somoza6. Como anota Helen Collison:


5 Como le dijeron a Margaret Randall muchas de las
mujeres entrevistadas por ella para uno de sus libros: "es
impossible entender la tremenda participaci6n de las mujeres en
la guerra de liberaci6n sin conocer algo sobre las condiciones
que la mayoria de los nicaraguenses tenia que enfrentar."
Luego explica ella c6mo, "en Nicaragua, una de las
caracteristicas mds visible y brutales era el contrast entire
la extrema pobreza de la mayoria y la tremenda riqueza de unos
pocos" (Sandino's Daughters iv).

La dictadura somocista fue iniciada por Anastasio
Somoza Garcia en 1936, continue con Luis Somoza Debayle, su
hijo mayor, quien gobern6 desde 1956 hasta 1963. Hubo un
periodo de cuatro aflos durante los cuales gobern6 Ren6 Schick.
En 1967, Anastasio Somoza Debayle, el hijo menor de Somoza
Garcia asumi6 la presidencia, puesto en el que permaneci6
hasta el establecimiento del gobierno popular sandinista, en








88
La calda de la dictadura Somocista fue el fruto de una
larga campafa del FSLN, la organizaci6n de liberaci6n
national fundada en 1961 con el prop6sito de revivir la
lucha de Sandino por la soberanla, libre de la
dominaci6n norteamericana. Los esfuerzos del FSLN
culminaron en una masiva insurrecci6n popular, con
mujeres y hombres de todas las classes tomando armas
contra Somoza y los odiados hombres de la Guardia
Nacional, lo que cost miles de vidas (4).


Nicaragua Antes de la Revoluci6n

En la 6poca de la independencia, en 1821, la economla

nicaragUense era fundamentalmente latifundista. Las

principles actividades productivas eran la ganaderfa, la

explotaci6n de minas y el comercio de materials primas,

especialmente aflil y algod6n. Las pocas haciendas

azucareras aprovecharon la estructura econ6mica dejada por

el sistema colonial que les permitla conseguir mano de obra

barata. Se mantuvieron sistemas econ6micos y prdcticas

sociales similares a la encomienda, el repartimiento y hasta

la esclavitud.

En cuanto a la tenencia de la tierra--aun un siglo mds

tarde cuando se instala el somocismo--, el noventa y cinco

por ciento de los propietarios, entire medianos y pequenos,

controlaban el cuarenta y dos porciento (42%) del area

agricola del pals; sin embargo, menos del cinco porciento de

los terratenientes posefan y manejaban el cincuenta y ocho

porciento (58%) de la zonas agricolas.

La concentraci6n de la tierra se llev6 a cabo,
fundamentalmente, expulsando al campesino de sus


1979.








89

parcelas de antafio, proletarizdndolo una parte del afo
en las plantaciones agroexportadoras (4 meses) y
obligdndolo a roturar nuevas tierras por medio del
colonato y la aparceria (Nufez en Gonzdlez, Historia
120).


Seglin Jaime Wheelock, antes de que Nicaragua quedara

inscrita definitivamente dentro del sistema capitalist como

pass agroexportador, su economic dependia de la ganaderia

cerrada de casa seforial, sin un mercado interior

propiamente dicho y con una producci6n agricola de

autoconsumo. El cultivo del caf6--que fue introducido en

Nicaragua en 1845--para 1871, comenzaba a constituir uno de

los renglones de exportaci6n mas important del pals. Su

cultivo se generalize y se estabiliz6 durante los iiltimos

quince alos del siglo 19. Los suelos aptos para el cafe, en

las sierras del centre y del norte permitieron la expansion

y el afianzamiento del latifundismo, por medio de la compra

y la usurpaci6n de tierras a campesinos pobres y la

reubicaci6n de comunidades indigenas (14-17).

Como principal product de exportaci6n entire los alos

1920 y 1940, el cafe comienza a permitir la relaci6n, de

manera definitive, de un sector de la economic nicaragUense

con el mercado mundial capitalist, ademds de constituir el

62.2% de las exportaciones totales; el 90% de ello se

exportaba a los Estados Unidos. "El cultivo cafetalero

represent uno de los hechos mas profundamente

perturbadores, luego del process independentista contra el

colonialismo espahol" (Wheelock 15).








90

El hecho de que la economia del pals pasara a defender

de la exportaci6n de un solo product, no s6lo permiti6 que

la burguesia agricola se afianzara econ6micamente sino que

se consolidara aun mas en el poder politico. Los sectors

sociales que componian la Nicaragua de comienzos del siglo

veinte eran, bdsicamente, dos: el reducido pero fuerte

ndcleo en el poder, que conformaba el grupo agroexportador,

y el sector que constituia la fuerza laboral.

La fuerza de trabajo nicaragiiense se componia de

campesinos y obreros del sector agroindustrial inaugurado

con el caf6. Pero no eran dos sectors netamente

distinguibles. Esto se daba porque la naturaleza del modelo

econ6mico era la de hacer funcionar a los obreros como

campesinos y a los campesinos como obreros. Los campesinos

--cuando no eran requeridos durante el trabajo estacional de

siembra, cosecha y corte--, pasaban a engrosar las filas del

sector jornalero, el sector informal, el de los servicios o

el de los desempleados. Algunos de ellos volvian al afo

siguiente para repetir el ciclo; otros iban a trabajar a

otros frentes y realmente lo que se daba era un reciclaje de

la fuerza de trabajo. Esto beneficiaba al sector

agroexportador ya que podia obtener cada afo gente nueva,

mas joven, o descansada porque no habia trabajado en lo

mismo el ano anterior (Nufez, Transici6n 121).

En un pais predominantemente agricola, esta prdctica
monoexportadora y sobre todo latifundaria, basada en la
manipulaci6n indiscriminada de los recursos laborales,
ha producido desastrosas consecuencias que se expresan










sustantivamente en las enormes diferencias de vida,
salud, alimentaci6n, vivienda, access a la educaci6n
(Wheelock 21).


Como se ha visto, la tierra era un indicador de poder

econ6mico, social y por ende politico. Los campesinos--y

much antes, los indigenas--, hablan perdido sus tierras

paulatinamente, desde la llegada de los espafoles. Para

ellos, la tierra habia sido fuente de alimentaci6n y de

sustento, en general; en manos de la clase terrateniente,

latifundista y agroexportadora, permitia el enriquecimiento

de ese sector a la vez que creaba y desarrollaba una base

mds firme para la sobreexplotaci6n de los sectors

expropiados y expulsados.7

Los indigenas y los campesinos pobres, ademas de ser

expulsados de sus tierras, eran sobreexplotados,

subempleados o desempleados y vivian en unas condiciones de

miseria total, en viviendas precarias, sin atenci6n m6dica,

sin diversion, con una angustia constant frente a las

posibilidades de llevar una vida en la que se pudiera

satisfacer el minimo de los derechos humans. Debido a eso,

se comenzaba a crear un mercado de trabajo barato,



7 Segfin Wheelock, a falta de una tradici6n de titulos de
propiedad o de prdcticas de registry para los indigenas y
campesinos pobres, era relativamente fdcil desalojarlos de los
predios que habitaban. Por otra parte, ademas de la expansion
de la frontera agricola hecha a traves de expropiaciones
violentas, Pedro Joaquin Chamorro habia promulgado la ley
agraria de 1877 en la que anunciaba que los ejidos comunales
y de asentamiento de los indigenas serian puestos a la venta
(77).




Full Text
53
El narrador de testimonio es, en muchos casos, una
persona no letrada que relata a un interlocutor letrado la
historia de su vida o episodios significativos de la misma.
Hay otros tipos de testimonio, como se ver ms adelante,
pero, aqu se quiere dejar en claro que, muchos testimonios
son producto de un trabajo en conjunto. El que
escribe/narra no siempre se presenta como un individuo
especial que ha pasado por un momento difcil y quiere
contar cmo vivi ese momento y cmo lo super. El
"testigo" habla de acontecimientos que afectan a muchos. Su
propsito es denunciar.
Segn Ileana Rodrguez, el testimonio es un componente
importante tanto del estudio de la tradicin y la cultura
popular, como de los procesos revolucionarios especialmente
los de Centroamrica. Ella comenta:
por su idoneidad para plasmar acontecimientos hasta
ahora ignorados por la cultura ilustrada; por su acceso
directo a formas de pensamiento hasta ahora
desconocidas, cuando no despreciadas; por el esfuerzo
por plasmar una cotidianidad antes de que se extinga su
luz, su fuerza, su candor, el gnero testimonial es
merecedor de la atencin de los productores culturales
interesados en generar y diseminar formas alternas a
las ya existentes, y contribuir al debate sobre
culturas populares, historias populares, historias de
las ideas, o simplemente identificacin de las fuerzas
vivas de la ideologa dentro de la cotidianidad
("Organizaciones" 84-85).
Una tensin presente en el testimonio, en cuanto a su
modo de produccin, es la de los casos donde interviene un
interlocutor. Se debate si la intervencin del interlocutor
o compilador afecta, tanto la validez y el sentido de verdad


201
victoria no la tenemos todava. S, sacamos al hombre y
todo pero ahora tenemos que dar continuamente con los
enemigos, porque nuestra patria es acechada. Fue, es y
ser siendo acechada, dadas sus riquezas naturales que
tiene y dado que en realidad, un pas libre nunca deja
de tener enemigos, eso es mentira. Por eso el pueblo
debe prepararse militarmente, polticamente, para
poderse defender porque en nuestra patria, despus de
tantos miles de mrtires que hay y que cayeron en
combate, disminuy nuestro nmero de habitantes. Pero
los que quedamos, creo que tenemos fuerza todava para
defendernos, aunque sea hasta con piedras, pero no
dejar entrar al enemigo.
Como se puede ver, Somoza es presentado como el
responsable de la grave situacin de obreros y
campesinos.21 El sandinismo haba conformado una comunidad
moral con un lenguaje particular, en muchos casos
panfletario, que haca caracterizaciones de los enemigos y
los aliados y su manera de comportarse. Cuando se habla del
apoyo que Somoza tena en su tiempo, siempre se recuerda a
la guardia, a los ricos y, en ocasiones, a los Estados
Unidos. Ftima Segovia, por ejemplo, considera que "Somoza
tuvo una conducta tirnica. Se mantena por la ayuda
econmica y militar de los Estados Unidos.22 Se port de
21 Segn Yerkovich, los individuos dentro de una
sociedad, especialmente cuando son figuras destacadas en la
vida pblica, son objeto de una caracterizacin moral. Esto
implica que la gente desarrolle una opinin sobre los otros,
segn el conocimiento que tiene sobre ellos, adems de un
juicio de valor (6). Aquellos que comparten juicios
evaluativos sobre alguien o algo, forman lo que Bailey llama
"una comunidad moral" (7).
22 Carlos Vilas opina que la "conciencia nacional del
pueblo nicaragense" estuvo alimentada por unos componentes
anti-imperialistas y anti-dictatoriales, que desde comienzos
del siglo, se haban enraizado profundamente en la cultura
popular. Esto permiti que el FSLN canalizara a su favor el


212
le pregunt porque me lo imagin. Y le dije que s
y entonces, como a los tres das recib la visita
de un joven que se haca pasar por Jos Len;
despus, como mi casa ya quedara como punto de
seguridad, vino una joven muy elegante muy
hermosa, se haca pasar por Ruth, pero en sus
comunicaciones daba el nombre de Jacinta. Hasta
despus que yo estaba en Honduras me di cuenta que
se trataba del compaero Bayardo Arce y la
compaera Mnica Baltodano.
La gente se comprometan a realizar trabajos de alto
riesgo con "los muchachos". Como Corina Blandn de Toruo,
quien les colaboraba en tareas de correo y prestaba su casa
para reuniones.
Yo cuando haca contacto con ese Joaqun Cuadra y
otros compaeros, ellos me decan que yo fuera con
un pauelo celeste amarrado. Y esa era la sea.
"Va a estar una seora, en tal y tal parte." As
cuando yo ya saba que ellos iban a pasar en carro
o en camioneta, entonces ellos desde que me
miraban a m, ellos sin conocerme se arrimaban. Ya
cuando ellos se arrimaban ya iban con la puerta
del carro abierta y ah mismo, i tas! Y adentro
platicbamos, ah nomasito y hay veces que me
venan a dejar hasta Tipitapa. Haba veces que
ellos cambiaban distintos carros. Nunca tuve
contacto en el mismo carro. Otra vez, de aqu
sal, que el Zorro me dijo que fuera all y
entonces cuando estoy en frente de la estatua de
Luis Somoza, no era el hombre, --ah iba el hombre
con que iba a tener contacto-- pero all iba l
tambin [sube la voz]: ¡el Zorro! Los meros jefes
salieron de aqu, ese da les hice como diez
jarros de caf, y comenzaron ellos a reunirse a
las ocho de la noche y eran como las tres de la
maana y todava aqu estaban despachando: unos
para Santa Cruz cogi el Segoviano y otros para El
Rosario y otros a levantar gente . .
Trabaj con ellos cuando ellos hicieron el asalto
al banco de Achuapa. Entonces yo los puse en
contacto cmo iban a hacer, porque una sobrina ma
que vive en Achuapa es la contadora en el banco.
Ideamos eso porque la muchacha era la cajera en el
banco. Ella saba cuanto dinero haba en el banco.
Los muchachos necesitaban dinero porque
necesitaban armas, despus de la guerra de


68
maternidad y la vida cotidiana adquieren una mayor
importancia y una dimensin poltica nueva.
La literatura testimonial revela la situacin de
extrema pobreza y discriminacin en que se desenvuelve la
vida de las mujeres indgenas y trabajadoras de Amrica
Latina. Seala el anlisis, la reflexin y la crtica que
las mujeres hacen sobre sus condiciones y el contexto social
en el que viven, adems de su activa participacin en la
vida de las comunidades, las estratgias que desarrollan
para sobrevivir y la lucha que mantienen en la re-creacin y
defensa de su identidad.
El testimonio, como el espacio de expresin de las
mujeres marginadas de Amrica Latina plantea--adems del
enfrentamiento entre lo privado y lo pblico y la
politizacin de lo cotidiano--la posibilidad de desarrollar
un campo de trabajo y de lucha muy particular. Campo donde
puedan reunirse individuos de diferente sexo, nacionalidad,
clase social, grupos tnico, profesin, etc., para
establecer estrategias concretas de anlisis, crtica y
enfrentamiento al inmenso y devastador poder de los estados-
naciones autoritarios y patriarcales.
Segn Robert Carr:
el movimiento de liberacin de las mujeres tiene mucho
que ganar si rompe el silencio que rodea la divisin
internacional del trabajo, el flujo del capital
multinacional y las redes del patriarcado capitalista
que funcionan para explotar a las mujeres de la
periferia. Las mujeres en la periferia son super-
explotadas como trabajo barato en la produccin de
plusvala (dinero, tiempo libre, sexo: poder deseo,


204
sistema que permita manipular la nada-bien-constituida
posibilidad de elegir.
A la negativa imagen de Somoza se contrapone la de
Sandino, que es tambin la de un hombre fuerte. Sandino fue
el hombre capaz de organizar la resistencia contra la
invasin norteamericana, como se puede or en la versin de
Angelina Siles. Despus de referir una larga ancdota sobre
cmo fueron llevados a una trampa los soldados de Estados
Unidos, entre risas comenta:
Los yanques eran bien confiados, fueron a traer
las naranjas y en seguida los atacaron. Ah
murieron veinticinco yanques y uno lo colg
Sandino en un palo ah. Yo conozco el palo de
hule, porque yo viva ah. Entonces Sandino mand
a un hombre a Jinotega: le troz la cabeza a un
americano, le puso un letrero en la frente y lo
fue a poner al comando de Jinotega, con un letrero
que deca "A diez centavos vendo cabeza de
americano." Los yanques vieron aquello. "¡Qu
barbaridad!" dicen. ¡Cmo le trozaron la cabeza y
cmo ellos le tienen un gran miedo al arma blanca!
--Bueno, ¡ese combate fue brbaro!
Pero Sandino no estuvo solo, hombres de tanto valor
como el suyo hicieron parte de sus tropas, hombres de los
que poco se hablaba al momento del triunfo. Al respecto,
Angelina Siles observa:
Las cosas que yo oi mencionar, ya ni se mencionan.
Ahora mencionan de Carlos Fonseca y aquellos
nuevos, pero de aquellos viejos, nadie los
menciona ya. Hay unos que no sabe nadie todava,
ve? Pongamos, usted ha odo hablar de Enrique
Farfn que muri en el Alto. Pongamos cuando los
Mollejones, que hubo combate ante Jinotega, all
muri un muchacho Casco. All andaba. Ahora que yo
estuve en Jinotega andaba un turco que estuvo en
la guerra: Josafat. Josafa, no s cmo se llama.
Haba andado por all en Jinotega en cuatro pies,


101
Esta forma de hacer historia es para Randall "una clase
diferente de historia: mujeres que hablan por s mismas
sobre sus propias experiencias como mujeres, y que al mismo
tiempo analizan el proceso de desarrollo poltico en su
pas" (Sandino's i). Lo que aqu prevalece es el dilogo,
como medio de comunicacin; la polifona, como medio de
expresin; y una presentacin que, al incluir las voces de
sus protagonistas, presenta los hechos con fuentes de
primera mano y en un lenguaje menos cientfico; con un
sentido de lo vivido, que slo los narradores-protagonistas
de un hecho pueden conseguir.
A travs de testimonios y crnicas, Elizabeth Maier
presenta en Nicaragua, la mujer en la revolucin (1980) un
recuento histrico de las formas como la mujer particip en
la insurreccin. El Centro de Investigacin y Estudios de
la Reforma Agraria (CIERA) public in 1989 una coleccin de
testimonios llamada La vida cotidiana de la mujer campesina,
que hace un estudio sincrnico de un fenmeno, tan
aparentemente simple como la cotidianeidad, y de unos
actores sociales poco observados y tenidos en cuenta como
las mujeres campesinas.
El Instituto Nicaragense de Investigaciones Econmicas
y Sociales (INIES) public en 1985 un libro escrito por Rosa
Mara Torres titulado Nicaragua: revolucin popular,
educacin popular, que analiza los mayores problemas y
contradicciones de la campaa de alfabetizacin de adultos,


170
ve el arte como una expresin ms de las relaciones humanas
y de la relacin del ser humano con la naturaleza. Y en la
produccin artstica se consideraron los objetos
artesanales, la msica y canciones como el corrido y las
coplas, la pintura como el grafitti, los espectculos como
el circo y hasta los hbitos alimenticios y las creaciones
culinarias.33
Los testimonios--considerando como tales los poemas de
los talleres y las narraciones del Proyecto de Recoleccin
de Historia Oral--, son, en s mismos, parte de la historia
de Nicaragua y recogen la voz de un sector de la poblacin
que hizo historia. Representan una manifestacin concreta
de lo que el sandinismo hizo, particularmente con la
educacin y la cultura, y son el discurso de quienes
vivieron directamente esas experiencias. Pero,
fundamentalmente, son una muestra del intento de la
vanguardia sandinista de involucrar la mayor cantidad de
gente posible en el proceso de creacin y posterior
mantenimiento de la nueva hegemona ideolgica, que
33 En mayo de 1981, despus de la decisin de la
administracin Reagan de suspender prstamos a Nicaragua, el
gobierno, que no contaba con suficiente dinero para adquirir
el trigo que se consuma, organiz la Feria del Maz
Xilnem, bajo la direccin del Ministerio de Cultura. Con el
lema "El Maz Nuestra Raz" la feria, que tuvo cobertura
nacional, recuper los ms tradicionales platos de la cocina
nicaragense. Xilnem--princesa maya considerada la diosa
nhuatl del maz--, segn una leyenda, se haba sacrificado
por su pueblo en tiempos de sequa y ahora regresaba--as lo
proclamaba el ministerio--, para calmar el hambre de los
nicaragenses (Cardenal, Democratizacin 9-10; White 97;
Craven 70-72).


Abstract of Dissertation Presented to the Graduate School
of the University of Florida in Partial Fulfillment of the
Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy
TESTIMONIAL LITERATURE AND WOMEN'S PARTICIPATION
IN SOCIAL CHANGE IN NICARAGUA
By
Clara Sotelo
August 1996
Chairperson: Andrs Avellaneda
Major Department: Romance Languages and Literatures
One of the poorest nations in the western hemisphere,
Nicaragua went through a process of struggle to rid itself of
the oppression of the dictator Anastasio Somoza, whose rule
lasted more than twenty years. In 1979, most Nicaraguans, led
by the Sandinista National Liberation Front (FSLN),
participated in the construction of a more egalitarian
society. Two of the more outstanding features of the new
government were the creation of educational opportunities for
the majority and the right given to popular sectors to express
themselves in a social environment of greater freedom and
democracy.
The National Literacy Crusade, and other parallel
projects, such as the Project for the Recollection of Oral
History, helped to decrease the illiteracy rate form 52% to
12%. The young teachers recorded the life stories of the
viii


ACKNOWLEDGMENTS
Many people have contributed to this work. My family, in
the first place, with encouragement and support. They always
believed in my capacity to achieve a goal of this magnitude.
My mother gave me the strength to continue by making me
believe that I had the potential to become a serious scholar
and that my interest in learning from other women was worth
pursuing. My children Antonio and Emilio never complained
about my absence during my long periods of work away from
home. They showed me their appreciation for my endeavors by
assuming the housework with incredible responsibility. Julin
Arturo, their father, was able to play the role of father and
mother whenever necessary. He convinced me of the importance
of this type of research for a better understanding of the
critical condition of marginal societies.
In Nicaragua, the women of the "Instituto de Historia
Nicaragense" offered me a warm welcome upon arrival, guided
me through the archival documents and contributed kindly to
the culmination of my research. Their patience and generosity
made my work easier. Margarita Vannini was particularly
helpful with her insights on the "Cruzada Nacional de
Alfabetizacin" and the "Proyecto de Recoleccin de Historia
Oral." Her actual participation in those tasks provided me
IV


135
Cmo Democratizar la Cultura: La Base Ideolgica
El FSLN no institucionaliz un estilo oficial dentro
del Ministerio de Cultura porque no quera eliminar la
experiencia personal. En uno de sus discursos, Daniel
Ortega--integrante de la Junta de Reconstruccin Nacional al
momento del triunfo sandinista--, manifest que la
revolucin no poda imponer frmulas y deba evitar
restricciones artsticas de cualquier tipo (Hacia 88-89) .
Sergio Ramrez--escritor y miembro tambin de la junta de
gobierno--, expres que la falta de una lnea formal de
creacin, que pudiera imponerse desde el ministerio,
responda al deseo de
volcar la cultura de la manera ms eficaz posible hacia
dos vertientes fundamentales: la de multiplicacin
permanente de las posibilidades culturales de
asimilacin y de reproduccin de formas de expresin y
de sensibilizacin, y la apertura cada vez mayor de
oportunidades para los creadores individuales (Alba
272) .
Tanto para Ramrez como para Cardenal, la formacin de
una nueva cultura nacional fue una preocupacin central del
proceso revolucionario nicaragense. La revolucin misma,
segn ellos, era el hecho cultural ms importante de la
historia nicaragense de ese momento.11
11 El discurso pronunciado por Ramrez en la
inauguracin del premio "Casa de las Amricas" en La Habana,
el 22 de enero de 1982 se llam: "La revolucin, el hecho
cultural ms importante de nuestra revolucin." El texto ha
sido publicado en Hacia una poltica cultural de la
revolucin sandinista (1982), donde el Ministerio de Cultura
de Nicaragua recoge los discursos de los dirigentes del
Frente sobre la cultura; y en Alba de oro (1983, 1985) dos


233
Si de veras pretendemos construir una sociedad ms
democrtica, ms justa, ms igualitaria, debemos
mirarnos a nosotras mismas, a nuestras organizaciones,
con profunda crtica y reconocer que hasta el presente,
al interior de nuestras organizaciones, no se ha
concedido valor a la especificidad femenina (en
Meassik, Montes, y Olivera 111).
El reconocimiento de una especificidad femenina, desde
la perspectiva de gnero pueden contribuir a la
resemantizacin y revaloracin de las actividades y espacios
tradicionalmente asignados a la mujer. Esto quiere decir
que, por el hecho de que la mujer se haya desempeado en el
espacio privado del hogar en las tareas, de la reproduccin,
no debe verse como ciudadana de segunda categora y las
suyas como actividades menos importantes que las del mundo
pblico. Desde sus hogares las mujeres fueron fundamentales
en la creacin de un poder popular y en el cambio social que
signific la revolucin sandinista. Lo que importa no es su
crtica al sistema patriarcal al que quedaron circunscritas,
porque en ese momento no podan verlo. En ese momento
histricamente determinado, el problema de clase era ms
agobiante que el de gnero. Quizs hoy el feminismo popular
nicaragense se encuentre muy lejos de plegarse a la
retrica fundacional de movimientos de liberacin de corte
masculinista y patriarcal como el FSLN.29 Lo que si es
29 Eso lo demuestran algunos de los proyectos de
mujeres que existen hoy en el pas. El proyecto "Casa
Materna" abierto en Matagalpa, en 1991, para facilitar la
asistencia mdica a mujeres embarazadas y parturientas de
zonas rurales aledaas. El "Proyecto Cantera" que en 1992
realizara su primer taller temtico y sobre cuyos resultados


54
del relato, como la fuerza de voces genuinamente populares.
Aunque esta mediatizacin afecte al texto, de alguna manera,
lo que importa es la actitud de solidaridad del compilador y
su intento de identificarse con el proyecto de denuncia del
narrador. Porque en el testimonio, el testigo, ms que
presentarse como un sujeto conocedor de la verdad, quiere
dejar constancia de un aspecto crucial de una realidad que
ha sido ignorada o desdeada y quiere sealar el
ocultamiento que otros han hecho de la misma. Lo que se
narra tiene aqu el valor de ser un ejercicio de expresin e
interpretacin, de carcter pblico, raramente accesible a
sectores no letrados. El narrador est poniendo en juego
algo que no tiene, que es por lo que ha decidido a hablar:
su bienestar.
De otra parte, para los intersados en estudiar
fenmenos sociales complejos como el testimonio, no podemos
concentrarnos solamente en si el significado determina al
significante. El reto es trabajar, como observa Sommer, en
la inestabilidad del significado y la necesidad de re
inventar constantemente el lenguaje, de re-combinar y
continuar ajustando la constelacin de discursos en formas
capaces de responder a una realidad cambiante ("Sin
secretos" 149).
Otra caracterstica del testimonio es el efecto de
oralidad que se aprecia, con ms frecuencia, en los
testimonios hechos en conjunto--coincidencialmente la


139
"el conjunto de los nicaragenses en cuanto enemigos de la
dominacin imperialista" y "el bloque social de grupos
subalternos en cuanto enemigos de la oligarqua" (34). La
posicin de los dirigentes del FSLN con respecto a la
definicin del 'sujeto de la revolucin', haba cambiado en
comparacin a la posicin marxista tradicional. Segn sta,
slo la clase trabajadora--el proletariado especficamente--
podra ser protagonista del cambio. Para Orlando Nuez,
dentro de la revolucin sandinista, la democracia popular se
construa siguiendo la lgica de la mayora. Una mayora
conformada por la clase trabajadora--relativamente pequea--
los campesinos y la tercera fuerza, conformada por los
sectores con conciencia revolucionaria como los
intelectuales y profesionales de todas las disciplinas, los
artistas, los artesanos, adems de los estudiantes, los
grupos feministas, los religiosos, los grupos tnicos y los
movimientos culturales (236-247) .
El proyecto de renovacin de la cultura impulsado por
el sandinismo, al igual que el proyecto global de cambio
social trat de ser, fundamentalmente, pluralista. Al
concebir la revolucin y la cultura como una sola, la lucha
de liberacin del pueblo nicaragense deba ser vista como
una insurreccin cultural. En ella, adems de la
reformulacin de la identidad nacional, expresada en las
obras individuales y colectivas de todas las areas de
expresin posible, se esperaba trabajar en la trasformacin


71
escapado de ser asesinado en varias ocasiones. Su
intencin, agrega, era presentar un debate, sobre las
contradicciones y los problemas al interior de la izquierda
de su pas, a travs del dilogo entre l mismo--joven poeta
pequeoburgus pero revolucionario--y el viejo organizador
del Partido Comunista, de origen obrero y proletario. Este
intento de abrirse al dilogo y a la crtica de la
izquierda, le vali la muerte. Dalton fue ejecutado en 1975
por el Ejrcito Revolucionario del Pueblo. Tena apenas
cuarenta aos. Mrmol, con ms de noventa aos vive hoy
exilado en Cuba. Rodrguez opina, de acuerdo con Dalton,
que "l le meti muy poca mano al texto y ciertamente
resisti la tentacin de novelarlo". Pero agrega, "los
privilegiados, que tienen acceso a la riqusima e invicta
tradicin oral, sabrn cuanto recort" ("Organizaciones"
91) .16
El trabajo testimonial de Ornar Cabezas presenta otra
dimensin, tanto en lo relativo a su produccin como a su
contenido. Cabezas explica que, unos meses despus del
16 Rodrguez seala, sobre esta ltima observacin
suya, que "el mismo Mrmol mostraba su descontento por la
censura de su vida amorosa, del relato de su relacin con
las mujeres que hizo el autor. De inmediato se comprender
que esta censura corta la posibilidad del estudio de la
ideologa machista dentro de la militancia de izquierdas. El
anecdotario es de inters a las feministas y a todos
aquellos que consideren que la opresin de las mujeres, o el
pensamiento acrtico y resentido y defensivo en cuanto a la
relacin inter-sexual, es rmora de toda ideologa que se
llame progresista, como el estilo formal es a los estudiosos
de la literatura" ("Organizaciones" 92)


226
que lema de la revolucin sandinista era: "¡Patria libre o
morir!" Al parecer, por los testimonios, la cercana con la
muerte como vivencia cotidiana, permita que al asimilacin
de esta frase transcendiera la elaboracin ideolgico-
poltica que se haba concebido en su uso, como canalizador
de fuerza para la lucha. As, por la vida de todos
trabajaban todos, como se ve en el testimonio de Reina
Gutierrez Lanuz:
Bueno, nosotros formamos comits y trabajamos por
cuadras, por manzanas, en medicinas, en comida, en
asistencia mdica . digamos. Pero que en
realidad aqu, un mdico no atenda, sino que
nosotros mismos con botiquines que conseguamos; y
cada quien aportaba medicina. Y en asunto de
ataque de la guardia, que nos atacaran, nos
formbamos un criterio, cada quien, un fundamento
hacia el paso que estbamos dando y de que
debamos cuidarnos los unos a otros en la
comunidad, entonces los unos velaban de noche y
otros dorman y as se hacan intervalos de horas
de vigilancia, para as que si alguien atacaba, se
sonara una lata o se tiraran piedras al zinc de la
casa vecina y aquel se diera cuenta que alguien
estaba siendo masacrado o algo para que as
supiramos, porque de lo contrario se entraban
como el gato o como el lince, sin hacer bulla, la
guardia, a hacer chorizo a medio mundo. A veces, a
familias enteras.
Sobre cmo se experimentaba la muerte de los compaeros
en la guerrilla, Mariana Jonus expresa:
Es muy duro esa primera experiencia. Sobretodo,
uno tiene mucho optimismo cuando comienza en la
guerrilla y la idea de que en la guerrilla se
muere es una cosa, eee, si tu quieres, factible,
no? Pero no lo has constatado nunca, pues. Uno
sabe que hay la posibilidad de morirse pero nunca
lo ha constatado; nunca se le ha muerto nadie a
uno, entonces el primer muerto, el primer muerto,
el primer compaero que resulta herido es uno de
los golpes ms impresionantes. Entonces uno


203
vala . [pausa; el tono de la voz indica
indiferencia]. Entonces, para qu iba a andar votando.
Yo no s nunca lo que es levantar mis pies para andar
[a votar], pero ahora, s. Porque ahora tenemos que
cuidar.
La relacin que se establece entre votar y cuidar da
una idea de ese proceso de aprender a construir un gobierno
ms democrtico y ms autnomo, por el que pasaron los
nicaragenses durante el perodo insurreccional y los
primeros aos de gobierno revolucionario. Durante el
perodo somocista, por el contrario, las elecciones eran
sinnimo de corrupcin, ya que el manejo del poder, en la
persona de las autoridades, poda controlar el sector de la
poblacin menos favorecido a travs de un trueque desigual:
su voto por unos pesos para sobrevivir. Este pasaje de
Luisa Centeno de Gonzlez ilustra bien esta desigualdad:
Apoyo? Por lo menos cuando las elecciones ellos [los
somocistas] eran los que trabajaban y los que agitaban
a la gente. Entonces la gente por humildad, por
sencillez, por la situacin ... A veces por los
regalitos que les daban. Mucha gente, que eran a veces
hasta diez de familia los que iban a votar, y eran
cinco pesos: cinco por diez ... y entonces, esa era
una de las maneras que lo apoyaban. Otra de las maneras
en que lo apoyaban era que cuando tena algn problema,
un pobre, pues, a quien se diriga primero era a los
coroneles, a los tenientes, a los allegados, pues.
Cul es el sentido de que un pobre, que en calidad de
pobre, iba a ir en contra de esa gente? Estuviera o no
estuviera el delito oculto siempre el que sala bien
era el patrn, el rico, el bandido que siempre tena el
acercamiento con ellos.
Aunque no lo califica como un sistema de dominacin y
chantaje, lo que dice esta mujer revela que exista un


107
Segn Murguialday, "en el rea urbana, el 27% de la
poblacin econmicamente activa (PEA) en 1950 eran mujeres;
la cifra aument a 35% en 1971 y 40% en 1977." En el campo,
sobre el que no hay cifras exactas, "para finales de la
dcada del sesenta su participacin en la PEA nacional era
del 29%, cifra que superaba largamente el promedio para la
mujeres de Amrica Latina" (Prez y Si, en Murguialday 13).
En general, estas historias alternativas sobre las
mujeres nicaragense no las muestran como un ser pasivo, a
la espera de la proteccin y la generosidad del hombre; en
cambio s se las puede ver como vctimas de la violencia de
la sociedad, en general, y del hombre en particular:
acosada por la discriminacin de clase--en la mayora de los
casos--y de gnero.
La Mujer Hace la Revolucin: Protagonismo Femenino en el
Cambio Social
La apreciable presencia de las mujeres en las luchas
revolucionarias se da como resultado de su integracin en la
economa nacional y de su papel protagnico en la jefatura y
la economa del hogar. Adems, la represin de la Guardia
Nacional influy, igualmente, en el aumento del compromiso
femenino con la lucha, ya que sta las afectaba tanto a
ellas como a sus hijos.
Los diferentes frentes de actividades que se
desarrollaron durante la revolucin contaron con la
presencia de las mujeres. Como lo evidencian los muchos


a, a sangre fra, a mansalva y que ellos despus
lo queran hacer aparecer como que era un combate.
Entonces la iglesia s denunci. Incluso hizo una
misa la iglesia, porque hubo un montn de gente
ah. En la misa se congreg la comunidad, pues,
verdad? Con el pretexto de la misa, ah se
congrego la comunidad. Ese fue pues la, la, la
denuncia. S, esa fue la forma de reunirse
verdad? Celebrar una misa por los muertos y
entonces ah en la misa se dijo toda la verdad de
los hechos y en seguida se . [pausa] Un padre
de apellido Toranzo, un padre espaol, invit a
los vecinos a que fueran a desenterrar los
muertos, para que se comprobara, para que se
viera, para que fuera una cosa visible, de que los
muertos no haban muerto en combate sino que
haban muerto en ataques, sino que haban muerto
algunos de ellos torturados, y de que entre los
muertos haban nios, pues, y mujeres que no
haban estado armadas, ni en combate en ningn
momento. Y eso escarbaron y escarbaron, la gente
hizo mucho esfuerzo pero al fin no pudieron
rescatar los cadveres. Entonces eso no fue
posible, pero s, la iglesia denunci. En otras
oportunidades yo le en el peridico --entonces el
peridico la Prensa que se prestaba mucho para
hacer ese tipo de denuncias [reflexiona en voz
baja]--creo que todava estaba vivo Pedro Joaqun
Chamorro cuando se sucedieron esas cosas. S
estaba vivo todava Pedro Joaqun Chamorro, como
director de La Prensa y al frente de su empresa. A
travs de eso la iglesia hacia pastorales, cartas
--no conozco yo esa terminologa religiosa--, pero
yo s lea y miraba que ellos estaban de acuerdo,
apoyando la revolucin y haciendo denuncia pblica
que serva. En muchos casos eso sirvi para
salvarle la vida, digamos a determinada persona
que haba cado presa, verdad? O para que la
represin menguara un poquitito para que se
midiera un poco pues, la guardia en su salvajismo
y en su barbarie.
Pero los sacerdotes no son solamente aquellos hombre
rectos que con su ejemplo guiaban y apoyaban a la gente.
Son tambin personas combativas, seres humanos de verdad,
que participaban de lleno en el trabajo poltico. Segn
Corina Blandn de Toruo:


145
posibilidades de mayor alcance para una genuina
trasformacin del pas basada en las masas" (Craven 20).
Uno de los ejercicios ms acertados--que se consider
importante para contribuir al funcionamiento de la idea de
"democracia popular"--se estableci a travs de los dilogos
nacionales. El dilogo nacional sobre la cultura convoc a
personas conocidas en la produccin de arte, a todo
sandinista interesado, a representantes de todos los otros
sectores y de todas las clases. El propsito era poner en
discusin las ideas del FSLN, sus conceptos y los planes que
se tenan sobre arte y cultura.18
Un segundo gran dilogo se llev a cabo despus del
xito de la Campaa Nacional de Alfabetizacin, a comienzos
de 1981, a travs de la Consulta Nacional de Educacin que
convoc a muchos frentes organizados a participar en un
intenso debate sobre cmo deba ser la nueva educacin.
Aproximadamente 50.000 personas --que integraban algunas
organizaciones de padres de familia, organizaciones de
18 El concepto de dilogo parece haber sido tomado del
educador brasileo Paulo Freire (ver nota 6) quien fue
invitado a participar en la Cruzada Nacional de
Alfabetizacin (CNA). Freire habla de la capacidad que tiene
cada ser humano de ver al mundo crticamente en un encuentro
dialgico con los otros. Los lderes revolucionarios deben
proponer el mantenimiento de un dilogo entre estudiantes y
profesores, si se quiere realizar una educacin co
intencional. La idea es terminar con la vieja divisin entre
una lite que "sabe", y por tanto tiene el derecho de mandar
y a ensear "lo correcto", y la masa "ignorante" que la debe
seguir y aceptar sus enseanzas. El amanecer del pueblo
(1980) el libro oficial para la CNA, es un buen ejemplo de
la pedagoga dialgica de Freire.


37
trabajos de los crticos que estn a favor de la militancia
de la literatura testimonial son un fuerte pronunciamiento
contra la maquinaria ldica del posmodernismo nihilista, que
desestabiliza los sistemas de interpretacin y
representacin (6-7).
El reordenamiento global, del que se habl antes, tiene
especiales implicaciones para las formas de escritura
occidentales que, como la etnografa, hablan sobre otros,
usualmente individuos de culturas no-occidentales. El reto
fundamental para la etnografa contempornea--explica
Clifford--es que los pueblos que fueron colonias, que fueron
el objeto de la investigacin antropolgica estn comenzando
a escribir y a hablar por si mismos" (7).
En efecto, quienes antes eran objeto de estudio--
personajes principales pero pasivos, en su mayora--o
personajes secundarios, pasan a ser sujetos que pueden
hablar o escribir de ellos mismos. Pero "mientras el
escritor occidental es definitivamente un autor, el
'protagonista' que da testimonio es un hablante que no se
concibe a si mismo como extraordinario, sino como una
alegora de los muchos, de la gente" (Gugelberger y Kearney
8) .
La literatura testimonial, como la etnografa, "hace
varias correcciones al discurso de Occidente sobre el Otro:
el otro responde y al hacerlo, desenmascara, no slo las
versiones occidentales de lo que es o no verdad, sino


213
septiembre. Entonces yo me comuniqu con la
muchacha, entonces la muchacha dijo que iba a ver
cmo trabajaba. Ella es sobrina ma, hija de un
hermano mo. Yo la tuve aqu. Ella conoca que iba
a hacer el asalto al banco.
As, el triunfo revolucionario es tambin producto del
trabajo y el gran sacrificio del pueblo. Por eso la seora
Helen Henderson de Sarmiento hablando de las guerras afirma
que :
de las tres guerras que tuvimos en Nicaragua,
todas tuvieron un fundamento grande. Pero para m,
la que ms trascendencia ha tenido--a pesar de la
victoria, pero ms que ninguna--, la de
septiembre, dadas las circunstancias de que en ese
tiempo todos ramos ciegos a lo que era una
guerra, pues. Y en realidad al desarrollarse la
guerra, ver la valenta con que el pueblo se
enfrentaba a un enemigo que estaba armado hasta
los dientes y sin embargo el pueblo con piedras,
palos, lata y una que otra pistola, que riflitos y
tonteras que no valan la pena. Y eso, pues, en
realidad lo que vali la pena y lo que vali el
esfuerzo fue el del pueblo, directamente.
El pueblo se sacrificaba por la causa sandinista al
considerarla canalizadora de sus luchas e intereses y
tambin por la fcil conexin que se establece entre sus
ideales y los del cristianismo.26 Los sectores radicales
de la iglesia fueron apoyo y defensa para los creyentes.
Mara Ignacia Gutierrez de Hernndez, hablando de uno de los
sacerdotes de Estel llamado Julio, opina que:
26 Segn Steven Palmer, Carlos Fonseca estableci en
sus escritos varias analogas entre Jesucristo y Sandino
utilizando para ello un lenguaje de corte bblico. Palabras
como "redencin" y "salvacin" aparecen en algunos de sus
escritos (105) .


112
de apoyo para los guerrilleros. Aparte de comprarles ropa y
comida, tuvo que ayudar a conseguir armas y medicinas, y
buscar casas de seguridad para trabajos polticos (Randall,
Todas 79).
Pero no era propiamente en los cargos de direccin
donde se encontraban las mujeres.18 Su presencia era mayor
dentro de la comunidad en los proyectos de base. En esto
AMNLAE haba jugado un papel importante. En los dos
primeros aos de trabajo se concentr en integrar a las
mujeres en las campaas de alfabetizacin, en las brigadas
de salud y las pequeas cooperativas de produccin. El
xito se puede medir con el alto porcentaje de mujeres en
esos tres frentes. Las mujeres tambin conformaron la
mayora dentro de los Comits de Defensa Sandinista
(Collison 141).19
18 Otras mujeres que se destacaron en cargos directivos
y que vale la pena mencionar son: Daisy Zamora, vice-ministra
de cultura (1979-1983) y encargada de Radio Sandino; Ana Julia
Guido, responsable de la retaguardia que operaba en Honduras;
Mnica Baltodano, integrante del Estado Mayor del Frente
Interno; Leticia Herrera, Dora Mara Tellez, Ana Isabel
Morales y Mara Lourdes Girn, que junto con algunos hombres
componan la direccin del Frente Occidental (Murguialday 67) .
En el siguiente captulo se darn datos sobre la participacin
de la mujer en la cultura. All se incluirn los nombres y
actividades de otras mujeres destacadas en esa rea.
19 Las mujeres respondieron a las tareas de la Cruzada
Nacional de Alfabetizacin y a las Jornadas Populares de Salud
de manera contundente. Cuarenta mil alfabetizadores eran
mujeres; conformaron la mitad de los brigadistas; y en la
educacin popular de adultos constituyeron el 55% de los
maestros populares. En el rea de la salud, de los noventa mil
brigadistas y educadores sanitarios, tres cuartas partes eran
mujeres y ms de tres mil comadronas recibieron capacitacin
tcnica por parte del Ministerio de Salud (Murguialday 106-


7
implica un sujeto como testigo y participante en
acontecimientos pblicos".3
El testimonio tiene sus orgenes en la historia
alternativa de esas voces marginales que han estado
presentes slo de forma pasiva o mediatizadas por la
escritura de la autoridad, tanto en la literatura como en la
historia de Amrica Latina. La marginalidad puede
encontrarse, aunque de diversas maneras, entre los sectores
que nunca se han beneficiado del proyecto emancipador
impulsado desde el iluminismo, que dio las bases para la
formacin de los modernos estados-naciones.4
3 En su artculo "Going Public: Reinhabiting the
Private," Franco se refiere en particular al fenmeno de
apertura que auspicia la aparicin del testimonio, por medio
del cual, las mujeres comienzan a romper el miedo a aparecer
en pblico y, por medio del cual, las mujeres subalternas
adquieren cierto poder (71). Las citas aparecen
originalmente en ingls. La traduccin me pertenece, como
as tambin las de las notas sucesivas tomadas de textos an
no traducidos al castellano.
4 Se consideran modernos todos los movimientos que
tienen sus orgenes en el liberalismo humanista que propuso,
para un mejor funcionamiento de la sociedad, la necesidad de
la libertad, la igualdad y la justicia. Esos principios--en
los que se funda la nocin de democracia y soberana, las
que a su vez deben regirse por estructuras polticas
racionales--, se planteaban en oposicin a los sistemas
tradicionales feudales donde no exista la idea del
individuo autnomo. Segn Knight, a partir del siglo
diecisiete el concepto de soberana--al igual que la
naturaleza misma de la autoridad poltica--, pasaron por un
proceso de cambio que dejaba atrs las prerrogativas de los
monarcas escogidos por mandato divino, dando paso a las
preocupaciones de los estados democrticamente constituidos
(13) .


119
una gran mayora de mujeres, de sus intereses y derechos
como gnero y, por otro lado, el nivel de organizacin
nuestra como movimiento de mujeres." Y agrega,
Gracias a esa nueva autoafirmacin nuestra y a los
mejores niveles de organizacin que hemos tenido, hemos
conquistado tambin una mayor conciencia de nuestra
capacidad, de nuestro papel como mujeres en la
sociedad, una mayor conciencia de gnero. Muchas
mujeres sienten que ahora se les toma en cuenta. Aun si
no se respetan siempre nuestras opiniones, en general
hay inters de escuchar lo que pensamos las mujeres y
eso me parece importante (Brenes et al. 56-57).
Sobre los cambios de actitud de los jvenes
nicaragenses opina que [l]os muchachos y muchachas de hoy
parecen ms libres y solidarios entre varones y
mujeres, que sus mayores. Han participado juntos en la
alfabetizacin, en las campaas de salud; han vivido
juntos las grandes movilizaciones. Han comprobado
juntos que, por un lado las muchachas son activas,
responsables, valientes, tenaces y que participan en
todas las actividades; y, por otro lado, que nadie se
muere por lavar su propia ropa y cocinar como lo han
tenido que hacer ms de uno en el servicio militar
(Brenes et al. 62) .
Sofa Montenegro--miembro del partido y jefe de la
pgina editorial de Barricada, el peridico oficial del
Frente Sandinista--considera que para las mujeres fue
fundamental, durante esos diez aos de revolucin, "el
derecho a la palabra, porque para m sin palabra es difcil
trabajar el resto, si las mujeres no pueden hablar es muy
difcil que puedan movilizarse." Y sobre los obstculos que
encontraba en su trabajo, como mujer, considera que
ms que de carcter poltico son de carcter
ideolgico. Es la expresin de un pensamiento
patriarcal que todo lo permea, una visin bastante
unilateral como forma de abordar la sociedad. Eso no es


2
espacios de expresin y comunicacin que dieron a sectores
marginales la posibilidad de adquirir una mayor visibilidad
y la oportunidad de tener una voz. La Cruzada Nacional de
Alfabetizacin (CNA), constituy uno de los proyectos ms
significativos del gobierno en ese intento de cambio,
apertura y renovacin que se haba iniciado. La recoleccin
de una historia popular de la revolucin se llev a cabo por
medio del Proyecto de Recoleccin de Historia Oral (PRHO),
que estuvo a cargo de los brigadistas alfabetizadores.
La Cruzada Nacional de Alfabetizacin se realiz entre
los meses de marzo y agosto de 1980. Durante ese tiempo se
logr reducir el analfabetismo del 50% al 12%. Por su labor
la CNA recibi el premio Nadezha K. Krupskaya 1980, otorgado
por la UNESCO. El Instituto de Historia de Nicaragua (IHN)
logr archivar siete mil cintas grabadas por los brigadistas
alfabetizadores que hicieron parte del Proyecto de
Recoleccin de Historia Oral. Estas entrevistas conforman
uno de los discursos ms autnticos sobre la vivencia de los
sectores marginales en un proceso de cambio radical como el
nicaragense. Estos documentos constituyen la nica
historia oral, recogida entre sujetos marginales, sobre su
propia participacin en el acontecimiento. Este cuerpo
discursivo en estado oral permite or las voces individuales
de una participacin colectiva consciente y crtica en un
cambio social de tal magnitud.


197
La muerte de Pedro Joaqun Chamorro, en enero de 1978,
marca un momento de recrudecimiento del fervor
revolucionario. Cndida de Rugama dice al respecto:
Eso fue una efervescencia, mejor dicho, porque
apenas muri Chamorro decan "¡ahora s todo el
mundo se va a unir con los muchachos, porque eso
ya se pasa!" . Como se ha dicho siempre que
ese asesinato fue mandado por Somoza. Primero
decan que era el viejo, despus ya dijeron que el
Chign pero siempre se lo han achacado a l,
entonces toda la gente estaba enfurecida, contra
ellos. Y all fue, pues, donde ya se fue haciendo
ms fuerte el movimiento. Tambin, porque ya toda
esta gente se sum a ellos, todos los que estaban
con los nimos desgastados, ve? Entonces decan
que haba que derrocar a ese presidente.
Sobre el enfrentamiento ms grande que se vivi en esa
zona antes de la toma del poder, la llamada "insurreccin de
septiembre"18 doa Elsa Espinoza recuerda:
El levantamiento fue enorme. Casi todo el mundo
particip en este sector. Habra algunas pocas
personas que no prestaron ayuda, como en realidad
se deba prestar, verdad? pero casi la mayor
parte, haciendo barricadas, prestando barras,
prestando palas, hablndole la una a la otra
cuando la guardia se acercaba a la esquina,
abriendo las puertas para que se metieran [los
muchachos] a media noche; por lo menos en la
guerra de setiembre, yo casi no particip en
cuanto a armas, pero por lo menos yo no dorm solo
un momento, porque yo le deca al que me conozca,
yo les deca a mis chavalos o a alguno de ellos
que si necesitan algo, que me vengan a llamar a
cualquier hora de la noche. "Se levanta?" S les
18 Despus del ataque al Palacio Nacional en agosto de
1978, se recrudece la represin somocista. El 29 de agosto
la ciudad de Managua es bombardeada y a raz de este hecho
en las ciudades de Estel, Carazo, Chinandega, Len y
Matagalpa, la poblacin civil se organiza, no slo para
defenderse, sino para atacar activamente a la guardia en lo
que se ha denominado "la insurreccin de septiembre" (Maier
111) .


24
internacional, tanto como de las diversas formas que ha
tomado el mismo en cada nacin.22
Los testimonios que se hicieron durante la Cruzada
Nacional de Alfabetizacin conforman una "literatura
oral"23 que permite escuchar las voces individuales de una
participacin colectiva consciente y crtica, en un cambio
social de gran magnitud, como lo fue la revolucin
nicaragense. Estos documentos conforman uno de los
discursos ms autnticos que se haya recogido hasta ahora
sobre el pensamiento de'las mujeres de un amplio sector de
la clase trabajadora media y baja de Nicaragua. Es un
discurso de autointerpretacin y representacin sobre la
revolucin sandinista, y sobre la participacin de las
mujeres en ella.
22 En el sptimo captulo de su libro, Schutte presenta
una completa informacin sobre el desarrollo de la teora
feminista en el contexto de Amrica Latina y su relacin con
el feminismo internacional. La autora presta especial
atencin a la conexin que se establece entre la teora
feminista y las teoras de identidad cultural y liberacin
(Cultural Identity 207-238).
23 Para Walter Ong, las culturas orales han producido
poderosas y bellas actuaciones verbales de un alto valor
artstico y humano. Sin embargo, esa "literatura" pierde
terreno, por no estar conectadas con la "letra" del
alfabeto, asociada a la escritura, la que a su vez tiene
detrs unas herramientas de control como diccionarios,
reglas de gramtica y puntuacin. Esta discusin, que no
tiene cabida aqu por su complejidad, es la misma que est
por detrs de la creencia que los "dialectos" regionales no
son expresiones habladas de una lengua, sino lenguas
inferiores, que no poseen una gramtica elaborada y que
usualmente provienen de culturas orales (14-15) .


45
personal, sino que se extiende a la situacin de la
colectividad en la que el sujeto est inmerso. Experiencia
vivencial que es, usualmente, de represin, pobreza,
explotacin, marginalizacin y lucha. E/la narrador/a
testimonial habla de las circunstancias y modos cmo es
explotado/a, de las razones por las que es reprimido/a, de
cmo se efecta, en su opinin, el proceso de su
marginalizacin y exclusin. Todo eso en un contexto
especfico de vida, de cotidianidad. As, es muy fcil
encontrar en las narraciones testimoniales lo que Perla
Petrich ha llamado "motivos culturales". Segn ella, estos
"motivos estn cargados de contenido, comprometidos con una
realidad, significados por una visin particular mucho antes
de que se inscriban en el discurso." Ella considera que,
en cualquier circunstancia se puede asociar, por
ejemplo, el maz a su funcin alimenticia; pero slo
los que participan de un cierto universo cultural
americano, slo aquellos que poseen una memoria
"transtextual hecha" de vivencias, creencias, palabras
mil veces repetidas, podrn acceder a un segundo nivel
de significacin y reconocer el grano como lugar de
acumulacin de significado, smbolo de una raza (157-
8) .
Este motivo del maz, por ejemplo, ha sido semantizado
profundamente en el mundo indgena maya, trasmitido a travs
de la palabra oral y usado, exteriormente, como marcador
diferencial y, simblicamente, como aglutinador de fuerza
para la lucha. A l hacen referencia casi todos los
testimonios de esta zona, siendo el de Rigoberta el que ms


206
La asociacin ms frecuente que se hace de los ricos es con
la figura de Somoza. Los pobres se identifican, ms
fcilmente, con el sandinismo. Lo que subyace en cada uno
de estos grupos es la dominacin y la resistencia,
respectivamente.
Segn la mayora de los testimonios, solamente la clase
adinerada relacionada con el poder prest su colaboracin al
dictador. La amenaza planteada por el cambio
revolucionario no era a unas instituciones de gobierno que
representaran la solidez de una democracia encabezada por
Somoza, sino a un grupo de personas que eran dueas de gran
cantidad de bienes. La guerrillera Mariana Jonus Blanco
comenta dos de las actitudes ms frecuentes entre la gente
opuesta al cambio. Ellos:
mientras haba esperanza, apoyaron a Somoza, luego
una vez que vean que la causa estaba perdida,
sacaron sus bienes del pas, huyeron ellos mismos,
sacaron a sus familias. Su participacin a favor
de Somoza fue muy activa, pues. En algunos casos
fueron bastante solidarios, prestaron sus casas
para cuarteles, sus fincas para que se
convirtieran en centros de tortura.
Durante la insurreccin, "los ricos, capitalistas y
burgueses," como lo expresa Rosario Altamirano, reaccionaron
de maneras diversas
Unos, como Ren Molina qu hicieron? Salirse muy
tempranamente a montar una oficina en Miami y
quedarse all y no regresar, porque vieron que el
pueblo ya no les iba a tolerar una cosita ms.
Ellos vieron que de la que vena no se iban a
salvar y, entonces, a tiempo se fueron. Otros que,
dependiendo del nivel de explotacin, de las
cuestiones que ellos tenan pendientes, se


49
los sujetos con que se relaciona en sus elaboraciones
tericas, especialmente si esos sujetos que 'historiza' son
subalternos o marginales. En efecto, las experiencias
concretas--en muchos casos de dolor y sufrimiento--, que
seran el factor de apelacin poltica de los sectores
subalternos, son descubiertas y reveladas por el intelectual
letrado (historiador, en este caso) a travs de lo que se
considera como formulaciones concretas de elaboraciones
tericas y epistemolgicas (Spivak 275).
Los grupos subalternos se ven atrapados en las
historias, tanto literarias como historiografiadas, que de
ellos se cuentan. Como explica Franco, "resulta doblemente
irnico que esas gentes supuestamente mudas hayan sido
objeto de una vasta literatura de interpretacin,
explicacin, descripcin y sobretodo objeto de conjetura"
(12) .
Estos grupos silenciados, subalternos, marginados han
desarrollado su propia historia a partir de la memoria
colectiva y dentro de la oralidad. Esa historia otra, que
ahora el testimonio est empeado en recoger, nunca ha
estado ausente del mbito marginal. Su consciencia
histrica y la nocin de historia difiere radicalmente, de
los postulados occidentales. Este alejarse de la historia
oficial, este ltimo intento de corregir la 'verdad'
hegemnica euro-americana es, talvez, la contribucin ms
efectiva del gnero. La Historia (con H mayscula) puede no


121
trabajos; fueron ellas quienes asumieron la economa del
hogar a travs de estrategias de sobrevivencia de todo tipo
(Brenes et al. 125) .24
Las mujeres adquirieron, en esos aos de participacin
activa en la problemtica de su pas--y de ellas como grupo
especial dentro de la sociedad--, una mayor capacidad de
ingerencia en los asuntos econmicos, polticos y sociales
de su nacin. Fueron capaces de moverse en torno a
intereses especficos de gnero que les permitieron una
mayor cohesin como sector poltico. Lograron una
visibilidad que les permiti traer a un primer plano sus
problemas de gnero y de clase.25
Escribir una historia o contar una parte de la
historia, no es hablar de todos los acontecimientos y de
todos los personajes que intervinieron en el episodio
24 Cualquier estadstica sociolgica o cualquier anlisis
antropolgico sobre la situacin de la mujer puede quedarse
corto junto a las palabras de una obrera del sector bananero
cuando le dice al presidente Daniel Ortega sobre la
compactacin: "Mire, el gobierno nos ech a nosotras a la
calle, con la visin de que son los hombres los que mantienen
la casa. Yo le pido a usted que haga una revisin en nosotras;
somos nosotras quienes mantienen en su totalidad el hogar.
Somos las mujeres, porque somos mujeres solas o porque
nosotras lo asumimos, porque el compaero no responde" (en
Brenes et al. 128).
25 Para Ileana Rodrguez, las mujeres "somos 'gentes de
oficio', 'gentes sin un lugar bajo el sol', productoras y
reproductoras, con esas caractersticas apuntadas y que hacen
acto de presencia recurrentemente en todas las esferas, desde
el agro, la textil-vestuario y el sector informal, hasta tocar
el sector privilegiado de las escritoras, con sus variantes
cualitativas por supuesto, y que por esa recurrencia
precisamente, la literatura feminista ha llamado estas cosas
con el nombre de gnero para agruparlas" (Registradas 29).


176
testimonio nicaragense recogi voces antes marginales en un
gesto que ms que liberador y democrtico, era de
confirmacin y legitimacin. La mayora de mujeres
entrevistadas eran trabajadoras, campesinas, amas de casa o
domsticas que apoyaban--o cuyas familias haban apoyado--
al sandinismo, ahora en el poder.
El discurso testimonial de las mujeres nicaragenses
expresa las vivencias que experimentaron ellas mientras se
luch contra la dictadura y las primeras actividades despus
del triunfo. Al haber tomado parte en la lucha que se
realiz contra la dictadura y por haber-aceptado colaborar
con el Frente Sandinista de Liberacin Nacional, el punto de
vista de las mujeres estaba plegado al discurso fundacional
de ese grupo. Su testimonio no era slo para hablar de las
arbitrariedades del gobierno somocista, era tambin para
corroborar el derecho que pareca tener el Frente Sandinista
de Liberacin de seguir siendo el lder de la revolucin.
La narracin de cmo vivieron estas experiencias, ya como
actividades de lucha poltica dirigida, ya como estrategias
para sobrevivir la guerra, constituye el centro
significativo de los testimonios. Hasta ese momento,
aquellas mujeres no haban podido desarrollar una conciencia
feminista clara--como se la puede entender desde el punto de
vista de un moderno movimiento feminista. El suyo,
entonces, no es un testimonio que permita hacer un profundo


184
pero tambin deja ver la imgen de una mujer fuerte de mucha
iniciativa que no se siente vctima de las circunstancias y
que puede defenderse. Las diferencias en los testimonios
las marcan la variedad de experiencias que cada mujer pudo
haber vivido individualmente, en un momento determinado.
Hay, sin embargo, una lectura entre lneas que nos
habla de toda la fuerza, la entereza y la valenta con que
estas mujeres vivieron los conflictivos perodos del
desarrollo y la marcha de la revolucin, hasta su triunfo.
Esa es la que concierne a este trabajo, dado el inters
particular anunciado de contribuir en la tarea de reescribir
la historia del cambio social, incluyendo el punto de vista
de las mujeres de sectores marginales. No se puede
pretender reconstruir la "verdadera historia de la
revolucin nicaragense" con la versin de las mujeres. Lo
importante, en este caso, no es establecer la realidad del
referente y el grado de exactitud de la representacin del
mismo. Lo crucial es or la voz de estas mujeres e
imaginarlas como activas participantes del devenir social
que implic esa trasformacin radical que se dio a partir de
la revolucin sandinista de 1979. Es importante, de la
misma manera, aceptar su discurso como uno capaz de
reconstituir la praxis social de quienes en l se
reivindican; porque darles la palabra y or su voz, dentro
de los presupuestos religiosos y legales de los que surge el
testimonio, es creer en su verdad.


187
Casi desde cualquier punto de vista que se les examine,
estos pensamientos, codificados en los textos
publicados, letras testimoniales recopiladas a lo largo
y ancho de la forma de tringulo equiltero que tiene
mi pas, poseen todos un valor extraordinario y fueron
y son la fuente del conocimiento de una realidad en su
primer momento de expresin. La voz de esta subalterna
qued as por primera vez registrada en masa. Hablamos
todas: las combatientes, las militantes, las
colaboradoras, las campesinas, las madres, las
cristianas, las obreras, las amas de casa, las
estudiantes, las cedesistas, las vendedoras del
mercado, las escritoras. Es a travs de todas estas
experiencias acumuladas que se empieza a componer
nuestro perfil (14).
La Temtica de los Testimonios
El captulo se va estructurar, de aqu en adelante,
alrededor de las categoras ms sobresalientes de unos
ncleos temticos identificados en el discurso de las
mujeres entrevistadas. La combinacin de todos los
testimonios recogidos se va a considerar como un cuerpo
discursivo. Los ncleos temticos se pueden clasificar,
globalmente, alrededor de tres macro-categoras. Estas son:
lugar, tiempo y personajes.
Hay, en varias preguntas, un criterio geogrfico que
indaga sobre el lugar donde estaba la entrevistada en los
momentos en que ocurrieron hechos histricos trascendentales
como los encuentros armados entre sandinistas y somocistas,
la muerte de figuras importantes, el da de la toma del
poder y un hecho de carcter no poltico, pero que afect la
vida social y agit la vida poltica del pas: el terremoto
de 1973. Como se puede ver, la categora tiempo est
estrechamente ligada a la de lugar. El criterio


208
consenso discursivo. Se haba constituido en un sistema
ideolgico alternativo, que permita la creacin de una
nueva identidad. Para entender la fuerza del sandinismo hay
que hablar sobre su origen. La seora Adela Martnez de
Ruiz refiere:
Usted sabe que todo tiene su proceso, verdad? Ud.
sabe que ... un nacimiento, dira yo, una luz
para el pueblo, ese fue el principio, la tarea que
aos atrs un hombre haba trazado para el pueblo.
Y que los recuerdos nadie los puede borrar. Los
recuerdos de quien quiso sembrar la esperanza o
mejor dicho la sembr, en ver a su patria libre,
soar con un continente libre, porque el no era
egosta. Ese fue el general de hombres libres, el
general Csar Augusto Sandino, el que principiara,
pues. Continu Carlos Fonseca y a travs de tantas
dificultades, tanto principiar y volver a
principiar hemos visto que el Frente Sandinista ha
sido el nico que pudo terminar con la lacra que
estaba emborronando las pginas de nuestra
historia.
Esta ideologa alternativa--aparentemente a favor de
una causa que ayudaba a la reconstitucin del sujeto
marginal--, permita una identificacin idealizada del mismo
con un programa de reivindicacin que ofreca una
posibilidad de cambio. Es una trasformacin expresada
metafricamente como un nacimiento, como una luz. Por eso,
en el testimonio anterior y en el de doa Ignacia Gutirrez
de Hernndez, para hablar del sandinismo hay que ir a sus
races y hablar de la superioridad moral de su fundador con
la que se identifican sus seguidores:
Hace tantos aos, verdad? Seguramente yo estaba
chiquita cuando mataron a Sandino. Y Sandino
quera la libertad de Nicaragua. Y por eso muri,
por la traicin que le hicieron, verdad? Entonces


with first hand knowledge on the significance of those
processes for the women of Nicaragua.
The members of my committee were always available for
dialogue and guidance. Professor Andrs Avellaneda, my chair,
made fine and acute observations which were decisive in my
maintaining the scope of this work within the ranges of a
scholarly oriented one. Professor Helen Safa stimulated even
more my aspirations to travel to Nicaragua and gave me all the
support I needed to accomplish my fieldwork. Professor Ofelia
Schutte's visit to Nicaragua in the middle of my stay there,
the conversations we had on the situation of that country and
the projects we visited together incited even further my
motivations. Professor Adolfo Prieto and his wife Raymunda
always opened their home and minds to my needs both as an
individual and as a scholar, for which I am deeply thankful.
Special thanks to Professor Nina Menndez for the critical
observations that enriched my work and made me see other
possibilities for future research.
v


193
cosita se ayud. La gente pobre ayud a los
terremotiados; los ricos no. Los ricos ms bien
eran speros. Estas monjas fueron criminales. Una
se llamaba Sor Alicia y otra Sor Marta. Una de
Espaa y la otra era de Costa Rica. Mire que esas
mujeres, ¡qu ingratitud! Y ese hombre que les
cuidaba ese convento, ese hombre cmo se llamaba?
[piensa] ¡Gustavo Moreno! Y ellos, los
terremotiados vinieron--ordenaron que les dieran
el saln ah, como ese que tiene ese viejo ah,
entonces lo mandaron a cerrar. Despus lo abrieron
y mandaron a cerrar los inodoros. ¡Y l'agua?! Les
cortaron l'agua y la luz, en ese barrio Jos
Benito Escobar. Y digo yo: "¡qu van a hacer esa
gente con estar metidos en esa casa si les
quitaron l'agua?!"
La voz de esta mujer sube para expresar indignacin
frente a la actitud de los ricos. Igualmente, aunque con
una tonalidad diferente, para indicar alegra y orgullo,
cuando se habla de las acciones positivas de quienes
actuaron "correctamente". Para estas mujeres, cuya praxis
social ha sido la de las limitaciones y la falta de los
bienes necesarios para sobrevivir, reconocer la dificultad
que causa el vivir sin agua no puede verse como una
elaboracin discursiva de carcter ficticio o como
estrategia textual. No es una mera interpretacin ajena a
la realidad. Es una referencia concreta a la misma.
El Tiempo: La Historia Popular de la Insurreccin
Las apreciaciones del acontecer histrico--desde la
perspectiva del pueblo iletrado--, aunque con una base real,
como ya se anticip, tienen una buena dosis de un discurso
mtico social que ayuda a ordenar el pensamiento de los
actores sociales y que legitima, disciplina y afirma su


132
enriquecimiento de las formas de protesta y concientizacin
que desarrollaba el FSLN antes del triunfo revolucionario.8
El grupo Praxis. que estuvo activo en dos diferentes
perodos (1962 y 1967 y entre 1971 y 1972), operaba en
Managua alrededor de una galera de arte cooperativa e
intentaba asimilar el lenguaje del modernismo, sin dejar de
lado la expresin nacional de la pintura. Quienes a l
pertenecan, mezclaban caractersticas del movimiento
expresionista abstracto espaol y las tradiciones artsticas
de la Nicaragua precolombina. Las pinturas, por las cuales
algunos de sus ejecutantes fueron encarcelados o mandados al
exilio por el rgimen de Somoza, eran aquellas que hacan
alusin a la vida de los indgenas antes de la conquista.
Tambin fueron consideradas peligrosas las pinturas murales
sobre la lucha armada hechas en 1978 por estudiantes de la
Universidad Nacional Autnoma de Nicaragua (UNAN) (Craven
20-21 y 188-189) .
Otro tipo de pintura, la primitivista--que al igual que
los murales se desarroll con mucha vitalidad despus del
triunfo--, haba comenzado a practicarse en Solentiname. La
idea de ensear otras tcnicas de pintura a los campesinos
8 Las "pintas", como fuera llamado el graffiti poltico
en Nicaragua, se consideraban, en toda la dcada del
sesenta, la voz de la clandestinidad, que como voces de
catacumba, anunciaban el trabajo del Frente Sandinista.
Para una mejor apreciacin del tema vase, de Ornar Cabezas,
La insurreccin de las paredes. Pintas v graffiti de
Nicaragua (Managua: Editorial Nueva Nicaragua/Ediciones
Monimb, 1984 )


220
Muchas se enteraron tarde de la suerte corrida por
algn hijo y refieren el gran dolor que les ocasion verlos
heridos, como se percibe en las palabras de Dora Zamora de
Rodrguez.
Mi hijo Amilcar estaba en pleno combate en la
guerra de septiembre. En pleno combate estaban
cuando . Bueno, pues, yo no saba, porque
usted sabe que a las madres no nos dicen, pero al
tercer da de estar l herido, uno de los doctores
que lo cur me pas diciendo, pero que no
preocupara que no era de gravedad. Pero cuando l
vino, que ya iban en la retirada, fue hasta cuando
logr verlo a l que iba que era un monstruo su
cara y apenas poda hablar por un hoyito que le
sala de la boca [voz entrecortada]. Entonces pues
yo me qued afligida pero ya qu -iba a hacer,
tena que despedirme y decirle y encomendrselo a
Dios pues que era el nico que poda ayudarnos en
ese momento.
Otras mujeres, por el contrario, admiten francamente no
haberse comprometido por miedo a perder a los hijos. Mara
Ignacia Gutirrez de Hernndez explica:
Yo he sido la mujer, digamos, una esclava de mi
hogar. Yo era miedosa. Mis hijos no participaron
por miedo mo. Porque ah la culpable fui yo.
Siempre el egosmo de la madre. Siempre, pues,
aqul egosmo mo. Yo les suplicaba a mis hijos,
pues que, si ellos se iban, yo me iba tras de
ellos. Y parece que mis hijos me quieren.
Para ella, de otra parte, haba muchas mujeres que
trabajaron y arriesgaron su vida. Menciona a Meliana
Florian, que muri porque era como muchas otras "¡mujeres
tan valientes! Y una muchacha jovencita, figrese. Claro
los ms ardientes, pues; ¡los ms ardientes no les importaba


31
Hacia un Intento de Definicin del Testimonio
El testimonio, desde el punto de vista de la narrativa,
podra definirse a la manera de George Ydice, como
una narrativa autntica, contada por un testigo que es
movido a hablar por la urgencia de la situacin, (por
ejemplo, guerra, opresin o revolucin). Esta narracin
enfatiza el discurso popular oralg el testigo cuenta
sus propias experiencias, que se pueden tomar como
representativas de una memoria y una identidad
colectivas (en Gugelberger y Kearney 4. Enfasis en el
original).
Pero el hecho de que existan expresiones testimoniales
que se manifiestan desde ngulos tan diversos como el cine,
la poesa, el graffiti, las obras de teatro, y no slo como
una narracin, indica que no se puede encasillar tan
claramente el testimonio, en cuanto a su forma. Su
contenido--aunque con un elemento que podra ser el eje
cohesionador de todos los testimonios: el dolor--,3 vara
segn la situacin que se vive. Tambin se puede ver que la
nocin de lo que es considerado literario, histrico o
antropolgico est cambiando y que las fronteras
artificiales, establecidas por las disciplinas para estudiar
ciertos fenmenos, se tocan, se mezclan, se entrecruzan.
Sobre el carcter esquivo del testimonio Achgar observa:
[a] caballo entre la biografa y la autobiografa,
disputado por la antropologa y la literatura, y
asumiendo modalidades propias de la narrativa y del
3 Ren Jara fue el primero en sugerir que el dolor es
uno de los elementos que subyace a la mayora de los
testimonios. Vase Testimonio v literatura (Minneapolis:
Institute for the Studies of Ideologies and Literatures,
1986) .


32
discurso histrico, el testimonio abre, ms all y con
independencia de la problemtica genrica, su propio
espacio (50).
Para muchos crticos, como se ver, el testimonio se ha
establecido en oposicin a la literatura. Segn John
Beverley,
la aversin o ambivalencia del testimonio hacia la
literatura sugiere que una democratizacin de la
cultura debe involucrar cambios, no slo en lo que se
considera como literatura, sino tambin que la
literatura misma (junto con los parmetros y la
prctica de "la buena escritura") puede, en el proceso
perder su centralidad y autoridad como prctica
cultural. Mientras la literatura en Amrica Latina ha
sido (principalmente) un vehculo para el surgimiento
de sujetos adultos, blancos, masculinos, patriarcales,
"letrados", el testimonio permite que se hagan visibles
--aunque con mediacin--, sujetos subalternos como las
mujeres, los homosexuales, los indgenas, los
proletarios y los de otras identidades (Against 97-8).
Considerado como "antiliteratura", se puede aceptar
como una forma de expresin que provee a los sectores
marginales de nuevos canales de expresin y, como un medio
de trabajo que permite el desarrollo de estrategias para
alcanzar una posicin de poder dentro del estamento letrado.
Poder que debe ser entendido como la capacidad y la
oportunidad de hablar, de ser odo, de saber qu pasa y de
tener cierta libertad para tomar decisiones.
Como texto histrico, ha sido utilizado para
contrarrestar la versin de hechos que son falseados,
encubiertos o, simplemente, omitidos. Por eso, como dicen
Gugelberger y Kearney:


43
El testimonio, como escritura de los mrgenes, se
enraiza en esta segunda versin de la historia--la no
oficial--, con un alto contenido poltico contestatario y de
origen preferiblemente oral.
Ya sea como colonia de la expansin europea o como
neocolonia de un sistema capitalista de nuevo tipo, en la
Amrica Latina se ha mantenido con igual fuerza una lnea de
resistencia al colonialismo, posible de detectar en las
formas de vida y en sus manifestaciones culturales y
polticas. Hoy, sealan Jara y Spadaccini, "en muchos
lugares, los llamados "indios" todava-rehsan ser
considerados nacionales de un pas en particular, y reclaman
el derecho a preservar sus antiguas creencias y hbitos
culturales" (10). Como dice un indgena guatemalteco:
No aspiramos a tomar el poder del estado o a crear un
estado separado. No estamos luchando por nuestra
cultura--ya tenemos una. Queremos nuestros derechos:
el derecho a la paz, a definir nuestra propia forma de
desarrollarnos, a educar nuestros hijos en nuestras
lenguas y tradiciones y el derecho a representar
nosotros mismos y a nuestra cultura."11
La Identidad tnica y el Testimonio
El testimonio como escritura desde los mrgenes, se
puede relacionar fcilmente con el problema de identidad
tnica en Amrica Latina. De hecho, algunos de los
testimonios ms conocidos han sido escritos con la
11 Indgena guatemalteco, cuyo nombre no es
suministrado. Vase, Carol Smith, "Maya Nacionalism" (NACLA
25.3, 1991: 33) .


156
tuvieron una profunda importancia para ella y cree que
aunque los escritores tienen una sensibilidad especial, son
parte del pueblo y no deben asumir posiciones elitistas como
si fueran seres privilegiados. Su funcin, en ese tiempo de
reconstruccin, deba ser el de comprometerse con el
trabajo, tratando de crear nuevas formas y contenido a la
literatura y asumiendo la revolucin como una creacin de
todos. Por eso dice:
No se puede hablar de la revolucin en tercera persona
--la revolucin solucionando tales y tales problemas
para m, garantizndome un espacio para mi trabajo.
Todos sentimos esa necesidad, pero vemos que sera
inapropiado pedirlo en un momento tan delicado y
difcil (Randall 45-52) .
La participacin de las mujeres poetas en la
insurreccin les permiti redefinir su papel como mujeres, y
adems se constituy en una especie de plataforma para una
variada y creativa produccin potica.24
La presencia de las mujeres entre los dirigentes y
organizadores de los proyectos mayores del sandinismo, o
sea, en el manejo directo del poder --en este caso del
24 Rosario Murillo escribi Gualtavn (1974), Sube a
nacer conmigo (1976) y Un deber es cantar (1981), Amar es
combatir (19 8 2) y En las esplndidas ciudades (1985) ;
Vidaluz Meneses LLama guardada (1974); Ana Ilce Las
ceremonias del silencio (1975); Yolanda Blanco As cuando la
lluvia (1974). Gioconda Belli Sobre la grama (1974), Lnea
de fuego (1979), Truenos y arcoiris (1982) y Amor insurrecto
1984); Michele Najlis El viento armado (1969) que rene su
poesa desde 1958 hasta 1968. Para una informacin ms
amplia sobre el tema vase el estudio introductorio de Daisy
Zamora a su libro La mujer nicaragense en la poesa.
Antologa (Managua: Nueva Nicaragua, 1992).


46
ampliamente desarrolla el tema del maz, en particular y la
comida en general.
Como indgena, Mench da un recuento de costumbres
"nativas" desde la perspectiva de alguien que las usa
como "armas populares" para la sobrevivencia. Su
descripcin de la ceremonia de la siembra, de la
importancia de la semilla y de la tierra para su
comunidad india revela una tica-esttica de
solidaridad la cual se hace posible por su contexto
social. Es una sociedad donde la produccin est
ntimamente conectada al cuerpo, en la cual el cuerpo
mismo soporta la marca de sustancias creativas--
"estamos hechos de maz blanco y amarillo" (Ydice,
"Testimonio and Postmodernism" 27).
La identidad tnica de los grupos indgenas americanos
se establece, en todas sus manifestaciones, en
contraposicin a la cultura central dominante. El grupo al
no identificarse con el otro, est manifestando que no
quiere asimilarse porque valora lo propio. El testimonio
como literatura de resistencia y de expresin de lucha del
sector marginal se coloca en posicin de cuestionar la
realidad--y los sujetos que en ella le son hostiles, lo
rechazan. En esa medida se pregunta quines y qu son
ellos? De otra parte, permite reflexionar sobre el modo de
hacer del grupo, para rescatarlo y darle legitimidad. En
consecuencia habla de lo que 'somos nosotros'. Es la
dialctica de la otredad que plantea un dilogo entre el
'nosotros' y el 'ellos'. (Cada uno siendo el otro del
otro). El 'otro' marginado, sin embargo, es el que busca en
la prctica de esa escritura, una auto-definicin y
representacin. Lucha por que se oiga su voz, y su


I certify that I have read this study and that in my
opinion it conforms to acceptable standards of scholarly
presentation and is fully adequate, in scope and quality, as
a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy.
Languages and Literatures
I certify that I have read this study and that in my
opinion it conforms to acceptable standards of scholarly
presentation and is fully adequate, in scope and quality, as
a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy.
Adolfo Prieto
Professor of Romance
Languages and Literatures
I certify that I have read this study and that in my
opinion it conforms to acceptable standards of scholarly
presentation and is fully adequate, in scope and quality, as
a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy.
Professor of Anthropology
I certify that I have read this study and that in my
opinion it conforms to acceptable standards of scholarly
presentation and is fully adequate, in scope and quality, as
a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy.
Professor of Philosophy
This dissertation was submitted to the Graduate Faculty
of the Department of Romance Languages and Literatures in the
College of Liberal Arts and Sciences and to the Graduate
School and was accepted as partial fulfillment of the
requirements for the degree of Doctor of Philosophy.
August, 1996
Dean, Graduate School


229
Bueno, por lo menos se hacan reuniones y el uno
iba conscientizando al otro y as se iban
agrupando ms y ms muchachos; total que se haba
hecho un grupo grande. Unos trabajaban correo,
otros trabajaban haciendo comunicados, otros
haciendo banderas. Imagnese ud. qu aprietos los
que pas yo aqu en mi casa. Mi casa era casa-
buzn: que tena comida de los muchachos, tena
cobijas, tena mochilas, focos, bateras, un poco
de pastillas. Cuando entraron en abril--a esa
hora, mire--, a la media noche, mientras los
muchachos estaban volando bala, yo estaba pasando
la provisin para donde una compaera que tena
venta. Porque al da siguiente vena el carteo de
la guardia. Entonces mientras ellos estaban
haciendo una cosa . Mire, eso es lo bueno de
Frente Sandinista, que nosotros apoyamos, mientras
ellos estaban con sus rifles, nosotros estbamos
en otra forma apoyando.
Las mujeres fueron instrumentales, como ya se demostr,
en el mantenimiento de la vida. En el apoyo a sus hijos, en
los actos de solidaridad con los combatientes, en su trabajo
de provisin y distribucin de los abastos y la medicina y
en hacer de sus hogares un refugio para la proteccin y la
recuperacin. Rosario Altamirano recuerda:
En cada barrio haba, [enftica] en cada manzana
incluso, en cada manzana haba para, para una
emergencia. Para no salirse de noche de la misma
manzana o para no salirse a la hora del, del
tiroteo, pues. Para no salirse de la propia
manzana haba una casa en donde haban medicinas.
Entonces, como las casas por dentro, por la parte
trasera, estaban comunicadas, si uno necesitaba
una medicina y en su casa no la tenan, uno por
dentro se movilizaba por dentro de las casas iba
al, al botiqun, pues, de la manzana y ah uno
solicitaba, pues, haber si haba eso y si no otra
cosa, pues, que fuera un sustituto de la medicina
o por lo menos algo, como le deca, algo para
aliviar el dolor y poder esperar un momento ms
oportuno para ir a buscar otra cosa, pues, para
curar.


99
Nicaragense (JDN). En noviembre del mismo ao, en Costa
Rica, se integrara un movimiento ms amplio, con
estudiantes y trabajadores: la Juventud Revolucionaria
Nicaragense (JNR), antesala del FSLN, Frente Sandinista de
Liberacin Nacional.
En 1961 se fund el FSLN. Desde ese momento, hasta el
triunfo revolucionario en 1979, gente de todos los sectores
de la sociedad nicaragense haba cooperado con ese grupo de
guerrilleros e intelectuales que emprendieron la tarea de
realizar un cambio social radical en Nicaragua. Las
mujeres, como se ver, participaron ampliamente en ese
proceso.
Historia de Mujeres y Mujeres en la Historia
Las mujeres son el grupo humano en que se centra este
trabajo: las mujeres son las protagonistas de la historia
que se va a contar. Hasta el momento de la revolucin no
haba en Nicaragua muchos libros dedicados al estudio de la
historia de los grupos marginales en el pas. Las mujeres
no tenan mejor suerte. Despus del triunfo del sandinismo,
sin embargo, comenzaron a proliferar los libros sobre
mujeres. Estos dan cuenta de su participacin activa en la
sociedad y de su beligerancia durante las contiendas de la
lucha contra el somocismo. Respecto a la constante negativa
de incluir a la mujer en la historia, Ileana Rodrguez
opina:
La mujer en tanto gnero ha sido un sujeto subsumido y


174
cualquier lugar en aos recientes, y en los que han de
venir (Handal y Vilas 134).
Ese intento involucr la participacin de todos los
sectores de la sociedad, dentro de los cuales la presencia y
visibilidad de las mujeres se debe tener en cuenta por las
siguientes razones: Su magnitud y su contribucin al
feminismo en la recoleccin de referencias histricas sobre
el manejo del poder, por parte suya; y su activa
participacin en las diferentes tareas que se realizaron a
favor de una redefinicin de la cultura y la consecucin de
un cambio social radical. Otros aspectos de la
participacin de la mujer, en la historia nicaragense
contempornea, pueden analizarse a partir del cuerpo
testimonial recogido durante el primer ao de gobierno
revolucionario, sobre cuya gestin se habl en el presente
captulo. El siguiente captulo se dedicar al anlisis de
ese discurso testimonial.


243
posmodernidad se da por exceso, no por carencia.4
El testimonio, como instrumento de expresin de grupos
marginales que buscan recuperar su voz y su historia,
permite que se observe la relacin entre texto y contexto,
auto-imagen e identidad, como problemas que emergen de la
relacin conocimiento/poder, adems de las relaciones entre
identidad colectiva, autor-idad y autodeterminacin. El
conocimiento es un instrumento de poder que se convierte en
arma liberadora que, adems de permitir re-crear, re
construir la historia y las condiciones de vida, tambin
puede convertirse en una forma de accih. poltica para
deconstruir y desmitificar las estrategias de poder de
sectores hegemnicos.
Lo ms importante de estos testimonios es que, en el
futuro, permitirn a las generaciones jvenes de Nicaragua
realizar una crtica constructiva del papel del sandinismo y
la revolucin en la historia del pas, de las maneras como
stos afectaron la vida de las mujeres y de las respuestas
que dieron las mujeres a sos procesos. La palabra escrita
o "tecnolgica," como la llama Ong (81), puede, por su
parte, en vez de reclamar exactitud y veracidad en el campo
4 Se podra decir que el ser posmoderno no puede ver
claramente su propia situacin porque est rodeado de una
variedad extraordinaria de movimientos culturales y
filosficos que slo permiten un conocimiento parcial a
travs de flujos y reflujos de pensamientos y de prcticas,
que hacen que la aprehensin de los real sea tan inestable,
tan difcilmente identificable, que no se puede tomar como
objeto de reflexin y anlisis.


246
Barrios de Chungara, Domitila y Moema Viezzer. Si me
permiten hablar... Testimonio de Domitila. una mujer de
las minas de Bolivia. Mxico: Siglo XXI, 1977.
Basso, Ellen, ed. Native Latin America Cultures Through
their Discourse. Bloomington: Folklore Institute,
1990 .
Berman, Marshall. All That is Solid Melts into Air. New
York: Simon and Schuster, 1983.
Beverley, John. Against Literature. Minneapolis:
Universtity of Minnesota Press, 1993.
"The Margin at the Center." Modern Fiction Studies
35.1 (1989): 11-28.
Introduccin. La voz del otro: Testimonio,
subalternidad v verdad narrativa. Dir. Hugo Achgar y
John Beverley. RCLL 36 Special Issue (1991): 7-20.
"El testimonio en la encrucijada." Revista
Iberoamericana 164-165 (1993): 485-495.
, y Marc Zimmerman. Literature and Politics in the
Central American Revolutions. Austin: University of
Texas Press, 1990.
Bonfil Batalla, Guillermo. Identidad v pluralismo cultural
en America Latina. Buenos Aires/San Juan: CEHASS/
Universidad de Puerto Rico, 1992.
Bourdieu, Pierre. "The Market of Symbolic Goods." Poetics
14 (1985) : 13-44 .
Language and Symbolic Power. Ed. John B. Thompson.
Trans. Gyno Raymond and Matthew Adamson. Cambridge:
Polity Press, 1991.
Breines W. y L. Gordon. "The New Scholarship on Family
Violence." Signs 8.3 (1983): 490-531.
Brenes, Julia, et. al. La mujer nicaragense en los 80.
Managua: Ediciones Nicarao, 1981.
Burton, Julianne. "Filmmaking in Nicaragua. From
Insurrection to INCINE: An Interview with Emilio
Rodriguez Vazquez and Carlos Vicente Ibarra." en
Mattelart 42-45.
Cardenal, Ernesto. La democratizacin de la cultura.
Managua: Ministerio de Cultura, 1982


CAPITULO III
MUJER Y CAMBIO SOCIAL
El 19 de julio de 1979, las mujeres y los hombres de
Nicaragua emprendieron un ensayo histrico cuyas
implicaciones econmicas, sociales y polticas se
tradujeron, en cuanto a las actividades humanas, en una
cotidianidad nueva. La gente de todos los sectores, que se
interesaba por un cambio, entr en un proceso experimental
para cambiar las estructuras anteriores, basadas en
relaciones de explotacin autoritarismo y discriminacin.1
Se intentaba construir una sociedad ms equitativa y digna,
entendiendo lo equitativo como la relativamente igual--o
menos desigual--distribucin de las riquezas. Aquello que,
como base material, puede ayudar a vivir sin los sobresaltos
del hambre y la miseria, de la ignorancia y el abandono, de
la opresin y la discriminacin. As es como viva un alto
porcentaje de la poblacin en Nicaragua por ms de un siglo:
desempleados, subempleados, sin educacin, sin servicios
1 Sergio Bag, hablando de la historia de Nicaragua,
considera que es increble cmo este pequeo pas se vio
enfrentado "a uno de los regmenes nacionales --el somocismo--
ms represivos y corruptos del mundo y a un gigante imperial
que parece dispuesto a conmover las entraas del cielo para
restablecer en el suelo nicaragense, una maquinaria de
brutalidad, explotacin e ignominia." Vase Lucrecia Lozano,
De Sandino al triunfo de la revolucin (Mxico: Siglo XXI,
1985) 11-12.
85


219
Luisa Centeno de Gonzlez, hablando de las mujeres en
su papel de madres, en particular, hace una comparacin de
stas con los hombres, en los siguientes trminos:
las madres de los muchachos se organizaron en los
comits de madres, ve? Y por lo menos las mujeres
--ya que los hombres no iban, que quizs algunos
padres de familia son ridculos--, cuando los
muchachos se tomaban el Instituto, cuando haba
una toma as, eran las mujeres las que iban a
impulsarlos a dejarles la comida. Eran nubes de
mujeres. Y qu hacan las pobres madres? Ir a
quedarse con sus hijos all al instituto, las
madres [enftica]. ¡Siempre la mujeres! [sube la
voz] Se dice, pues, que han sido ms respetadas,
pero para esos chanchos no haba respeto, para la
guardia, no haba respeto. No andaban viendo que
eran mujeres. Pero las mujeres aqu, aqu se
portaron ... lo que era las tomas de las
iglesias, era la nube de mujeres: la una daba
arroz, la otra daba esto, la otra aquel otro. ¡Esa
nube de mujeres! Que nada les hiciera falta. Pero
los hombres? Ni lo que era un comino en las tomas
de los institutos y de las escuelas. Porque las
madres, mujeres organizadas, pues, sin tener
ningn nombre de organizadas ni nada de eso podra
decir como decir AMNLAE ni AMPRONAC nada de eso.
Pero las madres cooperaban grandemente. El papel
que desempearon era grande, pues. Con slo andar
ah las pobrecitas cuidando a sus hijos, estando
con sus hijos para morir por sus hijos.
La muerte de los hijos es un sentimiento que mova a
muchas mujeres a participar en los trabajos revolucionarios,
como lo confiesa Lucinda Espinales de Gadea:
Como mis hijos andaban en la montaa, yo senta
que todos esos muchachos eran mis hijos.
¡Pobrecitos los muchachos y las muchachas venan
con sus zapaticos amarrados con cabuya! Cmo cree
que se senta una madre que le digan que a su hijo
se lo iban a degollar. Yo rezaba para atrs y para
adelante en ver que iban a matar a mis muchachos.
Uno no poda ya estar esperando a la de Dios,
tena que enfrentarse.


238
produccin, no ayuda a mitigar "la tensin entre primer
mundo y tercer mundo," como propone Sommer en su anlisis
sobre el testimonio de Rigoberta Mench (48). Como en otros
pases en vas de desarrollo en Nicaragua se da todava, a
finales del siglo XX, una situacin generalizada de
inestabilidad que testimonia la crisis de la sociedad
moderna.
El gobierno revolucionario inaugurado por el movimiento
sandinista, ms que una sociedad plenamente moderna--ni
siquiera en su economa--pretenda crear un sistema de
relaciones donde la creatividad encontrara condiciones
favorables en la conformacin de una nueva sociedad,
asumiendo la diversidad. La propuesta sandinista no era
totalizante, ya que, justamente, reconoca el hecho radical
de la heterogeneidad cultural, como se vio. Por el
contrario, intentaba conjugar la pluralidad y dar lugar a
una concertacin de intereses para crear un orden poltico
legitimado por un conjunto de valores compartidos que podra
permitir realizar acuerdos entre los diferentes grupos.
Estos acuerdos iran encaminados a la recuperacin y a la
renovacin del concepto de democracia, a la creacin y a la
difusin de la tolerancia civil, y a concitar el respeto
mutuo. Esa pluralidad, segn Greg Dawes fue una de las
causas del desmoronamiento interno de la revolucin, ya que
con ella se evidenci el carcter utpico de una "izquierda"
posmoderna (3).


182
En la gua hay pocas preguntas sin implicaciones
ideolgicas o polticas. Preguntas uno y dos permitieron
ubicar el origen del entrevistado y su familia, su edad, su
posicin econmica y los trabajos u oficios desempeados.
La pregunta tres peda que se diera cuenta del terremoto de
Managua de 1972 y su influencia en la vida del individuo, de
la familia y de la comunidad. La pregunta cuatro pretenda
abarcar un periodo de la historia que poda remontarse al
tiempo pasado ms lejano que recordara la entrevistada, ya
que con ella se indagaba por la situacin econmica y social
"anterior a la revolucin". Despus de las preguntas cinco
y seis--que ya introducen la primera indagatoria sobre la
afiliacin del entrevistado con el Frente--las preguntas
siete a diecisiete, con excepcin de la diecisis, son sobre
Somoza y la guardia. En ellas se preguntaba sobre los
enfrentamientos, las muertes, los encarcelamientos, las
torturas y los robos cometidos por ellos contra la gente.
La preguntas diecisis y diesisiete cierran, en cierto modo,
el grupo de preguntas anteriores. De ah en adelante se
hablar casi exclusivamente del Frente y sus hazaas, de la
colaboracin que le prest la gente, de Radio Sandino, de
los Comits de Defensa Sandinista (CDC), de la muerte de
Pedro Joaqun Chamorro, de los trabajos y formas de
organizacin de la comunidad durante la guerra. Sobresalen
en ese grupo las preguntas veintiuno, sobre el papel de los
ricos y los sacerdotes: la veintitrs, sobre la huida de


14
definidos, ha sido experimentada de manera intensa y
prolongada en el caso de Nicaragua (Zwerling y Martin x).
El Provecto Cultural Sandinista:
Reapropiacin de la Marginalidad
Como aglutinador de fuerzas para esa lucha que iba a
desarrollar el movimiento revolucionario de liberacin
nacional en Nicaragua, sus dirigentes apelaron a la figura
de Sandino. "El sandinismo es una innegable forma de
populismo revolucionario," dicen Beverley y Zimmerman, con
un componente marxista, un alto contenido cristiano y una
amplia base nacional anti-imperialista (13). Internamente,
de cara al pueblo, era "una forma de socialismo comprometida
con una participacin popular democrtica [] donde los
efectos de la teologa de la liberacin se sintieron
fuertemente durante los ochenta" (Schutte, Cultural Identity
168) .
Antes de la revolucin, el proyecto cultural de los
grupos en el poder haba rechazado los valores locales y
haba impulsado la cultura cosmopolita.15 El impulso
modernizador de la ideologa liberal, segn Beverley y
Zimmerman, haba rendido un "culto a la literatura" como "la
15 El somocismo era la fuerza hegemnica nacional
contra la que luchaba el sandinismo. Era un gobierno de
dependencia, en el que la principal fuente de riqueza era la
produccin agrcola y un alto porcentaje de tierra estaba en
manos de una minora--con un desarrollo econmico precario y
un consenso poltico dbil--que se mantena en base a
criterios antidemocrticos y represivos. Los datos sobre
esta situacin aparecen en el tercer captulo.


27
Ministerio de Cultura, en la construccin de la nueva
identidad nicaragense. Se mostrar el papel que jug la
Cruzada Nacional de Alfabetizacin en dicho proceso y la
funcin del Proyecto de Recoleccin de Historia Oral como
recolector de la historia popular de la insurreccin.
En el quinto captulo se examinarn los testimonios de
las mujeres, haciendo una especial relacin de su discurso
con el discurso fundacional del sandinismo. Se destacar la
importancia de su participacin como agente de cambio social
y la riqueza de su expresin verbal como cultura oral.
Finalmente, en el sexto captulo se establecern
conexiones pertinentes entre los captulos anteriores. En
esta conclusin se podr apreciar que el testimonio de la
revolucin sandinista sobre la insurreccin popular,
constituy para las mujeres pobres de Nicaragua un espacio
de reflexin, expresin e interpretacin que les permiti
reafirmar su identidad y recrearla.


25
La necesidad de apelar al mtodo de recoleccin de
historia de vida muestra que una historia amplia y popular
de la insurreccin tena que ser hecha desde abajo. El
proyecto cultural del sandinismo necesitaba afirmarse en
elementos de la cultura popular porque el experimento de
cambio revolucionario no se hubiera dado sin la intervencin
del pueblo. El objetivo inicial de la CNA era alfabetizar
al pueblo, pero al darle la palabra--no la escrita, sino la
oral--para que se expresara, le estaba diciendo: su palabra
vale, en ella confiamos.
La gran obra testimonial que recoge el sandinismo
habra cumplido--si ste hubiera seguido en el poder--una
funcin legitimadora de sus fundamentos revolucionarios, en
el nivel discursivo. La revolucin no alcanzo hegemona
poltica, pero el intento de hegemona discursiva que
inaugur el Proyecto de Recoleccin de Historia Oral, se
puede tomar hoy como testimonio del intento de cambio social
del que han sido protagonistas muchas mujeres y muchos
hombres en Nicaragua, en las ltimas tres dcadas, en
particular.
El discurso testimonial, como historia alternativa,
involucra procesos de conocimiento y conceptualizacin de la
historia. Las mujeres nicaragenses haban adquirido ese
conocimiento a travs de la prctica misma y haban
desarrollado un conjunto de conceptos sobre la historia que
haban vivido. Eso les permiti asociarse con otra gente o


26
grupos de gente con quienes compartan experiencias de vida,
condiciones materiales de existencia, mentalidad e
ideologa, construcciones mticas y fabulaciones histricas.
La nica forma de saber cmo viven y qu piensan las
mujeres, es a travs del establecimiento de un dilogo con
las mismas, oyendo sus historias. Ellas, ms que nadie,
conocen su funcin como madres, hijas, nietas, hermanas.
Tienen desarrollado un conjunto de conocimientos sobre los
aspectos que les toca manejar adems de creencias y mitos
sobre los mismos.
Relacin de Contenido
El primer captulo informa sobre el contenido general
de la tesis y sus postulados tericos. El segundo captulo
presenta una visin general del debate sobre el testimonio
en Amrica Central. En particular, se ver su funcin como
versin alternativa de la historia, en base a la especial
relacin que el testimonio establece con las culturas
orales, la identidad tnica y la de gnero.
En el tercer captulo se har una relacin histrica de
los orgenes del movimiento revolucionario, las etapas de
enfrentamiento con el rgimen somocista y el
desenvolvimiento de las mismas en el triunfo sandinista. Se
prestar especial atencin a la participacin de las mujeres
en dicho proceso.
En el captulo cuarto se analizar la importancia del
concepto de democratizacin de la cultura, impulsado por el


228
los compaeros a travs del horror que hace la
guardia se dan cuenta que no hay ninguna
consideracin posible con la guardia, que
realmente eso es una lucha a muerte; que en un
enfrentamiento con la guardia, o cae la guardia o
caes t. Incluso en esos momentos algunos
compaeros comienzan a hacerse el hbito de
guardar entre sus municiones la cantidad que van a
utilizar para matarse ellos mismos, pues, o sea el
que quiere suicidarse en caso de verse en una
situacin perdida. Pero ya esa es una consigna:
que con la guardia ya no hay trato, o muere la
guardia o mueres t.
La guardia tena una larga historia de maltrato hacia
los campesinos. Esta experiencia forma la base de una
conciencia colectiva que ayudaba a mantener una ideologa de
resistencia. Segn Adela Martnez de Ruiz, mucha gente fue
testigo de la actitud de la guardia:
de las barbaridades que cometan en las montaas
de Matagalpa donde los esbirros somocistas
mandaban a los pobres campesinos a limpiar grandes
cantidades de tierra. Y cuando los pobres
campesinos tenan eso cultivado para poder
alimentarse ellos con sus hijos, ya miraban que la
montaa estaba despalada, que ya podan tener un
animalito, que podan hacer su vida, entonces
llegaban los guardias, como un representante, un
jefe, a cometer barbaridades, a violarle a sus
hijas a quemarle los ranchos y a sacarlos. Y esto
yo se lo refiero porque personas completamente
serias y que vieron esas barbaridades, me lo
contaron.
Pero al otro lado del espectro estaba la vida. Por
ella se luchaba comunitariamente, en consonancia con el
Frente Sandinista y utilizando los pocos recursos que se
tena a mano. Reina Rivera de Reyes presenta una buena
imagen del trabajo en comunidad por continuar manteniendo la
vida en medio de la muerte:


224
Los Nios
Los nios, sin la posibilidad de salirse de esta
situacin o de encontrar otras formas de vida, no tenan
otro remedio que seguir los pasos de sus padres. No se
puede hablar de la libertad individual en una situacin como
sta. Es ms fcil referirse a una "muerte colectiva" que
parece ser la constante en la vida de los grupos marginales.
Janette Arauz dice al respecto:
En esta ltima guerra sufrimos tanto hambre, como
sed, los nios casi se nos moran; muchos nios
moran aqu en el barrio por falta de medicamento,
por falta de asistencia... y porque las madres
somos muy pobres. Y . que . realmente no
quisiramos acordarnos de esos tiempos; que
felizmente ya no vamos a tener esos tiempos como
los que tuvimos.
La muerte de los nios lograba movilizar a la comunidad
entera, como es el caso de Wilfred Valenzuela, sobre quien
su madre, Gernima de Valenzuela, cuenta:
A l le gustaba muchsimo jugar de. .de
guerrilla, verdad? Cuando ya se hicieron las
manifestaciones y todo, entonces l lo que haca
era hacer manifestaciones, sacar manifestaciones
con nios pequeos, que las hacan alrededor de la
manzana. Y esa noche, propiamente el 23 de abril,
haban quemado un mueco, que decan ellos que era
la ministro la que quemaban, cuando . .--haba
pasado la poca de que tocaban las latas, y aqu
en Estel eso era la muerte pues, or una lata que
la sonaran, es decir las cazuelas que decan. En
el momento en que l tena un bomper de un carro,
creo yo que era lo que tena, para llamar a los
dems compaeritos, entonces, est tocando la
lata, cuando--haban ocho, ocho chavalitos; se
reunan como treinta nios, verdad--, pero esa
noche slo haban llegado ocho. El est sonando la
lata cuando pas una camioneta celeste, creo que
era, no recuerdo bien yo, para qu, voy a ser
sincera, no s. La gente s, que estaba ah, s lo


115
embargo, muchas amas de casa, madres y esposas de
combatientes, algunas trabajadoras estatales, maestras y
vendedoras de los mercados. El problema era, en palabras de
Murguialday, que "AMNLAE no llegaba a tener un perfil propio
pero tampoco se subsuma en las dems organizaciones, pues
entenda que si lo haca, las mujeres perderan el espacio
conquistado" (122) .22
Todava en 1985, la mujer no haba obtenido su cuota de
poder. Haca "buena parte de las bases afiliadas en las
organizaciones populares y sindicales" pero no conformaba
ampliamente un sector de poder institucional. Slo un 15%
de los representantes de la Asamblea Nacional estaba
compuesto de mujeres y apenas llegaban a ser un 6% de los
campesinos dentro de las cooperativas (Martnez 3). En
1986, durante algunos debates y movilizaciones impulsados
por la Oficina Gubernamental de la Mujer--creada en 1982,
con Ivonne Si a la cabeza--, las mujeres expusieron sus
problemas en un Cabildo que dur ms de seis horas. Mujeres
de todos los sectores "acusaron a los hombres de machistas y
a las leyes de discriminatorias y exigieron que el Estado y
22 El papel central que tena AMNLAE de organizar a las
mujeres en torno a las tareas del proceso revolucionario
"cambia cuando algunas organizaciones de masas crean sus
propias "secciones" o "secretaras" de la mujer. La Asociacin
de Trabajadores del Campo (ATC) es la primera en dar este paso
en 1983; la Conferencia Nacional de Profesionales (CONAPRO) en
1987; La Unin Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG) en
1987 con su "Seccin de la Mujer", y ms recientemente en los
aos 1989 y 1990 la Central Sandinista de los Trabajadores
(CST) y la Juventud Sandinista 19 de Julio" (Brenes et al.
170) .


97
tambin nos impuso al somocismo mismo como una forma
permanente de rapia y robo, que contribuy a la
descapitalizacin histrica del pas (Alba 248).
Crisis v Revolucin
La muerte de Anastasio Somoza Garca no determin la
finalizacin de la dictadura; su hijo, Luis Somoza Debayle,
fue designado presidente por el congreso al da siguiente y
elegido formalmente en 1957. El 21 de septiembre de 1956--
fecha en que es asesinado el primer Somoza--, comenz a
hacerse visible la lucha que despus llevara al Frente
Sandinista de Liberacin Nacional (FSLN) a tomarse el poder.
Al romperse el mito de la indestructibilidad del dictador,
empez a desarrollarse una mayor confianza en los sectores
populares sobre la posibilidad de luchar por sus derechos.
El compromiso revolucionario surgi entre los sectores
medios y altos--que fueron instrumentales en la gestacin y
desarrollo del sandinismo contemporneo-- durante los
difciles aos de la dictadura. A finales de la dcada del
cincuenta, algunos intelectuales viajaron a Mxico, Pars,
Mosc y la Habana donde se pusieron en contacto con otras
corrientes de pensamiento. La figura que ms se destaca en
este perodo es Carlos Fonseca, quien ha sido popularmente
llamado el "eslabn", por la conexin que estableci entre
Sandino y el movimiento contemporneo de lucha contra la
dictadura. Para 1961 ya haba recogido gran parte del
pensamiento de Sandino en una obra que se llam Ideario
poltico de Augusto Csar Sandino. cuya versin aumentada


177
anlisis sobre los errores del sandinismo como sistema de
gobierno patriarcal.1
El sandinismo ofreca el nico proyecto de cambio hacia
un sistema gubernamental ms democrtico. En l se
respetaran, en principio, los derechos humanos bsicos que
podan garantizar una vida digna y que hasta entonces haban
sido violados sistemtica y extensivamente. El discurso
fundacional sandinista haba incluido a las mujeres en su
primer manifiesto programtico de 1969 y haba mostrado
preocupacin por sus intereses y necesidades al implementar
planes y programas dirigidos, especficamente, a solucionar
sus mayores problemas.2 Sin embargo, aunque se abrieron
posibilidades para que muchas mujeres participaran dentro
1 Los llamados estudios de gnero se iniciaron apenas
en 1975 con la Dcada de la Mujer. Con ellos se impuls, por
primera vez, una crtica formal, pblica y con apoyo
institucional, de la dominacin patriarcal en el plano
mundial. En Amrica Latina, los movimientos feministas
adquirieron fuerza en la dcada de los ochenta. Como ya se
vio, en Nicaragua, la primera organizacin de mujeres,
AMPRONAC, llamada luego AMNLAE, se organiz en 1977 desde el
sandinismo. La conciencia feminista estaba en ciernes en
esos aos.
2 La situacin de las mujeres dentro de la revolucin
nicaragense, segn Norma Stoltz Chinchilla, "contrasta con
la de la mujeres que Estados Unidos movilizara para la
industria de la defensa durante la segunda guerra mundial, a
quienes se les dijo que eran patriticas pero sustitutos
temporales de los hombres en guerra, y con la de las mujeres
de Algeria, quienes violaron las definiciones tradicionales
de ser mujer al pelear por la liberacin nacional." En
Nicaragua, por el contrario, a las mujeres se les dijo "que
tenan derecho a esperar que su acceso a las esferas
productiva y poltica [fuera] permanente y que su
organizacin [era] la garanta de su lugar en la revolucin"
(387-88) .


74
El relato del libro va de 1968, cuando Omar Cabezas se
une a las filas sandinistas, hasta 1975 cuando, segn el
autor, descubre y entiende la importancia de la figura de
Sandino. Segn Eliana Rivero, la huella de la oralidad
expuesta en la obra de Cabezas se siente en la medida en que
el lector es sacado constantemente del mundo de la escritura
y se siente ms como el espectador de un acto de habla, en
el que se puede casi imaginar al orador o, por lo menos,
sentir que se lo est escuchando como parte de un dilogo en
donde el lector es el interlocutor (70-72).
La temtica del testimonio de Cabezas gira en torno a
sus experiencias personales como guerrillero, el desarrollo
de la lucha armada en Nicaragua y todos los interrogantes y
dificultades que para l y sus compaeros implicaba dirigir
una revolucin, y comenzar a delinear un programa de re
edificacin del pas que tomara en cuenta los problemas y
las necesidad de sus habitantes. Cuando escribi su libro,
la tarea apenas comenzaba.
El diario de Ignacio Bizarro Ujpn, llamado Son of
Tecn Umn fue escrito por un indgena maya tzutuhil de
Guatemala a peticin del antroplogo James Sexton. Era
parte de un trabajo de campo desarrollado a partir de 1970
sobre el impacto del desarrollo y la modernizacin en la
vida de los pueblos que circundan el lago Atitln, en el
departamento de Solol, en Guatemala. El trabajo est
compuesto de una autobiografa, escrita en 1972 y un diario


6
altamente elaborados dentro de las culturas modernas basadas
en la escritura. Constituyen, ms bien, el lenguaje de los
pueblos orales--sentipensantes--2, que evoca el ethos de la
comunidad al permitir que en el se unan el mito, la historia
y la poesa.
La Revolucin Nicaragense: Periferia y Marginalidad
Una de las primeras observaciones que se puede hacer de
un testimonio--cuando se estudia o, simplemente, cuando se
lee--es que no es un texto hecho para estimular el placer de
la fantasa; como podran serlo los trabajos literarios en
los que se usa deliberadamente la ficcin. Lo testimonial
hace referencia a una realidad concreta que no puede pasar
desapercibida por su crudeza y de la que hay que hablar por
la urgencia de la situacin. A travs de esta prctica
cultural, anota Jean Franco, se "autentica la memoria
colectiva de los desplazados, los sin-techo, y los
torturados," y con ella se "registra la emergencia de una
nueva clase de participantes en la esfera pblica." Adems,
"el testimonio tiene connotaciones religiosas y legales e
2 Eduardo Galeano habla en su Libro de los abrazos de
unos pescadores colombianos que inventaron la palabra
sentipensante para referirse a la epistemologa de las
culturas orales. En ella se integran el pensamiento y el
sentimiento, la palabra y el gesto, la razn y el corazn
(107) .


218
contaron que les daba miedo, en un principio,
porque ellas crean que como eran muchachas, les
iba a pasar algo, pero que al llegar al lugar les
quitaban la venda y que se sentan muy bien como
las trataban, como les decan y todo. Y en esa
forma ya pues muchas ya iban teniendo confianza y
ya estaban ms seguras de lo que andaban haciendo
En cuanto a su propia colaboracin comenta:
La primera parte, cuando yo empec, nos unimos con
una seora del centro, doa Marta de Monguilla, en
su casa de ella hicimos las primeras reuniones. De
ah, no tenamos fuerza, pero habamos solo
escasamente doce personas, nos unimos esas doce y
empezamos a prestar ms servicios para unirnos.
Nos unimos de dos en dos para participar en una
forma u otra. Yo particip con doa Marta de
Monguilla para ir a la esposa del doctor Meja.
Ah hicimos otra reunin cuando ya estbamos de
acuerdo hicimos una organizacin para ir a la casa
cural a hablar con el padre, a ver de qu manera
podamos organizar el sector, todo esto, el
centro, pues, veintipico de barrios, que haban
quedado sin organizarse, pero ya cuando fui a las
primeras reuniones, ya empec a orientarme.
Quedaba otra persona que levant la mano, que ella
quedaba encargada de hacer las reuniones de este
barrio, de este sector. Pero esa persona . .
nunca . pasaron ocho das, quince das, hizo
una reunin muy pequea con cuatro personas y yo
como haba escuchado la reunin, no me gust.
Habl con otra seora del barrio y le dije que si
me ayudaba, que yo iba a ser la promotora pero que
ella era la que iba a hacer el empuje
directamente. Que yo iba a prestar la casa para
todas las cosas y ella me dijo que s. Entonces yo
di mi casa para todas las reuniones polticas,
toditas las reuniones polticas, en el tiempo ms
duro, como fue antes de la guerra, de la
insurreccin de setiembre. Aqu se hicieron
reuniones de todos los aspectos, reuniones para la
cuestin de la luz, que me imagino que era una
cuestin de pretexto. Todo el mundo vino a dar la
firma aqu a mi casa. En un slo da. Despus aqu
se dieron los primeros auxilios.


56
Bakhtin llam heteroglosia, el campo (de batalla) del
discurso donde las revoluciones son forjadas no dictadas, a
travs del conflicto" (Sommer, "Sin secretos" 149). "Toda
enunciacin--dice Bakhtin--an en forma escrita y fijada, es
una respuesta a otra y se construye como tal. No es ms que
un eslabn en la cadena de actos de la palabra" (en Duchesne
159) .
Sobre los trabajos hechos por mujeres hay que mencionar
la creciente participacin de personas de otras
nacionalidades. Ellas son, usualmente, etngrafas y
periodistas que viajan a latinoamrica para realizar
trabajos de campo o reportajes y llegan a conocer personas
interesadas en revelar su versin de la situacin en sus
respectivos pases. Este hecho a ocasionado la publicacin
de un gran nmero de trabajos testimoniales, de historias de
vida y etnografas en otras lenguas, principalmente ingls.
La obras estn escritas, en primer lugar, para ser ledas
por la comunidad acadmica de los Estados Unidos y Europa.
Se han sealado los peligros de que en el primer mundo se
tenga acceso a informacin valiosa sobre el subalterno del
tercer mundo, ya que, bajo el pretexto de obtener un
conocimiento 'desinteresado' se puede "crear un clima
propicio para continuar la explotacin de los pases
marginados, contribuyendo a la salud del mercado global,
bajo la rbrica de la democracia como del capitalismo
triunfante" (Carr 74). Para Doris Sommer, leer el tercer


180
crtica al patriarcalismo. Se deben estudiar tambin--
adems de las particulares formas de opresin que sufren las
mujeres--, las maneras como stas contribuyen a reforzar los
criterios discriminadores del gnero. En otras palabras, en
qu medida las mujeres, inconscientemente y por su
condicionamiento, continan apoyando el sistema patriarcal y
machista que las domina. Por ltimo, y no por eso de menor
importancia, constituye parte esencial del estudio de la
mujer la recoleccin de referencias positivas del manejo que
ella hacen del poder. Dentro de esa misma lnea, es
necesario recoger datos sobre cmo se involucran las mujeres
de sectores populares en el cambio social, para luego
contribuir en la reconstruccin de esa historia de su
participacin. En su estudio sobre mujeres y cambio social
en Amrica Latina, Elizabeth Jelin considera
crucial construir una micro-historia basada en la
coleccin de memorias populares y de memorias de los
actores mismos y de sus movimientos, los cuales tienen
mucho que ver con el proceso de establecer identidades.
Por la ausencia de mujeres en la esfera pblica y,
adems, porque hay pocas huellas del pasado de las
mujeres de los sectores populares, la reconstruccin de
la historia a travs de testimonios personales es una
prioridad (8).
La contribucin final de este trabajo es, en la lnea
de Jelin, recoger referencias positivas de la participacin
de la mujer en el cambio social. Dejar oir, en su propia
voz, cmo establecieron afiliacin con el sandinismo, cmo
sobrevivieron a la guerra, cmo mantuvieron lazos de
solidaridad y cmo compartieron intereses y problemas.


82
proveniente de sectores fundamentalmente orales, con
capacidad de reflejar una realidad y de difcil
clasificacin como fenmeno moderno o posmoderno. El
discurso testimonial, dice Achgar, "circula en el filo de
una navaja." Lo que hace que sus receptores "experiment [e]n
una situacin intelectual y esttica incmodas pues el
discuro testimonial les ofrece seales contradictorias" (En
otras 23). 0 como lo explica Beverley: el testimonio
es y no es una forma "autntica" de cultura subalterna;
es y no es "narrativa oral"; es y no es "documental";
es y no es literatura; concuerda y no concuerda con el
humanismo tico que manejamos como nuestra ideologa
profesional; afirma y desconstruye' la categora del
"sujeto" como centro de representacin y protagonismo
social ("El testimonio" 489).
Esas tensiones--que son similares a las que enfrenta
con la historia oficial--son el corazn de lo que es el
testimonio; se resuelven slo parcial y temporalmente en la
medida que el lector y el crtico o estudioso del testimonio
mantengan un actitud diferente ante la lectura del
testimonio. La lectura de testimonio no puede ser la misma
que la de cualquier otra forma literaria. Se debe tener en
cuenta que el testimonio est usando una forma alternativa
de narrar, est proponiendo un crtica y una reescritura de
la historia y est privilegiando una voz y una problemtica.
Las tensiones van y deben mantenerse, en la medida que
entendamos que lo que se enfrenta aqu es--usando una idea
Ydice--el criterio de "objetividad" y "racionalidad" de la
episteme moderna contra "un marco epistemolgico que no


22
A partir del escndalo en la Universidad de Stanford,
Beverley considera que los testimonios que se admiten en las
universidades han sido tomados, "dentro de la operacin
autorizadora de la crtica literaria [...] como una forma de
literatura 'menor' particularmente sensible a la
representacin o expresin de la subalternidad" (90-91).
La "subalternidad" indica la existencia de otro por
debajo. En esa categora estn los sujetos que no tuvieron
cabida en la clasificacin "objetiva"--por cientfica--, y
"nica"--por su conexin con la razn--, dentro del modo de
conocimiento moderno. Son subalternos los indgenas y son
subalternas las mujeres. Los indgenas, por su modo de
produccin poltica y cultural tradicional que funciona bajo
una mentalidad mgica.21 A la mujer, dice Heckman,
la epistemologa iluminista/modernista la coloca
inevitablemente en una posicin inferior, al
ubicarla en el lado negativo de las oposiciones
binarias por las que se rige: racional/irracional,
objetividad/subjetividad, cultura/naturaleza (2).
La mujer, como subalterna, responde de diversas maneras
a su posicin de subordinada. Lucha por adquirir mayor
Occidental moderna" (Against 91-92).
21 Adolfo Colombres considera que sobre los indgenas
se piensa que "[s]us creencias son supersticiones, sus
ceremonias fetichismo, su arte artesana. Sus tradiciones
orales, aunque se escriban y se publiquen, no pueden invadir
el mbito sagrado de la literatura. Su ciencia, cuando no es
magia, es una opinin no especializada, deleznable, que vive
en los campos y las calles, pero no en los 'templos del
conocimiento'" (institutos, universidades, academias) (22).


236
en adelante era convocado a convertirse en agente activo del
cambio. A travs de la Cruzada Nacional de Alfabetizacin y
del Proyecto de Recoleccin de Historia Oral, la revolucin
abri sus puertas a la expresin popular. Todo estaba por
definirse, en trminos de como sera en la prctica un
gobierno nuevo, una nueva participacin popular, una nueva
cultura, acorde con los cambios ocurridos. El Ministerio de
Cultura estim que no poda existir un arte ni una cultura
ajenos a las nuevas realidades. Por el contrario, stos
fueron centrales en el intento de construccin de la nueva
sociedad. Tal como lo afirma Craven en 1989:
[l]ejos de asignar al arte el papel pasivo de reflejar
solamente la "lnea poltica correcta", la revolucin
nicaragense ha producido algo ms: un concepto de arte
que es a la vez materialmente ms formativo y
socialmente ms transformativo, que lo que la mecnica
del reflexionismo pudiera permitir (260).
La prctica testimonial inaugurada por el PRHO,
considerada como un movimiento de comunicacin y dilogo
entre los jvenes brigadistas de la ciudad y los
trabajadores del campo, iba dirigida a la conscientizacin
de los primeros y a la recuperacin de la fuerza y
visibilidad de los segundos. El debate que se present en
el interior del Ministerio de Cultura evidencia la
dificultad que tuvo la dirigencia sandinista para mantener
una lnea de trabajo pluralista que conjugara un arte
popular y local con un arte de carcter cosmopolita. La
falta de recursos, expresada en el cierre del ministerio en


136
Para nosotros, la cultura es la revolucin y la
revolucin es la cultura. No hay separacin entre
nuestra cultura y nuestra revolucin, ya que la
trasformacin que vive Nicaragua gracias a la
revolucin es tambin una trasformacin cultural. Desde
nuestro punto de vista, la cultura no es simplemente un
aspecto ms de la sociedad, como podran considerarse
la economa, la educacin, la salud o la defensa. La
cultura lo abarca todo: los proyectos de salud, las
campaas de educacin, los programas de defensa y las
campaas para la produccin. Todos los cambios sociales
de nuestro pas constituyen la nueva cultura de
Nicaragua (Cardenal en Craven 2 98) .12
El gobierno, a travs de su ministerio, quera dar las
bases para que se impulsara el plan de democratizacin de la
cultura. Quera que se trabajara muy de cerca a los
sectores que se encargaban de impulsar los planes de la
autodeterminacin econmica--denominado por ellos
autogestin--con el objeto de poner en prctica la
"democracia popular" o "poder popular". El socilogo
Orlando Nuez, comandante del FSLN, opina al respecto,
[l]os revolucionarios no pueden ni deben esperar que
las fuerzas de la produccin econmica avancen por s
mismas; eso sera posponer la revolucin infinitamente.
Eso no quiere decir que ignoremos las condiciones
existentes; pero el camino para el avance de la
revolucin siempre vendr de la esfera poltica, de
superar el subdesarrollo ideolgico y la alienacin
ediciones de Siglo XXI que renen los discursos y algunos de
los escritos de Ramrez producidos hasta 1981.
12 La vieja cultura, dice Cardenal, slo valoraba lo
extranjero y despreciaba lo local; la nueva, plantea un
reencuentro con los orgenes y plantea un rescate de la
identidad (La democratizacin 9-12). En opinin de Ramrez,
la tradicin de creacin cultural individual anterior al
proceso insurreccional era escasa, y "los creadores ms
importantes surgieron en contradiccin con [1]a burguesa o
en desafo al imperialismo o a la dictadura" (Ramrez, Alba
274) .


205
all le quebraron la columna, all lo masacraron.
Y as cuntas personas yo s de aquel tiempo. Yo
no recuerdo bien. Es que a m me dio una
enfermedad que se llama amnesia. Este . Rulfo
Marn poco oigo hablar del general Rulfo Marn. Y
as muchos se han olvidado de viaje. Viejos
sandinistas que pusieron su pecho al frente . .
Porque Rulfo Marn intent meterse a Ocotal. Y fue
mucha la imprudencia porque eso estaba llenito de
americanos. Acurdese que en los encuentros de
Pacho Madrigal sale Colindres;23 esos peliaron
ah. En ese combate muri Rulfo Marn.24 Yo
conozco el lugar porque mi mam era de las
Segovias. All present un gran combate Sandino,
all mat muchsimos yanques. S.
La historia de la liberacin de Nicaragua, entonces, no
es producto de las acciones de un solo_ individuo, ni de una
lucha reciente. Es el trabajo de muchos y de mucho tiempo.
Colectivizar a los actores sociales es inevitable.
Los Ricos y los Pobres: Proyeccin y Continuidad del
Somocismo y el Sandinismo
El somocismo es la corriente opuesta al sandinismo.
Conjuga las posiciones ideolgicas, polticas y culturales
de quienes estaban a favor del dictador Anastasio Somoza.
23 En la seleccin bibliogrfica del Pensamiento
poltico de Sandino se habla del general Juan Gregorio
Colindres, quien hizo parte del Ejrcito de la Soberana
Nacional de Nicaragua y "fue comandante de la columna nmero
cuatro, que oper en Somoto, Ocotal, Quilal y el Jcaro; y
luego en Chinandega, Len y Estel. Se hizo proclamar
presidente provisional de Nicaragua en noviembre de 1932 y
fue desarmado y reconcentrado por Sandino" (639).
24 En la seleccin bibliogrfica mencionada en la nota
anterior se habla de Antonio Marn en los siguientes
trminos: "Combatiente sandinista destacado desde los das
de la Guerra Constitucionalista. Comanda una columna en la
toma de Jinotega (28-3-1927) y participa con arrojo y
valenta en el ataque y toma de Ocotal (16-7-1927) en donde
cae combatiendo heroicamente." (644).


126
alcanzar esa democratizacin de la cultura seran, adems,
herramientas para la reconstruccin del pas. Segn Ernesto
Cardenal, Ministro de Cultura en 1980,2 el desarrollo de la
cultura est estrechamente relacionado con el bienestar de
la comunidad.
Los terribles problemas de la ignorancia, la
enfermedad, el hambre, la miseria slo pueden ser
resueltos si nuestros pases desarrollan sus economas
en un perodo de tiempo histricamente corto, y creando
nuevas estructuras sociales. Este es un asunto tambin
eminentemente cultural, pues nuestros pases estn
promoviendo un cambio rpido, no slo de las
estructuras sociales tradicionales, sino igualmente de
valores culturales y de necesidades culturales [. .]
La cultura de una sociedad depende de la capacidad de
sus miembros de desarrollarse. Si no tienen esa
capacidad, no puede haber democratizacin de la
cultura. Tampoco cultura, ni democracia (La
democratizacin 11-17) .
2 Ernesto Cardenal es considerado, dentro de la
Generacin del Cuarenta, como la figura ms activa en
contribuir a la transformacin de la esttica vanguardista a
una expresin cultural de tendencia sandinista. Nacido en
Granada, de familia conservadora, protegido por el
vanguardista Jos Coronel Urtecho, Cardenal recibi una
educacin internacional, ya que viaj a Estados Unidos para
estudiar en la Universidad de Columbia (N.Y.) y
posteriormente a Francia, Espaa, Italia y Suiza. Al
regresar a Managua en 1950, entr en contacto con la
oposicin anti-somocista y particip en la Conspiracin de
Abril de 1954. El intento de golpe fall, algunos de los
conspiradores murieron y Cardenal tuvo que salir exilado. En
1975 viaj a Mxico, luego estuvo en Colombia y all termin
sus estudios sacerdotales. En 1975, se hizo sacerdote y
fund en Nicaragua la comunidad cristiana de Solentiname,
que permanecera como tal hasta 1977. Durante este perodo
se involucr ms con la causa sandinista (Beverley y
Zimmerman 66-67).


159
hacer es elegir qu tipo de poltica habremos de trasmitir a
nuestro pueblo. No puede haber educacin neutra" (Rovirosa
33) .
En la exposicin hecha ante la UNESCO en Pars, en
1982, Ernesto Cardenal advierte que
[l]a herencia cultural, anti-cultural ms bien, dejada
por una dictadura de medio siglo impuesta y mantenida
por los Estados Unidos no podra ser ms catastrfica.
Cuando triunf la revolucin el 19 de julio de 1979 ms
de la mitad de los nicaragenses eran analfabetos. Y
para las clases dominantes la metrpoli cultural era
Miami (La democratizacin 12).
Aunque la CNA (1980) fue adelantada por el Ministerio
de Educacin, se puede decir que funcion como un primer
paso para hacer viable el plan de democratizacin de la
cultura (Girardi 24, Johnson 9, White 4). Por eso, Sergio
Ramrez considera que la campaa fue "otro hecho cultural
masivo" que permiti reducir el analfabetismo del 50% al
12%. De esa manera, los Consejos Populares de Cultura junto
con las Casas de Cultura y las Bibliotecas Rurales fueron un
esfuerzo paralelo al de la educacin popular iniciado con la
CNA (Alba 273).
Una de las tareas ms importantes dentro de la cruzada
fue la de recoger la voz de las mujeres y los hombres de
sectores populares, quienes participaron activamente en la
revolucin. Las brigadas para un proyecto de rescate
histrico--del que se hablar adelante--partieron a todas
las zonas del pas, junto con los brigadistas
alfabetizadores y recogieron el testimonio de miles de


191
ir!" agrega doa Dolores Zamora de Arrliga, de sesenta y un
aos, trabajadora de servicio domstico. Para doa Adela
Martnez de Ruz, maestra, de cincuenta aos, "Estel es mil
veces heroica." Doa Gloria Torres Hidalgo considera que
"Estel es la cuna del sandinismo." Y Berta Ligia Blandn
habla de la combatividad y sufrimiento del pueblo
esteliano.12 Esas son tres de las apreciaciones mticas
elaboradas en torno a ese lugar.
La liberacin de Estel y la huida de Somoza estn
relacionadas, como lo expresa doa Helena Flores de
Castillo.
Ese da nos dimos cuenta que Somoza se haba ido. ¡Nos
pareca mentira! . Ese da estbamos desayunando .
. el da de la virgen del Carmen . Nos pusimos a
pedirle que nos ayudara, para que esa situacin
terminara. Para que se fuera el hombre ese. Y ese da,
ese da yo me sent feliz, nos sentimos felices. Yo me
acuerdo de la gente que estaba refugiada en el Club
Campestre, la gente gritaba, la gente corra y todo el
mundo quera venir a ver a Estel, Pero no dejaron
entrar, porque todava haba peligro. Adems, pues, si
todava estaba tomado el comando y mandaron aviones. Si
el da anterior a que se tomaran el comando anduvieron
disparando ocho aviones en Estel y fue cuando
dispararon la bomba de 500 libras y con dos barriles
llenos de gasolina [pausa]. Para nosotros fue un da
feliz el 16 de Julio. Cuando nos dimos cuenta estbamos
completamente liberados.
Por un proceso de identificacin, como se dijo antes,
la gente de Estel se considera ms despierta y ms honesta
que la de otras regiones. Luisa Amanda Prez Gadea opina
12 Las citas que se dan de los testimonios no van a
tener paginacin por el hecho de que provienen de las cintas
magnetofnicas del Instituto de Historia de Nicaragua.


223
indignacin para el pueblo. Fjese que Juanita
Viscaya cay por all. Ella andaba en la
guerrilla, verdad? entonces cuando ellos se iban
a retirar all por Santa Adelaida cay un jefe, no
recuerdo cmo se llama [piensa]... Facundo Picado.
S. entonces ella llevaba mucho dinero, entonces
ella se regres a quitarle el dinero y en eso los
mat la guardia. Y lo peor fue que no nos dimos
cuenta el mismo da, sino que como a los tres
das, que ya se los estaban comiendo los animales.
Este pueblo de aqu de Condega estaba indignado,
porque muchos, muchos cayeron aqu en Condega.
Se puede corroborar la marcada ausencia de los hombres
en los relatos sobre su muerte, como es el caso de los
hermanos de Angelina Siles Cruz, quienes, segn ella:
trabajaban en cooperativas; y los esperaron en una
puerta. A un hermano le pusieron un cable aqu y
le destrozaron la garganta. Y al otro tambin, al
otro lo tiraron del monte. La guardia lleg y lo
denunciaron y lo encontraron. Dos hermanos muertos
tengo, matados por la guardia.
Tambin se hace presente en algunos testimonios el
conflicto de pareja, aunque de forma indirecta. La seora
Angelina Siles Cruz comenta algo sobre su esposo en uno de
sus recuentos y cuando la entrevistadora le pregunta si
Manuel Gadea era su marido, ella contesta:
i Ese! Ah est todava. Le sacaron las uas y lo
encontraron en un camino cuando Tobas ..., cuando
hicieron preso a Tobas. Manuel Gadea fue preso,
le sacaron las uas, le quebraron las costillas.
Yo sufr. Mire lo que es uno querer, porque como
nunca he querido otro hombre, yo peda a Dios y
rogaba a Dios que no fuera a morir. Aunque me
haiga dejado no me importa. Deca yo: "quiero que
mi hijo tenga un padre." Fjese, aunque nunca me
ha dado nada, ni nada, pero yo quiero que nunca
muera ese hombre. Puedo morir yo, y si quiera mi
hijo dice tengo un padre. ¡Es muy triste ser slo
en la vida!


189
Nicaragua, fueron los recogidos en el departamento de
Estel.9 Estel est localizado en la regin llamada Las
Segovias, al norte del pas. Estel, la ciudad capital del
departamento, para muchos nicaragenses, jug un papel
importante en la etapa final de la revolucin sandinista.
"Estel Heroico", como la gente la llama comnmente, tuvo
que enfrentar tres insurrecciones contra la guardia de
Somoza. Una, en septiembre de 1978 y otras dos en abril y
julio de 1979.
Una de las caractersticas de la identidad cultural es
la apropiacin psicolgica del espacio. Es un proceso vivo
de identificacin que permite entender el lugar donde se
vive, para controlarlo y trasformarlo y, posteriormente,
asumirlo en la vida cotidiana. Hay, entonces, una estrecha
relacin entre la identidad cultural y la espacial.10
9 Para este estudio se escogi el anlisis de una regin
en particular, en vez de un estudio comparativo de varias
regiones. Este criterio de unicidad geogrfica e histrica,
permite hablar de los mismos lugares, los mismos
acontecimientos y los mismos personajes. Estel fue sugerido
por la directora del Instituto de Historia de Nicaragua,
Margarita Vannini, quien considera esa zona de inters para
cualquier investigador, por la riqueza de su acontecer
histrico, dada la conexin de esta parte del pas con la
trayectoria de Augusto Sandino y por la ya legendaria
combatividad de sus habitantes. La cantidad de cintas grabadas
en el departamento de Estel, segn los datos del IHN son: en
la ciudad de Estel, 821; en el municipio de Condega, 300; en
San Juan de Limay, 96; en Pueblo Nuevo, 66; en la Trinidad, 67
(Archivos del IHN).
10 Segn el antroplogo Julin Arturo, "la formacin de
la identidad es un proceso continuo pero desigual,
individual, aunque tambin de grupo, de barrio, de regin."
Para construir esa identidad hay una bsqueda, consciente e
inconsciente de objetivos, valores y experiencias comunes


78
existentes, categoras nuevas adecuadas a las nuevas
circunstancias. Ese movimiento dialctico de accin-
reflexin-accin (o prctica-teora-prctica) debe darse en
continuo dilogo con otros miembros del grupo social, nunca
individualmente. "La sociedad en su conjunto debe
convertirse en una gigantesca escuela"18
A grandes rasgos se observa que la literatura
centroamericana de testimonio, dividida en dos grupos segn
su produccin, tiende a agruparse tambin en dos grupos
segn su temtica. Esta segunda divisin est estrechamente
relacionada con la 'problemtica y la dinmica de los
gneros. En los testimonios de mujeres, aunque tambin se
desarrollan aspectos de una vida pblica de participacin y
lucha por la sobrevivencia, una gran parte de su relato est
dedicado a las experiencias y reflexiones sobre el hogar,
los hijos, la cotidianidad. Los testimonialistas hombres
(guerrilleros en su mayora), estn ms preocupados por los
problemas de la guerra, y su campo de accin y reflexin se
relaciona ms con las acciones revolucionarias.
Existe un tercer grupo de testimonios que se distingue
de los anteriores por tener un ms alto componente de
ficcin. En muchos casos, estos son testimonios recogidos
por escritores profesionales que estn, de alguna manera,
comprometidos con los grupos marginales y creen en la
18 Vase Ernesto Guevara "El hombre y el socialismo en
Cuba" en Obra revolucionaria (Mxico: Era, 1969, 631) .


60
relacionados con la aparicin del testimonio y su dinmica
frente a la condicin de la mujer en Amrica Latina.
A partir de la conquista se ha dado, en el llamado
Nuevo Mundo, un sistemtico uso de la violencia sobre los
sectores dominados de la poblacin: indgenas, negros y los
mestizos y blancos que hoy hacen parte del sector marginal.
Esta violencia ha afectado ms profundamente a las mujeres
indias y negras. Hablando de la conquista Verena Stolcke
seala :
Los Historiadores han presentado la conquista y
colonizacin de Amrica como una asunto de hombres: una
agresin y desposeimiento por un sector de hombres (los
espaoles) sobre otro (los indios). Fallan al omitir la
agresin sostenida que se realiz sobre la integridad
personal y cultural de las mujeres (23-24) .
La autora expone los excesos sexuales--violacin y
cohabitacin forzada--a los que fueron expuestas las mujeres
indgenas hasta finales del siglo diecisiete. Hasta hoy,
explica ella, las mujeres indgenas y negras, en
Hispanoamrica, han permanecido en el escaln ms bajo de la
jerarqua social.
Las mujeres marginadas, entonces, adems de haber sido
violentadas fsica y sexualmente, han sido forzadas a
mantener silencio. Este, sin embargo, ha afectado por igual
a mujeres de otras razas y clases sociales. Las mujeres en
general, estaban, casi hasta finales de la colonia,
excluidas de la prdica, las prcticas polticas y las


127
El Proceso Insurreccional y la Cultura
Las actividades culturales y artsticas de nuevo tipo,
que trataban de incorporar un concepto alternativo del arte
y la cultura, se haban empezado a practicar desde la dcada
del sesenta, cuando el Frente Sandinista creci y se
consolid y a l adhirieron jvenes de todos los sectores.
A partir de ese momento se desarrollaron proyectos de
expresin alternativos a travs de peridicos y suplementos
literarios.3 El FSLN comenz a publicar un peridico
alternativo llamado Trinchera; se crearon tambin el Grupo
"M" de Managua, el Grupo Presencia de Diriamba y Los
Bandoleros de Granada y se fund el Frente Ventana de la
Universidad Autnoma De Nicaragua (UNAN), dirigido por
Fernando Gordillo y Sergio Ramrez. Ya funcionaban para ese
entonces las publicaciones culturales El pez y la serpiente
y La Prensa Literaria dirigidos por Pablo Antonio Cuadra y
de corte vanguardista. Estos suplementos difundieron lo
mejor de la produccin literaria nacional y la poesa de
algunas de las figuras internacionales ms ledas entre los
poetas nicaragenses: Ezra Pound, T.S. Eliot, William Carlos
Williams, E. E. Cummings, Mariane Moor, Walt Whitman entre
otros (Beverley y Zimmerman 72-3).
3 Para una informacin ms completa vanse el libro
editado por Armand Mattelart, Comunicating in Popular
Nicaragua (New York: International General, 1986) y el de
Carlos Tunnermann La contribucin del periodismo a la
liberacin nacional (Managua: Ministerio de Educacin,
1981) .


106
relaciones afectivas duraderas porque no cuentan con un
ncleo familiar fijo. Los hombres van de hacienda en
hacienda, de trabajo en trabajo, pasando un tiempo aqu y un
tiempo all y dejando, en muchas partes, mujeres
embarazadas; muchas se quedan solas o forman una nueva
pareja, pero casi siempre tienen sobre sus hombros la
formacin y el mantenimiento de sus hijos (Murguialday 19-
20) .
Como observa Helen Collison:
En Nicaragua no todas las mujeres se casan, pero muy
pocas se quedan sin hijos. Muchas, especialmente en el
campo, comienzan a criar hijos a los catorce o a los
quince, y tienen muchos, con frecuencia de hombres
diferentes. Aproximadamente, la mitad de las cabezas de
familia son mujeres que levantan a sus hijos sin un
compaero y como nicas responsables de lo econmico.
Cuando las mujeres salen a trabajar, los nios quedan
al cuidado de familiares, o se cuidan unos a otros (8).
La divisin del trabajo le ha asignado a la mujer, no
slo la responsabilidad de atender a la familia--para lo
cual tiene que cumplir muchas labores diariamente--sino que,
como jefe de hogar o auxiliar en la economa del mismo, le
corresponde realizar actividades productivas de cualquier
ndole.15
15 En cuanto a su participacin en la sociedad como fuerza
laboral, en 1977, ms de la mitad de las mujeres eran activas
en el sector terciario, 58.6%, y en el primario, slo 23%. Por
sector terciario se entiende servicios domsticos, bares,
hoteles restaurantes, ventas ambulantes, venta al detalle,
fritangas alrededor de los centro de trabajo, parques, paradas
de buses; esto es, en tareas que no requieren calificacin, de
ingreso bajo, inestable, sin seguridad social y con jornadas
de trabajo de hasta catorce horas o ms" (Prez 16-17).


172
programa Fomento del Arte para apoyar a los escritores y
artistas. Pero como observa Wellinga, las contradicciones
continuaron. El ministerio insista en que se produjeran
obras que mostraran la realidad del pueblo nicaragense y
que fueran entendidas por obreros y campesinos mientras se
proclamaba una total libertad de creacin (Nueva 84-91). De
la otra parte, los escritores y artistas, dentro de la ASTC,
criticaban al ministerio por su intento de producir pintores
y escritores en serie, a travs de los talleres de pintura y
poesa. Pero, el ambiente era de debate y de "tolerancia
total," segn Wellinga. "En otra revolucin no se
discutira tan abierta y violentamente; dichas discusiones
polticas no seran publicadas." Lo cual prueba, que haba
pluralismo, apertura y dilogo (Nueva 92).
Uno de los problemas ms graves del ministerio era la
falta de recursos, lo cual condujo a su clausura y a su
conversin en una rama del ministerio de educacin, en 1988,
denominada Consejo Nacional de Cultura. La cada del
Ministerio de Cultura, al igual que la de muchos otros
proyectos del sandinismo, se debi, en gran parte, a la
intervencin de los Estados Unidos para debilitar el
progreso de la revolucin. El embargo econmico, el
bloqueo, la guerra fueron, entre otros, los factores
externos de mayor peso. Pero, valdra la pena investigar
hasta qu punto los conflictos y las debilidades al interior


103
(1990), presenta diez aos de reflexin sobre las mujeres,
desde el punto de vista de las mujeres mismas y en contraste
al de los hombres. Se proyect, como dice la autora, con el
objeto de recoger "los logros obtenidos en este largo camino
hacia la constitucin de nosotras mismas como sujetos
histrico-sociales en si y para s (Registradas 13).
En todos estos estudios se dice que la historia de la
gran mayora de mujeres nicaragenses ha sido de "pobreza y
opresin sexual" [...] "duramente marcada por la violencia"
cotidiana que se genera por la sobreexplotacin de las
clases trabajadoras y sus condiciones miserables de
existencia. A esto hay que agregarle unas relaciones
desiguales entre los sexos que les "adjudicaban a los
hombres poder individual y colectivo" mientras a ellas las
haca "permanecer humilladas y marginadas dentro y fuera del
mbito familiar." As lo expresa Clara Murguialday en su
estudio Nicaragua, revolucin y feminismo (1977-1989) (9-
10) .
En efecto, durante el somocismo haba "un alto ndice
de desempleo y de analfabetismo y un sistema educacional
inadecuado a las necesidades del pueblo, una casi total
carencia de atencin mdica,-" no se contaba con servicios
bsicos como agua, luz, alcantarillado, servicios higinicos
y pavimentacin. El analfabetismo llegaba al 70% y en el
caso de la mujer campesina alcanzaba el 93% (Randall, Todas
27) .


150
hicieron obras que presentaban la importancia de
alfabetizar. En los ensayos y despus de las presentaciones
se realizaban reuniones con la participacin de la
comunidad; la opinin de todos era escuchada y tenida en
cuenta. Aun durante la puesta en escena de la obra, se
haca participar a la audiencia por medio de preguntas, al
estilo del teatro del brasileo Augusto Boal (Craven 58).22
La produccin cinematogrfica tambin fue impulsada por
el ministerio. Durante los ltimos meses de la insurreccin
algunas compaas internacionales realizaron documentales en
Nicaragua. Despus del triunfo, el FSLN le dio gran
atencin a los noticieros y a los documentales. El primer
documental en el que el FSLN particip, directamente, en esa
poca, fue Patria Libre o Morir (1978-1979). A partir de
abril de 1979, tres meses antes del triunfo, el FSLN se
plante la necesidad de abrir un frente que se encargara de
crear las condiciones para producir pelculas dentro del
pas. Se pusieron a funcionar dos oficinas: la Oficina de
Informacin al Exterior y el Cuerpo de Corresponsales de
Guerra. Como en Nicaragua no se contaba con gente que
tuviera experiencia en este campo, el FSLN hizo un llamado a
expertos de otros pases de Amrica Latina--como Mxico,
22 A mediados de la dcada del ochenta haba en
Nicaragua seis grupos de teatro nacionales apoyados por el
ministerio de cultura. El Sofana en Masaya, el Nixtayolero
en Matagalpa, el Teyocoyani en Len, el Justo Rufino Garay
en Managua, la Comedia Nacional y los Talleres de Tteres
"Guachipiln" (Craven 61).


185
El testimonio de estas mujeres no necesita sustentacin
ni verificacin. Ratificarlo por medio de un discurso
elaborado por un intelectual letrado, ya sea historiador o
ya antroplogo, es aceptar una especie de legitimacin del
discurso interpretativo del "centro" sobre un fenmeno
vivido en el "margen," sobre el que dicho intelectual no
siempre tiene un conocimiento directo. Adems, la idea de
que se conoce mejor un objeto de estudio si se llega a l
desde fuera, con presupuestos de neutralidad y asepsia
cientfica, slo lleva a concluir que el modo de
conocimiento del sujeto marginal no tiene validez hasta
tanto sea sancionado por el "incontestable" del centro.6
De acuerdo con Walter Ong:
El conocimiento y el discurso salen de la experiencia
humana y la forma elemental de procesar la experiencia
humana verbalmente es dar un recuento de ella de la
manera como llega a ser y existir, inmersa en el
devenir del tiempo. Desarrollar una lnea de narracin
es una forma de dar cuenta de ese devenir (140).
Los discursos y las formas de narrar estn
inevitablemente formados por el lenguaje y la ideologa y
por eso son ficcionales, si no en intencin, por lo menos en
6 La contribucin de Taussig a los estudios
etnogrficos ha permitido que se valorice la capacidad del
sujeto marginal--en su caso, los shamanes de grupos
indgenas de Colombia--de controlar el pasado y definir su
historia estableciendo claras diferencias con las versiones
oficiales. Lo novedoso del trabajo de Taussig es que
permite ver la crtica que hacen las voces nativas de pases
perifricos sobre la sociedad capitalista. Vase Michel
Taussig, The Devil and Commodity Fetichism in South America.
(Chapel Hill, N.C.: U. of North Carolina P, 1980).


63
mismas, las iletradas, en los espacios marginales de la
sociedad, adelantan una lucha concreta de sobrevivencia.
"Estn redefiniendo y transformando el trabajo domstico y
privado de la crianza, a uno de protesta colectiva y pblica
y, en esta forma, estn retando el tradicional encierro de
las mujeres en el espacio privado de la familia" (Safa 355).
El testimonio se instala en la articulacin de esa
problemtica de la mujer marginal/iletrada y la lucha por el
poder interpretativo y de representacin que enfrenta la
mujer marginal/letrada. Este gnero es el que permite
hablar a mujeres como Domitila Barrios (Bolivia), Rigoberta
Mench (Guatemala) y Elvia Alvarado (Honduras)--para
mencionar apenas las ms conocidas--; gracias al trabajo en
conjunto que realizan mujeres como Medea Benjamin (Estados
Unidos), Elizabeth Burgos-Debray (Venezuela) y Moema Viezzer
(Brasil). A estos trabajos hay que agregar los de
escritoras como Claribel Alegra, (El Salvador), Michle
Najlis (Nicaragua), Nancy Morejn (Cuba) y Elena Poniatowska
(Mxico); y la de periodista como Margaret Randall y
antroplogas co June Nash (las dos de Estados Unidos).14
14 Segn Marie France Labracque, los testimonios hechos
por mujeres documentan aspectos poco conocidos de la lucha
de clases en donde los hombres han jugado el papel
protagnico. Este "esfuerzo por reconstituir el papel de las
mujeres en las luchas sociales" sirve para "aclarar el papel
de las mujeres en el proceso del cambio poltico." Un
trabajo digno de mencionar, segn la autora es el Taller de
Historia Oral Andina dedicado a recoger la resistencia de
las mujeres indgenas durante las guerras de independencia
entre 1910 y 1950. El trabajo fue recopilado por Sivia
Rivera Cusacanqui, en la edicin de Elizabeth Jelin, Women


4
produccin testimonial en Amrica Latina haba sido
individual y personal, a pesar de la intencin explcita en
muchos testimonios de representar a una colectividad.
Despus del triunfo sandinista, el testimonio nicaragense
se hace, ciertamente, plural y colectivo. En este sentido,
esta disertacin tiene como objeto aportar en el avance del
estudio del testimonio centroamericano.
El segundo aspecto que se plantea, y que se desprende
del anterior, surge ante la necesidad de comprender las
razones por las cuales el gobierno de Nicaragua decidi
reconstruir, a partir de testimonios, una historia popular
de la insurreccin. El proyecto de alfabetizacin junto con
la campaa de salud, podran haber sido suficientes para
desempear la funcin de legitimacin y consolidacin del
gobierno revolucionario, a nivel de las bases. Una historia
marginal y/o alternativa del proceso revolucionario parece
haberse hecho necesaria, sin embargo, para contribuir al
afianzamiento y aceptacin del nuevo gobierno ante la
comunidad internacional. Iba a ser una historia desde la
marginalidad--pero no slo por provenir de los sectores
marginales de Nicaragua--, sino, por provenir de un pas
perifrico, con una presencia marginal dentro de la
comunidad internacional de las naciones. En este campo,
esta disertacin espera hacer una contribucin a los
estudios histricos y culturales de los movimientos
revolucionarios en Amrica Latina.


146
masas, partidos polticos, entidades empresariales--
participaron en la discusin.
Otra actividad cultural que el ministerio se propuso
desarrollar fue la relacionada con la produccin de libros,
de la que se encargaron la Empresa Nicaragense de Ediciones
Culturales (ENIEC)--del Ministerio de Cultura--y la
Editorial Nueva Nicaragua (ENN), dedicada a obras polticas
y literarias. A raz de las quejas de algunos escritores
por la desatencin del ministerio hacia sus obras, se cre
una conexin entre la Unin de Escritores Nicaragenses
(UEN) y la Empresa Importadora y Exportadora de Literatura
S.A. (IMELSA) con el fin de exportar los valores literarios
existentes al resto de Amrica Latina.19 IMELSA se
encargaba tambin de distribuir por todo el pas los libros
producidos, ya que antes de la revolucin, el noventa por
ciento de stos se quedaba en Managua. Organiz una red de
libreras que venda los libros a precios muy econmicos, en
todas las provincias. Realiz otras actividades que
ayudaron a la difusin de libros, como las ferias del libro,
nacionales y regionales, y la importacin de obras de
autores de otros pases, especialmente de Amrica Latina y
19 Muchos escritores ya consagrados dentro de las
letras nicaragenses "esperaban que el ministerio de cultura
les diera posibilidades de publicacin pero el ministerio
tena otras prioridades, lo que es tambin bastante lgico
visto el limitado presupuesto con que cuenta. Actualmente la
ENN les brinda posibilidades a travs de la serie Letras de
Nicaragua pero stas tampoco son suficientes para satisfacer
los deseos de los autores nicaragenses" (Wellinga, Nueva
23) .


8
Garca Canclini considera que en la conformacin de los
estados modernos existen cuatro impulsos ideolgicos bsicos
expresados en: "un proyecto emancipador, un proyecto
expansivo, un proyecto renovador y un proyecto
democratizador." El primero est marcado por la produccin
auto-expresiva pero dentro de una racionalizacin de la vida
social; el segundo se refleja en la expansin del capital y
del conocimiento, que permiten "la posesin de la naturaleza
y la produccin, la circulacin y el consumo de los bienes;"
el tercero responde a la bsqueda de un mejoramiento e
innovacin constantes dentro de una sociedad "liberada de
toda prescripcin sagrada de cmo debe ser el mundo"
(Culturas 31).
La modernidad, en lo concreto, se manifiesta en las
transformaciones que las sociedades, y los sujetos en ella,
han experimentado con el establecimiento de ideologas y
prcticas sociales no tradicionales, que se desarrollaron a
partir de la dialctica entre la modernizacin econmica y
una cultura y arte modernos.5 Como dice Berman, [s] er
moderno es encontrarse en un ambiente que promete aventura,
poder, satisfaccin, crecimiento, transformacin de nosotros
mismos y del mundo." Esto se hizo posible gracias al
5 Para Garca Canclini--a partir de sus lecturas de
Berman y Habermas--la cultura modernista, o modernismo, est
constituida por "los proyectos culturales que renuevan las
prcticas simblicas con un sentido experimental o crtico."
La modernidad, por su parte, es la etapa histrica y la
modernizacin "los procesos socioeconmicos" que construyen
la modernidad (Culturas 19).


21
"altura" de los intelectuales y su manera de discurrir. No
se puede pretender borrar las diferencias entre primer y
tercer mundo o entre mundo desarrollado y mundo atrasado
(Against 85) .19 Lo que ella hace es sealar esas
diferencias, para que la denuncia que est detrs de su
testimonio tenga la validez que ella le ha conferido con su
lucha como mujer de una minora tnica, en un pas
perifrico y como representante de un movimiento de
izquierda. Si, por el contrario, su voz se asimila a la del
investigador/escritor se podra perder en la resonancia de
las muchas otras voces interpretativas que sobre el
subalterno se han elaborado dentro y fuera de la academia.
De otra parte, si su historia se sanciona y se acepta como
una ms de las obras canonizadas, no podr interpelar con la
misma fuerza al lector/oyente que, al final del texto, se
sentira movido a cuestionar la aparente estabilidad del
modo moderno y occidental de pensar.20
19 "Testimonios como Yo Rigoberta Mench no son slo
representaciones de nuevas formas de resistencia y lucha
subalterna sino tambin modelos y aun medios para ellas. En
el contexto de la universidad, entendida a la vez como una
institucin de 'Occidente' y del poder de clase, los
testimonios son casi literalmente 'agentes forneos'--lo que
explica por qu [] la figura de Rigoberta Mench y el
escndalo de asignar su testimonio como uno de los cursos en
la educacin general de Stanford se convirti en uno de los
focos para el asalto de los neoconservadores a la educacin
multicultural y a la correccin poltica" (Against 90).
20 Segn Beverley, darle al testimonio un lugar en el
canon o "domesticarlo," para usar sus palabras, es quitarle
el valor que tiene como expresin formada al margen de "la
histricamente constituida institucin de la literatura


165
de una semana en el colegio Centroamrica. Los
entrevistadores recibieron preparacin terica, que les
explicaba la necesidad del proyecto, la importancia de
recoger, cuando estaba fresca todava en la memoria de la
gente, su participacin en la lucha contra la dictadura.
Tambin se les instruy sobre la parte tcnica: manejo del
equipo de grabacin y cuidado en la seleccin del lugar ms
apropiado para la entrevista. Haba un inters especial en
recoger informacin sobre el ltimo perodo de la lucha--que
era sobre el que se hacan ms preguntas--, o sea, de los
aos 72 al 74.31 Ah es "cuando empiezan a agudizarse las
contradicciones entre Somoza y la iniciativa privada,
despus del terremoto; la crisis econmica, la cantidad de
huelgas, la movilizacin popular que hay despus del
terremoto, todos los problemas que se generan producto del
terremoto" (Vannini n.p.).
En cuanto a la distribucin de los brigadistas en las
diferentes zonas del territorio nacional, tanto hombres como
mujeres queran hacer su trabajo en las zonas ms lejanas y
combativas del pas. Se tom la decisin de hacer una rifa
porque la gran mayora
quera irse a la zona norte, a la costa atlntica, a
Waslala, al Cu, a los lugares donde la participacin
popular haba sido enorme y donde la tradicin de lucha
del pueblo no haba sido de estos ltimos diez aos,
sino que era una tradicin mucho ms antigua y haba
que tratar de sentarse con ellos y definir los
31 En el siguiente captulo se dar una explicacin ms
detallada del cuestionario gua utilizado en el proyecto.


51
mental "cientfico". Sobre esto, la vietnamita Trinh T.
Minh-ha comenta:
Pensar la verdad significa pensar en conformidad con un
cierto discurso cientfico (lase "cientfico")
producido por instituciones. La mente "civilizada" no
solamente ha clasificado muchas de las realidades que
no entiende en las categoras de lo falso y
supersticioso, sino que ha convertido la historia--como
el evento total de una comunidad, de un pueblo--, en
lecciones del padre para nios de cierta edad" (124).
Segundo, en un intento de apertura de parte de
historiadores preocupados con la descentralizacin del
discurso hegemnico y la lucha por el poder interpretativo y
representativo de los sectores marginales, se pide observar
crticamente las diferencias reales que existen entre las
dos visiones histricas para aceptar la validez y la
importancia poltica de las tradiciones orales y sus formas
alternativas de historiar, ya que mientras tienen un gran
sentido prctico, porque derivan de actividades que
solucionan problemas concretos, tambin llegan a hacerlo por
articular poderosos smbolos que mueven a la gente a la
accin al forjar una conexin moral a un pasado distante.
Su eficacia radica en la fuerza de la unin entre mito e
historia, y no en la separacin de los dos (Rappaport
189) .13
13 Es importante aclarar aqu que Joan Rappaport es una
historiadora norteamericana que trabaj con los indios
Paeces de Colombia y gracias a un trabajo de recoleccin de
las tradiciones orales del grupo y despus de un detallado
anlisis de algunos de sus mitos, se pudo constatar que los
terrenos que los indios reclamaban al gobierno eran
efectivamente de ellos. Los medios de comunicacin no le


57
mundo desde el primero, sin un plan de accin concreto,
conlleva el peligro de una "cosificacin del sujeto
latinoamericano" creando una "distancia que parece ser ms
condescendiente que respetuosa; incita[ndo] a una
permisividad terica en lugar de incitarnos a aprender
estrategias tericas de aquellos que consideramos Otros"
("Sin secretos" 151).
El testimonio, como ya se vio, intenta delinear su
propia territorialidad, lejos de la literatura tradicional y
de la historiografa oficial, proponiendo una reevaluacin
de los modelos de narrar, de leer e interpretar, sealando
el estrecho enlace entre la praxis literaria y la praxis
poltica de este nuevo modo de narrar, y cuestionando, como
explica Sommer "nuestro hbito de identificarnos con un slo
sujeto de la narracin (sustituyndola implcitamente) [lo
que] simplemente repite una limitacin occidental,
logocntrica, un crculo vicioso en el cual slo puede
existir un centro" ("Sin secretos" 147).
Por hacer uso frecuente del 'yo' narrativo, el
testimonio se conecta fcilmente con la autobiografa. En
trminos generales, los dos presentan la historia de una
vida. Sin embargo, mientras la autobiografa es un discurso
acerca de la "vida ntima", o interior, el testimonio es un
discurso acerca de la "vida pblica" o acerca del "yo en la
vida pblica" (Achgar, "Historias" 56). Por su parte,
Sommer opina que "mientras la autobiografa se esfuerza en


CAPITULO V
LA REVOLUCION VISTA POR DENTRO:
LAS MUJERES HABLAN
La idea de testimoniar, como se vio en el segundo
captulo, es la de rendir fiel cuenta de un acontecimiento
de extraordinarias proporciones que afecta la vida de un
grupo social o de un individuo. La revolucin sandinista
origin, sin duda, un cambio fundamental en la vida de los y
las nicaragenses. En particular, la movilizacin y la
activa participacin de las mujeres en la revolucin han
sido ampliamente estudiadas, como se demostr en los
captulos cuarto y quinto. En procesos de cambio social
radical donde se va de una dictadura a un gobierno de
carcter ms democrtico a travs de una lucha
revolucionaria, se viven experiencias de doble naturaleza.
De un lado, el trabajo que implica derrocar al sistema
anterior; de otro, la reorganizacin completa de la nueva
sociedad alrededor de criterios totalmente nuevos. Ese
doble componente es el que hace diferente los testimonios de
las mujeres nicaragenses. Testimonios como el de Rigoberta
Mench o Domitila Barrios se siguen produciendo para
expresar la falta de derechos humanos como se la vive desde
una marginalidad casi completa. Producido en 1980 y gracias
a espacios de expresin que abri el nuevo gobierno, el
175


252
Ministerio de Cultura. Hacia una poltica cultural de la
Revolucin Popular Sandinista. Managua: Ministerio de
Cultura, 1982.
Murguialday, Clara. Nicaragua, revolucin v feminismo
(1977-89). Madrid: Editorial Revolucin, 1990.
Nelson, Cary, and Lawrence Grossberg, eds. Marxism and the
Interpretation of Culture. Urbana and Chicago:
University of Illinois Press, 1988.
Nez Soto, Orlando. "Ideology and Revolutionary Politics in
Transitional Societies." Fagen 231-248.
Transicin y lucha de clases en Nicaragua. 1979-1986.
Mxico: Siglo XXI, 1987.
Nuez, Carlos. "Discurso en el acto de apertura del Segundo
Congreso Nacional de Alfabetizacin." Assman 207-210.
Ong, Walter. Oralitv and Literacy. New York: Methuen,
1982 .
Palmer, Steven. "Carlos Fonseca and the Construction of
Sandinismo in Nicaragua." Latin American Research
Review 23.1 (1988): 91-109.
Parke Young, John. Central American Currency and Finance.
New Jersey: Princeton University Press, 1925.
Prez Rojas, Niurka. El hogar de Ana. Un estudio sobre la
mujer rural nicaragense. La Habana: Editorial de
Ciencias Sociales, 1986.
Petrich, Perla. "Oralidad, creacin literaria e identidad."
Yurkievich 155-161.
Ramrez, Sergio. El alba de oro. Managua: Editorial Nueva
Nicaragua, 1980.
Randall, Margaret. Somos millones: la vida de Doris Mara,
combatiente nicaragense. Mxico: Extemporneos, 1977.
Sandino's Daughters: Conversations with Nicaraguan
Women in Struggle. Vancouver: New Star Books, 1981.
Todas estamos despiertas: testimonios de la mujer
nicaragense de hoy. Mxico: Siglo XXI, 1980.
Y tambin digo mujer: testimonios de la mujer
nicaragense hoy. Santo Domingo: Ediciones Populares,
1984 .


In memory of my mother Aracelly Rojas and my grandmother
Paulina Hernndez whose vitality and endurance have
constituted the main motivations for my commitment to
intellectual and political endeavors about women.


190
Segn el antroplogo alemn Hans Haufe, "sin espacios
histricos, un pas se queda en lo abstracto, no adquiere
identidad. 1,11
Otra relacin importante a establecer, para comprender
el proceso de identidad/identificacin cultural-espacial, es
la asignacin de nombres a esos espacios que se consideran
propios o que son apropiados por un grupo, en procesos
violentos de invasin o posteriores a una guerra. En
Nicaragua, esta experiencia se ha vivido en dos ocasiones,
en menos de quince aos. Cuando los sandinistas tomaron el
poder, cambiaron el nombre de plazas, calles y escuelas.
Estos nombres fueron cambiados de nuevo por el gobierno de
Violeta Chamorro.
La identificacin de la gente con el lugar donde vive o
de donde proviene es expresada, en ocasiones, con cierta
facilidad. La gente habla de su tierra, su pueblo, su pas,
como lugares que le significan algo, con los que se
identifica. Adems, crea mitos en torno a ellos. Eso
valoriza su identidad. Si se proviene de un lugar
"agradable" y "bueno", se es bueno y agradable tambin. De
otra parte, un lugar es mejor que otro porque sus habitantes
han trabajado duro para que as sea.
La mayora de las mujeres entrevistadas cuenta que
Somoza dijo: "Si cae Estel, yo me voy." "¡Y se tuvo que
con qu identificarse (9,11).
ii
Haufe, Hans. Entrevista personal, 8 de marzo 1994.


178
del nuevo gobierno, la tendencia general fue la del
retraimiento, tanto en los planes de apoyo, como en la
actitud de las mujeres. Durante la dcada de gobierno
revolucionario se manifest una lenta pero segura
desmovilizacin poltica de un gran nmero de mujeres. El
problema era, de acuerdo con Chinchilla, que las condiciones
de vida continuaban siendo un obstculo para la
participacin poltica de las mujeres ("Revolutionary" 373).
Sin recursos para aliviar la pobreza y el trabajo
domstico y en una situacin cada vez ms agravada por la
guerra, en 1984, "las mujeres enfrentaban mayores demandas
de su tiempo y contradicciones en su vida como nunca antes"
(383). No haba inversiones materiales destinadas
nicamente a hacer ms fcil su vida. Por el contrario, "su
trabajo se hizo ms difcil por el congelamiento de
salarios, la inflacin, la especulacin del mercado negro,
la escasez, la continua falta de cuidado infantil y materno,
y la persistencia del machismo" (383).
El desarrollo del feminismo en Nicaragua, sin embargo,
opina Chinchilla, se ha forjado con los esfuerzos de
feministas revolucionarias que hicieron de ste uno popular
y revolucionario (388) Fue revolucionario en la medida que
tuvo que avanzar en el debate sobre las contradicciones
entre clase y gnero, entre la produccin y la reproduccin,
entre las condiciones materiales y las polticas. Fue
popular, ya que estimul la participacin de mujeres de


BIOGRAPHICAL SKETCH
Clara Sotelo Rojas was born on August 9, 1953 in Santaf
de Bogot, the capital of Colombia in South America. She
finished high school in 1971, and completed her "Licenciatura
en Ciencias de la Educacin" from the "Universidad Pedaggica
Nacional de Colombia" in 1977.
She came to the United States in 1986 and started working
on her Master of Arts in Latin American studies which she
completed at the University of Florida in 1988. She decided
to continue her graduate studies at the University of Florida
in the field of Romance Languages and Literatures in pursuit
of a degree of Doctor of Philosophy which she culminated in
1996 .
Ms. Sotelo is the mother of two handsome and wonderful
sons Antonio, 20 and Emilio, 16. She enjoys dancing, singing,
traveling and working to educate others about social,
economic, and political causes. She considers herself a
citizen of the planet because she sees all people as her
brethren. She is descended from the beautiful Chibcha Indians
of the Cundinamarca Plateau in the majestic land of the
Cumbia.
256


217
aconsejarlos pues de que esta lucha era en gral de
todos y que no podamos ir a huir, porque era
pecado salimos y dejar que otros sufrieran, que
tenamos que sufrir todos.
Las Mujeres: Agentes Activos de Cambio
Las mujeres eran tambin revolucionarias militantes. A
ellas se les atribuye una participacin sobresaliente en
varias tareas de ataque y defensa contra la guardia. Como
ya se anticip en algunos testimonios, y como lo confirma
Gloria Arstegui, las mujeres participaron igual que los
hombres. Adems de colaborar con las tareas consideradas
"tpicas" de su gnero: cocinar, hacer y arreglar los
uniformes para los combatientes, lavarlos, preparar y llevar
comida a los guerrilleros y curar heridos; tambin
contribuyeron haciendo barricadas, llevando correo y
mensajes y haciendo vigilancia para avisarle a "los
muchachos" que vena la guardia.27
Sobre la forma como muchas mujeres se involucraron con
el movimiento revolucionario como guerrilleras, doa Mara
Elsa Espinoza recuerda,
Bueno, yo supe que a algunas personas, llegaba
alguien y les conversaba; les iban diciendo, poco
a poco; y alguna--la que era aficionada--, le
pona atencin. Despus participaba en las
manifestaciones y a medida que se le miraba el
entusiasmo, me imagino que confiaban ms en esas
personas que participaban en esas manifestaciones.
Y as de esa manera la iban acercando, las
invitaban a un lugar, las vendaban. Muchas me
27 Las mujeres, en ocasiones, recurran a trucos como
pintarse y arreglarse bien para ir a coquetearle a la
guardia y as engaarlos y distraerlos de su trabajo.


11
La evolucin de la vida poltica y cultural de los
pases ms pobres, como los de Amrica Central, ha seguido,
como explican Beverley y Zimmerman, no solamente
un camino diferente del que normalmente se asocia con
el desarrollo europeo desde el renacimiento en adelante
(el surgimiento del humanismo secular y la
investigacin cientfica; el entrenamiento y
pensamiento profesional propio de las economas
industriales y de servicio avanzadas; la modernizacin
de la burocracia), [sino que] ha sido en muchos
sentidos opuesto a ese camino (38).9
En una situacin tal, de una parte "las lites se hacen
cargo de diferentes temporalidades histricas y tratan de
elaborar con ellas un proyecto global" (Garca Canclini,
Culturas 71). De otra, las contraculturas y los
contradiscursos elaboran expresiones de resistencia que,
alimentadas por ideologas liberadoras de nuevo tipo como el
marxismo, les permiten seguir insistiendo en una lucha por
sus derechos. En consecuencia, el tercer mundo ha estado
marcado, desde fuera, por la ineficiencia y no saber hacer
resisten formas de dominacin que existan no slo antes de
la nueva formacin hegemnica sino tambin antes del
capitalismo (91).
9 De acuerdo a Knight, por toda Amrica Latina los
criollos expulsaron a los europeos pero no desarrollaron un
sistema poltico que incluyera una representacin
significativa de las grandes mayoras como los indgenas,
los mestizos, los mulatos y varios otros grupos de poblacin
no blanca [...]. La tirana se mantuvo como una
caracterstica sobresaliente de los gobiernos de Amrica
Latina, tanto en el nivel local con los caciques, como en el
regional y nacional con los caudillos (18).


147
la antigua Unin Sovitica. A travs de la Direccin de
Bibliotecas y Archivos se comenzaron a manejar el Archivo
Nacional, la Biblioteca Nacional, la red nacional de
bibliotecas, la Biblioteca Infantil "Luis Alfonso
Velzquez"20 y el bibliobs, que pusieron libros al alcance
de mucha gente cuya capacidad para comprarlos era nula
(Wellinga, Nueva 25-28) .21
El ministerio tambin dio asesora a grupos de
aficionados a la danza y el teatro como el Movimiento
Cultural "Leonel Rugama" (MCLR) de la Juventud Sandinista 19
de Julio (JS19J) y al Movimiento de Expresin Campesina y
Teatral (MECATE). El MCLR surgi en 1980, despus de la
campaa de alfabetizacin, con el objetivo de dar a los
jvenes la oportunidad de participar activamente en
actividades culturales propias de su edad. Desde su
creacin, organiz festivales nacionales de artistas
aficionados, especialmente en el campo de la msica y se
manej a nivel regional y nacional, con centros de estudio
en escuelas y universidades y con el apoyo de la Federacin
de Talleres de Sonido Popular (FTSP). Esta ltima fue
20 Creada en mayo de 1982, con ayuda austriaca, lleg a
disponer de cinco mil libros y juegos educativos y de ella
se aprovechaban diariamente doscientos nios.
21 El bibliobs era una biblioteca mvil que recorra
los lugares de trabajo de Managua, cada quince das, a la
hora del almuerzo, facilitando a los trabajadores y a sus
familias, libros, revistas y documentos. A principios de
1982, cuando la guerra con los "contras" recrudeci, se cre
el sistema de envo de libros a las zonas de guerra para los
combatientes, llamado "cajas viajeras".


66
Comenzamos a darnos cuenta de que nuestra memoria haba
sido invadida, violada, borrada. Recrear esa memoria ha
sido una preocupacin constante, que ha tomado lugar de
muchas maneras y en un nmero de disciplinas. Escuchar
--nuestra voz y la de nuestras abuelas, madres y
hermanas; la de mujeres con diferentes historias, de
diferentes etnias, clases sociales y culturas-- ha sido
importante en el contexto de esta visin nueva"
(Randall "Reclaiming" 105).
Escuchar, para entender a la otra y a s misma,
cruzando las fronteras de nacin, etnia y clase, es un
objetivo claro para la mayora de transcriptoras de
testimonial. Sera conveniente establecer un estudio
aparte, de los prlogos de algunos testimonios para entender
esta posicin de apertura, reflexin y autocrtica que las
recopiladoras/editoras manifiestan experimentar en su tarea
de recoger/dar testimonio. Burgos-Debray, al igual que
Viezzer, Benjamin y Randall, para mencionar slo algunas,
consideran que la transcriptora debe "borrarse", tomar un
papel secundario en la tarea de recoleccin, evitar al
mximo las interferencias a la palabra del narrador/a-
informante, escucharla, respetarla. Se puede apreciar, como
seala Franco, que "esta forma de composicin supone una
distancia y un dilogo desde posiciones diferentes:
intelectual/activista, extranjera/indgena,
escritura/oralidad, clase media/clase trabajadora" ("Si me
permiten" 113).
Los testimonios por y sobre mujeres tienen gran
importancia, entonces, en el movimiento internacional de
mujeres--feministas o no--, por sus francos y complejos


72
triunfo de la Revolucin, acept ser entrevistado por Pilar
Arias, periodista mexicana que pensaba escribir un libro con
entrevistas hechas a personas importantes dentro de la
Revolucin Nicaragense y quien haba sido corresponsal de
guerra para un peridico mexicano cuyo nombre no se
menciona. De all surgi la idea de escribir. Despus de
tres entrevistas, Arias transcribi algunos apartes de sus
charlas con Cabezas, se los devolvi y, sealando la
impresin que le haba causado su lectura, le sugiri que
escribiera. Despus de mucho pensarlo, cuenta Cabezas,
Ernesto Cardenal y algunos amigos escritores leyeron la
transcripcin y, hallndola rica en lenguaje, contenido e
imgenes, le aconsejaron tambin que se dedicara a escribir.
Ornar Cabezas reflexiona sobre la importancia que tuvieron,
en su decisin de escribir, escritores como Julio Cortzar,
Eduardo Galeano y Gabriel Garca Mrquez y los nicaragenses
Sergio Ramrez y Daniel Ortega. Confiesa que nunca pudo
sentarse a escribir. Llamaba a un amigo, encenda la
grabadora y le deca a su amigo que conversara con l.
Cabezas escriba y editaba a partir de lo grabado. Dice que
con seis horas de grabacin complet su libro. Explica la
premura en la terminacin del trabajo debido al hecho de
tener que mandarlo, en corto plazo, a concursar al Premio
Casa de las Amricas de Cuba en 1980. Sobre su decisin de
grabar en vez de escribir explica,
Para m es tan loco--porque no puedo, no puedo--
sentarme a escribir yo solito, me parece un


73
individualismo horrible, como tan individualismo
horrible sera grabar frente a un objeto mecnico y
compartir con l. Yo comparto con la persona, y si la
grabadora graba, eso es problema de ella, es solamente
tcnica (entrevista con Gordils 30).
Los anlisis que contraponen la produccin testimonial
hecha por mujeres a la hecha por hombres (Marn 1991;
Sternbach 1991; Fernndez 1989) consideran que en el
testimonio masculino hay una marcada acentuacin de lo
patriarcal, menos inters por lo cotidiano y una tendencia
al uso de la primera persona del singular en el tono del
"Yo" pico, que funciona en consonancia con una ideologa
patriarcal y una autoridad de corte hegemnico, en conexin
con la ideas de los padres de la patria del siglo
diecinueve. Pero no se reconoce en esos testimonios la gran
sensibilidad que expresan. Cabezas, hablando de su trabajo,
reconoce que en algunas ocasiones, cuando recordaba todas
las dificultades del trabajo revolucionario y los momentos
difciles que se vivan, a todo nivel, se pona a llorar y
no poda continuar grabando. Reflexionando sobre la
importancia de la revolucin, el compromiso, y la necesidad
de reevaluarlo todo y comenzar de nuevo, dice:
La Revolucin es como una cosquilla, es como agua
fresca siempre sobre el cuerpo ... Uno se levanta con
cosquillas; y tens que olvidarte de las cosquillas
para dormirte. Esta Revolucin te produce en la piel y
por dentro tambin una serie de caricias en el sentido
de que es vida. Aqu todo es nuevo, todo es por primera
vez (en Gordils 33).


Ill
de trabajo, de sacrificio, compartimentacin y capacidad
fsica para soportar algunos rigores de la guerra" (Tijerino
en Rodrguez, Registradas 83) .17
Collison considera que las mujeres nicaragenses
estaban orgullosas de haber tomado parte en la lucha contra
la dictadura somocista. Al momento de la victoria,
conformaban el 30% de los combatientes. Aunque hubo alguna
resistencia en el reclutamiento de mujeres, muchas llegaron
a ocupar posiciones de liderazgo, encabezando unidades
especiales y batallones (154).
Una de las comandantes que cabe mencionar aqu, por su
destacada posicin dentro del FSLN, es Dora Mara Tellez, la
"Comandante Dos", en la toma del Palacio Nacional (1978).
Esta mujer de clase media trabaj con el movimiento
revolucionario desde que tena 16 aos, mostrndose activa
en el movimiento estudiantil y en actividades clandestinas
Hablando de la incursin de la mujer en el campo
militar--sobre la decisin del gobierno de desmovilizar a la
mujer del Servicio Militar Patritico y slo permitirle una
vinculacin de tipo voluntario--Glenda Monterrey opina que las
mujeres pudieron desempear roles distintos a los de "buena
madre, buena esposa y buena ama de casa" a costa de que "las
llamaran locas, prostitutas y marimachas por estarse metiendo
en cosas de hombres." Y contina: "La participacin de la
mujer en la Vigilancia Revolucionaria (VR), en los Batallones
de Infantera de Reserva (BIR), en las Milicias Populares
Sandinistas, en la Polica Sandinista (PS), en la direccin de
las estructuras intermedias del FSLN y en la direccin del
estado revolucionario, nos da una medida de hasta qu punto se
rompi con la imgen burguesa de la mujer... Es precisamente
por eso que no podemos aceptar sin discusin el Artculo 6 y
el Artculo 22 del Anteproyecto. . El hecho real de ser hombre
o mujer no significa que nuestra sociedad pueda dictar una ley
donde en principio se discrimina por razn de sexo" (en
Rodrguez, Registradas 40).


124
alimentaba la revolucin. Esas voces testimoniales fueron
recogidas durante la Cruzada Nacional de Alfabetizacin por
intermedio del Proyecto de Recoleccin de Historia Oral
puestos en marcha por el gobierno sandinista, inmediatamente
despus del triunfo revolucionario. Los proyectos de la
alfabetizacin y la recoleccin de una historia que tuviera
en cuenta a los sectores marginados surgieron de la idea de
intentar un cambio en el concepto de lo que es considerado
cultural. Tanto el Ministerio de Cultura como el de
Educacin--como se ver en el siguiente captulo--,
intentaran, en todos sus trabajos, promover la
democratizacin de la cultura para impulsar y mantener una
identificacin del pueblo con un estilo de vida y un arte
ms cercanos a la realidad de la gran mayora de los
nicaragenses.


110
Los obstculos de la mujer para poder comprometerse de
lleno en la lucha eran, adems del trabajo domstico y el
cuidado de los hijos, el papel preponderante que tena en la
economa del pas y en el manejo del hogar--actividades que
le quitan mucho tiempo; adems, la falta de apoyo de la
sociedad--por ciertas concepciones ideolgicas errneas
sobre la mujer y su supuesta pasividad y debilidad.16
Sobre esto Gloria Carrin afirma, "[1]as viejas formas de
pensar y actuar no se rompen de un da para otro."
Considera que el trabajo de la Asocicin (AMNLAE) era
intentar un cambio "profundo, tanto en el campo de las
relaciones hombre-mujer, como en el campo de las relaciones
sociales y econmicas en general." Para ella no era
suficiente cambiar estructuras de poder, sino que tambin
era necesario "tener un proceso de educacin, de lucha
ideolgica" (Randall, Todas 73).
La comandante Tijerino--jefe de la polica sandinista
durante los primeros cinco aos de gobierno--hablando de los
prejuicios sobre la participacin de la mujer en la
revolucin, dice que aunque al comienzo hombres y mujeres
desaprobaban la incorporacin de la mujer a lo militar, ms
tarde, "las reservas de los compaeros eran vencidas con
gran esfuerzo, con slo demostrar nuestra propia capacidad
16 Para las mujeres --tanto en el proceso como en el
gobierno revolucionario-- la triple jornada era el componente
central de su perfil laboral. Este hecho afectaba su
participacin poltica y la calidad de sus otros trabajos.


91
sustantivamente en las enormes diferencias de vida,
salud, alimentacin, vivienda, acceso a la educacin
(Wheelock 21).
Como se ha visto, la tierra era un indicador de poder
econmico, social y por ende poltico. Los campesinos--y
mucho antes, los indgenas--, haban perdido sus tierras
paulatinamente, desde la llegada de los espaoles. Para
ellos, la tierra haba sido fuente de alimentacin y de
sustento, en general; en manos de la clase terrateniente,
latifundista y agroexportadora, permita el enriquecimiento
de ese sector a la vez que creaba y desarrollaba una base
ms firme para la sobreexplotacin de los sectores
expropiados y expulsados.7
Los indgenas y los campesinos pobres, adems de ser
expulsados de sus tierras, eran sobreexplotados,
subempleados o desempleados y vivan en unas condiciones de
miseria total, en viviendas precarias, sin atencin mdica,
sin diversin, con una angustia constante frente a las
posibilidades de llevar una vida en la que se pudiera
satisfacer el mnimo de los derechos humanos. Debido a eso,
se comenzaba a crear un mercado de trabajo barato,
7 Segn Wheelock, a falta de una tradicin de ttulos de
propiedad o de prcticas de registro para los indgenas y
campesinos pobres, era relativamente fcil desalojarlos de los
predios que habitaban. Por otra parte, adems de la expansin
de la frontera agrcola hecha a travs de expropiaciones
violentas, Pedro Joaqun Chamorro haba promulgado la ley
agraria de 1877 en la que anunciaba que los ejidos comunales
y de asentamiento de los indgenas seran puestos a la venta
(77) .


REFERENCE LIST
Achgar, Hugo. "Notas sobre el discurso testimonial
latinoamericano." Chang-Rodrguez y Beer 279-294.
"Historias ejemplares/historias paralelas: La historia
y la voz del otro." RCLL 18.36 (1991): 49-71.
, comp. En otras palabras, otras historias. Montevideo:
U. de la Repblica, Facultad de Humanidades y Ciencias
de la Educacin, 1994.
Adorno, Rolena, ed. From Oral to Written Expressions:
Native Andean Chronicles of the Early Colonial Period.
New York: Syracuse University Press, 1982.
Alvarado, Elvia. Don't Be Afraid Gringo. Trad. Medea
Benjamin. San Francisco: Institute for Food Development
Policy, 1987.
Anderson, Perry. "Modernity and Revolution." Nelson and
Grossberg 317-333.
Anglesey, Zoe, ed. Ixok Amar-Go: Central American Women's
Poetry for Peace. Penobscott, Maine: Manite Press,
1987.
Amove, Robert. Education and Revolution in Nicaragua. New
York: Praeger, 1986.
Arturo, Julin, comp. Pobladores urbanos. En busca de
identidad. Bogot: Tercer Mundo/Ican-Colcultura, 1994.
Assmann, Hugo, coord. Nicaragua triunfa en la
alfabetizacin. Documentos v testimonios de la Cruzada
Nacional de Alfabetizacin. San Jos: Ministerio de
Educacin y Departamento Ecumnico de Investigaciones,
1981.
Bailey, F.G., ed. Gifts and Poison. Oxford: Blackwell,
1971.
Barnet, Miguel. "La novela-testimonio: socioliteratura."
Unin 6.4 (1969): 99-123.
245


42
colonialismo es todava parte de la realidad de la Amrica
Hispana de hoy" (Jara y Spadaccini 10).
Desde aqu se puede apreciar el papel que tiene la
lengua, tanto en su versin escrita como en la oral, en los
procesos de dominacin y control de una cultura sobre otra.
Segn Ren Jara y Nicholas Spadaccini "dentro del marco de
un estado moderno en formacin, que busca dominar nuevos
territorios, la lengua se vuelve doblemente importante, ya
que sirve dos propsitos, incluir y excluir." Segn ellos,
"un grotesco ejemplo del impacto de la lengua oficial de los
conquistadores en las vidas de la poblacin nativa es el
requerimiento." (12).10
La historia oficial presenta las luchas de sus lderes
como las correctas y sus planes polticos e ideolgicos como
los ms exactos. Hugo Achgar explica que, en los espacios
letrados donde se escribe la historia oficial, la
participacin de los
sectores excluidos o silenciados [ ] est escasamente
registrada en los archivos y bibliotecas de los
vencedores o de los gobernantes. Salvo en aquellos
casos en que constituye la propia prehistoria de
quienes antao fueran tambin excluidos. Es decir,
aquella historia previa a su llegada al poder
("Historias" 54).
10 El documento, un juramento a la sumisin, fue
originalmente trado por el jurista espaol Juan Lpez de
Palacios Rubios, con la idea de que los oficiales espaoles
lo leyeran a los indios antes de iniciar una guerra contra
ellos. Escrito en espaol, el requerimiento implicaba un
reconocimiento por parte de los indios de la autoridad de la
Iglesia, el Papa, y el Rey de Espaa sobre sus tierras"
(12) .


227
termina afectado, muy afectado, muy triste, muy
apenado, pero tambin bastante indignado. Tal vez
ese hecho sirvi para fortalecer y consolidar ms
la guerrilla. Fue uno de los primeros hechos que
permiti a la gente que no iba a tener el valor de
continuar, retirarse, huir, desertar.
Recordando la muerte de un compaero, la guerrillera
contina su relato:
...la muerte de Gaspar se produce en diciembre,
esto se produce al mes siguiente. Se produce entre
enero y febrero del 78. Sorprenden a una escuadra
nuestra que se haba quedado de retn, despus de
una accin y . este, la descuartizan. Los
matan y los descuartizan, pegando corazones con
cuchillos, dejan los restos de los compaeros
esparcidos por todo un lugar. Nosotros entendemos
claramente que la idea de esa conducta no es
gratuita, pues. Es aterrorizar. Pero, lo que
lograron en vez de aterrorizarnos fue indignarnos
ms. Y, este, se hizo una conviccin profunda de
los compaeros que ah la cosa era realmente
"Patria libre o morir".
Janette Arauz Rodrguez de Montealegre comenta sobre la
alta incidencia de muertes a que estaban abocados los
nicaragenses. En los tiempos de Somoza, por ejemplo:
todo el tiempo lo mismo, muertos y violaciones...
moramos como perros. Hasta los nios aparecan
muertos . Tenan el mismo odio que sentamos
nosotros, porque usted sabe que los nios tienen
el corazn limpio y la mente limpia pero lo que
ellos ven se les queda y ellos vean la
injusticia, vean a sus padres llorar.
Los agentes de muerte son la guerra y la guardia. La
guerra como medio y la guardia como ejecutante. En su
recuento sobre los enfrentamientos entre la guardia y el
ejercito sandinista, Mariana Jonus anota:


100
comprendido en una variedad de categoras; situada en
el espacio entre lneas de lo sobreentendido;
acurrucada en el margen de las palabras, en los
intersticios de una significacin. No slo ha tenido
que aceptar la vida evanescente y transitoria de ser un
referente indirecto, ausente, sino darse por aludida en
los opuestos (Registradas 19).
La mayora de trabajos que incluyen a la mujer estn
hechos dentro de un formato que no es muy comn dentro de la
prctica acadmica de la historia. Son investigaciones
realizadas, en su mayor parte, en base a narraciones
testimoniales, recogidas por medio de entrevistas hechas a
un gran nmero de mujeres de todos los sectores. Libros que
conjugan la voz de la entrevistadora o recopiladora con las
opiniones de las entrevistadas.
Los primeros trabajos de este tipo son los de Margaret
Randall. En 1977 apareci el primer libro sobre el tema,
Somos millones: la vida de Doris Mara, combatiente
nicaragense (1977), que recoge los detalles de la
participacin de Doris Mara Tijerino, una de las primeras
guerrilleras sandinistas. En 1980 public Todas estamos
despiertas. que despliega un impresionante conjunto de voces
de mujeres que dialogan sobre sus experiencias de vida y
sobre la revolucin. Para 1981 ya ha completado Sandino's
Daughters. similar al anterior, pero como dice la autora,
"es virtualmente el nico recuento en ingls, del tamao de
un libro, sobre la lucha nicaragense" (Sandino's i). Y
tambin digo mujer (1984) rene, una vez ms, en la voz de
las mismas mujeres, sus aportes al gobierno revolucionario.


142
Guardia Nacional. Por ltimo, la justicia social, que es
una consecuencia del segundo y que permite que se apliquen
justamente los principios democrticos. Con un buen
conocimiento de la historia y entendiendo mejor los
problemas que genera el sistema capitalista--gracias al
marxismo--D'Escoto consideraba que la tarea de la revolucin
era dejar atrs la concepcin egosta del liberalismo.
"Luchamos por crear una nueva Nicaragua. Una Nicaragua que
es de todos nosotros, no de una cierta clase. No se escoge
la cuna; se escogen las alianzas que se hacen" (440-447).
La Democratizacin de la Cultura en la Prctica
En los primeros meses del gobierno de reconstruccin,
como se denomin este perodo, el ministerio organiz las
Brigadas Culturales que fueron distribuidas por todo el pas
con el objeto de informar a la gente sobre la existencia y
las funciones del ministerio y para impulsar la creacin de
los Centros Populares de Cultura. Estos se encargaban de
dar asistencia y ayuda material, adems de orientacin y
capacitacin, a toda persona interesada en cultivar alguna
expresin artstica.17 Luego se realizaron seminarios de
educacin poltica y sesiones de orientacin en los lugares
17 Los Centros Populares de Cultura (CPC) nacieron de
una idea eminentemente popular que las Brigadas Culturales
recogieron en las provincias. En diferentes lugares del
pas, la gente haba abierto, espontneamente, Casas de la
Cultura. Los Centros, que funcionaban por regiones, se
encargaron de manejar dichas casas y de atender las
necesidades culturales de cada regin (Zamora en White 97,
Cardenal en Craven 300).


231
grueso de los recuentos se concentra en los aos previos al
triunfo sandinista. Como historia alternativa muestra la
situacin de marginalidad de un pas pobre, que tuvo sufrir
una implantacin desigual y catica del capital, lo que
afect todas las esferas del desarrollo del pas. En su
marginalidad, como pueblo sin voz y con una historia de
atropellos, Nicaragua sobrevivi por cuarenta aos bajo un
sistema de gobierno no democrtico y dictatorial. De eso
hablan con claridad los testimonios.
El testimonio de las nicaragenses es plural y
colectivo, no slo porque miles de mujeres fueron
entrevistadas, sino porque fue recogido con la participacin
de muchos jvenes brigadistas. Es a travs de los
brigadistas, como estamento letrado, que esos testimonios
hacen su entrada en el campo de la nueva cultura
nicaragense, en primera instancia; de lo que se habl en
detalle en el captulo anterior. En forma definitiva, sin
embargo, es en esta disertacin que se los ve impresos por
primera vez y que, de alguna manera, hacen su entrada en el
mundo de las letras.
En general, estos documentos aqu analizados comparten
las caractersticas ms generales que se plantearon, a
travs de muchos ejemplos en el segundo captulo, sobre el
testimonio centroamericano: son narraciones orales pero que
confluyen en la escritura, con los peligros que esto
conlleva con respecto al grado de verdad; no tienen


232
aspiraciones expresamente literarias ni acadmicas, pero s
polticas; son un trabajo de colaboracin que promueve el
dilogo en vez del monlogo. Tambin se corrobora la
naturaleza marginal del testimonio como una expresin de los
sectores sin voz y sin historia, como lo son las
entrevistadas.
Los testimonios nicaragenses mantienen las funciones
ms generales del testimonio centroamericano, con los rasgos
especficos del caso. La primera, recrear el sentido de lo
tnico o de lo diferente como marcador de la identidad, se
presenta en el caso de Nicaragua a travs del intento de
autodeterminacin por la va de construccin del socialismo.
Segunda, borrar la presencia autorial en pro de un discurso
no intelectual, no literario y con una retrica impersonal
en el que sobresale su naturaleza popular, colectiva y
contestataria. Tercera, llamar la atencin sobre la falta
de derechos humanos de grupos marginales que, como la
sociedad nicaragense en tiempos de la dictadura, continan
sufriendo ante el silencio cmplice de los grupos en el
poder. Confrontar y/o complementar la historia oficial de
manera que voces aparentemente insignificantes, sean odas
para comprender aspectos mas complejos como las
afiliaciones, las alianzas y las identificaciones. La
contribucin final y de mayor peso es al debate en torno al
problema de la identidad, tan caro a los estudios de la
mujer. Como dice Julieta Kirkwood:


153
trabajo con el Frente Sandinista comenz en 1970, fue
arrestada en 1976 y despus de un breve exilio regres para
trabajar con Radio Sandino. Segn ella, la ASTC fue creada
por el ministerio con el objeto de continuar la histrica
lucha por el desarrollo de la cultura popular nicaragense.
Los campesinos y los trabajadores estuvieron
involucrados y se movilizaron en la lucha
revolucionaria a travs del arte que haba en sus
comunidades. Estas son las races de las cuales, en el
momento del triunfo revolucionario, surgi la
Asociacin Sandinista de Trabajadores de la Cultura. La
ASTC fue creada para continuar la lucha cultural de
nuestro pueblo. Nosotros constituimos un frente
ideolgico en la lucha para crear nuevos valores y una
nueva sociedad (Zwerling and Martin 39).
Para Michele Najlis--escritora, crtica, profesora y
encargada de inmigracin dentro del Ministerio del Interior-
-, en la creacin de la Asociacin Sandinista de
Trabajadores de la Cultura (ASTC), el Ministerio de Cultura
hizo un gran esfuerzo por tomar seriamente a los artistas
profesionales. Pero, como ella misma lo dice, el problema
de los escritores es bastante especfico. "En parte es
nuestro origen de clase. La mayora de nosotros somos de la
clase media, y pienso que eso nos crea problemas, aun en
trminos de nuestra identidad como artistas." Luego se
cuestiona sobre las dificultades que se tenan para tratar
de descubrir cul era su lugar en la revolucin, y dice,
A veces, me encuentro a m misma pensando: Bueno, que
debo hacer? Sentarme y escribir una novela, o irme con
un batalln de reserva? O, sobre cosas ms mundanas:
Debo quedarme toda la noche en vela haciendo guardia o
escribiendo ese captulo de la novela que me tiene tan


200
simblicas de lo positivo' y lo negativo, respectivamente,
dentro de su sistema de valores de interpretacin y
significacin.20 Estos universos de significacin, que dan
forma narrativa a los mitos, funcionan, en muchos casos,
dentro de esa bipolaridad de lo "bueno" y lo "malo". En esa
medida, en los discursos se articulan exaltaciones y
denigraciones en torno a las figuras simblicas. Con las
primeras se concede una superioridad moral al smbolo
central--Sandino, en este caso--y todo lo que se relacione
con l; las segundas, hacen nfasis en todo lo que pueda ser
presentado como negativo.
Veamos la apreciacin de la seora Helen Henderson de
Sarmiento cuando reflexiona sobre la poca somocista:
¡Tanto como recuerdo eso! Porque en realidad creo que
siempre es bueno para las nuevas generaciones guardar
algo para que sepan hasta dnde valoraban la vida de un
ser humano en Nicaragua en tiempos del rgimen de
Somoza. Porque todo esto es til para nuestra juventud
que va para arriba, y los que vendrn, de que se den
cuenta qu consciencia poltica tena nuestro pueblo
anteriormente. Hasta dnde llegaba su aporte para con
el campesino y el obrero; en que forma lo hacan
ganarse la vida. Tal vez y debido al inters y a la
miseria eran capaces de vender hasta su propia madre.
Todo esto, pues, fueron cosas dolorosas y lamentables,
pero hay que tener la fe en Dios. Porque nuestra
base firme para entender de dnde venimos y para dnde
vamos" (16) .
20 Como dice Duby, "la articulacin de las relaciones
sociales y su transformacin se operan en el marco de un
sistema de valores. En el interior de este sistema florece o
se desmorona la conciencia que la gente toma de la
comunidad, de la capa, de la clase de la que forma parte
("Historia social e ideologas de las sociedades." en Hacer
la historia. Tomo I. Barcelona: Ed. Laia, 1980) .


169
alfabetizacin fue una actividad de enseanza-aprendizaje,
en la cual las dos partes, alfabetizandos y alfabetizadores,
aprendieron y ensearon a la vez." Fue una comunicacin
basada en la realidad del pas, como lo observa Bayardo Arce
(Assmann 26, 71, 174). Se puede agregar, que entre ellos se
entabl un dilogo mediado por la ideologa sandinista,
estructurado y dirigido por los lderes sandinista. Un
dilogo que se puede leer como un elemento ms del discurso
sandinista.
Consideraciones Finales
Se puede ver que el papel otorgado a la cultura estaba
estrechamente ligado a la formacin de un frente ideolgico
que desmitificara las creencias anteriores y construyera
nuevas. Segn Alberto Pipino, sobresale
la insistente lucha de los dirigentes sandinistas y del
mismo pueblo nicaragense contra los dogmas producidos
por la ignorancia, que, en suma, no es otra cosa que
esa slida, interesada y dirigida partera de las
"verdades reveladas". Todo proceso cultural, es un
proceso de desmitificacin que no se limita slo al
campo de la literatura, sino que alcanza al cine, la
cancin, la plstica: todo entra en ebullicin. Y este
hervor est muy vinculado a los procesos de liberacin,
a los movimientos guerrilleros (en Wellinga, Nueva 14).
En el desarrollo de las nuevas polticas culturales
hubo tres elementos fundamentales: el cristianismo, el
marxismo y la cultura popular ya existente en el pas, que
se trat de revalorar. Como ya se vio, se adopt el
concepto antropolgico de cultura que abarca aspectos de la
vida humana como las formas de vestir, comer, trabajar y que


209
el Frente Sandinista es la misma meta de Sandino:
libertar Nicaragua. No manejarlo de avisado; tener
una libertad. Entonces yo, bajo de mi ignorancia,
eso es lo que yo pienso. Estos hombres luchan, dan
la vida, duran tanto tiempo enmontaados . .
[cambia el tono de voz], porque esta lucha parece
que hace como treinta aos que la tienen estos
jvenes. Y ah fue donde yo fui sacando
conclusiones. Fue ponindome que estos hombres
aguantaban necesidades, hambre, lluvia, en esas
montaas. Que cmo estaban martirizndose por los
dems. Entonces yo fui sacando conclusiones y
pensando en la noche, deca: "pobrecitos cmo
luchan ellos por nosotros." En esta forma fue que
mi cabeza fue cogiendo amor para esa gente. Porque
al principio deca: "¡Ay Dios mo, si andan con
eso van a ver la mortandad de gente! ¡Van a matar
a mis hijos!" No pensar en los dems. En el
egosmo de uno. En uno mismo, en m misma, en mis
hijos. Una idea que ms bamos a vivir, no en el
tiempo de esclavitud, sino el tiempo de libertad y
que ellos tenan que lograrla. Bueno, dirn que
soy una vieja fantica, una vieja tonta, pero yo
todo el tiempo, desde que principi la lucha, he
rezado el rosario para que el Seor y la Virgen
los protegiera a ellos.
Las acciones concretas que realiz el sandinismo,
despus de la toma del poder, permitieron que la gente se
reafirmara en su apoyo al mismo. Esto se puede ver en las
palabras de doa Herminia Merln Olivera cuando compara la
actitud de los sistemas frente a la educacin. Durante el
gobierno de Somoza, dice:
[era normal] por ejemplo, que un padre de familia
no mandara a su hijo a la escuela, para que no
supiramos nada, que todos furamos analfabetos.
¡Encantado de la vida! Porque una persona que
sabe, se le quita aquella venda; porque ya va
comprendiendo. Por ejemplo, lo que est haciendo
el gobierno ahorita, de reconstruccin, es una de
las cosas ms grandiosas: la alfabetizacin.
Porque, por ejemplo, ya en Nicaragua no van a
haber analfabetos que es una de las cosas ms
grandes que puede haber hecho.


presencia adquiera una visibilidad concreta. En fin, dentro
de una dinmica ms democrtica, 'el otro' marginado ('el
diferente'?) pide que se le acepte y se le de el derecho de
vivir como tal.
El carcter profundamente poltico y de denuncia de la
literatura testimonial coincide, entonces, con la posicin
de lucha y resistencia que han mantenido algunos grupos
tnicos minoritarios en Amrica Latina. Pero el testimonio
no puede verse como una forma cultural proveniente de esos
sectores marginales ya que la mayora de individuos dentro
del mismo son iletrados y no pueden ni escribirlo, ni
leerlo. El testimonio se puede erigir, ms bien, en el
espacio cultural donde se interceptan y articulan la
posicin solidaria de sectores letrados y la expresin de
crtica y oposicin de los no-letrados u orales. Lo que se
debe buscar es la aceptacin y la tolerancia de 'unos' (los
sujetos centrales?) a 'otros' (los sujetos marginales?) con
el objetivo final de entre todos trabajar por la
construccin de un mundo de mayor igualdad.
La Voz del Otro: Enfrentamiento con la Historia Oficial v
Lucha por el Poder Interpretativo
El testimonio adquiere el carcter de historia
alternativa, no oficial, cuando, a travs suyo, los
silenciados o excluidos de la historia oficial intentan
acceder a la memoria y mantener una identidad. El
movimiento de grupos indgenas demuestra que ellos no estn


10
son pobres--no tienen la riqueza cientfico-tcnica ni el
capital para progresar. Y crecen caticamente, debido a esa
deficiente implantacin de la modernidad. Adems, en
respuesta a una apropiacin desigual del capital los cambios
que se realizan en los pases perifricos, tienden a
favorecer slo a los sectores en el poder. Los sectores en
el poder tienen acceso a la educacin, a la representacin y
a la ingerencia en el sistema econmico y el poder poltico.
Los sectores en el lado opuesto quedan al margen dentro del
margen.
Los grupos marginales que no se beneficiaron de los
planes de igualdad y justicia, propuestos por las
constituciones liberales de las naciones independizadas de
Espaa--regidas por "la libertad", "el orden" y "el
progreso"--, fcilmente, se unen a los movimientos de
resistencia que ya se haban establecido para rechazar la
implantacin del rgimen colonial. Aunque algunos grupos se
expresan en contra de las nuevas instancias de poder
hegemnico establecido, a veces, dichos movimientos
constituyen la continuacin de aquellos que, en pocas
anteriores, se oponan a situaciones de discriminacin ya
establecidas.8
desarrollados o desarrollndose. Su meta es desarrollarse
(217).
8 Segn Laclau y Mouffe, los antagonismos que surgieron
despus de la Segunda Guerra Mundial no han derivado de la
imposicin de formas de subordinacin que no existan antes.
Por ejemplo, las luchas contra el racismo y el sexismo


84
dilogo con esos sectores marginados que han estado, por
mucho tiempo, intentando ser escuchados.


105
nacional y constitua el mbito de reproduccin de una
fuerza de trabajo barata que era utilizada en las
cosechas para la exportacin (17).
Con el auge de la agroexportacin, se desarroll un
modelo de relacin de pareja que cambi, sustancialmente,
por el carcter estacional del tipo de trabajo dentro de
este sistema econmico. La ausencia de los hombres en el
hogar, durante los perodos estacionales, obligaba a las
mujeres con hijos pequeos a hacer un gigantesco esfuerzo
por repartir el tiempo y la energa en atenderlos a ellos,
hacer las otras labores de la casa, a la vez que cultiva
algunas cosas para comer. Otras emigran a las ciudades para
emplearse en el sector informal. Una ltima posibilidad es
iniciar una nueva relacin de pareja para que otro hombre se
haga responsable de buena parte de la economa del hogar y
as, poderse dedicar al cuidado de los hijos.
No se puede hablar de un modelo de familia mongamo y
estable, para el promedio del campesinado pobre
nicaragense. Tampoco lo es para los trabajadores de la
ciudad.14 Estos sectores no tiene una base material
segura--ni tierra, ni dinero, ni insumos--, no cuentan con
estabilidad laboral, ni social. Y no pueden crear
14 El estado civil de las mujeres nicaragenses presenta
diferencias segn se trate del campo o la ciudad. En el rea
urbana hay un 25% de mujeres solteras, mientras en el campo
ese porcentaje es del 20%, aproximadamente. La unin libre es
de un 23% en la ciudad y un 32% en el campo. Las mujeres
separadas conforman un 17% en las reas urbanas y un 14% en la
rural (Prez 20).


120
slo en mi medio sino en todos los medios (95-6).
En cuanto a la problemtica femenina, considera que "hay una
tremenda ignorancia" y que cuando se aborda, se hace "desde
una actitud paternalista, condescendiente, asistencialista"
(Brenes et al. 96).
Magaly Quintana, del colectivo de mujeres de Matagalpa,
hablando de la Proclama del FSLN sobre el tratamiento
revolucionario de la opresin de la mujer, hecha pblica el
8 de marzo de 1987, considera que fue producto del trabajo
de sectores donde la mujer era prominente: La Asociacin de
Trabajadores del Campo y la Secretara de la Mujer de
CONAPRO--Confederacin Nacional de Profesionales. La
proclama, comenta ella,
se convirti en un instrumento que nos permiti seguir
exigiendo nuestras reivindicaciones como la
legalizacin del aborto, el derecho a vivir una
sexualidad plena . Esta proclama nos confirm el
derecho de seguir exigiendo la existencia de un
movimiento de mujeres amplio, donde se asuma las
reivindicaciones nuestras, donde se respete la
diversidad de criterios de cada grupo y sector (Brenes
et al. 124).
Quintana considera que en esos diez aos de revolucin
se haba ido descubriendo que hablar del movimiento de
mujeres era "hablar de todos los sectores sociales y de
todos los grupos autnomos" que haban ido surgiendo, porque
la mujer estaba presente en todos y era como un elemento
cohesionador. En el momento de la compactacin, fueron las
mujeres quienes primero salieron, despedidas de sus


29
o tendencias del discurso testimonial y proponer distintos
corpus."2 En general, para l, lo testimonial en el
espacio cultural latinoamericano,
como una prctica discursiva no institucionalizada,
podra reivindicar antecedentes tan lejanos en el
tiempo como las crnicas del siglo XVI. El testimonio
se constituye como una forma de narrar la historia de
un modo alternativo al monolgico discurso
historiogrfico en el poder (53).
Y agrega, "el carcter de 'historia otra' o de 'historia
alternativa' que tiene el testimonio slo parece ser posible
cuando los 'silenciados' o 'excluidos' de la historia
oficial intentan acceder a la memoria o al espacio letrado"
(53) .
i
Ese intento consciente de "acceder" es el que hace del
testimonio un fenmeno radicalmente diferente en el siglo
XX. Al respecto Achgar observa que, aunque hay textos y
documentos que en el pasado cumplieron una funcin similar,
los de Felipe Guamn Poma de Ayala, para nombrar slo uno,
el testimonio de hoy se produce como un movimiento
generalizado de expresin, en el que, adems, se cuenta con
la funcin solidaria de un estamento letrado, con aparatos e
2 La necesidad de crear diversos corpus para el estudio
del testimonio se debe hacer, no slo en razn de la gran
diversidad en que se manifiesta, sino porque su modo de
produccin da, de antemano, una idea del tipo de testimonio
que se est estudiando. Hay testimonios que se leen como
autobiografas, otros aparecen en el formato de la
entrevista antropolgica o de la periodstica. Muchos se
escriben en forma novelada (como la novela-testimonio),
algunos como obras de teatro, otros en forma de poesa; y no
se pueden dejar de incluir los documentales cinematogrficos
y hasta cierto tipo de graffiti.


109
Junto a Gladys trabajaron Lea Guido y Gloria Carrin en
la fundacin de la Asociacin de Mujeres ante la
Problemtica Nacional (AMPRONAC) en 1977. Despus de
conformar un comit organizativo, se hizo la primera
asamblea pblica. La asistencia fue, en una alta
proporcin, de mujeres de extraccin burguesa; pero, como
dice Lea Guido,
impact porque fue testimonial: sobre la represin de
los campesinos, los asesinatos de la dictadura.
Preparamos una literatura de denuncia. La nuestra no
era simplemente una comisin de derechos humanos, sin
embargo. Siempre buscbamos la forma de que la mujer
participara activamente en los problemas sociales y
econmicos del pas (Randall, Todas 41).
Lea lleg a ser ministra de Bienestar Social durante el
gobierno de Reconstruccin Nacional y Gloria Carrin se
desempe como coordinadora general de la Asociacin de
Mujeres Nicaragenses Luisa Amanda Espinosa (AMNLAE), nombre
que tom AMPRONAC despus del triunfo revolucionario, en
agosto de 1979. El nombre surgi como homenaje a Luisa
Amanda Espinosa, por ser la primera mujer muerta en combate,
en abril de 1970.
Segn Tita Valle, compaera militante de Luisa Amanda,
cuando ellas trabajaron con el FSLN haba relativamente
pocas mujeres en la organizacin. Como ste era un perodo
todava organizativo muy clandestino, "la mujer en esta
etapa tuvo que enfrentar problemas agudos, problemas serios
que quizs conformaban una militancia ms difcil incluso
que la de los hombres" (Randall, Todas 62).


222
batalla, a cargo de los radios, estaban en
seguridad militar o sea, la incorporacin es
integral, pues: En todos los campos de batalla
estaban las mujeres. Haban mdicos mujeres, etc.
Haba una compaera, Susana--su nombre real es
Marta Corrado. Ella es una chica de Carazo, o era
de Carazo. Era una destacada combatiente de la
columna guerrillera, con una capacidad poltica,
con una moral muy elevada. Adems, una resistencia
fsica envidiable, poco vista en una mujer. Y .
. este . ametralladorista. Ella cay ah en
combate. Cay con una posicin muy valiente, no?
Ella qued herida y poco despus la asesina la
guardia. Y sin embargo as herida sigui buscando
la ametralladora. Y fue una fuente de estmulo
para sus compaeros porque era bastante decidida
en la lucha, no?
Mujer y Familia
La familia est presente en los testimonios, cuando las
mujeres hablan de sus padres, sus hijos, sus hermanos o sus
sobrinos. Pero no se oyen muchas referencias de una vida en
familia. Hay una marcada ausencia de los esposos. Esa
ausencia de los hombres en los relatos se puede deber a que
muchos estaban en la montaa, otros haban muerto y, en
muchos casos, las mujeres eran madres solteras. Reyna
Rivera de Reyes, es una de las pocas que en sus relato
muestra una imagen de familia, en el sentido nuclear
tradicional:
Aqu en mi casa todos trabajbamos: mi marido, mis
hijos y yo. Porque l (marido) pues se senta
indignado con la muerte de un sobrino de l que
haba cado en el frente. Entonces el buscaba la
forma cmo ayudar, cmo tener contacto con los
muchachos. Yo lo mismo, busqu la forma cmo.
[pausa larga, rememora] Mi pap tena un rifle y
entonces nos reunimos todos y le hicimos dar ese
rifle 30/30 que poda bajarse un avin. Porque
cuando muri Juanita Viscaya que fue la misma
fecha que muri mi sobrino, entonces fue una


248
Duchesne, Juan Ramn. "Miguel Barnet y el testimonio como
humanismo." RCLL 13.26 (1987): 155-160.
"Las narraciones guerrilleras: Conformacin de un
sujeto pico de nuevo tipo." Jara y Vidal, Testimonio
85-137.
Fagen, Richard, Carmen D. Deere y Jos L. Coraggio, eds.
Transition and Development. Problems of Third World
Capitalism. New York: Monthly Review Press, 1986.
Fairclough, Norman. Language and Power. New York: Longman,
1989 .
Fernndez, Ana Maria, comp. Las mujeres en la imaginacin
colectiva. Una historia de discriminacin v
resistencias. Mxico: Paidos, 1992.
Fernndez Olmos, Margarita. "Latin American Testimonial
Narrative, or Women and the Art of Listening." Revista
Canadiense de Estudios Hispnicos -13.2 (1989): 183-96.
Fernndez Retamar, Roberto. "Naturalidad y novedad en
la literatura martiana". Historia de la literatura
hispanoamericana. Coord. Luis Iigo Madrigal. Madrid:
Ctedra, 1987: 563-576.
Fonseca, Carlos. Ideario poltico de Augusto Cesar Sandino.
Managua: Departamento de Propaganda y Educacin Pblica
del FSLN, 1980.
Franco, Jean. "Criticism and Literature Within the Context
of a Dependent Culture." New York: New York
University, Occasional Paper 16, 1975.
"Self-Destructing Heroines." The Minnnesota Review
6.22 (1984): 105-115.
"Beyond Ethnocentrism: Gender, Power, and Third-World
Intelligentsia." Nelson y Grossberg 503-515.
"La historia de quin? La piratera posmoderna."
RCLL 17.33 (1991): 11-20.
"Si me permiten hablar: La lucha por el poder
interpretativo." RCLL 18.36 (1992): 109-116.
"Going Public: Reinhabiting the Private." Ydice
On Edge 65-83.
Freire, Paulo. La pedagoga del oprimido. Bogot:
Editorial Amrica Latina, 1970.
A


194
posicin y la de su entorno.13 Pero el modo de produccin
discursivo est marcado por las relaciones sociales y las
posiciones de clase y la memoria est delimitada por las
experiencias y las acciones de la gente. Entonces, si lo
que interesa es saber cmo vivi y particip en un hecho
histrico un sector particular, es necesario recuperar las
ideas que de ste tiene, por simples que parezcan. Por eso,
or a la seora Angelina Siles Cruz hablar de cmo haba
sido la situacin para los nicaragenses, antes del
sandinismo, es tan importante como la elaboracin terica
ms sofisticada sobre el mismo problema. Las dificultades,
dice, existieron:
para m, toda la vida. No es que fue de pronto que
se pusieron as. Todo el tiempo desde los yanques,
fue aquella gran opresin. Desde que yo ... la
opresin ha dilatado desde cuando yo tena catorce
aos. Hasta esta poca que tengo sesenta y un
aos; entonces, cunto dilat esta opresin?
Cincuenta y pico, cuarenta y pico. Cuando esa vez
se hizo el arreglo. Sandino hizo el arreglo . .
Moneada con los yanques; que vino la armada
americana; que Sandino dio la vuelta y pas por mi
casa con los veinticinco hombres para las montaas
y el ro Coco, para el Chipote. Yo tena catorce
aos. Despus la gran opresin que hubo con los
yanques que mataban la gente y ya hubo la
constabularia; y eso nunca se termin porque
13 El mito, segn Castoriadis, "es un modo por el que
la sociedad caracteriza como significacin el mundo y su
vida en ese mundo; de otra manera sus 'individuos' estaran
privados de sentido. Los mitos que una sociedad instituye
son cristalizaciones de significacin que operan como
organizadores de sentido en el accionar, el pensar y el
sentir de los hombres y las mujeres que conforman esa
sociedad, sustentando a su vez la orientacin y la
legitimidad de sus instituciones (en Fernndez, Las mujeres
18) .


196
testimonios. Trabajar por la causa sandinista, no haba
sido, para muchas mujeres, una decisin individual. Fue
algo sancionado desde el mbito familiar. La seora Siles
Cruz contina:
Te quisiera contar que desde que yo era chavala,
mis padres me metieron en esa doctrina. Desde que
mi padre fue amigo del general Sandino. Ellos
anduvieron todos con l. ¡Nunca fui partidaria de
los Somoza, jams en mi vida! Ni yo, ni mi
familia. Todo el tiempo nos creimos unos prfugos
que nos perseguan la ley de esa gente, ms,
cuando yo estuve presa tres meses en Quilal, en
ese combate donde particip mi sobrino, que yo lo
cri. [En voz baja]: Mat cinco guardias. Me
llevaron presa, me montaron en un caballo, aqu
tengo un hoyito. Y heridas mis piernas, me iba a
chiringuiar el comandante Salinas y el guardia que
me cuidaba iba abusar de mi pobre cacaste.17 Y
tres meses andaba con muletas. [Voz entrecortada]:
¡Y mi pobre hijito de cinco aos fue prisionero!
¡Despus de eso jams me he sentido bien!
Poder hablar de una experiencia personal con Sandino
es, de alguna manera, dar una gran validez a lo que se hizo,
por esa conexin con los orgenes, con la gnesis de ese
movimiento liberador. A la vez, se resalta la importancia
del hecho histrico, por la experiencia directa con el
mismo, ya que se quiere hacer nfasis en la funcin que se
desempea como testigo. Por eso, muchas de las mujeres ms
viejas afirman haber tenido conocimiento directo con
Sandino, lo que se podr apreciar en posteriores
testimonios.
17
Quiere decir que la iban a violar.


39
de autor. Ya no hay una figura central que crea. Lo que se
escribe, dependiendo de como se lea, podr significar miles
de cosas. Por eso se habla del fin de la historia; de la
superacin de las metanarrativas; de la imposibilidad de que
se den movimientos teleolgicos. No hay centralidad, slo
se percibe la heterogeneidad.8 Tampoco puede haber
otredad, porque, como anota Ydice, en una de sus
observaciones sobre el deconstruccionismo, el suyo es un
discurso que slo recupera al otro como lo ausente.9
Hay otro punto de conflicto entre la prctica de la
escritura testimonial y el postulado terico
deconstruccionista. Doris Sommer recuerda la importancia de
distinguir entre la metfora, que admite una identidad por
sustitucin (yo por nosotros, el lder por los seguidores,
el explotador por los explotados), y la metonimia, que lo
hace por asociacin ("Rigoberta's" 39). Con el
deconstruccionismo, la metfora es lo que cuenta en la
8 La heterogeneidad puede verse como producto de una
pluralidad discursiva y cultural, como ya se dijo. Pero, de
acuerdo con Ydice, el pluralismo se camufla detrs de una
mscara igualitaria, mientras que neutraliza los conflictos
de clase y las demandas de los nuevos movimientos sociales
[...] El varniz ideolgico del pluralismo admite diferencia
sin que esa diferencia constituya una amenaza para el
estado y los sistemas de mercado. De hecho, el pluralismo ha
movilizado la diferencia al servicio de estos sistemas (On
Edge ix-x).
9 En su artculo Ydice cita lo que dijo Foucault en su
"Language to Infinity", que apareci en Language, Counter-
Memory and Practice, publicado por la Universidad de Cornell
en Itaca, en 1977. "El 'otro' es aquella ausencia desde cuyo
interior, paradjicamente, se erigen los discursos
deconstruccionistas" (en Ydice 22-23).


CAPITULO VI
CONCLUSIONES
El espacio cultural que abri el sandinismo, por medio
de la Campaa Nacional de Alfabetizacin y del Proyecto de
Recoleccin de Historia Oral en 1980, permiti reunir el
discurso testimonial ms amplio de que se tenga conocimiento
sobre el acontecimiento revolucionario nicaragense. Dicho
cuerpo testimonial conforma el nico discurso pblico y
plural de la experiencia personal, poltica y social de una
comunidad marginal, que previamente al perodo sandinista no
tuvo acceso al trabajo, a la educacin, a la salud, al
entretenimiento y a la paz. La comunidad que se manifiesta
en ese cuerpo testimonial, particip en las luchas de
liberacin y autodeterminacin de un pueblo pobre como el
nicaragense que, an hoy, est reducido a la marginalidad.
El proceso revolucionario no haba terminado el 19 de
julio de 1979 con la victoria del FSLN. Por el contrario,
su definicin como proceso de cambio comenzaba en ese
momento a ser un reto de verdadero trabajo para alcanzar lo
que se haba pensado, propuesto y planeado en los primeros
manifiestos del movimiento sandinista. El trabajo de
reconstruccin del pas se daba a la par de una redefinicin
de la identidad del pueblo nicaragense, que de ese momento
235


88
La cada de la dictadura Somocista fue el fruto de una
larga campaa del FSLN, la organizacin de liberacin
nacional fundada en 1961 con el propsito de revivir la
lucha de Sandino por la soberana, libre de la
dominacin norteamericana. Los esfuerzos del FSLN
culminaron en una masiva insurreccin popular, con
mujeres y hombres de todas las clases tomando armas
contra Somoza y los odiados hombres de la Guardia
Nacional, lo que cost miles de vidas (4).
Nicaragua Antes de la Revolucin
En la poca de la independencia, en 1821, la economa
nicaragense era fundamentalmente latifundista. Las
principales actividades productivas eran la ganadera, la
explotacin de minas y el comercio de materias primas,
especialmente ail y algodn. Las pocas haciendas
azucareras aprovecharon la estructura econmica dejada por
el sistema colonial que les permita conseguir mano de obra
barata. Se mantuvieron sistemas econmicos y prcticas
sociales similares a la encomienda, el repartimiento y hasta
la esclavitud.
En cuanto a la tenencia de la tierra--an un siglo ms
tarde cuando se instala el somocismo--, el noventa y cinco
por ciento de los propietarios, entre medianos y pequeos,
controlaban el cuarenta y dos porciento (42%) del rea
agrcola del pas; sin embargo, menos del cinco porciento de
los terratenientes posean y manejaban el cincuenta y ocho
porciento (58%) de la zonas agrcolas.
La concentracin de la tierra se llev a cabo,
fundamentalmente, expulsando al campesino de sus
1979.


117
produccin, con jornadas de trabajo de hasta doce horas; su
acceso a puestos de direccin era todava muy bajo y, para
capacitarse, no contaba con tiempo ni espacio para
mejorarse; an existan la segregacin ocupacional, que no
aceptaba a las mujeres en ciertos trabajos, y la
diferenciacin salarial, que les asignaba un pago inferior
al de los hombres, por el mismo trabajo. En el campo, a
pesar del ausentismo de los hombres y an en casos de
viudez, el gran problema de las mujeres era la propiedad de
la tierra, pues para obtenerla tenan que ser reconocidas
como jefas de familia, lo que no era posible en muchos de
los casos (Murguialday 160-172).
El final de los diez aos de gobierno revolucionario
sorprendi a Nicaragua con un movimiento de mujeres que
haba enfrentado miles de problemas, que haba movilizado
gente de todos los sectores tanto en la produccin como en
la defensa, y que se haba enriquecido con los debates sobre
la problemtica femenina, pero que en concreto, no haba
dejado casi nada en manos de las mujeres. AMNLAE, en una
conferencia en septiembre de 1988, propuso un giro hacia la
democratizacin de sus actividades. Planeaba llevar a cabo
reuniones en las diferentes regiones, convocar a elecciones
de representantes para una asamblea nacional que estara a
cargo de las decisiones ms importantes y que deba reunirse
una vez al ao. Por falta de recursos y de tiempo, la
organizacin tuvo que posponer sus planes hasta noviembre de


183
Somoza, la veinticinco sobre la participacin de mujeres y
nios y la treinta y dos, que investiga sobre cmo vivieron
ellas el da del triunfo, el 19 de julio de 1979.
Las entrevistadas aparecen como figuras centrales
cuando se les pregunta sobre sus acciones individuales o
experiencias personales o de grupo. Los testimonios se
parecen, no slo por el formato a que fueron sometidos, sino
tambin porque como grupo, las mujeres vivieron situaciones
muy similares: la tortura y muerte de familiares, los
ataques de la guardia, los contactos con los guerrilleros,
los gestos de solidaridad y el trabajo de grupo.4 Por la
dependencia ideolgica con el sandinismo, por la carencia de
una conciencia feminista en las testimoniantes, por el
momento en que se recogen y su funcin legitimadora, en los
testimonios el concepto de nacin o comunidad no es otro que
el del sandinismo.5 El concepto de mujer coincide con el
tradicional de mujer al cuidado de los hijos y del hogar,
4 En una investigacin posterior, que se ample y
complete con nuevos datos, se podra responder a preguntas
tan interesantes como cul es la visin de la mujer sobre
la nacin? Hay una imagen clara de lo que es ser mujer?
Cul es el concepto de comunidad o de nacin? Cul es la
posicin de la mujer en la comunidad? Pero no hay espacio
dentro de esos testimonios para la realizacin de ese tipo
de anlisis. Es la tarea que se emprender en un futuro
prximo.
5 En el Programa histrico del Frente Sandinista de
Liberacin Nacional se habla del tipo de nacin que se
quera formar despus del triunfo revolucionario, en los
siguientes trminos: "el poder popular forjar una Nicaragua
sin explotacin, sin opresin, sin atraso, una patria libre,
progresista e independiente" (FSLN n.p.).


13
que son victimas dentro de sus fronteras, por tiranas
locales.13
Este es el caso de la revolucin popular nicaragense a
travs de la cual se intent continuar una lucha contra la
hegemona del sector oligrquico que desde la independencia
de Espaa mantena un sistema no democrtico de gobierno
que, hasta 1979, no haba acabado con las discriminaciones
del sistema colonial.14 Esto haba permitido que siguiera
existiendo un alto porcentaje de la poblacin en niveles de
privacin, frustracin y desigualdad socioeconmica
alarmante, como se ver luego. La presencia de los
dictadores Somoza en el poder, por ms de cuarenta aos, y
las arbitrariedades de sus gobiernos, demostraban la
ausencia de instituciones que abogaran por el respeto de los
derechos humanos de la gran mayora de nicaragenses. De
otra parte, la presencia de los Estados Unidos en un pas
del mundo "subdesarrollado", con unos intereses geopolticos
13 Segn Beverly y Zimmerman, la estructura de
dependencia en las sociedades de economa agroexportadora,
como las centroamericanas, crea, no slo una relacin
proletaria de produccin, sino tambin, todo un mecanismo
social que domina a casi todo el que no est en los crculos
inmediatos de la burguesa compradora. Por eso es que en el
contexto de los movimientos revolucionarios de estos pases
se dan luchas de liberacin y no tareas polticas para
establecer el socialismo (Literature and Politics 12).
14 En el tercer captulo se dar informacin sobre el
impacto de la revolucin en la vida de la mujer
nicaragense, con datos sobre la situacin econmica y sobre
nutricin y educacin, particularmente antes de la
revolucin.


188
cronolgico, visto en forma independiente, permite incluir
informacin de otro tipo como el momento en que se da inicio
a una situacin particular o la cantidad de tiempo que una
situacin o accin tomo lugar.
La categora "personaje" permite observar a los actores
sociales: a los individuales como Augusto Sandino, Anastasio
Somoza y Pedro Joaqun Chamorro entre otros; a los
colectivos como la guardia y sus aliados los somocistas, los
sandinistas y al pueblo, los nios, los sacerdotes;
finalmente, ellas mismas y sus familias. No menos
importantes son los temas que se derivan de estas tres
grandes categoras en razn de las conexiones que se
establecen entre ellos. Por ejemplo, cul es la relacin
que se establece con el lugar segn la actitud hacia el
mismo; qu tipo de reaccin tiene la gente hacia los otros
individuos del grupo; que reaccin se tom ante un hecho.
Hay, por ltimo, un grupo particular de temas, que aunque
relacionados con los anteriores, merecen ser tenidos en
cuenta separadamente. Son aspectos concernientes a una
situacin de crisis y son ms fcilmente relacionados con el
campo de las interpretaciones. Dichos temas son: la
represin, la lucha, la libertad y, en consecuencia, la vida
y la muerte.
El Lugar: Identificacin con el Entorno
Los testimonios que se escogieron para este estudio, de
entre los siete mil que posee el Instituto de Historia de


18
ms fuerte, ms profundo, pues van a vivir en la casa
del campesino 5 meses, van a comer lo que el campesino
come y dejar de comer lo que el campesino deja de comer
[...] Por esta experiencia los jvenes se van a
comprometer con la verdadera revolucin. Y ser el
momento ms importante de sus vidas desde el punto de
vista formativo ("Objetivos" 34).
El lenguaje usado para hacer referencia a la CNA--al
comienzo de la misma, durante su realizacin y al finalizar-
-, se puede ver como una continuidad de ese discurso sobre
el sandinismo manejado por los dirigentes durante la guerra,
que intentaba crear una hegemona discursiva que reforzaba y
apoyaba el intento de construccin de una hegemona
poltica.18
En los peridicos, en los discursos de los dirigentes,
en los informes de radio y televisin se hablaba del gran
movimiento nacional que haba implicado organizar y llevar a
cabo tamaa empresa: los trabajos de preparacin y apoyo de
las diferentes organizaciones de masas, la solidaridad
internacional, el entusiasmo de los campesinos que iban a
ser alfabetizados y el gran sacrificio de los brigadistas.
18 Segn Gramsci, "la realizacin de un aparato
hegemnico, en la medida que crea un nuevo terreno
ideolgico, determina una reforma de la conciencia y de los
mtodos de conocimiento: es un hecho del conocimiento, un
hecho filosfico" (192). Es un proceso, dicen Beverley y
Zimmerman, "de innovacin intelectual y reforma, nuevas
formas de liderazgo moral-cultural en todos los niveles de
la sociedad" (Literature 12). La formacin hegemnica, es
una totalidad articuladora de diferencias en la que tanto
las fuerzas hegemnicas como el conjunto de elementos
hegemonizados se constituyen en el mismo plano--el campo
general de la discursividad (Laclau y Mouffe 135-143).


168
heridos. Haba una pregunta destinada, exclusivamente, a
conocer las formas de participacin de las mujeres y los
nios. En la tercera seccin, dirigida concretamente a los
combatientes, se preguntaba sobre el momento de integracin
al Frente, las experiencias dentro de l, cmo era la vida
en un campamento, qu preparacin reciban, si se haba
participado o no en algunos combates y de qu forma y cul
era el impacto sufrido ante la muerte de un compaero.32
Un aspecto interesante de observar en este ejercicio de
democratizacin, que constituy la CNA y todos sus
subproductos es ese intento de comunicacin e intercambio
entre dos sectores tan diferentes. De una parte, los
alfabetizadores--jvenes estudiantes de clase media, de
secundaria o universidad, de las ciudades ms grandes; de
otra, los alfabetizados: trabajadores, campesinos jornaleros
y aparceros, mujeres--tambin trabajadoras pero adems
madres--, gente sin ningn conocimiento sobre cmo leer o
escribir. Fue una comunicacin que permiti un intercambio
de conocimiento. En los informes sobre el regreso de los
brigadistas y el xito de la CNA se deca que los jvenes
alfabetizadores se haban ido a ensear y haban regresado
con la sabidura del campesino. "El proceso de
32 Los brigadistas podan cambiar el orden de las
preguntas, ampliarlas, meterse en temas nuevos que podan
ser sugeridos por los entrevistados mismos. En algunos casos
los brigadistas se apegaban al cuestionario y aunque la
persona entrevistada se fuera por las ramas, contando
ancdotas, el brigadista lo volva a encauzar, impidindole,
en ocasiones, enriquecer su narracin.


198
dije yo. Cmo no. Con tal de que conozca al que me
hable. Y as vinieron varias personas a media
noche a tocarme la puerta. Yo me levant les abr
el portn. Me decan que queran comida para tres
cuatro personas, que queran un par de zapatos,
que no podan caminar porque los andaban rotos;
que les diera algo porque andaban algunas heridas.
Entonces yo los curaba, los limpiaba y despus ah
mismo les daba los zapatos, les aliaba la comida
en unos platos de cartn y los sacaba por el
patio, no los sacaba por la calle. Haba hecho dos
puertas al lado del patio, con unas bisagras y los
sacaba por el lado del patio, los iba a sacar con
un foco hasta el fondo del patio para que
salieran.
En abril de 1979 tuvo lugar la segunda insurreccin en
la zona norte de Nicaragua. Para muchas, fue tan importante
como la de septiembre, como lo explica la seora Reina
Rivera de Reyes.
En abril fue que entraron los muchachos y hicieron
un cerco en Estel. Que en Estel los tena
cercados la guardia. Entonces el Danto, Germn
Pomares, ¡cmo se le escap a semejante cerco de
la guardia!? ¡Y se salieron! Eso fue lo ms
exitoso verdad, que daba alientos de ver qu
decisin la de ellos.
Pero el da ms importante es el "glorioso da del
triunfo revolucionario." Corina Benitez lo recuerda no slo
como un da de gran felicidad, sino tambin como un da de
trabajo comunitario.
Haba poca poblacin porque todo el mundo se haba
ido para San Marcos, para la zona rural. Pero aqu
se celebr, se sali con una bandera--los pocos
que habamos--y tiramos consignas por toda la
ciudad; nios y todo. Nos tiramos a la calle, a
gritar, pues. Lo mismo se hizo el 16 de julio.
Porque nosotros estbamos pendientes de la Radio
Sandino, de toda la situacin como se iba
desarrollando. Y mirbamos que ya haba una gran
debilidad al haber el triunfo de Estel, que fue


230
Por ltimo, la vida comienza de nuevo cuando termina el
rgimen somocista, que se marca con la salida del dictador,
el 16 de julio de 1979:
Yo estaba en Tegucigalpa, pero imagnese que yo
estaba acostada cuando me llegaron con la noticia,
mi yerno, desesperado abri una ventana y me dijo:
"Levntese, levntese porque vamos a celebrar." Y
entonces le digo: "Qu cosa?" "Se fue Somoza."
Entonces yo pegu un grito y sal corriendo y
llam a mis hijos, a mis hijas porque mis hijos
aqu estaban. Y . alegre pues, porque ya se
haba ido. Despus yo no quise quedarme en
Tegucigalpa porque en San Marcos haba ms gente
de mi pueblo y yo quera venir a sentir esa
alegra con ellos. Entonces ese mismo da sal,
hicimos una gran manifestacin ah en San Marcos.
Al da siguiente se elabor un mueco con la
efigie de Somoza lo paseamos por todas las calles
con banderas gritando consignas y le dimos fuego.
Ese da fue completamente de alegra.
La comunidad ha luchado por sobrevivir y puede celebrar
el fin de la muerte institucionalizada. A partir de ese
momento, se esperaba comenzar una nueva etapa en la que se
tratara de reconstruir la nacin, el departamento, el
barrio y la vida de quienes creyeron en la posibilidad de un
cambio.
Consideraciones Finales
El discurso de las mujeres presenta, en forma general,
detalles de la experiencia revolucionaria que viviera
Nicaragua en los ltimos aos de la insurreccin. Aunque se
hacen referencias a un pasado tan lejano que permite incluir
el comienzo de la resistencia de Augusto Sandino y la
instauracin del rgimen somocista, entre 1927 y 1936, el


216
el padre Toranzo todava era ms ardiente, el da
que se metieron ellos [el Frente], ¡celebr el
Domingo de Ramos de sotana roja y negra! [sube la
voz] ¡Y se lanz a la calle! Entonces las monjas
no quisieron acompaarlo en la procesin porque
estaban con miedo, porque era mal hablado, y les
deca: "No tengan miedo. Hay que volar verga, no
slo van a estar en la casa." Y hasta decan por
qu se haba venido a agarrar un fusil. Ah est
el padre Toranzo, porque nosotros lo vimos en la
oracin del 16 de julio. Ah est, [pausa; cambia
el tono de voz]. El sacerdote que tenamos
nosotros, que era somocista, era el obispo. El
pueblo no quera al obispo porque ya saba como
estaba actuando: que el era somocista. [] La gente
que era demasiada catlica lo apoy, pero la
juventud no. La juventud ya saba lo que era el
obispo. Apoyaban al padre Julio, pues, porque
saban que tena un buen elemento, despus de que
era catlico, pues era revolucionario.
La iglesia protestante tambin estaba involucrada en la
lucha revolucionaria. Segn Janette Arauz Rodrguez de
Montealegre "la iglesia estaba con el pueblo, hacamos ayuno
y oracin. Nosotros los evanglicos creemos en las
revelaciones y tres veces se nos revelo que bamos a ganar."
Adems de una participacin discursiva--que exhortaba a
la gente a unirse--, y de una presencia solidaria concreta a
favor de la comunidad, los sacerdotes y la iglesia en
general, fueron activos en los procesos de concientizacin y
organizacin poltica. Maritza Montes Gutirrez, hablando
de la formacin de los comits de apoyo y defensa asevera:
aqu en el saln del Calvario, de la iglesia, ah
fue donde se hacan las organizaciones, ah se
hacan los planes como se iba a trabajar como se
iba a hacer; y ah pues les daban un poquito de
poltica sobre la dictadura de Somoza. As
empezaron. Creo que el padre Julio tambin ayudo
bastante. El fue el que empez a hacer las
organizaciones, a orientar a la gente.


95
porque los puestos ms importantes del gobierno pasaron a
manos de militares. Desde su creacin en 1927, la Guardia
Nacional se perfilaba como alternativa de control y
penetracin de los Estados Unidos en Nicaragua.11
Durante los primeros aos del somocismo se construy la
infraestructura para que tanto los capitalistas nacionales
como los extranjeros tuvieran condiciones aceptables para
realizar sus transacciones con el mercado regional e
internacional. Se abrieron mercados, se hicieron
carreteras, se crearon puertos, se trajo el telgrafo. Fue
un crecimiento que benefici a la minora en el poder,
mientras ocasionaba la pauperizacin de la clase trabajadora
(Nuez, Transicin 43-44) .
En la dcada de los sesenta segn el Comit Nacional
Agropecuario, el 54% de los nios menores de 5 aos, padeca
de desnutricin y deficiencia vitamnica. El 67% de la
poblacin viva en condiciones de hacinamiento y el 69% de
las viviendas estaba hecha con pisos de tierra y materiales
fcilmente deteriorables y un 46% no tena instalaciones
sanitarias. En el campo, 90% de la poblacin careca de
11 W. W. Cumberland renda al Departamento de Estado de
los Estados Unidos el siguiente informe, a propsito de la
Guardia Nacional: "Existen razones suficientes para esperar
que la estabilidad poltica pueda ser lograda si la
constabularia (Guardia Nacional) establecida bajo convenio
entre Nicaragua y los Estados Unidos es financiada
adecuadamente y eficientemente dirigida." Citado por el
Instituto de Estudios del Sandinismo, en "La guardia y sus
orgenes," Revista de Historia 1.1 (1979): 19.


249
Frente Sandinista de Liberacin Nacional. Programa
Histrico del Frente Sandinista de Liberacin Nacional.
Managua: Departamento de Propaganda y Educacin
Poltica, 1981.
Garca Canclini, Ernesto. Culturas Hbridas. Estrategias
para entrar y salir de la modernidad. Mxico, D. F.:
Editorial Grijalbo, 1989.
"Cultural Reconversion." Ydice et al., On Edge 29
44 .
Geertz, Clifford y George Marcus. Writing Culture. The
poetics and Politics of Ethnography. Berkeley: U of
California P, 1986.
Girardi, Giulio. Fe en la revolucin. Revolucin en la
cultura. Managua: Editorial Nueva Nicaragua-Ediciones
Monimb, 1983.
Gonzlez, Beatriz. "Narrativa de la estabilizacin
colonial." Ideologies and Literature 2.1 (1987): 7-52.
Gonzlez, Pablo. Historia poltica de los campesinos
latinoamericanos. Mxico: Siglo XXI, 1984.
Gordils, Yanis. "La montaa es algo ms grande gue una
inmensa estepa verde: conversando con Ornar Cabezas."
Areto 9.33 (1983):27-34.
Gould, Jeffrey. To Lead As Eouals. Rural Protest and
Political Consciousness in Chinandega. Chapel Hill:
The U of North Carolina P, 1990.
Gramsci, Antonio. A Gramsci Reader: Selected Writings 1916-
1935. Ed. David Forgacs. London: Lawrence and
Wishart, 1988.
Guerra-Cunningham, Lucia, ed. Introduction. Splintering
Darkness: Latin American Women Writers in Search of
Themselves. Pittsburgh: Latin American Literary Review
Press, 1990.
Gugelberber, George. "Voices for the Voiceless in
Testimonial Literature, Part II." Latin American
Perspectives 18.4 (1991): 3-8.
y, Michael Kearney. "Voices for the Voiceless in
Testimonial Literature, Part I." Latin American
Perspectives 18.3 (1991): 3-4.


247
Cardenal, Fernando. "Objetivos de la Cruzada Nacional de
Alfabetizacin." Assmann 26-36.
Carr, Robert. "Re(-)presentando el testimonio: Notas sobre
el cruce divisorio Primer Mundo/Tercer Mundo."
RCLL 18.36 (1992): 73-94.
Centro de Estudios e Investigaciones de la Reforma Agraria.
La democracia participativa en Nicaragua. Managua:
CIERA, 1984.
La vida cotidiana de la mujer campesina. Managua:
Ciera, 1989.
Chang-Rodrguez, Raquel. "Writing as Resistance: Peruvian
History and the Relacin of Titu Cusi Yupanqui." Adorno
From Oral To Written Expressions. (1982): 41-64.
, y Gabriella de Beer, eds. La historia en la literatura
iberoamericana. Memorias del XXVI Congreso del
Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana.
Hanover: Ediciones del Norte, 1989.
Collison, Helen. Women and Revolution in Nicaragua.
London: Zed Books, 1990.
Colombres, Adolfo. Sobre la cultura v el arte popular.
Buenos Aires: Ediciones del Sol S. A., 1987.
Cortzar, Julio. Nicaragua, tan violentamente dulce.
Barcelona: Muchnik Editores, 1984.
Craven, David. The New Concept of Art and Popular Culture
in Nicaragua Since the Revolution in 1979. New York:
The Edwin Mellen Press, 1989.
Cubhas, Sandra Mara. "Por qu maltrata el hombre a su
mujer?" Nuevo Diario, nov 20, 1985.
Dawes, Greg. Aesthetics and Revolution. Nicaraguan Poetry
1979-1990. Minneapolis: University of Minnesota Press,
1993 .
De Certeau, Michel. Heterologies: Discourse on the Other.
University of Minnesota Press, 1986.
D'Escoto, Miguel. "Nicaragua: Unfinished Canvas."
Nicaragua Unfinished Revolution. The New Nicaragua
Reader. Ed. Peter Rosset y John Vandermeer. New York:
Grove Press, 1986. 440-449.
a


137
social [. . ] el poder popular debe ser consolidado para
que la revolucin avance [...] Esto ocurre al elevar la
conciencia poltica socialista y la construccin
concreta del poder popular, junto con medidas que
eliminen la hegemona burguesa a travs de la formacin
de nuevos valores (236, 244).
Llevar a cabo esa democratizacin implicaba crear las
condiciones para que la gente adquiriera un espacio de
participacin, a la vez que, la capacidad de participar y
as mismo de opinar, de organizar, de decidir, de
usufructuar el producto de su labor, como lo plantea el
programa del FSLN. Este poder tambin se desarrollara a
travs de la expresin artstica y de la participacin de
las clases populares en la reformulacin de la cultura
nacional.13
Los programas que se propusieron para el desarrollo de
un nuevo concepto de arte y cultura siguieron un variado
nmero de tendencias en diferentes niveles. En los
discursos de los dirigentes se postulaba que el desarrollo
de esa cultura nacional-popular se podra conseguir
13 Segn Lucrecia Lozano "[1]a democracia sandinista es
un fenmeno histrico que va ms all de lo meramente formal
y no se agota en la prctica electoral. La participacin
directa de las masas en la definicin y solucin de los
problemas sociales inmediatos --educacin, salud, produccin,
defensa, etc.--as como la insercin de los trabajadores en
el poder de decisin de los engranajes econmicos, polticos
y sociales de la produccin y el Estado imprimen ese perfil
peculiar, "de masas", a la democracia sandinista (323). Para
una informacin ms completa sobre este tema consltese
Democracia Participativa en Nicaragua (1984), escrito en
Managua por un grupo de investigadores (cuyos nombres no se
incluyen) del Centro de Investigacin y Estudios para la
Reforma Agraria (CIERA).


134
este experimento se llev[ara] acabo en el terreno de la
poesa no es en s demasiado sorprendente, ya que la poesa
es sumamente popular en Nicaragua." Adems, factores "como
la fuerte tradicin oral--en un pas con un alto porcentaje
de analfabetos--, la imposibilidad de vivir del oficio de
escritor y las escasas posibilidades de publicacin,
permiten que se cultive la poesa" (Nueva 99-100) .10
Beverley considera que en pases como los
centroamericanos, con una alta tasa de analfabetismo y una
literatura poco desarrollada, el arte puede utilizarse para
"agudizar un sentimiento de desacuerdo con el status crio, y
de ah servir como estmulo y contexto a la vez para una
concientizacin personal y poltica." En particular, sobre
la poesa de Nicaragua considera que ha tenido un valor
poltico muy alto ya que, al igual que la cancin, es
un espacio discursivo generalizado que compromete
directa o indirectamente amplios sectores de la
poblacin. Es esta dimensin "nacional-popular", para
recurrir al concepto de Gramsci, que hace de la poesa
una prctica clave de las luchas revolucionarias
centroamericanas (Del Lazarillo 124).
10 Aunque se ha tenido como figura mtica a Rubn
Daro, para explicar ese fenmeno, Cardenal considera que no
es suficiente. En eso tambin han influido, segn l, otros
poetas nicaragenses del Vanguardismo y la Generacin del
Cuarenta como Salomn de la Selva, Alfonso Corts, Coronel
Urtecho, Pablo Antonio Cuadra, Joaqun Pasos, Ernesto Meja
Snchez, Carlos Martnez Rivas y l mismo. A los que cabe
agregar las figuras que se pronunciaron desde el sandinismo
a partir de los sesenta, como Leonel Rugama, Ricardo Morales
Avils, Julio Valle Castillo, entre otros; y las mujeres,
Rosario Murillo, Michele Najlis, Vidaluz Meneses, Daisy
Zamora, Ana Ilce Gmez, Gioconda Belli, Cristian Santos,
para nombrar slo algunas (Wellinga, Nueva 100).


12
"nada mejor que pelear," como explica Franco.10 Desde
dentro, lo que ha surgido son movimientos revolucionarios de
liberacin nacional que buscan reestructurar sus sociedades
apelando a la nocin de revolucin, lo que implica cambios
radicales;11 a la de autodeterminacin, lo que les da el
carcter de nacionalista;12 y a la de liberacin, por la
necesidad de despojarse de una dominacin econmica de la
10 Segn Franco, "el colonizado necesita reconocimiento
para saber que existe pero slo ser reconocido por la
metrpolis como una mscara o una calavera que aprieta los
dientes. Hay una confrontacin entre el discurso
metropolitano y el proyecto utpico de una sociedad que
busca autonoma." Para ella, el discurso de las metrpolis
sobre el mundo subdesarrollado tiene tres caractersticas:
"(1) exclusin el Tercer Mundo es irrelevante para la
teora; (2) discriminacin el Tercer Mundo es irracional y
por tanto su conocimiento es irrelevante; (3)
reconocimiento- el tercer mundo es visto slo como el lugar
del instinto" ("Beyond Ethnocentrism" 504).
11 Para Perry Anderson, "'Revolucin' es un trmino con
un significado preciso: el derrocamiento poltico desde
abajo de un estado u orden y su reemplazo por otro. Nada se
va a ganar al diluirlo a travs del tiempo o extenderlo
sobre todos los departamentos del espacio social." As, para
l, "es necesario insistir en que la revolucin es un
proceso puntual y no permanente; o sea, una revolucin es un
episodio de transformacin poltica convulsiva, comprimida
en el tiempo y concentrada en una meta, con un comienzo
determinado--cuando el viejo aparato de estado todava esta
intacto--y una terminacin clara--cuando el aparato est
decisivamente roto y uno nuevo se erige en su lugar (332) .
12 No existe un slo tipo de nacionalismo. De acuerdo
con Isbister, algunos movimientos nacionalistas del Tercer
Mundo que se enfocan en la lucha contra un enemigo comn a
la nacin, no han tratado con las formas de opresin
ejercidas dentro de la nacin. En otras partes, "el
nacionalismo tomo un matiz revolucionario [...] en Vietnam,
Corea del Norte, Cuba, Nicaragua e Irn, los movimientos
nacionalistas contra un opresor extranjero unieron fuerzas
con movimientos revolucionarios contra las clases sociales"
(103) .


35
social y las ideas iluministas del siglo XVIII.5 Poco a
poco se fue creando un espacio de participacin ms amplio
para todos los sectores sociales. Segn Achgar "estos
movimientos facilitaron el acceso de una serie de materiales
que provenan de voces silenciadas por el sujeto central"
(53). Segn los postulados posestructuralistas, estos
espacios son compartidos hoy por una pluralidad discursiva y
cultural tan variada, en la que parecera no haber cabida a
respuestas contestatarias, dada la imposibilidad de crear
concenso entre los muchos grupos marginales con menor poder
que, desde el tercer mundo, buscan desesperadamente el
cambio social.6
Sin embargo, aunque el deconstruccionismo supone que lo
que cuenta son las miles de lecturas posibles que todos los
sujetos puedan hacer de un texto--incluso de la realidad, si
se toma como uno--, la (absoluta?) "naturaleza arbitraria"
5 Cuando comienza a surgir lo que hoy se denomina como
modernidad, se postulaba la necesidad de la racionalizacin
de la sociedad y se desplazaba la autoridad tradicional del
monarca y de la iglesia, principalmente. Sin embargo, segn
Ydice, la modernidad gener su propia anti-modernidad. "La
modernidad es impulsada por una contradiccin inherente que
resulta de la creciente autonoma y reflexividad de una
sociedad racionalizada" ("Postmodernity" 13).
6 Cabe aclarar aqu que no se puede hablar de
posmodernidad en Amrica Latina, como un movimiento nuevo
que contina a la modernidad y da a esta por terminada. Para
Ydice, la heterogeneidad cultural de Amrica Latina no es
el resultado de que se instale la posmodernidad, sino ms
bien se produce por una implementacin irregular de la
modernizacin. Los modos unlversalizantes de democratizacin
iniciados con la modernidad "no han tenido mucho xito en
Amrica Latina" ("Postmodernity" 1-2, 23).


64
No hay que creer, sin embargo, que el testimonio se
presenta como resultado de una actitud paternalista (o se
debera decir maternalista?) de parte de la mujer letrada,
muchas veces del primer mundo, hacia la iletrada del tercer
mundo. Las mujeres, que han llegado a ser conocidas a
travs de su testimonio, ya eran activas polticamente y
estaban involucradas en trabajos organizativos dentro de sus
respectivas comunidades.15
Domitila, Elvia y Rigoberta estn conscientes del uso
de la informacin, anota Franco. Y agrega: aunque "la
sororidad y las simpatas polticas no pueden anular otras
diferencias" ellas "establecen una alianza con la editora en
and Social Change in Latin America, (London, New Jersey: Zed
Books Ltd.: 150).
15 Domitila Barrios, por ejemplo, particip en la
Conferencia del Ao Internacional de la Mujer en 1975, en
Mxico. Trabajaba--y contina trabajando--en el Comit de
Esposas de Mineros en Bolivia, desde 1963. Rigoberta Mench
viaj a Europa en calidad de representante del Frente 31 de
enero, en 1982. All se conoci con la antroploga Burgos-
Debray. Desde 1977 haba estado trabajando con un grupo
informal de campesinos en Huehuetenango, que a mediados de
abril de 1978, en consonancia con otros grupos campesinos
del altiplano, se fusion en el Comit de Unidad Campesina.
Despus de algunas amenazas por parte del gobierno, se fue a
Mxico y durante once aos de exilio, trabaj por su pas.
El ao pasado, 1992, pudo regresar a Guatemala. En los
ltimos das se mostr activa al protestar contra los
problemas de los campesinos e indgenas de Chiapas, Mxico.
Elvia Alvarado campesina hondurea de cuarenta y ocho aos
de edad --jefe de familia, esposa abandonada y madre de seis
hijos--, es activa organizadora dentro de su comunidad y
participa de las actividades del Congreso Nacional de
Trabajadores Campesinos de su pas.


38
tambin las nociones occidentales de verdad" (9). En el
sentido puramente literario, cabe anotar, de acuerdo con los
autores, que la literatura testimonial se mueve, en su
desarrollo y formacin, lejos de la ficcin.
Mientras las formas de la ficcin, en sus variantes
modernistas y posmodernistas, son metafricas, la
narrativa testimonial est preocupada en documentar la
realidad experimentada. Esto tiene profundas
implicaciones en la lectura y la interpretacin.
Directamente milita contra las crecientes aseveraciones
postmodernas de que el realismo y la representacin
estn muertos. En cuanto a la preocupante negacin
postmoderna sobre la capacidad referencial de la
literatura, el testimonio responde con un aumento cada
vez mayor de la referencialidad. Cuando leemos los
terribles recuentos que hace Rigoberta Mench de la
tortura y mutilacin de su familia, es poco probable,
dice Doris Sommer, que nos preguntemos si eso es
suficientemente referencial y que nos enredemos en una
discusin sobre los valores literarios estticos.
"Dudar de la referencialidad en el testimonio, continua
la autora, sera un lujo irresponsable que no nos
podemos dar, dada la urgencia del llamado a la accin."
(11) .
Aunque el problema de la referencialidad sea debatible,
y se pueda decir que la objetividad no es absoluta y total,
lo que importa es que la prctica envuelta en la escritura
testimonial es la de revitalizacin de un referente que se
asume como inexistente por un discurso hegemnico. La
escritura testimonial "es antes que todo un acto, una
tctica por medio de la cual la gente se compromete en un
proceso de auto constitucin y sobrevivencia" (Ydice,
"Testimonio and Postmodernism" 19).
Con el desarrollo actual del discurso posmodernista,
se puede aceptar que se esta dando una revisin del concepto


CAPITULO I
INTRODUCCION
En 1979 se dio fin al perodo dictatorial que por ms
de cuarenta aos se mantuvo vigente en Nicaragua bajo las
instancias de poder manejadas por la familia de Anastasio
Somoza. El Frente Sandinista de Liberacin Nacional (FSLN)
haba dirigido el proceso insurreccional desde 1961 y
propona un sistema de gobierno revolucionario, popular y
antimperialista. El elemento revolucionario estaba fundado
en una ideologa marxista, de base cristiana y sandinista.1
Esto coloc a la revolucin nicaragense en una posicin
distinta de la que se haba otorgado hasta el momento, a las
revoluciones contemporneas de liberacin nacional, propias
del llamado tercer mundo.
A travs del proceso revolucionario popular que derroc
la dictadura somocista en Nicaragua, se abri una serie de
1 La corriente poltica por medio de la cual se impuls
la revolucin nicaragense ha sido denominada 'sandinismo',
en base al nombre de Augusto Sandino, quien iniciara la
primera lucha contra Anastasio Somoza. En el estudio The
Intellectual Foundations of the Nicaraguan Revolution.
Donald Hodges considera que la lucha de Sandino "contra los
'marines' de los Estados Unidos que ocuparon su pas entre
diciembre de 1926 y enero de 1933 es interpretada como
nacionalista y populista," y que Sandino mismo, es visto
como un dedicado revolucionario que bordeaba entre el
anarquismo y el comunismo (Preface x).
1


34
etnografa decodifica y recodifica, hablando de las
bases del orden colectivo y la diversidad, la inclusin
y la exclusin. Describe procesos de innovacin y
estructuracin, y ella misma es parte de estos procesos
(Clifford 2-3) .
Las dos se inscriben dentro del nuevo proceso de
reordenamiento global que ha estado ocurriendo a niveles
tanto culturales como econmicos y polticos. Bsico en
este reordenamiento es la disminucin de las distinciones
culturales entre los llamados centros de poder capitalista y
sus mrgenes (Gugelgerger y Kearney 6). Los pases con
mayor capacidad econmica expanden sus mercados y sus formas
de expresin cultural se venden en los pases de la
periferia, a la vez, la falta de fuentes de trabajo y el
desempleo crecen y la gente se ve empujada a las metrpolis
--tanto locales como mundiales--, por ser estos los centros
de produccin econmica, cultural y poltica.4
La "condicin posmoderna" de que habla Lyotard (1984),
se comenz a dar desde los movimientos de transformacin
4 Hablando de la deterritorializacin, Nestor Garca
Canclini explica que "[l]a migracin hoy no se limita a
escritores, artistas y exiliados polticos como en el
pasado; ahora incluye gente de todos los estratos sociales y
las movidas en muy diferentes direcciones. Los nuevos flujos
culturales puestos en movimiento por los desplazamientos de
latinoamericanos hacia los Estados Unidos y Europa, de los
pases menos desarrollados a los ms prsperos de nuestro
continente, y de las regiones pobres a los centros urbanos,
no pueden ser atribuidas a la dominacin imperialista
nicamente" ("Cultural Reconversion" 38)


141
D'Escoto es quien mejor resume cuales son los
principios ideolgicos que orientaron los programas de la
revolucin sandinista. Primero, el nacionalismo, que no
debe confundirse con chovinismo y que slo intenta buscar
una forma "nicaragense" de solucionar los problemas. Lo
que implica conocer las condiciones nacionales y conjugar
los intereses de quienes habitan el territorio delimitado
dentro de ciertas fronteras y conocido como Nicaragua. El
nacionalismo
se manifiesta en la voluntad de nuestro pueblo por
recobrar su soberana, por determinar nuestro propio
destino, aun por tener el derecho de cometer nuestros
propios errores y aprender de ellos --y determinar cul
es el sistema de gobierno que optaremos que responder
mejor a las necesidades de nuestra gente (441).
Segundo, la aspiracin democrtica, algo natural en los
seres humanos y que tampoco debe confundirse con la
formalidad de la democracia, como las elecciones, sino con
una verdadera participacin de la gran mayora en lo
econmico, lo social y lo poltico, sin olvidar la necesidad
de satisfacer los derechos humanos que permitan dicha
participacin: "el derecho a trabajar, a un salario
familiar, a aprender, a leer, a escribir--todos esos
diferentes derechos que nos dan la oportunidad de participar
y de no ser manipulados" (441). Tercero, el elemento
cristiano, que est metido profundamente en el pueblo
nicaragense y cuyos valores se manifestaron despus del
triunfo en el perdn que fue impartido a los miembros de la


15
forma de ejecucin cultural," entre los sectores letrados.
Del lado opuesto, las prcticas culturales de los sectores
marginales, hasta haca un par de dcadas, se haban
mantenido en relativo estado de aislamiento. Quienes nunca
aprendieron a leer y escribir--campesinos pobres, jornaleros
mestizos y comunidades indgenas--, mantuvieron viva la
tradicin oral en sus canciones, en los "cuentos de camino
(algo as como los cuentos del To Remus en el sur de
Norteamrica) y en las piezas de teatro indgenas o mestizas
como el famoso Gegence de Nicaragua" (Literature 39-
41) ,16
El proyecto cultural revolucionario sandinista intent
recuperar las expresiones marginadas de las contraculturas,
para usar su resistencia contra el poder ideolgico de la
literatura, como forma cultural hegemnica de la clase en el
poder. No era una recuperacin para asignar ms valor a lo
"popular", como se podra hacer de una manera paternalista.
Consista, segn el ministro de cultura Ernesto Cardenal, en
concebir un desarrollo cultural a la par de un desarrollo
econmico.17 La pobreza del pas no permita que se diera
16 La poblacin nativa no haba hecho parte de su
"proyecto nacional de unificacin." La literatura jugaba el
papel legitimador del "nuevo orden oligrquico," a la vez
que "actuaba como intermediario entre la emergente e
inadecuada 'cultura' nacional representada por la burguesa
agroexportadora y la cultura de los centros metropolitanos"
(Beverley y Zimmerman, Literature 40-41) .
17 Hablar de desarrollo, en este caso, no es hablar de un
avance en un sistema de mercado de base capitalista, sino ms
bien avanzar en las condiciones de vida a partir de una mejor


93
enfrentamiento civil con los conservadores.8 En Nicaragua,
Walker se nombr presidente, amenaz a los ingleses para que
se fueran de la zona Atlntica y legaliz la esclavitud.
Los ingleses, aliados con la Compaa de los Vanderbilt--que
haba sido expulsada por Walker--lograron sacarlo para
Honduras donde fue ejecutado (Macaulay 20-21).
Las dos potencias se haban dado cuenta de la
importancia geopoltica de Nicaragua. No slo por el gran
lago que cubre una buena parte del territorio y que les
permitira construir el canal interocenico, sino por las
innumerables riquezas que proporcionaban las selvas y
terrenos cultivables del istmo. Ambos tuvieron compaas
madereras, derechos para explotar minerales, plantaciones
bananeras y compaas de transporte de carga que navegaban
por los ros en el rea de Bluefields, en la Costa Atlntica
(Macaulay 22).
8 Durante la administracin conservadora de Adolfo Daz,
en 1911, se organizaron varios grupos de liberales que se
oponan al rgimen conservador impuesto y apoyado por los
Estados Unidos. Daz no crea que poda contener las
manifestaciones provenientes de varios sectores del pas y
dirigindose al encargado de negocios le comunica que "los
graves peligros que nos afectan pueden ser solamente
destruidos por medio de una diestra y muy eficiente asistencia
de Estados Unidos [. .] Es por eso mi intencin, mediante un
trato con el gobierno americano, modificar o adicionar la
Constitucin, para asegurarnos la asistencia de ste,
permitiendo a los Estados Unidos intervenir en nuestro asuntos
interiores a fin de mantener la paz y existencia de un
gobierno legal" (en Wheelock 110). A pesar del apoyo de los
Estados Unidos al gobierno, entre 1913 y 1924 sucedieron ms
de diez tentativas de toma del poder por parte de los
liberales. Durante el gobierno de Daz se firm el tratado
Chamorro-Bryan que le conceda a Estados Unidos el derecho
exclusivo a la construccin del canal.


90
El hecho de que la economa del pas pasara a depender
de la exportacin de un solo producto, no slo permiti que
la burguesa agrcola se afianzara econmicamente sino que
se consolidara aun ms en el poder poltico. Los sectores
sociales que componan la Nicaragua de comienzos del siglo
veinte eran, bsicamente, dos: el reducido pero fuerte
ncleo en el poder, que conformaba el grupo agroexportador,
y el sector que constitua la fuerza laboral.
La fuerza de trabajo nicaragense se compona de
campesinos y obreros del sector agroindustrial inaugurado
con el caf. Pero no eran dos sectores netamente
distinguibles. Esto se daba porque la naturaleza del modelo
econmico era la de hacer funcionar a los obreros como
campesinos y a los campesinos como obreros. Los campesinos
--cuando no eran requeridos durante el trabajo estacional de
siembra, cosecha y corte--, pasaban a engrosar las filas del
sector jornalero, el sector informal, el de los servicios o
el de los desempleados. Algunos de ellos volvan al ao
siguiente para repetir el ciclo; otros iban a trabajar a
otros frentes y realmente lo que se daba era un reciclaje de
la fuerza de trabajo. Esto beneficiaba al sector
agroexportador ya que poda obtener cada ao gente nueva,
ms joven, o descansada porque no haba trabajado en lo
mismo el ao anterior (Nuez, Transicin 121).
En un pas predominantemente agrcola, esta prctica
monoexportadora y sobre todo latifundaria, basada en la
manipulacin indiscriminada de los recursos laborales,
ha producido desastrosas consecuencias que se expresan


253
Risking a Sumersault in the Air. Conversations with
Nicaraguan Writers. Ed. Floyce Alexander. San
Francisco: Solidarity Publications, 1984.
"Reclaiming Voices: Notes on a New Female Practice in
Journalism." Latin American Perspectives 18.3 (1991):
103-113.
Rappaport, Joanne. The Politics of Memory. New York:
Cambridge University Press, 1990.
Rivero, Eliana. "Testimonial Literature and Conversations
as Literary Discourse: Cuba and Nicaragua." Latin
American Perspectives 18.3 (1991): 69-79.
Rodrguez, Ileana. "Organizaciones populares y literatura
testimonial: los aos treinta en Nicaragua y El
Salvador." Literatures in Transition: The Many Voices
of the Caribbean Area. Ed. Rese Mine. Gaithersburg,
MD: Montclair State College/Hispamerica, 1982: 85-96.
Registradas en la historia. Diez aos del Quehacer
feminista en Nicaragua. Managua: CIAM, 1990.
Rosenau, Pauline Marie. Postmodernism in the Social
Sciences. Insights. Inroads, and Intrusions.
Princeton: Princeton UP, 1992.
Rothschuh, Guillermo. "Notes on the History of
Revolutionary Journalism in Nicaragua." Mattelart 28-
36 .
Safa, Helen. "Women's Social Movements in Latin America."
Gender and Society 4.3 (1990): 354-369.
Schutte, Ofelia. Cultural Identity and Social Liberation in
Latin American Thought. Albany: State U of New York P,
1993 .
"Feminismo y filosofa latinoamericana: perspectivas
contemporneas." Feminist Perspectives on Latin
American Literature and Philosophy Panel. XV LASA
International Congress. San Juan. Sep. 1989.
Sklodowska, Elzbieta. "La forma testimonial y la
novelstica de Miguel Barnet." Revista Interamericana
12.3 (1982) : 375-384 .
Smith, Carol.
33 .
"Maya Nationalism."
NACLA 25.3 (1991): 29-


195
despus ya qued la guardia en tiro. Despus de
esta cosa que ya lleg a ser presidente [se
refiere a Somoza]--que ya ve cuantos presidentes
hubieron, vinieron, se fueron y nada ms. Como ese
Moneada, que fue cuando engaaron a Sandino, y a
Sacasa.14 Despus, ya este infierno que qued
para siempre con Somoza.15 Entonces jams hemos
visto la luz clara, jams, hasta ahora, hasta hoy
que somos libres, completamente.
Aunque no hay un orden cronolgico, la mujer menciona
algunos de los episodios ms importantes de la historia del
movimiento sandinista en sus comienzos.16 La libertad de
que habla, ha sido un trabajo de mucho tiempo iniciado con
Sandino y completado en el presente por los sandinistas con
el apoyo del pueblo, como se ver en la mayora de
14 En el estudio de Donald Hodges sobre el sandinismo,
ese hecho histrico es referido de la siguiente manera: "El
golpe decisivo a la fe de Sandino en el liberalismo
nicaragense se dio en mayo de 1927 cuando lleg a los
cuarteles del ejrcito y el general Moneada trato de
persuadirlo para que se entregara. Entre las razones que
Moneada le dio para aceptar la paz estaba la de que Estados
Unidos quera terminar la guerra civil." Segn el autor,
Sandino consider el gesto como un soborno desvergonzado
(130-1).
15 En su trabajo sobre la protesta rural y la
conciencia poltica en la zona de Chinandega, al norte de
Nicaragua, Jeffrey Gould afirma: "Hasta la ltima dcada de
la dinasta, los Somoza fueron capaces de dirigir el aparato
represivo contra la oposicin poltica precisamente porque,
con la excepcin de un breve perodo en la mitad de los
cuarenta, a los anti-somocistas les faltaba una base dentro
de la masa de la clase trabajadora urbana y rural" (294).
16 Como se anot en el segundo captulo y de acuerdo
con Joanne Rappaport, la forma de hacer historia de los
pueblos no letrados no es, usualmente, cronolgica. "Sus
creadores yuxtaponen marcos temporales, omitiendo la
explicacin causal, abstenindose de narrar los hechos de
forma linear o localizndolos fuera del tiempo cronolgico."
Esto no quiere decir, aclara la autora, que ellos no tengan
una nocin de causa (11) .


94
Al momento de salir los estadounidenses de Nicaragua,
en 1933, qued como jefe de la Guardia Nacional el que haba
sido Ministro de Relaciones Exteriores del gobierno de
Moneada, Anastasio Somoza Garca. La Guardia Nacional tena
en sus manos la tarea de reprimir a quienes haban
colaborado con Augusto Sandino.9 A medida que creca el
poder de la Guardia, como institucin represora, Anastasio
Somoza se distanciaba del poder del presidente Sacasa. El
31 de mayo de 1936, aprovechando que los liberales y los
conservadores esperaban contar con su visto bueno para la
seleccin de los prximos candidatos para las elecciones,
Somoza dio un golpe militar.10 Con Somoza en el poder, se
dio una militarizacin total del pas; no slo porque la
Guardia Nacional estuviese controlando varias regiones, sino
9 Augusto Sandino naci en 1895. Sali de Nicaragua en
1920 y trabaj en Honduras, Guatemala y Mxico en empresas
como Honduras Sugar and Destilling Company, United Fruit Co.
y en varias compaas petroleras como la South Pennsilvania
Oil Co. y la Huasteca Petroleoum Co. Cuando regres de
Mxico, en 1926, ya se haba informado de las revueltas
liberales contra el gobierno de Chamorro. Despus de una
visita a su pueblo natal, Niquinohomo, se encamin para el
departamento de Nueva Segovia. Consigui trabajo en las minas
de oro de los norteamericanos, en San Albino y all comenz a
realizar los primeros trabajos polticos con los trabajadores
(Macaulay 54).
10 En opinin de Macaulay, "no hay evidencia de un trato
formal entre Somoza y los oficiales estadounidenses para matar
a Sandino y establecer una dictadura en Nicaragua. Pero Somoza
era en efecto, una bomba de tiempo plantada en Managua por la
administracin Hoover y Franklin Roosevelt permiti que
explotara [...] Despus de 1936, cuando la infiltracin nazi
en Amrica Central se volvi un verdadero problema, las
relaciones de los Estados Unidos con el dictador se hicieron
cordiales. "Es un hijo de puta, --Roosevelt dijo-- pero es
nuestro" (Macaulay 258).


Copyright 1996
by
Clara Sotelo


171
permitira la consolidacin del nuevo sistema de poder y de
organizacin social.34
Sin embargo, observando el problema surgido entre la
ASTC y el ministerio y la crtica a los talleres de poesa
se puede ver que siempre se mantuvo una divisin entre la
alta cultura y la cultura popular. Los conflictos
aparecieron en marzo de 1981 cuando se acus al ministerio
de apoyar nicamente el trabajo de los organismos de masas y
el hecho de que los talleres de poesa y pintura parecan
impulsar una sola lnea de trabajo. En 1982, antes del
segundo congreso de la ASTC y durante el mismo, las
relaciones entre dicha asociacin y el ministerio se vieron
todava ms afectadas. Aquella se quejaba del abandono a
que era sometida por parte del ministerio y de las
intervenciones del mismo en cuanto al papel y el tipo de
creacin de los escritores (Wellinga, Nueva 75-79).
Despus de una promocin de reconciliacin entre las
dos entidades, se logr un "mejoramiento del ambiente entre
la ASTC y el ministerio." En esto jug un papel importante
"la creciente comprensin de los artistas y escritores de
que el ministerio no esta [ba] destinado en primer lugar a
ellos mismos." De otra parte, el ministerio adelant el
34 Segn Craven la influencia ejercida por las ideas de
Gramsci fue fundamental para la revolucin sandinista,
especialmente en lo que respecta a la importancia de la
revolucin cultural, como movimiento paralelo a la
revolucin poltica y cuya funcin es el mantenimiento del
nuevo consenso ideolgico generado con el cambio (268-269).


65
la tarea comn de combatir la desinformacin" ("Si me
permiten" 115).
Esta caracterstica de produccin colectiva del
testimonio hecho por mujer ha sido ampliamente comentada.
Randall considera que hubo una creciente conscientizacin de
muchos sectores intelectuales de los Estados Unidos durante
la dcada del sesenta y el setenta sobre la poltica externa
del pas, la funcin de la prensa, y la confirmacin de que
la "realidad" del tercer mundo, particularmente, no se
pareca mucho a las imgenes del "imparcial" servicio
informativo de los medios de comunicacin del primer mundo.
Y dice: "Es ah cuando empezamos a comprender la verdadera
naturaleza de la 'Prensa Libre'". Y luego dice:
Porque muchas de nosotras vivimos y trabajamos en los
pases cuyas noticias nos interesaban. Aprendimos a
hablar el lenguaje, nos involucramos en la cultura,
escuchamos. Pero entre ms ciertas eran nuestras
historias, ms estaban relacionadas con lo que
realmente pasaba y menos posibilidades tenamos de
publicarlas (Randall, "Reclaiming" 104).
Otro aspecto que ella considera importante en ese
proceso de conscientizacin por el que reconoce haber
pasado, es el desarrollo del feminismo. Este ha permitido a
muchas mujeres reevaluar el presente, redescubrir el pasado
y tratar de re-escribir la historia--incluyendo la imgen y
la perspectiva de la mujer--, recobrando la memoria que
hasta ahora estaba escondida, reprimida o distorsionada. Y
sobre esto Margaret Randall comenta:


70
obras testimoniales, escritas por hombres, en la mayora de
los casos.
Testimonios Colectivos Hechos por Hombres
Las obras testimoniales hechas por hombres merecen
especial atencin. Entre las ms destacadas para el rea de
Centroamrica se encuentran: Miguel Mrmol (1982) de Roque
Dalton y La montaa es algo ms que una inmensa estepa verde
(1982) de Ornar Cabezas. Es importante mencionar tambin el
trabajo del antroplogo etngrafo James Sexton con el
guatemalteco Ignacio Bizarro Ujpn, quin recogi el diario
de ste en Son of Tecn Umn (1981).
Roque Dalton, poeta y militante de la izquierda
salvadorea, entrevist a Miguel Mrmol en Checoslovaquia en
mayo de 1966. Mrmol--obrero sindicalista, co-fundador del
Partido Comunista Salvadoreo en 1932--, fue testigo
presencial de la masacre ocurrida ese mismo ao durante el
gobierno del General Maximiliano Hernndez Martnez, en la
cual murieron treinta mil civiles. Segn Rodrguez,
La masacre del 32 que vivi Mrmol [] es el punto
lgido, fin y principio de estructuras que ataen al
papel del Estado (comit ejecutivo de la burguesa?),
y sus instituciones, como el ejrcito (brazo armado de
la oligarqua?), en la vida nacional. . El testimonio
nos ofrec [e] por as decirlo, el aspecto subjetivo, el
lado humano y vital de esa [] situacin
("Organizaciones" 88).
Dalton observa en la introduccin a su obra que no le
hizo muchos cambios al texto original, con el fin de revelar
a todos esa figura legendaria que es Mrmol--quien ha


62
comnmente recurren a redes informales de ayuda mutua,
incluyendo la familia extendida y los vecinos para aumentar
los ingresos y resolver problemas de la comunidad. Las
mujeres tambin colaboran con la economa familiar, a travs
de la participacin en la economa informal, como empleadas
domsticas, vendedoras ambulantes, en industrias caseras y
otras formas de auto-empleo" (357).
En general, en las ltimas tres dcadas se han
observado movimientos de protesta de la mujer, ms radicales
en forma y contenido, que le ha permitido una mayor
visibilidad y capacidad de participacin en las^dlferentes
reas de la sociedad. En el campo cultural y de las letras
las mujeres tambin han desarrollado estrategias, ya para
acceder al 'saber decir', ya para subvertirlo. En su
artculo "Tretas del dbil", Josefina Ludmer explica por qu
las mujeres se han dedicado a los llamados gneros menores,
los ms cercanos a la realidad, colocados entre el lmite de
lo literario y lo no-literario. En los diarios, cartas,
autobiografas y testimonios se muestra que
los espacios regionales que la cultura dominante ha
extrado de lo cotidiano y personal y ha constituido
como reinos separados (poltica, ciencia, filosofa) se
constituyen en la mujer a partir precisamente de lo
considerado personal y son indisociables de l (54).
Mientras las mujeres letradas--que dentro de la
prctica del feminismo, en general, y la crtica literaria
feminista, en particular--, se plantean en contra del
discurso en el poder y articulan un nuevo espacio para s


61
instituciones educativas. Analizar la diferenciacin tan
marcada entre masculino y femenino nos puede llevar
a un entendimiento de la articulacin entre saber y
poder. As, el "falocentrismo" o "falologocentrismo"
no tiene que ver con la exclusin de las mujeres del
poder, aunque s puede influir en esta exclusin, sino
alude a un sistema institucionalizado, con sus
prcticas y gneros discursivos (Franco "Si me
permiten" 110).
En los comienzos del siglo XX, aunque la literatura
empieza a pasar por un perodo de cambio en el que se abren
nuevos espacios y aparecen manifestaciones especficamente
dirigidas a subvertir y deconstruir las bases del
pensamiento liberal y patriarcal decimonnico, todava prima
el criterio masculino.
Pero, mientras algunas mujeres de las capas alta y
media de la sociedad lograban con su lucha acceder al poder,
al menos de expresin y de representacin, las mujeres
marginales indgenas y campesinas se quedaban en el silencio
de la discriminacin. No porque su participacin en la
sociedad sea pasiva, como se ha querido hacer ver, sino
porque la importancia de su trabajo no ha sido reconocida.
En el rea urbana y--cuando las circunstancias lo permiten,
tambin en el campo--, las mujeres han desarrollado
estrategias de sobrevivencia que demuestran no slo su
inteligencia y gran capacidad de trabajo, sino su activa
participacin en la sociedad y la valoracin que ellas ponen
en el trabajo colectivo y de solidaridad. Sobre esto, la
antroploga Helen Safa explica. "Las mujeres pobres


211
¡Impresionante ver! Eso fue cuando yo fui a las
montaas. El primer da que me llevaron a las
montaas, que se reunieron ah en el campamento
"el Cacao", yo estuve en ese campamento. Aquellos
pobres muchachitos con pistolas. Era impresionante
al ver uno como estaban los armamentos, como
estaba todo organizado y cmo luchaban aquellos
pobrecitos. Como tenan esperanzas que algn da
iban a ver ellos el triunfo. Verdad que era
impresionante eso?. ¡Era triste mamita, no crea!
¡Y mire que sinceridad! Atenidos los pobres
nicaragenses, pongamos los pobrecitos, los
campesinos y todo entrar a esta lucha con las
uas, sin tener armas ni nada. ¡Cmo lucharon
tantos aos! Porque esto empez hace muchos aos,
muchos aos. Usted hubiera visto, usted yo creo
que estaba muy pequea cuando mataron al viejo
Somoza. ¡Cmo persiguieron aquellos hombres a
Cornelio! Cmo es que se llamaba? Por la isla del
venado. Cuando los mataron que ellos se haban
fugado de las crceles, los mataron a esos pobres
hombres. Qu masacre que hicieron en ese tiempo,
cuando mataron a ese hombre, qu barbaridades, en
Jinotega, en todas partes hicieron eso. Cando se
pens? Y ¡cmo tuvieron valor de seguir y seguir y
seguir!. ¡Qu herosmo de gente, verdad?!
Los Lderes y el Pueblo: el Sandinismo en Carne v Hueso
El sandinismo no era, sin embargo, solo una
construccin ideolgica de reivindicacin, basada en una
historia mitificada y lejana. Estaba constituido por un
grupo de individuos de carne y hueso que haban dejado en la
memoria colectiva ideales de lucha. Por eso, poder
demostrar que se habia tenido conexin con los muchachos,
como se llamaba a los sandinistas, era una forma de
corroborar su existencia. Sobre cmo se puso a trabajar con
los sandinistas Adela Martnez de Ruiz relata:
En el 74, una compaera de aqu de la comunidad me
solicit, sin decirme, que si yo quera ayudar en
algo noble para la patria; naturalmente yo saba
quien era el que estaba elaborando algo noble y no


89
parcelas de antao, proletarizndolo una parte del ao
en las plantaciones agroexportadoras (4 meses) y
obligndolo a roturar nuevas tierras por medio del
colonato y la aparcera (Nuez en Gonzlez, Historia
120) .
Segn Jaime Wheelock, antes de que Nicaragua quedara
inscrita definitivamente dentro del sistema capitalista como
pas agroexportador, su economa dependa de la ganadera
cerrada de casa seorial, sin un mercado interior
propiamente dicho y con una produccin agrcola de
autoconsumo. El cultivo del caf--que fue introducido en
Nicaragua en 1845--para 1871, comenzaba a constituir uno de
los renglones de exportacin ms importante del pas. Su
cultivo se generaliz y se estabiliz durante los ltimos
quince aos del siglo 19. Los suelos aptos para el caf, en
las sierras del centro y del norte permitieron la expansin
y el afianzamiento del latifundismo, por medio de la compra
y la usurpacin de tierras a campesinos pobres y la
reubicacin de comunidades indgenas (14-17).
Como principal producto de exportacin entre los aos
1920 y 1940, el caf comienza a permitir la relacin, de
manera definitiva, de un sector de la economa nicaragense
con el mercado mundial capitalista, adems de constituir el
62.2% de las exportaciones totales; el 90% de ello se
exportaba a los Estados Unidos. "El cultivo cafetalero
representa uno de los hechos ms profundamente
perturbadores, luego del proceso independentista contra el
colonialismo espaol" (Wheelock 15).


98
fue distribuida en 1966 por los miembros del Frente
Estudiantil Revolucionario (FER), como manual de
indoctrinacin del FSLN (Beverley y Zimmerman 31).
Fonseca se hizo miembro del partido Socialista
Nicaragense (PSN) en 1955; estaba estudiando cuidadosamente
los trabajos de Sandino y se enter del movimiento 26 de
julio en Cuba. Viaj a Rusia con el apoyo econmico del
escritor vanguardista Manolo Cuadra. Sobre sus experiencias
de viaje escribi Un nicaragense en Mosc (1957-1958) En
1958, l y Toms Borge, tambin miembro del PSN, recibieron
una fuerte impresin al enterarse de la derrota sufrida por
un pequeo grupo guerrillero dirigido por Ramn Raudales,
veterano del ejrcito de Sandino.13
Toms Borge, Silvio Mayorga y Carlos Fonseca se
organizaron para fundar el peridico El Universitario (1958)
desde donde pretendan influir a estudiantes universitarios
con las ideas revolucionarias que ellos estudiaban. En
1959, organizaron un movimiento estudiantil de carcter
amplio que pretenda aglutinar jvenes de todos los
sectores. Este se denomin Juventud Democrtica
13 Un dato interesante sobre los veteranos del Ejrcito
de Salvacin Nacional, como se conoca a quienes participaron
en los enfrentamientos organizados por Sandino, es que stos
haban entrado en contacto, en 1948, con el coronel Alberto
Bayo, exilado de la Guerra Civil Espaola y ste haba
utilizado una serie de historias orales recogidas entre ellos,
para escribir el manual de guerrilla 150 preguntas para un
guerrillero que se us despus para entrenar a los miembros de
la expedicin cubana del Granma en 1956 (Beverley y Zimmerman
35) .


Handal, Shafik y Carlos Vilas. The Socialist Potion in
Central America. New York: Monthly Review, 1993.
250
Harlow, Barbara. Telling the Truth. The Theory and Practice
of Documentary Fiction. Ithaca: Cornell UP, 1986.
Harrison, Regina. "Modes of Discourse: The Relacin de
Antigedades deste revno del Pir. Adorno, From Oral
To Written Expressions. 1982: 109-174.
Heckman, Susan. Gender and Knowledge. Elements of a
Postmodern Feminism. Boston: Northeastern UP, 1990.
Hodges, Donald. The Intellectual Foundations of the
Nicaraguan Revolution. Austin: U of Texas P, 1986.
Instituto de Estudios del Sandinismo. Revista de Historia.
Managua: Educa, 1980.
Isbister, John. Promises not Kept: The Betrayal of Social
Change in the Third World. West Hartford: Kumarian
Press, 1991.
Jameson, Fredric. "De la sustitucin de importaciones
literarias y culturales en el Tercer Mundo: El
caso del testimonio." Revista de Critica
Literaria Latinoamericana 18.36 (1992): 117-134.
Jara, Ren. Prlogo. Testimonio y literatura. Eds. Ren
Jara y Hernn Vidal. Minneapolis: Institute for the
Studies of Ideologies and Literature, 1986: 1-6.
Jara, Ren y Nicholas Spadaccini, eds. 1492-1992:
Rediscovering Colonial Writing. Minneapolis: The
Prisma Institute, 1989.
Jelin, Elizabeth, ed. Women and Social Change in Latin
America. Trad. J. Ann Zammit y Marilyn Thomson. London
y New Jersey: UNRISD/Zed Books Ltd., 1990.
Johnson, Kent. "Nicaraguan Culture: Unleashing Creativity."
NACLA 19.5 Sep-Oct (1985): 8-11.
Knight, Franklin. "The State of Sovereignty and the
Sovereignty of States." Stepan Americas 11-29.
Laclau, Ernesto y Chantal Mouffe. Hegemony and Socialist
Strategy: Towards a Radical Democratic Politics. Trad.
Winston Moore. London: Verso, 1985.
Lagarde, Marcela. Prlogo. Meassick, Montes y Olivera
9-19.


207
quedaron y todava se encuentran aqu. Unos, se
van dejando asimilar por el proceso; otros,
todava se demuestran reacios y quisieran volver
al pasado, pero ellos ven que aqu no hay vuelta
de hoja, pues que aqu se dan pasos cada vez ms
firmes para consolidar el poder popular, para
favorecer cada vez ms a los explotados, a los que
por todo el tiempo estuvieron oprimidos, y
entonces, no les va a quedar ms remedio, pues,
que ir viendo: o se dejan asimilar o tendran que
irse del pas, en un momento determinado, a ver
dnde explotan, a ver qu pueblo se deja explotar.
Llama la atencin en estos testimonios el tipo de
lenguaje. Palabras como "opresin", "explotacin",
"pueblo", "liberacin", "operacin limpieza",25 "poder
popular", indican una formacin poltica e ideolgica
especficas; no son parte del vocabulario cotidiano de
mujeres y hombres de educacin limitada.
El sandinismo se haba generado y se estaba
desarrollado desde haca cincuenta aos. A travs de las
palabras de las mujeres se observa que ya haba un cierto
25 Hay una ancdota sobre el desconocimiento del
significado de esta expresin, que vale la pena referir.
Cuenta la seora Antonia Iras de Rodrguez. "Poco ms o
menos ya desde abril, que se dio la insurreccin en Estel,
cuando sacaron a Germn Pomares, entonces la gente lo
sigui. Nosotros nos informbamos y por el radio oamos que
toda la gente iba detrs del Frente Sandinista huyendo
porque la vez pasada, la guerra de septiembre, en la
limpieza todos los que se quedaron los mataron, los mat la
guardia. Y le voy a platicar una cosa, en ese tiempo yo
crea que la limpieza que hacia la guardia era recoger los
muertos de las calles. Entonces le digo a un hijo mo, a
Luis: "Ya gracias a Dios estn haciendo la limpieza,"
dijeron. Entonces me dice "qu cree usted que es la
limpieza?" Y entonces le digo, "estn recogiendo los muertos
de la calle, no?" "No mam, --me dice-- estn matando los
que han quedado." Entonces se iba agravando ms aqul odio
para la guardia.


67
anlisis de las condiciones de vida de la mujer, por la
riqueza de expresin de las narradoras y la habilidad en la
seleccin y organizacin del material, por parte de las
recopiladoras.
Hay que destacar que el carcter colectivo/
participativo/ investigativo del testimonio hecho por
mujeres, en su mayora, se plantea en contra de la
produccin discursiva--hegemnica y falogocntrica--de
informacin y anlisis sobre la subalternidad y la otredad.
El testimonio, en esos casos ms que en otros, plantea
problemas ticos, marginados normalmente de los estudios
literarios, histricos (oficiales) y antropolgicos de
Occidente, al intentar cuestionar y problematizar la versin
sobre el 'otro' y la nocin de verdad del discurso
hegemnico.
En el testimonio hecho por mujeres, la autoridad y
exclusividad del gnero autobiogrfico se derrumba frente a
un proyecto colectivo que muestra claramente la necesidad de
establecer alianzas. La temtica del testimonio femenino,
por ejemplo, est ligada ntimamente a la problemtica y
dinmica de la vida cotidiana de la mujer: ser madre, cuidar
los hijos, entenderse o no con el esposo o compaero,
establecer lazos de amistad y solidaridad con otras mujeres.
Pero como estas experiencias relatadas por ellas se dan en
el seno de una vida difcil y violenta, estos aspectos de la


44
participacin de individuos pertenecientes a grupos tnicos
minoritarios. Algunos de los ms destacados son el
testimonio de Rigoberta Mench, Domitila Barrios de
Chungara, Juan Prez Jolote y Ignacio Ujpn, entre otros.
Se pueden incluir aqu los trabajos de recoleccin--tambin
considerados testimoniales--, a travs de entrevistas,
publicadas en colecciones especiales y dedicadas
exclusivamente a recoger el punto de vista de grupos
minoritarios tnicos. Algunos de estos libros son
Granddaughters of Corn. Portraits of Guatemalan Women
(1991), editado por Marilyn Anderson y Jonathan Garlock, que
incluye las fotografas y las voces de las mujeres
fotografiadas, adems de impresionantes datos sobre
desaparicin, tortura y muerte de la poblacin indgena
guatemalteca. Tambin, el libro We Continue Forever.
Sorrow and Strength of Guatemalan Women (1983), editado por
el trabajo colectivo de Women's International Resource
Exchange y con un formato muy similar al del libro anterior.
La identidad tnica, de acuerdo a lo que se dijo antes,
se da en trminos de la cohesin del grupo, que se determina
por caractersticas comunes a todos los miembros del mismo:
lenguaje, religin, cultura. El testimonio, a su vez, como
la escritura de la experiencia de un grupo ms que la de un
individuo aislado, despliega en su temtica la problemtica
de un 'nosotros' que se plantea y reconoce diferente a un
'ellos'. El testimonio no se queda en la experiencia


20
la Academia arrastramos desde hace dcadas en
favor o en contra de una eventual literariedad o
especificidad de lo literario como factor decisivo
y 3) [] la constitucin--lase legitimacin o
autorizacin--de una prctica discursiva cuya
implicancia terica, poltica y esttica supone
los primeros elementos o razones anotados (En
otras palabras 13).
La importancia poltica de la materia y el mundo
representado refiere al hecho de que el testimonio se haya
convertido en un espacio de expresin que permite avanzar en
la lucha por el poder de representacin e interpretacin.
Esta lucha adelantada por los sectores subalternos en contra
de su marginalizacin en el campo de la produccin
discursiva, se ha manifestado de maneras diversas. Por la
necesidad de recoger versiones alternativas de la historia,
el testimonio ha sido propicio para que los indgenas
cuenten su versin de los hechos ocurridos segn su
experiencia histrica. En esta versin pueden denunciar el
proceso de opresin que ha vivido por parte del poder
central y hegemnico de los modernos gobiernos liberales.
Puede tambin mostrar su participacin en la historia o en
el cambio social de su cultura local, y una forma diferente
de hacer, de vivir y de contar--lo hecho y lo vivido--, que
aboga por el derecho de autodeterminacin.
En opinin de Beverley, cuando Rigoberta Mench se
convierte en figura dentro de la academia norteamericana,
segn Beverley, no se puede ver como un personaje que haya
alcanzado cierto renombre o reputacin y que est a la


Sommer, Doris. "Rigoberta's Secrets." Latin American
Perspectives 18.3 (1991): 32-50.
"Sin secretos." Revista de Critica Literaria
Latinoamericana 18.36 (1992): 135-154.
Spivak, Gayatry. "Can the Subaltern Speak?" Nelson y
Grossberg 271-313.
Sternbach, Nancy. "Re-membering the Death: Latin American
Women's "Testimonial" Discourse." Latin American
Perspectives 18.3 (1991): 91-102.
Stolcke, Verena. "Conquered women." NACLA 25.5 (1991): 23
28 .
Stoltz-Chinchilla, Norma. "Revolutionary Popular Feminism
in Nicaragua: Articulating Class, Gender and National
Sovereignty." Gender and Society 4.3 (1990): 370-397.
Tijerino, Doris. "Discurso pronunciado en el encuentro de
mujeres dirigentes." Manuscrito sin publicar, 1981.
Torres, Rosa Mara. Nicaragua: revolucin popular,
educacin popular. Managua: Instituto Nicaragense de
Investigaciones Econmicas y Sociales, 1985.
Vilas, Carlos. The Sandinista Revolution. National
Libaration and Social Transformation in Central
America. Trad. Judy Butler. New York: Monthly Review
Press, 1986.
"What Went Wrong?" NACLA 24.1 (Jun 1990): 12.
Wellinga, Klaas. Nueva cultura nicaragense. Buenos Aires
Libros de Utopas del Sur, 1989.
Entre la poesa v la pared: poltica cultural
sandinista 1979-1990. Costa Rica: FLACSO, 1994.
Wheelock, Jaime. Imperialismo y dictadura. Managua:
Editorial Nueva Nicaragua, 1985.
White, Steven. Culture and Politics in Nicaragua:
Testimonies of Poets and Writers. New York: Lumen
Books, 1986.
Williams, Raymond. Marxism and Literature. New York:
Oxford University Press, 1977.


214
si el padre no hubiera estado con el pueblo, no
hubieran cooperado de la manera que lo hicieron.
Yo me recuerdo muy bien que monseor tuvo que
salir huyendo porque lo amenazaban. Padre Julio
tuvo que desaparecer porque tambin lo amenazaban.
Porque el Padre Julio fue el sacerdote que trabaj
para la revolucin; ¡el Padre Julio! [sube la voz]
Por que est el pueblo tan caliente? ¡Porque el
padre Julio levant la llama! La brasa la sopl y
hizo fogata con el pueblo!. [Tono medio] El
trabaj .
La Iglesia Dividida
Para Rosario Altamirano, como para muchas otras mujeres
entrevistadas, la iglesia no fue una sola. Estaba dividida.
Sobre la iglesia progresista habla en los siguientes
trminos:
considero yo que fue mayoritaria; porque siempre
hubo una parte de la iglesia que fue reaccionaria,
que estuvo al lado de la dictadura, que bendijo
las armas con que nos iban a asesinar, que
bendijeron las bombas con que nos iban a venir a
bombardear. Entonces yo, yo no puedo, pues, yo no
considero as la iglesia como una cuestin como
que fuera un todo si no que a m me parece que
dentro de la iglesia, es decir, all hubieron
hombres revolucionarios y hombres que eran
reaccionarios independientemente del credo
religioso que tuviera, pues, cada uno de esos, de
esas personas.
Y sobre la iglesia que colabor con la revolucin, ms
conocida como la iglesia de los pobres, cuenta:
Yo s de la participacin y de algunos sacerdotes,
verdad? Tras la dictadura supe de, por ejemplo,
cuando asesinaron a la gente del pozo. Porque aqu
en Sta. Cruz hubo asesinato masivo, que la guardia
dio un parte como que . como que haba sido
combates, pero lo cierto es que no son combates
sino que fue un asesinato masivo en donde haba
hasta un nio de dos meses, pues. Mujeres que
estaban echando tortillas, un montn de
campesinos, pues, que asesinaron aqu en Sta. Cruz


102
programa que fue iniciado durante la campaa de
alfabetizacin y que dur hasta 1984. Los testimonios de
estudiantes y maestros populares son usados para ilustrar
las deficiencias tanto como los aspectos positivos del
programa. Torres presenta aspectos poco conocidos de
innovacin y originalidad encontrados en esa experiencia
nicaragense, donde las mujeres jugaron un papel
fundamental.
Women and Revolution in Nicaragua (1990) editado por
Hellen Collison presenta un anlisis de las condiciones de
la mujer en Nicaragua antes de la revolucin y durante la
misma. Incluye testimonios y entrevistas sobre aspectos
tales como la relacin de pareja, el machismo, la maternidad
de la mujer soltera y el aborto, entre otros.
El libro La mujer nicaragense en los aos ochenta
(1991) surge como resultado de una investigacin realizada
sobre la vida de la mujer en la Nicaragua revolucionaria.
Las autoras--Ada Julia Brenes, Ivania Lovo, Olga Luz
Restrepo, Sylvia Saakes y Flor de Mara Ziga--presentan
"[v]oces y experiencias plurales que deponen sus diferencias
ante los intereses comunes del gnero." Quieren mostrar a
la mujer como "protagonista de un proyecto liberador en un
perodo de puertas abiertas a la bsqueda de la igualdad
entre hombres y mujeres" (9) .
El trabajo de Ileana Rodrguez, Registradas en la
historia. Diez aos del quehacer feminista en Nicaragua


86
mdicos, sin seguridad social de ningn tipo.2
La revolucin sandinista alter sustancialmente el
estado de cosas para los nicaragenses. La mayora de
individuos de las clases altas, que apoyaban el rgimen
somocista, abandonaron Nicaragua.3 La gran mayora de
trabajadores y campesinos pobres y las clases medias,
interesadas en la transformacin que viva el pas, se
quedaron a reconstruir y recuperar lo que haban estado
gestando para ellos mismos durante cincuenta aos de
insurreccin.4 La gente que se qued, practic formas de
organizacin y expresin social antes desconocidas para
2 Sobre la situacin de Nicaragua anterior al sandinismo
puede consultarse de Orlando Nuez, El somocismo: Desarrollo
v contradicciones del modelo capitalista agroexportador en
Nicaragua 1950-1975 (La Habana: Centro de Estudios de Amrica,
1980) ; de Jaime Wheelock, Imperialismo y dictadura (Mxico:
Siglo XXI, 1976); de Tom Barry, Roots of Rebellion: Land and
Hunger in Central America (Boston: South End Press, 1987); de
Carlos Vilas, Transicin desde el subdesarrollo (Caracas:
Nueva Sociedad, 1989).
3 Antes del triunfo revolucionario sandinista ya haban
salido del pas --y continuaron saliendo-- "muchos empresarios
que de una u otra manera se encontraban ligados a la
dictadura." Otros capitalistas importantes y algunos medianos
y pequeos propietarios cerraron sus empresas, dejando
desempleados a miles de trabajadores (Ramrez, El alba de oro
250) .
4Sergio Bag considera que la lucha revolucionaria
antimosocista estuvo permanentemente alimentada por la
iniciativa poltico-militar de las masas de campesinos y
trabajadores que se manifest, como aclara Lucrecia Lozano, en
paros nacionales, protestas antigubernamentales,
levantamientos insurreccionales locales (como el de Monimb en
1978), ataques armados a la guardia (en Lozano 17, 134). Para
una informacin ms detallada sobre las formas espontneas de
la lucha popular puede consultarse de Humberto Ortega,
Cincuenta aos de lucha sandinista (Medellin: Editorial Hombre
Nuevo, 1979).


30
instituciones de cierto poder que permiten que la historia
del otro se inscriba en la Historia, logrando as "una
fuerza y una especificidad no presente o posible antes" (55-
56) .
En los aos cincuenta y sesenta del presente siglo se
comienzan a escribir obras que ya hoy son conocidas como
clsicas dentro del gnero. Hay trabajos considerados
fundacionales como Juan Prez Jolote (1952) de Ricardo
Pozas; los escritos de la guerrilla cubana hechos por el
movimiento 26 de julio (1956-1959) como Pasajes de guerra
revolucionaria (1963) de Ernesto "Che" Guevara; Bibliografa
de un cimarrn (1966) de Miguel Barnet; Hasta no verte Jess
mo (1969) y La noche de Tlatelolco (1970) de Elena
Poniatowska.
Segn Achgar, "la historia del testimonio corre ms o
menos pareja no slo con la erosin del poder del discurso
del sujeto central sino tambin con el proceso de
transformacin de la ciudad letrada" (55). Sobre el inters
en este tipo de escritura el autor seala:
el auge del testimonio del Otro durante la segunda
mitad del siglo XX parecera deberse adems y en otro
nivel a la experiencia que el sujeto de conocimiento
occidental ha realizado durante los ltimos tiempos
(dcadas, siglos) acerca dl horror y de la barbarie
que lleva dentro y de la que es capaz, as como al
incremento y a la generalizacin de las luchas de los
sectores sociales histricamente oprimidos (55).


160
personas. La participacin de todos los sectores fue
indispensable en la consecucin del derrocamiento de la
dictadura de Anastasio Somoza. Muchos de los aspectos de la
resistencia al rgimen, la insurreccin y la victoria final,
estn contenidos en estas cintas. La importancia y el valor
de estos testimonios es doble. De una parte, constituyen la
historia de Nicaragua de ms de 10 aos, vivida y narrada
por sus protagonistas. De otra, la edicin y publicacin de
este material podra constituir una de las mejores y ms
completas obras de la literatura testimonial
latinoamericana, como lo apreciara el escritor Eduardo
Galeano (Beverley y Zimmerman 97).
Es una especie de diario colectivo del acontecer de un
pueblo en lucha. All se encuentran las muchas formas
ingeniosas como la gente se defenda, se organizaba y
emprenda tareas concretas de hostigamiento y ataque a la
Guardia Nacional. Sobre la trascendencia de la CNA y del
proyecto de Recoleccin de Historia Oral, el comandante
Carlos Nez comenta:
La alfabetizacin [] abri paso a la luz para descubrir
otra cultura desconocida hasta ahora, la cultura
popular; arm de instrumentos efectivos a los
desposedos, a los olvidados, a los annimos, para
escribir en letras su pensamiento, sus virtudes, sus
cualidades, su miseria, su sufrimiento de siglos;
tambin la capacidad de leer, y con ello comprender que
son seres humanos dignos, que as como producen los
bienes materiales son tambin capaces de producir la
ms bella poesa, el cuento ms genial, la cancin mas
irnica, la pintura ms sensible; proporcion a la
Revolucin la historia de la guerra de liberacin
contada y oda por la voz del pueblo ("Discurso" en
Assmann 207).


96
agua potable y padeca de parasitismo. La mortalidad
infantil era de 120 por mil. Ms del 70% de la poblacin
era analfabeta y en el caso de la mujer, el analfabetismo
llegaba al 90% (Nuez 55).
Anastasio Somoza haba logrado hacer alianzas con los
partidos polticos y la burguesa de manera que la clase en
el poder pareca un solo bloque poderoso y hegemnico.12
Pero despus del terremoto de 1972, "el negocio de la
reconstruccin fue monopolizado por la burocracia militar y
civil del aparato de la dictadura somocista, lo que comenz
a resentir hondamente la burguesa productiva industrial."
Adems, "la dictadura recurre a un financiamiento cada vez
ms difcil y comprometido con la banca privada comercial,
lo que contribuye a enajenar mucho ms la solvencia
financiera del pas. La burguesa no solamente deja de
invertir sino que empieza a sacar su capital del pas."
Tambin fue motivo de protesta la imposicin de un impuesto
directo a los productos de agro-exportacin (Nuez 60-62) .
Sobre la situacin del pas al final de la dictadura Sergio
Ramrez opina:
Si el imperialismo nos impuso a travs de la dictadura
somocista un modelo capitalista injusto y dependiente,
12 Segn Beverley y Zimmerman, en la situacin de una
economa de plantacin agro-exportadora del tercer mundo, la
clase dominante gobierna a travs de los mecanismos de sus
relaciones polticas con otras clases --adems de su control
del estado, que a su vez depende del control de la polica y
los aparatos militares. Los mecanismos econmicos de los
mercados nacionales e internacionales son menos controlables
en dicha situacin (23).


199
el 16. Cuando cay Estel ya nosotros miramos que
realmente esto iba a su final y el 19 se celebr
de esa manera. Despus, con todos los compaeros
del campo se formaron trabajos voluntarios porque
la ciudad estaba completamente sucia. Haba
trabajos voluntarios de los campesinos y limpiaron
la ciudad. Ese da se dio una participacin total
de todos aquellos compaeros campesinos, una
integracin de trabajo. La comida: ellos traan
maz, traan frijoles aqu a los compaeros que
estaban aqu. Y limpiaron casi toda la zona de la
carretera tambin. Limpiaron. Y las casas donde
estaban, como haban quedado solas, tambin se
metan ah y limpiaban los solares y otros
compaeros que tenan vehculos se iban a botar la
basura a Siquiuna. Es decir aqul deseo de
trabajar para que cuando los otros compaeros que
vinieran, que estaban en Honduras, vinieran a
hallar limpia la ciudad.
Triunfar no era solo ganarle al enemigo, era
organizarse, ayudarse, tratar de presentar una imagen
limpia, digna de quienes, con tanto sacrificio, se haban
quedado a defender el lugar. Esto refuerza la nocin de la
apropiacin psicolgica del espacio como signo de
identificacin, de lo que ya se trat anteriormente.
Augusto Sandino v Anastasio Somoza:
Contraste v Contradiccin Entre Pasado v Presente
Sandino y Somoza, dos figuras igualmente fuertes pero
completamente opuestas, forman una constante en todas las
narraciones.19 Ellos son las representaciones
19 Rappaport, al hablar de los contrastes y
contradicciones entre el pasado experimentado y la
estructura del presente, explica el uso de "imgenes mticas
o cclicas para resaltar los 'huecos' en la memoria
histrica, enfatizan ms poderosamente la importancia del
pasado porque es ms fcilmente reconocible. Adems, al
reforzar la estructura repetitiva de los procesos
histricos, se conecta el pasado con el futuro, creando una


173
del sandinismo contribuyeron a que el desastre fuera
inminente.35
El proceso de democratizacin de la cultura no se
consolid, como tampoco se dio un verdadero cambio econmico
ni se lleg a una plena justicia social en la sociedad
nicaragense, en general. Sin embargo, es necesario
resaltar que la revolucin sandinista fue una experiencia
colectiva que ha dejado una profunda huella en muchos
nicaragenses, por los cambios que ocasion en sus vidas y
por el proceso de aprendizaje que signific. Como afirma
Carlos Vilas:
Los movimientos revolucionarios centroamericanos
fallaron en cambiar los sistemas existentes desde sus
races, pero fueron un factor vital en las reformas
polticas y sociales que se han llevado a cabo en
35 Por no corresponder directamente con el objetivo
principal de esta disertacin ese tema no se puede tratar,
ni siquiera superficialmente. Para Dawes, sin embargo, el
problema interno se debi a que "el socialismo nunca fue una
parte explcita de la agenda sandinista [...] ni en las
esferas econmica, poltica ni el campo cultural." (195) La
imposibilidad de poner en prctica el proyecto de
democratizacin de la cultura refleja el hecho de que el
pluralismo, del que tanto se enorgullecan los sandinistas,
se constituyera en el caballo de troya que ocasionara su
derrota. En el artculo de Carlos Vilas "What Went Wrong?"
(NACLA 24.3 Jun 1990:12) hay datos de la creciente atencin
y avance de los sectores medios y altos a la vez que se
notaba el creciente abandono de subsidio a los trabajadores
y campesinos. De igual forma, en 1988, al momento de la
desaparicin del Ministerio de Cultura, los escritores y
artistas profesionales de las ASTC eran los nicos
representantes formales de la "cultura"; los talleres de
poesa no contaban con ningn apoyo. El estudio de Dawes
Aesthetics and Revolution (ver la bibliografa), es el nico
hecho hasta el momento, desde una perspectiva marxista
tradicional, sobre la relacin entre cultura y poltica en
la nicaragua sandinista.


80
la obra testimonial de Poniatowska que el recuento
testimonial de Bizarro Ujpn. Beverley y Zimmerman los
llaman "neo-testimonio" (Literature 186). El testimonio de
Cabezas Cancin de amor para los hombres (1988) se puede
clasificar aqu. Es necesario incluir tambin en esta
categora trabajos como Despus de las bombas (1979), de
Arturo Arias; Los compaeros (1976), de Marco Antonio
Flores; No se rompa el silencio (1988) de Charlotte
Baltodano; La paciente impaciencia (1989), premio Casa de
las Amricas La marca del zorro. Hazaas del comandante
Francisco Rivera Quintero (1989), de Sergio Ramrez. Estos
textos tienen una presencia ms clara de un "yo" narrativo y
por tanto son asociados a las autobiografas. Sus autores
admiten haber hecho un uso deliberado de la ficcin. Como
sugieren Beverley y Zimmerman, este tipo de testimonio, al
convertirse en una ms de las "formas o modas literarias,
cultivadas por escritores profesionales, pierde las mismas
cualidades de sinceridad y falta de arte que le dieron,
paradjicamente, su frescura y atractivo artstico" (188).
Consideraciones Finales
Es difcil presentar definiciones nicas y precisas
sobre un fenmeno tan complejo y heterogneo como el
testimonio centroamericano. No se puede encontrar
uniformidad ni consistencia en la produccin testimonial,
vista como un todo. Clasificado por pases, el testimonio
tiende a presentar cierta similitud de temas, segn la


41
Por el contrario, observa Ydice sobre lo testimonial,
este tipo de escritura abre nuevas posibilidades
para que los sectores populares continen su lucha
por la hegemona en la esfera pblica de la cual
han sido excluidos o forzados a representar
estereotipos que les han sido asignados por
aquellos que los estudian (Ydice, "Testimonio and
Postmodernism" 25).
Antecedentes del Testimonio
La historia y la literatura en Amrica Latina han
estado estrechamente ligadas desde la llegada de los
espaoles a Amrica. La temtica que se iba a desarrollar
de parte y parte sera afectada por la experiencia de los
dos sectores involucrados. Los espaoles podan hablar en
sus escritos de las maravillas del nuevo mundo y de sus
experiencias en l. Su versin de los hechos, constituy,
por mucho tiempo, lo que se conoce como la historia oficial.
Los otros--una gran cantidad de grupos tnicos, lingsticos
y culturales que tenan su propia forma de nombrarse e
identificarse--, perdieron sus respectivos sistemas de
organizacin y expresin. Su versin de la historia, para
el caso de la conquista, se recogeran mucho tiempo despus.
Esos textos pasaron a formar parte de las prcticas
discursivas contraculturales, que no se extinguieron con la
finalizacin del perodo colonial espaol. Por el
contrario, estos discursos "pueden apreciarse en un
significativo cuerpo de escritura contempornea. La razn
de su continua presencia es el hecho de que la sombra del


17
La historia popular recogida a travs de los
testimonios iba a afianzar el triunfo revolucionario entre
las gentes de las bases, al permitirles reconocerse en sus
propias palabras como protagonistas de la trasformacin
social en la que haban sido agentes fundamentales. Hacia
afuera, una vez publicada, esta historia podra funcionar
como elemento de consolidacin para la hegemona que
pretenda ganar el sandinismo, al convalidar su lucha por la
autodeterminacin como una lucha emprendida por todo el
pueblo nicaragense.
La Cruzada Nacional de Alfabetizacin
La Cruzada Nacional de Alfabetizacin (CNA) y sus
subproductos, entre los que se encuentra el Proyecto de
Recoleccin de Historia Oral (PRHO), fueron llevados a cabo
por jvenes brigadistas preparados por el gobierno para
realizar dichas tareas. Aproximadamente sesenta y dos mil
jvenes, entre los catorce y los veinticinco aos de edad,
fueron parte de los ciento ochenta mil alfabetizadores que
moviliz el gobierno revolucionario. Este hecho se tom
como una especie de momento coyuntural para crear las
condiciones de un compromiso efectivo y slido por parte de
los jvenes hacia la revolucin. Dentro de los objetivos de
la CNA, expuestos por el sacerdote Fernando Cardenal,
coordinador de la campaa, se encontraba,
la conscientizacin de los jvenes de Nicaragua [...]
ese ejrcito de jvenes que va a ir al campo y a la
montaa para recibir el proceso de la conscientizacin,


92
conformado por gente con necesidades apremiantes. La
tierra, adems, haba pasado tambin a ser mercanca.
Polticamente, antes de que se desarrollara con gran
fuerza el sector agroexportador, la hegemona estaba en
manos de los hacendados y ganaderos. Los presidentes que
haban gobernado el pas provenan de los crculos ms
aristocrticos de la oligarqua colonialista. Eran
ganaderos y comerciantes. Posteriormente, con el auge del
sector agroexportador, se gestaron cambios estructurales que
le permitieron a este grupo el acceso pleno al poder
poltico (Wheelock 105).
Otro aspecto a tener en cuenta--que influy en la
economa y la poltica de Nicaragua por mucho tiempo--, es
la presin de las potencias extranjeras. Aparte de la
ejercida por Espaa, otras presiones internacionales se
haban dejado sentir desde muy temprano. Primero la de
Inglaterra, que instaur un protectorado en la costa del
Caribe--la llamada Costa Mosquito--, desde 1678 hasta 1894.
Luego, la de los Estados Unidos, que en 1850 establecieron
la "Accesory Transit Company" dirigida por la empresa
Cornelius Vanderbilt. La idea era hacer ms corta la ruta
para llegar a California, viniendo de Europa, pues se
estableca una conexin despus de cruzar el istmo. Luego
vendra William Walker quien, segn Neil Macaulay, haba
sido llamado por los liberales para ayudarles en el


que cubre de 1972 a 1977. Bizarro es bilinge. Habla
tzutuhil, lengua perteneciente a la familia de las lenguas
Quich, y espaol.
La historia de vida de Ignacio est enmarcada en el
acontecer de la vida de su pueblo. La vida religiosa y
poltica dentro de la comunidad, las relaciones entre los
miembros de la misma, los problemas internos y externos que
afectan o hacen ms fcil la vida del grupo, las
dificultades personales de mantenerse en un rea marginada--
donde la sobrevivencia es un problema diario--, y las
estrategias para enfrentar dicha situacin.
Sexton explica en las pginas introductorias que lo que
escribi Bizarro en su diario se mantuvo casi intacto,
exceptuando el corte de ciertas escenas, sobre todo de
celebraciones o actos rutinarios que l consideraba que no
variaban de ao en ao. En cuanto a los comentarios
agregados por el antroplogo, basados en conversaciones
grabadas con el informante despus de la escritura del
diario, stos se presentan en el texto en bastardilla.
Hay, adems, una seccin completa de informacin sobre la
historia y la situacin poltica general de Guatemala, y de
San Jos la Laguna, el pueblo del cual Bizarro es
originario.17
17 Al establecer una comparacin entre el testimonio
de Rigoberta y el de Ignacio se observa que los dos se
refieren a problemas tales como la mortalidad infantil, la
situacin laboral, la salud, la tortura y la muerte, y el
papel de la iglesia en la comunidad. En cuanto a las


113
La Mujer en el Perodo Revolucionario
El nuevo gobierno auspiciaba el debate en torno a la
situacin de la mujer e impulsaba la organizacin de las
mujeres. Ya para 1980 se haban comenzado a dar dilogos
entre las mujeres y la presidencia, en el primer "De cara al
pueblo"20 y se haba iniciado una organizacin sindical en
coordinacin con AMNLAE. En los debates, las mujeres
expusieron:
Los prejuicios manifiestos en faltas de respeto. La
incomprensin de los maridos, su falta de colaboracin.
Las ocupaciones reservadas para hombres. La
discriminacin salarial por el mismo trabajo. La falta
de capacitacin y la discriminacin en la educacin
(Rodrguez, Registradas 43).
Las mujeres pedan, como sus reivindicaciones ms
sentidas: cambios concretos en la legislacin y observacin
en el cumplimiento de las nuevas leyes; que se diera un alto
a la discriminacin y el irrespeto en el lugar de trabajo;
que la mujer pudiera mantener un lugar en la defensa
nacional--que haba disminuido despus del triunfo--; un
subsidio posnatal ms alto y una mejor atencin al problema
del aborto; la construccin y puesta en marcha de Centros de
Desarrollo Infantil; la adecuada preparacin y capacitacin
para un mejor desempeo en el trabajo de produccin y en el
109) .
20 "De cara al pueblo" se denominaron las reuniones
semanales que se llevaban a cabo entre los oficiales del
gobierno y la gente. Tenan lugar en fbricas, vecindarios,
cooperativas agrcolas, escuelas y cualquier otro lugar de
trabajo como las plazas de mercado pblico.


138
estableciendo una relacin dialctica entre lo tradicional y
lo moderno, entre lo marginal y lo consagrado, entre lo
nacional y lo internacional.14 Segn Cardenal, cuando el
ministerio hablaba de cultura popular, su objetivo era
buscar, no un bajo nivel de mala cultura, sino permitir la
participacin amplia de la mayora de los nicaragenses en
la reformulacin del nuevo concepto de cultura. Porque la
cultura se poda volver un terreno democratizado; porque el
pueblo no deba estar al margen de la cultura; porque la
gente poda ser artfice de la misma y con ella interpretar
la realidad y luego transformarla o recrearla (Hacia 179-
186) .1S
Esa 'gente' o 'pueblo', a que se refiere Cardenal, son
los "sujetos de la cultura revolucionaria," que segn
Girardi, forman un grupo social compuesto de dos elementos:
14 Esta idea est claramente expresada en el discurso
de Cardenal, pronunciado en la Primera Asamblea de
Trabajadores de la Cultura en Managua, el 25 de febrero de
1980. El discurso se llam "Cultura revolucionaria, popular,
nacional, anti-imperialista" y fue publicado en el libro
Hacia una poltica cultural (177-186), mencionado
anteriormente. Ver nota 11.
15 Los discursos de los lderes sandinistas sobre arte
y cultura presentan posiciones y preocupaciones bastante
diversas pero sus puntos de vista pueden verse como
complementarios ms que contradictorios. Craven considera
que el proyecto cultural sandinista intentaba romper "la
vieja antinomia del elitismo y el populismo--el arte de las
clases dominantes contra el de las dominadas--la cual
siempre haba dependido de la desigualdad mantenida,
primero, por el feudalismo y, luego, por el capitalismo
monopolista." El sandinismo avanzara al implementar el
"poder popular" que permitira a las clases populares
acceder a posiciones de poder poltico y econmico (14).


TESTIMONIAL LITERATURE AND WOMEN'S PARTICIPATION
IN SOCIAL CHANGE IN NICARAGUA
By
CLARA SOTELO
A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL
OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT
OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF
DOCTOR OF PHILOSOPHY
UNIVERSITY OF FLORIDA
1996
UNIVERSITY OF FLORIDA LIBRARIES


130
como el Gegence.5 Hacan un trabajo de agitacin en las
calles y recorrieron el pas llevando a cabo investigaciones
y trabajos de campo, de los cuales salan luego sus obras
que eran llevadas despus a mucha gente, en una especie de
movilizacin cultural y de agitacin poltica de carcter
pedaggico.6 La Misa Campesina Nicaragense (1974) de
Carlos Meja Godoy, quien perteneca al grupo, fue compuesta
por medio de un trabajo de campo realizado en diferentes
pueblos, en los que el autor recogi ciento veinticinco
cintas de testimonio. En ellas estn las interpretaciones
de la gente comn sobre la cristiandad, as como--en
palabras del mismo Godoy--, "los ritmos desde el Pacfico
5 El teatro popular Gegence--originalmente conocido
como "El baile de Gegence"--, (que data de 1500,
aproximadamente) es una combinacin de los dramas rituales
de los indios Chorotega y los bailes carnavalescos de la
colonia. Usando una mscara que parodia la presencia de un
espaol --ojos azules, piel blanca--, el Gegence,
personaje central de la obra --un hombre indgena de
avanzada edad--, hace el papel del picaro que se burla de la
autoridad espaola a travs de la simulacin de un problema
de sordera. Las mscaras del Gegence se convirtieron en
smbolo del sandinismo, especialmente cuando sirvieron para
ocultar el rostro de combatientes en enfrentamientos contra
la guardia Craven 63-66) .
6 Craven considera que los grupos Gradas, Praxis y
Ventana, junto con la experiencia de Solentiname funcionaban
bajo la influencia de las ideas pedaggicas de Paulo Freire
expuestas en La pedagoga del oprimido (1970). Segn stas,
profesores y estudiantes deben realizar un intercambio de
conocimiento a travs de un dilogo en el que no hay sujetos
pasivos y del cual debe surgir una sntesis (31-32) .


133
surgi de las observaciones de Ernesto Cardenal a las
actividades de aquellos, mientras pintaban sus calabazos.
Las pinturas fueron, en su primera fase, de carcter
religioso, dada la experiencia que haban vivido de analizar
y comentar el Evangelio bajo la perspectiva de la Teologa
de la Liberacin. Segn Cardenal,
en esta pintura la Historia Bblica es la misma
historia del pueblo. Ellos estn dentro de la historia
del Reino. Jess es uno de nosotros, un campesino y
hasta un guerrillero. La muerte y resurreccin de Jess
es la muerte y resurreccin del pueblo (La
democratizacin 21).
Solentiname fue tambin un terreno de experimentacin
para la poesa. All se dieron los primeros talleres
dirigidos por la poeta costarricense Mayra Jimnez.9 Con
la apertura del Ministerio de Cultura se reanud esta
prctica y se establecieron en el pas los Talleres de
Poesa. Un aspecto que vale la pena analizar, es por qu se
produjo tanta poesa. Por qu poesa y no novela, o
cuento? Por qu verso y no prosa? Segn Wellinga, "[q]ue
9 La experiencia de Ernesto Cardenal y los campesinos
del archipilago de Solentiname, en el lago Nicaragua, es
internacionalmente conocida. Entre 1965 y 1966 Cardenal
trabaj con mil campesinos, aproximadamente, en la lectura
crtica de la Biblia, en prcticas de pintura primitivista
y, despus, en 1976, en los primeros talleres de poesa, con
Mayra Jimnez, poeta costarricense. En 1973, se public el
libro El evangelio en Solentiname. que recoge las
discusiones de la gente con el sacerdote sobre las lecturas
de la Biblia. En 1980, la Editorial Nueva Nicaragua public
un libro, editado por Mayra Jimnez, Poesa Campesina de
Solentiname. que recoga los poemas escritos en los
talleres.


69
inters) para la comodidad de los hombres de las clases
gobernantes, sus aliados y sus administradores
patriarcales de clase media (76).
Como se indic al comienzo, en el testimonio "los
lmites entre lo pblico y lo privado desaparecen" (Jara 3).
En ninguna parte se hace ms evidente la creencia de que "lo
personal es poltico" que en la respuesta de las mujeres a
su condicin de oprimidas. Al desplazar la esfera ntima de
lo privado y domstico a la esfera pblica, a travs de la
denuncia y la reflexin que permite el testimonio, se
redefine la accin de la mujer como activa y de lucha y se
valora la vida de la familia y el hogar como algo importante
que debe ser preocupacin de todos.
Las mujeres latinoamericanas, los indgenas y las
clases marginadas, en general--como se vio--, han enfrentado
la tirana del silencio y la violencia. Ha habido una
ausencia consistente sobre la existencia y la importancia de
la problemtica de esos sectores y su contribucin al
desarrollo de los pueblos. Su historia y su voz parece no
tener cabida ni aceptacin en la Historia oficial. Tampoco
en los estudios y acciones concretas de los gobiernos e
instituciones, supuestamente democrticas, de muchos pases,
lo que ha ocasionado la proliferacin de movimientos
nacionales de liberacin como el liderado por el Frente
Sandinista de Liberacin en Nicaragua. Lo que conduce a
recoger la experiencia de los guerrilleros, expresada en


164
organizando. En la sede de este centro y con algunos de sus
recursos se comenz a impulsar el proyecto. La Fundacin
Ford financi la compra de las grabadoras, las bateras y
los dems recursos necesarios para darle seguimiento y
atencin al desarrollo del trabajo de campo de los
brigadistas (Vannini n.p.).
El trabajo se tuvo que organizar en un tiempo mnimo.
En diez das se formul el proyecto, se elabor el diseo y
se prepar la gua de entrevistas. Como la historia oral en
Nicaragua era algo nuevo--explica Vannini--se obtuvo la
asesora de un antroplogo mexicano quien orient al grupo
en la definicin de los objetivos y el marco terico, la
preparacin de una gua de entrevistas adecuada, la
delimitacin del territorio que se ira a cubrir y la
seleccin y preparacin de los entrevistadores.
Despus de algunas deliberaciones, se opt por invitar
a estudiantes universitarios a participar en el proyecto.
En palabras de la historiadora nicaragense:
Tuvimos una respuesta extraordinaria en la primera
convocatoria, que llenamos casi el auditorio. Se
explicaron los objetivos del proyecto, anotamos la
gente que quera participar y despus hicimos una
seleccin de los estudiantes, que adems de
alfabetizadores, iban a trabajar con nosotros en el
proyecto de historia oral y una vez seleccionados los
muchachos que creamos que reunan las condiciones
idneas, pues empezamos, tambin en forma acelerada, un
taller de capacitacin de los entrevistadores (Vannini
n.p.) .
Se seleccionaron 270 entrevistadores--entre los
dieciocho y los veintids aos--y se organiz un seminario


140
de los sujetos sociales: la creacin del hombre nuevo y en
consecuencia, de la nueva sociedad. Para Cardenal, el
cristianismo visto como un movimiento precursor del
marxismo, desde la perspectiva de la teologa de la
liberacin, formula el reino de Dios en la tierra, que no es
otra cosa que el desarrollo de una sociedad ms justa puesta
en prctica por el hombre nuevo, en virtud de su amor por
los dems (Hacia 189-193, 260) .16
No es una coincidencia que tres sacerdotes ocuparan
cargos tan importantes en el gobierno y se hicieran cargo de
dos de los proyectos ms grandes impulsados por el
sandinismo: Ernesto Cardenal, ministro de cultura; su
hermano Fernando Cardenal, director de la Cruzada Nacional
de Alfabetizacin; y Miguel D'Escoto, ministro de relaciones
exteriores. Para D'Escoto, "el gran crecimiento del Frente
Sandinista ocurri cuando la Iglesia comenz este proceso de
renovacin--originado en Medellin--y las conciencias
empezaron a abrirse" ("Nicaragua: Unfinished Canvas" 444).
16 Al hablar de la renovacin cultural en Nicaragua,
dice Girardi, es inevitable mencionar el papel de la
Teologa de la Liberacin "como una de sus principales
fuentes de inspiracin." (47). La teologa de la liberacin
se origin en la toma de posiciones--por parte de los
Obispos de la Iglesia Catlica, en la Conferencia Episcopal
de Medellin en 1968--que denunciaba la injusta distribucin
de la riqueza y la victimizacin de las grandes masas
desposedas y en la que se propona un cambio radical en la
iglesia que debera, a largo plazo, trascender todas las
esferas de la sociedad.


234
claro es que es un feminismo que se impuls desde la
revolucin sandinista y tom vuelo para llegar a definirse
como un movimiento ms fuerte e independiente que es capaz
de debatir y atender su problemtica interna. Esto tambin
ha permitido que las mujeres comiencen a comprender y a
enfrentar la dominacin de que son vctimas como gnero.
se public el libro Cultura y subordinacin de la mujer en
Nicaragua. Sus objetivos son: reconocer los mecanismos que
reproducen en la sociedad la subordinacin de la mujer,
analizar los mitos, creencias y valores de los modelos
masculinos y femeninos y desarrollar una metodologa de
trabajo para empezar a superar estos problemas.


23
visibilidad, a travs de movimientos sociales que actan
pblica e internacionalmente que, como dice Schutte, han
hecho impacto en los estudios acadmicos y son fuente
importante de teora y reflexin (Cultural Identity 212).
Participan, adems en redes de apoyo que incluyen la familia
extendida y los vecinos, para resolver problemas personales
y de la comunidad (Safa 357).
El testimonio se ha tomado como uno de esos espacios en
donde las mujeres subalternas expresan su particular manera
de hacer y de pensar. En la mayora de estos testimonios se
observa una tendencia a la produccin de un trabajo de
carcter cooperativo en donde participan una o ms mujeres.
De esta manera, el testimonio se convierte en un espacio de
encuentro para las mujeres en donde se desarrollan el
dilogo y la polifona. La funcin polifnica del
testimonio hace que tanto la entrevistadora/editora como la
informante/co-autora sean consideradas productoras del texto
e intrpretes del con-texto. La funcin dialgica recoge
tambin el dilogo primario entre los sujetos y su medio
cultural, del que no escapan las relaciones de poder. Este
trabajo colaborativo y conversacional en el que se han
involucrado mujeres de diversas nacionalidades, es parte de
ese auge que han tenido, desde los aos setenta, los
movimientos culturales y polticos del feminismo


152
pelculas "que no chotearan] con el proyecto ideolgico de
la revolucin" (Wellinga, Nueva 30-31) ,23
Mujeres en las Letras y la Cultura
La presencia de las mujeres en la creacin del
Ministerio de Cultura y en su desarrollo posterior fue
fundamental. Daisy Zamora--poeta, psicloga, periodista y
locutora de Radio Sandino (la estacin clandestina de los
sandinistas)--fue nombrada vice-ministra. Para ella, la
creacin del Ministerio fue un proceso difcil. Aunque
tenan una idea clara de la importancia de la cultura, no se
saba cmo darle concrecin. Dentro de la nueva realidad de
Nicaragua, "era como hablar de la creacin de un mundo--sin
punto de partida." Lo primero que hicieron, cuenta, "fue
investigar algunas instituciones del pasado y repetidamente
referirse a lo que haban escrito los lderes sandinistas
sobre la importancia del trabajo cultural" (citado por White
96) .
Rosario Murillo--poeta y activa participante del Grupo
Gradas desde mediados de los setenta--dirigi la Asociacin
Sandinista de Trabajadores de la Cultura (ASTC) desde 1981 y
colabor en la edicin del suplemento cultural Ventana. Su
23 Uno de los problemas que tuvo que enfrentar ENIDIEC
era la competencia con la empresa privada. Dado que el
gobierno acept el pluralismo poltico y la economa mixta,
la empresa privada haba podido importar, tambin para 1983,
ochenta y una pelculas provenientes de Estados Unidos,
Mxico, Italia, Espaa y China, contra las cuales era
difcil competir (Wellinga 31).


83
oculta la igualdad tras una univeralidad formal," sino que
"desde el imperativo de la sobrevivencia de la comunidad
pone en cuestin apropiaciones legitimadas por la
representacin formal" ("Testimonio y concientizacin" 209-
15) .
La importancia de reflexionar, que trae a un primer
plano el testimonio, no proviene de una decisin individual
del lector o del crtico. Algo que podra darse posterior a
la lectura del 'texto' testimonial. El lector conoce los
'con-textos' y los 'pre-textos' de este gnero. No hay
lectores inocentes. El lector de testimonio sabe que
Rigoberta Mench existe; sabe que hay problemas de hambre y
represin en Guatemala. Sabe que en Nicaragua se llev a
cabo una revolucin porque se viva en condiciones
similares.
El/a narrador/a de testimonio est dando la pauta para
la reflexin. Quiere decir algo y ser odo. La puerta que
abre el testimonio, gracias a la solidaridad del estamento
letrado, permite que estos textos, con un mensaje urgente,
sean ledos y reflexionados en otros niveles de la sociedad.
El "testigo" no tiene que convencernos de que habla o
escribe bien y que tiene derecho de estar en el Canon. El
testimonio perdera su fuerza y objetivos polticos de
denuncia y resistencia, adems de su funcin de voz
alternativa de la Historia, al ser institucionalizado. Lo
que se debe es mantener la polifona necesaria para que haya


163
medio para reconocerse y mostrar el valor de lo que se haba
hecho hasta el momento.29
El Provecto de Recoleccin de Historia Oral
Margarita Vannini, hoy directora del Instituto de
Historia de Nicaragua (IHN), particip directamente en la
organizacin y puesta en marcha del Proyecto de Recoleccin
de Historia Oral. Sobre los orgenes del proyecto comenta:
En 1980, mientras se estaba organizando la Cruzada de
Alfabetizacin, un grupo de profesores universitarios
pensamos en la posibilidad de organizar un proyecto de
historia oral que permitiera recoger la enorme
participacin popular que se haba dado en todo el
proceso de lucha contra la dictadura, en el perodo del
72 al 74 y, particularmente, del 77 al 79, que fue todo
el proceso de lucha insurreccional (n.p.) .30
El proyecto, anota ella, fue financiado por tres
instituciones: la Universidad Nacional, que aport los
profesores; la Cruzada Nacional de Alfabetizacin, que
permiti aprovechar la infraestructura de la CNA; y el
Ministerio de Cultura, que puso a la disposicin del
proyecto, el Centro de Investigacin Histrica que se estaba
29 Aprovechando la infraestructura establecida para la
CNA, se realizaron otros proyectos que se denominaron
subproductos de la cruzada. Ellos son: recoleccin de los
ejemplares de fauna y flora de las distintas zonas del pas;
censo sobre la situacin ocupacional, sistemas de
comercializacin y similares; recoleccin del tesoro
cultural acumulado en leyendas, cuentos populares, refranes,
etc.; ubicacin de sitios arqueolgicos, yacimientos
minerales; educacin sanitaria y medicina preventiva (Assman
75) .
30 Vannini, Margarita. Entrevista personal, 20 de julio
1992. Todas las citas que se darn de aqu en adelante y que
corresponden a esta entrevista, estarn sin pgina, por ser
sta una entrevista sin publicar.


255
Yerkovich, Sally Marie. "Gossiping or the Creation of
Fictional Lives." Women's Studies International
Quarterly 3 (1976): 5-10.
Ydice, George. "Postmodernity and Transnational Capitalism
in Latin America." Ydice et al. On Edge 1-28.
"Testimonio and Postmodernism." Latin American
Perspectives 18.3 (1991): 15-31.
"Testimonio y concientizacin." RCLL 18.36 (1992):
207-227.
Ydice, George, Jean Franco y Juan Flores, eds. On Edge.
The Crisis of Contemporary Latin American Culture.
Minneapolis: University of Minnesota Press, 1992.
Yurkievich, Saul, ed. Identidad cultural de Iberoamrica en
su literatura. Madrid: Editorial Alhambra, 1986.
Zwerling, Philip y Connie Martin. Nicaragua: A New Kind of
Revolution. Wesport: Lawrence Hill and Company, 1985.


129
testimonial. Sobre esta poesa, Beverley y Zimmerman anotan
que :
despliega dos caractersticas que se haran ms y ms
evidentes en la literatura nicaragense de los aos
siguientes: (1) el surgimiento de una poesa producida
dentro de la organizacin revolucionaria misma, ms que
de "frentes" culturales como Ventana o compaeros
viajeros como Cardenal; (2) la fusin de situaciones
testimoniales (encarcelamiento, participacin en la
guerrilla) con la poesa (76).
La prosa y la poesa de otros sandinistas encarcelados,
o de aquellos que se haban ido a la montaa, era publicada
tambin en el peridico de la UNAN, Taller, dirigido por los
escritores Michele Najlis y Alejandro Bravo. Apareci
tambin el grupo Gradas. fundado en 1974 por Rosario
Murillo, David McField, Guillermo Menocal, Eric Blandn,
Bayardo Gmez y el msico Carlos Meja Godoy. Su frase gua
era: "La lucha por la cultura es la lucha por el cambio
social." Las escritoras Rosario Murillo y Michele Najlis
conformaron, junto con otras cuatro--Yolanda Blanco, Vidaluz
Meneses, Gioconda Belli y Daisy Zamora--, el grupo de "Las
Seis", el primero sobresaliente de mujeres escritoras dentro
de la literatura nicaragense (Beverley y Zimmerman 89).
El grupo Gradas estaba conformado por artistas de todo
tipo: actores, escultores, msicos, poetas, pintores que
trabajaban en sus proyectos con la colaboracin de
periodistas, socilogos y antroplogos. Basaron gran parte
de su produccin artstica en elementos de la cultura
popular, como las trovas y la tradicin del teatro indgena


76
Dentro de los testimonios hechos en Centroamrica en
forma individual se encuentran los llamados "testimonios de
guerrilla" o "literatura de campaa": Das de la selva
(1980) y El trueno en la ciudad (1987) de Mario Payeras, co-
fundador del Ejrcito Guerrillero de los Pobres; Secuestro v
capucha. (1982) del salvadoreo Salvador Cayetano Carpi;
Y..."las casas quedaron llenas de humo (escrito a mediados
de los sesenta y publicado en 1986), del nicaragense Carlos
Jos Guadamuz; Tiempo de sudor y de lucha (1987), de Miguel
Angel Albizures (1987), trabajos que muestran la influencia
de las estrategias narrativas y las orientaciones
revolucionarias del Che Guevara. Sobre este tipo de
testimonio Duchesne comenta:
A diferencia de otras narrativas factuales, que pueden
conformarse con relatar el ser y acontecer del mundo,
la narrativa guerrillera se impone abarcar el
desenvolvimiento de un proyecto de modificacin de ese
ser y acontecer. Narra el desarrollo de un plan de
accin dirigido a transformar una realidad social. La
confrontacin entre el ser-as y el querer-hacer exige
medir las distancias entre los objetivos y las
realizaciones, el grado de confluencia entre voluntad y
capacidad alcanzado por unos sujetos determinados para
actuar en la historia inmediata ("Las narraciones" 85).
diferencias, se ve que mientras Bizarro dedica pginas
enteras al problema del alcoholismo, Mench apenas lo
menciona. Ella le dedica ms tiempo a la situacin y lucha
poltica de los indgenas mayas (toma de tierras, defensa de
los ataques del ejrcito) y Bizarro habla de esto muy
superficialmente, manifestando estar en desacuerdo con la
resistencia y el trabajo poltico y a favor de una
integracin y asimilacin del indio a la vida moderna de los
ladinos.


36
del signo, a la que se aferra el discurso posmodernista para
explicarlo todo, no es siempre producida y tomada como tal
en todos los niveles de significacin y creacin cultural.
Tampoco acaba con las desigualdades ni las respuestas de
reaccin que los sectores que las sufren puedan tener.
Como se dijo al comienzo, en Amrica Latina hay todava
formas culturales y econmicas premodernas, modernas y
posmodernas. Y, al igual que en otros pases del llamado
tercer mundo, hay sectores que todava buscan esos espacios
de participacin e intentan reconstruir o redefinir su
identidad. Es una identidad que, en palabras de Achgar, no
es "la homogeneizadora impuesta por el monlogo del discurso
imperial sino una identidad heterognea, por diferenciada y
plural, quizs ms democrtica y que respete las identidades
Otras" (53). Con la bsqueda de dicha identidad a travs
del testimonio se crea una tensin que segn Gugelberger y
Kearney, "afecta naturalmente los conceptos de tradicin,
modernismo y postmodernismo, y aun la idea misma de la
representacin."7 Estos autores consideran que los
7 "El trmino 'representacin' tiene varias acepciones
que suelen confundirse: 1) la descripcin de un estado de
cosas, 2) el reemplazo de una o ms personas por otra que
habla o se confiesa en nombre de ellos, 3) el ejemplo que
una persona o cosa proporciona para otros [. . ] La
representacin es el dispositivo discursivo por medio del
cual la ideologa liberal logra proyectar una uniformidad
formal (todos poseemos por derecho y ley la propiedad de la
personalidad) por encima de asimetras concretas (la
'propiedad' de algunos tiene mas valor que la de otros). La
confusin de estas acepciones es fundamental para la
ideologa liberal (Ydice, "Testimonio y concientizacin"
209) .


221
morir! Porque ellos estaban al aire libre. Porque aqu no
haba ninguna proteccin."
Las mujeres eran, adems de madres sacrificadas o
personas temerarias, activas colaboradoras en la
organizacin para la defensa de la zona en momentos de
crisis. Dolores Zamora de Arrliga refiere su experiencia.
Nosotros ya sabamos que se iba a dar la
insurreccin. Logramos organizar los abastos en
cada manzana, en cada barrio, en cada zona. Entre
toda la gente se logr conseguir cierta cantidad
de alimentos. La gente no pereci de hambre. All
se reparta la alimentacin para el pueblo. Haba
tambin los botiquines en cada zona y en cada
barrio tambin, por algn herido, por alguna bomba
que tiraban, entonces ah noms se atendan los
heridos. En los barrios, con las organizaciones de
los barrios se logr la paralizacin total de la
ciudad, de todo el departamento de Estel. En la
insurreccin, ya propiamente, la gente tampoco
pereci de hambre, porque previamente habamos
organizado los abastos, los botiquines y todo el
alimento necesario se le estaba distribuyendo a la
gente. Las comunidades rurales prestaron todo su
apoyo mandando granos, maz frijoles, que tambin
se les distribuy al resto de la ciudad.
La conexin entre las mujeres y el alimento es
inevitable. El campo juega un papel igualmente importante
en la provisin de la comida. Pero lo ms notorio aqu es
el gesto de solidaridad y el sentido de compartir que
expresa esta mujer. En general, la mujer particip "en
todos los niveles." Lo que se confirma en las palabras de
Mariana Jonus Blanco.
Las mujeres estaban en la retaguardia ya sea como
enfermeras o ayudando en los abastecimientos y
estaban a la vanguardia tambin de la lucha
directamente en primera lnea de fuego, estaban en
posiciones administrativas dentro del campo de


58
producir un estilo (sic) personal y distintivo como parte
del proceso de individualizacin, el testimonio se esfuerza
en preservar o renovar una retrica interpersonal" ("Sin
secretos" 146). Las autobiografas son escritas por
personas que consideran que su vida tiene un significado
nico y por tanto merecen ser conocidas por otros. Los
testimonios como el de Rigoberta Mench --Premio Nobel de la
Paz (1992)--muestran, por el contrario, que los
testimonialistas no pueden ser vistos en trminos
individuales sino que son parte de un colectivo comprometido
en una lucha comn.
Cabe recordar que el testimonio se acerca, como ya se
dijo, al concepto de dilogo y polifona de Bakhtin. El uso
del discurso en una situacin que nos libera de la autoridad
central de viejo tipo, instituyendo un nuevo espacio
colectivo de anlisis, representacin y reflexin. La
"contra-autobiografa", como denomina Jameson al testimonio,
obliga a una relectura del texto freudiano sobre los sueos
que permite ver que la relacin de stos no siempre se da
con "la glamorosa y metafsica nocin del Deseo, sino ms
bien [con] la muy humilde y cotidiana nocin de los anhelos
(sic)". Por eso, para l,
el Deseo verdaderamente habla el lenguaje de lo
sublime, de la gran lite y las formas aristocrticas;
el anhelo (las ganas), por otro lado, es la categora
narrativa fundamental de una muy diferente tradicin
literaria, el cuento de hadas, la ms antigua forma de
tradicin narrativa campesina (131).


202
una manera brutal con nosotros que somos el pueblo". Doa
Helena Flores de Castillo cuenta que:
no queramos or un disparo ms y se le tena
horror a la guardia, porque . sobretodo cuando
los guardias, a la hora de la operacin limpieza,
entraban a las casa de una manera brutal . .
Estando nosotros en la casa, entraron dos guardias
endemoniados, venan desorbitados y disparando
dentro de la casa.
Por su parte, la seora Mara Ignacia Gutirrez de
Hernndez recuerda:
A mi edad y lo tanto que he vivido, me parece que apoyo
[Somoza] no lo tuvo. Obligado el pueblo, s. Porque ud.
sabe muy bien que si uno no haca, el pueblo no haca,
lo que ellos decan, entonces ya no estbamos bien.
Terminbamos en una crcel tanto mujeres como hombres,
o desaparecamos.
Para ella, la fuerza ms grande que mantena a Somoza era su
ejrcito:
Ud. sabe muy bien que tena un ejrcito grande. Ese era
el apoyo. Aun los que vivamos, los hombres, los
hombres, eran obligados: cualquier cosa que se hiciera,
que lo siguieran, que participaran. Y si son las
mujeres que participaban en trabajos que pertenecan a
l, era lo mismo. Entonces, el se senta apoyado, pero
no era porque lo apoyaran de verdad sino porque era
exigido. Porque en ese tiempo era exigido todo. Yo
nunca en mi vida vot. Inscribirme? S. Porque era
necesario inscribirse. Pero, votar? En m edad yo no
s cmo es dar un voto. Ni por un lado ni por el otro.
Porque, me vas a dispensar, soy una analfabeta y mi
opinin ha sido que si no trabajabas, no comas.
Entonces, pues, y como no perteneca a ningn trabajo
de los que tena, pues, el estado, el ejrcito, me
apoyo de amplios sectores populares (The Sandinista 48).
Gould, por su parte, critica la simplificacin que l
considera central en el estudio de Vilas, en el que falta
una observacin ms detallada de los complejos procesos,
diversos segn la regin, que dan cuenta de la forma como
las clases populares llegaron a apoyar al FSLN (295) .


239
Los textos testimoniales que se originaron en la
experiencia nicaragense estructuran una narrativa que,
tomada como historia, debe verse como un acto reconstructivo
no slo de hechos sino tambin de sistemas simblicos y de
sistemas de poder. Adems, como se seal antes, narrar los
hechos era apropiarse de ellos en su valor histrico, tener
control sobre su interpretacin y desplegar un sentido de
identidad con lo que se hizo. Ese ejercicio de reflexin,
expresin e interpretacin les permiti reafirmar su
identidad y recrearla, al desvirtuar por ejemplo, el mito
sobre la pasividad y la debilidad de las mujeres, que niega
su participacin en el cambio. Esto favorece, as su vez, el
reconocimiento de la contribucin de las mujeres en torno a
programas de recuperacin, organizacin y autogestin en
comunidades afectadas por extrema pobreza o estados
violentos.2 De esa manera, el testimonio contribuye a una
recopilacin de referencias histricas del manejo del poder
por parte de la mujer, como tambin de sus contribuciones al
desarrollo de la humanidad. Esto implica una revaloracin
de la cotidianidad y de las labores de la mujeres,
2 Segn Schutte, "las mujeres han entrado como agentes
ticos en el campo de los derechos humanos y en la
formulacin de polticas pblicas con respecto a la
violacin de los mismos por su capacidad de defender los
derechos de sus familiares y seres queridos o de otras
vctimas de la comunidad [i.e. las locas de la Plaza de
Mayo] ("Feminismo y filosofa" 5).


40
medida que sta puede ser constituida de maneras diversas,
segn cada autor. No es una metfora de representacin
(porque la lengua ha dejado de 'referir'), sino de
interpretacin. La heterogeneidad planteada por el
deconstruccionismo no admite la metonimia por la cadena de
significantes que constituye la interpretacin que nunca
permite que se alcance un significado. En la escritura
testimonial, predomina el efecto metonmico y no hay tampoco
una autoridad central. Para Sommer, la primera persona que
narra se asocia con un nosotros o voz colectiva, en un
movimiento lateral de identificacin a travs de una
relacin horizontal que comparte la experiencia, pero que
reconoce las posibles diferencias entre nosotros como
componentes de un todo sin centro ("Rigoberta's" 39).
El desmoronamiento del concepto de autoridad central
puede ser llevado, entonces, a dos puntos diferentes: la
total ausencia de referencialidad--y, por ende, la
incapacidad de representar--o, la bsqueda de una identidad
dentro de una colectividad en un proceso, que como se dijo
antes, es de auto-constitucin y sobrevivencia. Se podra
decir, con James Clifford, que para el deconstruccionismo,
el individuo se encuentra slo, sin ningn lazo
que le permitaidentificarse con una comunidad; y
as, con esa identidad incompleta en busca siempre
de una totalidad, de un completarse, se embarca en
una bsqueda sin fin por autenticidad. As, el
SER, como un algo que pudiera alcanzar cierta
plenitud, se vuelve una cosa del pasado, rural,
primitivo, infantil (114).


155
una poesa profundamente ertica, en el sentido ms
amplio de la palabra. No slo en el sentido sexual al
cual se la reduce frecuentemente. Estaba cantando del
placer de estar viva, de sentirme alegre de ser una
mujer y vivir en una poca cuando las cosas que estaban
pasando prometan cambios tan importantes (Randall
145) .
La preocupacin ms grande de las escritoras era la
doble vida que tenan que llevar, despus de comprometerse
con el trabajo poltico clandestino en el Frente Sandinista.
Como lo explica Gioconda Belli,
Despus del terremoto de 1972, la polica de seguridad
de Somoza empez a sospechar de m y a seguirme. En ese
tiempo yo era la mensajera entre Ren Nez y Eduardo
Contreras. La gente donde yo trabajaba en ese tiempo me
dijo que el jefe de las fuerzas de' seguridad de Somoza
les haba dicho que me despidieran porque perteneca al
FSLN (Randall 146-7).
Para Rosario Murillo la situacin era similar. Al
respecto dice:
En Gradas tratamos de cambiar el concepto de trabajo
cultural para que la gente no fuera solamente receptora
sino creadora de cultura. En ese tiempo mi poesa
responda a la necesidad de comunicacin inmediata.
Cuando la situacin cambi y fuimos perseguidos y
encarcelados por la dictadura adoptamos una estrategia
diferente. Mi trabajo pas de ser abierto a formar
parte de la red clandestina (Anglesey 395).
Otra de las mujeres prominentes en la organizacin del
Ministerio de Cultura fue Vidaluz Meneses. Poeta tambin,
comenz a escribir desde 1960, con el apoyo de Ernesto
Cardenal. Considera que "la sntesis de la poesa, el
cristianismo y la revolucin" se hizo presente en su vida
desde ese momento y le trajo paz interior y fuerza. Admite
que la creacin del ministerio y su trabajo dentro del mismo


116
la Carta Magna de la Repblica garantizasen sus derechos y
reconocieran sus aportaciones a la transformacin social"
(Murguialday 203).
La agresin norteamericana haba alterado gravemente el
cumplimiento de muchas de las metas del gobierno
revolucionario. Se suspendi, en gran medida, la ayuda
financiera multinacional. Estados Unidos decret un embargo
comercial y los daos materiales elevaron a tres mil
millones de dlares las prdidas acumuladas hasta 1987. Los
efectos de la nueva guerra y la crisis econmica que
desencaden, crearon un deterioro de las condiciones de los
sectores populares. El poder adquisitivo salarial, "que en
1985 cay al 54% de lo que era en 1980," para 1987 era
apenas del 6%. El gobierno tuvo que desarrollar estrategias
de sobrevivencia y adoptar una economa de guerra. En 1989,
las fuerzas contrarevolucionarias no haban podido eliminar
al sandinismo, pero el precio que haba pagado el pueblo era
muy alto (Murguialday 149-154).
Por la necesidad de que los hombres se movilizaran a
los frentes de guerra, las mujeres tuvieron que incorporarse
a la fuerza laboral, especialmente a la produccin agrcola
en el campo. Las estrategias de las mujeres para
sobrevivir, en Managua, principalmente, se desarrollaban
dentro del sector informal. Sin embargo, la tasa nacional
de subempleo segua siendo ms alta entre las mujeres; la
doble jornada afectaba su participacin poltica y su


59
Como se puede apreciar, es difcil agrupar el
testimonio en vertientes clara y precisas. No hay
uniformidad ni un modelo nico a seguir. La diversidad es
una de sus principales riquezas. La heterogeneidad del
testimonio--presente en su temtica, su modo de produccin y
su forma--seala, de una parte, la riqueza y complejidad de
la problemtica de vida y lucha de los sectores marginados;
de otra, la complejidad de la realidad latinoamericana, y la
importancia de reflexionar sobre ella para entenderla y
criticarla y crear acciones concretas para cambiarla.
Mujeres v Testimonio
Una de las primeras observaciones que hace Ren Jara
sobre el testimonio es que ste nos cuenta las experiencias
de personas
que han sufrido el dolor, el terror, la brutalidad de
la tecnologa del cuerpo; seres humanos que han sido
vctimas de la barbarie, la injusticia, la violacin
del derecho a la vida, a la libertad y a la integridad
fsica" (1).
La mayora de los estudiosos del testimonio est de
acuerdo con l. La violencia y el denuncio de la misma
estn en el centro del debate sobre el testimonio y son la
sustancia misma de la gran mayora de esos escritos.
Antes de proceder a una directa evaluacin del
testimonio y su importancia en los estudios feministas y en
las relaciones de poder entre los sexos, es conveniente
echar una rpida mirada a la evolucin de ciertos fenmenos


52
Caractersticas de la Produccin del Testimonio
El testimonio se presenta, la mayora de las veces,
como una narracin contada en primera persona, singular o
plural. La persona que narra los hechos ha sido testigo
directo de los mismos. La historia que cuenta,
generalmente, se refiere a situaciones extraordinarias
ocurridas en momentos de guerra, revolucin y tortura, entre
otras. Situaciones en que la represin, la persecucin y la
explotacin afectan grave y definitivamente la vida de un
grupo de seres humanos. La necesidad de dar testimonio
proviene, no slo del horror y el dolor que se vive en
momentos tales--sobre los que se cree hay que decir algo--,
sino de la gran contradiccin que este tipo de situacin
plantea. Se vive en un mundo donde, desde hace ms de un
siglo, se habla de libertad, igualdad y progreso para todos.
Sin embargo, la felicidad y la tranquilidad a que se aspira,
en un sistema basado en esas premisas, se vuelve
inalcanzable para un amplio sector de la poblacin.
Curiosamente, estos sectores coinciden, en su mayora, con
los grupos que desde los comienzos de la expansin europea y
del capitalismo, han sido invadidos, avasallados y
esclavizados. As, no slo ellos nunca logran obtener lo
prometido, sino que, a cambio, reciben violencia y
discriminacin.
dieron ninguna trascendencia al hecho.


148
creada en 1977 por el cantante y compositor Carlos Meja
Godoy y reuna a grupos musicales y cantantes profesionales
de todo el pas. Con el triunfo revolucionario, se practic
entre los jvenes de este movimiento la cancin-testimonio
de carcter poltico. Se continu, sin embargo, con la
msica romntica, muy popular en todo el pas y se promovi
la msica latinoamericana y de otros pases. Sobre la
existencia de grupos como Jazz-Rock Praxis. Rosario Murillo
dice:
Una cosa es el imperialismo y otra la msica de Diana
Ross, por ejemplo. Una cosa es la penetracin cultural
y otra Louis Armstrong, Janice Joplin, Chick Corea. Una
cosa es que se impulse y desarrolle la msica
latinoamericana y otra que se reconozca el valor de
toda msica incluida en sta la clsica tradicional y
los Beatles, Rolling Stones, Village People, Frankie
Smith ...(citado por Wellinga, Nueva 54).
El Movimiento de Expresin Campesina Artstica y
Teatral (MECATE) fue fundado en abril de 1980 y puso en
prctica cuatro tipos de actividades culturales. Primero,
la velada, una reunin de entretenimiento y socializacin en
la que se hacan montajes improvisados de obras muy cortas
basadas en un tema propuesto o simplemente se tocaba msica,
se cantaba y se bailaba. Segundo, los encuentros
culturales, de carcter regional, en los que se reunan
representantes de las diferentes localidades para presentar
sus obras teatrales o sus grupos musicales. En ellos se
conmemoraba una fecha especial o se debata sobre los
problemas de la regin. Tercero, la brigada cultural, que


81
problemtica de la zona. En Nicaragua y El Salvador, por la
situacin de revolucin y cambio de las dcadas anteriores,
se ha producido una gran cantidad de literatura de
guerrilla. En Guatemala, por los problemas que enfrentan
las culturas Mayas, se recoge el testimonio sobre la
situacin de los indgenas. Finalmente, por el incremento
de las mujeres en la vida pblica, su presencia como
testimonialistas hablndo de la problemtica de gnero, de
la vida de sus familias y sus comunidades, va en aumento,
como se vio.
La caracterstica ms fuerte que subyace en todos los
trabajos de este tipo es su naturaleza poltica de denuncia.
Estos textos privilegian la oralidad, el lenguaje popular y
regional de lo cotidiano. Los elementos orales de esta
narrativa enfrentan una tensin en el proceso mismo de
escritura, ya que se quiere resistir la imposicin de los
significados que implican la entrada en ella. En otras
palabras, al textualizar un relato oral, se pasa a formar
parte de la literatura y de los debates en el campo de la
representacin y la escritura. Como se ve en la mayora de
anlisis hechos sobre lo testimonial--en base a los cuales
se desarrolla en gran parte este captulo--las grandes
preocupaciones de los intelectuales y letrados que estudian
el testimonio no son otras que las provenientes del mundo de
la escritura. Las dudas se plantean sobre la aceptacin del
testimonio como discurso autnticamente marginal,


122
histrico que nos interesa. Siempre habr edicin, recorte
de hechos y personaje, nfasis en otros; una lnea de
narracin tendenciosa que favorece una ideologa, una
mentalidad, una posicin poltica. La historia que nos
cuentan las mujeres nicaragenses tiene esas
caractersticas, pero como es un discurso sin poder, no est
poniendo mucho en juego, no tiene nada que perder. Aunque
las mujeres en sus cuentos, mitifiquen, fantaseen, exageren
o callen, no pueden mentir sobre hechos palpables como sus
precarias condiciones de vida, la falta de trabajo y
seguridad social, sus dificultades con los hijos, las
angustias de la guerra, la discriminacin de que son vctima
por su gnero.26
Cuando se habla de problemas de la mujer se hace
siempre evidente que lo personal es poltico. De otra
parte, los trabajos histricos y antropolgicos sobre el
quehacer feminista de las mujeres en esos diez aos de
revolucin, pueden demostrar que la lucha de las mujeres en
pases pobres como Nicaragua est estrechamente ligada a la
lucha por la defensa de los derechos humanos. Porque son
"la mayora entre los pobres, entre los analfabetos y los
desempleados y las ms afectadas por el hambre, la crisis de
26 Segn Silvia Saakes, "considerando la cantidad de
mujeres que no tienen apoyo econmico por parte de su
compaero y las limitaciones sociales enfrentadas que provocan
una escasa flexibilidad y movilidad en sus actividades
econmicas, la situacin de las mujeres es tan precaria que
casi no se explica cmo sobreviven" (Brenes et al. 195).


79
importancia de dar voz a los que no la tienen. Son los
llamados novela-testimonio19, en los que el autor admite
haber tenido una participacin ms clara y definitiva en la
versin final. Esta participacin va desde el agregar y/o
quitar personajes y escenas, hasta corregir datos y formas
del lenguaje dados por el informante narrador. Las obras
que se agrupan en esta categora tienen una gran influencia
de los trabajos fundacionales de Miguel Barnet y Elena
Poniatowska. Sobre el trabajo de stos Fernndez Olmos
explica:
Poniatowska y Barnet emplean mtodos utilizados por
socilogos y antroplogos [. .] Comparten el hecho de
buscar los datos en la realidad, pero luego con eso
elaboran unas vidas a travs de la seleccin
lingstica y estilstica que deviene autntica
elaboracin artstica (71).
Estos testimonios son elaborados con fines ms
explcitamente literarios, pero en base a materiales
concretos sobre hechos reales (peridicos, entrevistas) y
con una mayor tendencia a novelar. Son textos menos
marginales ya que, por estar hechos por escritores
reconocidos, tienen una mejor posibilidad de acceder. De
hecho, es ms fcil que se acepte como literatura de verdad
19 Para Miguel Barnet la novela-testimonio es un
trabajo hecho por un artista-socilogo y debe "ser un
documento a la manera de un fresco, reproduciendo o
recreando [...] aquellos hechos sociales que marcan
verdaderos hitos en la cultura de un pas [...] un
desentraamiento de la realidad, tomando los hechos
principales, los que ms han afectado la sensibilidad de un
pueblo y describindolos por boca de uno de sus
protagonistas (98).


CAPITULO II
EL TESTIMONIO: UNA MANERA ALTERNATIVA
DE NARRAR Y DE HACER HISTORIA
La definicin de las literaturas documental y
testimonial no es precisa todava. La determinacin de
participar en la produccin de obras de ese tipo, parece
responder a convicciones polticas de tipo personal, ms que
a la idea de utilizar un gnero literario particular para
crear una obra de carcter puramente esttico.1
Hugo Achgar seala que "si atendemos a que el
desarrollo de Amrica Latina no es homogneo y de que
coexisten modos de produccin econmica premodernos,
modernos y posmodernos podramos, quizs, entender la
ambivalencia o complejidad del testimonio" ("Historias" 52).
Considera que es necesario distinguir las diferentes "lneas
1 Para John Beverley, "el deseo y la posibilidad de
producir testimonios y la creciente popularidad del gnero
indican que en el mundo de hoy hay experiencias vitales que
no pueden ser representadas adecuadamente en las formas
tradicionales de la literatura burguesa, que en cierto
sentido seran traicionadas por stas" (La voz 12). Margaret
Randall--periodista estadounidense que ha trabajado ms de
veinte aos recogiendo testimonio en Mxico, Cuba y
Nicaragua--, considera que el auge del testimonio en las
dcadas del sesenta y el setenta se debi a un proceso de
concientizacin en el que fueron fundamentales la distorsin
de la prensa norteamericana sobre los problemas del tercer
mundo y la creciente fuerza del feminismo que comenzaba a
sealar la necesidad de reescribir la historia incluyendo
las voces de sujetos antes ignorados por la misma, como las
mujeres ("Reclaiming" 103-110).
28


118
1989 (Collison 147) ,23
Dentro de los logros ms significativos obtenidos por
las mujeres, adems de haber demostrado claramente su papel
activo en el desarrollo del proceso revolucionario, est el
haber adquirido cierta autoridad para plantear sus
exigencias con firmeza. Aprendieron a hablar de y por s
mismas, rompiendo aos de silencio y pudieron interpretar de
otras maneras sus conflictos de pareja y la dinmica de la
vida domstica. Segn Mara Lourdes Bolaos, Magistrada de
la Corte Suprema de Justicia y Miembro del Equipo
Institucional conformado para la elaboracin del Cdigo de
Familia en 1981, encargada de la creacin de la Oficina
Legal de la Mujer: "Ha habido un avance ideolgico profundo
en la mujer nicaragense. Hace diez aos era casi imposible
hablar de sexualidad, de relaciones sexuales de pareja, de
aborto, de derecho, incluso de derechos de la mujer" (Brenes
et al. 32).
Para Ana Criquilln, quien trabaj con las campesinas
en la Asociacin de Trabajadores del Campo (ATC), "el avance
ms importante ha sido la toma de conciencia por parte de
23 Para ese tiempo AMNLAE "comenz a descentralizar su
aparato administrativo y convirti sus oficinas en Casas de
Mujeres en los barrios. Para marzo de 1989 existan ya 34
casas de este tipo que operaban como centro de atencin legal
y orientacin sexual y lugares de discusin e intercambio de
experiencias entre grupos. La propia oficina de AMNLAE central
pas a ser Casa Nacional de la Mujer y en ella se
desarrollaron desde entonces actividades de capacitacin,
investigacin, divulgacin y gestin de proyectos"
(Murguialday 261).


144
descubrimos quienes son poetas. Algunas veces son
poetas que no han escrito una sola lnea. Pero se
sienten poetas. Les gusta la poesa y quieren escribir
(en White 109).
Sobre el tipo de poesa que se haca en los talleres,
comenta:
Los poetas, por su origen proletario, usan un lenguaje
concreto, simple y directo. Las imgenes estn
estrechamente relacionadas con la realidad inmediata y
la experiencia de cada uno de los poetas. Y eso le da a
la poesa un cierto tono. Es una poesa testimonial,
una poesa histrica, una poesa geogrfica (110) .
Greg Dawes opina en forma similar. Para l,
la poesa que surgi de los talleres era temticamente
consistente durante la revolucin. Era, primero y ante
todo, una poesa testimonial, que grababa la historia
revolucionaria: la participacin de los poetas en la
lucha armada, la prdida de sus seres queridos, su
aprendizaje y transformacin en letrados, sus propias
sensibilidades (Aesthetics and Revolution 165).
Igualmente, se organizaron grupos musicales y de
teatro, centros de produccin de artesana, publicaciones
peridicas de creacin y crtica cultural. Se hicieron
lecturas pblicas de poesa, concursos, festivales,
conciertos y se dio impulso al arte mural pblico. Se
abrieron escuelas de pintura primitivista que, al igual que
los talleres de poesa, tuvieron su origen en Solentiname.
La experiencia de Solentiname, como ya se anticip, fue
fundamental en el diseo de los planes para desarrollar las
nuevas polticas culturales en Nicaragua. "En un pas donde
casi la mitad de la fuerza de trabajo estaba compuesta de
trabajadores asalariados del campo, este ejemplo sugiri


161
Lucha de liberacin, no de independencia, ya que
implicaba deshacerse del dominio de un grupo en el poder
poltico, que haba controlado a todo un pueblo por muchos
aos a travs de un gobierno dictatorial. Y tambin era la
liberacin de concepciones antiguas de lo que la gente era,
su auto-concepto y la auto-estima que de l se generaba.
Liberacin de un estado casi total de atraso e ignorancia,
de pobreza y privaciones. Se haba comenzado a creer que
ese grupo social poda ser gestor y artfice de una nueva
vida. En palabras de Cardenal, [l]a Alfabetizacin [sic]
fue para producir ciudadanos libres. Fue como una segunda
guerra [...] contra la ignorancia que dej el somocismo." Y
ms adelante agrega: "Con nuestra democratizacin del
alfabeto, los campesinos no slo conocieron las letras, sino
tambin su realidad y se conocieron a ellos mismos" (La
democratizacin 18).
Todas las tareas revolucionarias se dirigan a la
reconstruccin. Se tena que reconstruir el pas tanto
fsica como ideolgicamente. Segn Julio Cortzar, para la
Junta de Gobierno sandinista "la voluntad de reconstruccin
iba ms all del sentido material de la palabra." Para
ellos,
reconstruir significa levantar no slo al pas de sus
ruinas todava humeantes, sino colocar a nios y
adultos en un nivel de plena participacin consciente y
crtica en esa tarea [. .] Su nocin de
reconstruccin se basa fundamentalmente en un concepto
del hombre nicaragense que lo incluye, por un lado
como trabajador activo en esa reconstruccin, pero a la
vez como alguien dotado de la capacidad de comprender


131
hasta el Atlntico; nuestros frutos, ros, pjaros e
insectos" (Craven 23).7
La cancin, en general, fue usada para crear conciencia
poltica y, en ocasiones, para adoctrinar. Segn Rothschuh,
[l]a aparicin de "Guitarra Armada" de Carlos y Luis
Enrique Meja Godoy fue el resultado del trabajo
cultural y poltico del FSLN. El contenido de sus
canciones era una iniciacin a la lucha mostrando cmo
usar un fusil y cmo hacer explosivos. Estas canciones
eran conocidas ampliamente en todo el pas y penetraron
profundamente en la conciencia popular (35).
Algunas de las canciones de los hermanos Meja Godoy
son recreaciones de los corridos que se cantaban en la poca
de Sandino, en el norte del pas. Estas fueron publicadas
por Ernesto Meja Snchez en 1946, en la imprenta de la
Universidad Autnoma de Mxico (36). Ramrez considera el
trabajo de los Godoy de gran importancia para la revolucin.
Por eso dice que no sabe
cunto le debe la revolucin a las canciones de Carlos
Meja Godoy, las cuales organizaron un sentimiento
colectivo del pueblo, extrayendo sus temas y sus
acordes de lo ms hondo de nuestras races y preparando
ese sentimiento para la lucha (Alba 270).
La pintura mural es una de las formas de expresin
artstica, que junto con el graffiti, contribuy al
7 Segn Guillermo Rothschuh Villanueva La misa
campesina tuvo un tremendo impacto en los catlicos. Ofreci
una nueva versin del Evangelio, "hacindolo una recreacin
popular del origen de Jesucristo, como alguien que emerge
del corazn de los oprimidos." Luego explica que el gobierno
somocista se enfureci con sus autores y prohibi su
presentacin pblica porque entendi que su mensaje haba
penetrado profundamente en los parroquianos catlicos de
Nicaragua (35).


179
todos los sectores sociales y conjug la lucha anti
patriarcal con la lucha de clases, por lo menos, al interior
del pas. En cuanto a la lucha hacia afuera--o sea, el
enfrentamiento de Nicaragua contra la agresin extranjera
por la auto-determinacin, la paz y el derecho a la
construccin del socialismo--, la cultura patriarcal fue la
que puso la cara ante el ataque militar de los contras,
apoyados por los Estados Unidos, una nacin tambin
patriarcal. La dinmica de la guerra, que alimenta la
vigencia de una dialctica patriarcal, permiti que en el
mbito pblico tanto como en el privado se "reprodujer [a]n
jerarquas, prcticas y concepciones patriarcales" (Lagarde
12). Adems, las polticas culturales e ideolgicas de una
sociedad que se desenvuelve en un ambiente de defensa ante
la agresin, tpicamente masculinista, no podan contribuir
a que la participacin de las mujeres marchara de acuerdo a
sus estratgias de emancipacin como el gnero oprimido.
Por esa razn, de acuerdo con Lagarde, aunque
se intensific y cambi cualitativamente la
participacin poltica de las mujeres estimuladas por
las transformaciones sandinistas, su limitacin
poltica se acentu al no modificarse las formas
culturales que "atan a la mujer a las obligaciones
domsticas y a la subordinacin que sobre ellas ejerce
el hombre a travs de las relaciones y de la dinmica
patriarcal del sistema" [sic] (12).
Los Testimonios v la Perspectiva Feminista
Los estudidos sobre la condicin de la mujer, desde una
perspectiva feminista, no deben limitarse a hacer una


241
necesita la presencia del estamento letrado.
La forma como se acepte el testimonio va a afectar la
posibilidad de una alianza entre los letrados conscientes y
solidarios--que desean transforman los medios de expresin y
representacin, como la historia y la literatura, en terreno
de dilogo y acercamiento--, y los iletrados sin voz y sin
historia--que buscan expresar su punto de vista por la
urgencia de su precaria situacin. Al tomarlo como una
creacin textual o una historia ms, se le quita la fuerza
poltica de denuncia que lo caracteriza y ese "poder
esttico-epistemolgico especial, haciendo del testimonio
algo sancionado por el poder y la autoridad acadmica, y de
ah una construccin no-antagnica del sujeto subalterno por
la hegemona (Beverley, "El testimonio" 490). De otra
parte, cuestionar su validez como texto documental, o lo que
es lo mismo, como versin histrica alternativa, va a
disminuir su fuerza y el llamado de atencin que ocasiona en
el lector interesado en aquellos episodios histricos que
los sectores en el poder ocultan o desvirtan, para evitar
la prdida de legitimidad y hegemona de que gozan.
Uno de "los aspectos ms interesantes del testimonio,
anota Beverley, es que ofrece un modelo y una prctica
concreta de nuevas formas de solidaridad." Esta
solidaridad, ms que un gesto de paternalismo y generosidad
se urge dada la "crisis de representatividad de los partidos
y de proyectos polticos tradicionales" (Against 16).


50
tolerar la "otredad" o dejarla fuera. La tradicin de los
oprimidos nos ensea que el estado de emergencia en que
vivimos hoy, no es la excepcin sino la regla (Gugelberger
5) .
Muchos de los crticos del concepto de historia
Occidental que han examinado la forma de hacer historia de
los 'otros', coinciden en sealar que el quehacer histrico
no-occidental emplea imgenes mticas y fantsticas,
smbolos y metforas para representar los hechos.12 Estas
historias, sugieren ellos, no pueden ser consideradas
'narrativas' por no tener una estructura lineal, por ser de
naturaleza episdica y recitativa y emplear recursos
mnemnicos. En cuanto a la forma, puede variar desde los
proverbios y canciones hasta las ceremonias y rituales
(Rappaport 10-11).
Contraponer el testimonio, como historia no-oficial,
al concepto tradicional de historia de Occidente, permite
ver dos cosas. Primero, la asociacin que se ha hecho de lo
oral, y el contar historias--propio de los sectores
excluidos del estamento letrado--, con el atraso, la
ignorancia, el analfabetismo, y la imposibilidad de tomar
esas historias como fuentes de informacin y verdad. Para
los historiadores "civilizados" de Occidente, la verdad est
relacionada con la uniformidad, la prescripcin y un orden
12 Para una extensa lista de las figuras involucradas
en este proceso vase Joan Rappaport, The Politics of
Memory, (New York: Cambridge University Press, 1990), 10.


157
poltico-- es relativamente menor, comparada en cifras con
la de los hombres; pero en la puesta en prctica de las
polticas planeadas por la dirigencia y en la direccin y
orientacin de planes locales y de menor envergadura, su
peso es trascendental.25 Sin embargo, comparada con otras
revoluciones o con otras sociedades democrticas se ve
claramente que la mujer se hizo presente en forma
extraordinaria.26 Las mujeres fueron ms activas y
tuvieron una visibilidad mayor en el campo de la cultura.
Lo demuestra su participacin masiva en la CNA: sesenta por
ciento de los alfabetizadores eran mujeres; y en las
Jornadas Populares de Salud, que movilizaron cerca de
noventa mil brigadistas y educadores sanitarios,
aproximadamente, tres cuartas partes eran mujeres
(Murguialday 106-9) .27
25 En la toma del Palacio Presidencial slo hubo una
mujer, Dora Mara Tllez. En la junta de gobierno estuvo
Violeta Barrios de Chamorro, que se retir en 1980. Sin
embargo vale la pena mencionar que para 1987, el 31.4
porciento de las posiciones de la dirigencia estaban
ocupadas por mujeres y constituan el 26.8 por ciento de la
membresa del FSLN (Stoltz-Chinchilla 371).
26 Segn Norma Stoltz-Chinchilla, el papel jugado por
la mujer nicaragense en la revolucin fue numrica y
estratgicamente fundamental, especialmente en los dos
ltimos aos de insurreccin armada contra Somoza. "Una
situacin nica en la historia de las revoluciones del
Tercer Mundo," y en la historia del hemisferio occidental
(372-4) .
27 En la presentacin del libro Hacia una poltica
cultural. Daisy Zamora explica que "la concepcin de cultura
en esta nueva etapa ser abarcadora, integral, es decir,
considerar como suyas todas las manifestaciones del hombre
y se propondr la creacin de un nuevo tipo de hombre. Una


3
Ochenta de estas entrevistas conforman uno de los
aspectos centrales de estudio de esta disertacin. El
material fue recogido en un trabajo de campo que se llev a
cabo en dos etapas. La primera se hizo durante el mes de
junio de 1991, tiempo durante el cual se ubicaron las cintas
y se establecieron contactos con algunas de las personas que
intervinieron en el Proyecto de Recoleccin de Historia
Oral. La segunda etapa tuvo lugar entre mayo y agosto de
1992. Durante ese tiempo se hizo una seleccin de los
testimonios y se realizaron entrevistas con algunos de los
brigadista y con la directora del Instituto de Historia de
Nicaragua, Margarita Vannini.
El primer aspecto que concierne a esta disertacin
tiene que ver con la produccin testimonial multitudinaria
desarrollada en Nicaragua justo despus de la toma del poder
por los sandinistas. El testimonio, como se ver, tiende a
aparecer en perodos histricos de crisis, guerra o cambio
revolucionario. Estos perodos pueden ser de transicin,
cuando se busca una trasformacin radical de estructuras
sociales, o largos perodos de dominacin ejercida contra
sectores marginales que, como los indgenas, han sido
excluidos de la vida nacional. Desde el testimonio, los
grupos subalternos se han enfrentado a la hegemona
discursiva de los grupos en el poder y han articulado su
forma de expresin y representacin, exponiendo su propia
versin de los hechos como una historia alternativa. La


48
interesados en defender una identidad eterna, ni estn
perdiendo su resistencia ante las presiones de la
integracin. Slo buscan crear su propio espacio, empeados
en su modo de hacer. El silencio, anota Jean Franco, no es
enmudecimiento, sino seal de exclusin, y se opone a la
'voz', "como metfora para la gran divisin socialmente
constituida (y quizs imaginaria) entre el mundo letrado e
iletrado, el primer y el Tercer Mundo, el mito y la
historia" ("La historia" 11).
El concepto Occidental de historia tiene en cuenta
solamente las narrativas lineares, cronolgicas y, construye
argumentos sobre experiencias particulares, haciendo una
especial interpretacin de esos hechos que analiza y esos
argumentos que usa (Rappaport 11-12; De Certeau 19). Esta
forma especial de hacer el discurso histrico, no slo
presenta una posicin, sino que busca y obtiene
legitimacin. Dicha legitimacin, segn Rapppaport,
proviene de lo que algunos historiadores consideran una
posicin exclusiva de grupos y sociedades letradas donde la
'objetividad', y el pensamiento 'analtico' y cronolgico
permite el distanciamiento de los hechos y los individuos
que se analizan (12). Como discurso legitimado, la Historia
(con mayscula por ser la oficial, la de Occidente) se
enreda en una serie de conjeturas y relaciones de hechos
sobre los que no siempre tiene conocimiento directo y real.
Se vuelve un discurso que no puede ser ledo ni refutado por


CAPITULO IV
LA MUJER EN LA NUEVA CULTURA NICARAGENSE
Una de las primeras acciones del gobierno sandinista
fue la creacin del Ministerio de Cultura, para cumplir con
uno de los programas ofrecidos en el Programa Histrico del
FSLN, en 1969, en el que se planteaba una revolucin en la
cultura y la educacin.1 Este hecho responda, como se
ver a lo largo de este captulo, a un intento de
socializacin de los modos de produccin cultural con el
objeto de proteger el derecho de la mayora a tener acceso a
la produccin, la distribucin y el disfrute del arte. Se
quera promover, de igual manera, las actividades artsticas
tanto individuales como colectivas que contribuyeran a
redefinir la identidad nacional. As, las tareas para
1 En la tercera seccin del Programa se lee:
"Revolucin en Cultura y Educacin. La revolucin popular
sandinista asentar las bases para el desarrollo de la
cultura nacional, la enseanza popular y la reforma
universitaria.
A. Impulsar una campaa masiva para exterminar en forma
inmediata el analfabetismo. B. Desarrollar la cultura
nacional y exterminar la penetracin neo-colonial en
nuestra cultura. C. Rescatar del olvido en que han sido
mantenidos por los regmenes impopulares, los intelectuales
progresistas y sus obras surgidas a lo largo de nuestra
historia. D. Atender el desarrollo y progreso de la
enseanza en los distintos niveles (primaria, intermedia,
tcnica, universitaria), ser gratuita en todos los niveles
y obligatoria en algunos." (FSLN, n.p.) El manifiesto
contiene varios puntos ms sobre otros aspectos de la
educacin y la cultura, que no cabe agregar aqu.
125


77
Hablando especficamente de la obra testimonial de
Guevara, Duchesne observa cmo Pasajes de la guerra
revolucionaria (1963) interpreta la prctica, mientras que
La guerra de guerrillas (1961) interpreta la teora. La
formacin del hombre nuevo es un de los principales temas de
la narrativa y el testimonio del Che. Las reflexiones y
desdoblamientos descriptivos de su escritura expresan la
dinmica entre la conciencia, el discurso y la accin (89-
92) .
La literatura de guerrilla tiende a favorecer el uso
del "yo", en la medida que habla, en primer lugar, de la
experiencia y reflexin del individuo como actor-narrador.
Pero el "nosotros" no est totalmente ausente del recuento.
De una parte, se describen las acciones que como grupo se
estn adelantando (qu y cmo "hacemos" la revolucin). De
otra, lo que hace se planea y se evala en funcin del
beneficio de un colectivo (la revolucin 'nos" har libres).
Lo que se ve en la prctica escritural de tipo guerrillero,
explica Duchesne, es la configuracin de un "sujeto pico de
nuevo tipo", que se forma basado en la dialctica resultante
de la interaccin entre el individuo y la sociedad,
desarrollada por Guevara ("Las narraciones" 98). El
hombre/la mujer, como individuos, son el motor de la accin
revolucionaria, o sea, deben ser conscientes de su papel
transformador de las condiciones histricas; su conciencia
revolucionaria debe empujarlos a crear en los valores ya


166
criterios para distribuir a las escuadras en todo el
territorio (Vannini n.p.).
Para seleccionar las regiones donde se iba a ubicar a
los brigadistas, se hicieron entrevistas con combatientes
del Frente Sandinista que haban tenido cargos de direccin
en los distintos frentes de guerra. Tambin se consult a
combatientes histricos o militantes muy antiguos que tenan
conocimiento de la zonas: de Estel, de Matagalpa, de
Jinotega. Lo que se buscaba era una orientacin sobre los
lugares donde haba habido mas apoyo, ms participacin
popular, ms riqueza, ms creatividad en las formas de
organizacin popular (Vannini n.p.).
El nombre de todo el grupo de trabajo fue escogido por
los mismos brigadistas: "Brigada de Rescate Histrico Germn
Pomarez Ordez" y se subdividieron en escuadras conformadas
en grupos de veintiocho a treinta personas cada una. Luego
se establecieron conexiones con los mandos operativos de la
Cruzada Nacional de Alfabetizacin y se ubic a los
muchachos y muchachas dentro de las escuadras que iban a
cubrir las distintas zonas. Se desintegraron como escuadra
de Rescate Histrico y se fusionaron con las diferentes
escuadras de alfabetizadores. Los nombres de las escuadras
fueron ideados tambin por los miembros de cada una de
ellas: "Walter Mendoza", "Ernesto Che Guevara", "Hroes y
Mrtires desconocidos". Todos son nombres que ellos fueron


242
Cabe preguntarse, entonces, si el testimonio es un
fenmeno posmoderno, ya que no parece tener mucho en comn
con el proyecto ideolgico de la modernidad. Pero la "marca
de lo real" que se mantiene en el testimonio --factor que
aboga por su legitimidad como acto denunciativo--, y el
carcter poltico de urgencia de la realidad que intenta
representar, se pierden ante la imposibilidad de
representacin del lenguaje, que postula el posmodernismo.
"Es imposible decir algo definitivo porque la lengua es
puramente un sistema de signos artificial y no puede
asegurar la verdad" (Rosenau 75-80) La ambigedad
implcita en algunas teoras posmodernas, continua la
autora, responde al hecho de que stas:
simultneamente aceptan el determinismo lingstico y
la indeterminacin lingstica. El lenguaje es lo nico
real (no hay nada fuera del texto). Pero, las palabras
estn vacas de contenido: el significado nunca puede
ser alcanzado; el lenguaje no es referencial ni
denotacional (176-7).
La idea deconstruccionista de la polivalencia en el
significado--que imposibilita la aprehensin intelectual de
la historia contempornea y niega la posibilidad de un
consenso en el pensamiento filosfico y poltico de un
grupo--, slo se presenta en condiciones donde se da un
verdadero movimiento implosivo y explosivo de todo tipo de
manifestaciones y modos de hacer y de pensar. La


158
La Cruzada Nacional de Alfabetizacin
Desde la poca de la insurreccin armada, cuando Carlos
Fonseca y Toms Borge organizaban las primeros guerrilleros
entre los obreros y campesinos de las montaas del norte del
pas, el FSLN pens en la necesidad de la alfabetizacin
como elemento para fortalecer la conciencia revolucionaria
(Assmann 57). Despus de la toma del poder, la Campaa
Nacional de Alfabetizacin (CNA) se program como un hecho
fundamentalmente poltico y fue considerada como una
insurreccin cultural. Los brigadistas pertenecin al
Ejrcito Popular de Alfabetizacin y conformaban Milicias
Obreras y Guerrillas Urbanas de Alfabetizacin. Una de las
consignas que se gritaba antes de la partida de los
alfabetizadores, en la plaza de la Revolucin era: "La CNA
es el fusil que empua ahora el pueblo."28
Cuando a Fernando Cardenal, director de la CNA, le
preguntaron si no le parecan demasiado politizadas las
cartillas de alfabetizacin, ste respondi: "no conozco
ninguna educacin que no sea poltica, lo menos que podemos
concepcin antropolgica. Una concepcin humanstica" (7).
En esa medida, los programas de alfabetizacin y educacin,
en general, deban ser vistos como fundamentales para crear
las condiciones y la infraestructura que permitiran la
implementacin de esa prctica cultural.
28 Para una informacin completa sobre el planeamiento y
desarrollo de la CNA vese, Nicaragua triunfa en la
alfabetizacin. Documentos y testimonios de la Cruzada
Nacional de Alfabetizacin. Seleccionado y coordinado por
Hugo Assmann. (Ministerio de Educacin ; Departamento
Ecumnico de Investigaciones. San Jos, 1981.)


181
Como proyecto organizado y llevado a cabo desde el
poder, la recoleccin de una historia oral popular tena el
objetivo claro de recoger un discurso que contribuyera a la
consagracin del sandinismo como el grupo poltico e
ideolgico con mayor derecho a gobernar: en otras palabras,
era un acto de legitimacin. Las preguntas en la gua se
dirigan a corroborar la superioridad moral de los
sandinistas, que eran, no slo los guerrilleros y los
dirigentes, sino todo el pueblo que haba participado en la
contienda. Las mujeres cuyo testimonio se analiza en esta
captulo, haban participado en toda clase de actividades y
eran colaboradoras activas del Frente de Liberacin
Nacional. Fueron escogidas para hablar de la revolucin no
slo en razn de su abierta afiliacin con el sandinismo,
sino por el hecho de que constituan parte substancial del
grueso de la poblacin que testimoniara el desarrollo de la
lucha popular, bajo la direccin del Frente Sandinista de
Liberacin Nacional. En esa medida, la gua, sobre la que
se dio una introduccin general en el captulo anterior,3
est hecha con la idea de dirigir las respuestas de las
entrevistadas. Hay una clara manipulacin de la informacin
encaminada a resaltar las supuestas bondades del sandinismo
y sus seguidores. Del lado opuesto, sobresalen las
caractersticas negativas del enemigo, personificado en el
dictador Somoza y la Guardia Nacional.
3
Vense las pginas 164 y 165.


251
Len Portilla, Miguel, ed. El reverso de la conquista:
relaciones aztecas, mayas e incas. Mxico: Editorial
J. Mortiz, 1964.
Lechner, Norber. Los patios interiores de la democracia.
Subjetividad v poltica. Santiago de Chile: FLACSO,
1988 .
Lienhart, Martin. La voz y su huella. La Habana: Casa de
las Amricas, 1990.
Liss, Sheldon. Radical Thought in Central America.
Boulder: Westview Press, 1991.
Lozano, Lucrecia. De sandino al triunfo de la revolucin.
Mxico: Siglo XXI, 1985.
Ludmer, Josefina. "Tretas del dbil." La sartn por el
mango. Eds. Patricia Gonzlez y Eliana Ortega. Rio
Piedras: Ediciones Huracn, 1985: 47-54.
Macaulay, Neil. The Sandino Affair. Chicago: Quadrangle
Books, 1967.
Maier, Elizabeth. Nicaragua, la mujer en la revolucin.
Mxico: Ediciones de Cultura Popular, 1980.
Marn, Lynda. "Speaking Out Together: Testimonials of Latin
American Women." Latin American Perspectives 18.3
(1991): 51-68.
Martinez, Clara. "La Constitucin y las mujeres."
Barricada 31 de agosto de 1985.
Mattelart, Armand, ed. Communicating in Popular Nicaragua.
New York: International General, 1986.
Meassick, Mark, Malena de Montis, y Mercedes Olivera.
Nicaragua: El poder de las mujeres. Managua:
Cenzontle, 1992.
Mench, Rigoberta. Me llamo Rigoberta Mench v as me naci
la conciencia. Mxico: Siglo XXI, 1983.
Mignolo, Walter. "Literacy and Colonization: The New World
Experience." Jara y Spadaccini, 1989: 51-96.
Minh-Ha, Trinh T. Woman, Native, Other. Bloomington:
Indiana University Press, 1989.


La Democratizacin de la Cultura en la Prctica . 142
Mujeres en las Letras y la Cultura 152
La Cruzada Nacional de Alfabetizacin 158
El Proyecto de Recoleccin de Historia Oral .... 163
Consideraciones Finales 169
V LA REVOLUCION VISTA POR DENTRO: LAS MUJERES HABLAN 175
Los Testimonios y la Perspectiva Feminista 179
La Temtica de los Testimonios 187
El Lugar: Identificacin con el Entorno. . 188
El Tiempo: La Historia Popular de la
Insurreccin 193
Augusto Sandino y Anastasio Somoza: Contraste
y Contradiccin entre Pasado Presente . 199
Los Ricos y los Pobres: Proyeccin y
Continuidad del Somocismo y
el Sandinismo 205
Los Lderes y el Pueblo: El Sandinismo en
Carne y Hueso 211
La Iglesia Dividida 214
Las Mujeres: Agentes Activos de Cambio .... 217
Mujer y Familia 222
Los Nios 224
La Vida y la Muerte: Una Balanza de Precario
Equilibrio 225
Consideraciones Finales 230
VI CONCLUSIONES 235
REFERENCES 24 5
BIOGRAPHICAL SKETCH 256
Vil


162
lo que est haciendo porqu hay que hacerlo y cmo debe
hacerlo (Nicaragua 38).
La Campaa Nacional de Alfabetizacin, los Talleres de
Poesa y el proyecto de Recoleccin de Historia Oral son
parte de ese enorme proyecto de reconstruccin. Tareas que
contribuyeron a capacitar a la gente para afrontar los
nuevos cambios de una sociedad en movimiento, de un grupo
social, que despus de tantos aos de miseria poda
redefinir su futuro. Con ellas se les dio acceso a nuevas
formas de conocimiento, y se les abrieron espacios de
participacin, de manifestacin, de expresin y de creacin.
Recuperando lo que se tena--que vala la pena--y
apropindose de nuevos elementos, se iba a redefinir la
identidad. As, como lo observa Cortzar,
[a] la nocin aplastantemente pasiva de pueblo tal como
siempre lo entendi y lo quiso el rgimen de los
Somoza, sucede una nocin dinmica de participacin y
de consulta; y esto no es imaginable sin un mnimo de
preparacin intelectual que rebase los conocimientos
atvicos y tradicionales, los utilice cuando los juzga
positivos o los deje definitivamente atrs cuando son
un factor de retraso o estancamiento (39).
Eso explica el inters con que se realizaron la Campaa
Nacional de Alfabetizacin y el Proyecto de Recoleccin de
Historia Oral que se usaron como instrumentos de
reconstruccin, el primero sirvi como herramienta para
apropiarse de un tipo de conocimiento, el segundo, como


peasants and workers to whom they taught reading and writing
skills. They also helped to carry out the tasks organized by
the Sandinistas to create better conditions to achieve the
democratization of culture. This allowed greater access for
more people to participate in cultural affairs. It was a
process of cultural empowerment whose goal was to supersede
the old antinomy of elitism and populism.
The testimonial literature that came out of the work of
the cultural and literacy brigades brought to the forefront
the voice of women who have participated in the revolutionary
process and their interpretation of their experience in it.
These types of narrations are considered, in this
dissertation, as a collective literature that questions the
traditional way of conceiving literature as the work of art of
a writer, who gives us only the author's particular way of
interpreting the world and his or her unique private
experience of it.
The Nicaraguan testimonials portray one of the most
outstanding and massive participation of women in the struggle
for self-determination of a people. They give us first-hand
accounts of how women lived the revolution and a direct
interpretation of the impact it may have caused in their
lives. It also helps the feminist movement in the collection
of historical references about the active participation of
women in social change.
IX


33
las narrativas sobre la esclavitud, la tortura y
el exilio, las historias etnogrficas de vida y la
literatura del holocausto son cada una, en cierta
forma, literaturas documentales que amplan y
corrigen la historia oficial de gentes
consideradas subalternas (4-5) .
En cuanto a la antropologa--en particular, al trabajo
etnogrfico--, como lo aprecian Clifford y Marcus:
el hacer etnografas es un trabajo artesanal, atado al
mundano trabajo de la escritura [...] el que escribe un
texto etnogrfico no puede evitar tropos expresivos,
figuras, y alegoras que seleccionan e imponen un
significado a medida que traducen [la realidad de
otros] [...] Los mejores textos etnogrficos--serias y
verdaderas ficciones--son sistemas, o economas, de la
verdad (7) .
La historia y otras disciplinas interpretativas del devenir
humano, segn l, son, en el mejor de los casos, verdades
parciales. Y como "verdades construidas" se pueden ver
crticamente, como poderosas "mentiras" retricas de
exclusin (7).
Tanto la escritura testimonial como la etnografa estn
activamente situadas entre poderosos sistemas de
significacin. La escritura testimonial
coincide con uno de los postulados fundamentales del
postmodernismo: el rechazo de lo que Jean-Francois
Lyotard (1984) llama las grandes narrativas maestras,
las cuales funcionan para legitimizar las teleologas
"polticas" o histricas ... o los grandes 'actores'
y 'sujetos' de la historia--el estado-nacin, el
proletariado, el partido, Occidente, etc." (Ydice,
"Testimonio and Postmodernism" 16).
La etnografa, a su vez:
hace preguntas en las fronteras de las civilizaciones,
las culturas, las clases, las razas, y el gnero. La


192
que "en Estel la gente se haba dado cuenta, desde hace
mucho tiempo, de lo que era el rgimen. En otros lugares --
San Juan del Ro Coco, por ejemplo--por corrupcin, la gente
ni se daba cuenta." As, Estel es un lugar que, gracias a
sus habitantes, est lleno de virtudes; adems es
considerada una de las ciudades ms hermosas de Nicaragua.
Su gente, por extensin--especialmente los pobres y los
sandinistas--, es poseedora de grandes cualidades. Por eso
cuando se habla del terremoto, Angelina Siles Cruz recuerda:
Yo estaba aqu cuando el terremoto. Aqu fue, delante
de estas calles de Estel. Estaba en un barrio que se
llama San Antonio. All yo ayud en lo yo que pude; un
seor, que all est todava, que es sandinista, Don
Enrique del Castillo, ese me daba a m el caf; una
arroba de caf, que tostara para darle a los
terremotiados, porque ah tuvieron las casas de campaa
en ese barrio, que ahora se llama el barrio . cmo
se llama ste que mataron? ¡Benito Escobar! All eran
las casas de campaa; all dbamos caf nosotros.
[Pausa; piensa] La gente no ayud, los ricos no
ayudaron! All, las cajas de galletas se bajaban de los
aviones --cerca de mi casa es la pista que bajaban los
aviones: bajaban papa, bajaron galletas, de todo . .
cobertores, [baja la voz] que despus yo los vi donde
las ricas cuando yo fui a hacer comida. Unos cobertores
que yo no los conoca. ¡Qu los iba a conocer! De dos
caras! [la voz ha subido de tono progresivamente;
expresa sorpresa]. Los hospitales no atendieron. A eso
vinieron esa gente all. Cuando los llamaron a
preguntar no atendieron en los hospitales absolutamente
a los pobrecitos. Gentes que vinieron. Y qu hicieron
las ricas de Estel? Eso se lo vivo diciendo yo: dieron
la ropa vieja de ellas y la ropa nueva, que vino nueva
de otros pases, la cogieron ellas. Comida no les
dieron. A los pocos das esa gente fueron a trabajar al
tabaco, a las fbricas para poder comer, porque a ellos
no les dieron provisiones, ni nada todo eso se lo cogi
Somoza.
La gente pobre, muy bien: dbamos posada a la
gente; fjese que nos pedan posada. Dbamos
posada a toda gente, ayudbamos la gente pobre, no
slo yo. All en ese barrio que yo viva, con un
pocilio, aunque fuera plstico, con cualquier


104
Segn Margaret Randall,
esta situacin socioeconmica afecta a la mujer aun ms
que al hombre. Cuando el hombre no encuentra trabajo, o
es despedido del subempleo que tiene, a menudo se
pierde en la desesperanza y el alcoholismo . Qu
hace entonces la mujer? A todo costo va a tratar de
bregar con el problema de la subsistencia. Morir ella
antes de ver a sus hijos perecer de hambre. Har
cualquier cosa--las opciones incluyen poco ms que el
servicio domstico o la venta ambulante de comida y
objetos de escaso valor material. A veces llega a la
necesidad de prostituirse antes de huir de su
responsabilidad con los seres que ha trado al mundo
(Todas 28).
Ha sido una constante en la vida de la mujer
nicaraguense, el responsabilizarse de proveer el grueso de
la manutencin familiar en ausencia del hombre, adems de
desempearse como pilar afectivo y sustento emocional de los
hijos en el hogar. Hasta las relaciones de pareja se vieron
afectadas por el desarrollo y la implantacin de las
relaciones capitalistas de produccin en el agro. Antes, la
mayora de la poblacin viva en el campo, con una
agricultura de parcela que le permita sustentarse y vender
un excedente en los mercados cercanos. Dentro del
capitalismo agrario, como ya se vio, se ocasion la
concentracin de la tierra en manos de quienes, por la
fuerza o con dinero--en negocios sucios y desiguales--,
pudieron apropiarse de ella. Como explica Murguialday,
se consolid un modelo capitalista agrario basado en
dos estructuras productivas mutuamente dependientes:
mientras el sector capitalista ocupaba las mejores
tierras, surta de productos agrcolas al mercado
externo, obtena altos mrgenes de ganancias y generaba
las divisas para el pas, el sector campesino
proporcionaba los alimentos bsicos para el consumo


143
de trabajo y en los barrios. Se estableci una red nacional
de Talleres de Poesa que dio la oportunidad--a obreros de
la construccin, carpinteros, amas de casa, vendedoras del
mercado, gente trabajadora de toda Nicaragua--, de aprender
ciertas tcnicas para escribir poesa. En los barrios, las
fbricas, las cooperativas agrcolas, los cuarteles de
polica y los frentes del ejrcito, la poblacin trabajadora
de Nicaragua aprenda a escribir poesa. De nuevo, Mayra
Jimnez se ocup de su direccin. En 1980 haba veinticinco
talleres funcionando y, para 1985, se contaba con setenta.
Segn Kent Johnson, esa tarea del ministerio puede verse
como "el programa de escritura ms interesante y masivo que
en un nivel popular se haya llevado acabo jams en algn
lugar" (8).
La poesa de los talleres se produca despus de
realizar entre los participantes, lecturas de la poesa
nicaragense y de una poesa internacional que inclua desde
la de los primitivos de Amrica hasta la ms moderna
produccin potica de las culturas occidentales, sin dejar
de lado la milenaria tradicin de pases como la China, el
Japn y Arabia y, claro, los ms destacados de Amrica
Latina. Sobre la organizacin y el funcionamiento de los
talleres Mayra Jimnez explica:
Trabajamos en el rea rural y en los lugares en donde
la gente era la ms representativa del pueblo. Ah les
pedamos que asistieran a una primera reunin. Despus
de la primera reunin, la gente que asista descubra
si estaba interesada en asistir a otras reuniones [...]
Lo ms importante es que en ciertos pueblos o ciudades


154
excitada? Esas son las decisiones que nos vemos
obligados a tomar diariamente (Randall, Risking 115).
A pesar de esta indecisin y la falta de una conciencia
colectiva, considera que hubo un cambio que le permiti, por
ejemplo, ser capaz de escribir en un formulario, en la
casilla de "profesin": ESCRITORA; cosa que antes le pareca
ridicula. Identificndose como mujer de clase media,
considera que sus problemas son todava ms complejos.
En nuestro caso, no es slo cuestin de encontrar
nuestra identidad como escritoras y como
revolucionarias, sino como mujeres tambin, de salir de
una serie de trabas heredadas generacin tras
generacin, hasta el presente, y de tratar de romper
esa cadena; no slo para ser felices nosotras mismas
sino para crear la posibilidad de una felicidad para
nuestras hijas. Todo es muy interesante y muy difcil.
Creo que es un reto para nosotras, como mujeres, y nos
ayuda a entender el asunto de una revolucin
proletaria, que significa no solo la liberacin de los
trabajadores sino de toda la humanidad, y eso involucra
a las mujeres como mujeres (116).
En el caso de Gioconda Belli, tambin es a travs de su
compromiso revolucionario que su identidad como mujer se
recrea y se impulsa su deseo de escribir. Despus de ver
las contradicciones entre lo que ella viva, como persona de
la clase alta, y lo que ocurra a su alrededor, empez a
comprometerse con el Frente en 1970, a travs de Camilo
Ortega. Ese "proceso de descubrir un significado para mi
vida, de conocer un tipo de persona diferente, tambin me
motiv a escribir." Y contina,
los dos vinieron mano a mano, puede decirse. Y yo
comenc a escribir. Escrib gracias a la euforia que
senta de estar viva, de ser una mujer, una madre --era


244
del conocimiento, facilitar un dilogo con las
epistemologas marginales que permita contribuir a la
reconstitucin de la especie humana en momentos de crisis, a
partir de la aceptacin de la diferencia dentro de la unidad
y de la unidad en la diversidad.


186
efecto. Pero si los productores de un discurso y sus
estrategias discursivas logran ser clasificados a travs del
anlisis, se puede establecer una relacin de los mismos con
la estructura de poder. En otras palabras, se puede leer la
ideologa y se pueden establecer conexiones con la
realidad.7 Adems, las posiciones ideolgicas, o las
producciones discursivas, tienen diferente valor y poder,
estn elaboradas con diferentes objetivos y bajo diversas
circunstancias.8 La intencin de algunos es la de dominar
(lenguaje e ideologa en el poder); la de otros es meramente
sobrevivir, identificarse, reconstituirse; como lo demuestra
el lenguaje primario, visceral, elemental de las
nicaragenses.
En opinin de Ileana Rodrguez:
7 En la introduccin a su estudio sobre lenguaje y
poder Fairclough afirma que "el ejercicio del poder, en la
sociedad moderna, se lleva a cabo cada vez ms a travs de
la ideologa, y ms particularmente a travs de los trabajos
ideolgicos del lenguaje." Aunque para l, el lenguaje no
es el nico medio usado para ejercer poder y control social,
el estudio de la ideologa a travs del lenguaje debe ser
una de las mayores preocupaciones de los estudios de las
ciencias sociales (2-3). En su captulo sobre el discurso
como prctica social, el autor hace nfasis en la forma como
el discurso est determinado por las estructuras sociales y
en cmo, de manera complementaria, el discurso puede
permitir la reproduccin de las estructuras sociales (40-
42) .
8 Para Bourdieu, el uso diferencial de una lengua se
da, ms bien, en base a una distribucin desigual del
capital lingstico, en la que juegan papel importante las
instituciones polticas y econmicas como el sistema
educativo y el mercado. Estos contribuyen a la construccin,
legitimacin e imposicin de la lengua oficial (Language 48-
9) .


237
1988, y la economa de guerra del pas a partir de 1982,
impidieron que se continuara impulsando el discurso de
liberacin cultural promulgado por la revolucin. En
situaciones menos hostiles, dicha liberacin habra
contribuido a la consolidacin de una hegemona poltica.
La imposibilidad de que el gobierno sandinista publicara la
historia popular de la insurreccin, que iba a salir de esos
testimonios, muestra su marginalidad como nacin pobre. Las
palabras de Margarita Vannini, directora del Proyecto de
Recoleccin de Historia Oral, ilustran la situacin.
No pudimos seguir procesando los cassettes porque
--esa es la parte ms triste del proyecto--
despus del enorme esfuerzo que se haba hecho, de
la entrega, de los seis meses de recopilacin de
testimonio, obviamente que transcribir y procesar
el material requiere de una inversin enorme. Ya
en el 84 y en el 85 empezaron los problemas
econmicos, el bloqueo, las dificultades
econmicas en el pas. El instituto estableci
algunas prioridades en su trabajo, pero no tuvimos
recursos para darle continuidad al trabajo y
seguir transcribiendo y publicando los
testimonios.1
El testimonio nicaragense evidencia las diferencias
entre centro y periferia, metrpolis y colonia, opresores y
oprimidos. De acuerdo con Beverley, la derrota de los
sandinistas "debe forzarnos en cualquier caso a reconsiderar
los eslabones entre testimonio, luchas de liberacin y
pedagoga acadmica" (Against 87). El testimonio masivo de
la Nicaragua revolucionaria, ledo quince aos despus de su
1 Vannini, Margarita. Entrevista personal, 20 de julio
1992 .


16
de otra manera. El programa de recuperacin de Nicaragua,
al momento del triunfo sandinista, era tarea de todos los
que quisieran o tuvieran que quedarse a vivirlo, e implicaba
mucho trabajo y sacrificio.
La reconstruccin cultural de Nicaragua era primordial
en los planes de gobierno sandinistas y por eso se lanz una
Cruzada Nacional de Alfabetizacin. Segn sus objetivos se
iba a impulsar masivamente la enseanza de la lectura y la
escritura al alto porcentaje de analfabetos que tena el
pas. Por medio de la misma Cruzada, y usando la
infraestructura que ofreca, se plante realizar los
proyectos que, como el de recoleccin de historia oral, iban
a permitir recoger, a su vez, la historia popular de la
insurreccin, los cuentos y leyendas y los conocimientos de
fauna y flora segn las diferentes zonas del pas.
utilizacin de la herencia cultural de la gente de cada lugar.
Esa estrecha relacin entre lo econmico, lo social y lo
cultural se ilustra claramente a travs de los beneficios que
trajo la revolucin cultural a los artesanos y los campesinos
del pas. La artesana haba decado substancialmente durante
el somocismo como producto de mercadeo y de uso cotidiano. La
gente del campo se haba acostumbrado a comer en vasijas de
plstico, mientras que en la ciudad pasaba a ser ms
importante el uso de los modernos utensilios de porcelana y
los cubiertos metlicos, en vez de los de madera. El henequn
tambin haba sido reemplazado por el plstico. En el campo de
la alimentacin, el maz haba sido substituido por el trigo,
que era necesario importar de los Estados Unidos. El gobierno
sandinista, en sus planes culturales, decide fomentar y
financiar el renacimiento de las artesanas, la comida
tradicional, la pintura primitivista, la poesa y la msica
populares, que se consideraban "el mal gusto de campesinos y
trabajadores" (Cardenal, La democratizacin 10-16).


149
se organizaba por regiones para trabajar en las diferentes
campaas que los ministerios adelantaban--como las de salud,
educacin o recoleccin de cosechas. Su funcin era la de
organizar los espectculos que se presentaban a los
trabajadores y brigadistas de las campaas as como a los
habitantes de cada zona. Por ltimo, MECATE era responsable
de llevar a cabo los festivales culturales nacionales que el
ministerio organizaba (Craven 54-58).
El primer impulso fundacional de MECATE se dio
alrededor del teatro, ya que en 1979, lo primero que hizo
fue reunir a los grupos de teatro poltico que funcionaban
clandestinamente desde 1976 en las areas rurales,
especialmente. Estos grupos haban trabajado en
colaboracin con el FSLN en los procesos de concientizacin
de los campesinos. Pero su labor no era de indoctrinamiento
solamente. Segn el Manifiesto de MECATE, se trabajaba en
un proceso de autoformacin, usando la cultura como
instrumento de afirmacin y renovacin, enmarcado dentro de
un movimiento dialgico.
En nuestra organizacin no hay profesores ni
estudiantes, todos aprenden de todos, en un proceso de
ayuda mutua y apreciacin que debera motivar a una
unidad mayor y ms cooperacin, como tambin
solidaridad entre nosotros (citado por Craven 55).
Segn Nidia Bustos, miembro de la organizacin, las
obras se producan colectivamente sobre temas propuestos por
los actores o miembros de la comunidad como, por ejemplo, el
machismo. Durante la Cruzada Nacional de Alfabetizacin se


TESTIMONIAL LITERATURE AND WOMEN'S PARTICIPATION
IN SOCIAL CHANGE IN NICARAGUA
By
CLARA SOTELO
A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL
OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT
OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF
DOCTOR OF PHILOSOPHY
UNIVERSITY OF FLORIDA
1996
UNIVERSITY OF FLORIDA LIBRARIES

Copyright 1996
by
Clara Sotelo

In memory of my mother Aracelly Rojas and my grandmother
Paulina Hernndez whose vitality and endurance have
constituted the main motivations for my commitment to
intellectual and political endeavors about women.

ACKNOWLEDGMENTS
Many people have contributed to this work. My family, in
the first place, with encouragement and support. They always
believed in my capacity to achieve a goal of this magnitude.
My mother gave me the strength to continue by making me
believe that I had the potential to become a serious scholar
and that my interest in learning from other women was worth
pursuing. My children Antonio and Emilio never complained
about my absence during my long periods of work away from
home. They showed me their appreciation for my endeavors by
assuming the housework with incredible responsibility. Julin
Arturo, their father, was able to play the role of father and
mother whenever necessary. He convinced me of the importance
of this type of research for a better understanding of the
critical condition of marginal societies.
In Nicaragua, the women of the "Instituto de Historia
Nicaragense" offered me a warm welcome upon arrival, guided
me through the archival documents and contributed kindly to
the culmination of my research. Their patience and generosity
made my work easier. Margarita Vannini was particularly
helpful with her insights on the "Cruzada Nacional de
Alfabetizacin" and the "Proyecto de Recoleccin de Historia
Oral." Her actual participation in those tasks provided me
IV

with first hand knowledge on the significance of those
processes for the women of Nicaragua.
The members of my committee were always available for
dialogue and guidance. Professor Andrs Avellaneda, my chair,
made fine and acute observations which were decisive in my
maintaining the scope of this work within the ranges of a
scholarly oriented one. Professor Helen Safa stimulated even
more my aspirations to travel to Nicaragua and gave me all the
support I needed to accomplish my fieldwork. Professor Ofelia
Schutte's visit to Nicaragua in the middle of my stay there,
the conversations we had on the situation of that country and
the projects we visited together incited even further my
motivations. Professor Adolfo Prieto and his wife Raymunda
always opened their home and minds to my needs both as an
individual and as a scholar, for which I am deeply thankful.
Special thanks to Professor Nina Menndez for the critical
observations that enriched my work and made me see other
possibilities for future research.
v

TABLE OF CONTENTS
ACKNOWLEDGEMENTS iv
ABSTRACT viii
CHAPTERS
I INTRODUCCION 1
La Revolucin Nicaragense: Periferia y Marginalidad 6
El Proyecto Cultural Sandinista: Reapropiacin de
la Marginalidad 14
La Cruzada Nacional de Alfabetizacin 17
El Testimonio Posrevolucionario: Hegemona
Discursiva y Legitimacin 19
Relacin de Contenido 26
II EL TESTIMONIO: UNA MANERA ALTERNATIVA DE NARRAR
Y HACER HISTORIA 28
Hacia un Intento de Definicin del Testimonio ... 31
Antecedentes del Testimonio 41
La Identidad tnica y el Testimonio 43
La Voz del Otro: Enfrentamiento con la Historia
Oficial y Lucha por el Poder
Interpretativo 47
Caractersticas de la Produccin del Testimonio . 52
Mujeres y Testimonio 59
Testimonios Colectivos Hechos por Hombres 70
Consideraciones Finales 80
III MUJER Y CAMBIO SOCIAL 8 5
Nicaragua Antes de la Revolucin 88
Crisis y Revolucin 97
Historia de Mujeres y Mujeres en la Historia. ... 99
La Mujer Hace la Revolucin: Protagonismo
Femenino en el Cambio Poltico 107
La Mujer en el Perodo Revolucionario 113
IV LA MUJER EN LA NUEVA CULTURA NICARAGENSE 12 5
El Proceso Insurreccional y la Cultura 127
Cmo Democratizar la Cultura: La Base Ideolgica. 135
vi

La Democratizacin de la Cultura en la Prctica . 142
Mujeres en las Letras y la Cultura 152
La Cruzada Nacional de Alfabetizacin 158
El Proyecto de Recoleccin de Historia Oral .... 163
Consideraciones Finales 169
V LA REVOLUCION VISTA POR DENTRO: LAS MUJERES HABLAN 175
Los Testimonios y la Perspectiva Feminista 179
La Temtica de los Testimonios 187
El Lugar: Identificacin con el Entorno. . 188
El Tiempo: La Historia Popular de la
Insurreccin 193
Augusto Sandino y Anastasio Somoza: Contraste
y Contradiccin entre Pasado Presente . 199
Los Ricos y los Pobres: Proyeccin y
Continuidad del Somocismo y
el Sandinismo 205
Los Lderes y el Pueblo: El Sandinismo en
Carne y Hueso 211
La Iglesia Dividida 214
Las Mujeres: Agentes Activos de Cambio .... 217
Mujer y Familia 222
Los Nios 224
La Vida y la Muerte: Una Balanza de Precario
Equilibrio 225
Consideraciones Finales 230
VI CONCLUSIONES 235
REFERENCES 24 5
BIOGRAPHICAL SKETCH 256
Vil

Abstract of Dissertation Presented to the Graduate School
of the University of Florida in Partial Fulfillment of the
Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy
TESTIMONIAL LITERATURE AND WOMEN'S PARTICIPATION
IN SOCIAL CHANGE IN NICARAGUA
By
Clara Sotelo
August 1996
Chairperson: Andrs Avellaneda
Major Department: Romance Languages and Literatures
One of the poorest nations in the western hemisphere,
Nicaragua went through a process of struggle to rid itself of
the oppression of the dictator Anastasio Somoza, whose rule
lasted more than twenty years. In 1979, most Nicaraguans, led
by the Sandinista National Liberation Front (FSLN),
participated in the construction of a more egalitarian
society. Two of the more outstanding features of the new
government were the creation of educational opportunities for
the majority and the right given to popular sectors to express
themselves in a social environment of greater freedom and
democracy.
The National Literacy Crusade, and other parallel
projects, such as the Project for the Recollection of Oral
History, helped to decrease the illiteracy rate form 52% to
12%. The young teachers recorded the life stories of the
viii

peasants and workers to whom they taught reading and writing
skills. They also helped to carry out the tasks organized by
the Sandinistas to create better conditions to achieve the
democratization of culture. This allowed greater access for
more people to participate in cultural affairs. It was a
process of cultural empowerment whose goal was to supersede
the old antinomy of elitism and populism.
The testimonial literature that came out of the work of
the cultural and literacy brigades brought to the forefront
the voice of women who have participated in the revolutionary
process and their interpretation of their experience in it.
These types of narrations are considered, in this
dissertation, as a collective literature that questions the
traditional way of conceiving literature as the work of art of
a writer, who gives us only the author's particular way of
interpreting the world and his or her unique private
experience of it.
The Nicaraguan testimonials portray one of the most
outstanding and massive participation of women in the struggle
for self-determination of a people. They give us first-hand
accounts of how women lived the revolution and a direct
interpretation of the impact it may have caused in their
lives. It also helps the feminist movement in the collection
of historical references about the active participation of
women in social change.
IX

CAPITULO I
INTRODUCCION
En 1979 se dio fin al perodo dictatorial que por ms
de cuarenta aos se mantuvo vigente en Nicaragua bajo las
instancias de poder manejadas por la familia de Anastasio
Somoza. El Frente Sandinista de Liberacin Nacional (FSLN)
haba dirigido el proceso insurreccional desde 1961 y
propona un sistema de gobierno revolucionario, popular y
antimperialista. El elemento revolucionario estaba fundado
en una ideologa marxista, de base cristiana y sandinista.1
Esto coloc a la revolucin nicaragense en una posicin
distinta de la que se haba otorgado hasta el momento, a las
revoluciones contemporneas de liberacin nacional, propias
del llamado tercer mundo.
A travs del proceso revolucionario popular que derroc
la dictadura somocista en Nicaragua, se abri una serie de
1 La corriente poltica por medio de la cual se impuls
la revolucin nicaragense ha sido denominada 'sandinismo',
en base al nombre de Augusto Sandino, quien iniciara la
primera lucha contra Anastasio Somoza. En el estudio The
Intellectual Foundations of the Nicaraguan Revolution.
Donald Hodges considera que la lucha de Sandino "contra los
'marines' de los Estados Unidos que ocuparon su pas entre
diciembre de 1926 y enero de 1933 es interpretada como
nacionalista y populista," y que Sandino mismo, es visto
como un dedicado revolucionario que bordeaba entre el
anarquismo y el comunismo (Preface x).
1

2
espacios de expresin y comunicacin que dieron a sectores
marginales la posibilidad de adquirir una mayor visibilidad
y la oportunidad de tener una voz. La Cruzada Nacional de
Alfabetizacin (CNA), constituy uno de los proyectos ms
significativos del gobierno en ese intento de cambio,
apertura y renovacin que se haba iniciado. La recoleccin
de una historia popular de la revolucin se llev a cabo por
medio del Proyecto de Recoleccin de Historia Oral (PRHO),
que estuvo a cargo de los brigadistas alfabetizadores.
La Cruzada Nacional de Alfabetizacin se realiz entre
los meses de marzo y agosto de 1980. Durante ese tiempo se
logr reducir el analfabetismo del 50% al 12%. Por su labor
la CNA recibi el premio Nadezha K. Krupskaya 1980, otorgado
por la UNESCO. El Instituto de Historia de Nicaragua (IHN)
logr archivar siete mil cintas grabadas por los brigadistas
alfabetizadores que hicieron parte del Proyecto de
Recoleccin de Historia Oral. Estas entrevistas conforman
uno de los discursos ms autnticos sobre la vivencia de los
sectores marginales en un proceso de cambio radical como el
nicaragense. Estos documentos constituyen la nica
historia oral, recogida entre sujetos marginales, sobre su
propia participacin en el acontecimiento. Este cuerpo
discursivo en estado oral permite or las voces individuales
de una participacin colectiva consciente y crtica en un
cambio social de tal magnitud.

3
Ochenta de estas entrevistas conforman uno de los
aspectos centrales de estudio de esta disertacin. El
material fue recogido en un trabajo de campo que se llev a
cabo en dos etapas. La primera se hizo durante el mes de
junio de 1991, tiempo durante el cual se ubicaron las cintas
y se establecieron contactos con algunas de las personas que
intervinieron en el Proyecto de Recoleccin de Historia
Oral. La segunda etapa tuvo lugar entre mayo y agosto de
1992. Durante ese tiempo se hizo una seleccin de los
testimonios y se realizaron entrevistas con algunos de los
brigadista y con la directora del Instituto de Historia de
Nicaragua, Margarita Vannini.
El primer aspecto que concierne a esta disertacin
tiene que ver con la produccin testimonial multitudinaria
desarrollada en Nicaragua justo despus de la toma del poder
por los sandinistas. El testimonio, como se ver, tiende a
aparecer en perodos histricos de crisis, guerra o cambio
revolucionario. Estos perodos pueden ser de transicin,
cuando se busca una trasformacin radical de estructuras
sociales, o largos perodos de dominacin ejercida contra
sectores marginales que, como los indgenas, han sido
excluidos de la vida nacional. Desde el testimonio, los
grupos subalternos se han enfrentado a la hegemona
discursiva de los grupos en el poder y han articulado su
forma de expresin y representacin, exponiendo su propia
versin de los hechos como una historia alternativa. La

4
produccin testimonial en Amrica Latina haba sido
individual y personal, a pesar de la intencin explcita en
muchos testimonios de representar a una colectividad.
Despus del triunfo sandinista, el testimonio nicaragense
se hace, ciertamente, plural y colectivo. En este sentido,
esta disertacin tiene como objeto aportar en el avance del
estudio del testimonio centroamericano.
El segundo aspecto que se plantea, y que se desprende
del anterior, surge ante la necesidad de comprender las
razones por las cuales el gobierno de Nicaragua decidi
reconstruir, a partir de testimonios, una historia popular
de la insurreccin. El proyecto de alfabetizacin junto con
la campaa de salud, podran haber sido suficientes para
desempear la funcin de legitimacin y consolidacin del
gobierno revolucionario, a nivel de las bases. Una historia
marginal y/o alternativa del proceso revolucionario parece
haberse hecho necesaria, sin embargo, para contribuir al
afianzamiento y aceptacin del nuevo gobierno ante la
comunidad internacional. Iba a ser una historia desde la
marginalidad--pero no slo por provenir de los sectores
marginales de Nicaragua--, sino, por provenir de un pas
perifrico, con una presencia marginal dentro de la
comunidad internacional de las naciones. En este campo,
esta disertacin espera hacer una contribucin a los
estudios histricos y culturales de los movimientos
revolucionarios en Amrica Latina.

5
El tercer aspecto, y el ms importante de todos los que
se ocupa este trabajo, es la presencia de la mujer en esa
historia alternativa recogida en Nicaragua durante la
Campaa Nacional de Alfabetizacin. Las mujeres, dentro de
una sociedad de orientacin machista como la nicaragense,
tuvieron una extensa participacin y unas sobresaliente
actuacin tanto en las jornadas de lucha como en los
trabajos de reconstruccin y recreacin nacional, despus de
la toma del poder. En esa medida, esta disertacin se
propone contribuir a los estudios de gnero, aportando en el
anlisis de las conexiones que se establecen entre el
testimonio--de y sobre mujeres de sectores marginales--, y
las condiciones histricas y culturales a que hace
referencia.
Independientemente de su relacin con el proyecto
ideolgico y cultural del sandinismo, los testimonios de las
mujeres nicaragenses sirven para apreciar sus estrategias
de sobrevivencia en momentos de guerra y sus movimientos
como agentes de cambio y no slo como vctimas de una
difcil situacin. Es til, tambin, para recoger
referencias histricas acerca del papel vital que juegan las
mujeres en el funcionamiento interno de las sociedades, lo
que permitir revalorar los conceptos asignados a las
funciones hasta ahora asociados con la maternidad.
Estas producciones discursivas orales narradas por sus
protagonistas no coinciden con los lenguajes literarios

6
altamente elaborados dentro de las culturas modernas basadas
en la escritura. Constituyen, ms bien, el lenguaje de los
pueblos orales--sentipensantes--2, que evoca el ethos de la
comunidad al permitir que en el se unan el mito, la historia
y la poesa.
La Revolucin Nicaragense: Periferia y Marginalidad
Una de las primeras observaciones que se puede hacer de
un testimonio--cuando se estudia o, simplemente, cuando se
lee--es que no es un texto hecho para estimular el placer de
la fantasa; como podran serlo los trabajos literarios en
los que se usa deliberadamente la ficcin. Lo testimonial
hace referencia a una realidad concreta que no puede pasar
desapercibida por su crudeza y de la que hay que hablar por
la urgencia de la situacin. A travs de esta prctica
cultural, anota Jean Franco, se "autentica la memoria
colectiva de los desplazados, los sin-techo, y los
torturados," y con ella se "registra la emergencia de una
nueva clase de participantes en la esfera pblica." Adems,
"el testimonio tiene connotaciones religiosas y legales e
2 Eduardo Galeano habla en su Libro de los abrazos de
unos pescadores colombianos que inventaron la palabra
sentipensante para referirse a la epistemologa de las
culturas orales. En ella se integran el pensamiento y el
sentimiento, la palabra y el gesto, la razn y el corazn
(107) .

7
implica un sujeto como testigo y participante en
acontecimientos pblicos".3
El testimonio tiene sus orgenes en la historia
alternativa de esas voces marginales que han estado
presentes slo de forma pasiva o mediatizadas por la
escritura de la autoridad, tanto en la literatura como en la
historia de Amrica Latina. La marginalidad puede
encontrarse, aunque de diversas maneras, entre los sectores
que nunca se han beneficiado del proyecto emancipador
impulsado desde el iluminismo, que dio las bases para la
formacin de los modernos estados-naciones.4
3 En su artculo "Going Public: Reinhabiting the
Private," Franco se refiere en particular al fenmeno de
apertura que auspicia la aparicin del testimonio, por medio
del cual, las mujeres comienzan a romper el miedo a aparecer
en pblico y, por medio del cual, las mujeres subalternas
adquieren cierto poder (71). Las citas aparecen
originalmente en ingls. La traduccin me pertenece, como
as tambin las de las notas sucesivas tomadas de textos an
no traducidos al castellano.
4 Se consideran modernos todos los movimientos que
tienen sus orgenes en el liberalismo humanista que propuso,
para un mejor funcionamiento de la sociedad, la necesidad de
la libertad, la igualdad y la justicia. Esos principios--en
los que se funda la nocin de democracia y soberana, las
que a su vez deben regirse por estructuras polticas
racionales--, se planteaban en oposicin a los sistemas
tradicionales feudales donde no exista la idea del
individuo autnomo. Segn Knight, a partir del siglo
diecisiete el concepto de soberana--al igual que la
naturaleza misma de la autoridad poltica--, pasaron por un
proceso de cambio que dejaba atrs las prerrogativas de los
monarcas escogidos por mandato divino, dando paso a las
preocupaciones de los estados democrticamente constituidos
(13) .

8
Garca Canclini considera que en la conformacin de los
estados modernos existen cuatro impulsos ideolgicos bsicos
expresados en: "un proyecto emancipador, un proyecto
expansivo, un proyecto renovador y un proyecto
democratizador." El primero est marcado por la produccin
auto-expresiva pero dentro de una racionalizacin de la vida
social; el segundo se refleja en la expansin del capital y
del conocimiento, que permiten "la posesin de la naturaleza
y la produccin, la circulacin y el consumo de los bienes;"
el tercero responde a la bsqueda de un mejoramiento e
innovacin constantes dentro de una sociedad "liberada de
toda prescripcin sagrada de cmo debe ser el mundo"
(Culturas 31).
La modernidad, en lo concreto, se manifiesta en las
transformaciones que las sociedades, y los sujetos en ella,
han experimentado con el establecimiento de ideologas y
prcticas sociales no tradicionales, que se desarrollaron a
partir de la dialctica entre la modernizacin econmica y
una cultura y arte modernos.5 Como dice Berman, [s] er
moderno es encontrarse en un ambiente que promete aventura,
poder, satisfaccin, crecimiento, transformacin de nosotros
mismos y del mundo." Esto se hizo posible gracias al
5 Para Garca Canclini--a partir de sus lecturas de
Berman y Habermas--la cultura modernista, o modernismo, est
constituida por "los proyectos culturales que renuevan las
prcticas simblicas con un sentido experimental o crtico."
La modernidad, por su parte, es la etapa histrica y la
modernizacin "los procesos socioeconmicos" que construyen
la modernidad (Culturas 19).

9
proceso de modernizacin socioeconmico, concretado en
descubrimientos cientficos, desarrollo industrial, avances
tecnolgicos, expansin urbana, lo cual--anota el autor--no
poda ser posible sin el "siempre en expansin" mercado
mundial capitalista (15-16).6
Los pases de Amrica Latina, considerados del tercer
mundo, han vivido una modernidad perifrica o "una
modernizacin sin modernidad," como la llama Garca
Canclini, sobre la cual dice: es una "[m]odernizacin con
expansin restringida del mercado, democratizacin para
minoras, renovacin de las ideas pero con baja eficacia en
los procesos sociales." Y agrega, "los desajustes entre
modernismo y'modernizacin son tiles a las clases
dominantes para preservar su hegemona" (Culturas 67).
Modernizarse es desarrollarse; pero los pases
"atrasados" no han podido lograr ni una cosa, ni la otra
porque: son tradicionales--no han alcanzado la modernidad;7
6 Perry Anderson, comentando el libro de Marshall
Berman All That Is Solid Melts into Air, recuerda su
observacin sobre el incremento del poder humano y la
expansin de la experiencia humana debidos al desarrollo
econmico auspiciado por el mercado mundial capitalista.
Este es un proceso que, de un lado, ofrece una "tremenda
emancipacin de la posibilidad y la sensibilidad del ser
individual," a la vez que genera "una sociedad brutalmente
alienada y atomizada, dividida por la insensible explotacin
econmica y la fra indiferencia social" (318).
7 De acuerdo a Isbister, "el termino desarrollo [...]
es usado casi universalmente para hablar de la tarea que
enfrenta el Tercer Mundo. Es, sin embargo, un trmino
problemtico, que enmascara ms de lo que revela. [...] Los
pases ricos son vistos como desarrollados, y los pobres
como sub-desarrollados, o en algunos casos, menos

10
son pobres--no tienen la riqueza cientfico-tcnica ni el
capital para progresar. Y crecen caticamente, debido a esa
deficiente implantacin de la modernidad. Adems, en
respuesta a una apropiacin desigual del capital los cambios
que se realizan en los pases perifricos, tienden a
favorecer slo a los sectores en el poder. Los sectores en
el poder tienen acceso a la educacin, a la representacin y
a la ingerencia en el sistema econmico y el poder poltico.
Los sectores en el lado opuesto quedan al margen dentro del
margen.
Los grupos marginales que no se beneficiaron de los
planes de igualdad y justicia, propuestos por las
constituciones liberales de las naciones independizadas de
Espaa--regidas por "la libertad", "el orden" y "el
progreso"--, fcilmente, se unen a los movimientos de
resistencia que ya se haban establecido para rechazar la
implantacin del rgimen colonial. Aunque algunos grupos se
expresan en contra de las nuevas instancias de poder
hegemnico establecido, a veces, dichos movimientos
constituyen la continuacin de aquellos que, en pocas
anteriores, se oponan a situaciones de discriminacin ya
establecidas.8
desarrollados o desarrollndose. Su meta es desarrollarse
(217).
8 Segn Laclau y Mouffe, los antagonismos que surgieron
despus de la Segunda Guerra Mundial no han derivado de la
imposicin de formas de subordinacin que no existan antes.
Por ejemplo, las luchas contra el racismo y el sexismo

11
La evolucin de la vida poltica y cultural de los
pases ms pobres, como los de Amrica Central, ha seguido,
como explican Beverley y Zimmerman, no solamente
un camino diferente del que normalmente se asocia con
el desarrollo europeo desde el renacimiento en adelante
(el surgimiento del humanismo secular y la
investigacin cientfica; el entrenamiento y
pensamiento profesional propio de las economas
industriales y de servicio avanzadas; la modernizacin
de la burocracia), [sino que] ha sido en muchos
sentidos opuesto a ese camino (38).9
En una situacin tal, de una parte "las lites se hacen
cargo de diferentes temporalidades histricas y tratan de
elaborar con ellas un proyecto global" (Garca Canclini,
Culturas 71). De otra, las contraculturas y los
contradiscursos elaboran expresiones de resistencia que,
alimentadas por ideologas liberadoras de nuevo tipo como el
marxismo, les permiten seguir insistiendo en una lucha por
sus derechos. En consecuencia, el tercer mundo ha estado
marcado, desde fuera, por la ineficiencia y no saber hacer
resisten formas de dominacin que existan no slo antes de
la nueva formacin hegemnica sino tambin antes del
capitalismo (91).
9 De acuerdo a Knight, por toda Amrica Latina los
criollos expulsaron a los europeos pero no desarrollaron un
sistema poltico que incluyera una representacin
significativa de las grandes mayoras como los indgenas,
los mestizos, los mulatos y varios otros grupos de poblacin
no blanca [...]. La tirana se mantuvo como una
caracterstica sobresaliente de los gobiernos de Amrica
Latina, tanto en el nivel local con los caciques, como en el
regional y nacional con los caudillos (18).

12
"nada mejor que pelear," como explica Franco.10 Desde
dentro, lo que ha surgido son movimientos revolucionarios de
liberacin nacional que buscan reestructurar sus sociedades
apelando a la nocin de revolucin, lo que implica cambios
radicales;11 a la de autodeterminacin, lo que les da el
carcter de nacionalista;12 y a la de liberacin, por la
necesidad de despojarse de una dominacin econmica de la
10 Segn Franco, "el colonizado necesita reconocimiento
para saber que existe pero slo ser reconocido por la
metrpolis como una mscara o una calavera que aprieta los
dientes. Hay una confrontacin entre el discurso
metropolitano y el proyecto utpico de una sociedad que
busca autonoma." Para ella, el discurso de las metrpolis
sobre el mundo subdesarrollado tiene tres caractersticas:
"(1) exclusin el Tercer Mundo es irrelevante para la
teora; (2) discriminacin el Tercer Mundo es irracional y
por tanto su conocimiento es irrelevante; (3)
reconocimiento- el tercer mundo es visto slo como el lugar
del instinto" ("Beyond Ethnocentrism" 504).
11 Para Perry Anderson, "'Revolucin' es un trmino con
un significado preciso: el derrocamiento poltico desde
abajo de un estado u orden y su reemplazo por otro. Nada se
va a ganar al diluirlo a travs del tiempo o extenderlo
sobre todos los departamentos del espacio social." As, para
l, "es necesario insistir en que la revolucin es un
proceso puntual y no permanente; o sea, una revolucin es un
episodio de transformacin poltica convulsiva, comprimida
en el tiempo y concentrada en una meta, con un comienzo
determinado--cuando el viejo aparato de estado todava esta
intacto--y una terminacin clara--cuando el aparato est
decisivamente roto y uno nuevo se erige en su lugar (332) .
12 No existe un slo tipo de nacionalismo. De acuerdo
con Isbister, algunos movimientos nacionalistas del Tercer
Mundo que se enfocan en la lucha contra un enemigo comn a
la nacin, no han tratado con las formas de opresin
ejercidas dentro de la nacin. En otras partes, "el
nacionalismo tomo un matiz revolucionario [...] en Vietnam,
Corea del Norte, Cuba, Nicaragua e Irn, los movimientos
nacionalistas contra un opresor extranjero unieron fuerzas
con movimientos revolucionarios contra las clases sociales"
(103) .

13
que son victimas dentro de sus fronteras, por tiranas
locales.13
Este es el caso de la revolucin popular nicaragense a
travs de la cual se intent continuar una lucha contra la
hegemona del sector oligrquico que desde la independencia
de Espaa mantena un sistema no democrtico de gobierno
que, hasta 1979, no haba acabado con las discriminaciones
del sistema colonial.14 Esto haba permitido que siguiera
existiendo un alto porcentaje de la poblacin en niveles de
privacin, frustracin y desigualdad socioeconmica
alarmante, como se ver luego. La presencia de los
dictadores Somoza en el poder, por ms de cuarenta aos, y
las arbitrariedades de sus gobiernos, demostraban la
ausencia de instituciones que abogaran por el respeto de los
derechos humanos de la gran mayora de nicaragenses. De
otra parte, la presencia de los Estados Unidos en un pas
del mundo "subdesarrollado", con unos intereses geopolticos
13 Segn Beverly y Zimmerman, la estructura de
dependencia en las sociedades de economa agroexportadora,
como las centroamericanas, crea, no slo una relacin
proletaria de produccin, sino tambin, todo un mecanismo
social que domina a casi todo el que no est en los crculos
inmediatos de la burguesa compradora. Por eso es que en el
contexto de los movimientos revolucionarios de estos pases
se dan luchas de liberacin y no tareas polticas para
establecer el socialismo (Literature and Politics 12).
14 En el tercer captulo se dar informacin sobre el
impacto de la revolucin en la vida de la mujer
nicaragense, con datos sobre la situacin econmica y sobre
nutricin y educacin, particularmente antes de la
revolucin.

14
definidos, ha sido experimentada de manera intensa y
prolongada en el caso de Nicaragua (Zwerling y Martin x).
El Provecto Cultural Sandinista:
Reapropiacin de la Marginalidad
Como aglutinador de fuerzas para esa lucha que iba a
desarrollar el movimiento revolucionario de liberacin
nacional en Nicaragua, sus dirigentes apelaron a la figura
de Sandino. "El sandinismo es una innegable forma de
populismo revolucionario," dicen Beverley y Zimmerman, con
un componente marxista, un alto contenido cristiano y una
amplia base nacional anti-imperialista (13). Internamente,
de cara al pueblo, era "una forma de socialismo comprometida
con una participacin popular democrtica [] donde los
efectos de la teologa de la liberacin se sintieron
fuertemente durante los ochenta" (Schutte, Cultural Identity
168) .
Antes de la revolucin, el proyecto cultural de los
grupos en el poder haba rechazado los valores locales y
haba impulsado la cultura cosmopolita.15 El impulso
modernizador de la ideologa liberal, segn Beverley y
Zimmerman, haba rendido un "culto a la literatura" como "la
15 El somocismo era la fuerza hegemnica nacional
contra la que luchaba el sandinismo. Era un gobierno de
dependencia, en el que la principal fuente de riqueza era la
produccin agrcola y un alto porcentaje de tierra estaba en
manos de una minora--con un desarrollo econmico precario y
un consenso poltico dbil--que se mantena en base a
criterios antidemocrticos y represivos. Los datos sobre
esta situacin aparecen en el tercer captulo.

15
forma de ejecucin cultural," entre los sectores letrados.
Del lado opuesto, las prcticas culturales de los sectores
marginales, hasta haca un par de dcadas, se haban
mantenido en relativo estado de aislamiento. Quienes nunca
aprendieron a leer y escribir--campesinos pobres, jornaleros
mestizos y comunidades indgenas--, mantuvieron viva la
tradicin oral en sus canciones, en los "cuentos de camino
(algo as como los cuentos del To Remus en el sur de
Norteamrica) y en las piezas de teatro indgenas o mestizas
como el famoso Gegence de Nicaragua" (Literature 39-
41) ,16
El proyecto cultural revolucionario sandinista intent
recuperar las expresiones marginadas de las contraculturas,
para usar su resistencia contra el poder ideolgico de la
literatura, como forma cultural hegemnica de la clase en el
poder. No era una recuperacin para asignar ms valor a lo
"popular", como se podra hacer de una manera paternalista.
Consista, segn el ministro de cultura Ernesto Cardenal, en
concebir un desarrollo cultural a la par de un desarrollo
econmico.17 La pobreza del pas no permita que se diera
16 La poblacin nativa no haba hecho parte de su
"proyecto nacional de unificacin." La literatura jugaba el
papel legitimador del "nuevo orden oligrquico," a la vez
que "actuaba como intermediario entre la emergente e
inadecuada 'cultura' nacional representada por la burguesa
agroexportadora y la cultura de los centros metropolitanos"
(Beverley y Zimmerman, Literature 40-41) .
17 Hablar de desarrollo, en este caso, no es hablar de un
avance en un sistema de mercado de base capitalista, sino ms
bien avanzar en las condiciones de vida a partir de una mejor

16
de otra manera. El programa de recuperacin de Nicaragua,
al momento del triunfo sandinista, era tarea de todos los
que quisieran o tuvieran que quedarse a vivirlo, e implicaba
mucho trabajo y sacrificio.
La reconstruccin cultural de Nicaragua era primordial
en los planes de gobierno sandinistas y por eso se lanz una
Cruzada Nacional de Alfabetizacin. Segn sus objetivos se
iba a impulsar masivamente la enseanza de la lectura y la
escritura al alto porcentaje de analfabetos que tena el
pas. Por medio de la misma Cruzada, y usando la
infraestructura que ofreca, se plante realizar los
proyectos que, como el de recoleccin de historia oral, iban
a permitir recoger, a su vez, la historia popular de la
insurreccin, los cuentos y leyendas y los conocimientos de
fauna y flora segn las diferentes zonas del pas.
utilizacin de la herencia cultural de la gente de cada lugar.
Esa estrecha relacin entre lo econmico, lo social y lo
cultural se ilustra claramente a travs de los beneficios que
trajo la revolucin cultural a los artesanos y los campesinos
del pas. La artesana haba decado substancialmente durante
el somocismo como producto de mercadeo y de uso cotidiano. La
gente del campo se haba acostumbrado a comer en vasijas de
plstico, mientras que en la ciudad pasaba a ser ms
importante el uso de los modernos utensilios de porcelana y
los cubiertos metlicos, en vez de los de madera. El henequn
tambin haba sido reemplazado por el plstico. En el campo de
la alimentacin, el maz haba sido substituido por el trigo,
que era necesario importar de los Estados Unidos. El gobierno
sandinista, en sus planes culturales, decide fomentar y
financiar el renacimiento de las artesanas, la comida
tradicional, la pintura primitivista, la poesa y la msica
populares, que se consideraban "el mal gusto de campesinos y
trabajadores" (Cardenal, La democratizacin 10-16).

17
La historia popular recogida a travs de los
testimonios iba a afianzar el triunfo revolucionario entre
las gentes de las bases, al permitirles reconocerse en sus
propias palabras como protagonistas de la trasformacin
social en la que haban sido agentes fundamentales. Hacia
afuera, una vez publicada, esta historia podra funcionar
como elemento de consolidacin para la hegemona que
pretenda ganar el sandinismo, al convalidar su lucha por la
autodeterminacin como una lucha emprendida por todo el
pueblo nicaragense.
La Cruzada Nacional de Alfabetizacin
La Cruzada Nacional de Alfabetizacin (CNA) y sus
subproductos, entre los que se encuentra el Proyecto de
Recoleccin de Historia Oral (PRHO), fueron llevados a cabo
por jvenes brigadistas preparados por el gobierno para
realizar dichas tareas. Aproximadamente sesenta y dos mil
jvenes, entre los catorce y los veinticinco aos de edad,
fueron parte de los ciento ochenta mil alfabetizadores que
moviliz el gobierno revolucionario. Este hecho se tom
como una especie de momento coyuntural para crear las
condiciones de un compromiso efectivo y slido por parte de
los jvenes hacia la revolucin. Dentro de los objetivos de
la CNA, expuestos por el sacerdote Fernando Cardenal,
coordinador de la campaa, se encontraba,
la conscientizacin de los jvenes de Nicaragua [...]
ese ejrcito de jvenes que va a ir al campo y a la
montaa para recibir el proceso de la conscientizacin,

18
ms fuerte, ms profundo, pues van a vivir en la casa
del campesino 5 meses, van a comer lo que el campesino
come y dejar de comer lo que el campesino deja de comer
[...] Por esta experiencia los jvenes se van a
comprometer con la verdadera revolucin. Y ser el
momento ms importante de sus vidas desde el punto de
vista formativo ("Objetivos" 34).
El lenguaje usado para hacer referencia a la CNA--al
comienzo de la misma, durante su realizacin y al finalizar-
-, se puede ver como una continuidad de ese discurso sobre
el sandinismo manejado por los dirigentes durante la guerra,
que intentaba crear una hegemona discursiva que reforzaba y
apoyaba el intento de construccin de una hegemona
poltica.18
En los peridicos, en los discursos de los dirigentes,
en los informes de radio y televisin se hablaba del gran
movimiento nacional que haba implicado organizar y llevar a
cabo tamaa empresa: los trabajos de preparacin y apoyo de
las diferentes organizaciones de masas, la solidaridad
internacional, el entusiasmo de los campesinos que iban a
ser alfabetizados y el gran sacrificio de los brigadistas.
18 Segn Gramsci, "la realizacin de un aparato
hegemnico, en la medida que crea un nuevo terreno
ideolgico, determina una reforma de la conciencia y de los
mtodos de conocimiento: es un hecho del conocimiento, un
hecho filosfico" (192). Es un proceso, dicen Beverley y
Zimmerman, "de innovacin intelectual y reforma, nuevas
formas de liderazgo moral-cultural en todos los niveles de
la sociedad" (Literature 12). La formacin hegemnica, es
una totalidad articuladora de diferencias en la que tanto
las fuerzas hegemnicas como el conjunto de elementos
hegemonizados se constituyen en el mismo plano--el campo
general de la discursividad (Laclau y Mouffe 135-143).

19
De todo lo que se puede consultar sobre la CNA y sus
subproductos, sin embargo, lo que ms interesa en esta
disertacin son los diarios de los brigadistas y los
testimonios de los campesinos y trabajadores alfabetizados.
Una lectura detallada de dichos documentos permite realizar
una observacin microscpica de lo que fueron la campaa
alfabetizadora y el proyecto de historia oral. Es una
mirada muy de cerca a la formacin de ese tejido, que
constituy una de las experiencias ms enriquecedoras de la
poblacin joven de estudiantes y del sector adulto de los
trabajadores. Segn Robert Arnove, la campaa de
alfabetizacin le dio la oportunidad a muchos jvenes de
practicar valores como el altruismo y el sacrificio por los
otros y de demostrar una gran madurez para su edad (31).
Los adultos alfabetizados, por su parte, ampliaron su visin
del mundo y adquirieron una mayor confianza en s mismos.
"En vez de ser los olvidados de la poblacin estaban
empezando a darse cuenta que eran los protagonistas de un
gigante esfuerzo nacional" (Mikkonen, en Arnove 32).
El Testimonio Posrevolucionario:
Hegemona Discursiva y Legitimacin
El discurso testimonial, como lo llama Achgar, ha
recibido una "creciente atencin de los estratos ilustrados
durante los ltimos veinte aos." Segn l, hay tres
razones fundamentales que explican dicho inters:
1) la importancia poltica de la materia y del
mundo representado; 2) el debate que en el seno de

20
la Academia arrastramos desde hace dcadas en
favor o en contra de una eventual literariedad o
especificidad de lo literario como factor decisivo
y 3) [] la constitucin--lase legitimacin o
autorizacin--de una prctica discursiva cuya
implicancia terica, poltica y esttica supone
los primeros elementos o razones anotados (En
otras palabras 13).
La importancia poltica de la materia y el mundo
representado refiere al hecho de que el testimonio se haya
convertido en un espacio de expresin que permite avanzar en
la lucha por el poder de representacin e interpretacin.
Esta lucha adelantada por los sectores subalternos en contra
de su marginalizacin en el campo de la produccin
discursiva, se ha manifestado de maneras diversas. Por la
necesidad de recoger versiones alternativas de la historia,
el testimonio ha sido propicio para que los indgenas
cuenten su versin de los hechos ocurridos segn su
experiencia histrica. En esta versin pueden denunciar el
proceso de opresin que ha vivido por parte del poder
central y hegemnico de los modernos gobiernos liberales.
Puede tambin mostrar su participacin en la historia o en
el cambio social de su cultura local, y una forma diferente
de hacer, de vivir y de contar--lo hecho y lo vivido--, que
aboga por el derecho de autodeterminacin.
En opinin de Beverley, cuando Rigoberta Mench se
convierte en figura dentro de la academia norteamericana,
segn Beverley, no se puede ver como un personaje que haya
alcanzado cierto renombre o reputacin y que est a la

21
"altura" de los intelectuales y su manera de discurrir. No
se puede pretender borrar las diferencias entre primer y
tercer mundo o entre mundo desarrollado y mundo atrasado
(Against 85) .19 Lo que ella hace es sealar esas
diferencias, para que la denuncia que est detrs de su
testimonio tenga la validez que ella le ha conferido con su
lucha como mujer de una minora tnica, en un pas
perifrico y como representante de un movimiento de
izquierda. Si, por el contrario, su voz se asimila a la del
investigador/escritor se podra perder en la resonancia de
las muchas otras voces interpretativas que sobre el
subalterno se han elaborado dentro y fuera de la academia.
De otra parte, si su historia se sanciona y se acepta como
una ms de las obras canonizadas, no podr interpelar con la
misma fuerza al lector/oyente que, al final del texto, se
sentira movido a cuestionar la aparente estabilidad del
modo moderno y occidental de pensar.20
19 "Testimonios como Yo Rigoberta Mench no son slo
representaciones de nuevas formas de resistencia y lucha
subalterna sino tambin modelos y aun medios para ellas. En
el contexto de la universidad, entendida a la vez como una
institucin de 'Occidente' y del poder de clase, los
testimonios son casi literalmente 'agentes forneos'--lo que
explica por qu [] la figura de Rigoberta Mench y el
escndalo de asignar su testimonio como uno de los cursos en
la educacin general de Stanford se convirti en uno de los
focos para el asalto de los neoconservadores a la educacin
multicultural y a la correccin poltica" (Against 90).
20 Segn Beverley, darle al testimonio un lugar en el
canon o "domesticarlo," para usar sus palabras, es quitarle
el valor que tiene como expresin formada al margen de "la
histricamente constituida institucin de la literatura

22
A partir del escndalo en la Universidad de Stanford,
Beverley considera que los testimonios que se admiten en las
universidades han sido tomados, "dentro de la operacin
autorizadora de la crtica literaria [...] como una forma de
literatura 'menor' particularmente sensible a la
representacin o expresin de la subalternidad" (90-91).
La "subalternidad" indica la existencia de otro por
debajo. En esa categora estn los sujetos que no tuvieron
cabida en la clasificacin "objetiva"--por cientfica--, y
"nica"--por su conexin con la razn--, dentro del modo de
conocimiento moderno. Son subalternos los indgenas y son
subalternas las mujeres. Los indgenas, por su modo de
produccin poltica y cultural tradicional que funciona bajo
una mentalidad mgica.21 A la mujer, dice Heckman,
la epistemologa iluminista/modernista la coloca
inevitablemente en una posicin inferior, al
ubicarla en el lado negativo de las oposiciones
binarias por las que se rige: racional/irracional,
objetividad/subjetividad, cultura/naturaleza (2).
La mujer, como subalterna, responde de diversas maneras
a su posicin de subordinada. Lucha por adquirir mayor
Occidental moderna" (Against 91-92).
21 Adolfo Colombres considera que sobre los indgenas
se piensa que "[s]us creencias son supersticiones, sus
ceremonias fetichismo, su arte artesana. Sus tradiciones
orales, aunque se escriban y se publiquen, no pueden invadir
el mbito sagrado de la literatura. Su ciencia, cuando no es
magia, es una opinin no especializada, deleznable, que vive
en los campos y las calles, pero no en los 'templos del
conocimiento'" (institutos, universidades, academias) (22).

23
visibilidad, a travs de movimientos sociales que actan
pblica e internacionalmente que, como dice Schutte, han
hecho impacto en los estudios acadmicos y son fuente
importante de teora y reflexin (Cultural Identity 212).
Participan, adems en redes de apoyo que incluyen la familia
extendida y los vecinos, para resolver problemas personales
y de la comunidad (Safa 357).
El testimonio se ha tomado como uno de esos espacios en
donde las mujeres subalternas expresan su particular manera
de hacer y de pensar. En la mayora de estos testimonios se
observa una tendencia a la produccin de un trabajo de
carcter cooperativo en donde participan una o ms mujeres.
De esta manera, el testimonio se convierte en un espacio de
encuentro para las mujeres en donde se desarrollan el
dilogo y la polifona. La funcin polifnica del
testimonio hace que tanto la entrevistadora/editora como la
informante/co-autora sean consideradas productoras del texto
e intrpretes del con-texto. La funcin dialgica recoge
tambin el dilogo primario entre los sujetos y su medio
cultural, del que no escapan las relaciones de poder. Este
trabajo colaborativo y conversacional en el que se han
involucrado mujeres de diversas nacionalidades, es parte de
ese auge que han tenido, desde los aos setenta, los
movimientos culturales y polticos del feminismo

24
internacional, tanto como de las diversas formas que ha
tomado el mismo en cada nacin.22
Los testimonios que se hicieron durante la Cruzada
Nacional de Alfabetizacin conforman una "literatura
oral"23 que permite escuchar las voces individuales de una
participacin colectiva consciente y crtica, en un cambio
social de gran magnitud, como lo fue la revolucin
nicaragense. Estos documentos conforman uno de los
discursos ms autnticos que se haya recogido hasta ahora
sobre el pensamiento de'las mujeres de un amplio sector de
la clase trabajadora media y baja de Nicaragua. Es un
discurso de autointerpretacin y representacin sobre la
revolucin sandinista, y sobre la participacin de las
mujeres en ella.
22 En el sptimo captulo de su libro, Schutte presenta
una completa informacin sobre el desarrollo de la teora
feminista en el contexto de Amrica Latina y su relacin con
el feminismo internacional. La autora presta especial
atencin a la conexin que se establece entre la teora
feminista y las teoras de identidad cultural y liberacin
(Cultural Identity 207-238).
23 Para Walter Ong, las culturas orales han producido
poderosas y bellas actuaciones verbales de un alto valor
artstico y humano. Sin embargo, esa "literatura" pierde
terreno, por no estar conectadas con la "letra" del
alfabeto, asociada a la escritura, la que a su vez tiene
detrs unas herramientas de control como diccionarios,
reglas de gramtica y puntuacin. Esta discusin, que no
tiene cabida aqu por su complejidad, es la misma que est
por detrs de la creencia que los "dialectos" regionales no
son expresiones habladas de una lengua, sino lenguas
inferiores, que no poseen una gramtica elaborada y que
usualmente provienen de culturas orales (14-15) .

25
La necesidad de apelar al mtodo de recoleccin de
historia de vida muestra que una historia amplia y popular
de la insurreccin tena que ser hecha desde abajo. El
proyecto cultural del sandinismo necesitaba afirmarse en
elementos de la cultura popular porque el experimento de
cambio revolucionario no se hubiera dado sin la intervencin
del pueblo. El objetivo inicial de la CNA era alfabetizar
al pueblo, pero al darle la palabra--no la escrita, sino la
oral--para que se expresara, le estaba diciendo: su palabra
vale, en ella confiamos.
La gran obra testimonial que recoge el sandinismo
habra cumplido--si ste hubiera seguido en el poder--una
funcin legitimadora de sus fundamentos revolucionarios, en
el nivel discursivo. La revolucin no alcanzo hegemona
poltica, pero el intento de hegemona discursiva que
inaugur el Proyecto de Recoleccin de Historia Oral, se
puede tomar hoy como testimonio del intento de cambio social
del que han sido protagonistas muchas mujeres y muchos
hombres en Nicaragua, en las ltimas tres dcadas, en
particular.
El discurso testimonial, como historia alternativa,
involucra procesos de conocimiento y conceptualizacin de la
historia. Las mujeres nicaragenses haban adquirido ese
conocimiento a travs de la prctica misma y haban
desarrollado un conjunto de conceptos sobre la historia que
haban vivido. Eso les permiti asociarse con otra gente o

26
grupos de gente con quienes compartan experiencias de vida,
condiciones materiales de existencia, mentalidad e
ideologa, construcciones mticas y fabulaciones histricas.
La nica forma de saber cmo viven y qu piensan las
mujeres, es a travs del establecimiento de un dilogo con
las mismas, oyendo sus historias. Ellas, ms que nadie,
conocen su funcin como madres, hijas, nietas, hermanas.
Tienen desarrollado un conjunto de conocimientos sobre los
aspectos que les toca manejar adems de creencias y mitos
sobre los mismos.
Relacin de Contenido
El primer captulo informa sobre el contenido general
de la tesis y sus postulados tericos. El segundo captulo
presenta una visin general del debate sobre el testimonio
en Amrica Central. En particular, se ver su funcin como
versin alternativa de la historia, en base a la especial
relacin que el testimonio establece con las culturas
orales, la identidad tnica y la de gnero.
En el tercer captulo se har una relacin histrica de
los orgenes del movimiento revolucionario, las etapas de
enfrentamiento con el rgimen somocista y el
desenvolvimiento de las mismas en el triunfo sandinista. Se
prestar especial atencin a la participacin de las mujeres
en dicho proceso.
En el captulo cuarto se analizar la importancia del
concepto de democratizacin de la cultura, impulsado por el

27
Ministerio de Cultura, en la construccin de la nueva
identidad nicaragense. Se mostrar el papel que jug la
Cruzada Nacional de Alfabetizacin en dicho proceso y la
funcin del Proyecto de Recoleccin de Historia Oral como
recolector de la historia popular de la insurreccin.
En el quinto captulo se examinarn los testimonios de
las mujeres, haciendo una especial relacin de su discurso
con el discurso fundacional del sandinismo. Se destacar la
importancia de su participacin como agente de cambio social
y la riqueza de su expresin verbal como cultura oral.
Finalmente, en el sexto captulo se establecern
conexiones pertinentes entre los captulos anteriores. En
esta conclusin se podr apreciar que el testimonio de la
revolucin sandinista sobre la insurreccin popular,
constituy para las mujeres pobres de Nicaragua un espacio
de reflexin, expresin e interpretacin que les permiti
reafirmar su identidad y recrearla.

CAPITULO II
EL TESTIMONIO: UNA MANERA ALTERNATIVA
DE NARRAR Y DE HACER HISTORIA
La definicin de las literaturas documental y
testimonial no es precisa todava. La determinacin de
participar en la produccin de obras de ese tipo, parece
responder a convicciones polticas de tipo personal, ms que
a la idea de utilizar un gnero literario particular para
crear una obra de carcter puramente esttico.1
Hugo Achgar seala que "si atendemos a que el
desarrollo de Amrica Latina no es homogneo y de que
coexisten modos de produccin econmica premodernos,
modernos y posmodernos podramos, quizs, entender la
ambivalencia o complejidad del testimonio" ("Historias" 52).
Considera que es necesario distinguir las diferentes "lneas
1 Para John Beverley, "el deseo y la posibilidad de
producir testimonios y la creciente popularidad del gnero
indican que en el mundo de hoy hay experiencias vitales que
no pueden ser representadas adecuadamente en las formas
tradicionales de la literatura burguesa, que en cierto
sentido seran traicionadas por stas" (La voz 12). Margaret
Randall--periodista estadounidense que ha trabajado ms de
veinte aos recogiendo testimonio en Mxico, Cuba y
Nicaragua--, considera que el auge del testimonio en las
dcadas del sesenta y el setenta se debi a un proceso de
concientizacin en el que fueron fundamentales la distorsin
de la prensa norteamericana sobre los problemas del tercer
mundo y la creciente fuerza del feminismo que comenzaba a
sealar la necesidad de reescribir la historia incluyendo
las voces de sujetos antes ignorados por la misma, como las
mujeres ("Reclaiming" 103-110).
28

29
o tendencias del discurso testimonial y proponer distintos
corpus."2 En general, para l, lo testimonial en el
espacio cultural latinoamericano,
como una prctica discursiva no institucionalizada,
podra reivindicar antecedentes tan lejanos en el
tiempo como las crnicas del siglo XVI. El testimonio
se constituye como una forma de narrar la historia de
un modo alternativo al monolgico discurso
historiogrfico en el poder (53).
Y agrega, "el carcter de 'historia otra' o de 'historia
alternativa' que tiene el testimonio slo parece ser posible
cuando los 'silenciados' o 'excluidos' de la historia
oficial intentan acceder a la memoria o al espacio letrado"
(53) .
i
Ese intento consciente de "acceder" es el que hace del
testimonio un fenmeno radicalmente diferente en el siglo
XX. Al respecto Achgar observa que, aunque hay textos y
documentos que en el pasado cumplieron una funcin similar,
los de Felipe Guamn Poma de Ayala, para nombrar slo uno,
el testimonio de hoy se produce como un movimiento
generalizado de expresin, en el que, adems, se cuenta con
la funcin solidaria de un estamento letrado, con aparatos e
2 La necesidad de crear diversos corpus para el estudio
del testimonio se debe hacer, no slo en razn de la gran
diversidad en que se manifiesta, sino porque su modo de
produccin da, de antemano, una idea del tipo de testimonio
que se est estudiando. Hay testimonios que se leen como
autobiografas, otros aparecen en el formato de la
entrevista antropolgica o de la periodstica. Muchos se
escriben en forma novelada (como la novela-testimonio),
algunos como obras de teatro, otros en forma de poesa; y no
se pueden dejar de incluir los documentales cinematogrficos
y hasta cierto tipo de graffiti.

30
instituciones de cierto poder que permiten que la historia
del otro se inscriba en la Historia, logrando as "una
fuerza y una especificidad no presente o posible antes" (55-
56) .
En los aos cincuenta y sesenta del presente siglo se
comienzan a escribir obras que ya hoy son conocidas como
clsicas dentro del gnero. Hay trabajos considerados
fundacionales como Juan Prez Jolote (1952) de Ricardo
Pozas; los escritos de la guerrilla cubana hechos por el
movimiento 26 de julio (1956-1959) como Pasajes de guerra
revolucionaria (1963) de Ernesto "Che" Guevara; Bibliografa
de un cimarrn (1966) de Miguel Barnet; Hasta no verte Jess
mo (1969) y La noche de Tlatelolco (1970) de Elena
Poniatowska.
Segn Achgar, "la historia del testimonio corre ms o
menos pareja no slo con la erosin del poder del discurso
del sujeto central sino tambin con el proceso de
transformacin de la ciudad letrada" (55). Sobre el inters
en este tipo de escritura el autor seala:
el auge del testimonio del Otro durante la segunda
mitad del siglo XX parecera deberse adems y en otro
nivel a la experiencia que el sujeto de conocimiento
occidental ha realizado durante los ltimos tiempos
(dcadas, siglos) acerca dl horror y de la barbarie
que lleva dentro y de la que es capaz, as como al
incremento y a la generalizacin de las luchas de los
sectores sociales histricamente oprimidos (55).

31
Hacia un Intento de Definicin del Testimonio
El testimonio, desde el punto de vista de la narrativa,
podra definirse a la manera de George Ydice, como
una narrativa autntica, contada por un testigo que es
movido a hablar por la urgencia de la situacin, (por
ejemplo, guerra, opresin o revolucin). Esta narracin
enfatiza el discurso popular oralg el testigo cuenta
sus propias experiencias, que se pueden tomar como
representativas de una memoria y una identidad
colectivas (en Gugelberger y Kearney 4. Enfasis en el
original).
Pero el hecho de que existan expresiones testimoniales
que se manifiestan desde ngulos tan diversos como el cine,
la poesa, el graffiti, las obras de teatro, y no slo como
una narracin, indica que no se puede encasillar tan
claramente el testimonio, en cuanto a su forma. Su
contenido--aunque con un elemento que podra ser el eje
cohesionador de todos los testimonios: el dolor--,3 vara
segn la situacin que se vive. Tambin se puede ver que la
nocin de lo que es considerado literario, histrico o
antropolgico est cambiando y que las fronteras
artificiales, establecidas por las disciplinas para estudiar
ciertos fenmenos, se tocan, se mezclan, se entrecruzan.
Sobre el carcter esquivo del testimonio Achgar observa:
[a] caballo entre la biografa y la autobiografa,
disputado por la antropologa y la literatura, y
asumiendo modalidades propias de la narrativa y del
3 Ren Jara fue el primero en sugerir que el dolor es
uno de los elementos que subyace a la mayora de los
testimonios. Vase Testimonio v literatura (Minneapolis:
Institute for the Studies of Ideologies and Literatures,
1986) .

32
discurso histrico, el testimonio abre, ms all y con
independencia de la problemtica genrica, su propio
espacio (50).
Para muchos crticos, como se ver, el testimonio se ha
establecido en oposicin a la literatura. Segn John
Beverley,
la aversin o ambivalencia del testimonio hacia la
literatura sugiere que una democratizacin de la
cultura debe involucrar cambios, no slo en lo que se
considera como literatura, sino tambin que la
literatura misma (junto con los parmetros y la
prctica de "la buena escritura") puede, en el proceso
perder su centralidad y autoridad como prctica
cultural. Mientras la literatura en Amrica Latina ha
sido (principalmente) un vehculo para el surgimiento
de sujetos adultos, blancos, masculinos, patriarcales,
"letrados", el testimonio permite que se hagan visibles
--aunque con mediacin--, sujetos subalternos como las
mujeres, los homosexuales, los indgenas, los
proletarios y los de otras identidades (Against 97-8).
Considerado como "antiliteratura", se puede aceptar
como una forma de expresin que provee a los sectores
marginales de nuevos canales de expresin y, como un medio
de trabajo que permite el desarrollo de estrategias para
alcanzar una posicin de poder dentro del estamento letrado.
Poder que debe ser entendido como la capacidad y la
oportunidad de hablar, de ser odo, de saber qu pasa y de
tener cierta libertad para tomar decisiones.
Como texto histrico, ha sido utilizado para
contrarrestar la versin de hechos que son falseados,
encubiertos o, simplemente, omitidos. Por eso, como dicen
Gugelberger y Kearney:

33
las narrativas sobre la esclavitud, la tortura y
el exilio, las historias etnogrficas de vida y la
literatura del holocausto son cada una, en cierta
forma, literaturas documentales que amplan y
corrigen la historia oficial de gentes
consideradas subalternas (4-5) .
En cuanto a la antropologa--en particular, al trabajo
etnogrfico--, como lo aprecian Clifford y Marcus:
el hacer etnografas es un trabajo artesanal, atado al
mundano trabajo de la escritura [...] el que escribe un
texto etnogrfico no puede evitar tropos expresivos,
figuras, y alegoras que seleccionan e imponen un
significado a medida que traducen [la realidad de
otros] [...] Los mejores textos etnogrficos--serias y
verdaderas ficciones--son sistemas, o economas, de la
verdad (7) .
La historia y otras disciplinas interpretativas del devenir
humano, segn l, son, en el mejor de los casos, verdades
parciales. Y como "verdades construidas" se pueden ver
crticamente, como poderosas "mentiras" retricas de
exclusin (7).
Tanto la escritura testimonial como la etnografa estn
activamente situadas entre poderosos sistemas de
significacin. La escritura testimonial
coincide con uno de los postulados fundamentales del
postmodernismo: el rechazo de lo que Jean-Francois
Lyotard (1984) llama las grandes narrativas maestras,
las cuales funcionan para legitimizar las teleologas
"polticas" o histricas ... o los grandes 'actores'
y 'sujetos' de la historia--el estado-nacin, el
proletariado, el partido, Occidente, etc." (Ydice,
"Testimonio and Postmodernism" 16).
La etnografa, a su vez:
hace preguntas en las fronteras de las civilizaciones,
las culturas, las clases, las razas, y el gnero. La

34
etnografa decodifica y recodifica, hablando de las
bases del orden colectivo y la diversidad, la inclusin
y la exclusin. Describe procesos de innovacin y
estructuracin, y ella misma es parte de estos procesos
(Clifford 2-3) .
Las dos se inscriben dentro del nuevo proceso de
reordenamiento global que ha estado ocurriendo a niveles
tanto culturales como econmicos y polticos. Bsico en
este reordenamiento es la disminucin de las distinciones
culturales entre los llamados centros de poder capitalista y
sus mrgenes (Gugelgerger y Kearney 6). Los pases con
mayor capacidad econmica expanden sus mercados y sus formas
de expresin cultural se venden en los pases de la
periferia, a la vez, la falta de fuentes de trabajo y el
desempleo crecen y la gente se ve empujada a las metrpolis
--tanto locales como mundiales--, por ser estos los centros
de produccin econmica, cultural y poltica.4
La "condicin posmoderna" de que habla Lyotard (1984),
se comenz a dar desde los movimientos de transformacin
4 Hablando de la deterritorializacin, Nestor Garca
Canclini explica que "[l]a migracin hoy no se limita a
escritores, artistas y exiliados polticos como en el
pasado; ahora incluye gente de todos los estratos sociales y
las movidas en muy diferentes direcciones. Los nuevos flujos
culturales puestos en movimiento por los desplazamientos de
latinoamericanos hacia los Estados Unidos y Europa, de los
pases menos desarrollados a los ms prsperos de nuestro
continente, y de las regiones pobres a los centros urbanos,
no pueden ser atribuidas a la dominacin imperialista
nicamente" ("Cultural Reconversion" 38)

35
social y las ideas iluministas del siglo XVIII.5 Poco a
poco se fue creando un espacio de participacin ms amplio
para todos los sectores sociales. Segn Achgar "estos
movimientos facilitaron el acceso de una serie de materiales
que provenan de voces silenciadas por el sujeto central"
(53). Segn los postulados posestructuralistas, estos
espacios son compartidos hoy por una pluralidad discursiva y
cultural tan variada, en la que parecera no haber cabida a
respuestas contestatarias, dada la imposibilidad de crear
concenso entre los muchos grupos marginales con menor poder
que, desde el tercer mundo, buscan desesperadamente el
cambio social.6
Sin embargo, aunque el deconstruccionismo supone que lo
que cuenta son las miles de lecturas posibles que todos los
sujetos puedan hacer de un texto--incluso de la realidad, si
se toma como uno--, la (absoluta?) "naturaleza arbitraria"
5 Cuando comienza a surgir lo que hoy se denomina como
modernidad, se postulaba la necesidad de la racionalizacin
de la sociedad y se desplazaba la autoridad tradicional del
monarca y de la iglesia, principalmente. Sin embargo, segn
Ydice, la modernidad gener su propia anti-modernidad. "La
modernidad es impulsada por una contradiccin inherente que
resulta de la creciente autonoma y reflexividad de una
sociedad racionalizada" ("Postmodernity" 13).
6 Cabe aclarar aqu que no se puede hablar de
posmodernidad en Amrica Latina, como un movimiento nuevo
que contina a la modernidad y da a esta por terminada. Para
Ydice, la heterogeneidad cultural de Amrica Latina no es
el resultado de que se instale la posmodernidad, sino ms
bien se produce por una implementacin irregular de la
modernizacin. Los modos unlversalizantes de democratizacin
iniciados con la modernidad "no han tenido mucho xito en
Amrica Latina" ("Postmodernity" 1-2, 23).

36
del signo, a la que se aferra el discurso posmodernista para
explicarlo todo, no es siempre producida y tomada como tal
en todos los niveles de significacin y creacin cultural.
Tampoco acaba con las desigualdades ni las respuestas de
reaccin que los sectores que las sufren puedan tener.
Como se dijo al comienzo, en Amrica Latina hay todava
formas culturales y econmicas premodernas, modernas y
posmodernas. Y, al igual que en otros pases del llamado
tercer mundo, hay sectores que todava buscan esos espacios
de participacin e intentan reconstruir o redefinir su
identidad. Es una identidad que, en palabras de Achgar, no
es "la homogeneizadora impuesta por el monlogo del discurso
imperial sino una identidad heterognea, por diferenciada y
plural, quizs ms democrtica y que respete las identidades
Otras" (53). Con la bsqueda de dicha identidad a travs
del testimonio se crea una tensin que segn Gugelberger y
Kearney, "afecta naturalmente los conceptos de tradicin,
modernismo y postmodernismo, y aun la idea misma de la
representacin."7 Estos autores consideran que los
7 "El trmino 'representacin' tiene varias acepciones
que suelen confundirse: 1) la descripcin de un estado de
cosas, 2) el reemplazo de una o ms personas por otra que
habla o se confiesa en nombre de ellos, 3) el ejemplo que
una persona o cosa proporciona para otros [. . ] La
representacin es el dispositivo discursivo por medio del
cual la ideologa liberal logra proyectar una uniformidad
formal (todos poseemos por derecho y ley la propiedad de la
personalidad) por encima de asimetras concretas (la
'propiedad' de algunos tiene mas valor que la de otros). La
confusin de estas acepciones es fundamental para la
ideologa liberal (Ydice, "Testimonio y concientizacin"
209) .

37
trabajos de los crticos que estn a favor de la militancia
de la literatura testimonial son un fuerte pronunciamiento
contra la maquinaria ldica del posmodernismo nihilista, que
desestabiliza los sistemas de interpretacin y
representacin (6-7).
El reordenamiento global, del que se habl antes, tiene
especiales implicaciones para las formas de escritura
occidentales que, como la etnografa, hablan sobre otros,
usualmente individuos de culturas no-occidentales. El reto
fundamental para la etnografa contempornea--explica
Clifford--es que los pueblos que fueron colonias, que fueron
el objeto de la investigacin antropolgica estn comenzando
a escribir y a hablar por si mismos" (7).
En efecto, quienes antes eran objeto de estudio--
personajes principales pero pasivos, en su mayora--o
personajes secundarios, pasan a ser sujetos que pueden
hablar o escribir de ellos mismos. Pero "mientras el
escritor occidental es definitivamente un autor, el
'protagonista' que da testimonio es un hablante que no se
concibe a si mismo como extraordinario, sino como una
alegora de los muchos, de la gente" (Gugelberger y Kearney
8) .
La literatura testimonial, como la etnografa, "hace
varias correcciones al discurso de Occidente sobre el Otro:
el otro responde y al hacerlo, desenmascara, no slo las
versiones occidentales de lo que es o no verdad, sino

38
tambin las nociones occidentales de verdad" (9). En el
sentido puramente literario, cabe anotar, de acuerdo con los
autores, que la literatura testimonial se mueve, en su
desarrollo y formacin, lejos de la ficcin.
Mientras las formas de la ficcin, en sus variantes
modernistas y posmodernistas, son metafricas, la
narrativa testimonial est preocupada en documentar la
realidad experimentada. Esto tiene profundas
implicaciones en la lectura y la interpretacin.
Directamente milita contra las crecientes aseveraciones
postmodernas de que el realismo y la representacin
estn muertos. En cuanto a la preocupante negacin
postmoderna sobre la capacidad referencial de la
literatura, el testimonio responde con un aumento cada
vez mayor de la referencialidad. Cuando leemos los
terribles recuentos que hace Rigoberta Mench de la
tortura y mutilacin de su familia, es poco probable,
dice Doris Sommer, que nos preguntemos si eso es
suficientemente referencial y que nos enredemos en una
discusin sobre los valores literarios estticos.
"Dudar de la referencialidad en el testimonio, continua
la autora, sera un lujo irresponsable que no nos
podemos dar, dada la urgencia del llamado a la accin."
(11) .
Aunque el problema de la referencialidad sea debatible,
y se pueda decir que la objetividad no es absoluta y total,
lo que importa es que la prctica envuelta en la escritura
testimonial es la de revitalizacin de un referente que se
asume como inexistente por un discurso hegemnico. La
escritura testimonial "es antes que todo un acto, una
tctica por medio de la cual la gente se compromete en un
proceso de auto constitucin y sobrevivencia" (Ydice,
"Testimonio and Postmodernism" 19).
Con el desarrollo actual del discurso posmodernista,
se puede aceptar que se esta dando una revisin del concepto

39
de autor. Ya no hay una figura central que crea. Lo que se
escribe, dependiendo de como se lea, podr significar miles
de cosas. Por eso se habla del fin de la historia; de la
superacin de las metanarrativas; de la imposibilidad de que
se den movimientos teleolgicos. No hay centralidad, slo
se percibe la heterogeneidad.8 Tampoco puede haber
otredad, porque, como anota Ydice, en una de sus
observaciones sobre el deconstruccionismo, el suyo es un
discurso que slo recupera al otro como lo ausente.9
Hay otro punto de conflicto entre la prctica de la
escritura testimonial y el postulado terico
deconstruccionista. Doris Sommer recuerda la importancia de
distinguir entre la metfora, que admite una identidad por
sustitucin (yo por nosotros, el lder por los seguidores,
el explotador por los explotados), y la metonimia, que lo
hace por asociacin ("Rigoberta's" 39). Con el
deconstruccionismo, la metfora es lo que cuenta en la
8 La heterogeneidad puede verse como producto de una
pluralidad discursiva y cultural, como ya se dijo. Pero, de
acuerdo con Ydice, el pluralismo se camufla detrs de una
mscara igualitaria, mientras que neutraliza los conflictos
de clase y las demandas de los nuevos movimientos sociales
[...] El varniz ideolgico del pluralismo admite diferencia
sin que esa diferencia constituya una amenaza para el
estado y los sistemas de mercado. De hecho, el pluralismo ha
movilizado la diferencia al servicio de estos sistemas (On
Edge ix-x).
9 En su artculo Ydice cita lo que dijo Foucault en su
"Language to Infinity", que apareci en Language, Counter-
Memory and Practice, publicado por la Universidad de Cornell
en Itaca, en 1977. "El 'otro' es aquella ausencia desde cuyo
interior, paradjicamente, se erigen los discursos
deconstruccionistas" (en Ydice 22-23).

40
medida que sta puede ser constituida de maneras diversas,
segn cada autor. No es una metfora de representacin
(porque la lengua ha dejado de 'referir'), sino de
interpretacin. La heterogeneidad planteada por el
deconstruccionismo no admite la metonimia por la cadena de
significantes que constituye la interpretacin que nunca
permite que se alcance un significado. En la escritura
testimonial, predomina el efecto metonmico y no hay tampoco
una autoridad central. Para Sommer, la primera persona que
narra se asocia con un nosotros o voz colectiva, en un
movimiento lateral de identificacin a travs de una
relacin horizontal que comparte la experiencia, pero que
reconoce las posibles diferencias entre nosotros como
componentes de un todo sin centro ("Rigoberta's" 39).
El desmoronamiento del concepto de autoridad central
puede ser llevado, entonces, a dos puntos diferentes: la
total ausencia de referencialidad--y, por ende, la
incapacidad de representar--o, la bsqueda de una identidad
dentro de una colectividad en un proceso, que como se dijo
antes, es de auto-constitucin y sobrevivencia. Se podra
decir, con James Clifford, que para el deconstruccionismo,
el individuo se encuentra slo, sin ningn lazo
que le permitaidentificarse con una comunidad; y
as, con esa identidad incompleta en busca siempre
de una totalidad, de un completarse, se embarca en
una bsqueda sin fin por autenticidad. As, el
SER, como un algo que pudiera alcanzar cierta
plenitud, se vuelve una cosa del pasado, rural,
primitivo, infantil (114).

41
Por el contrario, observa Ydice sobre lo testimonial,
este tipo de escritura abre nuevas posibilidades
para que los sectores populares continen su lucha
por la hegemona en la esfera pblica de la cual
han sido excluidos o forzados a representar
estereotipos que les han sido asignados por
aquellos que los estudian (Ydice, "Testimonio and
Postmodernism" 25).
Antecedentes del Testimonio
La historia y la literatura en Amrica Latina han
estado estrechamente ligadas desde la llegada de los
espaoles a Amrica. La temtica que se iba a desarrollar
de parte y parte sera afectada por la experiencia de los
dos sectores involucrados. Los espaoles podan hablar en
sus escritos de las maravillas del nuevo mundo y de sus
experiencias en l. Su versin de los hechos, constituy,
por mucho tiempo, lo que se conoce como la historia oficial.
Los otros--una gran cantidad de grupos tnicos, lingsticos
y culturales que tenan su propia forma de nombrarse e
identificarse--, perdieron sus respectivos sistemas de
organizacin y expresin. Su versin de la historia, para
el caso de la conquista, se recogeran mucho tiempo despus.
Esos textos pasaron a formar parte de las prcticas
discursivas contraculturales, que no se extinguieron con la
finalizacin del perodo colonial espaol. Por el
contrario, estos discursos "pueden apreciarse en un
significativo cuerpo de escritura contempornea. La razn
de su continua presencia es el hecho de que la sombra del

42
colonialismo es todava parte de la realidad de la Amrica
Hispana de hoy" (Jara y Spadaccini 10).
Desde aqu se puede apreciar el papel que tiene la
lengua, tanto en su versin escrita como en la oral, en los
procesos de dominacin y control de una cultura sobre otra.
Segn Ren Jara y Nicholas Spadaccini "dentro del marco de
un estado moderno en formacin, que busca dominar nuevos
territorios, la lengua se vuelve doblemente importante, ya
que sirve dos propsitos, incluir y excluir." Segn ellos,
"un grotesco ejemplo del impacto de la lengua oficial de los
conquistadores en las vidas de la poblacin nativa es el
requerimiento." (12).10
La historia oficial presenta las luchas de sus lderes
como las correctas y sus planes polticos e ideolgicos como
los ms exactos. Hugo Achgar explica que, en los espacios
letrados donde se escribe la historia oficial, la
participacin de los
sectores excluidos o silenciados [ ] est escasamente
registrada en los archivos y bibliotecas de los
vencedores o de los gobernantes. Salvo en aquellos
casos en que constituye la propia prehistoria de
quienes antao fueran tambin excluidos. Es decir,
aquella historia previa a su llegada al poder
("Historias" 54).
10 El documento, un juramento a la sumisin, fue
originalmente trado por el jurista espaol Juan Lpez de
Palacios Rubios, con la idea de que los oficiales espaoles
lo leyeran a los indios antes de iniciar una guerra contra
ellos. Escrito en espaol, el requerimiento implicaba un
reconocimiento por parte de los indios de la autoridad de la
Iglesia, el Papa, y el Rey de Espaa sobre sus tierras"
(12) .

43
El testimonio, como escritura de los mrgenes, se
enraiza en esta segunda versin de la historia--la no
oficial--, con un alto contenido poltico contestatario y de
origen preferiblemente oral.
Ya sea como colonia de la expansin europea o como
neocolonia de un sistema capitalista de nuevo tipo, en la
Amrica Latina se ha mantenido con igual fuerza una lnea de
resistencia al colonialismo, posible de detectar en las
formas de vida y en sus manifestaciones culturales y
polticas. Hoy, sealan Jara y Spadaccini, "en muchos
lugares, los llamados "indios" todava-rehsan ser
considerados nacionales de un pas en particular, y reclaman
el derecho a preservar sus antiguas creencias y hbitos
culturales" (10). Como dice un indgena guatemalteco:
No aspiramos a tomar el poder del estado o a crear un
estado separado. No estamos luchando por nuestra
cultura--ya tenemos una. Queremos nuestros derechos:
el derecho a la paz, a definir nuestra propia forma de
desarrollarnos, a educar nuestros hijos en nuestras
lenguas y tradiciones y el derecho a representar
nosotros mismos y a nuestra cultura."11
La Identidad tnica y el Testimonio
El testimonio como escritura desde los mrgenes, se
puede relacionar fcilmente con el problema de identidad
tnica en Amrica Latina. De hecho, algunos de los
testimonios ms conocidos han sido escritos con la
11 Indgena guatemalteco, cuyo nombre no es
suministrado. Vase, Carol Smith, "Maya Nacionalism" (NACLA
25.3, 1991: 33) .

44
participacin de individuos pertenecientes a grupos tnicos
minoritarios. Algunos de los ms destacados son el
testimonio de Rigoberta Mench, Domitila Barrios de
Chungara, Juan Prez Jolote y Ignacio Ujpn, entre otros.
Se pueden incluir aqu los trabajos de recoleccin--tambin
considerados testimoniales--, a travs de entrevistas,
publicadas en colecciones especiales y dedicadas
exclusivamente a recoger el punto de vista de grupos
minoritarios tnicos. Algunos de estos libros son
Granddaughters of Corn. Portraits of Guatemalan Women
(1991), editado por Marilyn Anderson y Jonathan Garlock, que
incluye las fotografas y las voces de las mujeres
fotografiadas, adems de impresionantes datos sobre
desaparicin, tortura y muerte de la poblacin indgena
guatemalteca. Tambin, el libro We Continue Forever.
Sorrow and Strength of Guatemalan Women (1983), editado por
el trabajo colectivo de Women's International Resource
Exchange y con un formato muy similar al del libro anterior.
La identidad tnica, de acuerdo a lo que se dijo antes,
se da en trminos de la cohesin del grupo, que se determina
por caractersticas comunes a todos los miembros del mismo:
lenguaje, religin, cultura. El testimonio, a su vez, como
la escritura de la experiencia de un grupo ms que la de un
individuo aislado, despliega en su temtica la problemtica
de un 'nosotros' que se plantea y reconoce diferente a un
'ellos'. El testimonio no se queda en la experiencia

45
personal, sino que se extiende a la situacin de la
colectividad en la que el sujeto est inmerso. Experiencia
vivencial que es, usualmente, de represin, pobreza,
explotacin, marginalizacin y lucha. E/la narrador/a
testimonial habla de las circunstancias y modos cmo es
explotado/a, de las razones por las que es reprimido/a, de
cmo se efecta, en su opinin, el proceso de su
marginalizacin y exclusin. Todo eso en un contexto
especfico de vida, de cotidianidad. As, es muy fcil
encontrar en las narraciones testimoniales lo que Perla
Petrich ha llamado "motivos culturales". Segn ella, estos
"motivos estn cargados de contenido, comprometidos con una
realidad, significados por una visin particular mucho antes
de que se inscriban en el discurso." Ella considera que,
en cualquier circunstancia se puede asociar, por
ejemplo, el maz a su funcin alimenticia; pero slo
los que participan de un cierto universo cultural
americano, slo aquellos que poseen una memoria
"transtextual hecha" de vivencias, creencias, palabras
mil veces repetidas, podrn acceder a un segundo nivel
de significacin y reconocer el grano como lugar de
acumulacin de significado, smbolo de una raza (157-
8) .
Este motivo del maz, por ejemplo, ha sido semantizado
profundamente en el mundo indgena maya, trasmitido a travs
de la palabra oral y usado, exteriormente, como marcador
diferencial y, simblicamente, como aglutinador de fuerza
para la lucha. A l hacen referencia casi todos los
testimonios de esta zona, siendo el de Rigoberta el que ms

46
ampliamente desarrolla el tema del maz, en particular y la
comida en general.
Como indgena, Mench da un recuento de costumbres
"nativas" desde la perspectiva de alguien que las usa
como "armas populares" para la sobrevivencia. Su
descripcin de la ceremonia de la siembra, de la
importancia de la semilla y de la tierra para su
comunidad india revela una tica-esttica de
solidaridad la cual se hace posible por su contexto
social. Es una sociedad donde la produccin est
ntimamente conectada al cuerpo, en la cual el cuerpo
mismo soporta la marca de sustancias creativas--
"estamos hechos de maz blanco y amarillo" (Ydice,
"Testimonio and Postmodernism" 27).
La identidad tnica de los grupos indgenas americanos
se establece, en todas sus manifestaciones, en
contraposicin a la cultura central dominante. El grupo al
no identificarse con el otro, est manifestando que no
quiere asimilarse porque valora lo propio. El testimonio
como literatura de resistencia y de expresin de lucha del
sector marginal se coloca en posicin de cuestionar la
realidad--y los sujetos que en ella le son hostiles, lo
rechazan. En esa medida se pregunta quines y qu son
ellos? De otra parte, permite reflexionar sobre el modo de
hacer del grupo, para rescatarlo y darle legitimidad. En
consecuencia habla de lo que 'somos nosotros'. Es la
dialctica de la otredad que plantea un dilogo entre el
'nosotros' y el 'ellos'. (Cada uno siendo el otro del
otro). El 'otro' marginado, sin embargo, es el que busca en
la prctica de esa escritura, una auto-definicin y
representacin. Lucha por que se oiga su voz, y su

presencia adquiera una visibilidad concreta. En fin, dentro
de una dinmica ms democrtica, 'el otro' marginado ('el
diferente'?) pide que se le acepte y se le de el derecho de
vivir como tal.
El carcter profundamente poltico y de denuncia de la
literatura testimonial coincide, entonces, con la posicin
de lucha y resistencia que han mantenido algunos grupos
tnicos minoritarios en Amrica Latina. Pero el testimonio
no puede verse como una forma cultural proveniente de esos
sectores marginales ya que la mayora de individuos dentro
del mismo son iletrados y no pueden ni escribirlo, ni
leerlo. El testimonio se puede erigir, ms bien, en el
espacio cultural donde se interceptan y articulan la
posicin solidaria de sectores letrados y la expresin de
crtica y oposicin de los no-letrados u orales. Lo que se
debe buscar es la aceptacin y la tolerancia de 'unos' (los
sujetos centrales?) a 'otros' (los sujetos marginales?) con
el objetivo final de entre todos trabajar por la
construccin de un mundo de mayor igualdad.
La Voz del Otro: Enfrentamiento con la Historia Oficial v
Lucha por el Poder Interpretativo
El testimonio adquiere el carcter de historia
alternativa, no oficial, cuando, a travs suyo, los
silenciados o excluidos de la historia oficial intentan
acceder a la memoria y mantener una identidad. El
movimiento de grupos indgenas demuestra que ellos no estn

48
interesados en defender una identidad eterna, ni estn
perdiendo su resistencia ante las presiones de la
integracin. Slo buscan crear su propio espacio, empeados
en su modo de hacer. El silencio, anota Jean Franco, no es
enmudecimiento, sino seal de exclusin, y se opone a la
'voz', "como metfora para la gran divisin socialmente
constituida (y quizs imaginaria) entre el mundo letrado e
iletrado, el primer y el Tercer Mundo, el mito y la
historia" ("La historia" 11).
El concepto Occidental de historia tiene en cuenta
solamente las narrativas lineares, cronolgicas y, construye
argumentos sobre experiencias particulares, haciendo una
especial interpretacin de esos hechos que analiza y esos
argumentos que usa (Rappaport 11-12; De Certeau 19). Esta
forma especial de hacer el discurso histrico, no slo
presenta una posicin, sino que busca y obtiene
legitimacin. Dicha legitimacin, segn Rapppaport,
proviene de lo que algunos historiadores consideran una
posicin exclusiva de grupos y sociedades letradas donde la
'objetividad', y el pensamiento 'analtico' y cronolgico
permite el distanciamiento de los hechos y los individuos
que se analizan (12). Como discurso legitimado, la Historia
(con mayscula por ser la oficial, la de Occidente) se
enreda en una serie de conjeturas y relaciones de hechos
sobre los que no siempre tiene conocimiento directo y real.
Se vuelve un discurso que no puede ser ledo ni refutado por

49
los sujetos con que se relaciona en sus elaboraciones
tericas, especialmente si esos sujetos que 'historiza' son
subalternos o marginales. En efecto, las experiencias
concretas--en muchos casos de dolor y sufrimiento--, que
seran el factor de apelacin poltica de los sectores
subalternos, son descubiertas y reveladas por el intelectual
letrado (historiador, en este caso) a travs de lo que se
considera como formulaciones concretas de elaboraciones
tericas y epistemolgicas (Spivak 275).
Los grupos subalternos se ven atrapados en las
historias, tanto literarias como historiografiadas, que de
ellos se cuentan. Como explica Franco, "resulta doblemente
irnico que esas gentes supuestamente mudas hayan sido
objeto de una vasta literatura de interpretacin,
explicacin, descripcin y sobretodo objeto de conjetura"
(12) .
Estos grupos silenciados, subalternos, marginados han
desarrollado su propia historia a partir de la memoria
colectiva y dentro de la oralidad. Esa historia otra, que
ahora el testimonio est empeado en recoger, nunca ha
estado ausente del mbito marginal. Su consciencia
histrica y la nocin de historia difiere radicalmente, de
los postulados occidentales. Este alejarse de la historia
oficial, este ltimo intento de corregir la 'verdad'
hegemnica euro-americana es, talvez, la contribucin ms
efectiva del gnero. La Historia (con H mayscula) puede no

50
tolerar la "otredad" o dejarla fuera. La tradicin de los
oprimidos nos ensea que el estado de emergencia en que
vivimos hoy, no es la excepcin sino la regla (Gugelberger
5) .
Muchos de los crticos del concepto de historia
Occidental que han examinado la forma de hacer historia de
los 'otros', coinciden en sealar que el quehacer histrico
no-occidental emplea imgenes mticas y fantsticas,
smbolos y metforas para representar los hechos.12 Estas
historias, sugieren ellos, no pueden ser consideradas
'narrativas' por no tener una estructura lineal, por ser de
naturaleza episdica y recitativa y emplear recursos
mnemnicos. En cuanto a la forma, puede variar desde los
proverbios y canciones hasta las ceremonias y rituales
(Rappaport 10-11).
Contraponer el testimonio, como historia no-oficial,
al concepto tradicional de historia de Occidente, permite
ver dos cosas. Primero, la asociacin que se ha hecho de lo
oral, y el contar historias--propio de los sectores
excluidos del estamento letrado--, con el atraso, la
ignorancia, el analfabetismo, y la imposibilidad de tomar
esas historias como fuentes de informacin y verdad. Para
los historiadores "civilizados" de Occidente, la verdad est
relacionada con la uniformidad, la prescripcin y un orden
12 Para una extensa lista de las figuras involucradas
en este proceso vase Joan Rappaport, The Politics of
Memory, (New York: Cambridge University Press, 1990), 10.

51
mental "cientfico". Sobre esto, la vietnamita Trinh T.
Minh-ha comenta:
Pensar la verdad significa pensar en conformidad con un
cierto discurso cientfico (lase "cientfico")
producido por instituciones. La mente "civilizada" no
solamente ha clasificado muchas de las realidades que
no entiende en las categoras de lo falso y
supersticioso, sino que ha convertido la historia--como
el evento total de una comunidad, de un pueblo--, en
lecciones del padre para nios de cierta edad" (124).
Segundo, en un intento de apertura de parte de
historiadores preocupados con la descentralizacin del
discurso hegemnico y la lucha por el poder interpretativo y
representativo de los sectores marginales, se pide observar
crticamente las diferencias reales que existen entre las
dos visiones histricas para aceptar la validez y la
importancia poltica de las tradiciones orales y sus formas
alternativas de historiar, ya que mientras tienen un gran
sentido prctico, porque derivan de actividades que
solucionan problemas concretos, tambin llegan a hacerlo por
articular poderosos smbolos que mueven a la gente a la
accin al forjar una conexin moral a un pasado distante.
Su eficacia radica en la fuerza de la unin entre mito e
historia, y no en la separacin de los dos (Rappaport
189) .13
13 Es importante aclarar aqu que Joan Rappaport es una
historiadora norteamericana que trabaj con los indios
Paeces de Colombia y gracias a un trabajo de recoleccin de
las tradiciones orales del grupo y despus de un detallado
anlisis de algunos de sus mitos, se pudo constatar que los
terrenos que los indios reclamaban al gobierno eran
efectivamente de ellos. Los medios de comunicacin no le

52
Caractersticas de la Produccin del Testimonio
El testimonio se presenta, la mayora de las veces,
como una narracin contada en primera persona, singular o
plural. La persona que narra los hechos ha sido testigo
directo de los mismos. La historia que cuenta,
generalmente, se refiere a situaciones extraordinarias
ocurridas en momentos de guerra, revolucin y tortura, entre
otras. Situaciones en que la represin, la persecucin y la
explotacin afectan grave y definitivamente la vida de un
grupo de seres humanos. La necesidad de dar testimonio
proviene, no slo del horror y el dolor que se vive en
momentos tales--sobre los que se cree hay que decir algo--,
sino de la gran contradiccin que este tipo de situacin
plantea. Se vive en un mundo donde, desde hace ms de un
siglo, se habla de libertad, igualdad y progreso para todos.
Sin embargo, la felicidad y la tranquilidad a que se aspira,
en un sistema basado en esas premisas, se vuelve
inalcanzable para un amplio sector de la poblacin.
Curiosamente, estos sectores coinciden, en su mayora, con
los grupos que desde los comienzos de la expansin europea y
del capitalismo, han sido invadidos, avasallados y
esclavizados. As, no slo ellos nunca logran obtener lo
prometido, sino que, a cambio, reciben violencia y
discriminacin.
dieron ninguna trascendencia al hecho.

53
El narrador de testimonio es, en muchos casos, una
persona no letrada que relata a un interlocutor letrado la
historia de su vida o episodios significativos de la misma.
Hay otros tipos de testimonio, como se ver ms adelante,
pero, aqu se quiere dejar en claro que, muchos testimonios
son producto de un trabajo en conjunto. El que
escribe/narra no siempre se presenta como un individuo
especial que ha pasado por un momento difcil y quiere
contar cmo vivi ese momento y cmo lo super. El
"testigo" habla de acontecimientos que afectan a muchos. Su
propsito es denunciar.
Segn Ileana Rodrguez, el testimonio es un componente
importante tanto del estudio de la tradicin y la cultura
popular, como de los procesos revolucionarios especialmente
los de Centroamrica. Ella comenta:
por su idoneidad para plasmar acontecimientos hasta
ahora ignorados por la cultura ilustrada; por su acceso
directo a formas de pensamiento hasta ahora
desconocidas, cuando no despreciadas; por el esfuerzo
por plasmar una cotidianidad antes de que se extinga su
luz, su fuerza, su candor, el gnero testimonial es
merecedor de la atencin de los productores culturales
interesados en generar y diseminar formas alternas a
las ya existentes, y contribuir al debate sobre
culturas populares, historias populares, historias de
las ideas, o simplemente identificacin de las fuerzas
vivas de la ideologa dentro de la cotidianidad
("Organizaciones" 84-85).
Una tensin presente en el testimonio, en cuanto a su
modo de produccin, es la de los casos donde interviene un
interlocutor. Se debate si la intervencin del interlocutor
o compilador afecta, tanto la validez y el sentido de verdad

54
del relato, como la fuerza de voces genuinamente populares.
Aunque esta mediatizacin afecte al texto, de alguna manera,
lo que importa es la actitud de solidaridad del compilador y
su intento de identificarse con el proyecto de denuncia del
narrador. Porque en el testimonio, el testigo, ms que
presentarse como un sujeto conocedor de la verdad, quiere
dejar constancia de un aspecto crucial de una realidad que
ha sido ignorada o desdeada y quiere sealar el
ocultamiento que otros han hecho de la misma. Lo que se
narra tiene aqu el valor de ser un ejercicio de expresin e
interpretacin, de carcter pblico, raramente accesible a
sectores no letrados. El narrador est poniendo en juego
algo que no tiene, que es por lo que ha decidido a hablar:
su bienestar.
De otra parte, para los intersados en estudiar
fenmenos sociales complejos como el testimonio, no podemos
concentrarnos solamente en si el significado determina al
significante. El reto es trabajar, como observa Sommer, en
la inestabilidad del significado y la necesidad de re
inventar constantemente el lenguaje, de re-combinar y
continuar ajustando la constelacin de discursos en formas
capaces de responder a una realidad cambiante ("Sin
secretos" 149).
Otra caracterstica del testimonio es el efecto de
oralidad que se aprecia, con ms frecuencia, en los
testimonios hechos en conjunto--coincidencialmente la

55
mayora hechos por mujeres. En ellos se privilegia la
conversacin, y la compiladora, en su afn de dejar hablar a
la otra trata de borrarse de la mejor manera posible,
intentando una mimetizacin o fusin con el otro. La huella
de la oralidad permite generar en el lector la confianza de
que se trata de un testimonio autntico, reafirmando de este
modo la ilusin o la convencin del propio gnero: que se
est frente a un texto donde la ficcin no existe o existe
en un grado mnimo, que no afecta la verdad de lo narrado.
Sobre testimonios hechos por mujeres, Margaret Randall
opina:
Una mujer preparada que hablando con otra mujer de
origen humilde, sobre todo si la primera es capaz de
vencer sus limitaciones de clase en el transcurso de la
experiencia, puede ayudar a crear las condiciones que
permitan a la segunda, entregar una visin antes
desconocida en la literatura (en Fernndez Olmos 186).
En este modo cooperativo de produccin de los
testimonios hechos por mujeres "entra a trabajar la
identificacin femenina en un ejercicio cuyas posibilidades
apenas estn siendo exploradas"; se intenta, a travs del
dilogo, "hacer un aporte de mayores dimensiones" que busque
superar la centralidad autorial tpica de la literatura,
problematizar la estabilidad aparente de la estructura
dominante de pensamiento y traer a un primer plano la
problemtica y la vivencia de los sectores marginales. Esto
sugiere la posibilidad de abrirse a un discurso polifnico y
dialgico que permita crear "el espacio para lo que Mikhail

56
Bakhtin llam heteroglosia, el campo (de batalla) del
discurso donde las revoluciones son forjadas no dictadas, a
travs del conflicto" (Sommer, "Sin secretos" 149). "Toda
enunciacin--dice Bakhtin--an en forma escrita y fijada, es
una respuesta a otra y se construye como tal. No es ms que
un eslabn en la cadena de actos de la palabra" (en Duchesne
159) .
Sobre los trabajos hechos por mujeres hay que mencionar
la creciente participacin de personas de otras
nacionalidades. Ellas son, usualmente, etngrafas y
periodistas que viajan a latinoamrica para realizar
trabajos de campo o reportajes y llegan a conocer personas
interesadas en revelar su versin de la situacin en sus
respectivos pases. Este hecho a ocasionado la publicacin
de un gran nmero de trabajos testimoniales, de historias de
vida y etnografas en otras lenguas, principalmente ingls.
La obras estn escritas, en primer lugar, para ser ledas
por la comunidad acadmica de los Estados Unidos y Europa.
Se han sealado los peligros de que en el primer mundo se
tenga acceso a informacin valiosa sobre el subalterno del
tercer mundo, ya que, bajo el pretexto de obtener un
conocimiento 'desinteresado' se puede "crear un clima
propicio para continuar la explotacin de los pases
marginados, contribuyendo a la salud del mercado global,
bajo la rbrica de la democracia como del capitalismo
triunfante" (Carr 74). Para Doris Sommer, leer el tercer

57
mundo desde el primero, sin un plan de accin concreto,
conlleva el peligro de una "cosificacin del sujeto
latinoamericano" creando una "distancia que parece ser ms
condescendiente que respetuosa; incita[ndo] a una
permisividad terica en lugar de incitarnos a aprender
estrategias tericas de aquellos que consideramos Otros"
("Sin secretos" 151).
El testimonio, como ya se vio, intenta delinear su
propia territorialidad, lejos de la literatura tradicional y
de la historiografa oficial, proponiendo una reevaluacin
de los modelos de narrar, de leer e interpretar, sealando
el estrecho enlace entre la praxis literaria y la praxis
poltica de este nuevo modo de narrar, y cuestionando, como
explica Sommer "nuestro hbito de identificarnos con un slo
sujeto de la narracin (sustituyndola implcitamente) [lo
que] simplemente repite una limitacin occidental,
logocntrica, un crculo vicioso en el cual slo puede
existir un centro" ("Sin secretos" 147).
Por hacer uso frecuente del 'yo' narrativo, el
testimonio se conecta fcilmente con la autobiografa. En
trminos generales, los dos presentan la historia de una
vida. Sin embargo, mientras la autobiografa es un discurso
acerca de la "vida ntima", o interior, el testimonio es un
discurso acerca de la "vida pblica" o acerca del "yo en la
vida pblica" (Achgar, "Historias" 56). Por su parte,
Sommer opina que "mientras la autobiografa se esfuerza en

58
producir un estilo (sic) personal y distintivo como parte
del proceso de individualizacin, el testimonio se esfuerza
en preservar o renovar una retrica interpersonal" ("Sin
secretos" 146). Las autobiografas son escritas por
personas que consideran que su vida tiene un significado
nico y por tanto merecen ser conocidas por otros. Los
testimonios como el de Rigoberta Mench --Premio Nobel de la
Paz (1992)--muestran, por el contrario, que los
testimonialistas no pueden ser vistos en trminos
individuales sino que son parte de un colectivo comprometido
en una lucha comn.
Cabe recordar que el testimonio se acerca, como ya se
dijo, al concepto de dilogo y polifona de Bakhtin. El uso
del discurso en una situacin que nos libera de la autoridad
central de viejo tipo, instituyendo un nuevo espacio
colectivo de anlisis, representacin y reflexin. La
"contra-autobiografa", como denomina Jameson al testimonio,
obliga a una relectura del texto freudiano sobre los sueos
que permite ver que la relacin de stos no siempre se da
con "la glamorosa y metafsica nocin del Deseo, sino ms
bien [con] la muy humilde y cotidiana nocin de los anhelos
(sic)". Por eso, para l,
el Deseo verdaderamente habla el lenguaje de lo
sublime, de la gran lite y las formas aristocrticas;
el anhelo (las ganas), por otro lado, es la categora
narrativa fundamental de una muy diferente tradicin
literaria, el cuento de hadas, la ms antigua forma de
tradicin narrativa campesina (131).

59
Como se puede apreciar, es difcil agrupar el
testimonio en vertientes clara y precisas. No hay
uniformidad ni un modelo nico a seguir. La diversidad es
una de sus principales riquezas. La heterogeneidad del
testimonio--presente en su temtica, su modo de produccin y
su forma--seala, de una parte, la riqueza y complejidad de
la problemtica de vida y lucha de los sectores marginados;
de otra, la complejidad de la realidad latinoamericana, y la
importancia de reflexionar sobre ella para entenderla y
criticarla y crear acciones concretas para cambiarla.
Mujeres v Testimonio
Una de las primeras observaciones que hace Ren Jara
sobre el testimonio es que ste nos cuenta las experiencias
de personas
que han sufrido el dolor, el terror, la brutalidad de
la tecnologa del cuerpo; seres humanos que han sido
vctimas de la barbarie, la injusticia, la violacin
del derecho a la vida, a la libertad y a la integridad
fsica" (1).
La mayora de los estudiosos del testimonio est de
acuerdo con l. La violencia y el denuncio de la misma
estn en el centro del debate sobre el testimonio y son la
sustancia misma de la gran mayora de esos escritos.
Antes de proceder a una directa evaluacin del
testimonio y su importancia en los estudios feministas y en
las relaciones de poder entre los sexos, es conveniente
echar una rpida mirada a la evolucin de ciertos fenmenos

60
relacionados con la aparicin del testimonio y su dinmica
frente a la condicin de la mujer en Amrica Latina.
A partir de la conquista se ha dado, en el llamado
Nuevo Mundo, un sistemtico uso de la violencia sobre los
sectores dominados de la poblacin: indgenas, negros y los
mestizos y blancos que hoy hacen parte del sector marginal.
Esta violencia ha afectado ms profundamente a las mujeres
indias y negras. Hablando de la conquista Verena Stolcke
seala :
Los Historiadores han presentado la conquista y
colonizacin de Amrica como una asunto de hombres: una
agresin y desposeimiento por un sector de hombres (los
espaoles) sobre otro (los indios). Fallan al omitir la
agresin sostenida que se realiz sobre la integridad
personal y cultural de las mujeres (23-24) .
La autora expone los excesos sexuales--violacin y
cohabitacin forzada--a los que fueron expuestas las mujeres
indgenas hasta finales del siglo diecisiete. Hasta hoy,
explica ella, las mujeres indgenas y negras, en
Hispanoamrica, han permanecido en el escaln ms bajo de la
jerarqua social.
Las mujeres marginadas, entonces, adems de haber sido
violentadas fsica y sexualmente, han sido forzadas a
mantener silencio. Este, sin embargo, ha afectado por igual
a mujeres de otras razas y clases sociales. Las mujeres en
general, estaban, casi hasta finales de la colonia,
excluidas de la prdica, las prcticas polticas y las

61
instituciones educativas. Analizar la diferenciacin tan
marcada entre masculino y femenino nos puede llevar
a un entendimiento de la articulacin entre saber y
poder. As, el "falocentrismo" o "falologocentrismo"
no tiene que ver con la exclusin de las mujeres del
poder, aunque s puede influir en esta exclusin, sino
alude a un sistema institucionalizado, con sus
prcticas y gneros discursivos (Franco "Si me
permiten" 110).
En los comienzos del siglo XX, aunque la literatura
empieza a pasar por un perodo de cambio en el que se abren
nuevos espacios y aparecen manifestaciones especficamente
dirigidas a subvertir y deconstruir las bases del
pensamiento liberal y patriarcal decimonnico, todava prima
el criterio masculino.
Pero, mientras algunas mujeres de las capas alta y
media de la sociedad lograban con su lucha acceder al poder,
al menos de expresin y de representacin, las mujeres
marginales indgenas y campesinas se quedaban en el silencio
de la discriminacin. No porque su participacin en la
sociedad sea pasiva, como se ha querido hacer ver, sino
porque la importancia de su trabajo no ha sido reconocida.
En el rea urbana y--cuando las circunstancias lo permiten,
tambin en el campo--, las mujeres han desarrollado
estrategias de sobrevivencia que demuestran no slo su
inteligencia y gran capacidad de trabajo, sino su activa
participacin en la sociedad y la valoracin que ellas ponen
en el trabajo colectivo y de solidaridad. Sobre esto, la
antroploga Helen Safa explica. "Las mujeres pobres

62
comnmente recurren a redes informales de ayuda mutua,
incluyendo la familia extendida y los vecinos para aumentar
los ingresos y resolver problemas de la comunidad. Las
mujeres tambin colaboran con la economa familiar, a travs
de la participacin en la economa informal, como empleadas
domsticas, vendedoras ambulantes, en industrias caseras y
otras formas de auto-empleo" (357).
En general, en las ltimas tres dcadas se han
observado movimientos de protesta de la mujer, ms radicales
en forma y contenido, que le ha permitido una mayor
visibilidad y capacidad de participacin en las^dlferentes
reas de la sociedad. En el campo cultural y de las letras
las mujeres tambin han desarrollado estrategias, ya para
acceder al 'saber decir', ya para subvertirlo. En su
artculo "Tretas del dbil", Josefina Ludmer explica por qu
las mujeres se han dedicado a los llamados gneros menores,
los ms cercanos a la realidad, colocados entre el lmite de
lo literario y lo no-literario. En los diarios, cartas,
autobiografas y testimonios se muestra que
los espacios regionales que la cultura dominante ha
extrado de lo cotidiano y personal y ha constituido
como reinos separados (poltica, ciencia, filosofa) se
constituyen en la mujer a partir precisamente de lo
considerado personal y son indisociables de l (54).
Mientras las mujeres letradas--que dentro de la
prctica del feminismo, en general, y la crtica literaria
feminista, en particular--, se plantean en contra del
discurso en el poder y articulan un nuevo espacio para s

63
mismas, las iletradas, en los espacios marginales de la
sociedad, adelantan una lucha concreta de sobrevivencia.
"Estn redefiniendo y transformando el trabajo domstico y
privado de la crianza, a uno de protesta colectiva y pblica
y, en esta forma, estn retando el tradicional encierro de
las mujeres en el espacio privado de la familia" (Safa 355).
El testimonio se instala en la articulacin de esa
problemtica de la mujer marginal/iletrada y la lucha por el
poder interpretativo y de representacin que enfrenta la
mujer marginal/letrada. Este gnero es el que permite
hablar a mujeres como Domitila Barrios (Bolivia), Rigoberta
Mench (Guatemala) y Elvia Alvarado (Honduras)--para
mencionar apenas las ms conocidas--; gracias al trabajo en
conjunto que realizan mujeres como Medea Benjamin (Estados
Unidos), Elizabeth Burgos-Debray (Venezuela) y Moema Viezzer
(Brasil). A estos trabajos hay que agregar los de
escritoras como Claribel Alegra, (El Salvador), Michle
Najlis (Nicaragua), Nancy Morejn (Cuba) y Elena Poniatowska
(Mxico); y la de periodista como Margaret Randall y
antroplogas co June Nash (las dos de Estados Unidos).14
14 Segn Marie France Labracque, los testimonios hechos
por mujeres documentan aspectos poco conocidos de la lucha
de clases en donde los hombres han jugado el papel
protagnico. Este "esfuerzo por reconstituir el papel de las
mujeres en las luchas sociales" sirve para "aclarar el papel
de las mujeres en el proceso del cambio poltico." Un
trabajo digno de mencionar, segn la autora es el Taller de
Historia Oral Andina dedicado a recoger la resistencia de
las mujeres indgenas durante las guerras de independencia
entre 1910 y 1950. El trabajo fue recopilado por Sivia
Rivera Cusacanqui, en la edicin de Elizabeth Jelin, Women

64
No hay que creer, sin embargo, que el testimonio se
presenta como resultado de una actitud paternalista (o se
debera decir maternalista?) de parte de la mujer letrada,
muchas veces del primer mundo, hacia la iletrada del tercer
mundo. Las mujeres, que han llegado a ser conocidas a
travs de su testimonio, ya eran activas polticamente y
estaban involucradas en trabajos organizativos dentro de sus
respectivas comunidades.15
Domitila, Elvia y Rigoberta estn conscientes del uso
de la informacin, anota Franco. Y agrega: aunque "la
sororidad y las simpatas polticas no pueden anular otras
diferencias" ellas "establecen una alianza con la editora en
and Social Change in Latin America, (London, New Jersey: Zed
Books Ltd.: 150).
15 Domitila Barrios, por ejemplo, particip en la
Conferencia del Ao Internacional de la Mujer en 1975, en
Mxico. Trabajaba--y contina trabajando--en el Comit de
Esposas de Mineros en Bolivia, desde 1963. Rigoberta Mench
viaj a Europa en calidad de representante del Frente 31 de
enero, en 1982. All se conoci con la antroploga Burgos-
Debray. Desde 1977 haba estado trabajando con un grupo
informal de campesinos en Huehuetenango, que a mediados de
abril de 1978, en consonancia con otros grupos campesinos
del altiplano, se fusion en el Comit de Unidad Campesina.
Despus de algunas amenazas por parte del gobierno, se fue a
Mxico y durante once aos de exilio, trabaj por su pas.
El ao pasado, 1992, pudo regresar a Guatemala. En los
ltimos das se mostr activa al protestar contra los
problemas de los campesinos e indgenas de Chiapas, Mxico.
Elvia Alvarado campesina hondurea de cuarenta y ocho aos
de edad --jefe de familia, esposa abandonada y madre de seis
hijos--, es activa organizadora dentro de su comunidad y
participa de las actividades del Congreso Nacional de
Trabajadores Campesinos de su pas.

65
la tarea comn de combatir la desinformacin" ("Si me
permiten" 115).
Esta caracterstica de produccin colectiva del
testimonio hecho por mujer ha sido ampliamente comentada.
Randall considera que hubo una creciente conscientizacin de
muchos sectores intelectuales de los Estados Unidos durante
la dcada del sesenta y el setenta sobre la poltica externa
del pas, la funcin de la prensa, y la confirmacin de que
la "realidad" del tercer mundo, particularmente, no se
pareca mucho a las imgenes del "imparcial" servicio
informativo de los medios de comunicacin del primer mundo.
Y dice: "Es ah cuando empezamos a comprender la verdadera
naturaleza de la 'Prensa Libre'". Y luego dice:
Porque muchas de nosotras vivimos y trabajamos en los
pases cuyas noticias nos interesaban. Aprendimos a
hablar el lenguaje, nos involucramos en la cultura,
escuchamos. Pero entre ms ciertas eran nuestras
historias, ms estaban relacionadas con lo que
realmente pasaba y menos posibilidades tenamos de
publicarlas (Randall, "Reclaiming" 104).
Otro aspecto que ella considera importante en ese
proceso de conscientizacin por el que reconoce haber
pasado, es el desarrollo del feminismo. Este ha permitido a
muchas mujeres reevaluar el presente, redescubrir el pasado
y tratar de re-escribir la historia--incluyendo la imgen y
la perspectiva de la mujer--, recobrando la memoria que
hasta ahora estaba escondida, reprimida o distorsionada. Y
sobre esto Margaret Randall comenta:

66
Comenzamos a darnos cuenta de que nuestra memoria haba
sido invadida, violada, borrada. Recrear esa memoria ha
sido una preocupacin constante, que ha tomado lugar de
muchas maneras y en un nmero de disciplinas. Escuchar
--nuestra voz y la de nuestras abuelas, madres y
hermanas; la de mujeres con diferentes historias, de
diferentes etnias, clases sociales y culturas-- ha sido
importante en el contexto de esta visin nueva"
(Randall "Reclaiming" 105).
Escuchar, para entender a la otra y a s misma,
cruzando las fronteras de nacin, etnia y clase, es un
objetivo claro para la mayora de transcriptoras de
testimonial. Sera conveniente establecer un estudio
aparte, de los prlogos de algunos testimonios para entender
esta posicin de apertura, reflexin y autocrtica que las
recopiladoras/editoras manifiestan experimentar en su tarea
de recoger/dar testimonio. Burgos-Debray, al igual que
Viezzer, Benjamin y Randall, para mencionar slo algunas,
consideran que la transcriptora debe "borrarse", tomar un
papel secundario en la tarea de recoleccin, evitar al
mximo las interferencias a la palabra del narrador/a-
informante, escucharla, respetarla. Se puede apreciar, como
seala Franco, que "esta forma de composicin supone una
distancia y un dilogo desde posiciones diferentes:
intelectual/activista, extranjera/indgena,
escritura/oralidad, clase media/clase trabajadora" ("Si me
permiten" 113).
Los testimonios por y sobre mujeres tienen gran
importancia, entonces, en el movimiento internacional de
mujeres--feministas o no--, por sus francos y complejos

67
anlisis de las condiciones de vida de la mujer, por la
riqueza de expresin de las narradoras y la habilidad en la
seleccin y organizacin del material, por parte de las
recopiladoras.
Hay que destacar que el carcter colectivo/
participativo/ investigativo del testimonio hecho por
mujeres, en su mayora, se plantea en contra de la
produccin discursiva--hegemnica y falogocntrica--de
informacin y anlisis sobre la subalternidad y la otredad.
El testimonio, en esos casos ms que en otros, plantea
problemas ticos, marginados normalmente de los estudios
literarios, histricos (oficiales) y antropolgicos de
Occidente, al intentar cuestionar y problematizar la versin
sobre el 'otro' y la nocin de verdad del discurso
hegemnico.
En el testimonio hecho por mujeres, la autoridad y
exclusividad del gnero autobiogrfico se derrumba frente a
un proyecto colectivo que muestra claramente la necesidad de
establecer alianzas. La temtica del testimonio femenino,
por ejemplo, est ligada ntimamente a la problemtica y
dinmica de la vida cotidiana de la mujer: ser madre, cuidar
los hijos, entenderse o no con el esposo o compaero,
establecer lazos de amistad y solidaridad con otras mujeres.
Pero como estas experiencias relatadas por ellas se dan en
el seno de una vida difcil y violenta, estos aspectos de la

68
maternidad y la vida cotidiana adquieren una mayor
importancia y una dimensin poltica nueva.
La literatura testimonial revela la situacin de
extrema pobreza y discriminacin en que se desenvuelve la
vida de las mujeres indgenas y trabajadoras de Amrica
Latina. Seala el anlisis, la reflexin y la crtica que
las mujeres hacen sobre sus condiciones y el contexto social
en el que viven, adems de su activa participacin en la
vida de las comunidades, las estratgias que desarrollan
para sobrevivir y la lucha que mantienen en la re-creacin y
defensa de su identidad.
El testimonio, como el espacio de expresin de las
mujeres marginadas de Amrica Latina plantea--adems del
enfrentamiento entre lo privado y lo pblico y la
politizacin de lo cotidiano--la posibilidad de desarrollar
un campo de trabajo y de lucha muy particular. Campo donde
puedan reunirse individuos de diferente sexo, nacionalidad,
clase social, grupos tnico, profesin, etc., para
establecer estrategias concretas de anlisis, crtica y
enfrentamiento al inmenso y devastador poder de los estados-
naciones autoritarios y patriarcales.
Segn Robert Carr:
el movimiento de liberacin de las mujeres tiene mucho
que ganar si rompe el silencio que rodea la divisin
internacional del trabajo, el flujo del capital
multinacional y las redes del patriarcado capitalista
que funcionan para explotar a las mujeres de la
periferia. Las mujeres en la periferia son super-
explotadas como trabajo barato en la produccin de
plusvala (dinero, tiempo libre, sexo: poder deseo,

69
inters) para la comodidad de los hombres de las clases
gobernantes, sus aliados y sus administradores
patriarcales de clase media (76).
Como se indic al comienzo, en el testimonio "los
lmites entre lo pblico y lo privado desaparecen" (Jara 3).
En ninguna parte se hace ms evidente la creencia de que "lo
personal es poltico" que en la respuesta de las mujeres a
su condicin de oprimidas. Al desplazar la esfera ntima de
lo privado y domstico a la esfera pblica, a travs de la
denuncia y la reflexin que permite el testimonio, se
redefine la accin de la mujer como activa y de lucha y se
valora la vida de la familia y el hogar como algo importante
que debe ser preocupacin de todos.
Las mujeres latinoamericanas, los indgenas y las
clases marginadas, en general--como se vio--, han enfrentado
la tirana del silencio y la violencia. Ha habido una
ausencia consistente sobre la existencia y la importancia de
la problemtica de esos sectores y su contribucin al
desarrollo de los pueblos. Su historia y su voz parece no
tener cabida ni aceptacin en la Historia oficial. Tampoco
en los estudios y acciones concretas de los gobiernos e
instituciones, supuestamente democrticas, de muchos pases,
lo que ha ocasionado la proliferacin de movimientos
nacionales de liberacin como el liderado por el Frente
Sandinista de Liberacin en Nicaragua. Lo que conduce a
recoger la experiencia de los guerrilleros, expresada en

70
obras testimoniales, escritas por hombres, en la mayora de
los casos.
Testimonios Colectivos Hechos por Hombres
Las obras testimoniales hechas por hombres merecen
especial atencin. Entre las ms destacadas para el rea de
Centroamrica se encuentran: Miguel Mrmol (1982) de Roque
Dalton y La montaa es algo ms que una inmensa estepa verde
(1982) de Ornar Cabezas. Es importante mencionar tambin el
trabajo del antroplogo etngrafo James Sexton con el
guatemalteco Ignacio Bizarro Ujpn, quin recogi el diario
de ste en Son of Tecn Umn (1981).
Roque Dalton, poeta y militante de la izquierda
salvadorea, entrevist a Miguel Mrmol en Checoslovaquia en
mayo de 1966. Mrmol--obrero sindicalista, co-fundador del
Partido Comunista Salvadoreo en 1932--, fue testigo
presencial de la masacre ocurrida ese mismo ao durante el
gobierno del General Maximiliano Hernndez Martnez, en la
cual murieron treinta mil civiles. Segn Rodrguez,
La masacre del 32 que vivi Mrmol [] es el punto
lgido, fin y principio de estructuras que ataen al
papel del Estado (comit ejecutivo de la burguesa?),
y sus instituciones, como el ejrcito (brazo armado de
la oligarqua?), en la vida nacional. . El testimonio
nos ofrec [e] por as decirlo, el aspecto subjetivo, el
lado humano y vital de esa [] situacin
("Organizaciones" 88).
Dalton observa en la introduccin a su obra que no le
hizo muchos cambios al texto original, con el fin de revelar
a todos esa figura legendaria que es Mrmol--quien ha

71
escapado de ser asesinado en varias ocasiones. Su
intencin, agrega, era presentar un debate, sobre las
contradicciones y los problemas al interior de la izquierda
de su pas, a travs del dilogo entre l mismo--joven poeta
pequeoburgus pero revolucionario--y el viejo organizador
del Partido Comunista, de origen obrero y proletario. Este
intento de abrirse al dilogo y a la crtica de la
izquierda, le vali la muerte. Dalton fue ejecutado en 1975
por el Ejrcito Revolucionario del Pueblo. Tena apenas
cuarenta aos. Mrmol, con ms de noventa aos vive hoy
exilado en Cuba. Rodrguez opina, de acuerdo con Dalton,
que "l le meti muy poca mano al texto y ciertamente
resisti la tentacin de novelarlo". Pero agrega, "los
privilegiados, que tienen acceso a la riqusima e invicta
tradicin oral, sabrn cuanto recort" ("Organizaciones"
91) .16
El trabajo testimonial de Ornar Cabezas presenta otra
dimensin, tanto en lo relativo a su produccin como a su
contenido. Cabezas explica que, unos meses despus del
16 Rodrguez seala, sobre esta ltima observacin
suya, que "el mismo Mrmol mostraba su descontento por la
censura de su vida amorosa, del relato de su relacin con
las mujeres que hizo el autor. De inmediato se comprender
que esta censura corta la posibilidad del estudio de la
ideologa machista dentro de la militancia de izquierdas. El
anecdotario es de inters a las feministas y a todos
aquellos que consideren que la opresin de las mujeres, o el
pensamiento acrtico y resentido y defensivo en cuanto a la
relacin inter-sexual, es rmora de toda ideologa que se
llame progresista, como el estilo formal es a los estudiosos
de la literatura" ("Organizaciones" 92)

72
triunfo de la Revolucin, acept ser entrevistado por Pilar
Arias, periodista mexicana que pensaba escribir un libro con
entrevistas hechas a personas importantes dentro de la
Revolucin Nicaragense y quien haba sido corresponsal de
guerra para un peridico mexicano cuyo nombre no se
menciona. De all surgi la idea de escribir. Despus de
tres entrevistas, Arias transcribi algunos apartes de sus
charlas con Cabezas, se los devolvi y, sealando la
impresin que le haba causado su lectura, le sugiri que
escribiera. Despus de mucho pensarlo, cuenta Cabezas,
Ernesto Cardenal y algunos amigos escritores leyeron la
transcripcin y, hallndola rica en lenguaje, contenido e
imgenes, le aconsejaron tambin que se dedicara a escribir.
Ornar Cabezas reflexiona sobre la importancia que tuvieron,
en su decisin de escribir, escritores como Julio Cortzar,
Eduardo Galeano y Gabriel Garca Mrquez y los nicaragenses
Sergio Ramrez y Daniel Ortega. Confiesa que nunca pudo
sentarse a escribir. Llamaba a un amigo, encenda la
grabadora y le deca a su amigo que conversara con l.
Cabezas escriba y editaba a partir de lo grabado. Dice que
con seis horas de grabacin complet su libro. Explica la
premura en la terminacin del trabajo debido al hecho de
tener que mandarlo, en corto plazo, a concursar al Premio
Casa de las Amricas de Cuba en 1980. Sobre su decisin de
grabar en vez de escribir explica,
Para m es tan loco--porque no puedo, no puedo--
sentarme a escribir yo solito, me parece un

73
individualismo horrible, como tan individualismo
horrible sera grabar frente a un objeto mecnico y
compartir con l. Yo comparto con la persona, y si la
grabadora graba, eso es problema de ella, es solamente
tcnica (entrevista con Gordils 30).
Los anlisis que contraponen la produccin testimonial
hecha por mujeres a la hecha por hombres (Marn 1991;
Sternbach 1991; Fernndez 1989) consideran que en el
testimonio masculino hay una marcada acentuacin de lo
patriarcal, menos inters por lo cotidiano y una tendencia
al uso de la primera persona del singular en el tono del
"Yo" pico, que funciona en consonancia con una ideologa
patriarcal y una autoridad de corte hegemnico, en conexin
con la ideas de los padres de la patria del siglo
diecinueve. Pero no se reconoce en esos testimonios la gran
sensibilidad que expresan. Cabezas, hablando de su trabajo,
reconoce que en algunas ocasiones, cuando recordaba todas
las dificultades del trabajo revolucionario y los momentos
difciles que se vivan, a todo nivel, se pona a llorar y
no poda continuar grabando. Reflexionando sobre la
importancia de la revolucin, el compromiso, y la necesidad
de reevaluarlo todo y comenzar de nuevo, dice:
La Revolucin es como una cosquilla, es como agua
fresca siempre sobre el cuerpo ... Uno se levanta con
cosquillas; y tens que olvidarte de las cosquillas
para dormirte. Esta Revolucin te produce en la piel y
por dentro tambin una serie de caricias en el sentido
de que es vida. Aqu todo es nuevo, todo es por primera
vez (en Gordils 33).

74
El relato del libro va de 1968, cuando Omar Cabezas se
une a las filas sandinistas, hasta 1975 cuando, segn el
autor, descubre y entiende la importancia de la figura de
Sandino. Segn Eliana Rivero, la huella de la oralidad
expuesta en la obra de Cabezas se siente en la medida en que
el lector es sacado constantemente del mundo de la escritura
y se siente ms como el espectador de un acto de habla, en
el que se puede casi imaginar al orador o, por lo menos,
sentir que se lo est escuchando como parte de un dilogo en
donde el lector es el interlocutor (70-72).
La temtica del testimonio de Cabezas gira en torno a
sus experiencias personales como guerrillero, el desarrollo
de la lucha armada en Nicaragua y todos los interrogantes y
dificultades que para l y sus compaeros implicaba dirigir
una revolucin, y comenzar a delinear un programa de re
edificacin del pas que tomara en cuenta los problemas y
las necesidad de sus habitantes. Cuando escribi su libro,
la tarea apenas comenzaba.
El diario de Ignacio Bizarro Ujpn, llamado Son of
Tecn Umn fue escrito por un indgena maya tzutuhil de
Guatemala a peticin del antroplogo James Sexton. Era
parte de un trabajo de campo desarrollado a partir de 1970
sobre el impacto del desarrollo y la modernizacin en la
vida de los pueblos que circundan el lago Atitln, en el
departamento de Solol, en Guatemala. El trabajo est
compuesto de una autobiografa, escrita en 1972 y un diario

que cubre de 1972 a 1977. Bizarro es bilinge. Habla
tzutuhil, lengua perteneciente a la familia de las lenguas
Quich, y espaol.
La historia de vida de Ignacio est enmarcada en el
acontecer de la vida de su pueblo. La vida religiosa y
poltica dentro de la comunidad, las relaciones entre los
miembros de la misma, los problemas internos y externos que
afectan o hacen ms fcil la vida del grupo, las
dificultades personales de mantenerse en un rea marginada--
donde la sobrevivencia es un problema diario--, y las
estrategias para enfrentar dicha situacin.
Sexton explica en las pginas introductorias que lo que
escribi Bizarro en su diario se mantuvo casi intacto,
exceptuando el corte de ciertas escenas, sobre todo de
celebraciones o actos rutinarios que l consideraba que no
variaban de ao en ao. En cuanto a los comentarios
agregados por el antroplogo, basados en conversaciones
grabadas con el informante despus de la escritura del
diario, stos se presentan en el texto en bastardilla.
Hay, adems, una seccin completa de informacin sobre la
historia y la situacin poltica general de Guatemala, y de
San Jos la Laguna, el pueblo del cual Bizarro es
originario.17
17 Al establecer una comparacin entre el testimonio
de Rigoberta y el de Ignacio se observa que los dos se
refieren a problemas tales como la mortalidad infantil, la
situacin laboral, la salud, la tortura y la muerte, y el
papel de la iglesia en la comunidad. En cuanto a las

76
Dentro de los testimonios hechos en Centroamrica en
forma individual se encuentran los llamados "testimonios de
guerrilla" o "literatura de campaa": Das de la selva
(1980) y El trueno en la ciudad (1987) de Mario Payeras, co-
fundador del Ejrcito Guerrillero de los Pobres; Secuestro v
capucha. (1982) del salvadoreo Salvador Cayetano Carpi;
Y..."las casas quedaron llenas de humo (escrito a mediados
de los sesenta y publicado en 1986), del nicaragense Carlos
Jos Guadamuz; Tiempo de sudor y de lucha (1987), de Miguel
Angel Albizures (1987), trabajos que muestran la influencia
de las estrategias narrativas y las orientaciones
revolucionarias del Che Guevara. Sobre este tipo de
testimonio Duchesne comenta:
A diferencia de otras narrativas factuales, que pueden
conformarse con relatar el ser y acontecer del mundo,
la narrativa guerrillera se impone abarcar el
desenvolvimiento de un proyecto de modificacin de ese
ser y acontecer. Narra el desarrollo de un plan de
accin dirigido a transformar una realidad social. La
confrontacin entre el ser-as y el querer-hacer exige
medir las distancias entre los objetivos y las
realizaciones, el grado de confluencia entre voluntad y
capacidad alcanzado por unos sujetos determinados para
actuar en la historia inmediata ("Las narraciones" 85).
diferencias, se ve que mientras Bizarro dedica pginas
enteras al problema del alcoholismo, Mench apenas lo
menciona. Ella le dedica ms tiempo a la situacin y lucha
poltica de los indgenas mayas (toma de tierras, defensa de
los ataques del ejrcito) y Bizarro habla de esto muy
superficialmente, manifestando estar en desacuerdo con la
resistencia y el trabajo poltico y a favor de una
integracin y asimilacin del indio a la vida moderna de los
ladinos.

77
Hablando especficamente de la obra testimonial de
Guevara, Duchesne observa cmo Pasajes de la guerra
revolucionaria (1963) interpreta la prctica, mientras que
La guerra de guerrillas (1961) interpreta la teora. La
formacin del hombre nuevo es un de los principales temas de
la narrativa y el testimonio del Che. Las reflexiones y
desdoblamientos descriptivos de su escritura expresan la
dinmica entre la conciencia, el discurso y la accin (89-
92) .
La literatura de guerrilla tiende a favorecer el uso
del "yo", en la medida que habla, en primer lugar, de la
experiencia y reflexin del individuo como actor-narrador.
Pero el "nosotros" no est totalmente ausente del recuento.
De una parte, se describen las acciones que como grupo se
estn adelantando (qu y cmo "hacemos" la revolucin). De
otra, lo que hace se planea y se evala en funcin del
beneficio de un colectivo (la revolucin 'nos" har libres).
Lo que se ve en la prctica escritural de tipo guerrillero,
explica Duchesne, es la configuracin de un "sujeto pico de
nuevo tipo", que se forma basado en la dialctica resultante
de la interaccin entre el individuo y la sociedad,
desarrollada por Guevara ("Las narraciones" 98). El
hombre/la mujer, como individuos, son el motor de la accin
revolucionaria, o sea, deben ser conscientes de su papel
transformador de las condiciones histricas; su conciencia
revolucionaria debe empujarlos a crear en los valores ya

78
existentes, categoras nuevas adecuadas a las nuevas
circunstancias. Ese movimiento dialctico de accin-
reflexin-accin (o prctica-teora-prctica) debe darse en
continuo dilogo con otros miembros del grupo social, nunca
individualmente. "La sociedad en su conjunto debe
convertirse en una gigantesca escuela"18
A grandes rasgos se observa que la literatura
centroamericana de testimonio, dividida en dos grupos segn
su produccin, tiende a agruparse tambin en dos grupos
segn su temtica. Esta segunda divisin est estrechamente
relacionada con la 'problemtica y la dinmica de los
gneros. En los testimonios de mujeres, aunque tambin se
desarrollan aspectos de una vida pblica de participacin y
lucha por la sobrevivencia, una gran parte de su relato est
dedicado a las experiencias y reflexiones sobre el hogar,
los hijos, la cotidianidad. Los testimonialistas hombres
(guerrilleros en su mayora), estn ms preocupados por los
problemas de la guerra, y su campo de accin y reflexin se
relaciona ms con las acciones revolucionarias.
Existe un tercer grupo de testimonios que se distingue
de los anteriores por tener un ms alto componente de
ficcin. En muchos casos, estos son testimonios recogidos
por escritores profesionales que estn, de alguna manera,
comprometidos con los grupos marginales y creen en la
18 Vase Ernesto Guevara "El hombre y el socialismo en
Cuba" en Obra revolucionaria (Mxico: Era, 1969, 631) .

79
importancia de dar voz a los que no la tienen. Son los
llamados novela-testimonio19, en los que el autor admite
haber tenido una participacin ms clara y definitiva en la
versin final. Esta participacin va desde el agregar y/o
quitar personajes y escenas, hasta corregir datos y formas
del lenguaje dados por el informante narrador. Las obras
que se agrupan en esta categora tienen una gran influencia
de los trabajos fundacionales de Miguel Barnet y Elena
Poniatowska. Sobre el trabajo de stos Fernndez Olmos
explica:
Poniatowska y Barnet emplean mtodos utilizados por
socilogos y antroplogos [. .] Comparten el hecho de
buscar los datos en la realidad, pero luego con eso
elaboran unas vidas a travs de la seleccin
lingstica y estilstica que deviene autntica
elaboracin artstica (71).
Estos testimonios son elaborados con fines ms
explcitamente literarios, pero en base a materiales
concretos sobre hechos reales (peridicos, entrevistas) y
con una mayor tendencia a novelar. Son textos menos
marginales ya que, por estar hechos por escritores
reconocidos, tienen una mejor posibilidad de acceder. De
hecho, es ms fcil que se acepte como literatura de verdad
19 Para Miguel Barnet la novela-testimonio es un
trabajo hecho por un artista-socilogo y debe "ser un
documento a la manera de un fresco, reproduciendo o
recreando [...] aquellos hechos sociales que marcan
verdaderos hitos en la cultura de un pas [...] un
desentraamiento de la realidad, tomando los hechos
principales, los que ms han afectado la sensibilidad de un
pueblo y describindolos por boca de uno de sus
protagonistas (98).

80
la obra testimonial de Poniatowska que el recuento
testimonial de Bizarro Ujpn. Beverley y Zimmerman los
llaman "neo-testimonio" (Literature 186). El testimonio de
Cabezas Cancin de amor para los hombres (1988) se puede
clasificar aqu. Es necesario incluir tambin en esta
categora trabajos como Despus de las bombas (1979), de
Arturo Arias; Los compaeros (1976), de Marco Antonio
Flores; No se rompa el silencio (1988) de Charlotte
Baltodano; La paciente impaciencia (1989), premio Casa de
las Amricas La marca del zorro. Hazaas del comandante
Francisco Rivera Quintero (1989), de Sergio Ramrez. Estos
textos tienen una presencia ms clara de un "yo" narrativo y
por tanto son asociados a las autobiografas. Sus autores
admiten haber hecho un uso deliberado de la ficcin. Como
sugieren Beverley y Zimmerman, este tipo de testimonio, al
convertirse en una ms de las "formas o modas literarias,
cultivadas por escritores profesionales, pierde las mismas
cualidades de sinceridad y falta de arte que le dieron,
paradjicamente, su frescura y atractivo artstico" (188).
Consideraciones Finales
Es difcil presentar definiciones nicas y precisas
sobre un fenmeno tan complejo y heterogneo como el
testimonio centroamericano. No se puede encontrar
uniformidad ni consistencia en la produccin testimonial,
vista como un todo. Clasificado por pases, el testimonio
tiende a presentar cierta similitud de temas, segn la

81
problemtica de la zona. En Nicaragua y El Salvador, por la
situacin de revolucin y cambio de las dcadas anteriores,
se ha producido una gran cantidad de literatura de
guerrilla. En Guatemala, por los problemas que enfrentan
las culturas Mayas, se recoge el testimonio sobre la
situacin de los indgenas. Finalmente, por el incremento
de las mujeres en la vida pblica, su presencia como
testimonialistas hablndo de la problemtica de gnero, de
la vida de sus familias y sus comunidades, va en aumento,
como se vio.
La caracterstica ms fuerte que subyace en todos los
trabajos de este tipo es su naturaleza poltica de denuncia.
Estos textos privilegian la oralidad, el lenguaje popular y
regional de lo cotidiano. Los elementos orales de esta
narrativa enfrentan una tensin en el proceso mismo de
escritura, ya que se quiere resistir la imposicin de los
significados que implican la entrada en ella. En otras
palabras, al textualizar un relato oral, se pasa a formar
parte de la literatura y de los debates en el campo de la
representacin y la escritura. Como se ve en la mayora de
anlisis hechos sobre lo testimonial--en base a los cuales
se desarrolla en gran parte este captulo--las grandes
preocupaciones de los intelectuales y letrados que estudian
el testimonio no son otras que las provenientes del mundo de
la escritura. Las dudas se plantean sobre la aceptacin del
testimonio como discurso autnticamente marginal,

82
proveniente de sectores fundamentalmente orales, con
capacidad de reflejar una realidad y de difcil
clasificacin como fenmeno moderno o posmoderno. El
discurso testimonial, dice Achgar, "circula en el filo de
una navaja." Lo que hace que sus receptores "experiment [e]n
una situacin intelectual y esttica incmodas pues el
discuro testimonial les ofrece seales contradictorias" (En
otras 23). 0 como lo explica Beverley: el testimonio
es y no es una forma "autntica" de cultura subalterna;
es y no es "narrativa oral"; es y no es "documental";
es y no es literatura; concuerda y no concuerda con el
humanismo tico que manejamos como nuestra ideologa
profesional; afirma y desconstruye' la categora del
"sujeto" como centro de representacin y protagonismo
social ("El testimonio" 489).
Esas tensiones--que son similares a las que enfrenta
con la historia oficial--son el corazn de lo que es el
testimonio; se resuelven slo parcial y temporalmente en la
medida que el lector y el crtico o estudioso del testimonio
mantengan un actitud diferente ante la lectura del
testimonio. La lectura de testimonio no puede ser la misma
que la de cualquier otra forma literaria. Se debe tener en
cuenta que el testimonio est usando una forma alternativa
de narrar, est proponiendo un crtica y una reescritura de
la historia y est privilegiando una voz y una problemtica.
Las tensiones van y deben mantenerse, en la medida que
entendamos que lo que se enfrenta aqu es--usando una idea
Ydice--el criterio de "objetividad" y "racionalidad" de la
episteme moderna contra "un marco epistemolgico que no

83
oculta la igualdad tras una univeralidad formal," sino que
"desde el imperativo de la sobrevivencia de la comunidad
pone en cuestin apropiaciones legitimadas por la
representacin formal" ("Testimonio y concientizacin" 209-
15) .
La importancia de reflexionar, que trae a un primer
plano el testimonio, no proviene de una decisin individual
del lector o del crtico. Algo que podra darse posterior a
la lectura del 'texto' testimonial. El lector conoce los
'con-textos' y los 'pre-textos' de este gnero. No hay
lectores inocentes. El lector de testimonio sabe que
Rigoberta Mench existe; sabe que hay problemas de hambre y
represin en Guatemala. Sabe que en Nicaragua se llev a
cabo una revolucin porque se viva en condiciones
similares.
El/a narrador/a de testimonio est dando la pauta para
la reflexin. Quiere decir algo y ser odo. La puerta que
abre el testimonio, gracias a la solidaridad del estamento
letrado, permite que estos textos, con un mensaje urgente,
sean ledos y reflexionados en otros niveles de la sociedad.
El "testigo" no tiene que convencernos de que habla o
escribe bien y que tiene derecho de estar en el Canon. El
testimonio perdera su fuerza y objetivos polticos de
denuncia y resistencia, adems de su funcin de voz
alternativa de la Historia, al ser institucionalizado. Lo
que se debe es mantener la polifona necesaria para que haya

84
dilogo con esos sectores marginados que han estado, por
mucho tiempo, intentando ser escuchados.

CAPITULO III
MUJER Y CAMBIO SOCIAL
El 19 de julio de 1979, las mujeres y los hombres de
Nicaragua emprendieron un ensayo histrico cuyas
implicaciones econmicas, sociales y polticas se
tradujeron, en cuanto a las actividades humanas, en una
cotidianidad nueva. La gente de todos los sectores, que se
interesaba por un cambio, entr en un proceso experimental
para cambiar las estructuras anteriores, basadas en
relaciones de explotacin autoritarismo y discriminacin.1
Se intentaba construir una sociedad ms equitativa y digna,
entendiendo lo equitativo como la relativamente igual--o
menos desigual--distribucin de las riquezas. Aquello que,
como base material, puede ayudar a vivir sin los sobresaltos
del hambre y la miseria, de la ignorancia y el abandono, de
la opresin y la discriminacin. As es como viva un alto
porcentaje de la poblacin en Nicaragua por ms de un siglo:
desempleados, subempleados, sin educacin, sin servicios
1 Sergio Bag, hablando de la historia de Nicaragua,
considera que es increble cmo este pequeo pas se vio
enfrentado "a uno de los regmenes nacionales --el somocismo--
ms represivos y corruptos del mundo y a un gigante imperial
que parece dispuesto a conmover las entraas del cielo para
restablecer en el suelo nicaragense, una maquinaria de
brutalidad, explotacin e ignominia." Vase Lucrecia Lozano,
De Sandino al triunfo de la revolucin (Mxico: Siglo XXI,
1985) 11-12.
85

86
mdicos, sin seguridad social de ningn tipo.2
La revolucin sandinista alter sustancialmente el
estado de cosas para los nicaragenses. La mayora de
individuos de las clases altas, que apoyaban el rgimen
somocista, abandonaron Nicaragua.3 La gran mayora de
trabajadores y campesinos pobres y las clases medias,
interesadas en la transformacin que viva el pas, se
quedaron a reconstruir y recuperar lo que haban estado
gestando para ellos mismos durante cincuenta aos de
insurreccin.4 La gente que se qued, practic formas de
organizacin y expresin social antes desconocidas para
2 Sobre la situacin de Nicaragua anterior al sandinismo
puede consultarse de Orlando Nuez, El somocismo: Desarrollo
v contradicciones del modelo capitalista agroexportador en
Nicaragua 1950-1975 (La Habana: Centro de Estudios de Amrica,
1980) ; de Jaime Wheelock, Imperialismo y dictadura (Mxico:
Siglo XXI, 1976); de Tom Barry, Roots of Rebellion: Land and
Hunger in Central America (Boston: South End Press, 1987); de
Carlos Vilas, Transicin desde el subdesarrollo (Caracas:
Nueva Sociedad, 1989).
3 Antes del triunfo revolucionario sandinista ya haban
salido del pas --y continuaron saliendo-- "muchos empresarios
que de una u otra manera se encontraban ligados a la
dictadura." Otros capitalistas importantes y algunos medianos
y pequeos propietarios cerraron sus empresas, dejando
desempleados a miles de trabajadores (Ramrez, El alba de oro
250) .
4Sergio Bag considera que la lucha revolucionaria
antimosocista estuvo permanentemente alimentada por la
iniciativa poltico-militar de las masas de campesinos y
trabajadores que se manifest, como aclara Lucrecia Lozano, en
paros nacionales, protestas antigubernamentales,
levantamientos insurreccionales locales (como el de Monimb en
1978), ataques armados a la guardia (en Lozano 17, 134). Para
una informacin ms detallada sobre las formas espontneas de
la lucha popular puede consultarse de Humberto Ortega,
Cincuenta aos de lucha sandinista (Medellin: Editorial Hombre
Nuevo, 1979).

87
ellos y protagoniz, a pesar de las dificultades, el
desarrollo de su presente, intentando echar bases para el
futuro.
Para apreciar el impacto que tuvo la revolucin en
algunos aspectos de la vida y la historia de las mujeres en
Nicaragua, es necesario e inevitable tener en cuenta la
realidad social, cultural y poltica de ese pas
centroamericano, antes y durante el gobierno
revolucionario.5
La comparacin se hace necesaria, en razn de que son
etapas continuas y radicalmente diferentes de la historia
del mismo pas y, porque es la nica forma de entender la
necesidad de esa alteracin de estructuras sociales--por la
que se trabaj tan arduamente--, y la medida en que
contribuy al cambio. Este proceso histrico, de casi
cincuenta aos, permiti que se diera fin a la dictadura de
los Somoza6. Como anota Helen Collison:
Como le dijeron a Margaret Randall muchas de las
mujeres entrevistadas por ella para uno de sus libros: "es
imposible entender la tremenda participacin de las mujeres en
la guerra de liberacin sin conocer algo sobre las condiciones
que la mayora de los nicaragenses tena que enfrentar."
Luego explica ella cmo, "en Nicaragua, una de las
caractersticas ms visibles y brutales era el contraste entre
la extrema pobreza de la mayora y la tremenda riqueza de unos
pocos" (Sandino's Daughters iv).
6 La dictadura somocista fue iniciada por Anastasio
Somoza Garca en 1936, continu con Luis Somoza Debayle, su
hijo mayor, quien gobern desde 1956 hasta 1963. Hubo un
perodo de cuatro aos durante los cuales gobern Ren Schick.
En 1967, Anastasio Somoza Debayle, el hijo menor de Somoza
Garca asumi la presidencia, puesto en el que permaneci
hasta el establecimiento del gobierno popular sandinista, en

88
La cada de la dictadura Somocista fue el fruto de una
larga campaa del FSLN, la organizacin de liberacin
nacional fundada en 1961 con el propsito de revivir la
lucha de Sandino por la soberana, libre de la
dominacin norteamericana. Los esfuerzos del FSLN
culminaron en una masiva insurreccin popular, con
mujeres y hombres de todas las clases tomando armas
contra Somoza y los odiados hombres de la Guardia
Nacional, lo que cost miles de vidas (4).
Nicaragua Antes de la Revolucin
En la poca de la independencia, en 1821, la economa
nicaragense era fundamentalmente latifundista. Las
principales actividades productivas eran la ganadera, la
explotacin de minas y el comercio de materias primas,
especialmente ail y algodn. Las pocas haciendas
azucareras aprovecharon la estructura econmica dejada por
el sistema colonial que les permita conseguir mano de obra
barata. Se mantuvieron sistemas econmicos y prcticas
sociales similares a la encomienda, el repartimiento y hasta
la esclavitud.
En cuanto a la tenencia de la tierra--an un siglo ms
tarde cuando se instala el somocismo--, el noventa y cinco
por ciento de los propietarios, entre medianos y pequeos,
controlaban el cuarenta y dos porciento (42%) del rea
agrcola del pas; sin embargo, menos del cinco porciento de
los terratenientes posean y manejaban el cincuenta y ocho
porciento (58%) de la zonas agrcolas.
La concentracin de la tierra se llev a cabo,
fundamentalmente, expulsando al campesino de sus
1979.

89
parcelas de antao, proletarizndolo una parte del ao
en las plantaciones agroexportadoras (4 meses) y
obligndolo a roturar nuevas tierras por medio del
colonato y la aparcera (Nuez en Gonzlez, Historia
120) .
Segn Jaime Wheelock, antes de que Nicaragua quedara
inscrita definitivamente dentro del sistema capitalista como
pas agroexportador, su economa dependa de la ganadera
cerrada de casa seorial, sin un mercado interior
propiamente dicho y con una produccin agrcola de
autoconsumo. El cultivo del caf--que fue introducido en
Nicaragua en 1845--para 1871, comenzaba a constituir uno de
los renglones de exportacin ms importante del pas. Su
cultivo se generaliz y se estabiliz durante los ltimos
quince aos del siglo 19. Los suelos aptos para el caf, en
las sierras del centro y del norte permitieron la expansin
y el afianzamiento del latifundismo, por medio de la compra
y la usurpacin de tierras a campesinos pobres y la
reubicacin de comunidades indgenas (14-17).
Como principal producto de exportacin entre los aos
1920 y 1940, el caf comienza a permitir la relacin, de
manera definitiva, de un sector de la economa nicaragense
con el mercado mundial capitalista, adems de constituir el
62.2% de las exportaciones totales; el 90% de ello se
exportaba a los Estados Unidos. "El cultivo cafetalero
representa uno de los hechos ms profundamente
perturbadores, luego del proceso independentista contra el
colonialismo espaol" (Wheelock 15).

90
El hecho de que la economa del pas pasara a depender
de la exportacin de un solo producto, no slo permiti que
la burguesa agrcola se afianzara econmicamente sino que
se consolidara aun ms en el poder poltico. Los sectores
sociales que componan la Nicaragua de comienzos del siglo
veinte eran, bsicamente, dos: el reducido pero fuerte
ncleo en el poder, que conformaba el grupo agroexportador,
y el sector que constitua la fuerza laboral.
La fuerza de trabajo nicaragense se compona de
campesinos y obreros del sector agroindustrial inaugurado
con el caf. Pero no eran dos sectores netamente
distinguibles. Esto se daba porque la naturaleza del modelo
econmico era la de hacer funcionar a los obreros como
campesinos y a los campesinos como obreros. Los campesinos
--cuando no eran requeridos durante el trabajo estacional de
siembra, cosecha y corte--, pasaban a engrosar las filas del
sector jornalero, el sector informal, el de los servicios o
el de los desempleados. Algunos de ellos volvan al ao
siguiente para repetir el ciclo; otros iban a trabajar a
otros frentes y realmente lo que se daba era un reciclaje de
la fuerza de trabajo. Esto beneficiaba al sector
agroexportador ya que poda obtener cada ao gente nueva,
ms joven, o descansada porque no haba trabajado en lo
mismo el ao anterior (Nuez, Transicin 121).
En un pas predominantemente agrcola, esta prctica
monoexportadora y sobre todo latifundaria, basada en la
manipulacin indiscriminada de los recursos laborales,
ha producido desastrosas consecuencias que se expresan

91
sustantivamente en las enormes diferencias de vida,
salud, alimentacin, vivienda, acceso a la educacin
(Wheelock 21).
Como se ha visto, la tierra era un indicador de poder
econmico, social y por ende poltico. Los campesinos--y
mucho antes, los indgenas--, haban perdido sus tierras
paulatinamente, desde la llegada de los espaoles. Para
ellos, la tierra haba sido fuente de alimentacin y de
sustento, en general; en manos de la clase terrateniente,
latifundista y agroexportadora, permita el enriquecimiento
de ese sector a la vez que creaba y desarrollaba una base
ms firme para la sobreexplotacin de los sectores
expropiados y expulsados.7
Los indgenas y los campesinos pobres, adems de ser
expulsados de sus tierras, eran sobreexplotados,
subempleados o desempleados y vivan en unas condiciones de
miseria total, en viviendas precarias, sin atencin mdica,
sin diversin, con una angustia constante frente a las
posibilidades de llevar una vida en la que se pudiera
satisfacer el mnimo de los derechos humanos. Debido a eso,
se comenzaba a crear un mercado de trabajo barato,
7 Segn Wheelock, a falta de una tradicin de ttulos de
propiedad o de prcticas de registro para los indgenas y
campesinos pobres, era relativamente fcil desalojarlos de los
predios que habitaban. Por otra parte, adems de la expansin
de la frontera agrcola hecha a travs de expropiaciones
violentas, Pedro Joaqun Chamorro haba promulgado la ley
agraria de 1877 en la que anunciaba que los ejidos comunales
y de asentamiento de los indgenas seran puestos a la venta
(77) .

92
conformado por gente con necesidades apremiantes. La
tierra, adems, haba pasado tambin a ser mercanca.
Polticamente, antes de que se desarrollara con gran
fuerza el sector agroexportador, la hegemona estaba en
manos de los hacendados y ganaderos. Los presidentes que
haban gobernado el pas provenan de los crculos ms
aristocrticos de la oligarqua colonialista. Eran
ganaderos y comerciantes. Posteriormente, con el auge del
sector agroexportador, se gestaron cambios estructurales que
le permitieron a este grupo el acceso pleno al poder
poltico (Wheelock 105).
Otro aspecto a tener en cuenta--que influy en la
economa y la poltica de Nicaragua por mucho tiempo--, es
la presin de las potencias extranjeras. Aparte de la
ejercida por Espaa, otras presiones internacionales se
haban dejado sentir desde muy temprano. Primero la de
Inglaterra, que instaur un protectorado en la costa del
Caribe--la llamada Costa Mosquito--, desde 1678 hasta 1894.
Luego, la de los Estados Unidos, que en 1850 establecieron
la "Accesory Transit Company" dirigida por la empresa
Cornelius Vanderbilt. La idea era hacer ms corta la ruta
para llegar a California, viniendo de Europa, pues se
estableca una conexin despus de cruzar el istmo. Luego
vendra William Walker quien, segn Neil Macaulay, haba
sido llamado por los liberales para ayudarles en el

93
enfrentamiento civil con los conservadores.8 En Nicaragua,
Walker se nombr presidente, amenaz a los ingleses para que
se fueran de la zona Atlntica y legaliz la esclavitud.
Los ingleses, aliados con la Compaa de los Vanderbilt--que
haba sido expulsada por Walker--lograron sacarlo para
Honduras donde fue ejecutado (Macaulay 20-21).
Las dos potencias se haban dado cuenta de la
importancia geopoltica de Nicaragua. No slo por el gran
lago que cubre una buena parte del territorio y que les
permitira construir el canal interocenico, sino por las
innumerables riquezas que proporcionaban las selvas y
terrenos cultivables del istmo. Ambos tuvieron compaas
madereras, derechos para explotar minerales, plantaciones
bananeras y compaas de transporte de carga que navegaban
por los ros en el rea de Bluefields, en la Costa Atlntica
(Macaulay 22).
8 Durante la administracin conservadora de Adolfo Daz,
en 1911, se organizaron varios grupos de liberales que se
oponan al rgimen conservador impuesto y apoyado por los
Estados Unidos. Daz no crea que poda contener las
manifestaciones provenientes de varios sectores del pas y
dirigindose al encargado de negocios le comunica que "los
graves peligros que nos afectan pueden ser solamente
destruidos por medio de una diestra y muy eficiente asistencia
de Estados Unidos [. .] Es por eso mi intencin, mediante un
trato con el gobierno americano, modificar o adicionar la
Constitucin, para asegurarnos la asistencia de ste,
permitiendo a los Estados Unidos intervenir en nuestro asuntos
interiores a fin de mantener la paz y existencia de un
gobierno legal" (en Wheelock 110). A pesar del apoyo de los
Estados Unidos al gobierno, entre 1913 y 1924 sucedieron ms
de diez tentativas de toma del poder por parte de los
liberales. Durante el gobierno de Daz se firm el tratado
Chamorro-Bryan que le conceda a Estados Unidos el derecho
exclusivo a la construccin del canal.

94
Al momento de salir los estadounidenses de Nicaragua,
en 1933, qued como jefe de la Guardia Nacional el que haba
sido Ministro de Relaciones Exteriores del gobierno de
Moneada, Anastasio Somoza Garca. La Guardia Nacional tena
en sus manos la tarea de reprimir a quienes haban
colaborado con Augusto Sandino.9 A medida que creca el
poder de la Guardia, como institucin represora, Anastasio
Somoza se distanciaba del poder del presidente Sacasa. El
31 de mayo de 1936, aprovechando que los liberales y los
conservadores esperaban contar con su visto bueno para la
seleccin de los prximos candidatos para las elecciones,
Somoza dio un golpe militar.10 Con Somoza en el poder, se
dio una militarizacin total del pas; no slo porque la
Guardia Nacional estuviese controlando varias regiones, sino
9 Augusto Sandino naci en 1895. Sali de Nicaragua en
1920 y trabaj en Honduras, Guatemala y Mxico en empresas
como Honduras Sugar and Destilling Company, United Fruit Co.
y en varias compaas petroleras como la South Pennsilvania
Oil Co. y la Huasteca Petroleoum Co. Cuando regres de
Mxico, en 1926, ya se haba informado de las revueltas
liberales contra el gobierno de Chamorro. Despus de una
visita a su pueblo natal, Niquinohomo, se encamin para el
departamento de Nueva Segovia. Consigui trabajo en las minas
de oro de los norteamericanos, en San Albino y all comenz a
realizar los primeros trabajos polticos con los trabajadores
(Macaulay 54).
10 En opinin de Macaulay, "no hay evidencia de un trato
formal entre Somoza y los oficiales estadounidenses para matar
a Sandino y establecer una dictadura en Nicaragua. Pero Somoza
era en efecto, una bomba de tiempo plantada en Managua por la
administracin Hoover y Franklin Roosevelt permiti que
explotara [...] Despus de 1936, cuando la infiltracin nazi
en Amrica Central se volvi un verdadero problema, las
relaciones de los Estados Unidos con el dictador se hicieron
cordiales. "Es un hijo de puta, --Roosevelt dijo-- pero es
nuestro" (Macaulay 258).

95
porque los puestos ms importantes del gobierno pasaron a
manos de militares. Desde su creacin en 1927, la Guardia
Nacional se perfilaba como alternativa de control y
penetracin de los Estados Unidos en Nicaragua.11
Durante los primeros aos del somocismo se construy la
infraestructura para que tanto los capitalistas nacionales
como los extranjeros tuvieran condiciones aceptables para
realizar sus transacciones con el mercado regional e
internacional. Se abrieron mercados, se hicieron
carreteras, se crearon puertos, se trajo el telgrafo. Fue
un crecimiento que benefici a la minora en el poder,
mientras ocasionaba la pauperizacin de la clase trabajadora
(Nuez, Transicin 43-44) .
En la dcada de los sesenta segn el Comit Nacional
Agropecuario, el 54% de los nios menores de 5 aos, padeca
de desnutricin y deficiencia vitamnica. El 67% de la
poblacin viva en condiciones de hacinamiento y el 69% de
las viviendas estaba hecha con pisos de tierra y materiales
fcilmente deteriorables y un 46% no tena instalaciones
sanitarias. En el campo, 90% de la poblacin careca de
11 W. W. Cumberland renda al Departamento de Estado de
los Estados Unidos el siguiente informe, a propsito de la
Guardia Nacional: "Existen razones suficientes para esperar
que la estabilidad poltica pueda ser lograda si la
constabularia (Guardia Nacional) establecida bajo convenio
entre Nicaragua y los Estados Unidos es financiada
adecuadamente y eficientemente dirigida." Citado por el
Instituto de Estudios del Sandinismo, en "La guardia y sus
orgenes," Revista de Historia 1.1 (1979): 19.

96
agua potable y padeca de parasitismo. La mortalidad
infantil era de 120 por mil. Ms del 70% de la poblacin
era analfabeta y en el caso de la mujer, el analfabetismo
llegaba al 90% (Nuez 55).
Anastasio Somoza haba logrado hacer alianzas con los
partidos polticos y la burguesa de manera que la clase en
el poder pareca un solo bloque poderoso y hegemnico.12
Pero despus del terremoto de 1972, "el negocio de la
reconstruccin fue monopolizado por la burocracia militar y
civil del aparato de la dictadura somocista, lo que comenz
a resentir hondamente la burguesa productiva industrial."
Adems, "la dictadura recurre a un financiamiento cada vez
ms difcil y comprometido con la banca privada comercial,
lo que contribuye a enajenar mucho ms la solvencia
financiera del pas. La burguesa no solamente deja de
invertir sino que empieza a sacar su capital del pas."
Tambin fue motivo de protesta la imposicin de un impuesto
directo a los productos de agro-exportacin (Nuez 60-62) .
Sobre la situacin del pas al final de la dictadura Sergio
Ramrez opina:
Si el imperialismo nos impuso a travs de la dictadura
somocista un modelo capitalista injusto y dependiente,
12 Segn Beverley y Zimmerman, en la situacin de una
economa de plantacin agro-exportadora del tercer mundo, la
clase dominante gobierna a travs de los mecanismos de sus
relaciones polticas con otras clases --adems de su control
del estado, que a su vez depende del control de la polica y
los aparatos militares. Los mecanismos econmicos de los
mercados nacionales e internacionales son menos controlables
en dicha situacin (23).

97
tambin nos impuso al somocismo mismo como una forma
permanente de rapia y robo, que contribuy a la
descapitalizacin histrica del pas (Alba 248).
Crisis v Revolucin
La muerte de Anastasio Somoza Garca no determin la
finalizacin de la dictadura; su hijo, Luis Somoza Debayle,
fue designado presidente por el congreso al da siguiente y
elegido formalmente en 1957. El 21 de septiembre de 1956--
fecha en que es asesinado el primer Somoza--, comenz a
hacerse visible la lucha que despus llevara al Frente
Sandinista de Liberacin Nacional (FSLN) a tomarse el poder.
Al romperse el mito de la indestructibilidad del dictador,
empez a desarrollarse una mayor confianza en los sectores
populares sobre la posibilidad de luchar por sus derechos.
El compromiso revolucionario surgi entre los sectores
medios y altos--que fueron instrumentales en la gestacin y
desarrollo del sandinismo contemporneo-- durante los
difciles aos de la dictadura. A finales de la dcada del
cincuenta, algunos intelectuales viajaron a Mxico, Pars,
Mosc y la Habana donde se pusieron en contacto con otras
corrientes de pensamiento. La figura que ms se destaca en
este perodo es Carlos Fonseca, quien ha sido popularmente
llamado el "eslabn", por la conexin que estableci entre
Sandino y el movimiento contemporneo de lucha contra la
dictadura. Para 1961 ya haba recogido gran parte del
pensamiento de Sandino en una obra que se llam Ideario
poltico de Augusto Csar Sandino. cuya versin aumentada

98
fue distribuida en 1966 por los miembros del Frente
Estudiantil Revolucionario (FER), como manual de
indoctrinacin del FSLN (Beverley y Zimmerman 31).
Fonseca se hizo miembro del partido Socialista
Nicaragense (PSN) en 1955; estaba estudiando cuidadosamente
los trabajos de Sandino y se enter del movimiento 26 de
julio en Cuba. Viaj a Rusia con el apoyo econmico del
escritor vanguardista Manolo Cuadra. Sobre sus experiencias
de viaje escribi Un nicaragense en Mosc (1957-1958) En
1958, l y Toms Borge, tambin miembro del PSN, recibieron
una fuerte impresin al enterarse de la derrota sufrida por
un pequeo grupo guerrillero dirigido por Ramn Raudales,
veterano del ejrcito de Sandino.13
Toms Borge, Silvio Mayorga y Carlos Fonseca se
organizaron para fundar el peridico El Universitario (1958)
desde donde pretendan influir a estudiantes universitarios
con las ideas revolucionarias que ellos estudiaban. En
1959, organizaron un movimiento estudiantil de carcter
amplio que pretenda aglutinar jvenes de todos los
sectores. Este se denomin Juventud Democrtica
13 Un dato interesante sobre los veteranos del Ejrcito
de Salvacin Nacional, como se conoca a quienes participaron
en los enfrentamientos organizados por Sandino, es que stos
haban entrado en contacto, en 1948, con el coronel Alberto
Bayo, exilado de la Guerra Civil Espaola y ste haba
utilizado una serie de historias orales recogidas entre ellos,
para escribir el manual de guerrilla 150 preguntas para un
guerrillero que se us despus para entrenar a los miembros de
la expedicin cubana del Granma en 1956 (Beverley y Zimmerman
35) .

99
Nicaragense (JDN). En noviembre del mismo ao, en Costa
Rica, se integrara un movimiento ms amplio, con
estudiantes y trabajadores: la Juventud Revolucionaria
Nicaragense (JNR), antesala del FSLN, Frente Sandinista de
Liberacin Nacional.
En 1961 se fund el FSLN. Desde ese momento, hasta el
triunfo revolucionario en 1979, gente de todos los sectores
de la sociedad nicaragense haba cooperado con ese grupo de
guerrilleros e intelectuales que emprendieron la tarea de
realizar un cambio social radical en Nicaragua. Las
mujeres, como se ver, participaron ampliamente en ese
proceso.
Historia de Mujeres y Mujeres en la Historia
Las mujeres son el grupo humano en que se centra este
trabajo: las mujeres son las protagonistas de la historia
que se va a contar. Hasta el momento de la revolucin no
haba en Nicaragua muchos libros dedicados al estudio de la
historia de los grupos marginales en el pas. Las mujeres
no tenan mejor suerte. Despus del triunfo del sandinismo,
sin embargo, comenzaron a proliferar los libros sobre
mujeres. Estos dan cuenta de su participacin activa en la
sociedad y de su beligerancia durante las contiendas de la
lucha contra el somocismo. Respecto a la constante negativa
de incluir a la mujer en la historia, Ileana Rodrguez
opina:
La mujer en tanto gnero ha sido un sujeto subsumido y

100
comprendido en una variedad de categoras; situada en
el espacio entre lneas de lo sobreentendido;
acurrucada en el margen de las palabras, en los
intersticios de una significacin. No slo ha tenido
que aceptar la vida evanescente y transitoria de ser un
referente indirecto, ausente, sino darse por aludida en
los opuestos (Registradas 19).
La mayora de trabajos que incluyen a la mujer estn
hechos dentro de un formato que no es muy comn dentro de la
prctica acadmica de la historia. Son investigaciones
realizadas, en su mayor parte, en base a narraciones
testimoniales, recogidas por medio de entrevistas hechas a
un gran nmero de mujeres de todos los sectores. Libros que
conjugan la voz de la entrevistadora o recopiladora con las
opiniones de las entrevistadas.
Los primeros trabajos de este tipo son los de Margaret
Randall. En 1977 apareci el primer libro sobre el tema,
Somos millones: la vida de Doris Mara, combatiente
nicaragense (1977), que recoge los detalles de la
participacin de Doris Mara Tijerino, una de las primeras
guerrilleras sandinistas. En 1980 public Todas estamos
despiertas. que despliega un impresionante conjunto de voces
de mujeres que dialogan sobre sus experiencias de vida y
sobre la revolucin. Para 1981 ya ha completado Sandino's
Daughters. similar al anterior, pero como dice la autora,
"es virtualmente el nico recuento en ingls, del tamao de
un libro, sobre la lucha nicaragense" (Sandino's i). Y
tambin digo mujer (1984) rene, una vez ms, en la voz de
las mismas mujeres, sus aportes al gobierno revolucionario.

101
Esta forma de hacer historia es para Randall "una clase
diferente de historia: mujeres que hablan por s mismas
sobre sus propias experiencias como mujeres, y que al mismo
tiempo analizan el proceso de desarrollo poltico en su
pas" (Sandino's i). Lo que aqu prevalece es el dilogo,
como medio de comunicacin; la polifona, como medio de
expresin; y una presentacin que, al incluir las voces de
sus protagonistas, presenta los hechos con fuentes de
primera mano y en un lenguaje menos cientfico; con un
sentido de lo vivido, que slo los narradores-protagonistas
de un hecho pueden conseguir.
A travs de testimonios y crnicas, Elizabeth Maier
presenta en Nicaragua, la mujer en la revolucin (1980) un
recuento histrico de las formas como la mujer particip en
la insurreccin. El Centro de Investigacin y Estudios de
la Reforma Agraria (CIERA) public in 1989 una coleccin de
testimonios llamada La vida cotidiana de la mujer campesina,
que hace un estudio sincrnico de un fenmeno, tan
aparentemente simple como la cotidianeidad, y de unos
actores sociales poco observados y tenidos en cuenta como
las mujeres campesinas.
El Instituto Nicaragense de Investigaciones Econmicas
y Sociales (INIES) public en 1985 un libro escrito por Rosa
Mara Torres titulado Nicaragua: revolucin popular,
educacin popular, que analiza los mayores problemas y
contradicciones de la campaa de alfabetizacin de adultos,

102
programa que fue iniciado durante la campaa de
alfabetizacin y que dur hasta 1984. Los testimonios de
estudiantes y maestros populares son usados para ilustrar
las deficiencias tanto como los aspectos positivos del
programa. Torres presenta aspectos poco conocidos de
innovacin y originalidad encontrados en esa experiencia
nicaragense, donde las mujeres jugaron un papel
fundamental.
Women and Revolution in Nicaragua (1990) editado por
Hellen Collison presenta un anlisis de las condiciones de
la mujer en Nicaragua antes de la revolucin y durante la
misma. Incluye testimonios y entrevistas sobre aspectos
tales como la relacin de pareja, el machismo, la maternidad
de la mujer soltera y el aborto, entre otros.
El libro La mujer nicaragense en los aos ochenta
(1991) surge como resultado de una investigacin realizada
sobre la vida de la mujer en la Nicaragua revolucionaria.
Las autoras--Ada Julia Brenes, Ivania Lovo, Olga Luz
Restrepo, Sylvia Saakes y Flor de Mara Ziga--presentan
"[v]oces y experiencias plurales que deponen sus diferencias
ante los intereses comunes del gnero." Quieren mostrar a
la mujer como "protagonista de un proyecto liberador en un
perodo de puertas abiertas a la bsqueda de la igualdad
entre hombres y mujeres" (9) .
El trabajo de Ileana Rodrguez, Registradas en la
historia. Diez aos del quehacer feminista en Nicaragua

103
(1990), presenta diez aos de reflexin sobre las mujeres,
desde el punto de vista de las mujeres mismas y en contraste
al de los hombres. Se proyect, como dice la autora, con el
objeto de recoger "los logros obtenidos en este largo camino
hacia la constitucin de nosotras mismas como sujetos
histrico-sociales en si y para s (Registradas 13).
En todos estos estudios se dice que la historia de la
gran mayora de mujeres nicaragenses ha sido de "pobreza y
opresin sexual" [...] "duramente marcada por la violencia"
cotidiana que se genera por la sobreexplotacin de las
clases trabajadoras y sus condiciones miserables de
existencia. A esto hay que agregarle unas relaciones
desiguales entre los sexos que les "adjudicaban a los
hombres poder individual y colectivo" mientras a ellas las
haca "permanecer humilladas y marginadas dentro y fuera del
mbito familiar." As lo expresa Clara Murguialday en su
estudio Nicaragua, revolucin y feminismo (1977-1989) (9-
10) .
En efecto, durante el somocismo haba "un alto ndice
de desempleo y de analfabetismo y un sistema educacional
inadecuado a las necesidades del pueblo, una casi total
carencia de atencin mdica,-" no se contaba con servicios
bsicos como agua, luz, alcantarillado, servicios higinicos
y pavimentacin. El analfabetismo llegaba al 70% y en el
caso de la mujer campesina alcanzaba el 93% (Randall, Todas
27) .

104
Segn Margaret Randall,
esta situacin socioeconmica afecta a la mujer aun ms
que al hombre. Cuando el hombre no encuentra trabajo, o
es despedido del subempleo que tiene, a menudo se
pierde en la desesperanza y el alcoholismo . Qu
hace entonces la mujer? A todo costo va a tratar de
bregar con el problema de la subsistencia. Morir ella
antes de ver a sus hijos perecer de hambre. Har
cualquier cosa--las opciones incluyen poco ms que el
servicio domstico o la venta ambulante de comida y
objetos de escaso valor material. A veces llega a la
necesidad de prostituirse antes de huir de su
responsabilidad con los seres que ha trado al mundo
(Todas 28).
Ha sido una constante en la vida de la mujer
nicaraguense, el responsabilizarse de proveer el grueso de
la manutencin familiar en ausencia del hombre, adems de
desempearse como pilar afectivo y sustento emocional de los
hijos en el hogar. Hasta las relaciones de pareja se vieron
afectadas por el desarrollo y la implantacin de las
relaciones capitalistas de produccin en el agro. Antes, la
mayora de la poblacin viva en el campo, con una
agricultura de parcela que le permita sustentarse y vender
un excedente en los mercados cercanos. Dentro del
capitalismo agrario, como ya se vio, se ocasion la
concentracin de la tierra en manos de quienes, por la
fuerza o con dinero--en negocios sucios y desiguales--,
pudieron apropiarse de ella. Como explica Murguialday,
se consolid un modelo capitalista agrario basado en
dos estructuras productivas mutuamente dependientes:
mientras el sector capitalista ocupaba las mejores
tierras, surta de productos agrcolas al mercado
externo, obtena altos mrgenes de ganancias y generaba
las divisas para el pas, el sector campesino
proporcionaba los alimentos bsicos para el consumo

105
nacional y constitua el mbito de reproduccin de una
fuerza de trabajo barata que era utilizada en las
cosechas para la exportacin (17).
Con el auge de la agroexportacin, se desarroll un
modelo de relacin de pareja que cambi, sustancialmente,
por el carcter estacional del tipo de trabajo dentro de
este sistema econmico. La ausencia de los hombres en el
hogar, durante los perodos estacionales, obligaba a las
mujeres con hijos pequeos a hacer un gigantesco esfuerzo
por repartir el tiempo y la energa en atenderlos a ellos,
hacer las otras labores de la casa, a la vez que cultiva
algunas cosas para comer. Otras emigran a las ciudades para
emplearse en el sector informal. Una ltima posibilidad es
iniciar una nueva relacin de pareja para que otro hombre se
haga responsable de buena parte de la economa del hogar y
as, poderse dedicar al cuidado de los hijos.
No se puede hablar de un modelo de familia mongamo y
estable, para el promedio del campesinado pobre
nicaragense. Tampoco lo es para los trabajadores de la
ciudad.14 Estos sectores no tiene una base material
segura--ni tierra, ni dinero, ni insumos--, no cuentan con
estabilidad laboral, ni social. Y no pueden crear
14 El estado civil de las mujeres nicaragenses presenta
diferencias segn se trate del campo o la ciudad. En el rea
urbana hay un 25% de mujeres solteras, mientras en el campo
ese porcentaje es del 20%, aproximadamente. La unin libre es
de un 23% en la ciudad y un 32% en el campo. Las mujeres
separadas conforman un 17% en las reas urbanas y un 14% en la
rural (Prez 20).

106
relaciones afectivas duraderas porque no cuentan con un
ncleo familiar fijo. Los hombres van de hacienda en
hacienda, de trabajo en trabajo, pasando un tiempo aqu y un
tiempo all y dejando, en muchas partes, mujeres
embarazadas; muchas se quedan solas o forman una nueva
pareja, pero casi siempre tienen sobre sus hombros la
formacin y el mantenimiento de sus hijos (Murguialday 19-
20) .
Como observa Helen Collison:
En Nicaragua no todas las mujeres se casan, pero muy
pocas se quedan sin hijos. Muchas, especialmente en el
campo, comienzan a criar hijos a los catorce o a los
quince, y tienen muchos, con frecuencia de hombres
diferentes. Aproximadamente, la mitad de las cabezas de
familia son mujeres que levantan a sus hijos sin un
compaero y como nicas responsables de lo econmico.
Cuando las mujeres salen a trabajar, los nios quedan
al cuidado de familiares, o se cuidan unos a otros (8).
La divisin del trabajo le ha asignado a la mujer, no
slo la responsabilidad de atender a la familia--para lo
cual tiene que cumplir muchas labores diariamente--sino que,
como jefe de hogar o auxiliar en la economa del mismo, le
corresponde realizar actividades productivas de cualquier
ndole.15
15 En cuanto a su participacin en la sociedad como fuerza
laboral, en 1977, ms de la mitad de las mujeres eran activas
en el sector terciario, 58.6%, y en el primario, slo 23%. Por
sector terciario se entiende servicios domsticos, bares,
hoteles restaurantes, ventas ambulantes, venta al detalle,
fritangas alrededor de los centro de trabajo, parques, paradas
de buses; esto es, en tareas que no requieren calificacin, de
ingreso bajo, inestable, sin seguridad social y con jornadas
de trabajo de hasta catorce horas o ms" (Prez 16-17).

107
Segn Murguialday, "en el rea urbana, el 27% de la
poblacin econmicamente activa (PEA) en 1950 eran mujeres;
la cifra aument a 35% en 1971 y 40% en 1977." En el campo,
sobre el que no hay cifras exactas, "para finales de la
dcada del sesenta su participacin en la PEA nacional era
del 29%, cifra que superaba largamente el promedio para la
mujeres de Amrica Latina" (Prez y Si, en Murguialday 13).
En general, estas historias alternativas sobre las
mujeres nicaragense no las muestran como un ser pasivo, a
la espera de la proteccin y la generosidad del hombre; en
cambio s se las puede ver como vctimas de la violencia de
la sociedad, en general, y del hombre en particular:
acosada por la discriminacin de clase--en la mayora de los
casos--y de gnero.
La Mujer Hace la Revolucin: Protagonismo Femenino en el
Cambio Social
La apreciable presencia de las mujeres en las luchas
revolucionarias se da como resultado de su integracin en la
economa nacional y de su papel protagnico en la jefatura y
la economa del hogar. Adems, la represin de la Guardia
Nacional influy, igualmente, en el aumento del compromiso
femenino con la lucha, ya que sta las afectaba tanto a
ellas como a sus hijos.
Los diferentes frentes de actividades que se
desarrollaron durante la revolucin contaron con la
presencia de las mujeres. Como lo evidencian los muchos

108
libros hechos sobre la mujer, despus del triunfo
revolucionario (algunos ya mencionados en este captulo);
como lo testimonia el libro de Margaret Randall, desde su
ttulo: Todas estamos despiertas y como lo expresa Glenda
Monterrey, en "las grandes batallas del pueblo, y en las
modestas batallas cotidianas de la produccin, la educacin,
la salud, la organizacin del hogar y la vida familiar: la
mujer es protagonista de la revolucin en la primera lnea,
y tiene los mismos derechos que el hombre" (Barricada.
agosto 18, 1983; en Rodrguez 40).
Dentro del grupo de mujeres que se destacaron desde muy
temprano por su trabajo comprometido se encuentra Gladys
Bez, de extraccin campesina, quien ya en 1958 trabajaba en
un sindicato de trabajadores en su pueblo de origen,
Juigalpa. En 1962 fue enviada a la Unin Sovitica como
representante del Partido Socialista, al Congreso de Mujeres
de Mosc. Fue cofundadora de la Organizacin de Mujeres
Democrticas (ODMD) en 1963. A mediados de la dcada del
sesenta dej el Partido Socialista Nicaragense, donde haba
militado desde 1956 y se uni al FSLN. En ese momento ya
haba tres mujeres trabajando en la organizacin: Martha
Narvez, Doris Tijerino y Michele Najlis, dedicadas al
movimiento estudiantil y al funcionamiento y la coordinacin
de casas de seguridad de la organizacin. Gladys fue
enviada a la montaa, convirtindose as en la primera mujer
guerrillera (Randall, Sandino's 176) .

109
Junto a Gladys trabajaron Lea Guido y Gloria Carrin en
la fundacin de la Asociacin de Mujeres ante la
Problemtica Nacional (AMPRONAC) en 1977. Despus de
conformar un comit organizativo, se hizo la primera
asamblea pblica. La asistencia fue, en una alta
proporcin, de mujeres de extraccin burguesa; pero, como
dice Lea Guido,
impact porque fue testimonial: sobre la represin de
los campesinos, los asesinatos de la dictadura.
Preparamos una literatura de denuncia. La nuestra no
era simplemente una comisin de derechos humanos, sin
embargo. Siempre buscbamos la forma de que la mujer
participara activamente en los problemas sociales y
econmicos del pas (Randall, Todas 41).
Lea lleg a ser ministra de Bienestar Social durante el
gobierno de Reconstruccin Nacional y Gloria Carrin se
desempe como coordinadora general de la Asociacin de
Mujeres Nicaragenses Luisa Amanda Espinosa (AMNLAE), nombre
que tom AMPRONAC despus del triunfo revolucionario, en
agosto de 1979. El nombre surgi como homenaje a Luisa
Amanda Espinosa, por ser la primera mujer muerta en combate,
en abril de 1970.
Segn Tita Valle, compaera militante de Luisa Amanda,
cuando ellas trabajaron con el FSLN haba relativamente
pocas mujeres en la organizacin. Como ste era un perodo
todava organizativo muy clandestino, "la mujer en esta
etapa tuvo que enfrentar problemas agudos, problemas serios
que quizs conformaban una militancia ms difcil incluso
que la de los hombres" (Randall, Todas 62).

110
Los obstculos de la mujer para poder comprometerse de
lleno en la lucha eran, adems del trabajo domstico y el
cuidado de los hijos, el papel preponderante que tena en la
economa del pas y en el manejo del hogar--actividades que
le quitan mucho tiempo; adems, la falta de apoyo de la
sociedad--por ciertas concepciones ideolgicas errneas
sobre la mujer y su supuesta pasividad y debilidad.16
Sobre esto Gloria Carrin afirma, "[1]as viejas formas de
pensar y actuar no se rompen de un da para otro."
Considera que el trabajo de la Asocicin (AMNLAE) era
intentar un cambio "profundo, tanto en el campo de las
relaciones hombre-mujer, como en el campo de las relaciones
sociales y econmicas en general." Para ella no era
suficiente cambiar estructuras de poder, sino que tambin
era necesario "tener un proceso de educacin, de lucha
ideolgica" (Randall, Todas 73).
La comandante Tijerino--jefe de la polica sandinista
durante los primeros cinco aos de gobierno--hablando de los
prejuicios sobre la participacin de la mujer en la
revolucin, dice que aunque al comienzo hombres y mujeres
desaprobaban la incorporacin de la mujer a lo militar, ms
tarde, "las reservas de los compaeros eran vencidas con
gran esfuerzo, con slo demostrar nuestra propia capacidad
16 Para las mujeres --tanto en el proceso como en el
gobierno revolucionario-- la triple jornada era el componente
central de su perfil laboral. Este hecho afectaba su
participacin poltica y la calidad de sus otros trabajos.

Ill
de trabajo, de sacrificio, compartimentacin y capacidad
fsica para soportar algunos rigores de la guerra" (Tijerino
en Rodrguez, Registradas 83) .17
Collison considera que las mujeres nicaragenses
estaban orgullosas de haber tomado parte en la lucha contra
la dictadura somocista. Al momento de la victoria,
conformaban el 30% de los combatientes. Aunque hubo alguna
resistencia en el reclutamiento de mujeres, muchas llegaron
a ocupar posiciones de liderazgo, encabezando unidades
especiales y batallones (154).
Una de las comandantes que cabe mencionar aqu, por su
destacada posicin dentro del FSLN, es Dora Mara Tellez, la
"Comandante Dos", en la toma del Palacio Nacional (1978).
Esta mujer de clase media trabaj con el movimiento
revolucionario desde que tena 16 aos, mostrndose activa
en el movimiento estudiantil y en actividades clandestinas
Hablando de la incursin de la mujer en el campo
militar--sobre la decisin del gobierno de desmovilizar a la
mujer del Servicio Militar Patritico y slo permitirle una
vinculacin de tipo voluntario--Glenda Monterrey opina que las
mujeres pudieron desempear roles distintos a los de "buena
madre, buena esposa y buena ama de casa" a costa de que "las
llamaran locas, prostitutas y marimachas por estarse metiendo
en cosas de hombres." Y contina: "La participacin de la
mujer en la Vigilancia Revolucionaria (VR), en los Batallones
de Infantera de Reserva (BIR), en las Milicias Populares
Sandinistas, en la Polica Sandinista (PS), en la direccin de
las estructuras intermedias del FSLN y en la direccin del
estado revolucionario, nos da una medida de hasta qu punto se
rompi con la imgen burguesa de la mujer... Es precisamente
por eso que no podemos aceptar sin discusin el Artculo 6 y
el Artculo 22 del Anteproyecto. . El hecho real de ser hombre
o mujer no significa que nuestra sociedad pueda dictar una ley
donde en principio se discrimina por razn de sexo" (en
Rodrguez, Registradas 40).

112
de apoyo para los guerrilleros. Aparte de comprarles ropa y
comida, tuvo que ayudar a conseguir armas y medicinas, y
buscar casas de seguridad para trabajos polticos (Randall,
Todas 79).
Pero no era propiamente en los cargos de direccin
donde se encontraban las mujeres.18 Su presencia era mayor
dentro de la comunidad en los proyectos de base. En esto
AMNLAE haba jugado un papel importante. En los dos
primeros aos de trabajo se concentr en integrar a las
mujeres en las campaas de alfabetizacin, en las brigadas
de salud y las pequeas cooperativas de produccin. El
xito se puede medir con el alto porcentaje de mujeres en
esos tres frentes. Las mujeres tambin conformaron la
mayora dentro de los Comits de Defensa Sandinista
(Collison 141).19
18 Otras mujeres que se destacaron en cargos directivos
y que vale la pena mencionar son: Daisy Zamora, vice-ministra
de cultura (1979-1983) y encargada de Radio Sandino; Ana Julia
Guido, responsable de la retaguardia que operaba en Honduras;
Mnica Baltodano, integrante del Estado Mayor del Frente
Interno; Leticia Herrera, Dora Mara Tellez, Ana Isabel
Morales y Mara Lourdes Girn, que junto con algunos hombres
componan la direccin del Frente Occidental (Murguialday 67) .
En el siguiente captulo se darn datos sobre la participacin
de la mujer en la cultura. All se incluirn los nombres y
actividades de otras mujeres destacadas en esa rea.
19 Las mujeres respondieron a las tareas de la Cruzada
Nacional de Alfabetizacin y a las Jornadas Populares de Salud
de manera contundente. Cuarenta mil alfabetizadores eran
mujeres; conformaron la mitad de los brigadistas; y en la
educacin popular de adultos constituyeron el 55% de los
maestros populares. En el rea de la salud, de los noventa mil
brigadistas y educadores sanitarios, tres cuartas partes eran
mujeres y ms de tres mil comadronas recibieron capacitacin
tcnica por parte del Ministerio de Salud (Murguialday 106-

113
La Mujer en el Perodo Revolucionario
El nuevo gobierno auspiciaba el debate en torno a la
situacin de la mujer e impulsaba la organizacin de las
mujeres. Ya para 1980 se haban comenzado a dar dilogos
entre las mujeres y la presidencia, en el primer "De cara al
pueblo"20 y se haba iniciado una organizacin sindical en
coordinacin con AMNLAE. En los debates, las mujeres
expusieron:
Los prejuicios manifiestos en faltas de respeto. La
incomprensin de los maridos, su falta de colaboracin.
Las ocupaciones reservadas para hombres. La
discriminacin salarial por el mismo trabajo. La falta
de capacitacin y la discriminacin en la educacin
(Rodrguez, Registradas 43).
Las mujeres pedan, como sus reivindicaciones ms
sentidas: cambios concretos en la legislacin y observacin
en el cumplimiento de las nuevas leyes; que se diera un alto
a la discriminacin y el irrespeto en el lugar de trabajo;
que la mujer pudiera mantener un lugar en la defensa
nacional--que haba disminuido despus del triunfo--; un
subsidio posnatal ms alto y una mejor atencin al problema
del aborto; la construccin y puesta en marcha de Centros de
Desarrollo Infantil; la adecuada preparacin y capacitacin
para un mejor desempeo en el trabajo de produccin y en el
109) .
20 "De cara al pueblo" se denominaron las reuniones
semanales que se llevaban a cabo entre los oficiales del
gobierno y la gente. Tenan lugar en fbricas, vecindarios,
cooperativas agrcolas, escuelas y cualquier otro lugar de
trabajo como las plazas de mercado pblico.

114
rea sindical. En cuanto a las relaciones de pareja, se
peda comprensin y colaboracin de los hombres frente a las
labores de su compaera y algn tipo de control al problema
del maltrato hacia la mujer (Rodrguez 43-48). La situacin
era tan grave que la Oficina Legal de la Mujer propuso
la formacin de una comisin integrada por
representantes de organismos involucrados en la
problemtica familiar para que se estudi[ara] la
situacin real, legal y actual del maltrato y
present[aran] alternativas de solucin (Cubhas "Por
qu ..." 4) .21
AMNLAE comenz a tener problemas en la orientacin y
coordinacin de sus tareas con las mujeres. Como dependa
tan estrechamente de la direccin del FSLN, las prioridades
eran dictadas por las necesidades de la revolucin. Cuando,
en 1983, se hizo evidente la necesidad de una defensa, a la
organizacin de mujeres se le asign trabajo con las Madres
de Hroes y Mrtires. Este cambio brusco y la falta de
concrecin en los objetivos planteados por la organizacin,
le hizo perder contacto con las bases. Y aunque la mujer
fue fundamental en la Defensa Civil--siete de cada diez
brigadistas y ocho de cada diez vigilantes eran mujeres--,
no todas las mujeres trabajaban con el mismo entusiasmo para
AMNLAE, que las organizaba. En la organizacin haba, sin
21 "La Oficina Legal de la Mujer fue creada el 8 de marzo
de 1983, para prestar servicios legales gratuitos a las
mujeres. Sus competencias no se limitan al terreno de la
defensa jurdica, propone adems nuevas leyes que beneficien
a las mujeres, las capacita en el conocimiento de sus derechos
y presta asistencia psicolgica" (Murguialday 192).

115
embargo, muchas amas de casa, madres y esposas de
combatientes, algunas trabajadoras estatales, maestras y
vendedoras de los mercados. El problema era, en palabras de
Murguialday, que "AMNLAE no llegaba a tener un perfil propio
pero tampoco se subsuma en las dems organizaciones, pues
entenda que si lo haca, las mujeres perderan el espacio
conquistado" (122) .22
Todava en 1985, la mujer no haba obtenido su cuota de
poder. Haca "buena parte de las bases afiliadas en las
organizaciones populares y sindicales" pero no conformaba
ampliamente un sector de poder institucional. Slo un 15%
de los representantes de la Asamblea Nacional estaba
compuesto de mujeres y apenas llegaban a ser un 6% de los
campesinos dentro de las cooperativas (Martnez 3). En
1986, durante algunos debates y movilizaciones impulsados
por la Oficina Gubernamental de la Mujer--creada en 1982,
con Ivonne Si a la cabeza--, las mujeres expusieron sus
problemas en un Cabildo que dur ms de seis horas. Mujeres
de todos los sectores "acusaron a los hombres de machistas y
a las leyes de discriminatorias y exigieron que el Estado y
22 El papel central que tena AMNLAE de organizar a las
mujeres en torno a las tareas del proceso revolucionario
"cambia cuando algunas organizaciones de masas crean sus
propias "secciones" o "secretaras" de la mujer. La Asociacin
de Trabajadores del Campo (ATC) es la primera en dar este paso
en 1983; la Conferencia Nacional de Profesionales (CONAPRO) en
1987; La Unin Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG) en
1987 con su "Seccin de la Mujer", y ms recientemente en los
aos 1989 y 1990 la Central Sandinista de los Trabajadores
(CST) y la Juventud Sandinista 19 de Julio" (Brenes et al.
170) .

116
la Carta Magna de la Repblica garantizasen sus derechos y
reconocieran sus aportaciones a la transformacin social"
(Murguialday 203).
La agresin norteamericana haba alterado gravemente el
cumplimiento de muchas de las metas del gobierno
revolucionario. Se suspendi, en gran medida, la ayuda
financiera multinacional. Estados Unidos decret un embargo
comercial y los daos materiales elevaron a tres mil
millones de dlares las prdidas acumuladas hasta 1987. Los
efectos de la nueva guerra y la crisis econmica que
desencaden, crearon un deterioro de las condiciones de los
sectores populares. El poder adquisitivo salarial, "que en
1985 cay al 54% de lo que era en 1980," para 1987 era
apenas del 6%. El gobierno tuvo que desarrollar estrategias
de sobrevivencia y adoptar una economa de guerra. En 1989,
las fuerzas contrarevolucionarias no haban podido eliminar
al sandinismo, pero el precio que haba pagado el pueblo era
muy alto (Murguialday 149-154).
Por la necesidad de que los hombres se movilizaran a
los frentes de guerra, las mujeres tuvieron que incorporarse
a la fuerza laboral, especialmente a la produccin agrcola
en el campo. Las estrategias de las mujeres para
sobrevivir, en Managua, principalmente, se desarrollaban
dentro del sector informal. Sin embargo, la tasa nacional
de subempleo segua siendo ms alta entre las mujeres; la
doble jornada afectaba su participacin poltica y su

117
produccin, con jornadas de trabajo de hasta doce horas; su
acceso a puestos de direccin era todava muy bajo y, para
capacitarse, no contaba con tiempo ni espacio para
mejorarse; an existan la segregacin ocupacional, que no
aceptaba a las mujeres en ciertos trabajos, y la
diferenciacin salarial, que les asignaba un pago inferior
al de los hombres, por el mismo trabajo. En el campo, a
pesar del ausentismo de los hombres y an en casos de
viudez, el gran problema de las mujeres era la propiedad de
la tierra, pues para obtenerla tenan que ser reconocidas
como jefas de familia, lo que no era posible en muchos de
los casos (Murguialday 160-172).
El final de los diez aos de gobierno revolucionario
sorprendi a Nicaragua con un movimiento de mujeres que
haba enfrentado miles de problemas, que haba movilizado
gente de todos los sectores tanto en la produccin como en
la defensa, y que se haba enriquecido con los debates sobre
la problemtica femenina, pero que en concreto, no haba
dejado casi nada en manos de las mujeres. AMNLAE, en una
conferencia en septiembre de 1988, propuso un giro hacia la
democratizacin de sus actividades. Planeaba llevar a cabo
reuniones en las diferentes regiones, convocar a elecciones
de representantes para una asamblea nacional que estara a
cargo de las decisiones ms importantes y que deba reunirse
una vez al ao. Por falta de recursos y de tiempo, la
organizacin tuvo que posponer sus planes hasta noviembre de

118
1989 (Collison 147) ,23
Dentro de los logros ms significativos obtenidos por
las mujeres, adems de haber demostrado claramente su papel
activo en el desarrollo del proceso revolucionario, est el
haber adquirido cierta autoridad para plantear sus
exigencias con firmeza. Aprendieron a hablar de y por s
mismas, rompiendo aos de silencio y pudieron interpretar de
otras maneras sus conflictos de pareja y la dinmica de la
vida domstica. Segn Mara Lourdes Bolaos, Magistrada de
la Corte Suprema de Justicia y Miembro del Equipo
Institucional conformado para la elaboracin del Cdigo de
Familia en 1981, encargada de la creacin de la Oficina
Legal de la Mujer: "Ha habido un avance ideolgico profundo
en la mujer nicaragense. Hace diez aos era casi imposible
hablar de sexualidad, de relaciones sexuales de pareja, de
aborto, de derecho, incluso de derechos de la mujer" (Brenes
et al. 32).
Para Ana Criquilln, quien trabaj con las campesinas
en la Asociacin de Trabajadores del Campo (ATC), "el avance
ms importante ha sido la toma de conciencia por parte de
23 Para ese tiempo AMNLAE "comenz a descentralizar su
aparato administrativo y convirti sus oficinas en Casas de
Mujeres en los barrios. Para marzo de 1989 existan ya 34
casas de este tipo que operaban como centro de atencin legal
y orientacin sexual y lugares de discusin e intercambio de
experiencias entre grupos. La propia oficina de AMNLAE central
pas a ser Casa Nacional de la Mujer y en ella se
desarrollaron desde entonces actividades de capacitacin,
investigacin, divulgacin y gestin de proyectos"
(Murguialday 261).

119
una gran mayora de mujeres, de sus intereses y derechos
como gnero y, por otro lado, el nivel de organizacin
nuestra como movimiento de mujeres." Y agrega,
Gracias a esa nueva autoafirmacin nuestra y a los
mejores niveles de organizacin que hemos tenido, hemos
conquistado tambin una mayor conciencia de nuestra
capacidad, de nuestro papel como mujeres en la
sociedad, una mayor conciencia de gnero. Muchas
mujeres sienten que ahora se les toma en cuenta. Aun si
no se respetan siempre nuestras opiniones, en general
hay inters de escuchar lo que pensamos las mujeres y
eso me parece importante (Brenes et al. 56-57).
Sobre los cambios de actitud de los jvenes
nicaragenses opina que [l]os muchachos y muchachas de hoy
parecen ms libres y solidarios entre varones y
mujeres, que sus mayores. Han participado juntos en la
alfabetizacin, en las campaas de salud; han vivido
juntos las grandes movilizaciones. Han comprobado
juntos que, por un lado las muchachas son activas,
responsables, valientes, tenaces y que participan en
todas las actividades; y, por otro lado, que nadie se
muere por lavar su propia ropa y cocinar como lo han
tenido que hacer ms de uno en el servicio militar
(Brenes et al. 62) .
Sofa Montenegro--miembro del partido y jefe de la
pgina editorial de Barricada, el peridico oficial del
Frente Sandinista--considera que para las mujeres fue
fundamental, durante esos diez aos de revolucin, "el
derecho a la palabra, porque para m sin palabra es difcil
trabajar el resto, si las mujeres no pueden hablar es muy
difcil que puedan movilizarse." Y sobre los obstculos que
encontraba en su trabajo, como mujer, considera que
ms que de carcter poltico son de carcter
ideolgico. Es la expresin de un pensamiento
patriarcal que todo lo permea, una visin bastante
unilateral como forma de abordar la sociedad. Eso no es

120
slo en mi medio sino en todos los medios (95-6).
En cuanto a la problemtica femenina, considera que "hay una
tremenda ignorancia" y que cuando se aborda, se hace "desde
una actitud paternalista, condescendiente, asistencialista"
(Brenes et al. 96).
Magaly Quintana, del colectivo de mujeres de Matagalpa,
hablando de la Proclama del FSLN sobre el tratamiento
revolucionario de la opresin de la mujer, hecha pblica el
8 de marzo de 1987, considera que fue producto del trabajo
de sectores donde la mujer era prominente: La Asociacin de
Trabajadores del Campo y la Secretara de la Mujer de
CONAPRO--Confederacin Nacional de Profesionales. La
proclama, comenta ella,
se convirti en un instrumento que nos permiti seguir
exigiendo nuestras reivindicaciones como la
legalizacin del aborto, el derecho a vivir una
sexualidad plena . Esta proclama nos confirm el
derecho de seguir exigiendo la existencia de un
movimiento de mujeres amplio, donde se asuma las
reivindicaciones nuestras, donde se respete la
diversidad de criterios de cada grupo y sector (Brenes
et al. 124).
Quintana considera que en esos diez aos de revolucin
se haba ido descubriendo que hablar del movimiento de
mujeres era "hablar de todos los sectores sociales y de
todos los grupos autnomos" que haban ido surgiendo, porque
la mujer estaba presente en todos y era como un elemento
cohesionador. En el momento de la compactacin, fueron las
mujeres quienes primero salieron, despedidas de sus

121
trabajos; fueron ellas quienes asumieron la economa del
hogar a travs de estrategias de sobrevivencia de todo tipo
(Brenes et al. 125) .24
Las mujeres adquirieron, en esos aos de participacin
activa en la problemtica de su pas--y de ellas como grupo
especial dentro de la sociedad--, una mayor capacidad de
ingerencia en los asuntos econmicos, polticos y sociales
de su nacin. Fueron capaces de moverse en torno a
intereses especficos de gnero que les permitieron una
mayor cohesin como sector poltico. Lograron una
visibilidad que les permiti traer a un primer plano sus
problemas de gnero y de clase.25
Escribir una historia o contar una parte de la
historia, no es hablar de todos los acontecimientos y de
todos los personajes que intervinieron en el episodio
24 Cualquier estadstica sociolgica o cualquier anlisis
antropolgico sobre la situacin de la mujer puede quedarse
corto junto a las palabras de una obrera del sector bananero
cuando le dice al presidente Daniel Ortega sobre la
compactacin: "Mire, el gobierno nos ech a nosotras a la
calle, con la visin de que son los hombres los que mantienen
la casa. Yo le pido a usted que haga una revisin en nosotras;
somos nosotras quienes mantienen en su totalidad el hogar.
Somos las mujeres, porque somos mujeres solas o porque
nosotras lo asumimos, porque el compaero no responde" (en
Brenes et al. 128).
25 Para Ileana Rodrguez, las mujeres "somos 'gentes de
oficio', 'gentes sin un lugar bajo el sol', productoras y
reproductoras, con esas caractersticas apuntadas y que hacen
acto de presencia recurrentemente en todas las esferas, desde
el agro, la textil-vestuario y el sector informal, hasta tocar
el sector privilegiado de las escritoras, con sus variantes
cualitativas por supuesto, y que por esa recurrencia
precisamente, la literatura feminista ha llamado estas cosas
con el nombre de gnero para agruparlas" (Registradas 29).

122
histrico que nos interesa. Siempre habr edicin, recorte
de hechos y personaje, nfasis en otros; una lnea de
narracin tendenciosa que favorece una ideologa, una
mentalidad, una posicin poltica. La historia que nos
cuentan las mujeres nicaragenses tiene esas
caractersticas, pero como es un discurso sin poder, no est
poniendo mucho en juego, no tiene nada que perder. Aunque
las mujeres en sus cuentos, mitifiquen, fantaseen, exageren
o callen, no pueden mentir sobre hechos palpables como sus
precarias condiciones de vida, la falta de trabajo y
seguridad social, sus dificultades con los hijos, las
angustias de la guerra, la discriminacin de que son vctima
por su gnero.26
Cuando se habla de problemas de la mujer se hace
siempre evidente que lo personal es poltico. De otra
parte, los trabajos histricos y antropolgicos sobre el
quehacer feminista de las mujeres en esos diez aos de
revolucin, pueden demostrar que la lucha de las mujeres en
pases pobres como Nicaragua est estrechamente ligada a la
lucha por la defensa de los derechos humanos. Porque son
"la mayora entre los pobres, entre los analfabetos y los
desempleados y las ms afectadas por el hambre, la crisis de
26 Segn Silvia Saakes, "considerando la cantidad de
mujeres que no tienen apoyo econmico por parte de su
compaero y las limitaciones sociales enfrentadas que provocan
una escasa flexibilidad y movilidad en sus actividades
econmicas, la situacin de las mujeres es tan precaria que
casi no se explica cmo sobreviven" (Brenes et al. 195).

123
alimentos, energa, agua y la deuda externa" (Aguiar en
Brenes et al. 209).
Atendiendo a lo que dice Ofelia Schutte sobre el
trabajo de las filsofas dentro del feminismo en Amrica
Latina, se debe continuar cuestionando y debatiendo
sobre el significado del patriarcalismo; la
discriminacin de gnero; sobre la igualdad de derechos
en el campo econmico-social-poltico; sobre cmo
interpretar, como mujeres, nuestra experiencia de
descubrir que 'lo personal es poltico'; y sobre la
vinculacin entre la liberacin de gnero, la
liberacin de clase y la formacin de una nueva
identidad nacional y continental latinoamericana (13)
Se puede crear un acercamiento efectivo entre las
mujeres interesadas en un conocimiento ms profundo de la
problemtica de la mujer, en la creacin de una
infraestructura poltica que batalle por sus necesidades y
en la realizacin de tareas concretas que conduzcan al
mejoramiento de su condicin: es la continuacin de
actividades de acercamiento y dilogo, que, como el
testimonio, se adecan a las prcticas conversacionales que
facilitan la expresin de sectores marginales representados
por las mujeres trabajadoras de los pases perifricos. En
ese sentido, el trabajo y la lucha de las mujeres
nicaragenses durante la etapa revolucionaria han
contribuido al feminismo latinoamericano de una manera
invalorable. Para que esa contribucin sea ms completa,
hay que tener en cuenta las voces de mujeres que, desde las
bases, funcionaron como especie de retaguardia que

124
alimentaba la revolucin. Esas voces testimoniales fueron
recogidas durante la Cruzada Nacional de Alfabetizacin por
intermedio del Proyecto de Recoleccin de Historia Oral
puestos en marcha por el gobierno sandinista, inmediatamente
despus del triunfo revolucionario. Los proyectos de la
alfabetizacin y la recoleccin de una historia que tuviera
en cuenta a los sectores marginados surgieron de la idea de
intentar un cambio en el concepto de lo que es considerado
cultural. Tanto el Ministerio de Cultura como el de
Educacin--como se ver en el siguiente captulo--,
intentaran, en todos sus trabajos, promover la
democratizacin de la cultura para impulsar y mantener una
identificacin del pueblo con un estilo de vida y un arte
ms cercanos a la realidad de la gran mayora de los
nicaragenses.

CAPITULO IV
LA MUJER EN LA NUEVA CULTURA NICARAGENSE
Una de las primeras acciones del gobierno sandinista
fue la creacin del Ministerio de Cultura, para cumplir con
uno de los programas ofrecidos en el Programa Histrico del
FSLN, en 1969, en el que se planteaba una revolucin en la
cultura y la educacin.1 Este hecho responda, como se
ver a lo largo de este captulo, a un intento de
socializacin de los modos de produccin cultural con el
objeto de proteger el derecho de la mayora a tener acceso a
la produccin, la distribucin y el disfrute del arte. Se
quera promover, de igual manera, las actividades artsticas
tanto individuales como colectivas que contribuyeran a
redefinir la identidad nacional. As, las tareas para
1 En la tercera seccin del Programa se lee:
"Revolucin en Cultura y Educacin. La revolucin popular
sandinista asentar las bases para el desarrollo de la
cultura nacional, la enseanza popular y la reforma
universitaria.
A. Impulsar una campaa masiva para exterminar en forma
inmediata el analfabetismo. B. Desarrollar la cultura
nacional y exterminar la penetracin neo-colonial en
nuestra cultura. C. Rescatar del olvido en que han sido
mantenidos por los regmenes impopulares, los intelectuales
progresistas y sus obras surgidas a lo largo de nuestra
historia. D. Atender el desarrollo y progreso de la
enseanza en los distintos niveles (primaria, intermedia,
tcnica, universitaria), ser gratuita en todos los niveles
y obligatoria en algunos." (FSLN, n.p.) El manifiesto
contiene varios puntos ms sobre otros aspectos de la
educacin y la cultura, que no cabe agregar aqu.
125

126
alcanzar esa democratizacin de la cultura seran, adems,
herramientas para la reconstruccin del pas. Segn Ernesto
Cardenal, Ministro de Cultura en 1980,2 el desarrollo de la
cultura est estrechamente relacionado con el bienestar de
la comunidad.
Los terribles problemas de la ignorancia, la
enfermedad, el hambre, la miseria slo pueden ser
resueltos si nuestros pases desarrollan sus economas
en un perodo de tiempo histricamente corto, y creando
nuevas estructuras sociales. Este es un asunto tambin
eminentemente cultural, pues nuestros pases estn
promoviendo un cambio rpido, no slo de las
estructuras sociales tradicionales, sino igualmente de
valores culturales y de necesidades culturales [. .]
La cultura de una sociedad depende de la capacidad de
sus miembros de desarrollarse. Si no tienen esa
capacidad, no puede haber democratizacin de la
cultura. Tampoco cultura, ni democracia (La
democratizacin 11-17) .
2 Ernesto Cardenal es considerado, dentro de la
Generacin del Cuarenta, como la figura ms activa en
contribuir a la transformacin de la esttica vanguardista a
una expresin cultural de tendencia sandinista. Nacido en
Granada, de familia conservadora, protegido por el
vanguardista Jos Coronel Urtecho, Cardenal recibi una
educacin internacional, ya que viaj a Estados Unidos para
estudiar en la Universidad de Columbia (N.Y.) y
posteriormente a Francia, Espaa, Italia y Suiza. Al
regresar a Managua en 1950, entr en contacto con la
oposicin anti-somocista y particip en la Conspiracin de
Abril de 1954. El intento de golpe fall, algunos de los
conspiradores murieron y Cardenal tuvo que salir exilado. En
1975 viaj a Mxico, luego estuvo en Colombia y all termin
sus estudios sacerdotales. En 1975, se hizo sacerdote y
fund en Nicaragua la comunidad cristiana de Solentiname,
que permanecera como tal hasta 1977. Durante este perodo
se involucr ms con la causa sandinista (Beverley y
Zimmerman 66-67).

127
El Proceso Insurreccional y la Cultura
Las actividades culturales y artsticas de nuevo tipo,
que trataban de incorporar un concepto alternativo del arte
y la cultura, se haban empezado a practicar desde la dcada
del sesenta, cuando el Frente Sandinista creci y se
consolid y a l adhirieron jvenes de todos los sectores.
A partir de ese momento se desarrollaron proyectos de
expresin alternativos a travs de peridicos y suplementos
literarios.3 El FSLN comenz a publicar un peridico
alternativo llamado Trinchera; se crearon tambin el Grupo
"M" de Managua, el Grupo Presencia de Diriamba y Los
Bandoleros de Granada y se fund el Frente Ventana de la
Universidad Autnoma De Nicaragua (UNAN), dirigido por
Fernando Gordillo y Sergio Ramrez. Ya funcionaban para ese
entonces las publicaciones culturales El pez y la serpiente
y La Prensa Literaria dirigidos por Pablo Antonio Cuadra y
de corte vanguardista. Estos suplementos difundieron lo
mejor de la produccin literaria nacional y la poesa de
algunas de las figuras internacionales ms ledas entre los
poetas nicaragenses: Ezra Pound, T.S. Eliot, William Carlos
Williams, E. E. Cummings, Mariane Moor, Walt Whitman entre
otros (Beverley y Zimmerman 72-3).
3 Para una informacin ms completa vanse el libro
editado por Armand Mattelart, Comunicating in Popular
Nicaragua (New York: International General, 1986) y el de
Carlos Tunnermann La contribucin del periodismo a la
liberacin nacional (Managua: Ministerio de Educacin,
1981) .

128
El Frente Ventana se dio a la tarea de conformar un
frente ideolgico con el fin de atraer a intelectuales y
artistas para el activismo revolucionario. El grupo comenz
discutiendo los problemas que enfrentaba el pas bajo la
dictadura y el compromiso de los intelectuales frente a los
mismos. Era un trabajo de concientizacin poltica y de
renovacin en la produccin literaria.4 Ramrez asumi
como tarea "resumir y hacer conocer el pensamiento de
Sandino nacional e internacionalmente." La Editorial
Universitaria Centroamericana (EDUCA) public en 1974 su
trabajo El pensamiento vivo de Sandino. que caus gran
impacto entre los estudiantes e intelectuales de la poca
(Rothschuh 35).
Lejos de inspirarse, sin embargo, por el deseo de
simplificar la literatura como parte de ese compromiso
poltico, el grupo Ventana integr su propia
preocupacin por la auto-determinacin nacional de la
mayora, con su admiracin por el proceso de auto-
identificacin continental en la innovativa literatura
latinoamericana de Julio Cortzar, Carlos Fuentes,
Gabriel Garca Mrquez, Juan Rulfo, Mario Vargas Llosa,
entre otros (Craven 22).
Del grupo Ventana surgieron Lizandro Chvez, Carlos
Guadamuz, Ricardo Morales Avils y Leonel Rugama, todos
escritores de poesa, particularmente, dentro del gnero
4 Sobre esto, Ramrez recuerda: "Tomamos una clara
posicin poltica, y en rechazo a lo que era nada ms que
una vieja dependencia de modelos culturales importados,
propusimos el compromiso poltico. Hablamos de los mineros
con silicosis en Siuna, los pobres que vivan en Acahualinca
y otras partes de Nicaragua y tratamos de resolver esta
posicin poltica en un lenguaje artstico" (en White 80).

129
testimonial. Sobre esta poesa, Beverley y Zimmerman anotan
que :
despliega dos caractersticas que se haran ms y ms
evidentes en la literatura nicaragense de los aos
siguientes: (1) el surgimiento de una poesa producida
dentro de la organizacin revolucionaria misma, ms que
de "frentes" culturales como Ventana o compaeros
viajeros como Cardenal; (2) la fusin de situaciones
testimoniales (encarcelamiento, participacin en la
guerrilla) con la poesa (76).
La prosa y la poesa de otros sandinistas encarcelados,
o de aquellos que se haban ido a la montaa, era publicada
tambin en el peridico de la UNAN, Taller, dirigido por los
escritores Michele Najlis y Alejandro Bravo. Apareci
tambin el grupo Gradas. fundado en 1974 por Rosario
Murillo, David McField, Guillermo Menocal, Eric Blandn,
Bayardo Gmez y el msico Carlos Meja Godoy. Su frase gua
era: "La lucha por la cultura es la lucha por el cambio
social." Las escritoras Rosario Murillo y Michele Najlis
conformaron, junto con otras cuatro--Yolanda Blanco, Vidaluz
Meneses, Gioconda Belli y Daisy Zamora--, el grupo de "Las
Seis", el primero sobresaliente de mujeres escritoras dentro
de la literatura nicaragense (Beverley y Zimmerman 89).
El grupo Gradas estaba conformado por artistas de todo
tipo: actores, escultores, msicos, poetas, pintores que
trabajaban en sus proyectos con la colaboracin de
periodistas, socilogos y antroplogos. Basaron gran parte
de su produccin artstica en elementos de la cultura
popular, como las trovas y la tradicin del teatro indgena

130
como el Gegence.5 Hacan un trabajo de agitacin en las
calles y recorrieron el pas llevando a cabo investigaciones
y trabajos de campo, de los cuales salan luego sus obras
que eran llevadas despus a mucha gente, en una especie de
movilizacin cultural y de agitacin poltica de carcter
pedaggico.6 La Misa Campesina Nicaragense (1974) de
Carlos Meja Godoy, quien perteneca al grupo, fue compuesta
por medio de un trabajo de campo realizado en diferentes
pueblos, en los que el autor recogi ciento veinticinco
cintas de testimonio. En ellas estn las interpretaciones
de la gente comn sobre la cristiandad, as como--en
palabras del mismo Godoy--, "los ritmos desde el Pacfico
5 El teatro popular Gegence--originalmente conocido
como "El baile de Gegence"--, (que data de 1500,
aproximadamente) es una combinacin de los dramas rituales
de los indios Chorotega y los bailes carnavalescos de la
colonia. Usando una mscara que parodia la presencia de un
espaol --ojos azules, piel blanca--, el Gegence,
personaje central de la obra --un hombre indgena de
avanzada edad--, hace el papel del picaro que se burla de la
autoridad espaola a travs de la simulacin de un problema
de sordera. Las mscaras del Gegence se convirtieron en
smbolo del sandinismo, especialmente cuando sirvieron para
ocultar el rostro de combatientes en enfrentamientos contra
la guardia Craven 63-66) .
6 Craven considera que los grupos Gradas, Praxis y
Ventana, junto con la experiencia de Solentiname funcionaban
bajo la influencia de las ideas pedaggicas de Paulo Freire
expuestas en La pedagoga del oprimido (1970). Segn stas,
profesores y estudiantes deben realizar un intercambio de
conocimiento a travs de un dilogo en el que no hay sujetos
pasivos y del cual debe surgir una sntesis (31-32) .

131
hasta el Atlntico; nuestros frutos, ros, pjaros e
insectos" (Craven 23).7
La cancin, en general, fue usada para crear conciencia
poltica y, en ocasiones, para adoctrinar. Segn Rothschuh,
[l]a aparicin de "Guitarra Armada" de Carlos y Luis
Enrique Meja Godoy fue el resultado del trabajo
cultural y poltico del FSLN. El contenido de sus
canciones era una iniciacin a la lucha mostrando cmo
usar un fusil y cmo hacer explosivos. Estas canciones
eran conocidas ampliamente en todo el pas y penetraron
profundamente en la conciencia popular (35).
Algunas de las canciones de los hermanos Meja Godoy
son recreaciones de los corridos que se cantaban en la poca
de Sandino, en el norte del pas. Estas fueron publicadas
por Ernesto Meja Snchez en 1946, en la imprenta de la
Universidad Autnoma de Mxico (36). Ramrez considera el
trabajo de los Godoy de gran importancia para la revolucin.
Por eso dice que no sabe
cunto le debe la revolucin a las canciones de Carlos
Meja Godoy, las cuales organizaron un sentimiento
colectivo del pueblo, extrayendo sus temas y sus
acordes de lo ms hondo de nuestras races y preparando
ese sentimiento para la lucha (Alba 270).
La pintura mural es una de las formas de expresin
artstica, que junto con el graffiti, contribuy al
7 Segn Guillermo Rothschuh Villanueva La misa
campesina tuvo un tremendo impacto en los catlicos. Ofreci
una nueva versin del Evangelio, "hacindolo una recreacin
popular del origen de Jesucristo, como alguien que emerge
del corazn de los oprimidos." Luego explica que el gobierno
somocista se enfureci con sus autores y prohibi su
presentacin pblica porque entendi que su mensaje haba
penetrado profundamente en los parroquianos catlicos de
Nicaragua (35).

132
enriquecimiento de las formas de protesta y concientizacin
que desarrollaba el FSLN antes del triunfo revolucionario.8
El grupo Praxis. que estuvo activo en dos diferentes
perodos (1962 y 1967 y entre 1971 y 1972), operaba en
Managua alrededor de una galera de arte cooperativa e
intentaba asimilar el lenguaje del modernismo, sin dejar de
lado la expresin nacional de la pintura. Quienes a l
pertenecan, mezclaban caractersticas del movimiento
expresionista abstracto espaol y las tradiciones artsticas
de la Nicaragua precolombina. Las pinturas, por las cuales
algunos de sus ejecutantes fueron encarcelados o mandados al
exilio por el rgimen de Somoza, eran aquellas que hacan
alusin a la vida de los indgenas antes de la conquista.
Tambin fueron consideradas peligrosas las pinturas murales
sobre la lucha armada hechas en 1978 por estudiantes de la
Universidad Nacional Autnoma de Nicaragua (UNAN) (Craven
20-21 y 188-189) .
Otro tipo de pintura, la primitivista--que al igual que
los murales se desarroll con mucha vitalidad despus del
triunfo--, haba comenzado a practicarse en Solentiname. La
idea de ensear otras tcnicas de pintura a los campesinos
8 Las "pintas", como fuera llamado el graffiti poltico
en Nicaragua, se consideraban, en toda la dcada del
sesenta, la voz de la clandestinidad, que como voces de
catacumba, anunciaban el trabajo del Frente Sandinista.
Para una mejor apreciacin del tema vase, de Ornar Cabezas,
La insurreccin de las paredes. Pintas v graffiti de
Nicaragua (Managua: Editorial Nueva Nicaragua/Ediciones
Monimb, 1984 )

133
surgi de las observaciones de Ernesto Cardenal a las
actividades de aquellos, mientras pintaban sus calabazos.
Las pinturas fueron, en su primera fase, de carcter
religioso, dada la experiencia que haban vivido de analizar
y comentar el Evangelio bajo la perspectiva de la Teologa
de la Liberacin. Segn Cardenal,
en esta pintura la Historia Bblica es la misma
historia del pueblo. Ellos estn dentro de la historia
del Reino. Jess es uno de nosotros, un campesino y
hasta un guerrillero. La muerte y resurreccin de Jess
es la muerte y resurreccin del pueblo (La
democratizacin 21).
Solentiname fue tambin un terreno de experimentacin
para la poesa. All se dieron los primeros talleres
dirigidos por la poeta costarricense Mayra Jimnez.9 Con
la apertura del Ministerio de Cultura se reanud esta
prctica y se establecieron en el pas los Talleres de
Poesa. Un aspecto que vale la pena analizar, es por qu se
produjo tanta poesa. Por qu poesa y no novela, o
cuento? Por qu verso y no prosa? Segn Wellinga, "[q]ue
9 La experiencia de Ernesto Cardenal y los campesinos
del archipilago de Solentiname, en el lago Nicaragua, es
internacionalmente conocida. Entre 1965 y 1966 Cardenal
trabaj con mil campesinos, aproximadamente, en la lectura
crtica de la Biblia, en prcticas de pintura primitivista
y, despus, en 1976, en los primeros talleres de poesa, con
Mayra Jimnez, poeta costarricense. En 1973, se public el
libro El evangelio en Solentiname. que recoge las
discusiones de la gente con el sacerdote sobre las lecturas
de la Biblia. En 1980, la Editorial Nueva Nicaragua public
un libro, editado por Mayra Jimnez, Poesa Campesina de
Solentiname. que recoga los poemas escritos en los
talleres.

134
este experimento se llev[ara] acabo en el terreno de la
poesa no es en s demasiado sorprendente, ya que la poesa
es sumamente popular en Nicaragua." Adems, factores "como
la fuerte tradicin oral--en un pas con un alto porcentaje
de analfabetos--, la imposibilidad de vivir del oficio de
escritor y las escasas posibilidades de publicacin,
permiten que se cultive la poesa" (Nueva 99-100) .10
Beverley considera que en pases como los
centroamericanos, con una alta tasa de analfabetismo y una
literatura poco desarrollada, el arte puede utilizarse para
"agudizar un sentimiento de desacuerdo con el status crio, y
de ah servir como estmulo y contexto a la vez para una
concientizacin personal y poltica." En particular, sobre
la poesa de Nicaragua considera que ha tenido un valor
poltico muy alto ya que, al igual que la cancin, es
un espacio discursivo generalizado que compromete
directa o indirectamente amplios sectores de la
poblacin. Es esta dimensin "nacional-popular", para
recurrir al concepto de Gramsci, que hace de la poesa
una prctica clave de las luchas revolucionarias
centroamericanas (Del Lazarillo 124).
10 Aunque se ha tenido como figura mtica a Rubn
Daro, para explicar ese fenmeno, Cardenal considera que no
es suficiente. En eso tambin han influido, segn l, otros
poetas nicaragenses del Vanguardismo y la Generacin del
Cuarenta como Salomn de la Selva, Alfonso Corts, Coronel
Urtecho, Pablo Antonio Cuadra, Joaqun Pasos, Ernesto Meja
Snchez, Carlos Martnez Rivas y l mismo. A los que cabe
agregar las figuras que se pronunciaron desde el sandinismo
a partir de los sesenta, como Leonel Rugama, Ricardo Morales
Avils, Julio Valle Castillo, entre otros; y las mujeres,
Rosario Murillo, Michele Najlis, Vidaluz Meneses, Daisy
Zamora, Ana Ilce Gmez, Gioconda Belli, Cristian Santos,
para nombrar slo algunas (Wellinga, Nueva 100).

135
Cmo Democratizar la Cultura: La Base Ideolgica
El FSLN no institucionaliz un estilo oficial dentro
del Ministerio de Cultura porque no quera eliminar la
experiencia personal. En uno de sus discursos, Daniel
Ortega--integrante de la Junta de Reconstruccin Nacional al
momento del triunfo sandinista--, manifest que la
revolucin no poda imponer frmulas y deba evitar
restricciones artsticas de cualquier tipo (Hacia 88-89) .
Sergio Ramrez--escritor y miembro tambin de la junta de
gobierno--, expres que la falta de una lnea formal de
creacin, que pudiera imponerse desde el ministerio,
responda al deseo de
volcar la cultura de la manera ms eficaz posible hacia
dos vertientes fundamentales: la de multiplicacin
permanente de las posibilidades culturales de
asimilacin y de reproduccin de formas de expresin y
de sensibilizacin, y la apertura cada vez mayor de
oportunidades para los creadores individuales (Alba
272) .
Tanto para Ramrez como para Cardenal, la formacin de
una nueva cultura nacional fue una preocupacin central del
proceso revolucionario nicaragense. La revolucin misma,
segn ellos, era el hecho cultural ms importante de la
historia nicaragense de ese momento.11
11 El discurso pronunciado por Ramrez en la
inauguracin del premio "Casa de las Amricas" en La Habana,
el 22 de enero de 1982 se llam: "La revolucin, el hecho
cultural ms importante de nuestra revolucin." El texto ha
sido publicado en Hacia una poltica cultural de la
revolucin sandinista (1982), donde el Ministerio de Cultura
de Nicaragua recoge los discursos de los dirigentes del
Frente sobre la cultura; y en Alba de oro (1983, 1985) dos

136
Para nosotros, la cultura es la revolucin y la
revolucin es la cultura. No hay separacin entre
nuestra cultura y nuestra revolucin, ya que la
trasformacin que vive Nicaragua gracias a la
revolucin es tambin una trasformacin cultural. Desde
nuestro punto de vista, la cultura no es simplemente un
aspecto ms de la sociedad, como podran considerarse
la economa, la educacin, la salud o la defensa. La
cultura lo abarca todo: los proyectos de salud, las
campaas de educacin, los programas de defensa y las
campaas para la produccin. Todos los cambios sociales
de nuestro pas constituyen la nueva cultura de
Nicaragua (Cardenal en Craven 2 98) .12
El gobierno, a travs de su ministerio, quera dar las
bases para que se impulsara el plan de democratizacin de la
cultura. Quera que se trabajara muy de cerca a los
sectores que se encargaban de impulsar los planes de la
autodeterminacin econmica--denominado por ellos
autogestin--con el objeto de poner en prctica la
"democracia popular" o "poder popular". El socilogo
Orlando Nuez, comandante del FSLN, opina al respecto,
[l]os revolucionarios no pueden ni deben esperar que
las fuerzas de la produccin econmica avancen por s
mismas; eso sera posponer la revolucin infinitamente.
Eso no quiere decir que ignoremos las condiciones
existentes; pero el camino para el avance de la
revolucin siempre vendr de la esfera poltica, de
superar el subdesarrollo ideolgico y la alienacin
ediciones de Siglo XXI que renen los discursos y algunos de
los escritos de Ramrez producidos hasta 1981.
12 La vieja cultura, dice Cardenal, slo valoraba lo
extranjero y despreciaba lo local; la nueva, plantea un
reencuentro con los orgenes y plantea un rescate de la
identidad (La democratizacin 9-12). En opinin de Ramrez,
la tradicin de creacin cultural individual anterior al
proceso insurreccional era escasa, y "los creadores ms
importantes surgieron en contradiccin con [1]a burguesa o
en desafo al imperialismo o a la dictadura" (Ramrez, Alba
274) .

137
social [. . ] el poder popular debe ser consolidado para
que la revolucin avance [...] Esto ocurre al elevar la
conciencia poltica socialista y la construccin
concreta del poder popular, junto con medidas que
eliminen la hegemona burguesa a travs de la formacin
de nuevos valores (236, 244).
Llevar a cabo esa democratizacin implicaba crear las
condiciones para que la gente adquiriera un espacio de
participacin, a la vez que, la capacidad de participar y
as mismo de opinar, de organizar, de decidir, de
usufructuar el producto de su labor, como lo plantea el
programa del FSLN. Este poder tambin se desarrollara a
travs de la expresin artstica y de la participacin de
las clases populares en la reformulacin de la cultura
nacional.13
Los programas que se propusieron para el desarrollo de
un nuevo concepto de arte y cultura siguieron un variado
nmero de tendencias en diferentes niveles. En los
discursos de los dirigentes se postulaba que el desarrollo
de esa cultura nacional-popular se podra conseguir
13 Segn Lucrecia Lozano "[1]a democracia sandinista es
un fenmeno histrico que va ms all de lo meramente formal
y no se agota en la prctica electoral. La participacin
directa de las masas en la definicin y solucin de los
problemas sociales inmediatos --educacin, salud, produccin,
defensa, etc.--as como la insercin de los trabajadores en
el poder de decisin de los engranajes econmicos, polticos
y sociales de la produccin y el Estado imprimen ese perfil
peculiar, "de masas", a la democracia sandinista (323). Para
una informacin ms completa sobre este tema consltese
Democracia Participativa en Nicaragua (1984), escrito en
Managua por un grupo de investigadores (cuyos nombres no se
incluyen) del Centro de Investigacin y Estudios para la
Reforma Agraria (CIERA).

138
estableciendo una relacin dialctica entre lo tradicional y
lo moderno, entre lo marginal y lo consagrado, entre lo
nacional y lo internacional.14 Segn Cardenal, cuando el
ministerio hablaba de cultura popular, su objetivo era
buscar, no un bajo nivel de mala cultura, sino permitir la
participacin amplia de la mayora de los nicaragenses en
la reformulacin del nuevo concepto de cultura. Porque la
cultura se poda volver un terreno democratizado; porque el
pueblo no deba estar al margen de la cultura; porque la
gente poda ser artfice de la misma y con ella interpretar
la realidad y luego transformarla o recrearla (Hacia 179-
186) .1S
Esa 'gente' o 'pueblo', a que se refiere Cardenal, son
los "sujetos de la cultura revolucionaria," que segn
Girardi, forman un grupo social compuesto de dos elementos:
14 Esta idea est claramente expresada en el discurso
de Cardenal, pronunciado en la Primera Asamblea de
Trabajadores de la Cultura en Managua, el 25 de febrero de
1980. El discurso se llam "Cultura revolucionaria, popular,
nacional, anti-imperialista" y fue publicado en el libro
Hacia una poltica cultural (177-186), mencionado
anteriormente. Ver nota 11.
15 Los discursos de los lderes sandinistas sobre arte
y cultura presentan posiciones y preocupaciones bastante
diversas pero sus puntos de vista pueden verse como
complementarios ms que contradictorios. Craven considera
que el proyecto cultural sandinista intentaba romper "la
vieja antinomia del elitismo y el populismo--el arte de las
clases dominantes contra el de las dominadas--la cual
siempre haba dependido de la desigualdad mantenida,
primero, por el feudalismo y, luego, por el capitalismo
monopolista." El sandinismo avanzara al implementar el
"poder popular" que permitira a las clases populares
acceder a posiciones de poder poltico y econmico (14).

139
"el conjunto de los nicaragenses en cuanto enemigos de la
dominacin imperialista" y "el bloque social de grupos
subalternos en cuanto enemigos de la oligarqua" (34). La
posicin de los dirigentes del FSLN con respecto a la
definicin del 'sujeto de la revolucin', haba cambiado en
comparacin a la posicin marxista tradicional. Segn sta,
slo la clase trabajadora--el proletariado especficamente--
podra ser protagonista del cambio. Para Orlando Nuez,
dentro de la revolucin sandinista, la democracia popular se
construa siguiendo la lgica de la mayora. Una mayora
conformada por la clase trabajadora--relativamente pequea--
los campesinos y la tercera fuerza, conformada por los
sectores con conciencia revolucionaria como los
intelectuales y profesionales de todas las disciplinas, los
artistas, los artesanos, adems de los estudiantes, los
grupos feministas, los religiosos, los grupos tnicos y los
movimientos culturales (236-247) .
El proyecto de renovacin de la cultura impulsado por
el sandinismo, al igual que el proyecto global de cambio
social trat de ser, fundamentalmente, pluralista. Al
concebir la revolucin y la cultura como una sola, la lucha
de liberacin del pueblo nicaragense deba ser vista como
una insurreccin cultural. En ella, adems de la
reformulacin de la identidad nacional, expresada en las
obras individuales y colectivas de todas las areas de
expresin posible, se esperaba trabajar en la trasformacin

140
de los sujetos sociales: la creacin del hombre nuevo y en
consecuencia, de la nueva sociedad. Para Cardenal, el
cristianismo visto como un movimiento precursor del
marxismo, desde la perspectiva de la teologa de la
liberacin, formula el reino de Dios en la tierra, que no es
otra cosa que el desarrollo de una sociedad ms justa puesta
en prctica por el hombre nuevo, en virtud de su amor por
los dems (Hacia 189-193, 260) .16
No es una coincidencia que tres sacerdotes ocuparan
cargos tan importantes en el gobierno y se hicieran cargo de
dos de los proyectos ms grandes impulsados por el
sandinismo: Ernesto Cardenal, ministro de cultura; su
hermano Fernando Cardenal, director de la Cruzada Nacional
de Alfabetizacin; y Miguel D'Escoto, ministro de relaciones
exteriores. Para D'Escoto, "el gran crecimiento del Frente
Sandinista ocurri cuando la Iglesia comenz este proceso de
renovacin--originado en Medellin--y las conciencias
empezaron a abrirse" ("Nicaragua: Unfinished Canvas" 444).
16 Al hablar de la renovacin cultural en Nicaragua,
dice Girardi, es inevitable mencionar el papel de la
Teologa de la Liberacin "como una de sus principales
fuentes de inspiracin." (47). La teologa de la liberacin
se origin en la toma de posiciones--por parte de los
Obispos de la Iglesia Catlica, en la Conferencia Episcopal
de Medellin en 1968--que denunciaba la injusta distribucin
de la riqueza y la victimizacin de las grandes masas
desposedas y en la que se propona un cambio radical en la
iglesia que debera, a largo plazo, trascender todas las
esferas de la sociedad.

141
D'Escoto es quien mejor resume cuales son los
principios ideolgicos que orientaron los programas de la
revolucin sandinista. Primero, el nacionalismo, que no
debe confundirse con chovinismo y que slo intenta buscar
una forma "nicaragense" de solucionar los problemas. Lo
que implica conocer las condiciones nacionales y conjugar
los intereses de quienes habitan el territorio delimitado
dentro de ciertas fronteras y conocido como Nicaragua. El
nacionalismo
se manifiesta en la voluntad de nuestro pueblo por
recobrar su soberana, por determinar nuestro propio
destino, aun por tener el derecho de cometer nuestros
propios errores y aprender de ellos --y determinar cul
es el sistema de gobierno que optaremos que responder
mejor a las necesidades de nuestra gente (441).
Segundo, la aspiracin democrtica, algo natural en los
seres humanos y que tampoco debe confundirse con la
formalidad de la democracia, como las elecciones, sino con
una verdadera participacin de la gran mayora en lo
econmico, lo social y lo poltico, sin olvidar la necesidad
de satisfacer los derechos humanos que permitan dicha
participacin: "el derecho a trabajar, a un salario
familiar, a aprender, a leer, a escribir--todos esos
diferentes derechos que nos dan la oportunidad de participar
y de no ser manipulados" (441). Tercero, el elemento
cristiano, que est metido profundamente en el pueblo
nicaragense y cuyos valores se manifestaron despus del
triunfo en el perdn que fue impartido a los miembros de la

142
Guardia Nacional. Por ltimo, la justicia social, que es
una consecuencia del segundo y que permite que se apliquen
justamente los principios democrticos. Con un buen
conocimiento de la historia y entendiendo mejor los
problemas que genera el sistema capitalista--gracias al
marxismo--D'Escoto consideraba que la tarea de la revolucin
era dejar atrs la concepcin egosta del liberalismo.
"Luchamos por crear una nueva Nicaragua. Una Nicaragua que
es de todos nosotros, no de una cierta clase. No se escoge
la cuna; se escogen las alianzas que se hacen" (440-447).
La Democratizacin de la Cultura en la Prctica
En los primeros meses del gobierno de reconstruccin,
como se denomin este perodo, el ministerio organiz las
Brigadas Culturales que fueron distribuidas por todo el pas
con el objeto de informar a la gente sobre la existencia y
las funciones del ministerio y para impulsar la creacin de
los Centros Populares de Cultura. Estos se encargaban de
dar asistencia y ayuda material, adems de orientacin y
capacitacin, a toda persona interesada en cultivar alguna
expresin artstica.17 Luego se realizaron seminarios de
educacin poltica y sesiones de orientacin en los lugares
17 Los Centros Populares de Cultura (CPC) nacieron de
una idea eminentemente popular que las Brigadas Culturales
recogieron en las provincias. En diferentes lugares del
pas, la gente haba abierto, espontneamente, Casas de la
Cultura. Los Centros, que funcionaban por regiones, se
encargaron de manejar dichas casas y de atender las
necesidades culturales de cada regin (Zamora en White 97,
Cardenal en Craven 300).

143
de trabajo y en los barrios. Se estableci una red nacional
de Talleres de Poesa que dio la oportunidad--a obreros de
la construccin, carpinteros, amas de casa, vendedoras del
mercado, gente trabajadora de toda Nicaragua--, de aprender
ciertas tcnicas para escribir poesa. En los barrios, las
fbricas, las cooperativas agrcolas, los cuarteles de
polica y los frentes del ejrcito, la poblacin trabajadora
de Nicaragua aprenda a escribir poesa. De nuevo, Mayra
Jimnez se ocup de su direccin. En 1980 haba veinticinco
talleres funcionando y, para 1985, se contaba con setenta.
Segn Kent Johnson, esa tarea del ministerio puede verse
como "el programa de escritura ms interesante y masivo que
en un nivel popular se haya llevado acabo jams en algn
lugar" (8).
La poesa de los talleres se produca despus de
realizar entre los participantes, lecturas de la poesa
nicaragense y de una poesa internacional que inclua desde
la de los primitivos de Amrica hasta la ms moderna
produccin potica de las culturas occidentales, sin dejar
de lado la milenaria tradicin de pases como la China, el
Japn y Arabia y, claro, los ms destacados de Amrica
Latina. Sobre la organizacin y el funcionamiento de los
talleres Mayra Jimnez explica:
Trabajamos en el rea rural y en los lugares en donde
la gente era la ms representativa del pueblo. Ah les
pedamos que asistieran a una primera reunin. Despus
de la primera reunin, la gente que asista descubra
si estaba interesada en asistir a otras reuniones [...]
Lo ms importante es que en ciertos pueblos o ciudades

144
descubrimos quienes son poetas. Algunas veces son
poetas que no han escrito una sola lnea. Pero se
sienten poetas. Les gusta la poesa y quieren escribir
(en White 109).
Sobre el tipo de poesa que se haca en los talleres,
comenta:
Los poetas, por su origen proletario, usan un lenguaje
concreto, simple y directo. Las imgenes estn
estrechamente relacionadas con la realidad inmediata y
la experiencia de cada uno de los poetas. Y eso le da a
la poesa un cierto tono. Es una poesa testimonial,
una poesa histrica, una poesa geogrfica (110) .
Greg Dawes opina en forma similar. Para l,
la poesa que surgi de los talleres era temticamente
consistente durante la revolucin. Era, primero y ante
todo, una poesa testimonial, que grababa la historia
revolucionaria: la participacin de los poetas en la
lucha armada, la prdida de sus seres queridos, su
aprendizaje y transformacin en letrados, sus propias
sensibilidades (Aesthetics and Revolution 165).
Igualmente, se organizaron grupos musicales y de
teatro, centros de produccin de artesana, publicaciones
peridicas de creacin y crtica cultural. Se hicieron
lecturas pblicas de poesa, concursos, festivales,
conciertos y se dio impulso al arte mural pblico. Se
abrieron escuelas de pintura primitivista que, al igual que
los talleres de poesa, tuvieron su origen en Solentiname.
La experiencia de Solentiname, como ya se anticip, fue
fundamental en el diseo de los planes para desarrollar las
nuevas polticas culturales en Nicaragua. "En un pas donde
casi la mitad de la fuerza de trabajo estaba compuesta de
trabajadores asalariados del campo, este ejemplo sugiri

145
posibilidades de mayor alcance para una genuina
trasformacin del pas basada en las masas" (Craven 20).
Uno de los ejercicios ms acertados--que se consider
importante para contribuir al funcionamiento de la idea de
"democracia popular"--se estableci a travs de los dilogos
nacionales. El dilogo nacional sobre la cultura convoc a
personas conocidas en la produccin de arte, a todo
sandinista interesado, a representantes de todos los otros
sectores y de todas las clases. El propsito era poner en
discusin las ideas del FSLN, sus conceptos y los planes que
se tenan sobre arte y cultura.18
Un segundo gran dilogo se llev a cabo despus del
xito de la Campaa Nacional de Alfabetizacin, a comienzos
de 1981, a travs de la Consulta Nacional de Educacin que
convoc a muchos frentes organizados a participar en un
intenso debate sobre cmo deba ser la nueva educacin.
Aproximadamente 50.000 personas --que integraban algunas
organizaciones de padres de familia, organizaciones de
18 El concepto de dilogo parece haber sido tomado del
educador brasileo Paulo Freire (ver nota 6) quien fue
invitado a participar en la Cruzada Nacional de
Alfabetizacin (CNA). Freire habla de la capacidad que tiene
cada ser humano de ver al mundo crticamente en un encuentro
dialgico con los otros. Los lderes revolucionarios deben
proponer el mantenimiento de un dilogo entre estudiantes y
profesores, si se quiere realizar una educacin co
intencional. La idea es terminar con la vieja divisin entre
una lite que "sabe", y por tanto tiene el derecho de mandar
y a ensear "lo correcto", y la masa "ignorante" que la debe
seguir y aceptar sus enseanzas. El amanecer del pueblo
(1980) el libro oficial para la CNA, es un buen ejemplo de
la pedagoga dialgica de Freire.

146
masas, partidos polticos, entidades empresariales--
participaron en la discusin.
Otra actividad cultural que el ministerio se propuso
desarrollar fue la relacionada con la produccin de libros,
de la que se encargaron la Empresa Nicaragense de Ediciones
Culturales (ENIEC)--del Ministerio de Cultura--y la
Editorial Nueva Nicaragua (ENN), dedicada a obras polticas
y literarias. A raz de las quejas de algunos escritores
por la desatencin del ministerio hacia sus obras, se cre
una conexin entre la Unin de Escritores Nicaragenses
(UEN) y la Empresa Importadora y Exportadora de Literatura
S.A. (IMELSA) con el fin de exportar los valores literarios
existentes al resto de Amrica Latina.19 IMELSA se
encargaba tambin de distribuir por todo el pas los libros
producidos, ya que antes de la revolucin, el noventa por
ciento de stos se quedaba en Managua. Organiz una red de
libreras que venda los libros a precios muy econmicos, en
todas las provincias. Realiz otras actividades que
ayudaron a la difusin de libros, como las ferias del libro,
nacionales y regionales, y la importacin de obras de
autores de otros pases, especialmente de Amrica Latina y
19 Muchos escritores ya consagrados dentro de las
letras nicaragenses "esperaban que el ministerio de cultura
les diera posibilidades de publicacin pero el ministerio
tena otras prioridades, lo que es tambin bastante lgico
visto el limitado presupuesto con que cuenta. Actualmente la
ENN les brinda posibilidades a travs de la serie Letras de
Nicaragua pero stas tampoco son suficientes para satisfacer
los deseos de los autores nicaragenses" (Wellinga, Nueva
23) .

147
la antigua Unin Sovitica. A travs de la Direccin de
Bibliotecas y Archivos se comenzaron a manejar el Archivo
Nacional, la Biblioteca Nacional, la red nacional de
bibliotecas, la Biblioteca Infantil "Luis Alfonso
Velzquez"20 y el bibliobs, que pusieron libros al alcance
de mucha gente cuya capacidad para comprarlos era nula
(Wellinga, Nueva 25-28) .21
El ministerio tambin dio asesora a grupos de
aficionados a la danza y el teatro como el Movimiento
Cultural "Leonel Rugama" (MCLR) de la Juventud Sandinista 19
de Julio (JS19J) y al Movimiento de Expresin Campesina y
Teatral (MECATE). El MCLR surgi en 1980, despus de la
campaa de alfabetizacin, con el objetivo de dar a los
jvenes la oportunidad de participar activamente en
actividades culturales propias de su edad. Desde su
creacin, organiz festivales nacionales de artistas
aficionados, especialmente en el campo de la msica y se
manej a nivel regional y nacional, con centros de estudio
en escuelas y universidades y con el apoyo de la Federacin
de Talleres de Sonido Popular (FTSP). Esta ltima fue
20 Creada en mayo de 1982, con ayuda austriaca, lleg a
disponer de cinco mil libros y juegos educativos y de ella
se aprovechaban diariamente doscientos nios.
21 El bibliobs era una biblioteca mvil que recorra
los lugares de trabajo de Managua, cada quince das, a la
hora del almuerzo, facilitando a los trabajadores y a sus
familias, libros, revistas y documentos. A principios de
1982, cuando la guerra con los "contras" recrudeci, se cre
el sistema de envo de libros a las zonas de guerra para los
combatientes, llamado "cajas viajeras".

148
creada en 1977 por el cantante y compositor Carlos Meja
Godoy y reuna a grupos musicales y cantantes profesionales
de todo el pas. Con el triunfo revolucionario, se practic
entre los jvenes de este movimiento la cancin-testimonio
de carcter poltico. Se continu, sin embargo, con la
msica romntica, muy popular en todo el pas y se promovi
la msica latinoamericana y de otros pases. Sobre la
existencia de grupos como Jazz-Rock Praxis. Rosario Murillo
dice:
Una cosa es el imperialismo y otra la msica de Diana
Ross, por ejemplo. Una cosa es la penetracin cultural
y otra Louis Armstrong, Janice Joplin, Chick Corea. Una
cosa es que se impulse y desarrolle la msica
latinoamericana y otra que se reconozca el valor de
toda msica incluida en sta la clsica tradicional y
los Beatles, Rolling Stones, Village People, Frankie
Smith ...(citado por Wellinga, Nueva 54).
El Movimiento de Expresin Campesina Artstica y
Teatral (MECATE) fue fundado en abril de 1980 y puso en
prctica cuatro tipos de actividades culturales. Primero,
la velada, una reunin de entretenimiento y socializacin en
la que se hacan montajes improvisados de obras muy cortas
basadas en un tema propuesto o simplemente se tocaba msica,
se cantaba y se bailaba. Segundo, los encuentros
culturales, de carcter regional, en los que se reunan
representantes de las diferentes localidades para presentar
sus obras teatrales o sus grupos musicales. En ellos se
conmemoraba una fecha especial o se debata sobre los
problemas de la regin. Tercero, la brigada cultural, que

149
se organizaba por regiones para trabajar en las diferentes
campaas que los ministerios adelantaban--como las de salud,
educacin o recoleccin de cosechas. Su funcin era la de
organizar los espectculos que se presentaban a los
trabajadores y brigadistas de las campaas as como a los
habitantes de cada zona. Por ltimo, MECATE era responsable
de llevar a cabo los festivales culturales nacionales que el
ministerio organizaba (Craven 54-58).
El primer impulso fundacional de MECATE se dio
alrededor del teatro, ya que en 1979, lo primero que hizo
fue reunir a los grupos de teatro poltico que funcionaban
clandestinamente desde 1976 en las areas rurales,
especialmente. Estos grupos haban trabajado en
colaboracin con el FSLN en los procesos de concientizacin
de los campesinos. Pero su labor no era de indoctrinamiento
solamente. Segn el Manifiesto de MECATE, se trabajaba en
un proceso de autoformacin, usando la cultura como
instrumento de afirmacin y renovacin, enmarcado dentro de
un movimiento dialgico.
En nuestra organizacin no hay profesores ni
estudiantes, todos aprenden de todos, en un proceso de
ayuda mutua y apreciacin que debera motivar a una
unidad mayor y ms cooperacin, como tambin
solidaridad entre nosotros (citado por Craven 55).
Segn Nidia Bustos, miembro de la organizacin, las
obras se producan colectivamente sobre temas propuestos por
los actores o miembros de la comunidad como, por ejemplo, el
machismo. Durante la Cruzada Nacional de Alfabetizacin se

150
hicieron obras que presentaban la importancia de
alfabetizar. En los ensayos y despus de las presentaciones
se realizaban reuniones con la participacin de la
comunidad; la opinin de todos era escuchada y tenida en
cuenta. Aun durante la puesta en escena de la obra, se
haca participar a la audiencia por medio de preguntas, al
estilo del teatro del brasileo Augusto Boal (Craven 58).22
La produccin cinematogrfica tambin fue impulsada por
el ministerio. Durante los ltimos meses de la insurreccin
algunas compaas internacionales realizaron documentales en
Nicaragua. Despus del triunfo, el FSLN le dio gran
atencin a los noticieros y a los documentales. El primer
documental en el que el FSLN particip, directamente, en esa
poca, fue Patria Libre o Morir (1978-1979). A partir de
abril de 1979, tres meses antes del triunfo, el FSLN se
plante la necesidad de abrir un frente que se encargara de
crear las condiciones para producir pelculas dentro del
pas. Se pusieron a funcionar dos oficinas: la Oficina de
Informacin al Exterior y el Cuerpo de Corresponsales de
Guerra. Como en Nicaragua no se contaba con gente que
tuviera experiencia en este campo, el FSLN hizo un llamado a
expertos de otros pases de Amrica Latina--como Mxico,
22 A mediados de la dcada del ochenta haba en
Nicaragua seis grupos de teatro nacionales apoyados por el
ministerio de cultura. El Sofana en Masaya, el Nixtayolero
en Matagalpa, el Teyocoyani en Len, el Justo Rufino Garay
en Managua, la Comedia Nacional y los Talleres de Tteres
"Guachipiln" (Craven 61).

151
Colombia, Bolivia, Ecuador, Per, Uruguay y Puerto Rico.
Del grupo de voluntarios que se present para tal labor
surgi el Instituto Nicaragense de Cine (INCINE) bajo la
direccin de Ramiro Lacayo, Carlos Vicente Ibarra y Franklin
Caldera. A pesar de las limitaciones econmicas, para 1983
se haban producido dos largometrajes: Alsino y el cndor
(1982), de Miguel Littn, ganadora de un Oscar como mejor
pelcula extranjera y El seor presidente (1983); veintids
cortometrajes y un buen nmero de documentales --entre los
que se incluyen uno sobre la Cruzada Nacional de
Alfabetizacin--y algunos de carcter educativo sobre
tcnicas de cultivo, aprovechamiento de suelos, problemas de
higiene y salud. En 1986 INCINE produjo Una cancin de amor
de Ronald Porras y Mujeres en la Frontera y El espectro de
la guerra de Ivn Arguello (Craven 179-182, Wellinga, Entre
100; Burton 41-44) .
Se contaba, adems, con una oficina encargada de la
distribucin internacional de las pelculas nicaragenses y
de la importacin de pelculas extranjeras al pas. Era la
Empresa Nicaragense de Distribucin y Exhibicin
Cinematogrfica (ENIDIEC), que para 1983 "haba importado
once pelculas provenientes de diez pases distintos--de los
cuales cuatro eran socialistas." La idea era traer buenas

152
pelculas "que no chotearan] con el proyecto ideolgico de
la revolucin" (Wellinga, Nueva 30-31) ,23
Mujeres en las Letras y la Cultura
La presencia de las mujeres en la creacin del
Ministerio de Cultura y en su desarrollo posterior fue
fundamental. Daisy Zamora--poeta, psicloga, periodista y
locutora de Radio Sandino (la estacin clandestina de los
sandinistas)--fue nombrada vice-ministra. Para ella, la
creacin del Ministerio fue un proceso difcil. Aunque
tenan una idea clara de la importancia de la cultura, no se
saba cmo darle concrecin. Dentro de la nueva realidad de
Nicaragua, "era como hablar de la creacin de un mundo--sin
punto de partida." Lo primero que hicieron, cuenta, "fue
investigar algunas instituciones del pasado y repetidamente
referirse a lo que haban escrito los lderes sandinistas
sobre la importancia del trabajo cultural" (citado por White
96) .
Rosario Murillo--poeta y activa participante del Grupo
Gradas desde mediados de los setenta--dirigi la Asociacin
Sandinista de Trabajadores de la Cultura (ASTC) desde 1981 y
colabor en la edicin del suplemento cultural Ventana. Su
23 Uno de los problemas que tuvo que enfrentar ENIDIEC
era la competencia con la empresa privada. Dado que el
gobierno acept el pluralismo poltico y la economa mixta,
la empresa privada haba podido importar, tambin para 1983,
ochenta y una pelculas provenientes de Estados Unidos,
Mxico, Italia, Espaa y China, contra las cuales era
difcil competir (Wellinga 31).

153
trabajo con el Frente Sandinista comenz en 1970, fue
arrestada en 1976 y despus de un breve exilio regres para
trabajar con Radio Sandino. Segn ella, la ASTC fue creada
por el ministerio con el objeto de continuar la histrica
lucha por el desarrollo de la cultura popular nicaragense.
Los campesinos y los trabajadores estuvieron
involucrados y se movilizaron en la lucha
revolucionaria a travs del arte que haba en sus
comunidades. Estas son las races de las cuales, en el
momento del triunfo revolucionario, surgi la
Asociacin Sandinista de Trabajadores de la Cultura. La
ASTC fue creada para continuar la lucha cultural de
nuestro pueblo. Nosotros constituimos un frente
ideolgico en la lucha para crear nuevos valores y una
nueva sociedad (Zwerling and Martin 39).
Para Michele Najlis--escritora, crtica, profesora y
encargada de inmigracin dentro del Ministerio del Interior-
-, en la creacin de la Asociacin Sandinista de
Trabajadores de la Cultura (ASTC), el Ministerio de Cultura
hizo un gran esfuerzo por tomar seriamente a los artistas
profesionales. Pero, como ella misma lo dice, el problema
de los escritores es bastante especfico. "En parte es
nuestro origen de clase. La mayora de nosotros somos de la
clase media, y pienso que eso nos crea problemas, aun en
trminos de nuestra identidad como artistas." Luego se
cuestiona sobre las dificultades que se tenan para tratar
de descubrir cul era su lugar en la revolucin, y dice,
A veces, me encuentro a m misma pensando: Bueno, que
debo hacer? Sentarme y escribir una novela, o irme con
un batalln de reserva? O, sobre cosas ms mundanas:
Debo quedarme toda la noche en vela haciendo guardia o
escribiendo ese captulo de la novela que me tiene tan

154
excitada? Esas son las decisiones que nos vemos
obligados a tomar diariamente (Randall, Risking 115).
A pesar de esta indecisin y la falta de una conciencia
colectiva, considera que hubo un cambio que le permiti, por
ejemplo, ser capaz de escribir en un formulario, en la
casilla de "profesin": ESCRITORA; cosa que antes le pareca
ridicula. Identificndose como mujer de clase media,
considera que sus problemas son todava ms complejos.
En nuestro caso, no es slo cuestin de encontrar
nuestra identidad como escritoras y como
revolucionarias, sino como mujeres tambin, de salir de
una serie de trabas heredadas generacin tras
generacin, hasta el presente, y de tratar de romper
esa cadena; no slo para ser felices nosotras mismas
sino para crear la posibilidad de una felicidad para
nuestras hijas. Todo es muy interesante y muy difcil.
Creo que es un reto para nosotras, como mujeres, y nos
ayuda a entender el asunto de una revolucin
proletaria, que significa no solo la liberacin de los
trabajadores sino de toda la humanidad, y eso involucra
a las mujeres como mujeres (116).
En el caso de Gioconda Belli, tambin es a travs de su
compromiso revolucionario que su identidad como mujer se
recrea y se impulsa su deseo de escribir. Despus de ver
las contradicciones entre lo que ella viva, como persona de
la clase alta, y lo que ocurra a su alrededor, empez a
comprometerse con el Frente en 1970, a travs de Camilo
Ortega. Ese "proceso de descubrir un significado para mi
vida, de conocer un tipo de persona diferente, tambin me
motiv a escribir." Y contina,
los dos vinieron mano a mano, puede decirse. Y yo
comenc a escribir. Escrib gracias a la euforia que
senta de estar viva, de ser una mujer, una madre --era

155
una poesa profundamente ertica, en el sentido ms
amplio de la palabra. No slo en el sentido sexual al
cual se la reduce frecuentemente. Estaba cantando del
placer de estar viva, de sentirme alegre de ser una
mujer y vivir en una poca cuando las cosas que estaban
pasando prometan cambios tan importantes (Randall
145) .
La preocupacin ms grande de las escritoras era la
doble vida que tenan que llevar, despus de comprometerse
con el trabajo poltico clandestino en el Frente Sandinista.
Como lo explica Gioconda Belli,
Despus del terremoto de 1972, la polica de seguridad
de Somoza empez a sospechar de m y a seguirme. En ese
tiempo yo era la mensajera entre Ren Nez y Eduardo
Contreras. La gente donde yo trabajaba en ese tiempo me
dijo que el jefe de las fuerzas de' seguridad de Somoza
les haba dicho que me despidieran porque perteneca al
FSLN (Randall 146-7).
Para Rosario Murillo la situacin era similar. Al
respecto dice:
En Gradas tratamos de cambiar el concepto de trabajo
cultural para que la gente no fuera solamente receptora
sino creadora de cultura. En ese tiempo mi poesa
responda a la necesidad de comunicacin inmediata.
Cuando la situacin cambi y fuimos perseguidos y
encarcelados por la dictadura adoptamos una estrategia
diferente. Mi trabajo pas de ser abierto a formar
parte de la red clandestina (Anglesey 395).
Otra de las mujeres prominentes en la organizacin del
Ministerio de Cultura fue Vidaluz Meneses. Poeta tambin,
comenz a escribir desde 1960, con el apoyo de Ernesto
Cardenal. Considera que "la sntesis de la poesa, el
cristianismo y la revolucin" se hizo presente en su vida
desde ese momento y le trajo paz interior y fuerza. Admite
que la creacin del ministerio y su trabajo dentro del mismo

156
tuvieron una profunda importancia para ella y cree que
aunque los escritores tienen una sensibilidad especial, son
parte del pueblo y no deben asumir posiciones elitistas como
si fueran seres privilegiados. Su funcin, en ese tiempo de
reconstruccin, deba ser el de comprometerse con el
trabajo, tratando de crear nuevas formas y contenido a la
literatura y asumiendo la revolucin como una creacin de
todos. Por eso dice:
No se puede hablar de la revolucin en tercera persona
--la revolucin solucionando tales y tales problemas
para m, garantizndome un espacio para mi trabajo.
Todos sentimos esa necesidad, pero vemos que sera
inapropiado pedirlo en un momento tan delicado y
difcil (Randall 45-52) .
La participacin de las mujeres poetas en la
insurreccin les permiti redefinir su papel como mujeres, y
adems se constituy en una especie de plataforma para una
variada y creativa produccin potica.24
La presencia de las mujeres entre los dirigentes y
organizadores de los proyectos mayores del sandinismo, o
sea, en el manejo directo del poder --en este caso del
24 Rosario Murillo escribi Gualtavn (1974), Sube a
nacer conmigo (1976) y Un deber es cantar (1981), Amar es
combatir (19 8 2) y En las esplndidas ciudades (1985) ;
Vidaluz Meneses LLama guardada (1974); Ana Ilce Las
ceremonias del silencio (1975); Yolanda Blanco As cuando la
lluvia (1974). Gioconda Belli Sobre la grama (1974), Lnea
de fuego (1979), Truenos y arcoiris (1982) y Amor insurrecto
1984); Michele Najlis El viento armado (1969) que rene su
poesa desde 1958 hasta 1968. Para una informacin ms
amplia sobre el tema vase el estudio introductorio de Daisy
Zamora a su libro La mujer nicaragense en la poesa.
Antologa (Managua: Nueva Nicaragua, 1992).

157
poltico-- es relativamente menor, comparada en cifras con
la de los hombres; pero en la puesta en prctica de las
polticas planeadas por la dirigencia y en la direccin y
orientacin de planes locales y de menor envergadura, su
peso es trascendental.25 Sin embargo, comparada con otras
revoluciones o con otras sociedades democrticas se ve
claramente que la mujer se hizo presente en forma
extraordinaria.26 Las mujeres fueron ms activas y
tuvieron una visibilidad mayor en el campo de la cultura.
Lo demuestra su participacin masiva en la CNA: sesenta por
ciento de los alfabetizadores eran mujeres; y en las
Jornadas Populares de Salud, que movilizaron cerca de
noventa mil brigadistas y educadores sanitarios,
aproximadamente, tres cuartas partes eran mujeres
(Murguialday 106-9) .27
25 En la toma del Palacio Presidencial slo hubo una
mujer, Dora Mara Tllez. En la junta de gobierno estuvo
Violeta Barrios de Chamorro, que se retir en 1980. Sin
embargo vale la pena mencionar que para 1987, el 31.4
porciento de las posiciones de la dirigencia estaban
ocupadas por mujeres y constituan el 26.8 por ciento de la
membresa del FSLN (Stoltz-Chinchilla 371).
26 Segn Norma Stoltz-Chinchilla, el papel jugado por
la mujer nicaragense en la revolucin fue numrica y
estratgicamente fundamental, especialmente en los dos
ltimos aos de insurreccin armada contra Somoza. "Una
situacin nica en la historia de las revoluciones del
Tercer Mundo," y en la historia del hemisferio occidental
(372-4) .
27 En la presentacin del libro Hacia una poltica
cultural. Daisy Zamora explica que "la concepcin de cultura
en esta nueva etapa ser abarcadora, integral, es decir,
considerar como suyas todas las manifestaciones del hombre
y se propondr la creacin de un nuevo tipo de hombre. Una

158
La Cruzada Nacional de Alfabetizacin
Desde la poca de la insurreccin armada, cuando Carlos
Fonseca y Toms Borge organizaban las primeros guerrilleros
entre los obreros y campesinos de las montaas del norte del
pas, el FSLN pens en la necesidad de la alfabetizacin
como elemento para fortalecer la conciencia revolucionaria
(Assmann 57). Despus de la toma del poder, la Campaa
Nacional de Alfabetizacin (CNA) se program como un hecho
fundamentalmente poltico y fue considerada como una
insurreccin cultural. Los brigadistas pertenecin al
Ejrcito Popular de Alfabetizacin y conformaban Milicias
Obreras y Guerrillas Urbanas de Alfabetizacin. Una de las
consignas que se gritaba antes de la partida de los
alfabetizadores, en la plaza de la Revolucin era: "La CNA
es el fusil que empua ahora el pueblo."28
Cuando a Fernando Cardenal, director de la CNA, le
preguntaron si no le parecan demasiado politizadas las
cartillas de alfabetizacin, ste respondi: "no conozco
ninguna educacin que no sea poltica, lo menos que podemos
concepcin antropolgica. Una concepcin humanstica" (7).
En esa medida, los programas de alfabetizacin y educacin,
en general, deban ser vistos como fundamentales para crear
las condiciones y la infraestructura que permitiran la
implementacin de esa prctica cultural.
28 Para una informacin completa sobre el planeamiento y
desarrollo de la CNA vese, Nicaragua triunfa en la
alfabetizacin. Documentos y testimonios de la Cruzada
Nacional de Alfabetizacin. Seleccionado y coordinado por
Hugo Assmann. (Ministerio de Educacin ; Departamento
Ecumnico de Investigaciones. San Jos, 1981.)

159
hacer es elegir qu tipo de poltica habremos de trasmitir a
nuestro pueblo. No puede haber educacin neutra" (Rovirosa
33) .
En la exposicin hecha ante la UNESCO en Pars, en
1982, Ernesto Cardenal advierte que
[l]a herencia cultural, anti-cultural ms bien, dejada
por una dictadura de medio siglo impuesta y mantenida
por los Estados Unidos no podra ser ms catastrfica.
Cuando triunf la revolucin el 19 de julio de 1979 ms
de la mitad de los nicaragenses eran analfabetos. Y
para las clases dominantes la metrpoli cultural era
Miami (La democratizacin 12).
Aunque la CNA (1980) fue adelantada por el Ministerio
de Educacin, se puede decir que funcion como un primer
paso para hacer viable el plan de democratizacin de la
cultura (Girardi 24, Johnson 9, White 4). Por eso, Sergio
Ramrez considera que la campaa fue "otro hecho cultural
masivo" que permiti reducir el analfabetismo del 50% al
12%. De esa manera, los Consejos Populares de Cultura junto
con las Casas de Cultura y las Bibliotecas Rurales fueron un
esfuerzo paralelo al de la educacin popular iniciado con la
CNA (Alba 273).
Una de las tareas ms importantes dentro de la cruzada
fue la de recoger la voz de las mujeres y los hombres de
sectores populares, quienes participaron activamente en la
revolucin. Las brigadas para un proyecto de rescate
histrico--del que se hablar adelante--partieron a todas
las zonas del pas, junto con los brigadistas
alfabetizadores y recogieron el testimonio de miles de

160
personas. La participacin de todos los sectores fue
indispensable en la consecucin del derrocamiento de la
dictadura de Anastasio Somoza. Muchos de los aspectos de la
resistencia al rgimen, la insurreccin y la victoria final,
estn contenidos en estas cintas. La importancia y el valor
de estos testimonios es doble. De una parte, constituyen la
historia de Nicaragua de ms de 10 aos, vivida y narrada
por sus protagonistas. De otra, la edicin y publicacin de
este material podra constituir una de las mejores y ms
completas obras de la literatura testimonial
latinoamericana, como lo apreciara el escritor Eduardo
Galeano (Beverley y Zimmerman 97).
Es una especie de diario colectivo del acontecer de un
pueblo en lucha. All se encuentran las muchas formas
ingeniosas como la gente se defenda, se organizaba y
emprenda tareas concretas de hostigamiento y ataque a la
Guardia Nacional. Sobre la trascendencia de la CNA y del
proyecto de Recoleccin de Historia Oral, el comandante
Carlos Nez comenta:
La alfabetizacin [] abri paso a la luz para descubrir
otra cultura desconocida hasta ahora, la cultura
popular; arm de instrumentos efectivos a los
desposedos, a los olvidados, a los annimos, para
escribir en letras su pensamiento, sus virtudes, sus
cualidades, su miseria, su sufrimiento de siglos;
tambin la capacidad de leer, y con ello comprender que
son seres humanos dignos, que as como producen los
bienes materiales son tambin capaces de producir la
ms bella poesa, el cuento ms genial, la cancin mas
irnica, la pintura ms sensible; proporcion a la
Revolucin la historia de la guerra de liberacin
contada y oda por la voz del pueblo ("Discurso" en
Assmann 207).

161
Lucha de liberacin, no de independencia, ya que
implicaba deshacerse del dominio de un grupo en el poder
poltico, que haba controlado a todo un pueblo por muchos
aos a travs de un gobierno dictatorial. Y tambin era la
liberacin de concepciones antiguas de lo que la gente era,
su auto-concepto y la auto-estima que de l se generaba.
Liberacin de un estado casi total de atraso e ignorancia,
de pobreza y privaciones. Se haba comenzado a creer que
ese grupo social poda ser gestor y artfice de una nueva
vida. En palabras de Cardenal, [l]a Alfabetizacin [sic]
fue para producir ciudadanos libres. Fue como una segunda
guerra [...] contra la ignorancia que dej el somocismo." Y
ms adelante agrega: "Con nuestra democratizacin del
alfabeto, los campesinos no slo conocieron las letras, sino
tambin su realidad y se conocieron a ellos mismos" (La
democratizacin 18).
Todas las tareas revolucionarias se dirigan a la
reconstruccin. Se tena que reconstruir el pas tanto
fsica como ideolgicamente. Segn Julio Cortzar, para la
Junta de Gobierno sandinista "la voluntad de reconstruccin
iba ms all del sentido material de la palabra." Para
ellos,
reconstruir significa levantar no slo al pas de sus
ruinas todava humeantes, sino colocar a nios y
adultos en un nivel de plena participacin consciente y
crtica en esa tarea [. .] Su nocin de
reconstruccin se basa fundamentalmente en un concepto
del hombre nicaragense que lo incluye, por un lado
como trabajador activo en esa reconstruccin, pero a la
vez como alguien dotado de la capacidad de comprender

162
lo que est haciendo porqu hay que hacerlo y cmo debe
hacerlo (Nicaragua 38).
La Campaa Nacional de Alfabetizacin, los Talleres de
Poesa y el proyecto de Recoleccin de Historia Oral son
parte de ese enorme proyecto de reconstruccin. Tareas que
contribuyeron a capacitar a la gente para afrontar los
nuevos cambios de una sociedad en movimiento, de un grupo
social, que despus de tantos aos de miseria poda
redefinir su futuro. Con ellas se les dio acceso a nuevas
formas de conocimiento, y se les abrieron espacios de
participacin, de manifestacin, de expresin y de creacin.
Recuperando lo que se tena--que vala la pena--y
apropindose de nuevos elementos, se iba a redefinir la
identidad. As, como lo observa Cortzar,
[a] la nocin aplastantemente pasiva de pueblo tal como
siempre lo entendi y lo quiso el rgimen de los
Somoza, sucede una nocin dinmica de participacin y
de consulta; y esto no es imaginable sin un mnimo de
preparacin intelectual que rebase los conocimientos
atvicos y tradicionales, los utilice cuando los juzga
positivos o los deje definitivamente atrs cuando son
un factor de retraso o estancamiento (39).
Eso explica el inters con que se realizaron la Campaa
Nacional de Alfabetizacin y el Proyecto de Recoleccin de
Historia Oral que se usaron como instrumentos de
reconstruccin, el primero sirvi como herramienta para
apropiarse de un tipo de conocimiento, el segundo, como

163
medio para reconocerse y mostrar el valor de lo que se haba
hecho hasta el momento.29
El Provecto de Recoleccin de Historia Oral
Margarita Vannini, hoy directora del Instituto de
Historia de Nicaragua (IHN), particip directamente en la
organizacin y puesta en marcha del Proyecto de Recoleccin
de Historia Oral. Sobre los orgenes del proyecto comenta:
En 1980, mientras se estaba organizando la Cruzada de
Alfabetizacin, un grupo de profesores universitarios
pensamos en la posibilidad de organizar un proyecto de
historia oral que permitiera recoger la enorme
participacin popular que se haba dado en todo el
proceso de lucha contra la dictadura, en el perodo del
72 al 74 y, particularmente, del 77 al 79, que fue todo
el proceso de lucha insurreccional (n.p.) .30
El proyecto, anota ella, fue financiado por tres
instituciones: la Universidad Nacional, que aport los
profesores; la Cruzada Nacional de Alfabetizacin, que
permiti aprovechar la infraestructura de la CNA; y el
Ministerio de Cultura, que puso a la disposicin del
proyecto, el Centro de Investigacin Histrica que se estaba
29 Aprovechando la infraestructura establecida para la
CNA, se realizaron otros proyectos que se denominaron
subproductos de la cruzada. Ellos son: recoleccin de los
ejemplares de fauna y flora de las distintas zonas del pas;
censo sobre la situacin ocupacional, sistemas de
comercializacin y similares; recoleccin del tesoro
cultural acumulado en leyendas, cuentos populares, refranes,
etc.; ubicacin de sitios arqueolgicos, yacimientos
minerales; educacin sanitaria y medicina preventiva (Assman
75) .
30 Vannini, Margarita. Entrevista personal, 20 de julio
1992. Todas las citas que se darn de aqu en adelante y que
corresponden a esta entrevista, estarn sin pgina, por ser
sta una entrevista sin publicar.

164
organizando. En la sede de este centro y con algunos de sus
recursos se comenz a impulsar el proyecto. La Fundacin
Ford financi la compra de las grabadoras, las bateras y
los dems recursos necesarios para darle seguimiento y
atencin al desarrollo del trabajo de campo de los
brigadistas (Vannini n.p.).
El trabajo se tuvo que organizar en un tiempo mnimo.
En diez das se formul el proyecto, se elabor el diseo y
se prepar la gua de entrevistas. Como la historia oral en
Nicaragua era algo nuevo--explica Vannini--se obtuvo la
asesora de un antroplogo mexicano quien orient al grupo
en la definicin de los objetivos y el marco terico, la
preparacin de una gua de entrevistas adecuada, la
delimitacin del territorio que se ira a cubrir y la
seleccin y preparacin de los entrevistadores.
Despus de algunas deliberaciones, se opt por invitar
a estudiantes universitarios a participar en el proyecto.
En palabras de la historiadora nicaragense:
Tuvimos una respuesta extraordinaria en la primera
convocatoria, que llenamos casi el auditorio. Se
explicaron los objetivos del proyecto, anotamos la
gente que quera participar y despus hicimos una
seleccin de los estudiantes, que adems de
alfabetizadores, iban a trabajar con nosotros en el
proyecto de historia oral y una vez seleccionados los
muchachos que creamos que reunan las condiciones
idneas, pues empezamos, tambin en forma acelerada, un
taller de capacitacin de los entrevistadores (Vannini
n.p.) .
Se seleccionaron 270 entrevistadores--entre los
dieciocho y los veintids aos--y se organiz un seminario

165
de una semana en el colegio Centroamrica. Los
entrevistadores recibieron preparacin terica, que les
explicaba la necesidad del proyecto, la importancia de
recoger, cuando estaba fresca todava en la memoria de la
gente, su participacin en la lucha contra la dictadura.
Tambin se les instruy sobre la parte tcnica: manejo del
equipo de grabacin y cuidado en la seleccin del lugar ms
apropiado para la entrevista. Haba un inters especial en
recoger informacin sobre el ltimo perodo de la lucha--que
era sobre el que se hacan ms preguntas--, o sea, de los
aos 72 al 74.31 Ah es "cuando empiezan a agudizarse las
contradicciones entre Somoza y la iniciativa privada,
despus del terremoto; la crisis econmica, la cantidad de
huelgas, la movilizacin popular que hay despus del
terremoto, todos los problemas que se generan producto del
terremoto" (Vannini n.p.).
En cuanto a la distribucin de los brigadistas en las
diferentes zonas del territorio nacional, tanto hombres como
mujeres queran hacer su trabajo en las zonas ms lejanas y
combativas del pas. Se tom la decisin de hacer una rifa
porque la gran mayora
quera irse a la zona norte, a la costa atlntica, a
Waslala, al Cu, a los lugares donde la participacin
popular haba sido enorme y donde la tradicin de lucha
del pueblo no haba sido de estos ltimos diez aos,
sino que era una tradicin mucho ms antigua y haba
que tratar de sentarse con ellos y definir los
31 En el siguiente captulo se dar una explicacin ms
detallada del cuestionario gua utilizado en el proyecto.

166
criterios para distribuir a las escuadras en todo el
territorio (Vannini n.p.).
Para seleccionar las regiones donde se iba a ubicar a
los brigadistas, se hicieron entrevistas con combatientes
del Frente Sandinista que haban tenido cargos de direccin
en los distintos frentes de guerra. Tambin se consult a
combatientes histricos o militantes muy antiguos que tenan
conocimiento de la zonas: de Estel, de Matagalpa, de
Jinotega. Lo que se buscaba era una orientacin sobre los
lugares donde haba habido mas apoyo, ms participacin
popular, ms riqueza, ms creatividad en las formas de
organizacin popular (Vannini n.p.).
El nombre de todo el grupo de trabajo fue escogido por
los mismos brigadistas: "Brigada de Rescate Histrico Germn
Pomarez Ordez" y se subdividieron en escuadras conformadas
en grupos de veintiocho a treinta personas cada una. Luego
se establecieron conexiones con los mandos operativos de la
Cruzada Nacional de Alfabetizacin y se ubic a los
muchachos y muchachas dentro de las escuadras que iban a
cubrir las distintas zonas. Se desintegraron como escuadra
de Rescate Histrico y se fusionaron con las diferentes
escuadras de alfabetizadores. Los nombres de las escuadras
fueron ideados tambin por los miembros de cada una de
ellas: "Walter Mendoza", "Ernesto Che Guevara", "Hroes y
Mrtires desconocidos". Todos son nombres que ellos fueron

167
poniendo en reconocimiento a hombres y mujeres que haban
muerto en combate (Vannini n.p.).
Los brigadistas llevaban consigo una gua de entrevista;
que constaba de una serie de instrucciones generales para el
buen desarrollo de la entrevista. Las preguntas de la gua
estaban divididas en tres secciones. La primera permitan
recoger los datos personales de los entrevistados y trataba
de establecer, siguiendo una secuencia lineal en el tiempo,
la situacin laboral y econmica de la gente. La segunda
seccin indagaba sobre la situacin econmica de la gente
antes de la revolucin, el impacto social y econmico del
terremoto de 1972, lo que se conoca del FSLN, los
enfrentamientos armados de que se tuviera memoria, los
problemas y los muertos causados por la Guardia Nacional.
Se requera informacin sobre la forma cmo los campesinos
haban perdido tierra--por usurpacin "legalizada" o por
desalojo forzado--y sobre el abandono de poblados. Se les
preguntaba por el gobierno de Somoza y sus anomalas, por la
actitud de los ricos y de la iglesia durante las
insurrecciones. Se les pedan datos sobre las
organizaciones activas en la zona y la forma como la gente
trabajaba con ellas o se organizaba para luchar en forma
independiente. Las preguntas se dirigan, en este caso, a
conocer la existencia de redes de apoyo formadas en torno a
los problemas de abastecimiento, para la poblacin en
general, y a la consecucin de drogas y atencin para los

168
heridos. Haba una pregunta destinada, exclusivamente, a
conocer las formas de participacin de las mujeres y los
nios. En la tercera seccin, dirigida concretamente a los
combatientes, se preguntaba sobre el momento de integracin
al Frente, las experiencias dentro de l, cmo era la vida
en un campamento, qu preparacin reciban, si se haba
participado o no en algunos combates y de qu forma y cul
era el impacto sufrido ante la muerte de un compaero.32
Un aspecto interesante de observar en este ejercicio de
democratizacin, que constituy la CNA y todos sus
subproductos es ese intento de comunicacin e intercambio
entre dos sectores tan diferentes. De una parte, los
alfabetizadores--jvenes estudiantes de clase media, de
secundaria o universidad, de las ciudades ms grandes; de
otra, los alfabetizados: trabajadores, campesinos jornaleros
y aparceros, mujeres--tambin trabajadoras pero adems
madres--, gente sin ningn conocimiento sobre cmo leer o
escribir. Fue una comunicacin que permiti un intercambio
de conocimiento. En los informes sobre el regreso de los
brigadistas y el xito de la CNA se deca que los jvenes
alfabetizadores se haban ido a ensear y haban regresado
con la sabidura del campesino. "El proceso de
32 Los brigadistas podan cambiar el orden de las
preguntas, ampliarlas, meterse en temas nuevos que podan
ser sugeridos por los entrevistados mismos. En algunos casos
los brigadistas se apegaban al cuestionario y aunque la
persona entrevistada se fuera por las ramas, contando
ancdotas, el brigadista lo volva a encauzar, impidindole,
en ocasiones, enriquecer su narracin.

169
alfabetizacin fue una actividad de enseanza-aprendizaje,
en la cual las dos partes, alfabetizandos y alfabetizadores,
aprendieron y ensearon a la vez." Fue una comunicacin
basada en la realidad del pas, como lo observa Bayardo Arce
(Assmann 26, 71, 174). Se puede agregar, que entre ellos se
entabl un dilogo mediado por la ideologa sandinista,
estructurado y dirigido por los lderes sandinista. Un
dilogo que se puede leer como un elemento ms del discurso
sandinista.
Consideraciones Finales
Se puede ver que el papel otorgado a la cultura estaba
estrechamente ligado a la formacin de un frente ideolgico
que desmitificara las creencias anteriores y construyera
nuevas. Segn Alberto Pipino, sobresale
la insistente lucha de los dirigentes sandinistas y del
mismo pueblo nicaragense contra los dogmas producidos
por la ignorancia, que, en suma, no es otra cosa que
esa slida, interesada y dirigida partera de las
"verdades reveladas". Todo proceso cultural, es un
proceso de desmitificacin que no se limita slo al
campo de la literatura, sino que alcanza al cine, la
cancin, la plstica: todo entra en ebullicin. Y este
hervor est muy vinculado a los procesos de liberacin,
a los movimientos guerrilleros (en Wellinga, Nueva 14).
En el desarrollo de las nuevas polticas culturales
hubo tres elementos fundamentales: el cristianismo, el
marxismo y la cultura popular ya existente en el pas, que
se trat de revalorar. Como ya se vio, se adopt el
concepto antropolgico de cultura que abarca aspectos de la
vida humana como las formas de vestir, comer, trabajar y que

170
ve el arte como una expresin ms de las relaciones humanas
y de la relacin del ser humano con la naturaleza. Y en la
produccin artstica se consideraron los objetos
artesanales, la msica y canciones como el corrido y las
coplas, la pintura como el grafitti, los espectculos como
el circo y hasta los hbitos alimenticios y las creaciones
culinarias.33
Los testimonios--considerando como tales los poemas de
los talleres y las narraciones del Proyecto de Recoleccin
de Historia Oral--, son, en s mismos, parte de la historia
de Nicaragua y recogen la voz de un sector de la poblacin
que hizo historia. Representan una manifestacin concreta
de lo que el sandinismo hizo, particularmente con la
educacin y la cultura, y son el discurso de quienes
vivieron directamente esas experiencias. Pero,
fundamentalmente, son una muestra del intento de la
vanguardia sandinista de involucrar la mayor cantidad de
gente posible en el proceso de creacin y posterior
mantenimiento de la nueva hegemona ideolgica, que
33 En mayo de 1981, despus de la decisin de la
administracin Reagan de suspender prstamos a Nicaragua, el
gobierno, que no contaba con suficiente dinero para adquirir
el trigo que se consuma, organiz la Feria del Maz
Xilnem, bajo la direccin del Ministerio de Cultura. Con el
lema "El Maz Nuestra Raz" la feria, que tuvo cobertura
nacional, recuper los ms tradicionales platos de la cocina
nicaragense. Xilnem--princesa maya considerada la diosa
nhuatl del maz--, segn una leyenda, se haba sacrificado
por su pueblo en tiempos de sequa y ahora regresaba--as lo
proclamaba el ministerio--, para calmar el hambre de los
nicaragenses (Cardenal, Democratizacin 9-10; White 97;
Craven 70-72).

171
permitira la consolidacin del nuevo sistema de poder y de
organizacin social.34
Sin embargo, observando el problema surgido entre la
ASTC y el ministerio y la crtica a los talleres de poesa
se puede ver que siempre se mantuvo una divisin entre la
alta cultura y la cultura popular. Los conflictos
aparecieron en marzo de 1981 cuando se acus al ministerio
de apoyar nicamente el trabajo de los organismos de masas y
el hecho de que los talleres de poesa y pintura parecan
impulsar una sola lnea de trabajo. En 1982, antes del
segundo congreso de la ASTC y durante el mismo, las
relaciones entre dicha asociacin y el ministerio se vieron
todava ms afectadas. Aquella se quejaba del abandono a
que era sometida por parte del ministerio y de las
intervenciones del mismo en cuanto al papel y el tipo de
creacin de los escritores (Wellinga, Nueva 75-79).
Despus de una promocin de reconciliacin entre las
dos entidades, se logr un "mejoramiento del ambiente entre
la ASTC y el ministerio." En esto jug un papel importante
"la creciente comprensin de los artistas y escritores de
que el ministerio no esta [ba] destinado en primer lugar a
ellos mismos." De otra parte, el ministerio adelant el
34 Segn Craven la influencia ejercida por las ideas de
Gramsci fue fundamental para la revolucin sandinista,
especialmente en lo que respecta a la importancia de la
revolucin cultural, como movimiento paralelo a la
revolucin poltica y cuya funcin es el mantenimiento del
nuevo consenso ideolgico generado con el cambio (268-269).

172
programa Fomento del Arte para apoyar a los escritores y
artistas. Pero como observa Wellinga, las contradicciones
continuaron. El ministerio insista en que se produjeran
obras que mostraran la realidad del pueblo nicaragense y
que fueran entendidas por obreros y campesinos mientras se
proclamaba una total libertad de creacin (Nueva 84-91). De
la otra parte, los escritores y artistas, dentro de la ASTC,
criticaban al ministerio por su intento de producir pintores
y escritores en serie, a travs de los talleres de pintura y
poesa. Pero, el ambiente era de debate y de "tolerancia
total," segn Wellinga. "En otra revolucin no se
discutira tan abierta y violentamente; dichas discusiones
polticas no seran publicadas." Lo cual prueba, que haba
pluralismo, apertura y dilogo (Nueva 92).
Uno de los problemas ms graves del ministerio era la
falta de recursos, lo cual condujo a su clausura y a su
conversin en una rama del ministerio de educacin, en 1988,
denominada Consejo Nacional de Cultura. La cada del
Ministerio de Cultura, al igual que la de muchos otros
proyectos del sandinismo, se debi, en gran parte, a la
intervencin de los Estados Unidos para debilitar el
progreso de la revolucin. El embargo econmico, el
bloqueo, la guerra fueron, entre otros, los factores
externos de mayor peso. Pero, valdra la pena investigar
hasta qu punto los conflictos y las debilidades al interior

173
del sandinismo contribuyeron a que el desastre fuera
inminente.35
El proceso de democratizacin de la cultura no se
consolid, como tampoco se dio un verdadero cambio econmico
ni se lleg a una plena justicia social en la sociedad
nicaragense, en general. Sin embargo, es necesario
resaltar que la revolucin sandinista fue una experiencia
colectiva que ha dejado una profunda huella en muchos
nicaragenses, por los cambios que ocasion en sus vidas y
por el proceso de aprendizaje que signific. Como afirma
Carlos Vilas:
Los movimientos revolucionarios centroamericanos
fallaron en cambiar los sistemas existentes desde sus
races, pero fueron un factor vital en las reformas
polticas y sociales que se han llevado a cabo en
35 Por no corresponder directamente con el objetivo
principal de esta disertacin ese tema no se puede tratar,
ni siquiera superficialmente. Para Dawes, sin embargo, el
problema interno se debi a que "el socialismo nunca fue una
parte explcita de la agenda sandinista [...] ni en las
esferas econmica, poltica ni el campo cultural." (195) La
imposibilidad de poner en prctica el proyecto de
democratizacin de la cultura refleja el hecho de que el
pluralismo, del que tanto se enorgullecan los sandinistas,
se constituyera en el caballo de troya que ocasionara su
derrota. En el artculo de Carlos Vilas "What Went Wrong?"
(NACLA 24.3 Jun 1990:12) hay datos de la creciente atencin
y avance de los sectores medios y altos a la vez que se
notaba el creciente abandono de subsidio a los trabajadores
y campesinos. De igual forma, en 1988, al momento de la
desaparicin del Ministerio de Cultura, los escritores y
artistas profesionales de las ASTC eran los nicos
representantes formales de la "cultura"; los talleres de
poesa no contaban con ningn apoyo. El estudio de Dawes
Aesthetics and Revolution (ver la bibliografa), es el nico
hecho hasta el momento, desde una perspectiva marxista
tradicional, sobre la relacin entre cultura y poltica en
la nicaragua sandinista.

174
cualquier lugar en aos recientes, y en los que han de
venir (Handal y Vilas 134).
Ese intento involucr la participacin de todos los
sectores de la sociedad, dentro de los cuales la presencia y
visibilidad de las mujeres se debe tener en cuenta por las
siguientes razones: Su magnitud y su contribucin al
feminismo en la recoleccin de referencias histricas sobre
el manejo del poder, por parte suya; y su activa
participacin en las diferentes tareas que se realizaron a
favor de una redefinicin de la cultura y la consecucin de
un cambio social radical. Otros aspectos de la
participacin de la mujer, en la historia nicaragense
contempornea, pueden analizarse a partir del cuerpo
testimonial recogido durante el primer ao de gobierno
revolucionario, sobre cuya gestin se habl en el presente
captulo. El siguiente captulo se dedicar al anlisis de
ese discurso testimonial.

CAPITULO V
LA REVOLUCION VISTA POR DENTRO:
LAS MUJERES HABLAN
La idea de testimoniar, como se vio en el segundo
captulo, es la de rendir fiel cuenta de un acontecimiento
de extraordinarias proporciones que afecta la vida de un
grupo social o de un individuo. La revolucin sandinista
origin, sin duda, un cambio fundamental en la vida de los y
las nicaragenses. En particular, la movilizacin y la
activa participacin de las mujeres en la revolucin han
sido ampliamente estudiadas, como se demostr en los
captulos cuarto y quinto. En procesos de cambio social
radical donde se va de una dictadura a un gobierno de
carcter ms democrtico a travs de una lucha
revolucionaria, se viven experiencias de doble naturaleza.
De un lado, el trabajo que implica derrocar al sistema
anterior; de otro, la reorganizacin completa de la nueva
sociedad alrededor de criterios totalmente nuevos. Ese
doble componente es el que hace diferente los testimonios de
las mujeres nicaragenses. Testimonios como el de Rigoberta
Mench o Domitila Barrios se siguen produciendo para
expresar la falta de derechos humanos como se la vive desde
una marginalidad casi completa. Producido en 1980 y gracias
a espacios de expresin que abri el nuevo gobierno, el
175

176
testimonio nicaragense recogi voces antes marginales en un
gesto que ms que liberador y democrtico, era de
confirmacin y legitimacin. La mayora de mujeres
entrevistadas eran trabajadoras, campesinas, amas de casa o
domsticas que apoyaban--o cuyas familias haban apoyado--
al sandinismo, ahora en el poder.
El discurso testimonial de las mujeres nicaragenses
expresa las vivencias que experimentaron ellas mientras se
luch contra la dictadura y las primeras actividades despus
del triunfo. Al haber tomado parte en la lucha que se
realiz contra la dictadura y por haber-aceptado colaborar
con el Frente Sandinista de Liberacin Nacional, el punto de
vista de las mujeres estaba plegado al discurso fundacional
de ese grupo. Su testimonio no era slo para hablar de las
arbitrariedades del gobierno somocista, era tambin para
corroborar el derecho que pareca tener el Frente Sandinista
de Liberacin de seguir siendo el lder de la revolucin.
La narracin de cmo vivieron estas experiencias, ya como
actividades de lucha poltica dirigida, ya como estrategias
para sobrevivir la guerra, constituye el centro
significativo de los testimonios. Hasta ese momento,
aquellas mujeres no haban podido desarrollar una conciencia
feminista clara--como se la puede entender desde el punto de
vista de un moderno movimiento feminista. El suyo,
entonces, no es un testimonio que permita hacer un profundo

177
anlisis sobre los errores del sandinismo como sistema de
gobierno patriarcal.1
El sandinismo ofreca el nico proyecto de cambio hacia
un sistema gubernamental ms democrtico. En l se
respetaran, en principio, los derechos humanos bsicos que
podan garantizar una vida digna y que hasta entonces haban
sido violados sistemtica y extensivamente. El discurso
fundacional sandinista haba incluido a las mujeres en su
primer manifiesto programtico de 1969 y haba mostrado
preocupacin por sus intereses y necesidades al implementar
planes y programas dirigidos, especficamente, a solucionar
sus mayores problemas.2 Sin embargo, aunque se abrieron
posibilidades para que muchas mujeres participaran dentro
1 Los llamados estudios de gnero se iniciaron apenas
en 1975 con la Dcada de la Mujer. Con ellos se impuls, por
primera vez, una crtica formal, pblica y con apoyo
institucional, de la dominacin patriarcal en el plano
mundial. En Amrica Latina, los movimientos feministas
adquirieron fuerza en la dcada de los ochenta. Como ya se
vio, en Nicaragua, la primera organizacin de mujeres,
AMPRONAC, llamada luego AMNLAE, se organiz en 1977 desde el
sandinismo. La conciencia feminista estaba en ciernes en
esos aos.
2 La situacin de las mujeres dentro de la revolucin
nicaragense, segn Norma Stoltz Chinchilla, "contrasta con
la de la mujeres que Estados Unidos movilizara para la
industria de la defensa durante la segunda guerra mundial, a
quienes se les dijo que eran patriticas pero sustitutos
temporales de los hombres en guerra, y con la de las mujeres
de Algeria, quienes violaron las definiciones tradicionales
de ser mujer al pelear por la liberacin nacional." En
Nicaragua, por el contrario, a las mujeres se les dijo "que
tenan derecho a esperar que su acceso a las esferas
productiva y poltica [fuera] permanente y que su
organizacin [era] la garanta de su lugar en la revolucin"
(387-88) .

178
del nuevo gobierno, la tendencia general fue la del
retraimiento, tanto en los planes de apoyo, como en la
actitud de las mujeres. Durante la dcada de gobierno
revolucionario se manifest una lenta pero segura
desmovilizacin poltica de un gran nmero de mujeres. El
problema era, de acuerdo con Chinchilla, que las condiciones
de vida continuaban siendo un obstculo para la
participacin poltica de las mujeres ("Revolutionary" 373).
Sin recursos para aliviar la pobreza y el trabajo
domstico y en una situacin cada vez ms agravada por la
guerra, en 1984, "las mujeres enfrentaban mayores demandas
de su tiempo y contradicciones en su vida como nunca antes"
(383). No haba inversiones materiales destinadas
nicamente a hacer ms fcil su vida. Por el contrario, "su
trabajo se hizo ms difcil por el congelamiento de
salarios, la inflacin, la especulacin del mercado negro,
la escasez, la continua falta de cuidado infantil y materno,
y la persistencia del machismo" (383).
El desarrollo del feminismo en Nicaragua, sin embargo,
opina Chinchilla, se ha forjado con los esfuerzos de
feministas revolucionarias que hicieron de ste uno popular
y revolucionario (388) Fue revolucionario en la medida que
tuvo que avanzar en el debate sobre las contradicciones
entre clase y gnero, entre la produccin y la reproduccin,
entre las condiciones materiales y las polticas. Fue
popular, ya que estimul la participacin de mujeres de

179
todos los sectores sociales y conjug la lucha anti
patriarcal con la lucha de clases, por lo menos, al interior
del pas. En cuanto a la lucha hacia afuera--o sea, el
enfrentamiento de Nicaragua contra la agresin extranjera
por la auto-determinacin, la paz y el derecho a la
construccin del socialismo--, la cultura patriarcal fue la
que puso la cara ante el ataque militar de los contras,
apoyados por los Estados Unidos, una nacin tambin
patriarcal. La dinmica de la guerra, que alimenta la
vigencia de una dialctica patriarcal, permiti que en el
mbito pblico tanto como en el privado se "reprodujer [a]n
jerarquas, prcticas y concepciones patriarcales" (Lagarde
12). Adems, las polticas culturales e ideolgicas de una
sociedad que se desenvuelve en un ambiente de defensa ante
la agresin, tpicamente masculinista, no podan contribuir
a que la participacin de las mujeres marchara de acuerdo a
sus estratgias de emancipacin como el gnero oprimido.
Por esa razn, de acuerdo con Lagarde, aunque
se intensific y cambi cualitativamente la
participacin poltica de las mujeres estimuladas por
las transformaciones sandinistas, su limitacin
poltica se acentu al no modificarse las formas
culturales que "atan a la mujer a las obligaciones
domsticas y a la subordinacin que sobre ellas ejerce
el hombre a travs de las relaciones y de la dinmica
patriarcal del sistema" [sic] (12).
Los Testimonios v la Perspectiva Feminista
Los estudidos sobre la condicin de la mujer, desde una
perspectiva feminista, no deben limitarse a hacer una

180
crtica al patriarcalismo. Se deben estudiar tambin--
adems de las particulares formas de opresin que sufren las
mujeres--, las maneras como stas contribuyen a reforzar los
criterios discriminadores del gnero. En otras palabras, en
qu medida las mujeres, inconscientemente y por su
condicionamiento, continan apoyando el sistema patriarcal y
machista que las domina. Por ltimo, y no por eso de menor
importancia, constituye parte esencial del estudio de la
mujer la recoleccin de referencias positivas del manejo que
ella hacen del poder. Dentro de esa misma lnea, es
necesario recoger datos sobre cmo se involucran las mujeres
de sectores populares en el cambio social, para luego
contribuir en la reconstruccin de esa historia de su
participacin. En su estudio sobre mujeres y cambio social
en Amrica Latina, Elizabeth Jelin considera
crucial construir una micro-historia basada en la
coleccin de memorias populares y de memorias de los
actores mismos y de sus movimientos, los cuales tienen
mucho que ver con el proceso de establecer identidades.
Por la ausencia de mujeres en la esfera pblica y,
adems, porque hay pocas huellas del pasado de las
mujeres de los sectores populares, la reconstruccin de
la historia a travs de testimonios personales es una
prioridad (8).
La contribucin final de este trabajo es, en la lnea
de Jelin, recoger referencias positivas de la participacin
de la mujer en el cambio social. Dejar oir, en su propia
voz, cmo establecieron afiliacin con el sandinismo, cmo
sobrevivieron a la guerra, cmo mantuvieron lazos de
solidaridad y cmo compartieron intereses y problemas.

181
Como proyecto organizado y llevado a cabo desde el
poder, la recoleccin de una historia oral popular tena el
objetivo claro de recoger un discurso que contribuyera a la
consagracin del sandinismo como el grupo poltico e
ideolgico con mayor derecho a gobernar: en otras palabras,
era un acto de legitimacin. Las preguntas en la gua se
dirigan a corroborar la superioridad moral de los
sandinistas, que eran, no slo los guerrilleros y los
dirigentes, sino todo el pueblo que haba participado en la
contienda. Las mujeres cuyo testimonio se analiza en esta
captulo, haban participado en toda clase de actividades y
eran colaboradoras activas del Frente de Liberacin
Nacional. Fueron escogidas para hablar de la revolucin no
slo en razn de su abierta afiliacin con el sandinismo,
sino por el hecho de que constituan parte substancial del
grueso de la poblacin que testimoniara el desarrollo de la
lucha popular, bajo la direccin del Frente Sandinista de
Liberacin Nacional. En esa medida, la gua, sobre la que
se dio una introduccin general en el captulo anterior,3
est hecha con la idea de dirigir las respuestas de las
entrevistadas. Hay una clara manipulacin de la informacin
encaminada a resaltar las supuestas bondades del sandinismo
y sus seguidores. Del lado opuesto, sobresalen las
caractersticas negativas del enemigo, personificado en el
dictador Somoza y la Guardia Nacional.
3
Vense las pginas 164 y 165.

182
En la gua hay pocas preguntas sin implicaciones
ideolgicas o polticas. Preguntas uno y dos permitieron
ubicar el origen del entrevistado y su familia, su edad, su
posicin econmica y los trabajos u oficios desempeados.
La pregunta tres peda que se diera cuenta del terremoto de
Managua de 1972 y su influencia en la vida del individuo, de
la familia y de la comunidad. La pregunta cuatro pretenda
abarcar un periodo de la historia que poda remontarse al
tiempo pasado ms lejano que recordara la entrevistada, ya
que con ella se indagaba por la situacin econmica y social
"anterior a la revolucin". Despus de las preguntas cinco
y seis--que ya introducen la primera indagatoria sobre la
afiliacin del entrevistado con el Frente--las preguntas
siete a diecisiete, con excepcin de la diecisis, son sobre
Somoza y la guardia. En ellas se preguntaba sobre los
enfrentamientos, las muertes, los encarcelamientos, las
torturas y los robos cometidos por ellos contra la gente.
La preguntas diecisis y diesisiete cierran, en cierto modo,
el grupo de preguntas anteriores. De ah en adelante se
hablar casi exclusivamente del Frente y sus hazaas, de la
colaboracin que le prest la gente, de Radio Sandino, de
los Comits de Defensa Sandinista (CDC), de la muerte de
Pedro Joaqun Chamorro, de los trabajos y formas de
organizacin de la comunidad durante la guerra. Sobresalen
en ese grupo las preguntas veintiuno, sobre el papel de los
ricos y los sacerdotes: la veintitrs, sobre la huida de

183
Somoza, la veinticinco sobre la participacin de mujeres y
nios y la treinta y dos, que investiga sobre cmo vivieron
ellas el da del triunfo, el 19 de julio de 1979.
Las entrevistadas aparecen como figuras centrales
cuando se les pregunta sobre sus acciones individuales o
experiencias personales o de grupo. Los testimonios se
parecen, no slo por el formato a que fueron sometidos, sino
tambin porque como grupo, las mujeres vivieron situaciones
muy similares: la tortura y muerte de familiares, los
ataques de la guardia, los contactos con los guerrilleros,
los gestos de solidaridad y el trabajo de grupo.4 Por la
dependencia ideolgica con el sandinismo, por la carencia de
una conciencia feminista en las testimoniantes, por el
momento en que se recogen y su funcin legitimadora, en los
testimonios el concepto de nacin o comunidad no es otro que
el del sandinismo.5 El concepto de mujer coincide con el
tradicional de mujer al cuidado de los hijos y del hogar,
4 En una investigacin posterior, que se ample y
complete con nuevos datos, se podra responder a preguntas
tan interesantes como cul es la visin de la mujer sobre
la nacin? Hay una imagen clara de lo que es ser mujer?
Cul es el concepto de comunidad o de nacin? Cul es la
posicin de la mujer en la comunidad? Pero no hay espacio
dentro de esos testimonios para la realizacin de ese tipo
de anlisis. Es la tarea que se emprender en un futuro
prximo.
5 En el Programa histrico del Frente Sandinista de
Liberacin Nacional se habla del tipo de nacin que se
quera formar despus del triunfo revolucionario, en los
siguientes trminos: "el poder popular forjar una Nicaragua
sin explotacin, sin opresin, sin atraso, una patria libre,
progresista e independiente" (FSLN n.p.).

184
pero tambin deja ver la imgen de una mujer fuerte de mucha
iniciativa que no se siente vctima de las circunstancias y
que puede defenderse. Las diferencias en los testimonios
las marcan la variedad de experiencias que cada mujer pudo
haber vivido individualmente, en un momento determinado.
Hay, sin embargo, una lectura entre lneas que nos
habla de toda la fuerza, la entereza y la valenta con que
estas mujeres vivieron los conflictivos perodos del
desarrollo y la marcha de la revolucin, hasta su triunfo.
Esa es la que concierne a este trabajo, dado el inters
particular anunciado de contribuir en la tarea de reescribir
la historia del cambio social, incluyendo el punto de vista
de las mujeres de sectores marginales. No se puede
pretender reconstruir la "verdadera historia de la
revolucin nicaragense" con la versin de las mujeres. Lo
importante, en este caso, no es establecer la realidad del
referente y el grado de exactitud de la representacin del
mismo. Lo crucial es or la voz de estas mujeres e
imaginarlas como activas participantes del devenir social
que implic esa trasformacin radical que se dio a partir de
la revolucin sandinista de 1979. Es importante, de la
misma manera, aceptar su discurso como uno capaz de
reconstituir la praxis social de quienes en l se
reivindican; porque darles la palabra y or su voz, dentro
de los presupuestos religiosos y legales de los que surge el
testimonio, es creer en su verdad.

185
El testimonio de estas mujeres no necesita sustentacin
ni verificacin. Ratificarlo por medio de un discurso
elaborado por un intelectual letrado, ya sea historiador o
ya antroplogo, es aceptar una especie de legitimacin del
discurso interpretativo del "centro" sobre un fenmeno
vivido en el "margen," sobre el que dicho intelectual no
siempre tiene un conocimiento directo. Adems, la idea de
que se conoce mejor un objeto de estudio si se llega a l
desde fuera, con presupuestos de neutralidad y asepsia
cientfica, slo lleva a concluir que el modo de
conocimiento del sujeto marginal no tiene validez hasta
tanto sea sancionado por el "incontestable" del centro.6
De acuerdo con Walter Ong:
El conocimiento y el discurso salen de la experiencia
humana y la forma elemental de procesar la experiencia
humana verbalmente es dar un recuento de ella de la
manera como llega a ser y existir, inmersa en el
devenir del tiempo. Desarrollar una lnea de narracin
es una forma de dar cuenta de ese devenir (140).
Los discursos y las formas de narrar estn
inevitablemente formados por el lenguaje y la ideologa y
por eso son ficcionales, si no en intencin, por lo menos en
6 La contribucin de Taussig a los estudios
etnogrficos ha permitido que se valorice la capacidad del
sujeto marginal--en su caso, los shamanes de grupos
indgenas de Colombia--de controlar el pasado y definir su
historia estableciendo claras diferencias con las versiones
oficiales. Lo novedoso del trabajo de Taussig es que
permite ver la crtica que hacen las voces nativas de pases
perifricos sobre la sociedad capitalista. Vase Michel
Taussig, The Devil and Commodity Fetichism in South America.
(Chapel Hill, N.C.: U. of North Carolina P, 1980).

186
efecto. Pero si los productores de un discurso y sus
estrategias discursivas logran ser clasificados a travs del
anlisis, se puede establecer una relacin de los mismos con
la estructura de poder. En otras palabras, se puede leer la
ideologa y se pueden establecer conexiones con la
realidad.7 Adems, las posiciones ideolgicas, o las
producciones discursivas, tienen diferente valor y poder,
estn elaboradas con diferentes objetivos y bajo diversas
circunstancias.8 La intencin de algunos es la de dominar
(lenguaje e ideologa en el poder); la de otros es meramente
sobrevivir, identificarse, reconstituirse; como lo demuestra
el lenguaje primario, visceral, elemental de las
nicaragenses.
En opinin de Ileana Rodrguez:
7 En la introduccin a su estudio sobre lenguaje y
poder Fairclough afirma que "el ejercicio del poder, en la
sociedad moderna, se lleva a cabo cada vez ms a travs de
la ideologa, y ms particularmente a travs de los trabajos
ideolgicos del lenguaje." Aunque para l, el lenguaje no
es el nico medio usado para ejercer poder y control social,
el estudio de la ideologa a travs del lenguaje debe ser
una de las mayores preocupaciones de los estudios de las
ciencias sociales (2-3). En su captulo sobre el discurso
como prctica social, el autor hace nfasis en la forma como
el discurso est determinado por las estructuras sociales y
en cmo, de manera complementaria, el discurso puede
permitir la reproduccin de las estructuras sociales (40-
42) .
8 Para Bourdieu, el uso diferencial de una lengua se
da, ms bien, en base a una distribucin desigual del
capital lingstico, en la que juegan papel importante las
instituciones polticas y econmicas como el sistema
educativo y el mercado. Estos contribuyen a la construccin,
legitimacin e imposicin de la lengua oficial (Language 48-
9) .

187
Casi desde cualquier punto de vista que se les examine,
estos pensamientos, codificados en los textos
publicados, letras testimoniales recopiladas a lo largo
y ancho de la forma de tringulo equiltero que tiene
mi pas, poseen todos un valor extraordinario y fueron
y son la fuente del conocimiento de una realidad en su
primer momento de expresin. La voz de esta subalterna
qued as por primera vez registrada en masa. Hablamos
todas: las combatientes, las militantes, las
colaboradoras, las campesinas, las madres, las
cristianas, las obreras, las amas de casa, las
estudiantes, las cedesistas, las vendedoras del
mercado, las escritoras. Es a travs de todas estas
experiencias acumuladas que se empieza a componer
nuestro perfil (14).
La Temtica de los Testimonios
El captulo se va estructurar, de aqu en adelante,
alrededor de las categoras ms sobresalientes de unos
ncleos temticos identificados en el discurso de las
mujeres entrevistadas. La combinacin de todos los
testimonios recogidos se va a considerar como un cuerpo
discursivo. Los ncleos temticos se pueden clasificar,
globalmente, alrededor de tres macro-categoras. Estas son:
lugar, tiempo y personajes.
Hay, en varias preguntas, un criterio geogrfico que
indaga sobre el lugar donde estaba la entrevistada en los
momentos en que ocurrieron hechos histricos trascendentales
como los encuentros armados entre sandinistas y somocistas,
la muerte de figuras importantes, el da de la toma del
poder y un hecho de carcter no poltico, pero que afect la
vida social y agit la vida poltica del pas: el terremoto
de 1973. Como se puede ver, la categora tiempo est
estrechamente ligada a la de lugar. El criterio

188
cronolgico, visto en forma independiente, permite incluir
informacin de otro tipo como el momento en que se da inicio
a una situacin particular o la cantidad de tiempo que una
situacin o accin tomo lugar.
La categora "personaje" permite observar a los actores
sociales: a los individuales como Augusto Sandino, Anastasio
Somoza y Pedro Joaqun Chamorro entre otros; a los
colectivos como la guardia y sus aliados los somocistas, los
sandinistas y al pueblo, los nios, los sacerdotes;
finalmente, ellas mismas y sus familias. No menos
importantes son los temas que se derivan de estas tres
grandes categoras en razn de las conexiones que se
establecen entre ellos. Por ejemplo, cul es la relacin
que se establece con el lugar segn la actitud hacia el
mismo; qu tipo de reaccin tiene la gente hacia los otros
individuos del grupo; que reaccin se tom ante un hecho.
Hay, por ltimo, un grupo particular de temas, que aunque
relacionados con los anteriores, merecen ser tenidos en
cuenta separadamente. Son aspectos concernientes a una
situacin de crisis y son ms fcilmente relacionados con el
campo de las interpretaciones. Dichos temas son: la
represin, la lucha, la libertad y, en consecuencia, la vida
y la muerte.
El Lugar: Identificacin con el Entorno
Los testimonios que se escogieron para este estudio, de
entre los siete mil que posee el Instituto de Historia de

189
Nicaragua, fueron los recogidos en el departamento de
Estel.9 Estel est localizado en la regin llamada Las
Segovias, al norte del pas. Estel, la ciudad capital del
departamento, para muchos nicaragenses, jug un papel
importante en la etapa final de la revolucin sandinista.
"Estel Heroico", como la gente la llama comnmente, tuvo
que enfrentar tres insurrecciones contra la guardia de
Somoza. Una, en septiembre de 1978 y otras dos en abril y
julio de 1979.
Una de las caractersticas de la identidad cultural es
la apropiacin psicolgica del espacio. Es un proceso vivo
de identificacin que permite entender el lugar donde se
vive, para controlarlo y trasformarlo y, posteriormente,
asumirlo en la vida cotidiana. Hay, entonces, una estrecha
relacin entre la identidad cultural y la espacial.10
9 Para este estudio se escogi el anlisis de una regin
en particular, en vez de un estudio comparativo de varias
regiones. Este criterio de unicidad geogrfica e histrica,
permite hablar de los mismos lugares, los mismos
acontecimientos y los mismos personajes. Estel fue sugerido
por la directora del Instituto de Historia de Nicaragua,
Margarita Vannini, quien considera esa zona de inters para
cualquier investigador, por la riqueza de su acontecer
histrico, dada la conexin de esta parte del pas con la
trayectoria de Augusto Sandino y por la ya legendaria
combatividad de sus habitantes. La cantidad de cintas grabadas
en el departamento de Estel, segn los datos del IHN son: en
la ciudad de Estel, 821; en el municipio de Condega, 300; en
San Juan de Limay, 96; en Pueblo Nuevo, 66; en la Trinidad, 67
(Archivos del IHN).
10 Segn el antroplogo Julin Arturo, "la formacin de
la identidad es un proceso continuo pero desigual,
individual, aunque tambin de grupo, de barrio, de regin."
Para construir esa identidad hay una bsqueda, consciente e
inconsciente de objetivos, valores y experiencias comunes

190
Segn el antroplogo alemn Hans Haufe, "sin espacios
histricos, un pas se queda en lo abstracto, no adquiere
identidad. 1,11
Otra relacin importante a establecer, para comprender
el proceso de identidad/identificacin cultural-espacial, es
la asignacin de nombres a esos espacios que se consideran
propios o que son apropiados por un grupo, en procesos
violentos de invasin o posteriores a una guerra. En
Nicaragua, esta experiencia se ha vivido en dos ocasiones,
en menos de quince aos. Cuando los sandinistas tomaron el
poder, cambiaron el nombre de plazas, calles y escuelas.
Estos nombres fueron cambiados de nuevo por el gobierno de
Violeta Chamorro.
La identificacin de la gente con el lugar donde vive o
de donde proviene es expresada, en ocasiones, con cierta
facilidad. La gente habla de su tierra, su pueblo, su pas,
como lugares que le significan algo, con los que se
identifica. Adems, crea mitos en torno a ellos. Eso
valoriza su identidad. Si se proviene de un lugar
"agradable" y "bueno", se es bueno y agradable tambin. De
otra parte, un lugar es mejor que otro porque sus habitantes
han trabajado duro para que as sea.
La mayora de las mujeres entrevistadas cuenta que
Somoza dijo: "Si cae Estel, yo me voy." "¡Y se tuvo que
con qu identificarse (9,11).
ii
Haufe, Hans. Entrevista personal, 8 de marzo 1994.

191
ir!" agrega doa Dolores Zamora de Arrliga, de sesenta y un
aos, trabajadora de servicio domstico. Para doa Adela
Martnez de Ruz, maestra, de cincuenta aos, "Estel es mil
veces heroica." Doa Gloria Torres Hidalgo considera que
"Estel es la cuna del sandinismo." Y Berta Ligia Blandn
habla de la combatividad y sufrimiento del pueblo
esteliano.12 Esas son tres de las apreciaciones mticas
elaboradas en torno a ese lugar.
La liberacin de Estel y la huida de Somoza estn
relacionadas, como lo expresa doa Helena Flores de
Castillo.
Ese da nos dimos cuenta que Somoza se haba ido. ¡Nos
pareca mentira! . Ese da estbamos desayunando .
. el da de la virgen del Carmen . Nos pusimos a
pedirle que nos ayudara, para que esa situacin
terminara. Para que se fuera el hombre ese. Y ese da,
ese da yo me sent feliz, nos sentimos felices. Yo me
acuerdo de la gente que estaba refugiada en el Club
Campestre, la gente gritaba, la gente corra y todo el
mundo quera venir a ver a Estel, Pero no dejaron
entrar, porque todava haba peligro. Adems, pues, si
todava estaba tomado el comando y mandaron aviones. Si
el da anterior a que se tomaran el comando anduvieron
disparando ocho aviones en Estel y fue cuando
dispararon la bomba de 500 libras y con dos barriles
llenos de gasolina [pausa]. Para nosotros fue un da
feliz el 16 de Julio. Cuando nos dimos cuenta estbamos
completamente liberados.
Por un proceso de identificacin, como se dijo antes,
la gente de Estel se considera ms despierta y ms honesta
que la de otras regiones. Luisa Amanda Prez Gadea opina
12 Las citas que se dan de los testimonios no van a
tener paginacin por el hecho de que provienen de las cintas
magnetofnicas del Instituto de Historia de Nicaragua.

192
que "en Estel la gente se haba dado cuenta, desde hace
mucho tiempo, de lo que era el rgimen. En otros lugares --
San Juan del Ro Coco, por ejemplo--por corrupcin, la gente
ni se daba cuenta." As, Estel es un lugar que, gracias a
sus habitantes, est lleno de virtudes; adems es
considerada una de las ciudades ms hermosas de Nicaragua.
Su gente, por extensin--especialmente los pobres y los
sandinistas--, es poseedora de grandes cualidades. Por eso
cuando se habla del terremoto, Angelina Siles Cruz recuerda:
Yo estaba aqu cuando el terremoto. Aqu fue, delante
de estas calles de Estel. Estaba en un barrio que se
llama San Antonio. All yo ayud en lo yo que pude; un
seor, que all est todava, que es sandinista, Don
Enrique del Castillo, ese me daba a m el caf; una
arroba de caf, que tostara para darle a los
terremotiados, porque ah tuvieron las casas de campaa
en ese barrio, que ahora se llama el barrio . cmo
se llama ste que mataron? ¡Benito Escobar! All eran
las casas de campaa; all dbamos caf nosotros.
[Pausa; piensa] La gente no ayud, los ricos no
ayudaron! All, las cajas de galletas se bajaban de los
aviones --cerca de mi casa es la pista que bajaban los
aviones: bajaban papa, bajaron galletas, de todo . .
cobertores, [baja la voz] que despus yo los vi donde
las ricas cuando yo fui a hacer comida. Unos cobertores
que yo no los conoca. ¡Qu los iba a conocer! De dos
caras! [la voz ha subido de tono progresivamente;
expresa sorpresa]. Los hospitales no atendieron. A eso
vinieron esa gente all. Cuando los llamaron a
preguntar no atendieron en los hospitales absolutamente
a los pobrecitos. Gentes que vinieron. Y qu hicieron
las ricas de Estel? Eso se lo vivo diciendo yo: dieron
la ropa vieja de ellas y la ropa nueva, que vino nueva
de otros pases, la cogieron ellas. Comida no les
dieron. A los pocos das esa gente fueron a trabajar al
tabaco, a las fbricas para poder comer, porque a ellos
no les dieron provisiones, ni nada todo eso se lo cogi
Somoza.
La gente pobre, muy bien: dbamos posada a la
gente; fjese que nos pedan posada. Dbamos
posada a toda gente, ayudbamos la gente pobre, no
slo yo. All en ese barrio que yo viva, con un
pocilio, aunque fuera plstico, con cualquier

193
cosita se ayud. La gente pobre ayud a los
terremotiados; los ricos no. Los ricos ms bien
eran speros. Estas monjas fueron criminales. Una
se llamaba Sor Alicia y otra Sor Marta. Una de
Espaa y la otra era de Costa Rica. Mire que esas
mujeres, ¡qu ingratitud! Y ese hombre que les
cuidaba ese convento, ese hombre cmo se llamaba?
[piensa] ¡Gustavo Moreno! Y ellos, los
terremotiados vinieron--ordenaron que les dieran
el saln ah, como ese que tiene ese viejo ah,
entonces lo mandaron a cerrar. Despus lo abrieron
y mandaron a cerrar los inodoros. ¡Y l'agua?! Les
cortaron l'agua y la luz, en ese barrio Jos
Benito Escobar. Y digo yo: "¡qu van a hacer esa
gente con estar metidos en esa casa si les
quitaron l'agua?!"
La voz de esta mujer sube para expresar indignacin
frente a la actitud de los ricos. Igualmente, aunque con
una tonalidad diferente, para indicar alegra y orgullo,
cuando se habla de las acciones positivas de quienes
actuaron "correctamente". Para estas mujeres, cuya praxis
social ha sido la de las limitaciones y la falta de los
bienes necesarios para sobrevivir, reconocer la dificultad
que causa el vivir sin agua no puede verse como una
elaboracin discursiva de carcter ficticio o como
estrategia textual. No es una mera interpretacin ajena a
la realidad. Es una referencia concreta a la misma.
El Tiempo: La Historia Popular de la Insurreccin
Las apreciaciones del acontecer histrico--desde la
perspectiva del pueblo iletrado--, aunque con una base real,
como ya se anticip, tienen una buena dosis de un discurso
mtico social que ayuda a ordenar el pensamiento de los
actores sociales y que legitima, disciplina y afirma su

194
posicin y la de su entorno.13 Pero el modo de produccin
discursivo est marcado por las relaciones sociales y las
posiciones de clase y la memoria est delimitada por las
experiencias y las acciones de la gente. Entonces, si lo
que interesa es saber cmo vivi y particip en un hecho
histrico un sector particular, es necesario recuperar las
ideas que de ste tiene, por simples que parezcan. Por eso,
or a la seora Angelina Siles Cruz hablar de cmo haba
sido la situacin para los nicaragenses, antes del
sandinismo, es tan importante como la elaboracin terica
ms sofisticada sobre el mismo problema. Las dificultades,
dice, existieron:
para m, toda la vida. No es que fue de pronto que
se pusieron as. Todo el tiempo desde los yanques,
fue aquella gran opresin. Desde que yo ... la
opresin ha dilatado desde cuando yo tena catorce
aos. Hasta esta poca que tengo sesenta y un
aos; entonces, cunto dilat esta opresin?
Cincuenta y pico, cuarenta y pico. Cuando esa vez
se hizo el arreglo. Sandino hizo el arreglo . .
Moneada con los yanques; que vino la armada
americana; que Sandino dio la vuelta y pas por mi
casa con los veinticinco hombres para las montaas
y el ro Coco, para el Chipote. Yo tena catorce
aos. Despus la gran opresin que hubo con los
yanques que mataban la gente y ya hubo la
constabularia; y eso nunca se termin porque
13 El mito, segn Castoriadis, "es un modo por el que
la sociedad caracteriza como significacin el mundo y su
vida en ese mundo; de otra manera sus 'individuos' estaran
privados de sentido. Los mitos que una sociedad instituye
son cristalizaciones de significacin que operan como
organizadores de sentido en el accionar, el pensar y el
sentir de los hombres y las mujeres que conforman esa
sociedad, sustentando a su vez la orientacin y la
legitimidad de sus instituciones (en Fernndez, Las mujeres
18) .

195
despus ya qued la guardia en tiro. Despus de
esta cosa que ya lleg a ser presidente [se
refiere a Somoza]--que ya ve cuantos presidentes
hubieron, vinieron, se fueron y nada ms. Como ese
Moneada, que fue cuando engaaron a Sandino, y a
Sacasa.14 Despus, ya este infierno que qued
para siempre con Somoza.15 Entonces jams hemos
visto la luz clara, jams, hasta ahora, hasta hoy
que somos libres, completamente.
Aunque no hay un orden cronolgico, la mujer menciona
algunos de los episodios ms importantes de la historia del
movimiento sandinista en sus comienzos.16 La libertad de
que habla, ha sido un trabajo de mucho tiempo iniciado con
Sandino y completado en el presente por los sandinistas con
el apoyo del pueblo, como se ver en la mayora de
14 En el estudio de Donald Hodges sobre el sandinismo,
ese hecho histrico es referido de la siguiente manera: "El
golpe decisivo a la fe de Sandino en el liberalismo
nicaragense se dio en mayo de 1927 cuando lleg a los
cuarteles del ejrcito y el general Moneada trato de
persuadirlo para que se entregara. Entre las razones que
Moneada le dio para aceptar la paz estaba la de que Estados
Unidos quera terminar la guerra civil." Segn el autor,
Sandino consider el gesto como un soborno desvergonzado
(130-1).
15 En su trabajo sobre la protesta rural y la
conciencia poltica en la zona de Chinandega, al norte de
Nicaragua, Jeffrey Gould afirma: "Hasta la ltima dcada de
la dinasta, los Somoza fueron capaces de dirigir el aparato
represivo contra la oposicin poltica precisamente porque,
con la excepcin de un breve perodo en la mitad de los
cuarenta, a los anti-somocistas les faltaba una base dentro
de la masa de la clase trabajadora urbana y rural" (294).
16 Como se anot en el segundo captulo y de acuerdo
con Joanne Rappaport, la forma de hacer historia de los
pueblos no letrados no es, usualmente, cronolgica. "Sus
creadores yuxtaponen marcos temporales, omitiendo la
explicacin causal, abstenindose de narrar los hechos de
forma linear o localizndolos fuera del tiempo cronolgico."
Esto no quiere decir, aclara la autora, que ellos no tengan
una nocin de causa (11) .

196
testimonios. Trabajar por la causa sandinista, no haba
sido, para muchas mujeres, una decisin individual. Fue
algo sancionado desde el mbito familiar. La seora Siles
Cruz contina:
Te quisiera contar que desde que yo era chavala,
mis padres me metieron en esa doctrina. Desde que
mi padre fue amigo del general Sandino. Ellos
anduvieron todos con l. ¡Nunca fui partidaria de
los Somoza, jams en mi vida! Ni yo, ni mi
familia. Todo el tiempo nos creimos unos prfugos
que nos perseguan la ley de esa gente, ms,
cuando yo estuve presa tres meses en Quilal, en
ese combate donde particip mi sobrino, que yo lo
cri. [En voz baja]: Mat cinco guardias. Me
llevaron presa, me montaron en un caballo, aqu
tengo un hoyito. Y heridas mis piernas, me iba a
chiringuiar el comandante Salinas y el guardia que
me cuidaba iba abusar de mi pobre cacaste.17 Y
tres meses andaba con muletas. [Voz entrecortada]:
¡Y mi pobre hijito de cinco aos fue prisionero!
¡Despus de eso jams me he sentido bien!
Poder hablar de una experiencia personal con Sandino
es, de alguna manera, dar una gran validez a lo que se hizo,
por esa conexin con los orgenes, con la gnesis de ese
movimiento liberador. A la vez, se resalta la importancia
del hecho histrico, por la experiencia directa con el
mismo, ya que se quiere hacer nfasis en la funcin que se
desempea como testigo. Por eso, muchas de las mujeres ms
viejas afirman haber tenido conocimiento directo con
Sandino, lo que se podr apreciar en posteriores
testimonios.
17
Quiere decir que la iban a violar.

197
La muerte de Pedro Joaqun Chamorro, en enero de 1978,
marca un momento de recrudecimiento del fervor
revolucionario. Cndida de Rugama dice al respecto:
Eso fue una efervescencia, mejor dicho, porque
apenas muri Chamorro decan "¡ahora s todo el
mundo se va a unir con los muchachos, porque eso
ya se pasa!" . Como se ha dicho siempre que
ese asesinato fue mandado por Somoza. Primero
decan que era el viejo, despus ya dijeron que el
Chign pero siempre se lo han achacado a l,
entonces toda la gente estaba enfurecida, contra
ellos. Y all fue, pues, donde ya se fue haciendo
ms fuerte el movimiento. Tambin, porque ya toda
esta gente se sum a ellos, todos los que estaban
con los nimos desgastados, ve? Entonces decan
que haba que derrocar a ese presidente.
Sobre el enfrentamiento ms grande que se vivi en esa
zona antes de la toma del poder, la llamada "insurreccin de
septiembre"18 doa Elsa Espinoza recuerda:
El levantamiento fue enorme. Casi todo el mundo
particip en este sector. Habra algunas pocas
personas que no prestaron ayuda, como en realidad
se deba prestar, verdad? pero casi la mayor
parte, haciendo barricadas, prestando barras,
prestando palas, hablndole la una a la otra
cuando la guardia se acercaba a la esquina,
abriendo las puertas para que se metieran [los
muchachos] a media noche; por lo menos en la
guerra de setiembre, yo casi no particip en
cuanto a armas, pero por lo menos yo no dorm solo
un momento, porque yo le deca al que me conozca,
yo les deca a mis chavalos o a alguno de ellos
que si necesitan algo, que me vengan a llamar a
cualquier hora de la noche. "Se levanta?" S les
18 Despus del ataque al Palacio Nacional en agosto de
1978, se recrudece la represin somocista. El 29 de agosto
la ciudad de Managua es bombardeada y a raz de este hecho
en las ciudades de Estel, Carazo, Chinandega, Len y
Matagalpa, la poblacin civil se organiza, no slo para
defenderse, sino para atacar activamente a la guardia en lo
que se ha denominado "la insurreccin de septiembre" (Maier
111) .

198
dije yo. Cmo no. Con tal de que conozca al que me
hable. Y as vinieron varias personas a media
noche a tocarme la puerta. Yo me levant les abr
el portn. Me decan que queran comida para tres
cuatro personas, que queran un par de zapatos,
que no podan caminar porque los andaban rotos;
que les diera algo porque andaban algunas heridas.
Entonces yo los curaba, los limpiaba y despus ah
mismo les daba los zapatos, les aliaba la comida
en unos platos de cartn y los sacaba por el
patio, no los sacaba por la calle. Haba hecho dos
puertas al lado del patio, con unas bisagras y los
sacaba por el lado del patio, los iba a sacar con
un foco hasta el fondo del patio para que
salieran.
En abril de 1979 tuvo lugar la segunda insurreccin en
la zona norte de Nicaragua. Para muchas, fue tan importante
como la de septiembre, como lo explica la seora Reina
Rivera de Reyes.
En abril fue que entraron los muchachos y hicieron
un cerco en Estel. Que en Estel los tena
cercados la guardia. Entonces el Danto, Germn
Pomares, ¡cmo se le escap a semejante cerco de
la guardia!? ¡Y se salieron! Eso fue lo ms
exitoso verdad, que daba alientos de ver qu
decisin la de ellos.
Pero el da ms importante es el "glorioso da del
triunfo revolucionario." Corina Benitez lo recuerda no slo
como un da de gran felicidad, sino tambin como un da de
trabajo comunitario.
Haba poca poblacin porque todo el mundo se haba
ido para San Marcos, para la zona rural. Pero aqu
se celebr, se sali con una bandera--los pocos
que habamos--y tiramos consignas por toda la
ciudad; nios y todo. Nos tiramos a la calle, a
gritar, pues. Lo mismo se hizo el 16 de julio.
Porque nosotros estbamos pendientes de la Radio
Sandino, de toda la situacin como se iba
desarrollando. Y mirbamos que ya haba una gran
debilidad al haber el triunfo de Estel, que fue

199
el 16. Cuando cay Estel ya nosotros miramos que
realmente esto iba a su final y el 19 se celebr
de esa manera. Despus, con todos los compaeros
del campo se formaron trabajos voluntarios porque
la ciudad estaba completamente sucia. Haba
trabajos voluntarios de los campesinos y limpiaron
la ciudad. Ese da se dio una participacin total
de todos aquellos compaeros campesinos, una
integracin de trabajo. La comida: ellos traan
maz, traan frijoles aqu a los compaeros que
estaban aqu. Y limpiaron casi toda la zona de la
carretera tambin. Limpiaron. Y las casas donde
estaban, como haban quedado solas, tambin se
metan ah y limpiaban los solares y otros
compaeros que tenan vehculos se iban a botar la
basura a Siquiuna. Es decir aqul deseo de
trabajar para que cuando los otros compaeros que
vinieran, que estaban en Honduras, vinieran a
hallar limpia la ciudad.
Triunfar no era solo ganarle al enemigo, era
organizarse, ayudarse, tratar de presentar una imagen
limpia, digna de quienes, con tanto sacrificio, se haban
quedado a defender el lugar. Esto refuerza la nocin de la
apropiacin psicolgica del espacio como signo de
identificacin, de lo que ya se trat anteriormente.
Augusto Sandino v Anastasio Somoza:
Contraste v Contradiccin Entre Pasado v Presente
Sandino y Somoza, dos figuras igualmente fuertes pero
completamente opuestas, forman una constante en todas las
narraciones.19 Ellos son las representaciones
19 Rappaport, al hablar de los contrastes y
contradicciones entre el pasado experimentado y la
estructura del presente, explica el uso de "imgenes mticas
o cclicas para resaltar los 'huecos' en la memoria
histrica, enfatizan ms poderosamente la importancia del
pasado porque es ms fcilmente reconocible. Adems, al
reforzar la estructura repetitiva de los procesos
histricos, se conecta el pasado con el futuro, creando una

200
simblicas de lo positivo' y lo negativo, respectivamente,
dentro de su sistema de valores de interpretacin y
significacin.20 Estos universos de significacin, que dan
forma narrativa a los mitos, funcionan, en muchos casos,
dentro de esa bipolaridad de lo "bueno" y lo "malo". En esa
medida, en los discursos se articulan exaltaciones y
denigraciones en torno a las figuras simblicas. Con las
primeras se concede una superioridad moral al smbolo
central--Sandino, en este caso--y todo lo que se relacione
con l; las segundas, hacen nfasis en todo lo que pueda ser
presentado como negativo.
Veamos la apreciacin de la seora Helen Henderson de
Sarmiento cuando reflexiona sobre la poca somocista:
¡Tanto como recuerdo eso! Porque en realidad creo que
siempre es bueno para las nuevas generaciones guardar
algo para que sepan hasta dnde valoraban la vida de un
ser humano en Nicaragua en tiempos del rgimen de
Somoza. Porque todo esto es til para nuestra juventud
que va para arriba, y los que vendrn, de que se den
cuenta qu consciencia poltica tena nuestro pueblo
anteriormente. Hasta dnde llegaba su aporte para con
el campesino y el obrero; en que forma lo hacan
ganarse la vida. Tal vez y debido al inters y a la
miseria eran capaces de vender hasta su propia madre.
Todo esto, pues, fueron cosas dolorosas y lamentables,
pero hay que tener la fe en Dios. Porque nuestra
base firme para entender de dnde venimos y para dnde
vamos" (16) .
20 Como dice Duby, "la articulacin de las relaciones
sociales y su transformacin se operan en el marco de un
sistema de valores. En el interior de este sistema florece o
se desmorona la conciencia que la gente toma de la
comunidad, de la capa, de la clase de la que forma parte
("Historia social e ideologas de las sociedades." en Hacer
la historia. Tomo I. Barcelona: Ed. Laia, 1980) .

201
victoria no la tenemos todava. S, sacamos al hombre y
todo pero ahora tenemos que dar continuamente con los
enemigos, porque nuestra patria es acechada. Fue, es y
ser siendo acechada, dadas sus riquezas naturales que
tiene y dado que en realidad, un pas libre nunca deja
de tener enemigos, eso es mentira. Por eso el pueblo
debe prepararse militarmente, polticamente, para
poderse defender porque en nuestra patria, despus de
tantos miles de mrtires que hay y que cayeron en
combate, disminuy nuestro nmero de habitantes. Pero
los que quedamos, creo que tenemos fuerza todava para
defendernos, aunque sea hasta con piedras, pero no
dejar entrar al enemigo.
Como se puede ver, Somoza es presentado como el
responsable de la grave situacin de obreros y
campesinos.21 El sandinismo haba conformado una comunidad
moral con un lenguaje particular, en muchos casos
panfletario, que haca caracterizaciones de los enemigos y
los aliados y su manera de comportarse. Cuando se habla del
apoyo que Somoza tena en su tiempo, siempre se recuerda a
la guardia, a los ricos y, en ocasiones, a los Estados
Unidos. Ftima Segovia, por ejemplo, considera que "Somoza
tuvo una conducta tirnica. Se mantena por la ayuda
econmica y militar de los Estados Unidos.22 Se port de
21 Segn Yerkovich, los individuos dentro de una
sociedad, especialmente cuando son figuras destacadas en la
vida pblica, son objeto de una caracterizacin moral. Esto
implica que la gente desarrolle una opinin sobre los otros,
segn el conocimiento que tiene sobre ellos, adems de un
juicio de valor (6). Aquellos que comparten juicios
evaluativos sobre alguien o algo, forman lo que Bailey llama
"una comunidad moral" (7).
22 Carlos Vilas opina que la "conciencia nacional del
pueblo nicaragense" estuvo alimentada por unos componentes
anti-imperialistas y anti-dictatoriales, que desde comienzos
del siglo, se haban enraizado profundamente en la cultura
popular. Esto permiti que el FSLN canalizara a su favor el

202
una manera brutal con nosotros que somos el pueblo". Doa
Helena Flores de Castillo cuenta que:
no queramos or un disparo ms y se le tena
horror a la guardia, porque . sobretodo cuando
los guardias, a la hora de la operacin limpieza,
entraban a las casa de una manera brutal . .
Estando nosotros en la casa, entraron dos guardias
endemoniados, venan desorbitados y disparando
dentro de la casa.
Por su parte, la seora Mara Ignacia Gutirrez de
Hernndez recuerda:
A mi edad y lo tanto que he vivido, me parece que apoyo
[Somoza] no lo tuvo. Obligado el pueblo, s. Porque ud.
sabe muy bien que si uno no haca, el pueblo no haca,
lo que ellos decan, entonces ya no estbamos bien.
Terminbamos en una crcel tanto mujeres como hombres,
o desaparecamos.
Para ella, la fuerza ms grande que mantena a Somoza era su
ejrcito:
Ud. sabe muy bien que tena un ejrcito grande. Ese era
el apoyo. Aun los que vivamos, los hombres, los
hombres, eran obligados: cualquier cosa que se hiciera,
que lo siguieran, que participaran. Y si son las
mujeres que participaban en trabajos que pertenecan a
l, era lo mismo. Entonces, el se senta apoyado, pero
no era porque lo apoyaran de verdad sino porque era
exigido. Porque en ese tiempo era exigido todo. Yo
nunca en mi vida vot. Inscribirme? S. Porque era
necesario inscribirse. Pero, votar? En m edad yo no
s cmo es dar un voto. Ni por un lado ni por el otro.
Porque, me vas a dispensar, soy una analfabeta y mi
opinin ha sido que si no trabajabas, no comas.
Entonces, pues, y como no perteneca a ningn trabajo
de los que tena, pues, el estado, el ejrcito, me
apoyo de amplios sectores populares (The Sandinista 48).
Gould, por su parte, critica la simplificacin que l
considera central en el estudio de Vilas, en el que falta
una observacin ms detallada de los complejos procesos,
diversos segn la regin, que dan cuenta de la forma como
las clases populares llegaron a apoyar al FSLN (295) .

203
vala . [pausa; el tono de la voz indica
indiferencia]. Entonces, para qu iba a andar votando.
Yo no s nunca lo que es levantar mis pies para andar
[a votar], pero ahora, s. Porque ahora tenemos que
cuidar.
La relacin que se establece entre votar y cuidar da
una idea de ese proceso de aprender a construir un gobierno
ms democrtico y ms autnomo, por el que pasaron los
nicaragenses durante el perodo insurreccional y los
primeros aos de gobierno revolucionario. Durante el
perodo somocista, por el contrario, las elecciones eran
sinnimo de corrupcin, ya que el manejo del poder, en la
persona de las autoridades, poda controlar el sector de la
poblacin menos favorecido a travs de un trueque desigual:
su voto por unos pesos para sobrevivir. Este pasaje de
Luisa Centeno de Gonzlez ilustra bien esta desigualdad:
Apoyo? Por lo menos cuando las elecciones ellos [los
somocistas] eran los que trabajaban y los que agitaban
a la gente. Entonces la gente por humildad, por
sencillez, por la situacin ... A veces por los
regalitos que les daban. Mucha gente, que eran a veces
hasta diez de familia los que iban a votar, y eran
cinco pesos: cinco por diez ... y entonces, esa era
una de las maneras que lo apoyaban. Otra de las maneras
en que lo apoyaban era que cuando tena algn problema,
un pobre, pues, a quien se diriga primero era a los
coroneles, a los tenientes, a los allegados, pues.
Cul es el sentido de que un pobre, que en calidad de
pobre, iba a ir en contra de esa gente? Estuviera o no
estuviera el delito oculto siempre el que sala bien
era el patrn, el rico, el bandido que siempre tena el
acercamiento con ellos.
Aunque no lo califica como un sistema de dominacin y
chantaje, lo que dice esta mujer revela que exista un

204
sistema que permita manipular la nada-bien-constituida
posibilidad de elegir.
A la negativa imagen de Somoza se contrapone la de
Sandino, que es tambin la de un hombre fuerte. Sandino fue
el hombre capaz de organizar la resistencia contra la
invasin norteamericana, como se puede or en la versin de
Angelina Siles. Despus de referir una larga ancdota sobre
cmo fueron llevados a una trampa los soldados de Estados
Unidos, entre risas comenta:
Los yanques eran bien confiados, fueron a traer
las naranjas y en seguida los atacaron. Ah
murieron veinticinco yanques y uno lo colg
Sandino en un palo ah. Yo conozco el palo de
hule, porque yo viva ah. Entonces Sandino mand
a un hombre a Jinotega: le troz la cabeza a un
americano, le puso un letrero en la frente y lo
fue a poner al comando de Jinotega, con un letrero
que deca "A diez centavos vendo cabeza de
americano." Los yanques vieron aquello. "¡Qu
barbaridad!" dicen. ¡Cmo le trozaron la cabeza y
cmo ellos le tienen un gran miedo al arma blanca!
--Bueno, ¡ese combate fue brbaro!
Pero Sandino no estuvo solo, hombres de tanto valor
como el suyo hicieron parte de sus tropas, hombres de los
que poco se hablaba al momento del triunfo. Al respecto,
Angelina Siles observa:
Las cosas que yo oi mencionar, ya ni se mencionan.
Ahora mencionan de Carlos Fonseca y aquellos
nuevos, pero de aquellos viejos, nadie los
menciona ya. Hay unos que no sabe nadie todava,
ve? Pongamos, usted ha odo hablar de Enrique
Farfn que muri en el Alto. Pongamos cuando los
Mollejones, que hubo combate ante Jinotega, all
muri un muchacho Casco. All andaba. Ahora que yo
estuve en Jinotega andaba un turco que estuvo en
la guerra: Josafat. Josafa, no s cmo se llama.
Haba andado por all en Jinotega en cuatro pies,

205
all le quebraron la columna, all lo masacraron.
Y as cuntas personas yo s de aquel tiempo. Yo
no recuerdo bien. Es que a m me dio una
enfermedad que se llama amnesia. Este . Rulfo
Marn poco oigo hablar del general Rulfo Marn. Y
as muchos se han olvidado de viaje. Viejos
sandinistas que pusieron su pecho al frente . .
Porque Rulfo Marn intent meterse a Ocotal. Y fue
mucha la imprudencia porque eso estaba llenito de
americanos. Acurdese que en los encuentros de
Pacho Madrigal sale Colindres;23 esos peliaron
ah. En ese combate muri Rulfo Marn.24 Yo
conozco el lugar porque mi mam era de las
Segovias. All present un gran combate Sandino,
all mat muchsimos yanques. S.
La historia de la liberacin de Nicaragua, entonces, no
es producto de las acciones de un solo_ individuo, ni de una
lucha reciente. Es el trabajo de muchos y de mucho tiempo.
Colectivizar a los actores sociales es inevitable.
Los Ricos y los Pobres: Proyeccin y Continuidad del
Somocismo y el Sandinismo
El somocismo es la corriente opuesta al sandinismo.
Conjuga las posiciones ideolgicas, polticas y culturales
de quienes estaban a favor del dictador Anastasio Somoza.
23 En la seleccin bibliogrfica del Pensamiento
poltico de Sandino se habla del general Juan Gregorio
Colindres, quien hizo parte del Ejrcito de la Soberana
Nacional de Nicaragua y "fue comandante de la columna nmero
cuatro, que oper en Somoto, Ocotal, Quilal y el Jcaro; y
luego en Chinandega, Len y Estel. Se hizo proclamar
presidente provisional de Nicaragua en noviembre de 1932 y
fue desarmado y reconcentrado por Sandino" (639).
24 En la seleccin bibliogrfica mencionada en la nota
anterior se habla de Antonio Marn en los siguientes
trminos: "Combatiente sandinista destacado desde los das
de la Guerra Constitucionalista. Comanda una columna en la
toma de Jinotega (28-3-1927) y participa con arrojo y
valenta en el ataque y toma de Ocotal (16-7-1927) en donde
cae combatiendo heroicamente." (644).

206
La asociacin ms frecuente que se hace de los ricos es con
la figura de Somoza. Los pobres se identifican, ms
fcilmente, con el sandinismo. Lo que subyace en cada uno
de estos grupos es la dominacin y la resistencia,
respectivamente.
Segn la mayora de los testimonios, solamente la clase
adinerada relacionada con el poder prest su colaboracin al
dictador. La amenaza planteada por el cambio
revolucionario no era a unas instituciones de gobierno que
representaran la solidez de una democracia encabezada por
Somoza, sino a un grupo de personas que eran dueas de gran
cantidad de bienes. La guerrillera Mariana Jonus Blanco
comenta dos de las actitudes ms frecuentes entre la gente
opuesta al cambio. Ellos:
mientras haba esperanza, apoyaron a Somoza, luego
una vez que vean que la causa estaba perdida,
sacaron sus bienes del pas, huyeron ellos mismos,
sacaron a sus familias. Su participacin a favor
de Somoza fue muy activa, pues. En algunos casos
fueron bastante solidarios, prestaron sus casas
para cuarteles, sus fincas para que se
convirtieran en centros de tortura.
Durante la insurreccin, "los ricos, capitalistas y
burgueses," como lo expresa Rosario Altamirano, reaccionaron
de maneras diversas
Unos, como Ren Molina qu hicieron? Salirse muy
tempranamente a montar una oficina en Miami y
quedarse all y no regresar, porque vieron que el
pueblo ya no les iba a tolerar una cosita ms.
Ellos vieron que de la que vena no se iban a
salvar y, entonces, a tiempo se fueron. Otros que,
dependiendo del nivel de explotacin, de las
cuestiones que ellos tenan pendientes, se

207
quedaron y todava se encuentran aqu. Unos, se
van dejando asimilar por el proceso; otros,
todava se demuestran reacios y quisieran volver
al pasado, pero ellos ven que aqu no hay vuelta
de hoja, pues que aqu se dan pasos cada vez ms
firmes para consolidar el poder popular, para
favorecer cada vez ms a los explotados, a los que
por todo el tiempo estuvieron oprimidos, y
entonces, no les va a quedar ms remedio, pues,
que ir viendo: o se dejan asimilar o tendran que
irse del pas, en un momento determinado, a ver
dnde explotan, a ver qu pueblo se deja explotar.
Llama la atencin en estos testimonios el tipo de
lenguaje. Palabras como "opresin", "explotacin",
"pueblo", "liberacin", "operacin limpieza",25 "poder
popular", indican una formacin poltica e ideolgica
especficas; no son parte del vocabulario cotidiano de
mujeres y hombres de educacin limitada.
El sandinismo se haba generado y se estaba
desarrollado desde haca cincuenta aos. A travs de las
palabras de las mujeres se observa que ya haba un cierto
25 Hay una ancdota sobre el desconocimiento del
significado de esta expresin, que vale la pena referir.
Cuenta la seora Antonia Iras de Rodrguez. "Poco ms o
menos ya desde abril, que se dio la insurreccin en Estel,
cuando sacaron a Germn Pomares, entonces la gente lo
sigui. Nosotros nos informbamos y por el radio oamos que
toda la gente iba detrs del Frente Sandinista huyendo
porque la vez pasada, la guerra de septiembre, en la
limpieza todos los que se quedaron los mataron, los mat la
guardia. Y le voy a platicar una cosa, en ese tiempo yo
crea que la limpieza que hacia la guardia era recoger los
muertos de las calles. Entonces le digo a un hijo mo, a
Luis: "Ya gracias a Dios estn haciendo la limpieza,"
dijeron. Entonces me dice "qu cree usted que es la
limpieza?" Y entonces le digo, "estn recogiendo los muertos
de la calle, no?" "No mam, --me dice-- estn matando los
que han quedado." Entonces se iba agravando ms aqul odio
para la guardia.

208
consenso discursivo. Se haba constituido en un sistema
ideolgico alternativo, que permita la creacin de una
nueva identidad. Para entender la fuerza del sandinismo hay
que hablar sobre su origen. La seora Adela Martnez de
Ruiz refiere:
Usted sabe que todo tiene su proceso, verdad? Ud.
sabe que ... un nacimiento, dira yo, una luz
para el pueblo, ese fue el principio, la tarea que
aos atrs un hombre haba trazado para el pueblo.
Y que los recuerdos nadie los puede borrar. Los
recuerdos de quien quiso sembrar la esperanza o
mejor dicho la sembr, en ver a su patria libre,
soar con un continente libre, porque el no era
egosta. Ese fue el general de hombres libres, el
general Csar Augusto Sandino, el que principiara,
pues. Continu Carlos Fonseca y a travs de tantas
dificultades, tanto principiar y volver a
principiar hemos visto que el Frente Sandinista ha
sido el nico que pudo terminar con la lacra que
estaba emborronando las pginas de nuestra
historia.
Esta ideologa alternativa--aparentemente a favor de
una causa que ayudaba a la reconstitucin del sujeto
marginal--, permita una identificacin idealizada del mismo
con un programa de reivindicacin que ofreca una
posibilidad de cambio. Es una trasformacin expresada
metafricamente como un nacimiento, como una luz. Por eso,
en el testimonio anterior y en el de doa Ignacia Gutirrez
de Hernndez, para hablar del sandinismo hay que ir a sus
races y hablar de la superioridad moral de su fundador con
la que se identifican sus seguidores:
Hace tantos aos, verdad? Seguramente yo estaba
chiquita cuando mataron a Sandino. Y Sandino
quera la libertad de Nicaragua. Y por eso muri,
por la traicin que le hicieron, verdad? Entonces

209
el Frente Sandinista es la misma meta de Sandino:
libertar Nicaragua. No manejarlo de avisado; tener
una libertad. Entonces yo, bajo de mi ignorancia,
eso es lo que yo pienso. Estos hombres luchan, dan
la vida, duran tanto tiempo enmontaados . .
[cambia el tono de voz], porque esta lucha parece
que hace como treinta aos que la tienen estos
jvenes. Y ah fue donde yo fui sacando
conclusiones. Fue ponindome que estos hombres
aguantaban necesidades, hambre, lluvia, en esas
montaas. Que cmo estaban martirizndose por los
dems. Entonces yo fui sacando conclusiones y
pensando en la noche, deca: "pobrecitos cmo
luchan ellos por nosotros." En esta forma fue que
mi cabeza fue cogiendo amor para esa gente. Porque
al principio deca: "¡Ay Dios mo, si andan con
eso van a ver la mortandad de gente! ¡Van a matar
a mis hijos!" No pensar en los dems. En el
egosmo de uno. En uno mismo, en m misma, en mis
hijos. Una idea que ms bamos a vivir, no en el
tiempo de esclavitud, sino el tiempo de libertad y
que ellos tenan que lograrla. Bueno, dirn que
soy una vieja fantica, una vieja tonta, pero yo
todo el tiempo, desde que principi la lucha, he
rezado el rosario para que el Seor y la Virgen
los protegiera a ellos.
Las acciones concretas que realiz el sandinismo,
despus de la toma del poder, permitieron que la gente se
reafirmara en su apoyo al mismo. Esto se puede ver en las
palabras de doa Herminia Merln Olivera cuando compara la
actitud de los sistemas frente a la educacin. Durante el
gobierno de Somoza, dice:
[era normal] por ejemplo, que un padre de familia
no mandara a su hijo a la escuela, para que no
supiramos nada, que todos furamos analfabetos.
¡Encantado de la vida! Porque una persona que
sabe, se le quita aquella venda; porque ya va
comprendiendo. Por ejemplo, lo que est haciendo
el gobierno ahorita, de reconstruccin, es una de
las cosas ms grandiosas: la alfabetizacin.
Porque, por ejemplo, ya en Nicaragua no van a
haber analfabetos que es una de las cosas ms
grandes que puede haber hecho.

210
Haber conocido a los sandinistas es motivo de orgullo
para la mayora de las entrevistadas, como se anticipo. Le
da una dimensin especial a sus vidas. Es parte del proceso
de identificacin con el sandinismo, del que se habl antes
--en este caso con el grupo y las figuras ms importantes
que protagonizaron la liberacin de Nicaragua. Por eso
Adela Martnez de Rui