Citation
Informe de la administracion provisional

Material Information

Title:
Informe de la administracion provisional
Uniform Title:
Report of provisional administration
Alternate title:
Informe de la administración provisional
Creator:
Cuba -- Provisional Governor (1906-1909 : Magoon)
Language:
Spanish
English
Physical Description:
1 online resource ( volumes) : plates, tables ;

Subjects

Subjects / Keywords:
Cuba ( lcsh )
Politics and government -- Cuba -- 1906-1909 ( lcsh )
Cuba ( bidex )
Política -- Cuba -- 1906-1909 ( bidex )
Gobierno -- Cuba -- 1906-1909 ( bidex )
Genre:
non-fiction ( marcgt )

Notes

General Note:
At head of title: República de Cuba.
General Note:
Includes departmental reports.
General Note:
Published also in English.
Statement of Responsibility:
por Charles E. Magoon, governador provisional.

Record Information

Source Institution:
Center for Research Libraries
Holding Location:
Center for Research Libraries
Rights Management:
The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. This item may be protected by copyright but is made available here under a claim of fair use (17 U.S.C. §107) for non-profit research and educational purposes. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions requires permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact Digital Services (UFDC@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
867782010 ( OCLC )
ocn867782010

Full Text

















This volume was donated to LLMC to enrich its on-line offerings and
for purposes of long-term preservation by

Center for Research Libraries













* . . : 4 .




REPUBLICA DE CUBA









INFORME DE LA ADMINISTRACION PROVISIONAL



DESDE 13 DE OCTUBRE DE 1906



HASTA EL 19 DE DICIEMBRE DE 1907 POR




CHARLES E. MAGOON,


GOBERNADOR PROVISIONAL.









HABANA

IMPRENTA Y PAPELERIA DE RAMBLA Y BOUZJL
OBISPO NUMBERS 33 Y 35
1908-,























TABLA DE MATERIAS

Pigina

Origen y "status" legal de ]a presente Administraci6n .......... 3

Situaci6n Politica ........... .......................... 6

Causas de la Revoluci6n ........ .................. 6
Intervenci6n: Se establece la Administraci6n Provisional. 7 Eleeciones: Fraudes electorales ....... .............. 9
Creaci6n del Comit6 Liberal ....... ................ 17
Guardia Rural ....... ....................... ....18
Suspensi6n del Congreso. Ejereicio de los poderes legislativos por el Gobernador Provisional ............. ...21
Promulgaci6n de leyes para que los preceptos de la Constituci6n surtieran efecto .... ................. ....21
Comisi6n Consultiva ...... .................... ... 22
Aplazamiento de las Elecciones ..... .............
Registro de Electores ................. . 24
Censo ......... ............................ ... 27
Partidos Politicos. Su organizaei6n actual ......... ... 29
Derecho de sufragio k favor de los extranjeros residentes
en el pals ....... ....................... ....31
T-erminaci6n de la Administraei6n Provisional .......... 33

Situaci6n Econ6miea ........... .......................... 38
Agricultura, Industria y Comercio ...... ............. 38
Intereses comerciales ...... .................... ... 43
Sanidad ......... .......................... ... 47
Mejoras necesarias en los medios de transporte .......... 50
Construcci6n de carreteras. Sus efectos para la tranquilidad
pdblica y en el comercio .... ............... . . 52
Atenciones y mejoras pdblicas .... ............... ... 54
Auxilios A los Municipios ..................... ....54
El Comercio y la Industria .... ................. ....56
Liquidaci6n de obligaciones privadas del agricultor ........ 56 Nombramiento de la Comisi6n Consultiva Agraria ........ 62 Prdstamo de $5.000,000 A los Bancos ..... ............ 63
Huelgas ........ ........................... ... 66
Rompe-huelgas ....... ....................... ....70

Situaci6n Legislativa ......... ......................... 7
Poder Judicial ....... .................... ....
La Judicatura ....... ....................... 71
Poder Legislativo ...... ......................... 72
Legislaei6n necesaria ...... ................... 3










PAgina

Asuntos Varios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
Compra de bienes de la Iglesia ...... ............... 84
Nombramiento do una Comisidn para resolver sobre los dafios
causados por la Revoluci6n do 1906 ............. ... 86
Costo de la Revoluci6n de 1906 ...... ............... 88
Ej6rcito de Pacificaci6n do Cuba. Tropas de los Estados
Unidos ....... ......................... ...90
Conflicto entre la Policia Municipal de Santiago y marineros
del barco de guerra de los Estados Unidos 'Tacoma'. 92
Bandidos ........ ......................... 93
Conspiraci6n Mass6 Parra ...... .............. . . .

Sitoacidn Administrativa ......... ....................... 97
Secretarias de Despacho. ......................... ..97
&ecretaria de Estado y Justicia .................. ....99
do Gobernaci6n ..... .................. ..101
, le Hacienda ..... ................... ...104
-de Instrucci6n Pfiblica ................. ...107
,, de Obras Pdiblicas ..................... ...109
,, de Agrioultura, Industria y Comercio .......... 113
Departamento de Sanidad ..... ................. ...114
Fuerzas Armadas ........ ....................... 116

Conclusi6n .......... ............................ . 120

Ap6ndice "A "-Informe de la Secretaria de Estado y Justicia... 123
(a) Informe del Consejero. ........ 125
(b) Informe del Jefe interino del Departamento de Estado .............. ...147
(e) Informe del Jefe interino del Departamento de Justicia .... ............ 187
Apdndice 'B' -Tnforme de la Secretaria de GobernaciD .... ...239 Apdndice "C".-Informe de ]a Secretaria do Hacienda ......... 291
Apdndice "D"'.-Informe do ]a Secretaria do Instrueidn Pfiblica. 315 Apdndice 'IE ".-Informe de la Secretaria de Obras Pfiblicas. . . 361 Apdndice I"F''.-Informe de a Secretaria do Agricultura, Industria y Comercio ..... ................... ...409
Ap6ndice ''G".-Informe del Departamento de Sanidad ......... 463
Ap6ndice"H".-Informe del Comandante Genera. do las Fuerzas Armadas de Cuba .... ............... ...505
Ap6ndioe 'I".-Informdedo la Junta de Auxilios 6. los Municipios por el Estado ..... ................... ..567






















INFORME DEL GOBERNADOR PROVISIONAL




















Habana, Cuba, 1? do Diciembre do 1907.


SERO&:

Tengo el honor de elevar A uste'd los informes anuales que los Secretarios interinos de los distintos Departamentos del Gobierno de Cuba, presentan al Gobernador Provisional.
Aprovecho esta oportunidad para presentar i usted asimismo una memoria de la labor de la Administraei6n Provisional en el gobierno de Cuba durante el periodo que he ocupado el cargo de Jefe Ejecutivo del mismo.
Los acontecimientos que trajeron y demandaron el establecmiento de la Administraci6n Provisional son ya sucesos bien conocidos del dominio de la historia y ampliamente di6 usted cuenta de ellos al Presidente de los Estados Unidos durante la 6poca que fu6 usted Gobernador Provisional de Cuba, y, por tanto, no es necesario narrarlos de nuevo.
Si es oportuno en estos momentos, echar una mirada retrospectiva A los origenes y situaci6n de la presente administraci6n del Gobierno de Cuba.
Como resultado de la Guerra que por su Independencia sostuvo el pueblo cubano y la Guerra Hispano-Americana, ces6 en Cuba la soberania espafiola y se estableci6 el gobierno militar. Llegado el tiempo de retirarse el gobierno militar y establecerse la nueva Repfiblica de Cuba, haciase necesario obtener de los Gobiernos extranjeros el reconocimiento de la soberanfa independiente de la nueva Repfiblica y el consentim;outo de esos gobiernos h admitirla en la familia de las Naciones con igualdad de derechos en sus relaciones internacionales. Seguidamente los Estados Unidos reconocieron la conveniencia de garantizar la conservaci6n de la independencia de Cuba, el









mantenimiento de un gobierno en la Isla capaz de dar debida protecci6n A las personas, propiedades y A la libertad individual y de cumplir las obligaciones impuestas por el Tratado de Paris.
El asunto fu6 presentado A la Convenci6n Constituyente cubana, que se hallaba A la saz6n reunida, adopthndose como parte del C6digo fundamental, lo conducente A la realizaci6n del objeto deseado. Esta relaci6n establecida entre Cuba y los Estados Unidos en nada limita su soberania 6 independencia; es la piedra angular que sirve para proteger y sostener su soberania 6 independencia; es la garantia con la cual la Repfiblica Cubana asegura su igualdad de derechos y privilegios en el concierto de las naciones.
Establecida la Repfiblica de Cuba y reunido el Congreso Cubano, los preceptos de la referida Constituci6n, y los otros acuerdos contenidos en forma de Ap6ndice d la misma, fueron ineluidos en un Tratado con los Estados Unidos celebrado de acuerdo entre el Congreso Cubano y los Poderes contratantes de los Estados Unidos. Por 61, los Estados Unidos aceptaron las facultades que les otorgaba la Constituci6n Cubana y se comprometierou al cumplimiento de la obligaci6n. La Revoluci6n de 1906 di6 ocasi6n A que los funcionarios del Gobierno de Cuba sobre quienes pesaban las responsabilidades del poder y de su cargo, lamaran A los Estados Unidos A desempefiar la obligaci6n y h ejercer la autoridad antes mencionada. El Presidente de la Repfibliea de Cuba apel6 al Presidente de los Estados Unidos para quo desempeflara la obligaci6n del Tratado. Los Estados Unidos respondieron al llamamiento. El Presidente Palma, el Vicepresidente M6ndez Capote y el gabinete en masa renunciaron, y se disolvi6 el Congreso. Evidentemente, lo primero que habia que hacer era proveer A la administraci6n de los asuntos del gobierno y de ese modo mantener la existencia del Gobierno Cubano hasta que las vacantes causadas por las renuncias pudieran ser cubiertas. Trat6se de proveer dichos cargos por acto del Congreso cubano, pero no pudo lograrse quorum. El gobierno tenia que ser iadministrado y por ello tuvo que establecerse una administraci6n provisional. El Gobierno no se cambi6, sino quo continu6 en toda su fuerza y efecto, ejerciendo su misma soberania y manteniendo completa independencia. En Cuba hay una Administraci6n Provisional, pero el Gobierno continfa siendo el de la soberania independiente de la Rep-iblica de Cuba.









La indole y el alcance del Gobierno Provisional quedaron defini'dos en la proclama del Secretario Taft que lo estableci6:

"Al Pueblo de Cuba:

"El no haber el Congreso tomado acuerdo en euanto A la renuncia irrevocable del Presidente de la Repiblica de Cuba, 6 elegido un sustituto, deja este pais sin gobierno en una 6poca en que prevalece gran desorden, y se hace neeesario, de acuerdo con lo pedido por el Presidente Palma, que se tomen las medidas debidas, en nombre y por autoridad del Presidente de los Estados Unidos, para restablecer el orden, protejer las vidas y propiedades en la Isla de Cuba 6 islas y cayos adyacentes, y, con este fin, establecer un gobierno provisional.
"El gobierno provisional establecido por la presente, por existird el tiempo que fuere necesario para restableeer el orden, la paz y la confianza pfiblica, y una vez obtenidas 6stas se celebrarhn las eleeciones que sean necesarias para determinar las personas A las cuales deba entregarse de nuevo el gobierno permanente de la Repfiblica.
"En lo que sea compatible con el car~cter de un gobierno provisional, establecido bajo la autoridad de los Estados Unidos, 6ste serh un Gobierno Cubano, ajustindose en lo que fuere posible, 6 la Constituci6n de Cuba. La bandera cubana senarbolarA, como de costumbre, en los edificios del Gobierno de la Isla. Todos los Departamentos del Estado, los Gobiernos Provinciales y municipales, ineluso el de la Ciudad de la Habana, funcionarA en igual forma que bajo la Repdiblica de Cuorden y en nombre del Presidente de los Estados Unidos, s6lo ba. Los tribunales seguirdn administrando justicia; y continuaren en vigor todas las ]eyes que no sean inaplicables por su naturaleza, en vista del cardcter temporal y urgente del gobierno.
"El Presidente Roosevelt ha anhelado obtener la paz bajo el Gobierno C'nstitucional de Cuba y ha hecho esfuerzos inauditos por evitar la presente medida. Demorar m6s, sin embargo, seria peligroso.
"En vista de la renuncia del Gabinete, hasta nuevo aviso los Jefes de los diferentes Departamentos se dirigirin d nii para recibir instrueciones, incluso el Mayor General Alejandro Rodriguez, Jefe de la Guardia Rural y demis fuerzas regulares del Gobierno, y el Tesorero de la Repdblica General Carlos Roloff.
"Hasta nuevo aviso, los Gobernadores Civiles y Alcaldes tambi6n se dirigir6n h ml para recibir 6rdenes.









"Pido A todos los ciudadanos y residentes de Cuba me apoyen en la obra de restablecer el orden, la tranquilidad y la confianza pihblica.
"Habana, Septiembre 29 de 1906.

(Firmado.)-WM. H. TAT,
Seoretario de la Guerra de lo8 Estados Unidos, Gobernador Provisional de Cuba".

La mayor parte de los asuntos que debian ser tratados por el Gobierno Provisional puede dividirse en la siguiente forma: Politicos, Econ6micos, Legislativos, Miscelfinea y Administrativos.

SITUACION POLITICA.

Durante la administraci6n del Presidente Palma existian
CAUSAS tres partidos politicos: El Partido MoDE LA REVOLUCION. derado (que primero se llam6 Partido Republicano), el Partido Nacional, y un Partido pequeflo, Independiente Radical. Cada uno de estos partidos estaba formado, en gran parte, de grupos con sus jefes reconocidos; es decir, la adhesi6n personal A un jefe natural. Durante mks de tres afios el Presidente Palma rehus6 afiliarse A ninguno de estos partidos y trat6 de distribuir los cargos y los beneficios de su gobierno de una manera igual 6 proporcionada entre unos y otros. La lucha entre estos partidos por la supremacia politica hizose cada vez mAs activa. Los mayores esfuerzos de cada partido se encaminaban A predominar en el Congreso y esta rivalidad dificultaba la acci6n legislativa, aun con respecto A las leyes cuya necesidad mfis se sentia. La Constituci6n de la Repfibliea de Cuba requiere no s6lo al reunirse el Congreso, sino tambi6n al abrirse cada sesi6n diaria, la asistencia de los dos tercios del nfimero total que lo constituye. No se habia adoptado ninguna medida para hacer forzosa la asistencia de los miembros del Congreso, y por tanto nada era mfis fAcil que imposibilitar la obtenci6n de quorum. Buscando un remedio h este mal. el Presidente Palma determin6 afiliarse al Partido Moderado, esperando que, con la ayuda del poder de la rama Ejecutiva, obtendria dos tercios, , mis, del Congreso en quienes poder des-









camsar para lograr la promulgaci6n de leyes y medidas que estimaba esenciales 6 convenientes. Los Nacionales formaron entonces coalici6n con cierto nfimero de Moderados desafectos, constituyendo el Partido Liberal, al que se unieron los antiguos radicales. Varios jefes Nacionales rehusaron, sin embargo, entrar en la combinaci6n, manteniendo organizaciones independientes y conservando !a antigua denominaci6n de "Nacionales". Al afiliarse el Presidente Palma al Partido Moderado, se adopt6 la politica de privar A los Liberales de los puestos oficiales-del Estado, las Provincias y los Municipios--de toda la Isla, cubriendo esos cargos con miembros del Partido Moderado. Esto agri6 m~s los Animos en su oposici6n al Gobierno. Cuando estuvo pr6xima la 6poca de las elecciones, los Liberales presentaron candidatos para todos los cargos y emprendieron una vigorosa campafia. Los Nacionales Independientes apoyaban la reelecci6n del Presidente Palma 6 hicieron sus combinaciones locales con los Moderados. Toda la fuerza de que dispone ia rama Ejecutiva del Gobierno se emple6 en lograr el triunfo del Partido Moderado en las elecciones nacionales, provinciales y municipales, y se tomaron medidas de tal naturaleza y earActer que ilevaron A la mente de gran parte de los electores que se habian violado las leyes, que se habia hollado la Constituci6n, que los derechos del ciudadano no eran respetados, y que
-e habia falseado el cardicter del Gobierno; en otros t6rminos que de tal manera se habia abusado del poder y tan grandes injusticias se habian perpetrado, que las elecciones eran falsas. Esta opini6n les llev6 i la revoluci6n, y la investigaci6n levada i cabo por la Comisi6n de la Paz prob6 que su opini6n era fundada.

La ineapacidad del Gobierno para hacer frente A la revoINTER VENCION: luci6n indujo al Presidente Palma i pe.
SE ESTABLECE dir A los Estados Unidos, que ejercieran LA ADMINISTRACION Las atribuciones que les confiere el articuPROVISIONAL. lo 3 del Ap6ndice de la Constituci6n Cubana, aceptadas por los Estados Unidos y ratificadas por la Repfiblica de Cuba en el Tratado entre ambos Gobiernos. Como resultado del ILamamiento del Presidente de Cuba y como consecuencia de dicha obligaci6n expresada en el Tratado, el Presi-









dente de los Estados Unidos cre6 una Comisi6n de la Paz, formada por el Honorable Wm. H. Taft, Secretario de Guerra, y el Honorable Robert Bacon, Sub-Secretario de Estado, envi~ndoles A Cuba 6 investigar la situaci6n, y tratar de restablecer la paz, el imperio de la ley y el orden. A la liegada de la Comisi6n h Cuba el Presidente de la Repfiblica le comunic6 su intenci6n de dimitir. Los miembros del Gabinete presentaron sus renuncias al Presidente Palma, que se las acept6. El Presidente envi6 su renuncia al Congreso cubano, h la saz6n reunido en la Habana. El Vicepresidente asimismo renunci6. Disolvi6se el Congreso sin haber cubierto ninguno de dichos cargos. Seguidamente el Presidente de los Estados Unidos en virtud de la autoridad que le otorga la Constituci6n de Cuba y el Tratado existente entre Cuba y los Estados Unidos, nombr6 al Honorable Wm. H. Taft, Gobernador Provisional de la Repfiblica, asegurando de este modo el mantenimiento del gobierno constitucional, las relaciones internacionales, y la manera de sostener la ley y el orden.
La Comisi6n de la Paz, como resultado de su investigaci6n determin6 el modio y manera de allanar las diferencias existentes entre las distintas facciones en que se hallaba dividido el pueblo. A estos t6rminos y condiciones se di6 forma en una carta al Presidente Palma, y fueron asimismo sometidos A los Comit6s Nacionales de cada una de dichas tres importantes organizaciones politicas. El Presidente Palma y el Partido Moderado no quisieron aceptar las condiciones; el Partido National Independiente aprob6 en sus lineas generales el plan propuesto, pero pidi6 ciertas modificaciones; y el Partido Liberal acept6 la proposici6n sin modificaciones.
El plan de la Comisi6n de la Paz fu6 el siguiente:

Primero: La renuncia del Vicepresidente, todos los Senadores y Representantes, Gobernadores y Consejeros Provinoiales, elegidos en Diciembre de 1905.
Segundo: Que los insurrectos depusieran las armas al firmarse este pacto y al presentarse dichas renuncias.
Tercero: Que se creara por una Ley una comisi6n compuesta de tres letrados cuyos nombres fueran escogidos por ei 1'artido Moderado, tres mhs escogidos por el Partido Liberal, y uno por el Presidente de los Estados Unidos, para redactar ciertas leyes.









Cuarto: Que de acuerdo con la ley electoral que redactara dicha comisi6n se verificaran elecciones el 1.0 de Enero de 1907.

El dia 6 de Octubre de 1906, el Presidente de los Estados Unidos design6 al que suscribe para el cargo de Gobernador Provisional de la Repfiblica de Cuba, ordenindole se dirigiese d Cuba A tomar posesi6n de dicho cargo. Cumpliendo dicha orden el exponente entr6 en funciones el 13 de Octubre de 1906, dictando la siguiente proclama:

"El Presidente de los Estados Unidos, en uso de las facultades que le confieren el Ap6ndice de la Constituci6n, el Tratado entre los Estados Unidos y Cuba ratificado en 10 de Julio de 1904, y la Ley del Congreso de los Estados Unidos aprobada en Marzo 2 de 1901, ha tenido A bien nombrarme Gobernador Provisional de Cuba, para reemplazar al Honorable William H. Taft, y por la presente asumo dicho cargo.
"Se seguirA estrictamente y llevarh k cabo la politica ya declarada y las seguridades dadas por mi antecesor el Secretario Taft.
"Como Gobernador Provisional, ejercer6 las funciones y desempefiar6 los deberes previstos y sefialados en el articulo III del Ap~ndice A la Constituci6n de Cuba para la conservaci6n de la independencia de Cuba y la protecci6n de vidas. haciendas y la libertad individual.
"Tan pronto como resulte compatible con la consecuci6n de estos fines, procurar6 restablecer el mecanismo y marcha ordinaria de gobierno de acuerdo con los otros y mhs generales preceptos de la Constituci6n cubana.
"Todos los preceptos de la Constituci6n y Leyes cuya ejecuci6n por ahora seria incompatible con el ejercicio de las facultades conferidas por el articulo III del Ap6ndice deben. tenerse por suspensos en sus efectos. Los demAs preceptos de la Constituci6n y las Leyes del pals continuarhn en pleno vigor."


Antes de la partida de los Secretarios Taft y Bacon, de CuELECCIONES: ba, surgi6 la cuesti6n de si seria conFRAUDES ELECTORALES. veniente celebrar las elecciones en la fecha que se indicaba en el plan de arreglo. Se conferenci6 con los Jefes de las organizaciones politicas y otros ciudadanos prominentes .y de influencia, y por comfin consentimiento









y acuerdo se decidi6 posponer dichas elecciones hasta que terminara la 6poca de la zafra de la cafia y reo.oleeta del tabaco. Este aplazamiento, decidido por dicho acuerdo, aseguraba la paz y la tranquilidad en la Isla durante la 6poca de zafra y brindaba 6 la Administraci6n Provisional la oportunidad de investigar los numerosos cargos que hacian los Liberales y el Comit6 Revolucionario de abuso de los poderes del Ejecutivo durante la administraei6n de Estrada Palma, con cuyos abusos dicha administraci6n pensaba perpetuarse en el poder.
Los cargos formulados, en general, eran que los funcionarios Municipales en muchos terminos en que habia mayoria liberal, habian sido destituidos y sustituidos con Moderados; que los miembros del Partido Liberal se velan prketicamente excluidos de todos los puestos de nombramiento del Gobierno, y que la Guardia Rural habia sido convertida en instrumento de la politica para realizar los designios del Partido Moderado.
La Comisi6n de la Paz determin6 que el Partido Liberal por tener derecho h ello, debia estar equitativamente representado en la administraci6n del Gobierno Nacional. Los liberales deseaban y solicitaban que se quitara de sus cargos suficiente nfimero de Moderados para cubrir dichas plazas con Liberales, A fin de lograr dicha representaci6n inmediatamente. Los Comisionados de la Paz rechazaron esa idea, y en su lugar, adoptaron el plan de nombrar Liberales para cubrir las vacantes segfin 6stas fueran ocurriendo.
La Comisi6n de la Paz termin6 su labor y el Secretario Taft entreg6 el cargo de Gobernador Provisional A las doce del dia, el 13 de Octubre de 1906, partiendo para los Estados Unidos en la tarde del mismo dia.
El pueblo de la Habana olvid6 sus diferencias politicas y d6ndose cuenta de que los horrores de la guerra civil se habian evitado, todos los partidos se unieron en una demostraci6n de gratitud y ovaci6n por la obra realizada. En el litoral de la bahia se hallaba congregada una masa compacta del pueblo que aclamaba, cuanta embarcaci6n habia disponible seguia A los barcos hasta la boca del puerto, las fortalezas cambiaron saludos con los barcos y entre el vitoreo y las mayores demostra-









ciones de buena voluntad termin6 su misi6n la Comisi6n de la Paz. El carhcter y el alcance de sus servicios se expresan en la Resoluci6n adoptada en una reuni6n de todos los americanos residentes en la Habana, en los siguientes t6rminos:


"Sefiores:

"Los americanos residentes en Cuba, temporalmente organizados para representaros su situaci6n y necesidades con relaci6n A los recientes disturbios. desean expresaros su alta estimaci6n de los servicios alcanzados por ellos y por todo el pueblo de Cuba con vuestras sabias y prudentes medidas.
"Los resultados logrados por vosotros son mayores que lo que razonablemente podia esperarse al tiempo de vuestra liegada. Cerea de treinta mil hombres armados, impulsados de la mks ardiente y agriada pasi6n se hallaban armados en guerra contra las fuerzas del gobierno y era inminente un desastroso conflicto en el que grandes pdrdidas de vidas y bienes eran inevitables. Dificilmente parecia posible que tan exacerbados elementos de lucha y de discordia pudieran traerse A la paz y la armonfa sin tener que poner en servicio activo militar las fuerzas de vuestro mando para imponer i aquellos la cesaci6n de su lucha por la supremacia. Pero en menos de un mes los sagaces y sabios mttodos que seguiais y el tacto y la destreza con que entrksteis en la dificil empresa cometida i vuestro cargo han traido la paz y la tranquilidad en Cuba. Los momentos blicos ban pasado sin que exista una probabilidad inmediata de que recomiencen. Las fuerzas armadas han depuesto su actitud y entregado las armas y muchos esthn ya de vuelta en los campos y el taller dedicados i pacificas industrias.
"No menos satisfactoria por la via de las consideraciones que venimos haciendo es la circunstancia de que en el arreglo de la situaci6n turbulenta que atravesamos no hayis causado apenas irritaci6n 6 resentimiento, y que hay is logrado con ello aumentar por parte del pueblo Cubano el respeto y miramiento hacia los Estados Unidos y poT parte de los Estados Unidos la seguridad y confianza que respecto de su buena voluntad y deseos sobre el futuro bienestar de Cuba se tiene.
"No creemos que tan brillantes y rApidos resultados aleanzados en condiciones tan dificiles y peligrosas tengan paralelo. Y el agradecimiento y reconocimiento del pueblo de Cuba asi como el del gran pueblo que represents se os deben por tan inestimables servicios.









"DeseAndoos feliz arribo A los Estados Unidos y que Regu~is A gozar mayores honores en el futuro.
Quedamos de vosotros, S. S.

El Comitg:
(firmado) S. S. HARVEY,
H. E. HAVENS,
WM. HUGHES,
H. W. BAKER,
DR. C. CLIFFORD RYDER,
ALFRED LISCOMB,
W. ROBERTS,
Wm. B. HINE,
J. E. BARLOW,
CHAS. HASBROOK".

El completo 6xito de la Comisi6n de la Paz ya es un hecho que es del dominio de la historia, y asimismo en inter6s de la historia inserto A continuaci6n una carta escrita por el Presidente Palma A un amigo personal, en 10 de Octubre de 1906. Esta carta apareci6 recientemente en los peri6dieos de la Habana:

"Mi muy estimado amigo:

"Dicto estas lineas A impulso de un sentimiento que enaltece y hace feliz, el de gratitud. Lo experimento con la lectara de su carta del seis. En medio del desequilibrio social que impera en Cuba y del confuso ruido de hojarasca populachera, es grato y fortalecedor recibir el testimonio de aprobaci6n y simpatia ,te parte de espiritus superiores, capaces de comprender los actos de abnegaci6n y desinter6s, inspirados por el mAs puro amor al pals. En el cumplimiento de mis deberes pfiblicos y privados, sobre todo, en las ocasiones dificiles, nunca he esquivado las graves responsabilidades que las circunstancias me imponian; las he asumido sin titubear con el valor y la resoluci6n propios de una conciencia tranquila, ajena A todo inter6s personal y movido s6lo por un patriotismo sensato, recto y verdadero. Queda, para los que A sabiendas ocultan A si mismos la realidad de las cosas, la censurable tarea de gritar en coro con los inconscientes, haciendo alarde de jactanciosa patrioteria. A mi me basta la convicci6n de haber salva,-lo A mi tierra, tan querida, de una horrenda desmoralizaci6n, de haberla salvadn de la anarquia y sus secuelas forzosas, la ruina y el pillaje.
"Dcsde los primeros dias del movimiento insurreccional tom6 el pulso A la situaci6n, y pude apreciarla con Animo sere-









no. Vi en frente d masas nunerosas cansadas ya del orden y la legalidad A que parecian acomodadas durante los cuatro afios de Repiblica; las vi, Avidas de licencia y correrias, unirse en muchedumbre al primer aventurero que las invitaba d seguirlo; vi por doquiera simpatizadores con el desorden y alentadores de la perturbaci6n, 'a la prensa, inafiana y tarde y d toda hora, auxiliando, con einismo sin igual, el laborantismo plonamente organizado A favor de los rebeldes; me eneontr6 de sfibito en medio de una tremenda desorganizaciOn social, con millares de insurreectos en tres provincios y la amenaza do rebeli6n en otras dos, sin fuerzas regulares suficientes para emprender sin deseanso una campaia aetiva contra los primeros, batirlos y desorganizarlos; al mismo tiempo que temia d eada instante quo Ilevaran aquellos a los grandes Centrales de las Villas las medidas de destrueei6n realizadas ya en las estaciones do los ferrocarriles, on las looomotoras, puentes, aloantarillas, etc., veia reducidas A la mitad las rentas de Aduana y a un veinticinco 6 treinta por ciento ]os demils ingresos del Estado, los millones del Tesoro gastandose a raudales con resultado inoierto 6 proveeho muy dudoso invirti~ndose una gran parto en sostener milieias improvisadas a la ventura, las cuales, por esta misma raz6n, no podian inspirar bastante confianza en el sentido, sobre todo, do afrontar los trabajos, las privaciones y peligros de una constante persecuci6n contra los adversarios, cubanos tambi~n, y on gran nfimero do casos amigos y compafieros. Entre tanto, eomo si fuera una consigna previamente aoordada, resonaba en todas direociones, dia tras dia, la amenazadora voz de: "Paz a todo trance", con tendencias de exigirla del Gobierno, ualquiera que fuese la humillaci6n A que 6ste se viera obligado A someterse y sin que nadie se detuviera A pensar sobre lo irrealizable, en la prActica, de las condiciones, ni siquiera darse cuenta de las funestas oonseeuencias para el porvenir. Siguiendo este orden de reflexiones, pudiera ailadir "otras circunstancias desfavorables do intensa gravedad", sobre las euales, sin embargo, debo guardar silenoio por la naturaleza personal de las mismas.
"Ahora bien, la situaoi6n, en la esfera particular de los eubanos entre si, presentaba el siguiente dilema: I)e un lado la necesidad de veneer la insurrecci6n por la fuerza do las armas, del otro la de llegar A un pacto con los insurrectos.
"FAcil es de expresar el primer extremo en muy pocas palabras, pero su completa realizaci6n era asunto dificil, como se habrA podido juzgar por lo expuesto anteriormente. De tojos modos, demandaba un plazo de algunos meses, gran derramamiento de sangre, p6rdida de vidas, destrucci6n do propiedades y consumo de los millones destinados A obras de utilidad pflblica, dejando A la postre, arraigados en el pals, los odios de la guerra civil para retofiar cada vez quo se presentase oportunidad propicia. Mis humanos sentimientos de eivilizaci6n eris-









tiana, el apego que senti A los ahorros acumulados en las Areas del Tesoro A fuerza de resistir la tendencia contraria de los impr6vidos legisladores, y la imposibilidad de proteger, mientras durase la lucha armada, las vidas y haciendas de cubanos y extranjeros, me hicieron desechar semejante extremo, sujeto ademAs, h que el Gobierno de Washington, que ya preparaba fuerzas al Sur de los Estados Unidos, creyese, en un momento dado, que era tiempo de intervenir.
"La soluci6n del pacto con los alzados en armas era la peor en que pudiera pensarse. Aun suponiendo que los distintoa jefes rebeldes y los directores 6 instigadores del movimiento Ilegaran A un acuerdo entre si, y que se convinieran con el Gobierno las bases fundamentales parA poner t6rmino A la contienda, los problemas secundarios que se originarian despu6s, serian tantos y tan dificiles de resolver, debilitada, si no perdida, la fuerza moral del Poder legitimo y sin otra autoridad que dirimiese las diferencias, serian tantos y tan dificiles, repito, esos problemas, que darian lugar A que el pais se mantuviera muchos meses en medio de una constante agitaci6n, de efectos tan perniciosos como los de la guerra misma. Desde el instante de tratar el Gobierno con los rebeldes, se colocaba en una pendiente de concesiones interminables, iniciaba la era de sucesivas insurrecciones y hacia que viniese A deseansar sobre base deleznable la estabilidad de los gobiernos futuros. Jamds podia yo consentir en ser c6mplice en tan grandes males A cambio de seguir ocupando la Presidencia de la Repfiblica, desprestigiada, humillada por las imposiciones de la insurrecci6n, y en condiciones imposibles de que yo pudiera prestar A mi patria desde ese punto los servicios que mis nobles, desinteresadas aspiraciones hubieran deseado.
"No, de ninguna manera, ni el uno ni el otro extremo del dilema; ni contestar la guerra con la guerra, ni degradar mi autoridad de Jefe legitimo del Estado y mi decoro personal. someti6ndome A las exigencias de hombres armados, desprovistos de toda representaci6n social, de principios 6 ideal es, sirviendo de instrumento A unos cuantos ambiciosos sin entrafias, que tuvieron habilidad bastante para quedarse Ai buen recaudo, mientras desataban contra la sociedad inerme esas masas inconscientea, prontas al pillaje y al desorden.
"Cuando vi que la insurrecci6n tomaba proporciones serias, senti mi alma herida de profundo desencanto, contemplando por tierra la obra paciente y gloriosa de cuatro afios, y resolvi, de una manera irrevocable, renunciar la Presidencia, abandonar por completo la vida pfiblica y buscar en el seno de la familia un refugio seguro contra tantas decepciones. Pero antes de realizar este prop6sito, tan grato A mis deseos, era absolutamente necesario que hiciera el filtimo sacrificio en aras de mi patria. No era posible que yo dejara el Gobierno en ma-










nos criminales, las de aquellos que habian asestado el golpe fatal contra el crgdito de la Repfiblica y el nombre prestigioso del pueblo cubano. La conciencia de un deber superior, de esos que hacen manar sangre del coraz6n y arrastran consigo la impopularidad y el odio, me imponia, como finica salvadora medida, la necesidad de poner en conocimiento del Gobierno de Washington la verdadera situaci6n del pals, y la falta de medios de mi Gobierno para dar protecci6n A. la propiedad, considerando que habia llegado el caso de que los Estados Unidos hicieran uso del derecho que les otorg6 la Enmienda Platt. Asi lo hice, consultando k muy pocos, pues no era tiempo de exponerse A contradicciones, por buscar coparticipes en las responsabilidades, sino de asumir 6stas por entero con la firmeza de legitima convicci6,n y el valor de que van siempre acompafiados los actos que se inspiran en el mAs acendrado patriotismo.
"Si hice bien 6 no, el tiempo lo dirf. Por lo pronto, justifica mi actitud mi decreto de 17 de Septiembre, que virtualmente puso fin A la guerra al mes justo de haber principiado, ahorrindose asi mayor derramamiento de sangre y p6rdida de vidas; la justifica tambi6n el hecho de estar ya desarmados los insurrectos de regreso 4 sus casas, habi~ndose restablecido la tranquilidad en todas partes, garantizada por la fuerza moral y material de la Autoridad americana. De esta manera, todo temor ha desaparecido de emprender inmediatamente en los campos las ocupaciones ordinarias y es de esperarse que A virtud de la pr6xima zafra de azficar y las siembras de tabaco, empiece el pals desde luego h reponerse de la crisis econ6mica. En cuanto al orden pfiblico, nada me atrevo A predecir, ni en lo que se refiere A los partidos, ni tocante al resultado probable de la intervenci6n.
"Ha sido siempre mi sentir, desde que tom6 parte activa en la guerra de los diez afios, que no era el t6rmino final de nuestras nobles y patri6ticas aspiraciones la Independencia, sino el prop6sito firme de poseer un gobierno estable, capaz de proteger vidas y haciendas y de garantizar el ejercicio de los derechos naturales y civiles de cuantos residieran en la Isla, ciudadanos y extranjeros, sin que la prActica de la libertad se convirtiera nunca en perniciosa licencia, en violenta agitaci6n, y mucho menos en perturbaciones armadas del orden pfiblico. Jamhs he tenido empacho en afirmar, y no temo decirlo en alta voz, que es preferible cien veces para nuestra amada Cuba una dependencia politica que nos asegure los dones fecundos de la libertad, antes que la Repfiblica independiente y soberana, pero desacreditada y miserable por la acci6n funesta de peri,dicas guerras civiles ..........


(f) T. ESTRADA PALMA.









No era necesaria muy detenida investigaci6n para ver que Ia principal causa inmediata del levantamiento contra la Administraci6n del Presidente Palma fu6 la coacci6n ejercida sobre los municipios. Uno de los mds sagaces y competentes observadores de los asuntos cubanos ha dicho "quc el Gobierno pudo haber hecho lo que hubiera querido en la iabana, pero que tratar de convertir los ayuntamientos Liberales en Moderidos fu6 un error fatal". Se llam6 al Comit6 Liberal para que dijera los municipios en que el Gobierno central habia intervenido ilegalmente y presentara pruebas. Presentaron ]a siguiente lista, incluyendo en ella varios municipios de los que fiteron removidas las autoridades durante el levantamiento por adherirse 4 los insurrectos:

Provincia de Pinar del Rio: Guane, San Juan y Martinez, San Luis, Consolaci6n del Sur, Artemisa, Guanajay, Cabailas y Vifiales.
Provincia de la Habana: Habana, Marianao, Gilines, Bataban6, Aguacate, Alquizar y Guanabacoa.
Provincia de Santa Clara: Carnajuani, Vueltas, Placetas, Yaguajay, Calabazar, Trinidad, Cienfuegos, Rodas, Lajas, Ranchuelo, Sagua la Grande, Santo Domingo, Cruces, Palmira, Caibari6n, Rancho Veloz y Sancti Spiritus.

El Comit6 declar6 quc habia otros municipios en la Repfiblica en los que la mayoria de los habitantes era Liberal y en los que los funcionarios municipales deblan por tanto ser de dicho partido, pero que las destituciones se habian efectuado de tal modo que era dificil, cuando no imposible, presentar prueba suficiente que justificara la acci6n que la Administraci6n Provisional pudiera tomar, y que por tanto reservaban nombrarlos.
Se Ilevaron "A cabo investigaciones con respecto A los municipios cuyos nombres fueron presentados. Cada caso fu6 resaelto en atenci6n s6lo A las circunstancias especiales que en 61 concurrian. En muchos casos se reconocieron los cargos hechos por los Liberales; en otros se adujo prueba. En su totalidad 6 en parte se restablecieron las administraciones liberales, en los siguientes municipios:

Provincia de Pinar del Rio: Guane, San Juan y Martinez, Consolaci6n del Sur y Guanajay.









Provincia de la Habana: Giiines, Aguacate, Alquizar y G uanabacoa.
Provincia do Santa Clara: Camajuani, Vueltas, Placetas, Yaguajay, Calabazar, Trinidad, Cienfuegos, Rodas, Lajas, Ranchuelo, Cruces, Pahnira, Rancho Veloz y Sancti Spiritus.

El proceder de la Administraci6n Provisional en estos casos fu6 de general aprobaci6n y aceptado undnimemente sin protestas ni quejas.

El nombramiento de Liberales para los cargos del Gobierno CREACION Nacional era asunto que habia de presenDEL COMITE tar no pocas dificultades 6 la AdministraLIBERAL. ci6n Provisional. Los lazos de los partidos no ligan mucho d los individuos en Cuba. Pocas son las bases, si es que hay algunas, que envuelvan puntos esenciales de la politica nacional 6 verdaderas diferencias de principios politicos. El elector individual ofrece su fidelidad al partido que en aquel momento satisface sus inclinaciones, y ficilmente se pasa de un partido A otro ;--un individuo podia ser Liberal un mes y Moderado al siguiente, 6 viceversa, guifindose por la personalidad del candidato, 6 por los jefes locales que defienden una candidatura. La revoluci6n de 1906 tuvo muchos partidarios que, en diferentes 6pocas, pertenecieron A los partidos Moderado 6 Independiente, pcro que por una i otra causa hacian la oposici6n i la administraci6n del Presidente Palma. Le era pricticamente imposible al Gobernador Provisional determinar las personas que realmente representaban la clase que habia sido excluida de los cargos pdiblicos, 6 aquellas con cuyo nombramiento se ayudaba A restablecer una representaci6n equitativa. El Gobernador Provisional era extrafio al pais y A sus habitantes, y sin el conocimiento necesario. Lo natural hubiera sido asesorarse de los miembros del Gabinete, pero el Secretario Taft habia dispuesto que los Jefes de Despacho de los Departamentos actuaran de Secretarios, y como unos eran Moderados y otros independientes, los Liberales protestaron contra que se les permitiera designar la representaci6n Liberal. En vista de esta situaci6n surgi6 la idea de que el mismo Comit6 que habia entendido con el Secretario Taft en sus felices esfuerzos por lograr la disoluci6n de las fuerzas revolucionarias y el restablecimiento de la tranquilidad, fuera quien propusiera al Gobernador Provi-









sional los nombres de las personas con que hubieran de eubrirse los cargos segfin fueran vacando 6stos. Este plan prometia servir para lograr el resultado deseado, pues el Comit6 representaba no s6lo al Partido Liberal, sino tambi6n A otros elementos que constituian la oposici6n y las clases excluidas. El plan fu6 adoptado y result6 satisfactorio. El Comit6 tal cual estaba organizado en un principio, lo formaban los siguientes individuos: Presidente: Faustino Guerra; Vicepresidente: Eduardo Guzmin; Secretario: Ernesto Asbert; Vocales: Alfredo Zayas, Jos6 Miguel G6mez, Juan Gualberto G6mez, TomAs Recio, Demetrio Castillo Duany, Jos6 de J. Monteagudo y Carlos Garcia V6lez.
La creaci6n de este Comit6 ha ahorrado al Gobernador Provisional mucho tiempo y molestias, logrindose nombramientos de personas que, con muy pocas excepciones, han resultado de probada competencia y, en general, de la aceptaci6n del pfiblico. Se anunci6 desde un principio que no habria remociones de funcionarios para abrir hueco h los Liberales. Esto no fu6 aceptado con agrado por los Liberales, cediendo A ello I'or ser conveniente, si no esencial, de todo punto, A la Administraci6n Provisional. En este, como en los demAs asuntos, el Partido Liberal ha demostrado el prop6sito y deseo de ayudar y auxiliar A la Administraci6n Provisional en Ilevar h cabo el plan adoptado por la Comisi6n de Paz, y en lograr una administraci6n honrada y competente, y de otros modos coadyuvar al 6xito de la empresa en que la Administraci6n Provisional esth empefiada. Disueltos como de hecho estaban los partidom Moderado 6 Independiente, no podian como agrupaci6n, auxiliar A la A'dministraci6n provisional; pero individualmente, muchos de los miembros de esos partidos se presentaron y ofrecieron su cooperaci6n y apoyo. Cuando se organiz6 el Partido Conservador, un Comit6 de dicho partido se present6 A ofrecer su cooperaci6n incondicional al Gobierno Provisional, y ha sido de gran servicio.

Investigado el cargo que se hacia de que la Guardia Rural GUARDIA habia servido de instrumento al Gobierno en la
RURAL. politica, se ha comprobado que es cierto. Sin embargo, hay que hacer justicia A la Guardia Rural declarando que estos servicios eran contrarios al deseo de la mayoria









d(. la oficialidad y de la tropa. Tengo la convicci6n de que este servicio les desagradaba y lo desempefiaban con protesta y contra su criterio 6 inclinaciones. HabrA habido algunos que pensarian que el fin justificaba los medios, pero la gran mayoria lo consideraba como un servicio desagradable que sin embargo se vefan compelidos A desempefiar por impon6rselos la obligacion del servicio militar. El objeto de la Guardia Rural lo indica su propio nombre, y la esfera de sus operaciones se trat6 de que fuera el verdadero campo, 6 sease fuera de la zona urbana 6 poblados. Dentro de la zona urbana la Policia Municipal debi, haber ejercido su autoridad. Por varias razones-entre ellas el corto nimero de policias, la falta de idoneidad resultante de los nombramientos traldos por la politica, etc., pero muy principalmente A causa de la influencia politica que habia de ejercer-la Guardia Rural fu6 suplantando gradualmente A la policia municipal dentro de las zonas urbanas. Este ejercicio arbitrario de funciones policiacas por la Guardia Rural en todos los pueblos y por toda la Isla, trajo por resultado la desafecei6n A la Guardia Rural. Sus fuerzas sin embargo no eran suficientes para vigilar los pueblos y los distritos rurales y por tanto estos filtimos vinieron A quedar en gran parte abandonados. Esto aument6 ]a mala voluntad que se tenia A la Guardia Rural y en no pequefia medida brindaba oportunidades para fomentar el sentimiento revolucionario y congregar grupos de insurrectos que, cuando se unieron, formaron las fuerzas revolucionarias.
Las operaciones de la Guardia Rural contra los insurrectos se entorpecian de gran modo con el deseo del Gobierno de dar la debida protecci6n A los pueblos, especialmente 6 la ciudad de la Habana, y de evitar, en lo que fuera posible, los conflictos armados con los derramamientos de sangre que traen v ocasionan los rencores y pasiones que la guerra engendra. Esto trajo la p6rdida del prestigio que en su propio seno sentia ]a Guardia Rural, y el esprit de corps hallAbase en aquella 6poca A muy bajo nivel con peligro de una mayor desmoralizaci6n. AdemAs de usar el Gobierno A la Guardia Rural como instrumento de partido, di6 numerosos ascensos como recompensa 6 por influencia de la politica. En su conjunto, la Guardia Rural iba muy mal.
El cuerpo de la Guardia Rural fu6 organizado bajo el Gobierno Militar de Cuba, establecido por los Estados Unidos A









raiz de la Guerra IHispano-Americana. El Jefe oficial, encargad de su organizaci6n en aquella 6poca fu6 el Comandante Herbert J. Slocum, que entonces portenecia al 70 de Caballeria del Ej~rcito do los Estados Unidos. El Comandante Slocum f16 confisionado al servieio do la Administraci6n Provisional pasando ii prestarlos en ealidad de Consejero junto al Mayor General Alejandro Rodriguez, Jefe de las Fuerzas Armadas i, Cuba.
Aquel ofieial pidi6, y se le concedieron para que le auxiliaran, al Comandante Henry A. Barber, oficial retirado del Ej6rvit de los Estados Unidos, y los Capitanes Powell Clayton, hijo, del 11.0 de Caballeria, Jorge C. Barnhardt, del 15.0 do Caballoria, Andrew J. Dougherty, del Regimiento 30 de Infanteria, y Edmund Wittenmyer, del 5.0 de Infanteria. Estos ofieiales dieron eomienzo h la, obra d reorganizaci6n de la Guardia Rural y do devolverla A su antiguo buen estado.
La Guardia Rural se compone do tres Regimientos, con sus C(iarteles Generales on la Habana, Matanzas y Santiago respeetivamente. Cada Regimiento tiene A su cargo la vigilancia de dos provin-ias. Al Capitan Powell Clayton so le asign6 el cargo do Asesor del Coronel Emilio Avalos, A cuyo mando esta el Ier. Regimiento quo tiene por misi6n vigilar las Provincias d( la Hlabana y Pinar del Rio, con su Cuartel General en la Habana; el Capitln Edmund Wittenmyer, qued6 de Asesor dol Coronel Manuel Antonio Martinez, quo manda el 2do. Regimionto, con su Cuartel General en Matanzas, eneargado do la vigilaneia do las Provincias de Matanzas y Santa Clara; y el Capit'in Andrew J. Dougherty, qued6 de Asesor del Coronel Saturnino Lora, que manda el 3er. Regimiento, enoargado de la vigilancia de las provincias d Camagtiey y Oriente, con su (uartel General establecido en Santiago de Cuba.
Los oficiales del Ej6rcito do los Estados Unidos quo han sido agregados A la Guardia Rural estfn prestando excelentes servieios. Todos ellos se bicieron cargo de sus funciones con ,gan entusiasmo y confianza en el 6xito do su tarea. La Guardia Rural, dcsde el Comandante General hasta el filtimo recluto, estaba ansiosa de las reformas que eran necesarias y con gran satisfacei6n hago constar que ya han llegado A un alto grado de mejoramiento; que los aseonsos ya no se logran por trabajos 6 influeneias politicas; que so abstienen de funciones









que corresponden A la policia, dentro do las zonas urbanas, salvo cuando su auxilio es requerido por orden do la autoridad c.empetente; que no haeen politica aetiva; que, salvo aisladas excepciones, tampoco desean mozelarse en politica; y que se han grtnjoado do nuevo la conflanza y estimaci6n del pfblico en general.

Los Comisionados de la Paz encontraron que las olecciones SUSPENSION DEL congresionales de 1905 tenian tantas traCONGRESO.
EJERCICIO DE LOS zas de haber sido fraudulentas, que no PODERES LEGISLA- podia menos que considerirselas ilegales. TIVOS POR EL GOBERNADOR PRovi- En estas eleceiones so habia renovado SIONAL. una mitad del Senado y de la Cdmara de Representantes, de modo que, al invalidarse las eleociones, result6 que no habia quorum. Acto continuo el Seretario Taft dictO an Decreto suspendiendo las sesiones del Congreso y disponiendo quo los poderes legislativos serian ejercidos por el Gobernador Provisional. El ejercicio de facultades legislativas por el Jefe Ejecutivo de !a Repfblioa, estAi en armonia con el orden establecido y existente desde antes, en Cuba.

Al adoptarso la Constituci6n de Cuba se reconoci5 que exisPROTMULGACION DE tian adu muchas leyes que estaban en conLEYBS PARA QUI, traposici6n con los preceptos de aqu~lla, LOS PRECEPTOS mieutras que otros necesitaban ulterior leDE LA CONSTITUCION SURT iERAN gislaci6n para que pudieran surtir sus EFECTO. efectos. Para resolver esta situaci6n y hacer viable el periodo que hubiera de mediar entre el estable(ilniento de la Repdblica y ]a promulgaoi6n por el Congreso do las leyes necesarias, so adoptaron ciertas "Disposiciones Transitorias" por medio de las cuales las antiguas hablan de (ontinuar en vigor, en tanto en cuanto no estuvieran en desacuerdo con la Constituci6n y hasta que fueran modificadas 6 derogadas por el Congreso y reemplazadas por nuovas leyes. Interpretando estas "Disposiciones" el Tribunal Supremo ha dejado sentado que el Jefe Ejeoutivo puede ejercer atribuciones de las que antiguamente posefan y ejercan los Gobernadores Generales Espafioles. Bajo el r6gimen espaiiol los decretos del Gobernador General tenian la misma fuerza y efecto que un acto legislativo, y por virtud de dichas Disposiciones Transitorias









y el articulo 68 de la Constituci6n que faculta al Presidente para dictar reglamentos para la mejor ejecuci6n de las Leyes, asi como decretos para la administraci6n del pals, el Presidentc Palma continu6 dictando Decretos que tenian la misma fuerza y efectos.

El Plan aprobado por la Comisi6n de la Paz reelamaba la
COMISION promulgaci6n de cuatro leyes especiales, A CONSULTIVA. saber:

1. Una Ley Municipal de acuerdo con los preceptos de la Constitucion.
2. Una Ley Electoral, redactada en t6rminos que garanticen la representaci6n de la minoria y dispongan que los trabajos de la elecci6n se eleven A cabo bajo la direcci6n de una junta electoral neutral, que tenga A su servicio i la policia, A cuyo cargo corra la inscripci6n, escrutinio, y declaraci6n del resultado de las elecciones.
3. Una Ley reorganizando y otorgando mayor independencia al Poder Judicial.
4. Una Ley de Empleados.

Tambi~n se consider6 necesario someter A una revisi6n 6 la Ley Provincial. Aunque las leyes de todos los paises que tratan de estos asuntos tienen mucha relaci6n, es necesario que dichas leyes se adapten i las peculiaridades de cada pueblo, A las condiciones locales, al sentir comfin y A las exigencias pfiblicas. El estudio de todo esto requiere tiempo y conocimiento de la situaci6n en que uno se agita..
Una Comisi6n anAloga A la propuesta en el plan de la Comisi6n de la Paz, fu6 creada en 24 de Diciembre de 1906; se la conoce con el nombre de "Comisi6n Consultiva"; y la forman los siguientes individuos: Coronel E. H. Crowder, del Ej~rcito de los Estados Unidos, como Presidente, los doctores Erasmo Regiieiferos Boudet, Manuel Maria Coronado, Francisco Carrera Jfistiz, Mario Garcia Kohly, Rafael Montoro, Felipe GonzAlez Sarrain, Miguel F. Viondi, Alfredo Zayas, el Sr. Otto Schoenrich, el Sr. Juan Gualberto G6mez y el Comandante Blanton C. Winship, Auditor de Guerra del Ej~rcito de los Estados Unidos.
Esta Comisi6n entr6 en funciones inmediatamente. El campo de sus estudios se vi6 que era mAs extenso de lo que se pen-









saba, invirti~ndose m6s tiempo que el que primitivamente se calcul6. La Comisi6n ha prestado gran cuidado y atenci6n A su cometido, y ha patentizado su competencia, celo, penetraci6n y dominio de la materia. El tiempo invertido en su labor ha sido bien empleado. Sus trabajos est6.n por terminarse. La Ley Municipal y ]a Ley Electoral ya est6n, pr6cticamente, concluidas. Aunque no han sido sometidas oficialmente al Gobernador Provisional, 6ste las ha examinado y est6 seguro de que perfectamente se adaptan 6 los fines para que han sido redactadas. La Ley sobre reorganizaci6n del Poder Judicial est6 pr6cticamente lista. Estas leyes serdn impresas en folletos y se les dar6 primero gran circulaci6n, 6 fin de que puedan ser bien conocidas y estudiadas por los habitantes de Cuba antes de ser puestas en vigor. Hay sobrados motivos para pensar que las leyes que han sido adoptadas de este modo llegar6n A. formar una parte importante y de gran fuerza en la legislaci6n permanente de la Repfiblica.
Cuando todos han cumplido bien su cometido pareceria inoportuno escoger 6 uno s6lo, como objeto de especial menci6n y alabanza; pero en este caso todos los dem6s miembros de la Comisi6n ver6n con regocijo que haga especial menci6n y elogio de las labores y las dotes del Coronel E. H. Crowder, Presidente de la misma. Ila sido de suma conveniencia que sus servicios hayan podido ser utilizados por la Administraci6n Provisional. Adcmfis de sus profundos conocimientos y pr6ctica en asuntos legales, lleva la ventaja de haber servido de Asesor Legal del Gobernador Militar en las Islas Filipinas, y en el desempefio de dicho cargo, redact6 muchas leyes nuevas y reform6 leyes antiguas que han venido 6 formar parte de la legislaci6n permanente de las Islas. La experiencia adquirida en dichos trabajos ha sido muy fitil para la Comisi6n Consultiva en sus labores. Los miembros de dieha Comisi6n supieron al punto reconocer sus aptitudes y el valor de su autorizada opini6n; y el especial estudio que ha dedicado 6 la Constituci6n y leyes vigentes de Cuba ha venido 6 hacer de m6s provecho afn, su cooperaci6n y le ha facilitado la manera de armonizar y aclarar errores provenientes de opiniones preconcebidas, y por tanto es justo reconocerle una gran parte en el 6xito de los excelentes resultados alcanzados por la Comisi6n.









La zafra del azficar y la cosecha del tabaco terminan en CuAPLAZAMIENTO ba, por lo general, d mediados de Mayo. DE LAS ELECCIONES. Cuando so acercaba esa feeha en 1907, se REGISTRO
DE ELECTORES. vi6 que la Comisi6n Consultiva no podria tener completes, dtntro del plazo calculado, los proyeetos de ley en que trabajaba. Las leyes Municipal y Electoral, eran requisitos indispensables para la celebraci6n de las elccciones. Tambi6n es necesario, antes de que tengan lugar las elecciones, verificar una nuova inseripci6n de electores, puts es cosa aceptada y sabida quo las listas de electores existentos no estdn correctas, faltando los nombres de muchos eletores quo on realidad tienen doreoho al voto, y conteniendo los nombres de muchos que no tienen tal derecho, y hasta nombres de personas imaginarias. El plan desarrollado por la ley existente para las inscripoiones, es, que los electores sc inscriban voluntariamente, 6 que los representantes do un partido presenten una lista de los electores pertenecientes A su partido, A5 la Junta de Inscripciones, despu6s de lo cual, ya por constarle asi a la propia Mesa, 6 modiante pruebas quo presenten los mismos individuos del partido, so asienten los nombres on los libros do inscripciones. Este sistema, aunque es el quo generalmente se usa en la Am6rica Central y Sud-Am6rica, raras veces sirve para obtener listas exactas de electores. El elector, sobre todo en los distritos rurales, pocas vees so toma ]a molestia de presentarse para que lo inscriban, y las listas presentadas por los comit6s de los partidos son generalmonte inexactas 6 incompletas. La prdctica corriente es que todos los partidos presenten una larga lista de nombres, y conservan 6 obtienen una lista de los aceptados; y llegadas las elecciones van lainando 6 los indivduos de su partido d votar segfin sus nombres aparecen insoriptos. Cuando so supo que la Administraci6n Provisional pensaba efectuar las inscripciones de aeuordo con la a'Itigua ley, so hizo gran oposici6n 6 ello por todas las partes interesadas y la Comisi6n Consultiva dirigi6 una exposici6n al Gobernador Provisional inst6ndole A quo se formara un censo de la poblaci6n de la Isla, y que de ese censo so sacara una nueva lista de inscripciones. Este plan obtuvo aprobaei6n general y fu6 adoptado. En Abril do 1907 el Socretario Taft volvi6 6 visitar 6 Cuba. Entre otros asuntos que fueron objeto de su atenci6n duranto su visita, tonemos el de fijar las fechas para las pr6ximas elec-









ciones. En conferencia con 61, los Comit6s nacionales de los distintos partidos acordaron que no era conveniente celebrar las elecciones en la 6poca en que se habia pensado. El resultado de estas conferencias con estos comit~s y otros elementos representativos, est'in condensados en la carta escrita por el Secretario Taft al Gobernador Provisional, en los siguientes t6rminos:

"Despu6s de haber conferenciado con los comit6s de los partidos Liberal, Conservador y Republicano, y con las personas mfis prominentes del pals, incluyendo abogados, banqueros, hombres de negocios, los representantes de la C~mara de Comercio y otros, y despu6s de una diseusi6n amplia de la situaci6n con usted, el General Barry y el C6nsul General Steinhart, he hecho la siguiente declaraci6n y recomendaci6n al Presidente:
"Teniendo en cuenta las circunstancias que han heeho necesaria la intervenei6n, y los fines de esta intervenei6n, y que la situaci6n de Cuba y la actitud de su pueblo bajo la administraci6n de usted, son muy satisfactorias, la cuesti6n que ahora se presenta es cuhndo deben efectuarse las eleceiones. La Comisi6n Consultiva nombrada para redactar una ley electoral, una ley municipal, una ley de organizaci6n judicial y una ley de empleados compuesta dicha Comisi6n por trcs americanos, cuatro liberales y cuatro conservadores, me ha declarado que no podrh celebrarse ninguna elecci6n imparcial en Cuba hasta tanto que no se haya formado un censo con el objeto de enumerar con exactitud y justicia los residentes de cada pueblo para poder comprobar ;las inscripciones, segfin las cuales ha de efectuarse la votaci6n, y esta opini6n esti apoyada por las declaraciones de todos los partidos politicos. Todos los partidos, por medio de sus comit6s, han expresado la opini6n de que el camino mAs prudente seria celebrar una elecei6n preliminar para probar la ley electoral y para probar la tranquilidad del pals. El Partido Liberal recomienda que esta elecci6n sea de funcionarios municipales y provinciales, mientras que el partido Conservador insiste en que debe limitarse di elegir los funcionarios municipales; pero los dos convienen en recomendar la celebraci6n de una elecci6n preliminar. El Partido Liberal expresa la opini6n de que el censo puede quedar terminado dentro de cuLtro meses y que las elecciones provincial y municipal pueden por lo tanto celebrarse en Septiembre. El Partido Conservador no expresa opini6n acerca del tiempo dentro del cual pueda efectuarse el censo, pero insiste en que el censo debe baccrse con mucho cuidado y en que las listas de inscripciones fundadas en el mismo deben ser sometidas a un severo 6 imparcial escrutinio judicial tal como lo propone la Comisi6n Consultiva, y que la elecci6n preliminar se celebre dentro de un









t6rmino prudencial despu6s de completado el censo. El Partido Liberal, esperando que la elecci6n preliminar pueda tener lugar en Septiembre, recomienda que las elecciones presidencial y congresional se efectien el 31 de Diciembre de este aflo, que los periodos electorales ordinarios venzan posteriormente y luego se reunan los colegios electorales para elegir los Senadores y al Presidente, cuyos compromisarios son elegidos en la elecci6n general. Segdin la Constituci6n, estos colegios eleetorales no se reunen hasta cien dias despu~s .de la elecci6n general. El Partido Liberal propone que el nuevo Congreso se reuna para recibir el voto de la elecci6n para Presidente A tiempo que permita su toma de posesi6n el dia 20 de Mayo de 1908, 11a cual fecha es el aniversario del dia en que tom6 posesi6n el primer Presidente de la Rep-iblica.
"El Partido Conservador insiste en que la elecci6n preliminar tiene el carActer de un .ensayo y que tres meses no es un int~rvalo suficiente para determinar si el ensayo ha sido un 6xito, y recomien-da que no pasen menos de seis meses entre la elecci6n preliminar y las elecciones presidencial y congresional.
"Primero. No serA preciso repetir que la actitud del Presidente Roosevelt es exactamente la misma que cuando se public6 la primera proclama estableciendo el Gobierno Provisional en esta Isla bajo la enmienda Platt, A saber: que Cuba tiene que ser entregada A un Gobierno cubano imparcialmente olegido, tan pronto como el estado y tranquilidad del pals lo permitan y aseguren la estabilidad del gobierno que se constituya.
"Segundo. No creo que cuatro meses sea un periodo suficiente para formar un censo cual es necesario para asegurar una base justa para colebraci6n de unas elecciones. Seria, por lo tanto, muy imprudente fijar una fecha determinada para la celebraci6n de ila elecci6n preliminar. Todo lo que puede hacerse y todo lo que debe hacerse, es declarar que se formarA -an censo dentro de un periodo mAs breve que sea compatible con la formaci6n de un empadronamiento completo, imparcial y exacto para fines electorales, y anunciar que la elecci6n preliminar se verificard despu6s dentro de nu periodo tal que d6 tiempo para Ilenar todos los requisitos de la nueva ley electoral, anteriores al acto de la elecci6n.
"Tercero. Las elecciones municipales y provinciales, que en cierto sentido son elecciones locales, deben celebrarse A un mismo tiempo. Ya he expresado la opini6n de que la elecci6n por la cual entraron en el poder las actuales autoridades provinciales fu6 acompafiada de tales irregularidades, que sus renuncias deben quedar A la disposiei6n del Gobierno, si bien las condiciones actuales juitifican se mantenga el status de facto de dichos funcionarios mientras se conduzean debidamente, mAs bien que









la remoci6n-sin distinci6n-de todos con la excitaci6n y controversia que posiblemente acompafiarian la elecci6n de sus sucesores. Sin embargo, el asunto de la politica que debe seguirse con respecto f Los funcionarios provinciales actuales, es cuesti6n que queda en sus manos de usted para su decisi6n. Pero lo cierto es que tan pronto como pueda arreglarse la situaci6n de los funcionarios provinciales por medio de una elecci6n, debe celebrarse dicha elecci6n, y por lo tanto, asi los funcionarios municipales como los provinciales, deberAn elegirse en da &lecei6n preliminar. Es cierto que en la elecci6n provincial han de elegirse los Consejeros provinciales que por la ley constituyen un tercio del colegio electorad que vota por los Senadores; pero en las elecciones nacionales se elegirdn dos tercios de ese mismo colegio; y, por lo tanto, la elecci6n del Consejo Provincial comparativamente, tendrd poca influencia con relaci6n A la elecci6n nacional.
"Cuarto. Tres meses pueden no ser tiempo suficiente para dar por probada la cuesti6n de 'Ia tranquillidad del pais y el 6xito de la elecci6n preliminar de ensayo, y por tanto nuestra declaraci6n no debe limitarse sino A decir que las elecciones nacionales se efectuar~n dentro de los seis meses siguientes A la elecci6n preliminar.
"Quinto. Es, por supuesto, conveniente cumplir con el requisito constitucional del intervalo de cien dias entre 'la elecci6n congresional y presidencial y la votaci6n de los colegios electorales, la reuni6n del Congreso y aa toma de posesi6n del nuevo Presidente. El gobierno de esta Isla deberA entonces pasar al Presidente y Congreso de nueva elecci6n.
"Sexto. La ejecuci6n de este plan depende, por supuesto, estrictamente de la tranquilidad del pais que debe continuar durante las dos elecciones y tiene que brindar garantias de la estabilidad del nuevo gobierno, porque sin esto los Estados Unidos no habrdn cumplido la obligaci6n que sobre ellos pesa por raz6n de la intervenci6n.
"S6ptimo. Interesa h la prosperidad comercial de la Isla que esta politica, si va 4 adoptarse, se haga pfiblica.
"He sometido esta carta, en sustancia, al Presidente, quien acepta (lo que antecede y me ordena que asi lo comunique 4 usted' '.

La Administraci6n Provisional ha procedido de acuerdo con el parecer expresado en la anterior carta.

Habi~ndose determinado que se levantara un censo de la poblaci6n de Cuba, el sefilor Victor H. Olmsted fu6 nomCN. so, brado Director del Censo en 29 de Abril de 1907.
En Mayo 8 pr6ximo siguiente se public6 un decreto disponiendo









lo conducente para la formaci6n del censo "para fines electorales y demds fines para que dichas estadisticas puedan servir."
A fin de dar una buena organizaei6n d los trabajos, dividi6se al efecto el pais, en seis distritos, correspondientes A cada una de las seis provincias de la Isla, nombrdndose seis Inspectores.
El trabajo de sub-dividir las diferentes provincias en otros distritos 6 su vez, de la manera ms conveniente para efectuar la numeraci6n se llev6 i cabo con toda la rapidez posible, y al propio tiempo se escogi6 el personal de enumeradores.
Mientras iban avanzando estos trabajos preparatorios, se adquiri6 el material neeesario para efectuar el censo, se hicieron imprimir los formularios, redactdronse las instruceiones para los Inspeetores y Enumeradores, y se llevaron i cabo todos los otros trabajos preliminares relacionados con el censo.
Los Inspectores fueron llamados A la Habana, y personalmente les instruy6 y prepar6 el Director del Censo. So les exigi6, entre otras cosas, que hicieran el mismo trabajo de un simple enumerador; y las listas que prepararon fueron sometidas i un escrupuloso examen y revisi6n hasta que supieron el trabajo al p16 de la letra.
Los Inspectores, de vuelta di sus provincias, reunieron A los Instructores, (habiendo uno en cada munieipio) y personahnente les instruyeron de la misma manera que ellos lo habian sido por el Director dol Censo. Los Instructores regresaron Ai sus respeetivos t6rminos municipales, y alli instruyeron d los Enumeradores.
El 6 de Septiembre de 1907 se diet6 una Proclama sefialando el lunes 30 de Septiembre de 1907 como dia en que se daria comienzo A la enumeraci6n y exigiendo que la misma quedase terminada A m6s tardar, el dia 14 de Noviembre de 1907. Durante el tiempo que medi6 entre el 6 y e1 30 de Septiembre de 1907, se distribuy6 el material y efeetos que habian de usar los enumeradores; y el dia sefialado en mi Proclama, comenz6 la enumeraei6n en todos los puntos de ]a Isla, simult'ineamente, continuindose con muy poca interrupci6n. Los pequefios obstdculos que se presentaron fueron veneidos al punto; y oi extenso trabajo de enumeraci6n qued6 terminado dentro del plazo fijado.
1,800 enumeradores han sido empleados y sus trabajos han sido realizados escrupulosamente y con inteligencia. Es proba-










ble que, como completos y elaros, y en cuanto A su perfecei6n, en general, los trabajos del Censo puedan compararse favorablemente con ilos de eualquier otro Censo. Todas las planillas de todas partes de la Isla debern estar en la Habana el 15 de Diciembre, 6 antes. Pudieron haberse remitido inmediatamente, pero h. los Inspectores se les ha exigido que antes examinen cuiJadosamente el trabajo para subsanar los errores que hayan podido deslizarse, 6 ]as deficiencias que se noten.
El Director del Censo tiene trabajando actualmente Ln personal numeroso, (quc so aumentar. si el servicio lo demanda) ocupado en la redacci6n de las listas alfab6ticas de varones ciudadanos de Cuba, de 21 afios de edad en adelante, y con el derecho del sufragio. Se preparar. una lista separada, por cada barrio de la Isla, los que llegan A unos 1,000. El trabajo de preparaci6n de estas listas se activar. todo lo que sea posible, y do manera que no perjudique d la exactitud de las mismas; dspu6s de lo cual vendrd el trabajo de tabulaci6n de todos los datos obtenidos y la redacei6n de la Niemoria final sobre el Censo.
Juzgando por los datos hasta ahora recibidos, la poblaci6n total de Cuba s e ealcula en unos 2,000.000, lo que da un aumento de poblaci6n de un veinte y cinco por ciento en comparaci6n con el censo de 1899.

Los partidos politicos en Cuba ahora presentan un aspec'o PARTIDOS POLITICOS. algo diferente d la 6poca en que se estdSU ORGA.IZACION bleci6 la Administraci6n Provisional.. El
ACTUAL. Partido Moderado ya no existe con esa denominaci6n. Hay ahora un nuevo partido que se llama Conservador, y en su mayoria lo componen miembros del Partido Moderado, aunque est6 bajo la direcci6n de otros Jefes. El Partido Nacional Independiente, 6 el grupo de este partido cuyo jefe es el sefilor Emilio Nfifiez, actual Gobernador de la provincia de la Iabana, y que por ello se les designa por "Nuiiztas", se ha unido 6 los Conservadores; y otro partido independiente que se organiz6 y se di6 el nombre de Republicano, se uni6 6 la fracci6n miguelista. El Partido Liberal se ha dividido. Esta escisi6n la ha traido la rivalidad entre las candidaturas del Senador Alfredo Zayas y el Mayor General Jos6 Miguel G6mez para Presidente de la Rep-iblica. El Mayor General Jos6 Miguel G6mez era el candidato del Partido Liberal en su oposici6n h la reelecci6n del Presidente Palma en las eleeciones de 1905. El General









y sus partidarios parten del punto de vista de que dichas elecciones fueron fraudulentas y debieran considerarse como si no hubieran tenido lugar, y de que 61 es. legitima y 16gicamente, el candidato del partido para las pr6ximas elecciones.
El Senador Zayas y sus adeptos se niegan A reconocer las pretensiones de los "Miguelistas" y se fundan en que el Partido Liberal, vi6ndose impotente para contrarrestar los fraudes de que el Gobierno se valia para ganar las eleeiones presidenciales de 1905, se retrajo de la lucha, disolvi6 los organismos del Partido, y abandon6 la candidatura del Mayor General Jos6 Miguel G6mez, que voluntariamente la depuso; en que la revoluci6n trajo un nuevo estado de cosas, de las que han surgido nuevas medidas y nueva gente; en que el Senador Zayas, Presidente del Comit6 Nacional del Partido Liberal, fu6 despu6s el Presidente del Comit6 Revolucionario; que fu6 61 quien dirigi6 las negociaciones con la Comisi6n de la Paz A favor del Partido Liberal y el plan revolucionario, de manera que logr6 la realizaci6n, prheticamente, de todos los fines de la Revoluci6n y del Partido Liberal; y que estos servicios le valen el ser postulado.
Las dos fracciones del Partido Liberal generalmente se conocen por los "Miguelistas" y los "Zayistas". Ambos parecen estar decididos por el Jefe que han escogido. Se han hecho varios esfuerzos para reconciliar ambas fracciones, 6 arreglar el punto de discordia por mutuo acuerdo, 6 por un drbitro, pero hasta ahora todo ha fracasado. Se ha tratado de elegir un tercer candidato que fuera grato h ambas fracciones, pero esto tampoco ha dado resultado. No se ha comprobado afin la fuerza que asume cada uno de dichos bandos, pero las pr6ximas elecciones municipales probablemente brindarin la oportunidad de hacer un elculo bastante exacto.
Los "Miguelistas" trataron de lograr que el primitivo Conit6 Nacional del Partido Liberal hiciera un liamamiento para la elecei6n de las asambleas de los barrios, y ]as municipales, provinciales y nacionales. La rayoria de este Comit6 estaba por la candidatura del Senador Zayas y no quiso hacer la convocatoria en vista de quc faltaba afin mucho para las elecciones. Entonces los "Miguelistas" procedieron A elegir dichas asambleas sin la convoeatoria, dej.ndolas organizadas y con los delegados A la Convenci6n Nacional nombrados en todas las Provincias










menos en la Habana. Los "Zayistas" han conservado los antiguos organismos cubriendo en las Asambleas y Comit6s las vacantes que dejaron los partidarios de Jos6 Miguel G6mez.
Esta divisi6n en el Partido Libera;l ha ocasionado muchas molestias d la Administraci6n Provisional, especiailmente en lo que se refiere d la distribuei6n de destinos. Ambos bandos pretenden ser la representaci6n legitima del Partido Liberal, y por tanto reclaman cada uno para si las ventajas acordadas en el pacto con la Comisi6n de la Paz. El General G6mez sostenia que el Comit6 reconocido, en el cual se descansa para el nombramiento para los vacantes, no le trataba con justicia y que la mayoria de dicho Comit6 favorecia la candidatura del Senador Zayas, y que las recomendaciones que hacia resultaban todas en beneficio de dicha candidatura. El General y sus adeptos del Comit6 se retiraron del mismo y notificaron al Gobernador Provisional que en dicho Comit6 ya no estaba representado el bando del Partido Liberal que apoyaba la candidatura de G6mez. Ambos bandos son de significaci6n y de filiaci6n liberal y pertencen A la clase que habia sido excliida de los destinos nacionales. Es forzoso que la Administraci6n Provisional trate A ambos bandos justa 6 imparcialmente. Cada bando reconoce que el otro tambi6n tiene derecho A participar de dicha protecci6n 6 favor, pero cada e-aal sostiene que el Gobernalor Provisional se muestra m~s condescendiente con el otro bando.

La politica en sus mhs amplias relaciones con la estabiDERECHO DE SUFRAGIO lidad y el desenvolvmiento del GoA FAVOR DE LOF EX- bierno encuentran en Cuba una difiTRANJEROS RESIDENTES EN EL PAIS. cultad en la circunstancia de que una gran parte de la poblaci6n estA compuesta de extranjeros residentes, y que en una gran proporci6n, el comercio, las industrias y producciones del pais est'n en manos y son nianejadas por extranjeros residentes y no resi-dentes. Bajo el r6gimon espafiol, los espafioles en Cuba eran una clase privilegiada y era prhcticamente imposible A ning-on cubano 6 extranjero establecerse y mantenerse en los negocios. Las sorprendentes riquezas de Cuba y sus facilidades comerciales son notorias, y al cesar la soberania espafiola y establecerse la Ropfiblica de Cuba muchos extranjeros, y mucho capital extranjero entraron en Cuba dedicndose A empresas industriales y comerciales. La










corriente de inmigraci6n espafiola estuvo contenida durante un corto periodo de tiempo, pero pronto revivi6 y ha continuado sin decrecer. Ha habido tambi6n mucha inmigraci6n de otros paises de Europa y de los Estados Unidos. Por supuesto, era de desearse que los espalioles ya establecidos en la Isla y los reci6n liegados de otros paises se hicieran ciudadanos de la Repfiblica, identificndose con el pals y participando en los esfuerzos por establecer y mantener el Gobierno. El Tratado de Paz entre los Estados Unidos y Espafia facilit6 el medio de que los espfioles residentes ep !a Isla se hicieran eiudadauos de la nueva RepfiI'lica sin tener que hacer ninguna diligencia, pero tambifn se acord6 que con s6lo manifestar la intenci6n, podrian continuar siendo sfibditos del Rey de Espafia. La Constituci6n del Gobierno de Cuba dispone un procedimiento fkcil y seneilo de naturalizaci6n; pero la Repfiblica de Cuba pasaba por un periodo que se podria llamar de ensayo, y hay muy pocos cxtranjeros, reci6n Ilegados en Cuba, 6 que tengan propiedades 6 intereses en la Isla, que se hallen propicios A renunciar . su ciudadania con los derwehos y protecci6n que por ella tien-n. De esto resulta que una gran proporci6n de los comerciantes y propietarios de la isla no sean ciudadanos de la Repiblica y rehuyan los deberes de dicha ciudadania. N6tase gran descuido afin en las obligaciones que corresponden A los residentes extranjeros que en su persona y bienes, reciben todos los beneficios de un buen gobierno y las oportunidades que en los negocios se les brindan en esta Isla, sin las responsabilidades de la ciudadania; ellos, sin duda, pagan las cargas de a duanas y demas contribuciones que impone el gobierno local, pero se libran de las mhs importantes obligaciones. Esta numerosa olase, sin embargo se obstina en obtener beneficios generales y especiales y en ejercitar con plena libertad e1 derecho de criticar y quejarse del Gobierno, de sus agentes y de sus procedimientos. Aparentemente se detienen cuando han cumplido ese servicio h su propia satisfacci6n, pero hacen poco 6 ning-tn esfuerzo para influir 6 intervenir en la politica, d fin de obtener una buena administraci6n.
El remedio de esta situaci6n, h primera vista parecla que seria imponer las obligaciones de la ciudadania h 'los extranjeros residentes, que, con cinco afios de residencia y el conocimiento del espafiol, puedan estar ya suficientemente informados de los








asuntos locales y de la naci6n y del criterio y sentimientos populares, para que su cooperaci6n sea de positiva utilidad en el buen uso de los derechos politicos. La Comisi6n Consultiva, al redactar la Ley Electoral, ha dedicado mucho tiempo y esfuerzos en investigar y estudiar la proposici6n por medio de la cual se fitorgaba en las elecciones municipales, A los extranjeros residentes, el derecho de sufragio. Esta proposici6n, sin embargo, hal16 mucha oposici6n tanto de parte de los cubanos como de los extranjeros. Sostfivose que con ello se renovarian las animosidades existentes durante la larga lucha de los cubanos por su independencia, y se recibieron muchas protestas de los cubanos asi como de los espafioles. Unos y otros 1lamaban la atenci6n sobre el hecho de que afn no habia transcurrido bastante tiempo para dar por apagados por completo los rencores, por mfs que se ha adelantado mucho por tan hermoso sendero. Los cubanos en sus protestas hacian notar que una mayoria de los habitantes de muchos pueblos de la Isla, incluyendo en ellos la Habana, es extranjera; en varias poblaciones el contingente de espafioles constituye la mayoria, y en muchas otras 6sta la forman espafioles y chinos. Los espafioles en sus protestas observaban que era injusto que se les hiciera tomar parte en la lucha de partidos que se establecia en las elecciones, y han mostrado serios temores de que pueda acarrearles perjuicios el que se les obligue A aceptar el derecho del sufragio. Este punto afin esti en estudio por la Comisi6n Consultiva, y por tanto no seguir6 tratdndolo.

Los trabajos de los enumeradores del censo estin terminaVERMINACION DE LA dos, y esto, naturalmente, hace que el
ADMINISTRACION pfiblico en general comience a pensar PROVISIONAL. en cukndo van A verificarse las elecciones. Las listas electorales que van A compilarse de las de los enumeradores estarAn terminadas en 10 de Febrero de 1908, nero como hay que dar publicidad y oportunidad para corregir los errores que se adviertan, no podrAn darse por terminadas del todo hasta el 15 de Febrero. Las nuevas Leyes Electoral, Municipal y Provincial, tienen que ser promulgadas antes de celebrarse las elecciones, y ]a Comisi6n Consultiva ha visto que por falta de legislaci6n sobre la materia, se necesitarb promulgar ademfs, una lcy de Contabilidad Municipal y otra sobre la








Tributaci6n en favor de los municipios, las cuales vendrn A ser leyes supletorias de la Orghnica Municipal. La Ley Electoral, la Municipal y la de Contabilidad de los Municipios, estAn casi listas para ser presentadas al Gobernador Provisional; pero aunque los proyectos de Icy de Tributaci6n Municipal y la Ley Provincial estAn redactados, aun no han sido discutidos por la Comisi6n. Antes de su promulgaci6n, estas leyes serAn impresas y dadas A conocer al pfblico A fin de que 6ste pueda leerlas bien, estudiarlas y hacer las observaciones que crea oportunas. El Decreto de promulg'aci6n de estas leyes probablemente se dictarA A principios de Febrero de 1908. Entonces serd necesario organizar las Juntas Electorales Centrales, las Provinciales y las Municipales previstas en la Ley Electoral. Esta organizaci6n probablemente no tomarA mAs de cuarenta y cinco dias y por tanto estarA lista para el 15 de Marzo de 1908. Las Juntas Municipales tendrAn A su cargo las listas electorales, y comprobarAn. rectificarln y agregarin nuevas inscripciones, pero la inseripci6n debe quedar terminada veinte y nueve dias antes de las elecciones. Serh tambi6n necesario proveer las mesas y demAs mobiliario y efectos, y de locales, 6 instruir A las Juntas Electorales acerca de sus propios deberes. La convocatoria para las elecciones provinciales tiene que hacerse con sctenta y cinco dias de anticipaci6n, y las municipales con sesenta dias. Como las primeras elecciones serAn provinciales y municipales A la vez, la convocatoria se harA con setenta y cinco dias de anticipaci6n.
Las elecciones van A efectuarse de acuerdo con una nueva ley, que aun no estA en vigor, y como habrA muchas disposiciones que requerirAn explicaciones 4 instrucciones, dudo que los periodos sefialados puedan decursar conjuntamente en gran extensi6n. Por tanto, las elecciones provinciales y municipales es de esperarse que se efectfien en Abril 6 Mayo, de 1908.
El acuerdo A que Ilegaron todos los partidos en duanto A la celebraci6n de las elecciones, establece en duanto A las Congresionales y Presidenciales lo siguiente (v6ase la carta del Secretario Taft, de 10 de Abril de 1907) :

"Cuarto. Tres meses pueden no ser tiempo suficiente para dar por probada la euestihn de la tranquilidad (lei pais y el 6xito de la elecci6n preliminar de ensayo, y por tanto nuestra








declaraci6n no debe limitarse sino 6 decir que las eleeiones nacionales se efectuarhn dentro de los seis meses siguientes a la elecci6n preliminar."

La tranquilidad de la Isla es completa y absoluta, y creo que las elecciones preliminares no serin causa de serios disturbios. Sin duda surgirhn muchas disputas electorales que tienen que arreglarse, porque es esencial que los funcionarios municipales y provinciales tomen posesi6n oportunamente y se familiaricen con los deberes de sus cargos antes de que se proceda h la segunda elecci6n. No creo que para 6sta se requiera que pasen los seis meses, pero es natural que no pueda fijarse un plazo determinado sin antes conocer los resultados de las p-imeras elecciones. Los actuales indicios son de que dichas elecciones se efectuarAn con toda tranquilidad y que habr' n de unir ms A los grupos politicos existentes de tal modo que llegue A delinearse, y podamos ver mejor la perspectiva de la contienda nacional. Y mientras tanto, lo que habrA que hacer, y lo finico que en realidad puede hacerse, es aguardar al resultado de las elecciones Provincial y Municipal, antes de dar un nuevo paso.
Lo grave de la presente situaci6n consiste en 'la falta de unanimidad en el pueblo y de una base de programa politico de suficiente importancia que invite en su apoyo al esfuerzo de la mayoria de los electores. La contienda no encierra otro fundamento que la popularidad de los distintos candidatos que actualmente se anuncian 6 se discuten, y en su estado presente, consiste en los esfuerzos que se vienen haciendo por conseguir el apoyo de los jefes locales: se asemeja en esto h los trabajos de propaganda en los Estados Unidos, anteriores A la convenci6n. En la actualidad existe aqui una falta general de conflanza respecto A que cualquiera de los candidatos tenga nfimero bastante de partidarios, que haya la suficiente uni6n entre 6stos. y que los candidatos tengan el suficiente prestigio y gocen de la conflanza pfiblica para hacer su administraci6n estable si son elegidos y toman posesi6n de sus cargos. Los partidarios de cada candidato estAn seguros de que su jefe tiene tales partido y prestigio, pero ellos esthn igualmente seguros de que todos los demas candidatos no los tienen. Como dejo dicho, espero y creo que las elecciones preliminares darAn mAs forina y consistencia








i los partidos y disipar6n esta incertidumbre. Y si asi no fuere, la cuesti6n de ]a fecha para la celebraci6n de la eleeei6n presidencial ven drA A complicarse mns en vez de quedar dilucidada.
Durante los primeros meses de la Administraci6n Provisional se agit6 mucho el problema de si era conveniente conseguir la anexi6n de Cuba A los Estados Unidos, 6 el establecimiento de un protectorado por los Estados Unidos sobre esta Isla. A pesar de que repetidas veces se ha afirmado rotundamente lo contrario, una gran mayoria de los cubanos abriga el temor de que los Estados Unidos desean y piensan anexarse la Isla. Esta idea perjudiea los planes de los Estados Unidos en favor de Cuba y continuarA siendo un estorbo i la ejecuci6n de las obligaciones del Tratado por medio del cual los Estados Unidos garantizan y protegen la soberania de la Repfiblica de Cuba. Estos temores tienen un origen natural y comprensible. Los cubanos con raz6n consideran su isla la mAs rica en recursos y la de mAs benigno clima en esta parte del hemisferio occidental, si no del mundo; recuerdan la lucha que Espafia sostuvo por conservarla, y, como todo aquel que tiene en gran estimaci6n sus bienes no pueden comprender que haya quienes no la ambicionen; se dan cuenta de la importancia estrat6gica de Cuba, desde un punto de vista militar, para los Estados Unidos, y estin acostumbrados durante siglos de dominaci6n espafitola, A verlo todo subordinado A las necesidades militares; tambi6n, A su manera de ver, el trhfico y el comercio de los Estados Unidos se beneficiarian con la anexi6n de la Isla. Los cubanos tienen la mayor f6 en el Presidente Roosevelt y en su Gobierno; muchos de ellos comprenden que el sentimiento pfiblico y muchos de los importantes intereses especiales de los Estados Unidos est6.n opuestos A ]a anexi6n, tanto ahora como mAs adelante; saben que la resoluci6n conjunta adoptada en Abril de 1898 por el Congreso de los Estados Unidos de "que el pueblo de la Isla de Cuba es, y de derecho debe ser libre 6 independiente", es parte de la legislaci6n permanente de los Estados Unidos y que fu6 necesario haeer uso de la facultad de la naci6n, de hacer la guerra, para obligar al reconocimiento de esta declaraci6n; pero A pesar de todo, ese temor sigue latente, especialmente entre la clase ignorante; esto viene en gran parte, de que peri6dieamente vienen agitando el problema los residentes de la Isla que desean la anexi6n, y de que, de esos









mismos temores del pueblo, se valen numerosos agitadores y politicastros que de ese modo tratan de aumentar sus intereses personales 6 su prestigio. Si fuera posible calmar por completo esos temores y hacer que todo el pueblo de Cuba comprendiera lo sincera y firmemente que el pueblo de los Estados Unidos desea 6 intenta que la soberania independiente de la Repfiblica de Cuba sea conservada, y que el Gobierno de la Isla sea desempefiado por funcionarios elegidos por los ciudadanos de la Repfiblica, muchas dificultades de la situaci6n cubana quedarian descartadas por completo; pero han sido tantas las seguridades que se han dado por parte de los Estados Unidos, y 6stas han quedado ya de tal modo cristalizadas en forma de legisla-ci6n del propio Congreso, en las estipulaciones de tratados y en la palabra internacional empefiada, que ya no es posible afiadir mis.
Indudablemente, el deseo de ponerse bajo la jurisdicci6n y direcci6n del Gobierno de los Estados Unidos continfla vivo entre el gran contingente extranjero y un corto nfimero de cubanos que poseen bienes y temen se repitan los des6rdenes. Una abrumadora mayoria de cubanos no estA dispuesta 6 abdicar su independencia y soberania; para conquistar la cual pr~cticamente todos los cubanos de esta generaci6n se unieron A la revoluci6n contra Espafia. El arraigo de este sentimiento en el pecho de los cubanos me inspira la confianza de que liegar~n h lograr un gobierno bueno y estable. Durante los afios de su lucha contra Espafia, sufrieron todo g6nero de adversidades y gustosamente hicieron grandes sacrificios. Este proceder de los cubanos no fu6 transitorio, pues los infortunios y sacrificios fueron sobrellevados durante largo tiempo. En los momentos actuales de su desenvolvimiento nacional, es necesario que ellos hagan sacrificios y transijan en sus opiniones particulares, en sus preferencias y deseos respecto de las personas y direcci6n de los asuntos de Gobierno; y yo creo, que cuando hayan conocido y comprendido definitivamente lo que son estos sacrificios, 6stos ser~n realizados con la misma intenci6n y la misma entereza que hacen posible el mantenimiento de un gobierno estable en toda Repfiblica bien regida.
La Administraci6n Provisional esth procediendo con toda la rapidez que las circunstancias y condiciones permiten, para dar cumplimiento al plan expuesto en la carta del Secretario









Taft. Hasta este momento, la paz y la tranquilidad han reinado en toda la Isla, y se han heeho notables adelantos con el objeto de satisfacer los deseos del pueblo cubano para hacer estable la Repfiblica y obtener para sus habitantes buenas leyes, buena Administraei6n, mejoras pfiblicas, desarrollo del comercio y fomento de la Isla, junto con los beneficios de la paz y la tranquilidad pfiblieas.


SITUACION ECONOMICA.

La situaci6n econ6mica es exeelente segfin se ha visto con pruebas patentes.
En Octubre de 1906 era creencia general que la revoluei6n AGRICULTURA, habia dado al traste con el cr~dito econ6mico
INDUSTRIA de la Isla; se calcul6 que la prolongada seY COMERCIO. quia habria echado A perder las siembras de caria, tabaco, frutas y demis cultivos; un cicl6n devast6 la Isla A mediados del citado mes, y se pensaba que hubiera dado fin A lo que quedaba de la cosecha de cafia y tabaco. Todos esperahan que los ingresos de Aduanas disminuirian y persistia el temor de que las entradas del Gobierno no serian suficientes para cubrir las obligaciones y gastos ordinarios. El resultado fu6 contrario de lo que se esperaba. La cosecha de tabaco fu6 escasa, pero superior en calidad y alcanz6 los mejores precios que se registran en la historia de esta industria en Cuba. La cosecha de frutas y frutos menores fu6 abundante y lo que es mes halagador, los campos dedicados al cultivo de dichos frutos fueron de mayor extensi6n que nunea, y aunque el rendimiento tuvo en su contra la sequla, los precios obtenidos fueron elevados y los resultados fueron tambi6n satisfactorios para el productor. Los ingresos de Aduanas han excedido & los de los afios anteriores y el estado del Tesoro Pfiblico continfia siendo excelente.
La cantidad de lluvia caida en Cuba durante los iiltimos doce meses ha sido considerablemente menor que la normal. La cantidad caida durante lo que se llama "Epoca de las lluvias", h penas ha excedido de la que generalmente cae iurante el llamado "tiempo seco"; y durante el tiempo seco de








este afio ha habido muy poca 6 ninguna iluvia. Esto ha impedido el crecimiento de la caria, y por tanto, esto reducird relativainente la producci6n de azficar que pueda rendir una extensi6n dada de terrenos sembrados, no obstante lo cual, ha habido aumento en la extensi6n de 6stos y la opini6n corriente es que la Isla producird por lo menos, 1,150.000 toneladas de azficar, teniendo que aumentar el rendimiento con las lluvias que caigan desde ahora hasta que termine el corte de caia. En algunas partes de la Isla ha caido la suficiente cantidad de lluvia y con bastante frecuencia para que la caria alcance su crecimiento ordinario, pero en otras partes la cala ha resultado pequefia. La carla ha crecido durante su 6poca, pero no con la rapidez usual y se ha quedado unos treinta dias atris en su desarrollo corriente. Si el corte de la caria se pospone hasta que transcurra dicho tiempo el rendimiento aumentarA. en proporci6n; hay bastante cafia que qued6 sin cortar el afio pasado y ya este afio esti bien madura y serA la primera que se corte, pero esto no tomarA m's de dos semanas. La dificultad en demorar el corte de la caria estA en que no podrA recolectarse toda para cuando empiecen las lluvias en la primavera. Cuan, do vienen las lluvias es dificil y costoso el trabajo en los camnpos y el acarreo de la caila k los trenes y trapiches. Los peritos azucareros auguran que los precios del azficar serhn elevados, y si su predicci6n se cumple, la producci6n del azficar de Cuba por lo menos, restableceri el equilibrio econ6mieo.
El tabaco se estA ya sembrando y por tanto no puede afin calcularse su producei6n, pero habrA un aumento en la extensi6n de terrenos dedicados A este cultivo y no hay indicios de que puedan bajar los buenos precios actuales.
Tambi~n van extendi6ndose los eultivos de plhtanos, pifias, naranjos y otros frutales, y los de hortalizas, para cubrir la demanda de verduras durante el invierno en los Estados Unidos.
El cultivo del caf6 tambi6n presenta un aspecto halagador en cuanto A su aumento, y se est~n haciendo nuevos plantios en aquellas partes de la Isla donde este importante producto se obtiene en muy buenas condiciones.
Las explotaciones mineras de hierro muestran tambi6n notables progresos. Se han descubierto nuevos yacimientos de mineral, que se estAn explotando. Asimismo estdn instalandose






49

maquinarias, que requieren la construcci6n de vias ferreas, y otras obras como muelles, canalizaciones, etc.
Las industrias fabriles de la Isla, especialmente aouellas que emplean los productos naturales se hallan en condici6n muy pr6spera y aumentan ripidamente en cuanto i su extensiSL y producci6n.
El comeroio interior y el :extranjero durante el aio que finaliza presentan un halagiiefio aumento en comparaci6n con afios anteriores.
El aumento de los ingresos de la Aduana de la Habana desde Diciembre 1.0 de 1906 al 31 de Octubre de 1907, en comparaci6n con lo ingresado durante igual periodo de 1905-06, es dk $1. 381,684.15.
Los ingresos del Tesoro por otros conceptos desde el 1.0 de Diciembre de 1906, al 31 de Octubre de 1907, en comparaci6n con los de los mismos meses en 1905-06, han tenido un aumento de $48,158.41.
Los ingresos del Departamento de Correos desde el 1.0 de Dioiembre de 1906, al 31 de Octubre de 1907, han tenido un aumento de $58,290.02 en comparaci6n con lo ingresado durante los mismos meses en el afio de 1905-06.
La situaci6n del Tesoro Nacional en 31 de Octubre de 1907, se demuestra en el siguiente cuadro:

SITUACION DEL TESORO DE LA REPUBLICA DE CUBA.


Existeneia -en -el Tesoro en Septiembre de 1906 (fecha del establecimiento del Gobiorno Provisional) ...................
Ingresos desde Septiembre 29, 1906 6 31 de Oetubre de 1907:
Aduanas ................. $ 27.747,170.30
Derechos Consulares .......... 420,055.86
Correos ................. .... 870,346.05
Impuestos del Estado .......... 995,632.07
Bienes y Derechos del Estado. 386,093.02 Rentas Interiores ............. 4.451,607.50
Produetos Varios ........... ....6.371,119.71
Total .........
Egresos desde Septiembre 29, 1906:
Congreso ................ .$ 284,956.58
Ejecutivo (personal, material,
etetera) ............... .... 87,500.54
Secretaria de Hacienda ........ 5.247,973.36
Al frente ........ $ 5,620,430.48


$ 13.625,539.65






$ 41.242,024.51 $ 54.867,564.16


$ 54,867,564.16












Del frente..... ... $ 5,620,430.48


Secretaria de Estado y Justicia
(incluso Poder Judicial) .... Secretaria de Gobernaci6n (inctuyendo Fuerzas Armalas, Censo y Sanidad) ...............
Secretaria de Instrucci6n Pdblica. Secretaria de Obras Pdbli.cas... Secretaria de Agricultura .... Intereses del Empr6stito y gastos
de recaudaci6n del impuesto. . Dep6sito Especial ............
Haberes del Ej6rcito (2.0 50%).


1.964,178.71


12.910,986.45 4.523,339.26 9.450,702.85
291,043.53

2.711,053.56
743,007.00 1.398,488.76


Saldo .en el Tesoro, Octubre 31 1907.

RESUMEN.


Saldos por:
Rentas ...... ........................
Impuestos ....... ....................
Fondo especial ...... ..................
Primer Emprdstito del Ejdrcito .............
Segundo Emprdstito del Ejdrcito ............

Total .... ............


$ 39.613,230.60

$ 15.254,333.56




$ 9.525,489.13
2.568,987.12
311,916.44 632,431.00
2.215,509.87

$ 15.254,333.56


Esta suma no es toda ella "efectivo disponible". En este fondo se hallan incluidos los saldos afin no invertidos de cr6ditos fijos concedidos por el Congreso Cubano para obras pfiblicas, $5.489,516.42; y los saldos afin no invertidos, de cr~ditos fijos concedidos para mejoras pfiblicas por ]a Administraci6n Provisional y que ascienden h $2.153,909.87. Estas dos sumas que preceden no pueden cargarse, por entero, contra el saldo de efectivo en la Tesoreria, porque los remanentes provenientes de cr6ditos coneedidos para obras que estAn en ejecuci6n, bien en todo 6 en parte, se hallan en manos de los Pagadores y depositados A su favor en el Banco Nacional, 6 en el "Royal Bank of Canada" y no aparecen en la cuenta de efectivo de la Tesoreria. El total de la suma depositada en el Banco Nacional h la orden de los Pagadores, es de $3.476,955.96, y en el "Royal Bank of Canada" $72,234.34, que hacen un total de $3.549,190.50. La parte de estos dep6sitos que representa los saldos por invertir de los cr& ditos concedidos por leyes especiales, y la que corresponde A fos gastos corrientes del presupuesto no puede determinarse hasta la terminaci6n del afio fiscal, pero puede darse por seguro que por lo menos $1.000,000 corresponde h la parte no invertida de los cr~ditos para obras pfiblicas. Los fondos exis-


$ 54,867,564.16










tentes en Tesoreria tambi6n comprenden $1,000,000 en Bonos Nacionales (Speyer) comprados por el Gobierno en 1905 y los cuales no son disponibles ni para ser emitidos de nuevo, ni para usarse para cr6ditos; tambi6n estdn ahl comprendidos $2,847, 940.87 de saldo, primero y segundo emprstitos del Ej6rcito, y de los cuales no puede disponerse. De esto resulta, que la cantidad en efectivo del Tesoro Nacional no afecta h ninguna atenci6n y de la que puede disponerse para cr~ditos, es de $4.551,310.63.
Por el Presupuesto anual para el afio fiscal que vence en 30 de Junio de 1908, se consigna la suma de $23.309,539.87 con cargo h los fondos del Tesoro no afectos de modo expreso en otra forma, para ser distribuida de la manera siguiente:

Para el Ejecutivo. - Gobierno Provisional. $ 105,980.00 Para ]a Secretaria de Estado y Justicia. 680,265.57 Para la Secretaria de Gobernaci6n.. 8.973,002.65 Para la Secretaria de Hacienda. ...... 3.440,954.65 Para la Secretaria de Instrucci6n Pfiblica. 4.195,868.00
* Para la Secretaria de Obras Pfiblicas. . . 4.445,226.00
Para la Secretaria de Agricultura, Industria y Comercio .. ........ . 274,988.00
Para el Poder Judicial ......... . 1.193,255.00

Total .... .......... $ 23.309,539.87

* Adem6.s de cr6ditos concedidos por el Congreso.

La inversi6n de estas consignaciones debe hacerse de acuerdo con los cuadros de distribuci6n anexos al Decreto poniendo en vigor el presupuesto, del que forman parte.
Los ingresos calculados para cubrir los cr6ditos dispuestoo son los siguientes:


De Aduanas, deduciendo la suma necesaria
para cubrir los gastos del Poder Legislativo y del Presupuesto fijo..... Rentas consulares ... .........
Comunicaciones .... ..........
Rentas interiores ... .........
Bienes y Derechos del Estado..... Productos varios ... .........


Total ...........


$ 23.046,000.00
350,000.00 743,000.00 831,000.00 234,000.00 262,325.00

$ 25.466,325.00


g










Los ingresos del Tesoro Nacional durante los cinco filtimos meses han superado al cAlculo en que se bas6 el presupuesto, A saber $25.466,325.00; y por tanto, los cr6ditos consignados en el presupuesto serdn satisfechos con los ingresos corrientes, quedando el efectivo disponible ahora existente y el exceso de las rentas futuras sobre lo consignado en el presupuesto, para atender a los gastos extraordinarios, como elecciones, reclamaciones pendientes por dafios causados por la revoluci6n, nuevas mejoras pfiblicas, etc.
Teniendo en cuenta que este es el aspecto que presenta la situaci6n al afio siguiente inmediato A una revoluci6n y i un cicl6n, incluyendo un periodo de pAnico y perturbaci6n general en el mundo de los negocios y en la banca; huelgas y cierres de puertas en toda la Isla; paralizaci6n durante euatro meses de la industria cigarrera y tabacalera y la de construceiones, y el consiguiente entorpecimiento de los negocios y el comercio; y con los bajos precios del azfiear; puede darse una idea de las sorprendentes riquezas y el poder recuperativo de que dispone esta Isla, y compele A preguntar:-j Cukles no serian los resultados de unos cuantos afios de progreso, en condiciones de tranquilidad, esfuerzo unido y con una buena administraci6n?

Los intereses comereiales de Cuba se hallan en excelente INTERESES condici6n. El comercio extranjero y el inCOl ERCIALES. terior van en constante incremento, y esto ha venido ocurriendo desde la Guerra Hispano-Americana. Las clases comerciales son conservadoras, pero estAn prontos h descubrir y aprovechar las positivas y verdaderas oportunidades de expansi6n de su comercio y de aumentar sus ganancias. El desarrollo del comercio estA fundado sobre bases tan s6lidas y ha sido dirigido con tal seguridad que en los circulos comerciales no ocasion6 ningctn resultado desastroso la depresi6n que trajo el considerable aumento de efectivo en la Isla, motivado por la emisi6n de bonos, la muy liberal distribuci6n de dinero y por el cr~dito ilimitado de que se disponia en los afios de 1902 A 1906.
Tan satisfactorio estado se debe principahnente A la maravillosa fecundidad de la Isla, su creciente poblaci6n, la sagacidad y perspicacia de los comerciantes; y no pequefia parte de esta gloria se debe A la CAmara de Comercio, Industria y Navegaci6n de Cuba. Esta corporaci6n representa todos los in-










tereses mercantiles de la Isla. Sus directores son entendidos y previsores hombres de negocios, que est~n en trato directo con todos los giros del comercio, en todas las partes de la Repfiblica y pueden prestar pronta y eficaz asistencia cuando se les necesite. Por medio de esta institucidn se obtiene la cooperaci6n y armonizaci6n de todas 'las clases de la vida comercial bajo todos sus aspectos, promovi6ndose asi, los intereses individuales y colectivos. A los pocos meses de establecida la Administraci6n Provisional, una Comisi6n de la Cfmara de Comercio present6 un gran nfimero de quejas referentes A asuntos de Aduanas. PrActicamente, todas ellas pueden clasificarse como quejas contra (1) Errores en el aforo de mercancias por el reglamento vigente; (2) modificaci6n de los aforos despu6s de haber sido despachada la mercancia y pagados los derechos que se exigian;
(3) niala interpretaci6n y aplicaci6n del reglamento sobre el comercio y la navegaci6n de cabotaje; y (4) imposici6n arbitraria de multas y penas. Di6se toda la importancia que tenia al asunto en cuanto A. la molestia 6 injusticia de cambiar el aforo A las mercancias cuando ya habian salido de la Aduana y despu6s de estar en posesi6n de los importadores semanas y meses y, en muchos casos, cuando ya habian sido vendidas en el curso ordinario del negocio al precio sefialado con vista de los derechos, primitivamente impuestos. Di6 origen A esta pr6.ctica, la circunstaneia de que las euentas de las Aduanas 6 la Tesoreria, no son intervenidas 6 revisadas hasta ocho 6 diez meses despu6s de. haber tenido lugar la operaci6n; si durante este periodo habia un cambio en el aforo, el Interventor de Hacienda exigia la cantidad que correspondia por la nueva clasificaci6n y se exigia al importador que satisfaciera el alcance 6 diferencia. Cada una de las quejas presentadas fu6 objeto de una investigaci6n y todas quedaron definitivamentc resueltas k satisfacci6n mutua de la C'.mara de Comercio y los funcionarios de Hacienda.
Esto ha dado lugar A un procedimiento que viene dando satisfactorios resultados. Si algfin miembro de la Asociaci~n se considera perjudicado por la resoluci6n de algin Departamento del Gobierno, presenta su caso al Comit6 Ejecutivo de la CAmara de Cornercio; si esta Corporaci6n apoya sus pretensiones, el asunto se somete al Gobernador Provisional y se le traslada al Departamento con que se relacione para su investigaci6n 6 informe sobre el particular; si hay disparidad de opiniones, el










Gobernador entonces resuelve. Este plan economiza tiempo y mo'lestias al Gobierno; ha dispuesto mejor los 6nimos y suavizado la "lucha irreconciliable" que en todo pais existe entre los importadores y 'los funcionarios de Aduanas.
El valor aproximado de las importaciones y exportaciones durante los afios fiscales de 1905-6 y 1906-7, se muestra en el siguiente cuadro:

IMPORTACIONES Y EXPORTACIONES.
(Excluyendo la moneda.)


IMPORTACIONES EXPORTACIONES ANRO FISCAL ARO FISCAL ANO FISCAL ASO FISCAL PAISES 1905-1906 1906-1.907 1905-1906 1906-1907


Estados Unidos ...........$ 48.830,629 $ 48.197,234 $ 88.981,407 $ 98.141,012
Alemania .................. 6.593,215 6.435,969 4.309,794 3.130,757
Espafia ..................... 10.647,860 8.287,061 768,686 413,305
Francia .................... 5.654,301 5.781,602 1.580,047 1.002,329
Reino Unido ............... 14.987,900 13.639,130 5.869,376 4.446,223
Otros paises de America 12.833,135 9.501,412 2.208,415 2.211,504 Otros paises de Europa. 3.970,012 3.434,585 806,529 821,672 Dems paises ..............j 968,540 1.398,996 675,061 598,135
Totales ......... 1, 104.395,592$ 96.673,989 $ 105.199,315 $ 110.764,937

MONEDA.

IMPORTACIONES EXPORTACIONES ANO FISCAL ARO FISCAL ATO FISCAL ARO FISCAL PAISES 1905-1906 1906-1907 1905-1906 1906-1907


Estados Unidos .......$ 553,6981$ 7,558 $ 1.215,472 $ 3.773,000 Espafia ...................... 279,360 18,526 842,083 238,255
Francia ..................... 1.276,434 639,222 .................. 36,364
Dem is paises ............. 260 .................. 9,345 ..................

Totales ......... 2.109,752 $ 665,3061$ 2.066,898 $ 4.047,909

A fin de poder comprobar la situaci6n eeon6mica del pueblo en general, pedi se me presentaran estados de los ingresos brutos anuales desde 1903, de la Empresa del Tranvia El6etrico de la Iabana, de la Compafiia del Alumbrado de Gas y Eldctrico, y del Departamento de Ahorros del Banco Nacional; por depender las rentas de estas instituciones del pfiblico en general y








46

tener negocios con todas las clases sociales. El resultado de dichos estados es el siguiente:

COMPARIA DEL ALUMBRADO DE GAS Y ELECTRICO DE LA HABANA.

(Productos brutos desde 1903.)

MESES 1903 1904 1905 1906 1907

Enero ............... S 76,081.57 $ 86.549.90$ 92,849.29 1 104,593.31 $ 136,034.51
Febrero ............ 72.952.58 82,504.93 83,5t5.65 96,013,89 122,075.65
Marzo .............. 76,320.01 82,645.40 85,368.75 96,927.88 121,206.72
Abril ............... 73.040.13 81,007.03 80,653.23 101.636.77 122,726.89
Mayo .......... 71,670.74 82,175.59 82,906.79 115,100.26 121.958.12
Junio ............... 76.71 1.23 76,079.65 76,46068 104,299.48 118,00395
Julio ................ 68,168.52 76,703.40 77.139.53 105,607.85 118,61.89
Agosto ............ 70,688.80 82,7,1.17 82127.81 111,848.10 124,155.36
Septiembre ...... 74,963.16 80,870.58 84,00.99 117,048.16 132,602.79
Ociubre .......... 79,953.79 87,469.90 92,073.46 118,64863 138 00 00 ..
Noviembre ..... 149.64 912,568.84 98,230.27 123,747.39 143"00000 Clalcao aproxiDiciembre . 96,244.19 103,6 8.65 108,439.51 131,191.21 149'000:00) mado.
TOTALES ..... $ 922,944.361$1.014,915.13 $1,043,762,96 $1.326,662.93 $1.547,605.88

EMPRESA DEL TRANVIA ELECTRICO DE LA HABANA.

(Productos brutos del tranvia eldctrico en la Habana, incluyendo el producto bruto de la empresa de 6mnibus, desde i.o de Abril de 1903.)

MESES 1903 1904 1905 1906 1907

Xnero .............. S 75,921.10 $ 119,58.74 $ 130,296.91 $ 156.347.42 175,830.83
Febrero ........... 79,024.28 117,564.04 128,789.08 147,951.38 162,834.93
Marzo .............. 88,139.74 128,408.52 144,977.01 175,637.70 181.564.21
Abril .......... 116,755.84 120,703.24 137,013.9- 136,081.78 168,4(01.36
Mayo ............... 123,949.33 127,242.-8 154,757.29 160,850.79 176,003.10
Junio ...........117,96R.84 123.530.49 147,133.86 156,414.29 175.710.92
Julio ............ 118,648.83 127.365.42 165,620.11 167,832.14 181,550.53
goto .......... 125,408.95 130,794.05 156,254.19 169,353.42 192,501 05
Septiembre.... 124,171.78 125,948.23 151,276.70 151,719.96 179,559.66 Octubre ............ 118,56270 121,018.20 180,250.83 166,217.39 179,066.76
Noviembre 110,229.12 125.810.68 159,o72.80 160.471.32 182,000.00 Calclado. Diciembre.. 114,518.48 137,316.82 151,112.08 182,521.43 184,000.00
TOTALES. $1.313,284.19 $1.515,289.01 $1.806,563.83 1.931399.02 2.139.135.76
AV.E TO. 441,597.05 201,994.82 291,274.82 124,835.19 207,736.74


Los datos que arroja el Departamento de Ahorros del Banco Nacional, fueron presentados en forma de carta por el Presidente de dicho Banco. Sr. Edmund G. Vaughan, de la que extractamuos lo siguiente:

"Debo manifestarle " Vd. con relaci6n A este asunto que los libros del Departamento de Ahorros del Banco Nacional de Cuba durante los peores meses del aiio-Septiembre y Octubre-arrojan lo siguiente: Durante Septiembre se abrieron 206 cuentas nuevas, que suman reducidas At su equivalente en moneda de los Estados Unidos , 6 mbs de $117,000. En Octubre hubo 210 cuen-










tas nuevas que suman $119,000; lo que hace un total durante dichos dos meses de 416 cuentas nuevas con un montante de $236,000.
"Las cuentas corrientes siguen casi en la misma forma, pero por supuesto, por cantidades mucho m~s elevadas, y sin embargo, quizis no son de tanta signifieaci6n. En la misma proporci6n se ha ganado durante el mes de Noviembre. Estas cifras s6lo corresponden i la oficina central; en las sucursales ha habido tambi6n aumento, pero no en tan gran proporci6n."

Tan lisonjero aspecto no significa que la situaci6n sea inmejorable, ni que deje de haber pdrdidas econ6micas que contener, ni mtles que remediar.
Desde muy temprano ya se habia hecho observar A la Administraci6n Provisional la oportunidad y conveniencia de hacer algo por mejorar la situaci6n econ6mica. Los asuntos que se presentaban como mis urgentes, eran:

1. Sanidad de la Isla.
2. El gran nfimero de gente sin trabajo anualmente durante el tiempo muerto (de Mayo h Diciembre.)
3. La falta de earreteras, de facilidades en los puertos y otros auxilios i la navegaci6n, de suma necesidad para la econ6mica producci6n y transporte de los productos agricolas en el mercado.
4. El costo elevado de la eonducci6n por via fdrrea, carreteras y por mar.
5. La carestia de la vida, 4 saber: los alimentos, vestidos, alquileres, materiales de construcci6n, etc., en las ciudades y los pueblos.
6. El pequefio margen de utilidad en la fabricaci6n del azdcar.
7. El interns elevado sobre el dinero.
8. Los bajos jornales del obrero.
9. Las exigencias de los prestamistas con la gente que vive de su jornal.
10. Las restrieciones injustas impuestas al comercio y la navegaci6n por los reglamentos de Aduanas.
11. Una ley de Baneos.
12. La circulaci6n corriente de tres distintas clases de moneda.

La Sanidad en Cuba tiene una importancia mAs que nacional; es de importancia internacional y ha sido objeto de preceptos constitucionales, y estipulaciones contenidas en tratados, por los cuales el Gobierno de la Naci6n est









obligado A tomar las medidas quc scan necesarias para evitar "la recurrencia de enfermedadse epid6micas 6 infecciosas."
El pueblo de Cuba comprende perfectamente las inmensas ventajas que la Isla ha de obtener con un estado perfecto de sanidad y esth ansioso de obtener dichos beneficios. Los cubanos se dan cuenta de la necesidad y conveniencia de la sanidad, pfiblica, afin de mejor modo que el pueblo de los Estados Unidos, en los lugares que conozco; pero descansan en que el Gobierno realice esas obras de sanidad, en vez de hacer por si mismos sus esfuerzos, individualmente.
El Gobierno Militar (1899-1902) dej6 una brillante hoja de servicios, tanto en el orden del 6xito individual, como en el administrativo, en cuanto al grado de excelencia de sus trabajos sanitarios; pero aej6 k la Repfiblica la promulgaci6n de una ley adecuada para continuar dicho servieio h la altura que se requeria. La Repfiblica, por Decreto Ejecutivo, dispuso la organizaci6n de un servicio sanitario que se extendia k toda la Isla, y dict6 ilos reglamentos 6 instrucciones para el desempefio de dicho servicio. El Congreso cubano en 1906, concedi6 un total de $3.646,216.00 para obras piiblicas y otros objetos que propendian al mejor estado sanitario, y asimismo para los servicios sanitarios de las ciudades y pueblos de la Isla. La 'ley promulgada por el Presidente cre6 una Junta Central de Sanidad, con su oficina principal en la Habana, y una Junta Local de Sanidad en cada Trmino Municipal, siendo dichas juntas de nombramiento de las autoridades municipales; y sufragados los gastos de dichos servicios sanitarios por los mismos municipios, de acuerdo con los presupuestos municipales anuales. Las rentas de que disponian los municipios no eran suficientes para permitir que se dedicara la cantidad que se necesitaba para sanidad, y por tanto, hubo que acudir al Gobierno Nacional para suplir dicha deficiencia. Hecha la prueba se vi6 que el plan de que los nombramientos y remociones de los funcionarios de sanidad dependiera de las autoridades municipales daba por resultado que el servicio sanitario no estuviera bien atendido y en algunos lugares hasta abandonado por completo. Por mucho que un individuo crea en teoria en la conveniencia de la perfecta higienizaci6n, por lo regular se opone h que en su caso se hagan cumplir con el rigor debido los preceptos y reglamentos sanitarios. El funcionario que trata de aplicar la ley, generalmente









tiene que verse envuelto en sin nimero de dificultades por parte del infractor y quejas h la autoridad superior, que A menudo terminan en que se le amonesta, se le cohibe y hasta se le despide. No pocas veces el infractor es un funcionario municipal, y el empleado de sanidad se ve cohibido h no proceder por temor de perder su puesto, 6 si se atreve A imponer el castigo al infractor, la policia local 6 la autoridad judicial se muestran indiferentes 6 no proceden. En estas condiciones pareci6 conveniente al Gobierno Nacional tomar ". su cargo la ejecuci6n asi como la responsabilidad de la higienizaci6n, y la sanidad. Para obtener este resultado se dict6 un Decreto nacionalizando los servicios sanitarios de toda la Isla. Este Decreto dispuso la creaci6n de una Junta Nacional de Sanidad A cuyo cargo estA la responsabilidad de la sanidad p-iblica y est6 revestida de la autoridad necesaria para 'la realizaci6n de dicho fin. Las Juntas de Sanidad Locales han sido suprimidas y sustituidas por un Jefe de Sanidad en cada T6rmino Municipal, A quien nombra la Junta Nacional; estos Jefes de Sanidad est6n bajo la direcci6n y 6rdenes de la Junta Nacional de Sanidad que puede destituirlos; se exige 6 los Municipios que contribuyan con una d6cima parte de sus rentas al pago de los gastos de sanidad, remitiendo dichos fondos al Tesoro Nacional donde quedan disponibles para el objeto 6 que se destinan; el costo de la sanidad en los municipios, sobre la cantidad con que contribuyen los Ayuntamientos, es sufragado por el Gobierno Nacional; se sefialan adem6s las penas por infraeci6n de los preceptos y reglamentos sanitarios, las que impone el Jefe de Sanidad del municipio, pero contra su acuerdo el presunto infractor puede apelar 6 los tribunales. Este nuevo organismo en breve quedarA completamente organizado y si el plan da resultado, llevar6 sin duda 6 'a creaci6n de una nueva secretaria de despacho que se llamark "Departamento de Sanidad".
La importancia de la Sanidad para Cuba no se limita 6 la salud de sus habitantes; tiene una relaci6n muy directa con el fomento general del pals y su comercio. Cuba es capaz de sostener una poblaci6n muchas veces mayor que el nfimero actual de sus habitantes, pero seria imposible lograr esa poblaci6n de personas que sean inmunes 6 la fiebre amarilla y 6 otras enfermedades tropicales que pueden evitarse con buenas precauciones sanitarias. No debe tampoco olvidarse que de poco servir6 construir carreteras, realizar obras en los puertos, construir fa-









ros, etc., si todos los aflos, en todos los puertos del mundo se establecen cuarentenas contra los puertos de Cuba. Los barcos no querrdn entrar en 'los puertos de la Isla si despu6s se ven imposibilitados de entrar en los puertos de otras naciones. Cuando el Canal de Panamk quede terminado, los puertos de mar de Cuba se verin visitados por muchas embarcaciones que se dirijan A estos mares para atravesar el Canal, pero que evitarAn llegarse A Cuba, si esto las ha de privar de entrar en el Canal. Los cubanos saben apreciar bien todas las fases de esta cuesti6n, y el plan de hacer de la sanidad un servicio nacional ha sido ealurosamente aprobado por el pueblo en general.

Los prineipios generales econ6mieos y las condiciones espeMEJORAS NECESARIAS ciales de la Isla llevaron A la concluEN LOS MEDIOS DE si6n de que la base para lograr de una
TRANSPORTE. manera estable el fomento del pals era dotarlo de buenas vias de comunicaci6n, obras en los puertos, faros, boyas y otras facilidades para la navegaci6n, con los que se verian mfs frecuentadas estas costas.
Los principales productos de Cuba-el azidcar, el tabaco, las maderas de construcci6n, frutos, vegetales y mineral de hierro-tienen su salida en los paises extranjeros, y por tanto, tienen que ser transportados desde el lugar de producci6n al puerto de la costa donde puedan entrar buques de travesia en los que tienen que ser llevados d trav6s de los mares A los mercados extranjeros.
Hay por lo menos cuarenta puertos en las costa de Cuba en que, con un gasto relativamente pequefio, pueden realizarse obras para que puedan entrar en ellos los buques de travesia.
Actualmente hay seis puertos que estAn en condiciones para tal objeto pero ninguno de ellos estA dotado de las facilidades para el rdpido trasbordo de fa carga y todos ellos necesitan ser dragados. A estos puertos hay acceso del interior, por vias f6rreas y estAn en comunicaci6n con la costa por medio de embarcaciones menores. Hay muchas partes de la Isla donde no hay facilidades de transporte por ferrocarril y otras donde dichos transportes son muy costosos.
Cuba sufre anualmente una merma econ6mica por la falta y el costo del transporte interior. El 1.0 de Octubre de 1906, habia menos de quinientas millas de carretera de macadam en toda la Isla. La pequefia isla de Jamaica cuenta con









mil millas de carreteras de macadam. Los productos de Cuba son acarreados al mereado por trillos de dificil trAnsito en tiempo seco, 4 intransitables por completo en 4poca de iluvias. En muchas -localidades es imposible transportar los productos en carretas y hay que cargarlos en caballerias. Donde pueden usarse carretas hay que hacer que las tiren de cuatro hasta diez bueyes, caballos 6 mulos, cuando una pareja seria suficiente si hubiera buenos caminos. Invierte dias el transporte de una carga al mercado cuando podria hacerse en horas.
Los ingenios de azficar de la Isla se hallan tan apartados que la mayor parte de la cafia cultivada tiene que ser trasportada A considerables distancias para ser molida. Debido A las dificultades de la conducci6n por carretas, gran parte de la cafia se lleva de las colonias A los ingenios por via f6rrea. Los fletes de los ferrocarriles son elevados y cuando la Isla quede dotada de buenas carreteras, el agricultor se ahorrard grandes gastos.
Las riquezas de Cuba-excepci6n hecha de sus montes de ricas maderas y el mineral de hierro-depende de los productos de la agricultura. Su principal producto natural es la caria de azficar. La cafia cuando se siembra, madura en diez y ocho meses y despu6s continfia reproduci~ndose sin tener que sembrarse de nuevo, durante quince afios. Rara vez es necesario limpiar los campos de cafia de paja 6 yerba mks de una vez al afio. La 6poca del corte, acarreo y molienda, dura desde mediados de Diciembre hasta el tiempo de las lluvias, que empieza por lo general, A principios de Mayo. La cafla se corta A mano, y en el corte se emplean muchos hombres en cada finca. Trabajan desde que sale el sol hasta que se pone y en algunas fincas hay luces el~ctricas instaladas en los campos para que el core de la carla continue adin por la noche. Esta 6poca del afio es el periodo del crecimiento y recolecta del tabaco, frutas y cultivos menores. Terminada la zafra queda poco que hacer en los ingenios y en las haciendas y sitios, y por lo tanto un setenta y cinco por ciento de los hombres empleados durante la zafra quedan sin trabajo. El dinero que han podido ahorrar de su trabajo durante la zafra A penas les alcanza para mantenerse durante los seis meses restantes del afio, y por lo regular lo gastan sin previsi6n. La recolecci6n dcl tabaco da empleo durante mks tiempo del afio, pues incluye las operaciones de preparar la hoja para el mercado y mil otras atenciones; pero en todas ellas se emplean los mismos que han tenido A su cuidado el cultivo de la planta. Prkctica-








mente todos los cortadores de cafia se quedan sin trabajo durante seis meses del afio y ya en Agosto se encuentran sin dinero y sin medios de mantenerse 6 si mismos y 6 sus familias. El problema econ6mico m6s importante en Cuba es conseguir trabajo 6 tanto hombre durante los seis meses que pasan entre zafra y zafra.

En estas condiciones el camino que el Gobierno tuvo que CONSTRUCCION DE CA- trazarse era muy sencillo, 6 saber: dar RRETERAS. SUS EFEC- mayor impulso A la construcein de TOS PARA LA TRANQUILIDAD PUBLICA Y earreteras y otras obras pfiblieas duEL COMERCIO. rante el tiempo muerto, y al efecto se dispuso que el Departamento de Obras Plblieas estudiara un plan para un sistema de carreteras macadamizadas para toda la Isla. Las lluvias torrenciales de los tr6picos hacen imposible la construeci6n de caminos, de tierra simplemente aplanada. Las instrucciones dadas al Departamento de Obras Pdiblicas eran las de estudiar un sistema de carreteras compuesto de una carretera principal, aproximadamente por el centro de la Isla y que la cruzara de Este 6 Oeste, con ramales que partiendo de ella fueran 6 los puertos -de las costas Norte y Sur, y con un puerto, por lo menos, en la costa Norte y en la costa Sur de cada una de las seis provincias en que se divide la Isla; dotando dichos puertos de facilidades para trasbordar mercancias; 6 incluyendo en el plan la erecci6n de faros y colocaci6n de boyas en los lugares en que se necesitasen, con lo que se invitaria 6 las embareaciones 6 frecuentar nuestras costas y vendria 6. establecerse la competencia necesaria para que los fletes por mar se redujeran; al propio tiempo, el aumento en el tr6fico que en el fomento del pais ha de traer har6 posible que las compafiias de transportes vi6ndose compensadas con el aumento en el trfico rebajen los fletes. Para dar mano 6 la ejecuci6n de estas 6rdenes el Departamento de Obras Pfiblicas se vi6 falto del personal y el material necesario, pero esto fu6 remediado con toda la prontitud posible. La Administraci6n Provisional deseaba tenerlo todo listo para comenzar las obras de tan extenso plan al terminarse la zafra de Mayo de 1907; pero los trabajos se demoraron; primero, por temor de que las rentas nacionales sufrieran merma A causa de la revoluci6n y el cicl6n; y segundo, por la dificultad de encontrar el personal id6neo para levantar pianos y redactar los detalles de ejecuci6n. Mientras se ejecutaban los planos, se trat6 de en-









contrar contratistas con suficientes recursos y maquinaria para ejecutar la obra que iba i acometerse durante el corriente afio fiscal, y se vi6 que habia s6lo unos pocos contratistas que estuvieran preparados, y que sin embargo, no tenian el nfimero suficiente de mfquinas para la obra que se trataba de realizar. En vista de ello el Gobierno decidi6 hacer por contrato todo lo que se pudiera, y ejecutar el resto, por el presente afio, por administraci6n. Esto demandaba la adquisici6n de gran cantidad de maquinaria de construeci6n de caminos, como aplanadoras de vapor, palas de vapor, mfiquinas de tracci6n, etc. Mucho tiempo pas6 antes de que el Gobierno 6 los contratistas pudieran obtener la maquinaria necesaria; en realidad, afin no ha sido entregado todo lo que se necesita, pero ya ha liegado gran parte y ya estfn ajustados todos los contratos para otras entregas que se irfn recibiendo poco A poco. La subasta se anunci6 6 debido tiempo, pero ha sido imposible que el trabajo empezara hasta fines de Julio, y puede decirse que no fu6 sino hasta fines de Agosto cuando pudo darse realmente por comenzado.
Era imposible dejar ejecutado por completo el plan de obras pfiblicas que se ha indicado dentro del periodo fijado para la duraci6n de la Administraei6n Provisional, pero el plan general ya est6 adoptado y ha sido objeto de aprobaci6n general. Los planos de detalle, los detalles de construcci6n, etc., quedarin ter.minados; el Departamento de Obras Pfiblicas aumentado y dotado de un personal experto; la maquinaria comprada, recibida 6 instalada, y las obras adelantadas lo suficiente para poder sin temores dar por cierto que el plan ser6 llevado A t6rmino dentro de un plazo razonable. Animados con la adopci6n de este vasto plan y con el anuneio de las subastas, gran nfimero de contratistas han comprado la maquinaria necesaria para las obras de construcci6n de carreteras. Las empresas particulares han invertido grandes sumas en la adquisici6n de material de 'labor 6 instrumentos para poder hacerse cargo de contratas de esta clase y ser6n de positivo auxilio para animar 6 la continuaci6n de la obra.
Tambi6n se trat6 de distribuir proporcionalmente el trabajo entre todas las provincias, dando comienzo 6 las obras aproximadamente, al mismo tiempo. Los obstAculos que habia que veneer eran tan numerosas que se hizo necesario dedicarse por completo primero 6 una provincia. La de Pinar del Rio fu6 escogida para ser la primera, 6 lo quo contribuy6 mucho el temor









que se tenia en aquel tiempo de que se perdiera casi toda, si no por completo, la cosecha de tabaco de dicha provincia para el aflo de 1906. Sin embargo oportunas Iluvias lograron una cosecha satisfactoria en cuanto A cantidad y calidad. Tan pronto como quedaron terminados los trabajos preliminares en la Provinca de Pinar del Rio, di6se comienzo en la de la Iabana y al poco tiempo en la provincia de Matanzas. Las obras no se puede decir todavia que se hayan principiado en Santa Clara, Camagiley y en la Provincia de Oriente; aunque se empez6 A trabajar en algunos caminos recientemente y otros estin en estudio.
Tres fines se perseguian al emprender estas obras pfiblicas: el fomento del pals, poner un remedio k la merma eeon6mica que se sufria por raz6n de la dificultad de comunicaciones, y mejorar la situaci6n dando empleo 6 tantos brazos que de lo contrario estarian ociosos. Tambi6n se pens6 que la eonstrucci6n de estas carreteras serviria A mantener 'la tranquilidad pfiblica y en general d fomentar la industria y el comercio.

Las atenciones pfiblicas no permitieron que este trabajo de ATENCIONES mejoras pfiblicas se limitaran A los distriY ME-JORAS tos rurales. En Cuba hay gran necesidad
PUBLICAS. de obras pfiblicas, nacionales, provinciales y municipales; tales como casas escuelas, correos y otros edificios pfiblicos. Las poblaciones necesitan edificios pfiblicos, acueductos, alcantarilas, empedrado de calles, parques, etc. Las construcciones que actialmente se dedican al uso del Gobierno, son en su mayor parte, las antiguas fortalezas espafiolas y cuarteles, prisiones, iglesias y'conventos, y necesitan ser reformadas 6 reconstruidas. Mucho de esto fu6 hecho por el Gobierno Militar y la Repfiblica, pero las construcciones son muy anticuadas y no se prestan al fin A que ahora se las quiere dedicar y muchas han Ilegado A ponerse en estado ruinoso. El cicl6n de Octubre de 1906, caus6 dafios A casi todas y derrib6 muchas.

La necesidad de mejoras municipales es muy grande. Se AUXILIOS A LOS puede hacer un cdlculo bastante exacto de que
MUNICIPIOS. serian necesarios nada menos que $75.000,000 para dotar 6 los Municipios de Cuba de todas las mejoras pfiblicas que piden y necesitan sus habitantes.









Al establecer las leyes de Cuba, la facultad de imponer la tributaci6n, no prev6en el medio de que los Municipios obtengan suficientes rentas para atender h las mejoras municipales que se consideran esenciales en la vida moderna y que por lo general se sufragan con fondos municipales. Esto seri remediado en parte por la nueva Ley Municipal. Entre tanto, la Administraci6n Municipal continfia bajo el sistema seguido por la administraci6n espafiola, el Gobierno Militar y la misma Repfiblica, de que se dedique una cantidad apropiada de los fondos del Estado en auxilio de los Municipios. Pero cuando su situaci6n lo ha permitido, se ha hecho que los Municipios contribuyan k los gastos con sus propios fondos 6 por medio de suscripciones populares, y una vez dotados de tales mejoras que las sostengan de sus propios fondos. A fin de hacer que se investigara y se determinara bien lo que procediera con respecto de las innumerables solicitudes de auxilio de los municipios y para evitar despilfarros, se nombr6 una Junta de Auxilios para los Municipios, compuesta por los Tenientes Coroneles Wnm M. Black, Presidente, E. St. J. Greble, y el Comandante J. R. Kean, todos del Ej6rcito de los Estados Unidos, A quienes se remiten todas estas solicitudes para su estudio y para que propongan lo que proceda vasee el informe de la Junta, anexo). Esta Junta hizo un examen de los ingresos y gastos de los distintos municipios y ha visto que, aunque en t~rminos generales con una administraci6n mds acertada de los fondos municipales, podria hacerse frente i las atenciones municipales que no reclaman el desembolso inmediato de gruesas sumas, como cuando se trata de construcci6n de acueductos, etc., continuar auxiliando A los municipios con los recursos del Estado, es, por ahra, una medida conveniente.
Todas las instancias y solicitudes de particulares se trasladan A las autoridades del lugar para que informen. Recomi6ndase la consignaci6n de fondos para obras necesarias, y hkcese esto en cuanto es practicable y de tal modo que se atiende con igual equidad toda la Isla. Han sido resueltas 107 solicitudes. En cuarenta y un casos se inform6 favorablemente; treinta y cuatro peticiones fueron denegadas. En ios demis casos afin no se ha tomado acuerdo. El m6todo seguido es disponer en primer t~rmino, cuando es posible, las obras de sanidad m6.s necesarias, como abastecimiento de agua, mataderos, cementerios, mercados, etc.








Las industrias y el comercio de la Isla han recibido un gran estimulo con la distribuci6n entre todas EL COMERCIO Y las clases, de las grandes sumas inverLA INDUSTRIA.
tidas en mejoras pfiblicas. El obrero, por necesidad, gasta su dinero tan pronto lo cobra, en efectos para su consumo y el de su familia. Como ya se ha hecho observar, este afio ha habido una excepcional y prolongada sequla. El tabaco no se "cur6" con la rapidez usual, y en realidad, afin no se ha podido presentar en el mercado. La revoluci6n de 1906 indujo A muchos que tenian cr6ditos en Cuba 6 negarse i prorrogarlos y A exigir su pago. Ordinariamente, en condiciones anhlogas, el trfico y el comercio hubieran disminuido, y sin embargo, durante los nueve meses transcurridos del 1.0 de Diciembre de 1906 al 31 de Agosto de 1907, inclusive, los ingresos por la Aduana de la Habana arrojan un aumento en comparaci6n con los ingresos durante el mismo periodo de 1905 d. 1906, de $536,044.80, lo que d6 un promedio mensual de aumento de $59,560.53. En Agosto de 1907 ya el trabajo en las carreteras y otras obras pfiblicas estaba bien adelantado y sus efectos, con relaci6n 6 los negocios, se patentizan con el hecho de que los ingresos en las Aduanas de la Isla durante el. mes de Septiembre y Octubre llegan 6 $5,131,524.76, 6 s6ase un promedio de aumento mensual de $360,133.02.

Los acontecimientos de 1906 en esta Isla-la revoluci6n, retiLIQUIDACION DE OBLI- rada de l a Administraci6n de Palma,
GACIONES PRIVADAS y el cicl6n-naturalmente, hicieron DEL AGRICULTOR. dafio al cr6dito particular y fueron causa de que muchos acreedores extranjeros y del mismo pais buscaran el modo de hacer efectivos sus cr~ditos. La liquidaci6n de estos adeudos particulares ha continuado efectunlose durante el afio y mucha deuda ha sido liberada. En circunstancias normal es este periodo de liquidaci6n hubiera terminado al cumplirse el afio, 6 sea por Octubre de 1907, pero por desgracia, en Octubre de este afio tuvimos el p6nico y su secuela de la tirantez del dinero en todo el mundo. Debido 6 las liquidaciones del afio, el p'tnico no produjo una crisis econ6mica en los centros de negocios de Cuba, pero hizo que continuaran las exigencias de pago, y sin duda har6 que se extienda el periodo de liquidaci6n forzosa por lo menos, durante un afilo m6s. Estos periodos de pagos generales de deudas son sobremanera benefi-









ciosos y por lo general se les reconoce como tales despu6s que han llegado A t6rmino, pero mientras hay que efectuar las liquidaciones el individuo se lamenta y el descontento persiste.
Las durezas de la situaei6n en Cuba han sido reducidas A un minimum gracias A los desembolsos hechos por obras pfiblicas y A. la sorprendente fertilidad de la Isla. Todo esto aunado, ha mantenido el cambio, el comercio y la actividad comercial por lo menos, 6 su altura media, como no la haya sobrepujado. La liqnidaci6n que continfia, cuando se termine, dejard los intereses comerciales 6 industriales de Cuba sobre una base s6lida y conservadora, por primera vez en la historia de Cuba. Durante los muchos afios de intermitente lucha con que los cubanos conquistaron su independencia y durante la guerra hispanoamericana, la situaei6n era anormal; el tiempo del Gobierno Miitar fu6 un periodo de armonizaci6n y reorganizaci6n durante el cual ni podian aleanzarse ni notarse las condiciones normales; durante los tres primeros afios de la administraci6n del Presidente Palma lo que hubo fu6 un estimulo anormal en el tr~fico y la expansi6n del cr6dito resultante de la distribuci6n de $2,544,750 entre los cubanos so pretexto de compraries los armamentos del Ej6reito Libertador; y poco despuks, el pago de $27,716,248.59 d los soldados de dicho Ej6rcito por sus servicios militares en la lucha con Espafia, y m~s tarde el pago de $16,553,869.59 en efectivo y $10,617,000 en bonos, como ulterior eompensaei6n por dichos servicios, todo lo que hace un total de $57,431,868.18. Este dinero vino A repartirse cuando ya habia transcurrido tanto tiempo de prestados aquellos servicios, que los que lo recibian habian olvidado lo duro que les habia costado ganarlo. Para muchos, si entr6 con facilidad sali6 con igual facilidad.
En 1903 el precio del azfiear era bueno; el rendimiento por caballeria y la producei6n total en Cuba fueron los m6s abundantes que se registran en la historia de la Isla hasta aquelia fecha; las ganancias para el agricultor fueron grandes. En 190 habia pl6tora de dinero buscando inversi6n y la noticia de las probables utilidades que habria de dejar la fabricaei6n de azficar en Cuba trajo un desbordamiento de dinero sobre la Isla para su colocaci6n en dicha industria. Sc levantaron ingenios y se sembr6 caia por toda la Isla, dedic~ndose toda la atenci6n A la rapidez en la ejecuci6n sin reparar en gastos.









El establecimiento de la Repfiblica di6 la oportunidad A millares de cubanos de desempefiar cargos oficiales de importancia y bien retribuidos.
En estas circunstancias era inevitable que se brindara por todas partes y se aceptara un cr6dito innecesario, gast6ndose sin tasa y con derroche; esto mismo ha ocurrido en todas las 6pocas y en todos los paises en an6logas condieiones. Pero ya el dinero distribuido por el Gobierno se ha gastado; los documentos de cr6dito firmados por el dinero reeibido para levantar ingenios y sembrar cafia han legado 6 su vencimiento, y ya hace m6s de un afio que ha comenzado el periodo de la liquidaci6n. La industria azuearera en Cuba se halla en floreciente estado, y como industria, muy pronto f6cilmente podrA hacer frente A todas las demandas de liquidaci6n. Esto se debe A que muchas de las fincas est6.n libres de hipotecas 6 no deben mds de lo que pueden hacerse cargo f6cilmente. Sin embargo, hay otras fincas 6 ingenios, que ban tornado m6s de lo que debieron 6 que no han tenido el cuidado de ir liberando la carga durante los pasados afios. Estos s6lo necesitan que se les d6 tiempo y una administraci6n econ6miea para que lleguen A liquidar por completo.
Estas propiedades son dinero bien coloeado, pues son nuevas y A la altura de los adelantos del dia, y las condiciones del cultivo de la caria, ideales. No hay posibilidad de una p6rdida total de la cosecha como ocurria peri6dicamente en tiempos pasados, en los distritos agricolas de los Estados Unidos. Nuevos campos de caria crecen cada afio. E! consumo mundial de azficar aumenta por afios. Te6ricamente, la perspectiva de la industria azuearera es de lo m6s halagador.
La principal dificultad con que tienen que luehar los que se dedican al cultivo de la cafia es la de los gastos que ocasiona el trabajo de los campos, el corte y acarreo del producto de los cafiaverales A los ingenios, la molienda y conversi6n en azficar, su transportaci6n al mercado y la venta del producto. Esto requiere grandes sumas de dinero y todo tiene que efectuarse en seis meses; durante el resto del aflo los ingenios permanecen pricticamente cerrados y el entretenimiento de las fincas durante esa 6poca demanda un gasto relativamente pequefio. Si el dinero puede obtenerse A un tipo razonable, es un buen negocio tomarlo 6 cr6dito por el tiempo que dura la zafra, en vez de cargar mds el capital permanente invertido en el negocio. En afios ordinarios, el dipero para hacer la zafra se necesita en Noviembre. Por esta 6poca del aflo hay demanda de dinero en los Estados









Unidos para las atenciones de las cosechas de cereales 6 igual demanda en Europa para comprar cosechas. Tambi~n se acerca entonces la 6poca de los balances de fin de afio en todos los giros y negocios, y los bancos reclaman entonces las liquidaciones de cuentas que temporalmente han estado pendientes y laman A cubrir los alcances que resulten en los giros para cerrar las operaciones del afio.
La prdctica corriente consiste en que el agricultor pide al prestamista, directamente, 6 por el corredor de 6ste, desde principios de Agosto, la cantidad que necesita para la refacci6n durante la zafra; por ejemplo, puede necesitar fondos en Agosto y Septiembre para componer la maquinaria que ya tenga instalada 6 para instalar nueva maquinaria, tambi~n necesita una buena suma para atender h las labores de los campos, siembras, etc. En este caso el agricultor no s6lo ofrece retribuir al prestamista con un buen inters por el dinero que toma-que varia del 8 al 14%-sino que tambi6n se obliga h vender al prestamista el azficar que muela hasta que la deuda quede liquidada, por la que el prestamista cobra una comisi6n adicional como agente vendedor. Estos empr6stitos quedan satisfechos de Enero A Junio 6 Julio; es decir, que segfin el azdicar va vendi~ndose, el todo 6 parte de su producto se va dedicando A la liquidaci6n 6 reducci6n de la deuda. En Cuba, como en todos los demhs paises, el gran agricultor cuya finca no estk hipotecada hasta el limite, 6 aun mAs allh de ese limite, no encuentra ninguna dificultad en obtener dinero y cr~dito, pero el pequefio agricultor y aun el gran agricultor que no estdn en tan afortunada situaci6n, tienen la doble desventaja de la dificultad de obtener cr6dito, y de que, aun cuando lo obtienen, los intereses y comisiones que se acumulan son tan crecidos, que bastante suerte tienen si sacan lo suficiente para cubrir sus compromisos en sus trabajos.
Cuando al excesivo costo de vender el azficar se aflade lo costoso que resulta transportarla por tierra y por mar, la refacci6n, etc., se comprende que los bajos precios actuales del azficar dejan al productor cubano muy poco margen de utilidades. Las perspectivas para la zafra de 1907-08 son de que, debido A la escasa producci6n en el mundo entero, el precio del azficar subirA. En previsi6n de mAs altos precios, los ingenios est'n conviniendo en pagar mejor la caila. Si el precio del azficar sube, la situaci6n del agricultor cubano se aliviari, al menos temporalmen+e, y si las utilidades que se obtengan se dedican A los compromisos pendientes, se asegurarA un alivio parcial duradero. Buenas








carreteras y en abundancia, tendr~n por resultado mayores economias, por reducirse asi el costo de la transportaci6n interior; y al mismo tiempo que por medio de obras en los puertos y en las costas, se invitard A la concurrencia reduciendo asi los fletes por mar.
Queda por resolver, sin embargo, la cuesti6n de rebajar de una vez y para siempre los tipos excesivos de inter6s. A favor de los prestamistas hay que considerar que ellos no pueden poner i inter6s, por doce meses del afio, la crecida suma necesaria para satisfacer la demanda de dinero durante la 6poca de la zafra. Una gran parte del dinero tiene por tanto que tomarse en el extranjero y hacer grandes gastos en traer ese efectivo i Cuba; el transporte y el seguro son muy costosos, y como el dinero por lo regular se devuelve d los seis meses, estos gastos de entrada y salida tienen que incluirse en el costo del uso del dinero durante tan breve plazo, si bien en condiciones normales es fdcil conseguir hasta mucho mis dinero que el que hace falta para hacer la zafra en Cuba, aunque la fabricaci6n del azficar por los procedimientos modernos ahora adoptados, es comparativamente empresa nueva en Cuba, y muchas de las nuevas compaiiias organizadas no han tenido tiempo de establecer su cr6dito, aun no han liegado A mostrar el 6xito de la empresa, y el banquero 6 prestamista tiene que hacer uso de su propio y establecido cr6dito para garantizar A dichos industriales. De ahi que haya que ofrecer un inter6s tentador al banquero extranjero, y el prestamista local no s6lo tendrA que cobrarse sino que tambi6n deberA asegurarse de que su garantia no fallarA. En pocas palabras, el prestamista con raz6n dice: "A ml me cuesta caro, y tengo que proteger mi er6dito". Los bancos, ordinariamente, hacen pr6stamos con sus dep6sitos sobre los que no tienen que pagar inter6s, 6 si acaso muy reducido. En Cuba hay muchos millones guardados en las cajas y en la casa de los particulares. Hay un numero muy corto afin entre la gente de negocios de la Isla que deposite su dinero en los bancos. Esto viene del h6bito de ocultaci6n del pueblo, acostumbrado en 6pocas pasadas h temer exigencias, empr6stitos forzosos, confiscaciones, contribuciones excesivas, etc. PasarA tiempo antes de ,llegar i un alto grado de confianza pfibtlica para veneer esta costumbre de generaciones. Estoy convencido de que si el dinero de Cuba actualmente retirado de la circulaci6n y retenido en poder de sus duefios, fuera depositado en los bancos y el dinero usado en los negocios en general, pasara por los bancos en la medida que se hace en otros paises, habria siem-









pre disponibles en los bancos fondos suficientes con que anticipar el dinero necesario para hacer la zafra y sembrar, cultivar y curar la cosecha de tabaco; y como este dinero le costaria d los bancos poco 6 nada, ai momento habria una reducci6n en los tipos del interns sobre el dinero para los agricultores y la gente de negocios. El primer paso para lograr esta ventajosa reforima econ6mica es ganar para los bancos confianza general y estable, velando por que se hagan merecedores de esa confianza. En Cuba no existe Ley bancaria. Todos los bancos de la Isla son instituciones privadas y su cr~dito descansa en su reputaci6n establecida y la probidad y recursos de los individuos que sean los propietarios 6 directores del banco. Una buena ley bancaria adaptada d las condiciones de Cuba., que reglamentara debidamente su organizaci6n, dispusiera la manera de efectuar una perfecta inspecci6n, exigiendo que se mantenga un fondo de reserva adecuado y obtenierdo para ellos la aprobaci6n y confianza del Gobierno, seria de suma utilidad para los bancos y de inestimables vuntajas para la Isla, porque con ello, dentro de breve plazo, cuando no inmediatamente, se atraeria 6 los bancos la gran cantidad de dinero ahora retenida. La existencia de estas reservas particulares es sabida; pero su ascendencia s6Lo puede ser conjeturada. Que el total tiene que ser una enorme suma, se patcntiza con el hecho de que la diferencia del comercio entre Cuba y los dem6s paises con que trafica, durante los seis filtimos afios ha estado muy en favor de Cuba. Si la diferencia del comercio con un pais esta continuamente en favor de ese pais, dicho pais tiene que hacerse rico, d no ser que la ganancia realizada de ese modo sea retirada por los propietarios, 6 que teniendo su dinero invertido en Cuba pertenezca A la clase no residente, 6 sea Ilevada 6 gastarse fuera en sus temporadas y viajes en el extranjero por los mismos residentes. Es positivo que mucho del dinero realizado en Cuba con los productos, industrias y el comercio, se retira de la Isla d causa de la gran participaci6n extranjera en sus fdbricas, ingenios, casas de comercio, ferrocarriles y otras empresas de servicio p'iblico. Este es el resultado inevitable de la necesidad de traer capital extranjero A la terminaci6n de la Lucha por la independencia y Ja guerra hispanoamericana. Este irA eliminhndose gradualmente segfin los residentes de la Isla adquieran los medios y la inclinaci6n A invertir su dinero en empresas del pais, y ya este movimiento se lia iniciado. Esta es una de las fases del asunto que deberia remediarse y se corregiria con un sistema bancario apropiado y de garan-









tias. Muchas de las empresas de utilidad pfiblica, grandes ingenios, fdbricas, y no pocas de las sociedades mercantiles, realizan sus negocios bancarios con bancos del extranjero, exportando el dinero 6 remiti6ndolo por nediaci6n de bancos locales, con exceso en las cantidades que se usan para cubrir los gastos corrientes, y no pocas veces en tan crecidas sumas, que despu~s se ven precisados 6 girar sobre esos dep6sitos extranjeros para hacer frente A los gastos de explotaci6n. El sobrante con el cual es pagado el interns sobre bonos y dividendos, es depositado en bancos extranjeros, que lo usan en los intervalos entre la fecha del dep6sito y el pago A los tenedores de bonos y acciones. Si estos fondos estuvieran i la disposici6n de los bancos do Cuba en los mismos t6rininos en que los obtienen los bancos extranjeros, una reduceion del tipo de inters seria indefectible, sin que disminuyeran las utilidades de los bancos.
Hay el deseo, que en repetidas ocasiones han expresado los agricultores, de que se establezca un Banco Agricola por el estilo del de Mexico, 6 del Banco Agricola organizado por una reciente ley de la Comisi6n de las islas Filipinas, 6 como el Credit Foncier, de Francia. Este proyecto requiere detenido cstudio, investigaci6n y examen. Entre otras cosas exige cambios radicales de la ley hipotecaria y sus procedimientos. Hay serias consideraciones en contra de que el Gobierno se haga banquero y prestamista, pero tambi6n hay serias consideraciones en contra de que las principales industrias de la Isla est6n sujetas A exhorbitantes tipos de inter6s. Tambi6n so ha insistido en la idea por algunos agricultores de que el Gobierno preste f los hacendados el dinero directamente del Tesoro Nacional. Otras numerosas proposiciones se han recibido sobre los medios y arbitrios de anxiliar los intereses agricolas de la Isla. Todos estos planes requieren estudio, ya sea para darles forma pr6ctica de ejecuci6n
6 para dejar demostrada su impracticabilidad.

Existe en el pais una asociaci6n de hacendados conocida por NOMBRAMIENTO DE LA "La Liga Agraria". Esta asociaci6n
COMISION CONSULTI- pidi6 que se eligiera una Comisi6n de VA AGRARIA. su seno para estudiar, redactar y proponer al Gobierno las medidas que, despu6s de una debida investigaci6n se consideran convenientes y ventajosas tanto para el Gobierno como para los intereses que dicha asociaci6n representa. Esto pareci6 que brindaba el medio de adoptar medidas prhcticas y apropiadas con las que se obtuvieran resultados tan-










gib-les y la petici6n fu6 acordada. En su seno se hallaban representados tambi6n los vegueros y la comisi6n nombrada qued6 constituida con los siguientes sefiores: Rafael F. de Castro, Presidente; Gabriel Casuso, Manuel Froilhn Cuervo, Leopoldo de Sola, Eduardo Dolz y Arango, Claudio G. de Mendoza, Luis S. Galb'n, Jos6 Maria Espinosa, Luis Marx., Lorenzo D. Beci, Juan Maria Cabada, Roberto B. Hawley, Miguel Machado y Gabriel Camps.
Hago constar con placer que estos sefiores ofrecieron sus servicios al Gobierno gratuitamente, y al informfrseles que el Gobierno consideraba que ellos merecian ser remunerados, manifestaron que su determinaci6n de prestar gratuitamente sus servicios era irrevocable.

Mientras trataban de resolverse las cuestiones relativas A PRESTAMO DE $5.000,000 mejorar permanentemente la situaci6n A LOS BANCOS. econ6mica de Cuba, se p:lante6 con cardcter apremiante la de la falta de dinero para la zafra y la cosecha del tabaco. Para hacer frente i la situaci6n, el Gobierno ofreci6 depositar la suma de $5.000,000 en los bancos locales. Los motivos para este ofrecimiento y los t6rminos y condiciones se exponen y expresan en el Decreto, autorizando dicha operaci6n, como sigue:

"Por cuanto: se aproxima la 6poea del corte de la cafia para esta zafra, de la siembra del tabaco y de la traida al mercado de frutas, viandas y frutos menores de esta Isla, y
"Por cuanto: es costumbre cntre los agricultores de Cuba tomar A cr6dito por un plazo dc seis meses el dinero que necesitan para ]as atenciones de sus labores y venta de sus productos ; y
"Por cuanto: qran parte de la filtima coseeha de tabaco no ha podido ser vendida afin, debido d haberse prolongado extraordinariamente este afio ci tiempo que necesita para secarse y demds manipulaciones, la hoja para su exportaci6n; y
"Por cnanto: las eondiciones del mereado de dinero en el extranjero no permitirn A los bancos 6 instituciones de cr6dito de Cuba el obtener todo el dinero necesario para las atenciones de las industrias agricolas de la Isla en este momento critico del afio; y
"Por cuanto: 'la situaci6n monetaria del Tesoro Nacional de Cuba es tal que permite extraer durante el periodo que ordinariamente toman las operaciones del campo, una cantidad suficiente para cubrir, en gran parte, si no en su totalidad, las necesidades de los agricultores y hacer frente A la necesidad del momento; y









"Por cuanto: es un deber del Gobierno adoptar las medidas razonables y legitimas que sirvan para auxiliar, proteger y fomentar las industrias del pals y el bienestar y la prosperidad de sus ciudadanos;
"Por tanto: en uso de las facultades que me estdn conferidas como Gobernador Provisional de Cuba, por el presente

RESUELVO:

"Que del Tesoro Nacional de Cuba se extraiga la cantidad de cinco millones de pesos ($5.000,000) 6 la parte de ]a misma que fuere neesaria, y se deposite en bancos 6 instituciones bancarias establecidas en la Repfiblica de Cuba. y no se retirarh ni se girarA sobre ella hasta el 15 de Julio de 1908; debiendo efectuarse dicho dep6sito bajo ]as condiciones siguientes:
"El banco 6 instituci6n bancaria de Cuba que desee obtener el dep6sito de cualquier cantidad de estos fondos disponibles al obieto de este Decreto, lo solicitard por eserito, del Secretario de Hacienda, haciendo constar la cantidad que desea y la clase de valores que ofrece como garantia -del reembolso al Gobierno de los fondos depositados, haciendo declaraci6n formal de que los fondos 6 cualquiera fracci6n de los mismos, si se le depositan, no habrAn de aplicarse sino en auxilio y fomento de las industrias de la Isla de Cuba. Dichas solicitudes tendrAn que ser presentadas antes del 30 de Noviembre de 1907, en euya fecha el Secretario de Hacienda elevard todas las solicitudes recibidas al Gobernador Provisional de la Repfiblica de Cuba para su aprobaci6n 6 desaprobaci~n. El Gobierno se reserva el derecho de rerdltazar todas 6 cualesquiera de dichas solicitudes. 6 de aprohar cualquiera de dichas solicitudes en su totalidad 6 en parte
.'Aprobada que sea por el Gobernador Provisional una solicitud de un banco 6 instituci6n bancaria, el Tesorero de la Repfiblica de Cuba queda autorizado por el presente para depositar en dicho banco 6 instituci6n bancaria fondos pfiblicos de los que por el presente qnodan disponibles para dicho efeeto, en la ascendencia autorizada por el Gobernador Provisional de la Repfiblica de Cuba.
"Bien entendido: Que dicho banco 6 instituei6n bancaria harA, otorgard y entregarh un certificado de dep6sito con arreglo A derecho, reconociendo la entrega de dicho dep6sito y obligando al banco 6 instituci6n bancaria en cuanto al uso de los fondos, durante dicho periodo, para los fines que se dejan expresados, finicamente, y d devolver dicho dep6sito si se le requiere para ello, en cualquier tiempo k partir del 15 de Julio de 1908 inclusive; reservindose el Gobierno el derecho. en el caso de que los dep6sitos efectundos en esta forma se apliquen A otros fines, como su exportaci6n. etc., de retirar el dep(sito e~i eualquier momento antes del 15 de Julio de 1908; conviniendo tambi6n el banco 6 instituci6n bancaria, en pagar intereses al









tipo de seis por ciento (6%) anual durante el tiempo que dicho dep6sito continfie sin pagarse 6 sin devolverse al Gobierno i partir del 15 de Julio de 1908, y teniendo derecho el banco 6 instituci6n bancaria, d devolver dicho dep6sito al Tesoro Nacional en cualquier tiempo sin tener que esperar 4 que se le requiera para ello por la Tesoreria; y
"Entendi6ndose ademihs: Que cualquier banco 6 instituei6n bancaria que reciba dicho dep6sito tendr4 que dar garantia subsidiaria para el reembolso, depositando en el Tesoro Nacional los bonos que se apruebe de la clase que mds abajo se describe, y asumirA la obligaci6n de reforzar dicha garantia cuando los referidos valores, por las fluctuaciones del mercado, bajen uno
6 mAs puntos de su valor.
"Los siguientes valores que se cotizan y con que se gira en la Bolsa do la Habana serAn aceptados con un diez por ciento (10%) menos de su valor efectivo en el meroado en la fecha en quo el dop6sito so efectfie, pero ningfin valor serk aceptado por m~s do su valor h ]a par:
"Bonos de la
Repiblica de Cuba 1906-7.
Repfblica de Cuba (Spoyer).
Repuiblica de Cuba, deuda interior.
Ciudad de la Habana, primera y segunda hipotecas.
Compaiiia de Gas y Eleoctricidad de la Habana.
Havana Electric Railway Company.
Ferrocarriles Unidos, Consolidados.
"So habrA de depositar suficiente nfimero de diohos bonos como garantia y soguridad hasta cubrir la suma del dep6sito, debiendo tenerse en cuenta la reducci6n que hay que hacer del diez por ciento (10%) del valor en que se coticen".
Hasta esta fecha (Noviembre 21) los bancos no han presentado solicitudes, pero han hecho saber su intenci6n de suscribir toda la suma disponible.
El efecto causado por este decreto en ]a opini6n pfiblica y en lo que afeeta A los intereses comerciales ha sido extremadamente benoficioso, pues vino A desvanecer cualesquiera dudas 6 temores que se abrigaran, 6 indujo d los banqueros A dar salida A. los fondos que tenian en sus bancos.
La satisfacci6n causada por esta medida fu6 expresada al Gobiorno en acuerdos de las corporaciones representativas de los intereses de la Isla, mensajes de felicitaci6n, etc. De entre un sin nuimero de ellos recibido, escojo y copio A continuaci6n el acuerdo de la Cdmara de Comercio, Industria y Navegaci6n de la Isla de Cuba:
"La Cdmara de Comercio, las demAs corporaciones eoon6micas y entidades del mismo comercio 6 industrias de esta ca-








pital, que suscriben, tienen el honor de dirigir i usted el presente mensaje, al objeto de expresar solemnemente en 61, la satisfacci6n que ha producido en todas las clases sociales que ellas representan, las disposiciones que viene adoptando el Gobierno confiado A la honorable direcci6n de usted, para mejorar la situaci6n agrfcola 6 industrial de la Isla de Cuba.
"Una de las mds recientes, es la que tiende A poner en circulaci6n, con cardcter gratuito, durante determinado periodo de tiempo, la cantidad de cinco millones de pesos del Tesoro Nacional; persiguiendo con tal medida el levantado prop6sito que queda enunciado y que sin duda alguna ha de contribuir como usted desea, i fomentar la riqueza pfiblica.
"Sirvase usted aceptar, sefior Gobernador, la expresi5n de complacencia que encierra este mensaje, y con 61 la consideraci6n mis distinguida de los que firman".

La situaci6n industrial se ha visto complicada por numerosas
huelgas. La primera huelga fu6 la de los tabaqueros.
Las f~bricas de tabaco habian estado pagando los
jornales en oro espafiol. Los tabaqueros y otros empleados pidieron que se les pagaran los jornales en moneda americana por la misma tarifa que hasta entonces se les habia venido pagando en oro espafiol; esto significaba un aumento del diez por ciento en sus jornales. La huelga se extendia d casi la mitad de las f6bricas de dentro y fuera de la Habana. Con la idea de poder acabar con la huelga, los duefios de las demds fhbricas acordaron el cierre de puertas. La huelga y el cierre de puertas continuaron desde Febrero hasta Julio. Los huelguistas se abstuvieron de emplear violencias y no tuvo lugar ni un solo caso de alteraci6n del orden por causa de la huelga. Por fin, los duefios de las f~bricas cuyos empleados se habian declarado en huelga, concedieron por completo lo pedido por los obreros y pocos dias despu6s las f~bricas que habian acordado el cierre de puertas hicieron an61ogas concesiones.
Animados, sin duda, con el 6xito de la huelga de los tabaqueros, los albafliles pidieron tambi6n que se les pagara en moneda americana y las ocho horas de trabajo. Estas demandas fueron denegadas por los contratistas, declarindose seguidamente en huelga, los obreros de dichos oficios y sus peones. Poco despu6s los obreros de los talleres de la empresa de Ferrocarriles Unidos, en C6rdenas, se disgustaron 6 irritaron contra el Superintendente y pidieron su destituci6n, la que, habi6ndoseles negado, hizo que aumentaran sus pretensiones hi exigir el pago de los jornales en moneda americana en la misma canti-








dad que se les venfa pagando en oro espafiol, y las ocho horas de trabajo. La empresa de los Ferrocarriles no accedi6 A estas peticiones, y los maquinistas, fogoneros y obreros de los talleres se declararon en huelga; i ella se unieron los del Ferrocarril del Oeste, y los trabajadores del Havana Central.
Estas huelgas fueron seguidas de otras de otros oficios; como las de los construetores de envases, los instaladores, escoberos, earpinteros, y la huelga de los albafiiles oblig6 d los fabricantes de cemento, ladrillos y tejas d cerrar sus f6bricas.
Los obreros en huelga manifestaron su intenci6n de abstenerse de actos de violencia 6 intimidaci6n. Ha habido casos individuales de violencias realizadas, que los patrones achacan a los huelguistas, y cuya acusaci6n rechazan los huelguistas 6 insisten en que sus patronos quieren atribuirles todas las infracciones del orden que ocurren, en todo tiempo, aun en condiciones normales. Las investigaciones hechas han d-emostrado que las uniones de obreros y la asociaci6n obrera han desplegado mucha actividad y energia en tratar de conservar el orden y de evitar que s e perturbe y que desean dirigir la huelga sin aeudir a la violencia. Sin embargo, ha habido un aumento de des6rdenes pfiblicos desde que comenzaron las huelgas de los ferrocarriles y de los albafiiles, y muchos conflictos hacia mediados de Noviembre. Los 6nimos se han agriado mucho. Los huelguistas, alisladamente, y en grupos, han insultado y amenazado A los hombres que continuaban trabajando. Ha habido muchas denuncias de agresiones, y dos de los agredidos han muerto de resultas de las heridas. La mayoria de los disturbios de esta naturaleza han sido atribuidos 6 los huelguistas albafiiles. El gremio de albaiiiles insiste en que estos delitos no han sido cometidos por los albafiiles y que el gremio desaprueba toda violaci6n de ley. En la construcci6n de casas se emplean siempre peones para preparar la mezela y ilevar las piedras, ladrillos, etc. Estos peones trabajan unos cuantos dias en una ocupaci6n y se quedan despu6s desocupados hasta que haya otra cosa que hacer en las fAbricas. Generalmente puede considerarse que es gente irresponsable y algunos pendencieros. Estos se unieron 6 la huelga y las autoridades atribuyen casi todos los aetos de violencia que han ocurrido 6 esta gente.
Los ferrocarriles se quejan de que los empleados antiguos que desean volver al trabajo y la gente nueva que puedan obtener, son amenazados por los huelguistas; que los trenes son









apedreados; que enseban los rieles; quo en tres ocasiones han disparado sobre los trenes; que en varios easos han cambiado los chuehos, colocado obstdculos en la via, 6 inutilizado las mAquinas, cortando tuberias 6 quitdndoles piezas de su mecanismo.
Despu6s de la muerte de uno de los obreros agredidos, el propietario de dos casas en construei6n aeus6 al eomit6 de ]a huellga dc ser el instigador de los ataques que se realizaban contra los trabajadores empleados en sus fAbrieas. El juez que tuvo conocimiento do la denuncia, de su propia iniciativa, hizo detener A 213 hombres, entre ellos al Presidente de la fe&racj6n obrera, quienes al verificarse la detenci6n se hallaban on los salones de la uni6n obrera. Estas detenciones se llevaron d cabo sin disturbios; los obreros se entregaron pacificamente A IA: policia. La Audiencia nombr6 un Juez especial para conocer de esta causa, quedando en libertad 203 obreros, y los otros diez prooesados y bajo fianza de $2,000 cada uno. Esta flanza fu6 prestada inmediatamente y los individuos puestos en libertad. Sus eausas se irdn viendo por turno por el Jazgado. El Juez procedi6 en virtud del artioulo 567, que es oomo sigue:

"Los que so coaligaren con el fin de enearecer 6 abaratar abusivamente el precio del trabajo 6 regular sus condiciones, serAn eastigados, siempre que la coaligaci6n hubiere comenzado h ejeoutarse, con la pena de arresto mayor.
"Esta pena se impondrA en su grado mdximo A los jefes y promovedores de la ooaligaei6n y A los que para asegurar su 6xito emplearen violenoias 6 amenazas, A no ser que por ellas mereeieren mayor pena".

Estas detenciones no han ocasionado ningin desorden, y las noticias exageradas que ms tarde fueron publicadas por peri6dicos de los Estados Unidos no tienen fundamento en los hechos. El Comit6 de la Huelga sigue aconsejando que se eont.nfie la huelga pacifica, y tiene completa autoridad sobre todos los miembros de la asooiaei6n, excepto en casos aislados.
Se han venido pidiendo con insisteneia por los acostumbrados A la proteoei6n del r6gimen espafiol que el Gobierno Provisional interviniese on el asunto de las huelgas y forzara A los obreros en huelga A volver A su trabajo; el Gobierno, sin embargo, se ha negado A hacer esto. La posiei6n asumida por el Gobierno en cuanto A los dereehos de los huelguistas fu6 ex-









puesta en una carta h los fabricantes de tabacos, de la que extracto el siguiente phrrafo:

"Los huelguistas rehusan trabajar si no se les pagan los preeios que han fijado h su trabajo. Este es un derecho que tiene lodo hombre libre. Ellos no presentan obsticulos h que los fabricantes empleen A otros; y no han recurrido A la violencia ni A ningfn otro medio ilegal de eoaecei6,n para obligar h los fabricantes A conceder sus peticiones. El que rehusen trabajar puede ser mal aconsejados, 6 estar basados en una mala inteligencia, 6 en informes equivocados, pero mientras se eonduzean ordenadainente como .ciudadanos pacificos que respetan la ley, yo no puede intervenir oficialmente, porque no se ha presentado el motivo para el ejercicio de las facultades oficiales."

La actitud del Gobierno con relaei6n al derecho de los obreros que desearan volver d su trabajo, 6 aceptar trabajo con cl patr6n al que se le hubiera declarado en huelga, queda explicada en una carta al Gobernador Civil de la Provincia de la Habana, en los siguientes t6rminos:

"He recibido quejas de que los trabajadores y mecAnicos que desean trabajar. se ven impedidos de hacerlo por oponerse por la fuerza algunos de los obreros que estAn en huelga; que estas manifestaciones de fuerza consisten en rodearles aplicAndoles epitetos oprobiosos y conminkndoles de una manera hostil, A que no trabajen 6 intimidAndoles en varias otras formas. Tal intimidaei6n es una violaei6n del derecho individual de la persona A ouien se dirija, quien estarA justifieada en reclamar de la policia la protecei6n de sus derechos, y esa proteei6n debe prestArsele.
"El derecho de un bombre A vender su trabajo incluye el de eseoger su patr6n y fijar el precio, asi como el de entregar y ejecutir su trabajo cuando est6 satisfecho de su patrOn y su jornal. La ley no permite que un hombre (cuando no existe un contrato especial) sea constrefiido A una servidumbre involuntaria por un patr6n que no es de su agrado, 6 por jornal que no le satisface, y de igual modo la ley no puede permitir que un hombre sea constrefhido 6 la ociosidad contra su voluntad, cuando esti satisfecho con su patr6n y con su jornil. De aqu! sigue que ninguna forma de coacei6n directa 6 positiva puede ejercerse legalmente ni permitirse en ninguln easo.
"Yo oreo que una gran mayoria de los trabajadores de Cuba y de cualquier otra parte tiene que reconocer estos dereehos y su valor, tanto para ellos como para la comunidad en general. En condiciones normales estos derechos los v6 todo el mundo, pero durante una huelga frecuentemente se hace easo








omiso 6 se quebrantan, por la excitaci6n, el apasionamiento 6 el prejuicio.
"Por consiguiente, sirvase dar las 6rdenes necesarias A las autoridades correspondientes para evitar la conducta ilegal objeto de queja y remitir copia de las instrucciones que usted dicte, 6 los Comit6s de los huelguistas para su conocimiento y norma".

A poco de declaradas las huelgas de los ferrocarriles, los despachos de la prensa anunciaron que ROMPE- cierto nfilero de maquinistas y meednicos
HUELGAS.
habian salido d-e los Estados Unidos para Cuba d fin de reemplazar 6 los huelguistas. Un comit6 en representaci6n de los obreros se presentS, al Gobernador Provisional preguntando si las leyes permitian el desembarco de dichos anunciados trabajadores. La ley de inmigraci6n de Cuba es una adaptaci6n de la ley de los Estados Unidos. En ambos paises la importaci6n de trabajadores contratados estd prohibida. La prohibici6n no se basa en el hecho de que los trabajadores que Ileguen sean extranjeros, 6 que traten de entrar en el pais con el objeto de dedicarse A cualquier ocupaci6n. Estando tomada la ley de Cuba de la de los Estados Unidos, ninguna interpretaci6n de ella es mAs autorizada en Cuba, que la que le han dado los Tribunales de los Estados Unidos. Los Tribunales de los Estados Unidos han establecido que para poder excluir i tin trabajador en virtud del contrato de arrendamiento de servicio, es necesario establecer: (1) Que el inmigrante, antes de tratar de desembarcar haya hecho un contrato para trabajar en los Estados Unidos; (2) Que haya venido h los Estados Unidos en cumplimiento de ese contrato; y (3) Que la persona 6 compafifa con quien haya hecho el contrato haya pagado de antemano su pasaje. Salvo cuando estos tres hechos sean establecidos, al pasajero tiene que permitrsele el desembarco.
El Jefe del Servicio de Inmigraci6n conocia estos requisitos de la ley y sabia que la cuesti6n era una cuesti6n de hechos que tenian que justificarse por medio de pruebas.
La suspensi6n parcial de los servicios de ferrocarriles ocasion6 muehos perjuicios al p iblico en general y se puso en juego mucha influencia para lograr que el Gobierno permitiera el desembarco de los presuntos rompe-huelgas, pero en carta al Jefe del Servicio de Inmigraoi6n se le advirti6 lo siguiente:








"Las leyes de un pals tienen que aplicarse imparcialmente con la calma que deben tener los jueces y de acuerdo con el procedimiento establecido, sin fijarse en cuestiones de rango 6 estado. Todos los Gobiernos justos aplican la ley igualmente al rico que al pobre, al patr6n, lo mismo que al obrero, y .d las personas de alta lo mismo que A las de baja categoria. Esta regla tendrA que guiarnos en este asunto y en todos los dema's, y no dudo que habr' de parecer bien A. todos los cubanos y a cuantas otras personas est6n interesadas en el bienestar de la Isla ".

A la llegada del buque que conducia di los pretendidos rompe-huelgas el Jefe del Servieio de Inmigraci6n revis6 la lista de pasajeros 6 interrog6 al Capit'n y al Sobrecargo sobre si habia 6 no pasajeros d bordo cuyo pasaje hubiera sido pagado por personas que no fueran ellos mismos, y les pidi6 certificaci6n escrita de estos particulares; tambi6n interrog6 A cada uno de los pasajeros sobre si habian venido contratados para trabajar en Cuba d. su llegada, 6 si hablan venido A Cuba en virtud de tal clase de contrato, y si su pasaje habia sido pagado por ellos mismos 6 por otra persona. La investigaci6n di6 por resuitado que no habia motivo que justificara la exclusi6n de ninguno de los pasajeros, , quienes por tanto, se perniti6 desembarear. Los huelguistas no hicieron resistencia ni recurrieron A procedimientos violentos, sino que se dedicaron A recoger datos y pruebas, y cuando poco tiempo despu6s, cierto nfimero de dichos inmigrantes, que se suponian ser rompehuelgas, comenzaron A. trabajar al servicio de los ferrocarriles, los huelguistas presentaron el asunto al conocimiento de los Tribunales pidiendo una orden judicial para el reembarque de aquellos. La Audiencia de la Habana nombr6 un Juez especial para que conociera del caso, y el juicio afin no ha terminado.

SITUACION LEGISLATIVA.

Los Tribunales y Jucees de la Isla ocupan una posici6n tan PODER JUDICIAL. alta como los de otros paises. Los cubanos LA JUDICATURA est~n con raz6n orgullosos de su Judicatura. Esto es debido A las dotes de car~cter y competencia que reunen los individuos quo constituyen los Tribunales, pues los C6digos, procedimientos y el cuerpo de leyes no son adaptables i la forma de Gobierno ni d las condiciones sociales









y comerciales existentes. Los Tribunales en Cuba tienen que desenvolverse entre gran nfimero de leyes, de las m6s complicadas que existen en el mundo. Las leyes de Cuba consisten en aigunas que tuvieron su origen en la peninsula espafio'a, donde fueron promulgadas, y despu6s hechas extensivas A Cuba y mAs tarde interpretadas 6 modifieadas por innunerables Reales Deeretos, A los cuales se sumaban los de los Gobernadores Militares y Civiles espafioles, promulgados en muchos casos con referencia A asuntos especiales 6 urgentes; 6stos A su v ez, fueron complementados por Ordenes del Gobierno Militar establecido por los Estados Unidos; haci6ndolas todavia mds complicadas la Constituci6n de la Repfibliea, que disponia que las leyes antiguas continuaran en vigor hasta tanto se votaran otras por el Congreso. Posteriormente, el Presidente de la Repdiblica promulg6 numerosos Deeretos que tenian la eficacia y fuerza ,de leyes, y durante el iiltimo afio, el Gobernador Provisional ha ejereido autoridad legislativa en numerosos casos.
Los Jueces y Tribunales de otros paises, en donde las leyes estin bien adaptadas A sus condiciones, cada prineipio bien estableeido durante afilos de harm6nica legislaci6n, cada cuesti6n de prActica y procedimiento resueltas por innumerables sentencias, y, pricticamente, toda cuesti6n de ley sentada por precedentes, se verian consternados con semejante egos, tal como el en que los Tribunales cubanos se yen obligados A introducir harmonia y uniformidad. El que hayan efeetuado esto de un modo tal feliz, que han merecido la confianza y la estimaei6n de toda Cuba, es no solamente digno de menci6n, sino que establece de un modo coneluvente que los cubanos tienen facultades en cuestiones de jurisprudencia, y que las funciones del Poder Judici-al del Gobierno est~n desempefiada-s por los eubanos tan bien, como lo estAn esas funoiones en otros paises, y que los defectos en el sistema judicial deben ser atribuidos al Poder Legislativo del Gobierno, y n6 al Judicial.

La Constituci6n de Cuba fu5 promulgada por una Orden PODER LEGISLATIVO. Militar en 14 de Abril de 1902, y se LEGISLACION NECE- puso en vigor en 20 de Mayo del misSARIA. m o afio, en cuya feeha se inaugur5 un Gobierno que habia de regirse por sus disposieiones.
El Gobierno, bajo la Constituei6n esti te6ricamente, compuesto de tres Poderes coordinados, pero independientes entre









si,-el Legislativo, el Ejecutivo y el Judicial-y esta s eparaci6n de los poderes, es fundamentalmente opuesta h todos los gobiernos prexistentes mantenidos por Espafia, bajo los cuales la rama Ejecutiva ejercia la facultad legislativa y se le daba intervenei6n efectiva en los asuntos judiciales. La Constituci6n estableci6 otra innovaci6n importante, que consiste en la concesi6n hecha h las provincias y municipalidades del derecho A terier sus gobiernos propios locales, siendo, tambi6n en este sentido, opuesta al prexistente sistema espafiol, bajo el cual se llevaba una inspecci6n muy efeetiva y centralizada sobre estos gobiernos subalternos, la cual se reservaba al Jefe del Ejecutivo.
Para completar el cambio de un 0-obierno MonArquico al Republicano, se necesitaba urgentemente una acci6n legislativa de gran 'alcance. La necesidad mAs inmediata era una nueva legislaei6n para perfeccionar la organizaci6n del Gobierno ajustAndola h la Constituci6n, y para poner en vigor las disposiciones de esa misma Carta Fundamental que no eran, por su indole, aplicables por si solas, y por consiguiente, quedaban incumplidas. La seguia en importancia la revisi6n de las leyes existentes que regian la administraci6n pfiblica, las cuales, en su mayoria, fueron promulgadas en Espafia y reflejaban la gran centralizaci6n que ejercia el Gobierno espafiol en Cuba. La reforma de estas filtimas leyes, era el primer paso necesario que habia que dar, con el objeto de eliminar .aquellas dispos iiones que 'daban A los funcionarios del Gobierno una intervenci6n indebida en los asuntos judiciales, y en las administraciones provinciales y municipales. De menor urgencia, pero de gran importaneia, era la revisi6n de las leyes sustantivas en vigor en la feeha en que se adopt6 la Constituci6n, la mayoria de las cuales eran leyes de la peninsula hechas extensivas A Cuba durante la d6cada que sigui6 A la terminaci6n de la guerra de los diez afios. Muchas de las leyes esp-eciales de origen espaiiol que regian en Cuba, habian sido promulgadas A principios del siglo anterior, y las leyes codificadas entre 1870 y 1890. Toda esta legislaei6n necesit6 una extensa revisi6n tendente A la eliminaci6n de disposicion-es provenientes de la soberanfa espafiola y de ]a uni6n del Estado y la Iglesia, y su adaptaci6n al nuevo estado de cosas, debido h la sustituci6n por un gobierno republicano.
El primer Congreso el eeto bajo la Constituci6n de Cuba, eelebr6 una corta sesi6n A prineipios del mes de Mayo -de 1902,









dispuesta por una Orden Militar, con el objeto de examinar los votos electorales para Presidente y Vice-Presidente. Volvi6 A reunirse en 20 de dicho mes con motivo -de la inauguraci6n del nuevo Gobierno. Su vida abarc6 el periodo comprendido entre la citada feeha y el 4 de Abril de 1904, en que la primera renovaci6n bienal de la Cdmara de Representantes se hizo efectiva, y se organiz6 cl seg-undo Congreso. Durante .e! periodo del primer Congreso se celebraron las cuatro Legislaturas ordinarias que dispone la Constituei6n. (Art. 57). La primera Legislatura comprendia el periodo de 20 de Mayo 6 20 de Octubre de 1902; la segunda, de 2 de Noviembre de 1902 d 17 do Marzo de 1903; la tercera, de 3 de Abril 4 18 de Julio de 1903, y la euarta, de 2 do Noviembre de 1903 4 19 do Enero de 1904. El periodo durante el eual el primer Congreso estuvo ostensiblemente en sesi6n, fu6 de 461 dias, durante e cual, la Cdmara de Representantes se reuni6 198 veces, y el Senado, 213. Los asuntos tratados por este Congreso, de acuerdo con ]as urgentes necesidades de una nueva legislaei6n conforme con ]a Constituei6n, fueron los siguientes:
1.-Legislaei6n Municipal: En 5 de Julio do 1902, el Congreso vot6 una Ley referente A la administraeidn municipal, el objeto finieo de la cual, fu( confirmar en sus respectivos cargos . los Alealdes Miinieipales, Concejales y Tesoreros que se eneontraban on funciones en 30 de Junio anterior d esa fecha, y hasta tanto so votaran leyes que regularan la administraci6n y gobierno municipales. No fu6, sin embargo, hasta la tercera Legislatura del primer Congreso, que so present6 un Proyecto do Ley Municipal en una de las dos CAmaras, y fu6 remitido al Senado, donde parece que no se tom6 acuerdo sobre 61. No aparece que so volviera A tratar de la promulgaci6n de la Ley Municipal.
2.-Legislaci6n Provincial: Durante la segunda Legislatura del primer Congreso, se vot6 y promulg6 la Ley de los Gobiernos Provineiales, en 10 de Marzo de 1903, euyos defectos se revelaron prontamente. En la actualidad se estd revisando por la Comisi6n Consultiva.
3.-Legislaci6n Nacional: Durante el primer periodo Legislativo del primer Congreso. la Ley do Secretarias fu6 estudiada y pasada por el Senado (2 de Septiembre de 1902), y posteriormente, pas6 en la C~mara de Representantes, con enmiendas. La Ley entonces pas6 A la Comisi6n Mixta, donde









fu6 objeto de otras enmiendas. La Comisi6n inform6 sobre la misma, y fu6 reehazada, posteriormente, en la C~mara de Representantos, y desde entonces parece haber cesado todo esfuerzo por ambos Cuerpos Colegisladores para pasar esta Ley. Durante el tereer periodo legislativo del primer Congreso. el Senado volvi6 A tomar en consideraci6n un Proyecto de Ley organizando los Departamentos Centrales del Gobierno, la cual pas6 y remiti6 A la C6mara do Representantes, quo nada resolvi6. Este paree habor sido el fltimo paso dado por el primer Congreso para proporcionar la ley de esta indole.
En otro sentido, los esfuerzos realizados por el primer Congreso para proporeionar leyes de indole nacional, fueron m6.s felices, habiendo pasado, ademds de la Ley Provincial de 10 de Marzo ya mencionada, leyes que disponian la renovaci6n bienal de la C'imara y la de reorganizaci6n de la Guardia Rural, Ley de Ciudadania, Ley Org6.nica del Cuerpo Diplom tico y Consular, Ley de Empr6stito Nacional, Ley sobre constitucionalidad, Ley de sustituci6n Presidencial, Ley Electoral, y, ademhs varias leyes enmendando la Notarial y la de Aranceles de Aduanas. en pequefia eseala. La Ley de Relaciones entre ambas CAmaras y el Roglamento para las mismas, fueron tambi6n adoptadas.
En 28 de Febrero de 1904 se ofectuaron las eleciones para la primera renovaci6n bienal de los Representantes. Los que fueron elegidos, en uni6n de los que afn no se les habia cumplido su t6rmino, eonstituyeron el segundo Congreso, el cual, segfin el Articulo 57 do la Constituei6n, tenia que reunirse el primer lunes de Abril siguiente. El Partido Nacional, hoy Liberal, que estaba en minoria en ambas C'.maras del Congreso, protest6 las actas presentadas por oiertos eandidatos como resultado de la eleci6n de 27 de Febrero, y aprovech6ndose de las disposiciones de la Constituci6n (Articulo 54), que exige la presencia de las dos terceras partes del total de los miembros de cada una de las C6maras, para poder abrir las sesiones, y de la omisi6n de la Constituci6n en disponer los medios para obligar A los miembros 6 asistir, la minoria pudo ovitar que se reuniera la C6mara en la fecha fijada por la Constituci6n, 4 de Abril. Este Cuerpo Colegislador no celebr6 sesi6n hasta el 13 de Junio, en cuya fecha hubo un quorum de la mitad m6.s uno, y se reunieron para celebrar sesiones. La subsecuente sesi6n diaria de la C6mara, se celebr6 el dia 6 de Jnlio siguiente. El primer periodo Legisla-









tivo de este Congreso dur6 hasta el 20 de Octubre, 6 sea, un periodo de ciento noventa y nueve dias, durante el cual la Cdmara s6lo pudo, debido d la conducta obstruccionista de la minoria, celebrar dieciseis sesiones ordinarias. El Senado se reuni6 el 4 de Abril, segfin dispone la Constituci6n, y empez6 A funcionar de una manera irregular. Se celebraron ocho sesiones ordinarias, durante el mes de Abril, tres en el de Mayo y una en el de Junio, y ninguna durante el de Julio. En el primer periodo legislativo, el Senado s6lo celebr6 veintis6is sesiones.
Esta insegura 6 irregular asistencia A las sesiones por parte de los miembros de ambas CAmaras del Congreso, continu6 durante los tres restantes periodos legislativos del Segundo Congreso. Los cuatro periodos legislativos de este Congreso duraron seiscientos ochenta y dos dias; durante este periodo la Chmara estuvo en sesi6n solamente ciento dieciocho dias, y el Senado s6lo ochenta y siete.
En primero de Diciembre de 1905, se celebraron elecciones para la segunda renovaci6n bienal de la CAmara. Debido h los votos de la mayoria en esas elecciones, la minoria, en ambas Ckmaras, dej6 de ser temible, y las tacticas obstruccionistas empleadas durante el periodo del Segundo Congreso no pudieron seguir utiliz~ndose con 6xito. El Tercer Congreso se reuni6 en 2 de Abril de 1906, y no hubo receso hasta el 30 de Junioochenta y nueve dias,- durante cuyo periodo ambas siguieron el curso normal de sus sesiones diarias.
Durante el periodo del Segundo Congreso se legisl6 poco 6 nada, y ni siquiera se vot6 la Ley de Presupuestos. Se pasaron algunas leyes especiales, concedi6ndose, en general, pequelios cr~ditos relacionados con ellas, y se aprob6 tambi6n una enmienda de pequefia importancia con relaci6n d la Ley de Aranceles de Aduanas. Las perturbaciones electorales de 1905 fueron, sin duda, la causa principal de la poca actividad de ambas Cdmaras durante el final del periodo legislativo de este Congreso. Desde 15 de Noviembre de 1905, hasta 9 de Enero de 1906, el Senado no celebr6 ni una sola sesi6n. Durante el resto de dicho mes de Enero, s6lo se celebraron siete sesiones, y en Febrero, solamente trece. El dia despus en que se declar6 definitivamente en receso el Congreso, 24 de Febrero, fu6 atacado el Cuartel de la Guardia Rural de Guanabacoa, y esto fu6 seguido de otras perturbaciones que dieron por resultado el levantamiento de Agosto. Fu6, sin duda, debido A esta agitaci6n pfi-









blica, que comprendia todo el periodo 6 que hacemos referencia, que el Tercer Congreso, que se reuni6 en 2 de Abril de 1906, dejase igualmente de aprobar ley alguna de general importancia.
Un examen del trabajo efectuado durante el periodo de los tres Congresos, demuestra que se aprobaron 259 leyes de todas elases, cuya indole general aparece en la siguiente tabla:

Amnistias ...... ............ 6
Cr~ditos ... ........... . 125
Creaci6n de cargos y fijaci6n de sueldos.. 30 Exenci6n de pagos de derechos arancelarios. 23 Disposiciones sobre diversos asuntos. . . 18 Leyes sustantivas ................. 35
Leyes derogatorias .. ......... 10
Reglamentos transitorios ........ . 12

Total ... .......... 259
Entre las 125 leyes concediendo cr6ditos, s6lo estfn incluidos dos Presupuestos anuales. Veintidos fu-eron donativos de fondos pfiblicos k particulares. Lo mis digno de menci6n en este epigrafe, fueron 44 leyes concediendo, aproximadamente $12.000,000 para obras pfiblicas.
La finica Ley de importancia comprendida dentro del epigrafe "Disposiciones sobre diversos asuntos" fu6 la que reconoci6 la validez de ciertas deudas contraidas por el Gobierno Revolucionario antes del aflo 1899. La indole de las otras, puede apreciarse con uno 6 dos ejemplos; la Ley de 29 de Agosto de 1905 revalidando titulos acad~micos conferidos por Universidades espafiolas y la Ley de 18 de Junio disponiendo las formalidades que se habrian de observar en los funerales de un General. S6lo dos de las leyes derogatorias afectaron, aunque fuera en corto grado, h las antiguas leyes 6 sistema de administraci6n espafiolas, y 6stas tuvieron por objeto, principalmente, la concesi6n de beneficios por el Estado i particulares, condonando obligaciones ya vencidas.
Entre las leyes que aparecen como "sustantivas", las mgs importantes son: la Ley Electoral, la Ley referente A Las Fuerzas Armadas, y la Ley Provincial, las cuales son actualmente objeto de revisi6n por el Gobierno Provisional, y la Ley de Divisi6n de Haciendas Comuneras, la cual ya ha sido revisada. En tres, de los cinco afios compren dos entre 1902 y 1906, se dej6 de aprobar el Presupuesto Nacit,ial.









La falta por parte del Congreso cubano de responder de una manera adecuada k la urgente necesidad de hacer nuevas leyes de acuerdo con la Constituci6n y de revisar las ya existentes, es de atribuirse, en alto grado, h las disidencias politicas y A las perturbaciones de que se ha hecho menci6n. Tambi6n debe tenerse en cuenta, como causa, la falta de experiencia del pueblo cubano en trabajos leg'slativos. Durante los cuatro siglos del Gobierno que precedi6 al establecimiento de la Repfiblica, las leyes de Cuba fueron promulgadas desde Madrid, y la participaci6n de los cubanos en su Gobierno, se limit6, principalmente, 6 lo administrativo. Esta falta de experiencia en trabajos legislativos ha contribuido, en mayor grado, segn mi apreciaci6n, que las disensi3nes politicas y que las perturbaciones ya dichas, A impedir la legislaci6n que se requeria para la organizaci6n y administraci6n del nuevo Gobierno. Que la circunstancia de que el Congreso cubano dejase de legislar, de acuerdo con la Constituci6n, fu6 la principal causa que trajo consigo el estado de cosas que hizo posible la insurrecci6n de 1906, estA suficientemente comprobada con el hecho de que casi todas las bases de arreglo entre las dos fracciones contendientes propuestas durante el periodo de deliberaciones que culmin6 con el establecimiento del Gobierno Provisional, consistian en demandas mfis 6 menos urgentes de legislaci6n de esta indole, y especial. mente de legislaci6n, de acuerdo con la Constituci6n, sobre administraci6n judicial y municipal.
Con el objeto de responder A esta demanda de acci6n legislativa, y de acuerdo con el plan de la Comisi6n de la paz, se promulg6 en 24 de Diciembre de 1906, el Decreto N.0 284 creando la Comision Consultiva, A la que ya me he referido, y encargandola de la redacci6n de los siguientes proycctos: (1) uno de Ley Electoral;
(2) de leyes Provincial y Municipal; (3) una ley Orginia Judicial; y (4) una Ley de Empleados. Este programa legislativo ha sido ampliado por ml, incluyendo en el mismo una Ley de Secretarias para la organizaci6n de la Administraci6n Nacional, una Ley Orghnica de las Fuerzas Armadas, y una revisi6n de ciertos puntos concretos de las leyes Notarial 6 Hipotecaria. Como ya se ha dicho, la Comisi6n presentarh en breve, para su promulgaci6n, una Ley Electoral, otra Judicial, y la Municipal, ineluyendo la Ley de Impuestos Municipales y Contabilidad, y se ha adelantado considerablemente en la redacci6n de las leyes de Empleados y de Secretarias. Por indicaci6n de









Ia Comisi6n Consultiva, y que yo estimo que representa una necesidad piblica, en breve designar6 una Comisi6n Especial para la revisi6n del C6digo Penal y de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.
Los anteriores proyeetos, cuando se conviertan en leyes, constituirAn un importante y substancial progreso, lienando las necesidades legislativas de la Repfiblica; pero tendrdn que ser adicionadas con muchas otras leyes de igual, si no mayor importancia, antes de dejar satisfechas las exigencias y necesidades de la Repdblica. No hay nada m6s indispensable para el establecimiento, estabilidad y sostenimiento de la Repiblica de Cuba, que hacer desaparecer, 6 reformar, el Cuerpo de las leyes mondrquicas heredadas de la dominaci6n espafiola, y por medio de reformas 6 de nuevas leyes, adoptar un sistema de 6stas que hagan efeetiva la Constituei6n y sean adaptables A una forma republicana de gobierno y 4 las ideas y comercio modernos, y A las relaciones sociales y politicas existentes en Cuba.
La indole y magnitud de este trabajo estAn bien expresadas por el Coronel E. H. Crowder, del Ej6rcito de los Estados Unidos, Consejero de la Secretaria de Estado y Justicia, en su carta que acompala a] informe remitido por dicha Secrotaria, hacia cuya carta liamo la atenci6n.
Desde la inauguraci6n del Gobierno Provisional, la necesidad de numerosas disposiciones de especial aplicaci6n A la organizaci6n administrativa y i detalles de gobierno, asi como A asuntos financieros, de orden pfiblico y de proteeci6n de derechos de propiedad, sanidad y de policia en general, ha culminado en la promulgaci6n, por el Gobernador Provisional, de varios Decretos ejecutivos y legislativos. Aquellos de este filtimo car.cter, modificando 6 suprimiendo las leyes que antes existian, pueden resumirse de la manera siguiente:
1. Pagos 6 intervenci6n de cuentas: Decreto N.0 8, Octubre 8, 1906. Establece reglas y preceptos adicionales por los cuales se rigen los pagos 6 intervenci6n de fondos, como tambi6a los pagos de los gastos hechos por el Gobierno Provisional, mediante 6rdenes, autorizadas por el Gobernador Provisional.
2. Procedimiento contra soldados, marineros y soldados de Marina que prestan servicio en Cuba, por infringir las leyes cubanas: Las excepcionales y originales condiciones del servicio del Ej6rcito y Cuerpo de Marina de los Estados Unidos en Cuba sugirieron que no era conveniente que estuvieran sujetos A Ia









jurisdicei6n criminal de los Tribunales ordinarios, los individuos de dichos Ej6rcito y Cuerpo de Marina. Por consiguiente, en 11 de Octubre de 1906, se promulg6 el Decreto N.0 16 reconociendo jurisdicci6n en los Consejos de Guerra, para celebrar los juicios contra los soldados, marineros y soldados de Marina de los Estados Unidos por delitos cometidos contra las leyes cubanas, cuando dichos delitos fuesen cometidos en circunstancias que perjudicasen al buen orden y disciplina de este servicio; y estableciendo al mismo tiempo, que para los delitos contra dichas leyes cometidas por ellos, bajo otras circunstancias, se conferia jurisdicci6n f Tribunales provisionales que habian de ser convocados de tiempo en tiempo, por el Gobernador Provisional, los cuales habian de ser compuestos por oficiales de los diferentes Cuerpos del servicio ya mencionado. Estos Tribunales provisionales, al dictar sentencia, se rigen por el C6digo Penal de Cuba. Los Tribunales ordinarios del pais, no tienen jurisdicci6n en estos casos exceptuados, pero el Decreto no lleva consigo la inmunidad del arresto 6 detenci6n por funcionarios cubanos por delitos y faltas cometidas en su presencia, 6 cuando un individuo huye del lugar en que ha cometido el acto ilegal.
Como adici6n f este Decreto fu6 promulgado otro, el N.0 174, de 12 de Julio de 1907, sefialando penalidades contra aquellas personas, que, sin ser miembros de los Cuerpos mencionados, ,ojaren de, 6 rehusaren cumplir con las citaciones hechas por un Consejo de Guerra ordinario, para que comparezean A deelarar como testigos, siendo los Tribunales locales los Ilamados A hacer cumplir estas penalidades.
3. Reclamaciones: Decreto N.0 158, Noviembre 22 de 1906. Cre6 una Comisi6n, y dispuso el m6todo que habria de emplearse en los procedimientos para la investigaci6n y ajuste de las reclamaciones presentadas contra el Gobierno, con motivo de la filtimo insurrecei6n. El trabajo ordenado y efectivo de esta Comisi6n, sobre la cual se trata en otro lugar de este informe, hace presumir la pronta resoluci6n de todas estas reclamaciones.
4. Enmienda de la Ley de Beneficencia: Decreto No. 452, Abril 23 de 1907. Se haee una modifieaci6n de la Ley referente i los derechos de los tutores y Consejos de familia sobre menores, haci~ndolos extensivos, en lo que fuere posible, i los hu6rfanos desvalidos que est~n h. cargo del Estado.
Estes derechos se traspasan al Secretario de la Junta de Beneficencia, y las razones de dicho traspaso son obvias cuando









se consideran las obligaciones que tiene contraidas el Estado cun estos hu6rfanos.
5. Expropiaci6n: Decreto N.0 595, 22 de Mayo de 1900, haciendo extensivo el derecho de expropiaci6n de propiedades, tal como se concede por la Orden N.0 34 de 1902 A las Compaiias de ferrocarriles en los casos de obras pfiblicas ejecutadas por el Estado, y disponiendo la manera c6mo ha de seguir el Estado el procedimiento de expropiaci6n, cuando necesite propiedades, bien de particulares, 6 provinciales 6 municipales, no dedicadas & uso pfiblico, para obras de utilidad pdiblica. Esto fu6 conveniente hacerlo, por las muchas construcciones de obras de esta clase, en vias de ejecuci6n y en proyecto.
6. Divisi6n de haciendas comuneras: Existen en la parte oriental de Cuba muchas y grandes haciendas comuneras sin deslindar, la demolici6n de las cuales ha sido considerada durante un siglo como necesario para el inters piblico. Desde 1819 A 1902, las disposiciones del "Voto Consultivo", que es una resoluci6n de la Audiencia de Puerto Principe, fueron aplicadas para su deslinde. D'espu6s de 10 de Enero de 1886, cuando empe-( i regir la Ley de Enjuiciamiento Civil, se vi6 que el Articulo 2,069 de dicha Ley era un obstaculo para el cumplimiento defnitivo de semejantes procedimientos, y por 6sta, como tambi~n por otras razones, el arreglo de los titulos de esas propiedades se paraliz6 parcialmente hacia fines del siglo diecinueve. Con el objeto de facilitar un m~todo claro y simple para esa clase de procedimientos, se promulg6 la Orden N.0 62, de 1902. El Articulo 80 de la Orden revocaba todas las demds leyes relativas A la demarcaci6n y divisi6n de fincas r-dsticas, exceptuando aquellas disposiciones de la ley de Enjuiciamiento Civil que no estaban especialmente modificadas.
No puede haber duda alguna de que i]a intenci6n al promulgar esa Orden era facilitar los medios para mensurar y hacer la partici6n de toda clase de fincas rfisticas. El preimbulo de la Orden en cuesti6n indica dicha intenci6n; y la interpretaci6n y aplicaci6n de la Orden por los Tribunales y litigantes, desde 1902 A 1906, se dirigian al mismo fin. La redacci6n de varios articulos, sin embargo, hizo que el Tribunal Supremo dictara una resoluci6n determinando que las fincas que s61o pueden ser medidas y divididas, segfin la Orden N.0 62, son aqu6llas que tengan forma circular, y al mismo tiempo, que tengan su origen, mediato 6 inmediato, en mercedes de la Corona.
Resultaba, por las indicaciones de los interesados, que aun









habia muchas fincas en Cuba por demarcar y dividir, las cuales no reunian aquellos requisitos. Tambi6n parecia que los procedimientos habian sido incoados de acuerdo con la Orden N.0 62, para la medici6n y partici6n de las fincas que no eran de forma circular y que procedian de mercedes; que esto fu6 hecho como resultado de una interpretaci6n amplia de la Orden, y muy probablemente, por raz6n del consentimiento t6cito de los interesados; que se habian gastado miles de pesos en esta clase de pleitos; y que la interpretaci6n dada A. la Orden podia redundar en la p6rdida de todo el tiempo y el dinero empleado, y llevar 6 los interesados al mismo estado en que se encontraban en 1902; que los procedimientos pendientes que adolecian de estos defectos, podrian ser anulados 6 instancia de parte, 6 este efecto, y que las divisiones y particiones ya efectuadas, podian ser objeto de impugnaci6n. Esto hizo que se pidiera ]a modificaci6n de dicha Orden N.0 62, la cual debia ser hecha extensiva 6 todas las fincas rfisticas, y evitar, en lo posible, deshacer casi todo lo que se habia realizado durante el periodo en que estuvo en vigor dicha Orden.
Por consiguiente, se promulg6 el Decreto N.0 566, de 17 de Mayo de 1907, haciendo extensivas las disposiciones de dicha Orden 62, 6 la partici6n de terrenos pertenecientes 6 comuneros, sean cuales fuesen las condiciones de dicha posesi6n en comfin, ya procedan 6 no, los titulos de dichas propiedades, de mercedes hechas 6 sus primitivos dueios, y disponiendo, adem6s, que ningrin procedimiento tramitado antes de ahora, en cualquier caso en que dicha Orden N.0 62 haya sido aplicada, podr6 ser impugnado, anulado, ni declarado sin valor, por falta de prcsentaci6n de la "merced" de ]a propiedad de que se trate. Los plazos, dentro de los cuales los juicios de deslinde, de la indole de aqu6llos 6 que se viene haciendo referencia, pueden establecerse, y dentro de los cuales dichos juieios deben quedar terminados, han sido prorrogados por el Decreto N.0 1,080, de 9 de Noviembre de 1907.
Sanidad. Una de las cuestiones m6.s importantes presentadas al Gobierno Provisional fu6 la de saneamiento. La administraci6n sanitaria existente era una, que dividia sus faeultades entre la naci6n y las municipalidades, en lo que se refiere 6 sistemas, pagos y personal. La obligaci6n nacional de Cuba, asumida por el Articulo V del Ap6ndice de la Constituci6n era tal. que no admitia una divisi6n en la administraci6n, y por consicuiente, responsabilidades compartidas. En atenci6n 6 esto se promulg6 el Decreto N.0 894, en 26 de Agosto de 1907, transfi-









riendo la administraci6n de la sanidad de todos los municipios i la direcci6n nacional. La causa y extensi6n de este cambio y los trabajos realizados por este Departamento se tratan mis ampliamente en otra parte de este informe. Por Decreto N.0 1,127, de 22 de Noviembre de 1907, se traspas6 el Servicio de Cuarentena Maritima, de la Secretaria de Hacienda al Departamento de Sanidad.
Ademds de los Decretos de indole semejante 6 los anteriores, hay otros modificando 6 derogando leyes anteriormente existentes; y se promulgaron otros varios introduciendo enmiendas, entre los cuales pueden citarse:
Decreto N.0 58, Serie de 1906, modificando provisionalmente la Ley de Ferrocarriles en lo concerniente 6 los miembros de la Comisi6n de Ferrocarriles, y disponiendo la aprobaci6n defnitiva de las actas por el Gobernador Provisional.
Decreto N.* 66, Serie de 1907, reformando las Ordenanzas de Aduana, autorizando al Secretario de Hacienda para que rebaje 6 reembolse los derechos pagados por articulos dafiados 6 destruidos en los Almacenes de Aduanas.
Decreto N.0 773, Serie de 1907, modificando la Ley Arancelaria Consular, simplificando el modo en que se han de redactar los manifiestos.
Decretos Nos. 901 y 1,078, Serie de 1907, modificando las Ordenanzas de Aduanas, en las disposiciones para entrada y despacho de buques.
Decreto N.0 746, Serie de 1907, permitiendo la matanza de ganado hembra, y disponiendo que el ganado hembra que se importe pague 6 abone los mismos derechos que el ganado macho.
Decreto N.0 852, Serie de 1907, dictando reglas para exenci6n de pago de derechos 6 los efectos personales pertenecientes A diplomdticos extranjeros.
Decretos Nos 822, 889 y 1,101, Serie de 1907, solucionando las dificultades que habian surgido en la interpretaci6n del Araneel; fijando los derechos sobre papel alquitranado, cordeleria, guarniciones para arreos, y cartones.
Decreto N0 401, Serie de 1907, simplificando la manera de presentar declaraciones juradas en las peticiones para utilizar el beneficio, de acuerdo con la ley, sobre condonaci6n de gravimenes A favor del Estado.
Decreto N.0 618, de 1907, aprobando y ratificando la Convenei6n de la "Uni6n Postal Universal", firmada en Roma en 26 de Mayo de 1906.









Decreto N.0 634, de 1907, disponiendo la manera de inscribir las defunciones ocurridas y matrimonios celebrados durante la Revoluci6n Cubana.
Decreto N.0 900, de 1907, relativo h la expedici6n de copias certificadas de documentos en el Archivo Nacional.
Decreto N.0 908, de 1907, reglamentando las licencias de los Registradores de la Propiedad.
Decreto N.* 1,036, de 1907, modificando la Ley del Registro Civil, en lo que se refiere A inscripciones de defunci6n y permisos para inhumaci6n.
Decreto N.0 1,051, de 1907, referente A la suspensi6n de la ejecuci6n de sentencias.
Decreto N.0 882, de 1907, autorizando A los albitares para practicar la medicina veterinaria en aquellos puntos en que no hubiese veterinarios.
Decreto N.0 182, de 1907, prorrogando el t~rmino de las aetuales Juntas Escolares.
Decreto N.0 737, de 1907, modificando el Plan de Estudios de la Escuela de Ciencias.
Decreto N.0 854, de 1907, reglamentando la Escuela Normal de Verano.

ASUNTOS VARIOS.
Poco despus de haber asumido el cargo ,de Gobernador ProCOMPRA DE BIENES visional se me llam6 la atenei6n hacia la DE LA IGLESIA. compra de ciertas propiedades de la Iglesia sobre las cuales el Estado tenia opci6n, y cumpliendo las instrucciones contenidas en una carta del Secretario de ]a Guerra, hice una investigaci6n acerca de la opci6n mencionada.
En el aflo de 1842 el Gobierno Espafiol habia confiscado varias propiedades pertenecientes A la Iglesia Cat6lica, y aunque parte de ellas fu6 devuelta despus, una gran parte fu6 retenida por el Estado y empleada para fines ajenos A la Iglesia. En 1899, cuando el Estado dej6 de contribuir h los gastos del Clero, la Iglesia reclam6 la propiedad retenida por el Gobierno, y las distintas Comisiones nombradas por el Gobernador Militar, informaron que la Iglesia tenia derecho i dichas propiedades. En vista de dichos informes, el Gobernador Militar celebr6 contratos mediante los cuales compr6 parte de las propiedades, y obtuvo opci6n para la compra del resto, con la obligaci6n de pagar una renta anual. Las propiedades sobre las cuales obtuvo









opci6n, estaban situadas en las provincias de la Hlbana y Oriente. Las propiedades de la Habana consistian en el antiguo Convento de San Francisco, ocupado por la Aduana de la Habana; la antigua Universidad y Convento de Santo Domingo, ocupado por el Instituto de Segunda Ensefianza de la Habana; el edificio ocupado por la Academia de Ciencias, qu6 fu6 enteramente reconstruido durante la administraci6n del Gobierno Militar y otros dos edificios mds pequefios; la adquisici6n de las cuales propiedades la- demandaba urgentemente el inter6s pciblico. Las propiedades en Santiago consistian en algunos censos y fincas rfisticas.
La opci6n para la compra de las propiedades en la Habana, fu6 concedida en 23 de Octubre de 1901, por un periodo de cinco afios, mientras que la que se referia d las propiedades en Santiago, fu6 concedida en 11 de Enero de 1902, por igual periodo de tiempo. Ambas opciones fueron mhs tarde prorrogadas hasta el 30 de Junio de 1907. El valor de estas propiedades fu6 estipulado en el contrato, lo mismo que el alquiler que habria de pagarse durante el tiempo comprendido en la opci6n.
La compra de estas propiedades por el Gobierno Cubano, sobre la cual se llam6 la atenci6n del Congreso por el Presidente Estrada Palma en su Mensaje anual correspondiente 6 1904, lo mismo que en otro Mensaje de Abril de 1905, asi como en un Mensaje especial -de Noviembre del mismo afio, no fu6 resuelta por el Congreso.
Durante el estudio de este asunto, y ,debido A los diferentes articulos publicados en la prensa diaria quejAndose de que el precio estipulado en el contrato para la adquisici6n de estas propiedades era mayor que su valor real, se tomaron las medidas necesarias para que dichas propiedades fueran tasadas por individuos expertos en la avaluaci6n de propiedades inmuebles. El promedio de la valoraci6n presentada por los diferentes individuos comisionados, di6 por resultado una mayor que la convenida entre las Autoridades eclesifsticas y el General Wood.
Se les consult6 A las Autoridades eclesihsticas si se podria prorrogar la opci6n y el contrato de arrendamiento sobre las propiedades en la Habana, en el caso de que el Gobierno de Cuba dejase de adquirir las mismas antes que expirase el trmino de la opci6n; pero en vista de que se les habian hecho otras ofertas, las mencionadas autoridades contestaron que no les seria posible prorrogar por mfis tiempo dicha opci6n. La inves-









tigaci6n hecha, solamente se refiere A 'las propiedades en la Di6cesis de la Habana, y no se incluian en ella las propiedades del Arzobispado de Santiago. Los representantes de la Iglesia Cat6lica, por consiguiente, acordaron prorrogar la opci6n sobre las propiedades en Santiago, por un afio mfs, pero el contrato cencerniente A las propiedades de la Di6cesis de la Habana, se llev6 A cabo con el otorgamiento y entrega del titulo de dominio y el pago de la cantidad convenida, en Julio de 1907. La opini6n piblica aprob6 este paso y se congratul6 de que un asunto tan compliado y de tan larga duraci6n, hubiese terminado definitivamente.
Las propiedades de ]a Di6cesis de Santiago, serAn examinadas antes de que termine el plazo de la opci6n, pero esta investigaci6n, en lo que se refiere al nfimero, carhcter y valor de dichas propiedades, serd un dificil problema, debido h que un gran nfim-ero de censos y parcelas de terreno estAn incluidos en ellas, que muchos de los documentos relacionados con las mismas fueron destruidos durante la guerra de los diez afios, y que otros antecedentes y documentos, desaparecieron A la terminaci6n de la guerra hispano-americana y afin no han sido encontrados. Es tambi~n sumamente dificil obtener datos respecto de las propiedades que pertenecen A la Iglesia, porque el Arzobispo de Santiago es muy anciano, d~bil y casi ciego, por cuyos motivos no puede auxiliarnos en este asunto, y ademks porque muchos sacerdotes que tenian conocimiento personal acerca de dichas propiedades, 6 han muerto 6 se han trasladado fuera de Cuba. Sin embargo, se harfn todos los esfuerzos posibles para obtener un completo conocimiento de dichas propiedades, en lo que sea posible, dadas las circunstancias de que se ha hecho menci6n, y es de esperarse que se Ilegue A un acuerdo por el cual. el muy diseutido problema de las propiedades de la Iglesia en Cuba pueda tener un soluci6n satisfactoria.

Con objeto de investigar 6 informar sobre las numerosas NOMBRAMIENTO DE UNA reclamaciones presentadas contra el
COMISION PARA RESOL. Gobierno por perjuicios causados
VER SOBRE LOS DAROS
CATT5,kDOS POR LA RE- por los insurrectos durante el leVOLUCION DE 1906. vantamiento ocurrido el afio pasado, se organiz6 una Comisi6n de Reclamaciones por Decreto niimero 180, de 27 de Noviembre de 1906. La Comisi6n la componian, primeramente, el Comandante Francis J. Kernan, del









Estado Mayor del Ej~rcito de los Estados Unidos, Presidente; el sefior Manuel Landa, Magistrado de la Audiencia de la Habana; y el Capithn Geo. W. Read, del Estado Mayor del Ej6rcito de los Estados Unidos, como Vocal-Secretario. Con la retirada del Comandante Kernan y el traslado del Magistrado sefior Landa para desempefiar el cargo de Jefe del Departamento de Justicia, la Comisi6n fu6 reorganizada por Decreto nfimero 811, de 24 de Julio de 1907; el Capithn Read fu6 nombrado Presidente, y el sefior Antonio del Valle y Duquesne, Teniente Fiscal de la Audiencia de la Habana, y el Segundo Teniente Aristides Moreno, del 28 de infanteria del Ej6rcito de los Estados Unidos, fueron nombrados Vocales de la misma. En 14 de Agosto de 1907, por Decreto nfimero 866, se nombraron varios Auxiliares para hacer investigaciones locales, como sigue:

CapitAn James W. Furlow, del 40 de Infanteria, E. U. de A.
Primer Teniente J. K. Partello, del 50 de id. id.
,, ,, V. La S. Rockwell, del 110, Caballeria, id.
Segundo ,, C. S. Donavin, del 27 de Infanteria, id.
John E. Semmes, Jr., del Cuerpo de Marina, id.
Charles F. B. Price, del id. id. id. CapitAn RomAn Martin, de la Guardia Rural de Cuba.
,, Miguel Varona, del Cuerpo de Artilleria de id.
,, Ignacio Delgado, de la Guardia Rural de id.
Primer Teniente Francisco FernAndez, de 'la Guardia Rural, id.
Segundo ,, Eugenio Dubois, de 'la id. id. id.
9 . Agustin Rodriguez, de la id. id. id.
La Comisi6n se encontr6 con una cantidad enorme de trabajo, al que estA dando cima cumplidamente. Primeramente, prest6 atenci6n A las reclamaciones referentes A los caballos y mulos que se llevaron los insurrectos. Estas reclamaciones ascendieron A 6,557 y el total de la cantidad reclamada ascendia A $653.027.20. La suma aprobada por la Comisi6n fu6 de $296,508.84. El nfimero de reclamaciones por diversas p6rdidas y dafios, ascendia A 8,194, de las cuales 5,500 han sido investigadas. El total de lo reclamado por este concepto, ascendia A $1.035,079.56, y la cantidad que la Comisi6n acord6 satisfacer fu6 de $441,920.55. De estas 5,500 reclamaciones, muchas fueron presentadas por extranjeros pertenecientes A las siguientes naciones: Estados Unidos, M6xico, Espafia, Alemania, Gran Bretafia, Italia, Arabia, Turquia, Francia, China y Colombia.










La cantidad reclamada por dichos extranjeros, ascendia A $436,413.98, y la cantidad aprobada por la Comisi6n, k $179,330.55.
P-or lo expuesto se veri que la Comisi6n ha tenido un adelanto r~pido en su trabajo. El nfimero total de reclamaciones presentadas fu6 de 14,751, de las cuales 12,057 han sido investigadas 6 informadas, quedando 2,964 pendientes. La cantidad total reclamada en los 12,057 casos ya informados, ascendia fi $1.688,106.76; y la cantidad total concedida por la Comisi6n en dichos casos, h $738,429.30. La cantidad reclamada en los 2,694 casos pendientes de resoluci6n, asciende, aproximadamente, d $2.250,000. La mayoria de estas reclamaciones han sido investigadas en la propia localidad, tomhndoles declaraci6n i distintos testigos. Es imposible decir h cu~nto ascenderg la liquidaci6n de las reclamaciones pendientes, pero se calcula que no serh menor de $900,000.

Lo que afecta directamente al Tesoro Nacional de Cuba la COSTO DE LA REVO- revoluci6n de Agosto de 1906, aparece VOLUCION DE 1908. en el adjunto Estado. La cantidad total, calculada hasta 31 de Octubre de 1907, es de $8.634,116.64.


COSTO DE LA REVOLUCION DE AGOSTO, 1906.

(Calculado hasta Octubre 31, 1907.)

RELACION DE GASTOS CANTIDAD OBSERVACIONES


Aumento de Guardia Rural (2,.150 hombres) de Agosto 1906 A Octubre 31,
1907.
Paga ........ .. 649,822.51
Raciones ........ 287,460.54 Forraje ........ 191,528.99
Uniformes y gastos varios. . . 190,444.64 1.319,256.68

Compailia de Ametralladoras; Agosto, 1906 . Octubre 31,
1907.
Paga ........ ... 30,397.15
Raciones. ....... 9,595.65
Forraje ....... 2,547.18
Miscel6nca .... 1,675.85 44,215.83


{ Contindian los desembolsos por este concepto.

-uoo 9jse aod uosoq j






fContinfian los desem[ cepto.










RELAOION DE GASTOS CANTIDAD OBSERVACIONES


Milicias (sobre 11,000
hombres.)
Paga...... 1.058,980.15
Manutenci6n, forraje, equipo y
miscelfnea. . . 1.473.953.61 2.532,933.76


Fusiles y municiones
de guerra ........







Oaballos adquiridos en
Cuba y en los Estados Unidos.......





Monturas y arreos. . Uniformes y lenceria. Fortificaciones .... Giros del Gobierno (
sus agentes en provincias para fortificaciones, provisiones, efectos miltares y miscelfnea ...



Dos Guarda-Costas. . Estaciones de telegrafia sin hilo ..... Impresos y efectos varios ............
Gastos secretes .... Destrucci6n do puentes
y caminos pdblicos. Valor de las reclamaciones pendientes por guministros A las fuerzas del Gobierno, etc.
(Cilculo minimo.)


Por rescisi6n de uno
[ de los contratos pa| ra armas y municiones, la Repdblica se 776,977.81 ha ahorrado $19,040
| de la cantidad incluida en este conc cepto.
Varios de estos cabales han sido vendidos en remate; las ventas efectuadas en los Estados Unidos arrojan un producto 416,788.97 liquido de $18,168.86,
y las efectuadas en Cuba, unos $11,000.
M~s de la mitad do los caballos adquiridos, han muerto.

43,681.54
270,452.41
47,936.37


La mayor parte de Ia
cantidad consigna-da en esta partida, so 657,815.17 emple6 en fortines,
| barricadas y otras
j fortifieaciones.

102,267.50

163,000.00

10,270.68
51,107.60

7,551.00


La cantidad total ref clamada asciende A 3 $55,503.93. Se cal33,300.00 cula que la cantidad que se pague, no serA menor 'e $33,300.










CANTIDAD OBSERVACIONES


Cantidad reconocida
hasta la fecha por la Comisi6n de Reclamaciones por daflos causados por los insurrectos .....

Valor de las reclamaciones por dafios causados por los insurrectos, pendientes de resoluci6n en la Comisi6n do Reclamaciones.
(Cbleulo minimo.)



Gastos de la Comisi6n
de Reclamaciones hasta Octubre 31, 1907, exceptuando los de viajes en ferrocarril .........

Alojamientos para el Ej~rcito de Pacificaci6n, hasta Octubre 31, 1907 ....

COSTa TOTAL, CALCULADO HASTA EL 31 DE OCTUBRE DE 1907.


738,429.39 LO reclamado ascendia
A $1.688,106.76.





rLa cantidad total reclamada asciende a.
900,000.00 $2.250,000. Se calcula que la cantidad quo se pague no setd menor de $900,000.




Continfian los desem11,807.98 bolsos por este eoncepto.


f Contindan los desem506,323.95 bolsos por este conI cepto.


$8.634,116.64


A esta cantidad hay que agregar el costo de transporte y manutenci6n de las fuerzas americanas en Cuba.
No es posible estimar los dalios indirectos causados por la insurrecci6n, tales como la paralizaci6n de la inversi6n de capitales, p6rdida de cr6dito, etc.

Conjuntamente con el establecimiento de la Administraci6n

EJERCITO DE PACIFI- Provisional, el Ej~reito de Pacificaci6n
CACION DE CUBA. de Cuba, aseendente, aproximadamente, T RO P A S D E L O S A 6,000 hombres al mando del Brigadier
ESTADOS UNIDOS. General J. Franklin Bell, Jefe de Estado Mayor del Ej6reito de lo Estados Unidos, fu6 distribuido por la Isla en diferentes centros de poblaei6n. La pronta llegada de dichas tropas d sus destacamentos, di6 confianza y valor, y auxili6 en gran =anera A la restauraci6n del orden. Aunque no hubo necesidad de efectuar ninguna operaci6n militar mas que las marchas A sus respectivos destacamentos, su ejemplo y consejos, cuando eran pedidos por los cubanos, di6 prueba de su


RELACION DE GASTOS









gincero deseo de trabajar por la rehabilitaci6n de la Rep iblica. Afortunadamente, muchos de los Oficiales de este Ej6rcito habian servido en Cuba durante la primera Intervenei6n, y para ellos era s6lo renovar antiguas amistades y hacerse de nuevos amigos entre aqu6llos d quienes no habian tratado antes. La distribuci6n de tropa en aquella 6poca, di6 por resultado el establecimiento de varias guarniciones que de entonces acd fueron retiradas, y en la actualidad, el Ej6rcito, ascendente aproximadamente h 5,300 hombres, ocupa 27 destacamentos en diferentes puntos de la Isla.
Inmediatamente d'espu6s de encontrarse instalada la tropa en sus respectivos destacamentos, se ocup6 en hacer un plano topogrAfico de las diferentes provincias, dando por resultado un excelente mapa de Cuba y dando A conocer h los Oficiales y soldados los diferentes puntos de Cuba y sus habitantes. Esta comunidad entre los Oficiales y soldados y los cubanos bajo cireunstancias tan favorables, ha sido de ben6fico efecto. Fueron recibidos en todas partes como amigos, y como tales tratados.
Los Oficiales del Ej6rcito de Pacificaci6n de Cuba, espeeialmente los del Cuerpo Ml6dico, han auxiliado materialmente en los trabajos sanitarios, y su auxilio ha sido solicitado, sigui6ndose sus recomendaciones por las autoridades civiles locales. Ellos han sido ahora relevados de esos trabajos por la creaci6n de la Junta Nacional de Sanidad, bajo la direcci6n de la cual se lleva A cabo actualmente el trabajo sanitario en la Isla; mas al principio, una gran parte de 61, considerado necesario, fu6 llevado A cabo, voluntariamente, por Oficiales del Ej6rcito de Pacificaci6n de Cuba.
La conducta, tanto de diehos Oficiales como la de las clases y soldados del referido Ej6rcito, es digna de todo encomio. No ha ocurrido ningfin conflicto serio entre los soldados y los cubanos. Algunos casos de poca importancia, debidos h la mala conducta observada por algunos reclutas, han sido considerados benignamente por el pueblo cubano, y no existe rencor por ellos. Esta conducta ejemplar por parte del Ej6rcito Americano en un pais extrafio, merece el mfs alto encomio, y es debida en gran medida A los buenos 'consejos 6 inter6s personal de su primer Jefe, en la actualidad el Mayor General J. Franklin Bell, cuya inspecci6n, personalmente hecha, de todos los puestos militares, y cuya cuidadosa explicaci6n i los Oficiales y demds








miembros del Ej6rcito de los requisitos necesarios que demandaba la naturaleza especial de sus servicios, ha dado excelentes resultados.
Este buen estado de Ila disciplina ha sido constante, tanto bajo el mando del que en vida fu6 General Theodore J. Wint, como bajo el del actual Jefe Brigadier Thomas H. Barry.
Informes recibidos de Oficiales de la Guardia Rural y de ciudadanos cubanos que han estado en contacto con el Ej6rcito de Pacificaci6n de Cuba, hacen gran elogio de su disciplna y prActica. Muchas solicitudes para establecer destacamentos en distintos lugares de la Isla, han sido desestimadas con el objeto de evitar una gran diseminaci6n de las tropas.
El excelente estado en que se encuentra este Ej6rcito, sin embargo de haber recibido recientemente un gran numero de reclutas, refleja las dotes del General Barry y de los Oficiales i sus 6rdenes. A las clases y soldados de este Ejrcito se los tiene en grande estima por los cubanos; y en general, puede decirse, que debido A su buena conducta y ejemplo, han mantenido la alta reputaci6n en que es tenido el tipo del buen soldado americano.
El reconocimiento hfcia todo el Ej6reito, especialmente h,cia el General Barry, cuya pronta y eficaz cooperaci6n ha facilitado en todos los 6rdenes la administraci6n de los asuntos do esta Isla, y cuya actividad, eelo y constante atenci6n A las necesidades de su cargo han contribuido eficazmente en pro de La paz y del orden, no puede expresarse con palabras.

La finica seria perturbaci6n de la paz entre americanos y
CONFLICTO E N T RE LA cubanos, ocurri6 en Santiago de Cuba, POLICIA MUNICIPAL el 30 de Abril de 1907, y fu6 causada DE SANTIAGO Y MA- por una colisi6n entre la Policia local RINEROS DEL BARCO
DE GUERRA DE LOS y marineros franceos de servieio perteESTADOS UNIDOS 'TA- necientes al crucero de los EstaCOMA'. dos Unidos " Tacoma. " De la investigaci6n hecha, result6 que varios marineros, algo ebrios, retornaban al muelle como h la una de la madrugada, de un banquete que habian celebrado en un caf6 de la Ciudad, acompafiados de dos paisanos, uno de los cuales result6 ser Capithi de Policia, vestido de paisano. Uno de los marineros trat6 de quitarle un bast6n de estoque que llevaba dicho CapitAn de









Policia, armAndose una reyerta en la cual fu6 agredido dicho Capithn de Policia y le quitaron el bast6n. Entonces el mencionado individuo corri6 tocando el silbato de auxilio, y se dice que dispar6 dos tiros de su rev6lver al grupo de marineros, uno de los cuales fu6 herido gravemente. La sefial de auxilio hizo acudir otros policias al lugar del hecho, generalizAndose la refriega, entre los marineros y la policia local en la cual la policia us6 de machetes, rev6lvcrs y clubs. Los marineros, arrojaron piedras, botellas y otros objetos que encontraron. El resultado fu6 que seis marineros y un guardia-marina fueron lesionados y uno de los primeros gravemente herido; por parte de la policia hubo un Capitin y dos guardias levemente heridos. El asunto fu6 inmediatamente investigado por las autoridades locales; el Capitdn y los policias fueron acusados de haberse excedido en el uso de su autoridad, y fueron suspensos. La causa ha estado en suspenso, esperando informes sobre el resultado de las heridas recibidas por los marineros, y del exhorto que fu6 remitido A los Estados Unidos. El Tribunal tiene ya en su poder dichos informes y el juicio se celebrard sin demora.
La causa del conflicto fu6, probablemente, ga embriaguez de los marineros americanos, y el temor de la policia local de una reyerta con hombres de mayor estatura y fuerza. Annque por parte de la policia puede considerarse que hicieron uso muy libre de sus armas, esto puede explicarse por la falta de tacto de parte 'de la misma, 6 bien por falta de instrucci6n mAs cuidadosa. De los informes no aparece que ninguno de los marineros americanos usase armas de ninguna clase, y las prontas medidas tomadas por las autoridades locales declarando suspensos y procesando d los policias que tomaron parte en la refriega, demuestra un vehemente deseo de conservar la paz y harmoni a.

Con excepci6n de unos cuantos casos de cuatrerismo y de BANDIDOS. asaltos i mano armada en los distriCONSPIRACION tos rurales, Cuba se ha visto, singuDE MASSO PARRA. larmente, libre de todo disturbio. Ni un solo grupo de malhechores ha aparecido en las provincias do Pinar del Rio, Habana, Matanzas y Camagiiey. Cuatro presos en la Cdrcel de Bejucal, provincia de la Habana, se evadieron y estuvieron pr6fugos durante una semana, antes de ser nuevamente aprehendidos, y esto di6 lugar A que se rumorase que habia una partida en la provincia de la Habana. Con esta excepci6n.









no ha habido reaparici6n de bandidos que en afios anteriores infestaban estas provincias. En la de Santa Clara, al igual que en la de Oriente, ha habido tres pequefias partidas durante el filtimo afio, mas todas han sido perseguidas por la Guardia Rural, que continu6 la persecuci6n hasta que los merodeadores fueron aprehendidos y reducidos i prisi6n.
A principios de Julio se esparci6 el rumor de la llegada i Cuba de un tal Mass6 Parra, cubano de nacimiento, que sirvi6 la causa de Cuba en la guerra de 1895, pero que desert6 al principio de 1898 y sirvi6 en el Ej~rcito Espafiol hasta su evacuaci6n de esta Isla. Mass6 Parra lleg6 i Santiago de Cuba, y poco despu6s yo recibia visitas de personas prominentes informdndome de que la paz y el buen orden peligraban, y aconsejhndome que le obligara A salir de Cuba. Tambi6n se me inform6 que dicho individuo habia venido 4 Cuba durante la Administraci6n del General Wood y durante la del Presidente Palma, pero que en ambas ocasiones se le prohibi6 que desembarcara. Lleg6 A la Habana, pero A excepei6n de lo dicho por algunos peri6dicos, no se le nombr6 mhs. En Agosto, por confidencias recibidas, se supo que conspiraba para perturbar la paz y el orden en la Isla; que habia liegado filtimamente de Santo Domingo, en donde habia tomado parte en una intentona revolucionaria, que habia fracasado. Al principio se crey6 que sus esfuerzos para obtener quien lo secundara aqui, era con el objeto de perturbar la paz en dicha Repfiblica, pero habi6ndose obtenido otros informes, se hizo evidente que su plan era hacer una revoluci6n en Cuba. Tenia emisarios, que iban de la Habana A diferentes puntos de la Isla incitando A la reb.eli6n, y uno de estos agentes result6 ser Lara Miret, ex-oficial de la Guardia Rural.
Por investigaciones hechas de los actos de Mass6 Parra y de sus asociados, se encontraron nuevas pruebas de sus intenciones. El rumor pfiblico -de que 61 pretendia un levantamiento pr6ximo, habia obtenido visos de verosimilitud A principios de Septiembre. Nada pudo saberse definitivamente con relaci6n A este asunto hasta mediados de mes, cuando los informes diarios dados por la Policia Secreta y los obtenidos en otras fuentes hicieron evidente que el proyeeto se pondria en breve en planta. La conspiraci6n tom6 definitivo cuerpo en forma de meetings, comunicaciones con diferentes individuos en distintos









centros de poblaci6n y recolecta de armas y municiones. Sobre el 24 de Septiembre, se tuvo noticias por la Polica Secreta de que los planes estaban ya casi ultimados. Se obtuvieron los nombres de los conspiradores que trabajaban con el General Mass6 Parra, y un examen de todos los datos reunidos hizo llegar 6 la conclusi6n de que todo el movimiento estaba dirigido por unos cuantos individuos escogidos por Mass6 Parra, mientras que el resto seguia ciegamente, como instrumento, las 6rdenes de este revolucionario. Debido 6 los esfuerzos hechos por la Policia Secreta, el punto de reuni6n de este Comit6 Revolueionario fu6 conocido, y se tomaron las medidas necesarias para obtener informes de lo que pasaba en estas reuniones. Se supo que en la que tuvo lugar el dia 25 de Septiembre, se aeord6 que fuera la filtima antes del levantamiento, y poco despu6s de haberse concluido esta reuni6n en la noche del 25 recibi un informe completo de lo que habia ocurrido en ella. El mencionado informe revel6 la intenci6n de los conspiradores de hacer un levantamiento armado con el objeto de derrocar al Gobierno Provisional, y con el fin de efectuar m6s pronto esto, puesto que la fuerza al principio habia de ser pequefia, se resolvi6 destruir puentes, quemar propiedades de extranjeros, y asesinar A los americanos. Los conspiradores contaban con apropiarse suficiente dinamita de los trabajos de obras pfiblicas en distintos puntos de la Isla, para llevar 6 cabo su obra de destrucci6n. Estos datos, obtenidos de fuentes ciertas de informaci6n, hizo imperativo que se tomase alguna medida inmediatamente, y se resolvi6 que los tres principales jefes de la conspiraei6n tueran encarcelados, esperando que con esa medida se evitaria el levantamiento. Como la fecha fijada para la insurrefci6n era la del 27 de Septiembre, se decidi6 que dichos individuos fueran arrestados inmediatamente, y en la mafiana del 26 de Septiembre le fueron dadas instrucciones 6 la policia para que detuvieran al General Mass6 Parra, General Lara Miret y General Juan Ducasse; acus6ndolos de conspirar contra el Gobierno. El interrogatorio de dichos individuos di6 6 conocer otros igualmente culpables, y por orden del Juez Instructor fueron arrestados otros cuatro m6s y reducidos 6 prisi6n.
El efecto inmediato de estos arrestos fu6 tranquilizador. Cesaron los rumores de perturbaci6n enseguida, y el pais volvi6 6 recobrar su tranquilidad sin que hubiera indicios de insurrecci6n en parte alguna. De estos siete individuos, al General




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EDRXJLPSH_G81EV1 INGEST_TIME 2014-09-08T15:44:19Z PACKAGE AA00021846_00001
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES


xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID E7IJBXKQ5_58STE6 INGEST_TIME 2016-06-08T20:09:31Z PACKAGE AA00021846_00001
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES