Las sociedades mercantiles en el derecho vigente

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Las sociedades mercantiles en el derecho vigente estudio y comentario de los títulos I y II del libro segundo del Código de comercio, con las leyes que lo completan y modifican, así como del derecho extranjero y la jurisprudencia referentes a las sociedades mercantiles
Physical Description:
1 online resource (vii, 412 p.)
Language:
Spanish
Creator:
Alemán, Ricardo M., 1891-
Publisher:
R. Veloso
Place of Publication:
Habana
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Corporation law -- Cuba   ( lcsh )
Partnership -- Cuba   ( lcsh )
Banking law -- Cuba   ( lcsh )
Compañías -- Legislación -- Cuba   ( bidex )
Sociedades regulares colectivas -- Cuba   ( bidex )
Derecho bancario -- Cuba   ( bidex )
Banking law   ( fast )
Corporation law   ( fast )
Partnership   ( fast )
Cuba   ( fast )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Statement of Responsibility:
Ricardo M. Alemán ; prólogo del dr. Octavio Averhoff y Pla.

Record Information

Source Institution:
University of Michigan Law Library
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 775443523
ocn775443523
Classification:
System ID:
AA00021743:00001

Table of Contents
    Front Matter
        Front Matter
    Title Page
        Page i
        Page ii
    Prologo
        Page iii
        Page iv
        Page v
        Page vi
        Page vii
    La sociedad mercantil en el derecho vigente -- I. Estudio preliminar
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    II. Exposicion de motivos
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    III. Estudio y comentario de los titulos I y II del libro segundo del codigo de comercio
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
    IV. Estudio de la sociedad mercantil en las principales legislaciones extranjeras
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
    V. La sociedad mercantil en la jurisprudencia
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
    Erratas principales
        Page 407
        Page 408
    Indice
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
    Back Matter
        Page 413
Full Text








This volume was donated to LLMVC to enrich its on-line offerings and
ffor purposes of long-term preservation by University of Michigan Law Library






-7



DR. RICARDO M. ALEMAN

PROFESSOR DE LA UNIVERSIDAD DE LA HABANA









LAS SOCIEDADES- MERCANTILE




EN EL DERECHO VIGENTE






STUDIO Y COMENTARIO DL 'LOS TITULOS I Y 11 DEL LIBRO
SEGUNDO Df;'ll CODIGO DE COMERCIO, CON LAS LEYES QUE
LO CO-.NIPLFTAN Y' MODIFtCAN, ASI COMO DEL DERECHO
EXTRAINJERO Y LA JURISPRUDENCE REFERENCES
A LAS SOCIEDADES MERCANTILE




PROLOGO

DEL


DR. OCTAVIO AVERHOFF Y PLA

CATEDRATIC0 DE DERECHO ROMANO EN LA UNIVERSIDAD DE LA HABANA











LIBRERIA "CERVANTES"
D E
RiCARDO VEL080
GALIANO 62. HABANA.

VICTORIANO SITARFZ AGUSTIN BOSCH
PRECLADOS 48. RWiDA UNIVERSIDAT) 5.
MADRID, DARCZLONA.









































Es PRopiEDAD nml, AUTOR


















PRO LOGO,



Un joven Profesor de la Universidad de la Habana, el doctor Ricardo Alem6n, ha vuelto a dar una prueba de sus aficiones al studio del Derecho mercantile publicando una obra sobre las Sociedades de Comercio. El asunto, tratado por el autor con verdadera competencia y con s6lida y nutrida doctrine, es de aquOlos que atraen por fuerza la atenci6n del estudioso, torque es dificil encontrar en todo el campo del derecho privaao una instituci6n mis original que ]a sociedad o en que se muestre con mayor claridad el influjo de ]a vida en la formaci6n de la regla juridica. Es cierto que el-derecho no es un product ficticio y arbitrariu, torque todas las institutions juridicas responded a necesidadesde la existence social, a cuyo influjo nacen y se organizan. Pero la influence no es tan visible, ni, sobre todo, tan inmediata, en la mayoria de los contracts, que limitados a re-' glameDtar la trasmisi6n de valores econ6micos, se resisted a admitir los cambios que trae consigo el constant variarde la Nida. Obs6rvese, en prueba de ello, la lenta evoluci6n de- la contrataci6n roman. El m6tuo, por ejemplo, necesit6 siglos de' existence para.desembarazar e de lAs trabas que el derecho estricto impoma a su l6gico desenvolvirniento. Basta recorder tan s6lo, para no hablar de otros extremes relatives a la onstittfci6n y effects de ese contract, el lento, process por el cual se fu6 admitiendo ]a obligaci6n de pagar intereses'en esos prestamos. No fu6 hasta ]a 6poca de los grades jurisconsultos y para casos especiales que se accept la validez del simple pacto de pagar interests unido a] contract principal de midtuo: normalmente habia que constituirlos mediate la stipulation. Sin embar go, en la prictica, el 1(inico, motive del pr6stamo para el p restzmista es el interns que debe abonar el prestaiario. El Urreo







I v

concepto de que la sola obligaci6n de un deudor re es restituir lo.recibido y no mis, impidi6, no obstante, que esa realidad fuese reconocida por el derecho romano. Aun nuestro C6digo civil conserve la ficci6n del pr6stamo gratuity (art. 1755): justiniano. habia hecho siquiera una excepci6n de esa regla en los pristamos de los argentarii. L6 mismo acontece con la compra'..'venta, organized sobre la base de la doble estipulaci6n. Para salvar Jos inconveniences de las acciones independents del vendedor y del comprador que aqu6lla traia consigo, la doctrine roman estuvo trabajando durante siglos y despu6s de crear un complicadisimo sistema de excepciones, no pudo llegar a la conclusion general de que el comprador no esti obligado a pagar mientras no reciba el objeto comprado Tampoco e'n huettro C6digo aparece reconocido ese principio de utilidad y fusticia tan evidentes; y ha sido en fecha reciente cuando se le' ha consignado en el C6digo Federal Suizo de las Obligaciories (art.. 184, pirrafo 2o. y art. 2 13). Los ejemplos podrian mul'tiplicarse hasta donde se quisiera.
,Todo lo contrario suede con el contract de sociedad. Nacido corno una species de comunidad familiar, consortium, o co I n limitados objetivos religious o agricolas, sin forma propia y sancionado mis por las costumbres que por las sentences judiciales o las leyes, el contract de sociedad adquiere ripidamente un desarrollo tan extraordinary, que seria inexplicable si no se recordara que es entre todas las convenciones ]a que mis se funda en la actividad y en el esfuerzo humans. Cuando los otros contracts' luchaban trabajosamente por definirse, el de sociedad habia Ilegado, por casinos que nos son desconocidos, a un grado de perfecci6n asombroso, precisamente en el capitulo qije parece el 61timo de su deseRvolvimiento, en el de las clue hoy Ilarnamos sociedades an6nimas. Si hemos de creer a Tito Livio, en Jos principios de ]a invasion de Italia por Anibal las sociedades de republicans prestaron dinero al Estado, lo cual demuestra que existia'n en Roma sociedades an6niras antes de esa fecha. Despu6s, con ]as conquistas en la cuenca del Mediterrineo, que oblige a levanter grades ej6rcitos y a. construir y equipar numerosas flotas; con ]as obras y trabajos que debian realizarse en los nuevos territories para que su ocupaci6n fuera 6til a la Rep6blica, y con ]a necesidad de recaudar los fuertes impu estqs- con -que fueron aqqAllos gravados, las compafifas an6ni-







_V

mas aumentaron en number e importance para encargarse de ]a ejecuci6n de todos esos menesteres, para los cuales iio estaba preparado el Estado romano que acaso,, adernis, los,'c'reyera indignos de su majestad. Uni6se a, esto el crecimientd de Ia p6blica riqueza a partir de Ia derrota de Anibal-lentamente, pTimero, despu6s con rapidcz desusada-que trajo con-.., I 1 1, Qr
sigo una verdadera fiebre de negocios. El romano educado 'efir.. el desprecio al comercio y a Ia industrial que no fuera mera mente agrfcola, va a decir por boca de Cicer6n que las grades ganancias no envilecen. En una 6poca en que ]a legislaci6n tiene toda Ia rigidez del jus civil, cuando el mismo Cicer6n ha'.d.icho defendiendo a Roscio que las obli.-aciones nacen finicamerite de Ia. datio, Ia stipulation, o Ia expensilatio, se multiplican las' s*?cxedades an6nimas, con su director, magister; su vice. djnacto'r ;pro magister; sus promoters, mancipi, socii; sus accionist' s', Oartidpes; sus acciones, parties, particular. Polibio nos dice, refiri4ndose a 6poca tan anterior como Ia de los Gracos, que todo el",que tenia direro se apresuraba a invertirlo en estas compaifiHas. I .. n tempos de Cicer6n esas empress alcanzaron sumayor auge: I sus acciones se cotizaban en el Foro y Ia especulaci6n sobre ellas enriquecio y arrum6 a muchos en plazo brevisimo. Los magnates del dinero, como Atticus y otros, dirigian de acuerdo Ia znayoria de esas sociedades; y entre todas ellas habia tal comunicaci6n de interests, que Cicer6n pudo decir -en su oraci6n pro lege Mania que si aIguna de ellas perdia su capital inuchisimas rnAs se arruinarian con ella y todo el cisterna de cr6dito romano caeria al suelo. 'estrepitosamente. Dirigi6ndose a su yerno Furius Crassipes, cuestor de Bitinia, el mismo Cicer6n le ruega q*ue baga lo possible por Cn. Pupius, empleado de Ia Compaiiia de B-itinia, "que con stituye una parte muy important del Estado, porque sus miembros lo forman los de otras compaiiias; los cuales puedo afirmar por propia experience, afiade, que recordarAncon agradecimiento cualquier servicio que t6 les presses". Para todo el que conozca el derecho romano de Ia 6poca, con suv contracts resales, verbales y literales, seri causa perenne de asombro el consider c6mo pudo encauzarse aquella corriente de vida que hacia irrupci6n en el derecho establecido y por qu6 procedimientos pudo aquella legislaci6n, lenta y formal, organZaT d tr6fagb de intereses que las Compafifas.representaban. Yo-








v I

creo que en toda la historic del derecho romano, no hay un fe. n6meno mis digno de studio.
Con el tempo ha aumentado esa enorme vitalidad de las compafiias an6nimas y es curioso observer c6mo el derecho se abre ripidamente para dares paso. Nosotros somos una.prueba de e*llo y el libro del doctor AlernAn asi lo dernuestra. Nuestro vetusto C6digo de Comercio organize la compafifa an6nima sobre dos grades bases: las acciones represents el capital suscrito y que se ha pagado o debe pagarse: todas las facultades residen.en la junta General de accionistas. Mas arenas nuestra independence -aument6 el volume de nuestros negocios, y sobre todo, cuando la guerra mundial desvi6 hacia nosotros una gran corriente de riqueza, las compaiiias an6nimas prescindieron para organizers de nuestra legislaci6n mercantile tradicional, y ora amparindose en los precepts de Ia Ley de Ferrocarriles, ora en los del Banco Territorial, ora en el derecho nort.!americano, constituy6ronse con enormes cantidades de acciones no pagadas, que los mismos promotores del negocio declaran liberadas 6n pago de trabajos, gastos y studios previous, que se valorizan por su simple dicho, y con mayor n6mero a6n de acciones communes, beneficiaries o de utilidad; establecieron en sus estatutos que las acciones communes tuvieran el mismo derecho al voto que las liberadas; concedieron a veces el voto a ]as primers, que no represents capital alguno, Y se los negaron a las segundas, que son las imicas que constituent dicho capital; corivinieron en que las acciones pagadas pudieran ser recogidas a un tipo determined, si asi lo acordaren los tenedores de las acciones communes, con lo cual el capital pagado corrie todo el riesgo en caso de p6rdida, al mismo tempo que se le limitaba su ganancia en caso de 6xito; dieron a'su consejo de administraci6n todas las facultades possible para que pudieran hacer cuanto se les ocurriera con los interests de Ia compaiiia y reduleron, en suma, a los accionistas que pagaban en dinero sus acciones a un minimum de ventajas y derechos. Y esa reform tan sustancial se ha realizado, sin que ni siquiera se haya invocado una sola vez ]a letra y el sentido general del C6digo de Comercio, evidentemente contrario a ella. Pi6nsese en la suerte que correria el cambio mAs insignificant que se intentase realizar. en cualquler otro capitulo de nuestra legislaci6n, Y se convendra' -en- que Ia fuerza -de vida, de las 'comparnas anonimas y









su Ca"pacidad para abrirse camino a trav6s del derecho son, ahora como en ]a Roma republican, excepcionales.
Hoy, como en los tempos de Cicer6n, las companies an6nimas son instruments de fuerzas poderosisimas que es precise reglamentar debidamente: por su naturaleza, por la extension e importance de sus recursos, por, el objeto de su trifico, por su conexi6n mAtua y con los elementos gobernantes de todos los paiises, constituent m6s que un contrato de derecho privado, una instituci6n de dere-cho pfiblico que el Estado debe reconocer, vigilar y limiter. En ningiin pais han alcanzado mayor desarrollo ni se han comprobado rmis sus ventaias y sus peligros que en la Am6rica del Norte. Y es una sefial que no debe pasar para nosotros desapercibida, c6mo en aquella naci6n que ya habia establecido el rec nocimiento como condici6n previa para la existence cle toda compafiia Y la Vigilancia e intervenci6n del Estado en su funcionamiento, I se viene desde hace tempo legislando en contra de la emission ar bitraria de acciones y de cuanto pueda representer un peligro para el accionista de buena f6 y para el pfiblico.
El Derecho no debe cerrar el paso a la Vida, antes bien debe plegarse a sus exigencies; pero la ductilidad no signfiica la complacencia.- Y son los publicistas-y el doctor Alemin ha dado una muestra de ello-los Ilamados a decirnos cu6nto hay de convenience y cuAnto de prejudicial en esa vitalidad poderosa de las compaiiias an6nimas.
0. AVERHOFF.
Agosto 'de 1919.

















LA SOCIEDAD MERCANTILE EN EL

DERECHO VIGENTE




STUDIO PRELIMINARY

La sociedad mercantil, tanto en la doctrine Como en el dererho vigente, affect dos forms, distintas: una, Como persona juridica, es decir, entidad distinct de la de aada una de las persoTias que ]a constituent; y otra, Como contract auxiliary del deretho mercantile terrestre.
La base fundamental de todo contract de sociedad es, sin duda, la mutua cooperaci6n, la cual es muy necesaria, ya que con difficult se puede emprender ciertos y determinados negocios sin la avuda o el auxilio que se prestan reciprocamente las personas que la forman, las cuales por si solas no podrian Ilevar a ,Cabo esas empress y negocios. Por esta raz6n no habria duda en afirmar que la sociedad constitute una.instituci6n esencialmente humana,'porque los hombres, aislados, sin la cooperaci6n y el auxilio de los demAs, no pueden emprender las negociaciones que, te les facilitan con ]a uni6n de los unos y de los otros. Una cantidad de dinero en. manos de un solo hombre no produce los beneficios que con ella se obtienen si se"suma a otra u otras cantidades pertenecientes a various individuals. De ahi le necesidad de la instituci6n que studiamos, y por eso es que antecedentemente hemos afirmado que la sociedad constitute una instituci6n netamente humana.
Para la con-secuci6n de los fines que el hombre esti Ilamado, o obtener necesita valerse de ciertos elements y cualidades, unos personals, otros artificiales, de que no siempre esti inves tido. La intelligence humana no es por si sola sufficient para







2

que de ella se obtengan los resultados ventajosoa que est6. llamada a producer. Necesita de otros elements de que career el hombre en multiples occasions, pero que poseen otros que, privados de la intelligence, de la actividad y de las aptitudes del primero, no tiene inconvenience alguno en aportarlo. Nos referimos al capital, sin el cual no es possible la vida.mercantil ni, por tanto, la de las sociedades de comercio.
La sociedad, como contract, no puede en mantra alguna ser considered esencialmente mercantile, torque en multiples occasions su fin no esni la industrial ni el comercio y, ademAs,porque hay sociedades civiles, que se rigen por el C6digo mercantil, como veremos oportunamente, al estudiar la material en el derecho vigente.
Las sociedades mercantile consideradas como personas juridicas, son lo que los italianos Haman .. entes colectivos". constituidos por sus dos elements esenciales, personas y bienes o capital, y que tienen porfin esencial el, ejercicio del comercio. Como consecuencia dd lo expuesto, al constituirse el ente colectivo,_ desaparece por complete la voluntad individual de cada uno de Ios miembros que lo forman y desaparece tambi6n la Ilarnada personalidad o individualidad del capital para convertirse cn. propiedad com6n de todos los, asociados. Al unirse lag fuerzas individuals, ya las que al trabajo se refieren, ora las que al capital respectan, se acrecienta enormemente Ia facilidad de emprender O'peraciones mercantile y la obtenci6n de resultados mis pr6speros y beneficiosos, que si la empress se Ileva a cabo por la iniciativa particular y aislada de cada asociado.
Es un hecho indudable, reconocido en todas las 6pocas de la vida humana, que el hombre es un ser ue vive en sociedad, torque la necesita para la satisfacci6n de sus necesidades y: aspiraciones; y si estudiamos detenidamente el fen6meno social, hacienda ]a historic detallada del mismo, veremos c6mo en los pueblos primitives el fen6meno de la as 3ciaci6n se encuentra perfectamente definido. De donde se deduce que si antigua es la humanidad, no lo es menos la asociaci6n de los hombres.
Pero la uni6n del esfuerzo, de la intelligence y del capital ha de tener su justa recompense; y en este concept parece 16gico, y lo es, el fin de lucro que persigue cada uno de los asociados. El altruism no es'ciertamente una cuaIidad arraigada en la es-








-3

pecie humana y no parecen natural que los hoxnbres, en su desea de server a sus semejantes, Ileguen al extreme de sacrifice sus bienes y su integridad personal en beneficio de los debris. Par eso se explica que los socios, que, uni6ndose con sus capitales y aptitudes eculiares, forman una compahia mercantile, tengan el fin de procurarse un lucro, que para ellos no es otra cosa que una retribuci6n.
Siguiendo el criteria. expuesto, nuestras, leyes de Partidas definieron la sociedad diciendo que era "ayuntamiento de dos ornes a mis que es f echo con intenci6n de ganar algo de so uno", definici6n esta que reproduce el antiguo concept de ]as romanos, quienes define la sociedad con estas palabras: "contractus consensualis de re vel opera onesta comunis lucri causa in commune conferenda".
Aceptando lo fundamental de las definiciones indicadas, no hay inconvemente en afirmar que en la actualidad se entire. de par compafiia.mercantil la uni6n de dos a mis personas que ponen en com6n ilguno a todos los elements que se necesitan para la realizaci6n de alg6n acto que tenga par objeto' la producci6n y circulaci6n de la riqueza, a en otros t6rminos, la industria a el comercio..
Si ]a compaiiia mercantile es lo que hemos dichol puede afirmarse que la cooperaci6n de cada uno de los que la componen constitute un acto puramente voluntario; par consiguiente las bases de esa asociaci6n, asi como los derechos y obligaciones reciprocal que de ella se derivan, deben estar reguladas par el Ilamado pacto social. La ley, sin embargo, en previsi6n de qu los socios garden silencio acerca d6 algim extreme de su contrato, establece reglas de caricter supletorio destinadas a lienar el vacfo en el pacto de los que component la sociedad. Esas reglas legalese suplen la voluntad -colectiva,, salvo aquellas que par su indole, par ser de orden p6blico a de naturaleza moral, tienen caricter -principal y no pueden en modo alguno evadirse ni adulterarse.
Como consecuencia de todo lo expuesto se deduce que cada socio debe aportar algo a la sociedad; que el conjunto de lo que cada socio aporte ha de ser el patrimonio exclusive de la sociedad; que cada socio debe participar de las ganancias y de las p6rdidas y que los que component la'compaiiia deben contratar teniendo en cuenta su asociaci6n, es decir, no como seres









-4

aislados e individuals, sino como miembros de la sociedad formada y mantenida por todos; en una palabra, debe existir en. tre ellos lo que. en derecho romano se Ilamaba affection socie. tatis.
La compaiiia mercantile es un sujeto capaz de derechos y obligaciones con personalidad juridica distinct de la de cada uno de los socios que la forman. Tiene, pues, una existence propia, y en esto estriba precisamente la person.alidad juridica de la compaiiia.
Como cofisecueniia de esta personalidad toda sociedad .goza de patrimonio propio e independent; tiene su domicilio. particular, distinct al de los socios, su-nombre que se llama raz6n social o denominaci6n; la compaiiia puede ejercitar acciones contra los socios y 6stos contra aqu6lla; los socios no pueden disponer del capital social, torque noles pertenece. La base del contract de sociedad es la comunidad, y lo que a ella se aporta puede ser dinero o bienes en general, aun los inmateriales. siempre que puedan ser considerados como objeto de derecho y est6n, por consiguiente, en el comercio de los hombres.
Adem&s, se puede aportar la industrial, el servicio o el trabajo, es decir, vincular en beneficio de la sociedad el trabajo human, la energia propia de uno o various de los asociados. Hay quien sostiene que se puede aportar el propio nombre cuando sirve de ventaja a la sociedad; y los bienes que se aportan pueden ser propiedad, usufructo, uso; pero siempre que sea en dominion. Puede hacerse la aportaci6n de' una vez o sucesivamente, como la industrial o A goce de una cosa.
El fin de la sociedad debe ser la intenci6n de conseguir una ganancia y dividirla entre todos los que forman la compania. Si no existed esa intenci6n, la sociedad seri civil o un simple con. trato innominado. Puede establecerse ]a media de la ganancia que cada uno debe percibir. Si se estipula que uno de los socios no ha de percibir ganancia alguna, el pacto que asi lo establezca seri nalo y la sociedad recipe el nombre- de leoninea".
El mismo criterio'se aplica a las p6rdidas, aunque el socio industrial, como veremos oportunamente, puede quedar eximido de participar en ellas.
La distribuci6n de las ganancias y de ]as p6rdidas debe hacerse de acuerdo con el balance anual que es la.base necesaria








5

para concern el verdadero estado econ6mico de la sociedad y el balance de dichas ganancias o de las' p6rdi&s, si las hubiere.
La affection societatis, es la intenci6n de asociarse con todas sus consecuencias, es decir, de celebrar entre los individuals que la forman, un contract de sociFdad; y esto es important, torque toda uni6n no supone necesariamente un contract de compaiiia ni el fin -de actual, contratar y gestionar en vista*de la asociaci6n.
La sociedad debe tenw; como dijimos antes, un patrimonio propio, suieto a las obligaciones de la misma siempre que di-' chas obligaciones se hayan contraido en beneficio y por cuenta de la sociedad y con todos los requisites que para ello exija la ley.
El patrimonio puede estar represented por acciones o sean fitulos que represented quotas o porciones con que cada socio contribute.
El patrimonio debe sustraerse a la acci6n de los acreedores particulars de los socios. S61o pueden dirigirse sobre los beneficios percibidos y distribuidos, torque ya pertenecen privativamente a los socios y no a la sociedad. Pueden, sin embargo, los acreedores particulars de los socios impedir que al di solvers la compafiia les sean entregadas sus quotas o parties de capital con que contribuyeron, y ello es permitido torque ya la sociedad no existed realmente.
Por el solo hecho de constituirse la compafiia de acuerdo, con las disposiciones legales7 y con el fin industrial y mercantile es considered como-un'comerciante, y tendri los mismos derechos y resporisabilidades de los comerciantes en general. En tal concept se aplican a ella las disposiciones references a la suspension de pagos y a la quiebra.
En lo que respect a los requisites de forma de la compaiiia, se estudiarAn al hacer el examen del derecho vigente.
Las sociedades mercantile desde el punto de vista de las. forms que pueden afectar se dividendn en colectivas, comanditarias y an6nimas. Cada una de ellas tiene sus characters propios, que siren para dif erenciarlas entre si, no s6lo desde el punto de vista de forma, sino tambi6n de fondo, ya que la responsabilidad de los socios no es la misma en ]as unas que en las otras.
En las Colectivas, los socios responded de las deudas de la corapaMa con todo el capital social y con el privativo de cada.








-6

uno de ellos, de mantra que la responsabilidad es solidaria e ilimitada. La an6nima se caracteriza torque los socios responden solamehte con el montante del capital aportado, sin que su responsabilidad se extienda en ning6n caso a sus bienes particu. lares. La comanditaria tierie los mismos characters que las dos lan eriores, torque estando compuesta de socios colectivos y al mismo tiempo de comanditarios, responded los primers con todos sus bienes y los segundos con s6lo el aportado.
Al hacer el comentario de c da uno de los precepts del C6digo de corn6rcio vigente entre nosotros trataremoscon mas detalles de cada' una de las sociedades que hemos mencionado.
Estudiada ya la noci6n de la sociedad, veambs aliora sus requisitos. Paia poder determinarlos tenemos Pecesidad de estudiar el derecho com6n, y en 61 encontraremos los elements, los cuales esiin c6ntenidos en el articulo 1261 del'C6digo civil. yque son tres: lo.-Consentimiento de los contratantes; 2o.Objeto cierto que seamateria del contract; y 3o.-Causa de Ia obligaci6n que se establezca.
ConsehtimienW.-No es este requisite privativo de la sociedad, sino que 61 debe necesariamente concurrir en todos los contratos en general. Sin embargo, a veces'el consentimiento 6xiste per6 con vicious que lo invalidan, como en caso de error, de dolo, etc. Eh el C6digo civil la violencia no I es causa de nulidad de los contracts, sino de anulabilidad, pues el articulo 1301 dispose que "la acci6n de-nulidad s6lo durari cuatro afios, los cuales empezarin a corner en los casos de violencia desde el dia en que 6sta hubiese cesado"; lo cual significant que si pasado ese tempo no se pide la nulidad del contract, 6ste seri perfectamente vAlido y legal, y, por consiguiente anulable, y no nulo, como err6neamente han supuesto algunos; aunque en realidad el contrato otorgado por medio de la violencia debe ser, juridicamente considered, no. anulable sino nulo o inexistente, porque el consentimiento en verdad no ha existido.
Podemos definir el consentimiento diciendo que es la'completa conformidad en la material propia del contract, es decir, en la sustancia de la obligaci6n. Este concept del consentimiento es demasiado amplio, pues la material propia del contra. to puede referirse a muchos extremes. Asi por ejemplo, en el contract de compraventa el consentimiento de las parties esti en relaci6n con el objeto y el precio estipulados en el contract, con









7

]a- forma de pago, con las garantias que se cfeif para asegurar' el cumplimiento de las obligaciones bilaterales que del mtmcionado contract se driven, etc.
LimitAiidonos al contract de sociedad, que es el que direc,tamente nos interest en estos moments, ca e ecir que e consentimiento de los socios debe referirse a multiples extremes. No basta que haya conformidad en constituir una compaiiia mercantil, es necesario que el acueTdo de los otorgantes se refiera a otros extremos;.es decir, a la clase de sociedad que se constituya, a las aportaciones de lus socios, al t6rmino de duraci6n de la conipaiiia, a la mantra, forma, proporci6n y 6poca en que deben distribuirse las utilidades, a la repartici6n entre ellos de las utilidades y p6rdidas socials, etc. Cuando los socios estfin conforms con todos estos antecedents, a menos que deseen regirse por la* disposiciones del C6digo de comercio, habra consentimiento y, desde ese punto de vista, el contract de compaffia es vilido y surte todos los effects juridicos que esti llamado a producer.
El consentimiento puede ser prestado personalmente o por medio de apoderado, pero en este caso es necesario un mandate especial, ya que los poderes generals no son por si solos suficientes para que el mandatario oblige a su mandate a constituir un contract de sociedad; torque como tal constituci6n requiere el aporte de bienes o de capital que pasan a ser de la propidad exclusive de la sociedad, claro estA que el mandatario que "a nombre ajeno pacta o estipula un contract de csta clase realiza evidentemente un acto de dominion que no esti comprendido dentro de las facultades que confiere un poder general de administraci6n. Luego, como antes se dijo, es ncesario un mandato express y especial.
Son applicable a los contracts de sociedad en lo tocante al consentimiento, todas ]as disposiciones del C6digo civil referentes -a la nulidad y a la anulabilidad de los mismos, por error, dolo, violencia o intimidaci6n.
El error. para q e produzoa la nulidad es necesario que recaiga sobre la sustancia de ]a cosa objeto del contract o sobra aquellas conditions esencialisimas de la pr6pia cosa y que influyeron en el inimo de los contratantes para la celebraci6n del convention. El error sobre la persona invalidari la convenci6n








8

cuando la consideraci6n de ella hubiese sido la causa principal del contract.
En nuestro C6digo de comercio hay un caso de nulidaddel contract, o mejor dicho de disoluci6n de la sociedad, contenido en el articulo 132, que dice asi:
"Cuando la facultad privative de administrator y de usar de ]a firma de la compaiiia haya sido conferida en condition expresa del contract social, no se podri privar de ella al que la obtuvo; pero si 6ste usare mal de dicha facultad, y de su gesti6n resultare perjuicio manifesto a la masa com6n, podrin los de. mis socios nombrar de entre ellos un coadministrador que in;tervenga en todas las operations, o promoter ]a rescisi6n del contract ante el juez o Tribunal competence, que deberA decla. rarl'a si se probate aquel perjuicio".
En este caso si la persona designada para adm'inistrar la sociedad no puede hacerlo, la sociedad se disuelve torque se ha hecho en consideraci6n a la persona del administrator. Este, no es ciertamente un caso de error en la persona, pero si es uii ejemplo que dernuestra la'influencia del element personal en todo contract de sociedad, particular.mente de compafiia colectiva.
Hay un problema interested con motive del error, y es el, siguiente: Si por equivo caci6n al apreciarse la repartici6n de ]as ganancias o la distribuci6n de las p6rdidas ha habido error por parte de los socios. En este caso no se podria alegar con 6xito el erior, torque el C6digo de comercio se encarga de su-plir las deficiencies y ornisiones de los contratantes fijando las reglas que han de seguirse en la repartici6n y distribuci6n de las utilidades y p6rdidas, y cuyas reglas estin contends en los artfculos del C6digo de'comercio, que estin redactados en estos t6rminos:
Articulo 121.-"Las compaiiias mercantile se regirin por las cliusulas y conditions de sus contracts, y, en cuanto en ellas no est6 determined y prescrito, por. las disposiciones de este C6digo". %
Articulo 140.-"No habi6ndose determined en el contrato de compaiiia ]a parte correspondent a cada socio en las, ganancias, se dividirin 6stas a prorrata de la porci6n de interns que cada cual tuviere en la compaiiia, figurando en la distribu-









9

ci6n los socios industrials, si los hubiere, en-la clase del socio, capitalist de menor participaci6n."
Articulo 141.-- Las p6rdidas se imputarin en la misma proporci6n entre los socios capitalists, sin comprender a los in dustriales, a menos que por pacto express se hubieren 6stos constituido participles en ellos".
El error en lo reference al valor de las cosas aportadas realmente no produce la nulid4d o anulabilidad del. contract, porque en definitiva, las utilidades de los socios estarAn siempre de acuerdo- con lo que a la sociedad hubiesen aportado; de'maneia que si la cantidad aportada o -el valoi de lo que se haya aportado es inferior a aquel que los compafieros creian, menores han de ser ]as utilidades, y viceversa; pero hay.un caso err que el' error podria angular el contract, y es el de qu'e el valor.de los aportes sea tan inferior, pero tan surnamente, inferior a. lo que ellos creian, que imposibilite la march feliz de los negot"ios sociales, en cuyo caso el error podria ser causa de disolu'cion o, rescisi6n de la soci6dad.
Cuando el error recae en la persona, no es applicable la regla que a ese effect hemos consignado, si se trata de sociedad' an6nimal torque su element es el capital. De modo que aportAndose la surna, valor de las acciones que un determined socio posea, la compafifa nada tiene que alegar acerca del error en la persona, sobre todo si se tiene en cuenta que la responsabili'dad de los accionistas, como veremos oportunamente, esti li-. mitada a], balance de lo que a la compafiia hayan aportado. S6lo podria existir una excepci6n, y es la del caso en que las acciones se hayan declarado no transferibles.
I Para saber cuando el dolo anule el consentimiento, habri
necesidad de tener en cuenta los precepts del C6digo civil que, a la -materia.se refieren y que a continuaci6n transcribimos.
Articulo 1269.-"Hay dolo cuando, con palabras o'maquinaciones insidiosas de parte de uno de los contratantes, es inducido' el otro a celebrar un contract que, sin ellas, no hubieral hecho".
Articulo 41270.-"Para que el dolo produzca la nulidadde los contracts deberA ser grave y no haber sido empleado por las dos parties contratantes.
"El -dolo incidental s6lo oblige al que lo emple6 a indemnizar dafios y perjuicios".









10

Es causa de nulidad, o mejor dicho de anulabilidad del
-contrato, el hecho de haberse obtenido el consentimiento por medio de ]a violencia o de ]a intimidaci6n. Seg6n los articulos 1267 y 1268 del C6digo civil, hay violencia cuando Para arrancar el consentimiento se emplea una fuerza irresistible; y hay intimidaci6n cuando se inspire a uno de los contratantes el temor rational y fundado de sufrir un mal inminente y grave en su persona o bienes, o en la persona 6 bienes de su conyuge, descendientes. o ascendientes. Para calificar la intimidaci6n debe atenderse a la edid, a] sexo y a la condici6n de la persona, PC. ro el temor de desagradar a las personas a quienes se debe sumisi6n y respect no anulari el contract. La violencia o intimidaci6n anularin la obligaci6n, aunque se hayan empleado por
-un tercero que no interve'nga en el contract.
T6ngase en cuenta que la acci6n de nulidad dura s6lo cuatro afios y que pasado este t6rnlino caduca dicha acci6n y el contrato de sociedad se convalida y surte todos los effects legalese propios de los contracts celebrados con todos los requisites que ]a ley establece.
En cuanto a los contracts nulos por ilicitud en la causa, serin estudiados oportunarnente al hacer el examen de los preceptos de nuestra vigente Iegislaci6n mercantile.
Capacidad.-Intimamente relacionada con la material propia del consentimiento, esti la capacidad de las personas que pueden contratar y obligarse. Por tal motive no podemos pasar adelante, sin decir algo reference a esta material tan interesante.
Con respect al mayor de edad, nada hay que decir, porque ser mayor de veinte y un ahos, hombre o muier, tener la libre disposici6n de sus bienes y no estar sujeto a tutela, Como establece el articulo 4o. del C6digo de comercio, significant que se reunen todos los requisites esenciales Para poder obligarse por medio de un contract de sociedad. Desde este punto de vista podemos afirmar 'que no existed problema de ninguna clase, salvos los casos de incapacidades e incompatibilidades a que se refieren los articulos 13 y 14 del C6digo de comercio.
Por tales motives puede darse el caso de que una persona que reune todos los requisites o elements que hemos sefialado, est6 sin embargo, impedida de celebrar contracts de sociedad ,En effect, ]a sociedad supone la dedicaci6n al comercio de los










socios que la forman, y en tal concept creen algunos que aqueIlos que est6n incapacitados para ejercer o ejecutar actos de comercio, no podrin tampoco, como consecuencia 16gica, dedicarse a la explotaci6n social de un negocio determined de in dole mercantile. Asi vemos que en el articulo 13, como antes se dijo y ew el 14, aparecen las siguientes incapacidades e incompatibilidades.
Articulo 13.-"No podrin ejercer el comercio, ni tener cargo ni intervenci6n direct administrative o econ6mica en compaiiias mercantile o industrials:
lo.-Los sentenciados a pena de interdicci6n civil, mientras no hayan cumplido sus condenas o sido amnistiados o indultados.
2o.-Los declarados en quiebra, mientras no hayan obtenido rehabilitaci6n o est6n autorizados, en virtue de un convemo aceptado en junta general de acreedores y aprobado por la autoridad judicial, para continual al frente de su establecimiento; entendi6ridose en tal caso limitada la habilitaci6n a lo expresado en el convention.
3o.-Los que, por leyes o disposiciones especiales, no puedan commercial .
Con respect al inciso 10. de este articulo, cabe decir que, en realidad, no constitute un caso de excepci6n a la regla general del C6digo en material de capacidad para ejercer el comeicio, torque tratindose de personas suietas a la pena de inter,dicci6n civil, claro esti que estin tambi6n sujetas a tutela; pues los que padec*en o extinguen semejante pena estin obligados a someterse a ]a direcci6n de un tutor, como puede verse por la simple lecture del articulo 2,00, inciso 4o. del C6digo civil.
Veamos ahora el articulo 14, redactado en estos t6rminos: Articulo 14.-"No podrin ejercer la profesi6n mercantile por si ni por otros, ni obtener cargo ni intervenci6n direct administrativa o econ6mica, en sociedades mercantile o industriales, dentro de los limits de los districts, provincial o pueblos en que desempefien sus functions: .
lo.-Los magistrados, juices y funcionarios del Ministerio Fiscal en servicio active. Estadisposici6n no seri applicable a los Alcaldes, juices y fiscales municipals ni a los que accidentalmente desempefien functions judiciales o fiscales.









12

2o.-Los jefes gubernativos, econ6micos o militaries de districts, provincial o plazas.
3o.-Los empleados en la recaudaci6n y administration de condos del Estado, nombrados por el Gobierno. Except ianse los que administren y recauden por asiento, y sus representantes,
4o.-Los agents de cambio y corredores de comercio, de cualquiera clase que scan. .
5o.-Los que por leyes o disposiciones especialf!s no pue-, dan commercial en determined territorio".
El inciso 4o. de este articulo concuerda con el p&rrafo lo. del 96 del C6digo de comercio, por cuanto 6ste dispose que los agents colegiados no pueden commercial por cuenta propia.
No obstante todo lo expuesto, la regla general es que los mayors de edad pueden ejercer el comercio y ser, por consiguiente, socios de una determined compafiia mercantile.
No pueden prestar consentimiento los menores no emancipados, los locos y los demented y los sordomudos que no sepan escribir, las muieres casadas, aunque con a1gunas restrictions, corno veremos mAs adelante, los suietos a interdicci6n civil y los pr6digos, seg6n disponen los artfculos 200 y 1,263 del C6digo civil.
Es menor de edad, seg6n nuestra legislaci6n civil, el que no ha cumplido los veinte y un afios de edad. Seg6n la ley de 19 de Junio de 1917, la mayoriade edad ha sido modificada, pues antes de su vigencia regia el articulo 320 del C6digo civil, por virtue del cual, la mayoria de edad empezaba a los veinte y tres i afios cumplidos. La legislaci6n mercantile establecia que esa edad era la de veinte y un afios, y asi lo sigue manteniendo el legislator commercial; por lo cual resultaban en nuestro derecho vigente dos mayorias de edad distintas: la civil, veinte y tres afio;, y la mercantile, veinte y un afios. Actualmente con la promulgaci6n de la citada ley de Junio del 917 esa dif erencia ha desaparecido.
Pero tenemos por ahora que estudiar la capacidad desde el punto de vista del menor & veinte y un afios. Y en ese caso hay que distinguir dos distintos aspects: el menor de edad propiamente dicho, o sea el que esti bajo la patria potestad o bajo la tutela, y el menor de edad emancipadoque tiene cierta liber-








13

tad de disponer de los bienes que le pertenecen, que posee cierta capacidad, aunque limitada, como veremos oportunamente.
El menor de veinte y un afios, seg6n se dijo antecedentemente, puede estar suicto a la patria potestad, a la tutela, o emancipado, y en'este caso su emancipation no obsta para que en ciertos casos y desde determinados punts de vista continAe suicto a una o a otra.
El menor que estA sometido a la patria potestad no tiene la disposition ni siquiera incomplete o limitada de sus bienes. Aqu6lla es ejercida por el padre o por la madre, seg6n los caSOS, aun cuando 6sta, Viuda, haya pasado a segundas nupcias.
El padre o la madre tienen, seg6n I OS casos, el usufructo y la administration de los bienes de sus hijos que est6n bajo la patria potestaid, menos aquellos bienes que le hayan sido legados al hijo para su educaci6n e instrucci6r, sobre los cuales tienen los padres s6lo la administration. De todas maneras, cualquiera que sea ]a clase de bienes que el menor posea, cualquiera que sea el derecho que sobre dichos bienes tengan o puedan tener los padres, el menor career de la libre disposici6n de ellos, y, por consiguiente, esti incapacitado para contratar y obligarse.
Este criteria es applicable al menor que esti suieto a tutela, except el caso concrete del articulo 5o. del C6digo de comercio que dice asi:
Articulo 5o.- "Los menores de veinte y un afios y los incapacitados podrAn continual, por medio de sus guardadores, el comercio que hubieren ejercido sus padres o sus causantes. Si los guardadores carecieren de capacidad legal para commercial, o tuvieren alguna incompatibilidad, estarin obligados a nombrar uno o mis factoresque reunan las.condiciones legalese, quienes les suplirin en el ejercicio del comercio.
Esta disposici6n del C6digo de comercio' es necesario relacionarla o concordarla con el pirrafo 4o. del articulo 269 del Co'digo civil, que establece la obligaci6n de obtener el correspondiente permiso o autorizaci6n del Consejo de familiar para continual el comercio o-la industrial a que se dedicaban los pa. dres del menor suieto a tutela.
Menor emancipado:-En cuanto al menor emancipado es necesario, antes que nada, traer a colaci6n los distintos precepts del C6digo-civil que a esta material se refieren. Seg6n el articulo 314 del referido C6digo, la emancipaci6n tiene lugar por el








14

matrimonio del menor, por la mayor edad o por concesi6n del padre o -de la madre que ejerza la patria potestad. Claro esti que s6lo nos interest el primer y el mercer casos, torque el segundo, que a la mayoria de edad se refiere, entra a former parte' de otra material que ya hemos tratado con anterioridad. Y nos limitamos al primer caso, que al matrimonio del menor se refiere, y al'tercero que a la concesi6n del padre o de la madre se contrae, torque en estos dos casos, ]a emancipaci6n tiene lugar cuando el menor no ha cumplido, aun los v'einte y un afios,
0 sea la edad necesaria para ser mayor.
Establece el articulo 317 del citado C6digo civil que la emancipaci6n habilita al menor para regir su persona y bienes corno si fuera mayor, pero hasta que Ilegue a la mayor edad, no podri el emancipado tomar dinero a pr6stamo, gravarim vender bienes inmuebles sin consentimiento de su padre, en defecto de 6ste, sin el de su. madre, y por falta de ambos, sin el de, un tutor. No podrA tampoco, agrega el referido articulo 317, comparecer en juicio sin la asistencia de dichas personas.
De mantra que el menor emancipado en los casos a que nos referimos, puede disponer de una mantra general de su persona y de sus bienes como si fuera mayor; pero esa es la regla general, que como todas ellas, tiene tambi6n sus excepciones, y 6stas se contraen a la' prohibici6n al menor de enajenar sus bienes inmuebles, de tomar dinero a pr6stamo y comparecer en juicio sin la asistencia de las personas Ilamadas por la ley a concederle autorizaci6n para ello.
En esta situaci6n, puede el menor emancipado former un contract de sociedad mercantile? eSu capacidad, no obstante. ]as restrictions que establece la legislaci6n civil, es sufficient para contrary obligaciones que se derivan del contract de compafiia? Eso es lo que vamos a tratar de resolver inmediatamente.
Claro estA que en cuanto a los bienes muebles -el menor pUede disponer, torque esti facultado para enajenarlos, segidn hemos podido ver por la simple lecture derarticulo 317- del C6digo civil. Pero habri que tener en cuenta ]a clase de sociedad que el menor viene a former o de que va a tomar parte. para saber hasta qu6 punto le es permitido disponer a6n de sus bienes muebles.
Si tenemos en cuenta, cosa que seri estudiada mis adelan-







15

te, que la soci6dad collective se caracteriza por la responsabilidad;' solidaria e ilimitada de los socios que la componi n, Ilegaremos a,, la conclusion de que un menor emancipado no puede, en buena l6gica, ser socio'de una compafiia mercantile de esa indole; porque auque a ella aporte bienes muebles, para lo cual esti facultado por la -ley, ]a responsabilidad de la compafiia puede Ilegar a ser tal que haga necesario recurrir a los bienes particulars de los socios, entre los cuales figure el menor, y hacer efectivas en aqu6llos ]as obligaciones y p6rdidas socials. Como fAcilmente se comprende, podrian resultar perjudicados los inmuebles del menor y vendria la burla de la ley, que impede a los que no sean mayors de edad enajenar y disponer de sus bienes. De mantra. que el hecho de entrar un menor a former parte de una sociedad mercantile colectival Ileva consigo necesariamente la sujeci6n de todos sus bienes presents y futures a las results de las operaciones o empress a que la sociedad se dedica.
El mismo criteria es applicable a los socios colectivos de una, compafiia en comandita. En cambio, tratindose de esta clase de sociedades, si el socio comanditario es el menor, claro esti que puede legalmente serlo, torque su responsabilidad es limitada al aporte que haya hecho a la sociedad y siempre que ese aporte consists en dinero o en otra cosa mueble. El mismo criterio se ap Iica a los socios de las compafiias an6nimas, porquesu responsabilidad es igualmente limitada.
La regla general es, pues, que los menores no pueden entrar a former parte de una sociedad aportando a la masa co-mdn bienes inmuebles. Y tratindose de compaiiias colectivas, ni a in pueden aportar muebtes; em las dem6s classes de sociedades a que nos hemos referido sf puede hacerlo, por las razones: que antecedentemente se expusieron. Con respect a los inmuebles, la prohibici6n esti establecida torque desde el momento en que el menor los aporta a la sociedad, vienen a formarparte del patrimonio de 6sta, resultando que en realidad esos bienes han sido enajenados por el socio menor de edad emancipado; s6lo puede aportarlo cuando esti debidamente autorizado.
Mujer casada:-En lo que respect a la mujer comerciante, nada tenemos que decir acerca de la soltera, torque en cuanto a sus derechos civiles se equipara a] hombre mayor de edad. Unicamente-no puede ejercer el comercio si esti incapacitada,,








16

-"Sujeta a tutela, y en general, si tiene un impediment que no ha.ga possible el ejercicio del comercio.
La material es necesario tratarla desde el. punto de vista de la mujer casada, y debemos estudiar, aunque no* en detalle, porque no nos compete hacerlo aqui, la nueva ley de 19 de Julio de mil novecientos diez y siete, ppr virtue de la cuaI se amplia la libertad de la muier confiri6ndosele la administration y la libre disposici6n de los bienes que le pertenecen. Es conveniente decir, sin embargo, que, seg6n nuestro modesto engender, esa
-ley, cuyas disposiciones, sint6ticamente consideradas son las que
-hemos mencionado, no ha introduced realmente modificaci6n alguna a los precepts del C6digo de comercio. Y hacemos. esta afirmaci6n fundAndonos, en que seg6n el articulo 10o. de dicho C6digo, si la mujer ejerciera el comercio en los casos que 61 determine -quedarfin solidariamente obligados a las results de su gesti6n mercantile todos sus bienes dotales y parafernales, y a6n los bienes y derechos que ambos c6nyuges tengan en la .comunidad o sociedad conjugal, pudiendo la muier enajenar e 'hipotecar los propios y privativos suyos, asi como los communes de ambos esposos. Y agrega que los bienes propios del marido podrAn ser tambi6n enajenados. e hipotecados por la mujer Isi sd hubiere extendido o se extender a ellos la a.utorizaci6n
-concedida por aqu6l.
Si se tiene en cuenta lo que dicho precepts dispose, se Ile-gari a la conclusion que desde este punto de vista la nueva ley
-no ha introduced modificaci6n alguna en lo reference a la facultad de la muier de enajenar y graver sus bienes, con tal que ,se haga en contemplaci6n al ejercicio del comercio.
En cuanto al hecho de si necesita o no el. consentimiento del marido para ejercer el comercio, creemos que, las disposiciones vigentes de la legislaci6n mercantile, que la exigen, han quedado en pleno vigor, no obstante existir motives suficientes para estimar que por la nueva legislaci6n han sido derogadas esas
-disposiciones del C6digo'de comercio, references a la autorizaci6n y consentimiento del marido. L6gico es pensar que si la licencia marital era necesaria, torque en el ejercicio del comer* cio la mujer obligaba todo.su Patrimonio, las disposiciones del 'C6digo de comercio, como antes se dijo, han sido virtualmente ,derogadas por oponerEe, a primer vista, a los precepts de la nueva ley; pero si esa prohibici6n del C6digo y la consiguiente









17

Ikencia que 6ste exige a ]a mujer para poder 'ejercer el comercio, han sido inspiradas en el principio de la autoridad marital, en un criteria mis elevado que el que informal el element econ6mico, de suyo grosero y rudo, entonces hay que convenir, y as! lo creemos nosotros, que la IiJencia o autorizaci6n marital para el ejercicio del comercio sigue siendo tan necesaria y tan ineludible ahora, como si la nueva ley de la capacidad de la mujer a6n no se hubiera promulgado. Y el fundamento de esta opinion no puede pasar desapercibido para los que piensen en ]a situaci6n normal que se crearia en la familiar, si el marido se opusiera a que su mujer se estableciera. como comerciante, sostuviera toda clase de contact y de relaciones de negocios con las personas de su misma profesi6n y concurriera a los lugares y casas de contrataci6n, abandonando quiz6 las atenciones do-m6sticas con grave dafio para la familiar. Y con esa situaci6n no podria estar conform el marido, torque, en definitive, rebaja y aten6a el valor que seg6n nuestra Ie*gislaci6n civil tiene la autoridad marital, sobre todo si se tiene en cuenta que la fa'Cultad de la mujer de disponer de sus bienes no Ileva consigo la. desaparici6n de la referida autoridad marital, base fundamental de la convivencia en la familiar y de la buena march de 6sta, desde todos los punts de vista.
Y si, en definitive, esa ha sido, como es realmente, la inten,cion del le.-islador al establecer en el C6digo de comercio la obligaci6n de la mujer de obtener la licencia marital para dedicarse al ejercicio del comercio, hay que convenir, l6gicamente, que dicha licencia no ha desaparecido a pesar de la promulgaci6n de la ley de julio de 1917.
Yuna prueba evidence de la certeza de esta tesis la tenemos en el hecho de que el legislator mercantile no dice nada con res-pec'to a la licencia del marido prestada a su mujer para la enajenac16n de sus bienes, sino de autorizaci6n para ejercer el comercio. El hecho de que ella, la mujer, autorizada por el ma.
-rido, pueda enajenar sus bienes, no es mis que una consecuende la autorizaci6n que aqu6l le conceded para el ejercicio del 'comercio. AdemAs, el articulo 10 del C6digo de comercio al hablar de ]a licencia marital, s6lo se refiere a los bienes cuando, trata de los pertenecientes al marido, precisamente porque para. que 6stos queen obligados si es necesario dicha aut6rizaci6n. Y, por 61timo, el articulo I I o. del citado C6digo mercantile, al









18

tratar de los casos especiales en que la mujer puede dedicarse, al comercio sin la licencia del marido, emplea estas frames: "podr6L igualmente ejercer el cornercio la mujer casada mayor deveinte y un afios, que se halle en a1guno de los casos siguientes: lo.-Vivir separada de su*c6nyuge por sentencia firme de divorcio. 2o.-Estar su marido suieto a tutela. 3o.-Estar su marido ausente, ignorindose su paradero, sin que se espere su regreso y 4o.-Estar el marido sufriendo la pena deinterdicei6n. civil". I
Wase, pues, c6mo el legislator s6lo emplea la frase "ejercer el comercio", torque lo reference a la facultad'de la mujer de disponer, graver y enajenar sus bienes, no es otra cosa, como antes se dijo, que una consecudncia propia del ejercicio dela empress mercantile.
En lo que respect al objeto del contract de sociedad, hay que tener en cuenta lo que acerca de la ma teria dispose la legislaci6n civil qu6 es, seg6n el articulo 2o. del C6digo de comercio, supletoria de la mercantile. Segdn el articulo 1271 del C6digo civil, pueden ser objets de contract todas las cosas que no est6n fuera del comercio de los hombres, a(n las futures, excepto la herencia; y pueden ser tambi6n objeto del contract los servicios que no sean contraries a las leye-s ni a las buenas costumbres, pero siernpre que no se contraten a perpetuidad, porque expresamente lo prohibe el articulo 1583 del citado C6digo, civil. El objeto de todo contract, dice el articulo 1273 de dicho cuerpo legal, debe ser una cosa determined en cuanto a su especie, ya se trate de bienes, ya de servicios, o industrial, como se veri cuAndo en detalle se estudien los.preceptos de nuestra, legislaci6n mercantile.
La causa del contract de sociedad es, como la de todos los contracts onerosos, las prestaciones reciprocal que se hacen cada una cle las parties contratantes, es decir, en el caso concrete que estudiamos, los reciprocos parties de los socios que constituyen una compaiiia mercantile. Claro esti que semejante doctrina, establecida'por el articulo 1274 del C6digo civil, es una de las muchas que se han expuesto para justificar en los contratos ]a existence o la necesidad de la existence de una causa, doctrine que parece confundir el objeto del contract con la causa del mismo.
Creemos que todo lo reference a la causa de los contracts,








19
y en particular del de sociedad, que estudiamos, -carece de importancia, torque, en definitive, el C6digo Civil, en su articulo 1277, suponiendo un estado de normalidad existence en todos los contracts, establece que aunque la causa no se express en el contract, se presume que existed y que es licita, mientras el cleuclor no pruebe lo contrario. De mantra que al derecho poco import que la causa sea Una u otra en los contracts; supone que nadie contract sin causa, y que 6sta puede ser y es multiple y variada, estimando que los hombres, dentro de Una esfera. normal, l6gica, corriente, de buena fe, a] celebrar sus contracts lo hacen por causes licitas. S61o cuando dicha causa es ilicita, contrarian a la moral, a la ley o a las buenas costumbres, es que el derecho se ocupa de investigator dicha causa para declarer nulo el contract. Cuando asi no suede, repetimos, el legislador se limit a presumir la causa y que es licita. I
























(1) Wase el comentario al artleulo 116 del C6digo de Conierelo, en el que se completa- el studio de las compaftfas mereantiles, en cuanto a sus requisites fundamentals.






















EXPOSITION DE MOTIVES

De todas las institutions que comprende el Derecho propiamente commercial, ninguna ha adquirido un desarrollo tan rfipido, variado y poderoso como ]a que nace del contract de sociedad. Aunque Jos. hombres han solid asociarse, desde los tempos mis remotes, para fines aislados y transitorios, ejerciendo un derecho natural que los legislators de todos Jos pueblos han -respetado, el contract de sociedad celebrado o formado exclusivamente con un objeto econ6mico o creando una personalidad juridica distinct de los asociados, surge pgr primer vez en la Edad Media del seno de aquellas ricas y florecientes ciudades libres, que extendieron el comercio y ]a civilizaci6n por todo el mundo, generalizfindose y extendi6ndose a media que esta iltima ha ido avanzando.
El impulse que recibi6'el contract de sociedad no ha cesa; do un instance desde aquellos remotes tiernpos. A la sociedad collective, primer forma de ]a compaiiia propiamente comercial, sigui6 ]a en comandita; luego la asociaci6n con participaci6n, y mis tarde ]a anomma, que ofrece tantos recursos al comercio y a ]a industrial, y merced a la cual han podido acometer-' se en nuestro siglo ]as mis atrevidas y colosales obras, que serin el asombeo de las futures generaciones. Mis tampoco se ha detenido en este punto la fuerza vital que encierra en su seno el principio de la asociaci6n mercantile; lejos de eso, ha production nuevas variedades del mismo contract, debidas unas veces a combinations de ]as tres antiguas forms, otras a la modificaci6n de ]a an6nima, y otras finalmente a las nuevas doctrines de la ciencia econ6mica sobre el mis icertado empleo de la actividad productora del hombre.
Y todo este progress que incesantemente se ha realizado








22

con una fuerza y rapidez semejante a la que produce el vapor y la electricidad, ha obligado al. legislador a determinadas reformas para que las nuevas institutions estuvieran amparadas por el Derecho. De aqui las numerosas disposicioneslegales dictadas despu6s de publicado el C6digo de Comercio vigente, con el objeto de amparar y protege las nuevas institutions mercantiles que el espiritu de especulaci6n y el afAn de lucro ha credo y M'Ultiplicado. La ley de 28 de Enero de 1848 reformando el C6digo de Comercio sobre la constituci6n de las sociedades an6nimas, 'las leyes posteriors sobre compafiias c'oncesionarias de ferrocarriles y obras p6blicas, sociedades de cr6dito, almacenes generals de dep6sito, Bancos de emisi6n y, descuento y cr6dito territorial, suplieron, es verdad, la insuficiencia del C6digo, pero dejaron siempre incomplete nuestro Derecho, que no tenia principios fijos que aplicar a las nuevas forms socials que la actividad mercantile, los progress de la riqueza y la culture de las classes trabajadoras pudieran crear en lo sucesivo.
Obedeciendo a este prop6sito se public una ley general de sociedades en 19 de Octubre de 1869, inspirada en A respect mis absolute al principio de libertad de asociaci6n, sin trabas ni fiscalizaciones de ninguna species estableciendo como u5mca gaw rantia para los derechos de terceros la publicidad, cuya ley constituye el derecho com6n en esta important material. Dentro de sus anchors molds y de su expansive espiritu caben cuantas combinaciunes puede concebir la actividad humana acerca del derecho de asociaci6n, siempre que sean licitas y honestas y no se opongan al derecho natural y a la moral..
En iguales principios se ha inspirado A proyecto de C6digo al ordenar todo lo relative a las diversas'maneras y forms de constituirse las sociedades mercantiles, cuyos principios pueden resumirse en estos tres: libertad amplia en los asociados para constituirse como tengan por convenience; ausencia complete de la mtervenci6n gubernativa en la vida interior de estas personas juridicas; publicidad de los actos socials que pueden interesar a terceros.
Coco consecuencia de los dos primers principios se declara vilido todo contract de compaiiia mercantile, cualesquiera que sean la forma, conditions y combinations que se estipulen, siempre que sean licitas y honestas o no est6n expresamente prohibidas por el'Derecho. Se declare, asimismo, libre la'constitu-








23
'Ci6n y creaci6n de toda clase de asociaciones mercantile, las cuales, una vez constituidas legalmente, tendrin el 'caricter de verdaderas personas juridicas, y como tales, podrin realizer todos los actos necesarios para el cumplimiento de sus fines -sociales y ,quedarAn obliga4os en su virtue a los resultados de esos mismos actos; se rescinded de la necesidad de la previa autorizaci6n del Gobierno, el cual s6lo podrA intervenor en. las que tengan por ob,jeto alguna obra o servicio p6blico cuyo cumplimiento corresponda exigir y vigilar al Estado, a la Provincia o al Municipio, y se orniten todas las trabas y.limitaciones que las diversas leyes anteriores establecian Para ]a constituci6n de las sociedades mercantiles.
En consecuencia del mercer principio,, o sea el de la garantia en favor de tercero, se declare que si bien todo contract de sociedad es obligatorio para los asociados de cualquier modo que conste su celebraci6n, no lo es igualmente Para los extrafios mientras no se formalize por escritura pCiblica inscrita en el. registry mercantil, en el cual deberin anotarse adernis los contracts que intro.duzcan reforms en el primitive de sodiedad, las emissions de acciones y obligaciones al portador y la disoluci6n de las compamias.
Apart de esta publicidad, existed otra mis eficaz impuesta a todas ]as sociedades industrials y mercantiles, en general, por la ley de 19 de Octubre de 1869, que consisted ein la inserci6n en ]a Gaceta de Madrid y Boletin- official de la provincial respective' de la escritura social, con sus estatutos y reglamentos, asi Como del acta de -onstituci6n de la compaiiia, y siendo 6sta mercantile, del balance general de sus operations que debe former anual.mente.
Esta publicidad es una garantia mAs verdadera y efectiva. ,que la previa autorizaci6n del Gobierno y la inspecci6n ejercida por sus delegados (abolida en las principles naciones mercantiles), corno lo dernuestra la experience de nuestro mism'o Pais,
-que no ha presenciado, bajo el*sistema de libertad que inaugur6 la ley de 1869, las repetidas quiebras de sociedades constituidas
-bajo la tutela de la Administraci6n, y vigiladas Por ella.
Aunque el proyecto no impose apremio ni coacci6n alguna a los asociados para que den publicidad por medio del registrar la constituci6n de ]a sociedad, declare responsible a los encarga,dos de ]a gesti6n social de los perjuicios que la omisi6n de este








24

requisite pueda irrogar a terceras personas, las cuales en ning6n caso vendrAn obligadas por los pacts y cliusulas del contract, social, cuyo contenido ignorant. Mas por esta misma raz6n no podrin prevalerse de aquella falia de publicidad los socios, pues siendo conocedores de los t6rminos y conditions del acto constitutivo de' la sociedad, pTodudirin entre ellos todos sus effects desde el moment de su celebraci6n;..doctrina que proclaim el proyecto, derogando la del C6digo vigente que dispose lo contrario.
Establecidos estos principios generals en ammonia con la ley de 1869 y con las bases acordadas por el Gobierno para la formaci6n del nuevo C6digo de Comercio, comprende el proyecto, adjunto todas las-sociedades que, bien por su naturaleza, bien por la indole de las operations, se considering como mercantile'; no habiendo atribuido este caricter a las asociaciones mutual, torque falta en ellas el espiritu de especulaci6n, que es incompatible con la naturaleza de estas sociedades, ni a ]as cooperatives, torque obedecen ante -todo a la tendencia manifestada en. las poblaciones fabriles de nuestro pais, y princip almente en las de Alemania, Inglaterra y Francia, de asociarse los obreros con el unico, objeto de mejorar la condici6n de cada uno, facilitindoles los, medics de trabajar, de dar salida a sus products o de obtener con baratura. los articulos necesarios para su subsistencia. Y como no es el afin de lucro el que impulse lo'que se ha dado en Ilamar movirniento cooperative, no pueden tampoco reputarse como mercantile estas sociedades, mientras no resulted claramente de sus estatutos o del ejercicio habitual de algunos actos de comercio que merecen aquella denominaci6n.
Por eso no se ha ocupado el proyecto* del ordenamiento de estas manifestaciones de la asociaci6n, considerando que en todo caso quedarin amparadas por ]a legislaci6n general sobre sociedades, la cual no puede ser mis amplia, I pues dentro de ella caben y son possible cuantas forms exija el progress commercial de. los tempos moderns.
En cambio del silencio que guard del proyeeto de C6digo, sobre organization y furiciones de las asociaciones mutual y cooperativas, se ocupa con detenimiento de las que por su naturaleza o por ]a indole de sus operations son mercantile, reproduciendo en su mayor parte la legislaci6n vigente sobre la sociedad-








25

c lec-tiva, e n comandita y anonima, con algunas modificaciones de' bastante importance.
De ellas, unds se dirigen a aumentar el prestigious y solidez de las mismas compaiiias; a este n6mero pertene cen la necesidad impuesta a los socios fundadores de consigner en la escritura social ciertas cliusulas relatives a la vi da interior de cada una de estas grades individualidades; lainscripci6n en el r*egistro mercantil de toda emisi6n de acciones norninativas o al portador, y la piohibic16n de emitir nuevas series de estos titulos mientras no se! haya he- cho el desembolso de los emitidos anteriormente, siendo nulo cualquier pacto o acuerdo en contrario consignado en los estatutos o reglamentos,- o adoptado p'or la junta general de socios: otras reforms estin inspiradas en el prop6sito de ampliar su esfera de actividad, tales como la facultad con'cedida a las companias en comandita y an6nimas para representer sui capital por acciones norninativas o al portador, cualquiera que sea la indole y extensf6n de sus operations; el derecho reconocido a las sociedades an6nimas en general, de comprar sus propias acciones o dar cantidades a pr6stamos sobre ellas, y la facultad de aumentar o reducir el capital social; y finalmente, otras innovaciones tienden a gara'ntir los derechos. de tercero, entre los cuales figuran la prohibici6n impuesta a los socios de una compaiiia an6nima de adopter una denominaci6n o nombre igual al que anteriormente a su definitive y complete constituci6n hubiere adoptado otra sociedad que se hallare ya funcionando; la obligaci6n impuesta tamWn a ]as sociedades an6nimas de publicar peri6dicamente, una vez al mes por lo. menos, en la Gaceta de Madrid el balance detaflado de sus operations, expresando el tipo a que calculen las existencias en valores y en toda clase de effects cotizables, y ciertas exigencids que deben cumplir las mismas sociedades al comPrar sus propias acciones o prestar sobre ellas, asi como para aurnentar o reilu*cir el capital social, a fin de que no sean inducidos a error los terceros que'traten de interesarse en los negocios de ]a sociedad como a.dquirentes de acciones o como simples acre6. dores, ni sean 6stos defraudados en sus legitimos derechos.
En estos mismos altos prop6sitos se hS inspirado el proyecto al consigner algunas disposiciones sobre sociedades especiales an6nimas, como las de cr6dito, Bancos de emisi6n y descuento, compafiias de ferrocarr'iles y obras p6blicas, sociedades de almacenes generals de dep6sito,'compafiias de cr6dito territorial y








26

Bancos agricolas; pero sin abandoner en ningim caso los principios fundamentals de libertad de industrial de comercio y de asociacion.
Asi, por ejemplo, respect de ]as sociedades de cr6dito suprime el proyecto una serie de trabas impuestas por la legislaci6n vigente, dejando subsistence las que siren de garantia a tercero, tales como la de emitir obligaciones al portaclor en una suma mayor a la que hayan empleado y exist represented por valores en carter; la necesidad de que estos valores sean* pagaderos a un plazo fijo, que no baje en ning6n caso de treinta dias, y la obligaci6n -de que se inscribe previamente en el Registro mercantile toda emisi6n de, obligaciones.
Respect de los Bancos de emisi6n y descuento, adopt el proyecto de C6digo el regimen de la libertad absolute y de la concurrencia ilimitada cuyo planteamiento, sin, embargo, no se pro one inmediatamente, pues lo plaza para cuando haya cesado el privilegio de que actualmente disfruta por leyes especiales, el Banco de Espafia para emitir billets al portador. De esta. mantra se prepare tambi6n ]a' transici6n del sistema qu e* hasta. ahora ha dominado a otro muy opuesto, ilustrando entre tanto la opinion p6blica acerca de la verdadera naturaleza de estas instituciones de cr6dito, que tanto han contribuido en otros passes al desarrollo de nuevas empress industrials y mercantile. El Ministro que suscribe ( I ) no desconoce los peligros y riesgos que ofrece la pluralidad de Bancos de emisi6n como los tiene toda instituci6n humana por perfecta que sea; pero abriga Ia convicci6n de que podrin ficilmente conjurarse exigi6ndoles s6lidas y eficaces garandas que aseguren por lo menos los derechos de tercero. Para dejarlos a salvo en todo tempo, se prohibe que los Bancos puedan hacer operations por mis de noveAta dias, ni descontar letras pagar6s u otros valores sin la garantia de tres firms de responsabilidad; se dispose que conserve como fondo, de reserve. la cuarta parte, cuando menos, del importe-de los dep6sitos, cuentas. corrientes a metilico y billets en circulaci6n, sin que ]a suma. de estas tres partidas pueda exc6der, en ning6n caso, del imported de la reserve metilica y de los vaIores*en carter reafizables en el plazo miximo de noventa dias; y se declare que la admisi6n de los billets nunca seri forzosa, viniendo obligado el Banco a pa(1) Don Manuel Alonso Martfnez.









27

gar el imported del billeted en, el acto de su presentaci6n y proceAiendo la via ejecutiva en caso de falter al cumplimiento de esta obligaci6n.
En cuanto a las compafiias que tienen por objeto la conitrucci6n o explotaci6n de alguna obra p6blica, el proyeeto de C6digo 'ha sido mas severe, imponiendo algunas conditions o restricciones a su cor;stituci6n y regimen interior, justificadas por la necesiAad de poner a cubierto los interests del Estado, que correrian gran riesgo si se confiasen ciegamente a cornpafiias que, formadas con un capital considerable apparent 0 nominal, se constituyeran mis tarde realment e con condos imaginarios o notablemente reducidos, y concluyesen al poco tempo con la quiebra, comprometiendo gravemente la fortune de la Naci6n. .
Estos ries--os desaparecen en gran parte exigiendo ante todo que, ]as sociedades concesionarias de obras p6blicas cuenten des,de el principio con un capital proporcionado a ]a importance de la obra p6blica que se propongan realizer, y que este capital sea real y verdadero, no meramente conventional o ilus6rio., Conforme con este criteria, el proyecto ordena, para cionseguir lo primero, que el capital social reunido a ]a subvienci6n, en su caso, represente por lo menos la'mitad del presupuesto total de ]a obra;
-y para alcanzar lo segundo, que haya de proceder a la definitive constituci6n de estas sociedades la justiLaci6n del compromise solemn, contraido por personas determinadas, de aportar o cubrir, todo el capital social en las epocas convenidas, y de haberse entregado o realizado'la tercera parte del mismo.
ConstituIdas con tales restrictions las compaiiias concesionarias, no s6lo quedan mis asegurados los derechos e interests del Estado, de la Provincia o del Municipio, que fian a estas empress ]a ejecuci6n de alguna obra importantesino que adquieren ellas mismas la solidez y respetabilidad indispensable para que, sin graves inconveniences, puedan hacer uso discrete y prudent de la libertad que les concede el proyecto, conform con el espiritu de Ia vigente legislaci6n, para emitir obligaciones nominatives o al
-portador, de cualquiera clase que sean, simples o hipotecarias,
con amortizaci6n o i3in ella, sin tasa ni limitaci6n alguna en cuanto al n6mero y cuantia de ]as mismas.
Mis no basta que ]as compafifas obtengan esta libertad para. que los capitals afluyan a sus cajas. Necesitan adernis inspirar ,confianza a los que puedan interesarse en la adquisici6n de los tf-









28

tulos a] portador emitidos por las mismas, ajenos a toda mira de especulaci6n o de lucro y que, aspirando solamente a un m6dico interns, buscan ante todo la seguridad del capital prestado. A este 9fecto el proyecto de C6dico consign varies disposiciones, de las cuales unas establecen medics adecuados y eficaces para concern la verdadeya situaci6n de las sociedades que emiten estos, valores, y otras crean verdaderas garantias en favor de los tenedores de-dichos valores, cualesquiera que sean las vicissitudes inte, riores que experimented las compaiiias deudoras.
Entre las primers se hallan la que hace obligatoria la anotaci6n en el registry mercantile de la provincial de toda emisi6n de obligaciones, norninativas o a] portaclor, y adernis en el de la propiedad correspondent, cuando tuvieren el caricter de hipoteca-rias, y la que concede prioridad para el pago del cupo y amortizaci6n, a las obligaciones procedentes de las emissions primeramente anotadas o inscritas, sobre ]as segundas.
De mis importance son las que tienen por objeto asegurar la integridad y efectividad de los derechos de los acreedores,. tanto en el caso de morosidad o negligencia de parte de la sociedad como en el de transferencia, fusion o caducidad de la concesi6n; acerca de cuyos punts ofrece ancho campo a dudas, questions y litigious la oscuridad y deficiencia de la vigente legislaci6n. El proyecto ha proc'urado evitar toda incertidumb en esta materla, fijando de un modo claro, explicit y terminante la verdadera. condici6n de los acreedores en cada uno de aqueHas situaciones, de acuerdo con Jos principios de justicia y de equidad, y teniendo presented al propio tempo los derechos del Estado, de ]a Provincia y del Municipio en la ejecuci6n y explotaci6n de toda obra p6blica. En su consecuencia, cuando la compaiiia dilate, sin motive legal, el pago de JOS cupones vencidos o de la amortizaci6n de una obligaci6n, el proyecto concede al tenedor de estos valores acci6n ejecutiva, la cual deberi hacerse efectiva. sobre los rendirnientos liquids que obtenga la sociedad y sobre los debris bienes de la misma que no former parte de la obra ni sean necesarios para ]a explotaci6n; cuando intentare transmitir o-ceder la construction o explotaci6n de una obra p6blica a otra compaiiia aniloga o fusionarse con ella" deberi mantener separadas las hipotecas constituidas a favor de Jos acreedores' de cada una de las respectivas compaiiias, sin confundirlas, conservindose adernis en toda su integridad los dere-









29

chos adquiridos por aqu6llos, pues de lo contrario, ambas compaiiias tendrin que obtener previamente el consentimiento de todos los acreedores para que la transferencia o fusion sean vilidas; y finalmente, cuando sobreviniere la caducidad de la concesi6n por alguna de las causes sefialadas en la legislaci6n administrativa, como son, no dar principio a la ejecuci6n de ]as obras, no terminarlas en los plazos fijados de antemano, quedar inte rrumpida la explotaci6n por culpa.de la compaiiia, disolverse 6sta y ser declarada en quiebra, el proyecto otorga a los obligacionistas y a todos los acreedores en general; como garantias es specials, cualesquiera que sean los resultados de la caducidad, para hacer efectivos sus cr6ditos, en primer lugar los rendimientos liquids de la empress; si no fueren bastantes, el precio de las obras construidas, vendidas en iblica subasta, por el tempo que reste de* la concesi6n; y si tampoco fuere sufficient para de' jar satisfechos a todos Jos acreedores, se har-5 pago a 69tos con los demis bienes que la compafifa posea, no form ando parte de Ia obra o no siendo necesarios a su explotaci6n.
Por lo debris, el proyecto de C6digo declare, de acuerdo con los principios de derecho y con la doctrine en que se han inspirado las ]eyes administrative sobre concessions de ferrocarr'iles y obras p6blicas, que si la concesi6n fuere temporal, ]as obligaciones emitidas por la compafiia deberin quedar necesariamente amortizadas dentro del plazo de la mismal concesi6n, o de lo contrario quedari e'xtinguido el derecho de los poseedoires de las misma s, torque el Estado ha de recibir la obra, al termi. nar la concesi6n, libre de toda carga o gravamen.
Por lo que toca a ]as compafifas de almacenes generals de dep6sitos, el proyecto no introduce novedad alguna, limitindo. se a reproducir la ley de 9 de Julio de 1862, que dict6 por primera vez las reglas sobre esta clase de sociedades mercantile y cuya doctrine descansa en los principios de l.ibertad commercial y de protecci6n a los derechos de tercero.
No suede lo propio respect de aquellas compaiiias qu I e. tienen por objeto facilitar capitals a los propietarios territoriales y a los agricultores, pues siendo incompIeta la legislaci6n vigente sobre las primers, y no existiendo ninguna sobre las segundas, el proyecto debia Ilenar este vacio, de acuerdo' con las bases acordadas por el Gobie'rno para la revision del actual C6digo, dictando las reglas necesarias para garantizar Jos derechos









30

de los acreedores y evitar, en lo possible, los perjuicios que podrian sufrir si no se establecieran ciertas restrictions en la manera de funcionar los Bancos de cr6dito territorial y agricola.
Por lo que mira a los primers, se establecen limitaciones para dejar asegurados, en todo tempo, los derechos de los acreedores, tanto por c6dulas y obligaciones hipotecarias al portador, como por dep6sitos. En esta consideraci6n se funda el proyecto para disponer que el imported de las c6dulas no exceda de la suma total de los pr6stamos sobre inmuebles, cuyos pr6stamos serin reembolsables, por punto general, en un period mayor de diez afios; que ]a cantidad prestada sobre cada finca. no exceda de la mitad del valor de la misma; que si 6ste desmereciera en un 40 por 100 podri la compafiia exigir del mutuario el aumento de la hipoteca o ]a rescisi6n del contract, a elecci6n del mismo; que ]a renta liquid anual del inmueble hipotee-ado no sea inferior al imported del cup6n y amortizaci6n de las c6dulas emitidas sobre cada uno; que si los Bancos reciben capitals en dep6sito con interns o sin 61, s6lo podrin emplear la mitad de los mismos en hacer anticipos, por un plazo que no exceda de no. venta dias y con garantia de los valores que acostumbran recibir los Bancos de emisi6n y descuento.
Igualmente contiene el proyecto otras reglas espi!ciales acerca de los pr6siamos que hagan las soEiedades de cr6dito territorial al Estado, a la Provincia y a los Municipios, fundadas en la indole particular de estas personas juridicas y en la naturaleza de los inmuebles que sullen ofrecer en garanda, sobre los cuales podrin dichas sociedades emitir obligaciones hipotecarias, pero cuidando de expresarlo asi en los titulos para que no sean inducidos a error los terceros que adquieren estos valores.
Y para atraer los capitals a esta clase de operations en beneficio de la propiedad territorial, el proyecto concede a los tenedores de c6dulas y obligaciones hipotecarias una garantia singular y privilegiada, de la general que les corresponded sobre el capital de ]a compaiiia, para ser pagados con preference a Aos restates acreedores de ]a misma que lo sean por otros conceptos. Consisted esa garanda singularisima, en que los tenedores de dichos valores podrin hacer efectivo el imported de las c6dulas y obligaciones, el de sus interests o cupones y el de las primes,. en su caso, sobre los cr6ditos y pr6stamos que motivaron la emisi6n de los respectivos titulos hipotecarios, y en cuya









31

representaci6n fueron.creados; de suerte que el teni!dor de cada grupo de c6dulas y obligaciones seri satisfecho con el. imported de los cr6ditos o pr6stamos a favor del Banco que respectivamenterepresenten, con exclusion de los tenedores de otras c& dulas y obligaciones aun cuando fueren de fecha mAs antigua.
Y por lo que toca a los Bancos o -sociedades que se fprman Para proporcionar capitals a los tenedores, fornentando el desarrollo de Ia industrial agricola y de otras relacionadas con ella, punto de Ia mayor importance Para Ia riqueza national, y que hasta el presented ha pasado desapercibido Para el legislator, el proyecto de C6digo contiene notables disposiciones, las cuales tienen por objeto, facilitar los pr6stamos a los agricultores, poniendo a su balance los medics de obtener capitals por Ia com-' binaci6n del cr6dito personal y real; asegurar con garantias ver-, daderas y s6lidas Ia devoluci6n de Ia suma prestada, ya fijando un plazo brev6 Para los pr6stamos, ya derogando, respect delos mismos, los articulos de Ia ley de Enjuiciamiento Civil que declara inejecutables las maqumas, ensures o instruments con queejerce su profesi6n el deudor, y obtener, en fin, con rapidez el Jeembolso en ]a 6poca precise de su vencimiento. A beneficib, de estas disposiciones, los Bancos agricolas podrin extender sus operations, en los pueblos rurales y entre- los habitantes del' campo como tengan por convenience, y seg6n las circunstancias; de cada comarca, pues unas veces invertirin sus capitals en Pr6stamos sobre prendas especiales, como frutos, cosechas o ganados, otras en trabajos Para el desarrollo de Ia agriculture, y otras suscribiendo pagar6s y debris documents exigibles que firemen los labradores, y de cuyo reembolso se constituirin solidariamente responsible los mismos Bancos, con Ia 6nica limita-. ci6n, adoptada en interns de los terceros que contraten con Ia. soci6dad que deberi destinar Ia mitad del capital social a los Pr6stamos con prendas, quedando Ia 6tra mitact di'sponible para. utilizarla en las operations que constituent el principal objeto de estas sociedades.
Resta, finalmente, Para terminal Ia resefia y explicaci6n de las principles reforms introducidas en Ia importantisima materia de compaiiias mercantile hacer m6rito de ]as disposiciones. qUe contieneel proyecto s obre extinci6n y liquidaci6n de ]as rnismas, completando ]a doctrine vigente que, en esta parte, se reProduce con ligeras modificaciones.









32

Sabido es que, seg in el C6digo, la liquidaci6n de las socie,dades mercantile ha de verificarseante todo con sujeci6n a las reglas establecidas en la escritura de fundaci6n o en sus adicio-nales, y que, no habi6ndolas, deberin observers las disposicio-, nes contends en aqu6l, las cuales son bastante incompletasy no ofreqen medics breves y sencillos para resolver las muchas dudas que pueden surgir en la march de los negocios al parecer al ex,clusivo arbitrio de los liquidadores. Para evitar estos inconvenientes y los que resultant de prolongarse indefinidamente el estado de liquidaci6n de toda clase de sociedades, y especialmente ,de las an6nimas, sin que los socios tengan medics eficaces y rApidos de concern la situaci6n verdadera de la compaiiia, el proyecto declare, por lo que toca a las sociedades, colectivas y en comandita, que la junta general de socios se halla autorizada. para resolver lo que estime convenience sobre la forma y trimites de la liquidaci6n y sobre la administration del caudal, y por lo'que concerned a las sociedades an6nimas, que continuarArt observindose sus estatutos, durante el period de liquidaci6n en todo cuanto se refiere a la convocaci6n y reunion de las juntas
-generales, ordinaries o extraordinarias, para dar cuenta de los, progress de la liquidaci6n y para acordar en las mismas lo que ,convenga a los interests communes de los socios.
Tal es el conjunto que ofrece la nueva legislaci6n de, sociedades mercantile consignada en el proyecto, la cual, si Ilega a ,obtener la sanci6n de los poderes legislative, seri de todas las conocidas la que con mis amplitude consagra los principios de libertad de asociaci6n y de comercio, armonizindolos con la protecci6n mis eficaz'para los derechos de terccro.



















STUDIO Y COMENTARIO DE LOS TITULOS I Y II DEL
LIBRO SEGUNDO DEL CODIGO DE COMERCIO.

Titulo I

DE LAS -COMPASIAS MERCANTILE

SECTION PRIMER
DE LA CONSTITUTION DE LAS COMPARIAS Y DE SUS CLASSES.

Articulo 116.-11E1 contract de compania, por el cual dos o mds personas se obligan a poner en fondo coffin bienes, industrial o a1guna de estas cosas para obtener luero, serd mereautil cualquiera que fuese su clase, siempre que se haya constituido con- arreglo a las disposic ones de este C6digo.
Una vez coustituida la compaffia mereantil, ten
drA personalidad juridica en todos sus actos y contratos".
La compania mercantile es un comerciante social, a tenor de lo stable ido en 61 inciso 2o. del articulo I o. del C6digo de comercio, que dice asi:
"Son comerciantes las compaiiias mercantile o industriaIeS que se constituyan con arreglo a este C6digo".
La sociedad mercantile es un contract auxiliary del derecho commercial y a] mismo tempo es de caricter solemn, que debe co-star por escritura p6blica e incribirse en el Registro mercantile correspondent, corno veremos mis adelante a] hacer el estu,dio del articulo, 1.19.









34

Es necesario que la sociedad mercantile reuna esos dos requisitos a que nos hemos referido, a fin de que los pacts y sus modificaciones puedan alegarse contr terceras personas y perjudicarlas. Dichos requisites no son necesarios para que la sociedad exist entre los socios que la constituent, ya que en el dere.cho civil hay contracts de sociedad que no necesitan de esas formalidades y, sin embargo, son sociedades como otras cualesquiera. No obstante, el legislator mercantile que confeccion6 el C6digo de comercio de 1829, que precedi6 al actual, tenia un concept diskinto de las sociedades mercantile secrets, por decirlo asi; era el de qu dichas sociedades se consideraban como simples comunidades de bienes entre los socios. Pero ac-' tualmente, seg6n el articulo 24 del presented C6digo, esas socie-, clades secrets que no tienen vida para el tercero, constituent compaiiias mercantile entre los socios, adnque no para aqu6l, que no tiene intervenci6n direct ni indirect en la formaci6n y constituci6n de ellas.
Las forms sefialadas por el C6digo de tomercio para la constituci6n de las compaiiias no son por si solas suficientes pa.it clarle a 6stas cl caricter de comerciante, torque el articulc 1670 del C6digo civil otorga la facultad a las sociedades civiles de constituirse con arreglo a las forms de la legislaci6n mercantil. En effect, el citado articulo dice asi:
Articulo 1670.-"Las sociedades civiles, por el objeto a q I ue se consagren, pueden revestir las forms reconocidas por el C6digo' de comercio. En tal caso, le serin applicable sus disposiciones en cuanto no se opongan a las del presented C6digo".
Este precepts ha venido a crear una verdadera difficult en cuanto a la distinci6n de las socilpdades en civiles y mercantiles; ya que aqu6llas pueden adapter las forms establecidas por la legislaci6n mercantile para las de esta indole. De aqui deducimos que la forma no es lo que quede servirnos de base para hacer esa distinci6n, sino que tenemos que-limitarnos al fondo, es decir, a la naturaleza propia de la sociedad, a su fin, a su objeto.
En primer t6rmino el inimo de lucro es un requisite esen. cial en las sociedades mercantile, es decir, el lucro en el sentido econ6mico que tiene y no en su acepci6n grammatical; y es tan esencial ese requisite del lucro que las compaiiias de seguros mutuos y las cooperatives, entre otras, no son -comerciales, a te-









35

-nor de lo dispuesto en el articulo 124 del C6digo. De modo que, adernis de las forms del C6digo de comercio es necesario ]a intenci6n de lucro entre los socios que forman la compaiiia. Pero con estos requisitos no Weda constituida la verdadera so. ciedad mercantile, torque el articulo I I 7'y el pirrafo 61timo del
123, ambos del C6digo mercantile, exigen que eI fin de la sociedad sea la industrial o el comercio.. Tenemos, pues, que una
-compafiia mercantile para que sea tal debe reunir los siguientes requisites:
lo.-Dos o mis personas:
2o.-Aportaci6n de bienes o industrial por parte de, cada socio;
3o.-Escritura p6blica;
4o.-Inscripci6n en el Registro Mercantil;
5o.-Animo de lucro; y
6o.-Dedicaci6n de ]a sociedad a la industrial o a] comercio.
Las sociedades civiles, por el contrario, estin exentas de la obligaci6n de constituirse por escritura p6blica, sino que pue-den afectar cu'alquiera forma, incluso ser verbales, a menos que la cuantia de los bienes aportados exceda de la suma de 1500 pesetas, seg6n precept6a el pirrafo 61timo del articulo 1,280 del C6digo civil, applicable a todos Jos contracts, en CUY0 caso'los pacts de la sociedad deberin co-star por escrito, aunque sea privado.
Las socie.dades civiles deben, sin embargo, co-star por escritura p6blica cuando a ella se aporten bienes inmuebles o derechos resales, debi6ndose hacer entonces el correspondent inventario y aval6o de dichos bienes o derechos. As! Io disponen claramente los articulos 1667 y 1668 del C6digo civil. Este es, pues, el 6nico caso en que las sociedades civiles deben
-constar Por escritura p6blica.
Todo lo expuesto dernuestra lo dificil que es la material que estudiamos; agr6guese a lo dicho que el articulo 1665 del C6digo civil nos da una definici6n del contract de sociedad id6ntica en el fondo a la contenida en el 1] 6 del de comercio, que ano.
-tarnos. En effect aquel precepts dice asi:
Articulo 1665.-"La sociedad es un contract por el cual dos o mis personas se obligan a poner en com6n dinero, bienes
industrial, con inimo de partir entre si las ganancias








36

Entre ambas definiciones no hay mis diferencias que Ia. palabra "dinero" empleada en Ia del C6digo, Civil; pero como el dinero es un bien, claro esti que esa palabra aparece implicitamente contenida en Ia definici6n del C6digo de comercio; por lo cual nos atrevernos a repetir que en ambas definiciones no hay diferencia aIguna de caricter fundamental.
Aho-ra bien, teniendo.en cuenta que las sociedades civiles pueden constituirse de acuerdo con las forms establecidas en el C6digo de comercio, deben co-star por escritura p6blica e inscribirse en el Registro mercantile correspondent, aunque no se aporten a ellas bienes inmuebles ni derechos resales?
El problema a discutir tiene una gran importance, y ha habido acerca dela material opinions muy respectable, entre las, cuales figure Ia del sefior Jos6 A. del Cueto ( I ), quien sostiene Ia affirmative, opinando que las sociedades civiles, que revisten las forms. del C6digo de comercio, deben necesariamente constar por escritura p6blica e inscribirse en el Registro correspondiente.
Semejante opinion, no obstante ser tan respectable, no podemos aceptarla, torque aunque dicho senior Cuetb sostiene es'a tesis apoyindola en arguments al parecer s6lidos, dice que por extrafio e irregular que parezca Ia obligaci6n de inscribir un contract civil en el Registro Mercantil, es necesario cumplirIa, tanto torque asi lo exige Ia Ley, cuanto por las importance. y notables consecuencias que de Ia inscripci6n habrin de derivarse, para dar acertada soluci6n a multiples problems relativos a las obligaciones de Ia sociedad con las personas con quie-nes hubiese contratado". Lo cual demuestra lo extrafio e irre-gular que parece a tan distinguido mercantilist el hecho de verinscrito en el Registro mercantile un contract civil, aunque revista ]as forms establecidas en Ia legislaci6n commercial. Pero el senior Cueto reconoce que lo que '61 dice es impossible IlevaTIO a Ia prictica, torque mAs tarde agrega que "es cierto que para cumplir el requisite de Ia inscripci6n debi6 haberse credo un Registry especial, o por lo menos adicionar o reformar'el Reglamento actual de nuestros Registros Mercantiles"; lo cual quiere decir que en Ia legislaci6n vigente no se ha previsto ni pudo habers e hecho, Ia posibilidad de inscribir en una oficina,

(1) Las sociedades civiles con forms mercantiles. Habana, 1891.









37

p6blica mercantile o Registro un c ontrato de naturaleza civil. Luego, su opinion, no obstante lo respectable quees, career de todo I fundamento; y.el mismo senior Cueto lo reconoceya que sostiene que nuestro Reglamento del Registro mercantile no ha previsto el caso de acuerdo con su opinion.
Pero si lo expuesto no bastara para desvirtuar ]a opinion del citado tratadista cubano, nos cabe alegar otras mis juri s y que definitivamente nos van a resolver el problema que estudiamos.
En primer t6rmino, ]as forms a que se refiere el articulo 1,670 del C6digo civil son la collective, la comanditaria y ]a an6nima, expresadas y definidas en el articulo 122 del C6digo de comercio, es decir, que una sociedad civil puede afectar cada una de esas formas, en cuyo caso se regiri por ]as d isposiciones del citado C6digo de comercio, relatives a las consecuencias juridicas de fondo que se derivan de dichas forms, tales como ]a responsabilidad ilimitada y solidaria de Jos socios colectivos, la limitada de los comanditarios y de los socios de una compama an6nima, etc., pero para nada se ha referido el legislator civil a la escritura p6blica ni mucho menos a la inscription en el Re-gistro mercantile, como err6neamente supone el sefior Cueto; torque si ]as sociedades ci viles estuviesen obligadas a cumplir esos requisites, por qu6 decirse que la diferencia entre ellas y ]as mercantile es cuesti6n de fondo? epor qu6 se dice, y asi Io mantiene el C6digo mercantil, que las sociedades commercials tienen para ser tales, que dedicarse a la industrial o a] comercio? Si el fin de la sociedad civil no es ni la una ni el otro, ]a inscripc16n en el Registro mercantile no puede variar en lo mis minimo su caricter de sociedad civil; y si se inscriben serin mercantile. Luego, Ilegaremos a ]a conclusion de que las sociedades son mercantile por las forms que revisten, en c*uyo caso la compaiiia, desde el punto de vista de su indole mercantile o civil, estara sujeta a la voluntad de los socios que la constituent, o lo que es lo, mismo, que si quieren inscribir ]a sociedad-seri 6sta mercantil aunque su fin sea civil, y si no desean verificar ]a inscripCi6n, seri civil aunque su objeto sea la industrial o el comercio. Todo lo cual resultaria un absurd complete, ya que la voluntad de los particulars no puede por si sola convdrtir una instituci6n en otra distinct por complete.
Adernis de lo expuesto, tenemos otro legal








38

que nos da la raz6n. En effect, el articulo 24 de nuesrto C6digo de comercio, establece que las escrituras de soci edad no registradas surtirin effect entre los socios que las otorguen; 10 cual quiere decir que una sociedad mercantile no registrada seri sociedad entre Ios socios, y, aun para el tercero en caso de que pueda aprovecharse de ella, seg6n precept6a el propio articulo 24. Ahora bien, si las sociedades mercantile, que necesitan de la escritura p6blica y de la inscripci6n en el Registro correspondiente, siguen siendo sociedades commercials para los socios, aunque dicho requisites no se cumplan, epor qu6 raz6n no ha de continual siendo una sociedad civil collective, comanditaria o an6nima aunque no conste por escritura p6blica ni est6 inscrita en el Registro mercantile?
Pero es mis, hay otro fundamento que nos ha de server para solucionar esta cuesti6n tan interested, y es el siguiente: el C6digo civil en el citado articulo 1670, dispose que las sociedades civiles podrin revestir las forms. reconocidas por el C6digo de comercio, cuyas disposiciones les serin applicable en ese caso cuando no se opongan a las del presented Codigo (el civil). Y esas disposiciones del de comercio references a la escritura p6blica y a la inscripci6n en el Registro mercantile de las compafiias commercials, se oponen abiertamente al precepts contenido en el articulo 1667 del C6digo civil, seg6n el cual las sociedades civiles pueden constituirse en cualquier forma, salvo cuando se aporten bienes inmuebles. o derechos resales, en cuyo caso es necesaria la escritura pfiblica; pero nunca la inscripci6n en registry alguno. I
El C6digo Civil no puede referirse sino a las consecuencias que se derivan de las forms de ]as compaiiias mercantile, como la responsabilidad de los socios, por ejemplo, seg6n expu.: simos antes: la solidaridad de la de los colectivos, etc., torque no se oponen a las prescripciones del C6digo civil, y en fin, a todas aquellas que se puedan aplicar haci6ndolas compatibles con las de dicho cuerpo legal.
Esa es la soluci6n que damos. al problema, aunque nos hu. biera bastado con sefialar la frase initial del articulo 122 del C6digo de comercio, reference a la clasificaci6n de las sociedades mercantile en colectivas, comanditarias y an6nimas. Di. cha frase dice asi:








39

"Por regla general, las compaiiias mercantile se onstituinin adoptando alguna de las siguientes forms, etc."
Lo cual significant que el articulo 1670 del C6digo civil al facultar a las sociedades civiles para revestir las forms de las mercantiles, se refiri6 6nica y exclusivamente en el citado articulo 122 del C6digo de comercio; por lo cual opinamos. definitiva nente que las sociedades que no sean mercantile estin exentas de la obligaci6n de constituirse por escritura p6blica y de inscribirse en registry alguno.
La difficult que ha originado el C6digo civil con el articulo 1670, tantas veces citado, ha traido como consecuencia, una serie de errors en cuanto a ]a distinci6n de las sociedades .civiles y las mercantile, seg6n hemos dicho anteriormente. No es s6lo el sehor Cueto el que estima que la sociedad es mer-., cantil por ]a forma que affect, sino tambi6n otros enminentes jurisconsultos, entre Jos cuales se encuentra el Ldo. Angel C. Betancourt, distinguido Magistrado de nuestro Tribunal Supre-mo, quien opina que .. mis que al objeto, a la forma hay que tender para distinguir una sociedad civil de una mercantile" ( I Y
Seg6n esta opinion, seri civil la sociedad que tenga por objeto la compra y venta de madras, por clemplo, con inimo de lucro, si no esti inscrita en el Registro mercantile. En cambio, si various m6dicos se reunen y forman una sociedad colectiva, comanditaria o an6nima para dedicarse al ejercicio de su profesi6n, seri una compafiia mercantile si se inscribe en el Registro mercantile.
Esta opinion del sefior Betancourt nos ha Ilamado la atenci6n por dos razones: la primer por'que M, en su obra C6digo civil donde la. sustenta, agrega, copiando el articulo 124 del C6digo de comercio, que "las compaiiias mutual de seguro conrta incendio, de combinations tontines sobre ]a vida para auxilio a la vejez y de cualquiera otra clase, y las cooperatives de producci6n, cr6dito o de consurno' s6lo se consideration mercantiles y'quedarin sujetas a las Lposiciones del C6digo 'de comercio cuando se dedicaren a actos de comercio extrafios a ]a mutualidad o se convirtieren en sociedades a prima fija".
Wase como el propio senior Betancourt nos brinda Jos elementos necesarios para impugner su tesis. En effect, dice por

(1) CMipo civil. Nota al artfeulo 1665, Habana, 1910.







-40

ima parte que la forma es lo que sirve de base para distinguir una sociedid civil de una mercantile, y MAS tarde copia el articulo 124 del C6digo de comercio, en el que se establece claramente que:las sociedades a que dicho precepts se refiere, no seran mercantile sino cuando se dediquen a ejecutar actos de comercio, es decir, que la indole de las operations que realicen esas : compaiiias es lo que precisamente les va a dar 'el carActer mercantile o civil, segidn los casos. Y aqui volvemos al ejemplo de los professionals que forman una sociedad colectiva, comanditaria o an6nima y. la inscribed en el Registro mercan-til; y a aquel otro ejemplo de los socios que se dedican a la compra y venta de 'aderas, con inimo de lucro, pero no inscribed su sociedad en el referido Registro. Para el senior Betancourt,. la primer 'sociedad citada seria mercantile, torque esti inscrita; pero no lo seria la segunda torque no lo esti. No obstante, la primera. se de'dica' a la ejecuci6n de actos y operations de ca richer civil, ]a segunda, por el contrario, ejercita actos de comercio, como lo es, sin duda, I compare y vender madras con inimo de lucro en la reventa, seg6n el articulo 325 del C6digo de comercio.
'La.otraraz6n*que existed para. que nos parezca extrafia la opinion del distinguido jurisconsulto Sefior Betancourt, es que se trata del parecer de un Magistrado de nuestro Tribunal Supremo, el cual ha resuelto a nuest ro juicio el verdadero problema de la distinci6n entre la sociedad mercantile y ]a civil.
En efecto-nuestro mis alto tribunal de Justicia ha declarado en sentencia de fecha 6 de Agosto de 1902, citada por el senior Betancourt, (I) que "dada la definici6n del contract de comparna contenida en el articulo 116 del C6digo de comercio y el precepts del 117, no es possible para desconocer la existencia y eficacia de un contract de i!sa clase, respect a los contratantes, invocar con 6xito las ditiposiciones de los articulos 119 y; 125 sosteniendo que entre ellos no surte los effects del de compafiia mercantile un contract en que se obligaron a poner en un fondo comim, bienes uno, y el otro industrial para obtener lucro reparti6ndose ]as gananchas resultantes de ]a venta que el segundo hiciera. de effects que el primer habia de remitirle,

MCMigo de Vomercio, 2a. edlel6n. Habana, 1917.









41

con independence de ]a forn-ra y conditions qie se hubieren pactado en ]a constituci6n, cuando 6stas son. licitas.
Y por sentencia de 19 de Septiembre del propio aflo 1902 mantiene el referido Tribunal Supremo la siguiente doctrine:
"La circunstancia de no haberse constituido por escritura p6blica una sociedad, ni inscrito en el Registro mercantile, no puede server de base para impugner la existence de la misma, ni negar la personalidad al que act6a de geiente, a quien hubiera contratado con 6ste en tal concept y reconocida la existencia, que result cierta de hechol de ]a aludida compaiiia".
De mantra que seg6n la jurisprudence citada, la sociedad seri mercantil aunque no se baya inscrito en el Registro m conste, por tanto, en escritura p6blica. El Tribunal Supremo, pum ha interpreted rectarnente el precepts contenido en el articulo 24 de nuestro C6digo de comercio.
El Tribunal Supremo de Espafia ha incurrido en ese mismo error de confundir la sociedad civil y la mercantil, lp cual result peligroso, torque dicho Tribunal era el Ilamado, en Espafia, a dar la soluci6n a un problema tan dificil que tanto el legislador civil como cl mercantile ban planteado en la prictica.
Dicho Tribunal sos tiene el siguiente criteria en ]a sentencia de fecha 31 de M.&yo de 1912:
Considerando que no son de estimar los dosprimeros motivos d.el recurso, (es decir, las infracciones de los articulos 117 y 234 del C6digo de comercio), una vez que, aun cuando es rnuy cierto que cualquiera que fuere la forma, conditions y combinaciones licitas y honestas, no prohibidas expresamente por el C6digo de comercio, en que se celebre un contract de compafiia mercantile, serA vilido y obligatorio para los contratantes, no lo es menos que el artj'culo 119 del aludido C6digo establece, que toda compafiia comerciall para revestir este caricter, ha de constituirse por escritura public, la cual habri de ser inscrita en el Registry mercantile, y que conform al articulo 125,. en la es-. critura social de la- Compaiiia collective. ha de determinarse el capital que cada socio aporte; y como la sentencia recurrida declara no haber probado se otorgara escritura. de constituci6n de ]a sociedad, ni tampoco que a 6sta aportara el socio D., bienes suyos propios de ninguna clase, es visto que acertadamente reputa a ]a repetida sociedad como puramente civil, y que no tic-








-42

ne aplicaci6n en este caso, por consiguiente, el articulo 234 del expresado C6digo".
AfiAdase a lo expuesto que la sociedad a que se refiere esta sentencia estaba constituida por doi hermanos, cuyo fin, al asociarse, era el de la fabricaci6n y venta de chocolate, es decir, una socieda8 que por su objeto no. podia ser civil de ningim modo, aunque asi lo hubiera declarado el Tribunal Supremo de Espafia o el de Cuba.
Pero por la redacci6n del Considerando que hemos transcrito de Ia citada sentencia espaiiola, se habri visto que el Tribunal Supremo ha incurrido endos errors: el primer consisted en haber negado el carActer de sociedad commercial a la establecida entre los socios y con relaci6n a ellos entre si, es decir, que ha violado la recta interpretaci6n del articulo 24 de nuestro C6digo. de comercio, que establece que las escrituras de sociedad no registradas surten effect entre los socios que las otorguen, aunque no contra terceras personas, quienes, sin embargo, pueden aprovecharse de ellas en lo que les favorezcan. Y el segundo error consisted en atribuir a la sociedad el carActer de civil porque no constaba por escritura p6blica ni estaba inscrita en el Registry mercantile; aunque su fin era la industrial o el comercio. De donde se deduce que si una compaiiia mercantile por su fin, por su objeto, no esti inscrita en el Registro ni costa por documents p6blico su. constituci6n, se reputari civil. MAs 16gico hubiera sido que el Tribunal Supremo de Espafia, mantenido en el error a que nos hemos referido, declarara en su sentencia que en aquel contract celebrado para la fabricaci6n y venta de chocolate no habla sociedad alguna; en vez de decir que si la habia pero que era civil. Y es o es 16gico, torque el hecho de que una sociedad no sea mercantile, no por eso seri civil, sino que se le puede negar existence juridica como tal sociedad. Supongamos que, en effect, la sociedad mercantil deba co-star por documents p6blico e inscribirse en el Registro, y- no lo hace, eseri civil la sociedad? Si lo seri si su objeto es de indole civil; no lo seri si su fin es, mercantile, pero nunca se puede, en buena doctrine, aci;ptar el pricipio sostenido por-el Tribunal Supremo de Espafia de que una sociedad no inscrita en A Registry mercantil ni constituida por escritura p6blica, es necesariamente civil.
El verdadero concept de la sociedad mercantile aparece








43

contenido en una sentencia italiana dictada por la Corte d' Appello de Veneciade fecha 7 de Enero de 1188 7, en ]a que se expresa que para consider mercantile una sociedad,-no basta que los que la constituent se propogan un fin de lucro, sino que es necesario que para conseguirlo ejerzan cualquier comercio, pesto que el carActer de una sociedad depended de la indole de ]as operations que realize o de su objeto.
Demostrado queda: pues, que la forma no es por si sofa bastante para atribuir a una sociedad la condici6n de comerciante, al extreme de que no puede estimarse'siempre dentro de nuestra vigente legislaci6nque es mercantile una compafiia cuyo capital est6 represented por acciones, si el fin que los socios se proponent no es de indole commercial.
El C6digo de comercio de la zona hispano-marroqui, que comenz6 a regir en lo. de Septiembre del afio 1914, ha corregido, en parte, los defects contends en el vigente C-6digo espaiiol, que es el nuestro; y uno de esos defects es el que se refiere precisamente a ]a definici6n- que de las compafiias de comercio nos da el legislator mercantile en el C6digo (ltimamente citado. En effect, la' legislaci6n hispano-marroqui a que nos referimos, dice -n su articulo 10., al definir los comerciantes, que las sociedades mercantile, a mis de constituirse con arreglo a las disposiciones del C6digo, habrAn de realizer el mismo fin que los comerciantes individuals, o sea 8edicarse habitualmente al comercio. Este concept de las sociedades- mercantile es el exact, y es de esperar que en el nuevo C6digo espafio I aparezca dicho concept contenido en el articulo 10'. o en aquel que contenga la definici6n de los comerciantes.
Hemos visto en el curso de este comentario que la sociedad debe estar compuesta de dos o mis personas. Sin embargo, al hacer el studio de las compafiias de ferrocarriles se veri que no bastan dos, ni tres ni cuatro personas para former una sociedad de esa indole, sino que se necesitan, por lo menos, cinco socios. be rranera que esta es una excepci6n a la regla general en lo que al n6mero de individuals que forman una sociedad se refiere.
Queda por solucionar tina cuesti6n que es realmente interesante, y es la que sigue: ZPuede existir una sociedad mercantil, o una sociedad en general, con un solo socio? En.primer t6rmino es necesario advertir que result il6-ica Ja contestaci,6rt







44

affirmative, como dice muy bien el distinguido abogado espafiol, Don Carlos Rivas de la Serna (1) torque no es possible conciliar la colectividad con la unidad, ya que la compaiiia, como colectividad de personas fisicas, se desvanece al desaparecer la pluralidad de suietos. Sin embargo, no es possible, dentro de la realidad de las cosas, aplicar un criteria l6gico para resolver este problema importantisimo, pesto que sabemos que las sociedades pueden ser personals, como la6 colectivas, y en general, las de indole civil, y de capital, corno las an6nimas, por ejemplo. Ahora bien, estas 61timas sociedades, que tienen su personalidad aut6noma asf como su capital independent, seg6n veremos en su oportunidad, son susceptible de funcionar con un solo socio, y asi lo han declarado las sentences dictadas por Ias Cortes de Apelaci6n de Bruselas, de 2 de Mayo de 19 10 y de ]a Casaci6n de B61gica, de 5 de Enero de 1911. Y este criteria de los- Tribunales belugas en lo que a la sociedad a'n6nima se refiere, esti inspirado en un principio por virtue del cual ]a desaparici6n del element, personal en las compaiiias Ae esta clase, no es por si solo bastante para que la sociedad ,quede extinguida, en tanto que su capital permanezca integro, .sobre todo si se tiene en cuenta que dada la movilidad de ]as acciones ese estado normal de la sociedad an6nima con un solo socio, puede f cilmente cesar y restablecerse la 'situaci6n normal anterior' mediate ]a adquisici6n por otras personas de i sos titulos representatives del capital, con lo cual volveria a queday la sociedad constitufda juridicamente.
Este caso a que nos referimos esti previsto en algunas legisfaciones, solamente que se produce con la existence en ]a sociedad, de dos o tres socios. En effect, ]as legislaciones mas completes que la nuestra han establecido un limited rmnimo al n6mero de accionistas sefialando por otra parte un t6rmino legal (de tres meses en Suecia, seis en Inglaterra y 1361gica y un afio en Francia) para completer ese minimum; y durante ese t6rmino ]a s ociedad opera y function, legalmente, con un solo socio. (2)
Semejante situaci6n juridica de las sociedades de comer(1) Wase la Revista de Barcelona "Financial Mediterrdneo", 1, No. 6, Junio de 1918.
(2) Wase la Revista, "Financial MediterrAneo", citada en la nota anterior.








45

cio no es concebible en nuestra legislaci6n, en la cual el legislador ha sido mAs 16gico que prictico, quizi torque en la 6poca de ]a redacci6n del C6digo mercantile, la sociedad an6nima no habia alcanzado aun la importance y el desarrollo actuales. De todos modos.la existence de la sociedad con un solo socio sirve para confirmer lo que con raz6n se ha dicho por algunos, o sea que el derecho esti compuesto de ficciones. .
A este respect dice el lustre jurisconsulto italiano Pietro Cogliolo, Profesor de la Universidad de G6nova (1) lo siguiente: "En algunos punts de derecho nos encontramos con sociedades commercials que son al mismo tempo vivas y muertas, es decir, que son muertas in veritate y son vivas m opi.nione legis. El jurist esti acostumbrado ja encontrarse con fictiones juris, que son alguna vez necesaria para conciliar algunos effects contradictions de una misma instituci6n. El peligro de las ficciones es tomarlas, poco a poco, como "verdad de hecho" y "extenderlas" mAs all6L del objeto para el cual fueron creadas."
Con estas palabras comienza Cogliolo a hacer un studio detenido de dos casos que le consultant sobre sociedades muer tas y vivas al mismo tempo, como 61 les llama, ct yos casos son los siguientes: Cuando los socios de'una determined compaiiia son dos solamente, y por hecho culpable de uno de ellos es ex'cluido de la sociedad. El articulo 187 del C6digo de comercio italiano, dice que semejante exclusion no produce la disoluci6n
-de la sociedad. Pero pregunta el citado Cogliolo: epuede existiz una sociedad con un solo socio? Y agrega que ]a respuesta debe ser negative en t6rminos generals, pero la ley, para .poder dar al socio-excluido la debida sanci6n en favor del otro socio, necesita finger que la sociedad, muerta de hecho, contin6a viviendo, pero s6lo para crear los effects inherentes a la exclusion. Fuera de Jos limits de esos effects, la sociedad compuesta de dos socios, muere cuando uno de eIlos es excluido; y VMtnte es partidario de esta misma opinion regulando los e'fectos de una sociedad que tiene vida ficticia; cor o en el ejemplo propuesto, entre los cuales esti la facultad del socio no excluido de Ilamar o buscar otro socio, etc. De ma(1) Scritt! varii di Diritto Privato, Seconda edizione, Vol. II, Torino 1917. Wase comentario al artIculo 219 del C6digo de Comercio.







46

nera que est e es un caso en que la sociedad, muerta de hecho,, 'vive desde el punto de vista juridico con un solo socio, lo cual, en el terreno de la l6gica, es un absurd.
El otro caso que cita el referido Profesor Cogliolo, se contrae a una sociedad en esta-do de liquidaci6n, estimando que-en este caso, por una ficci6n juridica, se consider que la sociedad vive aun, cuando en la realidad, ella career de existence de facto. Sin embargo, como veremos en su oportunidad al estudiar esta material, muchas veces al terminal una sociedad, por las causes que establece la legislaci6n mercantile, han quedado negocic;s pendientes que ultimar, cr6ditos que realizer. deudas que pa*gar, etc.; y el legislador mercantile, no queriendo que la ficci6n sea exagerada, ha introduced la instituci6n de los liquidadores, que on los que represents a Ia. sociedad despu6s que 6sta ha terminado, liquidadores que pueden ser inclusive los mismos socios, seg6n veremos en su oportunidad.
Las sociedades mercantile, al igual que todos los comerciantes, estin obligadas a Ilevar libros. Estos libros pueden ser de dbs classes, los necesarios y los voluntaries. Los necesarios eon, segi5n el articulo 33 del C6digo de comercio, un libro de. inventario y balance; un libro Diario; un libro Mayor; un copiador o copiadores de carts y telegrams; los debris libros que ordenen las leyes especiales, y, por 61timo, uno o various libros de actas, en los que constarin todos los acuer dos que se refieran a Ia march y a las operations socials, tomados por las juntas. generals y los consejos deadministraci6n.
En lo que respect a este 61timo libro, parece que s6lo las sociedades an6nimas estAn' Obligadas a Ilevarlo; torque segim Ia letra del citado articulo 33 del C6digode comercio, en, ese libro constarin los acuerdos tornados por las juntas generals y los consejos de administration, es decir, por entidades que s6lo concurrent en las sociedades an6nimas. Sin embargo, tratindose de una compaiiia en comandita o collective, parece natural ue los acuerdos de los socios se hagan co-star precisamente en un libror destinado al effect; pero si examinamos los distintos precepts de nuestro C6digo mercantile veremos que cuando s(- habla de mayoriasen las juntas es solamente con referench a las compaiiias an6nimas o por acciones. No obstante, creemos necesario que Ias sociedades comanditarias y colectivas







47

eleven un libro de actas u otro semejante a fin de que en los .mismos se ponga constancia de Ios acuerdos tornados por los Socios, asi como de los votos en contra de' esos acuerdos, etc.
Las sociedades podrin Ilevar, adernis, los libros que estimen convenientes, seg6n el sistema de contabilidad que adopten, los cuales no estAn sujetos a ]as formalidades de que trataremos mAs adelante, pero si podrin legalizarlos si lo consideran oportuno (articulo 34).
Se llama libro de inventario y balances aquel en que el comerciante anota el dinero y todos los demAs bienes, derechos, acciones y deudas y obligaciones que tenia cuando comenz6
-sus operations, y, adernis, el 'balance que debe former cada ano o cuando acuerde practicarlo.
El libro Diario es aqueI en el cual, corno su nombre indica, anota el comerciante todas sus operations diaries.
Libro Mayor es aquel en que log comerciantes tienen abier ta cuenta a cada una de las personas con.quienes sostienen reJaciones de negocios y .0 a cada articulo o ramo en qu especu,lan.
Y, por 61timo,* se llama libro de actas,- seg6n se exp*uso anteriormente, aquel en que se anotan los acuerdos tornados en juntas celebradas por los socios o administrators de una. compafiia. Este libro es privativo de las sociedades de comercio, es decir, que los comerciantes singulares o particulars no lo Ilevan para su contabilidad.
De los libros citados, el 61timo no puede propiamente "llamarse de contabilidad, torque s6lo sirve para la constancia de los acuerdos socials. Los debris, si son realmente libros 4e contabilidad.
Todos estos libros deben presentarse al juzgado Municipal del Distrito en que la sociedad tuviere su domicilio, encuadernados, forrados y foliados, para que sean selladas sus hojas y se extienda un asiento hacienda co-star eA n6mero de fol;os que continent y la fecha de su presentaci6n a fin de asegurar la legitimidad de dichos libros, ya que seg6n el articulo 48 delIC6digo, son medics probatorios reconocidos tambi6n como tales por el articulo 577 de la Ley de Enjuiciamiento civil (articulo 36).
El libro de inventarios y balances comenzari por el inventario que deberi former la gerencia de la sociedad al co-







-48

menzar sus negociaciones mercantile, y contendrfi lo siguiente: lo., la relaci6n exacta del dinero, valores, cr6ditos, effects &I cobro, bienes muebles e inmuebles, mercaderias y effects de todas classes, apreciados en su valor real y que constituyan su active; 2o., la relaci6n exacta de las deudas y toda clase de obligaciones pendientes, si las tuviere y que forman su pasivo; 3o., determinaci6n de la diferencia exacta entre el activo y el pasivo, que ha de ser el capital con que la compania principal sus operations.
En dicho libro se extender anualmente el balance general de los negocios sociales, con todos' los p6rmenores a que nos hemos referido y de acuerdo con los asientos del Diario, iid reserve ni omisi6n algufta y bajo la firma social y responsabllidad de ]a compaiiia.
En el libro Diari6 se asentari por primer partida el resultado del inventario de que hemos hablado anteriormente, o sea la diferencia entre el active y el pasivo socials, dividido cn una o en varies cuentas consecutive, segdn el sistema de contabilidad adoptado por la compafiia; siguiendo dia por dia todas las operaciofies, expresando cada asiento el cargo y descargo de-las respectivas cuentas.
En el libro Mayor se abrir6n por Debe y Haber las cuentas con cada objeto o persona en particular, y a cada una de estas cuentas se trasladarin por orden riguroso de fechas log asientos del Diario references a ellas.
En el libro de actas se consignaran los acuerdos que se tomen en sus juntas o en la de sus administrators, expresando las fechas, asistentes a ellas, votos emitidos, etc.; y al libro copiador, seg6n precept6a el articulo 41 del C6digo de Comercio, se trasladarin integra y sucesivamente, por orden de fechas incluso la ante firma y firms, todas las carts que la sociedad escriba sobre su trifico y los despachos telegrificos que expida; debiendo conservar, seg6n el articulo 42, en legajos y ordenadas, ]as carts y despachos telegrificos que recibieren relativos aisus negociaciones. ( I )
Las sociedades mercantiIes, estin suletas al pago del impuesto del Timbre, de acuerdo con la legislaci6n de la material,


(1) Wanse los artfculos 33 a 49, inclusive, del CWIgo de comercio.








-'49

'de fecha 31 de julio de 1917, cuyos precepts pertinentes co-piamos a continuaci6n:
Articulo 59.-Estin obligados a*l pago de este Impuesto:
1. Con el ocho por ciento de sus utilidades:
(a) Los Bancos de Emisi6n y Descuento, ya operen sobre bienes inmuebles, y4 sobre valores mobiliarios.
(b) Las sociedades por acciones.
Estin comprendidas en este concept todas las Sociedades de Cr6dito An6nimas o por acciones.
S61o estin exceptuadas las Cajas de Ahorros y Montes de Piedad que sostenga el Estado.
(c) Todas las Asociaciones de Derecho Com6n, Indus.triales o Mercantiles organizadas o que se o rkanicen en Cuba Y enel extranjero para el cultivo y explotaci6n del tabaco y el. azucar.
II.-Con el seis por ciento de sus utilidades:
(a) La propiedad mineral.
(b) Los bancos y banqueros en general.
Se consideration comprendidas en este concept ioda So-ciedad o Compafiia de caricter collective o -anonimo y aquellos comerciantes o industrials que se dediquen principalmente. a la contrataci6n de Empr6sttqs o a descuentos, pignoraciones, giros, pr6stamos y en general a las operations de banca de cualquier naturaleza que sean y a compare, vender y descontar por cuenta p'ropia o ajena, letras, documents de giros y valores cotizables en plaza, o admitir dep6sitos en cuenta corriente con o sin interns, y realizer cualquiera de'las operations de que trata anteriormente,
(c) Los ferrocarriles de servicio general o sean los destinados a la explotaci6n p6blica para eI transported de viajeros, y trificos de mercancias, ya sean ae compafiias o de particulares, con arreglo a la legislaci6n vigente.
Ill.-Con-el cuatroy medio por ciento ]as Compafifas de Seguros, incluyendo en el Impuesto las Cornpafiias Mutuas y fas Comisiones de los Agentes.
Articulo 60.-La Administraci6n, investigation y cobranza de estos impuestos estarin a cargo de la Secretaria de Hacienda y de las Administraci6nes y Recaudaciones de Contribuciones e Impuestos a quienes correspond y se hari con arre-.







-50

-glo a las Disposiciones vigentes y a los precepts del presented Reglamento.
Articulo 61.-Esti sujeta al pago de estas contributions, toda persona natural o juridica, national o extranjera, por raZ6n de las utilidades obtenidas en negocio realizado en el territorio national, ya sea por capital total o parcialmente suscrito en la Rep6blica o fuera de ella, para emplearlos en negocios en la misma.
Articulo 62.-Los Bancos, Sociedades, Compa-ias o Empresas extranjeras que hagan operations en Cuba, estAn obligad s a tener en las mismas un agent o representative legal cuya designaci6n deberin participara la Administraci6n y Recaudaci6n de Contribuciones e Impuestos del Distrito respectivo en que dichos representatives o agents tengan su domicilio y si no designaren esta representaci6n se entenderA la Administrad16n con aquellas personas o entidades que realizaren los negocios o estuvieren al frente de la Oficina o establecimiento en que realicen sus operations.
Art.iculo 66.-Los Bancos, Sociedades Empresas y dernis obligados a tributary por los concepts de este Capitulo a excepci6n de las Compaiiias de Seguros, de las que se tratari Tnis adelante, presentarAn cada seis meses a la Administraci6n y Recaudaci6n de Contribuciones e Impuestos de la Zona Fiscal o Distrito de su domicilio por triplicado, un estado de sus operations en Cuba, y al finalizar el afio social, el balance general de los mismos y si fuesen an6nimas tres ejemplares de la 'Memoria anual que los directors presentaren a los Accionislas. Con'vista de este Balance y Memorias en su caso, se practicari la liquidaci6n y cobranza dQ Impuesto.
Tambi6n presentarin igualmente por triplicado:
(a) Certificaci6n expKesiva de los sales deudores y acreedores de ]as diversas cuentas que liquiden.
(b) Relaci6n pormenorizada de todos los gastos realizador, en el period de dicho balance y Memoria.
(c) Cuantos otros documents y datos requiera I-a Administraci6n para comprobar la exactitude de las operations. consignadas en los balances y debris documents presentados.
I Articulo 67.--Cuando una Sociedad, Empresa o.Compafila, 0 particular se ckdicase a various negocios, por cada uno cie los cuales debe tributary por cuota distinct, seg6n se dispose,







51

la documentaci6n se presentari especificando separadamente, las operations de cada uno de aqu6llos.
Con respect a la sociedad mercantile considerada-desde el, punto de*vista del Derecho Internacional Privado es necesariotener en cuenta'dos problems que merecen especial menci6n y studio, en senior de Bustamante (1), a saber:
La determinaci6n 'voluntaria de ]a nacionalidad de las, sociedades mercantile, y la legislaci6n supletoria que ha de re-, gir en defect de pacto o estipulaci6n.
A este respect dice el lustre professor de nuestra Universidad (2) que "escandaliza un poco a los tratadistas la idea. de que un grupo de hombres pueda dar a ]a socieclad que crean la nacionalidad que les plaza, y quieren Ilevar la cuesti6n al terreno del. orden p6blico international. Olvidan que la nacionalidad individual, agrega Bustamante, puede cambiarse cuando a] interesado le convene o le import, siempre que Ilene losreq uisitos sefialados Para naturalizarse en su patria de election. Si queda asi a la voluntad del hombre darse una ciudadania, no debe haber razones de orden p6blico que le impidan hacer lo mismo con sus creaciones juridicas. Habrin de cumpIirseinduclablemente las reglas exigidas por la legislaci6n que escoja, Pero, una vez observadas, ]a sociedad mercantile tendrA la nacionalidad que de ellas y por ellas resulted. En nuestro derechopositivo no cabe dudarlo. Las asociaciones reconocidas por laley y domiciliadas en Cuba, gozan de la nacionalidad cubana siempie que tengan el concept de personas juridicas conforIme a las disposiciones del C6digo civil. Asi lo establece su articulo veinte y ocho. Y ese domicilio, de acuerdo con el articulo41, puede suponerse a falta de expression concrete. Cuando losestatutos no lo fijaren, se entenderA que lo tienen en el lugar cn que se halle establecida su representaci6n legal, o dondeejerzan las principles functions de su institute. Con elegir una nacionalidad no queda elegida ]a ley supletoria, que ha de re-gir el contrato"en defect de estipulaci6n. Una compaiiia, constituida en Cuba por cubanos, puede establecer en su escritura 0 en sus estatutos, Para el caso de liquidaci6n, por ejemplo,

(1) Doctor Antonio S. de Bustamante: La Autarquid personal. Studio, de Derecho Internacional Privado, pqgina 234, Habana. 1914.
(2) Wase Bustamante, ob. y loc. cit.







52

-copiAndolos literalmente sin expresar su origin o refiri6ndose len bloque al cuerpo legal de que procedan, las disposidones de
-cualquiera legislaci6n extrafia. Lo mismo estA facultada para proceder una cornpaiiia mercantile que se constituya en el extranjero y establezca su domicilio en Cuba. No hay, por lo tan to, dependencia alguna necesaria entre la ley del contract y el ,dom;cilio o la nacionalidad social. Cuantas presuncioneshemos establecido como acceptable para esa clase de obligaciones, 10
-son en este caso sin modificaci6n alguna. No se olvide que su aplicaci6n es siempre subsidiary o supletoria, a falta de toda interpretaci6n possible de voluntad. Los escritores que discurren en sentido contrario dan caricter interpretation a determinad4s del c6ntrato social, deduciendo la ley presuntamente acceptable del Centro de los negocios o de I a residence de los elements directors o de cualquiera otro hecho anAlogo. Pero tales considerations' pierden mucho "Cle SU fuerza, asi cuando alguna de esas circunstancias no coincide con otra en una misma compaiiia, como por la posibilidad de que se altered y cambien de lugar despu6s del contract, subIsistiendo 6ste en sus restates estipulaciones fundamentals. Si cualquiera de esos datos o A conjunto de ellos se estimara co-mo prueba de hecho de una voluntad en cierto sentido, ]a ley
-se aplicaria como tAcita de aceptaci6n y quedariamos fuera del
-terreno propio de las presunciones. En no haber establecido entre ambas cosas la necesaria distinci6n, radical el origin frecuen-te de estas controversies."
Hemos querido transcribir aqui las palabras del Profesor 'Bustarnante, precisamente por tratarse de una verdadera autoTidad en material international, estimando que su opinion es ,de peso en lo que a esta cuesti6n se refiera, casi ajena a] Dere,Cho Mercantil, pero que tiene una importance prictica que no puede pasar desapercibida para los queconstantemente han de resolver problems de esta naturaleza y que a diario se pre-sentan en la vida del derecho.
Sostiene Bustamante, como hemos visto, haci6ndose eco ,de lo que dice el legislator en el articulo veinte y ocho del C6digo civil, que las asociaciones reconocidas por Ia ley y domiciliadas en Cuba gozarfin de la nacionalidad cubana siempre que tengan 61 concept de personas juridicas, conform a las dispo-siciones del C6digo civil.







53

De mantra. que en este caso, es decir, tratAndose de sociedades, Ia nacionalidad depended del domicilio, y, por consiguien te, de la ley que rige en el pafs en que est6 situado;.y al propio tempo, tratindose de nuestra legislaci6n positive, habrinde ser asociaciones reconocidas por la ley y tener, para la misma, el concept de persons juridicas. Por consiguiente, una sociedad mercantile que lo sea para la legislaci6n de los individuals extranjeros, que ]a constituent en Cuba, y que no tenga el concepto de persona juridica para la nuestra, no seri tal sociedad de comercio; apart de la grave cuesti6n que surgiria si sus miernbros pertenecen a distintos passes. Luego, la ley del domicilio es ]a que impera tratindose de sociedades mercantile. Supongamos que various extranjeros pertenecientes a una naci6n en cuyas leyes se reconozca a las cuentas en participaci6n (1) el caricter de personas juridicas, se reunen en Cuba y forman una asociaci6n de esa, indol6. Se pregunta: eCuil es su situaci6n juridica? Creemos, teniendo en cuenta que Cuba es el dom*c*lio social, que dicha asociaci6n no es persona jurfdica, torque nuestro C16digo de comercio en sus articulos 239 a 243, no les reconoce ese caricter, sino que, por el contrario, las, prNa de 61. La ley del domicilio, que es la cubana, viene en definitive, a determiner las reglas torque se ha de regir la asociaci6n, sin que para nuestro derecho esas falsas entidades, permitase la frase. sean en realidad personas juridicas, aunque se admitan como tales en ]a legislaci6n de todos o de a1gunos de los individuos que la constituent.
Nuestro C6digo de comercio, en su articulo 15, dispose que las compaiiias mercantile constituidas en el extranjero podrin ejercer eI comercio en Cuba, con sujeci6n a las leyes de su pais, en lo que se refiere a su capacidad para contratar; y a las disposiciones de este C6digo, en todo cuanto concierna a la creaci6n de sus establecimientos dentro del territorio cubano, a sus operations merc'antiles y a ]a jurisdicci6n de los Tribunaleg de la naci6h; afiadiendo que lo prescrito en este artfculo se entenderi sin perjuicio de lo que eh casos particulars pueda establecerse por los tratados y convenios con las debris potencias.
Y el pirrafo segundo del inciso 12 del articulo 21 del pro(1) Wase el comentarlo al Titulo II de este libro del 05digo de comerclo.







54

pio C6digo de comercio, dispose que las sociedades extranjeras que quieran establecerse o crear sucursales en Cuba, presentarin y anotarAn en el Registro, adernis de sus Estatutos y de, los documents que se fijan para las cubanas, certificado expedido por el consul cubano de estar constituidas y autorizadas con arreglo a las leyes del pais respective.
El Tratado de Derecho Comercial del Congreso de Montevideo de 1889 nos da ]as siguientes reglas, que por ser interesantes se incluyen en este trabajo:
Artfculo 4o.-El contract social se rige, tanto en su forma, como respect a las relaciones jurldicas entre los socios, y entre la sociedad y los terceros, por la ley del pais en que 6sta tiene su domicilio commercial .
Articulo 5o.-Las sociedades o asociaciones que tengan caricter de personas juridicas se regirin por ]as leyes del pais de su domicilio; serin reconocidas de pleno derecho como tales en los Estados, y hibiles para ejercitar en ellos derechos civiles y gestionar su reconocimiento ante los Tribunales.
Mis para el ejercicio de actos comprendidos en el objeto de su instituci6n, se sujetarin a las prescripciones establecidas en el Estado en el cual intenten realizarlos.
Articulo 6o.-Las sucursales o agencies constituidas en un. Estado por una sociedad radicada en otro, se consideration domiciliadas en el lugar en que funcionan y sujetas a la jurisdicci6n de las autoridades locales, en lo concerniente a las operaciones que practiquen.
Articulo 7o.-Los Jueces del pais en que la sociedad tiene su domicilio legal, son competentes para concern de los litigios que surjan entre los socios o que inicien los terceros contra la.sociedad.
Sin embargo, si una sociedad domiciliada en un Estado realize operations en otro, que den m6rito a controversies judiciales, podri ser demandada ante los Tribunales del 61timo.

Articulo 117.-I'El contract de compaiiia mercantil celebrado con los requisites esenciales del derechoj serd vAlido y obligatorio entre los que lo celebren, cualesquiera que sean la forina, conditions y combinaciones licitas y honestas con que lo consti-







55

tuyan, sienipre que no est6n expresam-ente prohibiJas en este C6digo.
Serd libre la creaci6n de Bancos territoriales2 agricolas y de emisi6n y descuento; de sociedades de er6dito, de pr6stamos hipotecarios, coneesionarias de obras pfiblicas, fabriles, de almacenes generals de dep6sito, de minas, ae forinaci6n de capitals y reutas vitalicias, de seguros y dem As asociaciones que tuvieTen por objeto cualquiera empress industrial o de comercio. "
Este precepts en su primer pirrafo guard relaci6n con el 1278 del C6digo civil, que dice que los contracts tendrin vaiidez yeficacia entre las parties contratantes, cualquiera que sea ]a forma en que se celebraren, siempre que en ellos concurran los requisites necesarios o esenciales para dares vida. Estos requisites son tres: consentimiento, objeto y causa. De modo que en esta material ambas legislaciones, la civil y la mercantil, estarin de perfecto acuerdo.
No obstante lo expuesto, cuando las cliusulas y los pacts de la sociedad han de producer effects contra terceras personas, no bastan los requisites esenciales que deben intervenor en todo contract de derecho privado, sino que, ademAs, son necesarios otros que ya hemos mencionado mis, de una vez: la escritura pu Mica y la inscripci6n en el Registro mercantile.
El articulo que anotamos concuerda con el 61timo pirrafo del 123, por cantos ambos disponen que ]a socie-dad seri mercantil cuando su fin sea la industrial o el comercio, o lo que es lo mismo, la ejecuci6n. de actos de comercio.
A pesar de hs disposiciones contends en el articulo I 19, que estudiaremos dentro de POCO, el defect de forma en la constituci6n de las sociedades de comercio no invalid el contrato, sino que, por el contrario, subsisted, siendo 6ste un caso en que, no obitante prescindirse de los requisites que determina el ref erido. articulo 119, el contract de sociedad que sin los mismos se ceIebre produciri acci6n y obligaci6n en juicio, a pesar de decir lo contrario el 61timo pArrafo del articulo 52 del C6digo.
En el precepts del articulo 117, que anotamos.. el legislador mercAntil se inspire en lo dispuesto en el 51 de dicho C6-







56
digo y en virtue del cual serin vAlidos y producing obligaci6n y acci6n en juicio los contracts mercantile, cualesquiera que sean la forma y el idioma en que se celebren, la clase a que corresponden y la cantidad que tengan por objeto, con tal que conste su. existence por alguno de los medics que el derecho civil tenga establecido.

Articulo 118.-"SerAn iguahnente vilidos y eficaces los contracts entre las compaffias mereantiles y cualesquiera personas capaces de obligarse, siempre que fueren licitos y honestos, y aparecieren cumplidos las requisites que express el artfeulo siguiente."
Este precepts establece un principio de caricter general en material de contrataci6n, por cuanto dispose que la sociedad, como persona que es, puede celebrar contracts con terceros, ya que los celebrados entre los mismos socios tienen mis bien un caricter privado y secret y, adernis, s6lo se refieren a, la for-' maci6n de la sociedad, que es un contract preparatorio de los que mis adelante ha de concertar la compaiiia. Ahora bien, cons tittuda ya la sociedad, 0 lo que es lo mismo, creada la persona artificial, surgeon entonces las relaciones con personas extrafias a la misma; y en esa situaci6n los contracts que celebren deben reunir los requisites generals que determine el articulo 1261 del C6digo civil, y los de indole formal que fija el C6digo de comercio.
Pero no basta que esas conditions concurran en las personas,. singulares 0 socials, civiles 0 mercantiIes, naturals o juridicas, que entre sif celebrant determinados contracts, sino que es necesario que los pacts acordados sean licitos y honestos. En este sentido, reproduce el presented articulo la doctrine general en material de contrataci6n, doctrine que esti contenida en el articulo 53, redactado en esta forma:
ArtfcuIo 53.-"Las convenciones flicitas no produced obligaci6n ni acci6n en juicio, aunque recaigan sobre operaciones de comercio".
Ahorabien, para apreciar en qu6 casos ]a causa es ilicita tenemos necesidad de recurrir a los principios del derecho privado general, que en este caso esti contenido en el C6digo civiI, y Io hacemos asi autorizados por ]a disposici6n del articulo








57

2o. del de comercio, que nos permit acudir a la legislaci6n comdn en defect de disposici6n express de dicho C6digo de comercio y de los us6s locales.
El referido C6digo civil, en Jos articulos 1305 y 1306 establece la ilicitud de la causa en los t4rminos siguientes:
Articulo 1305.-"Cuando la nulidad 'provenga de ser iffcita la causa y objeto del contract, si eI hecho constitute un delito 0 falta, com in a ambos contratantes, carecerin de toda acci6n entre si, y se procederi contra ellos, dindose, ademAs, a las cosas o precio que hubiesen sido material del contract la aplicaci6n prevenida en el C6digo penal respect a los effects o instruments del delito o falta. Esta disposici6n es aplicableA caso en que s6lo hubiere delito o falta de parte de uno de los contratantes; pero el no culpable podri reclamar lo que hubiere Aado y no estarA obligado a cumplir lo que hubiere prometido."
Y el otro articulo citado se express en estos t6rminos:
Articulo I 306.--Si el hecho en que consists la causa torpe no.constituye delito ni falta, se observant las reglas siguientes:
"la.-Cuando ]a culpa est6 de parte de ambos contratantes, ninguno de ellos podri repetir lo que hubiere dado a virtue del contract, ni reclamar el curnplimiento de lo que el otro hubiese ofrecido.
-2a.-Cuando est6 de parte de un solo contratante, no
-podri 6ste repetir lo que hubiese dado a virtue del contract,
-ni pedir el cumplimiento de lo que se le hubiera ofrecido. El Otro que fuera extrafio a la causa torpe, podri reclarnar lo que hubiera dado, sin obligaci6n de cumplir lo que hubiera ofrecido.He ah,
i Jos effects de Jos contracts ilicitos, ya en lo referente a la ilicitud penal, ya a la civil. El primer de estos dos articulos se remote al articulo 61 del C6digo penal, que dispose lo siguiente:
'Articulo 61.-Toda pena que se impusiere por un delito Ilevari consigo la p6rdida de los lefectos que de 61 provinieren y de los instruments con que se hubiere ejecutado.
"Los unos y los otros serin decomisados, a no ser que pertenecieren a un tercero no responsible del delito.
"Los que se decomisaren se venderin si son de licito co-







58

mercio, aplicindose su product a cubrir las responsabiliciade& del penado, o se inutilizarin si son ilicitos."
Los requisites de forma que debe reunir toda sociedad mercantil, que son los que le dan personalidad frente a terceros, estin sefialados en el articulo siguiente cuyo studio haremos inmediatamente, sefialando las diferencias que se han establecido entre la sociedad mercantile secret regulada por el C6digo actual y la que establecia el C6digo de comercio anterior, o sea el de 1829.

Articulo 119.-"Toda compaRia de comercio, antes de dar principio a sus operations, deberA hacer co-star su constituci6n, pacts Y conditions, en escritura pfiblica que se presentara' para su inscription en el Registro naercantil conform a lo dispuesto en 61 articulo 17. x
A las mismas formalidades quedarAn sujetas, con.arreglo a lo dispuesto en el articulo 25, las escrituras adicionajes que de cualquiera mantra modifiquen o alteren el contract primitive de la compafiia.
Los solos Do podr n hacer pacts reservados, sino que todos deberAn co-star en la escritura social."
Los requisites que se enumeran en este articulo son necesarios para conceder personalidad a las sociedades de come'rcio, seg6n apuntamos al estudiar el articulo 116; pero s6lo en lo referente a sus relaciones con terceras personas. Esos requisitosestin determinados por la legislaci6n notarial en lo reference al documents p6blico en que debe co-star la sociedad, y los articulos 16 y siguientes del C6digo de comercio, que se refieren a la instituci6n del Registro mercantile, asi como el Reglamento de 6ste, especifican la maneTa y forma de hacer la inscripci6rr correspondent.
En efecto, el articulo 16 del C6digo de comercio establece que se abriri en todas las capitals de provincial, un Registro mercantil en el que se inscribirin las sociedades, siendo obligatoria para 6stas dicha inscripci6n, seg6n precept6a 'el articulo 17 del mismo C6digo. Seg6n el articulo 21, en la hoja de inscripci6n de cada sociedad se anotari su raz6n social o su nombre o titulo, la clase de comercio u operations a que se dedique, la








59

fecha en que deba comenzar o haya comenzado sus operations, su domicilio y el de las sucursales, si las tiene, en cuyo caso debe rin inscribirse en el Registro mercantile de la provincial en que se encuentren; la escritura de constituci6n de la sociedad, cualesquiera que sea su objeto o denominaci6n, asi como la modificaci6n, rescisi6n o disoluci6n de la sociedad; los poderes generales dados a los gerentes, factors, dependientes y cualesquiera. otros mandataries, asi como la revocaci6n de dichos poderes; las sociedades extranjeras presentarin y anotarin, para establecerse en Cuba, adernis, de sus estatut6s y Jos documents que se exigen para. las cubanas, el certificado expedido del C6nsul cubano de estar constitufdas y autorizadas con arreglo a las leyes del pais respective.
Seg6n precept6a el articulo 24 del C6digo I de comercio, ]as escrituras de sociedad no registradas surtirin effects entre JOS socios que las otorguen, pero no perjudicarin a tercera persona, quien, sin embargo, podri utilizarlas en lo favorable; reproduci6ndose aqui la misma doctrine del articulo 29 del repetido C6digo, que establece Iue los poderes no registrados producirin acciones entre el mandate y el mandatario, pero no podrin utilizarse en perjuicio de tercero, quien, sin embargo, podr5 fundarse en ellos en cuanto les fuesen-favorables.
El artfculo 24 que hemos incluido en estas piginas establece ]a sanci6n que el legislator impose a ]as sociedades que no se han inscrito debidamente en el Re--istro mercantile, de acuerdo con ]a obligaci6n que establece en el articulo 1 19, que anotamos; demostrindose, adernis, que la sociedad que entre Jos socios exist s6lo seri compaiiia para ellos y no p I ara el ter,cero, en cuanto le perjudique, pero lo seri, sin embargo, si, pror el contrario, le favorece, a tenor del referido artfculo 24.
Ahora bien, en el C6digo de comercio de 1829 se establecia un concept muy distinct de la sociedad mercantil que no estaba inscrita en el Registro, ya que era considered solaMente como ufia comunidad de bienes entre los socios.,El legislador actual si las consider como sociedades pero s6lo en 'Jo reference a los socios entre si, seg6n se ha expuesto prolijamente al hacer eI examen del articulo 116.

Articulo 120.-"Los encargados de la gesti6zi social que coutravinieren a lo dispuesto en el articulo







60

anterior, 'serAn solidariamente responsable6 para con las personas extrahas a Ia compaiiia con quienes hubieren contratado en nombre de Ia misma."

En A presente-articulo se determinant las personas que son responsible, para los terceros de los actos ejecutados por los. gestures de una compaiiia mercantile que no estA constituida por escritura p iblica ni inscrita, por tanto, en A Registro mercantil correspondent. Y es natural que respondan los encargados de Ia gesti6n social pesto que son los que directamente contratan con los tereceros'y son conocidos por 6stos.
En este articulo se contiene tambi6n unaobligaci6n solidaria impuesta expresamente por Ia ley. Sabemos que estas obli gaciones no se presumed nunca, sino que para su existence e& necesario que los contratantes Ia acuerden o que Ia ley Ia imponga. En derecho civil se presume siempre Ia mancomunidad, a diferencia del derecho romano que establecia Ia presuncion a favor de Ia solidaridad. En el derecho mercantile parece que tampoco debe presumirse ]a solidaridad, no obstante softener Ia mayoria de Ios authors particularmente los italianos, (1) que Ia. solidaridad es una de las characteristics de las obligaciones mercantiles. Sin embargo, todos los casos de obligaci6n solidaria mercantiI estin establecidos expresamente por nuestro C6digo, de comercio, lo que nos hace suponer que su existence es debida a un precepts legal que Ia establezca o a un convention entre las parties contratantes.
Este articulo nos dernuestra c6mo Ia sociedad puede ser mercantile sin haberse inscrito en el correspondent Registro. Para mayors detalles, v6anse las anotaciones a los articulo& 116 y 119 del C6digo, ya estudiados.

Articulo 121.-I'Las compaMas mereantiles ;e. regiran por las eM sulas y conditions de sus contratos, Y, en cuanto en ellas no est4 determiiiado ypreserito, por las disposiciones de este 06digo".
Este articulo sigue Ia regla general en materiala de contra(1) Wase Caporali. Istituzioni di Diritto Commercia7e. Torino, Pill.. Bocca. 191% entre otros.








61

taci6n. La primer fuente de los contratos de sociedad, como, la de todos en general, es la escritura de constituci6n de la misma, seg6n determine el articulo que anotamos. De m-odo que. ]a ley mercantil es un derecho que tiene eI simple caricter de supletorio, que rige, como es natural, en defect de pacto. Ademis, ]a voluntad de las parties es una ley particular,. pesto que el C6digo civil tiene establecido en sus articulos 1091 y 1255, que los contracts tendrin fuerza de ley entre ]as pArtes contratantes y que 6stas pueden establecer cuantas clAusulas y cantos, pacts tengan por convenience,, siempre que sean licitos y honestos.
En'c7ste extreme concuerda la legislaci6nmercantil con los. principios del Derecho civil que regular la material de la contrataci6n.
De modo que la regla general es que los socios tengan es-tipuladas las bases de su contract de compafiia en ]a Ilamada escritura social; y para el caso de que hayan guardado silencio acerca de alg6nextremo reference a dicho contract, o siempre que en ]as cliusulas de ]a escritura se note oscuridad o contradicci6n, se aplicarin los precepts de la legislaci6n mercantile, que es, seg6n hemos expuesto antecedentemente, un derecho, de caricter supletorio en 16 que a Jos contracts se refiere.
Hay dos classes de disposiciones en el C6digo de comercio references a ]a sociedad y contra las cuales no cabe pactoexpreso: las primers son las references a la publicidad en cuanto a terceros, y ]as segundas son aquellas que continent preceptos imperatives que deben necesariamente cumplirse.
Un pacto social que impida a'determinados socios colectivos examiner Jos libros y cuentas de la sociedad seria nulo, torque podria dar lugar al fraud, como nulo seria tambi6n eF pacto que prohibiera a los socios concurrir ante los Tribunales. de justicia, punto este'que ha sido resuelto en ese sentido porel Tribunal Supremo de Espan-a en sentencia de 24 de enero de 1900. De mantra que aun cuando el articulo 121 del C6digo de comercio es amplio y concede a los socios el derecho de estipular cuanto estimen convenience en sus contracts decompaiiia, ha de ser siempre con el respect al interns p6blico, a ]as buenas costumbres, a ]a moral y a las disposiciones juridi-cas de caricter imperative.







62

Articulo 122.-"Por regla, general, las-compaiiias, mercantile se constituirdn adoptando alguuas de las sigiuentes forms: I
Ia. La regular collective, en que todos los socios, en nombre collective y bajo uua raz6n social, se comprometen -a participar,'en. Ia proporei6n que establezcan, Ae los mismos derechos Y obligaciones.
2a. La' coii-,anditaria, en que u-no o various sujetos aportan capital determined al fondo. comun, para "estar a las results de las operacionessociales dirigidas exclusivamente por otros con n6mbre colectivo.
-'--Ia. La anonima, en que formando el foudo com-dn los asociados por parties o porciones dertas, figuradas por acciones o de otra mantra indubitada, eneargan'su manejo a mandataries o administrators amovibles que represented Ia coinpaffia bajo uDa denominaci6n apropiada al objeto o empress a que destine sus fondos. "
Para fijar las classes de compafiias mercantile se han dado ,dos criterion que, aunque distintos en Ia formal son id6nticos en el fondo. El primer de esos criterion e's el que ha seguido
-nuestro C6digo de comercio en el articulo que anotamos, que accepta una division tripartite de las sociedades de comercio. El segundo criteria es mis empleado por las legislaciones extranjeras, y que consisted en divider las sociedades mercantile en compafiias de responsabilidad ilimitada y compaiiias de responsabilidad limitada. En las primers estin comprendidas las regulares colectivas, en las cuales los socios que las forman son res
-ponsables ilimitada y solidariamente con el capital social y con lel patrimonio individual de cada uno de ellos. En las an6nimas,
-]a responsabilidad de los socios o accionistas es limitada, torque 1961o son responsible hasta el montante del capital que a Ia sociedad hayan aportado, y que esti represented por el n imero de acciones que les pertenecen. Existed, ademAs, un tipo mixto o intermedio de sociedad, que es Ia compafiia en coman-. dita, en Ia cual concurrent todos los characters de las dos classes de sociedades a que antes nos hemos referido, es decir, los de Ia
-colectiva. y los de Ia an6nima, por cuanto en ellas hay socios








63

solidaria e ilimitadamente responsible y socios que Io son solamente hasta el balance del capital aportado a ]a masa social. Los socios de responsabilidad ilimitada son los colectivos, que, como veremos oportunamente son los que tienen el manejo y la administration de los interests de ]a compaiiia; y los responsables limitadamente son los socios comanditarios, cuyos carac teres esenciales serin detalladamente estudiados a] hacer el examen del articulo 148 de este C6digo.
En las sociedades an6nimas, los socios no administran, si-no que lo hacen los Ilamados administrators o mandataries. amovibles. Estas sociedades son denominadas tambi6n, "socie-dades de capitalss, a diferencia de las colectivas, que s denominan "sociedades de personas". La raz6n de esta nomenclatura no es otra que la preponderance que en el primer caso, tiene el element capital sobre el personal, y en el segundo, lo. contrario, es decir el predominio del segundo element sobre el primer, es decir el personal sobre el capital.
Tratindose de sociedades colectivas, la responsabilidad de los que las forman seri, indudablemente, mis extensa, es decir, que ha de ser ilimitada y solidaria. En las an6nimas, los socios responded hasta la' cantidad aportada a la masa com6h.
Al examiner el contenido del articulo 116 de este C6digo, tu-6mos ocasi6n de decir que las sociedades ciAles, autorizadas por el articulo 1670 del C6digo civil, podian adoptarcualquiera de estas tres forms de compafiias a- que se refiereel articulo M, que anotamos.
En lo que'respecta a esta material, nos remitimos al comentario del referido articulo 116 del C6digo de comercio.
Adernis de N's sociedades incluidas en las que este articulo 122 se refieren, estin dos tipos mas: uno de ellos puedecolocarse en la sociedad collective y el otro en la comanditaria.
La sociedad collective se divide en regular e irregular. La. primer es la qpe el C6digo de comercio trata m6s detalladamente, mientras que a la segunda s6lo dedica algunos precepts. La comanditaria a su vez puede ser comanditaria simple y cornan. ditaria por acciones. Estableceremos las diferencias entre estassociedades a fin de que en su oportunidad, al estudiarlas detaIladamente, no ofrezca su examen difficult de ning6n g6nero.
En ]a sociedad regular collective varies personas se asocian. y'aportan a ella sus bienes o capitals; mientras que la irregu-







64

lar collective, cuya denominaci6n, dicho sea de paso, no existed en el C6digo de comercio, es aquella que se caracteriza torque
-aIguno o algunos de los socios no aportan capital ni bienes, sino "Solamente su industrial. Por ese motive se llama irregular, aparte de las diferencias que entre ambas existed y que tendremos ,ocasi6n de examiner m6.s adelante.
La comanditaria simple se caxacteriza torque en ella existe mis uni6n, mis conocimiento entre los socios, es decir, que lel vinculo que une alos socios colectiv-os y a los comanditarios
-CS mis bien de caricter personal. TratAndose de una sociedad
-comanditaria por acciones, poca importance tiene el conocimientd entre los socios, torque es el element capital el que pre-domina, y al miimo tempo esti reprcsentado por acciones, co-mo si se tratara de una coinpaiiia an6nima, es decir, por titulos representatives de quotas parties en que esti dividido el capital social. ( I )
La responsabilidad de los comanditarios y las de los colectivos en las dos classes de sociedades en comandita a que nos referimos es id6ntica; demanera que el hecho de que sea simple o por acciones en nada alter su naturaleza y esencia.- (2) Nada hemos de decir acerca de la sociedad collective regu. lar ni de las comanditarias, torque de ellas trata el C6digo muy extensament4t, cuyos precepts se comentarin en su oportuni,dad debida, peiro s i es convenience tratar aqui, aunque muy geramente, de las Ilamadas en ]a doctrine sociedades irregulares colectivas.
Nacieron estas sociedades con la promulgaci6n de las Ordenanzas de Bilbao y pasaron mis tarde al C6digo de comercio "espafiol del afio 1829, encontrinclose en ]a actualidad reguladas por el vigente en los articulos 138, 140 y 14 1.
En effect, seg6n el primer de los articulos citados, el soindustrial, que asi se llama el que no aporta capital, no pue-de ocuparse en negociaciones de ninguna species, salvo si la sociedad se lo permitiere expresamente; y en caso de verificarlo quedari al arbitrio de los socios capitalists excluirlo de la compafiia privAndole de los beneficios que le correspondent en ella, 'o aprovecharse de los que hubiere obtenido contraviniendo es(1) Wase: Alemdn.-Problema de Derecho Mercantil. Habana, 1917-.
(2) Wase: Alemdn, ob. cit.









-65

ta disposici6n. El articulo 140, establece que, en cuanto la distribuci6n de las utilidade. socials, los socios industrials s6lo
-percibirAn lo que corresponderia a un capitalist. de menor participaci6n. Y el 141 dispoixe que los socios industrials no responderin de las p6rdidas a menos que por pacto express se hubiesen constituide Darticip-es en ellas.
Una diferencia notable existe entre los socios capitalists y los industriales, a saber: que los primers responded siempre ilimitada y solidariamente de ]as p6rdidas socials, en tanto que 'los industrials s6lo responded de ellas cuando, como dice el filtimo precepts citado, se obligarf en ese sentido por medio de Un pacto express.
Tambi6n el C6digo civil, al tratar del contract de sociedad se refiire al socio industrial, pues en el articulo 1683 dispone que aqu6l debe a la sociedad )as ganancias que durante Ala haya obtenido en el ramo de industrial que sirve de objeto a ]a misma; el 1689 dispose que, a falta de pacto express, el socio industrial percibiri las utilidades correspondents al que menos capital haya aportado a la sociedad, y que si ademis de su industrial hubiere aportado capital, tambi6n percibiri la parte proportional que por 61 le correspond. Y, por 61timo, dispose el articulo 1691 que s6lo el socio industrial puede ser eximido de toda responsabilidad en ]As p6rdidas.
De modo que, por lo expuesto, la sociedad irregular colectiva seri aquella en que intervengan socios.capitalistas y socios
-industriales, siendo los primers responsible siempre ilimitada y solidariamente, en tanto que los segundos lo serin cuando exPresamente se haya 'consignado su obligaci6n de responder de las p6rdidas, por medio de un pacto express.
Y para terminal el studio del articulo 122 del C6digo, diremos que las tres forms de sociedades que el mismo se refiere. no son las dnicas que puedan constituirse sino las que por regla general, c rno dice dicho precepts tienen vida en el cornercio. El C6digo, de acuerdo con la exposici6n de motives, da amplia libertad a los asociados para constituirse corno tengan Por c6nveniente.
Articulo 123.---- 'Por la indole de sus operadones, podrAn ser las compahias mereantiles:
Sociedades de er6dito.








66

Bancos de emisi6n y descuento.
Compaiffas de er6dito territorial.
Compafflas de minas.
Bancos agricolas.
Concesionarias de ferrocarriles, tranvias y obras pfiblivas.
De almacenes generals de dep6sito.
Y de otras species, siempre que sus pacts sean licitos, y su fin la industrial o el comercio

Ya se ha hablado de este precepts, es decir, del pArrafo final del articiflo anotado, al estudiar las -diferencias que existen entre las sociedades civiles y las mercantile. S61o nos resta agregar que la enumeraci6n que hace este articulo de las companias mercantile en consideraci6n a la indole de las operaciones que realizan, no es -otra cosa que una species de indices de las materials de que va a tratar el legislator commercial, despu6s de hacer el correspondent studio por separado de las sociedades colectivas, comanditarias, -an6nimas; y adernis demuestra que el legislator se encontr6 aqui con las mismas dificultades que se le pr sentaron al hacer el studio de los actos de comercio en el articulo segundo de nuestro C6digo, no atrevi6ndose a enumerarlos, corno el C6digO italiano en su articulo tercero, sinoque di6 una formula general dentro de la cual los comprendi6 a todos los coriocidos y los que se presentaran'de naturaleza anfiloga ( I ). En el precepts anotado comenz6 la enumeration y no se atrevio' a seguirla, torque con segurida& que no hubiera agotado la material reference a la actividad mercantil y a las distintas forms que present.

Articulo 124.-11 Las compaiiias mutual de seguros contra incendios, de combinations toutinas sobre la vida para auxilios a la vejez, y de cualquiera, otra clase, y las cooperatives de producei6n, de cr6dito o, de consume, s6lo se consi4erar6n mercantile, y que-: dardu -sujetas a las disposiciones de este C6digo, cuan(1) Wase el artfculo 2o. del C6digo de comercio y, ademqs,'Alemdn.Los actos de comercio en la doctrine, en el derecho vigente v en las principales legislaciones extranjeras. Habana, 1918.








67

,do s6 dedicaren a ados de comereio extrafios a la
muttialidad, o se convirtieren en sociedades a prinia
-fij a.

Estas compafiias no son mercantile propiamente dichas ni sus operations se rigen por la legislaci6n commercial, torque por lo regular aqu6llas no persiguen, al constituirse, un determined fin de lucro, sino que a sus socios los Ileva el deseo de protegerse contra las desgracias y de socorrerse y auxiliarse mutua, .-mente. Cuando ejercen actos de comercio extrafios a la mutualidad y al simple auxilio o ayuda, o cuando se convierten en so,ciedades a prima fija, entonces adquieren caricter mercantile y se regirAn por las disposiciones de este C6djgo. Y esto es evi-dente, torque si una de estas sociedades presta. dinero con inter6s o descuenta una letra de cambio o un pagare, no puede neque persigue tin fin de lucro y, por tanto, seri mercantile.
Entre los requisites que fija el C6digo en au articulo 380 ,para que el contract de seguro sea mercantile, se encuentra el de ,que debe tonstituirse a prima fija.
Vamos ahora a hacer un ligero studio de estas socieclades Ilamadas tontines, cooperatives y de seguros mutuos.
Sociedades tontines. Seg6n tiene establecido el legislator mercantil en A articulo que anotamos, estas sociedades que vamos a estudiar ahora no son realmente mercantile; y pueden
diciendo que constituent la uni6n o asociaci6n de dos o rn6s personas que ponen en com,5n bienes o un capital, a fin de que las rentals acumuladas o los bienes o capitals de los socios que premueran, sean repartidos entre los que sobrevivan, ya en total, ya en la.parte que se haya acordado en A contract.
Como dijimos antecedentemente, estas sociedades estin excluldas de ]as de in'dole commercial; y se explica semejahte exclusi6n, torque los socios que ]as forman no persiguen un fin de lucro, como generalmefite acontece en ]as sociedades, de co-rnercio, ni persiguen tampoco un aumento de capital, ni la exPlotaci6n de los biene3 de la sociedad.
Las sociedades tontines toman su nombre del italiano Lorenzo Tonti, que fu6 el que ]as fund6; y han ido desaparecien'do pOco a poco, a media que la sociedad de seguros sobre ]a 'Vida ha venido tornado carta de naturaleza en la legislaci6n Inercantil. No obstante existir semejanzas entre ambas classes de







68

sociedades, hay entre ellas a1gunas diferencias notables, sobrelas cuales no podemos pasar en silencio. En las de seguro sobre la vida se persigue el fin human de que los hijos, herederos y personas queridas disfruten del capital asegurado; mientras que en las tontines realmente se persigue, como han dicho algunos, mercantilists, un fin macabre, y en ellas existed el azar de sobrevivir a los demas socios Para poder gozar del patrimonio o rentas que les pertenecen. Es, por tanto, la muerte de uno o mis socios lo que sirve de base a la adquisici6n, por parte de los demis: del capital o las rentals que forman el patrimonio social.
En las compaffias de seguros sobre la vida-el'inter6s del asegurador estA en que el asegurado viva mucho tempo; porque asi percibe sus primes y no tiene que pagar el capital asegurado. En las sociedades tontines, por el contrario, el interns de los socios consisted en que muera uno o mAs de ellos Para poder gozar, como antes dijimos, del patrimonio de los premuertos. Es mis humana, PUCS, la sociedad de seguros, por cuyo motive las tontines han ido desapareciendo casi por complete, al extremo de que en la actualidad es muy raro encontrar alguna, no, existien8o entre nosotros tales sociedades.
Sociedades cooperatives. Tampoco estin incluidas entre las compafiias mercantile, sin duda torque no persiguen un fin de lucro ni una explotaci6n de bienes o capitals. S61o serin comerciales cuando se dediquen a actos de comercio extrafios a la mutualidad, como dice textualmente el articulo 124 del C6digo de comercio.
Realmente las sociedades cooperatives tienen por objeto obtener una ganancia, como en todos los casos en que los hombres se asocian, ya que ]a uni6n produce mayors facilidades Para la obtenci6n de los medics econ6micos necesarios a la vida humana; Pero esa ganancia o ese lucro que se proponent las sociedades que estudiamos, se obtienen de mantra distinct a. la empleada por las compaiiiarmercantiles propiamente dichas. Las cooperatives no arriesgan sus capitals en grades empress, que traen como consecuencia una ganancia a veces enorme, sino lo que procuran es conseguir los articulos de primer necesidad a precious mis; econ6micos: en una palabra, tienden a suprimir al comerciante, al intermediario, Para evitar los pagosde corriisiones y beneficios que dicho intermediario obtiene en ]a negociaci6n mercantile que emprende. A ese efcto, los socios':







69

de ]a cooperative contribuyen con su trabajo o su cr6dito y forman una sociedad que act6a con sus propios asociados.
Hay cuatro ti-jos distintos de sociedades cooperatives, a saber: la cooperative de consurno, la de cr6dito, la de producci6n y ]a de construction.
En ]a primer concurren various individuals, que a veces constituent un n6merct considerable de asociados, y que se interesan en suprimir el intermediario, es decir, el comerciante detallista. Por consiguiente la sociedad es la que sustituye a dich.6 comerciante; es la que se prove de todos los articulos de consurno y los vende al por menor entre los que forman ]a compam Ma. De mantra que s6lo Jos asociados tienen derecho a gozar de ese privilegio, ahorrindose los gastos o ganancias de los commerciantes y que tendrian que pagar o abonar si no pertenecieran a una sociedad de esa iffidole.
LA sociedad cooperative puede acordar ]a subida en los, precious, pero esa alza no debe nunca pasar de lo que costarian en el mercado los articulos de consurno, ni podria, en buena 16gica, alcanzar tampoco a ese precio, torque de otra mantra ge desnaturaliza -el prop6sito de los socios que constituent ]a sociedad. El objeto primordial de estas sociedades es ]a obtencio'n, por parte. de Jos socios, de mercaderias, objets de consurno, etc., a un precio mis bajo que el corriente.
Las cooperatives de cr6dito se caracterizan torque JOS' socios que las constituent tiene por fin la consecuci6n de cr6dito, g I arantizindolo con ]a responsabilidad collective de todos ellos. Sus principles operations consistent en descuentos, anticipos, pr6stamos a interns reducido, etc., pero enti6ndase que tales beneficios los reciben s6lo Jos que a esas compaiiias pertenecen y son responsible de las results de sus operations.
Las cooperatives de producci6n se asemejan a las de consumo, en el sentido de que su fin esencial es la supresi6n del intermediario, es decir, del Ilamado maestro o patron. Al reunirse Jos obreros para Ilevar a cabo una fabritaci6ri o un trabajo cualquiera, con I siguen un aumento en sus sueldos, journals o salarios ya que se ahorran lo que al intermediaries, en otros casos, corresponderia. Son log obreros los que directamente produce, Y se entienden con Jos mismos socios, sin necesidad de intermediario a1guno.
Quedan, por 61timo, ]as cooperatives de construction, ]as






70

.cuales persiguen el fin de evitar el pago de log alquileres a log duefios de las casas que habitat log que de la soci-edad forman parte. Por consiguiente las sociedades cooperatives de esta clase se encargan de construir casas, apelando al cr6dito en la mayoria de log casos, o al capital, si log socios lo poseen; y mis tarde venden esas casas a log asociados por un precio que s6lo tiene por objeto el resarcimiento de log gastos hechos en las construcciones o fabricaciones. De mantra que log socios, pdr una cuota minima anual, tienen casa en clone vivir sin pagar log alquileres, muchas veces elevados, que normalmente se abonan.,
Las sociedades cooperatives se diferencian de ]as mercantiles propiamente dichas en que el fin de 6stas es especular con terceras personas extrafias a la sociedad; en tanto que las cooperativas tienen por objeto facilitarse log socio*s entre si una ayuda, una econorma. La sociedad cooperative es, pues, una sociedad para. log socios.Socieda&s de seguros mutuos. Muchas personas que poseen casas o fincas, en vez de asegurarlas en una compaiiia de seguros a prima fija, que es siempre mercantile, y :rue tiende mis a su propio interns que aI de log mismos asegurados, se reunen por s! solos y constituent una sociedad para asegurar sus bienes propios contra incendios y debris riesgos. Esta es la sociedad de seguros mutuos.
EI fin principal de estas asociaciones es el de divider entre log socios log dafios causados en log bienes que se aseguran, de mantra que todos y cada uno de ellos son asegurados y aseguradores. Es por consiguiente la mutua garantia contra log dafios, lo que sirve para caracterizar estas sociedades, y desde este pun to de vista se diferencian de las compaiiias mercantile de seguros a prima fija, en ]as cuales el fin de log aseguradores es obten er una ganancia, un lucro.
Estas sociedades que estudiamos, al igual que todas las de Indole mercantile, constituent un ente collective con personalidad propia distinct de la de cada uno de log socios, cuyo numero puede variar, es decir, que pueden ser mAs o menos de log que primitivamente se asociaron. Por ese motive eI capital de estas sociedades es variable, ya que aumenta o disminuye segun suba o baje eI ndmero de socios que-las forman. Es por consi-









71

guiente ]a asociaci6n'de seguros mutuos una, sociedad de capital variable.
En cuanto a ]a responsabilidad de los administradores, los balance$, escrituias, etc., les son applicable ]as reglas de ]as companias anonimas, que estudiaremos oportunamente.
La administration de las 'sociedades de seguros mutuos esti encomendada a sus asociados, que son mandataries temporales y, por tanto, de caricter revocable.
El socio que ha perdido la'cosa asegurada deja de pertea la asociaci6n, precisamente torque ya no tiene objeto sobre el que pueda recaer el dafio que lo oblige a former parte de ]a asociaci6n; pero tiene, indudablemente, derecho a la indemnizaci6n correspon'diente, a la que deben contribuir proporcionalmente todos-los socios.
Se carac teriza la asociaci6n de seguros mutuos en que )a muert6 de uno o mAs de los socios no extingue ]a sociedad, como tampoco produce su disoluci6n la interdicci6n civil; pero el socio quebrado puede ser excluido de ella.


















SECTION SEGUNDA

DE LAS COMPARIAS COLECTIVAS

Articulo 125.-"La escritura* social de la --compa Ma, collective, deber6 expresar:
El nombre, apellido y domicilio de los socios.
La raz6u social.
El nombre y apellido de los sociosa quienes se encomiende la gesti6n de la conipailia, y el uso de la firma social.
El capital que cada, socio aporte en dinero efec-' tivo, cr6ditos o effects, con expresi6n del valor que se d6 a 6stos o de las bases sobre que haya de hacerse el aval-do.
La duraci6n de la compailia.
L as cantidades que en su caso se asignein a cada, socio gestor anualmente para sus gastos particulares.
Sepodrin tambi6n consigner en la escrituxa, todos los demAs pacts licitos y_ conditions especiales que los socios quieran establecer."

Este precepts fija Jos requisites sustanciales y necesarios, asi como Jos accessories que debe reunir la escritura de la sociedad collective. Sin embargo, veremos mAs adelante c6mo hay a1gunos de eso; requisites que, considerados como sustanciales por el legislator, no' son necesarios para ]a constituci6n de ]as compaiiias que estudiamos.
Primer requisito.-El nombre, apellido y domicilio de Jos socios., Este requisite no es privativo de ]as sociedades colectivas,,sino que es com6n a todas ]as compaiiias mercantile.








74

Segundo requisito:-La raz6n social de Ia compaiiia. Es un requisite sustancial, torque como Ia sociedad ha de former
ma persona distinct de Ia de cada uno de los socios que Ia componen, es necesario darle un nombre para que se Ia pueda distinguir. Adernis, necesita una denominaci6n propia para Ia inscripci6n en el Registro mercantil y para que pueda diferenciarse de las demAs compaiiias colectivas que se constituyah. No es Ia raz6n social A nombre commercial, c mo algunos han credo. La diferencia seri explicada mis adela'nte al comentar el ardculo 126 de este C6digo.
Tercer requisito- El nombre y apellido de los socios a quienes se encomienda Ia. gesti6n de Ia compaiiia y el uso de Ia firma social. Este requisite no es necesario ni sustancial, porque los socios podian no haber determined qui6n o qui6nes entre ellos seria o serial -los encargados de Ia administration de Ia sociedad y de Ia gesti6n de los asuntos de Ia misma, asi como del uso de Ia firma social. En ese caso todos los socios se consideration como administrators, a tenor de lo dispuesto en el articulo 129 de este C6digo.
Concuerda con esta doctrine, Ia establecida en Ia legislaci6n civil, como veremos mis adelante al tratar del citado articulo 129 de nuestro C6digo de comercio.
Es necesario que se sepa qui6n o qui6nes son los que estAn facultados para.obligar Ia compaiiia, y por ese motive exige el Ilegislador mercantile que se determined los nombres de los gestures. Cuando no se determinant por los mismos socios en Ia escritura.de constituci6n de Ia compaiiia, entonces Ia ley se encarga de ello.
I
Hay quien opina que el uso de Ia firma social no es una consecuencia de Ia gesti6n, sino que el socio gerente necesita, ademAs de Ia autorizaci6n para administrator los asuntos de Ia compaiiia, una licencia especial para hacer uso de Ia, firma social. Pero nosotros creemos que tal doctrine es err6nea, torque no se concise que una persona pueda administrator y que, en cambio, no est6,facultado para firmer. Por lo tanto, opinamos que el-que esti facultado para administrator los asuntos de Ia sociedad, tambi6n lo esti para hacer Uso, legalmente, de Ia firma social. I
Cuarto requisito:-El capital que a Ia sociedad se debe









75

aportar. Este requisite no es siempre necesario en ]as compaffias, torque no obstante parecer natural que cada socio 'aporte un; capital, puede alguno, sin embargo, aportar s6lo su industrial. Esto es perfectamenfe licito y legal, pesto que el C6digo admite en las. sociedades rn mercantile el Ilamado "socio industrial",, que no aporta sino su industrial implemented. I
Quinto requisito:-La duraci6n de la sociedad. No es necesario ni sustancial este requisite en la escritura de constituci6rL de la compafiia, torque si no se ha fijado plazo que determine la duraci6n de la sociedad, entonces el C6digo ]a consider. constituida por un t6rmino indefinido. Adernis, dispose el C6digo civil en sus articulos 1,700, 1,705, 1,706 y,1,707 que los. socios pueden separarse de ]a sociedad siempre que su separaci6n no sea intempestiva ni dolosa. Puede ser tambi6n que la' compaiiia se haya constituido con el objeto de fabricar y vender determined n6mero de objets, por ejemplo, en cuyo caso, la sociedad durari todo el tempo necesario para el objeto por que fu6 constituida. Como ese tempo no se puede determiner a priori, tampoco se debe exigir a los socios que hagan co-star. en la escritura el t6rmino de duraci6n de la sociedad.
Sexto requisito:-Las cantidades que en su caso se asignen
cada socio gestor para sus astos particulars. Este requisite. del C6digo se basa en la realidad de las cosas y parece natural. y 16gico que asi sea, y que, por tanto, figure como uno de los pacts de la escritura social. Claro esti que esas cantidades que se asignan los socios para tomarlas peri6dicamente, se entiende que son un adelanto o anticipo de utilidades, que les serin, desde luego, Aescontadas al hacerse la liquidaci6n de -]a compafiia o al practiicar los balances anuales o cuando procedan.
Hasta ahora el legislator mercantil ha tratado de los requisitos fundamentals o esenciales de ]a escritura de onstituci6n de la's compaiiias colectivas, aunque algunos Ae ellos no, son realmente fundamentals ni esenciales. Despu6s, en el filt.irno inciso del articulo que anotamos, se agrega que podrin, ade-. rnis, establecerse todos los. pacts que Jos socios tengan por. convenience, siempre que sean licitos. El legislator espafiol no podia haber previsto todos los pacts que los socios de una de, terminada sociedad mercantile, podrian convenir en sus escrituras socials; por cuyo motive, despu6s de enumeraT Ics esenciales, expose una formula general, siempre dentro, de ]a esfera de









76
lo licito y honest, como se establece en el articulo H 7 del propio C6digo de comercio.

Articulo 126.-"La compaRia, collective habrd de girar bajo el nombre de todos su socios, de a1guilo de ellos o de uno solo, debi6ndose afiadir en estos dos -61timos casos, al nombre o nombres que se expresen, las palabras "y compaffia".
'Este nombre colectivo constituirA la raz6n o firma social, en la que no podrd incluirse nunca el nombre de persona que no pertenezea de presented a la compaiiia. .
Los que, no perterleciendo a la. compaRia, incluyen su nombre en la raz6n social, quedarain suietos a responsabilidad solidaria.,sin perjuicio de la penal si a ella, hubiere lugar."
Este precepts fija o determine la mantra de former la Ramada raz6n social de las compaiiias colectivas, es decir, el; hombre de ellas, nombre que ha de server para tonocerla y-distinguirla de las demis. Dice el precepts que anotamos que hay tres maneras distintas de former la raz6n social, a saber: primera, con el nombre de todos los socios; segunda, con el nombre de algunos de ellos; y tercera, con el nombre de uno solo, y en estos dos (iltimos casos es necesario agregar las palabras "y compaiiia". Adernis, no se puede incluir en la raz6n social el nombre de persona que de presented no pertenezea a la compa. iiia, torque pudiera de otro modo ocasionarse perjuicio a un tercero. El que tal haga esti obligado a indemnizar al tercero que haya contratado con el usurpador, sin perjuicio de la responsa.bilidad criminal en que pueda incurrir por el delito de usurpaci6n. (1)
No hay que conf ndir la raz6n social con el nombre comercial, cosas 6stas ue son fundamentalmente muy distintas. La raz6n social es la. denominaci6n de la compaiiia, lo que pudi6ramos flamar el nombre propio de la sociedad, y debe formarse necesariamente con los apellidos de todos o de algunos de los socios que la constituyan, con el aditamento de "y compaiiia", en

(1) CMigo Penal, Artfeulo 342.









77

los casos en que asi lo exige el legislator. El nombre commercial,
-por eI contrario, no es otra cosa que la denominaci6n del establecimiento; lo cual en nada puede influir sobre la raz6n social, ya que en donde quiera que haya un estableciriiiento puede haber un nombre commercial y no raz6n social, torque los comerciantes particulars, quie no tienen raz6n social, pueden tener, sin embargo, establecimientos mercantile con nombre comer.cial.
El nombre commercial es, pues, ]a denominaci6n bajo la
-cual se da a concern al p iblico un establecimiento agricola, fabril o mercantile; sin que dicha denominaci6n sea la firma social, en la cual s6lo puede utilizarse ]a raz6n social y no, otra cosa.
Adernis, el nombre commercial puede existir en un estableIcimiento de comercio perteneciente a un solo individuo, en tanto que ]a raz6n social exige, como es natural, la existence de una compafiia, de un ente collective, sin que ello se oponga a que dicho ente collective posea un estabIecimiento y tengal por tanto, nombre commercial.

Arti6ulo 127. "Todos los socios que former la compaffia colectiva, gean o no gestures de la misma, estardn obligados personal v solidariamente, con todos sus bienes, a las results de las operations que se hagan a nombre y por cuenta de la compaiiia, bajo la. firma de 6sta y por persona autorizada para usarla.

Seg6n este articulo, paia que resulted obligado el patrimonio social y el privativo de cada uno de los socios, por las operaciones que realize el gerente o los gerentes de las compaffias colectivas, se exigen. cuatro requisites simultaneous, es decir, que uno de ell6s no basta para.obligar, sino que es necesaria la concurrencia de todos al mismo tempo.
Poco interest al C6digo que los socios que administran Sean o no gestures, torque ]a characteristic de ]a sociedad colectiva, es, seg6n hemos expuesto en'otra oportunidad, la resPonsabilidad ilimitada y solidaria de tct*los los socios que la. forman.
Los cuatro requisites a que nos hemos referido y que men.4 ciona el l6gislador en el articulo anotado son:








78

I o.-Las operations deben hacerse en nombre de la sociedad;
2o.-Dichas operations deben hacerse por cuenta de la compaiiia;
3o.-Que se hagan bajo la firma social; y
4o.-Que la persona que haga uso de la firma social est-6 autorizada all ef cto para ello.
He ahi'los cuatro requisites necesarios que ban de concurrir en todo contract que celebre con un tercero el socio gestor, 0 los gerentes, en el caso de que la gesti6n est6 en manos a varios o de todos los miembros de la compaiiia. I
Este articulo se, complete con el 128 que pasamos a estudiar a continuation.

Articulo 128.-"LLos socios no autorizados debidainente para usar de la firma social, no obligarain con sus actos Y contracts a la compaiiia, aunque los ejecuten a nombre de 6sta y bajo su firma.
La responsabilidad de tales actos en el orden civil o penal, recaer6 exclusivamente sobre sus autores.
Este articulo no es mis que una confirmaci6n de la regla contenida en el 127.
En el C6digo civil existed un precepts que 'establece una diferencia entre la legislaci6n mercantile y la civil. Ese precepts estA conte nido en el articulo 1694, que dice asi:
En el caso de haberse estipulado- que los socios administradores no hayan de funcionar los unos sin el consentimiento de los otros, se necesita el concurs de todos para la validez de los actos, sin que pueda alegarse la ausencia o imposibilidad de alguno de ellos, sal o si hubiere peligro inminente de un dafio grave e irreparable para la sociedad."
Como se ve, es requisite esencial en las sociedades civiles administradas por mAs de una persona, y siempre que medie pacto de que las operations que se realicen han de ser aprobadas por todas, el consentimiento de las nombradas administradoras. Esto puede pasar 16gicamente tratAndose de una sociedad civil, pero no si 6sta es m6rcantil, torque la indole propia cle los as.untos de comercio exige mayor rapidez en las operacio-







79

-nes que se realizan. En Ia sociedad mercantile no se necesita ese ,acuerdo a que se refiere el citado articulo 1694 del C6digo civil, sino que basta que se reunan los cuatro requisites enumerados por el legislator commercial en el articulo 127 de nuestro C6digo de comercio, es decir, que basta que el socio o socios obren a nombre de Ia sociedad, por cuenta de Ia misma, bajo Ia firma social y con Ia -debida autorizaci6n para hacer uso de .ella.
La responsabilidad que contraiga el socio no -autorizado para usar Ia firma social, tiene un doble caricter, se0n A articulo 128, que anotamos, a saber: responsabilidad civil que consiste en una indemnizaci6n, y responsabilidad criminal por su ,dolo.
La responsabilidad que determine este articulo'no tiene aplicaci6n al socio gestor que no ha cumplido las disposiciones del artipulo 119, ya estudiado oportunamente sino que Ia sanci6n applicable serA Ia que determine el 120.

Articulo 129.-"Si la administraci6n de las compaMas colectivas no se hubier e limitado por un acto especial a a1guno de los soeios, todos tendrdn Ia facultad de concurrir a Ia direcei6n y manejo de los ne,gocios communes, y los socios Presentes se pondr kn de acuerdo para todo contract u obligaci'n que interest a Ia sociedad."
Este precepts se refiere al caso de que todos los socios sean administrators, y en este punto no existed diferencia aIguna entre el derecho mercantile y Ia legislaci6n civil, pesto que sta contiene ]a misma doctrine en el inciso lo. del articulo 1,695 del C6digo civil, que esti expresado en esta forma.
"C.uando no se haya estipulado el modo de administrator, se observant ]as reglas siguientes:
"Ia.-Todos los sc;cios se consideration apoderados, y lo que cualquiera de ellos hiciere por si solo, obligari a Ia sociedad, etc."
Por lo expuesto se deduce que cada socio, en relaci6n con los demAs, es un simple mandatario, y todas ]as operations 3r negociaciones que fleve a cabo producing el effect de obligar a la sociedad.







80

En este articulo presupone el legislator que alguno de los, socios, adr.oinistrador, desde luego, estfi ausente, y en ese caso la ausencia no es 6bstficulo a que los socios continent desempefiando las functions de administrators. Puede darse el caso, y no, es raro, de que se convoque a junta a todos los socios, y que estos tomen un acuerdo determined, por ejemplo, el prohibit al gerente de la sociedad o a sus administrators en general, la realizaci6n de ciertas operations de comercio; si los administrators, a pesar de la -prohibici6n, las realizan, el acto seri perfectamente vilido para e-I tercero con quien contrat6, es decir,,Ia infracci6n cometida por el gerente o los administrators queda encerrada. dentro de los limits de la sociedad, la cual debe ser responsible a las terceras personas con quienes se haya celebrado el contract prohibido; y decimos que la sociedad responded a los terceros, por, que en ese contract concurrent los cuatro requisites que enumera el articulo 127 de este C6digo.
Nos parece rational que en este caso el legislator haya preferido el perjuicio social que el del tercero a terceros, torque, 46stos no estAn obligados a saber, a menos que conste del Registro mercantile, lo acordado por los socios, ni obligados tampoco a pedir que se le exhiban los.acuerdos de la sociedad a lo cual no tienen derecho.
Pero desde el punto de vista de los socios entre si, el que haya obrado de ese modo a que nos referimos, contraviniendo k. una orden de la sociedad, tiene su sahci6n que expresamente le impose el legislator mercantile, cuya sanci6n consisted en la responsabilidad a que queda sujeto el socio culpable por los dafios que ocasionare a la sociedad.
La misma doctrine tiene aplicaci6n a' caso de que se tome un acuerdo sin que est6n presents todos los socios que administran, es decir, que la operaci6n realizada mediate el acuerdo tomato en la junta, no perjudicar6. a terceras personas, pero si se acarrean perjuicios a los socios no presents, la sociedad esti obligada a resarcirle por los perjuicios individuals que se le hayan ocasionado.
Adernis de la sanci6n que determine el articulo 130, puede pedirse, con-respecto al socio que en ella haya incurrido, ]a Tescisi6n del contract, sin que por tal motive se disuelva ]a sociedad, como veremos oportunamente al estudiar esta material.
Hemos dicho que ]a sanci6n que se impose al sbcio que sien-







81

do administrator haya violado el acuerdo tomato por todos lot
'e- istran o con'traviniendo a la oposici6n de uno de los administrators, esii determined en el articulo siguiente, o sea el 130, que dice asi:

Articulo 130.-"Contra la voluiatad de uno de. los socios administrators que expresamente la manifieste, no debera' c'ontraerse ninguna obligaci6n nue-va; pero si, no obstante, Ilegare a contraerse, nose anulard por esta raz6u, y surtird sus effects, sin per-, JUICIO-de que el socio o socios que la contrajesen respondan a la masa social del quebranto que ocasiona-ren

Artfculo 131.-"Habiendo socios especiahnente encargados de la administration, los deinds ho. podrdn contrarian ini entorpecer las gestiones de aque-llos ni impedir sus effects".

Parece l6gico que los socios que no administran los intereses7 de la sociedad no interrumpan a los administrators de ]a misma en las gestiones propias de sus cargos, torque apart los graves perjuicios que se pueden ocasionar a la compaiiia, resultaria. ineficaz el pacto social que confiriera expresamente la administraci6n de los asuntos socials a determinados socios. Y desde el moment en que uno o various de 6stos estAn facultados para administrar, no deben los debris impedirles ni entorpecerles, en las. gestiones propias de su cargo, como antes se dijo; y en tal concepto, este articulo que anotamos establece la independence necesaria'a los socios- administrators para poder desempefiar ampliamente y siempre dentro de los limits del mandate las funciones que les estin encomendadas, evitindose la ingerencia de los debris, tan peligro.sa a-veces para la buena march de los negocios socials.
El precepts de este articulo, no obstante todo lo expuesto,. no debe en ciertos casos cumplirse al pie de la letra, como por ejemplo, cuando el socio.o los socios administrators no cumplen debidamente los deberes de s u cargo o se exceden, en el desempefio del mismo, de los limits del mandate conferido por los dema's, torque no seria l6gico, que los debris companheros..







-82
permanecieran inactivos, precisamente para cumplir lo dispuesto en el articulo anotado, mientras el administrator 6 los administradores malbaratan y dilapidan el patrimonio social y los intereses communes, con grave dafio econ6mico y quizi hasta profesional para los asociados.
Ademis, el articulo 132, como verem6s mis adelante, faculta a los socios para pedir al Juez mediate la tramitaci6n ordenada en los articulos 2,123 al 2,126 de la ley de Enjuiciamento civil, el noffibramient6 de un coadministrador, pero siempre que de la gesti6n del Ilamado a administrator, se haya derivado perjuicio manifesto a la masa com6n. Y, por 61finio, los demis socios pueden pedir y obtener ]a rescisi6n del contiato de compaiiia en cuanto al socio gestor que ha incumplido las estipulaciones del pacto social, como veremos al hacer el studio de esta material. ( I )

Articulo 132.-11 Cuando la facultad privative de a(lininistrar y de usar de la firma de la compaRia, haya sido conferida en condici6n expresadel contract social, no so podrA privar de ella al. que Ift obtuvo; pero si este usare mal de dicha facultad, y de sit gesti611 resultdre perjuicio manifi esto a la masa. coffin, podrdn los (lemAs socios noinbrar de entre ellos un coadministrador que intervenga en todas las operations, o promover la rescisi6n del contract ante el jnez o TribvPal competence, quo deberA deelararla si se probate aqpel peijuicio."

Este articulo comprende dos extremes de gran importancia: el primer se refiere a ]a facultad de administrator y de usar de la firma social como condici6n express del contract de compaiiia; y segundo, el nombramiento de un coadministrador para el caso de que el gerente haga mal uso de las facultades y a tribuciones que, como administrator y gestor de la compania, le conference los demAs socios, 0 la ley, en defect de pacto expreso.
Trataremos separadamente de los dos, extremes que comprende el articulo que anotarnos.

(1) Wase el artfeulo 218 del Cddlgo de comercio.








83

Dice, el C 6digo en el referido articulo que cuando la facultad privative. de administrator y de hacer uso de la firma so-cial haya sido conferida, como condici6n express del contract. social, no se podrA privar de ella a] que la obtuvo. Y mAs tar-de agre-ga el propio articulo que en el caso de que el administrador haga mal empleo de sus facultades, se podri pedir el nombramiento de un coadministrador o la rescisi6n del contract. En primer t6rmino es necesario tener en cuenta que la frase -condici6n express del contract social", significant que el nombramiento del socio administrator ha sido ]a causa determinate de la constituci6n del contract de compaiiia. A, por ejemplo, que., tiene gran confianza en la honradez y en ]a solvencia de H, entra a former parte de la sociedad en. uni6n de various individual os, con la condici6n de que ese H sea nombrado administrator. De modo que el nombramie'nto de ese sujeto es la causa determinanfe de ]a constituci6n de ]a compaiiia, a] extreme que si no seconfiere el nombramiento de gerente en.la persona de H, el socio A no formari parte de ]a compaiiia. Pero en el caso de queel mencionado H no pueda administrator, torque se incapacity,. torque muera o torque su administration no satisfaga a los demis socios, se puede pedir la disoluci6n de la sociedad y no ]a. rescisi6n, como err6neamente dice el C6digo en el articulo que anotamos, torque 6sta no Ileva consigo el fin de la compafifa. Por lo expuesto, ficil es comprender que el articulo que comentamos debe estar redactado en estos t6rminos: "o pedir la disoluci6n del contract de.compafiia ante el juez o Tribunal competente, etc."
A esta regla hay una excepci6n que consisted en el pacto, establecido por los socios, cuyo pacto determine que si por cualquier circunstancia el socio administrator no puede ejercer las functions de tal, lo harA otro u otros.
Veamos ahora el segundo extreme que comprende el ar- ticulo que est diamos.
Dice el legislator en ese precepts que cuando el socio administrador no hiciere uso correct de las facultades que le han; sido conferidas, pueden los socios pedir que se le nombre un coadministrador. Toda esta material esti regulada por- la ley de Enjuiciamiento civil en sus articulos 2,123, 2j,24;, 2,125 y 2,126, que a continuaci6n insertamos en estos'. comentarios.









84

Articulo 2,123.-"En el caso a que se refiere el articulo
32 del C6digo, los socios que creyeren que el encargado de administrar y de Ilevar la firma usa mal de estas facultades, y qui-sieren nombrarle un coadministrador, presentarAn escrito al juez
_pidiendo se reciba informaci6n sobre el particular; y acreditado A mal uso que su -consocio hiciere de dichas facultades, que se
-nombre coadministrador la persona que designed. Del anterior escrito se acompaiiari copia, la que seri entregada al socio administratorr en el acto de la citaci6n".
Articulo 2,124.-"El socio administrator podri hacer en los mismos autos la contrainformaci6n que juzgue procedente, 'y presenter los documents que acrediten su buena gesti6n co-mercial".
Articulo 2,125.-"Practicada la informaci6n n informaCiones, el juez oiri a los interesados en una comparecencia, y seg6n los resultados de estas actuaciones dictarA auto acordando baber o no lugar al nombramiento de coadministrador".
Articulo 2,126.-"Si se acordan haber lugar a dicho nombramiento, ID hari el juez a favor de la persona designada por Ios socios que lo hubieren solicitado. Si el socio administrator .alegare fundados motives de. oposici6n a la persona propuesta, Ise citari a los interesados a nueva comparecencia, y no poni6ndose en ella de acuerdo, recaerA el nombramiento en otra per..sona nuevamente designada por los mismos socios".
Este es un procedimiento sumarfsimo, tan sumarisimo que
no tiene el'trimite comdn a todos los juicios, o sea, el de contes-taci6n. De todas maneras, result ser un acto de jurisdicci6n voluntaria y no contenciosa, por cuyo motico parece justificada la inexistencia de ese trimite de contestaci6n a que nos hemos re-ferido.

Articulo 133.-I'En las compailias'colectivas, to-dos los socios, adininistren o no, tendrAn derecho a ,exarninar el estado de la adnunistraei6n y de la contabilidad, y a hacer, con arreglo a los pacts consignados en la escritura de la Sociedad o las disposiciones generals de derecho, las reelamaciones qae cre,yeren conveniences al interns coffin.",
A nuestro juicio, este precepts es l6gico, torque siendo









85

la compaiiia. collective una sociedad de responsabilidad ilimitada y solidaria de los socios que la formanparece nattiral que 6stos tengan derecho a examiner los libros y documents de la. sociedad, para darse cuenta de la march y manejo de los negocios y poder evitar, en' lo possible, cualquier fracas que podria sobrevenir. Apart de 10 expuesto, los socios colectivos, por regla general, son todos administrators de la sociedad o .tienen participaci6n mAs o menos direct en su administration; por cuyo motico result una necesidad el que se les permit examinar los libros y documents que se refieren a los asuntos sociales.
El articulo 2,127 de nuestra Ley de Enjuiciamiento civil dispose que cualquiera de los socios que quiera usar del derecho que le concede el articulo del C6digo de comercio que anotamos, o sea el 133, si no lo consintiera el administrator, podii acudir por medio de un escrito al juez, y est:6 ordinarily que en el acto se le pongan de manifesto los libros y los documents que quiera examiner, y si el administrator se resistiere a exhibirlos, el juez acordari las providencias que sean necesarias para conseguir la exhibici6n.
En las compafiias en comandita los comanditarios s6lo pueden hacer uso de ese derecho cuando se practique el balance general, como se veri en su oportunidad correspondent, M
Con respect a las colectivas se tendri por nulo el pacto que acuerde que los socios no podrin examiner en todo tempo los libros y documents de la sociedad; torque de otra mantra. se faltaria a la disposici6n que comentamos, que es preceptive.
Seg6n el incigo 5o. del articulo 496 de la ley de Enjuiciarniento civil, todo juicio podri prepararse pidiendo un socio o comunero la presentaci6n de los documents y cuentas de la sociedad o comunidad,. al consocio o conduefio que los tenga en su poder en los casos en que proceed con arreglo a derecho.
Seg6n ef articulo 150 del C6digo de comercio, los socios comanditarios, como expusimos anteriormente, no podrin examinar el estado y situaci6n 'de la administration social, sino en ]as 6pocas y bajo las penas prescritas en el contract de constituci6n o sus adicionales; y si el contract no contuviese tal prescripci6n, se comunicari, necesariamente a Jos socios comandita(1) Wase el artIculo 150 del CMigo do comerelo.









86

rios el balance de la sociedad a fin de afio, poni6ndosele de manifiesto durante un plazo, que no podri bajar de quince dias, Jos antecedents y documents precisos para comprobarlo y juzgar de ]as operations.
El articulo 158 del propio C6digo de comercio establece que los socios o accionistas de las compafiias an6nimas no podrin examiner la administration social ni hacer investigation alguna respecto a ella, sino en ]as 6pocas y en las forms que prescriban sus estatutos y reglamentos.
Por los precepts copiados pueAe verse:
lo.-Que los socios cblectivos tienen derecho a examiner la administration social cuando lo estimen convenience; y
2o.-Que los socios comanditarios y los a:ccionistas s6lo pueden, hacerlo en las 6pocas convenidas, o en la oportunidad que determinant los articulos 150 y 158 quehemos inclufdo en este comentario.
Ahora bien, si un socio comanditario o un accionista se propone establecer una reclamaci6n contra ]a compafiia a que pertenece,'Puede, seg6n nuestro engender, pedir en cualquier momento ]a exbibici6n de los libros y documents, vali6ndose para ello, no del procedimiento del articulo 2,12 7 de la ley de Enjuiciamiento civil (por ser este applicable s6lo i los casos a.que se refieren los articulos 133, 150 y 158 del C6digo de cornercio), sino el que le ofrece el inciso 5o. del articulo 496 y siguientes de la propia ley de Enjuiciamiento, reference a las diligencias preliminaries; a toda clase de juicios.

Artfeulo 134.-I'Las negodaciones hechas por los socios en nombre propio y on sus condos parficula7 res, no se mhunicardn a la compania, m la constituirdn en responsabilidad a1guna, siendo de la clase de aquellas que los socios puedan hacer licitamente por su eueiata y riesgo."

Este articulo quiere decir que los socios no pueden en su nombre y con capital propio dedicarse a los negocios son objeto de la compaiiia a que pertenecen. A todos los debris sif puede n dedicarse, a menos que en la escritura social se les haya expresamente prohibido. Y decimos que los socios no pueden








87

negociar por si solos y con patrimonio propio todo aquello que, sea objeto de la sociedad, torque de esa mantra podrian perjudicarse los interests communes en beneficio e inti .r6s particular de uno o de various de, los socios.
De mantra que el socio pe'rteneciente a una sociedad que se dedica a la compra y venta de viveres, no puede por sf solo dedicarse con su capital'propio al mismo negocio de v'veres, torque podria darse el caso de que habiendo un negocio de esa. indole que resultara ventajoso Para la compaiiia, no le dedicara el socio toda su actividad en beneficio de la sociedad, sino'que lo hiciera suyo.
Puede ocurrir que, un socio. agent o comisionista en viveres, tabacos o cualquiera 6tro trifico mercantile, forme, una sociedad con otros Para ]a venta al por menor de esas mercancias, surninistrindolas al establecimiento de ]a misma casa o fibrica de que es agent o comisionista. De este modo no se falta al articulo que comentamos, torque las vents que en comisi6n realiza no son de la misma indole que las al por menor a que la sociedad s6 dedica, aunque la clase de m'ercancias sea id6ntica en ambos casos.

Artfculo 135.-"No podrAn los socios aplicar los foudos de la compaffia, ni usar de la f rma socialfpara ilegocios por cuenta propia; y !en el, caso de hacerlo, perderAn en beneficio de la compai-ia la parte de ganancias que, en la operaci6n u operations bechas de este modo, les pueda, corresponded, y podrA haber lugar a la rescisi6n del contract social en cuanto .a 'ellos sin perjuicio del reintegro -de los condos de que hubieren heelio uso, y de indeamizar adernn's a la sociedad de todos los dafios y perjuicios que se le huI)ieren seguido."

Cuando los socios intervengan en negociaciones propias Para las cuales emplean el fondo com6n de la compaiiia, serin Para 6sta. las ganancias que se obtengan, pesto que de ella proviene el capital que se ha'invertido o empleado en el negocio. Adernits, pueden los otros socios pedir la rescisi6n del contract por haber uno o various de ellos faltado a la fe, porque.a ello los






88

autoriza el inciso I o. del Articulo 2 18 del C6digo de cornercio, que seri estudiado oportunamente. M

Articulo 136.-IIEn las sociedades colectivas que u o tengan g6nero de comercio determined, no podrin sus individuals ha cer operations por cuenta propia. sin que precede conseritimiento de la sociedad, la cual no podrd negaido sin acreditar que de eho le result un perjuicio efectivo o manifesto.
Los socios que contraverigau a esta disPosiC10117 aportardu al acervo coffin el berieficio que les resulte de estas operations y sufrirAn i-ndividualmente las p6rdidas si las hubiere".
Articulo 137.-I'Si la compaRia hubiere determinado en su contract de constituci6n el g6nero de comercio en que haya de ocuparse, los socios podrdu hacer heitamente por su cuenta toda operation mereantil que les acomode, con tal que no pertenezea a I a especie de negocios a que se dedique la compailia de que fueren socios, a no existir pacto eseiricial en contrario".

El primer de los dos articulos que antecedent esti redaetado para el caso en que ]a sociedad no haya determined el g6nero de' negociaciones a que va a dedicar su actividad, lo cual parece inverosimil, ya que no se concise que' la gesti6n social sea de tal naturaleza que abarque por sif sola todo g6nero de cornercio. No obstante, tenernos que seguir la regla establecida por el legislator en el citado articulo 136, el que por otra parte permit que los socios hagan operations por su cuenta cuando han obtenido el correspondent consentirniento de la sociedad, la cual, seOn dicho articulo, no podri negarlo sin acreditar que de ello le result un perjuicio efectivo y manifesto.
Ahbra bien, si los socios contravini'sen a esta disposici6n que les impede. hacer operations por cuenta propia, deberin aportar al acervo corn6n el beneficio que les resulted de esas ope(1) Artfculo 218.-"Habrd lugar a la rescls!6n partial del eckntrato de compahla mercantile collective o en comandita, por cualquiera de los motives siguientes: lo.-Por usar un socio de los capitals communes y de ]a firma social para negocios por cuenta propia".








89

Taciones y sufririn individualmente las p4rdidas, si las hubiere. No es 6sta la imica sanci6n que a los'socios impose el legislator mercantile, pues el n6mero 5o. del articulo 218 del C6digo, establece, que habri lugar a M rescisi6n partial del contract de la dompaiiia mercantile collective o en comandita, por ejercitar un socio p6r su cuenta operations de comercio que no sean Iicitas con arreglo a las prescripciones de los articulos 136, 13 7 y 138.
Dos sanctions, pues, establece el legislator, lo cual ha hecho surgir el problema de si ]a sociedad tiene el derecho de aplicar ambas o una sola de elIas. Sin entrar a estudiar profundamente esta cuesti6n, opinamos que el derecho que a la sociedad compete es de caricter alternative, torque ella ganaria doblesnente arrojando de su seno al socio culpable y quedindose con ]as utilidades que a 6ste correspondieron como resultado de las operations realizadas por cuenta propia. La sociedad, puede, por tanto,,dejar en su seno al socio culpable reteniendo o percibiendo las utilidades o ganancias por 61 obtenidas en las operaciones verificadas por cuenta propia, o pedir la rescisi6n del, contract con Ia correspondent indemnizaci6n de dafios y perjuiclos.
El articulo 137 se refer e a] caso de que la sociedad baya determined el g4nero de operations a que se dedica. Aqui en realidad no hay dificultades, torque el socio, no dedicindose a verificar por cuenta propia operations anilogas a ]as de la razon social, no puede en mantra alguna ocasionar perjuicios a ]a sociedad.
EI socio, por consiguiente, puede dedicar su actividad a o1ro trifico distinct al de la sociedad a que pertenece, y Ias utilidades que obtenga o las p6rdidas que sufra serin todas de su cuenta.
No obstante esta doctrine, el socio, dedicindose a operaciones por cuenta propia puede, en el future, perjudicar a la compaiiia, sobre todo si entra a former parte de otra sociedad en concept de socio collective, cuya responsabilidad es, como sabemos, ilimitada.

Articulo 138.-"El socio industrial no podra ocuparse en negociaciones de species alguna, salvo si la Cornpaffia, se lo permitiere expresarnente; y en caso de


4








90

verificarlo, quedar6 al arbitrio de los socios capitalistas excluirlo -de la compaffia privdndole de los beneflcios que le correspondent en ella, o aprovecharse de los que hubiere obtenido contraviniendo a esta disposici6n.

Este articulo se refiere al socio industrial o de industrial
establece adernis una prohibici6n en cuanto a los negocios a. que podria dedicarse si no tuviera el caricter a que nos referimos; pero, seg6n el citado articulo, los socios capitalists pueden permitirselo expresamente;, mas si asi no lo hacen y el socio, industrial contravene al precepts que anotamos, aqu6IIos estin en su derecho excluy6ndola de la compafiia y privindolo de los beneficios o utilidades que le correspondent en ]a misma.
AdemAs del socio industrial propiamente dicho encontramos en el derecho mercantile el Ilamado dependentn" que participa de las utilidades. Entre el. uno y el otro existed una gran diferencia, ya que el socio industrial propiamente dicho puede, seg6n el articulo 14 1, participar, en las p6rdidas iociales, si asi se ha pactado; mientras que el dependent que percibe utilidades de ]a sociedad no tomari parte en las p6rdidas que aqu6Ila pueda experimental. En tal concept, si se pactara que el dependent, a que nos referimos deberi contribuir en las p6rdidas socials, dejaria de ser dependent para convertirse en socio industrial.
Seg6n el articulo 1,683 del C6digo civil, el socio industrial debe a la sociedad ]as ganancias que durante ella haya obtenido en el ramo de industrial que sirve de objeto a ]a misma.

Articulo 139.-"En las compaiiias colectivas o en comandita ningfin socio podrd separar o distraer del acervo eQmdn mds cantidad que ]a etesigilada a cada uno para sus* gastos particulars; y si lo hiciere podrA. ser compelido a su reintegro como si no hubiese completado la porci6n del capital que so oblige a,.poner en la sociedad."

Esta disposici6n que se complete con los articulos 170 y 171 del C6digo, la hemos encontrado antes de ahora al estudiar el articulo 125 al tratar de los requisites que deben con-






91

currir en toda escritura de sociedad collective. Es l6gico que si uno de los socios toma de la masa com6n una cantidad mayor que la asignada para sus gastos particulars, la diferencia se impute a lo que 61 haya aportado, y quedari en Ja misma situaci6n del que promote aportar un capital y luego entrega solamente una parte de 61.
El inciso 4o. del articulo 218 del C6digoestablece que habri lugar a la rescisi6n partial del contract de compaiiia mercantil collective. o en comandita, cuando el socio deje de poner en la caja com6n' el capital que estipul6 en el contract de socie.dad, despu6s de haber sido requerido para verificarlo.
Este principio esti dictado con el fin de mantener la integridad del capital, y mantenido por el legislator civil en su articulo 1,682, por virtue del cual, el socio morose o deudor queda. tambi6n obligado al pago de los interests, sin p6rjuicio, adernis, de indemnizar a los otros socios de los dafios que haya ocasionado.

Articulo 140.-"No habikidose deteiminado en el. contract de compahia la parte correspondent a eada socio en las ganancias, se dividirAn 6stas a prorrata de la porei6n de interns que eada cual tuviere en la Compaffia, figurando en la distribuci6n los socios industriales, Si los bubiere, en la elase del socio capitalista de menor participaci6n."

Ya hemos ditho anteriormente, al estudiar los articulos iniciAles de esta material, que en lo reference a las reglas por que ha de regirse ]a sociedad mercantile hay que atenerse en primer t6rmino, a los pact os que los socios hayan establecido en ]a escritura de constituci6n de la compafiia. De donde result que ellOs pueden estipular ]a mantra y forma, asi' como la cuantia o tanto por ciento que han de percibir en ]as utilidades y contribuir en las p6rdidas socials, siempre que sus estipulaciones o convenios sean licito y honestos. En tal concept, no se permitiri ]a cliusula por virtue de la cuaI un socio quede excluido de tomar parte en ]as utilidades y est6, sin embargo, obligado a ser Participe en las p6rdidai. La sociedad seria leonine, ya que s6io en lo prejudicial participate el socio qtfe se encuentra en esas conditions.






92

Puede darse el caso, muy raro por cierto, de que los socios no hubiesen acordado la parte de ganancias o utilidades que tomarian en los negocios de la socieclad; y en este caso el legislator, previsor, ha determined ]as reglas de distribuci6n, como puede verse por el presented articulo.
Este articulo, sin embargo, no ha sido aceptado por los partidarios del socialism, aunque para el derecho tal disposici6n career de toda importance. El socialism no esti conform con que el Estado tolere el pacto de que los socios industrials participen de ]as ganancias en la proporci6n que correspond al socio capitalist que menos capital ha aportado, torque, seg6n los socialists, puede darse el caso de que el trabajo manual que realize el socio de industrial sea superior a las ganancias que puedan corresponded a los que aporten menos capital.
Pero seg6n bemos dicho antes, este problema social no tiene importance para el derecho, torque en realidad equi6n oblige al socio industrial a tomar parte en una sociedad en esas conditions? Si a ello fU6 forzado, puede pedir la rescisi6n del contract, mejor dicho la nulidad por vicio del consentimiento, aunque este caso es surnamente raro, pero podria darse. Ademis, ]as ganancias correspondents al socio de industrial pueden en occasions ser superiors a todo su trabajo o toda su industria; torque nada raro seria, ya que tambi6n pue'de ocurrir, como dicen los socialists, que el trabajo del industrial sea su period a lo que por utilidades o ganancias le correspond en la sociedad.
El C6digo civil mantiene la misma doctrine del C6digo, de comercio que anotamos, pues en su articulo 1689 establece que "las p6rdidas y ganancias s'e repartirin conform a lo pactado. Si s6lo se hubiera pactado la parte de cada uno en las ganancias, seri igual su parte en las p6rdidas. A falta de pacto, la parte. d6 cada socio en las ganancias y p6rdidas debe ser proporcionada a lo que haya aportado. El socio que lo fuere s6lo de industrial tendri una parte iguaI a la del que menos haya aportado. Si adernis de su industrial hubiere aportado capital,. recibiri tambi6n la.parte proportional que por 61 le corresponda."
Esta 61tima parte del articulo copiado del C6digo civil no aparece en las disposiciones del de comercio, es decir, que 6ste no prevee el caso de que un socio industrial pueda ser tam.