Citation
Tratado de derecho procesal con arreglo al "Programa" del Dr. Ricardo Dolz y Arango

Material Information

Title:
Tratado de derecho procesal con arreglo al "Programa" del Dr. Ricardo Dolz y Arango
Creator:
Portela, Guillermo
Dolz y Arango, Ricardo, 1861-1937
Cuba
Place of Publication:
Habana
Publisher:
La Moderna Poesia
La Moderna Poesía
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
1 online resource (2 v.) : ;

Subjects

Subjects / Keywords:
Civil procedure -- Cuba ( lcsh )
Procedimiento civil -- Cuba ( bidex )
Civil procedure ( fast )
Cuba ( fast )
Genre:
non-fiction ( marcgt )

Notes

System Details:
Master and use copy. Digital master created according to Benchmark for Faithful Digital Reproductions of Monographs and Serials, Version 1. Digital Library Federation, December 2002.
Statement of Responsibility:
por Guillermo Portela.

Record Information

Source Institution:
University of Michigan Law Library
Holding Location:
University of Michigan Law Library
Rights Management:
The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. This item may be protected by copyright but is made available here under a claim of fair use (17 U.S.C. §107) for non-profit research and educational purposes. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions requires permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact Digital Services (UFDC@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
765291525 ( OCLC )
ocn765291525
33099 ( LLMC )
Classification:
KGN2579 .P67 1923 ( lcc )

Downloads

This item has the following downloads:

00006.txt

00265.txt

00199.txt

00399.txt

00409.txt

00206.txt

00026.txt

00047.txt

00080.txt

00410.txt

00415.txt

00479.txt

00288.txt

00058.txt

00339.txt

00372.txt

00493.txt

00105.txt

00060.txt

00054.txt

00092.txt

00282.txt

00233.txt

00485.txt

00430.txt

00280.txt

00051.txt

00269.txt

00177.txt

00380.txt

00231.txt

00263.txt

00416.txt

00252.txt

00055.txt

00061.txt

00320.txt

00153.txt

00162.txt

00137.txt

00205.txt

00253.txt

00392.txt

00296.txt

00183.txt

00067.txt

00142.txt

00181.txt

00237.txt

00037.txt

00326.txt

00290.txt

00381.txt

00262.txt

00033.txt

00440.txt

00215.txt

00100.txt

00487.txt

00358.txt

00224.txt

00291.txt

00096.txt

00145.txt

00335.txt

00388.txt

00308.txt

00448.txt

00108.txt

00466.txt

00316.txt

00338.txt

00333.txt

00174.txt

00498.txt

00317.txt

00062.txt

00002.txt

00336.txt

00112.txt

00146.txt

00243.txt

00076.txt

00057.txt

00378.txt

00293.txt

00433.txt

00359.txt

00148.txt

00373.txt

00182.txt

00455.txt

00158.txt

00087.txt

00484.txt

00503.txt

00371.txt

00066.txt

00186.txt

00402.txt

00419.txt

00073.txt

00075.txt

00267.txt

00279.txt

00474.txt

00343.txt

00442.txt

00367.txt

00194.txt

00385.txt

00007.txt

00127.txt

00398.txt

00235.txt

00027.txt

00404.txt

00063.txt

00387.txt

00315.txt

00270.txt

00352.txt

00114.txt

00221.txt

00091.txt

00071.txt

00120.txt

00059.txt

00223.txt

00136.txt

00439.txt

00259.txt

00284.txt

00150.txt

00303.txt

00386.txt

00341.txt

00444.txt

00330.txt

00042.txt

00012.txt

00201.txt

00360.txt

00445.txt

00156.txt

00125.txt

00023.txt

00350.txt

00167.txt

00039.txt

00449.txt

00218.txt

00480.txt

00122.txt

00462.txt

00473.txt

00258.txt

00368.txt

00408.txt

00163.txt

00255.txt

00407.txt

00256.txt

00133.txt

00210.txt

00072.txt

00426.txt

00081.txt

00382.txt

00020.txt

00318.txt

00274.txt

00038.txt

00322.txt

00268.txt

00309.txt

00213.txt

00250.txt

00356.txt

00188.txt

00179.txt

00403.txt

00379.txt

00425.txt

00193.txt

00383.txt

00390.txt

00151.txt

00429.txt

00327.txt

00447.txt

00101.txt

00011.txt

00238.txt

00277.txt

00190.txt

00285.txt

00160.txt

00491.txt

00034.txt

00010.txt

00083.txt

00377.txt

00311.txt

00157.txt

00422.txt

00505.txt

00143.txt

00024.txt

00405.txt

00110.txt

00093.txt

00354.txt

00423.txt

00117.txt

00465.txt

00247.txt

00234.txt

00152.txt

00310.txt

00184.txt

00022.txt

00204.txt

00119.txt

00189.txt

00168.txt

00328.txt

00111.txt

00468.txt

00154.txt

00475.txt

00248.txt

00207.txt

00019.txt

00289.txt

00203.txt

00251.txt

00126.txt

00135.txt

00283.txt

00172.txt

00421.txt

00363.txt

00191.txt

00396.txt

00170.txt

00220.txt

00246.txt

00476.txt

00169.txt

00299.txt

00070.txt

E7UU3HFDT_ZX62BX_xml.txt

00032.txt

00472.txt

00374.txt

00488.txt

00337.txt

00411.txt

00138.txt

00068.txt

00342.txt

00241.txt

00323.txt

00500.txt

00294.txt

00437.txt

00107.txt

00217.txt

00346.txt

00428.txt

00128.txt

00140.txt

00463.txt

00212.txt

00355.txt

00064.txt

00454.txt

00008.txt

00035.txt

00095.txt

00490.txt

00200.txt

00264.txt

00271.txt

00427.txt

00090.txt

00196.txt

00312.txt

00016.txt

00222.txt

00116.txt

00118.txt

00005.txt

00103.txt

00304.txt

00208.txt

00166.txt

00394.txt

00301.txt

00197.txt

00017.txt

00139.txt

00178.txt

00097.txt

00321.txt

00451.txt

00050.txt

00397.txt

00121.txt

00085.txt

00486.txt

00195.txt

00018.txt

00227.txt

00307.txt

00098.txt

00464.txt

00209.txt

00414.txt

00471.txt

00483.txt

00113.txt

00052.txt

00375.txt

00144.txt

00501.txt

00434.txt

00084.txt

00347.txt

00452.txt

00069.txt

00245.txt

00134.txt

00497.txt

00239.txt

00004.txt

00459.txt

00417.txt

00088.txt

00187.txt

00362.txt

00240.txt

00349.txt

00292.txt

00357.txt

00393.txt

00370.txt

00286.txt

00353.txt

00287.txt

00029.txt

00257.txt

00481.txt

00391.txt

00461.txt

00175.txt

00226.txt

00272.txt

00074.txt

00254.txt

00432.txt

00438.txt

00249.txt

00132.txt

00443.txt

00077.txt

00300.txt

00219.txt

00041.txt

00436.txt

00236.txt

00053.txt

00340.txt

00504.txt

00164.txt

00198.txt

00457.txt

00229.txt

00332.txt

00401.txt

00104.txt

00453.txt

00185.txt

00115.txt

00078.txt

EIVPW87V1_M6H7ZQ_xml.txt

00149.txt

00141.txt

00324.txt

00467.txt

00131.txt

00021.txt

00424.txt

00028.txt

00348.txt

00496.txt

00216.txt

00495.txt

00275.txt

00331.txt

00031.txt

00009.txt

00230.txt

00276.txt

00295.txt

00281.txt

00046.txt

00329.txt

00298.txt

00344.txt

00278.txt

00266.txt

00366.txt

00364.txt

00384.txt

00147.txt

00297.txt

00482.txt

00413.txt

00376.txt

00044.txt

00013.txt

00228.txt

00319.txt

00412.txt

00469.txt

00389.txt

00001.txt

00109.txt

00225.txt

00099.txt

00345.txt

00102.txt

00180.txt

00492.txt

00470.txt

00040.txt

00361.txt

00129.txt

00313.txt

00094.txt

00159.txt

00420.txt

00302.txt

00014.txt

00086.txt

00242.txt

00232.txt

00494.txt

00305.txt

00130.txt

00049.txt

00499.txt

00079.txt

00048.txt

00165.txt

00306.txt

00431.txt

00446.txt

00489.txt

00211.txt

00123.txt

00478.txt

00334.txt

00065.txt

00261.txt

00106.txt

00214.txt

00435.txt

00365.txt

00369.txt

00015.txt

00314.txt

00056.txt

00192.txt

00045.txt

00161.txt

00171.txt

00441.txt

00456.txt

00176.txt

00173.txt

00202.txt

00418.txt

00351.txt

00030.txt

00502.txt

00450.txt

00325.txt

00477.txt

00406.txt

00244.txt

00458.txt

00089.txt

00082.txt

00155.txt

00460.txt

00273.txt

00036.txt

00124.txt

00260.txt

00400.txt

00043.txt

00395.txt

00025.txt

00003.txt


Full Text


















This volume was donated to LLMC to enrich its on-line offerings and
for purposes of long-term preservation by

University of Michigan Law Library















Tratado de Derecho Procesal










TRATADO



DEP



DERECHO PROCESAL


CON ARREGLO AL "PROGRAMA"


DEL


Dr. RICARDO DOLL Y ARANGO


GUILLERMO PORTELA
















HABANA
111p. yr 5-A. LA MVODERNA F'OE 81
O0b1.p, aims. 12V pt 4,
1,9z3

























































































































































I 2,.















Al verdadero autor dt este libro.

Dr. Ricardo Dolz y Arango.


177-186







RICARDO DOLZ
CATEDRATICO DE DERECHO PROCESAL
EMPRDRADO, 5
Tel~fono 896. Cable: DOLZ.
HABANA






PROLOGO DE LA PRIMERA EDICION

Habana, Abrit 17 de 1911. Sr. Dr. Guillermo Portela.
Presente.

Mi querido amigo y distinguido compaKero:
Usted desea que a la publicacidn que va a hacer de mis Explicaciones en la Cdtedra de Derecho Procesal, precedan dos palabras mias, y ellas van a ser objeto de esta carta.
Yo, en realidad, no puedo presentar la obra, que por otra parte Ud. publica sin pretensiones y dedica a los estudiantes, por tratarse de copias tomadas al oido en las horas de clase, porque Ud. sabe que me pide le conteste con urgencia por estar ya en prensa, y que no he tenido tiempo de leerlas detenidamente; pero en cambio puedo presentar al piblico el autor, el estudiante Guillermo Portela, porque Ud. hizo esa labor durante su vida de estudios. Y me es dable decir a los que hayan de leer el trabajo que sigue a estas breves lineas, que 6l tiene todo el cardeter de autenticidad, porque lo he visto a Ud. sin faltar un solo dia,






trazando un moviniento de ldpiz sobre sit cuartilla a cada palabra por m pron inciada en C(itedra.
Claro es que no puede ser una exacta reprodiicci6n de lo pormil explicalo, porqtc in ain usando signos taquigrdficos, que Ud. no empleo, se obtiene una fiel reproduccion, y ista ameritaria a(lema's, en todo caso, una escrupulosa revision por ni parte.
T~agase, enipero, en cuenta que quien ha tonado esas Copias es un estudiante emincte, cargado de lauros universitarios, de rcconocido tatento y de asidua asistencia a las clases, y se comprenderd fdcil. mente que a/i, en las pdginas subsiguientes, debe estar en esencia el contenido de mis explicaciones.
Des~olc mucho exito con sit libro que, el solo hecho de decidirse a publicarlo, to hace a Ud. nierecedor (let aprecio de sus conciudadanos, y le reitero mi afecto de ayer como Maestro y de /oy como compaitero.
RICArOO DOLZ.












Prologo de la Segunda Edicion


Al hacer esta segunda edici6n, he estado roas de una voz tentado de modificar sustancialmente el texto original, no tanto por los errores y lagiunas que su revisi6n acusara, como por el deseo de reunir en un mismo molde el libro de enseianza para los estudiante's y el libro de consulta para los abogados, completando la exposici6n doctrinal elemental para el iniciado, con una breve exegesis legislativa para uso practico de los tcnicos.
Sin embargo, la dificultad de la empresa, cl temor a sacrificar el fin diddclico al practico, o viweversa, y, sobre todo, la consideraci6n de ser sta una obra cnyo iinico menito ostriba en la fidelidad con que reproduce las explicaciones en cdtedra de nuestro eximio procesalista, el Dr. Ricardo Dolz y Arango, a quien en justicia la dedico comno a su verdadero autor, me han apartado de tal prop6sito y me han decidido a reproducirla en sn original crudeza sin siquiera intentar colmar los vacios quo en ella se advierten, ni eliminar las repeticiones, que son natural consecencia (e1 si proceso de formaci6n y, al mismo tiempo, testimonio d la autenticidad de si o rigen.
Lo iinico que resulta alterado en esta nueva edici6n es el sistema de exposicion, o, rods bien, la composicion del libro. A la rudimentaria divisi6n dco materias en dos tomos, con sus correspon(ienlts capitulos, sin separaci6n alguna, atendiendo s6lo a




x

la existencia de los dos cursos en que se explica nuestra asignatura, he sustituido un repartimiento ajustado a la division de nuestra Ley de Enjuiciamiento Civil. Dedico una primera parte a las disposiciones comunes a la jurisdiccidn contenciosa y a la voluntaria; una segunda parte, a la jurisdicci6a contenciosa, que subdivido en tres secciones, de las cnales una trata de los juicios declarativos, otra, de los juicios especiales y otra, de los recursos de casaci6n y de revisi6n; y, por ,Iltimo, una tercera parte, a la jurisdiccidu voluntaria. El primer tomo termina con los juicios declarativos, y el segundo, empieza con los juicios especiales. De este modo, no s5lo resulta mds ordenada la exposici6n sino se facilita notablemente el estudio simultdneo del texto de la Ley de Enjuiciamiento.













PRELIMINARLS



Concepto del Derecho Procesal.-El concepto del Derecho Procesal es, en realidad, mucho ms dificil, no ya de expresar, sino de adquirir, de lo que a primera vista parece porque, al cabo, para saber lo que es el Derecho Civil, o el Penal, o el Mercantil, no necesitamos de profundas investigacioiles, ni de lejanas exploraciones por otras ramas del saber humano. En cambio, para Ilegar a encontrar cl verdadero concepto del Derecho Procesal tenemos que remontarnos por otros cursos quo los propios de nuestro estudio; tene1ms que acudir, entre otros, al Derecho Politieo, que estudia el Estado, esa instituci6n absolutamnte fundamental, sin ]a cual no habria base para ningfin estudio juridico y, principalmente, de indole adjetiva. Ese Estaido, que no puede ser una creaci6n meramente abstracta, ideal, sino quo tiene que ser algo efectivo, poderoso y substancial, necesita un poder, ina fuerza para imponerse, dada la peculiar estructura do los hombres, que hasta el presente no han llegado ni coil mucho a la realizaci6n del bello suefio de Spencer. Ese poder es uno; pero aplicase en su desenvolvitniento de una manera natural y, como no es posible que un solo y finico organismo cargue sobre si el peso de las nfiltiples y complicadisimas funciones que a 61 est~n eneomendadas, so subdivide y toma un uombre euando va a hacer la ly, otro cuando va a interpretarla, y otro cuanido va a ejecutarla: tales son los "Poderes del Estado" y esa su explicaei6n al par que justificacion.
Pues bien, cada uno de esos poderes tiene su natural fun-





-2-


ci6n, su especial cometido, en la marcha do la sociedad cuyos destinos rige; y esa funci6n necesita ,do una arreglada y met6dica organizaci6n, porque no puede existir funci6n sin 6rgano adecuado, lo misino en el orden natural que en el orden abstracto. Ahora bie, si esos poderes tienen que lienar una funci6n y esa funci6n tiene oue ser lienada por 6rganos, resulta claro y evidente qu esos 6rganos no pued'en Ilenar su funci6. ie una manera. arbitraria y desordenada, sino que tienen que aconodarse a una serie de preceptos, do normas y de reglas, que son los quc propiamente constifuyen el "Derecho Procesal".
Por lo tanto, 61 en su neais lato sentido, regula y disciplina la manera de proceder del Estado, y en ese sentido el Derecho Procesal se subdividiria coifo so subdivide el poder del Estado, y tendriamos un "Derecho Procesal Legistativo", un "Derceho Procesal Ejceutivo" y un "Derccho Procesa Judicial" y aun en los paises en quo existiera un "cuarto poder", el "poder armonico", habria un "Derecho Procesal Ariw;iiico".
Pero no se sigue tan ainpliamente el estudio del Derecho Procesal: en primer lugar, porque no bastarian dos cursos para agotar el inmenso material abierto a nuestra investigacin; en segundb !ugar, por hAbito y mhs que por hAbito, por tradicion; y en tercer lugary 6sta es Ia razon decisiva
-porque existen muehisimas materias que, si bien debieran en puridad estudiarse dentro de nuestra asignatura, no vale la pena sacarlas de otras para aumnentar considerable y vanamnente nmestra tarea; asi aconteec, por ejemplo, con el Dereeho Procesal Legislativo, de mniy poea extension y inuy fficil : se estudia en el eurso de Dereeho Politico; del propio modo, (J Derecho Procesal Ejecutivo, menos complicado tam1ni6n que el nuestro, viene coustituyendo una parte del Dereeho Adininistrativo.
Descartados asi el Dereeho Procesal Legislativo, el Ejeeutivo y el Arm6nieo, nos quedamos con el Dereeho Procesal Jdicial, quo es el que va a ser objeto dc nuestro estudio.
Para conocer ese Dereeho Procesal, se hace menester, co-





-3
mo es natural, conocer los org-afismos (el poder judicial, en calidad de estudio preliminar; asi, en (A Programa del doctor Dolz se trata, dcsde la lecci6i 1 hasta ]a 7., de la Organizaeidn del Poder Ju, icial. Pero no podemos d(etenernos en ese estudio, dada la brevedad de nuestro espaeio. Del mismo modo, tampoco podemos detenernos en el estudio del coneepto filos6fico y cientifico del Derecho Procesal, iii del Notariado, ni de la Historia del Derecho Procesal Civil en Espafia y en Cuba, del Enjuiciamiento Civil, ni del Debate Judicial, iii de toas las Sceeciones (lil fornan el Titulo 1 ' del Libro 2' del Prograrna referido. Por consiguiente, entraremos directamciiteen el Titulo 20 quo se titula "Dc las Leyes Positivas", en la Lecei6n 51: "De la Comparecencia en Juicio".

De la Ley de Enjuiciamiento Civil.-Pero, ante todo, digamos algunas palabras sobre la Ley de Enjuiciamiento Civil.
La Ley de Enjuiciamiento Civil, aprobada en 25 de Septicmbre de 1885 y vigente en Cuba desde el 1- de Enero de 1886, es el C6digo en quc se consignan todas las disposiciones de Dereelio Procesal Civil. No es, desde luego, esto sentado, un libro de ensefianza; pero se puede perfectamente ensefiar, partiendo do sus preceptos, y aqui la ensefianza debe propender, ante todo, a conocer bien la ley, m6xime, tratdndose de una ley de tanta aplieaci6n como 6sta. A veces se sabe que existe un precepto en la Ley de Enjuiciamiento Civil y no se le encuentra; debemos, por ceonsiguiente, familiarizarnos todo lo posible con ella, a fin de que, si no logramos Ilegar a ceonocer bien la ley, cosa quo no siempre y sin un trabajo muy constante y prolongado, que lo da la prActica, se consigue, al menos sepamos orientarnos. Y para contribuir a conoer el texto de la ley, no alteraremos su orden de exposiei6n.
Esta Ley se divide en Libros, Titulos y Seeciones. Comienza diciendo: "Disposiciones ceomunes a la Jurisdieci6n Contenciosa y Voluntaria". Naturalmente, cem6 la Ley est6 hecha 'para el usod 'abogados, no ensefm, ceieoo deeiamos y





-4-


da por sabido lo quc todavia no conocemos. Ya solo cstos dos inembretes indican varias cosas: 19, que hay varios Li bros; 2', que ]ay jurisdicciones, y 39, quo esas jurisdicciones :ou Jos. Los Libros en que so divide Ia Ley son tres; ya desde el nomoronto on que sabcmos quo la Ley sc divide en tres Libros y quo existen dos Juris~icciones, podemos inducir el contenido y intteria de los Libros 2. y 39, partiendo de quo el Primero, ctmo acabamos do ver, trata de las disposiciones comunes a la, Jurisdicci6n Contenciosa y a Ia Voluntaria; en efcto, ls otros dos Libros tratan, el uno, do la Jurisdicei6n Contcnciosa, y (1 otro, OIe ]a Voluntaria.

Jurisdicoi6n y sus olaszs.-6Qu6 es jurisdicci6n?-No poodeinos comprenderlo cabalmente en estas alturas, porque no podemos darnos plena cuenta de lo que es jurisdieci6n, sin rolacionar y comparar su concepto con el de la Competoncia. Por ohora nos bastardi, pues, con decir que Jurisdicci6n es una palabra quo tiene dos sentid'os y que no es "cxclusiva o privativa del Procedimiento Judicial; el uno es abstracto, te6rico; el otro es material; el primero es lo que en cla estd, lo que en ella vive; el segundo es el territorio que ella abarca.-E1 el primer sentido, jurisdicci6n es una facultad, un poder do que estfin investidos ciertos hombres; el Estado no puede realizar. su inmonsa funci6n sino vali~ndose de hombres y necesita para ello ir invistiendo a unos hombres de una facultad y a otros de otra, puesto que si todos tuvieran la misma facultad, no podlrLa subsistir la sociedad: eso es lo quo constituye en cada uno su jurisdici6n. Pero Ia mayor parte de las jurisdicciones no s61o consisten en esa facultad, sino que so necesita afin de una divisi6n mis acentuadla del trabajo, que no otra cosa es lo que todo esto que decimos envuelve; y es quo -esa misma facultad con que Ia ley inviste a ciertos hombres para administrar la justicia, no la pueden ejercitar en todo el mundo, ni en todo el territorio de la Repfiblica; sino que tiene sus limites fijados de antemano; he aqui el concepto material de Ia jurisdicwi6n. Do modo quo jurisdicei6n en el primer sentido es una facul-





-5
tad, y en el segundo es el territorio en que esa facultad se ejercita.
Cayendo ahora sobre nuestra jurisdicei6n, osa facultad so ejercita de dos maneras: en forma contenciosa y en forma voluntaria. I Qu6 es jurisdicei6n contenciosa y qu6 jurisdicci6n voluntaria? La Ley no define la primera; la segunda si: el articulo 1810 de esa Ley dice asi: "Se consideran actos do jurisdicci6n voluntaria todos aquellos en quo sea necesario, o se solicite, la intervenci6n del Juez, sin estar em1peiiada, ni promoverse cuesti6n alguna entre partes conocidas y determinadas". Y conocida la definici6n de la voluntaria, podemos, por exclusi6n, definir la conteneiosa. El Juez ejerce su jurisdicei6n en la voluntaria d6ndole a los actos practicados su autoridad y su autenticidadl, sin resolver ninguna contienda; por eso dice el articulo 1810 "actos de jurisdicci6n voluntaria" y no juicio, el cual supone naturalmente una controversia entre partes y una resoluci6n por parte de un. tercero a quien esa controversia se somete.
ICufil serf. la contenciosa? Claro est que en la contenciosa tambi6n serk necesario que intervenga quien ejercite esa funci6n, mas no para darle autoridad o autenticidad al acto solamente, sino para resolver una cuesti6n o una contienda que se ha suscitado entre las partes que a 61 acuden; he aqui lo que caracteriza la jurisdicci6n contenciosa; hay en ella un combate judicial, una lucha entre partes que no se avienen y por eso se laman esos actos de jurisdicci6n contenciosa, juicios, frente a los "actos" de la voluntaria.

















PRIMERA


PARTE


Disposiciones comunes























CAPITULO I


De la comparecencia en Juicio y de losi Litigantes
Procuradores y Abogados.


AiRTiCULO 10 "El que haya de comparecer en juicio, tanto en asuntos de la jurisdicei6n contenciosa como dc la -vohintaria, debera ejecutaFlo ante el Juez o Tribunal que sea competente, y en la forma ordenada por esta ley."

Apenas hemos comenzado el estudio de la Ley, y ya teners que dirigirle un reproehe o una censura; Ino habiamos quedado, en efecto, eii que en la jurisdicci6n voluntaria no hay juicio sino acto? Entonces Ipor qu6 se le llama juicio en este articulo primero ? Y por ende, si e ste Libro 1 es Comfin a entrambas jurisdieciones, como acabamos de ver, el membrete no debe decir: "Do la Comparecencia en Juicio", Sito: "Do ]a Compareceneia" simplemente, o si se quiere, "De la Comparecencia en Juicio y en Actos de la Jurisdicei6n Voluntaria".
Ahora bien, existe un juicio que cursa ante una autoridad: j c6mo acuden los interesados ante ella? Por medio id;e esa f6rmula procesal que se llama la compareccncia. Pues





-10
al quo haya de comparecer exige el articulo primero que, examinamos dos condiciones: una, que lo haga ante la autoridad competente; otra, qu lo haga on la forma debida. Ahora bien, existen casos .en que se comparece ante un Juez o un Tribunal que no es competento; por ello, el articulo no hae mas que enunciar una regla general, sin hacer caso ni parar mientes en las excepeiones, que son pocas.
El legislador espafiol so eneontr6 con quo tenia quo tratar do muchas materias; tena que tratar de las personas quo ejereen su jurisdicei6n, del juieio o del acto en si y de las partes litigantes, y eseogi6 hablar primero de los "Litigantes, Procuradores y Abogados", tres conceptos que so refieren a las personalidades quo intervienen en los juicios. LI'manse "litigantes" on sentido gen6rieo a los que vienen a sostener un litigio; y litigio significa controversia, contienda; pero tambi6n se aplica aquel t6rmino, por extensi6n, a todo el que acude ante una autoridad, aun tratindose de actos d jurisdicci~n voluntaria; y ello realmente se explica f.cilmente, por el incuestionable mayor inter~s do ]a Jurisdicei6n contenciosa en comparaoi6n con la voluntaria: de aqui que el legislador se vaya olvidando on este Libro 19 a menudo de la Jurisdicci6n voluntaria, no pensando mns que en la contenciosa. Dejando esta consideraci6n a un lado, litigante es el interesado; el Procurador y el Abogado no; 6sos son, el uno, individuos que Ilevan, a virtud de un poder, la representaei6n de las partes contendientes; el otro, profesionales o peritos en Dereeho que dirigen y aconsejan a las partes en los pleitos. Los tres conceptos so refieren, como decimos, a la personalidad en el juicio.

ARTICULO 29 "S6lo podrn comparecer en juicio los que est6n en el pleno ejereicio de sus derechos civiles... Por los que no so hallan en este caso comparecertn sus representantes legitimos, o los que deban suplir su ineapacidad con arreglo a dereoho... Por las corporaciones, sociedades y dem~s entidades juridicas, comparecerfn las personas que legalmente las representen."




-11-


Este articulo se refiere, como se ve, a los litigantes; el procurador no ejercita el derecho fundamental de la comparecencia, derecho tan claro c indiscutible como el derecho de domicilio, o como el .d propiedad, o como el de libertad dc pensamiento; s6lo el litigante lo ejercita. Ahora bien, Lquienes pueden ejcrcitar ese derecho? No todos los ciud'adanos; to(1os lo tienen, pero no todos lo pueden ejercitar; del propio mrodo que todos los ciudad'anos tienen el derecho de domicilio, pero no todos pueden ejercitarlo. Pues s6lo podrin comnparecer en juicio, nos dice el parrafo primero del artieculo 2', los qu csten C cl pleno goce de sis derechos civics. Cuando algin individuo estA privado de alfgin derecho civil, no puede conparecer en juicio, por si; no p-asa asi en otros dereclios: asi, no puede compareer quien no tiene cl derecho de casarse, pero, en cambio, puede easarse quien no tenga el derecho de comparecer en juicio.-El cncontrarse en el pleno goce die los derechos civiles es una condici6n que el legislador ha creido indispensable y, como veremos mals adelante, con nuy buen acuerd'o. Pero, como los que no gozan de ]a plenitud de sus derechos civiles pueden estar obligados a algo y, por ello, ser demandados, o, por el contrario, pueden tener alguna reclamaci6n que bacer, 6c6rno comparecen esos individuos eln juicio? Supliendo su incapacidadl por la de sus representantes legitimos, o por la de los que deban suplirla eon arreglo a derecho, nos dice el pirrafo 2. del articulo que venimos analizando.
Ahora bicn, este litigante antes no podia comparecer en juicio sin la asistencia de un procurador; es diecir, que tenia el dereeho de comparecer, pero no tenia la forma de comparecer. Iloy no; eualquiera puede comparecer en juicio, segfin ]a Orden Militar nfimero 166 de 1900 (23 de Abril). Asi, dice el

ARTiCULO 30 "La comparecencia en juicio serfi por medio Cdie Procurador legalmente habilitado para funcionar en el Jnzgado o Tribunal que conozca de los autos y con poder dclarado bastante por nn Letrado... El poder se acompafiar precisamente con el primer escrito, al que no se dar4





-12
curso sin este requisito, aunque contenga la protesta do prosentarlo."

Y dice la citadha Orden 166: "A partir de la fecha de la publicaeidn de esta Orden, dejar(. do scr d ligatoria la intervenci6n de los Procuradores en los Juzgados y Tribunales do esta Isla. Las partes podrtn compareer por si mismas o por medio de representante, que podrA ,ser un Procurador o el Abogado que las dirija, u otra persona que so halle on el disfrute die sus derechos civiles y sepa leer y escribir correctamente. "

En una palabra, do la "representaci6n obligatoria" que antes privaba, hemos pasado a la "libre representaci6n". Las ventajas y los inconvenientes de esto trdinsito los veremos al final de este capitulo.
Y no so habla mks en esta Secci6n de los litigantes, ni so !dice una palabra sobre el derecho de comparecer. jPor qu6? Porque ese dereclio a comparcer es una materia civil, que en el C6digo Civil estii regulada; por lo que no cstt de mkis que lagamos un breve recorrido de los articulos del Cddigo Civil que so ocupan de esta materia. Por ejemplo, para Ia representaci6n de las personas siguientes: innores legitimos, legitimados, naturales y aidbptivos, consfiltense los articulos 119, 122, 154 p. 29 y 155 inciso 1Q del C6digo Civil; para la & los mnenores hurfanos y dems incapacitados los articulos 262, 269, 236 inc. 29, 317, 324, 59, 60. Y asi por el estilo, pudi~ramos citar una serie larga de articulos del C6digo Civil, en iiustraci6n do lo que venimos afirmando; pero con los citados nos basta.
Es do advertir adens, que el C6digo Civil no estA muy claro en muchos casos y que pueden, por ello, presentarse muelhos problemas; por ejemplo, leyondo el C6digo Civil, nos encontraios con ]a condici6n do los casadbs, mayores de 18 y monores de 23 afios; es dudoso si pueden o no comparecer en juicio esas personas. El problema esth en resolver si el derecho de administraci6n de los bienes quo el C6digo les





-13-


otorga, los coloca o no en condiciones de poder presentarse en juicio. Del propio modo, los comerciantes, capacitados por el articulo 4' del C6digo de Comercio en una edad anterior a los 23 afios para ejercer el comercio, L podrhn por ese liecho comparecer en juicio? El representante del auseute, jpodrA comparecer en juicio por el ausente ?
Como sintesis, a juieio del Dr. Dolz, el dereeho a comparecer se ha estimado, con muy buen acuerdo, conio uno do los derechos quo m6Ls eapacidad requicren para su ejercieio; por consiguiente, no es raro ver que en otros derechos se es capaz antes que en 6ste. Puede decirse como conelusi6n que: el derecho a comparecer se priva casi siempre al que no tiene la plenitud de sus derechos civiles.
Dentro de nuestra Ley no quedan ms que los otros dos coneeptos, el Procurador y el Letrado. Respeeto al Procurador ya dijimos que si antes se exigia su intervenci6n, como requisito indispensable para la comparecencia en juicio, la Orden Mlilitar 166 de 1900 habia entre nosotros establecido la "libre representaci6n". Pero, una vez nombrado el Proeurador, claro estdi que tiene que eumplir sus deberes como tal y, pot tanto, eabe entender que quedan vigentes todos los articulos de la Ley de Enjuiciamiento a esa materia relativos: es decir, desde el 39 hasta el 9 inelusives. Ese es todo el aspeeto procesal dlel Proeurador, que se completa en la Ley orghnica sobre Proeuradores.
Y eon esto pasa la Ley a tratar del tercer coneepto, del Letra do, y dice en el

ARTiCULO 10: 'Los litigantes serdn dirigidos por Letrados habilitados legaln-ente para ejercer su profesi6n en el Juzgado o Tribunal quo eonozea de los autos. No podrA proveerse a ninguna solicitud que no lieve firma do Letrado... Exeeptfiansc solamente:
1Q Los actos de eonciliaci6n.
20 Los juicios de que conocen en primera instancia los Juices Municipales.
39 Los actbs de jurisdicei6n voluntaria.




-14
En este iltimo, caso serA potestativo valerse o no do Letrado.
4' Los escritos quc tengan por objeto personarse on el juicio, acusar roboldias, potdir aprcmios, prOrroga do tdrniinos, publicaci6u. de probaunzas, seialamiento de vistas, su suspensi6n, n6inbraniiento de pcritos y cualesquiera otras diligencias do mera tranitaci6n.
Cuando la suspensi61 do vistas, pr6rroga die t~rminos o diligencia quo so pretenda so finvdle on causa quo se refiera especialmento al Letrado, tambi6n deberA 6ste firmar el escrito, si fuere posible."

Puede decirse, pues, respeoto de este tercer concepto, lo misnio.que dij6ramos respecto de los Procuradores: en ese articulo 10 estin determinados todos los deberes procesales de los Abogados, deberes quo soe completan con lo que sobre ello estatuye la bey orgnica pertinente.
Y ya no nos queda m~s que un juicio critico acerca de si las partes deben o no tener libertad en su representaci6n ante los Tribunales, y de si a las partes debe o no imponerse una direci6n facultativa.
Respecto a la primera cuesti6n, a prilnera vista parece indodablo que debe recomendarse la librc representaci6n, como mds compatible con un sistema libre de gobierno; y el argumento en que este sistena so basa, parece decisivo. puesto que si hemos visto quo s61o los que est6n en el pleno goce do sus dereehos civiles puedon comparecer en juicio, no se concibe en verdad quo cuando esa condiei6n -est6 cunplida, no puedan las partes comparecer on juicio coino tengan por conveniente. Y el contrario parece un precepto poco liberal, desp6tieo. Pero, desde otro punto do vista, el sistema no es tan bueno; vekinoslo pr'cticamente. No hay problema alguno qu0 pueda examinarse y resolverse aisladainente; y 6ste es ul problenma que so relaciona intima y estr(oiamente con el de las notificaciones, aunque a prinera vista no parezea existir eitre ambos relaci6n alguna. Cuando regia cl antiguo sistema, existia un conjunto de reglas referentes a




-15.
esas notificaciones, muy respetuosas para con el iderecho de los ciudadanos; asi, para hacer llegar a manos do las partes una notificaci6n, era ncesario encontrar al Procurador, hac6rsela oir en el Juzgado y firmar diespu~s dc oida. Sc admite la fibre represcntaci6n; nadie so ocupa ide las notificaciones, y al momento se ve quo habia quo cambiar la forma de hacer las notificaciones, puesto que, como era natural, tan pronto corno el litigante se enteraba dc que la resoluci6n del Tribunal al quo habia soinetido su cuesti6n, l era desfavorable, no so aparecia mds por el Juzgado; en cambio, el Proeurador, aunque quisiera, no podria nunca hacr semejante cosa, porque, suponiendo quo un client le pidiera quc no acudiera al Juzgado, otro so lo exigia; en una palabra, si oficio mismo so lo impediria. En esa coyuntura, la Orden 166 determin6 quo: "Si el litigante o su representante, cuando 6ste no es Procurador, no acudiere a notifioarse en el dia en que las resoluciones se dicten, el aetuario al siguiente, practicard idicha notificaci6n fijando copia de la resoluci6n en la tablilla del Juzgado o Tribunal, consignando a su pie que por ese medio se hace la notificaci6n al litigante o mandatario d quo se trate, a causa de no haber acudido a notificarse, y expresando ]a fecha de Ia fijaci6n." Tal es la forma quo se usaba antes para los litigantes rebeldes; por consiguiente, hoy a todos los ciudadanos se les considera rebeldes. De esa suerte, la libertad conduce a la eselavitudl, a la permanente supuesta o presunta rebeldia de los litigantes. Do aqui, quo en estos filtimos tiempos se vayan notando entre nosotros tendencias a volver al antiguo sistena, y en la Cimara do Representantes qued6 en pie un Proyecto quc asi lo establecia (1). Eso apart do los hiconvenientos prftcticos do la libre representaci6n; asi, si el Abogado director no tiene mils que dos o tres negocios entre manos, evidenternente quoe podra entenderse f~cilmente con los representantes de sus clientes; pero si es un abogado que tiene gran nfunero de clientes, consid6rese c6mo podr'i hacerlo; asi, los bufetes buenos aqui no han
(1) Ya hoy se ha restablecido ]a representaci6n obligatoria en. ]a nueva Ley Orgdnica dcl Poder Judicial.





-16-


aceptado el nuevo sistema e imponen a sus clientes sus mandatarios.
El otro problema do la libre direcci6n, no amerita tantas consideraciones y razonamientos; afortunadaimente, la 6rden Militar citada so detuvo ante 61, no por f alta de insinuaciones por cierto. L Por qu6, se dice, un individuo que adiministra sus negocios, no ha do poder dirigir sus cuestiones y contiendas judiciales como le acomode? Pero considercmos quo con y si a pesar de los Abogados, los pleitos a veecs se complican y se enniarafian de una manera desastrosa, L qu6 no seria sin ellos y dejados los asuntos en manos inexpertas? Ese desorden en los juicios dafiaria evidentemente y sin ningfn g6nero de duda a la comunidad; no es s6lo el interesado el perjudieado, por tanto, he aqui el verdadero punto de vista de la euesti6n. Ademds de que seria muy dificil la administraei6n de justicia. Y por filtimo, si los jueces muy dificilmente llegan a descubrir la verdad, hasta el punto de que en los modernos tratados sobre prueba no se pretende sino liegar a descubrir la mayor apariencia posible de la verdad, Lqu6 oculta no estaria casi siempre, en la ininensa mayoria de los casos, la verdad, si Ilegara a faltar la dircci6n de los peritos?
Y, adoptado el sistema de tratar primero de los litigantes, Proeuradores y Abogados, natural era quo en la Secci6n 2. se incluyera la defensa por pobre, porque ello tambi~n atafie a los litigantes.
CAPITULO II

De la defensa por pobre.

LEn qu6 consiste doctrinalmente esta defensa? Consiste simple y sencillamente en que el individuo que carece do medios econ6micos para sufragar los gastos do un juicio, es pot elr Estado dispensado de esos gastos, para que de osa suerte pueda litigar. I Curales eran las condiciones que debian reunir, cuitles los gastos dispensables y cuales las tramitaciones quo debian seguirse? Eso es lo quo nos dice la Seeci6n 2a que pasamnos a estudiar.





-17
Y desde luego que esta cuesti6n, sin ser ella un problema, indirectamente recuerda un problema fundamental, cual es el dc si la administraci6n de justicia debe ser gratuita u onerosa; y esta itistituci6n acusaba, por consiguiente, la existcncia de la justicia retribuida. Problema nuy diseutido, porque tiene distintos aspectos, pero problema completamontc resuelto por el articulo 84 de nuestra Constituci6n, que a la ietra dice: "La Justicia se administrarA gratuitamente en todo el territorio de la Rcpfiblica." A primera vista parece quo si, son gratuitos todos o la mayor parte dc los servicios quc cstdn a cargo dol Estado-gratutos en el sentido directo dc la palabra, porque claro estd que indirectamente todos son retribuidos por medio de las contribuciones e impuestos-, gratufta debe ser tambi6n la administraci6n de justicia, porque en filtimno extremo podria decirse quo ya la administraci6n de justicia estaba suficientemente retribuida con el pago de los inpuestos quo sobre el ciudadano pesan; pero este argumento no es de completa fuerza, porque no es cierto que todos los servicios que presta el Estado sean gratuitos, digalo, si no, la instrucci6n pfiblica. Ahora bien, el problema no deja de ser discutible en el orden de los principios. Para liegar al convencimiento de que el mejor de lbs sistemas es el de la justicia gratuita, precisamente hay que fijarse on lo quo significaba el "beneficio de insolvencia", por otro nombre conocido por "defensa por pobre"; es docir, hay quo fijarse en la 6poca en que ]a justicia no era gratuita, porque ese benefioio de insolvencia pertenece propiamente, como ya su nombre lo hace sospeehar, al tiempo en quo la justicia era remuneratoria; en otros t~rninos, hay que analizar el sistema vigente cuando esta Ley se promulg6.
Dentro de la justicia onerosa, no puede menos que existir algo parecido al boneficio de insolvencia, porque de otra suerte aconteceria alg(o necesaria y extraordinariamente irritante, ya que ello priicticamente equivaldria a negar al pobre el dereeho a la justicia. t Qu6 pasaba, pues, dentro de aquel ,sistema? Pasaba que, siendo los pleitos costosos en extreme, no podian sostenerlos los que oran pobres; a ellos, en tal vir-




-18
tud, habia necesariamente que conoederles e se benefieio, que no constituye un privilegio porque no es privilegio la prerrogativa que tiende a igualar la condici6n de los hombres; sin embargo, ese benefieio comenz6 come privilegio, porque la reacei6n natural contra los abusos dc los ricos se iniei6 con una serie pequefia de privilegios y termin6 colocando a los pobres en la situaci6n de los mcis fuertes: entonces naci6 cl benefieio de insolvencia.
Desde este punto de vista, la defensa por pobre es una instituci6n niveladora, que no constituye privilegio, y hasta diremos moralizadora; pero, cono corrientemente acontece con tantas otras instituciones nacidas con igual altruistico fin, comenz6 la instituei6n a desmoralizarse poeo a poco, acogindose a ese beneficio muchas personas que en realidcad no eran pobres, por modio de todos los artificios de que se vale la picardia humana. Con estas insolvencias falsas, se ponia un pleito a un rico y entre uno que litigaba gratis y otro que litigaba onerosamente, no era fMil pensar en una transacei6n. De aqui que la insolvencia constituycra un abuso, que fuera absolutamente imprescindible cortar, hasta el punto dc que en nuestro foro era sumamente raro el que no litigaba como pobre, fu~ralo o no en realidad, y despu6s quc desaparecieron el papel sell ado y tantas otras anti-uallas, ya apenas so hacia uso de la instituci6n en euesti6n. Era, pues, preciso remontarse a aquella (poea p-ara comprender los esfuerzos hechos por el legislador espafiol, con la mira de contener el abuso; esta Ley representa precisamente esa tendencia a restringir y a dificultar la insolvencia.
Pero no fu6 suficiente; se evitaria algo, sin duda, pero la insolvencia sigui6 siendo siempre una vergiienza para el foro. Y comb se hace algunas veees con fruto, se aeudi6 a las legislaciones die otros paises y se not6 que en algunas so exigia a todo litigante, pobre o rico, una fianza previa, antes de iniciarse el debate. Algunos escritores die la 6poea propusicron otro sisteina muy recomendable en verdad, a saber: el de que tan pronto como uno de los litigantes solicitara el beneficio en cuesti6n, se le coneediera ipso facto al otra tam-





-19
bi6n. i Pero qu6 era eso sino la justicia gratuita? g Y qud es la justicia gratuita sino esa consideraei6n heoha extensiva a totos los eiudadanos, no hecha on atenoi6n a tal o eual easo concreto? lie aoui el verdhidoro fundamonto de la justicia gratuita.
Vamos alora, y aunque 6sta sea una instituei6n ya casi pasada a la liistoria, porque ya no hay easi un pleito on que so promueva la insolvencia, a estudiar el articulado do ]a Ley, siquiera sea en sus lineas generales, para poder foritiarnos una ligera idea del modo c6mo la instituci6n estA rogulada en nuestra Ley.
Comienza por decir ei

ARTiCULO 13: "La justicia so administrarA gratuitamento a los pobres que por los Tribunales y Juzgados sean doclarados con dereho a este benefieio."

lRealmente, sin embargo, podemos dcir quo Espafia nmnca administr6 justicia gratuitamonte a los pobres; porque a eontinuaci6n se agrega en el

ARTiCULO 14: "Los que scan declarados pobres disfrutarAn los beneficios siguientes:
19 El de usar para su defensa papel del sello d pobres.
2' E1 que se les nombre Abogado y Procurador, sin obligaci6n do pagarles honorarios ni derelios.
39 La exenci6n del pago do toda clase de CQ rechos a los auxiliares y subalternos do los Tribunales y Juzgados.
49 El do dar oauci6n juratoria do pagar si vinioren a mejor fortuna, en vez de hacer los dep6sitos nocesarios para la interposioi6n -de cualesquiera recursos.
59 El de que se eursen y cumplimenten de ofieio, si asi lo solicitaren, los exhortos y denmls despachos que se expidan a su. instanoia."

jQuidnes eran deelarados pobres? Dice el

ARTiCULO 15: S61o podrn ser deelarados pobres:





-20-


I" Los quc vivan do un jornal o salario eventual.
2. Los quo vivan s6lo do un salario pernanente o do ni sueldo, cualquiera. que sea su procedencia, que no exced'a del doble jornal de un bracero on la localidad donde tenga su residencia habitual el quo solicitare la idefensa por pobre.
3. Los que vivan s6lo do rentas, cultivo do tierras o cria de ganados, cuyos productos est6n graduados en una surna quo no exceda de la equivalente al jornal de dos braceros en el lugar de sn residencia habitual.
49 Los que vivan s6lo del ejereicio de una industria o de los productos de cualquier comercio por los cuales paguen do contribuci6n una suma inferior a la fijada en la siguiente escala :
En la ciudad de la Habana, 150 pesetas, etc., etc.
59 Los que tengan embargados todos sus bienes o los hayan cedido judicialmonte a sus aereedbres, y no ejerzan industria, ofieio o profesi6n, ni so hallen en el caso del articulo 17.
En estos casos, si quedaren bienes despu~s de pagar a los acreedores, se apliearan al pago de las costas cansadas a instancia del deudor defendido corno pobre."

Do interesante no hay en el artieulo mhs que, en lo que se refiere al nfunero 1Q del mismo, puedan ser deolarados pobres los que vivan do un jornal o salario eventual y no lo puedan ser los quo ni siquiera gozan de un jornal o salario eventual; error tonto de radacoi6n de la Ley, one facihnente so 'suple por el sontido comfin.
Y veamos los artioulos m~is importantes de la Secci6n.

AriCULO 16: Cuando alguno reuniese dos o mros modos de vivir de los designados en el articulo anterior, so eomputar n los rendimientos do todos ellos, y no podra otorg6rsele la defensa por pobre, si reunidos excedieren de los tipos se,fialados en el artieulo precedente."

VWase hasta d6nde fu6 la Ley. Ya se ve elaramente aqui





-21-


la idea del legislador de empezar a exprimir y a restringir el concepto legal de pobre.

ARTiCULO 17: "No so otorgart la defensa por pobres a los comprendidos en cualquiera de los easos expresados en el artieulo 15, cuando, a juicio del Juez, so infiera del nilmero de eriados que tengan a su servicio, del alquilor de la casa quo habiten o de otros cualesquiera signos exteriores, quo ticnen medios superiores al jornal doble do un bracero en cada loealidad."

Este artieulo retrata perfeetamente la situaei6n y confirma la existeneia de los abusos a que nos referiamos mas arriba; habia, en efeeto, quienes 11o tenian ni un jornal o salario eventual y, sin embargo, arrastraban coehe. Este articulo estf, pues, indicando el fraude eseandaloso que existia en la 6poca en que esta Ley se escribi6.

ARTiCULO 18: "Tampoco se otorgarft la defensa por pobre al litigante que disfrute una renta que, unidia a la de su consorte o al producto do los bienes do sus hijos, enyo usufructo le corresponda, constituyan anualmente una suma equivalonte al jornal de tres braceros en el lugar donde tonga la familia su residencia habitual."

Viene este articulo a llenar otro hucco indispensable para evitar o suprimir un recurso mfs a que apolar para defrandar a la Administraci6n de Justicia. Su texto es, por lo demks, claro, como el de todos los que lo siguen pr6ximamente, en los quo la misma tendoncia a evitar los fraudes se descubro.

ARTICULO 19: "Cuando litigaren unidos varios que individualmente tengan derecho a sr dofendidos por pobres, so les autorizarf para litigar omo tales, aun cuando los produetos unidos de los modos de vivir de todos excedan de los tipos que quedan sefialados."

Realmente, esto artioulo huelga; porque seria en un todo






-22-
abslrlo que so privara dcl beneficio do insolvencia a tres pobres emplcados, finicamento porque el producto do sus tres sueldos excediere del doble jornal do un bracero on la localidad donde tuvieren su residencia habitual.

ARTiCULo 20: "El beneficio do la defensa por pobro s6lo se concederA para litigar (derechos propios.
El cesionario que lo tonga no podri utilizarlo para litigar los dercehos del cedente, o los quo haya adl(uirido de un tercero a quien no corresponda dicho beneficio, fuera del caso en quo la adquisici6n haya sido por titulo de herencia."

Articulo 6ste sumamente importante, por cuanto que evitaba la posibilidad de que un rico ediese sus derechos a un pobre para que litigara como pobre y fuora 61 quien en realidad litigara. Estas cesiones deben, sin embargo, laber sido muy colnunes.

ARTicuiLO 21: "La deolaraci6n de pobreza se solicitarA siempre en el Juzgado o Tribunal quoe conozea o sea competente para conocer del pleito o negocio en que so trate do utilizar dicho boneficio, y sera considerada como un incidento del asunto principal."

En esto articulo so contiene la calificaci6n procesal de la insolvencia: es un "incidente".

ARTiCULO 22: "Cuando el oue solicite ser defenidido coYno pobre tenga por objeto entablar una demanda, se esperarac, para dar curso a 6sta, a que sobre el incidente de pobreza haya recaido ejecutoria.
No obstante, los Jueces accderin a que se practiquen, sin exacci6n de derechos, aquelas actuacionos do cuyo aplazaiiento puedan seguirse perjuicios irreparables al actor, suspendi6ndose inmediatanente despu~s el curso del pleito."

Esta fu6 otra prohibici6n muy notable. El beneficio do






-23
pobreza no procedia, no era posible"que se concediese despues do un litigio, porque no se concibe que un individuo, siefido pobre, hubiera podido incoar y seguir el pleito; por eso siempre hubo necesidad de declarar que cuando so solicita'ra el beneficio de insolvencia, inmediatamente debia concederse, a reserva de hacer lo que procediere despu6s. Asi , ahora no se da curso a la demanda entablada por 61 pobre, hasta que so haya resuelto el incidente de pobreza. Naturalmene que tal disposici6n tenia que tener su excepci6n; asi, en caso de un embargo preventivo o de una prohibici6n de enajenar, puedc el Juez acceder a que se practique una exacei6n de dorechos, Suspendiendo inmediatamente despu6s el curso del pleito.

ARTiCULO 23: "Cuando se solicite la defensa por pobre, tanto por el actor como por el demandado, despu6s de eontestaidb o al contestar la demanda, se sustanciarh en pieza separada, la cual se formarh a costa del que pida la pobreza.
S61o podrf suspenderse en este easo el curso del pleito principal por ambas partes."

Tales son los procedimientos que rigen en la materia. Es curioso observar c6mo en un caso an(logo no se adopta el propio reinedio o procedimiento; y es que realmente en materia procesal no siemprc so puede proeedler con arreglo a un patr6n o molde construido do antemano, aplicabc 'a todos los easos similares; lo que en un caso resulite beneficioso, en otro puede resultar sumamente perjudicial. Asi, si en este caso, se adoptara el propio procedimiento qne en el anterior. es dccir, si se suspendiera el curso di pleito hasta que el incidente de pobreza quedara definitivamenee resuelto, es posible quo se consiguiera un resultado perfectamente contraproducente, porque pudiera muy bien ser que se hubiera entablado el tat incidente con la finica mira d suspender el curso del pleito. El legislador ha estado, pues, muy prudente y previsor en este caso.

ARTicuLo 24: "Cuando el actor no haya solicitado la






-24-
defensa por'pobre antes depresentar su demanda, si Ia pide despu6s, no podrA otorghrs&Ie si no justifica cumplidamente que ha venido al estado de pobreza despUis de haber entablado i11 pleito."

Realmente, es de preguntarse por qu6 el texto s6lo se refiere al actor y no comprende tambikn al demandado; estima el Dr. Dolz que, dado el sentido del articulo, es aplicable a todos los litigantes, scan actores o demandiados.

AwTicuLo 25: "El litigante que no haya sido defendido por pobre ,en la primera instancia, si pretende gozar de este benefieio en la segunda, deberA justificar que con posterioridad a aqu6lla, o en cq curso de la misma, ha venido al estado de pobreza. No justific~ndolo dcbidamente, no se le otorgar la defensa por pobre."

Lo cual hace sumamente dificil, como se comprende, para el que no hubiere pedido la defensa por pobre en 1w primera, obtenerla en la segundla instancia. Dificultad que se agrava enormemente en el caso del

ARTICULO 26: "La regla fijada en el articulo anterior serh aplieable asimismo al oue, no habiendo litigado como pobre en la segunda instancia, solicitare que se le defiendta como tal para interponer o seguir el recurso de -casaci6n."

AnTicrno 27: "A todo el que solicite en forma la declaraei6n de pobreza se le defenderi desde luego como pobre, nombrndole de oficio Abogado y Procurador, si lo pidiere, sin perjuicio de lo que se resuelva en -definitiva.
Tambidn se nombrarf Abogado y Procuracdor de oficio al que lo solicite con objeto de entablar la demanda de pobreza."

He aquf, pues, c6mo ante todo era neeesario que se le defendiera como pobre, sin perjuiio de lo que despu6s se resolviera en definitiva.






-25

A dontinuaci6n' expresa; el artlculo .28 el modo y forma de interponer esta demanda, expresfindose los requisitos y condiciones que deben reunir, con la prevenci6n, contenida en el articulo 29, de que no se dar curso a las demandas que no c6ntengan los requisitos expresadbs en el articulo anterior. Y agrega el

" . AnTiCUO,30:- "Las demandas de pobreza se- sustanciarAn y decidirfn por los. trAmites establecidos para los inci dentes, con audiencia del litigante o litigantes contrarios, y del Ministerio fiscal en representaci6n del Estadb. Cuando s- deduzoa esta demanda antes do entablarse el ,pleito,'se emplazarh a los quo deban contestarla, para quo dontrb do riueve dtias comparezcan con este objeto.,
Si no compareciere el litigante contrario, se sustanciar s6lo en el Ministerio fiscal."

Ahora blen, nose declaraba a nadie pobre a virtud de un litigio, para siempre e itrevocablemente, sino que en cada 'caso cofidreto era P'reciso hacer la eorrespondiento declaraci61; porque, como que -la' insolvencia es un incidente dol picito principhl, cualqbi.r interesado-podria sostener que con 61 no rezaba un incidente que no se habia promovido. '
Ademfs de ese precepto, viene el del

ARTicuLo 33: "La sentencia concediendo o negando la defbnsa por jrolire "no pirodfee los efoetos de c6sa juzgada.
En cuhlquier estado del pleito podrA la parte aqtien intoreso, promover nuevo incidente para su revisi6n v revocaci6n, siempre que' asegure a satisfacci6n del Juez, el pago de las costas en que serA condenada si no prospera su pretensi6n.
De esta fianza estarA exento el Ministerio- fiscal cuando promueva dicho incidente,"

Y agrega el

ARricULo 34: "En el caso del articulo -anterior, no se






26
otorgar la defensa 'por pobre al litigante a quien hubiese sido denegada, si no justifica cumplidamente que ha venido a ese estadb por causas posteriores a la sentencia que le neg6 aiteriormente aquel beneficio.
No se darA curso a Ta nueva demanda si no se funda en dicho motivo."

No habia, iues, fuerza de cosa juzgada en la sentencia tampoco; en el mismo juicio en que se hubiere deeidido que A era pobre, podia idlecidirse que no lo era, mediante nuevo incidente que se entablara. Ahoira bicif, no hay que levar este precepto demasiado lejos, como algunos han pretendido hacerlo; para declarar a un individuo, ya declarado pobre, no pobre, era menester demostrar que con posterioridad a la sentencia que lo declar6 pobre habia venido a mejor fortuna; no se trata, pues, conio se ve, de ir contra la sentencia resoutoria del primer incidente, sino s6To de establecer que ni la riqueza ni la pobreza son cosas estables y que el que hoy es rico puede ser mafiana pobre, y viceversa.
Y ya realmente en la defensa por pobre, o en el benefieio de insolvencia no queda mfis nada interesante. Los vacios que puedan quedar pueden suplirse con la letura de los articulos, de ficil comprensi6n y buena redacci6n en su generalidad.

CAPITULO III

De la competencia y de las contiendas de jurisdicci6n y de
las reglas para determinar la competencia.

Para legar a comprender este Titulo, debemos tener, ante todo, presente que la Ley confunde lastimosamente la cornpetencia con la jurisdiccin. Vamos, por lo tanto, a fijar esos conceptos definitiva y claramente.
De jurisdicei6n ya hemos hablado al principio de estas explicaeiones y hemos dicho que en su primer aspecto es la facultad de que estfn investidos algunos ciudadanos para administrar justicia. Verdad que otro carfcter o aspecto de la




-27-


jurisdicic6n es su naturaleza territorial; bajo ese aspecto, la jurisdicei6n del 'Juez de' Guanabacoa es la de administrar justicia en el territorio de Guanabaeoa. Pero la jurisdicci6n que aqui nos interesa es la primera.
Mas no bastaba con la jurisdiedi6n para la-mejor distribuei6n de esa gran ffinci6n de administrar justicia, sino que era neeesario ademfis regularla, repartirla equitativamente, para no dejarla extendida irregularmente por toda la naci6n; asi, si un individuo tiene que demandar a otro para que eumpla una obligaci6n con 6l contraida, es 16gico y natural que no deba poder escoger entre cl Juez de Pinar del Rio y el de Santiago de Cuba; scria ello, sin duda, muy c6modo para el denmandante, pero no para el demandado ciertamente. Pues esaS reglas distribuidoras, de repartici6n, son las que constituyen la competencia. La competencia esth, pues, dlentro de la' jurisdieei6n; asi, si todos los Jueces de la Isla tienen la misma jurisdieei6n, porque tienen el mismo cargo de administrar justicia, no todos tienen, en cambio, la misma competencia, porque no todos tienln la misma facultad, de conocer ,de todas las cuestiones que 'se suseiten en el territorio de la Repfiblica. Pudiera definirse, pues, la eompetencia diciendo que es "una regla de prefereneia dentro de la jurisdicci6n". Con raz6n, pues, ha dicho Boneenne que: "La jurisdieei6n es el poder lI Juez'; la eompeteneia es la medida de ese poder." (1)
Si, pues, hay competencia y hay jurisdieci6n,' puede haber errores por parte de los Jueces, asi errores de jurisdicci~n como de competencia. Puede haber errores de jurisdicei6n, siempre que se trate de administrar justicia por uno que no eqtih investido de esa facultad, como seria el easo de que el Gobernador Provincial de la Habana tratara idle conocer de un pleito civil, por creerse para ese caso especial investido de la facultad d e administrar justicia. Y, por otra parte, puede haber errores de competencia, siempre que, teniendo ambos Jueces, desdl luego, jurisdieci6n, se discutan la prIe(1) ("Theorie de !a Procedure Civile'', t. I, pig. 92.)






ferencia en el conocimiento de un asunto especial y conereto.
De aqui, que el Titulo que estudiamos se denominara: "De la competencia y de las contiendas de jurisdicci6a". Y ya, como se ve, el primer membrete estA, indicando un error del legisladlor: hubiera estado mis''acertado el legislador si, en lugar de ese membrete, hubiera puesto'este otr6: "Db Ia competchcia y de sus contiendas". Asi, por una casualidad, sin duda, se salv6 el membrete del titulo por la'inclusi6n do los recursos de queja contra las autoridhdes administrativas, quc si constituyen verdaderas contiendas de juirisdicci6n.
Asi, y en resumen y antes de pasar al estudio del articul,do, veamos de definir ambos conceptos, jurisdicci6n y competencia, para que sobre el particular no puedaft ofrecerse ulteriores dudas.
Jurisdicci6n: "La facultad de juzgar y fallar los asuntos civiles y criminales, conforme a las leyes."
Competencia: "La potestad do ejercer jurisdicci6n, conociendo, juzgando y fallando deterninados dsun tos e imponiendo penas por determinados delitos-." (1)

Dice el

ARTWCULO 51 "La jurisdicci6n ordinaria serh la ihnica competente para conocer de los negocios civiles que se suseiten en territorios do las Islas do Cuba y Puerto Rico entre espafioles, entre extranjeros y entre esptafloles y extranjeros."

Este articulo no dejark idb parecrnos hoy por hoy una cosa sin importancia, baladi y, sin embargo, 6ste es uno de los preceptos mihs fundamentales y que han dado mis batalla en el campo del Derecho Procesal; como que signifiea nada menos quo la' "unificaci6n de fueros", sancionada y proclamada por el articulo 11 de nuestra Cohstituci6n, que a la letfa dice: "Todos los cubanos son iguales ante la Ley. La Repfiblica no reconoec fueros ni privilegios personales." Pero esto

(1) (L6pez Moreno, ,''Pritcipios findimentales del Procedimiento Civil y Criminal", t. 1, pilgs. 59 y 98.)





realmente no tiene para nosotros, importancia prActica alguna, es una batalla c6lebre que se di6 principaimente en Espafia, donde hasta el aio 1878 no existia la unificacidn de ,fuoros. ,No hay, pue, jurisdiciones especiales. Ahora bien, esta regla tiene impresoindibles excepoiones.

ARTICULO 52:" "Exceptfiase finicamente de lo prescrito e el articulo anterior la prevenci6n do his juicios do testameniaria y abintestatos de ilos militares y marinos muertos en campafia o navegaci6n, cuyo conocimiento corresponde a los Jefos y Autoridades de Guerra y de Marina.'
Esta prevenei6ft se limitarA alas diligencias necesarias para ell ent6rramiento y exequias del difunto, formaci6n de .inventarios y ,dep6sito de los bines, librosy papeles; y su ei trega a los herederos, instituidos o a los que lo sean abintestato dentro del tercer grado civil, siendo mayores de edad y no habiendo quien lo'contradiga.
En otro caso, y cuandol no se hayan presenado los herederos o sea necesario continuar el juicio, so pasardn las diligeneias al Juzgado a quien corresponda el conocimiento de la testamentaria o del abintestato, dejando a su disposici6n los Ibienes, libros y papele s inventariados."

'So ve, quo no era posible llevar la unifioaoi6n de fueros

hasta el extremo idle irrogar perjuicios a ciertas personas, coloeadas en dotorminadas y espeeiales cirounstancias. 'or otra parte, la exepoi6n no puedo estar mis justificada y a la ,vez mhs limitada, de 1o que resulta en el pftrrafo segundo del articulo que estudiarnos: es simplemente dl reeonocimiento .do ina necidesdad inoludible; con la cireunstancia de que la ,Ley se refiere a las diligencia s que puedn practicarse con ,los herederos instituidos o los quo lo sean-abintestato dentro del toroor grado civil, porque mins alf, 61 problema realmente , complica mucho para quo.sea resuelto por autoridades quo no est n acostumiradas a resbover tale.s ouestiones, nii tienen los oonocirientos necesarios para elloi '.de todas suertes, tenemos que los Jefes y Autoridades de Guerra y Marina pue.




-30
den' entregar los bienes, libros y papeles del difunto a las dichas personas, lo cual es prictica y verdaderamente un acto de administra'ci6n de justicia.
Ahora bien, ademfs esti el articulo redactado con una confusi6n lamentable, porque eso de tercer grado civil de parentesco s6lo puede referirse, como se comprende, a los herederos'abintestato y, en cambio, las otras dos condiciones que hmmhediatamente, siguen a 'sta, o sea, la 'de que sean mayores de edad los herederos y no haya quien lo contradiga, se reficien, 'asi a los herederos instituidos como a los abintestato.
Pero ademks de estas limitaciones, hay que entender restringido el precepto a las palabras "naVegaci6n y campaiia", coneeptos cuya aclaraci6n y definici6n se encuentran en las Ordenanzas Generales del Ej6rcito y de la Marina; asi, en unanota a este articulo 52, so dice por el compilador: "A los efectos'de este articulo, se entiende por "campaiia" el "servicio de campafia" que prestan los militares, ofensiva o defensivamente dontro o fuera del territorio cubano... El caso de navegaci6n "ocurre cuando el fallecimiento tiene lugar a bordo, des'su& de haberse hecho a 'la mar el buque."
Y ademrAs del gran principio de la unifieaci6n de fueros, hay en este articulo consignado otro gran principio, que es el de la sumisi6n de los extranjeros a la jurisdicci6n del pais en' que se 'encuentren, lo cual puede constituir un derecho o uin deber, segfin el punto de vista que so adopte.-Este principio de Derecho Internacional 'esth -reconiocido en el articulo 27 del C6digo Civil nuestro, que dice: "Los extranjeros gozan en Espafia de los derechos que las leyes civiles conceden 'a ls espafioles, salvo lo dispuestb en el articulo 20 de la Cofstituci6n del Estado o en Tratados Internacionales." Brocher, Bravo, Durand y Asser sostienen tambi~n en este punt el p'rincipio de' que la nacionalidhd de las partes no debe inflUir ehla competencia judicial y J. F. de Martens y AVWestlake c0fifirman el principio del articulo 27 de nuestro C6digo Civil, sosteniendo que los extranjeros deben'ser trathdos'y conformarse con que se les trate del mismo modo que a los n'aciohales.






ARTICULO 53: "Para que los Jueces y Tribunales tengan compctencia sc requiere:
19 Que el conocimiento del pleito o de los actos cn que intervengan est6 atribuido por la Ley a la autoridad que ejcrzan.
2-Que les corresponda el conocimiento del pleito o acei6n con preferencia a los ,d'mfts Jueces o Tribunales do su mismo grado."

Aqui comienzan ya los errores, porque el nfimero 19 es ]a definici6n dc la jurisdicei6n y el 29 la de la competencia, parcciendo como si la jurisdicci6n estuviese comprendida en la competencia, siendlo precisamente todo lo contrario, segun vimos no ha mucho. El articulo lo que ha querido decir es quo, para que haya competencia, se requiere como condici6n sie qua von que haya jurisdicci6n; y lo enuncia mal, porque simple y sencillamente lo que dice este articulo, con otras palabras, es que, para que los Jueces y Tribunales tengan competencia se requiere: 19, que tengan jurisdicei6n y 29, que tengan competencia. Pero mfis claramente so ve el error on el siguiente

ARTiCULO 54: "La jurisdicci6n. civil podrh prorrogarse a Juez o Tribunal que por raz6n de la materia, die la cantidad objeto del litigio y de la jerarquia quo tenga on el orden judicial, pueda conocer del asunto que ante 61 se proponga."

Despu6s de lo que Ilevamos dicho, el error de la Ley nos parecerA realmente estupendo. I C6mo es posible que la jurisdicoi6n pueda prorrogarse? Al quo no estk facultado para administrar justicia, no hay poderhumano quo pueda dirselo, a no ser que so le otorgue y en ese caso no se le prorroga; sino se le da. Lo quo la Ley ha querido decir, pues, os que ]a competencia puede prorrogarse; eso si no hay inconveniento en quo pueda hacerse, porque so parte del principio fundamental de la jurisdicci6n quo se supone existe on quien so prorrogue la competencia.





Por c6nsiguiente, con mueha mayor claridad y precisi6n, a la vez que con mds brevedad, pudiera haber dicho el legis.,lador espafiol: "la competencia es prorrogable entre todos aquellos que tengan jurisdicei6n."
Por lo dem6s, este artieulo 54 nos dice que la jurisdieei6n so tiene en tres grados dentro de nuestro sistema: 1Q, por raz6n de la materia; 29, do la cantidad objeto del litigio, y 39, de la jerarquia que se tenga en el orden judicial. Por lo tanto, los organismos de una Audiencia s6lo pueden admi,nistrar justicia en segunda instancia; para administrar justicia en primera no tienen, no, competencia, sino jurisdicci6n, porque ellos no esthin facultados para administrar justicia en primera instancia, sino on segunda. En tal concepto, un Juez do primera instancia no podrA prorrogar su competencia a una Audiencia, como 6sta no podrh prorrogarla al Tribunal Supremo.
Y termina la Secci6n 1 con el

ARTiCULO 55: 'Los Jueces y Tribunales quo tengan competencia para conocer de un pleito, la- tendrhn tambi6n para las excepciones que en 61 so propongan, para la reconvenci6n en los cases que proceda, para toldhs sus incidencias, para llevar a efecto ,las providencias y autos que dictaren y para la cjecuci6n de la sentencia."

Articulo que, como se ve, no ofrece dificultad alguna y quo aclara, que pone los puntos sobre las ies, como so dice vulgarmente, sobre la extensi6n y alcance de la competeneia civil.
�Pasa la Ley ahora a tratar do las reglas para d(eterminar la competencia y dice el

ARTicULO, 56: "Serh Juez competente para conocer de los pleitos a-que id origen cl ejereiieo-do las acciones de toda elase, aquel a quien los litigantes se hubieren sometido expresa o tieitamente.
Esa sumisi6n s6lo podrA hacerse a, Juez que ejerza juris-






"dicei6n ordinaria y que la tenga para conocer do la misma elase de negocios y en el mismo grado."

Es de notarse en este "articulo, en relaci6n con el 54 que acabamos de censurar, quo una Real Orden do 22 dIe Septiembre de 1885 estableec'que la competencia quo otorga a los jueees municipailes del lugar en que radica la finca el articulo 1560 de esta Ley, es improrrogable; he aqu, pues, un easo de exepei6n a la regla o prineipio eohtenido on el artieulo 54"d esta- Ley.
Pasa a detenninar el coneepto do suinisi6n que oxpresa 61 siguiente

ARTicULO 57: "Seontonderi por sumisi6n expresa fa hecha por los interesados "renunbiando clara y terminantmentea .su fuero propio, y designando con'toda precisi6n el Jucz a, quien Re sometieien."

Es mejor estudiar agrupados estos articulos, desde' el 56 Al 61 ihelusivo, que'tratan die la eompetenCia por raz6n de la suinisi6n.

AfH'icuLo 58:: "Sc entender hecha la sumisi6n theita: 1 Po cl" demandante en el mero liecho de acudir al Juez "intorponiendo la demanda.
29 Por 61 idenandado, en el hecho de hacer, des'puCs de personado on el juicio, cualquiera gesti6n que no sea la de propone 'en forma la declinatoria."

ARTiCULO 59: "En las poblaciones donde haya dos o mis Jucces de primera instancia, el repartimiento de los negocios determinaArh ia competencia rellativa entre ellos, 'sin que piie'dan- las'pareg someterse a uno deI dichos Jueces, con exclusi6n do los otros."

ARTICULO 60: "La sumisi6n expresa o theita a un Juzgado para la primora instancia, se' entelder. hecha para 16




- U
segunda al superior jerfrquieo del mismo a quien corresponda conoeer de la apelaci6n."

ARTiCULO 61: "En ningfin caso podrfn someterse las partes, expresa o ffcitamente, para el recurso de apelaci6n, a Juez o Tribunal diferente de aquel a quien est6 subordinado el que haya conocido en primera instancia."

Jiasta aqui de la competencia por raz6n de la sumisi6n; ahora se va a determinar la eompetencia por raz6n de las aeciones.

ARTiCULO,62: "Fuera de los easos de sumisi6n expresa o tdeita de que tratan los articulos anteriores, se seguirfin las siguientes reglas de eompeteneia:
P. En los juieios en que se ejereiten aeciones personales serh Juez eompetente el del lugar en que deba eumplirse la obligaei6n, y a falta de 6ste, a la eleeei6n del demandante, el del domicilio del demandadb o del lugar del contrato, si hallandose en 61, aunque aeeidentalmente, pudiera hacerse el emplazianiento.
Cuando la demanda se Idirija simultkneamente eontra dos o m6s personas que residan en pueblos diferentes, y est6n obligadas maneomunada o solid'ariamente, no habiendo lugar destinado para el eumplimiento do la obligaei6n, serh Juez competente el del domicjlio de eualquiera do los demandadlos, a eleeei6n del demandante.
2". En los juieios en que se ejerciten aceiones reales sobre bienes inmuebles o semovientes ser{ Juez eompetente el del lugar en que se hallen, o el del idlmieilio del demandado, a eleeei6n del demandante.
3". En los juieios en que so ejereiten aeeiones reales sobre bienes inmuebles, serh Juez eompetente el del lugar en que est6 sita la cosa litigiosa.
Cuando la aeci6n real se ejercite sobre varias cosas inmuebles, o sobre una sola que est6 situada en diferentes jurisdieeiones, serA Juez competente el de eualquiera de los






-35
lugares en cuya jurisdicci6n est6n sitos los bienes, a elecci6n del demandante.
4+ En los juicios en que se ejerciten acciones mixtas, serfi Juez competente el del lugar en que se hallen las cosas, o el del domicilio del demandado, a elecci6n del tdemandante."

Y, por iltimo, vienen los casos especiales de competencia, enumer6.ndose hasta veinte y siete en el articulo 63.
De modo, que tenemos tres bases fundlamentales para determinar la competencia: 1 por raz6n de la sum isi6n (articulos 56-61) ; 2+ por raz6n de las acciones (articulo 62), y 3+ casos especiaies de competencia (articulo 63).
Y es conveniente leer estos articulos, porque el orden seguido por la ley no es el orden l6gico, ya que la sumisi6n, dando competencia al que no la tiene, no puede ser, como se comprende, la regla general; ella no puede ser sino una excepei6n. I Cuil, pues, serA la regla general? La del articulo 62, o sea, el conocimiento de los asuntos por raz6n de las acciones de que se trata. Cuando se quiere saber si un Juez tiene competencia, hay que saber si por raz6n de la materia, de la cuantia de la cosa litigiosa o del orden jer~rquico tiene o no jurisdicci6n; es decir: 19 si el asunto es o no judicial; 2� en qu6 instancia se encuentra el asunto, y 3' si el asunto es inferior o no a tail suma designada por la Ley; porque, como antes se dijo al tratar del articulo 54, materia, cuantia y orden jerirquico son las tres grandes bases de la jurisdicci6n.
-Examinados esos tres puntos, se Ilega al convenciniento de si el organismo judicial en cuesti6n tiene o no jurisdicci6n. Ahora vamos a ver a qui6n compete el asunto y asi como para determinar la jurisdicci6n tuvimos en cuenta esas tres bases, para determinar la competencia tenemos que referirnos a las acciones. Y ello restituye gran parte de su importancia a las acciones, si bien no alcanzando nunca la que tuvieron en tiempos de los romanos, en el Derecho de los cuaies ocuparon gran lugar, hasta el punto de que una gran parte de







su procedimiento lieva cl nombre de procedimiento '"per Togi actiones'.
Ahora bien, no es muy complicada Ta rogla para fijar Ia compotencia; Ta Ley se ha fijade en Ia divisi6 n fundamental de las acciones, o sea, en personates, reales y minxtas, y si el C6digo Civil ha suprimido las mixtas, como pareco hldberlo hecho, nos encontramos con quo boy por boy no existent .m4g que las personales y las reales. Comonzando por ocuparnos do estas uhltimas, 'vremos quo dkntro de las accionesI roales, a los ofectos de Ta competoncia, peoisa ditinguir, segun . que versen sobre bienes muebles e sobre biends inmuebles; en el segundo caso, Ta competencia s6 determina por el lugar en quo est6 sito el inmueble; cit 61 primero, Ta: Ley ha dado dos soluciones, a olecci6n del dcmandante: eI del lugar en que se hallen, o el i dl domicilio del demandado. En primer lugar, no puede dosconocorso Ta competencia,; por raz6n 'del lugar, porque ello es lo 16gico; pero como el mueble puede ser transportado, no serfa justo ni equitativo ofrecerle osa finica competencia al demandante; he aquf Ia raz6n de ser, de ese privilegio al parecer que se le concede al demandhdo, de poder elegir entre uno y otro Juez. Respecto a las- acciones personales, dice e] nfimero 19 queserA eompetente el Juoz del lugar ocn que deba cumplirse Ia obligaoi6n y a falta de 6ste, a elecci6n del dernandante, Aci del d'omicilio del demandado o. el del lugar dcl contrato, si hallAndose en 61, aunque accidentalmente,,pudiora hacerso el emplazamiento. Cuando setrata de acciones oersonales lo 16gico es que los, contratos so. cumplan donde Ia voluntad de las partes haya determinado;.pero no-siempre tienen las partes Ta previsi6n do sefialar el lugar del cumplimiento do Ta obligaci6n, y on oste caso Ta Ley da al domandante Ta opci6n que hemos visto;, el primero de esos sofialamientos es una specie de regla general, es decir, Ta de quo el domicilio sea siempre 1o que so escoja para fijar Ta competoncia, porque realmonte es lo mAs natural y lo mts .prhctico. Pero Ta Ley no ha queridb sefialar exclusivamente el domicilio del demandado, como base para determijar Ia competencia, porque pueden presentarse casos on que no Lucre posible o






-37
practico hacerlo; asi, y como ]a Ley va tratando de suplir Ia voluntad de las partes todo Io mis exactamente quc le es posible, elige en segun'do tfrmino el lugar en que el contratq se llcv6 a cabo, porque es claro que existen fundamentos para creer que se quiere cumplir cl contrato en el lugar donde se celebr6, es decir, en el lugar en que acostumbraban las partes a estar, que es lo mis comfin; tan estaban alli las partes, que alli se realiz6 el contrato. Pero el lugar del contrato no es lIgar muy seguro para sefialar la competencia; de todas suertes no Io es tanto como c del domicilio; en el lugar del contrato, el individhio podra. vivir en casa de un pariente o de un amigo, o en un hotel, do una manera provisional, y es necesario quec se balle para emplazarlo. Cuando son varios los demandados, pueden ellos tener domicilios distintos'y seria una cosa ins6lita y extraordinaria encontrarlos a todos en el lugar dl contrato; de aqui la 3. regla: cl domicilio de cualquiera de ellos, a elecci6n del demandante. Es realmente un expediente pobre el que adopta la Ley; pero como no hay otro, hay que aceptarlo, por malo qu sea; no es cuesti6n d elegir.
Y, por filtimo, en cuanto a las acciones mixtas no tenemos por qu6 ocuparnos de ellas, puesto que, como ya se ha dieho, ya no existen hoy por boy. Sin embargo, no estarA. de mis decir unas pocas palabras sobre su naturaleza. Las acciones lixtas eran una mezela de las personales y de las reales, como, por ejemplo, la acci6n de petici6n de herencia, la Ilamada "aetio comuni dividundo", la "finum regundorum", las acciones morales por los dafios causados por los esclavos o por los animales. Pero, por lo demos, poco importarfa seguir denominando esas aceiones como mixtas, puesto quo el nfimero 4Q del articulo que venimos examinando, dice que, tratndose de acciones mixtas, serh competente el del lugar en quc se hallen las cosas o el del domicilio del demandado, a elecci6n. del demandante. Y como nunca, en las cosas compuestas o mixtas, entran ls dos caracteres quc las integran en una misnla y exacta proporci6n, no habria mfis quc preguintarse cuil de
-los-dos caracteres es el que predomina, si-el, personal o el real





-38

y segfln que predomine el uno o el otro, aplicar las reglas relativas a las acciones personales o a las reales.
,Ahora bien, esta regla general do competencia por raz6n de las acciones que acabanios de sentar tiene una excepcidn, o mejor dicho, tiene varias excepciones tan importantes y tan notables, que casi puede decirse que la que no sc aplica es la regla general.
La primera es la que se conoce con el nombre de suinisidn; excepci6n tan importante, que los redactores de la Ley, la tratan antes quo la regla general, como indicdbamos poco ha. Y es tan libre la excepci6n, que en la prfetica es muy usada. Pero, aparte esas consideraciones prleticas, habia otras cousideraciones.-Se observa en materia de Derecho Procesal, como un triunfo, lo siguiente: verdad es quo hay un Poder Judicial y quo existe una serie grande &o funcionarios que el Estado trata de rodear de todo el prestigio debido; verdad que deben determinarse requisitos para los ingresos y para los ascensos de esos funcionarios y verdad que cqlos deben inspirarnos gran confianza y serias garantias do honradez y probidad; pero lo cierto es que la Ley no quiere, a pesar de todo eso, imponernos el Juez que ha de fallar nuestros asuntos. Ahora bien, A qu6 es la transacei6n sino la resoluci6n d'e un pleito, afin no nacido? Y, por otra parte, euando el acreedor y el deudor estfn conformes desde un principio, no puede haber transacei6n posible; por tanto, ella supone o implica un rompimiento, un debate, que so resuelve, I c6rno? Por sentencia: tal es la primera soluei6n, tal es el primer Juez, que la Ley ha ofrecido a los litigantes para resolver sus conflictos. Cuando la transacei6n no es posible, cuando las partes no pueden ponerse de acuerdo, todavia la Ley les permite que ellos designen sus propios Jueces, por medio de la designaci6n de los que so conocen eon el nombre de Arbitros o amigables coinponefores, es decir, por medio del contrato de compromiso. Cuando las partes no legan a ponerse de acuerdo, no ya sobre 'el fondo del asunto, sino sobre la eleei6n de los Jueces que han de dirimir sus diseordancias, entonees la Ley les sefiala los quo ella para ese caso, o en su previsi6n, tiene establecidos.






-39
Pero, afin entonces, los respeta su derecho y les permite quo entre esos Jueces oficiales acudan al quc crean convenionte por medio de la sumisi6n. De modo que tenemos: 19, la transacei6n; 20, los drbitros o amigables componedores; 39, los oficiales, y 4', entre esos Jueces of iciales, el quo prefieran las partes por medio de la sumisi6n.
Por 6sa su grande importancia, sin duda, es por lo que los legisladores colocaron la sumisi6n, quo es la excepei6n, antes que ,las acciones, que son la regla general.
Y visto el concepto do la suinisi6n y su importancia, entremos on el estudio del articulado, vali6ndonos del texto, insertado al principio, do los artieulos 56-63 inclusives.
Por lo pronto, por lo que haec al segundo p'rrafo del articulo 56, es perfectamente innecesario insistir, porque ya es por nosotros sabido que lo que so -prorroga es la competencia y no la jurisdicei6n.
Sobre sumisi6n expresa, no hay otra definici6n en esta Ley que la quo da el articulo 57, quo es bastanto expresiva y terminante. Ella no dice ni ouhndo, ni en qu6 forma material se ha de haoer la surnisi6n expresa; s6lo fija dos puntos esenciales, tan esenoiales, quo sin la existencia de uno de ellos, no hay sumiisi6n posible, a saber: 19, renuncia del fuero propio; 29, designaci6n del Juez a quien se someticre. De aqui quo por no fijarse en estos puntos, se hagan a menudo sumisiones mal hechas, renunoiando s6lo al fucro propio, o designando s6lo el Juez al que quieran someterse. No vemos, por otra parto, el inconveniente de que si no so hiciere esa renuncia en un eontrato, pudiera hacerse por medio de un eserito presentado aparte y de acuerdo y conformidad entre las partes; ello seria innecesario, empero; pues podria perfeetamente hacerse esa sumisi6n theitamente. Si nos tomamos el trabajo de leer algunos contratos, veremos que por lo menos en un 60 por ciento de ellos so hace malamente la sumisi6n. Ahora bien, ,qu6 significan los t6rminos "renunciando clara y terminantemente a su fuero propio" y designando "ceon toda precisi6n" el Juez a quien se sometieren? En cuanto a lo primero, entiende el Dr. Dolz que no hay necesidad





-40
de que se renuncie al fuero a que pertenezca el renunciante, sino al fuero que le corresponda; m-s valiera, que la Ley hu. biera dicho renunciando al fuero que le corresponda y no a su fuero propio. Por lo que hace a los trminos expresados, la Ley lo que quiere evitar con ellos es la ambigiiedad; la renuncia debe, pues, ser clara y terminante. En cuanto a lo segund'o, basta con que se diga: renunciamos a nuestro fuero propio, o mejor dicho, al fuero que nos corresponde y nos sometemos a los Jueces de Matanzas, sin que sea necesario decir que nos sometemos al Juez de Primera Instancia o al Municipal, y mucho menos designar la persona del Juez, porque I ello iria contra la prevencion expresa del articulo 59 de esta propia Ley; y ademAs, poraue pudiera ser que cuando el pleito surgiera, el Juez designado en la sumisi6n no se encontrare en Mratanzas, sino on Camagiley y habria dudas entonces de si debiera conocerse de 61 en Matanzas o en Camagiiey.
Claro es que la sumisi6n tficita, debe basarse en hechos, que a su vez encierran presunciones, porque de otra suerte no puede haber nada tficito y la Ley ha escogido los dos hechos mediante la realizaci6n de los cuales, sin declararse expresa y terminantemente, queda efectuada la sumisi6n, o demostrada al menos la voluntad dc las partes de someterse a tal o cual Juez; si yo, demandado, no quiero someterme, ya har6 lo que sea conforme a Derecho para ese caso, es decir, proponer en forma la declinatoria, y proponer en forma la declinatoria, es plantear una cuesti6n de competencia.
El articulo 59 nos pone de relieve quc la Ley, no s6lo ha distribuido la competencia de los juicios, no dejando en ellos a las partes un arbitrio absoluto, sino que :d'entro de los Jueces de una misma poblaci6n, tambi6n cree conveniente repartir los negocios, porque no es 16gico ni justo que todos los trabajos de una poblaci6n caigan sobre un solo y mismo Juez. De suerte, que basta esta reglamentaci6n interna no liega el arbitrio de las partes.
El articulo 60 verdaderamente hace una declaraci6n casi innecesaria, porque, ante todo, si la sumisi~n tiene lIgar en la primera instancia, jc6mo va a reclamarse despu6s la su-






-41
misi6n en la segunda? La segunda tiene que ser una consecuencia ide la primera.
Y este precepto se repite en el articulo 61. Hacer lo que prohibe este articulo 61, serla realmente trastornar todo el orden del Derecho, seria un tremendo quebranto de la organizaci6n judicial toda. No hay, pues, que hablar de ello; las reglas de sumisi6n son -para la primera instancia. Es realmente demasiada previsi6n por parte del legislador.
Y, estudiadas ya las reglas generales de la competencia del articulo 62, entremos en el estudio del articulo 63, que contiene, como ya se ha dicho, los casos especiales de competencia.
Conviene aclarar el plan seguido en este punto por el legislador. Primero, ha dado la regla general: competencia por raz6n de las acciones; despu~s viene la excepei6n de car'ieter gen~rico, que es la sumisi6n; y, por iltimo, viene el articulo 63, que da excepciones de carfcter especifico, que no hay mas que leer para comprender. La -inica dud'a que este artictflo nos puede ofrecer es la siguiente: tenemos una regla general y dos excepciones, una gen~rica y otra especifica; entre estas dos exeepeiones, Icuh1 prevalece, la gen~rica o la especifica? Desde luego, que podemos decir que debe prevalecer la de Ia sumisi~n; mientras no haya una excepci6n expresa y concreta, la excepci6n de surnision es de carcter gen~rico.
Por lo que hace a las veinte y siete reglas que este articulo establece, lo finico que cabe es hacer una observaei(n de caracter general; se observa, en efecto, quc el principio que predomina en materia de competencia es el del fuero del domicilio; en casi todas elias se ve la necesidad de fijar el domicilio para Ilegar a dleterminar la competencia. Otra observaci6n es la de que casi puede decirse que en este articulo 63 estfin sefialados todos los juicios especiales de que la Ley trata.
Y, si esto es asi, cabe preguntarse: l a qu ha quedado reducida la regla general del articulo 62? Son mis las excepclones que la regla, porque la regla general no viene a aDli-






-42-


carse en realidad mAs quo a los juicios deelarativos. Asi es que puede decirse: reglas de competencia para los juicios declarativos, articulo 62; reglas de competencia para los domfis juicios, articulo 63; excepci6n, del 56 al 61, o sea, sumisi6n.
Y continfia el

ARTicvio 64: "El domicilio de las muieres casadas que no est~n separadas legalmente do sus maridos, serh el que stos tengan.
El de los hijos constituidos en potestad, el de sus padres.
El de los nienores o incapacitados sujetos a tutela o curatela, el de sus guardadores."

Como so comprende, esas reglas son perfectamente infitiles para algunos casos; pero la Ley no podia hacer mfs; ella realmente ha cumplido con dar esas reglas.
Continfian los articulos siguientes determinando las reglas del domicilio.

ARTicuLo 65: "El domicilio legal do los comerciantes, en todo lo que concierne a actos o contratos mercantiles y a sus consecuencias, seri el pueblo donde tuvieren el centro de sus operaciones comerciales.
Los que tuvieren establecimientos mercantiles on diferentes partidos judiciales, podrin ser demandados por acciones personales on aquel en que tuvieren el principal establecimiento, o en el que se hubieren obligado, a elecei6n del demandante."

Este y los que siguen, hasta el 68 inclusive, esthn, sin duda comprendidos en la frase "y en su caso" quo usa el articulo 40 del C6digo Civil.

ARTiCULO 56: "El domicilio dle las eompafilas civiles y mereantiles ser'h el pueblo que como tal est6 sefialado en la escritura do Sociedad o en los estatutos porque se rijan,







No constando esta circunstancia, se estarA a lo establecido respecto a los comerciantes.
Exeeptfianse de lo dispuesto en los articulos anteriores, las compafiias en participaci6n, en lo que so refiere a los litigios que pueden promoverse entre los asociados, respecto a los cuales se cstar a lo que prescriben las dlisposiciones generales de esta Ley."

ARTiCULO 67: "El domicilio legal de los empleados seri el pueblo en quo sirvan su destino. Cuando por raz6n de 61 ambularen continuamente, se reconsiderarAn domiciliados en el pueblo en que vivieren mfis frecuentemente."

ARTiCULO 68: "El domicilio legal de los militares en aetivo servioio, serft el pueblo en que se hallare el cuerpo a que pertenezean euando se hiciere el emplazamiento."

No puede haber m'is previsi6n, como se ye, por parte del legislador. Realmente, si ocurren dudas, despu6s de lo que en esta ley procesal se dice, no depende de ella, sino de la doficiencia do las ]eyes administrativas, porque no existe un Registro Municipal verdadero y completo, quc facilitaria sin duda enormemente tan 'pesada tarea en ocasiones.

ARTicuiLo 69: "En los casos en que est6 setialado el domicilio para surtir fuero competente, si el que ha de ser deinandado no lo tuviere en el territorio de las Islas de Cuba y Puerto Rico, serh Juez competente el do su residencia.
Los que no tuvieren domicilio ni residencia fija podran ser dlemandados en el lugar en que sc hallen, o en el do su filtima residencia, a elecci6n del demandante."
La Ley quiere evitar toda clase de dificultades. Es, como se comprende, absolutamente necesario que se sepa en todos los casos y en todos los momentos donde deba establecerse una demanda; si no se sabe el lugar donde debe establecerse, no puede darse ni un solo paso mkis en la demanda. Repetimos, pues, que no puede la Ley haber tenido mayor previsi6n.




-44
ARTiCULO 70: "Las precedentes disposiciones de competencia comprenderAn a los extranjeros que acudieren a los Juzgados espaifioles promoviendo actos de jurisdicci6n voluntaria, interviniendo en ellos, o compareciendo en juicio como demandantes o demandados, contra espafioles o contra otros extranjeros, cuando procecla que conozea la jurisdicci6n espafiola con arreglo a las leyes del Reino o a los Tratados con otras potencias."

Claramente se comprende, que el extranjero no puede ni con mucho aspirar a gozar de una situaci6n de privilegio, porque, como dice Westlake, bastante es ya considersrlo al igual que el ciudadano.

ARTiCULO 71: "Las reglas establecid'as en los articulos anteriores, se entender6n sin perjuicio de lo que disponga la Ley para casos especiales."

Esto parece a primera vista una contradicei6n, porque, si la Ley ha empleado tanta previsi6n en la fijaci6n del domicilio, como se ha visto, no se comprende realmente quo a la postre declare que en casos especiales puede establecer otra cosa. No, es quo no se ha comprendid'o el articulo; el articulo, si nos fijamos un poco, veremos que completa la materia; asi, nos encontramos con que la Ley de procedimiento hipotecario da reglas tambi6n para la determinaci6n del domicilio. De suerte, que la palabra "ley" debe entenderse conio refiri6ndose a otras leyes que no son 6sta; estA la palabra usada en sentido gen6rico.
Pero esta materia puede dar lugar a dudas. Por ejemplo, hemos dicho que la sumisi6n expresa se hace renunciando, primero, al fuero que corresponda y designando, segundo, al Juez a quien se desea someterse. Pues bien, dos individuos, A y B, comparecen y declaran que para cuantas cuestiones se susciten entre ellos, renuncian al fuero quo les corresponde y so someten a los Jucees de la Habana. Al cabo de aijos se suscita una cuesti6n do reclamaci6n o de reivindicaci6n de un




- 45
terreno en Camagiiey y se acude al Juzgado de la Habana. No podria decirse: I d6nde puede haber claridad en esa renuncia? Esa es una sumisi6n vaga e indeterminada, en efecto, y la Ley quiere que la renuncia sea clara y terminante; quiere que se haga en el momento del pleito, dicen otros. Estas cuestiones son realmente cuestiones, es decir, extremos en que pueden perfectamente sostencrsc entrambas soluciones, Ta afirmativa y la negativa. El Dr. Dolz eree, sin embargo, que estas renuncias gen6ricas no valen.
Otro caso de duda: Un individuo, A, cstablece una demanda y con la demanda solicita ser defendido coino pobre; Lqu6 hace el Juez? Supongamos que ordene la sustanciaci6n del incidente dle pobreza, que se emplace, por consiguiente, a B y que 6ste se oponga a la insolvencia; se resuelve de un modo o de otro el incidente y se sigue la demanda adelante; pero entonces sa alega la declinatoria y se dice que el Juez de ta Habana no es competente para conocer del asunto, sino el de Matanzas, y supongamos que el demandante entonces le conteste: ciarto que el Juez de la Habana no es competente para conocer del asunto y si lo es el de Matanzas; pero yo, de acuerdo con lo que se prescribe en el nfimero 20 del articulo 58, estimo que tfi te has sometido t6citamente al Juaz de la Habana, desde el punto y momento en que has hecho, despuks de personado en el juicio, una gesti6n que no es la de proponer en forma la declinatoria, aual es la de oponerte al inaidente de insolvencia por mi promovido. j Qu6 resolver6 el Juez? La sentencia de 9 de Julio dc 1874, del Tribunal Supremo de Espafia, se ha declarado por la negativa, entendiendo que no puede interpretarsa tan estrictamente el articulo 50.

CAPITULO IV

De las cuestiones de competencia.
Los escritores han dividido la competencia en dos clases, poS'itiva y negativa; y en dos formas, inhibitoria y declinatoria. A todas ellas hace alusi6n el texto.






La primera sc dice quc se da cuando varios Jueces quieren conocer dc un mismo pleito; la segunda la tcnemos en el caso contrario, previsto en el articulo 110 de esta Ley, que a la letra dice: "Cuando la cuesti6n de competencia entre dos o mkis Tribunales o Jueces fuere negativa, por rehusar todos entcsder en un negocio, la dbcidiri el Superior que corresponda, conforme a lo dispucsto en el articulo 99, siguiendo pora cllo los mismos trmites prescriptos para las dcmas competencias". Ahora bien, prficticamente no se pucde dar el caso de que un Juez se niegue a conocer de un pleito y otro se niegue tambidn, puesto que, segfin el articulo 74, en ningfin caso se promoverfin de oficio las cuestiones de competencia en asuntos civiles; por tanto, la fdivisi6n de las cues- i tiones de competencia en positiva y negativa s6lo tiene un valor doctrinal. Podemos decir, -pues, que las cuestioncs de competencia son positivas.
Y a esa regla puede afiadirse esta otra: las cuestiones de competencia s6lo pueden ser suscitadas por el demand'ado.
Y, por otra parte, existen dos formnas para promover las cuestiones de competencia, a saber: por declinatoria y por inhibitoria.
Para mejor inteligencia de la materia, bueno es hacer un poco de critica. Primer extremo: ,Por qu6 se han dado al demand'ado dos medios o formas para reclamar la competencia? jNo bastaba con uno de ellos? La inhibitoria se propone ante el Juez que se considera competente, pidi~ndole quc conozca del asunto; la declinatoria se establece, por el contrario, ante el Juez incompetente, pidi~ndole que le remita lo actuado al competente. Y si la cuesti6n de competencia no puede suscitarla mks que el demandado, como acabamos de decir ahora, hay que preguntarse: jante qu6 Jucz ha sido emplazado ese demandado? Porque hay quc suponer que un individno ha sido emplazado. Un ejemplo prictico nos aclarara notablemente el punto: Se trata de una obligacion personal en que se designa ]a Habana como lugar de cumplimiento de la obligaci6n y, no obstante eso, el demandante acude al Juez de Matanzas. LPuede hacerlo? Si; es uno de




-47
los casos de sumisi6n tdfcita comprendidos en el nfimero 19 del articulo 5Q. El demandado replica quc para el conocimiento del pleito s6lo es competente el Juez de la iabana. 6 Podr' el demandante obligar al demandado a que deje de compareccr ante el Juez de la Habana y comparezea ante el de Matanzas? Claro que no; -puesto que, en esa previsi6n, tuvo el demandado buen cuidado de sefialar como lugar do cumplimiento do la obligaci6n, la Iabana. Pues bien, en ese caso el demandado acudirk al competente, es decir, al Juez de la Habana y le pedirh que reclame lo actuado ante el de Matanzas: tal es la forma que se conoce con el nombre de inhibitoria. Pcro, lbastaba con esa forma? No; porque ello hubiera equivalido a prohibirle al demandado que compareciere ante el Juez que lo emplazare, lo cual, como se comprende, no podria hacerse, de acuerdo con la Constituci6n, ni con los mfs elementales principios de Derecho Pfiblico. En ese caso, el demandado acude ante el Juez incompetente y le aduce que 61 no es competente para conocer del asunto en cuesti6n: tal es la forma que sc llama declinatoria. Vease, pues, c6mo no es un lujo de recursos que la Ley concede al demandado, para reclamar la competencia: la una, la inhibitoria, tiene su raz6n de ser en la necesidad de que el asunto vuelva a manos del Juez que es verdaderamente competente para conocer do 61; !a otra, la declinatoria, en la necesidad do que el ciudadano comparezea ante el Juez quo lo ha emplazado.
Vase ahora c6mo define ambas formas el

ARTicT O 72: "Las cuestiones de competencia podrfin promoverse por inhibitoria o por declinatoria.
La inhibitoria se intentari ante el Juez o Tribunal a quien se considere competente, pidi6ndole que dirija oficio al quo se estima no serlo, para quo so inhiba y remita los autos.
La declinatoria se propondri ante cl Juez o Tribunal a quien se considere incompetente, pidi~ndole quo so separe del conocimiiento del negocio y remita los autos al tenido por competente.'






Y para que se vea quo la Ley no ha ostado imprudente en este phuto, n6tese c6rno et articulo 77 deterlnina que el quo hubiere optado por uno do los modos scfialados en el articulo 72, no podrA abandonarlo y recurrir al otro, ni emplear ainbos simulthnea o scesivamente; son, pues, medios a elegir, pero no medios para ejercitar simultfnea ni sucesivamento.
Y la Ley es tan cuidadosa y tan previsora en este punto, que en el 78 agrega quo el que promueva la cuesti6n do competencia, por cualquicra de los dos merdios antedichos, expresarl en el escrito on que lo haga no haber empleado el otro medio; si resultare lo contrario, por ese solo hecho serh condenado en las costas del incidente, aunque se decida a su favor la cuesti6n de competencia.

Agrega el

AwriCULo 73: "La inhibitoria y la ,declinatoria podrn ser propuestas por los que scan citados ante el Juez incompotente, o puedan ser parte legitima en el juicio promovido."

ARTiCULo 74: "En ningfin caso se promoverftn de oficio las cucstionos de compotencia on los asuntos civiles; pero el Juez que se crea incompetente por raz6n de la materia podrA abstenerse de conocer, oido el Ministerio fiscal, previniendo a las partes quo usen de ,dorecho ante quien corresponda.
Este auto ser apelable en ambos efectos."

Este articulo adoloce tambi6n de esa permanente confusi6n en la Ley entre la competencia y la jurisdicci6n; en ofecto, el Juez que es incompetente por raz6n de la materia, no puede suscitar una cuesti6n de competencia, sino de jurisdicci6n, segfin lo dispuesto cn el articulo 54 de esta Ley. Lo que ha querido docir este articulo 74 es que las cuestiones de competencia no puoden promoverse de oficio y si las de jurisdicci6n. Y en ese supuesto, es de advertir que dice mal





-49
euand'o dice que "podrh" abstenerse de conocer; "deberA'" abstenerse, era la forma correcta de decirlo.
Ejemplos: Una acci6n reivindicatoria contra una finca que estA en Camagiley se interpone en el Juzgado de Guanabacoa. jPodr el Juez abstenerse de conocer? El Juez ciertamente que tiene que dar traslado a la demanda y emplazar al demandado, que tendrA que venir desdc Camagiiey para comparccer; el Juez de Guanabacoa no puede, pues, inhibirse de oficio. En cambio, sup6ngase que al Juez de Guanabacoa se le presente una demanda para resolver si corresponde o no al Alcalde Municipal nombrar los empleados de su despacho; claro estA que el Juez deberd, y no podrd como dice la Ley, abstenerse de conocer, por raz6n de la materia. I Por qu6? Porque 61 carece de jurisdicci6n para conocer de esa clase de negocios; y por lo tanto, existe la abstenci6n obligatoria, no s6lo por raz6n de la materia, como lice el articulo 74, sino ademAs por raz6n de la cuantia de la cosa litigiosa y de la jerarquia judicial.
Ahora bien, la frase "cuestiones de competenci',c", puedt entenderse en un sentido lato o amplio y en un sentido restringido o estricto. En sentido lato, es cuesti6n de competencia, toda reclamaci6n sobre aplicaci6n de reglas de competencia; pero en strict. sensu, no hay cuesti6n sino cuando hay contienda entre Jueces en la forma inhibitoria. Sigamos con el caso propuesto, para darnos cuenta de lo que decimos. El demandado, deciamos, comparece ante el Juez de Guanabacoa y le ,dice por declinatoria que 61 no es competente para conocer del asunto en cuesti6n, sino el de Camagiiey, de acuerdo con el articulo 62. 1 Qu6 hace el Juez con esa reclamaci6n? Pues se separa dcl conocimiento del negocio y remite los autos al tenido por eompetente; como se ve, aqui se trata de una contienda entre partes, no entre Jueces, en la que las partes alegarin todas las razones que tengan por convcniente para justificar, la una su reclamaci6n de competencia y la otra, su Icmanda. En cambio, ya cuando so promueve una inhibitoria y se pide al Juez competente quo dirija oficio al que estime no serlo, para que se inhiba y






remita los autos, desaparecen realmente del palenque las partes, para contender los Jucces.

ARTiCULO 75: "No podrA proponer la inhibitoria ni la declinatoria el litigante que se hubiere sometido expresa o tacitamente al Juez o Tribunal que conozea del asunto."

Esta es una confusi6n de la Ley; no hay sistema en el desenvolvimiento do la materia y es -natural que se incurra en ciertas confusiones y errores, asi de exposici6n como do fondo. Claro es, que si las reglas de competencia tienen por objeto determinar el Juez que ha de conocer en un asunto, una vez que el demandado se ha sometido, c6mo va a proponerse una cuesti6n dc competencia, si, como ya se ha dicho, ellas s6lo pueden ser suscitadas por el demandado? Y entonces, I para qu6 lo dice la Ley? Esto puede dar lugar a la siguiente duda: desde el momento en que el articulo 75 dice que no podrA proponer la inhibitoria ini la declinatoria el litigante que se hubiera sometido expresa o tfcitamente al Juez o Tribunal que conozca del asunto, parece ser evidente que si, a pesar de eso, la promoviere, debiera ser rechazada de plano por el Juez su reclamaci6n; y, sin embargo, eso no es posible, porque si so ha sometido o no se ha sometido, es el punto a discutir, es precisamente lo que se trata de resolver y, por consiguiente, el Juez que rechazara de piano esa reclamaci6n del demandado, se negarfa a conocer del fondo do una cuesti6n que ante 61 se suscita y que 61, en tal concepto, debe resolver. Por lo tanto, este articulo 75 huelga, porque la Ley no puede negar de plano el ejercicio de los derechos.
Y llamamos la atenei6n sobre esto, porque en Procedimientos hay cierta diferencia entre denegar de plano y donegar en definitiva; denegar de plano puede decirse quo es denegar la sustanciaci6n, en tanto que denegar en definitiva es denegar, una vez oldas las razones aducidma por las partes. Aqui, pues, repetimos, se denegaria en definitiva, no de plano.







-51-


ARTicio 76: "Tampoco podr'n promoverse ni proponerse cuestiones de competencia en los asuntos judiciales terminados por autos o sentencia firme."

lie aqul otra prohibici6n, pero qu6 distinta. Esta segunda si es una prohibici6n do sustanciaci6n, que verdadera y realmentc procede. En estc caso no puede haber cuesti6n a discutir, porque el mismo Jucz ante quien se promueva la cuesti6n de competencia es quien ha dictado el auto o la sntoncia firme, y es claro que 61 no debe admitir que nadic venga a discutirle el auto o la sentencia por 61 dictada.
De modo que, la prohibici6n del articulo 75 es una prohibici6n que envuelve una denegaci6n en definitiva; la prohibici6n !del 76' es una prohibici6n que envuelve una denegaci6n do plano.
Vistas ya las class y las formas de incompetencia, pasemos a estudiar la sustanciaci6n. Do las declinatorias no hay ya quo ocuparse por ahora, puesto que el articulo 79 nos dice que ellas se sustanciarin como excepciones dilatorias, segfin proviene el articulo 536.
I Qui6nes pueden promover las cuestiones do competencia? A este respecto nos dice el

ARTiCULO 80: "Pueden promover y sostener, a instancia de parte legitima, las cuestiones do competencia:
19 Los Juzgados Municipalcs.
2' Los Juzgados do Priinera Instancia.
39 Las Audiencias.'

Es realmente una forma un tanto rara de oxpresar esta materia: La frase "a instancia de parte legitima" es funda. mental, puesto que de otra suerte iria abiertamonte contra lo dispuesto on el articulo 74, seg-in el cual las cuestiones do competencia no pueden promoverse do oficio. Y, por otra parte, no puede promover las cuestiones de competencia el Tribunal Supremo, porque, como 61 es uno, no puede con-






-52
tender con ningfin otro Tribunal acerca del conocimiento do un determinado asunto.

ARTiCULO 81: "Ningfin Juez o Tribunal puede promover cuesti6n de competencia a su inmediato superior jerArquico, sino exponerte, a instancia de parte y oido el Ministerio fiscal, las razones que tenga para creer que le corresponde el conocimiento del asunto.
El superior dark vista de la exposici6n y antecedentes al Ministerio fiscal para que emita su dictamen; y sin mks trAmites resolverd dentro de tercero dia, lo que estime procedente, comunicando esta resoluci6n al inferior para su cumplimiento.'

ARTiCULO 82: "Cuando algfin Juez o Tribunal entienda en negocios que sean de las atribuciones y competencia do su inmediato superior jerhrquico o del Tribunal Supremo, se limitar6n 6stos a ordenar a aqu6l, tambi~n a instancia de parte y oido el Ministerio fiscal, que se abstenga de todo procedimiento y le remita los antecedentes."

ARTiCULO 83: "En los casos de los articulos anteriores, los Jueces y Tribunales dar6n siempre cumplimiento a la orden de su inmediato superior jerirquico, sin ulterior recurso, cuando 6ste sea el Tribunal Supremo. Contra las resoluciones de las Audiencias, y sin perjuicio de su cumpliiniento, las partes que se crean agraviadas y el Ministerio fiscal podrdn recurrir dentro de ocho dias a la Sala tercera del Tribunal.
Esta Sala pedird informe con justificaci6n o reclamando los autos a la Audiencia que hubiere dictado la resoluci6n y oyendo despu~s al Ministerio fiscal, resolverd lo que estime procedente.
Igual recurso podrdn emplear ante la Sala eivil do la Audiencia respectiva los que so crean agraviados por iguales resoluciones de los Jueces de primera instancia en su relaci6n con los Municipales."






-53-


Aparte del error manifiesto en que incurre la Ley al sefialar el t~rmino de ocho dias para el recurso de casaci6n, ya quo al Supremo, coino veremos mis adelante, no se puede Ilegar en ocho dias, estos articulos 81, 82 y 83, sientan el principio de que no puede haber cuestiones de competencia entre superiores e inferiores; ellas suponen la no existencia de la subordinaci6n, de la obediencia.
Pero precisa aclarar un punto: les que so neccsitar& de igual categoria para que puedan los Jucces promoverse cuestiones de competencia? o, en otros trnrinos, Is6lo entre iguales pueden promoverse y sostenerse las cuestiones de competencia? No lo dice la Ley de una manera clara. Sin embargo, no parece ser esa la conclusi6n quc cabe deducir del texto, de los articulos citados, sobre todo, del 81, cuando dice que ningiin Juez o Tribunal "puede" promover cuesti6n de competencia a su inmediato superior jerirquico. Esto es cierto, pero en ninguna parte dice quc no puedan contender Jueces o Tribunales de distinta categoria; es decir, que no se refiere al grado que ocupen los Jueces en la jerarquia judicial, sino al caso en que cst6n ligados por relaci6n de subordinaci6n: asi, el Juez Municipal de Guanabacoa puede promoverle una cuesti6n de competencia al de primera instancia de Giiines, pero no al de primera instancia de Guanabacoa. Fij~iionos bien en esto, que es muy importante y quc en la Ley no se ve muy claro.
Hemos visto ya qui6nes pueden promover y sostener las cuestiones de competencia; veamos ahora en qu6 forma pueden promoverse.

Dice el

ARTiCULO 84: "Las inhibitorias se propondran siempre por escrito con firma de Letrado.
Unieamente se exceptfian de esta regla las quc so refieran a juicios verbales, cuya cuantia no exceda de mil pesetas, las cuales podrAn proponerse y sustanciarse por medio de conparecencias ante el Juez Municipal o por escrito, sin necesi-






-54
dad 'de firma de Letrado, pero oyendo por escrito al Fiscal Municipal."

La sustanciaci6n no puede ser, como se ve, mds sencilla.
Sin embargo, la jurisprudencia ha tenido que Ilenar vacios importantes que se observan en estas cuestiones de competencia. Entre otros, el siguiente: que no pueden promoverse cuestiones de competencia en las diligencias preliminares del juicio, segfin lo han declarado las sentencias de 8 de Julio y de 21 de Septiembre de 1878 del Tribunal Supremo espafiol. Existia tambi6n la duda de si procedia suscitar la cuesti6n de competencia en el incidente de insolvencia; trAtase del siguiente caso: Un individuo va a egercitar una acci6n real sobre un ininueble en el lugar en que estA sito, poro en otro Juzgado que no es el que le corresponde y promueve al mismo tiempo un incidente de pobreza; el demandado, al contestar el incidente de pobreza, j est' obligado a suscitar la cuesti6n de competencia a los efectos del pkrrafo 29 del articulo 58? Y si no lo hace entonces, I podr hacerlo despu~s? Esta es otra cuesti6n o duda que esti resuelta por las sentencias citadas del Tribunal Supremo de Espafia y no ciertamento del mejor modo.
Otra afirmaci6n quoe cabe hacer es la do que las cuestiones de competencia no pueden promoverse en los asuntos de jurisdicci6n voluntaria'; desde el momento en que la Ley determina en el articulo 63 reglas para la compet-encia en los asuntos de jurisdicci6n vountaria, es innegable que no se pueden suscitar en ellos.
Otra afirmaci6n es la de quo la resoluci6n do una cuesti6n de competencia por los trA nites aqui establecidos, no define de una manera absoluta la competencia del Juzgado, segfin lo tiene establecido el Supremo de Espafia en sentencia de. 19 de Febrero !dle 1857. Sin embargo, necesitamos de mayores conocimientos proeosales de los que tenemos, para Ilegar a comprender el verdadero sentido y alcanee de esta afirmaci6n; seria necesario saber que hay recursos de casaci6n que se pueden establecer contra las sentencias de las Audien-






-55

cias, y (lte es un motivo o fundamento de casaci6n el liaber conociclo del asunto en euesti6n un Tribunal ineompetente.
Pueden, adenias, presentarse eiertas dudas en estas cuestiones do competeneia, que constituyen, como sabemos, un incidente cuya traminitaci6n ya conocemos.
En primer lugar, la Ley prohibe en su articulo 77 !ue sC empleen simultAInea ii sucesivamente las deelinatorias y las inhibitorias y adeins determina en el articulo siguiento quo so exprese en el primer esCrito qu no se usa muts que una do esas formas; pero, a pesar de esas prohibiciones y de esas prevenciones, puede suceder, y sucede, quo los litigantes usen de las dos formas. L Qu6 se hace en ese caso? Las sentencias de 14 de Septiembre de 1858 y de 23 do Mayo dc 1860 han establecido que los Jueees deben proceder a que desaparezea uno de los dos medios, tan pronto como se enteren del heeho, dejando en pie el que primero se hubiere aducido. Comprendese el anho campo que asi so deja al arbitrio judicial.
Otra dificultad que puede ofrecerse es la, siguiente: la cuesti6n de competeneia es, despu6s (C todo, un simple problema de heeho que en muchos Casos puede resultar sumamente obscuro y enmarafiado; y, sin embargo, nosotros observaremos en este procedimiento que el legislador ha hecho de ella un simple incidente sin pruebas. I C6mo se liacen los reconocimientos que la c-lesti6n dc competencia implica? No puede abrirse, claro estA, a prueba una declinatoria y mueho menos una declinatoria. Esta duda fu6 tambi6n resuelta por la jurisprudencia, en el sentido idle que en las cuestiones de competencia no cabe el reeonocimiento a prueba, pero si los autos para mejor provcer, y so ilaman autos para mejor proveer, aunque ello sea adelantar ideas, ciertas diligencias q(1e el Juez manda a practicar, despu6s de la vista o de la eitaei6n para sentencia y antes do pronuneiar si fallo, como son las de pedir que se traiga a la vista cualquier documento conveniente para eselarecer el derecho de los litigantes, exigir confesi6n judicial a los litigantes sobre heehos que estimen de influencia en la cuesti6n y no resulten probadas, etc., etc.; diligencias todas quc tienden, como en su dia veremos,






-56
a evitar que e0 Juez sc abstcnga dc fallar, por incertidunbre
* obscuritlad cn los hechos sometidos a su fallo.
Adenias podemos decir que las cuestiones de competcia requiercil la dircei6n do Letrado, afin en los juicios exceptuadtos do la defensa obligatoria.
Otro punto que tampoco encontr-mos tratado en t-da su extensi6n en esta Ley es el de las precauciones que debe adoptar el interesado a quie se le niega aquella cuosti6n d competencia Ilamada inhibitoria. Hemos dicho ya que estas cuestiones de competencia, o, mejor dieho, que la resoliei6n de una cuesti6n d competeneia no determina nunca de una manera absoluta la competencia del Juzgado; asi cotno que es regla que a quien no haya reclamado on su oportunidad la falta, no puede admitirse un reourso de casaci6n. En la declinatoria no importa, porque consta en los autos y queda alli justificado que se reclam6 la falta a su tiempo; pero, en cambio, en la inhibitoria no consta absolutamente nadla. Do aqui que e litigante precavido deba en ese caso sacar la debida certificaoi6n, declarando que con feea tal suseit6 la euesti6n do inhibitoria y que le fu6 donegada. Esta es realmente una precauci6n importantisima, que no siguen desgraciadamente todos los abogados y que, por ello, tienen que lanentarse luego do las desastrosas consecuencias al tienpo de la casaci6n.
Otra afirmaci6n que cabe hacer es la de quc las resoluciolones de los Tribunales mandando sostener una cuesti6n de competencia no tienen tampoco el carfcter de definitivas, segfin se 'determina en sentencia del Tribunal Supremo espafiol de 1. de Junio de 1861.
Por otra parte, los derechos de las partes on las cuestiones de competencia no son sino secundarios, en las inhibitorias sobre todo, no tanto en las declinatorias, on las que, conUo ya dijimos, contienden las partes. Este es un juicio en ol que el inter6s pfiblico pre-domina sobre el particular realente.
Es parte tambi6n, en la cuesti6n de competencia el Fiscal, y la Ley lo ha hecho asi, mnis por error. que por plena convicci6n de que su intervenoi6n en las cuestiones de compe






-57

tencia habria de ser beneficiosa. Es un error de poca trascendencia, despus de todo, que conozca de un determinad'o asunto el Juez de Guanabacoa, en vez del Juez d Giiines, que era el liamado a conocer en 61, un error que, por lo menos no afeeta al inter6s pfiblico. Si se tratara de un conflicto jurisdiccional, es cierto quc la perturbaci6n causada podria realmente liegar a ser grave; pero la cuesti6n de competencia es, despu6s de todo, o mejor dicho, ante todo, una cuesti6n privada, en la quc casi puede decirse que los finicos perjudicados son los interesados. Asi es que no estft justificada plenamente la intervenei6n del Fiscal en las cuestiones dc competencia, por lo menos, tanto como lo estA en los conflietos jurisdiccionales. Y dijimos que la intervenci6n del Fiscal en las cuestiones de competencia, m~s sC 'debia a error del legislador, que a una eonvieci6n real y verdadera de su necesidad, porque en efecto, ello obedece al perpetuo error del legislador, que confund'e la competencia con la jurisdicei6n; por eso, sin duda, crey6 que debia intervenir el Fiscal en ellas. Por otra parte, sin embargo, ese error no es muy deplorable, porque en cierto modo estf justificada la intervenci6n del Fiscal en las cuestiones de competencia, porqne, si es cierto que en ellas no se ve el inter6s pfiblico tan claramente como en los conflictos jurisdieionales, es innegable, sin embargo, que ese inters pfiblico ipalpita en ellas.
Y todo el grupo de articulos, desde el 84 hasta el 106, no contiene mfs que la sustanciaci6n, que es bastante clara para exigir una explicaci6n detallada. Si nos fijamos, sin embargo, en el 104 y en el 105, notaremos el carfcter pfiblico que la Ley insiste en dar a estas cuestiones de competencia.
Dice el

AnTiCULO 104: "Si se hubieren personado las partes, o alguna de ellas, se les comunicarin los autos para instrucci6n por tres dias improrrogables a cada una, transcurridos los cuales se recogerAn de oficio y se sefialari dia para la vista.
Esta tendrh lugar precisamente, con Abogados o sin ellos,






-58
dentro do los ocho dias siguientos a la devoluci6n o recogida do los autos."

Y agrega el

AuTiCULO 105: "Dontro de los cuatro dias siguientes al de la vista o al de la dCvoluci6I1 do los autos por el Fiscal, cuando no so hayan porsonado las partes, so dictarn! sontencia decidiendo la competencia."

No so ospera a las parts, como se ve. Y Iqu6 significa el que on una cuesti6n civil no se paralice la trainitaci6n coa la ausoncia do las partes? IQu6 otra cosa puede sigiificar, o a qu6 otra cosa puede obedcoer quo al deseo del legislador de hacer de estas cuostiones de competencia, quc tienen de pfiblicas un vointe y cinco por ciento, algo eminentemonte phblico?

ARTiCULO 106: "Contra las sontencias de las Audiencias en que so decidan cuestiones de competencia, s6lo so darn el rocurso do casaci6n por quebrantamienfo de forma dcspus do fallado el pleito en definitiva.
Contra las del Tribunal Supromo no habrAt ulterior re. curso. "

Como quo la Ley liga constantemente las cuestiones de compotencia con los conflictos de jurisdicoi6n, y aqui en oste articulo 106 se da un recurso de casaci6n por quebrantamiento do forma contra las resoluciones de las Audicacias en quo se decidan cuostiones do competencia, cabe preguntarse si los conflictos de jurisdicoi6n no estan comprendidos en el texto de este articulo 106, en cuanto a los recursos quo contra la resoluci6n de los mismos puedan establecerse. El 'Dr. Dolz estima quo esto articulo 106 se refiere finicamente a las cuestiones de competencia, no a los conflictos jurisdiccionales.






-59

El articulo 107 no tiene para nosotros, como so conmprendo, importancia alguna.
No asi el

ARTiCULO 108: "El Tribunal Supromo podrA condenar al pago :die las costas causadas on la inhibitoria al Juez o Tribunal, y a la parte que la hubioren sostenido o impugnado con notoria temeridad, determinando en su easo la proporei6n en que deban pagarlas, o si han (le ser solamente de euenta do las partes.
Cuando el quo haya promovido la competencia se halle en el easo del pArrafo 2" del artioulo 78, se le impondrin todas las costas.
Las mismas declaraciones pueden hacer las Audiencias y los Jueces de primera instancia, cuando decidan cuestiones de eompetencia.
Cuando no hicieren especial condenaei6n do eostas, se entenderan de ofioio las eausadas en la competencia."

Cabe observar respecto de este artioulo: 19, la condena do costas ha do ser conjunta al Juez y a ia parte, o s6lo a ]a parte; 2Q, la facultad potestativa quo otorga este artieulo a los Jueees o Tribunales para imponer costas en caso de notoria temeridad, es boy mandato legal imperativo, segan la Orden ndmero 3 do 19 do Enero de 1901.

ARTiCULO 109: "El Tribunal one haya resuelto ]a eompetcnia remitirA el pleito y las aetuaciones que hay. tenido a ]a vista para deidirla, con eertifioaeidn do la sentencia, al Juez o Tribunal deelarado competente, y lo pondrA en conoilnie'ito del otro.
Tarnbi6n cuidarl de quo so haga efectiva ia oondenaoi6n do costas que hubiere impuesto, librando al ofeoto, previa su tasaeidn, las 6rdenes oportunas."

Es inqudable que lo miis corriente es que el Tribunal superior t'mnga quo resolver las cuestiones de eompotneia; pero






-60-


el Tribunal superior en muehos casos no hace tal, sino que declara mal formada la competencia y devuelve a cada Juzgado sus actuaciones.

ARTiCULO 110: "Cuando la cuesti6n de competencia entre dos o mds Tribunales o Jueces fuere negativa, por rehusar todos entender en un negocio, la :d'ecidirh el superior que corresponda, conforme a lo dispuesto en el articulo 99, siguiendo para ello los niismnos trdnites prescritos para las dems competencas."

Ya dijimos, al tratar de las diversas clases y formas de las cuestiones de competencia, que propiamente las cuestiones de conpetencia no pueden ser negativas; y por tanto, este articulo 110 se estA refiriendo a los conflictos de jurisdicci6n ; y, por ende, tal como 6l esth redaetado, es enteramente inaplicable.
Los articulos 112 y 113 carecen de aplicaci6n igualmente, desde el mnomento enl que el articulo 26 de nuestra Constituci6n declara que el Estado y la Iglesia estrn completainente separados.

ARTiCULO 114: "Las inhibitorias y ]as declinatorias suspender~n los procedimientos, fuera del caso a que se refiere el articulo anterior, hasta que se decida la cuesti6n die competencia.
Durante la suspensi6n, el Juez o Tribunal requerido de inhibici6n podri practicar, a instancia de parte legitima, cualquiera actuaci6n que a su juicio sea absolutamente necesaria y do cuya dilataci6n pudieran resultar perjuieios irreparables."

Realmente, es muy delicada ]a facultad quo al Juez requerido de inhibiei6n confiere el segundo p'rrafo de este articulo, puesto que ella envuelve una exeepci6n a ia regla general que conocemos y que se enuncia en el p'rrafo primero. Claro esti, por.lo demis, que no podia decirsele al Juez cuh1es





-61-


eran las diligencias o aetuaciones que ameritaban el uso de esa facultad a 61 conferida, porque ello so resiste a ser regulado previamente; pero si puede decirse que deben ser inotivos muy graves los que eleven a hacer uso de esa facultad, como seria, jpor ejemplo, el easo de la anotaei6n dc un embargo deeretado. Segfin las sentencias del Tribunal Supremo espafiol del 15 de Febrero de 1862 y 10 de Junio de 1865, son eompletamente nulas las aetuaciones realizadas durante la suspensi6n del procedimiento. Y segfin el articulo 386 del C6digo Penal, "El funeionario pfiblieo que, legalmente requerido de inhibiei6n, continuare procediendo antes que se deciAt ]a contienda jurisdiecional, serh eastigado con la multa de 325 a 3,250 pesetas".

ARTiCULO 115: "Todas las actuaciones que se hayan practicado hasta la deeisi6n de las competencias serAn vAlidas, sin necesidad de que se ratifiquen ante el Juez o Tribunai que sea declarado competente."

Prueba de que no hay una cuesti6n fundamental en las euestiones de compoteneia, es que lo actuado antes de la deeisi6n de las eomlpetencias es vilido; elaro es que en los conflictos jurisdiecionales no puede ser eso asi; en ellos es absotutanwnte nulo lo practicado antes de la decisi6n del conflieto. Este precepto, pues, encierra la naturaleza verdadera de las cuestiones de competencia. Por otra parte, no s6lo sera nulo To aetnado despues de suspendido el procedimiento, sino que, como acabainos de ver, el Juez oue continfic actuando ineurro en responsabilidad criminal, segfin el artieulo 386 dL (6dio Penal. Por lo que el Dr. Dolz eitiende que .el ('6digo Penal tambiin eonfunde la competencia eon la jurisdieei6n, o sea, las euestiones de Competeneia con los conflictos jurni ceiotio'es, porq!ue realmonte no es una eosa tan grave que en una euesti6n tle counpeteneian eontinfie el Juez actuando, como ria, sin duda, en un conflieto (Te jurisdieei6n ; si Mi legis',ador del C6digo Penal no hubiera estado ei ese error, figfirome que no huLiera declarado delito ese he-





-62
cho. Fij~monos ahora en otro aspecto del mismo problema: el Juez que, requerido de declinatoria, continfia actuando, no ineurre en responsabilidad criminal. AC6mno sc explica semejante disposici6n sino por el dicho error dcl Cldig, Penal? Porque claro esti quc no pIodeL 'Is aplicar los p,ceptos 0el C6digo Penal por analogia y, haciendo una interpretaci6n extensiva contra reo, decir: si el Jucz que continfia actuando despu6s do htber sido requerido por inhibitoria, incurre en responsabilidad criminal, es 16gico pensar que incurrir ignalmente en responsabilidad criminal el Juez que requerido por declinatoria, continie actuando.

CAPITULO V

De los recursos de queja contra las autoridades administrativas.

Esta Secci6n, como ya dijimos al principio de estas explicaiciones, salva el meinbretc colocado a la cabeza del titulo, o sea, dc las cuestiones de competencia y de las contiendas dc jurisdicci6n, porque aqui si ya se estd tratando propia y verdaderamente dc conflictos de jurisdicei6n; conflictos de jurisdicci6n que estima el Dr. Dolz, que deben formar un Titulo aparte, dejando s6lo al anterior bajo el membrete do "Cuestiones dc Competeicia".
Las contiendas entre los Tribunales de justicia y los funcionarios no pueden tener lugar, como se comprcl]de, sino euando se trata de subvertir completamente el orden y la disciplina necesarios en el Estado para su existencia ; se necesita, pues. que haya un grave conflicto al par que un grave atentado.-Naturalmnente one a veccs oeurre quc el conflicto no es tan grave, porque la linea divisoria entre lo civil y lo adininistrativo no es neta y precisa. El Dr. Dolz recuerda quc R1 tuvo un caso de cumplimiento de contrato en que tanto el, Alcalde como el Gobernador se inhibieron y mandaron a conocer de 61 a las antoridades civiles, que a su vez se inlibieron, por entender que ello mas bien constituia un asunto





-63--


administrativo propio de las autoridades administrativas, que cuesti6n civil sometida a su fuero
Vcamos el articulado:

ARTiCULO 116: "Los Gobernadores Generales dc las Islas dc Cuba y Puerto Rico son las finicas Autoridades quo podran suscitar en nombre de la Administracidn competencias positivas o negativas a los Juzgados y Tribunales, por exceso de atribuciones en el caso de que 6stos invadan las qu correspondan al orden administrativo."

Hoy por hoy podria discutirse qui6nes son las autoridades administrativas que han sustituido a los Gobernadores Generales en el uso de esta facultad; en Espafia el. mismo precepto fu6 con posterioridad modificado en el sentido de acordar esa facultad a los Gobernadores de provincia. Serh, pues, un punto a discutir qui6n es esa autoridad administrativa entre nosotros, si es el Presidente de la Repfiblica, que es el que prActica y realnente ha sustituidlo a los Gobernadores Generales del tiempo do la colonia, o si es el Gobernador do la provincia respectiva, como acontece en Espafia. Pero ese es un detalle insignificante, despu~s de todo. Lo cierto y lo que por ahora nos interesa conocer es que las autoridades superiores de la Administraci6n son las finicas capaces de plantear cuestiones de competencia (1) a los Tribuiales de Justicia. Y, en canbio, v6ase lo que dice el

ARTiCULO 118: "Los Jueces y Tribunales no podvan susitar cuestiones de coinpetencia, a las Autoridades del orden administrativo.
Sin embargo, podrn sostener ]a jurisdiceion y atribuciones que ]a Constituci6n las loyes les confieren, reclamando contra las invasiones de dichas autoridades por medio de reeursos de queja, que elevarhn al Gobierno."

(1) Huega advertir que cuando en este eapitulo digamos '"cuestiones de competencia', nos estamos refiriendo a, ]as cuestiones dTe eonpetencia, por antonomasia, o sea, a las que en el anterior hemos ]lamado ''conflietos de jurisdicei6n".





-64-
Esa es la doctrina: La doctrina de esta Ley retrata perfectamente la 6poca en que se public6: se permite a los organismos superiores de ]a adininistraci6ii que susciten cuestiones de competeicia a los Tribunales de justicia, pero no se permite a 6stos suscitar competencias a aqu6las. iQu6 significa csto? Pues simple y sencillanicute la gran preponderancia del Poder Ejecutivo sobre el Judicial; significa que es un precepto dietado en tiempos de la coloniia; y esto tan era asi, quo parecia una falta de respeto el que un simple Tribunal de justicia viniera a suscitarle una cuesti6n de competencia a los respetables miembros de la Adninistraci6n. Asi es que todo este articulado es fnidamentalmente ineonstitucional. Verdad es, por otra parte, (lue s6lo se trata de una cuesti6n de palabras, puesto quc el pdrrafo 2. de ese articulo 116 dice que los Tribunales de justicia podr6n sostm'er ]a jurisdicei6n y atribuciones que la Constituci6n y las lcyes les confieren, reclamando, por medio de rccursos de queja eontra las invasions de diehas autoridades. Y I qu6 es eso sino suseitar una euestidn de competencia, en el fondo, real y positivamente? Pero, eomo eran los tienupos one eorrian, 110 se atrevieron a decir palabra, por salvar el respeto debido a las Autoridades administrativas.
Ahora bien, que se halle limitado este derecho a las Autoridades superiores de la Administraei6n, guarda perfecta corrclaci6n con lo que se desenvuelve en los artieulos siguientes y, coneretamente, en el 120, quc a la letra dice: "S61o las Salas de gobierno de las Audiencias y la dcl Tribunal Snpremo podran recurrir en queja al Gobierno contra las invasiones dc la Administraci6n cn las atribuciones judiciales."
Asi coilo no todas las Autoridades administrativas pueden suseitar cuestiones de competencia a los Tribunal-es de justicia, asi no todos los Tribunales de justicia pueden suscitar competencias a las Antoridades administrativas. Y j estas limitaciones son ceisurables ? Por el contrario; ,las tienden a evitar el desord'en y la anarquia que sin duda habrian de introducirse con ]a facultad de todos los Tribunales de justicia y de todas las antoridad'es administrativas de susci-





-65
tarse cuestiones de competencia mutuamente. En las cuestionos de competencia que hasta ahora hemos estudiado, sin embargo, no habri.a inconveniente verdadero alguno en quo eso se hiciese; pero aqui se leva ya toda la ropresentaci6n del podler del Estado, al susoitar ostas cuestiones de competencia y, como so comprende, no estaria bien quo un simple Juez Municipal o un escribieuto cualquiera, llevara esa representaci6n.
CUmo se sustancian esas reclamaciones de los respectivos Poderes? No lo dice la Ley; cuando la Sala de Gobierno de una Audiencia libre su exposioi6n a una Autoridad administrativa, advirti~ndole que tal funci6n no estA dentro de su jurisdicci6n y 6sta, la reciba, serA cosa de exaninar la sustanciaci6n quo do acuerdo con lo quo dotermina el procedimiento administrativo sea del oaso. Tampoco dice la Ley o6mo so sustancian las oomunicaciones del Presidente de la Rcpfiblica, haciendo uso de la facultad one le confiere el articulo 116. Por consiguiente, cabo preguntar a qu6 es a lo que se refiere nuestro texto? Pucs nuestro texto a lo fmico a que va enanminado es: 1Q, a sentar la doctrina, y 2Q, a doeir 6mo se preparan esas cuestiones y c6nio se inicia el expediente ante lo judicial. Asi, nos dicen lo siguieute los articulos

ARTiCULO 119: "Podrn promoverse los expedientes do reourso de queja:
19 A instancia de parte agraviada.
20 En virtud de excitaciones dl Ministerio fiscal.
39 De oficio."

ARTioumo 121: "Los Juzgados Municipailes y los de primera instancia, cuando sean invadidas sus atribuciones por Autoridades del orden administrativo, lo pondrAn en conocimiento de la Sala de Gobierno de la Audioncia, para que 6sta puoda formular el recurso de quoja, si lo estima procedente.
Al efeoto, los Juzgados Municipales remitirfin a los de pri-





-66-


mera instancia de su partido los expedientes en que consten los hchos relativos al exceso o atribucionos cometido por los agentes del orden administrativo, y los segundos los pasarAn con su informe a la, Audiencia respectiva.
Cuando los expedientes nacieren de los Juzgados do primora instancia, seruh remitidos directamento a la Audioncia.
Si se formaran en las Salas de justicia do las Audiencias o del Tribunal Supremo, se pasaran despu6s de instruidos a la respectiva Sala do Gobierno."

ARTiCuLo 122: "Las Salas de Gobierno de las Audiencias, recibidos que sean los expedientes a quo sc refiere el articulo que antocode, o en vista de los quo ante ollas so hayan comenzado o instruido, y la del Tribunal Supremo en su caso, los pasarn al Ministerio fiscal para que con toda prefcrencia emita si dictamen."

Y Asf sigue ]a tramitaci6n, preparando la reclamaci6n; despu6s de hecha la reclamacidn, no dice o6mo se sustancia.
Las disposiciones del Titulo 39, que so titulaba "Do los recursos de fuerza en conocer", comprensivas do los articulos 125 al 152, ambos inclusive, han quedado dcrogados de hecho con ]a scparaci6n de la Iglesia y el Estado establecida por el articulo 26 do nuestra, Constituci6n.
Y antes do pasar al estudio do las acumulaciones, veamos de resolver algunas cuestiones prhcticas que el estudio dcl texto suscita. La finica duda importante que puede ofrecerse es la siguiente: no pudiendo ross que las Salas do Gobierno do las Audiencias o la del Tribunal Supremo establecer estos recursos y pudiondo cllos nacor a instancias de cualquicra ciudadano, scgfin el nfimero 19 del articulo 119, este ciudndano podrA acudir indistintamete al Juez Municipal, al d primera instancia, o a la Audiencia? Es una duda roalmento do caracter prActico, porque perfectamonte so comprende que puedla darse el caso. La Ley no dice ante qui6n debe acudirse; poro el Dr. Dolz cree que no so puede acudir indistintamente a cualquiera de esas autoridades judiciales, porquc, si






-67-


ello fuera asi, mejor seria suprimir el Juez Munieipal y el de primera instancia. Es necesario, pues, acudir al Juez cuya jurisdiei6n la sido invadida; pero como 6ste, suponiendo que sea uno de primera instancia, no tiene facultades para dirigirse por si a las autoridades administrativas y suscitar la euesti6n de competencia, lo quc debe hacer es elevar el expediente al superior jerhrquico y 6ste a su superior, hasta que de esc modo league a la Sala de Gobierno de la Audiencia respectiva.
Adem'is, el Real Decreto de 8 de Septiembre dc 1887 prohibe que se requiera de inhibici6n al Tribunal Supremo.
Tampoco puede requerir un Poder del Estado a otro Poder en su suprema representaci6n, porque entre si no tienen autoridad' ni superioridad de ninguna clase.

CAPITULO VI

De las acumulaciones.

Acumulaci6n de acciones.-Acumular es unir; de manera que la acumulaci6n es una instituei6n procesal que tiene por objeto unir cosas que estaban separadas, disyuntas. Y esa instituci6n se divide e n dos partes: 1, acunmulaci6a de acciones; 2., acunrulaci6n d autos. En la primera se hace una uni6n ideol6gica de derechos en una sola 'demanda; en la scgunda, las acciones, una vez ejercitadas, se sustancian en un solo juicio, uni6ndose los autos, o sea, las piezas materiales que componen el juicio.
La acumulaci6n de acciones apareec per primera vez en el 'Derecho Procesal al promulgarse esta Ley viggente; hasta entonces ella no habia sido objeto de los C6digos procesales, porque se lla creido que las acciones eran estiidio propio del Dereeho civil, que no tenian un lugar adecuado en las leyes procesales. Pero lo malo es que las acciones t-ampoco se haIlaban en el C6digo Civil, porque los" legisladores civiles es timaron que eran materia del Derecho Procesal, y asi se quedaban las acciones ilegislad'as, como afin se quedan hoy por






-68-


hoy. Para el Dr. Dolz, ]as acciones pertelnceni inanifiestancate al camnpo del Derecho Procesal; lo on hist6ricamente, porque dieron nombre a una de las partes dcl procedimicnto romano; lo soil doctrinalinente, porque no tienen nada que ver con el Derecho Civil. El Derecho Civil es un Dcreho, que no necesita aeciones, sino que s6lo describe, determina y limita los derechos subjetivos (de las personas; ahora, ese Derecho vive, como debe vivir, es deceir, del reconocimiento de los dcinus ciudadanos; tan pronto como se le here, se agita y mueve. IY c6mo so agita y inueve? Ante los Tribuiiales de justicia, por medio del proceeinfieneo que ahora estudianios. Luego las aeciones coilstituyen el primer paso proccsal, el primer clemento do movimiento oue necesita el Derecho euando es atacado. Y por este.carActer de las aeciones, como que en el orden normal del Derecho no necesitamos do ellas, deben ejereitarse ]as acciones por medio de las deman. das que estableee ]a Ley procesal.
Y, como que esto es una verdad indiseutible, los redaetores de esta Ley, al eneontrarse con que un solo individuo podia tener que ejereitar diversas aceiones, ereyeron que seria mils conveniente acumularlas. unificarlas y trataron la aeumulaci6n de las aeciones eon la consideraci6n supuesta de quo las acciones tienen una indole o naturaleza procesal; otra ley vendrh y tratard dcl ejereicio de las acciones y otra de la extinci6n do ]as aceiones, etc., hasta completar su estudio.
Es, pues, de importancia esta Secei6n, aunque no fuera mts que por eso.
Veamos el articulado.

ARTiCULO 153: "El actor podra acumular en su demanda cuantas acciones le competan contra el denandado, aunque procedan de diferentes titulos, siempre que aquflias no scan incompatibles entre si."

Fij6monos que dice "contra el demandado"; luego es una persona del demandado, aunque las acciones procedan de diversos titulos; es deeir, que si un individuo me debt 500






-69-


pesos por raz6n de un contrato de compra y venta, 500 pesos por raz6n de n prstamo quo le hiee y 800 pesos por alquileres do una casa, antes de este precept() yo tenia qne ejercitar tantas aeciones cuantas eran las deudas, esto es, estableer tantos juicios cuantas eran las obligaciones, y en eambio, ahora yo puedo acumulailas todas en un solo juieio contra ese individuo. Ahora bien, este expediente tiene una excepei6n, o mils bien, una condiei6n, a saber: que las acciones sean compatibles entre si.
Y a este prop6sito nos dice el

ARTiCULO 154: "Ser incompatible el ejereicio sinultilneo de dos o mas acciones en un mismo juieio, y no poclr'gn, por tanto, acumularse:
11 Cuando se excluyan mutuamente, o sean contrarias entre si, de suerte que la eleeci6n de la una impida o haga inefieaz el ejereieio de ]a otra.
2" Cuando el Juez que debe conocer de la acei6n principal sea incompetente, por raz6n de la materia o de la cuantia litigiosa, para conocer de la acumnulada.
39 Cuando con arreg'lo a la Ley deban ventilarse y decidirse las acciones en juicios de diferente naturaleza."

Ejemplo del nfimero 10: Yo, que me ereo preterido er un testamento, establezco una demanda para que se me declare heredero y al mismo tiempo establezco otra para que se reconozea la nulidad del testamento en cuesti6n; es evidente que no puedo acumularlas, porque ellas so excluyen mutuamente, desde el momento en que pretendo anular el documento que a la vez ereo que acredita mi car'Acter de heredero testamentario. Del nfimero 20: Si un individuo me debe 50 pesos, por raz6n de un pr6stamo, y 200 por raz6n de unma venta, yo no puedo acumular esas acciones ante el Juez municipal, quc s6lo puede conocer hasta 200 pesos. Del 3-: Yo establezeo una acei6n que debe sustanciarse en un juicio declarativo de mayor cuantia y otra que debe sustanciarse en un juicio eje.cutivo; no puede aeumularlas, porque con arreglo a la Ley






-70
deben ventilarse y decidirse Cn juicios de difercnte naturaleza.
Aliora bien, n6tcse quo dice la Ley: serhi incompatible el ejercicio "simultdnco" do dos o mgs acciones en un mismo juicio; luego, pueden acumularse acciones incompatibles entre si, siempre que se presenten en forma alternativa. Respccto al nfimero 2, hay algunos casos quc son absolutamente irreductibles, como, por ejenmplo: yo no pueJo acuinular una acci6n administrativa con una civil.

ARTICULO 155: "Las aceiones que por raz6n de la cuantia de la cosa litigiosa deban cjercitarse en juicio verbal podr~n acumularse a las de mayor o menor cuantia.
En cstos casos se deterninarl la competencia, dcl Juez y la clase de juicio declarativo quc haya de seguirse por el valor acuinulado de todo lo quo sea objeto do la demanda."
Es 6sta, pues, una excepci6n al nfumero 2. del articulo 154; aunque los Jucces municipales no soil competentes para conocer de acciones que excedan dce 200 pesos, pueden conocer de las acciones del juicio de mayor o menor cuantia aeumuladas.
Y en cuanto al 39, puedon t.ambi~n aenmularse, renuncifndose ]a especialidad o la naturaloza dcl juicio de quc se trate, es decir, a toda su tramitaci6n.
HIasta ahi la Lcy va bien. S61o one a la Ley se le ha olvidado un aspecto del (problema que nunca debi6 olvidarse a un legislador procesal, y es el de qu6 es lo one debe hacerse cuando no se cumple con lo quec n la Ley so determina; lo cual es, como tcndrcmos ocasi6n de verlo en el curso de estas explicacioncs, la espina dorsal del Derecho Procesal. jQu6 se hace, en efecto, si se acumnulan acciones incompatibles? El Jucz tendrAi-y es inuy delicada Ia materia, porque los Jueces no pueden procedcr en cste punto sino a instancia de parte legitima-que osperar - que se le reelame, salvo algunos casos excepcionales. No se puede realmente en esta materia dar una regla general. Si el demandante, acumula, pues, acciones incompatibles, Iqu6 harA el Juez? Cree el Dr. Dolz






-71--


que no tendra que hacer nada; no podrA desacumnularlas, como se haria en los Estados Unidos. En el segundo caso, si el Juez es incompetente, aplicara el articulo 74, mandarA oir el Ministerio fiscal v dara traslado a la demanda. Y, por filtimo, en el tercer caso, el Juzgado se negar a acceder a una tramitaei6n impracticable y dirA que no ha lugar a la sustanciaci6n. He aqui cuanto se puede decir a este respecto.

ARTiCUiO 156: "Podrn aeumularse y ejorcitarse sinmltAneamente, las aeciones quo uno tenga contra varios individuos, o varios contra uno, siempre quo nazea de un mismo titulo, o se funden en una misma causa de pedir."

Tiene este articulo mfts importancia ,por lo que no dispone que por lo que dispone, por lo que no permit que por lo que permite. Ahora, son ya varios los demandados, no uno s6lo, y hay 16gioa indudable en la materia. Pero, repetimos, su importancia mayor estfl en lo que 61, sin decirlo expresamente, prohibe, a saber: que no pueden aeumularse las acciones que uno tenga contra varios individuos, o varios individuos contra uno, sino cuando se funden en un mismo titulo o en una misma causa de pedir; precepto que antes do esta Ley, no ha esorito ningfin Cddigo procesal; lo que sI estaba prohibido es lo contrario; es decir, que si un individuo me debia $100 por raz6n de euatro deudas de a 25 pe sos cada una, yo lo demandara en cuatro juicios distintos, por una excepoi6n muy sabia del Derecho Romano que se llama litis dividuo, o sea divisi6n de la litis. j Cuh1 es, pues, el m6rito del articulo 156? Haber traido esa prohibici6n al Dereoho Procesal, m6rito que es ya grande, como so comprende. No decimos, sin embargo, que antes 'de este articulo 156 se tolerara semejante cosa, porque no es posible que so consintiera por ningfin Juez ni Tribunal medianamente sensato, la acumulaci6n de acciones de distinto origen, sino que para imipedirlo habIa que recurrir a expedientes de nulidad y a otros recursos mhs o menos directos. Despu6s del articulo 156, no hay realmente nada mAs que hablar. Lo malo estft on que
6






-72
despu6s de haber establecido esa prohibici6n, la Ley no diga qu6 es lo quc se hace cuando sc infrinja ese articulo 156, tanto ms, cuanto que es muy facil infringirlo; y la verdad es quc no puede ser posible que quede en manes del demandado la libertad de infringirlo. El Dr. Dolz recuerda un caso que sc le present6 hace tiempo en que el actor liabia acumulado varias acciones contra tres personas, que no tenian entre si la relaci6n debida, lo cual era grave, pero afln lo erai ms, porque cada una de esas acciones, desacumuladas, no excedian de $400, debiendo, por tanto, litigarse en juicio de menor cuantia, y recuerda que 61 no tuvo otra salida que promover un incidente, quc gan6, fundindose en que eran inacumulables las acciones en cuesti6n. Do mancra, quc como remedio prActico estt el incidente; ipero si el incidente es el remedio, aqui dtebi6 decirse en el articulo 156, aparte de que el incidente es una figura un tanto larga de sustanciaci6n.
Y los articulos finales do esta Secoi6n 1 no tienen la importancia que los primeros; se refieren a la mera tramitacin. Dice el

ARTiCULO 157: "No se permitirh la acumulaci6n de acciones despu6s de constestada la demandada, quedando a salvo el derecho del actor para ejercitarlo en el juicio correspondiente."

Y agrega el

ARTiCULO 158: "Si antes de la contestaci6n se ampliase la demanda para acumular nuevas acciones a las ya ejercitadas, cl t6rmino para contestar so contar6 de nuevo desde el traslado del escrito de ampliaci6n."

Y por filtimo dice el

ARTiCULO 159: "La acumulaei6n de acciones, cuando proceda y se utilice oportunamente por el actor, producir el efecto de idiscutirse todas en mismo juicio y resolverse en una sola sentencia."





-73--


Acumulaci6n de autos.-ARTiCULO 160: "La acumulaci6n de autos s6lo podrA decretarse a instancia de parte legitima.
Lo serAn para este efecto los que hayan sido admitidos como partes litigantes en cualquiera de los pleitos cuya acumulaci6n se pretenda."

ARTiCULO 161: "Las causas porque deber decretarse son: 1 Cuando la sentencia que baya de dictarse en uno de los pleitos, cuya acumulaci6n se pida, produzca excepci611 de cosa juzgada en el otro.
2. Cuando en Juzgado competente haya pendiente pleito sobre lo mismo que sea objeto del que despuds so haya promovido.
3. Cuando haya un juieio de concurso o de quiebra al que se halle sujeto el caudal contra el oue se haya formulado o formule cualquier demanda.
4. Cuando haya un juieio de testamentaria o abintestato al que se halle sujeto el caudal contra el que se haya formulado o se formule una acci6n de las declaradas. acumuladas a estos juicios.
5 Cuando de seguirse separadamente los pleitos se divida la continencia de la causa."

ARTiCULO 162: "Se entiende dividirse la continencia de la causa para los efeetos de la disposici6n que contiene el parrafo iltimo del articulo anterior:
19 Cuando haya entre los dos pleitos identidad de personas, cosas y acci6n.
21 Cuando haya identidad de personas y cosas, afin cuando la acci6n sea diversa.
39 Cuando haya identidad de personas y acciones, afin cuando las cosas sean distintas.
41 Cuando las acciones provengan de una misma causa, aunque se den contra muchos y haya por consiguiente diversidad de personas.





-74-


59 Cuando las acciones provengan de una misma causa, aunque sean diversas las personas y las cosas.
6. Cuando haya identidad de acciones y de cosas, aunque las personas scan distintas."

Ile ali el texto que debe conocerse. Ahora bian, sol)re ese .texto se necesitan algunas consideraciones, porque, realmente, hay que desentrafiar un poco esta materia de acumulaci6n ,de autos.
Que la acumulaei6n de autos s6lo podr decretarse a instancia de parte legitima, no ofrece dificultad alguna. Pero no nos dice la Ley que la acumulaci6n afecta finicamente a intereses privados; el articulo no trae otra nocion que esa. La Ley no le da a las acumulaciones el carActer en cierto modo pfiblieo que le da a las cuestiones -de competencia, y no digamos que elo obedece a que en aqu~llas la eontienda era entre Jueces y aqui no, porque aqui tambi6n, como veremos en el desarrollo de la institnei6n, existen muahas contiendas entre Jueces: para el Dr. Dolz ello es debido s6lo a la confusi6n de la Ley entre ]a competencia y la jurisdicci6n.
El 161 expresa, como hemos visto, las causas porque deberA decretarse la acumulaci6n de autos y desde el momento en que las expresa completas, quedan naturalmente excluidas todas las demAs no incluidas.
Realmente, tal como el 162 explica la continencia de la causa, da lugar a que puedan i::iaginarse todas las que se quiera; asi, la regla general en parte, est6 en el inciso 59 del 161 y los casos especiales en el 162. La continencia de la causa es un caso gen6rico; no asi los cuatro casos precedentes, que son bien concretos. Podemos, en efecto, clasificar esos casos en dos grupos, porque las causas 1. y 2. no se parecen en nada a las causas 3. y 4.; es mfis, las causas 3- y 41 no se parecen en nada a la acumulaci6n. La acumulaci6n, en efecto, tiene por principal objeto evitar la duplicidad de juicios y los inconvenientes consiguientes: tal es su efecto inmediato; pero su efecto mediato es evitar sentencias contradictorias; y aqui es precisamente donde descubrimos el carfcter pfiblico de las






-75-


acumulaciones, car'icter pdiblico casi tan notable conio el dc las cuestiones de eompcteneia. En las acumulaciones se trata, pues, de unir to,io lo que se parcec, todo lo que guarda alguna analogia y relaci6n, para evitar ese triste espectaculo que daria la administraci6n de justicia, funci6n la mis clevadi de todo Estado, dictando sentencias quc se contradijeran las unas a las otras. Pues bien, si tales soil los fines de la aeumulaci6n-y aqui queriamos venir a parar,-esos fines sc tratan de conseguir con las causas 1, y 21 del articulo 161; pero, en cambio, en nada i)uedc descubrirse esa tendencia en las causas 3 y 4, que respectivamente diccn: "Cuando haya un juicio dc concurso o de quicbra al que se halle sujeto el caudal contra el quo sc halle formulado o formuie cualquier demanda." "Cuando haya un juidio de testamentaria o abintestato al que se halle sujeto el caudal contra el que se halle formulado o se formule una acci6n de las declaradas adumulables a estos jilicios." Es decir, causas qic se refieren a la fuerza atractiva que tiencn ciertos juicios llamaos universales para atraer a si cicrtas actuaciones judiciales; lo cual no ticne iiada quc ver, como so ve, con las aeunulaciones, ni con sus fines. Por lo tanto, las causas 3, y 4 no sot propia y adocuadamente causas de acunimlaci6n, como.lo son la I, y 2 ; son acumulacioues ci filtimo extromo, cn cuanto quc materialente afectan esa fornia, pero no porque en cel fondo y en realidad lo scan. Y la quinta hemos dicho que es la regla general de la divisi6n de ]a continencia dc la causa.
Por lo tanto, dejemos las causas 3a y 4" y concrct6mionos a los dos puntos ins evidentes de la acuinlaci6n.
Dice asi ]a primera: "Cuando la sentencia que haya de dietarsc Cn uno d los pleitos, euva acunmlaci~n so pida, pro.duzci excepei6n de cosa juzgada on el otro." Aqui lo que sc estA definiendo es la cosa juzgada; aqui io que se quiere evitar es que pleitos taii evidentecicnte ignales como son los que aqui se prevcm, so sigan separadamiente. Pero esto no bastaba 'para decretar la acumulaei6n; mas, antes dc ir a Ia litispendencia, ponganlos un ejemplo de este primer caso: Un iidividuo quc tiene un er6dito hipotecario contra otro, le es-






-76-


tablece un pleito en el Juzgado de la Habana, y mfs tarde le establece otro exactamente igual en el dc Guines y pretende acumularlos. Ahora bien, no bastaba con evitar esos casos; porque pudiera suceder, por ejemplo, que en el Juzgado de la Habana se hubiera reclarnado la hipoteca y en el de Gilines se ejercitara la acci6n personal derivada del contrato de pr~stamo; lo cual en el fondo es exactamente lo mismo, como se comprende, pero lo bastante diferente del caso anterior, sin embargo, para no estar en 61 comprendido. A esa necesidad atendi6 la causa segunda, la cual ya no exige miis sino que sea sobre el mismo objeto del pleito y dice: "Cuando en Juzgado competente haya pendiente pleito sobre lo mismo que sea objeto del que despu6s se haya promovidio." Asi, como la causa 1. es estricta, la causa 2. es amplia hasta no poder serlo mis: esta segunda es la que se conoce con el nombre de "litis pendencia". De modo que tenemos que en la primera de las causas del articulo 161 se define la cosa juzgada, y en la segunda, la litis pendevcfa.
Pueden, sin duda, hacerse mayores ejercicios de la imaginaci6n para presentar easos diferentes sobre estas causas; pero, i'eainente, con los previstos por laLey bastan para el objeto que se persigue.

ARTiCULO 163: "La acumulaci6n puede pedirse en cualquier estado del pleito antes de la citaci6n para sentencia definitiva."

Es 'dudoso este articulo en la prtctica y censurable en la doctrina.-Lo primero, porque dice que puede pedirse en cualquier estado del pleito, antes de la citaci6n para sentencia; es 6ste un trhmite que se llama asi "de citaci6n para sentencia", trmite de gran importancia y quc es escogido por la Ley como linite de muchos derechos, iporque 61, en efecto, cierra ]a gesti6n de las partes; aqui est escogido coino liniite del ejcrcicio del derecho de acumulaci6n. Ahora bien, ldesdc cu nldo puede pedirse? Pudicra ser que a alguien se le ocurra pedir la acumulaci6n despu~s de presentada la de-






-77-


manda y el Juez dijera: no, aqui no hay pleito, hasta que so conteste la demanda.-En sentencia de 26 do Febrero de 1897, sin embargo, el Tribunal Supremo de Espafia ha decidido que, para los efectos do acumulaci6n, el pleito princii)ia desde que se presenta el escrito de denanda, pudiendo pretenderse y decretarse desde ese moinento, la acumulaci6n. Ho ahi el error prfctico 'del articulo que estudiamos. Lo segundo, es decir, el error doctrinal estA en haber cerrado el ejereicio del derecho de acumulacidn desde la notificaci6n; porque, notemos que la acumulaci6n tiene, como hemos dieho, dos fines: uno inmediato, que se traduce en la tendencia a evitar la duplicidad de juicios, y otro mediato, evitar las sentencias contradictorias; pues cuando este articulo so eseribi5, no se pens6 sin duda, mAis que en el primero do estos fines: la acumulaci6n tiene por objeto evitar la cosa juzgada, y no se pens6 en absoluto en el otro aspecto u objeto. De haberlo tenido a 6ste en cuenta tarnbi6n, hubiera permitido el ejercicio de este derccho hasta el momento en que Lucre posible evitar que se creara la dicha contradicei6a eutre las sentencias de los Tribunales. Ese limite estaba supriuido en la Ley do Enjuiciamiento Civil do 1855, la cual decia en su articulo 159: "La acumulacidn puede pedirse en cualquier estado del juieio."

ARTICULO 164: "Son acumulables entre si los juicios declarativos, los ejecutivos, los interdictos, y en general, los que sean de la misma clase, siempre que woncurra alguna de las causas expresadas en el articulo 161."

Como quo la acumulacidn tiene por objeto inmediato hacer que dos juicios se sigan en uno solo, resulta imposible, como se comprendo, aculnular juicios de distinta naturaleza, es decir, de diferente tramitaci6n; ahora bien, esta tramitaci6n no es 6bice para que no pueda acumularse un interdieto a otro.

ARTiCULO 165: "No son aemnulables los autos que ep






-78-


tuvieren en diferentes instancias, ni los ordinarios quc est6n conclusos para sentencia."

Lo dc quo no sean acumulables los autos que estuvieren en diferentes instancias se funda on dos consideraciones: 1, la primera y la segunda instancias siguen, como se sabe, una tramitaci6n completamente distinta; por consiguiente, permitir la acumulaci6n de unos autos quo se hallen en primera con los que se halleu ou segunda, equivaldria prhcticamente a permitir la acumulaci6n do juicios do 'distinta naturaleza; 2., en la acumulaci6n so detiene el pleito mks antiguo, hasta que el m's moderno liegue a alcanzar cf tramite que aqu6l tenia, para entonces continuar juntos; por consiguiente, bc6mo podria decirse que pueden acumularso esos autos, cuando pudiera suceder que el que esth en primera no ilegare nunca a la segunda instancia? Cuando hay dos juicios declarativos de mayor cuantia y el uno esta en el trkmite do prueba y el otro en el do contestaci6n a ia demanda, no hay inconveniente alguno en detener el primero hasta que el segundo lo alcance, porque necesariamente el juicio ha de pasar por ese trkunite; pero en el caso de hallarse los autos en distintas instancias, pudiera suceder muy bien que las partes del juicio que se hallare en printera no Ilegaren nunca a la segunda instancia, porque ello no es un trdmite por el que necesaria y forzosamente tiene el ipleito quo atravesar.
Agrega la Ley que no son acumulables los juicios ordinarios que est6n conclusos para sentencia. La Ley so fija aqui en que la acumulaci6n tiene por inmediato objeto hacer que los dos juicios se sigan en uno solo y no haya m'is que una sentencia: pues bien, se comprende la inutilidad de la acumulaci6n en el caso de que uno 'do los juicios estuviere concluso para sentencia, desde el punto y momento en que ya nadie puede evitar el agotamiento de ese juicio que estd concluso para sentencia. A mks do que la acumulaci6n, como dice el articulo 169, s61o se decreta a instancia de parte legitima y ya en este punto no cabe, como se comprende, reclamaci6n alguna por parte del interesado, puesto que su gesti6n ha





-79
terminado con la apertura de ese trdimite. Pero, por otra parte, es de tenerse en cuenta el segundo fin de la acumulaci6n, o sea el de evitar sentencias contradictorias, al cual se proponderia naturalnente mucho mejor, si se permitiera, afin en ese rnonento dcl juicio, pedir la acumulacidn. Por lo tanto, pudiera haberse permitido la aeumulaci6n, en opini6n del Dr. Dolz, afin despu6s de citadas is ipartes para sentencia, en obseqio al 29 de los fines d la acnumulaci6n.

Aa'riCULO 166: "No procedert la acumulaci6n de los juicios ejecutivos entre si, in a un juieio universal, cuando s6lo se persigan los bienes hipotecados, salvo el caso previsto en los articulos 147 6 141 de las leycs hipotecarias que rigen respectivamenee en las Islas de Cuba y Puerto Rico."
Este es un articulo que responde a la gran preponderancia que la hipoteca ha adquirido en los tiempos modernos; es realmente un articulo de privilegio. No hay mfis que una excepci6n, y es cuando ]a acumulaci6n la solicite un acreedor hipotecario; excecpeidn que robustece la regla; minfs bien que la debilita.

ARTiCULO 167: "En dichos juicios ejecutivos no serth obstieulo para la acumulaci6n, cuando proceda, el que haya recaido sentencia firme de remate. Para cste cfecto, no se tendrAin por terminados mientras no qucdc pagado el ejecutante, o se declare la insolvencia del ejecutado."

Dice mal la Ley al comefnzar el articulo con la frase: "en dichos juicios ejecutivos" porque asi parece a cualquiera que est6 familiarizado con las reglas de la gramltica, de la Academia, pero no con las de nuestro legislador, que 6ste se estif refiriendo en el articulo 167 a los juicios ejecutivos de que trata en el articulo anterior, o sea, a aquellos en que se persiguen bienes hipotecados. Por lo d(emas, en efecto, los juicios ejecutivos tienen dos periodos, uno que termina con la scntencia do remate y otro, cue no es reahnente juicio, sino ejecuci6n del juicio, que termina cuando se hace pago






-80
al acreedor; pero la verdad es que despu~s de la sentencia en un juicio ejecutivo, .se pue:d'en irrogar perjuicios al ejecutado, tratando de ejecutar la sentencia por distintas vias de apreinio; de aqui, quc la Ley haya querido que sean acumulables, pero la debido decir, como ha dicho, que el juieio no termina con la sentencia de remate, sino euaiido se hace pago al acreedor, o se declare la insolvencia del ejecutado.

ARTiCULO 168: "Si un mismo Juez conoce de los pleitos cuya acuinulaci6n se pida por el mismo aetuario, dispondri que 6ste vaya a hacer relaci6n de los autos.
Si so siguieren los pleitos por distintas Escribanias, dispondrd quc los actuarios vayan a acer relaci61 de ellos en un solo acto."

ARTiCULO 170: "Terminada la relaci6n, y oidos los defensores de las partes si st hubieren presentado, el Juez, dentro de los d'os dias siguientes, dictarA por mnedio de auto Ia resoluci6n que estime procedente. Este auto es apelable en anibos efectos."

ARTiCULO 171: "Si los pleitos se siguieren en Juzgados diferentes, se pretenderii la acumnulaci6n ante el Juez a quien corresponda conocer dc ellos.
Correspondera este conocimniento al Juez o Tribunal en quc radique el ipleito iks antiguo, al que se acumularan los m~s modernos.
Exceptfianse do esta regla los juicios de testamentaria, abintestatos, concursos de acreedores y quiebra, a los cuales deben' haeerse siempre la acumnulaci6n de los demas autos, cuando proceda. "

De estos artieulos se infiere que hay tres clases de acumulaciones: 1, aeumulaci6n de juicios que se cursan en el mismo Juzgado y ante el mismo escribano; 2., acumulaci6n de juicios que se cursan en el mismo Juzgado, pero ante distintos eseribanos; 3., acumulaei6n de juicios que se eursan en






-81-
distintos Juzgados. En el primer caso, ya no hay problemas entre Jueces: el Juez s6io mandar' at escribano que vaya a hacer relaci6n de los autos. Pero la verdadera aeumulaci6n es la que hemos seilalado ei la tercera clase. o sea, la del articulo 171, en el cual resolvi6 la Ley el problema. de a quin corresponde conocer del juicio finico que resulta de la acumniulaci6n; corno es natural ya aqui no podia tratarse de un problema de competencia, porque hay que suponer para ta acumulaci6n, (lite anibos juicios cursaban ante dos Juzgados distintos, pero coiupetentes aibos. I A eufl Juzgado so le da la preferencia ? La Ley lo resolvi6 con el criterio de la antigiiedad, sencillisimo y 16gico criterio en verdad, en el easo presente, pero que puede, sin embargo, ofrecer dificultades por lo siguiete: A primera vista, el criterio parece sencillo y 16gico, por cuanto que el juicio ms antiguo habria necesariamente de estar mas adelantado que el mfs moderno: de tal suerte, que el Juez que tuviera el conocimiento del m'is antiguo. debiera tambi6n, 16gica y racionalmente, tener el del mais moderno. Pero pudicra tambi6n ocurrir, y a menudo ocurre, que el juicio mas antigno fuera el ms atrasado por cualquier notivo, ya porque un Juzgatdo hubiera sido mas activo que el otro, ya por incuria de las partes, ete6tera, casos en los cuales so tendria que paralizar el mfs moderno, hasta que el mas antiguo ilegue a colocarse a su misina altura, y en tal supuesto, es elaro que debiera conocer de 61 el Juez del mfs moderno. De tal modo, hubiera estado la Ley mas acertada dAndole la preferencia al Juez que conociera, no del juicio mis antiguo, sino del ms adelantado. Pero el error mis grave del articulo es que al resolver el problenia del Juzgado a quien corresponda conocer del juieio, ha resuelto tambi6n el problema del Juzgado ante el cual debe pretenderse la acumulaci6n, estableciendo en cl pirrafo 1 del articulo 171 que: "Si los pleitos se siguieren en Juzgados diferentes, se pretendera la acumulacidn ante el Juez a quien corresponda conocer do ellos. " Y esto si que es ya mis grave porque hay que saber cukt es .el pleito miis antiguo y esto, aunque parezea raro, no sienpre puede averiguarse tan lisa y llanarnente, corno pudie-






-82-


ra creerse. En -este sentido, mejor era el precepto de la Ley anterior, la cual en el ptrrafo 1 de su artioulo 163 disponia que: "Si los pleitos so siguieren en Juzgadlos diferentes, so j)retendera la acumulaci6n ante cualquiera de los Jueces quo conozoan de ellos", porque de lo contrario, pudiera suceder, como en efecto actualmente sucede on ocasiones, que la parte tenga quo apelar a una serie interminable do explieaeiones y de consideraciones para demostrar que el juicio on cuesti6n es mfis antiguo.
Y por lo quo hace al ipArrafo 39 de este articulo 171, ya sabemos que esa aeunulaci6n obedee a las oausas 3 y 4 del articulo 161.
Queda, antes de continuar, una duda por resolver, y ei la siguiente: L Cabria la acumulaci6n do juicios que so encuentren en segunda instancia? 6Es impugnable en la esfera de los principios la acumulaci6n durante ia segunda instancia? Increibe realmente parece que l Ley no haya hablado de ello con mfs laridad de lo que lo ha hecho, porque respecto a ello no encontramos m's que dos articulos, el 163 y el 165, que pueden perfetamente ser interpretados en el uno y en el otro sentidlo; porque el primero dice: "La acumulaci6n puede pedirse en cuahquier estado del pleito, antes do la citaci6n para sentencia definitiva"; por lo tanto, ergo, cabe la acumulaci6n en juicios quo so encuentren en segunda instancia. Y el 165 so limita a decir quo: "No son acumulables los autos que estuvieren en diferentes instancias, ni los ordinarios quo estuvieren en :diferentes instancias, ni los ordinarios que estuviesen conclusos para sentencia", el cual, como so ve, nada tiene quo hacer con nuestro problema, puesto que aqul so trata de juicios quo estAn on ]a misma instancia, pero en la segunda. Por algunos se ha sostenido, sin embargo, que, puesto que, segfm el articulo 163, no son aeumulables los juicios despu6s do la citaci6n para sentencia definitiva, y como quo, para pasar de ]a primera a la segunda instancia, es preciso qno hubiere recaido sentencia sobre el pleito qnue so encontraba on primera, y, por orde, ha habido notificaci6n para sentencia definitiva, no es posible que pueda intentarse la






-83-


aeumulaci6n de juicios quo so encuentran en segunda instancia, sin una manifiesta infraeei6n del artioulo 163 citado. Pero tengamos presento do una vez por todas qu es mal metodo resolver los problemas procesales, apoyandose en la reiacei6n, mis o menos buena, de los preceptos de la Ley, porque a mnmdo ello conduce a graves y trasoendentales errores. Y en estb sentido, se pregunta el Dr. Dolz: Lpor qu6 no han do acumularse juicios en segunda instancia? jQuiiiperjuieio so seguirt de ello? Hay algfin inconveniente prActico o doctrinal que a ello se oponga? Reahnente, se dice 61, no existe ningfin argumento de fondo y verdaderamento serio, para impedir o prohibir esa acumulaci6n en segunda instancia; por ello, on su sentir, son acumulables esos juicios en tanto en cuanto concurra alguna do las causas enumeadas en el articulo 161 y no se haya hecho la citacion para sentencia definitiva en la segunda instancia.
Del articulo 172 en adelante so va marcando ya la sustaneiaci6n, quo no. sorl infitil conoecr.

ARTiCULO 172: "Del esorito pidiend'o la acumulaci6n se acompailardn tantas copias cuantas scan las otras partes ]itigantes en el mismo pleito en que so pidn, a quienes serin etregadas para que, dentro de tres dias, puedan impugnar dicha pretensi6n, si les conviniere."

ARTiCULO 173: "Transourrido el t6rmino antes dicho, hAyanse presentado o no escritos de impugnaci6n, sin mas tr~mites, el Juez, dentro del tercero dia, dictar6 auto estimando o denegando la acumulaci6n.
Contra el auto en que la estime no so dar6 recurso alguno.
Contra el quo la deniegue se admitird el do apelaci6n e.' un solo efecto."

ARTiCUtO 174: "Cuando el Juez estime procedente la acumulaoi6n, mandar6 on el mismo auto dirigir oficio al quo conozca del pleito, reclamdndole los autos. A este oficio acompaliarA testimonio de los antecedentes que el mismo Juez do-






-84-


termine y que sean bastantes para dar a conoeer la causa porquc se pretende la acumulaci6n", etc. (Lase hasta el 183.)

Si nos fijamos en este grupo dc articulos, veremos que la Ley, por la propia naturaleza del asunto, ha ido meti6ndosc en una cuesti6n de cormpetencia, que no dc otra cosa, despu6s de todo, en estos casos se trata. Verenos asimismo muchas veces repetidos los t6rininos '"de oficio", "tres dias improrrogables", etc, dAndole con ello claramente ci caracter pflblico de las cuestiones de conipetencia a las acunulaciones, hasta llegar al articulo 182, en cuyo pftrrafo segundo declara que: "Se entiende por dicho superior el que lo sea para decidir las competencias", y al 183 que agrega: "Las actuaeiones sucesivas de este incidente sc acomodaran a lo prevenido para las competencias, pero sin dar audiencia al Ministerio fiscal." Y como las competencias se sustancian de oficio, segin acabamos de ver, de ofieio se sustanciarfin las acumulaciones; tinicamente se aparta de la sustan.ciaci6n seguida en las competencias al no darle intervenci6n o audiencia al Ministerio fiscal; por lo deinis, todo es igual. Y en opini6n del Dr. Dolz, no tiene esto mkts explicaci6n sino Que la Ley ha confundido, corno ya se sabe, las cuestiones de competencia con las de jurisdicei6n. En ninguna de las dos se debate una cosa de inmediato inters colectivo, si bien en las competencias pudiera, como ya vimos en su oportunid'ad, percibirse algo, que no interesa tan s6lo a las partes, como tambi6n vimos que se percibia en las acumulaciones, en el segundo de los fines que le asignamos a esa instituci6n. Pero es tan reinoto el inter6s pfiblico en ambas instituciones que realmente no habria inconveniente alguno en suprimir por completo en entrambas la intervenci6n del Ministerio fiscal.
Antes dc pasar al estudio de las recusaciones, r6stanos por tratar algunas cuestiones en esta instituci6n, que no dejan de despertar cierto inter6s.
' Vimos que en el articulo 173, no se concedia recurso alguno contra el auto que estimare la acumulaci6n y contra el que la denegare se admitia el de apelaci6n en un solo efeeto.






-85

No se da recurso alguno contra el primero, porque 61 no paraliza la sustanciaci6n; digamos para lo sucesivo, a guisa do regla general do mucha aplicacidn -on esta Ley, qu contra auto quo impulso el curso del pleito, no cabe recurso; contra auto que lo paralice, cabe recurso; tambi6n puede decirse, para completar la regla, queon el caso cil quo cupiere, el auto es apelable en un solo efecto (articulos 173 y 176). Ahora bien, la apelaci6n en un solo efecto es ufn defecto de la Ley, porque tan pronto como un auto paraliza la sustanciaci6n, so oye en un solo efecto y aT fin se ve on la mayoria do los casos que cuando vuelve la apelaci6n, ya la sustanciaci6n ha torminado.
Y qu~danos una filtima cuesti6n. Hemos visto que, desdo quo se pide la acumulaci6n, queda en suspenso la sustanciaci6n de los pleitos a que se refiera, segfin el artioulo 184; pues bien, la cuesti6n estf en saber qu6 es lo que sucedera cuando, establecida una acumulaci6n, el Juez, no obstante, continfla actuando. jEs ese o no un delito? Porque cuando un Juez requerido de incompetencia por inhibitoria, continuaba actuando, vimos que el articulo 386 del C6digo Penal le imponia una sanci6n penal; y como hay cierta analogia indudable entre la competencia y la acumulaci6n, se ha ocurrido a alguien la pregunta dicha. Pero ya dijimos en la competencia que no puedo castigarse por analogia boy por boy que el c6lebre principio de analogia de La Carolina no rige; y en tal concepto, on opini6n del Dr. Dolz, no estando comprendido el caso que estudiamos en el C6digo Penal, usando de un criterio de interpretaci6n restrictivo, no incurre en responsabilidad criminal, el Juez que, contraviniendo el texto del articulo 184, continfua la sustanciaci6n del pleito; incurrirA en responsabilidad civil, sin duda, pero nunca ser responsable criminalmente.






-86-


CAPITULO VII

De las recusaciones.

Cuatro Seciones constituyen las reeusaciones; la primera trata de las "Disposicioies generales"; la segunda, "Do la recusaci6n do Magistrados, Juces de primera instancia v Asesores"; la tercera, do la "Recusaci6n do los Jueces municipales", y ]a cuarta, de "La recusaci6n de los Auxiliares do los Tribunales y Juzgados".
La rocusaci6n es una instituci6n procesal que puodo ser considerada bajo dos aspectos: 1Q, bajo el aspecto fundamentald, doctrinal y bajo esto aspecto morece todos los respetos y todas las consideraciones; 2", bajo el aspecto prfctico, y bajo este aspecto bien podemos decir quoe ella es una instituci6n completamente desacreditada. Ella, cierto, no es una instituci6n que estimule su estudio, on tal concepto; pero, como materia de dereho positivo, conviene desde luego conocer.
Y esth tan desacreditada la instituci6n, que ha venido a ser en la prcictica una mala arma usada por los litigantes do mala fe, con el objeto de dilatar el pleito. Y esto la ha convertido ciertainente en una materia repulsiva quoe est regulada por la Ley do una manera anhloga a como lo esth la do insolvencia. Pero en el fondo, no hay nada de eso; en la doctrina, on la esfera de los principios, es una instituci6n nobilisima y de muy elevados fines, hasta el punto de que uno de los procesalistas mAs eminentes, el Conde do la Cafiada, decia que, si ella no existiera, desapareceria la garantia do todos los idereohos.
En efecto, consiste esa instituci6n en el derecho de los litigintes a que no sea resuelto su pleito por Jueces en quienes concurren determinadas causas que pueden hacer pesar su animo en determinado sentido y privarles de la imparcialid ad que es condici6n esencial on el que juzga; y verdaderanmente, asi considerada, es nobilisima la instituci6n, porque, qu6 importa que los derechos est~n regulados en el C6digo, si tenemos, do otro lado, a un Juez que trata de favorecer a






-87-


uno do los litigantes? Asi es que la recusaci6n no afecta ni a la honradez ni a la sabiduria del Juez; ella interesa s6lo a la condici6n de imparcialidad del Juez, condici6n acaso mhs dificil dc encontrar que las de honradez y sabiduria. Do suerte, quo el recurso que va a garantizar esa condiei6n, es un recurso quo no merece sino el elogio y el respeto do todo el mundo; nadie pone su atenci6n, sin embargo, en los grandes y elevados prop6sitos de la recusaci6n. Y, bien visto, este medio de defensa ni siquiera va a menoseabar el prestigio del Juez, como a iprimera vista parece; porque, en efecto, paree que cuando se recusa a un Juez, so tiene desconfianza de 61. como ocurre pensar cuando un enfermo no quiere que un determinado mdico lo cure; pero eso no es mis que la apariencia, porque en el fondo no se afirma la parcialidad del Juez, no se quiere decir ni con mucho que 61 so va a pasar del lado contrario; lo finico que so afirma, es que no so quiere tcner por Juez un hombre que so encuentra en una condici6n dificil. Esoojamos, si no, cualquier causa: el parentesco do consanguinidad, por ejemplo; un Juez que tiene que fallar un pleito en que interviene un hermano suyo, realmente s0 enouentra colocado en una do las situaciones mns pesadas del mundo, y, en tal concepto el litigante que lo recusa, no le acusa de imparcialidad, sino que s6lo quiere sacarlo de esa situaci6n, evitarle ese esfuerzo de heroismo.
Asi considerada, Vpues, no hay duda do que la rcusaci6n es una instituci6n muy noble; de aqui quo la Ley haya quorido regularla con restrieciones. Por otra parte, su desenvolvimiento procesal no ofrece dificultades.
Y entrando de lleno en el estudio de la instituei6n en cuesti6n, podemos decir, como regla general, que pueden ser recusados todoslos funcionarios que intervienen en la administraci6n de Justicia.
Y dice el

ARTCCULO 188: "Los Jueces y Magistrados, cualquiera que sea su grado y jerarquia, los Asesores do los Jucoes'municipales quo sustituyan a los do primera instancia, y los

7





-88
auxiliares de los Tribunales y Juzgados, s6Io podri~i ser recusados por causa legitima."

Es un paso de avance grande cl que ha dado esta Ley en este punto, porque antes de ella, no so exigian causas legltimas para la recusaci6n. Y desde luego quo al docir la Ley que s6lo por causas legitimas puede recusarse y al sefialar el articulo 189 esas causas, s6lo por esas causas podrA recusarse. Y no son tan fAciles do inventar las causas como a primera vista parece.

ARTiCULO 189: "Son causas legitimas de recusaci6n:
P El parentesco de consanguinidad o afinidad dentro del cuarto grado civil con cualquiera ;do los litigantes.
2. El mismo parentesco, dentro del segundo grado, con el Letrado de algunas de las partes que intervengan en el pleito.
Esto se entender sin perjuicio 'doe hacer cumplir la prohibici6n quo tienen los Abogados para encargarse de ]a defensa de asuntos en quo deban conocer como Jueces sus parientos dentro do dicho grado.
3. Estar o haber sido denunci-ado por alguna do las partes como autor, o6niplice o encubridor do un delito, o como autor de una falta.
4 Haber sido defensor de alguna de las. partes, emitido diotamen sobre el pleito como Letrado, o intervenido en 61 como Fiscal, perito o testigo.
5. Ser o haber sido tutor o curador para bienes, o haber estado bajo la tutela o curaduria de alguno que sea parte en el pleito.
6. Ser o haber sido denunciador o acusador privado del que rocusa.
7. Tener pleito pendiente con el recusante.
8. Tener inter6s directo o indirecto on el pleito o en otro semejante.
9. Amistad intima.
10 Enemistad manifiesta." ' i






-89-


Las oecho primeras causas realmente no pueden ofrecer dificultades, porque son cosas que se prueban o no se prueban, que so deciden en uno o en otro sentido. Lo malo esth en las dos causas finales, que son cosas abstractas, de muy dificil p rueba, por consiguiente; son dos causas muy elhsticas y de ello resulta que, de cien recusaciones que se establecen, noventa y nueve alegan una de ellas. Pero, ademfls, todas tienen un inconveniente y es que, a pesar de la elaridad do la causa, puede hacerse mueho dafio estableciendo una de esas causas, eualquiera, la mfs atrevida, porque cnalquiera puede levantarse y deeir que recusa al Juez Fulano, porque le consta que es pariente por afinidad dentro del cuarto grado civil con el otro litigante; desde ese momento, hay que paralizar el pleito, hasta que se resuelva la cuesti6n. Asi es que son dos males -del incidente: 1, quitar a un Juez el conocimiento de un pleito, que tiene derecho a eonocer de 61; 2Q, perturbar el juicio y paralizar el pleito con el incidente formulado.

ARTiCUTJO 190: "Los Magistrados. Jueces y Asesores en ouienes coneurra alguna de las causs expresadas en el articulo anterior so abstendrAn del conocimiento del negoeio, sin esperar a que so les reeuse."
Este articulo sienta un principio de moralidad. Hay, pues, dos instituciones en este capitulo: 1, la abstenei6n, que eonsiste on el desistimiento voluntario por parte del Juez de ennocer en el asunto, y 2., la reeusaei6n, quc procede de la reelamaoi6n de una dc las partes, con el mismo obieto. La reeusaei6n legitima no tiene lugar sino cuando los obligados a abstenerse no se han abstenido, es decir, euando han dejado ineumplido su deber, seg-fin este articulo 190.
Desgraciadamente, el articulo esth mny mal heeho; porque dice muehas cosas que no son ciertas. Y mfs defeetuoso arn era el artieulo tal como estaba oserito en la Ley, con el pArrafo 20 quc suprimi6 la Orden nfimero 103 do 17 do Abril de 1901, y que decia: "Lo mismo harhn los auxiliaros de los Tribunales v Jnzrmados en in'ual caso."-La Orden eitid., en efeeto, ha dispuesto, en su lugar, lo quo sigue: "Por la pre-




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID E7UU3HFDT_ZX62BX INGEST_TIME 2016-05-19T21:14:58Z PACKAGE AA00021700_00001
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES


xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EIVPW87V1_M6H7ZQ INGEST_TIME 2014-08-29T16:29:53Z PACKAGE AA00021700_00001
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES