Citation
Identidades mestizas

Material Information

Title:
Identidades mestizas una aproximación a la obra de Edgardo Rivera Martínez, Laura Riesco y Zein Zorrilla
Creator:
Cuba-Cronkleton, Martha
Publication Date:
Language:
Spanish

Subjects

Subjects / Keywords:
Activating transcription factors ( jstor )
Casinos ( jstor )
Chinese culture ( jstor )
Latin American culture ( jstor )
Literature ( jstor )
Mayors ( jstor )
Narratives ( jstor )
Novels ( jstor )
Protagonists ( jstor )
Torque ( jstor )
Mestizaje in literature.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
University of Florida
Rights Management:
The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. This item may be protected by copyright but is made available here under a claim of fair use (17 U.S.C. §107) for non-profit research and educational purposes. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions requires permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact the RDS coordinator (ufdissertations@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
27681149 ( ALEPH )
48668385 ( OCLC )

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text










IDENTIDADES MESTIZAS: UNA APROXIMACION A LA OBRA DE EDGARDO
RIVERA MARTINEZ, LAURA RIESCO Y ZEIN ZORRILLA
















By

MARTHA CUBA-CRONKLETON












A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT
OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY UNIVERSITY OF FLORIDA 2001











LD 1780
0
11, C-1

























A mis padres.














ACKNOWLEDGMENTS

This dissertation could not have been prepared without the assistance of many people, all of whose contribution is acknowledged with gratitude. My committee chair, Dr. Andr6s Avellaneda, guided me throughout the dissertation process. His encouragement and help, particularly when I was in Brazil and Bolivia is sincerely appreciated. I am also grateful to the other committee members, Drs. Reynaldo Jim6nez, Diane Marting and Tony Oliver Smith for their teachings, suggestions and insights at different stages of this work.

I particularly appreciate Washington Delgado, a dear friend who introduced me to Manuel Baquerizo, one of the persons who has been key to the writing of this dissertation. Without Manuel's encouragement, advice and assistance, I could have never finished it.

I would also like to thank the various writers who were kind enough to welcome me in their homes to offer guidance: Edgardo Rivera Martfnez, Miguel Guti6rrez, Tulio Mora, Porfirio Meneses, and Tomds Escajadillo. Special thanks to Ricardo Gonzdlez Vigil for spending a considerable amount of time on the phone with me even though he was so busy. Particular thanks to Zefn Zorrilla who not only provided me with valuable information but with teachings that I shall never forget. His friendship and support have forever changed my outlook on life and literature.






111








I also thank the whole bunch of friends with whom I have shared the ups and downs of life: Cristina Espinoza, Ken Mease, Marianne Schmink, Belkis Suarez, and Gary Shaeff, and specially those who provided library help while I was in Brazil: Samantha Stone, Noemi Porro, and Richard Wallace.

Finally, I would like to thank my parents and my sister for their encouragement

and their neverfailing support. Most of all, I want to thank my husband, Peter, for his love and encouragement throughout the long writing process.






































iv














TABLE OF CONTENTS



ACKN OW LED GM ENT S .................................................................................................. iii

ABSTRA CT ...................................................................................................................... vii

CAPITULOS

1 INTROD U CCION ....................................................................................................... 1

2 UN M ESTIZAJE D IFERENTE ................................................................................. 5

El mestizaje y el discurso de la identidad nacional en Am6rica Latina ...................... 6
El discurso de la diferencia ........................................................................................... 11
El m estizaje revisitado .............................................................................................. 20

3 LIND IO S 0 M E STIZO S? ............................................................................................. 24

El mestizaje en el pensamiento social peruano a principios del Siglo XX ............... 25
M anuel G onzdlez Prada ....................................................................................... 25
La generaci6n del 900 ......................................................................................... 27
El discurso indigenista ......................................................................................... 29
La pol6m ica del indigenism o ................................................................................ 35
La visi6n de las ciencias sociales .............................................................................. 37
Los estudios de Jos6 M aria Arguedas ................................................................... 37
La cholificaci6n del Peri ....................................................................................... 40
La m igraci6n y el m igrante ................................................................................... 42
Conclusiones ................................................................................................................. 43

4 EL MESTIZAJE EN LA LITERATURA PERUANA ............................................ 46

El m estizaje en la poesfa .......................................................................................... 48
El cholism o ................................................................................................................ 48
H ora Zero .................................................................................................................. 50
Generaciones de los 80 y 90 ................................................................................. 52
El m estizaje en la narrativa ....................................................................................... 52
Ciro A legrfa y Jos6 M aria Arguedas ..................................................................... 53
La figura de Jos6 D iez Canseco ............................................................................ 56
La Generaci6n del 50 ............................................................................................ 57
El grupo narraci6n ................................................................................................. 60


v








La Generaci6n de los ochenta .............................................................................. 64
Conclusiones ................................................................................................................. 68

5 EL M ESTIZO JAU JINO .......................................................................................... 69

Pafs de Jauja .................................................................................................................. 70
La m tdsica y las fiestas .......................................................................................... 75
La m itologfa .............................................................................................................. 81
Las voces disonantes ............................................................................................ 86
El am or ...................................................................................................................... 88
El principio de un m undo nuevo .......................................................................... 92
Com entarios finales ................................................................................................... 94

6 SER M U JER Y ME STIZA ....................................................................................... 96

Xim ena de dos cam inos ............................................................................................ 97
Las diferencias sociales ........................................................................................... 100
La oposici6n costa-sierra ......................................................................................... 102
Cultura andina vs. cultura occidental ...................................................................... 107
El descubrim iento de lo que significa ser m ujer ..................................................... 112
El levantam iento ...................................................................................................... 118
Conclusiones ............................................................................................................... 123

7 EL M E STIZO M IGRANTE ....................................................................................... 125

D os m ds por Charly ..................................................................................................... 127
Orfgenes y caracterfsticas de la m igraci6n de Charly ............................................. 128
La escisi6n de Charly .............................................................................................. 135
Las m ellizas de H uaguil .............................................................................................. 139
La cara exitosa de la m igraci6n ........................................................................... 140
El apego a la tradici6n ......................................................................................... 144
Una luz en m edio de la oscuridad ....................................................................... 149
Conclusiones ............................................................................................................... 151

8 COM E NTARIO S FIN ALES ....................................................................................... 153

LIST OF REFEREN CES ................................................................................................ 157

BIO GRAPHICAL SKETCH .......................................................................................... 169











vi














Abstract of Dissertation Presented to the Graduate School
of the University of Florida in Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy

IDENTIDADES MESTIZAS: UNA APROXIMACION A LA OBRA DE EDGARDO RIVERA MARTINEZ, LAURA RIESCO Y ZEIN ZORRILLA By

Martha Cuba-Cronkleton

August 2001


Chairman: Andr6s 0. Avellaneda Major Department: Romance Languages and Literatures

The objective of this thesis is to analyze the image of mestizaje portrayed by three Peruvian novelists: Edgardo Rivera Martfnez, Laura Riesco, and Zefn Zorrilla. Each of these writers presents a unique perspective on hybridity, heterogeneity, and identity. A careful analysis of their works allows us to identify three distinct and sometimes contradictory views on mestizaje.

Originally, the term mestizaje was used to describe the racial mixture that was

produced by the Conquest of the New World by the Spaniards. As a biological process, it has usually referred to the mixture of two distinct racial groups, whereas cultural mestizaje adds cultural traits to biological elements. During the nineteenth and twentieth centuries, mestizaje formed an integral part of the discourses of national identity prevalent among elites in Latin America. It was seen as the means to achieving national consolidation.




vii








Recently, the concept of mestizaje has come under heavy scrutiny within the field of cultural studies. It is still seen as a term highlighting a fusion of multiple cultural, racial and national differences. However, I propose that we look at this concept with new eyes. Mestizaje has been a reality in Latin America that has not always resulted in homogeneity. Mestizaje has been conflictive and has not necessarily resulted in the fusion of different cultures. I argue that contemporary writers do not present a homogenous mestizaje identity, but instead that several mestizo identities, often in conflict with one another can be identified.

Edgardo Rivera Martfnez clearly presents the most optimistic perspective on mestizaje in Peruvian fiction up to the present. His novel, Pafs de Jauja, celebrates the two cultural traditions, Andean and Western, that characterize Peru. Rivera Martfnez proposes a thesis that is clear and straightforward: Mestizaje represents a means of resolving conflicts that have afflicted Peruvian society since the Conquest.

Laura Riesco, does not share the same perspective concerning mestizaje. As in the case of Rivera Martfnez, her novel Ximena de dos casinos analyzes the attempts to find a middle road between the two cultures. However, for Riesco, mestizaje produces fragmented personalities unable to function in the cultural worlds that created them.

The perspective of mestizaje presented by Zefn Zorrilla differs considerably from that of Rivera Martfnez and Riesco in that his protagonists' dilemmas are rooted in the transformation of traditional Andean societies. Zorrilla's is not an optimistic view of Peru's future. In his opinion, mestizo individuals face three possible outcomes: fragmentation, acculturation or loyalty to the Andean world.






viii








In conclusion, three distinct images regarding mestizaje have been identified in the fiction of these three authors: mestizaje as the successful negotiation of values allowing a dialogue between different cultures; mestizaje as a stigma that generates, not only frictions among cultures, but also fragmentation and confusion; and mestizaje as the partial loss of cultural identity. In other words, it is a process of acculturation.












































ix













CAPrFULO 1
INTRODUCTION

Esta tesis pretend abarcar y estudiar la vision del mestizaje en tres authors peruanos: Edgardo Rivera Martfnez, Laura Riesco y Zefn Zonilla. Cada uno, a su mantra, ofrece una vision y una version propia al t6pico de la mezcla, del sujeto hl'brido, de la identidad. Sus obras permiten apreciar tres posiciones different y a veces contrapuestas respect al tema.

Como process biol6gico, el mestizaje se ha referido a la fusion arm6nica de dos groups raciales different. El mestizaje cultural ha contemplado el intercambio de influences y products culturales entre ambas realidades, entre ambos groups raciales. Pero el mestizaje no se limit a estos dos significados. Tambi6n constituy6 la ideologfa official de las elites latinoamericanas de fines del siglo XJX y principios del XX quienes consideration la fusion arm6nica de las parties como el camino id6neo que les permitirfa alcanzar una comunidad stable e integrada. Este concept de mestizaje implicaba que lo subalterno, por lo general lo indfgena, era asimilado o subsumido por la culture dominate.

La presented tesis deja de lado la carga ideol6gica homogeneizante del mestizaje y propane que en la ficci6n de estos tres authors no se present una sola y dnica identidad mestiza sino varies identidades mestizas que opera. de acuerdo a la situaci6n que tienen los sujetos frente a otras cultures.

Las novels material de studio fueron seleccionadas teniendo en cuenta tres

considerations importance. En primer lugar, comparten el tema de la dualidad cultural,


I





2


nos remiten a una realidad social y humana particular del Perd. Son novels donde se debate el Perd y el peruano como problema y posibilidad. En segundo, lugar, son novels relativamente recientes, ya que todas ellas fueron publicadas en la d6cada de los 90. Esto significant que la gesti6n y escritura de la mayor parte, de ellas tuvo lugar durante uno de los perfodos mds violentos del Peru (Pafs de Jauja, 1993; Ximena de dos casinos, 1994; Dos mds por Charly 1996, Las mellizas de Huaguil, 1999). En mercer lugar, fueron escritas por narradores de provincial: Edgardo Rivera Martfnez y Laura Riesco son del Valle del Mantaro, ubicado en los Andes centrals del Perfl, y Zein Zorrilla, del department de Huancavelica.

Esta tesis doctoral costa de ocho capftulos. El segundo capftulo, "Un mestizaje different," efectda un. repaso de las transformaciones del discurso del mestizaje a nivel latinoamericano ya que se hace necesario precisar el sentido y connotaciones que este tema ha tenido, a lo largo de su historic. Asimismo, se present el marco te6rico dentro del cual se insert el presented studio. En el mismo son discutidos los concepts de aculturaci6n, transculturaci6n, hibridez e heterogeneidad para poder acercarse a la complejidad del mestizaje.

La. noci6n del mestizaje en el dinbito politico peruano, asf como, la importance que, cobra este fen6meno en las ciencias socials a rafz de los flujos migratorios que empezaron a acrecentarse a partir de la d6cada de los cuarenta es analizado en el Capftulo

3 %Indios o mestizos?" Como se podrd apreciar, en el Perd el tema del mestizaje ha generado a lo largo de su existence las mds diversas opinions. Su discussion en el dmbito de la polftica national ha estado, fntimamente vinculada al problema del indio. Desde Manuel Gonzdlez Prada, pasando por la Generaci6n del 900 y la Generaci6n del





3


Centenario, se plantearon different imdgenes del Perd que de alguna mantra u otra, implicaban different variants del mestizaje. Mientras que a principio de siglo el debate se centraba en el mestizaje como, ideologfa, como, proyecto politico, en la segunda parte del siglo el debate se central en el mestizaje como process como parte integral del desarrollo del pafs.

Los escritores en el Perd no se han mantenido, al. margin del fen6meno de la

migraci6n y las consecuencias que 6sta ha tenido en la sociedad peruana. Paulatinamente, el cuadro, de la narrative se ha ido, Ilenando, de nuevos protagonists: migrants, provincianos, o cholos que abandonaban la sierra con la esperanza de encontrar un future mejor en la ciudad. En este, sentido, el Capftulo 4 "El mestizaje en la literature peruana" pretend demostrar c6mo el tema. del mestizaje no s6lo no ha perdido importance sino que constitute el eje de un nidmero de novels y cuentos que han aparecido, a lo largo de esta d6cada.

El quinto capftulo de esta tesis, "El mestizo jaujino," analiza la novel Pafs de JauLa de Edgardo Rivera Martfnez. Sin lugar a dudas, esta novel ofrece la vision mds feliz del mestizaje que se haya presented en la literature peruana hasta el moment. En su obra es possible la conjunci6n de las dos grades vertientes culturales, andina y occidental, que caracterizan al. Perfl. En la Jauja de este, autor, las cultures se sintetizan en un franco process de mestizaje.

Esta vision del mestizaje se contrapone a la presented por Laura Riesco. Como se podrd apreciar en el Capftulo 6, "Ser mujer y mestiza," la protagonist de la novel Ximena de dos casinos no es capaz de integral los dos mundos culturales que le ha tocado vivir. Si bien el mensaje no es tan alentador como, el de Edgardo Rivera Martfnez,





4


la obra de esta aurora es important torque por primer vez tiene como protagonist a una nifia. Es decir, se present la vision femenina del mestizaje.

El s6ptimo capftulo, "El mestizo migrante" analiza las novels courts Dos mds por Charly y Las mellizas de Huaguil de Zefn Zorrilla. Para este autor, el conflict que afrontan los personages que viven entre dos cultures tiene su mds profunda rafz en la transformaci6n de las sociedades andinas. Como se verd en este capftulo, el autor no vislumbra. un future tan optimist para aquellos sujetos que deben vivir la dualidad cultural.

Finalmente, el Capftulo 8 present las conclusions de esta tesis. Las obras

estudiadas permiten apreciar que se dan tres posiciones respect al tema del mestizaje. La primer posici6n contempla al mestizaje como, el feliz encuentro de cultures. La segunda, como, un stigma que genera sujetos de personalidad fragmentada, incapaces de encontrar un camino entre los dos mundos culturales que los caracterizan, y la tercera como, un process de aculturaci6n.













CAPrrULO 2
UN MESTIZAJE DIFERENTE

Recientemente, los studios culturales latinoamericanos han modificado la perspective de andlisis y studio de la culture latinoamericana. En lugar de aproximaciones totalizantes, 6stos han abierto las puertas a nociones que permiten acercarse a la culture de la region de una forina acorde con su realidad. Es en el marco de este context que surgeon discussions y nuevas propuestas tanto en el campo de la literature como, en el de la antropologfa que se constituent fundamentals para la realizaci6n de este trabajo. 1

El interns por lo hibrido y heterog6neo responded sin lugar a dudas al hecho que 64vivimos en un planet internacionalizado, en el que la reducci6n de las distancias mediate la rapidez del transported o la fluidez de las communications, hace inevitable la percepci6n de las diferencias y de la multiplicidad de las interconexiones y de los process de interacci6n cultural" (Garcfa Bedoya 53).

Si bien se trata de concepts que se han pesto de moda en. los altimos veinte afios, convene resaltar que todos estos fen6menos estudiados hoy en dfa como la hibridaci6n no son nuevos. Como bien lo sefiala Rita de Grandis "ya en. 1928 Robert Park








1 Este studio no se atiene a categorfas estrictamente literarias y, mds bien, incorpora categorfas de la antropologfa y otras ciencias socials que permitan una lecture different.


5





6


hablaba del "hiffirido cultural," especfficamente refiri6ndose al fen6meno de ,,2
migraci6n humana y al estatuto del individuo marginal.

Sin embargo, no siempre se dio este interns por la mezcla por lo heterog6neo, por lo hilarido. Mds bien, las sociedades latinoamericanas buscaban alcanzar un mestizaje racial y cultural que tendfa a la creaci6n de un product homog6neo y dnico, considered como requisite indispensable para lograr la constituci6n de la comunidad imaginada. En la exposici6n que sigue, efectuar6 una revision de los principles postulados en tomo al
3
mestizaje a nivel latinoamericano.


El mestizaje y el discurso de la identidad national en Am6rica Latina

Como fen6meno biol6gico, el mestizaje se inicia en la region latinoamericana con el arribo de los navegantes hispanos a las Antillas. En un principio, este concept hacfa reference a la mezcla racial, en el sentido de la gen6tica de poblaciones. Con el transcurso del tempo se le ha dado una connotaci6n cultural, a expenses del enfoque biol6gico que tuvo en sus orfgenes. Este mestizaje cultural "comprende hoy a groups racialmente no mestizos, como lo son muchas comunidades indfgenas de los Andes en Bolivia, Per-6 y Ecuador" (Afnsa 93).

Pero el mestizaje no se limit a estos dos significados. El mestizaje tambi6n constituy6 un discurso politico que estuvo sujeto a una serie de modificaciones con el corner del tempo (Martfnez Echazdbal, "Mestizaje" 21). Durante el siglo XIX, el



2 Rita DeGrandis, "Incursiones en torno a la hibridacio'n, una propuesta para discussion: de la mediaci6n linguistic de Bajtin a la mediaci6n simb6lica de Canclini," Latin American Studies Association, The Sheraton Washington, Washington, D.C., September 28-30, 1995.
3 Esta secci6n no pretend efectuar un revaloraci6n del ensayo hispanoamericano, sino mds bien dar una idea general en torno a la cuesti6n que nos interest.





7


mestizaje fue un tema recurrence que se hallaba fntimamente vinculado a la b6squeda de la identidad latinoamericana. Mds tarde, durante el perfodo de consolidaci6n national y modernizaci6n (1920-1960), el mestizaje se refiri6 al cardcter national (lo cubano, lo mexicano, lo brasilefio).

La cuesti6n de la identidad latinoamericana ha represented una preocupaci6n recurrence desde la conquista espafiola. Esta preocupaci6n por saber qui6nes somos se acentu6 a partir de los esfuerzos por desligarse de la tradici6n hispdnica heredada. En su "Carta de Jamaica" (1815) Sim6n Bolfvar sostenfa respect a los criollos (nombre que se le dio a los mestizos dado que este nombre era muy pejorative): "somos un pequeflo g6nero human; poseemos un mundo apart, cercado por dilatados mares, nuevo en casi todas las artes y ciencias aunque, en cierto modo, viejo en los usos de la sociedad civil." Mds tarde, en el "Discurso de Angostura" (1819) Bolfvar nos manifiesta: "no somos europeos, no somos indios, sino una species media entre los aborfgenes y los espafioles," con lo cual de alguna mantra se estaba refiriendo al mestizaje que caracteriza a la region.

Jos6r Martf, por su parte, destaca en "Nuestra Am6rica" (189 1) la necesidad de recuperar el pasado precolombino y reconocer la mesticidad del continent. Propone que "no hay odio de razas, torque no hay razas" (29) y sobre esta base nos habla de nuestra Am6rica mestiza, continent donde se han mezclado europeos, indios y americanos y "anunciando por lo tanto al Vasconcelos de La raza c6smica" (Zea 22).

El mestizaje es discutido tambi6n en el marco de la preocupaci6n por la identidad national. Para los adeptos del positivismo, como Domingo Faustino Sarmiento, Carlos Octavio Bunge y Alcides Arguedas, el mestizaje representaba el mayor factor de atraso politico, econ6mico, social y cultural de las nuevas republicans independents. Se





8


explicaba la incapacidad de constituir la tan ansiada comunidad imaginada en la raza, la biologfa, en todo aquello que se le pudiera achacar a los factors subalterns de la naci6n.

Domingo Faustino Sarmiento propane en su conocida obra Civilizacign y

barbaric. Vida de Juan Facundo Quiroga (1845) que la historic latinoamericana se ha reducido a la lucha entre la civilizaci6n europea y la barbaric indfgena, entre la intelligence y la material. Siguiendo los arguments del darwinismo social, Sarmiento estima que las razas luchan y que la mds apta sobrevive, y es su triunfo el sello de suprernacfa sobre las inferiores (Martfnez Echazdbal, "Positivismo" 122). De ahf que nos presented una vision negative del mestizaje. Para Sarmiento, el mestizaje represents un process de retroceso, la causa del mal, de la enfermedad que invadfa al organism social y al continent.

Carlos Octavio Bunge (1875-1918), en Nuestra Am6rica. Ensayo de sicologfa social (1926) censure la dernagogia y el caudillismo sudamericanos y reconoce que si bien el mestizaje constitute un hecho en Hispanoam6rica, 6ste es "un hecho desafortunado" (Martfnez Echazdbal, "Positivismo" 122). En el "Segundo libro" de Nuestra Am6rica Bunge analiza la contribuci6n 6tnica y psicol6gica de los indios, negros y mestizos, en la formaci6n social de los pueblos hispanoamericanos. Bunge establece una clara. distinci6n entre el cruce hispano-negro y el hispano-indio o afro-indio, resaltando tres caracterfsticas negatives comunespara los mismos: "cierta inarmonfa psicol6gica, relative esterilidad y falta de sentido moral" (141).

Para Alcides Arguedas, Bolivia estd perdida por el cholo y el mestizo. En Pueblo enfermo (1909), critical duramente la sociedad y la polftica boliviana en general y present una vision tremendamente negative del mestizo, culpdndolo de todas las





9


desgracias que sufre el pafs. A los cholos, quienes nos manifiesta constituent el tipo representative del mestizo, los califica de elementss inferiors desde el punto de vista racial [ ... ], perezosos e indolentes [ ... ] se hallan incapacitados para elevarse a las esferas de alta especulaci6n, o siquiera de la alta culture" (58). En cuanto a los cholos vinculados a la polftica, son ellos lo que "con su mantra especial de ser y concebir el progress quienes han retardado el movirniento de advance en la repdblica, ya no (inicamente bajo el aspect institutional, sino tarnbi6n en sus factors econ6micos e industrials" (64). Los cholos de Bolivia, Perd, Colombia, el roto de Chile, el gaucho de la Argentina y del Uruguay son para Arguedas "una clase de gente hiffiridas, sometidas ya a un lento process de selection, pero que todavfa no han alcanzado a eliminar de sf las taras de su estirpe" (20).

Este discurso cambia significativamente en las primers d6cadas del Siglo XX "ya no se habla de civilizaciones o cultures inferiors, sino de una inevitable y natural sfntesis de cultures" (Martfnez Echazdbal, "Positivismo" 126). Jos6 Vasconcelos (1882-1959) constitute el mAximo representative de esta nueva vision. Ya desde el pr6logo de su libro La raza c6smica (1925), Vasconcelos nos present lo que es su tesis central: "las distintas razas del mundo tienden a mezclarse cada vez mAs, hasta former un nuevo tipo human, compuesto con la selecci6n de cada uno de los pueblos existences" (9). La mezcla de razas, se realizard no a trav6s de la fuerza o la presi6n, sino que se dard por medio de libre escogencia. Lo que Vasconcelos present, como bien lo ha sefialado Leopoldo Zea, 64es una de las mds grades utopfas que ha dado la humanidad: la de una raza que no es raza, sino expresi6n de una actitud de respect y asunci6n de las diversas razas y cultures que forman la humanidad" (Zea 23).





10


Dentro de esta nueva vision, el mestizaje es considered como vehfculo de

civilizaci6n y progress que permitird consolidar una naci6n stable e integrada. Para Jos6 Antonio Saco, intellectual cubano, el mestizaje represents el remedio a los males que habfan venido afectando a Cuba. Sin embargo, como bien lo result Lourdes Martfnez Echazdbal, su posici6n respect al mestizaje no result de un demostrado antiracismo, t4sino mds bien del temor que le infundfa la eminent africanizaci6n de la isla de Cuba" ("Positivismo"124). Similares postures adoptan Nicolds Guill6n, quien en S6ngoro Cosongo (193 1) nos ofrece un pr6logo que podrfa ser considered como un manifesto de la mulatez, al manifestamos el autor que el espfritu de Cuba es mestizo, y Gilberto Freyre en sus conocidas obras Casa-grande e Senzala (1933) y Sobrados e Mucambos (1936) al reinterpretar el papel del mestizaje en la sociedad brasilefia (Martfnez Echazdbal, "Positivismo" 128).

Como se ha podido apreciar, el mestizaje ha generado las mds diversas y

contradictorias opinions. NEentras que para Vasconcelos el mestizaje constitufa toda una esperanza, para Alcides Arguedas representaba un factor que habfa afectado de mantra irreversible a la naci6n boliviana. Sin embargo, "estas dos vertientes, antag6nicas, esconden una misma ideologfa que tiene como antecedents la filosoffa positivista, como base el racism y como meta el logro del model racial y cultural occidental" (Martfnez Echazdbal, "Positivismo" 125). El mestizaje no pasaba, en realidad, de ser un discurso ideol6gico que servfa para afirmar la igualdad y esconder, ocultar la desigualdad de los different groups que conforman la naci6n.

A pesar del tempo transcurrido, se consider. adn hoy que el concept de

mestizaje es un t6rmino demasiado conciliator, demasiado armonizante que desconoce la





11


multiplicidad cultural. De ahf que exist hoy en dfa un renovado interns por la mezcla, la hibridez, la heterogeneidad, interns que se traduce en propuestas que ofrecen una clara alternative al mestizaje.

La siguiente secci6n hace un repaso de las principles teorfas elaboradas en los (iltimos aflos en torno al tema de la diversidad cultural. Demds estA decir que existent otros crfticos y estudiosos que han realizado valiosos aportes al studio de este tema. Sin embargo, lo que este acdpite busca no es un balance integral ni hist6rico de los aportes ofrecidos por los mismos, sino mds bien una aproximaci6n a los que se considering mds vinculados a los objetivos de este studio.


El discurso de la diferencia

Sin lugar a dudas, uno de los studios mds importance en lo que concerned a la hibridez y naturaleza cambiante de la culture latinoamericana lo constitute el libro de Angel Rama Transculturaci6n narrative en Am6rica Latina (1982). En este trabajo Rama analiza "el problema cultural y literario que vivi6 la narrative latinoamericana bajo el nuevo impact modernizador del Siglo XX" (119).4 Rama adopt el concept de transculturaci6n propuesto por Fernando Ortiz en su libro Contrapunteo del tabaco y del azdcar (1940). Este trabajo es de especial relevancia torque fue el primer en cuestionar el concept de aculturaci6n para describir la identidad cultural latinoamericana. Para el antrop6logo cubano, el concept de aculturaci6n tenfa "una connotaci6n negative, por el hecho de preceded 'culturaci6n' de la particular 'a' que parece sugerir perdida o




4 Rama adopt el concept de transculturaci6n no s6lo en su sentido antropol6gico sino como instrument de crftica literaria.





12


disminuci6n de contenido cultural" (Afnsa 60), por lo que cre6 el neologisms transculturaci6n. De acuerdo a Ortfz, la transculturaci6n:

Express mejor las diversas fases del process transition de una culture a
otra, torque este no consisted solamente en adquirir una culture, que es lo
que en rigor indica la voz angloamericana 'aculturaci6n', sino que el
process implica tambi6n necesariamente la perdida o desarraigo de una
culture precedent, lo que pudiera decirse una partial 'desculturaci6n' y,
adernds, significant la consiguiente creaci6n de nuevos fen6menos culturales
que pudieran denominarse neoculturaci6n.

Es entonces en base a los postulados de Fernando Ortiz, que Rama utilize el

concept de transculturaci6n aunque con algunas modificaciones ya que consider que la descripci6n de transculturaci6n realizada por el antrop6logo cubano estd caracterizada. por una vision geom6trica, segdn tres moments (38): una desculturaci6n partial; incorporaciones procedentes de la culture external y por altimo, la creaci6n de nuevos fen6menos culturales que resultant de la recomposici6n de los elements supervivientes de la culture. originaria y los que vienen de afuera; es decir, una neoculturaci6n.

Rama sugiere que la propuesta de Ortiz "no atiende suficientemente a los criterion de selectividad y a los de invenclon, que son los que caracterizan los casos de plasticidad cultural" (38). Asimismo, citando a Aguirre Beltrdn, resalta el hecho que tambi6n hay transculturaci6n en el sentido de paso de una culture a otra. sin que esto implique necesariamente la p6rdida previa de components culturales (7). Rama redefine el concept de transculturaci6n, proponiendo que en el mismo se dan cuatro operations bAsicas: p6rdidas, selecciones, redescubrimientos e incorporaciones (39). No obstante, Rama no profundiza en estos concepts. Mds bien intent demostrar como 6stos se





13


evidencian en los principles niveles del process literario: la lengua, la structural literaria y la cosmovisi6n. 5

Rama consider que las consecuencias del impact modernizador son perversas ya que a las regions internal se les present una disyuntiva important: o retroceden torque no se modernizan, o se modernizan pero renuncian asf a sus valores y, por lo tanto, mueren. Es en este context entonces, caracterizado por un afdn de queerr salvarse" que los regionalists en el campo de la literature component un hl'brido que no se aleje de lo nuevo pero que "sea capaz de seguir transmitiendo la herencia recibida"

(29). Estos son los transculturadores, y su product, la literature de transculturaci6n. Es decir, una literature que integra lo nuevo sin renunciar necesariamente a lo antiguo.

Rama distingue dos procesosen el fen6meno de la transculturaci6n: el que se da desde las metropolis external hacia las capitals, y el que se da de las capitals a las zonas internal, es decir, las provincial. Sin embargo, no siempre es este el caso como se puede apreciar en el reciente studio de Cyntia Vich acerca del Grupo Orkopata, en tanto esta agrupacion literaria surgi6 no en la capital peruana, sino en una zona relativamente marginal, la ciudad de Puno, constituyendo por lo tanto, una clara excepci6n a lo propuesto por Angel Rama.

El transculturador entonces es aquel que edifice algo que no represents la mera adici6n de elements contrapuestos, ni constitute una copia de la culture hegem6nica, sino una construction nueva que asume los desgarramientos y problems del encuentro de cultures.



5 Es en este dmbito donde Rama consider que los transculturadores han dado sus mejores frutos.





14


Si bien Rama se interest por la introducci6n de forms literarias por parte de los vanguardists durante la segunda mitad de los afios 30, su trabajo es de especial importance torque caracteriza el enfrentamiento cultural como un intercambio de mutua influence.

N6stor Garcfa Canclini, por su parte, nos ofrece en su libro Culturas hl'bridas. Estrategias para entrar y salir de la modemidad (1989), una l6gica de pensamiento que permit analizar las cultures que no necesariamente cumplieron su process de desarrollo con los pasos o tapas seguidos por los centers de poder capitalist. Garcfa Canclini aclara que, en su trabajo "se encontrardn ocasionales menciones de los t6rminos de sincretismo, mestizaje y otros empleados para designer los process de hibridaci6n" pero que se premiere este idItimo, torquee permit incluir las forms moderns de hibridaci6n mejor que el sincretismo, formula referida casi siempre a fusions religious o de movimientos simb6licos tradicionales" (15).

La hibridaci6n cultural se sit6a en un campo mds amplio que el de Rama en tanto se refiere a una gran variedad de manifestaciones culturales, dentro de la cual la literature es una. Su hip6tesis es que las cultures deberfan ser en. realidad entendidas como cultures hl'bridas, ya que hay interacci6n constant entre la influencia de lo transnational y lo national. La artesanfa mexicana constitute para. Garcfa Canclini un claro ejemplo de los process de hibridaci6n en tanto ha sabido adaptarse a las exigencies del mercado international sin haber perdido su sesgo traditional. Es decir, la modemizaci6n no ha implicado, la p6rdida de lo traditional y lo propio, sino mds bien su renovaci6n, lo que le ha permitido su sobrevivencia bajo una forina hibridizada.





15


Para estudiar las cultures, hl'bridas, Garda Canclini destaca la importance de

acabar con el exclusivismo que ha caracterizado el trabajo sociol6gico y antropol6gico y propane un enfoque mds transdisciplinario; es decir, "una aperture de cada discipline al discurso de las demds y no una simple sumatoria de los resultados obtenidos aisladamente por cada una" (Garcfa Bedoya 87). Canclini identifica "tres process claves para explicar la hibridaci6n: (i) la quiebra y mezcla de las colecciones que organizaban los sistemas culturales (la descolecci6n); (ii) la desterritorializaci6n de los process simb6licos; y (iii) la expansion de los g6neros impuros" (264). El descoleccionamiento implica "la agonfa de las colecciones [en donde se] desvanecen las clasificaciones que distingufan lo culto de lo popular y ambos de lo masivo" (238). Es decir, desaparece la base, el fundamento, sobre el cual. se habfa formado la distinci6n entre las colecciones 6ccultas" (el arte, la literature) y las colecciones populares (el folclor). La desterritorializaci6n, por otro lado, no s6lo se refiere a "la p6rdida de la relaci6n natural" de la culture con los territories geogrdficos, sino que se refiere tambi6n a "ciertas relocalizaciones territories relatives, parciales, de las viejas y nuevas producciones simb6licas" (288). Por dltimo, al hablar de cultures de mezcla, las cultures, hiffiridas, Garda Canclini se refiere a la fonna en que ciertas prActicas se van separando de prdcticas existences para former algo nuevo, algo que es possible gracias a los process de descolecci6n y desterritorializaci6n.

La propuesta de Garda Canclini result particularmente interested torque nos exige replantearnos nuestro concept de identidad. Por lo general, hemos estado habituados a pensar en la identidad en t6rminos de territorio. Es decir, nuestras experiences, tenfan que ver exclusivamente con el territorio en que habitdbamos. Sin





16


embargo, el nos hace ver claramente que identidad Y territorio no constituent necesariamente una ecuaci6n en tanto las innovaciones tecnol6gicas permiten el acercamiento de mundos que anteriormente se hubieran considered totalmente apart. No debiera extrafiarnos por lo tanto, que un sujeto comparta mds de una identidad, y que hoy en dfa, 6ste sea perfectamente capaz de manejar ambas segan la situaci6n.

Antonio Comejo Polar, por su parte, ha analizado el problema del encuentro de cultures en t6rminos del concept de heterogeneidad en oposici6n a los concepts de mestizaje y transculturaci6n. Para Comejo Polar, el mestizaje "pese a su tradici6n y prestigious, es el que falsifica de mantra m6s drdstica la condici6n mestiza de nuestra culture y literature" ("Mestizaje e hibridez" 341) y "la idea de transculturaci6n se ha convertido cada vez m6s en la cobertura m6s sofisticada de la categorfa del mestizaje" ("Mestizaje e hibridez" 341).

El concept de heterogeneidad no es una creaci6n reciente del autor, ya que el mismo comienza a ser disefiado en tapas tempranas de su ejercicio crftico, como se puede apreciar en el libro Literatura y sociedad en el Perd: la novel indigenista (1980). Para Comejo Polar, el indigenismo constitute la mds clara. expresi6n de lo que 61 ha denominado literature heterog6nea; es decir una literature en donde los components pertenecen a universes socio-culturales different. Nfientras que las instancias de producci6n del texto y de la recepci6n pertenecen al sector modern y occidentalizado, el reference pertenece al. mundo indfgena.

La noci6n de heterogeneidad y literatures heterogeneas surge como una

alternative a la noci6n de literatures nacionales, ya que Comejo Polar consider que 6stas, al adecuarse al model de las literatures cults europeas, se habfan constitufdo sobre la





17


base de un cisterna literario dnico y homog6neo. Al abogar por una literature national, no solamente se dejaban al margin las literatures populares y en lenguas indfgenas, sino que tambi6n se ignoraban las distancias y tensions existences entre el reference social y el cultural, problema que Comejo Polar resuelve con la propuesta de literatures heterog6neas.

Dentro de la categorla de heterogeneidad, el sujeto ocupa un lugar fundamental. El suieto heterog6neo es un individuo "complejo, disperse, m;jltiple" (Escribi 19), "excepcionalmente cambiante y flufdo" (Escribi 20), por lo que contrast radicalmente con aquel que present "una identidad coherent y uniform, complaciente y desproblematizada" (Escribi 20). Este sujeto "emite un discurso descentrado, proliferate y desparramado" (Escribi 212). Comejo Polar consider que esta identidad heterog6nea nunca fue cabalmente asimilada en la region latinoamericana debido a que siempre buscdbamos introyectar "como 6nica legitimidad la images monolftica" y torque 66nos sentfamos en falta ante el mundo y ante nosotros mismos al descubrir que carecemos de una identidad clara y distinct" (Escribi 21).

Sin embargo, el concept de heterogeneidad, como bien lo resalta Mabel Morafia, 46se carga de sentido al combinarse con la conceptualizaci6n de la formaci6n cultural andina en tanto totalidad contradictory" (283). En effect si bien es cierto que Comejo Polar reconoce que dentro de la sociedad peruana se da una pluralidad de cultures que son conflictivas y hasta contradictorias entre sf, de nada sirve resaltar la pluralidad y heterogeneidad si se pierce el horizonte de la totalidad. El concept de totalidad contradictory permit dar cuenta de "las multiples temporalidades y configuraciones socioculturales que caracterizan al Penj y Am6rica Latina" (Garcfa Bedoya 85).





18


En el mercer capftulo de Escribir en el aire. Ensayo sobre la heterogeneidad sociocultural en las literatures andinas (1994), y mds tarde en trabajos posteriors, Comejo Polar nos propane una alternative a la noci6n de mestizo: la categorfa del sujeto migrant. Como punto de partida. para esta reflexi6n el crftico literario toma el fen6meno de la migraci6n del campo a la ciudad, fen6meno que consider "el hecho de mds abarcadora. trascendencia en la historic modern del drea andina" (212). Este sujeto migrant "se instalarfa en dos mundos de cierta mantra antag6nicos por sus valencies: el ayer y el allf, de un lado, y el hoy y el aquf, de otro" (209). Su discurso, por lo tanto, "se construe alrededor de ejes various y asim6tricos, de alguna mantra incompatibles y contradictions de un modo no dial6ctico." De esta forma, el. migrant estaffa acogiendo "dos experiences de vida que no intent sintetizar en un espacio de resoluci6n arm6nica" (841). Es decir, la condici6n migrant se vislumbra como contrarian al afdn sincr6tico del mestizo, ya que se caracteriza por la fragmentaci6n y no la sfntesis. Un ejemplo claro lo constitute el caso de Ernesto, el personae principal de Los rfos profundos quien "no sintetiza en su discurso dos experiences, una pasada y otra presented" y maneja, mds bien, una pluralidad de c6digos que pese a ingresar en un solo rumbo discursive no s6lo se confunden. sino que preservan en buena parte de su propia autonomfa.

Otra mantra de acercarse al encuentro de cultures nos la ofrece el antrop6logo norteamericano James Clifford, quien concise la culture como viaje. Es decir, la culture la identidad, no estaria ligada a un espacio geogrdfico especffico, demarcable, inamovible. Mds bien se caracterizarfa por ser fluctuate, por estar en. constant movin-iiento. Asf quienes migrant, quienes dejan su ciudad natal, constituent viajeros culturales. A pesar de la distancia, estos viajeros, estos migrants no dejan de ser parte de





19


su comunidad. Si bien se desplazan temporal y geogrdficamente, mantienen conexiones con su comunidad, no dejan de estar ligados a ella, no dejan de tener identidad. Como bien lo sefiala Antonio Comejo Polar, el migrant "tiende a repetir en la ciudad los modos de producci6n y de relaciones socials como la reciprocidad, la operatividad econ6mica de la familiar ampliada o el simple padrinazgo, que diffcilmente se incorporan a las normal del capitalism modern" (842).

Los migrants serfan entonces sujetos id6neos para hacernos comprender el viaje cultural. Al percibir al sujeto migrant como viajero, "entrarfan en crisis las nociones esencialistas de identidades puras concentradas en spacious adores de sentido, vulneradas, distorsionadas o alienadas en cualquier element externo que las tocara o entrara en contact con ellas" (147).

El viajero o migrant se acerca a otro concept important proveniente de la filosoffa post-moderna francesa: el rizoma, concept elaborado por Gilles Deleuze y Mix Guattari en su libro A Thousand Plateaus: Cgpitalism and Schizophrenia (1994). En el capftulo introduction de este libro, Deleuze y Guattari desarrollan una crftica de las construcciones arb6reas que suponen un orden restrict, una verticalidad y proponent, en su lugar el concept de rizoma. El rizoma es un tipo de rafz que, a diferencia de la rafz del drbol, se extended simultdneamente en muchas direcciones: "a rhizome has no beginning or end; it is always in the middle, between things, interbeing, intermezzo" (25). Consecuentemente, nos remote a la multiplicidad, a la heterogeneidad, a la hibridez.

El paradigm rizomdtico.es region por los siguientes principios: (i) el principio de la conexi6n y de la heterogeneidad. Es decir, cualquier punto del rizoma puede estar conectado a otro; (ii) el principio de la multiplicidad. El rizoma nunca puede ser reducido





20


a una unidad ya que estd conformado por una infinidad de unidades que produced a su vez otras different; (iii) el principio de la rupture. Por mds que se intent romper el rizoma, 6ste se reconstruye, apuntando a nuevos a insospechados casinos; (iv) el principio de la cartograffa. El rizoma puede ser mapeado y cartografeado, lo que nos permit ver que existent multiples entradas. Consecuentemente, el rizoma puede ser abordado desde various punts. En una palabra, el rizoma rompe con la unidad, la hornogeneizaci6n, lajerarquizaci6n, permiti6ndonos mCiltiples entradas, aproximaciones y perspectives.

Se hace evidence que la crftica prevalence hoy en dfa resalta un aspect

fundamental en el studio de la culture latinoamericana: el abandon de concepciones binaries y de la polaridad y el reconocimiento del cardcter hibrido de nuestra culture. Pero este, interns en lo diverse y lo hibrido no se limit, a la teorfa pesto que tiene un ejemplo claro en la realidad actual.


El mestizaje revisitado

No cabe duda que todas estas teorfas responded a la urgencia de explicar ciertos fen6menos surgidos a partir de la existence y encuentro de diversas cultures. No cabe duda tampoco, que todas ellas surgieron a rafz de la necesidad de encontrar categoiias que definiesen el encuentro de cultures de una mantra mds dindmica que se alejase de las tendencies hornegeneizadoras y unificantes del mestizaje.

Si bien es cierto que el concept de mestizaje fue propuesto en un principio como la soluci6n feliz a las diferencias 6tnicas y culturales, en la prdctica este mestizaje se dio de mantra muy distinct. En este sentido, comparto la opinion de Mario Roberto Morales:





21


Lo que ha ocurrido en la prdctica ha sido distinct: los individuals se han mestizado de otra mantra muy different a la propuesta por la ideologfa
demag6gica del mestizaje. Ellos han usado y negociado los c6digos
culturales a la disposici6n seg(in la situaci6n que les ha tocado enfrentar,
sin que eso haya significado la fusion de los c6digos en un mestizaje feliz.
6
El mestizaje ha sido conflictive y no ha implicado fusion.

Al respect, Garcfa Canclini nos manifiesta que "en la historic del mestizaje no ha habido solo la fusion, la cohesion, la osmosis, sino la confrontaci6n" ("Entrar y salir" 56). Es decir, en la prdctica el mestizaje no ha tenido una sola caracterfstica (la homogeneidad) sino que ha acogido la diversidad, la fragmentaci6n y el conflict. Si incorporamos el cardcter conflictive todas las categorfas anteriormente expuestas nos podrfan server para explicar el sujeto social que hemos Ilamado mestizo. Podemos definir al mestizo como un transculturador, ya que se trata de un individuo "que se propane server de puente y crear vfnculos entre dos cultures, no s6lo como proyecto politico, como posture acad6mica y narrative, sino tambi6n a nivel personal" (Spitta 173). Sin duda, la categorfa de transculturaci6n result mds dtil que la categorfa de aculturaci6n, ya que como bien lo sefiala Fernando Afnsa, la aculturaci6n tiene una serie de aspects que se considering negatives: la desculturaci6n, la asimilaci6n, la alineaci6n cultural. Si decimos que una persona se ha aculturado, esto significant que el individuo ha perdido su culture original, y que ha adoptado una culture que le es extrafia en reemplazo de la propia. Esto implica de algu na mantra una negaci6n de la culture original, y lo que es peor, una p6rdida de la misma. En este sentido, la categorfa de transculturaci6n se vislumbra como la mds adecuada en tanto no represents la p6rdida de la culture original. Sin embargo, es poco lo que Angel Rama nos dice acerca del desgarramiento, del conflict que supone el



6 Mario Morales. La articulaci6n de las diferencias o el syndrome de Maxim6n (Los discursos literarios y volfticos del debate inter6tnico en Guatemala).





22


encuentro de dos o mds universes culturales, poniendo 6nfasis mds bien en la labor creative del transculturador" (Spitta 175).

El mestizo tambi6n podrfa ser considered un sujeto hibrido. No obstante, la

propuesta de Garcfa Canclini no se aleja mayormente de la caracterfstica no conflictive del concept transculturador, ya que se "entra y se sale" de la modemidad sin mayor problema. Nuevamente, parece que se estuviera negando la caracterfstica confrontational, el desgarramiento que tambi6n puede suponer el encuentro de cultures. De hecho, Comejo Polar critical la propuesta de Garcfa Canclini por el "tono celebratorio con que estd dicha y por el excesivo empleo de ejemplos que parecen referirse a ciertos estratos de la sociedad latinoamericana" ("Mestizaje e hibridez" 343). Asimismo, al igual que en el caso deAngel Rama, es poco lo que Garcfa Canclini nos dice acerca del sujeto que entra y sale de la modernidad y del desgarramiento que este process de hibridaci6n represents a nivel personal

Aflos despu6s de la publicaci6n de su libro, y con la perspective que otorga el tempo, el mismo Garcfa Canclini reconocerfa que si se le "hubiera ocurrido aplicar la hibridaci6n en movirniento de trdnsito y provisionalidad [ ... ] "hubiera podido delucidar mejor c6mo los sujetos individuals y colectivos se comportan respect de lo que la hibridaci6n I es permit armonizar y les result inconciliable" ("Entrar y salir" 55).

Por otro lado, no cabe duda que podemos consider al mestizo como un sujeto heterog6neo, caracterizado por la fragmentaci6n y como un migrant. El mestizo y el migrant ya no representarfan contraries sino mds bien se caractenzanfan por ser complementarios en tanto ambos considering la fragmentaci6n.





23


Somos consciences en este trabajo que la transculturaci6n, la hibridez, y la

heterogeneidad son concepts que a diferencia del mestizaje, estdn en boga en el dinbito de los studios culturales. Sin embargo, y sin desmerecer los aportes brindados por numerosos estudiosos de la culture latinoamericana, no estamos totalmente convencidos de que se halla avanzado de un t6rmino a otro. Consider al igual que Roberto Morales, que debemos "repensar la noci6n de mestizaje cultural, despojdndola de su carga ideol6gica homogeneizante y desproblematizadora." Es por este motive, que en. vez de inventor algo nuevo, de ofrecer un neologisms, yo propongo para esta tesis, el uso del concept de mestizaje. Si miramos al mestizaje con otros ojos, entonces veremos que este concept nos puede ser adn idtil para describir la heterogeneidad cultural de una nation, y la mantra. en. que esta heterogeneidad es represented en el marco de la literature.

Esta tesis, por lo tanto, utilize el concept de mestizaje al analizar las obras de

Edgardo Rivera Martfnez, Laura Riesco y Zefn Zorrilla. La hip6tesis que guard el trabajo es que no se present en la ficci6n de estos tres authors una sola y dnica identidad mestiza sino varies identidades mestizas que opera de acuerdo a la actitud que los sujetos toman frente a otras cultures.

Antes de pasar a evaluar c6mo la obra de estos tres authors presentan posiciones contradictorias respect al mestizaje, se hace necesario concern las caracterfsticas que el mismo cobr6 en el bnbito peruano. El siguiente capftulo present los postulados elaborados en torno al mestizaje por los principles representatives del pensamiento polftico-social peruano del Siglo XX; y los principles trabajos que han abordado el tema de la migraci6n y el mestizo peruano en el marco de las ciencias socials.













CAPrrULO 3
LE*4DIOS 0 MEESTIZOS?

En el segundo capftulo hemos visto c6mo, hoy en dfa, los studios culturales nos permiten acercarnos a la noci6n de identidad de una mantra different, de una mantra que accept la diversidad, la hibridez, la heterogeneidad. Asimismo, hemos podido apreciar c6mo a nivel latinoamericano el discurso del mestizaje se ha ido modificando con el timpo. Sin embargo, esta pluralidad que caracteriza a las naciones americanas hoy en dfa no fue siempre reconocida ni mucho menos deseada. M6s bien, existfan concepciones monolfticas de la naci6n que no permitfan acercarnos a la pluralidad ni aceptar la diferencia y el cambio.

En el Perd, los esfuerzos por definir lo que constitute la naci6n peruana surgeon a rafz de la derrota ante Chile durante la Guerra del Pacffico. Desde entonces, hispanistas e indigenistas trataron de imaginarse las caracterfsticas constitutivas de una naci6n stable e integrada. Desgraciadamente, los diversos imaginarios nacionales o ignoraban y denigraban a la mayor parte de la poblacio'n peruana, la poblaci6n indfgena, o la enaltecfan. No habfa t6rmino medio, no habfa cabida para la mezcla.

El encuentro de cultures y la possible integraci6n de las different vertientes

culturales que caracterizan al Perd de hoy empiezan a ser reconocidas y estudiadas s6lo a fines de la d6cada de los cuarenta. A rafz de los grades flujos migratorios que se dan de la sierra a la costa, surge un interns en el marco de las ciencias socials por el nuevo sujeto que estd cambiando la fisonomfa del campo y de la ciudad: el migrant andino, el mestizo.


24





25


Como podremos apreciar, mientras que a principio de siglo el debate se centraba en el mestizaje como ideologfa, como proyecto politico, en la segunda parte del siglo el debate se central en el mestizaje como, process, como parte integral del desarrollo econ6mico del pafs. Este capftulo tiene un objetivo principal: dar una vision de conjunto del rol que el mestizaje ha desempeflado tanto en. el dmbito politico como en el marco de las ciencias, socials. Para ello, se efectuarA una revision de los postulados elaborados en tomo al mestizaje por los principles representatives del pensamiento polftico-social. peruano del Siglo XX; y los principles trabajos que han abordado el tema de la migraci6n y el mestizo peruano en el marco de las ciencias socials.


El mestizaje en el pensandento social peruano a principios del Siglo XX

En el Perd, el t6pico del mestizaje ha sido, abordado a la luz del 14roblema

indfgena, cuya discussion se inicia con Manuel Gonzdlez Prada a partir de la derrota frente a Chile en la Guerra del Pacffico (1879-18 83) y continda durante la Generaci6n del 900 y la Generaci6n del Centenario.1

Manuel Gonz.4lez Prada

El fracas peruano ante Chile desencaden6 un debate acerca del Perij y su

situaci6n y llev6 a intellectuals de different procedencias a preguntarse: LQu6 es el Perd? LQui6nes lo conforman? LQui6n constitute el verdadero representative de la naci6n peruana? El primer en tratar de engender la derrota peruana fue Manuel Gonzdlez Prada (1844-1918) quien cuestiona el porqu6 del fracas. S61o encuentra, una explicaci6n: la condici6n servile del indio, a quien describe como "un hibrido con los vicious del bdrbaro y sin las, virtues del europeo" (236). LC6mo salvar al indio? LC6mo devolverle su


1 Caracterizada por el discurso indigenista.





26


dignidad? Incorpordndolo a la sociedad peruana, ya que Gonzdlez Prada lo considerable el verdadero representative de la naci6n. Esta posture se evidencia de mantra clara en el "Discurso del Politeama" de 1888: "No forman el verdadero Perd las agrupaciones de criollos y extranjeros que habitat la faja de la tierra situada entre el Pacffico y los Andes. La naci6n estd formada por la muchedumbre de indios diseminados en la banda oriental de la cordillera" (19).

LPero c6mo debfa incorporarse al indio? A trav6s de la educaci6n, de la

alfabetizaci6n, la misma que estarfa a cargo de los maestros de escuela a quien Gonzdlez Prada dirige su Ilamado. En "Nuestros indios" (1924), Gonzdlez Prada, vincula la situaci6n del indio no tanto a aspects pedag6gicos sino mds bien a aspects econ6micos, enfatizando el hecho de que "los indios son todavfa vfctimas del viejo orden, basado en la explotaci6n del hombre, padeciendo ma's que sus antepasados durante el Coloniaje" (Chang Rodrfguez 372).

En lo reference al mestizo, Gonzdlez Prada hace menci6n specific al encastado cholo, a aquel que ha renegade de sus orfgenes, desconociendo su clase y su raza y, que eventualmente, se ha vuelto contra ellas. En Horas de lucha (1908) sefiala:

Pocos groups socials [ ... ] han cometido tantas iniquidades ni aparecen
con rasgos tan negros, como los espafioles y encastados cholos en el Perd.
Las revoluciones, los despilfarros y las bancarrotas parecen nada ante la
codicia glacial de los encastados para sacar el jugo a la came humana.
Muy poco les ha importado el dolor y la muerte de sus semejantes, cuando
ese dolor y esa muerte les ha rendido unos cantos soles de ganancia.
(321)

En "Nuestros indios," su crftica serd mds fuerte adn: "El verdadero tirano de la masa, el que se vale de unos indios para esquilmar y oprimir a los otros es el encastado, comprendi6ndose en esta palabra tanto al cholo de la sierra o mestizo como al mulatto y al





27


zambo de la costa" (78). El mestizo o cholo, represents al igual que el espahol, un explotador de indios. Se establece entonces "una dicotomfa maniquea" seg(n la cual lo blanco, lo espafiol, lo aristocrdtico y lo costefio es irremediablemente malo, y por otro lado, lo indfgena, lo campesino, lo serrano, es intrfnsicamente bueno" (Sanders 225).

Es por las ideas vertidas en el discurso del Politeama que Jos6 Carlos Maridtegui consider. que Gonzdlez Prada. represents "el primer instance ldcido de la conciencia del Per-O y que en su discurso "se encuentra. el germen del nuevo espfritu national" (23).

La figure de Gonzdlez Prada es surnamente important para cualquier studio en torno a la identidad peruana no s6lo torque constitute uno de los primers intellectuals peruanos que sent6 los pardmetros para. crear "la naci6n" subrayando el papel del indfgena, sino tambi6n torque a partir de su pensamiento, se empez6 a concebir e interpreter al Perd en base a un sistema binario, a un cisterna dualista. La generation del 900

Para esta generaci6n, formada por Francisco Garcfa Calder6n (1883-1953), Jos6 de la Riva AgUero (1885-1944) y Vfctor Andr6s Bela6nde (1833-1966), la masa de indios que tanto habfa preocupado a Gonzdlez Prada quedaba totalmente al margin. Si bien reivindicaba la grandeza del imperio incaico, no se ocupaba del indio real, de came y hueso. Defensora del discurso hispanista, es decir de la Colonia y de los aportes espaholes, esta generaci6n tenfa como objetivo redisefiar el pafs de una mantra tal que 6ste se asemejase a los passes avanzados. En esta images de naci6n, los indios no constitufan la base de la peruanidad y por lo tanto, no tenfan un rol preponderance dentro de la formaci6n de la naci6n. Mds bien, 6stos debfan ser asimilados y convertidos en mestizos, ya que s6lo a trav6s del mestizaje podrfa el Perd convertirse en un pais modern.





28


Sin lugar a dudas, Jos6 de la Riva Agilero, constitute uno de los grades

defensores del mestizaje en el Perd. Para Riva Agilero, el indio era un ser degenerado, acostumbrado al yugo y la degradaci6n, situaci6n que s6lo podrfa ser superada a trav6s de la migraci6n y el mestizaje. En su "Elogio al Inca Garcilaso de la Vega," (1916) Riva AgUero inaugural toda una tradici6n que consider a Garcilaso corno el perfecto representative del mestizaje, entendido 6ste como la fusion arm6nica de razas y cultures.

Los trabajos de Riva AgUero acerca de Garcilaso tuvieron tal importance y

resonancia que iniciaron toda una tradici6n en el Peru' y proporcionaron una images de del mestizaje como fusion arm6nica de dos razas que perdura hasta hoy en dfa. Esta images, sin embargo, ha sido refutada por Comejo Polar, quien en su libro Escribir en el aire: ensayo sobre la heterogeneidad socio-cultural en las literatures andinas (1994) sefiala que lo que Riva AgUero estd elogiando al Ilamar a Garcilaso el primer peruano, es la herencia nobiliaria del mismo en tanto el padre y la madre eran nobles: "Se trata, sin embargo, de un peculiar mestizaje: no cualquiera, sino uno que social dos ancestors nobiliarios, 'vdstago-dice Riva AgUero- de la estirpe imperial [incaica] y de uno de los primers entre los nuevos e invencibles viracochas"' (Escribir 105).

A pesar de este hecho, cabe resaltar que Riva AgUero fue uno de los pocos intellectuals de esta generaci6n que se esforz6 por concern el Perd. En sus Paisajes Peruanos (1918), resultado de su esfuerzo por salir de Lima para concern los Andes, Riva Agilero efectda una interested comparaci6n de la costa y la sierra peruana: "la costa ha represented la innovaci6n, la ligereza, la alegrfa y el placer; y la sierTa, la conservaci6n hasta el retraso, la seriedad hasta la tristeza, la discipline hasta la servidumbre, y la resistencia hasta la mds extreme lentitud" (86).





29


Como se puede apreciar, Riva AgUero present una images dual del pafs:

mientras que la costa represents el cambio y la energfa, la sierra aparece como triste y servile. Si bien su images de la sierra es desalentadora, Riva AgUero reconoce la importance de la misma, ya que consider que ella represents "el verdadero Per(I" y, por lo tanto, "cuna de la nacionalidad" (Baquerizo, La conciencia 24). Es por esta raz6n que Riva AgUero tiene un. m6rito invalorable en tanto reconocio que el Perd no se limitaba a la capital y, que la sierTa constitufa algo asf como la column vertebral de la naci6n. Sin embargo, su vision del Perd tenfa como objetivo la unidad, y consecuentemente, no permiti6 comprender la pluralidad de la realidad peruana. El discurso indigenista

La Generaci6n del Centenario busc6 responder a las propuestas de la Generaci6n del 900 con el discurso indigenista. El indigenismo, fue un movirniento intellectual que buscaba exaltar al indio, reivindicar sus costumbres y sus tradiciones, y, al mismo tempo, denunciar las precarias conditions de vida en la que vivfa bajo el dominio de los latifundistas. Para los indigenistas, el indfgena constitufa el verdadero representative de la naci6n peruana.

Los indigenistas no constitufan un. grupo homog6neo y presentaban different

posiciones respect al indfgena. Es decir, si bien existfa un interns comdn por la situaci6n del indio, no se daba necesariamente uniformidad en cuanto a las soluciones que se proponfan para mejorar la situaci6n del mismo, lo que indefectiblemente Ilevaba a different modos de concebir la naci6n peruana.

Al interior del movin-tiento indigenista, el indigenismo promovido en la ciudad del Cusco ocup6 un lugar preponderance. Los indigenistas cusqueflos se vieron motivados a defender los interests de los indfgenas a causa de una serie de levantarnientos que se





30


dieron en las provincial del Cusco alrededor de 1920 y que "amenazaron la hegemonfa cultural y social de la clase terrateniente cuzquefia" (Poole 62). Al referirse a los ideals de esta escuela, Valcdrcel destaca entre otros: una defense del indfgena contra los abuses de los terratenientes; una glorificaci6n del pasado precolombino; una agresiva polftica anti-centralista; y la pr6dica del regionalism. 2

Sin lugar a dudas, Luis E. Valcdrcel (1891-1987) y Jos6 Uriel Garcfa (1895-1965) constituent las figures mds sobresalientes de la escuela cusquefia. El enfoque de Luis E. Valcdrcel, quien represents la tendencia mds extremists del indigenismo, se diferencia considerablemente del de Gonzdlez Prada o de Riva AgUero. Para Valcdrcel, el problema del indio no era econ6mico sino racial y cultural. En Tempestad en los Andes (1928) Valcdrcel deja claramente establecidas las bases de su andinismo, el mismo que gira en torno a las siguientes ideas:

resurgimiento de la raza india; percepci6n del incanato como la "edad de oro" de la historic national; identificaci6n de lo indio como "lo peruano";
definici6n de los Andes y la sierra como habitat esencial del Per6;
reconocimiento del pantefsmo, agrarismo y el collectivism como ndcleos esenciales de la culture india; atribuci6n a los indios de las caracterfsticas viriles capaces de transformer el pafs; reclamo de un cambio hist6rico que
devuelva a la sierra y los indios el dominion del pafs; nuncio de una
violent invasion indfgena que, descendiendo de los Andes y la sierra,
ocuparfa la costa y expulsarfa a los mestizos, criollos y blanco del
territorio national. (Franco 93)

Su posture respect al mestizaje se halla evidentemente influenciada por los

positivists europeos quienes sostenfan que el desarrollo de los pueblos se basaba en la pureza de razas:





2 Ver pr6logo a la tercera edici6n de El Nuevo indio.





31




La raza del Cid y don Pelayo mezcla de sangre a la sangre americana: se
han mezclado las cultures. Nace del venture de Am6rica un nuevo ser
hibrido: no hereda las virtues ancestrales sino los vicious y las taras. El
mestizaje de las cultures no produce sino deformidades. (107) 3

Comejo Polar, por su parte, consider que quizds uno de los errors mds graves de Valcdrcel haya sido, el hecho de excluir al mestizo de "su proyecto national" cuando su presencia en 1927 era mayoritaria (Escribir 182).

Cabrfa sefialar un aspect mds respect a este libro. El pr6logo de Tempestad en los Andes fue escrito por Jos6 Carlos Maridtegui, mientras que el colof6n estuvo a cargo de Luis Alberto Sdnchez. Este dltimo se pronuncia en contra del libro de Valcdrcel, defendiendo lo que 61 llama el totalismo, es decir, una naci6n peruana que integre todas las razas asentadas en el territorio, reivindicando asf lo mestizo. Este dato es interested no s6lo torque Maridtegui, Sdnchez y Valcdrcel representaban tendencies opuestas del indigenismo sino por lo que esto implica en t6rminos de un Perd integral.

Al igual que en los casos anteriores, el proyecto de naci6n abogado por la Escuela Cusquefia present characteristics dicot6micas. Pero, como lo sefiala Comejo Polar, en la dicotomfa a la que se hace reference la sierra es "sfmbolo de la fuerza y el masculine y la costa representative de sensibilidad y cortesanfa femeninas" (Escribir, 193).

En 1930, Jos6 Uriel Garcfa public El nuevo indio. Nfiembro como Valcdrcel del Grupo Resurgimiento, Garcfa present en su libro lo que constitute una respuesta direct al libro de Valcdrcel que para entonces se habfa convertido en una "verdadera biblia de los indigenistas" (Comejo Polar, Escribir en el aire 181). Desde el pr6logo, Garcfa


3 Una posture semejante, y adn mds extreme es la del boliviano Alcides Arguedas, quien en su libro Pueblo enfermo lanza una dura crftica contra el mestizo boliviano.





32


cuestiona la "6poca de las razas" y la idea de que s6lo se haga reference a un "indio hist6rico". Consider que el verdadero representative de la naci6n no es el indio "incaico" sino un indio que es "mds espfritu que sangre". Postul6 que el nuevo indio era el mestizo

4
andino. En sus palabras:

El indio [ ... ] es la tradici6n prehist6rica que a cada moment nos prime [ ... ] el mestizo que comprende al indio transformed como al invasor o
"meteco" andinizado es el sujeto en quien se express, por ahora,
balbuciente, el espfritu neoindiano. [ ... ] El alma mestiza es, pues, pese al
descr6dito del t6rmino, el comienzo del americanismo total, es una
personalidad en germen y no una alcaci6n ffsico-qufmica, descomponible en dos dtomos, en dos mitades, la una europea y la otra. india, por mds que
el acoplamiento de esos elements le haya production. Es el alma que
infunde vida a la Am6rica actual.

Es decir, no son las characteristics raciales o hist6ricas las que le conference identidad al nuevo indio. Sin embargo, como bien lo sefiala Mongui6, la soluci6n al problema del indio era que el mismo dejara de serlo para convertirse en mestizo, en neo indio, por lo que se estdn invirtiendo asf "los t6rminos del indigenismo" (112).

A pesar de que la posture de Garcfa era totalmente contrarian a la de Valcdrcel

cabe destacar que 6ste dltimo, afios mds tarde supo encontrar valor en la obra de Garcfa: "Yo entendfa que el indio era uno solo, pero Uriel anticip6se en afios a la aparici6n del "otro" indio, de este que vemos en Lima, que ha conquistador las Tres Veces Coronada Villa, rodedndola en todas direcciones con sus Ilamados 'Pueblos J6venes', que estdn demostrando su juventud y vigor dnicos."5 Es decir, Valcdrcel reconoce en el nuevo indio de Garcfa, al representative de ese flujo migratorio que empez6 en la d6cada de los cuarenta y que continda hoy en dfa. Como lo destaca Nelson Manrique, "el mfstico credo


4 Es por este motive que Mongui6 lo consider el "profeta" de los cholistas."

5 Pr6logo a la tercera edici6n.





33


indigenista de tinted rudamente antimestizos del autor de Tempestad en los Andes habfa dejado el paso a una posici6n que, vefa en el mestizaje la soluci6n a los problems de la poblaci6n indfgena" (96).

Jos6 Carlos Maridtegui represents, sin lugar a dudas, una de las figures inds saltantes del indigenismo peruano. Para Maridtegui, el problema del indio era esencialmente un problema. socio-econ6mico y no racial. De ahf que nos manifested que la cuesti6n indfgena "arranca de nuestra economfa", lo que representaba el aniquilamiento del sistema feudal y la instalaci6n de un regimen socialist.

En sus Siete ensayos de la realidad veruan (1930), Maridtegui esboza su tesis

sobre el dualismo peruano. Si bien reconoce que son tres las regions que caracterizan al Perd, postula que "costa y sierra son [ ... ] efectivamente las dos regions en que se distingue y separa la poblaci6n" teniendo como consecuencia "la dualidad de la historic y el alma peruanas" (177). Maridtegui no consider la fusion de cultures como la soluci6n a esta dualidad. Para este pensador, el mestizaje producfa un tipo social marcado por el hibridismo y la imprecision que se traducfa en un "oscuro predominio de sediments negatives, en una estagnaci6n s6rdida y morbosa" (299). Como bien lo sefiala Eugenio Chang Rodrfguez, Maridtegui no crefa ni en el neo-indio amestizado de Uriel Garcfa, ni en la vision ut6pica presented por Vasconcelos en su libro La raza c6smica (1998). De hecho, Maridtegui considerable que el nuevo indio de Garcfa ponfa demasiado, 6nfasis en lo espafiol, mientras que Vasconcelos suprimfa o ignoraba el presented.

Maridtegui considerable que en el Peid existfan dos tipos de mestizos: el mestizo de la sierra, y el mestizo costeflo, estableciendo una clara diferencia entre ambos.





34


Mientras que el mestizo serrano represents para 61 el nuevo indio, 6 en el mestizo costefio se dejan senior los aportes del negro y del chino "en un sentido casi siempre negative y desorbitado" (299). De hecho, consider que ni el negro ni el chino han sido capaces de realizer algdn aporte a la formaci6n de la nacionalidad peruana. Si bien MariAtegui reconoce algunos de los aportes que la culture china ha brindado a la humanidad, MariAtegui nos dice que 6ste no ha sabido transmitir al mestizo "ni su discipline moral, ni su tradici6n cultural y filos6fica, ni su habilidad de agriculture y artesano" (297). En lo que se refiere al. negro, su valoraci6n es mAs negative adn, considerando que 6ste "no estaba en conditions de contribuir a la creaci6n de una culture, sino mAs bien de estorbarla con el crudo y viviente influjo de la barbaric" (298).

En comparaci6n con el mestizo, el indio no tiene nada que envidiarle, ya que la

emigraci6n ni lo desarraiga ni lo deforma. De hecho, Maridtegui consider que el indio es capaz de conservar "sus costumbres, su sentimiento de vida, su actitud ante el universe" (300).

Cabe destacar, que a pesar de que "MariAtegui proponfa al. sustrato indfgena como el cimiento sobre el cual debfa construirse la naci6n peruana", como lo sefiala Nelson Manrique, planterr la soluci6n del problema del indio a trav6s de su conversion en proletariado y su incorporaci6n al proyecto de la construction del socialism en el Perd, no escape a la perspective integracionista que GonzAlez Prada y el propio MariAtegui denunciaron" (89).




6 Nelson Manrique consider que el juicio de MariAtegui respect al mestizaje entre blanco e indios es atenuado por "la consideracift que le merecfa la obra de Uriel Garcfa" (68).





35


La pole'nitica del indigeniSM07

En el afto 1926, Enrique L6pez Alb6jar public en la revista Amauta el artfculo
8
"Sobre la sicologfa del indio" provocando una pol6mica que evidenci6 las different tendencies que agrupaba el movimiento indigenista, y que a su vez, estd fntimamente relacionada con el tema que nos ocupa: el mestizaje. A pesar de que este debate se inicia con el artfculo de L6pez Albidjar y el artfculo de Jos6 Angel Escalante, la pol6mica se centre en las figures de Jos6 Carlos Maridtegui y Luis Alberto Sdnchez.

Los detalles de esta pol6mica se hallan recogidos en el artfculo "El indigenismo peruano y Maridtegui" de Eugenio Chang Rodrfguez y "El concept de Indio y la cuesti6n racial en el Per(i en los Siete Ensayos de Jos6 Carlos Maridtegui" de Am6rico Ferrari. De acuerdo a Sdnchez, Maridtegui habfa "escrito innumerable artfculos encumbrando s6lo al indio, fincando s6lo en el la salvaci6n del Perd" y habfa contrapuesto "demasiado costa y sierra" (88). En sus palabras:

ZDfgame, Usted cree que en la oposici6n de costa y sierra, y en la
comunidad indfgena estA el camino de la soluci6n, y que la comunidad es
una organization aut6ctona? LUsted no ve en ella el rostro colonialists que
tanto vitupera usted? ZNo, involucre el movimiento al cholo? No podrfa acordar un movimiento de reivindicaci6n social y no exclusivista? (81).

Es decir, Sdnchez criticaba duramente a Maridtegui por su exclusivismo hacia la defense del indio, ya que de esa mantra olvidaba a otros segments de la poblaci6n como el cholo y el criollo. Maridtegui, por su parte, no considerable estar reduciendo todo el problema peruano a la oposici6n entre costa y sierra. Tampoco considerable que su ideal era un Perfi colonial o un Perd incaico sino mds bien un Peld integral: "La reivindicaci6n


7 Los artfculos referidos a esta pol6mica se hallan reunidos en la edici6n de Manuel Aqu6zolo Castro La pol6mica del indigenismo. Lima: Mosca Azul Editores, 1976.
8 En su artfculo, L6pez AlMijar present 70 conclusions respect al indio huanuqueno.





36


que sostenemos es la del trabajo es la de las classes trabajadoras, sin distinci6n de costa ni sierra, de indio ni de cholo" (47). Es decir, Mientras que Maridtegui vefa al indio como el principal y idnico element de la nacionalidad, descartando asf al mestizo, Sdnchez concebfa la Perfi como una totalidad de razas, en donde el indio no constitufa un actor principal. En palabras de Sdnchez en una entrevista que le hiciera la revista Caretas en el afio 1969: "Yo siernpre he credo en la mezcla. Yo crefa en la totalidad, no en el totalitarismo" (39). Esta pol6mica result particularmente important torque dernuestra una vez mds la variedad de posiciones en torno a la realidad peruana. Asf, mientras Sdnchez nos brindaba una images total del pafs, MariAtegui considerable que el Perd era una naci6n en for-maci6n.

A pesar de la existence de diversas posiciones en torno al indigenismo, el pensamiento mariateguiano, como lo sefiala Antonio Comejo Polar, es de surna importance torque "cambia radicalmente el rumbo de la reflexi6n sobre el problema de lo national en el Perd" al afirmar que la literature peruana es una literature no orgdnicamente national ("La culture" 124). Comejo Polar consider que con esta frase, Maridtegui funda una nueva posibilidad de engender no s6lo la literature peruana sino tambi6n la culture peruana en general. Al consider otros sistemas literarios y no s6lo el culto espafiol, Maridtegui acaba con la idea de engender la literature y lo national sobre la base de la unidad. Esto es de particular importance torque "ya no tenemos por que suponer que esa variedad cultural (y literaria) es negative, casi una desgracia, como si la pluralidad fuera causa Cinica de nuestro atraso y de todos nuestros problems, incluyendo la reflexi6n sobre la literature national peruana" (85).





37


La vision de las ciencias socials

En su artfculo "Panorama de la antropologfa en el Perd: del studio del Otro a la construction de un Nosotros diverse" Carlos lvdn Degregori realize un interested recuento de lo que ha sido la antropologfa peruana. En sus principios, se privilegi6 el studio de las cultures primitives, el studio del "no occidental visto muchas veces con mirada. "orientalista" (62), luego se pas6 a la antropologfa indigenista y culturalista y por dltimo al studio del process de cholo en el Perd. Mds adelante, la antropologfa se empez6 a ocupar de uno de los principles fen6menos de este siglo: la migraci6n. Este fen6meno que habfa empezado ya a fines del Siglo XIX y comienzos del XX, se acelera de mantra asombrosa en las d6cadas de los 50 y 60, afectando tanto a la poblaci6n urbana como a la rural y produciendo importance cambios en. la estratificaci6n social que habfa caracterizado al Perd hasta entonces. En el marco de esta gran movilizaci6n social, de este desborde, como lo llam6 Matos Mar, apareci6 un nuevo actor en el scenario urban que vino a ocupar un papel sumamente important y se convirti6 en objeto de intense studio: el cholo, el mestizo peruano.

Los studios de Jos6 Maria Arguedas

Curiosamente, es Jos6 Marfa Arguedas en la d6cada. de los cuarenta, uno de los

primers en. escribir acerca de aquellas comunidades que estaban pasando por un process de transformaci6n. Convene recorder que Arguedas habfa estudiado antropologfa en la Universidad Mayor de San Marcos, y se habfa desempenado como jefe del Departamento de Etnologfa de la misma, pero como bien lo sefiala Angel Rama, el novelist habfa opacado al etn6logo hasta casi hacerlo desaparecer" ("Introducci6n" ix). Sin embargo, sus ensayos antropol6gicos revelan que Arguedas habfa reflexionado "obsesivamente sobre ese tema capital de Am6rica Latina que es la formaci6n de una culture propia,





38


mestiza y original" (Introducci6n ix), por lo que Rama lo consider. "contribuyente a la formaci6n de la nacionalidad peruana" (xi).

En el informed sobre el Primer Congreso Internacional de Peruanistas 9 y en el ensayo "El complejo cultural del Pen!,"10 Arguedas senala: "El studio del mestizo es uno de los mds importance de los que la antropologfa estd obligada a emprender en el Pend. Hasta el presented s6lo se han escrito ensayos que continent reflexiones sobre el problema; no se ha cumplido adn un verdadero plan de investigation en contact con el hombre mismo" (Manrique, Jos6 Marfa Arguedas 77-78; Arguedas, El complejo 1).

Uno de los aspects mds saltantes para los prop6sitos de esta tesis, es el

reconocimiento por parte de Arguedas de la existence de different classes de mestizos:

Nos bastard, para los fines de este artfculo, sefialar que hay infinidad de grades de mestizaje; que es muy distinct el que se forma en los pueblos
pequefios de la sierra y el que aparece en las ciudades; que en lugares
como Ayacucho y Huaraz, pueden encontrarse mestizos arenas
diferenciados del indio y del tipo que podriamos denominar representative
del hombre asimilado por enter a la culture occidental. (Rama,
Formaci6n 3)

El legado de Arguedas en el marco de la antropologfa es amplio como lo

dernuestran. sus artfculos: "El complejo cultural en el PerfT (1952), "Puquio, una culture en process de cambio" (1965), "La evoluci6n de las comunidades indfgenas. El valle del Mantaro y la ciudad de Huancayo: un caso de fusion de cultures no comprometidas por la acci6n de las institutions de origin colonial" (1957), "Notas elementales sobre el arte popular religioso y la culture. mestiza en Huarnanga" (1958), "La culture: un patrimonio


9 Publicado en la segunda entrega de la revista Am6rica Indfgena, editada. en 1972 (Manrique, Jos6 Marfa Arguedas 77).

10 Inclufdo en la recopilaci6n de Angel Rama Formaci6n de una culture national indoamericana. M6xico: siglo XM Editores, 1975.





39


diffcil de colonizer" (1966), "Mitos quechuas prehispAnicos" (1967). Estos trabajos se encuentran en la recopilaci6n que Angel Rama hiciera de la obra etnogrAfica de Jos6 Marfa Arguedas Formaci6n de una culture national indoamericana, publicada por Siglo XXI Editores en 1974.

El tema fundamental alrededor del cual giran estos ensayos es el mestizo. Para

Arguedas el encuentro entre occidente y el mundo andino no Ilevaba necesariamente a la confrontaci6n y la violencia. El resultado del encuentro de estos dos universes culturales dependfa del tipo de comunidad indfgena que estaba recibiendo el impact modernizador. Nfientras que las comunidades indfgenas econ6micamente fuertes, es decir aquellas que ya habfan atravesado un process de mestizaje, eran capaces de sobrellevar el asalto de la culture occidental, aquellos groups indfgenas de corte conservator, eran incapaces de resister el asalto de la misma, desintegrdndose asf rApidamente.

Como bien lo sefiala Angel Rama, lo "atendi6 mds en el ensayo que en la novel

transformAndose en su Ildcido y comprensivo analista" (La formaci6n xvii). La idea de que Arguedas era un defensor del mestizo no s6lo fue postulada por Angel Rama sino tambi6n por Alberto Flores Galindo, quien como lo senala Fermfn del Pino, destac6 el hecho de que se daban en Arguedas dos visions respect al mestizaje, respect a lo que constitute el encuentro de los mundos culturales que caracterizan al Perd: una serfa la vision del novelist y otra, la vision del antrop6logo (Del Pino 27). Estas visions diferenciadas y casi hasta antag6nicas se explicarfan por el hecho que los personages del novelist provenfan del sur, mientras que las conclusions del antrop6logo estabarfan basadas en observations efectuadas en la sierra central, "es decir, la sierTa sin haciendas, con mds hispanizaci6n y mestizaje" (28).





40


A pesar del tempo transcurrido, los studios de Jos6 Marfa Arguedas se

vislumbran como fundamentals para engender la formaci6n cultural del Perd. Se trata de un estudioso que, sin duda, se adelant6 a su epoca por lo que Carlos Ivdn Degregori lo consider un "precursor" de una interculturalidad que s6lo fue sustentada te6ricamente y popularizada 10 o 15 afios despu6s de su muerte (45). La cholificaci6n del Perd

El concept de cholo no es nuevo. De hecho, hace su aparici6n en nuestro

continent hace cinco silos. En un principio, el t6rmino designaba a un sector social que surgfa del entrelazarniento de lo espafiol con lo originario, y expresaba tambi6n un juicio de.valor generalmente despectivo como se puede apreciar en la obra del Inca Garcilaso de la Vega o de Guamdn Poma de Ayala. Esta mantra de enfocar al cholo no cambia durante el virreinato. Durante el perfodo republican, la acepci6n de la palabra tampoco vari6 mucho. Como lo mantiene Quijano, basdndose en Soleguren, la palabra cholo se us6 con varies significaciones a nivel popular. Pero la mds generalizada de sus acepciones sirve para denorninar a los mestizos de rasgos indfgenas, al margin de su condici6n social, aunque de mantra especial se refiere despectivamente a los mestizos de condici6n social no privilegiada (57). Es decir, la palabra no s6lo sigue refiri6ndose al aspect racial sino que sigue emitiendo un juicio negative de la persona, caracterfstica que perdur6 a lo largo de este siglo.

Hoy en dfa, sin embargo, el vocablo cholo difiere considerablemente del cholo descrito en la 6poca de la Colonia, y su uso mds bien estd fntimamente vinculadoa a los process de migraci6n que se dieron del campo a la ciudad durante la primer mitad del siglo. Se pas6 asf del andlisis del indio al andlisis del cholo. Cabe senalar, sin embargo que se trata de un concept bastante ambiguo ya que como bien lo senala Nugent, "no





41


hay palabra en el Perfi que sea usada para prop6sitos tan distintos: lo mismo puede ser vdlida para expresar el rechazo y exclusion totals: iCholo de porquerfa!, como puede ser usada para extender o subrayar una cercanfa o intimidated: cholo, cholita, cholito" (Nugent 76).

Conform fue avanzando el process migratorio del campo a la ciudad, Lima fue cambiando aceleradamente y empez6 a darse lo que Anfloal Quijano identific6 como el fen6meno de la cholificaci6n. Si bien. este t6rmino ya habfa sido utilizado anteriormente, no es sino con el trabajo de Ambal Quijano Lo cholo y el conflict cultural en el Perd que este t6rmino alcanza su verdadera dimension. Aunque escrito en. 1980, el trabajo de Quijano result quizds no s6lo el (inico sino el mds profound y complete que se haya realizado respect al process de cholificaci6n hasta el moment. En el mismo, Quijano se adentra en los factors que motivan la rmigracion, el tipo de personas que emigrant y la mantra en que estos migrants se integral a su nuevo entorno. Su trabajo es particularmente important por lo que dijo acerca del cholo y tambi6n torque continue despolarizando el esquema dual, rompiendo las barriers entre lo popular y lo hegem6nico, entre el dominate y el dominado.

El cholo surge como el sujeto que ha dejado la vida del 6mbito rural por el trabajo migratorio y que participate de una nueva culture. Este dltimo punto es de particular importance, ya que lo diferencia del indfgena traditional. Es decir, el cholo no s6lo se moviliza geogrificamente sino que adopt nuevos patrons de vida, entre los que destacan el uso de una nueva lengua, una nueva mantra de vestirse y un mayor nivel de educaci6n. Sin embargo, la adopci6n de nuevos elements no le impede mantener elements de la culture indfgena, diferencidndose asf de la mera aculturaci6n. Al





42


respect, cabe sefialar que algunos estudiosos como Bourricaud (1970), Escobar (1964) y Fried (1961) consideration que el cholo, o desaparecerfa del ambience urban (retomando al campo) o serfa asimilado por la culture mestiza. En este dltimo caso, estimaron al cholo como una culture en transici6n, que estaba experimentando un process de aculturaci6n. Pero, como bien lo sefiala Linda Seligman, esto no sucedi6: el cholo se convirti6 en una pieza central en la econornfa del Perd y su poder politico como adversaries potenciales al status quo estd ganando reconocimiento lentamente." En el mismo sentido, Guillermo Nugent en El laberinto de la choledad (1992) analiza la mantra en que se ha ido reconfigurando el significado de la palabra cholo, "lo que marca nada menos que los advances de la modernidad en el Perd (Dirmoser 10). La migraci6n y el migratite

Conform se fue accelerando el process de migraci6n del campo a la ciudad, fueron apareciendo nuevos studios que buscaban reflexionar no s6lo acerca del fen6meno de la migraci6n, ejemplificado en el crecimiento de barriadas, sino tambi6n acerca del sujeto que caracterizaba a este fen6meno: el migrant.

En 1984 Jos6 Matos Mar en El desborde popular y crisis del estado reflexiona acerca del desborde generado por la masiva migraci6n del campo a la ciudad, lo que evidenci6 la incapacidad del estado para responder a las nuevas demands de la poblaci6n, y la capacidad de los migrants de adapter y fusionar innumerable tradiciones locales en sus esfuerzos por adaptarse a su nueva realidad social y cultural.

Por su parte, Te6filo Altamirano, destaca en Cultura andina y pobreza urbana "la continuidad de los valores materials y espirituales de los migrants de origin rural en el nuevo context urban de fines de la d6cada de los 70, context que cada dfa respondfa con mds difficult a sus expectativas y demands" (Rodrfguez Robles 65).





43


En 1998 aparece el. libro Los caballos de Troya de los invasores, strategies campesinos en la conquista de la gran Lima. 1983-1984, de Rirgen Golte y Norman Adams quienes buscan comprender la incidencia del pasado rural en el process de urbanizaci6n al tempo que enfatizan "la importance del lugar de procedencia para la articulaci6n del migrant en la ciudad, en la media en que son su lazos de parentesco y de paisanaje los que van abriendo las puertas de la inserci6n a la econorma y sociedad urbanas" (Saravia 63).

En 1997, Carmen Rosa Balbi edita el libro Lima. Aspiraciones, reconocimiento y ciudadanfa en los noventa. Los texts recopilados permiten. ver que se ha Ilegado a una aceptaci6n de lo cholo que nos oblige a repensar al Perd como naci6n. De esa mantra, las esperanzas de los resultados de la evoluci6n biol6gica fueron reemplazadas por el anhelo en la emergencies de un ser, el mestizo, como sfntesis de la nacionalidad, superando de una vez por todas la diversidad social y culture del Perd. Es decir, el migrant o cholo logr6 que se superase el dualismo como marco para. cualquier studio de la sociedad peruana.


Conclusions

Como hemos podido observer, existi6 a principios de la d6cada una real

preocupaci6n polftica por construir la comunidad imaginada del Perd. El t6pico del mestizaje fu siempre discutido a la luz (o a la sombra) del problema indfgena. La noci6n de mestizaje en. sf acogfa different matches. Para Riva AgUero, mdximo representative de la Generaci6n del 900, el mestizaje representaba el enlace arm6nico entre la culture de los conquistadores y los conquistadors. La Generaci6n del Centenario, por su parte, no s6lo presentaba different posiciones respect del problema indfgena sino tambi6n





44


respect del mestizaje. Asf, mientras que para Luis E. Valcdrcel el mestizo no heredaba mds que los vicious y las taras, para Uriel Garcfa el mestizo representaba la raza c6smica de la cual nos habfa hablado Vasconcelos. Finalmente, para Jos6 Carlos Maridtegui, el mestizo acaba por representer un sujeto complejo que no Ilegaba a resolver la dualidad del espanol y del indio.

Cabe resaltar que todos los intellectuals de comienzos de siglo partfan de un

esquema dual para su andlisis del Perd: blanco/indio, costefio/serTano. El esquema dual estd presented tanto en los hispanistas como en los indigenistas. En sus discursos o se incorporaba al indfgena en el quehacer national (Gonzdlez Prada) o se lo omitfa del mismo (Riva AgUero), o bien se realzaba su pasado (Valcdrcel). Es decir, se concebfa un Perd negando la existence del otro. Esta mantra, esta forma de concebir al Perd en dos universes culturales tiene consecuencias importantfsimas torque marc6 profundamente el pensamiento social del siglo XX. La convivencia entre dos universes different no era vista como possible, ni siquiera constitufa una alternative: o se era indio o se era mestizo.

Sin embargo, con el inicio de la migration, se evidencia lo obsolete del esquema dual. La convivencia multicultural en el espacio urban y los elements culturales en ese espacio ya no podfan ser analizados en base al cisterna dual, la l6gica binaria ya no ayudaba. Se hizo evidence que los sujetos que vivfan en ciudades andinas hoy en dfa no eran siempre indios ni siempre blanco. Se trata de una realidad nueva y compleja que sobrepasa los binarismos, ya que el mestizo, como, ning(in otro, se encuentra entre dos mundos, el urban y el andino, viviendo de esa mantra la experience de la transculturaci6n, de la hibridez, de la heterogeneidad.





45


En el siguiente capftulo veremos c6mo la narrative peruana no ha permanecido ajena a los cambios que se dieron a rafz de la migraci6n masiva del campo a la ciudad. De hecho, estos cambios ayuclaron a que se modificara sustancialmente la temdtica de la narrative peruana. Asf, de una narrative indigenista caracterizada por la tesis dualista de MariAtegui, que describfa al Per6 en t6rminos de dos regions antag6nicas, la narrative se despolariza y pasa a presenter la heterogeneidad de la socieclad peruana.













CAPrrULO 4
EL MESTIZAJE EN LA LITERATURE PERUANA

En el capftulo anterior hemos visto c6mo a partir de los postulados de GonzAlez Prada, la Generaci6n del Novecientos y la Generaci6n del Centenario se plantearon different imdgenes del Perd con el objetivo de encarar los grades problems del pafs. Asf, mientras que a principios del siglo XIX la images que se tenfa del Perd era la de un pafs hispdnico, a principios del siglo XX, 6sta es la de un pafs inn-finentemente indfgena.

Los aportes de estas generaciones son importance no s6lo torque constituent un camino obligatorio para quien pretend acercarse al problema de la naci6n peruana y su identidad, sino tambi6n torque tuvieron una fuerte influence en la narrative de entonces y en la de hoy en dfa. Un ejemplo claro lo constitute la esciitora Clorinda Matto de Tumer, cuya obra Aves sin nido (1889) es considered como la primera novel indigenista del Perd, y "aunque para 1888 ella debfa tener muy adelantada su novel [ ... ] es claro que sinti6 el impact del pensamiento de Gonzdlez Prada" (Comejo Polar, Literature y sociedad 38). Otro ejemplo lo constitute el caso del escritor Mario Vargas Llosa quien consider que la existence de una poblaci6n indfgena es incompatible con la creaci6n de una sociedad modem:

Tal vez no hay otra mantra realist de integral nuestras sociedades que
pidiendo a los indios pagar ese alto precio, tal vez el ideal, es decir la
preservaci6n de las cultures primitives de Am6rica, es una utopia
incompatible con otra meta mds urgent: el establecimiento de sociedades modems, en las que las diferencias socials y econ6micas se reduzcan a
proporciones razonables, humans, en las que todos puedan alcanzar al
menos, una vida libre y decent. (811)




46





47


Para este autor, estimular la incorporaci6n del element indfgena en la sociedad peruana es algo no solamente impossible sino tambi6n indeseable. Para 61, al igual que para los representatives de la Generaci6n del 900, los indios deben ser civilizados, ya que son seres primitives totalmente incompatibles con los objetivos de la modernidad. Es decir, para Mario Vargas Llosa, no es possible la integraci6n de esos dos universes culturales. Se trata de una elecci6n, y en el marco de la misma, opta por lo que 61 consider la modernidad, el desarrollo, la civilizaci6n.

Por otro lado, hemos podido apreciar c6mo las ciencias socials se han avocado al studio de uno de los fen6menos socials mds importance en el Perd: la migraci6n masiva del campo a la ciudad. Esta migraci6n cambi6 sustancialmente y de mantra irreversible la fisonornfa de la ciudad y el campo, dando origin a nuevos spacious socials en donde confluyen lo andino y lo criollo, lo negro y lo asidtico, probando de esta mantra que la existence de una poblaci6n indfgena no es incompatible con los postulados de la modemidad.

La, narrative no ha permanecido al margin de estos fen6menos. Son muchos los narradores y poets que han escrito sobre el ande y sus transformaciones asf como la transfon-naci6n de la ciudad de Lima. Respect al mestizaje, Antonio Comejo Polar sefiala: "Es este un asunto que no s6lo no ha perdido importance sino que bajo distintas forms preside la construction de varies de las mds importance novels peruanas de los d1timo, aflos" ("Profecfa" 30). El presented studio concuerda con lo manifestado por Comejo Polar ya que consideramos que hay una serie de escritores que han analizado la escisi6n o fragmentaci6n que caracteriza al sujeto que debe vivir entre dos universes culturales, y nos atreverfamos a decir que paulatinamente, a lo largo del Siglo XX el





48


mestizaJe ha constituido y constitute, adn hoy en dfa, una continuidad en el marco de la literature peruana.

El presented capftulo present un recuento de aquellos authors consideramos se han avocado al tema del mestizaJe durante el Siglo XX tanto en el dinbito de la poesfa como de la narrative. Este recuento se hace por generaciones, particularmente para el g6nero narrative. Si bien el uso del t6rmino "generaci6n" no es compartido por todos los crfticos literarios, se ha hecho uso del mismo a fin de proveer un marco que facility la lecture. Demds esta decir que examiner y hacerjusticia a la obra de todos los authors mencionados es una tarea que estd fuera de los Ifmites de este trabaJo. Me limitar6 a abordar aquellas novels que por su vfnculo con el mestizaJe, me han interesado de mantra particular, lo cual no significant que no existan otras obras relevantes que por una u otra raz6n, no he Ilegado a concern.


El mestizaje en la poesia

El cholismo

Hasta mediados de los veinte, la poesfa peruana estaba enmarcada dentro del indigenismo literario. Sin embargo, el agotamiento temdtico y metaf6rico del mismo permit alrededor de 1930, la aparici6n del cholismo, un movimiento literario que afirma que el cholo y lo cholo represents lo aut6nticamente peruano, la nacionalidad peruana. Ahora, en vez del indfgena, es el cholo quien constitute el verdadero representative de la naci6n. En su libro Cumbrera del mundo (1935), Pedro Barrantes Castro nos ofrece en el pr6logo un manifesto de lo cholo, y de lo que constitute la literature del cholo. Igualmente indagan en la sicologfa chola Alejandro Peralta en su artfculo "Algo sobre el problema racial peruano" (1928), Jos6 Varallanos en su artfculo "Cholismo en el Perd: Ifo





49


de cholos y zambos" (1936), y Ciro Alegrfa en "Encuentro y breve exploraci6n del cholo" (1938). Todos estos authors resaltan la idiosincrasia del cholo peruano y coincided en sefialar la existence no s6lo de una literature. chola sino la posibilidad de que el Perd se constituya en un pafs cholo.

Los cholistas produjeron obras en verso caracterizadas por: (i) forms de la poesfa traditional y de la poesfa popular hispdnica, como el romance; (ii) temas relacionados con el campo peruano y la vida campesino o con el sentimiento del hombre oprimido, del cholo trabajador y pobre; y (iii) un lenguaje popular (Mongui6 115). Los primers escritores en intentar esta afirmaci6n del mestizaje o de lo cholo como lo aut6nticamente peruano fueron Jos6 Varallanos con su Primer cancionero cholo (1937) y Abraham Arias Larreta con La baraja del cholo (1935) y El hondero de laja encendida.- Tercer cuademo de poesfa chola (1939). Si bien reconocidos cholistas, esto no impidi6 que se diera entre los mismos una pugna, que implic6 inclusive carts notariales "por aseverar su precedencia" (Mongui6 197).

Sin embargo, la figure mds sobresaliente del cholismo literario la constitute Luis Nieto (Cusco, 1910), quien ha publicado numerosos libros de poesfa entre los que destaca Charango. Romancero cholo (1942). En este libro, Nieto "es el mejor romancerista de lo cholo, es decir, del mundo cultural mestizo, en la media que Garcfa Lorca lo fue del espfritu b6tico" (Baquerizo, "Luis Nieto" 20). En sus poems, los cholos se caracterizan por ser pfcaros, pendencieros y jaraneros, mientras que la mujer chola, la mujer mestiza es vista como una "bandida," caracterfstica que Baquerizo encuentra en la descripci6n ffsica y moral de la misma, asf como en los tftulos de los poems (23). Luis Mongui6, por su parte, consider que Nieto es excesivo en su imitaci6n de Garcfa Lorca y que 6sta es





50


muchas veces desastrosa (115), crftica que para Baquerizo no es del todo pertinent, ya que no todo lo contenido en Charango proviene del autor espahol (24).

Otras figures igualmente representatives del cholismo literario son Anterior Samaniego, autor de Cdntaro (1944), El 1)afs ineffable (1948) y Yaray (1951), y Guillermo Mercado, autor de Tremos. Libro cholo (1933). Sin embargo, a pesar del gran ndmero de escritores dedicados al cholismo literario, se consider a Luis Nieto como el verdadero representative de la poesfa chola por haber sido quien mds incursion en el mundo cholo.

Hora Zero

Despu6s del cholismo, la poesfa peruana va hacia otra cosa, busca ser mds universal" y no es hasta la d6cada de los 70 que nos encontramos con un grupo de escritores que quieren dar cuenta de los dramdticos cambios que estd viviendo el pafs: el grupo Hora Zero.' Este grupo surgi6 en una 6poca de crisis: "Son los afios de migraci6n a Lima, de la recomposici6n 6tnica del pafs, de la cholificaci6n [ ... ] que tiene ademds otros coMponentes como la violencia, la recomposici6n polftica, la descomposici6n de
2
classes En su primer manifesto, Palabras urgentes, los miembros de Hora Zero buscaron denunciar la situaci6n imperante en el Peld y mostrar su percepci6n de la realidad. Se trataba de una poesfa totalmente nueva en tanto reconocfa la totalidad del pafs.




1 James I-Eggins consider que el Grupo Hora Zero "viene a ser la expresi6n literaria de los emergentes sectors populares de provincial que reclaman una voz y un lugar en la sociedad national" (99).
2 Entrevista de Ricardo Delgado Rossi a Tulio Mora.





51


El principal aporte de Hora Zero fue el poema integral, una mantra de hacer poesfa que constitufa una rupture con el tipo de poesfa que habfa primado hasta el moment. El poema integral se diferenciaba tanto a nivel de forma como de contenido. En lo que se refiere a la forma, el poema incorpora el discurso narrative, teatral, audiovisual, periodfstico, ensayfstico, en un solo texto; se trataba de una suma de discursos, de un collage. En lo que respect al contenido, Hora Zero trataba de dar cuenta de la escisi6n, la fracture del sujeto Ifrico, del yo. En el poema integral los poets hacfan uso de un lenguaje popular, de la calle, cargado de lisuras. De esta mantra, Hora Zero cuestion6 el rostro de la Lima actual, presentando su nuevo cardcter mestizo. Le dio tambi6n presencia po6tica a las regions, ya que la mayorfa de sus miembros eran provincianos o de origin provinciano.

Pero el aporte de esta generaci6n no fue necesariamente reconocido en el

ambience literario. La crftica fue dura, implacable como se evidencia en este comentario del poeta Enrique Sdnchez Hernani: "Hora Zero en su primer fase quedard en la historic de la literature peruana elevado a la alta categorfa de tragedia ... Pero la segunda fase quedard como una farsa" (Freyre, "Hora Zero" 140). Sin embargo, como lo sefiala Ricardo GonzMez Vigil, los aportes de esta generaci6n son grades e importance: en primer lugar tuvo una influence clara "en agrupaciones posteriors, como el Movirniento Kloaka (formado en 1982) y los groups Ne6n y Noble Caterva ambos de inicios de los 90" y, en segundo lugar, "alberg6 revistas, groups, manifestos y declaraciones colectivas en una media nunca registrada en nuestras letras, al punto que su irrupci6n adquiri6 un aire de 'nuevo vanguardismo' o 'neovanguardismo"' ("Pr6logo" 26-27).





52


Generaciones de los 80 y 90

Aunque la creaci6n po6tica posterior a la Generaci6n del 70 afin no ha sido estudiada con detenimiento, convene mencionar dos figures pertenecientes a la Generaci6n del 80 y 90 respectivamente: Domingo de Ramos y Roxana Cris6logo.

Domingo de Ramos (Ica, 1960), quien fuera miembro del grupo Kloaka (19821984), ha publicado Poemas (1987), AMuitectura del espanto (1988), Pastor de 12erros (1993), Luna cerrada (1995), y Osmosis (1996). En su poesfa, Ramos nos habla de las barTiadas, fen6meno resultant de la migraci6n, del desborde popular que trajo consigo la transfon-naci6n de las sociedades andinas y de la consecuente marginalidad que sufren sus principles actors, marginalidad que C6sar,&ngeles premiere denorninar subterraneidad al ser esta voluntaria (Freyre, "Domingo de Ramos" 88).

Por su parte, Roxana Cris6logo (Lima, 1966), integrate del Grupo Noble

Caterva, ha publicado el libro de poems Abgjo sobre el cielo que "estalla prdcticamente ante nuestros ojos lectures ddndonos una version Ilena de brfo y espasmo de la 'horrible' y 'desbordada' Lima en torno a los asfixiantes ahos 80 y 90" (Gonzdlez Vigil, Poesfa 736).


El mestizaje en la narrative

Curiosamente, la incorporaci6n del mestizo (y del cholo) empieza a darse en el marco de la narrative indigenista. Si bien 6sta tenfa como, objetivo planter la reivindicaci6n del indfgena, y por lo general se basaba en una moral de tipo maniqueo, en donde los indios eran los buenos y los blanco los malos, algunos authors indigenistas decidieron salir de los pardmetros establecidos e incorporar en sus obras a personages mestizos.





53


Ciro Alegria y Jos6 Maria Arguedas

Si bien son numerosos los escritores que se ocuparon del indfgena, dos en

particular se alejaron del molde indfgena traditional y enfocaron su atenci6n al mestizo:
3
Ciro Alegrfa (1909-1967) y Jos6 Marfa Arguedas (1907-1969).

En el caso de Ciro Alegrfa, prdcticamente toda su obra estA centrada en

protagonists mestizos o cholos. Sin lugar a dudas, es La serpiente de oro (1935), obra que narra la lucha de los cholos contra las fuerzas del Mantaro, la novel que mds exalta la figure del cholo. De hecho, Comejo Polar consider que esta novel constitute toda una gesta del cholo, en donde se da una revalorizaci6n del esquema opositivo civilizaci6n1barbarie ya que es la barbaric (los cholos) la que present todos los rasgos positives y la civilizaci6n (los blanco) la que represents un peligro. Sin embargo, como bien lo sefiala este autor, el mds grande y visible deficit de esta novel es el ocultamiento del process hist6rico, ya que el cholo vive en lo que prdcticamente constitute un parafso, un mundo cerrado, que no tiene vfnculo alguno con el mundo exterior.

Los yerros hambrientos (1939) y El mundo es ancho y ajeno (1941) ofrecen una images menos idealizada del cholo. La primer novel busca superar las deficiencies de la narrative initial al optar por una perspective exterior que de "raz6n de un mundo que se percibe casi immutable, cerrado a toda opci6n transformadora" (Comejo Polar, "Pr6logo" xxi). En este mundo, el cholo constitute un figure borrosa incapaz de hacer frente a las fuerzas de la naturaleza.




3 Aunque no caracterfstico de su obra L6pez Albdjar tambi6n trat6 el tema del mestizo en su obra Matalach6, obra que para el escritor y crftico literario Carlos E. Zavaleta represents la mejor novel del mestizo mulatto y no cholo (La narrative 34).





54


En El mundo es ancho y ajeno (1941) Alegna opta por una perspective totalmente different al narrar la lucha de una comunidad sin desligarse de la realidad national. La figure de Benito Castro ocupa un lugar important en tanto representsa la introducci6n en una sociedad traditional de los valores de una sociedad modern" (Comejo Polar, Literature y sociedad 79). Esto permit apreciar la transformaci6n del indio en cholo, es decir, el process de transculturaci6n del indio en mestizo.

El cholo o mestizo presented por Ciro Alegrfa contrast de sobre mantra con el cholo de la primer narrative arguediana, en donde la figure del mestizo es inexistente. Efectivamente, en el libro de cuentos Agua "no hay lugar para los mestizos" (Manrique, "Jos6 Marfa Arguedas" 78). Al respect, Comejo Polar destaca lo siguiente: "Agua se caracteriza [ ... ] por concebir el mundo andino como una realidad insular, casi por complete ajena a la sociedad national en su conjunto, y por comprenderlo como una entidad tajantemente dicot6mica en la que contended s6lo dos groups socials: los indios y los terratenientes" (Literatura y sociedad 80).

Este vacfo se corrie en la narrative posterior. Tanto en Yawar Fiesta (1941) como en Todas las sangres (1964) y El zorro de arriba y el zorro de abajo (1971), Arguedas nos present una realidad different, que refleja los cambios que estaban teniendo lugar en la sociedad peruana. En Yawar Fiesta se vale de la celebraci6n del turupukllay para. mostrar el conflict cultural que caracteriza a sus personages 4 y como los puquianos que resident en Lima han sufrido y/o sufren un rdpido process de aculturaci6n, process que no necesariamente implica romper con la tierra maternal sino mds bien



4 Estudiada tambi6n por el soci6logo francs Francois Bourricaud en su libro Poder y sociedad en el Perd. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, Instituto Franc6s de Estudios Peruanos, 1989.





55


ahondar los vfnculos con ella, teniendo como resultado la construction de una nueva interpretaci6n de la realidad (Comejo Polar, "Yawar Fiesta" 67). De hecho, este crftico literario consider que "Yawar Fiesta es la primer tentative de Arguedas encaminada a otorgar a su obra una dimension de conocimiento del mundo peruano en su peculiar, diffcil y aterradora heterogeneidad" ("Yawar Fiesta" 80).

En Todas las sangres, Arguedas se vale de la creaci6n de un asentarniento miners en la sierra sur del Perd para reveler no s6lo los cambios socio-econor*cos que estdn teniendo lugar en la hacienda feudal andina, sino tambi6n el consiguiente conflict cultural que viven los personages en tanto 6stos sufren un process de mestizaje y aculturaci6n, mostrdndonos de esta mantra el verdadero rostro de la sociedad peruana.

En El zorro de arriba y el zorro de abajo, novel que reflexiona sobre el

fen6meno de la migraci6n a la ciudad de Chimbote, Arguedas nos present una mantra muy particular de interpreter este fen6meno y al pafs en general, utilizando la metffora de los zorros. Al presenter los zorros como representatives de la sierra y de la costa, el autor nos habla de las relaciones diffciles entre andinos y criollos. Es decir, muestra la difficult que represents el encuentro de estas dos vertientes culturales en un pals multiple y fragmentado.

En la introducci6n a Formaci6n de una culture national indoamericana (1974), Angel Rama proclaim la obra arguediana como la gesta del mestizo, ya que Arguedas central su interns en el sujeto caracterizado por el encuentro de dos mundos, mientras que Antonio Comejo Polar, en Escribir en el aire: ensayo sobre la heterogeneidad sociocultural en las literatures andinas (1994), consider a la narrative arguediana no s6lo





56


como la gesta del indio y del mestizo sino tambi6n como la gesta del migrant, ampliando de esta. mantra las opciones interpretativas que su obra ofrece.

La obra de Jos6 Marfa Arguedas asf como la de Ciro Alegrfa es de trascendencia e importance para el. tema que nos ocupa, ya que, como lo ha sefialado Ricardo Gonzdlez Vigil, estos authors aportaron dos rasgos decisions a la corriente indigenista: "la vision del mundo indfgena desde adentro y el proyecto de retratar la totalidad del pafs teniendo como eje el components indfgena y el process de mestizaje del nuevo indio" ("La narrative" 234).

La figure de Jose' Diez Canseco

Mientras que el indigenismo se inspiraba en el mundo andino, el criollismo

representaba la expresi6n literaria del mundo costeflo. Dentro de esta vertiente sobresale la figure de Jos6 Diez Canseco (1904-1949), autor de un breve relate Susy (1930), una novel anti-burguesa Duque (1934) y un libro de cuentos courts Estam-pas mulatas (1938). Diez Canseco tiene el m6rito de haber sido el primer escritor que incorpor6 en sus cuentos al. hombre popular urban, personae ignorado hasta entonces de la literature peruana. En su obra Estampas mulatas (195 1), Diez Canseco nos present el rostro del mestizo mulatto (y no del cholo) de la costa del Perd: personages pores, proletarios y marginados. 5 Por tal. motive, Tomds Escajadillo lo consider un precursor no reconocido de los narradores de la Ilamada Generaci6n del 50, en tanto fue este autor el primer en presenter los habitantes populares, pores, marginales de la Lima de 1930-1940.






5 Sus estampas podrfan ser vistas tambi6n como estampas mestizas o estampas colas.





57


La Generation del 50

Agotado el indigenismo traditional, la narrative peruana experiment un cambio profound con el surgimiento de la Generaci6n del 50. Este grupo estaba conformado por Eledoro Vargas Vicufia, Julio Ram6n Ribeyro, Enrique Congrains Martin y Carlos Eduardo Zavaleta. Gonzdlez Vigil consider que el rol fundador de la nueva narTativa en el Perd le corresponded a esta generaci6n ("La narrative peruana" 230), ya que se da prdcticamente una revoluci6n tanto en lo que se refiere a lo temdtico como a lo formal. Los escritores tienen ahora un interns por volcar en la narrative lo que estd aconteciendo en el pafs: la migraci6n masiva del campo a la ciudad y la consecuente emergencies de nuevos actors y spacious socials. Se abandon la preocupacion indfgena, que no necesariamente implica el abandon del medio rural, para dar lugar a la exploraci6n del hombre de la clase media. Son de particular interns para este grupo el mundo de las barriadas, y la vida marginal de sus pobladores. Esto permit que los escritores ofrezcan, a diferencia de la narrative anterior, una vision mds comprensiva del pafs, una que se presented la diversidad 6tnica y social de la realidad peruana. Es decir, su heterogeneidad. Al mismo tempo, y seguramente influenciados por James Joyce y William Faulkner, los escritores de esta generaci6n se caracterizan por utilizar nuevas t6cnicas nar-rativas: los hechos ya no son presentados en orden cronol6gico; la funci6n de narrar es asumida por different nar-radores; se incorpora el mon6logo interior; los personages son ambiguous y las obras son abiertas.

Entre los escritores mds destacados de esta generaci6n que son pertinentes para la temdtica que se pretend abordar en este studio, se encuentran: Enrique Congrains Martin, Carlos Eduardo Zavaleta y Edgardo Rivera Martfnez.





58


Enrique Congrains Martin (Lima, 1932) es autor de dos colecciones de cuentos Lima. Hora cero (1954) y Kikuyo (1955), asf como la novel No una sino muchas muertes (1958). Despu6s de la publicaci6n de esta novel, Congrains dej6 e escribir para dedicarse a otras actividades. Alfaro Alexander nota que tanto sus cuentos como su novel "adoptan como tema representative la problemdtica socio-cultural y economic del grupo human que abandon la sierra para instalarse en la capital" (19). Es decir, se trata de migrants que se ven forzados a enfrentarse a un universe socio-cultural totalmente different del que habfan estado acostumbrados hasta ese moment.

En el pr6logo de la novel No una sino muchas muertes, Vargas Llosa nos dice

que Congrains Martin "irrumplo como un ventarr6n en el ambience literario limefio de los anos cincuenta" ya que ofrecfa "una narrative centrada en la descripci6n y denuncia de la ciudad, contrapuesta. a la que habfa sido hasta entonces temdtica dominate del cuento y la novel en. el Perd: el mundo campesino" (14). Efectivamente, esta novel presentaba por primer vez en la historic de la narrative peruana, la vida marginal que sufren los migrants provenientes del campo, que no tienen mds remedio que buscar refugio en una barriada y realizer cualquier tipo de trabajo para sobrevivir. Si bien Congrains Martin no entra directamente en el tema del conflict cultural, se trata del primer autor cuyos relates y novel ofrecen una de las primers versions del tema de la barriada.

Carlos Eduardo Zavaleta (Cardz, 1928), miembro de la Academia Peruana de la lengua, es no s6lo uno de los escritores mds importance de esta generaci6n, sino de las 61timas d6cadas. Considered el primer rostro narrative de la Generaci6n del 50, su obra comprende a la fecha doce colecciones de cuentos, editados en sus Cuentos completes (1997), un dltimo libro de cuentos titulado Abismos sin sardines (1999) y cinco novels:





59


Los aprendices (1974), Retratos turbos (1982), Un joven, una sombra (1992), El precio
6
de la aurora (1997) y Pdlido pero serene (1997).

Manuel Baquerizo consider que Carlos Eduardo Zavaleta tiene el m6rito de haber innovado totalmente el arte de narrar tanto a nivel temdtico (abandonando la temdtica rural por la urbana) como a nivel de t6cnicas literarias ("Fdbula" 5 1). Si bien parte de su obra ha sido considered como neo-indigenista, la obra de Zavaleta es de especial importance para nuestro trabajo torque este escritor es uno de los que mds ha tratado de profundizar en la mentalidad del mestizo. El tema ha sido abordado tanto en sus cuentos ("El peregrine", "La batalla" y "Juana la campa te vengard") como en sus novels (Los appendices y Retratos turbos .

"El peregrine" relate la vida de un joven universitario que nunca se senate bien en ninguna parte y que se encuentra permanentemente ahorando el hogar, caracterfstica en la que se vislumbra "la manfa muy chola de la nostalgia" (Baquerizo, "Fdbula" 54), mientras que en "La batalla" un forastero se ve atrafdo y repelido al mismo tempo por la
7
sanguinaria fiesta del condor-rachi, demostrado asf "la mentalidad contradictory y trdgica del mestizo" (Baquerizo, "Fdbula" 54). En el cuento "Juana la campa te vengard", Zavaleta no s6lo se central en el mestizo serrano sino tambi6n en el mestizo de la selva, el migrant campa.

En la novel Los gprendices, el protagonist transit constantemente de un mundo a otro sin perder su vfnculo con la tierra natal, mientras que en Retratos turbos Zavaleta opone a dos personages que represents simb6licamente lo rural y lo urban, es decir, dos


6 Zavaleta tambi6n escribi6 tres novels breves: Campo de Espinas (1955), El cfnico (1948), y Los Ing (1955).





60


opciones de vida. distintas. Sin lugar a dudas, se trata de uno de los authors que ha logrado incorporar different universes socio-culturales, constituyendo por este motive sus relates fiel reflejo literario de la rica y contradictory pluralidad de la realidad peruana.

Edgardo Rivera Martfnez (Jauja, 1933) es un caso especial dentro de la

Generaci6n del 50, ya que el reconocimiento de su obra tiene lugar reci6n en las d1timas d6cadas. Desde entonces ha publicado El visitante ( 1974), Azurita (1978), Enunciaci6n (1979), Historia de Cifor y de Camilo (198 1), Angel de Ocongate y otros cuentos (1986), y las novels Pafs de Jauja (1993), y A la hora de la tarde y los juegos (1997). Ciudad de fuego (2000) include tres novels courts, la que da tftulo al tomo, "El visitante" y la in6dita "Un viejo seflor en la neblina."

Su novel Pafs de Jauja ha sido recibida favorablemente por la clitica. De hecho, se la consider como una gesta al mestizaje por la valoraci6n positive que present el mismo. Para Edgardo Rivera Martfnez, la condici6n mestiza no represents un problema sino una opci6n, una posibilidad para la naci6n peruana. El grupo narraci6n

A fines de los sesenta surge un grupo de escritores que decidi6 involucrarse de

mantra active en el process politico del pafs: el Grupo Narraci6n. Este grupo surgi6 en el marco de una serie de importance events politicos, ideol6gicos y socials. Mientras que en el bnbito international se daba la rupture del Partido Comunista de la Uni6n Sovi6tica y del Partido Comunista Chino, asf como la Revoluci6n Cultural en la China Popular, en el dmbito latinoamericano se vivfa con euforia la Revoluci6n cubana. Estos events, como lo sefiala Nfiguel Guti6rrez "habfan pesto en primer plano en los cfrculos


7 Fiesta que nos recuerda la fiesta del turupukllay alrededor de la cual se central la novel Yawar Fiesta.





61


intellectuals de Europa occidental y Am6rica Latina el tema del compromise del escritor, del cual se venfa ocupando Jean Paul Sartre desde la inmediata segunda postguerra ("Sobre" 47). Para el Grupo Narraci6n el problema de fondo era c6mo participar en el process social, en la lucha de classes sin renunciar a la condici6n de narrator.

A nivel national, fueron dos los acontecimientos que Ilevaron a su formaci6n: (i) la experience guerrillera del 65/66 y, (ii) las medidas socials que el gobiemo military del General Juan Velasco Alvarado estaba Ilevando a cabo (Guti6r-rez, "Sobre" 50). El objetivo de este grupo: predicar una literature social-marxista. Su revista Narraci6n 46surgi6 como una oposici6n y alternative a la culture official vigente, pero a tenor de los tempos que se vivfan con un lenguaje mds beligerante y con una perspective de clase mds adecuada" (Guti6rrez, "Sobre" 52). A pesar de que el Grupo Narraci6n cont6 con una gran cantidad de integrates y colaboradores en sus dos tapas, se han identificado tres authors que se abocan al tema. del mestizaje: Miguel Guti6rrez, Gregorio Martfnez y Antonio Gdlvez Ronceros.

Miguel Guti6rrez (Piura, 1940) represents un caso particular en el marco de nuestro studio no s6lo por la calidad e importance de su obra sino por su active participaci6n en la fundaci6n del Grupo Narraci6n. Su obra comprende las novels El viejo saurio se retire (1969), Hombres de casinos (1988), La violencia del tempo (1991), La destrucci6n del reino (1992), Babel en el parafso (1993), y Poderes secrets (1993).'




8 Miguel Guti6rrez es autor tambi6n del pol6mico libro La generaci6n del 50. Un mundo dividido. Historia y balance. Lima: Editorial Lebrusa, 1988 y el libro de ensayos Los andes en la novel veruana actual. Lima: Editorial San Marcos, 1999.





62


El tema del mestizaje, o de la condici6n mestiza como la ha Ilamado Peter Elmore ha ocupado un lugar important en la obra de Guti6rTez. Sin lugar a dudas, La violencia del tempo constitute la obra mds important de este autor: James Higgins la consider "una de las novels mds importance de los 61timos aflos" (105) y Tomds Escajadillo "la definitive madurez de la novel regional con intenciones de novela total', que arrasa con latitudes y cronologfas en el Perd" (La narrative 224). Si bien, como lo ha sefialado esta novel puede ser considered como una novel familiar de cuatro generaciones; una novel de adolescencia; una novel hist6rica y una novel total (Nitschack 140-141), lo que mds interest de la misma, es la vision que esta present del mestizaje. A diferencia de Edgardo Rivera Martfnez, cuya obra es toda una celebraci6n del mismo, Guti6rTez nos ofrece una images desoladora en tanto el protagonist de la novel es incapaz de hallar una sfntesis o integraci6n de las dos vertientes culturales que lo caracterizan. Para este autor, el mestizaje es un stigma y por lo tanto, no constitute una posibilidad, ni siquiera remote, para la naci6n peruana.

En Poderes secrets, Guti6rrez inside nuevamente en el tema del mestizaje

eligiendo esta vez la figure del Inca Garcilaso de la Vega. Nuevamente se muestra en desacuerdo con el discurso arm6nico del mestizaje, con la posibilidad de integral different mundos culturales y, al igual que en La violencia del tiempo, el autor rechaza al sujeto mestizo como sfmbolo de la peruanidad.

Gregorio Martfnez (Ica, 1942) y Antonio Gdlvez Ronceros (Ica, 1932) ilustran casos especiales dentro del Grupo Narraci6n ya que tienen en cuenta el aporte de la poblaci6n negra en el Perd y, en consecuencia, nos brindan un tipo different de mestizaje:


9 Nitschack premiere calificarla como novel "delirante" (148).





63


el mestizaJe costefio. Gregorio Martfnez ha publicado el libro de cuentos Tier-ra de Cal6ndula (1975) y las novels Canto de siren (1977) y Cr6nica de m6sicos y diablos (1988).10 De especial importance para el tema que nos ocupa result la novel Cr6nica de mdsicos y diablos, la misma que ha sido considered por Comejo Polar, junto con Pafs de Jauja como una "celebraci6n del mestizaJe" ("Profecfa y experience" 30), y su importance ha sido resalta por Roland Forgues en tanto se trata de una novel "nos recuerda que el Perd actual es fruto de un. largo y profound process hist6rico de lucha, confrontaci6n e interacci6n de varies etnias y cultures" (300).

Antonio Gdlvez Ronceros (Chincha, 1932) obtuvo en 1974 el primer y segundo premio de cuento en el concurs Jos6 Marfa Arguedas organized por la Asociaci6n Universitaria Nisei del Per6 con los cuentos "Octubre"y "Asf dile". En 1982 la municipalidad de Lima le otorg6 el primer premio de cuento por "La casa apartada." Su obra comprende los libros de cuentos Los ermitaflos (1962), Mon6logo para las tinieblas (1975), Historias para reunir a los hombres (1988) y la colecci6n de cro'nicas y artfculos periodfsticos Aventuras con el candor (1989).

Mon6logo de las tinieblas redne veintitr6s relates breves que tienen al igual que Los ermitaflos, un dnico objetivo: "retratar desde adentro el campesinado de la costa, con especial intervenci6n de los negros, su lenguaJe, su sensibilidad, su picardfa, su sabidurfa" (Gonzdlez Vigil, El quento peruano 130). Esta obra tiene la misma virtue que la de Gregorio Martfnez: enfatizar la presencia cultural africana en el Perd. Sin embargo, su obra se diferencia en el cuidadoso esfuerzo que realize el autor por reproducir las




10 En 1985 public La Gloria del Piturrfn y otros embrujos de amor, obra que recoge reportaJes, cr6nicas y cuentos.





64


caracterfsticas del habla de la poblaci6n sobre la cual 61 describe, lo que result la mayorfa de las veces, en simpdticas transcripciones que le otorgan un aire especialmente placentero a la narraci6n.

Ricardo Gonzdlez Vigil consider que Gdlvez Ronceros constitute "uno de los escritores peruanos con mayor pericia artfstica" (EI cuento 12eruano 130), mientras que Miguel Guti6rrez lo consider. despu6s de Ribeyro el mds notable cuentista de la Generaci6n del 50, ya. que "ha hecho aportes definitions al cuento peruano, ha cimentado la tradici6n popular y ha abierto territories narratives que son ahora explorados por generaciones posteriors" ("La generaci6n" 85).

Las novels de Gregorio Martfnez y Antonio Gdlvez Ronceros resultant

importance por dos motives: ofrecen una vision different del mestizaje que habfa caracterizado la narrative hasta ahora, es decir, un mestizaje andino-occidental; y presentan una vision de un Perd integral, no s6lo en su historic, sino tambi6n en su presented y en su future.

La Generaci6n de los ochenta

Various fueron. los acontecimientos que enmarcaron la narrative peruana en 19791980: la vuelta. a la democracy, luego de la constituci6n de 1979; el inicio de la guerra popular desatada por Sendero Luminoso y la represi6n antiterrorista a cargo de las Fuerzas Armadas y policies, por lo que Ricardo Gonzdlez Vigil consider que los aflos 80 han sido "los mds convulses y desestructuradores que haya. padecido el Perd desde el trauma initial de la conquista" (EI cuento peruano 19). Este es el diffcil context en el que describe esta generaci6n. Al interior de la misma nos encontramos con un grupo de escritores cuya obra aboard de una u otra forma el encuentro de cultures: Mario Guevara Paredes, Cronwell Jara, y Zein Zorrilla.





65


Mario Guevara Paredes (Cusco, 1956), fundador de la revista andina de culture Sieteculebras, es un escritor que ha sido merecedor de varies distinctions literarias. En 1995 public Cazador de gringos y otros cuentos, I I una colecci6n de nueve cuentos que recrean el ambience urban del Cusco a fines del Siglo XX. En el. relate "Cazador de gringos," Guevara nos present la figure del brichero, probablemente un excarnpesino, exindfgena, un cholo que busca entablar una relaci6n amorosa con una gringa con el objetivo de obtener algdn provecho de ella: vivienda, comida o dinero. Herramientas fundamentals en su "caza de gringos" constituent el conocimiento del idioma ingl6s y del mundo indfgena, los cuales manej a sin problema alguno.

En el pr6logo del libro, Eduardo GonzAlez Viafia nos manifiesta que el brichero es CC un cazador de gringos, un 'Andean lover', "un irresistible conquistador de extranjeras" que construee lazos perdurables entre el Perfi de los Incas y las naciones gringos de 6ste y del otro lado del oc6ano" (9). Para Ana Berta Vizcarra, la figure del brichero surge en la ciudad del Cusco, a rafz de "la falta de trabajo, el harnbre y las inexistentes oportunidades de desarrollo real" y el "crecimiento del tourism intemacional" (24). Guevara Paredes, como bien lo sefiala esta aurora, no es el dnico escritor que ha escrito acerca del brichero y sus andanzas. Tambi6n lo han hecho Luis Nieto Degregori en el cuento "Buscando un inca" (1993) y Oswaldo Chdnove en la novel Inka trail (1997), lo que denote la importance en la nueva narrative andina de personages que sepan tender






11 La tercera edici6n de este libro de cuentos es una edici6n bilingUe (castellano-ingl6s): Gringa Hunter and other stories, editada por Mark Cox y publicada por la editorial Sieteculebras en 1998.





66


puentes entre dos cultures significativamente different. El brichero entonces vendrfa a ser una species de mestizo modern surgido a rafz de los fen6menos econ6mico-culturales que caracterizan al Pei 6 de hoy. 1 2

Zein Zonilla (Huancavelica, 1951) es autor del libro de cuentos Oh Generaci6n (1988), y las novels courts Dos mAs por Charly (1996) y Las mellizas de Huaguil (1999). Tambi6n es autor de dos ensayos: Un miraflorino en Parfs. Ribeyro: la tortuosa b(isgueda del craft (1998) y Vargas Llosa y su demonic mgyor: la sombra. del padre (2000).

Ya en 1994, Tomds Escajadillo, que habfa incluido a Zorrilla entre los "dltimos escritores neo-indigenistas, considerable que se trataba de un autor que darfa sorpresas agradables en el future" (La novel indigenista 213). En effect, Oh generaci6n fue calificada por Martfn Lienhard como "singular e inclasificable ... .. de escritura exquisite y fulgurante" por Manuel Baquerizo y fascinatee por la perfecta utilizaci6n del montage y las t6cnicas cinematogrdficas" por Enrique Verdstegui. 13

Las novels de Zorrilla destacan tanto por su temdtica como por su t6cnica

narrative, y se encuentran, a su vez, fntimamente relacionadas con el tema que ocupa este trabajo: el mestizaje. Sin embargo, el mensaje de Zorrilla es bastante desolador: o el mestizo result ser un ser d6bil, que fracas en su intent por conciliar los dos mundos que lo caracterizan, lo que lo Ileva indirectamente a su propia destrucci6n como suede en Dos mAs por Charly; o el mestizo es un ser que reniega de su rafz andina, y procure



12 Curiosamente, Cronwell Jara describe al brichero como un coleccionista de calzones de gringos. "Cazador de gringos y otros cuentos" Sieteculebras 12 (1998): 14. 13 Comentarios vertidos en. la tapa y contratapa del libro.





67


mds bien borrar todo vfnculo con su pasado indfgena, como lo demuestra. el caso de Rosaura en Las mellizas de Huaguil.

Otra. figure interested e important es la de Cronwell Jara (Piura, 1950) escritor que destaca tanto como cuentista como novelist. En su obra Jara retreat tanto la sierra de Piura, "con sus bandoleros y creencias andinas real-maravillosas, efectuando un valioso aporte a la corriente neo-indigenista", como "las barriadas limeflas, desnuddndolas en toda su miseria y potencialidad social, como ningdn otro escritor hasta ahora" (Gonzdlez Vigil, El cuento peruano 427).

Dos de las obras de Jara en particular se relacionan de mantra direct con el tema de este trabajo: el cuento Montacerdos (1981) y la novel Patilbulo yara un caballo (1989). 14 Ambos tratan el tema de las barriadas surgidas en Lima a rafz de la migraci6n andina, tema que ya habfa sido abordado Jos6 Marfa Arguedas en El zorTo de arriba-Y el zorro de abajo, y mds tarde por Enrique Congrains Martin en No una sino muchas muertes, y que para Jara represents una realidad muy pr6xima en tanto 61 cuenta con la "riqueza vivencial de haber sido morador de un asentarniento human" (Rosas Paravicino 6).

Pati'bulo para un caballo, novel que narra la formaci6n de una barriada. en el Rfmac y los intents de la guardian civil por desalojar a los invasores, cay6 en un principio, "en un silencio clamoroso" (Rosas Paravicino 6), pero ha sido paulatinamente recibida con mucho benepldcito por la crftica. James Higgins consider que esta novel y La violencia del tempo de Miguel Guti6rrez constituent "las dos novels mds



14 Jara es autor tambi6n de los libros de cuentos Las huellas del purna (1988), Babd Isafm, cimarr6n, ora i)or la santa muerta (1989) y Don R6mulo Ramfrez cazador de c6ndores (1990).





68


importance de los Ciltimos aflos" (105). Tomds Escajadillo, por su parte, opina que con esta obra Jara "ha alcanzado una verdadera maestrfa en el disefio de personages lumpen de las barriadas limefias. Y es igualmente destroy ddndole vida a sus cholos de Morrop6n" (La narrative 218). Su importance reside en su premise: "en la marginalidad de la barriada limefla se produce la gran hibridaci6n cultural del Perd" (Rosas Paravicino 6).


Conclusions

Este capftulo recorre brevemente el process de la narrative y poesia peruana desde comienzos de siglo hasta nuestros dfas. Como se ha podido ver, la literature. ha ido incorporando crecientemente sujetos de different estratos socials: gente humilde, trabajadores, migrants, y gente de barriadas. Es decir, las obras han estado vinculadas a uno de los fen6menos de mayor trascendencia en la nacio'n peruana: la migraci6n.

Por la complejidad y la multiplicidad de esta temdtica, no s6lo se hace impossible hablar de dualismo, dentro de la sociedad peruana sino tambi6n dentro, de la narrative peruana. Como se ha podido apreciar, la inclusion de nuevos personages se ha dado de mantra gradual. En un principio, los escritores se concentration en la vida de las barriadas y los asentarnientos humans para luego pasar al desgarramiento que el process migratorio genera en los diversos sujetos.

Asf, de la primer narrative arguediana, en la que se presentaban sociedades

antag6nicas se ha pasado a reconocer la multiplicidad de la sociedad peruana. Esto es de particular importance torque no s6lo se reconoce la heterogeneidad del Peru' sino torque se efectdan series cuestionarnientos acerca de lo que significant vivir entre dos realidades culturales muy different. Es decir, se cuestiona lo que constitute el Perld y el peruano actual. En otras palabras, lo que significant ser mestizo en el Perd.













CAPITULO 5
EL MESTIZO JAUJINO

Edgardo Rivera Martfnez (Jauja, 1933) constitute sin lugar a dudas una de las figures mAs saltantes de la narrative peruana de los (iltimos tempos. Su primer libro de cuentos El Unicornio fue publicado en 1963. Sin embargo, el libro pas6 prActicamente desapercibido por la crftica y el reconocimiento de este autor no tendria lugar hasta la d6cada de los 70 (Escajadillo, La narrative 136). Su obra comprende a la fecha los libros de cuentos Azurita (1978), Enunciaci6n (1979),,&ngel de Ocongate y otros cuentos (1986) y A la hora de la tarde y los juegos (1996); y las novels courts El visitante (1974), FEstoria de Cifor y Camilo (1981) y Ciudad de fuego (2000), asf como las novels Pafs de Jauja (1994) y Libro de amor y de las profecfas (1999).

La trayectoria intellectual de Rivera Martfnez no s6lo se ha dado en el -bnbito de la narrative sino tambi6n en el de la investigation y la docencia universitaria. En el primer plano, Rivera Martfnez ha demostrado siempre un interns por la literature de viajes relacionada con el Perd, lo que en 1957 le vali6 una beca en Francia que le permiti6 efectuar studios de investigation en la Bibliotheque Nationale. Su permanencia en este pafs dio como resultado la tesis que present para acceder al grado de Doctor en Literature: El Perd en la literature de viaje euroyea en los silos XVI, XVII y XVIH. Recientemente ha traducido el libro de viaje sobre el Perd de Paul Marcoy, cuya edici6n saldrd este aflo. Rivera Martfnez se ha desempefiado tambi6n como catedrAtico de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y de la Universidad del Centro de




69





70


Huancayo. En marzo de este afio, corno reconocimiento a su labor narrative y universitaria fue incorporado como miembro a la Academia Peruana de la Lengua.


Pais de Jauja

La novel Pafs de Jagia se ha Ilegado a converter una de las novels mds

importance de la literature peruana del siglo XX. Fue finalists en el concurs R6mulo Gallegos en 1995 y ocup6 uno de los tres primers lugares en la encuesta Ilevada a cabo en 1999 por la revista Debate acerca de las obras narratives mAs importance de los afios 90 en el Pei 6.

Pafs de Ja a es en gran media una novel de aprendizaje, de trdnsito a la adultez (Guti6rrez, Los andes 64; Escajadillo, La narrative 143). Este tipo de novel present, por lo general, a un joven con una escala de valores morales propios de su edad, los que a media que avanza la obra son cuestionados a rafz de una serie de circunstancias. Despu6s de un sistemdtico desmonoramiento, estos valores son reemplazados por otros propios de la vision adult.

El g6nero de la novel de aprendizaje se remonta a la Alemania del siglo XVIII, donde por primer vez ie defini6 el concept de Bildungsroman con una de las mejores obras de Goethe: Wilhelm Meisters Lehriahre (1796). En la literature occidental, como lo sefiala Miguel Guti6rrez, la novel de aprendizaje "ha tenido una continuidad casi dos veces centenarian destacando dentro del Siglo XIX Stendhal, Balzac, Dickens y Flaubert, y dentro del Siglo XX Mann, Joyce, Musil, Hesse y Proust (Los andes 65).

En el Perd, La casa de carton de Martfn Addn constitutee quizA el primer intent y esbozo de una novel formative" (Guti6rrez, Los andes 66). Desde entonces, el trAnsito a la adultez ha constituido un tema recurrence de la ficci6n peruana como lo demuestran





71


las, novels Los rfos profundos de Jos6 Marfa Arguedas, Un mundo para Julius de Alfredo Bryce Echenique, La ciudad y los perros de Mario Vargas Llosa, Cr6nica de San Gabriel de Julio Ram6n Ribeyro y Los appendices de Carlos Eduardo Zavaleta.

Para TomAs Escajadillo, las posibilidades de abordar Pafs de Jauja como novel de aprendizaje son muchas y variadas:

Es nuestro equivalent al joyceano Retrato de un artist adolescent
(1914) o a El retreat, del artist cachorro (1940) de Dylan Thomas. El
cachorro de artist duda entre la mdsica y la literature. Marco Martos Ilega
a decir: "Pafs de Jauja es el primer relate en el Perd que alude a la
formaci6n del artista"

Claudio y el amor en Jauja a los 15 aflos" tambi6n podrfa rotularse la
novel pues, como, dice Luis Millones, "el universe de Claudio estd
poblado, de mores" o, en palabras de Marco Martos, Claudio "empieza a
senior la dulce garra del amor." (La narrative 143)

Pafs de Jauj ha sido considered por Antonio Comejo Polar como, una alegorfa de la transculturaci6n feliz ("Nombre" 201), ya que en esta novel es possible la conjunci6n de las dos grades vertientes culturales, andina y occidental, que caracterizan al Perd. Jauja es una ciudad ut6pica, donde reina la conciliaci6n y no la confrontaci6n. Los factors que explican las characteristics especiales de Jauja han sido abordados por Edgardo Rivera Martfnez, TomAs Escajadillo, Antonio Comejo Polar y Heracho Bonilla en el volume editado por C6sar Ferreira e Ismael P. Mdrquez De lo universal a lo andino. La. narrative de Edgardo, Rivera Martfnez, publicado por la Pontificia Universidad Cat6lica del Perd en 1999. En t6rminos generals las conditions particulars de Jauja han sido explicadas por la ausencia de feudalismo en el Valle del Mantaro y por el clima que caracteriz6 a esta ciudad andina.

Es interested que la novel Pafs de Jauja vaya precedida del siguiente epfgrafe de Jos6 Marfa Arguedas: "Jauja, integraci6n exceptional de razas, de cultures y de sistemas





72


econ6micos, ya que fue justamente Jos6 Marfa Arguedas quien se aboc6 al studio del Valle del Mantaro y las causes que explicarfan las caracterfsticas particulars de la ciudad de Jauja. En su studio Evoluci6n de las comunidades indfgenas. El Valle del Mantaro y la ciudad de Huancayo: un. caso de fusion de cultures no comprometidas por la acci6n de las institutions de origin colonial (1957), Arguedas identific6 las causes hist6ricas que determination la exceptional evoluci6n de las comunidades indfgenas del valle. Arguedas considerable que la singularidad del status del indio y del mestizo en el valle del Mantaro habfa sido definida en el perfodo initial de la conquista. Esta situaci6n especial se deberfa a dos causes principles: la alianza que los huancas concertaron con los espafioles para combatir las fuerzas de Atahualpa, y la ausencia de minas que incentivasen la instalaci6n de espanoles en el valle. Aunque Arguedas central su andlisis en el perfodo initial de la conquista, hace reference tambi6n a la construction del ferrocarril central, ya que 6ste transform la region en uno de los centers commercials mds actions de la region andina. En palabras de Nelson Manrique: "Como consecuencia de estas especiales circunstancias hist6ricas, en el Valle del Mantaro no se habrfa production el despojo de las tierras de los indios por los encomenderos ni el establecimiento de las relaciones de yanaconaje y servidumbre tan caracterfsticos de los otros valleys interandinos" (83).

En la novel various de los personages reconocen la singularidad de Jauja tanto en lo que se refiere al trato a los indios como al clima. Mitrfades, el extrafto e intrigante personae a cargo del mortuorio pudo observer el "feudalismo primitive" que caracteriza a otros lugares de la sierra, particularmente durante un almuerzo en Acoria, donde "los hacendados les tiraban a los indios un poco de papas, de rests de came, de huesos, como si fueran perros" (85). Leyendo a Maridtegui, MArfades ha podido confirmer que "Jauja





73


es un caso muy especial, torque aquf todos son mAs o menos mestizos, no hay haciendas, y menos adn pobreza como la de Huancavelica" (181). Abelardo, otro personaJe conscience de la situaci6n particular de la ciudad, reprocha a Claudio %Ves ahora c6mo se sufre en otras parties de la sierra, y que la melanc6lica Arcadia en que vivimos es una excepci6n?" (289).

Jauja tambi6n se diferencia de otras ciudades andinas por la importance que ha tenido el clima en la cura de la tuberculosis. Mitrfades, paciente tambi6n del "buque" como Ilamaban al Sanatorio Olavegoya,' no duda en reconocer esta otra singularidad de Jauja: "Aqui por el clima ha habido y hay gente de muchas parties. [ ... ] Ahora mismo en el buque hay europeos, chinos y japoneses y en especial un rumano, con quien he conversado y me parece un tip o culto" (181).

Es important sefialar que no es la primer. vez en la literature que se hace

menci6n a la ciudad de Jauja como lugar apropiado para la cura de la tuberculosis. Como tema literario, la enfermedad ya habfa sido abordada en Sanatorio al desnudo (1941) de Pedro del Pino Fajardo, y Sanatorio (1938) de Carlos Parra del Riego, como lo destaca Clodoaldo Alberto Espinoza en el segundo tomo de su libro El hombre de Junfn frente a su paisaje y su folklore.

Sin embargo, este capftulo no tiene como objetivo adentrarse en las razones que explican el didlogo entre cultures y la aceptaci6n de una identidad mestiza. Mds bien, lo que nos interest es analizar el process de formacift de nuestro protagonist entre los dos mundos culturales que le ha tocado vivir, ya que consideramos que Pafs de Jauja puede




1 El Sanatorio Olavegoya realmente existi6 en la ciudad de Jauja. Desde 1964, este nosocomio pas6 a pertenecer al Hospital Centro de Salud Olavegova.





74


leerse tambi6n como la formaci6n del mestizo, del sujeto que debe afrontar la dualidad cultural.

No se trata emperor de la traditional oposici6n indios/blancos, costa/sierra, caracterfstica de la narrative indigenista, en donde las contradictions eran agudas, prdcticamente insalvables. En el caso de nuestro protagonist, el encuentro de estos mundos se da en tres -bnbitos principles: la m6sica, la mitologfa y el amor.

Claudio es un joven atrafdo tanto por la culture andina como por la occidental. Mientras su madre lo instruye en la mCisica de los huaynos y yaravfes, su professor de piano lo gufa en los m6todos europeos de Lemoine y Czerny. Por su parte, el hennano de Claudio y Marcelina, una muchacha indfgena de Caydn que trabajara en su casa cuando era nifio, le abren las puertas a los mundos de la mitologfa universal y andina. A pesar que estos dos universes culturales implican enfoques y escalas de valores different, Claudio se mueve entre uno y otro mundo sin mayor problema.

A lo largo de la novel, Claudio ird navegando de una orilla a otra, tratando de aprender c6mo conjugal dos universes tan different. Constantemente se sentird atrafdo porambos:

Me gustarfa ser como el Sr. Radelescu cuando tenga su edad, y tener su distinci6n, su elegancia. Nada mds alejado, sin embargo, de mi suefio de regresar a Jauja, luego de estudiar en Lima, y tener una casita frente a la
laguna de Paca y casarme con Leonor. Nada mds distance. Pero es que tambi6n me gustarfa viajar por el mundo y concern grades ciudades,
visitor las ruins de Grecia, tratar con mucha gente y, por cierto, encontrar
a una mujer como Elena Oyanguren y tener un romance con ella. [ ... ]
Querrfa todo eso, pero ser tambi6n, en la edad madura, un modesto
organist como mi abuelo. Suefios contradictions, quizds imposibles...
(201)

Este ir y venir entre dos gorillas se aprecia en tres dreas principles: la m6sica, la mitologfa y el amor.





75


La mfisica y las fiestas

El interns de Claudio por la mdsica viene de familiar: su abuelo materno, Baltasar Jos6 Manrique, disfrutaba de la mdsica de Mozart tanto como de los yaravfes y mulizas de Jauja, Ayacucho y Cuzco. Su afici6n lo llev6 a recover villancicos, huaynos y yaravfes en Santa Rosa, Apata y otros sitios, "en una mezcla de quechua y espafiol" (154), a desempefiarse como organist de la iglesia matrix (33) y acoger en su casa a una serie de personas interesadas en la m6sica andina. Fue asf como recibi6 a Alomfa Robles, un senior "que iba por toda la sierra recogiendo mdsica andina," (44) y a una pareja de franceses que habfan Ilegado al Perd con el mismo prop6sito. Cabe destacar que el Sr. Alimia Robles no es un personae de la ficci6n, existi6 en la vida real y se destac6 por ser un "restaurador del pasado musical del Imperio de los Incas, incluyendo su obra de recuperaci6n unas ochocientas pizzas incaicas y trescientas colonials" (Espinoza 135).

La madre de Claudio hered6 este interns de su padre por la mTdsica. tl la alent6 muy emocionado ddndole su primer clase y facilitando classes con el padre Hoffner de Santa Rosa de Ocopa. Si bien'ella "no pudo contar con una verdadera educaci6n musical, no s6lo por las modestas posibilidades econ6micas de la familiar sino tambi6n por las enormes limitaciones de la vida provinciana" (57), tanto su padre como el padre Hoffner la ayudaron a descubrir a Haydn, Schubert, y Mozart. Mds tarde, ella se interest en recover y transcribir algunos huaynos y yaravfes, torquee es una mdsica que debe rescatarse, que debe valorarse" (196). Ella reconoce que si bien existent diferencias entre la mdsica andina y la cldsica, ambas son igualmente bells y el gusto por una no significant necesariamente el sacrifice de la otra: "Lo nuestro es la m(sica de los huaynos, de los yaravfes, de los pasacalles, pero hay otras forms de musical que tambi6n pueden ser nuestras" (58).





76


Claudio es conscience de la relative facilidad con que 61 y su madre se desplazan entre ambos universes musicales, facilidad que en el caso de Claudio tiene un mayor balance torque se extended "a los aires tropicales que entusiasmaban a Felipe, Tito, Alfonso, Julepe" (58). Su hermano Abelardo tambi6n ha percibido la dualidad musical que los caracteriza: "ISomos tan mestizos! Solfa decir Abelardo. Dualidad que en cierta mantra habfa tornado nota mucho antes, cuando cantabas huaynos y relojeras con Catalina en la era de Ataura, y te deleitabas despu6s en casa con las interpretations de tu madre en el piano, y con las de los coristas de Ocopa en la Iglesia Matriz" (58).

El interns que Claudio y su madre sienten por la mdsica los ha Ilevado a tratar de completer un cuaderno que recoj a y transcribe huaynos. Ya han terminado uno con los "pasos" de la Jij a y esperan poder hacer lo mismo con la huanca danza (13 1). Su hermano Abelardo consider que se trata de un proyecto important torque de esa mantra van formando "un archive de mCsicajaujina, como lo hizo el abuelo con algunos huaynos y villancicos" (132).

En occasions, se hace evidence que este ir y venir no es tan simple para Claudio, y que debe elegir entre uno y otro mundo musical. El 21 de enero, fecha en que se conmemora la Fiesta de San Sebastidn, Claudio decide no ir a su clase de piano. Su madre no permanence indifferent a la dualidad que caracteriza la vida de su hijo: "una vez mds dejards un tipo de mCisica por otro, en un ir y venir entre dos gorillas" (203). Otras veces, Claudio duda acerca de la compatibilidad entre ambo mundos musicales. Un dfa Claudio le comment a Abelardo que va a ir a Yauyos para captar nuevos y mejores pasacalles y transcribirlos despu6s con su mamd. Su hermano consider que deberfa compare discos en vez de darse semejante trote. Claudio rechaza esta idea rotundamente





77


ya que la ejecuci6n de los mismos se hace a menudo con instruments que "no tienen nada que hacer con nuestra mdsica" (159). Sin embargo, Abelardo le hace ver rdpidamente que los clarinets y saxofones, ademds del arpa, los violins y el piano son ya una realidad en la mdsica del Valle del Mantaro y que "a trav6s de ella se express muy bien el espfritu mestizo de esta tierra" (159). En principio, Laurita, parecerfa compartir la opinion de Claudio. Sin embargo, a diferencia de 6ste, ella es capaz de aceptar la integraci6n de different mundos. Consider que en la midsica debe suceder lo mismo que en la pintura: "se puede recover nuestros paisajes, nuestras genes, nuestra luz, con el 6leo, con la acuarela, con el fresco, y con t6cnicas mds moderns, y sin embargo ser muy serranos, o para decirlo como Abelardo, andinos" (268).

Claudio no s6lo senate inmensa atracci6n por la m6sica andina, sino tambi6n por la cldsica, especialmente Mozart. Su professor de piano, Mercedes Chdvarri, es la encargada de instruirlo en el campo de la mTdsica cldsica. Ella, sin embargo, ha sefialado en repetidas occasions la necesidad de que Claudio abandoned a Mozart y se concentrate en el M6todo de Lemoine y en Czerny. Para Claudio 6stas no son indicaciones que 61 sigue con facilidad:

Comenzabas a sentirte cansado de Czerny y de los studios de Lemoine.
Sabfas cudnto habfas avanzado en soltura, en digitaci6n, en regularidad, y la sefiora Mercedes no dejaba de reconocerlo. Decidiste, pues, falter a una o dos classes, olvidar los ejercicios y volver a lo que amabas. A Mozart, en
primer t6rmino, y a tu querida sonata en La, con el allegro que era como
una mariana de luz y felicidad. Y, desde luego, el adagio cantabile de
Beethoven, y al mercer preludio del Clave bien temperado. (430)

Durante sus vacaciones de verano, Claudio se obsession con el Laudate Dominum compuesto por su abuelo en 1909 y cuyo tema initial Abelardo no sabfa si habfa sido del abuelo o habfa sido tomatoo de un yaravf de sus tiempos..." (268). Su madre le ha dicho que esta pieza se puede tocar "en cualquier parte de la misa en que no canta o reza el





78


sacerdote. Es de una religiosidad tan sencilla, y de un aire tan nuestro. Yo me s6 de memorial la letra en latfn, sin haber visto nunca su traducci6n" (315). La madre de Claudio solfa interpreter el Laudate Dominum en la Noche Buena mientras que los miembros de la familiar la acompafiaban entonando el breve texto en latfn. Claudio tiene guard. una copia por amor y respect al recuerdo del abuelo, pero tambi6n "como nuncio y principio de un camino." Lo empieza a repasar constantemente, y ansia poder tocarlo en la misa de difuntos de sus tfas. Consigue permiso de don Epifanio para tocar el melodic y del padre Barrelier para practical los martes y sAbados por la tarde en la iglesia (414).

Claudio y su madre no son los dnicos personages de la ficci6n que cultivan la

mdsica de dos universes culturales totalmente different. En su 6poca, las tfas Euristela e Ismena mostraron tambi6n "esa doble y alternada apelaci6n a la mdsica culta y la midsica an dina" (215). Al igual que Claudio aprendieron a tocar en el piano huaynos y yaravfes y disfrutaban de la mdsica cldsica. A pesar de su avanzada edad y estado mental reconocen inmediatamente que comparten el mismo interns con Claudio: "td eres entonces como nosotras."

Otro personae que se ha dejado seducir por la mdsica andina es el Sr. Radelescu, quien confiesa que aunque al principio este tipo de mfisica no era de su agrado:

luego fui tomdndole un cierto gusto, y adn mds cuando descubnque se asemeja en algo a Bela Bartok [ ... ] Un compositor hdngaro que se ha inspirado mucho en la mdsica popular de su patria, y que ha recreado
canciones y mdsica de baile de la structural mds o menos pentat6nica, un
tanto parecida a la de los huaynos serranos. (353)

Un dfa el Sr. Radelescu Ilega a la casa de Claudio atrafdo por una de las

interpretations del joven. Despu6s de escucharlo atentamente, ambos empiezan a discutir las coincidencias entre la mdsica andina y la inglesa:





79


LSabes que la giga era era un antiguo aire de danza ingl6s que se incorpor6 luego a las suites barrocas? No, no sabfa. LNo pasard lo mismo con lo que
aquf Ilamamos los pasacalles? Hay tambidn un baile que se llama asf ... ? Sf,
seflor, pero como parte de otras danzas, como la tunantada, la huaylijfa.
Pues en Europa se trata de un viejo paso de baile, que fue recogido por la
m6sica barroca en forma de un juego de contrapunto a varies voces, con
acompafiamiento de bajo continuo. (353-354)

El Laudate Dominum compuesto por el abuelo de Claudio le parece "Algo muy cAlido, muy emotive, y del mismo espfritu que la m6sica andina" (353). El interns de Claudio por la mdsica impression tanto al Sr. Radelescu que un dfa este le obsequia una partitura de Bela Bartok: "Porque fuiste arable, y torque creo haber visto en ti un sincere amor por la mdsica, y ademds para que puedas apreciar las analogfas que, en mi opinion, hay entre una mdsica como 6sta y la mdsica andina" (512).

La tfa Marisa, hermana de su madre, no pierce la oportunidad para burlarse de la dualidad que caracteriza a Claudio: "Y asf, querido sobrino, dijo Marisa, podrds ser un dfa un Paderewski a la vez que un Disodado Canchaporna" (203). La observaci6n no lo molest, 61 no senate que se trata de gusts musicales contrapuestos por representer uno la m6sica culta y el otro la midsica popular andina: "Lo que es yo me sentiiia feliz, pero realmente feliz, si pudiera ser a la vez como Canchaporna y como el pianist polaco" (204).

Tal deseo se converted en realidad muy pronto y lo toma a Claudio totalmente por sorpresa. La primer vez que 61 percibe la facilidad con que 61 ha logrado combiner ambos mundos musicales se da cuando 61 estA componiendo un bolero para la novia de Julepe, "no muy brilliant, y con unos resabios andinos y otros mozartianos, pero acceptable" (220). La segunda, se da cuando Claudio se halla interpretando una composici6n de Bach:





80


En cierto moment se te cruz6 por tu mente, inesperada, una frase extrafia
a la pieza que ejecutabas. Una frase muy breve, de seis o siete notas y de un espfritu por complete different. Te detuviste sorprendido. Una y otra
vez te repetiste en silencio esos sonidos. Sf, se trataba de un motive
secundario del pasacalle que interpret en la noche del 21 de enero el
arista apurimefio, y que no habfas anotado. LQu6 hacfa surgido asf, en
mitad de un pasaje de Bach? No era la primer vez que realizabas un
experiment semejante pero si la primer vez que lograbas tal calidad.
(430)

Claudio no s6lo senate pasi6n por la mAsica andina sino que admire y se senate muy identificado con las danzas, las fiestas y costumbres de Jauja. El es un amante de la fiesta del 20 de enero, premiere bailar la Jija o la huanca danza antes que el tumbamonte, y detest el Jalapato torque le parece "un espectdculo muy cruel eso de que unos jinetes le arrancaran la cabeza al ave adn con vida" (203).

La insistence de Rivera Martfnez por detallarnos no s6lo los different tipos de m6sica sino tambi6n las danzas, sus orfgenes, y participants le dan a la novel Pafs de Japia cierto afdn costumbrista o documental. Cabe resaltar, que no es la primer vez, como bien lo sefiala Heracho Bonilla, que "Jauja y su paisaje natural y social se constituent en el centre de un relate y una reflexi6n" (217). Al hacerlo Bonilla resalta los trabajos de Manuel Pardo, Clodoaldo Alberto Espinoza Bravo, Espinoza Galarza y Pedro Monge. Manuel Baquerizo, por su parte, destaca en el ensayo La conciencia de la identidad en la literature de costumbres de la sierra central (1998), el hecho que durante los afios 20 emergiera en la sierra central, un grupo intellectual. de importance con una clara inquietud cultural y regionalista que, ademds de los authors mencionados acogfa a: Emetrio Cisneros, Ernesto Bonilla del Valle, y Alejandro contreras Sosa.

El m6vil que Ileva a estos authors a escribir era la bdsqueda de la identidad

regional. En sus obras estos authors described lugares y sus paisajes, fiestas populares, costumbres tfpicas, muchas de las cuales son consideradas como tfpicamente mestizas, ya





81


que Ilevan un poco de lo aut6ctono y al mismo tempo, predon-iinan modalidades nuevas en el vestido, el idioma, los instruments musicales, las canciones, la mdsica, etc.

No es tampoco la primer vez que Rivera Martfnez nos habla de Jauja, sus

pobladores o sus costumbres. El interns en esta ciudad y sus caracterfsticas particulars se evidencia tambi6n en tres trabajos anteriores: Hombres, paisajes y ciudades (1981), Casa de J a (1985), y A la hora de la tarde y de los juegos (1996). En estas obras, como lo Manuel Baquerizo, "Rivera Martfnez revela un enorme apego a las cosas del pasado, a las tradiciones del pueblo y a sus forms de vida ya extintas" (La conciencia 72). Es decir, una y otra vez, Rivera Martfnez se ha sentido seducido por el g6nero de las estampas, de los cuadros de costumbres. Si bien somos consciences que se trata de una Jauja inventada, de la ficci6n, podrfamos aseverar, hechas las salvedades del caso, que Rivera Martfnez continida la tradici6n costumbrista en tanto encontramos descriptions de fiestas y personages que ya habfa caracterizado su obra anterior. Sin embargo, este no es el aspect mds saltante, ya que lo que mds import es la habilidad de Claudio para enfrentar su dualidad musical sin problema a1guno, dualidad que tambi6n hallamos en el dmbito de la literature.

La mitologia

La dualidad cultural que caracteriza a nuestro protagonist tambi6n se evidencia 64a trav6s del contrast de la literature cldsica, culta e ilustrada y la literature andina, oral y popular" (Puente Baldoceda 232). La literature andina, oral y popular se revela a trav6s de los mitos y leyendas que Marcelina le narraba a Claudio. Para Claudio, el mito ocupa un lugar important. Los mitos represents relates fabulosos o leyendas que han permanecido fijados en el tempo con tema y protagonists invariables. Por lo general, tienen una dimension mdgica que guardian un estrecho vfnculo con la naturaleza.





82


Marcelina, una muchacha de Caydn que trabaJaba en su. casa cuando 61 era nifio es la encargada de abrirle las puertas a ese mundo maravilloso y secret de la mitologfa andina. Sentada junto al fog6n "con su pollera de un rqJ o obscure, la lliclla de lana y el sombrero que no se quitaba" (237), Marcelina solfa contarle histories y cuentos, y aunque la madre de Claudio le habfa pedido que no lo hiciera, ella le habfa hablado de "condenados y cabezas voladoras" (129). Sin lugar a dudas, es el mito del amaru y la flor del rocfo y de la escarcha, la sullawayta 61 que mds ha impresionado a Claudio:

Eran dos serpientes, una negra como la noche, y otra blanca como el dfa, con alas las dos, y que estaban en el fondo de las aguas que por entonces
cubrian el valle. Eran los amarus, y allf se revolvfan y peleaban, y una vez
subieron en su batalla hasta el cielo, y tanto que, muy molest, Ticse
Wiracocha les lanz6 el rayo. Y entonces el amaru negro se escondi6 en la
laguna de Yanamarca, y el otro, el blanco, en una de las siete laguna de Janchiscocha. Y despu6s se levant el tulumanyd, o sea el arco iris, y el
mundo se tranquilize, pero la flor de la Iluvia y de la escarcha, la
sullawayta, habfa desaparecido. Y por eso se espaciaron las Iluvias, y las
plants se marchitaron y el mundo se volvi6 triste y callado. Mds algdn dfa
regresard, y entonces tornardn a caer los aguaceros como antes, y los
amarus podrdn recobrar su libertad. Y volverd la alegrfa. (28-29)

La presencia del amaru. no es nueva en la literature peruana. Ya Josd Marfa

Arguedas habfa "expresado excelentemente esta condici6n legendaria del amaru en sus poems y en Todas las san-res (Gonzdlez Vigil, "Edgardo Rivera" 122). Tampoco se trata de una figure nueva para Rivera Martfnez quien escribi6 un cuento que Ileva este nombre. Dentro del mito del amaru, la flor de la sullawayta ocupa un lugar particularmente important ya que de ella dependentn la Iluvia y el ganado y las cosechas. Es fresca y hermosa como la luz de las mafianas, como el agua de los puquios. Y blanca, muy blanca y tambi6n muy delicada. Y por esa belleza, y por el poder que tiene, la buscan los amarus [ ... ] Quien la encuentre serd feliz, y hard feliz a su pueblo" (119).





83


Las leyendas que le contaba Marcelina estdn relacionadas tambi6n con la creaci6n del hombre y el nacimiento del rfo Mantaro:

Cuando los amarus se hundieron, uno en la laguna de Yanamarca, y otro
en Janchiscocha, bajaron las aguas que cubrfan el valle de Jauja, torque el
rfo Mantaro encontr6 una salida, alld por Chongos Bajo. Aparecieron
entonces los hombres y las mujeres, y Ticse Wiracocha vio que no sabfan c6mo trabajar la tierra, no c6mo abrigarse. Compadecido, hizo que el rayo prendiera unas fogatas en los cerros, y los humans recogieron allf brass
con qu6 engender sus bicharras y cocinar sus comidas. Asf aprendieron
tambi6n a hacer sus ollas, y despu6s su ropa y sus herramientas. Asf fue, y
por eso brillan todavfa por las notches unas candelas en las cumbres del Huajlas, de Lasuntay, del Marayrasu. Y por eso vuelven a caer allf los
rayos, en las tardes de tempestad. (160)

Para sorpresa de Claudio, su madre y tfa escucharon en Ataura las mismas

histories cuando eran nifias aunque con algunas diferencias: mientras el Taita Alberto, le habfa dicho a la madre de Claudio que un arco iris apareceria desde el Valle de Yanamarca hasta las laguna de Janchiscocha cuando apareciese la flor de sullawayta, la tfa In6s habfa escuchado a Felipe Tarijhuamdn, otra version "segidn la cual el amaru blanco cantaba como una siren, y el negro daba unos bramidos horrible" (129). Leonor Uscovilca, la cholita de la cual Claudio estd enamorado, tambi6n conoce el mito del amaru y aunque no senate la misma fascination que Claudio, el hecho que le hayan relatado la historic de niha demuestra la importance de este mito en los andes centrals del Perd.

Otro personae que compare una rafz com6n con los mitos y las leyendas que contaba Marcelina es don Fox Caro, un carpintero que se dedica a la confecci6n de ata6des. Si bien Don Fox vive de la muerte ajena, predict su fe en la vida con po6ticos sermons sobre el agua, la luz y la alegrfa, lo que le ha ganado un grupo de seguidores que lo busca frecuentemente en su casa. No todo los pobladores de Jauja se sienten atrafdos por las pr6dicas del carpintero: la tfa Marisa opina que don Fox es "raro, incluso





84


misterioso" (136), la tfa Rosa que "estd un poco chiflado" (170), y el padre Wharton lo consider "un falso profeta que con apariencia de cordero, y so pretext de paz, engatusa a los incautos y es todo un peligro para la comunidad" (139).

Claudio senate verdadera admiraci6n por don Fox a quien consider "un poeta, mds que sabio, y sabio mds que nada" (521). Lo que mds le atrae de don Fox es que su pr6dica sobre la vida y la muerte estd fntimamente relacionada "con la leyenda de las dos serpientes aladas, los amarus" (165). Para Don Fox, el amaru y la sullawayta son tambi6n figures importance torque se conciertan "muy bien [ ... ] con la idea de la continuidad de la vida mds alld de la muerte" (372). El compare con Claudio otras versions menos conocidas de la leyenda:

En algunas el amaru es uno solo, y en otras tiene la forma no de una sierpe
sino de un toro, que habitat tambi6n en el fondo de un lago. LY qu6 mds le
dijeron? Bueno, que en ese pozo brotaba en otro tempo un agua
enrojecida, y que era la sangre de uno de los amarus [ ... ] Decfan que el
amaru. blanco subfa en cierta 6poca del aflo, alld en una laguna de
Janchiscocha, y buscaba la flor de la Iluvia y de la escarcha, la sullawayta.
(372)

Por otro lado, las experiences de nuestro protagonist estdn vinculadas a la

mitologfa griega, mundo al que accede gracias a su hermano Abelardo quien le obsequia la Ilfada y Antfgona. Claudio realmente se senate apasionado por estas lectures: "no cref que me apasionara tanto la Ilfada. Me s6 ya de memorial various pasajes. Es un mundo tan claro, tan Ileno de Luz" (46). Para sorpresa de Claudio, no le es diffcil encontrar semejanzas y coincidencias entre ciertos nombres o personas como, es el caso con Elena Oyanguren: "Entre las figures que mds me atraen en la Ilfada, y que incluso me fascinan, estd ese personae tan misterioso, tan callado, y que sin embargo fue causa de la guerra de Troya: Elena, 'la de los blanco brazos.' Un resplandor, se dirfa, mds que una mujer.





85


LC6mo no relacionarla con Elena Oyanguren? (8 1). Don Fox, por su parte, "habla como profeta, como Tiresias en la Ilfada" (521).

Claudio vuelve a percibir las extraflas coincidencias con personages de la vida real al leer Antfgona. Para Claudio no hay duda que Euristela, a quien su padre Ilamaba tambi6n Eurfdice, e Ismena, guardian semejanzas asombrosas a la Antfgona y la Ismena de S6focles:

Lef, pues, la obra y de veras encontr6 turbadora la semejanza de los
nombres, y la semejanza entre la belleza solitaria de Antfgona y mi tfa Euristela, y entre mi tfa Ismena y la hermana de la protagonist. Y Lno
podrfa haber sido Antenor algo asf como un Herm6n? LY no habrfa tenido
el sefior de los Heros algo de Edipo, o quizd de Creonte? LY no podria
haber sido el coro los comuneros de Yanasmayo? (212)

Algo similar le suede a su hermana Laurita quien confiesa que despu6s de leer una de las carts de Claudio, acab6 "por asociar la images de las tfas, y muy especialmente de la tfa Euristela con no se' que paisaje fabulous, con una ciudad amurallada, y con torres y campos en llamas, como la Troya del poema" (26).

La presencia de lo cldsico obedece a factors autobiogrdficos. Rivera Martfnez nos confiesa que en su casa, se lefan novels y cuentos y relates de viajero. Fue de esa mantra como 61 a edad relativamente temprana, tuvo access a cldsicos como la Ilfada o La Odisea, El Quijote o las tragedies de Esquilo o de Shakespeare.

La presencia de las dos tradiciones culturales que caracterizan al Peld ha sido una preocupaci6n que se habfa manifestado ya en otros relates de Edgardo Rivera Martfnez: "el Unicornio (1957), Amaru (1975), Angel de Ocongate (1982), Enigma del drbol (1986) y otros" (Rivera Martfnez, "Pafs" 287).

A pesar de que los mitos presentados en Pafs de Jauja provienen de mundos

totalmente different y casi antag6nicos, la mitologfa griega y la andina no se presentan





86


como opuestas, ni el encuentro de las mismas constitute un element desestructurador en la vida de Claudio, como lo insinda su tfa: "debes andar trastornado, sobrino, torque de un lado te obsession ese mito andino, y del otro deambulas por entre los doses y guerreros de la Efada, y tanto que suefias con Palomeque vestido de Troyano" (130). Como hemos visto, Claudio encuentra mds semejanzas que diferencias, lo que le permit disfrutar de cada mundo sin que esto implique el sacrifice de uno de los mismos: "Jauja se iba Ilenando de figures hom6ricas, o cuando menos griegas, que sin ningTdn problema convivfan con muchachas danzantes de huaylijfa, y donde coincidfan el eco lejano de los doses del Egeo con el de las sierpes aladas de los mitos del valle del Mantaro" (83). Las voces disonantes

Si bien en Pafs de Jauja destacan personages que encuentran possible y viable la conjunci6n de cultures, existent otros que se manifiestan abiertamente en contra del mestizaje. Como bien lo sefiala Blas Puente Baldoceda, "no todos coincided con la idea de un mestizaje armonioso, ya que en dicho context social de families criollas y mestizas, la culture occidental es fuerte y no se ocultan los prejuicios contra la culture native y la raza india" (233). Dentro de esta mantra de pensar se hallan Mercedes Chdvarri, Palomeque, uno de los peluqueros de la ciudad, el teniente Delmonte y los amigos de colegio de Claudio.

Mercedes Chdvarri es la professor de piano de Claudio. Desde la primer clase, ella le advirti6 que no era "bueno entreverar la midsica clAsica con la mTdsica popular y la folkl6rica" (55). Esta observaci6n no le agrad6 a su alumni quien se prometi6 que "nunca abandonairia por ningCin motive los aires de su tierra" (57). S61o en la presencia de su professor de piano, Claudio finge haber renunciado a la mdsica andina y le "da duro" al m6todo Lemoine y Czerny, torque de esa mantra ella cree que su pupils lograrA





87

46corregir los malos hdbitos de sus comienzos" (193). La actitud de la professor se hace apparent cuando 6sta sostiene una conversaci6n con la madre de Claudio, ante cuyas aptitudes musicales siempre habfa tenido una actitud desdefiosa: "es mejor no mezclar ambas cosas, es decir, la mdsica culta, superior por sf misma, y la m6sica de la sierra, que podrd ser todo lo nuestra y sentida que quieras, pero es tan limitante, tan mon6tona" (197), "pienso que es mejor que este joven no se apart de la m6sica culta y que deje para otra oportunidad los huaynos y esas cosas" (199).

Palomeque, el peluquero de la ciudad "que se las da de jaujino blanqufsimo y culto" (66), es un sujeto extrafio dedicado a la elaboraci6n de enjalmas y al studio del latfn. tl constitute todo un representative de la tradici6n hispanista, transmiti6ndonos desde un primer moment su odio contra "los cholos y los tfsicos." Palomeque senate profunda admiraci6n por la tauromaquia, "pasatiempo de reyes y conquistadores" (274), y "un arte para los espfritus selects, y no de chusma y de indiada" (397). Siente orgullo tambi6n de ser jaujino "pero de los jaujinos antiguos y sin mezcla de indio, zambo ni tfsico" (274) y se lament que Jauja se haya convertido en "un pueblo de indios, borrachos e ignorantes" (148). Su posici6n respect a los indios es tajante: senate profunda antipatfa hacia ellos por "ociosos, borTachos e ignorantes, y obstdculo, por lo tanto para el progress de la patria" (274). Consider que los indios no deben recibir el mismo trato que los blanco y que la Constituci6n les da una protecci6n muy semejante a la que le concede a "los menores, a los locos, a los incapaces" (274). Es evidence que la actitud. de Palorneque no s6lo no es bienvenida por Claudio, Laurita, Abelardo y Nfitriades y que se trata de la excepci6n y no la norma en Jauja como nos lo recuerda la hen-nana de Feliciano P6rez: "Oiga, usted se cree muy blanco, y por eso cholera a todo el





88


mundo, Lno? En el Perd todos somos cholos, si no indios o negros o zambos"

(398).

El teniente Delmonte, por su parte, "tan perfurnado, y con sus botas de official y ese aire de blanc6n y mandamds" (226), tiene una actitud semejante a la de Palorneque. No puede contender su ira cuando descubre que el doctor Morales no puede aplicarle el neumot6rax: iTenfa que ser un hospital de cholos y de indios, a cargo de un medicastro irresponsible! (225).

Ante sus amigos de escuela Claudio disimula su afici6n por la m6sica y la literature y esconde su amor por Leonor Uscovilca, la cholita de Yauli de quien estd enarnorado. Claudio sabe que sus amigos tienen prejuicios contra las chicks del campo, "las cholitas," por lo que decide caller su relaci6n con Leonor. Los gusts de nuestro protagonist no pasan desapercibidos ante sus amigos. Ellos saben que Claudio serfa capaz de c asarse "con una chica de lliclla y de polleras" (117). Llegado el moment Claudio super. su vergUenza y confiesa no s6lo que le gusta Leonor sino que realmente la quiere. Adernds, saca a relucir el hecho que su abuela maternal, Marta Josefina Gonzdlez, fuese de Mito y que tambi6n vistiese faldellfn y lliclla. Result interested destacar que a pesar de burlarse de Claudio, sus amigos son los primers en estar detrAs de "una cholita." Ellos no se perdfan la oportunidad para ver colas bafidndose en el rfo, o ver a las pallas bailando la huaylijfa.

El amor

Pafs de IguLa constitute tambi6n un aprendizaje en lo que se refiere a las questions del amor y el sexo. Existent dos mujeres en la vida de Claudio: Elena Oyanguren, una paciente del Sanatorio Olavegoya que padece de tuberculosis y Leonor Uscovilca, una cholita serrana, cuyo apellido revela claramente su procedencia andina.





89


Cada una represents un mundo claramente diferenciado. Mientras Elena simboliza la culture occidental, Leonor la culture andina. A lo largo de la narraci6n, Claudio se debatird entre la atracci6n que senate por Elena Oyanguren y el amor que senate por Uonor Uscovilca. Sin embargo, solo serd con la viuda Awapara que nuestro personae cumplirA su rito de iniciaci6n sexual.

Elena Oyanguren es una mujer de unos veintise'ls an-os que lleg6 al sanatorio en Junio del 44 torque sufrfa de tuberculosis y tuvo que volver a fines del 45 torque "portaba todavfa en un rinc6n de sus pulmones las manchas pequefias y oscuras que le habfa causado la enfermedad." A pesar del mal que padece, no hay nada trdgico en ella: es posiblemente "la mujer mds hermosa" que ha visto la sierra del Per6 (245), es bella, elegant, sensual, y a pesar de la enfermedad que sufre, es considered "la reina de belleza en el sanatorio, y Ilamada [ ... ] por algunos la troyana (267). Para Claudio Elena Oyanguren "es como un eco y transfiguraci6n de la Elena hom6rica" (188). Desde que la vio por primer vez Claudio quiso saber "todo lo que se relacionaba con su persona: su nombre, de d6nde procedfa, en que se ocupaba antes de enfermarse, cuddles eran sus aficiones, y asf c6mo era su habitaci6n en el sanatorio y como sus curas de repose en las galerfas de su pabell6n" (314). Claudio piensa constantemente en ella. Piensa "en el olor a sAndalo y piensa que a veces se senate en la sala de tfa Rosa" y piensa en ella (187). LEnamorado? Le pregunta un dfa su hermana Laurita. Sf, le contest Claudio, conscience de que no tiene "ninguna esperanza" (249).

Leonor, por su parte, es una muchachita de catorce afios que vive en Yauli pero que va casi todos los dominos a la ciudad de Jauja para "efectuar compras en la feria"

(47). Claudio piensa constantemente en ella. Cuando no la puede ver le describe carts.





90


Leonor le hace recorder a Claudio "el aroma del junco, de la retama, de la ropa reci6n lavada en agua de Puquio, y de esas flores que venden en la 6poca de la fiesta de la herranza" (187). A Leonor tambi6n le gustan la mdsica andina y los huaynos, y le ha confesado a Claudio que de nifia ella cantaba en la estancia cantos de la herranza y le daban a tocar ese tamborcito "que Ilamamos tinya" (153).

De nifia Leonor habfa vivid en Janchiscocha:

ese lugar tan lejano y de mdgico nombre. El sitio de las siete laguna
donde se refugi6, segdn Marcelina, el amaru blanco de las alas Ilameantes,
que a veces se asoma a la gorilla, con la esperanza de ver por fin a lo lejos
la flor del rocfo y de la escarcha, la sullawayta. Quizd td has visto a ese
animal mftico, como en suefios, alzarse del agua al. amanecer, o en las
notches, como un comet. Td eres esa flor blanca, hermosa... (370)

Es a rafz de este vfficulo de Leonor con Janchiscocha que habfa resurgido en Claudio el recuerdo de los mitos y leyendas que le narraba Marcelina, leyendas que Leonor tambi6n conoce (44). Para Claudio Leonor es como, la sullawayta, "como rocfo, como luz, como arco iris" (152).

La relaci6n con Leonor, sin embargo, no es una relaci6n fdcil. Por un lado,

Leonor no vive en Jauja por lo que los encuentros con Claudio se limitan a las visits que ella hace a la ciudad para. compare algunas provisions y al intercambio de mensajes que se envfan mientras ella estd ausente. Por otro, Claudio es incapaz de asumir la relaci6n ya que teme la burla de sus amigos Felipe, Tito y Julepe quienes no habrfan comprendido su amor por la muchachita de Yauli que a veces usa monillo, lliclla y polleras. El silencio en torno a su romance se extended a su hermana Laurita con quien parecfa tener tanta afinidad, lo que dernuestra la inseguridad de nuestro protagonist respect softener un relacionarniento con una "cholita."




Full Text

PAGE 1

,'(17,'$'(6 0(67,=$6 81$ $352;,0$&,21 $ /$ 2%5$ '( ('*$5'2 5,9(5$ 0$57,1(= /$85$ 5,(6&2 < =(,1 =255,//$ %\ 0$57+$ &8%$&521./(721 $ ',66(57$7,21 35(6(17(' 72 7+( *5$'8$7( 6&+22/ 2) 7+( 81,9(56,7< 2) )/25,'$ ,1 3$57,$/ )8/),//0(17 2) 7+( 5(48,5(0(176 )25 7+( '(*5(( 2) '2&725 2) 3+,/2623+< 81,9(56,7< 2) )/25,'$

PAGE 4

$&.12:/('*0(176 7KLV GLVVHUWDWLRQ FRXOG QRW KDYH EHHQ SUHSDUHG ZLWKRXW WKH DVVLVWDQFH RI PDQ\ SHRSOH DOO RI ZKRVH FRQWULEXWLRQ LV DFNQRZOHGJHG ZLWK JUDWLWXGH 0\ FRPPLWWHH FKDLU 'U $QGUV $YHOODQHGD JXLGHG PH WKURXJKRXW WKH GLVVHUWDWLRQ SURFHVV +LV HQFRXUDJHPHQW DQG KHOS SDUWLFXODUO\ ZKHQ ZDV LQ %UD]LO DQG %ROLYLD LV VLQFHUHO\ DSSUHFLDWHG DP DOVR JUDWHIXO WR WKH RWKHU FRPPLWWHH PHPEHUV 'UV 5H\QDOGR -LPQH] 'LDQH 0DUWLQJ DQG 7RQ\ 2OLYHU 6PLWK IRU WKHLU WHDFKLQJV VXJJHVWLRQV DQG LQVLJKWV DW GLIIHUHQW VWDJHV RI WKLV ZRUN SDUWLFXODUO\ DSSUHFLDWH :DVKLQJWRQ 'HOJDGR D GHDU IULHQG ZKR LQWURGXFHG PH WR 0DQXHO %DTXHUL]R RQH RI WKH SHUVRQV ZKR KDV EHHQ NH\ WR WKH ZULWLQJ RI WKLV GLVVHUWDWLRQ :LWKRXW 0DQXHOfV HQFRXUDJHPHQW DGYLFH DQG DVVLVWDQFH FRXOG KDYH QHYHU ILQLVKHG LW ZRXOG DOVR OLNH WR WKDQN WKH YDULRXV ZULWHUV ZKR ZHUH NLQG HQRXJK WR ZHOFRPH PH LQ WKHLU KRPHV WR RIIHU JXLGDQFH (GJDUGR 5LYHUD 0DUWLQH] 0LJXHO *XWLUUH] 7XOLR 0RUD 3RUILULR 0HQHVHV DQG 7RP£V (VFDMDGLOOR 6SHFLDO WKDQNV WR 5LFDUGR *RQ]£OH] 9LJLO IRU VSHQGLQJ D FRQVLGHUDEOH DPRXQW RI WLPH RQ WKH SKRQH ZLWK PH HYHQ WKRXJK KH ZDV VR EXV\ 3DUWLFXODU WKDQNV WR =HQ =RUULOOD ZKR QRW RQO\ SURYLGHG PH ZLWK YDOXDEOH LQIRUPDWLRQ EXW ZLWK WHDFKLQJV WKDW VKDOO QHYHU IRUJHW +LV IULHQGVKLS DQG VXSSRUW KDYH IRUHYHU FKDQJHG P\ RXWORRN RQ OLIH DQG OLWHUDWXUH LLL

PAGE 5

, DOVR WKDQN WKH ZKROH EXQFK RI IULHQGV ZLWK ZKRP KDYH VKDUHG WKH XSV DQG GRZQV RI OLIH &ULVWLQD (VSLQR]D .HQ 0HDVH 0DULDQQH 6FKPLQN %HONLV 6XDUH] DQG *DU\ 6KDHII DQG VSHFLDOO\ WKRVH ZKR SURYLGHG OLEUDU\ KHOS ZKLOH ZDV LQ %UD]LO 6DPDQWKD 6WRQH 1RHPL 3RUUR DQG 5LFKDUG :DOODFH )LQDOO\ ZRXOG OLNH WR WKDQN P\ SDUHQWV DQG P\ VLVWHU IRU WKHLU HQFRXUDJHPHQW DQG WKHLU QHYHUIDLOLQJ VXSSRUW 0RVW RI DOO ZDQW WR WKDQN P\ KXVEDQG 3HWHU IRU KLV ORYH DQG HQFRXUDJHPHQW WKURXJKRXW WKH ORQJ ZULWLQJ SURFHVV LY

PAGE 6

7$%/( 2) &217(176 JDJH $&.12:/('*0(176 LLL $%675$&7 YLL &$3,78/26 ,1752'8&&,21 81 0(67,=$-( ',)(5(17( (O PHVWL]DMH \ HO GLVFXUVR GH OD LGHQWLGDG QDFLRQDO HQ $PULFD /DWLQD (O GLVFXUVR GH OD GLIHUHQFLD (O PHVWL]DMH UHYLVLWDGR ,1',26 2 0(67,=26" (O PHVWL]DMH HQ HO SHQVDPLHQWR VRFLDO SHUXDQR D SULQFLSLRV GHO 6LJOR ;; 0DQXHO *RQ]£OH] 3UDGD /D JHQHUDFLQ GHO (O GLVFXUVR LQGLJHQLVWD /D SROPLFD GHO LQGLJHQLVPR /D YLVLQ GH ODV FLHQFLDV VRFLDOHV /RV HVWXGLRV GH -RV 0DUD $UJXHGDV /D FKROLILFDFLQ GHO 3HU /D PLJUDFLQ \ HO PLJUDQWH &RQFOXVLRQHV (/ 0(67,=$-( (1 /$ /,7(5$785$ 3(58$1$ (O PHVWL]DMH HQ OD SRHVD (O FKROLVPR +RUD =HUR *HQHUDFLRQHV GH ORV \ (O PHVWL]DMH HQ OD QDUUDWLYD &LUR $OHJUD \ -RV 0DUD $UJXHGDV /D ILJXUD GH -RV 'LH] &DQVHFR /D *HQHUDFLQ GHO (O JUXSR QDUUDFLQ Y

PAGE 7

/D *HQHUDFLQ GH ORV RFKHQWD &RQFOXVLRQHV (/ 0(67,=2 -$8-,12 3DV GH -DXMD /D PVLFD \ ODV ILHVWDV /D PLWRORJD /DV YRFHV GLVRQDQWHV (O DPRU (O SULQFLSLR GH XQ PXQGR QXHYR &RPHQWDULRV ILQDOHV 6(5 08-(5 < 0(67,=$ ;LPHQD GH GRV FDPLQRV /DV GLIHUHQFLDV VRFLDOHV /D RSRVLFLQ FRVWDVLHUUD &XOWXUD DQGLQD YV FXOWXUD RFFLGHQWDO (O GHVFXEULPLHQWR GH OR TXH VLJQLILFD VHU PXMHU (O OHYDQWDPLHQWR &RQFOXVLRQHV (/ 0(67,=2 0,*5$17( 'RV P£V SRU &KDUO\ 2UJHQHV \ FDUDFWHUVWLFDV GH OD PLJUDFLQ GH &KDUO\ /D HVFLVLQ GH &KDUO\ /DV PHOOL]DV GH +XDJXLO /D FDUD H[LWRVD GH OD PLJUDFLQ (O DSHJR D OD WUDGLFLQ 8QD OX] HQ PHGLR GH OD RVFXULGDG &RQFOXVLRQHV &20(17$5,26 ),1$/(6 /,67 2) 5()(5(1&(6 %,2*5$3+,&$/ 6.(7&+ YL

PAGE 8

$EVWUDFW RI 'LVVHUWDWLRQ 3UHVHQWHG WR WKH *UDGXDWH 6FKRRO RI WKH 8QLYHUVLW\ RI )ORULGD LQ 3DUWLDO )XOILOOPHQW RI WKH 5HTXLUHPHQWV IRU WKH 'HJUHH RI 'RFWRU RI 3KLORVRSK\ ,'(17,'$'(6 0(67,=$6 81$ $352;,0$&,21 $ /$ 2%5$ '( ('*$5'2 5,9(5$ 0$57,1(= /$85$ 5,(6&2 < =(,1 =255,//$ %\ 0DUWKD &XED&URQNOHWRQ $XJXVW &KDLUPDQ $QGUV 2 $YHOODQHGD 0DMRU 'HSDUWPHQW 5RPDQFH /DQJXDJHV DQG /LWHUDWXUHV 7KH REMHFWLYH RI WKLV WKHVLV LV WR DQDO\]H WKH LPDJH RI PHVWL]DMH SRUWUD\HG E\ WKUHH 3HUXYLDQ QRYHOLVWV (GJDUGR 5LYHUD 0DUWLQH] /DXUD 5LHVFR DQG =HQ =RUULOOD (DFK RI WKHVH ZULWHUV SUHVHQWV D XQLTXH SHUVSHFWLYH RQ K\EULGLW\ KHWHURJHQHLW\ DQG LGHQWLW\ $ FDUHIXO DQDO\VLV RI WKHLU ZRUNV DOORZV XV WR LGHQWLI\ WKUHH GLVWLQFW DQG VRPHWLPHV FRQWUDGLFWRU\ YLHZV RQ PHVWL]DMH 2ULJLQDOO\ WKH WHUP PHVWL]DMH ZDV XVHG WR GHVFULEH WKH UDFLDO PL[WXUH WKDW ZDV SURGXFHG E\ WKH &RQTXHVW RI WKH 1HZ :RUOG E\ WKH 6SDQLDUGV $V D ELRORJLFDO SURFHVV LW KDV XVXDOO\ UHIHUUHG WR WKH PL[WXUH RI WZR GLVWLQFW UDFLDO JURXSV ZKHUHDV FXOWXUDO PHVWL]DMH DGGV FXOWXUDO WUDLWV WR ELRORJLFDO HOHPHQWV 'XULQJ WKH QLQHWHHQWK DQG WZHQWLHWK FHQWXULHV PHVWL]DMH IRUPHG DQ LQWHJUDO SDUW RI WKH GLVFRXUVHV RI QDWLRQDO LGHQWLW\ SUHYDOHQW DPRQJ HOLWHV LQ /DWLQ $PHULFD ,W ZDV VHHQ DV WKH PHDQV WR DFKLHYLQJ QDWLRQDO FRQVROLGDWLRQ 9,,

PAGE 9

5HFHQWO\ WKH FRQFHSW RI PHVWL]DMH KDV FRPH XQGHU KHDY\ VFUXWLQ\ ZLWKLQ WKH ILHOG RI FXOWXUDO VWXGLHV ,W LV VWLOO VHHQ DV D WHUP KLJKOLJKWLQJ D IXVLRQ RI PXOWLSOH FXOWXUDO UDFLDO DQG QDWLRQDO GLIIHUHQFHV +RZHYHU SURSRVH WKDW ZH ORRN DW WKLV FRQFHSW ZLWK QHZ H\HV 0HVWL]DMH KDV EHHQ D UHDOLW\ LQ /DWLQ $PHULFD WKDW KDV QRW DOZD\V UHVXOWHG LQ KRPRJHQHLW\ 0HVWL]DMH KDV EHHQ FRQIOLFWLYH DQG KDV QRW QHFHVVDULO\ UHVXOWHG LQ WKH IXVLRQ RI GLIIHUHQW FXOWXUHV DUJXH WKDW FRQWHPSRUDU\ ZULWHUV GR QRW SUHVHQW D KRPRJHQRXV PHVWL]DMH LGHQWLW\ EXW LQVWHDG WKDW VHYHUDO PHVWL]R LGHQWLWLHV RIWHQ LQ FRQIOLFW ZLWK RQH DQRWKHU FDQ EH LGHQWLILHG (GJDUGR 5LYHUD 0DUWLQH] FOHDUO\ SUHVHQWV WKH PRVW RSWLPLVWLF SHUVSHFWLYH RQ PHVWL]DMH LQ 3HUXYLDQ ILFWLRQ XS WR WKH SUHVHQW +LV QRYHO 3DV GH -DXMD FHOHEUDWHV WKH WZR FXOWXUDO WUDGLWLRQV $QGHDQ DQG :HVWHUQ WKDW FKDUDFWHUL]H 3HUX 5LYHUD 0DUWLQH] SURSRVHV D WKHVLV WKDW LV FOHDU DQG VWUDLJKWIRUZDUG 0HVWL]DMH UHSUHVHQWV D PHDQV RI UHVROYLQJ FRQIOLFWV WKDW KDYH DIIOLFWHG 3HUXYLDQ VRFLHW\ VLQFH WKH &RQTXHVW /DXUD 5LHVFR GRHV QRW VKDUH WKH VDPH SHUVSHFWLYH FRQFHUQLQJ PHVWL]DMH $V LQ WKH FDVH RI 5LYHUD 0DUWLQH] KHU QRYHO ;LPHQD GH GRV FDPLQRV DQDO\]HV WKH DWWHPSWV WR ILQG D PLGGOH URDG EHWZHHQ WKH WZR FXOWXUHV +RZHYHU IRU 5LHVFR PHVWL]DMH SURGXFHV IUDJPHQWHG SHUVRQDOLWLHV XQDEOH WR IXQFWLRQ LQ WKH FXOWXUDO ZRUOGV WKDW FUHDWHG WKHP 7KH SHUVSHFWLYH RI PHVWL]DMH SUHVHQWHG E\ =HQ =RUULOOD GLIIHUV FRQVLGHUDEO\ IURP WKDW RI 5LYHUD 0DUWLQH] DQG 5LHVFR LQ WKDW KLV SURWDJRQLVWVf GLOHPPDV DUH URRWHG LQ WKH WUDQVIRUPDWLRQ RI WUDGLWLRQDO $QGHDQ VRFLHWLHV =RUULOODfV LV QRW DQ RSWLPLVWLF YLHZ RI 3HUXfV IXWXUH ,Q KLV RSLQLRQ PHVWL]R LQGLYLGXDOV IDFH WKUHH SRVVLEOH RXWFRPHV IUDJPHQWDWLRQ DFFXOWXUDWLRQ RU OR\DOW\ WR WKH $QGHDQ ZRUOG

PAGE 10

,Q FRQFOXVLRQ WKUHH GLVWLQFW LPDJHV UHJDUGLQJ PHVWL]DMH KDYH EHHQ LGHQWLILHG LQ WKH ILFWLRQ RI WKHVH WKUHH DXWKRUV PHVWL]DMH DV WKH VXFFHVVIXO QHJRWLDWLRQ RI YDOXHV DOORZLQJ D GLDORJXH EHWZHHQ GLIIHUHQW FXOWXUHV PHVWL]DMH DV D VWLJPD WKDW JHQHUDWHV QRW RQO\ IULFWLRQV DPRQJ FXOWXUHV EXW DOVR IUDJPHQWDWLRQ DQG FRQIXVLRQ DQG PHVWL]DMH DV WKH SDUWLDO ORVV RI FXOWXUDO LGHQWLW\ ,Q RWKHU ZRUGV LW LV D SURFHVV RI DFFXOWXUDWLRQ ,;

PAGE 11

&$3,78/2 ,1752'8&&,21 (VWD WHVLV SUHWHQGH DEDUFDU \ HVWXGLDU OD YLVLQ GHO PHVWL]DMH HQ WUHV DXWRUHV SHUXDQRV (GJDUGR 5LYHUD 0DUWQH] /DXUD 5LHVFR \ =HQ =RUULOOD &DGD XQR D VX PDQHUD RIUHFH XQD YLVLQ \ XQD YHUVLQ SURSLD DO WSLFR GH OD PH]FOD GHO VXMHWR KEULGR GH OD LGHQWLGDG 6XV REUDV SHUPLWHQ DSUHFLDU WUHV SRVLFLRQHV GLIHUHQWHV \ D YHFHV FRQWUDSXHVWDV UHVSHFWR DO WHPD &RPR SURFHVR ELROJLFR HO PHVWL]DMH VH KD UHIHULGR D OD IXVLQ DUPQLFD GH GRV JUXSRV UDFLDOHV GLIHUHQWHV (O PHVWL]DMH FXOWXUDO KD FRQWHPSODGR HO LQWHUFDPELR GH LQIOXHQFLDV \ SURGXFWRV FXOWXUDOHV HQWUH DPEDV UHDOLGDGHV HQWUH DPERV JUXSRV UDFLDOHV 3HUR HO PHVWL]DMH QR VH OLPLWD D HVWRV GRV VLJQLILFDGRV 7DPELQ FRQVWLWX\ OD LGHRORJD RILFLDO GH ODV HOLWHV ODWLQRDPHULFDQDV GH ILQHV GHO VLJOR ;,; \ SULQFLSLRV GHO ;; TXLHQHV FRQVLGHUDURQ OD IXVLQ DUPQLFD GH ODV SDUWHV FRPR HO FDPLQR LGQHR TXH OHV SHUPLWLUD DOFDQ]DU XQD FRPXQLGDG HVWDEOH H LQWHJUDGD (VWH FRQFHSWR GH PHVWL]DMH LPSOLFDED TXH OR VXEDOWHUQR SRU OR JHQHUDO OR LQGJHQD HUD DVLPLODGR R VXEVXPLGR SRU OD FXOWXUD GRPLQDQWH /D SUHVHQWH WHVLV GHMD GH ODGR OD FDUJD LGHROJLFD KRPRJHQHL]DQWH GHO PHVWL]DMH \ SURSRQH TXH HQ OD ILFFLQ GH HVWRV WUHV DXWRUHV QR VH SUHVHQWD XQD VROD \ QLFD LGHQWLGDG PHVWL]D VLQR YDULDV LGHQWLGDGHV PHVWL]DV TXH RSHUDQ GH DFXHUGR D OD VLWXDFLQ TXH WLHQHQ ORV VXMHWRV IUHQWH D RWUDV FXOWXUDV /DV QRYHODV PDWHULD GH HVWXGLR IXHURQ VHOHFFLRQDGDV WHQLHQGR HQ FXHQWD WUHV FRQVLGHUDFLRQHV LPSRUWDQWHV (Q SULPHU OXJDU FRPSDUWHQ HO WHPD GH OD GXDOLGDG FXOWXUDO

PAGE 12

QRV UHPLWHQ D XQD UHDOLGDG VRFLDO \ KXPDQD SDUWLFXODU GHO 3HU 6RQ QRYHODV GRQGH VH GHEDWH HO 3HU \ HO SHUXDQR FRPR SUREOHPD \ SRVLELOLGDG (Q VHJXQGR OXJDU VRQ QRYHODV UHODWLYDPHQWH UHFLHQWHV \D TXH WRGDV HOODV IXHURQ SXEOLFDGDV HQ OD GFDGD GH ORV (VWR VLJQLILFD TXH OD JHVWLQ \ HVFULWXUD GH OD PD\RU SDUWH GH HOODV WXYR OXJDU GXUDQWH XQR GH ORV SHURGRV P£V YLROHQWRV GHO 3HUX 3DV GH -DXMD ;LPHQD GH GRV FDPLQRV 'RV P£V SRU &KDUO\ /DV PHOOL]DV GH +XDJXLO f (Q WHUFHU OXJDU IXHURQ HVFULWDV SRU QDUUDGRUHV GH SURYLQFLD (GJDUGR 5LYHUD 0DUWQH] \ /DXUD 5LHVFR VRQ GHO 9DOOH GHO 0DQWDUR XELFDGR HQ ORV $QGHV FHQWUDOHV GHO 3HU \ =HLQ =RUULOOD GHO GHSDUWDPHQWR GH +XDQFDYHOLFD (VWD WHVLV GRFWRUDO FRQVWD GH RFKR FDSWXORV (O VHJXQGR FDSWXOR f8Q PHVWL]DMH GLIHUHQWHf HIHFWD XQ UHSDVR GH ODV WUDQVIRUPDFLRQHV GHO GLVFXUVR GHO PHVWL]DMH D QLYHO ODWLQRDPHULFDQR \D TXH VH KDFH QHFHVDULR SUHFLVDU HO VHQWLGR \ FRQQRWDFLRQHV TXH HVWH WHPD KD WHQLGR D OR ODUJR GH VX KLVWRULD $VLPLVPR VH SUHVHQWD HO PDUFR WHULFR GHQWUR GHO FXDO VH LQVHUWD HO SUHVHQWH HVWXGLR (Q HO PLVPR VRQ GLVFXWLGRV ORV FRQFHSWRV GH DFXOWXUDFLQ WUDQVFXOWXUDFLQ KLEULGH] H KHWHURJHQHLGDG SDUD SRGHU DFHUFDUVH D OD FRPSOHMLGDG GHO PHVWL]DMH /D QRFLQ GHO PHVWL]DMH HQ HO £PELWR SROWLFR SHUXDQR DV FRPR OD LPSRUWDQFLD TXH FREUD HVWH IHQPHQR HQ ODV FLHQFLDV VRFLDOHV D UD] GH ORV IOXMRV PLJUDWRULRV TXH HPSH]DURQ D DFUHFHQWDUVH D SDUWLU GH OD GFDGD GH ORV FXDUHQWD HV DQDOL]DGR HQ HO &DSWXOR f,QGLRV R PHVWL]RV"f &RPR VH SRGU£ DSUHFLDU HQ HO 3HU HO WHPD GHO PHVWL]DMH KD JHQHUDGR D OR ODUJR GH VX H[LVWHQFLD ODV P£V GLYHUVDV RSLQLRQHV 6X GLVFXVLQ HQ HO £PELWR GH OD SROWLFD QDFLRQDO KD HVWDGR QWLPDPHQWH YLQFXODGD DO SUREOHPD GHO LQGLR 'HVGH 0DQXHO *RQ]£OH] 3UDGD SDVDQGR SRU OD *HQHUDFLQ GHO \ OD *HQHUDFLQ GHO

PAGE 13

&HQWHQDULR VH SODQWHDURQ GLIHUHQWHV LP£JHQHV GHO 3HU TXH GH DOJXQD PDQHUD X RWUD LPSOLFDEDQ GLIHUHQWHV YDULDQWHV GHO PHVWL]DMH 0LHQWUDV TXH D SULQFLSLR GH VLJOR HO GHEDWH VH FHQWUDED HQ HO PHVWL]DMH FRPR LGHRORJD FRPR SUR\HFWR SROWLFR HQ OD VHJXQGD SDUWH GHO VLJOR HO GHEDWH VH FHQWUD HQ HO PHVWL]DMH FRPR SURFHVR FRPR SDUWH LQWHJUDO GHO GHVDUUROOR GHO SDV /RV HVFULWRUHV HQ HO 3HU QR VH KDQ PDQWHQLGR DO PDUJHQ GHO IHQPHQR GH OD PLJUDFLQ \ ODV FRQVHFXHQFLDV TXH VWD KD WHQLGR HQ OD VRFLHGDG SHUXDQD 3DXODWLQDPHQWH HO FXDGUR GH OD QDUUDWLYD VH KD LGR OOHQDQGR GH QXHYRV SURWDJRQLVWDV PLJUDQWHV SURYLQFLDQRV R FKRORV TXH DEDQGRQDEDQ OD VLHUUD FRQ OD HVSHUDQ]D GH HQFRQWUDU XQ IXWXUR PHMRU HQ OD FLXGDG (Q HVWH VHQWLGR HO &DSWXOR f(O PHVWL]DMH HQ OD OLWHUDWXUD SHUXDQDf SUHWHQGH GHPRVWUDU FPR HO WHPD GHO PHVWL]DMH QR VOR QR KD SHUGLGR LPSRUWDQFLD VLQR TXH FRQVWLWX\H HO HMH GH XQ QPHUR GH QRYHODV \ FXHQWRV TXH KDQ DSDUHFLGR D OR ODUJR GH HVWD GFDGD (O TXLQWR FDSWXOR GH HVWD WHVLV f(O PHVWL]R MDXMLQRf DQDOL]D OD QRYHOD 3DV GH -DXMD GH (GJDUGR 5LYHUD 0DUWQH] 6LQ OXJDU D GXGDV HVWD QRYHOD RIUHFH OD YLVLQ P£V IHOL] GHO PHVWL]DMH TXH VH KD\D SUHVHQWDGR HQ OD OLWHUDWXUD SHUXDQD KDVWD HO PRPHQWR (Q VX REUD HV SRVLEOH OD FRQMXQFLQ GH ODV GRV JUDQGHV YHUWLHQWHV FXOWXUDOHV DQGLQD \ RFFLGHQWDO TXH FDUDFWHUL]DQ DO 3HU (Q OD -DXMD GH HVWH DXWRU ODV FXOWXUDV VH VLQWHWL]DQ HQ XQ IUDQFR SURFHVR GH PHVWL]DMH (VWD YLVLQ GHO PHVWL]DMH VH FRQWUDSRQH D OD SUHVHQWDGD SRU /DXUD 5LHVFR &RPR VH SRGU£ DSUHFLDU HQ HO &DSWXOR f6HU PXMHU \ PHVWL]Df OD SURWDJRQLVWD GH OD QRYHOD ;LPHQD GH GRV FDPLQRV QR HV FDSD] GH LQWHJUDU ORV GRV PXQGRV FXOWXUDOHV TXH OH KD WRFDGR YLYLU 6L ELHQ HO PHQVDMH QR HV WDQ DOHQWDGRU FRPR HO GH (GJDUGR 5LYHUD 0DUWQH]

PAGE 14

OD REUD GH HVWD DXWRUD HV LPSRUWDQWH SRUTXH SRU SULPHUD YH] WLHQH FRPR SURWDJRQLVWD D XQD QLD (V GHFLU VH SUHVHQWD OD YLVLQ IHPHQLQD GHO PHVWL]DMH (O VSWLPR FDSWXOR f(O PHVWL]R PLJUDQWHf DQDOL]D ODV QRYHODV FRUWDV 'RV P£V SRU &KDUO\ \ /DV PHOOL]DV GH +XDJXLO GH =HQ =RUULOOD 3DUD HVWH DXWRU HO FRQIOLFWR TXH DIURQWDQ ORV SHUVRQDMHV TXH YLYHQ HQWUH GRV FXOWXUDV WLHQH VX P£V SURIXQGD UD] HQ OD WUDQVIRUPDFLQ GH ODV VRFLHGDGHV DQGLQDV &RPR VH YHU£ HQ HVWH FDSWXOR HO DXWRU QR YLVOXPEUD XQ IXWXUR WDQ RSWLPLVWD SDUD DTXHOORV VXMHWRV TXH GHEHQ YLYLU OD GXDOLGDG FXOWXUDO )LQDOPHQWH HO &DSWXOR SUHVHQWD ODV FRQFOXVLRQHV GH HVWD WHVLV /DV REUDV HVWXGLDGDV SHUPLWHQ DSUHFLDU TXH VH GDQ WUHV SRVLFLRQHV UHVSHFWR DO WHPD GHO PHVWL]DMH /D SULPHUD SRVLFLQ FRQWHPSOD DO PHVWL]DMH FRPR HO IHOL] HQFXHQWUR GH FXOWXUDV /D VHJXQGD FRPR XQ HVWLJPD TXH JHQHUD VXMHWRV GH SHUVRQDOLGDG IUDJPHQWDGD LQFDSDFHV GH HQFRQWUDU XQ FDPLQR HQWUH ORV GRV PXQGRV FXOWXUDOHV TXH ORV FDUDFWHUL]DQ \ OD WHUFHUD FRPR XQ SURFHVR GH DFXOWXUDFLQ

PAGE 15

&$3,78/2 81 0(67,=$-( ',)(5(17( 5HFLHQWHPHQWH ORV HVWXGLRV FXOWXUDOHV ODWLQRDPHULFDQRV KDQ PRGLILFDGR OD SHUVSHFWLYD GH DQ£OLVLV \ HVWXGLR GH OD FXOWXUD ODWLQRDPHULFDQD (Q OXJDU GH DSUR[LPDFLRQHV WRWDOL]DQWHV VWRV KDQ DELHUWR ODV SXHUWDV D QRFLRQHV TXH SHUPLWHQ DFHUFDUVH D OD FXOWXUD GH OD UHJLQ GH XQD IRUPD DFRUGH FRQ VX UHDOLGDG (V HQ HO PDUFR GH HVWH FRQWH[WR TXH VXUJHQ GLVFXVLRQHV \ QXHYDV SURSXHVWDV WDQWR HQ HO FDPSR GH OD OLWHUDWXUD FRPR HQ HO GH OD DQWURSRORJD TXH VH FRQVWLWX\HQ IXQGDPHQWDOHV SDUD OD UHDOL]DFLQ GH HVWH WUDEDMR (O LQWHUV SRU OR KEULGR \ KHWHURJQHR UHVSRQGH VLQ OXJDU D GXGDV DO KHFKR TXH fYLYLPRV HQ XQ SODQHWD LQWHUQDFLRQDOL]DGR HQ HO TXH OD UHGXFFLQ GH ODV GLVWDQFLDV PHGLDQWH OD UDSLGH] GHO WUDQVSRUWH R OD IOXLGH] GH ODV FRPXQLFDFLRQHV KDFH LQHYLWDEOH OD SHUFHSFLQ GH ODV GLIHUHQFLDV \ GH OD PXOWLSOLFLGDG GH ODV LQWHUFRQH[LRQHV \ GH ORV SURFHVRV GH LQWHUDFFLQ FXOWXUDOf *DUFD %HGR\D f 6L ELHQ VH WUDWD GH FRQFHSWRV TXH VH KDQ SXHVWR GH PRGD HQ ORV OWLPRV YHLQWH DRV FRQYLHQH UHVDOWDU TXH WRGRV HVWRV IHQPHQRV HVWXGLDGRV KR\ HQ GD FRPR OD KLEULGDFLQ QR VRQ QXHYRV &RPR ELHQ OR VHDOD 5LWD GH *UDQGLV f\D HQ 5REHUW 3DUN (VWH HVWXGLR QR VH DWLHQH D FDWHJRUDV HVWULFWDPHQWH OLWHUDULDV \ P£V ELHQ LQFRUSRUD FDWHJRUDV GH OD DQWURSRORJD \ RWUDV FLHQFLDV VRFLDOHV TXH SHUPLWDQ XQD OHFWXUD GLIHUHQWH

PAGE 16

>@ KDEODED GHO fKEULGR FXOWXUDOf HVSHFILFDPHQWH UHILULQGRVH DO IHQPHQR GH PLJUDFLQ KXPDQD \ DO HVWDWXWR GHO LQGLYLGXR PDUJLQDOf 6LQ HPEDUJR QR VLHPSUH VH GLR HVWH LQWHUV SRU OD PH]FOD SRU OR KHWHURJQHR SRU OR KEULGR 0£V ELHQ ODV VRFLHGDGHV ODWLQRDPHULFDQDV EXVFDEDQ DOFDQ]DU XQ PHVWL]DMH UDFLDO \ FXOWXUDO TXH WHQGD D OD FUHDFLQ GH XQ SURGXFWR KRPRJQHR \ QLFR FRQVLGHUDGR FRPR UHTXLVLWR LQGLVSHQVDEOH SDUD ORJUDU OD FRQVWLWXFLQ GH OD FRPXQLGDG LPDJLQDGD (Q OD H[SRVLFLQ TXH VLJXH HIHFWXDU XQD UHYLVLQ GH ORV SULQFLSDOHV SRVWXODGRV HQ WRPR DO PHVWL]DMH D QLYHO ODWLQRDPHULFDQR (O PHVWL]DMH \ HO GLVFXUVR GH OD LGHQWLGDG QDFLRQDO HQ $PULFD /DWLQD &RPR IHQPHQR ELROJLFR HO PHVWL]DMH VH LQLFLD HQ OD UHJLQ ODWLQRDPHULFDQD FRQ HO DUULER GH ORV QDYHJDQWHV KLVSDQRV D ODV $QWLOODV (Q XQ SULQFLSLR HVWH FRQFHSWR KDFD UHIHUHQFLD D OD PH]FOD UDFLDO HQ HO VHQWLGR GH OD JHQWLFD GH SREODFLRQHV &RQ HO WUDQVFXUVR GHO WLHPSR VH OH KD GDGR XQD FRQQRWDFLQ FXOWXUDO D H[SHQVDV GHO HQIRTXH ELROJLFR TXH WXYR HQ VXV RUJHQHV (VWH PHVWL]DMH FXOWXUDO fFRPSUHQGH KR\ D JUXSRV UDFLDOPHQWH QR PHVWL]RV FRPR OR VRQ PXFKDV FRPXQLGDGHV LQGJHQDV GH ORV $QGHV HQ %ROLYLD 3HU \ (FXDGRUf $QVD f 3HUR HO PHVWL]DMH QR VH OLPLWD D HVWRV GRV VLJQLILFDGRV (O PHVWL]DMH WDPELQ FRQVWLWX\ XQ GLVFXUVR SROWLFR TXH HVWXYR VXMHWR D XQD VHULH GH PRGLILFDFLRQHV FRQ HO FRUUHU GHO WLHPSR 0DUWQH] (FKD]£EDO f0HVWL]DMHf f 'XUDQWH HO VLJOR ;,; HO 5LWD 'H*UDQGLV f,QFXUVLRQHV HQ WRPR D OD KLEULGDFLQ XQD SURSXHVWD SDUD GLVFXVLQ GH OD PHGLDFLQ OLJXLVWLFD GH %DMWLQ D OD PHGLDFLQ VLPEOLFD GH &DQFOLQLf /DWLQ $PHULFDQ 6WXGLHV $VVRFLDWLRQ 7KH 6KHUDWRQ :DVKLQJWRQ :DVKLQJWRQ '& 6HSWHPEHU (VWD VHFFLQ QR SUHWHQGH HIHFWXDU XQ UHYDORUDFLQ GHO HQVD\R KLVSDQRDPHULFDQR VLQR P£V ELHQ GDU XQD LGHD JHQHUDO HQ WRPR D OD FXHVWLQ TXH QRV LQWHUHVD

PAGE 17

PHVWL]DMH IXH XQ WHPD UHFXUUHQWH TXH VH KDOODED QWLPDPHQWH YLQFXODGR D OD EVTXHGD GH OD LGHQWLGDG ODWLQRDPHULFDQD 0£V WDUGH GXUDQWH HO SHURGR GH FRQVROLGDFLQ QDFLRQDO \ PRGHUQL]DFLQ f HO PHVWL]DMH VH UHILUL DO FDU£FWHU QDFLRQDO OR FXEDQR OR PH[LFDQR OR EUDVLOHRf /D FXHVWLQ GH OD LGHQWLGDG ODWLQRDPHULFDQD KD UHSUHVHQWDGR XQD SUHRFXSDFLQ UHFXUUHQWH GHVGH OD FRQTXLVWD HVSDROD (VWD SUHRFXSDFLQ SRU VDEHU TXLQHV VRPRV VH DFHQWX D SDUWLU GH ORV HVIXHU]RV SRU GHVOLJDUVH GH OD WUDGLFLQ KLVS£QLFD KHUHGDGD (Q VX f&DUWD GH -DPDLFDf f 6LPQ %ROYDU VRVWHQD UHVSHFWR D ORV FULROORV QRPEUH TXH VH OH GLR D ORV PHVWL]RV GDGR TXH HVWH QRPEUH HUD PX\ SHMRUDWLYRf fVRPRV XQ SHTXHR JQHUR KXPDQR SRVHHPRV XQ PXQGR DSDUWH FHUFDGR SRU GLODWDGRV PDUHV QXHYR HQ FDVL WRGDV ODV DUWHV \ FLHQFLDV DXQTXH HQ FLHUWR PRGR YLHMR HQ ORV XVRV GH OD VRFLHGDG FLYLOf 0£V WDUGH HQ HO f'LVFXUVR GH $QJRVWXUDf f %ROYDU QRV PDQLILHVWD fQR VRPRV HXURSHRV QR VRPRV LQGLRV VLQR XQD HVSHFLH PHGLD HQWUH ORV DERUJHQHV \ ORV HVSDROHVf FRQ OR FXDO GH DOJXQD PDQHUD VH HVWDED UHILULHQGR DO PHVWL]DMH TXH FDUDFWHUL]D D OD UHJLQ -RVU 0DUW SRU VX SDUWH GHVWDFD HQ f1XHVWUD $PULFDf f OD QHFHVLGDG GH UHFXSHUDU HO SDVDGR SUHFRORPELQR \ UHFRQRFHU OD PHVWLFLGDG GHO FRQWLQHQWH 3URSRQH TXH fQR KD\ RGLR GH UD]DV SRUTXH QR KD\ UD]DVf f \ VREUH HVWD EDVH QRV KDEOD GH QXHVWUD $PULFD PHVWL]D FRQWLQHQWH GRQGH VH KDQ PH]FODGR HXURSHRV LQGLRV \ DPHULFDQRV \ fDQXQFLDQGR SRU OR WDQWR DO 9DVFRQFHORV GH /D UD]D FVPLFDf =HD f (O PHVWL]DMH HV GLVFXWLGR WDPELQ HQ HO PDUFR GH OD SUHRFXSDFLQ SRU OD LGHQWLGDG QDFLRQDO 3DUD ORV DGHSWRV GHO SRVLWLYLVPR FRPR 'RPLQJR )DXVWLQR 6DUPLHQWR &DUORV 2FWDYLR %XQJH \ $OFLGHV $UJXHGDV HO PHVWL]DMH UHSUHVHQWDED HO PD\RU IDFWRU GH DWUDVR SROWLFR HFRQPLFR VRFLDO \ FXOWXUDO GH ODV QXHYDV UHSEOLFDV LQGHSHQGLHQWHV 6H

PAGE 18

H[SOLFDED OD LQFDSDFLGDG GH FRQVWLWXLU OD WDQ DQVLDGD FRPXQLGDG LPDJLQDGD HQ OD UD]D OD ELRORJD HQ WRGR DTXHOOR TXH VH OH SXGLHUD DFKDFDU D ORV IDFWRUHV VXEDOWHUQRV GH OD QDFLQ 'RPLQJR )DXVWLQR 6DUPLHQWR SURSRQH HQ VX FRQRFLGD REUD &LYLOL]DFLQ Y EDUEDULH 9LGD GH -XDQ )DFXQGR 4XLURJD f TXH OD KLVWRULD ODWLQRDPHULFDQD VH KD UHGXFLGR D OD OXFKD HQWUH OD FLYLOL]DFLQ HXURSHD \ OD EDUEDULH LQGJHQD HQWUH OD LQWHOLJHQFLD \ OD PDWHULD 6LJXLHQGR ORV DUJXPHQWRV GHO GDUZLQLVPR VRFLDO 6DUPLHQWR HVWLPD TXH ODV UD]DV OXFKDQ \ TXH OD P£V DSWD VREUHYLYH \ HV VX WULXQIR HO VHOOR GH VXSUHPDFD VREUH ODV LQIHULRUHV 0DUWQH] (FKD]£EDO f3RVLWLYLVPRf f 'H DK TXH QRV SUHVHQWH XQD YLVLQ QHJDWLYD GHO PHVWL]DMH 3DUD 6DUPLHQWR HO PHVWL]DMH UHSUHVHQWD XQ SURFHVR GH UHWURFHVR OD FDXVD GHO PDO GH OD HQIHUPHGDG TXH LQYDGD DO RUJDQLVPR VRFLDO \ DO FRQWLQHQWH &DUORV 2FWDYLR %XQJH f HQ 1XHVWUD $PULFD (QVD\R GH VLFRORJD VRFLDO f FHQVXUD OD GHPDJRJLD \ HO FDXGLOOLVPR VXGDPHULFDQRV \ UHFRQRFH TXH VL ELHQ HO PHVWL]DMH FRQVWLWX\H XQ KHFKR HQ +LVSDQRDPULFD VWH HV fXQ KHFKR GHVDIRUWXQDGRf 0DUWQH] (FKD]£EDO f3RVLWLYLVPRf f (Q HO f6HJXQGR OLEURf GH 1XHVWUD $PULFD %XQJH DQDOL]D OD FRQWULEXFLQ WQLFD \ SVLFROJLFD GH ORV LQGLRV QHJURV \ PHVWL]RV HQ OD IRUPDFLQ VRFLDO GH ORV SXHEORV KLVSDQRDPHULFDQRV %XQJH HVWDEOHFH XQD FODUD GLVWLQFLQ HQWUH HO FUXFH KLVSDQRQHJUR \ HO KLVSDQRLQGLR R DIURLQGLR UHVDOWDQGR WUHV FDUDFWHUVWLFDV QHJDWLYDV FRPXQHV SDUD ORV PLVPRV fFLHUWD LQDUPRQD SVLFROJLFD UHODWLYD HVWHULOLGDG \ IDOWD GH VHQWLGR PRUDOf f 3DUD $OFLGHV $UJXHGDV %ROLYLD HVW£ SHUGLGD SRU HO FKROR \ HO PHVWL]R (Q 3XHEOR HQIHUPR f FULWLFD GXUDPHQWH OD VRFLHGDG \ OD SROWLFD EROLYLDQD HQ JHQHUDO \ SUHVHQWD XQD YLVLQ WUHPHQGDPHQWH QHJDWLYD GHO PHVWL]R FXOS£QGROR GH WRGDV ODV

PAGE 19

GHVJUDFLDV TXH VXIUH HO SDV $ ORV FKRORV TXLHQHV QRV PDQLILHVWD FRQVWLWX\HQ HO WLSR UHSUHVHQWDWLYR GHO PHVWL]R ORV FDOLILFD GH fHOHPHQWRV LQIHULRUHV GHVGH HO SXQWR GH YLVWD UDFLDO > @ SHUH]RVRV H LQGROHQWHV > @ VH KDOODQ LQFDSDFLWDGRV SDUD HOHYDUVH D ODV HVIHUDV GH DOWD HVSHFXODFLQ R VLTXLHUD GH OD DOWD FXOWXUDf f (Q FXDQWR D ORV FKRORV YLQFXODGRV D OD SROWLFD VRQ HOORV OR TXH fFRQ VX PDQHUD HVSHFLDO GH VHU \ FRQFHELU HO SURJUHVR TXLHQHV KDQ UHWDUGDGR HO PRYLPLHQWR GH DYDQFH HQ OD UHSEOLFD \D QR QLFDPHQWH EDMR HO DVSHFWR LQVWLWXFLRQDO VLQR WDPELQ HQ VXV IDFWRUHV HFRQPLFRV H LQGXVWULDOHVf f /RV FKRORV GH %ROLYLD 3HU &RORPELD HO URWR GH &KLOH HO JDXFKR GH OD $UJHQWLQD \ GHO 8UXJXD\ VRQ SDUD $UJXHGDV fXQD FODVH GH JHQWH KEULGDV VRPHWLGDV \D D XQ OHQWR SURFHVR GH VHOHFFLQ SHUR TXH WRGDYD QR KDQ DOFDQ]DGR D HOLPLQDU GH V ODV WDUDV GH VX HVWLUSHf f (VWH GLVFXUVR FDPELD VLJQLILFDWLYDPHQWH HQ ODV SULPHUDV GFDGDV GHO 6LJOR ;; f\D QR VH KDEOD GH FLYLOL]DFLRQHV R FXOWXUDV LQIHULRUHV VLQR GH XQD LQHYLWDEOH \ QDWXUDO VQWHVLV GH FXOWXUDVf 0DUWQH] (FKD]£EDO f3RVLWLYLVPRf f -RV 9DVFRQFHORV f FRQVWLWX\H HO P£[LPR UHSUHVHQWDQWH GH HVWD QXHYD YLVLQ
PAGE 20

'HQWUR GH HVWD QXHYD YLVLQ HO PHVWL]DMH HV FRQVLGHUDGR FRPR YHKFXOR GH FLYLOL]DFLQ \ SURJUHVR TXH SHUPLWLU£ FRQVROLGDU XQD QDFLQ HVWDEOH H LQWHJUDGD 3DUD -RV $QWRQLR 6DFR LQWHOHFWXDO FXEDQR HO PHVWL]DMH UHSUHVHQWD HO UHPHGLR D ORV PDOHV TXH KDEDQ YHQLGR DIHFWDQGR D &XED 6LQ HPEDUJR FRPR ELHQ OR UHVXOWD /RXUGHV 0DUWQH] (FKD]£EDO VX SRVLFLQ UHVSHFWR DO PHVWL]DMH QR UHVXOWD GH XQ GHPRVWUDGR DQWLUDFLVPR fVLQR P£V ELHQ GHO WHPRU TXH OH LQIXQGD OD HPLQHQWH DIULFDQL]DFLQ GH OD LVOD GH &XEDf f3RVLWLYLVPRf f 6LPLODUHV SRVWXUDV DGRSWDQ 1LFRO£V *XLOOQ TXLHQ HQ 6QJRUR &RVRQJR f QRV RIUHFH XQ SUORJR TXH SRGUD VHU FRQVLGHUDGR FRPR XQ PDQLILHVWR GH OD PXODWH] DO PDQLIHVWDPRV HO DXWRU TXH HO HVSULWX GH &XED HV PHVWL]R \ *LOEHUWR )UH\UH HQ VXV FRQRFLGDV REUDV &DVDJUDQGH H 6HQ]DOD f \ 6REUDGRV H 0XFDPERV f DO UHLQWHUSUHWDU HO SDSHO GHO PHVWL]DMH HQ OD VRFLHGDG EUDVLOHD 0DUWQH] (FKD]£EDO f3RVLWLYLVPRf f &RPR VH KD SRGLGR DSUHFLDU HO PHVWL]DMH KD JHQHUDGR ODV P£V GLYHUVDV \ FRQWUDGLFWRULDV RSLQLRQHV 0LHQWUDV TXH SDUD 9DVFRQFHORV HO PHVWL]DMH FRQVWLWXD WRGD XQD HVSHUDQ]D SDUD $OFLGHV $UJXHGDV UHSUHVHQWDED XQ IDFWRU TXH KDED DIHFWDGR GH PDQHUD LUUHYHUVLEOH D OD QDFLQ EROLYLDQD 6LQ HPEDUJR fHVWDV GRV YHUWLHQWHV DQWDJQLFDV HVFRQGHQ XQD PLVPD LGHRORJD TXH WLHQH FRPR DQWHFHGHQWH OD ILORVRID SRVLWLYLVWD FRPR EDVH HO UDFLVPR \ FRPR PHWD HO ORJUR GHO PRGHOR UDFLDO \ FXOWXUDO RFFLGHQWDOf 0DUWQH] (FKD]£EDO f3RVLWLYLVPRf f (O PHVWL]DMH QR SDVDED HQ UHDOLGDG GH VHU XQ GLVFXUVR LGHROJLFR TXH VHUYD SDUD DILUPDU OD LJXDOGDG \ HVFRQGHU RFXOWDU OD GHVLJXDOGDG GH ORV GLIHUHQWHV JUXSRV TXH FRQIRUPDQ OD QDFLQ $ SHVDU GHO WLHPSR WUDQVFXUULGR VH FRQVLGHUD DQ KR\ TXH HO FRQFHSWR GH PHVWL]DMH HV XQ WUPLQR GHPDVLDGR FRQFLOLDGRU GHPDVLDGR DUPRQL]DQWH TXH GHVFRQRFH OD

PAGE 21

PXOWLSOLFLGDG FXOWXUDO 'H DK TXH H[LVWD KR\ HQ GD XQ UHQRYDGR LQWHUV SRU OD PH]FOD OD KLEULGH] OD KHWHURJHQHLGDG LQWHUV TXH VH WUDGXFH HQ SURSXHVWDV TXH RIUHFHQ XQD FODUD DOWHUQDWLYD DO PHVWL]DMH /D VLJXLHQWH VHFFLQ KDFH XQ UHSDVR GH ODV SULQFLSDOHV WHRUDV HODERUDGDV HQ ORV OWLPRV DRV HQ WRPR DO WHPD GH OD GLYHUVLGDG FXOWXUDO 'HP£V HVW£ GHFLU TXH H[LVWHQ RWURV FUWLFRV \ HVWXGLRVRV TXH KDQ UHDOL]DGR YDOLRVRV DSRUWHV DO HVWXGLR GH HVWH WHPD 6LQ HPEDUJR OR TXH HVWH DF£SLWH EXVFD QR HV XQ EDODQFH LQWHJUDO QL KLVWULFR GH ORV DSRUWHV RIUHFLGRV SRU ORV PLVPRV VLQR P£V ELHQ XQD DSUR[LPDFLQ D ORV TXH VH FRQVLGHUDQ P£V YLQFXODGRV D ORV REMHWLYRV GH HVWH HVWXGLR (O GLVFXUVR GH OD GLIHUHQFLD 6LQ OXJDU D GXGDV XQR GH ORV HVWXGLRV P£V LPSRUWDQWHV HQ OR TXH FRQFLHUQH D OD KLEULGH] \ QDWXUDOH]D FDPELDQWH GH OD FXOWXUD ODWLQRDPHULFDQD OR FRQVWLWX\H HO OLEUR GH ƒQJHO 5DPD 7UDQVFXOWXUDFLQ QDUUDWLYD HQ $PULFD /DWLQD f (Q HVWH WUDEDMR 5DPD DQDOL]D fHO SUREOHPD FXOWXUDO \ OLWHUDULR TXH YLYL OD QDUUDWLYD ODWLQRDPHULFDQD EDMR HO QXHYR LPSDFWR PRGHPL]DGRU GHO 6LJOR ;;f f 5DPD DGRSWD HO FRQFHSWR GH WUDQVFXOWXUDFLQ SURSXHVWR SRU )HPDQGR 2UWL] HQ VX OLEUR &RQWUDSXQWHR GHO WDEDFR \ GHO D]FDU f (VWH WUDEDMR HV GH HVSHFLDO UHOHYDQFLD SRUTXH IXH HO SULPHUR HQ FXHVWLRQDU HO FRQFHSWR GH DFXOWXUDFLQ SDUD GHVFULELU OD LGHQWLGDG FXOWXUDO ODWLQRDPHULFDQD 3DUD HO DQWURSORJR FXEDQR HO FRQFHSWR GH DFXOWXUDFLQ WHQD fXQD FRQQRWDFLQ QHJDWLYD SRU HO KHFKR GH SUHFHGHU fFXOWXUDFLQf GH OD SDUWFXOD fDf TXH SDUHFH VXJHULU SHUGLGD R 5DPD DGRSWD HO FRQFHSWR GH WUDQVFXOWXUDFLQ QR VOR HQ VX VHQWLGR DQWURSROJLFR VLQR FRPR LQVWUXPHQWR GH FUWLFD OLWHUDULD

PAGE 22

GLVPLQXFLQ GH FRQWHQLGR FXOWXUDOf $QVD f SRU OR TXH FUH HO QHRORJLVPR WUDQVFXOWXUDFLQ 'H DFXHUGR D 2UW] OD WUDQVFXOWXUDFLQ ([SUHVD PHMRU ODV GLYHUVDV IDVHV GHO SURFHVR WUDQVLWLYR GH XQD FXOWXUD D RWUD SRUTXH HVWH QR FRQVLVWH VRODPHQWH HQ DGTXLULU XQD FXOWXUD TXH HV OR TXH HQ ULJRU LQGLFD OD YR] DQJORDPHULFDQD fDFXOWXUDFLQf VLQR TXH HO SURFHVR LPSOLFD WDPELQ QHFHVDULDPHQWH OD SHUGLGD R GHVDUUDLJR GH XQD FXOWXUD SUHFHGHQWH OR TXH SXGLHUD GHFLUVH XQD SDUFLDO fGHVFXOWXUDFLQf \ DGHP£V VLJQLILFD OD FRQVLJXLHQWH FUHDFLQ GH QXHYRV IHQPHQRV FXOWXUDOHV TXH SXGLHUDQ GHQRPLQDUVH QHRFXOWXUDFLQ (V HQWRQFHV HQ EDVH D ORV SRVWXODGRV GH )HPDQGR 2UWL] TXH 5DPD XWLOL]D HO FRQFHSWR GH WUDQVFXOWXUDFLQ DXQTXH FRQ DOJXQDV PRGLILFDFLRQHV \D TXH FRQVLGHUD TXH OD GHVFULSFLQ GH WUDQVFXOWXUDFLQ UHDOL]DGD SRU HO DQWURSORJR FXEDQR HVW£ FDUDFWHUL]DGD SRU XQD YLVLQ JHRPWULFD VHJQ WUHV PRPHQWRV f XQD GHVFXOWXUDFLQ SDUFLDO LQFRUSRUDFLRQHV SURFHGHQWHV GH OD FXOWXUD H[WHPD \ SRU OWLPR OD FUHDFLQ GH QXHYRV IHQPHQRV FXOWXUDOHV TXH UHVXOWDQ GH OD UHFRPSRVLFLQ GH ORV HOHPHQWRV VXSHUYLYLHQWHV GH OD FXOWXUD RULJLQDULD \ ORV TXH YLHQHQ GH DIXHUD HV GHFLU XQD QHRFXOWXUDFLQ 5DPD VXJLHUH TXH OD SURSXHVWD GH 2UWL] fQR DWLHQGH VXILFLHQWHPHQWH D ORV FULWHULRV GH VHOHFWLYLGDG \ D ORV GH LQYHQFLQ TXH VRQ ORV TXH FDUDFWHUL]DQ ORV FDVRV GH SODVWLFLGDG FXOWXUDOf f $VLPLVPR FLWDQGR D $JXLUUH %HOWU£Q UHVDOWD HO KHFKR TXH WDPELQ KD\ WUDQVFXOWXUDFLQ HQ HO VHQWLGR GH SDVR GH XQD FXOWXUD D RWUD VLQ TXH HVWR LPSOLTXH QHFHVDULDPHQWH OD SUGLGD SUHYLD GH FRPSRQHQWHV FXOWXUDOHV f 5DPD UHGHILQH HO FRQFHSWR GH WUDQVFXOWXUDFLQ SURSRQLHQGR TXH HQ HO PLVPR VH GDQ FXDWUR RSHUDFLRQHV E£VLFDV SUGLGDV VHOHFFLRQHV UHGHVFXEULPLHQWRV H LQFRUSRUDFLRQHV f 1R REVWDQWH 5DPD QR SURIXQGL]D HQ HVWRV FRQFHSWRV 0£V ELHQ LQWHQWD GHPRVWUDU FRPR VWRV VH

PAGE 23

HYLGHQFLDQ HQ ORV SULQFLSDOHV QLYHOHV GHO SURFHVR OLWHUDULR OD OHQJXD OD HVWUXFWXUD OLWHUDULD \ OD FRVPRYLVLQ 5DPD FRQVLGHUD TXH ODV FRQVHFXHQFLDV GHO LPSDFWR PRGHPL]DGRU VRQ SHUYHUVDV \D TXH D ODV UHJLRQHV LQWHUQDV VH OHV SUHVHQWD XQD GLV\XQWLYD LPSRUWDQWH R UHWURFHGHQ SRUTXH QR VH PRGHUQL]DQ R VH PRGHUQL]DQ SHUR UHQXQFLDQ DV D VXV YDORUHV \ SRU OR WDQWR PXHUHQ (V HQ HVWH FRQWH[WR HQWRQFHV FDUDFWHUL]DGR SRU XQ DI£Q GH fTXHUHU VDOYDUVHf TXH ORV UHJLRQDOLVWDV HQ HO FDPSR GH OD OLWHUDWXUD FRPSRQHQ XQ KEULGR TXH QR VH DOHMH GH OR QXHYR SHUR TXH fVHD FDSD] GH VHJXLU WUDQVPLWLHQGR OD KHUHQFLD UHFLELGDf f (VWRV VRQ ORV WUDQVFXOWXUDGRUHV \ VX SURGXFWR OD OLWHUDWXUD GH WUDQVFXOWXUDFLQ (V GHFLU XQD OLWHUDWXUD TXH LQWHJUD OR QXHYR VLQ UHQXQFLDU QHFHVDULDPHQWH D OR DQWLJXR 5DPD GLVWLQJXH GRV SURFHVRV HQ HO IHQPHQR GH OD WUDQVFXOWXUDFLQ HO TXH VH GD GHVGH ODV PHWUSROLV H[WHUQDV KDFLD ODV FDSLWDOHV \ HO TXH VH GD GH ODV FDSLWDOHV D ODV ]RQDV LQWHUQDV HV GHFLU ODV SURYLQFLDV 6LQ HPEDUJR QR VLHPSUH HV HVWH HO FDVR FRPR VH SXHGH DSUHFLDU HQ HO UHFLHQWH HVWXGLR GH &\QWLD 9LFK DFHUFD GHO *UXSR 2UNRSDWD HQ WDQWR HVWD DJUXSDFLQ OLWHUDULD VXUJL QR HQ OD FDSLWDO SHUXDQD VLQR HQ XQD ]RQD UHODWLYDPHQWH PDUJLQDO OD FLXGDG GH 3XQR FRQVWLWX\HQGR SRU OR WDQWR XQD FODUD H[FHSFLQ D OR SURSXHVWR SRU ƒQJHO 5DPD (O WUDQVFXOWXUDGRU HQWRQFHV HV DTXHO TXH HGLILFD DOJR TXH QR UHSUHVHQWD OD PHUD DGLFLQ GH HOHPHQWRV FRQWUDSXHVWRV QL FRQVWLWX\H XQD FRSLD GH OD FXOWXUD KHJHPQLFD VLQR XQD FRQVWUXFFLQ QXHYD TXH DVXPH ORV GHVJDUUDPLHQWRV \ SUREOHPDV GHO HQFXHQWUR GH FXOWXUDV (V HQ HVWH £PELWR GRQGH 5DPD FRQVLGHUD TXH ORV WUDQVFXOWXUDGRUHV KDQ GDGR VXV PHMRUHV IUXWRV

PAGE 24

6L ELHQ 5DPD VH LQWHUHVD SRU OD LQWURGXFFLQ GH IRUPDV OLWHUDULDV SRU SDUWH GH ORV YDQJXDUGLVWDV GXUDQWH OD VHJXQGD PLWDG GH ORV DRV VX WUDEDMR HV GH HVSHFLDO LPSRUWDQFLD SRUTXH FDUDFWHUL]D HO HQIUHQWDPLHQWR FXOWXUDO FRPR XQ LQWHUFDPELR GH PXWXD LQIOXHQFLD 1VWRU *DUFD &DQFOLQL SRU VX SDUWH QRV RIUHFH HQ VX OLEUR &XOWXUDV KEULGDV (VWUDWHJLDV SDUD HQWUDU \ VDOLU GH OD PRGHUQLGDG f XQD OJLFD GH SHQVDPLHQWR TXH SHUPLWH DQDOL]DU ODV FXOWXUDV TXH QR QHFHVDULDPHQWH FXPSOLHURQ VX SURFHVR GH GHVDUUROOR FRQ ORV SDVRV R HWDSDV VHJXLGRV SRU ORV FHQWURV GH SRGHU FDSLWDOLVWD *DUFD &DQFOLQL DFODUD TXH HQ VX WUDEDMR fVH HQFRQWUDU£Q RFDVLRQDOHV PHQFLRQHV GH ORV WUPLQRV GH VLQFUHWLVPR PHVWL]DMH \ RWURV HPSOHDGRV SDUD GHVLJQDU ORV SURFHVRV GH KLEULGDFLQf SHUR TXH VH SUHILHUH HVWH OWLPR fSRUTXH SHUPLWH LQFOXLU ODV IRUPDV PRGHUQDV GH KLEULGDFLQ PHMRU TXH HO VLQFUHWLVPR IUPXOD UHIHULGD FDVL VLHPSUH D IXVLRQHV UHOLJLRVDV R GH PRYLPLHQWRV VLPEOLFRV WUDGLFLRQDOHVf f /D KLEULGDFLQ FXOWXUDO VH VLWD HQ XQ FDPSR P£V DPSOLR TXH HO GH 5DPD HQ WDQWR VH UHILHUH D XQD JUDQ YDULHGDG GH PDQLIHVWDFLRQHV FXOWXUDOHV GHQWUR GH OD FXDO OD OLWHUDWXUD HV XQD 6X KLSWHVLV HV TXH ODV FXOWXUDV GHEHUDQ VHU HQ UHDOLGDG HQWHQGLGDV FRPR FXOWXUDV KEULGDV \D TXH KD\ LQWHUDFFLQ FRQVWDQWH HQWUH OD LQIOXHQFLD GH OR WUDQVQDFLRQDO \ OR QDFLRQDO /D DUWHVDQD PH[LFDQD FRQVWLWX\H SDUD *DUFD &DQFOLQL XQ FODUR HMHPSOR GH ORV SURFHVRV GH KLEULGDFLQ HQ WDQWR KD VDELGR DGDSWDUVH D ODV H[LJHQFLDV GHO PHUFDGR LQWHUQDFLRQDO VLQ KDEHU SHUGLGR VX VHVJR WUDGLFLRQDO (V GHFLU OD PRGHUQL]DFLQ QR KD LPSOLFDGR OD SUGLGD GH OR WUDGLFLRQDO \ OR SURSLR VLQR P£V ELHQ VX UHQRYDFLQ OR TXH OH KD SHUPLWLGR VX VREUHYLYHQFLD EDMR XQD IRUPD KLEULGL]DGD

PAGE 25

3DUD HVWXGLDU ODV FXOWXUDV KEULGDV *DUFD &DQFOLQL GHVWDFD OD LPSRUWDQFLD GH DFDEDU FRQ HO H[FOXVLYLVPR TXH KD FDUDFWHUL]DGR HO WUDEDMR VRFLROJLFR \ DQWURSROJLFR \ SURSRQH XQ HQIRTXH P£V WUDQVGLVFLSOLQDULR HV GHFLU fXQD DSHUWXUD GH FDGD GLVFLSOLQD DO GLVFXUVR GH ODV GHP£V \ QR XQD VLPSOH VXPDWRULD GH ORV UHVXOWDGRV REWHQLGRV DLVODGDPHQWH SRU FDGD XQDf *DUFD %HGR\D f &DQFOLQL LGHQWLILFD fWUHV SURFHVRV FODYHV SDUD H[SOLFDU OD KLEULGDFLQ Lf OD TXLHEUD \ PH]FOD GH ODV FROHFFLRQHV TXH RUJDQL]DEDQ ORV VLVWHPDV FXOWXUDOHV OD GHVFROHFFLQf LLf OD GHVWHUULWRULDOL]DFLQ GH ORV SURFHVRV VLPEOLFRV \ LLLf OD H[SDQVLQ GH ORV JQHURV LPSXURVf f (O GHVFROHFFLRQDPLHQWR LPSOLFD fOD DJRQD GH ODV FROHFFLRQHV >HQ GRQGH VH@ GHVYDQHFHQ ODV FODVLILFDFLRQHV TXH GLVWLQJXDQ OR FXOWR GH OR SRSXODU \ DPERV GH OR PDVLYRf f (V GHFLU GHVDSDUHFH OD EDVH HO IXQGDPHQWR VREUH HO FXDO VH KDED IRUPDGR OD GLVWLQFLQ HQWUH ODV FROHFFLRQHV fFXOWDVf HO DUWH OD OLWHUDWXUDf \ ODV FROHFFLRQHV SRSXODUHV HO IROFORUf /D GHVWHUULWRULDOL]DFLQ SRU RWUR ODGR QR VOR VH UHILHUH D fOD SUGLGD GH OD UHODFLQ QDWXUDOf GH OD FXOWXUD FRQ ORV WHUULWRULRV JHRJU£ILFRV VLQR TXH VH UHILHUH WDPELQ D fFLHUWDV UHORFDOL]DFLRQHV WHUULWRULDOHV UHODWLYDV SDUFLDOHV GH ODV YLHMDV \ QXHYDV SURGXFFLRQHV VLPEOLFDVf f 3RU OWLPR DO KDEODU GH FXOWXUDV GH PH]FOD ODV FXOWXUDV KEULGDV *DUFD &DQFOLQL VH UHILHUH D OD IRUPD HQ TXH FLHUWDV SU£FWLFDV VH YDQ VHSDUDQGR GH SU£FWLFDV H[LVWHQWHV SDUD IRUPDU DOJR QXHYR DOJR TXH HV SRVLEOH JUDFLDV D ORV SURFHVRV GH GHVFROHFFLQ \ GHVWHUULWRULDOL]DFLQ /D SURSXHVWD GH *DUFD &DQFOLQL UHVXOWD SDUWLFXODUPHQWH LQWHUHVDQWH SRUTXH QRV H[LJH UHSODQWHDPRV QXHVWUR FRQFHSWR GH LGHQWLGDG 3RU OR JHQHUDO KHPRV HVWDGR KDELWXDGRV D SHQVDU HQ OD LGHQWLGDG HQ WUPLQRV GH WHUULWRULR (V GHFLU QXHVWUDV H[SHULHQFLDV WHQDQ TXH YHU H[FOXVLYDPHQWH FRQ HO WHUULWRULR HQ TXH KDELW£EDPRV 6LQ

PAGE 26

HPEDUJR HO QRV KDFH YHU FODUDPHQWH TXH LGHQWLGDG \ WHUULWRULR QR FRQVWLWX\HQ QHFHVDULDPHQWH XQD HFXDFLQ HQ WDQWR ODV LQQRYDFLRQHV WHFQROJLFDV SHUPLWHQ HO DFHUFDPLHQWR GH PXQGRV TXH DQWHULRUPHQWH VH KXELHUDQ FRQVLGHUDGR WRWDOPHQWH DSDUWH 1R GHELHUD H[WUDDPRV SRU OR WDQWR TXH XQ VXMHWR FRPSDUWD P£V GH XQD LGHQWLGDG \ TXH KR\ HQ GD VWH VHD SHUIHFWDPHQWH FDSD] GH PDQHMDU DPEDV VHJQ OD VLWXDFLQ $QWRQLR &RUQHMR 3RODU SRU VX SDUWH KD DQDOL]DGR HO SUREOHPD GHO HQFXHQWUR GH FXOWXUDV HQ WUPLQRV GHO FRQFHSWR GH KHWHURJHQHLGDG HQ RSRVLFLQ D ORV FRQFHSWRV GH PHVWL]DMH \ WUDQVFXOWXUDFLQ 3DUD &RUQHMR 3RODU HO PHVWL]DMH fSHVH D VX WUDGLFLQ \ SUHVWLJLR HV HO TXH IDOVLILFD GH PDQHUD P£V GU£VWLFD OD FRQGLFLQ PHVWL]D GH QXHVWUD FXOWXUD \ OLWHUDWXUDf f0HVWL]DMH H KLEULGH]f f \ fOD LGHD GH WUDQVFXOWXUDFLQ VH KD FRQYHUWLGR FDGD YH] P£V HQ OD FREHUWXUD P£V VRILVWLFDGD GH OD FDWHJRUD GHO PHVWL]DMHf f0HVWL]DMH H KLEULGH]f f (O FRQFHSWR GH KHWHURJHQHLGDG QR HV XQD FUHDFLQ UHFLHQWH GHO DXWRU \D TXH HO PLVPR FRPLHQ]D D VHU GLVHDGR HQ HWDSDV WHPSUDQDV GH VX HMHUFLFLR FUWLFR FRPR VH SXHGH DSUHFLDU HQ HO OLEUR /LWHUDWXUD \ VRFLHGDG HQ HO 3HU OD QRYHOD LQGLJHQLVWD f 3DUD &RUQHMR 3RODU HO LQGLJHQLVPR FRQVWLWX\H OD P£V FODUD H[SUHVLQ GH OR TXH O KD GHQRPLQDGR OLWHUDWXUD KHWHURJQHD HV GHFLU XQD OLWHUDWXUD HQ GRQGH ORV FRPSRQHQWHV SHUWHQHFHQ D XQLYHUVRV VRFLRFXOWXUDOHV GLIHUHQWHV 0LHQWUDV TXH ODV LQVWDQFLDV GH SURGXFFLQ GHO WH[WR \ GH OD UHFHSFLQ SHUWHQHFHQ DO VHFWRU PRGHUQR \ RFFLGHQWDOL]DGR HO UHIHUHQWH SHUWHQHFH DO PXQGR LQGJHQD /D QRFLQ GH KHWHURJHQHLGDG \ OLWHUDWXUDV KHWHURJQHDV VXUJH FRPR XQD DOWHUQDWLYD D OD QRFLQ GH OLWHUDWXUDV QDFLRQDOHV \D TXH &RUQHMR 3RODU FRQVLGHUD TXH VWDV DO DGHFXDUVH DO PRGHOR GH ODV OLWHUDWXUDV FXOWDV HXURSHDV VH KDEDQ FRQVWLWXLGR VREUH OD

PAGE 27

EDVH GH XQ VLVWHPD OLWHUDULR QLFR \ KRPRJQHR $O DERJDU SRU XQD OLWHUDWXUD QDFLRQDO QR VRODPHQWH VH GHMDEDQ DO PDUJHQ ODV OLWHUDWXUDV SRSXODUHV \ HQ OHQJXDV LQGJHQDV VLQR TXH WDPELQ VH LJQRUDEDQ ODV GLVWDQFLDV \ WHQVLRQHV H[LVWHQWHV HQWUH HO UHIHUHQWH VRFLDO \ HO FXOWXUDO SUREOHPD TXH &RUQHMR 3RODU UHVXHOYH FRQ OD SURSXHVWD GH OLWHUDWXUDV KHWHURJQHDV 'HQWUR GH OD FDWHJRUD GH KHWHURJHQHLGDG HO VXMHWR RFXSD XQ OXJDU IXQGDPHQWDO (O VXMHWR KHWHURJQHR HV XQ LQGLYLGXR fFRPSOHMR GLVSHUVR POWLSOHf (VFULELU f fH[FHSFLRQDOPHQWH FDPELDQWH \ IOXLGRf (VFULELU f SRU OR TXH FRQWUDVWD UDGLFDOPHQWH FRQ DTXHO TXH SUHVHQWD fXQD LGHQWLGDG FRKHUHQWH \ XQLIRUPH FRPSODFLHQWH \ GHVSUREOHPDWL]DGDf (VFULELU f (VWH VXMHWR fHPLWH XQ GLVFXUVR GHVFHQWUDGR SUROLIHUDQWH \ GHVSDUUDPDGRf (VFULELU f &RUQHMR 3RODU FRQVLGHUD TXH HVWD LGHQWLGDG KHWHURJQHD QXQFD IXH FDEDOPHQWH DVLPLODGD HQ OD UHJLQ ODWLQRDPHULFDQD GHELGR D TXH VLHPSUH EXVF£EDPRV LQWUR\HFWDU fFRPR QLFD OHJLWLPLGDG OD LPDJHQ PRQROWLFDf \ SRUTXH fQRV VHQWDPRV HQ IDOWD DQWH HO PXQGR \ DQWH QRVRWURV PLVPRV DO GHVFXEULU TXH FDUHFHPRV GH XQD LGHQWLGDG FODUD \ GLVWLQWDf (VFULELU f 6LQ HPEDUJR HO FRQFHSWR GH KHWHURJHQHLGDG FRPR ELHQ OR UHVDOWD 0DEHO 0RUDD fVH FDUJD GH VHQWLGR DO FRPELQDUVH FRQ OD FRQFHSWXDOL]DFLQ GH OD IRUPDFLQ FXOWXUDO DQGLQD HQ WDQWR WRWDOLGDG FRQWUDGLFWRULDf f (Q HIHFWR VL ELHQ HV FLHUWR TXH &RUQHMR 3RODU UHFRQRFH TXH GHQWUR GH OD VRFLHGDG SHUXDQD VH GD XQD SOXUDOLGDG GH FXOWXUDV TXH VRQ FRQIOLFWLYDV \ KDVWD FRQWUDGLFWRULDV HQWUH V GH QDGD VLUYH UHVDOWDU OD SOXUDOLGDG \ KHWHURJHQHLGDG VL VH SLHUGH HO KRUL]RQWH GH OD WRWDOLGDG (O FRQFHSWR GH WRWDOLGDG FRQWUDGLFWRULD SHUPLWH GDU FXHQWD GH fODV POWLSOHV WHPSRUDOLGDGHV \ FRQILJXUDFLRQHV VRFLRFXOWXUDOHV TXH FDUDFWHUL]DQ DO 3HU \ $PULFD /DWLQDf *DUFD %HGR\D f

PAGE 28

(Q HO WHUFHU FDSWXOR GH (VFULELU HQ HO DLUH (QVD\R VREUH OD KHWHURJHQHLGDG VRFLRFXOWXUDO HQ ODV OLWHUDWXUDV DQGLQDV f \ P£V WDUGH HQ WUDEDMRV SRVWHULRUHV &RUQHMR 3RODU QRV SURSRQH XQD DOWHUQDWLYD D OD QRFLQ GH PHVWL]R OD FDWHJRUD GHO VXMHWR PLJUDQWH &RPR SXQWR GH SDUWLGD SDUD HVWD UHIOH[LQ HO FUWLFR OLWHUDULR WRPD HO IHQPHQR GH OD PLJUDFLQ GHO FDPSR D OD FLXGDG IHQPHQR TXH FRQVLGHUD fHO KHFKR GH P£V DEDUFDGRUD WUDVFHQGHQFLD HQ OD KLVWRULD PRGHUQD GHO £UHD DQGLQDf f (VWH VXMHWR PLJUDQWH fVH LQVWDODUD HQ GRV PXQGRV GH FLHUWD PDQHUD DQWDJQLFRV SRU VXV YDOHQFLDV HO D\HU \ HO DOO GH XQ ODGR \ HO KR\ \ HO DTX GH RWURf f 6X GLVFXUVR SRU OR WDQWR fVH FRQVWUX\H DOUHGHGRU GH HMHV YDULRV \ DVLPWULFRV GH DOJXQD PDQHUD LQFRPSDWLEOHV \ FRQWUDGLFWRULRV GH XQ PRGR QR GLDOFWLFRf 'H HVWD IRUPD HO PLJUDQWH HVWDUD DFRJLHQGR fGRV H[SHULHQFLDV GH YLGD TXH QR LQWHQWD VLQWHWL]DU HQ XQ HVSDFLR GH UHVROXFLQ DUPQLFDf f (V GHFLU OD FRQGLFLQ PLJUDQWH VH YLVOXPEUD FRPR FRQWUDULD DO DI£Q VLQFUWLFR GHO PHVWL]R \D TXH VH FDUDFWHUL]D SRU OD IUDJPHQWDFLQ \ QR OD VQWHVLV 8Q HMHPSOR FODUR OR FRQVWLWX\H HO FDVR GH (UQHVWR HO SHUVRQDMH SULQFLSDO GH /RV URV SURIXQGRV TXLHQ fQR VLQWHWL]D HQ VX GLVFXUVR GRV H[SHULHQFLDV XQD SDVDGD \ RWUD SUHVHQWHf \ PDQHMD P£V ELHQ XQD SOXUDOLGDG GH FGLJRV TXH SHVH D LQJUHVDU HQ XQ VROR UXPER GLVFXUVLYR QR VOR VH FRQIXQGHQ VLQR TXH SUHVHUYDQ HQ EXHQD SDUWH GH VX SURSLD DXWRQRPD 2WUD PDQHUD GH DFHUFDUVH DO HQFXHQWUR GH FXOWXUDV QRV OD RIUHFH HO DQWURSORJR QRUWHDPHULFDQR -DPHV &OLIIRUG TXLHQ FRQFLEH OD FXOWXUD FRPR YLDMH (V GHFLU OD FXOWXUD OD LGHQWLGDG QR HVWDUD OLJDGD D XQ HVSDFLR JHRJU£ILFR HVSHFILFR GHPDUFDEOH LQDPRYLEOH 0£V ELHQ VH FDUDFWHUL]DUD SRU VHU IOXFWXDQWH SRU HVWDU HQ FRQVWDQWH PRYLPLHQWR $V TXLHQHV PLJUDQ TXLHQHV GHMDQ VX FLXGDG QDWDO FRQVWLWX\HQ YLDMHURV FXOWXUDOHV $ SHVDU GH OD GLVWDQFLD HVWRV YLDMHURV HVWRV PLJUDQWHV QR GHMDQ GH VHU SDUWH GH

PAGE 29

VX FRPXQLGDG 6L ELHQ VH GHVSOD]DQ WHPSRUDO \ JHRJU£ILFDPHQWH PDQWLHQHQ FRQH[LRQHV FRQ VX FRPXQLGDG QR GHMDQ GH HVWDU OLJDGRV D HOOD QR GHMDQ GH WHQHU LGHQWLGDG &RPR ELHQ OR VHDOD $QWRQLR &RUQHMR 3RODU HO PLJUDQWH fWLHQGH D UHSHWLU HQ OD FLXGDG ORV PRGRV GH SURGXFFLQ \ GH UHODFLRQHV VRFLDOHV FRPR OD UHFLSURFLGDG OD RSHUDWLYLGDG HFRQPLFD GH OD IDPLOLD DPSOLDGD R HO VLPSOH SDGULQD]JR TXH GLIFLOPHQWH VH LQFRUSRUDQ D ODV QRUPDV GHO FDSLWDOLVPR PRGHUQRf f /RV PLJUDQWHV VHUDQ HQWRQFHV VXMHWRV LGQHRV SDUD KDFHPRV FRPSUHQGHU HO YLDMH FXOWXUDO $O SHUFLELU DO VXMHWR PLJUDQWH FRPR YLDMHUR fHQWUDUDQ HQ FULVLV ODV QRFLRQHV HVHQFLDOLVWDV GH LGHQWLGDGHV SXUDV FRQFHQWUDGDV HQ HVSDFLRV GDGRUHV GH VHQWLGR YXOQHUDGDV GLVWRUVLRQDGDV R DOLHQDGDV HQ FXDOTXLHU HOHPHQWR H[WHUQR TXH ODV WRFDUD R HQWUDUD HQ FRQWDFWR FRQ HOODVf f (O YLDMHUR R PLJUDQWH VH DFHUFD D RWUR FRQFHSWR LPSRUWDQWH SURYHQLHQWH GH OD ILORVRID SRVWPRGHPD IUDQFHVD HO UL]RPD FRQFHSWR HODERUDGR SRU *LOHV 'HOHX]H \ )OL[ *XDWWDUL HQ VX OLEUR $ 7KRXVDQG 3ODWHDXV &DSLWDOLVP DQG 6FKL]RSKUHQLD f (Q HO FDSWXOR LQWURGXFWRULR GH HVWH OLEUR 'HOHX]H \ *XDWWDUL GHVDUUROODQ XQD FUWLFD GH ODV FRQVWUXFFLRQHV DUEUHDV TXH VXSRQHQ XQ RUGHQ HVWULFWR XQD YHUWLFDOLGDG \ SURSRQHQ HQ VX OXJDU HO FRQFHSWR GH UL]RPD (O UL]RPD HV XQ WLSR GH UD] TXH D GLIHUHQFLD GH OD UD] GHO £UERO VH H[WLHQGH VLPXOW£QHDPHQWH HQ PXFKDV GLUHFFLRQHV fD UKL]RPH KDV QR EHJLQQLQJ RU HQG LW LV DOZD\V LQ WKH PLGGOH EHWZHHQ WKLQJV LQWHUEHLQJ LQWHUPH]]Rf f &RQVHFXHQWHPHQWH QRV UHPLWH D OD PXOWLSOLFLGDG D OD KHWHURJHQHLGDG D OD KLEULGH] (O SDUDGLJPD UL]RP£WLFR HV UHJLGR SRU ORV VLJXLHQWHV SULQFLSLRV Lf HO SULQFLSLR GH OD FRQH[LQ \ GH OD KHWHURJHQHLGDG (V GHFLU FXDOTXLHU SXQWR GHO UL]RPD SXHGH HVWDU FRQHFWDGR D RWUR LLf HO SULQFLSLR GH OD PXOWLSOLFLGDG (O UL]RPD QXQFD SXHGH VHU UHGXFLGR

PAGE 30

D XQD XQLGDG \D TXH HVW£ FRQIRUPDGR SRU XQD LQILQLGDG GH XQLGDGHV TXH SURGXFHQ D VX YH] RWUDV GLIHUHQWHV LLLf HO SULQFLSLR GH OD UXSWXUD 3RU P£V TXH VH LQWHQWH URPSHU HO UL]RPD VWH VH UHFRQVWUX\H DSXQWDQGR D QXHYRV D LQVRVSHFKDGRV FDPLQRV LYf HO SULQFLSLR GH OD FDUWRJUDID (O UL]RPD SXHGH VHU PDSHDGR \ FDUWRJUDIHDGR OR TXH QRV SHUPLWH YHU TXH H[LVWHQ POWLSOHV HQWUDGDV &RQVHFXHQWHPHQWH HO UL]RPD SXHGH VHU DERUGDGR GHVGH YDULRV SXQWRV (Q XQD SDODEUD HO UL]RPD URPSH FRQ OD XQLGDG OD KRPRJHQHL]DFLQ OD MHUDUTXL]DFLQ SHUPLWLQGRQRV POWLSOHV HQWUDGDV DSUR[LPDFLRQHV \ SHUVSHFWLYDV 6H KDFH HYLGHQWH TXH OD FUWLFD SUHYDOHQWH KR\ HQ GD UHVDOWD XQ DVSHFWR IXQGDPHQWDO HQ HO HVWXGLR GH OD FXOWXUD ODWLQRDPHULFDQD HO DEDQGRQR GH FRQFHSFLRQHV ELQDULDV \ GH OD SRODULGDG \ HO UHFRQRFLPLHQWR GHO FDU£FWHU KEULGR GH QXHVWUD FXOWXUD 3HUR HVWH LQWHUV HQ OR GLYHUVR \ OR KEULGR QR VH OLPLWD D OD WHRUD SXHVWR TXH WLHQH XQ HMHPSOR FODUR HQ OD UHDOLGDG DFWXDO (O PHVWL]DMH UHYLVLWDGR 1R FDEH GXGD TXH WRGDV HVWDV WHRUDV UHVSRQGHQ D OD XUJHQFLD GH H[SOLFDU FLHUWRV IHQPHQRV VXUJLGRV D SDUWLU GH OD H[LVWHQFLD \ HQFXHQWUR GH GLYHUVDV FXOWXUDV 1R FDEH GXGD WDPSRFR TXH WRGDV HOODV VXUJLHURQ D UD] GH OD QHFHVLGDG GH HQFRQWUDU FDWHJRUDV TXH GHILQLHVHQ HO HQFXHQWUR GH FXOWXUDV GH XQD PDQHUD P£V GLQ£PLFD TXH VH DOHMDVH GH ODV WHQGHQFLDV KRPHJHQHL]DGRUDV \ XQLILFDQWHV GHO PHVWL]DMH 6L ELHQ HV FLHUWR TXH HO FRQFHSWR GH PHVWL]DMH IXH SURSXHVWR HQ XQ SULQFLSLR FRPR OD VROXFLQ IHOL] D ODV GLIHUHQFLDV WQLFDV \ FXOWXUDOHV HQ OD SU£FWLFD HVWH PHVWL]DMH VH GLR GH PDQHUD PX\ GLVWLQWD (Q HVWH VHQWLGR FRPSDUWR OD RSLQLQ GH 0DULR 5REHUWR 0RUDOHV

PAGE 31

/R TXH KD RFXUULGR HQ OD SU£FWLFD KD VLGR GLVWLQWR ORV LQGLYLGXRV VH KDQ PHVWL]DGR GH RWUD PDQHUD PX\ GLIHUHQWH D OD SURSXHVWD SRU OD LGHRORJD GHPDJJLFD GHO PHVWL]DMH (OORV KDQ XVDGR \ QHJRFLDGR ORV FGLJRV FXOWXUDOHV D OD GLVSRVLFLQ VHJQ OD VLWXDFLQ TXH OHV KD WRFDGR HQIUHQWDU VLQ TXH HVR KD\D VLJQLILFDGR OD IXVLQ GH ORV FGLJRV HQ XQ PHVWL]DMH IHOL] (O PHVWL]DMH KD VLGR FRQIOLFWLYR \ QR KD LPSOLFDGR IXVLQ $O UHVSHFWR *DUFD &DQFOLQL QRV PDQLILHVWD TXH fHQ OD KLVWRULD GHO PHVWL]DMH QR KD KDELGR VROR OD IXVLQ OD FRKHVLQ OD RVPRVLV VLQR OD FRQIURQWDFLQf f(QWUDU \ VDOLUf f (V GHFLU HQ OD SU£FWLFD HO PHVWL]DMH QR KD WHQLGR XQD VROD FDUDFWHUVWLFD OD KRPRJHQHLGDGf VLQR TXH KD DFRJLGR OD GLYHUVLGDG OD IUDJPHQWDFLQ \ HO FRQIOLFWR 6L LQFRUSRUDPRV HO FDU£FWHU FRQIOLFWLYR WRGDV ODV FDWHJRUDV DQWHULRUPHQWH H[SXHVWDV QRV SRGUDQ VHUYLU SDUD H[SOLFDU HO VXMHWR VRFLDO TXH KHPRV OODPDGR PHVWL]R 3RGHPRV GHILQLU DO PHVWL]R FRPR XQ WUDQVFXOWXUDGRU \D TXH VH WUDWD GH XQ LQGLYLGXR fTXH VH SURSRQH VHUYLU GH SXHQWH \ FUHDU YQFXORV HQWUH GRV FXOWXUDV QR VOR FRPR SUR\HFWR SROWLFR FRPR SRVWXUD DFDGPLFD \ QDUUDWLYD VLQR WDPELQ D QLYHO SHUVRQDOf 6SLWWD f 6LQ GXGD OD FDWHJRUD GH WUDQVFXOWXUDFLQ UHVXOWD P£V WLO TXH OD FDWHJRUD GH DFXOWXUDFLQ \D TXH FRPR ELHQ OR VHDOD )HPDQGR $QVD OD DFXOWXUDFLQ WLHQH XQD VHULH GH DVSHFWRV TXH VH FRQVLGHUDQ QHJDWLYRV OD GHVFXOWXUDFLQ OD DVLPLODFLQ OD DOLQHDFLQ FXOWXUDO 6L GHFLPRV TXH XQD SHUVRQD VH KD DFXOWXUDGR HVWR VLJQLILFD TXH HO LQGLYLGXR KD SHUGLGR VX FXOWXUD RULJLQDO \ TXH KD DGRSWDGR XQD FXOWXUD TXH OH HV H[WUDD HQ UHHPSOD]R GH OD SURSLD (VWR LPSOLFD GH DOJXQD PDQHUD XQD QHJDFLQ GH OD FXOWXUD RULJLQDO \ OR TXH HV SHRU XQD SUGLGD GH OD PLVPD (Q HVWH VHQWLGR OD FDWHJRUD GH WUDQVFXOWXUDFLQ VH YLVOXPEUD FRPR OD P£V DGHFXDGD HQ WDQWR QR UHSUHVHQWD OD SUGLGD GH OD FXOWXUD RULJLQDO 6LQ HPEDUJR HV SRFR OR TXH $QJHO 5DPD QRV GLFH DFHUFD GHO GHVJDUUDPLHQWR GHO FRQIOLFWR TXH VXSRQH HO 0DULR 0RUDOHV /D DUWLFXODFLQ GH ODV GLIHUHQFLDV R HO VQGURPH GH 0D[LPQ /RV GLVFXUVRV OLWHUDULRV \ SROWLFRV GHO GHEDWH LQWHUWQLFR HQ *XDWHPDODf

PAGE 32

HQFXHQWUR GH GRV R P£V XQLYHUVRV FXOWXUDOHV SRQLHQGR QIDVLV P£V ELHQ HQ OD ODERU FUHDWLYD GHO WUDQVFXOWXUDGRUf 6SLWWD f (O PHVWL]R WDPELQ SRGUD VHU FRQVLGHUDGR XQ VXMHWR KEULGR 1R REVWDQWH OD SURSXHVWD GH *DUFD &DQFOLQL QR VH DOHMD PD\RUPHQWH GH OD FDUDFWHUVWLFD QR FRQIOLFWLYD GHO FRQFHSWR WUDQVFXOWXUDGRU \D TXH VH fHQWUD \ VH VDOHf GH OD PRGHUQLGDG VLQ PD\RU SUREOHPD 1XHYDPHQWH SDUHFH TXH VH HVWXYLHUD QHJDQGR OD FDUDFWHUVWLFD FRQIURQWDFLRQDO HO GHVJDUUDPLHQWR TXH WDPELQ SXHGH VXSRQHU HO HQFXHQWUR GH FXOWXUDV 'H KHFKR &RUQHMR 3RODU FULWLFD OD SURSXHVWD GH *DUFD &DQFOLQL SRU HO fWRQR FHOHEUDWRULR FRQ TXH HVW£ GLFKD \ SRU HO H[FHVLYR HPSOHR GH HMHPSORV TXH SDUHFHQ UHIHULUVH D FLHUWRV HVWUDWRV GH OD VRFLHGDG ODWLQRDPHULFDQDf f0HVWL]DMH H KLEULGH]f f $VLPLVPR DO LJXDO TXH HQ HO FDVR GH ƒQJHO 5DPD HV SRFR OR TXH *DUFD &DQFOLQL QRV GLFH DFHUFD GHO VXMHWR TXH HQWUD \ VDOH GH OD PRGHUQLGDG \ GHO GHVJDUUDPLHQWR TXH HVWH SURFHVR GH KLEULGDFLQ UHSUHVHQWD D QLYHO SHUVRQDO $RV GHVSXV GH OD SXEOLFDFLQ GH VX OLEUR \ FRQ OD SHUVSHFWLYD TXH RWRUJD HO WLHPSR HO PLVPR *DUFD &DQFOLQL UHFRQRFHUD TXH VL VH OH fKXELHUD RFXUULGR DSOLFDU OD KLEULGDFLQ HQ PRYLPLHQWR GH WU£QVLWR \ SURYLVLRQDOLGDG > @ fKXELHUD SRGLGR GHOXFLGDU PHMRU FPR ORV VXMHWRV LQGLYLGXDOHV \ FROHFWLYRV VH FRPSRUWDQ UHVSHFWR GH OR TXH OD KLEULGDFLQ OHV SHUPLWH DUPRQL]DU \ OHV UHVXOWD LQFRQFLOLDEOHf f(QWUDU \ VDOLUf f 3RU RWUR ODGR QR FDEH GXGD TXH SRGHPRV FRQVLGHUDU DO PHVWL]R FRPR XQ VXMHWR KHWHURJQHR FDUDFWHUL]DGR SRU OD IUDJPHQWDFLQ \ FRPR XQ PLJUDQWH (O PHVWL]R \ HO PLJUDQWH \D QR UHSUHVHQWDUDQ FRQWUDULRV VLQR P£V ELHQ VH FDUDFWHUL]DUDQ SRU VHU FRPSOHPHQWDULRV HQ WDQWR DPERV FRQVLGHUDQ OD IUDJPHQWDFLQ

PAGE 33

6RPRV FRQVFLHQWHV HQ HVWH WUDEDMR TXH OD WUDQVFXOWXUDFLQ OD KLEULGH] \ OD KHWHURJHQHLGDG VRQ FRQFHSWRV TXH D GLIHUHQFLD GHO PHVWL]DMH HVW£Q HQ ERJD HQ HO £PELWR GH ORV HVWXGLRV FXOWXUDOHV 6LQ HPEDUJR \ VLQ GHVPHUHFHU ORV DSRUWHV EULQGDGRV SRU QXPHURVRV HVWXGLRVRV GH OD FXOWXUD ODWLQRDPHULFDQD QR HVWDPRV WRWDOPHQWH FRQYHQFLGRV GH TXH VH KDOOD DYDQ]DGR GH XQ WUPLQR D RWUR &RQVLGHUR DO LJXDO TXH 5REHUWR 0RUDOHV TXH GHEHPRV fUHSHQVDU OD QRFLQ GH PHVWL]DMH FXOWXUDO GHVSRM£QGROD GH VX FDUJD LGHROJLFD KRPRJHQHL]DQWH \ GHVSUREOHPDWL]DGRUDf (V SRU HVWH PRWLYR TXH HQ YH] GH LQYHQWDU DOJR QXHYR GH RIUHFHU XQ QHRORJLVPR \R SURSRQJR SDUD HVWD WHVLV HO XVR GHO FRQFHSWR GH PHVWL]DMH 6L PLUDPRV DO PHVWL]DMH FRQ RWURV RMRV HQWRQFHV YHUHPRV TXH HVWH FRQFHSWR QRV SXHGH VHU DQ WLO SDUD GHVFULELU OD KHWHURJHQHLGDG FXOWXUDO GH XQD QDFLQ \ OD PDQHUD HQ TXH HVWD KHWHURJHQHLGDG HV UHSUHVHQWDGD HQ HO PDUFR GH OD OLWHUDWXUD (VWD WHVLV SRU OR WDQWR XWLOL]D HO FRQFHSWR GH PHVWL]DMH DO DQDOL]DU ODV REUDV GH (GJDUGR 5LYHUD 0DUWQH] /DXUD 5LHVFR \ =HQ =RUULOOD /D KLSWHVLV TXH JXLDU£ HO WUDEDMR HV TXH QR VH SUHVHQWD HQ OD ILFFLQ GH HVWRV WUHV DXWRUHV XQD VROD \ QLFD LGHQWLGDG PHVWL]D VLQR YDULDV LGHQWLGDGHV PHVWL]DV TXH RSHUDQ GH DFXHUGR D OD DFWLWXG TXH ORV VXMHWRV WRPDQ IUHQWH D RWUDV FXOWXUDV $QWHV GH SDVDU D HYDOXDU FPR OD REUD GH HVWRV WUHV DXWRUHV SUHVHQWDQ SRVLFLRQHV FRQWUDGLFWRULDV UHVSHFWR DO PHVWL]DMH VH KDFH QHFHVDULR FRQRFHU ODV FDUDFWHUVWLFDV TXH HO PLVPR FREU HQ HO £PELWR SHUXDQR (O VLJXLHQWH FDSWXOR SUHVHQWD ORV SRVWXODGRV HODERUDGRV HQ WRPR DO PHVWL]DMH SRU ORV SULQFLSDOHV UHSUHVHQWDQWHV GHO SHQVDPLHQWR SROWLFRVRFLDO SHUXDQR GHO 6LJOR ;; \ ORV SULQFLSDOHV WUDEDMRV TXH KDQ DERUGDGR HO WHPD GH OD PLJUDFLQ \ HO PHVWL]R SHUXDQR HQ HO PDUFR GH ODV FLHQFLDV VRFLDOHV

PAGE 34

&$3,78/2 ,1',26 2 0(67,=26" (Q HO VHJXQGR FDSWXOR KHPRV YLVWR FPR KR\ HQ GD ORV HVWXGLRV FXOWXUDOHV QRV SHUPLWHQ DFHUFDPRV D OD QRFLQ GH LGHQWLGDG GH XQD PDQHUD GLIHUHQWH GH XQD PDQHUD TXH DFHSWH OD GLYHUVLGDG OD KLEULGH] OD KHWHURJHQHLGDG $VLPLVPR KHPRV SRGLGR DSUHFLDU FPR D QLYHO ODWLQRDPHULFDQR HO GLVFXUVR GHO PHVWL]DMH VH KD LGR PRGLILFDQGR FRQ HO WLPSR 6LQ HPEDUJR HVWD SOXUDOLGDG TXH FDUDFWHUL]D D ODV QDFLRQHV DPHULFDQDV KR\ HQ GD QR IXH VLHPSUH UHFRQRFLGD QL PXFKR PHQRV GHVHDGD 0£V ELHQ H[LVWDQ FRQFHSFLRQHV PRQROWLFDV GH OD QDFLQ TXH QR SHUPLWDQ DFHUFDPRV D OD SOXUDOLGDG QL DFHSWDU OD GLIHUHQFLD \ HO FDPELR (Q HO 3HU ORV HVIXHU]RV SRU GHILQLU OR TXH FRQVWLWX\H OD QDFLQ SHUXDQD VXUJHQ D UD] GH OD GHUURWD DQWH &KLOH GXUDQWH OD *XHUUD GHO 3DFILFR 'HVGH HQWRQFHV KLVSDQLVWDV H LQGLJHQLVWDV WUDWDURQ GH LPDJLQDUVH ODV FDUDFWHUVWLFDV FRQVWLWXWLYDV GH XQD QDFLQ HVWDEOH H LQWHJUDGD 'HVJUDFLDGDPHQWH ORV GLYHUVRV LPDJLQDULRV QDFLRQDOHV R LJQRUDEDQ \ GHQLJUDEDQ D OD PD\RU SDUWH GH OD SREODFLQ SHUXDQD OD SREODFLQ LQGJHQD R OD HQDOWHFDQ 1R KDED WUPLQR PHGLR QR KDED FDELGD SDUD OD PH]FOD (O HQFXHQWUR GH FXOWXUDV \ OD SRVLEOH LQWHJUDFLQ GH ODV GLIHUHQWHV YHUWLHQWHV FXOWXUDOHV TXH FDUDFWHUL]DQ DO 3HU GH KR\ HPSLH]DQ D VHU UHFRQRFLGDV \ HVWXGLDGDV VOR D ILQHV GH OD GFDGD GH ORV FXDUHQWD $ UD] GH ORV JUDQGHV IOXMRV PLJUDWRULRV TXH VH GDQ GH OD VLHUUD D OD FRVWD VXUJH XQ LQWHUV HQ HO PDUFR GH ODV FLHQFLDV VRFLDOHV SRU HO QXHYR VXMHWR TXH HVW£ FDPELDQGR OD ILVRQRPD GHO FDPSR \ GH OD FLXGDG HO PLJUDQWH DQGLQR HO PHVWL]R

PAGE 35

&RPR SRGUHPRV DSUHFLDU PLHQWUDV TXH D SULQFLSLR GH VLJOR HO GHEDWH VH FHQWUDED HQ HO PHVWL]DMH FRPR LGHRORJD FRPR SUR\HFWR SROWLFR HQ OD VHJXQGD SDUWH GHO VLJOR HO GHEDWH VH FHQWUD HQ HO PHVWL]DMH FRPR SURFHVR FRPR SDUWH LQWHJUDO GHO GHVDUUROOR HFRQPLFR GHO SDV (VWH FDSWXOR WLHQH XQ REMHWLYR SULQFLSDO GDU XQD YLVLQ GH FRQMXQWR GHO URO TXH HO PHVWL]DMH KD GHVHPSHDGR WDQWR HQ HO £PELWR SROWLFR FRPR HQ HO PDUFR GH ODV FLHQFLDV VRFLDOHV 3DUD HOOR VH HIHFWXDU£ XQD UHYLVLQ GH ORV SRVWXODGRV HODERUDGRV HQ WRPR DO PHVWL]DMH SRU ORV SULQFLSDOHV UHSUHVHQWDQWHV GHO SHQVDPLHQWR SROWLFRVRFLDO SHUXDQR GHO 6LJOR ;; \ ORV SULQFLSDOHV WUDEDMRV TXH KDQ DERUGDGR HO WHPD GH OD PLJUDFLQ \ HO PHVWL]R SHUXDQR HQ HO PDUFR GH ODV FLHQFLDV VRFLDOHV (O PHVWL]DMH HQ HO SHQVDPLHQWR VRFLDO SHUXDQR D SULQFLSLRV GHO 6LJOR ;; (Q HO 3HU HO WSLFR GHO PHVWL]DMH KD VLGR DERUGDGR D OD OX] GHO SUREOHPD LQGJHQD FX\D GLVFXVLQ VH LQLFLD FRQ 0DQXHO *RQ]£OH] 3UDGD D SDUWLU GH OD GHUURWD IUHQWH D &KLOH HQ OD *XHUUD GHO 3DFILFR f \ FRQWLQD GXUDQWH OD *HQHUDFLQ GHO \ OD *HQHUDFLQ GHO &HQWHQDULR 0DQXHO *RQ]£OH] 3UDGD (O IUDFDVR SHUXDQR DQWH &KLOH GHVHQFDGHQ XQ GHEDWH DFHUFD GHO 3HU \ VX VLWXDFLQ \ OOHY D LQWHOHFWXDOHV GH GLIHUHQWHV SURFHGHQFLDV D SUHJXQWDUVH 4X HV HO 3HU" 4XLQHV OR FRQIRUPDQ" 4XLQ FRQVWLWX\H HO YHUGDGHUR UHSUHVHQWDQWH GH OD QDFLQ SHUXDQD" (O SULPHUR HQ WUDWDU GH HQWHQGHU OD GHUURWD SHUXDQD IXH 0DQXHO *RQ]£OH] 3UDGD f TXLHQ FXHVWLRQD HO SRUTX GHO IUDFDVR 6OR HQFXHQWUD XQD H[SOLFDFLQ OD FRQGLFLQ VHUYLO GHO LQGLR D TXLHQ GHVFULEH FRPR fXQ KEULGR FRQ ORV YLFLRV GHO E£UEDUR \ VLQ ODV YLUWXGHV GHO HXURSHRf f &PR VDOYDU DO LQGLR" &PR GHYROYHUOH VX &DUDFWHUL]DGD SRU HO GLVFXUVR LQGLJHQLVWD

PAGE 36

GLJQLGDG" ,QFRUSRU£QGROR D OD VRFLHGDG SHUXDQD \D TXH *RQ]£OH] 3UDGD OR FRQVLGHUDED HO YHUGDGHUR UHSUHVHQWDQWH GH OD QDFLQ (VWD SRVWXUD VH HYLGHQFLD GH PDQHUD FODUD HQ HO f'LVFXUVR GHO 3ROLWHDPDf GH f1R IRUPDQ HO YHUGDGHUR 3HU ODV DJUXSDFLRQHV GH FULROORV \ H[WUDQMHURV TXH KDELWDQ OD IDMD GH OD WLHUUD VLWXDGD HQWUH HO 3DFILFR \ ORV $QGHV /D QDFLQ HVW£ IRUPDGD SRU OD PXFKHGXPEUH GH LQGLRV GLVHPLQDGRV HQ OD EDQGD RULHQWDO GH OD FRUGLOOHUDf f 3HUR FPR GHED LQFRUSRUDUVH DO LQGLR" $ WUDYV GH OD HGXFDFLQ GH OD DOIDEHWL]DFLQ OD PLVPD TXH HVWDUD D FDUJR GH ORV PDHVWURV GH HVFXHOD D TXLHQ *RQ]£OH] 3UDGD GLULJH VX OODPDGR (Q f1XHVWURV LQGLRVf f *RQ]£OH] 3UDGD YLQFXOD OD VLWXDFLQ GHO LQGLR QR WDQWR D DVSHFWRV SHGDJJLFRV VLQR P£V ELHQ D DVSHFWRV HFRQPLFRV HQIDWL]DQGR HO KHFKR GH TXH fORV LQGLRV VRQ WRGDYD YFWLPDV GHO YLHMR RUGHQ EDVDGR HQ OD H[SORWDFLQ GHO KRPEUH SDGHFLHQGR P£V TXH VXV DQWHSDVDGRV GXUDQWH HO &RORQLDMHf &KDQJ 5RGUJXH] f (Q OR UHIHUHQWH DO PHVWL]R *RQ]£OH] 3UDGD KDFH PHQFLQ HVSHFLILFD DO HQFDVWDGR FKROR D DTXHO TXH KD UHQHJDGR GH VXV RUJHQHV GHVFRQRFLHQGR VX FODVH \ VX UD]D \ TXH HYHQWXDOPHQWH VH KD YXHOWR FRQWUD HOODV (Q +RUDV GH OXFKD f VHDOD 3RFRV JUXSRV VRFLDOHV >@ KDQ FRPHWLGR WDQWDV LQLTXLGDGHV QL DSDUHFHQ FRQ UDVJRV WDQ QHJURV FRPR ORV HVSDROHV \ HQFDVWDGRV FKRORV HQ HO 3HU /DV UHYROXFLRQHV ORV GHVSLOIDUURV \ ODV EDQFDUURWDV SDUHFHQ QDGD DQWH OD FRGLFLD JODFLDO GH ORV HQFDVWDGRV SDUD VDFDU HO MXJR D OD FDUQH KXPDQD 0X\ SRFR OHV KD LPSRUWDGR HO GRORU \ OD PXHUWH GH VXV VHPHMDQWHV FXDQGR HVH GRORU \ HVD PXHUWH OHV KD UHQGLGR XQRV FXDQWRV VROHV GH JDQDQFLD f (Q f1XHVWURV LQGLRVf VX FUWLFD VHU£ P£V IXHUWH DQ f(O YHUGDGHUR WLUDQR GH OD PDVD HO TXH VH YDOH GH XQRV LQGLRV SDUD HVTXLOPDU \ RSULPLU D ORV RWURV HV HO HQFDVWDGR FRPSUHQGLQGRVH HQ HVWD SDODEUD WDQWR DO FKROR GH OD VLHUUD R PHVWL]R FRPR DO PXODWR \ DO

PAGE 37

]DPER GH OD FRVWDf f (O PHVWL]R R FKROR UHSUHVHQWD DO LJXDO TXH HO HVSDRO XQ H[SORWDGRU GH LQGLRV 6H HVWDEOHFH HQWRQFHV fXQD GLFRWRPD PDQLTXHDf VHJQ OD FXDO OR EODQFR OR HVSDRO OR DULVWRFU£WLFR \ OR FRVWHR HV LUUHPHGLDEOHPHQWH PDOR \ SRU RWUR ODGR OR LQGJHQD OR FDPSHVLQR OR VHUUDQR HV LQWUQVLFDPHQWH EXHQRf 6DQGHUV f (V SRU ODV LGHDV YHUWLGDV HQ HO GLVFXUVR GHO 3ROLWHDPD TXH -RV &DUORV 0DUL£WHJXL FRQVLGHUD TXH *RQ]£OH] 3UDGD UHSUHVHQWD fHO SULPHU LQVWDQWH OFLGR GH OD FRQFLHQFLD GHO 3HUf \ TXH HQ VX GLVFXUVR fVH HQFXHQWUD HO JHUPHQ GHO QXHYR HVSULWX QDFLRQDOf f /D ILJXUD GH *RQ]£OH] 3UDGD HV VXPDPHQWH LPSRUWDQWH SDUD FXDOTXLHU HVWXGLR HQ WRPR D OD LGHQWLGDG SHUXDQD QR VOR SRUTXH FRQVWLWX\H XQR GH ORV SULPHURV LQWHOHFWXDOHV SHUXDQRV TXH VHQW ORV SDU£PHWURV SDUD FUHDU fOD QDFLQf VXEUD\DQGR HO SDSHO GHO LQGJHQD VLQR WDPELQ SRUTXH D SDUWLU GH VX SHQVDPLHQWR VH HPSH] D FRQFHELU H LQWHUSUHWDU DO 3HU HQ EDVH D XQ VLVWHPD ELQDULR D XQ VLVWHPD GXDOLVWD /D JHQHUDFLQ GHO 3DUD HVWD JHQHUDFLQ IRUPDGD SRU )UDQFLVFR *DUFD &DOGHUQ f -RV GH OD 5LYD $JHUR f \ 9FWRU $QGUV %HODQGH f OD PDVD GH LQGLRV TXH WDQWR KDED SUHRFXSDGR D *RQ]£OH] 3UDGD TXHGDED WRWDOPHQWH DO PDUJHQ 6L ELHQ UHLYLQGLFDED OD JUDQGH]D GHO LPSHULR LQFDLFR QR VH RFXSDED GHO LQGLR UHDO GH FDUQH \ KXHVR 'HIHQVRUD GHO GLVFXUVR KLVSDQLVWD HV GHFLU GH OD &RORQLD \ GH ORV DSRUWHV HVSDROHV HVWD JHQHUDFLQ WHQD FRPR REMHWLYR UHGLVHDU HO SDV GH XQD PDQHUD WDO TXH VWH VH DVHPHMDVH D ORV SDVHV DYDQ]DGRV (Q HVWD LPDJHQ GH QDFLQ ORV LQGLRV QR FRQVWLWXDQ OD EDVH GH OD SHUXDQLGDG \ SRU OR WDQWR QR WHQDQ XQ URO SUHSRQGHUDQWH GHQWUR GH OD IRUPDFLQ GH OD QDFLQ 0£V ELHQ VWRV GHEDQ VHU DVLPLODGRV \ FRQYHUWLGRV HQ PHVWL]RV \D TXH VOR D WUDYV GHO PHVWL]DMH SRGUD HO 3HU FRQYHUWLUVH HQ XQ SDV PRGHUQR

PAGE 38

6LQ OXJDU D GXGDV -RV GH OD 5LYD $JHUR FRQVWLWX\H XQR GH ORV JUDQGHV GHIHQVRUHV GHO PHVWL]DMH HQ HO 3HU 3DUD 5LYD $JHUR HO LQGLR HUD XQ VHU GHJHQHUDGR DFRVWXPEUDGR DO \XJR \ OD GHJUDGDFLQ VLWXDFLQ TXH VOR SRGUD VHU VXSHUDGD D WUDYV GH OD PLJUDFLQ \ HO PHVWL]DMH (Q VX f(ORJLR DO ,QFD *DUFLODVR GH OD 9HJDf f 5LYD $JHUR LQDXJXUD WRGD XQD WUDGLFLQ TXH FRQVLGHUD D *DUFLODVR FRPR HO SHUIHFWR UHSUHVHQWDQWH GHO PHVWL]DMH HQWHQGLGR VWH FRPR OD IXVLQ DUPQLFD GH UD]DV \ FXOWXUDV /RV WUDEDMRV GH 5LYD $JHUR DFHUFD GH *DUFLODVR WXYLHURQ WDO LPSRUWDQFLD \ UHVRQDQFLD TXH LQLFLDURQ WRGD XQD WUDGLFLQ HQ HO 3HU \ SURSRUFLRQDURQ XQD LPDJHQ GH GHO PHVWL]DMH FRPR IXVLQ DUPQLFD GH GRV UD]DV TXH SHUGXUD KDVWD KR\ HQ GD (VWD LPDJHQ VLQ HPEDUJR KD VLGR UHIXWDGD SRU &RUQHMR 3RODU TXLHQ HQ VX OLEUR (VFULELU HQ HO DLUH HQVD\R VREUH OD KHWHURJHQHLGDG VRFLRFXOWXUDO HQ ODV OLWHUDWXUDV DQGLQDV f VHDOD TXH OR TXH 5LYD $JHUR HVW£ HORJLDQGR DO OODPDU D *DUFLODVR HO SULPHU SHUXDQR HV OD KHUHQFLD QRELOLDULD GHO PLVPR HQ WDQWR HO SDGUH \ OD PDGUH HUDQ QREOHV f6H WUDWD VLQ HPEDUJR GH XQ SHFXOLDU PHVWL]DMH QR FXDOTXLHUD VLQR XQR TXH DVRFLD GRV DQFHVWURV QRELOLDULRV fY£VWDJRGLFH 5LYD $JHUR GH OD HVWLUSH LPSHULDO >LQFDLFD@ \ GH XQR GH ORV SULPHURV HQWUH ORV QXHYRV H LQYHQFLEOHV YLUDFRFKDVff (VFULELU f $ SHVDU GH HVWH KHFKR FDEH UHVDOWDU TXH 5LYD $JHUR IXH XQR GH ORV SRFRV LQWHOHFWXDOHV GH HVWD JHQHUDFLQ TXH VH HVIRU] SRU FRQRFHU HO 3HU (Q VXV 3DLVDMHV 3HUXDQRV f UHVXOWDGR GH VX HVIXHU]R SRU VDOLU GH /LPD SDUD FRQRFHU ORV $QGHV 5LYD $JHUR HIHFWD XQD LQWHUHVDQWH FRPSDUDFLQ GH OD FRVWD \ OD VLHUUD SHUXDQD fOD FRVWD KD UHSUHVHQWDGR OD LQQRYDFLQ OD OLJHUH]D OD DOHJUD \ HO SODFHU \ OD VLHUUD OD FRQVHUYDFLQ KDVWD HO UHWUDVR OD VHULHGDG KDVWD OD WULVWH]D OD GLVFLSOLQD KDVWD OD VHUYLGXPEUH \ OD UHVLVWHQFLD KDVWD OD P£V H[WUHPD OHQWLWXGf f

PAGE 39

&RPR VH SXHGH DSUHFLDU 5LYD $JHUR SUHVHQWD XQD LPDJHQ GXDO GHO SDV PLHQWUDV TXH OD FRVWD UHSUHVHQWD HO FDPELR \ OD HQHUJD OD VLHUUD DSDUHFH FRPR WULVWH \ VHUYLO 6L ELHQ VX LPDJHQ GH OD VLHUUD HV GHVDOHQWDGRUD 5LYD $JHUR UHFRQRFH OD LPSRUWDQFLD GH OD PLVPD \D TXH FRQVLGHUD TXH HOOD UHSUHVHQWD fHO YHUGDGHUR 3HUf \ SRU OR WDQWR fFXQD GH OD QDFLRQDOLGDGf %DTXHUL]R /D FRQFLHQFLD f (V SRU HVWD UD]Q TXH 5LYD $JHUR WLHQH XQ PULWR LQYDORUDEOH HQ WDQWR UHFRQRFL TXH HO 3HU QR VH OLPLWDED D OD FDSLWDO \ TXH OD VLHUUD FRQVWLWXD DOJR DV FRPR OD FROXPQD YHUWHEUDO GH OD QDFLQ 6LQ HPEDUJR VX YLVLQ GHO 3HU WHQD FRPR REMHWLYR OD XQLGDG \ FRQVHFXHQWHPHQWH QR SHUPLWL FRPSUHQGHU OD SOXUDOLGDG GH OD UHDOLGDG SHUXDQD (O GLVFXUVR LQGLJHQLVWD /D *HQHUDFLQ GHO &HQWHQDULR EXVF UHVSRQGHU D ODV SURSXHVWDV GH OD *HQHUDFLQ GHO FRQ HO GLVFXUVR LQGLJHQLVWD (O LQGLJHQLVPR IXH XQ PRYLPLHQWR LQWHOHFWXDO TXH EXVFDED H[DOWDU DO LQGLR UHLYLQGLFDU VXV FRVWXPEUHV \ VXV WUDGLFLRQHV \ DO PLVPR WLHPSR GHQXQFLDU ODV SUHFDULDV FRQGLFLRQHV GH YLGD HQ OD TXH YLYD EDMR HO GRPLQLR GH ORV ODWLIXQGLVWDV 3DUD ORV LQGLJHQLVWDV HO LQGJHQD FRQVWLWXD HO YHUGDGHUR UHSUHVHQWDQWH GH OD QDFLQ SHUXDQD /RV LQGLJHQLVWDV QR FRQVWLWXDQ XQ JUXSR KRPRJQHR \ SUHVHQWDEDQ GLIHUHQWHV SRVLFLRQHV UHVSHFWR DO LQGJHQD (V GHFLU VL ELHQ H[LVWD XQ LQWHUV FRPQ SRU OD VLWXDFLQ GHO LQGLR QR VH GDED QHFHVDULDPHQWH XQLIRUPLGDG HQ FXDQWR D ODV VROXFLRQHV TXH VH SURSRQDQ SDUD PHMRUDU OD VLWXDFLQ GHO PLVPR OR TXH LQGHIHFWLEOHPHQWH OOHYDED D GLIHUHQWHV PRGRV GH FRQFHELU OD QDFLQ SHUXDQD $O LQWHULRU GHO PRYLPLHQWR LQGLJHQLVWD HO LQGLJHQLVPR SURPRYLGR HQ OD FLXGDG GHO &XVFR RFXS XQ OXJDU SUHSRQGHUDQWH /RV LQGLJHQLVWDV FXVTXHRV VH YLHURQ PRWLYDGRV D GHIHQGHU ORV LQWHUHVHV GH ORV LQGJHQDV D FDXVD GH XQD VHULH GH OHYDQWDPLHQWRV TXH VH

PAGE 40

GLHURQ HQ ODV SURYLQFLDV GHO &XVFR DOUHGHGRU GH \ TXH fDPHQD]DURQ OD KHJHPRQD FXOWXUDO \ VRFLDO GH OD FODVH WHUUDWHQLHQWH FX]TXHDf 3RROH f $O UHIHULUVH D ORV LGHDOHV GH HVWD HVFXHOD 9DOF£UFHO GHVWDFD HQWUH RWURV XQD GHIHQVD GHO LQGJHQD FRQWUD ORV DEXVRV GH ORV WHUUDWHQLHQWHV XQD JORULILFDFLQ GHO SDVDGR SUHFRORPELQR XQD DJUHVLYD SROWLFD DQWLFHQWUDOLVWD \ OD SUGLFD GHO UHJLRQDOLVPR 6LQ OXJDU D GXGDV /XLV ( 9DOF£UFHO f \ -RV 8ULHO *DUFD f FRQVWLWX\HQ ODV ILJXUDV P£V VREUHVDOLHQWHV GH OD HVFXHOD FXVTXHD (O HQIRTXH GH /XLV ( 9DOF£UFHO TXLHQ UHSUHVHQWD OD WHQGHQFLD P£V H[WUHPLVWD GHO LQGLJHQLVPR VH GLIHUHQFLD FRQVLGHUDEOHPHQWH GHO GH *RQ]£OH] 3UDGD R GH 5LYD $JHUR 3DUD 9DOF£UFHO HO SUREOHPD GHO LQGLR QR HUD HFRQPLFR VLQR UDFLDO \ FXOWXUDO (Q 7HPSHVWDG HQ ORV $QGHV f 9DOF£UFHO GHMD FODUDPHQWH HVWDEOHFLGDV ODV EDVHV GH VX DQGLQLVPR HO PLVPR TXH JLUD HQ WRPR D ODV VLJXLHQWHV LGHDV UHVXUJLPLHQWR GH OD UD]D LQGLD SHUFHSFLQ GHO LQFDQDWR FRPR OD fHGDG GH RURf GH OD KLVWRULD QDFLRQDO LGHQWLILFDFLQ GH OR LQGLR FRPR fOR SHUXDQRf GHILQLFLQ GH ORV $QGHV \ OD VLHUUD FRPR K£ELWDW HVHQFLDO GHO 3HU UHFRQRFLPLHQWR GHO SDQWHVPR DJUDULVPR \ HO FROHFWLYLVPR FRPR QFOHRV HVHQFLDOHV GH OD FXOWXUD LQGLD DWULEXFLQ D ORV LQGLRV GH ODV FDUDFWHUVWLFDV YLULOHV FDSDFHV GH WUDQVIRUPDU HO SDV UHFODPR GH XQ FDPELR KLVWULFR TXH GHYXHOYD D OD VLHUUD \ ORV LQGLRV HO GRPLQLR GHO SDV DQXQFLR GH XQD YLROHQWD LQYDVLQ LQGJHQD TXH GHVFHQGLHQGR GH ORV $QGHV \ OD VLHUUD RFXSDUD OD FRVWD \ H[SXOVDUD D ORV PHVWL]RV FULROORV \ EODQFRV GHO WHUULWRULR QDFLRQDO )UDQFR f 6X SRVWXUD UHVSHFWR DO PHVWL]DMH VH KDOOD HYLGHQWHPHQWH LQIOXHQFLDGD SRU ORV SRVLWLYLVWDV HXURSHRV TXLHQHV VRVWHQDQ TXH HO GHVDUUROOR GH ORV SXHEORV VH EDVDED HQ OD SXUH]D GH UD]DV 9HU SUORJR D OD WHUFHUD HGLFLQ GH (O 1XHYR LQGLR

PAGE 41

/D UD]D GHO &LG \ GRQ 3HOD\R PH]FOD GH VDQJUH D OD VDQJUH DPHULFDQD VH KDQ PH]FODGR ODV FXOWXUDV 1DFH GHO YLHQWUH GH $PULFD XQ QXHYR VHU KEULGR QR KHUHGD ODV YLUWXGHV DQFHVWUDOHV VLQR ORV YLFLRV \ ODV WDUDV (O PHVWL]DMH GH ODV FXOWXUDV QR SURGXFH VLQR GHIRUPLGDGHV f &RUQHMR 3RODU SRU VX SDUWH FRQVLGHUD TXH TXL]£V XQR GH ORV HUURUHV P£V JUDYHV GH 9DOF£UFHO KD\D VLGR HO KHFKR GH H[FOXLU DO PHVWL]R GH fVX SUR\HFWR QDFLRQDOf FXDQGR VX SUHVHQFLD HQ HUD PD\RULWDULD (VFULELU f &DEUD VHDODU XQ DVSHFWR P£V UHVSHFWR D HVWH OLEUR (O SUORJR GH 7HPSHVWDG HQ ORV $QGHV IXH HVFULWR SRU -RV &DUORV 0DUL£WHJXL PLHQWUDV TXH HO FRORIQ HVWXYR D FDUJR GH /XLV $OEHUWR 6£QFKH] (VWH OWLPR VH SURQXQFLD HQ FRQWUD GHO OLEUR GH 9DOF£UFHO GHIHQGLHQGR OR TXH O OODPD HO WRWDOLVPR HV GHFLU XQD QDFLQ SHUXDQD TXH LQWHJUH WRGDV ODV UD]DV DVHQWDGDV HQ HO WHUULWRULR UHLYLQGLFDQGR DV OR PHVWL]R (VWH GDWR HV LQWHUHVDQWH QR VOR SRUTXH 0DUL£WHJXL 6£QFKH] \ 9DOF£UFHO UHSUHVHQWDEDQ WHQGHQFLDV RSXHVWDV GHO LQGLJHQLVPR VLQR SRU OR TXH HVWR LPSOLFD HQ WUPLQRV GH XQ 3HU LQWHJUDO $O LJXDO TXH HQ ORV FDVRV DQWHULRUHV HO SUR\HFWR GH QDFLQ DERJDGR SRU OD (VFXHOD &XVTXHD SUHVHQWD FDUDFWHUVWLFDV GLFRWPLFDV 3HUR FRPR OR VHDOD &RUQHMR 3RODU HQ OD GLFRWRPD D OD TXH VH KDFH UHIHUHQFLD OD VLHUUD HV fVPEROR GH OD IXHU]D \ HO PDVFXOLQR \ OD FRVWD UHSUHVHQWDQWH GH VHQVLELOLGDG \ FRUWHVDQD IHPHQLQDVf (VFULELU f (Q -RV 8ULHO *DUFD SXEOLFD (O QXHYR LQGLR 0LHPEUR FRPR 9DOF£UFHO GHO *UXSR 5HVXUJLPLHQWR *DUFD SUHVHQWD HQ VX OLEUR OR TXH FRQVWLWX\H XQD UHVSXHVWD GLUHFWD DO OLEUR GH 9DOF£UFHO TXH SDUD HQWRQFHV VH KDED FRQYHUWLGR HQ XQD fYHUGDGHUD ELEOLD GH ORV LQGLJHQLVWDVf &RUQHMR 3RODU (VFULELU HQ HO DLUH f 'HVGH HO SUORJR *DUFD 8QD SRVWXUD VHPHMDQWH \ DQ P£V H[WUHPD HV OD GHO EROLYLDQR $OFLGHV $UJXHGDV TXLHQ HQ VX OLEUR 3XHEOR HQIHUPR ODQ]D XQD GXUD FUWLFD FRQWUD HO PHVWL]R EROLYLDQR

PAGE 42

FXHVWLRQD OD fSRFD GH ODV UD]DVf \ OD LGHD GH TXH VOR VH KDJD UHIHUHQFLD D XQ fLQGLR KLVWULFRf &RQVLGHUD TXH HO YHUGDGHUR UHSUHVHQWDQWH GH OD QDFLQ QR HV HO LQGLR fLQFDLFRf VLQR XQ LQGLR TXH HV fP£V HVSULWX TXH VDQJUHf 3RVWXO TXH HO QXHYR LQGLR HUD HO PHVWL]R DQGLQR (Q VXV SDODEUDV (O LQGLR >@ HV OD WUDGLFLQ SUHKLVWULFD TXH D FDGD PRPHQWR QRV RSULPH >@ HO PHVWL]R TXH FRPSUHQGH DO LQGLR WUDQVIRUPDGR FRPR DO LQYDVRU R fPHWHFRf DQGLQL]DGR HV HO VXMHWR HQ TXLHQ VH H[SUHVD SRU DKRUD EDOEXFLHQWH HO HVSULWX QHRLQGLDQR >@ (O DOPD PHVWL]D HV SXHV SHVH DO GHVFUGLWR GHO WUPLQR HO FRPLHQ]R GHO DPHULFDQLVPR WRWDO HV XQD SHUVRQDOLGDG HQ JHUPHQ \ QR XQD DOHDFLQ IVLFRTXPLFD GHVFRPSRQLEOH HQ GRV £WRPRV HQ GRV PLWDGHV OD XQD HXURSHD \ OD RWUD LQGLD SRU P£V TXH HO DFRSODPLHQWR GH HVRV HOHPHQWRV OH KD\D SURGXFLGR (V HO DOPD TXH LQIXQGH YLGD D OD $PULFD DFWXDO (V GHFLU QR VRQ ODV FDUDFWHUVWLFDV UDFLDOHV R KLVWULFDV ODV TXH OH FRQILHUHQ LGHQWLGDG DO QXHYR LQGLR 6LQ HPEDUJR FRPR ELHQ OR VHDOD 0RQJXL OD VROXFLQ DO SUREOHPD GHO LQGLR HUD TXH HO PLVPR GHMDUD GH VHUOR SDUD FRQYHUWLUVH HQ PHVWL]R HQ QHR LQGLR SRU OR TXH VH HVW£Q LQYLUWLHQGR DV fORV WUPLQRV GHO LQGLJHQLVPRf f $ SHVDU GH TXH OD SRVWXUD GH *DUFD HUD WRWDOPHQWH FRQWUDULD D OD GH 9DOF£UFHO FDEH GHVWDFDU TXH VWH OWLPR DRV P£V WDUGH VXSR HQFRQWUDU YDORU HQ OD REUD GH *DUFD f
PAGE 43

LQGLJHQLVWD GH WLQWHV UXGDPHQWH DQWLPHVWL]RV GHO DXWRU GH 7HPSHVWDG HQ ORV $QGHV KDED GHMDGR HO SDVR D XQD SRVLFLQ TXH YHD HQ HO PHVWL]DMH OD VROXFLQ D ORV SUREOHPDV GH OD SREODFLQ LQGJHQDf f -RV &DUORV 0DUL£WHJXL UHSUHVHQWD VLQ OXJDU D GXGDV XQD GH ODV ILJXUDV P£V VDOWDQWHV GHO LQGLJHQLVPR SHUXDQR 3DUD 0DUL£WHJXL HO SUREOHPD GHO LQGLR HUD HVHQFLDOPHQWH XQ SUREOHPD VRFLRHFRQPLFR \ QR UDFLDO 'H DK TXH QRV PDQLILHVWH TXH OD FXHVWLQ LQGJHQD fDUUDQFD GH QXHVWUD HFRQRPDf OR TXH UHSUHVHQWDED HO DQLTXLODPLHQWR GHO VLVWHPD IHXGDO \ OD LQVWDODFLQ GH XQ UJLPHQ VRFLDOLVWD (Q VXV 6LHWH HQVD\RV GH OD UHDOLGDG SHUXDQD f 0DUL£WHJXL HVER]D VX WHVLV VREUH HO GXDOLVPR SHUXDQR 6L ELHQ UHFRQRFH TXH VRQ WUHV ODV UHJLRQHV TXH FDUDFWHUL]DQ DO 3HU SRVWXOD TXH fFRVWD \ VLHUUD VRQ >@ HIHFWLYDPHQWH ODV GRV UHJLRQHV HQ TXH VH GLVWLQJXH \ VHSDUD OD SREODFLQf WHQLHQGR FRPR FRQVHFXHQFLD fOD GXDOLGDG GH OD KLVWRULD \ HO DOPD SHUXDQDVf f 0DUL£WHJXL QR FRQVLGHU OD IXVLQ GH FXOWXUDV FRPR OD VROXFLQ D HVWD GXDOLGDG 3DUD HVWH SHQVDGRU HO PHVWL]DMH SURGXFD XQ WLSR VRFLDO PDUFDGR SRU HO KLEULGLVPR \ OD LPSUHFLVLQ TXH VH WUDGXFD HQ XQ fRVFXUR SUHGRPLQLR GH VHGLPHQWRV QHJDWLYRV HQ XQD HVWDJQDFLQ VUGLGD \ PRUERVDf f &RPR ELHQ OR VHDOD (XJHQLR &KDQJ 5RGUJXH] 0DUL£WHJXL QR FUHD QL HQ HO QHRLQGLR DPHVWL]DGR GH 8ULHO *DUFD QL HQ OD YLVLQ XWSLFD SUHVHQWDGD SRU 9DVFRQFHORV HQ VX OLEUR /D UD]D FVPLFD f 'H KHFKR 0DUL£WHJXL FRQVLGHUDED TXH HO QXHYR LQGLR GH *DUFD SRQD GHPDVLDGR QIDVLV HQ OR HVSDRO PLHQWUDV TXH 9DVFRQFHORV VXSULPD R LJQRUDED HO SUHVHQWH 0DUL£WHJXL FRQVLGHUDED TXH HQ HO 3HU H[LVWDQ GRV WLSRV GH PHVWL]RV HO PHVWL]R GH OD VLHUUD \ HO PHVWL]R FRVWHR HVWDEOHFLHQGR XQD FODUD GLIHUHQFLD HQWUH DPERV

PAGE 44

0LHQWUDV TXH HO PHVWL]R VHUUDQR UHSUHVHQWD SDUD O HO QXHYR LQGLR HQ HO PHVWL]R FRVWHR VH GHMDQ VHQWLU ORV DSRUWHV GHO QHJUR \ GHO FKLQR fHQ XQ VHQWLGR FDVL VLHPSUH QHJDWLYR \ GHVRUELWDGRf f 'H KHFKR FRQVLGHUD TXH QL HO QHJUR QL HO FKLQR KDQ VLGR FDSDFHV GH UHDOL]DU DOJQ DSRUWH D OD IRUPDFLQ GH OD QDFLRQDOLGDG SHUXDQD 6L ELHQ 0DUL£WHJXL UHFRQRFH DOJXQRV GH ORV DSRUWHV TXH OD FXOWXUD FKLQD KD EULQGDGR D OD KXPDQLGDG 0DUL£WHJXL QRV GLFH TXH VWH QR KD VDELGR WUDQVPLWLU DO PHVWL]R fQL VX GLVFLSOLQD PRUDO QL VX WUDGLFLQ FXOWXUDO \ ILORVILFD QL VX KDELOLGDG GH DJULFXOWRU \ DUWHVDQRf f (Q OR TXH VH UHILHUH DO QHJUR VX YDORUDFLQ HV P£V QHJDWLYD DQ FRQVLGHUDQGR TXH VWH fQR HVWDED HQ FRQGLFLRQHV GH FRQWULEXLU D OD FUHDFLQ GH XQD FXOWXUD VLQR P£V ELHQ GH HVWRUEDUOD FRQ HO FUXGR \ YLYLHQWH LQIOXMR GH OD EDUEDULHf f (Q FRPSDUDFLQ FRQ HO PHVWL]R HO LQGLR QR WLHQH QDGD TXH HQYLGLDUOH \D TXH OD HPLJUDFLQ QL OR GHVDUUDLJD QL OR GHIRUPD 'H KHFKR 0DUL£WHJXL FRQVLGHUD TXH HO LQGLR HV FDSD] GH FRQVHUYDU fVXV FRVWXPEUHV VX VHQWLPLHQWR GH YLGD VX DFWLWXG DQWH HO XQLYHUVRf f &DEH GHVWDFDU TXH D SHVDU GH TXH f0DUL£WHJXL SURSRQD DO VXVWUDWR LQGJHQD FRPR HO FLPLHQWR VREUH HO FXDO GHED FRQVWUXLUVH OD QDFLQ SHUXDQDf FRPR OR VHDOD 1HOVRQ 0DQULTXH fSODQWHDU OD VROXFLQ GHO SUREOHPD GHO LQGLR D WUDYV GH VX FRQYHUVLQ HQ SUROHWDULDGR \ VX LQFRUSRUDFLQ DO SUR\HFWR GH OD FRQVWUXFFLQ GHO VRFLDOLVPR HQ HO 3HU QR HVFDSD D OD SHUVSHFWLYD LQWHJUDFLRQLVWD TXH *RQ]£OH] 3UDGD \ HO SURSLR 0DUL£WHJXL GHQXQFLDURQf f 1HOVRQ 0DQULTXH FRQVLGHUD TXH HO MXLFLR GH 0DUL£WHJXL UHVSHFWR DO PHVWL]DMH HQWUH EODQFRV H LQGLRV HV DWHQXDGR SRU fOD FRQVLGHUDFLQ TXH OH PHUHFD OD REUD GH 8ULHO *DUFDf f

PAGE 45

/D SROPLFD GHO LQGLJHQLVPR (Q HO DR (QULTXH /SH] $OEMDU SXEOLFD HQ OD UHYLVWD $PDXWD HO DUWFXOR f6REUH OD VLFRORJD GHO LQGLRf SURYRFDQGR XQD SROPLFD TXH HYLGHQFL ODV GLIHUHQWHV WHQGHQFLDV TXH DJUXSDED HO PRYLPLHQWR LQGLJHQLVWD \ TXH D VX YH] HVW£ QWLPDPHQWH UHODFLRQDGD FRQ HO WHPD TXH QRV RFXSD HO PHVWL]DMH $ SHVDU GH TXH HVWH GHEDWH VH LQLFLD FRQ HO DUWFXOR GH /SH] $OEMDU \ HO DUWFXOR GH -RV ƒQJHO (VFDODQWH OD SROPLFD VH FHQWU HQ ODV ILJXUDV GH -RV &DUORV 0DUL£WHJXL \ /XLV $OEHUWR 6£QFKH] /RV GHWDOOHV GH HVWD SROPLFD VH KDOODQ UHFRJLGRV HQ HO DUWFXOR f(O LQGLJHQLVPR SHUXDQR \ 0DUL£WHJXLf GH (XJHQLR &KDQJ 5RGUJXH] \ f(O FRQFHSWR GH ,QGLR \ OD FXHVWLQ UDFLDO HQ HO 3HU HQ ORV 6LHWH (QVD\RV GH -RV &DUORV 0DUL£WHJXLf GH $PULFR )HUUDUL 'H DFXHUGR D 6£QFKH] 0DUL£WHJXL KDED fHVFULWR LQQXPHUDEOHV DUWFXORV HQFXPEUDQGR VOR DO LQGLR ILQFDQGR VOR HQ HO OD VDOYDFLQ GHO 3HUf \ KDED FRQWUDSXHVWR fGHPDVLDGR FRVWD \ VLHUUDf f (Q VXV SDODEUDV 'JDPH 8VWHG FUHH TXH HQ OD RSRVLFLQ GH FRVWD \ VLHUUD \ HQ OD FRPXQLGDG LQGJHQD HVW£ HO FDPLQR GH OD VROXFLQ \ TXH OD FRPXQLGDG HV XQD RUJDQL]DFLQ DXWFWRQD" 8VWHG QR YH HQ HOOD HO URVWUR FRORQLDOLVWD TXH WDQWR YLWXSHUD XVWHG" 1R LQYROXFUD HO PRYLPLHQWR DO FKROR" 1R SRGUD DFRUGDU XQ PRYLPLHQWR GH UHLYLQGLFDFLQ VRFLDO \ QR H[FOXVLYLVWD" f (V GHFLU 6£QFKH] FULWLFDED GXUDPHQWH D 0DUL£WHJXL SRU VX H[FOXVLYLVPR KDFLD OD GHIHQVD GHO LQGLR \D TXH GH HVD PDQHUD ROYLGDED D RWURV VHJPHQWRV GH OD SREODFLQ FRPR HO FKROR \ HO FULROOR 0DUL£WHJXL SRU VX SDUWH QR FRQVLGHUDED HVWDU UHGXFLHQGR WRGR HO SUREOHPD SHUXDQR D OD RSRVLFLQ HQWUH FRVWD \ VLHUUD 7DPSRFR FRQVLGHUDED TXH VX LGHDO HUD XQ 3HU FRORQLDO R XQ 3HU LQFDLFR VLQR P£V ELHQ XQ 3HU LQWHJUDO f/D UHLYLQGLFDFLQ /RV DUWFXORV UHIHULGRV D HVWD SROPLFD VH KDOODQ UHXQLGRV HQ OD HGLFLQ GH 0DQXHO $TX]ROR &DVWUR /D SROPLFD GHO LQGLJHQLVPR /LPD 0RVFD $]XO (GLWRUHV (Q VX DUWFXOR /SH] $OEMDU SUHVHQWD FRQFOXVLRQHV UHVSHFWR DO LQGLR KXDQXTXHR

PAGE 46

TXH VRVWHQHPRV HV OD GHO WUDEDMR HV OD GH ODV FODVHV WUDEDMDGRUDV VLQ GLVWLQFLQ GH FRVWD QL VLHUUD GH LQGLR QL GH FKRORf f (V GHFLU 0LHQWUDV TXH 0DUL£WHJXL YHD DO LQGLR FRPR HO SULQFLSDO \ QLFR HOHPHQWR GH OD QDFLRQDOLGDG GHVFDUWDQGR DV DO PHVWL]R 6£QFKH] FRQFHED OD 3HU FRPR XQD WRWDOLGDG GH UD]DV HQ GRQGH HO LQGLR QR FRQVWLWXD XQ DFWRU SULQFLSDO (Q SDODEUDV GH 6£QFKH] HQ XQD HQWUHYLVWD TXH OH KLFLHUD OD UHYLVWD &DUHWDV HQ HO DR f
PAGE 47

/D YLVLQ GH ODV FLHQFLDV VRFLDOHV (Q VX DUWFXOR f3DQRUDPD GH OD DQWURSRORJD HQ HO 3HU GHO HVWXGLR GHO 2WUR D OD FRQVWUXFFLQ GH XQ 1RVRWURV GLYHUVRf &DUORV ,Y£Q 'HJUHJRUL UHDOL]D XQ LQWHUHVDQWH UHFXHQWR GH OR TXH KD VLGR OD DQWURSRORJD SHUXDQD (Q VXV SULQFLSLRV VH SULYLOHJL HO HVWXGLR GH ODV FXOWXUDV SULPLWLYDV HO HVWXGLR GHO fQR RFFLGHQWDO YLVWR PXFKDV YHFHV FRQ PLUDGD fRULHQWDOLVWDf f OXHJR VH SDV D OD DQWURSRORJD LQGLJHQLVWD \ FXOWXUDOLVWD \ SRU OWLPR DO HVWXGLR GHO SURFHVR GH FKROR HQ HO 3HU 0£V DGHODQWH OD DQWURSRORJD VH HPSH] D RFXSDU GH XQR GH ORV SULQFLSDOHV IHQPHQRV GH HVWH VLJOR OD PLJUDFLQ (VWH IHQPHQR TXH KDED HPSH]DGR \D D ILQHV GHO 6LJOR ;,; \ FRPLHQ]RV GHO ;; VH DFHOHUD GH PDQHUD DVRPEURVD HQ ODV GFDGDV GH ORV \ DIHFWDQGR WDQWR D OD SREODFLQ XUEDQD FRPR D OD UXUDO \ SURGXFLHQGR LPSRUWDQWHV FDPELRV HQ OD HVWUDWLILFDFLQ VRFLDO TXH KDED FDUDFWHUL]DGR DO 3HU KDVWD HQWRQFHV (Q HO PDUFR GH HVWD JUDQ PRYLOL]DFLQ VRFLDO GH HVWH GHVERUGH FRPR OR OODP 0DWRV 0DU DSDUHFL XQ QXHYR DFWRU HQ HO HVFHQDULR XUEDQR TXH YLQR D RFXSDU XQ SDSHO VXPDPHQWH LPSRUWDQWH \ VH FRQYLUWL HQ REMHWR GH LQWHQVR HVWXGLR HO FKROR HO PHVWL]R SHUXDQR /RV HVWXGLRV GH -RV 0DUD $UJXHGDV &XULRVDPHQWH HV -RV 0DUD $UJXHGDV HQ OD GFDGD GH ORV FXDUHQWD XQR GH ORV SULPHURV HQ HVFULELU DFHUFD GH DTXHOODV FRPXQLGDGHV TXH HVWDEDQ SDVDQGR SRU XQ SURFHVR GH WUDQVIRUPDFLQ &RQYLHQH UHFRUGDU TXH $UJXHGDV KDED HVWXGLDGR DQWURSRORJD HQ OD 8QLYHUVLGDG 0D\RU GH 6DQ 0DUFRV \ VH KDED GHVHPSHDGR FRPR MHIH GHO 'HSDUWDPHQWR GH (WQRORJD GH OD PLVPD SHUR FRPR ELHQ OR VHDOD ƒQJHO 5DPD HO QRYHOLVWD KDED RSDFDGR DO HWQORJR KDVWD FDVL KDFHUOR GHVDSDUHFHUf f,QWURGXFFLQf L[f 6LQ HPEDUJR VXV HQVD\RV DQWURSROJLFRV UHYHODQ TXH $UJXHGDV KDED UHIOH[LRQDGR fREVHVLYDPHQWH VREUH HVH WHPD FDSLWDO GH $PULFD /DWLQD TXH HV OD IRUPDFLQ GH XQD FXOWXUD SURSLD

PAGE 48

PHVWL]D \ RULJLQDOf ,QWURGXFFLQ L[f SRU OR TXH 5DPD OR FRQVLGHUD fFRQWULEX\HQWH D OD IRUPDFLQ GH OD QDFLRQDOLGDG SHUXDQDf [Lf (Q HO LQIRUPH VREUH HO 3ULPHU &RQJUHVR ,QWHUQDFLRQDO GH 3HUXDQLVWDV \ HQ HO HQVD\R f(O FRPSOHMR FXOWXUDO GHO 3HUf $UJXHGDV VHDOD f(O HVWXGLR GHO PHVWL]R HV XQR GH ORV P£V LPSRUWDQWHV GH ORV TXH OD DQWURSRORJD HVW£ REOLJDGD D HPSUHQGHU HQ HO 3HU +DVWD HO SUHVHQWH VOR VH KDQ HVFULWR HQVD\RV TXH FRQWLHQHQ UHIOH[LRQHV VREUH HO SUREOHPD QR VH KD FXPSOLGR DQ XQ YHUGDGHUR SODQ GH LQYHVWLJDFLQ HQ FRQWDFWR FRQ HO KRPEUH PLVPRf 0DQULTXH -RV 0DUD $UJXHGDV $UJXHGDV (O FRPSOHMR f 8QR GH ORV DVSHFWRV P£V VDOWDQWHV SDUD ORV SURSVLWRV GH HVWD WHVLV HV HO UHFRQRFLPLHQWR SRU SDUWH GH $UJXHGDV GH OD H[LVWHQFLD GH GLIHUHQWHV FODVHV GH PHVWL]RV 1RV EDVWDU£ SDUD ORV ILQHV GH HVWH DUWFXOR VHDODU TXH KD\ LQILQLGDG GH JUDGRV GH PHVWL]DMH TXH HV PX\ GLVWLQWR HO TXH VH IRUPD HQ ORV SXHEORV SHTXHRV GH OD VLHUUD \ HO TXH DSDUHFH HQ ODV FLXGDGHV TXH HQ OXJDUHV FRPR $\DFXFKR \ +XDUD] SXHGHQ HQFRQWUDUVH PHVWL]RV DSHQDV GLIHUHQFLDGRV GHO LQGLR \ GHO WLSR TXH SRGUDPRV GHQRPLQDU UHSUHVHQWDWLYR GHO KRPEUH DVLPLODGR SRU HQWHUR D OD FXOWXUD RFFLGHQWDO 5DPD )RUPDFLQ f (O OHJDGR GH $UJXHGDV HQ HO PDUFR GH OD DQWURSRORJD HV DPSOLR FRPR OR GHPXHVWUDQ VXV DUWFXORV f(O FRPSOHMR FXOWXUDO HQ HO 3HUf f f3XTXLR XQD FXOWXUD HQ SURFHVR GH FDPELRf f f/D HYROXFLQ GH ODV FRPXQLGDGHV LQGJHQDV (O YDOOH GHO 0DQWDUD \ OD FLXGDG GH +XDQFD\R XQ FDVR GH IXVLQ GH FXOWXUDV QR FRPSURPHWLGDV SRU OD DFFLQ GH ODV LQVWLWXFLRQHV GH RULJHQ FRORQLDOf f f1RWDV HOHPHQWDOHV VREUH HO DUWH SRSXODU UHOLJLRVR \ OD FXOWXUD PHVWL]D HQ +XDPDQJDf f f/D FXOWXUD XQ SDWULPRQLR 3XEOLFDGR HQ OD VHJXQGD HQWUHJD GH OD UHYLVWD $PULFD ,QGJHQD HGLWDGD HQ 0DQULTXH -RV 0DUD $UJXHGDV f ,QFOXLGR HQ OD UHFRSLODFLQ GH $QJHO 5DPD )RUPDFLQ GH XQD FXOWXUD QDFLRQDO LQGRDPHULFDQD 0[LFR VLJOR ;;, (GLWRUHV

PAGE 49

GLIFLO GH FRORQL]DUf f f0LWRV TXHFKXDV SUHKLVS£QLFRVf f (VWRV WUDEDMRV VH HQFXHQWUDQ HQ OD UHFRSLODFLQ TXH ƒQJHO 5DPD KLFLHUD GH OD REUD HWQRJU£ILFD GH -RV 0DUD $UJXHGDV )RUPDFLQ GH XQD FXOWXUD QDFLRQDO LQGRDPHULFDQD SXEOLFDGD SRU 6LJOR ;;, (GLWRUHV HQ (O WHPD IXQGDPHQWDO DOUHGHGRU GHO FXDO JLUDQ HVWRV HQVD\RV HV HO PHVWL]R 3DUD $UJXHGDV HO HQFXHQWUR HQWUH RFFLGHQWH \ HO PXQGR DQGLQR QR OOHYDED QHFHVDULDPHQWH D OD FRQIURQWDFLQ \ OD YLROHQFLD (O UHVXOWDGR GHO HQFXHQWUR GH HVWRV GRV XQLYHUVRV FXOWXUDOHV GHSHQGD GHO WLSR GH FRPXQLGDG LQGJHQD TXH HVWDED UHFLELHQGR HO LPSDFWR PRGHPL]DGRU 0LHQWUDV TXH ODV FRPXQLGDGHV LQGJHQDV HFRQPLFDPHQWH IXHUWHV HV GHFLU DTXHOODV TXH \D KDEDQ DWUDYHVDGR XQ SURFHVR GH PHVWL]DMH HUDQ FDSDFHV GH VREUHOOHYDU HO DVDOWR GH OD FXOWXUD RFFLGHQWDO DTXHOORV JUXSRV LQGJHQDV GH FRUWH FRQVHUYDGRU HUDQ LQFDSDFHV GH UHVLVWLU HO DVDOWR GH OD PLVPD GHVLQWHJU£QGRVH DV U£SLGDPHQWH &RPR ELHQ OR VHDOD $QJHO 5DPD OR fDWHQGL P£V HQ HO HQVD\R TXH HQ OD QRYHOD > @ WUDQVIRUP£QGRVH HQ VX OFLGR \ FRPSUHQVLYR DQDOLVWDf /D IRUPDFLQ [YLLf /D LGHD GH TXH $UJXHGDV HUD XQ GHIHQVRU GHO PHVWL]R QR VOR IXH SRVWXODGD SRU $QJHO 5DPD VLQR WDPELQ SRU $OEHUWR )ORUHV *DOLQGR TXLHQ FRPR OR VHDOD )HUPQ GHO 3LQR GHVWDF HO KHFKR GH TXH VH GDEDQ HQ $UJXHGDV GRV YLVLRQHV UHVSHFWR DO PHVWL]DMH UHVSHFWR D OR TXH FRQVWLWX\H HO HQFXHQWUR GH ORV PXQGRV FXOWXUDOHV TXH FDUDFWHUL]DQ DO 3HU XQD VHUD OD YLVLQ GHO QRYHOLVWD \ RWUD OD YLVLQ GHO DQWURSORJR 'HO 3LQR f (VWDV YLVLRQHV GLIHUHQFLDGDV \ FDVL KDVWD DQWDJQLFDV VH H[SOLFDUDQ SRU HO KHFKR TXH ORV SHUVRQDMHV GHO QRYHOLVWD SURYHQDQ GHO VXU PLHQWUDV TXH ODV FRQFOXVLRQHV GHO DQWURSORJR HVWDEDUDQ EDVDGDV HQ REVHUYDFLRQHV HIHFWXDGDV HQ OD VLHUUD FHQWUDO fHV GHFLU OD VLHUUD VLQ KDFLHQGDV FRQ P£V KLVSDQL]DFLQ \ PHVWL]DMHf f

PAGE 50

$ SHVDU GHO WLHPSR WUDQVFXUULGR ORV HVWXGLRV GH -RV 0DUD $UJXHGDV VH YLVOXPEUDQ FRPR IXQGDPHQWDOHV SDUD HQWHQGHU OD IRUPDFLQ FXOWXUDO GHO 3HU 6H WUDWD GH XQ HVWXGLRVR TXH VLQ GXGD VH DGHODQW D VX SRFD SRU OR TXH &DUORV ,Y£Q 'HJUHJRUL OR FRQVLGHUD XQ fSUHFXUVRUf GH XQD LQWHUFXOWXUDOLGDG TXH VOR IXH VXVWHQWDGD WHULFDPHQWH \ SRSXODUL]DGD R DRV GHVSXV GH VX PXHUWH f /D FKROLILFDFLQ GHO 3HU (O FRQFHSWR GH FKROR QR HV QXHYR 'H KHFKR KDFH VX DSDULFLQ HQ QXHVWUR FRQWLQHQWH KDFH FLQFR VLJORV (Q XQ SULQFLSLR HO WUPLQR GHVLJQDED D XQ VHFWRU VRFLDO TXH VXUJD GHO HQWUHOD]DPLHQWR GH OR HVSDRO FRQ OR RULJLQDULR \ H[SUHVDED WDPELQ XQ MXLFLR GH YDORU JHQHUDOPHQWH GHVSHFWLYR FRPR VH SXHGH DSUHFLDU HQ OD REUD GHO ,QFD *DUFLODVR GH OD 9HJD R GH *XDP£Q 3RPD GH $\DOD (VWD PDQHUD GH HQIRFDU DO FKROR QR FDPELD GXUDQWH HO YLUUHLQDWR 'XUDQWH HO SHURGR UHSXEOLFDQR OD DFHSFLQ GH OD SDODEUD WDPSRFR YDUL PXFKR &RPR OR PDQWLHQH 4XLMDQR EDV£QGRVH HQ 6ROHJXUHQ OD SDODEUD FKROR VH XV FRQ YDULDV VLJQLILFDFLRQHV D QLYHO SRSXODU 3HUR OD P£V JHQHUDOL]DGD GH VXV DFHSFLRQHV VLUYH SDUD GHQRPLQDU D ORV PHVWL]RV GH UDVJRV LQGJHQDV DO PDUJHQ GH VX FRQGLFLQ VRFLDO DXQTXH GH PDQHUD HVSHFLDO VH UHILHUH GHVSHFWLYDPHQWH D ORV PHVWL]RV GH FRQGLFLQ VRFLDO QR SULYLOHJLDGD f (V GHFLU OD SDODEUD QR VOR VLJXH UHILULQGRVH DO DVSHFWR UDFLDO VLQR TXH VLJXH HPLWLHQGR XQ MXLFLR QHJDWLYR GH OD SHUVRQD FDUDFWHUVWLFD TXH SHUGXU D OR ODUJR GH HVWH VLJOR +R\ HQ GD VLQ HPEDUJR HO YRFDEOR FKROR GLILHUH FRQVLGHUDEOHPHQWH GHO FKROR GHVFULWR HQ OD SRFD GH OD &RORQLD \ VX XVR P£V ELHQ HVW£ QWLPDPHQWH YLQFXODGRD D ORV SURFHVRV GH PLJUDFLQ TXH VH GLHURQ GHO FDPSR D OD FLXGDG GXUDQWH OD SULPHUD PLWDG GHO VLJOR 6H SDV DV GHO DQ£OLVLV GHO LQGLR DO DQ£OLVLV GHO FKROR &DEH VHDODU VLQ HPEDUJR TXH VH WUDWD GH XQ FRQFHSWR EDVWDQWH DPELJXR \D TXH FRPR ELHQ OR VHDOD 1XJHQW fQR

PAGE 51

KD\ SDODEUD HQ HO 3HU TXH VHD XVDGD SDUD SURSVLWRV WDQ GLVWLQWRV OR PLVPR SXHGH VHU Y£OLGD SDUD H[SUHVDU HO UHFKD]R \ H[FOXVLQ WRWDOHV c&KROR GH SRUTXHUD FRPR SXHGH VHU XVDGD SDUD H[WHQGHU R VXEUD\DU XQD FHUFDQD R LQWLPLGDG FKROR FKROLWD FKROLWRf 1XJHQW f &RQIRUPH IXH DYDQ]DQGR HO SURFHVR PLJUDWRULR GHO FDPSR D OD FLXGDG /LPD IXH FDPELDQGR DFHOHUDGDPHQWH \ HPSH] D GDUVH OR TXH $QEDO 4XLMDQR LGHQWLILF FRPR HO IHQPHQR GH OD FKROLILFDFLQ 6L ELHQ HVWH WUPLQR \D KDED VLGR XWLOL]DGR DQWHULRUPHQWH QR HV VLQR FRQ HO WUDEDMR GH $QEDO 4XLMDQR /R FKROR \ HO FRQIOLFWR FXOWXUDO HQ HO 3HU TXH HVWH WUPLQR DOFDQ]D VX YHUGDGHUD GLPHQVLQ $XQTXH HVFULWR HQ HO WUDEDMR GH 4XLMDQR UHVXOWD TXL]£V QR VOR HO QLFR VLQR HO P£V SURIXQGR \ FRPSOHWR TXH VH KD\D UHDOL]DGR UHVSHFWR DO SURFHVR GH FKROLILFDFLQ KDVWD HO PRPHQWR (Q HO PLVPR 4XLMDQR VH DGHQWUD HQ ORV IDFWRUHV TXH PRWLYDQ OD PLJUDFLQ HO WLSR GH SHUVRQDV TXH HPLJUDQ \ OD PDQHUD HQ TXH HVWRV PLJUDQWHV VH LQWHJUDQ D VX QXHYR HQWRUQR 6X WUDEDMR HV SDUWLFXODUPHQWH LPSRUWDQWH SRU OR TXH GLMR DFHUFD GHO FKROR \ WDPELQ SRUTXH FRQWLQX GHVSRODUL]DQGR HO HVTXHPD GXDO URPSLHQGR ODV EDUUHUDV HQWUH OR SRSXODU \ OR KHJHPQLFR HQWUH HO GRPLQDQWH \ HO GRPLQDGR (O FKROR VXUJH FRPR HO VXMHWR TXH KD GHMDGR OD YLGD GHO £PELWR UXUDO SRU HO WUDEDMR PLJUDWRULR \ TXH SDUWLFLSD GH XQD QXHYD FXOWXUD (VWH OWLPR SXQWR HV GH SDUWLFXODU LPSRUWDQFLD \D TXH OR GLIHUHQFLD GHO LQGJHQD WUDGLFLRQDO (V GHFLU HO FKROR QR VOR VH PRYLOL]D JHRJU£ILFDPHQWH VLQR TXH DGRSWD QXHYRV SDWURQHV GH YLGD HQWUH ORV TXH GHVWDFDQ HO XVR GH XQD QXHYD OHQJXD XQD QXHYD PDQHUD GH YHVWLUVH \ XQ PD\RU QLYHO GH HGXFDFLQ 6LQ HPEDUJR OD DGRSFLQ GH QXHYRV HOHPHQWRV QR OH LPSLGH PDQWHQHU HOHPHQWRV GH OD FXOWXUD LQGJHQD GLIHUHQFL£QGRVH DV GH OD PHUD DFXOWXUDFLQ $O

PAGE 52

UHVSHFWR FDEH VHDODU TXH DOJXQRV HVWXGLRVRV FRPR %RXUULFDXG f (VFREDU f \ )ULHG f FRQVLGHUDURQ TXH HO FKROR R GHVDSDUHFHUD GHO DPELHQWH XUEDQR UHWRPDQGR DO FDPSRf R VHUD DVLPLODGR SRU OD FXOWXUD PHVWL]D (Q HVWH OWLPR FDVR HVWLPDURQ DO FKROR FRPR XQD FXOWXUD HQ WUDQVLFLQ TXH HVWDED H[SHULPHQWDQGR XQ SURFHVR GH DFXOWXUDFLQ 3HUR FRPR ELHQ OR VHDOD /LQGD 6HOLJPDQ HVWR QR VXFHGL HO FKROR VH FRQYLUWL HQ XQD SLH]D FHQWUDO HQ OD HFRQRPD GHO 3HU \ VX SRGHU SROWLFR FRPR DGYHUVDULRV SRWHQFLDOHV DO VWDWXV TXR HVW£ JDQDQGR UHFRQRFLPLHQWR OHQWDPHQWHf (Q HO PLVPR VHQWLGR *XLOOHUPR 1XJHQW HQ (O ODEHULQWR GH OD FKROHGDG f DQDOL]D OD PDQHUD HQ TXH VH KD LGR UHFRQILJXUDQGR HO VLJQLILFDGR GH OD SDODEUD FKROR fOR TXH PDUFD QDGD PHQRV TXH ORV DYDQFHV GH OD PRGHUQLGDG HQ HO 3HU 'LUPRVHU f /D PLJUDFLQ \ HO PLJUDQWH &RQIRUPH VH IXH DFHOHUDQGR HO SURFHVR GH PLJUDFLQ GHO FDPSR D OD FLXGDG IXHURQ DSDUHFLHQGR QXHYRV HVWXGLRV TXH EXVFDEDQ UHIOH[LRQDU QR VOR DFHUFD GHO IHQPHQR GH OD PLJUDFLQ HMHPSOLILFDGR HQ HO FUHFLPLHQWR GH EDUULDGDV VLQR WDPELQ DFHUFD GHO VXMHWR TXH FDUDFWHUL]DED D HVWH IHQPHQR HO PLJUDQWH (Q -RV 0DWRV 0DU HQ (O GHVERUGH SRSXODU Y FULVLV GHO HVWDGR UHIOH[LRQD DFHUFD GHO GHVERUGH JHQHUDGR SRU OD PDVLYD PLJUDFLQ GHO FDPSR D OD FLXGDG OR TXH HYLGHQFL OD LQFDSDFLGDG GHO HVWDGR SDUD UHVSRQGHU D ODV QXHYDV GHPDQGDV GH OD SREODFLQ \ OD FDSDFLGDG GH ORV PLJUDQWHV GH DGDSWDU \ IXVLRQDU LQQXPHUDEOHV WUDGLFLRQHV ORFDOHV HQ VXV HVIXHU]RV SRU DGDSWDUVH D VX QXHYD UHDOLGDG VRFLDO \ FXOWXUDO 3RU VX SDUWH 7HILOR $OWDPLUDQR GHVWDFD HQ &XOWXUD DQGLQD \ SREUH]D XUEDQD fOD FRQWLQXLGDG GH ORV YDORUHV PDWHULDOHV \ HVSLULWXDOHV GH ORV PLJUDQWHV GH RULJHQ UXUDO HQ HO QXHYR FRQWH[WR XUEDQR GH ILQHV GH OD GFDGD GH ORV FRQWH[WR TXH FDGD GD UHVSRQGD FRQ P£V GLILFXOWDG D VXV H[SHFWDWLYDV \ GHPDQGDVf 5RGUJXH] 5REOHV f

PAGE 53

(Q DSDUHFH HO OLEUR /RV FDEDOORV GH 7URYD GH ORV LQYDVRUHV HVWUDWHJLDV FDPSHVLQDV HQ OD FRQTXLVWD GH OD JUDQ /LPD GH -UJHQ *ROWH \ 1RUPDQ $GDPV TXLHQHV EXVFDQ FRPSUHQGHU OD LQFLGHQFLD GHO SDVDGR UXUDO HQ HO SURFHVR GH XUEDQL]DFLQ DO WLHPSR TXH HQIDWL]DQ fOD LPSRUWDQFLD GHO OXJDU GH SURFHGHQFLD SDUD OD DUWLFXODFLQ GHO PLJUDQWH HQ OD FLXGDG HQ OD PHGLGD HQ TXH VRQ VX OD]RV GH SDUHQWHVFR \ GH SDLVDQDMH ORV TXH YDQ DEULHQGR ODV SXHUWDV GH OD LQVHUFLQ D OD HFRQRPD \ VRFLHGDG XUEDQDVf 6DUDYLD f (Q &DUPHQ 5RVD %DOEL HGLWD HO OLEUR /LPD $VSLUDFLRQHV UHFRQRFLPLHQWR Y FLXGDGDQD HQ ORV QRYHQWD /RV WH[WRV UHFRSLODGRV SHUPLWHQ YHU TXH VH KD OOHJDGR D XQD DFHSWDFLQ GH OR FKROR TXH QRV REOLJD D UHSHQVDU DO 3HU FRPR QDFLQ 'H HVD PDQHUD ODV HVSHUDQ]DV GH ORV UHVXOWDGRV GH OD HYROXFLQ ELROJLFD IXHURQ UHHPSOD]DGDV SRU HO DQKHOR HQ OD HPHUJHQFLD GH XQ VHU HO PHVWL]R FRPR VQWHVLV GH OD QDFLRQDOLGDG VXSHUDQGR GH XQD YH] SRU WRGDV OD GLYHUVLGDG VRFLDO \ FXOWXUD GHO 3HU (V GHFLU HO PLJUDQWH R FKROR ORJU TXH VH VXSHUDVH HO GXDOLVPR FRPR PDUFR SDUD FXDOTXLHU HVWXGLR GH OD VRFLHGDG SHUXDQD &RQFOXVLRQHV &RPR KHPRV SRGLGR REVHUYDU H[LVWL D SULQFLSLRV GH OD GFDGD XQD UHDO SUHRFXSDFLQ SROWLFD SRU FRQVWUXLU OD FRPXQLGDG LPDJLQDGD GHO 3HU (O WSLFR GHO PHVWL]DMH IX VLHPSUH GLVFXWLGR D OD OX] R D OD VRPEUDf GHO SUREOHPD LQGJHQD /D QRFLQ GH PHVWL]DMH HQ V DFRJD GLIHUHQWHV PDWLFHV 3DUD 5LYD $JHUR P£[LPR UHSUHVHQWDQWH GH OD *HQHUDFLQ GHO HO PHVWL]DMH UHSUHVHQWDED HO HQODFH DUPQLFR HQWUH OD FXOWXUD GH ORV FRQTXLVWDGRUHV \ ORV FRQTXLVWDGRV /D *HQHUDFLQ GHO &HQWHQDULR SRU VX SDUWH QR VOR SUHVHQWDED GLIHUHQWHV SRVLFLRQHV UHVSHFWR GHO SUREOHPD LQGJHQD VLQR WDPELQ

PAGE 54

UHVSHFWR GHO PHVWL]DMH $V PLHQWUDV TXH SDUD /XLV ( 9DOF£UFHO HO PHVWL]R QR KHUHGDED P£V TXH ORV YLFLRV \ ODV WDUDV SDUD 8ULHO *DUFD HO PHVWL]R UHSUHVHQWDED OD UD]D FVPLFD GH OD FXDO QRV KDED KDEODGR 9DVFRQFHORV )LQDOPHQWH SDUD -RV &DUORV 0DUL£WHJXL HO PHVWL]R DFDED SRU UHSUHVHQWDU XQ VXMHWR FRPSOHMR TXH QR OOHJDED D UHVROYHU OD GXDOLGDG GHO HVSDRO \ GHO LQGLR &DEH UHVDOWDU TXH WRGRV ORV LQWHOHFWXDOHV GH FRPLHQ]RV GH VLJOR SDUWDQ GH XQ HVTXHPD GXDO SDUD VX DQ£OLVLV GHO 3HU EODQFRLQGLR FRVWHRVHUUDQR (O HVTXHPD GXDO HVW£ SUHVHQWH WDQWR HQ ORV KLVSDQLVWDV FRPR HQ ORV LQGLJHQLVWDV (Q VXV GLVFXUVRV R VH LQFRUSRUDED DO LQGJHQD HQ HO TXHKDFHU QDFLRQDO *RQ]£OH] 3UDGDf R VH OR RPLWD GHO PLVPR 5LYD $JHURf R ELHQ VH UHDO]DED VX SDVDGR 9DOF£UFHOf (V GHFLU VH FRQFHED XQ 3HU QHJDQGR OD H[LVWHQFLD GHO RWUR (VWD PDQHUD HVWD IRUPD GH FRQFHELU DO 3HU HQ GRV XQLYHUVRV FXOWXUDOHV WLHQH FRQVHFXHQFLDV LPSRUWDQWVLPDV SRUTXH PDUF SURIXQGDPHQWH HO SHQVDPLHQWR VRFLDO GHO VLJOR ;; /D FRQYLYHQFLD HQWUH GRV XQLYHUVRV GLIHUHQWHV QR HUD YLVWD FRPR SRVLEOH QL VLTXLHUD FRQVWLWXD XQD DOWHUQDWLYD R VH HUD LQGLR R VH HUD PHVWL]R 6LQ HPEDUJR FRQ HO LQLFLR GH OD PLJUDFLQ VH HYLGHQFLD OR REVROHWR GHO HVTXHPD GXDO /D FRQYLYHQFLD PXOWLFXOWXUDO HQ HO HVSDFLR XUEDQR \ ORV HOHPHQWRV FXOWXUDOHV HQ HVH HVSDFLR \D QR SRGDQ VHU DQDOL]DGRV HQ EDVH DO VLVWHPD GXDO OD OJLFD ELQDULD \D QR D\XGDED 6H KL]R HYLGHQWH TXH ORV VXMHWRV TXH YLYDQ HQ FLXGDGHV DQGLQDV KR\ HQ GD QR HUDQ VLHPSUH LQGLRV QL VLHPSUH EODQFRV 6H WUDWD GH XQD UHDOLGDG QXHYD \ FRPSOHMD TXH VREUHSDVD ORV ELQDULVPRV \D TXH HO PHVWL]R FRPR QLQJQ RWUR VH HQFXHQWUD HQWUH GRV PXQGRV HO XUEDQR \ HO DQGLQR YLYLHQGR GH HVD PDQHUD OD H[SHULHQFLD GH OD WUDQVFXOWXUDFLQ GH OD KLEULGH] GH OD KHWHURJHQHLGDG

PAGE 55

(Q HO VLJXLHQWH FDSWXOR YHUHPRV FPR OD QDUUDWLYD SHUXDQD QR KD SHUPDQHFLGR DMHQD D ORV FDPELRV TXH VH GLHURQ D UD] GH OD PLJUDFLQ PDVLYD GHO FDPSR D OD FLXGDG 'H KHFKR HVWRV FDPELRV D\XGDURQ D TXH VH PRGLILFDUD VXVWDQFLDOPHQWH OD WHP£WLFD GH OD QDUUDWLYD SHUXDQD $V GH XQD QDUUDWLYD LQGLJHQLVWD FDUDFWHUL]DGD SRU OD WHVLV GXDOLVWD GH 0DUL£WHJXL TXH GHVFULED DO 3HU HQ WUPLQRV GH GRV UHJLRQHV DQWDJQLFDV OD QDUUDWLYD VH GHVSRODUL]D \ SDVD D SUHVHQWDU OD KHWHURJHQHLGDG GH OD VRFLHGDG SHUXDQD

PAGE 56

&$3,78/2 (/ 0(67,=$-( (1 /$ /,7(5$785$ 3(58$1$ (Q HO FDSWXOR DQWHULRU KHPRV YLVWR FPR D SDUWLU GH ORV SRVWXODGRV GH *RQ]£OH] 3UDGD OD *HQHUDFLQ GHO 1RYHFLHQWRV \ OD *HQHUDFLQ GHO &HQWHQDULR VH SODQWHDURQ GLIHUHQWHV LP£JHQHV GHO 3HU FRQ HO REMHWLYR GH HQFDUDU ORV JUDQGHV SUREOHPDV GHO SDV $V PLHQWUDV TXH D SULQFLSLRV GHO VLJOR ;,; OD LPDJHQ TXH VH WHQD GHO 3HU HUD OD GH XQ SDV KLVS£QLFR D SULQFLSLRV GHO VLJOR ;; VWD HV OD GH XQ SDV LQPLQHQWHPHQWH LQGJHQD /RV DSRUWHV GH HVWDV JHQHUDFLRQHV VRQ LPSRUWDQWHV QR VOR SRUTXH FRQVWLWX\HQ XQ FDPLQR REOLJDWRULR SDUD TXLHQ SUHWHQGH DFHUFDUVH DO SUREOHPD GH OD QDFLQ SHUXDQD \ VX LGHQWLGDG VLQR WDPELQ SRUTXH WXYLHURQ XQD IXHUWH LQIOXHQFLD HQ OD QDUUDWLYD GH HQWRQFHV \ HQ OD GH KR\ HQ GD 8Q HMHPSOR FODUR OR FRQVWLWX\H OD HVFULWRUD &ORULQGD 0DWWR GH 7XUQHU FX\D REUD $YHV VLQ QLGR f HV FRQVLGHUDGD FRPR OD SULPHUD QRYHOD LQGLJHQLVWD GHO 3HU \ fDXQTXH SDUD HOOD GHED WHQHU PX\ DGHODQWDGD VX QRYHOD >@ HV FODUR TXH VLQWL HO LPSDFWR GHO SHQVDPLHQWR GH *RQ]£OH] 3UDGDf &RUQHMR 3RODU /LWHUDWXUD \ VRFLHGDG f 2WUR HMHPSOR OR FRQVWLWX\H HO FDVR GHO HVFULWRU 0DULR 9DUJDV /ORVD TXLHQ FRQVLGHUD TXH OD H[LVWHQFLD GH XQD SREODFLQ LQGJHQD HV LQFRPSDWLEOH FRQ OD FUHDFLQ GH XQD VRFLHGDG PRGHUQD 7DO YH] QR KD\ RWUD PDQHUD UHDOLVWD GH LQWHJUDU QXHVWUDV VRFLHGDGHV TXH SLGLHQGR D ORV LQGLRV SDJDU HVH DOWR SUHFLR WDO YH] HO LGHDO HV GHFLU OD SUHVHUYDFLQ GH ODV FXOWXUDV SULPLWLYDV GH $PULFD HV XQD XWRSD LQFRPSDWLEOH FRQ RWUD PHWD P£V XUJHQWH HO HVWDEOHFLPLHQWR GH VRFLHGDGHV PRGHUQDV HQ ODV TXH ODV GLIHUHQFLDV VRFLDOHV \ HFRQPLFDV VH UHGX]FDQ D SURSRUFLRQHV UD]RQDEOHV KXPDQDV HQ ODV TXH WRGRV SXHGDQ DOFDQ]DU DO PHQRV XQD YLGD OLEUH \ GHFHQWH f

PAGE 57

3DUD HVWH DXWRU HVWLPXODU OD LQFRUSRUDFLQ GHO HOHPHQWR LQGJHQD HQ OD VRFLHGDG SHUXDQD HV DOJR QR VRODPHQWH LPSRVLEOH VLQR WDPELQ LQGHVHDEOH 3DUD O DO LJXDO TXH SDUD ORV UHSUHVHQWDQWHV GH OD *HQHUDFLQ GHO ORV LQGLRV GHEHQ VHU FLYLOL]DGRV \D TXH VRQ VHUHV SULPLWLYRV WRWDOPHQWH LQFRPSDWLEOHV FRQ ORV REMHWLYRV GH OD PRGHUQLGDG (V GHFLU SDUD 0DULR 9DUJDV /ORVD QR HV SRVLEOH OD LQWHJUDFLQ GH HVRV GRV XQLYHUVRV FXOWXUDOHV 6H WUDWD GH XQD HOHFFLQ \ HQ HO PDUFR GH OD PLVPD RSWD SRU OR TXH O FRQVLGHUD OD PRGHUQLGDG HO GHVDUUROOR OD FLYLOL]DFLQ 3RU RWUR ODGR KHPRV SRGLGR DSUHFLDU FPR ODV FLHQFLDV VRFLDOHV VH KDQ DERFDGR DO HVWXGLR GH XQR GH ORV IHQPHQRV VRFLDOHV P£V LPSRUWDQWHV HQ HO 3HU OD PLJUDFLQ PDVLYD GHO FDPSR D OD FLXGDG (VWD PLJUDFLQ FDPEL VXVWDQFLDOPHQWH \ GH PDQHUD LUUHYHUVLEOH OD ILVRQRPD GH OD FLXGDG \ HO FDPSR GDQGR RULJHQ D QXHYRV HVSDFLRV VRFLDOHV HQ GRQGH FRQIOX\HQ OR DQGLQR \ OR FULROOR OR QHJUR \ OR DVL£WLFR SUREDQGR GH HVWD PDQHUD TXH OD H[LVWHQFLD GH XQD SREODFLQ LQGJHQD QR HV LQFRPSDWLEOH FRQ ORV SRVWXODGRV GH OD PRGHUQLGDG /D QDUUDWLYD QR KD SHUPDQHFLGR DO PDUJHQ GH HVWRV IHQPHQRV 6RQ PXFKRV ORV QDUUDGRUHV \ SRHWDV TXH KDQ HVFULWR VREUH HO DQGH \ VXV WUDQVIRUPDFLRQHV DV FRPR OD WUDQVIRUPDFLQ GH OD FLXGDG GH /LPD 5HVSHFWR DO PHVWL]DMH $QWRQLR &RUQHMR 3RODU VHDOD f(V HVWH XQ DVXQWR TXH QR VOR QR KD SHUGLGR LPSRUWDQFLD VLQR TXH EDMR GLVWLQWDV IRUPDV SUHVLGH OD FRQVWUXFFLQ GH YDULDV GH ODV P£V LPSRUWDQWHV QRYHODV SHUXDQDV GH ORV OWLPR DRVf f3URIHFDf f (O SUHVHQWH HVWXGLR FRQFXHUGD FRQ OR PDQLIHVWDGR SRU &RUQHMR 3RODU \D TXH FRQVLGHUDPRV TXH KD\ XQD VHULH GH HVFULWRUHV TXH KDQ DQDOL]DGR OD HVFLVLQ R IUDJPHQWDFLQ TXH FDUDFWHUL]D DO VXMHWR TXH GHEH YLYLU HQWUH GRV XQLYHUVRV FXOWXUDOHV \ QRV DWUHYHUDPRV D GHFLU TXH SDXODWLQDPHQWH D OR ODUJR GHO 6LJOR ;; HO

PAGE 58

PHVWL]DMH KD FRQVWLWXLGR \ FRQVWLWX\H DQ KR\ HQ GD XQD FRQWLQXLGDG HQ HO PDUFR GH OD OLWHUDWXUD SHUXDQD (O SUHVHQWH FDSWXOR SUHVHQWD XQ UHFXHQWR GH DTXHOORV DXWRUHV FRQVLGHUDPRV VH KDQ DERFDGR DO WHPD GHO PHVWL]DMH GXUDQWH HO 6LJOR ;; WDQWR HQ HO £PELWR GH OD SRHVD FRPR GH OD QDUUDWLYD (VWH UHFXHQWR VH KDFH SRU JHQHUDFLRQHV SDUWLFXODUPHQWH SDUD HO JQHUR QDUUDWLYR 6L ELHQ HO XVR GHO WUPLQR fJHQHUDFLQf QR HV FRPSDUWLGR SRU WRGRV ORV FUWLFRV OLWHUDULRV VH KD KHFKR XVR GHO PLVPR D ILQ GH SURYHHU XQ PDUFR TXH IDFLOLWH OD OHFWXUD 'HP£V HVWD GHFLU TXH H[DPLQDU \ KDFHU MXVWLFLD D OD REUD GH WRGRV ORV DXWRUHV PHQFLRQDGRV HV XQD WDUHD TXH HVW£ IXHUD GH ORV OPLWHV GH HVWH WUDEDMR 0H OLPLWDU D DERUGDU DTXHOODV QRYHODV TXH SRU VX YQFXOR FRQ HO PHVWL]DMH PH KDQ LQWHUHVDGR GH PDQHUD SDUWLFXODU OR FXDO QR VLJQLILFD TXH QR H[LVWDQ RWUDV REUDV UHOHYDQWHV TXH SRU XQD X RWUD UD]Q QR KH OOHJDGR D FRQRFHU (O PHVWL]DMH HQ OD SRHVD (O FKROLVPR +DVWD PHGLDGRV GH ORV YHLQWH OD SRHVD SHUXDQD HVWDED HQPDUFDGD GHQWUR GHO LQGLJHQLVPR OLWHUDULR 6LQ HPEDUJR HO DJRWDPLHQWR WHP£WLFR \ PHWDIULFR GHO PLVPR SHUPLWH DOUHGHGRU GH OD DSDULFLQ GHO FKROLVPR XQ PRYLPLHQWR OLWHUDULR TXH DILUPD TXH HO FKROR \ OR FKROR UHSUHVHQWDQ OR DXWQWLFDPHQWH SHUXDQR OD QDFLRQDOLGDG SHUXDQD $KRUD HQ YH] GHO LQGJHQD HV HO FKROR TXLHQ FRQVWLWX\H HO YHUGDGHUR UHSUHVHQWDQWH GH OD QDFLQ (Q VX OLEUR &XPEUHUD GHO PXQGR f 3HGUR %DUUDQWHV &DVWUR QRV RIUHFH HQ HO SUORJR XQ PDQLILHVWR GH OR FKROR \ GH OR TXH FRQVWLWX\H OD OLWHUDWXUD GHO FKROR ,JXDOPHQWH LQGDJDQ HQ OD VLFRORJD FKROD $OHMDQGUR 3HUDOWD HQ VX DUWFXOR f$OJR VREUH HO SUREOHPD UDFLDO SHUXDQRf f -RV 9DUDOODQRV HQ VX DUWFXOR f&KROLVPR HQ HO 3HU OR

PAGE 59

GH FKRORV \ ]DPERVf f \ &LUR $OHJUD HQ f(QFXHQWUR \ EUHYH H[SORUDFLQ GHO FKRORf f 7RGRV HVWRV DXWRUHV UHVDOWDQ OD LGLRVLQFUDVLD GHO FKROR SHUXDQR \ FRLQFLGHQ HQ VHDODU OD H[LVWHQFLD QR VOR GH XQD OLWHUDWXUD FKROD VLQR OD SRVLELOLGDG GH TXH HO 3HU VH FRQVWLWX\D HQ XQ SDV FKROR /RV FKROLVWDV SURGXMHURQ REUDV HQ YHUVR FDUDFWHUL]DGDV SRU Lf IRUPDV GH OD SRHVD WUDGLFLRQDO \ GH OD SRHVD SRSXODU KLVS£QLFD FRPR HO URPDQFH LLf WHPDV UHODFLRQDGRV FRQ HO FDPSR SHUXDQR \ OD YLGD FDPSHVLQD R FRQ HO VHQWLPLHQWR GHO KRPEUH RSULPLGR GHO FKROR WUDEDMDGRU \ SREUH \ LLLf XQ OHQJXDMH SRSXODU 0RQJXL f /RV SULPHURV HVFULWRUHV HQ LQWHQWDU HVWD DILUPDFLQ GHO PHVWL]DMH R GH OR FKROR FRPR OR DXWQWLFDPHQWH SHUXDQR IXHURQ -RV 9DUDOODQRV FRQ VX 3ULPHU FDQFLRQHUR FKROR f \ $EUDKDP $ULDV /DUUHWD FRQ /D EDUDMD GHO FKROR f \ (O KRQGHUR GH ODMD HQFHQGLGD 7HUFHU FXDGHUQR GH SRHVD FKROD f 6L ELHQ UHFRQRFLGRV FKROLVWDV HVWR QR LPSLGL TXH VH GLHUD HQWUH ORV PLVPRV XQD SXJQD TXH LPSOLF LQFOXVLYH FDUWDV QRWDULDOHV fSRU DVHYHUDU VX SUHFHGHQFLDf 0RQJXL f 6LQ HPEDUJR OD ILJXUD P£V VREUHVDOLHQWH GHO FKROLVPR OLWHUDULR OD FRQVWLWX\H /XLV 1LHWR &XVFR f TXLHQ KD SXEOLFDGR QXPHURVRV OLEURV GH SRHVD HQWUH ORV TXH GHVWDFD &KDUDQJR 5RPDQFHUR FKROR f (Q HVWH OLEUR 1LHWR fHV HO PHMRU URPDQFHULVWD GH OR FKROR HV GHFLU GHO PXQGR FXOWXUDO PHVWL]R HQ OD PHGLGD TXH *DUFD /RUFD OR IXH GHO HVSULWX EWLFRf %DTXHUL]R f/XLV 1LHWRf f (Q VXV SRHPDV ORV FKRORV VH FDUDFWHUL]DQ SRU VHU SLFDURV SHQGHQFLHURV \ MDUDQHURV PLHQWUDV TXH OD PXMHU FKROD OD PXMHU PHVWL]D HV YLVWD FRPR XQD fEDQGLGDf FDUDFWHUVWLFD TXH %DTXHUL]R HQFXHQWUD HQ OD GHVFULSFLQ IVLFD \ PRUDO GH OD PLVPD DV FRPR HQ ORV WWXORV GH ORV SRHPDV f /XLV 0RQJXL SRU VX SDUWH FRQVLGHUD TXH 1LHWR HV H[FHVLYR HQ VX LPLWDFLQ GH *DUFD /RUFD \ TXH VWD HV

PAGE 60

PXFKDV YHFHV GHVDVWURVD f FUWLFD TXH SDUD %DTXHUL]R QR HV GHO WRGR SHUWLQHQWH \D TXH QR WRGR OR FRQWHQLGR HQ &KDUDQJR SURYLHQH GHO DXWRU HVSDRO f 2WUDV ILJXUDV LJXDOPHQWH UHSUHVHQWDWLYDV GHO FKROLVPR OLWHUDULR VRQ $QWHQRU 6DPDQLHJR DXWRU GH &£QWDUR f (O SDV LQHIDEOH f \ @ TXH WLHQH DGHP£V RWURV FRPSRQHQWHV FRPR OD YLROHQFLD OD UHFRPSRVLFLQ SROWLFD OD GHVFRPSRVLFLQ GH FODVHVf (Q VX SULPHU PDQLILHVWR 3DODEUDV XUJHQWHV ORV PLHPEURV GH +RUD =HUR EXVFDURQ GHQXQFLDU OD VLWXDFLQ LPSHUDQWH HQ HO 3HU \ PRVWUDU VX SHUFHSFLQ GH OD UHDOLGDG 6H WUDWDED GH XQD SRHVD WRWDOPHQWH QXHYD HQ WDQWR UHFRQRFD OD WRWDOLGDG GHO SDV -DPHV +LJJLQV FRQVLGHUD TXH HO *UXSR +RUD =HUR fYLHQH D VHU OD H[SUHVLQ OLWHUDULD GH ORV HPHUJHQWHV VHFWRUHV SRSXODUHV GH SURYLQFLDV TXH UHFODPDQ XQD YR] \ XQ OXJDU HQ OD VRFLHGDG QDFLRQDOf f (QWUHYLVWD GH 5LFDUGR 'HOJDGR 5RVVL D 7XOLR 0RUD

PAGE 61

(O SULQFLSDO DSRUWH GH +RUD =HUR IXH HO SRHPD LQWHJUDO XQD PDQHUD GH KDFHU SRHVD TXH FRQVWLWXD XQD UXSWXUD FRQ HO WLSR GH SRHVD TXH KDED SULPDGR KDVWD HO PRPHQWR (O SRHPD LQWHJUDO VH GLIHUHQFLDED WDQWR D QLYHO GH IRUPD FRPR GH FRQWHQLGR (Q OR TXH VH UHILHUH D OD IRUPD HO SRHPD LQFRUSRUD HO GLVFXUVR QDUUDWLYR WHDWUDO DXGLRYLVXDO SHULRGVWLFR HQVD\VWLFR HQ XQ VROR WH[WR VH WUDWDED GH XQD VXPD GH GLVFXUVRV GH XQ FROODJH (Q OR TXH UHVSHFWD DO FRQWHQLGR +RUD =HUR WUDWDED GH GDU FXHQWD GH OD HVFLVLQ OD IUDFWXUD GHO VXMHWR OULFR GHO \R (Q HO SRHPD LQWHJUDO ORV SRHWDV KDFDQ XVR GH XQ OHQJXDMH SRSXODU GH OD FDOOH FDUJDGR GH OLVXUDV 'H HVWD PDQHUD +RUD =HUR FXHVWLRQ HO URVWUR GH OD /LPD DFWXDO SUHVHQWDQGR VX QXHYR FDU£FWHU PHVWL]R /H GLR WDPELQ SUHVHQFLD SRWLFD D ODV UHJLRQHV \D TXH OD PD\RUD GH VXV PLHPEURV HUDQ SURYLQFLDQRV R GH RULJHQ SURYLQFLDQR 3HUR HO DSRUWH GH HVWD JHQHUDFLQ QR IXH QHFHVDULDPHQWH UHFRQRFLGR HQ HO DPELHQWH OLWHUDULR /D FUWLFD IXH GXUD LPSODFDEOH FRPR VH HYLGHQFLD HQ HVWH FRPHQWDULR GHO SRHWD (QULTXH 6£QFKH] +HPDQL f+RUD =HUR HQ VX SULPHUD IDVH TXHGDU£ HQ OD KLVWRULD GH OD OLWHUDWXUD SHUXDQD HOHYDGR D OD DOWD FDWHJRUD GH WUDJHGLD3HUR OD VHJXQGD IDVH TXHGDU£ FRPR XQD IDUVDf )UH\UH f+RUD =HURf f 6LQ HPEDUJR FRPR OR VHDOD 5LFDUGR *RQ]£OH] 9LJLO ORV DSRUWHV GH HVWD JHQHUDFLQ VRQ JUDQGHV H LPSRUWDQWHV HQ SULPHU OXJDU WXYR XQD LQIOXHQFLD FODUD fHQ DJUXSDFLRQHV SRVWHULRUHV FRPR HO 0RYLPLHQWR .ORDND IRUPDGR HQ f \ ORV JUXSRV 1HQ \ 1REOH &DWHUYD DPERV GH LQLFLRV GH ORV f \ HQ VHJXQGR OXJDU fDOEHUJ UHYLVWDV JUXSRV PDQLILHVWRV \ GHFODUDFLRQHV FROHFWLYDV HQ XQD PHGLGD QXQFD UHJLVWUDGD HQ QXHVWUDV OHWUDV DO SXQWR TXH VX LUUXSFLQ DGTXLUL XQ DLUH GH fQXHYR YDQJXDUGLVPRf R fQHRYDQJXDUGLVPRff f3UORJRf f

PAGE 62

*HQHUDFLRQHV GH ORV \ $XQTXH OD FUHDFLQ SRWLFD SRVWHULRU D OD *HQHUDFLQ GHO DQ QR KD VLGR HVWXGLDGD FRQ GHWHQLPLHQWR FRQYLHQH PHQFLRQDU GRV ILJXUDV SHUWHQHFLHQWHV D OD *HQHUDFLQ GHO \ UHVSHFWLYDPHQWH 'RPLQJR GH 5DPRV \ 5R[DQD &ULVORJR 'RPLQJR GH 5DPRV OHD f TXLHQ IXHUD PLHPEUR GHO JUXSR .ORDND f KD SXEOLFDGR 3RHPDV f $UTXLWHFWXUD GHO HVSDQWR f 3DVWRU GH SHUURV f /XQD FHUUDGD f \ 2VPRVLV f (Q VX SRHVD 5DPRV QRV KDEOD GH ODV EDUULDGDV IHQPHQR UHVXOWDQWH GH OD PLJUDFLQ GHO GHVERUGH SRSXODU TXH WUDMR FRQVLJR OD WUDQVIRUPDFLQ GH ODV VRFLHGDGHV DQGLQDV \ GH OD FRQVHFXHQWH PDUJLQDOLGDG TXH VXIUHQ VXV SULQFLSDOHV DFWRUHV PDUJLQDOLGDG TXH &VDU ƒQJHOHV SUHILHUH GHQRPLQDU VXEWHUUDQHLGDG DO VHU HVWD YROXQWDULD )UH\UH f'RPLQJR GH 5DPRVf f 3RU VX SDUWH 5R[DQD &ULVORJR /LPD f LQWHJUDQWH GHO *UXSR 1REOH &DWHUYD KD SXEOLFDGR HO OLEUR GH SRHPDV $EDMR VREUH HO FLHOR TXH fHVWDOOD SU£FWLFDPHQWH DQWH QXHVWURV RMRV OHFWRUHV G£QGRQRV XQD YHUVLQ OOHQD GH EUR \ HVSDVPR GH OD fKRUULEOHf \ fGHVERUGDGDf /LPD HQ WRPR D ORV DVIL[LDQWHV DRV \ f *RQ]£OH] 9LJLO 3RHVD f (O PHVWL]DMH HQ OD QDUUDWLYD &XULRVDPHQWH OD LQFRUSRUDFLQ GHO PHVWL]R \ GHO FKRORf HPSLH]D D GDUVH HQ HO PDUFR GH OD QDUUDWLYD LQGLJHQLVWD 6L ELHQ VWD WHQD FRPR REMHWLYR SODQWHDU OD UHLYLQGLFDFLQ GHO LQGJHQD \ SRU OR JHQHUDO VH EDVDED HQ XQD PRUDO GH WLSR PDQLTXHR HQ GRQGH ORV LQGLRV HUDQ ORV EXHQRV \ ORV EODQFRV ORV PDORV DOJXQRV DXWRUHV LQGLJHQLVWDV GHFLGLHURQ VDOLU GH ORV SDU£PHWURV HVWDEOHFLGRV H LQFRUSRUDU HQ VXV REUDV D SHUVRQDMHV PHVWL]RV

PAGE 63

&LUR $OHJUD \ -RV 0DUD $UJXHGDV 6L ELHQ VRQ QXPHURVRV ORV HVFULWRUHV TXH VH RFXSDURQ GHO LQGJHQD GRV HQ SDUWLFXODU VH DOHMDURQ GHO PROGH LQGJHQD WUDGLFLRQDO \ HQIRFDURQ VX DWHQFLQ DO PHVWL]R &LUR $OHJUD f \ -RV 0DQD $UJXHGDV f (Q HO FDVR GH &LUR $OHJUD SU£FWLFDPHQWH WRGD VX REUD HVW£ FHQWUDGD HQ SURWDJRQLVWDV PHVWL]RV R FKRORV 6LQ OXJDU D GXGDV HV /D VHUSLHQWH GH RUR f REUD TXH QDUUD OD OXFKD GH ORV FKRORV FRQWUD ODV IXHU]DV GHO 0DQWDUR OD QRYHOD TXH P£V H[DOWD OD ILJXUD GHO FKROR 'H KHFKR &RUQHMR 3RODU FRQVLGHUD TXH HVWD QRYHOD FRQVWLWX\H WRGD XQD JHVWD GHO FKROR HQ GRQGH VH GD XQD UHYDORUL]DFLQ GHO HVTXHPD RSRVLWLYR FLYLOL]DFLQEDUEDULH \D TXH HV OD EDUEDULH ORV FKRORVf OD TXH SUHVHQWD WRGRV ORV UDVJRV SRVLWLYRV \ OD FLYLOL]DFLQ ORV EODQFRVf OD TXH UHSUHVHQWD XQ SHOLJUR 6LQ HPEDUJR FRPR ELHQ OR VHDOD HVWH DXWRU HO P£V JUDQGH \ YLVLEOH GILFLW GH HVWD QRYHOD HV HO RFXOWDPLHQWR GHO SURFHVR KLVWULFR \D TXH HO FKROR YLYH HQ OR TXH SU£FWLFDPHQWH FRQVWLWX\H XQ SDUDVR XQ PXQGR FHUUDGR TXH QR WLHQH YQFXOR DOJXQR FRQ HO PXQGR H[WHULRU /RV SHUURV KDPEULHQWRV f \ (O PXQGR HV DQFKR \ DMHQR f RIUHFHQ XQD LPDJHQ PHQRV LGHDOL]DGD GHO FKROR /D SULPHUD QRYHOD EXVFD VXSHUDU ODV GHILFLHQFLDV GH OD QDUUDWLYD LQLFLDO DO RSWDU SRU XQD SHUVSHFWLYD H[WHULRU TXH GH fUD]Q GH XQ PXQGR TXH VH SHUFLEH FDVL LQPXWDEOH FHUUDGR D WRGD RSFLQ WUDQVIRUPDGRUDf &RUQHMR 3RODU f3UORJRf [[Lf (Q HVWH PXQGR HO FKROR FRQVWLWX\H XQ ILJXUD ERUURVD LQFDSD] GH KDFHU IUHQWH D ODV IXHU]DV GH OD QDWXUDOH]D $XQTXH QR FDUDFWHUVWLFR GH VX REUD /SH] $OEMDU WDPELQ WUDW HO WHPD GHO PHVWL]R HQ VX REUD 0DWDODFK REUD TXH SDUD HO HVFULWRU \ FUWLFR OLWHUDULR &DUORV ( =DYDOHWD UHSUHVHQWD OD PHMRU QRYHOD GHO PHVWL]R PXODWR \ QR FKROR /D QDUUDWLYD f

PAGE 64

(Q (O PXQGR HV DQFKR \ DMHQR f $OHJUD RSWD SRU XQD SHUVSHFWLYD WRWDOPHQWH GLIHUHQWH DO QDUUDU OD OXFKD GH XQD FRPXQLGDG VLQ GHVOLJDUVH GH OD UHDOLGDG QDFLRQDO /D ILJXUD GH %HQLWR &DVWUR RFXSD XQ OXJDU LPSRUWDQWH HQ WDQWR fUHSUHVHQWD OD LQWURGXFFLQ HQ XQD VRFLHGDG WUDGLFLRQDO GH ORV YDORUHV GH XQD VRFLHGDG PRGHUQDf &RUQHMR 3RODU /LWHUDWXUD \ VRFLHGDG f (VWR SHUPLWH DSUHFLDU OD WUDQVIRUPDFLQ GHO LQGLR HQ FKROR HV GHFLU HO SURFHVR GH WUDQVFXOWXUDFLQ GHO LQGLR HQ PHVWL]R (O FKROR R PHVWL]R SUHVHQWDGR SRU &LUR $OHJUD FRQWUDVWD GH VREUH PDQHUD FRQ HO FKROR GH OD SULPHUD QDUUDWLYD DUJXHGLDQD HQ GRQGH OD ILJXUD GHO PHVWL]R HV LQH[LVWHQWH (IHFWLYDPHQWH HQ HO OLEUR GH FXHQWRV $JXD fQR KD\ OXJDU SDUD ORV PHVWL]RVf 0DQULTXH f-RV 0DUD $UJXHGDVf f $O UHVSHFWR &RUQHMR 3RODU GHVWDFD OR VLJXLHQWH f$JXD VH FDUDFWHUL]D > @ SRU FRQFHELU HO PXQGR DQGLQR FRPR XQD UHDOLGDG LQVXODU FDVL SRU FRPSOHWR DMHQD D OD VRFLHGDG QDFLRQDO HQ VX FRQMXQWR \ SRU FRPSUHQGHUOR FRPR XQD HQWLGDG WDMDQWHPHQWH GLFRWPLFD HQ OD TXH FRQWLHQGH VOR GRV JUXSRV VRFLDOHV ORV LQGLRV \ ORV WHUUDWHQLHQWHVf /LWHUDWXUD \ VRFLHGDG f (VWH YDFR VH FRUULJH HQ OD QDUUDWLYD SRVWHULRU 7DQWR HQ
PAGE 65

DKRQGDU ORV YQFXORV FRQ HOOD WHQLHQGR FRPR UHVXOWDGR OD FRQVWUXFFLQ GH XQD QXHYD LQWHUSUHWDFLQ GH OD UHDOLGDG &RUQHMR 3RODU f
PAGE 66

FRPR OD JHVWD GHO LQGLR \ GHO PHVWL]R VLQR WDPELQ FRPR OD JHVWD GHO PLJUDQWH DPSOLDQGR GH HVWD PDQHUD ODV RSFLRQHV LQWHUSUHWDWLYDV TXH VX REUD RIUHFH /D REUD GH -RV 0DUD $UJXHGDV DV FRPR OD GH &LUR $OHJUD HV GH WUDVFHQGHQFLD H LPSRUWDQFLD SDUD HO WHPD TXH QRV RFXSD \D TXH FRPR OR KD VHDODGR 5LFDUGR *RQ]£OH] 9LJLO HVWRV DXWRUHV DSRUWDURQ GRV UDVJRV GHFLVLYRV D OD FRUULHQWH LQGLJHQLVWD fOD YLVLQ GHO PXQGR LQGJHQD GHVGH DGHQWUR \ HO SUR\HFWR GH UHWUDWDU OD WRWDOLGDG GHO SDV WHQLHQGR FRPR HMH HO FRPSRQHQWH LQGJHQD \ HO SURFHVR GH PHVWL]DMH GHO QXHYR LQGLRf f/D QDUUDWLYDf f /D ILJXUD GH -RV 'LH] &DQVHFR 0LHQWUDV TXH HO LQGLJHQLVPR VH LQVSLUDED HQ HO PXQGR DQGLQR HO FULROOLVPR UHSUHVHQWDED OD H[SUHVLQ OLWHUDULD GHO PXQGR FRVWHR 'HQWUR GH HVWD YHUWLHQWH VREUHVDOH OD ILJXUD GH -RV 'LH] &DQVHFR f DXWRU GH XQ EUHYH UHODWR 6XV\ f XQD QRYHOD DQWLEXUJXHVD 'XTXH f \ XQ OLEUR GH FXHQWRV FRUWRV (VWDPSDV PXODWDV f 'LH] &DQVHFR WLHQH HO PULWR GH KDEHU VLGR HO SULPHU HVFULWRU TXH LQFRUSRU HQ VXV FXHQWRV DO KRPEUH SRSXODU XUEDQR SHUVRQDMH LJQRUDGR KDVWD HQWRQFHV GH OD OLWHUDWXUD SHUXDQD (Q VX REUD (VWDPSDV PXODWDV f 'LH] &DQVHFR QRV SUHVHQWD HO URVWUR GHO PHVWL]R PXODWR \ QR GHO FKRORf GH OD FRVWD GHO 3HU SHUVRQDMHV SREUHV SUROHWDULRV \ PDUJLQDGRV 3RU WDO PRWLYR 7RP£V (VFDMDGLOOR OR FRQVLGHUD XQ SUHFXUVRU QR UHFRQRFLGR GH ORV QDUUDGRUHV GH OD OODPDGD *HQHUDFLQ GHO HQ WDQWR IXH HVWH DXWRU HO SULPHUR HQ SUHVHQWDU ORV KDELWDQWHV SRSXODUHV SREUHV PDUJLQDOHV GH OD /LPD GH 6XV HVWDPSDV SRGUDQ VHU YLVWDV WDPELQ FRPR HVWDPSDV PHVWL]DV R HVWDPSDV FKRODV

PAGE 67

/D *HQHUDFLQ GHO $JRWDGR HO LQGLJHQLVPR WUDGLFLRQDO OD QDUUDWLYD SHUXDQD H[SHULPHQWD XQ FDPELR SURIXQGR FRQ HO VXUJLPLHQWR GH OD *HQHUDFLQ GHO (VWH JUXSR HVWDED FRQIRUPDGR SRU (OHGRUR 9DUJDV 9LFXD -XOLR 5DPQ 5LEH\UR (QULTXH &RQJUDLQV 0DUWLQ \ &DUORV (GXDUGR =DYDOHWD *RQ]£OH] 9LJLO FRQVLGHUD TXH HO URO IXQGDGRU GH OD QXHYD QDUUDWLYD HQ HO 3HU OH FRUUHVSRQGH D HVWD JHQHUDFLQ f/D QDUUDWLYD SHUXDQDf f \D TXH VH GD SU£FWLFDPHQWH XQD UHYROXFLQ WDQWR HQ OR TXH VH UHILHUH D OR WHP£WLFR FRPR D OR IRUPDO /RV HVFULWRUHV WLHQHQ DKRUD XQ LQWHUV SRU YROFDU HQ OD QDUUDWLYD OR TXH HVW£ DFRQWHFLHQGR HQ HO SDV OD PLJUDFLQ PDVLYD GHO FDPSR D OD FLXGDG \ OD FRQVHFXHQWH HPHUJHQFLD GH QXHYRV DFWRUHV \ HVSDFLRV VRFLDOHV 6H DEDQGRQD OD SUHRFXSDFLQ LQGJHQD TXH QR QHFHVDULDPHQWH LPSOLFD HO DEDQGRQR GHO PHGLR UXUDO SDUD GDU OXJDU D OD H[SORUDFLQ GHO KRPEUH GH OD FODVH PHGLD 6RQ GH SDUWLFXODU LQWHUV SDUD HVWH JUXSR HO PXQGR GH ODV EDUULDGDV \ OD YLGD PDUJLQDO GH VXV SREODGRUHV (VWR SHUPLWH TXH ORV HVFULWRUHV RIUH]FDQ D GLIHUHQFLD GH OD QDUUDWLYD DQWHULRU XQD YLVLQ P£V FRPSUHQVLYD GHO SDV XQD TXH VH SUHVHQWH OD GLYHUVLGDG WQLFD \ VRFLDO GH OD UHDOLGDG SHUXDQD (V GHFLU VX KHWHURJHQHLGDG $O PLVPR WLHPSR \ VHJXUDPHQWH LQIOXHQFLDGRV SRU -DPHV -R\FH \ :LOOLDP )DXONQHU ORV HVFULWRUHV GH HVWD JHQHUDFLQ VH FDUDFWHUL]DQ SRU XWLOL]DU QXHYDV WFQLFDV QDUUDWLYDV ORV KHFKRV \D QR VRQ SUHVHQWDGRV HQ RUGHQ FURQROJLFR OD IXQFLQ GH QDUUDU HV DVXPLGD SRU GLIHUHQWHV QDUUDGRUHV VH LQFRUSRUD HO PRQORJR LQWHULRU ORV SHUVRQDMHV VRQ DPELJXRV \ ODV REUDV VRQ DELHUWDV (QWUH ORV HVFULWRUHV P£V GHVWDFDGRV GH HVWD JHQHUDFLQ TXH VRQ SHUWLQHQWHV SDUD OD WHP£WLFD TXH VH SUHWHQGH DERUGDU HQ HVWH HVWXGLR VH HQFXHQWUDQ (QULTXH &RQJUDLQV 0DUWLQ &DUORV (GXDUGR =DYDOHWD \ (GJDUGR 5LYHUD 0DUWQH]

PAGE 68

(QULTXH &RQJUDLQV 0DUWLQ /LPD f HV DXWRU GH GRV FROHFFLRQHV GH FXHQWRV /LPD +RUD FHUR f \ .LNXYR f DV FRPR OD QRYHOD 1R XQD VLQR PXFKDV PXHUWHV f 'HVSXV GH OD SXEOLFDFLQ GH HVWD QRYHOD &RQJUDLQV GHM H HVFULELU SDUD GHGLFDUVH D RWUDV DFWLYLGDGHV $OIDUR $OH[DQGHU QRWD TXH WDQWR VXV FXHQWRV FRPR VX QRYHOD fDGRSWDQ FRPR WHPD UHSUHVHQWDWLYR OD SUREOHP£WLFD VRFLRFXOWXUDO \ HFRQPLFD GHO JUXSR KXPDQR TXH DEDQGRQD OD VLHUUD SDUD LQVWDODUVH HQ OD FDSLWDOf f (V GHFLU VH WUDWD GH PLJUDQWHV TXH VH YHQ IRU]DGRV D HQIUHQWDUVH D XQ XQLYHUVR VRFLRFXOWXUDO WRWDOPHQWH GLIHUHQWH GHO TXH KDEDQ HVWDGR DFRVWXPEUDGRV KDVWD HVH PRPHQWR (Q HO SUORJR GH OD QRYHOD 1R XQD VLQR PXFKDV PXHUWHV 9DUJDV /ORVD QRV GLFH TXH &RQJUDLQV 0DUWLQ fLUUXPSL FRPR XQ YHQWDUUQ HQ HO DPELHQWH OLWHUDULR OLPHR GH ORV DQRV FLQFXHQWDf \D TXH RIUHFD fXQD QDUUDWLYD FHQWUDGD HQ OD GHVFULSFLQ \ GHQXQFLD GH OD FLXGDG FRQWUDSXHVWD D OD TXH KDED VLGR KDVWD HQWRQFHV WHP£WLFD GRPLQDQWH GHO FXHQWR \ OD QRYHOD HQ HO 3HU HO PXQGR FDPSHVLQRf f (IHFWLYDPHQWH HVWD QRYHOD SUHVHQWDED SRU SULPHUD YH] HQ OD KLVWRULD GH OD QDUUDWLYD SHUXDQD OD YLGD PDUJLQDO TXH VXIUHQ ORV PLJUDQWHV SURYHQLHQWHV GHO FDPSR TXH QR WLHQHQ P£V UHPHGLR TXH EXVFDU UHIXJLR HQ XQD EDUULDGD \ UHDOL]DU FXDOTXLHU WLSR GH WUDEDMR SDUD VREUHYLYLU 6L ELHQ &RQJUDLQV 0DUWLQ QR HQWUD GLUHFWDPHQWH HQ HO WHPD GHO FRQIOLFWR FXOWXUDO VH WUDWD GHO SULPHU DXWRU FX\RV UHODWRV \ QRYHOD RIUHFHQ XQD GH ODV SULPHUDV YHUVLRQHV GHO WHPD GH OD EDUULDGD &DUORV (GXDUGR =DYDOHWD &DU£] f PLHPEUR GH OD $FDGHPLD 3HUXDQD GH OD OHQJXD HV QR VOR XQR GH ORV HVFULWRUHV P£V LPSRUWDQWHV GH HVWD JHQHUDFLQ VLQR GH ODV OWLPDV GFDGDV &RQVLGHUDGR HO SULPHU URVWUR QDUUDWLYR GH OD *HQHUDFLQ GHO VX REUD FRPSUHQGH D OD IHFKD GRFH FROHFFLRQHV GH FXHQWRV HGLWDGRV HQ VXV &XHQWRV FRPSOHWRV f XQ OWLPR OLEUR GH FXHQWRV WLWXODGR $ELVPRV VLQ MDUGLQHV f \ FLQFR QRYHODV

PAGE 69

/RV DSUHQGLFHV f 5HWUDWRV WXUELRV f 8Q MRYHQ XQD VRPEUD f (O SUHFLR GH OD DXURUD f \ 3£OLGR SHUR VHUHQR f 0DQXHO %DTXHUL]R FRQVLGHUD TXH &DUORV (GXDUGR =DYDOHWD WLHQH HO PULWR GH KDEHU LQQRYDGR WRWDOPHQWH HO DUWH GH QDUUDU WDQWR D QLYHO WHP£WLFR DEDQGRQDQGR OD WHP£WLFD UXUDO SRU OD XUEDQDf FRPR D QLYHO GH WFQLFDV OLWHUDULDV f)£EXODf f 6L ELHQ SDUWH GH VX REUD KD VLGR FRQVLGHUDGD FRPR QHRLQGLJHQLVWD OD REUD GH =DYDOHWD HV GH HVSHFLDO LPSRUWDQFLD SDUD QXHVWUR WUDEDMR SRUTXH HVWH HVFULWRU HV XQR GH ORV TXH P£V KD WUDWDGR GH SURIXQGL]DU HQ OD PHQWDOLGDG GHO PHVWL]R (O WHPD KD VLGR DERUGDGR WDQWR HQ VXV FXHQWRV f(O SHUHJULQRf f/D EDWDOODf \ f-XDQD OD FDPSD WH YHQJDU£ff FRPR HQ VXV QRYHODV /RV DSUHQGLFHV \ 5HWUDWRV WXUELRVf f(O SHUHJULQRf UHODWD OD YLGD GH XQ MRYHQ XQLYHUVLWDULR TXH QXQFD VH VLHQWH ELHQ HQ QLQJXQD SDUWH \ TXH VH HQFXHQWUD SHUPDQHQWHPHQWH DRUDQGR HO KRJDU FDUDFWHUVWLFD HQ OD TXH VH YLVOXPEUD fOD PDQD PX\ FKROD GH OD QRVWDOJLDf %DTXHUL]R f)£EXODf f PLHQWUDV TXH HQ f/D EDWDOODf XQ IRUDVWHUR VH YH DWUDGR \ UHSHOLGR DO PLVPR WLHPSR SRU OD VDQJXLQDULD ILHVWD GHO FRQGRUUDFKL GHPRVWUDGR DV fOD PHQWDOLGDG FRQWUDGLFWRULD \ WU£JLFD GHO PHVWL]Rf %DTXHUL]R f)£EXODf f (Q HO FXHQWR f-XDQD OD FDPSD WH YHQJDU£f =DYDOHWD QR VOR VH FHQWUD HQ HO PHVWL]R VHUUDQR VLQR WDPELQ HQ HO PHVWL]R GH OD VHOYD HO PLJUDQWH FDPSD (Q OD QRYHOD /RV DSUHQGLFHV HO SURWDJRQLVWD WUDQVLWD FRQVWDQWHPHQWH GH XQ PXQGR D RWUR VLQ SHUGHU VX YQFXOR FRQ OD WLHUUD QDWDO PLHQWUDV TXH HQ 5HWUDWRV WXUELRV =DYDOHWD RSRQH D GRV SHUVRQDMHV TXH UHSUHVHQWDQ VLPEOLFDPHQWH OR UXUDO \ OR XUEDQR HV GHFLU GRV =DYDOHWD WDPELQ HVFULEL WUHV QRYHODV EUHYHV &DPSR GH (VSLQDV f (O FQLFR f \ /RV ,QJDU f

PAGE 70

RSFLRQHV GH YLGD GLVWLQWDV 6LQ OXJDU D GXGDV VH WUDWD GH XQR GH ORV DXWRUHV TXH KD ORJUDGR LQFRUSRUDU GLIHUHQWHV XQLYHUVRV VRFLRFXOWXUDOHV FRQVWLWX\HQGR SRU HVWH PRWLYR VXV UHODWRV ILHO UHIOHMR OLWHUDULR GH OD ULFD \ FRQWUDGLFWRULD SOXUDOLGDG GH OD UHDOLGDG SHUXDQD (GJDUGR 5LYHUD 0DUWQH] -DXMD f HV XQ FDVR HVSHFLDO GHQWUR GH OD *HQHUDFLQ GHO \D TXH HO UHFRQRFLPLHQWR GH VX REUD WLHQH OXJDU UHFLQ HQ ODV OWLPDV GFDGDV 'HVGH HQWRQFHV KD SXEOLFDGR (O YLVLWDQWH f $]XULWD f (QXQFLDFLQ f +LVWRULD GH &LIRU \ GH &DPLOR f ƒQJHO GH 2FRQJDWH Y RWURV FXHQWRV f \ ODV QRYHODV 3DV GH -DXMD f \ $ OD KRUD GH OD WDUGH \ ORV MXHJRV f &LXGDG GH IXHJR f LQFOX\H WUHV QRYHODV FRUWDV OD TXH GD WWXOR DO WRPR f(O YLVLWDQWHf \ OD LQGLWD f8Q YLHMR VHRU HQ OD QHEOLQDf 6X QRYHOD 3DV GH -DXMD KD VLGR UHFLELGD IDYRUDEOHPHQWH SRU OD FUWLFD 'H KHFKR VH OD FRQVLGHUD FRPR XQD JHVWD DO PHVWL]DMH SRU OD YDORUDFLQ SRVLWLYD TXH SUHVHQWD HO PLVPR 3DUD (GJDUGR 5LYHUD 0DUWQH] OD FRQGLFLQ PHVWL]D QR UHSUHVHQWD XQ SUREOHPD VLQR XQD RSFLQ XQD SRVLELOLGDG SDUD OD QDFLQ SHUXDQD (O JUXSR QDUUDFLQ $ ILQHV GH ORV VHVHQWD VXUJH XQ JUXSR GH HVFULWRUHV TXH GHFLGL LQYROXFUDUVH GH PDQHUD DFWLYD HQ HO SURFHVR SROWLFR GHO SDV HO *UXSR 1DUUDFLQ (VWH JUXSR VXUJL HQ HO PDUFR GH XQD VHULH GH LPSRUWDQWHV HYHQWRV SROWLFRV LGHROJLFRV \ VRFLDOHV 0LHQWUDV TXH HQ HO £PELWR LQWHUQDFLRQDO VH GDED OD UXSWXUD GHO 3DUWLGR &RPXQLVWD GH OD 8QLQ 6RYLWLFD \ GHO 3DUWLGR &RPXQLVWD &KLQR DV FRPR OD 5HYROXFLQ &XOWXUDO HQ OD &KLQD 3RSXODU HQ HO £PELWR ODWLQRDPHULFDQR VH YLYD FRQ HXIRULD OD 5HYROXFLQ FXEDQD (VWRV HYHQWRV FRPR OR VHDOD 0LJXHO *XWLUUH] fKDEDQ SXHVWR HQ SULPHU SODQR HQ ORV FUFXORV )LHVWD TXH QRV UHFXHUGD OD ILHVWD GHO WXUXSXNOOD\ DOUHGHGRU GH OD FXDO VH FHQWUD OD QRYHOD
PAGE 71

LQWHOHFWXDOHV GH (XURSD RFFLGHQWDO \ $PULFD /DWLQD HO WHPD GHO FRPSURPLVR GHO HVFULWRU GHO FXDO VH YHQD RFXSDQGR -HDQ 3DXO 6DUWUH GHVGH OD LQPHGLDWD VHJXQGD SRVWJXHUUD f6REUHf f 3DUD HO *UXSR 1DUUDFLQ HO SUREOHPD GH IRQGR HUD FPR SDUWLFLSDU HQ HO SURFHVR VRFLDO HQ OD OXFKD GH FODVHV VLQ UHQXQFLDU D OD FRQGLFLQ GH QDUUDGRU $ QLYHO QDFLRQDO IXHURQ GRV ORV DFRQWHFLPLHQWRV TXH OOHYDURQ D VX IRUPDFLQ Lf OD H[SHULHQFLD JXHUULOOHUD GHO \ LLf ODV PHGLGDV VRFLDOHV TXH HO JRELHUQR PLOLWDU GHO *HQHUDO -XDQ 9HODVFR $OYDUDGR HVWDED OOHYDQGR D FDER *XWLUUH] f6REUHf f (O REMHWLYR GH HVWH JUXSR SUHGLFDU XQD OLWHUDWXUD VRFLDOPDU[LVWD 6X UHYLVWD 1DUUDFLQ fVXUJL FRPR XQD RSRVLFLQ \ DOWHUQDWLYD D OD FXOWXUD RILFLDO YLJHQWH SHUR D WHQRU GH ORV WLHPSRV TXH VH YLYDQ FRQ XQ OHQJXDMH P£V EHOLJHUDQWH \ FRQ XQD SHUVSHFWLYD GH FODVH P£V DGHFXDGDf *XWLUUH] f6REUHf f $ SHVDU GH TXH HO *UXSR 1DUUDFLQ FRQW FRQ XQD JUDQ FDQWLGDG GH LQWHJUDQWHV \ FRODERUDGRUHV HQ VXV GRV HWDSDV VH KDQ LGHQWLILFDGR WUHV DXWRUHV TXH VH DERFDQ DO WHPD GHO PHVWL]DMH 0LJXHO *XWLUUH] *UHJRULR 0DUWQH] \ $QWRQLR *£OYH] 5RQFHURV 0LJXHO *XWLUUH] 3LXUD f UHSUHVHQWD XQ FDVR SDUWLFXODU HQ HO PDUFR GH QXHVWUR HVWXGLR QR VOR SRU OD FDOLGDG H LPSRUWDQFLD GH VX REUD VLQR SRU VX DFWLYD SDUWLFLSDFLQ HQ OD IXQGDFLQ GHO *UXSR 1DUUDFLQ 6X REUD FRPSUHQGH ODV QRYHODV (O YLHMR VDXULR VH UHWLUD f +RPEUHV GH FDPLQRV f /D YLROHQFLD GHO WLHPSR f /D GHVWUXFFLQ GHO UHLQR f %DEHO HQ HO SDUDVR f \ 3RGHUHV VHFUHWRV f 0LJXHO *XWLUUH] HV DXWRU WDPELQ GHO SROPLFR OLEUR /D JHQHUDFLQ GHO 8Q PXQGR GLYLGLGR +LVWRULD \ EDODQFH /LPD (GLWRULDO /HEUXVD \ HO OLEUR GH HQVD\RV /RV DQGHV HQ OD QRYHOD SHUXDQD DFWXDO /LPD (GLWRULDO 6DQ 0DUFRV

PAGE 72

(O WHPD GHO PHVWL]DMH R GH OD FRQGLFLQ PHVWL]D FRPR OD KD OODPDGR 3HWHU (OPRUH KD RFXSDGR XQ OXJDU LPSRUWDQWH HQ OD REUD GH *XWLUUH] 6LQ OXJDU D GXGDV /D YLROHQFLD GHO WLHPSR FRQVWLWX\H OD REUD P£V LPSRUWDQWH GH HVWH DXWRU -DPHV +LJJLQV OD FRQVLGHUD fXQD GH ODV QRYHODV P£V LPSRUWDQWHV GH ORV OWLPRV DRVf f \ 7RP£V (VFDMDGLOOR fOD GHILQLWLYD PDGXUH] GH OD QRYHOD UHJLRQDO FRQ LQWHQFLRQHV GH fQRYHOD WRWDOf TXH DUUDVD FRQ ODWLWXGHV \ FURQRORJDV HQ HO 3HUf /D QDUUDWLYD f 6L ELHQ FRPR OR KD VHDODGR HVWD QRYHOD SXHGH VHU FRQVLGHUDGD FRPR XQD QRYHOD IDPLOLDU GH FXDWUR JHQHUDFLRQHV XQD QRYHOD GH DGROHVFHQFLD XQD QRYHOD KLVWULFD \ XQD QRYHOD WRWDO 1LWVFKDFN f OR TXH P£V LQWHUHVD GH OD PLVPD HV OD YLVLQ TXH HVWD SUHVHQWD GHO PHVWL]DMH $ GLIHUHQFLD GH (GJDUGR 5LYHUD 0DUWQH] FX\D REUD HV WRGD XQD FHOHEUDFLQ GHO PLVPR *XWLUUH] QRV RIUHFH XQD LPDJHQ GHVRODGRUD HQ WDQWR HO SURWDJRQLVWD GH OD QRYHOD HV LQFDSD] GH KDOODU XQD VQWHVLV R LQWHJUDFLQ GH ODV GRV YHUWLHQWHV FXOWXUDOHV TXH OR FDUDFWHUL]DQ 3DUD HVWH DXWRU HO PHVWL]DMH HV XQ HVWLJPD \ SRU OR WDQWR QR FRQVWLWX\H XQD SRVLELOLGDG QL VLTXLHUD UHPRWD SDUD OD QDFLQ SHUXDQD (Q 3RGHUHV VHFUHWRV *XWLUUH] LQFLGH QXHYDPHQWH HQ HO WHPD GHO PHVWL]DMH HOLJLHQGR HVWD YH] OD ILJXUD GHO ,QFD *DUFLODVR GH OD 9HJD 1XHYDPHQWH VH PXHVWUD HQ GHVDFXHUGR FRQ HO GLVFXUVR DUPQLFR GHO PHVWL]DMH FRQ OD SRVLELOLGDG GH LQWHJUDU GLIHUHQWHV PXQGRV FXOWXUDOHV \ DO LJXDO TXH HQ /D YLROHQFLD GHO WLHPSR HO DXWRU UHFKD]D DO VXMHWR PHVWL]R FRPR VPEROR GH OD SHUXDQLGDG *UHJRULR 0DUWQH] OHD f \ $QWRQLR *£OYH] 5RQFHURV OHD f LOXVWUDQ FDVRV HVSHFLDOHV GHQWUR GHO *UXSR 1DUUDFLQ \D TXH WLHQHQ HQ FXHQWD HO DSRUWH GH OD SREODFLQ QHJUD HQ HO 3HU \ HQ FRQVHFXHQFLD QRV EULQGDQ XQ WLSR GLIHUHQWH GH PHVWL]DMH 1LWVFKDFN SUHILHUH FDOLILFDUOD FRPR QRYHOD fGHOLUDQWHf f

PAGE 73

HO PHVWL]DMH FRVWHR *UHJRULR 0DUWQH] KD SXEOLFDGR HO OLEUR GH FXHQWRV 7LHUUD GH &DOQGXOD f \ ODV QRYHODV &DQWR GH VLUHQD f \ &UQLFD GH PVLFRV \ GLDEORV f 'H HVSHFLDO LPSRUWDQFLD SDUD HO WHPD TXH QRV RFXSD UHVXOWD OD QRYHOD &UQLFD GH PVLFRV \ GLDEORV OD PLVPD TXH KD VLGR FRQVLGHUDGD SRU &RUQHMR 3RODU MXQWR FRQ 3DV GH -DXMD FRPR XQD fFHOHEUDFLQ GHO PHVWL]DMHf f3URIHFD \ H[SHULHQFLDf f \ VX LPSRUWDQFLD KD VLGR UHVDOWD SRU 5RODQG )RUJXHV HQ WDQWR VH WUDWD GH XQD QRYHOD fQRV UHFXHUGD TXH HO 3HU DFWXDO HV IUXWR GH XQ ODUJR \ SURIXQGR SURFHVR KLVWULFR GH OXFKD FRQIURQWDFLQ H LQWHUDFFLQ GH YDULDV HWQLDV \ FXOWXUDVf f $QWRQLR *£OYH] 5RQFHURV &KLQFKD f REWXYR HQ HO SULPHU \ VHJXQGR SUHPLR GH FXHQWR HQ HO FRQFXUVR -RV 0DUD $UJXHGDV RUJDQL]DGR SRU OD $VRFLDFLQ 8QLYHUVLWDULD 1LVHL GHO 3HU FRQ ORV FXHQWRV f2FWXEUHf\ f$V GLOHf (Q OD PXQLFLSDOLGDG GH /LPD OH RWRUJ HO SULPHU SUHPLR GH FXHQWR SRU f/D FDVD DSDUWDGDf 6X REUD FRPSUHQGH ORV OLEURV GH FXHQWRV /RV HUPLWDRV f 0RQORJR SDUD ODV WLQLHEODV f +LVWRULDV SDUD UHXQLU D ORV KRPEUHV f \ OD FROHFFLQ GH FUQLFDV \ DUWFXORV SHULRGVWLFRV $YHQWXUDV FRQ HO FDQGRU f 0RQORJR GH ODV WLQLHEODV UHQH YHLQWLWUV UHODWRV EUHYHV TXH WLHQHQ DO LJXDO TXH /RV HUPLWDRV XQ QLFR REMHWLYR fUHWUDWDU GHVGH DGHQWUR HO FDPSHVLQDGR GH OD FRVWD FRQ HVSHFLDO LQWHUYHQFLQ GH ORV QHJURV VX OHQJXDMH VX VHQVLELOLGDG VX SLFDUGD VX VDELGXUDf *RQ]£OH] 9LJLO (O FXHQWR SHUXDQR f (VWD REUD WLHQH OD PLVPD YLUWXG TXH OD GH *UHJRULR 0DUWQH] HQIDWL]DU OD SUHVHQFLD FXOWXUDO DIULFDQD HQ HO 3HU 6LQ HPEDUJR VX REUD VH GLIHUHQFLD HQ HO FXLGDGRVR HVIXHU]R TXH UHDOL]D HO DXWRU SRU UHSURGXFLU ODV (Q SXEOLF /D *ORULD GHO 3LWXUUQ \ RWURV HPEUXMRV GH DPRU REUD TXH UHFRJH UHSRUWDMHV FUQLFDV \ FXHQWRV

PAGE 74

FDUDFWHUVWLFDV GHO KDEOD GH OD SREODFLQ VREUH OD FXDO O HVFULEH OR TXH UHVXOWD OD PD\RUD GH ODV YHFHV HQ VLPS£WLFDV WUDQVFULSFLRQHV TXH OH RWRUJDQ XQ DLUH HVSHFLDOPHQWH SODFHQWHUR D OD QDUUDFLQ 5LFDUGR *RQ]£OH] 9LJLO FRQVLGHUD TXH *£OYH] 5RQFHURV FRQVWLWX\H fXQR GH ORV HVFULWRUHV SHUXDQRV FRQ PD\RU SHULFLD DUWVWLFDf (O FXHQWR SHUXDQR f PLHQWUDV TXH 0LJXHO *XWLUUH] OR FRQVLGHUD GHVSXV GH 5LEH\UR HO P£V QRWDEOH FXHQWLVWD GH OD *HQHUDFLQ GHO \D TXH fKD KHFKR DSRUWHV GHILQLWLYRV DO FXHQWR SHUXDQR KD FLPHQWDGR OD WUDGLFLQ SRSXODU \ KD DELHUWR WHUULWRULRV QDUUDWLYRV TXH VRQ DKRUD H[SORUDGRV SRU JHQHUDFLRQHV SRVWHULRUHVf f/D JHQHUDFLQf f /DV QRYHODV GH *UHJRULR 0DUWQH] \ $QWRQLR *£OYH] 5RQFHURV UHVXOWDQ LPSRUWDQWHV SRU GRV PRWLYRV RIUHFHQ XQD YLVLQ GLIHUHQWH GHO PHVWL]DMH TXH KDED FDUDFWHUL]DGR OD QDUUDWLYD KDVWD DKRUD HV GHFLU XQ PHVWL]DMH DQGLQRRFFLGHQWDO \ SUHVHQWDQ XQD YLVLQ GH XQ 3HU LQWHJUDO QR VOR HQ VX KLVWRULD VLQR WDPELQ HQ VX SUHVHQWH \ HQ VX IXWXUR /D *HQHUDFLQ GH ORV RFKHQWD 9DULRV IXHURQ ORV DFRQWHFLPLHQWRV TXH HQPDUFDURQ OD QDUUDWLYD SHUXDQD HQ OD YXHOWD D OD GHPRFUDFLD OXHJR GH OD FRQVWLWXFLQ GH HO LQLFLR GH OD JXHUUD SRSXODU GHVDWDGD SRU 6HQGHUR /XPLQRVR \ OD UHSUHVLQ DQWLWHUURULVWD D FDUJR GH ODV )XHU]DV $UPDGDV \ SROLFLDOHV SRU OR TXH 5LFDUGR *RQ]£OH] 9LJLO FRQVLGHUD TXH ORV DRV KDQ VLGR fORV P£V FRQYXOVRV \ GHVHVWUXFWXUDGRUHV TXH KD\D SDGHFLGR HO 3HU GHVGH HO WUDXPD LQLFLDO GH OD FRQTXLVWDf (O FXHQWR SHUXDQR f (VWH HV HO GLIFLO FRQWH[WR HQ HO TXH HVFULEH HVWD JHQHUDFLQ $O LQWHULRU GH OD PLVPD QRV HQFRQWUDPRV FRQ XQ JUXSR GH HVFULWRUHV FX\D REUD DERUGD GH XQD X RWUD IRUPD HO HQFXHQWUR GH FXOWXUDV 0DULR *XHYDUD 3DUHGHV &URQZHOO -DUD \ =HLQ =RUULOOD

PAGE 75

0DULR *XHYDUD 3DUHGHV &XVFR f IXQGDGRU GH OD UHYLVWD DQGLQD GH FXOWXUD 6LHWHFXOHEUDV HV XQ HVFULWRU TXH KD VLGR PHUHFHGRU GH YDULDV GLVWLQFLRQHV OLWHUDULDV (Q SXEOLF &D]DGRU GH JULQJDV \ RWURV FXHQWRV XQD FROHFFLQ GH QXHYH FXHQWRV TXH UHFUHDQ HO DPELHQWH XUEDQR GHO &XVFR D ILQHV GHO 6LJOR ;; (Q HO UHODWR f&D]DGRU GH JULQJDVf *XHYDUD QRV SUHVHQWD OD ILJXUD GHO EULFKHUR SUREDEOHPHQWH XQ H[FDPSHVLQR H[LQGJHQD XQ FKROR TXH EXVFD HQWDEODU XQD UHODFLQ DPRURVD FRQ XQD JULQJD FRQ HO REMHWLYR GH REWHQHU DOJQ SURYHFKR GH HOOD YLYLHQGD FRPLGD R GLQHUR +HUUDPLHQWDV IXQGDPHQWDOHV HQ VX fFD]D GH JULQJDVf FRQVWLWX\HQ HO FRQRFLPLHQWR GHO LGLRPD LQJOV \ GHO PXQGR LQGJHQD ORV FXDOHV PDQHMD VLQ SUREOHPD DOJXQR (Q HO SUORJR GHO OLEUR (GXDUGR *RQ]£OH] 9LDD QRV PDQLILHVWD TXH HO EULFKHUR HV f XQ FD]DGRU GH JULQJDV XQ f$QGHDQ ORYHUf fXQ LUUHVLVWLEOH FRQTXLVWDGRU GH H[WUDQMHUDVf TXH fFRQVWUX\H OD]RV SHUGXUDEOHV HQWUH HO 3HU GH ORV ,QFDV \ ODV QDFLRQHV JULQJDV GH VWH \ GHO RWUR ODGR GHO RFDQRf f 3DUD $QD %HUWD 9L]FDUUD OD ILJXUD GHO EULFKHUR VXUJH HQ OD FLXGDG GHO &XVFR D UD] GH fOD IDOWD GH WUDEDMR HO KDPEUH \ ODV LQH[LVWHQWHV RSRUWXQLGDGHV GH GHVDUUROOR UHDOf \ HO fFUHFLPLHQWR GHO WXULVPR LQWHUQDFLRQDOf f *XHYDUD 3DUHGHV FRPR ELHQ OR VHDOD HVWD DXWRUD QR HV HO QLFR HVFULWRU TXH KD HVFULWR DFHUFD GHO EULFKHUR \ VXV DQGDQ]DV 7DPELQ OR KDQ KHFKR /XLV 1LHWR 'HJUHJRUL HQ HO FXHQWR f%XVFDQGR XQ LQFDf f \ 2VZDOGR &K£QRYH HQ OD QRYHOD ,QND WUDLO f OR TXH GHQRWD OD LPSRUWDQFLD HQ OD QXHYD QDUUDWLYD DQGLQD GH SHUVRQDMHV TXH VHSDQ WHQGHU /D WHUFHUD HGLFLQ GH HVWH OLEUR GH FXHQWRV HV XQD HGLFLQ ELOLQJH FDVWHOODQRLQJOVf *ULQJD +XQWHU DQG RWKHU VWRULHV HGLWDGD SRU 0DUN &R[ \ SXEOLFDGD SRU OD HGLWRULDO 6LHWHFXOHEUDV HQ

PAGE 76

SXHQWHV HQWUH GRV FXOWXUDV VLJQLILFDWLYDPHQWH GLIHUHQWHV (O EULFKHUR HQWRQFHV YHQGUD D VHU XQD HVSHFLH GH PHVWL]R PRGHUQR VXUJLGR D UD] GH ORV IHQPHQRV HFRQPLFRFXOWXUDOHV TXH FDUDFWHUL]DQ DO 3HU GH KR\ =HLQ =RUULOOD +XDQFDYHOLFD f HV DXWRU GHO OLEUR GH FXHQWRV 2K *HQHUDFLQ f \ ODV QRYHODV FRUWDV 'RV P£V SRU &KDUOY f \ /DV PHOOL]DV GH +XDJXLO f 7DPELQ HV DXWRU GH GRV HQVD\RV 8Q PLUDIORULQR HQ 3DUV 5LEHYUR OD WRUWXRVD EVTXHGD GHO FUDIW f \ 9DUJDV /ORVD \ VX GHPRQLR PD\RU OD VRPEUD GHO SDGUH f
PAGE 77

P£V ELHQ ERUUDU WRGR YQFXOR FRQ VX SDVDGR LQGJHQD FRPR OR GHPXHVWUD HO FDVR GH 5RVDXUD HQ /DV PHOOL]DV GH +XDJXLO 2WUD ILJXUD LQWHUHVDQWH H LPSRUWDQWH HV OD GH &URQZHOO -DUD 3LXUD f HVFULWRU TXH GHVWDFD WDQWR FRPR FXHQWLVWD FRPR QRYHOLVWD (Q VX REUD -DUD UHWUDWD WDQWR OD VLHUUD GH 3LXUD fFRQ VXV EDQGROHURV \ FUHHQFLDV DQGLQDV UHDOPDUDYLOORVDV HIHFWXDQGR XQ YDOLRVR DSRUWH D OD FRUULHQWH QHRLQGLJHQLVWDf FRPR fODV EDUULDGDV OLPHDV GHVQXG£QGRODV HQ WRGD VX PLVHULD \ SRWHQFLDOLGDG VRFLDO FRPR QLQJQ RWUR HVFULWRU KDVWD DKRUDf *RQ]£OH] 9LJLO (O FXHQWR SHUXDQR f 'RV GH ODV REUDV GH -DUD HQ SDUWLFXODU VH UHODFLRQDQ GH PDQHUD GLUHFWD FRQ HO WHPD GH HVWH WUDEDMR HO FXHQWR 0RQWDFHUGRV f \ OD QRYHOD 3DWEXOR SDUD XQ FDEDOOR f $PERV WUDWDQ HO WHPD GH ODV EDUULDGDV VXUJLGDV HQ /LPD D UD] GH OD PLJUDFLQ DQGLQD WHPD TXH \D KDED VLGR DERUGDGR -RV 0DUD $UJXHGDV HQ (O ]RUUR GH DUULED \ HO ]RUUR GH DEDMR \ P£V WDUGH SRU (QULTXH &RQJUDLQV 0DUWLQ HQ 1R XQD VLQR PXFKDV PXHUWHV \ TXH SDUD -DUD UHSUHVHQWD XQD UHDOLGDG PX\ SU[LPD HQ WDQWR O FXHQWD FRQ OD fULTXH]D YLYHQFLDO GH KDEHU VLGR PRUDGRU GH XQ DVHQWDPLHQWR KXPDQRf 5RVDV 3DUDYLFLQR f 3DWEXOR SDUD XQ FDEDOOR QRYHOD TXH QDUUD OD IRUPDFLQ GH XQD EDUULDGD HQ HO 5PDF \ ORV LQWHQWRV GH OD JXDUGLD FLYLO SRU GHVDORMDU D ORV LQYDVRUHV FD\ HQ XQ SULQFLSLR fHQ XQ VLOHQFLR FODPRURVRf 5RVDV 3DUDYLFLQR f SHUR KD VLGR SDXODWLQDPHQWH UHFLELGD FRQ PXFKR EHQHSO£FLWR SRU OD FUWLFD -DPHV +LJJLQV FRQVLGHUD TXH HVWD QRYHOD \ /D YLROHQFLD GHO WLHPSR GH 0LJXHO *XWLUUH] FRQVWLWX\HQ fODV GRV QRYHODV P£V -DUD HV DXWRU WDPELQ GH ORV OLEURV GH FXHQWRV /DV KXHOODV GHO SXPD f %DE£ ,VDP FLPDUUQ RUD SRU OD VDQWD PXHUWD f \ 'RQ 5PXOR 5DPUH] FD]DGRU GH FQGRUHV f

PAGE 78

LPSRUWDQWHV GH ORV OWLPRV DRVf f 7RP£V (VFDMDGLOOR SRU VX SDUWH RSLQD TXH FRQ HVWD REUD -DUD fKD DOFDQ]DGR XQD YHUGDGHUD PDHVWUD HQ HO GLVHR GH SHUVRQDMHV OXPSHQ GH ODV EDUULDGDV OLPHDV < HV LJXDOPHQWH GLHVWUR G£QGROH YLGD D VXV FKRORV GH 0RUURSQf /D QDUUDWLYD f 6X LPSRUWDQFLD UHVLGH HQ VX SUHPLVD fHQ OD PDUJLQDOLGDG GH OD EDUULDGD OLPHD VH SURGXFH OD JUDQ KLEULGDFLQ FXOWXUDO GHO 3HUf 5RVDV 3DUDYLFLQR f &RQFOXVLRQHV (VWH FDSWXOR UHFRUUH EUHYHPHQWH HO SURFHVR GH OD QDUUDWLYD \ SRHVD SHUXDQD GHVGH FRPLHQ]RV GH VLJOR KDVWD QXHVWURV GDV &RPR VH KD SRGLGR YHU OD OLWHUDWXUD KD LGR LQFRUSRUDQGR FUHFLHQWHPHQWH VXMHWRV GH GLIHUHQWHV HVWUDWRV VRFLDOHV JHQWH KXPLOGH WUDEDMDGRUHV PLJUDQWHV \ JHQWH GH EDUULDGDV (V GHFLU ODV REUDV KDQ HVWDGR YLQFXODGDV D XQR GH ORV IHQPHQRV GH PD\RU WUDVFHQGHQFLD HQ OD QDFLQ SHUXDQD OD PLJUDFLQ 3RU OD FRPSOHMLGDG \ OD PXOWLSOLFLGDG GH HVWD WHP£WLFD QR VOR VH KDFH LPSRVLEOH KDEODU GH GXDOLVPR GHQWUR GH OD VRFLHGDG SHUXDQD VLQR WDPELQ GHQWUR GH OD QDUUDWLYD SHUXDQD &RPR VH KD SRGLGR DSUHFLDU OD LQFOXVLQ GH QXHYRV SHUVRQDMHV VH KD GDGR GH PDQHUD JUDGXDO (Q XQ SULQFLSLR ORV HVFULWRUHV VH FRQFHQWUDURQ HQ OD YLGD GH ODV EDUULDGDV \ ORV DVHQWDPLHQWRV KXPDQRV SDUD OXHJR SDVDU DO GHVJDUUDPLHQWR TXH HO SURFHVR PLJUDWRULR JHQHUD HQ ORV GLYHUVRV VXMHWRV $V GH OD SULPHUD QDUUDWLYD DUJXHGLDQD HQ OD TXH VH SUHVHQWDEDQ VRFLHGDGHV DQWDJQLFDV VH KD SDVDGR D UHFRQRFHU OD PXOWLSOLFLGDG GH OD VRFLHGDG SHUXDQD (VWR HV GH SDUWLFXODU LPSRUWDQFLD SRUTXH QR VOR VH UHFRQRFH OD KHWHURJHQHLGDG GHO 3HU VLQR SRUTXH VH HIHFWDQ VHULRV FXHVWLRQDPLHQWRV DFHUFD GH OR TXH VLJQLILFD YLYLU HQWUH GRV UHDOLGDGHV FXOWXUDOHV PX\ GLIHUHQWHV (V GHFLU VH FXHVWLRQD OR TXH FRQVWLWX\H HO 3HU \ HO SHUXDQR DFWXDO (Q RWUDV SDODEUDV OR TXH VLJQLILFD VHU PHVWL]R HQ HO 3HU

PAGE 79

&$3,78/2 (/ 0(67,=2 -$8-,12 (GJDUGR 5LYHUD 0DUWQH] -DXMD f FRQVWLWX\H VLQ OXJDU D GXGDV XQD GH ODV ILJXUDV P£V VDOWDQWHV GH OD QDUUDWLYD SHUXDQD GH ORV OWLPRV WLHPSRV 6X SULPHU OLEUR GH FXHQWRV (O 8QLFRUQLR IXH SXEOLFDGR HQ 6LQ HPEDUJR HO OLEUR SDV SU£FWLFDPHQWH GHVDSHUFLELGR SRU OD FUWLFD \ HO UHFRQRFLPLHQWR GH HVWH DXWRU QR WHQGUD OXJDU KDVWD OD GFDGD GH ORV (VFDMDGLOOR /D QDUUDWLYD f 6X REUD FRPSUHQGH D OD IHFKD ORV OLEURV GH FXHQWRV $]XULWD f (QXQFLDFLQ f ƒQJHO GH 2FRQJDWH \ RWURV FXHQWRV f \ $ OD KRUD GH OD WDUGH \ ORV MXHJRV f \ ODV QRYHODV FRUWDV (O YLVLWDQWH f +LVWRULD GH &LIRU \ &DPLOR f \ &LXGDG GH IXHJR f DV FRPR ODV QRYHODV 3DV GH -DXMD f \ /LEUR GH DPRU \ GH ODV SURIHFDV f /D WUD\HFWRULD LQWHOHFWXDO GH 5LYHUD 0DUWQH] QR VOR VH KD GDGR HQ HO £PELWR GH OD QDUUDWLYD VLQR WDPELQ HQ HO GH OD LQYHVWLJDFLQ \ OD GRFHQFLD XQLYHUVLWDULD (Q HO SULPHU SODQR 5LYHUD 0DUWQH] KD GHPRVWUDGR VLHPSUH XQ LQWHUV SRU OD OLWHUDWXUD GH YLDMHV UHODFLRQDGD FRQ HO 3HU OR TXH HQ OH YDOL XQD EHFD HQ )UDQFLD TXH OH SHUPLWL HIHFWXDU HVWXGLRV GH LQYHVWLJDFLQ HQ OD %LEOLRWKHTXH 1DWLRQDOH 6X SHUPDQHQFLD HQ HVWH SDV GLR FRPR UHVXOWDGR OD WHVLV TXH SUHVHQW SDUD DFFHGHU DO JUDGR GH 'RFWRU HQ /LWHUDWXUD (O 3HU HQ OD OLWHUDWXUD GH YLDMH HXURSHD HQ ORV VLJORV ;9, ;9,, \ ;9,,, 5HFLHQWHPHQWH KD WUDGXFLGR HO OLEUR GH YLDMH VREUH HO 3HU GH 3DXO 0DUFR\ FX\D HGLFLQ VDOGU£ HVWH DR 5LYHUD 0DUWQH] VH KD GHVHPSHDGR WDPELQ FRPR FDWHGU£WLFR GH OD 8QLYHUVLGDG 1DFLRQDO 0D\RU GH 6DQ 0DUFRV \ GH OD 8QLYHUVLGDG GHO &HQWUR GH

PAGE 80

+XDQFD\R (Q PDU]R GH HVWH DR FRPR UHFRQRFLPLHQWR D VX ODERU QDUUDWLYD \ XQLYHUVLWDULD IXH LQFRUSRUDGR FRPR PLHPEUR D OD $FDGHPLD 3HUXDQD GH OD /HQJXD 3DV GH -DXMD /D QRYHOD 3DV GH -DXMD VH KD OOHJDGR D FRQYHUWLU XQD GH ODV QRYHODV P£V LPSRUWDQWHV GH OD OLWHUDWXUD SHUXDQD GHO VLJOR ;; )XH ILQDOLVWD HQ HO FRQFXUVR 5PXOR *DOOHJRV HQ \ RFXS XQR GH ORV WUHV SULPHURV OXJDUHV HQ OD HQFXHVWD OOHYDGD D FDER HQ SRU OD UHYLVWD 'HEDWH DFHUFD GH ODV REUDV QDUUDWLYDV P£V LPSRUWDQWHV GH ORV DRV HQ HO 3HU 3DV GH -DXMD HV HQ JUDQ PHGLGD XQD QRYHOD GH DSUHQGL]DMH GH WU£QVLWR D OD DGXOWH] *XWLUUH] /RV DQGHV (VFDMDGLOOR /D QDUUDWLYD f (VWH WLSR GH QRYHOD SUHVHQWD SRU OR JHQHUDO D XQ MRYHQ FRQ XQD HVFDOD GH YDORUHV PRUDOHV SURSLRV GH VX HGDG ORV TXH D PHGLGD TXH DYDQ]D OD REUD VRQ FXHVWLRQDGRV D UD] GH XQD VHULH GH FLUFXQVWDQFLDV 'HVSXV GH XQ VLVWHP£WLFR GHVPRQRUDPLHQWR HVWRV YDORUHV VRQ UHHPSOD]DGRV SRU RWURV SURSLRV GH OD YLVLQ DGXOWD (O JQHUR GH OD QRYHOD GH DSUHQGL]DMH VH UHPRQWD D OD $OHPDQLD GHO VLJOR ;9,,, GRQGH SRU SULPHUD YH] VH GHILQL HO FRQFHSWR GH %LOGXQJVURPDQ FRQ XQD GH ODV PHMRUHV REUDV GH *RHWKH :LOKHOP 0HLVWHUV /HKUMDKUH f (Q OD OLWHUDWXUD RFFLGHQWDO FRPR OR VHDOD 0LJXHO *XWLUUH] OD QRYHOD GH DSUHQGL]DMH fKD WHQLGR XQD FRQWLQXLGDG FDVL GRV YHFHV FHQWHQDULDf GHVWDFDQGR GHQWUR GHO 6LJOR ;,; 6WHQGKDO %DO]DF 'LFNHQV \ )ODXEHUW \ GHQWUR GHO 6LJOR ;; 0DQQ -R\FH 0XVLO +HVVH \ 3URXVW /RV DQGHV f (Q HO 3HU /D FDVD GH FDUWQ GH 0DUWQ $G£Q fFRQVWLWX\H TXL]£ HO SULPHU LQWHQWR \ HVER]R GH XQD QRYHOD IRUPDWLYDf *XWLUUH] /RV DQGHV f 'HVGH HQWRQFHV HO WU£QVLWR D OD DGXOWH] KD FRQVWLWXLGR XQ WHPD UHFXUUHQWH GH OD ILFFLQ SHUXDQD FRPR OR GHPXHVWUDQ

PAGE 81

ODV QRYHODV /RV QRV SURIXQGRV GH -RV 0DUD $UJXHGDV 8Q PXQGR SDUD -XOLXV GH $OIUHGR %U\FH (FKHQLTXH /D FLXGDG \ ORV SHUURV GH 0DULR 9DUJDV /ORVD &UQLFD GH 6DQ *DEULHO GH -XOLR 5DPQ 5LEH\UR \ /RV DSUHQGLFHV GH &DUORV (GXDUGR =DYDOHWD 3DUD 7RP£V (VFDMDGLOOR ODV SRVLELOLGDGHV GH DERUGDU 3DV GH -DXMD FRPR QRYHOD GH DSUHQGL]DMH VRQ PXFKDV \ YDULDGDV (V QXHVWUR HTXLYDOHQWH DO MR\FHDQR 5HWUDWR GH XQ DUWLVWD DGROHVFHQWH f R D (O UHWUDWR GHO DUWLVWD FDFKRUUR f GH '\ODQ 7KRPDV (O FDFKRUUR GH DUWLVWD GXGD HQWUH OD PVLFD \ OD OLWHUDWXUD 0DUFR 0DUWRV OOHJD D GHFLU f3DV GH -DXMD HV > @ HO SULPHU UHODWR HQ HO 3HU TXH DOXGH D OD IRUPDFLQ GHO DUWLVWDf &ODXGLR \ HO DPRU HQ -DXMD D ORV DRVf WDPELQ SRGUD URWXODUVH OD QRYHOD SXHV FRPR GLFH /XLV 0LOORQHV fHO XQLYHUVR GH &ODXGLR HVW£ SREODGR GH DPRUHVf R HQ SDODEUDV GH 0DUFR 0DUWRV &ODXGLR fHPSLH]D D VHQWLU OD GXOFH JDUUD GHO DPRUf /D QDUUDWLYD f 3DV GH -DXMD KD VLGR FRQVLGHUDGD SRU $QWRQLR &RUQHMR 3RODU FRPR XQD DOHJRUD GH OD WUDQVFXOWXUDFLQ IHOL] f1RPEUHf f \D TXH HQ HVWD QRYHOD HV SRVLEOH OD FRQMXQFLQ GH ODV GRV JUDQGHV YHUWLHQWHV FXOWXUDOHV DQGLQD \ RFFLGHQWDO TXH FDUDFWHUL]DQ DO 3HU -DXMD HV XQD FLXGDG XWSLFD GRQGH UHLQD OD FRQFLOLDFLQ \ QR OD FRQIURQWDFLQ /RV IDFWRUHV TXH H[SOLFDQ ODV FDUDFWHUVWLFDV HVSHFLDOHV GH -DXMD KDQ VLGR DERUGDGRV SRU (GJDUGR 5LYHUD 0DUWQH] 7RP£V (VFDMDGLOOR $QWRQLR &RUQHMR 3RODU \ +HUDFOLR %RQLOOD HQ HO YROXPHQ HGLWDGR SRU &VDU )HUUHLUD H ,VPDHO 3 0£UTXH] 'H OR XQLYHUVDO D OR DQGLQR /D QDUUDWLYD GH (GJDUGR 5LYHUD 0DUWQH] SXEOLFDGR SRU OD 3RQWLILFLD 8QLYHUVLGDG &DWOLFD GHO 3HU HQ (Q WUPLQRV JHQHUDOHV ODV FRQGLFLRQHV SDUWLFXODUHV GH -DXMD KDQ VLGR H[SOLFDGDV SRU OD DXVHQFLD GH IHXGDOLVPR HQ HO 9DOOH GHO 0DQWDUD \ SRU HO FOLPD TXH FDUDFWHUL] D HVWD FLXGDG DQGLQD (V LQWHUHVDQWH TXH OD QRYHOD 3DV GH -DXMD YD\D SUHFHGLGD GHO VLJXLHQWH HSJUDIH GH -RV 0DUD $UJXHGDV f-DXMD LQWHJUDFLQ H[FHSFLRQDO GH UD]DV GH FXOWXUDV \ GH VLVWHPDV

PAGE 82

HFRQPLFRV f \D TXH IXH MXVWDPHQWH -RV 0DUD $UJXHGDV TXLHQ VH DERF DO HVWXGLR GHO 9DOOH GHO 0DQWDUD \ ODV FDXVDV TXH H[SOLFDUDQ ODV FDUDFWHUVWLFDV SDUWLFXODUHV GH OD FLXGDG GH -DXMD (Q VX HVWXGLR (YROXFLQ GH ODV FRPXQLGDGHV LQGJHQDV (O 9DOOH GHO 0DQWDUD Y OD FLXGDG GH +XDQFD\R XQ FDVR GH IXVLQ GH FXOWXUDV QR FRPSURPHWLGDV SRU OD DFFLQ GH ODV LQVWLWXFLRQHV GH RULJHQ FRORQLDO f $UJXHGDV LGHQWLILF ODV FDXVDV KLVWULFDV TXH GHWHUPLQDURQ OD H[FHSFLRQDO HYROXFLQ GH ODV FRPXQLGDGHV LQGJHQDV GHO YDOOH $UJXHGDV FRQVLGHUDED TXH OD VLQJXODULGDG GHO VWDWXV GHO LQGLR \ GHO PHVWL]R HQ HO YDOOH GHO 0DQWDUD KDED VLGR GHILQLGD HQ HO SHURGR LQLFLDO GH OD FRQTXLVWD (VWD VLWXDFLQ HVSHFLDO VH GHEHUD D GRV FDXVDV SULQFLSDOHV OD DOLDQ]D TXH ORV KXDQFDV FRQFHUWDURQ FRQ ORV HVSDROHV SDUD FRPEDWLU ODV IXHU]DV GH $WDKXDOSD \ OD DXVHQFLD GH PLQDV TXH LQFHQWLYDVHQ OD LQVWDODFLQ GH HVSDROHV HQ HO YDOOH $XQTXH $UJXHGDV FHQWUD VX DQ£OLVLV HQ HO SHURGR LQLFLDO GH OD FRQTXLVWD KDFH UHIHUHQFLD WDPELQ D OD FRQVWUXFFLQ GHO IHUURFDUULO FHQWUDO \D TXH VWH WUDQVIRUP OD UHJLQ HQ XQR GH ORV FHQWURV FRPHUFLDOHV P£V DFWLYRV GH OD UHJLQ DQGLQD (Q SDODEUDV GH 1HOVRQ 0DQULTXH f&RPR FRQVHFXHQFLD GH HVWDV HVSHFLDOHV FLUFXQVWDQFLDV KLVWULFDV HQ HO 9DOOH GHO 0DQWDUD QR VH KDEUD SURGXFLGR HO GHVSRMR GH ODV WLHUUDV GH ORV LQGLRV SRU ORV HQFRPHQGHURV QL HO HVWDEOHFLPLHQWR GH ODV UHODFLRQHV GH \DQDFRQDMH \ VHUYLGXPEUH WDQ FDUDFWHUVWLFRV GH ORV RWURV YDOOHV LQWHUDQGLQRVf f (Q OD QRYHOD YDULRV GH ORV SHUVRQDMHV UHFRQRFHQ OD VLQJXODULGDG GH -DXMD WDQWR HQ OR TXH VH UHILHUH DO WUDWR D ORV LQGLRV FRPR DO FOLPD 0LWUDGHV HO H[WUDR H LQWULJDQWH SHUVRQDMH D FDUJR GHO PRUWXRULR SXGR REVHUYDU HO fIHXGDOLVPR SULPLWLYRf TXH FDUDFWHUL]D D RWURV OXJDUHV GH OD VLHUUD SDUWLFXODUPHQWH GXUDQWH XQ DOPXHU]R HQ $FRULD GRQGH fORV KDFHQGDGRV OHV WLUDEDQ D ORV LQGLRV XQ SRFR GH SDSDV GH UHVWRV GH FDPH GH KXHVRV FRPR VL IXHUDQ SHUURVf f /H\HQGR D 0DUL£WHJXL 0LWUDGHV KD SRGLGR FRQILUPDU TXH f-DXMD

PAGE 83

HV XQ FDVR PX\ HVSHFLDO SRUTXH DTX WRGRV VRQ P£V R PHQRV PHVWL]RV QR KD\ KDFLHQGDV \ PHQRV DQ SREUH]D FRPR OD GH +XDQFDYHOLFDf f $EHODUGR RWUR SHUVRQDMH FRQVFLHQWH GH OD VLWXDFLQ SDUWLFXODU GH OD FLXGDG UHSURFKD D &ODXGLR f9HV DKRUD FPR VH VXIUH HQ RWUDV SDUWHV GH OD VLHUUD \ TXH OD PHODQFOLFD $UFDGLD HQ TXH YLYLPRV HV XQD H[FHSFLQ"f f -DXMD WDPELQ VH GLIHUHQFLD GH RWUDV FLXGDGHV DQGLQDV SRU OD LPSRUWDQFLD TXH KD WHQLGR HO FOLPD HQ OD FXUD GH OD WXEHUFXORVLV 0LWUDGHV SDFLHQWH WDPELQ GHO fEXTXHf FRPR OODPDEDQ DO 6DQDWRULR 2ODYHJR\D QR GXGD HQ UHFRQRFHU HVWD RWUD VLQJXODULGDG GH -DXMD f$TX SRU HO FOLPD KD KDELGR \ KD\ JHQWH GH PXFKDV SDUWHV > @ $KRUD PLVPR HQ HO EXTXH KD\ HXURSHRV FKLQRV \ MDSRQHVHV \ HQ HVSHFLDO XQ UXPDQR FRQ TXLHQ KH FRQYHUVDGR \ PH SDUHFH XQ WLSR FXOWRf f (V LPSRUWDQWH VHDODU TXH QR HV OD SULPHUD YH] HQ OD OLWHUDWXUD TXH VH KDFH PHQFLQ D OD FLXGDG GH -DXMD FRPR OXJDU DSURSLDGR SDUD OD FXUD GH OD WXEHUFXORVLV &RPR WHPD OLWHUDULR OD HQIHUPHGDG \D KDED VLGR DERUGDGD HQ 6DQDWRULR DO GHVQXGR f GH 3HGUR GHO 3LQR )DMDUGR \ 6DQDWRULR f GH &DUORV 3DUUD GHO 5LHJR FRPR OR GHVWDFD &ORGRDOGR $OEHUWR (VSLQR]D HQ HO VHJXQGR WRPR GH VX OLEUR (O KRPEUH GH -XQQ IUHQWH D VX SDLVDMH \ VX IRONORUH 6LQ HPEDUJR HVWH FDSWXOR QR WLHQH FRPR REMHWLYR DGHQWUDUVH HQ ODV UD]RQHV TXH H[SOLFDQ HO GL£ORJR HQWUH FXOWXUDV \ OD DFHSWDFLQ GH XQD LGHQWLGDG PHVWL]D 0£V ELHQ OR TXH QRV LQWHUHVD HV DQDOL]DU HO SURFHVR GH IRUPDFLQ GH QXHVWUR SURWDJRQLVWD HQWUH ORV GRV PXQGRV FXOWXUDOHV TXH OH KD WRFDGR YLYLU \D TXH FRQVLGHUDPRV TXH 3DV GH -DXMD SXHGH (O 6DQDWRULR 2ODYHJR\D UHDOPHQWH H[LVWL HQ OD FLXGDG GH -DXMD 'HVGH HVWH QRVRFRPLR SDV D SHUWHQHFHU DO +RVSLWDO &HQWUR GH 6DOXG 2ODYHJR\D

PAGE 84

OHHUVH WDPELQ FRPR OD IRUPDFLQ GHO PHVWL]R GHO VXMHWR TXH GHEH DIURQWDU OD GXDOLGDG FXOWXUDO 1R VH WUDWD HPSHUR GH OD WUDGLFLRQDO RSRVLFLQ LQGLRVEODQFRV FRVWDVLHUUD FDUDFWHUVWLFD GH OD QDUUDWLYD LQGLJHQLVWD HQ GRQGH ODV FRQWUDGLFFLRQHV HUDQ DJXGDV SU£FWLFDPHQWH LQVDOYDEOHV (Q HO FDVR GH QXHVWUR SURWDJRQLVWD HO HQFXHQWUR GH HVWRV PXQGRV VH GD HQ WUHV £PELWRV SULQFLSDOHV OD PVLFD OD PLWRORJD \ HO DPRU &ODXGLR HV XQ MRYHQ DWUDGR WDQWR SRU OD FXOWXUD DQGLQD FRPR SRU OD RFFLGHQWDO 0LHQWUDV VX PDGUH OR LQVWUX\H HQ OD PVLFD GH ORV KXD\QRV \ \DUDYHV VX SURIHVRUD GH SLDQR OR JXD HQ ORV PWRGRV HXURSHRV GH /HPRLQH \ &]HP\ 3RU VX SDUWH HO KHUPDQR GH &ODXGLR \ 0DUFHOLQD XQD PXFKDFKD LQGJHQD GH &D\£Q TXH WUDEDMDUD HQ VX FDVD FXDQGR HUD QLR OH DEUHQ ODV SXHUWDV D ORV PXQGRV GH OD PLWRORJD XQLYHUVDO \ DQGLQD $ SHVDU TXH HVWRV GRV XQLYHUVRV FXOWXUDOHV LPSOLFDQ HQIRTXHV \ HVFDODV GH YDORUHV GLIHUHQWHV &ODXGLR VH PXHYH HQWUH XQR \ RWUR PXQGR VLQ PD\RU SUREOHPD $ OR ODUJR GH OD QRYHOD &ODXGLR LU£ QDYHJDQGR GH XQD RULOOD D RWUD WUDWDQGR GH DSUHQGHU FPR FRQMXJDU GRV XQLYHUVRV WDQ GLIHUHQWHV &RQVWDQWHPHQWH VH VHQWLU£ DWUDGR SRU DPERV 0H JXVWDUD VHU FRPR HO 6U 5DGHOHVFX FXDQGR WHQJD VX HGDG \ WHQHU VX GLVWLQFLQ VX HOHJDQFLD 1DGD P£V DOHMDGR VLQ HPEDUJR GH PL VXHR GH UHJUHVDU D -DXMD OXHJR GH HVWXGLDU HQ /LPD \ WHQHU XQD FDVLWD IUHQWH D OD ODJXQD GH 3DFD \ FDVDUPH FRQ /HRQRU 1DGD P£V GLVWDQWH 3HUR HV TXH WDPELQ PH JXVWDUD YLDMDU SRU HO PXQGR \ FRQRFHU JUDQGHV FLXGDGHV YLVLWDU ODV UXLQDV GH *UHFLD WUDWDU FRQ PXFKD JHQWH \ SRU FLHUWR HQFRQWUDU D XQD PXMHU FRPR (OHQD 2\DQJXUHQ \ WHQHU XQ URPDQFH FRQ HOOD > @ 4XHUUD WRGR HVR SHUR VHU WDPELQ HQ OD HGDG PDGXUD XQ PRGHVWR RUJDQLVWD FRPR PL DEXHOR 6XHRV FRQWUDGLFWRULRV TXL]£V LPSRVLEOHV f (VWH LU \ YHQLU HQWUH GRV RULOODV VH DSUHFLD HQ WUHV £UHDV SULQFLSDOHV OD PVLFD OD PLWRORJD \ HO DPRU

PAGE 85

/D PVLFD \ ODV ILHVWDV (O LQWHUV GH &ODXGLR SRU OD PVLFD YLHQH GH IDPLOLD VX DEXHOR PDWHUQR %DOWDVDU -RV 0DQULTXH GLVIUXWDED GH OD PVLFD GH 0R]DUW WDQWR FRPR GH ORV \DUDYHV \ PXOL]DV GH -DXMD $\DFXFKR \ &X]FR 6X DILFLQ OR OOHY D UHFRJHU YLOODQFLFRV KXD\QRV \ \DUDYHV HQ 6DQWD 5RVD $SDWD \ RWURV VLWLRV fHQ XQD PH]FOD GH TXHFKXD \ HVSDROf f D GHVHPSHDUVH FRPR RUJDQLVWD GH OD LJOHVLD PDWUL] f \ DFRJHU HQ VX FDVD D XQD VHULH GH SHUVRQDV LQWHUHVDGDV HQ OD PVLFD DQGLQD )XH DV FRPR UHFLEL D $ORPD 5REOHV XQ VHRU fTXH LED SRU WRGD OD VLHUUD UHFRJLHQGR PVLFD DQGLQDf f \ D XQD SDUHMD GH IUDQFHVHV TXH KDEDQ OOHJDGR DO 3HU FRQ HO PLVPR SURSVLWR &DEH GHVWDFDU TXH HO 6U $OLPLD 5REOHV QR HV XQ SHUVRQDMH GH OD ILFFLQ H[LVWL HQ OD YLGD UHDO \ VH GHVWDF SRU VHU XQ fUHVWDXUDGRU GHO SDVDGR PXVLFDO GHO ,PSHULR GH ORV ,QFDV LQFOX\HQGR VX REUD GH UHFXSHUDFLQ XQDV RFKRFLHQWDV SLH]DV LQFDLFDV \ WUHVFLHQWDV FRORQLDOHVf (VSLQR]D f /D PDGUH GH &ODXGLR KHUHG HVWH LQWHUV GH VX SDGUH SRU OD PVLFD ‹O OD DOHQW PX\ HPRFLRQDGR G£QGROH VX SULPHUD FODVH \ IDFLOLWDQGR FODVHV FRQ HO SDGUH +RIIQHU GH 6DQWD 5RVD GH 2FRSD 6L ELHQ HOOD fQR SXGR FRQWDU FRQ XQD YHUGDGHUD HGXFDFLQ PXVLFDO QR VOR SRU ODV PRGHVWDV SRVLELOLGDGHV HFRQPLFDV GH OD IDPLOLD VLQR WDPELQ SRU ODV HQRUPHV OLPLWDFLRQHV GH OD YLGD SURYLQFLDQDf f WDQWR VX SDGUH FRPR HO SDGUH +RIIQHU OD D\XGDURQ D GHVFXEULU D +D\GQ 6FKXEHUW \ 0R]DUW 0£V WDUGH HOOD VH LQWHUHV HQ UHFRJHU \ WUDQVFULELU DOJXQRV KXD\QRV \ \DUDYHV fSRUTXH HV XQD PVLFD TXH GHEH UHVFDWDUVH TXH GHEH YDORUDUVHf f (OOD UHFRQRFH TXH VL ELHQ H[LVWHQ GLIHUHQFLDV HQWUH OD PVLFD DQGLQD \ OD FO£VLFD DPEDV VRQ LJXDOPHQWH EHOODV \ HO JXVWR SRU XQD QR VLJQLILFD QHFHVDULDPHQWH HO VDFULILFLR GH OD RWUD f/R QXHVWUR HV OD PVLFD GH ORV KXD\QRV GH ORV \DUDYHV GH ORV SDVDFDOOHV SHUR KD\ RWUDV IRUPDV GH PVLFD TXH WDPELQ SXHGHQ VHU QXHVWUDVf f

PAGE 86

&ODXGLR HV FRQVFLHQWH GH OD UHODWLYD IDFLOLGDG FRQ TXH O \ VX PDGUH VH GHVSOD]DQ HQWUH DPERV XQLYHUVRV PXVLFDOHV IDFLOLGDG TXH HQ HO FDVR GH &ODXGLR WLHQH XQ PD\RU DOFDQFH SRUTXH VH H[WLHQGH fD ORV DLUHV WURSLFDOHV TXH HQWXVLDVPDEDQ D )HOLSH 7LWR $OIRQVR -XOHSHf f 6X KHUPDQR $EHODUGR WDPELQ KD SHUFLELGR OD GXDOLGDG PXVLFDO TXH ORV FDUDFWHUL]D fc6RPRV WDQ PHVWL]RV 6ROD GHFLU $EHODUGR 'XDOLGDG TXH HQ FLHUWD PDQHUD KDED WRPDGR QRWD PXFKR DQWHV FXDQGR FDQWDEDV KXD\QRV \ UHORMHUDV FRQ &DWDOLQD HQ OD HUD GH $WDXUD \ WH GHOHLWDEDV GHVSXV HQ FDVD FRQ ODV LQWHUSUHWDFLRQHV GH WX PDGUH HQ HO SLDQR \ FRQ ODV GH ORV FRULVWDV GH 2FRSD HQ OD ,JOHVLD 0DWUL]f f (O LQWHUV TXH &ODXGLR \ VX PDGUH VLHQWHQ SRU OD PVLFD ORV KD OOHYDGR D WUDWDU GH FRPSOHWDU XQ FXDGHUQR TXH UHFRMD \ WUDQVFULED KXD\QRV
PAGE 87

\D TXH OD HMHFXFLQ GH ORV PLVPRV VH KDFH D PHQXGR FRQ LQVWUXPHQWRV TXH fQR WLHQHQ QDGD TXH KDFHU FRQ QXHVWUD PVLFDf f 6LQ HPEDUJR $EHODUGR OH KDFH YHU U£SLGDPHQWH TXH ORV FODULQHWHV \ VD[RIRQHV DGHP£V GHO DUSD ORV YLROLQHV \ HO SLDQR VRQ \D XQD UHDOLGDG HQ OD PVLFD GHO 9DOOH GHO 0DQWDUD \ TXH fD WUDYV GH HOOD VH H[SUHVD PX\ ELHQ HO HVSULWX PHVWL]R GH HVWD WLHUUDf f (Q SULQFLSLR /DXULWD SDUHFHUD FRPSDUWLU OD RSLQLQ GH &ODXGLR 6LQ HPEDUJR D GLIHUHQFLD GH VWH HOOD HV FDSD] GH DFHSWDU OD LQWHJUDFLQ GH GLIHUHQWHV PXQGRV &RQVLGHUD TXH HQ OD PVLFD GHEH VXFHGHU OR PLVPR TXH HQ OD SLQWXUD fVH SXHGH UHFRJHU QXHVWURV SDLVDMHV QXHVWUDV JHQWHV QXHVWUD OX] FRQ HO OHR FRQ OD DFXDUHOD FRQ HO IUHVFR \ FRQ WFQLFDV P£V PRGHUQDV \ VLQ HPEDUJR VHU PX\ VHUUDQRV R SDUD GHFLUOR FRPR $EHODUGR DQGLQRVf f &ODXGLR QR VOR VLHQWH LQPHQVD DWUDFFLQ SRU OD PVLFD DQGLQD VLQR WDPELQ SRU OD FO£VLFD HVSHFLDOPHQWH 0R]DUW 6X SURIHVRUD GH SLDQR 0HUFHGHV &K£YDUUL HV OD HQFDUJDGD GH LQVWUXLUOR HQ HO FDPSR GH OD PVLFD FO£VLFD (OOD VLQ HPEDUJR KD VHDODGR HQ UHSHWLGDV RFDVLRQHV OD QHFHVLGDG GH TXH &ODXGLR DEDQGRQH D 0R]DUW \ VH FRQFHQWUH HQ HO 0WRGR GH /HPRLQH \ HQ &]HP\ 3DUD &ODXGLR VWDV QR VRQ LQGLFDFLRQHV TXH O VLJXH FRQ IDFLOLGDG &RPHQ]DEDV D VHQWLUWH FDQVDGR GH &]HP\ \ GH ORV HVWXGLRV GH /HPRLQH 6DEDV FX£QWR KDEDV DYDQ]DGR HQ VROWXUD HQ GLJLWDFLQ HQ UHJXODULGDG \ OD VHRUD 0HUFHGHV QR GHMDED GH UHFRQRFHUOR 'HFLGLVWH SXHV IDOWDU D XQD R GRV FODVHV ROYLGDU ORV HMHUFLFLRV \ YROYHU D OR TXH DPDEDV $ 0R]DUW HQ SULPHU WUPLQR \ D WX TXHULGD VRQDWD HQ /D FRQ HO DOOHJUR TXH HUD FRPR XQD PDDQD GH OX] \ IHOLFLGDG < GHVGH OXHJR HO DGDJLR FDQWDELOH GH %HHWKRYHQ \ DO WHUFHU SUHOXGLR GHO &ODYH ELHQ WHPSHUDGR f 'XUDQWH VXV YDFDFLRQHV GH YHUDQR &ODXGLR VH REVHVLRQD FRQ HO /DGDWH 'RPLQXP FRPSXHVWR SRU VX DEXHOR HQ \ FX\R WHPD LQLFLDO $EHODUGR QR VDED VL KDED VLGR GHO DEXHOR R KDED VLGR fWRPDGR GH XQ \DUDY GH VXV WLHPSRVf f 6X PDGUH OH KD GLFKR TXH HVWD SLH]D VH SXHGH WRFDU fHQ FXDOTXLHU SDUWH GH OD PLVD HQ TXH QR FDQWD R UH]D HO

PAGE 88

VDFHUGRWH (V GH XQD UHOLJLRVLGDG WDQ VHQFLOOD \ GH XQ DLUH WDQ QXHVWUR @ 8Q FRPSRVLWRU KQJDUR TXH VH KD LQVSLUDGR PXFKR HQ OD PVLFD SRSXODU GH VX SDWULD \ TXH KD UHFUHDGR FDQFLRQHV \ PVLFD GH EDLOH GH OD HVWUXFWXUD P£V R PHQRV SHQWDWQLFD XQ WDQWR SDUHFLGD D OD GH ORV KXD\QRV VHUUDQRV f 8Q GD HO 6U 5DGHOHVFX OOHJD D OD FDVD GH &ODXGLR DWUDGR SRU XQD GH ODV LQWHUSUHWDFLRQHV GHO MRYHQ 'HVSXV GH HVFXFKDUOR DWHQWDPHQWH DPERV HPSLH]DQ D GLVFXWLU ODV FRLQFLGHQFLDV HQWUH OD PVLFD DQGLQD \ OD LQJOHVD

PAGE 89

6DEHV TXH OD JLJD HUD HUD XQ DQWLJXR DLUH GH GDQ]D LQJOV TXH VH LQFRUSRU OXHJR D ODV VXLWHV EDUURFDV" 1R QR VDED 1R SDVDU£ OR PLVPR FRQ OR TXH DTX OODPDPRV ORV SDVDFDOOHV" +D\ WDPELQ XQ EDLOH TXH VH OODPD DV" 6 VHRU SHUR FRPR SDUWH GH RWUDV GDQ]DV FRPR OD WXQDQWDGD OD KXD\OLMD 3XHV HQ (XURSD VH WUDWD GH XQ YLHMR SDVR GH EDLOH TXH IXH UHFRJLGR SRU OD PVLFD EDUURFD HQ IRUPD GH XQ MXHJR GH FRQWUDSXQWR D YDULDV YRFHV FRQ DFRPSDDPLHQWR GH EDMR FRQWLQXR f (O /DGDWH 'RPLQXP FRPSXHVWR SRU HO DEXHOR GH &ODXGLR OH SDUHFH f$OJR PX\ F£OLGR PX\ HPRWLYR \ GHO PLVPR HVSULWX TXH OD PVLFD DQGLQDf f (O LQWHUV GH &ODXGLR SRU OD PVLFD LPSUHVLRQD WDQWR DO 6U 5DGHOHVFX TXH XQ GD HVWH OH REVHTXLD XQD SDUWLWXUD GH %HOD %DUWN f3RUTXH IXLVWH DPDEOH \ SRUTXH FUHR KDEHU YLVWR HQ WL XQ VLQFHUR DPRU SRU OD PVLFD \ DGHP£V SDUD TXH SXHGDV DSUHFLDU ODV DQDORJDV TXH HQ PL RSLQLQ KD\ HQWUH XQD PVLFD FRPR VWD \ OD PVLFD DQGLQDf f /D WD 0DULVD KHUPDQD GH VX PDGUH QR SLHUGH OD RSRUWXQLGDG SDUD EXUODUVH GH OD GXDOLGDG TXH FDUDFWHUL]D D &ODXGLR f< DV TXHULGR VREULQR GLMR 0DULVD SRGU£V VHU XQ GD XQ 3DGHUHZVNL D OD YH] TXH XQ 'LVRGDGR &DQFKDSRPDf f /D REVHUYDFLQ QR OR PROHVWD O QR VLHQWH TXH VH WUDWD GH JXVWRV PXVLFDOHV FRQWUDSXHVWRV SRU UHSUHVHQWDU XQR OD PVLFD FXOWD \ HO RWUR OD PVLFD SRSXODU DQGLQD f/R TXH HV \R > @ PH VHQWLUD IHOL] SHUR UHDOPHQWH IHOL] VL SXGLHUD VHU D OD YH] FRPR &DQFKDSRPD \ FRPR HO SLDQLVWD SRODFRf f 7DO GHVHR VH FRQYLHUWH HQ UHDOLGDG PX\ SURQWR \ OR WRPD D &ODXGLR WRWDOPHQWH SRU VRUSUHVD /D SULPHUD YH] TXH O SHUFLEH OD IDFLOLGDG FRQ TXH O KD ORJUDGR FRPELQDU DPERV PXQGRV PXVLFDOHV VH GD FXDQGR O HVW£ FRPSRQLHQGR XQ EROHUR SDUD OD QRYLD GH -XOHSH fQR PX\ EULOODQWH \ FRQ XQRV UHVDELRV DQGLQRV \ RWURV PR]DUWLDQRV SHUR DFHSWDEOHf f /D VHJXQGD VH GD FXDQGR &ODXGLR VH KDOOD LQWHUSUHWDQGR XQD FRPSRVLFLQ GH %DFK

PAGE 90

(Q FLHUWR PRPHQWR VH WH FUX] SRU WX PHQWH LQHVSHUDGD XQD IUDVH H[WUDD D OD SLH]D TXH HMHFXWDEDV 8QD IUDVH PX\ EUHYH GH VHLV R VLHWH QRWDV \ GH XQ HVSULWX SRU FRPSOHWR GLIHUHQWH 7H GHWXYLVWH VRUSUHQGLGR 8QD \ RWUD YH] WH UHSHWLVWH HQ VLOHQFLR HVRV VRQLGRV 6 VH WUDWDED GH XQ PRWLYR VHFXQGDULR GHO SDVDFDOOH TXH LQWHUSUHW HQ OD QRFKH GHO GH HQHUR HO DUSLVWD DSXULPHR \ TXH QR KDEDV DQRWDGR 4X KDFD VXUJLGR DV HQ PLWDG GH XQ SDVDMH GH %DFK" 1R HUD OD SULPHUD YH] TXH UHDOL]DEDV XQ H[SHULPHQWR VHPHMDQWH SHUR VL OD SULPHUD YH] TXH ORJUDEDV WDO FDOLGDG f &ODXGLR QR VOR VLHQWH SDVLQ SRU OD PVLFD DQGLQD VLQR TXH DGPLUD \ VH VLHQWH PX\ LGHQWLILFDGR FRQ ODV GDQ]DV ODV ILHVWDV \ FRVWXPEUHV GH -DXMD (O HV XQ DPDQWH GH OD ILHVWD GHO GH HQHUR SUHILHUH EDLODU OD -LMD R OD KXDQFD GDQ]D DQWHV TXH HO WXPEDPRQWH \ GHWHVWD HO -DODSDWR SRUTXH OH SDUHFH fXQ HVSHFW£FXOR PX\ FUXHO HVR GH TXH XQRV MLQHWHV OH DUUDQFDUDQ OD FDEH]D DO DYH DQ FRQ YLGDf f /D LQVLVWHQFLD GH 5LYHUD 0DUWQH] SRU GHWDOODPRV QR VOR ORV GLIHUHQWHV WLSRV GH PVLFD VLQR WDPELQ ODV GDQ]DV VXV RUJHQHV \ SDUWLFLSDQWHV OH GDQ D OD QRYHOD 3DV GH -DXMD FLHUWR DI£Q FRVWXPEULVWD R GRFXPHQWDO &DEH UHVDOWDU TXH QR HV OD SULPHUD YH] FRPR ELHQ OR VHDOD +HUDFOLR %RQLOOD TXH f-DXMD \ VX SDLVDMH QDWXUDO \ VRFLDO VH FRQVWLWX\HQ HQ HO FHQWUR GH XQ UHODWR \ XQD UHIOH[LQf f $O KDFHUOR %RQLOOD UHVDOWD ORV WUDEDMRV GH 0DQXHO 3DUGR &ORGRDOGR $OEHUWR (VSLQR]D %UDYR (VSLQR]D *DODU]D \ 3HGUR 0RQJH 0DQXHO %DTXHUL]R SRU VX SDUWH GHVWDFD HQ HO HQVD\R /D FRQFLHQFLD GH OD LGHQWLGDG HQ OD OLWHUDWXUD GH FRVWXPEUHV GH OD VLHUUD FHQWUDO f HO KHFKR TXH GXUDQWH ORV DRV HPHUJLHUD HQ OD VLHUUD FHQWUDO XQ JUXSR LQWHOHFWXDO GH LPSRUWDQFLD FRQ XQD FODUD LQTXLHWXG FXOWXUDO \ UHJLRQDOLVWD TXH DGHP£V GH ORV DXWRUHV PHQFLRQDGRV DFRJD D (PHWULR &LVQHURV (UQHVWR %RQLOOD GHO 9DOOH \ $OHMDQGUR FRQWUHUDV 6RVD (O PYLO TXH OOHYD D HVWRV DXWRUHV D HVFULELU HUD OD EVTXHGD GH OD LGHQWLGDG UHJLRQDO (Q VXV REUDV HVWRV DXWRUHV GHVFULEHQ OXJDUHV \ VXV SDLVDMHV ILHVWDV SRSXODUHV FRVWXPEUHV WSLFDV PXFKDV GH ODV FXDOHV VRQ FRQVLGHUDGDV FRPR WSLFDPHQWH PHVWL]DV \D

PAGE 91

TXH OOHYDQ XQ SRFR GH OR DXWFWRQR \ DO PLVPR WLHPSR SUHGRPLQDQ PRGDOLGDGHV QXHYDV HQ HO YHVWLGR HO LGLRPD ORV LQVWUXPHQWRV PXVLFDOHV ODV FDQFLRQHV OD PVLFD HWF 1R HV WDPSRFR OD SULPHUD YH] TXH 5LYHUD 0DUWQH] QRV KDEOD GH -DXMD VXV SREODGRUHV R VXV FRVWXPEUHV (O LQWHUV HQ HVWD FLXGDG \ VXV FDUDFWHUVWLFDV SDUWLFXODUHV VH HYLGHQFLD WDPELQ HQ WUHV WUDEDMRV DQWHULRUHV +RPEUHV SDLVDMHV \ FLXGDGHV f &DVD GH -DXMD f \ $ OD KRUD GH OD WDUGH \ GH ORV MXHJRV f (Q HVWDV REUDV FRPR OR 0DQXHO %DTXHUL]R f5LYHUD 0DUWQH] UHYHOD XQ HQRUPH DSHJR D ODV FRVDV GHO SDVDGR D ODV WUDGLFLRQHV GHO SXHEOR \ D VXV IRUPDV GH YLGD \D H[WLQWDVf /D FRQFLHQFLD f (V GHFLU XQD \ RWUD YH] 5LYHUD 0DUWQH] VH KD VHQWLGR VHGXFLGR SRU HO JQHUR GH ODV HVWDPSDV GH ORV FXDGURV GH FRVWXPEUHV 6L ELHQ VRPRV FRQVFLHQWHV TXH VH WUDWD GH XQD -DXMD LQYHQWDGD GH OD ILFFLQ SRGUDPRV DVHYHUDU KHFKDV ODV VDOYHGDGHV GHO FDVR TXH 5LYHUD 0DUWQH] FRQWLQD OD WUDGLFLQ FRVWXPEULVWD HQ WDQWR HQFRQWUDPRV GHVFULSFLRQHV GH ILHVWDV \ SHUVRQDMHV TXH \D KDED FDUDFWHUL]DGR VX REUD DQWHULRU 6LQ HPEDUJR HVWH QR HV HO DVSHFWR P£V VDOWDQWH \D TXH OR TXH P£V LPSRUWD HV OD KDELOLGDG GH &ODXGLR SDUD HQIUHQWDU VX GXDOLGDG PXVLFDO VLQ SUREOHPD DOJXQR GXDOLGDG TXH WDPELQ KDOODPRV HQ HO £PELWR GH OD OLWHUDWXUD /D PLWRORJD /D GXDOLGDG FXOWXUDO TXH FDUDFWHUL]D D QXHVWUR SURWDJRQLVWD WDPELQ VH HYLGHQFLD fD WUDYV GHO FRQWUDVWH GH OD OLWHUDWXUD FO£VLFD FXOWD H LOXVWUDGD \ OD OLWHUDWXUD DQGLQD RUDO \ SRSXODUf 3XHQWH %DOGRFHGD f /D OLWHUDWXUD DQGLQD RUDO \ SRSXODU VH UHYHOD D WUDYV GH ORV PLWRV \ OH\HQGDV TXH 0DUFHOLQD OH QDUUDED D &ODXGLR 3DUD &ODXGLR HO PLWR RFXSD XQ OXJDU LPSRUWDQWH /RV PLWRV UHSUHVHQWDQ UHODWRV IDEXORVRV R OH\HQGDV TXH KDQ SHUPDQHFLGR ILMDGRV HQ HO WLHPSR FRQ WHPD \ SURWDJRQLVWDV LQYDULDEOHV 3RU OR JHQHUDO WLHQHQ XQD GLPHQVLQ P£JLFD TXH JXDUGDQ XQ HVWUHFKR YQFXOR FRQ OD QDWXUDOH]D

PAGE 92

0DUFHOLQD XQD PXFKDFKD GH &D\£Q TXH WUDEDMDED HQ VX FDVD FXDQGR O HUD QLR HV OD HQFDUJDGD GH DEULUOH ODV SXHUWDV D HVH PXQGR PDUDYLOORVR \ VHFUHWR GH OD PLWRORJD DQGLQD 6HQWDGD MXQWR DO IRJQ fFRQ VX SROOHUD GH XQ URMR REVFXUR OD OOLFOOD GH ODQD \ HO VRPEUHUR TXH QR VH TXLWDEDf f 0DUFHOLQD VROD FRQWDUOH KLVWRULDV \ FXHQWRV \ DXQTXH OD PDGUH GH &ODXGLR OH KDED SHGLGR TXH QR OR KLFLHUD HOOD OH KDED KDEODGR GH fFRQGHQDGRV \ FDEH]DV YRODGRUDVf f 6LQ OXJDU D GXGDV HV HO PLWR GHO DPDUD \ OD IORU GHO URFR \ GH OD HVFDUFKD OD VXOODZD\WD O TXH P£V KD LPSUHVLRQDGR D &ODXGLR (UDQ GRV VHUSLHQWHV XQD QHJUD FRPR OD QRFKH \ RWUD EODQFD FRPR HO GD FRQ DODV ODV GRV \ TXH HVWDEDQ HQ HO IRQGR GH ODV DJXDV TXH SRU HQWRQFHV FXEUDQ HO YDOOH (UDQ ORV DPDUDV \ DOO VH UHYROYDQ \ SHOHDEDQ \ XQD YH] VXELHURQ HQ VX EDWDOOD KDVWD HO FLHOR \ WDQWR TXH PX\ PROHVWR 7LFVH :LUDFRFKD OHV ODQ] HO UD\R < HQWRQFHV HO DPDUD QHJUR VH HVFRQGL HQ OD ODJXQD GH @ 4XLHQ OD HQFXHQWUH VHU£ IHOL] \ KDU£ IHOL] D VX SXHEORf f

PAGE 93

/DV OH\HQGDV TXH OH FRQWDED 0DUFHOLQD HVW£Q UHODFLRQDGDV WDPELQ FRQ OD FUHDFLQ GHO KRPEUH \ HO QDFLPLHQWR GHO UR 0DQWDUR &XDQGR ORV DPDUXV VH KXQGLHURQ XQR HQ OD ODJXQD GH
PAGE 94

PLVWHULRVRf f OD WD 5RVD TXH fHVW£ XQ SRFR FKLIODGRf f \ HO SDGUH :KDUWRQ OR FRQVLGHUD fXQ IDOVR SURIHWD TXH FRQ DSDULHQFLD GH FRUGHUR \ VR SUHWH[WR GH SD] HQJDWXVD D ORV LQFDXWRV \ HV WRGR XQ SHOLJUR SDUD OD FRPXQLGDGf f &ODXGLR VLHQWH YHUGDGHUD DGPLUDFLQ SRU GRQ )R[ D TXLHQ FRQVLGHUD fXQ SRHWD P£V TXH VDELR \ VDELR P£V TXH QDGDf f /R TXH P£V OH DWUDH GH GRQ )R[ HV TXH VX SUGLFD VREUH OD YLGD \ OD PXHUWH HVW£ QWLPDPHQWH UHODFLRQDGD fFRQ OD OH\HQGD GH ODV GRV VHUSLHQWHV DODGDV ORV DPDUXVf f 3DUD 'RQ )R[ HO DPDUX \ OD VXOODZD\WD VRQ WDPELQ ILJXUDV LPSRUWDQWHV SRUTXH VH FRQFLHUWDQ fPX\ ELHQ > @ FRQ OD LGHD GH OD FRQWLQXLGDG GH OD YLGD P£V DOO£ GH OD PXHUWHf f (O FRPSDUWH FRQ &ODXGLR RWUDV YHUVLRQHV PHQRV FRQRFLGDV GH OD OH\HQGD (Q DOJXQDV HO DPDUX HV XQR VROR \ HQ RWUDV WLHQH OD IRUPD QR GH XQD VLHUSH VLQR GH XQ WRUR TXH KDELWD WDPELQ HQ HO IRQGR GH XQ ODJR < TX P£V OH GLMHURQ" %XHQR TXH HQ HVH SR]R EURWDED HQ RWUR WLHPSR XQ DJXD HQURMHFLGD \ TXH HUD OD VDQJUH GH XQR GH ORV DPDUXV > @ 'HFDQ TXH HO DPDUX EODQFR VXED HQ FLHUWD SRFD GHO DR DOO£ HQ XQD ODJXQD GH -DQFKLVFRFKD \ EXVFDED OD IORU GH OD OOXYLD \ GH OD HVFDUFKD OD VXOODZD\WD f 3RU RWUR ODGR ODV H[SHULHQFLDV GH QXHVWUR SURWDJRQLVWD HVW£Q YLQFXODGDV D OD PLWRORJD JULHJD PXQGR DO TXH DFFHGH JUDFLDV D VX KHUPDQR $EHODUGR TXLHQ OH REVHTXLD OD ,ODGD \ $QWIJRQD &ODXGLR UHDOPHQWH VH VLHQWH DSDVLRQDGR SRU HVWDV OHFWXUDV fQR FUH TXH PH DSDVLRQDUD WDQWR OD ,ODGD 0H V \D GH PHPRULD YDULRV SDVDMHV (V XQ PXQGR WDQ FODUR WDQ OOHQR GH /X]f f 3DUD VRUSUHVD GH &ODXGLR QR OH HV GLIFLO HQFRQWUDU VHPHMDQ]DV \ FRLQFLGHQFLDV HQWUH FLHUWRV QRPEUHV R SHUVRQDV FRPR HV HO FDVR FRQ (OHQD 2\DQJXUHQ f(QWUH ODV ILJXUDV TXH P£V PH DWUDHQ HQ OD ,ODGD \ TXH LQFOXVR PH IDVFLQDQ HVW£ HVH SHUVRQDMH WDQ PLVWHULRVR WDQ FDOODGR \ TXH VLQ HPEDUJR IXH FDXVD GH OD JXHUUD GH 7UR\D (OHQD fOD GH ORV EODQFRV EUD]RVf 8Q UHVSODQGRU VH GLUD P£V TXH XQD PXMHU

PAGE 95

&PR QR UHODFLRQDUOD FRQ (OHQD 2\DQJXUHQ" f 'RQ )R[ SRU VX SDUWH fKDEOD FRPR SURIHWD FRPR 7LUHVLDV HQ OD ,ODGDf f &ODXGLR YXHOYH D SHUFLELU ODV H[WUDDV FRLQFLGHQFLDV FRQ SHUVRQDMHV GH OD YLGD UHDO DO OHHU $QWJRQD 3DUD &ODXGLR QR KD\ GXGD TXH (XULVWHOD D TXLHQ VX SDGUH OODPDED WDPELQ (XUGLFH H ,VPHQD JXDUGDQ VHPHMDQ]DV DVRPEURVDV D OD $QWJRQD \ OD ,VPHQD GH 6IRFOHV /H SXHV OD REUD \ GH YHUDV HQFRQWU WXUEDGRUD OD VHPHMDQ]D GH ORV QRPEUHV \ OD VHPHMDQ]D HQWUH OD EHOOH]D VROLWDULD GH $QWJRQD \ PL WD (XULVWHOD \ HQWUH PL WD ,VPHQD \ OD KHUPDQD GH OD SURWDJRQLVWD < QR SRGUD KDEHU VLGR $QWHQRU DOJR DV FRPR XQ +HUPQ" < QR KDEUD WHQLGR HO VHRU GH ORV +HURV DOJR GH (GLSR R TXL]£ GH &UHRQWH" < QR SRGUD KDEHU VLGR HO FRUR ORV FRPXQHURV GH
PAGE 96

FRPR RSXHVWDV QL HO HQFXHQWUR GH ODV PLVPDV FRQVWLWX\H XQ HOHPHQWR GHVHVWUXFWXUDGRU HQ OD YLGD GH &ODXGLR FRPR OR LQVLQD VX WD fGHEHV DQGDU WUDVWRUQDGR VREULQR SRUTXH GH XQ ODGR WH REVHVLRQD HVH PLWR DQGLQR \ GHO RWUR GHDPEXODV SRU HQWUH ORV GLRVHV \ JXHUUHURV GH OD ,ODGD \ WDQWR TXH VXHDV FRQ 3DORPHTXH YHVWLGR GH 7UR\DQRf f &RPR KHPRV YLVWR &ODXGLR HQFXHQWUD P£V VHPHMDQ]DV TXH GLIHUHQFLDV OR TXH OH SHUPLWH GLVIUXWDU GH FDGD PXQGR VLQ TXH HVWR LPSOLTXH HO VDFULILFLR GH XQR GH ORV PLVPRV f-DXMD VH LED OOHQDQGR GH ILJXUDV KRPULFDV R FXDQGR PHQRV JULHJDV TXH VLQ QLQJQ SUREOHPD FRQYLYDQ FRQ PXFKDFKDV GDQ]DQWHV GH KXD\OLMD \ GRQGH FRLQFLGDQ HO HFR OHMDQR GH ORV n GLRVHV GHO (JHR FRQ HO GH ODV VLHUSHV DODGDV GH ORV PLWRV GHO YDOOH GHO 0DQWDURf f /DV YRFHV GLVRQDQWHV 6L ELHQ HQ 3DV GH -DXMD GHVWDFDQ SHUVRQDMHV TXH HQFXHQWUDQ SRVLEOH \ YLDEOH OD FRQMXQFLQ GH FXOWXUDV H[LVWHQ RWURV TXH VH PDQLILHVWDQ DELHUWDPHQWH HQ FRQWUD GHO PHVWL]DMH &RPR ELHQ OR VHDOD %ODV 3XHQWH %DOGRFHGD fQR WRGRV FRLQFLGHQ FRQ OD LGHD GH XQ PHVWL]DMH DUPRQLRVR \D TXH HQ GLFKR FRQWH[WR VRFLDO GH IDPLOLDV FULROODV \ PHVWL]DV OD FXOWXUD RFFLGHQWDO HV IXHUWH \ QR VH RFXOWDQ ORV SUHMXLFLRV FRQWUD OD FXOWXUD QDWLYD \ OD UD]D LQGLDf f 'HQWUR GH HVWD PDQHUD GH SHQVDU VH KDOODQ 0HUFHGHV &K£YDUUL 3DORPHTXH XQR GH ORV SHOXTXHURV GH OD FLXGDG HO WHQLHQWH 'HOPRQWH \ ORV DPLJRV GH FROHJLR GH &ODXGLR 0HUFHGHV &K£YDUUL HV OD SURIHVRUD GH SLDQR GH &ODXGLR 'HVGH OD SULPHUD FODVH HOOD OH DGYLUWL TXH QR HUD fEXHQR HQWUHYHUDU OD PVLFD FO£VLFD FRQ OD PVLFD SRSXODU \ OD IRONOULFDf f (VWD REVHUYDFLQ QR OH DJUDG D VX DOXPQR TXLHQ VH SURPHWL TXH fQXQFD DEDQGRQDUD SRU QLQJQ PRWLYR ORV DLUHV GH VX WLHUUDf f 6OR HQ OD SUHVHQFLD GH VX SURIHVRUD GH SLDQR &ODXGLR ILQJH KDEHU UHQXQFLDGR D OD PVLFD DQGLQD \ OH fGD GXURf DO PWRGR /HPRLQH \ &]HP\ SRUTXH GH HVD PDQHUD HOOD FUHH TXH VX SXSLOR ORJUDU£

PAGE 97

fFRUUHJLU ORV PDORV K£ELWRV GH VXV FRPLHQ]RVf f /D DFWLWXG GH OD SURIHVRUD VH KDFH DSDUHQWH FXDQGR VWD VRVWLHQH XQD FRQYHUVDFLQ FRQ OD PDGUH GH &ODXGLR DQWH FX\DV DSWLWXGHV PXVLFDOHV VLHPSUH KDED WHQLGR XQD DFWLWXG GHVGHRVD fHV PHMRU QR PH]FODU DPEDV FRVDV HV GHFLU OD PVLFD FXOWD VXSHULRU SRU V PLVPD \ OD PVLFD GH OD VLHUUD TXH SRGU£ VHU WRGR OR QXHVWUD \ VHQWLGD TXH TXLHUDV SHUR HV WDQ OLPLWDQWH WDQ PRQWRQDf f fSLHQVR TXH HV PHMRU TXH HVWH MRYHQ QR VH DSDUWH GH OD PVLFD FXOWD \ TXH GHMH SDUD RWUD RSRUWXQLGDG ORV KXD\QRV \ HVDV FRVDVf f 3DORPHTXH HO SHOXTXHUR GH OD FLXGDG fTXH VH ODV GD GH MDXMLQR EODQTXVLPR \ FXOWRf f HV XQ VXMHWR H[WUDR GHGLFDGR D OD HODERUDFLQ GH HQMDOPDV \ DO HVWXGLR GHO ODWQ ‹O FRQVWLWX\H WRGR XQ UHSUHVHQWDQWH GH OD WUDGLFLQ KLVSDQLVWD WUDQVPLWLQGRQRV GHVGH XQ SULPHU PRPHQWR VX RGLR FRQWUD fORV FKRORV \ ORV WVLFRVf 3DORPHTXH VLHQWH SURIXQGD DGPLUDFLQ SRU OD WDXURPDTXLD fSDVDWLHPSR GH UH\HV \ FRQTXLVWDGRUHVf f \ fXQ DUWH SDUD ORV HVSULWXV VHOHFWRV \ QR GH FKXVPD \ GH LQGLDGDf f 6LHQWH RUJXOOR WDPELQ GH VHU MDXMLQR fSHUR GH ORV MDXMLQRV DQWLJXRV \ VLQ PH]FOD GH LQGLR ]DPER QL WVLFRf f \ VH ODPHQWD TXH -DXMD VH KD\D FRQYHUWLGR HQ fXQ SXHEOR GH LQGLRV ERUUDFKRV H LJQRUDQWHVf f 6X SRVLFLQ UHVSHFWR D ORV LQGLRV HV WDMDQWH VLHQWH SURIXQGD DQWLSDWD KDFLD HOORV SRU fRFLRVRV ERUUDFKRV H LJQRUDQWHV \ REVW£FXOR SRU OR WDQWR SDUD HO SURJUHVR GH OD SDWULDf f &RQVLGHUD TXH ORV LQGLRV QR GHEHQ UHFLELU HO PLVPR WUDWR TXH ORV EODQFRV \ TXH OD &RQVWLWXFLQ OHV GD XQD SURWHFFLQ PX\ VHPHMDQWH D OD TXH OH FRQFHGH D fORV PHQRUHV D ORV ORFRV D ORV LQFDSDFHVf f (V HYLGHQWH TXH OD DFWLWXG GH 3DORPHTXH QR VOR QR HV ELHQYHQLGD SRU &ODXGLR /DXULWD $EHODUGR \ 0LWUDGHV \ TXH VH WUDWD GH OD H[FHSFLQ \ QR OD QRUPD HQ -DXMD FRPR QRV OR UHFXHUGD OD KHUPDQD GH )HOLFLDQR 3UH] f2LJD XVWHG VH FUHH PX\ EODQFR \ SRU HVR FKROHD D WRGR HO

PAGE 98

PXQGR QR" > @ (Q HO 3HU > @ WRGRV VRPRV FKRORV VL QR LQGLRV R QHJURV R ]DPERVf f (O WHQLHQWH 'HOPRQWH SRU VX SDUWH fWDQ SHUIXPDGR \ FRQ VXV ERWDV GH RILFLDO \ HVH DLUH GH EODQFQ \ PDQGDP£Vf f WLHQH XQD DFWLWXG VHPHMDQWH D OD GH 3DORPHTXH 1R SXHGH FRQWHQHU VX LUD FXDQGR GHVFXEUH TXH HO GRFWRU 0RUDOHV QR SXHGH DSOLFDUOH HO QHXPRWRUD[ c7HQD TXH VHU XQ KRVSLWDO GH FKRORV \ GH LQGLRV D FDUJR GH XQ PHGLFDVWUR LUUHVSRQVDEOH f $QWH VXV DPLJRV GH HVFXHOD &ODXGLR GLVLPXOD VX DILFLQ SRU OD PVLFD \ OD OLWHUDWXUD \ HVFRQGH VX DPRU SRU /HRQRU 8VFRYLOFD OD FKROLWD GH
PAGE 99

&DGD XQD UHSUHVHQWD XQ PXQGR FODUDPHQWH GLIHUHQFLDGR 0LHQWUDV (OHQD VLPEROL]D OD FXOWXUD RFFLGHQWDO /HRQRU OD FXOWXUD DQGLQD $ OR ODUJR GH OD QDUUDFLQ &ODXGLR VH GHEDWLU£ HQWUH OD DWUDFFLQ TXH VLHQWH SRU (OHQD 2\DQJXUHQ \ HO DPRU TXH VLHQWH SRU /HRQRU 8VFRYLOFD 6LQ HPEDUJR VROR VHU£ FRQ OD YLXGD $ZDSDUD TXH QXHVWUR SHUVRQDMH FXPSOLU£ VX ULWR GH LQLFLDFLQ VH[XDO (OHQD 2\DQJXUHQ HV XQD PXMHU GH XQRV YHLQWLVLV DRV TXH OOHJ DO VDQDWRULR HQ -XQLR GHO SRUTXH VXIUD GH WXEHUFXORVLV \ WXYR TXH YROYHU D ILQHV GHO SRUTXH fSRUWDED WRGDYD HQ XQ ULQFQ GH VXV SXOPRQHV ODV PDQFKDV SHTXHDV \ RVFXUDV TXH OH KDED FDXVDGR OD HQIHUPHGDGf $ SHVDU GHO PDO TXH SDGHFH QR KD\ QDGD WU£JLFR HQ HOOD HV SRVLEOHPHQWH fOD PXMHU P£V KHUPRVDf TXH KD YLVWR OD VLHUUD GHO 3HU f HV EHOOD HOHJDQWH VHQVXDO \ D SHVDU GH OD HQIHUPHGDG TXH VXIUH HV FRQVLGHUDGD fOD UHLQD GH EHOOH]D HQ HO VDQDWRULR \ OODPDGD > @ SRU DOJXQRV OD WUR\DQD f 3DUD &ODXGLR (OHQD 2\DQJXUHQ fHV FRPR XQ HFR \ WUDQVILJXUDFLQ GH OD (OHQD KRPULFDf f 'HVGH TXH OD YLR SRU SULPHUD YH] &ODXGLR TXLVR VDEHU fWRGR OR TXH VH UHODFLRQDED FRQ VX SHUVRQD VX QRPEUH GH GQGH SURFHGD HQ TXH VH RFXSDED DQWHV GH HQIHUPDUVH FX£OHV HUDQ VXV DILFLRQHV \ DV FPR HUD VX KDELWDFLQ HQ HO VDQDWRULR \ FPR VXV FXUDV GH UHSRVR HQ ODV JDOHUDV GH VX SDEHOOQf f &ODXGLR SLHQVD FRQVWDQWHPHQWH HQ HOOD 3LHQVD fHQ HO RORU D V£QGDOR \ SLHQVD TXH D YHFHV VH VLHQWH HQ OD VDOD GH WD 5RVDf \ SLHQVD HQ HOOD f (QDPRUDGR" /H SUHJXQWD XQ GD VX KHUPDQD /DXULWD 6 OH FRQWHVWD &ODXGLR FRQVFLHQWH GH TXH QR WLHQH fQLQJXQD HVSHUDQ]Df f /HRQRU SRU VX SDUWH HV XQD PXFKDFKLWD GH FDWRUFH DRV TXH YLYH HQ
PAGE 100

/HRQRU OH KDFH UHFRUGDU D &ODXGLR fHO DURPD GHO MXQFR GH OD UHWDPD GH OD URSD UHFLQ ODYDGD HQ DJXD GH 3XTXLR \ GH HVDV IORUHV TXH YHQGHQ HQ OD SRFD GH OD ILHVWD GH OD KHUUDQ]Df f $ /HRQRU WDPELQ OH JXVWDQ OD PVLFD DQGLQD \ ORV KXD\QRV \ OH KD FRQIHVDGR D &ODXGLR TXH GH QLD HOOD FDQWDED HQ OD HVWDQFLD FDQWRV GH OD KHUUDQ]D \ OH GDEDQ D WRFDU HVH WDPERUFLWR fTXH OODPDPRV WLQ\Df f 'H QLD /HRQRU KDED YLYLGR HQ -DQFKLVFRFKD HVH OXJDU WDQ OHMDQR \ GH P£JLFR QRPEUH (O VLWLR GH ODV VLHWH ODJXQDV GRQGH VH UHIXJL VHJQ 0DUFHOLQD HO DPDUX EODQFR GH ODV DODV OODPHDQWHV TXH D YHFHV VH DVRPD D OD RULOOD FRQ OD HVSHUDQ]D GH YHU SRU ILQ D OR OHMRV OD IORU GHO URFR \ GH OD HVFDUFKD OD VXOODZD\WD 4XL]£ W KDV YLVWR D HVH DQLPDO PWLFR FRPR HQ VXHRV DO]DUVH GHO DJXD DO DPDQHFHU R HQ ODV QRFKHV FRPR XQ FRPHWD 7 HUHV HVD IORU EODQFD KHUPRVD f (V D UD] GH HVWH YQFXOR GH /HRQRU FRQ -DQFKLVFRFKD TXH KDED UHVXUJLGR HQ &ODXGLR HO UHFXHUGR GH ORV PLWRV \ OH\HQGDV TXH OH QDUUDED 0DUFHOLQD OH\HQGDV TXH /HRQRU WDPELQ FRQRFH f 3DUD &ODXGLR /HRQRU HV FRPR OD VXOODZD\WD fFRPR URFR FRPR OX] FRPR DUFR LULVf f /D UHODFLQ FRQ /HRQRU VLQ HPEDUJR QR HV XQD UHODFLQ I£FLO 3RU XQ ODGR /HRQRU QR YLYH HQ -DXMD SRU OR TXH ORV HQFXHQWURV FRQ &ODXGLR VH OLPLWDQ D ODV YLVLWDV TXH HOOD KDFH D OD FLXGDG SDUD FRPSUDU DOJXQDV SURYLVLRQHV \ DO LQWHUFDPELR GH PHQVDMHV TXH VH HQYDQ PLHQWUDV HOOD HVW£ DXVHQWH 3RU RWUR &ODXGLR HV LQFDSD] GH DVXPLU OD UHODFLQ \D TXH WHPH OD EXUOD GH VXV DPLJRV )HOLSH 7LWR \ -XOHSH TXLHQHV QR KDEUDQ FRPSUHQGLGR VX DPRU SRU OD PXFKDFKLWD GH
PAGE 101

$ OR ODUJR GHO OLEUR &ODXGLR VH GHEDWH XQD \ RWUD YH] HQWUH /HRQRU \ (OHQD 2\DQJXUHQ fWH GLMLVWH TXH GHEHUDV WHQHU HQ WX YHODGRU XQD IRWR GH /HRQRU > @ < VL KXELHUD VLGR SRU WL KDEUDV WHQLGR WDPELQ DXQTXH HQ OXJDU PHQRV FRQVSLFXR RWUD GH (OHQD 2\DQJXUHQ D TXLHQ \D WH JXVWDED OODPDU OD GH ORV EODQFRV YHORVf f 6X LQGHFLVLQ FRQWLQD D OR ODUJR GH OD REUD \D TXH VL ELHQ HVW£ YHUGDGHUDPHQWH HQDPRUDGR GH /HRQRU HQ VHFUHWR GHVHD \ DQVLD D (OHQD 2\DQJXUHQ UHSURGXFLHQGR DV HQ HO FDPSR DPRURVR OD GXDOLGDG TXH OR FDUDFWHUL]D HQ HO £PELWR PXVLFDO (VD /HRQRU TXH LUUDGLDED QR XQD OX] VXQWXRVD VLQR RWUD GH VHPEURV \ GH SXQD GH KXD\QRV \ GH FHODMHV \ TXH WHQD WX PLVPD UD] \ SHUWHQHFD DO PLVPR XQLYHUVR TXH W \ FX\RV LQWHUHVHV HUDQ ORV TXH FRUUHVSRQGDQ D ORV WX\RV 3HQVDEDV HQ HOOR GH PRGR LQWXLWLYR \ TXL]£V DGLYLQDEDV TXH VH UHSHWLUD PXFKDV YHFHV D OR ODUJR GH WX YLGD HVD DVLPWULFD GXDOLGDG GH WX DGROHVFHQFLD TXH HQ EXHQD FXHQWD HUD OD GH WX VLWXDFLQ IDPLOLDU \ VRFLDO \ DXQ TXL]£ OD GH WX GHVWLQR 'XDOLGDG FRPSDUDEOH GHVGH RWUR SXQWR GH YLVWD D OD GH OD PVLFD DQGLQD \ GH OD PVLFD HXURSHD GH ORV FDQWRV GH SXQD \ ODV VRQDWDV GH 0R]DUW < HQ HOOD VH DOWHUQDEDQ \ HQWUHWHMDQ OD PHORGD SXUD \ OPSLGD GH OD MRYHQFLWD DQGLQD IORU GHO URFR \ GH OD HVFDUFKD \ OD RWUD HQ GHVOXPEUDQWH GHVDUUROOR GH OD KHUPRVD HQIHUPD GHO 6DQDWRULR 2ODYHJR\D f =RUDLGD R
PAGE 102

UD]RQDPLHQWR VHPHMDQWH DO TXH DSHODEDV FXDQGR VH WUDWDED GH (OHQD 2\DQJXUHQ D =RUDLGD OD GHVHDEDV SHUR D /HRQRU 8VFRYLOFD OD DPDEDVf f $ SHVDU GH TXH &ODXGLR VH GHEDWH HQWUH /HRQRU \ (OHQD \ TXH VH VLHQWH VXPDPHQWH DWUDGR KDFLD OD YLXGD $ZDSDUD &ODXGLR VH GD FXHQWD TXH HVWDV GRV OWLPDV HVW£Q UHDOPHQWH IXHUD GH VX DOFDQFH TXH QR FRQVWLWX\HQ XQD SRVLELOLGDG DPRURVD (O SULQFLSLR GH XQ PXQGR QXHYR 'XUDQWH WRGD OD QRYHOD OD YLGD GH &ODXGLR KD UHSUHVHQWDGR XQ LU \ YHQLU HQWUH GRV RULOODV HQWUH HO PXQGR DQGLQR \ HO PXQGR RFFLGHQWDO $ SHVDU GH TXH &ODXGLR QXQFD WXYR SUREOHPDV PRYLQGRVH HQWUH XQR \ RWUR PXQGR KHPRV SRGLGR DSUHFLDU VXV GXGDV UHVSHFWR D OD DSOLFDELOLGDG GH ORV LQVWUXPHQWRV RFFLGHQWDOHV HQ OD HMHFXFLQ GH PVLFD DQGLQD \ VX LQFDSDFLGDG GH DVXPLU DQWH VX IDPLOLD \ DPLJRV OD UHODFLQ FRQ /HRQRU (VWD EVTXHGD GH LGHQWLGDG GH FPR DVXPLU ORV GRV PXQGRV TXH OH KD WRFDGR YLYLU OOHJD D VX ILQ FRQ OD PLVD GH GLIXQWRV HQ KRQRU GH VXV WDV ,VPHQD \ (XULVWHOD GH ORV +HURV /D PLVD WLHQH GRV REMHWLYRV SULQFLSDOHV (Q HO QLYHO P£V REYLR UHSUHVHQWD OD FXOPLQDFLQ GH ODV YDFDFLRQHV GH YHUDQR GH &ODXGLR \ SRU HQGH GH VX IRUPDFLQ 8QDV YDFDFLRQHV HQ TXH SURJUHV HQ OD PVLFD FRQRF GH FHUFD GH JHQWH PX\ HVSHFLDO \ PH UHHQFRQWU FRQ ORV EHOORV \ SRWLFRV PLWRV GH 0DUFHOLQD (QWUHYL WDPELQ XQD GUDP£WLFD \ VRPEUD SDVLQ DOO£ HQ OD QRFKH GHO SDVDGR < FRQRF HO DPRU
PAGE 103

PHORGLR GH OD LJOHVLD XQD YHUVLQ SXUDPHQWH LQVWUXPHQWDO GHO /DGDWH 'RPLQXP \ OD PVLFD GH XQ KLPQR UHOLJLRVR DQGLQR TXH KDED HQFRQWUDGR HQWUH ORV SDSHOHV GHO DEXHOR \ FX\D YHUVLQ KDED WUDEDMDGR HQ HO SLDQR (Q OD HMHFXFLQ GH VWH OWLPR 6H MXQWDQ \ WUDQVILJXUDQ > @ OD PVLFD GH OD KXD\OLMD \ GHO SDVDFDOOH GHO DUSLVWD DSXULPHR \ OD GH ORV KXD\QRV TXH FDQWDED HQWUH FXHQWR \ FXHQWR 0DUFHOLQD \ OD GH ORV \DUDYHV TXH UHFRJDV FRQ WX PDGUH < UHQDFLGRV VRQ HQWRQFHV EDMR VX FRQMXUR ORV HVSULWXV GH (XULVWHOD \ GH ,VPHQD GH ORV +HURV \ GH VX SDGUH \ GH $QWHQRU PDV QR SDUD FRPSDUHFHU DQWH XQ 'LRV GH PDMHVWDG LPSODFDEOH VLQR SDUD LQJUHVDU D XQ PXQGR GL£IDQR \ OXPLQRVR FRPR HO TXH FHOHEUD )R[ &DUR < D WUDYV GH WL FDQWDQ HO DOPD GH OD WLHUUD \ GH ORV FHUURV HO DJXD GH ODV ODJXQDV \ HO DJXD GHO
PAGE 104

/D IDPLOLD FRPR DOHJRUD GH OD QDFLQ QR HV WHPD QXHYR HQ HO HVWXGLR GH OD QDUUDWLYD ODWLQRDPHULFDQD +D\ ULFD OLWHUDWXUD FUWLFD TXH VH DSUR[LPD D HVWH FRUSXV *HQHUDOPHQWH HQ HVWH JUXSR GH QRYHODV FRPR 0DUWQ 5LYDV R 0DUD VH XQHQ ORV SUR\HFWRV URP£QWLFRV FRQ ORV SUR\HFWRV SROWLFRV VH XWLOL]D OD SDUHMD FRPR DOHJRUD GH OD QDFLQ FRPR OR KD GHPRVWUDGR 'RULV 6RPPHU HQ VX OLEUR )RXQGDWLRQDO )LFWLRQV 7KH 1DWLRQDO 5RPDQFHV RI /DWLQ $PHULFD f $ SHVDU GH TXH VH GHVOLJD GH PDQHUD IXQGDPHQWDO GHO SDUDGLJPD TXH FDUDFWHUL]DUD D OD QRYHOD URP£QWLFD IXQGDFLRQDO FRQVLGHUDPRV TXH 3DV GH -DXMD FRQVWLWX\H XQD SURSXHVWD GH QDFLQ XQD SURSXHVWD GH LQWHJUDFLQ QDFLRQDO HQ WDQWR OD UHODFLQ URP£QWLFD GH &ODXGLR FRQ OD FKROLWD GH
PAGE 105

1R KD\ HQ UHDOLGDG HYHQWRV VHULRV TXH SRQJDQ D SUXHED VX IRUPDFLQ \ TXH SRU OR WDQWR WHQJDQ DOJQ WLSR GH FRQVHFXHQFLD R LPSDFWR HQ VX YLGD 1R OR DIHFWD HO KHFKR GH WHQHU FRQRFLGRV TXH VXIUDQ GH WXEHUFXORVLV QL TXH VX IDPLOLD WHQJD XQD VLWXDFLQ HFRQPLFD UHODWLYDPHQWH PRGHVWD 6L ELHQ H[LVWHQ SHUVRQDMHV TXH PXHVWUDQ SUHMXLFLRV FRQWUD ORV VHUUDQRV \ OD LQWHJUDFLQ FXOWXUDO HVWR QR RFDVLRQD FRQIXVLQ DOJXQD HQ &ODXGLR $ SHVDU GH TXH 5LYHUD 0DUWQH] VH KD H[SUHVDGR GH IRUPD FRQWUDULD SHQVDPRV TXH HVWH DXWRU SRVWXOD OD SRVLELOLGDG GH FRQVWUXLU XQD QDFLQ PHVWL]D 6L ELHQ VH WUDWD GH XQD -DXMD LQYHQWDGD XQD -DXMD GH OD ILFFLQ FRQVLGHUDPRV TXH QXHVWUR DXWRU SUHVHQWD XQD SURSXHVWD TXH FRQVLGHUD Y£OLGD SDUD HO SDV

PAGE 106

&$3,78/2 6(5 08-(5 < 0(67,=$ /DXUD 5LHVFR HUD KDVWD KDFH DOJXQRV DRV XQD ILJXUD UHODWLYDPHQWH GHVFRQRFLGD FX\D REUD KDED VLGR LJQRUDGD SRU OD FUWLFD 1DFLGD HQ HO GHSDUWDPHQWR GH -XQQ HQ HPLJU D /LPD D ORV DRV GH HGDG \ HQ D ORV (VWDGRV 8QLGRV GRQGH REWXYR XQ GRFWRUDGR HQ OLWHUDWXUD HQ OD 8QLYHUVLGDG GH .HQWXFN\ FRQ XQD WHVLV VREUH ORV 3RHPDV +XPDQRV GH &VDU 9DOOHMR (Q HPSH] D HQVHDU OHQJXD \ OLWHUDWXUD HQ OD 8QLYHUVLGDG GH 0DLQH LQVWLWXFLQ GH OD FXDO HOOD HV KR\ HQ GD SURIHVRU HPULWR 5LHVFR GHEXW FRPR HVFULWRUD FRQ OD QRYHOD (O WUXFR GH ORV RLRV f REUD TXH HQ VX PRPHQWR QR DWUDMR OD DWHQFLQ GH OD FUWLFD 0LJXHO *XWLUUH] DWULEX\H HVWD VLWXDFLQ D fVX HVFDVD GLIXVLQ \ DO VLOHQFLR TXH URGH DO OLEURf /RV DQGHV f &RQ OD SHUVSHFWLYD TXH RWRUJD HO WLHPSR VH FRQVLGHUD TXH (O WUXFR GH ORV RMRV fFRQVWLWX\H OD SULPHUD QRYHOD DEVROXWDPHQWH PRGHUQD HVFULWD SRU XQD PXMHU HQ OD QDUUDWLYD SHUXDQDf *XWLUUH] /RV DQGHV f \ fXQD GH ODV QRYHODV P£V FRPSOLFDGDV \ YLUWXRVDV TXH VH KDQ HVFULWR HQ HO 3HU HQ ORV OWLPRV WLHPSRVf %DTXHUL]R /DXUD 5LHVFR \ OD FRQILJXUDFLQ f /D VHJXQGD QRYHOD GH /DXUD 5LHVFR ;LPHQD GH GRV FDPLQRV DSDUHFL HQ GHVSXV GH XQ VLOHQFLR GH FDVL TXLQFH DRV /D DFRJLGD IDYRUDEOH GH HVWD REUD HQ HO PHGLR 5LFDUGR *RQ]£OH] 9LJLO HQ XQ EDODQFH DFHUFD GH OD QDUUDWLYD SHUXDQD GHVSXV GH FRQVLGHU D HVWD SULPHUD QRYHOD FRPR XQD GHIHFWXRVD WHQWDWLYD H[SHULPHQWDOLVWD f/D QDUUDWLYDf f

PAGE 107

OLWHUDULR IXH SU£FWLFDPHQWH LQPHGLDWD HQ JDQ HO 3UHPLR /DWLQR GH 1DUUDWLYD HQ 1XHYD
PAGE 108

PDOYDGD D OD YH] VH GHVYLYH SRU FRQRFHU \ HQWHQGHU HO PXQGR TXH OD URGHD SDUWLFXODUPHQWH WRGR DTXHOOR TXH OH KD VLGR SURKLELGR R YHGDGR ;LPHQD VLHQWH YHUGDGHUD IDVFLQDFLQ SRU OD HQFLFORSHGLD GH VX FDVD OD TXH KRMHD FRQ SDVLQ D SHVDU GH DQ QR VDEHU OHHU $ ;LPHQD WDPELQ OH DJUDGD QDUUDU KLVWRULDV SDUD OR FXDO SRVHH XQ H[WUDRUGLQDULR WDOHQWR 6X LPDJLQDFLQ HQFXHQWUD HVWPXOR HQ ORV GRV PXQGRV TXH D HOOD OH KD WRFDGR YLYLU HO PXQGR FULROORRFFLGHQWDO GH VXV SDGUHV \ HO PXQGR DQGLQR UHSUHVHQWDGR SRU OD VHUYLGXPEUH \ ORV HPSOHDGRV GH OD FRPSDD GRQGH WUDEDMD VX SDGUH (VWRV GRV PXQGRV LPSOLFDQ QHFHVDULDPHQWH HQIRTXHV \ HVFDODV GH YDORUHV GLIHUHQWHV ORV PLVPRV TXH VHU£Q SHUFLELGRV \ FXHVWLRQDGRV SRU ;LPHQD D OR ODUJR GH ORV VLHWH FDSWXORV TXH FRQIRUPDQ OD QRYHOD (O HVTXHPD E£VLFR FRPR VH SXHGH GHVSUHQGHU GHO GXDOLVPR GHO WWXOR UHVXOWD HQWRQFHV GHO SURFHVR GH PDGXUDFLQ HQWUH GRV FXOWXUDV OD DQGLQD \ OD RFFLGHQWDO (Q HO FDVR (UQHVWR HQ /RV URV SURIXQGRV HO WU£QVLWR HV GH OD FXOWXUD LQGLD D OD FXOWXUD PHVWL]D HQ HO FDVR GH &ODXGLR SURWDJRQLVWD GH 3DV GH -DXMD HO WU£QVLWR HV GH OD FXOWXUD RFFLGHQWDO D OD FXOWXUD PHVWL]D < HQ HO FDVR GH ;LPHQD" 'H TX WLSR GH WU£QVLWR HVWDPRV KDEODQGR" &X£O HV HO FDPLQR TXH HOOD ILQDOPHQWH GHFLGLU£ HOHJLU" &RPR VH YHU£ HQ HVWH FDSWXOR QXHVWUD SURWDJRQLVWD QR SRGU£ HQFRQWUDU XQ FDPLQR HQWUH ORV GRV XQLYHUVRV FXOWXUDOHV TXH OH KD WRFDGR YLYLU 1R VOR HVR VLQR TXH OH GDU£ OD HVSDOGD DO PXQGR FRQ HO FXDO SDUHFD VHQWLUVH LGHQWLILFDGD HO PXQGR LQGJHQD HPLJUDU£ D /LPD \ SRVWHULRUPHQWH D ORV (VWDGRV 8QLGRV $O SULQFLSLR GH OD QRYHOD WRGR SDUHFH HVWDU HQ DUPRQD ;LPHQD ORJUD PRYHUVH VLQ SUREOHPD DOJXQR GHQWUR GH FDGD XQR GH HVWRV PXQGRV \ GHVGH HO XQLYHUVR TXH OH SHUWHQHFH HV GHFLU HO GH VXV SDGUHVf D RWUR TXH OH HV WRWDOPHQWH DMHQR HO GHO DPDf 6LQ

PAGE 109

HPEDUJR U£SLGDPHQWH \ D PHGLGD TXH QRV YDPRV DGHQWUDQGR HQ OD IRUPDFLQ GH ;LPHQD SHUFLELPRV TXH HO PXQGR HQ TXH HOOD VH GHVHQYXHOYH QR HV WDQ WUDQTXLOR FRPR DSDUHQWD VHU \ TXH P£V ELHQ VH GDQ XQD VHULH GH FRQIOLFWRV DO LQWHULRU GHO PLVPR (VWR QR QRV GHEHUD VRUSUHQGHU \D TXH HV FDUDFWHUVWLFR GH XQD QRYHOD GH IRUPDFLQ 6LQ HPEDUJR HQ HO FDVR GH ;LPHQD GH GRV FDPLQRV HVWRV FRQIOLFWRV QR FRQOOHYDQ QHFHVDULDPHQWH D OD PDGXUDFLQ GHO SHUVRQDMH (IHFWLYDPHQWH ;LPHQD QXQFD VH VHQWLU£ FRQIRUPH FRQ OD HOHFFLQ UHDOL]DGD SRU OR TXH DFDUUHDU£ XQD FXOSD TXH OD SHUVHJXLU£ FRPR XQD VRPEUD KDVWD OD YLGD DGXOWD 1R REVWDQWH HVWR QR HV GH FDSLWDO LPSRUWDQFLD \D TXH HO DVSHFWR TXH P£V QRV LQWHUHVD GH HVWD QRYHOD HV HO UHODFLRQDGR FRQ HO SURFHVR GH IRUPDFLQ GH OD SURWDJRQLVWD OD FRQVWUXFFLQ ELSRODU GH VX LGHQWLGDG \ FRPR HOOD ORJUD YLYLUOD ;LPHQD DO LJXDO TXH HO SHUVRQDMH GH 5LYHUD 0DUWQH] YLYH OD GXDOLGDG FXOWXUDO (V GHFLU YLYH HQWUH GRV PXQGRV 6LQ HPEDUJR ;LPHQD QR HQFXHQWUD OD IHOL] LQWHJUDFLQ GH &ODXGLR $ HOOD OH HV LPSRVLEOH FRQFLOLDU ORV GRV PXQGRV HQ ORV TXH OH WRFD YLYLU HV GHFLU HO PXQGR GH VXV SDGUHV \ HO PXQGR GH VX DPD $ GLIHUHQFLD GH &ODXGLR OD YLGD GH ;LPHQD HVWDU£ FDUDFWHUL]DGD SRU HO GHVJDUUDPLHQWR \ OD IUDJPHQWDFLQ (O SUHVHQWH FDSWXOR WLHQH FRPR REMHWLYR HVWXGLDU OD IRUPDFLQ \ PDGXUDFLQ GH ;LPHQD HQWUH ORV GRV PXQGRV TXH OH KD WRFDGR YLYLU (VWH DSUHQGL]DMH LQYROXFUD XQD FRQVFLHQWL]DFLQ GH OD LQMXVWLFLD VRFLDO OD GLIHUHQFLD UHJLRQDO OD GLIHUHQFLD FXOWXUDO $GLFLRQDOPHQWH FDEH UHVDOWDU \ HVWR HV FODYH TXH HVWH SURFHVR GH IRUPDFLQ HQ HO TXH ;LPHQD GHVFXEUH ODV OH\HV TXH ULJHQ HO PXQGR VH FRPSOLFD DQ P£V SRU HO VLPSOH KHFKR GH VHU PXMHU $V ;LPHQD QR VOR GHVFXEULU£ HO FRQIOLFWR \ OD FRQIXVLQ TXH DFDUUHD YLYLU

PAGE 110

HQWUH GRV PXQGRV FXOWXUDOHV GLIHUHQWHV VLQR WDPELQ OR TXH VLJQLILFD VHU PXMHU HQ OD VRFLHGDG SHUXDQD /DV GLIHUHQFLDV VRFLDOHV /D YLGD GH ;LPHQD WUDQVFXUUH HQ XQD SHTXHD FLXGDG VHUUDQD GRQGH VH SUHVHQWD XQ PXQGR FODUDPHQWH HVWUDWLILFDGR SRU XQ ODGR HQFRQWUDPRV D XQD FODVH EXUJXHVD FRQIRUPDGD SRU DOWRV IXQFLRQDULRV GH XQD FRPSDD PLQHUD \ SRU RWUR D ORV LQGLRV TXH WUDEDMDQ HQ OD FRPSDD R HQ ODV FDVDV GH VXV IXQFLRQDULRV /RV SULPHURV FRQVWLWX\HQ OD FVSLGH GHO SRGHU (OORV YLYHQ HQ XQD ]RQD HVSHFLDO GHO SXHEOR MXQWR FRQ ORV QRUWHDPHULFDQRV TXLHQHV UHSUHVHQWDQ HO PRGHOR LGHDO GH SURJUHVR /RV SHOXFKHV TXH ;LPHQD UHFLEH GH SUHVHQWH GH VXV SDGUHV SRU HMHPSOR OODPDQ OD DWHQFLQ GH DPLJRV \ VLUYLHQWHV SRU VX ILQR \ HVPHUDGR DFDEDGR 6X PDGUH H[SOLFD TXH VRQ QRUWHDPHULFDQRV \ TXH SRU HVR HVW£Q WDQ ELHQ KHFKRV /RV LQGLRV SRU VX SDUWH GHVHPSHDQ WUDEDMRV HQ HO £UHD GRPVWLFD VRQ SHRQHV VLUYLHQWDV R FKRIHUHV (OORV QR YLYHQ HQ HO PLVPR EDUULR TXH ORV MHIHV QL RFXSDQ XQ URO FHQWUDO HQ OD QRYHOD 0£V ELHQ VLUYHQ GH WUDVIRQGR DO SXHEOR GRQGH YLYH ;LPHQD (V GHFLU VH WUDWD GH GRV PXQGRV VRFLRHFRQPLFDPHQWH GLYHUVRV (VWRV GRV PXQGRV FODUDPHQWH GLIHUHQFLDEOHV UHSURGXFHQ GH PDQHUD FODUD OD RSRVLFLQ H[LVWHQWH HQWUH HO PXQGR DQGLQR \ HO PXQGR FRVWHR HQWUH OD VLHUUD \ OD FRVWD 6L ELHQ ;LPHQD VH KDOOD SOHQDPHQWH LGHQWLILFDGD FRQ HO PXQGR DQGLQR \D GHVGH HO SULPHU FDSWXOR VH KDFH YLVLEOH OD DPELYDOHQFLD IXQGDPHQWDO TXH FDUDFWHUL]D D OD SURWDJRQLVWD GH QXHVWUD QRYHOD ;LPHQD UHFLEH GH VXV SDGUHV XQRV PXHFRV GH SHOXFKH (Q XQ SULQFLSLR ORV PXHFRV QR SDUHFHQ FDXVDUOH OD PLVPD IDVFLQDFLQ TXH D RWURV PLHPEURV GH OD IDPLOLD OD VHUYLGXPEUH R LQFOXVLYH ODV YLVLWDV TXH IUHFXHQWDQ OD FDVD /D DGPLUDFLQ GH WRGRV HOORV HV HYLGHQWH fc3HUR TXH JLJDQWHV c6OR HQ ORV (VWDGRV 8QLGRV

PAGE 111

c/R FDUR TXH GHEHQ GH FRVWDUf f ;LPHQD QR VH LPSUHVLRQD PXFKR FRQ ODV PXHVWUDV GH DVRPEUR \ GHMD ORV PXHFRV GH SHOXFKH DO SLH GH VX FDPD 6XV YHUGDGHURV WHVRURV VH HQFXHQWUDQ HVFRQGLGRV HQ XQD FDMD GH ]DSDWRV GHEDMR GH VX FDPD SLHGUDV P£JLFDV TXH HQFRQWU HQ XQ ULDFKXHOR GHO YDOOH ERWRQHV GH FRORUHV FRQ SURSLHGDGHV VHFUHWDV SODWLQDV GH FKRFRODWH \ OR P£V LPSRUWDQWH XQD SDWD GH FRQHMR EODQFD fFRPSDHUD PLODJURVD GH OD EXHQD VXHUWHf REVHTXLDGD SRU HO $PD JUDQGH f $ SHVDU GH TXH ORV SHOXFKHV QR IRUPDQ SDUWH GH VXV YHUGDGHURV WHVRURV ;LPHQD GHFLGH XQ EXHQ GD OOHYDU D WRGRV VXV PXHFRV DO PHUFDGR &RQWUD OD YROXQWDG GH VX DPD VDOHQ ODV GRV D KDFHU ODV FRPSUDV /RV PXHFRV DWUDHQ OD DWHQFLQ GH WRGRV DTXHOORV TXH HQFXHQWUDQ D VX SDVR HVSHFLDOPHQWH OD GH XQ PXFKDFKR LQGLR fFX\RV SDQWDORQHV QHJURV KROJDGRV GHPDVLDGR DQFKRV SDUD VXV SLHUQDV GHOJDGDV HVW£Q URWRV VLQ SDUFKHV 1R OOHYD RMRWDV \ ;LPHQD GHVFXEUH VXV SLHV FRUWDGRV \ HQGXUHFLGRV SRU HO IUR VHFR GH ODV DOWXUDVf f $O WUDWDU GH WRFDU ORV PXHFRV HO PXFKDFKR LQGLR UHFLEH HO GHVSUHFLR WDMDQWH GH ;LPHQD FX\R DUUHSHQWLPLHQWR HV FDVL LQPHGLDWR 6X UHPRUGLPLHQWR HV WDO TXH XQ GD VH HVFDSD WHPSUDQR GH VX FDVD SDUD GHMDU ORV PXHFRV GH SHOXFKH HQ HO PHUFDGR FRQ OD HVSHUDQ]D GH TXH HO QLR LQGLR D TXLHQ HOOD PDOWUDW VHD TXLHQ ORV HQFXHQWUH 6H KDFH HYLGHQWH FRQ HVWH HSLVRGLR OD HVFLVLQ TXH FDUDFWHUL]D D QXHVWUD SURWDJRQLVWD $ SHVDU GH HVWDU LGHQWLILFDGD FRQ HO PXQGR DQGLQR WLHQH XQD DFWLWXG SURSLD GHO PXQGR FULROOR RFFLGHQWDO (Q SULPHU OXJDU PXHVWUD XQD DFWLWXG HJRVWD DO QR TXHUHU FRPSDUWLU FRQ RWURV QLRV VX EXHQD VXHUWH \ SRU RWUR ODGR PDOWUDWD D XQ QLR TXH UHSUHVHQWD OD FODVH VRFLDO VXEDOWHUQD (V GHFLU ;LPHQD KD DVLPLODGR FRQVFLHQWH R LQFRQVFLHQWHPHQWH HO SDWUQ GH FRQGXFWD GH OR TXH GHEHQ VHU ODV UHODFLRQHV HQWUH LQGLRV \ EODQFRV

PAGE 112

/D RSRVLFLQ FRVWDVLHUUD /D YLGD GH ;LPHQD WUDQVFXUUH HQ XQD SHTXHD FLXGDG VHUUDQD TXH FRQVWDQWHPHQWH DSDUHFH HQ RSRVLFLQ D OD FRVWD (VWD RSRVLFLQ VXSRQH XQD GHWHUPLQDGD FRQFHSFLQ GH OD UHDOLGDG /D VLHUUD UHSUHVHQWD OR DXWFWRQR OR WUDGLFLRQDO OR LQGJHQD /D FRVWD SRU HO FRQWUDULR UHSUHVHQWD OR H[WUDQMHUR OR PRGHUQR \ SRU OR WDQWR HO GHVDUUROOR (VWD WHVLV QRV UHFXHUGD VLQ GXGD OD WHVLV GXDOLVWD GH -RV &DUORV 0DUL£WHJXL HVER]DGD HQ VXV 6LHWH HQVD\RV GH OD UHDOLGDG SHUXDQD 6L ELHQ 0DUL£WHJXL PHQFLRQD ODV WUHV UHJLRQHV TXH FDUDFWHUL]DQ DO 3HU SRVWXOD TXH OD VLHUUD \ OD FRVWD VRQ GRV UHJLRQHV HQ ODV TXH VH GLVWLQJXH \ VHSDUD OD SREODFLQ OR TXH JHQHUD OD GXDOLGDG GH OD KLVWRULD \ HO DOPD SHUXDQDV /D H[LVWHQFLD GH HVWRV GRV XQLYHUVRV WDQ GLVWLQWRV VH KDFH DSDUHQWH HQ XQD SULPHUD LQVWDQFLD FXDQGR ;LPHQD UHFLEH OD YLVLWD GH VXV SULPRV &LQWLD \ (GPXQGR (O HQFXHQWUR FRQ ORV PLVPRV TXLHEUD HO PXQGR GH ;LPHQD \ OD VHJXULGDG TXH HOOD KDED FRQRFLGR KDVWD HQWRQFHV PLHQWUDV TXH &LQWLD KD YLDMDGR GHVGH /LPD fHQ URSD GH ILHVWDf XVD SHUIXPH FRPR ODV PXMHUHV JUDQGHV YLVWH WUDMHV GH RUJDQ]D \ WLHQH HQRUPHV EXFOHV UXELRV TXH OODPDQ OD DWHQFLQ GH VLUYLHQWDV \ PD\RUGRPRV ;LPHQD HV GHVFULWD SRU VX SURSLD PDGUH FRPR XQD QLD HQIHUPL]D IODFD \ TXH SDUD FROPR HV KLMD QLFD f $GHP£V ;LPHQD GHIUDXGD D &LQWLD \D TXH fQXQFD KD DSUHQGLGR D MXJDU MD[HV \ ODV PXHFDV OH FDQVDQf f (VWH SULPHU FRQWDFWR FRQ ORV SULPRV SUXHED VHU IXQHVWR SDUD ;LPHQD \D TXH QXQFD KDVWD HQWRQFHV VH KDED VHQWLGR fWDQ KXUIDQD GH KHUPDQRV QL WDQ ULGLFXOD HQ HVH DQFKR RYHURO GH GLDULR TXH VXHOH OOHYDU FXDQGR EDMDQ DO YDOOHf f /D GLFRWRPD FRVWDVLHUUD QRV UHFXHUGD ORV SULPHURV FXHQWRV GH -RV 0DQD $UJXHGDV

PAGE 113

6LQ HPEDUJR ;LPHQD SURQWR VH GD FXHQWD TXH &LQWLD FDUHFH GH WRGD SHUVRQDOLGDG \ TXH VX FRPSRUWDPLHQWR VH UHGXFH D FXPSOLU ODV OLPHVLPDV UHJODV GH HWLTXHWD TXH OD PDGUH OH KD HQVHDGR f&LQWLD VH VLUYH GH WRGR OR TXH OH RIUHFHQ +DVWD ORV KXHYRV YLVFRVRV \ PDO IULWRV VH ORV FRPH VLQ KDFHU DVFRV &XDQGR SRU ILQ WHUPLQD VH OLPSLD ORV ODELRV FXLGDGRVDPHQWH FRQ OD VHUYLOOHWD \ FUX]D ORV FXELHUWRV VREUH HO SODWR HVSHUDQGR OD RUGHQf f 0£V DQ &LQWLD QR FRPSDUWH OD IDVFLQDFLQ TXH ;LPHQD VLHQWH SRU ODV ILJXUDV GH ORV OLEURV QL SRU ODV PDUDYLOORVDV KLVWRULDV TXH OD 3DXOLQD R OD 5DLPXQGD FXHQWDQ PLHQWUDV KDFHQ HO PDQMDU EODQFR R SLFDQ FRQ GHVWUH]D ODV YHUGXUDV $GHP£V OH WLHQH PLHGR DO 7R -RUJH DO DEXHOR D ORV SHRQHV \ D ODV VLUYLHQWDV (VWDV REYLDV OLPLWDFLRQHV KDFHQ TXH ;LPHQD YD\D SHUGLHQGR VX WLPLGH] TXH \D QR VH VLHQWD fQL WDQ KXUIDQD \ QL WDQ ULGLFXODf \ P£V ELHQ OD LPSXOVDQ D G£UVHODV GH JXD FRQRFHGRUD GH WRGRV ORV VHFUHWRV TXH HQFLHUUD HO YDOOH $V VH OH ROYLGDQ ORV EXFOHV UXELRV GH &LQWLD TXH ;LPHQD DQVLD WDQWR SRGHU WRFDU ROHU \ VHQWLUf ORV YHVWLGRV GH RUJDQ]D \ HO KHFKR GH TXH &LQWLD VHSD WRFDU f3DUD (OLVDf HQ HO SLDQR $ SHVDU GH TXH OD YLVLWD GH ORV SULPRV OD LQWURGXFHQ D XQ PXQGR WRWDOPHQWH GLIHUHQWH DO VX\R HV VOR FXDQGR ;LPHQD YD GH YDFDFLRQHV FRQ VX IDPLOLD D OD SOD\D TXH HOOD UHDOPHQWH SHUFLEH OD GLIHUHQFLD HQWUH OD VLHUUD \ OD FRVWD (Q OD FRVWD OD JHQWH fPLUD GH RWUR PRGR TXH HQ OD VLHUUDf \ UHVSRQGH GH PDQHUD LQVLVWHQWH LPSHUWLQHQWH fVLQ UHKXLU HVTXLYRV OD PLUDGDf f $GHP£V HO FRVWHR QR HV DPDEOH QR FHGH HO SDVR HQ ODV YHUHGDV YD D OR VX\R \ D YHFHV UR]D D ODV SHUVRQDV R ODV DWURSHOOD fVLQ VLTXLHUD GHWHQHUVH D SHGLUOHV SHUGQf f 1R VOR HV OD JHQWH PHQRV DPDEOH VLQR TXH VX FKDUOD HV HVWULGHQWH 6H WUDWD GH XQ PXQGR GRQGH LPSHUD HO LQGLYLGXDOLVPR

PAGE 114

3DUD OD JHQWH GH OD FRVWD HO PXQGR VHUUDQR VH SHUFLEH FRPR DMHQR D WRGD YLUWXG UHSUHVHQWD OD LJQRUDQFLD HO DQDOIDEHWLVPR \ HO DWUDVR /D WD &RQVWDQ]D SRU HMHPSOR VH TXHMD LQFDQVDEOHPHQWH GH TXH HQ HVH SXHEOR PVHUR VOR KD\D XQ fFXFKLWULOf GH SHOXTXHUD f (Q JHQHUDO ORV FRVWHRV VH UHILHUHQ D ORV VHUUDQRV FRQ WUPLQRV VLHPSUH GHVSHFWLYRV \ WUHPHQGDPHQWH GXURV &XDQGR XQD QRFKH OD WD &RQVWDQ]D HQFXHQWUD D ;LPHQD \ D &LQWLD OORUDQGR LQPHGLDWDPHQWH VXSRQH TXH VRQ fODV LQGLDV DEXVLYDV >ODV TXH@ ODV KDEU£Q DVXVWDGR FRQ HVRV FXHQWRV HQGHPRQLDGRV TXH KDQ PDORJUDGR OD PHQWH GH ;LPHQDf f 3DUD HO GXHR GHO KRVWDO GRQGH ;LPHQD VH HVW£ DORMDQGR FRQ VX IDPLOLD fVRQ PX\ ODGLQRV ORV VHUUDQRV OORULTXHDQ SRUTXH QR WLHQHQ QDGD \ ELHQ TXH WLHQHQ VH KDFHQ ORV TXH QR HQWLHQGHQ \ ELHQ TXH HQWLHQGHQf f 6LQ HPEDUJR QR TXHGD VLHPSUH FODUR TXH HV OR TXH GHILQH DO fFRVWHRf DO fVHUUDQRf (Q RFDVLRQHV VH WUDWD GH DOJR P£V ELHQ VLWXDFLRQDO FRQWH[WXDO /D PDP£ GH ;LPHQD SRU HMHPSOR SHUWHQHFH D XQD IDPLOLD EXUJXHVD GH OD VLHUUD $O LU D OD FRVWD QR HV FRQVLGHUDGD VHUUDQD SRU HO GXHR GHO KRVWDO GRQGH VH HVW£Q DORMDQGR SHUR V SRU 0DUD (XJHQLD XQD PXMHU FRVWHD TXH YLYH HQ HO KRVWDO FRQ VXV GRV SHTXHDV KLMDV \ TXH FRQVLGHUD TXH OD PDP£ GH ;LPHQD fQR SXHGH GHVKDFHUVH GH VX GHMR GH VHUUDQDf f (O VHUUDQR D VX YH] QR VH VLHQWH D JXVWR HQ OD FRVWD $O $PD *UDQGH SRU HMHPSOR fQXQFD OH JXVW OD FRVWD \ DXQTXH HV SRFD GH OOXYLD \ VXV SREUHV KXHVRV VXIUHQ >WDQWR@ FRQ HO IURf f QR DFRPSDD D ;LPHQD \ VX IDPLOLD HQ VXV YDFDFLRQHV &DVLOGD OD DKLMDGD GH OD PDP£ GH ;LPHQD \ /LEHUWDG &DOGHUQ OD HVWXGLDQWH GH GHUHFKR TXH FXLGD D ;LPHQD GXUDQWH VXV YDFDFLRQHV HQ OD SOD\D PDQWLHQHQ XQD UHODFLQ GH RGLRDPRU FRQ OD FRVWD &DVLOGD VXIUL PXFKR HQ HO FROHJLR GH OD FDSLWDO \ SDGHFL fGH OD ODQJXLGH] DQJXVWLRVD TXH OH FDXV HO DLUH GH PDU GH OD DVIL[LD GH ORV GDV JULVHV \ PRQWRQRV

PAGE 115

LQWHUPLQDEOHV HQ VX RSDFLGDG GH OD JDUD TXH HUD SHQDV XQ SREUH UHPHGR GH OD OOXYLD VHUUDQDf f (O FKRTXH FXOWXUDO \ HO FRQVLJXLHQWH UHFKD]R SRU ORV EODQFRV VLQ GXGD D FDXVD GHO RULJHQ KXPLOGH GH &DVLOGDf GHEH KDEHU VLGR IXHUWH \D TXH OD PLVPD QR SLHUGH RSRUWXQLGDG SDUD PRVWUDU HO JUDQ UHVHQWLPLHQWR TXH JXDUGD KDFLD ODV OLPHDV fQHJUDV PXHUWDV GH KDPEUH WDPDDV MDQJUDV SXUR GHWDOOH HV OR TXH VRQf f 6LQ HPEDUJR DXQTXH VX H[SHULHQFLD HQ /LPD QR IXHUD H[LWRVD HOOD VH VLHQWH GLIHUHQWH VXSHULRU D VXV SDLVDQRV FRQ GHUHFKR LQFOXVLYH D WUDWDUORV FRPR D LQIHULRUHV FRPR VH HYLGHQFLD HQ HO WUDWR TXH &DVLOGD OH GD DO PXFKDFKR LQGLR TXH OH GHSRVLWD ODV FDUWDV HQ HO FRUUHR /LEHUWDG &DOGHUQ SRU RWUR ODGR HV KLMD GH XQ WUDEDMDGRU TXH KD VLGR GHVSHGLGR GH OD FRPSDD SRU DFWLYLGDGHV VXEYHUVLYDV (OOD HVW£ D FDUJR GHO FXLGDGR GH ;LPHQD GXUDQWH ODV YDFDFLRQHV GH OD IDPLOLD HQ OD FRVWD $O LJXDO TXH &DVLOGD KD GHMDGR OD VLHUUD SDUD VHJXLU VXV HVWXGLRV /LEHUWDG KD VXIULGR XQ U£SLGR SURFHVR GH DFXOWXUDFLQ OR TXH KD KHFKR TXH HOOD KD\D URWR VX DGKHVLQ D OD WLHUUD PDWHUQD D WRGR OR TXH WLHQH TXH YHU FRQ HO PXQGR DQGLQR FRPR VXV FUHHQFLDV \ VX OHQJXD (VWR VH KDFH SDUWLFXODUPHQWH HYLGHQWH FXDQGR OD PDP£ GH ;LPHQD OH SLGH TXH KDEOH TXHFKXD FRQ OD SDUHMD GH LQGLRV TXH HQFXHQWUDQ HQ HO KRVWDO GH OD SOD\D f3RU TX FRQPLJR" 'HVGH TXH PH IXL D /LPD VH PH KD ROYLGDGR HVH LGLRPD ,QWLO TXH PH SLGD XVWHG TXH OHV KDEOHf f KHFKR TXH GHPXHVWUD OD WHQGHQFLD GH PXFKRV PLJUDQWHV \ PHVWL]RV D DYHUJRQ]DUVH GH VX RULJHQ LQGLR \ SRU OR WDQWR D TXHUHU GHVYLQFXODUVH GHO PLVPR $O LJXDO TXH &DVLOGD /LEHUWDG UHVLHQWH DO FRVWHR FRQVLGHUDQGR TXH ORV MYHQHV GHO SXHUWR TXH OH PDQGDQ EHVRV fVRQ XQRV VLQYHUJHQ]DV LJQRUDQWHVf TXH OD PLUDQ SRUTXH fORV KRPEUHV GH OD FRVWD VRQ WRGRV XQRV GHVFDUDGRVf f 1R REVWDQWH VL ELHQ UHDOL]D HVIXHU]RV SRU GHVYLQFXODUVH GH VX

PAGE 116

SDVDGR DQGLQR ;LPHQD OD VRUSUHQGH HQ XQ HVWDGR GH GHVRODFLQ OXHJR GH TXH ORV HVIXHU]RV GH OD PDP£ GH ;LPHQD SRU D\XGDU D ORV LQGLRV GHO KRVWDO IUDFDVDQ 7DQWR &DVLOGD FRPR /LEHUWDG YLYHQ XQD GH ODV HQFUXFLMDGDV TXH FDUDFWHUL]DQ DO PLJUDQWH QR ORJUDQ DVLPLODUVH WRWDOPHQWH DO QXHYR JUXSR VRFLRFXOWXUDO \ UDFLDO DO TXH DQVLDQ SHUWHQHFHU \ SRU RWUR ODGR \D QR VRQ DFHSWDGDV GHQWUR GHO JUXSR VRFLRFXOWXUDO \ UDFLDO GH GRQGH SURFHGHQ 1R KD\ GXGD TXH OD FRVWD OD FDSLWDO VH SUHVHQWD FRPR FXQD GH RSRUWXQLGDGHV (O DWUDFWLYR TXH VWD UHSUHVHQWD VH KDFH HYLGHQWH GH PDQHUD P£V FODUD FXDQGR ;LPHQD GHVFXEUH D OD SDUHMD GH LQGLRV D\DFXFKDQRV TXH HVW£ HVFRQGLGD HQ HO KRWHO (VWD HVFHQD PXHVWUD XQD UHDOLGDG FRQFUHWD OD GHO PLJUDQWH DQGLQR TXH GHMD VX WLHUUD FRQ OD LGHD GH HQFRQWUDU XQ IXWXUR PHMRU SDUD VOR KDOODU OD WULVWH]D HO DLVODPLHQWR \ XQ DEXVR GHVPHGLGR SRU SDUWH GH ORV FRVWHRV $O LQFRUSRUDU D OD SDUHMD GH LQGLRV D\DFXFKDQRV 5LHVFR DQXOD EULOODQWHPHQWH OR TXH KXELHVH SRGLGR SDUHFHU XQD YLVLQ GLFRWPLFD GH OD UHDOLGDG /D VLHUUD \ OD FRVWD QR VH SUHVHQWDQ FRPR HQWLGDGHV VHSDUDGDV VLQR TXH DSDUHFHQ SURIXQGDPHQWH OLJDGDV P£V DOO£ GH FXDOTXLHU VLPSOLVPR GXDOLVWD 'H HVWD PDQHUD 5LHVFR ORJUD SUHVHQWDU DV XQD UHDOLGDG QXHYD TXH DXQTXH P£V FRPSOHMD UHIOHMD GH PDQHUD P£V DGHFXDGD HO 3HU GH QXHVWURV GDV 1R REVWDQWH OR P£V LPSRUWDQWH GHO HQFXHQWUR GH ;LPHQD FRQ VXV SULPRV \ GH VXV H[SHULHQFLDV HQ OD SOD\D HV TXH HVWRV HYHQWRV KDFHQ WDPEDOHDU OD FRQFHSFLQ GHO PXQGR TXH HOOD KDED WHQLGR KDVWD HVH PRPHQWR ;LPHQD VLHPSUH HVWXYR FRQVFLHQWH GH OD H[LVWHQFLD GH GRV PXQGRV HO DQGLQR \ HO RFFLGHQWDO (VWRV HUDQ PXQGRV TXH HOOD SRGD GLIHUHQFLDU FODUDPHQWH \ HQ ORV TXH VH GHVHQYROYD FRQ WDQWD IDFLOLGDG TXH HQ UHDOLGDG FRQVLVWDQ SDUD HOOD XQ PXQGR XQLWDULR 6LQ HPEDUJR HV D UD] GH VX H[SHULHQFLD HQ OD

PAGE 117

FRVWD TXH ;LPHQD SHUFLEH TXH QR KD\ WDO XQLGDG TXH QR KD\ FRPXQLFDFLQ QL HQWHQGLPLHQWR HQWUH ODV FXOWXUDV /D XQLGDG TXH HOOD KDED FUHGR YHU HUD VRODPHQWH XQD LOXVLQ SURGXFWR SUREDEOHPHQWH GH VXV HVFDVRV FLQFR DRV /D DPELJHGDG SRU OD TXH DWUDYLHVD OD SURWDJRQLVWD HV FODUD 6L ELHQ ;LPHQD VH KDOOD SOHQDPHQWH LGHQWLILFDGD FRQ OD VLHUUD VX JHQWH \ VXV FRVWXPEUHV 9XHOYH D VHQWLU FRPR WDQWDV RWUDV YHFHV OD HPRFLQ GH VHQWLUVH HQ OD FRVWD GH DEVRUEHU HQ OD SLHO ODV PLVPDV VHQVDFLRQHV GXO]RQDV \ HQHUYDQWHV TXH DVRFLD VLHPSUH D VXV YDFDFLRQHV GH OD SOD\D GH PLUDU \ GH TXH ORV RWURV OD PLUHQ GH RWUD PDQHUD D OD TXH HVW£ DFRVWXPEUDGD 3RFR D SRFR OH KD LGR SHUGRQDQGR DO SXHEOR VX H[FHVR GH FDPLRQHV FROHFWLYRV \ DXWREXVHV \ GHVGH XQ SULQFLSLR D GLIHUHQFLD GH VX PDGUH \ GHIHQGLGD SRU OD DOHJUD TXH VXHOH PRVWUDU VX SDGUH HQ HVDV WHPSRUDGDV GH YHUDQR P£V OH LQWULJD TXH OH PROHVWD OD GHVHQYROWXUD GH VX JHQWH f &XOWXUD DQGLQD YV FXOWXUD RFFLGHQWDO /D RSRVLFLQ HQWUH FRVWD \ VLHUUD VXSRQH WDPELQ IXHUWHV GLIHUHQFLDV FXOWXUDOHV &RPR UHVXOWDGR ;LPHQD YLYH VLPXOW£QHDPHQWH GRV PXQGRV HO GH OD WUDGLFLQ RFFLGHQWDO \ HO GH OD WUDGLFLQ DQGLQD &DGD PXQGR UHSUHVHQWD XQD FXOWXUD GLIHUHQWH (V GHFLU UHSUHVHQWD XQD PDQHUD GH H[SUHVDUVH GH VHQWLU \ GH DFWXDU QR VRODPHQWH FRQ UHODFLQ D ORV GHP£V VLQR WDPELQ FRQ UHVSHFWR D XQR PLVPR 0LHQWUDV TXH HO PXQGR RFFLGHQWDO VH FDUDFWHUL]D SRU XQ SHQVDPLHQWR UDFLRQDO \ XQ HQIRTXH SUDJP£WLFR OD FXOWXUD DQGLQD VH EDVD HQ XQD WUDGLFLQ RUDO \ DQLPLVWD (O PXQGR RFFLGHQWDO HVW£ UHSUHVHQWDGR SRU ORV SDGUHV \ IDPLOLDUHV GH ;LPHQD (O SDS£ GH ;LPHQD HV GH RULJHQ HVSDRO 6DEHPRV TXH FDQWD FDQFLRQHV HVSDRODV TXH DQ UHFXHUGD GH VX QLH] \ TXH HQ VXV SULPHUDV YLVLWDV D OD SOD\D UHFRUGDED OD FRVWD QRUWH GH (VSDD TXHM£QGRVH GH fOD WULVWVLPD DULGH] GH ODV SLHGUDV GH OD FRVWD SHUXDQDf f $ SHVDU GH TXH SDUHFH KDEHUVH DFRVWXPEUDGR D YLYLU HQ OD VLHUUD fDQGD UHWUDGR HQWUH ORV GHO YDOOH SRUTXH GHVHQWRQDf f PLHQWUDV TXH fHQ OD FRVWD O VH H[SOD\D FRQ IDFLOLGDG \

PAGE 118

QXQFD WLHQH YHUJHQ]D GH KDEODU FRQ TXLHQ VHDf f 6L ELHQ HV XQ KRPEUH TXH WUDWD FRQ FRUGLDOLGDG D VXV HPSOHDGRV SRU P£V KXPLOGHV TXH VWRV VHDQ QR PXHVWUD DSUHFLR DOJXQR SRU ODV FUHHQFLDV R FRVWXPEUHV DQGLQDV 1LHJD FRQ YHKHPHQFLD OR TXH HO $PD *UDQGH OH KD GLFKR D ;LPHQD DFHUFD GH 6DQ -RV OD 9LUJHQ 6DQWD 5RVD R HO QLR 'LRV $VLPLVPR FRQVLGHUD TXH HO XVR GH OD FDSVROLQD TXH OH FRORFDQ D ;LPHQD HQ HO SHFKR FXDQGR HVW£ HQIHUPD HV XQD SU£FWLFD V£GLFD \ PHGLHYDO YLVLQ TXH HV FRPSDUWLGD SRU HO PGLFR QRUWHDPHULFDQR TXH HVW£ DO FXLGDGR GH ;LPHQD 'H KHFKR VX YQFXOR ODERUDO \ OD LPSRUWDQFLD TXH OH RWRUJD DO LQJOV LGLRPD TXH KDEOD VLQ GLILFXOWDG PXHVWUDQ XQD FODUD RULHQWDFLQ KDFLD OD FXOWXUD QRUWHDPHULFDQD $ GLIHUHQFLD GHO SDGUH OD PDP£ GH ;LPHQD HVW£ fGLVSXHVWD VLHPSUH D OD DYHQWXUD GH ORV FHUURVf f KDEOD TXHFKXD \ WLHQH IH HQ ODV FUHHQFLDV DQGLQDV 6LJXLHQGR ORV FRQVHMRV GHO $PD JUDQGH VX PDGUH OH FRORFDU£ XQ UHWD]R GH ODQD URMD DWU£V \ DGHODQWH GHEDMR GH OD FDPLVHWD \ OD SLMDPD /D FDSVROLQD OH TXHPD OD SLHO KD\ YHFHV TXH KDVWD OH KD VDFDGR DPSROODV P£V VX PDGUH WLHQH IH HQ ORV SRGHUHV GH HVH XQJHQWR \ DXQTXH HO GRFWRU DPHULFDQR VH KD UHGR GH OD ODQD URMD VX PDGUH WLHQH IH HQ ORV FRQVHMRV GH OD DQFLDQD f 6LQ HPEDUJR VX DFWLWXG QR GHMD GH VHU PHQRV TXH DPELJXD 3RU XQ ODGR FRPSDUWH OD DFWLWXG GH GHVFRQILDQ]D TXH OD PD\RUD GH ORV FRVWHRV VLHQWH KDFLD HO VHUUDQR DVXPH LQPHGLDWDPHQWH TXH ORV LQGLRV TXH ;LPHQD KD HQFRQWUDGR HQ HO KRVWDO OH KDQ KHFKR GDR \ GHVGHD D &DVLOGD FXDQGR VWD UHKVD D FRPXQLFDUVH HQ TXHFKXD FRQ ORV PLVPRV 3RU RWUR WDQ SURQWR VH KD GDGR FXHQWD GH OD WULVWH VLWXDFLQ GH ORV LQGLRV \ GHO DEXVR TXH VXIUHQ SRU SDUWH GHO GXHR GHO KRWHO DO PDQWHQHUORV HQ XQ fVXFXFKRf SDVD SU£FWLFDPHQWH OD QRFKH HQ YHOD KLOYDQDQGR SDDOHV \ PDQWLWDV SDUD OD LQGLD TXH HVW£ HPEDUD]DGD /R RFFLGHQWDO WDPELQ HVW£ UHSUHVHQWDGR SRU ORV PLWRV \ FXHQWRV TXH ORV SDGUHV GH ;LPHQD OH OHHQ \ TXH ;LPHQD D VX YH] WUDQVPLWH D OD VHUYLGXPEUH (Q HVWH VHQWLGR HO

PAGE 119

SDGUH GH ;LPHQD FXPSOH XQ URO LPSRUWDQWH HQ OD QRYHOD \D TXH HV D WUDYV GHO PLVPR TXH HOOD GHVFXEUH HO PXQGR GH ORV PLWRV fVX SDGUH OD VLHQWD HQ URGLOODV \ OH H[SOLFD TXLQ HV 3DODV $WHQHD TX KL]R +UFXOHV FPR HV =HXVf f (VWRV PLWRV GH OD WUDGLFLQ RFFLGHQWDO DV FRPR ODV O£PLQDV TXH ;LPHQD H[DPLQD FXLGDGRVDPHQWH HQ VX SUHFLDGD HQFLFORSHGLD OH DEUHQ ODV SXHUWDV D PXQGRV TXH D VX YH] OH HQVHDQ DOJR VREUH OD QDWXUDOH]D KXPDQD /RV LQGLRV SRU RWUR ODGR VH DIHUUDQ D XQD GLPHQVLQ P£JLFD TXH ORV FRPXQLFD FRQ OD QDWXUDOH]D \ FRQ ORV SRGHUHV TXH HOOD JXDUGD SDUD ORV VX\RV (Q HVWH PXQGR HO ULWR \ ORV PLWRV RFXSDQ XQ OXJDU LPSRUWDQWH (O WR GH ;LPHQD OH HQVHD OD LPSRUWDQFLD GHO FRUWH GH SHOR f(V XQD RFDVLQ LPSRUWDQWH VREULQD (O QLR GHMD GH VHU KXDKXD &RQ HO SHOR OH FRUWDQ WDPELQ XQ SRFR OD QLH] 'HVGH HVH PRPHQWR DVXPLU£ FRQ P£V FRQFLHQFLD VXV UHVSRQVDELOLGDGHV VHU£ P£V IXHUWH DSUHQGHU£ OR TXH VLJQLILFD VHU KRPEUHf f /RV PLWRV SRU VX SDUWH FRQVWLWX\HQ KLVWRULDV IDQW£VWLFDV TXH EXVFDQ H[SOLFDU HO PXQGR \ ORV VHUHV TXH KDELWDQ HQ O (V D WUDYV GHO $PD *UDQGH OD SHUVRQD TXH OH KD FRQWDGR P£V KLVWRULDV TXH QDGLH D ;LPHQD TXH WHQHPRV DFFHVR DO PXQGR GH ORV PLWRV (O $PD *UDQGH OH KD QDUUDGR KLVWRULDV IDQW£VWLFDV GH FXOHEUDV FQGRUHV SXPDV PRQWDDV VDJUDGDV GXHQGHV EXHQRV \ PDORV \ KXDFDV PLVWHULRVDV 6X YR] fHV DUUXOODGRUD FRPR ODV UDPDV GH ORV VDXFHV \ D ;LPHQD DFXUUXFDGD HQ VX IDOGD OH JXVWDUD GRUPLUVH HQ HVRV UHODWRV TXH OD KDQ PHFLGR GHVGH XQ WLHPSR TXH \D QR DOFDQ]D D UHFRUGDUf f (O $PD JUDQGH WDPELQ OH KD FRQWDGR RWURV FXHQWRV TXH WUDWDQ DFHUFD GH 6DQ -RV GH OD 9LUJHQ GH 6DQWD 5RVD R GHO QLR 'LRV KLVWRULDV FX\D YHUDFLGDG HOOD QR KD SXHVWR HQ GXGD QL SRU

PAGE 120

XQ PLQXWR (VWR VH KDFH SDUWLFXODUPHQWH HYLGHQWH FXDQGR GH PDQHUD EUXVFD ;LPHQD QR SHUPLWH TXH HO QLR LQGLR GHO PHUFDGR WRTXH VXV PXHFRV GH SHOXFKH (O DUUHSHQWLPLHQWR GH ;LPHQD HV FDVL LQPHGLDWR fDO LQVWDQWH TXLHUH GDUVH XQD YXHOWD \ ERUUDU HVDV VLODEDV TXH DQ OH VXHQDQ HQ ORV RGRV GHVKDFHUODV D PRUGD]RV YROYHUVH DWU£V \ UHJDODUOH ORV MXJXHWHVf f $SHQDV OOHJD D VX FDVD FDH HQ FDPD \ VXIUH QR WDQWR GH ORV EURQTXLRV VLQR GHO UHPRUGLPLHQWR TXH VLHQWH SRU KDEHU DFWXDGR DV DQWH HO PXFKDFKR LQGLR \D TXH ;LPHQD UHFRUGDQGR OR TXH HO $PD *UDQGH OH KD GLFKR FUHH TXH HO QLR LQGLR HV f'LRV GLVIUD]DGR GH GLIHUHQWH IRUPD SDUD SUREDU OD IU£JLO YROXQWDG GH ORV KRPEUHVf f /D QDWXUDOH]D RFXSD XQ OXJDU FHQWUDO HQ HO PXQGR DQGLQR 6LQ HPEDUJR QR HV D WUDYV GHO $PD *UDQGH R HO DPD FKLFD R ORV WUDEDMDGRUHV GH OD FRPSDD TXH VH QRV GHPXHVWUD OD LPSRUWDQFLD GH OD PLVPD VLQR P£V ELHQ D WUDYV GH OD ILJXUD GH ;LPHQD $O LJXDO TXH HO $PD JUDQGH \ SUREDEOHPHQWH GHELGR D VX LQIOXHQFLD ;LPHQD PDQWLHQH XQ IXHUWH YQFXOR FRQ OD QDWXUDOH]D fDVSLUD HO RORU GH ORV HXFDOLSWRV GH ODV PDMDGDV FHUFDQDV \ FRQ XQD HPRFLQ TXH VLHPSUH OH SDUHFH QXHYD HVFXFKD HO FRUR DSDUDWRVR GH ORV JULOORVf f (VWH YQFXOR QR HV VOR GH DGPLUDFLQ VLQR WDPELQ GH SURIXQGR UHVSHWR FRPR OR SRGHPRV DSUHFLDU FXDQGR ;LPHQD FULWLFD D (GPXQGR SRU HFKDU XQ SDTXHWH YDFR GH FLJDUULOORV SDUD YHUOR IORWDU HQFLPD GHO DJXD f1R GHEHUDV WLUDU HVR > @ /RV LQGLRV ULHJDQ FRQ HVWD DJXD ODV FKDFUDV TXH TXHGDQ DEDMR DO RWUR ODGR GHO SXHEORf f /D QDWXUDOH]D SHUPLWH WDPELQ UHODFLRQHV VXEWHUU£QHDV HQWUH VHUHV \ FRVDV (VWD YLVLQ DQLPLVWD GHO PXQGR DQGLQR VH KDFH SDUWLFXODUPHQWH HYLGHQWH OXHJR GHO LQFLGHQWH $ SHVDU GH TXH HO $PD *UDQGH HV SRUWDGRUD GH OD FXOWXUD DQGLQD HV YLVLEOH HQ HOOD FLHUWR JUDGR GH VLQFUHWLVPR (O SULPR GH ;LPHQD QR FRPSDUWH HVWD YLVLQ GHO PXQGR $O HQWHUDUVH TXH ORV LQGLRV XWLOL]DQ HO DJXD SDUD ULHJR FRQWHVWD fc4X DVTXHURVRV >@ 1R YHV TXH QR HV DJXD FODUD" > @ 4XLHUHV EDDUWH HQ HVD SRUTXHUD"f f

PAGE 121

,OO FRQ $QDFOHWR XQ LQGLR HQDQR TXH WUDEDMD SDUD HO GXHR GHO KRVWDO D TXLHQ ;LPHQD KD PDOWUDWDGR GH WDO IRUPD TXH VWH KD FDGR HQ XQ HVWDGR GH SURIXQGD GHSUHVLQ &XDQGR ;LPHQD VH GD FXHQWD GH ODV FRQVHFXHQFLDV GH VX DFWLWXG VH VLHQWH WUHPHQGDPHQWH FXOSDEOH (V HQ PRPHQWRV FRPR HVWH GH FRQIXVLQ R GH FXOSD TXH ;LPHQD DQKHOD HO FDORU \ OD SURWHFFLQ GHO $PD *UDQGH ;LPHQD TXLVLHUD TXH OD DQFLDQD HVWXYLHVH FRQ HOOD \D TXH HOOD fGHVHQWUDDUD FRQ SDODEUDV HVFRJLGDV VX GHVDVRVLHJR \ HOOD HQWRQFHV SRGUD LPDJLQ£UVHOR >D $QDFOHWR@ IUHQWH DO £UERO DO UR D OD SLHGUD D OD WLHUUD PLVPD TXH SLVD \ $QDFOHWR VHUD VLQ GLILFXOWDG WRGR HVR \ DGHP£V RWUR RWUR TXH VOR HO $QDFOHWR TXH YLQR D FDHU SRU D]DU HQ HO KRWHOf f 'H KHFKR GHVGH OD FRVWD ;LPHQD OH SLGH DO DPD TXH OH fG XQD VHDO TXH PDQGH D ORV HVSULWXV GH ODV URFDV GH ORV FHUURV GHO DLUH \ GH ORV FDPLQRV WUDLFLRQHURVf SDUD TXH OD JXHQ f (Q OD FRVWD ;LPHQD HQFXHQWUD XQD fFKDUFD P£JLFDf (OOD HVW£ FRQYHQFLGD TXH HQ HVWD FKDUFD KD\ XQ HVSULWX TXH OD KD HVWDGR HVSHUDQGR 6LJXLHQGR ODV HQVHDQ]DV GH VX DPD ;LPHQD OOHYD XQD RIUHQGD /D FKDUFD TXH ;LPHQD KD HQFRQWUDGR HQ OD SOD\D OH SHUPLWH VXSHUDU VXV WHPRUHV &XDQGR WLHQH PLHGR YXHOYH D VX SR]D SRUTXH VDEH TXH HQ HOOD HQFRQWUDU£ HO UHIXJLR TXH HOOD HVW£ EXVFDQGR $O SHQVDU HQ $QDFOHWR DQVLD SRGHU UHJUHVDU D VX SR]D P£JLFD GRQGH fTXL]£ SRGUD HQFRQWUDU HO £QLPR SDUD HQGHUH]DU OR TXH WDQ YLROHQWDPHQWH \ VLQ SHQVDU KDED WRUFLGRf f ;LPHQD SDUHFHUD HQWRQFHV SULYLOHJLDU OD WUDGLFLQ DQGLQD SRU VREUH OD WUDGLFLQ RFFLGHQWDO 'H KHFKR ;LPHQD WLHQH XQ YQFXOR P£V FHUFDQR DO $PD JUDQGH TXH D VX SURSLD PDGUH 6LQ HPEDUJR D SHVDU GH TXH ;LPHQD FUHH HQ ORV SRGHUHV GH VX fFKDUFD P£JLFDf \ D SHVDU GH TXH HOOD KD GHVHDGR TXH HO $PD *UDQGH HVWXYLHVH FRQ HOOD HQ OD FRVWD SDUD GDUOH VHJXULGDG \ FRQVXHOR ;LPHQD WLHQH GXGDV TXH ORV SRGHUHV GHO $PD

PAGE 122

*UDQGH WHQJDQ HIHFWLYLGDG HQ HVH HQWRUQR f\ DXQTXH WLHQHV OD IH LQFRQPRYLEOH GH TXH WRGR OR TXH YHV \ OR TXH QR YHV HQ OD QDWXUDOH]D UHVSLUD VX SURSLR K£OLWR QDGD WH DVHJXUD TXH WX DPD WHQJD SRGHU QL UHODFLQ FRQ ODV IXHU]DV TXH RFXOWDV VH PXHYHQ HQ OD FRVWDf f 6H KDFH HYLGHQWH DV OD SHUVRQDOLGDG SHQGXODU TXH FDUDFWHUL]D D ;LPHQD TXLHQ FRQ OD GLVWDQFLD SDUHFH SHUGHU VX IH HQ OD FRVPRYLVLQ DQGLQD TXH WDQWR SDUHFD DSUHFLDU (O GHVFXEULPLHQWR GH OR TXH VLJQLILFD VHU PXMHU /D GXDOLGDG FXOWXUDO GH ;LPHQD VX HQIUHQWDPLHQWR FRQ ORV GRV XQLYHUVRV FXOWXUDOHV HQ ORV TXH OH KD WRFDGR YLYLU VH YH FRPSOLFDGR FXDQGR HOOD GHVFXEUH OR TXH VLJQLILFD VHU PXMHU \ WRPD FRQFLHQFLD GH VX SURSLD VH[XDOLGDG $ SHVDU GH VHU XQD QLD ;LPHQD VH GD FXHQWD U£SLGDPHQWH GH OD SRODUL]DFLQ H[LVWHQWH HQWUH OR IHPHQLQR \ OR PDVFXOLQR \ HO URO TXH VH OH WLHQH DVLJQDGR D OD PXMHU GHQWUR GH OD VRFLHGDG $QWH HVWH URO ;LPHQD GHVFXEUH TXH WDPELQ H[LVWHQ RSFLRQHV WDPELQ VH OH SUHVHQWDQ GRV FDPLQRV /D PDP£ GH ;LPHQD \D QRV KDED KHFKR HQWUHYHU OD GHVYHQWDMD TXH VLJQLILFD VHU PXMHU HQ HO VHJXQGR FDSWXOR GHO OLEUR f$\ ;LPHQD > @ VL WH SXGLHUDV TXHGDU DV FKLTXLWD R VL KXELHUDV QDFLGR YDUQf f (VWDV SDODEUDV TXH SUREDEOHPHQWH SDVDURQ WRWDOPHQWH GHVDSHUFLELGDV SRU ;LPHQD HQ VX PRPHQWR GLFHQ PXFKR GH OD VLWXDFLQ GH OD PXMHU 6LQ HPEDUJR HV VOR FRQ OD OOHJDGD GH VXV SULPRV TXH ;LPHQD DSUHQGH TXH QR VLJQLILFD OR PLVPR VHU QLD R QLR \ TXH VX SULPR (GPXQGR UHFLEH XQ WUDWR GLIHUHQFLDGR GHO TXH UHFLEH &LQWLD (GPXQGR SRU HMHPSOR fVH GHVSLHUWD WHPSUDQR SDUD DFRPSDDU DO DEXHOR \ DO WR -RUJH HQ ORV UHFRUULGRV SRU OD KDFLHQGDf f FD]D S£MDURV FRQ VX KRQGD EXVFD QLGRV PDUWLUL]D ELFKRV \ DVXVWD FRQ XQ SDOR D ODV JDOOLQDV < FXDQGR OOHJD D OD FDVD fVXFLR UDVJXDGR FRQ KLORV GH VDQJUH TXH OH FRUUHQ D JRWLWDV GH ODV URGLOODV GHVFRWDGDVf VX PDGUH QR KDFH FRPHQWDULR DOJXQR OLPLW£QGRVH D

PAGE 123

OLPSLDUOH fHO VXGRU \ OD WLHUUD GH OD FDUD \ HO SHOR (Q YDQR ;LPHQD KD HVSHUDGR TXH OR UHJDHQf f (GPXQGR QR VOR FRPSDUWH ORV TXHKDFHUHV GH ORV PD\RUHV VLQR TXH VH VLHQWH VXSHULRU D &LQWLD \ ;LPHQD 'XUDQWH ORV MXHJRV HV O TXLHQ GD ODV UGHQHV O TXLHQ PDQGD f
PAGE 124

RSFLRQHV XQD GH GRPLQDFLQ \ RWUD HQ OD TXH OD PXMHU SXHGH UHEHODUVH FRQWUD HO SRGHU GH ORV KRPEUHV \ VXV LPSRVLFLRQHV $ WUDYV GH &LQWLD QRV GDPRV FXHQWD TXH HO SURFHVR GH DFRQGLFLRQDPLHQWR IHPHQLQR HPSLH]D GHVGH OD LQIDQFLD &LQWLD QR XVD RYHURO \ XVD fSHUIXPH FRPR ODV PXMHUHV JUDQGHVf f 8VD SUHFLRVRV YHVWLGRV TXH KDFHQ TXH ;LPHQD VH VLHQWD fULGLFXOD HQ HVH DQFKR RYHURO GH GLDULRf f $GHP£V &LQWLD WLHQH XQ FDEHOOR KHUPRVR TXH KDFH TXH ODV VLUYLHQWDV \ ORV SHRQHV VH DOERURWHQ fFDGD YH] TXH OD YHQ SDVDU FRQ OD PDWD GH SHOR HQVRUWLMDGD \ FRQ VXV YHVWLGRV GH OXMRf f $O OOHJDU D OD HGDG DGXOWD HVWH SURFHVR GH DFRQGLFLRQDPLHQWR \D KD VLGR FRQVROLGDGR \ HO URO GH OD PXMHU GHILQLGR GHQWUR GH OD VRFLHGDG FRPR HVSRVDV WLHQHQ TXH FXLGDU GH OD FDVD \ ODV QHFHVLGDGHV GHO PDULGR \ FRPR PDGUHV GHEHQ FXLGDU D ORV KLMRV (V GHFLU VX YLGD HVW£ YLQFXODGD DO £PELWR GRPVWLFR 7DO HV HO FDVR GH OD PDP£ GH ;LPHQD \ GH OD PDP£ GH &LQWLD 6LQ HPEDUJR QR WRGDV ODV PXMHUHV GH ;LPHQD GH GRV FDPLQRV HVW£Q GLVSXHVWDV D DFHSWDU HO URO TXH OD VRFLHGDG OHV LPSRQH FRPR OR GHPXHVWUDQ OD DEXHOLWD GH ;LPHQD OD WHMHGRUD \ &DVLOGD (V GHFLU FRPR PXMHU H[LVWHQ GRV FDPLQRV R VH RSWD SRU HO URO WUDGLFLRQDO TXH VH OH KD DVLJQDGR D OD PXMHU HVSRVD PDGUHf R VH UHQLHJD GHO PLVPR $O REVHUYDU XQD IRWR ;LPHQD VH GD FXHQWD TXH GHVGH SHTXHD VX DEXHOLWD QR VH HQPDUFDUD GHQWUR GH ORV HVWULFWRV SDU£PHWURV LPSXHVWRV SRU OD VRFLHGDG 'H KHFKR ;LPHQD SHUFLEH TXH fKD\ DOJR GH UHWR \ GH EXUOD HQ VX PDQHUD GH PLUDUf f 0LHQWUDV TXH OD WD $OHMDQGUD FRQVLGHUD TXH OD DEXHOLWD HUD WRGR XQ SHUVRQDMH XQD PXMHU H[FHSFLRQDO OD PDP£ GH ;LPHQD HV VXPDPHQWH FUWLFD f/R TXH IXH HV ORFD GH UHPDWH > @ /D HQFHUUDURQ SRUTXH QR VH GHM GRPDU SRUTXH GHVGH PX\ WHPSUDQR WLU HO GHFRUR

PAGE 125

\ HO EXHQ QRPEUH GH VXV DSHOOLGRV GH VRFLHGDG SURYLQFLDQD SRU HO EDOFQ SDUD YLYLU FRPR VH OH GLR OD JDQDf f (Q HIHFWR OD DEXHOLWD GH ;LPHQD RV WUDQVJUHGLU HO URO TXH OD VRFLHGDG SDWULDUFDO OH KDED DVLJQDGR \D TXH QR HVWXYR GLVSXHVWD D VDFULILFDU VX OLEHUWDG 7DO DFWLWXG VLQ HPEDUJR QR HVWXYR OLEUH GH WHQHU FRQVHFXHQFLDV HOOD IXH GXUDPHQWH FULWLFDGD QR VOR D QLYHO IDPLOLDU VLQR WDPELQ D QLYHO VRFLDO SRU OR TXH IXH HQFHUUDGD SULPHUR HQ /LPD \ OXHJR HQ OD KDFLHQGD 6L OD PXMHU TXH EXVFD ]DIDUVH GH ODV ULHQGDV TXH OH LPSRQH OD VRFLHGDG HV GXUDPHQWH FULWLFDGD LJXDO R SHRU FDPLQR FRUUHQ DTXHOODV TXH PDQWLHQHQ UHODFLRQHV H[WUD PDWULPRQLDOHV /D WHMHGRUD \ &DVLOGD QRV RIUHFHQ FODURV HMHPSORV GH PXMHUHV TXH KDQ RVDGR URPSHU FRQ HO RUGHQ VRFLDO \ KDQ VLGR SRU OR PLVPR GXUDPHQWH FDVWLJDGDV $ SHVDU GH TXH fOD WHMHGRUD OH OOHJD >D ;LPHQD@ HQYXHOWD HQ XQD KLVWRULD GH PLVWHULRf f QRV HQWHUDPRV TXH VH WUDWD GH XQD PXMHU TXH GHFLGL DEDQGRQDU D VX PDULGR \ VXV KLMRV SDUD HPSH]DU XQD QXHYD YLGD FRQ 5REHUWVRQ XQ PHF£QLFR TXH HOOD FRQRFL HQ 7UXMLOOR (VWD WUDVJUHVLQ HO fHVWDU DPDQFHEDGRVf f KL]R TXH 5REHUWVRQ SHUGLHUD VX WUDEDMR $ SHVDU TXH 5REHUWVRQ \ OD WHMHGRUD YLYHQ DKRUD HQ HO YDOOH GHO 0DQWDUD \ D SHVDU GHO WLHPSR WUDQVFXUULGR HO SDS£ GH ;LPHQD HV H[WUHPDPHQWH FUWLFR DFHUFD GH HVWD XQLQ (VWD DFWLWXG QR GHEH FRQVWLWXLU XQD H[FHSFLQ \D TXH OD WHMHGRUD YLYH HQ XQ HVWDGR GH WULVWH]D SHUPDQHQWH SRUTXH VDEH HQ HO IRQGR TXH HOOD fHVW£ FRQGHQDGDf f (V GHFLU HOOD HV FRQVFLHQWH GH TXH RV WUDQVJUHGLU ORV F£QRQHV LPSXHVWRV SRU OD VRFLHGDG SRU OR TXH OOHYD XQD FXOSD TXH SUREDEOHPHQWH OD DFRPSDDU£ SRU HO UHVWR GH VXV GDV /D WD $OHMDQGUD WDPELQ FRQVWLWX\H XQD H[FHSFLQ D OD UHJOD 9HU VHFFLQ f/RV GRV FDPLQRV GH OD VH[XDOLGDGf

PAGE 126

&DVLOGD XQD DKLMDGD GH OD PDP£ GH ;LPHQD HV XQD PXFKDFKD MRYHQ TXH VH KD LQYROXFUDGR HQ XQD UHODFLQ LOFLWD &RPR UHVXOWDGR GH OD PLVPD HOOD KD VXIULGR HO UHFKD]R GH VX SURSLD IDPLOLD SRU OR TXH KD VLGR HQYLDGD D FDVD GH ;LPHQD &DVLOGD QR VLHQWH UHPRUGLPLHQWR DOJXQR \ P£V ELHQ DQKHOD GH PDQHUD FDVL HQIHUPL]D HO PRPHQWR HQ TXH VX DPDGR OD FRQYRTXH D VX ODGR (VWR VLQ HPEDUJR QR VXFHGH /D PLVPD ;LPHQD VH GD FXHQWD TXH HO DPRU TXH &DVLOGD VLHQWH SRU HVH KRPEUH QR HV FRUUHVSRQGLGR \ SRU OR WDQWR QR OD OOHYDU£ D QLQJQ ODGR fc2OYGDWH SRUTXH ELHQ VDEHV TXH HVW£ FDVDGR \ TXH W QR SXHGHV VHU VX PXMHUf D OR TXH &DVLOGD UHVSRQGH c$ P TXH PH LPSRUWD TXH HVW FDVDGR c6L QR SXHGR VHU VX PXMHU VHU VX SXWDf f /RV HVIXHU]RV GH &DVLOGD SRU HQWUDU HQ FRQWDFWR FRQ VX DPDQWH QR OH GDQ ORV UHVXOWDGRV HVSHUDGRV &DVLOGD QR ORJUD VREUHOOHYDU HO SHVR \ VH VXLFLGD ;LPHQD QR VOR DSUHQGH TXH OD PXMHU WLHQH UROHV FODUDPHQWH GHILQLGRV GH ORV FXDOHV HOOD QR VH GHEH DSDUWDU \ TXH HO DPRU SXHGH WUDHU IHOLFLGDG D OD YH] TXH GRORU \ VXIULPLHQWR VLQR TXH WDPELQ VH YD FRQVFLHQWL]DQGR DFHUFD GH VX SURSLD VH[XDOLGDG +DVWD HO WHUFHU FDSWXOR OD QDUUDFLQ KDED SUHVHQWDGR R KHFKR UHIHUHQFLD D UHODFLRQHV DPRURVDV GH WLSR KHWHURVH[XDO (V GHFLU XQD UHODFLQ HQWUH XQ KRPEUH \ XQD PXMHU \D VHD GHQWUR R IXHUD GHO PDWULPRQLR 6LQ HPEDUJR QR HV VLQR KDVWD HO FXDUWR FDSWXOR $OFLQRH ,, R ODV WHMHGRUDVf TXH ;LPHQD GHVFXEUH TXH OR VH[XDO WDPELQ DGRSWD GRV FDPLQRV GRV PRGDOLGDGHV 6X GHVFXEULPLHQWR VH GD FRQ OD OOHJDGD GH OD WD $OHMDQGUD TXLHQ GHFLGH YLDMDU D OD VLHUUD SDUD YLVLWDU D VX KHUPDQD (OOD OOHJD DFRPSDDGD GH *UHWFKHQ \ QR GHO PDULGR XQ DERJDGR TXH KD SUHIHULGR TXHGDUVH HQ /LPD SDUD FXLGDU GH VXV SURSLHGDGHV 5£SLGDPHQWH VH KDFH HYLGHQWH TXH OD WD $OHMDQGUD fTXLHQ QR HVW£ SDUD ]XUFLU PHGLDV QL SDUD UHJDU PDFHWDVf f \ *UHWFKHQ PDQWLHQHQ XQD UHODFLQ

PAGE 127

KRPRVH[XDO 6LQ VDEHU PX\ ELHQ OR TXH VLJQLILFD ;LPHQD VH KD GDGR FXHQWD GH HVWD VLWXDFLQ DO YHUODV GRUPLU MXQWDV \ GHVQXGDV 'H KHFKR ;LPHQD QR KD HQFRQWUDGR QDGD IXHUD GH OR FRPQ \ P£V ELHQ VH VLHQWH WUHPHQGDPHQWH DWUDGD KDFLD OD UHODFLQ TXH XQH D ODV GRV PXMHUHV &XDQGR OD PDGUH GH ;LPHQD VH HQWHUD GHO YQFXOR TXH XQH D $OHMDQGUD \ D *UHWFKHQ SRQH HO JULWR HQ HO FLHOR 6H VLHQWH QR VOR DVTXHDGD SRU OD VLWXDFLQ VLQR SHUVRQDOPHQWH DJUHGLGD \ SRU OR WDQWR WHUULEOHPHQWH PRUWLILFDGD %XVFD FRPSUHQVLQ \ DSR\R HQ VX PDULGR TXLHQ FRQVLGHUD TXH VX PXMHU SXHGH HVWDU HTXLYRFDGD 3HUR QR GXGD HQ VHDODUOH TXH DQ VL QR OR HVWXYLHVH O QR FRPSDUWH OD JUDYHGDG GH OD VLWXDFLQ fTX GDR WH KDFHQ"f fc(V FRQWUD QDWXUDf UHVSRQGH OD PDP£ GH ;LPHQD f TXLHQ GHFLGH VDERWHDU OD UHODFLQ SURSLFLDQGR XQ GHVHQFXHQWUR HQWUH ODV DPDQWHV $QWH OD DFWLWXG GH VX PDGUH ;LPHQD WLHQH TXH WRPDU XQD GHFLVLQ R VH GHFLGH D IDYRU GH OD KHWHURVH[XDOLGDG R VH GHFLGH D IDYRU GH OD KRPRVH[XDOLGDG )LQDOPHQWH ;LPHQD VH GHFLGH D IDYRU GH OD KRPRVH[XDOLGDG DO UHYHODUOH D VX WD $OHMDQGUD TXH *UHWFKHQ OD HVSHUD HQ 7UXMLOOR \ QR HQ /LPD FRPR VX PDP£ GHVHDED KDFUVHOR FUHHU f 'H HVWD PDQHUD ;LPHQD OH HVW£ GDQGR OD HVSDOGD D ODV UHJODV GHO PHGLR VRFLDO HQ TXH HOOD KD FUHFLGR SURSLFLDQGR HO HQFXHQWUR GH ODV DPDQWHV 6LQ HPEDUJR OD GHFLVLQ GH ;LPHQD GH D\XGDU D OD WD $OHMDQGUD \ *UHWFKHQ QR VH EDVD HQ XQD DELHUWD DFHSWDFLQ GH OD KRPRVH[XDOLGDG 6L ELHQ SDUHFLHUD TXH ;LPHQD SULYLOHJLD OD UHODFLQ OHVELDQD GH $OHMDQGUD \ *UHWFKHQ LQPHGLDWDPHQWH QRV GDPRV FXHQWD TXH VX DFWLWXG VXEUD\D P£V ELHQ VX LQFOLQDFLQ SRU OD KHWHURVH[XDOLGDG (Q HIHFWR ;LPHQD RSWD SRU OD UHODFLQ PHQRV WUDGLFLRQDO \ SRU OR WDQWR SURKLELGD SRUTXH WLHQH PLHGR TXH VX WD $OHMDQGUD \ 5REHUWVRQ D TXLHQ ;LPHQD KD HPSH]DGR D LGHQWLILFDU FRQ

PAGE 128

+HDWKFOLII XQR GH ORV SHUVRQDMHV GH OD QRYHOD &XPEUHV %RUUDVFRVDV TXH OD WLHQH WRWDOPHQWH DSDVLRQDGD VH YD\DQ D YLYLU MXQWRV (V GHFLU OD DFWLWXG GH ;LPHQD VH HQPDUFD GHQWUR GH ORV SDWURQHV GH FRQGXFWD TXH HO PXQGR RFFLGHQWDO KD IRPHQWDGR OD UHODFLQ KHWHURVH[XDO (O OHYDQWDPLHQWR (O WRQR TXH GRPLQD OD QRYHOD FDPELD HQ ORV GRV OWLPRV FDSWXORV GHO OLEUR (Q f/D IHULDf ;LPHQD QRV KDFH VDEHU TXH KDED YLYLGR XQD YLGD WUDQTXLOD \ DUPQLFD HQ FRPSDD GH VXV SDGUHV 7DPELQ VH QRV KDED SUHVHQWDGR XQ VLVWHPD VRFLDO TXH VL ELHQ HV LQMXVWR QXQFD KDED VLGR FXHVWLRQDGR 6LQ HPEDUJR WRGR HVWR FDPELD DEUXSWDPHQWH HO NLQGHU GH 0LVV 0XUSK\ KD FHUUDGR ODV DPLJDV GH VX PDGUH ODV SHUXDQDV \ ODV JULQJDV QR VH UHQHQ FRPR DQWHV D WRPDU HO W \D QR YH D VXV DPLJDV 'HEELH \ 'LDQD HV FRPR VL ODV IDPLOLDV QRUWHDPHULFDQDV VH KXELHUDQ KHFKR KXPR GH JROSH f $GHP£V VXV SDVHRV IDYRULWRV D OD SOD]D \ OD PHUFDQWLO VH KDQ DFDEDGR 6X PDGUH OORUD VH HVFXFKDQ GHWRQDFLRQHV \ ;LPHQD HVFXFKD SDODEUDV FRPR fUHIXHU]RV DPHQD]DV LQFHQGLRf f ,QFOXVLYH 0DUD (VWKHU VX QXHYD DPD OH GLFH TXH fVH HVW£Q UREDQGR D ORV KLMRV GH ORV MHIHVf f 4X HV OR TXH KD SDVDGR" /RV WUDEDMDGRUHV GH OD FRPSDD PLQHUD VH KDQ UHEHODGR PRGLILFDQGR DV QR VOR HO ULWPR GH OD REUD VLQR WDPELQ HO XQLYHUVR GH ODV UHODFLRQHV VRFLDOHV HO URVWUR GH OD UHDOLGDG SUHVHQWDGD KDVWD DKRUD \ OR P£V LPSRUWDQWH OD HVFLVLQ IXQGDPHQWDO TXH FDUDFWHUL]D D OD SURWDJRQLVWD GH QXHVWUD QRYHOD /D UHEHOLQ GH ORV WUDEDMDGRUHV PLQHURV WLHQH OXJDU MXVWDPHQWH FXDQGR ;LPHQD FUHH TXH HQ HO FDPSDPHQWR KDQ KHFKR XQD IHULD 6X FXULRVLGDG SXHGH P£V TXH ODV HVWULFWDV UGHQHV GH VXV SDGUHV TXH OH SURKEHQ fFUX]DUf OD YHUMD 6LQ LPSRUWDUOH ODV FRQVHFXHQFLDV GHFLGH VHJXLU HO FDPLQR SURKLELGR TXH OOHYD DO FDPSDPHQWR (V DV FRPR GH UHSHQWH ;LPHQD VH HQFXHQWUD GDQGR YXHOWDV HQ HO FDPSR PLQHUR URGHDGD GH

PAGE 129

FRQIXVLQ \ GHWRQDFLRQHV VLQ SRGHU HQFRQWUDU OD VDOLGD (O FDPSR PLQHUR QR HV fGH XQD VROD ILODf FRPR ;LPHQD KDED FUHGR f +D\ RWUDV YLYLHQGDV SDUHFLGDV TXHP£QGRVH R FKDPXVFDGDV \ HO KXPR OD KDFH WRVHU \ ODJULPHDU ;LPHQD QR VDEH ELHQ TX KDFHU QL GQGH LU SHUR HQFXHQWUD UHIXJLR HQ XQD FKR]D GRQGH VH HVFRQGHQ XQD PXMHU \ XQ QLR LQGLR GH VX HGDG $O SULQFLSLR DPERV UHFKD]DQ VX SUHVHQFLD \D TXH OHV WUDHUD fPDOD VXHUWHf SHUR ILQDOPHQWH SHUPLWHQ TXH ;LPHQD VH TXHGH DOO FRQ HOORV f /D PXMHU VDOH HQ EXVFD GH VX PDULGR \ ;LPHQD SHUPDQHFH VROD FRQ 3DEOR 0LHQWUDV TXH HVSHUDQ OD OOHJDGD GH ORV SDGUHV GH VWH ;LPHQD VH HQWHUD SRU HO QLR ODV FDXVDV TXH KDQ OOHYDGR D OD KXHOJD $QWHULRUPHQWH VX IDPLOLD KDED WHQLGR XQD FKDFUD JUDQGH \ YDULRV DQLPDOHV SHUR KDED SHUGLGR VXV WLHUUDV FXDQGR HO GXHR GH OD KDFLHQGD KDED FRPSUDGR WRGD OD WLHUUD GH ORV FDPSHVLQRV GH HVH OXJDU $ SHVDU GH TXH HO KDFHQGDGR ORV KDED WUDWDGR FRQ FRUGLDOLGDG HQ XQ SULQFLSLR RIUHFLQGROHV WUDEDMR \ FHUYH]D U£SLGDPHQWH KDED FDPELDGR GH DFWLWXG OODP£QGRORV VHGLFLRVRV FXDQGR ORV LQGLRV KDEDQ FRPHQ]DGR D UHFODPDU VXV GHUHFKRV $ ORV LQGLRV QR OHV KDED TXHGDGR RWUD FRVD TXH LUVH D WUDEDMDU D OD IXQGLFLQ 6LQ HPEDUJR QR WXYLHURQ PHMRU VXHUWH \D TXH SURQWR OOHJDURQ ORV JULQJRV GHM£QGRORV VLQ DJXD SDUD VXV UHEDRV \ PXULQGRVH GH KDPEUH /D UHEHOLQ QRV SUHVHQWD OD YHUGDGHUD FDUD GH OD FRPSDD QR HV VOR XVXUSDGRUD GH WLHUUDV VLQR WDPELQ GRPLQDGRUD \ H[SORWDGRUD GH ORV LQGLRV \ REUHURV TXH WUDEDMDQ SDUD HOOD HQ FRQGLFLRQHV LQIUDKXPDQDV 'H KHFKR HVWH HSLVRGLR QRV UHFXHUGD HO HVTXHPD E£VLFR GH OD QRYHOD LQGLJHQLVWD WUDGLFLRQDO EDVDGR HQ GHVSRMRV \ XVXUSDFLRQHV KDVWD XQ SXQWR HQ TXH VH SURGXFHQ R HO DQLTXLODPLHQWR GHO LQGLR R XQD UHVSXHVWD YLROHQWD TXH VL ELHQ HV KHURLFD HVW£ GHVWLQDGD DO IUDFDVR

PAGE 130

3HUR OD UHEHOLQ WDPELQ WLHQH RWUR REMHWLYR GHPRVWUDU OD HVFLVLQ TXH FDUDFWHUL]D D ;LPHQD 0LHQWUDV 3DEOR \ ;LPHQD HVSHUDQ TXH ORV SDGUHV GH VWH UHJUHVHQ HOORV HPSLH]DQ XQ LQWHUFDPELR GH KLVWRULDV \ PLWRV ;LPHQD OH FXHQWD f/D EHOOD GXUPLHQWHf f&HQLFLHQWDf f%ODQFD 1LHYHVf \ WDPELQ PLWRV JULHJRV FRPR HO GH 3HUVIRQH R HO GH 2UHVWHV 3DEOR D VX YH] OH QDUUD D ;LPHQD DOJXQRV PLWRV DQGLQRV GHQWUR GH ORV FXDOHV VH KDOOD XQR TXH VH FRQVWLWX\H HQ FHQWUDO SDUD OD QRYHOD OD KLVWRULD GHO OWLPR UH\ GH ORV LQGLRV TXH IXHUD GHFDSLWDGR SRU ORV HVSDROHV \ FX\D FDEH]D IXHUD VDOYDGD \ HQWHUUDGD HQ OD FUHHQFLD TXH VX FXHUSR VH UHKDFHUD VH UHFRQVWLWXLUD &XDQGR UHVXFLWH FRPR HO ,QFD 5H\ fWRGRV ORV LQGLRV GH OD FRVWD OD VLHUUD \ OD PRQWDD VH MXQWDU£Q HQWRQFHV SDUD IRUPDU HMUFLWRV LQYHQFLEOHV \ GHUURWDU£Q D WRGRV ORV TXH DOJXQD YH] ORV KXPLOODURQ ORV PDWDU£Q VLQ SLHGDG \ UHFXSHUDU£Q GH HVH PRGR OR TXH KDED VLGR VX\R GHVGH HO SULQFLSLR GH ORV WLHPSRVf f ;LPHQD VH DVXVWD WUHPHQGDPHQWH DO HVFXFKDU HVWD KLVWRULD \ HPSLH]D D OORUDU SHUR 3DEOR OD WUDQTXLOL]D H[SOLF£QGROH TXH QR WLHQH QDGD TXH WHPHU \D TXH VX DPD TXH HV FRPR VX PDP£ OD VDOYDUD \ TXH O OD D\XGDUD fFXDQGR OOHJDUD OD KRUD GHO MXLFLR ILQDOf f 6H WUDWD VLQ GXGD GHO PLWR GHO ,QNDUU DQDOL]DGR HQ XQ SULQFLSLR SRU HO HVFULWRU \ DQWURSORJR -RV 0DUD $UJXHGDV 3HUR FPR VH UHODFLRQD HVWH PLWR FRQ ;LPHQD \ FRQ OD HVFLVLQ TXH OD FDUDFWHUL]D" ;LPHQD FUHH HQ OD KLVWRULD GH 3DEOR \ SLHQVD TXH FRPR VX SDGUH WUDEDMD SDUD OD FRPSDD PLQHUD VXV SDGUHV VX WR -RUJH \ HOOD VXIULUDQ OD YHQJDQ]D GH HVWRV LQGLRVf f (VWH HVWXGLR VH HQFXHQWUD HQ OD UHFRSLODFLQ TXH $QJHO 5DPD KLFLHUD VREUH OD REUD DQWURSROJLFD GH HVWH DXWRU HQ )RUPDFLQ GH XQD FXOWXUD LQGRDPHULFDQD 0[LFR 6LJOR ;;, (GLWRUHV

PAGE 131

'H UHSHQWH ;LPHQD \ 3DEOR HVFXFKDQ XQD H[SORVLQ 3DEOR GHVDSDUHFH \ ;LPHQD VH HQFXHQWUD FRQ XQ LQGLR TXH HVW£ PDUHDGR &XDQGR OOHJD XQ SDWUXOOHUR ORV JXDUGLDV LQPHGLDWDPHQWH DVXPHQ TXH HVWH LQGLR KD WUDWDGR GH KDFHUOH GDR (Q OD FRPLVDUD OR PDOWUDWDQ D JROSHV \ FXDQGR OD PDP£ GH ;LPHQD OR YH VH DEDODQ]D VREUH O SDUD DERIHWHDUOR XQD \ RWUD YH] (Q YH] GH SURWHJHUOR \ FRQWDU OR TXH YHUGDGHUDPHQWH KD RFXUULGR ;LPHQD SUHILHUH TXHGDUVH FDOODGD 7HPH TXH VL FXHQWD OD YHUGDG ORV JXDUGLDV \ VXV SDGUHV YD\DQ WUDV 3DEOR \ VX IDPLOLD \ ;LPHQD VDEH TXH VL HVWR VXFHGH OOHJDGR HO MXLFLR ILQDO 3DEOR QR SRGUD SURWHJHUOD /D UHEHOLQ WLHQH GREOH IXQFLQ HQ OD QRYHOD HQ HO QLYHO P£V REYLR VLUYH SDUD H[SOLFDU OD LQMXVWLFLD VRFLDO DO SUHVHQWDPRV OD YHUGDGHUD FDUD GH OD FRPSDD ;LPHQD VH GD FXHQWD QR VOR GH OR PXFKR TXH HOOD WLHQH VLQR TXH VX IDPLOLD KD VLGR FPSOLFH GH DOJXQD PDQHUD GH OD VLWXDFLQ DFWXDO GH ORV LQGLRV (Q RWUR QLYHO HO P£V LPSRUWDQWH OD UHEHOLQ VLUYH SDUD GHPRVWUDU OD HVFLVLQ GH ;LPHQD (OOD FUHH HQ OD KLVWRULD GH 3DEOR \ HQ XQD SRVLEOH YHQJDQ]D GH ORV LQGLRV 3RU HVR HOOD HV LQFDSD] GH KDFHU D XQ ODGR VX PLHGR SDUD VDOYDU DO SREUH KRPEUH TXH KD VLGR DFXVDGR GH VX VHFXHVWUR 3UHILHUH VDOYDUVH D V PLVPD \ D VX IDPLOLD DQWHV TXH VDOYDU D XQ LQGLR D XQ UHSUHVHQWDQWH GHO PXQGR FRQ HO FXDO HOOD VH KDED VHQWLGR VLHPSUH WDQ LGHQWLILFDGD 4XHGD DV DO GHVFXELHUWR VX FODUD LQFDSDFLGDG GH FRQFLOLDU ORV GRV PXQGRV D ORV TXH HOOD SHUWHQHFH HO RFFLGHQWDO \ HO DQGLQR \ TXHGD DV UHYHODGR HO JUDGR GH FRQIOLFWR OR TXH VLJQLILFD HO WU£QVLWR GH XQR D RWUR PXQGR HO GHVJDUUDPLHQWR TXH HVWH LU \ YHQLU VXSRQH \ OD LPSRVLELOLGDG GH KDOODU XQD VQWHVLV TXH OOHYH D XQD FRQMXQFLQ DUPRQLRVD GH ORV PXQGRV ;LPHQD HVSHUD TXH 3DEOR OD SXHGD D\XGDU \D TXH VDEH TXH HO $PD *UDQGH HVW£ YLHMLWD \ TXH SUREDEOHPHQWH HOOD QR HVW DOO SDUD GHIHQGHUOD

PAGE 132

/R LQWHUHVDQWH GH HVWD QRYHOD HV OD PDQHUD HQ TXH OD DXWRUD QRV SUHVHQWD OD HVFLVLQ GH ;LPHQD 5LHVFR QR VH OLPLWD VLPSOHPHQWH D QDUUDU OR RFXUULGR GXUDQWH OD UHEHOLQ VLQR TXH SUHILHUH LQFOXLU XQ SHUVRQDMH GHO IXWXUR SDUD SUHVHQWDU ORV KHFKRV (IHFWLYDPHQWH DO SULQFLSLR GHO OWLPR FDSWXOR HQFRQWUDPRV D ;LPHQD WUDWDQGR GH HVFULELU VX SULPHUD SDODEUD 'H UHSHQWH SHUFLEH OD SUHVHQFLD GH XQD PXMHU TXH QR OH UHVXOWD GHO WRGR GHVFRQRFLGD (VWD PXMHU HVW£ WHUPLQDQGR XQD FROHFFLQ GH fFXHQWRV LPDJLQDULRVf \ QHFHVLWD GH OD D\XGD GH ;LPHQD SDUD FRPSOHWDUORV /D PXMHU QR HV RWUD TXH OD SURSLD ;LPHQD PXFKRV DRV GHVSXV (O GL£ORJR HQWUH ;LPHQD \ HVWD PXMHU QRV LQIRUPD UHVSHFWR GH OR VXFHGLGR GXUDQWH OD UHEHOLQ GH ORV LQGLRV 1RV HQWHUDPRV TXH ;LPHQD KD DSUHQGLGR D OHHU HQ HO LGLRPD GH OD FRPSDD \ TXH DVLVWLU£ D XQ FROHJLR DPHULFDQR OR TXH OH GDU£ fSUREOHPDV HQ OD SUHSDUDWRULD HQ /LPDf f \ fWUHPHQGRV SUREOHPDV GH DGDSWDFLQ HQ HO FROHJLR HVSHFLDOPHQWH HO SULPHU DRf f /D FXOSD TXH OH JHQHUD HO HSLVRGLR FRQ HO LQGLR HV WUHPHQGD \ OD DFRPSDD SRU PXFKRV DRV $O SURSLFLDU HO HQFXHQWUR HQWUH ODV GRV ;LPHQDV 5LHVFR TXLHUH PRVWUDU HO WHUULEOH GHVJDUUDPLHQWR TXH HVWD H[SHULHQFLD KD FDXVDGR HQ ;LPHQD \D TXH ;LPHQD DGXOWD DQ QR KD SRGLGR VXSHUDU OD FXOSD SRU QR KDEHU D\XGDGR DO LQGLR (V SRU HVWH PRWLYR TXH ;LPHQD JUDQGH LQVLVWH HQ TXH ;LPHQD FKLFD UHFXHUGH 6LQ HPEDUJR ;LPHQD FKLFD QR TXLHUH UHFRUGDU OR VXFHGLGR /D PXMHU YXHOYH D LQVLVWLU 1HFHVLWDV DFRUGDUWH SRU WL \ SRU P VLQR WRGDV HVWDV S£JLQDV TXH KH HVFULWR TXHGDU£Q LQFRQFOXVDV $QGD FXQWDPH OD KLVWRULD TXH WDQWR PLHGR WH GLR 6L PH OD FXHQWDV DO HVFXFKDUOD GH WX SURSLD YR] \ DO HVFULELUOD FRQ PL SURSLD PDQR HVH UHODWR WDO YH] GHMH GH DWHUUDUWH D WL SRU ODV QRFKHV \ D P SRU LJXDO VH PH DOLJHUHQ XQ SRFR OD FXOSD \ OD SHQD f /D GHVSHGLGD

PAGE 133

)LQDOPHQWH ;LPHQD SHTXHD FRQILHVD (VWR HV GH YLWDO LPSRUWDQFLD SRUTXH VOR GH HVWD PDQHUD ;LPHQD JUDQGH SXHGH WHUPLQDU VX KLVWRULD GLVPLQXLU HO JUDGR GH FXOSD \ DOFDQ]DU OD PDGXUH] 1R REVWDQWH QRV HQWHUDPRV TXH HO FDPLQR TXH OH TXHGD D ;LPHQD SHTXHD QR VHU£ I£FLO 3HUR SRU P£V OHMRV TXH HVWV DJUHJD FDPELDQGR HO WRQR \ WH LU£V PX\ OHMRV PX\ OHMRV QR SRGU£V ROYLGDU WXV SULPHURV DRV \ ORV FXHQWRV TXH HVFXFKDVWH HQ WX QLH] LU£Q D WX ODGR VLHPSUH FRPR LU£ D WX ODGR OD VRPEUD GH WX DPD \ ODV SLH]DV GH HVWD FDVD 6LQ SRGHU HYLWDUOR YLYLU£V SRU PXFKR WLHPSR DQFODGD HQ HVD SRFD GH WX YLGD HQUHGDGD HQWUH WHMHGRUDV HQ HO SHOR UXELR GH XQD SULPD HQ ODV FDUWDV LQVOLWDV GH XQD DGROHVFHQWH HQ OD LPDJHQ GH XQD DEXHOD DOXFLQDGD HQ ORV HVFXDGURQHV \ ODV O£PLQDV GH OD HQFLFORSHGLD HQ ODV URQGDV LQH[SOLFDEOHV DOUHGHGRU GH XQ YLHMR ILFXV HQ XQ SDWLR SURKLELGR \ HQ XQD SR]D GH PDU 8Q GD WHQGU£V TXH DUUDQFDUWH GH HVRV DRV SDUD VHJXLU DGHODQWH HQ HO FDPLQR GH RWURV FXHQWRV f (O UHJUHVR GH ;LPHQD PD\RU HQWRQFHV WLHQH XQ REMHWLYR DUUDQFDUOH HVRV DRV SDUD TXH ;LPHQD JUDQGH SXHGD OOHJDU D VHU HVFULWRUD 6OR GH HVWD PDQHUD SXHGH ;LPHQD VXSHUDU OD FXOSD \ VHJXLU DGHODQWH &RQFOXVLRQHV ;LPHQD GH GRV FDPLQRV LOXVWUD GH RWUD PDQHUD OR TXH VLJQLILFD VHU SHUXDQR KR\ HQ GD YLYLU HQWUH GRV UHDOLGDGHV FXOWXUDOHV GLIHUHQWHV \ HQ PXFKRV FDVRV DQWDJQLFDV D OD YH] < QDGLH PHMRU TXH /DXUD 5LHVFR SDUD KDFHUOR $XQTXH OD QDUUDFLQ VH VROYHQWD SRU V PLVPD QR SXHGH GHMDU GH PHQFLRQDUVH HO WUDVIRQGR LQRFXOWDEOHPHQWH ELRJU£ILFR /DXUD 5LHVFR QDFL \ YLYL HQ HO SXHEOR GH /D 2UR\D GXUDQWH ORV SULPHURV DRV GH VX QLH] FUHFL SU£FWLFDPHQWH FRPR KLMD QLFD \D TXH VX KHUPDQD PD\RU HVWXGLDED HQ /LPD VH HQIHUPDED PXFKR \ FRPR UHVXOWDGR HUD EDVWDQWH HQJUHGD (O SDGUH HUD GH RULJHQ HVSDRO \ OD PDGUH HUD GH SURFHGHQFLD DQGLQD DO LJXDO TXH ORV SDGUHV GH ;LPHQD $ ORV 3ROODUROR *LRYDQQD f8QD HVFULWRUD TXH QR VH VLHQWH HVFULWRUDf 'HEDWH f

PAGE 134

VLHWH DRV GH HGDG YLDM D /LPD GRQGH VXIUL VHULRV SUREOHPDV GH DGDSWDFLQ DO KDOODUVH HQ XQ HQWRUQR WRWDOPHQWH GLIHUHQWH DO TXH KDED FRQRFLGR KDVWD HQWRQFHV HQFRQWUDQGR UHIXJLR HQ OD OHFWXUD (V GHFLU DOJXQRV DVSHFWRV GH ;LPHQD GH GRV FDPLQRV FRLQFLGHQ FRQ DILUPDFLRQHV ELRJU£ILFDV SURSRUFLRQDGDV SRU 5LHVFR HQ P£V GH XQD RFDVLQ 6LQ HPEDUJR ORV GDWRV ELRJU£ILFRV QR VRQ GH YLWDO LPSRUWDQFLD /R TXH V LPSRUWD HV OD IRUPDFLQ GH OD SURWDJRQLVWD \ OD PDQHUD HQ TXH HOOD ORJUDU KDFHUVH GH XQD LGHQWLGDG FRPR ORJUD YLYLU VX PHVWL]DMH (O PHQVDMH GH 5LHVFR QR HV WDQ RSWLPLVWD FRPR HO GH (GJDUGR 5LYHUD 0DUWQH] /D H[SHULHQFLD GH YLYLU HQ GRV PXQGRV FXOWXUDOHV QR FRQVWLWX\H XQD H[SHULHQFLD IHOL] SDUD ;LPHQD $ OD KRUD GH WRPDU XQD GHFLVLQ OD EDODQ]D VH LQFOLQD KDFLD HO PXQGR FULROOR RFFLGHQWDO HQ HO FXDO HOOD KD VLGR HGXFDGD 1R OH VHU£ SRVLEOH HQFRQWUDU OD IHOL] LQWHJUDFLQ GH &ODXGLR 0DV DQ QR VOR DEDQGRQDU£ HO 9DOOH GHO 0DQWDUR \ HPLJUDU£ D /LPD VL QR TXH WDPELQ DEDQGRQDU£ HO 3HU \ UDGLFDU£ HQ ORV (VWDGRV 8QLGRV GH $PULFD /D FXOSD TXH OH JHQHUD VX GHFLVLQ HV WDQ JUDQGH TXH VROR SRGU£ HQFRQWUDU HO FDPLQR PXFKRV DRV GHVSXV YROYLHQGR DO SDVDGR \ HQFRQWU£QGRVH FRQ ;LPHQD FKLFD 6ROR D WUDYV GH OD HVFULWXUD VHU£ TXH HOOD SRGU£ HVSDQWDU ORV GHPRQLRV TXH OH KD JHQHUDGR OD FXOSD \ DVXPLU VX PHVWL]DMH

PAGE 135

&$3,78/2 (/ 0(67,=2 0,*5$17( $XQTXH \D KDED REWHQLGR XQD PHQFLQ KRQURVD HQ f(O FXHQWR GH ODV PLO SDODEUDVf RUJDQL]DGR SRU OD UHYLVWD &DUHWDV HQ \ KDED VLGR ILQDOLVWD HQ ODV %LHQDOHV GH &XHQWR &23( HQ \ 6LHQ =RUULOOD SXEOLFD VX SULPHU OLEUR GH FXHQWRV 2K JHQHUDFLQ HQ (VWD REUD IXH ELHQ UHFLELGD SRU OD FUWLFD \ OH JDQ XQ PHUHFLGR OXJDU HQ HO OLWHUDU\ HVWDEOLVKPHQW (VFDMDGLOOR /D QDUUDWLYD f (Q OD GFDGD GH ORV QRYHQWD =RUULOOD SXEOLFD GRV QRYHODV 'RV P£V SRU &KDUOLH f \ /DV PHOOL]DV GH +XDJXLO f =RUULOOD HV DXWRU WDPELQ GH GRV HQVD\RV 8Q PLUDIORULQR HQ 3DUV 5LEH\UR OD WRUWXRVD EVTXHGD GHO FUDIW f \ 9DUJDV /ORVD \ VX GHPRQLR PD\RU /D VRPEUD GHO SDGUH f (Q OD DFWXDOLGDG VH KDOOD G£QGROH ORV WRTXHV ILQDOHV D VX OWLPD QRYHOD &DUUHWHUD D ,QJDKXDVL =HQ =RUULOOD HV XQ HVFULWRU TXH VLHQWH IDVFLQDFLQ SRU HO FRQVWUXFWR HO FUDIW FRPR VH GHVSUHQGH GH VXV FRQVWDQWHV UHIHUHQFLDV D ORV WHULFRV GH OD IRUPD + /DZUHQFH (0 )RVWHU -RKQ +HUVH\ 0RUD f< HV HVWD IDVFLQDFLQ OD TXH OR OOHY D HVFULELU VX HQVD\R DFHUFD GH OD REUD GH -XDQ 5DPQ 5LEH\UR (Q O =RUULOOD LQWHQWD GHPRVWUDU TXH 5LEH\UR VH TXHG HQ HO FDPLQR GH VHU XQ JUDQ HVFULWRU f8Q WDOHQWR GH OD FDOLGDG GH -' 6DOLQJHU GH 6FRWW )L]JHUDOG \ GH 7UXPDQ &DSRWH VH FHUUDED DV QR GHVDUUROODGR H[SORUDGR D PHGLDV SRU QR KDEHU WHQLGR HO LQVWUXPHQWDO ODV QHFHVDULDV DUPDV \ HVWUDWHJLDV GHO QDUUDGRU HO FUDIW GH ORV VDMRQHVf 8Q PLUDIORULQR f 6L ELHQ VH WUDWD GH XQD SURSXHVWD LQWHUHVDQWH OD PLVPD JHQHU XQD JUDQ UHVLVWHQFLD VDFDQGR D OD OX] XQD YH] P£V OD SROPLFD H[LVWHQWH HQWUH DQGLQRV \ FULROORV FRPR VH SXHGH DSUHFLDU HQ ORV

PAGE 136

FRPHQWDULRV YHUWLGRV SRU *XVWDYR )OUH] HQ VX DUWFXOR f+DEODQGR SRU HO PXGRf SXEOLFDGR SRU OD UHYLVWD &DUHWDV HQ IHEUHUR GH $GHP£V GH OD IRUPD OR TXH P£V OH LQWHUHVD D =RUULOOD HV fGLVHDU HO SHUILO GHO KRPEUH QXHYRf \D TXH FRQVLGHUD TXH HO 3HU HV fXQ SDV TXH HVW£ UHGHILQLHQGR VX LGHQWLGDGf 0RUD "f 'H KHFKR HV HQ HVWH £PELWR GRQGH SLHQVD TXH ORV HVFULWRUHV WLHQHQ XQ URO LPSRUWDQWH $XQTXH FRQVLGHUD TXH DOJXQRV TXH HVFULEHQ FRQ HVWH REMHWLYR HQ PHQWH FRPR /XLV 1LHWR 'HJUHJRUL R 5RVDV 3DUDYLFLQR =RUULOOD RSLQD TXH OD PD\RUD GH ORV HVFULWRUHV fPLUDIORULQRVf HVW£Q HPSDQWDQDGRV HQ VX FODVH VRFLDO 0RUD f 6L ELHQ =RUULOOD GHVWDFD FRPR HQVD\LVWD QR KD\ GXGD TXH VX PD\RU DSRUWH D OD QDUUDWLYD SHUXDQD OR FRQVWLWX\HQ ODV QRYHODV 'RV P£V SRU &KDUO\ \ /DV PHOOL]DV GH +XDJXLO GRQGH DERUGD DO LJXDO TXH (GJDUGR 5LYHUD 0DUWQH] \ /DXUD 5LHVFR HO WHPD GHO HQFXHQWUR GH FXOWXUDV 6LQ HPEDUJR HO HQIRTXH HV SDUWLFXODUPHQWH GLIHUHQWH HQ WDQWR =RUULOOD QRV SUHVHQWD HQ VX ILFFLQ ODV H[SHULHQFLDV GHO PHVWL]R TXH HPLJUD D UD] GHO GHVPRQRUDPLHQWR GH OD VRFLHGDG IHXGDO GH OD VLHUUD /D PLJUDFLQ UHSUHVHQWD XQ IHQPHQR QDFLRQDO TXH KD PRGLILFDGR GH PDQHUD LUUHYHUVLEOH OD ILVRQRPD GHO 3HU 3DUD $QWRQLR &RUQHMR 3RODU HO SHUXDQR VH GHILQH KR\ HQ GD SRU VX FRQGLFLQ GH PLJUDQWH &RPR VH SXGR DSUHFLDU HQ HO &DSWXOR OD PLJUDFLQ PDVLYD GHO FDPSR D OD FLXGDG FRQVWLWX\H XQR GH ORV WHPDV TXH KD IRUPDGR SDUWH GHO GHVDUUROOR GHO SURFHVR OLWHUDULR SHUXDQR HQ ODV OWLPDV GFDGDV (O WHPD \D KDED VLGR DERUGDGR SRU (QULTXH &RQJUDLQV 0DUWLQ HQ 1R XQD VLQR PXFKDV PXHUWHV -RV 0DUD $UJXHGDV HQ (O ]RUUR GH DUULED \ HO ]RUUR GH DEDMR \ &URQZHOO -DUD HQ 3DWEXOR SDUD XQ FDEDOOR 6LQ HPEDUJR HVWDV REUDV VH FHQWUDEDQ GH DOJXQD PDQHUD HQ OD WHP£WLFD GHO SURFHVR PLJUDWRULR R GHO PXQGR GH ODV EDUULDGDV \ ORV DVHQWDPLHQWRV KXPDQRV 1R VH

PAGE 137

DGHQWUDEDQ HQ HO FRQIOLFWR \ GHVJDUUDPLHQWR TXH GLFKRV SURFHVRV PLJUDWRULRV JHQHUDQ HQ HO LQGLYLGXR TXH VH FRQYLHUWH HQ UHVLGHQWH GH XQD QXHYD ORFDOLGDG \ FRPR FRQVHFXHQFLD HQIUHQWD QXHYRV GHVDIRV D VX LGHQWLGDG 'RV P£V SRU &KDUO\ \ /DV PHOOL]DV GH +XDJXLO WLHQHQ H[DFWDPHQWH HVH REMHWLYR PRVWUDU FRPR HO VXMHWR UHDFFLRQD DO TXHEUDUVH OD OJLFD TXH JXLDED VX YLGD KDVWD HQWRQFHV (Q HVWDV QRYHODV =RUULOOD QRV SUHVHQWD GRV YLVRQHV GHO PHVWL]DMH R HO PHVWL]R UHVXOWD VHU XQ VHU GELO TXH IUDFDVD HQ VX LQWHQWR SRU FRQFLOLDU ORV GRV PXQGRV TXH OR FDUDFWHUL]DQ 'RV P£V SRU &KDUO\f OR TXH OR OOHYD LQGLUHFWDPHQWH D VX SURSLD GHVWUXFFLQ R HO PHVWL]R HV XQ VHU TXH DXQTXH DOFDQ]D HO [LWR UHQLHJD GH VX UD] DQGLQD \ SURFXUD P£V ELHQ ERUUDU WRGR YQFXOR FRQ VX SDVDGR LQGJHQD /DV PHOOL]DV GH +XDJXLOf 'RV P£V SRU &KDUO\ (VWD SULPHUD QRYHOD GH =RUULOOD QDUUD OD KLVWRULD GH XQ MRYHQ SURYLQFLDQR &DUORV *X]P£Q TXH HV HQYLDGR SRU VXV SDGUHV D OD FLXGDG GH /LPD SDUD VHJXLU HVWXGLRV HQ OD XQLYHUVLGDG &KDUO\ FRPR OH GLFHQ VXV DPLJRV SURYLHQH GH XQD IDPLOLD GH FODVH PHGLD TXLOODEDPELQD YHQLGD D PHQRV TXH HQ XQ LQWHQWR SRU VXSHUDU VX GLIFLO VLWXDFLQ HFRQPLFD GHFLGH HQYLDU D VX QLFR KLMR KRPEUH D OD XQLYHUVLGDG 'HVJUDFLDGDPHQWH &KDUO\ QR FRQVLJXH TXH ORV VXHRV GH VXV SDGUHV VH KDJDQ UHDOLGDG 6H SUHVHQWD XQD GRV YHFHV D OD XQLYHUVLGDG SHUR QR ORJUD LQJUHVDU (Q VX OWLPR LQWHQWR DO HQWHUDUVH GH TXH VX QRPEUH QR ILJXUD HQWUH ODV OLVWDV GH ORV UHFLQ LQJUHVDGRV FDH GHVLOXVLRQDGR HQ OODQWRV DO SLVR DFWLWXG TXH RWURV HVWXGLDQWHV FRQIXQGHQ FRQ OD HPRFLQ GHO TXH KD DSUREDGR HO H[DPHQ GH DGPLVLQ 6LQ HPEDUJR QR QRV HQWHUDPRV GH VX IUDFDVR KDVWD HO ILQDO GH OD ILFFLQ OR TXH QRV PXHVWUD fD XQ QDUUDGRU GLHVWUR TXH FXHQWD HQ VX WDOOHU QDUUDWLYR FRQ

PAGE 138

DEXQGDQWH WRPD GH KHUUDPLHQWDV \ GLIHUHQWHV SODQRV \ GLVHRV FRQVWUXFWLYLVWDVf *XWLUUH] /RV DQGHV f $ SDUWLU GH HVWH PRPHQWR OD YLGD GH &KDUO\ VH FRQYLHUWH HQ XQD YHUGDGHUD SHVDGLOOD YLYH FRPR XQ HVWXGLDQWH XQLYHUVLWDULR FRPR VL UHDOPHQWH KXELHVH LQJUHVDGR D OD XQLYHUVLGDG $VLVWH D FODVHV WLHQH FXDGHUQRV YD D OD ELEOLRWHFD ,QFOXVLYH UHFLEH OD D\XGD ILQDQFLHUD GH VXV SDGUHV \ KHUPDQDV 3HUR VH WUDWD HQ UHDOLGDG GH JUDQ XQD IDUVD \D TXH OR QLFR TXH &KDUO\ GHVHD HV YROYHU D VX WLHUUD QDWDO SDUD HVWDEOHFHUVH DOO£ (YHQWXDOPHQWH HVWH YLYLU XQ SUHVHQWH TXH FRQVWLWX\H XQD PHQWLUD \ OD LQKDELOLGDG GH ORJUDU OR TXH O TXLHUH HQ OD YLGD OR OOHYD LQGLUHFWDPHQWH D OD PXHUWH 2UJHQHV \ FDUDFWHUVWLFDV GH OD PLJUDFLQ GH &KDUO\ 1XHVWUR SURWDJRQLVWD QR SHUWHQHFH DO FRPQ GHQRPLQDGRU GH PLJUDQWHV TXH GHMDQ OD VLHUUD \ YLDMDQ D OD FDSLWDO GH SURYLQFLD R GHO SDV SRU YROXQWDG SDUD KDFHUVH GH XQ IXWXUR PHMRU 1R OR LPSXOVDQ VXV SURSLDV DPELFLRQHV DVSLUDFLRQHV SHUVRQDOHV 3HUR HQWRQFHV SRU TX \ EDMR TX FRQGLFLRQHV HPLJUD" &KDUO\ SURYLHQH GH XQ WLSR GH IDPLOLDU SDUWLFXODU OD GH ORV WHUUDWHQLHQWHV TXH HQ XQ SDVDGR QR PX\ OHMDQR FRQVWLWXDQ HO FHQWUR GH OD VRFLHGDG 6XV YDORUHV VH IXQGDEDQ HQ OD SURSLHGDG GH OD WLHUUD HQ ORV SULYLOHJLRV GH VDQJUH \ HQ ORV DSHOOLGRV 7HQDQ HQ XQD SDODEUD XQD PHQWDOLGDG IHXGDO 6LQ HPEDUJR OD YLGD HQ OD VLHUUD \D QR HV OD GH DQWHV 7RGR KD FDPELDGR D UD] GH ODV PRYLOL]DFLRQHV FDPSHVLQDV OD RFXSDFLQ GH WLHUUDV \ OD UHIRUPD DJUDULD $KRUD ODV IDPLOLDV WHUUDWHQLHQWHV QR UHSUHVHQWDQ P£V TXH XQD FODVH HPSREUHFLGD TXH KD WHQLGR TXH GDU SDVR D ORV QXHYRV DPRV GH OD UHJLQ ORV FRPHUFLDQWHV \ ORV SHTXHRV R PHGLDQRV WHUUDWHQLHQWHV TXH VH KDQ LQGXVWULDOL]DGR $QWH HO GHVSORPH GH HVWD VRFLHGDG OD IDPLOLD GH &KDUO\ VOR KD YLVWR XQD VDOLGD OD SURIHVLRQDOL]DFLQ GH VX KLMR (V GHFLU HO HVWXGLR HQ XQD XQLYHUVLGDG OD REWHQFLQ GH

PAGE 139

XQ WWXOR SURIHVLRQDO VH YH FRPR IXHQWH GH ULTXH]D KRQRU \ ELHQHVWDU \ UHSUHVHQWD HO FDPLQR TXH OH SHUPLWLU£ D VXV SURJHQLWRUHV UHFXSHUDU HO SUHVWLJLR SHUGLGR \ DFFHVR DO PXQGR GH OD FLYLOL]DFLQ \ OD FXOWXUD (V SRU HVWH PRWLYR TXH HO VXSXHVWR LQJUHVR GH &KDUO\ D OD XQLYHUVLGDG UHSUHVHQWD WRGR XQ HYHQWR HQ HO VHQR GH OD IDPLOLD *X]P£Q (O SDGUH QR SXHGH HVFRQGHU HO SURIXQGR RUJXOOR TXH VLHQWH DO HQWHUDUVH GHO LQJUHVR GH VX KLMR D OD XQLYHUVLGDG f)HOLFLWDFLRQHV *UDQ 'D )DPLOLD 3ULPHU *X]P£Q 3LVD 8QLYHUVLGDG 5HFRJH *LUR $JHQFLD (VSHU£UQRVWH )HVWHMRV 0HUHFLGRV 3DS£f f (O LQJUHVR GH &KDUO\ OR HV WRGR SDUD VXV SDGUHV TXLHQHV QR HVFDWLPDQ HVIXHU]RV SDUD HQYLDU DO KLMR D OD XQLYHUVLGDG 6X SDGUH QR GXGD HQ UHFRUG£UVHOR XQD \ RWUD YH] 7H KHPRV DOLPHQWDGR YHVWLGR \ HGXFDGR SDUD KR\ FRQ XQ GLQHUR GLVSXWDGR DO KDPEUH SRGHU HQYLDUWH D HVD XQLYHUVLGDG \ FRQILDUWH QR OD RSRUWXQLGDG QR HO GHUHFKR QL VLTXLHUD HO KRQRU OD REOLJDFLQ GH FRPSHWLU FRQ OD EUDYD FDPDGD GH WX WLHPSR \ FRQYHUWLUWH 7 DO PHQRV 7 HQ RWUD FODVH GH KRPEUH 6 &DUORV SDUD HVR HVWDPRV HQYL£QGRWH D HVD 8QLYHUVLGDG f (O VXSXHVWR LQJUHVR GH &KDUO\ D OD XQLYHUVLGDG FRLQFLGH FRQ OD SUHFDULD VLWXDFLQ HFRQPLFD GH VX IDPLOLD VREUH WRGR OD GH ORV SDGUHV f(VWDPRV PDO> @ 3HUR W VLJXH DGHODQWH FRQ P£V IH TXH QXQFD 'HMR D WX PDGUH \ WXV KHUPDQRV FRQ WX WD 6RID \ PH YR\ D 0DGUH GH 'LRV GRQGH HO RUR QDGD HQ ORV URV DXQTXH WDPELQ ODV HQIHUPHGDGHV 3UREDU IRUWXQD (VFUEHOH D WX PDGUH HUHV VX QLFR FRQVXHORf f $ SHVDU GH HVWD VLWXDFLQ ORV SDGUHV FRQWLQDQ HQYL£QGROH GLQHUR 6LQ HPEDUJR ORV HQYRV GH GLQHUR TXH VX PDGUH OH KDFD IXHURQ GLVPLQX\HQGR HQ FDQWLGDG KDVWD TXH XQ GD HYHQWXDOPHQWH GHVDSDUHFLHURQ GHO WRGR $ SHVDU GH TXH HO WUDVODGR GH &KDUO\ D OD FDSLWDO QR KD VLGR SRU YROXQWDG SURSLD VX FDVR JXDUGD VLPLOLWXGHV FRQ OR TXH HV HO SDWUQ GH FRQGXFWD GH ORV PLJUDQWHV DQGLQRV ORV IDPLOLDUHV FHUFDQRV MXHJDQ XQ URO LPSRUWDQWH DO SRQGHUDUVH OD GHFLVLQ GH SDUWLU R

PAGE 140

SHUPDQHFHU HQ HO OXJDU GH RULJHQ R GH GHVWLQR (O KHFKR GH WHQHU XQ IDPLOLDU FHUFDQR TXH SXHGD SURSRUFLRQDU D\XGD DO UHDOL]DU HO WUDVODGR \ XQ VLWLR GRQGH YLYLU HQ OD FLXGDG SXHGH VHU XQ GHWHUPLQDQWH FUXFLDO SDUD OOHJDU D OD GHFLVLQ GH HPLJUDU (O VDFULILFLR TXH UHSUHVHQWD HQYLDU D &KDUO\ D OD XQLYHUVLGDG QR HV DIURQWDGR VOR SRU ORV SDGUHV VLQR WDPELQ SRU WRGRV ORV PLHPEURV GH OD IDPLOLD 6X KHUPDQD PD\RU KD WHQLGR TXH DEDQGRQDU VXV HVWXGLRV HQ OD QRUPDO SDUD HPSOHDUVH FRPR PDHVWUD UXUDO \ D\XGDUOR HO KHUPDQR TXH WUDEDMD FRPR REUHUR WH[WLO WLHQH TXH VHSDUDU GLQHUR SDUD KDFHUOH OOHJDU XQD PHVDGD \ OD FXDGD VH HQFDUJD GH ODYDUOH \ SODQFKDUOH OD URSD (VWH HV XQ VDFULILFLR TXH ORV PLHPEURV GH VX IDPLOLD UHDOL]DQ FRQ JXVWR SRUTXH FRQIDQ HQ TXH WDPELQ HOORV DOJQ GD SRGU£Q GLVIUXWDU GH ODV YHQWDMDV GH WHQHU XQ IDPLOLDU SURIHVLRQDO 6X KHUPDQR \ FXDGD SRU HMHPSOR HVSHUDQ TXH HQ XQ IXWXUR QR PX\ OHMDQR &KDUO\ OHV UHWRPH HO IDYRU D\XGDQGR D VXV KLMRV HVSHFLDOPHQWH VL XQR GH HVWRV GHFLGH VHJXLU OD FDUUHUD GH LQJHQLHUD fFRPR VX WR &DUORVf f 7DO HV OD LPSRUWDQFLD TXH ORV IDPLOLDUHV GH &KDUO\ OH RWRUJDQ D OD SURIHVLRQDOL]DFLQ TXH VX KHUPDQD PD\RU DO HQWHUDUVH TXH KD GHMDGR ORV HVWXGLRV GHFLGH DEDQGRQDU VX UHPRWD HVFXHOD HQ ODV VHOYDV GH 4XLOODEDPED \ DYHQWXUDUVH D UHDOL]DU OD ODUJD WUDYHVD DO &XVFR \ GHO &XVFR YLDMDU fD WUDYV GH VHOYDV VHUUDQDV \ DUHQDOf f /D KHUPDQD QR SXHGH FUHHU OR TXH HVW£ YLHQGR VLPSOHPHQWH VH QLHJD D HQWHQGHU RWUD UHDOLGDG TXH QR VHD OD VX\D $O LJXDO TXH HO SDGUH QR GXGD HQ UHFRUGDUOH TXH fKDQ EDWDOODGR \ VHJXLU£Q EDWDOODQGRf 1R HVW£V VROR &DUORV (UHV HO QLFR GH HVWD JHQHUDFLQ TXH SLVD XQD XQLYHUVLGDG < QDGLH P£V
PAGE 141

VLTXLHUD 6L QR YLYHV SDUD FRQYHUWLUWH HQ RWUD FODVH GH KRPEUH QR V HQWRQFHV SDUD TXH YLYR \R SDUD TXH KHPRV YLYLGR SDS£ \ PDP£ \ WRGRV ORV TXH KHPRV YLYLGR KDVWD DF£ f &KDUO\ QR HV LQGLIHUHQWH D ORV GHVHRV GH VXV SDGUHV \ KHUPDQRV 'H KHFKR VH HQFXHQWUD HQ HVWD WHUULEOH VLWXDFLQ SRU QR KDEHU WHQLGR HO YDORU VXILFLHQWH SDUD FRQWUDGHFLUORV \ KDFHUOHV VDEHU FX£OHV VRQ VXV SURSLRV VXHRV VXV DPELFLRQHV 6X IUXVWUDFLQ HV WDO TXH DEDQGRQD OD XQLYHUVLGDG HQ GRV RFDVLRQHV (Q DPEDV VH OH SUHVHQWDQ RSFLRQHV TXH OH KXELHUDQ SHUPLWLGR VDWLVIDFHU VXV QHFHVLGDGHV DO WLHPSR TXH D\XGDU D VXV SDGUHV HFRQPLFDPHQWH 6L ELHQ GLVWDEDQ PXFKR GH OR DQVLDGR SRU ORV SDGUHV OH KXELHUDQ SURSRUFLRQDGR XQD FODUD DOWHUQDWLYD D VX GLOHPD H[LVWHQFLDO /D SULPHUD YH] TXH &KDUO\ UHJUHVD 4XLOODEDPED VX WLHUUD QDWDO DGXFH IDWLJD PHQWDO 1R ELHQ OOHJD D OD FDVD GH VXV SDGUHV OH KDFH VDEHU D VX PDGUH FRQ OD FRQYLFFLQ GHO TXH QR GDU£ VX EUD]R D WRUFHU f@ 1XQFD P£V YROYHU DOO£f f (V HYLGHQWH TXH &KDUO\ QR SXHGH FRQ OD LPSRVWXUD TXH QR TXLHUH YLYLU HQ XQ PXQGR DO FXDO QR SHUWHQHFH \ DQKHOD YROYHU D DTXHO GRQGH O VH VLHQWH P£V D JXVWR 6LQ HPEDUJR QL OD PDGUH QL HO SDGUH GH &KDUO\ VRQ FDSDFHV GH HQWHQGHU OD IUXVWUDFLQ GHO KLMR \ DFHSWDU VX GHFLVLQ /D PDGUH FUHD KDEHUVH SUHSDUDGR SDUD HQIUHQWDU D ODV LUDV SHUR FXDQGR HO SDGUH SURILUL VXV SDODEUDV \ HVDV SDODEUDV VH SDVHDURQ FRPR EXUEXMDV VXHOWDV SRU ORV DLUHV IXH HOOD TXLHQ VXFXPEL D ODV SHQDV \ QR SRU HOOD PLVPD QL VLTXLHUD SRU HO KLMR SRU HVH KRPEUH DO TXH VRVSHFKDED KDED HQJDDGR HQWUHJ£QGROH XQ SURGXFWR FRQWUDKHFKR LPSHUIHFWR XQ IUXWR SHUGLGR f 'HVSXV GH SDVDU XQD QRFKH HQ YHOD HO SDGUH GH &KDUO\ GHFLGH LU D FRQYHUVDU FRQ 'HOPLUR XQ PHVWL]R TXH KDED GHMDGR 4XLOODEDPED SDUD HVWXGLDU HQ OD FDSLWDO SHUR TXH KDED GHFLGLGR UHWRPDU D VX WLHUUD QDWDO 'HOPLUR VH YLVOXPEUD SRU OR WDQWR FRPR OD SHUVRQD DGHFXDGD SDUD SHGLU FRQVHMR f&UHHV TXH HVW ORFR GH YHUGDG"f f f+DV YLVWR

PAGE 142

W D DOJXLHQ YROYHUVH ORFR HQ OD XQLYHUVLGDG"f OH SUHJXQWD HO SDGUH GH &KDUO\ D OR TXH 'HOPLUR UHVSRQGH f$ DOJXLHQ QR D PXFKRVf f (V GHFLU &KDUO\ QR UHSUHVHQWD HO SULPHU FDVR GH XQ PLJUDQWH TXH VXIUH SUREOHPDV GH GHVDGDSWDFLQ 6LQ HPEDUJR OD FXHVWLQ DTX HV VL &KDUO\ YD D SRGHU VXSHUDU HO GHVDMXVWH VRFLRVLFROJLFR TXH OH KD JHQHUDGR YLYLU HQ /LPD /DV SDODEUDV GH 'HOPLUR SDUHFHQ FDOPDU D ORV SDGUHV GH &KDUO\ TXLHQHV SHUPLWHQ TXH VX KLMR SHUPDQH]FD HQ 4XLOODEDPED SRU XQD WHPSRUDGD &KDUO\ HPSLH]D D WUDEDMDU HQ OD GHVWLOHUD GH 'HOPLUR GRQGH DSUHQGH D FRQRFHU ORV FDPSRV GH FDD ORV GHSVLWRV GH D]FDU ODV PDUFDV GH OD OHYDGXUD \ VXV SURSRUFLRQHV &XDQGR 'HOPLUR \ VX DVLVWHQWH VH DXVHQWDQ &KDUO\ OOHYD D FDER VLQ SUREOHPDV ODV WDUHDV GH OD GHVWLOHUD +D OOHJDGR D FRQRFHU HO RILFLR \ VH VLHQWH D JXVWR FRQ O SRU OR TXH KD UHVXHOWR SHUPDQHFHU HQ 4XLOODEDPED \ QR UHWRPDU D OD FDSLWDO 7UDWD GH FRQYHQFHU D VX PDGUH TXH VX GHFLVLQ HV OD FRUUHFWD DO WLHPSR TXH GHSRVLWD HQ VXV PDQRV OD SDJD GH OD GHVWLOHUD fPH VLHQWR PX\ ELHQ < FUHR HV WLHPSR GH WUDEDMDU \ GHPRVWUDU TXH SXHGR VHU XQD D\XGD 'HVSXV SRGU UHJUHVDU D OD FLXGDG D VHJXLU HVWXGLDQGRf f $ SHVDU GH TXH HIHFWLYDPHQWH HVWH WUDEDMR KXELHUD VLJQLILFDGR XQD FRQWULEXFLQ LPSRUWDQWH SDUD OD IDPLOLD *X]P£Q OD PDGUH QR VH GHMD FRQYHQFHU \D TXH QR HV HO DVSHFWR ILQDQFLHUR OR TXH P£V OH SUHRFXSD VLQR P£V ELHQ UHHPSOD]DU DTXHOODV YDULDEOHV TXH GHWHUPLQDEDQ OD SRVLFLQ VRFLDO HQ HO SDVDGR FRQ RWUDV TXH OHV SHUPLWDQ YROYHU D DOFDQ]DU XQD VLWXDFLQ VLPLODU (V SRU HVWH PRWLYR TXH ORV PHJRV GH &KDUO\ SUXHEDQ VHU LQWLOHV \ HV REOLJDGR D YROYHU D OD FDSLWDO
PAGE 143

PXFKRV VL QR WRGRV ORV PLJUDQWHV OH KXELHUD JXVWDGR HVWXGLDU HQ /LPD VHU HQIHUPHUD \ fFHLU VX IUHQWH FRQ OD EDQGD EODQFD GH ODV FKLFDV GH OD 6DQLGDGf f 6LQ HPEDUJR &HOLD QR WXYR OD VXHUWH TXH HVSHUDED SRU OR TXH VH YLR REOLJDGD D GHGLFDUVH DO QHJRFLR GH OD YHUGXOHUD WUD\HQGR IUXWDV \ YHUGXUDV D /LPD 6L ELHQ HVWH WUDEDMR QR HUD OR TXH HOOD KDED GHVHDGR SDUD VX YLGD HO PLVPR KDED SUREDGR VHUOH EHQHILFLRVR HFRQPLFDPHQWH fHQ ODV ILHVWDV GHO 3DWURQR GH VX SXHEOR KDED REVHTXLDGR OD %DQGD GH 0VLFD \ WRPDGR OD PD\RUGRPD GHO DR SRU YHQLUf OR TXH GHPXHVWUD HO HVWUHFKR YQFXOR TXH DQ JXDUGD FRQ VX FLXGDG QDWDO $XQTXH QR OH LED PDO HOOD FRQILHVD TXH fKDED LQWHQWDGR VHU DOJXLHQ \ QR OR HUDf f 'H DK TXH OD PLVPD QRFKH TXH FRQRFH D &KDUO\ OH SUHJXQWH f1R WH JXVWDUD VHU XQ PGLFR XQ LQJHQLHUR \ GHMDU DOJXQD YH] WX 0DHVWUDQ]D"f f 4XHGD FODUR TXH DO LJXDO TXH ORV SDGUHV GH &KDUO\ &HOLD FRQVLGHUD TXH VOR VH OOHJD D VHU DOJXLHQ VL VH WLHQH XQ WWXOR SURIHVLRQDO (YHQWXDOPHQWH &HOLD FRQYHQFH D &KDUO\ GH TXH VH GHGLTXH DO QHJRFLR GHO WUDQVSRUWH $ &KDUO\ HQ UHDOLGDG QR OH LQWHUHVDQ QL HO QHJRFLR QL HO GLQHUR TXH HVWD DFWLYLGDG OH SXHGD SURSRUFLRQDU 6LQ HPEDUJR XQ PHV GHVSXV GH OD ILHVWD GHO VLQGLFDWR &KDUO\ WUDPLW VX OLFHQFLD GH FDPLRQHUR \ VH GHGLF DO WUDQVSRUWH GH IUXWD FRQ &HOLD &XDQGR &HOLD QR OR DFRPSDD OR KDFH 7RPDVLWR TXLHQ OOHYD OD FXHQWD GH ORV YLDMHV UHFDED ODV IDFWXUDV GHO FRPEXVWLEOH DUFKLYD ODV JXDV UHDOL]D OD FREUDQ]D GH ORV SDVDMHURV TXH VXEDQ HQ OD FDUUHWHUD $ SHVDU GH QR KDEHU HVWDGR PX\ HQWXVLDVPDGR HQ XQ SULQFLSLR FRQ OD LGHD GH VHU FDPLRQHUR \ JDQDU GLQHUR &KDUO\ GHPXHVWUD WHQHU LQLFLDWLYD FXDQGR ORV KXD\FRV KHFKDQ D SHUGHU OD IUXWD VROLFLWD XQ SXHVWR HQ HO PHUFDGR GH PDQHUD TXH &HOLD \ O SXHGDQ RIUHFHU VX SURSLD FDUJD (OOD VLQ HPEDUJR QR FRPSDUWH VX LQLFLDWLYD \D TXH OH KDQ RIUHFLGR OD GLVWULEXFLQ GH XQD PDUFD QXHYD GH FRFLQDV 8QD YH] P£V HV HOOD TXLHQ

PAGE 144

GHFLGH SRU OD SDUHMD /D YLGD GH &KDUO\ \ &HOLD WUDQVFXUUH VLQ PD\RUHV HYHQWRV KDVWD TXH XQ GD &HOLD OH FRPXQLFD &KDUO\ TXH HVW£ HPEDUD]DGD /D QRWLFLD GHO HPEDUD]R QR OH SURSRUFLRQD QLQJXQD DOHJUD SHUR GHFLGH TXHGDUVH FRQ HOOD SRUTXH QR YH RWUD VDOLGD 8QD YH] P£V &KDUO\ GHMD TXH HO GHVWLQR WRPH ODV ULHQGDV GH VX YLGD (Q VXV HVIXHU]RV SRU HVFDSDU XQD YLGD TXH QR HV OD VX\D &KDUO\ UHDOL]D FRPR ELHQ OR GHVWDFD 0LJXHO *XWLUUH] QXPHURVRV YLDMHV (PSUHQGH GRV UHWRPRV DO &XVFR \ DO YDOOH GH 4XLOODEDPED YXHOYH GH QXHYR D /LPD \ GHVSXV FRQYHUWLGR HQ XQ H[WUDYDJDQWH FKRIHU GH FDPLQ YLDMD XQD \ RWUD YH] SRU OD FDUUHWHUD FHQWUDO KDFLD OD ]RQD GH +X£QXFR 3HUR &KDUO\ FDUHFH GH PHWD \D TXH SDUD HO QR H[LVWH WLHUUD SURPHWLGD QLFDPHQWH ORV FDPLQRV \ HO YLDMDU HV GHFLU HVWH HVWDU \ QR HVWDU HQ HO PXQGR OH GHSDUD DOJQ VRVLHJR /RV DQGHV f (VWD GHVFULSFLQ GH *XWLUUH] QRV UHPLWH D ODV WHRUDV GH &RUQHMR 3RODU \ 'HOHX]H \ *XDWWDUL &KDUO\ HV VLQ OXJDU D GXGDV XQ VXMHWR PLJUDQWH TXH VH HQFXHQWUD HQWUH fHO D\HU \ HO DOO GH XQ ODGR \ HO KR\ \ HO DTX GH RWURf &RUQHMR 3RODU (VFULELU f &RQYLHQH UHFRUGDU TXH OD FRQGLFLQ PLJUDQWH QR VH YLVOXPEUD FRPR FRQWUDULD D OD FRQGLFLQ PHVWL]D \D TXH SDUD ORV SURSVLWRV GH HVWD WHVLV HO PHVWL]DMH QR HVW£ FDUDFWHUL]DGR SRU XQ DI£Q VLQFUWLFR VLQR P£V ELHQ SRU OD IUDJPHQWDFLQ (IHFWLYDPHQWH OD PLJUDFLQ GH &KDUO\ FRQGXFH D FXOWXUDV HQ FRQIOLFWR \ D XQD LGHQWLGDG LQHVWDEOH FDUDFWHUL]DGD SRU HO GHVJDUUDPLHQWR (VWH PLJUDQWH TXH &KDUO\ UHSUHVHQWD HV WDPELQ HO QPDGD GH 'HOHX]H \ *XDWWDUL HQ WDQWR QR HV FDSD] GH ILMDU XQ KRJDU SHUPDQHQWH *XWLUUH] FRQVLGHUD TXH fHVWH HVWDU \ QR HVWDU HQ HO PXQGRf JHQHUD XQR GH ORV PRWLYRV GH OD QRYHOD HO GH ORV YLDMHV PRWLYR TXH VH KDOOD SUHVHQWH HQ (O PXQGR HV DQFKR \ DMHQR GH &LUR $OHJUD /RV URV SURIXQGRV GH -RV 0DUD $UJXHGDV &UQLFD GH 6DQ *DEULHO GH -XOLR 5DPQ 5LEH\UR &UQLFD GH PVLFRV \ GLDEORV GH *UHJRULR 0DUWQH] \ (O YXHOR GH OD KDUSLD GH )HPDQGR 5H\HV 7DUD]RQD /RV DQGHV f

PAGE 145

/D HVFLVLQ GH &KDUO\ 8QD \ RWUD YH] &KDUO\ QRV KDFH VDEHU TXH HVH QR HV HO WLSR GH YLGD TXH O TXLHUH $ SHVDU GH TXH FDUHFH GH DJDOODV SDUD HQIUHQWDUVH D VXV SDGUHV O DQKHOD DOJR GLIHUHQWH SDUD VX YLGD 6LQ HPEDUJR FRPR OR KHPRV SRGLGRV REVHUYDU HQ OD VHFFLQ DQWHULRU &KDUO\ QR HV FDSD] GH HQFRQWUDU XQD VDOLGD TXH OH SHUPLWD HQFRQWUDU XQD UD]Q SDUD VX H[LVWHQFLD &DEH GHVWDFDU TXH &KDUO\ QR HV HO QLFR SHUVRQDMH TXH KD GHMDGR OD VLHUUD SDUD HPLJUDU D OD FLXGDG 7DPELQ OR KDQ KHFKR 'HOPLUR (GZLQ =DPDOORD \ /D 1HJUD 1LQJXQR GH HOORV SHUPDQHFL HQ /LPD QLQJXQR GH HOORV KL]R UHDOLGDG VXV VXHRV 6LQ HPEDUJR ORJUDURQ VREUHYLYLU ORJUDURQ HQFRQWUDU XQ WUPLQR PHGLR TXH OHV SHUPLWLHUD FRQWLQXDU VXV YLGDV 'HOPLUR HV XQ PHVWL]R TXH WLHPSR DWU£V KDED ORJUDGR LQJUHVDU D OD XQLYHUVLGDG HQ /LPD SHUR TXH GHFLGL DEDQGRQDU ORV HVWXGLRV GH PHGLFLQD SDUD HQWURQFDUVH HQ XQD FRPXQLGDG LQGJHQD GH ODV DOWXUDV $KRUD DGPLQLVWUDED OD GHVWLOHUD TXH KDED SHUWHQHFLGR D VXV DEXHORV /D GHFLVLQ GH 'HOPLUR QR GHEH KDEHU VLGR I£FLO \D TXH KDED FDXVDGR DPDUJXUD HQ VX IDPLOLD DPDUJXUD TXH IXH FRPSDUWLGD FRQ fORV PHVWL]RV GH OD FRPDUFDf f 'HOPLUR VLQ HPEDUJR QR VH DUUHSLQWL GH VX GHFLVLQ 1R VOR YROYL D VX SXHEOR VLQR TXH QR WXYR SUREOHPD HQ YHVWLUVH FRPR DOFDOGH FRPXQHUR \ IRUPDU XQD IDPLOLD (UD FRQVLGHUDGR DKRUD SRU OD FRPXQLGDG FRPR fXQ PHVWL]R FDEDOf f DXQTXH fORV KDELWDQWHV GH DTXHO OODPHDQWH SHGUHUR VHJXDQ UHODFLRQ£QGROR FRQ ORV PLVWHULRV GH OD UHPRWD FDSLWDO \ VX XQLYHUVLGDGf f (V GHFLU VL ELHQ OD H[SHULHQFLD PLJUDWRULD SDUHFD QR KDEHU VLGR SRVLWLYD SDUD O 'HOPLUR QR KDED WHQLGR SUREOHPD DOJXQR UHKDFLHQGR VX YLGD

PAGE 146

(Q HO FDVR GH (GZLQ =DPDOORD \ OD 1HJUD OD VLWXDFLQ HV GLIHUHQWH &RPR ELHQ OR VHDOD %DTXHUL]R HOORV VRQ KLMRV GH KDFHQGDGRV R GH VLPSOHV DJULFXOWRUHV TXH GHVSOD]DGRV GHO FDPSR RSWDURQ SRU PLJUDU D ODV JUDQGHV FLXGDGHV &RORIQ f (GZLQ HV XQ DQWLJXR FRPSDHUR GH HVFXHOD GH &KDUO\ FX\D YLGD FDPEL FXDQGR OD KDFLHQGD GH ORV =DPDOORD /D HVPHUDOGD GHM GH SURGXFLU fOD GHVWLOHUD GH DJXDUGLHQWH VH R[LGDED IUHQWH D ORV PXHUWRV VHPEURV GH FDD HO YLHMR =DPDOORD HPSHDED DSDUHMRV YHQGD FDEDOORV UHXQD DOJR SDUD DODUJDU OD YLGD /RV LQGLRV GH OD DOWXUD KDEDQ LQYDGLGR ORV SRWUHURV EDOGRV WUD]DGR FDOOHV ILMDGR SOD]DV \ FDELOGRV VREUH ORV DQWLJXRV DOIDOIDUHVf f &RPR UHVXOWDGR HPLJU DO &XVFR \ VH FRQYLUWL HQ SUHVHQWDGRU GH HVSHFW£FXORV $KRUD fVH GHGLFDED DO DUWH /RV WLHPSRV OR H[LJDQf f /D QHJUD (FKHJDUD\ SRU VX SDUWH KDED VLGR FRURQDGD HQ VX MXYHQWXG FRPR 5HLQD GH OD )HULD 'HVGH HVH PRPHQWR fVXSR TXH VX GHVWLQR HUD RWUR TXH QR GHED KDEHUOR GXGDGRf f 9LDM DO &XVFR JUDFLDV D OD YHQWD GH OD )RUG TXH VX SDGUH WHQD 6LQ m HPEDUJR OD H[SHULHQFLD PLJUDWRULD WDPSRFR KDED VLGR I£FLO SDUD HOOD 6H YLR REOLJDGD D DEDQGRQDU VXV HVWXGLRV GH REVWHWULFLD \ EXVFDU XQ WUDEDMR HQ XQD ERWLFD GH EDUULR $KRUD WUDEDMDED FRPR EDLODULQD \ DFRPSDDQWH GH WXULVWDV 6L ELHQ (GZLQ \ OD 1HJUD QR OOHJDURQ D fVHU DOJXLHQf HQ HO VHQWLGR GH TXH QR ORJUDURQ WHQHU XQ WWXOR SURIHVLRQDO HOORV ORJUDURQ VREUHYLYLU DGDSWDUVH GH DOJXQD PDQHUD D VX QXHYD UHDOLGDG 6LQ HPEDUJR HVWH QR HV HO FDVR GH &KDUO\ 6X GLOHPD H[LVWHQFLDO OR FRQVXPH GD D GD &RQ OD DRUDQ]D TXH FDUDFWHUL]D D PXFKRV PHVWL]RV FRQILHVD f1R PH KDOOR HQ OD FLXGDG ([WUDR DOJR ORV £UEROHV ORV JUDQGHV URV 6DEHV" +D\ XQDV SLHGUDV HQ HO IRQGR GH ORV URV GH OD VLHUUD TXH VRSRUWDQ ODV DYHQLGDV GH ORV LQYLHUQRV VH RFXOWDQ

PAGE 147

EDMR ODV DJXDV \ UHDSDUHFHQ QXHYDPHQWH LQWDFWDV \ EULOODQWHV XQD YH] TXH ODV OOXYLDV VH KDQ LGRf f (Q FRQWUDVWH FRQ HVWD FDUDFWHUVWLFD P£JLFD TXH VOR HQFRQWUDPRV HQ ORV $QGHV OD FLXGDG VH SUHVHQWD FRPR XQ PRQVWUXR GHYRUDGRU GH VHUHV KXPDQRV HQ HO TXH &KDUO\ \D QR TXLHUH YLYLU QL XQ VHJXQGR P£V 0H FDQV PH KDUW PH VDWXU OD FLXGDG FRQ VXV PLO PQLEXV TXH QR V GH GQGH YLHQHQ QR V D GQGH YDQ QR V D TXLHQHV OOHYDQ QL V HVRV TXH KDU£Q (V HVWR OD YLGD" $ GLDULR HO HVSHMR PH GHYXHOYH XQ URVWUR TXHEUDGR HQ PLO SHGD]RV \ HVH QR HV PL URVWUR /XFKR SRU LU D FODVHV SDUD HVFXFKDU FRVDV TXH QR VRQ ODV TXH TXLVLHUD \R VDEHU SRU DSUREDU XQ H[DPHQ SRU VREUH WRGR VDOLU D HQIUHQWDU OD YLGD GLDULD VLQ DOPD \ VLQ DOLHQWR f (V HYLGHQWH TXH &KDUO\ QR KD VDELGR DGDSWDUVH D OD FDSLWDO \ TXH WDPSRFR HVW£ GLVSXHVWR D KDFHUOR 6X DPLJR )DEL£Q SRU RWUR ODGR UHSUHVHQWD HO SURWRWLSR GH PLJUDQWH TXH OR KD KHFKR VLQ SUREOHPDV (O HV HO SRUWDGRU GHO PRGHUQLVPR P£V GHVDIRUDGR 1R WLHQH HO PHQRU HVFUSXOR SDUD UHDOL]DU VXV SODQHV \ QR GHMD GH SURIHVDU OD UHOLJLQ GHO GLQHUR (VD HV VX IXHU]D PRWUL] (O KD DEUD]DGR VX QXHYD UHDOLGDG VLQ LPSRUWDUOH HO KDEHU URWR FRQ OD WLHUUD PDWHUQD )DEL£Q QR ORJUD HQWHQGHU HO GUDPD GH &KDUO\ 3LHQVD SULPHUR TXH VX FRQGXFWD VH GHEH DO FDPELR GH FLXGDG TXH VH WUDWD GH XQ SUREOHPD GH DGDSWDFLQ GHO FXDO VDOHQ WRGRV ORV SURYLQFLDQRV fHVW£V HPRFLRQDGR KURH /D FLXGDG DIHFWD D WRGRV ORV SURYLQFLDQRV (V RWUD IRUPD GH YLGD SHUR FRPR WRGR HV VOR FXHVWLQ GH FRVWXPEUH /R PLVPR SDV FRQ PLV SDGUHVf f /XHJR FRQVLGHUD TXH HO SUREOHPD GH &KDUO\ UHVLGH HQ HO KHFKR TXH O QR KD VDELGR KDFHUOH IUHQWH D ORV FDPELRV 6X DFWLWXG QR OR OOHYDU£ D QLQJQ ODGR f7LHQHV TXH FDPELDU 3HUPWHPH GHFLUWH DOJR WRGDYD $ YHFHV FUHR TXH YLYHV HQ RWUR WLHPSR TXH W \ WX 4XLOODEDPED HVW£Q HQ RWUR WLHPSR < SLHQVR DOJR PX\ WULVWH TXH VL QR FDPELDV \ VL QR WH DGDSWDV WH FRQYHUWLU£V HQ XQR GH HVRV TXH HVWRUEDQ HO DYDQFH GHO SDVf f

PAGE 148

(O KHUPDQR GH &KDUO\ TXH WUDEDMD FRPR REUHUR WH[WLO FRPSDUWH OD PLVPD SUHRFXSDFLQ GH )DEL£Q $XQTXH O QR HVW£ HVWXGLDQGR HQ OD XQLYHUVLGDG HV FRQVFLHQWH GH TXH ORV WLHPSRV KDQ FDPELDGR \ TXH SDUD VREUHYLYLU XQR QHFHVLWD DGDSWDUVH f(VWD QR HV OD KDFLHQGD GH WX SDS£ HV /LPD HO ODEHULQWR GRQGH ORV YLYRV SURVSHUDQ D FRVWD GH ORV WRQWRV GH OD SURYLQFLD (Q OD KDFLHQGD HUDV DOJXLHQ HQ /LPD QDGLHf f $QWHV GH WHUPLQDU OD ILHVWD HQ OD TXH &KDUO\ FRQRFL D &HOLD HO KHUPDQR OH OODPD OD DWHQFLQ SRU QR KDEHU VRFLDOL]DGR FRQ RWURV HVWXGLDQWHV +DED YDULRV XQLYHUVLWDULRV HQ HVWD ILHVWD \ W QL VLTXLHUD WH DFHUFDVWH D HOORV (UD XQD ERQLWD RSRUWXQLGDG GH KDFHU UHODFLRQHV 3DUD HQIUHQWDU OD YLGD VH UHTXLHUH GH SUHSDUDFLQ GH EXHQDV UHODFLRQHV \ GH RSRUWXQLGDGHV 1R WLHQHV LGHD WRGDYD KR\ GHO YDORU GH HVWDV SDODEUDV SRUTXH QR WLHQHV LGHD GH OR TXH HV OD GLDULD OXFKD SDUD XQ KRPEUH VLQ UHODFLRQHV VLQ SUHSDUDFLQ \ VLQ RSRUWXQLGDGHV f (V FODUR TXH SDUD HO KHUPDQR GH &KDUO\ ORV YQFXORV VRFLDOHV VRQ WDQ LPSRUWDQWHV FRPR REWHQHU HO WWXOR XQLYHUVLWDULR 'H DK TXH QR HQWLHQGD OR TXH &KDUO\ HVWDED KDFLHQGR FRQ fHVRV WDUPHRVf HVSHFLDOPHQWH FRQ &HOLD f/D PXFKDFKD YDOH XQ SODWR GH WDOODULQHV \ HO SDGUH GRV FHUYH]DV HV DSHQDV HO SURYHHGRU GHO FRPHGRU GH REUHURV (QWLHQGHV" $K &DUOLWRV 7LHQHV TXH GDUWH WX ODGR \ FHLUWH D OD WHUFHUD UHJOD PDQWQ XQ QLYHO PLHQWUDV HVSHUDV OD KRUD GH OD VXELGDf f /RV FRPHQWDULRV DFHUFD GH &HOLD QR SXHGHQ GHMDU GH VRUSUHQGHPRV \D TXH HOOD HV DO LJXDO TXH &KDUO\ \ VX KHUPDQR XQD PLJUDQWH /D DFWLWXG GHO KHUPDQR HMHPSOLILFD FODUDPHQWH OD WHQGHQFLD GH PXFKRV PLJUDQWHV PHVWL]RV D GHVYLQFXODUVH GH DTXHOORV JUXSRV TXH UHSUHVHQWHQ XQ SUREOHPD HQ VX DVFHQVR VRFLDO $ SHVDU GHO DSR\R IDPLOLDU \ GH ORV FRQVHMRV &KDUO\ QR ORJUD DGDSWDUVH /D IXHU]D DQGLQD GH VXV DQWHSDVDGRV QR OR D\XGDQ 6H WUDWD GH XQ LQGLYLGXR TXH FDUHFH GH YDORU \ GLVFLSOLQD (Q HVWH VHQWLGR 'RV P£V SRU &KDUO\ HMHPSOLILFD GH PDQHUD WU£JLFD OD

PAGE 149

LQFDSDFLGDG GH DGDSWDFLQ GH XQ VHU D OD UHDOLGDG FLUFXQGDQWH 'HQWUR GHO PXQGR FDSLWDOLVWD HQ TXH YLYH HV QHFHVDULR DGDSWDUVH D ORV FDPELRV VLQR VH VXFXPEH \ VH PXHUH /DV PHOOL]DV GH +XDJXLO /DV LQGDJDFLRQHV GH =RUULOOD DFHUFD GH ODV DOWHUQDWLYDV GH LGHQWLGDG TXH VH OH SUHVHQWDQ DO SHUXDQR GH KR\ VH SURIXQGL]DQ HQ VX VHJXQGD QRYHOD /DV PHOOL]DV GH +XDJXLO $TX DO LJXDO TXH HQ 'RV P£V SRU &KDUOY ODV DFFLRQHV WUDQVFXUUHQ HQ GRV HVFHQDULRV OD VLHUUD \ OD FRVWD 6LQ HPEDUJR OD QRYHOD KDFH XVR GH GRV SHUVRQDMHV TXH UHSUHVHQWDQ VLPEOLFDPHQWH OR UXUDO \ OR XUEDQR OD PRGHUQLGDG \ OD WUDGLFLQ SDUD PRVWUDU FPR HOORV HQIUHQWDQ ORV GLVWLQWRV PXQGRV FXOWXUDOHV HQ ORV TXH OH KD WRFDGR YLYLU $O LJXDO TXH HQ HQ VX SULPHUD QRYHOD =HQ =RUULOOD LQGDJD HQ OD VLFRORJD GHO PLJUDQWH SHUR D OD YH] LQFRUSRUD XQ HOHPHQWR SRFR WRFDGR HQ OD QDUUDWLYD SHUXDQD HO WHUURULVPR /D QRYHOD VH LQLFLD FRQ O UHJUHVR GH 5RVDXUD D +XDJXLO XQ SXHEOR GH ORV $QGHV SHUXDQRV TXH HOOD DEDQGRQDUD DRV DWU£V \ DO TXH KD UHWRPDGR SDUD OOHYDUVH D VX KHUPDQD HQIHUPD D OD FDSLWDO &XDQGR 5RVDXUD UHJUHVD VH HQFXHQWUD FRQ XQ SXHEOR TXH KD FDPELDGR QRWDEOHPHQWH QR VOR SRU ORV HYLGHQWHV SURJUHVRV TXH WUDH FRQVLJR HO GHVDUUROOR VLQR WDPELQ SRU OD YLROHQFLD WHUURULVWD D OD TXH +XDJXLO KD HVWDGR VXMHWD HQ ORV OWLPRV DRV 5RVDXUD H ,QV TXH HQ UHDOLGDG QR VRQ PHOOL]DV SHUR FUHFLHURQ FRPR VL OR IXHUDQ HQFDPDQ SHUVRQDOLGDGHV GLVWLQWDV \ RSFLRQHV GH YLGD GLVPLOHV 0LHQWUDV TXH 5RVDXUD GHFLGL EXVFDU IRUWXQD HQ +XDQFD\R SDUD GHVSXV GDU HO VDOWR D OD JUDQ FLXGDG ,QV QXQFD SXGR DEDQGRQDU +XDJXLO QR HQFRQWU ODV IXHU]DV QHFHVDULDV SDUD DEDQGRQDU D VX PDGUH $O HOHJLU OD ILJXUD GH GRV KHUPDQDV HQ OD ILFFLQ =RUULOOD ORJUD SUHVHQWDU ODV

PAGE 150

GLIHUHQFLDV HQWUH OD WUDGLFLQ \ OD PRGHUQLGDG \ OR TXH VLJQLILFD GHFLGLUVH SRU XQD X RWUD RSFLQ /D FDUD H[LWRVD GH OD PLJUDFLQ 5RVDXUD OOHJ D +XDJXLO KX\HQGR GH OD KDFLHQGD 3HUVHYHUDQFLD HQ ORV DJLWDGRV GDV GH OD UHIRUPD /D PDP£ GH ,QV OD UHFLEL FRPR D XQD KLMD $ SHVDU GH QR VHU KHUPDQDV HUDQ GRV FKLTXLOODV LJXDOLWDV TXH fVD]RQDURQ \ PDGXUDURQ SURQWRf f 5RVDXUD GHFLGL DEDQGRQDU D VX PDGUH \ KHUPDQD MXVWR HQ HO PRPHQWR HQ TXH HQ +XDJXLO VH HPSLH]DQ D VHQWLU ODV FRQVHFXHQFLDV GH OD UHIRUPD DJUDULD (OOD YLDMD SULPHUR D +XDQFD\R GRQGH YHQGH IUXWD \ HV VOR GHVSXV GH XQ WLHPSR TXH HOOD ORJUD HVWDEOHFHUVH HQ /LPD 5RVDXUD HV DKRUD XQD PXMHU GH [LWR OD FDUD H[LWRVD GH OD PLJUDFLQ 6LQ HPEDUJR HVWD SRVLFLQ GH OD TXH DKRUD GLVIUXWD QR VH GLR GH OD QRFKH D OD PDDQD &RPR OD PD\RUD GH ORV PLJUDQWHV WXYR TXH HPSH]DU GHVGH DEDMR FRPR XQD FKROD GHO PHUFDGR (O FDSWXOR 9 GHVFULEH EULOODQWHPHQWH OD YLGD GH ODV FKRODV GHO PHUFDGR /D SUHVHQFLD GH OD FKROD FRPR ILJXUD OLWHUDULD QR HV QXHYD HQ HO PDUFR GH OD QDUUDWLYD SHUXDQD
PAGE 151

DSUHQGH JUDFLDV D VX DPLJD 'LJQD TXLHQ OH GD HO SULPHU FRQVHMR f1R WH SLHUGDV &KLQD 3LVD ILUPH \ HPSXMD (V HO SULPHU VHFUHWR (O UHVWR YLHQH VROR 7H DFRVWXPEUDV \ HPSXMDV VLQ GDUWH FXHQWD (Q HVD SXMD FKRUUHD OD SODWD VH VXHOWD HO ELOOHWHf f $O SULQFLSLR 5RVDXUD WLHQH GXGDV GH TXH UHDOPHQWH SXHGD VDOLU DGHODQWH f&UHR TXH QR YDOJR 'LJQD 1R VHU FDSD] GH DUUDQFDUOH VX PHUFDGHUD D QDGLHf D OR TXH 'LJQD UHVSRQGH f(V HO QHJRFLR (V OD SODWDf f /D HVWDQFLD GH 5RVDXUD HQ OD FLXGDG GH +XDQFD\R HV VXPDPHQWH LPSRUWDQWH SRUTXH GHPXHVWUD VX KDELOLGDG SDUD HVWDEOHFHUVH \ VREUHYLYLU FRPR FKROD HQ HO PHUFDGR 6LQ HPEDUJR HO DVSHFWR TXH P£V QRV LQWHUHVD HV HO UHIHULGR D OD KDELOLGDG GH 5RVDXUD GH DUWLFXODU GRV H[SHULHQFLDV FXOWXUDOHV GLIHUHQWHV OD HFRQRPD FDPSHVLQD \ OD HFRQRPD FDSLWDOLVWD DO IRUPDU SDUWH HO PHUFDGR GRQGH HOOD WUDEDMD GH XQ VLVWHPD JOREDO P£V DPSOLR 3DUD WULXQIDU HQ HO PHUFDGR \ SRU FRQVHMR GH 'LJQD 5RVDXUD VH FDPELD GH QRPEUH f1HFHVLWDV XQ QRPEUH FRUWR XQR TXH VXHQH HQ OD SOD]D SDUD OD JXHUUD XQ QRPEUH TXH QDGLH ROYLGH TXH YD\D FRQ WX FDUDf f (V DV FRPR 5RVDXUD 3DFKHFR VH FRQYLHUWH SULPHUR HQ &KDUR 0DOSDUWLGD SDUD GHVSXV SDVDU D VHU /XF\ /OHUHQD \ SRU OWLPR .DWW\ -LPQH] (O FDPELR GH QRPEUH VH YH FRPR XQ UHTXLVLWR HVHQFLDO HQ HO SURFHVR GH EODQTXHDPLHQWR 8Q QRPEUH GH FODUD SURFHGHQFLD DQGLQD OD KXELHUD SXHVWR HQ GHVYHQWDMD f4X KDFHU" 'HFLU TXH VR\ IXODQD GH WDO \ GHMDUPH DSODVWDU WUDQTXLODPHQWH"f f (O FDPELR GH QRPEUH HV HO SULPHU SDVR HQ HO SURFHVR GH DFXOWXUDFLQ GH 5RVDXUD $ HOOD QR OH LPSRUWD SHUGHU VX LGHQWLGDG DQGLQD SHUGHU VXV UDFHV SRUTXH FRQVLGHUD TXH OD LGHQWLGDG TXH HVW£ JDQDQGR ELHQ OR YDOH

PAGE 152

6L ELHQ 5RVDXUD VH YDOH GH 'LJQD SDUD DGHQWUDUVH HQ HO PXQGR GH ODV FKRODV 5RVDXUD QR HV XQD FKROD R PLJUDQWH FRPQ 5RVDXUD QR KD UHFXUULGR D VXV YQFXORV GH SDUHQWHVFR QL KD PDQWHQLGR OD]RV FRQ VX FRPXQLGDG DVSHFWRV TXH SXGLHURQ VHU REVHUYDGRV HQ 'RV P£V SRU &KDUO\ (OOD KD OOHJDGR D +XDQFD\R \ HVW£ VROD (OOD QR VH KD TXHGDGR HQ OD FDVD GH XQ SDULHQWH XQ IDPLOLDU TXH OH LQIRUPH DFHUFD GH ODV PHMRUHV PDQHUDV GH HVWDEOHFHUVH 0£V DQ QR OH FRQRFHPRV DPLJRV (Q HO FDPSR GHO DPRU 5RVDXUD HV XQD PXMHU TXH QR KD WHQLGR VXHUWH 8QR GH VXV SUHWHQGLHQWHV OH GHM HO RMR DPRUDWDGR \ HO QLFR KRPEUH TXH SDUHFD OH LED D RIUHFHU XQD YLGD VHJXUD \ OOHQD GH DPRU OH URE WRGR HO GLQHUR TXH WHQD 6L ELHQ HVWD H[SHULHQFLD OD GHM GROLGD GHVLOXVLRQDGD \ VXPLGD HQ OD P£V SURIXQGD WULVWH]D WDPELQ OD KL]R P£V IXHUWH OD GHM P£V HQ FRQWURO GH V PLVPD 1R KD\ GXGD TXH HO IUDFDVR DPRURVR OH GLR DFFHVR D RWUR QLYHO GH PDGXUDFLQ TXH OH SHUPLWL VHJXLU DGHODQWH 5RVDXUD DOFDQ]D HO [LWR U£SLGDPHQWH \ OOHJD D WHQHU GRV SXHVWRV GH IUXWD 6LQ HPEDUJR OD ROD WHUURULVWD TXH KDED HPSH]DGR D DPHQD]DU HO SDV VH LQWHUSRQH HQ VX FDPLQR /D IUXWD QR OOHJD SRUTXH f/D VHOYD HV XQ GHVDVWUH >@ 1DGLH FXLGD ODV SODQWDFLRQHV QDGLH VLHPEUD OD FRVHFKD /RV SHRQHV HVW£Q IORWDQGR HQ ORV URV RWURV KDQ KXLGR PRQWH DGHQWUR (VR HV OD VHOYD DKRUDf f (Q YH] GH VHQWLUVH GHVDQLPDGD R SHUGLGD 5RVDXUD WUDWD GH UHLQYHQWDUVH QXHYDPHQWH $ OD VLJXLHQWH PDGUXJDGD 5RVDXUD GHVSLHUWD D OD KRUD GH VLHPSUH SHUR QR DEDQGRQD OD FDPD 2EVHUYD VX SLH]D ODV SDUHGHV YDFDV FRPR ODV FRQWHPSODUD XQD PDDQD SDUHFLGD FXDQGR ORV JDOORV FDQWDEDQ HQ HO YDOOH $TXHOOD YH] KDED YHVWLGR GH KXDQFDQD KDED VDOLGR D GDU VX EDWDOOD 3HUR TX KDFHU DKRUD" /D KRUD HV OD PLVPD \ ODV FLUFXQVWDQFLDV \ HVWH FDPLQR WDPELQ OH OOHJDED D VX ILQ f 5RVDXUD QR GXGD QL XQ PLQXWR HQ FDPELDU GH RILFLR %XVFD D $XUHOLD XQD YHQGHGRUD GH IUXWD GHGLFDGD DKRUD DO RILFLR GH OD FRVWXUD \ OH SURSRQH TXH HPSLHFHQ D

PAGE 153

YHQGHU YHVWLGRV GH QRYLDV MXQWDV (VWR LPSOLFDED TXH $XUHOLD GHMDVH GH WUDEDMDU SDUD OD GXHD GHO QHJRFLR GRQGH VH GHVHPSHDED FRPR FRVWXUHUD \ TXH OH UREDUD OD FOLHQWHOD f$\ &KLQD &KLQD(UHV HO PLVPR GLDEORf D OR TXH 5RVDXUD FRQWHVWD fSRU YLYLU VHU UDWD VHU GLDEOR OR TXH VHDf f $ SHVDU GH OD HQHUJD H LQVLVWHQFLD GH 5RVDXUD $XUHOLD QR DFHSWD OD SURSXHVWD @ 7LHQHV UD]Q GLFH QR GHMD GH VRQUHU )MDWH TXH \R QL KDED SHQVDGR HQ HVR &ODUR /D OHDOWDG f (VWH LQWHUFDPELR GHPXHVWUD GH PDQHUD FODUD YLVLRQHV GHO PXQGR WRWDOPHQWH FRQWUDSXHVWDV 0LHQWUDV TXH SDUD 5RVDXUD OD DPELFLQ SHUVRQDO \ HO DI£Q GH OXFUR QR WLHQHQ SUHFLR DV VLJQLILTXHQ OD DQLTXLODFLQ GH XQ VHPHMDQWH SDUD $XUHOLD OD OHDOWDG HO YQFXOR D QLYHO KXPDQR MXHJR XQ URO LPSRUWDQWH $ SHVDU GH TXH $XUHOLD QR DFHSWD OD SURSXHVWD 5RVDXUD OOHYD DGHODQWH VX SUR\HFWR \ SDVD GH YHQGHGRUD GH IUXWD D VHU YHQGHGRUD GH YHVWLGRV GH QRYLD &RPR VH SXHGH DSUHFLDU 5RVDXUD HVW£ GLVSXHVWD D KDFHU OR TXH VHD FRQ WDO GH VDOLU DGHODQWH QDGD VH LQWHUSRQGU£ HQ VX FDPLQR 1L VLTXLHUD HO WHUURULVPR DFWLWXG TXH UHVDOWD GH PDQHUD FODUD FRQ OD GH VX KHUPDQD ,QV TXLHQ D SHVDU GH YLYLU ODV FRQVHFXHQFLDV GH OD YLROHQFLD QR VH OH RFXUUH GHMDU +XDJXLO 2WUR DVSHFWR LQWHUHVDQWH GH 5RVDXUD HV TXH HOOD SDUHFLHUD QR PRYHUVH HQWUH OD QRVWDOJLD \ HO SUHVHQWH 6L ELHQ VDEHPRV TXH DO SULQFLSLR VH FRPXQLFDED FRQ ,QV QR HUD WDQWR D FDXVD GH OD DRUDQ]D TXH VHQWD VLQR TXH UHVSRQGD DO LQWHUV GH WHQHU D DOJXLHQ FRQVLJR TXH OD SXGLHVH D\XGDU FRPR YHQGHGRUD GH IUXWD SULPHUR \ OXHJR HQ OD MXJXHUD f9HQWH 6H WUDEDMD GXUR SHUR KD\ SODWD \ HVR HV OR TXH LPSRUWDf f ,QFOXVLYH FXDQGR

PAGE 154

VH GHVDWD OD ROD WHUURULVWD QR YHPRV TXH 5RVDXUD GHPXHVWUH SUHRFXSDFLQ SRU OD PDGUH \ KHUPDQD TXH KD GHMDGR DWU£V /H LPSRUWD P£V HO KHFKR GH QR HVWDU UHFLELHQGR IUXWD 3DUD 5RVDXUD KD\ XQ VROR FDPLQR HO TXH OD OOHYDU£ D WHQHU XQD VLWXDFLQ GH SUHVWLJLR *UDFLDV D VX HVIXHU]R 5RVDXUD ORJUD FRQYHUWLUVH HQ XQD PXMHU FRQ XQD VLWXDFLQ HFRQPLFD HQYLGLDEOH &XDQGR UHJUHVD D +XDJXLO HV HYLGHQWH TXH 5RVDXUD HV fXQD PXMHU GLIHUHQWH D ODV FRQRFLGDV GH FDEHOOHUD EORQGD \ SLHO EODQFD D SHQDV WRVWDGD SRU HO VRO GH FLXGDGHV GHVFRQRFLGDVf f fEODQTXHDGD OD SLHO D IXHU]D GH FUHPDV URMR HO SHOR FRQ ODV UDFHV TXH LQVLQDQ HO YHUGDGHUR FRORU ODV KXHOODV GHO ELVWXU TXH KDQ DEUHYLDGR OD QDUL] \ KDQ WHQVDGR ORV S£USDGRVf f /D PLVPD ,QV FRQVLGHUD TXH 5RVDXUD HV fXQD PXMHU DOWD \ YROXPLQRVD \ FRQ HVH SHOR \ VXV SUHQGDV XQD PHVWL]D GH OD FLXGDGf f (V GHFLU VX LQWHQWR SRU GHVOLJDUVH GH OR LQGJHQD GH ODYDU VX RULJHQ LQGLR KD GDGR UHVXOWDGR (O FRVWR VLQ HPEDUJR KD VLGR DOWR KD WHQLGR TXH UHQHJDU GH VX IDPLOLD VX SXHEOR \ VXV WUDGLFLRQHV /D PLJUDFLQ WLHQH HQWRQFHV XQD GREOH FDUD HV VHDO GH SURJUHVR SHUR WDPELQ GH DEDQGRQR \ GH QHJDFLQ (O DSHJR D OD WUDGLFLQ ,QV SRU VX SDUWH QR HQFXHQWUD HO YDORU QHFHVDULR SDUD LU DO HQFXHQWUR GH 5RVDXUD *DQDV QR OH IDOWDQ 8QD \ RWUD YH] VH SUHJXQWD f< SRU TX QR PH KH LGR \R" 4X PH KD LPSHGLGR" 3RU TX QR KH YRODGR FXDQGR PH OODP HQ VX SULPHUD FDUWD"f f (Q XQ SULQFLSLR ,QV QR YLDMD SRU QR DEDQGRQDU D VX PDGUH HQ XQD FR\XQWXUD SDUWLFXODUPHQWH GLIFLO FRPR OR HV OD UHIRUPD DJUDULD \ SRUTXH HV FRQVFLHQWH TXH OD SDUWLGD GH 5RVDXUD OD KDED DIHFWDGR SURIXQGDPHQWH f1R KDEDQ FRQFOXLGR ORV IHVWHMRV GH 6DQWD 5RVD FXDQGR OD YLXGD GH 5RPHUR HQFHQGL XQD IRJDWD \ OD DOLPHQW FRQ ODV SUHQGDV TXH ODV ODYDQGHUDV KDEDQ YLVWR OXFLU D OD SHUGLGDf f 6X KXLGD KDED GHMDGR D ,QV \ D VX PDGUH fHQWUH RORUHV GH GHVLQIHFWDQWHV \ KXPR GH IRJDWDV HQWUH KDEODGXUDV TXH SXVLHURQ QXHVWUD IUHQWH

PAGE 155

HQ ORV VXHORVf f 6L ELHQ ,QV GHFLGH TXHGDUVH SULPHUR SRU QR DEDQGRQDU D VX PDGUH VH YH LPSRVLELOLWDGD GH KDFHUOR P£V WDUGH DO GHVFXEULU TXH HVW£ HPEDUD]DGD GH -RVDIDW $ SHVDU GH TXH OD GHFLVLQ GH TXHGDUVH HQ +XDJXLO GHPXHVWUD XQ DOWR JUDGR GH OHDOWDG KDFLD VX IDPLOLD \ KDFLD XQ OXJDU TXH UHDOPHQWH QR WLHQH QDGD TXH RIUHFHUOH HVWD GHFLVLQ KDFH TXH OH WRTXH YLYLU ODV FRQVHFXHQFLDV GH OD UHIRUPD DJUDULD \ OD YLROHQFLD WHUURULVWD 'HVGH HO SULQFLSLR VH KDFH HYLGHQWH TXH OD YLGD HQ ORV $QGHV KD FDPELDGR \ TXH SRU OR WDQWR \D QR IXQFLRQDQ ORV YLHMRV FGLJRV GH FRPSRUWDPLHQWR VHRULDO (Q XQD SRFD QR PX\ OHMDQD ORV FRPXQHURV ODEUDEDQ ORV FDPSRV GH ORV GXHRV GH ODV KDFLHQGDV HQ SDJR DO SDVWR GHYRUDGR SRU VXV DQLPDOHV 6LQ HPEDUJR ODV FRVDV VRQ GLIHUHQWHV /D UHIRUPD DJUDULD KD PRGLILFDGR VXVWDQFLDOPHQWH OD UHDOLGDG GHO \DQDFRQD \ GHO FRPXQHUR /D KDFLHQGD 3HUVHYHUDQFLD HV DKRUD XQD 6RFLHGDG $JUFROD GH ,QWHUV 6RFLDO \ VX QRPEUH HV 3XHEOR 1XHYR /RV DQWLJXRV \DQDFRQDV IODPDQWHV GXHRV GH OD HVWDQFLD 3HUVHYHUDQFLD GHFLGHQ QR UHFRQRFHU ORV FRQWUDWRV TXH ORV DQWLJXRV KDFHQGDGRV KDEDQ ILUPDGR FRQ ORV FRPXQHURV \ TXH SHUPLWDQ TXH ORV DQLPDOHV SDVWDUDQ HQ VXV FDPSRV D FDPELR GH WUDEDMR HQ OD KDFLHQGD ,QV SRU HMHPSOR KDED VLGR HQYLDGD SRU VX PDGUH DR WUDV DR D fFRFLQDU KDFHU GH QLHUD \ ODYDQGHUD D VXGDU HO SDVWR GHYRUDGR SRU VXV DQLPDOHVf f /RV \DQDFRQDV GHFLGHQ QR UHFRQRFHU HVWRV WUDWRV SRU OR TXH RUGHQDQ DSUHVDU D ORV DQLPDOHV GH +XDJXLO fKDVWD TXH VXV GXHRV GHQ OD FDUD \ EDMHQ D DUUHJODU VX QXHYD VLWXDFLQf OD PLVPD TXH FRQVLVWD HQ HIHFWXDU XQ SDJR SRU HO SDVWL]DMH \D TXH ORV H[ \DQDFRQDV FRQVLGHUDEDQ TXH ORV FRPXQHURV KDEDQ SDUWLFLSDGR GHO VLVWHPD LQMXVWR TXH KDVWD HQWRQFHV KDED FDUDFWHUL]DGR OD YLGD HQ +XDJXLO f+D\ FDPELRV LPSRUWDQWHV HQ HO ,QVWLWXLGRV SRU HO JRELHUQR PLOLWDU GHO *HQHUDO -XDQ 9HODVFR $OYDUDGR

PAGE 156

SDV VHRUHV < HVRV FDPELRV KDQ OOHJDGR D OD UHJLQ8VWHGHV WLHQHQ TXH DGDSWDUVH QR KD\ RWUR FDPLQRf f f/D KDFLHQGD HUD LQMXVWD \ XVWHGHV JR]DURQ GH HVD LQMXVWLFLD 3HUR WRGR WLHQH XQ OPLWH \ KR\ DTX FRPXQHURV ORV KRPEUHV GH 3HUVHYHUDQFLD KDQ GHFLGLGR KDFHUVH UHVSHWDUf f (VWH LQWHUFDPELR PXHVWUD GH PDQHUD FODUD FRPR ORV \DQDFRQDV TXLHQHV UHFLELHURQ OD WLHUUD GH 9HODVFR VH FRPSRUWDQ DKRUD FRPR ORV DQWLJXRV KDFHQGDGRV R SHRU TXH HOORV \D TXH fQL ORV KDFHQGDGRV HQFDUFHODURQ D ORV DQLPDOHV QL HOORV TXH HUDQ XQRV PDOGLWRVf f 6LQ HPEDUJR D GLIHUHQFLD GH ORV KDFHQGDGRV ORV \DQDFRQDV HVW£Q DUUXLQDQGR WRGR OR TXH HQFXHQWUDQ HQ VX FDPLQR /RV FRPXQHURV QR VRQ LQGLIHUHQWHV D HVWD VLWXDFLQ f7DQWR DUWH TXH SRQHV SDUD HQYHQHQDU HO SHQVDPLHQWR 3RU TX QR OR YXHOFDV HQ HVWRV FDPSRV" 1XQFD KH YLVWR WDQ DEDQGRQDGRV ORV SRWUHURV WDQ VHFRV ORV FDQDOHV(VR QR P£V GHEHUD DYHUJRQ]DU WXV EUD]RV KDFHUWH EDMDU OD FDUDf f /D PDP£ GH ,QV PXHVWUD GH IRUPD SDWWLFD FPR HOOD QR KD VDELGR DGDSWDUVH D ORV FDPELRV 'HVGH HO SULQFLSLR VH RSRQH D ODV PHGLGDV GH ORV \DQDFRQDV SRU OR TXH HV DPHQD]DGD FRQ OD F£UFHO &UH\HQGR TXH ORV DQWLJXRV FGLJRV GH FRQGXFWD WRGDYD SXHGHQ VHU GH D\XGD GHFLGH EXVFDU DO MXH] 'XU£Q TXLHQ SUREDEOHPHQWH HQ DOJXQD SRFD WXYR VXV LQIOXHQFLDV 6LQ HPEDUJR HO MXH] 'XU£Q WDPSRFR HV FDSD] GH UHFRQRFHU TXH ORV WLHPSRV KDQ FDPELDGR TXH ODV UHJODV GHO MXHJR VRQ RWUDV f(VWDV FRVDV WLHQHQ DUUHJOR 3DFLHQFLD (VWR\ HVWXGLDQGR HO FDVR +DU WUDHU D HVRV LQGLRV DPDUUDGRV FRQ VRJDV ORV PHWHU D XQ FDODER]R GH SXOJDV FRQRFHU£Q HO LQILHUQRf f f9HUHPRV TXH UHVSRQGHQ FRPDGUH 1R SXHGR GDU HO VLJXLHQWH SDVR VLQ FRQRFHU D PL HQHPLJR /RV VDFDU GH VX PDGULJXHUD HVR V FRQRFHU£Q PL IXHU]D
PAGE 157

/DV TXHMDV GH ORV FRPXQHURV QR KDFHQ HIHFWR \ ORV \DQDFRQDV FRQWLQDQ FRQ VXV DEXVRV 0XHUHQ PXFKRV DQLPDOHV \ HQ RWURV FDVRV PXFKRV DQLPDOHV QXQFD VRQ GHYXHOWRV 3HUR HO DEXVR QR WHUPLQD DOO /RV \DQDFRQDV GHFLGHQ FRQVWUXLU VLQ FRQVXOWDU D ORV FRPXQHURV XQD QXHYD WRPD GH DJXD FRVD TXH ORV GHM VLQ DJXD \ TXH SURYRF TXH ORV FDPSRV GH +XDJXLO PXULHUDQ $QWH HVWD VLWXDFLQ ,QV FRQVLGHUD LU D OD FLXGDG \ EXVFDU D 5RVDXUD (VWR OH SHUPLWLUD QR VOR FRQVHJXLU XQ HPSOHR VLQR WDPELQ SURSRUFLRQDUOH XQ UHVSLUR HFRQPLFR D VX PDGUH /D YLXGD GH 5RPHUR VLQ HPEDUJR UHFKD]D OD SURSXHVWD GH PDQHUD WDMDQWH f9HWH SHUR QR PH YXHOYDV 1R YR\ D SRQHU RWUD YH] PL IUHQWH HQ ORV VXHORVf f 'HVSXV GH KDEHU WHQLGR TXH VRSRUWDU ODV FRQVHFXHQFLDV GH XQD UHIRUPD DJUDULD PDO GLULJLGD +XDJXLO VXIUH ODV FRQVHFXHQFLDV GHO WHUURULVPR /RV QXHYRV DPRV SUDFWLFDQ RWUR WLSR GH YLROHQFLD WRPDQ SXHEORV \ OOHYDQ D FDER HMHFXFLRQHV VXPDULDV /D SUGLFD JXHUULOOHUD QR VH KDFH HVSHUDU /RV WHUURULVWDV FRQYRFDQ D OD PXOWLWXG \ KDEODQ GH RUGHQ GH MXVWLFLD GH OD H[SORWDFLQ GH ORV KRPEUHV 7UDWDQ GH FRQYHQFHU D ORV FRPXQHURV TXH +XDJXLO SXHGH VHU GLIHUHQWH SXHGH VHU PHMRU 6XV SDODEUDV VRQ ELHQYHQLGDV SRU ORV FRPXQHURV TXH KDEDQ HVWDGR VXIULHQGR HO DEXVR GH ORV \DQDFRQDV &RPR UHVXOWDGR GH OD 5HIRUPD $JUDULD VH FRPSRUWDEDQ fSHRU TXH ORV KDFHQGDGRV HQ VXV PHMRUHV WLHPSRVf (V SRU HVWD UD]Q TXH ORV WHUURULVWDV QR WLHQHQ SUREOHPD DOJXQR HQ HQFRQWUDU VHJXLGRUHV FDQVDGRV GHO DEXVR VXIULGR SRU SDUWH GH ORV \DQDFRQDV f< DKRUD TXLHUHQ FREUDPRV SRU HO XVR GHO SXHQWH (VH SXHQWH TXH HV REUD GH WRGRV 1RV TXLWDURQ HO UR \ DKRUD WUDHPRV HO DJXD HQ F£QWDURV /D PXMHU GH -XDQ /DQD]FD VH KD GHVSHDGR EXVFDQGR GRQGH ODYDU OD URSD GH VXV KLMRV 8VWHGHV WLHQHQ UD]Q
PAGE 158

/D YLROHQFLD WHUURULVWD DIHFWD D +XDJXLO HQ JHQHUDO fTX WLHPSRV VRVSHFKDV WUDLFLRQHV VDQJUH \ PXFKRV PXHUWRV HQ ODV FDOOHV HQ HVWD PLVPD SOD]D 7RGRV ORV GDV HUD YRODU DO FHPHQWHULR SUHSDUDUVH XQ W YROWHDU HO SDXHOR QHJUR SDUD DFRPSDDU RWUR VHSHOLRf f < D SHVDU GH TXH OD YLROHQFLD VXEYHUVLYD HQ HO 3HU JHQHU OD PLJUDFLQ LQYROXQWDULD GH FLHQWRV GH PLOHV GH SHUVRQDV ,QV VH YH REOLJDGD D SHUPDQHFHU HQ +XDJXLO \D TXH VX HVSRVR -RVDIDW KD GHFLGLGR XQLUVH D OD JXHUUD SRSXODU SRU OR TXH GHVDSDUHFH SRU ODUJDV WHPSRUDGDV /D SULPHUD YH] TXH UHJUHVD -RVDIDW GHVFULEH D ,QV \ VX PDGUH OD SULPHUD DFFLQ fORV KHPRV VDFDGR GH VXV KXHFRV FRPR D FRPDGUHMDV (O DOFDOGH GHVILO SULPHUR
PAGE 159

WHUURULVWD f6L TXLHUHV TXH PH PDWHQ YDPRV 1R ROYLGHV ORV JXDUGLDV PXHUWRV ORV PQLEXV LQFHQGLDGRV +D\ SUHPLR SDUD HO TXH PH VHDOH < DOJXLHQ YHQGU£f f 8Q GD PLHQWUDV WUDEDMDED OD WLHUUD -RVDIDW HV PRUGLGR SRU XQD VHUSLHQWH ,QV TXLHUH OOHYDUOR D 6DWLSR SHUR O VH QLHJD XQD YH] P£V fPH PHWHU£Q SUHVR WRGR HO PXQGR VDEH TXH IXL \R /RV PXHUWRV GH 3HUVHYHUDQFLD ORV PXHUWRV GH +XDQDKXD\f f -RVDIDW QR OOHJ D YHU QXHYDPHQWH HO VRO f (Q YH] GH HQWHUUDUOR HQ HO PRQWH ,QV GHFLGH KDFHUOR HQ +XDJXLO 9LDMD OOHYDQGR D VX PDULGR FRQ HO QRPEUH FDPELDGR SDUD SRGHU DWUDYHVDU ORV FRQWUROHV /R HQWLHUUD ILQDOPHQWH FRQ HO QRPEUH GH ƒQJHO 5DPRV < VOR DRV GHVSXV SXHGH YROYHU FRQ OD SLQWXUD VREUDQWH D SRQHUOH HO YHUGDGHUR QRPEUH DO PDULGR 1R KD\ GXGD TXH HQWUH 5RVDXUD H ,QV QR H[LVWHQ \D ORV YQFXORV TXH ODV XQLHURQ HQ OD MXYHQWXG 0LHQWUDV D OD SULPHUD OD FDUDFWHUL]DQ WRGRV ORV YLFLRV GH XQD VRFLHGDG FDSLWDOLVWD OD VHJXQGD DILUPD ORV LGHDOHV DQGLQRV GHO DSHJR D OD IDPLOLD D OD WLHUUD GRQGH VH QDFL \ FUHFL 6H WUDWD GH VXMHWRV TXH UHSUHVHQWDQ GRV XQLYHUVRV GLIHUHQWHV \ DQWDJQLFRV D OD YH] 8QD OX] HQ PHGLR GH OD RVFXULGDG (Q SULQFLSLR SRGUD DVHYHUDUVH TXH OD IRUPD HQ TXH =RUULOOD SUHVHQWD HO PXQGR DQGLQR \ RFFLGHQWDO HV PX\ VLPSOLVWD \ HVTXHP£WLFD 5RVDXUD DEDQGRQ +XDJXLO FXDQGR KDED SUREOHPDV QR VH VROLGDUL] FRQ ORV SUREOHPDV GH ORV FRPXQHURV IXH SUHVD GH OD DPELFLQ \ GHO LQGLYLGXDOLVPR < VL ELHQ OD VLFRORJD FKROD SUHVHQWD HO DVSHFWR SRVLWLYR GH OD GHGLFDFLQ DO WUDEDMR WDPELQ VH SUHVHQWD VX DVSHFWR QHJDWLYR \D TXH OR QLFR TXH LPSRUWD HV KDFHU GLQHUR (VWD YLVLQ GHO PXQGR IXQGDGD HQ HO OXFUR HQ ODV JDQDQFLDV QR HV ELHQ YLVWD SRU ORV SREODGRUHV GH +XDJXLO 3DUD HOORV 5RVDXUD HV XQD SHUVRQD TXH DEDQGRQ D ORV VX\RV H KL]R XQ SDFWR FRQ HO GLDEOR \ ORV FDQDGLHQVHV TXH KDQ OOHJDGR D

PAGE 160

+XDJXLO D FDXVD GH ODV PLQDV QR UHSUHVHQWDQ QHFHVDULDPHQWH HO SURJUHVR 6RQ JHQWH TXH WLHQH fWRGD FODVH GH PDDV /R QLFR TXH OH LPSRUWD HV HO GLQHURf f ,QV SRU VX SDUWH VH PDQWXYR ILHO D OD IDPLOLD \ D OD WUDGLFLQ SHUPDQHFL DO ODGR GH ORV VX\RV DQ HQ ORV SHRUHV PRPHQWRV (V GHFLU 5RVDXUD UHSUHVHQWD WRGR OR QHJDWLYR H ,QV WRGR OR SRVLWLYR 3HUR FRPR ELHQ OR VHDOD 7XOLR 0RUD =RUULOOD QR KD UHFXUULGR QHFHVDULDPHQWH DO PDQLTXHVPR SDUD UHFUHDU HO GHVHQFXHQWUR OR XUEDQR QR HV EODQFR QL OR DJUDULR LQGLR VLQR XQD UHDOLGDG FRQIXVD SURPLVFXD KEULGDf 0RUD f /D JHQHDORJD WUD]DGD SRU =RUULOOD QRV SHUPLWH UHFRQRFHU TXH OD LGHQWLGDG GH 5RVDXUD HVW£ IXQGDGD HQ XQ RUGHQ HVSHFILFR HOOD UHSUHVHQWD OD QHJDFLQ GH OD WUDGLFLQ \ OD DFHSWDFLQ GH XQD PRGHUQL]DFLQ GHVDIRUDGD 6LQ HPEDUJR OD QRYHOD EXUOD HQ FLHUWD IRUPD DO OHFWRU HQ VX LQWHQWR GH UHFRQVWUXLU XQ SHUVRQDMH XQD KLVWRULD XQ URVWUR LGHQWLILFDEOH 6L ELHQ 5RVDXUD VH FDUDFWHUL]D SRU XQD FRQVWDQWH QHJDFLQ GH OR LQGJHQD DO ILQDO SHUFLELPRV TXH HVSLULWXDOPHQWH DRUD VX DOGHD QDWDO (Q XQD GH VXV FDUWDV OH GLFH D ,QV f< \R FUHR TXH QR UHJUHVDU P£V $XQTXH PH JXVWDUD LUPH SRU XQ SDU GH GDV SDUD FDPLQDU HQ HO ULDFKXHOR \ VXELU DO FHUUR TXH EDPRV SRU OD PDGUXJDGD SRU HO PDQDQWLDOf f %DMR XQ GLVIUD] FRVPRSROLWD VX DOPD FRQWLQD YLEUDQGR FRQ HO PXQGR UXUDO 6X YLGD SRU OR WDQWR WLHQH WDPELQ FRPR OD GH &KDUO\ XQ DVSHFWR WU£JLFR 6L ELHQ FRQVWLWX\H OD FDUD H[LWRVD GH OD PLJUDFLQ HOOD HV FRQVFLHQWH GH OD HOHFFLQ TXH KL]R \ GH OR TXH OD KDFH FRPR SHUVRQD f7 HUHV OR TXH \R IXL DOJXQD YH] OD PXFKDFKD QR PDORJUDGD SRU OD SODWD TXH \R OOHYR GHQWUR GH Pf f 3RU HVR FXDQGR VX VHFUHWDULD OH SUHJXQWD VL HOOD YD D YLDMDU D 0LDPL HOOD FRQWHVWD f6LHUUD DGHQWUR $OO HVW£ PL 0LDPLf f

PAGE 161

&XDQGR ,QV PXHUH 5RVDXUD GHFLGH OOHYDUVH FRQVLJR DO QLHWR GH ,QV KLMR GH -RVDIDW \ 7DQL D /LPD $XQTXH 5RVDXUD \D QR FDPELH DO DFRJHU DO QLR HOOD HVW£ DFHSWDQGR VX GREOH RULJHQ \ DFFHGLHQGR D XQD SD] HQWUH ODV SDUWHV DQWDJQLFDV GH VX VHU &RQFOXVLRQHV $O LJXDO TXH HQ HO FDVR GH 5LYHUD 0DUWQH] \ /DXUD 5LHVFR OD REUD GH =HQ =RUULOOD HQFDPD OD EVTXHGD GH OD LGHQWLGDG 6LQ HPEDUJR GHEHPRV WHQHU SUHVHQWH TXH HQ OD ILFFLQ GH HVWH DXWRU VXV SHUVRQDMHV FRQVWLWX\HQ VXMHWRV TXH VDOHQ GH VRFLHGDGHV IHXGDOHV WHUUDWHQLHQWHV GH OD VLHUUD \ WLHQHQ TXH HQIUHQWDU ORV GHVDIRV GH XQD LQFLSLHQWH VRFLHGDG FDSLWDOLVWD (Q HO FDVR GH 'RV P£V SRU &KDUO\ HO SURWDJRQLVWD HV XQ VXMHWR GELO \ VLQ FDU£FWHU TXH QR SXHGH DGDSWDUVH D ORV JUDQGHV FDPELRV TXH VH KDQ GDGR HQ OD VLHUUD GHO 3HU &KDUO\ HV XQ VXMHWR TXH WLHQH DQ XQ SLH HQ OD VRFLHGDG IHXGDO \ RWUR HQ OD VRFLHGDG PRGHUQD 6X GHVJUDFLD QR VDEHU FRPR HQFRQWUDU HO FDPLQR TXH OH SHUPLWD OD FRQYLYHQFLD GH ORV GRV PXQGRV 6X H[SHULHQFLD PLJUDWRULD UHVXOWD XQ IUDFDVR (Q YH] GHO [LWR H[SHULPHQWD OD VROHGDG HO GHVDUUDLJR HO GRORU \ OD DQJXVWLD 1R KD\ PRPHQWRV GH nIHOLFLGDG +XELHUD SRGLGR HQFRQWUDU DOWHUQDWLYDV TXH OH SHUPLWLHVHQ VREUHYLYLU SHUR GHPXHVWUD QR WHQHU VXILFLHQWH FDU£FWHU /DV PHOOL]DV GH +XDJXLO H[SORUD ODV DOWHUQDWLYDV GH LGHQWLGDG TXH HQIUHQWD HO VXMHWR SHUXDQR GH KR\ HQ GD VHU OHDO DO DQGH R DYHQWDUVH D OD RFFLGHQWDOL]DFLQ VLQ IUHQR (O PHQVDMH HV LJXDOPHQWH GHVDOHQWDGRU SDUD WULXQIDU SDUD VDOLU DGHODQWH HV QHFHVDULR HOLPLQDU FXDOTXLHU YQFXOR IDPLOLDU \ FXOWXUDO FRQ HO $QGH /D PRGHUQL]DFLQ \ OD WUDGLFLQ VRQ LQFRPSDWLEOHV 6LQ HPEDUJR FRPR DSUHFLDPRV KDFLD HO ILQDO GH OD REUD ORV HVIXHU]RV GH OD SURWDJRQLVWD SRU GHVYLQFXODUVH GHO PXQGR DQGLQR QR KDQ VLGR H[LWRVRV

PAGE 162

5RVDXUD DRUD VX YLGD HQ +XDJXLO SHUR FRPR VH VDEH FRQVFLHQWH TXH SDUD HOOD YROYHU DWU£V QR FRQVWLWX\H XQD RSFLQ GHFLGH OOHYDUVH FRQVLJR D VX VREULQR QLHWR 'H DOJXQD PDQHUD HOOD HQFXHQWUD XQ FDPLQR HQWUH ORV GRV PXQGRV TXH OH KD WRFDGR YLYLU \ VH UHGLPH DO UHFRQRFHU OD LPSRUWDQFLD GH XQR GH HVWRV PXQGRV HQ VX YLGD (Q FRQFOXVLQ =HQ =RUULOOD QRV SUHVHQWD GRV DOWHUQDWLYDV GH LGHQWLGDG TXH VH OH SUHVHQWDQ DO SHUXDQR GH KR\ 6HU GHYRUDGR SRU HO PRQVWUXR FDSLWDOLVWD OR TXH JHQHUD VXMHWRV GH SHUVRQDOLGDG IUDJPHQWDGD R DFHSWDU HO FDPELR \ OD PRGHUQL]DFLQ D FDPELR GH HQWUHJDU HO DOPD (V GHFLU VH QRV SUHVHQWD XQD YLVLQ GHO SHUXDQR \ GHO PHVWL]R PLJUDQWH TXH H[SUHVD XQ WRWDO SHVLPLVPR IUHQWH D ORV SUR\HFWRV GH PRGHUQL]DFLQ DQGLQD

PAGE 163

&$3,78/2 &20(17$5,26 ),1$/(6 'HVGH SULQFLSLRV GHO VLJOR ;; HO WSLFR GHO PHVWL]DMH IRUP SDUWH LPSRUWDQWH GH OD SUHRFXSDFLQ SRU FRQVWUXLU OD FRPXQLGDG LPDJLQDGD GHO 3HU 6X GLVFXVLQ VH GLR HQ HO £PELWR SROWLFR D OD OX] GHO SUREOHPD LQGJHQD 6L ELHQ OD QRFLQ GH PHVWL]DMH DFRJD GLIHUHQWHV PDWLFHV OD TXH SUHYDOHFL SRU PXFKR WLHPSR IXH OD GHIHQGLGD SRU -RV GH OD 5LYD $JHUR TXLHQ GHVFULEL DO PHVWL]DMH FRPR HO HQODFH DUPQLFR HQWUH OD FXOWXUD GH ORV FRQTXLVWDGRUHV \ GH ORV FRQTXLVWDGRV (Q OD VHJXQGD SDUWH GHO VLJOR HO PHVWL]DMH YXHOYH D FREUDU LPSRUWDQFLD QR WDQWR FRPR GLVFXUVR SROWLFR VLQR P£V ELHQ FRPR IHQPHQR VRFLDO \ DQWURSROJLFR $ UD] GH OD ROD PLJUDWRULD LQLFLDGD D ILQHV GH OD GFDGD GH ORV FXDUHQWD VH GLR XQ LQWHUV SRU FRQRFHU TXLQ HUD HVH VXMHWR TXH HVWDED FDPELDGR OD ILVRQRPD GH /LPD GH PDQHUD LUUHYHUVLEOH )XH GHQWUR GH HVWH FRQWH[WR TXH VH LQLFLDURQ ORV HVWXGLRV UHIHUHQWHV DO FKROR OD FXOWXUD FKROD \ HO PLJUDQWH DQGLQR /RV QDUUDGRUHV SHUXDQRV QR SHUPDQHFLHURQ LQGLIHUHQWHV D ORV FDPELRV H[SHULPHQWDGRV HQ HO SDV /D SHUFHSFLQ GH HVWD QXHYD UHDOLGDG VH UHPRQWD D ODV ILJXUDV GH -RV 0DUD $UJXHGDV \ &LUR $OHJUD TXLHQHV WUDWDURQ GH SUHVHQWDU HQ VXV REUDV XQ 3HU TXH DFRJLHUD fWRGDV ODV VDQJUHVf 6L ELHQ HQ XQ SULQFLSLR OD WUDPD VH FHQWU DOUHGHGRU GHO SURFHVR PLJUDWRULR R GHO PXQGR GH ODV EDUULDGDV \ ORV DVHQWDPLHQWRV KXPDQRV FRPR OR PXHVWUDQ ODV REUDV GH (QULTXH &RQJUDLQV 0DUWLQ R &URQZHOO -DUD OD QDUUDWLYD SDXODWLQDPHQWH SDV D SUHVHQWDU HO GHVJDUUDPLHQWR R FRQIOLFWR TXH GLFKRV SURFHVRV PLJUDWRULRV SXHGHQ JHQHUDU HQ DTXHOORV LQGLYLGXRV TXH DEDQGRQDQ VX WLHUUD QDWDO

PAGE 164

(GJDUGR 5LYHUD 0DUWQH] /DXUD 5LHVFR \ =HQ =RUULOOD HVFULEHQ FRQ HVD SUHRFXSDFLQ HQ PHQWH H[SORUDU ODV DOWHUQDWLYDV TXH VH OH SUHVHQWDQ DO SHUXDQR TXH WLHQH TXH YLYLU HQWUH GRV UHDOLGDGHV FXOWXUDOHV GLIHUHQWHV \ HQ PXFKRV FDVRV DQWDJQLFDV D OD YH] /D OHFWXUD GH VXV REUDV SHUPLWH YHU TXH VH GDQ WUHV SRVLFLRQHV GLYHUJHQWHV UHVSHFWR DO PHVWL]DMH HO PHVWL]DMH UHSUHVHQWD OD IHOL] XQLQ GH FXOWXUDV SRVLELOLWDQGR HO GL£ORJR \ QR OD FRQIURQWDFLQ HO PHVWL]DMH FRQVWLWX\H XQ HVWLJPD TXH JHQHUD VXMHWRV GH SHUVRQDOLGDG IUDJPHQWDGD LQFDSDFHV GH HQFRQWUDU XQ FDPLQR HQWUH ORV GRV PXQGRV FXOWXUDOHV TXH OHV KD WRFDGR YLYLU \ HO PHVWL]DMH VH OLPLWD D VHU XQ SURFHVR GH DFXOWXUDFLQ (Q HO FDVR GH 5LYHUD 0DUWQH] SRGHPRV DVHYHUDU TXH VX QRYHOD SRVWXOD FODUDPHQWH OD YLDELOLGDG GH FRQVWUXLU XQD QDFLQ PHVWL]D 3DUD HVWH DXWRU HV SRVLEOH OD FRQMXQFLQ GH ODV GRV JUDQGHV YHUWLHQWHV FXOWXUDOHV DQGLQD \ RFFLGHQWDOf TXH FDUDFWHUL]DQ DO 3HU /D GLDOFWLFD HQWUH OR WUDGLFLRQDO \ OR PRGHUQR HQWUH OR DXWFWRQR \ OR FRVPRSROLWD HQFXHQWUDQ XQD VQWHVLV IHOL] HQ 3DV GH -DXMD /D UHDOLGDG TXH O SURSRQH SDUD HO 3HU SUHVHQWD FDUDFWHUVWLFDV QXQFD DQWHV YLVWDV HQ OD OLWHUDWXUD SHUXDQD HQ YH] GHO GL£ORJR OD FRQIURQWDFLQ OD QHJDFLQ VH GD HO UHFRQRFLPLHQWR GH ODV GLIHUHQFLDV FXOWXUDOHV TXH FDUDFWHUL]DQ DO SDV (Q XQD SDODEUD XQ PHVWL]DMH IHOL] (VWD YLVLQ GHO PHVWL]DMH VH FRQWUDSRQH D OD SUHVHQWDGD SRU /DXUD 5LHVFR &RPR KHPRV SRGLGR DSUHFLDU OD SURWDJRQLVWD GH OD QRYHOD ;LPHQD GH GRV FDPLQRV QR SXHGH HQFRQWUDU XQ FDPLQR HQWUH ORV GRV PXQGRV FXOWXUDOHV TXH OH KD WRFDGR YLYLU 6L ELHQ ;LPHQD VH PXHYH HQWUH HO PXQGR RFFLGHQWDO \ HO PXQGR DQGLQR VLQ PD\RU SUREOHPD D OD KRUD GH WRPDU XQD GHFLVLQ OD EDODQ]D VH LQFOLQD KDFLD HO PXQGR FULROOR RFFLGHQWDO HQ HO FXDO HOOD KD VLGR HGXFDGD \ QR KDFLD HO PXQGR P£JLFR \ PDUDYLOORVR GHO $PD *UDQGH $GLFLRQDOPHQWH VX IRUPDFLQ VH YH FRPSOLFDGD SRU HO KHFKR GH VHU HOOD PXMHU ;LPHQD

PAGE 165

DSUHQGH ODV GLIHUHQFLDV TXH LQYROXFUD VHU QLR R QLD \ TXH HO DPRU \ OD VH[XDOLGDG SXHGHQ WUDHU IHOLFLGDG SHUR WDPELQ GHVHQFDQWR \ WULVWH]D 6LQ HPEDUJR OR P£V LPSRUWDQWH HVW£ UHODFLRQDGR DO KHFKR TXH D ;LPHQD QR OH VHU£ SRVLEOH HQFRQWUDU OD IHOL] LQWHJUDFLQ GH &ODXGLR 1R VOR VH YHU£ REOLJDGD D DEDQGRQDU OD FLXGDG TXH OD YLR FUHFHU VLQR TXH HPLJUDU£ GRV YHFHV SULPHUR D /LPD \ OXHJR D ORV (VWDGRV 8QLGRV GH $PULFD =HQ =RUULOOD QRV SUHVHQWD DO LJXDO TXH 5LYHUD 0DUWQH] D VXMHWRV FDUDFWHUL]DGRV SRU OD GXDOLGDG FXOWXUDO 6LQ HPEDUJR VX REUD VH DGHQWUD GH PDQHUD FODUD \ VLQ HTXYRFR GHQWUR GH XQD UHDOLGDG FRQFUHWD HO GHVPRURQDPLHQWR GH ODV VRFLHGDGHV WUDGLFLRQDOHV DQGLQDV (O SDQRUDPD TXH QRV RIUHFH HVWH DXWRU HV P£V GHVRODGRU HQ WDQWR HO QXHYR SHUXDQR DTXHO TXH KD VXUJLGR GH OD WUDQVIRUPDFLQ GH ODV VRFLHGDGHV DQGLQDV QR ORJUD HQFRQWUDU XQD VDOLGD TXH OH SHUPLWD YLYLU HQWUH VXV GRV PXQGRV FXOWXUDOHV (Q HO FDVR GH 'RV P£V SRU &KDUO\ OD WHQVLQ DQWDJQLFD GHO PXQGR DQGLQR \ HO PXQGR FRVWHR HV OR TXH GHILQH OD LPDJHQ GH PHVWL]DMH TXH HVWD QRYHOD SURSRQH 3DUD &KDUO\ QR KD\ VROXFLQ SRVLEOH (O QR HV FDSD] GH VREUHYLYLU HQ XQ PXQGR IXQGDGR SRU HO OXFUR \ WDPSRFR HV FDSD] GH DEUD]DU VXV UDFHV DQGLQDV X DFHSWDU RWUDV RSFLRQHV TXH OH SHUPLWDQ VREUHYLYLU HQ XQD VRFLHGDG PXOWLFXOWXUDO FRPR OD SHUXDQD 6X FDVR QLHJD SDWWLFDPHQWH WRGD SRVLELOLGDG GH HVSHUDQ]D (V XQ PHQVDMH OOHQR GH SHVLPLVPR (Q /DV PHOOL]DV GH +XDJXLO SRU RWUR ODGR =RUULOOD QRV RSRQH D GRV SHUVRQDMHV TXH UHSUHVHQWDQ VLPEOLFDPHQWH OR UXUDO \ OR XUEDQR OD EDUEDULH \ OD FLYLOL]DFLQ OR SULPLWLYR \ OR PRGHUQR 6L &KDUO\ HMHPSOLILFD GH PDQHUD EULOODQWH OD GHVDGDSWDFLQ GH XQ VHU D ODV WUDQVIRUPDFLRQHV GH OD VRFLHGDG DQGLQD \ HO ODGR RVFXUR GH OD PLJUDFLQ 5RVDXUD UHSUHVHQWD H[DFWDPHQWH OR FRQWUDULR \D TXH HOOD HV OD FDUD H[LWRVD GH OD PLJUDFLQ (VWH [LWR VLQ HPEDUJR WLHQH XQ FRVWR DOWR OD QHJDFLQ GH XQR GH VXV PXQGRV

PAGE 166

FXOWXUDOHV $QWH OD JOREDOL]DFLQ PRGHUQL]DQWH D OD FXOWXUD DQGLQD QR OH TXHGD P£V UHPHGLR TXH WUDQVIRUPDUVH (V GHFLU SDUD DFFHGHU D ORV EHQHILFLRV GH OD PRGHUQLGDG KD\ TXH UHQXQFLDU D OD FXOWXUD RULJLQDO +D\ TXH GHMDU GH VHU OR TXH XQR HV < DXQTXH HO DXWRU QRV EULQGH XQ GHVWHOOR GH HVSHUDQ]D KDFLD HO ILQDO QR ERUUD OR FRQFUHWR HO PHVWL]DMH VH KD OLPLWDGR D VHU XQ SURFHVR GH DFXOWXUDFLQ &RPR VH SXHGH DSUHFLDU OD YLVLQ RSWLPLVWD HQ WRPR DO 3HU \ OD QDFLQ SHUXDQD TXH QRV SUHVHQWD (GJDUGR 5LYHUD 0DUWQH] QR HV FRPSDUWLGD SRU /DXUD 5LHVFR \ =HQ =RUULOOD 3DUD HOORV HO PHVWL]DMH QR HV YLVWR FRPR HO UHPHGLR D ORV FRQIOLFWRV TXH DIOLJHQ D OD VRFLHGDG SHUXDQD \ D VXV LQGLYLGXRV (Q WRGR FDVR UHSUHVHQWD H[DFWDPHQWH OR FRQWUDULR \D TXH LPSLGH XQ PRGHOR GH FRQYLYHQFLD TXH LQFOX\D ODV GLIHUHQWHV YHUWLHQWHV FXOWXUDOHV TXH FDUDFWHUL]DQ DO 3HU $V HQ YH] GH OD DFHSWDFLQ GH OD GLYHUVLGDG FXOWXUDO HQFRQWUDPRV OD IUDJPHQWDFLQ R OD QHJDFLQ (Q FRQFOXVLQ QLQJXQR GH HVWRV DXWRUHV WLHQH XQD QLFD DSUR[LPDFLQ DO WHPD GHO PHVWL]DMH (O PHVWL]DMH KD LPSOLFDGR OD IXVLQ OD IUDJPHQWDFLQ \ OD DFXOWXUDFLQ (V GHFLU VH UHFRQRFH TXH QR H[LVWH XQD VROD \ QLFD LGHQWLGDG PHVWL]D VLQR YDULDV LGHQWLGDGHV PHVWL]DV TXH RSHUDQ GH DFXHUGR D OD VLWXDFLQ TXH WLHQHQ ORV VXMHWRV IUHQWH D RWUDV FXOWXUDV

PAGE 167

/,67 2) 5()(5(1&(6 $G£Q 0DUWQ /D FDVD GH FDUWQ /D +DEDQD &DVD GH ODV $PULFDV $QVD )HPDQGR f3UHVXSXHVWRV GH OD LGHQWLGDG FXOWXUDO LEHURDPHULFDQDf ,GHQWLGDG FXOWXUDO GH ,EHUR $PULFD HQ VX QDUUDWLYD 0DGULG (GLWRULDO &UHGRV $OHJUD &LUR (O PXQGR HV DQFKR \ DMHQR &DUDFDV %LEOLRWHFD $\DFXFKR f§ f(QFXHQWUR \ EUHYH H[SORUDFLQ GH OR FKRORf 5HYLVWD GH OD 8QLYHUVLGDG GH OD +DEDQD f f§ /D VHUSLHQWH GH RUR 0DGULG $OLDQ]D (GLWRULDO f§ /RV SHUURV KDPEULHQWRV 0DGULG $OLDQ]D (GLWRULDO $OIDUR $OH[DQGHU +DFLD OD PRGHUQL]DFLQ GH OD QDUUDWLYD SHUXDQD HO JUXSR 3DOHUPR 1HZ
PAGE 168

$ULDV /DUUHWD $EUDKDP (O KRQGHUR GH ODMD HQFHQGLGD 7HUFHU FXDGHUQR GH SRHVD FKROD /LPD QS f§ /D EDUDMD GHO FKROR %XHQRV $LUHV ,QGRDPULFD %DOEL &DUPHQ 5RVD f8QD FLXGDGDQD GHVFR\XQWDGD R UHGHILQLGD SRU OD FULVLV" 'H f/LPD OD KRUULEOHf D OD LGHQWLGDG FKRODf /LPD DVSLUDFLRQHV UHFRQRFLPLHQWR \ FLXGDGDQD HQ ORV QRYHQWD /LPD 8QLYHUVLGDG &DWOLFD GHO 3HU %DTXHUL]R 0DQXHO f'RV P£V SRU &KDUO\f 6XFHVR >+XDQFD\R@ 0D\ f§ f)£EXOD \ UHSUHVHQWDFLQ VRFLDO HQ ORV FXHQWRV GH &DUORV ( =DYDOHWDf $SRUWHV 5HYLVWD GH 6RFLHGDG \ &XOWXUD f f§ /D FRQFLHQFLD GH OD LGHQWLGDG HQ OD OLWHUDWXUD GH FRVWXPEUHV GH OD VLHUUD FHQWUDO +XDQFD\R &HQWUR &XOWXUDO -RV 0DUD $UJXHGDV f§ f/DXUD 5LHVFR \ OD FRQILJXUDFLQ QDUUDWLYD GHO PXQGR LQIDQWLOf 6HU PXMHU \ WRPDU OD SDODEUD HQ $PULFD /DWLQD (G -XDQ $QGUHR DQG 5RODQG )RUJXHV 8QLYHUVLWH GH 3DX HW GHV 3D\V \ 8QLYHUVLGDG GH 0XUFLD f§ f/XLV 1LHWR HO SRHWD GH FXHUSR HQWHURf 'H FXHUSR HQWHUR &X]FR 0XQLFLSDOLGDG GHO &X]FR f %DUUDQWHV &DVWUR 3HGUR &XPEUHUD GHO PXQGR FKROR /LPD (GLFLRQHV 3HU $FWXDO %OHVW *DQD $OEHUWR 0DUWQ 5LYDV WK HG 6DQWLDJR GH &KLOH (GLWRULDO =LJ=DJ %RQLOOD +HUDFOLR f/D RWUD FDUD GH OD OXQDf )HUUHLUD DQG 0£UTXH] 'H OR DQGLQR D OR XQLYHUVDO %RQLOOD GHO 9DOOH -DXMD (VWDPSDV GH IRONORUH %XHQRV $LUHV ,PSUHQWD /SH] f§ 7LHUUD FKROD /LPD ,PSUHQWD (GLWRUHV 7LSR 2IIVHW %RXUULFDXG )UDQFRLV 3RGHU \ VRFLHGDG HQ HO 3HU /LPD ,QVWLWXWR GH (VWXGLRV 3HUXDQRV ,QVWLWXWR )UDQFV GH (VWXGLRV $QGLQRV %XQJH &DUORV 2FWDYLR 1XHVWUD $PULFD (QVD\R GH VLFRORJD VRFLDO %XHQRV $LUHV 9DFFDUR %U\FH (FKHQLTXH $OIUHGR 8Q PXQGR SDUD -XOLXV %DUFHORQD %DUUDO (GLWRUHV &KDQJ 5RGUJXH] (XJHQLR f(O LQGLJHQLVPR SHUXDQR \ 0DULDWHJXLf 5HYLVWD ,EHURDPHULFDQD f &K£QRYH 2VZDOGR ,QND WUDLO /LPD (O 6DQWR 2ILFLR

PAGE 169

&OLIIRUG -DPHV f7UDYHOLQJ &XOWXUHVf &XOWXUDO 6WXGLHV 1HZ
PAGE 170

'HJUHJRUL &DUORV ,Y£Q f3DQRUDPD GH OD DQWURSRORJD HQ HO 3HU GHO HVWXGLR GHO 2WUR D OD FRQVWUXFFLQ GH XQ QRVRWURV GLYHUVRf 1R KD\ SDV P£V GLYHUVR &RPSHQGLR GH DQWURSRORJD SHUXDQD &DUORV ,Y£Q 'HJUHJRUL HG /LPD 3RQWLILFLD 8QLYHUVLGDG &DWOLFD GHO 3HU 8QLYHUVLGDG GHO 3DFILFR ,QVWLWXWR GH (VWXGLRV 3HUXDQRV 'HOHX]H *LOHV DQG )HOL[ *XDWWDUL $ 7KRXVDQG 3ODWHDXV &DSLWDOLVP DQG 6FKL]RSKUHQLD 7UDQV %ULDQ 0DVVXPL 0LQQHDSROLV 8QLYHUVLW\ RI 0LQHVVRWD 3UHVV 'LH] &DQVHFR -RV 'XTXH 6DQWLDJR GH &KLOH (GLWRULDO (UFLOOD f§ (VWDPSDV PXODWDV /LPD (GLWRULDO 8QLYHUVR f§ 6XV\ /LPD 3DUDJUDSK (GLWRUHV (OPRUH 3HWHU f/D YLROHQFLD GHO PHVWL]DMH \ VXV GHVFRQWHQWRVf 0£UJHQHV f (VFDMDGLOOR 7RP£V &XDWUR HVWXGLRV VREUH -RV 'LH]&DQVHFR /LPD $PDUX (GLWRUHV f§ /D QDUUDWLYD LQGLJHQLVWD SHUXDQD /LPD $PDUX (GLWRUHV (VFDODQWH -RV ƒQJHO f1RVRWURV ORV LQGLRVf /D SROPLFD GHO LQGLJHQLVPR /LPD 0RVFD $]XO (GLWRUHV f§ (VSLQR]D %UDYR &ORGRDOGR (O KRPEUH GH -XQQ IUHQWH D VX SDLVDMH L VX IRONORUH YROV /LPD 7DOOHUHV *U£ILFRV 3/ 9LOODQXHYD (VSLQR]D *DODU]D 0DQXHO &XDWUR OXJDUHV ILHVWDV FRVWXPEUHV UHFXHUGRV 5HODWRV UHIHUHQWHV D -DXMD YROV /LPD -XDQ 0HMD %DFD (VSLQR]D *DODU]D 0D[ )RONORUH GH -DXMD /LPD QS )HUUDUL $PULFR f(O FRQFHSWR GHO LQGLR \ OD FXHVWLQ QDFLRQDO HQ HO 3HU HQ ORV f6LHWH HQVD\RVf GH -RV &DUORV 0DUL£WHJXLf 5HYLVWD ,EHURDPHULFDQD f )HUUHLUD &VDU DQG ,VPDHO 3 0£UTXH] HGV 'H OR DQGLQR D OR XQLYHUVDO OD REUD GH (GJDUGR 5LYHUD 0DUWQH] /LPD 3RQWLILFLD 8QLYHUVLGDG &DWOLFD )OUH] *XVWDYR f+DEODQGR SRU HO PXGRf &DUHWDV f )RUJXHV 5RODQG f*UHJRULR 0DUWQH] HQWUH GLDEORV \ PVLFRV HO YDOV GH OD KLVWRULD VREUH PLQRUD QHJUD \ ]DPEDff /LWHUDWXUD SHUXDQD KR\ &ULVLV \ FUHDFLQ .DUO .RKXW -RV 0RUDOHV 6DUDYLD \ 6RQLD 5RVH HGVf )UDQNIXUW0DLQ]0DGULG $PHULFDQD (\VWHOWHQVLD 9HUZXHUW )UDQFR &DUORV /D RWUD PRGHUQLGDG /LPD &HQWUR GH (VWXGLRV SDUD HO 'HVDUUROOR \ OD 3DUWLFLSDFLQ &('(3

PAGE 171

)UH\UH *LOEHUWR &DVDJUDQGH H VHQ]DOD IRUPDFDR GD IDPLOLD EUDVLOHLUD VRE R UHJLPHQ GH HFRQRPD SDWULDUFKDO UG HG 5LR GH -DQHLUR 6FKPLGW f§ 6REUDGRV H PRFDPERV 5LR GH -DQHLUR %UDVLOHLUD )UH\UH 0D\QRU f'RPLQJR GH 5DPRV FPR FRQVWUXLU XQ VXEWHUU£QHRf $OWDV YRFHV GH OD OLWHUDWXUD SHUXDQD Y ODWLQRDPHULFDQD /LPD (GLWRULDO 6DQ 0DUFRV f§ f+RUD =HUR HQ VX FXDUWR GH VLJORf $OWDV YRFHV GH OD OLWHUDWXUD SHUXDQD \ ODWLQRDPHULFDQD /LPD (GLWRULDO 6DQ 0DUFRV *£OYH] 5RQFHURV $QWRQLR $YHQWXUDV FRQ HO FDQGRU EXFHRV GHYHODPLHQWRV LUUXSFLRQHV \ RWURV DERUGDMHV /LPD (GLWRULDO ([WUDPXURV f§ /RV HUPLWDRV /LPD (GLWRULDO &ROPLOOR %ODQFR f§ 0RQORJR GH ODV WLQLHEODV /LPD ,QWL6RO *DUFD 8ULHO (O QXHYR LQGLR /LPD (GLWRULDO 8QLYHUVR *DUFD %HGR\D &DUORV f7UDQVFXOWXUDFLQ KHWHURJHQHLGDG KLEULGH] DOJXQDV UHIOH[LRQHVf 3HUILO \ HQWUDD GH $QWRQLR &RUQHMR 3RODU +RPHQDMH /LPD $PDUX (GLWRUHV *DUFD &DQFOLQL f(QWUDU \ VDOLU GH OD KLEULGDFLQf 5HYLVWD GH &UWLFD /LWHUDULD /DWLQRDPHULFDQD f f§ &XOWXUDV KEULGDV (VWUDWHJLDV SDUD HQWUDU \ VDOLU GH OD PRGHUQLGDG 0[LFR ') *RHWKH -RKDQQ :ROIJDQJ YRQ :LOKHOP 0HLVWHUV ZDQGHUMDKUH /HLS]LJ ( :DUWLJ *ROWH -UJHQ \ 1RUPD $GDPV &DEDOORV GH 7URYD GH ORV LQYDVRUHV HVWUDWHJLDV FDPSHVLQDV HQ OD FRQTXLVWD GH OD *UDQ /LPD /LPD ,QVWLWXWR GH (VWXGLRV 3HUXDQRV *RQ]£OH] 3UDGD 0DQXHO f'LVFXUVR GHO 3ROLWHDPDf (QVD\RV HVFRJLGRV /LPD (GLWRULDO 6DQ 0DUFRV f§ +RUDV GH OXFKD &DOODR 7LS /X[ f§ f1XHVWURV LQGLRVf /DWLQRDPULFD &XDGHUQRV GH FXOWXUD ODWLQRDPHULFDQD 0[LFR *RQ]£OH] 9LDD 3UORJR &D]DGRU GH JULQJDV \ RWURV FXHQWRV /LPD 6LHWHFXOHEUDV *RQ]£OH] 9LJLO 5LFDUGR f(GJDUGR 5LYHUD /D FRQVDJUDFLQ GHO PLWRf )HUUHLUD DQG 0£UTXH] 'H OR DQGLQR D OR XQLYHUVDO

PAGE 172

f§ (O FXHQWR SHUXDQR /LPD (GLFLRQHV &RS f§ f/D QDUUDWLYD SHUXDQD GHVSXV GH f /H[LV 9,,, f f§ 3UORJR 3RHVD SHUXDQD GHO VLJOR ;; 9RO /LPD (GLFLRQHV &RS *XHYDUD 3DUHGHV 0DULR &D]DGRU GH JULQJDV \ RWURV FXHQWRV /LPD 6LHWHFXOHEUDV f§ *ULQJD +XQWHU DQG 2WKHU 6WRULHV 7UDQV 0DUN &R[ /LPD 6LHWHFXOHEUDV *XLOOQ 1LFRO£V 6QJRUR FRVRQJR 4XLWR /LEUHVD *XWLUUH] 0LJXHO %DEHO HQ HO SDUDVR /LPD &ROPLOOR %ODQFR f§ (O YLHMR VDXULR VH UHWLUD /LPD 0LOOD %DUWUHV f§ +RPEUHV GH FDPLQRV /LPD +RUL]RQWH f§ /D GHVWUXFFLQ GHO UHLQR /LPD 0LOOD %DUWUHV (GLWRULDO f§ /D JHQHUDFLQ GHO 8Q PXQGR GLYLGLGR +LVWRULD Y EDODQFH /LPD (GLWRULDO /DEUXVD f§ /D YLROHQFLD GHO WLHPSR /LPD 0LOOD %DUWUHV f§ /RV DQGHV HQ OD QRYHOD SHUXDQD DFWXDO /LPD (GLWRULDO 6DQ 0DUFRV f§ 3RGHUHV VHFUHWRV /LPD &DPSRGQLFR f§ f6REUH HO *UXSR 1DUUDFLQ .RKXW 6DUDYLD DQG 5RVH HGV /LWHUDWXUD SHUXDQD KR\ +LJJLQV -DPHV f0LWRV GH ORV VHFWRUHV HPHUJHQWHV HQ OD QDUUDWLYD SHUXDQD DFWXDOf .RKXW 6DUDYLD DQG 5RVH HGV /LWHUDWXUD SHUXDQD KR\ ,VDDFV -RUJH 0DUD WK HG 6DQWLDJR GH &KLOH (GLWRULDO =LJ=DJ -DUD &URQZHOO %DED ,VDP FLPDUUQ RUD SRU OD VDQWD PXHUWD /LPD (FR GHO %KR f&D]DGRU GH JULQJDV \ RWURV FXHQWRVf 6LHWHFXOHEUDV f f§ 'RQ 5PXOR 5DPUH] FD]DGRU GH FQGRUHV 3LXUD &HQWUR GH ,QYHVWLJDFLQ \ 3URPRFLQ GHO &DPSHVLQDGR f§ /DV KXHOODV GHO SXPD /LPD 3HLVD f§ 0RQWDFHUGRV /LPD /OXYLD (GLWRUHV f§ 3DWEXOR SDUD XQ FDEDOOR /LPD 0RVFD $]XO (GLWRUHV

PAGE 173

.RKXW .DUO -RV 0RUDOHV 6DUDYLD DQG 6RQLD 9 5RVH HGV /LWHUDWXUD SHUXDQD KR\ &ULVLV \ FUHDFLQ )UDQNIXUW DP 0DLQ 9HUZXHUW 0DGULG ,EHURDPHULFDQD /DXHU 0LUNR f/D PHQWLUD FRUGLDOf 'HEDWH f /SH] $OEMDU (QULTXH 0DWDODFK HG /LPD 3HLVD f§ f6REUH OD VLFRORJD GHO LQGLRf $PDXWD f 0DQULTXH 1HOVRQ f-RV 0DUD $UJXHGDV \ OD FXHVWLQ GHO PHVWL]DMHf $PRU \ IXHJR -RV 0DUD $UJXHGDV DRV GHVSXV /LPD &HQWUR GH (VWXGLRV SDUD OD 3URPRFLQ \ HO 'HVDUUROOR '(6&2 f§ /D SLHO \ OD SOXPD (VFULWRV VREUH OLWHUDWXUD HWQLFLGDG \ UDFLVPR /LPD 6XU 0DUL£WHJXL -RV &DUORV 6LHWH HQVD\RV VREUH OD UHDOLGDG SHUXDQD /LPD (GLWRULDO $PDXWD 0DUW -RV f1XHVWUD $PULFDf 1XHVWUD $PULFD 5REHUWR )HUQ£QGH] 5HWDPDU HG /D +DEDQD &DVD GH ODV $PULFDV 0DUWQH] *UHJRULR &DQWR GH VLUHQD /LPD 0RVFD $]XO (GLWRUHV f§ &UQLFD GH PVLFRV \ GLDEORV /LPD (GLWRULDO 3HLVD f§ /D JORULD GHO 3LWXUUQ \ RWURV HPEUXMRV GH DPRU /LPD 0RVFD $]XO (GLWRUHV f§ 7LHUUD GH FDOQGXOD /LPD (GLWRULDO 0LOOD %DUWUHV 0DUWQH] (FKD]£EDO /RXUGHV f0HVWL]DMH DQG WKH GLVFRXUVH RI QDWLRQDOFXOWXUDO LGHQWLW\ LQ /DWLQ $PHULFDf /DWLQ $PHULFDQ 3HUVSHFWLYHV f f§ f3RVLWLYLVPR \ UDFLVPR HQ HO HQVD\R KLVSDQRDPHULFDQRf &XDGHUQRV $PHULFDQRV ,, f 0DUWRV 0DUFR f(O SDV GH -DXMDf )HUUHLUD DQG 0£UTXH] 'H OR DQGLQR D OR XQLYHUVDO 0DWRV 0DU -RV (O GHVERUGH SRSXODU \ FULVLV GHO HVWDGR /LPD ,QVWLWXWR GH (VWXGLRV 3HUXDQRV 0DWWR GH 7XUQHU &ORULQGD $YHV VLQ QLGR /LPD f§ QGROH /LPD 0HUFDGR *XLOOHUPR 7UHPRV OLEUR FKRORf $UHTXLSD 7LSRJUDID (GHOEHUWR 3RUWXJDO 0RQJH 3HGUR (VWDPSDV GH -DXMD /LPD /DVRQWD\

PAGE 174

0RQJXL /XLV 3RHVD SRVWPRGHPLVWD SHUXDQD 0[LFR ') )RQGR GH FXOWXUD HFRQPLFD 0RUD 7XOLR f+RUD =HUR WUHLQWD DRV GHVSXV (QWUHYLVWD GH 5LFDUGR 'HOJDGR 5RVVLf &RPHUFLR \ 3URGXFFLQ (QHUR FKWWS ZZZFDUDOLPDRUJSHUHYLVWDOLWHUDWXUDKWP! f§ f=HQ =RUULOOD 5LEH\UR \ OD EXUEXMD PLUDIORULQDf &DPELR f 0RUDOHV 0DULR /D DUWLFXODFLQ GH ODV GLIHUHQFLDV R HO VQGURPH GH 0D[LPQ /RV GLVFXUVRV OLWHUDULRV \ SROWLFRV GHO GHEDWH LQWHUWQLFR HQ *XDWHPDODf KWWSHQVD\RURPXJDHG8FQWLFDJXDWHPDODPRUDOHVFDSOKWP! 0RUDOHV 6DUDYLD -RV f&URQZHOO -DUD \ OD QXHYD QRYHOD GH OD FLXGDGf .RKXW 6DUDYLD DQG 5RVH /LWHUDWXUD SHUXDQD KR\ &ULVLV \ FUHDFLQ 0RUDD 0DEHO f(VFULELU HQ HO DLUH KHWHURJHQHLGDGn \ HVWXGLRV FXOWXUDOHVf 5HYLVWD ,EHURDPHULFDQD f 1LHWR /XLV &KDUDQJR 5RPDQFHUR FKRORf /LPD (GLFLRQHV GH OD 'LUHFFLQ GH (GXFDFLQ $UWVWLFD \ ([WHQVLQ &XOWXUDO 1LHWR 'HJUHJRUL /XLV f%XVFDQGR XQ LQFDf 6HRUHV GH HVWRV UHLQRV /LPD 3HVD f§ f(O GHEDWH HQWUH DQGLQRV \ FULROORV HQ OD QDUUDWLYD SHUXDQD OWLPDf 6LHWHFXOHEUDV f 1LWVFKDFN +RUVW f0LJXHO *XWLUUH] /D YLROHQFLD GH OD KLVWRULD ROYLGDU \ UHFRUGDUf .RKXW 6DUDYLD DQG 5RVH /LWHUDWXUD SHUXDQD KR\ 1XJHQW *XLOOHUPR (O ODEHULQWR GH OD FKROHGDG /LPD )XQGDFLQ )ULHGULFK (EHUW 2UWL] )HPDQGR &RQWUDSXQWHR FXEDQR GHO WDEDFR \ GHO D]FDU /D +DEDQD &RQVHMR 1DFLRQDO GH &XOWXUD 3DUUD GHO 5LHJR &DUORV 6DQDWRULR 6DQWLDJR GH &KLOH =LJ=DJ 3HUDOWD $OHMDQGUR f$OJR VREUH HO SUREOHPD UDFLDO SHUXDQRf :DUDND f 3LQR )HUPQ GHO f$UJXHGDV HQ (VSDD R OD FRQGLFLQ PHVWL]D GH OD DQWURSRORJDf $PRU \ IXHJR -RV 0DUD $UJXHGDV DQRV GHVSXV /LPD &HQWUR GH (VWXGLRV SDUD OD 3URPRFLQ \ HO 'HVDUUROOR '(6&2 &HQWUR 3HUXDQR GH (VWXGLRV 6RFLDOHV &(3(6 685 &DVD GH (VWXGLRV GHO 6RFLDOLVPR 3LQR )DMDUGR 3HGUR GHO 6DQDWRULR DO GHVQXGR -DXMD ,PSUHQWD /D 9R] GH +XDQFD\R 3RROH 'HERUDK 9LVLRQ 5DFH DQG 0RGHUQLW\ $ 9LVXDO (FRQRP\ RI WKH $QGHDQ ,PDJH :RUOG 3ULQFHWRQ 3ULQFHWRQ 8QLYHUVLW\

PAGE 175

3ROODUROR *LRYDQQD f8QD HVFULWRUD TXH QR VH VLHQWH HVFULWRUDf 'HEDWH f 3XHQWH %DOGRFHGD %ODV f1DUUDWLYD H LGHRORJD HQ 3DV GH -DXMDf )HUUHLUD DQG 0£UTXH] 'H OR DQGLQR D OR XQLYHUVDO 4XLMDQR $QEDO 'RPLQDFLQ \ FXOWXUD /R FKROR \ HO FRQIOLFWR FXOWXUDO HQ HO 3HU /LPD 0RVFD $]XO (GLWRUHV 5DPD ƒQJHO )RUPDFLQ GH XQD FXOWXUD QDFLRQDO LQGRDPHULFDQD 0[LFR 6LJOR ;;, (GLWRUHV f§ 7UDQVFXOWXUDFLQ QDUUDWLYD HQ $PULFD /DWLQD 0[LFR 6LJOR ;;, (GLWRUHV 5DPRV 'RPLQJR GH $UTXLWHFWXUD GHO HVSDQWR /LPD $VDOWRDOFLHOR (GLWRUHV f§ /LPD VHUUDGD /LPD 3ODTXHWD f§ 2VPRVLV /LPD (GLFLRQHV &RS 3HWURSHU f§ 3DVWRU GH 3HUURV /LPD $VDOWRDOFLHOR (GLWRUHV f§ 3RHPDV 3DUV .ORDND ,QWHUQDWLRQDO 5H\HV 7DUD]RQD 5REHUWR (O YXHOR GH OD KDUSLD /LPD (GLWRULDO 6DQ 0DUFRV 5LEH\UR -XOLR 5DPQ &UQLFD GH 6DQ *DEULHO 6DQWLDJR GH &KLOH (GLWRULDO 8QLYHUVLWDULD 5LHVFR /DXUD (O WUXFR GH ORV RLRV /LPD (GLWRULDO 0LOOD %DUWUHV f§ ;LPHQD DW WKH FURVVURDGV 7UDQV 0DU\ %HUJ 1HZ
PAGE 176

f§ (O XQLFRUQLR /LPD 0HMD %DFD f§ (O YLVLWDQWH /LPD (GLFLRQHV GH OD &OHSVLGHUD f§ (QXQFLDFLQ /LPD /DVRQWD\ f§ +LVWRULD GH &LIRU Y GH &DPLOR /LPD /DVRQWD\ f§ +RPEUHV SDLVDMHV FLXGDGHV /LPD /DVRQWD\ f§ ,PDJHQ GH -DXMD +XDQFD\R 8QLYHUVLGDG 1DFLRQDO GHO &HQWUR f§ /LEUR GH DPRU \ GH ODV SURIHVDV /LPD 3HVD f§ 3DV GH -DXMD UG HG /LPD (GLWRULDO 3HVD f§ f3DV GH -DXMD R XQD XWRSD SRVLEOHf %ROHWQ GHO ,QVWLWXWR )UDQFV GH (VWXGLRV $QGLQRV f 5RGUJXH] &VDU $WDKXDOSD /D WRUUH GH ODV SDUDGRMDV %XHQRV $LUHV (GLWRULDO 1XHVWUD $PULFD 5RGUJXH] 5REOHV 0DUD (OHQD f0LJUDFLQ \ YLROHQFLD MYHQHV D\DFXFKDQRV \ KXDQFDYHOLFDQRV HQ OD FLXGDG GH /LPDf /LPD $VSLUDFLRQHV UHFRQRFLPLHQWR \ FLXGDGDQD HQ ORV QRYHQWD &DUPHQ 5RVD %DOEL HG /LPD 3RQWLILFLD 8QLYHUVLGDG &DWOLFD GHO 3HU )RQGR (GLWRULDO 5RVDV 3DUDYLFLQR (QULTXH f/D QRYHOVWLFD DQGLQD SRVWDUJXHGLDQDf 6LHWHFXOHEUDV f 6DFR -RV $QWRQLR &ROHFFLQ GH SDSHOHV FLHQWILFRV KLVWULFRV SROWLFRV \ GH RWURV UDPRV VREUH OD LVOD GH &XED YD SXEOLFDGRV \D LQGLWRV /D +DEDQD 'LUHFFLQ *HQHUDO GH &XOWXUD 0LQLVWHULR GH (GXFDFLQ 6DQGHUV .DUHQ 1DFLQ \ WUDGLFLQ &LQFR GLVFXUVRV HQ WRPR D OD QDFLQ SHUXDQD /LPD )RQGR GH &XOWXUD (FRQPLFD 6DPDQLHJR $QWHQRU &£QWDUR /LPD 0LUDQGD f§ (O SDV LQHIDEOH /LPD 8QLYHUVLGDG 1DFLRQDO 0D\RU GH 6DQ 0DUFRV f§
PAGE 177

6ROHJXUHQ -DYLHU f)UPXODV GH WUDWDPLHQWR HQ HO 3HUf 'LVV 8QLYHUVLGDG GH 6DQ 0DUFRV 6RPPHU 'RULV )RXQGDWLRQDO )LFWLRQV 7KH 1DWLRQDO 5RPDQFHV RI /DWLQ $PHULFD %HUNHOH\ 8QLYHUVLW\ RI &DOLIRUQLD 3UHVV 6SLWWD 6LOYLD f7UDGLFLQ \ WUDQVFXOWXUDFLQ ORV GHVJDUUDPLHQWRV GHO SHQVDPLHQWR ODWLQRDPHULFDQRf $QJHO 5DPD R ORV HVWXGLRV ODWLQRDPHULFDQRV 3LWWVEXUJK ,QVWLWXWR ,QWHUQDFLRQDO GH /LWHUDWXUD ,EHURDPHULFDQD 7LHPH\7HOOR 0DU\ %HWK f7KURXJK D &KLOGnV (\HV 1DUUDWLYH DQG 6RFLDO &ULWLTXH LQ /DXUD 5LHVFRnV ;LPHQD GH GRV FDPLQRVf 5HYLVWD GH HVWXGLRV KLVS£QLFRV ;;;,,, f 9DOF£UFHO /XLV ( 7HPSHVWDG HQ ORV DQGHV /LPD (GLWRULDO 8QLYHUVR 9DUDOODQRV -RV f&KROLVPR HQ HO 3HU FKRORV \ ]DPERVf $OWXUD f f§ 3ULPHU FDQFLRQHUR FKROR &DQWDUHV GH DPRUf +XDQFD\R (GLFLRQHV GH $OWXUD 9DUJDV /ORVD 0DULR f(O QDFLPLHQWR GHO 3HUf +LVSDQLD f f§ f(QULTXH &RQJUDLQV R OD QRYHOD GHO VDOYDMHf 1R XQD VLQR PXFKDV PXHUWHV /LPD (GLWRULDO 3HLVD f§ /D FLXGDG \ ORV SHUURV %DUFHORQD 6HL[ %DUUDO f§ /D XWRSD DUFDLFD -RV 0DQD $UJXHGDV \ ODV ILFFLRQHV GHO LQGLJHQLVPR 0[LFR ) )RQGR GH &XOWXUD (FRQPLFD 9DVFRQFHORV -RV /D UD]D FVPLFD %XHQRV $LUHV (VSDVD &DOSH 9LFK &\QWKLD ,QGLJHQLVPR GH YDQJXDUGLD HQ HO 3HU 8Q HVWXGLR VREUH HO %ROHWQ 7LWLNDND /LPD 3RQWLILFLD 8QLYHUVLGDG &DWOLFD 9LOODYLFHQFLR 9FWRU 0RGHVWR /D SUHVHQFLD GH -DXMD /LPD QS 9L]FDUUD $QD %HUWD f(O EULFKHUR XQ SHUVRQDMH GH OD QDUUDWLYD DQGLQDf 6LHWHFXOHEUDV f =DYDOHWD &DUORV (GXDUGR $ELVPRV VLQ MDUGLQHV /LPD 'HSDUWDPHQWR GH 5HODFLRQHV 3EOLFDV GH 3HWURSHU f§ &DPSR GH HVSLQDV 7UHV QRYHODV FRUWDV /LPD &DPSRGQLFR f§ &XHQWRV FRPSOHWRV (G 2FFLGHQWDO 3HUXDQD YROV /LPD 5LFDUGR $QJXOR % DVRPEUR f§ (O FQLFR /RV ,QJDU /LPD 1RFHGD (GLWRUHV

PAGE 178

f§ (O SUHFLR GH OD DXURUD /LPD 5LFDUGR $QJXOR %DVRPEUR f§ f/D QDUUDWLYD SHUXDQD DQWH HO DR f $OPD 0£WHU f f§ /RV DSUHQGLFHV /LPD 8QLYHUVLGDG 1DFLRQDO 0D\RU GH 6DQ 0DUFRV )RQGR (GLWRULDO f§ 3£OLGR SHUR VHUHQR /LPD 8QLYHUVLGDG 0D\RU GH 6DQ 0DUFRV )RQGR (GLWRULDO f§ 5HWUDWRV WXUELRV /LPD 8QLYHUVLGDG 1DFLRQDO 0D\RU GH 6DQ 0DUFRV )RQGR (GLWRULDO f§ 8Q MRYHQ XQD VRPEUD /LPD 0XQLFLSDOLGDG GH /LPD =HD /HRSROGR f9DVFRQFHORV \ OD XWRSD GH OD UD]D FVPLFDf &XDGHUQRV $PHULFDQRV f =RUULOOD =HQ /DV PHOOL]DV GH +XDJXLO /LPD (GLWRULDO 6DQ 0DUFRV f§ 'RV P£V SRU &KDUOY /LPD /OXYLD (GLWRUHV f§ 2K JHQHUDFLQ /LPD /OXYLD f§ 8Q PLUDIORULQR HQ 3DQV 5LEH\UR OD WRUWXRVD EVTXHGD GHO FUDIW /LPD /OXYLD (GLWRUHV f§ 9DUJDV /ORVD Y VX GHPRQLR PD\RU OD VRPEUD GHO SDGUH /LPD /OXYLD (GLWRUHV

PAGE 179

%,2*5$3+,&$/ 6.(7&+ 0DUWKD &XED&URQNOHWRQ ZDV ERP LQ WKH 8QLWHG 6WDWHV EXW VSHQW PRVW RI KHU FKLOGKRRG LQ $UJHQWLQD DQG 3HU 6KH DWWHQGHG *HRUJHWRZQ 8QLYHUVLW\ ZKHUH VKH UHFHLYHG D GHJUHH LQ WUDQVODWLRQ LQ ,Q VKH JUDGXDWHG IURP *HRUJH :DVKLQJWRQ 8QLYHUVLW\ ZLWK D GHJUHH LQ ,QWHUQDWLRQDO $IIDLUV )URP WR VKH ZRUNHG IRU WKH $QGHDQ *URXS 6HFUHWDULDW LQ /LPD3HU ,Q VKH UHWXUQHG WR WKH 8QLWHG 6WDWHV WR DWWHQG WKH 8QLYHUVLW\ RI )ORULGD LQ *DLQHVYLOOH ZKHUH LQ VKH REWDLQHG D PDVWHUfV GHJUHH LQ /DWLQ $PHULFDQ 6WXGLHV $W WKLV SRLQW VKH GHFLGHG WR SXUVXH KHU LQWHUHVWV LQ OLWHUDWXUH 6KH FXUUHQWO\ OLYHV LQ 6DQWD &UX] %ROLYLD ZKHUH VKH ZLOO FRQWLQXH KHU UHVHDUFK RQ WKH WRSLF RI PHVWL]DMH LQ WKH $QGHDQ FRXQWULHV

PAGE 180

, FHUWLI\ WKDW KDYH UHDG WKLV VWXG\ DQG WKDW LQ P\ RSLQLRQ LW FRQIRUPV WR DFFHSWDEOH VWDQGDUGV RI VFKRODUO\ SUHVHQWDWLRQ DQG LV IXOO\ DGHTXDWH LQ VFRSH DQG TXDOLW\ DV D GLVVHUWDWLRQ IRU WKH GHJUHH RI 'RFWRU RI 3KLORVRSK\ $QGUV $YHOODQHGD &KDLU 3URIHVVRU RI 5RPDQFH /DQJXDJHV DQG /LWHUDWXUHV FHUWLI\ WKDW KDYH UHDG WKLV VWXG\ DQG WKDW LQ P\ RSLQLRQ LW FRQIRUPV WR DFFHSWDEOH VWDQGDUGV RI VFKRODUO\ SUHVHQWDWLRQ DQG LV IXOO\ DGHTXDWH LQ VFRSH DQG TXDOLW\ DV D GLVVHUWDWLRQ IRU WKH GHJUHH RI 'RFWRU RI 3KLORVRSK\ 5H\QDOGR / -LPHQH] $VVRFLDWH 3URIHVVRU RI 5RPDQFH /DQJXDJHV DQG /LWHUDWXUHV FHUWLI\ WKDW KDYH UHDG WKLV VWXG\ DQG WKDW LQ P\ RSLQLRQ LW FRQIRUPV WR DFFHSWDEOH VWDQGDUGV RI VFKRODUO\ SUHVHQWDWLRQ DQG LV IXOO\ DGHTXDWH LQ VFRSH DQG TXDOLW\ DV D GLVVHUWDWLRQ IRU WKH GHJUHH RI 'RFWRU RI 3KLORVRSK\ FHUWLI\ WKDW KDYH UHDG WKLV VWXG\ DQG WKDW LQ P\ RSLQLRQ LW FRQIRUPV WR DFFHSWDEOH VWDQGDUGV RI VFKRODUO\ SUHVHQWDWLRQ DQG LV IXOO\ DGHTXDWH LQ VFRSH DQG TXDOLW\ DV D GLVVHUWDWLRQ IRU WKH GHJUHH RI 'RFWRU RI 3KLORVRSK\ $QWKRQ\ 5$PYHU 6PLWK 3URIHVVRU RI $QWKURSRORJ\

PAGE 181

7KLV GLVVHUWDWLRQ ZDV VXEPLWWHG WR WKH *UDGXDWH )DFXOW\ RI WKH 'HSDUWPHQW RI 5RPDQFH /DQJXDJHV DQG /LQJXLVWLFV LQ WKH &ROOHJH RI /LEHUDO $UWV DQG 6FLHQFHV DQG WR WKH *UDGXDWH 6FKRRO DQG ZDV DFFHSWHG DV SDUWLDO IXOILOOPHQW RI WKH UHTXLUHPHQWV IRU WKH GHJUHH RI 'RFWRU RI 3KLORVRSK\ $XJXVW 'HDQ *UDGXDWH 6FKRRO


74
leerse tambin como la formacin del mestizo, del sujeto que debe afrontar la dualidad
cultural.
No se trata empero de la tradicional oposicin indios/blancos, costa/sierra,
caracterstica de la narrativa indigenista, en donde las contradicciones eran agudas,
prcticamente insalvables. En el caso de nuestro protagonista, el encuentro de estos
mundos se da en tres mbitos principales: la msica, la mitologa y el amor.
Claudio es un joven atrado tanto por la cultura andina como por la occidental.
Mientras su madre lo instruye en la msica de los huaynos y yaraves, su profesora de
piano lo gua en los mtodos europeos de Lemoine y Czemy. Por su parte, el hermano de
Claudio y Marcelina, una muchacha indgena de Cayn que trabajara en su casa cuando
era nio, le abren las puertas a los mundos de la mitologa universal y andina. A pesar
que estos dos universos culturales implican enfoques y escalas de valores diferentes,
Claudio se mueve entre uno y otro mundo sin mayor problema.
A lo largo de la novela, Claudio ir navegando de una orilla a otra, tratando de
aprender cmo conjugar dos universos tan diferentes. Constantemente se sentir atrado
por ambos:
Me gustara ser como el Sr. Radelescu cuando tenga su edad, y tener su
distincin, su elegancia. Nada ms alejado, sin embargo, de mi sueo de
regresar a Jauja, luego de estudiar en Lima, y tener una casita frente a la
laguna de Paca y casarme con Leonor. Nada ms distante. Pero es que
tambin me gustara viajar por el mundo y conocer grandes ciudades,
visitar las ruinas de Grecia, tratar con mucha gente y, por cierto, encontrar
a una mujer como Elena Oyanguren y tener un romance con ella. [... ]
Querra todo eso, pero ser tambin, en la edad madura, un modesto
organista como mi abuelo. Sueos contradictorios, quizs imposibles...
(201)
Este ir y venir entre dos orillas se aprecia en tres reas principales: la msica, la
mitologa y el amor.


80
En cierto momento se te cruz por tu mente, inesperada, una frase extraa
a la pieza que ejecutabas. Una frase muy breve, de seis o siete notas y de
un espritu por completo diferente. Te detuviste sorprendido. Una y otra
vez te repetiste en silencio esos sonidos. S, se trataba de un motivo
secundario del pasacalle que interpret en la noche del 21 de enero el
arpista apurimeo, y que no habas anotado. Qu haca surgido as, en
mitad de un pasaje de Bach? No era la primera vez que realizabas un
experimento semejante pero si la primera vez que lograbas tal calidad.
(430)
Claudio no slo siente pasin por la msica andina sino que admira y se siente
muy identificado con las danzas, las fiestas y costumbres de Jauja. El es un amante de la
fiesta del 20 de enero, prefiere bailar la Jija o la huanca danza antes que el tumbamonte, y
detesta el Jalapato porque le parece un espectculo muy cruel eso de que unos jinetes le
arrancaran la cabeza al ave an con vida (203).
La insistencia de Rivera Martnez por detallamos no slo los diferentes tipos de
msica sino tambin las danzas, sus orgenes, y participantes le dan a la novela Pas de
Jauja cierto afn costumbrista o documental. Cabe resaltar, que no es la primera vez,
como bien lo seala Heraclio Bonilla, que Jauja y su paisaje natural y social se
constituyen en el centro de un relato y una reflexin (217). Al hacerlo Bonilla resalta los
trabajos de Manuel Pardo, Clodoaldo Alberto Espinoza Bravo, Espinoza Galarza y Pedro
Monge. Manuel Baquerizo, por su parte, destaca en el ensayo La conciencia de la
identidad en la literatura de costumbres de la sierra central (1998), el hecho que durante
los aos 20 emergiera en la sierra central, un grupo intelectual de importancia con una
clara inquietud cultural y regionalista que, adems de los autores mencionados acoga a:
Emetrio Cisneros, Ernesto Bonilla del Valle, y Alejandro contreras Sosa.
El mvil que lleva a estos autores a escribir era la bsqueda de la identidad
regional. En sus obras estos autores describen lugares y sus paisajes, fiestas populares,
costumbres tpicas, muchas de las cuales son consideradas como tpicamente mestizas, ya


107
costa que Ximena percibe que no hay tal unidad, que no hay comunicacin ni
entendimiento entre las culturas. La unidad que ella haba credo ver era solamente una
ilusin, producto probablemente de sus escasos cinco aos. La ambigedad por la que
atraviesa la protagonista es clara. Si bien Ximena se halla plenamente identificada con la
sierra, su gente y sus costumbres:
Vuelve a sentir como tantas otras veces la emocin de sentirse en la costa,
de absorber en la piel las mismas sensaciones dulzonas y enervantes que
asocia siempre a sus vacaciones de la playa, de mirar y de que los otros la
miren de otra manera a la que est acostumbrada. Poco a poco le ha ido
perdonando al pueblo su exceso de camiones, colectivos y autobuses y
desde un principio, a diferencia de su madre y defendida por la alegra que
suele mostrar su padre en esas temporadas de verano, ms le intriga que le
molesta la desenvoltura de su gente. (184)
Cultura andina vs. cultura occidental
La oposicin entre costa y sierra supone tambin fuertes diferencias culturales.
Como resultado, Ximena vive simultneamente dos mundos: el de la tradicin occidental
y el de la tradicin andina. Cada mundo representa una cultura diferente. Es decir,
representa una manera de expresarse, de sentir y de actuar no solamente con relacin a
los dems sino tambin con respecto a uno mismo. Mientras que el mundo occidental se
caracteriza por un pensamiento racional y un enfoque pragmtico, la cultura andina se
basa en una tradicin oral y animista.
El mundo occidental est representado por los padres y familiares de Ximena. El
pap de Ximena es de origen espaol. Sabemos que canta canciones espaolas que an
recuerda de su niez y que en sus primeras visitas a la playa, recordaba la costa norte de
Espaa, quejndose de la tristsima aridez de las piedras de la costa peruana (168). A
pesar de que parece haberse acostumbrado a vivir en la sierra, anda retrado entre los del
valle porque desentona (106), mientras que en la costa l se explaya con facilidad y


4
la obra de esta autora es importante porque por primera vez tiene como protagonista a
una nia. Es decir, se presenta la visin femenina del mestizaje.
El sptimo captulo, El mestizo migrante, analiza las novelas cortas Dos ms
por Charly y Las mellizas de Huaguil de Zen Zorrilla. Para este autor, el conflicto que
afrontan los personajes que viven entre dos culturas tiene su ms profunda raz en la
transformacin de las sociedades andinas. Como se ver en este captulo, el autor no
vislumbra un futuro tan optimista para aquellos sujetos que deben vivir la dualidad
cultural.
Finalmente, el Captulo 8 presenta las conclusiones de esta tesis. Las obras
estudiadas permiten apreciar que se dan tres posiciones respecto al tema del mestizaje. La
primera posicin contempla al mestizaje como el feliz encuentro de culturas. La segunda,
como un estigma que genera sujetos de personalidad fragmentada, incapaces de encontrar
/
un camino entre los dos mundos culturales que los caracterizan, y la tercera como un
proceso de aculturacin.


155
aprende las diferencias que involucra ser nio o nia y que el amor y la sexualidad
pueden traer felicidad pero tambin desencanto y tristeza. Sin embargo, lo ms
importante est relacionado al hecho que a Ximena no le ser posible encontrar la feliz
integracin de Claudio. No slo se ver obligada a abandonar la ciudad que la vio crecer,
sino que emigrar dos veces, primero a Lima y luego a los Estados Unidos de Amrica.
Zen Zorrilla, nos presenta, al igual que Rivera Martnez a sujetos caracterizados
por la dualidad cultural. Sin embargo, su obra se adentra de manera clara y sin equvoco
dentro de una realidad concreta: el desmoronamiento de las sociedades tradicionales
andinas. El panorama que nos ofrece este autor es ms desolador en tanto el nuevo
peruano, aquel que ha surgido de la transformacin de las sociedades andinas, no logra
encontrar una salida que le permita vivir entre sus dos mundos culturales.
En el caso de Dos ms por Charly, la tensin antagnica del mundo andino y el
mundo costeo es lo que define la imagen de mestizaje que esta novela propone. Para
Charly no hay solucin posible. El no es capaz de sobrevivir en un mundo fundado por el
lucro y tampoco es capaz de abrazar sus races andinas u aceptar otras opciones que le
permitan sobrevivir en una sociedad multicultural como la peruana. Su caso niega
patticamente toda posibilidad de esperanza. Es un mensaje lleno de pesimismo.
En Las mellizas de Huaguil, por otro lado, Zorrilla nos opone a dos personajes
que representan simblicamente lo rural y lo urbano, la barbarie y la civilizacin, lo
primitivo y lo moderno. Si Charly ejemplifica de manera brillante la desadaptacin de un
ser a las transformaciones de la sociedad andina, y el lado oscuro de la migracin,
Rosaura representa exactamente lo contrario, ya que ella es la cara exitosa de la
migracin. Este xito, sin embargo, tiene un costo alto: la negacin de uno de sus mundos


148
La violencia terrorista afecta a Huaguil en general: qu tiempos... sospechas,
traiciones, sangre y muchos muertos en las calles, en esta misma plaza. Todos los das era
volar al cementerio, prepararse un t, voltear el pauelo negro para acompaar otro
sepelio (28). Y a pesar de que la violencia subversiva en el Per gener la migracin
involuntaria de cientos de miles de personas, Ins se ve obligada a permanecer en
Huaguil ya que su esposo Josafat ha decidido unirse a la guerra popular por lo que
desaparece por largas temporadas. La primera vez que regresa, Josafat describe a Ins y
su madre la primera accin: los hemos sacado de sus huecos, como a comadrejas. El
alcalde desfil primero. Yo ped al juez Durn. Ese que haca cortar lea. El abusivo
(86), En su huerta, al pie de un palto, ah qued. Ahora nadie cortar lea gratis, nadie
buscar a ningn juez. Esa fue la accin. Y con mis manos particip (87). Josafat est
tan absorto en su lucha popular que no regresa a tiempo para el cortapelo de su hijo, un
nio endeble, registro vivo de las privaciones que agobian a Huaguil (92). Y de hecho,
l es el responsable que Ins se involucre de manera directa en la guerra: la obliga a
participar en los entierros de los compaeros y a esconder una caja con armas en su
casa. Si bien la experiencia guerrillera de Josafat lo ha hecho conocer otras ciudades y
probar diferentes comidas, tambin ha sellado su destino es buscado ahora por terrorista
por las fuerzas del orden.
Ins huye con su marido al monte. Tratan de establecerse pero no es fcil. La
tierra no produce. Todo se haba podrido con la lluvia y haca un mes que estaban
comiendo yucas con sal (105). La situacin es realmente grave. Ins quiere regresar a
Huaguil pero Josafat se opone rotundamente porque sabe que lo estn buscando por


56
como la gesta del indio y del mestizo sino tambin como la gesta del migrante, ampliando
de esta manera las opciones interpretativas que su obra ofrece.
La obra de Jos Mara Arguedas as como la de Ciro Alegra es de trascendencia e
importancia para el tema que nos ocupa, ya que, como lo ha sealado Ricardo Gonzlez
Vigil, estos autores aportaron dos rasgos decisivos a la corriente indigenista: la visin
del mundo indgena desde adentro y el proyecto de retratar la totalidad del pas teniendo
como eje el componente indgena y el proceso de mestizaje del nuevo indio (La
narrativa 234).
La figura de Jos Diez Canseco
Mientras que el indigenismo se inspiraba en el mundo andino, el criollismo
representaba la expresin literaria del mundo costeo. Dentro de esta vertiente sobresale
la figura de Jos Diez Canseco (1904-1949), autor de un breve relato Susy (1930), una
novela anti-burguesa Duque (1934) y un libro de cuentos cortos Estampas mulatas
(1938). Diez Canseco tiene el mrito de haber sido el primer escritor que incorpor en sus
cuentos al hombre popular urbano, personaje ignorado hasta entonces de la literatura
peruana. En su obra Estampas mulatas (1951), Diez Canseco nos presenta el rostro del
mestizo mulato (y no del cholo) de la costa del Per: personajes pobres, proletarios y
marginados.5 Por tal motivo, Toms Escajadillo lo considera un precursor no reconocido
de los narradores de la llamada Generacin del 50, en tanto fue este autor el primero en
presentar los habitantes populares, pobres, marginales de la Lima de 1930-1940.
5 Sus estampas podran ser vistas tambin como estampas mestizas o estampas cholas.


112
Grande tengan efectividad en ese entorno: y aunque tienes la fe inconmovible de que
todo lo que ves y lo que no ves en la naturaleza respira su propio hlito, nada te asegura
que tu ama tenga poder ni relacin con las fuerzas que ocultas se mueven en la costa
(169). Se hace evidente as la personalidad pendular que caracteriza a Ximena, quien con
la distancia parece perder su fe en la cosmovisin andina que tanto pareca apreciar.
El descubrimiento de lo que significa ser mujer
La dualidad cultural de Ximena, su enfrentamiento con los dos universos
culturales en los que le ha tocado vivir se ve complicado cuando ella descubre lo que
significa ser mujer y toma conciencia de su propia sexualidad.
A pesar de ser una nia, Ximena se da cuenta rpidamente de la polarizacin
existente entre lo femenino y lo masculino, y el rol que se le tiene asignado a la mujer
dentro de la sociedad. Ante este rol, Ximena descubre que tambin existen opciones,
tambin se le presentan dos caminos. La mam de Ximena ya nos haba hecho entrever la
desventaja que significa ser mujer en el segundo captulo del libro: Ay Ximena, [... ] si
te pudieras quedar as chiquita o si hubieras nacido varn (30). Estas palabras, que
probablemente pasaron totalmente desapercibidas por Ximena en su momento, dicen
mucho de la situacin de la mujer. Sin embargo, es slo con la llegada de sus primos que
Ximena aprende que no significa lo mismo ser nia o nio, y que su primo Edmundo
recibe un trato diferenciado del que recibe Cintia. Edmundo, por ejemplo, se despierta
temprano para acompaar al abuelo y al to Jorge en los recorridos por la hacienda (58),
caza pjaros con su honda, busca nidos, martiriza bichos y asusta con un palo a las
gallinas. Y cuando llega a la casa sucio, rasguado, con hilos de sangre que le corren a
gotitas de las rodillas descotadas, su madre no hace comentario alguno, limitndose a


CAPITULO 7
EL MESTIZO MIGRANTE
Aunque ya haba obtenido una mencin honrosa en El cuento de las mil
palabras organizado por la revista Caretas en 1982 y haba sido finalista en las Bienales
de Cuento COPE en 1983 y 1985, Sien Zorrilla publica su primer libro de cuentos Oh
generacin en 1988. Esta obra fue bien recibida por la crtica y le gan un merecido lugar
en el literary establishment (Escajadillo, La narrativa 213). En la dcada de los noventa
Zorrilla publica dos novelas: Dos ms por Charlie (1998) y Las mellizas de Huaguil
(1999). Zorrilla es autor tambin de dos ensayos: Un miraflorino en Pars, Ribeyro: la
tortuosa bsqueda del craft (1998) y Vargas Llosa y su demonio mayor. La sombra del
padre (2000). En la actualidad se halla dndole los toques finales a su ltima novela:
Carretera a Ingahuasi.
Zen Zorrilla es un escritor que siente fascinacin por el constructo, el craft como
se desprende de sus constantes referencias a los tericos de la forma: D. H. Lawrence,
E.M. Foster, John Hersey (Mora 18).Y es esta fascinacin la que lo llev a escribir su
ensayo acerca de la obra de Juan Ramn Ribeyro. En l, Zorrilla intenta demostrar que
Ribeyro se qued en el camino de ser un gran escritor: Un talento, de la calidad de J.D.
Salinger, de Scott Fizgerald y de Truman Capote se cerraba as, no desarrollado,
explorado a medias, por no haber tenido el instrumental, las necesarias armas y
estrategias del narrador, el craft de los sajones (Un miraflorino 43). Si bien se trata de
una propuesta interesante, la misma gener una gran resistencia, sacando a la luz una vez
ms la polmica existente entre andinos y criollos, como se puede apreciar en los
125


76
Claudio es consciente de la relativa facilidad con que l y su madre se desplazan
entre ambos universos musicales, facilidad que en el caso de Claudio tiene un mayor
alcance porque se extiende a los aires tropicales que entusiasmaban a Felipe, Tito,
Alfonso, Julepe (58). Su hermano Abelardo tambin ha percibido la dualidad musical
que los caracteriza: ¡Somos tan mestizos! Sola decir Abelardo. Dualidad que en cierta
manera haba tomado nota mucho antes, cuando cantabas huaynos y relojeras con
Catalina en la era de Ataura, y te deleitabas despus en casa con las interpretaciones de tu
madre en el piano, y con las de los coristas de Ocopa en la Iglesia Matriz (58).
El inters que Claudio y su madre sienten por la msica los ha llevado a tratar de
completar un cuaderno que recoja y transcriba huaynos. Ya han terminado uno con los
pasos de la Jija y esperan poder hacer lo mismo con la huanca danza (131). Su hermano
Abelardo considera que se trata de un proyecto importante porque de esa manera van
formando un archivo de msica jaujina, como lo hizo el abuelo con algunos huaynos y
villancicos (132).
En ocasiones, se hace evidente que este ir y venir no es tan simple para Claudio, y
que debe elegir entre uno y otro mundo musical. El 21 de enero, fecha en que se
conmemora la Fiesta de San Sebastin, Claudio decide no ir a su clase de piano. Su
madre no permanece indiferente a la dualidad que caracteriza la vida de su hijo: una vez
ms dejars un tipo de msica por otro, en un ir y venir entre dos orillas (203). Otras
veces, Claudio duda acerca de la compatibilidad entre ambo mundos musicales. Un da
Claudio le comenta a Abelardo que va a ir a Yauyos para captar nuevos y mejores
pasacalles y transcribirlos despus con su mam. Su hermano considera que debera
comprar discos en vez de darse semejante trote. Claudio rechaza esta idea rotundamente


28
Sin lugar a dudas, Jos de la Riva Agero, constituye uno de los grandes
defensores del mestizaje en el Per. Para Riva Agero, el indio era un ser degenerado,
acostumbrado al yugo y la degradacin, situacin que slo podra ser superada a travs de
la migracin y el mestizaje. En su Elogio al Inca Garcilaso de la Vega, (1916) Riva
Agero inaugura toda una tradicin que considera a Garcilaso como el perfecto
representante del mestizaje, entendido ste como la fusin armnica de razas y culturas.
Los trabajos de Riva Agero acerca de Garcilaso tuvieron tal importancia y
resonancia que iniciaron toda una tradicin en el Per y proporcionaron una imagen de
del mestizaje como fusin armnica de dos razas que perdura hasta hoy en da. Esta
imagen, sin embargo, ha sido refutada por Cornejo Polar, quien en su libro Escribir en el
aire: ensayo sobre la heterogeneidad socio-cultural en las literaturas andinas (1994)
seala que lo que Riva Agero est elogiando al llamar a Garcilaso el primer peruano, es
la herencia nobiliaria del mismo en tanto el padre y la madre eran nobles: Se trata, sin
embargo, de un peculiar mestizaje: no cualquiera, sino uno que asocia dos ancestros
nobiliarios, vstago-dice Riva Agero- de la estirpe imperial [incaica] y de uno de los
primeros entre los nuevos e invencibles viracochas (Escribir 105).
A pesar de este hecho, cabe resaltar que Riva Agero fue uno de los pocos
intelectuales de esta generacin que se esforz por conocer el Per. En sus Paisajes
Peruanos (1918), resultado de su esfuerzo por salir de Lima para conocer los Andes, Riva
Agero efecta una interesante comparacin de la costa y la sierra peruana: la costa ha
representado la innovacin, la ligereza, la alegra y el placer; y la sierra, la conservacin
hasta el retraso, la seriedad hasta la tristeza, la disciplina hasta la servidumbre, y la
resistencia hasta la ms extrema lentitud (86).


23
Somos conscientes en este trabajo que la transculturacin, la hibridez, y la
heterogeneidad son conceptos que a diferencia del mestizaje, estn en boga en el mbito
de los estudios culturales. Sin embargo, y sin desmerecer los aportes brindados por
numerosos estudiosos de la cultura latinoamericana, no estamos totalmente convencidos
de que se halla avanzado de un trmino a otro. Considero al igual que Roberto Morales,
que debemos repensar la nocin de mestizaje cultural, despojndola de su carga
ideolgica homogeneizante y desproblematizadora. Es por este motivo, que en vez de
inventar algo nuevo, de ofrecer un neologismo, yo propongo para esta tesis, el uso del
concepto de mestizaje. Si miramos al mestizaje con otros ojos, entonces veremos que este
concepto nos puede ser an til para describir la heterogeneidad cultural de una nacin, y
la manera en que esta heterogeneidad es representada en el marco de la literatura.
Esta tesis, por lo tanto, utiliza el concepto de mestizaje al analizar las obras de
Edgardo Rivera Martnez, Laura Riesco y Zen Zorrilla. La hiptesis que guiar el trabajo
es que no se presenta en la ficcin de estos tres autores una sola y nica identidad mestiza
sino varias identidades mestizas que operan de acuerdo a la actitud que los sujetos toman
frente a otras culturas.
Antes de pasar a evaluar cmo la obra de estos tres autores presentan posiciones
contradictorias respecto al mestizaje, se hace necesario conocer las caractersticas que el
mismo cobr en el mbito peruano. El siguiente captulo presenta los postulados
elaborados en tomo al mestizaje por los principales representantes del pensamiento
poltico-social peruano del Siglo XX; y los principales trabajos que han abordado el tema
de la migracin y el mestizo peruano en el marco de las ciencias sociales.


CAPITULO 3
INDIOS O MESTIZOS?
En el segundo captulo hemos visto cmo, hoy en da, los estudios culturales nos
permiten acercamos a la nocin de identidad de una manera diferente, de una manera que
acepte la diversidad, la hibridez, la heterogeneidad. Asimismo, hemos podido apreciar
cmo a nivel latinoamericano el discurso del mestizaje se ha ido modificando con el
timpo. Sin embargo, esta pluralidad que caracteriza a las naciones americanas hoy en da
no fue siempre reconocida ni mucho menos deseada. Ms bien, existan concepciones
monolticas de la nacin que no permitan acercamos a la pluralidad ni aceptar la
diferencia y el cambio.
En el Per, los esfuerzos por definir lo que constituye la nacin peruana surgen a
raz de la derrota ante Chile durante la Guerra del Pacfico. Desde entonces, hispanistas e
indigenistas trataron de imaginarse las caractersticas constitutivas de una nacin estable
e integrada. Desgraciadamente, los diversos imaginarios nacionales o ignoraban y
denigraban a la mayor parte de la poblacin peruana, la poblacin indgena, o la
enaltecan. No haba trmino medio, no haba cabida para la mezcla.
El encuentro de culturas y la posible integracin de las diferentes vertientes
culturales que caracterizan al Per de hoy empiezan a ser reconocidas y estudiadas slo a
fines de la dcada de los cuarenta. A raz de los grandes flujos migratorios que se dan de
la sierra a la costa, surge un inters en el marco de las ciencias sociales por el nuevo
sujeto que est cambiando la fisonoma del campo y de la ciudad: el migrante andino, el
mestizo.
24


44
respecto del mestizaje. As, mientras que para Luis E. Valcrcel el mestizo no heredaba
ms que los vicios y las taras, para Uriel Garca el mestizo representaba la raza csmica
de la cual nos haba hablado Vasconcelos. Finalmente, para Jos Carlos Maritegui, el
mestizo acaba por representar un sujeto complejo que no llegaba a resolver la dualidad
del espaol y del indio.
Cabe resaltar que todos los intelectuales de comienzos de siglo partan de un
esquema dual para su anlisis del Per: blanco/indio, costeo/serrano. El esquema dual
est presente tanto en los hispanistas como en los indigenistas. En sus discursos o se
incorporaba al indgena en el quehacer nacional (Gonzlez Prada) o se lo omita del
mismo (Riva Agero), o bien se realzaba su pasado (Valcrcel). Es decir, se conceba un
Per negando la existencia del otro. Esta manera, esta forma de concebir al Per en dos
universos culturales tiene consecuencias importantsimas porque marc profundamente el
pensamiento social del siglo XX. La convivencia entre dos universos diferentes no era
vista como posible, ni siquiera constitua una alternativa: o se era indio o se era mestizo.
Sin embargo, con el inicio de la migracin, se evidencia lo obsoleto del esquema
dual. La convivencia multicultural en el espacio urbano y los elementos culturales en ese
espacio ya no podan ser analizados en base al sistema dual, la lgica binaria ya no
ayudaba. Se hizo evidente que los sujetos que vivan en ciudades andinas hoy en da no
eran siempre indios ni siempre blancos. Se trata de una realidad nueva y compleja que
sobrepasa los binarismos, ya que el mestizo, como ningn otro, se encuentra entre dos
mundos, el urbano y el andino, viviendo de esa manera la experiencia de la
transculturacin, de la hibridez, de la heterogeneidad.


133
muchos, si no todos los migrantes: le hubiera gustado estudiar en Lima, ser enfermera y
ceir su frente con la banda blanca de las chicas de la Sanidad (101). Sin embargo,
Celia no tuvo la suerte que esperaba por lo que se vio obligada a dedicarse al negocio de
la verdulera, trayendo frutas y verduras a Lima. Si bien este trabajo no era lo que ella
haba deseado para su vida, el mismo haba probado serle beneficioso econmicamente:
en las fiestas del Patrono de su pueblo haba obsequiado la Banda de Msica y tomado
la mayordoma del ao por venir, lo que demuestra el estrecho vnculo que an guarda
con su ciudad natal. Aunque no le iba mal, ella confiesa que haba intentado ser alguien
y no lo era (101). De ah que la misma noche que conoce a Charly le pregunte: No te
gustara ser un mdico, un ingeniero, y dejar alguna vez tu Maestranza? (102). Queda
claro que, al igual que los padres de Charly, Celia considera que slo se llega a ser
alguien si se tiene un ttulo profesional.
Eventualmente, Celia convence a Charly de que se dedique al negocio del
transporte. A Charly en realidad no le interesan ni el negocio ni el dinero que esta
actividad le pueda proporcionar. Sin embargo, un mes despus de la fiesta del sindicato
Charly tramit su licencia de camionero y se dedic al transporte de fruta con Celia.
Cuando Celia no lo acompaa, lo hace Tomasito quien lleva la cuenta de los viajes;
recaba las facturas del combustible, archiva las guas, realiza la cobranza de los pasajeros
que suban en la carretera. A pesar de no haber estado muy entusiasmado en un principio
con la idea de ser camionero y ganar dinero, Charly demuestra tener iniciativa cuando los
huaycos hechan a perder la fruta: solicita un puesto en el mercado de manera que Celia y
l puedan ofrecer su propia carga. Ella, sin embargo, no comparte su iniciativa ya que le
han ofrecido la distribucin de una marca nueva de cocinas. Una vez ms es ella quien


43
En 1998 aparece el libro Los caballos de Trova de los invasores, estrategias
campesinas en la conquista de la gran Lima. 1983-1984, de Jrgen Golte y Norman
Adams quienes buscan comprender la incidencia del pasado rural en el proceso de
urbanizacin al tiempo que enfatizan la importancia del lugar de procedencia para la
articulacin del migrante en la ciudad, en la medida en que son su lazos de parentesco y
de paisanaje los que van abriendo las puertas de la insercin a la economa y sociedad
urbanas (Saravia 63).
En 1997, Carmen Rosa Balbi edita el libro Lima. Aspiraciones, reconocimiento v
ciudadana en los noventa. Los textos recopilados permiten ver que se ha llegado a una
aceptacin de lo cholo que nos obliga a repensar al Per como nacin. De esa manera, las
esperanzas de los resultados de la evolucin biolgica fueron reemplazadas por el anhelo
en la emergencia de un ser, el mestizo, como sntesis de la nacionalidad, superando de
una vez por todas la diversidad social y cultura del Per. Es decir, el migrante o cholo
logr que se superase el dualismo como marco para cualquier estudio de la sociedad
peruana.
Conclusiones
Como hemos podido observar, existi a principios de la dcada una real
preocupacin poltica por construir la comunidad imaginada del Per. El tpico del
mestizaje fu siempre discutido a la luz (o a la sombra) del problema indgena. La nocin
de mestizaje en s acoga diferentes matices. Para Riva Agero, mximo representante de
la Generacin del 900, el mestizaje representaba el enlace armnico entre la cultura de
los conquistadores y los conquistados. La Generacin del Centenario, por su parte, no
slo presentaba diferentes posiciones respecto del problema indgena sino tambin


67
ms bien borrar todo vnculo con su pasado indgena, como lo demuestra el caso de
Rosaura en Las mellizas de Huaguil.
Otra figura interesante e importante es la de Cronwell Jara (Piura, 1950) escritor
que destaca tanto como cuentista como novelista. En su obra Jara retrata tanto la sierra de
Piura, con sus bandoleros y creencias andinas real-maravillosas, efectuando un valioso
aporte a la corriente neo-indigenista, como las barriadas limeas, desnudndolas en
toda su miseria y potencialidad social, como ningn otro escritor hasta ahora (Gonzlez
Vigil, El cuento peruano 427).
Dos de las obras de Jara en particular se relacionan de manera directa con el tema
de este trabajo: el cuento Montacerdos (1981) y la novela Patbulo para un caballo
(1989).14 Ambos tratan el tema de las barriadas surgidas en Lima a raz de la migracin
andina, tema que ya haba sido abordado Jos Mara Arguedas en El zorro de arriba y el
zorro de abajo, y ms tarde por Enrique Congrains Martin en No una sino muchas
muertes, y que para Jara representa una realidad muy prxima en tanto l cuenta con la
riqueza vivencial de haber sido morador de un asentamiento humano (Rosas Paravicino
6).
Patbulo para un caballo, novela que narra la formacin de una barriada en el
Rmac y los intentos de la guardia civil por desalojar a los invasores, cay en un
principio, en un silencio clamoroso (Rosas Paravicino 6), pero ha sido paulatinamente
recibida con mucho beneplcito por la crtica. James Higgins considera que esta novela y
La violencia del tiempo de Miguel Gutirrez constituyen las dos novelas ms
14 Jara es autor tambin de los libros de cuentos Las huellas del puma (1988), Bab Isam,
cimarrn, ora por la santa muerta (1989) y Don Rmulo Ramrez cazador de cndores
(1990).


84
misterioso (136), la ta Rosa que est un poco chiflado (170), y el padre Wharton lo
considera un falso profeta que con apariencia de cordero, y so pretexto de paz, engatusa
a los incautos y es todo un peligro para la comunidad (139).
Claudio siente verdadera admiracin por don Fox a quien considera un poeta,
ms que sabio, y sabio ms que nada (521). Lo que ms le atrae de don Fox es que su
prdica sobre la vida y la muerte est ntimamente relacionada con la leyenda de las dos
serpientes aladas, los amarus (165). Para Don Fox, el amaru y la sullawayta son tambin
figuras importantes porque se conciertan muy bien [... ] con la idea de la continuidad de
la vida ms all de la muerte (372). El comparte con Claudio otras versiones menos
conocidas de la leyenda:
En algunas el amaru es uno solo, y en otras tiene la forma no de una sierpe
sino de un toro, que habita tambin en el fondo de un lago. Y qu ms le
dijeron? Bueno, que en ese pozo brotaba en otro tiempo un agua
enrojecida, y que era la sangre de uno de los amarus [... ] Decan que el
amaru blanco suba en cierta poca del ao, all en una laguna de
Janchiscocha, y buscaba la flor de la lluvia y de la escarcha, la sullawayta.
(372)
Por otro lado, las experiencias de nuestro protagonista estn vinculadas a la
mitologa griega, mundo al que accede gracias a su hermano Abelardo quien le obsequia
la Ilada y Antfgona. Claudio realmente se siente apasionado por estas lecturas: no cre
que me apasionara tanto la Ilada. Me s ya de memoria varios pasajes. Es un mundo tan
claro, tan lleno de Luz (46). Para sorpresa de Claudio, no le es difcil encontrar
semejanzas y coincidencias entre ciertos nombres o personas como es el caso con Elena
Oyanguren: Entre las figuras que ms me atraen en la Ilada, y que incluso me fascinan,
est ese personaje tan misterioso, tan callado, y que sin embargo fue causa de la guerra de
Troya: Elena, la de los blancos brazos. Un resplandor, se dira, ms que una mujer.


98
malvada a la vez, se desvive por conocer y entender el mundo que la rodea,
particularmente todo aquello que le ha sido prohibido o vedado. Ximena siente verdadera
fascinacin por la enciclopedia de su casa, la que hojea con pasin a pesar de an no
saber leer. A Ximena tambin le agrada narrar historias, para lo cual posee un
extraordinario talento. Su imaginacin encuentra estmulo en los dos mundos que a ella le
ha tocado vivir: el mundo criollo-occidental de sus padres y el mundo andino
representado por la servidumbre y los empleados de la compaa donde trabaja su padre.
Estos dos mundos implican necesariamente enfoques y escalas de valores
diferentes, los mismos que sern percibidos y cuestionados por Ximena a lo largo de los
siete captulos que conforman la novela. El esquema bsico, como se puede desprender
del dualismo del ttulo, resulta entonces del proceso de maduracin entre dos culturas: la
andina y la occidental. En el caso Ernesto en Los ros profundos, el trnsito es de la
cultura india a la cultura mestiza, en el caso de Claudio, protagonista de Pas de Jauja, el
trnsito es de la cultura occidental a la cultura mestiza. Y en el caso de Ximena? De
qu tipo de trnsito estamos hablando? Cul es el camino que ella finalmente decidir
elegir?
Como se ver en este captulo, nuestra protagonista no podr encontrar un
camino entre los dos universos culturales que le ha tocado vivir. No slo eso, sino que le
dar la espalda al mundo con el cual pareca sentirse identificada, el mundo indgena,
emigrar a Lima y, posteriormente a los Estados Unidos.
Al principio de la novela todo parece estar en armona: Ximena logra moverse, sin
problema alguno, dentro de cada uno de estos mundos, y desde el universo que le
pertenece (es decir, el de sus padres) a otro que le es totalmente ajeno (el del ama). Sin


53
Ciro Alegra y Jos Mara Arguedas
Si bien son numerosos los escritores que se ocuparon del indgena, dos en
particular se alejaron del molde indgena tradicional y enfocaron su atencin al mestizo:
Ciro Alegra (1909-1967) y Jos Mana Arguedas (1907-1969).3
En el caso de Ciro Alegra, prcticamente toda su obra est centrada en
protagonistas mestizos o cholos. Sin lugar a dudas, es La serpiente de oro (1935), obra
que narra la lucha de los cholos contra las fuerzas del Mantaro, la novela que ms exalta
la figura del cholo. De hecho, Cornejo Polar considera que esta novela constituye toda
una gesta del cholo, en donde se da una revalorizacin del esquema opositivo
civilizacin/barbarie ya que es la barbarie (los cholos) la que presenta todos los rasgos
positivos y la civilizacin (los blancos) la que representa un peligro. Sin embargo, como
bien lo seala este autor, el ms grande y visible dficit de esta novela es el ocultamiento
del proceso histrico, ya que el cholo vive en lo que prcticamente constituye un paraso,
un mundo cerrado, que no tiene vnculo alguno con el mundo exterior.
Los perros hambrientos (1939) y El mundo es ancho y ajeno (1941) ofrecen una
imagen menos idealizada del cholo. La primera novela busca superar las deficiencias de
la narrativa inicial al optar por una perspectiva exterior que de razn de un mundo que
se percibe casi inmutable, cerrado a toda opcin transformadora (Cornejo Polar,
Prlogo xxi). En este mundo, el cholo constituye un figura borrosa incapaz de hacer
frente a las fuerzas de la naturaleza.
3 Aunque no caracterstico de su obra Lpez Albjar tambin trat el tema del mestizo en
su obra Matalach, obra que para el escritor y crtico literario Carlos E. Zavaleta
representa la mejor novela del mestizo mulato y no cholo (La narrativa 34).


152
Rosaura aora su vida en Huaguil pero como se sabe consciente que para ella volver atrs
no constituye una opcin, decide llevarse consigo a su sobrino nieto. De alguna manera,
ella encuentra un camino entre los dos mundos que le ha tocado vivir y se redime al
reconocer la importancia de uno de estos mundos en su vida.
En conclusin, Zen Zorrilla nos presenta dos alternativas de identidad que se le
presentan al peruano de hoy: Ser devorado por el monstruo capitalista, lo que genera
sujetos de personalidad fragmentada o, aceptar el cambio y la modernizacin a cambio de
entregar el alma. Es decir, se nos presenta una visin del peruano y del mestizo migrante
que expresa un total pesimismo frente a los proyectos de modernizacin andina.


141
aprende gracias a su amiga Digna quien le da el primer consejo: No te pierdas, China.
Pisa firme y empuja. Es el primer secreto. El resto viene solo. Te acostumbras y empujas
sin darte cuenta. En esa puja chorrea la plata, se suelta el billete (46). Al principio,
Rosaura tiene dudas de que realmente pueda salir adelante: Creo que no valgo, Digna.
No ser capaz de arrancarle su mercadera a nadie, a lo que Digna responde: Es el
negocio. Es la plata (50).
La estancia de Rosaura en la ciudad de Huancayo es sumamente importante
porque demuestra su habilidad para establecerse y sobrevivir como chola en el mercado.
Sin embargo, el aspecto que ms nos interesa es el referido a la habilidad de Rosaura de
articular dos experiencias culturales diferentes: la economa campesina y la economa
capitalista, al formar parte el mercado donde ella trabaja de un sistema global ms
amplio.
Para triunfar en el mercado y por consejo de Digna, Rosaura se cambia de
nombre: Necesitas un nombre corto, uno que suene en la plaza, para la guerra, un
nombre que nadie olvide, que vaya con tu cara (52). Es as como Rosaura Pacheco se
convierte primero en Charo Malpartida, para despus pasar a ser Lucy Llerena, y por
ltimo Katty Jimnez. El cambio de nombre se ve como un requisito esencial en el
proceso de blanqueamiento. Un nombre de clara procedencia andina la hubiera puesto en
desventaja: Qu hacer? Decir que soy fulana de tal y dejarme aplastar,
tranquilamente? (28). El cambio de nombre es el primer paso en el proceso de
aculturacin de Rosaura. A ella no le importa perder su identidad andina, perder sus
races porque considera que la identidad que est ganando bien lo vale.


168
. El precio de la aurora. Lima: Ricardo Angulo Basombro, 1997.
. La narrativa peruana ante el ao 2000. Alma Mter 11 (1996): 27-37.
. Los aprendices. 1974 Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Fondo
Editorial, 1998.
. Plido pero sereno. Lima: Universidad Mayor de San Marcos, Fondo Editorial, 1997.
. Retratos turbios. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Fondo Editorial,
1982.
. Un joven una sombra. Lima: Municipalidad de Lima, 1992.
Zea, Leopoldo. Vasconcelos y la utopa de la raza csmica. Cuadernos Americanos
7.37 (1993): 23- 36.
Zorrilla, Zen. Las mellizas de Huaguil. Lima: Editorial San Marcos, 1999.
. Dos ms por Charlv. Lima: Lluvia Editores, 1996.
. Oh generacin. Lima: Lluvia, 1988.
. Un miraflorino en Pans. Ribeyro: la tortuosa bsqueda del craft. Lima: Lluvia
Editores, 1998.
. Vargas Llosa v su demonio mayor: la sombra del padre. Lima: Lluvia Editores, 2000.


124
siete aos de edad viaj a Lima donde sufri serios problemas de adaptacin al hallarse
en un entorno totalmente diferente al que haba conocido hasta entonces, encontrando
refugio en la lectura. Es decir, algunos aspectos de Ximena de dos caminos coinciden con
afirmaciones biogrficas proporcionadas por Riesco en ms de una ocasin.
Sin embargo, los datos biogrficos no son de vital importancia. Lo que s importa
es la formacin de la protagonista y la manera en que ella lograr hacerse de una
identidad, como logra vivir su mestizaje. El mensaje de Riesco no es tan optimista como
el de Edgardo Rivera Martnez. La experiencia de vivir en dos mundos culturales no
constituye una experiencia feliz para Ximena. A la hora de tomar una decisin, la balanza
se inclina hacia el mundo criollo occidental en el cual ella ha sido educada. No le ser
posible encontrar la feliz integracin de Claudio. Mas an, no slo abandonar el Valle
del Mantaro y emigrar a Lima, si no que tambin abandonar el Per y radicar en los
Estados Unidos de Amrica.
La culpa que le genera su decisin es tan grande que solo podr encontrar el
camino muchos aos despus volviendo al pasado y encontrndose con Ximena chica.
Solo a travs de la escritura ser que ella podr espantar los demonios que le ha generado
la culpa y asumir su mestizaje.


3
Centenario, se plantearon diferentes imgenes del Per que de alguna manera u otra,
implicaban diferentes variantes del mestizaje. Mientras que a principio de siglo el debate
se centraba en el mestizaje como ideologa, como proyecto poltico, en la segunda parte
del siglo el debate se centra en el mestizaje como proceso como parte integral del
desarrollo del pas.
Los escritores en el Per no se han mantenido al margen del fenmeno de la
migracin y las consecuencias que sta ha tenido en la sociedad peruana. Paulatinamente,
el cuadro de la narrativa se ha ido llenando de nuevos protagonistas: migrantes,
provincianos, o cholos que abandonaban la sierra con la esperanza de encontrar un futuro
mejor en la ciudad. En este sentido, el Captulo 4 El mestizaje en la literatura peruana
pretende demostrar cmo el tema del mestizaje no slo no ha perdido importancia sino
que constituye el eje de un nmero de novelas y cuentos que han aparecido a lo largo de
. /" ;
esta dcada.
El quinto captulo de esta tesis, El mestizo jaujino, analiza la novela Pas de
Jauja de Edgardo Rivera Martnez. Sin lugar a dudas, esta novela ofrece la visin ms
feliz del mestizaje que se haya presentado en la literatura peruana hasta el momento. En
su obra es posible la conjuncin de las dos grandes vertientes culturales, andina y
occidental, que caracterizan al Per. En la Jauja de este autor, las culturas se sintetizan en
un franco proceso de mestizaje.
Esta visin del mestizaje se contrapone a la presentada por Laura Riesco. Como
se podr apreciar en el Captulo 6, Ser mujer y mestiza, la protagonista de la novela
Ximena de dos caminos no es capaz de integrar los dos mundos culturales que le ha
tocado vivir. Si bien el mensaje no es tan alentador como el de Edgardo Rivera Martnez,


132
t a alguien volverse loco en la universidad? le pregunta el padre de Charly a lo que
Delmiro responde: A alguien no; a muchos (81). Es decir, Charly no representa el
primer caso de un migrante que sufre problemas de desadaptacin. Sin embargo, la
cuestin aqu es si Charly va a poder superar el desajuste socio-sicolgico que le ha
generado vivir en Lima.
Las palabras de Delmiro parecen calmar a los padres de Charly quienes permiten
que su hijo permanezca en Quillabamba por una temporada. Charly empieza a trabajar en
la destilera de Delmiro, donde aprende a conocer los campos de caa, los depsitos de
azcar, las marcas de la levadura y sus proporciones. Cuando Delmiro y su asistente se
ausentan, Charly lleva a cabo sin problemas las tareas de la destilera. Ha llegado a
conocer el oficio y se siente a gusto con l por lo que ha resuelto permanecer en
Quillabamba y no retomar a la capital. Trata de convencer a su madre que su decisin es
la correcta al tiempo que deposita en sus manos la paga de la destilera: me siento muy
bien. Y creo es tiempo de trabajar y demostrar que puedo ser una ayuda. Despus podr
regresar a la ciudad a seguir estudiando (93). A pesar de que efectivamente este trabajo
hubiera significado una contribucin importante para la familia Guzmn, la madre no se
deja convencer ya que no es el aspecto financiero lo que ms le preocupa sino ms bien
reemplazar aquellas variables que determinaban la posicin social en el pasado con otras
que les permitan volver a alcanzar una situacin similar. Es por este motivo que los
megos de Charly prueban ser intiles y es obligado a volver a la capital.
Ya en Lima, se le presenta a Charly una segunda alternativa de vida: la de
convertirse en camionero. Charly conoce en una fiesta a Celia, una mujer tarmea cuyo
sueo principal nos revela que la superacin por medio del estudio es un anhelo de


120
Pero la rebelin tambin tiene otro objetivo: demostrar la escisin que caracteriza
a Ximena. Mientras Pablo y Ximena esperan que los padres de ste regresen, ellos
empiezan un intercambio de historias y mitos. Ximena le cuenta La bella durmiente,
Cenicienta, Blanca Nieves, y tambin mitos griegos como el de Persfone o el de
Orestes. Pablo a su vez, le narra a Ximena algunos mitos andinos dentro de los cuales se
halla uno que se constituye en central para la novela: la historia del ltimo rey de los
indios que fuera decapitado por los espaoles y cuya cabeza fuera salvada y enterrada en
la creencia que su cuerpo se rehacera, se reconstituira. Cuando resucite como el Inca
Rey todos los indios de la costa, la sierra y la montaa se juntarn entonces para formar
ejrcitos invencibles y derrotarn a todos los que alguna vez los humillaron; los matarn
sin piedad y recuperarn de ese modo lo que haba sido suyo desde el principio de los
tiempos (230). Ximena se asusta tremendamente al escuchar esta historia y empieza a
llorar pero Pablo la tranquiliza, explicndole que no tiene nada que temer ya que su ama,
que es como su mam, la salvara y que l la ayudara cuando llegara la hora del juicio
final (230).
Se trata sin duda del mito del Inkarr analizado en un principio por el escritor y
antroplogo Jos Mara Arguedas.7 Pero cmo se relaciona este mito con Ximena y con
la escisin que la caracteriza? Ximena cree en la historia de Pablo y piensa que como su
padre trabaja para la compaa minera, sus padres, su to Jorge y ella sufriran la
venganza de estos indios (218).
7 Este estudio se encuentra en la recopilacin que Angel Rama hiciera sobre la obra
antropolgica de este autor en Formacin de una cultura indoamericana. Mxico: Siglo
XXI Editores, 1974.


114
opciones: una de dominacin y otra en la que la mujer puede rebelarse contra el poder de
los hombres y sus imposiciones.
A travs de Cintia nos damos cuenta que el proceso de acondicionamiento
femenino empieza desde la infancia. Cintia no usa overol y usa perfume como las
mujeres grandes (57). Usa preciosos vestidos que hacen que Ximena se sienta ridicula
en ese ancho overol de diario (57). Adems, Cintia tiene un cabello hermoso que hace
que las sirvientas y los peones se alboroten cada vez que la ven pasar con la mata de
pelo ensortijada y con sus vestidos de lujo (58). Al llegar a la edad adulta, este proceso
de acondicionamiento ya ha sido consolidado y el rol de la mujer definido dentro de la
sociedad: como esposas, tienen que cuidar de la casa y las necesidades del marido, y
como madres, deben cuidar a los hijos. Es decir, su vida est vinculada al mbito
domstico. Tal es el caso de la mam de Ximena y de la mam de Cintia. Sin embargo,
no todas las mujeres de Ximena de dos caminos estn dispuestas a aceptar el rol que la
sociedad les impone como lo demuestran la abuelita de Ximena, la tejedora y Casilda.6
Es decir, como mujer, existen dos caminos: o se opta por el rol tradicional que se le ha
asignado a la mujer (esposa, madre) o se reniega del mismo.
Al observar una foto, Ximena se da cuenta que desde pequea su abuelita no se
enmarcara dentro de los estrictos parmetros impuestos por la sociedad. De hecho,
Ximena percibe que hay algo de reto y de burla en su manera de mirar (104). Mientras
que la ta Alejandra considera que la abuelita era todo un personaje, una mujer
excepcional, la mam de Ximena es sumamente crtica: Lo que fue es loca de remate
[... ] La encerraron porque no se dej domar, porque desde muy temprano tir el decoro


142
Si bien Rosaura se vale de Digna para adentrarse en el mundo de las cholas,
Rosaura no es una chola o migrante comn. Rosaura no ha recurrido a sus vnculos de
parentesco ni ha mantenido lazos con su comunidad, aspectos que pudieron ser
observados en Dos ms por Charly. Ella ha llegado a Huancayo y est sola. Ella no se ha
quedado en la casa de un pariente, un familiar que le informe acerca de las mejores
maneras de establecerse. Ms an no le conocemos amigos. En el campo del amor
Rosaura es una mujer que no ha tenido suerte. Uno de sus pretendientes le dej el ojo
amoratado y el nico hombre que pareca le iba a ofrecer una vida segura y llena de amor
le rob todo el dinero que tena. Si bien esta experiencia la dej dolida, desilusionada y
sumida en la ms profunda tristeza, tambin la hizo ms fuerte, la dej ms en control de
s misma. No hay duda que el fracaso amoroso le dio acceso a otro nivel de maduracin
que le permiti seguir adelante.
Rosaura alcanza el xito rpidamente y llega a tener dos puestos de fruta. Sin
embargo, la ola terrorista que haba empezado a amenazar el pas se interpone en su
camino. La fruta no llega porque: La selva es un desastre [...]. Nadie cuida las
plantaciones, nadie siembra la cosecha. Los peones estn flotando en los ros, otros han
huido monte adentro. Eso es la selva ahora (121). En vez de sentirse desanimada o
perdida, Rosaura trata de reinventarse nuevamente:
A la siguiente madrugada, Rosaura despierta a la hora de siempre, pero no
abandona la cama. Observa su pieza, las paredes vacas, como las
contemplara una maana parecida cuando los gallos cantaban en el valle.
Aquella vez haba vestido de huancana, haba salido a dar su batalla.
Pero, qu hacer ahora? La hora es la misma, y las circunstancias, y este
camino tambin le llegaba a su fin. (121-122)
Rosaura no duda ni un minuto en cambiar de oficio. Busca a Aurelia, una
vendedora de fruta dedicada ahora al oficio de la costura y le propone que empiecen a


I also thank the whole bunch of friends with whom I have shared the ups and
downs of life: Cristina Espinoza, Ken Mease, Marianne Schmink, Belkis Suarez, and
Gary Shaeff, and specially those who provided library help while I was in Brazil:
Samantha Stone, Noemi Porro, and Richard Wallace.
Finally, I would like to thank my parents and my sister for their encouragement
and their neverfailing support. Most of all, I want to thank my husband, Peter, for his love
and encouragement throughout the long writing process.
iv


13
evidencian en los principales niveles del proceso literario: la lengua, la estructura literaria
y la cosmovisin.5
Rama considera que las consecuencias del impacto modemizador son perversas
ya que a las regiones internas se les presenta una disyuntiva importante: o retroceden
porque no se modernizan, o se modernizan pero renuncian as a sus valores y, por lo
tanto, mueren. Es en este contexto entonces, caracterizado por un afn de querer
salvarse que los regionalistas en el campo de la literatura componen un hbrido que no
se aleje de lo nuevo pero que sea capaz de seguir transmitiendo la herencia recibida
(29). Estos son los transculturadores, y su producto, la literatura de transculturacin. Es
decir, una literatura que integra lo nuevo sin renunciar necesariamente a lo antiguo.
Rama distingue dos procesos en el fenmeno de la transculturacin: el que se da
desde las metrpolis externas hacia las capitales, y el que se da de las capitales a las
zonas internas, es decir, las provincias. Sin embargo, no siempre es este el caso como se
puede apreciar en el reciente estudio de Cyntia Vich acerca del Grupo Orkopata, en tanto
esta agrupacin literaria surgi no en la capital peruana, sino en una zona relativamente
marginal, la ciudad de Puno, constituyendo por lo tanto, una clara excepcin a lo
propuesto por ngel Rama.
El transculturador entonces es aquel que edifica algo que no representa la mera
adicin de elementos contrapuestos, ni constituye una copia de la cultura hegemnica,
sino una construccin nueva que asume los desgarramientos y problemas del encuentro
de culturas.
5 Es en este mbito donde Rama considera que los transculturadores han dado sus
mejores frutos.


CAPITULO 8
COMENTARIOS FINALES
Desde principios del siglo XX el tpico del mestizaje form parte importante de
la preocupacin por construir la comunidad imaginada del Per. Su discusin se dio en el
mbito poltico a la luz del problema indgena. Si bien la nocin de mestizaje acoga
diferentes matices, la que prevaleci por mucho tiempo fue la defendida por Jos de la
Riva Agero quien describi al mestizaje como el enlace armnico entre la cultura de los
conquistadores y de los conquistados.
En la segunda parte del siglo, el mestizaje vuelve a cobrar importancia, no tanto
como discurso poltico sino ms bien como fenmeno social y antropolgico. A raz de la
ola migratoria iniciada a fines de la dcada de los cuarenta, se dio un inters por conocer
quin era ese sujeto que estaba cambiado la fisonoma de Lima de manera irreversible.
Fue dentro de este contexto que se iniciaron los estudios referentes al cholo, la cultura
chola y el migrante andino.
Los narradores peruanos no permanecieron indiferentes a los cambios
experimentados en el pas. La percepcin de esta nueva realidad se remonta a las figuras
de Jos Mara Arguedas y Ciro Alegra, quienes trataron de presentar en sus obras un
Per que acogiera todas las sangres. Si bien en un principio la trama se centr alrededor
del proceso migratorio o del mundo de las barriadas y los asentamientos humanos, como
lo muestran las obras de Enrique Congrains Martin o Cronwell Jara, la narrativa
paulatinamente pas a presentar el desgarramiento o conflicto que dichos procesos
migratorios pueden generar en aquellos individuos que abandonan su tierra natal.
153


79
Sabes que la giga era era un antiguo aire de danza ingls que se incorpor
luego a las suites barrocas? No, no saba. No pasar lo mismo con lo que
aqu llamamos los pasacalles? Hay tambin un baile que se llama as...? S,
seor, pero como parte de otras danzas, como la tunantada, la huaylija.
Pues en Europa se trata de un viejo paso de baile, que fue recogido por la
msica barroca en forma de un juego de contrapunto a varias voces, con
acompaamiento de bajo continuo. (353-354)
El Ladate Dominum compuesto por el abuelo de Claudio le parece Algo muy
clido, muy emotivo, y del mismo espritu que la msica andina (353). El inters de
Claudio por la msica impresiona tanto al Sr. Radelescu que un da este le obsequia una
partitura de Bela Bartk: Porque fuiste amable, y porque creo haber visto en ti un
sincero amor por la msica, y adems para que puedas apreciar las analogas que, en mi
opinin, hay entre una msica como sta y la msica andina (512).
La ta Marisa, hermana de su madre, no pierde la oportunidad para burlarse de la
dualidad que caracteriza a Claudio: Y as, querido sobrino, dijo Marisa, podrs ser un
da un Paderewski a la vez que un Disodado Canchapoma (203). La observacin no lo
molesta, l no siente que se trata de gustos musicales contrapuestos por representar uno la
msica culta y el otro la msica popular andina: Lo que es yo [... ] me sentira feliz,
pero realmente feliz, si pudiera ser a la vez como Canchapoma y como el pianista polaco
(204).
Tal deseo se convierte en realidad muy pronto y lo toma a Claudio totalmente por
sorpresa. La primera vez que l percibe la facilidad con que l ha logrado combinar
ambos mundos musicales se da cuando l est componiendo un bolero para la novia de
Julepe, no muy brillante, y con unos resabios andinos y otros mozartianos, pero
aceptable (220). La segunda, se da cuando Claudio se halla interpretando una
composicin de Bach:


87
corregir los malos hbitos de sus comienzos (193). La actitud de la profesora se hace
aparente cuando sta sostiene una conversacin con la madre de Claudio, ante cuyas
aptitudes musicales siempre haba tenido una actitud desdeosa: es mejor no mezclar
ambas cosas, es decir, la msica culta, superior por s misma, y la msica de la sierra, que
podr ser todo lo nuestra y sentida que quieras, pero es tan limitante, tan montona
(197), pienso que es mejor que este joven no se aparte de la msica culta y que deje para
otra oportunidad los huaynos y esas cosas (199).
Palomeque, el peluquero de la ciudad que se las da de jaujino blanqusimo y
culto (66), es un sujeto extrao dedicado a la elaboracin de enjalmas y al estudio del
latn. l constituye todo un representante de la tradicin hispanista, transmitindonos
desde un primer momento su odio contra los cholos y los tsicos. Palomeque siente
profunda admiracin por la tauromaquia, pasatiempo de reyes y conquistadores (274),
y un arte para los espritus selectos, y no de chusma y de indiada (397). Siente orgullo
tambin de ser jaujino pero de los jaujinos antiguos y sin mezcla de indio, zambo ni
tsico (274) y se lamenta que Jauja se haya convertido en un pueblo de indios,
borrachos e ignorantes (148). Su posicin respecto a los indios es tajante: siente
profunda antipata hacia ellos por ociosos, borrachos e ignorantes, y obstculo, por lo
tanto para el progreso de la patria (274). Considera que los indios no deben recibir el
mismo trato que los blancos y que la Constitucin les da una proteccin muy semejante a
la que le concede a los menores, a los locos, a los incapaces (274). Es evidente que la
actitud de Palomeque no slo no es bienvenida por Claudio, Laurita, Abelardo y
Mitrades y que se trata de la excepcin y no la norma en Jauja como nos lo recuerda la
hermana de Feliciano Prez: Oiga, usted se cree muy blanco, y por eso cholea a todo el


75
La msica y las fiestas
El inters de Claudio por la msica viene de familia: su abuelo materno, Baltasar
Jos Manrique, disfrutaba de la msica de Mozart tanto como de los yaraves y mulizas
de Jauja, Ayacucho y Cuzco. Su aficin lo llev a recoger villancicos, huaynos y yaraves
en Santa Rosa, Apata y otros sitios, en una mezcla de quechua y espaol (154), a
desempearse como organista de la iglesia matriz (33) y acoger en su casa a una serie de
personas interesadas en la msica andina. Fue as como recibi a Aloma Robles, un
seor que iba por toda la sierra recogiendo msica andina, (44) y a una pareja de
franceses que haban llegado al Per con el mismo propsito. Cabe destacar que el Sr.
Alimia Robles no es un personaje de la ficcin, existi en la vida real y se destac por
ser un restaurador del pasado musical del Imperio de los Incas, incluyendo su obra de
recuperacin unas ochocientas piezas incaicas y trescientas coloniales (Espinoza 135).
La madre de Claudio hered este inters de su padre por la msica. l la alent
muy emocionado dndole su primera clase y facilitando clases con el padre Hoffner de
Santa Rosa de Ocopa. Si bien ella no pudo contar con una verdadera educacin musical,
no slo por las modestas posibilidades econmicas de la familia sino tambin por las
enormes limitaciones de la vida provinciana (57), tanto su padre como el padre Hoffner
la ayudaron a descubrir a Haydn, Schubert, y Mozart. Ms tarde, ella se interes en
recoger y transcribir algunos huaynos y yaraves, porque es una msica que debe
rescatarse, que debe valorarse (196). Ella reconoce que si bien existen diferencias entre
la msica andina y la clsica, ambas son igualmente bellas y el gusto por una no significa
necesariamente el sacrificio de la otra: Lo nuestro es la msica de los huaynos, de los
yaraves, de los pasacalles, pero hay otras formas de msica que tambin pueden ser
nuestras (58).


Abstract of Dissertation Presented to the Graduate School
of the University of Florida in Partial Fulfillment of the
Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy
IDENTIDADES MESTIZAS: UNA APROXIMACION A LA OBRA DE EDGARDO
RIVERA MARTINEZ, LAURA RIESCO Y ZEIN ZORRILLA
By
Martha Cuba-Cronkleton
August 2001
Chairman: Andrs O. Avellaneda
Major Department: Romance Languages and Literatures
The objective of this thesis is to analyze the image of mestizaje portrayed by three
Peruvian novelists: Edgardo Rivera Martinez, Laura Riesco, and Zen Zorrilla. Each of
these writers presents a unique perspective on hybridity, heterogeneity, and identity. A
careful analysis of their works allows us to identify three distinct and sometimes
contradictory views on mestizaje.
Originally, the term mestizaje was used to describe the racial mixture that was
produced by the Conquest of the New World by the Spaniards. As a biological process, it
has usually referred to the mixture of two distinct racial groups, whereas cultural
mestizaje adds cultural traits to biological elements. During the nineteenth and twentieth
centuries, mestizaje formed an integral part of the discourses of national identity
prevalent among elites in Latin America. It was seen as the means to achieving national
consolidation.
VII


65
Mario Guevara Paredes (Cusco, 1956), fundador de la revista andina de cultura
Sieteculebras, es un escritor que ha sido merecedor de varias distinciones literarias. En
1995 public Cazador de gringas y otros cuentos,11 una coleccin de nueve cuentos que
recrean el ambiente urbano del Cusco a fines del Siglo XX. En el relato Cazador de
gringas, Guevara nos presenta la figura del brichero, probablemente un excampesino,
exindgena, un cholo que busca entablar una relacin amorosa con una gringa con el
objetivo de obtener algn provecho de ella: vivienda, comida o dinero. Herramientas
fundamentales en su caza de gringas constituyen el conocimiento del idioma ingls y
del mundo indgena, los cuales maneja sin problema alguno.
En el prlogo del libro, Eduardo Gonzlez Viaa nos manifiesta que el brichero es
un cazador de gringas, un Andean lover, un irresistible conquistador de extranjeras
que construye lazos perdurables entre el Per de los Incas y las naciones gringas de ste
y del otro lado del ocano (9). Para Ana Berta Vizcarra, la figura del brichero surge en
la ciudad del Cusco, a raz de la falta de trabajo, el hambre y las inexistentes
oportunidades de desarrollo real y el crecimiento del turismo internacional (24).
Guevara Paredes, como bien lo seala esta autora, no es el nico escritor que ha escrito
acerca del brichero y sus andanzas. Tambin lo han hecho Luis Nieto Degregori en el
cuento Buscando un inca (1993) y Oswaldo Chnove en la novela Inka trail (1997), lo
que denota la importancia en la nueva narrativa andina de personajes que sepan tender
11 La tercera edicin de este libro de cuentos es una edicin bilinge (castellano-ingls):
Gringa Hunter and other stories, editada por Mark Cox y publicada por la editorial
Sieteculebras en 1998.


Ill
con Anacleto, un indio enano que trabaja para el dueo del hostal a quien Ximena ha
maltratado de tal forma que ste ha cado en un estado de profunda depresin. Cuando
Ximena se da cuenta de las consecuencias de su actitud se siente tremendamente
culpable. Es en momentos como este, de confusin o de culpa, que Ximena anhela el
calor y la proteccin del Ama Grande. Ximena quisiera que la anciana estuviese con ella,
ya que ella desentraara con palabras escogidas su desasosiego y ella entonces podra
imaginrselo [a Anacleto] frente al rbol, al ro, a la piedra, a la tierra misma que pisa, y
Anacleto sera sin dificultad todo eso y adems otro, otro que slo el Anacleto que vino a
caer por azar en el hotel (143). De hecho, desde la costa, Ximena le pide al ama que le
d una seal, que mande a los espritus de las rocas, de los cerros, del aire y de los
caminos traicioneros para que la guen (169).
En la costa Ximena encuentra una charca mgica. Ella est convencida que en
esta charca hay un espritu que la ha estado esperando. Siguiendo las enseanzas de su
ama, Ximena lleva una ofrenda. La charca que Ximena ha encontrado en la playa le
permite superar sus temores. Cuando tiene miedo, vuelve a su poza porque sabe que en
ella encontrar el refugio que ella est buscando. Al pensar en Anacleto, ansia poder
regresar a su poza mgica donde quiz podra encontrar el nimo para enderezar lo que
tan violentamente y sin pensar haba torcido (195).
Ximena parecera entonces privilegiar la tradicin andina por sobre la tradicin
occidental. De hecho, Ximena tiene un vnculo ms cercano al Ama grande que a su
propia madre. Sin embargo, a pesar de que Ximena cree en los poderes de su charca
mgica, y a pesar de que ella ha deseado que el Ama Grande estuviese con ella en la
costa para darle seguridad y consuelo, Ximena tiene dudas que los poderes del Ama


105
interminables en su opacidad, de la gara que era penas un pobre remedo de la lluvia
serrana (38). El choque cultural y el consiguiente rechazo por los blancos (sin duda a
causa del origen humilde de Casilda) debe haber sido fuerte, ya que la misma no pierde
oportunidad para mostrar el gran resentimiento que guarda hacia las limeas: negras
muertas de hambre, tamaas jangras, puro detalle es lo que son (38). Sin embargo,
aunque su experiencia en Lima no fuera exitosa, ella se siente diferente, superior a sus
paisanos, con derecho inclusive a tratarlos como a inferiores, como se evidencia en el
trato que Casilda le da al muchacho indio que le deposita las cartas en el correo.
Libertad Caldern, por otro lado, es hija de un trabajador que ha sido despedido
de la compaa por actividades subversivas. Ella est a cargo del cuidado de Ximena
durante las vacaciones de la familia en la costa. Al igual que Casilda, ha dejado la sierra
para seguir sus estudios. Libertad ha sufrido un rpido proceso de aculturacin, lo que ha
hecho que ella haya roto su adhesin a la tierra materna, a todo lo que tiene que ver con el
mundo andino, como sus creencias y su lengua. Esto se hace particularmente evidente
cuando la mam de Ximena le pide que hable quechua con la pareja de indios que
encuentran en el hostal de la playa: Por qu conmigo? Desde que me fui a Lima se me
ha olvidado ese idioma. Intil que me pida usted que les hable (162), hecho que
demuestra la tendencia de muchos migrantes y mestizos a avergonzarse de su origen
indio y por lo tanto, a querer desvincularse del mismo. Al igual que Casilda, Libertad
resiente al costeo, considerando que los jvenes del puerto que le mandan besos son
unos sinvergenzas ignorantes que la miran porque los hombres de la costa son todos
unos descarados (170). No obstante, si bien realiza esfuerzos por desvincularse de su


121
De repente, Ximena y Pablo escuchan una explosin. Pablo desaparece y Ximena
se encuentra con un indio que est mareado. Cuando llega un patrullero, los guardias
inmediatamente asumen que este indio ha tratado de hacerle dao. En la comisara lo
maltratan a golpes y cuando la mam de Ximena lo ve, se abalanza sobre l para
abofetearlo una y otra vez. En vez de protegerlo y contar lo que verdaderamente ha
ocurrido, Ximena prefiere quedarse callada. Teme que si cuenta la verdad, los guardias y
sus padres vayan tras Pablo y su familia, y Ximena sabe que si esto sucede, llegado el
juicio final, Pablo no podra protegerla.8
La rebelin tiene doble funcin en la novela: en el nivel ms obvio, sirve para
explicar la injusticia social al presentamos la verdadera cara de la compaa. Ximena se
da cuenta no slo de lo mucho que ella tiene, sino que su familia ha sido cmplice de
alguna manera de la situacin actual de los indios. En otro nivel, el ms importante, la
rebelin sirve para demostrar la escisin de Ximena. Ella cree en la historia de Pablo, y
en una posible venganza de los indios. Por eso, ella es incapaz de hacer a un lado su
miedo para salvar al pobre hombre que ha sido acusado de su secuestro. Prefiere salvarse
a s misma y a su familia antes que salvar a un indio, a un representante del mundo con el
cual ella se haba sentido siempre tan identificada. Queda as al descubierto su clara
incapacidad de conciliar los dos mundos a los que ella pertenece: el occidental y el
andino, y queda as revelado el grado de conflicto; lo que significa el trnsito de uno a
otro mundo, el desgarramiento que este ir y venir supone, y la imposibilidad de hallar una
sntesis que lleve a una conjuncin armoniosa de los mundos.
8 Ximena espera que Pablo la pueda ayudar ya que sabe que el Ama Grande est viejita y
que probablemente ella no est all para defenderla.


135
La escisin de Charly
Una y otra vez Charly nos hace saber que ese no es el tipo de vida que l quiere.
A pesar de que carece de agallas para enfrentarse a sus padres, l anhela algo diferente
para su vida. Sin embargo, como lo hemos podidos observar en la seccin anterior,
Charly no es capaz de encontrar una salida que le permita encontrar una razn para su
existencia.
Cabe destacar que Charly no es el nico personaje que ha dejado la sierra para
emigrar a la ciudad. Tambin lo han hecho Delmiro, Edwin Zamalloa y La Negra.
Ninguno de ellos permaneci en Lima, ninguno de ellos hizo realidad sus sueos. Sin
embargo, lograron sobrevivir, lograron encontrar un trmino medio que les permitiera
continuar sus vidas.
Delmiro es un mestizo que tiempo atrs haba logrado ingresar a la universidad en
Lima pero que decidi abandonar los estudios de medicina para entroncarse en una
comunidad indgena de las alturas. Ahora administraba la destilera que haba pertenecido
a sus abuelos. La decisin de Delmiro no debe haber sido fcil ya que haba causado
amargura en su familia, amargura que fue compartida con los mestizos de la comarca
(77). Delmiro sin embargo, no se arrepinti de su decisin. No slo volvi a su pueblo
sino que no tuvo problema en vestirse como alcalde comunero y formar una familia. Era
considerado ahora por la comunidad como un mestizo cabal (77), aunque los
habitantes de aquel llameante pedrero seguan relacionndolo con los misterios de la
remota capital y su universidad (78). Es decir, si bien la experiencia migratoria pareca
no haber sido positiva para l, Delmiro no haba tenido problema alguno rehaciendo su
vida.


126
comentarios vertidos por Gustavo Flrez en su artculo Hablando por el mudo,
publicado por la revista Caretas en febrero de 1999.
Adems de la forma, lo que ms le interesa a Zorrilla es disear el perfil del
hombre nuevo, ya que considera que el Per es un pas que est redefiniendo su
identidad (Mora 22 ?). De hecho, es en este mbito donde piensa que los escritores
tienen un rol importante. Aunque considera que algunos que escriben con este objetivo en
mente, como Luis Nieto Degregori o Rosas Paravicino, Zorrilla opina que la mayora de
los escritores miraflorinos estn empantanados en su clase social (Mora 23).
Si bien Zorrilla destaca como ensayista, no hay duda que su mayor aporte a la
narrativa peruana lo constituyen las novelas Dos ms por Charly y Las mellizas de
Huaguil, donde aborda, al igual que Edgardo Rivera Martnez y Laura Riesco, el tema del
encuentro de culturas. Sin embargo, el enfoque es particularmente diferente en tanto
Zorrilla nos presenta en su ficcin las experiencias del mestizo que emigra a raz del
desmonoramiento de la sociedad feudal de la sierra.
La migracin representa un fenmeno nacional que ha modificado de manera
irreversible la fisonoma del Per. Para Antonio Cornejo Polar, el peruano se define hoy
en da por su condicin de migrante. Como se pudo apreciar en el Captulo 3, la
migracin masiva del campo a la ciudad constituye uno de los temas que ha formado
parte del desarrollo del proceso literario peruano en las ltimas dcadas. El tema ya haba
sido abordado por Enrique Congrains Martin en No una sino muchas muertes, Jos Mara
Arguedas en El zorro de arriba y el zorro de abajo, y Cronwell Jara en Patbulo para un
caballo. Sin embargo, estas obras se centraban de alguna manera, en la temtica del
proceso migratorio o del mundo de las barriadas y los asentamientos humanos. No se


TABLE OF CONTENTS
gage
ACKNOWLEDGMENTS iii
ABSTRACT vii
CAPITULOS
1 INTRODUCCION 1
2 UN MESTIZAJE DIFERENTE 5
El mestizaje y el discurso de la identidad nacional en Amrica Latina 6
El discurso de la diferencia 11
El mestizaje revisitado 20
3 INDIOS O MESTIZOS? 24
El mestizaje en el pensamiento social peruano a principios del Siglo XX 25
Manuel Gonzlez Prada 25
La generacin del 900 27
El discurso indigenista 29
La polmica del indigenismo 35
La visin de las ciencias sociales 37
Los estudios de Jos Mara Arguedas 37
La cholificacin del Per 40
La migracin y el migrante 42
Conclusiones 43
4 EL MESTIZAJE EN LA LITERATURA PERUANA 46
El mestizaje en la poesa 48
El cholismo 48
Hora Zero 50
Generaciones de los 80 y 90 52
El mestizaje en la narrativa 52
Ciro Alegra y Jos Mara Arguedas 53
La figura de Jos Diez Canseco 56
La Generacin del 50 57
El grupo narracin 60
v


116
Casilda, una ahijada de la mam de Ximena, es una muchacha joven que se ha
involucrado en una relacin ilcita. Como resultado de la misma, ella ha sufrido el
rechazo de su propia familia, por lo que ha sido enviada a casa de Ximena. Casilda no
siente remordimiento alguno, y ms bien, anhela de manera casi enfermiza el momento
en que su amado la convoque a su lado. Esto, sin embargo, no sucede. La misma Ximena
se da cuenta que el amor que Casilda siente por ese hombre no es correspondido y por lo
tanto, no la llevar a ningn lado: ¡Olvdate porque bien sabes que est casado y que t
no puedes ser su mujer!, a lo que Casilda responde: ¡A m que me importa que est
casado! ¡Si no puedo ser su mujer ser su puta! (40). Los esfuerzos de Casilda por entrar
en contacto con su amante no le dan los resultados esperados. Casilda no logra
sobrellevar el peso y se suicida.
Ximena no slo aprende que la mujer tiene roles claramente definidos de los
cuales ella no se debe apartar, y que el amor puede traer felicidad a la vez que dolor y
sufrimiento, sino que tambin se va conscientizando acerca de su propia sexualidad.
Hasta el tercer captulo, la narracin haba presentado o hecho referencia a
relaciones amorosas de tipo heterosexual. Es decir, una relacin entre un hombre y una
mujer, ya sea dentro o fuera del matrimonio. Sin embargo, no es sino hasta el cuarto
captulo (Alcinoe II o las tejedoras) que Ximena descubre que lo sexual tambin adopta
dos caminos, dos modalidades. Su descubrimiento se da con la llegada de la ta Alejandra
quien decide viajar a la sierra para visitar a su hermana. Ella llega acompaada de
Gretchen, y no del marido, un abogado que ha preferido quedarse en Lima para cuidar de
sus propiedades. Rpidamente se hace evidente que la ta Alejandra, quien no est para
zurcir medias ni para regar macetas (102) y Gretchen mantienen una relacin


This dissertation was submitted to the Graduate Faculty of the Department of
Romance Languages and Linguistics in the College of Liberal Arts and Sciences and to
the Graduate School and was accepted as partial fulfillment of the requirements for the
degree of Doctor of Philosophy.
August 2001
Dean, Graduate School


63
el mestizaje costeo. Gregorio Martnez ha publicado el libro de cuentos Tierra de
Calndula (1975) y las novelas Canto de sirena (1977) y Crnica de msicos y diablos
(1988).10 De especial importancia para el tema que nos ocupa resulta la novela Crnica
de msicos y diablos, la misma que ha sido considerada por Cornejo Polar, junto con Pas
de Jauja como una celebracin del mestizaje (Profeca y experiencia 30), y su
importancia ha sido resalta por Roland Forgues en tanto se trata de una novela nos
recuerda que el Per actual es fruto de un largo y profundo proceso histrico de lucha,
confrontacin e interaccin de varias etnias y culturas (300).
Antonio Glvez Ronceros (Chincha, 1932) obtuvo en 1974 el primer y segundo
premio de cuento en el concurso Jos Mara Arguedas organizado por la Asociacin
Universitaria Nisei del Per con los cuentos Octubrey As dile. En 1982 la
municipalidad de Lima le otorg el primer premio de cuento por La casa apartada. Su
obra comprende los libros de cuentos Los ermitaos (1962), Monlogo para las tinieblas
(1975), Historias para reunir a los hombres (1988) y la coleccin de crnicas y artculos
periodsticos Aventuras con el candor (1989).
Monlogo de las tinieblas rene veintitrs relatos breves que tienen al igual que
Los ermitaos, un nico objetivo: retratar desde adentro el campesinado de la costa, con
especial intervencin de los negros, su lenguaje, su sensibilidad, su picarda, su
sabidura (Gonzlez Vigil, El cuento peruano 130). Esta obra tiene la misma virtud que
la de Gregorio Martnez: enfatizar la presencia cultural africana en el Per. Sin embargo,
su obra se diferencia en el cuidadoso esfuerzo que realiza el autor por reproducir las
10 En 1985 public La Gloria del Piturrn y otros embrujos de amor, obra que recoge
reportajes, crnicas y cuentos.


CAPITULO 6
SER MUJER Y MESTIZA
Laura Riesco era, hasta hace algunos aos, una figura relativamente desconocida
cuya obra haba sido ignorada por la crtica. Nacida en el departamento de Junn en 1940,
emigr a Lima a los 7 aos de edad, y en 1959 a los Estados Unidos, donde obtuvo un
doctorado en literatura en la Universidad de Kentucky con una tesis sobre los Poemas
Humanos de Csar Vallejo. En 1969 empez a ensear lengua y literatura en la
Universidad de Maine, institucin de la cual ella es hoy en da profesor emrito.
Riesco debut como escritora con la novela El truco de los oios (1978), obra que
en su momento no atrajo la atencin de la crtica. Miguel Gutirrez atribuye esta
situacin a su escasa difusin y al silencio que rode al libro (Los andes 58).1 Con la
perspectiva que otorga el tiempo, se considera que El truco de los ojos constituye la
primera novela absolutamente moderna escrita por una mujer en la narrativa peruana
(Gutirrez, Los andes 57), y una de las novelas ms complicadas y virtuosas que se han
escrito en el Per en los ltimos tiempos (Baquerizo, Laura Riesco y la configuracin
92).2
La segunda novela de Laura Riesco, Ximena de dos caminos, apareci en 1994,
despus de un silencio de casi quince aos. La acogida favorable de esta obra en el medio
1 Ricardo Gonzlez Vigil, en un balance acerca de la narrativa peruana despus de 1950,
consider a esta primera novela como una defectuosa tentativa experimentalista (La
narrativa 247).
96


156
culturales. Ante la globalizacin modernizante, a la cultura andina no le queda ms
remedio que transformarse. Es decir, para acceder a los beneficios de la modernidad, hay
que renunciar a la cultura original. Hay que dejar de ser lo que uno es. Y aunque el autor
nos brinde un destello de esperanza hacia el final, no borra lo concreto: el mestizaje se ha
limitado a ser un proceso de aculturacin.
Como se puede apreciar, la visin optimista en tomo al Per y la nacin peruana
que nos presenta Edgardo Rivera Martnez no es compartida por Laura Riesco y Zen
Zorrilla. Para ellos, el mestizaje no es visto como el remedio a los conflictos que afligen a
la sociedad peruana y a sus individuos. En todo caso, representa exactamente lo contrario,
ya que impide un modelo de convivencia que incluya las diferentes vertientes culturales
que caracterizan al Per. As en vez de la aceptacin de la diversidad cultural,
encontramos la fragmentacin o la negacin.
En conclusin, ninguno de estos autores tiene una nica aproximacin al tema del
mestizaje. El mestizaje ha implicado la fusin, la fragmentacin y la aculturacin. Es
decir, se reconoce que no existe una sola y nica identidad mestiza sino varias
identidades mestizas que operan de acuerdo a la situacin que tienen los sujetos frente a
otras culturas.


I certify that I have read this study and that in my opinion it conforms to
acceptable standards of scholarly presentation and is fully adequate, in scope and quality,
as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy.
Andrs . Avellaneda, Chair
Professor of Romance Languages and
Literatures
I certify that I have read this study and that in my opinion it conforms to
acceptable standards of scholarly presentation and is fully adequate, in scope and quality,
as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy.
Reynaldo L. Jimenez
Associate Professor of Romance Languages
and Literatures
I certify that I have read this study and that in my opinion it conforms to
acceptable standards of scholarly presentation and is fully adequate, in scope and quality,
as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy.
I certify that I have read this study and that in my opinion it conforms to
acceptable standards of scholarly presentation and is fully adequate, in scope and quality,
as a dissertation for the degree of Doctor of Philosophy.
Anthony RAmver- Smith
Professor of Anthropology


49
de cholos y zambos (1936), y Ciro Alegra en Encuentro y breve exploracin del
cholo (1938). Todos estos autores resaltan la idiosincrasia del cholo peruano y coinciden
en sealar la existencia no slo de una literatura chola sino la posibilidad de que el Per
se constituya en un pas cholo.
Los cholistas produjeron obras en verso caracterizadas por: (i) formas de la poesa
tradicional y de la poesa popular hispnica, como el romance; (ii) temas relacionados
con el campo peruano y la vida campesina o con el sentimiento del hombre oprimido, del
cholo trabajador y pobre; y (iii) un lenguaje popular (Mongui 115). Los primeros
escritores en intentar esta afirmacin del mestizaje o de lo cholo como lo autnticamente
peruano fueron Jos Varallanos con su Primer cancionero cholo (1937) y Abraham Arias
Larreta con La baraja del cholo (1935) y El hondero de laja encendida.- Tercer cuaderno
de poesa chola (1939). Si bien reconocidos cholistas, esto no impidi que se diera entre
los mismos una pugna, que implic inclusive cartas notariales por aseverar su
precedencia (Mongui 197).
Sin embargo, la figura ms sobresaliente del cholismo literario la constituye Luis
Nieto (Cusco, 1910), quien ha publicado numerosos libros de poesa entre los que destaca
Charango. Romancero cholo (1942). En este libro, Nieto es el mejor romancerista de lo
cholo, es decir, del mundo cultural mestizo, en la medida que Garca Lorca lo fue del
espritu btico (Baquerizo, Luis Nieto 20). En sus poemas, los cholos se caracterizan
por ser picaros, pendencieros y jaraneros, mientras que la mujer chola, la mujer mestiza
es vista como una bandida, caracterstica que Baquerizo encuentra en la descripcin
fsica y moral de la misma, as como en los ttulos de los poemas (23). Luis Mongui, por
su parte, considera que Nieto es excesivo en su imitacin de Garca Lorca y que sta es


150
Huaguil a causa de las minas no representan necesariamente el progreso. Son gente que
tiene toda clase de maas. Lo nico que le importa es el dinero (14). Ins, por su parte,
se mantuvo fiel a la familia y a la tradicin, permaneci al lado de los suyos an en los
peores momentos. Es decir, Rosaura representa todo lo negativo e Ins todo lo positivo.
Pero como bien lo seala Tulio Mora, Zorrilla no ha recurrido necesariamente al
maniquesmo para recrear el desencuentro: lo urbano no es blanco, ni lo agrario, indio,
sino una realidad confusa, promiscua, hbrida (Mora 22). La genealoga trazada por
Zorrilla nos permite reconocer que la identidad de Rosaura est fundada en un orden
especfico: ella representa la negacin de la tradicin y la aceptacin de una
modernizacin desaforada. Sin embargo, la novela burla en cierta forma al lector en su
intento de reconstruir un personaje, una historia, un rostro identificable. Si bien Rosaura
se caracteriza por una constante negacin de lo indgena, al final percibimos que
espiritualmente, aora su aldea natal. En una de sus cartas, le dice a Ins: Y yo creo que
no regresar ms. Aunque me gustara irme por un par de das, para caminar en el
riachuelo y subir al cerro que bamos por la madrugada por el manantial (128). Bajo un
disfraz cosmopolita, su alma contina vibrando con el mundo rural. Su vida por lo tanto,
tiene tambin, como la de Charly, un aspecto trgico. Si bien constituye la cara exitosa de
la migracin, ella es consciente de la eleccin que hizo, y de lo que la hace como
persona: T eres lo que yo fui alguna vez, la muchacha no malograda por la plata que yo
llevo dentro de m (128). Por eso, cuando su secretaria le pregunta si ella va a viajar a
Miami ella contesta: Sierra adentro. All est mi Miami (138).


48
mestizaje ha constituido y constituye, an hoy en da, una continuidad en el marco de la
literatura peruana.
El presente captulo presenta un recuento de aquellos autores consideramos se han
abocado al tema del mestizaje durante el Siglo XX tanto en el mbito de la poesa como
de la narrativa. Este recuento se hace por generaciones, particularmente para el gnero
narrativo. Si bien el uso del trmino generacin no es compartido por todos los crticos
literarios, se ha hecho uso del mismo a fin de proveer un marco que facilite la lectura.
Dems esta decir que examinar y hacer justicia a la obra de todos los autores
mencionados es una tarea que est fuera de los lmites de este trabajo. Me limitar a
abordar aquellas novelas que por su vnculo con el mestizaje, me han interesado de
manera particular, lo cual no significa que no existan otras obras relevantes que por una u
otra razn, no he llegado a conocer.
El mestizaje en la poesa
El cholismo
Hasta mediados de los veinte, la poesa peruana estaba enmarcada dentro del
indigenismo literario. Sin embargo, el agotamiento temtico y metafrico del mismo
permite alrededor de 1930, la aparicin del cholismo, un movimiento literario que afirma
que el cholo y lo cholo representan lo autnticamente peruano, la nacionalidad peruana.
Ahora, en vez del indgena, es el cholo quien constituye el verdadero representante de la
nacin. En su libro Cumbrera del mundo (1935), Pedro Barrantes Castro nos ofrece en el
prlogo un manifiesto de lo cholo, y de lo que constituye la literatura del cholo.
Igualmente indagan en la sicologa chola Alejandro Peralta en su artculo Algo sobre el
problema racial peruano (1928), Jos Varallanos en su artculo Cholismo en el Per: lo


30
dieron en las provincias del Cusco alrededor de 1920 y que amenazaron la hegemona
cultural y social de la clase terrateniente cuzquea (Poole 62). Al referirse a los ideales
de esta escuela, Valcrcel destaca entre otros: una defensa del indgena contra los abusos
de los terratenientes; una glorificacin del pasado precolombino; una agresiva poltica
anti-centralista; y la prdica del regionalismo.2
Sin lugar a dudas, Luis E. Valcrcel (1891-1987) y Jos Uriel Garca (1895-1965)
constituyen las figuras ms sobresalientes de la escuela cusquea. El enfoque de Luis E.
Valcrcel, quien representa la tendencia ms extremista del indigenismo, se diferencia
considerablemente del de Gonzlez Prada o de Riva Agero. Para Valcrcel, el problema
del indio no era econmico sino racial y cultural. En Tempestad en los Andes (1928)
Valcrcel deja claramente establecidas las bases de su andinismo, el mismo que gira en
tomo a las siguientes ideas:
resurgimiento de la raza india; percepcin del incanato como la edad de
oro de la historia nacional; identificacin de lo indio como lo peruano;
definicin de los Andes y la sierra como hbitat esencial del Per;
reconocimiento del pantesmo, agrarismo y el colectivismo como ncleos
esenciales de la cultura india; atribucin a los indios de las caractersticas
viriles capaces de transformar el pas; reclamo de un cambio histrico que
devuelva a la sierra y los indios el dominio del pas; anuncio de una
violenta invasin indgena que, descendiendo de los Andes y la sierra,
ocupara la costa y expulsara a los mestizos, criollos y blancos del
territorio nacional. (Franco 93)
Su postura respecto al mestizaje se halla evidentemente influenciada por los
positivistas europeos quienes sostenan que el desarrollo de los pueblos se basaba en la
pureza de razas:
2
Ver prlogo a la tercera edicin de El Nuevo indio.


62
El tema del mestizaje, o de la condicin mestiza como la ha llamado Peter Elmore
ha ocupado un lugar importante en la obra de Gutirrez. Sin lugar a dudas, La violencia
del tiempo constituye la obra ms importante de este autor: James Higgins la considera
una de las novelas ms importantes de los ltimos aos (105) y Toms Escajadillo la
definitiva madurez de la novela regional con intenciones de novela total, que arrasa
con latitudes y cronologas en el Per (La narrativa 224). Si bien, como lo ha sealado
esta novela puede ser considerada como una novela familiar de cuatro generaciones; una
novela de adolescencia; una novela histrica y una novela total9 (Nitschack 140-141), lo
que ms interesa de la misma, es la visin que esta presenta del mestizaje. A diferencia de
Edgardo Rivera Martnez, cuya obra es toda una celebracin del mismo, Gutirrez nos
ofrece una imagen desoladora en tanto el protagonista de la novela es incapaz de hallar
una sntesis o integracin de las dos vertientes culturales que lo caracterizan. Para este
autor, el mestizaje es un estigma y por lo tanto, no constituye una posibilidad, ni siquiera
remota, para la nacin peruana.
En Poderes secretos, Gutirrez incide nuevamente en el tema del mestizaje
eligiendo esta vez la figura del Inca Garcilaso de la Vega. Nuevamente se muestra en
desacuerdo con el discurso armnico del mestizaje, con la posibilidad de integrar
diferentes mundos culturales y, al igual que en La violencia del tiempo, el autor rechaza
al sujeto mestizo como smbolo de la peruanidad.
Gregorio Martnez (lea, 1942) y Antonio Glvez Ronceros (lea, 1932) ilustran
casos especiales dentro del Grupo Narracin ya que tienen en cuenta el aporte de la
poblacin negra en el Per y, en consecuencia, nos brindan un tipo diferente de mestizaje:
9 Nitschack prefiere calificarla como novela delirante (148).




109
padre de Ximena cumple un rol importante en la novela ya que es a travs del mismo que
ella descubre el mundo de los mitos: su padre la sienta en rodillas y le explica quin es
Palas Atenea, qu hizo Hrcules, cmo es Zeus (98). Estos mitos de la tradicin
occidental as como las lminas que Ximena examina cuidadosamente en su preciada
enciclopedia le abren las puertas a mundos que a su vez le ensean algo sobre la
naturaleza humana.
Los indios, por otro lado, se aferran a una dimensin mgica que los comunica
con la naturaleza y con los poderes que ella guarda para los suyos. En este mundo, el rito
y los mitos ocupan un lugar importante. El to de Ximena le ensea la importancia del
corte de pelo: Es una ocasin importante, sobrina. El nio deja de ser huahua. Con el
pelo le cortan tambin un poco la niez. Desde ese momento asumir con ms conciencia
sus responsabilidades, ser ms fuerte, aprender lo que significa ser hombre (66).
Los mitos, por su parte, constituyen historias fantsticas que buscan explicar el
mundo y los seres que habitan en l. Es a travs del Ama Grande, la persona que le ha
contado ms historias que nadie a Ximena, que tenemos acceso al mundo de los mitos. El
Ama Grande le ha narrado historias fantsticas de culebras, cndores, pumas, montaas
sagradas, duendes buenos y malos, y huacas misteriosas. Su voz es arrulladora como las
ramas de los sauces y a Ximena, acurrucada en su falda, le gustara dormirse en esos
relatos que la han mecido desde un tiempo que ya no alcanza a recordar (13). El Ama
grande tambin le ha contado otros cuentos que tratan acerca de San Jos, de la Virgen,
de Santa Rosa o del nio Dios, historias cuya veracidad ella no ha puesto en duda ni por


146
pas, seores. Y esos cambios han llegado a la regin...Ustedes tienen que adaptarse; no
hay otro camino (32), La hacienda era injusta y ustedes gozaron de esa injusticia. Pero
todo tiene un lmite, y hoy, aqu, comuneros, los hombres de Perseverancia han decidido
hacerse respetar (34).
Este intercambio muestra de manera clara como los yanaconas, quienes recibieron
la tierra de Velasco, se comportan ahora como los antiguos hacendados, o peor que ellos
ya que ni los hacendados encarcelaron a los animales, ni ellos que eran unos malditos...
(33). Sin embargo, a diferencia de los hacendados, los yanaconas estn arruinando todo lo
que encuentran en su camino. Los comuneros no son indiferentes a esta situacin: Tanto
arte que pones para envenenar el pensamiento... Por qu no lo vuelcas en estos campos?
Nunca he visto tan abandonados los potreros, tan secos los canales...Eso no ms debera
avergonzar tus brazos, hacerte bajar la cara (33).
La mam de Ins muestra de forma pattica cmo ella no ha sabido adaptarse a
los cambios. Desde el principio se opone a las medidas de los yanaconas por lo que es
amenazada con la crcel. Creyendo que los antiguos cdigos de conducta todava pueden
ser de ayuda, decide buscar al juez Durn, quien probablemente en alguna poca tuvo sus
influencias. Sin embargo, el juez Durn tampoco es capaz de reconocer que los tiempos
han cambiado, que las reglas del juego son otras: Estas cosas tienen arreglo. Paciencia.
Estoy estudiando el caso. Har traer a esos indios, amarrados con sogas, los meter a un
calabozo de pulgas, conocern el infierno (40), Veremos que responden comadre. No
puedo dar el siguiente paso sin conocer a mi enemigo. Los sacar de su madriguera, eso
s, conocern mi fuerza...Yo soy un Durn, comadre (41).


34
Mientras que el mestizo serrano representa para l el nuevo indio,6 en el mestizo costeo
se dejan sentir los aportes del negro y del chino en un sentido casi siempre negativo y
desorbitado (299). De hecho, considera que ni el negro ni el chino han sido capaces de
realizar algn aporte a la formacin de la nacionalidad peruana. Si bien Maritegui
reconoce algunos de los aportes que la cultura china ha brindado a la humanidad,
Maritegui nos dice que ste no ha sabido transmitir al mestizo ni su disciplina moral, ni
su tradicin cultural y filosfica, ni su habilidad de agricultor y artesano (297). En lo
que se refiere al negro, su valoracin es ms negativa an, considerando que ste no
estaba en condiciones de contribuir a la creacin de una cultura, sino ms bien de
estorbarla con el crudo y viviente influjo de la barbarie (298).
En comparacin con el mestizo, el indio no tiene nada que envidiarle, ya que la
emigracin ni lo desarraiga ni lo deforma. De hecho, Maritegui considera que el indio es
capaz de conservar sus costumbres, su sentimiento de vida, su actitud ante el universo
(300).
Cabe destacar, que a pesar de que Maritegui propona al sustrato indgena como
el cimiento sobre el cual deba construirse la nacin peruana, como lo seala Nelson
Manrique, plantear la solucin del problema del indio a travs de su conversin en
proletariado y su incorporacin al proyecto de la construccin del socialismo en el Per,
no escapa a la perspectiva integracionista que Gonzlez Prada y el propio Maritegui
denunciaron (89).
6 Nelson Manrique considera que el juicio de Maritegui respecto al mestizaje entre
blancos e indios es atenuado por la consideracin que le mereca la obra de Uriel
Garca (68).


LIST OF REFERENCES
Adn, Martn. La casa de cartn. La Habana: Casa de las Amricas, 1986.
Ansa, Femando. Presupuestos de la identidad cultural iberoamericana. Identidad
cultural de Ibero Amrica en su narrativa. Madrid: Editorial Credos, 1986.
Alegra, Ciro. El mundo es ancho y ajeno. 1941 Caracas: Biblioteca Ayacucho, 1978.
. Encuentro y breve exploracin de lo cholo. Revista de la Universidad de la Habana
3 (1938): 177.
. La serpiente de oro. 1935 Madrid: Alianza Editorial, 1995.
. Los perros hambrientos. 1939 Madrid: Alianza Editorial, 1987.
Alfaro Alexander. Hacia la modernizacin de la narrativa peruana: el grupo Palermo.
New York: P. Lang, 1992.
Altamirano, Tefilo. Cultura andina v pobreza urbana. Lima: Pontifica Universidad
Catlica del Per, 1988.
Aquzolo Castro, Manuel. La polmica del indigenismo. Lima: Mosca Azul Editores,
1976.
Arguedas, Alcides. Pueblo enfermo. Santiago de Chile: Ediciones Ercilla, 1935.
Arguedas, Jos Mara. Agua. Lima: Ca. de Impresiones y Publicidad, 1955.
. Evolucin de las comunidades indgenas. El Valle del Mantara y la ciudad de
Huancayo: un caso de fusin de culturas no comprometidas por la accin de las
instituciones de origen colonial. Formacin de una cultura nacional indoamercana.
Mxico: Siglo XXI Editores, 1974.
. El zorro de arriba y el zorro de abajo. Buenos Aires: Losada, 1971.
. Los ros profundos. Ed. Ricardo Gonzlez Vigil. Madrid: Ctedra, 1995.
. Todas las sangres. 1964 Lima: Navarrete, 1987.
. Yawar Fiesta. 1941 Lima: Editorial Horizonte, 1993.
157


101
¡Lo caro que deben de costar! (16). Ximena no se impresiona mucho con las muestras de
asombro y deja los muecos de peluche al pie de su cama. Sus verdaderos tesoros se
encuentran escondidos en una caja de zapatos debajo de su cama: piedras mgicas que
encontr en un riachuelo del valle, botones de colores con propiedades secretas, platinas
de chocolate y, lo ms importante: una pata de conejo blanca compaera milagrosa de la
buena suerte obsequiada por el Ama grande (15).
A pesar de que los peluches no forman parte de sus verdaderos tesoros, Ximena
decide un buen da llevar a todos sus muecos al mercado. Contra la voluntad de su ama,
salen las dos a hacer las compras. Los muecos atraen la atencin de todos aquellos que
encuentran a su paso, especialmente la de un muchacho indio cuyos pantalones negros
holgados, demasiado anchos para sus piernas delgadas, estn rotos, sin parches. No lleva
ojotas y Ximena descubre sus pies cortados y endurecidos por el fro seco de las alturas
(17). Al tratar de tocar los muecos, el muchacho indio recibe el desprecio tajante de
Ximena, cuyo arrepentimiento es casi inmediato. Su remordimiento es tal que un da se
escapa temprano de su casa para dejar los muecos de peluche en el mercado con la
esperanza de que el nio indio a quien ella maltrat sea quien los encuentre.
Se hace evidente con este episodio, la escisin que caracteriza a nuestra
protagonista. A pesar de estar identificada con el mundo andino, tiene una actitud propia
del mundo criollo occidental. En primer lugar, muestra una actitud egosta al no querer
compartir con otros nios su buena suerte, y por otro lado, maltrata a un nio que
representa la clase social subalterna. Es decir, Ximena ha asimilado, consciente o
inconscientemente, el patrn de conducta de lo que deben ser las relaciones entre indios y
blancos.


122
Lo interesante de esta novela es la manera en que la autora nos presenta la
escisin de Ximena. Riesco no se limita simplemente a narrar lo ocurrido durante la
rebelin sino que prefiere incluir un personaje del futuro para presentar los hechos.
Efectivamente, al principio del ltimo captulo9 encontramos a Ximena tratando
de escribir su primera palabra. De repente, percibe la presencia de una mujer que no le
resulta del todo desconocida. Esta mujer est terminando una coleccin de cuentos
imaginarios y necesita de la ayuda de Ximena para completarlos. La mujer no es otra
que la propia Ximena muchos aos despus.
El dilogo entre Ximena y esta mujer nos informa respecto de lo sucedido durante
la rebelin de los indios. Nos enteramos que Ximena ha aprendido a leer en el idioma de
la compaa y que asistir a un colegio americano, lo que le dar problemas en la
preparatoria en Lima (216), y tremendos problemas de adaptacin en el colegio,
especialmente el primer ao (127).
La culpa que le genera el episodio con el indio es tremenda y la acompaa por
muchos aos. Al propiciar el encuentro entre las dos Ximenas, Riesco quiere mostrar el
terrible desgarramiento que esta experiencia ha causado en Ximena ya que Ximena adulta
an no ha podido superar la culpa por no haber ayudado al indio. Es por este motivo que
Ximena grande insiste en que Ximena chica recuerde. Sin embargo, Ximena chica no
quiere recordar lo sucedido. La mujer vuelve a insistir:
Necesitas acordarte por ti y por m, sino todas estas pginas que he escrito
quedarn inconclusas. Anda, cuntame la historia que tanto miedo te dio.
Si me la cuentas, al escucharla de tu propia voz y al escribirla con mi
propia mano, ese relato tal vez deje de aterrarte a ti por las noches y a m
por igual se me aligeren un poco la culpa y la pena. (228-229)
9 La despedida.


82
Marcelina, una muchacha de Cayn que trabajaba en su casa cuando l era nio es
la encargada de abrirle las puertas a ese mundo maravilloso y secreto de la mitologa
andina. Sentada junto al fogn con su pollera de un rojo obscuro, la lliclla de lana y el
sombrero que no se quitaba (237), Marcelina sola contarle historias y cuentos, y aunque
la madre de Claudio le haba pedido que no lo hiciera, ella le haba hablado de
condenados y cabezas voladoras (129). Sin lugar a dudas, es el mito del amara y la flor
del roco y de la escarcha, la sullawayta l que ms ha impresionado a Claudio:
Eran dos serpientes, una negra como la noche, y otra blanca como el da,
con alas las dos, y que estaban en el fondo de las aguas que por entonces
cubran el valle. Eran los amaras, y all se revolvan y peleaban, y una vez
subieron en su batalla hasta el cielo, y tanto que, muy molesto, Ticse
Wiracocha les lanz el rayo. Y entonces el amara negro se escondi en la
laguna de Yanamarca, y el otro, el blanco, en una de las siete lagunas de
Janchiscocha. Y despus se levant el tulumany, o sea el arco iris, y el
mundo se tranquiliz, pero la flor de la lluvia y de la escarcha, la
sullawayta, haba desaparecido. Y por eso se espaciaron las lluvias, y las
plantas se marchitaron y el mundo se volvi triste y callado. Ms algn da
regresar, y entonces tomarn a caer los aguaceros como antes, y los
amaras podrn recobrar su libertad. Y volver la alegra. (28-29)
La presencia del amara no es nueva en la literatura peruana. Ya Jos Mara
Arguedas haba expresado excelentemente esta condicin legendaria del amara en sus
poemas y en Todas las sangres (Gonzlez Vigil, Edgardo Rivera 122). Tampoco se
trata de una figura nueva para Rivera Martnez quien escribi un cuento que lleva este
nombre. Dentro del mito del amara, la flor de la sullawayta ocupa un lugar
particularmente importante ya que de ella dependen la lluvia y el ganado y las cosechas.
Es fresca y hermosa como la luz de las maanas, como el agua de los puquios. Y blanca,
muy blanca y tambin muy delicada. Y por esa belleza, y por el poder que tiene, la
buscan los amaras [... ] Quien la encuentre ser feliz, y har feliz a su pueblo (119).


2
nos remiten a una realidad social y humana particular del Per. Son novelas donde se
debate el Per y el peruano como problema y posibilidad. En segundo lugar, son novelas
relativamente recientes, ya que todas ellas fueron publicadas en la dcada de los 90. Esto
significa que la gestin y escritura de la mayor parte de ellas tuvo lugar durante uno de
los perodos ms violentos del Peru (Pas de Jauja, 1993; Ximena de dos caminos, 1994;
Dos ms por Charly 1996, Las mellizas de Huaguil, 1999). En tercer lugar, fueron
escritas por narradores de provincia: Edgardo Rivera Martnez y Laura Riesco son del
Valle del Mantaro, ubicado en los Andes centrales del Per, y Zein Zorrilla, del
departamento de Huancavelica.
Esta tesis doctoral consta de ocho captulos. El segundo captulo, Un mestizaje
diferente, efecta un repaso de las transformaciones del discurso del mestizaje a nivel
latinoamericano ya que se hace necesario precisar el sentido y connotaciones que este
tema ha tenido a lo largo de su historia. Asimismo, se presenta el marco terico dentro
del cual se inserta el presente estudio. En el mismo son discutidos los conceptos de
aculturacin, transculturacin, hibridez e heterogeneidad para poder acercarse a la
complejidad del mestizaje.
La nocin del mestizaje en el mbito poltico peruano, as como la importancia
que cobra este fenmeno en las ciencias sociales a raz de los flujos migratorios que
empezaron a acrecentarse a partir de la dcada de los cuarenta es analizado en el Captulo
3 Indios o mestizos? Como se podr apreciar, en el Per el tema del mestizaje ha
generado a lo largo de su existencia las ms diversas opiniones. Su discusin en el mbito
de la poltica nacional ha estado ntimamente vinculada al problema del indio. Desde
Manuel Gonzlez Prada, pasando por la Generacin del 900 y la Generacin del


123
Finalmente Ximena pequea confiesa. Esto es de vital importancia porque slo de
esta manera, Ximena grande puede terminar su historia, disminuir el grado de culpa y
alcanzar la madurez. No obstante, nos enteramos que el camino que le queda a Ximena
pequea no ser fcil:
Pero por ms lejos que ests- agrega cambiando el tono y te irs muy
lejos, muy lejos, no podrs olvidar tus primeros aos, y los cuentos que
escuchaste en tu niez irn a tu lado siempre como ir a tu lado la sombra
de tu ama y las piezas de esta casa. Sin poder evitarlo vivirs por mucho
tiempo anclada en esa poca de tu vida, enredada entre tejedoras, en el
pelo rubio de una prima, en las cartas inslitas de una adolescente, en la
imagen de una abuela alucinada, en los escuadrones y las lminas de la
enciclopedia, en las rondas inexplicables alrededor de un viejo ficus en un
patio prohibido y en una poza de mar. Un da tendrs que arrancarte de
esos aos para seguir adelante en el camino de otros cuentos. (235)
El regreso de Ximena mayor entonces tiene un objetivo: arrancarle esos aos para
que Ximena grande pueda llegar a ser escritora. Slo de esta manera, puede Ximena
superar la culpa y seguir adelante.
Conclusiones
Ximena de dos caminos ilustra de otra manera lo que significa ser peruano hoy en
da: vivir entre dos realidades culturales diferentes, y en muchos casos, antagnicas a la
vez. Y nadie mejor que Laura Riesco para hacerlo. Aunque la narracin se solventa por s
misma, no puede dejar de mencionarse el trasfondo inocultablemente biogrfico:10 Laura
Riesco naci y vivi en el pueblo de La Oroya durante los primeros aos de su niez;
creci prcticamente como hija nica, ya que su hermana mayor, estudiaba en Lima; se
enfermaba mucho, y como resultado, era bastante engreda. El padre era de origen
espaol y la madre era de procedencia andina, al igual que los padres de Ximena. A los
10 Pollarolo, Giovanna. Una escritora que no se siente escritora. Debate 81 (1995): 72-
75.


40
A pesar del tiempo transcurrido, los estudios de Jos Mara Arguedas se
vislumbran como fundamentales para entender la formacin cultural del Per. Se trata de
un estudioso que, sin duda, se adelant a su poca por lo que Carlos Ivn Degregori lo
considera un precursor de una interculturalidad que slo fue sustentada tericamente y
popularizada 10 o 15 aos despus de su muerte (45).
La cholificacin del Per
El concepto de cholo no es nuevo. De hecho, hace su aparicin en nuestro
continente hace cinco siglos. En un principio, el trmino designaba a un sector social que
surga del entrelazamiento de lo espaol con lo originario, y expresaba tambin un juicio
de valor generalmente despectivo como se puede apreciar en la obra del Inca Garcilaso de
la Vega o de Guamn Poma de Ayala. Esta manera de enfocar al cholo no cambia durante
el virreinato. Durante el perodo republicano, la acepcin de la palabra tampoco vari
mucho. Como lo mantiene Quijano, basndose en Soleguren, la palabra cholo se us con
varias significaciones a nivel popular. Pero la ms generalizada de sus acepciones sirve
para denominar a los mestizos de rasgos indgenas, al margen de su condicin social,
aunque de manera especial se refiere despectivamente a los mestizos de condicin social
no privilegiada (57). Es decir, la palabra no slo sigue refirindose al aspecto racial sino
que sigue emitiendo un juicio negativo de la persona, caracterstica que perdur a lo largo
de este siglo.
Hoy en da, sin embargo, el vocablo cholo difiere considerablemente del cholo
descrito en la poca de la Colonia, y su uso ms bien est ntimamente vinculadoa a los
procesos de migracin que se dieron del campo a la ciudad durante la primera mitad del
siglo. Se pas as del anlisis del indio al anlisis del cholo. Cabe sealar, sin embargo
que se trata de un concepto bastante ambiguo ya que como bien lo seala Nugent, no


89
Cada una representa un mundo claramente diferenciado. Mientras Elena simboliza la
cultura occidental, Leonor la cultura andina. A lo largo de la narracin, Claudio se
debatir entre la atraccin que siente por Elena Oyanguren y el amor que siente por
Leonor Uscovilca. Sin embargo, solo ser con la viuda Awapara que nuestro personaje
cumplir su rito de iniciacin sexual.
Elena Oyanguren es una mujer de unos veintisis aos que lleg al sanatorio en
Junio del 44 porque sufra de tuberculosis y tuvo que volver a fines del 45 porque
portaba todava en un rincn de sus pulmones las manchas pequeas y oscuras que le
haba causado la enfermedad. A pesar del mal que padece, no hay nada trgico en ella:
es posiblemente la mujer ms hermosa que ha visto la sierra del Per (245), es bella,
elegante, sensual, y a pesar de la enfermedad que sufre, es considerada la reina de
belleza en el sanatorio, y llamada [... ] por algunos la troyana (267). Para Claudio Elena
Oyanguren es como un eco y transfiguracin de la Elena homrica (188). Desde que la
vio por primera vez Claudio quiso saber todo lo que se relacionaba con su persona: su
nombre, de dnde proceda, en que se ocupaba antes de enfermarse, cules eran sus
aficiones, y as cmo era su habitacin en el sanatorio y cmo sus curas de reposo en las
galeras de su pabelln (314). Claudio piensa constantemente en ella. Piensa en el olor
a sndalo y piensa que a veces se siente en la sala de ta Rosa y piensa en ella (187).
Enamorado? Le pregunta un da su hermana Laurita. S, le contesta Claudio, consciente
de que no tiene ninguna esperanza (249).
Leonor, por su parte, es una muchachita de catorce aos que vive en Yauli pero
que va casi todos los domingos a la ciudad de Jauja para efectuar compras en la feria
(47). Claudio piensa constantemente en ella. Cuando no la puede ver le escribe cartas.


66
puentes entre dos culturas significativamente diferentes. El brichero entonces
vendra a ser una especie de mestizo moderno surgido a raz de los fenmenos
econmico-culturales que caracterizan al Per de hoy.12
Zein Zorrilla (Huancavelica, 1951) es autor del libro de cuentos Oh Generacin
(1988), y las novelas cortas Dos ms por Charlv (1996) y Las mellizas de Huaguil
(1999). Tambin es autor de dos ensayos: Un miraflorino en Pars. Ribevro: la tortuosa
bsqueda del craft (1998) y Vargas Llosa y su demonio mayor: la sombra del padre
(2000).
Ya en 1994, Toms Escajadillo, que haba incluido a Zorrilla entre los ltimos
escritores neo-indigenistas, consideraba que se trataba de un autor que dara sorpresas
agradables en el futuro (La novela indigenista 213). En efecto, Oh generacin fue
calificada por Martn Lienhard como singular e inclasificable, de escritura exquisita y
fulgurante por Manuel Baquerizo y fascinante por la perfecta utilizacin del montaje y
1 3
las tcnicas cinematogrficas por Enrique Verstegui.
Las novelas de Zorrilla destacan tanto por su temtica como por su tcnica
narrativa, y se encuentran, a su vez, ntimamente relacionadas con el tema que ocupa este
trabajo: el mestizaje. Sin embargo, el mensaje de Zorrilla es bastante desolador: o el
mestizo resulta ser un ser dbil, que fracasa en su intento por conciliar los dos mundos
que lo caracterizan, lo que lo lleva indirectamente a su propia destruccin como sucede
en Dos ms por Charlv: o el mestizo es un ser que reniega de su raz andina, y procura
12 Curiosamente, Cronwell Jara describe al brichero como un coleccionista de calzones de
gringas. Cazador de gringas y otros cuentos Sieteculebras 12 (1998): 14.
13 Comentarios vertidos en la tapa y contratapa del libro.


31
La raza del Cid y don Pelayo mezcla de sangre a la sangre americana: se
han mezclado las culturas. Nace del vientre de Amrica un nuevo ser
hbrido: no hereda las virtudes ancestrales sino los vicios y las taras. El
mestizaje de las culturas no produce sino deformidades. (107)3
Cornejo Polar, por su parte, considera que quizs uno de los errores ms graves de
Valcrcel haya sido el hecho de excluir al mestizo de su proyecto nacional cuando su
presencia en 1927 era mayoritaria (Escribir 182).
Cabra sealar un aspecto ms respecto a este libro. El prlogo de Tempestad en
los Andes fue escrito por Jos Carlos Maritegui, mientras que el colofn estuvo a cargo
de Luis Alberto Snchez. Este ltimo se pronuncia en contra del libro de Valcrcel,
defendiendo lo que l llama el totalismo, es decir, una nacin peruana que integre todas
las razas asentadas en el territorio, reivindicando as lo mestizo. Este dato es interesante
no slo porque Maritegui, Snchez y Valcrcel representaban tendencias opuestas del
indigenismo sino por lo que esto implica en trminos de un Per integral.
Al igual que en los casos anteriores, el proyecto de nacin abogado por la Escuela
Cusquea presenta caractersticas dicotmicas. Pero, como lo seala Cornejo Polar, en la
dicotoma a la que se hace referencia la sierra es smbolo de la fuerza y el masculino y la
costa representante de sensibilidad y cortesana femeninas (Escribir, 193).
En 1930, Jos Uriel Garca publica El nuevo indio. Miembro como Valcrcel del
Grupo Resurgimiento, Garca presenta en su libro lo que constituye una respuesta directa
al libro de Valcrcel que para entonces se haba convertido en una verdadera biblia de
los indigenistas (Cornejo Polar, Escribir en el aire 181). Desde el prlogo, Garca
3 Una postura semejante, y an ms extrema es la del boliviano Alcides Arguedas, quien
en su libro Pueblo enfermo lanza una dura crtica contra el mestizo boliviano.


BIOGRAPHICAL SKETCH
Martha Cuba-Cronkleton was bom in the United States but spent most of her
childhood in Argentina and Per. She attended Georgetown University where she
received a degree in translation in 1983. In 1985 she graduated from George Washington
University with a degree in International Affairs. From 1987 to 1993 she worked for the
Andean Group Secretariat in Lima-Per. In 1993 she returned to the United States to
attend the University of Florida in Gainesville, where in 1995 she obtained a masters
degree in Latin American Studies. At this point she decided to pursue her interests in
literature. She currently lives in Santa Cruz, Bolivia where she will continue her research
on the topic of mestizaje in the Andean countries.
169


113
limpiarle el sudor y la tierra de la cara y el pelo. En vano, Ximena ha esperado que lo
regaen (61).
Edmundo no slo comparte los quehaceres de los mayores sino que se siente
superior a Cintia y Ximena. Durante los juegos es l quien da las rdenes, l quien
manda: Yo soy el alcalde. Ustedes son mis mujeres y tienen que obedecerme (63).
Como si su palabra no fuera suficiente, l lleva una vara en la mano, como para indicar el
real dominio que l tiene derecho a ejercer sobre ellas. El sacrificio del patito muestra
claramente esta dinmica. Edmundo ha encontrado un patito que se dispone a sacrificar.
Durante la ceremonia, en la cual participan Ximena y Cintia, Edmundo es el nico que
tiene derecho a tocarlo mientras ellas deben permanecer de rodillas. No se atreven a
contradecirlo porque tan impotente es su voz (72). De hecho, Ximena quisiera
detenerlo pero no consigue emitir palabra alguna. Tanto Ximena como Cintia obedecen a
Edmundo sin cuestionar su autoridad. Sin embargo, vemos que lentamente se va
experimentando una transformacin en Cintia y en Ximena. Cintia, poco a poco, y con
cierto miedo, ha ido revelndose contra las demandas de su hermano: algo en su actitud
ha cambiado. Una que otra vez ha pronunciado un no terso (74). Ximena, por su parte,
logra escapar de su posicin subalterna al saltar la acequia, cosa que acaba con el
dominio de Edmundo. Esta hazaa inyecta una dosis de valor en Cintia quien decide
saltar la poza aunque el precio haya sido alto: ella ha tenido que deshacerse de sus
maravillosos rulos, smbolo como lo seala Tiemey Tello, de la represin femenina y la
aceptacin del rol pasivo (245). De esta manera, tanto Cintia como Ximena, van tomando
conciencia lentamente de la opresin que se vive como mujer, y que existen dos


104
Para la gente de la costa, el mundo serrano se percibe como ajeno a toda virtud:
representa la ignorancia, el analfabetismo, y el atraso. La ta Constanza, por ejemplo, se
queja incansablemente de que en ese pueblo msero slo haya un cuchitril de
peluquera (79). En general, los costeos se refieren a los serranos con trminos siempre
despectivos y tremendamente duros. Cuando una noche la ta Constanza encuentra a
Ximena y a Cintia llorando, inmediatamente supone que son las indias abusivas [las
que] las habrn asustado con esos cuentos endemoniados que han malogrado la mente de
Ximena (74). Para el dueo del hostal donde Ximena se est alojando con su familia
son muy ladinos los serranos, lloriquean porque no tienen nada y bien que tienen, se
hacen los que no entienden y bien que entienden (161). Sin embargo, no queda siempre
claro que es lo que define al costeo al serrano. En ocasiones, se trata de algo ms
bien situacional, contextual. La mam de Ximena, por ejemplo, pertenece a una familia
burguesa de la sierra. Al ir a la costa no es considerada serrana por el dueo del hostal
donde se estn alojando pero s por Mara Eugenia, una mujer costea que vive en el
hostal con sus dos pequeas hijas y que considera que la mam de Ximena: no puede
deshacerse de su dejo de serrana (183).
El serrano, a su vez, no se siente a gusto en la costa. Al Ama Grande, por ejemplo,
nunca le gust la costa y aunque es poca de lluvia y sus pobres huesos sufren [tanto]
con el fro (133), no acompaa a Ximena y su familia en sus vacaciones. Casilda, la
ahijada de la mam de Ximena y Libertad Caldern, la estudiante de derecho que cuida a
Ximena durante sus vacaciones en la playa, mantienen una relacin de odio-amor con la
costa. Casilda sufri mucho en el colegio de la capital y padeci de la languidez
angustiosa que le caus el aire de mar, de la asfixia de los das grises y montonos,


21
Lo que ha ocurrido en la prctica ha sido distinto: los individuos se han
mestizado de otra manera muy diferente a la propuesta por la ideologa
demaggica del mestizaje. Ellos han usado y negociado los cdigos
culturales a la disposicin segn la situacin que les ha tocado enfrentar,
sin que eso haya significado la fusin de los cdigos en un mestizaje feliz.
El mestizaje ha sido conflictivo y no ha implicado fusin.6
Al respecto, Garca Canclini nos manifiesta que en la historia del mestizaje no ha
habido solo la fusin, la cohesin, la osmosis, sino la confrontacin (Entrar y salir 56).
Es decir, en la prctica el mestizaje no ha tenido una sola caracterstica (la
homogeneidad) sino que ha acogido la diversidad, la fragmentacin y el conflicto. Si
incorporamos el carcter conflictivo todas las categoras anteriormente expuestas nos
podran servir para explicar el sujeto social que hemos llamado mestizo. Podemos definir
al mestizo como un transculturador, ya que se trata de un individuo que se propone
servir de puente y crear vnculos entre dos culturas, no slo como proyecto poltico, como
postura acadmica y narrativa, sino tambin a nivel personal (Spitta 173). Sin duda, la
categora de transculturacin resulta ms til que la categora de aculturacin, ya que
como bien lo seala Femando Ansa, la aculturacin tiene una serie de aspectos que se
consideran negativos: la desculturacin, la asimilacin, la alineacin cultural. Si decimos
que una persona se ha aculturado, esto significa que el individuo ha perdido su cultura
original, y que ha adoptado una cultura que le es extraa en reemplazo de la propia. Esto
implica de alguna manera una negacin de la cultura original, y lo que es peor, una
prdida de la misma. En este sentido, la categora de transculturacin se vislumbra como
la ms adecuada en tanto no representa la prdida de la cultura original. Sin embargo, es
poco lo que Angel Rama nos dice acerca del desgarramiento, del conflicto que supone el
6 Mario Morales. La articulacin de las diferencias o el sndrome de Maximn (Los
discursos literarios y polticos del debate intertnico en Guatemala).


144
se desata la ola terrorista, no vemos que Rosaura demuestre preocupacin por la madre y
hermana que ha dejado atrs. Le importa ms el hecho de no estar recibiendo fruta.
Para Rosaura hay un solo camino: el que la llevar a tener una situacin de
prestigio. Gracias a su esfuerzo Rosaura logra convertirse en una mujer con una situacin
econmica envidiable. Cuando regresa a Huaguil, es evidente que Rosaura es una mujer
diferente a las conocidas, de cabellera blonda y piel blanca, a penas tostada por el sol de
ciudades desconocidas (10), blanqueada la piel a fuerza de cremas, rojo el pelo con las
races que insinan el verdadero color, las huellas del bistur que han abreviado la nariz y
han tensado los prpados (136). La misma Ins considera que Rosaura es una mujer
alta y voluminosa y con ese pelo y sus prendas, una mestiza de la ciudad (17). Es decir,
su intento por desligarse de lo indgena, de lavar su origen indio ha dado resultado. El
costo, sin embargo, ha sido alto: ha tenido que renegar de su familia, su pueblo y sus
tradiciones. La migracin tiene entonces una doble cara: es seal de progreso pero
tambin de abandono y de negacin.
El apego a la tradicin
Ins, por su parte, no encuentra el valor necesario para ir al encuentro de Rosaura.
Ganas no le faltan. Una y otra vez se pregunta: Y por qu no me he ido yo? Qu me
ha impedido? Por qu no he volado cuando me llam en su primera carta? (31). En un
principio, Ins no viaja por no abandonar a su madre en una coyuntura particularmente
difcil como lo es la reforma agraria, y porque es consciente que la partida de Rosaura la
haba afectado profundamente: No haban concluido los festejos de Santa Rosa cuando
la viuda de Romero encendi una fogata y la aliment con las prendas que las lavanderas
haban visto lucir a la perdida (21). Su huida haba dejado a Ins y a su madre entre
olores de desinfectantes y humo de fogatas, entre habladuras que pusieron nuestra frente


61
intelectuales de Europa occidental y Amrica Latina el tema del compromiso del escritor,
del cual se vena ocupando Jean Paul Sartre desde la inmediata segunda postguerra
(Sobre 47). Para el Grupo Narracin el problema de fondo era cmo participar en el
proceso social, en la lucha de clases sin renunciar a la condicin de narrador.
A nivel nacional, fueron dos los acontecimientos que llevaron a su formacin: (i)
la experiencia guerrillera del 65/66 y, (ii) las medidas sociales que el gobierno militar del
General Juan Velasco Alvarado estaba llevando a cabo (Gutirrez, Sobre 50). El
objetivo de este grupo: predicar una literatura social-marxista. Su revista Narracin
surgi como una oposicin y alternativa a la cultura oficial vigente, pero a tenor de los
tiempos que se vivan con un lenguaje ms beligerante y con una perspectiva de clase
ms adecuada (Gutirrez, Sobre 52). A pesar de que el Grupo Narracin cont con
una gran cantidad de integrantes y colaboradores en sus dos etapas, se han identificado
tres autores que se abocan al tema del mestizaje: Miguel Gutirrez, Gregorio Martnez y
Antonio Glvez Ronceros.
Miguel Gutirrez (Piura, 1940) representa un caso particular en el marco de
nuestro estudio no slo por la calidad e importancia de su obra sino por su activa
participacin en la fundacin del Grupo Narracin. Su obra comprende las novelas El
viejo saurio se retira (1969), Hombres de caminos (1988), La violencia del tiempo
(1991), La destruccin del reino (1992), Babel en el paraso (1993), y Poderes secretos
(1993).8
8 Miguel Gutirrez es autor tambin del polmico libro La generacin del 50. Un mundo
dividido. Historia y balance. Lima: Editorial Lebrusa, 1988 y el libro de ensayos Los
andes en la novela peruana actual. Lima: Editorial San Marcos, 1999.


134
decide por la pareja. La vida de Charly y Celia transcurre sin mayores eventos hasta que
un da Celia le comunica Charly que est embarazada. La noticia del embarazo no le
proporciona ninguna alegra pero decide quedarse con ella porque no ve otra salida. Una
vez ms, Charly deja que el destino tome las riendas de su vida.
En sus esfuerzos por escapar una vida que no es la suya, Charly realiza, como
bien lo destaca Miguel Gutirrez, numerosos viajes:
Emprende dos retomos al Cusco y al valle de Quillabamba, vuelve de
nuevo a Lima y despus, convertido en un extravagante chofer de camin,
viaja una y otra vez por la carretera central hacia la zona de Hunuco. Pero
Charly carece de meta ya que para el no existe tierra prometida
nicamente los caminos y el viajar, es decir, este estar y no estar en el
mundo le depara algn sosiego. (Los andes 87)
Esta descripcin de Gutirrez nos remite a las teoras de Cornejo Polar y Deleuze
y Guattari. Charly es, sin lugar a dudas, un sujeto migrante que se encuentra entre el
ayer y el all, de un lado, y el hoy y el aqu, de otro (Cornejo Polar, Escribir 209).
Conviene recordar que la condicin migrante no se vislumbra como contraria a la
condicin mestiza, ya que para los propsitos de esta tesis, el mestizaje no est
caracterizado por un afn sincrtico sino ms bien por la fragmentacin. Efectivamente,
la migracin de Charly conduce a culturas en conflicto y a una identidad inestable
caracterizada por el desgarramiento. Este migrante que Charly representa es tambin el
nmada de Deleuze y Guattari en tanto no es capaz de fijar un hogar permanente.
Gutirrez, considera que este estar y no estar en el mundo genera uno de los motivos de
la novela, el de los viajes, motivo que se halla presente en El mundo es ancho y ajeno de
Ciro Alegra, Los ros profundos de Jos Mara Arguedas, Crnica de San Gabriel de
Julio Ramn Ribeyro, Crnica de msicos y diablos, de Gregorio Martnez, y El vuelo de
la harpia de Femando Reyes Tarazona (Los andes 86).


14
Si bien Rama se interesa por la introduccin de formas literarias por parte de los
vanguardistas durante la segunda mitad de los aos 30, su trabajo es de especial
importancia porque caracteriza el enfrentamiento cultural como un intercambio de mutua
influencia.
Nstor Garca Canclini, por su parte, nos ofrece en su libro Culturas hbridas.
Estrategias para entrar y salir de la modernidad (1989), una lgica de pensamiento que
permite analizar las culturas que no necesariamente cumplieron su proceso de desarrollo
con los pasos o etapas seguidos por los centros de poder capitalista. Garca Canclini
aclara que en su trabajo se encontrarn ocasionales menciones de los trminos de
sincretismo, mestizaje y otros empleados para designar los procesos de hibridacin pero
que se prefiere este ltimo porque permite incluir las formas modernas de hibridacin
mejor que el sincretismo, frmula referida casi siempre a fusiones religiosas o de
movimientos simblicos tradicionales (15).
La hibridacin cultural se sita en un campo ms amplio que el de Rama en tanto
se refiere a una gran variedad de manifestaciones culturales, dentro de la cual la literatura
es una. Su hiptesis es que las culturas deberan ser en realidad entendidas como culturas
hbridas, ya que hay interaccin constante entre la influencia de lo transnacional y lo
nacional. La artesana mexicana constituye para Garca Canclini un claro ejemplo de los
procesos de hibridacin en tanto ha sabido adaptarse a las exigencias del mercado
internacional sin haber perdido su sesgo tradicional. Es decir, la modernizacin no ha
implicado la prdida de lo tradicional y lo propio, sino ms bien su renovacin, lo que le
ha permitido su sobrevivencia bajo una forma hibridizada.


147
Las quejas de los comuneros no hacen efecto y los yanaconas continan con sus
abusos. Mueren muchos animales y en otros casos, muchos animales nunca son
devueltos. Pero el abuso no termina all. Los yanaconas deciden construir sin consultar a
los comuneros una nueva toma de agua, cosa que los dej sin agua y que provoc que los
campos de Huaguil murieran. Ante esta situacin Ins considera ir a la ciudad y buscar a
Rosaura. Esto le permitira no slo conseguir un empleo, sino tambin proporcionarle un
respiro econmico a su madre. La viuda de Romero, sin embargo, rechaza la propuesta de
manera tajante: Vete, pero no me vuelvas. No voy a poner otra vez mi frente en los
suelos (57).
Despus de haber tenido que soportar las consecuencias de una reforma agraria
mal dirigida, Huaguil sufre las consecuencias del terrorismo. Los nuevos amos practican
otro tipo de violencia: toman pueblos y llevan a cabo ejecuciones sumarias. La prdica
guerrillera no se hace esperar. Los terroristas convocan a la multitud y hablan de orden,
de justicia, de la explotacin de los hombres. Tratan de convencer a los comuneros que
Huaguil puede ser diferente, puede ser mejor. Sus palabras son bienvenidas por los
comuneros que haban estado sufriendo el abuso de los yanaconas. Como resultado de la
Reforma Agraria, se comportaban peor que los hacendados en sus mejores tiempos. Es
por esta razn que los terroristas no tienen problema alguno en encontrar seguidores,
cansados del abuso sufrido por parte de los yanaconas: Y ahora... quieren cobramos por
el uso del puente. Ese puente que es obra de todos. Nos quitaron el ro y ahora traemos el
agua en cntaros. La mujer de Juan Lanazca se ha despeado buscando donde lavar la
ropa de sus hijos. Ustedes tienen razn. Yo puedo hacer partido con ustedes (77).


59
Los aprendices (1974), Retratos turbios (1982), Un joven, una sombra (1992), El precio
de la aurora (1997) y Plido pero sereno (1997).6
Manuel Baquerizo considera que Carlos Eduardo Zavaleta tiene el mrito de
haber innovado totalmente el arte de narrar tanto a nivel temtico (abandonando la
temtica rural por la urbana) como a nivel de tcnicas literarias (Fbula 51). Si bien
parte de su obra ha sido considerada como neo-indigenista, la obra de Zavaleta es de
especial importancia para nuestro trabajo porque este escritor es uno de los que ms ha
tratado de profundizar en la mentalidad del mestizo. El tema ha sido abordado tanto en
sus cuentos (El peregrino, La batalla y Juana la campa te vengar) como en sus
novelas (Los aprendices y Retratos turbios).
El peregrino relata la vida de un joven universitario que nunca se siente bien en
ninguna parte y que se encuentra permanentemente aorando el hogar, caracterstica en la
que se vislumbra la mana muy chola de la nostalgia (Baquerizo, Fbula 54),
mientras que en La batalla un forastero se ve atrado y repelido al mismo tiempo por la
sanguinaria fiesta del condor-rachi,7 demostrado as la mentalidad contradictoria y
trgica del mestizo (Baquerizo, Fbula 54). En el cuento Juana la campa te vengar,
Zavaleta no slo se centra en el mestizo serrano sino tambin en el mestizo de la selva, el
migrante campa.
En la novela Los aprendices, el protagonista transita constantemente de un mundo
a otro sin perder su vnculo con la tierra natal, mientras que en Retratos turbios Zavaleta
opone a dos personajes que representan simblicamente lo rural y lo urbano, es decir, dos
6 Zavaleta tambin escribi tres novelas breves: Campo de Espinas (1955), El cnico
(1948), y Los Ingar (1955).


102
La oposicin costa-sierra
La vida de Ximena transcurre en una pequea ciudad serrana que constantemente
aparece en oposicin a la costa. Esta oposicin supone una determinada concepcin de la
realidad. La sierra representa lo autctono, lo tradicional, lo indgena. La costa, por el
contrario, representa lo extranjero, lo moderno, y por lo tanto, el desarrollo. Esta tesis nos
recuerda, sin duda, la tesis dualista de Jos Carlos Maritegui, esbozada en sus Siete
ensayos de la realidad peruana. Si bien Maritegui menciona las tres regiones que
caracterizan al Per, postula que la sierra y la costa son dos regiones en las que se
distingue y separa la poblacin, lo que genera la dualidad de la historia y el alma
peruanas.3
La existencia de estos dos universos tan distintos se hace aparente en una primera
instancia cuando Ximena recibe la visita de sus primos Cintia y Edmundo. El encuentro
con los mismos quiebra el mundo de Ximena y la seguridad que ella haba conocido hasta
entonces: mientras que Cintia ha viajado desde Lima en ropa de fiesta, usa perfume
como las mujeres grandes, viste trajes de organza y tiene enormes bucles rubios que
llaman la atencin de sirvientas y mayordomos, Ximena es descrita por su propia madre
como una nia enfermiza, flaca, y que para colmo, es hija nica (58). Adems, Ximena
defrauda a Cintia ya que nunca ha aprendido a jugar jaxes y las muecas le cansan
(59). Este primer contacto con los primos prueba ser funesto para Ximena, ya que nunca
hasta entonces se haba sentido tan hurfana de hermanos, ni tan ridicula en ese ancho
overol de diario que suele llevar cuando bajan al valle (58).
3 La dicotoma costa-sierra nos recuerda los primeros cuentos de Jos Mana Arguedas.


8
explicaba la incapacidad de constituir la tan ansiada comunidad imaginada en la raza, la
biologa, en todo aquello que se le pudiera achacar a los factores subalternos de la nacin.
Domingo Faustino Sarmiento propone en su conocida obra Civilizacin v
barbarie. Vida de Juan Facundo Quiroga (1845) que la historia latinoamericana se ha
reducido a la lucha entre la civilizacin europea y la barbarie indgena, entre la
inteligencia y la materia. Siguiendo los argumentos del darwinismo social, Sarmiento
estima que las razas luchan y que la ms apta sobrevive, y es su triunfo el sello de
supremaca sobre las inferiores (Martnez Echazbal, Positivismo 122). De ah que nos
presente una visin negativa del mestizaje. Para Sarmiento, el mestizaje representa un
proceso de retroceso, la causa del mal, de la enfermedad que invada al organismo social
y al continente.
Carlos Octavio Bunge (1875-1918), en Nuestra Amrica. Ensayo de sicologa
social (1926) censura la demagogia y el caudillismo sudamericanos y reconoce que si
bien el mestizaje constituye un hecho en Hispanoamrica, ste es un hecho
desafortunado (Martnez Echazbal, Positivismo 122). En el Segundo libro de
Nuestra Amrica Bunge analiza la contribucin tnica y psicolgica de los indios, negros
y mestizos, en la formacin social de los pueblos hispanoamericanos. Bunge establece
una clara distincin entre el cruce hispano-negro y el hispano-indio o afro-indio,
resaltando tres caractersticas negativas comunes para los mismos: cierta inarmona
psicolgica, relativa esterilidad y falta de sentido moral (141).
Para Alcides Arguedas, Bolivia est perdida por el cholo y el mestizo. En Pueblo
enfermo (1909), critica duramente la sociedad y la poltica boliviana en general y
presenta una visin tremendamente negativa del mestizo, culpndolo de todas las


145
en los suelos (21). Si bien Ins decide quedarse primero por no abandonar a su madre, se
ve imposibilitada de hacerlo ms tarde al descubrir que est embarazada de Josafat. A
pesar de que la decisin de quedarse en Huaguil demuestra un alto grado de lealtad hacia
su familia y hacia un lugar que realmente no tiene nada que ofrecerle, esta decisin hace
que le toque vivir las consecuencias de la reforma agraria y la violencia terrorista.
Desde el principio, se hace evidente que la vida en los Andes ha cambiado y que
por lo tanto, ya no funcionan los viejos cdigos de comportamiento seorial. En una
poca no muy lejana, los comuneros labraban los campos de los dueos de las haciendas
en pago al pasto devorado por sus animales. Sin embargo, las cosas son diferentes. La
reforma agraria ha modificado sustancialmente la realidad del yanacona y del comunero.
La hacienda Perseverancia es ahora una Sociedad Agrcola de Inters Social1 y su
nombre es Pueblo Nuevo.
Los antiguos yanaconas, flamantes dueos de la estancia Perseverancia, deciden
no reconocer los contratos que los antiguos hacendados haban firmado con los
comuneros y que permitan que los animales pastaran en sus campos a cambio de trabajo
en la hacienda. Ins, por ejemplo, haba sido enviada por su madre ao tras ao a
cocinar, hacer de niera y lavandera, a sudar el pasto devorado por sus animales (32).
Los yanaconas deciden no reconocer estos tratos por lo que ordenan apresar a los
animales de Huaguil hasta que sus dueos den la cara y bajen a arreglar su nueva
situacin, la misma que consista en efectuar un pago por el pastizaje ya que los ex -
yanaconas consideraban que los comuneros haban participado del sistema injusto que
hasta entonces haba caracterizado la vida en Huaguil: Hay cambios importantes en el
1 Instituidos por el gobierno militar del General Juan Velasco Alvarado.


32
cuestiona la poca de las razas y la idea de que slo se haga referencia a un indio
histrico. Considera que el verdadero representante de la nacin no es el indio incaico
sino un indio que es ms espritu que sangre. Postul que el nuevo indio era el mestizo
andino.4 En sus palabras:
El indio [...] es la tradicin prehistrica que a cada momento nos oprime
[...] el mestizo que comprende al indio transformado como al invasor o
meteco andinizado es el sujeto en quien se expresa, por ahora,
balbuciente, el espritu neoindiano. [...] El alma mestiza es, pues, pese al
descrdito del trmino, el comienzo del americanismo total, es una
personalidad en germen y no una aleacin fsico-qumica, descomponible
en dos tomos, en dos mitades, la una europea y la otra india, por ms que
el acoplamiento de esos elementos le haya producido. Es el alma que
infunde vida a la Amrica actual.
Es decir, no son las caractersticas raciales o histricas las que le confieren
identidad al nuevo indio. Sin embargo, como bien lo seala Mongui, la solucin al
problema del indio era que el mismo dejara de serlo para convertirse en mestizo, en neo
indio, por lo que se estn invirtiendo as los trminos del indigenismo (112).
A pesar de que la postura de Garca era totalmente contraria a la de Valcrcel
cabe destacar que ste ltimo, aos ms tarde supo encontrar valor en la obra de Garca:
Yo entenda que el indio era uno solo, pero Uriel anticipse en aos a la aparicin del
otro indio, de este que vemos en Lima, que ha conquistado las Tres Veces Coronada
Villa, rodendola en todas direcciones con sus llamados Pueblos Jvenes, que estn
demostrando su juventud y vigor nicos.5 Es decir, Valcrcel reconoce en el nuevo indio
de Garca, al representante de ese flujo migratorio que empez en la dcada de los
cuarenta y que contina hoy en da. Como lo destaca Nelson Manrique, el mstico credo
4 Es por este motivo que Mongui lo considera el profeta de los cholistas.
5 Prlogo a la tercera edicin.


20
a una unidad ya que est conformado por una infinidad de unidades que producen a su
vez otras diferentes; (iii) el principio de la ruptura. Por ms que se intente romper el
rizoma, ste se reconstruye, apuntando a nuevos a insospechados caminos; (iv) el
principio de la cartografa. El rizoma puede ser mapeado y cartografeado, lo que nos
permite ver que existen mltiples entradas. Consecuentemente, el rizoma puede ser
abordado desde varios puntos. En una palabra, el rizoma rompe con la unidad, la
homogeneizacin, la jerarquizacin, permitindonos mltiples entradas, aproximaciones
y perspectivas.
Se hace evidente que la crtica prevalente hoy en da resalta un aspecto
fundamental en el estudio de la cultura latinoamericana: el abandono de concepciones
binarias y de la polaridad y el reconocimiento del carcter hbrido de nuestra cultura.
Pero este inters en lo diverso y lo hbrido no se limita a la teora puesto que tiene un
ejemplo claro en la realidad actual.
El mestizaje revisitado
No cabe duda que todas estas teoras responden a la urgencia de explicar ciertos
fenmenos surgidos a partir de la existencia y encuentro de diversas culturas. No cabe
duda tampoco, que todas ellas surgieron a raz de la necesidad de encontrar categoras
que definiesen el encuentro de culturas de una manera ms dinmica que se alejase de las
tendencias homegeneizadoras y unificantes del mestizaje.
Si bien es cierto que el concepto de mestizaje fue propuesto en un principio como
la solucin feliz a las diferencias tnicas y culturales, en la prctica este mestizaje se dio
de manera muy distinta. En este sentido, comparto la opinin de Mario Roberto Morales:


140
diferencias entre la tradicin y la modernidad, y lo que significa decidirse por una u otra
opcin.
La cara exitosa de la migracin
Rosaura lleg a Huaguil huyendo de la hacienda Perseverancia en los agitados
das de la reforma. La mam de Ins la recibi como a una hija. A pesar de no ser
hermanas, eran dos chiquillas igualitas que sazonaron y maduraron pronto (13).
Rosaura decidi abandonar a su madre y hermana justo en el momento en que en Huaguil
se empiezan a sentir las consecuencias de la reforma agraria. Ella viaja primero a
Huancayo, donde vende fruta, y es slo despus de un tiempo que ella logra establecerse
en Lima. Rosaura es ahora una mujer de xito, la cara exitosa de la migracin. Sin
embargo, esta posicin de la que ahora disfruta no se dio de la noche a la maana. Como
la mayora de los migrantes, tuvo que empezar desde abajo: como una chola del mercado.
El captulo V describe brillantemente la vida de las cholas del mercado. La
presencia de la chola como figura literaria no es nueva en el marco de la narrativa
peruana. Ya Jos Mara Arguedas nos haba descrito el levantamiento de las cholas
dirigido por Doa Felipa en Los ros profundos. En esta novela, las cholas representan
mujeres fuertes que se rebelan para protestar contra el abuso de los comerciantes que
estaban acaparando la sal. Si bien el levantamiento de las cholas fracasa, ste muestra la
fuerza y tenacidad de la mujer chola.
La imagen novelesca que nos brinda Zen Zorrilla de la chola no se aparta mucho
de la chola de carne y hueso que encontramos en el mercado. A pesar de sus dudas
iniciales, Rosaura no ha tenido ningn problema en adaptarse a su nueva situacin.
Esencial en su nuevo rol es la indumentaria tpica de chola: una pollera de plisados y una
blusa huancana, las mismas que Rosaura compra apenas llegada a Huancayo. El oficio lo


165
Pollarolo, Giovanna. Una escritora que no se siente escritora. Debate 81 (1995): 72-75.
Puente Baldoceda, Blas. Narrativa e ideologa en Pas de Jauja. Ferreira and Mrquez,
De lo andino a lo universal 223-235.
Quijano, Anbal. Dominacin y cultura. Lo cholo y el conflicto cultural en el Per. Lima:
Mosca Azul Editores, 1980.
Rama, ngel. Formacin de una cultura nacional indoamericana. Mxico: Siglo XXI
Editores, 1974.
. Transculturacin narrativa en Amrica Latina. Mxico: Siglo XXI Editores, 1982.
Ramos, Domingo de. Arquitectura del espanto. Lima: Asaltoalcielo Editores, 1988.
. Lima serrada. Lima: Plaqueta, 1995.
. Osmosis. Lima: Ediciones Cop, Petroper, 1996.
. Pastor de Perros. Lima: Asaltoalcielo Editores, 1993.
. Poemas. Pars: Kloaka International, 1987.
Reyes Tarazona, Roberto. El vuelo de la harpia. Lima: Editorial San Marcos, 1998.
Ribeyro, Julio Ramn. Crnica de San Gabriel. Santiago de Chile: Editorial Universitaria
1969.
Riesco, Laura. El truco de los oios. Lima: Editorial Milla Bartres, 1978.
. Ximena at the crossroads. Trans. Mary Berg. New York: White Pine Press, 1998.
. Ximena de dos caminos. .1994. 3rd. ed. Lima: Editorial Peisa, 1998.
Riva Agero, Jos. Estudios de Literatura Peruana: Del Inca Garcilaso a Eguren. Lima:
Pontificia Universidad Catlica del Per, 1962.
. Paisajes peruanos. Lima: Patronato del libro peruano, 1956.
Rivera Martnez, Edgardo. A la hora de la tarde y los juegos. Lima: Peisa, 1997.
. ngel de Ocongate y otros cuentos. Lima: Peisa, 1986.
. Azurita. Lima: Lasontay, 1978.
. Casa de Jauja. Lima: Lluvia Editores, 1985.
. Ciudad de fuego. Lima: Alfaguara, 2000.


7
mestizaje fue un tema recurrente que se hallaba ntimamente vinculado a la bsqueda de
la identidad latinoamericana. Ms tarde, durante el perodo de consolidacin nacional y
modernizacin (1920-1960), el mestizaje se refiri al carcter nacional (lo cubano, lo
mexicano, lo brasileo).
La cuestin de la identidad latinoamericana ha representado una preocupacin
recurrente desde la conquista espaola. Esta preocupacin por saber quines somos se
acentu a partir de los esfuerzos por desligarse de la tradicin hispnica heredada. En su
Carta de Jamaica (1815) Simn Bolvar sostena respecto a los criollos (nombre que se
le dio a los mestizos dado que este nombre era muy pejorativo): somos un pequeo
gnero humano; poseemos un mundo aparte, cercado por dilatados mares, nuevo en casi
todas las artes y ciencias aunque, en cierto modo, viejo en los usos de la sociedad civil.
Ms tarde, en el Discurso de Angostura (1819) Bolvar nos manifiesta: no somos
europeos, no somos indios, sino una especie media entre los aborgenes y los espaoles,
con lo cual de alguna manera se estaba refiriendo al mestizaje que caracteriza a la regin.
Josr Mart, por su parte, destaca en Nuestra Amrica (1891) la necesidad de
recuperar el pasado precolombino y reconocer la mesticidad del continente. Propone que
no hay odio de razas, porque no hay razas (29) y sobre esta base nos habla de nuestra
Amrica mestiza, continente donde se han mezclado europeos, indios y americanos y
anunciando por lo tanto al Vasconcelos de La raza csmica (Zea 22).
El mestizaje es discutido tambin en el marco de la preocupacin por la identidad
nacional. Para los adeptos del positivismo, como Domingo Faustino Sarmiento, Carlos
Octavio Bunge y Alcides Arguedas, el mestizaje representaba el mayor factor de atraso
poltico, econmico, social y cultural de las nuevas repblicas independientes. Se


129
un ttulo profesional se ve como fuente de riqueza, honor y bienestar y representa el
camino que le permitir a sus progenitores recuperar el prestigio perdido y acceso al
mundo de la civilizacin y la cultura. Es por este motivo que el supuesto ingreso de
Charly a la universidad representa todo un evento en el seno de la familia Guzmn. El
padre no puede esconder el profundo orgullo que siente al enterarse del ingreso de su hijo
a la universidad: Felicitaciones. Gran Da Familia. Primer Guzmn Pisa Universidad.
Recoge Giro Agencia. Esperrnoste. Festejos Merecidos. Pap (27).
El ingreso de Charly lo es todo para sus padres quienes no escatiman esfuerzos
para enviar al hijo a la universidad. Su padre no duda en recordrselo una y otra vez:
Te hemos alimentado, vestido y educado, para hoy, con un dinero
disputado al hambre, poder enviarte a esa universidad y confiarte, no la
oportunidad, no el derecho, ni siquiera el honor: la obligacin de competir
con la brava camada de tu tiempo y convertirte T, al menos T, en otra
clase de hombre. S, Carlos, para eso estamos envindote a esa
Universidad. (18)
El supuesto ingreso de Charly a la universidad coincide con la precaria situacin
econmica de su familia, sobre todo la de los padres: Estamos mal..[... ] Pero t sigue
adelante, con ms fe que nunca. Dejo a tu madre y tus hermanos con tu ta Sofa y me
voy a Madre de Dios; donde el oro nada en los ros, aunque tambin las enfermedades.
Probar fortuna. Escrbele a tu madre, eres su nico consuelo (97). A pesar de esta
situacin, los padres continan envindole dinero. Sin embargo, los envos de dinero que
su madre le haca fueron disminuyendo en cantidad hasta que un da eventualmente
desaparecieron del todo.
A pesar de que el traslado de Charly a la capital no ha sido por voluntad propia, su
caso guarda similitudes con lo que es el patrn de conducta de los migrantes andinos: los
familiares cercanos juegan un rol importante al ponderarse la decisin de partir o


71
las novelas Los nos profundos de Jos Mara Arguedas, Un mundo para Julius de Alfredo
Bryce Echenique, La ciudad y los perros de Mario Vargas Llosa, Crnica de San Gabriel
de Julio Ramn Ribeyro y Los aprendices de Carlos Eduardo Zavaleta.
Para Toms Escajadillo, las posibilidades de abordar Pas de Jauja como novela
de aprendizaje son muchas y variadas:
Es nuestro equivalente al joyceano Retrato de un artista adolescente
(1914) o a El retrato del artista cachorro (1940) de Dylan Thomas. El
cachorro de artista duda entre la msica y la literatura. Marco Martos llega
a decir: Pas de Jauja es [... ] el primer relato en el Per que alude a la
formacin del artista.
Claudio y el amor en Jauja a los 15 aos tambin podra rotularse la
novela pues, como dice Luis Millones, el universo de Claudio est
poblado de amores o, en palabras de Marco Martos, Claudio empieza a
sentir la dulce garra del amor. (La narrativa 143)
Pas de Jauja ha sido considerada por Antonio Cornejo Polar como una alegora
de la transculturacin feliz (Nombre 201), ya que en esta novela es posible la
conjuncin de las dos grandes vertientes culturales, andina y occidental, que caracterizan
al Per. Jauja es una ciudad utpica, donde reina la conciliacin y no la confrontacin.
Los factores que explican las caractersticas especiales de Jauja han sido abordados por
Edgardo Rivera Martnez, Toms Escajadillo, Antonio Cornejo Polar y Heraclio Bonilla
en el volumen editado por Csar Ferreira e Ismael P. Mrquez De lo universal a lo
andino. La narrativa de Edgardo Rivera Martnez, publicado por la Pontificia Universidad
Catlica del Per en 1999. En trminos generales las condiciones particulares de Jauja
han sido explicadas por la ausencia de feudalismo en el Valle del Mantara y por el clima
que caracteriz a esta ciudad andina.
Es interesante que la novela Pas de Jauja vaya precedida del siguiente epgrafe de
Jos Mara Arguedas: Jauja, integracin excepcional de razas, de culturas y de sistemas


110
un minuto.4 Esto se hace particularmente evidente cuando, de manera brusca, Ximena no
permite que el nio indio del mercado toque sus muecos de peluche. El arrepentimiento
de Ximena es casi inmediato: al instante quiere darse una vuelta y borrar esas silabas
que an le suenan en los odos, deshacerlas a mordazos, volverse atrs y regalarle los
juguetes (17). Apenas llega a su casa, cae en cama y sufre, no tanto de los bronquios,
sino del remordimiento que siente por haber actuado as ante el muchacho indio, ya que
Ximena, recordando lo que el Ama Grande le ha dicho, cree que el nio indio es Dios
disfrazado de diferente forma para probar la frgil voluntad de los hombres (13).
La naturaleza ocupa un lugar central en el mundo andino. Sin embargo, no es a
travs del Ama Grande o el ama chica o los trabajadores de la compaa que se nos
demuestra la importancia de la misma, sino ms bien a travs de la figura de Ximena. Al
igual que el Ama grande, y probablemente debido a su influencia, Ximena mantiene un
fuerte vnculo con la naturaleza: aspira el olor de los eucaliptos, de las majadas cercanas
y con una emocin que siempre le parece nueva escucha el coro aparatoso de los grillos
(65). Este vnculo no es slo de admiracin sino tambin de profundo respeto, como lo
podemos apreciar cuando Ximena critica a Edmundo por echar un paquete vaco de
cigarrillos para verlo flotar encima del agua: No deberas tirar eso [... ] Los indios
riegan con esta agua las chacras que quedan abajo, al otro lado del pueblo (76).5
La naturaleza permite tambin relaciones subterrneas entre seres y cosas. Esta
visin animista del mundo andino se hace particularmente evidente luego del incidente
4 A pesar de que el Ama Grande es portadora de la cultura andina, es visible en ella cierto
grado de sincretismo.
5 El primo de Ximena no comparte esta visin del mundo. Al enterarse que los indios
utilizan el agua para riego contesta: ¡Qu asquerosos! [...] No ves que no es agua
clara? [... ] Quieres baarte en esa porquera? (76).


91
A lo largo del libro, Claudio se debate una y otra vez entre Leonor y Elena
Oyanguren: te dijiste que deberas tener en tu velador una foto de Leonor [... ] Y si
hubiera sido por ti, habras tenido tambin, aunque en lugar menos conspicuo, otra de
Elena Oyanguren, a quien ya te gustaba llamar la de los blancos velos (46). Su
indecisin contina a lo largo de la obra, ya que si bien est verdaderamente enamorado
de Leonor, en secreto desea y ansia a Elena Oyanguren, reproduciendo as en el campo
amoroso la dualidad que lo caracteriza en el mbito musical:
Esa Leonor que irradiaba no una luz suntuosa, sino otra de sembros y de
puna, de huaynos y de celajes y que tena tu misma raz y perteneca al
mismo universo que t, y cuyos intereses eran los que correspondan a los
tuyos. Pensabas en ello de modo intuitivo, y quizs adivinabas que se
repetira muchas veces, a lo largo de tu vida, esa asimtrica dualidad de tu
adolescencia, que en buena cuenta era la de tu situacin familiar y social,
y aun quiz la de tu destino. Dualidad comparable, desde otro punto de
vista, a la de la msica andina y de la msica europea, de los cantos de
puna y las sonatas de Mozart. Y en ella se alternaban y entretejan la
meloda pura y lmpida, de la jovencita andina, flor del roco y de la
escarcha, y la otra, en deslumbrante desarrollo, de la hermosa enferma del
Sanatorio Olavegoya. (315)
Zoraida o Yasmina Awapara, es la guapa y tentadora ta de Felipe, amigo de la
escuela de Claudio, quien durante todas las vacaciones no ha hecho otra cosa que
ufanarse de los atributos de la misma. El inters que ha causado en sus amigos es
innegable: todos ellos se mueren por verla mientras ella se da un bao de lluvia. Pero slo
ser Claudio quien tenga acceso a la casa de la viuda. Es as como Claudio experimenta
por primera vez el placer de estar con una mujer. Su emocin es tremenda pero la viuda
no duda en aclararle: Esto no tiene maana, y no te da ningn derecho ni siquiera a
hablarme de t delante de la gente y menos a visitarme. Apenas Claudio se acuerda de
Leonor lo invade un sentimiento de culpa y trata de sosegarse acudiendo a un


22
encuentro de dos o ms universos culturales, poniendo nfasis ms bien en la labor
creativa del transculturador (Spitta 175).
El mestizo tambin podra ser considerado un sujeto hbrido. No obstante, la
propuesta de Garca Canclini no se aleja mayormente de la caracterstica no conflictiva
del concepto transculturador, ya que se entra y se sale de la modernidad sin mayor
problema. Nuevamente, parece que se estuviera negando la caracterstica confrontacional,
el desgarramiento que tambin puede suponer el encuentro de culturas. De hecho,
Cornejo Polar critica la propuesta de Garca Canclini por el tono celebratorio con que
est dicha y por el excesivo empleo de ejemplos que parecen referirse a ciertos estratos
de la sociedad latinoamericana (Mestizaje e hibridez 343). Asimismo, al igual que en
el caso de ngel Rama, es poco lo que Garca Canclini nos dice acerca del sujeto que
entra y sale de la modernidad y del desgarramiento que este proceso de hibridacin
representa a nivel personal
Aos despus de la publicacin de su libro, y con la perspectiva que otorga el
tiempo, el mismo Garca Canclini reconocera que si se le hubiera ocurrido aplicar la
hibridacin en movimiento de trnsito y provisionalidad [... ] hubiera podido delucidar
mejor cmo los sujetos individuales y colectivos se comportan respecto de lo que la
hibridacin les permite armonizar y les resulta inconciliable (Entrar y salir 55).
Por otro lado, no cabe duda que podemos considerar al mestizo como un sujeto
heterogneo, caracterizado por la fragmentacin y como un migrante. El mestizo y el
migrante ya no representaran contrarios sino ms bien se caracterizaran por ser
complementarios en tanto ambos consideran la fragmentacin.


36
que sostenemos es la del trabajo es la de las clases trabajadoras, sin distincin de costa ni
sierra, de indio ni de cholo (47). Es decir, Mientras que Maritegui vea al indio como el
principal y nico elemento de la nacionalidad, descartando as al mestizo, Snchez
conceba la Per como una totalidad de razas, en donde el indio no constitua un actor
principal. En palabras de Snchez en una entrevista que le hiciera la revista Caretas en el
ao 1969: Yo siempre he credo en la mezcla. Yo crea en la totalidad, no en el
totalitarismo (39). Esta polmica resulta particularmente importante porque demuestra
una vez ms la variedad de posiciones en tomo a la realidad peruana. As, mientras
Snchez nos brindaba una imagen total del pas, Maritegui consideraba que el Per era
una nacin en formacin.
A pesar de la existencia de diversas posiciones en tomo al indigenismo, el
pensamiento mariateguiano, como lo seala Antonio Cornejo Polar, es de suma
importancia porque cambia radicalmente el rumbo de la reflexin sobre el problema de
lo nacional en el Per al afirmar que la literatura peruana es una literatura no
orgnicamente nacional (La cultura 124). Cornejo Polar considera que con esta frase,
Maritegui funda una nueva posibilidad de entender no slo la literatura peruana sino
tambin la cultura peruana en general. Al considerar otros sistemas literarios y no slo el
culto espaol, Maritegui acaba con la idea de entender la literatura y lo nacional sobre la
base de la unidad. Esto es de particular importancia porque ya no tenemos por que
suponer que esa variedad cultural (y literaria) es negativa, casi una desgracia, como si la
pluralidad fuera causa nica de nuestro atraso y de todos nuestros problemas, incluyendo
la reflexin sobre la literatura nacional peruana (85).


27
zambo de la costa (78). El mestizo o cholo, representa al igual que el espaol, un
explotador de indios. Se establece entonces una dicotoma maniquea segn la cual lo
blanco, lo espaol, lo aristocrtico y lo costeo es irremediablemente malo, y por otro
lado, lo indgena, lo campesino, lo serrano, es intrnsicamente bueno (Sanders 225).
Es por las ideas vertidas en el discurso del Politeama que Jos Carlos Maritegui
considera que Gonzlez Prada representa el primer instante lcido de la conciencia del
Per y que en su discurso se encuentra el germen del nuevo espritu nacional (23).
La figura de Gonzlez Prada es sumamente importante para cualquier estudio en
tomo a la identidad peruana no slo porque constituye uno de los primeros intelectuales
peruanos que sent los parmetros para crear la nacin subrayando el papel del
indgena, sino tambin porque a partir de su pensamiento, se empez a concebir e
interpretar al Per en base a un sistema binario, a un sistema dualista.
La generacin del 900
Para esta generacin, formada por Francisco Garca Caldern (1883-1953), Jos
de la Riva Agero (1885-1944) y Vctor Andrs Belande (1833-1966), la masa de indios
que tanto haba preocupado a Gonzlez Prada quedaba totalmente al margen. Si bien
reivindicaba la grandeza del imperio incaico, no se ocupaba del indio real, de carne y
hueso. Defensora del discurso hispanista, es decir de la Colonia y de los aportes
espaoles, esta generacin tena como objetivo redisear el pas de una manera tal que
ste se asemejase a los pases avanzados. En esta imagen de nacin, los indios no
constituan la base de la peruanidad y por lo tanto, no tenan un rol preponderante dentro
de la formacin de la nacin. Ms bien, stos deban ser asimilados y convertidos en
mestizos, ya que slo a travs del mestizaje podra el Per convertirse en un pas
moderno.


77
ya que la ejecucin de los mismos se hace a menudo con instrumentos que no tienen
nada que hacer con nuestra msica (159). Sin embargo, Abelardo le hace ver
rpidamente que los clarinetes y saxofones, adems del arpa, los violines y el piano son
ya una realidad en la msica del Valle del Mantara y que a travs de ella se expresa muy
bien el espritu mestizo de esta tierra (159). En principio, Laurita, parecera compartir la
opinin de Claudio. Sin embargo, a diferencia de ste, ella es capaz de aceptar la
integracin de diferentes mundos. Considera que en la msica debe suceder lo mismo que
en la pintura: se puede recoger nuestros paisajes, nuestras gentes, nuestra luz, con el
leo, con la acuarela, con el fresco, y con tcnicas ms modernas, y sin embargo ser muy
serranos, o para decirlo como Abelardo, andinos (268).
Claudio no slo siente inmensa atraccin por la msica andina, sino tambin por
la clsica, especialmente Mozart. Su profesora de piano, Mercedes Chvarri, es la
encargada de instruirlo en el campo de la msica clsica. Ella, sin embargo, ha sealado
en repetidas ocasiones la necesidad de que Claudio abandone a Mozart y se concentre en
el Mtodo de Lemoine y en Czemy. Para Claudio stas no son indicaciones que l sigue
con facilidad:
Comenzabas a sentirte cansado de Czemy y de los estudios de Lemoine.
Sabas cunto habas avanzado en soltura, en digitacin, en regularidad, y
la seora Mercedes no dejaba de reconocerlo. Decidiste, pues, faltar a una
o dos clases, olvidar los ejercicios y volver a lo que amabas. A Mozart, en
primer trmino, y a tu querida sonata en La, con el allegro que era como
una maana de luz y felicidad. Y, desde luego, el adagio cantabile de
Beethoven, y al tercer preludio del Clave bien temperado. (430)
Durante sus vacaciones de verano, Claudio se obsesiona con el Ladate Dominum
compuesto por su abuelo en 1909 y cuyo tema inicial Abelardo no saba si haba sido del
abuelo o haba sido tomado de un yarav de sus tiempos... (268). Su madre le ha dicho
que esta pieza se puede tocar en cualquier parte de la misa en que no canta o reza el


35
La polmica del indigenismo7
En el ao 1926, Enrique Lpez Albjar publica en la revista Amauta el artculo
Sobre la sicologa del indio8, provocando una polmica que evidenci las diferentes
tendencias que agrupaba el movimiento indigenista, y que a su vez, est ntimamente
relacionada con el tema que nos ocupa: el mestizaje. A pesar de que este debate se inicia
con el artculo de Lpez Albjar y el artculo de Jos ngel Escalante, la polmica se
centr en las figuras de Jos Carlos Maritegui y Luis Alberto Snchez.
Los detalles de esta polmica se hallan recogidos en el artculo El indigenismo
peruano y Maritegui de Eugenio Chang Rodrguez y El concepto de Indio y la
cuestin racial en el Per en los Siete Ensayos de Jos Carlos Maritegui de Amrico
Ferrari. De acuerdo a Snchez, Maritegui haba escrito innumerables artculos
encumbrando slo al indio, fincando slo en el la salvacin del Per y haba
contrapuesto demasiado costa y sierra (88). En sus palabras:
Dgame, Usted cree que en la oposicin de costa y sierra, y en la
comunidad indgena est el camino de la solucin, y que la comunidad es
una organizacin autctona? Usted no ve en ella el rostro colonialista que
tanto vitupera usted? No involucra el movimiento al cholo? No podra
acordar un movimiento de reivindicacin social y no exclusivista? (81).
Es decir, Snchez criticaba duramente a Maritegui por su exclusivismo hacia la
defensa del indio, ya que de esa manera olvidaba a otros segmentos de la poblacin como
el cholo y el criollo. Maritegui, por su parte, no consideraba estar reduciendo todo el
problema peruano a la oposicin entre costa y sierra. Tampoco consideraba que su ideal
era un Per colonial o un Per incaico sino ms bien un Per integral: La reivindicacin
7 Los artculos referidos a esta polmica se hallan reunidos en la edicin de Manuel
Aquzolo Castro La polmica del indigenismo. Lima: Mosca Azul Editores, 1976.
8 En su artculo, Lpez Albjar presenta 70 conclusiones respecto al indio huanuqueo.


97
literario fue prcticamente inmediata: en 1995 gan el Premio Latino de Narrativa en
Nueva York, y en 1999 ocup uno de los tres primeros lugares en la encuesta llevada a
cabo por la Revista Debate acerca de las obras narrativas ms importantes de los aos 90
en el Per. En 1996 fue traducida al ingls por Mary Berg bajo el ttulo Ximena at the
Crossroads. Por su importancia y relevancia para con el tema que nos ocupa, el presente
captulo se dedica exclusivamente a hacer un anlisis de esta ltima obra.
Ximena de dos caminos
Ximena de dos caminos ha sido calificada, al igual que Pas de Jauja de Edgardo
Rivera Martnez, como novela de formacin o de trnsito a la adultez (Baquerizo, La
configuracin 93; Gutirrez, Los andes 50). Como se mencion en el captulo anterior,
este tipo de novelas presenta, por lo general, a un joven con una escala de valores morales
propios de su edad, los que a medida que avanza la obra son cuestionados a raz de una
serie de circunstancias. Despus de un sistemtico desmonoramiento, estos valores son
reemplazados por otros propios de la visin adulta. Sin embargo, la novela de Riesco se
diferencia de la novela de Rivera Martnez en tanto asistimos a las primeras revelaciones
del yo y el mundo en la vida de una nia, lo cual significa el trmino de la hegemona de
la visin masculina de la realidad narrativa peruana (Gutirrez, Los andes 52).
Ximena de dos caminos narra la historia de una nia a lo largo del complejo
camino de su formacin intelectual, sentimental y moral. Ximena es una nia delgada y
enfermiza de aproximadamente cinco o seis aos de edad, que vive en compaa de sus
padres en una pequea ciudad de la sierra peruana. Curiosa y perspicaz, sensible y
2 Sin duda el anlisis ms profundo que se ha hecho de esta novela es el de Manuel
Baquerizo Laura Riesco y la configuracin narrativa del mundo infantil. Ser mujer v
tomar la palabra en Amrica Latina.


128
abundante toma de herramientas y diferentes planos y diseos constructivistas
(Gutirrez, Los andes 80).
A partir de este momento la vida de Charly se convierte en una verdadera
pesadilla: vive como un estudiante universitario, como si realmente hubiese ingresado a
la universidad. Asiste a clases, tiene cuadernos, va a la biblioteca. Inclusive, recibe la
ayuda financiera de sus padres y hermanas. Pero se trata en realidad de gran una farsa, ya
que lo nico que Charly desea es volver a su tierra natal para establecerse all.
Eventualmente, este vivir un presente que constituye una mentira y la inhabilidad de
lograr lo que l quiere en la vida lo lleva indirectamente a la muerte.
Orgenes y caractersticas de la migracin de Charly
Nuestro protagonista no pertenece al comn denominador de migrantes que dejan
la sierra y viajan a la capital de provincia o del pas por voluntad para hacerse de un
futuro mejor. No lo impulsan sus propias ambiciones aspiraciones personales. Pero
entonces, por qu y bajo qu condiciones emigra? Charly proviene de un tipo de familiar
particular: la de los terratenientes que en un pasado no muy lejano constituan el centro
de la sociedad. Sus valores se fundaban en la propiedad de la tierra, en los privilegios de
sangre y en los apellidos. Tenan, en una palabra, una mentalidad feudal. Sin embargo, la
vida en la sierra ya no es la de antes. Todo ha cambiado a raz de las movilizaciones
campesinas, la ocupacin de tierras y la reforma agraria. Ahora las familias terratenientes
no representan ms que una clase empobrecida que ha tenido que dar paso a los nuevos
amos de la regin: los comerciantes y los pequeos o medianos terratenientes que se han
industrializado.
Ante el desplome de esta sociedad, la familia de Charly slo ha visto una salida:
la profesionalizacin de su hijo. Es decir, el estudio en una universidad, la obtencin de


117
homosexual. Sin saber muy bien lo que significa, Ximena se ha dado cuenta de esta
situacin al verlas dormir juntas y desnudas. De hecho, Ximena no ha encontrado nada
fuera de lo comn, y ms bien se siente tremendamente atrada hacia la relacin que une
a las dos mujeres.
Cuando la madre de Ximena se entera del vnculo que une a Alejandra y a
Gretchen, pone el grito en el cielo. Se siente no slo asqueada por la situacin sino
personalmente agredida, y por lo tanto terriblemente mortificada. Busca comprensin y
apoyo en su marido, quien considera que su mujer puede estar equivocada. Pero no duda
en sealarle, que an si no lo estuviese, l no comparte la gravedad de la situacin: qu
dao te hacen?, ¡Es contra natura! responde la mam de Ximena (121) quien decide
sabotear la relacin, propiciando un desencuentro entre las amantes.
Ante la actitud de su madre, Ximena tiene que tomar una decisin: o se decide a
favor de la heterosexualidad o se decide a favor de la homosexualidad. Finalmente,
Ximena se decide a favor de la homosexualidad al revelarle a su ta Alejandra que
Gretchen la espera en Trujillo y no en Lima como su mam deseaba hacrselo creer
(129). De esta manera, Ximena le est dando la espalda a las reglas del medio social en
que ella ha crecido, propiciando el encuentro de las amantes.
Sin embargo, la decisin de Ximena de ayudar a la ta Alejandra y Gretchen no se
basa en una abierta aceptacin de la homosexualidad. Si bien pareciera que Ximena
privilegia la relacin lesbiana de Alejandra y Gretchen, inmediatamente nos damos
cuenta que su actitud subraya ms bien su inclinacin por la heterosexualidad. En efecto,
Ximena opta por la relacin menos tradicional, y por lo tanto prohibida, porque tiene
miedo que su ta Alejandra y Robertson, a quien Ximena ha empezado a identificar con


161
Freyre, Gilberto. Casa-grande e senzala; formacao da familia brasileira sob o regimen de
economa patriarchal. 3rd. ed. 1933 Rio de Janeiro: Schmidt, 1938.
. Sobrados e mocambos. 1936 Rio de Janeiro: Brasileira, 1972.
Freyre, Maynor. Domingo de Ramos: cmo construir un subterrneo. Altas voces de la
literatura peruana v latinoamericana. Lima: Editorial San Marcos, 2000.
. Hora Zero en su cuarto de siglo. Altas voces de la literatura peruana y
latinoamericana. Lima: Editorial San Marcos, 2000.
Glvez Ronceros, Antonio. Aventuras con el candor: buceos, develamientos, irrupciones
y otros abordajes. Lima : Editorial Extramuros, 1989.
. Los ermitaos. 1962 Lima: Editorial Colmillo Blanco, 1987.
. Monlogo de las tinieblas. Lima: Inti-Sol, 1975.
Garca, Uriel. El nuevo indio. 1930 Lima: Editorial Universo, 1973.
Garca Bedoya, Carlos. Transculturacin, heterogeneidad, hibridez: algunas
reflexiones. Perfil y entraa de Antonio Cornejo Polar. Homenaje. Lima: Amaru
Editores, 1998.
Garca Canclini. Entrar y salir de la hibridacin. Revista de Crtica Literaria
Latinoamericana. 50 (1999): 53-57.
. Culturas hbridas. Estrategias para entrar y salir de la modernidad. Mxico, D.F.:
1989.
Goethe, Johann Wolfgang von. Wilhelm Meisters wanderjahre. Leipzig: E. Wartig, 1876.
Golte, Jrgen y Norma Adams. Caballos de Trova de los invasores: estrategias
campesinas en la conquista de la Gran Lima. Lima: Instituto de Estudios Peruanos,
1987.
Gonzlez Prada, Manuel. Discurso del Politeama. Ensayos escogidos. Lima: Editorial
San Marcos, 1999.
. Horas de lucha. Callao: Tip. Lux, 1924.
. Nuestros indios. Latinoamrica. Cuadernos de cultura latinoamericana: Mxico:
1978.
Gonzlez Viaa. Prlogo. Cazador de gringas y otros cuentos. Lima: Sieteculebras, 1995.
Gonzlez Vigil, Ricardo. Edgardo Rivera: La consagracin del mito. Ferreira and
Mrquez, De lo andino a lo universal 121-123.


85
Cmo no relacionarla con Elena Oyanguren? (81). Don Fox, por su parte, habla como
profeta, como Tiresias en la Ilada (521).
Claudio vuelve a percibir las extraas coincidencias con personajes de la vida real
al leer Antgona. Para Claudio no hay duda que Euristela, a quien su padre llamaba
tambin Eurdice, e Ismena, guardan semejanzas asombrosas a la Antgona y la Ismena
de Sfocles:
Le, pues, la obra y de veras encontr turbadora la semejanza de los
nombres, y la semejanza entre la belleza solitaria de Antgona y mi ta
Euristela, y entre mi ta Ismena y la hermana de la protagonista. Y no
podra haber sido Antenor algo as como un Hermn? Y no habra tenido
el seor de los Heros algo de Edipo, o quiz de Creonte? Y no podra
haber sido el coro los comuneros de Yanasmayo? (212)
Algo similar le sucede a su hermana Laurita quien confiesa que despus de leer
una de las cartas de Claudio, acab por asociar la imagen de las tas, y muy
especialmente de la ta Euristela con no s que paisaje fabuloso, con una ciudad
amurallada, y con torres y campos en llamas, como la Troya del poema (26).
La presencia de lo clsico obedece a factores autobiogrficos. Rivera Martnez
nos confiesa que en su casa, se lean novelas y cuentos y relatos de viajero. Fue de esa
manera como l a edad relativamente temprana, tuvo acceso a clsicos como la Ilada o
La Odisea, El Quijote o las tragedias de Esquilo o de Shakespeare.
La presencia de las dos tradiciones culturales que caracterizan al Per ha sido una
preocupacin que se haba manifestado ya en otros relatos de Edgardo Rivera Martnez:
el Unicornio (1957), Amaru (1975), Angel de Ocongate (1982), Enigma del rbol
(1986) y otros (Rivera Martnez, Pas 287).
A pesar de que los mitos presentados en Pas de Jauja provienen de mundos
totalmente diferentes y casi antagnicos, la mitologa griega y la andina no se presentan


160
Degregori, Carlos Ivn. Panorama de la antropologa en el Per: del estudio del Otro a la
construccin de un nosotros diverso. No hay pas ms diverso. Compendio de
antropologa peruana. Carlos Ivn Degregori, ed. Lima: Pontificia Universidad
Catlica del Per, Universidad del Pacfico, Instituto de Estudios Peruanos, 2000.
Deleuze, Giles, and Felix Guattari. A Thousand Plateaus: Capitalism and Schizophrenia.
Trans. Brian Massumi. Minneapolis: University of Minessota Press, 1987.
Diez Canseco, Jos. Duque. Santiago de Chile: Editorial Ercilla, 1934.
. Estampas mulatas. 1938 Lima: Editorial Universo, 1973.
. Susy. 1930 Lima: Paragraph Editores, 1979.
Elmore, Peter. La violencia del mestizaje y sus descontentos. Mrgenes 16 (1999): 41-
68.
Escajadillo, Toms. Cuatro estudios sobre Jos Diez-Canseco. Lima: Amaru Editores,
1997.
. La narrativa indigenista peruana. Lima: Amaru Editores, 1994.
Escalante, Jos ngel. Nosotros los indios. La polmica del indigenismo. Lima: Mosca
Azul Editores, 1976.
. Espinoza Bravo, Clodoaldo. El hombre de Junn frente a su paisaje i su folklore. 2
vols. Lima: Talleres Grficos P.L. Villanueva, 1967.
Espinoza Galarza, Manuel. Cuatro lugares, fiestas, costumbres recuerdos. Relatos
referentes a Jauja. 2 vols. Lima: Juan Meja Baca, 1958.
Espinoza Galarza, Max. Folklore de Jauja. Lima: n.p., 1958.
Ferrari, Amrico. El concepto del indio y la cuestin nacional en el Per en los Siete
ensayos de Jos Carlos Maritegui. Revista Iberoamericana 50.127 (1984): 395-
409.
Ferreira, Csar, and Ismael P. Mrquez, eds. De lo andino a lo universal: la obra de
Edgardo Rivera Martnez. Lima: Pontificia Universidad Catlica, 1999.
Flrez, Gustavo. Hablando por el mudo. Caretas (1999):
Forgues, Roland. Gregorio Martnez: entre diablos y msicos, el vals de la historia
(sobre minora negra y zamba). Literatura peruana hoy. Crisis y creacin. Karl
Kohut, Jos Morales Saravia y Sonia Rose (eds.) Frankfurt/Mainz/Madrid:
Americana Eysteltensia Verwuert, 1998.
Franco, Carlos. La otra modernidad. Lima: Centro de Estudios para el Desarrollo y la
Participacin, CEDEP, 1991.


La Generacin de los ochenta 64
Conclusiones 68
5 EL MESTIZO JAUJINO 69
Pas de Jauja 70
La msica y las fiestas 75
La mitologa 81
Las voces disonantes 86
El amor 88
El principio de un mundo nuevo 92
Comentarios finales 94
6 SER MUJER Y MESTIZA 96
Ximena de dos caminos 97
Las diferencias sociales 100
La oposicin costa-sierra 102
Cultura andina vs. cultura occidental 107
El descubrimiento de lo que significa ser mujer 112
El levantamiento 118
Conclusiones 123
7 EL MESTIZO MIGRANTE 125
Dos ms por Charly 127
Orgenes y caractersticas de la migracin de Charly 128
La escisin de Charly 135
Las mellizas de Huaguil 139
La cara exitosa de la migracin 140
El apego a la tradicin 144
Una luz en medio de la oscuridad 149
Conclusiones 151
8 COMENTARIOS FINALES 153
LIST OF REFERENCES 157
BIOGRAPHICAL SKETCH 169
vi


16
embargo, el nos hace ver claramente que identidad y territorio no constituyen
necesariamente una ecuacin en tanto las innovaciones tecnolgicas permiten el
acercamiento de mundos que anteriormente se hubieran considerado totalmente aparte.
No debiera extraamos por lo tanto, que un sujeto comparta ms de una identidad, y que
hoy en da, ste sea perfectamente capaz de manejar ambas segn la situacin.
Antonio Cornejo Polar, por su parte, ha analizado el problema del encuentro de
culturas en trminos del concepto de heterogeneidad en oposicin a los conceptos de
mestizaje y transculturacin. Para Cornejo Polar, el mestizaje pese a su tradicin y
prestigio, es el que falsifica de manera ms drstica la condicin mestiza de nuestra
cultura y literatura (Mestizaje e hibridez 341) y la idea de transculturacin se ha
convertido cada vez ms en la cobertura ms sofisticada de la categora del mestizaje
(Mestizaje e hibridez 341).
El concepto de heterogeneidad no es una creacin reciente del autor, ya que el
mismo comienza a ser diseado en etapas tempranas de su ejercicio crtico, como se
puede apreciar en el libro Literatura y sociedad en el Per: la novela indigenista (1980).
Para Cornejo Polar, el indigenismo constituye la ms clara expresin de lo que l ha
denominado literatura heterognea; es decir una literatura en donde los componentes
pertenecen a universos socio-culturales diferentes. Mientras que las instancias de
produccin del texto y de la recepcin pertenecen al sector moderno y occidentalizado, el
referente pertenece al mundo indgena.
La nocin de heterogeneidad y literaturas heterogneas surge como una
alternativa a la nocin de literaturas nacionales, ya que Cornejo Polar considera que stas,
al adecuarse al modelo de las literaturas cultas europeas, se haban constituido sobre la


163
Kohut, Karl, Jos Morales Saravia, and Sonia V. Rose, eds. Literatura peruana hoy. Crisis
y creacin. Frankfurt am Main: Verwuert; Madrid: Iberoamericana, 1998.
Lauer, Mirko. La mentira cordial. Debate 16.74 (1993): 41-45.
Lpez Albjar, Enrique. Matalach. 8 ed. Lima: Peisa, 1973.
. Sobre la sicologa del indio. Amauta 4 (1926): 45-63.
Manrique, Nelson. Jos Mara Arguedas y la cuestin del mestizaje. Amor y fuego.
Jos Mara Arguedas 25 aos despus. Lima: Centro de Estudios para la Promocin
y el Desarrollo, DESCO, 1995.
. La piel y la pluma. Escritos sobre literatura, etnicidad y racismo. Lima: Sur, 1999.
Maritegui, Jos Carlos. Siete ensayos sobre la realidad peruana. 1930 Lima: Editorial
Amauta, 1965.
Mart, Jos. Nuestra Amrica. Nuestra Amrica. Roberto Fernndez Retamar, ed. La
Habana: Casa de las Amricas, 1974.
Martnez, Gregorio. Canto de sirena. Lima: Mosca Azul Editores, 1977.
. Crnica de msicos y diablos. 1988 Lima: Editorial Peisa, 1991.
. La gloria del Piturrn y otros embrujos de amor. Lima: Mosca Azul Editores, 1985.
. Tierra de calndula. Lima: Editorial Milla Bartres,1975.
Martnez Echazbal, Lourdes. Mestizaje and the discourse of national/cultural identity in
Latin America. Latin American Perspectives (1998): 21-43.
. Positivismo y racismo en el ensayo hispanoamericano. Cuadernos Americanos II.3
(1988): 121-129.
Martos, Marco. El pas de Jauja. Ferreira and Mrquez, De lo andino a lo universal
221-222.
Matos Mar, Jos. El desborde popular y crisis del estado. Lima: Instituto de Estudios
Peruanos, 1984.
Matto de Turner, Clorinda. Aves sin nido. Lima, 1889.
. ndole. Lima, 1891.
Mercado, Guillermo. Tremos (libro cholo). Arequipa. Tipografa Edelberto Portugal,
1933.
Monge, Pedro. Estampas de Jauja. Lima: Lasontay, 1980.


136
En el caso de Edwin Zamalloa y la Negra, la situacin es diferente. Como bien lo
seala Baquerizo, ellos son hijos de hacendados o de simples agricultores que
desplazados del campo optaron por migrar a las grandes ciudades (Colofn 163). Edwin
es un antiguo compaero de escuela de Charly cuya vida cambi cuando la hacienda de
los Zamalloa, La esmeralda, dej de producir: la destilera de aguardiente se oxidaba
frente a los muertos sembros de caa, el viejo Zamalloa empeaba aparejos, venda
caballos, reuna algo para alargar la vida. Los indios de la altura haban invadido los
potreros baldos, trazado calles, fijado plazas y cabildos sobre los antiguos alfalfares
(30). Como resultado, emigr al Cusco y se convirti en presentador de espectculos.
Ahora se dedicaba al arte. Los tiempos lo exigan (30).
La negra Echegaray, por su parte, haba sido coronada en su juventud como Reina
de la Feria. Desde ese momento supo que su destino era otro, que no deba haberlo
dudado (34). Viaj al Cusco gracias a la venta de la Ford 100 que su padre tena. Sin

embargo, la experiencia migratoria tampoco haba sido fcil para ella. Se vio obligada a
abandonar sus estudios de obstetricia y buscar un trabajo en una botica de barrio. Ahora
trabajaba como bailarina y acompaante de turistas.
Si bien Edwin y la Negra no llegaron a ser alguien, en el sentido de que no
lograron tener un ttulo profesional, ellos lograron sobrevivir, adaptarse de alguna manera
a su nueva realidad. Sin embargo, este no es el caso de Charly. Su dilema existencial lo
consume da a da. Con la aoranza que caracteriza a muchos mestizos confiesa: No me
hallo en la ciudad. Extrao algo, los rboles, los grandes ros. Sabes? Hay unas piedras
en el fondo de los ros de la sierra que soportan las avenidas de los inviernos, se ocultan


CAPITULO 1
INTRODUCCION
Esta tesis pretende abarcar y estudiar la visin del mestizaje en tres autores
peruanos: Edgardo Rivera Martnez, Laura Riesco y Zen Zorrilla. Cada uno, a su
manera, ofrece una visin y una versin propia al tpico de la mezcla, del sujeto hbrido,
de la identidad. Sus obras permiten apreciar tres posiciones diferentes y a veces
contrapuestas respecto al tema.
Como proceso biolgico, el mestizaje se ha referido a la fusin armnica de dos
grupos raciales diferentes. El mestizaje cultural ha contemplado el intercambio de
influencias y productos culturales entre ambas realidades, entre ambos grupos raciales.
Pero el mestizaje no se limita a estos dos significados. Tambin constituy la ideologa
oficial de las elites latinoamericanas de fines del siglo XIX y principios del XX quienes
consideraron la fusin armnica de las partes como el camino idneo que les permitira
alcanzar una comunidad estable e integrada. Este concepto de mestizaje implicaba que lo
subalterno, por lo general lo indgena, era asimilado o subsumido por la cultura
dominante.
La presente tesis deja de lado la carga ideolgica homogeneizante del mestizaje y
propone que en la ficcin de estos tres autores no se presenta una sola y nica identidad
mestiza sino varias identidades mestizas que operan de acuerdo a la situacin que tienen
los sujetos frente a otras culturas.
Las novelas materia de estudio fueron seleccionadas teniendo en cuenta tres
consideraciones importantes. En primer lugar, comparten el tema de la dualidad cultural,
1


158
Arias Larreta, Abraham. El hondero de laja encendida. Tercer cuaderno de poesa chola.
Lima: n.p., 1939.
. La baraja del cholo. Buenos Aires: Indoamrica, 1935.
Balbi, Carmen Rosa. Una ciudadana descoyuntada o redefinida por la crisis? De Lima
la horrible a la identidad chola. Lima: aspiraciones, reconocimiento y ciudadana
en los noventa. Lima: Universidad Catlica del Per, 1999.
Baquerizo, Manuel. Dos ms por Charly. Suceso [Huancayo] 26 May 1996.
. Fbula y representacin social en los cuentos de Carlos E. Zavaleta. Aportes.
Revista de Sociedad y Cultura. 2 (1993): 51-58.
. La conciencia de la identidad en la literatura de costumbres de la sierra central.
Huancayo: Centro Cultural Jos Mara Arguedas, 1998.
. Laura Riesco y la configuracin narrativa del mundo infantil. Ser mujer y tomar la
palabra en Amrica Latina. Ed. Juan Andreo and Roland Forgues. Universite de Pau
et des Pays y Universidad de Murcia, 1999.
. Luis Nieto, el poeta de cuerpo entero. De cuerpo entero. Cuzco: Municipalidad del
Cuzco (1997): 9-34.
Barrantes Castro, Pedro. Cumbrera del mundo cholo. Lima: Ediciones Per Actual, 1935.
Blest Gana, Alberto. Martn Rivas. 9th ed. Santiago de Chile: Editorial Zig-Zag, 1963.
Bonilla, Heraclio. La otra cara de la luna. Ferreira and Mrquez, De lo andino a lo
universal 217-219.
Bonilla del Valle. Jauja. Estampas de folklore. Buenos Aires: Imprenta Lpez, 1946.
. Tierra chola. Lima : Imprenta Editores Tipo Offset, 1973.
Bourricaud, Francois. Poder y sociedad en el Per. Lima: Instituto de Estudios Peruanos,
Instituto Francs de Estudios Andinos, 1989.
Bunge, Carlos Octavio. Nuestra Amrica. Ensayo de sicologa social. Buenos Aires:
Vaccaro, 1918.
Bryce Echenique, Alfredo. Un mundo para Julius. Barcelona: Barral Editores, 1970.
Chang Rodrguez, Eugenio. El indigenismo peruano y Mariategui. Revista
Iberoamericana. 50.27 (1984): 367-393.
Chnove, Oswaldo. Inka trail. Lima: El Santo Oficio, 1998.


12
disminucin de contenido cultural (Ansa 60), por lo que cre el neologismo
transculturacin. De acuerdo a Ortz, la transculturacin:
Expresa mejor las diversas fases del proceso transitivo de una cultura a
otra, porque este no consiste solamente en adquirir una cultura, que es lo
que en rigor indica la voz angloamericana aculturacin, sino que el
proceso implica tambin necesariamente la perdida o desarraigo de una
cultura precedente, lo que pudiera decirse una parcial desculturacin y,
adems, significa la consiguiente creacin de nuevos fenmenos culturales
que pudieran denominarse neoculturacin.
Es entonces en base a los postulados de Femando Ortiz, que Rama utiliza el
concepto de transculturacin aunque con algunas modificaciones ya que considera que la
descripcin de transculturacin realizada por el antroplogo cubano est caracterizada
por una visin geomtrica, segn tres momentos (38): una desculturacin parcial;
incorporaciones procedentes de la cultura extema y por ltimo, la creacin de nuevos
fenmenos culturales que resultan de la recomposicin de los elementos supervivientes
de la cultura originaria y los que vienen de afuera; es decir, una neoculturacin.
Rama sugiere que la propuesta de Ortiz no atiende suficientemente a los criterios
de selectividad y a los de invencin, que son los que caracterizan los casos de plasticidad
cultural (38). Asimismo, citando a Aguirre Beltrn, resalta el hecho que tambin hay
transculturacin en el sentido de paso de una cultura a otra sin que esto implique
necesariamente la prdida previa de componentes culturales (7). Rama redefine el
concepto de transculturacin, proponiendo que en el mismo se dan cuatro operaciones
bsicas: prdidas, selecciones, redescubrimientos e incorporaciones (39). No obstante,
Rama no profundiza en estos conceptos. Ms bien intenta demostrar como stos se


18
En el tercer captulo de Escribir en el aire. Ensayo sobre la heterogeneidad
sociocultural en las literaturas andinas (1994), y ms tarde en trabajos posteriores,
Cornejo Polar nos propone una alternativa a la nocin de mestizo: la categora del sujeto
migrante. Como punto de partida para esta reflexin el crtico literario toma el fenmeno
de la migracin del campo a la ciudad, fenmeno que considera el hecho de ms
abarcadora trascendencia en la historia moderna del rea andina (212). Este sujeto
migrante se instalara en dos mundos de cierta manera antagnicos por sus valencias: el
ayer y el all, de un lado, y el hoy y el aqu, de otro (209). Su discurso, por lo tanto, se
construye alrededor de ejes varios y asimtricos, de alguna manera incompatibles y
contradictorios de un modo no dialctico. De esta forma, el migrante estara acogiendo
dos experiencias de vida que no intenta sintetizar en un espacio de resolucin armnica
(841). Es decir, la condicin migrante se vislumbra como contraria al afn sincrtico del
mestizo, ya que se caracteriza por la fragmentacin y no la sntesis. Un ejemplo claro lo
constituye el caso de Ernesto, el personaje principal de Los ros profundos quien no
sintetiza en su discurso dos experiencias, una pasada y otra presente y maneja, ms bien,
una pluralidad de cdigos que pese a ingresar en un solo rumbo discursivo no slo se
confunden sino que preservan en buena parte de su propia autonoma.
Otra manera de acercarse al encuentro de culturas nos la ofrece el antroplogo
norteamericano James Clifford, quien concibe la cultura como viaje. Es decir, la cultura
la identidad, no estara ligada a un espacio geogrfico especfico, demarcable,
inamovible. Ms bien se caracterizara por ser fluctuante, por estar en constante
movimiento. As quienes migran, quienes dejan su ciudad natal, constituyen viajeros
culturales. A pesar de la distancia, estos viajeros, estos migrantes no dejan de ser parte de


51
El principal aporte de Hora Zero fue el poema integral, una manera de hacer
poesa que constitua una ruptura con el tipo de poesa que haba primado hasta el
momento. El poema integral se diferenciaba tanto a nivel de forma como de contenido.
En lo que se refiere a la forma, el poema incorpora el discurso narrativo, teatral,
audiovisual, periodstico, ensaystico, en un solo texto; se trataba de una suma de
discursos, de un collage. En lo que respecta al contenido, Hora Zero trataba de dar cuenta
de la escisin, la fractura del sujeto lrico, del yo. En el poema integral los poetas hacan
uso de un lenguaje popular, de la calle, cargado de lisuras. De esta manera, Hora Zero
cuestion el rostro de la Lima actual, presentando su nuevo carcter mestizo. Le dio
tambin presencia potica a las regiones, ya que la mayora de sus miembros eran
provincianos o de origen provinciano.
Pero el aporte de esta generacin no fue necesariamente reconocido en el
ambiente literario. La crtica fue dura, implacable como se evidencia en este comentario
del poeta Enrique Snchez Hemani: Hora Zero en su primera fase quedar en la historia
de la literatura peruana elevado a la alta categora de tragedia...Pero la segunda fase
quedar como una farsa (Freyre, Hora Zero 140). Sin embargo, como lo seala
Ricardo Gonzlez Vigil, los aportes de esta generacin son grandes e importantes: en
primer lugar tuvo una influencia clara en agrupaciones posteriores, como el Movimiento
Kloaka (formado en 1982) y los grupos Nen y Noble Caterva ambos de inicios de los
90 y, en segundo lugar, alberg revistas, grupos, manifiestos y declaraciones colectivas
en una medida nunca registrada en nuestras letras, al punto que su irrupcin adquiri un
aire de nuevo vanguardismo o neovanguardismo (Prlogo 26-27).


38
mestiza y original (Introduccin ix), por lo que Rama lo considera contribuyente a la
formacin de la nacionalidad peruana (xi).
En el informe sobre el Primer Congreso Internacional de Peruanistas9 y en el
ensayo El complejo cultural del Per,10 Arguedas seala: El estudio del mestizo es
uno de los ms importantes de los que la antropologa est obligada a emprender en el
Per. Hasta el presente slo se han escrito ensayos que contienen reflexiones sobre el
problema; no se ha cumplido an un verdadero plan de investigacin en contacto con el
hombre mismo (Manrique, Jos Mara Arguedas 77-78; Arguedas, El complejo 1).
Uno de los aspectos ms saltantes para los propsitos de esta tesis, es el
reconocimiento por parte de Arguedas de la existencia de diferentes clases de mestizos:
Nos bastar, para los fines de este artculo, sealar que hay infinidad de
grados de mestizaje; que es muy distinto el que se forma en los pueblos
pequeos de la sierra y el que aparece en las ciudades; que en lugares
como Ayacucho y Huaraz, pueden encontrarse mestizos apenas
diferenciados del indio y del tipo que podramos denominar representativo
del hombre asimilado por entero a la cultura occidental. (Rama,
Formacin 3)
El legado de Arguedas en el marco de la antropologa es amplio como lo
demuestran sus artculos: El complejo cultural en el Per (1952), Puquio, una cultura
en proceso de cambio (1965), La evolucin de las comunidades indgenas. El valle del
Mantara y la ciudad de Huancayo: un caso de fusin de culturas no comprometidas por la
accin de las instituciones de origen colonial (1957), Notas elementales sobre el arte
popular religioso y la cultura mestiza en Huamanga (1958), La cultura: un patrimonio
9 Publicado en la segunda entrega de la revista Amrica Indgena, editada en 1972
(Manrique, Jos Mara Arguedas 77).
10 Incluido en la recopilacin de Angel Rama Formacin de una cultura nacional
indoamericana. Mxico: siglo XXI Editores, 1975.


11
multiplicidad cultural. De ah que exista hoy en da un renovado inters por la mezcla, la
hibridez, la heterogeneidad, inters que se traduce en propuestas que ofrecen una clara
alternativa al mestizaje.
La siguiente seccin hace un repaso de las principales teoras elaboradas en los
ltimos aos en tomo al tema de la diversidad cultural. Dems est decir que existen
otros crticos y estudiosos que han realizado valiosos aportes al estudio de este tema. Sin
embargo, lo que este acpite busca no es un balance integral ni histrico de los aportes
ofrecidos por los mismos, sino ms bien una aproximacin a los que se consideran ms
vinculados a los objetivos de este estudio.
El discurso de la diferencia
Sin lugar a dudas, uno de los estudios ms importantes en lo que concierne a la
hibridez y naturaleza cambiante de la cultura latinoamericana lo constituye el libro de
ngel Rama Transculturacin narrativa en Amrica Latina (1982). En este trabajo Rama
analiza el problema cultural y literario que vivi la narrativa latinoamericana bajo el
nuevo impacto modemizador del Siglo XX (119).4 Rama adopta el concepto de
transculturacin propuesto por Femando Ortiz en su libro Contrapunteo del tabaco y del
azcar (1940). Este trabajo es de especial relevancia porque fue el primero en cuestionar
el concepto de aculturacin para describir la identidad cultural latinoamericana. Para el
antroplogo cubano, el concepto de aculturacin tena una connotacin negativa, por el
hecho de preceder culturacin de la partcula a que parece sugerir perdida o
4 Rama adopta el concepto de transculturacin no slo en su sentido antropolgico sino
como instrumento de crtica literaria.


41
hay palabra en el Per que sea usada para propsitos tan distintos: lo mismo puede ser
vlida para expresar el rechazo y exclusin totales: ¡Cholo de porquera!, como puede ser
usada para extender o subrayar una cercana o intimidad: cholo, cholita, cholito (Nugent
76).
Conforme fue avanzando el proceso migratorio del campo a la ciudad, Lima fue
cambiando aceleradamente y empez a darse lo que Anbal Quijano identific como el
fenmeno de la cholificacin. Si bien este trmino ya haba sido utilizado anteriormente,
no es sino con el trabajo de Anbal Quijano Lo cholo y el conflicto cultural en el Per
que este trmino alcanza su verdadera dimensin. Aunque escrito en 1980, el trabajo de
Quijano resulta quizs no slo el nico sino el ms profundo y completo que se haya
realizado respecto al proceso de cholificacin hasta el momento. En el mismo, Quijano se
adentra en los factores que motivan la migracin, el tipo de personas que emigran y la
manera en que estos migrantes se integran a su nuevo entorno. Su trabajo es
particularmente importante por lo que dijo acerca del cholo y tambin porque continu
despolarizando el esquema dual, rompiendo las barreras entre lo popular y lo
hegemnico, entre el dominante y el dominado.
El cholo surge como el sujeto que ha dejado la vida del mbito rural por el trabajo
migratorio y que participa de una nueva cultura. Este ltimo punto es de particular
importancia, ya que lo diferencia del indgena tradicional. Es decir, el cholo no slo se
moviliza geogrficamente sino que adopta nuevos patrones de vida, entre los que
destacan el uso de una nueva lengua, una nueva manera de vestirse y un mayor nivel de
educacin. Sin embargo, la adopcin de nuevos elementos no le impide mantener
elementos de la cultura indgena, diferencindose as de la mera aculturacin. Al


108
nunca tiene vergenza de hablar con quien sea (166). Si bien es un hombre que trata con
cordialidad a sus empleados por ms humildes que stos sean, no muestra aprecio alguno
por las creencias o costumbres andinas. Niega con vehemencia lo que el Ama Grande le
ha dicho a Ximena acerca de San Jos, la Virgen, Santa Rosa o el nio Dios. Asimismo,
considera que el uso de la capsolina que le colocan a Ximena en el pecho cuando est
enferma es una prctica sdica y medieval, visin que es compartida por el mdico
norteamericano que est al cuidado de Ximena. De hecho, su vnculo laboral y la
importancia que le otorga al ingls, idioma que habla sin dificultad, muestran una clara
orientacin hacia la cultura norteamericana.
A diferencia del padre, la mam de Ximena, est dispuesta siempre a la aventura
de los cerros (168), habla quechua, y tiene fe en las creencias andinas:
Siguiendo los consejos del Ama grande, su madre le colocar un retazo de
lana roja, atrs y adelante, debajo de la camiseta y la pijama. La capsolina
le quema la piel, hay veces que hasta le ha sacado ampollas, ms su madre
tiene fe en los poderes de ese ungento, y aunque el doctor americano se
ha redo de la lana roja, su madre tiene fe en los consejos de la anciana.
(92)
Sin embargo, su actitud no deja de ser menos que ambigua. Por un lado, comparte
la actitud de desconfianza que la mayora de los costeos siente hacia el serrano: asume
inmediatamente que los indios que Ximena ha encontrado en el hostal le han hecho dao
y desdea a Casilda cuando sta rehsa a comunicarse en quechua con los mismos. Por
otro, tan pronto se ha dado cuenta de la triste situacin de los indios y del abuso que
sufren por parte del dueo del hotel al mantenerlos en un sucucho, pasa prcticamente
la noche en vela hilvanando paales y mantitas para la india que est embarazada.
Lo occidental tambin est representado por los mitos y cuentos que los padres de
Ximena le leen y que Ximena a su vez, transmite a la servidumbre. En este sentido, el


95
No hay en realidad eventos serios que pongan a prueba su formacin, y que por lo
tanto, tengan algn tipo de consecuencia o impacto en su vida. No lo afecta el hecho de
tener conocidos que sufran de tuberculosis, ni que su familia tenga una situacin
econmica relativamente modesta. Si bien existen personajes que muestran prejuicios
contra los serranos y la integracin cultural, esto no ocasiona confusin alguna en
Claudio.
A pesar de que Rivera Martnez se ha expresado de forma contraria, pensamos
que este autor postula la posibilidad de construir una nacin mestiza. Si bien se trata de
una Jauja inventada, una Jauja de la ficcin, consideramos que nuestro autor presenta una
propuesta que considera vlida para el pas.


149
terrorista: Si quieres que me maten, vamos. No olvides los guardias muertos, los
mnibus incendiados. Hay premio para el que me seale. Y alguien vendr (105).
Un da mientras trabajaba la tierra, Josafat es mordido por una serpiente. Ins
quiere llevarlo a Satipo pero l se niega una vez ms: me metern preso, todo el mundo
sabe que fui yo. Los muertos de Perseverancia, los muertos de Huanahuay (106). Josafat
no lleg a ver nuevamente el sol (107). En vez de enterrarlo en el monte, Ins decide
hacerlo en Huaguil. Viaja llevando a su marido con el nombre cambiado para poder
atravesar los controles. Lo entierra finalmente con el nombre de ngel Ramos. Y slo
aos despus puede volver con la pintura sobrante a ponerle el verdadero nombre al
marido.
No hay duda que entre Rosaura e Ins no existen ya los vnculos que las unieron
en la juventud. Mientras a la primera la caracterizan todos los vicios de una sociedad
capitalista, la segunda afirma los ideales andinos del apego a la familia, a la tierra donde
se naci y creci. Se trata de sujetos que representan dos universos diferentes y
antagnicos a la vez.
Una luz en medio de la oscuridad
En principio, podra aseverarse que la forma en que Zorrilla presenta el mundo
andino y occidental es muy simplista y esquemtica. Rosaura abandon Huaguil cuando
haba problemas, no se solidariz con los problemas de los comuneros, fue presa de la
ambicin y del individualismo. Y si bien la sicologa chola presenta el aspecto positivo
de la dedicacin al trabajo, tambin se presenta su aspecto negativo ya que lo nico que
importa es hacer dinero. Esta visin del mundo fundada en el lucro, en las ganancias no
es bien vista por los pobladores de Huaguil. Para ellos Rosaura es una persona que
abandon a los suyos e hizo un pacto con el diablo y los canadienses que han llegado a


9
desgracias que sufre el pas. A los cholos, quienes nos manifiesta constituyen el tipo
representativo del mestizo, los califica de elementos inferiores desde el punto de vista
racial [... ], perezosos e indolentes [... ] se hallan incapacitados para elevarse a las
esferas de alta especulacin, o siquiera de la alta cultura (58). En cuanto a los cholos
vinculados a la poltica, son ellos lo que con su manera especial de ser y concebir el
progreso quienes han retardado el movimiento de avance en la repblica, ya no
nicamente bajo el aspecto institucional, sino tambin en sus factores econmicos e
industriales (64). Los cholos de Bolivia, Per, Colombia, el roto de Chile, el gaucho de
la Argentina y del Uruguay son para Arguedas una clase de gente hbridas, sometidas ya
a un lento proceso de seleccin, pero que todava no han alcanzado a eliminar de s las
taras de su estirpe (20).
Este discurso cambia significativamente en las primeras dcadas del Siglo XX ya
no se habla de civilizaciones o culturas inferiores, sino de una inevitable y natural sntesis
de culturas (Martnez Echazbal, Positivismo 126). Jos Vasconcelos (1882-1959)
constituye el mximo representante de esta nueva visin. Ya desde el prlogo de su libro
La raza csmica (1925), Vasconcelos nos presenta lo que es su tesis central: las distintas
razas del mundo tienden a mezclarse cada vez ms, hasta formar un nuevo tipo humano,
compuesto con la seleccin de cada uno de los pueblos existentes (9). La mezcla de
razas, se realizar no a travs de la fuerza o la presin, sino que se dar por medio de
libre escogencia. Lo que Vasconcelos presenta, como bien lo ha sealado Leopoldo Zea,
es una de las ms grandes utopas que ha dado la humanidad: la de una raza que no es
raza, sino expresin de una actitud de respeto y asuncin de las diversas razas y culturas
que forman la humanidad (Zea 23).


81
que llevan un poco de lo autctono y al mismo tiempo, predominan modalidades nuevas
en el vestido, el idioma, los instrumentos musicales, las canciones, la msica, etc.
No es tampoco la primera vez que Rivera Martnez nos habla de Jauja, sus
pobladores o sus costumbres. El inters en esta ciudad y sus caractersticas particulares se
evidencia tambin en tres trabajos anteriores: Hombres, paisajes y ciudades (1981), Casa
de Jauja (1985), y A la hora de la tarde y de los juegos (1996). En estas obras, como lo
Manuel Baquerizo, Rivera Martnez revela un enorme apego a las cosas del pasado, a las
tradiciones del pueblo y a sus formas de vida ya extintas (La conciencia 72). Es decir,
una y otra vez, Rivera Martnez se ha sentido seducido por el gnero de las estampas, de
los cuadros de costumbres. Si bien somos conscientes que se trata de una Jauja inventada,
de la ficcin, podramos aseverar, hechas las salvedades del caso, que Rivera Martnez
contina la tradicin costumbrista en tanto encontramos descripciones de fiestas y
personajes que ya haba caracterizado su obra anterior. Sin embargo, este no es el aspecto
ms saltante, ya que lo que ms importa es la habilidad de Claudio para enfrentar su
dualidad musical sin problema alguno, dualidad que tambin hallamos en el mbito de la
literatura.
La mitologa
La dualidad cultural que caracteriza a nuestro protagonista tambin se evidencia
a travs del contraste de la literatura clsica, culta e ilustrada y la literatura andina, oral y
popular (Puente Baldoceda 232). La literatura andina, oral y popular se revela a travs
de los mitos y leyendas que Marcelina le narraba a Claudio. Para Claudio, el mito ocupa
un lugar importante. Los mitos representan relatos fabulosos o leyendas que han
permanecido fijados en el tiempo con tema y protagonistas invariables. Por lo general,
tienen una dimensin mgica que guardan un estrecho vnculo con la naturaleza.


73
es un caso muy especial, porque aqu todos son ms o menos mestizos, no hay haciendas,
y menos an pobreza como la de Huancavelica (181). Abelardo, otro personaje
consciente de la situacin particular de la ciudad, reprocha a Claudio Ves ahora cmo
se sufre en otras partes de la sierra, y que la melanclica Arcadia en que vivimos es una
excepcin? (289).
Jauja tambin se diferencia de otras ciudades andinas por la importancia que ha
tenido el clima en la cura de la tuberculosis. Mitrades, paciente tambin del buque
como llamaban al Sanatorio Olavegoya,1 no duda en reconocer esta otra singularidad de
Jauja: Aqu por el clima ha habido y hay gente de muchas partes. [... ] Ahora mismo en
el buque hay europeos, chinos y japoneses y en especial un rumano, con quien he
conversado y me parece un tipo culto (181).
Es importante sealar que no es la primera vez en la literatura que se hace
mencin a la ciudad de Jauja como lugar apropiado para la cura de la tuberculosis. Como
tema literario, la enfermedad ya haba sido abordada en Sanatorio al desnudo (1941) de
Pedro del Pino Fajardo, y Sanatorio (1938) de Carlos Parra del Riego, como lo destaca
Clodoaldo Alberto Espinoza en el segundo tomo de su libro El hombre de Junn frente a
su paisaje y su folklore.
Sin embargo, este captulo no tiene como objetivo adentrarse en las razones que
explican el dilogo entre culturas y la aceptacin de una identidad mestiza. Ms bien, lo
que nos interesa es analizar el proceso de formacin de nuestro protagonista entre los dos
mundos culturales que le ha tocado vivir, ya que consideramos que Pas de Jauja puede
1 El Sanatorio Olavegoya realmente existi en la ciudad de Jauja. Desde 1964, este
nosocomio pas a pertenecer al Hospital Centro de Salud Olavegoya.


55
ahondar los vnculos con ella, teniendo como resultado la construccin de una nueva
interpretacin de la realidad (Cornejo Polar, Yawar Fiesta 67). De hecho, este crtico
literario considera que Yawar Fiesta es la primera tentativa de Arguedas encaminada a
otorgar a su obra una dimensin de conocimiento del mundo peruano en su peculiar,
difcil y aterradora heterogeneidad (Yawar Fiesta 80).
En Todas las sangres, Arguedas se vale de la creacin de un asentamiento minero
en la sierra sur del Per para revelar no slo los cambios socio-econmicos que estn
teniendo lugar en la hacienda feudal andina, sino tambin el consiguiente conflicto
cultural que viven los personajes en tanto stos sufren un proceso de mestizaje y
aculturacin, mostrndonos de esta manera el verdadero rostro de la sociedad peruana.
En El zorro de arriba v el zorro de abajo, novela que reflexiona sobre el
fenmeno de la migracin a la ciudad de Chimbte, Arguedas nos presenta una manera
muy particular de interpretar este fenmeno y al pas en general, utilizando la metfora de
los zorros. Al presentar los zorros como representantes de la sierra y de la costa, el autor
nos habla de las relaciones difciles entre andinos y criollos. Es decir, muestra la
dificultad que representa el encuentro de estas dos vertientes culturales en un pas
mltiple y fragmentado.
En la introduccin a Formacin de una cultura nacional indoamericana (1974),
ngel Rama proclama la obra arguediana como la gesta del mestizo, ya que Arguedas
centra su inters en el sujeto caracterizado por el encuentro de dos mundos, mientras que
Antonio Cornejo Polar, en Escribir en el aire: ensayo sobre la heterogeneidad socio-
cultural en las literaturas andinas (1994), considera a la narrativa arguediana no slo


57
La Generacin del 50
Agotado el indigenismo tradicional, la narrativa peruana experimenta un cambio
profundo con el surgimiento de la Generacin del 50. Este grupo estaba conformado por
Eledoro Vargas Vicua, Julio Ramn Ribeyro, Enrique Congrains Martin y Carlos
Eduardo Zavaleta. Gonzlez Vigil considera que el rol fundador de la nueva narrativa en
el Per le corresponde a esta generacin (La narrativa peruana 230), ya que se da
prcticamente una revolucin tanto en lo que se refiere a lo temtico como a lo formal.
Los escritores tienen ahora un inters por volcar en la narrativa lo que est aconteciendo
en el pas: la migracin masiva del campo a la ciudad y la consecuente emergencia de
nuevos actores y espacios sociales. Se abandona la preocupacin indgena, que no
necesariamente implica el abandono del medio rural, para dar lugar a la exploracin del
hombre de la clase media. Son de particular inters para este grupo el mundo de las
barriadas, y la vida marginal de sus pobladores. Esto permite que los escritores ofrezcan,
a diferencia de la narrativa anterior, una visin ms comprensiva del pas, una que se
presente la diversidad tnica y social de la realidad peruana. Es decir, su heterogeneidad.
Al mismo tiempo, y seguramente influenciados por James Joyce y William Faulkner, los
escritores de esta generacin se caracterizan por utilizar nuevas tcnicas narrativas: los
hechos ya no son presentados en orden cronolgico; la funcin de narrar es asumida por
diferentes narradores; se incorpora el monlogo interior; los personajes son ambiguos y
las obras son abiertas.
Entre los escritores ms destacados de esta generacin que son pertinentes para la
temtica que se pretende abordar en este estudio, se encuentran: Enrique Congrains
Martin, Carlos Eduardo Zavaleta y Edgardo Rivera Martnez.


99
embargo, rpidamente y a medida que nos vamos adentrando en la formacin de Ximena,
percibimos que el mundo en que ella se desenvuelve no es tan tranquilo como aparenta
ser, y que ms bien, se dan una serie de conflictos al interior del mismo. Esto no nos
debera sorprender ya que es caracterstico de una novela de formacin. Sin embargo, en
el caso de Ximena de dos caminos estos conflictos no conllevan necesariamente a la
maduracin del personaje. Efectivamente, Ximena nunca se sentir conforme con la
eleccin realizada por lo que acarrear una culpa que la perseguir como una sombra
hasta la vida adulta.
No obstante, esto no es de capital importancia, ya que el aspecto que ms nos
interesa de esta novela es el relacionado con el proceso de formacin de la protagonista,
la construccin bipolar de su identidad, y como ella logra vivirla. Ximena, al igual que el
personaje de Rivera Martnez, vive la dualidad cultural. Es decir, vive entre dos mundos.
Sin embargo, Ximena no encuentra la feliz integracin de Claudio. A ella le es imposible
conciliar los dos mundos en los que le toca vivir, es decir, el mundo de sus padres y el
mundo de su ama. A diferencia de Claudio, la vida de Ximena estar caracterizada por el
desgarramiento y la fragmentacin.
El presente captulo tiene como objetivo estudiar la formacin y maduracin de
Ximena entre los dos mundos que le ha tocado vivir. Este aprendizaje involucra una
conscientizacin de la injusticia social, la diferencia regional, la diferencia cultural.
Adicionalmente, cabe resaltar, y esto es clave, que este proceso de formacin en el que
Ximena descubre las leyes que rigen el mundo, se complica an ms por el simple hecho
de ser mujer. As, Ximena no slo descubrir el conflicto y la confusin que acarrea vivir


154
Edgardo Rivera Martnez, Laura Riesco y Zen Zorrilla escriben con esa
preocupacin en mente: explorar las alternativas que se le presentan al peruano que tiene
que vivir entre dos realidades culturales diferentes, y en muchos casos antagnicas a la
vez. La lectura de sus obras permite ver que se dan tres posiciones divergentes respecto al
mestizaje: el mestizaje representa la feliz unin de culturas posibilitando el dilogo y no
la confrontacin; el mestizaje constituye un estigma que genera sujetos de personalidad
fragmentada, incapaces de encontrar un camino entre los dos mundos culturales que les
ha tocado vivir; y el mestizaje se limita a ser un proceso de aculturacin.
En el caso de Rivera Martnez, podemos aseverar que su novela postula
claramente la viabilidad de construir una nacin mestiza. Para este autor, es posible la
conjuncin de las dos grandes vertientes culturales (andina y occidental) que caracterizan
al Per. La dialctica entre lo tradicional y lo moderno, entre lo autctono y lo
cosmopolita encuentran una sntesis feliz en Pas de Jauja. La realidad que l propone
para el Per presenta caractersticas nunca antes vistas en la literatura peruana: en vez del
dilogo, la confrontacin, la negacin, se da el reconocimiento de las diferencias
culturales que caracterizan al pas. En una palabra: un mestizaje feliz.
Esta visin del mestizaje se contrapone a la presentada por Laura Riesco. Como
hemos podido apreciar, la protagonista de la novela Ximena de dos caminos no puede
encontrar un camino entre los dos mundos culturales que le ha tocado vivir. Si bien
Ximena se mueve entre el mundo occidental y el mundo andino sin mayor problema, a la
hora de tomar una decisin, la balanza se inclina hacia el mundo criollo occidental en el
cual ella ha sido educada, y no hacia el mundo mgico y maravilloso del Ama Grande.
Adicionalmente, su formacin se ve complicada por el hecho de ser ella mujer. Ximena


90
Leonor le hace recordar a Claudio el aroma del junco, de la retama, de la ropa recin
lavada en agua de Puquio, y de esas flores que venden en la poca de la fiesta de la
herranza (187). A Leonor tambin le gustan la msica andina y los huaynos, y le ha
confesado a Claudio que de nia ella cantaba en la estancia cantos de la herranza y le
daban a tocar ese tamborcito que llamamos tinya (153).
De nia Leonor haba vivido en Janchiscocha:
ese lugar tan lejano y de mgico nombre. El sitio de las siete lagunas
donde se refugi, segn Marcelina, el amaru blanco de las alas llameantes,
que a veces se asoma a la orilla, con la esperanza de ver por fin a lo lejos
la flor del roco y de la escarcha, la sullawayta. Quiz t has visto a ese
animal mtico, como en sueos, alzarse del agua al amanecer, o en las
noches, como un cometa. T eres esa flor blanca, hermosa... (370)
Es a raz de este vnculo de Leonor con Janchiscocha que haba resurgido en
Claudio el recuerdo de los mitos y leyendas que le narraba Marcelina, leyendas que
Leonor tambin conoce (44). Para Claudio Leonor es como la sullawayta, como roco,
como luz, como arco iris (152).
La relacin con Leonor, sin embargo, no es una relacin fcil. Por un lado,
Leonor no vive en Jauja por lo que los encuentros con Claudio se limitan a las visitas que
ella hace a la ciudad para comprar algunas provisiones y al intercambio de mensajes que
se envan mientras ella est ausente. Por otro, Claudio es incapaz de asumir la relacin ya
que teme la burla de sus amigos Felipe, Tito y Julepe quienes no habran comprendido su
amor por la muchachita de Yauli que a veces usa monillo, lliclla y polleras. El silencio en
tomo a su romance se extiende a su hermana Laurita con quien pareca tener tanta
afinidad, lo que demuestra la inseguridad de nuestro protagonista respecto sostener un
relacionamiento con una cholita.


26
dignidad? Incorporndolo a la sociedad peruana, ya que Gonzlez Prada lo consideraba el
verdadero representante de la nacin. Esta postura se evidencia de manera clara en el
Discurso del Politeama de 1888: No forman el verdadero Per las agrupaciones de
criollos y extranjeros que habitan la faja de la tierra situada entre el Pacfico y los Andes.
La nacin est formada por la muchedumbre de indios diseminados en la banda oriental
de la cordillera (19).
Pero cmo deba incorporarse al indio? A travs de la educacin, de la
alfabetizacin, la misma que estara a cargo de los maestros de escuela a quien Gonzlez
Prada dirige su llamado. En Nuestros indios (1924), Gonzlez Prada, vincula la
situacin del indio no tanto a aspectos pedaggicos sino ms bien a aspectos econmicos,
enfatizando el hecho de que los indios son todava vctimas del viejo orden, basado en la
explotacin del hombre, padeciendo ms que sus antepasados durante el Coloniaje
(Chang Rodrguez 372).
En lo referente al mestizo, Gonzlez Prada hace mencin especifica al encastado
cholo, a aquel que ha renegado de sus orgenes, desconociendo su clase y su raza y, que
eventualmente, se ha vuelto contra ellas. En Horas de lucha (1908) seala:
Pocos grupos sociales [...] han cometido tantas iniquidades ni aparecen
con rasgos tan negros, como los espaoles y encastados cholos en el Per.
Las revoluciones, los despilfarros y las bancarrotas parecen nada ante la
codicia glacial de los encastados para sacar el jugo a la carne humana.
Muy poco les ha importado el dolor y la muerte de sus semejantes, cuando
ese dolor y esa muerte les ha rendido unos cuantos soles de ganancia.
(321)
En Nuestros indios, su crtica ser ms fuerte an: El verdadero tirano de la
masa, el que se vale de unos indios para esquilmar y oprimir a los otros es el encastado,
comprendindose en esta palabra tanto al cholo de la sierra o mestizo como al mulato y al


167
Soleguren, Javier. Frmulas de tratamiento en el Per. Diss: Universidad de San
Marcos, 1962.
Sommer, Doris. Foundational Fictions. The National Romances of Latin America.
Berkeley: University of California Press, 1991.
Spitta, Silvia. Tradicin y transculturacin: los desgarramientos del pensamiento
latinoamericano. Angel Rama o los estudios latinoamericanos. Pittsburgh: Instituto
Internacional de Literatura Iberoamericana, 1997.
Tiemey-Tello, Mary Beth. Through a Child's Eyes: Narrative and Social Critique in
Laura Riesco's Ximena de dos caminos. Revista de estudios hispnicos XXXIII.2
(1999): 237-264.
Valcrcel, Luis E. Tempestad en los andes 1928 Lima: Editorial Universo, 1972.
Varallanos, Jos. Cholismo en el Per: cholos y zambos. Altura (1936): 3-4.
. Primer cancionero cholo (Cantares de amor). Huancayo: Ediciones de Altura, 1937.
Vargas Llosa, Mario. El nacimiento del Per. Hispania 75.4 (1992): 805-811.
. Enrique Congrains o la novela del salvaje. No una sino muchas muertes. Lima:
Editorial Peisa, 1988.
. La ciudad y los perros. Barcelona: Seix Barral, 1963.
. La utopa arcaica: Jos Mana Arguedas y las ficciones del indigenismo. Mxico, D.
F.: Fondo de Cultura Econmica, 1996.
Vasconcelos, Jos. La raza csmica. 1925 Buenos Aires: Espasa Calpe, 1948.
Vich, Cynthia. Indigenismo de vanguardia en el Per. Un estudio sobre el Boletn
Titikaka. Lima: Pontificia Universidad Catlica, 2000.
Villavicencio, Vctor Modesto. La presencia de Jauja. Lima: n.p., 1955.
Vizcarra, Ana Berta. El brichero: un personaje de la narrativa andina. Sieteculebras 14
(2000): 24-26.
Zavaleta, Carlos Eduardo. Abismos sin jardines. Lima: Departamento de Relaciones
Pblicas de Petroper, 1999.
. Campo de espinas. Tres novelas cortas. Lima: J. Campodnico, 1995.
. Cuentos completos. Ed. Occidental Peruana. 2 vols. Lima: Ricardo Angulo
B asombro. 1997.
. El cnico. Los Ingar. Lima: Noceda Editores, 1998.


15
Para estudiar las culturas hbridas, Garca Canclini destaca la importancia de
acabar con el exclusivismo que ha caracterizado el trabajo sociolgico y antropolgico y
propone un enfoque ms transdisciplinario; es decir, una apertura de cada disciplina al
discurso de las dems y no una simple sumatoria de los resultados obtenidos
aisladamente por cada una (Garca Bedoya 87). Canclini identifica tres procesos claves
para explicar la hibridacin: (i) la quiebra y mezcla de las colecciones que organizaban
los sistemas culturales (la descoleccin); (ii) la desterritorializacin de los procesos
simblicos; y (iii) la expansin de los gneros impuros (264). El descoleccionamiento
implica la agona de las colecciones [en donde se] desvanecen las clasificaciones que
distinguan lo culto de lo popular y ambos de lo masivo (238). Es decir, desaparece la
base, el fundamento, sobre el cual se haba formado la distincin entre las colecciones
cultas (el arte, la literatura) y las colecciones populares (el folclor). La
desterritorializacin, por otro lado, no slo se refiere a la prdida de la relacin natural
de la cultura con los territorios geogrficos, sino que se refiere tambin a ciertas
relocalizaciones territoriales relativas, parciales, de las viejas y nuevas producciones
simblicas (288). Por ltimo, al hablar de culturas de mezcla, las culturas hbridas,
Garca Canclini se refiere a la forma en que ciertas prcticas se van separando de
prcticas existentes para formar algo nuevo, algo que es posible gracias a los procesos de
descoleccin y desterritorializacin.
La propuesta de Garca Canclini resulta particularmente interesante porque nos
exige replanteamos nuestro concepto de identidad. Por lo general, hemos estado
habituados a pensar en la identidad en trminos de territorio. Es decir, nuestras
experiencias tenan que ver exclusivamente con el territorio en que habitbamos. Sin


64
caractersticas del habla de la poblacin sobre la cual l escribe, lo que resulta la mayora
de las veces, en simpticas transcripciones que le otorgan un aire especialmente
placentero a la narracin.
Ricardo Gonzlez Vigil considera que Glvez Ronceros constituye uno de los
escritores peruanos con mayor pericia artstica (El cuento peruano 130), mientras que
Miguel Gutirrez lo considera despus de Ribeyro el ms notable cuentista de la
Generacin del 50, ya que ha hecho aportes definitivos al cuento peruano, ha cimentado
la tradicin popular y ha abierto territorios narrativos que son ahora explorados por
generaciones posteriores (La generacin 85).
Las novelas de Gregorio Martnez y Antonio Glvez Ronceros resultan
importantes por dos motivos: ofrecen una visin diferente del mestizaje que haba
caracterizado la narrativa hasta ahora, es decir, un mestizaje andino-occidental; y
presentan una visin de un Per integral, no slo en su historia, sino tambin en su
presente y en su futuro.
La Generacin de los ochenta
Varios fueron los acontecimientos que enmarcaron la narrativa peruana en 1979-
1980: la vuelta a la democracia, luego de la constitucin de 1979; el inicio de la guerra
popular desatada por Sendero Luminoso y la represin antiterrorista a cargo de las
Fuerzas Armadas y policiales, por lo que Ricardo Gonzlez Vigil considera que los aos
80 han sido los ms convulsos y desestructuradores que haya padecido el Per desde el
trauma inicial de la conquista (El cuento peruano 19). Este es el difcil contexto en el
que escribe esta generacin. Al interior de la misma nos encontramos con un grupo de
escritores cuya obra aborda de una u otra forma el encuentro de culturas: Mario Guevara
Paredes, Cronwell Jara, y Zein Zorrilla.


29
Como se puede apreciar, Riva Agero presenta una imagen dual del pas:
mientras que la costa representa el cambio y la energa, la sierra aparece como triste y
servil. Si bien su imagen de la sierra es desalentadora, Riva Agero reconoce la
importancia de la misma, ya que considera que ella representa el verdadero Per y, por
lo tanto, cuna de la nacionalidad (Baquerizo, La conciencia 24). Es por esta razn que
Riva Agero tiene un mrito invalorable en tanto reconoci que el Per no se limitaba a
la capital y, que la sierra constitua algo as como la columna vertebral de la nacin. Sin
embargo, su visin del Per tena como objetivo la unidad, y consecuentemente, no
permiti comprender la pluralidad de la realidad peruana.
El discurso indigenista
La Generacin del Centenario busc responder a las propuestas de la Generacin
del 900 con el discurso indigenista. El indigenismo fue un movimiento intelectual que
buscaba exaltar al indio, reivindicar sus costumbres y sus tradiciones, y, al mismo
tiempo, denunciar las precarias condiciones de vida en la que viva bajo el dominio de los
latifundistas. Para los indigenistas, el indgena constitua el verdadero representante de la
nacin peruana.
Los indigenistas no constituan un grupo homogneo y presentaban diferentes
posiciones respecto al indgena. Es decir, si bien exista un inters comn por la situacin
del indio, no se daba necesariamente uniformidad en cuanto a las soluciones que se
proponan para mejorar la situacin del mismo, lo que indefectiblemente llevaba a
diferentes modos de concebir la nacin peruana.
Al interior del movimiento indigenista, el indigenismo promovido en la ciudad del
Cusco ocup un lugar preponderante. Los indigenistas cusqueos se vieron motivados a
defender los intereses de los indgenas a causa de una serie de levantamientos que se




52
Generaciones de los 80 y 90
Aunque la creacin potica posterior a la Generacin del 70 an no ha sido
estudiada con detenimiento, conviene mencionar dos figuras pertenecientes a la
Generacin del 80 y 90 respectivamente: Domingo de Ramos y Roxana Crislogo.
Domingo de Ramos (lea, 1960), quien fuera miembro del grupo Kloaka (1982-
1984), ha publicado Poemas (1987), Arquitectura del espanto (1988), Pastor de perros
(1993), Luna cerrada (1995), y Osmosis (1996). En su poesa, Ramos nos habla de las
barriadas, fenmeno resultante de la migracin, del desborde popular que trajo consigo la
transformacin de las sociedades andinas y de la consecuente marginalidad que sufren
sus principales actores, marginalidad que Csar ngeles prefiere denominar
subterraneidad al ser esta voluntaria (Freyre, Domingo de Ramos 88).
Por su parte, Roxana Crislogo (Lima, 1966), integrante del Grupo Noble
Caterva, ha publicado el libro de poemas Abajo sobre el cielo que estalla prcticamente
ante nuestros ojos lectores dndonos una versin llena de bro y espasmo de la horrible
y desbordada Lima en tomo a los asfixiantes aos 80 y 90 (Gonzlez Vigil, Poesa
736).
El mestizaje en la narrativa
Curiosamente, la incorporacin del mestizo (y del cholo) empieza a darse en el
marco de la narrativa indigenista. Si bien sta tena como objetivo plantear la
reivindicacin del indgena, y por lo general se basaba en una moral de tipo maniqueo, en
donde los indios eran los buenos y los blancos los malos, algunos autores indigenistas
decidieron salir de los parmetros establecidos e incorporar en sus obras a personajes
mestizos.


139
incapacidad de adaptacin de un ser a la realidad circundante. Dentro del mundo
capitalista en que vive, es necesario adaptarse a los cambios, sino se sucumbe y se muere.
Las mellizas de Huaguil
Las indagaciones de Zorrilla acerca de las alternativas de identidad que se le
presentan al peruano de hoy se profundizan en su segunda novela: Las mellizas de
Huaguil. Aqu, al igual que en Dos ms por Charlv. las acciones transcurren en dos
escenarios: la sierra y la costa. Sin embargo, la novela hace uso de dos personajes que
representan simblicamente lo rural y lo urbano, la modernidad y la tradicin para
mostrar cmo ellos enfrentan los distintos mundos culturales en los que le ha tocado
vivir. Al igual que en en su primera novela, Zen Zorrilla indaga en la sicologa del
migrante pero a la vez, incorpora un elemento poco tocado en la narrativa peruana: el
terrorismo.
La novela se inicia con l regreso de Rosaura a Huaguil, un pueblo de los Andes
peruanos que ella abandonara aos atrs y al que ha retomado para llevarse a su hermana
enferma a la capital. Cuando Rosaura regresa, se encuentra con un pueblo que ha
cambiado notablemente no slo por los evidentes progresos que trae consigo el desarrollo
sino tambin por la violencia terrorista a la que Huaguil ha estado sujeta en los ltimos
aos.
Rosaura e Ins, que en realidad no son mellizas pero crecieron como si lo fueran,
encaman personalidades distintas y opciones de vida dismiles. Mientras que Rosaura
decidi buscar fortuna en Huancayo, para despus dar el salto a la gran ciudad, Ins
nunca pudo abandonar Huaguil; no encontr las fuerzas necesarias para abandonar a su
madre. Al elegir la figura de dos hermanas en la ficcin, Zorrilla logra presentar las


88
mundo, no? [... ] En el Per [... ] todos somos cholos, si no indios o negros o zambos
(398).
El teniente Delmonte, por su parte, tan perfumado, y con sus botas de oficial y
ese aire de blancn y mandams (226), tiene una actitud semejante a la de Palomeque.
No puede contener su ira cuando descubre que el doctor Morales no puede aplicarle el
neumotorax: ¡Tena que ser un hospital de cholos y de indios, a cargo de un medicastro
irresponsable! (225).
Ante sus amigos de escuela Claudio disimula su aficin por la msica y la
literatura y esconde su amor por Leonor Uscovilca, la cholita de Yauli de quien est
enamorado. Claudio sabe que sus amigos tienen prejuicios contra las chicas del campo,
las cholitas, por lo que decide callar su relacin con Leonor. Los gustos de nuestro
protagonista no pasan desapercibidos ante sus amigos. Ellos saben que Claudio sera
capaz de casarse con una chica de lliclla y de polleras (117). Llegado el momento
Claudio supera su vergenza y confiesa no slo que le gusta Leonor sino que realmente la
quiere. Adems, saca a relucir el hecho que su abuela materna, Marta Josefina Gonzlez,
fuese de Mito y que tambin vistiese faldelln y lliclla. Resulta interesante destacar que a
pesar de burlarse de Claudio, sus amigos son los primeros en estar detrs de una
cholita. Ellos no se perdan la oportunidad para ver cholas bandose en el ro, o ver a
las pallas bailando la huaylija.
El amor
Pas de Jauja constituye tambin un aprendizaje en lo que se refiere a las
cuestiones del amor y el sexo. Existen dos mujeres en la vida de Claudio: Elena
Oyanguren, una paciente del Sanatorio Olavegoya que padece de tuberculosis y Leonor
Uscovilca, una cholita serrana, cuyo apellido revela claramente su procedencia andina.


19
su comunidad. Si bien se desplazan temporal y geogrficamente, mantienen conexiones
con su comunidad, no dejan de estar ligados a ella, no dejan de tener identidad. Como
bien lo seala Antonio Cornejo Polar, el migrante tiende a repetir en la ciudad los modos
de produccin y de relaciones sociales como la reciprocidad, la operatividad econmica
de la familia ampliada o el simple padrinazgo, que difcilmente se incorporan a las
normas del capitalismo moderno (842).
Los migrantes seran entonces sujetos idneos para hacemos comprender el viaje
cultural. Al percibir al sujeto migrante como viajero, entraran en crisis las nociones
esencialistas de identidades puras concentradas en espacios dadores de sentido,
vulneradas, distorsionadas o alienadas en cualquier elemento externo que las tocara o
entrara en contacto con ellas (147).
El viajero o migrante se acerca a otro concepto importante proveniente de la
filosofa post-modema francesa: el rizoma, concepto elaborado por Giles Deleuze y
Flix Guattari en su libro A Thousand Plateaus: Capitalism and Schizophrenia (1994). En
el captulo introductorio de este libro, Deleuze y Guattari desarrollan una crtica de las
construcciones arbreas que suponen un orden estricto, una verticalidad y proponen, en
su lugar el concepto de rizoma. El rizoma es un tipo de raz que, a diferencia de la raz
del rbol, se extiende simultneamente en muchas direcciones: a rhizome has no
beginning or end; it is always in the middle, between things, interbeing, intermezzo (25).
Consecuentemente, nos remite a la multiplicidad, a la heterogeneidad, a la hibridez.
El paradigma rizomtico es regido por los siguientes principios: (i) el principio de
la conexin y de la heterogeneidad. Es decir, cualquier punto del rizoma puede estar
conectado a otro; (ii) el principio de la multiplicidad. El rizoma nunca puede ser reducido


CAPITULO 2
UN MESTIZAJE DIFERENTE
Recientemente, los estudios culturales latinoamericanos han modificado la
perspectiva de anlisis y estudio de la cultura latinoamericana. En lugar de
aproximaciones totalizantes, stos han abierto las puertas a nociones que permiten
acercarse a la cultura de la regin de una forma acorde con su realidad. Es en el marco de
este contexto que surgen discusiones y nuevas propuestas tanto en el campo de la
literatura como en el de la antropologa que se constituyen fundamentales para la
realizacin de este trabajo.1
El inters por lo hbrido y heterogneo responde sin lugar a dudas al hecho que
vivimos en un planeta internacionalizado, en el que la reduccin de las distancias
mediante la rapidez del transporte o la fluidez de las comunicaciones, hace inevitable la
percepcin de las diferencias y de la multiplicidad de las interconexiones y de los
procesos de interaccin cultural (Garca Bedoya 53).
Si bien se trata de conceptos que se han puesto de moda en los ltimos veinte
aos, conviene resaltar que todos estos fenmenos estudiados hoy en da como la
hibridacin no son nuevos. Como bien lo seala Rita de Grandis ya en 1928 Robert Park
1 Este estudio no se atiene a categoras estrictamente literarias y, ms bien, incorpora
categoras de la antropologa y otras ciencias sociales que permitan una lectura diferente.
5


119
confusin y detonaciones sin poder encontrar la salida. El campo minero no es de una
sola fila como Ximena haba credo (218). Hay otras viviendas parecidas, quemndose o
chamuscadas y el humo la hace toser y lagrimear. Ximena no sabe bien qu hacer ni
dnde ir pero encuentra refugio en una choza donde se esconden una mujer y un nio
indio de su edad. Al principio, ambos rechazan su presencia ya que les traera mala
suerte pero finalmente permiten que Ximena se quede all con ellos (219). La mujer sale
en busca de su marido y Ximena permanece sola con Pablo. Mientras que esperan la
llegada de los padres de ste, Ximena se entera por el nio las causas que han llevado a la
huelga. Anteriormente su familia haba tenido una chacra grande y varios animales pero
haba perdido sus tierras cuando el dueo de la hacienda haba comprado toda la tierra de
los campesinos de ese lugar. A pesar de que el hacendado los haba tratado con
cordialidad en un principio, ofrecindoles trabajo y cerveza, rpidamente haba cambiado
de actitud llamndolos sediciosos cuando los indios haban comenzado a reclamar sus
derechos. A los indios no les haba quedado otra cosa que irse a trabajar a la
fundicin. Sin embargo, no tuvieron mejor suerte, ya que pronto llegaron los gringos,
dejndolos sin agua para sus rebaos y murindose de hambre.
La rebelin nos presenta la verdadera cara de la compaa: no es slo usurpadora
de tierras sino tambin dominadora y explotadora de los indios y obreros que trabajan
para ella en condiciones infra-humanas. De hecho, este episodio nos recuerda el esquema
bsico de la novela indigenista tradicional basado en despojos y usurpaciones hasta un
punto en que se producen o el aniquilamiento del indio o una respuesta violenta, que si
bien es heroica, est destinada al fracaso.


115
y el buen nombre de sus apellidos de sociedad provinciana por el balcn para vivir como
se le dio la gana (104).
En efecto, la abuelita de Ximena, os transgredir el rol que la sociedad patriarcal
le haba asignado ya que no estuvo dispuesta a sacrificar su libertad. Tal actitud, sin
embargo, no estuvo libre de tener consecuencias: ella fue duramente criticada no slo a
nivel familiar sino tambin a nivel social por lo que fue encerrada primero en Lima y
luego en la hacienda.
Si la mujer que busca zafarse de las riendas que le impone la sociedad es
duramente criticada, igual o peor camino corren aquellas que mantienen relaciones extra-
matrimoniales. La tejedora y Casilda nos ofrecen claros ejemplos de mujeres que han
osado romper con el orden social y han sido, por lo mismo, duramente castigadas. A
pesar de que la tejedora le llega [a Ximena] envuelta en una historia de misterio (93),
nos enteramos que se trata de una mujer que decidi abandonar a su marido y sus hijos
para empezar una nueva vida con Robertson, un mecnico que ella conoci en Trujillo.
Esta trasgresin, el estar amancebados (110), hizo que Robertson perdiera su trabajo. A
pesar que Robertson y la tejedora viven ahora en el valle del Mantara y a pesar del
tiempo transcurrido, el pap de Ximena, es extremamente crtico acerca de esta unin.
Esta actitud no debe constituir una excepcin ya que la tejedora vive en un estado de
tristeza permanente porque sabe, en el fondo, que ella est condenada (116). Es decir,
ella es consciente de que os transgredir los cnones impuestos por la sociedad, por lo
que lleva una culpa que probablemente la acompaar por el resto de sus das.
6 La ta Alejandra tambin constituye una excepcin a la regla. Ver seccin Los dos
caminos de la sexualidad.


60
opciones de vida distintas. Sin lugar a dudas, se trata de uno de los autores que ha logrado
incorporar diferentes universos socio-culturales, constituyendo por este motivo sus
relatos fiel reflejo literario de la rica y contradictoria pluralidad de la realidad peruana.
Edgardo Rivera Martnez (Jauja, 1933) es un caso especial dentro de la
Generacin del 50, ya que el reconocimiento de su obra tiene lugar recin en las ltimas
dcadas. Desde entonces ha publicado El visitante ( 1974), Azurita (1978), Enunciacin
(1979), Historia de Cifor y de Camilo (1981), ngel de Ocongate v otros cuentos (1986),
y las novelas Pas de Jauja (1993), y A la hora de la tarde y los juegos (1997). Ciudad de
fuego (2000) incluye tres novelas cortas, la que da ttulo al tomo, El visitante y la
indita Un viejo seor en la neblina.
Su novela Pas de Jauja ha sido recibida favorablemente por la crtica. De hecho,
se la considera como una gesta al mestizaje por la valoracin positiva que presenta el
mismo. Para Edgardo Rivera Martnez, la condicin mestiza no representa un problema
sino una opcin, una posibilidad para la nacin peruana.
El grupo narracin
A fines de los sesenta surge un grupo de escritores que decidi involucrarse de
manera activa en el proceso poltico del pas: el Grupo Narracin. Este grupo surgi en el
marco de una serie de importantes eventos polticos, ideolgicos y sociales. Mientras que
en el mbito internacional se daba la ruptura del Partido Comunista de la Unin Sovitica
y del Partido Comunista Chino, as como la Revolucin Cultural en la China Popular, en
el mbito latinoamericano se viva con euforia la Revolucin cubana. Estos eventos,
como lo seala Miguel Gutirrez haban puesto en primer plano en los crculos
7 Fiesta que nos recuerda la fiesta del turupukllay alrededor de la cual se centra la novela
Yawar Fiesta.


166
. El unicornio. Lima: J. Meja Baca, 1963.
. El visitante. Lima: Ediciones de la Clepsidera, 1974.
. Enunciacin. Lima: Lasontay, 1979.
. Historia de Cifor v de Camilo. Lima: Lasontay, 1981.
. Hombres, paisajes, ciudades. Lima: Lasontay, 1981.
. Imagen de Jauja 1543-1880. Huancayo: Universidad Nacional del Centro, 1969.
. Libro de amor y de las profesas. Lima: Pesa, 1999.
. Pas de Jauja. 3rd. ed. 1993 Lima: Editorial Pesa, 1997.
. Pas de Jauja o una utopa posible. Boletn del Instituto Francs de Estudios
Andinos (1999): 278-293.
Rodrguez, Csar Atahualpa. La torre de las paradojas. Buenos Aires: Editorial Nuestra
Amrica, 1926.
Rodrguez Robles, Mara Elena. Migracin y violencia: jvenes ayacuchanos y
huancavelicanos en la ciudad de Lima. Lima. Aspiraciones, reconocimiento y
ciudadana en los noventa. Carmen Rosa Balbi ed. Lima: Pontificia Universidad
Catlica del Per, Fondo Editorial, 1997.
Rosas Paravicino, Enrique. La novelstica andina post-arguediana. Sieteculebras 11
(1997): 4-7.
Saco, Jos Antonio. Coleccin de papeles cientficos, histricos, polticos y de otros
ramos sobre la isla de Cuba: va publicados, ya inditos. La Habana: Direccin
General de Cultura, Ministerio de Educacin, 1960-1963.
Sanders, Karen. Nacin y tradicin. Cinco discursos en tomo a la nacin peruana. 1885-
1930. Lima: Fondo de Cultura Econmica, 1997.
Samaniego, Antenor. Cntaro. Lima: D. Miranda, 1944.
. El pas inefable. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 1948.
. Yarav. Lima: n.p., 1951.
Sarmiento, Domingo Faustino. Civilizacin y barbarie: vida de Juan Faundo Quiroga.
Mxico: UN AM, 1972.
Seligman, Linda. To be in between: the cholas as market women. Comparative Studies
in Society and History 31:4 (1989): 694-721.


72
econmicos, ya que fue justamente Jos Mara Arguedas quien se aboc al estudio del
Valle del Mantara y las causas que explicaran las caractersticas particulares de la ciudad
de Jauja. En su estudio Evolucin de las comunidades indgenas. El Valle del Mantara v
la ciudad de Huancayo: un caso de fusin de culturas no comprometidas por la accin de
las instituciones de origen colonial (1957), Arguedas identific las causas histricas que
determinaron la excepcional evolucin de las comunidades indgenas del valle. Arguedas
consideraba que la singularidad del status del indio y del mestizo en el valle del Mantara
haba sido definida en el perodo inicial de la conquista. Esta situacin especial se debera
a dos causas principales: la alianza que los huancas concertaron con los espaoles para
combatir las fuerzas de Atahualpa, y la ausencia de minas que incentivasen la instalacin
de espaoles en el valle. Aunque Arguedas centra su anlisis en el perodo inicial de la
conquista, hace referencia tambin a la construccin del ferrocarril central, ya que ste
transform la regin en uno de los centros comerciales ms activos de la regin andina.
En palabras de Nelson Manrique: Como consecuencia de estas especiales circunstancias
histricas, en el Valle del Mantara no se habra producido el despojo de las tierras de los
indios por los encomenderos ni el establecimiento de las relaciones de yanaconaje y
servidumbre tan caractersticos de los otros valles interandinos (83).
En la novela varios de los personajes reconocen la singularidad de Jauja tanto en
lo que se refiere al trato a los indios como al clima. Mitrades, el extrao e intrigante
personaje a cargo del mortuorio pudo observar el feudalismo primitivo que caracteriza
a otros lugares de la sierra, particularmente durante un almuerzo en Acoria, donde los
hacendados les tiraban a los indios un poco de papas, de restos de came, de huesos, como
si fueran perros (85). Leyendo a Maritegui, Mitrades ha podido confirmar que Jauja


103
Sin embargo, Ximena pronto se da cuenta que Cintia carece de toda personalidad
y que su comportamiento se reduce a cumplir las limesimas reglas de etiqueta que la
madre le ha enseado: Cintia se sirve de todo lo que le ofrecen. Hasta los huevos
viscosos y mal fritos se los come sin hacer ascos. Cuando por fin termina se limpia los
labios cuidadosamente con la servilleta y cruza los cubiertos sobre el plato esperando la
orden (58). Ms an, Cintia no comparte la fascinacin que Ximena siente por las
figuras de los libros ni por las maravillosas historias que la Paulina o la Raimunda
cuentan mientras hacen el manjar blanco o pican con destreza las verduras. Adems, le
tiene miedo al To Jorge, al abuelo, a los peones, y a las sirvientas. Estas obvias
limitaciones hacen que Ximena vaya perdiendo su timidez, que ya no se sienta ni tan
hurfana y ni tan ridicula y ms bien, la impulsan a drselas de gua conocedora de
todos los secretos que encierra el valle. As se le olvidan los bucles rubios de Cintia (que
Ximena ansia tanto poder tocar, oler y sentir), los vestidos de organza y el hecho de que
Cintia sepa tocar Para Elisa en el piano.
A pesar de que la visita de los primos la introducen a un mundo totalmente
diferente al suyo, es slo cuando Ximena va de vacaciones con su familia a la playa que
ella realmente percibe la diferencia entre la sierra y la costa. En la costa la gente mira de
otro modo que en la sierra, y responde de manera insistente, impertinente, sin rehuir,
esquivos, la mirada (135). Adems, el costeo no es amable: no cede el paso en las
veredas, va a lo suyo y a veces roza a las personas o las atropella sin siquiera detenerse a
pedirles perdn (163). No slo es la gente menos amable sino que su charla es
estridente. Se trata de un mundo donde impera el individualismo.


47
Para este autor, estimular la incorporacin del elemento indgena en la sociedad
peruana es algo no solamente imposible sino tambin indeseable. Para l, al igual que
para los representantes de la Generacin del 900, los indios deben ser civilizados, ya que
son seres primitivos totalmente incompatibles con los objetivos de la modernidad. Es
decir, para Mario Vargas Llosa, no es posible la integracin de esos dos universos
culturales. Se trata de una eleccin, y en el marco de la misma, opta por lo que l
considera la modernidad, el desarrollo, la civilizacin.
Por otro lado, hemos podido apreciar cmo las ciencias sociales se han abocado al
estudio de uno de los fenmenos sociales ms importantes en el Per: la migracin
masiva del campo a la ciudad. Esta migracin cambi sustancialmente y de manera
irreversible la fisonoma de la ciudad y el campo, dando origen a nuevos espacios
sociales en donde confluyen lo andino y lo criollo, lo negro y lo asitico, probando de
esta manera que la existencia de una poblacin indgena no es incompatible con los
postulados de la modernidad.
La narrativa no ha permanecido al margen de estos fenmenos. Son muchos los
narradores y poetas que han escrito sobre el ande y sus transformaciones as como la
transformacin de la ciudad de Lima. Respecto al mestizaje, Antonio Cornejo Polar
seala: Es este un asunto que no slo no ha perdido importancia sino que bajo distintas
formas preside la construccin de varias de las ms importantes novelas peruanas de los
ltimo aos (Profeca 30). El presente estudio concuerda con lo manifestado por
Cornejo Polar ya que consideramos que hay una serie de escritores que han analizado la
escisin o fragmentacin que caracteriza al sujeto que debe vivir entre dos universos
culturales, y nos atreveramos a decir que paulatinamente, a lo largo del Siglo XX el


IDENTIDADES MESTIZAS: UNA APROXIMACION A LA OBRA DE EDGARDO
RIVERA MARTINEZ, LAURA RIESCO Y ZEIN ZORRILLA
By
MARTHA CUBA-CRONKLETON
A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL
OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT
OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF
DOCTOR OF PHILOSOPHY
UNIVERSITY OF FLORIDA
2001


131
siquiera. Si no vives para convertirte en otra clase de hombre, no s
entonces para que vivo yo, para que hemos vivido pap y mam y todos
los que hemos vivido hasta ac. (135)
Charly no es indiferente a los deseos de sus padres y hermanos. De hecho, se
encuentra en esta terrible situacin por no haber tenido el valor suficiente para
contradecirlos y hacerles saber cules son sus propios sueos, sus ambiciones. Su
frustracin es tal que abandona la universidad en dos ocasiones. En ambas se le presentan
opciones que le hubieran permitido satisfacer sus necesidades al tiempo que ayudar a sus
padres econmicamente. Si bien distaban mucho de lo ansiado por los padres, le hubieran
proporcionado una clara alternativa a su dilema existencial.
La primera vez que Charly regresa Quillabamba, su tierra natal, aduce fatiga
mental. No bien llega a la casa de sus padres, le hace saber a su madre con la conviccin
del que no dar su brazo a torcer: Ya obedec bastante, madre. Pero ahora no volver a
ese infiemo. -[...]- Nunca ms volver all (72). Es evidente que Charly no puede
con la impostura, que no quiere vivir en un mundo al cual no pertenece y anhela volver a
aquel donde l se siente ms a gusto. Sin embargo, ni la madre ni el padre de Charly son
capaces de entender la frustracin del hijo y aceptar su decisin:
La madre crea haberse preparado para enfrentar a las iras, pero cuando el
padre profiri sus palabras y esas palabras se pasearon como burbujas
sueltas por los aires, fue ella quien sucumbi a las penas, y no por ella
misma, ni siquiera por el hijo; por ese hombre al que sospechaba haba
engaado, entregndole un producto contrahecho, imperfecto, un fruto
perdido. (74)
Despus de pasar una noche en vela, el padre de Charly decide ir a conversar con
Delmiro, un mestizo que haba dejado Quillabamba para estudiar en la capital pero que
haba decidido retomar a su tierra natal. Delmiro se vislumbra por lo tanto como la
persona adecuada para pedir consejo. Crees que est loco de verdad? (78), Has visto


42
respecto, cabe sealar que algunos estudiosos como Bourricaud (1970), Escobar (1964) y
Fried (1961) consideraron que el cholo, o desaparecera del ambiente urbano (retomando
al campo) o sera asimilado por la cultura mestiza. En este ltimo caso, estimaron al
cholo como una cultura en transicin, que estaba experimentando un proceso de
aculturacin. Pero, como bien lo seala Linda Seligman, esto no sucedi: el cholo se
convirti en una pieza central en la economa del Per y su poder poltico como
adversarios potenciales al status quo est ganando reconocimiento lentamente. En el
mismo sentido, Guillermo Nugent en El laberinto de la choledad (1992) analiza la manera
en que se ha ido reconfigurando el significado de la palabra cholo, lo que marca nada
menos que los avances de la modernidad en el Per (Dirmoser 10).
La migracin y el migrante
Conforme se fue acelerando el proceso de migracin del campo a la ciudad,
fueron apareciendo nuevos estudios que buscaban reflexionar no slo acerca del
fenmeno de la migracin, ejemplificado en el crecimiento de barriadas, sino tambin
acerca del sujeto que caracterizaba a este fenmeno: el migrante.
En 1984 Jos Matos Mar en El desborde popular v crisis del estado reflexiona
acerca del desborde generado por la masiva migracin del campo a la ciudad, lo que
evidenci la incapacidad del estado para responder a las nuevas demandas de la
poblacin, y la capacidad de los migrantes de adaptar y fusionar innumerables tradiciones
locales en sus esfuerzos por adaptarse a su nueva realidad social y cultural.
Por su parte, Tefilo Altamirano, destaca en Cultura andina y pobreza urbana la
continuidad de los valores materiales y espirituales de los migrantes de origen rural en el
nuevo contexto urbano de fines de la dcada de los 70, contexto que cada da responda
con ms dificultad a sus expectativas y demandas (Rodrguez Robles 65).


37
La visin de las ciencias sociales
En su artculo Panorama de la antropologa en el Per: del estudio del Otro a la
construccin de un Nosotros diverso Carlos Ivn Degregori realiza un interesante
recuento de lo que ha sido la antropologa peruana. En sus principios, se privilegi el
estudio de las culturas primitivas, el estudio del no occidental visto muchas veces con
mirada orientalista (62), luego se pas a la antropologa indigenista y culturalista y por
ltimo al estudio del proceso de cholo en el Per. Ms adelante, la antropologa se
empez a ocupar de uno de los principales fenmenos de este siglo: la migracin. Este
fenmeno que haba empezado ya a fines del Siglo XIX y comienzos del XX, se acelera
de manera asombrosa en las dcadas de los 50 y 60, afectando tanto a la poblacin urbana
como a la rural y produciendo importantes cambios en la estratificacin social que haba
caracterizado al Per hasta entonces. En el marco de esta gran movilizacin social, de
este desborde, como lo llam Matos Mar, apareci un nuevo actor en el escenario urbano
que vino a ocupar un papel sumamente importante y se convirti en objeto de intenso
estudio: el cholo, el mestizo peruano.
Los estudios de Jos Mara Arguedas
Curiosamente, es Jos Mara Arguedas en la dcada de los cuarenta, uno de los
primeros en escribir acerca de aquellas comunidades que estaban pasando por un proceso
de transformacin. Conviene recordar que Arguedas haba estudiado antropologa en la
Universidad Mayor de San Marcos, y se haba desempeado como jefe del Departamento
de Etnologa de la misma, pero como bien lo seala ngel Rama, el novelista haba
opacado al etnlogo hasta casi hacerlo desaparecer (Introduccin ix). Sin embargo,
sus ensayos antropolgicos revelan que Arguedas haba reflexionado obsesivamente
sobre ese tema capital de Amrica Latina que es la formacin de una cultura propia,


6
[...] hablaba del hbrido cultural, especficamente refirindose al fenmeno de
migracin humana y al estatuto del individuo marginal.2
Sin embargo, no siempre se dio este inters por la mezcla por lo heterogneo, por
lo hbrido. Ms bien, las sociedades latinoamericanas buscaban alcanzar un mestizaje
racial y cultural que tenda a la creacin de un producto homogneo y nico, considerado
como requisito indispensable para lograr la constitucin de la comunidad imaginada. En
la exposicin que sigue, efectuar una revisin de los principales postulados en tomo al
mestizaje a nivel latinoamericano.3
El mestizaje y el discurso de la identidad nacional en Amrica Latina
Como fenmeno biolgico, el mestizaje se inicia en la regin latinoamericana con
el arribo de los navegantes hispanos a las Antillas. En un principio, este concepto haca
referencia a la mezcla racial, en el sentido de la gentica de poblaciones. Con el
transcurso del tiempo se le ha dado una connotacin cultural, a expensas del enfoque
biolgico que tuvo en sus orgenes. Este mestizaje cultural comprende hoy a grupos
racialmente no mestizos, como lo son muchas comunidades indgenas de los Andes en
Bolivia, Per y Ecuador (Ansa 93).
Pero el mestizaje no se limita a estos dos significados. El mestizaje tambin
constituy un discurso poltico que estuvo sujeto a una serie de modificaciones con el
correr del tiempo (Martnez Echazbal, Mestizaje 21). Durante el siglo XIX, el
2 Rita DeGrandis, Incursiones en tomo a la hibridacin, una propuesta para discusin: de
la mediacin liguistica de Bajtin a la mediacin simblica de Canclini, Latin American
Studies Association, The Sheraton Washington, Washington, D.C., September 28-30,
1995.
Esta seccin no pretende efectuar un revaloracin del ensayo hispanoamericano, sino
ms bien dar una idea general en tomo a la cuestin que nos interesa.


39
difcil de colonizar (1966), Mitos quechuas prehispnicos (1967). Estos trabajos se
encuentran en la recopilacin que ngel Rama hiciera de la obra etnogrfica de Jos
Mara Arguedas Formacin de una cultura nacional indoamericana, publicada por Siglo
XXI Editores en 1974.
El tema fundamental alrededor del cual giran estos ensayos es el mestizo. Para
Arguedas el encuentro entre occidente y el mundo andino no llevaba necesariamente a la
confrontacin y la violencia. El resultado del encuentro de estos dos universos culturales
dependa del tipo de comunidad indgena que estaba recibiendo el impacto modemizador.
Mientras que las comunidades indgenas econmicamente fuertes, es decir aquellas que
ya haban atravesado un proceso de mestizaje, eran capaces de sobrellevar el asalto de la
cultura occidental, aquellos grupos indgenas de corte conservador, eran incapaces de
resistir el asalto de la misma, desintegrndose as rpidamente.
Como bien lo seala Angel Rama, lo atendi ms en el ensayo que en la novela
[... ] transformndose en su lcido y comprensivo analista (La formacin xvii). La idea
de que Arguedas era un defensor del mestizo no slo fue postulada por Angel Rama sino
tambin por Alberto Flores Galindo, quien como lo seala Fermn del Pino, destac el
hecho de que se daban en Arguedas dos visiones respecto al mestizaje, respecto a lo que
constituye el encuentro de los mundos culturales que caracterizan al Per: una sera la
visin del novelista y otra, la visin del antroplogo (Del Pino 27). Estas visiones
diferenciadas y casi hasta antagnicas se explicaran por el hecho que los personajes del
novelista provenan del sur, mientras que las conclusiones del antroplogo estabaran
basadas en observaciones efectuadas en la sierra central, es decir, la sierra sin haciendas,
con ms hispanizacin y mestizaje (28).


25
Como podremos apreciar, mientras que a principio de siglo el debate se centraba
en el mestizaje como ideologa, como proyecto poltico, en la segunda parte del siglo el
debate se centra en el mestizaje como proceso, como parte integral del desarrollo
econmico del pas. Este captulo tiene un objetivo principal: dar una visin de conjunto
del rol que el mestizaje ha desempeado tanto en el mbito poltico como en el marco de
las ciencias sociales. Para ello, se efectuar una revisin de los postulados elaborados en
tomo al mestizaje por los principales representantes del pensamiento poltico-social
peruano del Siglo XX; y los principales trabajos que han abordado el tema de la
migracin y el mestizo peruano en el marco de las ciencias sociales.
El mestizaje en el pensamiento social peruano a principios del Siglo XX
En el Per, el tpico del mestizaje ha sido abordado a la luz del problema
indgena, cuya discusin se inicia con Manuel Gonzlez Prada a partir de la derrota frente
a Chile en la Guerra del Pacfico (1879-1883) y contina durante la Generacin del 900 y
la Generacin del Centenario.1
Manuel Gonzlez Prada
El fracaso peruano ante Chile desencaden un debate acerca del Per y su
situacin y llev a intelectuales de diferentes procedencias a preguntarse: Qu es el
Per? Quines lo conforman? Quin constituye el verdadero representante de la nacin
peruana? El primero en tratar de entender la derrota peruana fue Manuel Gonzlez Prada
(1844-1918) quien cuestiona el porqu del fracaso. Slo encuentra una explicacin: la
condicin servil del indio, a quien describe como un hbrido con los vicios del brbaro y
sin las virtudes del europeo (236). Cmo salvar al indio? Cmo devolverle su
1 Caracterizada por el discurso indigenista.


CAPITULO 4
EL MESTIZAJE EN LA LITERATURA PERUANA
En el captulo anterior hemos visto cmo a partir de los postulados de Gonzlez
Prada, la Generacin del Novecientos y la Generacin del Centenario se plantearon
diferentes imgenes del Per con el objetivo de encarar los grandes problemas del pas.
As, mientras que a principios del siglo XIX la imagen que se tena del Per era la de un
pas hispnico, a principios del siglo XX, sta es la de un pas inminentemente indgena.
Los aportes de estas generaciones son importantes no slo porque constituyen un
camino obligatorio para quien pretende acercarse al problema de la nacin peruana y su
identidad, sino tambin porque tuvieron una fuerte influencia en la narrativa de entonces
y en la de hoy en da. Un ejemplo claro lo constituye la escritora Clorinda Matto de
Turner, cuya obra Aves sin nido (1889) es considerada como la primera novela
indigenista del Per, y aunque para 1888 ella deba tener muy adelantada su novela
[...] es claro que sinti el impacto del pensamiento de Gonzlez Prada (Cornejo Polar,
Literatura y sociedad 38). Otro ejemplo lo constituye el caso del escritor Mario Vargas
Llosa quien considera que la existencia de una poblacin indgena es incompatible con la
creacin de una sociedad moderna:
Tal vez no hay otra manera realista de integrar nuestras sociedades que
pidiendo a los indios pagar ese alto precio, tal vez el ideal, es decir la
preservacin de las culturas primitivas de Amrica, es una utopa
incompatible con otra meta ms urgente: el establecimiento de sociedades
modernas, en las que las diferencias sociales y econmicas se reduzcan a
proporciones razonables, humanas, en las que todos puedan alcanzar al
menos, una vida libre y decente. (811)
46


93
melodio de la iglesia una versin puramente instrumental del Ladate Dominum y la
msica de un himno religioso andino que haba encontrado entre los papeles del abuelo y
cuya versin haba trabajado en el piano. En la ejecucin de ste ltimo:
Se juntan y transfiguran [... ] la msica de la huaylija y del pasacalle del
arpista apurimeo, y la de los huaynos que cantaba, entre cuento y cuento,
Marcelina, y la de los yaraves que recogas con tu madre. Y renacidos son
entonces, bajo su conjuro, los espritus de Euristela y de Ismena de los
Heros, y de su padre y de Antenor, mas no para comparecer ante un Dios
de majestad implacable, sino para ingresar a un mundo difano y luminoso
como el que celebra Fox Caro. Y a travs de ti cantan el alma de la tierra y
de los cerros, el agua de las lagunas y el agua del Yanasmayo, y la lluvia
primordial, el viento, el rayo. Y la sangre de los amarus, alzndose de la
tierra y de la noche, y la frescura de la sullawayta, recobrada para siempre.
Alborozada certeza que deja en segundo plano ese anterior sentimiento de
aterrada sumisin ante el Dios de los Salmos. Exaltacin no ya de la
muerte sino de la vida. Ah, luz resplandeciente... (545-546)
Claudio termina su ejecucin tremendamente emocionado. Contrario a lo que l
esperaba, el padre Monteverde no lo reprime por haber tocado una versin instrumental
del Ladate Dominum y un himno andino. Todo lo contrario, lo felicita efusivamente,
como tambin lo hacen el Sr. Radelescu, su madre, ta y hermana, y Don Fox. Al salir de
la iglesia Claudio ve a Leonor:
Vestida de azul, muy bien peinada y que, venciendo su timidez, se
aproxima y junta su rostro al tuyo, y te besa despus en la mejilla, sin
importarle que la vean, como tampoco te importa a ti. Y es junto a ella, y
como en sueos, que bajas por las gradas del atrio, en esa hora temprana.
Laurita se da vuelta y te mira y sonre, y no parece sorprendida al ver
quin est contigo. Brilla el sol y el aire es lmpido, clarsimo. (548)
El mensaje es claro: Claudio ha superado sus inseguridades y es capaz de
encontrar una integracin entre los dos mundos que le ha tocado vivir. La cultura
occidental y la cultura andina se han sintetizado en un franco proceso de mestizaje. Todo
nos hace suponer que l lograr hacer realidad su sueo de tener una casita frente a la
laguna de Paca y casarse con Leonor.


83
Las leyendas que le contaba Marcelina estn relacionadas tambin con la creacin
del hombre y el nacimiento del ro Mantaro:
Cuando los amarus se hundieron, uno en la laguna de Yanamarca, y otro
en Janchiscocha, bajaron las aguas que cubran el valle de Jauja, porque el
ro Mantaro encontr una salida, all por Chongos Bajo. Aparecieron
entonces los hombres y las mujeres, y Ticse Wiracocha vio que no saban
cmo trabajar la tierra, no cmo abrigarse. Compadecido, hizo que el rayo
prendiera unas fogatas en los cerros, y los humanos recogieron all brasas
con qu encender sus bicharras y cocinar sus comidas. As aprendieron
tambin a hacer sus ollas, y despus su ropa y sus herramientas. As fue, y
por eso brillan todava por las noches unas candelas en las cumbres del
Huajlas, de Lasuntay, del Marayrasu. Y por eso vuelven a caer all los
rayos, en las tardes de tempestad. (160)
Para sorpresa de Claudio, su madre y ta escucharon en Ataura las mismas
historias cuando eran nias aunque con algunas diferencias: mientras el Taita Alberto, le
haba dicho a la madre de Claudio que un arco iris aparecera desde el Valle de
Yanamarca hasta las lagunas de Janchiscocha cuando apareciese la flor de sullawayta, la
ta Ins haba escuchado a Felipe Tarijhuamn, otra versin segn la cual el amaru
blanco cantaba como una sirena, y el negro daba unos bramidos horribles (129). Leonor
Uscovilca, la cholita de la cual Claudio est enamorado, tambin conoce el mito del
amaru y aunque no siente la misma fascinacin que Claudio, el hecho que le hayan
relatado la historia de nia demuestra la importancia de este mito en los andes centrales
del Per.
Otro personaje que comparte una raz comn con los mitos y las leyendas que
contaba Marcelina es don Fox Caro, un carpintero que se dedica a la confeccin de
atades. Si bien Don Fox vive de la muerte ajena, predica su fe en la vida con poticos
sermones sobre el agua, la luz y la alegra, lo que le ha ganado un grupo de seguidores
que lo busca frecuentemente en su casa. No todo los pobladores de Jauja se sienten
atrados por las prdicas del carpintero: la ta Marisa opina que don Fox es raro, incluso


ACKNOWLEDGMENTS
This dissertation could not have been prepared without the assistance of many
people, all of whose contribution is acknowledged with gratitude. My committee chair,
Dr. Andrs Avellaneda, guided me throughout the dissertation process. His
encouragement and help, particularly when I was in Brazil and Bolivia is sincerely
appreciated. I am also grateful to the other committee members, Drs. Reynaldo Jimnez,
Diane Marting and Tony Oliver Smith for their teachings, suggestions and insights at
different stages of this work.
I particularly appreciate Washington Delgado, a dear friend who introduced me to
Manuel Baquerizo, one of the persons who has been key to the writing of this
dissertation. Without Manuels encouragement, advice and assistance, I could have never
finished it.
I would also like to thank the various writers who were kind enough to welcome
me in their homes to offer guidance: Edgardo Rivera Martinez, Miguel Gutirrez, Tulio
Mora, Porfirio Meneses, and Toms Escajadillo. Special thanks to Ricardo Gonzlez
Vigil for spending a considerable amount of time on the phone with me even though he
was so busy. Particular thanks to Zen Zorrilla who not only provided me with valuable
information but with teachings that I shall never forget. His friendship and support have
forever changed my outlook on life and literature.
iii


54
En El mundo es ancho y ajeno (1941) Alegra opta por una perspectiva totalmente
diferente al narrar la lucha de una comunidad sin desligarse de la realidad nacional. La
figura de Benito Castro ocupa un lugar importante en tanto representa la introduccin en
una sociedad tradicional de los valores de una sociedad moderna (Cornejo Polar,
Literatura y sociedad 79). Esto permite apreciar la transformacin del indio en cholo, es
decir, el proceso de transculturacin del indio en mestizo.
El cholo o mestizo presentado por Ciro Alegra contrasta de sobre manera con el
cholo de la primera narrativa arguediana, en donde la figura del mestizo es inexistente.
Efectivamente, en el libro de cuentos Agua no hay lugar para los mestizos (Manrique,
Jos Mara Arguedas 78). Al respecto, Cornejo Polar destaca lo siguiente: Agua se
caracteriza [... ] por concebir el mundo andino como una realidad insular, casi por
completo ajena a la sociedad nacional en su conjunto, y por comprenderlo como una
entidad tajantemente dicotmica en la que contiende slo dos grupos sociales: los indios
y los terratenientes (Literatura y sociedad 80).
Este vaco se corrige en la narrativa posterior. Tanto en Yawar Fiesta (1941)
como en Todas las sangres (1964) y El zorro de arriba y el zorro de abajo (1971),
Arguedas nos presenta una realidad diferente, que refleja los cambios que estaban
teniendo lugar en la sociedad peruana. En Yawar Fiesta se vale de la celebracin del
turupukllay para mostrar el conflicto cultural que caracteriza a sus personajes4 y cmo los
puquianos que residen en Lima han sufrido y/o sufren un rpido proceso de aculturacin,
proceso que no necesariamente implica romper con la tierra materna sino ms bien
4 Estudiada tambin por el socilogo francs Francois Bourricaud en su libro Poder y
sociedad en el Per. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, Instituto Francs de Estudios
Peruanos, 1989.


In conclusion, three distinct images regarding mestizaje have been identified in
the fiction of these three authors: mestizaje as the successful negotiation of values
allowing a dialogue between different cultures; mestizaje as a stigma that generates, not
only frictions among cultures, but also fragmentation and confusion; and mestizaje as the
partial loss of cultural identity. In other words, it is a process of acculturation.
IX


106
pasado andino, Ximena la sorprende en un estado de desolacin luego de que los
esfuerzos de la mam de Ximena por ayudar a los indios del hostal fracasan.
Tanto Casilda como Libertad viven una de las encrucijadas que caracterizan al
migrante: no logran asimilarse totalmente al nuevo grupo socio-cultural y racial al que
ansian pertenecer, y por otro lado, ya no son aceptadas dentro del grupo socio-cultural y
racial de donde proceden.
No hay duda que la costa, la capital, se presenta como cuna de oportunidades. El
atractivo que sta representa se hace evidente de manera ms clara cuando Ximena
descubre a la pareja de indios ayacuchanos que est escondida en el hotel. Esta escena
muestra una realidad concreta: la del migrante andino que deja su tierra con la idea de
encontrar un futuro mejor para slo hallar la tristeza, el aislamiento y un abuso
desmedido por parte de los costeos. Al incorporar a la pareja de indios ayacuchanos,
Riesco anula brillantemente lo que hubiese podido parecer una visin dicotmica de la
realidad. La sierra y la costa no se presentan como entidades separadas sino que aparecen
profundamente ligadas ms all de cualquier simplismo dualista. De esta manera, Riesco
logra presentar as una realidad nueva, que aunque ms compleja, refleja de manera ms
adecuada el Per de nuestros das.
No obstante, lo ms importante del encuentro de Ximena con sus primos y de sus
experiencias en la playa, es que estos eventos hacen tambalear la concepcin del mundo
que ella haba tenido hasta ese momento. Ximena siempre estuvo consciente de la
existencia de dos mundos: el andino y el occidental. Estos eran mundos que ella poda
diferenciar claramente y en los que se desenvolva con tanta facilidad que en realidad
consistan para ella un mundo unitario. Sin embargo, es a raz de su experiencia en la


86
como opuestas, ni el encuentro de las mismas constituye un elemento desestructurador en
la vida de Claudio, como lo insina su ta: debes andar trastornado, sobrino, porque de
un lado te obsesiona ese mito andino, y del otro deambulas por entre los dioses y
guerreros de la Ilada, y tanto que sueas con Palomeque vestido de Troyano (130).
Como hemos visto, Claudio encuentra ms semejanzas que diferencias, lo que le permite
disfrutar de cada mundo sin que esto implique el sacrificio de uno de los mismos: Jauja
se iba llenando de figuras homricas, o cuando menos griegas, que sin ningn problema
convivan con muchachas danzantes de huaylija, y donde coincidan el eco lejano de los
' dioses del Egeo con el de las sierpes aladas de los mitos del valle del Mantaro (83).
Las voces disonantes
Si bien en Pas de Jauja destacan personajes que encuentran posible y viable la
conjuncin de culturas, existen otros que se manifiestan abiertamente en contra del
mestizaje. Como bien lo seala Blas Puente Baldoceda, no todos coinciden con la idea
de un mestizaje armonioso, ya que en dicho contexto social de familias criollas y
mestizas, la cultura occidental es fuerte y no se ocultan los prejuicios contra la cultura
nativa y la raza india (233). Dentro de esta manera de pensar se hallan Mercedes
Chvarri, Palomeque, uno de los peluqueros de la ciudad, el teniente Delmonte y los
amigos de colegio de Claudio.
Mercedes Chvarri es la profesora de piano de Claudio. Desde la primera clase,
ella le advirti que no era bueno entreverar la msica clsica con la msica popular y la
folklrica (55). Esta observacin no le agrad a su alumno quien se prometi que
nunca abandonara por ningn motivo los aires de su tierra (57). Slo en la presencia de
su profesora de piano, Claudio finge haber renunciado a la msica andina y le da duro
al mtodo Lemoine y Czemy, porque de esa manera ella cree que su pupilo lograr


162
. El cuento peruano 1980-1989. Lima: Ediciones Cop, 1997.
. La narrativa peruana despus de 1950. Lexis VIII.2 (1984): 227-248.
. Prlogo. Poesa peruana del siglo XX. Vol.2 Lima: Ediciones Cop, 1999. 25-30.
Guevara Paredes, Mario. Cazador de gringas y otros cuentos. Lima: Sieteculebras, 1995.
. Gringa Hunter and Other Stories. Trans. Mark Cox. Lima: Sieteculebras, 1998.
Guilln, Nicols. Sngoro cosongo. 1931 Quito: Libresa, 1997.
Gutirrez, Miguel. Babel en el paraso. Lima: Colmillo Blanco, 1993.
. El viejo saurio se retira. Lima: Milla Bartres, 1968.
. Hombres de caminos. Lima: Horizonte, 1988.
. La destruccin del reino. Lima: Milla Bartres Editorial, 1992.
. La generacin del 50. Un mundo dividido. Historia v balance. Lima: Editorial
Labrusa, 1988.
. La violencia del tiempo. Lima: Milla Bartres, 1991.
. Los andes en la novela peruana actual. Lima: Editorial San Marcos, 1999.
. Poderes secretos. Lima: J. Campodnico, 1993.
. Sobre el Grupo Narracin. Kohut, Saravia and Rose, eds. Literatura peruana hoy 47-
57.
Higgins, James. Mitos de los sectores emergentes en la narrativa peruana actual. Kohut,
Saravia and Rose, eds. Literatura peruana hoy 99-105.
Isaacs, Jorge. Mara. 4th ed. Santiago de Chile: Editorial Zig-Zag, 1967.
Jara, Cronwell. Baba Isam, cimarrn, ora por la santa muerta. Lima: Eco del Bho, 1989.
Cazador de gringas y otros cuentos. Sieteculebras 12 (1998): 14-15.
. Don Rmulo Ramrez, cazador de cndores. Piura: Centro de Investigacin y
Promocin del Campesinado.
. Las huellas del puma. Lima: Peisa, 1988.
. Montacerdos. Lima: Lluvia Editores, 1981.
. Patbulo para un caballo. Lima: Mosca Azul Editores, 1989.


127
adentraban en el conflicto y desgarramiento que dichos procesos migratorios generan en
el individuo que se convierte en residente de una nueva localidad, y como consecuencia
enfrenta nuevos desafos a su identidad.
Dos ms por Charly y Las mellizas de Huaguil tienen exactamente ese objetivo:
mostrar como el sujeto reacciona al quebrarse la lgica que guiaba su vida hasta
entonces. En estas novelas Zorrilla nos presenta dos visones del mestizaje: o el mestizo
resulta ser un ser dbil, que fracasa en su intento por conciliar los dos mundos que lo
caracterizan (Dos ms por Charly), lo que lo lleva indirectamente a su propia destruccin,
o el mestizo es un ser que aunque alcanza el xito, reniega de su raz andina y procura
ms bien borrar todo vnculo con su pasado indgena (Las mellizas de Huaguil).
Dos ms por Charly
Esta primera novela de Zorrilla narra la historia de un joven provinciano, Carlos
Guzmn que es enviado por sus padres a la ciudad de Lima para seguir estudios en la
universidad. Charly, como le dicen sus amigos, proviene de una familia de clase media
quillabambina venida a menos que en un intento por superar su difcil situacin
econmica, decide enviar a su nico hijo hombre a la universidad. Desgraciadamente,
Charly no consigue que los sueos de sus padres se hagan realidad. Se presenta una, dos
veces a la universidad pero no logra ingresar. En su ltimo intento, al enterarse de que su
nombre no figura entre las listas de los recin ingresados, cae desilusionado en llantos al
piso, actitud que otros estudiantes confunden con la emocin del que ha aprobado el
examen de admisin. Sin embargo, no nos enteramos de su fracaso hasta el final de la
ficcin, lo que nos muestra a un narrador diestro que cuenta en su taller narrativo con


CAPITULO 5
EL MESTIZO JAUJINO
Edgardo Rivera Martnez (Jauja, 1933) constituye sin lugar a dudas una de las
figuras ms saltantes de la narrativa peruana de los ltimos tiempos. Su primer libro de
cuentos El Unicornio fue publicado en 1963. Sin embargo, el libro pas prcticamente
desapercibido por la crtica y el reconocimiento de este autor no tendra lugar hasta la
dcada de los 70 (Escajadillo, La narrativa 136). Su obra comprende a la fecha los libros
de cuentos Azurita (1978), Enunciacin (1979), ngel de Ocongate y otros cuentos
(1986) y A la hora de la tarde y los juegos (1996); y las novelas cortas El visitante
(1974), Historia de Cifor y Camilo (1981) y Ciudad de fuego (2000), as como las
novelas Pas de Jauja (1994) y Libro de amor y de las profecas (1999).
La trayectoria intelectual de Rivera Martnez no slo se ha dado en el mbito de la
narrativa sino tambin en el de la investigacin y la docencia universitaria. En el primer
plano, Rivera Martnez ha demostrado siempre un inters por la literatura de viajes
relacionada con el Per, lo que en 1957 le vali una beca en Francia que le permiti
efectuar estudios de investigacin en la Bibliotheque Nationale. Su permanencia en este
pas dio como resultado la tesis que present para acceder al grado de Doctor en
Literatura: El Per en la literatura de viaje europea en los siglos XVI, XVII y XVIII.
Recientemente ha traducido el libro de viaje sobre el Per de Paul Marcoy, cuya edicin
saldr este ao. Rivera Martnez se ha desempeado tambin como catedrtico de la
Universidad Nacional Mayor de San Marcos y de la Universidad del Centro de
69


Recently, the concept of mestizaje has come under heavy scrutiny within the field
of cultural studies. It is still seen as a term highlighting a fusion of multiple cultural,
racial and national differences. However, I propose that we look at this concept with new
eyes. Mestizaje has been a reality in Latin America that has not always resulted in
homogeneity. Mestizaje has been conflictive and has not necessarily resulted in the fusion
of different cultures. I argue that contemporary writers do not present a homogenous
mestizaje identity, but instead that several mestizo identities, often in conflict with one
another can be identified.
Edgardo Rivera Martinez clearly presents the most optimistic perspective on
mestizaje in Peruvian fiction up to the present. His novel, Pas de Jauja, celebrates the
two cultural traditions, Andean and Western, that characterize Peru. Rivera Martinez
proposes a thesis that is clear and straightforward: Mestizaje represents a means of
resolving conflicts that have afflicted Peruvian society since the Conquest.
Laura Riesco, does not share the same perspective concerning mestizaje. As in the
case of Rivera Martinez, her novel Ximena de dos caminos analyzes the attempts to find
a middle road between the two cultures. However, for Riesco, mestizaje produces
fragmented personalities unable to function in the cultural worlds that created them.
The perspective of mestizaje presented by Zen Zorrilla differs considerably from
that of Rivera Martinez and Riesco in that his protagonists dilemmas are rooted in the
transformation of traditional Andean societies. Zorrillas is not an optimistic view of
Perus future. In his opinion, mestizo individuals face three possible outcomes:
fragmentation, acculturation or loyalty to the Andean world.


151
Cuando Ins muere, Rosaura decide llevarse consigo al nieto de Ins, hijo de
Josafat y Tani, a Lima. Aunque Rosaura ya no cambie, al acoger al nio, ella est
aceptando su doble origen, y accediendo a una paz entre las partes antagnicas de su ser.
Conclusiones
Al igual que en el caso de Rivera Martnez y Laura Riesco, la obra de Zen
Zorrilla encama la bsqueda de la identidad. Sin embargo, debemos tener presente que en
la ficcin de este autor, sus personajes constituyen sujetos que salen de sociedades
feudales terratenientes de la sierra y tienen que enfrentar los desafos de una incipiente
sociedad capitalista.
En el caso de Dos ms por Charly el protagonista es un sujeto dbil y sin carcter
que no puede adaptarse a los grandes cambios que se han dado en la sierra del Per.
Charly es un sujeto que tiene an un pie en la sociedad feudal y otro en la sociedad
moderna. Su desgracia: no saber como encontrar el camino que le permita la convivencia
de los dos mundos. Su experiencia migratoria resulta un fracaso. En vez del xito
experimenta la soledad, el desarraigo, el dolor y la angustia. No hay momentos de
'felicidad. Hubiera podido encontrar alternativas que le permitiesen sobrevivir pero
demuestra no tener suficiente carcter.
Las mellizas de Huaguil explora las alternativas de identidad que enfrenta el
sujeto peruano de hoy en da: ser leal al ande o aventarse a la occidentalizacin sin freno.
El mensaje es igualmente desalentador: para triunfar, para salir adelante, es necesario
eliminar cualquier vnculo familiar y cultural con el Ande. La modernizacin y la
tradicin son incompatibles. Sin embargo, como apreciamos hacia el final de la obra, los
esfuerzos de la protagonista por desvincularse del mundo andino no han sido exitosos.


159
Clifford, James. Traveling Cultures. Cultural Studies. New York, London: Routledge,
1992.
Congrains Martin, Enrique. Kikuyo. Lima: Crculo de novelistas peruanos, 1955.
. Lima, hora cero. Lima: Crculo de novelistas peruanos, 1954.
. No una, sino muchas muertes. 1958 Lima: Editorial Peisa, 1988.
Contreras Sosa, Alejandro. Presencia y evolucin del cholo Xauxa. Lima: Ediciones
Libertad, 1955.
. Xauxa. Relatos en tono mayor. Lima, n.p., n.d.
Cornejo Polar, Antonio. Condicin migrante e intertextualidad multicultural: el caso de
Arguedas. Revista de Crtica Literaria Latinoamericana 42 (1995): 101-109.
. Escribir en el aire: ensayo sobre la heterogeneidad socio-cultural en las literaturas
andinas. Lima: Editorial Horizonte, 1994.
. La cultura nacional: problema y posibilidad. Letras. Ao 68, 94 (1997): 121-129.
. La imagen del mundo en La serpiente de oro. La novela peruana. Siete estudios.
Lima: Editorial Horizonte, 1977.
. Literatura y sociedad en el Per. La novela indigenista. Lima: Lasontay, 1980.
. Los universos narrativos de Jos Mana Arguedas. Lima: Editorial Horizonte, 1997.
. Mestizaje e hibridez: los riesgos de las metforas. Apuntes. Revista Iberoamericana
180 (1997): 341-344.
. Nombre de pas: el nombre. Ferreira and Mrquez, De lo andino a lo universal 199-
202.
. Profeca y experiencia del caos: la narrativa peruana en las ltimas dcadas. Kohut,
Saravia and Rose. Literatura peruana hoy 23-34.
. Prlogo. El mundo es ancho y ajeno. Caracas: Biblioteca Ayacucho, 1978.
. Yawar fiesta. Los universos narrativos de Jos Mana Arguedas. Lima: Editorial
Horizonte, 1997. 53-85
Crislogo, Roxana. Abajo, sobre el cielo. Lima: Nido de cuervos, 1999.
De Grandis, Rita. Incursiones en tomo a la hibridacin, una propuesta para discusin: de
la mediacin lingstica de Bajtn a la mediacin simblica de Canclini. Paper
presented at the 1995 meeting of the Latin American Studies Association. The
Sheraton Washington, September 28-30, 1995.


50
muchas veces desastrosa (115), crtica que para Baquerizo no es del todo pertinente, ya
que no todo lo contenido en Charango proviene del autor espaol (24).
Otras figuras igualmente representativas del cholismo literario son Antenor
Samaniego, autor de Cntaro (1944), El pas inefable (1948) y Yarav (1951), y
Guillermo Mercado, autor de Tremos. Libro cholo (1933). Sin embargo, a pesar del gran
nmero de escritores dedicados al cholismo literario, se considera a Luis Nieto como el
verdadero representante de la poesa chola por haber sido quien ms incursion en el
mundo cholo.
Hora Zero
Despus del cholismo, la poesa peruana va hacia otra cosa, busca ser ms
universal y no es hasta la dcada de los 70 que nos encontramos con un grupo de
escritores que quieren dar cuenta de los dramticos cambios que est viviendo el pas: el
grupo Hora Zero.1 Este grupo surgi en una poca de crisis: Son los aos de migracin a
Lima, de la recomposicin tnica del pas, de la cholificacin [... ] que tiene adems
otros componentes como la violencia, la recomposicin poltica, la descomposicin de
clases.2 En su primer manifiesto, Palabras urgentes, los miembros de Hora Zero
buscaron denunciar la situacin imperante en el Per y mostrar su percepcin de la
realidad. Se trataba de una poesa totalmente nueva en tanto reconoca la totalidad del
pas.
1 James Higgins considera que el Grupo Hora Zero viene a ser la expresin literaria de
los emergentes sectores populares de provincias que reclaman una voz y un lugar en la
sociedad nacional (99).
2 Entrevista de Ricardo Delgado Rossi a Tulio Mora.


17
base de un sistema literario nico y homogneo. Al abogar por una literatura nacional, no
solamente se dejaban al margen las literaturas populares y en lenguas indgenas, sino que
tambin se ignoraban las distancias y tensiones existentes entre el referente social y el
cultural, problema que Cornejo Polar resuelve con la propuesta de literaturas
heterogneas.
Dentro de la categora de heterogeneidad, el sujeto ocupa un lugar fundamental.
El sujeto heterogneo es un individuo complejo, disperso, mltiple (Escribir 19),
excepcionalmente cambiante y fluido (Escribir 20), por lo que contrasta radicalmente
con aquel que presenta una identidad coherente y uniforme, complaciente y
desproblematizada (Escribir 20). Este sujeto emite un discurso descentrado,
proliferante y desparramado (Escribir 212). Cornejo Polar considera que esta identidad
heterognea nunca fue cabalmente asimilada en la regin latinoamericana debido a que
siempre buscbamos introyectar como nica legitimidad la imagen monoltica y porque
nos sentamos en falta ante el mundo y ante nosotros mismos al descubrir que carecemos
de una identidad clara y distinta (Escribir 21).
Sin embargo, el concepto de heterogeneidad, como bien lo resalta Mabel Moraa,
se carga de sentido al combinarse con la conceptualizacin de la formacin cultural
andina en tanto totalidad contradictoria (283). En efecto si bien es cierto que Cornejo
Polar reconoce que dentro de la sociedad peruana se da una pluralidad de culturas que
son conflictivas y hasta contradictorias entre s, de nada sirve resaltar la pluralidad y
heterogeneidad si se pierde el horizonte de la totalidad. El concepto de totalidad
contradictoria permite dar cuenta de las mltiples temporalidades y configuraciones
socioculturales que caracterizan al Per y Amrica Latina (Garca Bedoya 85).


100
entre dos mundos culturales diferentes sino tambin lo que significa ser mujer en la
sociedad peruana.
Las diferencias sociales
La vida de Ximena transcurre en una pequea ciudad serrana donde se presenta
un mundo claramente estratificado: por un lado encontramos a una clase burguesa,
conformada por altos funcionarios de una compaa minera, y por otro, a los indios que
trabajan en la compaa o en las casas de sus funcionarios. Los primeros constituyen la
cspide del poder. Ellos viven en una zona especial del pueblo junto con los
norteamericanos quienes representan el modelo ideal de progreso. Los peluches que
Ximena recibe de presente de sus padres, por ejemplo, llaman la atencin de amigos y
sirvientes por su fino y esmerado acabado. Su madre explica que son norteamericanos y
que por eso estn tan bien hechos.
Los indios, por su parte, desempean trabajos en el rea domstica: son peones,
sirvientas, o choferes. Ellos no viven en el mismo barrio que los jefes ni ocupan un rol
central en la novela. Ms bien sirven de trasfondo al pueblo donde vive Ximena. Es decir,
se trata de dos mundos socio-econmicamente diversos. Estos dos mundos claramente
diferenciables reproducen de manera clara la oposicin existente entre el mundo andino y
el mundo costeo, entre la sierra y la costa.
Si bien Ximena se halla plenamente identificada con el mundo andino, ya desde el
primer captulo se hace visible la ambivalencia fundamental que caracteriza a la
protagonista de nuestra novela. Ximena recibe de sus padres unos muecos de peluche.
En un principio, los muecos no parecen causarle la misma fascinacin que a otros
miembros de la familia, la servidumbre o inclusive las visitas que frecuentan la casa. La
admiracin de todos ellos es evidente: ¡Pero que gigantes! ¡Slo en los Estados Unidos!


10
Dentro de esta nueva visin, el mestizaje es considerado como vehculo de
civilizacin y progreso que permitir consolidar una nacin estable e integrada. Para Jos
Antonio Saco, intelectual cubano, el mestizaje representa el remedio a los males que
haban venido afectando a Cuba. Sin embargo, como bien lo resulta Lourdes Martnez
Echazbal, su posicin respecto al mestizaje no resulta de un demostrado antiracismo,
sino ms bien del temor que le infunda la eminente africanizacin de la isla de Cuba
(Positivismo 124). Similares posturas adoptan Nicols Guilln, quien en Sngoro
Cosongo (1931) nos ofrece un prlogo que podra ser considerado como un manifiesto de
la mulatez, al manifestamos el autor que el espritu de Cuba es mestizo, y Gilberto
Freyre en sus conocidas obras Casa-grande e Senzala (1933) y Sobrados e Mucambos
(1936) al reinterpretar el papel del mestizaje en la sociedad brasilea (Martnez
Echazbal, Positivismo 128).
Como se ha podido apreciar, el mestizaje ha generado las ms diversas y
contradictorias opiniones. Mientras que para Vasconcelos el mestizaje constitua toda una
esperanza, para Alcides Arguedas representaba un factor que haba afectado de manera
irreversible a la nacin boliviana. Sin embargo, estas dos vertientes, antagnicas,
esconden una misma ideologa que tiene como antecedente la filosofa positivista, como
base el racismo y como meta el logro del modelo racial y cultural occidental (Martnez
Echazbal, Positivismo 125). El mestizaje no pasaba, en realidad, de ser un discurso
ideolgico que serva para afirmar la igualdad y esconder, ocultar la desigualdad de los
diferentes grupos que conforman la nacin.
A pesar del tiempo transcurrido, se considera an hoy que el concepto de
mestizaje es un trmino demasiado conciliador, demasiado armonizante que desconoce la


143
vender vestidos de novias juntas. Esto implicaba que Aurelia dejase de trabajar para la
duea del negocio donde se desempeaba como costurera y que le robara la clientela:
Ay China, China...Eres el mismo diablo a lo que Rosaura contesta: por vivir, ser rata,
ser diablo, lo que sea (124). A pesar de la energa e insistencia de Rosaura, Aurelia no
acepta la propuesta:
Yo no sera capaz de hacerle eso a la seora. Prcticamente sera sacarle la
vuelta. Y eso, yo no le hara nunca. [...]
Tienes razn dice, no deja de sonrer-. Fjate que yo ni haba pensado en
eso. Claro... La lealtad. (124)
Este intercambio demuestra de manera clara visiones del mundo totalmente
contrapuestas. Mientras que para Rosaura la ambicin personal y el afn de lucro no
tienen precio, as signifiquen la aniquilacin de un semejante, para Aurelia, la lealtad, el
vnculo a nivel humano juego un rol importante.
A pesar de que Aurelia no acepta la propuesta, Rosaura lleva adelante su proyecto
y pasa de vendedora de fruta a ser vendedora de vestidos de novia. Como se puede
apreciar, Rosaura est dispuesta a hacer lo que sea con tal de salir adelante, nada se
interpondr en su camino. Ni siquiera el terrorismo, actitud que resalta de manera clara
con la de su hermana Ins, quien a pesar de vivir las consecuencias de la violencia, no se
le ocurre dejar Huaguil.
Otro aspecto interesante de Rosaura es que ella pareciera no moverse entre la
nostalgia y el presente. Si bien sabemos que al principio se comunicaba con Ins, no era
tanto a causa de la aoranza que senta sino que responda al inters de tener a alguien
consigo que la pudiese ayudar como vendedora de fruta primero y luego en la juguera:
Vente. Se trabaja duro, pero hay plata y eso es lo que importa (41). Inclusive, cuando


33
indigenista de tintes rudamente antimestizos del autor de Tempestad en los Andes haba
dejado el paso a una posicin que vea en el mestizaje la solucin a los problemas de la
poblacin indgena (96).
Jos Carlos Maritegui representa, sin lugar a dudas, una de las figuras ms
saltantes del indigenismo peruano. Para Maritegui, el problema del indio era
esencialmente un problema socio-econmico y no racial. De ah que nos manifieste que
la cuestin indgena arranca de nuestra economa, lo que representaba el
aniquilamiento del sistema feudal y la instalacin de un rgimen socialista.
En sus Siete ensayos de la realidad peruana (1930), Maritegui esboza su tesis
sobre el dualismo peruano. Si bien reconoce que son tres las regiones que caracterizan al
Per, postula que costa y sierra son [...] efectivamente las dos regiones en que se
distingue y separa la poblacin teniendo como consecuencia la dualidad de la historia y
el alma peruanas (177). Maritegui no consider la fusin de culturas como la solucin a
esta dualidad. Para este pensador, el mestizaje produca un tipo social marcado por el
hibridismo y la imprecisin que se traduca en un oscuro predominio de sedimentos
negativos, en una estagnacin srdida y morbosa (299). Como bien lo seala Eugenio
Chang Rodrguez, Maritegui no crea ni en el neo-indio amestizado de Uriel Garca, ni
en la visin utpica presentada por Vasconcelos en su libro La raza csmica (1998). De
hecho, Maritegui consideraba que el nuevo indio de Garca pona demasiado nfasis en
lo espaol, mientras que Vasconcelos suprima o ignoraba el presente.
Maritegui consideraba que en el Per existan dos tipos de mestizos: el mestizo
de la sierra, y el mestizo costeo, estableciendo una clara diferencia entre ambos.


118
Heathcliff, uno de los personajes de la novela Cumbres Borrascosas que la tiene
totalmente apasionada, se vayan a vivir juntos. Es decir, la actitud de Ximena se enmarca
dentro de los patrones de conducta que el mundo occidental ha fomentado: la relacin
heterosexual.
El levantamiento
El tono que domina la novela cambia en los dos ltimos captulos del libro. En
La feria, Ximena nos hace saber que haba vivido una vida tranquila y armnica en
compaa de sus padres. Tambin se nos haba presentado un sistema social que si bien es
injusto, nunca haba sido cuestionado. Sin embargo, todo esto cambia abruptamente: el
kinder de Miss Murphy ha cerrado, las amigas de su madre, las peruanas y las gringas, no
se renen como antes a tomar el t, ya no ve a sus amigas Debbie y Diana, es como si las
familias norteamericanas se hubieran hecho humo de golpe (208). Adems, sus paseos
favoritos a la plaza y la mercantil se han acabado. Su madre llora, se escuchan
detonaciones, y Ximena escucha palabras como refuerzos, amenazas, incendio (211).
Inclusive, Mara Esther, su nueva ama, le dice que se estn robando a los hijos de los
jefes (212). Qu es lo que ha pasado? Los trabajadores de la compaa minera se han
rebelado, modificando as no slo el ritmo de la obra sino tambin el universo de las
relaciones sociales, el rostro de la realidad presentada hasta ahora, y lo ms importante, la
escisin fundamental que caracteriza a la protagonista de nuestra novela.
La rebelin de los trabajadores mineros tiene lugar justamente cuando Ximena
cree que en el campamento han hecho una feria. Su curiosidad puede ms que las
estrictas rdenes de sus padres que le prohben cruzar la verja. Sin importarle las
consecuencias, decide seguir el camino prohibido que lleva al campamento. Es as como
de repente, Ximena se encuentra dando vueltas en el campo minero rodeada de


68
importantes de los ltimos aos (105). Toms Escajadillo, por su parte, opina que con
esta obra Jara ha alcanzado una verdadera maestra en el diseo de personajes lumpen de
las barriadas limeas. Y es igualmente diestro dndole vida a sus cholos de Morropn
(La narrativa 218). Su importancia reside en su premisa: en la marginalidad de la
barriada limea se produce la gran hibridacin cultural del Per (Rosas Paravicino 6).
Conclusiones
Este captulo recorre brevemente el proceso de la narrativa y poesa peruana desde
comienzos de siglo hasta nuestros das. Como se ha podido ver, la literatura ha ido
incorporando crecientemente sujetos de diferentes estratos sociales: gente humilde,
trabajadores, migrantes, y gente de barriadas. Es decir, las obras han estado vinculadas a
uno de los fenmenos de mayor trascendencia en la nacin peruana: la migracin.
Por la complejidad y la multiplicidad de esta temtica, no slo se hace imposible
hablar de dualismo dentro de la sociedad peruana sino tambin dentro de la narrativa
peruana. Como se ha podido apreciar, la inclusin de nuevos personajes se ha dado de
manera gradual. En un principio, los escritores se concentraron en la vida de las barriadas
y los asentamientos humanos para luego pasar al desgarramiento que el proceso
migratorio genera en los diversos sujetos.
As, de la primera narrativa arguediana, en la que se presentaban sociedades
antagnicas se ha pasado a reconocer la multiplicidad de la sociedad peruana. Esto es de
particular importancia porque no slo se reconoce la heterogeneidad del Per sino porque
se efectan serios cuestionamientos acerca de lo que significa vivir entre dos realidades
culturales muy diferentes. Es decir, se cuestiona lo que constituye el Per y el peruano
actual. En otras palabras, lo que significa ser mestizo en el Per.


94
La familia como alegora de la nacin no es tema nuevo en el estudio de la
narrativa latinoamericana. Hay rica literatura crtica que se aproxima a este corpus.
Generalmente, en este grupo de novelas, como Martn Rivas o Mara, se unen los
proyectos romnticos con los proyectos polticos, se utiliza la pareja como alegora de la
nacin, como lo ha demostrado Doris Sommer en su libro Foundational Fictions. The
National Romances of Latin America (1991). A pesar de que se desliga de manera
fundamental del paradigma que caracterizara a la novela romntica fundacional,
consideramos que Pas de Jauja constituye una propuesta de nacin, una propuesta de
integracin nacional en tanto la relacin romntica de Claudio con la cholita de Yauli
representa una metfora de lo que debera ser la familia peruana, la nacin peruana.
Comentarios finales
Pas de Jauja tiene el mrito de tratar un tema importantsimo dentro de un pas
multicultural como el Per: el mestizaje. Como pocas veces en la literatura, Edgardo
Rivera Martnez apuesta por un mestizaje feliz, un mestizaje que no signifique la prdida
de valores sino el enriquecimiento de los mismos. Claudio es capaz de integrar sin
problema alguno dos mundos totalmente diferentes: el andino y el occidental.
Entre estos mundos, no hay abismos, choques, o contradicciones insalvables. Si
bien son mundos que tienen una identidad propia y diferenciada, no son incompatibles.
Claudio cultiva la msica andina y occidental y se siente igualmente atrado por la
mitologa universal como la andina. Algo similar le sucede en el campo sentimental, en
donde se debate entre la atraccin que siente por Elena Oyanguren y el amor que siente
por Leonor.


78
sacerdote. Es de una religiosidad tan sencilla, y de un aire tan nuestro. Yo me s de
memoria la letra en latn, sin haber visto nunca su traduccin (315). La madre de
Claudio sola interpretar el Ladate Dominum en la Noche Buena mientras que los
miembros de la familia la acompaaban entonando el breve texto en latn. Claudio tiene
guarda una copia por amor y respeto al recuerdo del abuelo, pero tambin como anuncio
y principio de un camino. Lo empieza a repasar constantemente, y ansia poder tocarlo en
la misa de difuntos de sus tas. Consigue permiso de don Epifanio para tocar el melodio y
del padre Barrelier para practicar los martes y sbados por la tarde en la iglesia (414).
Claudio y su madre no son los nicos personajes de la ficcin que cultivan la
msica de dos universos culturales totalmente diferentes. En su poca, las tas Euristela e
Ismena mostraron tambin esa doble y alternada apelacin a la msica culta y la msica
andina (215). Al igual que Claudio aprendieron a tocar en el piano huaynos y yaraves y
disfrutaban de la msica clsica. A pesar de su avanzada edad y estado mental reconocen
inmediatamente que comparten el mismo inters con Claudio: t eres entonces como
nosotras.
Otro personaje que se ha dejado seducir por la msica andina es el Sr. Radelescu,
quien confiesa que aunque al principio este tipo de msica no era de su agrado:
luego fui tomndole un cierto gusto, y an ms cuando descubr que se
asemeja en algo a Bela Bartk [... ] Un compositor hngaro que se ha
inspirado mucho en la msica popular de su patria, y que ha recreado
canciones y msica de baile de la estructura ms o menos pentatnica, un
tanto parecida a la de los huaynos serranos. (353)
Un da el Sr. Radelescu llega a la casa de Claudio atrado por una de las
interpretaciones del joven. Despus de escucharlo atentamente, ambos empiezan a
discutir las coincidencias entre la msica andina y la inglesa:


58
Enrique Congrains Martin (Lima, 1932) es autor de dos colecciones de cuentos
Lima. Hora cero (1954) y Kikuvo (1955), as como la novela No una sino muchas
muertes (1958). Despus de la publicacin de esta novela, Congrains dej e escribir para
dedicarse a otras actividades. Alfaro Alexander nota que tanto sus cuentos como su
novela adoptan como tema representativo la problemtica socio-cultural y econmica
del grupo humano que abandona la sierra para instalarse en la capital (19). Es decir, se
trata de migrantes que se ven forzados a enfrentarse a un universo socio-cultural
totalmente diferente del que haban estado acostumbrados hasta ese momento.
En el prlogo de la novela No una sino muchas muertes. Vargas Llosa nos dice
que Congrains Martin irrumpi como un ventarrn en el ambiente literario limeo de los
anos cincuenta ya que ofreca una narrativa centrada en la descripcin y denuncia de la
ciudad, contrapuesta a la que haba sido hasta entonces temtica dominante del cuento y
la novela en el Per: el mundo campesino (14). Efectivamente, esta novela presentaba
por primera vez en la historia de la narrativa peruana, la vida marginal que sufren los
migrantes provenientes del campo, que no tienen ms remedio que buscar refugio en una
barriada y realizar cualquier tipo de trabajo para sobrevivir. Si bien Congrains Martin no
entra directamente en el tema del conflicto cultural, se trata del primer autor cuyos relatos
y novela ofrecen una de las primeras versiones del tema de la barriada.
Carlos Eduardo Zavaleta (Carz, 1928), miembro de la Academia Peruana de la
lengua, es no slo uno de los escritores ms importantes de esta generacin, sino de las
ltimas dcadas. Considerado el primer rostro narrativo de la Generacin del 50, su obra
comprende a la fecha doce colecciones de cuentos, editados en sus Cuentos completos
(1997), un ltimo libro de cuentos titulado Abismos sin jardines (1999) y cinco novelas:


138
El hermano de Charly que trabaja como obrero textil comparte la misma
preocupacin de Fabin. Aunque l no est estudiando en la universidad, es consciente de
que los tiempos han cambiado y que para sobrevivir, uno necesita adaptarse: Esta no es
la hacienda de tu pap, es Lima, el laberinto donde los vivos prosperan a costa de los
tontos de la provincia. En la hacienda eras alguien, en Lima nadie (104). Antes de
terminar la fiesta en la que Charly conoci a Celia, el hermano le llama la atencin por no
haber socializado con otros estudiantes:
Haba varios universitarios en esta fiesta y t ni siquiera te acercaste a
ellos. Era una bonita oportunidad de hacer relaciones. Para enfrentar la
vida se requiere de preparacin, de buenas relaciones y de oportunidades.
No tienes idea todava, hoy, del valor de estas palabras, porque no tienes
idea de lo que es la diaria lucha, para un hombre sin relaciones, sin
preparacin y sin oportunidades. (104)
Es claro que para el hermano de Charly los vnculos sociales son tan importantes
como obtener el ttulo universitario. De ah que no entienda lo que Charly estaba
haciendo con esos tarmeos especialmente con Celia: La muchacha vale un plato de
tallarines, y el padre dos cervezas; es apenas el proveedor del comedor de obreros.
Entiendes? Ah, Carlitos. Tienes que darte tu lado y... ceirte a la tercera regla: mantn
un nivel, mientras esperas la hora de la subida (106). Los comentarios acerca de Celia
no pueden dejar de sorprendemos, ya que ella es al igual que Charly y su hermano una
migrante. La actitud del hermano ejemplifica claramente la tendencia de muchos
migrantes mestizos a desvincularse de aquellos grupos que representen un problema en su
ascenso social.
A pesar del apoyo familiar y de los consejos, Charly no logra adaptarse. La fuerza
andina de sus antepasados no lo ayudan. Se trata de un individuo que carece de valor y
disciplina. En este sentido, Dos ms por Charly ejemplifica de manera trgica la


164
Mongui, Luis. Poesa postmodemista peruana. Mxico, D.F: Fondo de cultura
econmica, 1954.
Mora, Tulio. Hora Zero, treinta aos despus. Entrevista de Ricardo Delgado Rossi
Comercio y Produccin Enero 2000
chttp ://www.caralima.org.pe/revista/2284/literatura.htm>
. Zen Zorrilla. Ribeyro y la burbuja miraflorina. Cambio (1999): 22-23.
Morales, Mario. La articulacin de las diferencias o el sndrome de Maximn (Los
discursos literarios y polticos del debate intertnico en Guatemala).

Morales Saravia, Jos. Cronwell Jara y la nueva novela de la ciudad. Kohut, Saravia
and Rose, Literatura peruana hoy. Crisis y creacin 120-134.
Moraa, Mabel. Escribir en el aire, "heterogeneidad' y estudios culturales. Revista
Iberoamericana 170-171 (1995): 279-286.
Nieto, Luis. Charango (Romancero cholo). Lima: Ediciones de la Direccin de Educacin
Artstica y Extensin Cultural, 1942.
Nieto Degregori, Luis. Buscando un inca. Seores de estos reinos. Lima: Pesa, 1994.
. El debate entre andinos y criollos en la narrativa peruana ltima. Sieteculebras 14
(2000): 31-34.
Nitschack, Horst. Miguel Gutirrez La violencia de la historia: olvidar y recordar.
Kohut, Saravia and Rose. Literatura peruana hoy 135-152.
Nugent, Guillermo. El laberinto de la choledad. Lima: Fundacin Friedrich Ebert, 1992.
Ortiz, Femando. Contrapunteo cubano del tabaco y del azcar. 1940 La Habana: Consejo
Nacional de Cultura, 1963.
Parra del Riego, Carlos. Sanatorio. Santiago de Chile: Zig-Zag, 1938.
Peralta, Alejandro. Algo sobre el problema racial peruano. Waraka 1.1 (1928): 17-19.
Pino, Fermn del. Arguedas en Espaa, o la condicin mestiza de la antropologa.
Amor y fuego. Jos Mara Arguedas 25 anos despus. Lima: Centro de Estudios
para la Promocin y el Desarrollo, DESCO; Centro Peruano de Estudios Sociales,
CEPES; SUR, Casa de Estudios del Socialismo, 1995.
Pino Fajardo, Pedro del. Sanatorio al desnudo. Jauja: Imprenta "La Voz de Huancayo",
1941.
Poole, Deborah. Vision, Race and Modernity. A Visual Economy of the Andean Image
World. Princeton: Princeton University, 1997.


137
bajo las aguas y reaparecen nuevamente intactas y brillantes una vez que las lluvias se
han ido (64).
En contraste con esta caracterstica mgica que slo encontramos en los Andes, la
ciudad se presenta como un monstruo devorador de seres humanos en el que Charly ya no
quiere vivir ni un segundo ms:
Me cans, me hart, me satur la ciudad con sus mil mnibus que no s de
dnde vienen, no s a dnde van, no s a quienes llevan, ni s esos que
harn. Es esto la vida? A diario el espejo me devuelve un rostro quebrado
en mil pedazos y ese no es mi rostro. Lucho por ir a clases para escuchar
cosas que no son las que quisiera yo saber, por aprobar un examen, por
sobre todo... salir a enfrentar la vida diaria, sin alma y sin aliento. (64)
Es evidente que Charly no ha sabido adaptarse a la capital y que tampoco est
dispuesto a hacerlo. Su amigo Fabin, por otro lado, representa el prototipo de migrante
que lo ha hecho sin problemas. El es el portador del modernismo ms desaforado. No
tiene el menor escrpulo para realizar sus planes y no deja de profesar la religin del
dinero. Esa es su fuerza motriz. El ha abrazado su nueva realidad sin importarle el haber
roto con la tierra materna.
Fabin no logra entender el drama de Charly. Piensa primero que su conducta se
debe al cambio de ciudad, que se trata de un problema de adaptacin del cual salen todos
los provincianos: ests emocionado, hroe. La ciudad afecta a todos los provincianos. Es
otra forma de vida, pero como todo es slo cuestin de costumbre. Lo mismo pas con
mis padres (64). Luego considera que el problema de Charly reside en el hecho que l
no ha sabido hacerle frente a los cambios. Su actitud no lo llevar a ningn lado: Tienes
que cambiar. Permteme decirte algo todava. A veces creo que vives en otro tiempo, que
t y tu Quillabamba estn en otro tiempo. Y pienso algo muy triste, que si no cambias y si
no te adaptas, te convertirs en uno de esos que estorban el avance del pas (64).


130
permanecer en el lugar de origen, o de destino. El hecho de tener un familiar cercano que
pueda proporcionar ayuda al realizar el traslado y un sitio donde vivir en la ciudad puede
ser un determinante crucial para llegar a la decisin de emigrar. El sacrificio que
representa enviar a Charly a la universidad no es afrontado slo por los padres sino
tambin por todos los miembros de la familia. Su hermana mayor ha tenido que
abandonar sus estudios en la normal para emplearse como maestra rural y ayudarlo; el
hermano que trabaja como obrero textil tiene que separar dinero para hacerle llegar una
mesada y la cuada se encarga de lavarle y plancharle la ropa. Este es un sacrificio que
los miembros de su familia realizan con gusto porque confan en que tambin ellos, algn
da, podrn disfrutar de las ventajas de tener un familiar profesional. Su hermano y
cuada, por ejemplo, esperan que en un futuro no muy lejano, Charly les retome el favor
ayudando a sus hijos, especialmente si uno de estos decide seguir la carrera de ingeniera
como su to Carlos (48).
Tal es la importancia que los familiares de Charly le otorgan a la
profesionalizacin, que su hermana mayor, al enterarse que ha dejado los estudios, decide
abandonar su remota escuela en las selvas de Quillabamba y aventurarse a realizar la
larga travesa al Cusco y del Cusco, viajar a travs de selvas, serranas y arenal (133).
La hermana no puede creer lo que est viendo, simplemente se niega a entender otra
realidad que no sea la suya. Al igual que el padre, no duda en recordarle que han
batallado y seguirn batallando:
No ests solo Carlos. Eres el nico de esta generacin que pisa una
universidad. Y nadie ms. Yo abandon la Escuela Normal, para
emplearme como maestra rural y ayudarte. Esa renuncia a mis sueos y el
sacrificio de mi vida han tenido y tienen, ese fin. Enviarte a la universidad
y a hacer de ti otro hombre. Saberlo posible era consuelo a los sacrificios y
las humillaciones. Que todo haya sido en vano, es imposible pensarlo


45
En el siguiente captulo veremos cmo la narrativa peruana no ha permanecido
ajena a los cambios que se dieron a raz de la migracin masiva del campo a la ciudad.
De hecho, estos cambios ayudaron a que se modificara sustancialmente la temtica de la
narrativa peruana. As, de una narrativa indigenista caracterizada por la tesis dualista de
Maritegui, que describa al Per en trminos de dos regiones antagnicas, la narrativa se
despolariza y pasa a presentar la heterogeneidad de la sociedad peruana.


92
razonamiento semejante al que apelabas cuando se trataba de Elena Oyanguren: a Zoraida
la deseabas, pero a Leonor Uscovilca la amabas (474).
A pesar de que Claudio se debate entre Leonor y Elena y que se siente sumamente
atrado hacia la viuda Awapara, Claudio se da cuenta que estas dos ltimas estn
realmente fuera de su alcance, que no constituyen una posibilidad amorosa.
El principio de un mundo nuevo
Durante toda la novela, la vida de Claudio ha representado un ir y venir entre dos
orillas, entre el mundo andino y el mundo occidental. A pesar de que Claudio nunca tuvo
problemas movindose entre uno y otro mundo, hemos podido apreciar sus dudas
respecto a la aplicabilidad de los instrumentos occidentales en la ejecucin de msica
andina y su incapacidad de asumir ante su familia y amigos la relacin con Leonor.
Esta bsqueda de identidad, de cmo asumir los dos mundos que le ha tocado
vivir, llega a su fin con la misa de difuntos en honor de sus tas Ismena y Euristela de los
Heros. La misa tiene dos objetivos principales. En el nivel ms obvio, representa la
culminacin de las vacaciones de verano de Claudio y por ende de su formacin:
Unas vacaciones en que progres en la msica, conoc de cerca de gente
muy especial, y me reencontr con los bellos y poticos mitos de
Marcelina. Entrevi tambin una dramtica y sombra pasin all en la
noche del pasado. Y conoc el amor. Ya no soy, pues, el adolescente que
era en diciembre, y estoy un poco ms lejos de mis amigos. Y comienzo a
ver mejor, tambin por dnde se encaminar la vida. Y me quedan adems
unos cuentos, mi versin del himno, y, sobre todo, una nueva manera de
mirar las cosas. (540-541)
En otro nivel, la misa sirve para mostrar cmo nuestro protagonista ha sido capaz
de asumir totalmente la dualidad cultural que lo caracteriza. La participacin en la misa
de difuntos de sus tas le permite conciliar sus intereses musicales as como asumir la
relacin con Leonor. Durante la misa, y contrario a lo previsto, Claudio toca en el


70
Huancayo. En marzo de este ao, como reconocimiento a su labor narrativa y
universitaria fue incorporado como miembro a la Academia Peruana de la Lengua.
Pas de Jauja
La novela Pas de Jauja se ha llegado a convertir una de las novelas ms
importantes de la literatura peruana del siglo XX. Fue finalista en el concurso Rmulo
Gallegos en 1995 y ocup uno de los tres primeros lugares en la encuesta llevada a cabo
en 1999 por la revista Debate acerca de las obras narrativas ms importantes de los aos
90 en el Per.
Pas de Jauja es en gran medida una novela de aprendizaje, de trnsito a la adultez
(Gutirrez, Los andes 64; Escajadillo, La narrativa 143). Este tipo de novela presenta, por
lo general, a un joven con una escala de valores morales propios de su edad, los que a
medida que avanza la obra son cuestionados a raz de una serie de circunstancias.
Despus de un sistemtico desmonoramiento, estos valores son reemplazados por otros
propios de la visin adulta.
El gnero de la novela de aprendizaje se remonta a la Alemania del siglo XVIII,
donde por primera vez se defini el concepto de Bildungsroman con una de las mejores
obras de Goethe: Wilhelm Meisters Lehrjahre (1796). En la literatura occidental, como lo
seala Miguel Gutirrez, la novela de aprendizaje ha tenido una continuidad casi dos
veces centenaria, destacando dentro del Siglo XIX Stendhal, Balzac, Dickens y Flaubert,
y dentro del Siglo XX Mann, Joyce, Musil, Hesse y Proust (Los andes 65).
En el Per, La casa de cartn de Martn Adn constituye quiz el primer intento
y esbozo de una novela formativa (Gutirrez, Los andes 66). Desde entonces, el trnsito
a la adultez ha constituido un tema recurrente de la ficcin peruana como lo demuestran