Citation
Escrito de expresión de agravios de d. José Moreno Alcoba

Material Information

Title:
Escrito de expresión de agravios de d. José Moreno Alcoba
Creator:
Cortina, José Antonio, 1852-1884
Publisher:
La Propaganda Literaria ( Habana )
Publication Date:

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
24498147 ( OCLC )

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text
... ... I .w -11, -,, ., , I . I . I I
-, 'P, , .- I ,,, .. I '' I I
,;..'. '.... , I I I ., -- . I I . I
.- , I 1, I I I I . I I .
1.11 I . I I . .. . I I ., I *
. .. te" .. -. . arr,
'. , , - - I w .
,,G .. '.'; .:, , , ., I- I I I . I 1 . _. I . I .
5" 'g I , I . ', '' ,.Z. I rl I I 11 I I I .. . . I : I . I I . I . I
,,, 4,!_ ";,e 4.1'1,j f ...'' '_ .: I I I '' . I . .
,_ .: I .. 1. z < . I I I . ., I - . I .. I I I
.Z: ., I I
. ,_,,..:.X . ,'. a -% I _, 1 1 ., : . :.* .,
1 I . . I . I 1 1 I ,. I . . . .
': .1 ., -, ,- 74 2-, .- ., *_ . I I I I
; "_ , ,-, : I 1`1 : ' I I I I I I . I . I
11 : I . I I I :


' ,. ,; , ,, I . I . I I I . . I
: .- ,' L .%, I I I _. I.- I I -.:, .. . ..- I I .-. ,:. I I . .1 I .

-I 4 , . _1 ; t'z I I
- I I .
7 -1 I I : I I
.
I -1 .,. t g L .. .. ,._ . I I I . .
- I W,
. .1 .
, : , . . I I I I I I I . . I . . I I . I -1 I I I I . I
_: I I I I I I :
I . I I .
,? :", I- I I : ., I . I I .. I . I : I , _..
.. I . I I . : ., : - . I -
I 11 ; , , I I . I . . I . .1 I.. . I I : I , ,. . .. : : ,
-, : : _. I . I I I . I , - .. I I 1. I I :_ I .
.., ., '. '. z I I I I I I . . I I I
, I I I I I .
,,?L. I I I I . I I I . . . . I
. I I I I . I . - I . I .
.. rl 45, 1 1 I I I I ,. I I I I
I I i I I I I I I I I I . . I . I
,. I I I I I I .
,
-15 I I I I : I I _, ., . '. . I I I I I : I I . . I . . I I I I I
- I .. I .
_ .- I ,-, '. . . I . I : .. I .. ,_. , . I .. .. I I . I .
, ,' . . * . I I I , , , I I . I , I
. I I I . . a I I I I . I I I I
_:!. I I I .. I I I I . . I : I . . I . I I I . .
: I" I I , I I . I . I
. : ... I : . I '. - - .
." I I ,- I i I . '. I I
I . . I I . I I I I
.. . . I . I I 1 . ..
..- I I I . I - . : . .
, I I I '.
I - I : -
, I I -1 . I . : . I . I I .
., , I I . . . I . . I I . - I I .
.;., I I I., . . I 1. . . I I . . I I .
- '.- . . I . I I I I I I I . _. . . I -
. . I '.. I 11 I 11 . . : 11 . . I . I I . . . .. : . . - I '.' I I .1 I .
-1 - . I I I : ..
. .. I .. I I T . I
i , '. . . .- : . . - I I .. . : - I .
I I I I I .. . i I : : I : . I I :
.. . . I I I I . I . I .
,. IV I I I I I . I
- .. I . I I . I I I
:-- I ,,, .__ .
.. I I I I I I I I . I -, .. -1 I I I I I I -
" , I I- . . I I 11 I I
f I _ I I 1. . : . . .
,..k;- i ", ..w., e l I . . I I . I I I . I I .1 : .* . I I
I., ,:,, . I I .. I . I . I ''. . I . . .-" : I . . I I . I .
kl - I , , .1 .. : I .
!.,-J .l I , - _. _. .. 4- I . : I I I : _ ,: _. I - .. _: I I I I .* . .. I . : I . ., . I
I I , I - I - . I I I I ., .. . I I . I I I . I .
1. . I . I I I I I : ,
7 I I I I 1'. - I .. . I I I . . I . . ,. .: . I I
- : . I . _. . I : I .:
..A,. -, I ....- ... - . I : . I : L I I -
.. :- ,% -1 .. I I I I I I I . I . . I .
- I ,__ lt I . , I I I . I I I . I I : - : . . .. I .
I-- rr_ , .t -.,4" .: I . I I .. . I
j, I I
. I . . I I
11 ', ,_ W-- . , .
1. I - E. v:
11 ,--. -- 11. Z . I . . . .1 : . . I I _ . . -
'. I I . I . .. I . .
-,- ; .- I . . I 1. I . I I I , , : .
A :- ;,,-, '... ,-_ ,v% I . I I .. . . I ,
; I . I . . . I I , .
: 1 i , , -Alf I . . . , . I .
i I :1 .- I.A!" .. 1.4 , ,.,. xe: I- .. . : . . . I . I . I .. , I I . . . I
': . I I , . .. ...
1 . I , I I I I I : :, . . I




' : I I . I I . . . . I I l
" ... . I .
_ ,_ I , - I .. : . . I I . I : :
. -
1: ___, 41 i . . I I I I I I I I I -
I _ -1 I I I I . .1 I I I I I .
__ I I .1 I .- I I ,. I I .1 -- _. .1 .1 . I I I . ., . ., I .1 . .
I 111_ I I I _1 . . .. 7 I '. I I . . I : I - .. .
. I . I
11 _. , , , ., - I _* I . I .., I . I I : . I I I . .
"Z__ I I , ', . I ..
,- I .: .. % . . . . I . I . I I I
I I I '. I I 11 I I I I I I . 7 ., I I I I . .1
.. : I , I .."- I I . . .. . - . . , t I I . . . - I -1 . .
I ', . I- I I I ,. .1, I .1 . , ,. I . : : : . I - .
.)-" I I -., '. - I .. I I . .. I I . I I I I . I I I .
I- I ." '' I I I I . I -1
_. I : I , ,-; I -_ . . I I . 11 . . I . . I : . .
., , I I 1. ,A I . 1111 I I .. . ' ., - . . : . . , I . . .. -1 I - I I .. .. . : -
` 7 I I : : . I . I i v . I I I I : . I I _ I
_;. I I 11 ...7 -i 11 - I . l . I . I . . . I I
,.%, ..- I .. ,J!.,, .::L&_; .., I-- ,., I : I I : _'. . I ..
,,..- , 'I, I .1 1. .. I .. . . . - : I .
,,,. -, . -N, - . I ,_
I .;,.. ,; I I I I ., . , I : I I . . , I -
.11 I ;, , a ,_ -_ I I '.
__ ' ,." 1. .- . I I .
.__,_ I ., ... . . I 11 1. .1 : . . I . , I : -
, I _, . ..
. _, , I , L I I I : , : , 1 I . : . t I I . . I I I I .-. I -
k, .1 I I _, 4%. ''. I I I . * . 1. I . . I ' I . . I . . I 1
. I :.,_ I -, : : I . ... I I I . : I I - . . . - . I :
V I., . I I :* . ...- . : I I I -. . I .. I . . .
,
.. I I - - . I I . I - . : I
I - . . . I . 1. I . . . I . . I -, -
W I ". ., .'. ., - .1. . . I . .. I I
.:. . I , ' . : '' . I I . , . : I I . . I .. : . I . I I I I ..
"I I., -, I - I I I .. . : . I I I I I . I I , I I . . I .1 _. . . . .
.: . I I I . .- I .1 I '. - . I l.,. .. . -
.. ". I I : I : . :1 I :- 1-1 : I I . - . .. I . , , , I
I .. I I ;, ., _, - I . I I . . : - I . . : I I : -
"1-FI I I I - ;cki_-,.- I . I . ., . .. : . I .. _. I : :, : .-, : - -- . , . ,
, I `. ; W , I I i I I , : : I ., .
. i. v _;,_ I . . I . . I . . I I .1 ,.- * : .
I :7,1' _'. I . I I . I I I . . . . - , I .
;, ..,-,,,, ro, 1 .1 .- : : ': , - '. . I ,. I I
" ,. I , , .. . .. I . : : : . I . I I . 1. .1 I I . . .
: I "I :. I . .1 - I '.
.. : -, -.. . - , : : I , I I I . I I
.. .11 I I , I 11 .. I - '. I . . - I . . : . . '. . 11 ,
.. .1 !- -?P" _ w, I : . I . I I I : I .1. . . I ..
, I .1 . . I I I I I F : 11 - - .
Z;" .. Z . . ., I I I -
;." , ', ' ..
., ..,!;,II,,", .. -, 1. . I .1 I I . I
I I I 11 . : . . I .. I I . 1. I . I 11 'N -. I '.
'.1 .1 , 4 '*-,, ", -- : , - .1 . I . .. . . . .,. :. '_ I
I I . I - I I . . - I . I I . . ' I I . . I
I I I 11 __,._ ,.- 4 :T ....... 74-- - . .. I I I I I : ': ,
.- : ": 1. . - ''I -1 - _1 .. . .: I .. .. I . 1. . . .
1, -`lo.- I" I .,! .: *' - :., . '.. . .. I . I : :, ., . : .- : ., 11.1 I I .. .
I I I ,-- I - ._ . ..: - ,-* - '_ :. I .,: . .., "I ., , - .. ,
I I 11 .. ,l I I I I - 1 . _ .:..:: ., : . .1 - ., I .-- I I .. . .. .1 .- - I . .. . .. I '-*
I I., I I I . I I I : -* -: I '.',. I ' - - ., - w - -
11 ; ,,, I I I I I I -,: : I : :
1. I I :. . I I . . .., .., : : .* -. .-. - , 71 , I _. I I I -:
I I - I : _' . . 11 .- .
I I. I I I., : . :', ._: .:. I . I -
1. I I I 11 11 11 I . I I I : . -, . . '. .. ..'_ I . '.. .-- .. .. .- 1 .- , 1 - ., *, : :. .
I I : ,- : :. I I . - : ., .11 .. I -1 .... .. .. .:. -- -
"I I I ., : '' 11 I . .. . . I _ I .
I - I . . .. - , , .. : . -
I I 1, . I : , : % . I I-
._ I 1, . I . I I . ''. . I .. 1, Z., :
, I I I 1, , . . . . .- - . . I I . I .. - '
. 1 I , . . . I . . - ..
" I I I - I I . . I . - - -1 . . .
, . . . : I '.
_Cl_ I .- : ,- . I 7 . I I I . . . - I - - I : . . 11 . '. I-
"I : I 1. . . I - , ,
, . I I I I 1 . . . . : ---
I . I . . . I 1. : , : - I . I .. .. I I -_ 1: m
- J I I . I I 1. I I ., ' I . '. I I . : -_: I .
1, I I 1, I I . . .:. - .. _. 1, . I I . _. . .- .. . . . .1 I , -1 . . I I I I I
,,,, . . I - , . , -, - , . I I I , - : .
. '. I . . I . I .. I . -, I : I I I _ . : , , 1 .- .-. : .. .
'. I I I I I - . I . I I , I I I - I . I : .1 ., : .1 I .
. 1. , I I - I I -_ . . . __ I : - ,- __ . . . I . I I . I
I : : I I . 1. . . . . . . . I .- . 1. I - . . I . . I .
I I 1. : .,. I . I I . .. I . , , I % . . : _. _. I
I I I . I * . I . . I - I . I . . . -
I ., - I I . I I - . . . . . . .1 .- .. .. l .
I I I I I I . . . . . I I . ,_ . I I % I _. I . . .-.. . I
I . . . I I I . ,
, 11 I I.- : : .._ z . . I I . - . I . , : . . ,- I -
"" - 11 11 . . , I . I
" I ., I I ,. ., : , . : I
I I . : I : : , . : . I . '. , * 'I '_. I . . I
. I , ,. * I '. - . I , . . % I I *. -, .. . .. . ., . ,
.. I I I . .*., , . . - ' . '_ .. I I I I : . : . I 11 . I -, . .
:- . . I I . I I I I I * , .- I I I ... : a I . : . I : ., : ".. . .
I - - : : I . . . . . I I . . I . . .. I :
-C ._ .. I - .I- - .-- I .. , . , ,- . I . I I I , . I I . .
I I I ., . 1. I : : I - .. . I. I I . . :: .:
I I I . . '' . I I I . . : :. :
" I I I I I . I .'.- : : , I - I I : .. I 1 I . I . . I . .. I I . . : . 1: I .
., I ' I I .. .. I I I I 1. , . .. . I . . I ,_ _., -1 : ,-. I . : .
I I I I- . . .. I I' .. '.. . .1 :1 I . . . .: .
I,,: I I - I I I . . , . . . . I : .. - .
I . I . . . . I
1- .. I I I.-
.. . I . .* :. : I .. - - , . . .- I . : . . I I . I , :
I 1 : , I . . : _. I . . _ . . : . .
'. . I .. . . % ..- : I I . I : .1 . _.. '. I . .
. _ , . . . I I I I .1
.. I ': I I - .1 I I - I -, -. . .. . .
, I I .- . .. .1. . 1. I -1 .. - .. ..' , : '. % I I . ' ., - I I I : .. . : . I - .
. - I .. I ,_ ..
, , . . . . I .
. I I . I I : . ; , - .., . I . .. . I . .1 . I
I . I I I I I .. I - 11 . . ,
I I .
_. , I I I . __ I I . . . -1 . I - . . . I .
. I .. I I I . __ .. I .1 . I I I . . I . I I 1.
. . I : - - . . I - . I . . . .
, , I . I . I . - , . .
. -.:.. . - .. I . .. I I . I I . :_ , I I I I : - , I- ..
1, .- . I I . . I . .
. .
I : '. . I I I I : ,- : . . '. : .: .. . . : - , I I
I : . I : ' _ _.. . : . .- - 1. I .. . I , - .- -, -: .. I . .. .1 . . I
.- - - - , - _ .. .1 , : .. _.
, : .. I- I . - : - --- , , . : . ' : , . - I ,-
, , . * I , : . : 1: .-. '. - I I 11 ., I I .... .. ... .. .
. . . I : 1. . - ., I ..
:: _. '. .. .- . . . * , : I :. . I . I .
I -. .: :1 . . I I , '. _. I . - : . . I . I I .
I . : I . I .I I I ,- - : I . . -, . . . .. .
1. I .. I .., I '. : ., I ., .. _. _. I _- .. I .. . . I _. .. _. .. I .
I , I I .. . . :, :. :, : : -
I . .. I .: . . : , I I I I I . I : .- ,
:, .- ., ., ,. . . I . '.- : . : .'. - : % . I -.,- : - I .
. . : I I _-.1 I .
I . , . : . I . .1 I -
'. _. . I . : :, ,, . , . I . . I I .
. I I . I
I . . I . . : --. _. '
1, I I I . . I : . . 1: _.. - ..- 1. ..* I .. I I . .. : -, I I I . . . I .
., ', I I . . I . I . I ..* . I I : ... : I .
I 0._ - I I I I I . . .* ., : I : . , _., .1 . : : '.* _'. ' I .- . I .. . . ,
.: - - . - .
7 . . . . I I : : - : . .. . _. _.
.. , . . . . . . I . I -
L.. ,-k;,, I . I . ,: . . : : 7 : : : -, I I I . . .. ,: . I 1. : _. -. .-. I ,- .
. n ,,, I I . - : '-. - . . : - . I I I . '. .. .- _.- .. - .. .
.! I I I 1, I , , , -, - * . . - _: _* : ': - I , :, I . '
-
.. 4 . I - . .- - I .- I . . ,:, *. I','. .* : ., - I 1.
4r, I . I i I . . - : , ,- I . . . I I
I I I I I I . . . I . . I I .
: I : I ... I : '. ,. - _.
_ : , I I . I I . . I . . . . I .
I I I . . I . . : : ; : ., -.,. _. , I : 7 -:
.. . .. . - . I 1. l_: I , , .
` ._l. . . . I _. I I . ,_ - . . - .-
'.. I I .: . . - . . : I . I 1. . : .
, 11 . . . I .., : , ." , - . - -:.. :. , .... - .. . . .. : I -
, I I I '": '_ .- . ." , I .. , . __ : I '" -, . , _.
'. I ,_ -, I I I I , . I --, _. . I ., , .: --. '. . . I _.
In I : : .- ,- : : - I - : : I . 1 .. . . I '. i I *1 I *: .: . . ,
. ., . -: , - - . ., : '_ . % : _.
l '_ ., I I . . 1. .1 - .. - . -1 : '*, ..
- : . : - --, : .. '. *. -1 _.
__ - '. I - I - . . _. I- : .. , I - : : -
. I , - . -1
.. ... I . I . . , . : I . . . . , I : ' .* '.. . : ;. , ,
. . I . . . .- I . I - . . . -.
.. . I I . . '. . .- I I .. . : - : . -, ,.,: . 1: 1.
: : _. I : . - 11 .- I . , . : . . : -., _' : : - .: -, -. ,,, . . i - . . .. I : ., . I .. .
7 . I . I ; : - ..
, I : . - ; I ; . . . '.. - - ., - '. I I I . - . , : . . I
I - . I . ., I , I : 1. 1. -1 1. . I I I I .. -1 ..,. .1 I --- .1 ., . . .: . .- .1 - .. :, ., - ,
I . . .. .1 . I . I 1, - : : .'
., 1 .., I I I - : . .: -, . : . 1. . : I .. ' : .
11 I I , - - . : , I . - -_ : , ,- .-- '.'-, '.- _- -. _. : : : : . .* : '_' . ..
I - .1 -. :. . ' '. : - -*. - . . , . _ : I ., I _. .*-. . . _.- . : - , . 1. .
.- 11 . . _. . I I - , : : ,: : : . . . . - : .
I .. . ,_ .. - . -: .. '. . I . .,
I ., ? ,, I : - : _ : I I . I 1. . . 1. . : I -' '' ' I .
, ;, .: ;, . .. . . , I I
- . , . . . . - - :., .
I .: .. .. - .. -, , - ..; I . : .- I . . : I . . I., .. . ,:
I . , - ., : - 4 _._.. I , , : .,.
Z, I I : . - '. -1 I I I . ., '. I , . . . '.
. : . -, . : ,- Z . .* ._ -*. .. -, , .. . :. . .. . . .
..*.' .1 I I ' . . I 1 ., , '. .- - '. ., :
.- ... - ____ : , - :,.7 .':.'
". .. - 1. - :. : : - .. .. I - -
I .-I I I I .- . I .1 .. .. I , * -, . I I _' . . . . ' '
, I ., , _ ------ - I . .. .11 . . : :_ , - , ,- _. -.1, :
-1, I I I I . I .- . . . .. .. _. I . : . - - I ..
,., : , I .. 1. - . - :.. . I -, _'. _-, ,% : .- ,. : . -
I I I I I : . . : .
.1 .: , . . -, . ,.' .. I . I I ,
I : : ... . . . : :,
,, I ' ' I- I ._ I . _ ,- --... : -, -. . . . - . .- . , , .
I I , I .. _. I - ., I I I - __ . _ I I .'-- . .: _. : I ." .
Y. 1. , . .1 -'.I - ..
_. I :, Z, . ., -.-*,. . 1 -, ; : ,. '.* .1
L :., 11 , I.. I % -- _.:_," :. :,.: -. , : I :. : .. .. . .. .. . - I I
.. % ;,, , .-, .. . I : : , .* : :'. ": '
I I I ". ., I I .- .-, I - .. . :, - ,,,- .- _-.1 - .. - I :. I : .. . . ,
; .." .. 1. - . ", ., . . I . , I I - . . . : :._ .1 _*, -, , , . : . .



















































































_.k M]W















UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARIES


THIS VOLUME HAS BEEN
MICROF FILMED
BY THE UNIVERSITY OF
FLORIDA LIBRARIES.


WM.!













"~~ ..., ,,i-. p'. "; -? ,y ''"


ESCRITO f

DE


EXPRESION DE AGRAVIOS

DE


P. Jos0


JORENO


ILCOBA.


Dr. JOSE ANTONIO CORTINA Y SOTOLONGO.








H A BAN A.
LA. :PROPAG-(3ANDA. LITER ARIA
IMPRENTA.-LIBRERIA.- PAPELERIA.
Calle de O-Reilly. ntim. 54&
1875.









F 0

































FOR L ..'; ;.. ,.,
CGLLLCI iUi'S






















EXCMO. SRI:


DON JOAQUIN GONZALEZ SARRAIN, procurador
puiblico de esta Superioridady en turno de D. Jo-
s6 Moreno Alcoba (a) Alcala, en la causa cri-
minal que contra este, Vidal, Barata y otros se
sigue porfalsificacion de billetes del Banco Es-
panolde la Habana; y cuyos autos se hallan en
esta Excma. Audiencia, en consult y por ape-
lacion de la sentencia dictada el 8 de Octubre
de 1874, que lo condena como expendedor de
los mencionados tftulos, expresando agravios,
del modo m's conforme d derecho digo:
Que no he vacilado un instant en aceptar, ,a
ruego de este desventurado reo, la diffcil mission






6--
de defenderle, en una causa tan grave como la
present, pues que se le acusa de haber expen-
dido billetes ilegftimos, y donde, por toda ins-
truccion, se nos ha conferido un traslado en la
Escribanfa, porque su terrible desgracia ha con-
movido mi animo profundamente.
Resuelto estoy a esclarecer los hechos, e in-
vestigar sf de ellos se destaca la figure intere-
sante del inocente perseguido, 6 el rostro nau-
seabundo del hombre avezado en el crfmen.
Conozco el gran trabajo, muy superior 6. mis
fuerzas, que sobre mf echo; pero incapaz de re-
troceder una Ifnea del lugar que la profession y
el honor me depairan, desarrollare en breves pa-
labras la idea que de esta causa tengo, y la
relacion con la misma de mi patrocinado.
Despues de un detenido y maduro exdmen
sobre los puntos mas culminantes de lo actuado,
abrigo la fntima conviction, de que no es mi
defendido, el delincuente descrito a' grandes ras-
gos en el Dictamen Fiscal, el que tan duramente
trata en su sentencia el Sr. Juez de i0 instancia
del distrito de la Catedral, sino por el contrario,
uno de esos indivfduos, que, inspirado quizi en
los mejores sentimientos, se halla de improvise
envuelto en fatales circunstancias, que dan un
tinte luigubre, una significacion toroida d los ac-
tos del mas honrado varon, del hombre de me-
jores costumbres. Por eso vengo a pedir i V. E.
la revocacion de la sentencia apelada y la abso-







lucion libre de D. Jose Moreno Alcoba en de-
sagravio de la justicia y en merito de las siguien-
tes consideraciones.
,Cua'l es el delito? iCon que intencion? y ,En
que circunstancias se ha.cometido? Cua.les son
las pruebas del mismo?
En el desenvolvimiento de estas preguntas,
hallase encerrada toda la justificacion 6 toda la
delincuencia del supuesto reo. Una simple rese-
fia de lo acontecido, la pintura del oscuro y corn-
plicado cuadro que a nuestra vista se present;
y mas tarde la aparicion del acusado en la esce-
na de esta causa, nos demostrar.n clara y pre-
cisamente, cuin duros son los cargos y conclu-
siones fiscales, cuan excesiva la sentencia judi-
cial!
Corria el ano de 1873: un vago rumor, siem-
pre precursor de las grandes conmociones so-
ciales, circulaba por toda la capital; la ebulli-
cion crecia por moments; la intranquilidad pe-
netraba en todos los dnimos, y cada cual forjaba
sus conjeturas, emitia sus ideas, echaba al aire
sus calculos mais 6 menos razonables; pero todos
infundados.
Un hecho, sin embargo, existia: este era la
falsificacion de billetes del Banco Esjanol de la
Habana. Pronto empezaron a' circular los de 25
y 50 pesos, creciendo la alarma con las repetidas
vfctimas de este atentado.
Como que al iniciarse la present causa, ya se






--8---.
seguia otra de su misma fndole en esta capital,
si bien que el hecho objeto del procedimiento,
el delito en fin, se habia perpetrado en Alema-
nia, no falt6 quien imaginase allf el lugar en
donde, resguardados por la distancia y ocultos
tal vez por el misterio de la noche, se reunieron
los criminals con la idea de llevar d cabo tan
descabellado proyecto, sin reflexionar siquiera
en el. grave mal que inferian al pUibhlico, en .los
enormes intereses que comprometian con la fal-
sificacion; unos guiados por sumal instinto; otros
arrastrados quiza' por la ambicion, nefasta maga
conturbadora de los espfritus debiles, 6 vfctimas
los ma.s del egoismo human, que tantas veces
sepulta a los infelices que pululan en nuestra
sociedad en ese pantano corrompido, ila miseria!
donde se embotan las pasiones delas almas vul-
gares, que posponen hasta el honor al mezquino
goce de una position fastuosa. Bello ideal para
ellas-en este siglo positivista!
Tampoco falt6 quien pens.ra, que el delito se
habia cometido en Francia 6 Inglaterra, supo-
niendo al mismo tiempo una larga correspon-
dencia, desde tan remotos paises, entire los cri-
minales y sus agents en la Habana.
Pronto el BBanco, interesado como el -primero,
tom6 cartas en el asunto. Su director pas6 un
oficio al Sr. Gobernador Polftico en .25 de Fe-
brero de 1873, particip-ndole que existian en
esta Isla billetes falsos de a -25 y 50 pesos, in-






-9-
cluyendole, con el objeto de que los comparase,
dos de los segundos, uno bueno y otro ilegftimo.
Este iultimo fue recogido por la sucursal de Cair- ,
denas.
Como era natural, se procedi6 en seguida al
descubrimiento del cuerpo del delito y capture
de sus autores, haciendose al efecto varias pri-
siones de personas sospechosas, entire las cuales
algunas'resultaron ser inocentes y otras culpa-
bles.
Form6se, dig'moslo asf, una sociedad legal,
inspirada en los sentimientos del deber y la jus-
ticia, frente d la sociedad criminal que habia di-
fundido la alarma p.iUblica.
El Gobernador Polftico, Inspector y Sub-ins-
pector de policfa por un lado, el Banco con sus
agents y el Sr. Juez de i- Instancia por qtro,
todos compitieron en celo y entusiasmo en el
descubrimiento de la verdad.
El 27 de Febrero de 1875, 6 sea dos dias des-
pues de haber tenido conocimiento el Sr. Juez
de i0 instancia del hecho punible, cuya pista se
buscaba, levantose auto de proceder.
No solo este juzgado, sino tambien otros va-
rios procedieron ai las indagaciones conducen-
tes, acumulandose mas tarde, a los autos, cuAn-
tos datos fueron suministrados. Y ya el telegra-
fo en contfnuo maniobrar, cual miquina deinves-
tigacion, horadando el espacio hasta los puntos
donde se consideraran necesarias las instruccio-






10 -
nes de la justicia, ora la presencia judicial, do
quiera lo exigian las circunstancias, ya los careos
de unos con otros criminals, cual medio em-
pleado para desvanecer esa valla de imniproperios
y acusaciones que unos d otros se lanziran en
el moment del peligro, fragil bajel para salvar-
se del naufragio de su empresa; ora la evacuacion
inmediata de las citas, debil refugio que para su
amparo escogieran: todo, reunido a un trabajo
fmprobo, incesante, contribuy6 eficazmente 6
que resplandeciera clara como la luz meridiana
la certeza del crime, y surgiese mas tarde, en-
vuelta en un suspiro de satisfaccion, la tranquili-
dad perdida, l6gica consecuencia del descubri-
miento del cuerpo del delito y de la ya efeftuada
prison de alguno de sus autores. Un afio se
emple6, :in embargo, en exploraciones faltas de
resultado practice, como lo prueban las siete pri-
meras piezas de estos autos.
Inspirados en la voz de la razon y uitilmente -
aleccionados por los ejemplos de la historic, nos
colocamos entire las dos diferentes escuelas a
que pueden reducirse todos los sistemas, las doc-
trinas todas de los eminentes jurisconsultos y
fil6sofos, que han tratado sobre el orfgen del
derecho de castigar. Este es indudablemente la
la sancion de todas las leyes.
Repetimos aquf las elocuentes frases de un
distinguido escritor contempora.neo: dice, al tra-
tar del castigo de los crfmenes:






11 -
"Hay derecho tara dl, torque sefzunda ezn las
relaciones que comprenden comoforzosas la razonz
y la conciencia, al mismo tiemro que la sociedad,
nuestra gran ley, lo demuestra indispensable
piara su conservation. La razon pura lo aprueba,
y lo ajrueba tambien la razon Jrdctica; lo pide
la inteligencia abstracta, lo pide la inteligencia
social, lo confirm el sentimniento religioso."
Del mismo modo es tambien legrtimo el de-
recho de la sociedad ai imponer el castigo, tan
conforme a nuestra naturaleza, como necesario
a la conservation de aquella.
El hombre en el cumplimiento de su destino
es el centro de un cfrculo de derechos y deberes
dentro del cual puede desenvolver sus facultades
morales y fisicas, procurando siempre el perfec-
cionamiento de las mismas. De ahf que al apar-
tarse, siquiera una Ifnea, de ese cfrculo trazado
por la conciencia y la razon, falta a' su deber,
.viola el derecho de los demas.-Pero esta por
ventura en la facultad de un Juez penetrar en el
pensamiento del indivfduo y suponer la trama de
un hecho punible, sin actos que esterioricen esas
ideas, que hagan puiblico ante los ojos del hom-
bre, lo que solo percibe la conciencia en su san-
tuario? iNo, y mil veces n6! En los deberes im-
perfectos, e sta es quien legisla: dfgalo sin6 ese
golpe lento y repulsive, que allia en. el silencio
de la noche abruma. incesantemente al que los
viola, presentando a su vista el dafio ocasionado






12 -
en forma de horrible fantasma, que sin escuchar
los suspiros del arrepentimiento, le grita con voz
atronadora y penetrante: Has obrado mal, tui
eres un delincuente! Sostener lo contrario seria
el mayor de los absurdos, equivaldria d caer en
el error de los esclusivistas, partidarios acerrimos
de determinadas escuelas.
Bien cierto es, como dice el eminente juriscon-
sulto Sr. Pacheco, que no hay en la historia, no
hay en la humanidad entera un echo mas uni-
versal, y mas conslante, que el hecho de la ley
penal. Cada sociedad, cada epoca lo ha revesti-
do de sus formas, que indudablemente cambian
segun el tiempo, las costumbres, las institucio-
nes, etc.; de ahf que, al juzgar de ciertos actos,
es necesario tener muy en cuenta la significacion
de los mismos en el lugar donde se han reali-
zado.
Examinemos, pues, los que son cbjeto de esta
causa, en satisfaccion de nuestra primera pre"
gunta; cu'l es el delito cometido? Veamos luego
con que intencion y en que circunstancias se lle-
v6 a cabo, cu.les son las pruebas presentadas y
oigamos finalmente al Ministerio Fiscal y al Se-
nfor Juez de i0 Instancia, cuya sentencia tantos
agravios infiere al honor intereses de mi re-
presentado.
Como, encontramos unidos en la pena los de-
litos de falsificacion y expendicion, no solo en el
C6digo de la Penfnsula, sino tambien en muehos






13 -
extrangeros, trataremos de ambos a la vez, pue,
que adems, este es consecuencia de aquel y
participa, por tanto, de su importancia.
De esta exposicion resultara, que aun siendo
D. Jose Moreno Alcoba reo del delito'de expen-
der billetes ilegftimos, como lo aseguran el Mi-
nisterio Fiscal y el Sr. Juez de i? Instancia, se le
ha impuesto un castigo que no guard propor-
cion con el hecho punible, castigo que conside-
rara como sumamente exagerado cualquiera que
de imparcial se precie, con solo reflexionar un
instant sobre la conocida tendencia a miti-
gar el rigor antiguo en dicha material, que gra-
vaira con caracteres indelebles en los c6digos mo-
demrnos la impetuosa corriente del Progreso.
Fruto primero de la fecundante semilla sembra-
da en la revolution filos6fica del siglo XVI!
Este delito, por tanto, ha disminuido much
de su gravedad, gracias al desvanecimiento de
ciertas preocupaciones y d la cultural en fin, aun-
que relative, de ]a 6poca que atravesamos.
Cumpliendo con nuestro prop6sito, extracta-
remos en pocas palabras los hechos mds culmi-
nantes de esta actuacion.
Hemos supuesto la existencia de dos socieda-
des, una criminal y otra inspirada en los senti-
mientos de la justicia y del deber, que son la
base ms s6lida del derecho y de la ley: su prin-
cipio capital, absolute y generador. Ocupdmo-
nos de fimbas por separado.





14 -
Resulta plenamente probado que 6 fines del
afio de 1872 6 principios del 73, se form en esta
Capital una asociacion con la idea de falsificar
los billetes del Banco Espafiol de la Habana.
Unos figuraron como principles, contribuyendo
con su dinero al engrandecimiento de la misma,
y otros como s6cios industriales, prestando sus
servicios a tan criminal empresa. Imprimieronse
billetes de 25 y 50 pesos, que presto lanzaron
ai la circulacion; cambiaron varias ocasiones de
domicilio, para mejor encubrir su crfmen, y admi-
tieron en su seno nuevos compafieros, siguiendo
asf en sus negociaciones, hasta que por fin los
sorprendi6 la otra sociedad, su polo opuesto, pre-
cisamente cuando mas encantados estaban de su
obra.
Lo que en un principio fue simples conjetu-
ras, suposiciones con mas 6 menos visos de ver-
dad, lleg6 ai ser claramente conocido, al descor-
rer uno de los sentenciados, al desgarrar Acos-
ta con sus revelaciones, el tenebroso velo que
por tanto tiempo envolviera el cuerpo del delito.
Resultado de esto fue el felfz hallazgo de las pie-
dras litograificas.
Sfrvase V. E. fijarse, en que hasta ahora no
aparece complicado en nada D. Jos' Moreno
Alcoba: no es socio colectivo ni tampoco indus-
trial, como muy bien podrian ser calificados al-
gunos compa-fieros suyos.
Empero; ya que se acusa tan acerbamente d






15 -
mi defendido, examinemos los actos de la otra
reunion. En el camino de sus investigaciones,
encontraremos a nuestro patrocinado, n6 como
un hombre malo, n6 como un delincuente mais
en el nuimero de los de esta causa, n6 como uno
de los audaces asociados para el mal, sin6 como
un indivfduo que tambien ayud6 oi la justicia,
que se halla en el nuimero de los buenos, de los
asociados para el bien, y que ha tenido la des-
gracia de no poder defenders, hasta evidenciar
la rectitud de sus acciones, por hallarse ausente
uno de los principles actors de esta tragedia,
que tanto pudiera declarar a' su favor.
No se olvide, n6, que D. Jose Moreno Alcoba
ayud6 con sus gestiones al Sr. Moya, corredor
muy conocido, en esta causa por los servicios
queprest6 ai la justicia en cooperation de los
Sres. Trujillo y Royo, aquel, sub-inspector de
policfa, y este, agent del Banco Espafiol; no se
olvide, n6, que quien asf se porta, lejos de mere-
cer el castigo de la ley, es digno de ocupar un
puesto entire los hombres honrados. Tan acree-
dor es 61 ai las celebraciones de estos, como los
Sres. uiltimamente citados. Prosigamos sino, la
relacion de los hechos capitals de esta causa, y
veremos cuan justificado queda este aserto!
Antes, sin embargo, debo hacer constar que
de su criminalidad no existe en manera alguna
la evidencia moral exigida por la ley 12. tftulo
14 part. 3.






16 -
Como indicamos anteriormente, el Sr. Jefe de
policfa, el Banco, con sus respectivos agents; y
el Sr. Juez de i. Instancia obraban de comun
actierdo. Consta asf a foj. 1844 una comunica-
cion del primero al Juzgado en la cual se mani-
fiesta que,. "por confidencia exacta y precisa sa-
"bia que en esta Capital se hacian contratos de
"billetes del Banco Espafiol falsificados, daindose
"en cambio de los legftimos, con dos terceras
partiess de ganancias para los tenedores de los
primeross."
Siguen inmediatamente las diligencias prac-
ticadas, resultado de las cuales fue. saber que
se intentaba verificar un cambio en Mat'nzas
entire los negociantes de billetes ilegftimos y un
particular.
Es indudable la actividad desplegada por la
policfa y la perspicacia con que ha obrado en es-
te asunto: convencid&de la negociacion proyec-
tada y sabiendo el lugar donde habia de efec-
tuarse, pues que se prepare, previa su aproba-
cion, asisti6 a la misma, presenciando con impa-
sibilidad el cambio de diez y ocho mil pesos en
billetes falsificados por seis mil legftimos: aque-
llos fueron entregados al Director del Banco
segun disposition de la misma autoridad. Siguie-
ron su. march las confidencias secrets y las
pesquisas judiciales, al mismo tiempo que los
delincuentes se animaban con .negocio comenza-
do bajo tan buenos auspicios, y que por lo mis-





17-
mo prometfa un resultado feliz, acariciando
tal vez su mente la dulce esperanza de quedar
impunes. Brill6 por fin el apetecido objeto, re-
luci6 la corona en premio a tantos desvelos con
el proyecto de una nueva e important negocia-
cion en que habia de cambiarse nada menos que
la friolera $ io.ooo en billetes falsificados por
$ 20.000 legitimos.
El punto escogido para teatro del drama que
habia de representarse, sin sospechar los crimi-
nales tan terrible desenlace para ellos, fu6 el Ho-
tel de la Paz, calle del Egido, en la habitation
del Sr. Corredor Moya, que ya hemos conocido
aintes de ahora, como solidario de las investiga-
ciones judiciales.
La policfa se install en el cuarto contiguo al
de este Sr. llevando ai su cabeza al Sr. Sub-ins-
pector, D. Jose Trujillo, que acompafiado de
dos indivfduos mis y de tres salva-guardias de
infanterfa, esperaba el moment oportuno de
lanzarse sobre tan deseados criminals.
A la hora convenida lleg6 Francisco Vidal,
uno de los mas gravemente comprometidos en
esta causa, concurriendo despues un indivfduo,
que llevaba un lio bajo el brazo.
Ya tenemos en el cuarto a Francisco Vidal y
al corredor Moya: escusado es decir que Royo,
el agent del Banco, fue puntual a' la cita. Estos
sabian perfectamente lo que iba a pasar; de mo-
do que no se sorprendieron al ver entrar la au-





--- 18--
toridad y con voz imperiosa intimar ai los tres
/la rendition. Entregaronse en el acto, quedan-
doVidal en poder de la justicia.
Al salir del Hotel, la autoridad prendi6 a otras
personas. Entre ellas estaba la que su'i6 el lio,
que result ser D. Jos' Moreno Alcoba, mi de-
fendido.
Con tan importantes captures se hizo mas fi-
cil averiguar la certeza del delito cometido; pero
en atencion la brevedad, evitaremos los por-
menores inutiles, dete niendonos solo en los que
atafien directamente a Moreno, cuya conduct es
Stiempo ya de examiner.
; Los hechos narrados anteriormente tuvieron
S lugar la noche del io de Enero de 1874. Indica-
do el papel que en ellos represent ra mi defen-
dido, se nos ocurre preguntar, Es esta la inica
occasion en que le hallamos en contact con los
criminals? N6. D. Juan Bautista Royo, el agen-
te del Banco afirma haberlo visto en la negocia-
cion del caf6 "Perla de Cuba," que fue la de los
$18ooo falsificados por $6ooo legftimos. Una
vez conocidas las dos ocasiones en que D. Jos6
Moreno Alcoba aparece c ono complicado en es-
te asunto, examinemos el Dictamen Fiscal y la
sentencia del Sr. Juez de Primera Instancia, a fin
de justificar su conduct, al combatir los cargos
de aquel y el fallo de e'ste en lo que a. el se refie-
ren partieularmente.
Empieza el Sr. Fiscal en su dictamen di-






19 -
ciendonos que: Contra Moreno A lcoba aharece su
jproji)a confesion d foj. 1551 va.,; la de Barata
foj. 1591 vuelta, en que dice lefue' d buscar para
tratar sobre el cambio de billetes falsificadospor
legitimos; el acla defoj. 1427, en que cons/a que
llevd con Vidal al hotel LA PAZ los billetes ilegi-
timos que se ocujdran alli en el acto de cambiar-
los, detenidndose d la puerta de aquel en espera
del resullado de la negociacion; la declaration
del Sub-inspector Sr. Trujillo, fol. 1505, en el
mismo sentido de la de DA 7uan Bautista Royo
foj. 1508, que no solo lo determine como el que
llevd con Vidal los billeles para esta operacion,
sino que ademds fue' tambien el que con elpro-
fio sugeto llevd los diez y ocho mil piesos que
impunemente se cambiaron la primera vez pior
seis mil legitimos." De todas estas resultancias
deduce que D. Jose Moreno Alcoba esta, no solo
confeso sino tambien convict de su culpabili-
dad. Fakil serai probar que no es 16gica esta con-
secuencia, pues que ni lo declarado por mi defen-
dido, ni ninguna de las otras citas arroja prue-
ba alguna contra el.
En la obligacion de sostener nuestros asertos,
examinemos en primer termino ]a declaracion de
D. Jose Moreno Alcoba (a) Alcala, constant a
foj. 1551 vuelta.
Antes de seguir, es just y necesario enterar d
V. E. de que ese nuevo personaje aparecido de
improviso en la escena, ese Afacallista no es otro






-- 0 -
que el Sr. Afoya, corredor de quien se valiera
la autoridad, para descubrir el cuerpo del delito
y capturar a sus autores. Pues bien; como este
le ofreci6 a mi defendido una gratificacion de
dos mil pesos por conducir a su casa el lio men-
cionado y le prometi6 ademais pingiies riquezas,
si por su medio se conseguia prender d Vidal y
adquirir una crecida cantidad de billetes falsifi-
cados, asegurandole por otro lado, que no le su-
cederfa nada, puesto que le prestaba un gran
servicio a Ia Justicia, D. Jose Moreno Alcoba,
que hall en esta proposition y promesa el me-
dio.de adquirir un buen capital, sin faltar a sus
deberes y prestar por el contrario utin servi-
cio a la sociedad, no, vacil6 un instant en acep-
tar; y precisamente cuando esperaba en la
puerta del Hotel el pago de su trabajo, fue de-
tenido por la autoridad.
Para probar la buena f6 con que en este asun.
to obr6 D. Jose Moreno Alcoba, / basta indicar
los pasos que dio para conseguir el anhelado fin
de la Justicia. Deslumbrado por las promesas
del Corredor, y siguiendo sus instrucciones, fue en
seguida a' donde vivia D. Jose Barata Lopez,
proponie'ndole el negocio de modo que no sos-
pechara nada. Este, por toda contestacion, le
envi6 i casa de Vidal, calle de la Carcel, en la
fonda de Rejas-verdes. Sin perdida de tiempo
se present alfi; mas como viera que Vidal rece-
laba de su intent, invoc6 el nombre de Barata


o.V






-- 21 -
que, como por encanto, allan6 todas las dificul-
tades, inspirando tal confianza su interlocutor,
que le fueron entregados dos billetes ilegftimos,
uno de a 25 y otro de ai 50 pesos. Duefio de tan
suspiradas prendas, no tard6 ni un instant en
dairselas di su fingido amigo, el Sr. Corredor.
Pronto el declarante satisfizo los deseos de
este, presentindole a Vidal, para cuyo efecto tu-
vierop los tres una entrevista en el Parque.
Aquelia misma noche el Sr. Moya convino con
su nuevo conocido en el cambio de $i 8ooo en
billetes falsificados por 6ooo buenos, exigiendo-
le 250 por el trabajo de proporcionar quien tra-
gera los billetes legftimos. Sin gran dificultad se
cerr6 el contrato; mas como Vidal no llevaba
consigo la cantidad estipulada, prometi6 entre-
garsela ek siguiente dia en el hotel "Perla de
Cuba." Antes de la hora fijada, Macallista vi6 al
declarante frente al Louvre, recomendandole ]a
mayor puntualidad a' la cita. Fue este tan exac-
to, que las tres estaba ya en casa de Vidal,
dispuesto d acompaniarle y presenciar la opera-
cion; tal era el interns que por la misma se to-
maba, debido sin duda d las seductoras prome-
sas de su compafiero.-Aquel, siempre receloso,
desconfi6 de nuevo, dando asi lugar a que su in-
terlocutor fuese inmediatamente ai done le espe-
raba Moya y le enterase de dicho percance. Ha-
llibase este en gran conversation con el Sr.
Royo, que enterado de cuanto pasaba les entre-







g6, a fin de inspirar confianza Vidal, mil pesos
en dos billetes de a 500. Macallista cambi6 en
seguida uno de ellos, se reserve 250 pesos y le
entreg6 el resto a Vidal. Este exhibit la suma
de 18000ooo pesos, en billetes falsos de a 25 y 50
.que extrajo de un baulito, y algunos de d 300,
que llevaba en el bolsillo del pantalon.
Tuvo lugar dicho cambio en el cuarto que co-
mo s6cios tenian el y Barata en la calle de los
Oficios.-Neg6se Vidal a ir con ellos en busca
de los $5ooo restantes, razon por la cual se los
trajeron, recibiendo por este servicio un regalo
de ioo pesos.
Declara al mismo tiempo D. Jos' Moreno Al-
coba (a) Alcala, que nadie ma.s intervino en di-
cho negocio, ni siquiera D. Jose Dominguez, que
a pesar de haber acompafiado al senior Royo,
mientras Moya y el fueron a buscar los tftulos
falsificados, era inocente de cuanto pasaba.
Mas adelante nos dice, que Moya le abando-
no completamente, despues de haberle prestado
tan grandes servicios, como el relacionarlo con
i Vidal etc. Es claro, ya no le hacia falita; pero e1,
cuyo interns en conocer el desenlace de este
asunto crecia por moments, no le perdi6 de vis-
ta. Se enter de sus contfnuas reuniones con
aquel en la posada de los Voluntarios, frente al
Casino Espaifiol; y como supiera, que se trataba
de una nueva y grande negociacion de $100 ioo.ooo000
por 20.000, le habl6 fuertemente, consiguiendo






23 --
asf que le revelase la, verdad. Descubierta ya,
recomend61e Moya el mayor secret y sobre to-
do que inspirase entera confianza a Vidal, para
poder anularlo en tiempo oportuno y marchar
los dos a Espafia con su capitalito.
Puestos nuevamente de acuerdo, convinieron
los tres en el cafe del Louvre, la noche del 9 de
Enero, que en la siguiente se realizarfa la gran
operation indicada uiltimamente.
Moreno Alcoba, siguiendo las instrucciones
de su consejero, le hiFzo career a Vidal, con la idea
de inspirarle confianza, que la persona duefia de
los tftulos legftimos habia de venir de Giiines en
el tren express; asf fue que, a la llegada de dicho
tren, lo encontr6 en el paradero de Villanueva,
acompafiado de un catalan como de 6o afios,
que supone se halla entire los press, por haber-
lo visto pasar frente ai su calabozo con un salva-
guardias.
Asegura que Macallista llam6 a parte i Vidal
y le dijo, sefialando al que debia entregar los bi-
lletes buenos: "ahf viene nuestro hombre." Este,
efectivamente, se acerc6 i ellos. Pregunt6les
cuando se celebraba el negocio, a lo que contes-
t6 el segundo pidiendo dos horas de plazo, para
buscar la cantidad -estipulada. Concedidas las
mismas, brindaronse d acompafiarle, por indica-
cion de Macallista; pero no acept6.
A las ocho en punt de la noche ml defendido
lo hall6 en el parquecito frente al Casino, con su






24 --
amigo el catalan, cargados ambos de billetes.
Tom6 los mismos y se dirigieron al lugar de la
cita, aunque.por distintos rumbos. Alli sabemos
lo que pas6.
Finalmente declara Alcoba, que de todos los
criminals solo conocia a Barata de trato; y que
supo la existencia de billetes falsificados del
Banco Espafiol de la Habana, lo mismo que lo
que iba i acontecer en el Hotel de la Paz, por
haberselo revelado en confianza el Sr. Corre-
dor Moya (a) Macallista.
He ahf lo declarado por mi defendido. Pues
bien; jresulta algun cargo contra el mismo?
Puede sostenerse que confiesa su delito, como
nos asegura el Sr. Fiscal? .N6, y mil veces n6!
D. Jose Moreno Alcoba no esta loco, para acu-
sarse de lo que no ha hecho; para suponer el
crfmen que no ha cometido. El, solo confiesa sus
servicios ai la Justicia y se lamenta de la ingra-
titud de su amigo, pues V. E. no habr, olvida-
do que ese Macallista, el hombre de promesas
tan seductoras, es el Sr. Moya, Corredor de
quien se valiera el Sr. Sub-inspector de policfa,
como en tantas ocasiones he manifestado, para
descubrir el crimen y capturar a sus autores; el
Sr. Moya, que despues de lanzaren pendiente tan
resbaladiza a este desgraciado, despues de ofre-
cerle villas y castillos, abriendo ai sus ojos las
puertas de un mundo embelesado y para -1
desconocido, desaparece de improvise dejandolo




.... ...


desamparado, sin justificar, siquiera, su con-
ducta.
Reflexione V. E. sobre esto, Excmo. Sr.; con-
sidere las tramas urdidas en esta causa, los me-
dios que se han empleado para descubrir la
verdad, algunos quizai no muy conformes i los
principios ma's puros; medite tambien un instant
*en el hombre que creyendose resguardado por las
promesas de otro, y abrigando la conviction de
que no salfa del cfrculo de sus deberes, se con-
templa vilmente engafiado, respirando el aire f&_
tido y huimedo de oscura prison, y ante jueces
que impasibles le repiten: has faltado a' tu obli-
gacion, violando el derecho de los demais. Yo le
suplico V. E. que medite sobre todo esto y me
respond despues, con la mano puesta sobre
la conciencia, con la rectitud que le distingue, si
no es cierto como indiqu6 al principio de este
escrito: que D. Jose Moreno Alcoba no es el
delincuente descrito d grandes rasgos en el Dic-
taimen Fiscal, el que tan duramente trata en su
sentencia el Sr. Juez de i0 Instancia, sino por el
contrario uno de esos indivfduos que inspirado
quiz6J en los mejores sentimientos, se halla de
improviso envuelto en fatales circunstancias, que
dan un tinte lfigubre, una significacion torcida a.
los actos del mas honrado varon, del hombre de
mejores costumbres.
Por el estilo de la anterior son las demais ra-
* zones del Sr. Fiscal. Es la segunda, la declara-
: 4






26 -
cion de Barata A foj. 186I1. Y bien; que declara
Barata? Lo mismo que nos ha dicho Moreno
Alcoba: que este fue ai tratarle del cambio de los
billetes. Y es esto, por ventura, un acto de ex-
pendicion? No por cierto! Pues si no lo es y recor-
damos el objeto que llev6 o mi patrocinado don-
de aquel, no comprendo el dafio que dicha de-
claracion pueda inferirle.
La tercera es el acta de foj. 1427, en que coils-
ta haber conducido los billetes al hotel de la
Paz y esperado en la puerta del mismo el fin
de la negociacion.
Bastante hemos dicho sobre este punto. Bien
explicado se halla que la conduccion fu4 orde-
nada por Moya, corredor y ayudante de la poli-
cfa. Creo por tanto de mas insistir en este par-
ticular.
Finalmente aduce como cuarta y ultima razon,
lo declarado por el Sr. Trujillo, Sub-inspector
de policfa en conformidad con lo dicho por el Sr.
Royo. Y que nos manifiestan esas declaracio-
nes? Repiten la narracion del Sr. Fiscal sobre
los dos cambios de 6ooo y 2oooo0000$ buenos por
18 y IOOO100000 falsificados. De todo lo cual se de-
duce, que pueden reducirse sus arguments a la
declaration del mismo a quien condena. Moreno
ha dicho la verdad y esta dispuesto a sostenerla,
como lo hizo en los careos con sus compafieros
de desgracia; mas no de crfmen.






27 -
El Sr. Moya (a) Macallista, es el unico que
pudiera contradecirlo; pero esta ausente, igno-
randose ademas su paradero.
Dos sociedades hemos supuesto: con su des-
aparicion queda rota la cadena que las une, falta
uno de sus principles eslabones, tan necesario
por desgracia i la complete justificacion de mi
patrocinado! Y digo esto, porque al suponersele
delincuente, se halla en la necesidad de probar
lo contrario.
Permftasenos, antes de pasar i aotro punto,
preguntar de nuevo al Sr. Fiscal ,d6nde esta la
confession del reo? en que lugar dice haber ex-
pendido billetes falsificados? Pocas veces se ha-
bra visto una rcsolucion fundada en bases
mas deleznables, que la present! Se toma como
primer fundamento del castigo pedido la confe-
sion del reo, y el Sr. Fiscal afirm a lo queaquel pre-
cisamente neg6! iEsto es inaudito! Imposible pa-
rece, que no se trate con mas detenimiento asun-
to de tanta importancia!
xC6mo es que no habiendo otra prueba con-
tra un supuesto criminal, que su propia declara-
cion, no se examine esta, palabra por palabra? Y
si del Sr. Fiscal pasamos al Sr. Juez de Primera
Instancia, jcon cuanta mais razon nos quejare-
mos, siempre guardando el debido respeto a su
autoridad, de la rapidez con que acoje las razones
del primero! Y sin embargo de esto el Sr. Juez
ha considerado excesiva la- pena pedida, como lo






28 -
demuestra el haber impuesto otra menor, con la
que tampoco estamos conformes.
Que pruebas hay del delito? preguntamos no-
sotros en un principio: ahora podemos respon-
der sin vacilar: ninguna!
Supongamos, sin embargo, por un instant;
despues de haber examinado todos los puntos
que cita el Sr. Fiscal, como fatales a mi defendi-
do y justificativos de su peticion; despues de ha-
ber demostrado plenamente cua.n mal interpreta-
da ha sido la declaration del reo, tan conforme
con las demas; despues de haber visto, en fin,
desmoronarse al menor soplo de razon, al mas
tenue rayo de luz, ese precioso castillo de nai-
pes, esa relacion tan bien comenzada y por des-
gracia tan duramente concluida, supongamos,
repito, que sea culpable del delito de expender
billetes falsificados D. Jos' Moreno Alcoba; que
asf lo demuestren todas las razones citadas,
y preguntemos: La pena pedida y aun la im-
puesta son siquiera legftimas, ya que no equi-
tativas? .Corresponden por ventura al hecho
punible? Basta la constancia de antecedentes
mas 6 m6nos malos, para cuadruplicar casi el
castigo, suponierido la existencia del delito, que
tan rotundamente negamos? Ha examinado el
Sr. Juez de Primera Instancia, que m6vil pudo
inducir ai Moreno en pasadas circunstancias ai
romper el cfrculo de sus deberes, violando asf el
derecho de los demas? Sabe si fue el vicio, la






2 29 -
costumbre del crfmen que endurece el Animo, 6
simple y sencillamente la imperiosa ley de la ne-
cesidad? Pues same permitido decir, con el de-
bido respeto, que si nada sabia, que si no hizo
un detenido an lisis sobre estos puntos, tampoco
debi6 fulminar contra ese desgraciado una sen-
tencia tan excesiva, cuya pena si se confirm y
cumple aquella, acabard su mfsera existencia en-
tre cadenas, maldiciendo 'a la humanidad entera
con voz ahogada por el despecho y casi extin-
guida por el sufrimiento. Pero V. E. se servir.
revocarla infaliblemente, porque mi representado
no es un odioso criminal, incapaz de ese uiltimo
destello de la vida del honor, llamado la concien-
cia, el remordimiento! No es una excepcion ai la
ley de nuestra naturaleza. Responde a lo injusto
con la desesperacion y el 6dio; a lo just y equi-
tativo con el arrepentimiento.
Tan necesario es el examen del character de la
falsificacion para aquilatar la enorme pena pedi-
da, y aun la fallada, como el anailisis del Dictd-
men Fiscal, para combatir la sentencia apelada.
Veamos, pues, el camino que retrocede el Sr.
Fiscal, al sefialar el castigo de o10 afios de presi-
dio ultramarino con retencion, 25.000 pesetas de
multa y pago de las 61 avas parties de las cos-
tas, como correspondiente al delito que supone
cometi6 Alcoba. Se habra, inspirado en la filoso.
fia del siglo XVIII, simbolizada por el indivi-
dualismo? ,Agitarfa, acaso, su animo el senti-






30-
miento que a' Montesquieu al colocar la losa fu-
neraria en el sepulcro, de la antigua legislation,
tan vacia en material criminal, para presentgrnos-.
la mas tarde triunfante, saturada del espfritu, ci-
vilizador que conviene a los pueblos modernos,
cual flores nacidas sobre el yerto cadaver de la
Edad media, cuya raiz se alimen tara mas allia
de los tiempos de Roma y Grecia, donde ya se
conociera, como universal constant, el hecho de
la ley penal? Responde, por ventura, al senti-
mentalismo de Rousseau y Beccari a? Es siquie-
ra un eco perdido de la espresion maxima felici-
tas de Bentham? N6, de ningun modo! Retroce-
damos entonces un poco mas y preguntemos:
Se remonta a' la reform del siglo XVI? Tam-
poco: esta di6 por resultado praictico el triunfo
del individualism sobre la tradition 6 el Esta-
do, que en la antiguiedad absorviera, casi por
complete, nuestra personalidad. Aun es mas re-
mota la epoca en que arraiga esa legislation,
que siguen el Sr. Fiscal y el Sr. Juez de Prime-
ra Instancia.
No ignoramos que el artfculo 223 del C6digo
Spenal de la Penfnsula ordena, que sean castiga-
dos con las penas de cadena perp&tua y multa
de 5oo00 a 5oo000 duros los que introdujeren 6 ex-
pendieren falsos titulos de la deuda puiblica al
portador, billetes del Tesoro 6 de.cualquier Ban-
co erigido con autorizacion del Gobierno; tampo-
co ignoramos las disposiciones de los artfculos






31 -
69 y 14 del mismo C6digo. Vano seria, por otra
parte, sostener que enlos C6digos modernosha-
llamos ain algo del antiguo rigorismo en esta
material, aunque en apoyo de nuestra opinion ci-
tisemos el C6digo francs, que impone el casti-
go de trabajos forzados; el austriaco, que sefiala
hasta la pena de muerte, y el napolitano que or-
dena la del erg'stolo, porque nuestro prop6sito
se reduce d combatir esa sentencia apelada, en
que vemos relucir con colors demasiado vivos,
como en los mencionados C6digos, el espfritu de
aquellos tiempos, en que se consideraba casi co-
mo un delito de lesa Magestad la falsification.
Concurre ademas aquf la circunstancia de no ha-
ber el suficiente numero de pruebas, el necesario
acopio de datos!
En un delito como el present, cuyo objeto es
de creacion tan modern, no vemos la necesidad
de examiner lo que sobre esta material disponen
el Fuero Juzgo en los tftulos 5 y 6 libro 7; el
Fuero Real en el tft. 12 libro 4?, las 0.0. R.R.
en el tit. 6 libro 8, nilas Leyes posteriores has-
ta nuestros tiempos; pero el Sr. Fiscal se ocupa
de las Partidas y Novfsima Recopilacion, y esto
nos obliga echar sobre ellas una mirada retros-
pectiva. Dice la Partida 7.a en su Tit. 7 al hablar
de las falsedades:
"Una de las grandes maldades que puede ome
"auer en sf, es faser falsedad, ca della se siguen
'muchos males, 6 grandes dafios, a' los homes "






32
defendiendolaen su Ley I1 del mism0 Tit. que tra-
ta sobre "que es falsedad e que maneras son de-
lla,"delmodo siguiente: "Falsedad es mudamien-
to de la verdad." A esto afiade el Sr. Gomez de
la Serna, con la idea de completar la definition,
"hecha maliciosamente y con a.nimo de dafiar ai
"otro."
Llega ai la barbaric la siguiente disposicion
de la Ley 9. Tit. 7? Part. 7.: "Mandamos que
"cualquier que ficiere falsa moneda de oro 6 de
"plata 6 de otro metal cualquiera, que sea quema-
"do por ello, de manera que muera."
La Novfsima Recopilacion en su Ley 4. Tft. 8
libro 12, consigna entire otros casos, "que solo el
"intentar la entrada 6 recibo de dicha moneda,
"aunque no se haya conseguido el efecto, se cas-
"tigue con la pena capital; y los que tuvieren
"noticia de dicha entrada de moneda, y no lo
"manifestasen, mandamos sean condenados ai
"penas de galeras." He aquf las leyes que Invo-
ca el Sr. Fiscal! A nuestro modo de pensar tan-
to .valiera haber consignado la Ley XLVIII, Tft.
io Lib. 8 del Digesto que dice:" Quicurnmqz e
'lnummos aureos farimn raseritl, ar/im tinxerit
"velfixerit. si quidem liberi sunt, ad bestias dari:
"si servi, summo supplicio affici debent." Es tan
inaplicable al caso actual como las otras. Pero
abreviemos, consignando finalmente; que en los
tiempos pasados en que tan exagerada impor-
tancia- se di6 a este delito, quien mas lo autori-






33 -
zaba di veces, era el mismo rey 6 su gobierno,
pues que cambiaban el valor de la moneda, veri-
ficando clandestinas reducciones y grandes au-
mentos con la falsa idea de enriquecerse.
Despues de haber examrninado las razones del
Ministerio Fiscal para pedir un castigo tan se-
vero contra mi representado, oigamos de que
manera corresponde a ellas el Sr. Juez de Prime-
ra Instancia del Distrito de la Catedral. "Con-
"siderando, dice, que igualmente esti probado
"que D. Jose Moreno Alcoba (a) Alcala, ha sido
"expendedor de billetes falsos, sabiendo que lo
"era, no solo de su confession explfcita de que
'cuando fue detenido iba por segunda vez a. cam-
"biar billetes falsificados por legitimos en gran
"cantidad, sino tambien por las declaraciones
"del Sr. Sub-inspector de policia D. Jos6 Truji-
"llo, Don Juan Bautista Royo y D. Ignacio Es-
"coto."
A prop6sito hemos dejado este considerando,
unico en que el Sr. Juez se ocupa de mi defen-
dido, para lo ultimo.
Es tal su originalidad, que muy pocos esfuer-
zos se necesitan para destruirlo completamente.
Como V. E. notara, es ni ma.s ni menos, la copia
de cuanto nos ha querido decir el Sr. Fiscal.
Quien pudiera career que con tanta facilidad
se juzgara de la suerte de los hombres!
ilmposible parece que con tan infundadas ra-
zones se lance a un infeliz a. la vida de la humi-





34 -
llacion y la ignominia, se trunque asf el destino
de un hombre, sin prestar oidos, siquiera, d ese
lugubre, perdido eco, resuimen de tantas lagrimas
y suspiros, como habra, arrancado el duro golpe
de la sentencia judicial a la madre desolada, al
hijo 6 la esposa quizi abandonada y gimiendo
en la mais espantosa miseria! Y todo por que,
Excmo. Sr! Porque nos encontramos frente a
un Fiscal, en presencia de un Juez que, l6jos de
escuchar las justas reclamaciones de este desven-
turado reo, se han dejado llevar por la impression
que en su animo hiciera el convencimiento del
delito, juzgando con excesivo rigor ai cuantos
creyeran complicados en el.
No acierto i comprender con que fundamento
nos asegura el Sr. Juez, que D. Jose M. Alcoba
confess que al ser aprehendido iba a cambiar bi-
lletes! Esto no es cierto! Esto es impossible! Mi
defendido no ha inventado ningun hecho que le
perjudique, no ha tratado de daniarse. El ha
dicho la verdad, muy suficiente i sujustificacion.
El, solo confess sus servicios d, la Justicia. Por
lo demas ya hemos manifestado reiteradas veces,
que si en dos ocasiones condujo billetes falsifica-
dos, fue en cumplimiento de las 6rdenes del
Sr. Moya. Y des, por ventura, la conduccion un
cambio; un acto de expendicion? No! De ahf, que
fuera necesario suponer-lo que no existi6 jams,
para dar una base algo s6lida, aunque en apa-
riencia, al fallo judicial. Fue precise asegurar





-- 35 -
que el reo confess lo quejustamente niega y ne-
gara siempre.
Pero no llega hasta ahf tan fatal considerando.
Asegura que consta tambien el delito por las de-
claraciones del Sub-inspector Trujillo, D. Juan
Bautista Royo y D. Ignacio Escoto.
Estos Sres. se contraen a. hacer la historic del
hombre que ayud6 al Sr. Moya en la primera ne-
gociacion ysubi6oel lioen la segunda, aguardando
en la puerta del Hotel el resultado de la misma,
a. lo que podrfamos contestar, repitiendo la ante-
rior pregunta: .es ]a conduccion un acto de ex-
pendicion?
(Por que el Sr. Fiscal, tan minucioso en el
analisis de esta causa, no busc6 una pena espe-
cial para el conductor de billetes falsificados?
.Por que no examine mis detenidamente este
acto? Co6mo es que no nos explica detalladamen-
te, pues que el asunto lo merece, la significacion
de esa inteligencia en que parece se hallaban el
Sr. Moya con mi defendido y aquel con el Sr.
Trujillo? No le demuestra esto que D. Jos6 M.
Alcoba prest6, aunque mediatamente, grandes
servicios a. la autoridad, como vengo sostenien-
do desde el principio de este escrito, y que no
es por tanto responsible criminalmente de actors
tan bien encaminados?
Crey6 el Sr. Fiscal innecesaria esta utilf-
sima investigation? Y se consider, acaso, el
Sr. Juez de Primera Instancia escusado de es-





.1*f'* ..". .. ' r

:' " -- 36
S. te trabajo tan capital, por no haberlo verificado
;. aquel?
-. Pues de otro modo no se comprende la peti-
.- cion del primero, ni la sentencia del segundo.
STenemos, pues, por conclusion, que el uinico he-
S cho, fundamento del-Dictimen Fiscal y de la Sen-
i' tencia apelada, en cuanto se refieren a. D. Jose
Moreno Alcoba, es su misma declaracion, cons-
,. tante a foj. 1551 vuelta, la cual, segun mi crite-
S rio, I'jos de condenar su conduct, la justifica
:. completamente.
| Por tanto: a' V. E. suplico sesirva haber por
Sdevuelta esta causa, unayvez evacuado el trasla-
do, que, para expresar agravios me ha s;ido con-
ferido, y admitiendo este escrito, revocar, en me-
rito de las razones expuestas, la sentencia dicta-
da el 8 de,. Octubre de 1874, en Ia parte que ai
S D. Jos. Moreno Alcoba (a) Alcala se refiere, ab-
.. solviendolo libremente con las costas de oficio,.
. pues es lo procedente en justicia, que pido.
Otto si.-Esta parte se halla conforme con el
apuntamiento del Relator. Sfrvase V. E. haber
Sport hecha esta manifestacion, A los efettos con-
S siguientes en justicia, que pido ut supra. Habana
' 24 de Mayo de. 875.


F i.JosE ANTONIO FORTINA,









* : *. .. -;'.. '. ...-.




































.1


/




'-V.-


'C.

















4'




.I .. ' \ .: .
.. -.' ^ .:- ... -. ...-.-:-:










































.. **. . -.. . .. *-* < -. . . :..-- .: :-^
, -. ' !: . *. ,' .: ..- : ...-..









































: "' *, -. . ' 1 .. .. ... :
S. -* .. . .. . " .. ' .* .. ... :







































I: .: . .. _./_ .. ,, -...-. ^. .---...
I.. -, '' *< .. ":. -* .., ;;. ] ^
.;' * * ; . .' .* * -' ..:* *- ^

































... . .. -^ . . .. ,; .*- -. -:.* "
VT..


LdL













S,.:.: -^ .^ * . ; : *- * r '.. ^
i^-:^;^^1^.^ ^ ^ S S


































| ^ -- : ':*' - ".: ":i .. ,. .




"A .. ..-...







ril--






MA
- ' i " .' ." ' , '.















$ or








01









.. .. .J.jop.S. I, "e .. -. ..










































I It
.. .. ..' .
I *. \ -
.* ;- : : .' .,; : -*. '^ '









;. ' .' .- \ ^ :,-,:
-/i^ ; .'* .^







t, s.




, e-




.-,i
. ,, .. .:. .:..;: V:: : L,'


i... J



.., -. ., ....




IFIJ;l II41.





-
11 ,t- z,_m
:. 1. WW_.
I ,
-1 -
;5- ,__ ,;7' ,
,- n ll ,
-, I 1 ,-' , ,:, ,
', ` ,, ,,,
, - __ _
-1 .7 , ' -, .
" I I T ,.,
I , j, , - , -,
: I 11 11 ____?,, "I' _,_"_____ -, _ , ,,
5,_ ,_ - ,
5, ", ', ,I I 7 ; m , ,
," ,
, t l -%-,Y, -- :'_ . :,.. ' I
, __ x
, ,- - , -, _'...- ,-,._, -..
, _, _"_ _
,, t'; -
i_,;,,", ,,, 1; -1, ,4 -, . *--" '' -
; ; , !"-_- _,;a" - , ,:. i..,--- -_
_, -,- _. ', I -;,, ,: 7 "- ,_ 11'1 I .
740:12 , %,. I I .- ,' -, ,
,lv, r-,-,- -W __ I'--- I-, P_7;", '__",",_Il " I ,?' ' "', -1 _,,,-.,!-'. :.,',
;,: ':F , _7!!__-;__`__,__ , ,: -"- ,",-,,-
,, ,_ -_ , -,,j , .% - I - , ; :: _, 't,
1 -
'-__ _177 Y 'j" r -1 ,!4m , __ I ".,
, -,- ' _ _ ---,,;--,',':-.'"i''",-", - - -, -, - ,
,;; I 1. ." i - ?"', .?c_-- ,,-, _ -, __ , ,"-
_- 1 "-'t"_,:", - .1 - ,, ''. 4 .l._,- _..;, L __,,,
, I ',:' 4,_- , N 7z
;, I _; - , l, I _ .." 7
Y. , ,,, I 1. 1. --,:,17 -,-"- S
I '7 --,- -,'- -t , ,-" I I.,
", _,:, " -, , f .,, u _
,- -', _z- , _,,_-,'Ilo l.", - , I ,,-. ". . '_ ,-. -
, ,_ _.l,,'_ _,,
-, -, -,4 t- - -'? 1: --,, i - `_ "", I'- ,__ ,- ., _., ., 1: .,
- -, -,, ,-,,_,, ., '!, -1, ._,.'tl':, , L ", I % "_4,_"., _': -,;-, , 4 1
4 I , ,
'X,,,,,; -W-, , ,A , -- -,, 1 I - - - -,:, - ":, - -.11", .. :_ -, ;, ., -_ ., ., , .
I- "'I" ', 'A' ,,- m_ ,,I I t .,` I - ,-, -,- , _ _,; _"" _:
-:,.- " 'I'll I-,- __ tw.. :,- -- o , .- - 11 1. .-, -,
,,,,Ill I 4 " - --.-- -, ',, -,, , ,; .,t_ ,,", -', ",
,,-, -, ,, , ,- 4,_, ,; ,. , -C., I ": 'I- -,., I ,, %-' ll- -:4
.L' '., "'., ":_ "", 'I "' ,-l'. :,:, .- _ ,.. ";, -" , .. lr--. 7.
- ., , I _ ',',', _ '--,,' -_-_-.,, - -,- , %.Ii ...
' .. - ., - ,4- :x 7 __ ; '-, I .: -
- -._ ,- , ,_e ,- ._ -..
',14" ", 7 : ,,, : _., ,,_ ..., -,._.t k ,, _: _'. 7:_ I :, , I
,,, , _,,- ,,,:,,.-,,,! ,; ,- ,,', -, , ,,'_' -; - '., -, ' .,..,-", , _- : '. -1-1- -
L'. ,,,, '' -,., I -, , 1, . ,,, "-:- ,, -IL;. I , 4-1 ,_', -.-, :, ..
-,-; I , ,... I __Itk '- ,, , ; _ ", I'
,,jjo " : , ,
. ._.".._ `. : :-,::, I , , .1 _Z. '.
',,,-,, ", -I.-Ill, ,-.. ., -, ; - ,,, .
_. , __ .. _ I- I ,-.. '', ,. .% .. 1 , ,.. , I I I -
-, ,- --, '- . ,-, -... ,:,,'. ,,-,,., ,", ,. -- -. ., .,, w ,,,-' -_. _:.. ,,- I I , : I .''
, 7., :' "Ar- ,,_ -,, _, ,.m.- ". -1 I Z', _ I .- '. -, -, I ''- I I , "_.. -1
- , I I I -,
-, 7t, _- _, , , I :, . .
,,,,- ,- ,j -, 7'i...-. ,-4 r., ,, , .1 .1 "i, ,A.,,, ,.:" al ,._41 ' -1 I ,., -, . I .
,_, _. .1 r ... 4- , .1 '. ,
'' I _., ". _ _-i", -_ ," - .-,,;.._- -, -, , , I __ 1.
"I -, f'.._', -_ ,.,-. _: ". _. .. I , I --.,: : I : ,:- ,- ... :
I *, , ,- :_' j '.. ,_", i .,._- A ,o
N , ;-- .-. , ,. ". _'-.: i') _ '..'-',.-..'A --',` J,..' -, -1, I , , .- 1, I :. 'l, I - "
L , - .1 ,, _, - , : " - .- ., , : : ,.% : ..4 % I r
_ .1 , ,_ , ,, i - ", , . , '.. , .,, : i ,, I 1. I I .1 - :,: ..
,, ,! __ ,:. __ .- -,-- ... ! ._ -., ,-,. ' , -7: -, - , .. I- I I .: I I I,- -,
:-t , ,:___" W -, I" I , ,,--i':, ., _. ., -,.,-, I .:-.,.,-: . ,,,,_ 1'1- ,.-, i, : q ".,-.:, I u I I., -
.1, -, -- ,,.,,. I , - .
I-', ,_ - , , ,,, . ._ ., _, i :.., : ___ ; -- I : I , , I q 1. I , I !,., _..rl.,,
,-.I- -.- 1 -r -- ., I I : ; I .
ll_,,,, -,. ,,., I ,:,:,._. _-,, - '' .; -. .... . _ , ,t- , . .,
-" -A I ,'- 11 -1 . % - , ". 1 -1 I. I ' "! i - ,
11 , I I 3._, " , _ , _'. ., , .w',, ,-: I ,_: 1,; '. A- . _ -. ., _,'- -:, : I :,. 1. I I ,. - I : I
.- . _,._ ",_ I . ll ". I- _lu -, .. 1 ,_ . ',I,, '' --" I --, I
,,-',' "!%. -, ` .,'_ '_ I I - I l .1 _. , , , -.:: C. I., .11
_* , ,- I''. I 11- _1 , _, ;,:,r7 ,.. ". , , -. , I., ,., _- -., ,.: -.- I -1 ll , I I
:"- - - --. ". i , , i- 1- '. : 1--l , I I '. I 1. . I _ 1, -..,
,_,!r!._ , ", .. .1 I ; % 1. :.:, ' I ,. .-. , . I I I :1 1. 1 ,
__ '' a:, - I I 'I, _ . ''I I .1 I I : I I I I N I .
.. ,_,v -, -',',;, '-- _ _, I ._,- : ,:' _1 __i' _,, _- I ,-.,,-,., c _1 ,, __ , I A J I I .. ',,
,., , - -I.. . .... " I '' . f , ,- . I .
-, i _ ; ,;,I,'_ '- _ 1 7 , , ,. - 1 .- ..
,,, - ., _-,, ,; -, 1. ,: : .-, I 11 ., , -
_!: ,-- _."' -, . j. ,..,., . I 11 I , . ,P. - -, -.& , -, ,-;,,_ ; ,-" . ,.
, 1 g I _ ,, - _ 4 : !., -- _, I ..
*,;', ,!-''. _ -.. I ,.' N :.; -, - ..- -11 1, I I : . ..'',
li .., -.'-' _!- : . 1. '. ,.,., _,'.- e - I 11 .-
I I ,_. ,,, 1, __ I '., ` I ,.; .1 __ I ,,, -1 I ., ., I I - : I I . .,:. ; :% I 11 '' '' lli.
'-,i,_, -, 7 k 1. .., '' 7 :__,'_ - ,; I '. 11 I I -, "., I I .1 I I ''. I I 1. -1:.,_'. .,%
11 ,_"-" -_ ..-. -. I I ? ,. 1. 1. I ., I I I I I I., _1 ,, 1
-- , ! -. : I I 'I, .-
,- i' - I I .. . I I I I I -1 I ., _' . .1
-I- -.- _''...- ;,;I. 1. -1 .. - :. -, I I I I _ , I ''. 1. . _- 11
,-,,.-t,-,,---,, ,--. . - ri , i I I '. .
', -1 _' . I -'. , -.11 I I - I .1. I I . 11 -1 I'll 11 - I 11 :,, I -
-- : ,- ,, ., ,. , '- I '_- : , I ;, I I I I - ,
",_ ,,.: ,,, I ,- , ,' _": _ - ., 1-k,-" , : ... ,11,1'., d 4." : , I I I I I - I I'll
I ..'', . I _ !" :,:..., ,( :.: -, : ; 1,
_ 91,1,''_, , '',. 1 .nl I .- ,. -1 -_ -_ I ", -1 I I ,_ -
_ _ I It ,.. "..- I I I.. -. ., 1. 11 -,. I , I I
-.:: ,_ .1 I ''.. - I I I x,:,!. I _- : I I I ,. I I I 'I,
')'I- _ .1 t,t-l .-
W ." :,, , .?. I : . , I I I ` - , '' -
_. i, -o , I .1 -- _. _,., , -.1 .. -1 ,
", P4_ 0 ,., : I I I - I I ,;, ,.7 1, .I- I I , .. ,,

I I I - . 7, I - ,.-' -. '. t ,:,,
I- I-, g I 1. __.: ., -.1 11, ' _'_ "! -": _:, - '. 1 ,;?7 I I I I I . I .. - r : _ _A .
-, .. _, , - I 11 _. 1. .1 , I -1 . I '. 11 !" I ,: . _ ,-- I 11 _,_,: 1,
---,.. -,, ; :; ,_ , ,-4 -2 r, I : I I .. W.. I ,'. i, ,-,e I t I . I .''. I I I r F , , __ .1 , L ":,;, 1.
, , -,-., . .,
11;4 1-1, - - - I , 1, I k :
,,, :'' A --- -1 I '' ., . 1: 11 , - -, ,
- : ? I . . - ; q I !;:: I I I I ; , . 11 '.. I- I :,.,,":,_-
1, -, -'Z. :, _-,, -1 ,. 11 11 I I I - - . I : I I., I .1. 1, . I 1". _. .
.'Z, "- - ,._ t ...- , 7_ I ,, - .., ( . -''::7,_ ,, i -, ,-, I I "I I ; 1 I ; I ". ,..
1, I : ", "Ill,-.,.., , ,. I- 1 - -- : - 11 I I . ...- i' -, :_ I - , ,V :_ '' I . I ,, .. 1. I , I
,,
-
, ,'i. -, ..- I I . - I __ I .1 .
1, ''.. ,_ ; ,. I I , , I -1 - I , -
I , _ , - - .111. .1 ,., . I I .. I I ,
11 ., "I 1 1 .' : I _ I I .. 1. I . ,. I : , . I I I I : .
- '. : -1 ; e _., -, I , .1 I I !
-1 ; : _. ,,:'-. z V_ ;.. ., 'I- 11, I -'. I I ,, I I I ., -
,-,:, - I I I ,_ .. I I . , 11 I I l- , 11
,- ,;.;- :- _; .- I I . -,.' . I -, ., I __ I , I .:
11, I I I '.- I _ - , : . ..". -1 1, - li 1. 1.11 .. I ;. I I ,:, I . I I I 11, I I -
17, i ;. ,-, ,. -1 I "",
,- _ .. I .".. I '' I I 1 I __ '' I I . I . 1. I % _.. .
"I "I ,1_1 e,, t,,_, -;,._ - ,. ".. I I .. ., '.. r, I - , I I 1-11 I I I .
i- ,, , ,,_,,, .,' I I I I I'- I -1 I I : I I I .1 _. I .- ll, - I, -.-, 7 r _ 11 -.1 , ,_ A I I -,. I % ,..
,.;,-' 1 I _;, -1 l_. - -:, "'t, -,, , ,' I _,- "t ,' ,,
.,- -1 -, , ,_'_ 1. : r, 1, - I ,', I .. I I I ,'- I !:,. ":, , I A, - I -, I ,-
.-, _. -l", 1 ; -P. I 11 11 ., ".
,,-, -,"i- -,,,_-.,-` I .., .. -,, . - I I ld I I I . / I,.,,.-
... I ,-, , I ;- I . __1 : ,
,_ , :- "; I . I I J . , ,
I .- _:,. ,_ , -.- 1: _ ,, I .., I .. _. I ". I 11 I ___, , -
I -.1 I -, K.", I ,,,,N - -, -- - , -, - :' .1 : _: , - ; , /
_- 4 :"'' - I J, "". I : _- __ ll 2 :, ,_ I . . I - I I I
, -,- -, - -. ::- ,,, I I ..; ,i I I I ---
I , ,,_. ,,, ", "', _. , . I I I - 1.
,.__,_ I -1 I .. : ; , 11, .., I 1, -, , 1 I I .1 ''I I 1. I x I 1 11 .-: . , - 11 I - : I
1 -1 l," I I A .*: I ,l I I I .11.1
.. , I I ,.,. .. I I 1 1,
,,%;,,'_ "." _- f t. t ,. I I I I
-, ", , ,-' I I.: ".
'T, I I 111. I , _ I 't-, I - -:,- I ,, .
W:_-,-,- S _. I - I ', - I Z"
,__,,_ ,. I 1. ; . _ I -,- --- I 11, 11 .,.
,,- __ I I .1-1 11 "'' I I., I I 1. , , ., _, "7,:, -, I I 1 1 : .
,i - - .: '. 1. I ._ I ,, t,. : , . fl _ "; , -, -
, ., ,., I - , : 1, I 11. 1 - I _ I -I-, 1 _ I -.,. ,-. '' I I
,z '. - ,;-,.! ,., _.., -- :, , ,- ,,, , ., I. , -- I I _, I I 1. I I I I ,- I ,. r
11 ,, ,"':'t'._ _,. ,., I ... I .: -1 - ., I I I I I I -
11 I - .I- :u I .1
,4., , 11 I I I I -, : -_
;,_ 11 '_ , 1, .., ,.;. ,_,' -, '. I _1 I ,:, - I I / - I I 1 4 1 . 1.
'-"4, '. ;-,. -- I _. I I I I I I I 11 ,
-. ;,' ',.- , I I I
.. -,- '! - , -, 1. Ir - t ,: ,:, I .: I _', I I '. . I I : - ; ".. % I I .
,m, ,: - I _, I I &. . .1 1-
,,, .-,, ; -:. ; ., -. , :
4r, _, I - ;1,1, -, I :, : .1 1
', I , I __ '',
--,-'A l- -, i., ; ,: , :, , I I I ,!- I , I ? I I ''
1 1 _1 I. _1 -. ---i_ - "... ,-- ,, ., -,- I %
I I I
,.: - I I I I I , 11 I , .
'_-_ - - I -1 ,- I 11 I , I I -;, ., 1, , .1 I I
,,, '-It'- : -_ . . , I ` : 'I. I I I 111. I I I . I '.
l- .. ..... I , ijl_ _: I I 11 - - 1, ''I
.., .;, L. '' -, ,6" _ ': ., - 7 : , I.- ; I 1. I I I I 1 : .. I : .
11 '. , , V II .., , I -1 11 1. I ---. I _. -
-,., 1. ....'' ll4'__".I*, __- ; ' 1. I I, -, 1_. "I I I .1 I , I , :, I I 11 .1
", -, ,.. I f 4 I , I ': %, I :, 1. -, . I -
_'. 'I I , I.-, ":'- I- ,-. % - :. I .1, I , ' :_ i : -, I I : ,
", I ll.,i ', ,- , ": , . I I - I I - I 'd
;7,. ,;'... ', I I 4, I I I , , ; I ,,,


. , -1. I : 11 .
,- ,, I I .1 I , 11 I 1,
.- .., ,_ ,- ", . 111. ",111- i, I I I- I ,
-1 , -,.-., _. "I''..,_ I I I 1. I I I I I I : ., - % '_
., , ". ,% Pl_ , I i.,' - I ;.. _", I ,, , . __ I - __ , - I ,,. -- ,,,, % "I .- : ,,: e I I I ".. - . V
_; -1 - --. -1. I I ; I I 1. I _. I 1-1 I a , - I . I
, -_ .'. -, 1. - 11 , ., I ': 1, I -,, . I., , ,
1 ,1_ 11; .:.. __, ; ,;-- 1 "" . - I .r
-, P , ___ -, , ,:. I 7 '.. -1 I I I I - I'. I -, 1 - I , : I I I . _: : ;,
I i_ ,:- _,"", ,,,_', .I- __,:": - I _. _ .,!. - I ,." ''I .- I ,
;" - - " ,- Z_ , '. :_ 1., ,- ", r I I _.., : I -, I -.1. -
, ,, -,;., ., , _. "I ,:, , ". _.. - :, "I, : I . 7 i : I I I I ,, ,
-_ , ., : :, I I : I I , '7
,- _. I ," I 1 I I I" -, . I I ,' , W , I _.
__ _''.... 11; , e I ..,_ .,-,; I ., .1 I ,*L7. - -. I .. -11 .
--'. I, _. ;.,. I, , ., ., I f -. ,, ."e-, -, I ,,, ". -,.: - _.; '- -,
___ _ .1 . ''.., - 11 , .. :1 I,- I I. I - ..:, ,. I I -. I 1, " - I -
,,_ , b 11, .li-I -,:,. I - .:, , ". ,., , . I ., ''I -11, - I I
. __'.. I 1, __ - L, .. I -1 - ,., -- -. I I I
-,r." Z r -- ,- k. .1 .1 I'm ,..'. ": I I , .. -
, , Z I *,. : . i ,
, - -'-..,ie- ,- - I- : : 1) ''_ I , ,
1_,, _,..." -1 1. - , , w_ , .l! ,;; ,,, I ; ,, ' , - , -.: . I I ,

,,, , ". . Z,c ,-;. -- -;, _;,'-,-__',..,"_ -, __ i . ; . -,, I *, 1. , I ., " I , I ." _ I - : . . I 1-1 I I : -
-, - '' ,_ .L : : I :, : : , I, ,", 7 1 I 1. I I I I 1. ; ,,
,, _-,,, ,- -, .- :" ;, ,,, -: , I I , I I 11 I I . .. , I ,_
' -,-, , ', 7'., 7 , _ r I I I "..
I I : I I I _ I I I I I I .1
. - ; ":, , I ; I , 11 I - I _ I I I .. , , I I I I 11 , : I I I F v ,
_ '- -, L "', r; . ', :: , _:_: __ .- I- -I,- '_ , -, I : , '. , , : .l : , '_ ,_ , . : , , . . , '. '' I , -`
I- .1 . I I , - ; , ., _._ - I - , .. , - I I 1 , :, _ _. I 1.
,_,,,,--, V-- -.c -, -. , ,,. ', ,. -, , . v " . : : I 1
i,* - -,, ,,, I ', I I 1 .. - I , , . i . .
,, --.- , , , , , : :_ _! I , __ ! : . q P I , - ,- : , l -_ , , . , ,- I I I 11 I _ ". I I : ,; _ 1 , . :, .
N 1. ;, t ,_ I .:- , I I- I ll I I I I I . I I I
. -- ' I ..- . I , . I I . , , : .1 I I I -; -
, -" -,:, ' ,- e .-I i 11 I 1. .1 .. '- -. : I I , ".., I - ,%, % I I , . I 11 -1 , . I
-4, - , - -x - ." , I I ,-- I _: ; . , , ',' -, ', ., 4', ". '' ; 11
1, ,,- ,,,, -. I ,." '._, ', I ,, I -,. I 11 - - . " '' ,"., , I j, ,:, ", , -.,-,
, ,.- I
- - ,- - I ., ,_. -,,- -, ,-,. - -'. - A -. I '. :, - I - L, -- . ; v I 1. .1 -, I .-
,, 11 , , ,-- , '' I , I .1 ; I , I ,., . , , / I ,

I
I . - ,. , ., .- . ' -- 7' ;, ,' .- I I w . ,
", --, - n I I I f
_ - ,.: ,V, ,. i ,... ,e ., -, , ,. _.. 1. I 11 ,, _,41 ,.. 'i I I I .1 I - I p , I . lor'. 6 ,
- _- .. I I .- I 11 I , I .. - 71" I I I , -, '_ , . -1
,-' ,, ? , , . ., I I 11 -
, .,, I' 11 I I -, .1 I I ,- I -, I --
.1 -, _ "" "., "h , I ,.: I __ I I I I ,, I I I I . I ".
;, ro '.. ,;, -, .'.7, I "I - . .1
,fl _ne. ,7. 'd M_ , -l, __ , , --. ;, I -_ , .- : ..,
,., .- - .1.7'..- .- -..- - , I 3s. -, , .. _', t- 11 r_ 4 I / -,;"*.::", I I i I I I I z- :. I
_,,,7 ", ',; .11 ., __ I I .0 - : : -, ,, I..
, - 1. ,' _ I , -. I
--, ,. ", z ",- .; il, . _,: .._:., ,, I I , 7'. I I .1 I I .- I I -_ I I,-,,.,
-1 , I ". , ,., ., .
- r I I : ", r
I , -- '' ,., ..- ,4- ,: I _. .- I I I _ I : , A ,
,-, , , 1, . ,_ _ , ... ; -, -;, : I , - I I q I : I _l I
_" I -.1" , -7, -- , , _: '. i .., , - , -"' ' I I I I I I I I I
; " I 'Z'. - i '. % I I I I . .,-- ..._, , . -,
7' 11 11 ,._ I '."',"11" 1 I .. I -.; _. ''
I.- I - "I , : . ,, ;. , "; I , , I , - 1 I
, _- ', I I r ,;.-_." . , . -.. , - I I , I : . _ .1, 1, I : _,, , 1: I _. '.
I ' ,;., z -, -11. I -1 _.._ -11 I
- , 1. 1 ". - -7 , . -7 I I ":_ -, ; .1. fl, , . - ; I I .. , "'., I i
-,V_ , , `4z,,-,,, L' - 1 , I z -,.', ,,.-- I- "I r,_,,.- ,'- ,-' -- %,-4, _'. - . , ,., I "I I- I
4 11 I'll-, ", -, __'. ..- -4 ". ,; :, 10 -
, 4 _,,- ., 11 _;,;- % , , , I '
." 'r ," ".- , ., , _. _. . ,,, , -
,-: 11 -1 I V"O I ,
1 ,- .1 ll:, -:,_":,k , .
,:....,, ., _ - , - '. __ -,
," , _rl I : _,.. ,, -. ..... I "I 1. , ', I-
", ,4 _ "-' -,. 7 : , I -11, I _
1 I.- .N, .1 1. I I _.
;_ _-!,r,_% ._,. --- , .:'. .C_", _., - 1. - . ; , *_ I I I I I I -
, ,o I - 4" I..,. 1 ,.I _, ,-4 -; I ,-" , ,,, _. ::, I I ,
I .7. T' t.. ', I I ; ', : ., I I : ': "" I'. : , J : I _il-
ll;Lll- I ,, '_-`,__ ,_ _ , ,- 11'', _P I _
,., ,,, ,"', ,, _,.'.' , -Z _",";4 -;,;,;';, ,: ; A , -, : I .. I 1. 1. . I 1. 7 11 -1 I'
-- '_ , - ,_ _ I , , . I I I , I _ 1,
,,, I I .., , - --: .. I ,., ., I - ,, I I . . I . I : 7 .1 1 , I
,:,,? -, ,_ .,, '_ -, , ..
- . , ,, ,,,, .. . I , , :11 ,:, 1 :, __ I I ,-' e__
I ,: ,,, - '. ,; I I '. ". "I -, , 11 ,., mj ;,_": I :, '. -, . - -, , 1, , I , -_ I I ,. 1. I ".: .,. , . _ ,7'' , -,-- .
- '_ - N' _,',,,', _' "-. -, -, ., .-, lj ll' ": 1 I f :._ , '. ", 11
I ", -.-,,,7 11", I % , -, A
11 I- ._ I -, -le , I., _,,w '-_- - 1-1 I I : I I I -I, I I : : 1 a , .


I
-,,,,,- 7 , -- ., "i", ,7,,- - ., -, ,,, ,,i_ _. I I : ,7 ; ., - I _. :,., ._ '. I .1, I I I I :" , .,.' I . I I , ,
;4,,,-, - 4,,,.,,. ,.j7,.-, `-, "--" -; -_ .., I I - I I I ". ., .1 I ,- . , .,
, _; '--- , _. e w ", .:- I , 2, 1 -'- ,: ,- 7f I . I : "' r I I -_ I I I
""4A_'.' -, -, ,,-" -, . -, 1 ,4,, , I I ,. ; -- ", , ., 4 , ; , , ! .17 1, .,.-- , .. I I I "' I I I I :._ , I I I I
I , -I '.. 1, ". ' __ ,. .. I ,,, - ,. '', I - V,-., , l-, ,- . . - I I , ,. I I , I _1 '. I I ;, I I f I "., I
_ ,;, '- .. .- , eJ". ll `_ , I - .. I , I -:.,. '. I : ,. -
, I", .,. 1. _. j ,. ; I" - : '' I ,:,, , , . - .: , I 11-1
_i,, _ . , - ;- , I- -1
-,,-, -, -, ." a I ", - , 11 ? , , I 1. _
,,,-'_--:-. -, -, 5 I ... :., _-, 1. -11, ' , - , I I- I r-I -1 .1 I i ,, : I . I ,
_,Zl I ,, '71 I I I , ... :"", f, -_ ''. I I I -_ I *,"I'- _: ,_ I I I I -'. I I I w .1 '11, I , , _.: ., ,- ,--,
", ,_ V I -.. I I ". ,_ , ,..: ,, ,, I I w , . I r , -
__ -, , 1
, 1. I I ,- I I I I ..
1, ". - - , : , __ .. ,,, ---- I I - ,
-_ ,- I : I - I I I ;c. I I N . -- 1 _71 _: _%_.
,'-,z --, I ,, ''. I _: '' : , I ... ,,, ,
, , I I- I 11 .. I ", I , I - % I 11 :1 .,.: _. .
I I ,- I , -'7,- I , , I I % I I , . I
I ,-,,,- il , `,', '.' ,: ,', 2 _'-.: -, i . % 1-1 - ., . ,
_ I ' 1 . ' _' I __ _- . i I ', 11 1) ., . % 1, ll.. .4 ,. -_ : , I
I -?, . ,
, I "' _. , : 1 I I - .1 -1 ,.I- - ,,, I ., I I., I I .1 I I , -:, j :- : : : 1, , -
.", - -, %,* . : I
-. -1 ,. _:,, 1: ..,_ I .,- IL I ., .. _ . - L - I . 7,e, I I ,- i ,
,' ,: I , ":, I 7,_.. , . , ,. _. t- , ". -
-_ , , .1 ,- I ;_ I I I I ,
,4 ::_ r , e -
., - -, - , - I : , .
1, I I , I I . I - T. ,-, '. ; .. , I I : I :









Va


1-Y Rl;,11 T




jV



-je




































































































14


































ALP





















40K

fir
lz*
W'AC-













4 e",


Yv-

P-_-I"''-'% Wllr
A II I


N4
T V











T
14

41
4W I



'n- V".
I.,- Zi 7 C

Is'

k>'5 4K
I'v "XIk
vi


'SM ng-


f U4
AJI A l- ,


P-j"



















'I-' Y



IM


9N


_4A IV,!












N2







'I n



















0



















I









.I






J6
,U



" i



,* 0!... ,






3/3,33I




3 1262 04498 6619


* CIRCULATE A




KEEP CARD IN POCKET
THIS VOLUME HAS BEEN
l, MICROFL I Di
BY THE UNIVERSITY OF
i. FLORIDA LIBRARIES.



IT IS IMPORTANT THAT
CARD BE KEPT IN POCKET
KEPCARDBEKP IN POCKET










Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID E7K0JK6UF_0F4Q9F INGEST_TIME 2014-04-11T23:58:28Z PACKAGE AA00019248_00001
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES



PAGE 1

-j -* ---, ---*T -* -------------, a ----'

PAGE 2

k le w44 wilf, 5'/

PAGE 3

UNIVERSITY OF FLORIDA 4L IBRA R IE S THIS VOLUME HAS BEEN MICROFILKED BY THE UNIVERSITY OF FLORIDA LIBRARIES. t ti a

PAGE 4

s a r s s .s s-.s s a 6 s ..-8

PAGE 5

F If

PAGE 6

.v s s.

PAGE 7

ESCRITO DE EXPRESION DE AGRkYIOS DE R. Js JOR ENO JiLCOBA. Dr. JOSE ANTONIO CORTINA Y SOTOLONGO. HABANA. LA PROPAGANDA. LITrE P ARIA IMPRENTA.-LIBRERIA -PAPELERIA. Calle de 0-Reilly, ntm. 54 1875w jrl

PAGE 8

'g p

PAGE 9

XCVIO, i, DON JOAQUIN GONZALEZ SARRAIN, procurador pdblico de esta Superioridady en turno de D. Jose Moreno Alcoba (a) Alcali, en la causa criminal que contra 6ste, Vidal, Barata y otros se sigue ior falsifcacion de billetes del Banco EsfaPolde la Habana; y cuyos autos se hallan en esta Excma. Audiencia, en consulta y por apelacion de la sentencia dictada el 8 de Octubre de 1874, que lo condena como expendedor de los mencionados titulos,R expresando agravios, del modo mas conforme a derecho digo: Que no he vacilado un instante en aceptar, a ruego de este desventurado reo, la dificil mission

PAGE 10

-6de defenderle, en una causa tan grave como la presente, pues que se le acusa de haber expendido billetes ilegitimos, y donde, por toda instruccion, se nos ha conferido un traslado en la Escribania, porque su terrible desgracia ha conmovido mi inimo profundamente. Resuelto estoy i esclarecer los hechos, d investigar si de ellos se destaca sante del inocente perseguido, seabundo la figura intere6 el rostro naudel hombre avezado en el crimen. Conozco el gran trabajo, muy superior a mis fuerzas, que sobre mi echo; pero incapaz de retroceder una linea del lugar que la profesion y el honor me depiran, desarrollard en breves palabras la idea que de esta causa tengo, relacion con la misma de mi patrocinado. y la Despues de un detenido y maduro examen sobre los puntos mis culminantes de lo actuado, abrigo la intima conviccion, de que no es mi defendido, el delincuente descrito a grandes rasgos en el Dictimen Fiscal, el que tan duramente trata en su sentencia el Sr. Juez de is instancia del distrito de la Catedral, sino por el contrario, uno de esos individuos, que, inspirado quiz, en los mejores sentimientos, se halla de improviso envuelto en fatales circunstancias, que dan tinte lhgubre, una significacion torcida ailos actos del mas honrado varon, del hombre de jores costumbres. Por eso vengo i pedir aiV. E. la revocacion de Ia sentencia apelada y la absoun me-

PAGE 11

-.7 lucion libre de D. Jos6 Moreno Alcoba en desagravio de la justicia y en merito de las siguientes consideraciones. Cuil es el delito? Con que intencion? y En que circunstancias se ha cometido? Cuiles son las pruebas del mismo? En el desenvolvimiento de estas preguntas, hillase encerrada toda la justificacion 6 toda la delincuencia del supuesto reo. Una simple reseia de lo acontecido, la pintura del oscuro y complicado cuadro que i nuestra vista se presenta; y mas tarde la aparicion del acusado en la escena de esta causa, nos demostrarin clara y precisamente, cuan duros son los cargos y conclusiones fiscales, cu in excesiva la sentencia judicial! Corria el ano de 1873: un vago rumor, siempre precursor de las grande conmociones sociales, circulaba por toda la capital; la ebullicion crecia por momentos; la intranquilidad penetraba en todos los animos, y cada cual forjaba sus conjeturas, emitia sus ideas, echaba al aire sus calculos ms 6 mdnos razonables; pero todos infundados. Un hecho, sin embargo, existia: este era la falsifcacion dle illetes del Banco Esalctol de la Habana. Pronto empezaron i circular los de 25 y 50 pesos, creciendo la alarma con las repetidas victims de este atentado. Como que al iniciarse la presente causa, ya se

PAGE 12

seguia otra de su misma indole en esta capital, si bien que el hecho objeto del procedimiento, el delito en fin, se habia perpetrado en Alemania, no falt6 quien imaginase alli el lugar en donde, resguardados por la distancia y ocultos tal vez por el misterio de la noche, se reunieron los criminales con la idea de ilevar a cabo tan descabellado proyecto, sin reflexionar siquiera en el grave mal que inferian al pub lico, en los enormes intereses que comprometian con la falsificacion; unos guia dos por su mal instinto; otros arrastrados quizi por la ambicion, nefasta maga conturbadora de los espiritus debiles, 6 victims los mas del egoismo humano, que tantas veces sepulta a los infelices que pululan en nuestra sociedad en ese pantano corrompido, j1a miseria! donde se embotan las pasiones de las almas vulgares, que posponen hasta el honor al mezquino goce de una posicion fastuosa. Bello ideal para ellas en este siglo positivista! Tampoco falt6 quien pensira, que el delito se habia cometido en Francia 6 Inglaterra, suponiendo al mismo tiempo una larga correspondencia, desde tan remotos paises, entre los. criminales y sus agentes en la Habana. Pronto el Banco, interesado como el primero, tom6 cartas en el asunto. Su director pas6 un oficio al Sr. Gobernador Politico en 25 de Febrero de 1873, participindole que existing en esta Isla billetes falsos de a 25 y 50 pesos, e in-

PAGE 13

9cluydndole, con el objeto de que los comparase, dos de los segundos, uno bueno y otro ilegitimo. Este ultimo fu6 recogido por la sucursal de Cardenas. Como era natural, se procedi6 en seguida al descubrimiento del cuerpo del delito y captura de sus autores, hacidndose al efecto varias prisiones de personas sospechosas, entre las cuales algunas'resultaron ser inocentes y otras culpables. Form6se, digirmoslo asi, una sociedad legal, inspirada en los sentimientos del deber y la justicia, frente i la sociedad criminal que habia di' fundido la alarma pdblica. El Gobernador Politico, Inspector y Sub-inspector de policia por un lado, el Banco con sus agentes y el Sr. Juez de z1a Instancia por otro, todos compitieron en celo y entusiasmo en el descubrimiento de la verdad. El 27 de Febrero de 1875, 6 sea dos dias despues de haber tenido conocimiento el Sr. Juez de 01 instancia del hecho punible, cuya pista se buscaba, levant6se auto de proceder. No solo este juzgado, sino tambien otros varios procedieron a las indagaciones conducentes, acumulandose mas tarde, a los autos, cuintos datos fueron suministrados. Y ya el telhgrafo en continue maniobrar, cual maquina de investigacion, horadando el espacio hasta los puntos donde se consideraran necesarias las instruccio.2

PAGE 14

-10 nes de la justicia, ora la presencia judicial, do quiera lo exigian las circunstancias, ya los careos de unos con otros criminales, cual medio empleado para desvanecer esa valla de improperios y acusaciones que unos i otros se lanzaran en el momento del peligro, fragil bajel para salvarse del naufragio de su empresa; ora la evacuacion inmediata de las citas, debil refugio que para su amparo escogieran: todo, reunido 6 un trabajo finprobo, incesante, contribuy6 eficazmente a que resplandeciera clara como la luz meridiana la certeza del crimen, y surgiese mas tarde, envuelta en un suspiro de satisfaccion, la tranquilidad perdida, l6gica consecuencia del descubrimiento del cuerpo del delito y de la ya efectuada prision de alguno de sus autores. Un ano se emple6, sin embargo, en exploraciones faltas de resultado prictico, como lo prueban las siete primeras piezas de estos autos. Inspirados en la voz de la razon y dtilmente aleccionados por los ejemplos de la historia, nos colocamos entre las dos diferentes escuelas a que pueden reducirse todos los sistemas, las doctrinas todas de los eminentes jurisconsultos y fil6sofos, que han tratado sobre el origen del derecho de castigar. Este es indudablemente la Ia sancion de todas las leyes. Repetimos aqui las elocuentes frases de un distinguido escritor contemporineo: dice, al tratar del castigo de los crimenes:

PAGE 15

-11 "Hay derecho15ara l, torque se fund en las i'elaciones que confrenden comoforzosas la razon y la conciencia, al mismo tiem'o que la sociedad, nuestra gran ley, lo dernuestra indispensable Tiara su conservacion. La razon Jura lo aprueba, y lo aprueba tambien la razon prdcica; lo pide la inteligencia abstrac/a, lo Aide la inteligencia social, lo confirm el sentimiento religioso." Del mismo modo es tambien legitimo el derecho de la sociedad i imponer el castigo, tan conforme i nuestra naturaleza, como necesario a la conservacion de aquella. El hombre en el cumplimiento de su destino es el centro de un circulo de derechos y deberes dentro del cual puede desenvolver sus facultades morales y fisicas, procurando siempre el perfeccionamiento de las mismas. De ahf que al apartarse, siquiera una Linea, de ese circulo trazado por la conciencia y la razon, falta a su deber, viola el derecho de los demas.-Pero festi por ventura en la facultad de un Juez penetrar en el pensamiento del individuo y suponer la trama de un hecho punible, sin actos que esterioricen esas ideas, que hagan pdblico ante los ojos del hombre, lo que solo percibe la conciencia en su santuario? iN6, y mil veces n6! En los deberes imperfectos, esta es quien legisla: digalo sin6 ese golpe lento y repulsivo, que alli en el silencio de la noche abruma. incesantemente al que los viola, presentando i su vista el dano ocasionado

PAGE 16

12en forma de horrible fantasma, que sin escuchar los suspiros del arrepentimiento, le grita con voz atronadora y penetrante: Has obrado mal, td eres un delincuerite! Sostener lo contrario seria el mayor de los absurdos, equivaldria a caer en el error de los esclusivistas, partidarios acdrrirnos de determinadas escuelas. Bien cierto es, como dice el eminente jurisconsulto Sr. Pacheco, que no hay en la historia, no hay en l humanidad en/era u n echo mas universal, y mas constante, que el echo de la ley Penal. Cada sociedad, cada epoca to ha revestido de sus formas, que indudablernente cambian segun el tiempo, las costumbres, las instituciones, etc.; de ahi que, al juzgar de ciertos actos, es necesario tener muy en cuenta Ia significacion de los mismos en el lugar donde se han realizado. Examinemos, pues, los que son cbjeto de esta causa, en satisfaccion de nuestra primera pregunta; cuil es el delito cometido? Veimos luego con que intencion y en que circunstancias se llev6 a cabo, cuiles son las pruebas presentadas y oigamos finalmente al Ministerio Fiscal y al Senor Juez de i. Instancia, cuya sentencia tantos agravios infiere al honor 6 intereses de mi representado. Como encontramos unidos en la pena los delitos de falsificacion y expendicion, no solo en el C6digo de la Peninsula, sino tambien en muchos

PAGE 17

-13 extrangeros, trataremos de imbos a la vez, pues que adem6s, dste es consecuencia de aquel y participa, por tanto, de su importancia. De esta exposicion resultard, que adn siendo D. Jose Moreno Alcoba reo del delito-de expender billetes ilegitimos, como lo aseguran el Ministerio Fiscal y el Sr. Juez de z Instancia, se le ha impuesto un castigo que no guarda proporcion con el hecho punible, castigo que considerari como sumamente exagerado cualquiera que de imparcial se precie, con solo reflexionar un instante sobre la conocida tendencia 6 mitigar el rigor antiguo en dicha materia, que gravira con caractdres indelebles en los c6digos modemos la impetuosa corriente del Progreso. Fruto primero de la fecundante semilla sembrada en la revolucion filos6fica del siglo XVI! Este delito, por tanto, ha disminuido mucho de su gravedad, gracias al desvanecimiento de ciertas preocupaciones y 6 la cultura en fin, aunque relativa, de la 6poca que atravesamos. Cumpliendo con nuestro prop6sito, extractaremos en pocas palabras los hechos mas culminantes de esta actuacion. Hemos supuesto la existencia de dos sociedades, una criminal y otra inspirada en los sentimientos de la justicia y del deber, que son la base ma's s6lida del derecho y de la ley: su principio capital, absoluto -y generador. Ocupemonos de ambas por separado.

PAGE 18

-..14 Resulta plenamente probado que a fines del ano de 1872 6 principios del 73, se form en esta Capital una asociacion con la idea de falsificar los billetes del Banco Espanol de la Habana. Unos figuraron como principales, contribuyendo con su dinero al engrandecimiento de la misma, y otros como s6cios industriales, prestando sus servicios a tan criminal empresa. Imprimidronse billetes de a 25 y 50 pesos, que presto lanzaron i la circulacion; cambiaron varias ocasiones de domicilio, para mejor encubrir su crimen, y admitieron en su seno nuevos companeros, siguiendo asi en sus negociaciones, hasta que por fin los sorprendi6 la otra sociedad, su polo opuesto, precisamente cuando mas encantados estaban de su obra. Lo que en un principio fud simples conjeturas, suposiciones con mas 6 menos visos de verdad, lleg6 i ser claramente conocido, al descorrer uno de los sentenciados, al desgarrar Acosta con sus revelaciones, el tenebroso velo que por tanto tiempo envolviera el cuerpo del delito. Resultado de esto fu6 el feliz hallazgo de las piedras litogrificas. Sirvase V. E. fijarse, en que hasta ahora no aparece complicado en nada D. Jose Moreno Alcoba: no es s6cio colectivo ni tampoco industrial, como muy bien podrian ser calificados algunos companeros suyos. Empero; ya que se acusa tan acerbamente a

PAGE 19

-15 mi defendido, examinemos los actos de la otra reunion. En el camino de sus investigaciones, encontraremos i nuestro patrocinado, no como un hombre malo, n6 como un delincuente mis en el numero de los de esta causa, n6 como uno de los audaces asociados para el mal, sin6 como un individuo que tambien ayud6 a la justicia, que se halla en el numero de los buenos, de los a.sociados para el bien, y que ha tenido la desgracia de no powder defenderse, hasta evidenciar la rectitud de sus acciones, por hallarse ausente uno de los principales actores de esta tragedia, que tanto pudiera declarar a su favor. No se olvide, n6, que D. Jose Moreno Alcoba ayud6 con sus gestiones al Sr. Moya, corredor muy conocido, en esta causa por los servicios que prest6 6 la justicia en cooperacion de los Sres. Trujillo y Royo, aquel, sub-inspector de policia, y este, agente del Banco Espanol; no se olvide, n6, que quien asi se porta, ldjos de merecer el castigo de la ley, es digno de ocupar un puesto entre los hombres honrados. Tan acreedor es e1 a las celebraciones de estos, como los Sres. dltimamente citados. Prosigimos sino, la relacion de los hechos capitales de esta causa, y veremos cuin justificado queda este aserto! Antes, sin embargo, debo hacer constar que de su criminalidad no existe en manera alguna la evidencia moral exigida por la ley z12' titulo 14 part. 39

PAGE 20

--16 -Como indicamos anteriormente, el Sr. Jefe de policfa, el Banco, con sus respectivos agentes, y el Sr. Juez de r? Instancia obraban de comun acuerdo. Consta asf a foj. 1844 una comunicacion del primero al Juzgado en la cual se manifiesta que,, "por confidencia exacta y precisa sa"bia que en esta Capital se hacian contratos de "billetes del Banco Espanol falsificados, dindose "en cambio de los legitimos, con dos terceras "partes de ganancias para los tenedores de los "primeros." Siguen inmediatamente las diligencias practicadas, resultado de las cuales fu6 saber que se intentaba verificar un cambio en Matanzas entre los negociantes de billetes ilegitimos y un particular. Es indudable la actividad desplegada por la policia y la perspicacia con que ha obrado en este asunto: convencid& de la negociacion proyectada y sabiendo el lugar donde habia de efectuarse, pues que se prepare, prdvia su aprobacion, asisti6 iala misma, presenciando con impasibilidad el cambio de diez y ocho mil pesos en billetes falsificados por seis mil legitimos: aquellos fueron entregados al Director del Banco segun disposicion de la misma autoridad. Siguieron su marcha las confidencias secretas y las pesquisas judiciales, al mismo tiempo que los delincuentes se animaban con negocio comenzado bajo tan buenos auspicios, y que por lo mis-

PAGE 21

-17 mo prometia un resultado feliz, acariciando tal vez su mente Ia dulce esperanza de quedar impunes. Brill6 por fin el apetecido objeto, reluci6 la corona en premio i tantos desvelos con el proyecto de una nueva d importante negociacion en que habia de cambiarse nada m6nos que Ia friolera $ i0o.0oo en billetes falsificados por $ 20.000 legitimos. El punto escogido para teatro del drama que habia de representarse, sin sospechar los criminales tan terrible desenlace para ellos, fu6 el Ho. tel de la Paz, calle del Egido, en la habitacion del Sr. Corredor Moya, que ya hemos conocido intes de ahora, como solidario de las investigaciones judiciales. La policfa se install en el cuarto contiguo al de este Sr. llevando a su cabeza al Sr. Sub-inspector, D. Jos6 Trujillo, que acompanfado de dos individuos m6s y de tres salva-guardias de infanteria, esperaba el momento oportuno de lanzarse sobre tan deseados criminales. A la hora convenida lleg6 Francisco Vidal, uno de los mas gravemente comprometidos en esta causa, concurriendo despues un individuo, que lievaba un lio bajo el brazo. Ya tenemos en el cuarto a Francisco Vidal y al corredor Moya: escusado es decir que Royo, el agente del Banco, fu6.puntual 6 ha cita. Estos sabian perfectamente lo que iba a pasar; de modo que no se sorprendieron al ver entrar la au3

PAGE 22

-18 toridad y con voz imperiosa intimar a los trees la rendicion. Entregaronse en el acto, quedando Vidal en poder de la justicia. Al salir del Hotel, la autoridad prendi6 i otras personas. Entre ellas estaba la que sulbi6 el lio, que result ser D. Jose Moreno Alcoba, mi defendido. Con tan importantes capturas se hizo mas fcil averiguar la certeza del delito cometido; pero en atencion a la brevedad, evitardmos los pormenores indtiles, dete nidndonos solo en los que atanen directamente a Moreno, cuya conducta es tiempo ya de examinar. Los hechos narrados anteriormente tuvieron lugar la noche del io de Enero de 1874. Indicado el papel que en ellos representira mi defendido, se nos ocurre preguntar, Es esta la inica ocasion en que le hallamos en contacto con los criminales? N6. D. Juan Bautista Royo, el agente del Banco afirma haberlo visto en la negociacion del cafe "Perla de Cuba," que fu6 la de los $18ooo falsificados por $6ooo legitimos. Una vez conocidas las dos ocasiones en que D. Jose Moreno Alcoba aparece c ohio complicado en este asunto, examinemos el Dictaimen Fiscal y la sentencia del Sr. Juez de Primera Instancia, a fin de justificar su conducta, al combatir los cargos de aquel y el fallo de dste en lo que ai l se refieren particularmente. Empieza el Sr. Fiscal en su dictaimen di-

PAGE 23

;-19ciendonos que: Contra Moreno Alcoba atarece su proj5ia confession d foj. 1551 vta.; la de Barata foj. 1591 vuelta, en que dice lefu6 d buscar Para tratar sobre el cambio de billetes fals/icados por legitimos; el acta de foj. 1427, en que consta que llevd con Vidal al hotel LA PAZ los billetes ilegitimos que se ocupdran alli en el actor de cambiarlos, deteniendose a la puerta de aquel en esf era del resultado de la negociacion; la declaracion del Sub-inspector Sr. Trujillo, fol. 1505, en el mismo sentido de la de D. 7uan Bautista Royo foj. 1508, que no solo lo determine como el que llevd con Vidal los billetes para esta operacion, sino que ademds fue' tambien el que con elpropio sugeto llevd los diez y ocho mil pesos que imjtunemente se cambiaron la primera vez por seis mil legitimos." De todas estas resultancias deduce que D. Jose Moreno Alcoba esti, no solo confeso sino tambien co nvicto de su culpabilidad. Ficil sera probar que no es l6gica esta consecuencia, pues que ni lo declarado por mi defendido, ni ninguna de las otras citas arroja prueba alguna contra dl. En Ia obligacion de sostener nuestros asertos, examinemos en primer tdrmino Ia declaracion de D. Jose Moreno Alcoba (a) Alcali, constante i foj. 1551 vuelta. Antes de seguir, es justo y necesario enterar a V. E. de que ese nuevo personaje aparecido de improviso en la escena, ese Macallista no es otro

PAGE 24

-20 que el Sr. Moya, corredor de quien se valiera la autoridad, para descubrir el cuerpo del delito y capturar a sus autores. Pues bien; como este le ofreci6 6 mi defendido una gratificacion de dos mil pesos por conducir 6 su casa el lio mencionado y le prometi6 ademis pingies riquezas, si por su medio se conseguia prender a Vidal y adquirir una crecida cantidad de billetes falsificados, asegurindole por otro lado, que no le sucederia nada, puesto que le prestaba un gran servicio 6 la Justicia, D. Josd Moreno Alcoba, que hall en esta proposicion y promesa el me.. dio .de adquirir un buen capital, sin faltar 6 sus deberes y prestar por el contrario Un servicio 6 la sociedad, no vacil6 un instante en aceptar; y precisamente cuando esperaba en la puerta del Hotel el pago de su trabajo, fu6 detenido por la autoridad. Para probar la buena f6 con que en este asunto obr6 D. Jose Moreno Alcoba,, basta indicar los pasos que di6 para conseguir el anhelado fin de la Justicia. Deslumbrado por las promnesas del Corredor, y siguiendo sus instrucciones, fue en seguida a donde vivia D. Jos6 Barata Lopez, proponidndole el negocio de modo que no sospechara nada. Este, por toda contestacion, le envi6 6 casa de Vidal, calle de la Circel, en la fonda de Rejas-verdes. Sin pdrdida de tiempo se present alit; mas como viera que Vidal recelaba de su intento, invoc6 el nombre de Barata

PAGE 25

--21que, como por encanto, allan6 todas las dificultades, inspirando tal confianza a su interlocutor, que le fueron entregados dos billetes ilegitimos, uno de a 25 y otro de 6 50 pesos. Dueno de tan suspiradas prendas, no tardd ni un instante en dirselas a su fingido amigo, el Sr. Corredor. Pronto el declarante satisfizo los deseos de dste, presentandole 6 Vidal, para cuyo efecto tuvieron lo s tres una entrevista en el Parque, Aquella misma noche el Sr. Moya convino con su nuevo conocido en el cambio de $i8ooo en billetes falsificados por 6ooo buenos, exigiendole 250 por el trabajo de proporcionar quien tragera los billetes legitimos. Sin gran dificultad se cerr6 el contrato; mas como Vidal no lievaba consigo la cantidad estipulada, prometi6 entregarsela el siguiente dia en el hotel "Perla de Cuba." Antes de la hora fijada, Macallista vi6 al declarante frente al Louvre, recomendindole la mayor puntualidad a la cita. Fud este tan exacto, que a las tres estaba ya en casa de Vidal, dispuesto a acompanarle y presenciar la operacion; tal era el interns que por la misma se tomaba, debido sin duda a las seductoras promesas de su compaero.-Aquel, siempre receloso, desconfi6 de nuevo, dando asf lugar 6 que su interlocutor fuese inmediatamente a donde le esperaba Moya y le enterase de dicho percance. Hallibase dste en gran conversacion con el Sr. Royo, que enterado de cuanto pasaba les entre-

PAGE 26

go, a fin de inspirar confianza a Vidal, mil pesos en dos billetes de 6 500. Macallista cambi6 en seguida uno de ellos, se reserve 250 pesos y le entreg6 el resto .Vidal. Este exhibit la suma de i8ooo pesos, en billetes falsos de a 25 y 50 que extrajo de un baulito, y algunos de 6 300, que llevaba en el bolsillo del pantalon. Tuvo lugar dicho cambio en el cuarto que como s6cios tenian el y Barata en la calle de los Oficios.-Neg6se Vidal .ir con ellos en busca de los $5ooo restantes, razon por la cual se los trajeron, recibiendo por este servicio un regalo de 100 pesos. Declara al mismo tiempo D. Jos6 Moreno Alcoba (a) Alcal6, que nadie ma's intervino en di.. cho negocio, ni siquiera D. Josd Dominguez, que 6 pesar de haber acompanado al senor Royo, mientras Moya y el fueron a buscar los titulos falsificados, era inocente de cuanto pasaba. Ma's adelante nos dice, que Moya le abandon6 completamente, despues de haberle prestado tan grandes servicios, como el relacionarlo con Vidal etc. Es claro, ya no le hacia falta; pero el, cuyo interns en conocer el desenlace de este asunto crecia por momentos, no le perdi6 de vista. Se enter de sus continues reuniones con aquel en la posada de los Voluntarios, frente al Casino Espanol; y como supiera, que se trataba de una nueva y grande negociacion de $100.000 por 20.000, le habl6 fuertemente, consiguiendo

PAGE 27

-23asi que le revelase la verdad. Descubierta ya, recomend6le Moya el mayor secreto y sobre todo que inspirase entera confianza a Vidal, para poder anularlo en tiempo oportuno y marchar los dos 6. Espana con su capitalito. Puestos nuevamente de acuerdo, convinieron los tres en el cafd del Louvre, la noche del 9 de Enero, que en la siguiente se realizaria la gran operacion indicada dltimamente. Moreno Alcoba, siguiendo las instrucciones de su consejero, le hizo creer a Vidal, con la idea de inspirarle confianza, que la persona duena de los titulos legitirnos habia de venir de Gaines en el tren expreso; asi fu6 que, 6.la llegada de dicho tren, lo encontr6 en el paradero de Villanueva, acompanado de un .catalan como de 6o anos, que supone se halla entre los presos, por haberlo visto pasar frente a su calabozo con un salvaguardias. Asegura que Macallista llam6 a parte 6 Vidal y le dijo, senalando al que 'debia entregar los billetes buenos: "ahi viene nuestro hombre." Este, efectivamente, se acerc6 6 ellos. Pregunt6les cuando se celebraba el negocio, 6.lo que contest6 el segundo pidiendo dos horas de plazo, para buscar la cantidad estipulada. Concedidas las mismas, brindironse a acompanarle, por indicacion de Macallista; pero no acept6. A las ocho en punto de la noche ml defendido lo hall6 en el parquecito frente al Casino, con su

PAGE 28

-24 -amigo el catalan, cargados ambos de billetes. Tom6 los mismos y se dirigieron al lugar de la cita, aunque.por distintos rumbos. Alli sabemos lo que pas6. Finalmente declara Alcoba, que de todos los criminales solo conocia a Barata de trato; y que supo la existencia de billetes falsificados del Banco Espanol de la Habana, lo mismo que lo que iba i acontecer en el Hotel de la Paz, por habdrselo revelado en confianza el Sr. Corredor Moya (a) Macallista. He ahi lo declarado por mi defendido. Pue' bien; jesulta algun cargo contra el mismo? Puede sostenerse que confiesa su delito, como nos asegura el Sr. Fiscal? N6, y mil veces n6! D. Jose Moreno Alcoba no esti. loco, para acusarse de lo que no ha hecho; para suponer el crimen que no ha cometido. El, solo confiesa sus servicios a la Justicia y se lamenta de la ingratitud de su amigo, pues V. E. no habri olvidado que ese Macallista, el hombre de promesas tan seductoras, es el Sr. Moya, Corredor de quien se valiera el Sr. Sub-inspector de policia, como en tantas ocasiones he manifestado, para descubrir el crimen y capturar a sus autores; el Sr. Moya, que despues de lanzar en pendiente tan resbaladiza a este desgraciado, despues de ofrecerle villas y castillos, abriendo a sus ojos las puertas de un mundo embelesado y para 61 desconocido, desaparece de improviso dej andolo

PAGE 29

--25 -desamparado, sin justificar, siquiera, su con-ducta. Reflexione V. E. sobre esto, Excmo. Sr.; considere las tramas urdidas en esta causa, los medios que se han empleado para descubrir la verdad, algunos quizi. no muy conformes a los principios mis puros; medite tambien un instante en el hombre que creyendose resguardado por las promesas de otro, y abrigando la conviccion de que no salfa del circulo de sus deberes, se contempla vilmente enganado, respirando el aire ftido y hdmedo de oscura prision, y ante jueces que impasibles le repiten: has faltado i tu obligacion, violando el derecho de los demais. Yo le suplico a V. E. que medite sobre todo esto y me responda despues, con la mano puesta sobre la conciencia, con la rectitud que le distingue, si no es cierto como indiqu6 al principio de este escrito: que D. Jose Moreno Alcoba no es el delincuente descrito a grandes rasgos en el Dictaimen Fiscal, el que tan duramente trata en su sentencia el Sr. Juez de 10 Instancia, sino por el contrario uno de esos individuos que inspirado quizi en los mejores sentimientos, se halla de improviso envuelto en fatales circunstancias, que dan un tinte ligubre, una significacion torcida i los actos del mas honrado varon, del hombre de mejores costumbres. Por el estilo de la anterior son las demais razones del Sr. Fiscal. Es la segunda, la declara4

PAGE 30

-26_cion de Barata A foj. 1861. Y bien; que declara Barata? Lo mismo que nos ha dicho Moreno Alcoba: que este fud i tratarle del cambio de los billetes. Y es esto, por ventura, un acto de expendicion? No por cierto! Pues si no lo es y recordamos el objeto que llev6 a mi patrocinado don. de aquel, no comprendo el dano que claracion pueda inferirle. dicha deLa tercera es el acta de foj. 1427, en que consta haber conducido los billetes al hotel de la Paz y esperado en la puerta del mismo el fin de la negociacion. Bastante hemos dicho sobre este punto. Bien explicado se halla que la conduccion fus ordenada por Moya, corredor y ayudante de la policia. Creo por tanto de mis insistir en este particular. Finalmente aduce como cuarta y dltima razon, lo declarado por el Sr. Trujillo, Sub-inspector de policia en conformidad con lo dicho por el Sr. Royo. Y qu6 nos manifiestan esas declaraciones? Repiten la narracion del Sr. Fiscal sobre los dos cambios 18 y 100000 falsify de 600o y 20000$ buenos por ficados. De todo lo cual se deduce, que pueden reducirse sus argumentos i la declaracion del mismo i quien condena. Moreno ha dicho la verdad y esti dispuesto i sostenerla, como lo hizo en los careos con sus companeros de desgracia; mas no de crimen.

PAGE 31

-27 El Sr. Moya (a) Macallista, es el inico que pudiera contradecirlo; pero esti ausente, ignorindose ademis su paradero. Dos sociedades hemos supuesto: con su desaparicion queda rota la cadena que las une, falta uno de sus principales eslabones, tan necesario por desgracia i la completa justificacion de mi patrocinado! Y digo esto, porque al suponersele delincuente, se halla en la necesidad de probar lo contrario. Permitasenos, antes de pasar i otro punto, preguntar de nuevo al Sr. Fiscal d6nde est6 la confesion del reo? yen que lugar dice haber expendido billetes falsificados? Pocas veces se habri visto una resolucion fundada en bases mas deleznables, que la presente! Se toma como primer fundamento del castigo pedido la confesion delreo, y el Sr. Fiscal afirma lo que aquel precisamente neg6! iEsto es inaudito! Imposible parece, que no se trate con mas detenimiento asunto de tanta importancia! C6mo es que no habiendo otra prueba contra un supuesto criminal, que su propia declaracion, no se examina esta, palabra por palabra? Y si del Sr. Fiscal pasamos al Sr. Juez de Primera Instancia, icon cuinta mis razon nos quejarmos, siempre guardando el debido respeto a su autoridad, de la rapidez con que acoje las razones del primero! Y sin embargo de esto el Sr. Juez ha considerado excesiva lapena pedida, como lo

PAGE 32

--28 demuestra el haber impuesto otra menor, con la que tampoco estamos conformes. ,Qu6 pruebas hay del delito? preguntamos nosotros en un principio: ahora podemos responder sin vacilar: ninguna! Supongamos, sin embargo, por un instante; despues de haber examinado todos los puntos que cita el Sr. Fiscal, como fatales a mi defendido y justificativos de su peticion; despues de haber demostrado plenamente cudn mal interpretada ha sido la declaracion del reo, tan conforme con las demas; despues de haber visto, en fin, desmoronarse al menor soplo de razon, al mas tdnue rayo de luz, ese precioso castillo de naipes, esa relacion tan bien comenzada y por desgracia tan duramente concluida, supongamos, repito, que sea culpable del delito de expender billetes falsificados D. Josd Moreno Alcoba; que asi lo demuestren todas las razones citadas, y preguntemos: La pena pedida y aun la impuesta son siquiera legitimas, ya que no equi tativas? .Corresponden por ventura al hecho punible? Basta la constancia de antecedentes mas 6 mdnos malos, para cuadruplicar casi el castigo, suponierido la existencia del delito, que tan rotundamente negamos? Ha examinado el Sr. Juez de Primera Instancia, que m6vil pudo inducir a Moreno en pasadas circunstancias 6 romper el circulo de sus deberes, violando asi el derecho de los demis? Sabe si fud el vicio, la

PAGE 33

--29-costumbre del crimen que endurece el animo, 6 simple y sencillamente la imperiosa ley de la necesidad? Pues same permitido decir, con el debido respeto, que si nada sabia, que si no hizo un detenido analisis sobre estos puntos, tampoco debi6 fulminar contra ese desgraciado una sentencia tan excesiva, cuya pena si se confirma y cumple aquella, acabari su misera existencia entre cadenas, maldiciendo a la humanidad entera con voz ahogada por el despecho y casi extinguida por el sufrimiento. Pero V. E. se serviri. revocarla infaliblemente, porque mi representado no es un odioso criminal, incapaz de ese ultimo destello de la vida del honor, llamado la conciencia, el remordimiento! No es una excepcion a la ley de nuestra naturaleza. Responde 6 lo injusto con la desesperacion y el 6dio; 6alo justo y equitativo con el arrepentimiento. Tan necesario es el examen del caracter de la falsificacion para aquilatar la enorme pena pedida, y aun la fallada, como el analisis del Dictamen Fiscal, para combatir la sentencia apelada. Veamos, pues, el camino que retrocede el Sr. Fiscal, al senalar el castigo de 10 anos de presidio ultramarino con retencion, 25.000 pesetas de multa y pago de las 61 avas partes de las costas, como correspo ndiente al delito que supone cometi6 Alcoba. Se habri inspirado en la filosofia del siglo XVIII, simbolizada por el individualismo? Agitaria, acaso, su animo el senti-

PAGE 34

30 miento que i Montesquieu al colocar la losa funeraria en el sepulcro de la antigua legislacion, tan vacia en materia criminal, para presentarnosla mas tarde triunfante, saturada del espiritu civilizador que conviene ai los pueblos modernos, cual flores nacidas sobre el yerto cadaver de la Edad media, cuya raiz se alimen tira mas alli de los tiempos de Roma y Grecia, donde ya se conocidra, comouniversaly constante, el hecho de la ley penal? Responde, por ventu ra, al sentimentalismo de Rousseau y Beccari a? Es siquiera un eco perdido de la espresion maxima felicilas de Bentham? N6, de ningun modo! Retrocedamos ent6nces un poco ma's y preguntemos: Se remonta a la reforma del siglo XVI? Tampoco: esta di6 por resultado prictico el triunfo del individualismo sobre la tradicion 6 el Estado, que en la antigiedad absorviera, casi por completo, nuestra personalidad. Aun es mas remota la dpoca en que arraiga esa legislacion, que siguen el Sr. Fiscal y el Sr. Juez de Primera Instancia. No ignoramos que el articulo 223 del C6digo penal de Ia Peninsula ordena, que sean castigados con las penas de cadena perpetua y multa de 500 a 5000 duros los que introdujeren 6 expendieren falsos titulos de la deuda pdblica al portador, billetes del Tesoro 6 de cualquier Banco erigido con autorizacion del Gobierno; tampoco ignoramos las disposiciones de los articulos

PAGE 35

-31 69 y 14 del mismo C6digo. Vano seria, por otra parte, sostener que en los C6digos modernos hallamos adn algo del antiguo rigorismo en esta materia, aunque en apoyo de nuestra opinion citasernos el C6digo frances, que impone el castigo de trabajos forzados; el austriaco, que senala hasta la pena de muerte, y el napolitano que ordena la del ergistolo, porque nuestro prop6sito se reduce a combatir esa sentencia apelada, en que vemos relucir con colores demasiado vivos, como en los mencionados C6digos, el espiritu de aquellos tiempos, en que se consideraba casi como un delito de lesa Magestad la falsificacion. Concurre ademis aqul la circunstancia de no haber el suficiente numero de pruebas, el necesario acopio de datos! En un delito como el presente, cuyo objeto es de creacion tan moderna, no vemos la necesidad de examinar lo que sobre esta materia disponen el Fuero Juzgo en los titulos 59 y 6? libro 79; el Fuero Real en el tit. 12 libro 4?, las 0.0. R.R. en el tit. 69 libro 80, nilas Leyes posteriores hasta nuestros tiempos; pero el Sr. Fiscal se ocupa de las Partidas y Novisima Recopilacion, y esto nos obliga i echar sobre ellas una mirada retrospectiva. Dice la Partida 7a en su Tit. 79 al hablar de las falsedades: "Una de las grandes maldades que puede ome "auer en si, es faser falsedad, ca della se siguen "muchos males, e grandes danos, i los omes,"

PAGE 36

-32defendidndolaen su Ley 0 del mismo TIt. que trata sobre "que es falsedad e que maneras son della,"delmodo siguiente: "Falsedad es mudamiento de la verdad." A esto anade el Sr. Gomez de la Serna, con ]a idea de completar la definicion, "hecha maliciosamente y con inimo de danar i "otro." Llega i la barbaric Ia siguiente disposicion de la Ley 9? Tit. 7 Part. 7?: "Mandamos que "cualquier que ficiere falsa moneda de oro 6 de "plata 6 de otro metal cualquiera, que sea quema"do por ello, de manera que muera." La Novisima Recopilacion en su Ley 44 Tit. 8 libro 12, consigna entre otros casos, "que solo el "intentar la entrada 6 recibo de dicha moneda, "aunque no se haya conseguido el efecto, se cas"tigue con la pena capital; y los que tuvieren "noticia de dicha entrada de moneda, y no lo "manifestasen, mandamos sean condenados i "penas de galeras." He aquf las leyes que invoca el Sr. Fiscal! A nuestro modo de pensar tanto valiera haber consignado la Ley XLVIII, Tit. io Lib. 8 del Digesto que dice:" Quicumque "nummos au'eos 5ar/irn raserit, bar/in tinxerit "velfxerit: si quidem liberi sunt, ad bestias dari: "si servi, summo suj5j5licio affici debent." Es tan inaplicable al caso actual como las otras. Pero abreviemos, consignando finalmente; que en los tiempos pasados en que tan exagerada importancia se di6 i este delito, quien mis lo autori-

PAGE 37

zaba a veces, era el mismo rey 6 su gobierno, pues que cambiaban el va'or de la moneda, verificarndo clandestinas reducciones y grandes aumentos con la falsa idea de enriquecerse. Despues de haber exaninado las razones del Ministerio Fiscal para pedir un castigo tan se vero contra mi representado, oigamros de que manera corresponde a ellas el Sr. Juez de Primera Instancia del Distrito de la Catedral. "Con"siderando, dice, que igualmente esta probado "que D. Jose Moreno Alcoba (a) AlcalI, ha sid0 "expendedor de billetes falsos, sabiendo que lo "era, no solo de su confesion explicita de que 'cuando fue detenido iba por segunda vez a cam. "biar billetes falsificados por legitimos en gran "cantidad, sino tambien por las declaraciones "del Sr. Sub-inspector de policia D. Jose Truji"ilo, Don Juan Bautista Royo y D. Ignacio Es"coto." A prop6sito hemos dejado este considerando, dnico en que el Sr. Juez se ocupa de mi defendido, para lo ultimo. Es tal su originalidad, que muy pocos esfuerzos se necesitan para destruirlo completamente. Como V. E. notari es ni ma's ni menos, la copia de cuanto nos ha querido decir el Sr. Fiscal. Quidn pudiera creer que con tanta facilidad se juzgara de la suerte de los hombres! iImposible parece que con tan infundadas razones se lance a un infeliz i la vida de la humi-

PAGE 38

-34 llacion y la ignominia, se trunque asi el destino de un hombre, sin prestar oidos, siquiera, i ese hugubre, perdido eco, resnmen de tantas ligrimas y suspiros, como habra arrancado el duro golpe de la sentencia judicial a la madre desolada, al hijo 6 la esposa quizi abandonada y gimiendo en la mais espantosa miseria! Y todo por qu6, Excmo. Sr! Porque nos encontramos frente a un Fiscal, en presencia de un Juez que, ldjos de escuchar las justas reclamaciones de este desventurado reo, se han dejado lievar por la impresion que en su inimo hiciera el convencimiento del delito, juzgando con excesivo rigor i cuantos creyeran complicados en dl. No acierto A comprender con que fundamento nos asegura el Sr. Juez, que D. Jose M, Alcoba confess que al ser aprehendido iba a cambiar bilietes! Esto no es cierto! Esto es imposible! Mi defendido no ha inventado ningun hecho que le perjudique, no ha tratado de danarse. El ha dicho la verdad, muy suficiente a su justificacion. El, solo confess sus servicios a la Justicia. Por lo demis ya hemos manifestado reiteradas veces, que si en dos ocasiones condujo billetes falsificados, fu6 en cumplimiento de las 6rdenes del Sr. Moya. Y des, por ventura, la conduccion un cambio; un acto de expendicion? No! De ahi, que fuera necesario suponer -lo que no existi6 jamas, para dar una base algo s6lida, aunque en apariencia, al fallo judicial. Fu6 preciso asegurar

PAGE 39

-35que el reo confess lo que justamente niega y negari siempre. Pero no llega hasta ahi tan fatal considerando. Asegura que consta tambien el delito por las declaraciones del Sub-inspector Trujillo, D. Juan Bautista Royo y D. Ignacio Escoto. Estos Sres. se contraen i hacer la historia del hombre que ayud6 al Sr. Moya en la primera negociacion y subi6 el No en la segunda, aguardando en la puerta del Hotel el resultado de la misma, a lo que podriamos contestar, repitiendo la anterior pregunta: des Ia conduccion un acto de expendicion? Por que el Sr. Fiscal, tan minucioso en el anilisis de esta causa, no busc6 una pena especial para el conductor de billetes falsificados? Por que no examine mas detenidamente este acto? C6mo es que no nos explica detalladamente, pues que el asunto lo merece, la significacion de esa inteligencia en que parece se hallaban el Sr. Moya con mi defendido y aquel con el Sr. Trujillo? No le demuestra esto que D. Jos6 M. Alcoba prest6, aunque mediatamente, grandes servicios ila autoridad, como vengo sosteniendo desde el principio de este escrito, y que no es por tanto responsable criminalmente de actors tan bien encaminados? Crey6 el Sr. Fiscal innecesaria esta utilisima investigacion? Y use consider, acaso, el Sr. Juez de Primera Instancia escusado de es-

PAGE 40

-36 te trabajo tan capital, por no haberlo verificado aquel? Pues de otro modo no se comprende la peticion del primero, ni la sentencia del segundo. Tenemos, pues, por conclusion, que el inico hecho, fundamento del Dictaimen Fiscal y de la Sentencia apelada, en cuanto se refieren i D. Jos6 Moreno Alcoba, es su misma declaracion, constante a foj. 1551 vuelta, la cual, segun mi crite rio, ldjos de condenar su conducta, la justifica completamente. Por tanto: a V. E. suplico se sirva haber por devuelta esta causa, una vez evacuado el traslado, que, para expresar agravios me ha sido conferido, y admitiendo este escrito, revocar, en merito de las razones expuestas, la sentencia dictada el 8 de Octubre de 1874, en la parte que a D. Josd Moreno Alcoba (a) Alcali. se refiere, absolvidndolo libremente con las costas de oficio, pues es lo procedente en justicia, que pido. Oro s.-Esta parte se halla conforme con el apuntamiento del Relator. Sirvase V. E. haber por hecha esta manifestacion, 6 los efectos. consiguientes en justicia, que pido ut supra. Habana 24 de Mayo de z875. pI S.1Tosi ANTONIO FOPTINA.

PAGE 41

-f -se ... .-f x 9 x

PAGE 42

..m.: --.-K -.-... .., --f -----. --.x .. x .---.-x -x -.s -----.-. x -.-.-x --------. ------x -x s -s -.. -----------.e.. --.--.. -..:: .-: x --.. -..-... ... -xW .----... .. -: ---x x .-.---..M -..-.-.:. .--. x-.. -.-x:-..... : -x -..x -xa. .-". x----... .--. .:. ------:-.. ----.a. --: ..-.---... -.:----:s -.-. --.-... ------.T --.........: -.----.-, -. -. .--..x : -----.--x ---: ..--.2: -.-, -.---:. .-T..: -x--.----x --x ---.. : -.: x : --x .----.:El .: -a -?.. --: .xx

PAGE 43

.. ..x--x---.-:---s 2: x-x :--..--.-.--. ----rs .:-:y:------. ----------------------.a .. .--x .x -:.x-x .-.-3 ------K: -.---.--. -x --.-x --.. -.-:--:----. :--s x --2 x.---. ---. --

PAGE 44

-. --r : -e ---.-x --x .-, .--.-: -: -: --.-.x x -.a -,. -: --x ----.-.x .-: : -: -.-.. -.-y :. --x:..-.------x s -----.x --.-. ---.----s ----x -x-..-.;. --x .-.: .---. 1 ----x -.-. --...:2 a -..-. ---.x -x .: .a .x .n .. x -....----.-. ..-e. x : --. : :....; -x---.: x --... -s -.-s". -... -e.-..x -.. :-.. ---x -... .-.. ....: ...". .. .-. --." -x. .. .----. ...s .:---a .. .-. .x:. -.-.-. .. : -...,. .. : ... .. ---x -.--, -.-.-.-x ..---.. -" : -: ...2 ...2 :.---, ....-e .-. ...-... -. -x O s. ---. ----x -x C. zu -2 -: x

PAGE 45

-N ----x .---.; .-. ...s og -: -...-...-.--.. .----. x :: ..-...--.---g -...x. -:.. --.--. -..----.---.-. --si : -.. -.---.--. --, -:.--.-, .-. x.: -.-.-: -..a : --. .-! :.--.: ----.-.. .-x -. ----: ..-.-." .--: --..-x ---x.--* "-.. -.-. .------4 ., ---.^ -.-:-----s ----...---. .--. -----. -----.--.... --x.x --: ----... ..--..x a -.2 --.--:4-. x --.------.--. -+--::-s. -. ----.-T ------J. -..-. .--.--. -----x 1-:-.----....: .::-e ---.:. ---:-.x--.-: : -x.. : .x --.--:.:. --. --->.---x .. ---a :..--+.-: :-. x .:.--..-:. .:-:. -.. .:7.:: -.: :..-..-: :: -. ..::3 --.: --e. x -..: -----.a. --. --.. ---.: .-: ...: -2: :. .: : -..+ + -----. -+------.--.--:. -.r: -: --: ----------.--.-----------------------

PAGE 46

/ rfI .4, 4 R Y. -: --.... : .x -: -.... .:p -.-.: -.--.--.--------.------x .---. .. ..-------..-: .--.:.: -. --.-. .--... .-... --..-..-.-. .: --e .-.. ---.-.: ----. 9 -.... .e-----+..-.--.--. -.x 4 -.----: ---x ..-: :-...: .x .. ...: 5 ....: ----.x .-.-----,-r.o.x --:: -x :69.-

PAGE 47

1. 4 a & -x --:-: :-: : :: x A T C

PAGE 48

,. a , ; t' y, .y.

PAGE 49

aa

PAGE 50

!d jwj~ 1u WIl d Vi !_ lw se wepm -w

PAGE 51

Y'3. 3.3 C LATIN AMRIFI UNIVERSITY OF FLORIDA 3 1262 04498 6619 df IJ 1 KEEP CARD IN POCKET TH4i V')::; ~~MiCROIHID 1Ry TIE FLORIDA :r .RSTY bp L iBRARIES. IMPORTANT THAT CARD BE KEPT IN POCKET '4 wI 13 IT IS A Om ,,, :,5' + i; L .i' j i i 4 Will

PAGE 52

U --+ ------: ------'-ay * -.. --.-. *G -., -' ' -J -y --y --t i *1 -t. .* .i x.\ -----* -*% -_ -' ---s -: '" --:.. -A 1 .-~y -,. --~H 7a -y y .t A .s. ----

PAGE 53

aA r XaOt ;ow4a~i + b s h t d"x A