Citation
Derechos de importacion en la Peninsula sobre los azucares de Cuba y Puerto-Rico;

Material Information

Title:
Derechos de importacion en la Peninsula sobre los azucares de Cuba y Puerto-Rico;
Creator:
Araujo de Lira, Isidoro
Place of Publication:
Madrid
Publisher:
Impr. de A.A. Babi
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
58 p., 1 l. : ; 21 cm.

Subjects

Subjects / Keywords:
Sugar trade -- Cuba ( lcsh )
Cuba ( fast )
Comercio de azúcar ( armarc )
Genre:
non-fiction ( marcgt )

Notes

General Note:
Signed: Isidoro Araujo.
Statement of Responsibility:
observaciones acerca del proyecto de reforma de los aranceles presentado por el gobierno á las Córtes constituyentes ... por el director de el Diario de la marina de la Habana.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
14875709 ( OCLC )
ocm14875709
25259051 ( Aleph )

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text











UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIB R ARIES







III
























IMPORTACION EN LA 't.

- .. SQBRE LOS AZC .AhE ':.


DE .


CUBA Y PUERTO.iCO..

'* "'. '"."^
^ : : .,y
t 1 .* * ' .
" ": .


LIBRERIA MARTI
O-REILLY ie 413
AfPTIO. NO 2173
"tLF. w-9171
LA uaARA"
l IAUN
*air4


'Ad.


kG


t
..*: ...'















































*


*- l *






DERECHOS
DE

IMPORTACION EN LA PENINSULA

SOBRE LOS AZUCARES


Observaoiones acerca del proyecto de reform de los Aranoeles pre-
sentado por el Gobierno A las Cortes Constituyeates: de la injusticia
con que estan gravados los azuoares de las Antillas, y de Ia justioia
y oonveniencia de rebajar el derecho de importation', acomodAndolo
a las diversas clauses del artioulo :

utlo wa zita~au ai
DE
EL DIAR1IO DE LA MARINA DE LA HABANA.


Madrid.
IEPBENTA DE ANTONIO ANDR-S BABI, CALLE DE CERVAINTES N." 38,


J855,





3 t



i4rtig
4AV4IQ4












AL SR. D. MXNUEL RANGES,

Director de 3L DIAR ISPitOL y Diputado a C6rtes.






Madrid 20 de Julio de 185.


)I DISTINGItiDO AMIGO: Al leer el proyeoto de muodificaoion de
los aranceles de aduanas Oltimamente presentado a las COrtes
por el gobierno, con el fil de arbilrar recursos para oubrir
alguna parLe del defcit del presupueslo de 1855, aie decide A es-
cribir combatihndolo en lo relalivo al aumento de los derechos
que pagan varies articulos de importacion de Ultramar, y espe-
cialmente el azucar de Cuba y Puerto-Rico. El asunto era de
baslanto interest para que pudiera confiar en que EL DIARIO
ESPANOL acogiera este Irabajo con la misma generosa henevo-
lencia que Vd. y sus dignos compaheros habiau disponsado a
otros, en que el reconocido talento de tan notables iscritores
solo pudo haber encontrado apreciable la sana intencion del
author y el hallarse consagrados a la defense de los inlereses de
Espaha en Amerioa, objeto de tan marcada predileccion para su
estimado peri6dico. Mas, a posesar de la premrura que me imponia
mi pr6xima salida para la Habana, el trabajo Wu6 estendiendose
a tel punato, que ha venidd a esceder los limits naturales del
arliculo de un diario; mientras quo por otra part la multiplici-




-6-
dad de datos esenciales y el intimo y natural enlace de unos y
olros, determinaban la coriveniencia de presentarlos reunid.s,
porque en su potlerosd argumenlacion mas quo en mis pobres
razonamientos, debid yo liar el exito en una luchlia conira errors
nvelerados, aun apareciendo & mis ojos con evideoncia palpable
ia bonded y la justicia dtie mi cauca.
Hube, puei, de re.solvermne a public'ar ese trabajo en un rollelto,
sin oira pretension qut la que acabo de manifestar, si bien con
la mira muy natural de soimelerlo al palrocinio de Vd., cuya alia
estima por parole de -us dignisimos oolegas, asi de la capital
comic de las provin':ias, me asegura de anlemano que la hu-
mildad de la forma no habrA tie perjudicar al prorundo interns de
la question.
Fue mi primer prol.'6si1o, como he indicado, no limilarmo a
fratear de uno solu die nlos products de illramar, para los que
pedia el gobierno un aumeato en los derechos de aduanas. Si es
natural quo los de las AnLillas reclamasen la primacia, para mi
no son de mode alguno indifere;ites cuantos aparecen objeto do
camblio entire nuesl'ro pais y los pueblos del Corintinenle hispano-
americano. Porque en las relaciones comerciales con ello v1eo,
no solo un inters material, y el politico de manltener la buena
amistad quo se deben los pueblos civilizados, sino el mas Iras-
eendental de eslrechar esa amislad con lazos tan fuerles cual
los demand la alilsima conveniennoia do una cordial union para
la. major y mas eficaz defense de la causa comun, dtie nuestra raza.
Tras el lamentable abandon a qua Espaha conden6 por tanto
tiempo su comercio con las repiiblicas hispano-americanas,
abandon en qua aluellos pueblos supusieron quiz_ mal encu-
bierlas aspiraciones a una restauracion political; y uuando A pesar
del reconocimniiento de la mayor parte de las repfblioas, solo
ondea on los puerlos de estas nuestra bandera muy de tardo en
tards, cualquier retroceso ea los eambios, siquiera mezquinos
quo hboy se haceQ, pero quo son suscoptiles de grand desarrollo,
tenodria para mi uo c.raeler doblemente perniioso i primero,
porque vendria e-a uu nutivo do dijgusLo centre los gobjernos;
egulnda, pqrque \ baria career iulooria la esperanza, quo algu-
.os aspaoles abrigaaos todavia, do quoe no muy tardk sacuda




-7--.
nuetro gobierno la lamentable apatia quo ta to vine perjudi-
cando a interests qua dobieran preocuparlo constantemente no
solo por lo quo importan I su powder y a su influencia polilica en
America, sino porquo en ellos se cirran algunas de. las mayores
glorias do nuestra hisloria national.
En eo senlido hubo de pareceerne singularmente estrafio,
y ru, para mi penoso que en el proyeelo do rerorma do los aran-
celes se propusiera por el gobierno un estraordinario aumaenlo
en los derechos quo salisacen el guano y los cueros al pelo, pro-
ducto y procedentes eslos de punlos eslranjerow de America, y
cuya imporlacion en Espaia so verifir'a de Buenos-Aires y Mon-
levideo, asi como la del guano se hace hoy escilusivamenie del
Per,.
Este ltimo articulo que esj'lota el gobierno de la Repfblica,
y que constituyo la principal do su3 rentas, es de nmuy modern
inlroduccion on Espaha, como qiie ha empezado on '8IM6; pero
su consumno se va estendiendo baslante en el litoral del Mediler-
raneo con gran provecho de la agticultura, pueslo que de 1852
A 1854 se introdujeron hasta 387,000 quintales, no obstante
quo, segun mis noticias, so espende en bforma gravosa para losa
consumnidores, pues leniendo tijado cornom precio el gobierno del
Perfu para ia venta ea Espaiia el do 50 rs. por quintal, no se
vendor sino baslanto inas carol. EsLa circunstancia debia Ilamar
la atencion del gobierno y moverle A entrar en negociaciune.i
con el del Peru, para que al tprmino de la contrala que hoy tiene
hecha con una casa do LUndres, respect al mercado do la Pe-
ninsula, pudiese el comercio do estla entrar en la especilacion
con beneoicio propio, de la marina mercante y de los consumido-
res, A la vez quo con provecho mutuo do los dos paises, por el
aumento quo adquiririan su; transaccionos.
Mas,.eon lugar do eslo, mal aconsejado el gobierno, propuso
A las C6rLes que el derecho sehalado al guano on los aranceles,
deo 40 c.ntimos quintal en bandera espabola, y reales 1,25 en
bandera estranjera, so aumentaso :A reiles 5 y 10) respocliva-
moente, sin reparar en el estado do nueslros cambios comerciales
con el Peroi, y en quo esa medida podia provocar innimediatas re-
presalias; aun sin Lornar en cuenta su mal efecto politico, preci-




-8-
samento eon los momenlos en que se hallaba pendiente la ratifica-
tion del tratado de reconocimienlo. Segun las balanzas de ]a Pe-
ninsula perlenecientes al Altimo quinquenio, Espaha oxporl6
para el Pero, durante osle periudo, por valor de 19.692,612, y
no imporl6 del Pero mas que por valor de 1.576,880: es decir,
que habiendo side la exporlacion por tlrmino medio de 5.958,528
reales al aio, la imporlacion no escedi6 de 275,576. Aparte,
pues, liudas las consilderaciones que debieran tenerse presentes
respect de un arliculo de tan proveclihoso consume para el pro-
greso de la agriculture, que debe considerarse por lo mismo co-
mo primera material, y que por esle motivo est, exento de dere-
ehios en Inglaterra, on donde su imporlacion es enorme, Vd. y
sus colegas comprendera, si seria on ningun sentido acertada
la aprobacion del recargo en los dereohos del guano propueslo
por el gobierno d las Curtes.
Antes de la reform de 1849 pagaban los cueros al polo,
procedentes de punts estranjeros de America, 14 reales on ban-
deta espahola: al hacerse la reform do aquel alo se aumenla-
roa esos derechos A reales 25; y aunque en 1852 se los rebaj6
nuevamente at tipo anterior, por el perjuicio que habian recibi-
do el consumno y el Tesoro, todavia no so haa.repuesto ni el uno
ni el otro de las consecuencias de la precedent alteration. Cua-
les hayan sido estas, se apreciara lacilmente, advirtiendo quo en
el cuatrienio de 1845, 1846, 1848 y 1849, la importacion ve-
nia eon notable y constant aumento, como quo en ese periodo so
importaron 57.610,555 libras, al paso qua eaon el cuatrienio si-
guienle, de 50 a 55, la inportacion no escedi6 de 51. 102,700
libras: es decir, que mieuinlras el primero da por lIrmino medio
una importacioa de 9.410,085 libras, el segundo da Onicamen-
tole la do 7.77", 175 libras. Por donde es facil conocer quo el Te-
soro ha debido tener una considerable perdida.
En el Rio de la Plata, si no en el mar Pacifico, es hay frie-
cueulte la presencia de nuestra bandera, y para las dos repbblicas
de Buenos-Aires y Montevideo exportamos ya por valor de
10.599,559 rs., t1rmino medio annual del ullimo quinquenio;
siendo tal el progress de nuestras exportaciones, queo de
10.781,795 exporlados para el Plata en 1852, subieron en el




-9-
siguiente de 1855 & 17.545,179 rs. uPodria I'avoreoer en nin-
gun sentido esto movimienlo prngresivo la nueva alleracion
propuesta por el gobierno A las Ci'rtes, y en la eUdIa se aumenta
el derecho de reales 1 ;'A 26,50 el quirntal?-VNl. dird a primera
vista que por tales hechos no aierta A comprender la conducI.4,_
de nuestra administration. Si hlie de deer A Vd. verdad, tlamplico
yo, despues de haber pensado mucho, he podido penetrar hasia
ahora los prolundos arcanus que impulsaoua A nuestra adminis-
tracion para aconsejar al gobierao el proyeto de retorma tde
aranceles, ea cuyas alzas y bajas no,. so'aierria a descubrir uan
principio bien determinado, sino mas bien el ojo de biien cunbero
del empirico, que buseando recursos para el Tesorn tree encon-
trarlos con solo aumentar .os. d recbs de., los ai jliulos de ira-
porlacion que en el ahtI'.'ltimo tdm.acon mayor part en. I,)q in-
gresos do la rient eQdji;uana.. ;Quiz.a el compreuder las eosas
de esle modo;,-.dep6iokf4'4 '0 sesa:a nteligencia; per,- Vd. sa-
be, amigo mios .oa'iwJjpeha dstado siempre de mi la presun-
cion del aoiertoe$.t:.soy-tiesplihito,,y aun severe, es purque no
lie podidooenr" fPrn.'ntroi ersonas.%uy competonleS quien ati-
nara a& esplicarnie l:'qute corisidero misrerios de nuesira adminis-
tracion.
Tondria, pues, much que decir, como Vd. ve, si en el exa-
men del reciento proyecto de aranceles hubiera jodidlo estoender-
me a lo que primitivamente me propuse; perot habieado empezado
por el azWcar, bubo este de ocuparme osclusivamenle, lo.que
ya no me pesa en verdad, porque este arliculo constiltuye pur si
solo mas de las nuove decimas partiess de la importacion de Cuba
en la Peninsula; y pbr otro lado, mienfkis quo reo casi muerlo
el proyeeto presentado' A las C6rtes por el gobierno, tengo la
conviction de que no lanto import combaliclo respeclo a.l azO-
car, cuanto demrostrar, de una manera evidence para toda elase
de inleligencias, que hay un grande interes, no solo ecoin6iiicp
y politico, sino tambien fiscal, ena que lus aranceles actuales se
modifiquen respect A la procedlencia de nueslras Antiljas, ha-
cieado desaparecer la irritante iujusticia que A eslas seo liace hoy
en el producto agricola mas important de sus exportaciones.
Para ml es un axioma quo, si el gobierno se resolvjiese a Ira-
2





ta' tn l. Pehntsdla 16s proddc'.is do hnbAtta-s A''lIlah 6t b VIIi
so 'Iratlados lds peninsiilares, addptaria al hacerld, piOilith'
eronriinlcamehte considered, una de las medidas inas tras,'(h-
denal[los 4ue 'uibdiera dlidtar 'eh prdvehi:. nilituo de la 'Metropjii 'y
dts provi'n'Aa le Am?'ri'-:a. Jna coUmplela riecipri'cldad, medidni
le la 60uil quelros'produ,.tos no tuvierat qie 'rpgar en la Pi'in'-
%la orb dereo'hio tie impOrta.ion que el de 7 1[2por 100 ad vd.'-
tdhemu, b-iio doi'echo que oalisrace la goeneralidad'de. Ios'hletrb-
i6litahh ),-'n' Cuba; co'eidiendo al Tnismo liehipo banfavtr Rel ci-f
fV'y'la 'niel de purga, fan toede&Wados de proteccidn, la rdbhj&
do "fi i por 1'00 que dli se 'ha hiecho 'al arro, y al jatoh penTn-
oWtes: una 'I'.iprod'iihd'dO.ipleta, a~i 'ai"ia'y shboeraftC.mb
prhaclicada, lendria 'inofidtas *e incalculdabls "coisecuenciai 'eh
I deMaroIrull de la's"t brdiiitklbhes 6Abi rrnales; y Vd. n'o'igfra
16da lain1fiCin'ii ql d Lds 'eqjdercei, ib o61, on las roelaft.ncs'-
[I'e paiieq ljands iitrpendlefons,.Mh'o a6',nlort Ias iM rdvincids
ale'tlria ,inihaa il'a,..ih,, 'ptlit'ltta y'ter'rilbitai'lfifan~ei daso Esk a *es
lii mas firme contici6O; pero to no me bloe'atrovido a lfeva ha's-
(a' es'e"0f1to Misi p,'rteoioes, at ocuparme del :azfoer. Vd,. y siih
colebas'c6n mn'a altltidad Quey'o y'i6bn 'mas 'segiro cit, f'o-
drian planteloar la cuestioa deo aranceles co relacion A laspro-
iricaids de Ultriamar 'en Okle terdl'o, !y '-#t;y'segUIro doeiue bel re-
Ol1iadb cb dfiahia ir'esderzds, porqhe 'hi el-gobie'to-mi dl Par-
1'Ab nfotb pddtiaI piresiiuiiir' de la evidon-ik bOan e' A Vds. 'serla
TalMimo 'dehmotrarla inm'oerisa nliidad que'la nacioti *rporla-
mia de 'es lAbfecer lb0'ca1nbi0 con'sus provincias ultramariness -a-
bfe hOa. base an'jiisfta Cdbmo 'ihiconparablemerite Otil pam ell.s
ly Plta la Mt6poi. i
Los directI6res de la prtima de Madrid' estAn Yds. hoy dando
tlaIs 'qe'niplos do ilu'stracion y nobleza' de senthlihie'ritos,' que los
i'arids'qbas respetabls de Europa se compiacn.'on 'ap4audirlos
'cObh 'at-a uhanitrniklad. Dejando para Ids 'discusionos 'poltlicas'el
'debate'edo las opinions, cdmco'ludha'de.'parlido, -no reidnocen
Vds. otros ftnalies que el de -a mioralidad, para reunirse!y erf-
'rtir dn' acuerdos sobre cualesquiera puntos que puedan Iocar A
la diida'd 6 al inters, de'la prenwa'en'gdneral.
PN'es bioei arnigom'flo -: Iteenus' lart-tfna'udesqde 'iphtrio-




-*1il---
1iUp, do los parlido, en EzpabR bha d.jadp complntal ate fuqr,
d4 Lg9pp P9 sus habi~ualej Iide.q lodpa aquetls cu.sLioaes en
q.q 4jrecwanenle sq ipteresa e1 decoro national, y que 4lgopue9-
dol igiportar [ Ia mas paolca y rpas p!6spora cooseryacion dp
nqejtras, pprovinciaA da lltraniar. Es dpcir, que sin coarlar la li-
be lgd, do l|s poiaiones, es5 i4fr1itlq ql reconocirqienolo de des-
qlpr6ys T biena f d el escrio'or, pqio sqp gqe rales Iqs miramien-
los con quo eslos tratan esa clase de cueslione,. sNo seria, por
!.pLq1 ,djgnQ dp oerriLorej r la8 grado iluagados y patrjoIls el
._unirsq X A.is%3ptir prjvqdamQ t.e 1a jsxliia y utiidad de la medi-
da, qu.oyo no (ne he atreyido A pppjp@qr, pero cuya trascenden-
pia incalculable pq favor 4. )ps iterp ses nacionales gar'anLizariq
con la .xiste'?ia propja? parezco A0 dudg do litulos legilimos
pqr4 pirar a qua ota jpIicapi.og effepdIida; pero, .uando
prlet doe quien solo corpo ,pauol puege iq-teresarse en el progre-
sp 4Pl cojnercio nacip 4 y qq sus naturalqs coaseneacias, y de
quien spfr tqldo spstLjene co .calorp ya q9u9 no con inleligencia,
acO pfqloh,.s AhnoP la prolecojpn do qw .n 4.a dicrrulan los pro-
duitos pflinsul ..es, y quay.do s9 .$ igo. a lorqhres de ltan hidal-
gs spnhimiaeri.os, porgo oe ppgs .y patri6,ticqs aspiraciones, no
creo lisopjoarrue psperandp quj Vd. y sus colegas fijaraa su
atleqq0,,p p .is palabras.
Nladg as.dir a .,yd., pid dislirguiuo aiigy. Qwero apresu-
rarne .Arjn.iaar esla .ya por derpas eslensa garta, apr.le de
,que desep no verme conducido & onlrar e.n, ponideracione s que
nme lenan ,de gp.argqra, y eq Jas cuales ale seria quiza diliql con-
ervar1 hahi'Lual mqderacion. Unicamente agregar' quIo Yd. y
--n ,olegas conoen la situacion escepcional en qie se hallaa las
prnvincias tie Ulitrarpri ypesl'p sin dudla persuadidos dle que esa
situajIfi inl3[unoe d [a presa nimetropolitana el deber de esforzar-
so respect de ellas en el ejercicio de su mission proteclura de los
inltereses pihblicos. Cuba particularmente ha menriesler de que el
paltriOlico colo de Yds. se emplee en recabar del gobierno una
aleoncion particular. Miserable querellas.6 intrigas de mal origen
fueroa causa de que en 1851, ven,.id, la. crisis lerribe. por que
habia pasado la grand Antilla dejase do aprovecharse la o,.a-
sioa propicia que enlonces ofrecia el pais para acometer reformag




-12-
muy importantes, y que en realidad en nada tocan a las bases
del regimen politico. Emas cuesliones eslAn aun sin resolver, co-
mo lo estan olras muehas puramente econmiceas, de qua depen-
de I qp,3e s iatisfagan necesidades muy apremiantes, no de una
sino de todas las classes; y el tiempo curre para no volver, y las
oporlunidades pasa, mien tras q'ie enemrnigos incansables velan y
se mueven prolurando aprovechar hasla el menor descuido del
gobierno.
Cuba litene cin duda la fortune deo que se halle boy a su frente
una atoridai cuyo singular prestigio recomiendan cada dia asi
pro'ioLI com estirafos. Pero las auloridades locales, a pesar de
la general ereen,'ia, carecen do atribuciones para hacer el bien.
ruera tde ,iny rledicidos linlites. A ellas les loea proponer; pero
en vano estuidiaran y propondran, si el gobierno, aconsejado por
ni, se quii Irilales preocupaciones, lodo Io aplaza, cuando aelias
no sjcrilica las mas eticaces recomendaciones tie sus represen-
tantes y los mas ilustrados informes do la a Iminislracion local
ultramarina. Hace DIEZ ASus que el senior general O'Donnell pro-
puto la refuro de los ayuntamnienlos: sus sucesores todos insis-
lieron en esa ueueidad, y no hay pour lo vislo esperanza de que
la adlmirnislraciun municipal de Cuba salga do manos de regidores
perprltuus, dle delegados de estos, ydeaconcejales do nombramien-
I,, real, que soin los tres elements que boy entran en la compo-
sic.ion de esos cuerpos, apareto los alcaldes amovibles anualmen-
le pero cuya provechousa amovilidad para nada se quiere tomar
en cuenta. NiNecesitaria este ejemplo mavores esplicaciones?
.Adio, amigo mit): Vd. sabe qe es y sere siempre sdyo afee-
tismao Q. B. S. M.
IsioORu ARAiJO,
Dire,:lor del Diiario de ha Marina.












PRIMERA PARTE.



Derechos que gravan el azucar de las Antillas: consecuencias de *u
aumenio: uinjusticia del subido tipo actual, y su perniciosa influencia
an el consumo.

I.

Proyecto del Gobierno....Anterior reforma de 1849.



Sproyecto del gobierno, en que se propono & las C6rtos el
aumento do los derechos de importation sobre el azecar, so refie-
re inicamentle A las classes do esle arllcufo comprendidas en los
aranceles bajo la partida 154, en esta forma: "Azzicar comini,
blanco, dorado, maseabado 6 lerciado, product y procedenle
de las posesiones espafolas de America.,, Respecto A la proce-
dencia, no so liaco alteracion alguna; y en la propuesta en cuan-
to A la de las provinoias espabolas de A.merica, se aumentan los
derechos desde rs. 8,50 arroba en bandera espahola y 17 en
bandera estranjera, a rs. 9 y 18 respectivamente, sin embargo
de quo ya por la ley do 17 de julio de 18-49, en virlud do la cual
se hizo la reform general do los aranceles, so hliabian subido los
derechos do ese articulo y procedoncia en bandera espabola dos-
de rs. 6 arroba a 8 rs., que ahora son 8,50, por haberse su-
primido el cobro del 6 por 100 de arbitrios como derecho espe-




-44-
cial, englohlindolo y formando uno solo con el de imporla-
cion: es decir, que el aycar
Reale4 velUri arroba ei banidera

Pag.iba antes de Ia reform de 1S49. 6 i y 6 por 100Ode arbs.
Paga hoy. . . . . . . ... .. S,50
Propone el gobierno para 1o sucesivo. 9 )

El azicar importado lu q la PoneainslA prpooodia hace algunos
abos en ,asi su totalidadl de la isla de Cuba; y aunque boy el de
Filipinas, favorecido por un enorme derecho direrencial, empieza
A c.,:mpartir el consunimo en canlidad de alguna consideration, no
en la sutfLiente para que en las impo taiCioues tolales deje do
osoevadise el efei.to producido por las alteraciones do los aran-
celes, en cu,-into las de la importacion no provp.qgn qq otras
causas riaciles 'le conuoer y apreciar. Conviene, pues, ante lodo
ver y examiaar esos datus.
Segun los que hemos podido reunir, esas impoi taciones fue-
ron en el ultimo decenio las que aparceon del siguiente eslado:

IMPORTArION irENER \L ['C .\ZC\rt FN LA r'NINSIj.LA E ISLAS ADYACENTES

['IaR AJu. POR QLI[NQLIENIO.
Arifbi) Aainerin [.i. uln Diw :ion. Imporiarcior. Aumeni,.

IS55.. 2.0.57,90U n 1
1846.... 2.3Si,2S2 326,3S2 1)
IS47 (1). .. 2.5S5,2 Ili. 200,034 ) 12,203,3(1 ,1
1I4". ... 3.05.hiS 420,102 1)
1W49. . . 2.170,2S5 ) S35,3,3
lS5 . 2 042.1.74 It 12.,2016
1S51. .... 2.21 i,7S9 174.71t0 ,
li52. 3..J56,74' 939,951 12 953,515 750,2.14
1"S13. ....2.41S.641 ., 73S.0694
1b51... 3.119,266 74.0,b25 ,)
Si se atenliera (iuiamente al resulladu general qua orrece
la comparacii, de los dos quinquienios en la aObrma que aparece
del eslado preelente, seria I'uerza convenir en que el aurnento
de dere.h-os ilei:relado en 1849 no habia perjudkladuo A la inn-

Iili .Carecenms de a ',ifra. exata. por ralta, dc balaaqza a e.a P-,.-
tqinsula; pero no h-bm,)n dudadlo en hacer us') de la que la balanza
de nla isl. sefala a I.a exportaciou d& azue.ir pira Eslafia, seguroA
de ,que irepreseota Aa imiportacion ripioxiwpda.




-15=-
porteion Iy ebn lon del azacrr; dado quo en el segundo quin-
quenio hubo sobtre el ptimero un aumento le 75 .)),21.1 arrobas.
Pero on esle modu tie ver ess re.illaidos hoabria give eqi.,ivoca-
cion ; pues la reform SC hizo A ri'iiadoos ie. 1S49!, ai,- qa soe
hiluye Oh el p rimer quinqu,:nio, y en el cual aIn irnporiacion de-
b16 setrmuy pbrjudieada, no ya |.ur cl aumenlo de .lerelhos, sino
por su -imlpIle anuncio. Solu de ete mn'uIdo so eslii,'aria c6no vi-
nina'!hen cnsideIrahl y no interrumnipido progies.u ilesle 1845
a 1818, en cuyos cuatro ao-s acrei,5 la introilu.-cion en 17,718
arrobas, se deluvo y ermpez, A relroceder en el misrn) a Loi do
1849, decayenlo todavfa mas en 1850, sin que en 1851 hubie-
se recuprado lodatia la linea A q'': habia lfleado en los abos
precedenles A 1844. En el Irinio anterior A e;te, lia inporta-
cion pbr aof -comun liabia sil.o de 2.658,512 arrobas, y en el
que eimpfnzb en 1849, el ailo 'romn no di6 mas qite 2.-I5,051;
es decir, que el abo comuu ul're,:e, por c-onsecueneia de la re-
'ornia una baja de 515,521 arrobas.
V no se ,nos diga que en los anos suresivos de 1852, 1855 y
4854, so repuso .mas que cumphddiamnente la iminorlaciou, mua
vez que ellos solos 'dan al Oliimo quinqueaio un aumenLto de
750,2414 arrobas. Antes de entrar en la esplicaoiou de la vor-
dadera. pi'ocedencia de ose aurnenio, debemos olservar que to-
*nmando-el aino de -1849 cormo .aho onomuni para los dos-; quinqu&.
,nios, se hallara confirmado nuesiro juicio acera del feelo pro-
'duoido ipot' el aumento de derechos on desventaja de la imporla-
cioli. He6.aiiui la prueba:

PRIMER QtiNQUI NIO. SE L I11.O IIQUINQIICTO1,

1S4S . ... '2.07.900 IS1 ..... 2.170T,2S5
184i . . 2.3S4.2S2 IS'i . . 2.1.42,079
1847 ... 2...5J,21b IS5 . . 2.216,7Y9
'IS4... .... 3 05),tilS 1S52 . . 3.156,740
1S49 . . 2.176',26b5 IS53..... 2.41S,i41

12.203,3u01 12.U04,531
I' . . 12.21l3,301
2." . . 12.0.4,534
Bja tOn el 2.f . . 108,767 arrobas,




-16-
jC6mo, pues, desdo 1852 & 1854 ha cambiado tan favora-
blernente la imporlac-ion annual, quo el abo comrnun del trienio
escede al del 16 al 48 en 239,845 arrobas? Vamos a averi-
guarlo.
Ea primer lugar, esludienmos los cambios do la Peninsula con
Cuba, importadora casi esclusi'a, y hallaremos que desde 1849,
segun l0s cuadros de comercio Ibromados por la direction gene-
ral de Aduauas, las exporltaciones do la Peninsula para Cuba
fueron:
EXPORTACION DE LA PENINSULA PARA CUBA.
ExPORrACiON. AUMENTO.
1849. Rs. vn. 92. .01.32S -
IS50 ..... 10lI1.600,143 . . . .. . 9.599,815
IS51 .... I I I.120,56 . . . ... 8.920,423
1552 . . .12.236,636 . . . .. ..17.S16,070
1553.. . . 14S.02,234 . . . . 20.165,598
Aumento en el quinquenio . .56.400,906

Ahora bien ; haoe muchos afos que las exportaciones de la
Peninsula para Cuba vienen salddanndlose a dinero en no pequena
part siempre que los cambios sobreo Lndres pueden orrecer
alguna venlaja, atenldidos los precious del azucar en los merca-
dos de la isla y el consurno probable de la Peninsula: circuns-
lancias estas filltimas que so toman en cuenLa, hasia el punto
de no calcular ganancias, y si rmas bien perdidas, para evitar las
mayors que pueda prodlucir el cambio. De suerte que, si en los
Ollimos ahos ha aumenlado la importation ie azOcares en la Pe-
ninsula y se ha estoendido algun tanlo el consume, esto ha suce-
dido, A po sar del aumento que los derechos de aduanas luvieron
en 1849, y solo en virtud de la necesidad en que so ban hallido
los importadoores peninsulares en Cuba de retornar por ese medio
la parole de valores que hubieran girado sobre Inglaterra, A ha-
ber ofrecido los catnbios mas venlajas quo las quo pudieron sacar
en el comercio do azbcar, mereed al bajo precio do eslte fruto
en el mercado productor. Aceroa de esle punto, vamos A ofrecer
aun una nueva prueba, quo nos permilirA adomAs deducir otras
en apoyo de la tesis que sostenemos.
En el deoenio a que se refieren los datos do importacion en ]a




-17-
Peninsula antes presentados, la exporlacion de azfcares de Cuba
ascendi6

En IS45 ...... ..a arrobas 7.604,5SO
IS16 . . . . . . 15.03.SS4
1S47 .. . . . . . 20 96,976 S1.063,072
IS4S . . . . ... .. 19 659,4SS
IS49 . . . . ... .. 17.59S,144
ISS0 .... . . . . 19.993,1S
IS51.. . . . . .. 24.039,990
1S52 . . . . . . 22.544,192 120.693,062
1S53 . . . . . .. 26.515,072
IS54 (1) . . . ... .. 27.0l0,)O00

El precedent eslado dice por si sol) el inflnjo que tamaho
aumnento en la production debi5 ejerer en los precious del rruto
privilegiado de nuestra grande Anlilla, y eseusa, por consiguien-
te, todo comenlario bajo esle aspeclo. No debemos, emperor, pres-
cindir do la observation que ofrece A simple vista, comparado
con el de la imporlacion en la Peninsula. Fijandonos en los pri-
meros abos de este, hallamos que, sin embargo de la gran dis-
minucion quo en 18A5 Luvo la exportacion do Cuba, por haberse
perdido mas de la mitad de la cosecha A causa del huracan de
1844, la imporlacion en la Peninsula escedio todavla A la do
1850, en el cual la esportacion general de Cuba Wuo casi triple
que la de 1845; es decir, que habiendo sido los precious doubles
en este iltinmo, como lo rueron realmente, era tan seguro el con-
sumo, que los imniportadores en la Peninsula no dudaron en pa-
garlos. La misma observacion alcanza a 1846, aho en que la
production de Cuba no se babia aun recobrado, pues eon el la
esportacion general FWu mentor que la de 1811, on el que se es-
trajeron de la isla 16.1553,052 arrobas.
Hagamos abora otra comparacion. Veamos la correspondencia
que exist entire la importacion de azOcares en la Peninsula, on


(1) No tenemos los datos necesarios para dar con seguridad el
total exportado de Cuba en este aflo; pero debemos career haya
sido bastante mayor qffe en el anterior, pues solo por el puerto de
la Habana se estrajeron en 1554, 14.390,550 arrobas, contra
12.041,136 exportadas en 1953.




-48-
los dos quinquenios antes citadlos, y la exporlacion general
de Cuba.

Exp,,ria- in nr- Impri.IrIiln C.:rre ir.'-nd.rri: de la impurlarion
Qulnque n)'. ntraljdeCuli i Ia PIrnlradi]J. en la Ptnin.'la too Ij expornntim,
.A RRIIBl hRuB- grrTral de tluba.

i SI.063,072 12.2.i)33"i 15,05 por lUO
IS49)
18501
i 120.693,062 12.953,515 10.73
1541 _______115,504
Diferencia en contra del 2.0 quinquenio.. 4.32 por 100

Es decir, que aun considerand)o toda la imporlacion cornmo
prncedente de Cuba, en estos Oltimos ahos ha tornado la Penin-
sula en la exporla-iion general de esta isla una parole menor en
un 4,32 por 100 que la que tomaba en el quinquenio preceden-
te; mienlras que las exporlaciones para la grande Antilla au-
mentaron desde 1849 a 1855 en inas de un 61 por 100: hechos
elocuenlisimos y sore los que es,'usaremos aqui el mas ligero
conientario.
Tales son los verdaderos y mas inmediatos efectos del recar-
go de derecho, impuesto al azcear de las Antillas al verificarse
la reform de los aranceles en 1849; pero no Iu6 esa sola la in-
justicia con el cometida y quie se agrava todavia mas en el re-
ciente proyecto del gobierno.














Dereohos de importation sobre el azuoar de production national
segun procedencia y closes.


Sentimos carecer de losI mismos datos anteriores a 1849 en
cuanlo a la importacion ior procedeocias; pero los quo desde es-
te afto nos ofrecen las balanzas publicadas son suficientes para
delermrinar la influencia que, bajo este aspect, hubo do ejercer
la reforma, y el double perjuicio por esia causado a los azicares
de las Anlillas. Veamnos, pues, c6nio las importaciones se ban di-
vidido on el Oltimo quinquenio, aunque sin lomnar en cuenla otras
procedencias que las do nueslras provincial de Uillramar, por ser
las demas del todo insignificantes.

IMPORACION EN LA PENINSULA.

.%NOS. De Cuba. PaerFo-R:.o. Filipuia.
S149.... Arrobas. 2.113,335 22,371 33,540)
150. ... Id. 1.961,631 6,923 72.S75
1551 ... Id. 2.113,25S 14,2S9 5S,690
1552 ... Id. 3.047,561 43,701 75,143
1953 ... Id. 2.307,419 6,uo7 104,601
1854 ... Id. 2.721,706 397,560

Esle estado demuesira a primera vista quo el perjuicio causa-
do con el aumento de derechos en 1849 A los azucares de Cu-
ba y Puerto-Rico es doe lodo punto indudable. Mas consider6-
mosle ya bajo otro aspect.
En los araneeles Ide 1849, en quo so aumnieniu de sei Ai ocho
reales arroba el aztcar comun de las Antillas, quo hoy paga
8,50 por la razon anles indicada, se dejO en dos reales el Jere-
cho delazicar de Filipiaas, que hoy satisrace 2,10 arroba. Aho-
ra, en el proyeolo presentado a las COrtes por el gobierno so




-20-
propone respect del primero un nuevo aumenlo tie medio real
en arroba, al paso que no se hare modifieaion alguna en cuanto
al segundo.
No se trata aqui de genero alguno ie. rivalidad por la mayor 6
menor protection que se dispense a esta 6 la otra provincia; por-
quo en eslas cuesliones no es concebible que el gobierno 6) indi-
viduo alguno de la administration obre al impulse do sentirnien-
tos que no eslablezcan una igualdad perfoela entree las diversas
provincias de la monarquia. Fuera de que, habiendo sido Cuba
Ia que puede deirse ha reanimado el comiercio national dlespues
de las grandes catasIroles que sobre eM cayeron en el primer ler-
cio de esle siglo, y la que verdaderamente ha desarrollado nues-
Ira navegacion, elevandola a la altura on que bhuy se en:ueanlra,
no podria comprenderse quo la ceguedadt Ilegase hasta olvidar tan
notorias como imporlantes circunstancias. Razones cierlamenle
no mas admisibles, aiinque en algiin modo mas disculpables, de-
ben haber sido el rundamento del error en que la administration
ha hAcho inciirrir al gobierno, estableoiendo una diferencia quo
por su enormnidad consliluye una irritant injusticia enlre los de-
' rechbos de imporlacion seialados a los azioares de las Filipinas y
de las Autillas.
El derecho actual impueslo A los primeros, hemos sentado que
es de reales vellon 2,10, y el de los segundos de 8.50: os decir,
que bay contra estos una direrencia de 501A por 100, diferencia
que, como si Fuera insufieiente, so aumenta todavia en el nuevo
proyeeol' de reforma, alzandola liasta 528 por 100. ;,En quU pu-
do apoyarse la administration para fijar respeol:'o ide una y olra
procedencia lipos A lal punto diferenles?
dA.caso en las condieiones dte produciun ti de Filipmias? Enlon-
ces ignoraria quo estas cundiciones son mueli, nias ldvorables en
el Archipielago dte Occeania que en la, Anlillas: pues, si bien es
cierlo que los capitales no andardn ma" sobrados en utin pais que
en otro, en Cuba es notoria la falla de brazus, que en Filipinas
abundant y se pueden proporcionar con suma facilidlad, a punto
de haber en los jornales una dilerencia mayor de un 555 por 100)
contra Cuba; como son notorias la careslia de las subsistencias en
las Antillas y su baratura en el Archipitlago filipinio. Aqui ada-





-21-
mis es menos costosa la adquisicion de lierras, cuya fertilidad
iguala, si no escede, d la do los paises mas ravorocidos; y no es-
casea el combustible al estromo que ean Cuba, cuyos monies rue-
ron presa do una vordadera devastacion, no tanto por el consu-
mo de la industrial azucarera, cuanto por la codicia con quo du-
ranto muchos ahos se procedi6 en la exportation de maderas, no
solo legal, sino riaudulenta. Do suerle que por donde quiera quo
so examinon las condiciones en que so encuentra el productor en
Filipinas 5 las Antillas, se reconoceran en favor del primero las
mas sebaladas ventajas.
Si esa, puos, no es, no puede sor la razon atendida por la ad-
nminislracion para estableeor una dilerencia de derochos [an enor-
me, jlo serial a,.aso la suposicion de quo exiitiera esa misma dife-
roncia entire los flotes? No nos admiraria en verdad quo hiibiose
empleado de aduanas, quo para graduar los fleles do los tras-
porles por mar no altondiera A otras condioiones que las de la
distancia. En este caso, aunque no tanta diferencia, bastanto
considerable seria la que pudiera admilirse entre las procedoen-
cias de las Fihlipinas y las Antillas. Pero conmo en material do fle-
tes, igualmente que on las domrnas operaciones del Irdfico, se
atiendo, no solo al resultado que pueda dar esta 6 la otra opera-
cion aislada, sino al de la combination de varias operaciones; y
como do alui nace la mayor 6 mnenor deminanda en los flotes, es
el helio que en algunos cases han venido A ser infoeriores los do
Europa para Filipinas y vice-versa, a los de Europa para las An-
tillas. Mas, aun considerando, no ya iguales, sino mayors los
primeros, jacaso no deberia roputarse compensada esa direoroncia
por Id inmensa y notoria desventaja do las condiciones antes in-
dicadas rospocto A los producltures de las Antillas?
IDir.se, por ultimo, que la direrencia on los derechos consiste
on la de las cases producidas y espurtadas de las Filipinas y do
las Antillas? Mas, entonce;, nuestra administration se veria aun
en position mas, dil'iil para sosltoner los fundaramentosdel enorm&
derecho direroncial de procedlencia. En Filipinas se. produce azi-
cares purgados y no purgados como en Cuba y Puerto-Rlico, y
aunque sean escasas las quo se tienen por classes superiores do
estos Ultimos paises, y no so fabriquen loretes iguales 6 s"




-22-
mejantes A los do los .ingenios de Cuba, montados con trenes on
que se han adoplado todas las mejoras con qua la cioaia ha
favorecido esla inudustria, ie lamnbien :iierlo queo los azOcares do
Manila compiteu en los mercados de Europa y Estados-Unidos
de America con lus quebra los, moscabados y cucuruchos de Cu-
ba y Puerto-Rico. En lo cuil no cable pretenrder discussion, por-
que los precios corrieuLte.s do lus mercados son la razon mas do-
cisiva A quo en estas maleria; -se piede. apelar en todo caso. H6
aqui algunos dalous tornmados de un precio-corrienle de Lundres:
AZUICARES DE CIB,\.
Quebrado y amarillo baj.) . . .de 2S chelines A 32
Idem regular A bueno . . . . 33 ) a 35
Moscabado banjo a bueno . . . 26 chel. 6 din. a 29-6
Amarillo bajo'a regular . ... .. 1 29 chel. 6 din. A 32
AZ(.CARCS DC PLIERTO-RIco.
Moscabado niorea'o A amarillo bajo. de 29) chelines A 31
Idem median A buena . . ... .. 32 u A 34
AZUIc\RES DE MA NIMLA.
No purgado . . . . . ... .. de 25 chel. 6 din. A 27-6
Purgado . . . . . . ... .. 30 A 31

Pero, si la diferencia de claves fuera la razont qua hubiese
guiado A la administration, aiun admitida la absolute inrerioridad
do los produclos de Filipinas, sin semejantes en las Anlillas, pour
qu enltonces lanla discre,-ion, aplicaciun tan oportuna deo las
buenas ductrinas econ6mii:as en favor de los prodluctus filipinos,
y olvido tan icomplelo tie esa discrecion y de esas doctrines res-
peeto de los azuic-ares moscabados, quebrados y cucuruchos de
Cuba y Puerto-R co, de los cuales los primers en general, algu-
nos de los segunIdo, y los 1 ltiMos todos ditieren on precio en
un 100 potr 100, y aun mias en lo s mercadlos produclores?
Porque tales la enornue injustieia que viene pesando en la Pe-
ninsula sore el principal artiulo tie la impurtacion de las An-
lillas. Cumo si ya no ueia'd enorme la que se cumete haciendolo
de peor condition que su igual i6 sermejanle de las Filipinas, to-
davia tiene que pasar por laI inmei-rsa desveuitaja do quo so con-
fundan todas las clases bajo uns mismos dere,.hos, no solo en los




-25-
aranceles de aduanas, sino tambien en loI deslinados a procurar
recursos para los presupnetos provinciales y municipales.
Hasta tree llegan las 'laccsL de azOcair comun de la production
deo Cuba que abraza.n lI:3 preios ci.,rrientes del colegio de corre-
dores de la Habana, y casi todas de valores distintos; pro se cornm-
prende t'acilmente que tan tslen;a clasiGiacion no se adople
para un arancel de aduanas, auniluei en I1 no) fallen alaso olras
mayores y por cierto rnag dili,.iles. No sulo la ronveniencia de
abreviar las operaciones siro I. h-ecesidad de evilar el 'raude,
aconsejan en esta part tod la l.i nieura compatible con la equidad
respect a I.t iferen,:-ia il l'0s valorCs. Asi pups aunque para
deroostrar liala i.i' gr-adj llegt a inornue injusticia con que los
az&aros de la, Xntill.is son tralidos en l',s aranceles de la Pe-
ninsula, pudiranmo; seguir la misma clasifi'cicion de los corre-
dores de Cuba, prreriierirnmos apelar a Ia inas natural que la
simple vista deterrina, y que al propio tiempo abraza el trmino
minedio de los v'alore; de las diversas e.ae. del artiul,). Clasiican-
do este en lo que no- permilirem,)s Ildaruar suw espeies rnas dis-
lintas, veamos A caiinto asciende respeclivamente el dlerecho
itico do imporlaion que hoy pesa sobre ellas.

Di-rl. h,jlr -mp )pr-
CLASES. Pe r.iu en Ci';i. i, un r la P.airisl%, .
___Ri L. ___ j. r,. Rs. ur..

Blaneos . . . . ... 22,50 arroba. 37,77 por uO0.
Quebrados.. . . . ... .. 15 56,66
Moseabados y cucuruch.s... 11,25 75,55

Ahora bien: .es tolerable esa injusta desproporcion con que
se hallan gravadas las diversas cases del azOcar de las Antillas?
Noinsisliremos ea demandar respuesta sobre esote punto: el sea-
tido comun nos la hadado de antemano, y la administration y el
gobierno mismo sentalban Dno ia mucho un precedente que no
deja lugar a duda tie que, conlinnrme a sus propias couvicciones,
el derecho Oniro, lal cual lo eslablecen los aranceles, es absolu-
tamente insostenible. Seguin nuestras noticias, en este mismo abo
arribd por averias a las costas de Galicia ua buque que conduceia
para el estranjero uin cargamento de azicar moscabado de las
Antillas; y siendo -ste do la case mas inferior destinado al re-




-24-
11no, sus dueios obtuvieron del gobierno los permiliese introdu-
cirlo al consumo mediante el pago de los derechos que los arance-
les sehalan A los azficares de Filipinas: eslo es, con el derechodo
reales 2,10 en lugar del de S,SI0 con que esltAn gravados los de
las Anlillas. ZEn virtud de que principio pudo adoptarse esa de-
lerminacionri? La arribada Iorzusa no aulorizaba semejante pri-
vilegio: menos podia determinarlo en estricta legalidad la clase
del product. ,Fueron, pues, aca-o el motive en que se apoy6* la
concession, las averias del biuque, pursue A consecuencia do ellas
se hubiese averiado el dzi.c.ar? Es possible que esta haya sido la
razon aparenle buscada para diciar esa resolution; pero la
razon verdadera, el positive lundameato de ella no pudo ser
otro que la flagrante injuslicia de igualar :-on el azuicar purgado
de las mejores calidades, una rise infina del azucar no pur-
gado; que es en el rondo la razon misma que puede invocarse en
beneficio de la a'eria. Pero siendo eslo e.xaaco, Icono aun des-
pues de esa resolution, A quo es probable no fallen olros prece-
denies, eonlinu6 el g)bierno, n)o solo sosteniendo el dereeho
Onico para los azuicares de. las Antiilla'3, sino prelendiendo hacerlo
Lodavia mas gravoso res.pecto lde las classes ilnferiores, con el
aumento propueslo en su ultimo pru) eclo?












IIIL


Otros derechos que gravan el azicar en general, y en particular el
Sde Cuba.-Total de derechos en la aotualidad, y segun el proyeato
del gobierno.




lndicamos antes qiie la desprnporcion, con que pesaba el de-
recho do aduanas sobre las diversas clase_ del azikiar, existia
igualmente. en los iropues5tos para gaslos municipal. y provin-
dciales; porque tambieo por este lailo se halla gravado, y no
levemente, el principal arliculo do la importaiioa de nueslras
Antillas, como lo estaba ademas por el Tesoro en la contribution
de puertas.
Al recargar el derecho de imporlacion en 18419, ofreci'5 el
gobierno disponer que los arlbilrios municipales y provinciales
sobre el azitcar no es'?-ediesen en adelante de i rp. ta.; pero eslo
no obsli para que el mrismno) gubierno on la esposicion de un real
decreto recma 31 do diiembre die 1851, ionsi-nase que los
dereehos que a la sazoa se eltaban eobrando pur ese concept,
aseendinm en Madrid A 9 rs. vn. arrobaa de azucar comun), y
en muchasq capitale.s de. provincia de. I A 6.
El decrelo quie a,:abarnos dle 'liar lonia por objetlo la rerurma
de la contribution d puerl'tad, asi on lo relative a arbitrios para
el Tesoio como en los municipales y proviuWCiales. El azcar
habia sido esceptuado tie. lus primeros en albril anterior; pero al
hliacer la nueva reloinna, el gobierno crey', oporluno reslablecerlo,
si bien lijandulo en 4 rs. vn. para Madrid, y en 2 para las demnas
poblaciones administradas por aquel derecho, y previniendo que
4




-26-
el impueslo por arbilrios no rpidiese esceder Iel mismo limile:
es deir, que se lijdban los dle'ehi,.,s del Tesoro y locales en 8 rs.
para Madrid, y 4 para las provincia;.
No sabemros hasta qu6 punto se lialira cumplido con las pres-
cripiones; t:odas de ese derl, y si habrau sid.o rmas alrorluna-
das que las dlel .,oLie'rnij que lk-v. A ol.Jbo la retfojinJ arancelria
en IS-9; peru, sea c.,ra i,4ui-ra, cn la posterior supresion del
dere:-li) dIe ipuprla. tn la parte-del Tesoro el azbcar hubiera
tenido tin alivio I o;[i ,': si privada la admiinistra.ion municipal
y la proviilial de' la pa toe que rcaui.laban de la cintribucion de
consumijs tarnhien -upriuiida, no so vieran obligadas a apelar at
recargo le hlos dereclics exiclentes y A la :crpaion de olros nue-
vos, de que no se blirit el az'lz'rar, de antiguo favoreido entire
noscitrus ,con uaia af],ion pai li,:.ulai por toda ilase de arlbitristas.
Y hasla d,',nde Ileg.iria el nuevo gravdmeu, si se realize Io que
propuso el gubier no en clianto A la ab-crcion por el Tesoro de
los recargos que la a.dminikl'ad:'-ion muini:.ipal y provincial recau-
daban .on las conltrliociotne lerritrial y de subsidio? Por de
pronto, en Madrid, con el fIl die atender A las obiras del canal de
Isabel II, soe liha uraeultado rasi en un dole loo derechos que el
azucar pagaba en aIs pnertas p'ara fondus municipales, pues se
han suiu do de 4 a 7 rs. arriba. ,i.Q,'i, suede en los demAs pun-
los del reino? Diliil I'uera averiguarlo en la aclualidad poa" la
anarqia que en esa parne exi-te ; iero nada cireemus aventurar
asegurando que no -era el az( 'ir el arliil.u que haya salido
nejor librado de manos de las ,',rporaiones inlunicipales y pro-
vinciales.
Sin embargo, debernos hacer juslicia a estas corporaciones.
Igorari eItads aiso que para prolejer en uba el coiisum, de los
product'ss pepiin;iilares aun -iendj tan lianilado el derecho ge-
neral s bre ellcs irnliile:t.), piues nof e-'-ede de 7 1|2 por 100, se
reba.tu. por ejeplo, eOde deIreclio al 5 poir 100) en cuanto al ja-
bon y al arroz, al paso que pa tai a pi otejer cl consumo de las harinas
contra las dJe irnpurla,:ion e; lranjerja, se mantiene con emlpefo el
derecho diferenrial ile ,:li pesos por barril. A cunocer eslas
cosas aquellds ornporai'ines, 1L-'um1 debe cono'erlas la adminis-
[racion cenlral, otlra sena indudablemenle si, conduct, pues no





-27-
dejarian de compreader loda la injuslicia de la falta de reci-
procidad.
,Conoceran mejir ni aun leudrAn los ayuntamienlos obliga-
cion de. eonocer la siluacion de los prodeiiclos, ni la legisla,:.ion
eeon6mica de as [provincias de Ulltrarnmar? SaibrA'n ellos, como
lebe saber la administration, q-e en Cuba el az&ra, paga un
derecho de exportadiun aumentlado en I'SCI, con motive del
refuerzo del ejercilo, desdo 5 hasta 15 rs. vn. en caja? Si esto
supieran, podrian calk'ular al menos tod lo I que el azuzar de
Cuba paga en calidad de imrnpuestos es|e,?ii'os diretlos, desde
quo sale de manos del produilor hashti que lilega at las del consu-
midor de !a Peninsula, y eso seria ya much para podr apreciar
la justiria con que se le Irala.
HB aqui dos estados que ofreoen bajo est' aspecio una de-
moslracioa indecliinable, asi en cuan'li a ,los impuestis actuales,
como a los que pagdria si se aprobuhase el nuevo proyecto del go-
bierno.
r.%GA EL AZL,.'.xh EN LA SITLiACiWiN ACTI.TAL.

Id. it impor-
Pflu ij 11 Der rr I". [i,.Ir rI 1.1 1.1 mij' i. ip. T.- lile dclie-
[CLASES. Cut Li de P'rjri,,. 4.,- Ie, jt- M' alrl. ih.'[,,l 11.10.
l,,rarr,,iu t .o,,',i On I. t.' rl f.r,.. i.,
ri Cjub.i

Blancois. Rvn. 22,5 1 4,16 pp 37,77 p; 31,11 p 73.,114
Quebrados. 15 I 4,16 56,66 46,66 [ 117,4S
Moscaba-
dos cu-
curuchos.. 11.25 4,16 ,1 75,55 62,22 141,93
PAGARIA EN LA. NUEA'A qITt.ACION, :,ONFOF.ME' AL FROVErTO DEL GOBIERNO.
I.. d.i- nipIr-
Pre uI en Deic.l i!'. iti en I' Id munirpa- T)jIo idr dere-
CLASES. Cul,.i die P r.,i ul st,- k~ tid Mdld tl.Iu; por lUO
por arrobi. eP 'i''r, ,iil br- tl prcr..,i
*'0' Lot,

Blancos. Rvn. 22,5i. 4,16i p -411: pi 31,11 p- 75,27
Quebrados. 15 4,16 ti ii 'T 4t6,66 110i),S2
Moscaba-
dos y cu-
curuchos.. 11,25 4,16 1 SO ,) i 62,22 146,3S

Uaase ahora a ese aumento, que en el precio primitive del ar-
ficulo se original do tan various y escesivos derochos, el enorme
*





-28-
costo de la conduccion al interior en nn pais como el nuestro,
fallo complelimente de l's eonumicos niedJi's do Irasporle, quo
propurcionan los rerro-carriles rius naveg;-ales y vcanales, y Se
reconocerA liatcilmeoii que dhi so eoucuenira en realidad la cdusa
do que, siendo las lprovincias de Ultramar de la na:iorn espai'ola,
si no las pritneras, aIds segurdas producL-toras do azicar en el mun-
do, son sin embargo los habitantes d.e l a Melri.'[poh los que menos
consumer do este articulo.











IV.


Conbumo de azucar por habitante ) aumento general del consumo em
EspaAa y otras naciones.



Segun ,c-ulo. que leternos jo' b,.-Lslante exa,-tos, la Peninsu-
la espauio con sus islas adlyac-enites cuenta hasta 16.500,01)
lhabiltanles: su importac-iO)n ie azicar rno ha eocedildo por tkrmino
medio, en iel Ollimo quiriqueuio, de 2.590,705 arrt.as, y aun-
que la [proi:ui:':iin 'Je AXidalu,.i' llegU-LIe a Ias 600,000 arrobas
que algurjus Ie atribuyen, -iemnpre resultari que cada habilante
no ccnsine inas quo libras 1,85 do los 79.767,575 libras en
quo ,onsiste el tolal tie la produccionl inligena y la importacion
de Uillramar. 1 ni se diga qe ai.lopltamos una 'ifra do poblacion
esxgoerad, : redfizc-ase -lo quite quierd a, y lijeqe por ejemplo,
en 15 mrillons; no por eso.) dejara de al)are,:-er eil consuino es-
cesivamenle ,orlo, coruparado cn e l de otras na:ciones que no
hienen una production nal:orinal como la uneislra. Con los 13 mi-
lloner, el consume de la Peninsula ire iiltaria de libras 6,15 por
habitarnte. Verdad es que en Madrid, segun los dales ofiiales
(illimamrnernte publicados, oe cunsurnen ai aih, 140,000 arrobas,
lo cual da un consumio de librai 114,58 par hdbitante en una
poblacion de 240,000. Verdad es lambieu que personas muy
comapetlentes aseguran. que. el consuTo dle [a mayor part del li-
:,ral es de una. arroba por habitante, )y nun es,.'ede de esto lipo
en C.diz, segun invesligaciones liechas lpor la administraioa y
por (el omervi'.i; pero esto es una pruoba mas do su nulidad en
el resto do las provincial, cur Ito es doe quo su generaliza-
cion y progress depeadea de la mayor 6 menor baratura doel
artliculo,




-30-
En Francla el consume duranle el trienio do 1852 a 1854,
aparece en la siguiente hoirma.

ANos. ToNELAtDAS. ALTIVEMNro.

IS52 . . 139,000 ...
1653 . . 149,00u . . 10,000
1554 . . 159,000 .... 10,Oi

Aumnento en el trienio ..... 20,000 14,3S p.2
Bdjo dos aspects, por cierto bien desconsoladores para nues-
Iro pais, se present la comparacion do esos dales con los que
dejamos eslablecidos en cuanto a la Peninsula: el primero, el de
consumo por habilante, nu muestra que. leniendo Francia una
pobla-,ion de .350 millones de almas con una masa inmensade pro-
lelarios, es, no olbstante, en ella de libras 8,85, mientras que en
Espaia no pasa tie 1,85: el segundo nos prueba que el consumo
aumenti en Francia en solo un trienio 14,58 port 100, y segun
puede verse en el estado general de imporlaciones de la Peninsu-
la, aceptado en su forma mas absolula, en el ultimo quinquenio
de 1850 A 1854, la iantroduccion de azucar no escedio a la del
quinquenio anterior en mas de un 6,14 por 100.
Ni se crea que elegims, para emrnpezar la comparacion, un pais
quo ravorecieora especialmente nuestras iniras: de ningun modo.
En Francia esta ,:asi prohibida la importation de las classes de
azicar eslranjero que pudieran hacer. mas venlajosa comrpetencia
a la production national, asi colonial comoindigena y esta cir-
cunslancia es un obslaculo para el aumenlc del consume, por
cuanto impide la miayur baralura que en el articulo produciria
una competeocia fI'anca y completamente abierta. Asi es que
el ejemplo de Francia e; muy inferior en resultados al qua
of're'en otro3 paises. Vearnos Inglaterra en el propio Irienio:
ANoS ToNEL.1, La.. AUiMENITO.

1S52 . . 365,26S. ......
1i53 .... 33,57. .... 5S,302
1b54 . . 433,66S ..... 10,03S

68,340 IS,70p.0




-51-
Siendo la poblacion de la Gran Brelaha 6 isla adyacenles de
21 millones, resulta que el consume por habilanie asciende a
libras 41,27; al paso que en tain sulu trienio present el consumo
el aumento de 18,70 por 100.
Respect a los Estados-Unidos, el consumo del azucar de caha
importado, y el de la misma class do production national, apare-
cen en la siguiente forma:
A&us. ToCNrLADAS. AUMEvrO.
IS52. .... 311, ) ... .
1553 ... 37571.. .. .. 67,189
15541 .. 393,ll6i9 ... 1,590
81,779 26.26
Agreguese a este consume Iel de, 89,000 toneladas de azucar
de rmeple, y lendreinos, que el de las dos classes asciende a
482,169; esto es, a libras 40, 18 potr li habilante, siendo eslos 24
inillone-.
En cuanto al progress, aun separada la producciou del azucar
do meple, do que no lenemos dats, solo en el consumo del de
caba hallamos desdle 1852 a 1854 uin aumento de. 26,26 por 100.
Resurnamos para pIJresenlar a un gulpe de vista los preceden-
tes resullados:
Emp.,i %. F ;P0CLI%. INCL iIRnn. E'lYLK-lilT-
PNi fll., PL.i.a1z1. P'1 IWJ". P.)r" I').
Aumentoen el
consunmo. . t,14 11,35 IS,70 26,26
Consumo por
habitante, Ii.
bras .. . . 4,3 S,S3 41,27 4 ,1,S
jSe nos objetarA tambien el haher echo Il comparacion del
aumonlo de consumo con uin dalo desfavorable respect do Espa-
ha? Si debiese atenderse ,nicameule a que en los tres Ollimos
abos del decenio, comparados con Is trees inmredialamente anLe-
riores, fuW en eoecto grande el auroenlo, podria hac.rse.nos esa
obiecion; pero facil seria destruirla recordando las observaciones
quo acerca de ese eslado hicinmos en su lugar. El 1ultimo trienio
deo 1852 a 1854 irrece un aumento de 55,20 por 100 sobre el
de 1849 a 1851; mas ya se ha visto que'esle fu el primero pos-
terior al recargo do derechos, y el en que mas director inlujo






ejerci6 este obsta.-ulo puesto A lo3 progress que venian advir-
tinduse en el consurno 6 en la importac-ion (tenemos que ac:eplar
esla. como espresion ide aiitel, una vez idalus Lie olro3 datos y no
conociend') sino por un caleihil) aproximadio la prodluccio:n indl-
gena).
Hagamos, pues, ahora la comparacion entre el Oltimo trienio)
y el de 18416 A 1848, que e, ,I qu' mfa; exiclamente puede u.ar-
ns5 Ia media del ainentlo reil y ji.itivi Je 1852 ;' 185,1. En
este la imporlacion futl d.e 8.4210, 1557 arrolba;, y en el de IS 10i
a 18-18 de 7.973,11 i: es .'le,"tr, ,uir el aiirnrno, no es'ediiu de
45-1,057 arrobas, quo equivalIe ,ir'i:,.tuienle un 1o5,82 por lo),
espresion Ian apri,.-imadla de Ia dijIrelr.ia ,nlre Ios dos quin-
quenios, que solo es inrer ior ., esla eri 52 'ientlsimos; los cuales
acaso desaparecerian por etlero, Si, ':jai en su lugar advertirmos,
no nos vieran,)S uibligador Aa eprtal' ii:om'i cilra lolal de la impor-
taolon de la Peninsula en 1817 I.i ,Pl esiportaciou die la isia de
Cuba para esle deiiuno, por Idalta lIe uin daIt rm.inn seguio.
i,Puede ser ai'eplable esa 1l",'lut:,t00?' iL rinej-iJrdrid el atimerito
de derechou propuesto pur el golierno A la 's Ci'te? Por nuesira
pai e, lenemos I liasta tal radio en l Ia eloiruiien-ia de los dak's
que precedlen, asi como en la de los que. anlos espusirumos que
rjos creemios relevados ya de mayores pi uebas iard dem,,lirar
con evidenoia que, si el aumeni.o d.e hIs dere:hos doe importarion
dJeereladho al lia:erse la relornia arai .el.iria doI 1849, tuvo por
consecuencia inmediala graves i'erjIii'1us I'dra el prodluctor, para
los consmidotes y para el Tesir,'., [o seiiau rnas favoi ables Ios
e'etoqs del nuevo reLargo piof-iesto po' elI gobierno A las Cortes;
y que, aparte la grave injuslii--h que -e .ornile liaciendo de.peo'r
condicion I-is azWcares de, las AnHla.lj;, i1: il:o do Filipinias, en el
elevado tipo de los derecihos de inl.oi, [ac-:i,_i agravadus para el
consurno interior con otrol impuij't-tus E' ,li -idadl d,:- arbitrios mnu-
niipales y t'roviiiiales, exi.Ste un veidatdlero oli'lacuilo para el
progress del cnnsiuo. merteed al ,i:al pieJe espliialise, cr1o
siendu Espaha la segunlih a,,:', I,:l.'luwit'i a del inildo, oc:upa,
sin embargo, uno de lis altimus lugits'e 1n lIa eI'a-.ala de los paies
conrsuriidores, seguu ante iolurnernite obsei varnus.
















SEGUNDA PARTE.




Cons;deracdoune quo demandan la inmediata rebaja de los derechbos
actuales y la distribucion equitativa de estos, segun las classes del
articulo.-Proecto de rerorma.-Conclusion.



V.


INTER_ TIE PRODIUCTOR.-SqIIIJACION DI:-;VENTAj,.".SA D:E ESTE EN LA
Ci'IMPE'ENCIIA iN L1' CRTRANErIt^.-S-OLi'LDun DC PRCTarCCION:
SH JlJfiltA I CiNVENIENCAL lPuLllri:\ % ECO'NAMIC.A.






El doctor Ed:liuardo Sloll en su miara id Ie la ri'ohiccion 1ini-
verqal die la indu;[ria dl. azuiar', pl ilial:do i:n Berlin en 1855,
idlistribuye esta JroilIIri:iion en a h ituienle Ibrma:


Aziicar de cnna, quintales . .
Id. de remnol,, cln .. . . .
Id. die palm . . . . ..
Id. de meple. . . . . .
Produccion universal ..


-11.153,1670
3.2'9f),417
2.1111i 1.111 11
404,957
-14i.S54,444

5




-34-

Y la subdivide luego de esle modo:
AZiCA .r i F. 7\hA.
Posesiones inglesas de Amr.rica, Indias
Orientales y Occeania, quintales . . 7.63ii,0'00
Cuba 5.11IjU ,1.1.10
Provinciasde Pucrto-Rio.. . 1.01iI1, )ou1 6.650,)0iu
Espaa. .... Filipinas. 5.. i.in1.u11
IAndalucia .. 15. 1) .111
Brasil . . . . . . . . . . .4 n)0,il
Estados-Unidos . . . . . . .... .. 2.729,730
Posesiones holandesas, Java y Surinan. . 1.3.0,00
Id. francesas . . . . . . ... .. 1.293,340
Id. danesas . . . . . . . ... .. 150,01100

Az6car de cala exportado . . . 23.153,070
Consumo de los paisesproductores. IS.000,000
Production total de azdear de caria. -41.153,070

AZICAR [I'F. ELEMlOLA.CHA.
Francia en. . 3..'3 fi.ibricas . . .. 1.327,221
Zollverein 237 . . . 1.219,320
Rusia . ... .. 360 . . .. 301.o,000
Austria . . 171 . . . 240,0 0
Beigica . . 40 . . . 142,S76
Polonia... . . 42 . ...... .. 60,0(10
Gran Bretafia. 2 . . . 7,000
Production en 1,1 S5 fihr. de remolacha. 3.296,417

AZICAR DE PALMA.
Indias Orientales y Occeani'a ....... . 2.000,000

,AZL'CA.R [iF MEPLE.
Estados-Unidos.. . . . . . ... .. 344,957
Canada, etc . . . . . . . . ti0,00
Production de azdcar de meple, quintales. 4104,957

El precedeaile, inleres-anHlsirno trabajo del doctor Stoll6 ha
debido liacerse eal-ulandlo pr ah3os rneiio.n y despues de reco-
jer nolicias muy exactas. Sin embargo, nau represent ya la ver-
dadera produeciun, a juzgar por lo quo conoceamos de algunos
paike., euya exportacion en eslos 0lhimos ahus aparece baslanto
mas cre.iia que la que el doct'lor Slol les asigna. Mas para el
objelo que hemos creido imporlanLto citarlo aqui, nus es cumnpli-
danienle salisractorio.






En efedo con solo pasar la vista por este estado, se advierte
ya la terrible comropetencialcon que tienen que luchar los produc-
tores espaboles, y sobroe todo los de nuestras Antillas, cuyas con-
diciones de produciun son todlavia es'oepcionales deniro del mis-
mo circulo de la nacionalid.td.
Es el primero centre los compel ihore; el produ,-tor ingles, y Io
es en la misrna region ide las Antillas, en Mauriciu yen las Indias
Orientales. Stoll& cal'ula solo la exportaiorn de las Antillas ingle-
sas en 5.060,000 quintales ; pero es el lie;'h:u qlu en 1854 la
importacion en Inglaterra de esa sola pro:edencia ascendi6 a
5.444,459 quintales. No podra dudarse de que los productores
de las Antillas inglesas ,iiipongan con mayor railidad, y sobre
todo A muclho menor costo, del capital quo puedan necesitar. Ni
creemos tampoco que haya quien suponga que en la aclualidad, y
A. pesar de la abolition de la esclavitud, sea en esas colornjias el
trabajo mas caro que en las Antillas espaholas, merced A la in-
troduccion do brazos libres, africanos y asiAticos, que les ha pro-
porcionado el gobierno, y de los cuales los primneros, mas conve-
nientes a no dudarlo que los segundos, aun dada la railidad de
llevarlos A Cuba, podrian ofrecer en esta isia peligros diversos,
y a cual mas grave, asi por lo que toca a la paz interior, como
A las relaciones con la Union federal americana; cuy,-us Estados
del Sur verian 6 afectarian ver en aId introduccion de esa clase
de brazos, quo so trataba nada monos que de lo que Ilaman la
africanizacion de la grande Antilla. Aiadase la mdyor facilidad
para la adquisicioa de la maquinaria y la motdii:iddd 'te los dere-
chos de importacion delos products nacionales y estranjeros quo
necesitan, y que los proporciona la metr6.'poli por menlio de su
numerosa y econ6micea marina mercante, y so verA loda la veon-
taja que los productores de las Antillas inglesas tienen sobre los
delas espaholas pard competiren los mnercadoJsde Europa,y prin-
cipalmente en los primeros de esla, 'ile snn los de la Gr'in Bre-
taba.
A Mauric:io, antigua isla de Fidania, le atribuye StollI la ex-
portacion de 1.000,000 de quintales; y ya en 1854 esa expor-
tacion rue baslante mayor de una milal mas, pues la solaimpor-
tacion de esa procedencia on Inglaterra aseendi6 a 1.6415,228






qlintales. El dumenio di:' Ia pr,,.In:.lii-in in ota la e. admirable
i:le algune a ,:s;t eosta jii te; y idleb.e indu.iilemle anle d o bien
,iuO alli pi'i I.i itltroIuin-i L dil br'a.o-s de lac i ndia Coulinenlal y
die la China, y : la emigrli,:n d,-.aiililes.iiit.i'e,:5 euroeo_, por
erec:to del i,.jIo inters hlel dinio en ellla merlpoli; aparli? louS
grandes st-rviri.l' qpie i0s a li:'ituri-'i' ,i:beni d l [u BanCO tlli ha
rmu.'hoos atos eot5Llei,:iido. Auiiii e, Iue;, u.) tivierL Mdauririlo)
ultras ii'ii- sltic; ias i Ie l' reriei .il, aiiem-I' .Ic la d idn In'r-
lili.lad Lie la tierra, ya s 'i proi.luitores r.oiutaiian con vetilajas
ruuy nlotablis repteL.i ide I11; e[,idzjul?_-; ,l I a; Antillas.
El sigiieinte .l.to iniilia hasia ,Iiiful'u suliA6 la proidu(i,0n
die e;i.a isla, quJ I'cS'. del .iie lee,do Fran':-ia al tie Inglatertvia
en 1810.
C 0 p,'rl inn i0 ,ui M
.\. (|S pil I Li-,+:i iiirl ,. \tutiJi.tll,) p,,r 10w .
riijuii il,:,.

1522. . 234.137 . . )
1s-2. . 5::!' .2S . . 130)
IS42. ... 7'46ii"lin . .. Jf
IS54. .. l.645,,22, . IUS

El .lesi:enso ilel segumnl, perrido s,? e-rpli:-a pir la abulic-ion die
la esclavituI. qiiue en iauriio prdijui 1.:1 prrunJdas altera:iJu-
nes quo eln ul aS eCl.aoJs inglesa9s: ma esta mJisla c.ircuns;tan-
cia duplik-a tI'iitvia el t .iiiir ilel autnitio que l i proi.duiei:iia tuvo
en el terretr ijeriuJ,. En lu. mimni;i: anus ell que la isla de Cuba
hizo tn pruogres.i estraurdinarin, no pasi'i 'sesin embargo de un
107 por 1010.
La e:portaaioin die It Indlia ilrienlal se have. en .artd p)arai el
mismo cioirienite del A\sia, yen Parte para Europa, casi por
mitad. L's c:..ilit.iale; iuglsef timirtnan tamnjien alli la proldui:-
'ion, que cuenla I:ior 01otro lalu :on gran abinudaricia de brazos
y baratura tLie subsiSteni:ias; es de:'ir, con Un Irabajo A pirecio in-
tim), condliion pre'.iflamelnte ,pueiestA a la en que se encuentran
niie.'tro pl'rodul'tit'es do Cuba.
Mas, despues dd tudo, i.s kntillas iL-lesas, coiu) Maurii:io y
como la India. Oriental, tiIILneu .311 rin,:iti.'l -i.,stiiniidluri en la me-
tr6puli, q4e en ISo c'isuinmi,', la ,.itsi i,,alilNd ,i\ s\1 imiportld-
ciones dle los rnimus piake;,, no l.istlnie quie no lih meoester de




-57-
prolo"ger io. produciltos meotrliolitanos pHr med.lio de subid':s dere-
chos ,illereniales. ,Y e m etala ,usci,', t 'I en lilt' sO halla Cuba
r'epecto de. la Periiimi'ia .J'izg.i.iee, ".ie- liasla qut' puniu serai
terrible parl kI.; pirodu,.lorce de 'ituiesitras Antillda Ila ,--umietencia
de lis ingleses de Ia rnlis.[: region, .le Mauricio y tie la India.
Olien ild.
(.Sei'ran acaso rnas dcl..,rvurable.; qte lds i.le 'osls las coOdicio-
ties d, o.s pr'iili'luores d:el Biazil? 1Lii i. I.,01J O do qluiritales
grad, a S, l,'i.l Ia |Odu:'i,:,i dI r le pl:t- i ; y si se alien.il quo
cuelta hiuy el juiperio die la Aul'rii:a Jel Si.', ,o rnds de dos mLi-
llunes de es:-lavs; ]que pr :'cuiF:i-_iieud 1,: ln ilian alli los brazos
de que en Cut.i hay iran e,'M.-;z. i'pie ['urr esla razon, comna por
si]r laribien n hiiu'-o m.. bar las I,; siiijseui,'i i.s, es fitrita-
mente miei:ir el ,.',lo del tribajo, ;e comlr'i: der'A igualmentoe
que Cutlia se en'r-ilritre. eni cia,.ii':iaiite n.it. rles inrd'riores para
cumpletir :'ui el Brasil.
Y prescidie.iondo ya tie k's proJ itores seonmejantes, lpodra
,unsiderarse diespjreiable la completencia que al azOcar do cara
haeel e reo tierinlic.Aha, r.i vorec lno 'ur la le I;Ia.:i',)a econOmica del
or:utinent i.le o Euro.pa, plor el iirnmenso capildtal de esta, por elme-
nor costo de Ia maquinamri., subre lud'i por li baratLura de los sa-
lariiA? En IS2.1 ,e s-alirulaba respei., de tida Europa la produc-
cion de dziuar rie reituolacha en li i7,tiiO quiutlales; y coumo se
ha vilto, Siollu Ia eiirmaba en 185I5 en, 5.291,4 17 quinLales: es
doir, que en veitle y Iiruco aios li.t tenidu uu auruntu &de 2, 142
por 100, equihaleil a 1111 in i por 101.) en ,cd.a quinquorni.).
T'alis un las ,ir,':uistdal'ia, 'Ie lo,; 'i'Pcr.lidirel'3 con que ilo
proliiclorea s Io nueslha i.i]a kde C'iulm. lienein que luchar en los
iner,.rdoir es.ranjeros; y ellas ,on Las t ue hace .io's ilpulsaron A
la junta de. Furinuu do IL Habana, en cuyo dirino no podian do-
jar de itfljir alem .i;, asi utrdas raz,.rne nacidas del esladO ecorl',-
inio) ine ior del pals, co-iamo las miras do un ils lrddu p.Ahriolis-
m,, a represenlJar al gobiernau, pidienal) la rebaja doi los lore-
chlios wipuesti.s en la Peiinstila a lu, idLiu'lu; dil Ia isla, y f(ay
espei,:idlinente al azucar. Y' ellas rueti',i a.iii-1 s1iii' ILIs 'Joe prIovo-
car.n u1,a u Liuoeva re'pr'eseniciun d-l ppiu ut lj eu 2 de dbrtl
die 18-)2, si bien nits iinedila ,ente sugerida por ciertl.. Ira-




-38-
sos empleads en la esposioion dol real decreto antes cilado do
51 do diciembre de 1851, por el cual Wu5 sometido el azficar a]
page de los derechlios lde puertas. Tras de decirse en esa esposi-
cion por el minislro de Haieridla, con una flagranle inexaclitud,
que, a pesar del becio positive do. haberse aumentado los dere-
chos sobre el azficar, no se habian resentlido las transacciones
merianliles, ni dismninnia el consumer) (vaanse en prueba los esta-
dos que comunrende el primer capilulo), so agregaba que el si-
lencio de los produ:lores de las Anlillds y del comercio, que no
habian reproduc:ido las antigiuis re,:lamaiiones que bicieran antes
del I." do abril anterior, revelaba al gobierno que aquel arliculo
podia soporlar el tanto del gravAruen que en la aclualidad su-
fria. IComrno si los producluose de 'as Antillas y el eomercio de-
bieran mostrar su "onfianza en la ilusiracion y justicia del go-
bierno, haciendo cada dia una nueva, y mras apremiante repro-
son lacion I
No es necesario deeir aqui el efeclo producido en la Hibana
por las inexactitudes y la do.rrina politico-econ6mica del minis-
tro de Hacienda que suscribi laI iudicada esposicion ; poro si
conviene agregar que no bien tue esta conocida, un vocal do la
junta de Fomnento, comerciante peninsular por cierto, hoy.ave-
cindado en Valladolid, y persona de patriotism muy acriso-
lado propuso A aquel cuerpo hiceieso una nueva represean-
laeion a S. M. quo en erectLo estendi6 y en la cual so es-
pusieron con bastante claridad los perjuicios, asi econA6micos
como poliLtidcs;, consiguientes A la Iriste situacion en que la le-
gislacion de la Peihnsula colocaba los produelos do Cuba, con-
virliendose, digamoslo asi, en un grdvisirao obsL culo para el au-
menlo de las relaciones comereiales entire la isila y la Metr6poli,
cuando on ese aumenio debii verse el medio mas eficaz de ase-
giinrar la union do uun modo imperdurable.
Pero esa esposicion, a qdue so siguieron luego en su apoyo
otras de his3 juntas do comercio de Santander, Vigo, la Coruba,
etc., no luvo resultado alguno, si es qua no se quiere lo veamos
ea el nuevo aumieuto que, respeotlo a los dereohos del azacar do
las Antillas, acaba de proponer A las C6rles el gobierno. Y sin
embargo, este no puelde ignorar hasta que gralo )los cambios do




-59-
la Peninsula con la isla de Cuba han impulsado el comercio y la
navegacion nacionales, influyendo en el dlesarrollo ie la produc-
dion agricola e industrial de las provincial peninsulares. No es-
tara por demas que aqui traiganii:, algunos dates acerca de ese
punto, porque son on gran manera interesantes. Los Iomaremos
de las balanzas de Cuba, a ralla de las de la Peninsula en la bar-
ga series de abos cuyos resullados nos prolponemos consignar.
COMERCIO DE CUBA CON LA PENINSULA.


Trrarlltonldio ,iJruiuiiJUri,,4.
De 1826 a IS31 .......
v 1S36 A IS4 .......
a 1546 a 1iS50 .......
S 1552.................




De 1S26 i 1S3 .......
S 1836 a IS 1.......
1S46 a I.S .......
1552 .................


pesos.
id.
id.
id.




pesos.
id.
id.
id.


m PJ r .nc.I,);;.
L, tijquc- na- En buii'je Ce,-
,ym ljrid ',-. IrdOji'U).
1.211,371 2713,475
4.q35,521 14,519
7.211,522 S,u37
10.126,u020 74,408 4
I ip';R i I-l .
En blLqiJ,e h.- En btulues Pl-
eil.e, irajerajcrs.
1.341,569' 1.031,728
2 ,29,273 7,145
3.391,454 5,228
3.M82,631 )


Esos dos estados demuestran el inmenso p)rogreso que el co-
mercio national ha levido en los canbib,, de valores con la isla de
Cuba desde 1826, subre todo en las imnportaciones de products
peninsulares ; y demuestra al misino tiempo el progress que la
navegacion national ha hecho en el mismo comnercio, apoderan-
dose complelamente, asi de los trasportes do importacion nacio-
nal en Cuba, como de los de exportacion para la Peninsula. Pe-
ro no es este solo elprovecho que el comercio de la grande An-
tilla ha proporcionado a la navegacion mercante espabola. Vea-
mosbajo este aspebto los siguientes dalos no menos interesantes:
COiERCIc) ESTRAN.JERO Dl CUBA EN BANDEIRA NATIONAL.


Quiaquenio de 1S26 a 1530
Id. de 1S36 A 1S40
Id. de 1546 A 1S50
Id. 1S52


ImjporliClon. Eipvrlaot n.

ps. 59%,4f;.1 437,667
id. 6.120,56i7 1.54S,216
id. S.437,962 2.613,SU5
id. 10.199,731 3.135,353




-40-
COMERCIO NATIONAL V ESTRANJERO EN BANDERA NATIONAL.

Quinquenio de lS21 i 31 ps . . . 5S9,073
Id. de IS3 A I lI. . . . . 15.333,575
Id. de IS4 i IS5 . . . .. 21.S70,377
1iS52. . . . . . . . . . . 27.343,769
BliQLiES Y TONELADAS ESPANOLAS.

i)ll[ i O %:1Ml .

QTPlNOlTNiI S. B.iu,'. T.ii, l,, .. p.1- t~u idut.

De 1B26 a 1S30).. .. :i2.J 2';.,725 2,741
1 hS36 a lA>4. .... S27 .9w.741 109,71
1 IS4 i a l51.1. .. S.5> 1s1,0SI 210.Su
1S51 . . . .... $3 271 ir7HI 305.07
Grandes soi, sin dcluda, l',s i-e:u,t.ii ,:'l :n quei. i Is guarisnmos
precedenles delermiu.nain la oderou;a ilillien:i,:lia Uii el couweri:io de
la Peninsula con la isla ha eierci.Io en el .lea''rrollo iide las fuer-
zas produclivas inleriores ,.lla t Ijrirji:r y eii particular de su
navegacion; rnias no por eso represeutan en loda iu verdiad aque-
Ila influencia, porquie -iiia ufe':.is.ii a.ipelar A otros mredios de
investigation, para "oil'trjrI [,': eiemplu, el irnpulk-.o que con
su parli,'ipacion eP las '1 era'iri3; deil (:io0 i',io general eslerior
de la Peninsula ha dad.l a oste el :le Cuki, |i1'Iiripdliflente en to-
da la Ame.rica, peru lambiern e, Asit y ei l Norte de Europa.
Comino Lampo'o en lus estajos aritei ire; iuei.len advertirse olros
inmensos provechos, naeidos de ha npijrtla, ion de capitales en la
Peninsula, y quae lormal,'js h i 7i0omi,',i de l. I'i i reia:-:ines comer-
ciales de esta eion la grande \tntilla htin vialn- fe,' trcundar por
r(edio de granides empresas de utli.iit I ti',blica la riqueza do
la MetiSpoli.
No nos ha taltado) nunca val'r r'i' a, decir la ve rdad desi ida
cuando nos hernes |iiip''.uet, oilr'j I t I,, io 111.1? Cuba diebia a
Espaba, y no solo to; grande p'eligroi, Ic cualqiiier CnaIo1. de sub-
version, sine la ruina cierta, puitiva, el complete aniquilInmiento
que para la raza espaFula en la isla y en la Arnrniia toda ten-
dria por ,.o'nseeuencia muy inmediala auu la anexiun pacifica
a la nacion que la codicia y trabaja por ella conu mfas empeho.






,Podria faltailan'os I l y el iiismro Vdall paIla. d:,iH:' IlLnl.,: ri Lj verd dI'
. los que ,.ti''gam ene lr ,.-' l.,'.i.l. ,I L Mi t ,l ,li, -'r. I o' 1i[a
uljj de li. C osas Ld, -' O lj pai'la i .l,. k. ii,'.i 'de is rn-lil. I-, I [i',1-
taS qlil. it. h 'kid ii \'c[lin' alI T :.i, u iJiji. ,o)l..il, y sui.i.li lus' 1i: 1 t:I,.l e
Ics 1 .lri?':'lho_; tile a'11] i il l,.l1 a ilro'odi..ii,..ior -' i:e [t r.,,.ltII'iOLu ,?t
de Cuba, 5in loiwarl en (uttle ij I.i. i 1 1; 'o l',rJ [ l,,_,,l ut.J SIU
pohiti,:'a y'v e,:,oiuim i,'\ rnterti ,le 1' ,,,'..,:ij,tLile-_- 'oti : ,ail|\ lJo? cu;O I,.s
'raOinD es iniert-e"-; i|.i o d'-.i: aiL l.-n'i ai ,uii rni0'il,_, hiri ,iu 1', d0.. los
cam bi,.,s i,_',:,. '-'iald-$ entre la, M ,-tr,',ll, y zil _-\ Il..ll .y eil 41"(o 1-
paratble pove,:ho refiti: m iq ? ,.hi:d e. v ,i1,ni' h)iio :, eiiiaJi'..? He ahi,
pUes, It'r qUte' herls ,_ li'ti'dil' enl .15 i iii.il-Ai: i',n u ries itue pie':e-
dten a:'eira ILe li gr-i'i,-l- ltilidlaJ il' .I l. Petunsila liha repoilta-
d' sit c-un'erci' -_orn la i;la N del inliuju iue ,lti, IO 'ambois (Ce ,sIa
han lenitIj ernel Ilesall'rrull, die la- !ilei-.is fio' luI-'l.rasdela Matre-
patl iL.L
Y lhe a [i, 11''h ln ,i. i q. 1110 1, 01Aer ,i.-, t,,.lai;ij Ill at la h ten-
,:.,in zoil',re otr'os dalos ,1Ut imffl-. a ii ,:i t,.,n.4 sieml. i re ple iiU-
les ,, gobiernoi':. Si.un euL, daluts I,'- e atilo3 !Uu- '1 -fiie Ii Ci t i-
litjid tlont, y' en ls ,. %ale;s e Le ilartlia que en ,:-I r 1lillirni, qihll-
queuio hia seguid.o el di'eiio ,:e .i Primiliua y el die its Esla-
dos-Ulnidos con Cuba.

COMERCIO DE LA PENINCLILA 1.0N CL'BA.


IMb[ O TA IO:N. E \P.,:. ,TI.: Io TOT _L.
A os. I'S. vii. Rs. i.n. I1S. vn.


IS49 ... lu4.i,4S,li7 Q2 inv I32,s 1'. i;.,,'4.l,52-5
I i.i .S'. j(.1:7.'1-4 l3 [.ht .I| 13 1iil.76C 1.'- ,6
IS51 MtiS.A13.:N,17 1I 1.42t,,.IS 2,',N 72:,-;73
IS.2 . . I. j'.I IA..,,5, l2 .2.,, ,.i., 21.,. 17).721
Is53. . . 102.SS7,':it'7 14S 4.12,224 241.2911,221

5M 4.V51 j, 4-1;.4 5Sv 1. ,:. ')i7 1,11015. >. ,11 ;,:;6

AIio comun . . . .. 221.122,27'1 rs. vn.
Direrenciade ItexpOrtnd,:, ie I. Pe-
ninsula ,aa WiCubn, coritra. ILi im-
portado de Cuba en la PcnfiisulI
en el quini'juento .. . .. 45.710,41S rs. vn.
6




-42-
COMERCIO DE LOS ETAriO5-JTNIDO$ CON CUBA.

A Ros. IMFORLT A"ION. Esrorji rTAClON. TOTAL.
Rs. vn. Rs vn. Rs. vn.

IS19..... 213.199,120 106.1S4.260 319.3S3,3S0
IS5Uo..... 205.S47,960 79.S'l 1,940 2S5 649,900
IS51.... 340.93S,620 130.4S2,460 471.421.0SO0
1852..... .357.231,56o 130.351,020 4S7.5S5,5SO
IS53..... 371.715,l1.1 125.759, ISO 497 474.2SO
1.4SS.935,360 572.57S,S6u 2,61.514,220)

Aio comun del cormercio total. 412.302,544 rs vn.
Diferencia de In importado de Cu-
ba en los Estados-Unidos contra
lo exportado de esto, Iara Cuba
en el quinquenir o. .. .. 916.356,,5u0 r-. \n.

La.; cirias de lo;s estad,-,s precelentes ep lu lomadas de las
balanzas de la Peninsula y de las de lo; Estados-ULnidos; de suerde
quo nIi a.nn puedle oljielarse ,'uiita ellas la idea de ]ue pudwra
haber exagi'racion en loz av.itlnos de la adminitracion de Cuba,
por la ceual saliera perjudieada la imlortacion en la isla, a la
vez que Iavore':ida la exporlacion de esla. Sobre esle pmunto nos
hemos tornado el Irabajo de comparar los valores exportados de
la Peninsula para Cuba con i,, imporlados en la isla, segun las
respeclivas balanzas, y podefimos asegurar que asi de ese examen
comno de la coinparacion di: las expurlaciones tie Cuba con las im-
portaciones do ella en la Peninsula hemnos deducido que es bas-
lante mayor la exagerdcion en los avalbos de los aranceles de la
Melr6poli, que en los de la isla. Igual ILrea hubieramos empren-
dido en cuanlo al uoinmerio tie los- Eslados-Unidos; ;.ero como es-
toe :iuenta por ahos econ6micos direrenles, de 50 a 50 de junio,
era impossible sacar una deduc.-ion segura; fuera de queo, siendo
ad valorem el derecho irmpuestoal azucar en la Union america-
na, y cobrAndose segun aitlura, hay en esle procedimiento una
flrrne garantla de que los avalbo slienen loda laexactitud possible.
Era eouvenienoe la observa:-ion que rirecede, para que pudie-
ran apreciarse en su inmensa significacion las diferencias que se
advierten entre lo que resulta de los dos estados: esto es, entire




-43-
la diferencia do los ahos comunes del ,omercio de Cuba con la
Peninsula y los Eslados-Unidos, y tie las imporlaciones y expor-
taciones respeclivas. .Asi es que ahora puede decirse que los cam-
bios de. la Peninsula con Cuba no pasan de una mitad de lus que
la grande Anlilla liene con la Union federal americana, y que
los de esta son lanto inas venlajisos para la isla, cuanto no solo
se cubren con produrtos agrli:olas, sino que. es coasiderablernente
mayor el valor de los ique la Union exporlia y line que saldar por
otros medios. ,Nada sigitwioaran estos heelo_; para buestros esta-
disltas, sobre lodo en medio de la situation politicaque laisla viene
atravesando de algunos ahos & esia parole?













V1.


InterMs del conqum;dor 5 de diversa% indutriai. para las mcuales es el
azucar primera maleria.-Inler, del Tesoro, del comerc;o 5 de la
navegaciou.


Ni e,; .'ol el itl ri-_l ',.- |,.i.ii 1to.r ei ]quJ I'ls hem '.s irorIlesto
e\a liflar' 'iF, 'liii., \.i i'. o el ,c i 'iP '.naI li ,t'ti'n -lt Alt Il_' y jd,
e 'l usiv,; VI"n;r i.iitli' i., 1' I. L ; ni.v'a? j'. t -iJri fr4. se qii1 -N

priiler'a ne -;nil i ,.,rl j | i ri I. pt'i e l,',i', ;i liliulo absc-alula-
i1 ijtci inili ,iPr;i ile [I i, r..i k I. ;il.: !?i t.F I ,i ,il lI4 In q la; -'_ d.e' Ila
SC:,,:.i,,.I..01:1 |I,,:l ) i., ln1 ll l,', ,l i ,:i1.,. ,' -'1.' i "llei 1.1ue el a/.i'i lar Sea
a li' ci. ii' .1 Ij.iu,, sZil I.:, 'i i.iu !ii' iIiiiiO y il,'?. ii:-inal, .;ii vn, i o ,.lI
irimiti m nute' i.a |i,.ia irij1l, i i:t' impji t.Liiftle?, y i.li'i.I: 001c:i-
i. tl'-'d ? ,.l j.:rilt li-.i';,i ] P i c 1o i' !,ii !ij h 'lcta COnm inlihi,: ,.l ,
,:i'iv liz rrt'1l,0 I,) ,1I. i iip i,.iiea n, i', i-_d,,.. ,i;. :-, l .i'i ,I | usiL li ju _u.l COj-
io!i-ii' l,-i_. F !, _-n l ,ial'oi as, i .i lie ,. iiii,'-. ; ii'-,,lils l-._ .li.|1's i lui-
I.im.enl eS.'.l iiinfar al i"aF Il' i li 'ii l 5 ,:i-,: i .ip rit, I .- |Is ibili-
il. II-., I ';, ii h1 0,: i .I 0 ,h'a,?'l 0 l liil, 'lj!!,,"- 'Ii il h li.i IFe.e i r ?'ir i? -ln
itl.irh'-i i ,:.:i.i -' I F ri" Fi c rli L ii ijI',L]$i I.i 1li .riJ- ilJ)S hi le
i" ho o ,' tz-I i;' alu 'i .mtlicrl,. i.,i 'il ,,ii, ,il,.e la? ,'.l.I ?_ a';om O-
;il : t' S a ili' lli.iia, Fi F ;1 -5 iP-il P, 1.111 ijri\'i,_,."o' de esia. i q
I.| ('.o 1..Miir il, Io. [,ri;0 lii i._-; t.lI t | .ililelri'ii i ;, p ro no _se kl~iile
1111 0 ;._I ilitldu ll ia, 1',.Iil, P._ ,lignik d.le lproteucijn, y que .u3t.
|io'..;]. 0 I-o l ?ii.- lnd ".w.,i,. SiK 1mip i',I; i'pr e.:h,;, i;l'_. T :?. il o. No s_, ol-
Vii.]I, qle. el ,.iIl,,-.,i ,:tie, en ,\ ,I :Iz.:I.-r e inti'a iialmlente iC'omo
ririnmera maleria, e a 11t' i,'ul, jl 1 1i 1 l.i iVi-i'v ii,.la.d tie las 'Ilasei
I"Jl)J' lidi,: t. i:i eIi nIF .-IIJ, eriVpi-meilales l c,?s, y en lo general




-45-
de las convaleeencias, aunm qe para rconseguirlo de Infima calidad
lenga que defender del favor 6 de la caridad pblib:'a; y no so
prescinda, por In, tie que la fabrieacion del chocolate constituye
tarnbien hoy una importanreo indlustria.
En Espaba no e; general el uso del IV; pero I') es indudable-
menle el del cal', has[la p or las classes menos aomoidadas, entire
algunas de las 'uales en no poens puritlos se ha Ilegado A reem-
plazar por su carestia .on la 'easarilla del cac-ao, merced A la
baratura de esle arliiulo; piveba ineillivor:a de que no career.
nuesir', pueblo de buena :lisrpu;si:-i:n y dte deseos de mejorar su
iondtii:'ion ac:.nal respe,_to a laIs privation,;; que Ie impono el alto
preci' dIe '?iert')s ai liulos t'.Iyo ri.nsuo -e generaliza cada dia
mas en lis pueblos civilizadu:s.
IDiraisenos quiza ique el azu-dr, sean cualesquiera los dere-
h11a, no l'it nuir-'a i al alchance tie l. geweralid.id de, los quo en
nuestra opinion puedlen y deben ser suis conurnidhres,? Si eso se
ilijese, nada na I',Acil que el eontesitarlo. Heins asegurado ya
que en el liloral es el consurno infailamtente mayor que en el in-
lerior de la Peninsula; y la raaon no es otr.i 'lie la ma3or bara-
tura, por la e,'ono-uia en l's gastus de Iraspoi'le; y con el objeto
de asegurar el :o'nsum'', antes que con ningun Otro, se dedica la
labrihaci'in in.ligena que siguiendo a Stlolh calculamos on
600,0o00 arrobas, t la production de I.lases bajas que es la
menos costosa, la vez'i que esta las mas gravadtlas p los de-
reehois de inporlacion, ei,., y :oin las tudles, por consiguiente,
puedle competir con mas venlaja.
Tenemos por absolulamente inunoresnrio eslorzar ruas la con-
sideii[iin precedent res')elto del oI-nsuino, ,iyo aurnento hace
lodavia ,ira nosoilros indudable. lo mrismo quo ha sucedidlo en
los afts tie 1.S553 y 1851 en la; impourta'iones de Cuba, ya por
el abatimiento de los preiaos en el rnera.iado irodu'ctor, ya por la
net:esidad en que los imnipJltadores de prodii:tus peninsulares en
la isla se vieron de aielar a Id compi'd de az.,-are;, para evilar
mnay,:res p,,rdidas en s.us relornos.
Largamenfe pudirarnmos discurvir ahora ac'n:'a do los into-
reces del i:'omrnercio y de la navogacion nar"iondles, puesto que
para uno y otra los hay considerable en el auweato do los cam-




-46-
bios entire la Melrdpoli y las Antillas; seguros como tolendria
nuestra marina mercanelo los I'rasporles quo con ese aumento
habriaa de ultrecerse, merced A la lpruleccion de que disrruta con
el dere,:ho, difernenidal de band'Jra, si es que eslte le es aun indis-
p3nisdble en medio del inmenso progress quo ha hecho en los
ilLtimos veinte afios. Per)u a dletenernus sobro un punto en que
no3 pareco es'.usada loda dermuostraeion, preferimos enlrar desde
luego en el ex.Imen de trio, repect'i del cual puede. ser, y acaso
es, meuos general y unilormne. la creen.ia. Vamus, pues, A ver
si al interns del produ:l-tor e-,pabol de las Antillaq, al politico y
ecoumi,'.o que la Merliupoli lieie en prolegerlo, facilitando al
prolio tieompo el desdarrollo de sus aniamhios con las islas; al inte-
res del consunildor y de las Cldses pobres y menos acomnodadas,
al del comrneri y Id navegaion, se uue todavia el interest del
Te_ Olo.
Es un heeho de noloriedad, quo la gran rebaja del impueslo
que el azucar pagabdha en luglaterra, lejos de irodueir disminu-
cion, tuvo por ,ousecuencla un grande aumento en los produc-
Los de las aduanas; Io cual no es de, admirar, si se atiende al ra-
pido y enorme progreso del consurno, y a que este es un efeclo
natural, cuando so Iratd de articulos apelecidos por la genera-
lidad, de euyo alI'ance lus alejan causas tan arlificiales como los
derechos escesivus del lisco. No iremnos, pues, a buscar medios
de dmoslracion, ni en Inglaterra, ni en los EsLados-Unidos,
ni en los passes del Zollverein, etc., etc.; muclio mas, cuando
nos sobran los dornmesticos.
.k, qu, se dehe el aumento de Ia importacion de Filipinas?
,SerA a d-Ara cosa que. al derecho m6dico que le sebalaron los
aranceles do 1849? Pues ya se hlia visto que, mienlras por effect
de esltarelOrma, tan gravosa para los azUeares de Cuba, empez6 a
deerecer on 1849 la impor'tacion de esta procedencia, la de Fi-
lipinas fuW, por el eontrdrio, en aumento sucesivo, apunto de ha-
ber subido, desde el primero al iltimo abo del quinquenio, nada
menos quo un 1,085 por 100. Obsrvese lo que esta importacion
debi6 producer al Tesoro con el derecho actual de reales vellon
2,10, y lo que produciria una importation tan limitada como la
de los primeros ahos del quinquenio con el antiguo derecho; y




-47-
dlgase luego por qu0 razon no habri de admilirse que. la im-
portarion tie las Antillas, una V'z redu:'ildo iel derecho a un lipo
mas justo y onrforrne A los valres dle las respectivas 'aUes, pro-
duciria idWntico. resultados. Pert vearnuos lo que re'pecto dIe un
cas-o anAlogo) decia a lasI Crtes en 6 Ile novWienbre de 1851 el mi-
nisiro de Hacienda, al proponer una nueva relorma en los aran-
.eles, despues de la verifidd.la en ISi9:
otSe quieren lihe-hos que vengan A corifirmar e.la teorla? Pues
SnDO hay roas que vehar una ojeada soubre el cuadro de. los dere-
) chos que ha produ.ido el bacalao en vario.; aho;, y ;e observa-
n ra que la baja en Ia intl'oditccnves y en los pfr-odtlos tde los
) derechos ha cviieviioll) sietlpre con ei wminenlo de estos. He
o sacado los lerminos inilios tie los proIlu':i's de la renta del
n bacalao en los abos que. .onstan en I.:. direction y lie tenido
Spor resultado que dicho IMri-mo ,tedwi 6 afi comne de aqque-
los en que el impiiestio hi sidlo mas allo, esto ec, die 55 tea-
t les en bandera espailila, no hI escedliIo tie 8. 189.5102 rs.,
I, canlo el dP los atos die baja del mI.ipmeslo, o sea .31i rs., ha
) sido de 17.7019,019 reales, lo q'tiin o'ma nia difereincia de
S9.519,517 rieales, qf/e es mas (ie unta nilad.-Esltas razones
sobre los el,'los del aumernto eo los dereih d:, Lie bacalao,
son comunes a [a bandlera espahola y a la estranjera.,'
Ese recuerdo de hehos tan eluoc:uentes, consignados en una es-
posicion dirigida ai las C6rtes pur el miniisiro tie Hacienda, no de-
iara de presenlar lambien como cJsa pour deias eslraha la pre-
tension del proyecuto del gobierno resl)e'to al aumenij de los de-
rechos del bacalao, y no ya hista el lipo de 555 y 48 rs. quintal,
segun bandera, en que luos 1ju el arancel de. 1849, sino hasla
el de 57 y 49, es decir, un aurnvilto de cerca de 6 rs. en ar-
roba, tratdandose de un arnlulo de primnera ne'esidad en Espa-
ha. MAlas, sea de eslo lo que quiera, el hecho es que, segun la ad-
ministracion, cuyos daloq en esta parole no nos "abe dJuda se ha-
Ilan confirmados en las balanzas 6 cuadros le eomercio, el consu-
me rue much mayor y much mayores lk.'s producitos d.l derecho
de aduanas, siendo el lipo de estos mas baijo, quecuandu pesu so-
bredicho articulo el auruento de los 5 rs. por quintal. Por donde
aparece demostrado que, Iratandose de articulos de general con-




-48-
sulmo, no .;,-ilo es ravorible al pirodi.i'i:-lr y A ,.,junsumiHiir la reba-
ja del derecho de ailuana., since li.ie lo es lambien al Tesoro do la
nation qlue Is perciibe; Liiiu nli',udi.do, 1iw1. no Se prelenlde ha-
blari aqui dle rebaijd' exdgeid adds, rni de condii-ir las ididi'.-cioilei ,del
plrin.i-iio hasta tn puntLo) el 4u,]U re1ullarianl inodnilltbilemnte ab-
Surdas.
,Mas larde lefielij; oca ;iof ,qui/-z de Ilii e.ivlar nuevas de-
mostraciones irre'ragiable;, al hIt'r al|lia,:-ion ide niUe,'sI. uoiinio-
nes i la reforrna dle los arancelets eni Ia iarle iqpe nus vainus
uocupando.












VII.


Nuestro proyecto de rerorma.-Rebaja de los derechos de importacion
y su dilstribuciou equiLativa, segun las clases.-Li mite determinado por
una ley para los derechos establecidos en calidad de arbitrios munici-
pales y prosinciales.


RLebajar los dereehous de importation que boy gravan el azficar
de.las Anlillas, acomorndandolos A los valhres que ereresenlan las
clauses mas distintas del artllulu: alejar lodu gaenero d1 ditficultades
para el recono,-iniento de esle en las aduanas, y hacer irnproba-
ble el rraude d po,'o qije se supunga en. los oremnpleados una muora -
lidad mnenos esquisita que la nece-saria para la,:'lasilicacioa estric-
tamente legal de l's tejidos y mil lruos produclos de la industria:
evilar conliclos al Tesoro, y prou'urar, por el contrario, el pro-
gresivo y consulate auuento de la renta: precaver Id arbitrarie-
dad en la imposition de dorechos a prelesto de arbilrios muDici-
pales y proviuciales, arbitrariedad queo inulilizaria la rerorma deo
los arancoles; y por ultimno, destruir la monstruosa injuslicia que
envuelve el enormne derecho dilrerencial con que hoy se halla ra-
vorocido el aztcar de Filipiuas: lales son las bases en quo des-
cansa el proyeeto deo rerorma que vanmos A presenlar.
No se crea, pues, que, aspirdmoris A que se eslablez,-_a una reba-
ja notable en los dereebos, ni aun a que soe haga una clasilioa-
cion tan estensa cornmo la qu 3 existe en los aranceles de casi todas
las naciones c:ivilizaddI. Nuestra preten-.ion Ps masmodesta, apar-
te de quo no nos es dado olvidar la actual siluacion del Tesoro,
queo ni aun puede consentir aplazamnientos en la pereep,-iou de los
recursos que nec-esita.
Al seoalar los derec.hios que las diferente-i clases del azdcar deo
las Antillas pagan en realidad pot' el arancel vigeate, y pagarian
5





-50-
si se aprobase Ifl propueslo por el gobierno a las C6urles, hemos
(lasifilido dicho ari liulo en las tres species de blaucos, qwebra-
dos, y mosenbado5s Y cucuruchpos, las cuales con Ia de re/inado,
son las qlue 'omrlreude la parlida 15.. la, 156 de la tarit'a en que
importa la refolma. HW aqui, pues, Is dere:lhos con que, siguien-
do la misma clasiflcacion, deberian, en nuestio concepto, gra-
varse a1; diversas ,lase.;, inteiin el estad':' del Tesoro national, y
sobre lodo los resutado. [priticus, no permilierad avanzar mas
en la misma senda:
fPEpFi'TR pr r"rI'fP)R- Eqluivuleni',id i,
1cii'.. ier'. clin i tan-
-del"n naetornal s.-
Flandtr) Bande[a brei'cl [,rU t od ,0
L. %"-;L rA.i...i. clrIr'lrd miiwerad-n.en Ctiba.
R' Vn. V' 11i. Por 1l0.

Azuciar ba ncocorniunz, priidieicto y pro-
cedente de ls proviricins esp.ii'olns
de Arnmrica ..... .A rroha S ) 16 I) 35,55
--- Quebrado id. id.d. d. . 5,34 li,bS 35,60
---n--moabad- y cucurucho, id.
id. id .. ......... 4 9 8 35,55
-- refinado) id id. id.. . 1h 20 0 a
---de t,:d> cllaseide F;liFinas. 2,!0 1 0,( 11,
-- blanco orrnunestrnnjero. 1i 20 1
---quebrado id. id. id. . I1 i) 14 i n
---mos,-.abado y cucuruiclho, id.
id. id .. . .... .S 10 n n
.brigamos la iutima 'oiivie--ion de que en el lerreno de los
pilincilJio; nadie. pidra conhIdl)ir la clasillca'ion que. proponemos
para el azfwar de. las Anlillas. El ala-lue, si le hubiese, vendria
de otra part. Se findtlaria, a no dudarlo, en siiupuestos interests
del Tesro, '' en la itIItuacion de esle; mas por eslo mismo que-
remos apresurarn,:s A deslruir aiiiioiladamerile esa clase do ar-
gumentos. Para ello ernpezaremos por consignar los derechos que
las aduanas recaudlaron por toda clse do azLcares en el ullimo
quinqueni'o.
[l'rji-bj TnAl;ni) meti ildrl
A,.t'S. fL'. ,a. q]Uli,-,, enrlu.
149....... .. . 73,41
150 . . . 15 S99,177
151 ....... .. 17.3S6.157 IS.4S3,109,SO
1:52. . . . 2;.3G1 ,5S3
IS53 ....... . 19.594.St6
Abuhora bien: es un hecho de toda evideocia que Ia importacion






de Aicar de Filipinas tuwo un progreso estraordinario con ]a. rie-
bajadeo sus dtereebosy la enormG di.orencia en tIre eslos y los do
los azacares do las. AiL~s,.,Ey'|o.i.beho que Las esporlacio.
nes de ita Paonnsula park ( qLilia tien aumeintando considera-
blewiele en eada abo: "no tememos se nos dispute qut a esCa
circunslancia se dobe el que la importacion do azOcar, que de un
modo tan notable empez5 a decrecer aqui en S1A y continue
sin recobrarse en 1850, 1851 y 1s:2, al propiu tiemlpo que
aquellas exportacbres progresaban, se lhaya repueslo en eL 01-
limo trienio; y creemos, [or Pin, no pfudle negarselos que si 1a
importation de los ahios de 1855 y IS.Jt supune aumentl en el
consmWo, esleo aumento so ha veritficado a pesar die aId subida
de lea derechos de 18-i9, y a espensas principalmuiente de l)os im-
portadores (aunque lo haya sido tamnbieri a cosla lel [pais pro-
ductor), por cuanto aquellos awometieron esa .spfeulacioa para
disminuir las mayo'es pe'dida; qua les hubiera causado el tener
que retornar por medio de Los cambius sobre InglaLerra sus ex-
portaciones para Cuba; lo cual quire ldecir, que aunque los de-
reuhos huhiesen aurnealado, esLe aumenatu dlesapareciO e% reali-
dad para los consmidores A espensas del romercio. We donde se
deduce como conseruencia irrei'usable, que el mayor eolsuIao
fuW debido al menur precio del 4rUcilo.
Si, pues, A tal estrenmo ha reduced, il nueslro cmrneroio el es-
tado de las Iransa,:ciones entire la Peninsula y la grande Anritilla;
y si por tan arlificiales medios vinu a prudu,.irse el aurneqto del
consunao, bieon pudieranimos creernos autorizados para asegurar
qune la adopcion de la rebaja de derechos que pmroponernos, 6
mas bien, la distlribucion eqilativa .lel imrnpuec.to qite co-nslituye
realmente esa rebaja, habria d'e produ'ir desde hluego an aumento
en el consume, inhnilainente mayor que el' que hasta ahora se
ha advertlido. No queremis hacerlo, sin embargo. Pucj alio-
nados a calculus quo no desansen en bases muy seguras, y de-
seando ademas aceplar la dliscuskin en el terLeno mas favorable
a los que pretendan combatLirnos aspiramos a ,iue no pueda
acusarsenos de la exageracion rmas leve.
En los ahos del uualrienioanlterior a 1849, la imporlacion de
macares aumentd a razon de 256,929 arrobas por a.o, termiao





-52-
medio-, y en el cuatrieio de 1851 & 185., en qua el aumento
aparece de nuevo, aunqi.e menor, no bajo de 225,619 arrobas;
siendo de nolar que antes de 1849, si hien los derechos de im-
portacion eran menores en dos reales, no exislia la clasificacion
quo proponemos, en virtid Ile [a cuial sale mas beneflciadas dos
de las classes dtie ma_ general :.oiuini. Es pues, claro que sin
lemor de equivocaruos piiutlieram,? suponer i:-omo erecto inmedia-
lo de la re'orms un aumento .le 500,000 arrobas. Prereriremos,
no obklante, relu,:ir muho esa ,.ifra, aun con la desvenlaja se-
hialada de. no adoiptar la importation die ua aio determinado, si-
no el termino medio del Oltimjo trienio.
La importlacion de lo.i tres aTos de 1852 a 1854 da un lo-
tal de 8.694,647, y por aio comun la de 2.89!8,215 arrobas.
Pues bien: fnase a esta ,antidlad el tOrmino medio annual de
aumenlo aldverlido deslo 1845 A 1848, el ,ual FuW de 256,929
arrobas ulAie'dlh A 5ii0,000, y lendremos unii total de
5.198,215 arrobas. Esta importa'ion, distrihuidla por igual en
las LIres classes (aunque la grdn estra,,iont de azucar blanco de
Cuba para la Peninsula y su respectivo alivio del impueslo re-
clamaria mayor porcioa para esta clase), ol'rece los siguientes re-
sultados:
IMPORTACION: 3.19S,214 ARROBAS.
Cafdlla re'- Produtio de
CLASES. [,e''n los derer nios
Blanco...... Arrobas. 1.0666,071 R. ivn. S.528,565
Quebrado. . id I 066,071 5.692,S19
Moscabado, etc. id. 1 .l'o6,.'72 n 4.264,28S
3.19S,214 IS.S5,675
Termino medio de losa derechos en cl ultimo
(uiinqupnio . . . . . . .... IS.-4S3,10
Dilferencia en favor de la reforma . 2,567.

E_ de'oir que, aun partieado dIe una cifra de imporlacioa consi-
derablemerle ruit ediiild, da, la IA lrodUlcioiio crei'elte die. Cuba y
el estado de las trdnsacciones entire la Peninsula y esta isla, con
la rerorma, lejos de perder, ganaria el Tesoro, por insignificant
,e la ganancia ruera. Con la importa,.ion de las 5.198,21.1





-53-
rrobas y la production indigena, el consume no escederia de hi-
bras 5,75 por habitante.
Ma.s ,es ese acaso el mode de calcular el aumento del consu-
mo, sabida la intluencia que en e4e ejereo la disminucion dl
precio, y conocida por hechos claros y precisoi la quo en el mis-
mo caso y otros analogos ha tenido en nai,,-ines estranjeras y on
Espaia? De seguro que en cualquier parte se alribuiria a some-
jante reform virtud much mayor; y vistas las importaciones
del ultimo Irienio, no so vacilaria en Wijar la del primer aho en
una lercera 6 cuarta parole mas, por Io monos. Veamos, pues,
oual seria el resultado, y no con una tercera 6 cuarta parole mas,
sino con sola una sesta.
IMPORTACION.
T'ERMINO MEDIO ['EL 1LrimnO rRIENIO CON UN \ SEFSTA PATE
MAS: 3.3S1 ,250 ARROBAS.
CjrliilId re's- Piada,'.,delos
CLASES. pei't. derehus.
Blanco.. . . Arrobas. 1.127,OS3 Rs. vn. 9.016,664
Quebrado. . Id. 1. 127,1S3 6.01o,623
Moscabado, etc. Id. 1.127,0S1 4.50S,336
3.3S1.250 19.513,623
Termino medio de los derechos en el iltimo
quinquenio . . . . . . .... 1.4S 3,108
Diferencia en favor de la reform. ...... ..1.060,515
La importacion do los 3.381,250 arrobas daria, con la pro-
duccion indigeona, un consume por habilante de libras 6,03;
Hemos dieho antes quo, segun personas competentes, el con-
sumo del literal asciende A una arroba por habitante, lipo ma-
yor aun en Cadiz, y quo es probable no result muy inferior, ya
que no mayor, en las comarcas productoras del Mediodia. No se-
ria, jiuaspartir de una base imaginaria el suponer que, abara-
tado el product en el interior al punto quo loesta boy enel lito-
ral, pudiese nivelarae el consume general del pals con el actual
de los puerLos y costas. Aun presoindiendlo de quo en estas seria
entonces mas barato todavia el articulo, y mayor por consecuen-
cia el consume, tendrlamos en ese caso, que este podria ascen-
der-t 16 millones do arrobas, con lo cual quedaria anun muy por





-54-
debajo del que antes observamos ea Inglaterra y en la Union
Americana. Pero concedarnos quo haya exageracion en esos cal-
culos: reduzcarnos todavia, no ya a una mitad, sino a una ter-
cera p)arte el consurne: quo p:r haLbitaatle so alribuyo at litoral,
para generalizarlo a las provioncias del interior: es decir, sea el.
consume general de la Peninsula libras 8,55 por cabeza, y por
consiguiente, menor quo el queda demrnostrado respect de Fraa-
o3ia: en este caso ascenilerA en su lolalidad a 5.500,000 arro-
has. Distribuy'amos los i.900,000 arrobas que on este consume
correspondent a la importlaion, asigananiJo la mitad a las cases
rias bajas y que menos doerechos tendriaa que pagar, y el res-
to a las otras dos .clases.
IMPORTACION.
CAL.ULANirO IEL CONU,10O EN UN.A IERCERA PARfrE [EL QUE
HO' SE SI.'['ONE EN EL LiTORAL, Y Tril1.[*, EN CULENT.\ LA
PILuDU t'iON iri'i';E NA 4.11.I),O IJiJ .\rIROB.AS.
Prd u'i, die
Caniidijd rei- I) dere-
CLASES. I.I I'a. cn-ui do
impo'rlA.t on.

Blanco.. . . Arrobas. 1.225,000 Rs. vn. 9.S00,000
Quebrado . Id. 1.225,0111) t.54 1,500
Moscabade. etc. Id. 2.4.5ii,iiii.) u 9.S00,000
-1.900,00) 26.1 41,500)

Trmino medio de los derehos en el idtimo
quinquenio . . . . . . ... I.S.1 S3,108
liferencia en favor de la reform . . 7.65S,392
Es decir, que ann exagerando much los caleulos en baja, re-
sutaria un aumento de ceica do ocho mitUones scobre el Le'rmiRo
medio del quinquenimo d 18i9 a 1,8'55; y aunque el progress
del consume se limilase al que tunvo en el Ollimo trieaio, es indu-
dable que la renla de aduLanas, sol,; potr este articulo, habria su-
bido enormemniente en pocus abus, con la venLaja de ofre(r ua
rendimiento seoguro, pues descansando el progress del consume
ea un estimutlo permaneate, no habria las useilaeioaes que so ad-
vi4erten cuando los aumrenLos son accidentales y dahidosA- eansas
transitorias: esas oseilacioaes, que hacen imposible a la adminis-.
traMcion oalcular ji ann aproximadamonte la recaudacioan can quo




-55-
deba contar de un aopwa. otro. ;En virtud de qu6 datos, per
ejempio, podia la dir(o' e adLuanas esperar que los derechos
del azucar subiesen.,l l "17.000,000 quo habian producido en
1851, d 26.AM)0,00uik:e prodlujeron en 1852? lPodria espe-
rarlo del aumento laj.1Tnpoi'l.,wior? Segiramente que n*, pues
que esia venia en descedrso constant desde 1849, por efecto de
la subida de los derechos.
Pero, en cambio, la adrninislracion, quebabia visto aumenlar-
so los rendimnientos de eeso impu-slo en 5.6046,285 rs. desde
1845 a 1848, porque desde 15 a 16 bulho un aumeato do
1.697,812 rs., y desde 16 48 otro de 5.948,471 rs., pudo
y debi6 caloular que es e aumentrio continuaria en los afos suoe-
sivos en proporcion no menor. Ea vez de bacerlo asi, prefri6o
condenarse A los resultados necesarios del recarA o del derecho,
conducla imprevisora que prodiijo ya en 1849 una i e
4.840,248 rs. Esla baja eonlnuO en los aus suoesivo&ta
1851 inclusive, cornm que en los cuatro comparados coo ei'de
1848, constiLuy6 una perdida de. 6.94 1,992 rs., pterdid. qua ea
possible hubiese continuado sin el grande aurnento de la',jroduo-
oion de Culba y su consiguiente baja de. prac-ions, y sobre todo, sin
el notable acrecimiento de las exporlacionesI de la Pen insula pa-
ra aquella isla, que., 0onio qiieda dernosrado repeolidas veces, uo
precede del natural desairrollo do Ins cambios eub e uno y olro
is, sino de Ila fuerza que ea beoeelujo de los prdductos penin-
sillos ejere la singular proleecion de quo estos disfrulan en los
mercrados do ia Aulilla.
Los mrismos datos que dabaarnos de esl'oner respeito al pro-
gresivo aumenlo quo Iraian los dere-hos recaudados por intro-
duccion de azfcares, pudieran conduciirnos a nuevas y podero-
sas relesiones en ravor de nueosira relborma; poro debemos ter-
minar. UTna sola baremous, sin embargo. Si la production de Cuba
so hobiera manlenido estacionaria, y por consecuencia hubiesen
subido los precios, erecto de la creciente demand estranjera,
Shabria sobrevenido en 1852 el estraordinario aumento quo tLuvo
la iniportLacion-en la Peninsula?
Al bablar del conasumo general .del pais y de su probable acre-
cimieato, mediante la rebaja de derechos que compreade la equi-




KC .. ".- .
--56- *
lativa distribution del impueslo, hermos dejado de hacernos car-
go de un argument que venia perfectamente A nuestro propd-
silo; y lo heros echo, porque, rundandose endatos quo hasta
cierlo punto envuelven un juslificado cargo contrala adiniftiaig-
cion .de aduanas, nos comrplacia pocu esta tarea. Sin emBi 6go-
no podemos escusarnos do indicarlo por lo menos, a no4in.cM'p
en una omision indisculpable. -"'..
La comparacion de las balanzas de Cuba y de la Peninsula'.ar.
roja, respect A la im[porlaiun de aziaires deo aquella proceden.
cia on la Metr6puli, direrericias muy notables en algunos anfos.
Parte de ellas pueden y deben atribl.ir-.e indudablemente a quo"
algunos cargameutos salidos de Cuba para puerlos de la Penin-
sula iayan cambiado de deslino, dirigiendoso al eslranjero; pero,
como no creemos quo eslo haya podido suceder reipeclo do las
"difeiencias totalesque aparecen en cuanto a 1849 y 1850, la pri-
moreado 586,081 arrobas, y la segunJa de 620,911 arrobas, no
f-&thebos otro medio do esplicarlas que la iunlroduccion fraudu-
Inla. t no seria esl'j un argument nuevo 6 incontestable con- .
tra lostipos altos del dereclio de imnpurtacion?
Despues de tan evidenles detostraciones, es posiblo que la re-
forma que proponemos sea lachada por algunos do estremada-
mente mezquina, puesto que se deja subsistence en una part el
recargo de derechos imnpuesto en 1849, y al cual [an inmediala-
f mentor se siguieron resultados funestos, asi para el produclor,
-- como para el consumidor y para el Tesoro national. Ese cargo
tiene un double rundamento en las mismas doclrinas econ6micas
que sostenemos; pero, sin enmbiargo, nus sera facil descarlarlo, A
poco quo recordemos que nuestra humille area se dirige a des-
truir uno de los errors mas graves quo pudieran cometerse ea
una ley de aduanas, cual es el de un derecho 6nico para valqres
muy dislintos, y a combatir al propio tiempo un proyeo bdel'4. .
bierno, en qu.e.,dejando subsislente ese error, se pretenoi..S.-
imentar-todavfa los.derechos de los actuales aianceles.g| .
En este etado.,"y no elxistiendo reamentle entr 61 l
influjo grande quo e 'lop' iffton .debe ejercer el cor :aooo.
las otras classes productdrdt la r"Sezaipb ica, pi ,.'p dr '.d ; :.,,
gracia, la u xima del klaflt Yirdlais4 passer parece eca,'... .


A&5:*.. :. ;*fvjgUKS





*i an nposMeo pfloblD, Swria en flsolros ptFrOSWL0sion mguy p4xa-
gerada la do aspafr i w.a reform mayor; Aroa dole r ,azp, s .
. tedi do grades apuros dIel Tesoro, y:cuando voeinos qil, ai0n.
*:*^ cppV elo Io- ba.-a.aso, prescii.oe do O hec0I4ots3la1-. "
2:.s:. ^...igados por el misnio ministorio diaHRol|u docu- "'
: al'o:&. 1 s2Jormnes, y por los cuales se prueba qe ann to en
:. :.*oiouesto, ipenor que el que ahora compuntle el prob to del
.,....-ierno, produjo bAce muy pocos 4hos al Tesorz, struq rio
,f erjui1iU. ... ... ,
~Pero cmo una jusi; componacion de pouestras moderlaspre-
...'Jtensiones respeeto a los derechos de i 1portacion, no vacilaZt- 1
-'..i". mos en pedir quo al hacer esa relrina se establezca uIelmiLo
:*"- biea determinado, dol cual no pueda esceder la suma do los de-
.;.'. vechos sealaijos para ondos puni:'i pales y pruviacialeos. tproe-
.A... =j L e Wsto de qua en la base 5.'1 de la key de 1819 su dijo q" i
-.. .. gue'ros estranjeros y de nueslras provincial do 1 i ,. r!:
:4:. : despues de haber pagado los derechos de introduction Ce.'0.
r gla al arancel, quedan nacionaaizacdos y sujetos aPl aj l,: i "^s
i) mismos derechos de ust.raccioa, consumes, arbilrios i olu r
,que cfM( cualquiera d4enomninaeion so cobren A sus 'jMaiars di d
"-,- reiao;, la administracion municipal y pruvincial se b p ore o
p,.Ioriz.d4s para gravar .1 aziOar de ua modJu cumplotdaento ar- .
tm frarjo, sin quo el gobinrop bubiese pios'tradu empeoo on poqer- ->*

R k.. ejartte arbitrariedad haria en cierLa modo ianutil la re*
*..*ifa "dP arancel de importation, si no lermninqse de qn, veg; ;
i:.1 ; aqui el que no vacilemos en reclamar quoe A a lmoqi4gQiacq :
4 los aranceles vaya unid pjuna dete.rminacion legal on O. Q4,
tidQ. "" .^ .
;,:.un aji, y dado que el limits de lus 4rbitrjo qujicip41h y
;~.. les so fijase on cqatro reales do velopl dobLe do t,0
.... ^ ^^ |.iael~e~opo-inado por doc rea.oetro 4 t ri. diapieif.brp ., ..
so.r-etiondo al iaxl'Jrn. cl~sq d.4' s,'s4 tJai "., w
&'ados PI do rqf 2,6.2 :ti. .
18., LodvI g s am . A'. ,- ,4 g o
si.so. 4Ob.A.ps..acar..... .ra

= .
141. 4t. et




... 38":. . .. .
.*4r^ baS do atectarl& Ia oodtribuoiondel eM.bsidio. VV1 ease ofr ;
..1:iweneestao,0 on quo so resurhen, es o-derechos: .; .: :.:':,!; .^-
M -.4 "... A 'IaN EN IA. PENiNSULL LA3 DIVERSVA CLAE'S D1t: Z- .' .A.Z.-.'.. ...'
a i'. '".;- COMtJ. E LAS ANrILLAS, .U'OPTADD LA REFORM QM.UE '.'.'. '"
io .- -o '!6:-s nr sEPt.':O >r. LOS DErIECHOS DE IMPORrA- .''
CO67 CO M EOS MIUCIPALrS Y PROMNCIALES:


S">...... ..... .
VO PrPeo[Feh...d
prpu'r;,.,. Ido I-br-u I" "f, T01"Wedere-"m
'" .i: rrubn_ " I ..... :'"

',' Btucos. Rvn. 22,50) 35,55 p- 17.77 53,32 p
i.., Quebrados. 15 35,6)u 17,.0 53,40 a
;"I' a Mosca ba-
; ., dos y cu-
curuchos.. 11,25 35,55 n 17,77 53,32 P
'""..,:':. TA sola consideration, por Ollirno. El ftle de una caja do
'car de la Habana para la Peninsula se paga, h~rmiao medio,
Oi r 'trs. vn., si hieu en muchas 6poca5 no escede de 40. Si, pues,
..:dieosdiendo esce;ivamente, sedlarIos para el pago de derehos
i'" o..-epbrtlacion, fletes, seoguros, intereses y.:olros gastos, 12 rs.
.'"or arroba de azfcar blainco, t1 rs. por la do quebradu y 8,75
-:por la d.moscabado y cucura:'ho, resultar6 quo hemos elova- -
.,do el. valfl.del atirtulo a reales 54,51I la arroba do la pritera :
1'"'la'se, 25 la do la segunda y 20 la de la lercera. Ahora.'
5.. sobre: egtovalores, el derecbo de importation quo proppofl|0'e
, be -iaun doe. 22, 2 I y 21 por 100 respectivamer1lei, W'.
lbos-azfucLrs de Filipinas de todas elaes paganI untfcm
,." ...i.iO,.50) por 100 sobre el avaloo do 20) rs. arrcba,:qu,'a
:: detmitaa i. para ellons, y qiie es en unra milad inenor q.ig0) A
"taail ra los igialei 6' seniejantes dle las Antiifas-Z!
Econsideracioa ningun gtnero de esluJorzo? F.iki"t .:."
a!-r'conipreniderla; comno Ieo sera I'aeil api eciatr lS ii-"
tu'.4o to de"ii _rfaeion -eialado en lis aranceles d e-Cubk,.
o do deulrdkiOoo petinsularde 7 li2 por 100 v ie-: ..
.43a5 por Tohen benefciou del jabun y del arr', "a "'
O'bbr-.onyv-Poncia eon:mantener en la Mloir Iopm
gr~nlos jirudur los do Ia t

'.,A.. ..., ; : .,'. .*.4 ,.,:- .
.. 0 A ..
j R. .,... ..# .... .
.. NR-.x -.. & $# .oJ,, r
:~ ~ ~ ~ ~~ ~~~~0 5A ?; .,. ,,.,,
'. .."? .: . SO_.....,,' .








I CONCLUSION.

:'i,. '. <
F
: No vamos A resumir aqui Io que deiamois dicho en losbre
liculos quo precedent. Apatlet de que pudiera juzgarse pfet.:
redundancia, necesilamos ya prioner 1rimino a nuestra tac
S queremnos hacerlo en poquisimias palabras.
SAl escribir esla vez, ,omno lantas otras en quoe no. periiii
Ilamar la alencion del gobierno y del pais acerca de la situacil
politica y econumica de Cuba, hernos. creido cuni[lfir ,on.jii
deber de puro patriulismn., porque, segun nuestros.senlimientosy
doctrine, la palria line tin derocho a que todos s -jio .eNt
buyan, cada cual segun sis ,undi,:iones, a guur&f y'ba" 't
ea ...." "!rr sus inlereses, defender su honra y su Iueu1n.
tpra algunos no hernos acertadlo d de,:ir nuiai-'r
l rors nuestras oLpiuiones son err'6ntu is, cul: a j.,d
i.i emligencia, ao de nueslras ijleniones ydele^
e:"bart!: debernmos pedir a los queo nos juzguean p1,
-. cion en'iga idea. Para nosuiros no existed ant
'W110tQntl' los intereses rpolitlos y eon,'micos do la
.OiOmtas t IUltramar, desd el. mornento on
sr&Luas tienen pu-r base la juslitia y la i
s s: cualquier e'neiro de anlagorniskmo ser d
.sas puramnente artificiales, y por lal co uiqra ""
en4q.uellas relaciones ai lo-s inlere.;esapa sd do
rt&' cunsiderada aisladameai.e. E- quo n.
.e? enr la cuestion que acabamos de trara, prod.'
udo esamenon de los intoeses m giotud.' e la".













V. -


S










4




t
..~
4'-d
Is




.4
-Is.'




a,


4
F, t ..
*~t> AS'.S.
.















n's
,^ NN r








UNIVERSITY OF FLORIDA


3 1262 07170 3358


















































Al.




Full Text

PAGE 1

As. lk x rs ,r 4'Y~ a w t .)i! } .r r -"x yr.*y. .. s C^z. i w. c l"" a 4 1o Wk 4c r } s a "a, md r R a f4 e* 2 "44; .' yS." sb p3. m:"+ b 1'y ,, 'K a ; .yF L t ft Plan O 1 ~ 'qk ,, yr" {1a ~ v r' k :b 4 1 ,Y f'' ," Y i -e +4 5 r ai --. -' .l -k -^R ---x-:-t -----

PAGE 2

UNIVERSITY OF FLORIDA LIBRARIES 't 0$

PAGE 3

x { > -'{M : t "+ a.. -mt l'. .3' -, ,f a vt {.; z

PAGE 4

xx x -: x r-x-= ---l -'t Doaexcx~s Cum~ kC' r x J I n r hr r

PAGE 5

DERECHOS DT IMPORTACION EN LA PENINSULA SOBRE LOS AZUCARES DE r CUBA Y PUERTO-RICO. LIBREIA MARTI C'RE3LLY No. 419 ApT#O. No 2173 TitF. V-9174 U HABANH CII,, # 140 n w

PAGE 6

* 4 s s

PAGE 7

DERECHOS DE IMPORTACION EN LA PENINSULA SORE LOS AZUCARES DE yrQ4 ~ Ky1~c0' Observaciones acerca del proyecto de reform de los Aranceles presentado por el Gobierno A las C6rtes Constituyentes: de la injusticia con que estAn gravados los azncares de las Antillas, y de Ia justicia y conveniencia de rebajar el derecho de importacion', acomodAndolo A las diversas closes del articulo : DE EL DIARIO DE LA MARINA DE _LA IJABANA. Madrid. I!PBENTA AE ANTONIO ANDRtS BABI, CALLE DE CERVANTES N. 58 J855. 01-a

PAGE 8

4:s C4

PAGE 9

AL SR. D. MANUEL RANGES, Director de EL DURIO USPACL y Diputado a Cortes. Madrid 20 de Julio de 1855. A11 DISTINGUIDO AMIGO: Al leer el proyecto de modification de los aranceles de aduanas nltimamente presentado a las C6rtes por el gobierno, con el fin de arbitrar recursos para cubrir alguna part del deficit del presupuesto de 1855, me decidi a escribir combatiendolo en lo relativo al aumento de los derechos quo pagan varios articulos de importation de Ultramar y especialmente el azhcar de Cuba y Puerto-Rico. El asunto era de bastante interest, para quo pudiera confiar en que EL DIAIO ESPAROL acogiera este trabajo con la misma generous benevolencia quo Vd. y sus dignos compaheros habian dispensado a otros, en quo ei reconocido talento de tan notables escritores solo pudo haber encontrado apreciable la sana intention del autor y el hallarse consagrados & la defensa de los intereses de Espaia en America, objeto de tan marcada predilection para su estimado periddico. Mas, a pesar de la premura quo me imponia mi pr6xima salida para la Habana, el trabajo fu estendiendose & tal punto, quo ha venid6 a esceder los limites naturales del articulo de un diario; mientras quo por otra parte la multiplici-

PAGE 10

-6 dad de datos esenciales y el intimo y natural enlace de unos y otros, determinaban la conveniencia de presentarlos reunidos, porque en su poderosa argumentation mas que en mis pobres razonamientos, debia yo fiar el 6xito en una lucha contra errores nveterados, aun apareciendo a mis ojos con evidencia palpable la bondad y la justicia de mi causa. Hube, pues, de resolverme a publicar ese trabajo en un folleto, sin otra pretension que ]a que acabo de manifestar si bien con la mira muy natural de someterlo al patrocinio de Vd., cuya alta estima por parte de sus dignisimos colegas, asi de la capital cono de las provincial, me asegura de antemano que la humildad de la forma no habra de perjudicar al profundo interns de ]a cuestion. Fu6 mi primer propdsito, como he indicado, no limitarme a tratar de uno solo de los productos de Ultramar, para los que pedia el gobierno un aumento en los derechos de aduanas. Si es natural quo los de las Antillas reclamasen la primacia, para ml no son de modo alguno indiferentes cuantos aparecen objeto de cambio entre nuestro pais y los pueblos del Continente hispanoamericano. Porque en las relaciones comerciales con ellos veo, no solo tin interns material, y el politico de mantener la buena amistad que se deben los pueblos civilizados, sino el mas trascendental de estrechar esa amistad con lazos tan fuertes cual los demanda la altisima conveniencia de una cordial union para la mejor y mas eficaz defense de la causa comun de nuestra raza. Tras el lamentable abandono a qua Espaia condenO por tanto tiempo su comercio con las republicans hispano-americanas, abandono en que aiuellos pueblos supusieron quizA mat encubiertas aspiraciones a una restauracion politica; y cuando A pesar del reconocimiento de la mayor part de las republicans solo ondea en los puertos de estas nuestra bandera muy de tarde en tarde, cualquier retroceso en los cambios, siquiera mezquinos que boy se hacen, pero que son susceptibles de gran desarrollo, tendria para mi un character doblemente pernicioso .primero, porque veria on el un motivo de disgusto entre los gobiernos; segundo, porque me haria creer ilusoria la esperanza, qua algunos espanioes abriaamos todavia, de quo no muy tarde sacuda

PAGE 11

nuestro gobierno la lamentable apatia quo tanto viene perjudicando A intereses quo debieran preocuparle constantemente no solo por lo que important a sa poder y A su influencia politica en America, sino porque en ellos se cifran algunas de las mayores glorias de nuestra historia national. En ese sentido hubo de parecerme singularmente estrano, y fu para mi penoso quo en el proyecto de reforma do los aranceles se propusiera por el gobierno un estraordinario aumento en los derechos que satisfacen el guano y los cueros al pelo, producto y procedentes estos de puntos estranjeros de America, y cuya importation en Espaha se verifica de Buenos-Aires y Montevideo, asi como la del guano se hace hoy esclusivamente del Pern. Este ultimo articulo que esplota el gobierno de Ia Republica, y que constituye la principal de sus rentas, es de muy moderna introduction en Espana, como quo ha empezado en 1846; pero su consumo se va estendiendo bastante en el litoral del Mediterraneo con gran provecho de la agricultura, pu6sto quo de 1852 A 1854 se introdujeron hasta 587,000 quintales, no obstante quo, segun mis noticias, se espende on forma gravosa para los consumidores, pues teniendo fijado como precio el gobierno del Peru para la venta en Espafa el de 50 rs. por quintal, no se vende sino bastanto mas caro. Esta circunstancia debia Ilamar la atencion del gobierno y moverle A entrar en negociaciones con el del Pern, para que al thrmino de la contrata quo hoy tiene hecha con una casa de Ldndres, respecto al mercado de la Peninsula, pudiese el comercio de esta entrar en la espectilacion con beneficio propio, de la marina mercante y de los consumidores, A la vez que con provecho mnhtuo do los dos paises, por el aumento quo adquiririan sus transacciones. Mas,,en lugar de esto, mal aconsejado el gobierno, propuso A las Cdrtes quo ei derecho sehalado al guano en los aranceles, de 40 c6ntimos quintal en bandera espahola, y reales 1,25 en bandera estranjera, se aumentase A reales 5 y 10 respectivamente, sin reparar en el estado de nuestros cambios comerciales con el Perl, y en que esa medida podia provocar inmediatas represalias; aun sin tomar en cuenta su mal efecto politico, preci-

PAGE 12

samente en los moments en que se hallaba pendiente la ratificacion del tratado de reconocimiento. Segun las balanzas de la Peninsula pertenecientes al ultimo quinquenio, Espafa export para el Pern, durante este periodo, por valor de 19.692,642, y no imports del Peru mas que por valor de 1.576,880: es decir, quo habiendo sido la exportacion por termino medio de 5.958,528 reales al aho, la importation no escedi6 de 275,576. Aparte, pues, todas las consideraciones quo debieran tenerse presents respect de un articulo de tan provechoso consumo para el progreso de la agricultura, que debe considerarse por to mismo como primera materia, y que por este motive estA exento de derechos en Inglaterra, en donde su importacion es enorme, Vd. y sus colegas comprenderan, si seria en ningun sentido acertada la aprobacion del recargo en los derechos del guano propuesto por el gobierno A las C6rtes. Antes de la reforma de 1849 pagaban los cueros al polo, procedentes de puntos estranjeros de Am6rica, 14 reales en bandera espafola: al hacerse la reforma de aquel alo se aumentaron esos derechos A reales 25; y aunque en 1852 se los rebaj6 nuevamente al tipo anterior, por el perjuicio que habian recibido el consumo y el Tesoro, todavia no se han repuesto ni el uno ni el otro de las consecuencias de la precedents alteration. Cu&les hayan sido estas, se apreciar& fdcilmente, advirtiendo que en el cuatrienio de 1845, 1846, 1848 y 1849, la importacion venia en notable y constants aumento, como que en ese perlodo se importaron 57.640,535 libras, al paso que en el cuatrienio siguiente, de 50 A 55, la importacion no escedi6 de 31.102,700 libras: es decir, que mientras el primero da por t6rmino medio una importacion de 9.410,085 libras, el segundo da fnicamente la de 7.778,175 libras. Por donde es fAcil conocer que el Tesoro ha debido toner una considerable p6rdida. En el Rio de la Plata, si no en el mar Pacifico, es boy frecuente la presencia de nuestra bandera, y para las dos republicans do Buenos-Aires y Montevideo exportamos ya por valor de 10.599,559 rs., t6rmino medio annual del nltimo quinquenio; siendo tal el progreso de nuestras exportaciones que do 10.781,795 exportados para el Plata en 1852, subieron en el

PAGE 13

-9-siguiente de 1853 d 17.543,179 rs. jPodria favorecer en ningun sentido este movimiento progresivo la nueva alteration propuesta por el gobierno A las C6rtes, y en la cual se aumenta el derecho de reales 14 A 26,50 el quintal?-Vd. diri a primera vista quo por tales hechos no acierta A comprender la conducta de nuestra administration. Si he de decir A Vd. verdad, tampoco yo, despues de haber pensado mucho, he podido penetrar hasta ahora los profundos arcanos quo impulsaron A nuestra administracion para aconsejar al gobierno el proyecto de reforma de aranceles, en cuyas alzas y bajas no se acierta A descubrir un principio bien determinado, sino mas bien el ojo de buen cubero del empirico, q'ue buscando recursos para el Tesoro cree encontrarlos con solo aumentar los derechos de los articulos de importacion quo en el aio ultimo tomaron mayor parte en los ingresos de la renta de aduanas. Quiz& el comprender las cosas de este modo, dependa de mi escasa inteligencia; pero Yd. sabe, amigo mio, cuAn lejos ha estado siempre de mi la presuncion del acierto. Si soy tan esplicito, y aun severo, es porque no he podido encontrar entre personas muy competentes quien atinara A esplicarme lo quo consider misterios de nuestra administracion. Tendria, pues, mucho que decir, como Vd. ve, si en el examen del reciente proyecto de aranceles hubiera podido estenderme A lo que primitivamente me propuse; pero habiendo empezado por el azfcar, hubo este de ocuparme esclusivamente, lo quo ya no me pesa en verdad, porque este articulo constituye por si solo mas de las nueve d6cimas partes de la importacion de Cuba en la Peninsula; y por otro lado, mienttas que creo casi muerto el proyecto presentado A las C6rtes por el gobierno, tengo la conviccion de que no tanto importa combatirlo respecto al azfcar, cuanto demostrar, de una manera evidente para toda clase de inteligencias, quo hay un grande interns, no solo econ6mico y politico, sino tambien fiscal, en quo los aranceles actuales se modifiquen respecto A la procedencia de nuestras Antillas, haciendo desaparecer la irritant injusticia quo A estas se hace hoy en el producto agricola mas importante de sus exportaciones. Para ml es un axioma quo, si el gobierno se resolviese A tra2

PAGE 14

ta'r en la Peninstila los prodtietos de nuestras AINiila8 cohia alli son tratados los peninsulares, adoptaria al hacerlo, polltica't econ6micamente considerada, una de las medidas mas trascendentales que pudiera dictar en provecho mituo de la Metr6poli y sus provincias de America. Una complete recipr6cidad, medianto la cual aquellos productos no tuvieran quo pagar on la Penin sula otro derecho de importation quo el de 7 112 por 100 ad vatorem, unico derecho que satisface la generalidad de los netropolitanos en Cuba; concediendo al mismo tiem o en favor del caf6' y la miel de purga, tan necesitados de protoccion, la rebaja de tn 4 por 100 que alli se ha hecho al arroz y al jabon peinscilares: una reciprodidad completa, asi Amplia 'y sinceraitente practicada, tendria inmediatas 6 incalculables consecuencias en e1 desarrolle de las transacciones comerciales; y Vd. no ignora tda la influencia que estas ercen, no solo en las relabiones entre paises lejanos 6 iidependientes, sihb aun entre las provincias de una misina nation, y6litica y tertitotialmente bnidas. Esa es mi mas firme conviction; pero yo no me he atrevido A llevar hasta ese punto mis pretensiohes, al ocuparme del azacar. Vd. y sus colegas con mas autoridad que yo y Con mas seguro 6xito rodrian plantar la question de aranceles con relation A las provincias de Ultramar en este teretno, y estoy seguro de que el resultado cbronaria sus esfuerzos, porque ni el gobierho hi el Parramento podriah prescindir de la evidencia con que A Vds. seria facilisimo demostrar ]a inmensa utilidad que la nation reportaria de establecer lbs cambios con sus provincias ultramarinas sobre jiia base tan justa como inconparablemete 'til para ellas y Para la 'MettpolL Los direbtores de ]a prensa de Madrid estan Vds. boy dando tdes ejemplos de ilustracion y nobleza de sentiinientos, que los diafios mas tespetables de Europa se coinplacen en aplaudirlos con rara unanimidad. Dejando para las discusiones politioas el debate de las opinions, como ludha do partido, no reodnocea Yds. otros matices quo el de la moralidad, para reunirsey entrar en acuerdos sobre cualesquiera puntos quo puedan tocar'A ]a dignidad 6 al interns de la prensa en general. Pubs bien amigo mio : teheMds la fortunatde qde &I pdtrio-

PAGE 15

tismq de lqs partidos en Espaa, ha dejado completarnente fuera dpl ternQ de sus habituales tides todas aquellas cuestiones en que directamente se interesa el decoro nacional, y que algo pteden importar A la mas pacifica y mas pr6spera conservacion de ngestraa provincial de Iltramar. Es decir, quo sin coartar la libertad de hs opiniones, es unrnime el reconocirniento del desinter6s y buena f6 del escritor, como son generates los miramientos con que estos tratan esa clase de cuestiones. LNo seria, por taftq, digno de escritores 1n tal grado ilustrados y patriots el reunirse y discutir privadamente la justicia y utilidad de la medida, qu0 yo no me he atrevido a proponer, pero cuya trascendenpia incalculable pn favor de los interpses nacionales garantizaria con la existencia propia? Carezco sin duda de titulos legitimos para aspirar A que esta indication sea atendida; pero, cuando parte de quien solo como pspaol puede interesarse en el progreso del comercio national y en sus naturales consecuencias, y de quien sobre tqdo sostiene con calor, ya quo no con inteligencia, pace machos anos la protection de que en hJvba disfrutan los productos peninsulgres; y cuando se dirige A pombres de tan hidalgos sontimientos, como de pobles y patri6ticas aspiraciones, no creo !isonjearme esperandq quo Yd. y sus colegas fijarAn su atecipp 9p mis palabras. Nada mas dir6 a Vd., mi distinguido amigo. Quiero apresurarme A terminar esta ya por demas estensa carta, aparte de que deseo no verme conducido A entrar cn consideraciones que me lHenan de amargura, y en las cuales me seria quiza dificil conservar mi habitual moderation. Unicamente agregar6 que Yd. y sus colegas conocen la situation esepcional en que se hallan las provincias de Ultramar, y estdn sin duda persuadidos de que esa situacion impose A la prensa metropolitan el deber de esforzarse respecto de ellas en el ejercicio de su mision protectors de los intereses phblicos. Cuba particularmente h& menester de que el patri6tico celo de Vds. se emplee en recabar del gobierno una atencion particular. Miserables querellas 6 intrigas de mal origen fueron causa de que en 1851, vencida la crisis terrible por que habia pasado la grande Antilla, dejase de aprovecharse la ocasion propicia que entonces ofrecia el pais para acometer reforms

PAGE 16

-12muy importantes, y que en realidad en nada tocan A las bases del regimen politico. Esas cuestiones estAn aun sin resolver, como lo estAn otras muchas puramente econ6micas de quo depende el que se satisfagan necesidades muy apremiantes, no de una sino de todas las clases; y el tiempo corre para no volver, y las oportunidades pasan, mientras que enemigos incansables velan y se mueven procurando aprovechar hasta el menor descuido del gobierno. Cuba tiene sin duda Ia fortuna de quo se halle hoy A su frente una autoridad cuyo singular prestigio recomiendan cada dia asi propios como estraflos. Pero las autoridades locales, A pesar de la general creencia, carecen de atribuciones para hacer el bien fuera de muy reducidos limites. A ellas les toca proponer; pero en vano estudiarAn y propondrAn, si el gobierno, aconsejado por no s6 qu6 fatales preocupaciones, todo to aplaza, cuando A ellas no sacrifica las mas eficaces recomendaciones de sus representantes y los mas ilustrados informes de la alministracion local ultramarina. Hace DIEZ Aios que el senior general O'Donnell propuso la reforma de los ayuntamientos: sus sucesores todos insistieron en esa necesidad, y no hay por lo visto esperanza de quo ]a administration municipal de Cuba salga de manos de regidores perp6tuos, de delegados de estos, y de concejales de nombramiento real, que son los tres elementos que hoy entran en la composicion de esos cuerpos, aparte los alcaldes amovibles anualmente pero cuya provechosa amovilidad para nada se quiere tomar en cuenta. 4Necesitaria este ejemplo mayores esplicaciones? Adios, amigo mio: Vd. sabe que es y serA siempro sdyo afectisimo Q. B. S. M. ISIDORo ARAUJO, Director del Diario de la Marina.

PAGE 17

PRIMERA PARTE. Derechos que graven el azazcar de las Antillas: consecuencias de su aumento: injusticia del subido tipo actual, y su perniciosa influencia en el consuino. I, Proyecto del Gobierno.-.Anterior reform de 4849. EL proyecto del gobierno, en que se propone a las Crtes el aumento de los derechos de importacion sobre el azhcar, se refiere fnicamente A las clases de este articulo comprendidas on los aranceles bajo la partida 154, en esta forma: AZUcar comun, blanco, dorado, mascabado d terciado, producto y procedente de las posesiones espaiolas de Amdrica. Respecto A la procedencia, no se hace alteracion alguna; y en la propuesta en cuanto a la de las provincias espaholas de Am6rica, se aumentan los derechos desde rs. 8,50 arroba en bandera espahola y 17 en bandera estranjera, & rs. 9 y 18 respectivamente, sin embargo de que ya por la ley de 17 de julio de 1849, en virtud de la cual se hizo ]a reforma general de los aranceles, se habian subido los derechos de ese articulo y procedencia en bandera espahola desde rs. 6 arroba A 8 rs., quo ahora son 8,50, por haberse suprimido el cobro del 6 por 100 de arbitrios como derecho espe-

PAGE 18

-14-cial, englobAndolo y formando uno solo con el de importacion: es decir, quo el azficar Reales vellon arroba en bandera national. Pagaba antes de la reforma de 1849. ..6 y 6 por 100 de arbs. Paga hoy ... ...... ... .....8,50 Propone el gobierno para lo sucesivo. .9 ) El azucar importado en la Peninsula procedia hace algunos anos en casi su totalidad de la isla de Cuba; y aunque hoy el de Filipinas, favorecido por un enorme derecho diferencial, empieza A compartir el consume en cantidad de alguna consideration, no en la suficiente para quo en las importaciones totales deje de observarse el efecto producido por las alteraciones de los aranceles, en cuanto las de la importation no provengan 49 otras causas fAciles de conocer y apreciar. Conviene, pues, ante todo ver y examrinar esos datos. Segun los quo hemos podido reunir, esas importaciones fueron en el altimo decenio las quo aparecen del siguiente estado: IMPORTACION GENERAL DE AZUCAR EN LA PENINSULA E ISLAS ADYACENTES POR ANO. POR QUINQUENIO. ANOS. Importation. Arrobas. Aumento. Disminucion. Importation. Aumento. 1845. .. ..2.057,900 1846. ....2.384,282 326,382 1847 (1). ..2.585,216 .200,934 12.203,301 1848. ....3.005,618 420,402 I 1849. ....2.170,285 a 835,333 1850. ....2.042,079 128,206 1851. .. ..2.216,789 174,710 1852. ....3.156,740 939,951 12 953,-515 750,214 1853. ....2.418,641 o 738,099 1854.. ...3.119,266 700,625 i Si se atendiera Onicamente al resultado general quo ofrece ]a comparacion de los dos quinquemos en ]a forma que aparece del estado precedente, seria fuerza convenir en quo el aumento de derechos decretado en 1849 no habia perjudicado & la im(1) Carecemos de la cifra exacta, por falta de balanza en a Pea inusula; pero no hemos dudado en hacer uso de la que la balanza de la isla senala a la exportation de azucar para Espana, seguros de que represent la importacion rproxinmada.

PAGE 19

portacion y consumo del azhcar; dado que en el segundo quinquenio hubo sobre el primero un aumento de 750,214 arrobas. Pero en este modo de ver esos resultados habria grave equivocacion ; pues ]a reform se hizo a mediados de 1849, aio que se incluye en el primer quinquenio, y en el cual la importation debid ser muy perjudicada, no ya por el aumento de derechos, sino por su simple anuncio. Solo de este modo se esplicaria c6mo viniendo en considerable y no interrumpido progreso desde 1845 A 1848, on cuyos cuatro anos acrecid la introduction en 947,718 arrobas, se detuvo y empezd a retroceder en el mismo aio de 1849, decayendo todavia mas en 1850, sin que en 1851 hubiese recuprado todavia la linea A que habia llegado en los anos precedentes A 1849. En el trienio anterior A este, la importacion por aio comun habia sido de 2.658,372 arrobas, y en el que empez6 en 1849, el aio comun no did mas que 2.143,051; es decir, que el ano comun ofrece, por consecuencia de ]a reforma una baja de 515,521 arrobas. Y no se nos diga que en los anos sucesivos de 1852, 1855 y 4854, se repuso mas que cumplidamente la importacion, una vez que ellos solos dan al ultimo quinquenio un aumento de 750244 arrobas. Antes de entrar en la esplicacion de la verdadera procedencia de ese aumento, debemos observar quo tomando el aio de 1849 como amo comun para los dos quinque'nios, se hallarA confirmado nuestro juicio acerca del efecto producido por el aumento de derechos on desventaja de la importaciol. 116 aqui la prueba: PRIMER QUINQUENIO. SEGUNDO QUINQUENIO. 1845 .... 2.057,900 1849..... 2.170,285 1846. ....2.384,282 1850. ....2.042,079 1847. ....2.585,216 1851. .. .. 2.216,789 1848. .. .. 3.005,618 1852... ..3.156,740 1849 ....2.170,285 1853. .... 2.418,641 12.203,301 12.004,534 1." .... 12.203,301 2.0 ....12.004,534 Baja en el 2.0 ....198,767 arrohas.

PAGE 20

-16ZC6mo, pues, desde 1852 a 1854 ha cambiado tan favorablemente la importacion anual, que el aho comun del trienio escede al del 46 al 48 en 259,843 arrobas? Vamos a averiguarlo. En primer lugar, estudiemos los cambios de la Peninsula con Cuba, importadora casi esclusiva, y hallaremos que desde 1849, segun los cuadros de comercio formados por la direccion general de Aduanas las exportaciones de la Peninsula para Cuba fueron: EXPORTACION DE LA PENINSULA PARA CUBA. EXPORTACION. AUMENTO. 1849. Rs. vn. 92.001.328 1850.. .. ..101.600,143 ... .. .. .. 9.598,815 1851.. ....110.420,566.. ... ... .8.820,423 1852.. ... .128.236,636 .. ..... .. 17.816,070 1853.... ..148.402,234 .... ... ..20.165,598 Aumento en el quinquenio.. .. .56.400,906 Ahora bien; hace muchos ahos que las exportaciones de la Peninsula para Cuba vienen saldandose a dinero en no pequeha parte siempre que los cambios sobre Lndres pueden ofrecer alguna ventaja, atendidos los precios del azacar en los mercados de la isla y el consumo probable de la Peninsula : circunstancias estas flitimas quo se toman en cuenta, hasta el punto de no calcular ganancias, y si mas bien purdidas, para evitar las mayores que pueda producir el cambio. De suerte quo, si en los Oltimos anos ha aumentado la importacion de azticares en la Peninsula y se ha estendido algun tanto el consumo, esto ha sucedido, n pesar del aumento que los derechos de aduanas tuvieron en 1849, y solo en virtud de la necesidad en que se han hallado los importadores peninsulares en Cuba de retornar por ese medio ]a part de valores quo hubieran girado sobre Inglaterra A haber ofrecido los cambios mas ventajas que las que pudieron sacar en el comercio de aztcar, merced al bajo precio de este fruto en el mercado productor. Acerca de este punto, vamos & ofrecer aun una nueva prueba, que nos permitirA ademas deducir otras en apoyo de la t6sis quo sostenemos. En el decenio A que se refieren los datos de importacion en ]a

PAGE 21

-17-Peninsula antes presentados, la exportation de azhcares de Cuba ascendi6 En 1845.. ..... .A arrobas 7.604,580 1846 .. .. ... ..... .15.803.884 1847.... ..... ... .20.396,976 81.063,072 1848.. ... .. ... ...19 659,488 1849 .. ...... ... ..17.598,144 1850........ ... ..19.993,808 1851 .... ...... .. .24.039,990 1852 .. .... ..... ... 22.544,192 120.693,062 1853.. ... .. ... .. .26.515,072 1854 (1). ... .... .. .27.000,000 El precedente estado dice por si solo el influjo quo tamaho aumento en la produccion debi6 ejercer en los precios del fruto privilegiado de nuestra grande Antilla, y escusa, por consiguiente, todo comentario bajo este aspecto. No debemos, empero, prescindir de la observation que ofrece A simple vista, comparado con el de la importation en la Peninsula. FijAndonos en los primeros anos de este, hallamos quo, sin embargo de la gran disminucion que en 1845 tuvo la exportacion de Cuba, por haberse perdido mas de la mitad de la cosecha A causa del huracan de 1844, la importacion en la Peninsula escedid todavia A la de 1850, en el cual la exportation general de Cuba fu6 casi triple que la de 1845; es decir, que habiendo sido los precios dobles en este ultimo, como lo fueron realmente, era tan seguro el consumo, quo los importadores en la Peninsula no dudaron en pagarlos. La misma observation alcanza A 1846, aho en que la produccion de Cuba no se habia aun recobrado, pues en 61 la esportacion general fu6 menor que la de 1844, en el que se estrajeron de la isla 16.155,052 arrobas. Hagamos ahora otra comparacion. Veamos la correspondencia que existed entree la importacion do azlcares en la Peninsula, en (1) No tenemos los datos necesarios para dar con seguridad el total exportado de Cuba en este ano; pero debemos creer haya sido bastante mayor qfle en el anterior, pues solo por el puerto de la Habana se estrajeron en 1854, 14.390,550 arrobas, contra 12.041,136 exportadas en 1853. 3

PAGE 22

-18los dos quinquenios antes citados, y la exportation general de Cuba. Exportacion geimportacion Correspondencia de ]a importation Quinquenios. neralde Cuba. en la Peninsula. en la Peninsula con la exportacion ARROBAS. ARRoBAS. general de Cuba. 1845 a 81.063,072 12.203'301 1849 1850 A1 1 120.693,062 12.953,515 1854 Diferencia en contra del 2.0 quinquenio.. 15,05 por 100 10,73 ) 4,32 por 100 Es decir, que aun considerando toda la importation como procedente de Cuba, en estos tltimos aios ha tomado la Peninsula en la exportation general de esta isla una parte menor en un 4,32 por 100 que la que tomaba en el quinquenio precedente; mientras quo las exportaciones para la grande Antilla au-" mentaron desde 1849 a 1853 en mas de un 61 por 100: hechos elocuentisimos y sore los que escusaremos aqui el mas ligero comentario. Tales son los verdaderos y mas inmediatos efectos del recargo de derechos impuesto al azcar de las Antillas al verificarse la reforma de los aranceles en 1849; pero no fue esa sola la injusticia con e1 cometida y que se agrava todavia mas en el reciente proyecto del gobierno.

PAGE 23

II. Derechos de importacion sobre el azxcar de production naciona I segun procedencia y cases. Sentimos carecer de los mismos datos anteriores A 1849 en cuanto A la importacion por procedencias; pero los quo desde esto afo nos ofrecen las balanzas publicadas son suficientes para determinar la influencia que, bajo este aspecto, hubo de ejercer la reforma, y el doble perjuicio por esta causado A los azucares de las Antillas. Veamos, pues, c6mo las importaciones se han dividido en el ultimo quinquenio, aunque sin tomar en cuenta otras procedencias quo las de nuestras provincias de Ultramar, por ser las demAs del todo insignificantes. IMPORTACION EN LA PENINSULA. ANOS. De Cuba. Puerto-Rico. Filipinas. 1849.... Arrobas. 2.113,335 22,371 33,540 1850.... Id. 1.961,631 6,923 72,875 1851.... Id. 2.143,258 14,289 58,690 1852.... Id. 3.047,561 43,701 75,143 1853.... Id. 2.307,419 6,007 104,601 1854.... Id. 2.721,706 397,560 Rste estado demuestra A primera vista quo el perjuicio causado con el aumento de derechos en 1849 A los azucares de Cuba y Puerto-Rico es de todo punto indudable. Mas consider6mosle ya bajo otro aspecto. En los aranceles de 1849, en quo se aument6 de seis A ocho reales arroba el azacar comun de las Antillas, que hoy paga 8,50 por la razon antes indicada, se dej6 en dos reales el Jerecho del azhcar de Filipinas, que hoy satisface 2,10 arroba. Ahora en el proyecto presentado a las C6rtes por el gobierno so

PAGE 24

-20 propone respecto del primero un nuevo aumento de medio real en arroba, al paso que no se hace modification alguna en cuanto al segundo. No se trata aqui de gsnero alguno de rivalidad por la mayor 6 menor protection que se dispense A esta 6 la otra provincia; porque en estas cuestiones no es concebible que el gobierno 6 individuo alguno de la administracion obre al impulso de sentimien tos que no establezean una igualdad perfecta entre las diversas provincias de la monarquia. Fuera de quo, habiendo sido Cuba la que puede decirse ha reanimado el comercio national despues de las grandes catastrofes que sobre 6! cayeron en el primer tercio de este siglo, y la quo verdaderamente ha desarrollado nuestra navegacion, elevAndola a la altura en que boy se encuentra, no podria comprenderse que la ceguedad llegase hasta olvidar tan notorias como importantes circunstancias. Razones ciertamente no mas admisibles, aunque en algun modo mas disculpables, deben haber sido el fundamento del error en quo la administration ha hecho incurrir al gobierno, estableciendo una diferencia quo por su enormidad constituye una irritante injusticia entree los derechos de importation seialados a los aztcares de las Filipinas y de las Antillas. El derecho actual impuesto A los primeros, hemos sentado quo es de reales vellon 2,10, y el de los segundos de 8,50: es decir, que hay contra estos una diferencia de 304 por 100, diferencia quo, como si fuera insuficiente, se aumenta todavia en el nuevo proyecto de reforma, alzAndola hasta 328 por 100. jEn qu4 pudo apoyarse la administracion para fijar respect de una y otra procedencia tipos A tal punto diferentes? gAcaso en las condiciones de production de Filipinas? Entonces ignoraria quo estas condiciones son mucho mas favorables en el Archipi6lago de Occeania quo en las Antillas; pues, si bien es cierto que los capitales no andardn mas sobrados en un pais que en otro, en Cuba es notoria la falta de brazos, que en Filipinas abundan y se pueden proporcionar con suma facilidad, 6 punto de haber en los jornales una diferencia mayor de un 33 por 100 contra Cuba; como son notorias la carestia de las subsistencias en las Antillas y su baratura en el Archipi6lago filipino. Aqui ade-

PAGE 25

_21- mis es menos costosa la adquisicion de tierras, cuya fertilidad iguala, si no escede, a la de los paises mas favorecidos; y no escasea el combustible al estremo quo en Cuba, cuyos montes fueron presa de una verdadera devastation, no tanto por el consumo de la industria azucarera, cuanto por la codicia con que durante muchos ahos se procedi6 en la exportation de maderas, no solo legal, sino fraudulenta. De suerte que por donde quiera quo se examinen las condiciones en quo se encuentra el productor en Filipinas 6 las Antillas, se reconocerdn en favor del primero las mas sehaladas ventajas. Si esa, pues, no es, no puede ser la razon atendida por la administracion para establecer una diferencia de derechos tan enorme, Glo seria acaso la suposicion de quo existiera esa misma diferencia entree los fletes? No nos admiraria en verdad que hubiese empleado de aduanas, que para graduar los fletes de los trasportes por mar no atendiera A otras condiciones quo las de la distancia. En este caso, aunque no tanta diferencia, bastante considerable seria la quo pudiera admitirse centre las procedencias de las Filipinas y las Antillas. Pero como en materia de fletes, igualmente quo en las demAs operaciones del trdfico, se atiende, no solo al resultado quo pueda dar esta 6 la otra operacion aislada, sino al de la combination de varias operaciones; y como de ajui nace la mayor 6 menor demanda en los fletes, es el hecho quo en algunos casos han venido A ser inferiores los de Europa para Filipinas y vice-versa, A los de Europa para las Antillas. Mas, aun considerando, no ya iguales, sino mayors los primeros, jacaso no deberia reputarse compensada esa diferencia por la inmensa y notoria desventaja de las condiciones antes indicadas respecto a los productores de las Antillas? yDirdse, por ultimo, que la diferencia on los derechos consiste en la de las clases producidas y exportadas de las Filipinas y de las Antillas? Mas, entonces, nuestra administration se veria aun en position mas, dificil para sostener los fundamentos del enorme derecho diferencial de procedencia. En Filipinas se produced azucares purgados y no purgados como en Cuba y Puerto-Rico, y aunque sean escasas las quo se tienen por clases superiores de estos iltimos paises, y no se fabriquen floretes iguales 6 sqe

PAGE 26

--22 -mejantes A los de los ingenios de Cuba, montados con trenes en que se han adoptado todas las mejoras con quo ]a ciencia ha favorecido esta industria, es tambien cierto quo los azftcares de Manila compiten en los mercados de Europa y Estados-Unidos de America con los quebrados, moscabados y cucuruchos de Cuba y Puerto-Rico. En lo cual no Cabe pretender discusion, porque los precios corrientes de los mercados son la razon mas decisiva A que en estas material se puede apelar en todo caso. H6 aqui algunos datos tomados de un precio-corriente de Ldndres: AZiCARES DE CUBA. Quebrado y amarillo bajo. .. ..de 28 chelines i 32 Idem regular i bueno.. .... ..33 n a 35 Moscabado bajo ibueno. .... .. 26 chel. 6 din. a 28-6 Amarillo bajo i regular... ... ..29 chel. 6 din. i 32 AZ0CARES DE PUERTO-RICO. Moscabado moreno i amarillo bajo. de 29 chelines i 31 Idem mediano A buene. .......32 n i 34 AZPCARES DE MANILA. No purgado .............. de 25 chel. 6 din. a 27-6 Purgado................ ..30 ) i 31 Pero, si la diferencia de class fuera la razon quo hubiese guiado a la administration, aun admitida la absoluta inferioridad de los productos de Filipinas, sin semejantes en las Antillas, 1por que entonces tanta discretion, aplicacion tan oportuna de las buenas doctrines econdmicas on favor de los productos filipinos, y olvido tan completo de esa discretion y de esas doctrinas respecto de los azncares moscabados, quebrados y cucuruchos de Cuba y Puerto-Rico, de los cuales los primeros en general, algunos de los segundos, y los itimos todos difieren en precio en un 100 por 100, y aun mas en los mercados productores? Porque tales la enorme injusticia quo viene pesando en la Peninsula sobre el principal articulo de la importation de las Antillas. Como si ya no fuera enorme ]a que se compete haciendolo de peor condition que su igual 6 semejante de las Filipinas, todavia tiene que pasar por la inmensa desventaja de quo se confundan todas las clases bajo unos mismos derechos, no solo en los

PAGE 27

-25aranceles de aduanas, sino tambien en los destinados A procurar recursos para los presupuestos provinciales y municipales. Hasta trece olegan las clases de azucar comun de la production de Cuba que abrazan los precios corrientes del colegio de corredores de la Habana, y casi todas de valores distintos; pero se comprende fAcilmente que tan estensa clasificacion no se adopte para un arancel de aduanas, aunque en 61 no fallen acaso otras mayores y por cierto mas dificiles. No solo la conveniencia de abreviar las operaciones sino la necesidad de evitar el fraude, aconsejan en esta part toda la mesura compatible con la equidad respecto a la diferencia de los valores. Asi pues aunque para demostrar hasta qu6 grado lega la enorme injusticia con que los azficares de las Antillas son tratados en los aranceles de la Peninsula, pudi6ramos seguir la misma clasificacion de los corredores de Cuba, preferiremos apelar a la mas natural, que la simple vista determina, y quo al propio tiempo abraza el termino medio de los valores de las diversas clases del articulo. Clasificando este en lo quo nos permitiremos liamar sus especies mas distintas, veamos A cuAnto asciende respectivamente el derecho tinico de importation que hoy pesa sobre ellas. Derechos de imporCLASES Precio en Cuba. tacion en la Peninsula. Rs. vn. Rs. Vn. Blancos. ..... .... .. 22,50 arroba. 37,77 por 100. Quebrados.. .. ....15 n 56,66 Moscabados y cucuruchos. .11,25 n 75,55 Ahora bien: jes tolerable esa injusta desproporcion con que se hallan gravadas las diversas clases del azfcar de las Antillas? No insistiremos en demandar respuesta sobre este punto: el sentido comun nos la hadado de antemano, y ]a administration y el gobierno mismo sentaban no ha mucho un precedente que no deja lugar a duda de que, conforme A sus propias convicciones, el derecho unico, tal cual lo establecen los aranceles, es absolutamente insostenible. Segun nuestras noticias, en este mismo aio arrib por averias A las costas de Galicia un buque que conducia para el estranjero un cargamento de azncar moscabado de las Antillas ; y siendo este de la clase mas inferior destinado al re-

PAGE 28

-24 lino, sus duefos obtuvieron del gobierno les permitiese introducirlo al consumo mediante el pago de los derechos que los aranceles sehalan A los azncares de Filipinas: esto es, con el derecho de reales 2,10 en lugar del de 8,50 con que estAn gravados los de las Antillas. En virtud de qu6 principio pudo adoptarse esa determinacion? La arribada forzosa no autorizaba semejante privilegio: menos podia determinarlo en estricta legalidad la clase del producto. IFueron pues, acaso el motivo en quo se apoy6 la concesion, las averias del buque, porque A consecuencia de ellas se hubiese averiado el azfcar? Es posible quo esta haya sido la razon aparente buscada para dictar esa resolution; pero ]a razon verdadera, el positivo fundamento de ella no pudo ser otro que la flagrante injusticia de igualar con el azhcar purgado de las mejores calidades, una clase infima del azucar no purgado; que es en el fondo la razon misma quo puede invocarse en beneficio de la averia. Pero siendo esto exacto jc6mo aun despues de esa resolution, A que es probable no falten otros precedentes, continu6 el gobierno, no solo sosteniendo el derecho anico para los azucares de las Antillas, sino pretendiendo hacerlo todavia mas gravoso respect de las clases inferiores, con el aumento propuesto en su altimo proyecto?

PAGE 29

II, Otros derechos que gravan el azncar en general, y en particular el de Cuba.-Total de derechos en la actualidad, y segun el proyecto del gobierno. Indicamos antes que la desproporcion, con que pesaba el derecho de aduanas sobre las diversas clases del azucar, existia igualmente en los impuestos para gastos municipals y provinciales; porque tambien por este lado se halla gravado, y no levemente, el principal articulo de la importacion de nuestras Antillas, como lo estaba ademAs por el Tesoro en la contribucion de puertas. Al recargar el derecho de importation en 1849, ofreci6 el gobierno disponer quo los arbitrios municipales y provincials sobre el azfcar no escediesen en adelante de 4 rs. rn.; pero esto no obst6 para quo el mismo gobierno en la esposicion de un real decreto feeha 31 de diciembre de 1851, consignase que los derechos quo A la sazon se estaban cobrando por ese concepto, ascendian en Madrid A 9 rs. vn. (arroba de azucar comun), y en muchas capitals de provincia de I a 6. El decreto quo acabamos de citar tenia por objeto la reforma de la contribution de puertas asi en lo relativo A arbitrios para el Tesoro, como en los municipales y provinciales. El azncar habia sido esceptuado de los primeros en abril anterior; pero al hacer la nueva reform, el gobierno crey6 oportuno restablecerlo, si bien fijAndolo en 4 rs. vn. para Madrid, y en 2 para las demas poblaciones administradas por aquel derecho, y previniendo que 4

PAGE 30

-26el impuesto por arbitrios no pudiese esceder del mismo limite: es decir, que se fijaban los derechos del Tesoro y locales en 8 rs. para Madrid, y 4 para las provincias. No sabemos hasta que punto se babrA cumplido con las prescripciones todas de ese decreto, y si habran sido mas afortunadas que las del gobierno que llevd a cabo la reForma arancelaria en 1849; pero, sea como quiera, con ]a posterior supresion del derecho de puertas en la part del Tesoro, el azucar hubiera tenido un alivio positivo si privada la administration municipal y la provincial de la parte que recaudaban de la contribution de consumos tambien suprimida, no se vieran obligadas A apelar al recargo dle los derechos existentes y A la creation de otros nuevos, de que no se libra el azucar, de antiguo favorecido entree nosotros con una aficion particular por toda clase de arbitristas. Y hasta d6nde llegaria el nuevo gravamen, si se realizase lo quo propuso el gobierno en cuanto A la absorcion por el Tesoro de los recargos que la administracion municipal y provincial recaudaban con las contribuciones territorial y de subsidio? Por de pronto, en Madrid, con el fin de atender A las obras del canal de Isabel II, se ban aumentado casi en un dole los derechos que el azhcar pagaba en las puertas para fondos municipales, pues se han subido de 4 A 7 rs. arroba. aQue sucede en los demAs puntos del reino? Dificil tuera averiguarlo en la actualidad po, la anarquia que en esa parte existe ; pero nada creemos aventurar asegurando que no serA el azucar el articulo que haya salido mejor librado de manos de las corporaciones municipales y provinciales. Sin embargo, debemos bacer justicia A estas corporaciones. Ignoran estas acaso que para protejer en Cuba el consumo de los productos peninsulares, aun siendo tan limitado el derecho general sobre ellos impuesto, pues no escede de 7 112 por 100, so rebajd, por ejemplo, este derecho al 3 por 100 en cuanto al jabon y al arroz, al paso que para protejer el consumo de las harinas contra las de importation estranjera, se mantiene con empeho el derecho diferencial de ocho pesos por barril. A conocer estas cosas aquellas corporaciones como debe conocerlas la administracion central, otra seria indudablemente su conducta, pues no

PAGE 31

-27dejarian de comprender toda la injusticia de la falta de reciprocidad. GConocerAn mejor, ni aun tendrAn los ayuntamientos obligacion de conocer la situation de los productos, ni la legislation econ6mica de las provincial de Ultramar? Sabran ellos, como debe saber la administration, que en Cuba el azucar paga un derecho de exportation, aumentado en 1850, con motive del refuerzo del ej6rcito, desde 5 basta 15 rs. vn. en caja? Si esto supieran, podrian calcular al menos todo lo que el azucar de Cuba paga en calidad de impuestos especificos directos, desde que sale de manos del productor hasta quo Ilega A las del consumidor de la Peninsula, y eso seria ya mucho para poder apreciar la justicia con que se le trata. He aqui dos estados que ofrecen bajo este aspecto una demostracion indeclinable, asi en cuanto A los impuestos actuales, como A los quo pagaria si se aprobase el nuevo proyecto del gobierno. PAGA EL AZUCAR EN LA SITUACION ACTUAL. Precio en [CLASES. Cuba porarroba. Derechos de esportacion. Blancos. Ryn. 22,50 4,16 pg Quebrados. 15 n 4,16 n Moscabados y cucuruchos.. 11,25 4,16 Id. de importacion en la Peninsula sobre el precio en Cuba. 37,77 po 56,66 n Id. municipales de Madrid. 31,11 po 46,66 n Totalde derechos por 100. 73,04 107,48 75,55 a 62,22 n 141,93 PAGARIA EN LA NUEVA SITUATION, CONFORME AL PROYECTO DEL GOBIERNO. Precio en CLASES. Cuba porarroba. Blancos. Rvn. 22,50 Quebrados. 15 n Moscabados y cucuruchos.. 11,25 Derechos de esportacion. 4,16 p 4,16 i) Id. de importacion en la Peninsula sobre el precio en Cuba. 40 n pg 60 n n Id. municipaTotal de dereles de Madrid. chaos por 100. 31,11 pg 46,66 o 4,16 v 80 n n 62,22 n 75,27 110,82 146,38 Unase ahora A ese aumento, que en el precio primitivo del articulo se origina de tan varios y escesivos derechos el enorme

PAGE 32

--28costo de ]a conduction al interior en un pais como el nuestro, falto completamente de los econ6micos medios de trasporte, quo proporcionan los ferro-carriles rios navegables y canales, y se reconocerA facilmente que ahi se encuentra en realidad la causa de que, siendo las provincias de Ultramar de la nation espaiola, si no las primeras, las segundas productoras de azhcar en el mundo, son sin embargo los habitantes de la Metrdpoli los quo menos consumen de este articulo.

PAGE 33

IV. Consume de azncar por habitante y aumento general del consumo en Espana y otras naciones. Segun cdlculos que tenemos ?or bastante exactos, la Peninsula espahola con sus islas adyacentes cuenta hasta 16.500,000 habitantes: su importation de azucar no ha escedido par termino medio, en el ltimo quinquenio, de 2.590,705 arrobas, y aunque la produccion de Andalucia llegue a las 600,000 arrobas que algunos le atribuyen, siempre resultarA quo cada habitante no consume mas quo libras 4,85 de los 79.767,575 libras en que consisted el total de la production indigena y la importation de Ultramar. Y no se diga quo adoptamos una cifra de poblacion exagerada : rednzcase lo que se quiera y fijese por ejemplo, en 15 millones; no por eso dejara de aparecer el consumo escesivamente corto, comparado con el de otras naciones quo no tienen una produccion national como la nuestra. Con los 15 miHones, el consumo de la Peninsula resultaria de libras 6,15 par habitante. Verdad es quo en Madrid, segun los datos oficiales Oitimamente publicados, se consumen al aio 140,000 arrobas, Io cual da un consumo de libras 14,58 por habitante en una poblacion de 240,000. Verdad es tambien quo personas muy competentes aseguran quo el consumo de la mayor part del litoral es de una arroba por habitante, y aun escede de este tipo en CAdiz, segun investigaciones hechas por la administration y por el comercio; pero esto es una prueba mas de su nulidad en el resto de las provincias, coma Lo es de que su generalizacion y progreso dependen de la mayor 6 menor baratura del articulo.

PAGE 34

-50En Francia el consumo durante el trienio de 1852 A 1854, aparece en la siguiente forma. ARs. TONELADAS. AUMENTO. 1852. ... .139,000. .... 1853. ... .149,000. ....10,000 1854.. ... 159,000. ..... 10,000 Aumento en el trienio. ... .20,000 14,38 p.8 Bajo dos aspectos, por cierto bien desconsoladores para nuestro pais, se present ]a comparacion de esos datos con los que dejamos establecidos en cuanto & la Peninsula: el primero, el de consumo por habitante, nos muestra que teniendo Francia una poblacion de 56 millones de almas con una masa inmensa de proletarios, es, no obstante, en ella de libras 8,85, mientras que en Espaha no pasa de 4,85: el segundo nos prueba que el consumo aument6 en Francia en solo un trienio 14,58 por 100, y segun puede verse en el estado general de importaciones de la Peninsula, aceptado en su forma mas absoluta, en el nltimo quinquenio de 1850 d 1854, la introduction de aztcar no escedi6 A la del quinquenio anterior en mas de un 6,14 por 100. Ni se crea que elegimos, para empezar la comparacion, un pais que favoreciera especialmente nuestras miras: de ningun modo. En Francia estA casi prohibida la importation de las clases de azucar estranjero que pudieran hacer mas ventajosa competencia A la production national, asi colonial comoindigena y esta circunstancia es un obstAculo para el aumento del consumo, por cuanto impide la mayor baratura que en el articulo produciria una competencia franca y completamente abierta. Asi es que el ejemplo de Francia es muy inferior en resultados al que ofrecen otros paises. Veamos Inglaterra en el propio trienio: AOs. TONELADAS, AUMENTO. 1852... ..365,268. .... 1853..... 383,570. ....58,302 1854. ...433,608. ....10,038 68,340 18,70 p.1

PAGE 35

-31Siendo la poblacion de la Gran Bretaha 6 isla adyacentes de 21 millones, resulta quo el consumo por habitante asciende A libras 41,27; al paso quo en un solo trienio present el consume el aumento de 18,70 por 100. Respecto A los Estados-Unidos, el consume del azucar de caha importado, y el de la misma clasp de produccion nacional, aparecen en la siguiente forma: Aos. TONELADAS. AUMENTO. 1852. ...311,390. .... 1853. .. .378,579. ....67,189 1854. ...393,169.. ...14,590 81,779 26,26 Agr6guese A este consume el de 89,000 toneladas de azucar de meple, y tendremos, que el de las dos class asciende A 482,169; esto es, A libras 40,18 por habitante, siendo estos 24 millones. En cuanto al progreso, aun separada la produccion del azfcar de meple, de que no tenemos datos, solo en el consume del de caha hallamos desde 1852 A 1854 un aumento de 26,26 por 100. Resumamos para presentar a un golpe de vista los precedentes resultados: ESPANA. FRANCIA. INGLATERRA. ESTADOS-UNIDOS. Por 100. Por100. Por100. Por 100. Aumento en el consumo. ..6,14 14,38 18,70 26,26 Consumo por habitante, i. bras...... 4,83 8,83 41,27 40,18 ISe nos objetara tambien el haber hecho la comparacion del aumento de consume con un date desfavorable respect de Espaha? Si debiese atenderse hnicamente A que en los tres Oltimos ahos del decenio, comparados con los tres inmediatamente anteriores, fu6 en efecto grande el aumento, podria hacersenos esa objecion; pero facil seria destruirla recordando las observaciones que acerca de ese estado hicimos en su lugar. El ultimo trienio de 1852 a 1854 ofrece un aumento de 55,20 por 100 sobre el de 1849 A 1851; mas ya se ha visto que'este fue el primero posterior al recargo de derechos, y el en que mas directo influjo

PAGE 36

-52 ejerci6 este obstAculo puesto a los progresos quo venian advirtiendose en el consumo 6 en la importacion (tenemos que aceptar esta como espresion de aquel, una vez faltos de otros datos y no conociendo sino por un cAlculo aproximado la production indigena). Hagamos, pues, ahora la comparacion entree el ultimo trienio y el de 1846 a 1848, que es el que mas exactamente puede darnos la medida del aumento real y positivo de 1852 a 1854. En este ]a importation fu de 8.429,153 arrobas, y en el de 1846 a 1848 de 7.975,116: es decir, que el aumento no escedid de 454,057 arrobas, que equivale nnicamente a un 5,82 por 100, espresion tan aprocsimada de la diferencia entree los dos quinquenios, que solo es inferior a esta en 52 cent6simos; los cuales acaso desaparecerian por entero, si, cual en su lugar advertimos, no nos vi6ramos obligados a aceptar como cifra total de ]a importacion de la Peninsula en 1847 la sola esportacion de la isla de Cuba para este destino, por falta de un dato mas seguro. Puede ser acceptable esa situation? 4La mejoraria el aumento de derechos propuesto por el gobierno a las C6rtes? Por nuestra parte, tenemos f6 hasta tal grado en la elocuencia de los datos quo preceden, asi como en la de los quo antes espusimos, quo nos creemos relevados ya de mayores pruebas para demostrar con evidencia que, si el aumento de los derechos de importation decretado at hacerse la reforma arancelaria de 1849, tuvo por consecuencia inmediata graves perjuicios para el productor, para los consumidores y para el Tesoro, no serian mas favorables los efectos del nuevo recargo propuesto por el gobierno A las Cdrtes; y que, aparte la grave injusticia que se comete haciendo de peor condition los azhcares de las Antillas que los de Filipinas, en el elevado tipo de los derechos de importation, agravados para el consumo interior con otros impuestos en calidad de arbitrios municipales y provincials, existe un verdadero obstaculo para el progreso del consumo, merced al cual puede esplicarse, c6mo siendo Espania la segunda nation productora del mundo, ocupa, sin embargo, uno de los fltimos lugares on la escala de los paises consumidores, segun anteriormente observamos.

PAGE 37

SEGUNDA PARTE. Consideraciones que demandan la inmediata rebaja de los dereebos actuales y la distribution equitativa de estos, segun las clases del articulo.--Proyecto de reforma.-Conclusion. V. INTERS DEL PRODUCTOR.--SITUACION DESVENTAJOSA DE ESTE EN LA COMPETENCIA CON LOS ESTRANJEROS.-SOLICITUD DE PROTECCION: SU JUSTICIA Y CONVENIENCIA POLITICAL Y ECON6MICA. El doctor Eduardo Stolle en su mapa de la production universal de la industria del aztcar, publicado en Berlin en 1853, distribuye esta production en la siguiente forma: Azncar de cana, quintales.. ...41.153,070 Id. de remolacha... ..... 3.296,417 Id. de palma.. .. .. ... .2.000,000 Id. de meple.... ... ... 404,957 Production universal. ..46.854,444 5

PAGE 38

Y la subdivide luego de este modo: AZUCAR DE CANA. Posesiones inglesas de Ametica Indias Orientales y Occeania, quintales. .... Cuba. ... ..5.000,000 Provincias de Puerto-Rico.. ..1.000,000 Espana..... Filipinas.. ... 500,0001 Andalucia. ...150,000 Brasil.. ................. ... Estados-Unidos........... ..... Posesiones holandesas, Java y Surinan. Id. francesas.. .......... ... .. Id. danesas .... ... .... ... ... Azacar de cana exportado.. .... Consumo de los paises productores. Production total de aziicar de cana. AZUCAR DE REMOLACHA. Francia en. ... 333 fabricas. .. .. .. Zollverein. ...237 ..... .. Rusia.. .... .360 .... .. Austria.. .. ..171 ....... Bdlgica.. ... .40 o ....... Polonia.. ....42 ... .... Gran Bretafia. 2 .... ... Production en 1,185 fAbr. de remolacha. AZICAR DE PALMA. Indias Orientales y Occeania... .... AZUCAR DE MEPLE. Estados-Unidos... ..... .. ...... Canada, etc... ..... ....... ... Production de azncar de meple, quintales. 7.030,000 6.650,000 4.000,000 2.729,730 1.300,000 1.293,340 150,000 23.153,070 18.000,000 41.153,070 1.327,221 1.219,320 300,000 240,000 142,876 60,000 7,000 3.296,417 2.000,000 344,957 60,000 404,957 El precedente, interesantisimo trabajo del doctor Stoll6 ha debido hacerse calculando por ahos medios, y despues de recojer notidias muy exactas. Sin embargo, no representa ya la verdadera production, a juzgar por lo que conocemos de algunos paises, cuya exportation en estos fltimos aios aparece bastante mas crecida quo la que el doctor Stoll6 les asigna. Mas para el objeto que hemos creido importante citarlo aqui, nos es cumplidamente satisfactorio.

PAGE 39

-55En efecto, con solo pasar la vista por este estado, se advierte ya la terrible competencialcon que tienen que luchar los productores espaholes, y sobre todo los de nuestras Antillas, cuyas condiciones de production son todavla escepcionales dentro del mismo circulo de la nacionalidad. Es el primero entre los competidores el productor ingles, y lo es en la misma region de las Antillas, en Mauricio yen las Indias Orientales. Stollb calcula solo la exportacion de las Antillas inglesas en 5.060,000 quintales ; pero es el hecho que en 1854 la importation en Inglaterra de esa sola procedencia ascendi6 a 5.444,459 quintales. No podrs dudarse de que los productores de las Antillas inglesas dispongan con mayor facilidad, y sobre todo A mucho menor costo, del capital que puedan necesitar. Ni creemostampoco quo baya quien suponga que en la actualidad, y A pesar de la abolition de la esclavitud, sea en esas colonias el trabajo mas caro que en las Antillas espaiolas, merced a la introduccion de brazos libres, africanos y asiAticos, que les ha proporcionado el gobierno, y de los cuales los primeros, mas convenientes A no dudarlo qua los segundos, aun dada la Facilidad de llevarlos a Cuba, podrian ofrecer en esta isla peligros diversos, y A cual mas grave asi por lo que toca A la paz interior, como A las relaciones con la Union federal americana; cuyos Estados del Sur verian 6 afectarian ver en la introduction de esa clase de brazos, quo se trataba nada menos quo de Lo quo laman la africanizacion de la grande Antilla. AhAdase la mayor facilidad para la adquisicioa de ]a maquinaria y la modicidad de los derechos de importation delos productos nacionales y estranjeros quo necesitan, y que les proporciona la metrdpoli por medio de su numerosa y econ6mica marina mercante, y se very toda la ventaja que los productores de las Antillas inglesas tienen sobre los de las espaholas Para competir en los mercados de Europa, y principalmente en los primeros de esta, que son los de la Gran Bretalia. A Mauricio, antigua isla de Francia, le atribuye Stoll la exportacion de 1.000,000 de quintales; y ya on 1854 esa exportacion fue bastante mayor de una mitad mas, pues la solaimportacion de esa procedencia en Inglaterra ascended a 1.645,228

PAGE 40

-56 quintales. El aumento de la production en esta isla es admirable de algunos ahos a esta parte; y ddbese indudablemente a lo bien que alli prob6 ]a introduction de brazos de la India Continental y de la China, y a la emigration de capitales ingleses europeos, por efecto del bajo interns del dinero en la metr6poli; aparte los grandes servicios que los agricultores deben a un Banco alli ha muchos anos establecido. Aunque, pres, no tuviera Mauricio otras circunstancias que le favorecieran, ademfs de la gran fertilidad de la tierra, ya sus productores contarian con ventajas muy notables respect de los espafoles de las Antillas. El siguiente dato indica hasta qu6 punto subi6 la produccion de esta isla, que pas6 del poder de Francia al de Inglaterra en 1810. Exportacion de azcar ANOS. para Inglaterra. Aumento por 100. Qaintales. 1822. ..234,037 .... 1832. ..539,928 ....130 1842.. .790,000 .. ..46 1854... 1.645,228 ....108 El descenso del segundo period se esplica per la abolition de la esclavitud, que en Mauricio produjo mas profundas alteraciones quo en otras colonias inglesas; mas esta misma circunstancia duplica todavia el valor del aumento quo ]a produccion tuvo en el tercer periodo. En los mismos afios en que la isla de Cuba hizo un progreso estraordinario, no pas6 este sin embargo de un 107 por 100. La exportation de la India Oriental se hace en parte para el mismo continent del Asia, y en parte para Europa, casi por mitad. Los capitals ingleses fomentan tambien alli la produccion, quo cuenta por otro lado con gran abundancia de brazos y baratura do subsistencias; es decir, con un trabajo A precio infimo, condition precisamente opuesta A la en que se encuentran nuestros productores de Cuba. Mas, despues de todo, las Antillas inglesas, como Mauricio y como ]a India Oriental, tienen su principal consumidor en la metrdpoli, que en 1854 consumiO la casi totalidad do sus importaciones de los mimos paises, no obstante que no ha menester do

PAGE 41

--37protege los productos metropolitanos por medio de subidos derechos diferenciales. ZY es esta la posicion en que se halla Cuba respecto de la Peninsula? Jazguese, pues, lasta qu6 punto ser& terrible para los productores de nuestras Antillas la competencia do los ingleses de la misma region, de Mauricio y de la India Oriental. 4Seran acaso mas desfavorables que las de estos las condiciones de os productores del Brasil? En 4.000,000 de quintales gradia Stoll6 la produccion de este pais; y si se atiende a quo cuenta boy el imperio de la Amnrica del Sur con mas de dos miIlones de esclavos; que por consecuencia no faltan alli los brazos de que en Cuba hay gran escasez, y que por esta razon, como por sor tambien mucho mas baratas las subsistencias, es infinitamente menor el costo del trabajo, se comprenderA igualmento quo Cuba se encuentre en condiciones naturales inferiores para competir con el Brasil. Y prescindiendo ya de los productores semejantes, lpodra considerarse despreciable la competencia quo al azfcar de caha hace el de remolacha, favorecido por la legislacion econ6mica del continent de Europa, por el inmenso capital de esta, por el menor costo de la maquinaria, sobre todo pop la baratura de los salarios? En 1828 se calculaba respect de toda Europa la produccion de aztcar de remolacha on 147,000 quintales; y como se ha visto, Stoll6 la estimaba en 1855 en 5.296,417 quintales: es decir, quo en veinte y cinco anos ha tenido un aumento de 2,142 por 100, equivalent a un 428 por 100 en cada quinquenio. Tales son las circunstancias de los competidores con que los productores de nuestra isla de Cuba tienen que luchar en los mercados estranjeros; y ellas son las quo hac8 anos impulsaron A la junta de Fomento do la Habana, en cuyo Animo no podian dejar de influir ademas, asi otras razones nacidas del estado econdmico interior del pais, como las miras de un ilustrado patriotismo, A representar al gobierno, pidiendo ]a rebaja de los derechos impuestos en la Peninsula a los products de la isla, y may especialmente al azucar. Y ellas fueroa asimismo las que provocaron una nueva representacion del propio cuerpo en 2 de abril de 1852, si bien mas inmediatamente sugerida por ciertas fra,

PAGE 42

-38ses empleadas en la esposicion del real decreto antes citado de 31 de diciembre de 1851, por el cual fu6 sometido el azncar al pago de los derechos de puertas. Tras de decirse en esa esposicion por el ministro de Hacienda, con una flagrante inexactitud, que, A pesar del hecho positive de haberse aumentado los derechos sobre el azucar, no se habian resentido las transacciones mercantiles, ni disminuia el consume (veanse en prueba los estados que comprende el primer capitulo), se agregaba quo el silencio de los productores de las Antillas y del comercio, quo no habian reproducido las antiguas reclamaciones quo hicieran antes del t. de abril anterior, revelaba al gobierno que aquel articulo podia soportar el tanto del gravAmen quo en la actualidad sufria. JComo si los productores de las Antillas y el comercio debieran mostrar su confianza en la ilustracion y justicia del gobierno, haciendo cada dia una nueva y mas apremiante representacion! No es necesario decir aqui el efecto producido en la Habana por las inexactitudes y ]a doctrina politico-econ6mica del ministro de Hacienda que suscribi6 ]a indicada esposicion ; pe si conviene agregar que no bien fu6 esta conocida, un vocal de la junta de Fomento, comerciante peninsular por cierto, hoy evecindado en Valladolid, y persona de patriotismo muy acrisolado propuso A aquel cuerpo hiciese una nueva representacion A S. M. que en efecto estendi6 y en la cual se espusieron con bastante claridad los perjuicios, asi econ6micos come politicos, consiguientes A la triste situation en que la legislacion de la Peninsula colocaba los productos de Cuba, convirtisndose, digAmoslo asi, en un gravisimo obstaculo para el aumento de las relaciones comerciales entre la isla y la Metr6poli, cuando on ese aumento debia verse el medio mas eficaz de asegurar la union de un modo imperdurable. Pero esa esposicion, A que se siguieron luego en su apoy o otras de las juntas de comercio de Santander, Vigo, la Coruia, etc., no tuvo resultado alguno, si es quo no se quiere lo veamos en el nuevo aumento quo, respecto A los derechos del azhcar de las Antillas, acaba de proponer A las C6rtes el gobierno. Y sin embargo, este no puede ignorar hasta qu6 grado los cambios de

PAGE 43

-59la Peninsula con la isla de Cuba ban impulsado el comercio y la navegacion nacionales, influyendo en el desarrollo de la produccion agricola 6 industrial de las provincias peninsulares. No estarA por demas quo aqui traigamos algunos datos acerca de ese punto, porque son en gran manera interesantes. Los tomaremos de las balanzas de Cuba, A falta de las de la Peninsula en la larga s6rie de anos cuyos resultados nos proponemos consignar. COMERCIO DE Termino medio de quinquenios. De 1826 i 1830.. 1836 A 1840....... n 1846 a 1850....... 1852................. De 1826 A 1830....... 1836 a 1840....... 1846 A 1850....... 1852................ CUBA CON LA PENINSULA. pesos. id. id. id. pesos. id. id. id. IMPORTACION. En buques naEn buques escionates. tranjeros. 1.211,371 2 713,475 4.835,521 14,519 7.241,522 8,037 10.126,020 74,408 4 ExPORTACON. En buques naEn buques escionales. tranjeros. 1.341,569 1.031,728 2.829,273 7,145 3.391,454 8,228 3.882,634 Esos dos estados demuestran el inmenso progreso quo el comercio nacional ha tenido en los cambios de valores con la isla de Cuba desde 1826, sobre todo en las importaciones de productos peninsulares ; y demuestra al mismo tiempo el progreso quo la navegacion nacional ha echo en el mismo comercio, apoderdndose completamente, asi de los trasportes de importation nacional en Cuba, como de los de exportation para la Peninsula. Pero no es este solo el"provecho que el comercio de la grande Antilla ha proporcionado A la navegacion mercante espahola. Yeamos bajo este aspecto los siguientes datos no menos interesantes: COMERCIO ESTRANJERO DE CUBA EN BANDERA NATIONAL. Quinquenio de 1826 a 1830 Id. de 1836 A 1840 Id. de 1846 a 1850 Id. 1852 Importacion. Exportacion. ps. 598,466 437,667 id. 6.120,567 1.548,216 id. 8.437,962 2.613,895 id. 10.199,731 3.135,383

PAGE 44

-4i CoMERcIo NATIONAL Y ESTRANJERO EN BANDERA NATIONAL. Quinquenio de 1826 A 1830 ps. ......3.589,073 Id. de 1836 A 1840.. .......15.333,575 Id. de 1846 d 1850. ..... ...21.870,377 1852.. .. ... ..... ....... ... 27.343,769 BUQUES Y TONELADAS ESPANOLAS. IMPORTACION. Toneladas QUINQUENIOS. Buques. Toneladas. por buque. De 1826 A 1830.. .. 323 26,725 82,74 n 1836 a 1840.. ..827 90,741 109,71 n 1846 a 1850.. ..859 181,084 210,80 1851.. ........883 270,176 305,97 Grandes son, sin duda, los resultados con que los guarismos precedentes determinan ]a poderosa influencia que el comercio de la Peninsula con la isla ha ejercido en el desarrollo de las fuerzas productivas interiores de la primera, y en particular de su navegacion; mas no por eso representan en todasu verdad aquella influencia, porque seria necesario apelar A otros medios de investigation, para encontrar, por ejemplo, el impulso que con su participation en las operaciones del comercio general esterior de la Peninsula ha dado d este el de Cuba, principalmente en toda la Amdrica, pero tambien en Asia y en el Norte de Europa. Como tampoco en los estados anteriores pueden advertirse otros inmensos provechos, nacidos de la importation de capitals en la Peninsula, y quo formados d la sombra de las relaciones comerciales de esta con la grande Antilla han vepido d fecundar por medio de grandes empresas de utilidaJ pnblica la riqueza de la Metr6poli. No nos ha faltado nunca valor para decir la verdad desnuda, cuando nos homes propuesto demostrar todo lo quo Cuba debia A Espana, y no solo los grandes peligros de cualquier conato de subversion, sino la ruina cierta, positiva, el complete aniquilamiento que para ]a raza espanola en la isla y en la Amdrica toda tendria por consecuencia muy inmediata aun la anexion pacifica & la nation que la codicia y trabaja per ella con mas empeho.

PAGE 45

-41-fodria faltarnos hoy el mismo valor para decir tambien la verdad a los que ciegamente preocupados en la Metr6poli, se ocupan solo de las cosas de Cuba para calcular los sobrantes de sus rentas que puedan venir al Tesoio national, y sumar los productos de los derechos que aqui rinda la introduction de las producciones de Cuba, sin tomar en cuenta que unos y otros productos son politica y econ6micamente despreciables comparados con los grandes intereses que demandan el aumento mayor posible de los cambios comerciales entre la Metr6poli y su Antilla, y ci incomparable provecho mituo que de ese aumento provendria? 11 ahi, pues, por qu6 hemos entrado en las consideraciones que preceden acerca de la grande utilidad quo A la Peninsula ha reportado su comercio con la isla, y del influjo que los cambios de esta han tenido enel desarrollo de las fuerzas productoras de la Madrepatria. Y h6 ahi, en fin, por qu6 queremos todavia llamar la atencion sobre otros datos que importa mucho tenga siemprepresentes el gobierno. Son esos datos los estados que ponemos a continuacion, y en los cuales se ve la marcha quo en cl nltimo quinquenio ha seguido el comercio de la Peninsula y ei de los Estados-Unidos con Cuba. COMEnClo DE LA PENINSULA CON CUBA. IMPORTATION. ExPORTACION. TOTAL. Aos. Rs. vn. Rs. vn. Rs. vn. ------------------------1849. ... .104.648,197 92.001.328 196.649,525 1850.. ...89.167,913 101.600,143 190.768,056 1851..... 98.303,307 110.420,566 208.723,873 1852. ....139.943,085 128.236.636 268.179,721 1853. ....102.887,987 148.402,234 241.290,221 534.950,489 580.660,907 1,105.611,396 -----------------------Ano comun ..... ... 221.122,279 rs. vn. Diferenciadeloexportado de la Peninsula para Cuba, contra lo importado de Cuba en la Peninsula en el quinquenio.. .....45.710,418 rs. vn. 6

PAGE 46

CoMERCIo DE LOS ESTADOS-UNIDOS CON CUBA. Aios. IMPORTACION. ESPORTACION. TOTAL. Rs. vn. Rs vn. Rs. vn. 1849.. .. .213.199,120 106.184,260 319.383,380 1850.. ... 205.847,960 79.801,940 285 649,900 1851..... 340.938,620 130.482,460 471.421,080 1852. .357.234,560 130.351,020 487.585,580 1853.. ...371.715,100 125.759,180 497 474,280 1.488.935,360 572.578,860 2,(61.514,220 Ano comun del comercio total. ..412.302,844 rs. vn. Diferencia de lo importado de Cuba en los Estados-Unidos contra lo exportado de estos j ara Cuba en el quinquenio .... .... 916.356,500 rs. vn. Las cifras de los estados precedentes estAn tomadas de las balanzas de laPeninsula y de las de los Estados-Unidos; desuerte quo ni aun puede objetarse contra ellas la idea de que pudcera haber exageracion en los avalftos de la administration de Cuba, por ]a cual saliera perjudicada la importation en la isla, A la vez que favorecida la exportacion de esta. Sobre este punto nos hemos tomado el trabajo de comparar los valores exportados de la Peninsula para Cuba con los importados en la isla, segun las respectivas balanzas, y podemos asegurar que asi de ese exAmen como de la comparacion de las exportaciones de Cuba con las importaciones de ella en la Peninsula hemos deducido que es bastante mayor la exageracion en los avalhos de los aranceles de la Metr6poli, quo en los de la isla. Igual tarea hubidramos emprendido en cuanto al conercio de los Estados-Unidos; pero como esto cuenta por aios econdmicos diferentes, de 30 A 30 de junio, era imposible sacar una deduction segura; fuera do quo, siendo ad valorem el derecho impuesto al azacar en la Union americana, y cobrandose segun factura, hay en este procedimiento una firme garantia de que los avalttostienen toda la exactitud posible. Era convenience la observation que precede, para quo pudieran apreciarse en su inmensa signification las diferencias que se advierten entre lo que resulta de los dos estados: esto es, entre

PAGE 47

-45la diferencia de los anos comunes del comercio de Cuba con la Peninsula y los Estados-Unidos, y de las importaciones y exportaciones respectivas. Asi es que abora puede decirse que los cambios de la Peninsula con Cuba no pasan de una mitad de los que la grande Antilla tiene con la Union federal americana, y quo los de esta son tanto mas ventajosos para la isla, cuanto no solo se cubren con productos agricolas, sino que es considerablemente mayor el valor de los quo la Union exporta y tiene que saldar por otrosmedios. 4Nada significardn estos hechos para nuestros estadistas, sobre todo en medio de la situation politica quo la isla viene atravesando de algunos anos a esta part?

PAGE 48

VL O Interest del consumidor y de diversas industrial, para las cuales es el azucar primera materia,-Interes del Tesoro, del comercio y de la navegacion, Ni es solo el interes del productor el que nos hemos propuesto examinar y atender. Acaso es el azfcar un articulo de lujo y de esclusivo consume de ciertas clases? PodA negarse quo sea de primera necesidad, porque no es, en efecto, articulo absolutamente indispensable para la sustentacion de todas las class de la sociedad; pero nadie habr que pueda sostener que el azucar sea articulo de lujo, siendo su use higienico y medicinal, sirviendo de primera materia para industrial importantes, y pudiendo considerarse su generalizacion en el consume hasta como indicio de civilizacion. De suerte que es realmente, bajo algunos aspectos, articulo de primera necesidad. aSeria possible que nuestros economistas y legisladores, y quo nuestros liberales estadistas quisiesen escatimar al mas infeliz de sus compatriotas la-posibilidad del use de ciertos alimentos que la higiene prescribe en muchos casos, y por lo commn aconseja, alimentos cuyo use es hoy casi esclusivamente patrimonio de las class acomodadas? Sea enhorabuena, si asi se quiere, un privilegio de estas el consume de los products de la confiteria; pero no se olvide que esta industria, como tal, es digna de proteccion, y quo sus progresos redundarAn siempre on provecho del Tesoro. No se olvide que el chocolate, en que et azucar entra igualmente como primera materia, es articulo de que ]a universalidad de las clases pobres hace use en mu has enferrnedades leves, y en lo general

PAGE 49

-45do las con valecencias, aun que para conseguirlo de infima calidad tenga que depender del favor 6 de la caridad pfblica; y no se prescinda, por fin, de que la fabrication del chocolate constituye tambien hoy una important industria. En Espaha no es general el uso del t6; pero Lo es indudablemente el del caf6, hasta p or las clases menos acomodadas, entree algunas de las cuales en no pocos puntos se ha llegado A reemplazar por su carestia conila cascarilla del cacao, merced A la baratura de este articulo; prueba inequivoca de que no carece nuestro pueblo de buena disposition y de deseos de mejorar su condition actual respecto A las privaciones quo le impone el alto precio de ciertos articulos cuyo consumo se generaliza cada dia mas en los pueblos civilizados. 4Dirasenos quizA que el azncar, sean cualesquiera los derechos, no estarA nunca al alcance de la generalidad de los quo on nuestra opinion pueden y deben ser sus consumidores? Si eso se dijese, nada mas fAcil quo el contestarlo. Hemos asegurado ya que en el litoral es el consumo infinitamente mayor que en el interior de la Peninsula; y la razon no es otra que la mayor baratura, por la econornia en los gastos de trasporte; y con el objeto de asegurar el consumo, antes que con ningun otro, se dedica la fabricacion indigena quo siguiendo A Stoll calculamos en 600,000 arrobas, A la production de clases bajas quo es la menos costosa, d la vez que estas las mas gravadas por los de= rechos de i-nportacion, etc., y con las cuales, por consiguiente, puede competir con mas ventaja. Tenemos por absolutamente innecesario esforzar mas la consideracion precedento respecto del consumo, cuyo aumento hace todavia para nosotros indudable Io mismo que ha sucedido en los ahos de 1853 y 1854 en las importaciones de Cuba, ya par el abatimiento de los precios en el mercado productor, ya por la necesidad en que los importadores de productos peninsulares en la isla se vieron de apelar A la compra de azfcares, para evitar mayores perdidas en sus retornos. Largamente pudieramos discurrir ahora acerca de los intereses del comercio y de la navegacion nacionales, puesto quo para uno y otra los hay considerables on el aumento de los cam-

PAGE 50

-46bios entree ]a Metr6poli y las Antillas; seguros como tendria nuestra marina mercante los trasportes que con ese aumento habrian do ofrecerse, merced A la protection de que disfruta con el derecho diferencial de bandera, si es que este Ic es aun indispensable en medio del inmenso progreso quo ha echo en los ultimos veinte anos. Pero A detenernos sobre un pinto en quo nos parece escusada toda demostracion, preferimos entrar desde luego en el exAmen de otro, repecto del cual puede ser, y acaso es, menos general y uniform la creencia. Vamos, pues, A ver si al interns del productor espahol de las Antillas, al politico y econ6mico que la Metr6poli tiene en protegerlo, facilitando al propio tiempo el desarrollo de sus cambios con las islas; a! inter6s del consumidor y de las clases pobres y menos acomodada s, al del comercio y la navegacion, se une todavia el interes del Tesoro. Es un hecho de notoriedad, quo la gran rebaja del impuesto que el azfcar pagaba en Inglaterra, lejos de producir disminucion, tuvo por consecuencia un grande aumento en los productos de las aduanas; to cual no es de admirar, si se atiende al rdpido y enorme progreso del consume, y A quo este es un efecto natural, cuando se trata de articulos apetecidos por la generalidad, de cuyo alcance los alejan causas tan artificiales como los derechos escesivos del fisco. No iremos, pues, A buscar medios de demostracion, ni en Inglaterra, ni en los Estados-Unidos, ni en los paises del Zoliverein, etc., etc.; mucho mas, cuando nos sobran los dom6sticos. ZA qu6 se debe el aumento de la importation de Filipinas? jSerA d otra cosa que al derecho m6dico que le sehalaron los aranceles de 1849? Pues ya se ha visto que, mientras por efecto de esta reforma, tan gravosa para los azfcares de Cuba, empez6 A decrecer en 1849 la importacion de esta procedencia, la de Filipinas fus, per el contrario, en aumento sucesivo, A punto de haher subido, desde el primero al ultimo aho del quinquenio, nada menos que un 1,085 por 100. Observese to que estaimportacion debi6 producir al Tesoro con el derecho actual de reales vellon 2,10, y lo quo produciria una importacion tan limitada como la de Jos primeros aios del quinquenio con el antiguo derecho; y

PAGE 51

-47-digase luego por qu6 razon no habrA de admitirse quo la importacion de las Antillas, una vez reducido el derecho a un tipo mas justo y conforme a los valores de las respectivas clases, produciria id6nticos resultados. Pero veamos lo que respect de un caso anAlogo decia A las C6rtes en 6 de noviembre de 1851 el ministro de Hacienda, al proponer una nueva reforma en los aranceles, despues de la verificada en 1849: (aSe quieren hechos quo vengan a confirmar esta teorla? Pues Sno hay mas que echar una ojeada sobre el cuadro de los deren ebos que ha producido el bacalao en varios anos, y se observarA quo la baja en las introducciones y en los products de los n derechos ha coincidido siempre con el aumento de estos. He +> sacado los terminos medios de los productos de la renta del n bacalao en los aios quo constan en la direccion y he tenido a por resultado que dicho tdrmino medio o ano comun de aquen llos en que el impuesto ha sido mas alto, esto es, de 55 reales en bandera espanola, no ha escedido de 8.189,502 rs., cuando el de los anos de baja del impuesto, o sea 50 rs., ha n sido de 17.709,019 reales, to que forma una diferencia de n 9.519,517 reales, que es mas que una mitad.-Estas razones n sobre los efectos del aumento en los derechos de bacalao, o son comunes A la bandera espahola y A la estranjera.i Ese recuerdo de hechos tan elocuentes, consignados en una esposicion dirigida A las C6rtes por el ministro de Hacienda, no dejar& de presentar tambien como cosa por demAs estraha la pretension del proyecto del gobierno respect al aumento de los derechos del bacalao, y no ya hasta el tipo de 35 y 48 rs. quintal, segun bandera, en que los fij6 el arancel de 1849, sino hasta el de 37 y 49, es decir, un aumento de cerca de 6 rs. en arroba, tratAndose de un articulo de primera necesidad en Espaha. Mas, sea de esto lo que quiera, el hecho es que, segun la administracion, cuyos datos en esta parte no nos cable duda se halan confirmados en las balanzas 6 cuadros de comercio, el consumo fu6 mucho mayor y mucho mayors los products del derecho de aduanas, siendo el tipo de estos mas bajo, que cuando pes6 sobre dicho articulo el aumento de los 5 rs. por quintal. Por donde aparece demostrado que, tratAndose de articulos de general con-

PAGE 52

-48sumo, no solo es favorable al productor y al consumidor la rebaja del derecho de aduanas, sino que lo es tambien al Tesoro de la nation que los percibe; bien entendido, quo no se pretende hablar aqui de rebajas exageradas, ni de conducir las deducciones del principio hasta un punto en que resultarian indudablemente absurdas. Mas tarde tendremos ocasion quiza de presentar nuevas demostraciones irrefragables, al hacer aplicacion de nuestras opiniones a la reform de los aranceles en la parte de qne nos vamos ocupando.

PAGE 53

VII, Nuestro proyecto de reforma,-Rebaja de los derechos de importacion y su distribution equitativa, segun las clases.-Limite determinado por una ley para los derechos establecidos en calidad de arbitrios municipales y provinciales. Rebajar los derechos de importation quo boy gravan el azhcar de,lasAntillas, acomodandolos A los valores quo representan las clases mas distintas del articulo: alejar todo g6nero de dificultades para el reconocimiento de este en las aduanas, y hacer improbable el fraud a poco quo se suponga en los empleados una moralidad menos esquisita quo la necesaria para la clasificacion estrictamente legal de los tejidos y mil otros productos de la industria: evitar conflictos al Tesoro, y procurar, por el contrario, el progresivo y constante aumento de la renta: precaver la arbitrariedad en la imposition de derechos a pretesto de arbitrios municipales y provinciales, arbitrariedad quo inutilizaria la reforma de los aranceles; y por ultimo, destruir la monstruosa injusticia quo envuelve el enorme derecho diferencial con quo hoy se halla favorecido el azhcar de Filipinas: tales son las bases en quo descansa el proyecto de reforma quo vamos A presentar. No se crea, pues, quo aspiramos A quo se establezca una rebaja notable en los derechos, ni aun A quo se haga una clasificacion tan estensa como la qu; existed on los aranceles de casi todas las naciones civilizadas. Nuestra pretension es masrmodesta, aparte de quo no nos es dado olvidar la actual situation del Tesoro, quo ni aun puede consentir aplazamientos en la perception de los recursos quo necesita. Al sehalar los derechos quo las diferentes clases del azucar de las Antillas pagan en realidad por el arancel vigente, y pagarian 5

PAGE 54

-50si se aprobase lo propuesto por el gobierno A las Cdrtes, hemos clasificado dicho articulo en las tres especies de blancos, quebrados, y moscabados ycucuruchos, las cuales con la de refinado, son las quo comprende la partida 154 y la 156 de la tarifa en que importa la reforma. He aqui, pues, los derechos con que, siguiendo la misma clasificacion, deberian, en nuestro concepto, gravarse las diversas clases, interin el estado del Tesoro nacional, y sobre todo los resultados prActicos, no permitieran avanzar mas en la misma senda: DERECHOS DR IMPOREquivalenciadelos TACION. derechos en bandera national soBandera Bandera bre el preciode los CLASEs. nacional. estranjera. mercadosen Cuba. Rs.vn. Rs. vn. Por 100. Azfcar blanco comun, producto y procedente de las provincias espafolas de America... ..Arroba 8 n 16 35,55 ---Quebrado id. id. id. ..5,34 10,68 35,60 ----moscabado y cucurucho, id. id. id......... ...4) 8 35,55 ---refinado id. id. id. .10 ) 20 40 ---de todas clasesde Filipinas. 2,10 10,60 u -----blanco comunestranjero. .16 20 u --quebrado id. id. id. .11 14 n ---moscabado y cucurucho, id. id. id. ..........8 10 n Abrigamos la intima conviccion de que en el terreno de los principios nadie podrd combatir la clasificacion que proponemos para el azfcar de las Antillas. El ataque, si le hubiese, vendria de otra parte. Se fundaria, a no dudarlo, en supuestos intereses del Tesoro, 6 en ]a situacion de este; mas por esto mismo queremos apresurarnos A destruir anticipadamente esa clase de argumentos. Para ello empezaremos por consignar los derechos quo las aduanas recaudaron por toda clase de azhcares en el iltimo quinquenio. Derechos. T6rmino medio del ANOS. Rs. vn. quinquenio. 1849. ...... .12.873,541 1850. ....... 15.899,177 1851.l. ......17.386,657 18.483,108,80 1852. .. ..... 26.361,583 1853.. .... .. 19.894,586 Ahora bien: es un hecho de toda evidencia que la importacion

PAGE 55

-54 de azacar de Filipinas tuvo un progreso estraordinario con la rebaja de sus derechos y la enorme diferencia entre estos y los de los azhcares de las Antillas. Es otro hecho quo las exportaciones de la Peninsula para Cuba vienen aumentando considerablemente en cada aho: no tememos se nos dispute quo A esta circunstancia se debe el quo la importacion de aztcar, que de un modo tan notable empezO A decrecer aqui en 1849 y continu6 sin recobrarse en 1850, 1851 y 1852, al propio tiempo quo aquellas exportaciones progresaban, se haya repuesto en el uitimo trienio; y creemos, por fin, no puede negArsenos que si la importacion de los aios de 1853 y 1854 supone aumento en el consumo, este aumento se ha verificado A pesar de la subida de los derechos de 1849, y a espensas principalmente de los importadores (aunque lo haya sido tambien A costa del pais productor), por cuanto aquellos acometieron esa especulacion para disminuir las mayors p6rdidas quo les hubiera causado el tener que retornar por medio de los cambios sobre Inglaterra sus exportaciones para Cuba; lo cual quiere decir, que aunque los derechos hubiesen aumenatado, este aumento desapareci6 en realidad para los consumidores A espensas del comercio. De done se deduce como consecuencia irrecusable, que el mayor consume fu6 debido al menor precio del articulo. Si, pues, A tal estremo ha reducido A nuestrq comercio el estado de las transacciones entre la Peninsula y la grande Antilla; y si por tan artiliciales medios vino A producirse el aumento del consume, bien pudidramos creernos autorizados para asegurar quo la adoption de la rebaja de derechos que proponemos, 6 mas bien, la distribution equitativa del impuesto que constituye realmente esa rebaja, habria de producir desde luego un aumento en el consumo, infinitamente mayor quo el que hasta ahora se ha advertido. No queremos hacerlo, sin embargo. Poco aficionados A cAlculos quo no descansen en bases muy seguras, y deseando ademas aceptar la discusion en el terreno mas favorable A los que pretendan combatirnos aspiramos A que no pueda acusArsenos de la exageracion mas leve. En los ahos del cuatrienio anterior a 1849, la importacion de azteares aument6 A razon de 236,929 arrobas por ano, termino a

PAGE 56

medio; y en el cuatrienio de 1851 a 1854, en que el aumento aparece de nuevo, aunque menor, no baj6 de 225,619 arrobas; siendo de notar que antes de 1849, si bien los derechos de importacion eran menores en dos reales, no existia la clasificacion quo proponemos, en virtud de la cual salen mas beneficiadas dos de las clases de mas general consumo. Es pues, claro que sin temor de equivocarnos pudi6ramos suponer como efecto inmediato de la reforma un aumento de 500,000 arrobas. Preferiremos, no obstante, reducir mucho esa cifra, aun con la desventaja sefalada de no adoptar la importation de un aio determinado, sino el termino medio del ltimo trienio. La importation de los tres aios de 1852 a 1854 da un total de 8.694,647, y por aio comun la de 2.898,215 arrobas. Pues bien: flnase A esta cantidad el t6rmino medio anual de aumento advertido desde 1845 a 1848, el cual fue de 236,929 arrobas, subi6ndolo a 300,000, y tendremos un total de 3.198,215 arrobas. Esta importacion, distribuida por igual en las trees clases (aunque la gran estraccion de azhcar blanco de Cuba para la Peninsula y su respectivo alivio del impuesto reclamaria mayor portion para esta clase), ofrece los siguientes resultados: IMPORTACION: 3.198,214 ARROBAS. Cantidad resProducto de CLASES. pectiva. los derechos. Blanco..... .Arrobas. 1.066,071 Rs. vn. 8.528,568 Quebrado. ...id. 1066,071 n 5.692,819 Moscabado,etc. id. 1.066,072 4.264,288 3.198,214 18.485,675 Trmino medio de los derechos en el ultimo quinquenio .. ... ...........18.483,108 Diferencia en favor de la reforma. 2,567 Es decir que, aun partiendo de una cifra de importacion considerablemente reducida, dada la production creciente de Cuba y el estado de las transacciones entree la Peninsula y esta isla, con la reform, lejos de perder, ganaria el Tesoro, por insignificante quo la ganancia fuera. Con la importacion de las 3,198,214

PAGE 57

-55rrobas y la production indigena, el consumo no oscederia de libras 5,75 por habitante. Mas Zes ese acaso el modo de calcular el aumento del consumo, sabida la influencia que en este ejerce la disminucion del precio, y conocida por hechos claros y precisos la quo en el mismo caso y otros andlogos ha tenido en naciones estranjeras y en Espafa? De seguro que en cualquier parte se atribuiria d semejante reforma virtud mucho mayor; y vistas las importaciones del ultimo trienio, no se vacilaria en fijar la del primer aho en una tercera 6 cuarta parte mas, por 1o menos. Veamos, pues, cull seria el resultado, y no con una tercera 6 cuarta part mas, sino con sola una sesta. IMPORTACION. TERMINO MEDIO DEL ULTIMO TRIENIO CON UNA SESTA PARTE MAS: 3.381,250 ARROBAS. Cantidad resProducto delos CLASES. pectiva. derechos. Blanco.. ....Arrobas. 1.127,083 Rs. vn. 9.016,664 Quebrado. ...Id. 1.127,083 6.018,623 Moscabado, etc. Id. 1.127,084 n 4.508,336 3.381.250 19.543,623 T6rmino medio de los derechos en el nltimo quinquenio................. .18.483,108 Diferencia en favor de la reforma.. .... 1.060,515 La importation de los 5.581,250 arrobas daria, con la produccion indigena, un consumo por habitante de libras 6,05. Hemos dicho antes quo, segun personas competentes, el consumo del litoral asciende a una arroba por habitante, tipo mayor aun en CAdiz, y quo es probable no resulted muy inferior, ya que no mayor, en las comarcas productoras del Mediodia. No seria, pues partir de una base imaginaria el suponer quo, abaratado el producto en el interior al punto quo lo estA boy en el litoral, pudiese nivelarse el consumo general del pais con el actual de los puertos y costas. Aun prescindiendo de que en estas seria entonces mas barato todavia el articulo, y mayor por consecuencia el consumo, tendriamos en ese caso, que este podria ascender-A 16 millones de arrobas, con to cual quedaria aun muy por

PAGE 58

-54debajo del quo antes observamos en Inglaterra y en la Union Americana. Pero concedamos quo haya exageracion en esos cAlculos: reduzcamos todavia, no ya a una mitad, sino A una tercera parte el consumo quo por habitante se atribuye al litoral, para generalizarlo a las provincias del interior: es decir, sea el consumo general de la Peninsula libras 8,53 por cabeza, y par consiguiente, menor quo el queda demostrado respect do Francia: en este caso ascenderA en su totalidad a 5.500,000 arrobas. Distribuyamos los 4.900,000 arrobas quo en este consumo corresponden A la importacion, asignando la mitad s las clases mas bajas y quo menos derechos tendrian que pagar y el reato A las otras dos clases. IMPORTACION. GALCULANDO EL CONSUME EN UNA TERCERA PARTE DEL QUE HOY SE SUPONE EN EL LITERAL, Y TOMANDO EN CUENTA LA PRODUCCION INDIGENA 4.900,000 ARROBAS. Producto de Cantidad reslos dereCLASES. pectiva. chos de importacion. Blanco.... ..Arrobas. 1.225,000 Rs. vn. 9.800,000 Quebrado. ...Id. 1.225,000 6.541,500 Moseabade. etc. Id. 2.450,000 9.800,000 4.900,000 26.141,500 Tmino medio de los derehos en el iltimo quinquenio ..... ... ....... ..1.8.483,108 Diferencia en favor de la reforma. .....7.658,392 Es decir, quo aun exagerando mucho los cAlculos en baja, resultaria un aumento de cerca de ocho millones sobre el termino medio del quinquenio de 1849 a 1853; y aunque el progreso del consumo se limitase al que tuvo en el ultimo trienio, es indudable que la renta de aduanas, solo por este articulo, habria subido enormemente en pocos ahos, con la ventaja de ofrecer un rendimiento seguro, pues descansando el progreso del consumo en un estimulo permanente, no habria lastoscilaciones quo se advierten cuando los aumentos son accidentales y debidos a causas transitorias: esas oscilaciones, que hacen impossible A la adminis tracion calcular ni aun aproximadamente la recaudacion con que

PAGE 59

-55deba contar de un ano para otro. En virtud de qu6 datos, por ejemplo, podia la direction de aduanas esperar quo los derechos del azacar subiesen, desde 17.000,000 que habian producido en 1851, a 26.000,000 que produjeron en 1852? jPodria esperarlo del aumento de la importation? Seguramente que no, pues que esta venia en descenso constante desde 1849, por efecto de ]a subida de los derechos. Pero, en cambio, la administration, quehabia visto aumentarse los rendimientos de ese impuesto en 5.646,283 rs. desde 1845 a 1848, porque desde 45 d 46 hubo un aumento de 1.697,812 rs., y desde 46 a 48 otro de 3.948,471 rs., pudo y debi6 calcular quo este aumento continuaria en los anos sucesivos en proportion no menor. En vez de hacerlo asi, prefiri6 condenarse d los resultados necesarios del recarg o del derecho, conducta imprevisora que produjo ya en 1849 una baja de 4.840,248 rs. Esta baja continue en los aos sucesivos hasta 1851 inclusive, como que en los cuatro comparados con el de 1848, constituy6 una p6rdida de 6.991,992 rs., perdida que es posible hubiese continuado sin el grande aumento de la produccion de Cuba y su consiguiente baja de precios, y sobre todo, sin el notable acrecimiento de las exportaciones de ]a Peninsula para aquella isla, que, como queda demostrado repetidas veces, no procede del natural desarrollo de los cambios entre uno y otro pais, sino de la fuerza que en ben eficio de los products peninsulares ejerce la singular protection de que estos disfrutan en los mercados de la Antilla. Los mismos datos quo acabamos de esponer respecto al progresivo aumento quo traian los derechos recaudados por introduccion de azhcares, pudieran conducirnos A nuevas y poderosas reflexiones en favor de nuestra reforma; pero debemos terminar. Una sola haremos, sin embargo. Si la production de Cuba se hubiera mantenido estacionaria, y por consecuencia hubiesen subido los precios, efecto de la creciente demanda estranjera, 4habria sobrevenido en 1852 el estraordinario aumento que tuvo la importation en la Peninsula? Al hablar del consumo general del pais y de su probable acrecimiento, mediante la rebaja de derechos que comprende la equi-

PAGE 60

-56-tativa distribution del impuesto, hemos dejado de hacernos cargo de un argument que venia perfectamente a nuestro prop6sito; y lo hemos hecho, porque, fundandose en datos que hasta cierto punto envuelven un justifioado cargo contra la administracion de aduanas, nos complacia poco esta tarea. Sin embargo, no podemos escusarnos de indicarlo por lo menos, & no incurrir en una omision indisculpable. La comparacion de las balanzas de Cuba y de ]a Peninsula arroja, respect a la importacion de azhcares de aquella procedencia en la Metr6poli, diferencias muy notables en algunos ahos. Parte de ellas pueden y deben atribuirse indudablemente f qua algunos cargamentos salidos de Cuba para puertos de la Peninsula hayan cambiado de destino, dirigiendose al estranjero; pero, como no creemos que esto haya podido suceder respect de las diferencias totales que aparecen en cuanto A 1849 y 1850, la primera de 586,081 arrobas, y la segunda de 620,911 arrobas, no tenemos otro medio de esplicarlas que la introduction fraudulenta. Y no seria esto un argument nuevo 6 incontestable contra los tipos altos del derecho de importation? Despues de tan evidentes demostraciones, es posible que la reforma que proponemos sea tachada por algunos de estremadamente mezquina, puesto que se deja subsistente en una parte el recargo de derechos impuesto en 1849, y al cual tan inmediatamente se siguieron resultados funestos, asi para el productor, como para el consumidor y para el Tesoro national. Ese cargo tiene un doble fundamento en las mismas doctrinas econ6micas que sostenemos; pero, sin embargo, nos sera facil descartarlo, a poco que recordemos quo nuestra humilde tarea se dirige a destruir uno de los errores mas graves quo pudieran cometerse en una ley de aduanas, cual es el de un derecho finico para valores muy distintos, y a combatir al propio tiempo un proyecto del gobierno, en qua dejando subsistente ese error, se pretende aumentar todavia los derechos de los actuales aranceles. En este estado, y no existiendo realmente entre nosotros el influjo grande que en la opinion debe ejercer el comercio como las otras clases productoras de la riqueza phblica, pues, por desgracia, la maxima del laissez faire, laissez passer parece encat-

PAGE 61

nada en nuestro pueblo, seria en nosotros pretension muy exa'gerada la de aspirar A una reforma mayor; con double razon, en medio de grandes apuros del Tesoro, y cuando vemos quo, aun en casos como el del bacalao, se prescinde de hechos importantes, consignados por el mismo ministerio de Hacienda en documentos solemnes, y por los cuales se prueba que un aumento en el impuesto, menor quo el quoe ahora comprende el proyeeto del gobierno, produjo hace muy pocos ahos al Tesoro estraordinario perjuicio. Pero como una just compensation de nuestras modestas pretensiones respecto A los derechos de i aportacion, no vacilaremos en pedir que al hacer esa reforma se establezca un limited bien determinado, del cual no pueda esceder la suma de los derechos sehalados para condos municipales y provinciales. A pre testo de que en la base 3.a de la ley de 1849 se dijo quo dos > g6neros estranjeros y de nuestras provincias de Ultramar, a despues de haber pagado los derechos de introduction con acreu glo al arancel, quedan nacionalizados y sujetos al pago de os n mismos derechos de estraccion, consumos, arbitrios n otros n que con cualquiera denominacion se cobren A sus similares del ) reino;u la administration municipal y provincial se ban creido autorizadas para gravar el azncar de un modo completamente arbitrario, sin que el gobierno hubiese mostrado empeo en ponerJe coto. Semejante arbitrariedad haria en cierto modo infitil la reforma del arancel de importation, si no terminase de una vez; y de aqui el que no vacilemos en reclamar quo A la modjfcacion de los aranceles vaya unida una determination legal on eso seij tido. Aun asi, y dado quo el limite de los arbitrios municipales y prnvinciales se fijase en cuatro reales de vellon, el doble de io que se Nabia determined por eJ real decreto de 51 do diciembre de 1851, sometiendo al maximum la clase de blancos, sehalandq la dequebrados el de reales 2,67, y Ala demosoabados y cuour :rcos 2 rs., todavia la suma de los derechos seria considerable; tanto mas, si se toma en cuentaoque el azfcar es un artionl muy important de nuestro comercio, y que aunque indirect,

PAGE 62

-58mente, ha de afectarlo la contribution del subsidio. Yease el siguiente estado; en quo se resume esos derechos: PAGARIAN EN LA PENINSULA LAS DIVERSAS CLASES DEL AZT CAR COMUN DE LAS ANTILLAS, ADOPTADA LA REFORMA QUE .VROPONE, ASI RESPECTO DE LOS DERECHOS DE IMPORTACION, COMO DE LOS MUNICIPALES Y PROVINCIALES: Preio n ferechos de oa eee LASES. ba importation Idem municiTotacdedereporarroba. sobre iprec o pales. Arroba. Blancos. Rvn. 22,50 35,55 pg 17,77 53,32 p Quebrados. 15 n 35,60 a 17,80 53,40 n Moscabados y cucuruchos.. 11,25 35,55 17,77 53,32 n Una sola consideracion, por ultimo. El flete de una caja de azcar de ]a Habana para la Peninsula se paga, t6rmino medio, a 60 rs. vn., si bien en muchas 6pocas no escede de 40. Si, pues, concediendo escesivamente, sehalamos para el pago de derechos de exportation, fletes, seguros, intereses y otros gastos, 12 rs. por arroba de azilcar blanco, 10 rs. por la de quebrado y 8,75 por la de moscabado y cucurucho, resultard que bemos elevado el valor del articulo a reales 54,50 la arroba de la primera clase, 25 la de la segunda y 20 la de la tercera. Ahora bien: sobre estos valores, el derecho de importation quo proponemos, escede aun de 22, 21 y 20 por 100 respectivamente; mientras que los azhcares de Filipinas de todas clases pagan anicamente un 10,50 por 100 sobre el avalto de 20 rs. arroba, quo se ha determinado para ellos, y quo es en una mitad menor que el establecido para los iguales 6 semejantes de las Antillas. INecesitaria esta consideracion ningun g6nero de esfuerzo? Facil serA A el que quiera comprenderla; como le serA facil apreciar, si siendo el derecho de importation sehalado en los aranceles de Cuba & losartioulos de production peninsularde 7 112 por 100, rebajado todavia a 5 por 100 on beneficio det jabon y del arroz, habrajusticia, habra conveniencia en mantener en la Metr6poli los elevados derechos que hoy gravan los productos de la grande Antil&,

PAGE 63

CONCLUSION. No vamos Aresumir aqui lo quo dejamos dicho enlosbreves articulos quo preceden. Aparte de que pudiera juzgarse pretencrio a redundancia, necesitamos ya poner t6rmino a nuestra tarea, y queremos hacerlo en poquisimas palabras. Al escribir esta vez, como tantas otras en quo nos permitimos Ilamar la atencion del gobierno y del pais acerca de la situacion politica y econ6mica de Cuba, hemos creido cumplir con un deber de puro patriotismo, porque, segun nuestros sentimientos y doctrina, ]a patria tiene un derecho A quo todos sus hijos contribuyan, cada cual segun sus condiciones, A guardar y hacer pros-. perar sus intereses, defender su honra y su buen nombre. Si, pues, para algunos no hemos acertado A decir nada nuevo; si para otros nuestras opiniones son err6neas, cul-a serA de nues-. tra escasa inteligencia, no de nuestras intenciones y deseos. Sin embargo, debemos pedir A los que nos juzguen fijen bien si atencion en una idea. Para nosotros no existe antagonismo alguno entre los intereses politicos y econ6micos de la Metr6po Ii y sus provincias de Ultramar, desd' el momento en quo Jas relaciones mftuas tienen por base la justicia y la cdnveniencia ... reciprocas: cualquier genero de antagonismo serA debido a sas puramente artificiales, y por tal consideramos la de aten dr en aquellas relaciones A los intereses aparentes de una sola de las partes, considerada aisladamente. Es decir, quo nuestras opin nes, en la cuestion que acabamos de tratar, proceden del .o.cienzudo exAmen de los intereses mntuos de la MetrOpoli.y sus.* Antillas. ISiDORo ARAUjO.

PAGE 64

a t k S f y .... r .i t 1 4 4

PAGE 65

rva -A 2 }4 4" a 1 43
PAGE 66

44 r rv. +' -! q Y 3 f 'm I a ym +I 3

PAGE 67

UNIVERSITY OF FLORIDA 311111 71111 1 3 31262 07170 3358

PAGE 68

:=._...

PAGE 69

s _? K ic k. :rrF IryL1

PAGE 70

x ----.-x-M --:-x G x -:--. -----; ... -..--. : v~ ::x -. x k

PAGE 71

-3 TT ---T T -----------x------------Z---------

PAGE 72

i *IM o f4

PAGE 73

rva -A 2 }4 4" a 1 43
PAGE 74

44 r rv. +' -! q Y 3 f 'm I a ym +I 3

PAGE 75

UNIVERSITY OF FLORIDA 311111 71111 1 3 31262 07170 3358

PAGE 76

sEBEEEMMM5%EE i "" x-s...-.---.:-. -: .|-;-::-.: "::: .:=::32;-.!--:{;-;;:-:;.f;::!:ji:y!:::-:-iji;j-j.:

PAGE 77

axA x Ain; oon"ry INA 0, :x : : -----: --: -.----e -e : --: : x : -.-s --.. -: ..: --~ .----: : .: --: -:: .: :: ---. .: -...----: -:--: : ---T ---x ----------7 -------.-----:"--.--: ---:.---2 --------.. --.--T.-------------:----r -" --.---:-T -s --.

PAGE 78

S r 4 .x-20.. -....:0 .:.-x -:-:a +nk:eC40--1::en:ni:x::xEG:::24:4-1:len-2:le:::x-M2002 QQQQam-:.:-:+:-2:-innes-2:xx:Qays::0::-24^20:-2:200:x:04:G*iississe:522^22all:2::y!-:ys:xiG-: 222xa 4 4-M. a 9 -u-a --:-fi 4 x xuen aRimeMRintsa -9:2222:2 440:^/-225120225%222 a SMx 0:200222:222024222224 QARRAs29Elem-sesneesen:*x -QQCeliansnininanEle:::24400*027-14 -x nexenenin!RBie::en:-are -ne.400an-x -*-0094 -x x 4 4xs xt t'.

PAGE 79

, r

PAGE 80

pVy Qd A) mu Cu tn -j TQIIIJ IT '4 yw3 }

PAGE 81

rva -A 2 }4 4" a 1 43
PAGE 82

44 r rv. +' -! q Y 3 f 'm I a ym +I 3

PAGE 83

UNIVERSITY OF FLORIDA 311111 71111 1 3 31262 07170 3358

PAGE 84

:=._...

PAGE 85

s _? K ic k. :rrF IryL1


xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID EQZMH32UI_HDH3FH INGEST_TIME 2014-04-12T07:29:04Z PACKAGE AA00019184_00001
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES