Homotramas

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Homotramas Actos De Resistencia, Actos De Amor. Construccion De Subjetividades Lgtb En Narraciones Del Yo Latinoamericanas
Physical Description:
1 online resource (264 p.)
Language:
english
Creator:
Arboleda, Paola
Publisher:
University of Florida
Place of Publication:
Gainesville, Fla.
Publication Date:

Thesis/Dissertation Information

Degree:
Doctorate ( Ph.D.)
Degree Grantor:
University of Florida
Degree Disciplines:
Romance Languages, Spanish and Portuguese Studies
Committee Chair:
BARRADAS,EFRAIN
Committee Co-Chair:
JIMENEZ,REYNALDO L
Committee Members:
GINWAY,MARY E
PENA,MILAGROS
RODENO ITURRIAGA,IGNACIO FRANCISCO

Subjects

Subjects / Keywords:
anzaldua -- arenas -- autobiography -- bellessi -- decolonization -- fuskova -- gay -- jamandreu -- latinamerica -- lesbian -- lgtb -- lopes -- marek -- nandino -- novo -- queer -- subjectivity
Spanish and Portuguese Studies -- Dissertations, Academic -- UF
Genre:
Romance Languages thesis, Ph.D.
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
government publication (state, provincial, terriorial, dependent)   ( marcgt )
born-digital   ( sobekcm )
Electronic Thesis or Dissertation

Notes

Abstract:
Ten authors, six nationalities and nine autobiographies, or as we prefer to call them,“narratives of the self”, create the fundamental web of texts selected as starting point to examine the ways in which lgtb identities have been constructed in Latin America, but above all, how queer subjectivities have been textually self-represented. Elías Nandino, Salvador Novo, Paco Jamandreu, IlseFuskova, Gloria Anzaldúa, Reinaldo Arenas, Diana Bellessi, Claudina Marek,Carlos Sánchez Soto, Denilson Lopes and their dissident subjectivities are the protagonists of an attempt for understanding and theorizing the ways in which these authors and activists use literature, particularly first person narratives, as a fundamental tool in the consolidation of their lesbian, homo, inter, and/or bisexual self. We would argue that in these texts the authors appropriate patriarchal homophobic discourses in order to create new ones with multiple functions: re-write official history, resist marginalization, but even most importantly, respond to an ethical interpellation: helping others who are just starting to recognize their not heteronormative selves.  From their subaltern position these texts display a particular aesthetic and an ethic performance of the acts of writing and being, motivated and expressed through affects,specifically the search and longing for love (which differs from generalized ideas that link dissident sexualities with promiscuity and sexual excess as their main characteristics and vital concerns). The authors included in this study assume the open expression of their sexuality as well as its self-referential narration as a survival mechanism, resistance strategy and as an ethical commitment established first with themselves and then with other subjects who face the same conflicts. Finally, in a political perspective, our authors confront the Latin American societies in which they live and where their lives, and their narration become triggers for democratic change, social justice and, most importantly, for the decolonization of the self.
General Note:
In the series University of Florida Digital Collections.
General Note:
Includes vita.
Bibliography:
Includes bibliographical references.
Source of Description:
Description based on online resource; title from PDF title page.
Source of Description:
This bibliographic record is available under the Creative Commons CC0 public domain dedication. The University of Florida Libraries, as creator of this bibliographic record, has waived all rights to it worldwide under copyright law, including all related and neighboring rights, to the extent allowed by law.
Statement of Responsibility:
by Paola Arboleda.
Thesis:
Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2013.
Local:
Adviser: BARRADAS,EFRAIN.
Local:
Co-adviser: JIMENEZ,REYNALDO L.

Record Information

Source Institution:
UFRGP
Rights Management:
Applicable rights reserved.
Classification:
lcc - LD1780 2013
System ID:
UFE0046151:00001


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

HOMOTRAMAS: ACTOS DE RESISTENCIA, ACTOS DE AMOR CO NSTRUCCI"N DE SUBJETIVIDADES LG T B EN NARRACIONES DEL YO LATINOAMERICANAS By PAOLA ARBOLEDA ROS A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY UNIVERSITY OF FLORIDA 2013

PAGE 2

2 2013 Paola Arboleda Ros

PAGE 3

3 To my parents and Sergio

PAGE 4

4 ACKNOWLEDGMENTS My infinite gratitude goes first to Dr. Efran Barradas, my committee chair, mentor, example, and maestro It has been an honor and a truly intellectual pleasure sharing with him the path that led to the production of this dissertation. The support of all the members of my committee has also been exceptional. I am very grateful for the close readings, sharp commentaries, and sophisticated approximation to theory of Dr. Reynaldo Jimnez, Dr. Milagros Pea, Dr. Ignacio Rodeo and Dr. Elizabeth Ginway. I am very grateful with the Professors in the Department of Spanish and Portuguese Studies, especially Dr. Andrs Avellaneda and Dr. Gillian Lord. Their challenging classes helped me become a better reader, wri ter, and critic. I thank my colleagues in struggle, classmates that I respect and admire immensely: Belkis Surez, Vernica Tienza, Giovanna Rivero, Herlinda Flores, Marta Osorio and Raciel Alonso. Our conversations inside and outside the classrooms not o nly helped me survive graduate school, but also made my time as a Ph D student an intellectually demanding and personally exciting experience. I have no words to thank my mom Mara del Socorro Ros for teaching me since a very young age that I could be an ything and everything I ever wished To my dad John Jairo Arboleda Sierra, the man with biggest heart I have ever met, I am grateful for his unconditional support regardless what I chose to do with my life. To my brothers Andrs and Alejandro and my sister Manuela, because their existence is the light of my darkest days. I dedicate this work to Sergio Jaramillo, my partner, my accomplice, and the person with whom I have had the most wonderful conversation for over ten years. His intelligence, humor, patien ce, generosity, and love made possible the transformation of a crazy project into this reality Now, in the words of my sensei:

PAGE 5

5 TABLE OF CONTENTS page ACKNOWLEDGMENTS ................................ ................................ ................................ ............... 4 ABSTRACT ................................ ................................ ................................ ................................ ..... 7 CHAPTER 1 INTRODUCCI"N: PARA ENTENDER EL POR QU ................................ ......................... 9 Reescribir la Historia ................................ ................................ ................................ .............. 13 Homotramas. Por qu Importan los Estudios lgtb? ................................ .............................. 15 Un Canon Impensable ................................ ................................ ................................ ............. 16 De Amrica Latina y Otras Ficciones ................................ ................................ .................... 19 2 HISTORIAS DE RESISTENCIA PAR A RESISTIR LA HISTORIA ................................ ... 21 Presentacin ................................ ................................ ................................ ............................ 21 De Sodoma a Cayo Puto. Terror Frente a la Diferencia y Otras Histerias Histricas de Latinoamrica ................................ ................................ ................................ ...................... 25 Odios Fundacionales: Consolidacin de las Naciones Latinoamericanas .............................. 37 Revolucin Mexicana y Primeras Dcadas del Siglo XX: Dandis, Petimetres, Invertidos y Uranistas ................................ ................................ ................................ ........................... 42 Segunda Mitad del Siglo XX: Revolucin Cubana y Nuevas Conspiraciones del Placer ...... 58 Revoluciones Estudiantiles y Feminismo: Vida y Muerte de las P u topas ........................... 61 ltimas Dcadas del Siglo XX: Abrir la Puerta de la Dignidad ................................ ............. 68 3 APROXIMACIONES TE"RICAS: SUBJETIVIDADES LGTB Y AUTOBIOGRAFA. PROBLEMAS DE GNERO ................................ .............................. 75 Presentacin: Poder, Resistencia y (el) Ser. Antes y Despus de Foucault ............................ 75 Identidad o Subjetividad? Semnticas del Yo ................................ ................................ ...... 80 El Yo Como Texto ................................ ................................ ................................ .................. 85 Auto bio grafa: El Yo en Teora ................................ ................................ ........................... 99 Del Yo Narrativo al Yo Discurso ................................ ................................ ......................... 101 De Mujeres y Otras Apariciones Autobiogrficas ................................ ................................ 108 Autobiografa y Perversin: Las Encrucijadas Textuales del Sujeto lgtb ............................ 115 blico ................................ ................................ .......... 117 Memoria y Subjetividades Queer ................................ ................................ ......................... 118 Queer pos Colectivos ................................ ................................ ................................ ............ 120 ................................ ................................ .................... 125 Conclusin: El Siguiente Paso, los Siguientes Captulos ................................ ..................... 127 4 ESTTICAS DEL DESEO SINIESTRO ................................ ................................ ............. 131 Las Voces Mltiples del Sujeto Radical ................................ ................................ ............... 131

PAGE 6

6 Narraciones del Yo lgtb en Latinoamrica: Estticas Contraculturales ............................... 134 Contextos Grotescos ................................ ................................ ................................ ............. 139 Salvador Novo, Elas Nandino, Paco Jamandreu, Gloria Anzalda y Reinaldo Arenas: Realismo Grotesco Para Desdomesticar la Percepcin ................................ ..................... 143 Elas Nandino. Construccin del Poeta Homosexual ................................ ........................... 144 Salvador Novo, Belleza Inslita: El Intelectual Feminizado ................................ ................ 149 Paco Jamandreu: El Circo, la Fama y la Vanidad ................................ ................................ 155 Gloria Anzalda: Polifona Radical ................................ ................................ ...................... 160 Reinaldo Arenas Subjetividad Hiperblica: El Yo por Accin y Exageracin .................. 167 Auto Textualidad lgtb y Resistencia: Para No Concluir ................................ ...................... 179 5 ESCRITURAS DEL YO LGTB, EXPRESIONES TICAS DE RESISTENCIA .............. 183 Etos lgtb: Creatividad, Diferencia, Comunidad ................................ ................................ .... 186 tica del Yo Textual lgtb ................................ ................................ ................................ ...... 189 Ilse Fusko va y Claudina Marek: Una vida y una autobiografa compartidas ....................... 194 Ilse Fuskova: Entre vistas y Activismo Potico ................................ ................................ ... 195 Claudina Marek: Un Canto a la Libertad ................................ ................................ .............. 200 ....................... 206 Diana Bellessi: Una Poeta, Todas las Mujeres ................................ ................................ ..... 21 6 Denilson Lopes: Afecto, Autorreferencialidad y Teora. Contra los Silencios que Matan .. 223 tica del Texto Autobiogrfico lgtb Como Discurso Subversivo ................................ ........ 229 6 CONCLUSION ................................ ................................ ................................ ..................... 231 Autobiografas lgtb, Afectos y Decolonizacin del Ser Latinoamericano ........................... 231 Irreverencias Estticas ................................ ................................ ................................ .......... 235 ................................ ................................ ............ 237 Subjetividades lgtb y Decolonizacin del Ser Latinoamericano ................................ .......... 242 LIST OF REFERENCES ................................ ................................ ................................ ............. 245 BIOGRAPHICAL SKETCH ................................ ................................ ................................ ....... 264

PAGE 7

7 Abstract of Dissertation Presented to the Graduate School of the University of Florida in Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy HOMOTRAMAS: ACTOS DE RESISTENCIA, ACTOS DE AMOR CO NSTRUCCI"N DE SUBJETIVIDADES LG T B EN NARRACIONES DEL YO LATINOAMERICANAS By Paola Arboleda Ros D e c e m b e r 2013 Chair: Efran Barradas Major: Romance Languages Ten authors, six nationalities and nine autobiographies, or as we prefer to call them, the ways in which lgtb identities have been constructed in Latin America ( including its geographical and imaginary border with the U.S. ) but above all, how queer su bjectivities have been textually self represented. Elas Nandino, Salvador Novo, Paco Jamandreu, Ilse Fuskova, Gloria Anzalda, Reinaldo Arenas, Diana Bellessi, Claudin a Marek, Carlos Snchez Soto Denilson Lopes and their dissident subjectivities are the protagonists of an attempt for understanding and theorizing the ways in which these authors and activists use literature, particularly first person narratives, as a fundamental tool in the consolidation of their lesbian, homo, inter, and/or bisexual self. We would argue that in these texts the authors appropriate patriarchal homophobic discourses in order to create new ones with multiple functions: re write official history, resist marginalization, but even most importantly, respond to an ethical interpella tion: helping others who are just starting to recognize their not heteronormative selves.

PAGE 8

8 From their subaltern position these texts display a particular aesthetic and an ethic performance of the acts of writing and being, motivated and expressed through affects, specifically the search and longing for love (which differs from generalized ideas that link dissident sexualities with promiscuity and sexual excess as their main characteristics and vital concerns). The authors included in this study assume the open expression of their sexuality as well as its self referential narration as a survival mechanism, resistance strategy and as an ethical commitment established first with themselves and then with other subjects who face the same conflicts. Finally, in a political perspective, our authors confront the Latin American and/or borderlands societies in which they live and where their lives, and their narration become triggers for democratic change, social justice and, most importantly, for the decolonization of the self.

PAGE 9

9 CHAPTER 1 INTRODUCCI"N: PARA ENTENDER EL POR QU El mundo nada puede contra un hombre que canta en la miseria Ernesto Sbato La Resistencia D iez autores, seis 1 componen el tejido fundamental seleccionado como punto de partida para el estudio de las formas como se han construido y, sobre todo, como se han auto representado literariamente identidades lgtb 2 en Amric a Lat ina. Elas Nandino (Mxico 1900 1993), Salvador Novo (Mxico 1904 1974), Paco Jamandreu ( Argentina 1925 1975), Ilse Fuskova (Argentina 1929), Gloria Anzalda ( Mxico/U.S. 1942 2004), Reinaldo Arenas (Cuba 1943 1990), Diana Bellessi (Argentina 1946), Claudi na Marek (Argentina 1947), Carlos Snchez Soto (Chile 1957), Deni lson Lopes (Brasil 1966) y sus subjetividades disidentes transformadas en textos son los protagonistas de un intento de teorizacin que busca entender las formas cmo algunos autores y activi stas usan la literatura, particularmente las narraciones en primera persona, como herramienta (fundamental para muchos) en la consolidacin de su ser lsbico, homo, inter y/o bi sexual 3 En estos textos los autores se apropian del discurso patriarcal 1 La mayora de los textos que estudiamos no son autobiografas convencionales. Aunque en el prximo captulo estudiaremos con detenimiento su lugar en cuanto a gnero literario, podemos anotar preliminarmente que estas no son narrativas que necesariamente siguen el modelo autor=protagonista=narrador. Al contrario, su carcter es hbrido, se encuentran en los lmites de las memorias, los diarios, la entrevista y la confesin. En algunos casos, otros interlocutores aparecen como entrevistadores o transcriben lo que el autor narra. Aunque el yo predomina en narrativas. 2 En un esfuerzo por disminuir las repeticiones e incluir el mayor rango de opciones identitarias al nombrar sexualidades fuera de norma (homosexuales, lesbianas, bisexuales, travestis, transgnero, transexuales, intersexuales, asexuales, etc.), se usarn las iniciales lgtb (lesbi/gay/trans/bisexual). No se sugiere que se trate de un colec tivo unificado, o con las mismas problemticas, objetivos o preocupaciones. 3 El trabajo con identidades diferentes a la propia exige del investigador que no puede hablar en primera persona clarificar su posicionamiento. Me aproximo a los estudios lgtb des de una hetero flexibilidad que valora y admira a quienes viven identidades genrico sexuales fuera de norma. Declaro entonces una heterosexualidad maleable.

PAGE 10

10 (hom fobo) para crear uno propio con mltiples funciones: re escriben la historia oficial, resisten la persistente marginalizacin establecida en contra de expresiones sexuales y/o genricas 4 no convencionales y presentan un profundo inters en el conocimiento del yo (incluso si se trata de un yo provisional y fragmentado). Desde su posicin subalterna estos discursos contienen una propuesta tica, impulsada y expresada, en casi todos los casos, por los afectos, particularmente por la bsqueda del amor (a difer encia de lo que se anota generalmente con relacin a los homosexuales y la frecuencia y variedad de los encuentros sexuales como su mayor inters). Nuestros autores asumen, tanto la expresin abierta de la disidencia sexual, como la escritura autobiogrfic a, como compromisos ticos que establecen, en primera instancia, consigo mismos, despus con otros sujetos que viven los mismos conflictos, y, finalmente, de manera poltica, de cara a las sociedades latinoamericanas en las que viven y en las que intentan cristiana monotesta, monogmica Un ao sin amor. Diario del sida (2004) son propia sexualidad, como con verg en Gorodischer ) Nuestros autores deciden, de manera consciente, enfrentarse a los imaginarios Creo, como mujer hispanoamericana residente en los Estados Unidos, identificarme con las luchas de minoras sexuales y raciales, sin embargo, no pretendo tomar la voz de sujetos lgtb ni insinuar que soy una experta en lo que implica ser disidente. Por eso, ms que en observaciones o en opiniones personales, los argumentos de este trabajo estn justifica dos y sustentados por datos que pueden corroborrarse en los textos que se estudian y en las fuentes tericas que se citan. 4 Desde los aos ochenta, tericas y tericos, especialmente feministas, que se dedican al estudio de las sexo y gnero. El primero habla de componentes anatmicos, vagina/pene, que poseen los seres humanos y determinan si el sujeto es identificado biolgica (y social mente) como hembra o macho. El gnero, designa comportamientos y caractersticas que (supuestamente) corresponden a cada uno de los dos sexos reconocidos, a las que debemos ajustar nuestras expresiones identitarias (debilidad femenina, vs. fortaleza mascul ina).

PAGE 11

11 culturales de pueblos machistas, mojigatos y aterrorizados por cualquier forma de sexualidad que Qu tienen entonces en comn los textos seleccionados, adems de la disidencia sexual de sus autores protagonistas narradores? Qu caractersticas permiten agruparlos para este estudio? Cada una de estas autobiografas fue escrita co n un mismo objetivo: documentar el proceso de descubrimiento, aceptacin y revelacin de la propia identidad, la forma cmo sus implicara, silencio, vida en sole dad, marginalizacin, sealamiento o ser objeto de burlas o, peor an, vctimas de violencia y persecucin (civil y oficial). Estas narraciones coinciden en presentar aproximaciones al etos 5 homosexual de sus autores; es decir, revelan los procesos indiv iduales ms ntimos de construccin identitaria, y, lo hacen con objetivos que expresan claramente. El ms comn es ayudar a otros en situaciones similares, a todos aquellos que no se atreven a reconocer o a expresar su ser no heterosexual. As lo asegura el autor de una de las pocas investigaciones sobre homosexualidad y autobiografa en el contexto latinoamericano; Robert Ellis afirma que para las lesbianas y para los hombres s de narrar sus propias historias, Ellis confirma la importancia de leer who have endured in spite of terrible odds and in the most difficult situations. Reading with such writers is, as it were, reading against a death sent Como ejemplo podemos citar a varios de los escritores que estudiamos: En Lo propio y lo ajeno Diana Bellessi presenta el perfil de una lo escrito donde quiz 5 Entendemos el concepto de etos

PAGE 12

12 muchas lesbian as, a la par de otros seres humanos de diferente filiacin pueda n, por un instante, (40). Bellessi aade: Hablamos, por supuesto, slo de un modelo mvil de autora po sible, usando el arsenal de la autobiografa, que ya sabemos es una ficcin, o un tropo retrico del lenguaje que habla de un yo imposible. Lo escrito, entre tanto, es mesa, lecho y potrero, ampar o y laboratorio del futuro que ojal viva ms ti empo que la precaria y puntual construccin de la autora (40). Por su parte, el poeta y mdico mexicano Elas Nandino asegura que, tanto en Juntando mis pasos como en la biografa desautorizada Una vida no/velada (1986) 6 de mi vida ntima, con el propsito en particular de evitar que con represiones, humillaciones y de otras minor as sexuales) y el deseo de expresarse activamente en busca de igualdad social son, en la mayora de nuestros autores, fruto de un proceso conectado con la realidad social que vivieron en sus naciones donde muchos fueron censurados, algunos fueron perseguid os y en un par de casos excepcionales se toler su disidencia. Como estrategia narrativa, las historias se centran con especial inters en las emociones y en los procesos afectivos que se originan durante los procesos de afirmacin de subjetividades lgtb. Todos los relatos dan una importancia trascendental a la descripcin de las relaciones familiares, de amistad, sociales (oficios, religin), a los retos que su ser disidente pone en cada una de esas relaciones y al proceso mismo de escritura. 6 Una vida no/velada (Grijalbo, 1986; Ocano, 2000) publicacin del periodista mexicano Enrique Aguilar. Es la recopilacin de una serie de entrevistas personales hechas por Aguilar a Elas Nandino a partir de 1979. Nandino retir su apoyo al libro de Aguilar (aunque nunca neg que lo que se narra en el texto fuera falso), y denunci , adems del poco valor literario del texto, el abuso de confianza del autor que, supuestamente, se apoder de cartas, manuscritos y fotos privadas del poeta. Nandino escribi su propia versin de los acontecimientos ms relevantes de su vida en Juntando mis pasos (2000), que se public despus de su muerte. Esta vez, casi ciego y sordo, cont con la ayuda del poeta Enrique Lpez Navarro, como secretario transcriptor.

PAGE 13

13 Reescribir l a H istoria El segundo gran objetivo de este trabajo es demostrar que a travs de estas narraciones del yo es posible reconocer un espacio social (ms relevante de lo que generalmente se asume) para est o s sujeto s, a pesar de que su presencia haya sido negad a de manera sistemtica por la historiografa oficial. Al construir sus identidades 7 en las fisuras del orden simblico, lesbianas y homosexuales latinoamericanos consiguen un lugar en el invento patriarcal que conocemos como Se trata entonces d (Lopes 190), y de reconocer su papel (a pesar de su marginalidad) en la arquitectura de la nacin, n o solamente como la s contraparte s frente a quienes la heteronormatividad edifica sus fronteras, sino, como actores, no completamente silenciados, que luchan por recobrar su voz y que reclaman su agencia de muchas formas (creativas, polticas, afectivas, ntimas), como, por ejemplo, a travs de la construc cin de sujetos ( yoes ) discursivos Sin embargo, en vez de legitimar las estrategias y los sistemas de exclusin de naciones patriarcales, la sola auto enunciacin de los sujetos lgtb cuestiona, reta y pone en duda la vas heteronormativas dominantes (correlacin entre rganos sexuales e identidad de gnero) y de la forma arbitraria en que, en diferentes momentos histricos, ciertos sujetos o grupos son escogidos como el negativo frente al que hay que diferenciarse para pertenecer al gran conglomerado de los que actan correctamente. 7 Si consideramos entonces que el concepto de identidad viene de y busca enlazar lo idn tico al crear estas comunidades imaginarias de las que habla Benedict Anderson se corre el riesgo de proponer simultneamente sistemas de exclusin Por eso hacemos nfasis en el carcter fragmentario, fluido y temporal de las figuraciones de identidad ( como lo hacen nuestros autores).

PAGE 14

14 El espacio temporal que abarca la vida de estos autores comprende todo el siglo veinte. A travs de sus recorridos vitales es posible re escribir algunos de los sucesos que han marcado la h istoria latinoamericana, desde los estragos y las consecuencias de la Revolucin Mexicana vividos y relatados por Elas Nandino y Salvador Novo, pasando por la Revolucin Cubana narrada por Reinaldo Arenas, hasta la persecucin de las dictaduras del Cono S ur a intelectuales, artistas, homosexuales y lesbianas. La historia de la lucha de la izquierda latinoamericana se cuenta desde la perspectiva lesbiana en la autobiografa de las activistas argentinas Ilse Fuskova, Silvina Marek y desde la experiencia homo sexual del ex militante chileno Carlos Snchez. Los intentos de silenciamiento de los disidentes sexuales latinoamericanos son innumerables y same stories of exclusion, discrimination, harassment, arbitrary detentions, tortures, and murders are reprodu ced far and wide throughout y Viturro 267). Sin embargo, con estrategias diversas, los movimientos lgtb empren dieron sus batallas del lado de grupos polticos de izquierda, feministas, campesinos e indgenas. Comprobaremos tambin l a relacin de esta lucha con la literatura y cmo las desafan lo s poderes hegemnicos que en diferentes momentos de la historia han intentado silenciar a quienes son diferentes, o a quienes son poseedores de un don, un poder, una habilidad o un conocimiento que la mayora ignora y que, por eso, causa temor. Esta es otr a idea clave de la investigacin. Nuestros autores invitan a sus lectores a romper con el miedo a saber, el miedo a conocer Sus relatos s on historias de supervivencia marginal, de resistencia y creatividad, de rechazo social y de auto aceptacin, de la i mportancia del otro; historias de lucha, de miedo, pero sobre todo historias de amor. Antes de comenzar el estudio en profundidad acerca de esas

PAGE 15

15 estrategias ubicaremos (en el primer captulo) a nuestras escritoras y escritores en el marco histrico de la lucha desarrollada por homosexuales y lesbianas, y, ms adelante, por los grupos lgtb en Amrica Latina. Homotramas. Por qu I mportan los E studios lgtb? Mientras redactaba el primer captulo de esta disertacin, en 2010, cinco adolescentes norteamericanos se quitaron la vida en menos de un mes 8 El motivo compartido fue el acoso que sufrieron por ser o parecer homosexuales. Fenmenos similares se presentan a diario en ciudades y pueblos latinoamericanos, aunque tal vez sin menc in alguna en los medios de comunicacin. En Mxico, por ejemplo, segn la Comisin Ciudadana de Crmenes de Odio por Homofobia, fueron asesinados 213 homosexuales en el perodo 1995 2000; se cree, sin embargo, que el nmero real debe ser tres veces ms al to. En Brasil, de acuerdo con los registros del Grupo Gay da Baha, se documentaron 1960 asesinatos en el perodo 1980 2000, 69% de gays, 29% de travests y 2% de lesbianas, lo que da un promedio de un homicidio cada dos das. Segn el investigador brasile y relativos, no cabe duda que es en Amrica Latina y el Caribe donde ocurre el mayor nmero de Homofobia ) 9 Estos individuos que desaparecieron ( por su propia voluntad o por la violencia directa de otros), y sus experiencias de vida y de muerte (sobre todo el impacto de la ltima) enfatizan la importancia de que se conozcan, circulen, y se comenten, las historias de vida de autores y 8 Tyler Clementi 18 salt del Washinton Bridge el 22 de septiembre; Seth Walsh de Tehachapi California, 13 aos, se ahorc en el patio de su casa el 29 de septiembre; Asher Brown de Texas 13 aos, se dispar en la cabeza e l 23 de septiembre; Billy Lucas 15 aos, de Greensburg, Indiana, se ahorc el 9 de septiembre; Raimond Chase 19 aos de Johnson & Whales University, se ahorc el 29 de septiembre en el dormitorio de su universidad en Providence, Rhode Island. 9 http://www.censida.salud.gob.mx/descargas/drhumanos/luizmott.pdf

PAGE 16

16 personajes lgt b, como los que se incluyen en este trabajo: historias personales, en las que, por primera vez, en muchos casos, se muestran las pequeas batallas cotidianas, las derrotas del da a para denominar a las narrativas del yo disidente sexual genrico. Ms que crear guetos literarios, amos, contextualizar la representacin de las experiencias evocadas y dar a sus autores un lugar en la historia, para, finalmente, demostrar que la escritura autobiogrfica en Amrica Latina se ha usado como herramienta de resistencia a la heter o normativid ad. Si bien compartimos la idea de que ni las relaciones sexuales de los autores, ni sus expresiones genricas determinan necesariamente un estilo o una esttica particulares, demostraremos que, al mismo tiempo, es posible detectar experiencias, preocupaci ones, y tem as recurrentes en textos como lo s que conforman este trabajo. Un C anon I mpensable Todas las narraciones del yo lgtb que se encontraron durante el proceso de investigacin previo a este trabajo fueron publicadas a partir de mil novecientos noven ta. Algunas, sin embargo, fueron escritas en dcadas anteriores, como las de Salvador Novo (termin de escribirla alrededor de 1945) y la de Elas Nandino que se public pstumamente, como respuesta directa del autor a la biografa no autorizada editada po r el periodista Enrique Aguilar. El elemento cronolgico con relacin a la publicacin podra considerarse quiz como la caracterstica bajo la cual puede agruparse a un grupo de narradores, con nacionalidades, historias y expresiones de identidad que son, por decir lo menos, profusas; estos autores

PAGE 17

17 presentan entonces una serie de textos con caractersticas formales, estilsticas y narrativas considerablemente diferentes 10 Usualmente se propone un canon que agrupa a un nmero determinado de autores de acuerdo a semejanzas notables (gnero, periodos histricos, estilo narrativo, etc.). En el caso de los relatos del yo que presentamos en esta investigacin, el objetivo es opuesto o, por lo menos, diferente. Aunque se tienen en cuenta algunos de los aspec tos comunes que comparten nuestras autobiografas, quiz lo ms importante sea identificar y hacer nfasis en sus diferencias. Establecer esas particularidades permite reconocer y respetar la especificidad de cada experiencia, que se da, aunque suene parad Queremos entonces reconocer la mayor cantidad de matices que sea posible, en cuanto a las formas de representar y de vivir la homosexualidad en Amrica Latina. Aunque en el siguiente captulo se presentar una explicacin terica detallada acerca de la importante discusin acadmica que se ha presentado durante las dcadas posteriores a la proclamacin del famoso pacto autobiogrfico por parte del crtico belga Paul de Man (1919 1983), los textos selecciona dos para este trabajo cumplen con los requisitos de este pacto. Son obras en las que el autor, el narrador y el protagonista, parecen ser una misma persona. Ms adelante se discutirn, por supuesto, las implicaciones de esta valiente o descabellada ilusin de unidad del sujeto que escribe, con el que vivi, el que recuerda y finalmente, el producto de un proceso de construccin discursivo y semntico. A continuacin presentamos brevemente las narraciones del yo que hacen parte de esta investigacin. Inclui mos las memorias de tres autores ampliamente conocidos y estudiados: Juntando mis pasos (2000) de Elas Nandino, La estatua de sal (1998) de Salvador Novo, y 10 Estudiaremos estas caractersticas con detenimiento en una seccin posterior de la investigacin.

PAGE 18

18 Antes que anochezca (1991) de Reinaldo Arenas. Analizamos tambin los relatos autobiogrficos de tres activistas en conversacin con entrevistadores que facilitan el fluir de sus relatos. Se trata de Amor de mujeres. El lesbianismo en Argentina hoy (1994) de Ilse Fuskova y C laudina Marek y Ser o estar gay de Carlos Snchez Soto (2005). Tambin hacen parte del trabajo los ensayos acadmicos autobiogrficos de Denlson Lopes O homem que amava rapazes e outros ensaios (2002) y Borderlands/La Frontera: The New Mestiza (1987) de l a reconocida terica chicana Gloria Anzalda. Igualmente examinamos la prosa potico autobiogrfica de una mujer bastante reconocida en el medio cultural argentino y latinoamericano Diana Bellessi Lo propio y lo ajeno (1996). Tambin de ese pas, estudiamo s La cabeza contra el suelo (1975) las memorias de Paco Jamandreu un conflictivo personaje que fue el modisto de la icnica Eva Pern y uno de los pocos homosexuales visibl es y respetados en su momento. Aunque podramos incluir obras importantsimas de otr os escritores lgtb latinoamericanos sobre los que no tenemos, al menos no todava, evidencias concretas de su homosexualidad (los diarios de Gabriela Mistral, Teresa de la Parra, Xavier Villaurrutia o de Alejandra Pizarnik, por ejemplo), la condicin funda mental que se busc en las obras que se estudian en este trabajo, es que la autora o el autor del relato presentaran su escrito como el resultado de un proceso voluntario y consciente de autorreflexin. En otras palabras, todos nuestros autores decidieron narrar momentos decisivos de sus vidas, o segmentos de ella, en donde hablan directamente de sus preferencias sexuales. Partimos de la premisa de que la iniciativa de salir del clset debe surgir desde el individuo que se nombra a s mismo como sujeto lg tb. Reconocemos que estas identidades no son estticas (como lo propuso Kinsey 11 y lo retoman tericos como Foucault, Butler y tantos 11 Comportamiento sexual del hombre (1948) y Comportamiento sexual de la mujer (1953) del bilogo Alfred Kinsey y otros investigadores norteamericanos. El informe propone por primera vez una escala que ilustra la variacin de las conductass sexuales en siete grados que iran desde completamente heterosexual hasta completamentamente

PAGE 19

19 otros despus de ellos) y, no es nuestro inters exponer la sexualidad de quienes deciden mantenerla en privado. Todos y c ada uno de nuestros autores han reconocido en sus autobiografas, entrevistas y otros medios su disidencia sexual. De Amrica Latina y O tras F icciones Nuestros autores se inscriben en el espacio geo poltico denominado Amrica Latina. Sin embargo, esperamos que este estudio no contribuya a la reificacin de una zona de colonizacin epistemolgica ratificando divisiones establecidas bajo los parmetros determinados por los (neo)colonizadores. Con este propsito incluimos la experiencia de una mujer chicana, Gloria Anzalda, a pesar de que naci en los Estados Unidos. No podemos negar la importancia de la produccin terica, crtica o literaria de los autores latinos en un pas que cuenta con ms de cuarenta mill ones de hispanohablantes. Justamente con relacin al uso de los trminos Latinoamrica, Amrica Latina y/o Hispanoamrica, coincidimos con el profesor argentino Walter Mignolo cuando asegura que no es posible hablar de una sola experiencia, y, mucho menos, homogeneizar el territorio, ni afirmar que los ejemplos que se citan en este trabajo pueden hablar de o representar la experiencia de todos los sujetos lgtb que viven o vivieron en todos y cada uno de los pases de Amrica Latina. Al contrario, quisiramo s demostrar que estas identidades desdibujan las ideas incluimos textos que representan realidades desde Mxico, hasta Cuba, Argentina, Chile, Brasil y homosexual, reconociendo puntos intermedios de bisexualidad y reconociendo la posibilidad de individuos asexuales. El informe revel que la masturbacin, las conductas homoerticas (aunque ocurrieran un par de veces en las vidas de los encuestados) y el in icio temprano de la exploracin sexual, eran mucho ms recurrentes de lo que se pensaba hasta entonces, tanto en hombres como en mujeres.

PAGE 20

20 la comunidad ch icana del sur oeste he same stories of exclusion, discrimination, harassment, arbitrary detentions, tortures, and murders are Los sucesos q ue se presentan en cada uno de sus pases, resuenan y tienen ecos importantsimos en los dems. Comparten historia pasada y presente. Las particularidades de estos ejemplos de subjetividad y de resistencia son un aporte para trazar nuevos mapas epistemol gicos y re definir lo que significa ser latinoamericano.

PAGE 21

21 CHAPTER 2 HISTORIAS DE RESISTENCIA PARA RESISTIR LA HISTORIA History should be honest 1 Jerry Brown Presentacin La mayora de los textos historiogrficos sobre la consolidacin y el desarrollo de las naciones latinoamericanas restan valor o, simplemente, evitan reconocer la presencia de individuos con identidades genricas o sexuales fuera de norma (Kaminsky 884; Lo pes 190; Llamas y Vidarte 5; Smith y Bergman 1; Sierra 7; Foster 3; Sebreli 275). La supuesta inexistencia de personajes no heterosexuales en las historias nacionales de los pases (Monsivis Lo marginal 35). Esta exclusin de los textos, y de los discursos oficiales, ha demostrado tener consecuencias negativas, tanto para la salud mental de quienes han sido anulados histricamente, como para el bienestar de las sociedades que se han esforzado en negar sus contribuciones. A propsito de la perversin que se espera de los homosexuales el escritor y crtico desde fuera del homosexual, se demandan el odio d quienes habitan en sus mrgenes, la sociedad les exige ese acatamiento perverso de la norma que Lo ma rginal 41 42). Al calificrseles como raras, dementes o pervertidas, muchas personas no heterosexuales desarrollan un profundo sentimiento de vergenza de la propia identidad. En uno de los ejemplos guerra declarada contra el nio 1 http://www.syrac use.com/news/index.ssf/2011/07/california_gov_jerry_brown_sig.html

PAGE 22

22 Iconos ) el socilogo Giancarlo Cornejo declara: mucho tiempo. Siento vergenza de no ser heterosexual, de no ser el hijo que mi padre hubiera querido, de mi fealdad, de no tenerla grande, de no ser buen amante, de mi feminidad, de mi 90). Este auto Los gays 145) fomentados por los sistemas de poder que niegan (an lo hacen en mayor o menor grado) la legitimidad de identidades sexuales y/o genricas fuera de norma, como la de Cornejo, Monsivis (quien a pesar de ser gay public en 1966 una autobiografa en la que no hace mencin alguna sobre su sexualidad) y las de los autores que estudiamos en este trabajo. raria de la historia es una de las razones que explica entonces, por qu no se ha alcanzado efectiva igualdad de derechos civiles para derechos civiles y humanos cent uplica la sensacin de inexistencia. No somos nada, salvo Los gays 154). La pregunta que debemos hacernos en este contexto es entonces, cmo exigir derechos si se es un remanente del margen, si no se Si la memoria colectiva se manipula para proscribir las expresiones de las identidades no heterosexuales, al mismo tiempo, las personas que se identifican como lgtb hacen uso de sus recuerdos individua les y de novedosas estrategias de resistencia que les permiten insertarse, en muchos casos de manera exitosa, dentro del entramado social. Aunque no se hayan reconocido justamente en los textos historiogrficos, durante todo el desarrollo latinoamericano han existido

PAGE 23

23 personajes extraordinariamente valientes que reaccionaron y reaccionan en defensa de su identidad, que contestan, y se oponen, a las formas diversas que adquiere la violencia (simblic a 2 voces de los autores (artistas y activistas) que hemos escogido para este estudio, y la representacin de las vidas que describen en sus relatos autobiogrficos, constituyen, precisamente, formas de resistencia 3 frente a organizaciones, personas y discurso s que intentaron convencer a sus protagonistas de que sus identidades y sus formas expresin genrica y/o sexual, no eran genuinas, vlidas, o si quiera, posibles. Reconstruyendo discursivamente sus historias personales las autoras y los autores que estu diamos rescriben, adems, las historias nacionales latinoamericanas y se implantan a s mismos en el entramado histrico oficial que quiso deshacer su presencia. De este modo convierten su yo, su identidad misma, en instrumento de resistencia. David Halper in, uno de los tericos norteamericanos ms importantes en el campo de los estudios de gnero y sexualidad, propone entender las identidades positividad sino como una posicin, no como una cosa sino como u (Halperin D. M. Introduction 89). En estas autobiografas, nuestros autores reclaman el derecho a una identidad, a un espacio literario y a un lugar en la nacin, aunque se trate de 2 la violenta explcita, es imperceptible, pero legtima. De ah que solamente se identifique al producirse un enfrentamiento de clases (173). 3 La voluntad 116). La resistencia no se presenta necesariamente como oposicin binaria, diametralmente opuesta al poder. La entendemos en un sentido ms amplio, como espacios de interaccin, que se deben al poder, es decir, estn siempre en contacto con expresiones de poder tt 2) como anota James Scott en su libro Los dominados y el arte de la resistencia En el prximo captulo veremos las reacciones que se dan entre el poder y las formas de resistencia (paso del discurso oculto al discurso pblico), y discutiremos otros co nceptos tericos fundamentales que apoyaran la lectura de las obras seleccionadas.

PAGE 24

24 espacios patriarcales, en medio de naciones imaginadas (construcciones distpicas) que ellas y ellos, con su sola existencia, amenazan con desestabilizar. El recorrido cronolgico de todo el siglo veinte y los primeros aos del veintiuno, acotado por estas narraciones del yo, expone, adems, trans formaciones significativas en la forma de concebirse a s mismo como lesbiana o como homosexual. Veremos el avance del siglo veinte a partir del nacimiento de nuestros autores ms viejos, Elas Nandino (1900) y Salvador Novo (1904), quienes crecieron en me dio de la Revolucin Mexicana, e internalizaron las reglas impuestas por el machismo estructural de las instituciones de su poca (sentimientos de culpa, homosexualidad como enfermedad y como delito). Entraremos, a mediados del siglo XX, en las experienci as de lucha en contra de regmenes represivos: en Cuba con el relato de Reinaldo Arenas; en Argentina con la narracin de Ilse Fuskova, Claudina Marek y Diana Bellesi; y en Chile, gracias a las experiencias de Carlos Snchez Soto. Nuestros autores revelan, de este modo, varios espacios de lucha: ideolgica, poltica d esde las izquierdas movilizadas como en el caso de Snchez; acadmica con Denilson Lopes, y quiz ms importante, individual: desde su ejercicio potico, artstico y desde la escritura autobio grfica. Advertiremos entonces cmo los al mismo tiempo, fueron impulsados durante todo el siglo veinte por artistas, escritores y activistas. Antes de aden trarnos de lleno en el siglo XX y en el estudio de estas narraciones del yo como escrituras de resistencia (en el sentido foucaultiano 4 ), y antes de revelar su conexin con 4 la posibilidad de cambiar la situacin, que tal posibilidad siempre existe. No podemos colocarnos al margen de la situacin, y en ninguna parte estamos libres de toda relacin de poder. Pero siempre podemos transformar la situacin. La resistencia se da e n primer lugar, y contina siendo superior a todas las fuerzas del proceso; bajo su efecto obliga a cambiar las relaciones de poder. palabra clave (Foucau 422).

PAGE 25

25 los movimientos sociales que fueron inspirados por dichos testimonios, es imprescin dible precede a nuestros autores (s. XV s. XIX). Una mirada a lo que se intenta pasar por alto, expone, al mismo tiempo, la forma como se moldean las ideologas 5 en las sociedades latinoamericanas. De Sodoma a Cayo Puto. Terror F rente a la D iferencia y O tras H isterias H istricas de Latinoamrica Histeria: (Del fr. hystrie, y este del gr. matriz, vscera de la pelvis).1. f. Med. Enfermedad nerviosa, crnica, ms frecuente en la mujer que en el hombre, caracterizada por gran variedad de sntomas, principalmente funcionales, y a veces p or ataques convulsivos. 2. f. Estado pasajero de excitacin nerviosa producido a consecuenc ia de una situacin anmala.~ colec tiva. 1. f. Comportamiento irracional de un grupo o multit ud producto de una excitacin Diccionario de la Real Academia Espa ola. Vigsima segunda edicin sociedad latinoamericana. Se trata mejor de provocar (a travs del juego de palabras) y de criticar, de manera profunda, la relacin que se ha establecido entre l artefactos y/o como fi cciones verbales, cuyos contenidos son tan inventados como encontrados (investigados) y cuya forma tiene ms en comn con los registros literarios que con las ciencias duras (The Historical Text as Literary Artifact 1978). os situaciones concretas: en primer lugar, se refiere al miedo colectivo e irracional (es un temor que carece de fundamento real) frente a personas que eligen una sexualidad o un estilo de vida no hetero hace evide nte, a diario, en la violencia de la que todava son vctimas muchas de las personas que 5 Entendemos el concepto de ideologa en el sentido propuesto por el Louis Althusser (1918 system (with its own logic and rigor) of representations (images, myths, ideas or concepts, depending on th e case)

PAGE 26

26 se autoidentifican como homosexuales, lesbianas, bisexuales, transgnero, transexuales, o que han asumido para s, cualquier forma de identi dad no heterosexual (o que simplemente parecen queer ). En este orden de ideas Antonio Marquet asegura que adems de ser vctimas de agresiones injustificadas, cuando delinquen, los castigos se duplican en el caso de los sujetos toriza la mano de hierro, enciende el dedo relacin con los esfuerzos institucionales (sistema educativo, iglesia, gobiernos) para invisibilizar la participac in de sujetos lgtb en el devenir latinoamericano, negando, en consecuencia, relevancia poltica a la orientacin sexual de personajes claves en el acontecer histrico de sus pueblos 6 Patricio Bravomalo, uno de los principales activistas lgtb ecuatorianos explica con El matrimonio, la familia, la calle, la cama, la clnica, el manicomio, todo a travs de un discurso, donde la homosexualidad o cualquier comportamiento fuera de la heterosexualidad y la reproduccin fomentar el descontrol y el caos y se convertir por lo tanto en ( 22). El cambio en el status quo patriarcal. Un recorrido (aunque sea limitado) por los albores de la historia latinoamericana, en que condicionaron la forma en que estas naciones, y sus ciudadanos determ inaron las formas correctas de la masculinidad y la feminidad, y en consecuencia, establecieron maneras de 6 Paisajes despu s de la batalla political and collective. Or rather, what is most terrifying is that sexuality can be poli ticized and collectivized in a

PAGE 27

27 relacionarse (o de no relacionarse) con quienes se desviaran de dicha prescripcin de normatividad genrica, en otras palabras, las personas y los as untos lgtb. Por ejemplo, poco se habla, en los textos de historia precolombina, acerca del rol fundamental que los sujetos hermafroditas posean en algunas culturas indgenas o de la conexin divina que ciertas prcticas homosexuales tenan para la lite e spiritual de etnias, como los mexicas, uno de los grupos ms poderosos de Mesoamrica (cuyo nombre se occidentaliz como aztecas). Cronistas de Indias como Bernal Daz del Castillo, Fray Bernardino de Sahagn y Bartolom de las Casas, relataron en sus cr c huessler 10). En su Historia general de las cosas de La Nueva Espaa, el misionero franciscano Bernardino de Sahagn (1499 1 digno de quien hagan burla y se ran las gentes. Y el hedor y la fealdad de su pecado nefando no se puede sufrir por el asco que da a los hombres. En todo se muestra mujeril o afemina do, en el Si bien las relaciones sexuales entre individuos del mismo sexo no eran frecuentes entre l castiga ban con ejecucin), los sacerdotes y los altos guas espirituales s podan permitirse amplias libertades sexuales sin temor a sanciones; su relacin directa con los dioses los exima de censuras (Meja 43). Con relacin a los incas Michael J. Horswell demue stra que los castigos impuestos a los sodomitas que describe el Inca Garcilaso de la Vega (1539 1616) en los Comentarios Reales (1609), se asemejan mucho ms a las prcticas penales de l os espaoles que a las de dicho grupo indgena. Horswell opina que las reivindicar a los incas como los civilizadores que limpiaron los Andes de pecados como la

PAGE 28

28 sexuali dad no normativa, en respuesta al discurso colonial que representaba a los andinos como dbiles, afeminados y degenerados o, en el caso de los incas, como tiranos que abusaban de otros Sin embargo, como lo demuestran las narraciones de los historiadores indgenas Guamn Poma de Ayala (1535 1616 aproximadamente) Nueva crnica y buen gobierno (1600 1615), Santa Cruz Pachacuti Yupanqui, Blas Valera (1545 1597) y las leyes del Inca Roca (co mentadas por Garcilaso), ni la legislacin, ni los preceptos morales de los incas, parecen contener condenas ni oposiciones y Blas Valera informan sobre cmo en C usco, el seno de los incas, los sujetos del tercer gnero fueron respetados y hasta celebrados, pero no castigados" (Horswell 92). Igual que en la cultura inca, ms all de la aceptacin, las conductas erticas no heterosexuales se respetaron y celebraron en algunas culturas indgenas americanas durante miles de aos. Segn investigadores como Luiz Mott y Joao Silverio Trevi san, las relaciones homoerticas en etnias nativas como los tupinambs en el Brasil eran tremendamente frecuentes, tanto, que para des ignar a quienes las practicaban existan nombres precisos: t iviras ( tibir en lengua tupi y acoaimbeguiras para las mujeres (Mott Etno historia 130; Trevisan 65) Esa aprobacin de la homo sexualidad (especialmente de la masculina) se vive todava en culturas indgenas latinoamericanas en la cultura zapoteca que permita los intercambios erticos con personas del mismo sexo y valoraba a los hombres afeminados o mampos los oaxaqueos y su flexibilidad sexual, son todava, un fenmeno

PAGE 29

29 extraordinario. Desafortunadamente, modelos como el de lo s zapotecas y los tupinambs, se repiten con escasa frecuencia. Los cronistas (cuyas observaciones sobre homosexualidad fueron recuperadas siglos despus por pioneros modernos del estudio de temas lgtb como Salvador Novo, Las locas, el sexo y los burdeles 1979 ) describieron con detalle cmo, por ejemplo los mexicas, castigaban implacablemente a quienes acusaban de tener relaciones sexuales con homosexuals to evisceration (S c huessler 10). La dualidad de los mexicas (permisividad para los sacerdotes, castigos severos demuestran una vez ms, el alcance de la construccin social de las normas que reglamentan la valoracin de las conductas sexuales en un grupo humano determinado. De otro lado, si la importancia de las relaciones entre varones homosexuales permanece fundamentalmente encubierta, los testimonios, y el reconocimiento histrico de la presenc ia y de la notoriedad de las prcticas homoerticas femeninas, en algunas comunidades nativas de Amrica, es un tema todava menos explorado. En 1551 el jesuita Pero Correia r egistr, entre otros ejemplos de lesbianismo en sociedades precolombinas nas armas como em todas as outras coisas seguem of cio de homens e tm outras mulheres com quem so casadas La presencia de 7 prcticas sexuales entre mujeres, sorprendieron a los conquistadores por su aparente naturalidad 7 Reconocemos que (como lo han propuesto autores, sobre todo feministas desde Simone de Beauvoir y Monique Wittig en Francia, hasta Gayle Rubin y Judith Butler en los Estados Unidos), las supuestas caractersticas control sobre los seres humanos, determinando gnero y de los estudios lgtb, es destruir esas categoras, o por lo menos, contribuir a que se hagan mucho ms flexibles. De esta manera se facilitar la integracin social de indivi duos cuyas expresiones genrico/sexuales no logran ubicarse claramente en una sola de las subdivisiones del binarismo femenino/masculino.

PAGE 30

30 en algunas comunidade s nativas (Mott Sodomia ;Trevis an; Riquelme). Trevisan presenta el ejemplo del explorador portugus Pero de Magalhes de Gndavo quien en 1576 describe la presencia de una subcultura lsbica en la etnia tupinamb: Algumas indias se acham nestas partes que j uram e prometem castidade e assim no casam nem conhecem homem algum de nenhuma deixam todo o exerccio de mulheres e imitam os homens e seguem seus ofcios, como se no fossem mulheres, e cortam seus cabelos da mesma maneira que os machos trazem, e vo guerra com seus arcos e flechas e caa: em fim que andan sempre na companhia dos homens, e cada uma tem mulher que a serve e que lhe faz de comer como se fossem cassadas (67) Segn este comentario, inclusive los guerreros tupinambs aceptaban que las hembras macho pelearan como cualquier otro soldado. Por desgracia, con el paso del tiempo y el avance de la colonizacin europea, estas mujeres, antes apreciadas por sus comunidade s, fueron humilladas pblicamente y se les oblig a renunciar a sus costumbres para asumir las de los colonizadores. Lo mismo sucedi con los hombres que tenan relaciones sexuales, afectivas o de cohabitacin con otros varones; su posibilidad de autodeter minacin sexual y genrica y, casi todas sus libertades, fueron progresivamente eliminadas. La Inquisicin se encarg a partir del Siglo XVI 8 y hasta el XIX de censurar y castigar conocido como 9 para los varones, Catlicos instauraron la pena de muerte en la hoguera para estos delitos en 1497 y Felipe II la confirm en 1598 (Sebreli 275). Es fundamentalmente gr acias a los registros de los juicios contra 8 Uno de los primeros procesos registrados parece haber sido justamente de carcter sexual. Se llev a cabo en 1522 co 61 62; Soberanes 284). En 1523 se publicaron dos edictos relevantes: el primero contra herejes o cripto judos y el segundo advirtiendo a aquellos qu 9 La palabra sodoma es imprescindible en cuanto a su valor histrico dentro del contexto de este trabajo. Es una expresin que, de algn modo, precede al concepto moderno de homo sexualidad, aunque debe recalcarse que sus significados no son intercambiables. La sodoma, heredera de la tradicin bblica, hace referencia a los actos sexuales contra natura, usualmente al coito anal entre hombres o incluso en parejas heterosexuales (Mo grovejo 5).

PAGE 31

31 los y las sodomitas, que hoy podemos tener informes sobre la vida de algunos sujetos lgtb de esa poca: hombres y mujeres que fueron denunciados y enjuiciados y, con frecuencia, sometidos a violentas condenas por doctrina eclesistica (Soberanes 284). Como sabemos la prctica no pudo ser contenida. El adqu irir la exploracin del placer en los seres humanos, se sigui ejerciendo. Como dato y abadas (Corra, Petchesky y Parker; Mott; Trevisan). Se conocen informes sobre sta prctica dentro del clero en obras tan antiguas como El Corbacho (1438) del arcipreste de Talavera. Segn el socilogo argentino Juan Jos Sebreli usualmente los castigos que reciban los clrigos eran menos severos que los de laicos: se expuls aban de las rdenes y se condenaban al exilio (276). Aunque todava existen numerosos archivos eclesisticos a los que no se concede acceso a investigadores seculares, algunos historiadores han descubierto documentos, sobre todo cartas y diarios, que registran el amor homosexual entre religiosos y religiosas Luiz Mott public en 2001, un importante artculo sobre las cartas del fraile portugus Francisco da llha de Madeira a su colega, Frei Mathias de Mattos, ambos miembros de la Orden de San Jernimo. Estos textos personales, escritos en 1690, desafiaron la institucin del santo oficio y constituyen uno de muchos posibles encuentros testimoniales de homoerotismo dentro la iglesia catlica (Mott Me u Menino ). Parece, entonces, que la cantidad de sacerdotes y monjas implicados en acusaciones de sodoma no fue insignificante (Soberanes; Mott Sodomia ; Trevisan). Algunos de los casos ms problemticos sobre persecucin y ejecucin de homosexuales, tanto de hombres como

PAGE 32

32 mujeres, involucraron, de alguna manera, a miembros de las congregaciones religiosas que se encontraban entonces en el Nuevo Mundo. Los casos de Felipa de Souza (1556 1600) y de Catalina de Erau s o (1592 los procesos mejor documentados entre los siglos XVI y XVII. De Souza fue una reconocida lesbiana, mientras d e Erauso era travesti, y probablemente lo que hoy reconoceramos como un sujeto transgnero (su identidad de gnero no corresponde con la biologa de su cuerpo). Erauso se re crea a s misma como perteneciente al gnero mas culino, tal vez con el propsito simple de convento o el matrimonio 10 En el caso de De Souza, la falta de prudencia en cuanto a sus prcticas lesbianas hizo q ue esta seora portuguesa fuese expulsada de un convento y condenada al exilio por el crimen de sodoma. Como castigo De Souza fue enviada a Salvador (entonces capital del Brasil) donde se cas con el albail Francisco Pires. Unos aos despus de su llegad a, fue procesada por el mismo delito que aos antes la obligara a dejar su tierra. Se dice que durante su estada en Brasil doa Felipa sostuvo relaciones sexuales y afectivas con toda clase de damas, incluyendo monjas y mujeres casadas. Segn los archivo s del proceso, parece que durante el juicio en el que se juzg Esa insolencia fue tal vez uno de los factores que las altas autoridades, tanto civiles como eclesi sticas, tuvieron en cuenta para decidir su condena (Mott Brazil ; Riquelme). En 1591, descalza y vistiendo slo la tnica blanca que identificaba a los herejes, de Souza fue 10 En este contexto es importante recordar, como lo anota Emilie L. Bergmann en su estudio sobre la mujer y el pasivo del intercambio Della Famiglioa quien ambiente pedaggico tiene que ser masculino para los hijos y excluir a las hijas, las madres y otras mujeres. El

PAGE 33

33 brutalmente flagelada en la plaza pblica para que su error sirviera como ejempl o a los habitantes de la ciudad; de nuevo fue condenada al exilio, esta vez en Angola y se le prohibi adems regresar a Salvador. Como penitencia espiritual, se le conden a comer solamente pan y agua durante quince sbados y nueve domingos (Corra, Petch esky y Parker 232). Despus de su expulsin de Baha no se tienen noticias de su paradero. La imagen y el legado de Felipa de Souza se consideran tan significativos para la posterior consolidacin de las identidades no heterosexuales en el resto del mundo que desde 1994 el premio anual otorgado por una de las organizaciones lgtb ms reconocidas internacionalmente, la International Gay and Lesbian Human Rights Commission (con base en San Francisco, California), lleva su nombre (Mott Brazil 220; Corra, Pet chesky y Parker 232). Por su parte, el caso de Catalina de Erauso tiene elementos que la vinculan directamente con los objetivos de esta investigacin. La historia aparece recogida en un libro, supuestamente autobiogrfico, en el que, usando un estilo pic aresco, la ex monja espaola (pas desde 1589 hasta 1600 en el convento dominico de San Sebastin el Antiguo), narra las vicisitudes de sus viajes por Amrica (ms de veinte aos en total en Cartagena de Indias, Venezuela, Chile y Per), incluyendo una lar ga serie de relaciones amorosas con mujeres, usualmente, de la alta sociedad criolla. Travestida de hombre, asumiendo alternativamente identidades de soldado y de marinero, Erauso logr enamorar a varias seoritas americanas, a las que, en ms de una ocasi n, lleg a prometer matrimonio. Bajo los nombres de Francisco Loyola, Pedro de Orive y Alonso Daz Ramrez de Guzmn, Erauso alcanz el grado de alfrez por su valor en la lucha contra los indios araucanos. Infortunadamente su aficin al juego le gener p eleas frecuentes que terminaron con el asesinato de varios hombres, entre ellos, su propio hermano, Miguel, quien fue su jefe durante tres aos, sin percatarse de la verdadera identidad de quien crea un grumete ms.

PAGE 34

34 Cuando estn a punto de encarcelarla, E rauso se confiesa ante el Obispo fray Agustn de Carvajal quien, entre sorprendido y fascinado, despus de verificar el sexo de la monja y quiz, ms importante an, su virginidad, intercede por ella y la enva de nuevo al noviciado de Santa Clara de Guama nga (Per). El rumor de la Monja Alfrez se esparci y su fama se disem in, desde los alrededores del c onvento donde la gente comn se aglomeraba para verla, hasta los ms altos mandos reales, y eclesisticos. En 1624, por no ser monja profesa, se le obliga a regresar a Espaa. En Cdiz, de Erauso solicita al Rey una pensin vitalicia y luego, al Papa Urba no VIII permiso para vivir usando vestimentas masculinas. Tal vez por su fama, por su valenta y por ser una especie de celebridad de su tiempo, ambas solicitudes le son concedidas. En 1630 regresa a Mxico donde vive como Antonio Erauso hasta su muerte, e n 1650. Citamos los ejemplos de d historias 11 Ambas mujeres fueron excepcionales para su poca y lograron salvar sus vidas gracias a las impresionantes habilidades oratorias que adquirieron durante su vida conventual (sta les suministr en general un nivel de educacin inusual para las damas de la poca). La realidad de los homosexuales que no pertenecan al clero o de aquellos que no eran blancos era considerablemente diferente. Segn el autor Luiz Mo tt, durante el siglo XVII dos hombres homosexuales, enjuiciados por sodoma, fueron condenados a la pena de muerte en el Brasil. Los reos eran un indio tupinamb en Mananho y un esclavo negro en Sergipe (Mott Brazil 220). Son la muerte de este indio y de este esclavo y la absolucin de Felipa de Souza y de la Monja Alfrez, ejemplos de racismo y de machismo coloniales? Es probable que, ante la ausencia de sexuales en tre mujeres (por lo menos de actos tan abominables como para considerarse pecados). 11 Las investigaciones de autores como Juan Jos Sebreli relatan casos ms frecuentes de hombres condenados por el delito de sodoma durante el mismo periodo.

PAGE 35

35 cometidas por, aparentemente, inofensivas mujeres blancas. Recordemos que dura nte los siglos XVII y XVIII, una gran cantidad africanos llegaron a Amrica para suplementar la mano de obra necesaria en la labranza de vastas extensiones de tierra. En este momento, a mediados del siglo XVI, la poblacin indgena haba sido considerablem ente reducida como consecuencia de las guerras, las plagas, el alcohol. De acuerdo con los colonos europeos, sus condiciones fsicas no resultaban suficientemente tiles para ciertos tipos de trabajo. Los hechos que rodearon las infaustas ejecuciones de pe rsonas de color hace notar, entre otras cosas, que, igual que los indgenas, los esclavos negros posean un significativo conjunto de creencias y prcticas que viajaron con ellos desde frica hasta Amrica, especialmente, con relacin a la homosexualidad. Es posible comprobar documentalmente que el homoerotismo, tanto masculino como femenino, era parte de las costumbres tradicionales de la regin del Congo Angola y de Costa de Mina, desde donde fueron obligados a trasladarse una gran cantidad de individuos convertidos en esclavos al llegar a las Amricas. De esta forma se propagaron algunas prcticas homosexuales en el Brasil y desde all, al resto del continente (Mott). La percepcin generalizada sobre la debilidad fsica femenina hizo que la cantidad de e sclavos negros llevados a Cuba para trabajar durante el auge de las fincas azucareras (especialmente durante los siglos XVIII y XIX) fuera mucho ms alta que la de las mujeres. Esta las violaciones, la investigador cubano Mi guel Barnet (1940) documenta el testimonio de Esteban Montejo (1860

PAGE 36

36 1973), un ex esclavo que tena 103 aos de edad al momento d e la investigacin (1963). Montejo describe la homo socialidad y los intercambios sexuales que se daban entre los esclavos: [L]a vida era solitaria..., porque las mujeres escaseaba n bastante...Muchos hombres no sufran, porque estaban acostumbrados a esa vida. Otros hacan el sexo entre ellos y no queran saber nada de las mujeres. Es a era su vida: la sodoma. Lavaban la ropa y si tenan algn marido tambin le cocinab an. Eran buenos trabajadores y se ocupaban de sembrar conucos. Les da ban los frutos a sus maridos para que los vendieran a los guajiros...Para m que no vi no de frica; a los viejos no les gustaba nada. Se levaban de fuera a fuera con ellos. A m, para ser sincero no me import a uno hace de su barriga un (Barnet 38 39). Ni las conductas homoerticas, ni el amancebamiento entre hombres pareca molestar a esclavos que, como Montejo, preferan otro tipo de prcticas sexuales y/o conyugales o que, ante la escasez de mujeres optaban por permanecer solos. De cualquier modo, la opinin de los dems sirvientes no contaba. Si se descubran inclinaciones homosexuales se sometan a los castigos establecidos por un sistema de creencias despiadadamente cruel con quienes infringiera n sus leyes: el catolicismo. Ninguna de estas prcticas era tolerada en las plantaciones cubanas, junto con los violadores y las prostitutas, quienes fueran hallados en actos de sodoma se enviaban a un Como hemos visto hasta ahora, las tradiciones indgenas, sumadas a la experiencia de esclavitud negra y a la colonizacin cristiana, constituyen el agregado de ideas que estructuraran las bases de la idiosincrasia latinoamericana. Los significados social es de las prcticas sexuales se construyeron a travs de esta sumatoria cultural, que explica, adems, las percepciones ambivalentes sobre la no heterosexualidad en America Latina y la existencia de identidades Perlongher, Salessi y Chant y Craske muchos hombres latinoamericanos que se identifican a s mismos como heterosexuales, tienen, ocasionalmente relaciones homoerticas con otros hombres. Sin embargo, no asumen una i dentidad homosexual porque nunca son penetrados por

PAGE 37

37 sus compaeros. Parece que esta es una prctica frecuente y particular dentro del contexto latinoamericano y un reto para los estudiosos lgtb de otras latitudes (Sedgwick 41; Perlongher 33; Salessi 49; Ch ant y Craske 147, entre otros). La masculinidad de este hombre, conocido heterosexuales. Como veremos ms adelante en el trabajo, la figura del bugarrn, pero sobre todo, su ac eptacin dentro de los grupos homosexuales hispanos como heterosexual, es tal vez uno de los retos ms grandes que la realidad lgtb en el contexto latinoamericano presenta a muchas de las teoras lgtb y queer Odios F undacionales: C onsolidacin de las N aci ones L atinoamericanas Al continuar el inventario histrico seguimos encontrando omisiones cruciales en cuanto al reconocimiento de la presencia de sujetos lgtb en cada una de las etapas del desarrollo del continente americano E l fin de la Inquisicin, a c omienzos del siglo XIX, coincide con la independencia de la mayora de las naciones latinoamericanas que adoptaron el Cdigo Napolenico en el que las conductas homoerticas dejaron de considerarse criminales (Sebreli 279). Disminuyeron las persecuciones e la censura a las prcticas homoerticas se mantuvo intacta, se transformaron las instituciones sociales encargadas de vigilar a los ciudadanos y de disciplinar a quienes osaran desviarse de la normalidad heterosexual. La imagen y la forma de calificarlos s e transforma en la literatura y en las sociedades de las nuevas naciones americanas. 12 en el siglo XIX, rpidamente se us para ga, la 12 pecaminosas de la sodoma y conectada con los conceptos modernos de identidad y subjetividad que se estudia rn con detenimiento en los prximos captulos. El concepto fue acuado por el austro hngaro K.M. Kertbeny en

PAGE 38

38 herejes, pasaron a convertirse en enfermos, anti nacionalistas y sus identidades a ser vigiladas por nuevos organismos reguladores: la medicina y el esta do. Al respecto anota Foucault: Esta nueva caza de las sexualidades perifricas produce una incorporacin de l as perversiones y una nueva especificacin de los individuos L a sodoma la de los antiguos derechos civil y cannico era un tipo de actos proh ibidos; el autor no era ms que un sujeto jurdico. El homosexual del siglo XIX ha llegado a ser un persona je: un pasado, una historia y una infancia, un carcter, una forma de vida; as mismo un a morfologa, con una anatoma indiscreta y quizs una mister iosa fisiologa ( La voluntad 44. nfasis en el original). Una evolucin similar a la que estudia el autor francs en Europa se presenta en el contexto latinoamericano. Los individuo s que sostienen prcticas no heterosexuales son, a partir del siglo XIX, sujetos con expresiones identitarias reconocidas, aunque todava de manera negativa: locas, maricones, jotos, putos, en el caso de los los hombres; tortilleras, manfloras, areperas, para las mantiene su posicin de subalternidad civil dentro de las naciones hispanas. A finales del siglo, poca en la que se registran algunos de los primeros textos que se disputan el ttulo de la primera obra narrativa de tema homosexual en Amrica Latina 13 la de la Iglesia Catlica, caracterizaron a los discursos oficiales sobre la homosexualidad. En el caso de A pas a ser la preocupacin de un grupo de sexlogos (nueva rea de estudios mdico psiquitricos). Se identifican dos tendencias desde entonces: por un lado, quienes, como el psiquiatra alemn Carl Westphal, estudiaron la homosexualidad como patologa; de otro lado, quienes la entendan c omo una identidad y no como un comportamiento aberrante. Este ltimo grupo, que busc la humanizacin de los homosexuales y la igualdad de derechos, fue conformado por sexlogos, que, segn Bonnie Zimmerman and George Haggerty, se auto identificaron como h omosexuales: Karl Maria Ulrichs, Edward Carpenter, Magnus Hirschfeld, and Anna Ruling (X). 13 Aunque el inters de esta investigacin es el estudio de la literatura narrativa, es pertinente sealar que la poesa con contenido homoertico se dio antes que la novela. Trevisan menciona poesa ertico satrica del siglo XVIII de autores como Gregorio de Matos y del XIX como lvarez de Azevedo ( Devassos no paraso 248, 250).

PAGE 39

39 homosexualidad en la poca de Rosas queda testimoniado por la estigmatizacin de los unitarios a los federales con el trmino de sodomitas y de los federales a los unitarios como m La novela que se reconoce como posible iniciadora de la tradicin lit eraria homosexual latinoamericana es B om crioulo (1895) de Adolfo Caminha. Aunque pueden citarse textos anteriores que contienen situaciones o personajes homosexuales 14 como O cortio (1890) de Alusio de Azevedo y O ateneu (1888) de Raul Pompia, crticos como Balderston y Quiroga (115) y Quinland y Arenas (xxii xxiii) coinciden en la relevancia de B om crioulo, especialmente, porque el tema central de la obra es una estrecha relacin sentimental entre un grumete blanco y un marinero negro, sin los matices homfobos de obras anteriores (Trevisan 253). No resulta extrao entonces que estos libros permanecieran ocultos y que ningn personaje y/o realidad lites edu cadas en Latinoamrica a finales del siglo XIX. Los personajes principales de las recorren las novelas patriticas que se usaron para consolidar los proyectos de construccin de naciones en Amrica Latina, no podan ser homosexuales, y mucho menos lesbianas. stories of star crossed lovers wo represent particular regions, races, p arties, economic interests, and the like. Their passion for conjugal and sexual unions spills over to a sentimental l eadership Los hroes de novelas 14 Como obras representantes de las primeras manifestaciones de deseo homoertico en la literatura brasilera algunos autores incluyen: Relquias de Casa Velha Sero Inquieto (1910) de Antnio Patrcio (Quinlan y Arenas 27).

PAGE 40

40 nacionales 15 como Enriquillo (Repblica D ominicana 1882) ; Amalia (Argentina 1851) ; O Guaran i (Brasil 1857); Martn Rivas (Chile 1862); Mara (Colombia 1868) o Doa Brbara (Venzuela 1929), que en realidad son alegoras nacionales, no deban develar sexualidades conflictivas. No podan tener, ni despertar inquietudes o confusiones. Aunque algunas heronas femeninas rompan con la idea de la mujer pasiva y subyugada durante mo mentos especficos de los relatos, y, aunque algunos protagonistas exhiban caractersticas femeninas [las manos suaves de Daniel Bello en Amalia 16 o la delicadeza femenina de Rafael San Luis en Martn Rivas 17 (Sommer 16) ], el desenlace de los textos regres intentaba mantenerse. Aunque el final de los amantes no es positivo, B om crioulo intergeneracionale s (Quinland y Arenas xxii xxiii). Los relatos de Pompia y Bothelo, por el contrario, sugieren situaciones o temas homosexuales que conforman la periferia de las narraciones, y enfatizan el carcter patolgico del homoerotismo masculino, del lesbianismo y de cierto tipo de extranjeros 18 Quiz por su carcter, remotamente favorable con la temtica homosexual, B om crioulo fue prohibido y retirado de las bibliotecas. El libro de Caminha 15 a source of local history and literar 16 La novela Amalia del argentino Jos Mrmol es una de las primeras de la literatura argentina. Habla de la agitada realidad social y poltica en ese pas durante la dictadura de Juan Manuel Rosas (1783 1877). 17 Del novelista y diplomtico c hileno Alberto Blest Gana, Martn Rivas que public la obra en 1862. Reconstruye la sociedad de Santiago de Chile de mediados del s.XIX, con especial nfasis en asuntos de clase, y las contradicciones entre provincia y ciudad. 18 Segn Quinlan y Arenas 0 ateneu of the boarding school of the same name. In this novel, gender ideology serves as the prism for viewing sexuality, which results in the feminization (and concomitant d evalorization) of male homosexuality within patriarchal De otro lado, segn los editores de Lusosex, en la novela de Alusio Azevedos 0 cortio el lesbianismo es un subtema poco importante en el relato y es representado como una patologa (xxii).

PAGE 41

41 permaneci as por dcadas, y no se reimprimi hasta la dcada de los och enta (Trevisan Devassos 255). consolidation during internecine conflicts at midcentur sexualidades no normativas. Este es uno de los factores que explicara la censura y prohibicin de las primeras historias homo erticas que se conocieron en el continente y que ninguna de ellas tuvieran un desenlace feliz. Si consideramos el rechazo frontal a los indios, a los negros, los pobres, a las mujeres que exhibieran algo de autodeterminacin, y por su puesto a las lesbia nas y los homosexuales, quiz de odios fundacionales que de romanticismo. Incluso si los protagonistas de las primeras historias que incluyeron referencias a la presencia del deseo no normativo en diferentes espacios sociales no hicieron parte de las ficciones fundacionales del continente y la mayora fueron prohibidas durante dcadas, quiz lo ms importante es simplemente que existieron para ectos de construccin y consolidacin de naciones patriarcales. Y si consideramos que, como plantea Foucault, la represin genera resistencia y, que, ( Il eana orden de ideas, es posible demostrar, como lo haremos a travs del trabajo, que la s experiencias narradas por los autores que estudiamos (y que comienzan con el siglo XX) son justamente

PAGE 42

42 Adems de crear nuevas subjetividades en Amrica Latina, e stas primeras voces disidentes sentaron las bases para la (futura) movilizacin de grupos lgtb en el continente. Revolucin Mexicana y P rimeras D cadas del S iglo XX: D andis, P etimetres, I nvertidos y U ranistas Las jvenes naciones latinoamericanas terminan el siglo XIX e inician el XX en medio de revoluciones, guerras fronterizas y civiles, gobiernos autoritarios y bajo la influencia ideolgica del positivismo y el liberalismo constitucionales 19 (Halperin D.T His toria Cotempornea 254). La violencia que caracteriz a estos conflictos polticos gener intensos xodos rurales a lo largo y ancho del continente. Un substancial nmero de personas se vieron obligadas a abandonar el campo (que hasta entonces concentraba la mayora de los habitantes de la regin) y a emigrar hacia las ciudades donde empieza a vivirse un ambiente progresista y de modernizacin (209 279). La realidad de esta modernizacin no fue completamente positiva. La mayora de estados hispanoamericanos an no se hallaban preparados para garantizar el cubrimiento de las necesidades bsicas a sus nuevos y numerosos habitantes; en consecuencia, las transformaciones de las ciudades se presentaron acompaadas de nuevos problemas sociales como desempleo, sube mpleo, mendicidad, trabajadores ambulantes y prostitucin. El progreso que comenzaba a materializarse en obras de infraestructura, tomara mucho ms tiempo en traducirse en cambios en la forma de pensar y en las costumbres de los 19 Podemos mencionar como ejemplos el rgimen dictatorial del General Mexicano Porfirio Daz (1876, hasta el inicio de la Revolucin Mexicana en 1910); la guerra del Pacfico (1 879 1884, Chile contra Bolivia Per ); la guerra de la Triple Alianza (1865 1870, Argentina Brasil Uruguay contra Paraguay ); la guerra de independencia Cubana 1895 1898; el conflicto fronterizo entre Salvador y Guatemala (asedio de San Salvador en 1907); la guerra civil en Venezuela (Revolucin legalista) y el gobier no de Jos Cipriano Castro Ruiz (1899 1908). A tentados contra las soberanas nacionales de pases como Colombia, Puerto Rico y Cuba, generadas por el expansionismo norteamericano. Algunos de los casos ms notables fueron la construccin del Canal de Panam (y la creacin de un nuevo estado Panam 1903, usurpado al gobierno Colombiano) y el estatus de Puerto Rico a partir de 1898 como parte del territorio estadounidense sin todos los derechos constitucionales de sus ciudadanos.

PAGE 43

43 ciudadanos, particularme nte con relacin a las discusiones pblicas sobre sexualidad. Amrica Latina, en trminos generales, estaba constituida por un conjunto de sociedades dominadas por ideas judeo cristianas de abnegacin (rechazo al placer), pecado y castigo. Los actos sexual es solamente tenan cabida dentro de la unin conyugal y con fines exclusivamente reproductivos. Eran sociedades caracterizadas por un silencio hipcrita y mojigato. A propsito, Carlos Monsivis comenta, en el prlogo a La estatua de sal el sospechoso v aco legislativo sobre minoras sexuales y la completa ausencia de representaciones literarias y artsticas de personajes homosexuales que se viva en Mxico, a diferencia, por ejemplo, de Europa y Estados Unidos, donde entre 1898 y 1908 se publicaron ms de mil textos sobre Mundial, se discuten, al menos ente las minoras ilustradas, el amor libre, el aborto, la masturbacin, la homosexualidad, la prostitucin, la ob scenidad y la educacin sexual. En cambio, en la muy catlica nacin mexicana, el nico de estos temas mencionado, y con fines El mundo 13). La lgica catlica, que garantizaba la permanencia del rgimen del silencio, la mentira y la simulacin (en este caso, con la excusa del carcter sagrado de la institucin matrimonial), se conserv gracias a la ig norancia de una poblacin inculta y que era, adems, considerablemente analfabeta y supersticiosa. El historiador cubano Abel Sierra presenta otro ejemplo esclarecedor del rol nefasto que tuvo la Iglesia Catlica en la determinacin sexual de los pueblos latinoamericanos. En el contexto de su estudio sobre la historia de la sexualidad en Cuba, Sierra recuerda que mientras a

PAGE 44

44 (44), y, mientras se les educaba para rechazar cualquier posibilidad de goce sexual, inclusive dentro del matrimonio, al hombre cubano le era permitido visitar casas de prostitucin y mantener una o varias relaciones de concubinato paralelas y/o simultne las mujeres suceda lo contrario. Cualquier sospech a de adulterio podra costarles la vida, sin repercusiones graves para el marido que aplicara justicia por su prop 55). Jorge Salessi confirma que tambin en Argentina las mujeres y las minoras sexuales eran in the Argentine state technocracy between 1890 and 1914 shows the con sistent preoccupation of these writers with the study and definition of medicolegal categories of homosexuality, uranism, De acuerdo con el autor argentino la preocupacin de aquellos escritores y la disemina cin de una ideologa sexista y homfoba a la que denomina de nacin que vea derrumbarse como consecuencia de los procesos de inmigracin y modernizacin (49 51 ). En El estado de las clases argentinas a comienzo de siglo 20 (1904) de Juan Bialet Mass (uno de los estudios que encomend el presidente Julio Roca n.1843 1914) se usaron categoras recientemente acuadas en el contexto europeo para denominar a las mujer es que comenzaron a trabajaba por salarios, se rehusaban a casarse y, que, adems, contribuyeron a la consolidacin del movimiento obrero argentino, supuestamente, por influencia de las mujeres 20

PAGE 45

45 no era sexual, por supuesto, lo que hicieron fue quiz peor: al desafiar los roles que se esperaban de ellas (para mantener y h acer crecer el estado argentino pero), al obtener salarios e intentar mantener independencia civil y econmica, estas damas rebeldes amenazaron con escaparse por completo del control masculino, poniendo en peligro el proyecto de construccin de la nacin p atriarcal (Salessi 52; Bazn 154). or volvi a estar del lado de la heterosexualidad reproductiva. La homosexualidad no podra poblar el abismo horizontal de la pampa y cay en del desarrollo ge nerado por las inversiones de la nueva potencia continental, los Estados Unidos, ni las ideas de vanguardia provenientes de Europa lograron entonces ejercer influencia en la restauracin de la autonoma sexual de Amrica Latina ni permitir que las identida des nacionales reconocieran la igualdad de negros, indgenas, mujeres y disidentes sexuales. El viejo continente es, todava, el epicentro cultural que fascina a los intelectuales latinoamericanos, como por ejemplo al poeta nicaragense Rubn Daro, princi pal exponente del Modernismo. Daro reside por estos aos en Pars donde, en 1901, publica la segunda edicin de sus Prosas Profanas. En ese mismo ao, seis despus de que en Inglaterra comenzaron los juicios por sodoma contra el famoso poeta y dramaturgo irlands Oscar Wilde, la ciudad de Mxico presenci el primer episodio que dio visibilidad continental a los homosexuales: el baile de los 41. La noche del domingo 18 de noviembre de 1901 la conservadora paz instituida por el rgimen del terror impuesto Historia 319), el

PAGE 46

46 General Porfirio Daz, se vio perturbada por un escndalo que tuvo como epicentro a un importante nmero de representantes de la alta sociedad mexicana. Las autoridades encontraron, pers porque la mitad de ellos estaban transvestidos). La conmocin se gener cuando corri el rumor la Torre, yerno del dictador (Monsivis 14 15 El mundo ; Laguarda 23). Mxico viva entonces un falso ambiente de bienestar gracias al desarrollo econmico y cultural que se dio en el pas bajo el mandato de Porfirio Daz, la prosperidad cobijaba casi d e manera exclusiva a los miembros de la oligarqua. Las clases bajas vivan en terribles condiciones; por ejemplo, era prctica comn del estado despojar a los indgenas de sus tierras (Halperin D.M Historia 319 323). Asuntos de ventajas y de desigualdades social es fueron cruciales tambin en el incidente de los 41. Los transgresores que tenan el apellido, el dinero o las conexiones necesarias, lograron que sus nombres se desaparecieran de la lista de inculpados. Los pobres fueron torturados y condenados a trabajos forzados y al exilio en Yucatn La homosexualidad masculina adquiri temporalmente un lugar dentro del debate cultural imaginario cultural, solamente la (Monsivis Los iguales, los semejantes 96), de ah que no se les considerara notablemente peligrosas. La homosexualidad masculina, en cambio, aparece en la primera plana de los peridicos, fue el tema de libros ( Los cuarenta y uno 1906 novela de Eduardo A. Castrejn), caricaturas, y obras de arte. Quiz los ms importantes, y famosos, fueron los grabados de Jos Guadalupe Posada (1852 maricones/muy

PAGE 47

47 lagartijos/ disfrazados la mitad/ de simpticas muchachas,/ bailaban como el que ms./ La otra mita con su traje,/ es decir de masculinos,/ gozaban al e famosos jotitos (Monsivis El mundo 14 15). Gracias a las intervenciones culturales de personajes como Posada, el cuarenta y uno se convirti en Mxico, por mucho tiempo por lo menos hasta la de la revolucin sexual de finales de los aos sesenta, en un nmero prohibido (Brito 25). Como si evitando su uso pudieran desvanecer ese mencionarlo. Por lo menos h asta hace unos aos el clebre nmero se ignoraba en listas, enumeraciones, edificios, batallones, cuartos de hotel y hospitales. La gente pasaba de los cuarenta a los cuarenta y dos aos, ningn automvil lo llevaba, ningn polica lo aceptara como ident ificacin (25). El cuarenta y uno permanece, en cambio como nmero de buen augurio para los homosexuales (Meja 46). Como vimos en los apartados previos, las conductas homosexuales pueden rastrearse en el territorio latinoamericano desde antes de la conq uista; en literatura desde B om crioulo 1885, de Adolfo Caminha, y, en altas esferas sociales involucrando a jefes de gobierno y maniobras de r de la segunda mitad del siglo XX se aborda en Mxico la implantando normas que combinen las tradiciones catlicas y el novedoso y difuso catlogo de virtudes c El mundo 14). Las autobiografa de Elas Nandino (1900 1993) Juntando mis pasos (2000) y de Salvador Novo (1904 1974) La estatua de sal (1998), son, precisamente, dos de los pocos textos conocidos, hasta la fecha, que documentan de pr imera mano la vida de los homosexuales mexicanos de principios de siglo.

PAGE 48

48 Nandino y Novo crecieron durante la Revolucin Mexicana e iniciaron su proceso de construccin de identidad en medio de la represin, el catolicismo y el machismo 21 predicados como cimientos de la nacin porfiriana. Segn Carlos Monsivis durante la Revolucin: Esta adoracin del patriarcado redentor es en gran medida escenogrfica y declamatoria, y quiere desvanecer el panorama de una sociedad devastad a por el alc oholismo, el autoritarismo del gobierno y el patriarc ado, la violencia familiar, las rias mortales, el abuso misgino, las viola pernada de as, ni la ms relevante ni la menos daina, la persecucin r egocijada de los diferente s (Monsivis Los iguales, los semejantes 96). En las dos autobiografas se destaca el impacto del machismo en las relaciones familiares y en la formacin del sujeto que recrea sus memorias. Lo s autores coinciden tambin en dedicar espacios centrales de sus narraciones a la descripcin de la violencia, y el estad o de zozobra generado por el episodio histrico que marc su niez: la Revolucin Mexicana. Nandino anota en sus memorias que los hech os violentos de los que fue testigo cuando era apenas un nio (ejecuciones a sangre fra, linchamientos y colgamiento de decenas de hombres en las plazas pblicas (44). [ homosexual Lo marginal 21. La aclaracin es ma). Tanto Nandino como Novo relatan desde sus recuerdos infantiles la forma en que vivan, y moran, los homosexuales de entonces. Los dos escritores presenciaron ejecuciones perpetradas con igual sevicia por dos bandos enfrentados sabemos, por ejemplo, que cuando Emiliano Zapata descubri la homosexualidad de Manuel 21 contraste las virtudes psicolgicas y corpor ales de la virilidad. Entonces, el pecado nefando marica el El mundo 14 ).

PAGE 49

49 Palafox, uno de sus principales idelogos, estuvo a punto de ejecutarlo. Pa lafox se salv de morir a manos de su propio ejrcito porque otra de las cabezas de la organizacin en el Sur haba sido ejecutado un par de das antes. Zapata saba que una muerte notable ms en un periodo de tiempo tan corto tendra consecuencias terribl es para la causa revolucionaria (Monsivis Los iguales, los semejantes 96). Durante su juventud Elas Nandino y Salvador Novo hicieron parte del grupo de cultural de Mxico y Amrica Latina durante los aos veinte y treinta: Los Contemporneos Agrupados en torno a la revista del mismo nombre que se public entre 1928 y 1931 y, aprovechndose de cierta apertura ideolgica posrevolucionaria, el grupo de Contemporn eos busc hacer que las letras mexicanas se empaparan de lo que suceda en el ambiente intelectual del mundo. Eran parte Xavier Villaurrutia, Salvador Novo, Jorge Cuesta, Gilberto Owen, Jos de Gorostiza, Jaime Torres Bodet, Bernardo Ortiz de Montellano y Enrique Gonzlez Rojo. Un poco al margen, se encontraban Salazar Malln, Agustn Lazo, Carlos Pellcer y Elas Nandino, a quien, segn el autor, los dems miembros no tomaron seriamente porque crean que la poesa era un asunto secundario para l, puesto q ue Nandino estudiaba medicina por aquel entonces. (Nandino 61 62). En palabras de Nandino: sin literaria, a una atencin a la poesa universal y a un nuevo teatro (se ocuparon de Andrs Gid e, Jea n Co cteau, Paul Valry, Mallarm y los principales escritores franceses y a la generacin del 27, Guilln, Entonces se abr ieron las ventanas para muchas ramas del arte, lo que no hicieron ron un grupo antes que ellos y que no trascendieron por arraigarse en el nacionalismo y quedar ciegos a todas las influencias exteriores (62). Los Contemporneos por su parte, buscaban superar el ultra nacionalismo y su rechazo a cualquier forma expresin cultural fornea que no contribuyera al fortalecimiento de la visin de

PAGE 50

50 la clase obrera y de la nacin como redentora (Monsivis Lo marginal 24 25). El trans itorio cambio de mentalidad posrevolucionario, permiti que algunos de ellos ocuparan posiciones importantes en diferentes gobiernos y bajo el mecenazgo de respetados intelectuales que se sumaron a las iniciativas del gobierno con el propsito de transfor mar el panorama cultural mexicano, como Jos Vasconcelos (1882 1959). La mayora de los Contemporneos eran homosexuales y muchos de ellos reconocan sin vergenza 22 fuertes oposiciones tanto en crculos polticos como artsticos (mantuvieron enfrentamientos frecuentes con artistas nacionalistas como Jos Guadalupe Posada, Antoni Diego Rivera 23 ). Esta es una de las razones por las que Elas Nandino (que se define como un la mirada pblica, y dedicarse de lleno a su prcti ca mdica, aunque sigue escribiendo y publicando poemarios que lo hicieron uno de los poetas ms reconocidos y premiados de Mxico. Salvador Novo, en cambio, permanece en el centro del debate cultural, ocupa cargos de su poca (Novo se tie el pelo de naranja, se depila las cejas, se maquilla). Aun as su labor periodstica se valora y l la realiza de manera paralela a su labor literaria, que incluye crnicas de via jes, obras de teatro, poesas y sonetos 22 Como analizaremos con detenimiento durante el trabajo, tanto Elas Nandino como Salvador Novo consignan en sus memorias evidencias de su lucha interna contra sentimientos como la culpa, generados, sobre todo, por no terodoxia sexual y por la omnipresencia del discurso homfobo de su tiempo. 23 dice 1941, a Antonieta Rivas Mercado, Lupe Marn, Salvador Novo, Xavier Villaurrutia, Manuel Rodrguez Lozano

PAGE 51

51 En Brasil encontramos, tambin durante las primeras dcadas del siglo XX, varios personajes relacionados con las letras y la cultura, que adems de incluir temas o situaciones de carga homoertica en sus obras, eran abierta y magnficamente homosexuales. Sin duda el caso ms fascinante de este perodo es el de Joo do Rio (Joo Paulo Cohelo Barreto). Dramaturgo, periodista, miembro de la Academia Brasilera y fundador de la Sociedad Brasilera de Autores Imptencia y Odio relata historias de amor intergeneracional entre hombres (Trevisan Devass os 259 modernista generaron una importante fisura dentro del grupo intelectual brasilero. A pesar de que Oswald de Andrade incluy temas homosexuales en algunas de sus obras literarias y teatrales como en Serafim Ponte Grande (1933), el colectivo antropofgico ridiculiz pblicamente a su colega Mrio de Andrade. Este reconocido poeta, musiclogo, fotgrafo, crtico de arte y Devassos 257). Mrio de Andrade no reanud su amistad con el grupo. Sin embargo, su novela ms celebrada Macunama located in a space beween races, cultures, and even sexualities. Sexuality in Macunama appears multiple, ambivalent, and fluid -Actualmente Macunama y la figura de Mrio de Andrade se reconocen como una obra y un a forma de ser lgtb (enfrentada a las complicaciones de su tiempo) cardinales para trazar el mapa de las disidencias sexuales en el Brasil. En Cuba,se publicaron novelas como El ngel de Sodoma (1928) de Alfonso Hernndez Cat y Hombres sin mujer de Carlos Montenegro (1938). El

PAGE 52

52 contenido de ambas obras, sin embargo, contribuy a crear una imagen tremendamente negativa sobre la homosexualidad. Tambin conectadas con el modernismo se destacan algunas mujeres que escribieron sobre liberacin sexual, p rostitucin y deseo homoertico: Laura Villars Vertigem Erclia Nogueira Cobra Virgindade intil: Novela de uma revoltada (1927) Virgindade anti higinica: Preconceitos e convenes hipcritas (1924) Patrcia Galvao o Parque Industrial (1933), y la poesa de Gilka Machado (xxiv). La apertura intelectual hacia Europa y Norteamrica y el declive del catolicismo que se dan con el avance del siglo veinte, permiten que algunos homosexuales (lo que Mosivis en Mxico y en otros pases de Latinoamrica vivan, aunque de manera discreta, y estrictamente en los sectores de las ciudades destinados a listado de algunos d El mundo 25) 24 El universo del deseo distinto al que se refiere Monsivis en el caso de mexicano, el de las conductas homosexuales en crculos burgueses, era muy diferente al panorama de la homosexualidad que las instituciones gubernamentales se encargaron de difundir en relacin con las clases bajas. En Argentina, por ejemplo, Juan Jos Sebreli documenta la obsesin de las fuerzas armadas en contra de las conductas homosexuales, en buena medida, gracias a los reportes de criminlogos y psiquiatras de la poca co mo Jo s Mara Ramos (1849 1914), Jos Ingenieros 24 Ese primer movimiento estara conformado en Mxico por los polticos Luis Montes de Oca (1894 1958) (Secretario de Hacienda de Plutar co Elas Calle) y Gnaro Estrada (1887 1937) (secretario de Relaciones Exteriores); los pintores Roberto Montenegro (1885 1968), Manuel Rodrguez Lozano (1896 1971), Abraham ngel (1905 1924), Alfonso Michel (1897 1957), Chucho Reyes Ferreira (1880 1977); el escultor Ignacio Asnsulo (1890 1965), el actor Ramn Novarro (1899 1968); el cantante Jos Mojica (1896 1974) y los escritores Elas Nandino, Salvador Novo, Xavier Villaurrutia (1903 1950) y Carlos Pellicer (1897 1977).

PAGE 53

53 (1877 1925), Francisco de Veyga (1886 1948) y Eusebio Gmez (1883 1953) que para estudiar las desviaciones sexuales se limitaron al estudio de los presos del Departamento de Contraventores (288). Segn Sebreli t odos los sujetos escogidos para esta clase de estudios eran alcohlicos, vagabundos, enfermos mentales o delincuentes. En ninguna investigacin se incluyeron homosexuales de clases acomodadas, o por lo menos, que intentaran mantener una vida dentro de los grotesca que se cre entonces del homosexual se haca an ms pattica al adjuntrsele f otos retocadas que enfatizaban los rasgos que el criminlogo italiano Cesare Lombroso (1835 1909), haba establecido como caractersticos de los delincuentes: los defectos de las mujeres sin tener ninguna de sus cualidades, careciendo adems de la s condiciones que hacen amable el carcter viril. Cob intrigantes... Son holgazanes, y raro es el que desempea una ocupacin honesta. Ladrones casi siempre, confiesan esa tenebrosa tendencia con desfachatez increble, propia de su fa lta absoluta de sentido moral (Lombroso citado en Sebreli 288 289). Descripciones como esta convirtieron a cierto tipo de homosexuales (los pobres) en criminales sospechosos no solamente de contravenciones sexuales. De manera instantnea la misma represin que exima a los representantes del gobierno de responsabilidades por abusos en contra de quienes fueran sospechosos de conductas homosexuales (ni la violencia, ni los chantajes eran infrecuentes por parte de los guardianes de la moral), estimul la creacin de guetos en los que los sujetos cuyas conductas erticas se apartaban de las norma s encontraban refugio. De alguna manera la exclusin foment tambin la solidaridad dentro de las comunidades lgtb marginadas. exageradas que les sumaban las crnicas policiales y los diagnsticos psiquitricos, se hacan pblicos en peridicos y revistas sensacionalistas.

PAGE 54

54 Circularon, por ejemplo, historias de estafadores famosos que se hacan pasar por mujeres avergonzados, no se atrevan a denunciar a sus victimarios. Sebreli recuerda los casos de Luiz Fernndez que se haca llamar la Prince sa de Borbn y que, adems de vivir de su engaos, era transformista en salones elegantes de Buenos Aires (291); Cupino Alvarez, se hizo llamar La Bella Otero y robaba emplendose como sirvienta para familias adineradas; La rubia Petronila, que en era en v erdad un moreno, asaltaba en velorios, asegurando haber sido empleada del muerto (293). En estas dcadas el continente vivi los efectos de la crisis mundial de 1930 que gener cambios econmicos y golpes militares en varios pases del rea. A partir de entonces los esfuerzos institucionales se concentraron en la adaptacin a la nueva realidad econmica internacional, que provoc, a su vez, reformas radicales en la configuracin de las clases dominantes y en la estructuracin de las sociedades en general Aparece una nueva burguesa que impulsa la industrializacin y la conformacin de espacios urbanos dispuestos para las nuevas clases trabajadoras, particularmente despus de la Segunda Guerra Mundial cuando se disemin una nueva ideologa del progreso, basada en grandes planes nacionales cuya base inclua expansin educativa, ampliacin de la cobertura de beneficios sociales y de la participacin poltica de los ciudadanos (Jelin 498). La sociloga argentina Elizabeth Jelin anota esperanza compartida por todos es el desarrollo econmico, social, poltico, siguiendo los modelos prevalecientes en los pases centrales las democracias de los pases occidentales Al mismo tiempo, una lite intelectual, inspirada por las ideas del uruguayo Jos Enrique Rod (1872 1917) y del espaol Jos Ortega y Gasset cuyas obras ms importantes Ariel (1900) y La

PAGE 55

55 rebelin de las masas (1930), respectivamente, animaba a los jvenes latinoamericanos a evitar la masificacin de la sociedad, la cultura al estilo vulgar que se viva en los Estados Unidos (Braun 376) y a mirar al interior de sus naciones, aplicando las enseanzas de las cultu ras clsicas. Con la excusa de la lucha anticomunista (y el apoyo de los Estados Unidos, que increment sus intereses e inversiones en Amrica Latina), los gobiernos del continente se volvieron cada vez ms represivos. Las administraciones de Getulio Varg as en Brasil (1930 1945), Juan Domingo Pern en Argentina (1946 1952; 1952 1955) y Fulgencio Batista en Cuba (1933 1934; 1940 1944; 1952 1959) se transformaron en dictaduras. El historiador Herbet los que se prohiban los partidos de intensific la censura a la prensa y se generaliz la tortura como mtodo para neutralizar a los disidentes intelectuales y personas que se consideraban subversivas para los gobiernos latinoamericanos de mediados del siglo, incluyeron a cientos de hombres y mujeres cuyas conductas homoerticas se consideraban nocivas para el orden nacional que intentaba concretarse. Los gobiernos que decan seguir el modelo estalinista aseguraban que la homosexualidad era un vicio de clases aburguesadas. En Brasil, por ejemplo, ms de veinte mil personas fueron encarceladas y enviadas a campos de concentracin en lugares alejados de los centros urbanos (Bueno 336). Los regmenes autoritarios no lograron detener a algunos autores que se atrevieron a divulgar obras que podan considerarse como sexualmente subversivas. En Brasil, Octvio da Faria public la coleccin de historias titulada Tragdia Burguesa. El primer libro de la serie de Da Faria, Mundos Mortos (1936), se centra en la pasin entre jvenes de colegio (fue muy

PAGE 56

56 elogiado por Mrio de Andrade). En 1937 se public Capit es de areia de Jorge Amado. La novela representa la homosexualidad desde una perspectiva popular; es la historia de una banda de delincuentes homosexuales. Ms de ochocientos ejemplares del libro fueron quemados en Baha. Durante las siguientes dcadas s e publicaron algunas obras con temas o subtextos homosexuales en toda Amrica Latina 25 ; muchas de ellas fueron censuradas y prohibidas. En medio de este panorama nacen varios de nuestros autores: Ilse Fuskova (Argentina 1929 ), Reinaldo Arenas (Cuba 1943 19 90), Diana Bellessi (Argentina 1946), Claudina Marek (Argentina 1947 ) y Carlos Snchez Soto (Chile 1958 ). En sus autobiografas sitan el descubrimiento de su sexualidad no normativa dentro del contexto de las realidades nacionales cubana, argentina y ch ilena en la segunda mitad del siglo XX. En este perodo se produce la entrada de las mujeres a la fuerza de trabajo, se crean los primeros grupos feministas desde finales del siglo XIX (sobre todo en busca del sufragio) y las ciudades crecen a ritmos acel erados permitiendo cierto nivel de anonimato a homosexuales y lesbianas cuyas identidades comienzan a hacerse algo visibles, aunque con importantes matices de clase. Muchos de los homosexuales y las le sbianas que pertenecan a familias adineradas vivan lavender 26 o 25 En Mxico, por ejemplo, se p ublic Despus de todo (1930) de Jos Ceballos Maldonado considerada la primera nuestro pas y de un sitio privilegiado por su indiscutible calid 26 lesbiana con el propsito de mantener en secreto su orientacin sexual. Fueron muy frecuentes en Hollywood que impona clusulas morales en los contratos de actrices y actores. Muchos de los dolos que encarnaban personajes ultra masculinos o de las actrices que representaban roles de mujeres ideales, eran en realidad lesbianas y homosexuales que lo mantenan en secreto para mantene r vigentes sus carreras.

PAGE 57

57 B 27 En su narracin autobiogrfica El lesbianismo en Argentina, Ilse Fuskova (1929) comenta que en el Buenos Aires de los aos cincuenta y sesenta un grupo particular de cados. Las lesbianas no se designaban a s mismas con ese nombre, se llamaban better (del ingls mejores) y las hetero eran las paqui vivan juntas, y, segn Fuskova, tenan pequeos espacios de sociab ilidad en los que ejercer los roles femenino o masculino se perciba como algo normal (como en ciertos equipos deportivos). Las familias burguesas simplemente negaban o pasaban por alto el contenido sexual de estas Las circunstancias de los homosexuales de clases bajas eran diferentes. Al no contar con los recursos econmicos necesarios para vivir de manera independiente, muchos de ellos (especialmente los hombres) se dedicaron a la prostitucin, expon indose a una vida de ilegalidad, persecuciones y a la violencia callejera que se ejerca entonces contra los homosexuales en toda Latinoamrica. El caso de la homosexualidad en la Cuba durante la dictadura de Fulgencio Batista (1952 1959) fue diferente. casas de prostitucin) para los miembros de la mafia de los Estados Unidos (licor y mariguana), tan productivo y organizado, que, para proteger a sus clientes expeda tarjetas de identificacin 27 duraderas entre mujeres solteras y econmicamente independientes que pueden o no tener un componente sexual. La expresin apareci por primera vez en The Bostonians (1886) de Henry James y describa a una pareja de mujeres, bostonianas, feministas que compartan domicilio: Olive Chancellor y Verena Tarrant. La expresin se usa para designar a cualquier pareja (hermanos, madre hija, amigos, etc.) que viven juntos a la manera de cualquier matrimonio, aunque, sin contacto sexual.

PAGE 58

58 para los trabajadores sexuales. Tanto hombres como mujeres deban acreditar peridicamente su estado de salud (Vargo 130). En su autobiografa Antes que anochezca (1991) Reinaldo Arenas describe su despertar econmicamente al dictador o que se dieran fuera de las unin matrimonial eran perseguidas. Tanto los pobres como los hacendados cubanos despreciaban a Batista. Los primeros e, la burguesa cubana no estaba preparada para aceptar a un dictador de 63). En el caso de Arenas y sus familiares, la miseria oblig a sus abuelos a vender la finca en que el autor viva con ellos (su madre emigr a los Estados Unidos) y a reubicarse en un pueblo diferente, ue mi familia comparta y en el cual yo y convencido de la responsabilidad que tena con su pas, Arenas se une a los revolucionarios cuando tiene apenas 14 aos, sin sospechar entonces, que dentro de las propuestas de la Revolucin Cubana, no habra espacio para ninguna forma de disidencia, ni ideolgica, ni sexual. Segunda M itad del S iglo XX: Revolucin C ubana y N uevas C onspiraciones del P lacer En Antes que anochezca (1992) Arenas desmiente versiones de la historiografa oficial sobre el desarrollo del conflicto que condujo al xito de la Revolucin Cubana. En cuanto a las prcticas del grupo armado liderado por Fidel Castro, Arenas asegura que presenci eje cuciones y actos de injusticia desde el primer da que se uni a los rebeldes. Esas injusticias sembraran

PAGE 59

59 sus primeras dudas sobre los verdaderos propsitos de la Revolucin. El autor contradice tambin las explicaciones oficiales sobre la frecuencia y du racin de los combates antes del triunfo de los rebeldes en 1959. Los frecuentes y sangrientos enfrentamientos entre los insurrectos y el estado no sucedieron de la forma como los describan los medios. Arenas sost iene que no presenci ningn intercambio a rmado aunque la prensa certificaba que el campo estaba completamente tomado por rebeldes. Quiz ms importante an, Arenas desmiente la versin de Fidel Castro sobre el momento mtico que llev al triunfo de la Revolucin Cubana. Segn las versiones ofici ales los combates en Sierra Maestra cobraron ms de veinte mil vidas. Arenas, por su parte, declara en su autobiografa que esa cifra, que se convirti en un smbolo de s (62). De acuerdo al testimonio de Reinaldo Arenas, el rechazo a B atista gener el descontento colectivo que permiti a Fidel Castro posicionarse como lder mximo de la Revolucin y a Ernesto el Che Guevara como uno de sus principales idelogos. El socialismo y el hombre en Cuba (1965). revolucionario. Segn Reinaldo Arenas (y otro grupo de autores cubanos crticos de la dictadura, como la escritora Zoe Valds), ese concepto no se bas en la idea de un hombre libre, al

PAGE 60

60 especie de cel ibato. Finalmente Arenas decide enfrentar su realidad sexual y su juventud se convierte amantes y reflejada en su escritura, fueron parte de su lucha en contr a del rgimen castrista. Para 28 (131). Desafortunadamente tuvieron que pagar un altsi mo precio por su rebelda, por defender su derecho a la libertad y a escoger su identidad sexual. A partir de 1963 los disidentes sexuales comenzaron a ser enviados en grandes cantidades a los campos de concentracin de la UMAP (Unidad Militar de Ayuda a l a Produccin) donde el rgimen someta a largos periodos de crcel, trabajos forzados y psima alimentacin, a quienes fueran una amenaza para el xito del proyecto revolucionario. Arenas fue uno de ellos junto con una gran cantidad de escritores, poetas, actores y artistas. De acuerdo con el testimonio de Arenas la generacin nacida en los finales trgicos de Nelson Rodrguez (escritor: fusilado); Hiram Pratt (poe ta: alcoholizado); Pepe el Loco (narrador: se suicida); Luis Rogelio Nogueras (poeta: muere en extraas condiciones). Finalmente Arenas cita a dos de los ms grandes escritores cubanos homosexuales, amigos e influencias en su propio ejercicio literario, Jo s Lezama Lima y Virgilio Piera, quienes mueren a los disidentes se extienden y se hacen cada vez ms violentas. Arenas contina denunciando en 28 se promulgaron todas aquellas leyes en contra de los homosex uales, se desat la persecucin contra ellos y se crearon los campos de concentracin; precisamente cuando el acto sexual se convirti en un tab, se pregonaba al

PAGE 61

61 su autobiograf a (y aos ms tarde en el exilio) las atrocidades cometidas por el sexismo del rgimen castrista. Revoluciones E studiantiles y F eminismo: V ida y M uerte de las P utopas Enmascarando la violencia que se esconda detrs de los logros de la Revolucin, Cuba se proclam ante el resto de Amrica Latina, a partir de los aos sesenta, como el nico pas verdaderamente libre e independiente del continente, por no tolerar la intervencin norteamericana en sus asuntos nacionales. El ejemplo cubano y el apoyo de su mayor aliado, la Unin Sovitica, motivaron el surgimiento de una serie de grupos de izquierda que pretendan liberar a los latinoamericanos del imperialismo econmico e ideolgico del capitalismo salvaje que desde los Estados Unidos se impona como el obj etivo a seguir. Fidel Castro y el Che Guevara fueron los lderes ideolgicos de una generacin de estudiantes y de obreros latinoamericanos que, unidos por primera vez, rechazaron el modelo desarrollista de sustitucin de importaciones impuesto por la CE PAL (Comisin Econmica para Amrica Latina) como solucin a los problemas de crecimiento de la regin. Tambin durante estos aos los jvenes de Hispanoamrica se unieron a los de Europa y a los estudiantes del mundo que se congregaron en cantidades nunca antes vistas para luchar por varias causas y en varios frentes: en defensa de los derechos civiles de las minoras negras (que se daban en los Estados Unidos); el rechazo al consumismo, al totalitarismo, y a los conflictos armados (Europa) y, de manera gl obal, en contra de la guerra en Vietnam (1964 1975). Durante esta poca aparecen los hippies 29 con sus consignas de amor y paz en defensa de la revolucin sexual que 29 lucha por la libertad y el anticolonialismo y, por primera vez en la historia de los Estados Unidos, en una fuerte lucha de oposicin de los jvenes latinoamericanos, que queman las tarjetas de reclutamiento e inician movimientos pacifistas que se expresa n en el movimiento hippie en las universidades de gran prestigio. Los relevos de la lite llamados a mantener la hegemona metropolitana se vuelve 184)

PAGE 62

62 animaron a travs de una serie de expresiones culturales y artsticas (msica, televisin, literatura). La influencia de la segunda ola del feminismo (que se inici en Estados Unidos y Europa) se afianza tambin en estos aos. El uso de la pldora anticonceptiva, la defensa de las relaciones sexuales prematrimoniales, y la lucha por el derecho a la autodeterminacin femenina transformaran de manera definitiva la realidad de las mujeres en Occidente. Segn el antroplogo mexicano Rodrigo Laguarda, en Amrica Latina a finales de la dcada de los a romperse ciertos arreglos establecidos como los papeles tradicionales de gnero y el ejercicio de la sexualidad; esa ruptura abarc mucho ms que las relaciones hombre mujer, para incluir toda una gama de prcticas sexuales heterosexuales, nuestra investigacin sea el surgimiento a nivel global de la identidad gay 30 y de una serie de grupos y movimientos decididos a luchar por el reconocimiento y la igualdad de derechos de personas con sexualidades no normativas. Algunos investigadores latinoamericanos prefieren no citar los allanamientos que la polica hizo al bar Stonewall Inn en Nueva York en el verano de 1969, ( ni los tres das posteriores de revueltas), como un momento clave para los gays latinoamericanos. Sin embargo, es difcil negar las repercusiones histricas de este primer momento de visibilidad de travestis, 30 En su anlisis sobre la identidad gay en Mxico, Rodrigo Laguarda clarifica la importancia de diferenciar entre los sexuales en las que se presuma que uno de los participantes reproduca el papel femenino y el otro el ma sculino, 27). Laguarda explica que en Latinoamrica siem pre han existido expresiones precisas para diferenciar los elementos pasivo (joto, puto, maricn) activo (mayate) en las relaciones homoerticas, e igual que en el modelo norteamericano, la degradacin del elemento pasivo tiene que ver con su supuesta rela cin con las caractersticas femeninas. El uso del trmino se generaliz en Latinoamrica a finales de los aos setenta (28) y segn militantes lgtb como Carlos Snchez, entonces deja de verse la homosexualidad como una enfermedad (60).

PAGE 63

63 lesbianas y homosexuales a escala global. A par tir de Stonewall los primeros movimientos de liberacin que emprendieron la lucha organizada por el reconocimiento de los derechos civiles de sujetos lgtb adquirieron una fuerza que nunca antes haban experimentado. Entre muchos otros esfuerzos por legitim ar las identidades de lesbianas, bisexuales, travestis y/o transexuales, aliados alrededor del mundo. Tambin en Amrica Latina, entre finales de los aos sesen ta y mediados de la dcada siguiente, y, a pesar de las diferencias en las condiciones econmicas y polticas que enfrentaban las naciones del Cono Sur, los homosexuales y las lesbianas comenzaron a unirse y a conformar organizaciones, usualmente inspirada s en los movimientos de izquierda de los que muchos de sus miembros haban sido miembros y en los que no encontraron respaldo a su lucha en contra de la opresin homosexual. Recordemos que, como lo narra Carlos Snchez Soto (1957) en su autobiografa La ra zn de estar gay (2005), para la izquierda de entonces inspirada en la ideologa marxista, la homosexualidad era una equivocacin burguesa. La relacin de las lesbianas con los movimientos feministas del momento fue similar a la de los hombres homosexuales y la de izquierda. Muchas de las mujeres que hacan parte de los grupos que buscaban la igualdad de los derechos de las mujeres no incluyeron la lucha de las lesbianas en su plataforma de trabajo. El temor de muchas de ellas a que se les identificara como lesbianas y a que cambiaran los objetivos de sus agrupaciones gener fisuras cruciales en el feminismo (tanto en la prctica como en la teora) e impuls a algunas lesbianas y bisexuales a establecer sus propios colectivos. El primer colectivo homosexu al latinoamericano, Nuestro Mundo, se cre en Argentina en 1969. As lo relata el escritor Nstor Prelongher en Prosa Plebeya (1997). En 1971 el Frente

PAGE 64

64 de Liberacin Homosexual (F.L.H.) consolid a una serie de organizaciones, hasta entonces desarticulada s, en un proyecto conjunto de lucha por la autodeterminacin sexual femenina y masculina, entre ellos: Eros, Profesionales, Safo (lesbianas), Bandera Negra (anarquistas), Emanuel (cristianos), Catlicos Homosexuales Argentinos. Este fue uno de los pocos pr oyectos en los que se unieron la lucha de mujeres feministas heterosexuales con las de homosexuales y lesbianas. Lamentablemente la dictadura que se instaur en Argentina a mediados de los setenta persigui de nuevo a homosexuales y lesbianas, obligando a muchos de ellos a exiliarse para salvar sus vidas, menguando durante unos aos el alcance del mo vimiento lgtb (Perlongher 82). Sobre la relacin entre feminismo y poltica sexual, en ese momento histrico, el escritor y antroplogo Nstor Perlongher (1949 liberarse de un machismo profundamente anclado en la sociedad argentina, como la conviccin de que esa liberacin no poda sino producirse en el marco de una transformacin revolucionaria de las estructura movimiento homosexual argentino, y que segn el autor, se mantuvieron firmes durante toda su historia. Tal vez como respuesta a la extrema represin ejercida por la dictadura argen tina, emergi en esta poca un circuito de espacios destinados a la sexualidad clandestina: baos 31 (derivado del ingls tea room ), f los recovecos ms oscuros de los boliches de e sta poca y los vapores y reposeras de los saunas, crearon finalmente toda una zona privada mvil, mojones en una ruta urbana que cambian de ubicacin y esfuerzos organizados de los colectivos de homosexuales y de lesbianas en la Argentina, pero, 31 Para Osvaldo Baz

PAGE 65

65 sin proponrselo, fortaleci una substancial forma de resistencia oculta: la bsqueda de la satisfaccin del deseo, y con ella, la afirmacin de las identidades lgtb. En Mxico la masacre (a manos del ejrcito) de estudiantes que protestaban en la plaza de Tlatelolco en 1968, la rebelin de Stonewall y el despido de un empleado de Sears en la ciudad de Mxico en 1971 por su supuesta homosexualidad, fueron algunos de los hechos que impulsaron a un grupo de homosexuales de dicho pas, encabezados por la dramaturga Nancy Crdenas (1934 1994) y por el escritor Luis Gonzlez de Alba, a fundar el Movimiento de Liberacin Homosexual (1971). Ms adelante surgieron otras asociaciones, algunas de las ms importan tes fueron: el Frente Homosexual de Accin Revolucionario (1978 1981), conformado en su mayora por hombres de inclinacin comunista y anarquista; el Grupo Lambda de Liberacin Homosexual (1978 1984), sus miembros eran hombres y mujeres de clase media, fem inistas y pragmticos; Oikabeth, exclusivamente de mujeres lesbianas 32 (Marquet 16; Dez levant el movimiento lsbico a mentira, a luchar por la libertad, a expresar libremente el orgullo de ser lesbianas y homosexuales, a asumir una conciencia crtica antes la reducida alternativa de la heterosexualidad, a solidarizarse, organizarse, luchar contra la represin y la intol fundamentales para los militantes de la poca fue el primer enfrentamiento con la visibilidad A pesar de la represin 33 a cualquier clase de disidencia ideolgica 32 Antonio Marquet menciona otros grupos: Colectivo Sol (1981); el Frente Internacional para las Garantas Humanas en Baja California (FIGHT, 1980), el Grupo Orgullo Homosexual de Libe racin (GOHL, 1981); Cmalo (1985 1991); Guerrilla gay; Crculo Cultural Gay (1985); Palomilla Gay (1993); Club Leather de Mxico (1993); Colectivo Nancy Crdenas (1995)(16). 33 Flavio Rapisardi describe la situacin de los homosexuales durante los ltimos aos de a dictadura Argentina: ciudad o de las ciudades del conurbano donde la mano de la represin llega con cierta dificultad. Todo ser noch e,

PAGE 66

66 que caracter iz a este perodo (la excusa de los pases donde no haba dictaduras era la condujo a muchos intelectuales latinoamericanos al exilio, la serie de procesos sociales y polticos que se dieron tambin en estos aos, afectaron directamente la visibilidad y la n social y de transformaciones ideolgicas y culturales, la literatura influy de manera decisiva a cambiar la imagen srdida y de abyeccin de homosexuales y lesbianas que la iglesia, los gobiernos autoritarios y algunos medios de comunicacin difundieron durante aos : Severo Sarduy (1937 1993) publica Cobra desde Francia en 1972; en 1976 aparecen en Argentina El beso de la mujer araa y de Manuel Puig (1932 1990) y Monte de Venus, reconocida como una de las primeras 34 (hubo muchas con episodios de homoerotismo femenino), de Reina Roff (1951). Aunque Puig huy de su pas por amenazas constantes contra su vida, y la dictadu ra prohibi la circulacin de la novela de Roff, el xito clandestino que mantuvieron estas obras seala que la sociedad, sin importar lo que intentaran imponer sus instituciones, estaba preparada para entablar una nueva forma de dilogo y para relacionar se de una manera diferente positiva con los discursos y las expresiones sexuales y genricas no normativas. asegurar a la Argentina como una estacin de la circulacin del capital sobre los cuerpos de los y las 30.000 desaparecidos y desaparecida s, muchos/as de los/as cuales fueron gays y lesbianas, lo que era suficiente para hacer degradantes (si esto fuese posible) las torturas en los campos de concentracin, o para encontrar el castigo o la 34 Cassadra Rios (su nombre verdadero es Odette Rios), Hilda Hilst (Hilda de Aelia Prado) y Adelaide Carraro en el Brasil publicaron novelas (Rios y Carraro) y poemas (Hilst) con temticas y/o personajes lsbicos entre 1960 y 1980. La mayora de sus obras fueron proh ibidos por la censura y nunca llegaron a considerarse parte del canon literario brasilero (ni latinoamericano). Los crticos se refieren a ellas como literatura pornogrfica, literatura menor o de entretenimiento (Trevisan 264 265, Althaus Reid 97), aunque para 1976 Rios haba publicado alrededor de 36 libros y sus ventas eran mayores que las de cualquiera de sus colegas masculinos (ms de 300,000 copias al ao).

PAGE 67

67 En Mxico, en 1975 Carlos Monsivis, influenciado por el material de los grupos de liberacin lgtb con los que tiene en contacto durante su esta da en Londres, escribe con Nancy de muchos siguientes) tuvo estupenda (Brito 37) logrando as que, por primera vez, un importante nmero de personajes pblicos se asociar an abiertamente con la causa de los derechos homo sexuales. Por esos mismos aos el xito de la novela El vampiro de la Colonia Roma 35 (1979) de Luiz Zapata (premio Grijalbo), la convierten en la obra que transformara para siempre el panorama de la litera tura con trama homosexual en ese pas, y en Latinoamrica. La novedad argumentativa y la calidad literaria del Vampiro permitieron que lograra, adems de superar la de casas editoriales como Cal y Arena, Era, Premi Editora, Ocano, Editorial Oasis, Editorial temtica (Rodrguez Homoresistencias ). Tambin en 1979 Jos Joaqun Blanco publica un artculo que resuena hasta hoy, Ojos que dan pnico soar, en la seccin cultural del peridico Unomsuno Blanco declara pblicamente (como nunca antes) las desafiantes condiciones de los homosexuales en Mxico. 35 Sin embargo, recordemos que El vampiro no fue, como lo hemos visto, la primera obra de tem tica homoertica en Mxico. Podemos recordar la poesa de Nandino, Xavier Villaurrutia, y obras como El tercer Fausto (1934) de Salvador Novo.

PAGE 68

68 ltimas D cadas del S iglo XX: A brir la P uerta de la D ignidad Un par de aos despus de tratamiento de las temticas lsbico homosexuales fueran censuradas regresa la democracia a la mayora de los pases latino americanos que haban sido controlados por dictaduras militares ( aos ochenta y principios de los noventa). Entonces fue posible la publicacin de historias que manera de ilustracin las obras de Fernando Vallejo (Colombia 1942) Los das azules (1985); Darcy Penteado (Brasil 1926 1987) Nivaldo e Jernimo (1981); En jirones (1985) de Luis Zapata (Mxico 1951); Utopa gay (1984) de Jos Rafael Calva (Mxico); La otra mejilla (1986) de Oscar Hermes Villordo (Argentina 1928 1994), o Toda una dama (1988) del venezolano Isaac Chocrn (D. W. Foster Enciclopedia ). Y con temtica lsbica aparece en Argentina En breve crcel (1981) de Silvia Molloy, en Mxico Amora de Ros a Mara Roffiel (1989), Dos Mujeres de Sara Levi Caldern (ambas con contenido autobiogrfico) y La muerte alquila un cuarto (1991) de Gabriela Rabago Palafox. Las imgenes de homoerotismo llegan por primera vez al cine latinoamericano con El lugar sin lm ites (1978) dirigida por Arturo Ripstein (Mxico 1943), basada en la obra homnima del chileno Jos Donoso y Doa Herlinda y su hijo (1984) de Jaime Humberto Hermosillo (Mxico 1942) basada en un cuento de Jorge Lpez Pez que comparte el ttulo. Tambin d urante estos aos un amplio nmero de artistas y figuras pblicas asumen pblicamente su homosexualidad. En Brasil, 36 por ejemplo, uno de los cantantes ms 36 Desde mediados de los aos setenta y principios de los ochenta, hubo un grupo considerable de escritores mascu linos, y poetas brasileros que han escrito abiertamente sobre temas relacionados con la homo y la bisexualidad, adems de Abreu, Joo Silverio Trevisan, Silviano Santiago, Bernardo Carvalho, Herbert Daniel y el poeta Valdo Motta. Algunos autores menos cono cidos como Gasparino Damata, Darcy Penteado, Aguinaldo Silva y Glauco Mattoso. De este grupo Abreu y Santiago son las figuras ms conocidas. Santiago es considerado una de las figuras intelectuales contemporneas ms prominentes en Brasil (Arenas 235 236).

PAGE 69

69 reconocidos Ney Matogroso se declar abiertamente homosexual, y Caetano Veloso exhiba sin vergenza actitudes andrginas que permitan intuir su bisexualidad o por lo menos una sexualidad ambigua (Green 245 259). Los aos ochenta culminan con uno de los episodios crticos en el devenir histrico de las prcticas homoerticas y los discursos lgtb en Lati noamrica y el mundo: la a paricin del virus del sida (vih ). La propagacin de la enfermedad oblig a que los grupos de homosexuales, lesbianas y de personas transgnero, que todava operaban, re enfocaran sus objetivos e impuls la formacin de nuevos col ectivos con estrategias de accin especficas en respuesta a los retos que gener la amenaza de una pandemia. activism around AIDS education, prevention, and assistance sparked the formation of gay groups, at times with significants su pport from lesbians, that also articulated issues about discrimination, violence Hombres y mujeres lgtb unieron esfuerzos una vez ms, cambiando el discurso de la visibilidad y la toma de conciencia sobre la diver sidad sexual, hacia el reconocimiento de derechos y garantas en cuanto a salud, trabajo e igualdad de derech os civiles y constitucionales. Desafortunadamente, como lo evidencian las experiencias que describe Pablo Prez (1963) en su autobiografa Un da sin amor el laicismo, tiende progresivamente a la tolerancia, la derecha vigoriza su homofobia, por lo dem encontrar en el sida un argumento a su favor, la enfermedad gener una cohesin inusitada en las comunidades lgtb, que sumada al fin de las utopas (decepcin de la Revolucin Cubana, cada del muro de Berln, neoliberalizacin de los mercados) expandi la discusin sobre sexualidades

PAGE 70

70 alternativas hacia espacios en los que nunca antes se haba presentado. Personajes reconocibles (con mucha ms frecuencia) en la tel evisin, el cine y la literatura latinoamericanos y del mundo Liberace, los bailarines Rudolf Nureyev y Jorge Donn, el filsofo Michel Foucault, los coregrafos Alvin Ailey y Michaeel Bennet, el supermillonario Malcolm Forbes, el jazzista Miles Davis, los actores Rock Hudson, Tony Perkins, Denholm Elliot y Brad Davis, los De las variedades 165). El sida permiti que, por primera vez en la historia, un nmero importante de homosexuales, lesbianas y travestis fueran protagonistas de procesos polticos, legislativos. Durante los aos noventa el estigma contra los homosexuales se mantiene (in sisten en el desarrollo de un cctel de medicinas logra detener el avance de la enfermedad y series televisivas como The Real World San Francisco, Queer as Folk, Oz, Will and Grace y The L World (168) insertan una mirada con menos prejuicios homfobos al interior d e diferentes experiencias y expresiones del deseo homoertico femenino y masculino. Justamente durante los noventa se publicaron (aunque cada una de ellas documenta periodos histricos diferentes) cinco de las diez autobiografas que estudiamos en este tr abajo y una de nuestras autoras, Ilse Fuskova, se present en 1994 en uno de los programas con ms sintona en la Argentina (con la entrevistadora Mirtha Legrand), como la primera lesbiana que se atreve a reconocerlo y a hablar sobre su experiencia en la t elevisin de ese pas.

PAGE 71

71 Los estudios homosexuales y lesbianos se consolidan tambin durante esta dcada, inicialmente, en el marco acadmico de universidades estadounidenses y europeas. Las investigaciones queer apareceran unos aos despus cuestionando entre otras cosas, la forma esencialista como se entiende hasta entonces la naturaleza del deseo y de la sexualidad, es decir, como entidades biolgicas pre existentes y no como producto de las tecnologas institucionales de poder y de los micropoderes c otidianos que regulan los discursos del placer y sus expresiones corporales, en otras palabras, critican la correspondencia directa sexo gnero y sealan la construccin social y arbitraria de esta correlacin. Una de sus principales tericas, la filsofa of repeated acts within a highly rigid regulatory frame that congeal over time to produce the Gender 3 3). Segn Butler las identidades femenina y masculina no son ms que un performance una actuacin aprendida y repetida con el propsito de mantener el control patriarcal en las sociedades occidentales. Los estudios queer critican el esencialismo de las i dentidades fijas y defienden, en cambio, el reconocimiento y respeto de las expresiones genricas y sexuales fuera de esta dada. Tambin en Amrica Latina introducc in de nuevas propuestas sobre la multiposicionalidad del sujeto (Richards) en obras de escritores, investigadores y artistas que, a diferencia de las que se producen en los Estados Unidos y en Europa, incorporan asuntos de clase y raza como factores indis pensables en el anlisis de la opresin de los disidentes sexuales. Crticos como Nstor Perlongher (Argentina), Pedro Lemebel (Chile), Jos Joaqun Blanco (Mxico), Norma Mogrovejo (Mxico), Yuderkis Espinosa (Repblica Dominicana), Efran Barradas (Puert o Rico), Rafael Ramrez (Puerto Rico), Rubn Ros vila (Puerto Rico), entre otros 37 proponen estrategias rebeldes para re imaginar el 37 En este decenio aparecen antologas como Latin American Writers on Gay and Lesbian Themes:A Bio Critical

PAGE 72

72 proyecto lgtb latinoamericano; una de las ms importantes es admitir que las clases populares, incluyendo las minoras se (Lumsden 34). quiz uno de los ejemplos ms paradigmticos de activismo y de resistencia homosexual latinoa con Las Yeguas del Apocalipsis al lado de Francisco Casas (vestido como Frida Kalh o o como Mara Flix), Lemebel denuncia las consecuencias de los horrores dictatoriales de su pas y critica las injusticias de la seudo democracia capitalista chilena contra las mujeres, los homosexuales y los travestis de clase baja. En Mxico, la dramat urga, activista y actriz lesbiana Jesusa Rodrguez (1955) y su esposa Liliana Felipe consiguen un xito extraordinario con su cabaret poltico feminista, El Hbito, en el que incorporan humor con una punzante crtica social. La narraciones de l yo del prof esor brasilero Deni lson Lopes (1966) O homem que amava rapazes e outros ensaios (2002) ejemplifica las transformaciones que se dieron con el advenimiento del nuevo milenio. Lopes construye un yo que hace un par dcadas hubiera carecido de un espacio de en unciacin legtimo: el de un homosexual acadmico, y usa las herramientas del discurso postulados por los estudios queer para auto representarse. Este texto Sourcebook (1994) editado por David William Foster y Emmanuel S. Nelson; Entiendes? Queer Readings, Hispanic Writings (1995) compilado por Emilie Bergman, Emilie L. y Paul Julian Smith, y Hispanisms and Homosexualities (1998) de Sylvia Molloy and Robert Mckee Irwin. Tropics of Desire: Interventions from Queer Latin America (2006) de Jos Quiroga; Sexualidades en disputa: homosexualidades, literatura y medios de comunicacin en Amrica Latina de Jos Quiroga y Daniel Balderston ; Teora lsbica, participacin poltica y literatura de Norma Mogrovejo Aquise y Desde aceras opuestas. Literatura/cultura gay y lesbiana en Latinoamrica (2006), editado por Dieter Ingenschay. Un buen nmero de investigaciones se ha dedicado al estudio de literaturas homoerticas en contextos culturales nacionales como por ejemplo: La novela mexicana entre el petrleo, la homosexualidad y la poltica (1997) de Luis Mario Schneider; Sueos de exterminio: homosexualidad y representacin en la literatura argentina contempornea (2004) de Gabriel Giorgi y Los otros cuerpos: antologa de te mtica gay, lsbica y queer desde Puerto Rico y su dispora (2007) compilado por David Caleb Acevedo, Moiss Agosto Rosario y Luis Negrn.

PAGE 73

73 parece ser, sino la culminacin, la concrecin de una nueva forma de ser un sujeto lgtb en el nuevo milenio. Un milenio en el que, como lo anota Carlos Monsivis, no pueden concebirse los procesos nacionales sin la influencia de globalizacin 38 Hoy las lesbianas y los homosexuales latinoamericanos y del resto del mundo recogen los frutos de las luchas feministas y de los movimientos gay, que trabajan con fuerza desde finales de los aos setenta. La aceptacin social sigue fluctuante y el camino hacia la igualdad de derechos an se recorre con importantes avances como la aprobacin de las uniones civiles en la mayora de los pases de la regin. 39 Los medios masivos, las artes y la literatura mantienen un rol fundamental y ayudan a asfaltar el camino hacia el pleno reconocimiento de los derechos de homosexuales, lesbianas y de personas transgnero. Reconstruir la historia latinoamericana, al mismo tiempo derecho y responsabilidad, es una de las estrategias que permiten dar legitimidad, devolver algo de lo despojado y sentar las bases para la creacin de un futuro en el que los proyectos lgtb no se co contexto en el que se inscriben los homotramas qu e estudiamos en este trabajo Como ano ta uno de nuestros autores, Deni c omo um tema, uma representao social ou discurso que atravessa diferentes saberes, mas afirmar uma expriencia que interliga vida e obra... A experincia gay nada tem de redutora ou classificadora, um mistrio insondvel, implica uma tica, uma esttica (Lopes Silv i ano Santiago 955), tica, esttica y espiritualidad que esperamos descubrir con el 38 movim 39 Podemos citar ejemplos como el de Brasil donde algunos estados reconocieron las uniones civiles de homosexuales y lesbianas desde 2005; en Mxico se aprobaron en 2006 y en 2009 se cambi la definicin de matrimonio permitiendo la adopcin a parejas de homosexuales y lesbianas. Argentina legaliz el matrimonio entre personas del mismo sexo en 2010; en Colombia a partir de 2009 se modific la constitucin en busca de equi dad para parejas del mismo sexo y el pas tiene el nico partido poltico activo, el Polo Democrtico Alternativo, que reconoce una cuota de personas lgtb en su base.

PAGE 74

74 estudio de las autobiografas latinoamericanas que incluimos en esta investigacin. Carlos Monsivis dijo que abrir el clset homosexual es abrir la puerta de la dignidad Yo aadira, que esa puerta homosexual, esa salida del miedo y de la oscuridad, es al mismo tiempo, la entrada hacia un nuevo des orden social, c on dignidad para todas y todos.

PAGE 75

75 CHAPTER 3 APROXIMACIONES TE"RICAS: SUBJETI VIDADES LGTB Y AUTOBIOGRAFA. PROBLEMAS DE GNERO Presentacin : Poder, Resistencia y (el) Ser Antes y Despus de Foucault Yo soy yo y mi circunstancia Jos Ortega y Gasset Meditaciones del Quijote To write is to become Trinh T. Minh ha Woman, Native, Other En el captulo anterior revisamos la complicada historia de los imaginarios sociales latinoamericanos con relacin a expresiones genrico sexuales que contradicen los dictmenes heteronormativos. En este estudiaremos algunas propuestas ter icas sobre la construccin de subjetividad y sus posibles conexiones con la auto referencialidad textual como vehculo de creacin discursiva y de legitimacin, personal y poltica, de autores que se identifican como lesbianas, homosexuales, transgnero y/ o bisexuales (lgtb). Nos encontramos entonces frente a un reto terico fascinante: se trata de confrontar formas de narrar y formas de ser que por mucho tiempo se juzgaron como proyectos irrealizables. Por un lado, la validez genrica de la autobiografa se ha cuestionado y su importancia dentro del canon literario se ha desestimado en diferentes momentos histricos, similar, los intentos de definicin identitaria de legitimidad partir de la segunda mitad del siglo XX, gracias al activismo poltico de feministas, grupos, e individuos que se identifican como no heterosexuales y, en medios acadmicos, como

PAGE 76

76 producto del desarrol lo de teoras posmodernas sobre, y en contra, del sujeto y de las polticas de identidad 1 Para algunos crticos el estudio de las narraciones del yo 2 de personas lgtb es insostenible puesto que implica examinar una tradicin literaria construida alrededo r de sujetos sin base de referencia, es decir, sin modelos o arquetipos de personalidad previos (Loftus 31). Sin embargo, como veremos en este captulo, problematizar la relacin entre los textos autorreferenciales y las identificaciones genricas disident es no es absurdo y mucho menos imposible. Al contrario, el anlisis de dicha interseccin arroja, por lo menos provisionalmente, resultados sugestivos. Los relatos autobiogrficos de autores con sexualidades fuera de la norma desencadenan crisis de sentid o que exigen, en primer lugar, re pensar la forma como se teorizan estas dos variables, y, al mismo tiempo, considerar la posibilidad de que la autobiografa sea, en s misma, o queer 3 an cuando tiene como centro a un sujeto que no se au to identifica como lgtb. Aunque no podemos responder con total certeza qu es la autobiografa, gnero, subgnero, no gnero, asumimos, para los propsitos de esta investigacin que es, al mismo 1 e, usualmente, pertenecen a minoras marginadas (mujeres, negros, indgenas, lesbianas y homosexuales, por ejemplo). Estos colectivos 2 Ocasion variables de la escritura autobiogrfica (memorias, testimonios, diarios, entre otros). Explicaremos ms adelante en el captulo el desarrollo terico de las narraciones en primera persona. Sin embargo, es importante anotar que, suscribindonos al pacto postulado por Phillipe Ljune, reconocemos que es el lector quien sella el contrato de lectura al aceptar la validez de las obras, incluso cuando la eq uivalencia entre la identidad del autor=protagonista=narrador es cuestionable (por ejemplo en casos en los que el autor firma con seudnimo o cambia el nombre del protagonista). 3 Si aceptamos la definicin del trmino ingls queer not an invitat ion to a new politics of identity but rather the announcing of oneself or a text as in some way possessing agency in the challenging and subversion of dominant y sobre todo, como un conjunto de teoras inacabadas, que se resisten a definiciones y categorizaciones contundentes nos encontramos entonces frente a una oportunidad de re valoracin

PAGE 77

77 tiempo, una tradicin literaria y una forma de lectura 4 (Mol loy Acto 12) y que, igual que las identidades lgtb, se caracteriza por ser fluida, cambiante ya que tiene fronteras y lmites que no son estticos. Se trata pues de una forma de expresin imposible de contener y/o de definir bajo los parmetros restrictivo s del lenguaje de la Ley del Padre 5 que exige diferenciaciones maniqueas. Las escrituras del yo de Salvador Novo, Elas Nandino, Paco Jamandreu, Reinaldo Arenas, Ilse Fuskova, Claudina Marek, Diana Bellesi, Gloria Anzalda, Carlos Snchez, y Denilson Lope s revelan entonces a la autobiografa como una forma narrativa inestable, pero, ms importante an, con un inmenso potencial para ser usada como escritura de resistencia. Este es un espacio discursivo excepcional en el que los autores usan su agencia 6 par a construir identificaciones textuales y defender subjetividades que se oponen a la feminidad o masculinidad como nicas opciones de identidad genrica, y que rechazan la heterosexualidad como nica ron los sistemas hegemnicos 7 patriarcales en los que se enmarcan sus experiencias. 4 La falta de consenso crtico par a establecer si las narraciones del yo constituyen o no un gnero literario remarca su carcter queer y nos lleva a aceptar que esa no es la discusin pertinente para nuestra investigacin. 5 Segn Freud, la identidad es producto de la resolucin del Com plejo de Edipo que culmina con la aceptacin de la supremaca flica asimilacin de la normatividad social 30; S. Hall 62 63). Esta es la explicacin de la organizacin de sociedades que prohben el incesto. Al reconocer sus genitales, el nio relaciona la propiedad de su pene con la presencia del padre, y estima su rgano como fuerza decisiva en su vida emocional. Al descubrir que la madre, el objeto de su afecto, y del enfrentamiento con el padr e, carece de pene el nio siente temor a la castracin y debe elegir si desafiar, o rendirse ante la autoridad del padre, incapaz de descifrar l En este caso, la relacin de la nia con sus padres se caracteriza por la envidia del mujer, puesto que es un individuo castrado e imperfecto, incapaz de desarrollar un sentido tico moral fuerte (super ego). 6 agency y describe la capaci dad de un individuo para actuar libremente en el mundo despus de un proceso de reflexin e impulsado por su propia capacidad de determinacin. 7 Entendemos el concepto de hegemona en el sentido propuesto por Antonio Gramsci: hegemona cultural. Es decir un fenmeno social en el que los sectores dominantes establecen y mantienen dominio moral, ideolgico y poltico

PAGE 78

78 A travs del proceso fsico de convertir sus vidas en textos, de la escritura como acto performativo, los sujetos lgtb se convierten en agentes histricos usando la terminologa de Pierre Bourdieu ( El sentido ), o en lo que en el contexto latinoamericano Enrique Dussel denomina actores sociales es decir, en seres que se apropian del rumbo de su realidad, resisten los poderes que intentan controlarlos y, de ese modo, i mpactan y/o transforman sus sociedades Recordemos que tanto el concepto de hegemona como el de agencia fueron claves en el desarrollo terico de autores neo marxistas como Antonio Gramsci, Raymond Williams y Pierre Bourdieu, quienes al deconstruir la o posicin estructura/agencia (sociedad/individuo) devolvieron al sujeto la posib ilidad de desafiar la hegemona en situaciones de opresin extrema. la capacidad cre condiciones sociales opresivas, son los sujetos quienes construyen la historia. Pensadores posmodernos como Michel Foucault tambin asocian la actitud de resistencia con el mpet u creativo. De acuerdo con el filsofo francs rechazar la hegemona implica mucho el siguiente, y quiz ms importante, es asumir la resistencia como un deve nir creativo en el que 423). 8). Afirmarse como fuerza creadora es justamente lo que hacen los sujetos lgtb en sus relatos personales, y, aunque algunas de las lecturas crticas de la obra de Foucault intentan llevar sus ideas sobre el poder, la subjetividad y sobre los grupos subalternos, logrando que sus intereses se posicionen como si correspondieran con los intereses de la sociedad. La hegemon a se basa en la dominacin a travs del control de las instituciones, el sistema educativo y los medios de comunicacin, se sostiene con estrategias silenciosas de coercin, y genera desigualdades profundas.

PAGE 79

79 la resistencia hasta al extremo del relativismo 8 comprobaremos que el filsofo no prescinde categricamente del concepto de identidad, ni anula todas las posibilidades de agencia individual. Al contrario, su obra, igual que la de crticos como Bourdieu, Williams y Gramsci, nos servir para demostrar que exi sten espacios de agencia para sujetos cuyas prcticas y/o modos de ser se encuentran fuera de los lmites de lo socialmente aceptado. Finalmente, verificaremos tambin que son los procesos de construccin de subjetividad, entendidos como lgtb la posibilidad de crearse, asumirse y ser a conciencia. Tal vez ste sea el momento adecuado para incluir una distincin importante dentro del anlisis que proponemos. Debemos situar algunos lmi tes entre los conceptos de identidad y subjetividad, aunque sus discrepancias sean tan sutiles que muchos tericos usen estos trminos de manera intercambiable y aunque se hable poco de subjetividad en contextos no acadmicos. De cualquier modo, ambas noci ones son cruciales dentro del marco conceptual que nos ocupa, y es conveniente familiarizarnos con sus matices respectivos. Despus de explicar la relacin entre identidad y subjetividad y de justificar nuestra preferencia por el estudio del segundo trmi no, nos aproximaremos tericamente a la autobiografa e intentaremos demostrar algunas de sus conexiones histricas con la subjetividad. Emprendemos esta labor con plena conciencia del peligro de crear nuevas prescripciones genricas (en este caso en cuant o a la homo bi trans sexualidad) que ratifiquen el triunfo del sistema de pensamiento binario patriarcal. Insistimos entonces que estudiar formas de nuestro caso s e trata de nombrar y reconocer existencias. 8 Por ejemplo, para Nick Mansfield, las ideas d

PAGE 80

80 Identidad o Subjetividad? Semnticas del Yo Quiz pocas ideas se invocan con tanta frecuencia y con objetivos ms diversos que la identidad. Tanto en ambientes acadmicos como en situaciones sociales diversas se habla de identidades nacionales, raciales, tnicas, de gnero, entre muchas otras. Gobiernos, partidos polticos y lderes sociales recurren al concepto de identidad para unificar o separar naciones, para crear coaliciones, y, por supuesto, para alenta r la instauracin de exclusiones cotidianas en la vida del ciudadano comn. Cuestionar la identidad, en otras palabras, qu es el sujeto y cmo se construye, debera ser un ejercicio ineludible en el marco de los estudios sobre textos auto biogrficos. Antes de empezar nuestro estudio atenderemos entonces a una inquietud clave:de qu estamos hablamos cuando hacemos uso de la nocin de identidad, y cul es su relacin con la subjetividad? En trminos formales, Donald Hall describe la identidad 9 como el conjunto de cualidades, creencias y filiaciones que caracterizan a un individuo, otorgndole una personalidad consistente y una forma de ser reconocible en sociedad (Hall Subjectivity 3). Es decir, una vez adquirida y validada por los otros, la identidad n o es un proceso de creacin continua; al contrario, se En la misma lnea restrictiva, Victoria Camp individuo reconocimiento social 9 Recordemos que cada una de las disciplinas acadmicas que se ocupan del estudio de la identidad y de la subjetividad (filosofa, sociologa, antropologa, psicologa, estudios culturales) propone una definic in de los trminos, de acuerdo a las caractersticas del lenguaje profesional y de los objetivos de sus investigaciones. Incluimos una definicin de trabajo adecuada a los estudios literarios, que se complementa con la revisin terica que se desarrolla e n el resto del captulo.

PAGE 81

81 (84). Camps coincide con Hall al asegurar que la identidad depende de las relaciones con otros, y, ms importante an, que para obtenerla el sujeto debe asimilarse, no desentonar, dentro de un en 10 como por ejemplo, la profesin, y la filiacin poltica (Camps 84). A pesar de que Camps asegura que es posible ejercer autonoma para romper con la inercia y reconocimiento colectivo como requisito indefectible para establecer la identidad personal y, en (84). Las explicaciones de Camps son convincentes, sin embargo, consideramos excesivo y peligroso, el poder casi ilimitado que otorga a la colectividad para determinar qu identidades son vlidas. La autora falla al no reconocer el potencial subversivo de los procesos subjetivos y despojar de cualquier forma de agencia a quienes se encuentran en los mrgenes sociales. sufrimiento, un discurso oculto que re (Scott 20) y que, cuando esos discursos ocultos se convierten en pblicos, como en el caso de las transfo creacin de conciencia colectiva o grupal. 10 Aunque algunas de estas caractersticas pueden cambiarse por voluntad de los individuos, como la nacionalidad, y aunque en el siglo XXI los desarrollos mdicos permiten alterar algunos rasgos fsicos o alinear la genitalidad c on el gnero, se asume que la mayora son inmodificables, y que su control estara fuera del alcance de la voluntad de los sujetos.

PAGE 82

82 Para ampliar la explicacin sobre las diferencias y conexiones simultneas entre los conceptos de identidad y subjetividad es til presentar el trabajo del socilogo Robin Williams. Basndose en postulados previos de Erwin Goffman ( Stigma ) 11 Williams divide la identidad en tres sub niveles: personal, social e identidad del yo. a un individuo de todos los otros. Equivale a las formas de identificacin legal, puesto que, por lo menos en teora, se supone que slo existe una persona en la que coinciden un nombre, una fisionoma determinada y unas huellas dactilares (Robin Williams 6). Este primer nivel de identidad estara compuesto adems por atributos que el sujeto no elige, como su raza, etnia, o el color de sus ojos. Podramos decir Cam ps y que es, segn ambos autores, esttica e inmutable. memebership of a social c premeditada y voluntaria de sujetos que comparten creencias, experiencias o formas de iden 12 11 En su libro Stigma: Notes on the Management of Spoiled Identity Goffman investiga la situacin social de individuos en peligro de que sus identidades sean temporal o permanente negadas dentro de las sociedades en las que viven (citado en Robin Williams 5). 12 A pesar de los logros de algunas de estas asociaciones, te ricos y activistas posmodernos critican el carcter esencialista de agrupaciones en las que, supuestamente, el individuo se pierde en medio de la colectividad. Crticos (poscoloniales, feministas y queer ) como Paul Gilroy Against Race Nelly Richard Femin ismo, gnero y diferencia Judith Butler Gender Trouble y Beatriz Preciado Manifiesto contrasexual afirman que con las polticas de identidad se corre el riesgo de universalizar las experiencias de los sujetos, experiencias que son en realidad abismalmente diversas. En respuesta a crticas como stas, tericas feministas como Gayatri Spivak defienden el uso de un y necesaria, cuando se tienen objetivos comunes apremiantes.

PAGE 83

83 para continuar estableciendo una mirada en paralelo con la terminologa de Camps. El sujeto decide con qu otros seres identificarse y, aunque algunos de estos grup os se conformen para responder a opresiones que se basan en rasgos que los individuos no pueden manipular o que no eligieron voluntariamente (raza, etnia, orientacin sexual, etc.), lo que s puede cambiarse es la decisin de pertenecer o no a colectivo s d eterminados. De este modo, eligiendo su pertenencia y, mejor an, la visibilidad de su participacin, el individuo tendra la posibilidad de alterar, en buena medida, la forma como se le reconoce en sociedad. Desafortunadamente, es as como operan los sist emas de exclusin, cuando los colectivos deciden aceptar o negar la inclusin de ciertos miembros. En definitiva, identificarse con otros supone en todos los casos una negociacin que se da en una comunicacin de doble va entre el individuo y la asociacin con la intente vincula rse Existe siempre el riesgo de que la negociacin no sea exitosa. continuity of character that an La intended often by an acute anguish and profound distress, is subjectivity as we continue to experience an El tercer nivel de identidad equivale entonces a del yo que nos interesa explorar en las autobiografas de sujetos lgtb te niendo en cuenta que no nos referimos ni a un concepto, ni a un estado del yo invariables; al contrario, sabemos que

PAGE 84

84 subjetividad involucra importantes niveles de agencia, creatividad y resistencia Para concluir esta seccin debemos recalcar que, aunque parezca inoperante en algunos contextos, la diferenciacin entre identidad y subjetividad es crtica: la ltima es una forma de anto exige accin y conciencia individual. Ms importante an, aunque se ve influenciada por el trato con otros, la subjetividad no requiere aprobacin de un colectivo hegemnico, ni de un grupo contra hegemnico. Al contrario, una de las funciones primord iales de la subjetividad es combatir al interior del individuo las limitaciones impuestas por los sistemas sociales imperantes, incluyendo las reglas que se establecen en los mrgenes. Es por eso que, en casos como los que estudiamos, admitimos que ser ne cesario reconocer las exclusiones implicadas en la reivindicacin de cualquier forma de identificacin del yo. A pesar de la agencia que supone la subjetividad, no podemos pretender, de manera inocente, que puede liberarse por completo de las tecnologas d e poder que influencian al individuo de acuerdo con las particularidades de su cultura y de su momento histrico; tampoco sugerimos, ni consideramos oportuna la creacin de una oposicin binaria identidad/subjetividad. Por ser un compendio de fuerzas crea tivas en tensin, la formacin de subjetividad es Esta investigacin se que en la identida d de lesbianas, bisexuales y homosexuales latinoamericanos, teniendo en cuenta que la conciencia de la propia excentricidad, entendida en sus dos acepciones, como ubicacin fuera del centro y como rareza, anormalidad o extravagancia ( queer ), es una de las caractersticas que enlaza a las teoras sobre subjetividad lgtb y a los estudios autobiogrficos.

PAGE 85

85 El yo queer (entendido como lo excntrico y lo ex cntrico) emerge como resultado de procesos de resistencia y, de negociaciones, en mayor o menor grado, c on las reglas culturales de su realidad histrica. Aunque podra argirse que se dan fenmenos similares en las vidas de otro tipo de sujetos, especialmente en las de mujeres 13 y otras minoras marginadas, lo cierto es que tanto las experiencias cotidianas como la creacin textual del yo queer, particularmente en el contexto latinoamericano, son, al mismo tiempo, actos perfomativos (acciones de la vida queer ) y literarios (proceso de escritura), creativos, difciles y arriesgados, como pocos, especialmente 32). La sola existencia de personas lgtb desestabiliza la apar ente coherencia de las sociedades patriarcales. As que con su escritura referencial estos sujetos no slo se aseguran de que sus formas de ser, sus identidades excntricas, existan, sino que, apropindose del discurso dominan la forma en que sus vidas so n re presentadas. El Yo Como Texto 14 comenz a circular, a finales del siglo XVIII y principios del XIX, su posicin dentro del canon literario es contradictoria, hasta el punto de que (Olney Autob iography 3). El Diccionario de trminos literarios describe as su significado: 13 particulares de mujeres indgenas, de color o discapacitadas, y mucho menos de quienes se identifican como lesbianas o queer Esta es ms bien la forma como se reconocen tradicionalmente los primeros estados de la lucha de gnero que asumira despus los matices mencionados. 14 Este captulo cubre consideraciones tericas sobre la autobiografa y su relaci n con la construccin de subjetividades no normativas. En el prximo veremos con mayor claridad las diferencias formales, estticas, y narrativas, que pueden establecerse entre las autobiografas tradicionales y las narraciones del yo de sujetos lgtb lati noamericanos y presentaremos cules son, a nuestro modo de ver, los cambios radicales que stas ltimas contienen.

PAGE 86

86 a Real De otro lado, The Penguin Dictionary of Literary Terms and Literary Theory Sin embargo, con trario a lo que la coincidencia de estas definiciones sugiere, no existe verdadero consenso crtico sobre qu es, o a qu debe considerarse un texto autobiogrfico. Se cuestionan sus lmites como obra narrativa escrita en prosa, narrada, y protagonizada po r un solo individuo, al comprobarse que existen formas creativas que expresan trayectorias vitales del yo a travs de otros medios (poesa, pintura, cine), y en ocasiones, como en el caso del testimonio, con la mediacin de otros sujetos. Se discute tambi componentes substanciales de creatividad, convirtindola, entonces, en una obra de ficcin. Al mismo tiempo, se duda de su veracidad como documento histrico porque es siempre una versin subjetiva de los hechos. En trminos tericos la autobiografa se ha enfrentado al concepto postmoderno de la muerte del autor, a las declaraciones postestructuralistas de la falsedad del concepto de agencia individual y a las dudas po smodernas sobre la referencialidad del lenguaje y la eficacia de la memoria. Si la autobiografa adquira validez dentro del canon literario en un momento histrico particular, ese valor fue, hasta hace pocos aos, exclusividad de narraciones del yo mascul inas que se usaron por polticos, religiosos y jefes de estado para buscar o consolidar cohesin ideolgica entre sus seguidores o para explicar y justificar sus acciones, cr iticando as a sus detractores. Cuando las mujeres, los pobres, los esclavos, las se atrevan a escribir sus memorias, o si se encontraban por casualidad sus diarios o cartas, en vez

PAGE 87

87 de considerrselos documentos merecedores de estudio y apreciacin, por ser en su mayora expresiones de ideas y experienc ias domsticas o de seres que no se consideraban ciudadanos, mucho menos sujetos, este tipo de escritos permanecan fuera del canon literario y si se El gran desafo 29; Romera C astillo 9). Por ejemplo, aunque con frecuencia se referencian las Memorias de Leonor Lpez de Crdoba (1362 1420) como la primera autobiografa en castellano, apenas hasta hace un par de aos se despert inters crtico en la obra de esta mujer aragonesa. La historia de la escritura autobiogrfica privilegi el reconocimiento de los textos de autora masculina, en parte, porque solamente los hombres eran considerados sujetos con las aptitudes mentales y fsicas necesarias para entender, explicar y domina r el mundo 15 Podemos rastrear ejemplos de escrituras del yo tan remotas como El sueo o vida de Luciano del escritor sirio Luciano de Samsata que vivi entre los aos 125 y 181 D.C., aproximadamente. Sin embargo, corresponde a las Confesiones (400) de San Agustn ubicarse como el relato que sent las bases del gnero autobiogrfico en Occidente. San Agustn introduce un yo que se construye a s mismo a travs de la reflexin, el arrepentimiento, la confesin frente a Dios y frente al colectivo, y que adqui angustia del conflicto deseo espiritualidad (cuerpo alma). Recordemos que, como anota Ba khti n en Esttica de la creacin verbal durante la Edad Media cristiana, y antes de San Agust n, no se haba consolidado el concepto de autor. Adems, el analfabetismo era generalizado y las personas comunes no contaban, ni con espacios de soledad, ni con los recursos econmicos, ni con la posibilidad frecuente de momentos de 15 Los ejemplos de escritura ntima femenina que citamos en este trabajo, son, en realidad, excepcionales, es por ello que elegimos incluirlas como ilustraciones en vez de las de algunos de sus contemporneos masculinos que son los textos que, usualmente se citan ya que dominan el panorama crtico.

PAGE 88

88 introspeccin en los q ue pudieran reflexionar sobre su existencia. Estos factores dificultaron la proliferacin de la escritura en primera persona de sujetos laicos de clases bajas, o de aquellos que no pertenecieran a la nobleza. La vida monstica y conventual permita, en cam bio, y, en muchos casos lleg a exigir, la revisin y documentacin de acciones y pensamientos ntimos, como ofrecimiento a Dios y/o a manera de penitencia. Los protagonistas de las narraciones introspectivas religiosas encontraban en la narracin de las experiencias personales una estrategia narrativa para la expiacin de sus culpas. Ese tipo de relatos del yo, las confesiones usualmente demarcaba la trayectoria que los conducira a una posicin heroica final, a un nuevo yo mejorado. Son constantes, por ejemplo, las transiciones de maldad a bondad, de villano a hroe o de pecador a santo. El surgimiento de la burguesa, introduce una nueva forma de concebir la sociedad, y el rol del hombre en su construccin. El yo es ahora el centro del universo y de los discursos filosficos como en el contexto europeo lo ejemplifican las escrituras perso nales de personajes como el escritor Michel de Montaigne condensadas especialmente en sus Ensayos (1580), y del artista Benvenuto Cellini (1500 1571) Autobiografa de Benvenuto Cellini que escribi hasta unos pocos das antes de su muerte. As pues, la tra nsformacin de la escritura ntima, de una exclusivamente confesional dirigida a Dios, a una dedicada y centrada en el estudio de los hombres y sus ideas, reflejara las transformaciones sociales y el ambiente humanista del renacimiento. En las letras ibe roamericanas, por ejemplo, podemos citar El relato del peregrino (1553) de San Ignacio de Loyola (1491 1556) y La vida de la Santa Madre Teresa de Jess y algunas de las mercedes que Dios le hizo (1562) de Santa Teresa de vila (1515 1582). En el contexto

PAGE 89

89 latinoamericano los casos de la Historia de la monja alfrez, escrita por ella misma 16 (1626) de Catalina de Erauso (1592 1650) y de La respuesta a Sor Filotea (1691) de Sor Juana Ins de la Cruz (1651 1695), son extraordinarios, dentro del marco de nuestra investigacin y, completamente revolucionarios en el momento de su publicacin. Se trata de las primeras expresiones pblicas de subjetividad de mujeres con ideas y deseos que rebasaban los lmites de lo permitido para ellas hasta entonces, los subtextos de ambos escritos reclamaban: derecho a la educacin, a la independencia intelectual y a la autodeterminacin genrica y sexual como mencionamos en el captulo anterior La historia de la monja alfrez es e l relato de las aventuras y picardas de la va sca Catalina de Erauso que nace como lo que biolgicamente las sociedades patriarcales mujer) y vive en un convento hasta los quince aos, cuando decide abandonarlo para emprender un viaje a Amrica. El desplazamiento trasatlntico le permitira hacer realidad el deseo de vivir bajo diferentes identidades masculinas: Francisco Loyola, Alonso Daz Ramrez de Guzmn y Don Antonio de Erauso. Aunque se le acus de varios delitos, entre ellos adulterio y a sesinato, en una decisin sin antecedentes en la historia de la Espaa catlica, la corona la absuelve, y, adems, le otorga una pensin vitalicia por su valenta como guerrero/a en defensa de los intereses del reino. Gracias a los sacrificios descritos en la relacin textual de sus hazaas se le permite a Erauso vivir oficialmente el resto de sus das como un hombre 17 16 Aunque existen dudas sobre la autora de la obra, se acepta que el texto pudo ser redactado por la propia Erauso, en buena medida para obtener la compensacin a la que crea tener derecho despus de arriesgar su vida en Amrica defendiendo los intereses de la corona espaola. 17 Adems del travestismo del vestuario, Erauso exhibe comportamientos cara ctersticos de un varn de su poca: fuerza, belicosidad, formar parte de ejrcitos nacionalistas, etc. Sin embargo, quiz sea ms importante el hecho textual de referirse a s misma usando pronombres masculinos. Durante toda la obra Erauso solamente habla de s en femenino en tres oportunidades. De otro lado, consideramos procedente anotar que, aunque algunos autores cuestionan la autora de la narracin de Erauso, el hecho de que exista un texto con sus caractersticas, aunque fuese

PAGE 90

90 El ejemplo de La respuesta a Sor Filotea de Sor Juana Ins de la Cruz, aunque se ubica dentro de la escritura autorreferencial monstica qu e abri espacios de expresin a algunas mujeres pas, responde, en cambio, al modelo humanista renacentista de la apologa. Es decir, es una obra en la que ms que pedir perdn a Dios, o en el caso de Sor Juana al Obispo de Puebla, Manuel Fernndez de Sant a Cruz, que acus como soberbia su bsqueda de conocimiento y su pasin por las artes, la autora busca explicar y defender racionalmente, con estratagemas retricas, el derecho femenino a desarrollar estudios dentro y fuera del mbito religioso. Esta manio bra demostr ser terriblemente peligrosa para una mujer de finales del siglo XVII. A pesar de su elocuente respuesta, despus de escribirla en 1691 Sor Juana es obligada a deshacerse de su biblioteca, no se le publica ms y muere un par de aos ms tarde, en 1695. Las apologas lograban entonces justificar la bsqueda de conocimiento y el perfeccionamiento de la razn de los hombres renacentistas, no de las mujeres. M s adelante obras como las C onfesiones (1782) de Jean Jaques Rousseau (1712 1778) instaur an un nuevo momento de transformacin tanto de la percepcin filosfica del hombre, como del gnero autobiogrfico. Para el escritor ginebrs el hecho de existir como ser humano, y la riqueza de cada experiencia individual, son razones suficientes para jus tificar sus decisiones, y escritura de memorias, las suyas y las de cualquier otro. Por primera vez no era necesario est ablecer una relacin con Dios. Rousseau, por ejemplo era laico, aunque ponder sobre temas religiosos. Lo que intenta entonces es establecer una conexin con el lector implcito que lo incite a imitar al autor y a examinar su propia realidad (Mansfield 16). En un contexto en el que la razn era importante para entender los fenmenos del mundo exterior, Rousseau defiende la relevancia de escribir sobre el individuo al que considera un fenmeno completo, inclusivo y ficticio o narrado por alguien ms, hace que sea relevante para las letras hispnicas y fundamental para nuestro estudio.

PAGE 91

91 dinmico. Es por esto que sus Confesiones se consideran precursoras de l a forma autobiogrfica que se establecera a finales del siglo XVIII y principios del XIX. Durante el romanticismo se hicieron notorias publicaciones autorreferenciales como las Memorias de ultratumba del vizconde francs Ren de Chateaubriand (1768 1848) publicada pstumamente en 1848. Chateaubriand relata vivencias personales durante la Revolucin Francesa, impresiones sobre el Imperio Napolenico, y sobre la Revolucin Americana desde tres perspectivas diferentes: como soldado, como intelectual y como diplomtico. En estas memorias se percibe la influencia de Rousseau, sobre todo, en la importancia que se da a la visin y las opiniones del autor con relacin a los sucesos que relata y a las personas notables que describe. El nfasis en una perspectiva naturalista y menos racional de la sociedad y del individuo, fue otro de los elementos distintivos de las narraciones del yo de los hombres romnticos. La autobiografa del autor espaol Jos Mara Blanco White (1775 1841) publicada en 1845, ejemplifica la forma en que seres en posiciones liminales, conflictivas, en ste caso con su nacin de origen y con su fe, recurren a la auto textualizacin como estrategia para validar su existencia. Blanco White declara en su relato que despus de hacerse sacerdote ca tlico en Espaa, las dudas sobre las prcticas y la filosofa de la iglesia catlica romana lo llevaron a huir hacia Inglaterra, a incorporarse a la iglesia anglicana y algunos aos despus a la unitaria. Es justamente por este desplazamiento ideolgico y geogrfico que a pesar de su importante produccin literaria y teolgica Blanco White no se reconoce como uno de los ms importantes autores peninsulares de su poca. Su s escrit os teolgic os y poltic os se consideraron amenazantes para el catolicismo impe rante en Espaa. Como lo relat en su autobiografa, Blanco White fue

PAGE 92

92 un sujeto anulado durante aos en su pas de origen puesto que su excentricidad intelectual amenazaba la estabilidad del orden imperante. En Amrica Latina, Mi defensa (1843) y Recue rdos de Provincia (1850) de Domingo Faustino Sarmiento (1811 1888) ejemplifican la forma como diferentes lderes nacionales usaron la escritura en primera persona para crear una imagen favorable de s mismos. Quien tuviera el poder y el dinero necesarios p ara publicar su autobiografa poda controlar y contradecir a su antojo las versiones que sus enemigos y/o sus vctimas hacan circular sobre sus actos o sobre su personalidad. Usados como herramientas de persuasin, textos como Mi defensa y Recuerdos de P rovincia apoyaron campaas que intentaban elevar a sus protagonistas hasta convertirlos en iconos nacionales. A partir del siglo XIX la lista de figuras pblicas, adems de polticos, de los que se han dado a conocer sus diarios, cartas, memorias o autobi ografas en Hispanoamrica y en el resto del mundo confirma la relevancia histrica de esta forma de escritura. Podemos citar ejemplos obras como Aus meinem Leben: Dichtung und Wahrheit (De mi vida: poesa y verdad) del alemn Goethe (1811 1833) cuya obra influenciara a los autores romnticos. Autobiografa (1879) del poeta argentino Carlos Guido y Spano (1827 1918), Autobiografa (1914) el ttulo que se dio a una seleccin de cartas que recogen aspectos de la vida de la cubana Gertrudis Gmez de Avellaned a (1814 1873), o La vida de Rubn Daro escrita por l mismo (1915) del fundador del modernismo latinoamericano, Flix Rubn Garca Sarmiento (1867 1916). El auge del ante estos aos al apogeo de obras de no ficcin. Las confesiones, apologas, diarios y memorias pasan entonces a agruparse bajo un trmino que, quiz por la creciente reputacin de la biografa

PAGE 93

93 como herramienta de verificacin histrica, comenz a usarse para abarcar estas y otras formas de narraciones del yo, la autobiografa. El siglo XX se inicia con una ruptura esencial en cuanto a la conceptualizacin del sujeto: el psicoanlisis freudiano. Con el protagonismo que da al inconsciente, Freud introduce niveles de complejidad extraordinarios a la subjetividad humana 18 Lo ms importante, y quiz tambin lo ms debatible, en cuanto a la subjetividad freudiana es que, ms que la liberacin del yo, el psicoanlisis consigue estandarizar la identidad al estab lecer lmites y categoras para diferenciar entre lo que decide considerar normal o anormal (psicosis, neurosis, histeria, etc.). La agenda freudiana es pues bastante peligrosa si consideramos que se trata de ication of medical authority at the expense of the patient, and the wholesale denial of individual needs and subject positions through the imposition El pode r de diagnosticar se otorga de manera exclusiva al analista y a los estamentos de control ciudadano corriente est siempre sujeta a evaluacin externa. El sujeto, segn Freud, vive en una lucha permanente con sus deseos inconscientes y es el miedo a la castracin en el hombre y la envidia del pene en las mujeres, lo que determina su ia de las prcticas y de los discursos psicoanalticos se textualizan en autobiografas de sujetos que 18 De acuerdo con Sigmund Freud (1856 1939) la mente humana se divide en tres instancias cuyas negociaciones permiten al individuo construir un yo con el qu id ( ego super ego pulsiones y deseos (apetito, sexualidad, violencia) que se encuentran punciones y los deseos del ello y los castigos y las restricciones que aplica el supe ry.

PAGE 94

94 fueron vctimas de la medicalizacin de la identidad. Las autobiografas de algunos de los autores incluidos en nuestra investigacin: Elas Nandino Junt ando mis pasos Salvador Novo La estatua de sal y Amor de mujeres de Ilse Fuskova y Claudina Marek, revelan la prevalencia de las ideas freudianas a principios del siglo XX en el contexto latinoamericano. Adems de percibirse una especie de autoanlisis hecho por los autores para explicar su propia condicin homosexual, estos autores describen los mecanismos de control usados por las instituciones para vigilar a quien ose desviarse de la normas genrico sex uales. As lo narra, por ejemplo, Claudina Marek, quien describe en su relato autobiogrfico cmo, hasta bien entrado el siglo XX, las lesbianas y los homosexuales eran considerados psicticos. Marek narra la forma en que su familia us la institucionaliza cin para intentar controlar sus relaciones afectivas con otras mujeres. El debate crtico sobre el sujeto a mediados de siglo XX comienza a enfrentar a quienes lo entendan como escindido y sin completa injerencia consciente sobre sus acciones, y a quien es todava teorizaban la identidad en trminos de totalidad, equilibrio y autorregulacin. Con el pensamiento de Jean Fraois Lyotard 19 se advierte la presencia de una ola de autoras y autores que desde nuevas aproximaciones constructivistas, anti esencial istas, no totalizantes desmantelaron al sujeto coherente y racional de Occidente: Jacques Derrida, Jacques Lacan, Gilles Deleuze, Flix Guattari, Roland Barthes, Julia Kristeva y Michel Foucault, entre otros que hoy se agrupan bajo la etiqueta del postest ructuralismo. Curiosamente, aunque estos autores asumieron el yo como un proceso permanente y nunca acabado (Deleuze y Guattari A Thousand Plateaus ), cuestionaron la posibilidad de agencia del sujeto (Foucault Las palabras y las cosas ), y declararon incl uso la muerte del autor, (Barthes 19 Lyotard describe, en La condicin posmoderna (1979), como durante la segunda mitad del siglo XX se produjo una aguda prdida de fe en las grandes narrativas usadas para explicar la historia.

PAGE 95

95 ) la mayora teorizaron sobre las narraciones autorreferenciales, y escribieron, si no sus propias memorias, obras de carcter indiscutiblemente autobiogrfico como Roland Barthes por Roland Barth es (1975) o Circumfession (1991) de Jacques Derrida. Con sus cuestionamientos a la relacin entre poder, lenguaje, subjetividad, y agencia, abrieron el camino que permitira luego imaginar identidades histricamente anuladas como las mujeres y los no heter osexuales. El concepto contemporneo de autobiografa se mantendra a partir de la segunda mitad del siglo XX, igual que el sujeto, como espacio de conflicto crtico en cuanto a sus caractersticas elementales, sus diferencias con otras narraciones autor referenciales y su problemtico parentesco con la ficcin. Tal vez una de las razones fundamentales que dificulta el consenso acadmico con relacin a la escritura autobiogrfica es, pues, su vnculo con otras formas textuales de expresin del yo, como la s cartas, las memo rias, los testimonios, y con ciertas producciones lricas que Mientras la autobiografa se entiende como un relato que se construye despus de un proceso de reflexin y gracias a un anlisis retrospectivo sobre las propias vivencias, y, sobre todo, se escribe para un destinatario y/o para un pblico especficos, las cartas y los diarios, en cambio, pertenece n al mbito de lo privado. El diario se escribe en ntima comunicacin del yo consigo mismo, pero, supuestamente, nunca para ser ledo por otros, aunque hay autores que destacan la presencia de un lector implcito. Adems, comparte espacio y tiempo con las experiencias que se narran. Su escritura es mucho ms inmediata, de modo que el rol de la

PAGE 96

96 memoria es tambin diferente, puesto que de algn modo los recuerdos estn ms frescos, es decir, son ms accesibles. De otro lado, las cartas tienen, usualmente, un destinatario nico con el que el yo entabla una conversacin. El carcter anecdtico hace que aunque se compil e n en un solo libro los diarios y las cartas posean atributos diferentes a los que se valoran en la autobiografas; como, por ejemplo, la evol ucin temporal o la presencia de un ncleo temtico reconocible alrededor del cual se crea un desarrollo narrativo. Las comunicacin epistolar sostenida entre Gabriela Mistral y la entonces joven estadounidense Doris Dana ilustran perfectamente un nivel d e intimidad no concebido para publicacin. Intercambiadas entre 1946 y 1957, justo antes que muera Mistral, las cartas se publicaron bajo el ttulo de Nia errante: cartas a Doris Dana (2009) tres aos despus del fallecimiento de la mujer que se convirti en asistente, compaera sentimental, y finalmente en albacea del legado de la Nobel chilena. El volumen pone de relieve la difcil forma cmo se vivan las relaciones amorosas entre dos mujeres intelectuales a mediados del siglo XX. Y aunque es un documen to histrico trascendental, excepcionalmente escaso y valioso es claro que, por lo menos al momento de la escritura, no se trataba de un relato concebido para ser ledo por otros. 20 ms que la narracin exclu siva de un proceso autorreflexivo o de reconstruccin de la propia historia de vida los autores describen un acontecimiento externo o un momento histrico determinado del que hicieron parte, pero del que no fueron necesariamente protagonistas. A pesar de q ue sea suya la mirada, la focalizacin y el 20 Tal vez sea importante notar aqu la diferencia entre l os textos autorreferenciales que se conocen como como recuerdo del pasado que puede expresarse en singular o en plural si se trata de los recuerdos de dos o ms personas.

PAGE 97

97 inters del relato se limitan al recuento de lo que sucedi, sin ahondar en el desarrollo personal que pudo desencadenarse en el interior del autor, que se convierte as en testigo de la historia. ltimos casos existe una tercera persona que textualiza los datos que otorgan los informantes o que construye una historia a partir de dichas indagaciones. Generalmente los relatos de quien emite el testimonio contienen, ms que una historia personal, la representacin de la experiencia de opresin de un pueblo, una raza o un grupo social marginado. Este fue, precisamente, el motivo de la polmica que gener el texto Me llamo Rigoberta Mench y as me naci la conciencia (1985) que la activista guatemalteca refiri a la antroploga venezolana Elisabeth Burgos. Los hechos descritos por esta mujer revolucionaria, que en 1992 recibi el premio Nobel de la Paz gracias a su lu cha por los derechos indgenas en su pas, fueron confrontados por el investigador David Stoll quien descubri imprecisiones en algunos de los datos del texto. Al parecer, como lo reconoce la misma Mench, algunos de los abusos y las formas de violencia c ontra los pueblos indgenas que rememora sucedieron a su gente, pero ella no estuvo presente como se sugiere en el libro. La muerte de su hermano es uno de esos casos. Mench saba, sin embargo, que su testimonio era una oportunidad extraordinaria para da r voz a quienes haban sido histricamente despojados de participacin y no escatim detalles para denuncia r las atrocidades que se cometieron en contra del pueblo indgena por parte de ejrcito guatemalteco. Su relato deba reflejar pues, ms que su propi a historia, la historia de todo su pueblo. Aunque algunos autores no consideran como representantes del gnero autobiogrfico ciertos ejemplos de poesa en los que los que el yo lrico se identifica claramente con la experiencia del poeta creemos, al con trario, que es posible hallar lo que la crtica de arte Anna

PAGE 98

98 formas artsticas como la pintura, la fotografa, el cine y otros medios visuales. Podemos citar como i lustracin los casos de Johann Wolfgang von Goethe (1749 1832), Vctor Hugo (1822 1868) y Alfonsina Storni (1892 1938). La autobiografa de Goethe, publicada en dos volmenes, el primero en 1811 y el segundo en 1832 bajo el ttulo original, en alemn, de A us Meinem Leben: Dichtung und Wahrheit, traducida al ingls como From My Own Life: Poetry/Fiction and Reality/Truth y al espaol como Poesa y verdad confirma la complejidad y la fluidez del gnero. Desde el ttulo el autor nos habla del potencial de crear historias del yo en las que se mezclan ms de un estilo o una forma narrativa. Al mismo tiempo Goethe comenta la dificultad de establecer qu debe considerarse como verdad y qu hace parte, de manera indiscutible, de la ficcin, en relatos como el suyo. De modo similar, en Les Contemplations (1856) de Vctor Hugo el yo lrico hace referencia a la muerte de su hija y al dolor del exilio, amb o s escena rios coinciden con situaciones que el autor francs vivi. En Amrica Latina, en La inquietud del rosal (1916) de Alfonsina Storni, el yo lrico habla, entre otras cosas, de las implicaciones de ser madre soltera, como lo fue la escritora, en un contexto e n el que las mujeres eran duramente juzgadas por ello relacin directa entre lo que se considera autobiografa en un momento histrico determinado, el tipo de sujeto que escribe y el valor que se da a esta forma textual. A partir de la segunda mitad del siglo XX, la confusin crtica que provocan los gneros asociados con la autobiografa la ubican en un lugar importante del debate acadmico y se reconoce su valor no sol o literario sino para otros mbitos del conocimiento como la historia, la filosofa, la antropologa y la psicologa.

PAGE 99

99 Las discusiones que impiden establecer exactamente qu es una autobiografa se concentran a partir de entonces en la insistencia de comp robar los datos de manera objetiva, la disyuntiva realidad ficcin, las dudas sobre la capacidad de referencialidad del lenguaje y en la im posibilidad de veracidad total cuando se recurre al uso de la memoria, entendida como capacidad de recordar fielment e un hecho, como instrumento de reconstruccin narrativa. Vale la pena entonces mencionar algunos de los giros tericos que ha desencadenado las escritura del yo en disciplinas diversas. Auto bio grafa: El Yo en Teora Igual que el derecho a la subjetividad, la autobiografa, ha sido dominada y marcada por una fuerte influencia humanista patriarcal. Antes del giro posmoderno y postestructuralista que vimos en la seccin anterior la autobiografa se us para apoyar la construccin de sujetos slo podan ser alcanzadas por hombres, se sumaba una confianza plena en la referencialidad del lenguaje, la progresin lineal de la Historia y en la posibilidad 21 a partir de recuerdos consignados en la memoria. Los rezagos del positivismo llevaron a muchos crticos a insistir en la verificacin del hecho histrico narrado. Esta comprobacin en ocasiones imposible de obtener generaba dudas sobre el valor au tobiogrfico de los textos. Hoy, en cambio, dcadas de estudio sobre el gnero y sobre la subjetividad nos permiten 21 which upholds our Western prejudice in favor of generic purity and perhaps even a transcendental metaphysics of

PAGE 100

100 que, al contrario, es fluida y cambiante, tanto para bio mujeres, como para bio hombres. Podemos afirmar tambin que en vez de tener la capacidad de reproducir la realidad de manera objetiva, el lenguaje, cualquier forma de lenguaje, es siempre un intento de representacin limitado por sus propias auto contradicciones 22 estudia y se consi gna en textos oficiales, es un esfuerzo institucional por dar sentido a las luchas, las experiencias y los conflictos humanos, convirtiendo sucesos desordenados en narrativas coherentes que producen cierta sensacin de tranquilidad y justifican ciertas age ndas. Sin embargo, lo cierto es que los textos histricos poseen elementos fundamentales que los emparentan con creaciones literarias figuras retricas, tono, desarrollo narrativo, protagonistas, etc. y que deberan hacernos reflexionar, ms que en las en las omisiones, los silencios, y en la ausencia de personajes cuyo reconocimiento histrico introducira caos dentro del anhelado orden textual; ese es precisamente el caso de lesbianas, homosexuales y otras minoras discriminad as. No olvidemos que en estas narraciones existe un intenso deseo de comunicar por parte del emisor que busca mantener la atencin del receptor. Este proceso de intercambio retrico imprime cualidades litera rias al relato historiogrfico. Finalmente, hoy e s posible admitir adems que ante la imposibilidad humana de recrear el pasado con exactitud infalible es frecuente, y natural, que la memoria apele, an de forma 22 Recordemos que as lo postularon lingistas como Ferdinand de Saussure y representantes del Formalismo Ruso, quienes denunciaron por primera vez la imposibilidad del lenguaje, entendido como un grupo de signos a los que se les otorga significados, de forma arbitrari a, para contener todos y cada uno de los matices de la realidad o de las experiencias humanas. Para autores posmodernos como Derrida, si el sujeto es funcin de la lengua y se construye en la lengua misma por diffrance una mezcla entre diferencia y dife rir es decir, el sujeto no existe antes ni antes, ni fuera de ella el yo no puede tener un solo significado, no puede ser uno solo, anquilosado puesto que el lenguaje mismo es cambiante (Derrida Grammatology 16).

PAGE 101

101 involuntaria, a su propia creatividad para completar las zonas borrosas del recuerdo, ms imp ortante an, aceptamos que existen tantas versiones de la verdad como protagonistas, narradores e intrpretes (lectores). El desarrollo terico de la autobiografa ilustra el proceso que condujo a que podamos hacer aseveraciones como stas, es decir, a sup erar las constricciones humanistas y a que sea posible aproximarnos al estudio del gnero desde perspectivas que reconocen fluidez y amplitud a las expresiones textuales del yo. Del Yo Narrativo al Yo Discurso A finales de los aos cincuenta aparece la pr imera generacin de autores que reconoci la importancia de someter la autobiografa a anlisis literarios. Uno de los crticos pioneros es relevancia del gnero resid e en que representa la expresin de autoridad individual en la esfera del lenguaje y el dominio humano sobre los signos, en otras palabras, sera la forma literaria que mejor permitira ejercer verdadero poder lingstico. Segn Gusdorf, el sujeto autobiog rfico slo podra constituirse como un ser retrado, deba ser una isla para s mismo, entonces la tremendamente excluyente. Los lmites que propone, temporales y geogrficos, establecen, entre otras cosas, que la autobiografa es una reproduccin fidedigna de la realidad y un fenmeno exclusivo de la cultura occ idental (29). El segundo grupo de autores que estudia crticamente el gnero durante los aos setenta como condicin auto referencial sine qua non Aqu se inclu yen crticos como James Olney, Phillipe Ljune y Paul de Man Estos autores introducen el enfrentamiento entre verdad y

PAGE 102

102 ficcin y analizan por primera vez el rol del receptor en el proceso de lectura e interpretacin de las narraciones del yo. Olney elab ora una tesis simple o, por lo menos, aparentemente fcil de comprender: todo conocimiento, no solamente autobiogrfico, sino adems cientfico, psicolgico, histrico, etc., se inicia en el interior del individuo y se externaliza y comunica a travs de me tforas. En Autobiography: Essays Theoretical and Critical (1980) Olney anota que cada acto de comunicacin humana requiere el uso de alusiones. y se pregunta Dicho de otro modo, Olney cuestiona si el conocimiento, o las leyes que controlan el universo, existen de manera previa al ser y permanecen latentes, esperando a ser encontradas por l os hombres en su propio interior. ms importante de la auto bio grafa. Ms importante an, para los autores que se preocuparon consistency with the m i th and Watson Reading autobiography 123). Si hay tantas formas de relatar las historias de vida como individuos, esto implica que las representantes de un gnero literario. Cuestionamos la perspectiva de Olney, en primer lugar, porque a pesar de su complejidad creemos que la autobiografa puede ser, al mismo tiempo, gnero literario y forma de lectura y/o discurso. En segundo lugar, dudamos del carcter decididamente humanista de sus aproximaciones tericas porq ue, excluyendo a las mujeres y a otros grupos subalternos, ubica al

PAGE 103

103 hombre blanco como centro del universo y asume la existencia de Dios como la memoria teolgicos ms q ue tericos por ejemplo cuando propone a la fe como base de la autobiografa. Tambin recurriendo a la fe, en este caso en la relacin lector autobigrafo, Philippe Ljune, en oposicin a Olney, defiende la autobiografa como gnero y plantea en Le Pacte Autobiographique (1975) un contrato tcito que parte de la garanta de que la identidad de quien firma el texto es a la vez la del autor, la del narrador y la del protagonista. Sin importar si se confiable, es decir, Ljune plantea la credibilidad en la firma del autor como requisito para validar el gnero y diferenciarlo de otros tipos de escritura en primera persona. Segn el crtico francs, al enfrentarse a l a narracin aceptando el contrato, el lector participar en un proceso diferente al que vivira si estuviera frente a una obra de ficcin ya que en ese caso aceptara un o la constancia de que, aunque use las mismas herramientas textuales que la ficcin, a diferencia de sta el texto referencialidad del lenguaje y su perspectiva es histrica, en cuanto admite que las caractersticas de la autobiografa y de todos los gneros 23 literarios no son estticas, deben cambiar de acuerdo al contexto y no se puede pretender que permanezcan inmviles. e Ljune que ms impact e influy en la academia estadounidense. Su alcance ha sido tan importante que todava se recurre a este artculo 23 implcito por medio del que y gracias al cual las obras del pasado y las obras nuevas pueden ser recibidas y 77).

PAGE 104

104 con frecuencia en los estudios crticos sobre autobiografa. Sin embargo, la verdad es que las ideas de Ljune se r efinaron con el paso del tiempo y eso es algo que poco se menciona. Creemos que es apenas justo dar crdito a la nueva etapa de trabajo crtico de este autor. Por ejemplo, en publicado en 1982, Ljune reevala las ideas e structuralistas del primer trabajo en mencin y critica el estilo formal y extremadamente lingstico de su obra anterior (Ljune Bis 130). El autor reconoce y lamenta su fallo por haber ignorado que los textos se encuentran necesariamente inmersos en el entorno de su recepcin, que no pueden suceder fuera de una realidad que es especfica a cada lector. En este segundo momento de evolucin terica Ljune acepta que la autobiografa y la ficcin no estn completamente separadas puesto que si cada lecto r recibe los mensajes de una manera diferente, habra tambin tantas historias posibles como individuos. Ms tarde, durante los aos noventa, el autor francs fue uno de los pioneros en el estudio de diarios virtuales. Contradiciendo a Ljune, y a quienes aseguran que la autobiografa es un gnero literario, Paul de Man expresa en cambio un intenso escepticismo. En la escritura auto Para el crtico esta forma de escritura no slo es indefinible, sino que, adems, sera ms lgico pensar que es el texto el que moldea la vida de los autores y no el autobigrafo quien ejerce poder sobre los relatos. Esto es as si se considera que el autor se expone a narraciones y discursos desde el momento que nace. Para de Man la mediacin del lenguaje e n el proceso de escritura es fundamental. Por eso, al ser siempre una forma de representacin, una figuracin o que desfigurar, enmascarar al yo textual.

PAGE 105

105 En lo s aos ochenta, influidos por el pensamiento de autores como Roland Barthes, Michel Foucault y Jacques Lacan, crticos como Michael Sprinker en Fictions of the Self: the End of Autobiography (1980) y Paul John Eakin en Fictions in Autobiography: Studies in the Art of Self Invention (1985), cuestionaron la base ms profunda de la autobiografa: el concepto mismo de autor. Segn Sprinker el yo no puede llegar a ser autor de su propio discurso en mayor medida de lo que cada productor de un texto puede ser lla mado autor, esto es, originador de su propia obra (120). Aunque ambos contradicen algunas de las ideas del otro, tanto Eakin como Sprinker coinciden en negar la existencia de un yo coherente, autnomo y unificado e intentan cambiar el paradigma de un sujet uno o una, que se defina, justamente, por su pluralidad, sus contradicciones y diferencias, frente a los dems y frente a las diversas el estudio de autobiografas de minoras tnicas y de sujetos lgtb. transparent record of an already completed self but rather as an integral and often decisive phase of the drama of self definition Fictions 226). A pesar de que en los ttulos de sus artculos los autores parecieran plantear la desaparicin categrica de la autobiografa, en realidad lo que hacen esos textos es transformar o, mejor, deconstruir las noc iones que se tenan hasta entonces sobre el gnero. Tambin, para estos dos autores, la escritura auto referencial est siempre sometida a los lmites de la produccin textual: la narrativa y el discurso. El principio y el fin de la autobiografa se fusio no autobiography can take place except within the boundaries of a writing where the concepts of subject, self and

PAGE 106

106 author collapse into the act of producing a text Para ent ender mejor las preocupaciones de Sprinker y de Eakin debemos indicar una diferenciacin crucial entre los que suceden en un lugar y durante un periodo de tiempo determinados; con mayscula, la aprehendidos y sintetizados por instituciones y libros oficiales. Tanto las historias cotidianas, como la historia social, se reproducen usualmente, de 24 Los discursos, en cambio, son espacios de expresin lingstica de la subjetividad. Nunca encontramos grados de dominacin de una u otra forma de escritura. La paradoja autobiogrfica, en este sentido, es bastante interesante puesto que para reconstruir su historia, el autor tiene que fusionar elementos narrativos y discursivos en una proporcin adecuada que le permitan describir de forma relativamente creble la historia del sujeto y que, al mismo tiempo, den suficiente espacio crea tivo a la identidad textual que se construye, al yo discursivo. A ste propsito Goodwin seala que en las narraciones e es sta interaccin lo que ha permitido que la las mujeres, los grupos tnicos y en general, a diversas comunidades marginalizadas. 24 Tengamos en cuenta que esta diferenciacin es terica y que durante los ltimos aos se ha cuestionado la posible borrar todas las huellas de l yo que escribe. Adems, si consideramos que ninguna narracin puede contener todos los elementos de la realidad, est siempre ser entonces una interpretacin de la misma. Al ser, siempre, una versin de lo sucedido, no puede aceptarse que sea ciento por ciento fidedigna.

PAGE 107

107 De cualquier modo la predomi nancia de la discursividad en la autobiografa se confirma con los tropos que los autores proponen para entender y definir el gnero. Hasta ahora hemos visto a la metfora en Olney y a la prosopopeya sugerida por de Ma n, ambas fuera del contexto hispnico. ngel Loureiro presta atencin a narraciones del yo espaolas y critica tanto a quienes defienden exclusivamente su valor epistemolgico, es decir, a quienes la conciben como duplicado de la experiencia de un individuo, como a quienes la piensan nicamen te de forma performativa, o sea, como un proceso que se efecta, exacta y precisamente, en el momento de la escritura. Aunque para Loureiro la retrica tiene un valor fundamental, admite tambin que la realidad se construye a travs de prcticas discursiva s, en otras palabras, ambos discurso y accin e definir a la autobiografa. Loureir o asegura que las dificultades tericas del gnero autorreferencial podran especialmente, si tenemos en cuenta que las relaciones sociales se dan usualmente entre ms de dos individuos. yo autntico no es ms que un efecto discursi Levinas, anteponer la tica a la ontologa y a la epistemologa. Es decir, para Loureiro ms de la autobiograf a es que nace de la responsabilidad que un ser humano siente frente a otro.

PAGE 108

108 Aunque las ideas de Loureiro en torno a la relacionalidad de la identidad, a la tica como principio constitutivo de la autobiografa y como ejercicio discursivo de autoentendim iento puedan aplicarse a formas de escritura del yo diferentes a las de sujetos lgtb, estas nociones tienen una resonancia especialmente relevante en los textos que nos ocupan, y son un excelente punto de partida para el anlisis de autobiografas de sujet os queer Por ejemplo, como veremos en el quinto captulo, la tica relacional permite adems del reconocimiento del otro, identificar los afectos como factores primordiales, y frecuentemente ignorados, en las investigaciones sobre la construccin de subje tividades no normativas Este sondeo indica, pues, que sin importar cmo nos aproximemos tericamente al gnero, como forma de lectura (Ljune, Molloy), metfora del yo (Olney), desfiguracin prosopopeya (Paul de Man), pacto entre el lector y el autor (Ljune), apstrofe (Lour eiro), como una ficcin o, sencillamente, como un imposible (Eakin y Sprinker) todas estas teoras comparten un denominador comn negativo: la exclusin de subjetividades marginadas, por ejemplo las de mujeres y minoras raciales, tnicas, sexuales, o de c lase. Estas exclusiones son generadas, en buena medida, por la eliminacin del lector como participante activo en el proceso de creacin de identidades discursivas. Sin embargo, como lo reconoce John Eakin en How Our Lives Become Stories la predominancia d el yo masculino, blanco, de clase media, se ha transformado, en buena medida, gracias al trabajo y a la teorizacin que se inici dentro del achievement of autobiography s How 48). De M ujeres y O tras A pariciones A utobiogrficas Como lo describiera Chandra Talpade Mohanty, la perspectiva que otorga el hecho de vivir en medio de interlocking systems of opression (como en el caso de las mujeres negras, hispanas judas o lesbianas) permiti confirmar a mujeres como Sidonie Smith, Julia Watson,

PAGE 109

109 Domna Stanton, Gloria Anzalda, Cherrie Moraga y bell hooks que al contrario del individualismo que caracteriza a la identidad y a las narraciones autorreferenciales mascu linas, la identidad femenina y de otras minoras se conforma de forma relacional y colectiva. En trminos narrativos esto sugiere, por ejemplo, que si los hombres producen sus autobiografas en forma de historias cronolgicas, las mujeres en cambio produc l inear, discontinuous, nonteleolo How 48). Sidonie Smith y Julia Watson son dos de las investigadoras feministas que, desde finales de los aos ochenta, encabezan el proceso de descolonizacin sexual del gnero. Junta s han editado y publicado, entre otros, Autobiography (1992) Getting a Life: Every Day Uses of Autobiography (1996) y Women, Autobiography, Theory: A Reader (1998). Para Smith y Watson el gnero es un espacio Women, Autobiography attend to the historically and culturally spe cific discourses of identity through which women Women, Autobiography 22). En estos innovadores trabajos las investigadoras introdujeron variables como raza, clase, gnero, sexualidad y corporalidad, a los dilogos crticos sobre la autobiografa que experimentaron un auge substancial durante los aos noventa. A Smith y Watson se debe tambin la incorporacin al estudio crtico del concepto de self narration con el propsito de reemplazar y ampliar la definic in de autobiografa y, de este modo, recuperar formas de expresin del yo que se consideraban, ms que imperfectas, corruptas e indignas de atencin acadmica como las memorias, los testimonios, y la tradicin oral, de mujeres y de miembros de otros secto res sociales subalternos.

PAGE 110

110 Los aportes de la produccin terica de Smith y Watson incluyen desde la publicacin de textos didcticos que ilustran cmo ensear a interpretar narraciones autorreferenciales: Re reading Autobiography: A Guide for Interpreting Life Narratives (2001); hasta colecciones de ensayos como Intefaces: Women, Autobiography, Image, Perfomance (2005) en el que los autores invitados analizan expresiones artsticas del yo en medios diferentes a la literatura como pintura, fotografa, escult ura y msica. El carcter expansivo, interdisciplinario, y la tenacidad terica de estas autoras, que siempre estimula la inclusin de perspectivas renovadoras en cuanto a los modos de construccin y estudio del yo textual, visual, auditivo hace que tan to las colaboraciones como el trabajo individual de Smith y Watson, sean para nosotros un referente indispensable. Precisamente en una de sus obras independientes s Autobiography: Marginality and the Fictions of Self Representation (1987) Sidonie Smith asegura que la narracin del yo reside en la relacin que se establece entre el autor, la esfera de la vida y los discursos pblicos. La autora sugiere entonces que las nociones patriarcales sobre la naturaleza femenina y su rol en la sociedad le s han negado o, por lo menos, le s han impedido a las mujeres el acceso al espacio pblico y que la desconfianza y, en consecuencia, la represin de la expresin femenina hace que se le condene al silencio pblico o a que se contamine profundamente su relacin con la escritura como instrumento de poder. En el mismo texto Smith reflexiona sobre uno de los problemas fundamentales de la autobiografa el de la representacin misma y that is, with the imperialistic designs of a speaking

PAGE 111

111 A Poetics 8). Presentando una nueva forma de concebir la realidad, a travs de su cotidianidad, a travs de sus autobiografas, las mujeres confrontan de manera personal las historias que su cultura ha creado para limitar tanto su deseo como el deseo masculino. Y es aqu justamente, donde es posible crear espacios de subversin. Tal vez lo que ms resuena del trabajo de Smith y Watson, con relacin a la construccin textual de subjetivida des lgtb, es la conviccin de que la autobiografa es una herramienta que Women, Autobiography 5). Si unas dcadas atrs las mujeres fueron los seres invisibles a quienes el gnero dio herramientas para que se crearan a travs de procesos discursivos autorreferenciales, esos instrumentos pueden ser transferidos, crticamente, y usados para entender la produccin de queer Otra important e crtica feminista, Domna Stanton, en Autogynography: Is the Subject Different (1987) a s egura que la ausencia de referencias de autobiografas femeninas, tanto en los estantes de bibliotecas y libreras como en los textos acadmicos que se dedicaban a su estudio, la motiv a emprender una labor arqueolgica en busca del sujeto histrico autorreferencial femenino. Ante la escasez de fuentes primarias y secundarias Stanton decidi que su texto contendra dosis de ficcin y de opinin, en otras palabras, discurso acadmico. Sus premisas coinciden con las de varias crticas feministas del momento que abogaron por el rechazo al esencialismo: propusieron la abolicin de la categora mujer, mimtica entre experiencia y escritura, y la necesidad de identificacin entre el lector y el sujeto autobiogrfico (Biddy Martin 83 84).

PAGE 112

112 Stanton confronta de manera directa a los tericos de la autobi ografa que ignoraron, deliberadamente, las contribuciones de escritoras feministas al gnero, y realiza un proceso de descolonizacin doble al negarse a aceptar la ausencia de relatos del yo fuera del contexto occidental. La autora da un nombre diferente a la escritura autobiogrfica de mujeres: autogynography Segn Stanton la omisin del bio vii). De otro lado, la insercin del gyno pretende subrayar que las narraciones autorreferenciales femeninas son diferentes a las masculinas. the self and (prematur Encyclopedia 35). En otras palabras, aunque ciertos textos de mujeres sean diferentes de alguno s de los escritos masculinos, especialmente de los que presentan modelos sociales que esto no implica que todas las experiencias, femeninas, o masculinas, sean igu ales. Adems, es como para las mujeres reproducir las formas discursivas que las oprimen. Despus de un largo y completo recorrido por las narrativas personales femeninas, desde George Sand a Colette, pasando por Simone de Beauvoir y Gertrude Stein y las diferentes propuestas tericas que intentaron aproximarlas desde la crtica, como Smith, Stanton se pregunta entonces si las mujeres que narran y que intentan re crearse a s mismas, no tienen ms alternativa que representarse como lo haran los hombres que dominan el sistema en el que deben escribir, si slo pueden hacerlo imitndolos, reproduciendo sus cdigos y su lenguaje. Las

PAGE 113

113 crticas fundamentales a la argume ntacin de sta terica feminista se centran en la necesidad de mantener la oposicin femenino masculino, para que la autogynografa tenga sentido. Esto es, en cierto modo admitir que as sea como su opuesto, lo femenino requiere de masculino para existir. En defensa de Stanton podramos decir que, considerando el momento histrico de produccin de este texto, su caso fue uno de esos en los que el fin justificaba los medios. La autobiografa, y muchas otras de las formas de discurso feminista, se definiero n, en primera instancia, en contraposicin a lo masculino y en busca de empata con otras mujeres. Para Rita Felski, por ejemplo, lo que hacen los relatos confesionales femeninos es imitar formas personales, supuestamente no literarias (diarios, cartas, me morias) con el propsito de generar el efecto inverso al postulado por los formalistas rusos, la desfamiliarizacin. Formalistas rusos como Viktor Shklovsky, denominaron ostranenie (desfamiliarizacin) a una tcnica que imprima elementos extraos a espaci os o formas de expresin conocidos o familiares teatro, literatura, artes plsticas para romper con los hbitos de la percepcin. En el caso femenino se trata de una especie de re familiarizacin, para inspirar un proceso de relacin ( involvement ) e ident ificacin, persuadiendo a las lectoras de que se encuentran ante una comunicacin dirigida a ellas personalmente por la autora. En otras palabras, e sta manipulacin se justificara con la creacin de un sentido de identidad comunal ( com m unal identity ) que se opone, a la idea del sujeto individual, aislado, annimo de la 94 ) En busca de la identidad lesbiana Biddy Martin realiza una investigacin exhaustiva de las publicaciones ms importantes, autobiogrficas y tericas, que en el contexto anglo americano intentan definir una subjetividad femenina, particularmente no heterosexual. En este

PAGE 114

114 gunta si debe proclamarse y mantenerse el lesbianismo como la mxima bandera para defender una identidad poltica disidente feminista. La autora estudia, entre otras obras, This Bridge Called my Back (1983) de las feministas, lesbianas, chicanas Cherre M oraga y Gloria Anzalda y concluye que estas autoras demuestran que el lesbianismo no es una identidad con contenidos predecibles, sino que se mantiene como una posicin desde la que se puede hablar, organizarse y actuar polticamente, pero que, en ltima instancia, acta ms para desestabilizar que para consolidar los lmites de la identidad. Es importante situar las ideas de Stanton Smith, Watson y Martin, no slo como estudios que intentan determinar las particularidades de las autobiografas de mujere s, si no, sobre todo, como textos clara y abiertamente feministas, profundamente crticos de la exclusin histrica de las mujeres del canon literario de Occidente. Subrayamos entonces la necesidad de ser conscientes de que estamos ante textos que tienen o bjetivos polticos claros que van ms all de lo acadmico. Nuestras estrategias de lectura deben agudizarse en esa direccin igual que lo haramos frente a textos de cualquier otra tendencia ideolgica que pretendan hacer del anlisis textual una estrateg ia militante, y que, por tanto, aun sin intentarlo, excluyan otras subjetividades. A pesar de sus fallas, las premisas de estas y otras escritoras feministas marcaron una nueva direccin en los estudios autobiogrficos y estimul el anlisis de la constru ccin textual Amrica Latina. Los estudios de gnero fueron un primer paso que allan el camino para que otros crticos abordaran despus el estudio de identifica ciones genrico sexuales ms all del binomio femenino masculino, que condujo hasta la propuesta queer, que como veremos a

PAGE 115

115 continuacin, en vez de exclusiones, sus componentes indefectibles son la inclusividad de sexualidades, subjetividad y teoras. Auto biografa y Perversin : Las Encrucijadas Textuales del Sujeto lgtb Aunque el concepto de perversin tiende a usarse fuera de contexto, para Sigmund Freud defina cualquier conducta sexual distinta a las que l mismo estableci, de manera arbitraria, como normativas. er a) extend, in an anatomical sense, beyond the regions of the body that are designed for sexual union, b) linger over the intermediate relations to the sexual object which should normally be traversed rapidly 0). Lo perverso es entonces todo lo que est fuera Carlos Monsivis explica en un texto que podemos considerar como precursor de la teora queer Estatua de Sal de Salvador minuciosa, el infierno de los homosexuales, un infierno consistente en bsquedas, desprecios y acoso intrnsecamente negativo en las expresiones sexuales perversas, queer, raras o alejadas de lo que se define institucionalmente como normal Al contrario, si como ind ica el diccionario de la RAE, reclamamos la expresin para nombrar a todos aquellos que, como los autores de las autobiografas que estudiamos en este trabajo, luc han por la abolicin de la oposicin normativo anti normativo como paradigma gnerico sexual creado para ejercer control sobre los sujetos. Adems de Carlos Monsivis, la crtica Sylvia Molloy es una de las autoras ms narraciones del yo en Amrica Latina. En At Face Value (1991) uno de los pocos textos

PAGE 116

116 acadmicos dedicados exclusivamente al anlisis de autobiografas latinoamericanas 25 la crtica argentina afirma Coincidentemente, en Entiendes: Queer Readings, Hispanic Writings (1995) una de las primeras antologas dedicadas a la literatura de autores lgtb hispanoamericanos, la misma autora seal a Disappearing Acts 237). Si, como habamos notado antes en este trabajo y, como l o corrobora Sylvia Molloy, la autobiografa, la pregunta final de este captulo es entonces cmo afrontar tericamente la confluencia de estas dos variables cuand o cada una parece ser, supuestamente, tan complicada o incluso hasta ininteligible? Esta seccin presenta algunas de las aproximaciones tericas sobre las autobiografas de en los captulos subsiguientes, en el dilema autobiogrfico lgtb en el contexto latinoamericano; considerando, sobre todo, que cada uno de los autores que estudiamos ha logrado posicionar las narrativas que olticas de liberacin del deseo (Mock 23). Cuando estos sujetos escriben sus memorias, autobiografas o diarios en vez de declararse hroes aislados y solitarios, como el sujeto de la ilustracin, se des/dibujan a s mismos, y a la historia que los rodea en un momento determinado, como productos y agentes de procesos, discursos y textos colectivos y complejos. 25 Ese es precisamente uno de los vacos que esta disertacin intenta llenar en el panorama acadmico latinoamericano. La lista de las investigaciones que estudian las narraciones del yo de sujetos queer en Hispanoamrica es en realidad c orta, incluye, adems del ya cannico texto de Molloy, algunos artculos, y unos pocos trabajos de grado. Podra citarse adems They Dream Not of Angels but of Men. Homoeroticism, Gender and Race in Latin American Autobiography (2002) de Robert Richmond.

PAGE 117

117 Speaking Silence: The Strategies and Structures of Queer ), queer im/posibilidades fundamentales: la negacin al yo queer de un espacio en los sistemas de representacin y la exclusin de la homosexualidad del orden simblico (28). El desafo de la autobiografa queer es entonces hacer que el texto diga, precisamente lo que no puede ser dicho o representado (Loftus 30). Bas ndose en las ideas de Diana Fuss en su texto Inside/Out: Lesbian Theories, Gay Theories (1991), Loftus recuerda que el orden simblico y la heterosexualidad dependen de la creacin de sexualidades transgresoras para consolidarse a s mismas en oposicin a las que se asigna el rol de anti normativas. El autor asegura que frente a este reto el yo queer desafa al discurso patriarcal y entra al orden simblico, por la fuerza, al hacerse a s mismo objeto y sujeto de dicho discurso (Loftus 29). Si, de acuerd o con las exigencias culturales, para asumir la posicin de sujeto que habla (el yo del discurso) es necesario mantener cierta estabilidad y singularidad, entonces lo queer se enfrenta a esos presupuestos convertido en fluidez, multiplicidad y disrupcin d e autoridad (37). En la misma lnea de Foucault, Loftus advierte que cada texto debe leerse no slo de manera individual, sino en relacin permanente con el contexto de sus exclusiones (29) y explica su concepto de como el proceso emprendi do por el sujeto autobiogrfico queer para penetrar el orden simblico: jectivity is forced to b ecome figural, making the text sexually different and sex textually different. I call this str ategy and the text it produces o two opposed yet simultaneous operations: to display heterosexist suppressions and tex tual obscenities and to render the text different in and to itself by forcing it to signify litera lly its repressed con tent. The text is figured by and must signify what is not and, in th is sense, the queer recognizes autobiography, more properly, as autrebiography (32).

PAGE 118

118 Se trata, entonces, de un proceso completamente irnico: para que lo queer pueda introducirse en el ord en simblico, tiene que acentuar las contradicciones de ese orden, y del leguaje; es una entrada inesperada, oblicua, por las fisuras 26 Lo queer no puede normativizarse porque perdera entonces su caracterstica fundamental su rareza definitoria Memori a y S ubjetividades Q ueer Bertram Cohler en Stories and Storied Lives: Genre and Reports of Lived estudia autobiografas de hombres homosexuales que se hicieron adultos en los Estados Unidos desde los aos treinta, hasta la generacin actual de sujetos lgtb que apoyan la construccin de su subjetividad usando nuevas herramientas como el internet, es pecialmente en blogs y redes sociales. Cohler reflexiona en torno a la relacin discursiva entre el yo homosex founded in the story that we tell about our life. The act of retelling or writing a life story adds to our collective understanding of ourselves and re creates the meanings that we make of s uch La memoria se entiende como una base de datos desarticulados y la autobiografa, como una posibilidad narrativa para crear una historia de vida, una, entre muchas historias posibles, y al mismo tie mpo, como un factor que alimenta el tejido social. De acuerdo con Cohler, siempre imponemos el presente de nuestra memoria a los hechos pasados. composed life story is a fiction. Unlike fictional accounts of a life, these autobiographical 26

PAGE 119

119 memories have some relationship to memories of real El texto de Cohler es fundamental puesto que no separa al individuo del contexto social; al contrario, sita los onal and collective empowerment queer d e estos autores norteamericanos como una posibilidad de re construir la historia colectiva a partir de las limitaciones, frustraciones y, en general, de las experiencias de individuos con sexualidades disidentes es un concepto que puede aplicarse y debe te nerse en cuenta para el estudio de literaturas escritas en otras latitudes. Otro escritor que recurre tambin a los recuerdos o a los procesos de la memoria como uno de los ejes primordiales de su reflexin sobre las narraciones autorreferenciales lgtb es belonging ), es decir, la manera como se manifiestan los imaginarios sociales construidos alrededor del concepto queer (Perry 19 ocupa un lugar central en los discursos hegemnicos, segn Perry, en los mrgenes, esta relacin aparece esencialmente descompuesta por eso asegura que: tithes is. The heteronormative agg regate of families (which form ultimate conservative rhetoric of the culture wars ai ms to despatialize queer associations, particularly at home, by delegitimizing, for instance gay domestic pa rtnership and by extending the Los recuerdos subjetivos hechos texto s se convierten para el sujeto excluido del derecho a un hogar convencional, en un espacio al que puede pertenecer, en el que puede reconstruir su historia y su hogar al establecer una manera queer de aprehender y habitar en el mundo. De acuerdo con Perry la narrativa autorreferencial del sujeto lgtb site (i.e., a site of memory, of self history, and of self knowledge) that surrenders possessions

PAGE 120

120 Coincidimos con el autor cuando afirma que el recuerdo, consignado en el espacio autobiogrfico puede ser asumido entonces como una especie de antdoto, una respuesta creativa a las exclusiones heteronormativas y tiene, adems, el potencial simblico de convertirse en ho gar para la comunidad lgtb y para otras identidades marginadas. Queer pos Colectivos sujeto autobiogrfico queer convertido en la expresin de un nosotros, de la colect ividad, es el centro de la exploracin crtica de los autores Tho mas Spear y Eric Waggoner. Segn Spear la autobiografia queer En e l mismo orden de ideas, para Waggoner, la disidencia sexual est escrita en el cuerpo y al convertirse en narrativas, las narraciones del yo de sujetos marginados se transforman en documentos de resistencia en contra de la historia oficial, contada tradici onalmente desde la perspectiva de quienes han hecho que esos cuerpos queer de la ex istencia y de los textos queer busca mantener la duda y la sospecha como uno de su s no principios elementales. Aunque Waggoner usa relatos de autores con sida para ilustrar su argumento, sus ideas sobre la presencia del cuerpo como un instrumento textual indispensable para construir los relatos autrorreferenciales de sujetos lgtb es relevante tambin en la escritura de individuos que no tienen la enfermedad.

PAGE 121

121 c ontribut Segn el aut or, las autobiografas que contienen narraciones explcitas sobre expresiones de sexualidades marginadas constituyen en s mismas hechos revolucionarios que resisten las normas genricas, ridiculizan la domesticidad y destruyen la imagen buclica de la fam ilia tradicional. Tambin en el contexto latinoanoamericano, que contiene a los latinos (incluyendo los de habla y/o origen francs y portugus) que nacieron o escriben desde Estados Unidos, las identidades de sujetos no heterosexuales se definen con rel acin a los cuerpos de sus cubanoamericano Eduardo Machado Tastes Like Cu ba: An Exiles Hunger for Home (2007). Segn Barradas los escritores latinos, entre los que cita a autores queer como Richard Rodriguez su comunidad. Se podra supuesto no todos los autores latinos son queer las experiencias traumticas del exilio, los conflictos frente a la propia identidad y el desarraigo de la vid a siempre in between, o entre culturas, como lo nota Anzalda, son situaciones que tienen mucho en comn con las experiencias que viven los sujetos lgtb. Ricardo Llamas y Javier Vidarte autores de Homografas (1999) anotan, por ejemplo, que las identidade o de la comunidad gay, lsbica y bisexual hace que merezca la pena asumir los riesgos que entraa el acto de auto

PAGE 122

122 heterosexuales, se enfrentan y describen en sus te xtos, situaciones que se asemejan profundamente con las vivencias de lesbianas, homosexuales, bisexuales y transexuales. Para ambos grupos minoritarios, y para aquellos cuyas identidades perifricas se intersectan, la comunidad se convierte en una de las h erramientas fundamentales para aceptar y asumir el yo. Adems de sealar la relevancia de la colectividad para la construccin de identificaciones queer, Llamas y Vidarte, diferencian la identidad homosexual de la gay Para lmente, y de una identidad mayora de nuestros autores son gays y lesbianas y no simplemente, homosexuales ya que asumieron, y expusieron sus identidades pblica y textualmente. Como lo hemos anotado antes, en ellos existe la conciencia de que su propia subjetividad se concreta a travs de la auto identificacin y el descubrimiento pblicos, y quiz ms importante an, reconocen la importancia que esa exposicin tiene en otras y otros que son como ellos, y que apenas comienzan sus procesos de auto aceptacin. Las prcticas de textualizacin del deseo lgtb tienen entonces un objetivo fundamental: se trata de liberar el cuerpo queer de los discursos que lo han reprimido histricamente y que tratan goner 180). El cuerpo se convirti en elemento esencial de expresin artstica tanto hetero, como homosexual y queer en el contexto espaol de los ltimos aos de la dictadura de Francisco

PAGE 123

123 Franco que se extendi entre 1939 y 1975. En los aos ochenta, po ca en la que se vivi la transicin democrtica surgieron reacciones sociales a la represin de dcadas anteriores como la Este fue un momento en el que i ncidir sobre el propio cuerpo a travs del uso de piercings, tatuajes, drogas o sexo, representaba la nica forma de expresin contra cultural para los espaoles. Si lo nico que podan controlar entonces era su propio cuerpo muchos de ellos decidieron eje rcer ese control. En literatura se present un boom de obras erticas como La sonrisa vertical (1977), una coleccin de relatos de varios escritores del mundo compilada entre 1970 y 1977 por el cineasta Luis Garca Belanga y la editora Beatriz de Moura. Au tores heterosexuales como Luca Etxebarra tambin comienzan a escribir sobre personajes que experimentan con drogas y con tod o tipo de relaciones sexuales. Tomando como punto de partida las ideas de Lee Edelman, particularmente sus postulados sobre homog raphy 27 queer n (Fonseca y Quintero 44); su propsito era simplemente compr enderlas, recuperarlas y liberar el yo poten cial que permaneca reprimido. La autobiografa queer en cambio, ty but 27 El autor sugiere que, operando juntas, la su conforman el concepto total de

PAGE 124

124 endeavors to destabilize all sexual and gender identities by allowing them to free float across the 14). Si quisiramos trazar el recorrido a travs del que los sujetos se han liberado de ident ificaciones genricas normativas, podramos sintetizarlo de la siguiente manera: en primer lugar aparece el homosexual que, sea bio mujer o bio hombre, es aquella persona que aunque conoce su preferencia sexual por personas del mismo gnero, se niega a sal ir del armario. Posteriormente aparecen las lesbianas y los gays quienes en cambio, no slo salen del armario, sino que adems, se esfuerzan por abrir espacios de reconocimiento social, luchan abiertamente por la igualdad de derechos y definen sus identida des en contraposicin a la heterosexualidad. Finalmente, el momento de transformacin queer se dara entonces cuando el sujeto se convence de la fluidez de su sexualidad o de su gnero y decide renunciar, por completo, a las identificaciones. Al no creer en que se es solo una cosa: lesbiana, gay, bisexual, transexual u homosexual, el sujeto opta por ser simplemente queer. Es por esto que la homography relationality and aims to generate neither an individual e ssence nor a solo performance but a Si en la autobiografa gay el sujeto puede inscribirse en el discurso solamente en contraposicin a la heterosexualidad, entonces de alguna manera termina c onvirtiendo su discurso en uno que reafirma la heteronormatividad porque no puede escapar de ella para auto definirse. La autobiografa queer por el contrario, destruye la oposicin binaria homosexual/heterosexual, permitiendo al sujeto jugar con las tipi ficaciones genricas, dndole la oportunidad de identificarse y des identificarse en un esfuerzo por resistir completamente el carcter obligatorio de la identidad. Debemos subrayar que, aunque para Richmond el sida transform el proyecto auto narrativo lg tb, convirtindolo en una lucha entre la vida y la muerte,

PAGE 125

125 eso no sugiere que el potencial auto destructivo del cuerpo sea una condicin indispensable para todas las narrativas del yo queer Al contrario, como veremos a lo largo de la investigacin, la pos ibilidad de amar al otro, la lucha por la vida y el proceso que conduce a l cuidado del yo, incluyendo al cuerpo, son temas fundamentales en las narraciones autorreferenciales de autores lgtb latinoamericanos. Esther Saxey documenta los resultados de una investigacin que incluye la revisin de ms de trescientas historias que relatan el proceso de salida del armario de sujetos lgtb en Homoplot. The Coming Out Story and Gay, Lesbian and Bisexual Identity (2008). Saxey describe una relacin inversa a la que la mayora de los autores estudiados sugieren acerca de la problemtica de las narrativas queer y su imposibilidad de representar una identidad coherente y propone que el intercambio de autoridad se da no del sujeto al texto, sino del texto al sujeto. En once between personal experience, recollection, identity, text, genre and society. A genre can influence how a sin gle text is shaped, an identity can determine what experience is recollected by Para esta autora los textos lgtb tendran la capacidad, o quiz el poder, de crear las identidade s que enuncian. Si en el caso de las narraciones autorreferenciales de sujetos heterosexuales la identidad se construye antes de la produccin textual, segn Saxey el proceso de construccin de la subjetividad queer sera inverso, es decir, no se dara sie mpre con el individuo como punto de partida, sino que podra construirse a partir del proceso narrativo autobiogrfico y desde all, desde la escritura misma como performance y como elaboracin discursiva, convertirse en realidad.

PAGE 126

126 La autora describe el co ncepto de homoplot en primer lugar como una estrategia de rechazo a lo que Judith Roof denomina heteronarratives 28 y en segundo lugar, como un esfuerzo homofbicos. Al respecto Saxey asegura: e the late 1960s, the goals of that conspiracy have been to establish workable sexual identities for themselves, to be able to express themselves in ways that will be understood by each othe r and the straight mainstream, and to find literary ways of depicting their lives. They communication and Sin embargo, no se trata de institucionalizar nuevos imaginarios sobre formas socialmente aceptables de ser gay, ni de crear la idea de un sujeto queer ideal. Para Saxey es primordial rechazar el proyecto liberal que trata de establecer una imagen positiva del deseo sexual incluso si eso implica aceptar y e xplorar algunos de los aspectos ms oscuros de las subjetividades no normativas (98) El libro de Saxey es un modelo interesante y algunas de sus estrategias de lectura pueden resultar tiles para el estudio de las narraciones del yo queer latinoamericano. Pero, ms que una simple traduccin del homoplot los homotra(u) ms latinoamericanos tienen caractersticas que responden a las particularidades de su momento histrico y de su lugar de produccin. Son textos en los que todos y cada de uno de sus autores construyen subjetividades que, como anota Angel Loureiro, se concretan y son verdaderas, por lo menos en el momento de la escritura. Loureiro recuerda que existen tres situaciones interconectadas que quebrantan las utopas epistemolgicas del autobigraf o: la inhabilidad de los discursos de condensar una vida; las 28 conjoinder of oposites underst

PAGE 127

127 interferencias de experiencias caticas o traumticas; y la revaluacin del poder de la epistemologa y de la poltica que se genera ante la prevalencia de las expresiones ticas como compromiso 148). El proceso mismo de redaccin de las experiencias vitales, como performance de libertad, agencia, y resistencia a la heteronormatividad y a las instituciones sociales que los oprimen, permite a los autobigrafos lgtb hispanoamericanos elaborar y superar formas diversas de trauma, especialmente, las asociadas con el rechazo a las identidades lgtb durante la infancia y que condujeron a la mayora de ellos a contemplar la idea del suicidio. La elaboracin del trauma, es pues, una de las tramas esenciales de las narraciones del yo queer latinoamericano Y decimos que es solamente una de las tramas uno de los hilos conductores, porque estas narrativas son mucho ms que la descripcin de instancias de desesperacin, do lor o rechazo. Como veremos con ms detenimiento en los prximos captulos la confluencia de elementos estticos, la tica relacional, y, sobre todo, la prevalencia del amor como eje conductor de la bsqueda vital y leitmotiv recurrente de la autorepresen tacin de nuestros autores, hacen que los homotra(u) ms latinoamericanos puedan considerarse como un tipo de escritura del yo queer a travs de la que los sujetos lgtb, simultneamente, reafirman la presencia de una comunidad al crearse a s mismos en el d iscurso. Conclusin: El Siguiente Paso, los Siguientes Captulos Adems de coincidir en el carcter poltico de la autobiografa la mayora de los textos que investigan las narraciones del yo (autobiografas, confesiones, diarios, las llamadas coming out stories, etc.) de sujetos lgtb parten de una pregunta fundamental cmo aplicar una teora en permanente construccin ( queer ), que se niega a definirse a s misma y a aceptar la existencia de un sujeto unificado, al anlisis de un gnero que en sus inici os se identific como un espacio de representacin textual de un yo en busca de coherencia? Al examinar los argumentos claves de

PAGE 128

128 cada uno de estos autores, se comprueba que la relacin no solamente es posible, sino adems necesaria. Gracias a la intromisi n queer la auto/biografa se transforma, ms que en el texto de un sujeto aislado y en proceso de auto realizacin, en un contra discurso que, desde las narrativas personales, desmiente la Historia oficial y genera, adems, un contrapeso significativo a l as 29 Por esto, ms que discutir si la autobiografa puede o no considerarse un gnero literario, el objetivo de este captulo era presentar ideas y estrategias de anlisis que pudieran luego extraerse para el estudio de narraciones del yo queer en el contexto latinoamericano. away from debates about its qualities as a genr e to an embrace of its discursive properties across Una de las ideas que ms resuena sugiere que, igual que la historia de la humanidad, la historia particular no se produce como una sucesin de hechos organizados. Lo s usos de la memoria, la importancia de la corporalidad, la textualidad como un espacio en el que es posible crear hogares, e identidades, son asuntos que deben tenerse en cuenta al adentrarse en el estudio de cualquier narracin del yo lgtb. Es necesario recordar, adems, que e l sujeto no posee una autobiografa antes de su enunciacin, antes de convertirla en discurso o de intentar dar sentido a sus experiencias a travs de la narratividad. El individuo participa en una cantidad determinada de hechos y r ecuerda algunos de ellos con el filtro de la memoria, de su propia percepcin, de sus 29 bias in favor of generalizations, social forces, political machinery, and machinations. It rebuffs bigots, who forget the price of individual human suffering that their rigidities exact. It rebuffs philistines of all sorts, by showing the 112).

PAGE 129

129 no se narra, lo que hace imprescindible al t, como sostienen terico s como Loureiro. Cuando lo hace, cuando consigue reconocimiento del otro, el sujeto queer violenta el orden simblico y se Es por esta razn que varios de los autores mencionados coinciden en hroes, aunque ellos no se describan de esa manera, que se transforman en sobrevivientes al reclamar el derecho a existir, el derecho a tene r una o varias identidades (Saxey 53). De esta manera, por su im/posible definicin, porque se basa en narraciones fragmentadas que dependen de la memoria y de la referencialidad del lenguaje, porque e s una elaboracin discursiva, p e r formativa, la autobiog rafa se revela entonces como un gnero queer En los captulos recorridos hasta ahora revisamos los hechos histricos y los desarrollos acadmicos que posibilitaron la reciente incorporacin de sujetos no heterosexuales en los discursos sociales y las p roducciones culturales de Occidente. As que despus de entender el contexto en el que se escribieron las narraciones del yo que estudiamos y de obtener las herramientas analticas bsicas para efectuar el anlisis literario que proponemos, en los siguient es apartados nos concentraremos en el anlisis discursivo de las autobiografas de Salvador Novo, Elas Nandino, Reinaldo Arenas, Paco Jamandreu, Ilse Fuskova, Claudia Marek, Diana Bellesi, Gloria Anzalda, Carlos Snchez y Denilson Lpes. Teniendo en cuen ta que estudiaremos la tica relacional, es decir, veremos cmo nuestros autores se crean autobiogrficamente por y a travs de los otr os y producen estos homotra(u)mas, crudeza, por su visceralidad, y porque muchos de ellos han sido apenas explorados crticamente.

PAGE 130

130 Analizaremos tambin el rol de los afectos particularmente del amor, como factor decisivo en la construccin narrativa de subjetividades lgtb, como estrategia de representacin esttica de disidencia y ms importante an, como forma de resistencia. Dicho de otro modo, veremos pues, cmo estas aut obiografas (Prez 49).

PAGE 131

131 CHAPTER 4 ESTTICAS DEL DESEO SINIESTRO Las Voces Mltiples del Sujeto Radi cal Es evidente que ya nada referente al arte es evidente, ni en s mismo, ni en su relacin con la totalidad, ni siquiera en su derecho a la existencia Adorno Teora Esttica Tal vez la mejor manera de presentar una hiptesis de trabajo persuasiva para este captulo sea declarando el argumento fundamental sin atavos, sin prembulos. Aqu va: no existe una esttica 1 lgtb o queer, del mismo modo que no hay una sola forma de ser lesbiana, homosexual, bisexual o transexual. Existen, sin embargo, mltiples manifestaciones estticas que parecen permitir una mayor fluidez a las expresiones artsticas de sujetos cuya identidad genrica, sexual o ideolgica 2 no encaja dentro de los parmetros de la heteronormatividad obligatoria. En este captulo examinaremos l a estructura y la composicin esttica de los homotramas latinoamericanos (en otras palabras, las narraciones autorreferenciales de autores lgtb como vimos en el captulo anterior) y comprobaremos que en la mayora de los casos, desde los mrgenes sociales 3 1 La Real Academia que conjunto de elementos estilsticos y temticos que caracterizan a un determinado 2 decir, mujeres y hombres en trminos biolgicos que, aunque tienen relaciones sexuales y/o afectivas c on sujetos sus propias elecciones sexuales y aceptan la idea de la sexualidad humana como un continuum En otras palabras, son personas q trans bi sexual y/o que producen arte o teoras que homosexual o a alguien que apoya a los ho mosexuales. 3 Los sujetos lgtb trata de un yo que no es esttico y que, aunque es la base, la raz de una identidad, admite el intercambio de sufijos y prefij os para reconfigurarse. Puede ser homo, bi, trans, sadomasoquista. En cuanto al sentido poltico, el yo lgtb es radical, aunque no precisa ser activista para, con su propia existencia, desestabilizar los sistemas de pensamiento patriarcales.

PAGE 132

132 encuentran en la irona, la carnavalizacin, la desnaturalizacin, el pastiche, la parodia y en algunas de sus derivaciones como el camp, instrumentos estilsticos con los que introdu cen variaciones estticas particulares a diversas formas de representacin autobiogrfica. Veremos pues como el yo lgtb latinoamericano se construye a travs de formatos textuales, experiencias y voces mltiples y aparentemente dismiles. Nicols Balutet e n la introduccin de Ars homoertica: escribir la homosexualidad en las letras hispnicas (2006) una edicin de nueve ensayos crticos que analizan la representacin de las sexualidades disidentes en Hispanoamrica s algo restringido a los solos [sic] escritores homosexuales sino que se encuentra a veces y, algunas veces con creces, en autores del canon literario permiten a los autores lgtb y tambin a personas heterosexuales re crearse en prcticas que son al mismo tiempo performativas, discursivas y definitivamente contestatarias. idntico irmar que los autores con identidades marginales que convierten sus experiencias en relatos, se transforman a s mismos sus vidas y sus cuerpos queer en obras de arte que demuestran que el deseo lgtb puede cualquier otro. C omo veremos en este captulo, las formas estticas lgtb son, sin lugar a dudas, como un adjetivo, en el sentido que propuso Freud en su estu dio sobre la esttica de lo no placentero The Unheiml ich de 1919, o lo familiar que se torna extrao. La idea de lo

PAGE 133

133 puede aplicarse a ciertos objetos o situaciones que causan angustia y que por ello se temen o se evitan, como el hombre de arena the sandman, figura fantasmagrica con que los adultos amenazan a los nios. Otros ejemplos son los autmatas y el doble. Los autmatas generan angustia porque dudamos de su humanidad; la idea del doble sugier e la existencia de un yo exactamente igual a m en otra latitud y crea tambin la sensacin de lo unheiml ich Freud asoci la sensacin de lo siniestro con el miedo a la castracin. Y aunque en este trabajo no nos interesa presentar un estudio psicoanalti co de la esttica lgtb, pensamos que la escasa circulacin de autobiografas de autores no heterosexuales hispanoamericanos sugiere que quiz existe una relacin entre el temor a que se conozcan y cuestionen, o an peor, a que se redefinan las categoras de gnero, sobre todo la masculinidad, es decir, temor a que se produzca cierta forma de castracin colectiva. Frente a la dificultad de aproximarnos como lectores y como crticos a estas obras, la pregunta que surge es entonces, si no es temor colectivo a la castracin a qu es a lo que tenemos miedo? El propsito de acercarnos a estas formas estticas del deseo perverso o siniestro y que para algunos lectores resultan difciles de disfrutar, es c ontribuir a la superacin de los mitos sobre la homosexualidad y los mltiples estilos de vida lgtb; mitos que favorecen su estigmatizacin y que provocan que muchas de esas formas de ser permanezcan en la oscuridad. Recordemos que el rechazo al lesbianism o, la homosexualidad, el travestismo, y en general, a las expresiones de gnero y/o sexualidades no convencionales, tiene al silencio y a la ignorancia como dos de sus constantes ms comunes y nocivas. En este contexto es indispensable subrayar, adems, q ue cada autobiografa lgtb o no es siempre una interpretacin de la realidad, una representacin de la propia individualidad, de la

PAGE 134

134 propia personalidad, es decir, solamente una de las muchas formas posibles de construir creativamente al sujeto. Coincidimos base de convergencia y divergencia, el ars homoertica es plural, rico, emocionante, chocante, latinoame ricanos con identidades heterodoxas recurren a estticas contraculturales que les permiten no slo crear nuevas subjetividades sino, al mismo tiempo, hacer de los relatos autobiogrficos lgtb manifiestos que en su defensa de todas las formas posibles del a mor se convierten en discursos de resistencia a la heteronormatividad. Narraciones del Yo lgtb en Latinoamrica: Estticas Contraculturales En palabras de Adorno el art 2). A travs del estudio de las autobiografas de autores con sexualidades perifricas verificamos que a medida que se transforma, el arte presiona o fuerza sus propios atributos hacia nuevos contenidos. La escritura auto referencial lgtb provoca renovacio nes en el gnero autobiogrfico y lo lleva, igual que a las figuraciones de identidad, hasta lmites discursivos que fueron hasta hace muy poco tiempo inconcebibles. Para ilustrar la tobiografas narraciones del yo queer hispanoamericano. Subrayamos que nuestro objetivo no es proponer una oposicin binaria entre las autobiografas de autores lgtb y las de autores heterosexuales porque lo cierto es que comparten muchas similitudes; de eso no cabe duda. Se trata mejor de resaltar las herramientas y las estrategias que hacen de los textos lgtb una forma de discurso cuyas cualidades no se paralizan ante las restricciones creativas que impone un canon literario establecido y dominado por parmetros heteronormativos. Lo que queremos acentuar es que la

PAGE 135

135 sola existencia escrita de identidades lgtb libera a todas las formas del deseo y de la subjetividad, incl uyendo a las de individuos que se auto identifican como heterosexuales. Segn los parmetros formales con los que crt icos como Phillipe Ljune y Jos Romera Castillo, entre otros, han intentado sistematizar los rasgos fundamentales de la escritura autobi ogrfica, esta debe cumplir con los siguientes requisitos: ser una obra de no de ficcin redactada en prosa, contada de forma retrospectiva y presentar una identificacin directa e inequvoca entre el narrador, el protagonista y el autor del relato (Ljun e 19; Romera 14). Se asume entonces que el sujeto que ocupa estos tres roles acta de manera libre y sin intermediarios, para contar aspectos fundamentales de su historia de vida a un receptor o a un pblico elegido con premeditacin y que puede ser un te stigo, un confesor, un colectivo particular o con frecuencia, Dios. Por eso, como nota Barbara Kosta, autores cannicos como public confessions, as well as to le gitimate and validate their lives in the mappings of a career or En cuanto a la extensin de las obras, aunque se da cierta libertad en este sentido, es decir, pueden ser desde una hoja hasta varios tomos, se espera que las narraciones autobiogrficas incluyan un espacio temporal suficiente, es decir, que abarquen el mayor lapso posible de la vida que se evoca (Ljune 19; Romera Castillo 14). 4 es comn tambin que los autores usen el modelo del Bild ungsroman 5 o de la novela de crecimiento, una forma de relato en donde la focalizacin 4 Alfonso De autobiografiado/ Narrador omnisciente: reclamo de objetividad/E scritura referencial/Pretensin de univocidad de los enunciados (no contradictorios)/Pretensin de la verdad y autenticidad (sinceridad)/Pretensin de una exacta reproduccin de lo representado./Pretensin de totalidad de lo representado /Discurso legitimi sta./Discurso mensajero con pretensin explicativa y de produccin de un conocimiento unvoco./Discurso teleolgico./Causalidad diegtica/Pensamiento y construcciones binarias/Exclusin de la ficcionalizacin./Sistema de conocimiento universalmente aceptad o/Discurso retrospectivo con una finalidad o funcionalidad en el

PAGE 136

136 temtica se dirige hacia el proceso de formacin y desarrollo del personaje principal. Durante el recorrido vital de la niez a la adultez se hace nfasis en los acontec imientos que marcaron al protagonista y que para bien o para mal, lo ayudaron a construir su identidad y a desarrollar las habilidades sociales que le garantizaran una vida armoniosa dentro de su realidad cultural, econmica y poltica. Llamado Knstlerro man cuando se trata del desarrollo de un artista, esta forma narrativa tiene una conexin directa con las ideas humanistas que declararon al hombre coherencia que le permitiran dominar al mundo. El Bildungsroman que, en parte, fue producto de la emergencia de la burguesa europea ide con las autobiografas tradicionales en que, histricamente, ambas formas narrativas han sido espacios de expresin privilegiada de subjetividades masculinas. to other literary publica Aunque el recuento de la infancia hace parte pues de muchos relatos del yo, como subgnero de la novela el Bildungsroman difiere de la autobiografa en su relacin con la verdad. Y es que en las sujeto del discurso se plantea como tema la narracin sincera el nfasis es mo ). Es decir, a diferencia del Bildungsroman novelesco, en la autobiografa se insiste en la volunta d del autor narrador reconstruccin de una (229 230) 5 En el Bildungsroman o la novela de desarrollo personal o de educacin se presenta el recorrido real o metafrico de sus protagonistas de la juventud hasta la madurez. for individuation (self fulfilment) and the dem (Rau, The Literary Encyclopedia ).

PAGE 137

137 como vimos en el captulo anterior, la dependencia de la memoria, el carcter simultneamente narrativo y discursivo del gnero y la imposi bilidad de cualquier lenguaje de contener todos los aspectos de una realidad determinada, llevaron a los tericos contemporneos a replantear sus ideas en cuanto a la necesidad de establecer grados de veracidad de las narraciones del yo. En otras palabras se admite que la forma que el autor le da a su percepcin de los hechos es quiz ms importante que establecer la precisin de los datos refereridos. Los relatos del yo lgtb latinoamericanos rien con esta visin humanista y con varias de las expectati vas estilsticas del gnero auto referencial. Autobigrafos como el chileno Augusto que un escritor se desdoble, pues no pasa de ser una ficcin ms y uno ms Recuerdos olvidados aproximarse con cautela y no creer ciegamente lo que los escritores refieren como verdadero. onfundirse con un afn de anular cualquier diferencia entre la escritura autorreferencial y la que se considera fundamentalmente creativa. Se trata mejor de disminuir estas divisiones binarias al proponer, antes que lo hiciera Ljune, una especie de pacto de lectura crtico en el que el receptor no acepte de forma pasiva la informacin que le presenta un yo que se asume legtimo o que asegura que lo es. De otro lado, en cuanto al estilo, la narracin lineal en prosa no es la forma de contar exclusiva pri vilegiada por los autores lgtb latinoamericanos. Casi todos recurren de una u otra manera a formas poticas para crear sus obras en las que si bien los protagonistas permanecen como c entros focales de las historias no lo hacen para construirse como hroes. Muy al contrario, lo que intentan es transformarse en seres posibles, tangibles, humanizarse a travs del espacio discursivo. Esa materializacin no va unida necesariamente a esfuerzos por glorificar su

PAGE 138

138 personalidad. Lo cierto es que generalmente ocurre l o contrario y nuestros personajes se humanizan, por ejemplo, al describir con detalle experiencias que son, al mismo tiempo tan comunes y tan tab que rara vez se registran literariamente como aspectos fundamentales en el desarrollo de la identidad de un p ersonaje her ico (por ejemplo la recurrencia de actos sexuales con animales y otras formas de experimentacin sexual temprana). E n una nota menos positiva, se documentan tambin con frecuencia los actos de humillacin y chantaje que se cometen contra las p ersonas lgtb. An si los anti hroes de la cultura dominante son considerados figuras notables dentro de las comunidades marginadas, slo quien est dispuesto a ser juzgado y a soportar diferentes niveles de rechazo presenta pblicamente verdades incmoda s que la sociedad prefiere mantener en el armario al lado de lo pecaminoso. Y justamente as lo hacen todos y cada uno de los autores que incluimos en este estudio, por eso, rompen algunos de los parmetros que crticos como Sylvia Molloy consideran repres entativos de las autobiografas hispanoamericanas. Uno de esos rasgos es la autocensura que, segn Molloy (6), es omnipresente en las narraciones del yo hispnicas. Sin embargo, contrario a lo que afirma la autora de At Face Value basta leer unos cuantos p rrafos de los textos que estudiamos para comprobar que nuestros autores, en vez de alusiones mojigata s. En el prlogo de La Estatua de sal (1996) la autobiografa de Salvador Novo, Carlos 6 en blancos favoritos y entre los acosados el empeo por rehuir a la norma determina prcticas estticas y procedimientos 6 autobiogrficos.

PAGE 139

139 ortodoxia/heterodoxia que usa Monsivis, equivale a la relacin centro/margen, inclusin/exclusin, heterosexualidad/homosexualidad y confirma que el esfuerzo esttico del yo lgtb pertenece a expresiones artsticas que surgen desde los mrgenes y es ah justamente donde se convierten en espacios de contra cultura. Los autobigrafos lgtb latinoamericanos se aferran metonmicamente entonces a los mrgenes sociales, es decir, a sumen el lugar de un todo que representa a muchos otros sujetos. Y, a travs del uso de un lenguaje impertinente, chocante, que muchos consideraran como anti literario, logran diferenciarse y separarse del canon. Adems de la prevalencia de lo potico y el propio proceso de escritura es un componente que se repite tambin en estos relatos. Las narraciones del yo lgtb recuerdan que el sujeto construido en el discurso es siempre una re creacin que puede o no tener correspondencia estricta con el que escribe. Por eso, establecer cul de los sujetos es ms o menos real, o ms o menos sincero, el que escribe, el que narra, o el que protagoniza la historia, no nos inquieta. En cambio, nos interesan y exploraremos a continuacin, algunas de las formas particulares que estas identidades asumen dentro de los los convierten en ltima instancia en narrativas contra culturales q ue desafan la esttica patriarcal y que intentan, si no transformar por completo las formas convencionales de concebir la subjetividad, el sexo y el gnero, por lo menos incitar a discusiones que pongan en duda lo que se considera bello, artstico, estti co y digno de ser amado. Contextos G rotescos finales del siglo XV en grottos o cuevas romanas de una particular forma de pintura rupestre. La caracterstica de stos elem entos ornamentales era que fusionaban formas humanas con las de animales y plantas. Estas nuevas entidades que parecan negar el orden natural se calificaron

PAGE 140

140 como aberraciones (Baras c h 20). Lo grotesco se retoma para el estudio contemporneo de la esttica la filosofa y la literatura por crticos como Wolfgang Kayser (196 3 ), Frances Baras c h (1971), Philip Thompson (1972) y Mikhai l Ba k h tin (1965). Aunque stos autores presentan aproximaciones diversas al concepto, todos coinciden en que como categora est tica lo grotesco est enlazado a la corporalidad. En The Grotesque in Art and Literature (1963) Kayser hace un recorrido histrico sobre el trmino e intenta def inir su significado y alcance. a Goya, asegura que el poder que tiene lo grotesco en el arte es la capacidad de generar en la audiencia sentidos de alien acin y de incomodidad, tan fuertes, que hacen recordar al espectador que muchas de las cosas del universo humano son esencialmente absurdas. En palabras del autor and is not our own world. The ambiguous way in which we a re affected by it results from our awareness that the familiar and apparently harmonious world (Kayser 185). ades y miedos infantiles, genera perturbacin del orden, falta de armona y se asocia ms con lo deforme y con fuerzas demonacas que con fantasas como las de los cuentos de hadas. La ausencia de humor y la oscuridad de las fuerzas sobre naturales que Ka yser asocia con lo grotesco se consideran como algunas de las fallas fun damentales de su aproximacin. En The Grotesque: A Study in Meanings (1971) Frances Barasch estudia ms de seis siglos de historia del concepto. Con el teatro como focalizador de su a nlisis, Barasch demuestra que lo grotesco ha estado presente durante todas las etapas de desarrollo del arte occidental. Su trabajo es similar al de Kayser porque concluye, como este ltimo, que una porcin importante

PAGE 141

141 de las experiencias humanas est ms all de toda lgica y no puede expresarse de manera racional. A diferencia de Kayser, Barasch incluye dentro de lo grotesco experiencias fantsticas que producen tanto humor como miedo. Ms que trazar la historia del concepto como lo h izo Barasch, el traba jo de Phil ip Thomson intenta definir y en cierto modo sistematizar una definicin moderna de lo grotesco que tenga en cuenta que no es posible encontrar ni mantener un significado constante. Con ese propsito lo compara con trminos relacionados como lo c mico, lo caricaturesco, lo bizarro, lo absurdo, y lo macabro. Para Thomson aunque lo anormal tiene un rol fundamental en la construccin de lo grotesco e st e no es el factor que debe dominar su significado general, por eso lo define mejor del siguiente mod (Thomson 27). Uno de los aportes ms importantes de la teorizacin de Thomson es que seala la importante y distintiva conexin emocional entre el receptor y las obras de arte con contenido grotesco. El ltimo autor que inclu imos es Mikhail Bakhtin cuyas ideas guan el anlisis que presentamos en ste captulo. En Rabelais and his World, Bakhtin (1965) retoma ideas de Kayser para estudiar manifestaciones literarias de lo grotesco. Lo grotesco en el carnaval de Bakhtin est com puesto de partes del cuerpo desmembradas, vino, comida y banquetes, aspectos positivos de la degradacin o de ignorar las convenciones sociales, as como el uso inadecuado de objetos comunes, mscaras y disfraces, exageracin, heterogeneidad, locura, parod ia, travestismo, comportamientos burlescos, stira e irona, acertijos y juegos y finalmente, de la presencia protagnica de mujeres, especialmente de las mujeres como fuerzas destructoras de lo masculino. A travs del estudio de la sociedad renacentista Bakhtin concluye que las manifestaciones carnavalescas se dan de forma universal y en ellas suceden transformaciones profundas, aunque temporales, de la jerarqua y del orden social, "temporary liberation from the prevailing truths

PAGE 142

142 and from the established order mark the suspension of all hierarchical rank, privileges, norms, and prohibitions" (Bakhtin10) La presencia del cuerpo grotesco (sucia, antropomrfica, lanzando excrementos, etc.) dentro del carnaval es una forma de resistencia desde los mrgenes y ms que una simple burla, es una expresin de poder popular que tendra la capacidad de transformar estructuras hegemnicas de poder. El escritor ruso se enfoca en el humor e introduce la idea del carnaval como espacio de juego y de insubordinacin, y a la risa como actividad liberadora de la circunspeccin que generan distintas formas de opresin institucional porque para l durante el carnaval "all that was frightening in ordinary life is turned in amusing or ludicrous monstrosities" (47) De acuerdo co n Linda Hutcheon, la irona y la parodia se convierten en importantes recursos estticos para aadir niveles de sentido e ilusin a las obras de arte (30). Hutcheon precisa que la auto own 10). Como veremos a continuacin, precisamente, usando la parodia, la irona, el sarcasmo y la hacer del mismo yo una obra de arte auto cuestionante, Salvador Novo, Elas Nandino, Paco Jamandreu, Gloria Anzalda y Reinald o Arenas, recurren en sus autobiografas a estrategias narrativas que pueden relacionarse con recursos estilsticos que Mikhail Bakhtin denomin 7 y que hacen parte de la esttica del carnaval. 7 inciple of grotesque realism is degradation, that is, the lowering of all that is high spiritual, ideal, abstract; it is a transfer to the material level, to the sphere of earth and body in their The Bakhtin Reader 205).

PAGE 143

143 Salvador Novo, Elas Nandino, Paco Jamandreu, Gloria Anzalda y Reinaldo Arenas : Realismo Grotesco P ara Desdomesticar la Percepcin De todas las narraciones que se incluyen en este trabajo Estatua de sal (1996) de Salvador Novo (1904 1974), Juntando mis pasos (2000) de Elas Nandino (1903 1993), La cabeza contra el suelo (1975) de Paco Jamandreu (1925 1995) y Antes que anochezca (1992) de Reinaldo Arenas (1947 1994) son, tal vez, las que ms se ajustan al modelo de la autobiografa tradicional, y de cierto modo l a del Bildungsroman en trminos de forma, ms no de contenido. Los cuatro textos son relatos en prosa que describen la vida de los autores desde la infancia y son contados por ellos mismos, aunque, por su edad avanzada y porque estaba casi ciego, Nandin o dict el suyo al entonces joven poeta Enrique Lpez Navarro. Cada texto se extiende hasta momentos diferentes del recorrido vital de los autores. Aunque la estructura narrativa de Borderlands/La Frontera (1987) de Gloria Anzalda (1942 2004) difiere del de la novela de crecimiento, la obra de Anzalda comparte otros aspectos estticos, que discutiremos a continuacin, con l os autores que estudiaremos en e ste apartado y que permiten que sea posible incluirla en ste anlisis. Tanto Nandino como Novo, Anz alda, Arenas y Jamandreu usan el cambio abrupto e inesperado de registros de la irona a la ternura, del sadismo a la espiritualidad la descripcin frecuente y explcita de funciones corporales y de relaciones sexuales fuera de toda norma (incesto, best ialidad, zoofilia, relaciones intergeneracionales), la blasfemia (confesin de relaciones con sacerdotes) y la auto denigracin para construir narraciones del yo que, sencillamente, no existan en la literatura latinoamericana 8 y subjetividades que se igno raban 8 Rec ordemos que es difcil que estos autores se hayan influenciado unos a otros, por lo menos no en cuanto sus narraciones del yo (es posible que s a travs de otras de sus obras). Aunque comprenden momentos histricos diferentes, coincidencialmente, tres aut obiografas fueron publicadas con apenas unos aos de diferencia la de Arenas en 1992, Nandino en 1996 y Novo en 2000 (hay que tener en cuenta que Novo muri en 1974 y dej de escribir su autobiografa a finales de los aos veinte).

PAGE 144

144 antes de la publicacin de obras como las que estudiamos. Todas estas caractersticas difieren claramente de las de las autobiografas clsicas y desafan, adems del canon, la moral imperante al momento de la escritura y en buena medida, la actual. Elas Nandino. Construccin del P oeta H omosexual Mientras am, mis coitos fueron tan pensados, rimados con las slabas tan contadas, que creo que realmente llegu a hacer poemas con los cuerpos de mis amantes El as Nandino Juntando mis pasos En el caso de Elas Nandino, las cuarenta y una subsecciones que conforman Juntando mis pasos comprenden ancdotas de sus casi noventa aos de vida y posiblemente rinden un homenaje al ue mencionamos en el primer captulo. Es un texto construido con historias cortas y aparentemente deshilvanadas. Los primeros doce segmentos siguen un orden cronolgico y cuentan una infancia de desplazamientos forzados por la violencia de la Revolucin M exicana. La familia de Nandino, que intenta sobrevivir viajando de pueblo en pueblo, se conforma por un padre fro y distante al que odia, una madre que es en cambio el amor de su vida (Nandino 31) y Beatriz, la hermana frgil de salud cuya muerte prematur a gener su inters en la medicina. Adems de la violencia de la Revolucin, Nandino retrata un despertar sexual, quiz precoz y poco convencional con sacerdotes, compaeros de estudio y animales diversos que lo llev desde muy pequeo a escoger la soled ad y a luchar de forma permanente con sentimientos de culpa y con el temor a que se desc ubrieran sus prcticas secretas. Los ttulos de las subsecciones iniciales son descriptivos, varios de ellos topnimos que resaltan la importancia que el autor da a los desplazamientos y a los lugares que marcaron esta

PAGE 145

145 Nandino narra su relacin cuando tena apenas once aos con una serie de personajes mucho mayores que l que hacan parte del bajo mundo de su pueblo natal, Cocula. El pequeo Nandino tinamente la prostitucin El tono tragicmico del autor se manifi estn i nvestidos de cierto humor, la muerte de este personaje es una de las formas en que Nandino denuncia la violencia a la que se enfrentaban los homosexuales mexicanos a comienzos del siglo XX cuando no escondan su identidad y gener un horror que acompaara al autor durante muchos aos (Nandino 38). El ttulo de la seccin se origina en otra experiencia de terror en la vida de todos los habitantes del pueblo, un per sonaje que se presenta en la narracin como una especie de conciencia colectiva, generaron en el pequeo Nandino. Este sujeto, aunque tambin era homosexual, amenaz con hacer pblico el secreto del nio cuando en medio de una r

PAGE 146

146 incidentes similares ayudaron a que desarrollara un sentido del humor que le permitira responder durante el resto de su vida y sin violencia a diferentes formas de ataqu e. As lo relata los que sus colegas, tanto escritores como mdicos, tratan de ridiculizarlo en pblico. Uno de ellos era doctor y en medio de una reunin se di rige a l para decirle en voz alta: buenos, tengo muchas ganas de quieras. Hblame por telfono a mi casa para que nos pongamos de acuerdo y que no vaya tant El mdico poeta concluye esta ancdota afirman homosexualismo, si no tiene ingenio, la de Arenas, Jamandreu y de Novo, es una estrategia de defensa que nuestros autores usan de manera con sciente para enfrentarse a los retos constantes que se les presentan en toda clase de situaciones sociales. Aunque el humor de Nandino es quiz un poco ms melanclico y menos trgico que el de Arenas, ms irnico que el de Jamandreu, pero menos mordaz que el de Novo, lo cierto es que es fundamental en la construccin del yo del autor jalisciense. En Juntando mis pasos Nandino incluye varias ancdotas que podran usarse como ejemplos del realismo grotesco. En ellas describe de una manera naturalista su gus to infantil por los animales, por los sacerdotes durante su adolescencia y por los jvenes mucho menores que l durante su adultez. Este es un ejemplo moderado que hace parte de la primera seccin del texto: Pero un da, cuando estaba queriendo penetrar a mi chivita, m i padre, desde lejos me observaba, sin que yo me diera cuenta. Todava le puse un poco de saliva en su puchita. Sent un fuerte golpe en la espalda. Mi padre me grit: ¡cochino! ¡cabrn!, se acab la tabla golpendome la espalda. Yo pegu de gritos, me r evolqu y me bat en

PAGE 147

1 47 La corporalidad, lo profano, lo que no puede soportar la moralidad de los discursos tradicionales, son algunos de los elementos del realismo grotesco presentes en stas memorias que al mismo tiempo, son instrumentos claves en la construccin del yo textual del autor. Aqu Elas Nandino reta la decencia, las buenas costumbres, los cdigos literarios y al patriarcado. La honestidad extrema del discurso deconstruye los sistemas sociale s de control que buscan higienizar las experiencias sexuales de los mexicanos (lo mismo sucede en la mayora de las naciones latinoamericanas). No es cuestin de todos los das que un reconocido mdico, un estimado poeta nacional, denuncie la violencia que se esconde tras los esfuerzos de proteger uno de los valores ms arraigados de su cultura: el machismo. Pero para entender a este yo es necesario entender adems de su crudeza e irona su produccin potica y advertir que, como lo demuestra Juntando mis pasos durante su vida adulta en la que fue testigo de casi todo el siglo veinte mexicano Nandino se mantuvo fiel a la idea de Precisamente, en la introduccin a su auto biografa, Nandino acusa de falta de entendimiento potico a Enrique Aguilar el periodista al que narr, en tono confesional su vida, pero que segn Nandino traicion su confianza, que, al no comprender su poesa, no logr entende rlo tampoco como hombre y, que, con el repudio explcito de Nandino public Una vida no/velada (1986), la biog rafa no autorizada del poeta. La lrica fue tan importante en su vida que algunos fragmentos de poemas se incluyen en la obra autobiogrfica, muchos de ellos humorsticos, como los que dedica a algunos de los diemos la relacin entre la tica, los afectos y la subjetividad veremos con detenimiento las personas que fueron determinantes en la vida y en la construccin del yo de nuestros autores, digamos por

PAGE 148

148 ahora que Salvador Novo fue uno de esos personajes clave s, aunque por oposicin, para sus nalgas ha dado: que ellas mismas, ya medrosas, se subieron a su espalda y lo hicieron poeta se burla de Novo, de su aspecto fsico pero sobre todo de su feminidad y del rol pasivo que el mismo Novo reconoce tener en sus relaciones afectivas. El verso satrico es usado para construir entonces una imagen de s mismo en oposicin a Salvador Novo; Na ndino es, pues, un hombre que si bien reconoce su atraccin hacia su propio sexo se ubica a s mismo fuera del espectro de lo que se califica como loca, o el homosexual afeminado. Quiz el poema que ms sobresale en toda la autobiografa y que tiene rel evancia tanto en la estructura del texto como en la consolidacin de la identidad de Nandino aparece en el prefacio de Juntando mis pasos laceraba tanto/ que, desesperado,/me coloqu/ frente al decide ahora incluir en la presentacin de su obra, desde el prlogo mismo, el instante vital/potico en el que logr acept que yo me absolv a m mismo, en que me retir la sensacin del pecado y empec a considerar homosexual las presiones sociales de su tiempo lo llevan a elegir una vida separada del reconocimiento pblico y quiz por ello tambin hace nfasis en todo el texto en el carcter como el autor a quien estudiamos a continuacin, Salvador Novo.

PAGE 149

149 Salvador Novo Belleza I nslita: El I ntelectual F eminizado Me luca mi padre, vestido de marinero, orlado por los bucles que mi mam me aderezaba Salvador Novo La estatua de sal A diferencia de Nandino, Salvador Novo no incluye en sus memorias un momento en el que decide aceptar su identidad no heterosexual, porque en realidad segn anota en la narracin no hubo un momento identificable preciso. A propsito comenta que: Mi madre me acicalaba con exageracin. Adoraba los bucles que peinaba en torno a mi frente, me empolvaba el rostro, me obligaba a fruncir la boca para que no me creciera y me impona, con igual propsito inhibitorio, calzado siempre ms pequeo del que realmente ped igual admirativa manera. Orgullosos de mi belleza, me llevaban a pasear los domingos (Novo 47). En Novo el transformismo fsico y la exploracin de elementos femeninos a travs de su cuerpo biolgicamente mas culino (o de bio hombre como lo califica Preciado en su Manifiesto Contrasexual 200 2) comenzaron desde cuando era muy pequeo y se dieron en buena medida bajo la influencia de sus tos (lo que sugiere la posibilidad de relaciones incestuosas ) Otro element o que diferencia el relato autobiogrfico de Novo de los de Nandino, Jamandreu y Arenas, es que La estatua de sal es un texto construido sin subdivisiones. Aunque Carlos Monsivis edit el libro completo que contiene una introduccin escrita por l y al fi nalizar recoge una serie de sonetos que se anexan al texto principal, el de Novo es un relato sin separaciones, sin pausas de principio a fin. Esto indica quiz un inters en que su construccin no pareciera muy estudiada o revisada, como si hubiese sido producto de un solo lapso de inspiracin genial de un autor que se preciaba de escribir casi sin esfuerzo y que se trata de un texto sin terminar.

PAGE 150

150 Sin embargo, tal vez ms que por puro narcisismo el autor decidi presentar la complejidad del tema central de su obra a travs de una narracin aparentemente simple, lineal, sin estratagemas, edificada con la menor cantidad de artificios. Novo documenta en las pginas de sus memorias slo el lapso de tiempo comprendido entre 1920 y 1924, a pesar de que vive has ta los setenta aos. Segn autores como Rosa Mara Acero, la descripcin que Novo realiza La autora documenta una entrevista en la que Novo afirm por ejemplo: Pr imero, era el poeta joven que prometa mucho. Luego, segua prometiendo. Despus, se descubri mi capacidad, tanto de trabajo, cuanto de mordacidad y poco a poco, fui comercializando todas mis aptitudes, como un pulpo que extiende sus tentculos. El colmo fue vaciar en una columna cotidiana hasta los cracks que corrientemente me ocurren en la conversacin. Era como cobrar hasta por rerme, si no hubiera acabado por ser hasta rerme por cobrar (Acero 44). e Novo fue ampliamente sabida y no impidi que fuera admirado y reconocido por su inteligencia y su erudicin, al presentarse como protagonista, contribuye de manera muy significativa a la normalizacin del personaje homosexual en la literatura gay de ese concentrar sus memorias en la narracin de algunos de los mejores momentos de su vida, tendra implicaciones importantes, sobre todo con relacin a lo que autores como Monsivis y Acero consideran como uno de los objetivos del ejercicio literario de Novo: la legitimizacin de la homosexualidad en Mxico. Esto no quiere decir por supuesto que La estatua de sal sea un relato escapista o exclusivamente gozoso. Al contrario, los temas que aborda Novo son variados, complejos y Aunque l la vivi como hijo consentido de una familia burguesa conformada por un padre distante quince aos mayor que la madre, una

PAGE 151

151 s despus de terminada la Revolucin, Novo descubre que el asesinato de uno de sus parientes, Francisco el to soltero y solitario, uno de aquellos que tanto admir su belleza infantil, fue motivado probablemente por su homosexualidad (96). La exploraci n y ms adelante la preocupacin esttica, concentrada en su cuerpo y en el de otros hombres, se mantuvo constante durante toda la vida del autor. Su autobiografa incluye una buena dosis de blasfemia, particularmente descripciones de relaciones sexuales con miembros de la Iglesia Catlica, comentarios agudos sobre los personajes que marcaron la vida La poesa es en Novo, igual que en Nandino, un elemento estructur ador de la vida y de las memorias. En cuanto a la construccin esttica de La estatua de sal, adems de la irona, el sarcasmo y la hiprbole, el protagonismo pertenece a la relacin del autor con su propio cuerpo, con su propia auto imagen, con el culto a la pose propia del camp a su vez una forma de parodia. me contemplaba y empec a depilar mis cejas. Presenta, esperaba que alguien descubriera arrobado, mis aptitud que la homosexualidad, la lucha de Novo es con la imagen que tiene de s mismo y quiz por ello en las ancdotas que relata en La estatua de sal son recurrentes tanto las referencias a la belleza como los comentarios mordaces sobre la fealdad propia o la de quienes lo rodean segn sea el apeteciera las caricias concretas de aquellos muchachos, a todos los cuales encontraba feos. Lo

PAGE 152

152 personajes que hicieron parte del cr culo de amigos al que se uni cuando se va de su pueblo, colombiano Ricard tambin su produccin lrica se vio directamente afectada por su inters en la belleza de l yo. Para tipo de poesa (61). La obsesin esttica consigo mismo lleg al extremo de conducir a Novo a dejar de escribir poesa amorosa una vez que cre e que ha perdido su atractivo fsico. Carlos Monsivis recuerda que despus de treinta aos de la publicacin de Nuevo amor (1933) Novo revel al como aqu lo prac tiqu me volv viejo y horroroso Poemas proletarios agre 8), en los que los ataques se dirigen en la mayora de los casos contra s mismo. Ms adelante, cuando el autor se refiere a un momento de su vida en el que no era joven anota: Algunos mdicos me han dicho que estuve s eamente constituido para ser un atleta y an descomunal por mi estatura. Pero una invencible pereza y un pudor neurtico de mostrarme desnudo cancelaron la oportunidad de mi oportuno desarrollo muscular y fueron inclinndome a la actitud encogida y a la po stura lnguida y sin sostn que me caracterizaran para siempre (Novo 98). En los ejemplos anteriores la parodia se da a dos niveles: primero, a nivel del texto general como cuestionamiento irnico del sistema heteronormativo que en Novo se expresa en la f ascinacin por su propia belleza y en la contemplacin narcisista, una conducta, supuestamente, anti

PAGE 153

153 masculina. El segundo nivel de la parodia equivaldra entonces al aspecto discursivo. Es decir, a travs del uso de la primera persona el autor crea un pas tiche de s, escrito por l mismo. En la auto descripcin inicial el joven Novo se encuentra hermoso, sin embargo esa idea se transforma radicalmente, no slo de la primera a la segunda cita referenciadas, si no en varios de los sonetos que el autor incluy e al final de la autobiografa, que son ejemplos, al mismo tiempo, del cambio de registro (de narracin a poesa) que caracteriza a las obras exponentes de la esttica queer que flaco como perra La parodia del yo se construye en buena medida haciendo uso de los elementos del camp como simulacro del gnero (Butler Gender 136), como queer performati vity (Sedgwick Tendencies 109) y como espacio privilegiado de contradicciones (Sontag 28). He aqu otro ejemplo en el que al relatar las consecuencias de uno de sus encuentros sexuales memorables Salvador Novo se re de s mismo sin consideraciones, en un tono y con una auto mordacidad poco comn en narraciones del yo tradicionales: Me atrev a lo que era fama que slo su amante Nacho M octezuma toleraba: la verga de Agustn Fink, positivamente igual en dimetro a la lata de un vez adentro, se abra como un paraguas, estrellaba la estrechez de su cautiverio. Me abri una grieta que no alcanzaba a cicatrizar los ung mesa de operaciones, abra mis nalgas y me insertaba, enrollado y hmedo en pomadas quemantes, un algodoncillo que deba dejarme ah todo el da (Novo 115 116). En esta descripcin de Novo se evidencia, sin lugar a dudas, una esttica que genera un extraamiento o una defa miliarizacin similar a la que postul a Shklovsky 9 para despertar los 9 (1971), Shklovsky desarrolla el concepto de defamiliarizacin ( ostranienie ). El autor ruso afirma que la habituacin a lo cotidiano y la automatizacin de los objetos, hace que la gente viva de una manera inconsciente, casi como si no existiera La funcin del arte segn Shklovsky debe ser despertar a los seres unfamiliar; to make forms difficult, to increase the difficulty and the leng th of perception because the process of

PAGE 154

154 sentidos, para desdomesticar la percepcin. Este es solamente un ejemplo. Situaciones similares no son infrecuentes en la narraciones de Novo, de Nandino, Arenas y Jamandreu. Quiz lo que ms conecta a estos ejemplos co n el k ht in, sea la seccin de la narracin de Novo que se omiti, hasta ahora: El algodn se sale de su sitio en una situacin social mientras se encontraba con Pedro Henrquez Urea (1884 1946), una de las figuras literarias y poltic as ms importantes de Amrica Latina, quien sera tanto autoridad intelectual publicaron en sus memorias, veinte aos despus de la muerte del autor. Sin embargo, Novo de cidi detener la escritura regular de las mismas, prematuramente, cuando tena apenas veinticinco aos. Aunque al final incluye algunos sonetos irnicos que hablan de un sujeto mucho ms maduro, a quien los aos le robaron su belleza, poco sabemos sobre l a vida del Novo que se ve a s mismo envejecer. Recordemos que aunque la autobiografa de Elas Nandino se extiende en historias que incluyen sus casi noventa aos de vida, se divulga tambin pstumamente. En cambio, el siguiente texto que nos interesa por que comparte algunas caractersticas estticas con las narraciones de Novo, Nandino, Anzalda y Arenas, La cabeza contra el suelo de Paco Jamandreu, ve la luz cuando el autobigrafo tiene alrededor de cincuenta aos, justo en el momento en que la narracin se detiene, al alcanzar el presente de la vida del emisor. perception is an aesthetic end in itself and must be prolonged. Art is a way of experiencing the artfulness of an (Shklovsky 7 8).

PAGE 155

155 Paco Jamandreu : El C irco, la F ama y la V anidad Benavente deca siempre: el homose xual ms tonto, llega a obispo Paco Jamandreu La cabeza contra el suelo A diferencia de Novo y Nandino, ser protagonista y testigo de la publicacin de sus memorias parece relevante dentro del proyecto autobiogrfico de Paco Jamandreu. Jamandreu es un personaje que, sin modestia, reitera que se siente ntimamente relacionado c on la nobleza espaola y adems enfatiza la dislocacin que le gener durante su niez temprana ser Alardea de que fue muy difcil tener que desplazarse cada ao de agosto a febrero, a vivir en Rolls Roy ce ultos y abusos en Mamaguita, un pueblo provinciano argentino (34). All resida junto con sus hermanos, hermanas y tas, en la casa modesta de su padre, editor del peridico local y de su madre, directora de la escuela regional. Alcanzar la fama a los di ecisis aos cambi la personalidad de Jamandreu y por ello que estrella absoluta en un programa radial que se transmita en cadena por todo el pas fama, sus desplantes e insultos a periodistas, expertos en moda o a cualquier persona que se atreva a contradecirlo se volvieron marcas reconocidas de su personalidad; Ja mandreu lleg al extremo de apagar un cigarrillo en la cara de un presentador porque no pronunci bien su nombre.

PAGE 156

156 Si el autor exagera al describir su propia grandeza y el alcance de su xito como modisto de las estrellas argentinas de los aos cuarenta y cincuenta, lo cierto es que la coyuntura de la Segunda Guerra Mundial hizo que llegaran pocas noticias de la moda europea a Latinoamrica y de que su personalid ad fue tan recargada como su ego y quiz por eso Jorge, su hermano, lo Paco Jamandreu expone, pues, un tipo de narcisismo y de irona frente al propio yo que segn Susan Sontag son caractersticos de algunas de las formas de expresin del camp. De parody, reeks of self (Sontag 283). En sus memorias el modisto, actor y escr itor hace alarde de su amistad con Eva Pern 10 de que visti a personalidades como Marlene Dietrich, Carmen Miranda y Zully Moreno y presume con frecuencia de su condicin de clase. Aunque Jamandreu no es escritor de profesin, la riqueza y precisin semn tica de las descripciones, el manejo de recursos como el suspenso, el humor y la presencia constante de referencias intertextuales literarias como al poema La cogida y la muerte de Federico Garca Lorca, pero sobre todo las sagaces intromisiones musicale s, no permitiran adivinar que se trata de las memorias de un autor novel 11 Por ejemplo en el comienzo del libro incluye descripciones como sta: 10 Adems de sus memorias, Jamandreu public en 1 981 una biografa de Evita titulada, Evita fuera del balcn que el dramaturgo Claudio Armesto adapt para el teatro bajo el ttulo de Yo, Jamandreu: mi vida con Evita. 11 Mara Moreno, del peridico argentino Pgina 12 La cabeza contra el suel o es una de las mejores autobiografas populares de los ltimos tiempos y con todos los elementos de rigor: aristocracia perdida (Paco deca que su abuelo era un hroe de Brucht, su abuela descenda de la Baronesa de Cuadras, su to bisabuelo era San Anton io Mara Claret, confesor de Isabel ll de Espaa), xito fulminante (visti a Marlene Dietrich, a Zully Moreno,

PAGE 157

157 Y el sol cay. La enorme bola yaca en el suelo. Mitad en el riacho sucio. Mitad en la tierra gredosa. De las maraas de ramas y hojas pendan sus pedazos. Pingajos de mugrienta seda anaranjada. Sus rayos se haban doblado. Rotos como tentculos de un pulpo monstruoso. Ya ni luz, ni ojos, ni risa tena el sol. Aplastado contra el suelo era una bosta gigantesca. G allinas, pjaros, moscas y chanchos le caminaban encima (Jamandreu 7). La m sica es adems de un elemento intertextual tan importante como la poesa en Nandino, una de las formas ms evidentes de expresin carnavalesca en el texto de Jamandreu. El autor d e La cabeza contra el suelo incluye rimas y fragmentos de catorce canciones, entre tangos y milongas de su propia autora o compuestas por amigos o miembros de su familia, como Sonsa la cancin que tarareaba la abuela materna a una de sus hijas (ta de Jam andreu) que quera casarse con un albail pobre y cuya letra dice: 12 (sic), no tendrs la voiturette/recuerda que tu vida ser 16). Este tipo de intervenciones musicales en la narracin de Jamandreu son herramientas metasemiticas colmadas de mltiples niveles de significado, pero sobre todo de humor y por eso se convierten, como anota Umberto Eco en su estudio sobre el carnaval en u na forma de En este caso y a pesar de que Jamandreu hiciera alarde de su alcurnia, el autor centra la atencin en el machismo de la abuela (y de la sociedad de su momento) que insista en que la felicidad de sus tas y en general de las mujeres de su familia, dependera de la posicin econmica de los maridos. Jamandreu intuy desde muy joven que reglas patriarcales como sta deban romperse si se quera vivir con el ms mnimo nivel de tr anquilidad, sobre todo por quienes como l, saban que eran raros, diferentes, seres que no podran cumplir con las expectativas de xito heteronormativas. 12 Sonsa es un tango de 1925. Su msica es de Ral de Hoyos y la letra de Emilio Fresnedo Diferentes artistas como Rosita Quiroga y Carlos Gardel lo interpretaron aunque es un tango para que lo cante una mujer.

PAGE 158

158 La presencia de msica, versos y de humor es tan significativa en La cabeza contra el suelo que sir vi tambin para describir la reaccin de Jorge (el hermano de Jamandreu), del Gordo (el mejor amigo) y del protagonista mismo frente a su primera experiencia sexual con otro hombre. Antes de esta relacin los intercambios romnticos de Jamandreu haban s ido platnicos, por eso el hermano y el amigo celebran el acontecimiento con la siguiente cancin: 8). Aunque Jamandreu admite que ya ves, larg la chancleta. Ad nde, adnde ir a parar esta chancleta? Cuando ms tarde se la tira, ms lejos se va. del momento en que se atreve a tener una relacin sexual con otro hombre, es decir, cuando expresa con su cuerpo lo que el yo interior supo y vivi desde siempre. En medio de una sociedad machista y represiva, el humor acta pues como un instrumento que p ermite validar identidades lgtb al incorporarlas al discurso popular. Adems de la msica y del humor, l a presencia del carnaval en La cabeza contra el suelo se da quiz de la forma ms siniestra: literal. Jamandreu compara su vida con un circo y narra una nos ventanas siempre ab iertas y nosotros los mirbamo me tena muy mal y cuando se iba me dejaba enfermo dos o tres das (Jamandreu 19).

PAGE 159

159 Las temporadas que permaneca el circo en el pueblo, usualmente entre dos o tres meses, los hermanos Jamandreu se dedicaban a husmear y a soar despiertos que eran parte de ese grupo de seres extraos pero fascinantes, en el que era posible ser aceptado y admirado, precisamente por ser di ferente (Jorge el hermano era bisexual) 13 Y fue tambin en el circo, uno de los espacios privilegiados del carnaval, el lugar donde se dio la primera manifestacin de deseo homosexual en el autor que lo recuerda as: A pesar que yo vea a los actores y actrices todos los das, Giordano, el galn, guardaba para m un misterio especial. Me pareca el hombre ms buen mozo del mundo. Creo que el comienzo de mi homosexualidad fue mi admiracin por Giordano. Se vesta a lo cafisho 14 despus supe que era un c afi sho con pantaln a rayas y zapatos con taquitos. En el crculo de la vida, el cafisho y el homosexual se juntan. Uno tiene mucho del otro. El cafisho, se empolva, se echa crema blanca y al homosexual (al marica, mejor dicho) tambin le gusta pintarse, emb adurnarse (Jamandreu 20). Adems de tener relacin con las primeras expresiones del deseo homosexual, los trajes de luces, el maquillaje exagerado, el desafo a las normas y las buenas costumbres propios del carnaval fueron tambin inspiracin del oficio de modisto que dara fama nacional a Paco Jamandreu me decan les contestaba yo les voy a dibujar vestidos, les voy a hacer los vestidos. Nunca le hara un traje as a la V irgen de la P Jamandreu intent cumplir su promesa y en varias ocasiones tom una bo lsita de ropa y siguiendo los rieles del tren se march tras el circo; sus hermanos tenan que ir a buscarlo. No es exagerado entonces decir que para el autor argentino la vida, su vida en particular, fue como un circo, un lugar de divergencia, de irrever encia, de rebelin, de individualidad, por 13 Jamandreu comenta sobre la sexualidad de su hermano que cuando un to ingeniero lleva a Jorge a un prostbulo, 14 En lunfardo, un cafisho es un proxenet a o vividor.

PAGE 160

160 de mi vida podr sentarme en l y reinar sobre un mundo de csped y de flores, de pjaros y mariposas, de risas juvenil el xito en varias oportunidades, Jamandreu imagina el fin de sus das como un momento de tranquilidad, en un paraso armnico, una especie de jardn del Edn donde slo estara acompaad o de sus seres queridos. Sin embargo, en el relato, en sus memorias, el fin no se da en privado, ni en un ambiente familiar. Al contrario, sucede en medio de aplausos cuando termina una de sus presentaciones en el teatro Astral frente a tres mil personas circo y el edn en la vida de Jamandreu eran entonces su fama, el reconocimiento, la adulacin. Por eso la transicin que hacemos a la prxima autora, Gloria Anzalda, se da ms bien por contraste. Por que si, como vimos en Jamandreu la fama y la vanidad motivaron y determinaron la construccin de su yo, Anzalda defiende, en cambio, una identidad mestiza producto de la interseccin de marginalidades: mujeres, lesbianas, indgenas, pobres, e inmigrantes. Gloria Anzalda: Polifona R adical The new mestiza copes by developing a tolerance for contradictions...She learns to be an Indian in Mexican culture,to be Mexican from an Anglo point of view. S he learns to juggle cultures. She has a plural personality, she operates in a pluralistic mode nothing is thrust out the good the bad and the ugly, nothing rejected, nothing abandoned Not only does she sustain contradictions, she turns the ambivalence into som ething else Gloria Anzalda Borderlands/La Frotera Borderlands/La Frontera. The New Mestiza 201) que desde su publicacin, en 1987, puso en jaque teoras y prcticas acadmicas de pensamiento binario, an dentro del

PAGE 161

161 feminismo, los estudios poscoloniales y las polticas de identidad, campos de estudio en los que parecan tener cabida las revolucionarias ideas de su autora. La investigadora, poeta y activista unque Alzalda naci en la frontera entre los Estados Unidos y Mxico creemos que la lucha de sta escritora debe incluirse dentro de l a literatura hispanoamericana, particularmente en los estudios que tienen que ver con subjetividades lgtb. Precisamente al respecto de su ciudadana Anzalda sostiene que: We distinguish between mexicanos del otro lado and mexicanos de este lado. Deep in o ur heart we believe that being Mexican has nothin g to do with which country one lives in. Being Mexican is a state of soul not one of mind, not one of brothers and sisters will s La insistencia de Anzalda en la necesidad de corromper las barreras artificiales, tanto geogrficas, como idiomticas e ideolgicas, qu e establecieron los sistemas de poder patriarcales para implantar y perpetuar el control de los sujetos, hace que sea imperativo entonces respetar su deseo de permanecer libre de navegar a su antojo entre identidades. En Borderlands/La Frontera confluyen una serie de factores que lo convierten en un libro tan hbrido y de difcil categorizacin como la identidad que formula su autora En primer lugar se destaca la estructura. Se trata, claramente, de dos libros en uno. La primera parte que se titula ATRAVE SANDO FRONTERAS/CROSSING BORDERS (sic) comprende una serie de ensayos acadmicos en los que desde un lugar de enunciacin que resulta confuso y bastante molesto para muchos, sobre todo por la mezcla de registros idiomticos ( code switching entre espaol, ingls, Spanglish y nhuatl) y genricos (no es completamente terico, ni completamente autobiogrfico). A unque prevalece el uso del ingls acadmico, la autora

PAGE 162

162 espaol chicano, al Spanglish y a lo que quiz ms desconcierta al lector comn, el uso de evocaciones indgenas particularmente del N uhatl. Sobre la combinacin de idiomas, cdigos y culturas Anzalda asegura: ing. I will have my voice: Indian, Spanish, white. I will have my serpent voi c e, my poets voice. I will overcome the En la primera seccin del texto Anzalda reconoce su hibridez como uno de los componentes vitales de la subjetividad radical las limitaciones creadas, con violencia, a la construccin de subjetividades desde y por los miembros de los mr genes sociales. Anzalda usa una mezcla de lenguajes y de experiencias vitales para denunciar la explotacin, el racismo, y la violencia que viven familias de inmigrantes, como la suya, en la frontera entre Mxico y Estados Unidos Dentro de sus prrafos hbridos, es una constante que algunas de las ideas ms controversiales, o de las expresiones ms fuertes aparecen en espaol. Por ejemplo: Con el destierro y el exilio fuimos desuados, destroncados, destripados. We were jerked out by the roots, truncate d, disemboweled, dispossessed, and separated from our identity and our history... In my childhood I saw the end of dryland farming. I witnessed the land cleared; saw the huge pipes connected to underwater sources ations came in and bought the remaining land (Anzalda 7 9). La autora describe cmo los intentos de su padre por sacar a la familia del crculo de pobreza resultaban siempre infructuosos y detalla la crudeza del arduo trabajo campesino que, con frecuenci a, no produca ganancias. Anzalda explica, por ejemplo, la forma en que empresas como Rio Farms Incorporated hacan prstamos a los agricultores, que deban ser reembolsados en tiempo de cosecha. A los intereses sobre el prstamo, los trabajadores deban sumar 40% de lo obtenido con las siembras. Finalmente, entre los pagos, los intereses y las supuestas ganancias que deban producir a cualquier costo sin importar las dificultades o sequas, usualmente los

PAGE 163

163 pequeos agricultores, como su padre, no podan c umplir con todas esas obligaciones y se vean forzados a pedir nuevos prstamos, cada vez ms grandes, para alimentar a sus familias y sobrevivir en peores co ndiciones que el ao anterior. Una de las crticas ms frecuentes a Borderlands/La Frontera emociones que se expresan especialmente en la primera seccin del texto. Las frases ms fuertes, las de la rabia de la que se le acusa son en espaol, como en la introduccin al segundo captulo Esos movimientos de rebelda que tenemos en la sangre nosotros los m exicanos surgen como ros explotar. Me cost muy caro mi rebelda acalambrada con desvelos y dudas, sintindome intil, (Anzalda 15, nfasis e n el original). Algunos de los ttulos de los sub captulos que conforman la primera parte del libro sugieren que estas crticas no se apartan de la India entonces que Anzalda escribe desde un lugar de enunciacin hbrido, mestizo, multilinge y contaminado tam bin por fuertes emociones de las que no pretende disculparse. Sin embargo, es preciso subrayar que el propsito de la autora no es simplemente contagiar de rabia al hombre blanco. Por el contrario, lo que busca la nueva mestiza es que se reconozca su hist oria de sufrimiento para evitar que se repita y para transformar el futuro de nuevas generaciones dentro y fuera de las fronteras. Esta mezcla irnica de lenguas, emociones y de identidades, es una estrategia que, sin duda, genera emociones en el lector; e mociones similares a las que ella vivi

PAGE 164

164 creciendo entre culturas como mujer, mestiza, pobre y lesbiana. Anzalda hace un llamado a la unidad entre hombres y mujeres homosexuales: Asombra pensar que nos hemos quedado en ese pozo oscuro donde el mundo encier ra a las lesbianas. Asombra pensar que hemos, como feministas y lesbianas, cerrado nuestros corazones a los hombres, a nuestros hermanos los jotos, desheredados y marginales como nosotros. Being the supreme crossers of cultures, homosexuals have strong bo nds with the queer white, Black, Asian, Native American, Latino, and with the queer in Italy, Australia and the rest of the planet. We come from all colors, all classes, all races, all time periods. Our role is to link people with each other the Blacks wit h Jews with Indians with Asians with whites with extraterrestrials (Anzalda 84). Y es que mucho antes del surgimiento de las teoras queer y previamente a la consolidacin de los estudios lsbicos y gays, Anzalda introduce el concepto de mestizaje a la a cademia norteamericana para referirse a estados del yo en los que no es posible crear una divisin binaria femenino masculino, blanco negro, norte sur, bueno malo. queer exist at this time and point on the evolutionary co ntinuum for a purpose. We are a blending that proves that all blood is intricately woven together and that we are spawned out of similar La autora reconoce su sexualidad mltiple, y de modo similar a los escritores que hemos examinado en este captulo, Anzalda construye una subjetividad discursiva con elementos que pueden asociarse con la esttica grotesca propuesta por Bakthin. Y es que, recordemos que tanto para el autor ruso, como para muchos de los intelectuales de su poca, la mujer es an el cuerpo indescifrable, y por sus fluidos y procesos anatmicos s blended with the world, with animals, with objects. It is cosmic, it represents the entire material bodily world La esfera de lo pblico slo perteneca a lo femenino durante el carnaval. Por eso la construccin del yo rebelde de Anzalda fronterizo, parece seguir al pie de la letra la prescripcin bakhtiniana, por ejemplo, cuando narra cmo mientras creca desarroll una

PAGE 165

165 intensa atraccin sexual hacia su padre, animales, y hacia elementos de la naturaleza como los rbo les y, como ms adelante en su vida, tuvo relaciones con hombres y mujeres. La escritora relata, entre otros episodios similares, la estrecha relacin que sostiene con la naturaleza como presencia viva en la construccin de su corporalidad. En una ancdo ta de transmutacin se identifica con el mito olmeca de la Vbora. Despus de que su madre mata una culebra cascabel, la joven Anzalda bebe la sangre del animal y esa noche suea que tiene colmillos como los de una serpiente, que su cuerpo est cubierto d e escamas y asegura que en la taken me to enter into the Serpent, to acknowledge that I have a body, that I am a body an to asimlate the animal body, the animal sou transmutacin en l a s que Anzalda reconoce y acepta su cuerpo despus de convertirse momentneamente en un animal, el cuerpo grotesco como centro discursivo de Borderlines/La Frontera se confirma cuando la autora adiciona una identidad indgena a su yo y asegura que experimenta trances espirituales al establecer conexiones csmicas con entidades sobrenaturales. La escritura misma es un acto creativo (del yo) que para Anzalda tiene componentes mitolgicos y se rel aciona directamente con la diosa azteca Coatlicue, madre de Huitzilopochtli, dios de la guerra. Por eso asegura que: my own heart a Nahuatl concept. My soul ma kes itself t hrough the creative act. It is constantlly remaking and giving birth itself through my body. It is this learning to live with la Coatlicue that transforms living in the Borderlands from a nightmare into a numinous experience. It is always a path/state to something else (Anzalda 73). Al describirse a s misma y a los sujetos queer especie de chaman es, dotados de una sensibilidad especial, los convierte en cuerpos grotescos en un sentido adicional: el otro demoniaco.

PAGE 166

166 therefore s ubhuman, inhuman no n homosexuales, las lesbianas y los shamanes, tienen el poder de comunicarse con el ms all, con lo oculto, que es, en otras palabras, lo desconocido, que gene ra repugnancia y rechazo por parte de la racionalidad occidental. La dualidad de las identidades queer es un don, un camino hacia el conocimiento (19). La segunda seccin de Borderlands/La Frontera que se titula UN AGITADO VIENTO/ EHCATL, THE WIND (sic), y que tiene exactamente la misma extensin que la primera parte del libro, se dedica de manera exclusiva a la poesa. Sin embargo, en ella se mantiene el tono poltico del discurso y el yo potico se enfrenta a cuestiones similares a las que estudia la ac admica en los ensayos de las primeras pginas. E l formato no es totalmente acadmico ni potico, aunque tambin en esta seccin el yo potico es una mujer, mestiza, queer que describe una niez marcada por el sufrimiento que generan las condiciones casi feudales en las que viven los inmigrantes en la frontera. Lo que s diferencia a sta segunda parte del texto es que prevalece un yo potico lsbico, abiertamente enamorado, que se permite un poco ms de gozo que la Anzalda supuestamente movida por la ira en la primera seccin del texto. La poeta contina en el proceso de construirse y reconstruirse, como es caracterstico del cuerpo grotesco que en varios de los autores que hemos estudiado, el yo se hace a s mismo a travs de la poesa y a travs de la otra amada compaeras, esas tardes sordas/cuando nos ambamos tiradas en las sombras bajo el

PAGE 167

167 Borderlands/La Frontera y sobre todo, la subjetividad propuesta por Anzalda, la de una grotesco que transgrede la normalidad y convierte a la frontera en una especie de carnaval en el que es posible liberarse, aunque sea temporalmente, de las limitaciones de la racionalidad impu esta por los poderes hegemnicos y elegir una subjetividad inclusiva, hbrida y polifni ca: multilinge, multinacional y multisexual. H emos visto hasta ahora diferentes formas en las que sujetos homosexuales toman elementos de la cultura popular: de la msica y del circo (Jamandreu), de la literatura (Nandino, Novo), de la historia (Nandino, Novo), de las mitologas indgenas (Anzalda) p ara crear retratos del yo exclusivamente desde el yo en los que adems privilegian el uso de elementos carnavalescos como la stira y el humor. De este modo nuestros autores construyen obras con mltiples niveles de contenido en los que la auto parodia es ms que simple entretenimiento un instrumento con el que critican sistemas sociales opresivos. Reinaldo Arenas Subjetividad H iperblica: El Y o por A ccin y E xageracin Ahora, estaba solo con mi miseria; Nadie podra contemplar mi desgracia en aquella celda. Lo peor era seguir existiendo por encima de todo, despus de haberme traicionado a m mismo y de haber sido traicionado por casi todos Reinaldo Arenas Antes que anochezca Recordemos que, como lo subraya Linda Hutcheon, parodiar no significa simplemente self reflexivity; it is a form of inter e altos niveles de

PAGE 168

168 Tal vez en ninguno de los autobigrafos que estudiamos es esto ms evidente que en Reinaldo Arenas. En Antes que anochezca (1992) el sarcasmo y u na especie de sexualidad hiperblica confluyen para crear al autor protagonista como sujeto poltico, como un ser dotado de voluntad que desafa, entre otras cosas, a la tirana y la homofobia del rgimen cubano. En setenta y un segmentos titulados, aunq ue sin numeracin, Arenas se ubica a s mismo y su identidad homosexual prohibida, perseguida y castigada entonces en Cuba, como puntos focales de una historia picaresca caribea. El autor construye un Bildugsroman gay que oscila entre la aventura, el humo r y la tragedia, pero que mantiene de principio a fin al erotismo como denominador comn, como maniobra de supervivencia y como herramienta narrativa. Lo primero que impacta en cuanto a la estructura de la obra es que la introduccin se y describe precisamente ese momento en la historia ntima del autor: la decisin de terminar con su vida y con su relato autobiogrfico en sus propios trminos y casi de manera simultnea. Entonces exiliado en los Estados Unidos desde que en 1980 emigr de la isla desde el puerto El Mariel, Arenas lleva el ejercicio auto discursivo hasta el momento previo a su muerte, que no est dems mencionar, fue tambin anti normativa si admitimos que el suicidio no se considera una forma ni habitual ni mucho menos ace ptable de morir, por lo menos en el mundo occidental. El autor cubano prepara un fallecimiento textual y de esa forma determina la forma como quiere ser recordado. Paradjicamente, establecer los trminos de su muerte sellara su inmortalidad y perpetuara su rol como representante de la oposicin al castrismo. Adems de la seccin introductoria final despus del cuerpo del texto la autobiografa concluye con la nota de suicidio de Arenas. As pues, el crculo vital textual se abre y se cierra perfectamente mientras el autor culpa a Fidel Castro de su muerte, por obligarlo a dejar su pas y

PAGE 169

169 asegura que decide terminar con su vida despus de que el sida, la pobreza, la soledad y la falta de acceso a seguro de salud deterioraron abismalmente su calidad de vida. Es as tambin como la construccin discursiva del yo i ntelectual homosexual rebelde pasa de ser un asunto subjetivo a convertirse en espacio en el que se reelaboran la historia cubana y la historia latinoamericana de la segunda mitad del siglo XX. Arenas construye Antes que anochezca como un agregado de fragm entos de memorias, historias cortas (entre dos y tres pginas apenas) y desarticuladas, cada una con un pequeo centro temtico que usualmente se resume en el ttulo. Por eso los encabezados son importantes para trazar el mapa que permite entender el texto La vida del autor puede dividirse en tres fases que se identifican claramente: pobreza de la infancia pre revolucionaria en su pueblo Holgun; juventud, escritura y persecucin bajo el rgimen de Fidel Castro en la Habana y finalmente, la ltima poca co mprende la salida de Cuba y los aos de auto autexilio. La narracin de la primera etapa se da en veintiuna subsecciones con ttulos buclicos abuelos en el campo cubano durante la dictadura de Fulgencio Batista (1952 1959). Arenas d algunas de sus tas. Recuerda la amargura de su madre por el abandono del hombre que la produj despertaran su creatividad y su sexualidad. En medio de una absoluta miseri a pero tambin de

PAGE 170

170 absoluta libertad Arenas se da cuenta cuando tiene apenas seis aos de que le gustan los hombres (22 23). Se excita al ver a ms de treinta jvenes de su pueblo baarse en el ro y a pesar de su las hiprboles, de la exageracin y del humor, especialmente para describir experiencias sexuales se da en s ta etapa del texto: Creo que siempre tuve una gran voracidad sexual. No solamente las yeguas, las puercas, las gallinas o las guanajas, sino casi todos los animales fueron objeto de os diez campo, se est en contacto directo con el mundo de la naturaleza y, por lo tanto, con el mundo er nfesaba que el mayor placer lo experimentaba cuando se templaba un gallo. Un da el gallo amaneci cuando l era el que se templaba a todas las gallinas del patio (39). adelante las yeguas (Arenas 28) fueron algunos de los primeros protagonistas de las aventuras sexuales de Arenas en una poca en que la n aturaleza le proporcion adems de intercambios sexuales diversos y, segn l innumerables, contacto con una serie de personajes surreales que provenan sobre todo de las historias de aparecidos que le contaba su abuela y que alimentaron la imaginacin del futuro escritor. sentimientos machistas que nuestros padres se encargaron d el ambiente rural que para algunos tericos del

PAGE 171

171 Bildungsroman como Jerome Buckley (17 18) es un limitante en el desarrollo creativo de los protagonistas, se revela en cambio para autores como Arenas, Nandino y Novo en una fuente de inspiracin y al permit ir la experimentacin sexual, en un espacio de creacin del yo que recordarn durante toda su vida. A pesar de su apetito sexual la presin del medio machista en el que se desarrolla su infancia permanece con Arenas durante gran parte de su adolescencia y juventud y lo conduce a enamorar jovencitas solamente para presumir en pblico con ellas. El autor acumul un buen nmero de experiencias sexuales con mujeres en busca de un remedio para curar su homosexualidad. Arenas intenta ignorar sus inclinaciones se xuales y, de modo similar a un tiempo lucha para deshacerse de sus deseos: En la escuela cotejaba a todas las alumnas y me cuidaba mucho de que alguien pudiera i maginar que a m no me atraan las mujeres. Pero un da, mientras la maestra de anatoma repeta su mamotreto, un compaero de mi clase se sent Reinaldo, t eres pjaro. T sab es lo que es un pjaro? Es un hombre al que le Sin embargo, la frecuente oportunidad de tener intercambios sexuales con hombres heterosexuales, homosexuales, solteros, casados, jvenes y viejos, religiosos o clibes llev a Arenas a deducir que, si bien su preferencia y ste tipo de prcticas sexuales eran menos comentados, la verdad es que las posibilidades de tener relaciones homoerticas eran bastante frecuentes en Cuba. Arenas aport a, quiz sin pretenderlo, uno de los puntos de debate que ms divide a los estudiosos de los asuntos lgtb en Amrica Latina de sus pares extranjeros. Arenas establece la descripcin de las clasificaciones que dentro del contexto hispanoamericano se hace d el homosexual, de acuerdo a su nivel de visibilidad social ( straight entendido, poca, bugarrn,

PAGE 172

172 loca 15 ) y al rol que ejerce durante los intercambios erticos: activo/pasivo=penetrador/penetrado (Sedgwick 41; Perlongher 33; Salessi 49; Chant y Craske 147, e ntre otros). Arenas da especial heterosexual, reclamo que no se le cuestiona aunque participa en las actividades del ambiente y tiene relaciones sexuales con hombres a qui Este hombre que, adems, asume siempre el rol dominante/penetrador durante los intercambios homoerticos, pero sobre todo, su aceptacin dentro de los grupos homosexuales como heterosexual, es tal vez un a de l a s provocaciones ms audaces que la realidad lgtb en el contexto latinoamericano presenta a muchas de las teoras queer Alma M. Alarcn asegura, por ejemplo, que el relato de Arenas no puede considerarse como un ejemplo de literatura queer, porque el autor no tiene reparos en admitir su fascinacin por esa clase de hombres, por los machos heterosexuales que se acuestan con hombres y Reinaldo Arenas, en lugar de ponerle resistencia al heterose 643) y usa el siguiente fragmento de Antes que anochezca para apoyar su argumento: Lo interesante del homosexualismo en Cuba consis ta en que no haba que ser un homosexual para tener relaci ones con un hombre; un hombre poda tener relaciones con otro como un acto normal. Del mismo modo, a la loca que le gustaba otra loca, 15 Rafael Ramrez explica as estas categoras. Straight : no tiene ni idea de nada; entendido : puede tener relaciones sexuales ocasionales con hombres, pero no se considera homosexual y tampoco lo definen as a los dems; ponca : se presenta c omo hetero pero la gente del ambiente closet de cuya homosexualidad no hay duda, aunque no part icipe del ambiente ni entre en relaciones homoerticas, en el caso de la ponca no tiene que existir evidencia de su homosexualidad; basta con la sospecha); bugarrn : es un hombre que se considera a s mismo como heterosexual, reclamo que no se le cuestiona aunque participa en las actividades del ambiente y tiene relaciones sexuales con hombres a quienes l no les reconoce masculinidad y se refiere a ellos loca : se ll ama loca a todo hombre conocido como homosexual por la gente del ambiente que se considera a s mismo como tal y que en que lo penetren. Ot ros disfrutan igualmente de ambas posiciones (114 117).

PAGE 173

173 poda ir con ella y vivir juntas sin ningn problema, pero al que le gustaran los hombres de verdad, tambin poda alcanz ar a ese macho que quera vivir con l o tener una relacin amistosa, que no interrumpa para nada la a ctividad heterosexual de aquel hombre. Lo normal no era que una loca se acostara c on otra loca, sino que la loca buscara a un hombre que la poseyera y qu e sintiera, al hacerlo, tanto placer como ella al ser poseda (Arenas 133). se entiende por (Alarcn 643). Por supuesto, el texto puede ser incongruent e con lo que Alarcn entiende por queer, sin embargo, creemos que la posicin de Arenas sobre este devenir homosexual latinoamericano sugiere, o recuerda dos asuntos claves: en primer lugar, que ni las lucha s lgtb ni las teoras que fundamentan sus estudio s se consolidan en contra de la heterosexualidad, sino mejor, en contra de la heteronormatividad, del no reconocimiento de otras opciones sexuales. En segundo lugar, lo que el texto de Arenas sugiere es que hay devenires homosexuales latinoamericanos que s encillamente no caben dentro de cierto s modelos tericos importados. Aprender a escuchar y a satisfacer los propios deseos an si van en contra de las reglas sociales es pues una de las marcas que deja el ambiente campesino contradictoriamente machista y exuberantemente sexual en el escritor cubano. As lo consigna en las secciones veintids a la veintinueve Los ttulos de esta segunda etapa de la narracin revelan un contenido urbano, poltico y hasta militante en el que Arenas se transforma de joven guajiro a escritor laureado y de Reinaldo Arenas: autor, h omosexual, disidente poltico.

PAGE 174

174 La que reconocemos en nuestro estudio como la segunda seccin del texto se inicia con el unirse a los rebeldes que bajo el liderazgo de Fidel Castro comenzaban a luchar contra el rgimen de Batista. El desencanto con los miembros de la guerrilla, con su modo operativo y sobre todo con su ideologa fue casi inmediato. Arenas asegura que durante su tiempo con los rebeldes nunca presenci ni un solo un combate y hace notar que esa lucha no fue una cruzada pica ni un gran enfrentamiento armado como s e consign despus en los textos de historia. Segn el autor: La guerra fue ms bien de palabras. La prensa y casi todo el pueblo de can que el campo estaba tomado por miles y miles de rebeldes armados hasta los dientes. Era falso; las pocas armas que ten an eran las que le haba n quitado a los casquitos los soldados de Batista o escopetas viejas, armadas con alambres, que haban s ido fabricadas en el siglo pasado y utilizadas por los cambises (Arenas 67). En esta ancdota la irona apoya la construcci n textual del autor como sujeto poltico opuesto al amarradas con alambres, que haban sido fabricadas en e desde muy joven qu e las palabras son armas con las que se pueden derrocar dictadores y dominar y, aunque tenga que sacarlas de la isla para poder publicarlas, ellas sern tambin s u fuente de poder y de agencia. A pesar de las sospechas que crecan en muchos cubanos sobre el nuevo gobierno el autor admite que por un tiempo l mismo se contagi del optimismo revolucionario que permiti a jvenes pobres como l cursar estudios unive rsitarios gratis, aunque era el estado quien decida a qu profesin deban dedicarse. A Reinaldo Arenas se le asigna la misin de ser contador agropecuario. Mientras trabaja con el INRA (Instituto Nacional de la Reforma Agraria) sus intereses intelectual es se vigorizan y al ganar varios concursos literarios comienza a figurar en el

PAGE 175

175 medio intelectual cubano. Arenas obtiene entonces la amistad y el aprecio de autores homosexuales que fueron fundamental es en su propia formacin como Virgilio Piera, Lezama L ima y Delfn Prats este ltimo aparece en la autobiografa bajo el seudnimo que us durante mucho tiempo, Hiram Pratt. Adems del inters en la escritura el joven A renas anota que en e sa acin que lo caracteriza aade: Llegar a una playa era entonces como llegar a una especie de sitio paradisaco; todos los jvenes all queran hacer el amor, siempre haba decenas de ellos campo de concentraci n ramos privilegiados y tenamos que aprovechar nuestra habramos pasado por aquella poca era el ao setenta y ocho. Yo llegu, haciendo unos complicados clculos matemticos, a la conviccin de que, por lo menos, haba hecho el amor con unos cinco mil hombres (119). Segn Efran Barradas, la exageracin es una de las caractersticas distintivas del estilo narrativo do porque el autor quiere probar un punto: toda sociedad totalitaria destruye la posibilidad de la expresin libre de la sexualidad. 29). De hecho Arenas expone claramente la forma en que el mismo Fidel Castro en sus discursos asuma como parte de su labor educar a los cubanos sobre la forma adecuada de ejercer su masculinidad: Recuerdo un discurso de Fidel Castro en el cual se tomaba la potestad de informar cm o deban vestir los varones. De la misma forma cri ticaba a jovencitos que tenan manifestacin de vida es en s un enemigo de cualquier rgimen dogmtico. Era lgico que Fidel Castro nos persiguiera, no nos dejara fornicar y tratara de eliminar cualquier o stentacin pblica de vida (Arenas 119). Durante los aos de afianzamiento del rgimen castrista se inicia la persecucin de todas las formas de disidencia en Cuba, incluyendo la sexual. Antes que anochezca es justamente uno de

PAGE 176

176 los primeros textos en los q ue se denuncian, entre otros abusos, las torturas, desapariciones y asesinatos de artistas, intelectuales y homosexuales. Adems de sta autobiografa Arenas, junto a otros intelectuales cubanos como Lorenzo Monreal, Jorge Ronet Luis Lazo, Rafael Palet y Jorge Lago haban revelado ya al mundo asuntos desconocidos sobre la realidad de los cubanos en aquellos aos, en especial la de lo homosexuales, en el documental Conducta impropia (1984). Bajo la direccin de Nstor Almendros este documental denuncia, po r ejemplo, la exigencia de realizar trabajos forzados de concentracin de las llamadas UMAP (Unidad Militar de Ayuda a la Produccin) para controlar a quienes ex presaran cualquier forma de inconformidad con el nuevo modelo de socieda d que intentaba construirse. Reinaldo Arenas integra la lista de autores peligrosos para el rgimen y entre 1968 y 1980 su vida se convierte en un huir continuo de las autoridades des pus de ser acusado de corrupcin de menores. Por ello se ve obligado a esconder sus escritos y a recomponerlos, una y otra vez, cuando son confiscados por las autoridades. La amistad con los pintores cubanos Jorge y Margarita Camacho que vivan fuera de C uba y lo ayudaron a salir de la isla (fueron tambin ellos quienes publicaron sus libros clandestinamente) lo salva de morir olvidado en un campo de concentracin para homosexuales. A propsito de su experiencia en una de las crceles cubanas, el autor ano ta: puesto, nadie all les deca homosex uales, sino maricones, o en el mejor de los casos, locas. Aqu ella galera de las locas era, realmente, el ltimo crculo del sbanas se hacan faldas, encargaban betn a sus familiares y con l se maquillab an y se hacan grandes ojeras; ha sta con la propia cal de las paredes se maquillaban. A

PAGE 177

177 veces cuando salan a tomar el sol en la azotea del Morro, era un verd adero espectculo (Arenas 206). Arenas no se considera loca; no es un homosexual afeminado y decide no tener relaciones sexuales durante su cautiverio. Sin embargo, forma parte del pblico que espera cada quince das, cuando los presos podan salir de sus celdas para tomar algo de sol, d isfrutar de aquel espectculo, entre grotesco y mgico, que era una de las pocas fuentes de alegra y de esperanza y se ponan tacones hechos con pedazos de El autor describe el contacto con la puesta en escena grotesca y camp como uno de los eventos ms extraordinarios de la vida de los presos y de la suya mientras estuvo encarcelado. La presin internacional hace que el gobierno cubano ofrezca a Arenas la posibilidad de salir de aquel encierro con la condicin de que deje la escritura, acepte el rol que le sea asignado y reniegue de todo lo que haba dicho antes en contra de Castro. El au tor firma este acuerdo, pero nunca logra adaptarse a una sociedad que le exiga esconder su identidad, silenciar sus inquietudes intelectuales y, sobre todo, que le prohiba escribir. Es por esto que cuando se presenta la oportunidad de irse de Cuba para l os Estados Unidos a travs del puerto El Mariel aunque aquello significara ser marcado para siempre como perteneciente, segn los seguidores de Castro, a la escoria humana que no mereca vivir en Cuba, Arenas la toma. En un gesto de supervivencia el escri persegua en Cuba exageradamente afeminado, colorido, ruidoso y despus de obtener permiso para dejar la isla no regresa jams. A partir de ste momento se inician los once ltimo s apartados que componen Antes que anochezca. El autor describe aqu, muy brevemente, lo que sucedi con su vida entre 1980 y

PAGE 178

178 1990. Despus de un periodo de inicial alegra y esperanza, la enfermedad, la pobreza y la nostalgia, pasan a ser el punto focal d e la narracin. Por eso anota, haciendo uso de la irona que comunista y e l capitalista es que, aunque los dos nos dan una patada en el culo, en el comunista te la dan y tienes que aplaudir y en el capitalista te la dan y uno puede gritar; yo vine aqu a en Europa, ese triunfo no garantiz la estabilidad econmica para el autor que nunca consigui en los Estados Unidos lo que segn sus propias palabras buscaban los cubanos que, como l, se haban sometido a todo tipo de humillaciones para salir de la isla: estadounidense y aor hasta su muerte, aunque suene irnico, las dinmicas machistas de la homosexualidad en Cuba Si uno de los objetivos del Bildungsroman es presentar a la infancia y la adolecencia como fases del desarrollo y momentos de aprendizaje que dan al individuo herramientas de conducta para a adaptarse exitosamente a su entorno social, cultural y poltic o, incluidas las normas de gnero y de comportamiento sexual, Antes que anochezca demuestra que cuando se trata de sujetos excntricos cuyas subjetividades no se ajustan a las normas sociales, no hay nada que el individuo pueda hacer para encajar, ms que dejar de ser o guardar silencio. Nuestros autores deciden ser a pesar de su entorno, gritar lo que son a pesar de las consecuencias y por eso al retar las estructuras sociales nos obligan a repensar las herramientas de anlisis de la esttica literaria, en ste caso de la autobiografa y del Bildungsroman

PAGE 179

179 Auto Textualidad lgtb y Resistencia: Para N o C oncluir Platn afirma en El banquete que el amor a la belleza ordena el reino de los dioses de l mundo de las divinidades y resulta grato contradecir al filsofo griego para demostrar que el goce esttico, el amor y el acercamiento a lo sublime, pueden provenir de las ms diversas formas de expresin an de aquellas que en principio parecen tener m s relacin con la realidad, expresiones artsticas aprobadas por las instituciones sociales a las que se adjudic el poder de autorizar lo que la cultura debe o no a ceptar como vlido. Salvador Novo aade sonetos indiscretos o burlescos a su texto, Elas Nandino intercala algunos poemas dentro de su narracin. El yo textual de Nandino y de Novo se construye al mismo tiempo con elementos grotescos y poticos lo grando que ambos autores se conviertan en pioneros de los esfuerzos por normalizar la homosexualidad en Mxico. Para Paco Jamandreu, por su parte, son el circo, la msica, el aplauso y la validacin de su talento, algunas de las fuerzas en tensin que arti culan la identidad del protagonista de La cabeza contra el suelo. Finalmente, la hiprbole es la figura retrica con la que puede identificarse a Reinaldo Arenas y a su obra Antes que anochezca, sin descartar por supuesto, la importancia de la descripcin repetida y detallada de relaciones sexuales con animales, con familiares, con sacerdotes y con compaeros revolucionarios. Esta es una estrategia narrativa a la que, en diferente grado, recurren tambin Nandino y Novo y una de las formas ms importantes en que nuestros autores reaccionan, discursivamente, en contra de la heteronormatividad y reclaman su agencia sexual

PAGE 180

180 textual demostrando que la autobiografa como parodia del yo es siempre un pastiche 16 que intenta recrear un sujeto original. Los relatos de l yo gay/lsbico/transexual son doblemente pardicos porque en ellos se recrea un sujeto cuya sola existencia caricaturaturiza los sistemas de identificacin genrica heteronormativos, dan luz a formas textuales de ser creativas y en ultima instancia inven tan nuevas formas de ser. Se trata, como afirma Diana Belle s afirmaciones pueden considerarse vlidas slo si entendemos la parodia y la a uto parodia, no como imitaciones ridiculizantes, que es lo que sugieren las definiciones de los diccionarios, sino characterized by ironic inversion, not always at th 6). Segn Hutcheon, toda parodia es abiertamente hbrida, portadora de una doble voz, sin embargo y aunque es una expresin auto referencial, eso no significa que no contenga implicaciones ideolgicas (Hutcheon 28 29). De manera especfica las autobiografas de los autores lgtb latinoamericanos que estudiamos son discursos literarios que contienen voces no solamente dobles, sino identidades mltiples, polifnicas, que generan los efectos desnaturalizadores que propuso Shkl para la definicin de un arte comprometido. La literatura es, pues, una forma de arte a la que imprimen fuertes componentes polticos. La parodia, la stira, la irona, la ex ageracin, en otras palabras, diferentes componentes de la esttica carnavalesca dominan la estructura narrativa de estas autobiografas y contribuyen 16 Self pastiche : Whenever an author accentuates his ideolect by multiplying or exaggerating its characteristic traits, we are often temped to tax him with or, more precisely, pretend to suspect him of having engaged in an ironic self pastiche or, to

PAGE 181

181 de manera crtica a la construccin de la identidad discursiva de los escritores. No es exagerado entonce s afirmar que Nandino, Novo, Anzalda, Jamandreu y Arenas se re crean a s mismos cada Lo marginal 35). Como anota Carlos Monsivis en su estudio sobre las memorias de Salvador Novo: La tc tica de esto autores es muy sencilla, responde a una cultura coronada por el camp, la tcnica y el culto de la extravag ancia gay que descubre valores estticos y sentido del humor en lo inesperado, lo excesivo, lo barroco popular y el culto por la pose. En materia de pasiones amorosas el autoes carnio del gay es la distancia prudente que alivia las vejaciones en su co Este es pues el goce transgresivo carnavalesco que segn Bakhtin tiene un importante potencial para desestabilizar convenciones y que llevado al extremo puede desembocar en una revolucin. Creemos que cada una de las narraciones del yo que aqu estudiamos es, sin lugar a dudas, una forma de revolucin textual en donde los autores demuestran que es posibl e ser sujeto en el s entido foucault iano, es decir, defender la subjetividad de cara a las distintas formas de poder que intentan someter sujetos y/o a colectivos marginados. Al ejercer agencia discursiva Nandino, Novo, Anzalda, Jamandreu y Arenas rechazan la victimizacin y el silenciamiento a los que sus sociedades intentan someterlos. As es como stas narraciones del yo se convierten en escrituras de resistencia y cada una, igual que las vidas que relatan, en verdaderos ejemplos de revolucin potica, c omo dira Julia Kristeva. La esttica lgtb por lo menos la que puede identificarse en las autobiografas de Reinaldo Arenas, Salvador Novo, Gloria Anzalda, Paco Jamandreu y Elas Nandino, es una esttica de la imitacin (Genette 82 83), del juego y de l a contaminacin. Es una esttica de la interrogacin que, en vez de respuestas, ofrece preguntas. Por eso nos atrevemos a afirmar que aunque no sea su motivacin nica o inicial, el efecto es el mismo: liberar al lector, incluso al pensamiento acadmico, d e la necesidad de construir estructuras organizadas de significacin para intentar explicar lo que se presenta como una obra resistente a definiciones y a concepciones unificadoras: el sujeto mismo, el yo radical.

PAGE 182

182 Despus de estudiar algunas de las formas estticas que permiten a escritores lgtb latinoamericanos textualizar su yo disidente, en el prximo captulo comprobaremos que el deseo o la necesidad de escribir se activan a travs de interpelaciones sociales, pero sobre todo, parten de respuesta s ticas del yo queer frente a s mismo y/o hacia los otros. Estudiaremos el carcter relacional (basado en relaciones e interacciones personales y sociales) del proceso tico personal y de construccin textual que ha proporcionado a autores lgtb como Dia na Bellesi, Denlson Lopes, Ilse Fuskova, Claudina Marek y Carlos Snchez el coraje para transformar sus historias ntimas en discursos para que otros que son como ellos puedan reflejarse en sus experiencias, an si eso significa enfrentar hostilidad y rec hazo social.

PAGE 183

183 CHAPTER 5 ESCRITURAS DEL YO LGTB, EXPRESIONES TICAS DE RESISTENCIA The only genuine ethics is of truths in the pluralor more precisely, the only ethics is of processes of truth, of the labour that brings some truths not exist. There is only the ethic of (politics, of love, of science, of art) Alain Badiou Ethics genrico sexual patriarcal, an con los peligros que ello comporta dentro de sociedades que rechazan ( muchas veces con violencia) cualquier forma de identidad que ponga en peligro la estabilidad de la cultura hegemnica, es un acto que implica, como lo demuestran los textos que abordamos en este trabajo, valenta, compromiso con la verdad con la propia verdad y deseo de subsistir; en otras palabras, requiere una voluntad de resistencia que sobrepasa el miedo a la marginacin. Segn Mark Blasius, autor de Gay and Lesbian Politics. Sexuality and the Emergence of a New Ethic, cultural prevalence of homosexuality, lesbians and gay men must create a self out of (or despite) the heterosexual self that is culturally given to them (and because of the suppressio n and falsification of the historical La invencin de la propia subjetividad y del modo adecuado de relacionarse con los otros es, como subraya Blasius, un proceso creativo Despus de estudiar aspectos estructurales de autobiografas lgtb hispanoamericanas que comparten la esttica de lo grotesco como elemento central en la creacin discursiva de subjetividades queer en este captulo veremos cmo nuestros autores componen su ser narrativo

PAGE 184

184 de manera especfica, los otros a quienes el yo queer interpela y frente a quienes se construye y comprobaremos que se trata, sobre todo, de sujetos que se identifican con las historias de rechazo, opresin y silenciamiento del escritor que se autoretrat a, aunque de manera transversal se involucre tambin al otro ajeno a la realidad lgtb y que se opone a ella, usualmente, por simple desconocimiento. Aunque por la diversidad de formatos no podamos aventurarnos a determinar un tipo de paralelismo esttico entre los autores que estudiaremos en este captulo y los que examinamos en el anterior, debemos subrayar que en trminos de contenido s hubiera sido posible considerarlos dentro de una sola seccin de anlisis puesto que en todas las obras que componen e l corpus de este trabajo el sujeto que se crea en el discurso lo hace con plena conciencia de la importancia de la verdad de su experiencia (aunque sta sea solamente suya, temporal y provisoria) y del valor de la escritura autorreferencial como herramient a poltica de lucha contra el silenciamiento y la discriminacin de sujetos lgtb y de otros grupos oprimidos. La decisin de incluir Amor de mujeres: el lesbianismo en la Argentina hoy (1994) de Ilse Fuskova (Argentina 1929) y Claudina Marek (Argentina 19 47), Lo propio y lo ajeno (1996) de Diana Bellessi (Argentina 1946), La razn de estar gay (2005) de Carlos Snchez (Chile 1957), y O homem que amava rapazes e outros ensaios (2002) de Denilson Lopes (Brasil 1966), tiene que ver entonces con las similitu des temticas, temporales y de contexto que comparten sus relatos, a pesar de la imposibilidad de ubicarlos dentro de un solo modelo esttico o narrativo. Debemos subrayar que, ms que autobiografas, los textos que abordamos en este captulo corresponden a lo que, como vimos en el segundo apartado, Smith y Watson denominan self narration, es decir, obras en las que los sujetos se representan a travs

PAGE 185

185 de formatos que se alejan del modelo clsico de la autobiografa, algunas de ellas n o tienen siquiera un desarrollo narrativo coherente ( storyline ). Sin embargo, como vimos tambin en los captulos previos, esta falta de cohesin dramtica y/o estilstica es irrelevante para retratarse textualmente, porque, como lo recuerda Bradd Epps, la vida misma es as, carece de trama (Epps 200). No se trata pues de relatos lineales, ni de historias completamente confesionales o ntimas; stos autores se representan por y a travs de personas y de discursos tremendamente diferentes y articulan sus ide ntidades textuales desde lugares de enunciacin en extremo diversos, as representative subjects mes para revelar sus experiencias vitales y transformar el yo ntimo en discurso pblico, los autores que estudiaremos en esta seccin recurren a la entrevista, la co autora, la poesa y al ensayo acadmico y en muchas de sus obras es posible identificar no slo uno, sino varios relatores protagonistas o focalizadores de lo narrado Partiendo de postulados de tericos como Foucault, Badiou, Levinas y Loureiro, quienes, a pesar de no coincidir en muchas de sus ideas, han aportado aproximaciones fundamentales al estudio de la tica de la subjetividad contempornea, demostraremos, pues, que sin importar las autores, los enfocarse en el cuidado de s y, al surgir desde la responsabilidad tica hacia los otros, se convierten en narrativas de supervivencia y en herramien tas de resistencia frente a prcticas opresoras que se dirigen a personas lgtb y a otros grupos marginados. Finalmente, demostraremos que el denominador comn en estos relatos, el otro, est presente como

PAGE 186

186 responsabilidad, como estmulo y como actor. Ms im portante an, en todos los textos que incluimos en este trabajo, la motivacin es siempre afectiva, veremos en este y en el prximo captulo que el amor, mucho ms que la sexualidad, se revela como el principal activador de la escritura auto referencial de los autores queer hispanoamericanos. Etos lgtb: C reatividad, D iferencia, C omunidad En el tercer captulo vimos que a travs de todos y cada uno de los periodos en que se divide la historia del pensamiento occidental los seres humanos hemos teorizado sobre la forma como el yo se relaciona consigo mismo, con su propia conciencia, en otras palabras, como alcanza su individualidad, su identidad, su etos. Aunque las respuestas a estas inquietudes provienen de campos de estudio tan diversos como la filosofa, la antropologa, la sociologa y la sicologa, todos ellos comparten dos aspectos cruc iales: en primer lugar, son formas de aproximacin al conocimiento del ser marcadas por la cultura, la religin y, en general, las ideologas dominantes. En segundo lugar, todas abordan el estudio del yo desde perspectivas heteronormativas. Autores como B lasius (1994), Hoagland (1992), Llamas y Vidarte (1999) coinciden en afirmar que, aunque el etos lgtb emerge de la confluencia de factores diversos, cuatro de ellos son recurrentes y fundamentales: la importancia de la salida del armario, la confeccin del yo como un ejercicio de creatividad, la defensa de la diferencia como aspecto notable que debe mantenerse y la necesidad de establecer un fuerte sentido de comunidad, particularmente con otros sujetos lgtb. Blasius insiste que la existencia de sujetos lg tb debe ser entendida como un etos, ms que como una preferencia sexual o un estilo de vida y debe concebirse como un asunto, que, aunque se fundamente en la relacin entre el individuo y un colectivo con caractersticas determinadas, es mucho ms complejo y profundo que dicha pertenencia:

PAGE 187

187 I argue that the key to understanding ethos lies in the lesbia n and gay conceptualization of coming out understood as a process of becoming in which the indiv idual enters into the field of relationships that constitute the lesbian and gay community. T hrough this process, she or he participates in a collective problematization of self, of types of nor mativity and of what counts as truth. It is in the relationship that the individual creates with her o that ethos emerges (180). La comunidad es definitivamente un aspecto crucial en la conformacin de la subjetividad queer, aunque no lo es todo ; lo que Blasius advierte es que esa relacin con un grupo est ligada a otros procesos que no deben pasarse por alto. El autor comparte con Hoagland y con Llamas y Vidarte la conviccin de que el etos lgtb se desarrolla, fundamentalmente, a partir de la salida del armario o coming out dicho de otro modo, en el proceso de asumir l a disidencia sexual o genrica soci almente. Salir del armario permite la entrada a prcticas y discursos especficos sobre lo que significa ser un sujeto lgtb; discursos y conocimientos especficos que la existencia de comunidades de lesbianas y homosexuales ha posibilitado (204). Con re lacin a la creatividad en su conceptualizacin de una tica lesbiana Hoagland 1 asegura que nada de lo que existe se dise para ellas ni siquiera la posicin de subordinacin de las mujeres heterosexuales (podemos extender esta afirmacin al resto de las identidades lgtb). material context of our lives that choice is the possibility of creation (198). Sucede algo similar con los homosexuales y con ot creativity that must be exercised by lesbians and gay men just to live day to day, not to mention 1 Aunque Hoagland es una feminista radical que aboga p or el separatismo lesbiano, sus ideas sobre la tica y, sobre todo, sus argumentos sobre las posibilidades de agencia lesbiana en sociedades heteronormativas hacen que sea relevante incluir algunas de sus ideas en nuestro estudio.

PAGE 188

188 Presentarse al mundo como lesbiana o como sujeto l abandono de los privilegios de la heteronormatividad, implica, en cambio, un profundo deseo de transformar la realidad y, sobre todo, una enorme capacidad creat iva. Hoagland declara que como resultado del uso de la creatividad necesaria para inventarse un yo y un universo lsbico developing it independently of the manipulation and control from the position of subordination of heter como herramienta de subjetivacin, las personas lgtb adquieren y mantienen el poder de su propia representacin (Llamas y Vidarte 42) y, simultneamente, contribuyen a la creacin de un etos que resiste e l silenciamiento y la opresin patriarcales, un etos que conserva la diferencia como una de sus ms importantes caractersticas. amenaza, como se percibe en sociedades heteronormativas, si no como una manera de obtener identidad y, ms importante an, como una forma de consolidar el propio carcter. Esta in relation to others need not be a matter of a polarity. Thus, as we pursue the work we are doing, we begin to realize that difference is not only not a threat and that difference is more than a gift: difference is at the center of our survival (202). Lo importante de defender la individualidad, de mantener la diferencia y de aclararse a s mismo una tica gay no tiene que ver, exclusivamente, con lo que los otros piense n de la propia orientacin sexual ni de su estilo de vida, sino con la pregunta que se hace a s mismo cmo debo vivir? (Blasius 187), ese es un interrogante que, como veremos en este captulo, cada uno de nuestros autores intenta responder textualmente, primero a s mismo, luego a otros que son como ellos.

PAGE 189

189 Debemos subrayar, entonces, que aunque los tericos que nombramos en este apartado afirman que el completo desarrollo del etos lgtb es posible a travs del reconocimiento del otro, pero sobre todo, a travs del reconocimiento social del yo como sujeto lgtb ( coming out ), esto no sugiere q ue sus pautas o las caractersticas del etos lgtb que mencionamos tengan una aplicacin universal. Dicho de otro modo, si una persona que se sabe a s misma como lgtb decide no salir del armario, eso no significa automticamente que no posea un etos lgtb o que no lleve una vida tica. Aunque el reconocimiento social y la interaccin con la comunidad son cruciales, debemos admitir que el contexto histrico social y factores como la raza, el grupo tnico, la edad y la clase a la que pertenecen los individuos, determinan que para muchas personas estas opciones no sean posibles o si quiera imaginables (pensemos en el ejemplo de pases como Irn donde el actual gobierno teocrtico islmico castiga las prcticas homosexuales con pena de muerte). Las ideas de estos tericos lgtb deben aproximarse crticamente de acuerdo al contexto de cada individuo y eso es justamente lo que intentamos hacer con los autores latinoamericanos que hacen parte de este trabajo; reconocemos, pues, que el etos tiene un carcter histrico y temporal, se encuentra en permanente creacin y no es nunca esttico. tica del Yo Textual lgtb Como vimos en el segmento anterior las narraciones del yo de individuo s lgtb cumplen una funcin crucial en la vida de cada uno de sus autores puesto que so n, al mismo tiempo, oportunidades de construccin creativa del yo que el sujeto se ofrece a s mismo, expresiones de identidad que buscan defender el derecho a la diferencia y registros escritos que intentan llegar a comunidades de individuos que todava n o encuentran modelos sociales que validen su s modos particulares de ser.

PAGE 190

190 Lo que intentaremos hacer en este captulo es, entonces, demostrar la forma en que la conciencia y responsabilidad por el otro, en otras palabras, la tica relacional, permite a sujetos que carecen de antecedentes identitarios construir y consolidar un eto s que se apoya en la textualidad para afianzar su posibilidad de existencia y su sentido de agencia dentro de sistemas sociales heteronormativos que insisten en desacreditar la legitimidad de las formas de vida lgtb. Entendemos la tica como una combinaci n de las ideas de Foucault, quien la define como la prctica reflexiva de la libertad de Badiou, para quien se trata de una forma de fidelidad a una verdad diferente a la moral imperante o al buen actuar por instinto, instruccin o coercin y, finalmente aadimos las ideas de Loureiro, quien asume la tica como la responsabilidad que el ser humano tiene frente al otro. Segn Loureiro, quien sigue a su vez las ideas de Levinas y que, como ste, antepone la tica a la ontologa y a la epistemologa, el su jeto inicia su construccin con la invitacin a hablar de alguien que precisa la respuesta; no se trata pues de un yo ni de una conciencia que responsabilidad insatisfactorios entre sujetos de culturas diferentes y a quien en teora poscolonial se suele referir como Otro (con O inicial en letra mayscula) o the Other siguiendo la distincin hecha por Lacan. in true speech the Other is that before which you make yourself 51) El Otro, con O mayscula, corresponde entonces en el contexto lacaniano al reconocimiento del ser dentro del orden simblico, es decir, en la esfera pblica del lenguaje, mientras el otro, en minscula, equivale a su presencia en el orden imaginario. Es por ello que mientras el otro tico

PAGE 191

191 es una alteridad radical, el Otro poltico se concibe solamente como ejemplo de d iferencia. Para 137). Esto no sugiere, sin embargo, que el otro se convierte en una especie de demiurgo que con sus poderes sobrenaturales pro vee al yo de identidad, como demuestran los textos que estudiamos, el proceso de subjetivacin es continuo e inexorable. Loureiro plantea, adems, una aproximacin a la autobiografa que no la conciba simplemente como un intento de copia fidedigna de la re atienda a una tica de la auto escritura, considerada sta ltima como un acto que responde y se Para ste la autobiografia es una operacin tico poltica, ms que cognit iva, y por eso asegura que: By signing an autobiographical text, an author performs a very complex operation which appears, and in most cases pretends, to be cognitive but that in reality is an ethicopolitical gesture that entails a double responsability: in the first place by signing, the self is responding for itself before the other; and in the second not only alterity implies that the signed text is also a legacy to anoth er that not simply receives it but has to cosign it and thus take responsibility for it (Loureiro, The Ethics 24). El alcance de este acuerdo, que tiene mucho en comn con el pacto autobiogrfico propuesto por Ljune, es mucho ms serio cuando se trata d e sujetos cuya identidad ha sido temida, ignorada o rechazada. Firmar como un sujeto marginal o inconcebible como protagonista del discurso nacional y cuya existencia pone en peligro la estabilidad social es entonces un acto tico y poltico con serias imp licaciones. Sin embargo, el terico espaol anota que, a pesar de las formas de coercin social y de las tecnologas de poder que, como nos recuerda Foucault, dificultan el ejercicio de la agencia reside en la verdad intrnseca de lo que se narra sino en su capacidad de dar forma a una vida, de

PAGE 192

192 producir En cierto modo ste crtico ra tifica el pacto autobiogrfico, dicho de otro modo, si lo que debemos pensar como lectores es que en cada narracin del yo su autor honr un pacto de veracidad consigo mismo. Loureiro asegura que la escritura autobiogrfica e s una expresin de las tecnologas del yo propuestas por Foucault la ayuda de otros operaciones sobre sus propios cuerpos o almas, pensamientos, conducta y forma de ser con el fin de auto transformarse para alcanzar cierto grado de felicidad, pureza, 44). Aunque quiz Loureiro exagera al afirmar que el escritor busca autotransformarse para alcanzar la perfecci n, los dems objetivos, un poco ms razonables, se identifican sin duda en nuestros autores, aunque para todos ellos el propsito es mucho ms simple: sobrevivir. El yo heterosexual tiene acceso a modelos diversos de identificacin y frente a ellos decide (consciente o inconscientemente) qu clase de mujer o de hombre pretende llegar a ser o, como dira Judith Butler, cmo ser su de gnero. La elaboracin identitaria puede ser compleja en muchos aspectos, pero para quienes practican una sexua lidad que responde a los modelos heteronormativos se es hombre o se es mujer y no cabe duda de lo que la familia, la escuela, la sociedad y el estado esperan del yo de acuerdo a ese binarismo. Para sujetos lgtb, en cambio, el encuentro con el yo debe enfre ntar siempre un proceso de reconocimiento consciente que difier e del heterosexual porque para este no hay pautas, ni reglas, ni historia. Apenas hasta hace unos aos atrs los medios masivos provean algunas imgenes de disidencia sexual y/o genrica, aun que bastante cuestionables. Desde 1907 Georg Misch, uno de los primeros y ms importantes tericos de la autobiografa contempornea, asegur que "in a

PAGE 193

193 certain sense the history of autobiography is a history of human self awareness" (Misch 8). Para Misch, el aspecto ms universal del ser humano es su necesidad de entenderse a s mismo. Precisamente una de las diferencias fundamentales entre los sujetos heterosexuales y aquellos cuyos deseos se salen de la norma es que en la construccin del yo de los primer os la identidad se afianza, no se crea, no se inventa. Si como afirma Loureiro la construccin de identidad (en sujetos heterosexuales) es relacional, para los sujetos lgtb esta elaboracin, este tener que pensarse, muchas veces en soledad, con temor y en ausencia total de apoyo, tiene matices ticos particulares que poco se han estudiado y que se expresan de forma privilegiada en el yo autobiogrfico como lo comprobaremos en los relatos de Fuskova y Marek, Bellessi, Snchez y Lopes. Exploramos ideas de autores como Foucault, Badiou, Levinas y Loureiro para profundizar la relacin entre la escritura autobiogrfica y la construccin de identidades no normativas porque todos ellos perciben tanto la defensa de la verdad profunda del ser como la escritura aut o referencial como actos discursivos, performativos y sobre todo, ticos. Foucault se pregunta: cmo se puede practicar la libertad? Y asegura que, en lo que se refiere a la sexualidad, es evidente que es nicamente a partir de la liberacin del propio de seo como uno sabr conducirse ticamente en las relaciones de placer con los otros. Veremos entonces a continuacin quin es el yo que permite al sujeto queer hispanoamericano liberarse y rescatar al otro al expresar, quiz ms que lujuria, lo ms profundo de su ser, sus afectos.

PAGE 194

194 Ilse Fuskova y Claudina Marek : Una vida y una autobiografa compartidas La gente gay no tiene el hbito de pensarse a s mismacomo conductora de nuestra que est muriendo rpidamente, y otro mundo esperamos trata de nacer; empezamos a vislumbrar nuevasmaneras de comprender la muerte, la transformacin, la vida, el sexo,el amor, y lo que los humanos somos Ilse Fuskova y Claudina Marek Amor de mujere s Ilse Fuskova y Claudina Marek son coautoras y coprotagonistas de Amor de mujeres: el lesbianismo en la Argentina hoy (1994). El libro incluye, adems de sus historias personales, entrevistas que fueron facilitadas por Silvia Schmid y elementos intertextuales, especialmente fragmentos de obras de escritoras feministas. El texto que comparten estas activistas y poetas arg entinas es auto referencial y militante y, al mismo tiempo, un acto pedaggico. Es un primer paradigma heteronormativo. Contiene, por ejemplo, varias definic iones de lo que ellas entienden mujeres. Las lesbianas no queremos ser varones. En la relacin lsbica los ms poderosos afectos y emociones se dirigen de una a otra y viceversa. El contacto sexual puede estar ausente por Amor de mujeres: el lesbianismo en la Argentina hoy es, pues, un esfuerzo por desmitificarse como sujeto no heterosexual biolgicamente femenino y lo logra al humaniza r el lesbianismo al ponerle rostros, familias, trabajos, apellidos e historias de sobrevivencia a una forma de existencia que parece todava para muchos producto de la mitologa. En este relato se revelan adems las trayectorias de lucha de decenas de muje res alrededor del mundo cuya voz resuena para ayudar a consolidar la identidad de las escritoras protagonistas.

PAGE 195

195 Ilse Fuskov a : E ntre vistas y A ctivismo P otico Ilse Fuskova fue la primera mujer que se declar abiertamente como lesbiana frente a la Argenti na entera al presentarse en Almorzando con Mirtha Legrand, el programa de televisin que tena entonces mayor ndice de audiencia en ese pas durante la franja del medioda (Fuskova y Marek 60). En 1991 Legrand emiti un especial sobre un controversial tem a en la Argentina de esos aos: la homosexualidad. Dentro del panel de especialistas invitados se encontraba Ilse Fuskova quien, aunque era ya una reconocida activista lsbica (editora de la revista Cuadernos de existencia lesbiana ) an no era famosa a niv el nacional. El programa de Legrand cambiara la vida de sta autora, en primer lugar porque la convirti en la lesbiana ms visible de su pas y, en cierto modo, en uno de los estandartes de la lucha por los derechos y la visibilidad de los sujetos lgtb argentinos. Ad ems fue as, porque la abierta conversacin que sostuvo con la periodista y, con los dems invitados a la discusin, result tan controversial que inici una nueva fase en el debate de los derechos de las minoras sexuales en ese pas. El impacto de esta primera presentacin de una mujer homosexual en un medio masivo argentino gener Marek quien, tiempo despus, se convertira en compaera afectiva de Fuskova y en la coautora y coprotagonista de su relato de vida. As describe las consecuencias que le produjo la notoriedad que alcanz despus de presentarse en la televisin nacional: partir de ah, com enz a abrirse como una estrella. En lo personal, conoc, por intermedio de este programa, a Claudina. Me escribi a la casilla de correo de Convocatoria Lesbiana. Le contest y vino a una de nuestras reuniones. Desde el comienzo sent que nos una una gra enamoramos perdidamente. Tanto es as que dos meses despus e stbamos

PAGE 196

196 viviendo juntas. Claudina se liber de aquellas ramas que impedan su vuelo y 62). Este sentido de comunidad y la escritura, como un modo de aportar algo sustancial a otras personas lgtb en la Arg entina, responden claramente a lo que Blasius y Hoagland teorizan con relacin al encuentro con el otro como base de la creacin del etos queer. En palabras de agency); it is a matter of recognizing and s h a ring things with other lesbians, from opression to Marek dio un giro profundo a su vida despus de conocer a Fuskova, y aunque sta ltima asumi su identidad como lesbiana en 1979 cuando tena cincuenta aos, el conflicto personal con sus identidades, que comenz para ambas desde la infancia, encontr una de sus formas de resolucin ms importante en la escritura y publicacin de Amor de mujeres El libro est dividido en 25 captulos, en los que, a pesar de la coautora del proyecto general, es posible identificar claramente la voz y la historia de cada una de las autoras en ) hasta la (aunque con la intervencin ocasional de la entrevistadora Silvia Schmid) y se construye, utilizando un discurso con tono militante, a travs del recuer do materno, de las lecturas feministas y al asumir el control de su sexualidad. Fuskova incluye citas y cortas reseas biogrficas de autoras como Mary Hunt, Simone Weil, Gerda Lerner, Robin Morgan, Sonia Johnson, Betty Friedan y Margaret Randale, y seala la importancia que tuvo en su vida la lectura de escritoras latinoamericanas como Delmira Agustini, Gabriela Mistral, Clarice Lispector y Alfonsina Storni. El ltimo apartado de la seccin que corresponde a Fuskova se

PAGE 197

197 cribe la importancia de la poesa en la autodefinicin de su subjetividad no heterosexual. es clave para nuestro anlisis en cuanto devela un aspecto fundamental en el proceso tico de construccin identita ria de su autora. Se abre con una cita de Adrienne Rich y con un breve resumen de la vida de esta las mujeres que buscan legitimar su propia experiencia de vida modo parece que Fuskova busca establecer un paralelo entre Rich y su madre, no con relacin a su aporte contra la lucha por la igualdad de gnero, sino en trminos de la influencia que ambas tuvieron en su vida. Leopoldin a Fuskova fue una inmigrante checa que lleg a la Argentina por amor, aunque el hombre con el que iba a reunirse en el nuevo continente nunca consigui encontrarla. Fue una os y podan resultar peligrosos. Por ejemplo, alrededor de 1936, usaba pantalones, fumaba y llevaba a su hija al cine a ver a actrices que interpretaban roles poco convencionales, como Marlene Dietrich y Greta Garbo. Pero, como anota Fuskova, quiz lo ms importante es que a diferencia de muchas mujeres de entonces, Leopoldina siempre se hizo respetar de su marido. La autora comparta su fascinacin por las mujeres y, por eso, despus de asumirse lesbiana, decidi cambiar su apellido paterno, como una forma de homenajear a una mujer que, a pesar de las limitaciones de su poca, le dio herramientas para que viviera, sino en completa libertad, por lo

PAGE 198

198 mi vida, estoy escribiendo la de ella, que no tuvo voz para decirlo, mientras vivi Marek 34). La activista construye entonces una nueva identidad a partir de la que transforma inclusive su nombre. Al usar el de su madre rompe voluntariamente con el mandato patriarcal de perpetuar el apellido masculino. La madre es entonces el primer otro frente al que Fuskova se reconoce. Sin embargo, a pesar de que fue una mujer excepcional y le brind a la autora la posibilidad de vislumbrar maneras diferentes de percibir y de relacionarse con otras mujeres, las demandas sociales fueron t an fuertes y tan difciles de subvertir durante la mayor parte del siglo XX que dilataron el reconocimiento y la aceptacin pblica de su etos lsbico. El proceso que permiti a Fuskova obtener la voz con la que representa a sujetos silenciados, como su ma dre, fue largo y se dio despus de aos de negacin que estuvieron marcados por enfermedades y por varios intentos de suicidio. Fuskova cumpli durante cincuenta aos con lo que se esperaba de una mujer decente de su tiempo: se cas, trabaj como azafata, uno de los pocos oficios femeninos que se consideraban vlidos en aquel entonces, y tuvo hijos. Sin embargo, no fue feliz; vivi un matrimonio sin amor y ese tiempo fue tan difcil, que la autora lo consign en su autobiografa como un periodo de guerra co 1977 sufri de insuficiencia coronaria e intent suicidarse. En 1978, mientras se encontraba en una institucin de reposo, logr sobrevivi r a tres lceras sangrantes y en 1979, despus de que la dieron de alta tras dos aos de psicoterapia, una fuerte gripa la oblig a pasar varios das en cama. Un da en medio de esa convalecencia sinti deseos de masturbarse; lo hizo y segn sus propias p alabras, el placer intenso que le produjo adquirir control sobre su cuerpo y sobre su

PAGE 199

199 clarsima visin de que ese placer le perteneca a mi cuerpo, que era bueno y me haca mi reconstruccin. Porque todos tenemos la capacidad de construirnos a nosotros mismos o de Esta reconstruc cin creativa del yo es, como asegura Hoagland, un gesto tico que surge dentro de un contexto opresivo y que demuestra la posibilidad de la agencia ls bica en medio de las m ses not privileged agency but rather agency under oppression agland 195). A partir de entonces Fuskova tom la decisin de vivir a su modo y escap de su casa porque estaba consciente de que quedarse all y revelar su homosexualidad implicara ser institucionalizada de nuevo por una cantidad de aos indefinida, como le sucedi a Claudina Marek y a muchos otros hombres y mujeres que se atrevan a declarar su disidencia sexual. Sobre la decisin de sobrevivir despus de abandona r a su familia y a sus hijos Fuskova anota: En un salto mortal hacia la vida, escap de mi casa, abandon el mbito familiar. Reflexionando despus de muchos aos, considero que este acto implic muchos rie sgos, pero signific elegir la vida. El precio, o el castigo, fue un intento de dieron de alta. A partir de entonces, confo en mi cuerpo y en mi intuicin, que antes siempre h aba sido descalificada (44). Irse de su casa fue el primer paso para la construccin de una nueva mujer, pero el camino hasta co, tardara casi una dcada en evolucionar de aceptacin a orgullo. Sucedi en 1987 cuando la autora viaj a Alemania y a los Estados Unidos adquir mi orgullo lesb iano, y eso me dio mucha seguridad. El orgullo de las lesbianas que conoc en Alemania y en Estados Unidos, as como reconocer el espacio social que ellas haban

PAGE 200

200 reconstruy s u vida y su identidad a partir del reencuentro con su placer y al recobrar el poder nte gracias al contacto con otras mujeres que eran como ella y que vivan orgullosas de serlo, que se llen de fuerzas para liderar la lucha por la igualdad sexual en su pas. Ese liderazgo y el compromiso de ayudar quienes permanecan en la oscuridad del armario, la conduciran al programa de Mirtha Legrand y a travs de ste se encontrara con Claudina Marek, quien sera el amor de su vida, con quien contrajo matrimonio en junio de 1992 y con quien escribi Amor de mujeres una forma discursiva de sellar el compromiso que haba adquirido de ayudar a otras mujeres que haban renunciado a su etos lgtb. El ttulo del texto es definitivo para nuestro argumento. Se trata de una cuestin de amor. En palabras de Fuskova, el propsito de la escritura era comparti r la sensacin k 76). Claudina Marek: Un C anto a la L ibertad Claudina Marek, tambin se reconoce como sujeto queer en buena parte, como consecuencia de la presentacin de Ilse Fuskova en el programa de Mirtha Legrand y del encuentro con otras lesbianas. La segunda part e de Amor de mujeres desarrolla la historia de esta revelar algo ncia con

PAGE 201

201 monjas y profesoras de su colegio. Sin embargo, hasta entonces, ni su diferencia ni su aspecto asegura que sus compaeras, sus maestras y las monja pensar a la autora que el amor entre mujeres era normal y que si bien deban enfrentarse a comentarios negativos, que las t ildaran de tortilleras o de degeneradas, en realidad, no haba A los trece aos Claudina Marek se enamora intensamente de Ana, una maestra de veintinueve cmo como una amistad especial, a excepcin de la abuela. Ana es Alemana y pasa varios veranos en la casa de la abuela francesa de Marek, que se llamaba Claudina, como ella, y que fue otro de los grandes amores de la autora y una de sus principales influencias; al parecer por la estrecha relacin que matena con la nie ta y por la rivalidad de sus naciones de origen, Claudina abuela no abuela era muy liberal. Fumaba y otras cosas que ms adelante contar. Ahora pienso que ella fue m (Fuskova y Marek 174). Ms adelante cuenta que Claudina abuela pintaba al leo, flores paisajes y mujeres desnudas, que durmi en la misma cama con la escritora hasta la noche de su matrimonio y que senta celos por su amiga Ana. La presencia de la abuela es constante en el texto de Marek en el que se incluye un poema que le dedica y que confirma que fue una influencia tremendamente relevante en su vida.

PAGE 202

202 Despus de ms de cuatro aos de relacin, cuando Marek tena diecisiete aos y Ana treinta y dos la profesora comenz a ausentarse del pueblo (Paran) por largos periodos de tiempo. Fue entonces cuando la joven se enamor de otra mujer, esta vez de una m onja, la hermana Angelina, que tena entonces veinticinco aos. A los diecinueve Marek descubre que la familia de Ana arregl su matrimonio y a ella misma la obligaron a comprometerse con un hombre. La narracin de Marek incluye apartados que dedica a s u abuela, a su abuelo, a su madre, a su padre y a sus hermanos. La relacin con cada uno de los miembros de su familia fue decisiva en la definicin del yo de la autora y ratifica una de las diferencias fundamentales entre la relacionalidad queer y la het erosexual. Como anota Blasius, la forma y la profundidad de las relaciones entre individuos lgtb tiene matices que son difciles de racionalizar y de comprender, cuando se vive bajo modelos heteronormativos (219). Por ejemplo, el amor y las relaciones de p areja lgtb no estn necesariamente ligadas a la monogamia, ni a la genitalidad y viceversa, es decir, las amistades erticas son un componente importante del mundo queer ; all la relacionalidad es, pues, mucho ms variada y compleja que en el universo het erosexual. En el caso de Marek, por ejemplo, el profundo amor por su abuela o las amistades especiales con monjas y con otras mujeres durante su niez no implicaron siempre intercambios genitales y aun as fueron crticas para el desarrollo de su etos ga y. Especialmente, la de la abuela, como lo mencionamos ya, y la que tuvo con su padre, con quien pasaba mucho tiempo, y frente a quien asumi el rol de hijo varn, a pesar de que Marek tena un hermano. El padre la saba diferente. Sin embargo, la aceptaba y la amaba de cualquier modo. En sus propias palabras:

PAGE 203

203 uno en los que su hi storia se intersecta con ms claridad con la de Fuskova. Se dio cuando despus de ms de diez aos de un matrimonio lleno de infelicidad, su esposo descubre un pequeo cuaderno en el que escriba historias erticas con mujeres que, aunque eran producto de su fantasa, fueron suficientes para incitar la ira del marido. Al ver descubiertos sus deseos ms ntimos Claudina intenta suicidarse y se despierta en un hospital psiquitrico. Aunque la mantienen fuertemente sedada ella es consciente de que no debe hab lar de su homosexualidad. Mario, el esposo, decide dejarla recluida indefinidamente en la institucin, sin consultrselo. As describe Marek ese tiempo en el que el poder patriarcal resolvi clasificarla como loca por sus inclinaciones homoerticas: Mis pa dres consiguen la direccin del psiquiatra y van a habl ar con l. Les explica que soy puede sacarme es Mario y l se niega. La medicacin es cada vez ms fuerte. Me llevan a otro sa natorio. Quiero esc aparme. Me siento atrapada sin salida. La gente all est muy mal. T iemblan babean, gritan por los electroshocks. Tomo conciencia de que yo tambin estoy empezan do a temblar y a babear. Tengo claro que no debo hablar. Que tengo que pensar que yo no estoy e nferma. Durante ese ao intent A pesar de que Marek mantuvo contenida su homosexualidad y de que durante diez aos plasm n suficientes para que la internaran en un hospital mental por ms de un ao. All permaneci, completamente sometida a la voluntad del marido; era l quien tena todo el poder sobre su vida. Sin embargo, despus de una visita el padre de Marek no logra re conocerla y decide enfrentar a los mdicos para sacarla del manicomio. La autora describe el alcance del amor importa lo que quieras. Nosotros te amamos, es importan treinta aos, y fue la primera vez que alguien reconoci positivamente su lesbianismo. Como vimos antes en el captulo la ausencia de modelos y/o referentes histricos hicieron que durante

PAGE 204

204 siglos la homosexualidad f uera considerada como una enfermedad mental. En el caso de Marek el etos gay tena que sobreponerse al dominio masculino, del esposo y del padre. Afortunadamente para ella el padre decidi salvarla de morir lentamente en un hospital mental, pero el afianza miento del etos queer todava necesitara un largo recorrido antes de que la autora obtuviera las herramientas para declarar su independencia del dominio patriarcal. Al salir del hospital Marek, tuvo que regresar a vivir con Mario, especialmente para pode una compaera de trabajo, Sibyl. Esta vez el enamoramiento no fue solo platnic o como l o s anteriores, fue por eso que, despus de descubrirlo el marido se fue de la casa. Marek no volvi a saber de l en ms de diez aos y tuvo que asumir sola las responsabilidades econmicas del hogar y la crianza de sus dos hijos. Adems del abandono del ma rido, Sibyl, que tambin era casada, termin el romance con la autora para detener los violentos ataques de su propio esposo. skova y Marek 207). En este momento del texto incluye cada instante/de mi vivir/amor te escribo/miles de cartas/miles de versos/adnde ests?/ya no te ocultes/qu e yo te busco/busco tu rostro/busco tu voz/yo s que existes/que tienes nombre/que 208). El anhelo de Marek era entonces un amor El exces o de trabajo y algunos problemas financieros hicieron que en 1991, aunque tuviera 44 aos, Marek se sintiera de ochenta (208). Una tarde en la que no fue a trabajar porque

PAGE 205

205 estaba enferma, sintoniza el programa de Mirtha Legrand y se encuentra con Ilse Fusk ova y con m se hace la luz. Unos meses despus, en diciembre de ese ao, Marek comienza a asistir a los talleres que realiza Convocatoria Lesbiana, el grupo liderado por Ilse Fuskova. El impacto de la salida del arm ario, tan abierta y publicitada, de Fuskova reitera las ideas expresadas por Hoagland, Blasius y Llamas y Vidarte, en las que defienden el coming out como uno de los criterios fundamentales en la construccin del etos lgtb y en el afianzamiento de las comu nidades queer. coming out in a world that says we do not exist, just by breaking away from the central message of heterosexualism, we have needed considerable egoism and agressionn and we have traveled this ro Lo importante para Hoagland es que aunque la ruptura con el heterosexualismo requiere fuerza y en momentos determinados alejarse de todo lo conocido y partir hacia espacios completamente nuevos o que apenas van a ser construidos, fi nalmente la eleccin lgtb no se estanca en el individualismo y la soledad o la independencia, sino que, despus de la disolucin de las barreras anteriores, hay siempre una apertura hacia la comunidad ught to remain isolated, we have sought each despus de que se acepta como lesbiana asegura que el nuevo orgullo que le produca poder declarar abier tamente su identidad se refl ej llevado a una posicin de achicamiento... Al encontrarme con ms de cuarenta lesbianas una vez

PAGE 206

206 derecha con la cabeza Marek 220). El lesbianismo, pero incluso la simple amistad de las mujeres, algo que el patriarcado evita creando rivalidades entre ellas, es para Marek una herramienta vital en la constru ccin de su identidad. Es justamente con relacin a experiencias como estas que e picture (202). siento comprometida con la militancia, ese favor que recib al ver a Ilse por televisin creo que lo tengo que devo l me y diciendo: LAS LESBIANAS EXISTIMOS Y ESTAMOS EN TODAS PARTES. A quien crea que esto me trajo problemas, le aseguro que no fue as. Por el contrario. El no tener que ocultar ni fingir nada es un canto a la 220 nfasis en e l original). Amor de mujeres es pues una respuesta tica, un manifiesto de supervivencia y la forma en que Ilse Fuskova y Claudina Marek retribuyen a quienes apoyaron su proceso de subjetivacin. Veremos a continuacin el proceso de Carlos Snchez Soto, a ctivista chileno quien presenta la experiencia de lucha de un hombre gay en la izquierda comunista suramericana. Carlos Snchez Soto : M arica N o S ignifica D ejar de S er de I En verdad la respuesta est en uno yeso es lo que molesta tanto. La posibilidad de construirse al modoque mejor le quede a cada uno, ese es el peligro y los maricas somos expresin viva de ese camino Carlos Snchez Soto La razn de estar gay Carlos Snchez: La razn de estar gay (2005) es un texto que contiene entrevistas realizadas a Carlos Snchez Soto (1957), uno de los activistas lgtb con ms visibilidad en Chile, exdirigente

PAGE 207

207 del Movimiento Izquierda Revolucionaria (MIR), una agrupacin marxista leninista que se origin en 196 3 a partir de organizaciones estudiantiles que se unieron, inicialmente, para liderar una revolucin proletaria y que despus del golpe de estado de 1973, combatiran para derrocar la dictadura de ese pas. El interlocutor en el dilogo es Cristian Cottet (1955), antroplogo, escritor y compaero de lucha poltica de Snchez. El libro se compone de un prefacio, escrito por Cottet, y de siete conversaciones sostenidas entre 1999 y 2005, cuyos ttulos corresponden a la fecha de cada encuentro. Es importante anotar que, segn el prlogo, fue Cottet quien tuvo la idea de publicar un texto que recogiera la experiencia del homosexual ms visible en la historia de la izquierda chilena. Snchez fue un importante lder revolucionario del MIR durante muchos aos. Si n embargo, su auto reconocimiento como sujeto lgtb se dio en la adultez, despus de aos de lucha poltica. Snchez rechaz durante mucho tiempo la invitacin a ser entrevistado, a pesar de que desde que as umi su homosexualidad fue abierto y militante al respecto. Finalmente, la insistencia del antroplogo terminara por convencerlo de contribuir al proyecto de narrar su propia vida. Es claro, pues, que nos encontramos frente a una dinmica de la escritura y de la intencionalidad narrativa radicalmente di ferentes al resto de los relatos del yo que estudiamos en este trabajo. El cuestionamiento que surge en primera instancia es quin es en realidad el autor de este texto?, dicho de otro modo, qu sucede en un caso, como este, en el que el proyecto y la au tora de fragmentos considerables del dilogo provienen de un yo diferente al que narra su historia? Disminuye de algn modo esta doble autora la val idez autobiogrfica del relato? Ms importante an, nos preguntamos si en este contexto todava es posibl e hablar de la existencia de un gesto tico en el proceso de construccin de la identidad discursiva lgtb, de la misma forma

PAGE 208

208 como lo hemos estudiado hasta ahora, es decir, como una respuesta afectiva desde y hacia el otro. Creemos que s. Nos encontramos sin duda ante un texto diferente, dialgico y bastante complejo. E n estas particulares circunstancias narrativas, la importancia y el protagonismo de la experiencia queer se mantienen como ejes del relato y el gesto tico prevalece como clave estructurador a del discurso, a pesar de que se trat e de una construccin del yo en la que interviene otro sujeto (Cottet) directamente en la escritura. Y sostenemos que vale la pena estudiar La razn de estar gay en clave auto referencial, en primer lugar porque, sin importar su procedencia, el texto es una realidad. Cuando nos enfrentamos a l, resulta irrelevante determinar c unto tard en materializarse o quin tuvo la idea original, porque el resultado es el mismo: un testimonio de vida que da existencia en el disc urso a sujetos borrados de la historia, en el caso de Snchez, se trata de activistas polticos de la izquierda suramericana, como vimos en el segundo captulo, poco tolerante de la diversidad sexual. Es por esto que para Snchez recrearse como militante gay y obtener la comprensin de los compaeros de su movimiento poltico era fundamental para l como sujeto y para su nuevo el otro militante, es quiz el sujeto fundamental en la construccin tica textual de Carlos Snchez Soto militante izquierdista que deviene homosexual. En segundo lugar, es comprensible que Snchez d udara sobre si exponer o no su realidad y enfrentarse al escrutinio de Cristian Cottet uno de los miembros de su partido para quien haba Sin embargo, Snchez re suelve hacerlo y sobre esa decisin asegura que, igual que su activismo, contribuir a que muchas personas se interesen y comiencen ms temprano el proceso de

PAGE 209

209 paso a paso, paulatinamente y la gente se estuviera dando cuenta y no asumirlo pblicamente, obviamente todos mis amigos o los exmilitantes de izquierda que en ese momento me rodeaban, hez en Cottet 98). Nos encontramos pues frente a un texto en el que el yo se compone tambin de manera tica, en una relacin estrecha con otro (Cottet) que a veces parece antagonista: el entrevistador, ex revolucionario. Esta es una relacin bastante comp licada, porque, en este caso, Cottet representa, de algn modo, a todos los exmilitantes que desconocen casi por completo la realidad de la lucha interior del sujeto queer que, sin herramientas tericas o vivenciales, intenta describir a partir del dilogo Es por esto que el gesto tico de Snchez es decisivo, porque se trata de uno de los primeros registros de produccin de conocimiento de la vida lgtb en el medio poltico chileno e hispanoamericano knowledge by the a lesbian and gay ethos produces knowledge that transforms the political world and the way all people understand themselves as living in that world En el desarrollo de La razn de estar gay el cambio de la sensibilidad y la adquisicin de conocimientos del entrevistador son evidentes y se transforman frente al lector, de manera definitiva, gracias al intercambio con Snchez. Como veremos a c ontinuacin las preguntas del antroplogo, especialmente las de los primeros aos de encuentro, surgen de una visin binaria y esencialista del gnero y de la sexualidad humanas y de un profundo desconocimiento de los matices de las experiencias lgtb. Aun que Cottet asegura en el prlogo que intenta acercarse a la homosexualidad de lugar en septiembre de 2004, cinco aos despus de la primera, parece no haberse in formado de

PAGE 210

210 teoras de gnero, mucho menos sobre subjetividades fuera de norma. En el prlogo Cottet homosexualidad responsablemente asumida con una heterosexualida d ignorante de ese otro que le emplaza, evitando que cualquiera de ellas se impusiera por el solo hecho de hacer uso de Es quiz por esta razn que la mayor parte del libro presenta un escrutinio del yo homosexual con momentos en los que la incomodidad de ambos participantes en el dilogo es evidente. A pesar de que en los medios de comunicacin se le identifica como homosexual, ue se trata de un devenir temporal, porque, de acuerdo con los seres humanos que se encuentran dentro de los cuerpos, en diferentes momentos de su vida, le apetec [sic] (51). En el texto somos testigos, quiz como prueba de la importancia de que circulen y se conozcan experiencias personales e ideas como las que expone Snchez, de la transformacin de Cott et. El entrevistador evoluciona durante los aos de entrevistas y, al final parece comprender mucho mejor las teoras de gnero y ser ms sensible f rente a las experiencias lgtb. prembulo en el que Cottet intenta ubicar agresivamente la homosexualidad de Snchez en el centro de la conversacin, mientras tanto, el entrevistado desva las respuestas hacia asuntos generales de su ejercicio poltico. Es indudable que en ese momento (porque lo cierto es que tanto el dilogo como la relacin se transforman a medida que avanza el texto) Snchez no estaba preparado para abrirse a Cottet y que este ltimo no encontraba la forma de aproximarse con sensibilidad a su entrevistado El siguiente intercambio ilustra la tensin que se mantiene

PAGE 211

211 entre los interlocutores, especialmente durante las primeras secciones de la entrevista. Ante la des calificado o no dice ms que eso, no creo que podamos decir que un pendejo de diez aos es maricn porque 42). La experiencia de S nchez confirma lo que vimos antes amistad profundas con otros hombres, o bien, entre mujeres, como comprobamos con el ejemplo de Marek, no necesariamente incluyen genitalidad y parecen ser siempre importantes para el desarrollo del sujeto. Y aunque es algo que puede darse tambin entre hombres y mujeres que no se autoidentifican como lgtb, las sociedades heteronormativas prefieren negar la existencia y la relevancia de esa afectividad entre individuos del mismo gnero. El entrevistador se desplaza entonces hacia otros temas y conocemos antecedentes familiares de Snchez, como que proviene de una familia proletaria y que aunque vivi desde muy pequeo en Santiago, n aci en Buenos Aires de padres que tenan una profunda conciencia social que permaneci en l y que inspir su propia lucha poltica. En esta seccin nos enteramos tambin de que las fantasas sexuales juveniles de Snchez podan tener a chicos o chicas co mo protagonistas. Sin embargo, fue un asunto al que el activista no prest atencin y que, segn l, no caus estragos durante su infancia (Snchez en Cottet 36). Snchez se cas con una mujer y tuvo una hija que aparece permanentemente en el relato como m otivacin de muchas de las

PAGE 212

212 decisiones ticas que tom como militante de izquierda, como hombre homosexual y unos aos despus, como portador del virus del sida. Despus de sta primera entrevista percibimos la importancia de los padres en el desarrollo de la conciencia social Snchez y, al mismo tiempo, nos percatamos del inicio de un intercambio de poder entrevistador entrevistado, que, en cierto modo, subvierte las dinmica s sociales, en las que el periodista heterosexual tendra todo el poder discursivo sobre el sujeto lgtb, despojado histricamente de un lugar de enunciacin. El encuentro entre estos individuos crea pues como resultado un texto que poco a poco devela una dinmica excepcional y compleja. Y, a pesar de que Cottet es quien sienta las bases del dilogo al plantear las preguntas, la verdad es que Snchez nunca pierde control del discurso y es precisamente en los momentos de mayor tensin cuando el yo autobiogrfico lgtb comienza a revelarse y a ocupar el lugar protagnico en la narracin, sen cillamente, porque es l quien posee e l control del conocimiento. Esta forma de poder es algo que los representantes de sociedades he teronormativas temen y a lo que, por supuesto, no estn acostumbradas. En medio de un contexto histrico que ha desacredit ado la against culturally endemic homophobic distortion and to reveal and stop the institutionalized disallowance of their lives (as well as to demonstrate how th 182). miembros de la pareja est en negacin (55). Cottet est tan desconectado de la realidad lgtb y de la terminologa que usa Snchez, que le pide que le ayude a hacer un pequeo diccionario. S nchez define entonces, para informar a su interlocutor, qu es un travesti, qu es un

PAGE 213

213 transformista, qu es un gay y, unos captulos ms adelante, qu es un sujeto queer. Al mismo tiempo insiste en su inters en no encasillarse en ninguna de stas catego ras y explica, de nuevo, que el proceso de construccin de su yo homosexual como sujeto poltico (el nfasis es mo) en el contexto histrico chileno pudo darse solamente despus de aos de lucha en la izquierda, al finalizar la dictadura. Entonces tuvo t iempo y espacio para revisar su propia existencia. Snchez asegura que despus de leer a Humberto Maturana 2 descubre que llevaba aos viviendo bajo un modelo racional, evitando enfrentar sus emociones, y dentro de esas emociones se encontraba la sexualida d. As lo expone en sus propias palabras: Estaba descontento. Sexualmente estaba conforme con mi compaera, pero entiende que la sexualidad no est desvinculada de otros aspectos de la v ida. Cuando comienzas a sentir cuenta de que social y poltica las cosas que ests desarrollando no te satisfacen o no te orientan en la perspectiva q ue siempre te orient, que era de compromiso social, de vincularte con los otros, et ctera, eso te cambia t odo (Snchez en Cottet 119). Quiz lo ms importante en este proceso de autodescubrimiento es que en realidad Snchez no cuestiona solamente su propia sexualidad, sino la sexualidad en general como un sistema opresor (Snchez en Cottet 119), adems, percib imos claramente el etos lgtb vido de cumplir el compromiso (aunque tcito), con su comunidad. Ante sta respuesta, surgen casi al instante una serie de repetitivas contrapreguntas por parte de Cottet, que ejemplifican de nuevo la tensin que se da en todo el texto entre un entrevistador desinformado y un sujeto que se rehsa a entregar el control del discurso. Aqu incluimos el ejemplo de un intercambio que refleja la dinmica de la mayor parte del libro: 2 Humberto Maturana (1928 ) es un filsofo (epistemlogo) y bilogo chileno que se hizo famoso al postular, en los aos setenta, el concepto de autopoiesis (estructuracin de ecosistemas como entramados autosuficientes), por proponer un cambio en el enfoque filosfico del ser al ha cer y por su teora biolgica del conocimiento. En 1984 public con su alumno Francisco Varela El rbol del conocimiento. Bases biolgicas del entendimiento humano que es, probablemente, una de las lecturas que Snchez referencia como influencia.

PAGE 214

214 Cottet: Disclpame Carlos si soy majadero, pero c reo que este punto es de principal importancia. Si te he entendido bien tu cambio de opcin sexual es generado por puro anlisis, es, por decirlo cortito, un giro intelectual. Snchez: S que pretendes acorralarme con tus preguntitas, pero s fue intele ctual la reflexin pero fue, es un anlisis que hago a partir de situaciones muy concretas, donde lo emocional no est ausente. La disconformidad con lo que estaba haciendo y de cmo me estaba sintiendo dentro de un espacio poltico, histrico y social d eterminado... ¡ Es una cuestin que me llev a cuestionrmelo todo! (Cottet Snchez 120). Snchez expone con claridad su eleccin tica cuando asegura que descubri que no era ajeno a r el entorno, pero no me respuesta sigue siendo insuficiente para Cottet quien parece no creer que un hombre adulto pueda devenir gay e insiste en encontrar un mo mento especfico en el que Snchez se supo homosexual y pregunta de nuevo: Cottet: Lo que quiero saber es cmo llegaste a ser homosexual. Cmo llegaste a la conclusin que te gustaban ms las relaciones con hombres que con mujeres? Snchez: No. No es ese el tema. Y ahora me doy cuenta de tu preocupacin. ¡Es absurda tu pregunta! Uno no es homosexual porque te gusta lo que se siente no s lo entre las piernas. Uno es capaz de sentir y tener sentimientos afectivos con una persona de tu mismo sexo. La homose xualidad no tiene que ver con el tema de las relacio nes anales o de la genitalidad propiamente tal. No fue eso lo que me dejas sentir atrado por otros mutilando. Esa es una de l as cuestiones que yo comenc a cuestio narme (Snchez en Cottet 121). Snchez asegura que como Cottet lo demuestra la izquierda chilena no estaba preparada para la homosexualidad de sus miembros y por eso muchos de sus compaeros salieron del armario, igual que l, despus del fin de la dictadura y se agruparon en otros movimientos que desde entonces luchan por la igualdad de derechos de las minoras sexuales. Sobre la imposibilidad de declararse abiertamente gay en la militancia izquierdista Snchez afirma: ramos muchos y eso nos l nstancia de tener que a sumirnos en esas cosas que la sociedad generalmente niega son fenmen os

PAGE 215

215 que le pasaron a mucha otra gente y de haber maricas en la izquierda despus de la dictadura se viene a saber por todo el mundo, eran muy pocos los que estaban asumidos antes, du rante la dictadura no se poda tampoco, la izquierda no lo A partir del quinto y penltimo captulo que es una entrevista en 2005, seis aos despus de la primera, es evidente que Snchez se encuentra ante un interlocutor diferente al de las primeras interacciones. El entrevistador se tom el tiempo de informarse sobre teoras de gnero. Ahora cita a a utores como Leo Bersani y Michel Foucault; sus preguntas incluyen tambin referencias a la posibilidad de ser queer (usando exactamente esa expresin) en el contexto chileno y son mucho ms asertivas, aun cuando hablan de la actitud y del activismo de Snc hez en organizaciones que trabajan por los derechos de sujetos lgtb y de personas que, com o l, son portadoras del sida. El giro poltico y tico que propone Snchez en ste momento del intercambio es definido ualidad como una cuestin de amor punto, aparentemente tan menor, es la mdula de las diferencias que muchas veces cruzan el 181). Del mismo modo, sobre su apertura con relacin a su vih y el de su compaero afectivo, Snchez asegura que hacerse pblico significa en muchos casos, en la mayora de ellos, elegir la vida, como l lo ha hecho y ser coherente, aunque eso no implica en todos los casos desafiar al poder. Esta coherencia de su etos, segn l, es igual la posicin que mantiene sobre la homosexualidad, las polticas del estado y los planes de prevencin. En otras palabras, para Snchez si los discursos que controlan la se xualidad son pblicos su homosexualidad tambin debe serlo y si los planes de atencin del vih son pblicos, pblico, no con el falso discurso de la privacidad, con los hechos, con lo concreto de la vida

PAGE 216

216 escritura, un arte o un texto homosexual que pueda reconocerse claramente, a lo que Snchez (Snchez en Cottet 213). La participacin de Snchez en la produccin de La razn de estar gay e s justamente una forma, militante, performativa y tica de narrar como se hace la vida otra. Consideramos pues que el esfuerzo de Snchez y su participacin como centro de las entrevistas, a pesar del machismo y de la evidente falta de informacin y de sen sibilidad de gnero iniciales de su interlocutor, hacen que sea importante incluir en esta investigacin una mirada a un texto que, sin importar de dnde proviene su motivacin inicial, contiene la experiencia inexplorada del primer militante poltico de l a izquierda latinoamericana que admite que se enamora de las personas y no de su gnero y que reconoce la importancia de la afectividad en el proceso de construccin del etos lgtb. Diana Bellessi : Una P oeta, T odas las M ujeres Nuestro reciente acceso a la c dcadas a preguntarse constantemente sobre la construccin de su propia subjetividad como mujeres, abandonando ms y ms los patrones binarios, y a observar que carecemos de una suficiente galera yo, esta mujer que escribe Gesto que abre el espejo donde otros luego puedan reflejarse Diana Bellessi (nfasis en el original) Lo propio y lo ajeno construccin autobiogrfica del yo como producto de un gesto tico, una de las frases ms importantes que la poeta argentina Diana Bellessi (1946) repite en Lo propio y lo ajeno (1996), un libro que, como la mayora de las obras que hacen parte de ste captulo, tiene caractersticas estticas y narrativas que no permiten encasillarlo dentro de un estilo determinado. Lo propio y

PAGE 217

217 lo ajeno es una mezcla de prosa potica, teora feminista (con especial influencia del feminismo francs y de escritoras como Julia Kristeva, Hlne Cixous y Monique Wittig) y experiencias enfrenta a Lo propio y lo ajeno es e l retrato de una nia que, su vida, convertir la herida en orgullo cu El ejercicio que Bellessi presenta en este libro requiere audacia y disciplina, y es adems be o mujer que lee inicia el drama: desarmar, se trata de un texto de fcil acceso, su contenido es ms bien repulsivo, como los escritos por las mujeres que tejidas en el cuchicheo de la cocina, en el jadeo secreto donde discurren emociones y pensamientos, y no en el sermn cuidadoso de la cena para invitados especiales, antesala de la Anala Gerbaudo, Bellessi, de la mano de otras autoras argentinas contemporneas a ella, la que enlaza vida nti ma y poltica, a la que canta al amor y al erotismo entre mujeres y al

PAGE 218

218 sentimiento de devocin de una hija hacia su madre y lo hacen desde registros con identidad (299). Para Bellessi est claro que obtener un espacio en el discurso e incitar la lucha cont ra el patriarcado no significa enfrentarse a todos los hombres sino a un sistema creado y sostenido tambin con la ayuda de mujeres que se benefician de la opresin de otras. La autora recalca el rol de la clase y la raza, que suelen pasarse por alto, como mecanismos de marginacin que permiten controlar el deseo, la creatividad y la libertad de todos los gneros. Bellessi denuncia las diferencias entre las mujeres del Norte y las del Sur, y seala a las mujeres arquetipo que, entre todas, representan la lu cha de las latinoamericanas: Eva Pern, las madres de la plaza de mayo y Gabriela Mistral. Lo propio y lo ajeno est conformado por tres segmentos identificables que se relacionan directamente con el ttulo y con la forma en que la autora eligi constituir se en el discurso, es decir, como representante de otras mujeres, particularmente de escritoras y poetas del cinco pginas de prosa potica cada uno) en los que Bellessi se construye como autora, feminista y como poeta lesbiana. Aqu sobresalen tres marcaron la vida de Bellessi: Alejandra Pizarnik, con quien tuvo una relacin afectiva y potica, y Gabriela Mistral, quien aparece como uno de los primeros ejemplos de escritora madre amante y madre consciente de la importancia para la construccin de su propio yo autora de incluir una genealoga de escritoras que la preceden y de otras a quienes tradu ce. El trabajo como maestra e

PAGE 219

219 de esta contribucin. Alteridad en a lo ajeno, es una invitacin a la lectura de doce textos de otros escritores con quienes el yo lectora de Bellessi encuentra afinidad. Justo en medio de las dos secciones que conforman su propia narracin, se presenta una especie de resumen crtico de obras de diez mujeres y dos hombres; incluye a autores como Tamara Kmenszain, Osvaldo Bossi, Alicia Genovesse y Merceds Roff. similares en tono y extensin a las del inicio de l relato, aunque en stas Bellessi presenta una crtica que se enfoca ms en un proyecto decolonizador de la psiquis latinoamericana que en el feminismo de la primera etapa. El primer apartado de Lo propio y lo ajeno se titula muy simi lar a uno de los versos ms aplaudidos de la poesa hispnica, a eres t de Gustavo Adolfo Bcquer. Con sta alusin a uno de los ms importantes repre sentantes (hombres) de la lrica espaola, desde el encabezado del primer segmento Diana Bellessi se pronuncia inmediata y poticamente en contra de la produccin patriarcal de discursos y se opone al rol adjudicado a la la pgina en blanco donde l, una y otra vez, realiza el texto. Donde ella es pasivamente y a otras mujeres que la acompaan y la inspiran como productora de ideas, si bien ambiguas, contradictorias y efmeras, y como re

PAGE 220

220 puesto que hay que existir y hay que amarse antes de amar al otro y eso no es posible en un mundo en el que la mujer es un sujeto colonizado por el poder masculino. Bellessi plantea entonces, como medio de autoafirmacin y como alternativa para ad quirir una voz potica propia, seguir el ejemplo de la diosa griega de la noche. Es decir, desde rol de esposa amordazada hacerse duea de s misma, Bellessi anota, como lo hicieron tambin Fuskova y Marek, que la mujer debe hacerse duea de su propio cuerpo, p orque es all, en el encuentro con el propio deseo, con la corporalidad, donde es posible comenzar a construirse frente al mundo. Mientras que en la feminidad convencional se da una tica de la dependencia y para la masculinidad una tica de la independen cia, Bellessi, como Hoagland, propone una tica lesbiana diferente que conoce todos los mtodos de la femenina y puede ser tan dinmica y arrogante como la masculina (Hoagland 199). En una cita que recuerda la experiencia que tuvieron Fuskova y Marek antes de que reclamaran su propia sexualidad, Bellessi describe lo que sucede cuando la autora se pregunta quin soy y no logra representarse como texto. El yo bi zarro en un cuerpo extrao un seuelo, un cuerpo para queda sujetado pero no sujeto sujetado biz arramente a su ser objeto. No puede constituirse en texto f rente al cual se refleje. O se constituye en texto que lo refleja como objeto, o soporta el horror de la pgina en blanco que no lo refleja. No le dice a su c uerpo, lo enferma o lo lleva a la hogu era instalando un no frente al mandato que viene de afuera. Se une al poder de lo excluido, al di ablo, al basurero, o adquiere, febril monocroma, la nica pregunta que fuera o dentro del discurso despliega es: Quin soy (Bellessi 15 nfasis en el original). El sujeto bizarro del que habla Bellessi se inspira en la figura de la mujer como ser abyecto propuesta por Julia Kristeva para referirse al cuerpo femenino como creacin monstruosa del patriarcado, como repositorio de negatividad, espacio de os curidad, como basurero y, sobre todo,

PAGE 221

221 como diferencia lgubre y sucia que le impedira, no slo existir en el discurso, sino adems, la oportunidad de ser con otro (Bellessi 14), en otras palabras, la posibilidad de ser en el contexto de una tica de la al teridad. Sin embargo, ante la negacin de reconocimiento dentro del sistema de poder hegemnico, el amor entre mujeres aparece en el relato autorreferencial de Bellessi como amparo, identificacin y resistencia. El primero, el de la madre, se lleva siempr e como fundador del espritu, pero despus apareceran otras mujeres cuyos cuerpos seran la nica opcin para que otras mujeres creen sus propios textos (16). La escritura, el amor entre mujeres y el ser textual estaran ligados, como tambin lo vimos en Fuskova y Marek, al encuentro con el placer de corrimiento del lugar en e l que fue colocado, o de desaprendizaje de las palabras, de la la subjetividad estn unidas inextricablemente a la experiencia femenina. Aun as, segn Belles si, sera necesario reconocer y soportar la misma asimetra para el otro, que es tambin incompleto y que sabe algo que el yo desconoce (17). Es por ello que Bellessi se reconoce tambin a s misma como un ser incompleto con la capacidad de aprender y de h acerse a travs del otro, en ste contexto la autora se reconoce amante de mujeres y de hombres, como lo hizo tambin Carlos Snchez Soto. Mencionamos antes que uno de los segmentos ms importantes de Lo propio y lo ajeno para nuestra investigacin se tit Bellessi seala que si en el horizonte cultural de nuestra poca son escasas las representaciones

PAGE 222

222 contexto de Latinoamrica, con sus rasgos de tradicin catlica y su dependencia econmica que poeta reclama el uso de la lrica desde zonas discriminadas como form a de resistencia al poder. De acuerdo con la crtica Anah Mallol el texto de esta poeta argentina: se construye como una tensin propiamente dialctica entre lo perdido y lo ganado, entre lo propio y lo ajeno, en la tensin de lo temporal como categora ontolgica en el origen de la experiencia de lo humano, y propone una obra, adems de lrica, pica, pero desde una pica no y poder/ no de po revela como msica y hace eco en el corazn (del sujeto expandido dejndose decir, del poema construido sobre las voces otras y no la voz) (35). Segn Bellessi la poeta lesbiana se crea en pblico, en privado y en cada una de las pginas de produccin de las lectoras, que contribuyen a la progresiva const ruccin de la autora y tambin ste segmento, por ejemplo, Bellessi enfatiza que todo lo que escribe lo hace como autora lesbiana aunque el resultado de sus producciones no logre complacer siempre a las lectoras que esperan grandes demostraciones de erotismo entre mujeres. mujeres que escriben desconfiando doblemente de las palabras (por poetas, por mujeres) y dando testimonio de la violenc ia que circula, por la sociedad, por el lenguaje (disciplinamiento del sto primera que es con el propio etos, que narra las verdades (personales) que lo constituyen, y en el

PAGE 223

223 caso de la escritora argentina, esas realidades no siempre ti enen que ver con la genitalidad lsbica. Es as como Bellessi demanda, igual que lo hicieron Fuskova, Marek y Snchez, y como veremos tambin en el siguiente autor, Denilson Lopes, libertad para que el yo lgtb, y el yo texto lgtb puedan ser, incluso ms all de su sexualidad. Denilson Lopes: Afecto, A utorreferencialidad y T eora. Contra los S ilencios que M atan Uma poltica da homoafetividade busca alianzas para desconstruir espaos de homossociabilidade homofbicosou heterofbic os, ao mesmo tempo que pensa, num mesmo espao, as diversas relaes entre homens (ou entre mulheres), como entre pai e filho, entre irmas, entre amigos, entre amantes Denilson Lopes O homem que amava rapazes O homem que amava rapazes e outros ensaios (2002), el segundo libro del socilogo brasilero Denilson Lopes (1966), concluye ste captulo y, con l, el estudio de la forma como el yo lgtb latinoamericano se construye desde una perspectiva tica, como sujeto, usando la escritura autorreferencial co mo instrumento que facilita la legitimacin de su verdad identitaria. Lopes es profesor de la Universidad Federal de Rio de Janeiro, una de las ms importantes de su pas, (en el momento de la escritura enseaba en la Universidad de Braslia) y usa las herramientas que le brinda el discurso erudito para establecer un espacio de enunciacin como catedrtico homosexual dentro de la academia brasilera y latinoamericana espacio que l mismo ocupar en un texto autorreferencial que podemos calificar como u n perfomance narrativo meta terico. Es decir, en O homem que amava rapazes el autor se crea como sujeto homosexual y se convierte de manera simultnea en su propio objeto de estudio en una obra combina hermenutica literaria, anlisis cultural, historia de la tradicin lgtb, o mejor, de la

PAGE 224

224 ausencia de ella en el medio intelectual brasilero, con experiencias personales, para dar forma a un relato y a un escritor ac admico queer posmoderno. O homem que amava rapazes est compuesto por diez artculos. El prologuista del texto, puxar esses fios at transgredir lmites de gner os (nos dois sentidos da palavra) e chegar ao marco conceptual de la propuesta de Lopes es bastante similar al nuestro. Desde una perspectiva de estudios culturale s el autor insiste en una tica y en una esttica de la existencia homosexual, en la lnea de Foucault, en donde la homoafectividad tiene un rol central que se sobrepone a la idea del hombre gay como un ser con una sexualidad perversa e insaciable. Se tra ta, en cambio, de una cuestin de amor y de la necesidad de replantear la masculinidad, segn l esto puede alcanzarse al estudiar autores como Scrates Nolasco, Dario Caldas, Joo Silvrio Trevisan, Nstor Perlon gh er o Caio Fernanando Abreu en cuyas obras dialoga com uma escrita despudoradamente sentimental, h um importante questionamento de la Lopes complementa la construccin de su yo acadmico apoyndose en autor es pos modernos como Barthes, De leuze, Eribon, Benjamin, Sedgiwck, Bourdieu, y adems de teora, sus ensayos contienen referencias cinematogrficas, musicales y en general de la cultura popular que le imprimen una particular accesibilidad al texto. En el primer literatura y crtica sobre asuntos lgtb en Amrica Latina y Brasil, y plantea como objetivo de su 30). El autor subraya la responsabilidad que decidi asumir como intelectual gay brasilero y, aunque

PAGE 225

225 cuestiona la relevancia de la institucionalizacin de los estudios queer (27). Lopes destaca la importancia de asumir el control del discurso que lo nombra y recuerda que hacerlo, nombrarse como homosexual en el contexto de la teora queer, significa problematizar, promover la discusin y no simplemente clasificar o etiquetar. Nombrar es, para l, evitar el olvido y en ltima instancia, la muerte. En ste segmento queda claro, adems, que Lopes representa a una generacin influenciada por movimientos globales. La aceptacin de su sexualidad y su salida del armario estuvieron ma rcadas por la libertad que le produjo el cruce de fronteras geogrficas y el intercambio con culturas diferentes a la suya. El autor asegura que aunque se supo homosexual desde que era un nio, nunca fue un gay militante en su adolescencia ni durante sus aos como estudiante de pregrado. Sera un intercambio acadmico en los Estados Unidos y Canad la coragem de lidar com minha prpia experincia e ao faz lo me sentir mais parte do mundo. E co Lopes encontraba que haba sentimientos que lograba verbalizar mejor en ingls que en su idioma nativo. Y aunque enfrent desde muy joven sus inclinaciones homoafectivas, asegura que al regr esar al Brasil y unirse a grupos lgtb, el solo vitalidad e com que saa de muitas reunio e s foi decisiva para mudar minhas relaes com minha famlia e amigos, me tirar um pouco da imagem que ainda me assombra do adolescente que en los bares y fiestas p ara homosexuales de armario que frecuentaba antes de manera

PAGE 226

226 nenhum pas das maravillas. Frgil, perplejo, humilde me aventuro, aprendendo a balbuciar. Uma crianz a em me io ais rudos desde o i n experiencia Lopes afirma que, a pesar de las dificultades que todava enfrentan, los jvenes lgtb de ahora por lo menos encuentran en los campos universitarios o en los coleg ios, grupos de apoyo y algunos modelos identitarios con los que tienen la oportunidad de explorar y compartir temores, inquietudes y experiencias. escritura de un d iario. Son frases aisladas e inconexas que describen un da en la vida de un hombre enamorado que desea a otro, que suea con l, que espera su llamada, y que convierte u te amei sem voc. So uma palavra. Imagens. Voc andando na praia. O riso. Gestos libertos. Te amo. Te en el captulo anterior, del arsenal de recursos que el yo lgtb encuentra para lidiar con el dolor del amor no correspondido y para hacer que esa experiencia se mantenga visible como realidad constitutiva de la vida del autor, si bien no como la nica ni l a ms importante. Ya vimos que la alegra y el gozo son posibles tambin, como matices que revelan la complejidad afectiva del etos lgtb. En longe de acentuar o isolamento e a alienao do homem contemporneo, uma foma de redefinir prticas polticas marcadas pelo cotidiano, uma tica de um sujeto plural e uma esttica da exual se aborda de nuevo en el tercer ensayo, O homem que amava rapazes, que comparte el ttulo con el

PAGE 227

227 libro y condensa algunas de las propuestas ms importantes del autor y que desarrolla tambin en otras secciones del texto. A travs del estudio de Mort e a Venecia (1971) del director italiano Luchino Visconti, basada en la novela de Thomas Mann, el autor nos recuerda que, con races en la lrica greco no Ocide viejo Aschenbach y el joven y hermoso Tadzio, convirti a sus personajes en conos para los homosexuales que vivieron antes de los cambios generados a partir de Ston ewall Aunque Lopes pertenece a una generacin subsiguiente y a pesar de que asegura que no le atrae la idea romntica de morir por amor, el escritor brasilero confiesa que la belleza del joven y la pasin silenciosa de Aschenbach se quedaron grabados par a siempre en su memoria e inspiraron la escritura de su tesis de doctorado, que se transformara despus en su primer libro Ns os mortos: melancolia e Neo Barroco (1999) nosso frgil condutor por estes fr sinti Aschenbach por Tadzio, fueron el fundamento del primer libro de Lopes y de algn modo, el primer paso hacia O homem que amava rapazes y hacia una transformacin que el autor explica con det alle: Antes escrevia para explicar, me justificar; Maquiava sentim ientos con idas e teorias, me escondia por tras do professor. Pegava os restos de lectura e c onstrua textos, me criava uma impostura, o intelectual iniciante. O que resta agora sou eu dian te d o texto. No quero mais ideis como muletas ou escudos, que elas moram se no forem vivas, se no fizerem o mundo falar. Troco de roupas. Me sinto desafiado, inseguro. Mergulho na experincia (Lopes 77). Lopes expone, pues, el proceso que lo condujo a adicionar su propia experiencia a la teora que haba actuado para l, hasta entonces, como barrera protectora del yo queer que se esconda tras su imagen de profesor. En los dems captulos del libro el autor contina estableciendo un linaje

PAGE 228

228 los estudios gays internacionales, per o particularmente en los brasileros, como Keith Jarret no Blue Note de Silv i ano Santiago, Estranhos etrangeiros de Caio Fernando Abreu, Na companhia dos homems de Alexandre Ribondi y Memrias de um pueterio de Glauco Mattoso. Lopes propone adems un nuevo manifiesto camp, en el que explica y defiende el culto gay a las divas y el derecho al juego y la mutacin de gnero como forma de expresin de una subjetividad perfeccionada. asegura terminar um livro em que radicalizei o uso da primeira pessoa, a expresso do critico no ato da leitura, sem temer a exposio, a autobiografia, como se t ivesse chegando num limite, meu enjuiciado tras exponer abiertamente su subjetividad, en otras palabras, aproximarse de forma paralela a la autobiografa como auto r protagonista narrador y como crtico, permiti a Lopes llegar a lo que considera su lmite intelectual y textual. Aunque el proceso que lo condujo a aceptar, asumir y declarar abiertamente su subjetividad fue doloroso del mismo modo que para la mayora de nuestros autores, tanto hombres como mujeres Lopes encontr en el amor, desde y la responsabilidad frente al otro, la fuerza necesaria para atreverse a ser abiertamente, especialmente en su ejercicio profesional y la textualizacin de su experiencia e n O homem que amava rapazes es el instrumento que le permite afectar positivamente las vidas y el etos de otros sujetos lgtb.

PAGE 229

229 tica del Texto Autobiogrfico lgtb C omo Discurso Subversivo rinciple that enables the continuation of a truth pro cess or, to be more precise and complex, tha t which lends consistency to the presence of some one in the composition of the subject induc ed by the process of this truth Alain Badiou Ethics La mxi exceeds your perseverance. Seize in your being that which has seized and brok El etos queer es portador de discursos y conocimientos subversivos que tienen el potencial de desestabilizar a los sistemas heteronormativos, sobre todo, porque se trata de conocimientos que son imposible s de acceder a menos que sea en relaci n con sujetos lgtb; esto sugiere la peligrosa necesidad de reconocer, aceptar y validar su existencia, sus aportes histricos y su importancia social. Ese es quiz el temor intrnseco mas grande del patriarcado, fundamento del rechazo de la disidencia sex ual/genrica y, al mismo tiempo, motivacin esencial de autores, activistas, que comparten sobre s mismos, para s mismos y para su comunidad lo que encuentra posibilidad de existir en el acto tico autobiogrfico lgtb. En este captulo vim os como la escritura autorreferencial permiti a los autores que estudiamos justamente no ceder, perseverar, luchar con dignidad para defender su subjetividad y de este modo resistir la opresin del sistema hegemnico patriarcal, ampliar los lmites del

PAGE 230

230 di scurso heteronormativo e insertarse dentro del imaginario de sociedades que los ignor durante siglos. Amor de mujeres Lo propio y lo ajeno La razn de estar gay y O homem que amava rapazes son textos en los que los autores lgtb latinoamericanos presentan reflexiones sobre su forma particular de encontrarle sentido a la vida. Una vida marcada por el rechazo y por la conciencia de la diferencia. Bellessi y Lopes tienen relacin con la academia y construyen su yo lgtb a partir de elementos intertextuales con un alto nivel de complejidad terica. Bellessi emplea la lrica para crear una poeta lesbiana y para interpelar a las escritoras latinoamericanas; Lopes compone la imagen de un acadmico que er posmoderno en un ejercicio de perfomance narrativo meta terico en el que la afectividad tiene un rol fundamental. Fuskova y Marek se crean discursivamente de forma dialgica, usan el formato de entrevista y sus relatos son adems plataformas de activis mo feminista. Snchez, tambin en dilogo, se constituye como sujeto poltico dentro de la izquierda chilena. Lo que consiguen los autores de nuestro corpus es, pues, atreverse a ser ese otro que tanto se teme, que tanto se demoniza. Exponerse pbl ica y textualmente como disidente sexual y/o genrico, reconociendo la importancia del otro en la decisin de vivir de una manera autntica, y ms importante an, en la de construirse en el relato, es un acto tico y al mismo tiempo, un grito de rebelda c ontra los individuos, las instituciones y dems centros de poder que intentan mantener el control de la sociedad instaurando y perpetuando identidades marginales. Despus de exponer los argumentos slo nos queda preguntar qu puede haber ms subversivo qu e amar orgullosamente en la otredad?

PAGE 231

231 CHAPTER 6 CONCLUSION Autobiografas lgtb, A fectos y D ecolonizacin del S er L atinoamericano Confo plenamente en el amor, la compresin y el respeto que merecen todos los seres humanos, cualquiera sea su color,su religin o su eleccin sexual Ilse Fuskova y Claudina Marek Amor de mujeres Las autobiografas de autores lgtb latinoamericanos son, al mismo tiempo, testimonios de supervivencia, escrituras de resistencia, actos de amor y herramientas discursivas que deben hacer parte del arsenal estratgico de decolonizacin del ser latinoameric ano, sin importar su identidad genrica y/o sexual. Al enfrentarnos al corpus que seleccionamos para e ste trabajo descubrimos, quiz sin sorpresa, que se trata de textos en los que no estn presentes las constantes semiticas y retricas que, supuestamente caracterizan a la autobiografa como gnero literario 1 Tambin corroboramos que las subjetividades que se construyen en estos textos carecen de referentes histricos que legitimen su existencia dentro de las sociedades patriarcales en las que se inscrib en. Se trata de identidades colonizadas por los poderes hegemnicos heteronormativos, personas a quienes, cuando mucho, se les permite existir (usualmente como estereotipos en medios masivos) si mantienen el compromiso de no exigir demasiado igualdad, der echos civiles ; esto implica por supuesto, no hacer demasiado ruido, permanecer en los mrgenes. Lo que demostramos en este proyecto es que la autobiografa, como gnero queer tiene la capacidad de reinventarse y de adecuarse a las necesidades de quien se autorretrate y que a 1 Es impo rtante tener en cuenta que para minimizar la pugna terica con stos textos la solucin de los defensores del canon ha sido calificar a la autobiografa como un gnero menor.

PAGE 232

232 travs de ella nuestros autores rechazan los intentos de invisibilizacin, se incorporan por la con relacin a las identidades no nor mativas. Recordemos que, como explicamos en el segundo de fundamento real) frente a personas que eligen una sexualidad o un estilo de vida no heteronormati vos y que tiene relacin tambin con los esfuerzos institucionales (sistema educativo, iglesia, gobiernos) para suprimir la participacin de sujetos lgtb del devenir latinoamericano. Una de las consecuencias de sta condicin es que permite que se minimic en las huellas de la presencia y de los aportes artsticos, literarios, polticos, cientficos, etc. de personas lgtb o de obras que contengan temticas que cuestionen la normalidad sexual, en cada momento del desarrollo del continente. Por ejemplo, poco se sabe sobre la valoracin en culturas prehispnicas de personas con sexualidades fluidas como los t iviras 2 y las mujeres macho, ambos de la tribu tupinamb del Brasil, o de los mampos 3 en Mxico Tampoco se presta suficiente atencin a la indiscutible presencia de relaciones, narraciones y lrica homoertica en conventos y abadas en la poca colonial, como revelan los casos de las cartas del fraile portugus Francisco da llha de Madeira a su col ega, Frei Mathias de Mattos, el desafo de Felipa de Souza a la inquisicin y las experiencias de Catalina de Erauso (la Monja Alfrez) cuyas memorias son uno de los primeros y ms importantes testimonios de travestismo femenino en la Amrica h ispnica. 2 Los tiviras eran los hombres homosexuales de la etnia brasilera tupinamb. 3 Los mampos eran y son como se reconocen an a los hombres afeminados de la cultura zapoteca en Oaxaca, Mxico.

PAGE 233

233 El esfuerzo de borrar los rastros de diferencia genrico sexual se mantiene al establecer las ficciones fundacionales 4 (las foundational fictions que postula Doris Sommer) cuando culmina el siglo XIX y se inicia el XX. Los imaginarios nacionales se constru yen con novelas alegricas como Enriquillo (Repblica Dominicana 1882) ; Amalia (Argentina 1851; Martn Rivas (Chile 1862); Mara (Colombia 1868) o Doa Brbara (Venzuela 1929), en las que sus hroes no deban develar sexualidades conflictivas. Por eso, nov elas, coincidencialmente todas ellas brasileas, como B om crioulo (1895) de Adolfo Caminha, O cortio (1890) de Alusio de Azevedo y O ateneu (1888) de Raul Pompia que, a diferencia de las anteriores, contenan situaciones o personajes homosexuales, fuer on retiradas de las libreras y prohibidas durante dcadas. Dos de las autobiografas que estudiamos Juntando mis pasos de Elas Nandino y La estatua de sal de Salvador Novo son, precisamente, algunos de los pocos textos conocidos, hasta la fecha, que documentan de primera mano la vida de los homosexuales mexicanos, y latinoamericanos, de principios de siglo. En la segunda mitad del siglo XX se vive un ambien te de agitacin social y de transformaciones ideolgicas y culturales lideradas, sobre todo, por jvenes y estudiantes que se oponan a los gobiernos represivos de la poca. En ste contexto la literatura influy de manera decisiva a cambiar la imagen srd ida y de abyeccin de homosexuales y lesbianas que la iglesia, los gobiernos autoritarios y algunos medios de comunicacin difundieron durante siglos: Severo Sarduy publica Cobra desde Francia en 1972; en 1976 aparecen en Argentina El beso de la mujer ara a y de Manuel Puig y Monte de Venus, 4 source of local history and

PAGE 234

234 lsbica (hubo muchas con episodios de homoerotismo femenino), de Reina Roff (1951). Aunque Puig huy de su pas por amenazas cons tantes contra su vida, y la dictadura prohibi la circulacin de la novela de Roff, el xito clandestino que mantuvieron estas obras seala que la sociedad, sin importar lo que intentaran imponer sus instituciones, estaba preparada para entablar una nueva forma de dilogo y para relacionarse de una manera diferente positiva con los discursos y las expresiones sexuales y genricas no normativas. Lo que va corrido del XXI ha demostrado que en Amrica Latina pueden construirse subjetividades y textos radi cales a lo largo y ancho del continente, y que somos mucho ms que alegoras o clichs; es por ello que ste trabajo incluye relatos autobiogrficos tanto de escritores reconocidos como Elas Nandino, Salvador Novo, Diana Bellessi, Denilson Lopes y Gloria Anzalda, como de activistas, poetas y artistas menos apreciados por la crtica, como Ilse Fuskova, Claudina Marek, Paco Jamandreu y Carlos Snchez Soto. El reto que asumimos al proponer el estudio de este grupo de autores tan dismil, en apariencia, fue e l de hacer un aporte para decolonizar la historiografa latinoamericana y el propio ejercicio acadmico de anlisis Despus de una ardua tarea de bsqueda de fuentes primarias, puesto que la circulacin de estas obras es bastante escasa y en la mayora de los casos se limita a crculos cerrados dentro de sus pases de origen, la nica exigencia que hicimos a los textos y a sus autores, fue que la decisin de salir del armario haya sido completamente personal y que el proceso de construccin y consolidacin de su subjetividad haya sido un aspecto temtico fundamental del relato, sin importar los recursos literarios usados para expresarlo. Por eso no incluimos diarios ntimos que de otro modo podran complementar los argumentos que proponemos, como los de Gabriela Mistral, por ejemplo. Encontramos pues que, a pesar de sus diferencias, en estas autobiografas

PAGE 235

235 es posible identificar algunas caractersticas estticas y ticas que facilitan la construccin textual del yo lgtb y que vale la pena subrayar. Irreverencias Estticas Usando la parodia, la irona, el sarcasmo y la hiprbole, en busca de una manera c Lo marginal 35) y recurren en sus autobiografas a estrategias narrativas que pueden relacionarse con recursos estilsticos que Mikhail Bakhtin Juntando mis pasos Nandino se construye como poeta homosexual a travs del humor, de elementos lricos y de recursos grotescos como la descripcin naturalista d e su gusto infantil por los animales, por los sacerdotes durante su adolescencia y por los jvenes mucho menores que l durante su adultez. En La estatua de sal de Novo la obsesin con la belleza fsica y la exploracin de elementos femeninos a travs de s u cuerpo, biolgicamente masculino, fueron constante s durante toda la vida del autor y protagonistas tambin del relato autobiogrfico. La parodia del yo en Novo se compone tambin con el uso de poesa y con elementos del camp como simulacro del gnero (B utler Gender 136). Novo se crea como intelectual homosexual afeminado, mientras se re de s mismo sin consideraciones, en un tono y con una auto mordacidad poco comn en narraciones del yo tradicionales. Tanto Nandino como Novo incluyen comentarios agudos sobre mexicano durante los aos veinte. Segn crticos como Monsivis y Acero ambos autores fueron pioneros de los esfuerzos por normalizar la homosexualidad en Mxico. En el Cono Sur, el autor de La cabeza contra el suelo Paco Jamandreu, representa un yo gay deslumbrado por el color, las luces, el espectculo, el dinero y la fama. Jamandreu recurre a

PAGE 236

236 elementos intertextuales (especialmente msica y versos), al humor y al circo o el mundo de los hall la inspiracin para ser modisto y, ms importante an, donde sinti la primera manifestacin de de seo homosexual. Cambiando de latitud y de actitud, y contrastando con la frivolidad de Jamandreu, en Borderlands/La Frontera Anzalda defiende una identidad mestiza producto de la interseccin de marginalidades: mujer, lesbiana, indgena, pobre, e inmigran te La autora reconoce su sexualidad mltiple y, de modo similar a los escritores que hemos examinado en ste trabajo, construye una subjetividad discursiva con elementos que pueden asociarse con la esttica grotesca propuesta por Bakthin. Para el autor r uso, como para muchos de los intelectuales de su poca, la mujer es an el cuerpo indescifrable, y por sus fluidos y procesos anatmicos (menstruacin, tero, embarazo, parto) es el cuerpo grotesco por definicin. La subjetividad propuesta por Anzalda, la expresiones ms claras del yo grotesco que transgrede la normalidad y convierte a la frontera en una especie de carnaval en el que es posible liberarse, aunque sea temporalmente, de las limitaciones de la raci onalidad impuesta por los poderes hegemnicos y elegir una subjetividad inclusiva, hbrida y polifni ca: multilinge, multinacional y multisexual. Por ltimo, vimos como Reinaldo Arenas construye una subjetividad hiperblica en la que confluyen el sarcasm o, el humor y una especie de sexualidad amplificada para crear al autor protagonista como sujeto poltico, el intelectual homosexual rebelde como un ser dotado de voluntad que desafa, entre otras cosas, a la tirana y la homofobia del rgimen cubano. Gr sin lugar a dudas, una forma de revolucin textual en donde sus autores demuestran que es posible ser sujeto en el sentido foucaul t iano, es decir, defender la subjetiv idad de cara a las

PAGE 237

237 distintas formas de poder que intentan someter sujetos y/o a colectivos marginados. Al ejercer agencia discursiva nuestros autores rechazan la victimizacin y el silenciamiento a los que sus sociedades intentan someterlos. As es como s tas narraciones del yo se convierten en escrituras de resistencia y cada una, igual que las vidas que relatan, en verdaderos ejemplos de revolucin potica. Amor al O tro: El L R E tica En el cuarto captulo partimos de una definicin de la tica que combina ideas de Foucault, Badiou y Loureiro, es decir: como una prctica reflexiva de la libertad una forma de fid elidad a una verdad que difi e re de la moral imperante, o al buen actuar por instinto, instruccin, o coercin, y como la responsabi lidad que el ser humano tiene frente al otro. A travs del estudio de Amor de mujeres: el lesbianismo en la Argentina hoy de Ilse Fuskova y Claudina Marek, Lo propio y lo ajeno de Diana Bellessi, La razn de estar gay de Carlos Snchez y O homem que amava rapazes e outros ensaios de Denilson Lopes, demostramos la forma en que sujetos que carecen de antecedentes identitarios construyen un yo textual en el que la tica relacional, en otras palabras, el compromiso y el amor por el otro, es un a constante que permite dar vida al yo queer y a un discurso rebelde decolonizador. Ilse Fuskova, activista lgtb y la primera mujer que se declar lesbiana en la televisin argentina (lo hizo en 1991) reconoce en el texto que comparte con su esposa, Claud ina Marek, la influencia de su madre de quien tom su apellido para as homenajearla. Fuskova admite que al descubrir y aceptar su homosexualidad a los cincuenta aos de edad encontr las fuerzas para atreverse a serlo en todas las esferas de su vida a tra vs de la lectura de obras feministas, de la masturbacin como forma de recobrar el poder sobre su cuerpo y de la relacin con otras mujeres que eran como ella y lo expresaban con orgullos. Su texto Amor de mujeres es entonces una cuestin de amor, cuyo pr opsito es compartir la sensacin de autoafirmacin que le produjo

PAGE 238

238 hermoso. Marek, est de acuerdo con la importancia de rodearse de mujeres lesbianas para entender y aceptar al propio yo. Al respecto de hacer de su vida un texto de acceso pblic o Marek anota: 220). Aunque Marek supo que era diferente y tuvo relaciones afectivas con otras muj eres desde muy pequea no se atrevi a vivir su homosexualidad hasta que conoci a Fuskova y se vincul con grupos de mujeres lesbianas. Otro de los textos que estudiamos en el que se ve claramente la construccin del yo homosexual en los trminos ticos que sealamos es La razn de estar gay del activista lgtb chileno y ex dirigente del Movimiento Izquierda Revolucionaria (MIR) Carlos Snchez Soto. En el libro que documenta su vida, que es un dilogo con el antroplogo Cristian Cottet Snchez asegura que el proceso de construccin de su yo homosexual como sujeto poltico (el nfasis es mo) en el contexto histrico chileno pudo darse solamente despus de aos de lucha en la izquierda, al finalizar la dictadura. Despus de leer a Humberto Maturana 5 descubr e que llevaba aos viviendo bajo un modelo racional, evitando enfrentar sus emociones, y dentro de esas emociones se encontraba la sexualidad. El activista no cuestiona slo la suya, sino a la sexualidad en general como sistema opresor (Snchez en Cottet 1 19). Despus de que se 5 Humberto Maturana (1928) es un filsofo (epistemlogo) y bilogo chileno que se hizo famoso al postular, en los aos setenta, el concepto de autopoiesis (estructuracin de ecosistemas como entramados autosuficientes), por proponer u n cambio en el enfoque filosfico del ser al hacer y por su teora biolgica del conocimiento. En 1984 public con su alumno Francisco Varela El rbol del conocimiento. Bases biolgicas del entendimiento humano y es probablemente una de las lecturas que S nchez referencia como influencia.

PAGE 239

239 Snchez decide salir del armario frente a sus compaeros revolucionarios y ms adelante, participar en La razn de estar gay justamente como un a forma, militante, performativa y tica de narrar como se hace la vida otra. Quiz una de las aclaraciones ms relevantes que hace a Cottet, un interlocutor que poco conoca de realidades lgtb y que, en cierto modo, representa a los compaeros ex militant lo metan. ¡No! Esa es la burda imagen que se alimenta de la ignorancia. ¡Es absurdo, es ridculo creer eso! Uno siente no slo entre las piernas. Uno es capaz de sentir y tener sentimiento s la fluidez de su sexualidad. De forma similar lo hace la poeta Diana Bellessi quien en Lo propio y lo ajeno se incluye un segmento en el que describe su Bellessi est plenamente consci ente de la importancia para la construccin de su propio yo autora de una genealoga de escritoras que la preceden y de otras a quienes traduce y por eso parte de esta necesidad y result tambin, parte de esta contribucin. intrprete tambin la constituyen y se fundan en un profundo amor. El profesor brasile ro Denilson Lopes defiende, en la misma lnea de Bellessi, la importancia de una escritura y de un ejercicio acadmico donde haya espacio para las emociones, algo as como una poltica afectiva

PAGE 240

240 dentro de las instituciones acadmicas que permita tomar decis iones basadas en el ser con quien se interacta y no exclusivamente en consideraciones administrativas. En O homem que amava rapazes Lopes se construye como sujeto homosexual y se convierte de manera simultnea en su propio objeto de estudio. En palabra que, longe de acentuar o isolamento e a alienao do homem contemporneo, uma foma de redefinir prticas polticas marcadas pelo cotidiano, uma tica de um sujeto plural e uma esttica da existn queer posmoderno. Lopes destaca la importancia de asumir el control del discurso que lo nombra y recuerda que hacerlo, nombrarse como homosexual en el contexto de la teora queer, significa problematizar, promover la discusin y no simplemente clasificar o etiquetar. Nombrar es para l evitar el olvido y, en ltima instancia, la muerte. Aunque al aproximarnos a las obras de Nandino, Novo, Arenas, Jamandreu y Anzalda nos concentra mos en la esttica de lo grotesco, tambin en cada una de estas autobiografas se verifica la importancia del otro en la consolidacin del yo queer y la presencia del amor como impulso existencial y como motivacin de la escritura. Es la promesa del amor lo que hizo que muchos de nuestros autores decidieran seguir viviendo, a pesar de las dificultades a las que saban que tendran que enfrentarse para siempre. Elas Nandino asegura, por ejemplo, que su e solamente experimentando cuerpos (Nandino 56). A su contemporneo Salvador Novo, la ilusin del amor lo acompa hasta sus ltimos das. En uno de los son mis abriles,/pensar en el amor. Fuera locura/llorar, sentir, querer, ¡ay! con la pura ilusin de los an

PAGE 241

241 consciente de que podra producirle dolor. Cuando uno de sus amigos, Beby Urbino, que aunque era homosexual nunca se haba atrevido a tener relaciones sexuales ni afectivas porque para l riesgo y en su relato autobiogrfico incluye varios poemas de amor. En uno de ellos el yo potico uerdas cuando te deca ¡tcame!/cundo ilesa carne aora los amores pasados Para l el amor es una necesidad, protagonista de la vida; amar lo pues de la verdad y de la subjetividad textual de todos nuestros autores, y es, en buena medida, ms importa nte que el intercambio sexual. Segn Nstor Maldonado la invisibilidad y la deshumanizacin son las expresiones primarias de la colonialidad d Torres 150) que describe las experiencias de sujetos colonizados y subalternos. Exponerse pblica y textualmente como disidente sexual y/o de gnero reconociendo la importancia del otro en la decisin de vivir de una manera autntica, y ms importante an, en la de construirse en el relato, es un acto tico que humaniza tan to al yo como al otro y es, al mismo tiempo, un grito de rebelda contra los individuos, las instituciones y dems centros de poder que intentan mantener el control de la sociedad instaurando y perpetuando identidades marginales. Despus de exponer los argumentos slo nos queda preguntar qu puede haber ms subversivo que amar orgullosamente en la otredad?

PAGE 242

242 Subjetividades lgtb y D ecolonizacin del S er L atinoamericano La colonialidad del ser se refiere a el punto donde el alter ego queda transformado en un sub alter ( Maldonado Torres 150). Gloria Anzalda insiste, en Borderlands/La Frontera que el debilitamiento de la subjetividad que sufren grupos colonizados como las mujeres, las personas con sexualidades fuera de norma y los habitantes del sur del planeta se da como producto de la prdida de auto determinacin y de confianza sobre el propio yo que se generan y se perpetan a travs de las formas diversas de descalificacin sistemtica que emiten los poderes hegemnicos. El accionar incesante de estos poderes que ocurre, simultneamente, a nivel global y local produce un yo en crisis que asimila y se identifica c on las metforas de abyeccin impuestas por el conquistador, como por ejemplo desencadenan como resultado, niveles altos y colectivos de confusin, parlisis y ansiedad. Seg latinoamericanos demuestra que, aunque las ideas sobre la resistencia al cam bio de metforas que propone la autora chicana vieron la luz hace un par de dcadas, an son enormemente relevantes. As lo confirma el trabajo de investigadores contemporneos como Enrique Dussel, Walter Mignolo, Santiago Castro Gmez Ramn Grosfoguel y Nelson Maldonado Torres, entre otros, quienes pertenecen al colectivo modernidad colonialidad. Desde 1996 este grupo de tericos latinoamericanos realiza conferencias y encuentros acadmicos en los que trabajan sobre tres aspectos fundamentales: la colon ialidad del poder, la colonialidad del conocimiento y la polticos, segn la cual, con el fin de las administraciones coloniales y la formacin de los Estados nac

PAGE 243

243 y Grosfoguel 13) 6 Amrica Latina es, pues, un subcontinente doblemente colonizado. En primer lugar, de forma externa se encuentra bajo el poder de centros econmicos y cul turales de escala global que emanan especialmente desde los Estados Unidos y Europa. Y, al mismo tiempo, y en una organizacin patriarcal y un sistema de clases que se manifiesta especialmente en la opresin a las mujeres, el maltrato a los grupos indgenas, a los afrodescendientes, a los disidentes sexuales y a las clases populares. La propuesta decolonial del grupo modernidad confrontacin directa con las jerarquas de raza, gnero y sexualidad, que fueron creadas o fortalecidas por la modernidad europea, en el proceso de conquista y esclavizacin de un sinnmero de pueblos Torres 161) Esta propuesta incluye como una Franz Fanon, Emmanuel Levinas y de la terica chicana Chela Sandoval, Maldonado Torres as egura que recibir, a travs de una poltica de la receptividad generosa, inspirada por los imperativos de la descolonizacin y la des gener Despus de analiza r relatos y construcciones de subjetividad que ponen de manifiesto al amor, y otra serie de emociones que, como lo anota Serrichio 7 pocas veces se textualizan el contexto latinoamericano, culminamos este trabajo entonces con dos propuestas radicales: en p rimer lugar, que con su sola existencia los sujetos lgtb 6 transicin del colonialismo moderno a la colonialidad global posmoderni dad no trajo consigo el fin de la colonialidad puesto que el capitalismo global genera los mismos sistemas de exclusin que se formaron en los siglos XVI y XVII. 7 la literatura latinoamericana.

PAGE 244

244 latinoamericanos actan como agentes transformadores y abanderados del cambio en los procesos de decolonizacin continental. En segundo lugar, creemos que otra historia puede y debe contarse a partir de estas y de otras narraciones del yo de autores que ejercen el derecho a narrar, en el sentido que propone Homi Bhabha 8 Pero, sobre todo, insistimos que stas autobiografas fomentan la decolonizacin del ser latinoamericano a travs de la democratiza cin textual del amor queer es un paso c oncluyente hacia la justicia. 8 reative behaviour that allow us to represent the lives we lead, question the conventions and customs that we inherit, dispute and propagate the ideas and ideals that come to us most naturally, and dare to entertain the most audacious hopes and fears for th e future. The right to narrate might inhabit a hesitant brush stroke, be glimpsed in a gesture that fixes a dance movement, become visible in a camera angle that stops your heart. Suddenly, in painting, dance, or film you rediscover your senses, and in tha t process you understand something profound about yourself, your historical momento, and what gives value to a life lied in a particular town, at a particular time, in particular social and

PAGE 245

245 LIST OF REFERENCES Acero, Rosa Mara. Novo ante Novo: un novsimo personaje homosexual. Madrid: Editorial Pliegos, 2003. Print. Adorno, Theodor W. Teora esttica [1970] Madrid: Ediciones Akal, 2011 Print. Aguilar, Enrique. Una vida no/velada. Mxico D.F.: Grijalbo, 1986. Print. Agustn. Confesiones [ 398 D.C. ] Madrid: Editorial Gredos, 2010. Print. Alarcn Antes que anochezca Neophilologus 92 (2008): 641 649. Web 5 de s ep tiembre 2009. Ed. Guido A. Guarino. Pennsylvania: Bucknell University Press, 1971. Print. Althus s er, Louis. For Marx. Trans. Ben Brewester. New York: Vintage Books, 1970. Print Anzalda, Gloria and Cherre Moraga. This Bridge Called my Back: Writings by Radical Women of Color. New York: Kitchen Table, Women of Color Press, 1983. Print. --. Borderlands/La Frontera. The New Mestiza. San Francisco: Spinsters/Aunt Lute, 1987. Pr int. Lusosex. Gender and Sexuality in the Portuguese Speaking World. Eds. Canty Susan Quinlan and Fernando Arenas. Minneapolis: University of Minnesota Press, 2002. 235 257. Print. Arenas, Reinaldo. Antes que anochezca. Barcelona: Tusquets Editores, 1992. Print. Ayuso, Mara Victoria, Consuelo Garca y Sagrario Solano, eds. Diccionari o de trminos literarios. Madrid: Akal, 1990. Print. Badiou, Alain. Ethics: An Essay on the Understa n ding of Evil. London: Verso, 2001. Print. Bakhtin, Mikhail. Esttica de la creacin verbal. Trad. Tatiana Buvnova. Mxico D.F.: Siglo XXI Editores, 1982. Print. --. Rabelais and His World [1965] Bloomington: India na University Press, 1984 Print. --. The Bakhtin Reader Medvedev, Pavel, Valentin Voloshinov and Pam Mor ris. Eds. New York: Routledge, 1994. Print. Balderston, Daniel y Jos Quiroga. Sexualidades en disputa. Homosexualidad, literatura y medios de comunic acin en Amrica Latina. Buenos Aires: Libros del Rojas, 2005. Print.

PAGE 246

246 Balutet, Nicols. En torno a la esttica homosexual en las letras hispnicas Ars homoertica: escribir la homosexualidad en las letras hispnicas. Ed. Nicols Balutet. Paris: Publibook, 2006. 11 14. Print. Barasch, Frances. The Grotesque: A Study in Meaning. The Hague: Mouton, 1971. Print. Barnet, Miguel y Esteban Montejo. Biografa de un cimarrn. Ed. Miguel Barnet. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1986. Pri nt. Latino Research Review. Center for Latino, Latin American and Caribbean Studies (CELAC) 7:1 2 (2008 2009):131 134. Print. --La Jornada (Mxico): 29. 29 de septiembre de 1993. Print. Bart Image, Music, Text. New York: Hill and Wang, 1977. Print. --. Roland Barthes por Roland Barthes. Barcelona: Kairs, 1978. Print. Bazn, Osvaldo. Historia de la homosexualidad en la Argentina. De la conquista de Am rica al siglo XXI. Buenos Aires: Marea, 2004. Print. Bellessi, Diana. Lo propio y lo ajeno. Buenos Aires: Feminaria Editora, 1996. Print. Camp Grounds: Style and Homosexuality. Ed. David Bergman. Amherst: University of Massachussets Press, 1993. 3 18. Print. Hispanistas. 2 (1998): 33 41. Print. Blanco White, Joseph. Autobiografa de Blanco White. Ed. Antonio Garnica Silva. Sevilla: Universidad de Sevilla, 1975. Print. Blasius, Mark. Gay and Lesbian Politics. Sexuality and the Emergence of a New Ethic. New York: Temple University Press, 1994. Print. Bonfil, C De amores y luchas. Diversidad sexual, derechos humanos y ciudadana. Ed. Jorge Bracamonte Allan. Lima: Centro de la Mujer Peruana Flora Tristn, 2001. 255 263. Print. Borim, Cultural and Cross Temporal Bodies and Biases: Sexualities in Hispanic Cultures and Literature. Eds. Foster David William and Roberto Rei s. Minneapolis: University of Minnesota Press, 1996. 333 358. Print.

PAGE 247

247 Homosexualidad, literatura y poltica Eds. G. Steiner, y R. Boyers. Madrid: Alianza, 1985. Print. Bourdieu, Pierre. Razones prcticas. Sobre la teora de la accin Barcelona: Anagrama, 1997. Print. --. El sentido prctico. Taurus: Madrid, 1991. Print. Historia General de Amrica Latina. Volumen VIII. Ed. Marco Palacios. Pars: Ediciones Unesco, 2008. 371 394. Print. Bravomalo Molina, Patricio. Homosexualidades. Plumas, maricones y tortilleras en el Ecuador del siglo XXI Quito: Fundacin de Desarrollo Humano Integral CAUSANA FRAKTAL, 2002. Print. Monsivis. Que se abra esa puerta. Crnicas y ensayos sobre la diversidad sexual. Mxico D.F.: Editorial Paids Mexicana, 2010.17 45. Print. The Troubled Face of Biography. Eds. Homberger Eric 112. Print. Buckely, Jerome Hamilton. Season of Youth: The Bildungsroman From Dickens to Golding. Cambridge : Harvard University Press, 1974. Print. B uen o Eduardo. Brasil: uma histria. A incrvel saga de um pas. So Paulo: tica, 2003. Literatura Mexicana XIX. 2 (2008): Web. 10 de a gosto 2010. --Este Pas. Cultura. 27.08 (2009): 8 10. Web. 10 de a gosto 2010. Buchbinder, David. Performance Anxieties: Re producing Masculinity. Australia: Allen & Unwin, 1998. Print. Butler, Judith. Bodies that Matte New York: Routledge, 1993. Print. --. Gender Trouble. Feminism and the Subversion of Identity. New York: Routledge, 1990. Print. --. Mecanismos psquicos del poder. Teoras sobre la sujecin [2001] Trad. Jacqueline Cruz Madrid: Ediciones Ctedra, 2001. Print.

PAGE 248

248 --Tran s gender Rights. Eds. Currah, Paisley Richard Juang and Shannon Price Minter. Mi nneapolis: University of Minnes ota Press, 2006. 274 298. Print. Cabral, Mauro y Paula Viturro. Trangender Rights Eds. Currah, Paisley Richard Juang and Shannon Price Minter. Minneapolis: University of Minnessota Press, 2006. 262 273. Print. Camps, Victoria. El siglo de las mujere s Madrid: Ctedra, 2000. Print. Catelli, Nora. El espacio autobiogrfico Barcelona: Lumen, 1991. Print. Cellini, Benvenuto. Autobiografa. Ed. Manuel Ramrez. Mxico, D.F.: Porra, 1994. Print. Elas Nandino: selected poems, in Spanish and English. Ed. Don Cellini. Jefferson: McFarland and Co., 2010. 5 27. Print. Chateaubriand, Ren Franois. Memorias de ultratumba. Madrid: Alianza Editorial, 2003. Print. Chant, Sylvia and Craske, Nikki. Gender in Latin America. New Je rsey: Rutgers University Press, 2003. Print. Stories and Storied Lives: Genre and Reports of Lived Experience in Gay Journal of Homosexuality 54 4 (2008): 362 380. Web. 21 de agosto 2009. Conducta Impropia. Documental. Dirs. Nstor Almendros y Orlando Jimnez Leal. Entrevistados: Reynaldo Arenas, Lorenzo Monreal, Jorge Lago, Julio Medina, Csar Bermudez, Luis Lazo, Rafael De Palet, Jorge Ronet. Cuba, 1984. DVD. Teora Queer. Polticas Bolleras, Maricas, Trans, Mestizas. Eds. Crdoba, David Javier Sez y Paco Vid arte. Barcelona: Editorial EGALES, 2005. Print. Iconos. Revista de Ciencias Sociales. 39 (2011): 79 95. Print. Corra, Sonia, Rosalind Petchesky and Richard P arker. Sexuality, Health and Human Rights. New York: Routledge, 2008. Print. Correia, Pero. Cartas avulsas [1554] Rio de Janeiro: Officina Industrial Graphica,1931. Print. Cuddon, J.A. The Penguin Dictionary of Literary Terms and Literary Theory. Lond on: Penguin, 1999. Print.

PAGE 249

249 a Theory of Formal Events and T Working Papers 79 (1986). Print. Daro, Rubn. La vida de Rubn Daro escrita por l mismo. Venezuela: Biblioteca Ayacucho, 1991. Print. de vila, Teresa. La vida de la santa madre Teresa de Jess y algunas de las mercedes que Dios le hizo. Madrid: Tello, 1882. Print. --. L ibro de la vida: las moradas o c astillo interior. Madrid: Edimat Libros, 2004. Print. de Era uso, Catalina. Historia de la monja alfrez, escrita por ella misma. Ed. Thomas De Quincey y Luis Loayza. Barcelona: Barral Editores, 1972. Print. Letras Libres. Enero de 1999. 1 3. Web. 10 J unio 2009. de la Cruz, Juana Ins. Respuesta a sor Filotea de la Cruz. Ed. Manuel Fernndez de Santa Cruz y Sahagn. Barcelona: Laertes, 1979. Print. de la Tierra, Tatiana. For the Hard Ones. Lesbian Phenomenology/Para las duras. Fenomenolo ga lesbiana .San Diego: Calaca Press, 2002. Print. d e Samsata, Luciano El sueo de Luciano Samosatense, que es la vida de Luciano, y la tabla de Cebes, philosofo thebano. Ed. D. Antonio de Sancha. Madrid: Aduana Vieja, 1778. Print. Deleuze, Gilles. Empiricism and Subjectivity: An essay on Humes Theory of Human Nature. New York: Columbia University Press, 1991. Print. A Thousand Plateaus: Capitalism and Schizophrenia. Trans. Brian Massumi. Minne apolis : University of Minnesota Press, 1987. 3 25. Print. de Loyola, Ignacio. El relato del peregrino. Ed. Carmen Artal. Barcelona: Labor, 1973. Print. The Rhetoric of Romanticism [1979]. New York: Columb ia University Press, 1984. 67 82. Print. --Anthropos 29 (1991): 113 154.Print. Derrida, Jacques. A Derrida Reader: Between the Blinds. New York: Harvester & Wheatsheaf, 1991. Print. --. On Grammatology. Baltimore: Johns Hopkins University Press, 1997. Print.

PAGE 250

250 --. Circumfession. Chicago: University of Chicago Press, 1993. Print. de Toro, Alfonso. Meta autobiografa / autobiografa transversal postmoderna o la imposibilidad de una historia en primera pers Centro de estudios pblicos. 107 (2007): 213 308. Web 16 de mayo 2012. Recuerdos olvidados. Santiago de Chile: Nascimento, 1975. Print. Historia Mexicana 24.1(1974):122 144. Web. 24 Febrero 2010. gay 1979 Los grandes problemas de Mxico Relaciones de gnero Tomo VIII. Eds. Tepichin, Ana Mara Karine Tinat y Luzelena Gutirrez. Mxico D.F.: El Colegio de Mxico, 2010. 135 154. Print. Letras Libres. Diciembre 2004. Web 10 de j unio 2009. nte histrico como actor en los Segunda poca. 84 (1999) Web. 10 de a bril 2012. Eakin, Paul John. Fictions in Autobiography: Studies in the Art of Self Invention Princeton: Princeton University Press, 1985. Print. Car --Suplementos Anthropos 29 (1991): 79 93. Print. --. How Our Lives Become Stories: Making Selves. Ithaca: Cornell University Press, 1999. Print. Eco, Umberto. ¡Carnaval!. Trad. V Ivanov y Monica Rector. Medell n : Fondo de Cultura Econmica, 1989. Print. Edelman, Lee. Homographesis: Essays in Gay Literary and Cultural Theory. New York: Routledge, 1994. Print. Ellis, Robert Richmond. The Hispanic Homograph: Gay Self Representation in Con temporary Spanish Autobiography. Urbana: University of Illinois Press, 1997. Print. Paisajes despus de la batalla. Hispanisms and Homosexualities. Eds. Molloy Sylvia and Robert McKee Irwin. Durham: Duke University Press, 1998. 197 228. Print. Amava Rapazes e Outros Ensaios. Palimpsesto. Revista do Programa de Ps Graduao em Letras de UERJ 02. 2 (2002): 139 142.Web. 2 de f ebrero 2011.

PAGE 251

251 Brecha Lsbica (2006). Web. 10 de j unio 2010. Felski, Rita. Beyond Feminist Aesthetics: Feminist Literature and Social Change. Cambridge : Harvard Universi ty Press, 1989. Print. --Women, Autobiography,Theory: A Reader. Eds. Smith Sidonie and Julia Watson. Madison: University of Wisconsin Press, 1998. 83 96. Print. Fonseca Hernndez, Carlos y Quintero Soto, Mara Luisa. a queer: la de construccin de las sexualidades perifricas Sociolgica. 24. 69 (2009): 43 60. Web. 2 de f ebrero 2011. Cultures of Politics/Politics of Cultures: Re visioning Latin American Social Movements Eds. Alvarez, Sonia, Evelina Dagnino and Arturo Esc obar. Boulder: Westview Press, 1998. Print. Foster, David William. Gay and Lesbian Themes in Latin American Writing. Austin: University of Texas Press, 1991. Print. --Enciclopedia gltbq. Web. 12 de j unio 2011. Foucault, Mich Revista mexicana de s ociologa 50. 3 (1988): 3 20. Web. 31 de a gosto 2011. --. Historia de la sexualidad 1 [19 76]. Madrid: Siglo XXI, 1995. Print. --. Power/Knowledge. Selected Interviews and Other Writings, 1972 1977. Ed. Colin Gordon. New York: Pantheon Books, 1980. Print. --Michel Foucault, u Esttica, tica y hermenutica Obras esenciales volumen III. Ed y Trad ngel Gabilondo. Barcelona: Paids, 1999. 417 430. Print. --. Las palabras y las cosas: una arqueologa de las ciencias humanas. Mxico D.F.. Siglo XXI Editores, 1968. Print. Fr eud, Sigmund. Three Essays on the Theory of Sexuality. London: Imago Publishing Co., 1949. Print. Fuskova, Ilse y Claudina Marek. Amor de mujeres. El lesbianismo en Argentina hoy. Argentina: Planeta, 1994. Print. Fuss, Diana. Inside/Out: Lesbian Theori es, Gay Theories. New York: Routledge, 1991. Print.

PAGE 252

252 Gabilondo, ngel. Michel Foucault Esttica, tica y hermenutica Obras esenciales volumen III. Ed. y Trad. Ed. ngel Gabilon do. Barcelona: Paids, 1999. 9 35. Print. Genette, Grard. Palimpsests. Literature in the Second Degree [1982] Trans. Cahha Newman and Claude Doubinsky. Lincoln: University of Nebraska Press 1997. dc Revista de crtica literaria l atinoamericana 36. 71 (2010): 295 314. Web. 28 de a gosto 2013. Gilroy, Paul. Against Race: Imagining Politi c al Culture Beyond the Color Line. Cambridge: Harvard University Press, 2000. Print. Gilmore, Leigh. The Limits of Autobiography: Trauma, Testimony, Theory. New York: Cornell University Press, 2001. Print. Goffman, Erwin. Stigma: Notes on the Management of Spoiled Identity. Harmondsworth: Penguin Books, 1968. Print. Gmez de Avellaneda, Gertrudis. Auto biografa y epistolario de amor. Ed. Alexander Rosell Selimov. Newark: J. De la Cuesta, 1999. Print. Gonzlez, Columba. Iberoforum III. 5 ( 2008): 1 13. Web. Mayo 2012. Punto y aparte 25 de febrero de 2010. Web. 10 de diciembre de 2010. Goodwin, James. Autobiography: The Self Made Text. New York: Twayne Publishers, 1 993. Print. Gorodischer Juli n Pagina 12 Argentina. 19 de marz o de 2005. Web. 5 de e nero 2010. El Universal Mxico D.F. 1 9 de abril de 2000. Web. 5 de e nero 2010. Green, James. Beyond Carnival: Male Homosexuality in Twentieth Century Brazil. Chicago: University of Chicago Press, 1999. Print. Guasch, Anna Maria. Autobiografas visuales: del archivo al ndice. Madrid: Edicion es Siruela 2009. Print. Guido y Spano, Carlos. Autobiografa. Ed. Irma Cua. Buenos Aires: Kapelusz, 1952. Print.

PAGE 253

253 Gusdorf, Georges Suplementos Anthropos. 29 (1991): 9 18. Print. Hall, Donald E. Subjectivity. New York: Routledge, 2004. Print. --. Queer Theories. New York: Palgrave Macmillan, 2003. Print. Questions of Cultural Identity. Eds. Hall Stuart and Paul du Gay. London: SAGE, 1996. 1 17. Print. Halp How to Do the History of Homosexuality Chicago: University of Chicago Press, 2002. 1 23. Print. --. San Foucault. Para una hagiografa gay [1995] Buenos Aires: El cuenco de plata, 2007. Print. Halperin Dongui, Tulio. His toria contempornea de Amrica Latina. Madrid: Alianza Editorial, 2001. Print. Historia de una alma: memorias ntimas y de historia contempornea. Eds. Sa mper, Jos Mara, Franz D. Hensel Riveros. Bogot: Editorial Universidad del Rosario, 2009. Print. Hill Collins, Patricia. Black Feminist Thought: Knowledge, Consciousness, and the Politics of Empowerment New York: Routledge, 1991. Print. Hoagland, Sar Hypatia 7.4 (1992): 195 2 06. Lesbian Philosophy. Web. 5 Dec ember 2011. De amores y luchas. Diversidad sexual, de rechos humanos y ciudadana. Ed. Jorge Bracamonte Allan. Lima: Centro de la Mujer Peruana Flora Tristn, 2001. Print. Hugo, Vctor. Les contemplations. Paris: Garnier Frres, 1969. Print. Hutcheon, Linda. A Theory of Parody. The Teachings of Twentieth Century Art Forms New York and London: Methuen, 1985. Print. Jamandreu, Paco. La cabeza contra el suelo. Buenos Aires: Ediciones de la Flor, 1975. Print. --. Evita fuera del balcn. Buenos Aires: Ediciones del Libro Abierto, 1981. Print. Jag ose, Annamarie. Queer Theory: An Introduction. New York: New York University Press, 1996. Print.

PAGE 254

254 Historia General de Amrica Latina. Volumen VIII. Ed. Marco Palacios. Pars: Ediciones Unesco 2008. 479 501. Print. Kayser, Wolfgang. The Grotesque in Art and Literature. Bloomington: Indiana University Press, 1963. Print. Revista Iberoamericana. LXXIV. 225 (2008): 879 895. Print. Revista de c rtica l iteraria l atinoamericana. 21. 42 (1995): 45 55. Print. Kosta, Barbara. German Literature and Film. Ithaca: Cornell University Press, 1994. Print. Kristeva, Julia. Powers of Horror: An Essay of Abjection. New York: Columbia University Press, 1982. Lacan, Jacques. The Seminar of Jacques Lacan, Book III, The Psychose s,1955 1956. Ed. Jacques Alain Mill er. Trans. Russell Grigg. New York: Norton, 1991. Print. Laguarda, Rodrigo. Ser gay en la ciudad de Mxico. Lucha de representaciones y apropiacin de una identidad, 1968 1982 Mxico D.F.: Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropologa Social, 2009. Print. Literatura m exicana. XVIII 1. (2007):145 157. Web. 10 de j unio 2009. Ljune, Philippe. El pacto autobiogrfico y otros estudios [1975] Madrid: Megazu l Endymion, 1994. Print. --[ Ljune Philippe ] O n Autobiography. Ed. Paul John Eakin. Minneapolis: University of Minnesota Press, 1989. 119 137. Print. Llamas, Ricardo y Francisco Javier Vidarte. Homografas Madrid: Editorial Espasa,1999. Print. College Literature 24(I): 28 44, 1997. Print. Lopes, Denlson. O homem que amava rapazes Rio de Janeiro: Aeroplano, 2002. Pr int. --. Ns os mortos: melancolia e Neo Barroco. Rio de Janeiro: Sette Letras, 1997. Print. --i Revista Iberoamericana. LXXIV. 225.(2008): 943 957. Print.

PAGE 255

255 Lpez hes to Sexuality in Latin America: Recent Scholarship on Gay Latin American Research Review 39. 1 (2004): 238 253. Web. 27 de e nero 2010. Loureiro, ngel G. The Ethics of Autobiography. Replacing the Subject in Modern Spain. Nashv ille: Vanderbilt University Press, 2000. Print. --. Anales de l iteratura e spaola. 14 (2000 2001). 135 150. Print. --. El gran desafo. Feminismos, autobiografa y posmodernidad. Madrid: Megazul Endymion 1994. Print. --Escritura autobiogrfica. Actas del II Seminario Internacional del Instituto de Semitica Literaria y Teatral Madrid, UNED, 1 3 julio 1992. Ed Jos Romera Castillo (et al.) Madrid: Visor Libros, 1993. 36 44. Print. --. Suplementos Anthropos. 29 (1991): 2 8. Print. Lumsden, Ian. Homosexuality, Society and the State in Mexico Toronto: Canadian Gay Archives, 1991. P rint. Lyotard, Jean Franois. La condicin posmoderna: informe sobre el saber. Madrid: Ctedra, 1986. Print. Machado, Eduardo. Tastes Like Cuba: An Exiles Hunger for Home. New York: Penguin, 2009. Print. Mallol, Anah. INTI 1. 52 53. (2000 2001) 34 57. Web. 28 de a gosto 2013. Mansfield, Nick. Subjectivity. New York: New York Univ ersity Press, 2000. Print. Mariel de Ibaez, Yolanda. El Tribunal de la Inquisicin en Mxico Siglo XVI Mxico D.F.: Editorial Porra, 1984. Print. Marquet, Antonio. Que se quede el infinito sin estrellas!: la cultura gay a fin de milenio. Mexico, D.F: Universidad Autonoma Metropolitana, 1997. Print. Women, Autobiogr aphy, Theory: A Reader. Eds. Smith Sidonie and Julia Watson. Madison: University of Wisconsin Press, 1998. Print.

PAGE 256

256 M asiello, Francine. "Trfico de i dentidades: m ujeres, c ultura y p oltica de r epresentacin en la e ra n eoliberal." Revista Iberoamericana 62.76 77 (1996): 745 66. Print. Maturana, Humberto y Franciso Varela. El rbol del conocimiento. Bases biolgi cas del entendimiento humano. Santiago de Chile: Editorial Universitaria, 1984. Print. Different Rainbows. Ed. Peter Drucker. Press, 2000. 43 55. Print. Mench, Rigoberta y Elisabeth Burgos. Me llamo Rigoberta Mench y as me naci la conciencia. Mxico D.F.: Siglo Veintiuno Editores, 1985. Print. The Idea of Latin America. Malden: Blackwell, 2005. 149 162. Print. Misch, Georg. A History of Autobiography in Antiq uity Cambridge: Harvard University Press, 1951. Print. Mistral, Gabriela. Nia errante: cartas a Doris Dana. Ed. Pedro Pablo Zegers. Santiago de Chile: Lumen, 2009. Print. Men and Feminist Review. 75 (2003): 20 37. Print. Modarelli, Alejandro y Flavio Rapisardi. Fiestas, baos y exilios. Los gays porteos en la ltima dictadura. Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 2001. Print. Mogrovejo Aquise, Nor ma. Un amor que se atrevi a decir su nombre: la lucha de las lesbianas y su relacin con los movimientos homosexual y feminista en Amrica Latina. Mxico D.F.: Plaza y Valds, 2000. Print. Molloy, Sylvia. Acto de presencia: la escritura autobiogrfica en Hispanoamrica. Mxico D.F.: El Colegio de Mxico, 1996. Print. --. At Face Value: Autobiographical Writing in Spanish America. Cambridge: Cambridge University Press, 1991. Print. --Entiendes? Queer Readings, Hispanic Writings. Eds. Smith Paul and Emilie L. Bergmann. Durham: Duke University Press, 1995. 230 256. Print. Monsivis, Carlos. Carlos Monsivis [1966] Mxico D.F.: Empresas Editoriales, 1967. Print. --. Salvador Novo: lo marginal en el centro. Mxico D.F.: Ediciones Era, 2000. Print.

PAGE 257

257 --Que se abra esa puerta. Crnicas y ensayos sobre la div ersidad sexual. Mxico D.F.: Editorial Paids Mexicana, 2010. 141 163. Print. --La estatua de sal. Salvador Novo. Mxico D.F.: CONACULTA, 1996. 11 41. Print. --ales y sus batallas por la Que se abra esa puerta. Crnicas y ensayos sobre la diversidad sexual. Mxico D.F.: Editorial Paids Mexicana, 2010. 288 310. Print. --Que se abra esa puerta. Crnicas y ensayos sobre la diversidad sexual. Mxico D.F.: Editorial Paids Mexicana, 2010. 109 140. Print. --Que s e abra esa puerta. Crnicas y ensayos sobre la diversidad sexual. Mxico D.F.: Editorial Paids Mexicana, 2010.109 140. Print. --Materiales de Lectura. Salvador Novo. [1961] Mxico D.F. :Fondo de Cultura Econmica, 2004. 3 9. Pri nt. O homem que amava rapazes e outros ensaios Denilson Lopes. Rio de Janeiro: Aeroplano, 2002. 13 17.Print. Moreno, Ma r a. P gina 12. Web. 18 de julio 2008. Mott, Luiz. [2000] Gay Histories and Cultures: An Encyclopedia. Ed. Haggerty, George E. New York: Garland Publishing Inc., 2005. 219 222. Print. --Historia y sociedad. Universidad Nacional de Colombia. 4 (1997). P rint. --septiembre 2011. http://www.censida.salud.gob.mx/descargas/drhumanos/luizmott.pdf --Luzo Brazilian Review. 38.2 (2001): 97 115 Print. --de j unio 2009. Nandino, Elas. Juntando mis pasos Mxico D.F.: Aldus, 2000. Print. Novo, Salvador. Estatua de sal. Mxico D.F: CONACULTA, 1996. Print. --. Las locas, el sexo y los burdeles. Mxico D.F.: Editorial Diana, 1979. Print.

PAGE 258

258 Morte a Venecia. Dir. Luchino Visconti. Warner Bros, 1971. Film. Olney, James. Autobiography: Essays Theoretical and Critical Princeton: Princeton University Press, 1980. Pri nt. Ortega y Gasset, Jos. Meditaciones del Quijote: Meditacin preliminar, meditacin primera. Madrid: Residencia de Estudiantes, 1914. Print. Palaverisich, Diana. De Macondo a McOndo: senderos de la postmodernidad latinoamericana. Mxico D.F.: Plaza y Valds, 2005. Print. Pateman, Carole. The Sexual Contract. Standford: Standford University Press, 1988. Print. Prez, Pablo. Un ao sin amor. Diario del sida. Buenos Aires: Hoy por Hoy, 2004. Print. Sapere Aude. 2.4 (2007): Web. 7 de j unio 2010. Perlongh er, Nstor. Prosa plebeya. Buenos Aires: Colihue, 1997. Print. a/b: Auto/Biography Studies. 15.2 (2000): 193 222. Print. Platn. Biblioteca Filos fica. Tomo 5. Madrid: Imprenta de la Biblioteca de Instrucc in y Recreo, 1872. Web. 23 de a bril 2012. Revi sta mexicana de sociologa. 63. 2 (2001): 169 191. Print. Preciado, Beatriz. Manifiesto contrasexual. Madrid: Opera Prima, 2002. Print. --7 de j unio 2010. --. Testo Yonqui Madrid: Editorial Espasa, 2008. Print. Quinlan, Susan Canty and Fernando Arenas. Lusosex. Gender and Sexuality in the Portuguese Speaking World. Eds. Arenas Fernando and Susan Canty Quinlan. Minneapolis: University of Minnesota Press, 2002. xiii xxxvii. Print. Philippe Ljune On diary Eds. Popkin Jeremy D and Julie Rak. Honolulu: University of Hawaii at Manoa Press, 2009. 16 28. Print. Ramrez, Rafael L. Dime capitn: reflexiones sobre la masculinidad. Puerto Rico: Ediciones Huracn, 1993. Print.

PAGE 259

259 Ramrez, Paco. Colegas. 59 (2009):19 21. Web. 9 de j unio 2010. Revista Iberoamerica n a. LXXIV. 225 (2008): 937 995. Print. Rau, Petra. The Literary Encyclopedia Web. 17 de e nero 2012. Real Academia Espaola. Rae.es. Diccionario de la lengua espaola. Web. 10 de o ctubre 2010. Signs. 5 (1980): 631 660. Print. Richard, Nelly. Feminismo, gnero y diferencia. Maip: Palinodia, 2008. Print. --. "Feminismo, Experiencia y Representacin." Revista Iberoamericana 62. 176 177 (1996): 733 44. Print. Richmond, Robert. They Dream Not of Angels B ut of Men. Homoeroticism, Gender and Race in Latin American Autobiography Gainesville: University Press of Florida, 2002. Print. Ros Revista Iberoamericana. XXV. 229 (2009): 1129 1138. Web. 3 de a go sto 2012. Riquelme Ugarte, Cecilia. II Semana Cultural de la Diversidad Sexual convocada por el INAH a travs de la Coord. Nacional de Antropologa y Direccin de Antropologa Fsica. 2 al 7 de junio de 2003, Museo Nacional de Antr opologa, Santia go de Chile, Chile. Web. 10 de o ctubre 2010. Robles, Vctor Hugo. Bandera hueca: historia del movimiento homosexual de Chile Santiago de Chile: Editorial Arcis, 2008. Print. Charles de Ga ulle Lille 3/CECILLE. Web. 7 de j unio 2011 Teoras sin disciplina. Latinoamericanismo, poscolonialidad y globalizacin en debate Eds. Castro Gmez Santiago y Eduardo Mendieta. Mxico D.F.: ngel Porra, 1998. 84 121. Print. Rodrguez Boletn Mexicano de Derecho Comparado, nueva serie. XLIV.1 30 (2011): 207 235. Web. 2 de f ebrero 2011.

PAGE 260

260 Romera Castillo, Jos. Present acin Escritura autobiogrfica. Actas del II Seminario Internacional del Instituto de Semitica Literaria y Teatral. Ed. Jos Romera Castillo (et. al) Madrid: Visor, 1993. 9 11. Print. Roof, Judith. Come As You Are: Sexuality and Narrative. New York: Columbia Univ ersity Press 1996. Print. Rorty Subjectivity: Ethnographic Investigations. Eds Biehl, Joo Byron Godd and Arthur Kleinman. Berkeley: University of California P ress, 2007. 34 51. Print. Rousseau, Jean Jacques. Confesiones. Santa Fe: El Cid Editor, 2000. Print. Sabato, Ernesto. La resistencia. Buenos Aires: Seix Barral, 2000. Print. Sahagn, Bernardino. Historia general de las cosas de la Nueva Espaa. Espaa: Red Ediciones, 2010. Web. 10 de e nero 2010. Entiendes? Queer Readings, Hispanic Writings. Eds. Bergman Emile L. and Paul Julian Smith. Durham: Duke University Press, 1995. 49 91. Print. Snchez Soto, Carlos y Cottet Villalobos, Cristi n. Carlos Snchez: La razn de estar gay. Santiago de Chile: Mosquito Comunicaciones, 2005. Print. Sarmiento, Domingo Faustino. Recuerdos de provincia, precedido de Mi defensa Buenos Aires: Sur, 1962. Print. Saxey, Esther. Homoplot: The Coming Out Story and Gay, Lesbian and Bisexual Identity. New York: Peter Lang Publishing, 2008. Print. Scott, James. Los dominados y el arte de la resistencia [1990] Discursos ocultos. Mxico D.F.: Ediciones Era, 2004. Print. Escritos sobre escritos, ciudades bajo ciudades:1950 1997. Buenos Aires: Sudamericana, 1997. 275 370. Print. Sedgwick, Eve Kosofsky. Tendencies. Durham: Duke University Press, 1993. Print. La voz del interior Crdoba, Argentina. 19 de noviembre 2004 Web. 28 de d iciembre 2010.

PAGE 261

261 Life/Lines: Theorizing Ed. Bell a Brodzki and Celeste Schenck. Ithaca: Cornell University Press, 1988. Sheridan, Guillermo. Los contemporneos ayer. Mxico D.F.: Fondo de Cultura Econmica, 1985. Print. S c hos: History and Homosexuality in Chasqui (2005): 132 146. Print. Sierra Madero, Abel. La nacin sexuada: relaciones de gnero y sexo en Cuba. La Habana: Instituto Cu bano del Libro; Editorial de Ciencias Sociales, 2001. Print. Modern Criticism and Theory: A Reader Ed. David Lodge. London: Longmans,1988. 16 30. Print. Smith Paul Julian and Emile L Bergman. Entie ndes? Queer Readings, Hispanic Writings. Eds. Smith Paul J ulian and Emilie L Bergman. Durham: Duke University Press, 1995. 1 14. Print. Smith, Sidonie. A Poetics of Womens Autobiography: Marginality and the Fictions of Self Repre sentation. Indiana: Indiana University Press, 1987. Print. Smith, Sidonie and Julia Watson e ds. Interfaces: Women, Autobiography, Image, Performance. Ann Arbor: University of Michigan Press, 2005. Print. --. Reading Autobiography: A Guide for Interpret ing Life Narratives Minneapolis: University of Minessota Press, 2001. Print. --, eds Women, Autobiography, Theory: A Reader. Madison: University of Wisconsin Press, 1998. Print. --. Getting a Life: Everyday Uses of Autobiography. Minneapolis: Univer sity of Minnesota, 1996. Print. --, eds. Minneapolis: University of Minnesota Press, 1992. Print. Soberanes Fernndez, Jos Luis. Revista de la Inquisicin. 7.(1998): 283 295. Web. 02 Diciembre 2010. Sommer, Doris. Foundational Fictions. The National Romances of Latin America. Berkeley: University of California Press, 1991. Print.

PAGE 262

262 Camp: Queer Aesthetics and the Performing Subject. A Reader. Ed. Fabio Cleto. Ann Arb or: The University of Michigan Press, 1999. 53 65. Print. Spear C a/b: Auto/Biography Studies. 15.2 (2000): 167 1 70. Print. Spivak, Gayatri. In Other Worlds. Essays in Cultural P olitics. New York: Methuen, 1987. Print. Autobiography: Essays Theoretical and Critical Ed. James Olney. Princeton: Princeton University Press, 1980. Print. --. Suplementos Anthropos 29 (1991): 118 128. Print. The Female Autograph. Theory and Practice from the Tenth to the Twentienth Century. Ed. Domna Stanton. New York: New York Literary Forum, 1984. 3 20. Print. --Encyclopedia of Feminist Theories. Ed. Lorraine Code. London: Routledge, 2000. Print. Storni, Alfonsin a. La inquietud del rosal. Buenos Aires: Sociedad Editora Latinoa mericana, 1964. Print. Thomson, Philip. The Grotesque London: Methuen, 1972. Print. Trevisan, Joo Silverio. Devassos no paraso. So Paulo: Editora M. Limonad, 1986. Print. Trinh, T. Mi nh Woman, Native, Other: Writing Postcoloniality and Feminism Bloomington and Indianapolis: Indianapolis University Press, 1989. Print. Scandal. Infamous Gay Controversies of the Twentieth Century. New York: Harrington Park Press, 2003. 127 153. Print. Von Goethe, Johann Wolfgang. Poesa y verdad. Ed. Rosa Sala. Barcelona: Alba, 1999. Print. Close to the Knives a/b: Auto/Biography Studies. 15.2 (2000): 171 192. Print. Tropics of Disc ourse. Essays in Cultural Criticism. Baltimore: The Johns Hopkins University Press, 1978. 81 100. Print.

PAGE 263

263 Williams, Raymond. Marxismo y literatura. Barcelona: Editorial Pennsula, 1980. Print. Williams, Robin. Making Identity Matter: Identity, Society and Interaction. York: Sociology Press, 2000. Print. Feminist Issues 1. 1. (1981): 103 111. Print.

PAGE 264

264 BIOGRAPHICAL SKETCH Paola Arboleda Communication from the Universidad Pontificia Bolivariana in Medelln, Colombia. Her undergraduate thesis La Presencia de la Mujer en el Cine Colombiano (The Presence of Women in Colombian Cinema) was the winner of the best national essay about Colombian cinema and The same year she was awarded an Alumni Fellowship by the Department of Spanish and Portuguese Studies at the University of Florida in order to conduct her doctoral studies. She had the opportunity to teach Spanish at UF for two years and obtained an internship tha t allowed her to work and study at the University of Salamanca in the summer of 2010. In 2011, she was awarded the Ruth McQuown Scholarship from the College of Liberal Arts and Sciences of the same university. She obtained her Ph.D. in Spanish and Latin Am erican Literature in 2013.