<%BANNER%>

Narrativas De Vidas Colombianas

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0042767/00001

Material Information

Title: Narrativas De Vidas Colombianas Transgresion Al Patriarcado, Construccion De Identidades O Compromiso Social Con La Nacion?
Physical Description: 1 online resource (189 p.)
Language: english
Creator: GUERRERO,CARMEN
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2011

Subjects

Subjects / Keywords: AGENCIA -- AUTOBIOGRAFIA -- BILDUNGSROMAN -- COLOMBIA -- COMPROMISO -- DENUNCIA -- ESCRITURA -- FEMINISMO -- FICCION -- GUERRILLA -- HIBRIDEZ -- IDENTIDAD -- JAULAS -- KUNSTLERROMAN -- LITERATURA -- MUJER -- NARRATIVA -- NOVELA -- NOVIA -- OSCURA -- PROGRESION -- PROSTITUCION -- RAZONES -- REPTIL -- SUBVERSION -- TESTIMONIAL -- TESTIMONIO -- TIEMPO -- TRANSFORMACION -- TRANSGRESION -- TRANSTROCAR -- VIDA -- VIOLENCIA
Spanish and Portuguese Studies -- Dissertations, Academic -- UF
Genre: Romance Languages thesis, Ph.D.
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
government publication (state, provincial, terriorial, dependent)   ( marcgt )
born-digital   ( sobekcm )
Electronic Thesis or Dissertation

Notes

Abstract: This research traces a progression on various aspects of Colombian women life writings: their consciousness of the function of writing, their selection of a specific genre or a hybrid of them, their agency and their construction of identities. I discuss how these aspects are connected because the works I study -Jaulas (1984), by Mar?a Elvira Bonilla Otoya, Reptil en el tiempo (ensayo de una novela del alma), (1986), Maria Elena Uribe de Estrada, La novia oscura (2000), by Laura Restrepo, and Razones de vida (2000), by Vera Grabe- accomplish different goals: they challenge patriarchy; build their own identities; and finally, they engage and show a commitment to fight social injustice.
General Note: In the series University of Florida Digital Collections.
General Note: Includes vita.
Bibliography: Includes bibliographical references.
Source of Description: Description based on online resource; title from PDF title page.
Source of Description: This bibliographic record is available under the Creative Commons CC0 public domain dedication. The University of Florida Libraries, as creator of this bibliographic record, has waived all rights to it worldwide under copyright law, including all related and neighboring rights, to the extent allowed by law.
Statement of Responsibility: by CARMEN GUERRERO.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2011.
Local: Adviser: Jimenez, Reynaldo L.

Record Information

Source Institution: UFRGP
Rights Management: Applicable rights reserved.
Classification: lcc - LD1780 2011
System ID: UFE0042767:00001

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0042767/00001

Material Information

Title: Narrativas De Vidas Colombianas Transgresion Al Patriarcado, Construccion De Identidades O Compromiso Social Con La Nacion?
Physical Description: 1 online resource (189 p.)
Language: english
Creator: GUERRERO,CARMEN
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2011

Subjects

Subjects / Keywords: AGENCIA -- AUTOBIOGRAFIA -- BILDUNGSROMAN -- COLOMBIA -- COMPROMISO -- DENUNCIA -- ESCRITURA -- FEMINISMO -- FICCION -- GUERRILLA -- HIBRIDEZ -- IDENTIDAD -- JAULAS -- KUNSTLERROMAN -- LITERATURA -- MUJER -- NARRATIVA -- NOVELA -- NOVIA -- OSCURA -- PROGRESION -- PROSTITUCION -- RAZONES -- REPTIL -- SUBVERSION -- TESTIMONIAL -- TESTIMONIO -- TIEMPO -- TRANSFORMACION -- TRANSGRESION -- TRANSTROCAR -- VIDA -- VIOLENCIA
Spanish and Portuguese Studies -- Dissertations, Academic -- UF
Genre: Romance Languages thesis, Ph.D.
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
government publication (state, provincial, terriorial, dependent)   ( marcgt )
born-digital   ( sobekcm )
Electronic Thesis or Dissertation

Notes

Abstract: This research traces a progression on various aspects of Colombian women life writings: their consciousness of the function of writing, their selection of a specific genre or a hybrid of them, their agency and their construction of identities. I discuss how these aspects are connected because the works I study -Jaulas (1984), by Mar?a Elvira Bonilla Otoya, Reptil en el tiempo (ensayo de una novela del alma), (1986), Maria Elena Uribe de Estrada, La novia oscura (2000), by Laura Restrepo, and Razones de vida (2000), by Vera Grabe- accomplish different goals: they challenge patriarchy; build their own identities; and finally, they engage and show a commitment to fight social injustice.
General Note: In the series University of Florida Digital Collections.
General Note: Includes vita.
Bibliography: Includes bibliographical references.
Source of Description: Description based on online resource; title from PDF title page.
Source of Description: This bibliographic record is available under the Creative Commons CC0 public domain dedication. The University of Florida Libraries, as creator of this bibliographic record, has waived all rights to it worldwide under copyright law, including all related and neighboring rights, to the extent allowed by law.
Statement of Responsibility: by CARMEN GUERRERO.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2011.
Local: Adviser: Jimenez, Reynaldo L.

Record Information

Source Institution: UFRGP
Rights Management: Applicable rights reserved.
Classification: lcc - LD1780 2011
System ID: UFE0042767:00001


This item has the following downloads:


Full Text

PAGE 1

1 N ARRATIVAS DE VIDA S COLOMBIANAS : TRANSGRESI"N AL PATRIARCADO CONSTRUCCI"N DE IDENTIDADES O COMPROMISO SOCIAL CON LA NACI"N ? By CARMEN JOSEFINA GUERRERO PALACIOS A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL OF THE UNI VERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY UNIVERSITY OF FLORIDA 2011

PAGE 2

2 2011 Carmen Josefina Guerrero P alacios

PAGE 3

3 To my beloved ones

PAGE 4

4 ACKNOWLEDGMENTS Thanks to my Colombian and America n family, and to all the good friends who contributed to th e completion of this research. I am very thank ful to all my professors at the University of Florida and to my colleagues at Lee University. You have been my strength in all those years of stress, struggle, effort and satisfaction. One of the members of my committee was Dr. Alvaro Flix Bolaos He died on May 14 th 2007. became my spiritual force in completing this project. I have had forces from all dimensions encouraging me to continu e, I am very thankful to all of them. One of these forces came from two special human beings and members of my committee : Dr. Reynaldo Jimenez and to Dr. Geraldine Nichols, their support, participation, assistance, and dedication to this investigation has been very meaningful, and immeasurable. I thank God for sending so many blessings and angels to help, encourage, and guide me during these years of research.

PAGE 5

5 TABLE OF CONTENTS page ACKNOWLEDGMENTS ................................ ................................ ................................ .. 4 ABSTRACT ................................ ................................ ................................ ..................... 6 CHAPTER 1 INTRODUCTION ................................ ................................ ................................ ...... 7 Presupuestos tericos ................................ ................................ ............................ 11 Narrati vas de vida: El Bildunsgsroman ................................ ............................. 11 Narrativas de vida: El Knstler roman ................................ ............................... 18 Narrativas de vida: El testimonio ................................ ................................ ...... 22 Teora feminista: Nomadismo ................................ ................................ ........... 30 Foucault y la violencia d e gnero ................................ ................................ ..... 34 Obras literarias en cuestin ................................ ................................ .................... 40 2 ESTRUCTURAS NARRATIVAS HBRIDAS Y SU FUNCI"N EN LA LITERATURA FEMENINA: CRTICA LITERARIA COLOMBIANA ......................... 43 3 ESCRITURA Y SUBVERSI"N DEL PATRIARCADO EN LA ESFERA DOMSTICA DE JAULAS Y REPTIL EN EL TIEMPO (ENSAYO DE UNA NOVELA DEL ALMA) ................................ ................................ ............................. 64 4 HIBRIDEZ GENRICA, PERSUASI"N E IDENTIDAD EN LA NOVIA OSCURA ... 99 5 LA MUJER COMO INSTR UMENTO PROMOTOR DE JUSTICIA SOCIAL EN RAZONES DE VIDA ................................ ................................ ............................. 142 6 CONCLUSIONS ................................ ................................ ................................ ... 173 LIST OF REFERENCES ................................ ................................ ............................. 182 BIOGRAPHICAL SKETCH ................................ ................................ .......................... 189

PAGE 6

6 Abstract of Dissertation Presented to the Graduate School of the University of Florida in Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of Doc tor of Philosophy N ARRATIVAS DE VIDA S COLOMBIANAS : TRANSGRESI"N AL PATRIARCADO CONSTRUCCI"N DE IDENTIDADES O COMPROMISO SOCIAL CON LA NACI"N ? By Carmen Josefina Guerrero Palacios May 2011 Chair: Reynaldo Jimenez Major: Romance Languages Spanish This research traces a progression on various aspects of Colombian women life writings: their consciousness of the function of writing, their selection of a specific genre or a hybrid of them, their agency and their construction of identities. I discuss how th ese aspects are connected because the works I study Jaulas (1984), by Mara Elvira Bonilla Otoya, Reptil en el tiempo (ensayo de una novela del alma), (1986), Maria Elena Uribe de Estrada, La novia oscura (2000), by Laura Restrepo, and Razones de vida (20 00), by Vera Grabe accomplish different goals: they challenge patriarchy; build their own identities; and finally, they engage and show a commitment to fight social injustice.

PAGE 7

7 CHAPTER 1 INTRODUCTION En medio de la violencia colombiana que afecta a t odos sin distincin alguna se encuentra la mujer que adems sufre violencia de gnero. La escritora colombiana envuelta tambin en las dificultades de publicacin y reconocimiento de su labor, escribe para dar respuesta tanto a la violencia del conflicto p oltico como a la violencia de gnero y para construir identidades. En la presente investigacin me interesa ver cmo las autoras colombianas han utilizado la escritura para encontr ar un espacio en la literatura; al hacerlo han ido desarrollando su propia subjetividad, lo cual las ha liberado de un espacio cerrado en el que se han ido moviendo culturalme nte. Considero que el estudio de estas novelas, apoy a ndo en los presupuestos teri cos del Michel Foucault y de Ro si Braidotti es conveniente pue sto que ell as son representativas de ese cambio y de la formacin de una nueva identidad de la mujer comprometida con el pas. A partir de los aos setenta se observa una tendencia entre las escritoras colomb ianas a usar narrativas de vida; lo cual les permite acced er a espacios antes negados y adems romper con algunas de las ataduras impuestas a la mujer. Es un ejercicio que las acerca a la consecucin del objetivo fundamental: construir ellas mismas su identidad. Esta predileccin se pu ede trazar en el corpus que se analizar aqu: las novelas Jaulas (1984) de Mara Elvira Bonilla Otoya, Reptil en el tiempo (ensayo de una novela del alma) (1986) de Mara Elena Uribe de Estrada, La novia oscura (2000) de Laura Restrepo y Razones de vida (2000) de Vera Grabe. En esta s obras se representa la escritura como una obsesin, una necesidad. Es un elemento liberador a la vez que un mecanismo para re presentar las subjetividades de las protagonistas.

PAGE 8

8 Jaulas (1984) es un Bildungsroman en el que Kristal, harta de las imposicion es sociales y las decepciones familiares, decide lanzarse desde un edificio y como resultado queda postrada en una cama por aos. Esta circunstancia limita el activismo de la adinerada familia, quienes no se sienten orgullosos de las acciones de su hija y optan por encerrarse en las cuatro paredes de su casa. La protagonista cierra su relato renunciando a la escritura puesto que eso constituye la evidencia de su recuperacin. Sacrifica sus deseos de escribir y a la vez condena a su familia al ostracismo. La segunda obra es Reptil en el tiempo (1986) que representa una progresin en cuanto a la agencia de la mujer y a la escritura con implicaciones en la construccin de la subjetividad de Martina Mara, la protagonista. en este Kunstleroman chocan entre s por su aspiracin a imponer sus subjetividades: esposa y ama de casa versus escritora. La reclusin de Martina Mara en un lugar am biguo, un convento o crcel, limita la creacin de una identidad paralela a la de esp osa, pero es en ese encierro donde la voz de la escritora cobra fuerza. En este texto, la escritura que en Jaulas era smbolo de limitacin se transforma en arma para la lucha y hasta en elemento liberador. La progresin en cuanto a la escritura y a la ag encia de las protagonistas contina en La novia oscura (2000) otro Bildungsroman que relata el proceso de formacin de Sayonara, desde su entrada como nia al burdel Dancing Miramar hasta el momento en que se convierte en la mejor prostituta de la pobla cin. La novela describe la vida de los habitantes de la zona y la de los obreros de la Tropical Oil Company; es t narrada por una periodista quien realiza una investigacin sobre los atropellos de la compaa

PAGE 9

9 americana. Por accidente se topa con la foto d e Sayonara, la cual despierta su curiosidad y la lleva a emprender una nueva investigacin. Este elemento externo la periodista indaga por asuntos reservados al pasado de la ciudad de La Tora 1 e interacta con las que all ejercen de maestras ancianas retiradas del oficio en torno al asunto de inters comn, la vida de la prostituta ms bella con quien han convivido. Tanto el testigo externo como las informantes hacen que este relato ostente caractersticas de novela testimonial. La combinacin de Bi l dungs y novela testimonial produce un h brid o que da voz al marginado. En La novia oscura esta mezcla genrica permite contar la historia de la formacin de una trabajadora sexual. La combinacin de los dos gneros cuyo eje central es Sayonara propicia l a denuncia de los atropellos, las crisis y las injusticias acaecidas a una menospreciada minora. Razones de vida (2000) de Vera Grabe, utiliza la autobiografa para relatar sus acciones como ex guerrillera y sus esfuerzos desde la esfera pblica colombi ana. Esta novela retrata las luchas vividas por la mujer en contextos de violencia al igual que los mecanismos usados por ella para construir una identidad en la cual no haya un divorcio entre sus races alemanas y su amor por Colombia; entre la maternidad y su deseo de luchar por los pobres desde la guerrilla con su activismo poltico; y entre el amor y la guerra. Su reflexin trata de reconciliar polos diametrales que se le imponen a la mujer y a una sociedad colombiana asfixiada por la violencia e incap az de encontrar le so luciones En su ejercicio autobiogrfico Vera Grabe refleja cmo una mujer 1 Barrancabermeja es el nombre actual de la poblacin indgena de la Tora. (Davis 185).

PAGE 10

10 emprende una consciente bsqueda por medio de la cual persigue entender su propsito en la esfera pblica de la sociedad colombiana. Este propsito no es otro q ue el de transformarse en un instrumento que impulse la lucha para alcanzar y promover la justicia social. Su autobiografa es un legado entregado a las mujeres colombianas en el cual se examinan dos aspectos esenciales relacionados con la mujer y con la n acin. Por un lado, la realidad de la mujer en medio de la opresin; por el otro, la realidad de un pas agobiado por injusticias sociales, guerras y una constante violencia protagonizada por los lderes polticos que detentan el poder, por grupos alzados en armas y por actores ilegales del narcotrfico y de la delincuencia. La relevancia y particularidad del trabajo de Grabe derivan de su capacidad para conjugar y analizar paralelamente la realidad de la mujer con el proceso que ha vivido Colombia en toda esa violencia. Para ella, el progreso de la la mujer en la sociedad est directamente relacionado con el avance o el retroceso de la Colombia de la que habla la autobigrafa. De hecho, su militancia en el grupo guerrillero M 19 y su trabajo como senadora de la R epblica le permiten experimentar las limitaciones que viven la mujer y el pas. E stas experiencias las lleva a cabo primero desde la clandestinidad, y posteriormente desde la legalidad de una curul en el gobierno. Las cuatro narradoras de estas no velas reflejan una progresin hacia el entendimiento del papel de la mujer en la sociedad colombiana y del compromiso que cada colombiana pudiera adquirir con un pas que necesita agentes de cambio social Kristal representa el punto germinal por su pasivi dad y sacrificio. Hay un avance con

PAGE 11

11 imaginacin. Con la narradora de la historia de Sayonara vemos que la mujer se inserta en mundos ajenos para alimentar su historia, para lucha r contra atropellos e injusticias y para denunciar tales acciones. La progresin contina con Vera Grabe, una mujer cuya vida es lo suficientemente relevante para enriquecer el rela to. En esta instancia la mujer desde la esfera pblica es un agente con el propsito de involucrarse en el pas cuya realidad analiza y con la que se compromete. La hibridez de los gneros empleados por la autoras fortalece las histori as y ejemplifica la diversidad de recursos empleados y el avance de la escritura femenina colom biana. Una literatura que vive, experimenta, combina con el objeto de retratar procesos directamente conectados con el pas y con la mujer, sea sta escritora, ama de casa, comunicadora, prostituta, guerrillera o lder poltica. Presupuestos tericos En es ta tesis doctoral usar varias herramientas crticas y tericas para dilucidar, analizar e interpretar las obras literarias, que se enmarcan en el subgnero literario de las narrativas de vida escritas por mujeres, tales como la Bildungsroman, el Knstlerr oman la autobiografa y la novela testimonial. Utilizar el concepto del nomadismo definido por Rosi Braidotti, que ayudar a abordar la subversin ejecutada po r las autoras en sus novelas. Por su parte, Michel Foucault y las ideas de varias crticas femi nistas ayudarn en el analisis de la violencia de gnero en las obras. Narrativas de vida: El Bildunsgsroman Aunque todas las obras que analizar intentan darle visibilidad al sujeto femenino, las narrativas de vida lo hacen a travs de su tcnica literari a. En el caso del Bildungsroman la crtica feminista Annie Eysturoy problematiza el subgnero como evolutionary spiral, moving from victimization to consciousness and emerges in the end

PAGE 12

12 with a heightened awareness of herself and her situation as a woma Eysturoy el Bildungsroman femenino est constituido por diferentes propsitos : coming to terms with not only cultural constraints, but also a heritage of patriarchal (23) [d] aring to voice wh at (85) todas caractersticas que el Bildungsroman femenino tiene en cuenta para establecer un modelo narrativo de aprendizaje. Bildungs who thr ough the act of narrating, actively participates in the process of her own self (86). Finalmente, trascend and transform experience, [and to a ccomplish that] she has to question, to challenge, to conceive alternatives. [This] is essential to an aut onomous female self definition" (88). La crtica afirma que el B ildungroman representation [that] plac[es] the self at the c enter of [its] literary discourse and trac[es] the development of complex and multidimensional character [which allows the] writer to explore who she is Es t a autoformacin involucra adems al lector puesto que la nove la se vuelve una especie educadora. Aunque Eysturoy analiza estas narrativas de vida en el contexto chicano en los Estados Unidos, su propuesta es parecida a la ma puesto que el sujeto femenino colombiano vive en su propio pas una exclusin y displicenci a parecidas Al respecto, Eysturoy observa que el subgnero

PAGE 13

13 Susan Rosowki opta por unirse a otras crt ovela del desper que learn the nature of the world, discover its meaning and pattern, and acquire a En las cinco novelas analiza En su crecimiento este personaje avanza hacia el auto percata, des pierta a las limitaciones que le ofrece el mundo. Ella se da cuenta de que el arte de vivir, para ella, es ms difcil de lo que ha sido para el hombre; puede llegar a 51). El conflicto de la herona, segn Rosowski, es interno y se da e ntre el yo interno, imaginativo, ubicado en la esfera privada y un yo externo, convencional, social. of synthesis in marriage, followed by an awakening to the impossibi lity of such a union. La disparidad encontrada entre los deseos y la realidad de la protagonista aumentan la tensin en el relato. romantic fanta sies, finds no outlet in her role as a wife. esc ape from the objective world, for self determination is impossible without taking into account the realities of human existence [because of] the essential irreconcilability of

PAGE 14

14 ( 51 52) E n lugar de ello, la herona opta po r abstraerse de su realidad y entrar en el onrico mundo de sus fantasas. Para Rosowski, profesora de ingls de la universidad de Nebraska, la tensin en attempts to escape human realities are impossible La idea de que el lector perciba la imposibilidad de los intentos de escape de la protagonista conducen a que she bring about, a Las aseveraciones de Marianne Hirsch acerca del la novela del desarrollo femenino coinciden con las de Susan Rosowski al plantear el carcter interno del desarroll o en este tipo de novelas. Hirsch explora la interioridad de la mujer y afirma landscapes of the innermost self. As such, they make possible a form o f development, albeit one dimen Segn Hirsch, el desarrollo de la herona no puede ser descrito de acuerdo con los parmetros del Bildungsroman tradicional. bu t consists of three violent transformations, three birth process from which, each time, Para Hirsch, la mujer se excluye de la participacin activa y ejecuta movimientos introspectivos, con el objeto de explorar y desarro llarse espiritual, moral y emocionalmente, a expensas de otro aspecto de su existencia. De hecho, el intelecto es subyugado al cultivo de esa condicin espiritual (31). En otras palabras, la herona

PAGE 15

15 construye un mundo alterno en el que desarrolla a plenitu d sus capacidades y satisface sus expectativas de vida, y llega a consolidar una identidad. Esa construccin imaginaria Al igual que Rosowski y Hirsch, Elizabeth Abel tra baja con la novela del despertar; coincide en la importancia de la separacin de la realidad externa como detonante del crecimiento interno de la mujer. Abel describe una estructura en estas narrativas que simultneamente inscribe y oculta la subversin de los paradigmas sociales (161). A estos efectos se emplean recursos como una narrativa discontinua generadora de discrepancias o fisuras narrativas las cuales retan las convenciones de los argumentos lineales y sugieren un rgimen distorsionado de las expe riencias, particularmente las de la mujer (170). Adems, estas narrativas emplean silencios para indicar la ausencia o la muerte del personaje y asimismo hacen uso de yuxtaposiciones que representan giros repentinos en la secuencia ficcional. Otro elemento utilizado es la memoria con la cual reconstruyen el pasado en el que se observan y se cuestionan sus conductas pasivas. En relacin al Bildungsroman mi anlisis se hace las siguientes preguntas, Qu ofrece este subgnero para que las escritoras lo privi legien entre tantos otros posibles? 2 Respondo a lo largo de la investigacin que la novela de aprendizaje propone una alternativa a las mujeres colombianas en la cual pueden ofrece r una visin del mundo que critica la sociedad. Las novelas de este tipo es tudiadas en esta investigacin 2 hecho que todas ella s cuentan la historia de una vida y conforman el gnero de narrativa de vida. Para mayor informacin sobre los subgneros ver Smith y Watson ( 2010).

PAGE 16

16 permite n narrar el proceso de formacin de la mujer y por medio de esa descripcin se observa un ser que necesita plasmar en lo escrito su posicin y perspectiva de la realidad. Como ejemplo de ello, la protagonista Kristal d e Jaulas (1984) de Mara Elvira Bonilla Otoya opta por los espacios internos, se lanza de un rascacielos, queda parapljica y desde su cama se vale de su imaginacin para construir su identidad 3 en su ejercicio escriturario. La delimitacin cronolgica, e l corpus novelstico y los presupuestos tericos permitirn hacer dialogar las novelas analizadas. Estas novelas se estudiarn como ejemplos de una hibridez genrica, es decir, la superposicin ideolgica y literaria en la que varios gneros narrativos con vergen y exponen una situacin crucial para la literatura. La hibridez genrica se refleja en el manejo que las autoras dan al Bildungsroman al Kunstleroman a l a novela testimonial y a la autobiografa. El modelo del Bildungsroman, las conexiones que el feminismo entabla con los postulados de Foucault y los sujetos nmades proveern los ejes del anlisis. En las novelas Jaulas (1984) y Reptil en el tiempo (1986) se refleja la situacin vivida en el mbito domstico en Colombia durante todo el siglo XX. T al situacin se observa desde la perspectiva de la marginada, quien toma voz como agente de su situacin y adopta una posicin contestataria ante el ineficaz, intolerante y represivo poder hegemnico del padre. En cada novela, la herona encuentra la neces idad de ser escuchada y logra 3 Hay un fuerte contraste entre lo que sucede en Jaulas y las no velas que se lea en el pasado. Mara (1867), de Jorge Isaacs, cuya herona espera que Efran se graduara de medicina la curara y le arreglara el mundo, que le administrara la vida. En la actualidad, es posible encontrar obras en a que las autoras redefine n y cuestionan los paradigmas, pero al mismo tiempo establecen bases que fundamentarn el cambio de actitud femenino.

PAGE 17

17 establecer su identidad a la vez que pasa cuentas a los actores patriarcales de la historia evidenciando la opresin que se le han impuesto. El Bildungsroman es un instrumento ideolgico del cual se ayudan las autoras para se alar las alternativas identitarias en el contexto en que se desarrolla la narradora. Encontrar una identidad propia constituye para la mujer de estas dcadas y de este pas, un acto que irremediablemente entra en conflicto con los modelos ofrecidos por el patriarcado ya que al mismo tiempo que ellas forman sus identidades, valores sociales caducos y degradados salen a relucir En medio del subgnero se hacen patentes tanto la conciencia del narrador, como el compromiso adquirido por el lector a quien se le presentan una multiplicidad de identidades que sern negociadas en la ficcin mientras se construye un ser autnomo. Entonces, la construccin de una identidad que protagonizan las mujeres de las ficciones constituye una herramienta que ayuda a la transfo rmacin de la realidad de la mujer colombiana, sealando aspectos neurlgicos de la sociedad que parecen parmetros inamovibles y que subsisten si n siquiera ser vistos. Dicho proceso de construccin de una identidad es descrito por las investigadoras menc ionadas en los prrafos anteriores. Annie Eysturoy ve la formacin del sujeto femenino como un vehculo que facilita una centralizacin del discurso y permite a la mujer y a la escritora explorar quines son; esto se ve cabalmente en las reflexiones sobre la realidad en las obras de Bonilla y de Uribe de Estrada. En el de Bonilla est Kristal, la hija de una familia adinerada, que analiza su realidad tratando de encontrarse a s misma; y en el de Uribe de Estrada, estn los cuestionamientos y las luchas ent re la escritora y el ama de casa, Martina Mara. En ambas obras es representa do el duro

PAGE 18

18 proceso, las luchas internas y las vicisitudes por las que atraviesan las escritoras retratadas dentro de estas obras. Los mecanismos empleados para encontrar esa iden tidad varan: la memoria es uno de los que ms se observa, pero tambin se utilizan otras construcciones como la inversin de papeles y el cuestionamiento de ciertas convenciones. Tambin se legitiman los sentires del marginado al poner en boca de entes pa triarcales el anlisis de la realidad de aquellos sujetos; ofrecer a los lectores perspectivas que imprimen mayor autoridad o credibilidad abre nuevas opciones identitarias. El encuentro de mundos que chocan propicia el escrutinio de situaciones injustas y promueve el despertar de la conciencia de un lado y del otro. De esta manera las autoras generan espacios dialgicos enriquecedores del proceso de bsqueda de identidades. Todos estos procedimientos ejecutados por los personajes para construir su identida d evalan esfera interna y la sumisin de la mujer. Los elementos comunes entre las distintas obras me permitirn analizar cmo las escritoras representadas en las obras insinuaron compromiso de ellas para con la mujer y con el pas mientras sus identidad es son construidas en medio de la violencia. En mi anlisis de las obras de Bonilla y de Uribe de Estrada demostrar que las autoras implcitas se valen de espacios privados para reflexionar sobre la situacin de la mujer sometida a los decretos patriarcal es. Narrativas de vida: El Knstler roman Una de las novelas analizadas en esta investigacin, [ Reptil en el tiempo (1986)] relata el conflicto interno de un ama de casa quien aspira a que su faceta creadora emerja. El asunto central de esta novela es la p roblemtica del artista por alcanzar su formacin en medio de la dolorosa lucha contra una sociedad sorda, con lo cual rebasa

PAGE 19

19 la identificacin del Bildungsroman y se convierte en un Knstlerroman Es el reflejo del ingenio del ser humano cuyo deseo ms pr ofundo es poder escribir, meta plenamente conseguida y verificable en esta obra por cuanto se evidencia inclusive en la manipulacin de detalles tipogrficos usados para comprobar y palpar el producto del personaje escritor. Histricamente el Knstlerroma n excellent medium for authors who wanted to recreate their past in order to understand (Seret 144). En tales narrativas de vida se encauzaron angustias existenciales respecto del arte y de la creativid ad. Como explica Seret, esta forma literaria se transform en una fuerza motriz para artistas como Karl P Moritz, Wilhelm Heinse o Ludwid Tieck en tiempos en que se formalizaban sus objetivos literarios (144). Siglos despus el Knstlerroman reapareci en los Estados Unidos y en Europa durante los primeros treinta aos del siglo XX. Este subgnero coincide con las novelas de viaje en la medida en que cada una de las etapas internas o externas por las que transita el hroe recrea la metfora de un viaje en bsqueda del ideal creador. Si bien el Knstlerroman y el Bildungsroman comparten elementos, segn Seret la primera era una forma literaria cuya evolucin abri el paso a la segunda. El Bildungsroman rastrea la formacin de un individuo hasta llegar a la m adurez, mientras el Knstlerroman es una narrativa cuya focalizacin apunta a la formacin del artista, al mismo tiempo que revela la construccin de la subjetividad del personaje en torno a la consecucin de sus objetivos. El hroe del Knstlerroman tiene como objetivo fundamental la creatividad y la

PAGE 20

20 eliminate in a society hardened to indivisual (Seret 2). En pocas palabras, es un ilota o paria enfrentado a un mundo aptico, en constantes luchas por asirse de una identidad, de un terreno al que pueda llamar hogar ya que la familia, la religin, la patria no lo satisfacen y simultneamente se niega a acatar las convenciones propias de cada una. El nico terreno que lo atrae es el arte, y es desde su atalaya que se establece la crtica social planteada por el subgnero. Para construir o encontrar su identidad artstica debe emprender un viaje que lo obliga a atravesar facetas espirituales, sociales y psicolgicas al mismo tiempo que confronta hostigamientos a cada paso. Sea interno o externo, el viaje emprendido por el hroe se puede ver como una fase espiritual; en la cual el individuo enfren ta sucesos que generan en l la necesidad de descubrirse y de conocerse, de sobrevivir y sentirse creativo en el sentido ms amplio de esa palabra. El personaje se libera de las ataduras morales y religiosas, y se prepara para un estilo de vida mucho ms i human knowledge production because the aesthetic intelligence recreates the world (Varsamopoulou, xi). La faceta social impone al individuo un cmulo convencional de im posiciones a las que el personaje deber incorporarse para ser aceptado. Sin embargo, en el desarrollo del artista esas obligaciones slo generan repudio y angustia. communicate with humanity and his indifference to participate in society further isolate El conflicto ms relevante se produce en lo psicolgico. Las fuerzas contrarias, los choques y ambigedades entre la realidad y lo ideal, al igual que

PAGE 21

21 los problemas con los valores sociales abruman y atosigan e l espritu talentoso empujando su existencia hacia la bsqueda de su autodefinicin. El artista personaje se hace cada vez ms selectivo y desprecia el pblico incapaz de apreciar su arte. Sus travesas en la produccin del arte son enriquecidas por la exp eriencia vital del autor y su prctica artstica. La subjetividad que circunda la recreacin de un autor personaje nutrido por la vida del autor artista puede convertirse en una mera indulgencia y auto alabo. Tal proyeccin de su persona en el hroe de la historia debe ser enmascarada y mediatizada por el empleo de la irona, explica Roberta Seret (147), que tiene una doble funcin. En primer lugar, le permite al autor expresar su opinin sin comprometerse; en segundo lugar, ayuda al autor artista a mantene r distancia con el autor personaje. Los autores que han buscado recrear un proceso similar al que han vivido se embarcan en la compleja misin de ser subjective and objective, emotional y rational, unconscio usly inspired and consciously authoritative. His narration purports to be about an artist and yet is fiction; he must give 149). En esa tarea que emprende el autor del Knstlerroman ste se monito rea y se mantiene alejado de un trabajo sobre s mismo, en el que debe esconder su entidad por ser ficcin de la formacin artstica de un individuo ficticio. Sin embargo, est claro que la autorreflexin sobre la labor artstica y el anlisis de su realid ad social convierten las obras circunscritas a este subgnero en algo ms que ficcin, las hacen crticas tanto del producto como del contexto histrico en que son generadas.

PAGE 22

22 Las caractersticas de este subgnero en torno tanto al autor artista como al per sonaje aportan ideas esenciales al terreno analizado en este proyecto en torno al ejercicio artstico de la escritura representado en las obras. Ellas las caractersticas ayudan a revelar facetas en el proceso escritural femenino colombiano. Al mismo tie mpo ayudan a los lectores a comprender los proyectos de nuestras escritoras al adoptar en su produccin literaria las complejidades de una narrativa de vida. Con tales textos, las autoras pueden expresar sus opiniones sin entablar un compromiso frontal, y lograr llegar a la participacin de la mujer que trata de encontrar una voz en un contexto de opresin absoluta. El aporte que el Knstlerroman ofrece a esta investigacin est relacionado con la novela de Mara Elena Uribe de Estrada en la medida en que r efleja el conflicto de las escritoras colombianas. Es decir, la formacin de Martina Mara como artista es, entre otras cosas, un retrato de la experiencia tortuosa que implica tener aspiraciones de ejercer este arte. De ah que este subgnero sirva como u n instrumento que informa, educa y denuncia, desde la ficcin. Una ficcin en la cual se exponen las condenas enfrentadas por una mujer que pretende abandonar los quehaceres para inclinarse hacia la labor creativa. Este planteo recuerda las palabras del fe minismo de los aos setenta: "lo personal es poltico". Narrativas de vida : El t estim on io Las narrativas de vida exploran desde perspectivas heterogneas, la formacin personal, el crecimiento y la trascendencia del ser humano. Igualmente el despertar al a utoconocimiento y la experiencia personal son asuntos que les competen. Las escritoras colombianas, como hemos visto, usan diversos subgneros de este tipo de narrativa, quizs porque con ellos es posible canalizar sus propsitos divulgadores de

PAGE 23

23 la problem tica sufrida por la mujer en su pas. Las mujere s sufren mltiples vejaciones algunas de las cuales se representan ms eficazmente en unas narrativas que en otras. Un ejemplo es el diario vivir de una prostituta les ocur re pensar en el ser humano detrs del mundo de la prostitucin, ni en sus razones para escoger esa vida, que pueden ser mltiples y ms complejas de lo que la sentenciosa conciencia pueda imaginar. La decencia y el decoro imposibilitan una aproximacin a e stas figuras; ni siquiera permiten ser menos displicentes con ellos. Por otro lado, la resignacin al desprecio del otro y l reconocimiento de la incapacidad de sus jueces a entender su problemtica llevan a las prostitutas a abandonar cualquier aspiraci n a denunciar las injusticas, o a mostrar que en muchos casos son otras vctimas. Esta profunda brecha entre grupos sociales distancia a unos ciudadanos de otros. Una de las narrativas de vida que ayuda a entender los problemas de los personajes marginados es aquella en las que los sujetos ofrecen sus testimonios. La novela testimonial perfila lo que se observa en La novia oscura (2000), de Laura Restrepo, novela que se analizar en el cuarto captulo. Aunque la prostitucin es una temtica controvertida, en esta obra se represe ntan las predisposiciones y obstculos que mantienen separados a miembros de los grupos sociales, muchos de los cuales son los lectores. Que se narre con mecanismos similares a los del testimonio ayuda a sensibilizar al lector al mundo de la prostitucin y a que la construccin ficticia de una periodista que investiga la prostitucin mediatiza o filtra su exposicin al mismo. El de la Catunga zona de tolerancia en Barrancab ermeja, Colombia.

PAGE 24

24 Generar un encuentro entre mundos irreconciliables y recrearlo en la novela usan do el testimonio constituye una maniobra en la seleccin genrica que conviene a l relato, pero es a no es la razn exclusiva del beneficio de esa narrativa de vida con el Bildungsroman en La novia oscura (2000). El carcter privilegiado y de autoridad que le ofrece el testimonio al marginado resulta fructfero a los intereses de las escritoras colombianas y en este captulo veremos cmo Laura Restrepo abre un e spacio desde la ficcin para dar a conocer una realidad ignorada. Ello concuerda con George Ydice respecto del testimonio: todos [los testimonios] surgen en medio de un estado de emergencia (desastres de la naturaleza o del conflicto humano, conflictos po lticos, opresin, modos de vida, etc.) que no han podido ser resueltos por los poderes vigentes, por su incapacidad o por su falta de voluntad [y] se practica como medio para hacer demandas y abrir espacios pblicos que de otro modo seran inaccesibles. ( 236). El testimonio, que segn Margaret Randall est relacionado con el periodismo, testimonio por su part e, recrea el ejercicio expuesto por Randall desde la ficcin. Sus objetivos no se limitan a a su audiencia en una relacin de compromiso y solidaridad con sus hablantes [modelando] una posibilidad poltica de alianza democratizadora que no subordina la George Ydice explica que el testimonio: que procura d testimonios de Miguel Yo supremo de Augusto Roa Bastos. El trmino tambin se ha usado para referirse a las crnicas de la conquista y la colonizacin, los relatos vinculados a las luc (221)

PAGE 25

25 reprimidas por la historia dominante, abandonar el yo burgus para que los testimonialistas hablen, por cuenta propia, recrear el habla oral de los narradores Esta lista de propsitos da forma a la perspectiva del testimonialista y a la del i nformante. Se puede inferir que hay un compromiso de parte del editor o testimonialista que deber liberarse de sus prejuicios evitando filtrar, hasta donde sea posible, la visin expuesta por quien cuenta su historia. Por otro lado, el individuo que nutre la historia con sus vivencias y la de su comunidad est consciente de tener la oportunidad de despertar la conciencia de un pblico y quizs as mejorar unas condiciones que afectan a todo un pueblo. Estos objetivos sealan un proyecto mancomunado de suje tos que buscan realizar un proyecto de concientizacin y de cambio de mentalidades. Son diversos los factores que George Ydice seala como fundamentales en el desarrollo del testimonio; tres de ellos son pertinentes al asunto tratado en este proyecto. En primer lugar, la conciencia del subalterno que como sujeto enunciante dialoga con el intelectual. La representacin objetiva cede el paso a la exposicin de las desigualdades que expone el subalterno (223). En segundo lugar, el carcter concientizador prop uesto por el testimonio cuyas aspiraciones traspasan los linderos de (Ydice 226).

PAGE 26

26 Finalmente, conectado con ese carcter concientizador, surge la capacidad del testimon io de generar la apertura de espacios pblicos de accin democrtica en los cuales se puede lograr resolver o al menos analizar asuntos ignorados o desconocidos por otras comunidades solidarias (Ydice 236). Ydice pone como ejemplo de la apertura de espac ios pblicos el esfuerzo de las Madres de la Plaza de Mayo de sacar a la luz una actitud irresponsable y abusiva del gobierno. Lo hicieron por medio de sus testimonios y lograron sopesar y hasta contradecir las versiones de quienes ostentaban el poder. (23 7). En sntesis, el testimonio propone el ejercicio mancomunado entre un testimonialista y un investigador para apelar a una comunidad solidaria y abrir esp acios de dilogo para analizar e iniciar la transformacin de una realidad. Aunque los textos consi derados como testimonio forman parte de una discusin poltica e ideolgica dentro de la sociedad, y muchos de sus protagonistas han sido lderes polticos, creo que aunque no es posible considerar La novia oscura (2000) como un testimonio, si es viable en cuadrarla dentro de la narrativa testimonial de la ficcin ; la obra de Restrepo refleja rasgos de una novela testimonial Agrego ficcin porque ya he explicado anteriormente que la protagonista de dicha novela es una prostituta y sus maestras le cuenta n su vida a una periodista. La prostituta no es una lder poltica ni ha venido de una guerrilla conocida como es el caso de la m ayora de las novelas testimoniales analizadas por los crticos literarios pero la novela utiliza las mismas estrategias discursi vas y narrativas del gnero testimonial. Es oportuno considerar cada uno de los objetivos que se propone la novela testimonial por su directa relacin con el universo imaginario recreado en La novia oscura (2000) La necesidad de denunciar injusticias soci ales desde la perspectiva de

PAGE 27

27 la misma vctima se concreta en la obra. Sin embargo, creo que es el carcter concientizador expuesto por Ydice, el que ms relevancia tiene en cuanto a la novela de la colombiana. La necesidad de generar espacios pblicos de accin democrtica para analizar asuntos ignorados o desconocidos de otras comunidades es lo que procura ejecutar Laura Restrepo y para ello el instrumento ms conveniente que se tendr en consideracin es la novela testimonial Narrativas de vida: La auto biografa Mi investigacin se adentra no solamente en la manera que el sujeto femenino busca su identidad a travs del Bildungsroman Knstlerroman y el testimonio, sino tambin en el texto autorrefencial. Par a estudiar esta clase de narrativa, precisa def inir el concepto del gnero autobiogrfico. Mi argumento sobre el estudio de esta narrativa de vida intenta dilucidar las implicaciones histrico sociales implicadas en el proceso de construccin del sujeto femenino en la literatura colombiana. La autobiog rafa no siempre se ha aceptado como gnero literario; todava se discute si es un gnero literario vlido para ser aceptado por la academia. Pero, los crticos literarios ya tienden a justificarlo. Georges Gusdorf elabora un planteamiento bastante complej o en relacin a su estatus; para l la autobiografa no solamente debe ser considerada como una relacin entre texto e historia, sino tambin entre texto y sujeto (35). Es decir, el sujeto no solamente se relaciona con su escritura, sino que al mismo tiemp o reflexiona sobre su propia existencia de manera que el pasado es reconstruido y el producto de esa reconstruccin se plantea en el presente como alternativa identitaria transformadora y cambiante.

PAGE 28

28 Dado que el sujeto autobiogrfico busca una transformaci n de su vida, de sus pensamientos y de sus hbitos hasta el momento vivido, se convierte segn los crticos en un artista (Dilthey 29). Esto vincula el gnero autobiogrfico con el Knstlerroman A travs de la escritura de una autobiografa el sujeto fe menino se convierte en diseador de su propio futuro y moldea su yo, su espacio y su entorno. La persona que escribe una autobiografa se convierte en un artista de su propio mundo. La idea principal que aporta Dilthey es que cada personaje en la narrativa autobiogrfica piensa en s mismo como el centro del mundo que ha vivido, y a pesar de las tribulaciones y problemas que enfrenta, el sujeto autobiogrfico participa del mundo y hace que el mundo se d cuenta que l existe. Al narrar su vida a travs de l a escritura, el sujeto autobiogrfico describe la existencia de un mundo mejor a pesar de su desaparicin (Dil t hey 29). Una de las preocupaciones principales en la narrativa autobiogrfica es si el personaje/autor presentado es real o simplemente es una co nstruccin subjetiva de una realidad lejana en el pasado. Paul de Man plantea al respecto que el narrador de la autobiografa es el autor mismo y aunque utiliza la memoria para narrar los acontecimientos y su vida, muchas veces la imagen que presenta de s mismo no concuerda con la realidad (115). No quiere decir lo anterior que el narrador y el autor no sean la misma persona, sino que se necesita hacer uso de la memoria y en general la memoria falla a la realidad. De Man denomina realmente se quiere plantear (114). Sin embargo, lo que el narrador intenta como primera medida es transformarse a s mismo y a la realidad circundante. En sntesis, el sujeto autobiogrfico es una representacin de l mismo, una referencia d e la realidad,

PAGE 29

29 no totalmente objetiva. Gusdorf apoya el concepto de De Man explicando que la recapitulacin de lo vivido pretende valer por lo vivido en s, y, sin embargo, no revela ms que una figura imaginada, lejana ya y sin duda incompleta (13). Por otro lado, Sylvia Molloy piensa que la aut obiografa es un texto hbrido. Para ella la mayora de los crticos literarios toman la autobiografa como una imitacin de varios modelos de perfeccin, porque la trabajan desde lo espiritual. Para Molloy esta ma nera de concebir la autobiografa no es lo que realmente refleja el texto autobiogrfico. Desde su punto de vista, la autobiografa se usa para proyectarse en la escritura y no tanto para imitar otros modelos de santidad (18). Y no se preocupa por auto rep resentarse para asemejarse a otro. Para Molloy el objetivo de la autobiografa social presenta una serie de conflictos individuales y sociales que son representados por el narrador autor. Sus conflictos personales son paralelos a los sociales observados alrededor. La autobiografa tambin es utilizada por el autor narrador para justificars e ante el pblico que muchas veces lo condena, o para ensalzar su capacidad de poder/no poder en medio de los conflictos. El autor de la autobiografa intenta dar a conocer una verdad que no est totalmente revelada debido a la problemtica poltica e ideo lgica del narrador. Lo anterior describe casos especficos como los protagonistas de la violencia cuyas justificaciones para tales actos desconoce la comunidad, de ah que la autobiografa sirva un propsito que le permita explicar las razones que lo llev aron a tales acciones.

PAGE 30

30 Para mi investigacin estas aseveraciones se hacen fundamentales pues las protagonistas de las obras analizadas presentan constantemente la particularidad de relatarse no solamente en su escritura, sino que a travs de la escritura r eflexionan sobre sus propias vidas. Basado en la escritura, estas artistas construyen el pasado y se plantean un nuevo presente, cambiante y transformador. Por ello, y como dice Gusdorf, el presente no puede construirse si no se proyecta el pasado en el pr esente. Muchas veces el pasado se trae a colacin en las narrativas para replantear los errores del mismo, y corregir aunque sea a nivel escriturario ese pasado, circunstancia que coincide con los planteamientos de Silvia Molloy en la medida de las implica ciones histrico sociales que representan las autoras. Los personajes femeninos se reflejan en el texto escrito constantemente y observa n su proceso de transformacin mientras intentan la bsqueda de su propia identidad. Este proyecto investigativo analiz a los rasgos autobio grficos en la obra de Vera Grab e, Razones de vida En la co nstruccin de su identidad, Grab e no slo se escribe a s misma y estudia la sociedad colombiana en que escogi vivir, sino que a la vez logra compenetrarse con la realidad pol tica que protagoniz mientras militaba en la guerrilla. Desde su narracin, propone la visin de una Colombia sometida por la violencia y simultneamente construye la imagen de la mujer bajo la opresin del patriarcado en el pas. Esa visin de Colombia y de la mujer constituye n el aspecto ms relevante que el gnero autobiogrfico ha de aportar a esta investigacin. Teora feminista : Nomadismo Una de las etapas de este trabajo de investigacin est orientada al estudio de los sujetos nmades, segn los de fine Rosi Braido t ti en su texto Sujetos nmades (2000). La autora plantea el desarrollo de una visin del sujeto femenino desde la perspectiva

PAGE 31

31 del nmad e Para efectos de nuestro estudio la escritora en estas obras es un sujeto que posee un estilo de pens amiento muy figurativo, tiende a lo autobiogrfico, y busca impacta r al lector desde su conciencia ; lo cual coincide con el anlisis que hace Braidotti de los sujetos nmades, pues en ste ella configura al sujeto contemporneo aplicado a la filosofa, lit eratura, sociologa analiza, entre otros. Ella s eala la importan cia de establecer diferencias que reflejen desde el principio nuevas formas de pensamiento que lleven al sujeto a inventar nuevas formas de observa r el mundo. Esta crtica tiene un a visin fe minista del mundo, y su intencin es romper con la tradicin falocntrica de la sociedad. Braidotti plantea la necesidad de internarse en lo ms profundo del mundo patriarcal, lo cual intenta a travs de su teora de los sujetos nmades. Ella establece sus presupuestos en la ideologa del estado, de la familia, auspiciada tradicionalmente por el pensamiento y la autoridad masculinos. Segn ella, es importante internarse por medio de los recuerdos de las experiencias de esos sujetos nmades, en las bases pr incipales de la sociedad imperante para crear conflictos, crisis que cuestionen las imposiciones y mecanismos patriarcales ; pues desde all, es posible extraer nuevas alternativas y progreso. El punto de partida de la teora feminista es la redefinicin d e la subjetividad como una nueva forma de materializar el cuerpo enfatizando la diferencia sexual. El cuerpo, desde el punto de vista de la teora de los sujetos nmades, no debe ser entendido como una funcionalidad biolgica ni una categora sociolgica s ino ms bien como una superposicin entre lo fsico, lo simblico y lo sociolgico (4). El nmade para Braidotti se establece como una figura posmoderna, culturalmente ente ndida y diferente, explica que el sujeto nmade es un mito que permite pensar por medio de

PAGE 32

32 categoras establecidas del pensamiento y se acoge a otros niveles de experiencia. Es evita asimilarse a la sociedad imperante aunque hable el mismo idioma y muchas veces p arezca seguir la tradicin. Se resiste a ser categorizado bajo cdigos sociales y filosficos Kristal y Martina Mara emplean similares mecanismos de redefinicin de la subjetividad y se desenvuelven como sujetos nmades al transitar por diferentes moment os de su pasado cuestionando y subvirt iendo las realidades vividas En el caso de la primera se cuestiona el papel de la mujer frente a tradiciones como la primera comunin, la quinceaera y la presentacin en sociedad; la segunda cuestiona las imposicione s a la mujer por medio del dilogo con sujetos patriarcales. Ella siempre ofrece una alternativa de escape: la escritura. Braidotti afirma que el sujeto nmade muchas veces no necesita viajar de lugar en lugar para moverse : puede moverse internamente. Este es el tipo de movimiento generado por las heronas de Jaulas (1984) y Reptil en el tiempo (1986) que estn toda su existencia sin traslad arse entre lugares en sus historias Haciendo ese viaje interno ca da una subvierte su espiritualidad, su man era de v er el mundo y cuestiona las convenciones que rigen el mundo. Es decir, el sujeto se encuentra en un estado nmade, mas no es t en movimiento. (5). Vale la pena agregar aqu que el sujeto nmade se caracteriza por el cambio de situacin, de lugar espiritual ; es casi como un sujeto que desarrolla un rito de pasaje a travs del cual aflorar diferente y cambiado Puesto que el sujeto nmade se mueve de un pensamiento a otro muy cuidadosamente, tiene la caracterstica de interconectividad con las realidades rev isitadas. L os movimientos ejecutados marcan las transiciones entre experiencias y

PAGE 33

33 lneas de pensamiento. Como resultado, el sujeto nmade no imita ni reproduce tomando del medio en el que se ve circunscrito, sino que ms bien se aproxima con intensidad a o tros espacios epistemolgicos. Esta interconectividad y los movimientos de transicin realizados por el sujeto le permiten liberarse de toda actividad de pensamiento falocntrico. Su acto de pensamiento lo refleja normalmente a travs del acto de la escrit ura que hace parte de lo transicional: lo pensado se plasma en lo escrito. Por otra parte, la transicin del sujeto nmade lo ayuda a establecerse ig ualmente como polglota, pues su s palabras no permanece n fijas sino que cambian ; vienen y van. Por ello, e l nmade personificado como polglota transita libremente entre los lenguajes. Pasa desapercibido y por ello toma una conciencia estable y cons tituye niveles de pensamiento. La escritura para el polglota es muy importante porque es su proceso de reencontr arse consigo mismo y establecer una identidad fija. Por medio de la escritura el polglota no solamente busca adapta rse sino tambin conoc erse en diversas identidades. El pensamiento nmade es una posicin minoritaria pero aun as tiende a descentralizar la tradicin. El nmade empieza a cultivar el arte de la deslealtad segn la soci edad falocntrica para entrar en la civilizacin. Uno de los principales objetivos del nmade es reconciliarse con la historia y desde su agencia generar el cambi o que prov oca nuevas realidades Por lo que se ha descrito hasta el momento sobre la historia de Colombia y su relacin con la mujer, puede entenderse que la ruptura de silencios y la entrada en espacios pblicos sealan un auto conocimiento de parte de la escritora Tal auto

PAGE 34

34 conocimiento slo es posible con la evaluacin del pasado. Es por ello que la teora del n omadismo representa un instrumento valioso para entender a las escritoras colombianas. En Reptil en el tiempo (1986), Mara Elena Uribe de Estrada retrata las dificultades y conflicto s internos de la mujer artista; una manera de entender esos conflictos es mediante los instrumentos crticos ofrecidos por Braidotti, de manera que los presupuestos ideolgicos sean delineados claramente y que se representen des de la ficcin alternativas de progreso. Foucault y la violencia de gnero Irene Diamond y Lee Quinby analizan las convergencias del feminismo y los presupuestos de Michel Foucault y plantean que stas genera n un compromiso poltico y tico, que a pesar de provides a model for nonhierchachical reciprocal relations that run counter the hierchachical modes that have dominated E stos dos esquemas tericos coinciden segn las investigadoras, en cuatro aspectos: ambos tify the body as a site of power [and] Both bring to the fore the crucial role of discourse in its capacity to produce and sustain hegemonic which Western humanism has priviled the experience of Western masculine elites as it proclaims universals about truth, freedom Estas coincidencias son relevantes para las investigadoras ya que a pesar de los diferentes objetivos per seguidos por los anlisis de Foucault y el attemped to dismantle existing but heretofore unreco que implica que dichos esquemas encuentran en los aspectos coincidentes instrumentos para generar cambios que detecten y eliminen mecanismos de opresin.

PAGE 35

35 Las dos crticas reconocen que una de las ms notables contribuciones de Foucault a la crtica social contempornea es su explicacin de la rela cin entre el saber y el poder. P ara l generarla Se produce y se transmit e bajo el control de aparatos polticos y econmicos (la universidad, el ej rcito, la escritura, los medios de comunicacin), segn explican Diamond and Quinby en dilucidar las ideas de Foucault en su obra Power/knowledge (x). Estas explicaciones acerca del saber y el poder, al igual que la teora foucauldiana sobre el sujeto co inciden con los planteamientos feminis tas en la medida en que ayudan a ofrecer resistencia a cualquier poder totalitario opresivo. De igual manera, dichas explicaciones resultan relevantes a la presente investigacin porque me permiten detectar los mecanis mos opresores que persiguen la creacin de cuerpos dciles en las obras que analizo. Es por ello que en la tercera fase de mi investigacin considero los aportes terico metodolgicos de Foucault para aplicarlos y darles validez desde el punto de vista de la crtica feminista. La violencia de gnero contra la mujer reflejada en las novelas que estudio no es un acto de agresin fsica sino ms bien la negacin del yo y del intelecto de una persona; es un ejercicio en el que se pretende controlar el cuerpo, educarlo y hacerlo que internalice parmetros patriarcales lo cual constituye una agresin. Esta es siempre ejecutada por alguien hacia otra persona, sin importar la raza, el gnero y clase social. E n las novelas que analizar la mujer es casi siempre la que sufre la v iolencia la cual se convierte en una violen cia de gnero. E s una accin intencional, coactiva y coercitiva contra las personas que se encuentran en menor rango o posicin

PAGE 36

36 de poder. Son prcticas disciplinarias, segn Foucault, asociadas con i nstituciones de la sociedad moderna como la prisin, el hospital, la fbrica. Por otro lado, ha sido algo comn desde tiempos remotos que los hombres ejerzan violencia sobre las mujeres, dado que la sociedad ha sido determinada por el gnero masculino. En su libro Vigilar y castigar Foucault plantea los mecanismos disciplinari os de la sociedad actual. El sistema social ha generado estructuras de pod er cimentadas en el abuso de hombres sobre hombres. Todo el abuso se hace bajo premisas falsas y por ello se buscan mecanismos para mantener a las personas en general subyugadas a poderes absolutistas. La confesin y la penitencia son herramientas de control de poder para que el individuo subyugado crea una verdad absoluta regida por la autoridad. La s personas am aestradas demuestren un seguimiento ciego de lo que se ha internalizado y una obediencia sin dudar de la institucin. De nuevo, se trata de crear cuerpos dciles. El sujeto marginado por este poder absoluto es subyugado por medio del raciocinio. As como F oucault ha denunciado la historia de la cristiandad haciendo apuntes teolgicos e histrico sociales sobre cmo la institucin eclesial y la penitenciaria han disciplinado y ejercido coercin sobre el cuerpo, mi labor en el presente trabajo intenta denunci ar la violencia ejercida sobre la mujer por el patriarcado que le ha imp uesto normas correctivas de gnero para definir una feminidad y forzar al cuerpo a apropiar gestos y apariencias en consecuencia Cuando hablo de violencia de gnero en el presente tra bajo me refiero principalmente a las formas absolutistas, universales y fij as que la sociedad masculina ha impuesto en las estructuras y los paradigmas familiares. El sistema patriarcal est

PAGE 37

37 enraizado firmemente en la sociedad latinoamericana, quizs sobre todo en la familia colombiana no solamente penetra en las estructuras sociales, polticas y religiosas sino tambin en la literatura. A partir del pensamiento falocntrico de la sociedad la mujer ha sido relegada a objeto de estudio cuyo pensamiento es p oco ms que un estorbo para ella y para el resto. El sistema patriarcal no le ha permitido a la mujer pensar y actuar como sujeto activo sino siempre como inferior es La mayora de las nido oportunidades diferentes. Aunque aparentemente a nivel discursivo este tipo de violencia no es fsica contra la mujer, el ejercicio de la violencia es incuestionable Tanto Foucault como cierto pensamiento feminis ta perciben el poder no solamente com o una cuestin filosfica, sin o tambin como un asunto real en la sociedad pues la dominacin es una estructura sistmica que se puede encontrar hasta en las partes ms recnditas y en los niveles ms sencillos de los grupos sociales. Igualmente Foucault p iensa que el ejercicio del poder no s e limita a l a estructura hegemnica que domina al individuo marginado sino que el mismo individuo puede ejercer este poder en contra el mismo. Es decir, los individuos que han estado acostumbrados a sentir un poder asf ixiante sobre ellos mismos, llegan a acostumbrarse a tal modo que no hay diferencia entre pensar dentro de la estructura o pensar por s mismos En las novelas que estudio las monjas que custodian a Martina Mara son un ejemplo de la internalizacin de lo s ejercicios del poder; sus respuestas a los cuestionamientos de Martina Mara sobre los quehaceres domsticos en el sanatorio reflejan la manera en que han apropiado las imposiciones patriarcales. La escritura no es una de las opciones ofrecidas a la paci ente o reclusa ; ella debe coser, cocinar, lavar.

PAGE 38

38 29). A unque no haya violencia fsica la estructura de poder se puede considerar violenta dado que las personas se acostumb ran a pensar a partir de terceros, y no desde su propia situacin de opresin. Lo anterior se puede observar fcilmente en las instituciones establecidas por las personas en el ejercicio del poder en las que se establece un programa de disciplina y regul acin En ellas rigen normas organizadas por el que ejerce el poder verticalizndose sobre aquellos que tienen que acatar L a Iglesia, los colegios, las universidades, la prisin (de la cual habla Foucault) y la misma estructura familiar s on institucio n es establecida s por personas en el ejercicio del poder. Aunque Foucault no habla propiamente sobre la opresin de la mujer en la estructura familiar, l se refiere a los espacios domsticos Estos espacio s generalmente han sido ocupados por la mujer en la est ructura piramidal, sobre todo en las culturas occidentales. Es en estos espacios donde la mujer ha involucionado bajo la vigilancia y el aislamiento de otros espacios solamente ocupados por los hombres. Dado que la mujer ocupa el espacio del hogar, las rel aciones de jerarqua se presentan en este medio. Foucault piensa que el poder no solamente es vertical como en el gobierno o en el sistema patriarcal, sino tambin circular : el poder circula de mano en mano y se ejerce de generacin en generacin. Por ej emplo, el padre tiene poder sobre los hijos y puede criarlos como quiera dado que vive en una sociedad patriarcal Pero cuando los hijos reciben este poder y esta enseanza de parte del padre (y aun de la madre sumisa y abnegada) a su vez empiezan a ejerce r el mismo poder sobre sus propios

PAGE 39

39 hijos. Igualmente la madre es la encargada de ensear a las hijas a cmo comportarse en un sistema patriarcal. Visto todo lo anterior, cul es el resultado del ejercicio de este poder? Se pud i e ra argir que es violentar la libertad de expresin y vulnerar la libertad humana. Con esta forma de ejercer el poder se pudiera busca r un control de todo tipo de libre pensamiento y ms bien se apoyara un pensamiento institucionalizado. Los miembros de estas instituciones que no acatan las rdenes son desechados, marginados o echados de la comunidad llegando inclusive a ser invisibles. Esto le ha ocurrido a la mujer en la sociedad patriarcal Cuando la mujer resiste la estructura a la que ha sido relegada entonces se enfrenta con la violencia social y de gnero. Una de las maneras de resistencia es la escritura ; c on ella puede intentar salir de dichas estructuras para ser quien realmente quiere se r Al respecto de ese ejercicio de liberacin y la manera en que ella se ejecuta, Loi [t] to t Para lo cual, sigue explicando la experta, "[o]ne rejects established patterns of individualization through the interrogation of what are thought to be universal, necessary consists of an exploration of the limits of subjectivity" (89). Este p resupuesto coincide con lo planteado por Foucault qui en afirma que la modernidad no libera al hombre de su propio ser sino que lo compele a producirse a s mismo, a inventarse a s mismo. (89). De lo anterior podemos deducir que para que la mujer se liber e y constru ya su

PAGE 40

40 identidad ella deber cuestionar los mecanismos del patriarcado interrogan do sus maquinaciones y el reto de sus lmites. Obras literarias en cuestin He seleccionado un corpus literario de cuatro novelas colombianas cuyo desarrollo confirm a mi hiptesis acerca de Jaulas (1984) de Mara Elvira Bonilla Otoya, Reptil en el tiempo (ensayo de una novela del alma) (1986) de Mara Elena Uribe de Estrada, La novia oscura (2000) de Laura Restrepo y Razones de vida (2000) de Vera Grabe. En ellas la e scritura se presenta como una obsesion, una necesidad, un elemento liberador y un mecanismo para representar la construccin de las subjetividades de las protagonistas. E n e l tercer captulo se analiza n estas dos novelas. En Jaulas (1984), la herona part icipa en un proceso de desarrollo narrado en forma de Bildungsroman ; cierra su relato renunciando a la escritura que constituye la evidencia de que ha recuperado sus habilidades motoras. Al mejorar de su enfermedad Kristal Ventura observa que la sociedad l a obliga a reinsertase en el mundo social de su familia regido por multitud de como la llaman sus amigos sacrifica sus deseos de escribir y a la vez condena a su familia a limitar sus actividades sociales. Por otro lado, Reptil segunda novela analizada en este captulo, revela una progresin en cuanto a la agencia de la mujer y su escritura ya que se construye la subjetividad de Martina Mara sin que se sacrifique el eje rcicio escritural A diferencia de Kristal en Jaulas (1984), las dos voces narradoras contenidas en el Kunstleroman Reptil chocan por su aspiracin a imponer su subjetividad: la esposa y ama de casa cuya dedicacin a su familia es su principal funcin vita l, versus la escritora quien sufre

PAGE 41

41 las imposciones y censura de la mujer casera y trata de realizarse en la escritura. L a voz escritora de Martina Mara termina fortalecindose y a travs de su labor creativa la artista logra rebelarse en contra de las obl igaciones del reclusorio cuestionando el papel de esposa. Mientras que en Jaulas (1984) la escritura es una limitacin, en Reptil la escritura se transforma en un elemento liberador. La progresin de la escritura y la agencia tambin se desarrolla en La no via oscura (2000). Esta novela, foco de concentracin del cuarto captulo, es un Bildungsroman en la cual la protagonista es conocida como Sayonara, la mejor prostituta en el pueblo. Esta narrativa de vida refleja los acontecimientos diarios en el pueblo T ora, sobre todo, la rutina de los obreros de la Tropical Oil Company. La narradora de esta historia es una periodista quien investigaba los atropellos de la compaa americana y accidentalmente conoc e a Sayonara a travs de una foto. La foto despert su cu riosidad y emprendi una nueva investigacin sobre la prostituta y su vida. La presencia de un elemento externo a la vida de la herona y la serie de entrevistas de la narradora a quienes conocieron a Sayonara identifican en el testimonio como l gnero d e esta novela. La narradora se convierte en la conexin entre el mundo de la prostitucin y el mundo regido por el patriarcado. La participacin de este personaje ajeno a La Tora es necesario en la narrativa para poder escuchar las voces marginadas de esa zona de tolerancia. La combinacin de los dos gneros cuyo eje central es Sayonara propicia la insercin de la periodista en un mundo ajeno al suyo para dar voz a los marginados por medio de la escritura de la novela.

PAGE 42

42 La progresin se acenta en Razones d e vida de Vera Grabe, obra estudiada en el quinto captulo de este proyecto. Esta narrativa de vida se construye como una autobiografa que conjuga las acciones de su autora como exguerrillera y sus demandas ante la esfera pblica colombiana, ambas combina das con la escritura. La novela es un retrato vvido de las luchas sostenidas por la mujer en un ambiente violento y los mecanismos usados para tratar de cambiar la mentalidad de sus colegas: el significado de ser guerrillero en Colombia. Vera Grabe transm ite a travs de su autobiogrfica el dolor de su experiencia como gu errillera, desde su experiencia como lder poltico en medio de una sociedad convulsionada. L a vida de estas cuatro heronas refleja una progresin en la que Kristal materializa el punto de arranque ; desde su imaginacin m ientras que a narradora de La novia oscura (2000) pone en boca de Sayonara el deseo de insertarse en otros mundos para alimentar su historia En el caso de Grabe, su prop ia vida alimenta el relato. La hibridez de los gneros empleados por la autoras forta lece cada una de las historias, ello ejemplifica la variedad de recursos usados y las nuevas estrategias que viene explorando la escritura femenina colombiana.

PAGE 43

43 CHAPTER 2 ESTRUCTURAS NARRATIV AS HBRIDAS Y SU FUN CI"N EN LA LITERATUR A FEMENINA : CR TICA LITERARIA COLOMBIANA El dilema de la violencia es doloroso para los colombianos, aunque de poca novedad para el mundo. Desde hace muchas dcadas el pa s se ha visto abrumado por esta realidad, que constituye uno de los problemas ms acuciantes del hemisferio y a lo largo de la historia de este territorio latinoamericano ha dejado verse en diversas y crueles facetas, a saber: guerras internas, revueltas, masacres, guerrilla o flagelos como el nar cotrfico que recrudecieron la ya penosa situacin de los colombianos. Al respecto conviene entender que la violencia colombiana se institucionaliz principalmente con la aparicin de los partidos polticos a finales del siglo XIX. La imposicin de las ide as conservadoras y liberales al igual que el intento de hegemonizacin de cada una de esas instancias polticas conllev al enfr entamiento de los dos partidos imperantes en el pas Con la llegada del bipartidismo poltico los colombianos se vieron en la n ecesidad de identificarse con algn bando que explayara ideas afines a sus pensamientos ideolgicos; slo dos eran las opciones ofrecidas y stas chocaban violentamente. La lucha constante de los dos partidos por los ideales y el poder afect la manera de pensar y de observar el mundo. Los procesos de barbarie civilizacin se recrudecieron al tiempo que el conflicto colombiano se acentuaba con la bsqueda de una identidad nacional y poltica en medio de un pas convulsionado por guerras internas e intestina s generadas por la imposiblidad de reconocer la legitimidad y los derechos del partido opositor, y mucho menos sus acciones mientras dirigan el pas. Los liberales buscaban que el pas se actualizara e instauraron leyes que promovieran la aplicacin de t ales ideas. Por su lado, los conservadores revocaron las

PAGE 44

44 iniciativas liberales por considerarlas un ataque al conservadurismo, a la moral y a la Iglesia Catlica. Esta dinmica de desconocimiento de las empresas propuestas por el otro fue una constante en el pas durante los cuarenta y los cincuenta. El asesinato de Jorge Elicer Gaitn en 1948 agrav el conflicto de los colombianos quienes empezaron a enfrentar otras formas de intolerancia. Las luchas por el poder, maquilladas por discursos ideolgicos bip artidistas cedieron el paso a la lucha insurgente que emergi a finales de los aos cuarenta y en los cincuenta sta se acentu en la dcada de 1960 cuando se consolidaron los primeros movimientos guerrilleros imitando los procesos revolucionarios de Cub a. La reaccin de los campesinos fue organizarse para defenderse. Ellos actuaron como grupos de autodefensa que combatan el flagelo de las guerrillas. Diez aos despus de la consolidacin del movimiento guerrillero nace un nuevo azote: el narcotrfico qu e tergiversa profundamente la ya compleja situacin. La economa crtica de un pas plagado de enfrentamientos blicos y de luchas ideolgicas provoca que muchos de los agentes de la violencia se beneficien y se fortalezcan al colaborar con el trfico de d rogas. El fatal matrimonio entre autodefensas, narcotrfico y guerrilla lleva la problemtica del conflicto armado y la violencia a niveles de gran complejidad. Ingredientes letales comercio ilegal de drogas y la corrupcin generada en mbitos gubernament ales que tiene mucha injerencia en los aspectos sociales, econmicos y polticos del pas Sus favorecedores, los narcotraficantes y empleados corruptos, ejecutaron acciones que recrudecieron ataques indiscrimindos por todo el territorio colombiano con el objeto de permitir el robustecimiento de la ilegal industria, cosa que empeor an mas la situcin de los colombianos.

PAGE 45

45 Involucrad a s con el narcotrfico para sostenerse econmicamente, las organizaciones guerrilleras modifican su proyecto inicial que comb ata las injusticas sociales de los dos partidos hegemnicos. Atrs quedan los deseos de cambio social. La aparicin del narcotrfico y del paramilitarismo, ste apoyado tmidamente por el gobierno colombiano, afectan todo tipo de produccin ideolgica, in cluyendo la literatura. Estos elementos violencia, guerrilla, paramilitarismo, narcotrafico, corrupcin hacen muy compleja una violencia que afecta a todos los estamentos de la sociedad colombiana. La mujer se encuentra doblemente afectada debido a que no slo sufre las consecuencias del conflicto blico, sino que adems enfrenta la violencia de gnero. Datos que bosquejan una ciudadana concedida a cuentagotas 1 se revelan en la extensa investigacin ejecutada en 1994 por Lola G. Luna, experta en histori a de Amrica de la Universidad Complutense de Madrid y Norma Villarreal, socil oga de la Universidad Nacional de Colombia. En ella se reportan no slo desventajas econmicas sufridas por la mujer bajo la total dependencia econmica del esposo 2 1 Cabe resaltar que la Constitucin de 1886 le niega a la mujer el status de ciudadana al rezar en su Ttulo II denominado De los habita ntes nacionales y extranjeros, artculo 15: los colombianos varones mayores de veintin aos que ejerzan profesin, arte u oficio, o tengan ocupacin lcita u otro medio legtimo y conocido de subsistencia. Adems de esto, el artculo 18 de la misma ejercer funciones electorales, y poder desempear empleos pblicos que lleven anexa autoridad o derecho a la ciudadana con sus correspondientes beneficios y obligaciones. 1957 es el ao en que la dictadura militar del General Rojas Pinilla le reconoce el derecho del voto y la ciudadana a la mujer colombiana por medio de va plebiscitaria e impulsad o por 2 Cdigo civil colombiano, artculo 182. La mujer no puede, sin autorizacin del marido, celebrar contrato alguno, ni desistir de un contrato anterior, ni remitir una deuda, ni aceptar o repudiar una dona cin, herencia o legado, ni adquirir a ttulo alguno oneroso o lucrativo, ni enajenar, hipotecar o empear. Este artculo fue derogado por la Ley 28 de 1932, publicada en el Diario Oficial No. 22.139, de 17 de noviembre de 1932.

PAGE 46

46 sino tambi n otras como la ausencia de domicilio propio 3 la adminsitracin de sus bienes por parte del cnyuge 4 el adulterio femenino como causa de divorcio 5 y la prdida de la ciudadana al casarse con un extranjero por la necesidad de someterse al cnyuge, quien segn la Constitucion de 1886, asuma la investidura de su curador o tutor natural. De hecho, la mentalidad de la epoca qued plasmada en la prensa de la cuando Ofelia Uribe de Acosta narra en su libro Una voz insurgente (1963) las palabras del representan te Muoz Obando mientras protestaba la iniciativa de un grupo de mujeres lideradas por Georgina Fletcher en las que se procuraba conseguir el derecho de la mujer a administrar sus bienes. En sus aseveraciones se resuma el pensar masculino de l momento : s mujeres colombianas estn empeadas en quebrar el cristal que las ampara y defiende. No saben que si este proyecto llegara a ser ley, quedaran a merced de todos los comerciantes inescrupulosos que se apoderaran de sus fortunas que son el patrimonio de sus hijos. Qu podran hacer sin el esposo, gerente de la sociedad conyugal, que es la inteligencia y el brazo fuerte sobre el cual descansa el patrimonio familiar? ¡No q desde las barras ¡Pero los tendrn con su volunta d o sin Prosigui el orador enfurecido. (Uribe de Acosta 50) La solicitud de transformar el Regimen de las Capitulaciones Matrimoniales fue presentada al presidente Enrique Olaya Herrera 6 En 1922, tras las protestas e 3 Cdigo civil colombiano, artculo 87. La mujer casada sigue el domicilio del marido. Fue derogado por el artculo 70 del Decreto 2820 de 1974. 4 Artculo 192 del Cdigo civil: Se presume la autorizacin del marido en la compra de cosas muebles que la mujer hace al contado. Se pres ume tambin la autorizacin del marido en las compras al fiado de objetos naturalmente destinados al consumo ordinario de la familia. Pero no se presume en la compra al fiado de galas, joyas, muebles preciosos, aun de los naturalmente destinados al vestido y menaje, a menos de probarse que se han comprado o se han empleado en el uso de la mujer o de la familia, con conocimiento y sin reclamacin del marido. Artculo derogado por la Ley 28 de 1932, publicada en el Diario Oficial No. 22.139, de 17 de noviembr e de 1932. 5 Ley 1a. de 1976 6 podan, sin au torizacin del marido, celebrar contrato, aceptar herencia, donacin, adquirir, enajenar,

PAGE 47

47 intervenciones de la mujer se consigui un triunfo parcial mediante la reforma al artculo 182 del cdigo civil. Por medio de la Ley 8 de 1922 se les permita a las casadas os ms tarde las casadas lograr n los derecho s patrimoniales 7 Ganada esta batalla, se enfrentaba una ms que alternaba la lucha por favorecer a las casadas: el derecho a la educacin superior Con la expedicin del decreto No. 1972 del primero de diciembre de 1933 se les permita a las mujeres el ac ceso a la educacin secundaria y universitaria. El siguiente objetivo era la ciudadana. Hasta ese momento, dicha situacin se hallaba circunscrita a esferas legales definidas segn la voluntad de los varones en el poder cuya opinin y oposicin se sintent iza en las palabras de Arturo Hernndez, y Villarreal 86) de lo que se puede inferir q ue el cambio legal no se reflejaba en la realidad. Los triunfos antes mencionados no liberaban a la sociedad colombiana de su ideologa sexista. Sin embargo, con el poder del gobierno en manos liberales, los avances de la mujer en torno a la educacin acel eraron su paso. El tratamiento liberal con referencia a asuntos educativos fue significativo. Paradjicamente, la realidad educativa del pas y su abundancia de escuelas privadas ayud poco en la agilizacin de esa ley, debido a que stas no se acogan a l a norma, arguyendo no estar reguladas por el rgimen oficial. En contraste con lo anterior, se gener un movimiento de 7 Esto se alcanz por medio de la aprobacin de las Capitulaciones matrimoniales o convenciones entre los espo sos en donde se evita que uno de los conyugues aventaje indebidamente al otro, en el momento de la liquidacin de la sociedad conyugal.

PAGE 48

48 profesionalizacin de la mujer en todo el pas. Se impuls, en las universidades y colegios superiores, la apertura de facultades que rec iban a las mujeres. Inicialmente, la docencia fue la gran favorecida, pero ms tarde se ofrecieron carreras como enfermera, bacteriologa, trabajo social, Bellas artes, odontologa, diseo y decoracin, entre otras, todas ellas compatibles con la tradic ional imagen y funcin de la mujer. No obstante que las carreras ofrecidas eran las estipuladas por las decisiones de los varones de la patria, ste era un gran avance para la mujer ya que su condicin laboral tambin alcanz un mayor status social. Estos adelantos trajeron consigo las imposiciones de valores especficos y conductas estipuladas por el patriarcado. En la esfera pblica, a ellas le corresponda de proteccin y apoyo material, haciendo de una actividad clsica domstica, un giraban en torno a la solidaridad, el cuidado de la moral social, las actividades caritativas y/o de de cajas de ahorro, la elaboracin de cartillas de alfabetizacin, los patronatos, las gotas de lech e y hasta el llamado sindicato de la aguja en el que se instrua a las campesinas recin llegadas a la ciudad en modistera y mecanografa. (Luna y Villareal 71). La administracin de las instituciones antes mencionadas estaba supeditada al control de los caballeros a travs de la Iglesia Catlica 8 8 El artculo 8 de la Constitucin colombiana de 1886 dispuso: "La Religin Catlica, Apostlica, Romana, es la de la Na cin; los Poderes pblicos la protegern y harn que sea respetada como esencial educacin pblica ser organizada y dirigida en concordancia con la Religin Catlica. La instruccin

PAGE 49

49 Estos individuos accedieron a abrir las puertas del hogar para que las mujeres o maestras de los hijos ejercieran como docentes en las ecuelas y por decisin de ellos eran seleccionadas las reas de estudio en que ellas deban prepararse. La reduccin de la intensidad en las matemticas y las ciencias para insertar clases de costura es prueba del perfil impuesto a la mujer y de las desventajas suyas frente al entrenamiento que reciba el hombre. Una vez superado eso continuaban las dificultades ya que aunque segn reportan Luna y Villarreal, los cambios legislativos de 1933 y 1936 9 les permitieron el acceso a cargos pblicos, esto no garantizaba el respeto a las normas; un ejemplo son los obstculos impuestos a R osita Rojas para acceder a su cargo como juez de la Repblica (349). Al encontrar que las jueces enfrentaban semejantes dificultades no sorprende que las escritoras tambin experimentaran la violencia de gnero. De hecho, algunas mujeres en el pasado se escondan tras un seudnimo para no retar las reglas sociales el caso de Berta Rosal en 1923 ; otras han sentido la obligacin de disculparse por su quehacer literario como Mara Restrepo de Thiede. Los siguientes son partes de una misiva dirigida al dire ctor de edicin de La novela semanal Luis Enrique Osorio, en primaria costeada con fondos pblicos, ser gratuita y no obligatoria". Los lazos gobierno igles ia se fortalecieron cuando en 1887 se celebr el Concordato, convenio entre el gobierno y la Santa Sede. Este documento expone en su a rtculo 12 que "En las universidades y en los colegios, en las escuelas y en los dems centros de enseanza, la educacin y la instruccin pblica se organizar y dirigir en conformidad con los dogmas y la moral de la religin catlica. La enseanza relig iosa ser obligatoria en tales centros, y se observarn en ellos las prcticas piadosas de la Religin Catlica". El artculo 13 de este Concordato prescribi que el "Gobierno impedir que en el desempeo de asignaturas literarias, cientficas y, en genera l en todos los ramos de instruccin, se propaguen ideas contrarias al dogma catlico y al respeto y veneracin debidos a la Iglesia". 9 Mediante Decreto 1972 de 1933, el gobierno colombiano bajo la direccin del Dr. Enrique Olaya Herrera, abre las puertas de la educacin superior a la mujer. El artculo 8 de la Constitucin de 1936 permite que las mujeres sean elegidas para el desempeo de altos cargos pblicos.

PAGE 50

50 1923. En ella, la primera escritora mencionada revela sus temores en las siguientes palabras: Voy a acusarme de un crimen que he cometido: he escrito una novela corta. Digo que es un crimen, por que en nosotras las mujeres de este pas, sobre todo entre las que ocupamos cierta posicin social, est mal todo aquello que se salga de la rutina y que rompa los moldes de la mecnica establecida. A m misma que soy un tanto traviesa me da miedo lanzarme abiertamente al campo de la literatura. Le tengo miedo a la malevolencia, y como buena mujer me preocupa la moda, el flirt, y el "qu dirn". Perdneme usted por lo tanto que vaya la obra con pseudnimo y el retrato con careta. (Jaramillo y Osorio 162) s tos temores tambin son reconocidos y estudiados por crticas como Monserrat Ordez, quien ha afirm en su artculo sobre Elisa Mjica que: la produccin en la crtica literaria, en Colombia, ha pertenecido al espacio del hombre, con pocas excepciones s ignificativas. [...] Los motivos de la falta de participacin de la mujer en la produccin literaria del pas son mucho ms complejos y estn estrechamente relacionados, tambin, con la historia de la misoginia en la literatura, con la ubicacin de la muje r como audiencia, consumidora o a lo ms administradora de cultura y de literatura con desprecio de la crtica. ( 123 ) Los sujetos histricos que lideraron las guerras colombianas fueron hombres ; tambin jugaron parte fundamental en la poca participacin de la mujer en ambitos literarios y crticos y como se ve en la cita anterior, las criticas del pas lo reconocen. El sistema patriarcal gener situaciones privilegiadas para quienes estaban en el poder que ignoraron las condiciones de pobreza e injusticia social que genera b a n El cuidado de los hijos era tarea de la mujer, pero ella no se limit al mbito domstico. Carlos Eduardo Jaramillo afirma que la mujer particip en la guerra como espia, informante, enfermera, proveedora de los recursos necesitados p or sus compaeros en los enfrentamientos blicos y hasta como sepultureras. Su labor fue relegada por los hombres de guerra a un segundo plano y el reconocimiento a la cooperacin brindada es nfimo.

PAGE 51

51 A pesar de l ambiente adverso, el pensamiento femenino s e manifest activamente y de diversas maneras. Por e jemplo en el siglo XIX, Soledad Acosta de Samper desde su posicin privilegiada abogaba por la equidad y la apertura de las puertas del entendimiento a los sujetos femeninos. El periodismo fue otro espac io aprovechado por las mujeres para lanzar sus diatribas contra la sociedad patriarcal, en revistas como Letras y encajes (1926 1939) y Agitacin Femenina (1944 1948). Por ltimo, con la entrada a la universidad y desde la docencia y otros campos profesion ales, la mujer acceda a espacios para discutir asuntos relacionados con la moral social, con la solidaridad y con su realidad, as lo explican Lola Luna y Norma Villarreal: Dentro del sistema de gnero imperante, la educacin diversificada era claramente subversiva, pues habilitaba a las mujeres para quehaceres distintos de los que la costumbre haba asignado, posibilitndoles campos de accin liberadores de la coyuntura domstica y su salida a otro espacio de accin y discurso. El acceso a la educacin co mo prdida del poder de disposicin sobre la mujer, se revelan chistes que la poca: "En mi pas las mujeres ejercen profesiones de los hombres (afirmaba uno). Es insensato, (replicaba el otro) la mujer no ha sido hecha para hacer lo que hace el hombre sin o nica y solamente para el hombre" (86) Pese a que el pas era dirigido por la mayora masculina, la mujer jug un papel impor tante en la construccin social y poltica de la nacin. Cabe recordar que el derecho al voto y a la ciudadana completa fueron p royectos ejecutados por los varones en el poder, pero impulsados por ellas. Aunque la posicion de la mujer ante el conflicto de la violencia refleja cierta timidez, ella reacciona ante la violencia desde la escritura superando lentamente las dificultades d e publicacin y de reconocimiento de su trabajo. Desde los sesenta, las mujeres escriben asumiendo una actitud contestataria ante la violencia del conflicto poltico interno y de igual manera ante la violencia de

PAGE 52

52 gnero a la que se han visto sometidas dura nte muchos aos; as lo explica Luz Mery Giraldo: Es entre las dcadas del sesenta y setenta y al calor de la conciencia de cambio en los niveles polticos, ideolgicos y culturales, que la mujer asume la creacin como una forma de expresin de su poca, d e su condicin y de su ser en el mundo y en la sociedad; algunas reconocen la literatura no como una expresin autobiogrfica sino como arma contra lo establecido, y en la ltima dcada, unas pocas, al gozar de prestigio entre lectores y editoriales, lo ap rovechan como grato ejercic io profesional y creativo. (13) Aspectos como los expuestos en la cita anterior son observados en las obras de varias autoras como Elisa Mjica Su novela Catalina (1963) nos presenta los cuestionamientos que la protagonista hac e a las imposiciones que ha enfretado a lo largo de su vida. Esta herona le da la espalda a las opciones de salvacin ofrecidas por la sociedad patriarcal a una mujer infiel que ha enviudado. En lugar de someterse al ostracismo o a suicidarse, decide asum ir las riendas de su vida, el control de su La novela se propone cuestionar y rechazar desde el seno familiar y desde la perspectva femenina asuntos que afectan a la reali dad colombiana como lo es la guerra. Por otro lado, en La cisterna (1971) Roco Vlez de Piedrahta expone, a travs de la vida de Celina, las instancias de la realizacin personal de la mujer y sus limitaciones. En este caso las aspiraciones de estudiar o trabajar les son negadas al personaje puesto que se consideraba que no haba necesidad de aquello para ser feliz. Su felicidad estaba basada en continuar cuidando a sus padres ancianos. Celina acepta estas imposiciones y slo es capaz de rechazar la deci sin de casarse con un hombre a quien no ama. Con ello esta mujer transgrede uno de los ideales ms

PAGE 53

53 importantes en la cultura catlica imperante en la sociedad colombiana: el ideal mariano, imitar a la Virgen Mara, ser la esposa perfecta ante los ojos de Dios y de los hombres. Su osada no era diminuta. Albaluca ngel, por su lado, explora el gnero autobiogrfico con Alejandra, protagonista de Los girasoles en invierno (1970). En esta novela se despliega la bsqueda del lenguaje de una expresin de mujer y el ejercicio se concreta eficientemente al nutrirse de elementos paratextuales como avisos de prensa, de noticias, de trozos de libros y cartas; todo ello en pos de hallar una escritura propia. En 1975 la misma autora aborda en su novela Estaba la pjar a pinta sentada en el verde limn el tema de la violencia en Colombia. Es el Bogotazo, agravado por el asesinato de el lder liberal Jorge Eliezer Gaitn, el triste evento recogido en esta obra y de igual manera, se recogen aspectos de la muerte del lder de la revolucin cubana, Ernesto el Che Guevara, el 12 octubre 1967. La formacin de Ana constituye el hilo conductor que refleja su crecimiento y la condicin de la mujer en el pas del Sagrado Corazn y simultneamente, se refleja la condicin de una Col ombia sometida a la violencia. Como se ha visto hasta aqu, no son pocas las inquietudes, ni pocas las escritoras que han cuestionado las imposiciones patriarcales y que plantearon rasgos germinales de un discurso contestatario. Fanny Buitrago tambin hace parte de ese grupo. El imaginario recreado en El hostigante verano de los dioses (1963) en torno a ejercicios, trabajos e interacciones de escritoras expone los mecanismos de representacin que forman el gnero novelesco. De igual manera, la obra analiza la cotidianeidad de la poblacin desde una mirada de mujer.

PAGE 54

54 Por lo ya expuesto, se ve que entre las escritoras colombianas algunas tienden a usar narrativas de vida. Las novelas que conforman el corpus de esta investigacin revelan un a sofisticada maniobra en cuanto a la seleccin genrica. Esta preferiencia en las autoras parte del uso del Bildungsroman o novela de aprendizaje y se inserta en los predios del Kunstlerroman, novela de aprendizaje de artista. Se extiende hasta la novela testimonial. Una de la s novelas analizadas une gneros poco compatibles: el Bildungsroman y el testimonio. Esto est condicionado por el encuentro de dos mundos irreconciliables bajo la necesidad de la denuncia de injusticias sociales. Las seleccin gnerica alcanza su punto m s significativo con la autobiografa donde, siguiendo los argumentos de Phill i pe Lejeune, el escritor de la obra, el personaje y el narrador son la misma persona, lo cual se conecta con el hecho de que ese personaje comparti la realidad y la historia de l os colombianos contemprneos a ella. Hablamos as de una diferencia con los personajes de las primeras tres novelas, los cuales son ficticios. El personaje de esta autobiografa ha enriquecido su propio relato desde los li n deros de la historia y desde la r ealidad compartida con sus posibles lectores; se ha dedicado a contar su vida porque, como afirma Anderson al explicar las ideas de James Olney, complete. [which] establishes a particular view of the individual as a trascending both Al ver las fechas de publicacin de las obras aqu analizadas Jaulas 1984, Reptil 1986, La novia oscura 2000 y Razones de vida 2000 se puede hablar de una progresin en la agencia femenina y en la escritura. Segn se busque retratar el crecimiento de la mujer la dura labor de la escritora y el proceso evolutivo del ejercicio

PAGE 55

55 escritural se elige un determinado gnero literario. Dicha seleccin es soporte fun damental en la representacin de la realidad de la mujer y de la artista colombiana. Con la complejidad literaria que ofrecen las autoras corrobora su agencia y les ayuda a desliga rse de ataduras culturales y legislativas mientras construyen nuevas identid ades. Aspectos generales de la literatura femenina colombiana Habiendo entendido el compromiso con su pas, varias escritoras colombianas convierten su arte literario en un arma ideolgica para reaccionar pblicamente ante el conflicto social. Sin embargo c onquistar espacios en la esfera pblica ha sido lento y difcil. Sobra decir que la problemtica de la sociedad colombiana representada por el sistema patriarcal se entroniz en la escritura femenina. No obstante las restricciones impuestas por los homb res, la mujer participa con escritos, ensayos, cartas, diarios, etc. Los crticos (masculinos todos) no le daban importancia a esta produccin; ni las con sideraba n literatura propiamente dicha. L os escritos de mujer fueron tratados con displicencia e indi ferencia hasta mediados o finales del siglo XX 10 El resultado fue el reconocimiento de la conciencia femenina y el desdoblamiento de la actuacin de la mujer en medio de una sociedad opresora y masculinizante de la proudccin literaria. Los dueos de las l etras colombiana s solamente aceptaban la escritura femenina 10 Este delicado asunto es planteado crudamente por Elena Arajo en su artculo Siete novelitas c olombiana marginalizacin, la apata siguen siendo costumbre, tanto el mundo de la edicin como el de la crtica: (412) S, hoy como ayer, la mujer que escribe corre muchos riesgos. A su urgencia de ser reconocida, se suma el temor a la censura, debido a un acondicionamiento cultural en que la "inferiorizacin" se plasma en la "definicin artstica".

PAGE 56

56 religiosa, siempre y cuando no tratara temas filosficos, sociales o polticos que convergieran con el pensamiento intelectual masculino. Vale la pena mencionar aqu a dos mujeres importantes que sirven de punto de partida en la literatura femenina colombiana: la monja Sor Francisca Josefa de Castillo, religiosa tunjana de la poca colonial, y Soledad Acosta de Samper, escritora decimonnica. La Madre Castillo debi ganar la aprobacin del pensami ento masculino para que su produccin literaria se conociera. A pesar de que esta autora colonial escribe en el siglo XVIII en lo que era el Nuevo Reino de Granada, no se publican sus escritos sino hasta principios del siglo XIX. Por su parte, Soledad Aco sta de Samper tuvo una historia parecida ; [ tuvo que pasar por el ojo aprobatorio de los acadmicos ] para ganar fama como escritora, historiadora, periodista, c uentista y novelista colombiana Pero, la aceptacin de esta escritora se hizo mucho ms fcil da do que era la hija de un importante prcer de la independencia de Colombia y la esposa del poltico y escritor Jos Mara Samper. Ya aprobadas, ambas escritoras han sido reconocidas entre las mejores autoras de la literatura colombiana d el siglo XX No so rprende que los letrados masculinos las aceptaran ; t anto la madre Castillo como Soledad Acosta de Samper representan en parte la conciencia masculina y el poder poltico y religioso de Colombia. Ambas apoyan el legado de la Iglesia y el Estado, postura imp rescindible para poder emerger en la literatura colombiana. La madre Castillo se afirma con sus escritos, aunque femeninos, como representante de la Iglesia en la literatura. Igualmente Soledad Acosta de Samper fue una devota catlica que dedic gran parte de su vida a la

PAGE 57

57 produccin literaria pero sin crear controversias extremas que la pudieran poner en peligro. Cost a las esxritoras independizarse del filtro ideolgico tanto religioso como patriarcal Hasta 1940, las publicaciones femeninas estuvieron en marcadas en dos esferas. Por un lado, las de carcter religioso cuyo objeto era la educacin moral y cristiana de la mujer para as fortalecer la institucin familiar. Algunas publicaciones sobresalientes fueron La familia cristiana (1928) en Antioquia dir igida por el apostolado de la oracin; El hogar catlico (1911) y La hojita de Guadalupe (1928) en Bogot. Otras revistas de carcter secular eran: Hogar y patria (1935) y Letras y encajes (1926 1939) publicadas en Bogot y Pereira. Algunas de las revistas cuya temtica estaba desvinculada de lo religioso discutan asuntos de avanazada para la poca como la educacin de la mujer y su incursin en el mundo profesi onal. En este apartado sobresale Agitacion femenina (1944 1948) revista en la cual se lucha cont ra las injusticias contra la mujer y se trata de concientizar a la sociedad de la importancia de contar con ella para el progreso del pas L a tendencia de la mayora de estos espacios era reafirmar el cultivo de las virtudes femeninas para el beneficio de l hogar. Hoy en da las escritoras no tienen que enmarcarse en un pensamiento bipartidista, ni tener ninguna orientacin religiosa. Ms bien reaccionan ante los conflictos sociales desde la literatura. El discurso de la mujer emerge co n la produccin lite raria femenina de los ltimos tiempos y las mujeres afrontan sus visiones, sus sueos y sus deseos de liberacin y de reconocimiento en medio del conflicto colombiano. Optan por una liberacin desde diversas pticas: psicolgica, narrativa, sociolgica, pe ro todas entrelazadas en la escritura femenina. Estas escritoras

PAGE 58

58 observan el mundo desde el ngulo femenino y el lenguaje que utilizan en sus textos es propio e individual. Autoras como Elisa Mjica con Catalina (1967), Alba Luca ngel con Misia seora ( 1982); Fanny Buitrago con Los amores de Afrodita (1983); y Marvel Moreno con En diciembre llegaban las brisas (1987) desarrollan el tema del ahogo existencial en sus heronas. Otra tendencia es la revisin de la historia para lograr una apreciacin ms pro funda de los estragos que ha causado. Entre las novelas representativas de esta lnea se encuentra Estaba la pjara pinta sentada en su verde limn (1975), de Albal uca ngel. Recientemente, ha surgido una narrativa de tipo testimonial que inspecciona la r ealidad de la crisis poltica y social y representa eventos como la toma del Palacio de Justicia por parte del grupo guerrillero M 19 Son obras como (1988), de Olga Behar ; Las horas secretas (1990), de Ana Mara Jaramillo y ¡los muertos no se cuentan as! (1991), de Mary Daza Orozco. En varios de los relatos de las escritoras antes mencionadas se encuentran protagonistas cuyos problemas son resueltos a travs de la escritura. Es decir, el relato se utiliza como catarsis literaria y acto de liberacin. La complejidad de esta relacin escritora narradora es llamativa pues refleja una relacin causa efecto de la realidad imaginada en la narrativa. Cuando hablo de realidad imaginada me refiero a la transformacin de lo real en la sociedad en una realidad plasmada en la literatura, convertida en algo narrado. Escritoras como Elisa M jica Me i ra Del M ar y Mara Elvira

PAGE 59

59 Bonilla Otoya pretenden dar respuestas al conflicto colom biano desde una ptica femenina; intentan sobresalir en medio de una sociedad que las confin al olvido. La problemtica del gnero en Colombia involucra tanto la sociedad como la mentalidad individual No solamente es necesario desenmascarar los largos aos de sistema patriarcal, sino tambin apoyar la aprobacin de leyes que apunten a aunque sea por escrito la igualdad de hombres y mujeres. Igualmente no fue suf iciente aprobar leyes que permitieran el voto femenino en Colombia 1954 ni tampoco fue suficiente la formacin de organizaciones como La Casa de la Mujer en 1982 que trabajan por el mejoramiento de la condicin esclavizante de la mujer ni que se haya ll evado a cabo la edicin de obras como Violencia en la intimidad (1988); es preciso un cambio de conciencia en todos los estamentos sociales, polticos, religiosos y econmicos en Colombia. A pesar de que el pas es hoy en da una sociedad pluralista con l ibertad de cultos, todava quedan rasgos de poca s remotas. Por ello, creo que la produccin literaria actual en la que la mu jer adquiere un discurso propio y examina la sociedad modernizada desde varios puntos de vista es revolucionaria A partir de la narrativa contempornea las escritoras plantea n una accin mucho ms profunda: la participacin de la mujer en una sociedad postmoderna, la lucha constante por insertar el discurso femenino en la ideologa literaria y poltica de Colombia y el anlisis de ciertos derroteros para la transformacin social. Por otro lado, la conciencia poltica de la mujer no solamente radica en su participacin social sino tambin en el desarrollo de su individualidad, la cual ha sido cercenada. Es decir, a travs de la escr itura femenina, empiezan un periodo de

PAGE 60

60 descubrimiento de s mismas, una bsqueda y quizs resolucin de su identidad. Esto las lleva a enfocarse en posiciones radicales que reafirmen su indivualidad ante el podero masculino. Igualmente, buscan contribuir permamentemente a los cambios sociales, para lo cual dividen su tiempo entre la produccin literaria y su participacin en la institucin familiar. Esto conlleva a que la mujer escritora representada en estas obras observe el mundo y su propia individualid ad desde varios ngulos. Uno de los objetivos principales de esta investigacin es analizar obras representativas de la produccin literaria de las escritoras en Colombia a partir de 1970 y con ese propsito se considerarn en este apartado algunas crticas feministas colombianas que han analizado y promovido dicha produccin. 1970 es un ao significativo en el mbito internacional por las manifestaciones feministas y por ser un momento en qu e las autoras y autores colombianos buscan una vena que los aparte de la tendencia garciamarquiana. Si bien es cierto que Colombia ha tenido muy poca crtica feminista en Colombia se observa un avance en las ltimas decadas. En 1954 Luca Luque Valderrama escribe su obra La novela femenina colombiana y a partir de ese momento aparecen investigaciones que tratan de llevar al canon colombiano obras de autoras olvidadas y de analizar la realidad de la escritura femenina del pas. Luca Luque Valderrama (1954 ), Helena Arajo (1983) y Montserrat Ordez (1986) fueron las pioneras de la crtica feminista colombiana. El trabajo de la primera fue publicado en Bogot y despert cierto rechazo de la crtica acadmica masculina. Luque Valderrama intentaba empezar la construccin de un movimiento de crtica feminista. A pesar de no lograrlo completamente, s dio los primeros pasos para que posteriormente Helena Arajo escribiera La scherezada criolla, uno de los ensayos ms

PAGE 61

61 importantes sobre crtica femenina en Colombi a que tambin aborda aspectos de la literatura de America Latina. En 1989 Arajo declara que la mujer enfrenta una disyuntiva al escribir: una es la manera en que escribe y la otra es la forma en que le permiten escribir. Para la escritora existen dos ram ificaciones de la escritura femenina: la real y la imaginaria. Es decir, continuamente hay una lucha entre las posiciones en las que ha estado la mujer desde siempre en Colombia y los puestos a los que ha sido relegada por el pensamiento masculino. No obst ante su obligacin de vivir en la oscuridad la mujer experimenta con el cuerpo, ejercita el pensamiento a travs de su escritura liberadora y se proclama ser autnomo frente a la dictadura masculina que la ha controlado. Arajo piensa que existe una lucha por la representacin del sujeto femenino que es una constante en la literatura escrita por mujeres. As, incapacitada por su acondicionamiento, por su frustracin, por su alienacin, podr la mujer hallar un lenguaje un discurso propio? Escribir sera p ara ella, aspirar a una relacin no censurada con su sexualidad, "modificar lo imaginario para actuar sobre lo real", renegar de una estructura en la cual se le reserva fatalmente "el lugar de culpables". Al ejercer con libertad la escritura, la mujer lleg ara a imponer su propia sintaxis. Su sintaxis, s, pues, no ha sido sta hasta hoy una exclusividad masculina? Siempre hay, siempre ha habido un poder reprimido en funcin de la subordinacin del deseo femenino, un poder constreido al mimetismo, dada la sumisin de lo "sensible" y de la "materia" a lo inteligible y el discurso. S, la escritura ha sido uno de los lugares donde ms se ha reproducido la opresin de la mujer, pues constantemente "se le ha negado el uso de su palabra". Por eso escribir tendr que ser para ella una fuente de renovacin, una clave de cambio. Al expresarse, le sera posible divulgar procesos subjetivos que hasta ahora se han mantenido en lo osc uro. (22) En todos los textos se aprecia que las mujeres se expresan algunas veces abi ertamente, otras veces muy tmidamente. A pesar de que a ellas se les ha enseado a comportarse en un medio masculino, intentan algunos procesos liberadores a travs

PAGE 62

62 de la escritura. Por ello, en los personajes femeninos se observa una continua queja contr a el padre, contra el esposo, contra los hermanos, o contra todo aqul o aquella que no le ha permitido desarrollar su propia identidad femenina. Aunque Arajo rompi en parte con la tradicin colombiana fue con la participacin activa de Montserrat Ord ez que la crtica feminista colombiana elabor el camino hacia la liberacin. Con las investigaciones de Ordez la crtica invade nuevos mbitos y adopta opiniones revolucionarias. Para Ordez las escritoras haban sido relegadas por los valores masculin os como escritoras y como sujetos de la historia literaria Esas historias literarias fueron conformadas y aprobadas por los escritores, y en el camino fueron los mismos escritores quienes decidieron olvidar el proyecto escriturario de las mujeres. Ordez plantea su reto desde la crtica literaria, porque cree la literatura es capaz de formar nuevos modelos de pensamiento crtico y de formalizar nuevos imaginarios polticos, sociales y filosficos. Junto con Montserrat Ordez, suben a la p alestra cr tica s colombianas formadas en los Estados Unidos. Las que regresan a Colombia despus de terminar sus estudios doctorales (Mara Mercedes Jaramillo permanece en los Estados Unidos) empezaron un grupo acadmico a nivel universitario cuyo principal objetivo era la investigacin de la mujer desde diversos mbitos. Este grupo, que incluye a Betty Osorio, ngela Ins Robledo y Mara Mercedes Jaramillo, asienta el inters por el anlisis feminista en las universidades colombianas y hace respetables los estudios de g nero en la academia. El grupo profundiza la cuestin de gnero armndose de valor y denunciando acadmicamente lo que hasta el momento se haba llevado a cabo en la universidad colombiana. Postulaban que en los orgenes de la literatura colombiana los esc ritores

PAGE 63

63 dejaron fuera textos femeninos importantes porque los consideraban faltos de esttica, y de las caractersticas necesarias para considerarse literatura (Jaramillo, Osorio y Robledo 32).

PAGE 64

64 CHAPTER 3 ESCRITURA Y SUBVERSI "N DEL PATRIARCADO E N LA ESFERA DOMSTICA DE JAUL AS Y REPTIL EN EL TIEMPO (ENSAYO DE UNA NOVEL A DEL AL M A) Cuando se leen las novelas Jaulas (1984), de Mara Elvira Bonilla Otoya y Reptil en el tiempo (ensayo de una novela del alma) (1986), de Mara Elena Uribe de Estrada, se encuentran textos autobiogrficos de gran complejidad. Estas dos narrativas de vida Bildungsroman y Kunstleroman tratan la formacin de la identidad de la mujer colombiana de manera imbricada, sometiendo al lector a las vicisitudes acaecidas a sus heronas. La imp erativa pasividad adoptada Kristal, protagonista de Jaulas se contrapone a la agencia ganada por la Martina Mara de Reptil, quien llega inclusive a insertar su obra narrativa en la novela de Uribe de Estrada. Estas dos mujeres pueden fcilmente ser retra tos de la realidad de la autora colombiana, quien como he mencionado en el segundo captulo, se ha visto obligada por la presin del sistema a esconderse tras seudnimo s, el cual es el caso de Berta R osal en 1923; o a disculparse por la osada de atreverse a escribir, como de hecho le ocurri Mara Restrepo de Thiede. La aproximacin a estas obras se transforma entonces, en un ejercicio que analiza la funcin de la escritura en la vida y en la construccin de identidad de las dos protagonistas. Este captu lo pretende analizar en la narrativa de vida de Bonilla Otoya las estrategias de la protagonista Kristal para construir su identidad mediante el cuestionamiento a las imposiciones patriarcales, la exploracin de sus lmites y el consecuente reto a ellas y la percepcin de s misma como un ente artstico en construccin. Asimismo, el captulo pretende identificar los espacios en que se inscribe el ejercicio de la escritura y los factores que la constrien. Se considerarn los

PAGE 65

65 mecanismos que ayudan a la escri tora implcita a percatarse de su proceso identitario y los elementos requeridos para construir su identidad, al igual que sus posibilidades bajo las circunstancias patriarcales que le toca vivir. El apoyo terico lo encuentro en los planteamientos de Mich el Foucault con su trabajo sobre la disciplina y el castigo y las convergencias que las feministas han establecido con los presupuestos de este filsofo, acudiendo para ello a los trabajos de Irene Diamond, Lee Quinby y Lois McNay. Seguidamente, analizo c mo Martina Mara, la herona de Reptil en el tiempo (ensayo de una novela del alma) lucha entre sus dos voces para dar paso a la artista que lleva dentro. Para esta novela los presupuestos de Rosi Braidotti sirven para dilucidar el nomadismo representado e n los espacios que visita la protagonista con el objeto de generar conexiones, subvertir convenciones y resistirse a cdigos patriarcales. Partiendo con el estudio de Jaulas hay que decir que ms que un argumento, lo expuesto en la novela es una reflexi n sobre una serie de etapas que consolidan el proceso autoformativo y la bsqueda de la identidad de Kristal Ventura. Despus de lanzarse de un rascacielos, esta joven queda postrada en una cama y desde ese momento, examina su existencia adolescente hasta llegar a su vida como adulta. Su discurso se convierte en el sumario de la construccin mecanogrfica de su nombre, que se torna en la metonimia de su vida. Ella nos describe sus reflexiones acerca de los sujetos con los que ha convivido y la manera en qu e ellos apoyaron, rechazaron, o fueron vencidos por la cultura del patriarcado. Este ejercicio de la protagonista coincide con las aseveraciones de Lois

PAGE 66

66 the interrogation Estos patrones son palpables en espacios que van desde el hogar, la escuela fuera del pas, la orilla hasta el cuarto y son las zonas en que los individuos han asimilado sus funciones en la soci edad patriarcal La observacin de los comportamientos ejecutados por familiares, maestros y amigos llevan a Kristal a optar por la construccin de su identidad en lugar de obedecer las imposiciones sociales y a ofrecerles resistencia Esa opcin que ella decide tomar confirma a Kristal como un ser liberado en un sistema asfixiante. En este Bildungsroman la protagonista declara la necesidad de construir su identidad a travs de la autoevaluacin de su infancia, adolescencia y adult ez. Para ello valora las circunstancias de su vida con el propsito de concretar cules la definiran. Al choice alone, but to the actuality of my choices, namely to how I, as a finite, concret e, embodied individual, shape and fashion the circumstances of my birth and family, ( 1 61). Relacionada con esta idea, se halla la explicacin de D olores Ju liano acerca de Jaulas la familia calea, de clase alta y de muy activa vida social. Es un crculo conformado por Raymundo Ventura, Soffy y sus tres hijos, entre los que se encuentra la hija Kristal. El padre es el

PAGE 67

67 proveedor, distante, cuya sola presencia proyecta poder y ejerc e control sobre todos los miembros. Ellos alteraban sus conductas porque: su padre est por llegar y uno, cada uno, sin revirar, sumiso, obediente se someta, que pap est agotado, que le incomoda la patanera, que no resiste la bulla, que no tiene pac iencia, que lo amenaza la jaqueca, que quiere reposar, que llega a casa a descansar, y cuando el carro se senta llegar, el pito sonar, las domsticas volaban el garaje, rejas, chapas y cerraduras, y no haba tiempo de esperar, y pap entraba y congelaba el movimiento, la casa petrificada. (18) Al lado de este padre est Soffy, muy sumisa y agradecida por ser la persona cobijada, cuidada y amada por el padre. Ella es la madre perfecta, el modelo de mujer que la sociedad colombiana, apoyada en la Iglesia Ca tlica, haba implantado desde el regreso al poder del partido conservador en los aos 50. Documentacin de esto la presenta Martha Cecilia Herrera del peridico "El siglo" de enero de 1950, en donde Manuel Mosquera Garcs, ministro de educacin afirma que : la mujer debe ser preparada perfectamente para la vida domstica, para el cumplimiento de la misin primordial que Dios le ha otorgado. La mujer es educadora por naturaleza. La formadora natural de los hijos, segn aquello de Bonaparte cuando dijo que so bre las rodillas de las madres dorma el porvenir de las naciones. Restaurar el hogar cristiano, el sentido vigilante y tierno de las madres, la solcita preocupacin de la prole, la conciencia educadora de las esposas, no es cerrar caminos a la inteligenc ia, sino oponer la inteligencia al servicio de las nociones esenciales. (Herrera 349) Soffy materializa este perfil de mujer idnea y su comportamiento armoniza con la ideologa imperante que detallaba las caractersticas del sexo. Ella es "parmetro del b uen gusto, hbil en dosificar la informacin, con intuicin lo adivinaba, justo cuando el reloj daba las seis, se duchaba, perfumaba, al marido no se puede descuidar, mi do por medio de las prcticas disciplinarias de Foucault que detalla Sandra Lee Bar t ky.

PAGE 68

68 coercion be directed to the process of bodily activity, not just their result; this micro (6 3 ). Ventura. Descritos por los amigos, segn nos informa Kristal, como modelos, p or no molestar, por saber comportarse, por no interrumpir a los adultos (20) y por desaparecerse en cuanto fuera necesario, obedeciendo la voluntad de la madre. bien e comportamientos reinaba la armona, eran obedecidas las imposiciones sociales y sus ceremonias. En medio de esa dinmica social y cultural se delineaba la identidad de la mujer impuesta por el patriarcado. Tanto ella como cada uno de los miembros de este crculo desempeaba el papel dentro del sistema social. Como explica Foucault, los cdigos fundamentales de una cultura estn regidos sus tcnicas, sus valores, y por la jerarqua de sus prcticas los cuales fijan de antemano para cada hombre [y mujer], los rdenes empricos con los cuales tendr algo que ver y dentro de cuales se Ventura obligaban a una serie de ritos que transmitan sobre conductas que daran continuidad y legitimidad al sistema patriarcal. Tales conductas, movimientos y gestos no son otra cosa que el intento del patriarcado por aumentar la utilidad del cuerpo y por aumentar propias fuerzas y expandir sus dominios. Esta coercin, explica Bartky is linked with the apparatus of production (62) y segn ella misma asevera, las acciones de esa coercin

PAGE 69

69 estn estrictamente articuladas de manera que la esencia de una so ciedad disciplinaria se perpete. En el relato de Kristal fueron relevantes varias prcticas como la primera comunin, la escuela en el exterior, y los viajes de vacaciones. Estos ritos provocaron cambios en esta familia y en el personaje principal. Soffy es la conexin entre padre, hijos y rituales sociales. Ella es una madre completamente inmersa y comprometida con el mundo de las relaciones sociales, la embajadora de la familia en el contexto de la esfera pblica y encargada de que esos ritos sean reali zados, y tambin apropiados nosotros de su crculo familiar. Los mecanismos para materializar esa ejecucin y apropiacin son el sometimiento, alcanzado en la niez de la aguzadora, por medio de la persuasin de la madre a una nia a punto de hacer la primera comunin y las implicaciones de lo que en ese sistema implica tal ceremonia religiosa: prembulo para el matrimonio, sensibilizacin de la mujer hacia esa futura experiencia: con tu prncipe azul, el galn de tus sueos, vivirs para siempre, t siempre al lado suyo, y l te defender, y el te proteger, y l todo te lo tu prncipe nunca lo dejars par tir, que nadie te lo quite, y nadie se acerque demasiado. (22) Junto a la primera comunin y constituyendo igualmente una prctica impuesta por el patriarcado, se encuentran los eventos sociales en los cuales participa la familia. La madre era la embajador a y la persona clave en cada uno de ellos, a tal punto de llegar a inmiscuirse en las maquinaciones detrs de las publicaciones sociales periodsticas (26). Todo ese intercambio social de los adultos, provocaba un

PAGE 70

70 distanciamiento entre los tres nios, sus padres y las celebraciones con amigos de la familia. Esto evidencia un mecanismo ms: la exclusin. La narracin de Kristal refleja su contrariedad ante tal exclusin. Los tres hijos quedan al cuidado del chofer y las empleadas. Estos individuos se encarga ban de llevarlos a las tantas clases en que estaban inscritos o a ser cmplices para que estos Aquella contrariedad resulta ser un elemento clave detonante de la distancia entre la hija y las actividades sociales a las cuales debera someterse en su futuro, pero no es la nica ni, por si sola, la ms determinante de su aislamiento. Pero antes que dicho distanciamiento llegue a efectuarse, a la protagonista se le niega una vez ms la oportunidad de permanecer cerca de los suyos. Luego de hacer la primera comunin, es enviada a estudiar al exterior. Es recluida en un internado de Nueva York. Kristal es la nica estudiante extranjera. Las monjas se muestran distantes desde un princip sin inmutarse, sin perder su compostura de hbito blanco almidonado y bien planchado, con la rezura de su encierro, la madre superiora, le coment a Sister Evangeline, impasible, sin ninguna compasin, her mother has gone to South America mirndola, como si se tratara de u na simple explicacin de rutina (34) La nueva estudiante se ve obligada a abrirse paso en medio de las dificultades con la lengua y la rigidez de sus maestras. No pudo integrarse completamente a ese (36). En este momento se materializan dos circunstancias relevantes en el cuestionamiento de Kristal del medio en que ha crecido. Por un l ado, se ve la exclusin

PAGE 71

71 donde los nios son dejados al cuidado de los empleados domsticos. Por otro lado, la exclusin de su pas y el envo a un internado en donde e s un elemento ajeno, en donde encuentra obstculos como la lengua y la cultura religiosa. En sntesis, ella ha pertenencia, a las que se considera extraa o extranjera y se re chaza a travs de mecanismos legales y aquellas a las que se considera distintas y que se constituyen en el anti modelo, el calco en negativo, aquello que se elige no ser y frente a quienes se 27). En Cali, no puede hace r parte de la vida de sus padres y es completamente ajena al contexto de Nueva York. Ambos son legtimos mecanismos de exclusin, pero son el abono que provoca la marginacin (27) de la herona. Obviamente, al verse como el anti modelo, convertida en lo qu e se constituye distinto y lo que se elige no ser, ella se distancia tambin, se sistema social, pero desde posiciones perifricas. Puede contribuir al bienestar general con su esf uerzo o cumplir algn tipo de funcin considerada necesaria pero no se le reconoce poder legtimo ni prestigio. (34). Esta es la realidad que define a Kristal ahora. Si bien es cierto que la protagonista ha sido marginada, vale la pena recordar las ideas de Sandra Lee Barky sobre la produccin de cuerpos dciles y la necesidad de una coercin ininterrumpida que impone un entrenamiento del cuerpo, en este caso el cuerpo de Kristal quien est siendo preparado para convertirse en un espejo de su madre. Al som eter a la nia a estas prcticas disciplinarias est procurando producir un cuerpo con configuraciones especficas de una feminidad que satisfaga y perpete las

PAGE 72

72 demandas de una sociedad conservadora, constriente e implacable cuyo objetivo es perpetuar su dominio imponiendo parmetros de conducta en sus individuos. Las funciones cumplidas por Kristal provienen de la imposicin de los papeles que su edad indica: la quinceaera, la nia que hace la primera comunin, la estudiante extranjera estorbo a la priv acidad deseada por las monjas. No cuenta con ningn poder, en cambio es la obligacin y la responsabilidad de otros: la madre, Isabel, la solterona, quien es la acudiente encargada de responder a los llamados del internado en caso necesario y de igual mane ra, es la carga de las monjas; tambin es su obligacin apropiar las enseanzas de indicaciones impartidas por estos sujetos. Las prcticas que generan un comportamiento diferente en Kristal: la marginacin y el terminar convertida en un sujeto ajeno a sus contextos culturales son activadas por la interaccin con los personajes de la obra hasta ahora descritos. Sin embargo, estas no son las todas las interacciones en las que este personaje se involucra. Sus saberes hasta el momento, la equipan de manera que la condicionan generando conductas extraas a los ambientes en donde incursionar posteriormente. Sobre esos saberes, interacciones o prcticas, Foucault, explica que: [e]n una sociedad, los conocimientos, las ideas filosficas, las opiniones de todos l os das, pero tambin las instituciones, las prcticas comerciales y policivas, las costumbres, todo reenva a un cierto saber implcito propio de esa sociedad. Este saber es profundamente diferente de los conocimientos que se pueden encontrar en los libro s cientficos, las teoras filosficas, las justificaciones religiosas, pero es l el que hace posible en un momento dado, la aparicin de una teora, de una opinin, de una prctica. (Abello 230) La prctica resultante de la que habla Foucault tiene conex in con las conductas ajenas de Kristal una vez regresa del exterior: celebrar su cumpleaos, ser presentada en sociedad, entablar relaciones con los muchachos y elegir un esposo.

PAGE 73

73 La vida en Nueva York la ha transformado; ahora desconoce los cdigos del c rculo familiar, es torpe y por haber vivido fuera termina por rechazarlos. Esto no niega un mecanismo de imposicin patriarcal, sino que evidencia su presencia y simultneamente se evidencian asomos de un cuestionamiento a los parmetros del sistema opres or e impulsan a la mujer a buscar otros espacios y entes afines a sus inconformidades y circunstancias. Kristal decide integrarse a un grupo de muchachos de las indica ciones de la madre, y al parecer escapan de los tentculos del patriarcado, lo cual resulta una condicin efmera ya que con un solo movimiento del padre se reincorpora a la transgresora. Esos comportamientos que acaban con la paciencia del padre, quien de scartando la intercesin de la madre, cosa que hasta el momento ha sido una constante se estampa a esta el rtulo de rebelde y la reinserta en sus dominios sin apelar a ninguna persuasin. Foucault indica que "es la sociedad moderna la que lleva ms lejos la construccin de categoras estigmatizadoras, marginalizadoras y excluyentes, y tambin la que dispone de ms medios para convencer de lo adecuado de sus (Foucault Vigilar y castigar 82). Con ese sealamiento de rebelde por parte del padre, Kristal es considerada por este pat riarca como un interlocutor no vlido, es estigmatizada como un elemento no deseado. Esta definicin del comportamiento de la adolescente se ha legitimado previamente con el retorno de los conservadores y la

PAGE 74

74 vuelta de hegemona de la Iglesia catlica. Ante s se mencion que los conservadores, mediante el gobierno de Laureano Gmez Castro 1950 1953, reinstalaron normas respecto de las conductas femeninas y aunque esta novela se publica en los 80, siguen vigentes esta s ideas en la cultura y la mentalidad conse rvadora del pas. No sorprende que las conductas heterodoxas de Kristal s ean castigadas severamente por parte del padre cuyo comportamiento coincide con las estipulaciones sociales y culturales. Esta reaccin genera en ella miedo, angustia y una necesidad de escapar de la hecatombe familiar, como se afirma en una prosa que refleja su consternacin: se declar la guerra, y yo, aterrada, sin seguridad ni conviccin, hundida, hecha trizas, por el suelo sin ritual para disponer, sin vacaciones planeadas, ni v oluntades formadas a su arbitrio, lo que usted mande, cuando quiera, como diga mi seor, mandatos vacos, vocativos inexistentes, alusiones peregrinas, de repente sin brjula me quede, sin eje, fue su otoo, y el tiempo de su gloria y su dominio, poder sin mediacin, esfumado, concluido, reinado sin matices, l sin ms, enfrentado a mi arrebato, a mi rebelin, que aqu el que manda soy yo y san se acab, que aqu mando yo y tena razn, y as ocurri. De incontenible desaforo, de sbito, las plantas asimil aron urea, vitaminas, y abonos absorbidos con los aos, rompiendo con exuberancias, potes y tacines. (Bonilla 65) Estas palabras confirman una nueva exclusin: Kristal pierde sus d erechos y su vuelve crcel, no slo para ella, sino tambin para los otros jvenes rebeldes que la o (76). En su trabajo Violencia y Culturas, Ignacio Abello explica que "[a]ll en el mundo de lo privado, en un espacio fsico se puede pensar, desear, planear, decir lo que se quiera, pero que ninguna persona ni autoridad puedan entrar en l. Se debe ser dcil y obediente afuera

PAGE 75

75 en el mundo de lo pblico para poder ser irreverente adentro, en lo privado" (239). Siguiendo a Foucault, este filsofo detalla una realidad parecida a la de Kristal. Tanto n charlas interminables de una oralidad desbocada con las que se conseguan asir de la libertad" (76). Esta era su crcel, pero en ella no podan entrar los vigilantes, es decir sus padres; sin embargo, y segn explica Foucault con la idea del panoptismo s ocial, estos jvenes han interiorizado los parmetros establecidos por el patriarcado y se vigilan o regulan mutuamente dentro de su crcel. En la orilla, fuera de la cultura conservadora colombiana, se genera un estilo de vida particular, ya que "[l]as fo rmas de relacin, de asimilacin y dominacin cambian, produciendo formas de aceptacin de s, de relacin con el otro y de accin con el mundo que varan en distintos lugares, que producen, que aceptan o rechazan de manera diferente a como otros grupos lo pueden hacer" (242). Estos adolescentes, hastiados del tedio producido por las convenciones sociales impuestas por sus familiares, ejecutan diversos actos rebeldes y consolidan otras relaciones a travs de esas conductas y de sus conversaciones cotidianas Estn convencidos de la validez de su pequeo mundo y buscan permanecer en l el mayor tiempo posible. Cada uno de ellos se libera all; se burla de sus ataduras y de los rituales. Entre ellos se sienten legitimados: nos j untbamos a desbarrar el mundo, seguros de que la felicidad tena que ser otra cosa, diferente a aquella vacuidad en que habamos crecido, distinta a la desidia, a la cotidianidad de lujos y de excesos, a la contabilidad de los aspectos, a la vida p rogramada para el xito, para la profesin provechosa, para las relaciones manera de protestar contra nuestros propios destinos y de enfrentar esa tranquilidad con que se nos haba

PAGE 76

76 Preferiblemente darse contra las paredes antes que aceptar la arrogancia con que se nos quera condicionar nuestros sueos. (78) A pesar del bienestar experimentado en su marginacin, este grupo termina desmoronndose, un dese nlace previsible segn los presupuestos de Foucault: C uando alguien se sale de un grupo, o quiere modificar las condiciones de existencia y control de ese grupo, existe otro tipo de guardin, llmese polica, o sacerdote, o mdico, o psiclogo, o profe sor que se encargar de ejercer el control del trnsito de un grupo a otro, o de hacerlo volver al grupo primario, o simplemente y llanamente ordenar el encierro. (220) rotun da, inconce sin oponer ninguna resistencia, sin poder resistir a los electrochoques, asinti y respondi al Doctor: S Doctor, usted tiene la razn, siempre la razn, servilismo y buena voluntad, s, Doctor. Santiago, se lo digo, a manera de simple reflexin, contra las paredes no se d, la realidad es superior, acepte las cosas como son, adptese sin agresin, los mrtires estn bien para los libros, aproveche su condicin, no gaste plvora en gallinazos, contra la corriente no s nada. (98) En estas palabras se ve que el vigilante de Foucault es en este caso el doctor quien facilita el regreso de Santiago a su grupo primario. La salida de Santiago genera la desilusin entre los otros miembros del grupo, quienes continan im itando de una manera u otra la conducta de su lder volviendo al redil. Sin embargo, Kristal se resiste a reintegrarse a su grupo primario; asumiendo una actitud retadora y buscando una alternativa: el suicidio. Hace falta aclarar, que en este caso el suic idio no debe verse como una claudicacin ante los problemas sino que constituye un acto subversivo en la medida que disminuye el poder de los representantes del patriarcado.

PAGE 77

77 La opcin que Kristal adopta al intentar suicidarse impone un castigo a toda la f amilia. Sus actividades sociales se reducen profundamente y el bienestar que estas actividades representaban para la familia se transforman en oscuridad y tristeza. Entonces, en Jaulas se trastroca y se subvierte. Conviene aclarar cuidadosamente estos dos trminos. Trastrocar, define el diccionario de Real Academia de la lengua espaola implica "mudar el ser o estado de algo, dndole otro diferente del que tena", mientras que subvertir, describe el mismo diccionario, significa trastornar, revolver, destr uir, especialmente en lo moral". Con relacin a estos dos conceptos, Marcela Lagarde discute que los hechos subversivos pueden ser notables pero por s mismos no tocan la esencia del poder, en cambio las acciones trastrocadoras fundan la desestructuracin de los poderes. En la vida cotidiana las mujeres se empean en la subversin que casi siempre emerge en la forma de los fenmenos o incumbe a fenmenos aleatorios y creen que con estos hechos cambian de fondo su condicin. Los trastrocamientos, en cambio, afectan de raz al poder porque implican la existencia de las mujeres fuera de la norma y en condiciones distintas de las estipuladas en circunstancias histricas especficas para su gnero. (812). Al paralizarse, Kristal ni se hace cargo de sus futuros de pendientes o responsabilidades, ni asume el papel que le corresponde y para el cual ella ha sido adiestrada. Adems de ello, es capaz, con su parlisis de disminuir las actividades de todos los miembros de la familia a su ms mnima potencia y los ha encla ustrado en las cuatro paredes de su casa. Marcela Lagarde explica que la transgresin por medio de la locura incapacita a la mujer para "mantener las relaciones mnimas, y [para] entrar en el intercambio que le asegure la dependencia vital". Pues bien, en el caso de la locura el efecto de parlisis afecta directamente slo a la loca, en el caso de Kristal, su intento de suicidio y postracin en su cama ha paralizado a todo el crculo familiar y los ha forzado a adoptar conductas que nunca habran sido consi deradas como una posible

PAGE 78

78 decisin entre ellos. Con esta decisin Kristal ha desestructurado y afectado de raz al poder al poner fuera de la norma tanto ella como a los miembros de la familia. Ella decide atentar contra su vida, ya que los paradigmas patr iarcales, establecidos dentro de la orilla se han desmoronado cuando Kristal desc ubri a su padre en la cama con otra mujer. Para Kristal ya no hay retroceso, no tiene sentido reinsertarse en el seno de una "familia de correccin y formal educacin, [que r evelaba] su vil palabrera sin ninguna frrea conviccin. Al menos yo [Kristal] ya no me lo crea". (68) Al tirarse desde un rascacielos, Kristal sumi a toda su familia en un luto simblico. Ya he explicado que las acciones de ella trastrocaron el crculo opresor. Sin embargo, las acciones del patriarcado no se hacen esperar dndole un carcter temporal a la desestructuracin lograda por la protagonista. Sin importar las desilusiones que cargaban su espritu sobre las tristezas de las verdades descubiertas sobre su padre, ella fue sometida a una nueva marginacin: S e manifest pap, rotundo, intransigente, doblemos esta pgina, del incidente no se vuelve a hablar, se acabaron las visitas, categrico, que el tema no se vuelva a mencionar, y la casa entr en esa calma de ultratumba, aquel amodorramiento que ni siquiera el zumbido de las moscas consegua alterar. (28) El ciclo de marginaciones y exclusiones se reanuda. Ante ello, esta vez, Kristal se inclina hacia la escritura como instrumento de escape que la ayudara a no regresar al o que la desterr en repetidas ocasiones, a la sumisin ante un padre en cuya imagen ni crea y ya no respetaba. Adems era el retorno a la prctica de convenciones sociales que no

PAGE 79

79 significaban la felicidad para ella. Elige entonces dilatar su reclusin, a hora en su (125). En este punto es indispensable retomar las convergencias que ha establecido el feminismo con los presupuestos de Foucault, especialmente aquellos en los cuales Lois McNay explica que el sujeto y en este caso la mujer debe inventarse a s misma, debe producirse si misma como un objeto artstico. Por otro lado, Lagarde que "el problema del poder para la mujer en el mundo actual consiste en su transformacin de objeto en suje to histrico, en constituirse en protagonista social de la crtica y la transformacin de la sociedad y la cultura". (156). Los aportes de esta s do s investigadoras son materializados en la experiencia representada por Kristal. Por un lado, todo su discurso ha evaluado las imposiciones patriarcales y estn comprometidas con un protagonismo que critica la sociedad colombiana en torno a las situaciones vividas por las escritoras tanto en el espacio privado como en el espacio pblico, y por otro lado, la protag onista logra construirse por medio de la escritura en un objeto artstico. Tanto la construccin de su identidad como sus pasiones emociones su propio cuerpo y existencia constituyen una obra de arte inventada por esta mujer desde el espacio cerrado. En s ntesis, los mecanismos de exclusin y marginacin que afectaron a Kristal y el derrumbe de la imagen de los miembros de su crculo familiar, al igual que el desmoronamiento de los paradigmas a los que poda aferrarse, la llevaron a la necesidad de buscar u na identidad que se ajustara a su reevaluacin de la vida, a la invencin de su ser. Al final de su historia esta mujer decide describirse as en este breve poema:

PAGE 80

80 Soy cobarde. S mentir. Lo aprend muy bien y me ha servido pero me aburri. Para que callar y confundir al silencio con la complicidad. Por esto hablo, por indecente y desleal. Cinismo burgus que llaman. Supervivencia, digo yo, decadencia joven. El tiempo para salir a la calle es correcto... o correcto para salir a la las imposiciones que la recuperacin de su salud implicara. Con ese sacrificio prolonga la condena al ostracismo impuesta a su familia, pero de igual manera, ese encierro debido a sus limitaciones fsicas y la necesidad de ocultar su mejora hace que no pueda experimentar con su mquina de escribir. En otras palabras, su inclinacin a la escritura es reprimida para liberarse de sus exigen cias sociales. Algo extremadamente paradjico en esta novela es que aunque se sacrifica la continuidad de la escritura y de su ejercicio, ya se ha alcanzado lo suficiente para verla como un instrumento que ha promovido la liberacin de la mujer de la opres in patriarcal. Es decir, el objetivo de la construccin de una identidad, de la liberacin de los lazos opresores ha sido alcanzado, aunque haya ambivalencia en cuanto a la agencia de la mujer, debido a que la lnea que separa el xito la escritora basada en la publicacin de un producto y el alcance de su subjetividad es muy borrosa e imperceptible. Lo es porque es empaada por la presencia del sacrificio de la labor y el placer de escribir. Pareciera ser que la escritora est condenada a renunciar a sus aspiraciones artsticas. Jaulas comparte varios elementos con Reptil en el tiempo (ensayo de una novela del alma) (1986). El ms sobresaliente es la presencia de la escritura cual obsesin, necesidad, salvacin o condena de sus protagonistas en la construc cin de

PAGE 81

81 identidades. El valor de condena que la escritura implica en la historia de Kristal se opone a lo acontecido en Reptil en el tiempo en la que la voz artstica aflora para afirmar su derecho a la expresin escrita y produce una novela como fruto de ese derecho. Reptil en el tiempo (ensayo de una novela del alma) e s una obra compleja como se nota desde el primer momento, puesto que luego de encontrarse con ese enigmtico ttulo, aparecen efectos litogrficos que imitan papel envejecido para sugerir l a intercalacin fragmentada de una novela, cuya paginacin se marca doblemente: las pginas estn identificadas con letras y con nmeros tanto en la parte superior derecha como en la parte central inferior. Hay otros tipos de alteraciones a la puntuacin: la prolongacin de los puntos suspensivos, la presentacin del discurso de ciertos personajes y estados de nimo por medio del uso de maysculas, la disposicin en forma vertical de algunas partes del relato. Cada voz est marcada tipogrficamente, con la letra comn la voz de la esposa e itlicas la de la artista. Otras modificaciones generan juegos de imgenes con la palabra hasta que desaparece en un espacio en blanco. Considero que esto s efectos litogrficos no tienen otra funcin que apelar a la curio sidad del lector y despertar su inters antes de la lectura misma. Una obra de tales caractersticas se hace visualmente provocativa. Es obvio que estos cambios en el color del papel y los otros rasgos ya detallados generan interrogantes en el lector y a l a vez, preocupaciones sobre las dificultades de publicacin que ofrece tal despliegue de creatividad. En medio de todo este aparato lito ortogrfico se representan dos voces: la voz de una esposa y madre de la clase alta, que llamar la domstica; la segun da, la voz

PAGE 82

82 artstica, es la voz de una mujer descuidada de su higiene y desprendida del mundo; se asla aun del mundo que pueda circular en la celda en que se encuentra. 1 Esta voz desea profundamente libertad y paz y ansa escribir. Lo que se narra en esta novela es el despertar artstico de una mujer para reclamar, luchar y apropiarse del espacio que le pertenece, para construir su identidad artstica y generar un producto: sus ficciones, a travs de las cuales logra dar voz a sus personajes e interactuar con ellos. La Martina Mara escritora aniquila con un golpe de cenicero a la Martina domstica. A partir de ah, empieza un dialogismo que se constituye en el mecanismo por medio del cual se libera la voz de la artista y le permite construir su identidad. El desarrollo del artista es la temtica del Kunstlenroman, que Seret describe as: This specific genre traces the embryonic growth of the artist from the moment when [s]he exhibits artistic talent and interests to the point when [s]he actually creates. Se veral themes appear and reappear as narrative relationship with society, and the problems the artist encounters by his own development as an artist who expresses himself [herself] in literary, visual, (3) la escritora. Para llegar a consolidarse esta identidad de artist conflictos psicolgicos estn constituidos por su temor de transmitirles a sus hijos la por lo que no hizo, por la cordura 1 De acuerdo con voice we are usually referring to the behavior of actual or fictional personas and groups who assert woman centered points of view. Thus feminists may speak of a literary character who refuses patriarchal pressure

PAGE 83

83 los huesos. Squenme de esta carne que se me pudr (21). Las dos voces debaten esos conflictos psicolgicos en torno a lo que implica para cada una el acto de escribir: Por eso est aqu. Les abrir el alma. Les dir lo que desea para ellos en la vida, (qu?). Nada quiere, ni puede ya ocultarles. Les c ontar lo que fue, lo que pudo ser. Les mostrar lo nico importante, (qu?). Les hablar del hambre, les indicar dnde pueden saciarlo, (dnde?). Escribir con humildad lo que no supo expresar con obras, (qu?). Debe callar, entonces. (Me enviar a m misma, a travs de la tinta negra de mi mquina. Les dar mi verdad. Esta crcel de miserias). (72) En la cita la voz artstica le responde a la domstica explicndole las implicaciones de la escritura para ella. Su objetivo es contar su verdad, construir se a s misma a travs de la escritura, no usarla como un conducto para someterse al papel de madre y subsanar las posibles faltas de su papel materno. Esto es negarse a patrocinar o de perpetuar las exigencias patriarcales. Por su parte, las vicisitudes sociales las enfrenta particularmente con la madre superiora, que representa la autoridad en el reclusorio y la intimida por la severidad, que demuestra en los encuentros que llegan a tener. Martina ha provocado esta severidad con su indiferencia ante la c otidianeidad del reclusorio, lugar que no le interesa en absoluto. Eso la lleva a aislarse y a negarse a participar en los oficios e inclusive mirar lo que sucede detrs de las paredes de su celda. Sus reacciones a las peticiones de la superiora evidencia n su desinters por ese ms ropa sucia. Coser?, las telas se deterioran, los hilos se destien. No entiendo cmo entraron al convento para buscar lo trascendente, malga stan el tiempo en nimiedades, y dicen que la loca soy yo. Cocinar?, para que mi labor vaya al ro. No, (30). Cuando la cuestionan sobre la funcin de la escritura, responde tajante:

PAGE 84

84 y necesito escribir porque el silencio me ahoga (30). Para ella esa prctica es un medio de supervivencia. Las dudas de las monjas sobre el valor de la escritura se conforman con una etapa tpica del Kunstlenroman misunderstood editarn. Las libreras estn llenas de libros empolvados. Son basura para el cesto y hasta para el infi Las inconformidades discutidas con Dios y los asuntos sobre el amor conforman la problemtica espiritual de Martina Mara. No entiende por qu existe si es mala, si no es til, si es diferente. Estos problemas se materializan en la forma de un dilogo (Pero no (58). En este dilogo tambin se discuten asuntos de la libertad, la bondad y la paz. Con esta conversacin se exponen conflictos espirituales de la voz artstica, pero ms llamati va es la seccin en que trata los asuntos espirituales de Renato, uno de los personajes de su obra: As es Renato, y l no quiere reconocerse. Acabo de averiguarlo. No lo estoy juzgando. Amo a mis personajes, los respeto. Con ellos padezco. Comparto sus ag onas, sus pequeos goces, pero no disfruto viendo a Renato porque no me deja escribir. No halla la felicidad en Dios porque entendi que Dios y pecado son dos palabras ligadas en la boca de quienes lo educaron y no ha sabido separarlas. Si acaso lograra a lgo, sera desprenderse de su Dios para conquistar la calma. Ello echara su (156).

PAGE 85

85 pedazos de un misma alma. Formas parte de m, como Martina Mara, Mateo, Maligda, Dunia y los que vengan. El nombre no importa, somos muchos. Hemos convivido (157). Entonces, los problemas espirituales que enfrenta la voz artstica se encuentran directamente relacionados con la escritura. La voz domstica aspira a indicarle cmo y sobre qu escribir; la madre superiora cuestiona la trascendencia de su labor, y su personaje le ofrece dificultades que ella ve como externas. Por ello el personaje le hace notar la unidad que conforman y as se percata de que ese conflicto la agobia a ella tambin. La interaccin con esos individuos la lleva a la concientizacin de asuntos que le ayudan a descubrir sus demonios, a tomar sus decisiones, a esculpir su identidad artstica. Cuando Martina enfrenta a su personaje Renato no slo se ha trasladado de la celda a un mundo interior imaginario sino que a la vez, como indica Seret, ha turn[ed] to [herself], look[ed] into [her] soul, [drew] upon [her] imagination and create[d] [her] own world o esto, a Martina Mara le resta otro asunto por resolver: su relacin con la voz de Martina la esposa. El choque con la voz de la esposa es obvio. La una anula a la otra, cada una se defiende sealando las debilidades de su opuesto. No hay ninguna toleran cia entre ellas. La siguiente cita as lo evidencia: (Ya pueden venir los aos, estoy en lo que quiero. Mi recuerdo es un tcito deseo de grabar las sensaciones en el papel, captar el sonido de la vida, traducirlo a percepciones ntimas. Siempre he ambicio nado escribir sin obstculos y limitaciones. Amo mi crcel hoy porque ha hecho posible este deseo). No s para qu, pero si s por qu escribe. Es el sntoma de una enfermedad, (no importa, todos estamos enfermos en una forma o en otra).

PAGE 86

86 En algunos los mal es se inician con dolor de cabeza. Lo grave es que (Tengo intenciones de anotar todo aquello que slo sintonizo con los diez dedos Muerte fsica, mental, espiritual; cuando se sienta a esc ribir, todas las palabras la llevan a la muerte. (66) Con disquisiciones como la anterior se topa el lector en varias ocasiones. Los asuntos pueden ser diversos, pero la actitud adversativa es la misma. Las dos se sienten atacadas, constreidas, asqueadas por la presencia o las actuaciones de su contraparte. Cmo se salvan estas diferencias? Lo hacen? Al parecer no, pero el tono retador y fustigador se reduce; son los sueos y las sensaciones los que producen un cambio. Ambas experimentan el fro que se inicia en una pesadilla y sus voces alcanzan continuidad desde esta experiencia: qu est diciendo? Las manos me tiemblan sin control, no las ve?, (ajenas y tan propias que sigo sintiendo las mas no s por qu misterio) Y es fro, hermana, lo conoc e usted?, (me llega a los huesos ms all de la mdula, donde ya no hay mdula ni huesos, y sin embargo estoy yo) Lo ha sentido usted hermana, es el fro que congela la sangre (donde se pierden las venas? Me bao en un sudor magntico) Y ese dolor del a lma, no ha sufrido usted? ¡Malestares insignificantes! En carne propia su muerte, hermana. (228) Aqu sus discursos se diluyen el uno en el otro. Puede notarse que la segunda pregunta hecha a la hermana es iniciada por la voz de Martina la esposa y termi nada por la artista. Pero la incursin de la artista no se limita a entrar en el mundo del discurso del otro, tambin lo hace de manera fsica al salir de su celda para sentirse til Maana regresar a este patio. Servir a mis hermanas. Se observa entonces que el personaje adopta una actitud ms tolerante ante lo que la rodea sin que esto implique que ha abandonado su deseo de escribir. La novela cierra con la

PAGE 87

87 expres in de un rechazo por la asquerosidad que antes le era indiferente y el apego a (245). Este cambio de nimo tambin coincide con la conclusin de la novela inserta. Ya se han acabado lo s dilemas con los personajes y su trabajo es apreciable en toda su plenitud. La artista ha consumado su obra. En la medida en que conocemos los conflictos enfrentados por esta mujer, nos percatamos, siguiendo a Rosi Braidotti, de que Martina es un subjetiv idad nmade 2 visitando diferentes instancias de su pasado con el objetivo de recuperar aquellas que as if expuesta por la crtica en 1994. Es una tcnica de re ubicacin estratgica que tiene por objeto rescatar lo que necesitamos del pasado para trazar caminos de transformacin de modo de i mpersonificacin, es decir una representacin fetichista. Ella consiste en el conocimiento simultneo y la negacin de ciertos atributos o experiencias. (6) aparatos alternativos figuration Reptil en el tiempo 3 2 El modo nmade es un estilo de pensamiento que expone formas ajenas a la visin falocntrica del sujeto (Bradiotti 1). Es un mito; es decir, una ficcin poltica, una concien cia crtica, un intento por preestablecidas identidad es metafsicas. El sujeto nmade se resiste a ser encuadrado dentro de los modos socialmente codifi as if 3 tcnicas ajenas a las de histrico especfico. Es un momento en que las profund as transformaciones del sistema de produccin econmica tambin estn alterando las estructuras sociales y simblicas tradic (2)

PAGE 88

88 Se puede considerar a Martina un sujeto nmade segn la descripcin de Bradiotti de esta apertura, por medio de repeticiones sucesivas y estrategias mimticas, espacios donde la alternativa de a Reptil en el tiempo se produce esa apertura a la construccin del sujeto nmade a travs de la repeticin de tres imgenes: el encierro, las imposiciones y la expresin escrita. En cuanto a l o primero, el personaje es t rasladado a un convento y enclaustrado en una celda; ella misma decide permitir que la oscuridad y la suciedad invadan su espacio. La repeticin de la imagen del encierro se observa desde la niez de Martina con se puede ver en sus reflexiones acerca de la fealdad como un encerramiento: por la ventana, hacia el patio (pecera gigantesca) en donde no hay una sola mujer con El encierro para ella trasciende las paredes de este sitio. La realidad de la mujer en este lugar, reclusorio o convento, la conducen a describir el enclaustramient o general que vive la mujer. As Martina se burla y reflexiona de esta manera: (Las traen a la crcel para que luego no caigan en ella, ja, ja) Toda mujer padece el deseo imposible, las inhibiciones, la angustia de no poder; quiere volar, y su cuerpo and a a pie; pretende comprende el espritu, y no logra atravesar la corteza de carne que lo sepulta. Las hay jovencitas, adultas, viejas, recin nacidos junto a sus madres. (No es cuestin de edad, la culpa original basta). (80)

PAGE 89

89 El encierro en su ltima repr esentacin constituye el sitio subvertido por Martina Mara. Su revisitacin a este espacio la lleva a subvertirlo, a verlo y describirlo de manera diferente, cuestionando lo que l involucra en la realidad patriarcal. El encierro que implicaba limitacione s, coercin, marginacin y la exclusin ha sido transformad a en un sitio de liberacin creativa. En su casa nunca logr manifestar su creatividad por ser el reino de la esposa, all solamente poda seguir cumpliendo su papel de mujer abnegada y la escritor ( una mala conducta alarga la condena) ella logra satisfacer su deseo: Mi recuerdo es un tcito deseo de gra bar las sensaciones en el papel, captar el sonido de la vida, traducirlo a percepciones ntimas. Siempre he ambicionado escribir sin obstculos ni limitaciones. Amo mi crcel hoy porque ha hecho posible este deseo). (66) Su deseo se prolonga en la escritur a misma de la novela y se enfatiza desde la puntuacin tambin pero su satisfaccin se intensifica en un espacio interno que puede verse como un encierro ms: el mundo de sus personajes. Esto nos lleva a pensar una vez ms en la subversin del espacio que abre puertas al imaginario de la escritora en el cual ella misma se introduce. Las imgenes repetidas no se limitan a la del encerramiento. Otra representacin reiterada son las obligaciones y las imposiciones al personaje y a otras mujeres que comparten sus contextos. En esta novela las imposiciones a la mujer giran en torno a la imitacin de la conducta de la mujer virtuosa. Las obligaciones de la mujer configuran los tejidos de los iene que

PAGE 90

90 Otra figura representativa de la repeticin de las imposiciones a la madre es el deber de seguir el ejemplo de mujer virtuosa, aunque sus circunstancias sean completamente adversas. Esto le ocurre a Maruja quien es engaada por su jefe, embarazada y abandonada. Ante la imposibilidad de presentarse en su pueblo con un hijo, decide abortar en el bao de la casa en donde trabaja. Esto es repudiado y ella enviada al reclusorio culpable sin atenuantes y condenada. Otra obligacin que impone (llmese gato, perro, n io, hombre? ). impone un comportamiento bondadoso, virtuoso en ellas. En esta novela se subvierten las obligaciones impuestas a la mujer planteando en unos casos el rechazo total a la limpieza. Esta es la conducta adoptada por Martina en su celda y en el reclusorio. En otros casos ella misma nos deja conocer sus argumentos acerca de la futilidad de las actividades domsticas. Con ellos Martina desmantela las imposiciones de la madre sup eriora. Con sus argumentos tambin contrapone la insignificancia domstica a la trascendencia de la escritura por su perdurabilidad. Para Martina cocinar en el reclusorio no tiene sentido porque su labor se va al ro; es intil lavar puesto que al terminar le traern ms ropa; es ftil coser porque las telas se deterioran y los hilos se destien. Con estos argumentos monja y reclusa entran en un choque en el que la primera

PAGE 91

91 Paradjicamente, la escritura es un elemento fundamental en esta historia. Hay una novela cuyos captulos son intercalados con el relato a dos voces. Adems del encierr o y las imposiciones hay un elemento ms a cuya representacin se regresa constantemente: la escritura, que establece conexiones con los otros motivos antes expuestos subvirtiendo tanto el encierro como las imposiciones domsticas. La escritura es represen tada como el asunto de discusin entre Martina y la madre superiora; luego se alude a ella como el deseo que libera a la profesional de su crcel. L a escritura es el centro de ataques por parte de la voz de la esposa. Esta voz trata de invadir la autonoma de la voz artstica ofrecindole directrices temticas (Qu?) Estas indicaciones son rech azadas por la voz opuesta como el interrogante en itlicas lo atestigua. Martina es un sujeto nmade, es decir se encuentra en trnsito; ha renunciado a insertarse en el patriarcado y se refugi en su interior movindose desde su encierro a sus imposicione s con el objeto de revisitar estos sitios, reevaluarlos y generar conexiones, cambiando coordenadas entre ellos. Ese nomadismo no se detiene Martina mantiene el trnsito entre el imaginario creado con su novela y la realidad que la rodea. De hecho tambin abre las puertas de la ficcin y llega a la realidad con su obra, de manera que el producto creativo trasciende las barreras del mundo imaginario en que ella vive. Kristal y Martina representan diversas vicisitudes por las que atraviesa la escritora colomb iana. De hecho ellas nos dejan ver aspectos ntimos de su problemtica. K ristal

PAGE 92

92 sacrifica lo que Martina no: la escritura. Es decir, hay progresin entre las dos heronas K ristal rechaza los rituales, el adoctrinamiento del patriarcado y esas tcnicas disc iplinarias. Por su lado Martina reconoce al sujeto dcil que hay en s misma, ese sujeto ideal al patriarcado puesto que lo fortalece lo prolonga. Ella identifica a la mujer producto de las estrategias disciplinarias del poder y la enfrenta tratando de abr irse paso para alcanzar la construccin de su identidad y para llegar a escribir, cosa que de hecho se concreta. En Jaulas la comunicacin es unilateral. El patriarcado violenta a la nia y en la madre ha conseguido un cuerpo dcil. Ella Kristal reflexio na y el lector la escucha, pero crculo familiar la ignora completamente, la excluye. Sus acciones slo se hacen efectivas luego de su fallido intento de suicidio. Mientras que en Reptil en el tiempo la agencia que gana la mujer no slo la lleva a produci r una obra literaria sino que tambin logra cuestionar al poder opresor revisitando instancias de su pasado. Martina dialoga y enfrenta a los representantes del patriarcado, se hace or aunque ellos no la quieran escuchar ni entender. Al final su meta esc ribir una obra se ejecuta y el lector real la puede palpar. Expuesto de otra manera, puedo afirmar que la ficcin logra traspasar sus lmites e internarse en los dominios de la realidad para hacer la entrega directa a su destinatario del producto de la la bor de Martina, la escritora. Estas dos escritoras y estas dos narrativas de vida logran apelar, educar, y sensibilizar a su lector; y por qu no, logran despertar su curiosidad desde bien temprano en la lectura o inclusive antes de la lectura misma. En Ja ulas ello se ve desde las primeras lneas en que el personaje en maysculas, se le revela al lector como

PAGE 93

93 KRISTAL VENTURA. Diez aos me ha tocado escribir este nombre. El esfuerzo ha sido grande. A mquina, mucho mayor. An estoy cansada. He conseguido gol pear las teclas con dos dedos: el meique y el pulgar. Habilitar los ndices habra sido mejor. No me extraa este revs. Uno ms, uno de tantos quizs en una vida de aciertos y desgracias buscadas. Elucubraciones como sta podran sonar banales pero debo enfatizarlas porque para m tienen su valor. Empiezo a razonar. Hablar me resulta efmero y atrada por el vicio de tener que dejar constancia de todo lo pensado, lo sentido, lo intuido, de las esquelas y papelitos, hojas, sobres y libreticas siempre me he rodeado. Bien poco me ha servido. Ni una pgina he podido utilizar. Y no ha sido por capricho. Sorprende mi paciencia. Diez aos he aguantado. Nunca me he quejado. Postergar no ha sido mi intencin. Simplemente liquidar. Ms fcil: olvidar. Y as, diez a os y moverme de esta cama, sin rasguar una vocal. (11) Este primer prrafo describe una triste y terrible realidad. Una mujer postrada en una cama durante diez aos. Una mujer que est tratando de escribir su nombre y este ejercicio le toma una dcada An te los ojos del lector se presenta un esfuerzo descomunal enmarcado en una situacin catastrfica. Es imposible no visualizar ese cuarto, esta cama, esa mquina de escribir y esa mujer. La carga emocional impuesta al lector es bastante pesada; lo suficient e para llenarlo de preocupacin, inters y curiosidad por saber de ella y conocer ms a esta herona. Se evidencia con esta confesin una realidad que lleva al lector a percibir el dolor que desde su intimidad experimenta la escritora. Creo que adems de e ducar a los lectores, estas novelas procuran sensibilizarlos y pretenden despertar una fuerte curiosidad en ellos cuando les plantean enigmas desde el principio mismo. En el caso de Reptil en el tiempo debemos recordar los rasgos litogrficos cambio de c olor en las pginas, por ejemplo resultan llamativos y llamar la atencin de una audiencia que ni siquiera ha abierto el libro. Por qu hay la necesidad de sensibilizar al lector? Pues bien, conociendo a Kristal y sus vicisitudes puedo afirmar que ella n o slo necesita a alguien que la

PAGE 94

94 escuche, sino que adems ella necesita alguien que pueda solidarizarse con ella. Ella necesita un cmplice para que guarde su secreto y entienda el ambiente hostil en que est inmersa. Necesita un cmplice que entienda que nadie debe enterarse de que ha escrito. Ella rompe con el silencio y se confiesa deseando ser oda. Ella est consciente de los comportamientos patrocinadores del patriarcado, tanto en la familia, la escuela, como en la orilla y los ha impugnado desde el silencio, desde su miedo y a travs del anlisis de sus actores. A pesar de que se muestra un tanto ms a gusto en la orilla, no deja de notar cmo todos sus amigos hicieron explcita de alguna manera su descontento ante el sistema. Sin embargo, ella cuest iona que todos cedieron ante sus tentaciones o se sometieron a las voluntades de ese sistema dogmtico. revolucionario y enemigo de los militares qu e termina siendo un militar m s y maltrata a cuanto estudiante revolucionario se le atraviesa en el camino (109); luego sigue Roberto, un experto con las palabras que engaaba a todos con su verborrea. Termin de poltico, apoyando al sistema contra el que antes luchaba (110). Galleta y el Largo fueron los que continuaron en el examen, sin metas claras en la vida. Emprendieron un viaje sin fin para examinar las barreras que antecedan y protegan aquel mbito extrao a donde nunca se les permiti llegar (111). A todo esto mostraba] visionaria, segura, se percataba de que al final slo servan para hablar y hablar, ya que uno a uno los amigos continuaron desmoronndose y desmoronados, y cuando no se equivocaban, frustrados, amargados, resultaban incapaces de fijarse metas..

PAGE 95

95 Si para ellos plantear una actitud rebelde era cosa de la edad, para la De ah que todas estas observaciones le sirvan para concretar lo que pretende ser. Ahora, ella se pe rcata por medio de estas experiencias ajenas que el enfrentamiento directo que han puesto en prctica algunos de sus amigos no es una estrategia til. Ella se da cuenta de que enfrentar al patriarcado directamente slo lleva a sus agentes a ejecutar med idas para someter a cualquier trasgresor. Eso ya le ha sucedido a todos sus compaeros de la orilla, especialmente a Jacinto. En cambio, Kristal opta por la escritura secreta, vigilante, sigilosa. acto conspira dor, retador y desafiante (107). Lo es por el constante asedio y perturbacin de su madre, situacin que la hace comenzar y borrar una y otra vez lo que ha escrito: Sin llamarlos, respondieron los tacones de mam, y con su fuerza, su dominio liquidaron mi intencin imponindome el silencio, obligndome a callar, a rumiar mis confidencias. Era el miedo. El de siempre, el ancestral. Y de nuevo perd mi oportunidad. Me qued sin comenzar. Como sabueso hambriento, entr a mi cuarto, directo a husmear, yo imbci l vegetal, y sin apuros detect la armnica combinacin de mis catorce letras de mi nombre reposado en el papel (14). Este tipo de discurso es una constante en la protagonista. Hacer y deshacer lo escrito se convierte en su rutina y siempre es instigada po r la aparicin de la madre en los umbrales del cuarto de Kristal. E n el cuarto le permite al lector conocer esta agobiante reali dad reflejada en sus palabras. Ahora, lo compartido con su audiencia, en su mayor parte se expresa en primera persona, por lo ta nto se presenta su perspectiva nica y exclusiva, confesional. Esto apoya los recursos que emplea para romper con ese silencio en que ha sido sumida. Desde ese silencio ella participa el desencanto que le inspiran las convenciones sociales (82); ella trans fiere su actitud escptica frente a

PAGE 96

96 las supuestas protestas que sus amigos protagonizan (116); y a la vez, ella es la que decide trascender y trastrocar esa realidad. El rechazo, la crtica, las acciones que atentan contra su propio bienestar, y el materi alizar y transmitir su voz en el acto de la escritura representan la manera en que m eique izquierdo, nicos dedos que le reaccionaban. En ello, como ya se mencion, Lo hace a travs de un juego crptico que el lector deber descifrar. Sin dar ninguna clave, Kristal pretende que su lector y su cmplice entienda la misin que le est concediendo: 1) identificar esa opresin en que vive, 2) entender que en medio de esas circunstancias es imposible adoptar la actitud pblica, irreverente de sus amigos, ya que adoptar esa actitud es ineficaz; por lo tanto ella utiliz a una diferente; y 3) adivinar cul ser la estrategia que emplear para romper con el silencio. El lector deber adivinar cul es la estrategia porque la opresin que ella vive le impide ofrecer mayores pistas. Sin embargo, la conjugacin de las razones d e Kristal para construir su identidad en medio de esa opresin con las seales de haber logrado escribir su nombre representa para el lector el primer indicio de que la escritura ser su medio. Su nombre no son slo eran esas catorce letras, sino el recor rido de toda una vida. Hay papeles que ella esconde a su familia, no al lector. En ellos se recoge mucha ms informacin que la ofrecida por las catorce letras de su nombre que le deja ver a la familia (11). Lo ledo en esos papeles ser entonces ese texto escrito escondido; ser

PAGE 97

97 la representacin de esa vida plasmada en las 124 pginas que se encuentran en las manos del lector real y que reiteradamente se le esconden a los miembros de la familia (14). Las ltimas ideas que se han expuesto de manera parale la e n torno a las dos novelas y a lo s dos personajes : el sacrificio de la escritura que hace Kristal, frente a la concrecin de la escritura misma lograda por Martina; la identificacin de sujetos dciles que logra percibir Martina; e inclusive el aparato litogrfico de Reptil en el tiempo nos muestran una agencia de carcter ms slido en Martina, sin que esto niegue o reste validez a las estrategias ejecutas por Kristal; y nos permite hablar de una progresin entre las dos obras. Ello coincide tambin con el aspecto cronolgico en referencia a las publicaciones la obra de Mara Elvira Bonilla Otoya se public en 1984, mientras que Mara Elena Uribe de Estrada lo hizo en 1989. Lo ms importante aqu es que la representacin de la escritora colombiana que re flejan estas dos obras permite imaginar los posibles posicionamientos adoptados por las mujeres que se han dedicado a este arte en Colombia y permiten entender diferentes actitudes en ellas. Acudimos entonces, por medio de estas dos obras a la representaci n de la realidad de un grupo de escritoras colombianas que enfrentaron luchas internas similares. Muchas de ellas decidieron quedarse en el cuarto, encerradas y sacrificaron la escritura. Otras, como la misma Kristal, encontraron las estrategias para romp er con el silencio sin revelar su labor. stas eran aquellas que decidieron esconderse tras un seudnimo. Otras tantas tuvieron el coraje de escribir, aunque hubieran visto obligadas a disculparse pblicamente. En estas mujeres hay una progresin, puesto q ue si

PAGE 98

9 8 llegaron a publicar, pero no sin antes enfrentar conflictos con los varones del patriarcado y sus otros representantes. Esta es una realidad similar a la que representa Martina en su conflicto de esposa y escritora. En ella hay no solamente un confl icto interno, sino que tambin se representan otro tipo de choques. Aquello s de edicin, aceptacin, publicacin y hasta de censura, lo cual es visto en la novela en donde las monjas reprobaban este inters que ella tena por escribir y condenaban el produ cto como basura para el infierno. Conocer a Kristal y a Martina es entender desde adentro las dificultades que el ejercicio escriturario impone a la s valientes que un da osaron plasmar en el papel el imaginario que comprometa su existencia misma.

PAGE 99

99 CHAP TER 4 HIBRIDEZ GENRICA, P ERSUA S I"N E IDENTIDAD EN LA NOVI A O S C UR A Amor y sexo son temas recurrente s en el arte y la literatura; e ste ha logrado releva ncia en una sociedad patriarcal c omo eje de otros asuntos controvertidos entre los que figuran la castida d, la fidelidad, la virginidad, las enfermedades venreas incluyendo el SIDA, al igual que la pureza y su tratamiento. La mujer es el personaje al cual se le demandan e imponen obligaciones derivadas de tales asuntos; pero adems hay una clase de mujer ap arte cuando de dichas cuestiones se trata: la prostituta. Ella es el individuo que confronta y viola muchas imposiciones sociales. Catalogada de pecadora y a pesar de ello ayuda a mantener el balance social y moral del patriarcado, entendida como una soc sexuales al hombre siempre y cuando sus avances no atenten contra las mujeres tuteladas por otro varn; mientras las restricciones a ellas les impiden satisfacer sus apetitos sexuales fuera o antes del matrimon de compensacin. En congruencia con ello, no se amenaza el bienestar de la institucin familiar. Es por las restricciones que est a institucin impone en la mujer y las libertades que otorga al varn que existe una demanda de sexo extramatrimonial, lo cual perpeta la prostitucin. La ms escueta descripcin recogida en una de las acepciones expuestas por el Diccionario de la Real A para Se define el trmino del latn, prostituere, del cual se desprende el vocablo [u]n sistema en el cual las mujeres se dejan atrapar como consecuencia de su miseria econmica, de su falta de instruccin cultural, de su ausencia de

PAGE 100

100 formacin profesional, de las carencias afectivas y educativas de su infancia y su adolescencia, y de los conflictos psicolgico s y sexuales padecidos en su juventud. (Garrido Guzmn 12). La prostitucin no la ejercen solamente las mujeres pero sufren el estigma del pecado y una falta contra el bienestar social. La prctica de frecuentar a prostitutas se ve en las sociedades civilizadas como un fenmeno promotor de relaciones transitorias, sin regulacin y libres de compromiso. la familia y constituye Adems, la prostitucin constituye un atentado contra la moral ya que motiva No son estas las nicas raz ones de que sean irreconciliables la familia y la prostitucin. Los promotores y partcipes de cada una de estas instituciones culturales perpet a n el conflicto atacndose, defendindose, justificndose ante el mundo. En el mbito religioso tradicional se rechaza el sexo sin intencin reproductiva. Pero el catolicismo, ha transformado su manera de ver la prostitucin a lo largo de su historia reput (Jara millo de Zuleta 97). Hoy da, de acuerdo con esta misma investigadora, se considera vctima a la ramera; es un ser al que se debe proteger y ofrecer refugio. No siempre fue as. La legislacin de la iglesia marc derroteros distintos ante el asunto, lo cua cuando [se] hizo explcita la condena a este ejercicio catalogndolo como un pecado incurran en tal ofensa.

PAGE 101

101 A pesar de las condenas sociales y legales que aspiraban a terminar con la falta, sta prolifera y por razones no limitadas a su carcter pecaminoso que se l e atribuye al comercio sexual. Los agravantes de esa proliferacin son muchos ; sin embargo, es el econmi co un o de los ms recurrentes. Una situacin laboral asfixiante puede empujar a un individuo a pr ostituirse por pura necesidad. Hara falta un balance armnico utpico y casi quimrico entre la oferta y la demanda laboral legal para reducir a su mnima expresi n el intercambio de favores sexuales por dinero, esto sin tener en cuenta otros agravantes que inciden en la perpetuacin de un fenmeno que frecuentemente sirve de inspiracin artstica a escultores, pintores y escritores. La muchas veces clandestina inte raccin entre hombres y mujeres de mundos distintos en pos de la satisfaccin sexual es recreada por el arte. La literatura representa reiteradamente el intercambio de dinero o algn equivalente suyo por favores sexuales. Este asunto es en un tema recurren temente visitado por artistas cuyos relatos inundan estantes de libreras y bibliotecas y en ellos hace presencia el personaje de la prostituta bien sea como herona o como personaje que apoya el relato tras bambalinas. La prostituta hace su entrada a la l iteratura por la puerta trasera en La Epopeya de Gilgamesh escrita en el ao 612 a.C. En la obra, esta mujer ms conocida hoy da como la puta de Babilonia, sirve a la diosa Ishtar y se le impone la funcin de educar al salvaje Ekidu quien fuera el contrin cante y luego amigo del poderoso monarca Gilgamesh. Posteriormente a la aparicin de esta sbdita de Ishtar, la literatura mundial ha visto recorrer por sus pginas tales personajes como Tamar en el libro de Gnesis, Rahab en Josu, Dalila en Jueces. Venga nza, guerra y espionaje fueron las razones

PAGE 102

102 que motivaron a estas mujeres a prostituirse. El mundo judeo cristiano no se reserva la exclusividad de este personaje. La cultura egipcia y la griega, y hasta las ms modernas han representado a la prostituta tam bin. La metfora de la prostitucin con sus diferentes grados de protagonismo aparece en obras de autores como Francisco de Quevedo, quien segn Puelles Romero, la ) Moravcevich analiza Memorias del subsue lo romantizada Greenwald y Krich enfatizan que en Nana (1880), Emile Zol observa desde la lupa naturalista el comportamiento de la sociedad que rodea a la puta y describe cmo pagan por los servicios de esta mujer. (109). George Bernard Shaw crea una atmsfera de temor frente a la posibilidad de que se revele el secreto de Mrs. Warren's Profession (1898) y cmo ha sostenido econmicamente esta dama a su familia (Greenwald y Krich 152). Ulises emplea la imagen de la ramera para liberar las fantasas sexuales ms profundas de los seres humanos (Greenwald y Krich 207). Las bondades de la ramera y las particulari dades de su situacin existencial no han sido ignoradas por los representantes de la narrativa latinoamericana. Ellas hacen presencia desde La casa verd e (1968) del peruano Mario Vargas Llosa, hasta La increble y triste historia de la Cndida Erndira y su abuela desalmada (1972) y Recuerdo de mis putas tristes (2004) de Garca Mrquez, sin olvidar las obras Zorro de arriba y zorro de a bajo (1971) de Jos Mara Arguedas y Juntacadveres (1964) de Juan Carlos Onetti, para mencionar slo algunas. En los contextos narrativos recreados por estos autores la prostituta llega a representar diversos papeles: vctima de los

PAGE 103

103 abusos de su familia, sujeto condicionado por entes como la voraz naturaleza o el servilismo de una falsa evangelizacin; o como iniciadora sexual. En cualquier caso, este personaje es producto de la construccin del varn que la observa desde afuera. Las escritoras la presentan de manera menos recurrente y diferente. Amy Katz ostitutes differently from the way men do and that women and men writers create characters who Para esta investigadora las autoras tienen mayores conexiones afectivas con la prostituta producto del gnero comp artido lo cual las pudiera ayuda r a presentar a la mujer y a la persona que hay en cada trabajadora sexual. Kaminsky expone la posibilidad que tienen las escritoras de encontrar al ser humano nico en sus circunstancias ms particulares, al igual de ident ificarse ms con sus circunstancias que los caballeros escritores (121 22). Sin embargo, el acercamiento propuesto por este trabajo parece dejar de lado que tanto ellos como ellas plantean constructos ficticios lo cual marca siempre una distancia entre los autores de ambos sexos y el controvertido personaje. La prostitucin constituye un conflicto en la relacin que entabla con diversas instituciones sociales: la familia, la iglesia y la economa, y tambin lo es en la forma en que el arte la representa los diversos conflictos de los marginados Respecto de la situacin particular de Mench como marginada Jo hn Beverly indica que great difference between having someone like Rigoberta Mench tell the sto ry of her people and having it told, however well, by someone like say, the Nobel prize winning Guatemalan novelist Miguel Angel Asturias (97 On Testimonio ). Esto resalta la dificultad de llegar a una situacin armnica si se contina impidiendo que el personaje

PAGE 104

104 asuma por s mismo la definicin de su identidad y de su destino. Adems, la presencia de una voz mediadora constituye un serio problema que puede filtrar los pensamientos del marginado. Al revisitar el tema de la prostitucin, Laura Restrepo lo hace de manera particular. A diferencia de las a utoras argentinas estudiadas por Amy Katz Kamisnsky, la colombiana se abstiene de crear mundos ficticios; en su lugar se inserta en el contexto que habitan estas mujeres y las incentiva a recrear su existencia. En su novela La novia oscura esta bogotana deja que sean las rameras quienes reflexionen sobre asuntos de su vida y comuniquen los aconteceres de su cotidianeidad. Con voz propia, ellas hacen que su lector se entere de los atropellos que sufren, al mismo tiemp o que apelan a su solidaridad. La const ruccin de la identidad de la mujer es entendida como un ejercicio que debe surgir desde el individuo mismo, situacin que en esta obra es abordada en el momento en que la curiosa narrador a permite a sus interlocutores a exponer su realidad desde una persp ectiva propia. Sacramento, un las tres pes, Putas, Plata y Petrleo. Petrleo, plata y putas. Cuatro pes, en realidad, si acordamos que tambin era Paraso en medio de ti erras asoladas por el hambre. Los Esa era La Catunga del zorrero Sacramento, un casero en que un apreciable y muy diverso grupo de mu jeres laboraban con su cuerpo. El Magdalena M edio colom biano es el marco geogrfico y epicentro en el que toman lugar los sucesos del tringulo amo roso cuyos ngulos los componen Sayonara, Sacramento y el payans.

PAGE 105

105 En esta rica zona petrolera explotada por La Tropical Oil Company 1 los personajes encu entran tanto retos de vida c omo satisfacciones personales. La joven muchacha es la novia oscura, la prostituta ms bella y famosa de toda La Catunga y sus alrededores. Sacramento es el joven que traslada la pequea nia a la zona de Tolerancia y la insert a en el burdel Dancing Miramar ". A l comprender las dimensiones de ese acto 2 se ve abrumado por los remordimientos y debido a ello, trata de redimir su error procurndole a Sayonara una vida decente fuera de ese mundo y en el seno de un hogar que construye para ella. Sacramento se tortura una y otra vez acusndose constantemente e imponindose la responsabilidad de corregir tal acto porque l dispuesto a hacer cualquier cosa con que Sayonara tuviera en mente al respecto. El payans es el trabajador de la Tropical Oil Company que viene de Popayn y llega a saber de Sayonara cuando trata de c o ntactarla por encargo de su amigo Sac lo que dicen de ella. Que es atiende gringos, ingenieros y personal de administracin. Dicen que no tiene inters ni Las pocas horas compartidas en esta celebracin son suficientes para que el payans se enamore profundamente de la ya afamada prostituta. El impacto se debi no slo a las dotes de 1 Compaa petrolera norteamericana instalada en territorio colombiano en la dcada del 20. Las malas condiciones laborales ofrecidas a los trabajadores provocaron huelgas contra esta y otras compaas, conflicto que llev inclusive a masac res que recoge la historia colombiana. 2 Robar un alma cristiana y traerla al mundo de la prostitucin.

PAGE 106

106 mujer fatal de Sayonara, sino al acercamiento de ese hombre a la rutina diurna de ella. All descubri a una mujer tan comn como las de su familia. Sin embargo, es la combinacin de estas dos facetas la que causa un contundente efecto en el petrolero quien se qued parado en el arco de la entrada sin saber qu decir, sin querer interrumpir esa ceremonia cotidiana de mujeres en el interior del patio fresco y casi oscuro en contraste con la iridiscencia de la calle, y que permaneci all, menos observando que recordando, como si soara con algo ya visto tiempo atrs, en los das privileg iados de una edad ms piadosa. Estas nias podran ser mis hermanas, debi pensar, o las hermanas de cualq uier hombre, y Sayonara podra ser mi esposa, o la novia de mi hermano, y esa seora Todos los Santos, u otra igual a ella, podra ser mi madre, y esta casa, por qu no, esta casa podra haber sido mi casa. (147) Este ejercicio en que analiza la realidad d iurna de la prostituta y la equipara a la de cualquier mujer decente ampla su percepcin del mundo en que vive Sayonara. Entender que hay otras fases en la vida de una ramera lo libera y prepara el camino hacia el amor entre ellos. Un amor que convierte a l payans en el mayor obstculo de los planes de su buen amigo. Luego de entablar una relacin amorosa, prostituta y petrolero acuerdan una fidelidad liberada de las convenciones sociales. A pesar de las advertencias y prohibiciones de sus maestras con res pecto al amor, ella se compromete al aceptar [e]l juramento, que era el mximo compromiso posible segn las leyes del amor de caf, [ste] sellaba una promesa de fidel idad por un solo da, al mes o a la semana: cada vez que el trabajador bajara de visita desde su campo. Payans y Sayonara se juraron fidelidad de esposos para los ltimos viernes de cada mes del ao, y es bien sabido que en estas tierras palabra empeada es palabra sagrada. (157) Su ar en que el respeto mutuo prevalece no obstante la opcin laboral de ella y cuya vigencia se renueva con los encuentros mensuales. Para ellos este compromiso a ser fiel dependa de la pareja,

PAGE 107

107 no de las imposiciones de un matrimonio, institucin rechazada y criticada por las prostitutas y sus allegados en reiteradas ocasiones por coartar con sus imposiciones las conductas relacionadas con las decisiones del corazn. Este es un cuestionamiento frontal que la obra insistentemente hace a las instituciones patr iarcales. De l no se liberan ni la iglesia catlica, ni la Tropical Oil Company: la eucarista les es negada a las damas con poca honra al punto que el (114). La compaa norteamericana por su parte impone reglas cuyos objetivos eran forzar a sus obreros a casarse y establecer familias en el asentamiento que les provea como premio a quien asumiera tal conducta puesto que [c] ay en cuenta de que tener hombres desarraigado s y hacinados en barracas, con una hamaca y una muda de ropa por toda pertenencia y con una puta por nico amor, o sea con mucho por ganar y nada para perder, era echarse encima enemigos encarnizados e imposibles de manejar. En cambio un hombre con casa, e sposa e hijos, al que la empresa le ayudara a sostener esa desmedida carga, se la piensa dos veces antes de arriesgar su trabajo para la nzarse a luchar. (Restrepo 300) Todos estos cambios los implementaban con el objeto de ahorrarse algunas huelgas por las condiciones infrahumanas a las que sometan a sus obreros. Tales regulaciones y comportamientos discriminatorios asfixiaban econmica y anmicamente a las prostitutas quienes pasaban de un esplendor econmico fortalecido por sus clientes los petroleros a una pauprrima situacin cuando ellos ya no requeran de sus servicios. Los datos sobre los protagonistas mencionados hasta el momento recogen informacin relacionada principalmente con el desenlace de la historia de Sayonara. Su relato empieza mucho antes cuando ella era slo una nia que an no cumpla sus trece aos y refleja una compleja construccin narrativa por una hibridez genrica que

PAGE 108

108 resulta de la combinacin del Bildungsroman y la novela testimonial. El proceso de formacin de Sayonara y su vida misma es el eje central de esta historia y nadie comprende en qu momento ella alcanz esta centralidad para La Catunga De hecho, la narradora [m]uchas veces [s]e h[a] hecho la misma pregunta que se hizo la Molly Flan, Qu tendra Sayonara que no tuvier an las otras? Qu fue, en realidad, lo que la convirti en cierto momento de la historia de La Catunga en una suerte de columna vertebral de aquel reconcentrado universo de obreros petroleros, mujeres de la vida y amor de caf? Segn les escuch decir a m uchos, una primera respuesta pareca estar en lo desafiante de su actitud. Dicen que haba en ella una peculiar belleza que iba ms all de la hermosura y que atraa e intimidaba. Seguramente puede hablarse tambin de un notorio vigor hbrido, surgido de l a mezcla de sangres, que iluminaba su juventud con bros y brillos de potranca (141) Antes de alcanzar aquel estatus de columna vertebral, esta mujer fue recibida por las prostitutas del lugar, educada no slo para desenvolverse en la profesin que ella ha ba escogido, sino tambin educada para saber cmo enfr entar los avatares de la vida. Una aproximacin a la novela focalizada en esta parte del relato lo enmarca genricamente como Bildungsroman 3 El proceso de auto crecimiento de Sayonara y los rasgos ref lejados por ste se asemejan mucho ms al gnero en trminos del crecimiento del aprendiz varn. Al igual que el joven aprendiz, esta nia emprende un viaje en busca de una vida y una profesin. Lo cual se evidencia en el instante en que se le acerc al jo ven zorrero Sacramento y asertivamente le comunic cules eran sus inten ciones despus de preguntarle: Cul es el mejor caf de este pueblo? [...] El de fama ms excelente es el Dancing Miramar. A quin vas a buscar all? Voy a buscar trabajo. Intrig ado, por fin despierto, Sacramento quiso inspeccionar a ese ser 3 Buildungsroman narrates the acculturation of a self subjectivity of a community, and thus, final ly into the universal subjectivity of humanity the genre can be said to repeat, as its identity or content, its own synthesis of particular instance and general form (Redfield 38)

PAGE 109

109 huesudo y enmaraado que se haba encaramado a su zorra sin aviso ni permiso. Sabes quines trabajan all? Le pregunt Las mujeres de la vida. De la vida mala. Ya lo s Quiero decir de la vida muy, muy mala. De la peor. Ests segura de que quieres ir? Segura dijo ella con una certeza sin atenuantes Voy a ser puta. Sacramento no supo que decir (17) Los dos puntos vitales expuestos por las dos ltimas citas un momento especfico en l a niez y la adultez de Sayonara componen los extremos en el proceso de formacin que presenciamos cuando se nos inserta en el mundo de esta mujer. Como ya se mencion, esa parte de la narrativa cuenta, a manera de Bildungsroman las vicisitudes experimen tadas por la nia desde ese da de altivez infantil cuando le impone a Sacramento la tarea de llevarla al mejor caf de La Catunga hasta instalarse en la zona para recibir instruccin de Todos los Santos y las dems prostitutas en lo que concierne a ejerc icios de lecto escritura, conductas religiosas y por supuesto los avatares de la profesin escogida por esta aprendiz. El proceso de formacin de Sayonara refleja fuertes discrepancias no slo con el subgnero del Bildungsroman y sus rasgos en torno a la educacin de la herona, sino tambin en torno a la movilidad social referente a los personajes de ambos gneros. El contexto en qu e se desenvuelve Sayonara, sus orgenes y el ser mujer imponen dificultades al momento de adscribir la novela a este subgner o. Las afinidades reflejadas son parciales tanto con los parmetros genricos de la novela de formacin femenina como con los del Bildungsroman masculino. Sin embargo, es ese intrincado constructo de esta novela el que provoca una reflexin ms profunda co n respecto a la discusin que se ha propuesto a partir de las narrativas de vida. Los crticos han abordado esta discusin desde diversos polos. Unos apuntan a la formacin del personaje analizando las diferencias entre el carcter lineal del hroe frente al carcter vertical de la herona en su formacin (Martini 48); otros se

PAGE 110

110 concentran en los estndares y perspectivas que surgen cuando el personaje proviene de diferentes clases sociales (Hardin xxiv). Junto a esa movilidad social y de clase es marcado u n nfasis en las limitaciones de la mujer en cuanto a explorar el mundo, aventurarse amorosamente, o asumir libremente roles sociales pblicos. (Abel, Hirsch, Langland 8). Los anteriores son aspectos relevantes sealan las dificultades que a los crticos les ofrece el subgnero del Bildungsroman pero distan de ser los nicos problemas que encuentran los investigadores en torno a la narrativa de vida de origen alemn. De hecho, hay otros puntos que provocan nuevos desacuerdos. Por ejemplo, el contexto geog rfico en que se origina la historia, l o cual demarca diferencias dignas de apreciar. James Hardin seala que el Bildungsroman Esta aseveracin podra ap licarse perfectamente a La novia oscura en la que la protagonista enfrenta un conflicto de movilidad social. La formacin de esta prostituta es ms compleja que la de cualquier otro personaje; ella es mujer, es prostituta y es indgena. En torno a la nove la de aprendizaje femenino, ser mujer le vale para ser condenada por la reprobable eleccin de oficio Por otro lado, la formacin del hroe del Bildungsroman masculino y de la puta son similares. Ambas reflejan un desarrollo lineal; y dentro de los lmite s de la prostitucin, ella lleva una vida pblica. Esa vida pblica facilita que la despreciada nia indgena alcance una movilidad social logrando ubicarse en la cima de la pirmide social representada en la obra.

PAGE 111

111 El origen indgena de Sayonara, al igual que el trato dado a esta poblacin es revelado por Wilfredo, propietario del hotel de Ambalema 4 cuando l le informa a la narradora que Matilde, la madre de Sayonara, perteneca al grupo indgena Guahibo 5 o Sikuani De acuerdo con el hotelero, estas perso nas eran tratadas con despre cio y al referirse o dirigirse se puede palpar rastreando lo posterio rmente explicado por el informante acerca de las (179). De hecho, ms adelante le informan a la periodista que don Abelardo, padre de ro con zeta, en una de esas caceras que organizaban Teida de esta inferioridad atribuida al guahibo, Sayonara deba asumir el estatus ms bajo en el escalafn que rega a las prostitutas, un sistema organizado que las clasificaba segn lo extico y lo lejano de la nacionalidad de cada una, lo sonoro de su 4 Este es un municipio situado en el norte del departamento del Tolima, en el centro del pas. Su principal actividad econmica es la agricultura y la industria. 5 Los grupos de los Llanos son producto de una serie de sucesivas migraciones procedentes de diversas partes del continente americano. La mayora proceden de los grupos Arawak. Se piensa que los Guahibo Sikuani provienen de una migracin que parti de las Guayanas. El extenso territorio de los Llanos desde San Martn hasta Santa Rita, y Puerto Carreo en el Orinoco constituy el extenso hbitat donde se desarrollaban las actividades de las comunidades Sikuani, que se desplazaban en bandas errantes que recorran la amplia sabana en busca de alimento y sustento. Su organizacin interna estaba basada en clanes. Se denominan Guahibos, Guajibos, Hiwis. A partir de 1978 cuando se introduce el alfabeto escrito empiezan a denominarse Sikuani, Moreno et al. 53)

PAGE 112

112 El origen de Sayonara les planteaba a las maestras prostitutas una prob lemtica 6 y segn eso le hubiera correspondido la mnima remuneracin; pero Todos los Santos aspiraba al ms alto destino para su alumna y no se resignaba a condenarla al nfimo foco de color (58). Las aspiraciones de la maestra provocan alteraciones al status quo cuando inventan para la pupila una nacionalidad y la transforman de tal modo que se logra nte color de la bombilla de acuerdo con las jerarquas y convenciones que regan en La Catunga Cabe detallar otras de las similitudes entre las etapas por las que atraviesa la herona de La novia oscura y las diferentes fases del proceso del hroe del Bildungsroman tradicional: un viaje, las exploraciones amorosas, el encuentro de un maestro, la ruptura con los lazos f amiliares, la apropiacin de un papel social activo y su integracin en una comunidad (Eysturoy 8). El viaje emprendido por Sayonara deja atrs a su familia y a su madre y la integra a una comunidad de prostitutas entre las que llega a sobresalir. Su traba jo y las exploraciones amorosas estn intrnsecamente relacionados en el caso de esta mujer. En el relato sobresalen tres instancias a este respecto. El prime r hombre con quien se acostar Sayonara es asunto profundamente discutido por sus maestras: En un a cosa coincidieron durante esa velada Todos los Santos, Olguita, Delia Ramos, Tana y la Machuca, y fue en sealar al seor Manrique como primer cliente para la nia, el que deba iniciarla en el oficio antes de la presentacin social y oficial en el Danci ng Miramar. Era un cincuentn 6 Las nativas pipaton as, [as se les llamaba despectivamente a estas prostitutas guahibas] que jugaban en desventaja por los prejuicios raciales y por ser las que ms abundaban (14).

PAGE 113

113 blando y amable, todo reverencias y gentilezas de antao, de los que parten el pan con la mano para no tener que enterrarle el cuchillo. Ejerca de intendente general del comisariato de la Troco, donde ganaba bien, y visitaba a las chicas de La Catunga todas las noches para echar con ellas polvos eventuales y sin trascendencia, desperdigados entre docenas de partidas de domin, infaltables, largas y apasionadas. (Restrepo 59 60) Evidentemente, el Seor Manrique no es su primer amor; sin embargo, su incidencia en la vida de Sayonara no es solamente laboral, sino tambin sexual. Es cierto que a ella esta experiencia "[l]e da igual" (60), pues a su corta edad no entiende que esta es su iniciacin en el rito de pasaje que la transfo rma de nia en prostituta. Rito que va acompaado de la seleccin de un mote: La Kimono o la Sayonara sentenci Todos los Santos Cualquiera de los dos funciona. Sea, pues: Sayonara. La Sayonara. Ya no sers la nia, sino la Sayonara aprobaron por unanimidad y descendi sobre ellas, dejndoles rucio el pelo, esa gara de holln que cae del techo cada vez que una infancia acaba antes de tiempo. (59) Esta discutida seleccin del nombre precede a la estipulacin de una tarifa q ue deban pagar sus clientes y concuerda con el color violeta del bombillo instalado en la puerta de su casa. Obviamente, no dejan de faltar alusiones a cambios fsicos como sangre ni esconderla entre un canasto como lo has hecho, aunque te digan que mancilla y emponzoa". (51) Al lado de stos se encuentran tambin las respectivas indicaciones profesionales impartidas por su madrina, Todos los Santos: A un hombre no lo enam oras con maromas de cama ni trucos de alcoba fue su primera indicacin estrictamente profesional Eso djaselo a las que no tienen otras habilidades. Lo que debes hacer es consentirlo y consolarlo como en este mundo slo lo ha hecho su propia madre. (55) El proceso formativo de una prostituta segn se ve en esta cita tiene mayor coincidencia con el proceso ocurrido al varn debido a que este tipo de mujer goza de

PAGE 114

114 las libertades de que carecen las mujeres fuera de esa profesin. Adems de ello, a este pers onaje se le ofrece la posibilidad de aculturarse a una comunidad y de desarrollar pblicamente su identidad, mientras que la mujer en la esfera domstica o artstica desdibuja ms cambios psicolgicos en su proceso formativo. Las alteraciones al formato n arrativo del Bildungsroman de esta obra resultan de las necesidades impuestas por los asuntos que trata. Los rasgos propios de esta narrativa de vida resultan parcialmente incongruentes con el proceso de formacin de una prostituta. La versin masculina re fleja diferencia en cuanto al gnero biolgico, pero el proceso externo que le ocurre al varn coincide con el de la prostituta. Por otro lado, la versin femenina del gnero presenta dificultades a la inversa. Es decir, coinciden en cuanto al gnero biol gico y se diferencian en cuanto a la formacin. Que haya un narrador que cuente la vida de Sayo nara supone una diferencia adicional, que en este caso pareciera alejar el relato de ser autobiogrfico y aproximarlo ms a una biografa. Sin embargo, la voz de los amigos de la protagonista escuchados por la narradora recuperan el carcter ntimo que slo l "yo" puede alcanzar. Esta tercera persona plural se halla tan ntimamente ligada al crecimiento de la herona que logra narrar no slo su formacin y crecim iento sino tambin la transculturacin y la compenetracin alcanzada durante los aos en que interactan reflejando las dos caras de la moneda: la identidad de Sayonara y la transformacin identitaria de las prostitutas en su papel de guas del proceso de una pupila. Lo que ocurre al final de este proceso afecta no slo al personaje central sino a toda la comunidad.

PAGE 115

115 No obstante la evidencia acerca de los aspectos formales que ofrece la novela, es pertinente considerar dos parmetros ms: los rasgos temtico s y la funcin social. Esta funcin es detallada por Fritz Martini quien considera que el Bildungsroman It presents material according to the laws of beauty, as an artwork which avoids that which is merely did actic, and it (18). Pareciera que este presupuesto se alejara de la historia de Sayonara porque ella se desenvuelve en un contexto controvertido y poco apropiado para una nia. Por eso puede fcilmente argirse que el relato de una prostituta poco puede educar a un lector. Paradjicamente, esta historia puede ampliar la perspectiva de un pblico lector acerca de las circunstancias que rodean esta zona de tolerancia, adems de sensibilizarlo. Entonces, Sayonara y todos los suyos no slo educan al lector cuando le detallan su realidad, sino que tambin lo persuaden para que permanezca atento a lo largo de cuatrocientas doce pginas. Durante este tiempo se le convence de solidarizarse con sus den uncias, que involucran: los atropellos que sufren por parte de representantes de la salud que enva el gobierno, los abandonos y las condenas de la iglesia y de la familia, el olvido al que son sometidas por parte de estamentos gubernamentales. Con el fin de alcanzar estos tres objetivos educar, sensibilizar, persuadir se acude a la mediacin de un personaje externo a la zona de prostitucin, pero interno al relato. Una periodista es la narradora de esta historia y su presencia es motivada por la curios idad cuando en medio de una investigacin, se topa con la fotografa de la joven puta. Esa foto hace que esta lectora implcita, ajena al mundo de las putas, desve un

PAGE 116

116 reportaje a contra conocer a Sayonara y su mundo. Lograr tal empresa le impone escuchar a muchos interlocutores de La Tora Con tal montaje se diluyen los lmites entre la realidad y la ficcin al matizar esta ltima con un fondo comn a la realidad colombiana: ataques a los diferentes tramos del oleoducto que transporta la gasolina por todo el pas, y la mencin de uno de los tantos carteles ilegales que se han organizado en Colombia en las ltimas dcadas. De igual manera, la presencia de este tipo de narrador de validez a las versiones de las prostitutas y de sus amigos y esto reduce los filtros afectivos y mengua la animadversin del pblico lector, abrindole la posibilidad de un ace rcamiento a las intimidades de un grupo de mujeres perdidas. En la periodista estas prostitutas tienen un intermediario considerado legtimo y confiable por el pblico. Y lo motiva para que voluntariamente acepten su forma de ver su realidad, los respeten, y tengan en cuenta sus planteamientos. Hay, otros aspectos que ayudan a persuadir a tan especial audiencia. Los detalles descritos por la narradora abordan facetas de las mujeres que permite n reconocer en ella a seres humanos tan sensibles y tan comunes c omo cualquier otro individuo. En esta historia no solamente se presentan actos nocturnos relacionados con el comercio sexual sino tambin circunstancias de la vida y su cotidianeidad: enseanzas de una abuela a nieta con respecto a cuestiones sobre la fe c atlica (35); travesuras infantiles (47); complicaciones de la vejez como la ceguera de Todos los Santos (23); sufrimiento provocado por la muerte de un ser querido cuya defuncin se encuentra investida por el

PAGE 117

117 desprecio de una radical sociedad que no admit e para ella una cristiana sepultura (Restrepo 113); manifestaciones solidarias que responden a los atropellos que empleadores imponen a los trabajadores (229). Ejemplo de ello es la huelga del arroz en que las prostitutas atacaron a las autoridades para la nzar alimentos a los 229) Si bien la versin de la prostituta gana validez ante su lector al valerse de un interlocutor confiable cuya descripcin de los hechos tiene mayor veracidad puesto que la realidad contada expone asuntos universales, tambin es cierto que la multiplicidad de voces y versiones y perspectivas refuerza el grado de veracidad d e lo narrado. Las historias contadas desde la perspectiva de las prostitutas son verificadas por otros informantes consultados por la periodista: El Dr. Antonio Mara Flores, gineclogo que le explica sobre la prostitucin, el mundo de La Tora y los temore s de las putas desde la perspectiva mdica, (201); el ingeniero norteamericano Frank Brasco, que relata datos sobre las percepciones de la vida y las curiosidades de Sayonara (101). Esta narradora tambin se asegura de legitimar a sus informantes, aclarand o que los datos reportados por ellos son verdicos y expuestos con la mayor confianza y sinceridad, A partir de ese momento Sacramento me mir distinto. Apareci en sus ojos esa pizca de perplejidad y de recelo que hizo posible, creo yo, la existencia de este libro, porque de ah en adelante no se atrevi a guardarme secretos, como si yo fuera sibila y lo supiera todo antes de que me lo contara. Yo no quera, desde luego, aprovechar semejante circunstancia para sonsacarle informacin, as que le dije que n o le diera demasiada importancia a lo sucedido. (32) Hay en esta explicacin de la narradora la necesidad de aclarar que no ejerce presin en sus interlocutores y que respeta los secretos ajenos cuando expone que

PAGE 118

118 incular, al hacer una pregunta que est a punto de obtener respuesta, dos mundos que ella mantuvo separados e ignorantes el genera confianza en la audiencia lectora. Hasta ahora se han expuesto los rasgos de la narrativa de vida en torno a la historia de Sayonara, quien se convierte en el eje central de un Bildungsroman Sin embargo, muchas otras circunstancias que rondan esta narrativa exceden lo s lmites de este subg nero: los hechos que giran en torno al ejercicio informativo de la periodista y sus diversas fuentes informativas. En esta novela encontramos a una narradora que investiga asuntos concernientes al robo de gasolina en oleoductos colombianos. Por accidente ella encuentra la fo to de Sayonara, la cual atrapa su atencin y la motiva a emprender una nueva investigacin. Para lograr tal empresa ella deber entrevistar a diversas personas tratando de conocer a la bella mujer de la foto. A pesar de que nunca llega a conocer a Sayonara, la periodista s logra por medio de las entrevistas a las prostitutas maestras de Sayonara y otros habitantes de La Tora, obtener mucha informacin sobre ella: descubre todo el proceso formativo de una nia transformada en la prostit uta ms bella y apetecida de La Catunga por medio de sus encuentros con los habitantes de esta zona de tolerancia. Estas personas no slo cuentan las incidencias de la vida de Sayonara, sino que tambin comparten sus propias vicisitudes, sacrificios y las injusticias que han vivido. Es evidente que la clasificacin genrica de La novia oscura se hace ms intrincada de lo que se alcanza a percibir desde la superficie. La pregunta que surge entonces es A qu gnero literario se adscriben esas manifestacione s de la obra?

PAGE 119

119 Con la evidencia presentada hasta el momento es posible argir que esta parte de la construccin narrativa de la obra de Restrepo refleja rasgos de una novela testimonio o del testimonio que en el mundo de hoy hay experiencias vitales que no pueden ser representadas adecuadamente en experiencias es la considerada por esta investigacin: la de las prostitutas. Su realidad ha sido descrita en formas tradicionales y tanto historiadores como literatos han derramado suficiente tinta en el papel para dejar estampada su versin de la realidad de las trabajadoras sexuales. Dicha versin llega a constituirse como una herr amienta del silencio oficial. Hugo Achugar analiza la homogenizacin del Otro en la historia oficial. El crtico espacio con el propsito y el resultado de disear una imagen del Otro que no Historia ha incluido a las putas y esto les ha impedido a ellas crear una versin propia, ms veraz y de su realidad. Para ello se hace p ropicio emplear una herramienta discurso historiogrfico en el poder" (65). John Beverly, miembro fundador del grupo de los estudios subalternos, tambin ha estudiado ese m odo alternativo de nar rar. En su una narracin usualmente pero no obligatoriamente del tamao de una novela o novela corta contada en primera persona gramatical por un narrador que es a la vez el protagoni sta (o el testigo) de su propio relato. significativa (situacin laboral, militancia poltica, encarcelamiento, etc.). La situacin del narrador en el testimonio siempre involucra cier ta urgencia o

PAGE 120

120 necesidad de comunicacin que surge de una experiencia vivencial de represin, pobreza, explotacin, marginalizacin, crimen, lucha. En la frase esos espacios donde las es tructuras de normalidad social comienzan a desmoronarse por una razn u otra. Su punto de vista es desde abajo. A veces su produccin obedece a fines polticos muy precisos. Pero an cuando no tiene una intencin poltica explcita, su naturaleza como un g nero siempre implica un reto al status quo de una sociedad dada. Debido a su situacin vivencial, el narrador del testimonio en muchos casos es o analfabeto o excluido de los circuitos institucionales de produccin periodstica o literaria. Por lo tanto, el modo de produccin de un testimonio suele involucrar la grabacin, transcripcin y redaccin de una narracin oral por un interlocutor que es un escengrafo, periodi sta o escritor profesional. (9) Con sus correspondientes variables, La novia oscura exp laya una estructura coincidente con las explicaciones de John Beverly. Las prostitutas y los habitantes de La Catunga son esos testigos o protagonistas de sus vivencias particularmente significativas, las cuales giran en torno a la narracin de la vida de Sayonara. Esa vida se encuentra inevitablemente conectada con la marginalizacin que sufren las prostitutas y con los atropellos cometidos por la Iglesia catlica, los servicios estatales de salud, la Tropical Oil Company, al igual que otros miembros de la sociedad comn. La periodista es el letrado solidario en a la terminologa de Hugo Achugar encargado de ejecutar las entrevistas, grabaciones, recopilacin de documentos y pesquisas que han permitido concretar esta comunicacin y denuncia. De ah que la historia de Sayonara llegue a constituirse en mise en abme de los agravios sufridos por la poblacin marginada putas y petroleros El testimonio es un mecanismo idneo para denunciar las injusticias soportadas, compartir la realidad que viven y corregi r la comnmente divulgada versin sobre la vida de las trabajadoras sexuales: las mujeres de la vida alegre; la mujer fatal, de escote profundo, falda corta,

PAGE 121

121 cigarro y cartera en mano esperando en una oscura esquina a un cliente dispuesto a intercambiar fa vores carnales por una concertada suma de dinero. Al contar sus historias desde su propia perspectiva denuncian una serie de injusticias que han soportado e involucran diversos estamentos sociales cuyas acciones estn directamente relacionadas con los dere chos humanos. El trato de desigualdad hacia la mujer es uno de los asuntos denunciados por las prostitutas. Es el seno de la familia, elemento natural y fundamental de la sociedad protegido por la sociedad y por el Estado, 7 el primer foco que genera ataque s a los hijos nacidos fuera del matrimonio o hijos ilegtimos. As detalla Todos los S antos el destino que le corresponda a su estatus en la institucin familiar: No tenamos cabida ni en la casa paterna ni en la sociedad de Medelln. A los hijos bastard os los metan de peones de la hacienda y se acab el dilema me cuenta Pero con las mujeres era ms enredoso. Haba hijas ilegtimas del patrn, como yo, y tambin otras que llamaban hijas del desliz, que eran producto del pecado de una muchacha de alcur nia. Las hijas del desliz lo pasaban peor, escondidas en la alacena de la casa grande o detrs de los cortinajes, mientras nosotras las ilegtimas crecamos sueltas por el campo, como animalitos. Al llegar al uso de razn, a unas y a otras nos sepultaban v ivas donde las monjas de clausura hasta la adolescencia, cuando pocas tomaban los hbitos y las ms hacan como yo, volarse del convento y aterrizar en el burdel. (Restrepo 23). La descripcin de esta anciana revela cmo las imposiciones sociales y el temo r a sus consecuencias llevan a seres humanos a esconder sus infracciones y el fruto de stas privando de la libertad a sus hijas y relegndolas a un estatus inferior al varn S antos, que la prost itucin era ms benvola y hasta ms humanitaria que la familia biolgica de estas nias. Vale 7 El artculo 16 de la declaracin universal de los derechos humanos reza as: Los hombres y l as mujeres, a partir de la edad nbil, tienen derecho, sin restriccin alguna por motivos de raza, nacionalidad o religin, a casarse y fundar una familia, y disfrutarn de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolu cin del matrimonio.

PAGE 122

122 aclarar que esta mujer tambin reconoca los riesgos de la prostitucin. En su opinin, (Restrepo 24). Existen otras maneras en que las hijas son empujadas a tomar este camino como el caso de "Delia Ramos [a quien] la viol el padrastro y cuando la madre (74) o el caso de la Correcaminos, quien es como una de esas nias que en veinticuatro horas pasan de vrgenes a putas. Era una nia decente y analfabeta de familia pobre que un da perdi la virginidad, qued embarazada y se convirti en el deshonor de su gente. T ya no eres hija ma, le oy decir a su padre que era muy catlico, y al minuto siguiente se vio sola en la calle sin perdn ni regreso, con la criatura en las entraas y sin techo sobre la cabeza. Todo lo que haba sido suyo de repente ya no e ra: padre, madre, hermanos, barrio, amigas, pan en la mesa, sol de la abracadabra y que todo desaparezca. Como por ob ra de encanto. (74) Al lado de tal severidad sufrida en el seno familiar, se encuentra la intolerancia de la iglesia cuya misericordia se escatima a las rameras. El relato de La novia oscura pone de manifiesto la manera en que esta institucin cierra las p uertas de la casa de aspiran re z ar adentro, corren el riesgo de ser violentadas. As l o confirma una de estas L os testimonios ayudan a estas mujeres a desahogarse al tiempo que denuncian que estn marginadas y atropelladas tanto por los padres, los hermanos, y el sacerdote de la parroquia como por sus feligreses. Hasta el servicio de la salud se vue lve agravio contra ellas. L os mdicos emplean lenguaje despectivo y hasta ofensivo, descargando sobre ellas el castigo que "merecen"; se convierten en sus victimar ios: "la prxima vez

PAGE 123

123 esta mocosa va a tener que chuprmela para que le haga el favor de expedirle el carn" (79). O ejecutan prcticas corruptas ajenas a su profesin: Cada martes por ley, [...] las prostitutas de La Catunga deban madrugar a la zona del centro y hacer cola frente al dispensario antivenreo para que les renovaran el carn de sanidad. Slo ese da me dice Todos los Santos se nos faltaba el respeto y se nos daba un trato de putas. [...] A la que est enferma no la curan sino que le cobran el doble por el visto bueno". (76) Intercaladas con los ritos de pasaje experimentados por Sayonara al lado de sus maestras, se hallan estas radiografas de la sociedad colombiana, las cuales revelan un trato particular hacia las meretrices, trato en el c ual se vislumbra que son percibidas como individuos de baja categora, mientras simultneamente se desdibuja la imagen del trato monstruoso ofrecido por parte de ciertos estamentos sociales y funcionarios gubernamentales. Esos representantes de estamentos del gobierno se aventuran a juzgarlas y a considerar sus pecados como imperdonables. Tanto es as que esas faltas son llevadas al extremo de convertirlas en un agravante para desvincularlas de su trabajo. Sacramento estaba al tanto de que el hecho de habe r sido prostituta era algo que las putas que aspiraban a abandonar esa vida tenan en su contra, puesto que l prevena a las amigas prostitutas de Sayonara de no acercrsele a ella debido a que "esa gente que contrat a Amanda es muy empingorotada y escru pulosa, y si llega a sospechar, [...] es si esas personas llegan a sospechar cul era la anterior actividad econmica de Amanda es seguro que la echan" (348). Este es el mismo Sacramento que llev a la nia al reino de las prostitutas, y el que luego la re scat de l a travs del matrimonio insertndola en una jaula de oro con imposiciones contradictorias y asfixiantes:

PAGE 124

124 No vuelvas a lucir zarcillos, que provocan, ordenaba Sacramento, y ella obedeca por no lastimarlo, pero en los zarcillos no estaba el secr eto. No camines as que perturbas, pero la verdad era que ella caminaba con el mismo vaivn acompasado de cualquier mujer de tierra caliente. No seas altiva al responder, que tu rebelda enardece el deseo, y ella procuraba darle gusto, pero enardeca aunqu e permaneciera muda. No te ras que tu risa invita, pero ella invitaba tanto risuea como circunspecta. No mires fijo a los hombres que los desafas con la mirada, pero aunque clavara los ojos en el suelo nadie dejaba de notar la piedra, una ptina, o el d on, o como quiera llamrsele: ese resplandor de luna y silencio, de sombra y asombro con el que empujaba. (347). La evidencia expuesta nos permite especular sobre la razn por la que estas mujeres dieron su testimonio. Sus versiones discrepan tanto de las versiones de la historia oficial que es lcito ver en su discurso la necesidad de divulgar su verdad, el deseo de revelar atropellos y de ser escuchadas. Dichos individuos carecen de credibilidad. (1996) Elzbieta S k lodowska analiza esta cuestin directamente relacionad o s con la credibilidad. Ella lo llama contrato de veracidad el cual, explicado en trminos de Greimas, hace referencia al hecho de que: believing must be installed at the tw o extremities of the contract between the speaker and the addressee. is no longer presumed to produce true discourse, but modern reader, Greimas contends, has to be persuaded to interpret the discourse as truth saying. (S k lodowska 88). Esto implica que entre los dos extremos de la comunicacin establecida en la narrativa de la Novia oscura es imprescindible reducir los posibles filtros afectivos el caso de una palpable animadversin generada por la imagen de la prostituta De hecho, en la narrativa de Restrepo es evidente el

PAGE 125

125 follows as truth saying forge a tacit agreement with the reader as to its irrefutable k lodowska 88). fuertes semejanzas con ese contrato de autenticidad o veracidad. Sucede lo contrario con la periodista que entrevista a las prostitutas de La Catunga 8 Aunque la voz de las mujeres es el elemento central, este relato trata de evidenciar a la entrevistadora afirmando su presencia entre ellas. Esto se debe a las condicion es y el contexto de la historia de la vida de Sayonara ya que ellos imponen la necesidad de invertir el mecanismo frente a lo establecido por la crtica sobre la novela testimonial. Hacer patente la presencia de la entrevistadora provoca un acercamiento co n el lector solidario del que habla Hugo Achugar dndole validez al discurso de los marginados Con el objeto de continuar enumerando los mecanismos usados para concretar esa veracidad, es ap ropiado acudir a un breve artculo sobre asuntos relacionados con 8 Copio abajo referencias a esta profesional, a su trabajo investigativo, al proceso de redaccin, a reflexiones sobre qu cosas escribir, las cuales abundan en la obra y evidencian ese inters por resaltar la presencia de ella como le ctora solidaria: 1. "Ellas [las prostitutas] aceptan confesarse ante un desconocido por el slo hecho de que escribe, o de que es precisamente eso, un desconocido, o quiz por la sola razn de que escucha" (Restrepo 142). 2. "Adems, como si fuera poco, doa Matilde se daba maas para tejer las cestas, las esperas y las hamacas, y con eso quiero decirle, seora periodista, que le produca a don Abelardo muchas ganancias y ningn gasto" (181). 3. da como periodista, pido una entrevista con el comandante, general Omar Ot o ya, y lo aguardo media ahora en una sala de espera con aire acondicionado y sin ventanas (185). 4. "Trato de concentrarme en los datos sobre la famosa huelga de arroz que he recogido e n la prensa de la poca, en expediente cien actas sindicales, pero mi cabeza se dispara hacia 10 lados distintos a la vez, como querindonos atrapar todos en un solo manotazo. Escribir esta historia se me ha convertido en una carrera perdida..." (229). 5. "To dos los Santos me pide que le lea lo que estoy escribiendo y yo le doy gusto. Demasiadas palabras protesta

PAGE 126

126 narrativas traumticas y de esclavitud. Los mtodos usados para imprimir veracidad a The Uses of Documen efecto de veracidad que necesita el relato testimonial en general y en este caso particular, la versin de estas prostitutas. ctual presence in Afro American literature is an inevitable reaction against the disbelief of a predominantly (391). Los eventos y lugares de la historia y la geografa colombiana contextualizan el relato de La Tora con sus prostitutas y pe troleros. Barrancabermeja, nombre con el cual fuera bautizada la indgena poblacin de La Tora en 1536 por parte del conquistador Gonzalo Jimnez de Quesada, es hoy da un importante centro agrcola, comercial, de transportacin y produccin petrolera, ubi cado en el departamento de Santander. En el pasado, dicho municipio sirvi como sede de They held the concession in Barrancabermeja from 1919 until 1951, when it reverted t o Lo anterior, adems de ubicarnos temporal y espacialmente, tambin enmarca los acontecimientos en un contexto laboral especfico muy conocido en la historia y recreado por la literatura colombiana: las huelgas contra emp resas extranjeras. La famosa huelga de las bananeras 9 inmortalizada por Gabriel Garca Mrquez en Cien 9 La huelga de las bananeras, tambin conocida como la Masacre de las Bananeras fue un episodio violento que ocurri en la poblacin colombiana de Cinaga el 6 de diciembre de 1928 cuando un regimiento de las fuerzas armadas de Colombia abrieron fuego contra un nmero indeterminado de manifestantes que protestaban po r las psimas condiciones de trabajo en la United Fruit Company.

PAGE 127

127 aos de soledad no fue la nica manifestacin que protagonizaran trabajadores colombianos en contra de empresas norteamericanas 10 La ltima huelga coinc ide con los acontecimientos recogidos en el relato de la periodista de nuestro relato. Los hallazgos encontrados por Claire Linsay as lo explican adems de establece r relacin entre esta huelga y el Bogotazo al explicar que dicha protesta contaba con el a poyo del lder del liberalismo Jorge Eliecer Gaitn (53), cuyo asesinato provoc el recrudecimiento de la violencia colombiana. Esta conexin es relevante debido a que los cadveres de las vctimas de liberales o conservadores terminan flotando en el cauce del rio Magdalena y los dos amantes de La Catunga se preguntan: L o habr matado la chusma o la contrachusma? preguntaba el Payans mientras las dems seguan bailando como si n o hubieran visto. Nunca se sabe contest Sayonara. bajan muchos? Cada d a ms. No s por qu los muertos buscan el ro; quin sabe a dn de quieren que los lleve. (152) Todos estos datos son parte de la historia colombiana y a la vez ubican claramente los acontecimientos relatados en La novia oscura imprimiendo veracidad a los asuntos expuestos por los personajes. La presencia de es t os acontecimientos y lugares contrarresta la desconfianza al asociar coherentemente hechos rutinarios de los pobladores de La Tora con sucesos respaldados por la historia del pas. La capacidad de ve rificar esos sucesos aumenta las posibilidades de generar alguna inclinacin en la audiencia a creer en esta versin. 10 The Workers Labor Union (*Unin Sindical Obrera) and other groups were responsible for six major strikes against the Tropical Oil Company (TROCO) while it held the *De mares Oil Concession (1919 1951). There were six strikes in

PAGE 128

128 Otro mtodo para ganar la confianza del lector explicado por Barbara Foley es a range of corroborative devices to gua rantee an effect of immediate historicity and reliability (392). En principio, son las monedas con las q ue Todos los Santos recompensar a a Sacramento por haberle llevado a Sayonara, la evidencia de la transaccin contada a la comunicadora social. Al conve rsar con la periodista sale a relucir que una de esas monedas fue enterrada. La interlocutora de Sacramento lo invita a buscarlas mientras [c]on una palita jardinera empezamos a escarbar frente al lugar donde l calculaba que habra estado la puerta. Remo vimos la tierra sin prisa, a ratos l y a ratos yo, conversando mientras tanto, muy conscientes de que Esta es mi moned a asegur La hubiera reconocido hasta la Conchinchina. (32) El principio del relato no slo gana veracidad con el hallazgo de la moneda recibida como recompensa por traer a Sayonara, sino que concreta el factor sorpresa: la periodista no esperaba termin ar la conversacin de esta manera. Pero no es slo la sorpresa lo que marca el encuentro con la evidencia legitimadora, la casualidad hace otro tanto. Esta acerca a la narradora al mundo de La Catunga y la lleva a toparse con Sayonara en el archivo fotogr fico del diario Vanguardia Petrolera entre [c]ientos de fotos de cualquier cosa y, de golpe, algo que no pude pasar por alto. Era un primer plano de una muchacha mestiza de una oscura belleza bblica, sin maquillaje ni adornos, que respiraba un vaho de se lvas vrgenes y al mismo tiempo de bajos fondos, que de verdad perturbaba. Tena el porte de las haitianas pintadas de Gauguin, pero ni una gota de la ingenuid ad del buen salvaje. Los suyos era n rasgos suavizados de india verncula, pero su expresin, no s upe precisar por qu, delataba malicia firmada, sin fecha, por el T igre Ortiz, uno de los grandes fotgrafos colombianos, de quien se deca que haba retratado y amado a las mujeres ms he rmosas del continente, entre ella a la diosa Mara Flix. Bajo su (143 44).

PAGE 129

129 Si antes la sorpresa era el ingrediente que aliaba el descubrimiento de la evidencia del traslado de la aspirante a pu ta, ahora la casualidad y la rutina le dan mayor verosimilitud al figurado y al parecer mtico primer encuentro de la periodista con la ramera. Cuando nos concentramos en lo sucedido la casualidad provoc el encuentro entre la profesional y la foto de la que fuera la prostituta ms bella de La Tora nos percatamos de que una posible especie de anagnrisis literaria o dramtica se elimina al llevar el evento al mbito de la rutina laboral de esta investigadora con todos los trances que ello implica. Esta fo to ni siquiera est relacionada con sus pesquisas ya que el inters de la mujer haba sido atrado por un hecho y un nombre demasiado del modus operandi de ese cartel [de la gasol (142). Despus del hallazgo de la foto, se emprende una nueva investigacin que se sustenta con evidencia variada. A manos de la periodista llegan las postales de Sacramento. Estas tarjetas eran enviadas [c]ada vez que Sacramento topaba con mundo c ivilizado, lo primero que haca, antes an de utilizar un aguamanil para enjuagarse la cara, o sentarse frente a un plato de comida caliente, era enviar a Tora una tarjeta postal dirigida a la nia, a travs de viajeros ocasionales, de trabajadores migrato rios, del correo fluvial o de los ires y venires de los arrieros. Lo haca porque s, por el impulso de un afecto [...]. Eran postales coloridas con fotografas y motivos de insospechado tema y nacionalidad diversa, sobre cuyo respaldo Sacramento garrapate aba unos cuantos gerundios portadores de saludos. Como una Fachada del Palacio Panchayat en Katmand capital de Nepal que deca: pensndolas y recordndolas sin ms por el momento, Sacramento. O un Lagarteranas en traje tpico elaborado Encaje tradiciona l de la Regin. Con nota al dorso que adicionaba adverbios a los consabidos gerundios: todo marchando correctamente esperando que igualmente para Ud. Carioso recuerdo para Ud. y similarmente para la seora Todos los Santos. O la favorita de Sayonara, Plat o y legumbrera en Porcelana blanda de Svres sobre la cual iba escrita en tinta azul, la siguiente cortesa: esperando y deseando volver a verla pronto, suyo con respeto Sacramento (98 99).

PAGE 130

130 Aunque las postales establecieron un vnculo permanente entre Say onara y Sacramento, sirvieron como instrumento que despertaba la curiosidad de la periodista y la llevaron a buscar respuestas entre las personas extranjeras de La Catunga : el doctor Antonio Mara Flrez, mister Frank Brasco o el seor Manrique s egn deta lla la narradora (99 100). Al lado de esas tarjetas se encuentra otro tipo de evidencia que valida la versin de las prostitutas. Se trata de una notita escrita a lpiz y a la carrera por la Machuca a Todos los Santos, tres o cuatro das despus de su enc Sin embargo, y aunque hubieran dejado de dirigirse la palabra, la Machuca quiso alertar a su antigua amiga sobre Sayonara, a quien haba visto entregada a una resignacin malsana: "Hace algunos das me top por casualidad con su ah ijada, quien como usted tal vez ya sepa por noticias de otras fuentes, reside con su marido en la Villa de la Virgen del Amparo, en este mismo departamento de Santander. La encontr bien de salud y a salvo de contingencias materiales, pero lamento informar le, comadre, que urge hacer algo, porque de la alegra de nuestra nia no va quedando nada." Debajo, en tinta negra y caligrafa de Todos los Santos, aparece una ltima frase, una especie de respuesta garrapateada tras la lectura y dirigida a nadie: "no se puede hacer nada. Slo queda esperar que la vida, que una vez la trajo, vuelva a acercarla." (Restrepo 350 51) En esa nota vemos cmo la narradora pormenoriza las marcas de cada hablante dndonos la impresin de que la tiene en las manos. Esta inmediatez ayuda al lector a asomarse a una escena sencilla y cotidiana que cualquiera puede protagonizar. En ella tambin hay una carga emocional de la cual puede participar el lector. Est diseada de tal manera que l tambin la sienta. Por lo ledo en la cita ant es presentada, podemos concluir que Laura Restrepo ha logrado aproximarse exitosamente a "la funcin que cumple el testimonio o el documento en s mismo, [...] la sensibilidad la cultura, la madurez literaria y biolgica de quien lo trabaje," como explica Miguel Barnet (citado en Rojas 316. nfasis mo)

PAGE 131

131 La evidencia apoya los eventos relatados por las prostitutas L a moneda enterrada prueba que Sayonara fue al Dancing Miramar con el objeto de hacerse puta; la foto de Sayonara revela el encuentro de la per iodista con la prostituta y refleja de qu manera se motiv la investigacin de la periodista; las postales de Sacramento establecen la comunicacin escrita entre l y Sayonara y la conectan con individuos de otras nacionalidades ayudndola a satisfacer su curiosidad; la notita de la Machuca evidencia el abandono de la prostitucin por parte de la que adoptara en estos momento su nombre de pila: Amanda; tambin prueba al matrimonio y su trabajo como empleada domstica. Hay, sin embargo, otro evento que nece sita ser sustentado con evidencia: la huelga del arroz. Si bien es cierto que se puede conectar esta protesta con las tantas huelgas patrocinadas durante los aos de violencia en contra de las compaas extranjeras, pues la h istoria ayuda a este respecto, hace falta documentacin que verifique la ocurrencia de este evento en el relato; tenerla impregnara estos eventos de la veracidad que tanto busca el testimonio. Este detalle no se le escapa a la meticulosa narradora. La evidencia existe: Fue historia g rande, la nuestra me asegura don Honorio y deja correr lgrimas zurdas por los surcos de su cara. Tengo en mis manos un ejemplar del sexto boletn de huelga, impreso en ya borrosos caracteres color violeta y crispado por ese rigor mortis que acomete al papel con los aos. Esta misma hoja debi pasar por las manos de Payans cuando estaba recin salida del mimegrafo, con la tinta an fresca, y l debi entregrsela a Sayonara, su cmplice, su amada, su ayudante eficaz e incondicional en la riesgosa tarea de impresin y distribucin clandestina, en un momento que debi hacerlos sentirse protagonistas tanto de sus propias vidas como de la historia patria, que por un instante lo sentaba sobre sus rodillas. [...] La Machuca, [...] ha mantenido este ejemplar d el Boletn de huelga Esta hoja de papel me dice tal vez sea lo ms importante que hayamos hecho en nuestras vidas. (295 97)

PAGE 132

132 Una vez ms, la audiencia experimenta la cercana con un documento que evidencia una hazaa de la cua l estn orgullosos estos personajes. Se reitera la carga emocional en relacin a los amantes que luchan por ayudar a sus compatriotas. Adems la satisfaccin expresada en las ltimas palabras de la cita de don Honorio refleja la satisfaccin del trabajo en equipo para trascender los lmites en que vivan. La narracin y la evidencia de su hazaa describe a las prostitutas y los trabajadores de la compaa petrolera ante los lectores como sujetos capaces de alzarse en una huelga combatiendo al enemigo extran jero y sus atropellos. Monedas, fotos, boletines, postales, notas, constituyen entonces el variado repertorio de documentos, sin los cuales discourse would easily seem crude sensationalism in the realm of fiction. [...] [This] serves to heighten the reade r's awareness of a particular oppression experienced by the female victims of "the peculiar institution." nos revela que son un grupo de seres humanos cuya versin de la historia ha sido silenciada por la Historia oficial. Esa Historia oficial ha dejado impresiones en la humanidad que presenta a la prostituta como seres indignos lo cual coadyuva en el distanc iamiento y facilita el hecho de preferir evitarlas. Cmo se disipa ese sentimiento de evasin, esa antipata impuesta por la presencia de la prostitucin en este hbrido? La convergencia del Bildungsroman proceso formativo en que Sayonara se hace puta y el testimonio los informes de los habitantes de La Catunga a la periodista justifican tal interrogante. Es conveniente

PAGE 133

133 recordar la funcin didctica del Bildungsroman que es educar y sensibilizar al lector. Si se realiza bien tal cometido se podra l legar a disipar tal sentimiento de animadversin. Un nuevo interrogante surge: Por qu fusionar los dos gneros en un hbrido que analiza un tema controvertido como es la prostitucin? La sugestiva y compleja combinacin insina objetivos comprometidos c on la justicia social comunes al Bildungsroman y a la novela testimonial Esta bsqueda de justicia social es un los civiles, resistir y militar mediante la escritura, lu (Prez 138). La mencin del periodismo es relevante por estar directamente conectado con la fusin hbrida de las narrativas de vida: es la profesin de la narradora de la obra y a la vez de la de autora de La novia oscura Laura Restrepo. Monserrat Ordoez ha ). Uno de esos proyectos fallidos eran las negociaciones de paz en Colombia con la guerrilla M 19, donde Restrepo particip como comisionada. En sntesis, lo representado en la novela es una periodista la monita narradora y un grupo de marginados que bus can cambiar su realidad para lo cual se construye un sofisticado mecanismo discursivo partiendo del testimonio por medio del cual se proponen alcanzar su meta: persuadir al pblico a hacer algo ms que derramar unas cuantas lgrimas lastimeras por circu nstancias injustas 11 Lo que ellos persiguen es 11 Persuasion is in all cases, the activity of demonstrating and attempting to change the behavior of at least one person through symbolic interaction. It is conscious and occurs (a) when a threat to at least one

PAGE 134

134 una audiencia comprometida que los ayude creyendo su versin, desmoronando others unless such change has implications for thei r own self Los informa ntes quieren ser conocidos desde su propia perspectiva puesto que el concepto que el mundo tiene de estas mujeres le ha ganado el total rechazo de la sociedad. La persuasin es entonces el meollo del asunto prop uesto por el interrogante antes planteado e inclina la balanza analtica hacia un estudio del carcter discursivo del gnero asunto que converge en la construccin de la identidad del grupo de prostitutas. La construccin e instalacin del nombre Sayonara por parte de las maestras se ha discutido ya. A ello resulta conveniente sumarle la defensa de dicha identidad por parte de Todo los Santos ante los embates redentores de Sacramento para rescatar el llama Sayonara, entiendes? Sin embargo, con econstruirse ez 192) desmoronando con su testimoni o las otras construcciones de la puta ofrecidas al mundo. Kimberly A. Nance detalla varios parmetros generados por el testimonio ante la cual son ofrecidos distintos intentos de varios crticos como John Beverly, Barbara Harlow y Elizabeth Burgos Debrays por proponer un marco crtico con que estudiar does to another, but something he or she does with another. (Reardon 25).

PAGE 135

135 (60 61). Los aportes de su investigacin Ca n Literature Promote Justice? resultan tiles en el estudio de las singularidades que ofrece el testimonio de estas pecadoras. Ella speakers often created imaginativel y the victories that they had not obtained in life world with the fictions of superior force and divine intervention (61) 12 Sin embargo, es el discurso deliberativo el que funciona como parmetro fundamental para la investigadora. La ruta trazada por el testimonio deliberativo implica una respuesta tica al hecho de presenciar el sufrimiento. Esta explicacin de Kimberly Nance se apoya en el modelo desarrollado por Bajtn, el cual implica la precondicin de que el sujeto que presencia ese sufrimiento s e embarque en un pasaje iniciado con la identificacin con el sufriente y termine con la apropiacin de una inclinacin y capacidad de ayudar. (N ffering by imagining themselves in that same situation. Those readers to their own place in the world and consider the unique ways in which that position enables them to assist Este modelo bajtiniano se encuentra en 12 En su Retrica, deliberativo, forense y demostrativo. De la deliberacin forman parte la exhortaci n y la disuasin; pues siempre, tanto los que aconsejan en asuntos privados sobre asuntos comunes, hace una de estas dos cosas. Del pleito forma parte la acusacin en la defensa; pues es necesario que los que pleitean haga una de estas dos cosas. Del gne ro demostrativo forman parte el elogio y la censura. Los tiempos propios de cada uno de estos son: para el que delibera, el tiempo futuro pues aconseja sobre cosas que han de ser, exhortando o disuadiendo ; para el que juzga, el tiempo pasado pues el uno acusa y el otro defiende sobre cosas realizadas ; para el gnero demostrativo, principalmente es el presente pues todos elogian o censuran segn cosas existentes, aunque muchas veces acuden al pasado recordando lo pretrito y vaticinando lo futuro. El fin es distinto para cada uno de estos, siendo tres los gneros, tres son los fines: el que delibera tiene como fin lo provechoso y lo nocivo; pues el que exhorta aconseja lo mejor y el que disuade, disuade de lo peor, y las dems cosas las aade accesoriamen te a esto, lo justo lo injusto, lo hermoso o lo feo; los que juzgan tienen como fin lo justo y lo injusto, y las dems cosas estos las aaden a su vez accesoriamente a esto; los que elogian o censuran tienen como fin lo hermoso y lo feo, y las dems cosas

PAGE 136

136 estrecha consonancia con el objetivo de justicia social del testimonio y particularmente, con el propsito persuasivo de las indignas habitantes de La Catunga por las caractersticas y circunstancias que su relato observan. Otros aspectos analizados por Nance son la verosimilitud y la veraci dad, ambas relevantes aqu. Conviene enfocarse en la manera en que se presentan las vctimas. in narratives of suffering contrasting depictions of periods of relative good fortune. When speakers describe a normal life, either from before their political oppression or from whenever 74). Tal libertad se halla enmarcada en la rutina diurna de Sayonara, con sus hermanas y Todos los Sa ntos. Rutina que de la cual no s enteramos a travs de los ojos del Payans al visitar a la familia para entregar una nota de Sacramento. Tambin se han hecho menciones de los cambios fisiolgicos sufridos por Sayonara como su menarca, la cual suscit vario s (51). De igual manera sirven de ejemplo las travesuras tpicas de la infancia (47), o las escenas en que la madrina iniciaba la alfabetizacin de su ahijada putativa: Nunca fuiste a la escuela? No. No sab es escribir como la gente? No. Ya mismo empiezo a ensearte. Agarra lpiz y papel. Muchas horas crispadas y fastidiosas le dedicaron al aprendizaje de lectura y de la escritura, con el cuaderno cuadriculado que le serva a Todos los Santos para hacer las c uentas, con una vieja cartilla que les vendi el boticario, con un lpiz Mirado dos y con resultados desastrosos. La nia miraba para cualquier lado, se meca quieta en la silla, se coma las uas y los padrastros, por nada del mundo se concentraba. (37). A lo largo del relato de Sayonara y del testimonio de sus maestras se encuentran escenas como estas vividas por las prostitutas y de gran similitud con la vida de cualquier lector. Kimberly Na nce explica la necesidad de enmarcar la imagen del

PAGE 137

137 testimoniante acciones apropiadas: fe determinacin, persistencia sin que rayen en extremos de un herosmo increble. Ello promueve sentimientos positivos hacia la vctima hacindola merecedora de la in 13 No obstante la coincidencia entre los presupuestos de la crtica y la evidencia expuesta por el relato, hace falta recordar que con las prostitutas sucede lo opuesto. A ellas ya se les ha impuesto una identidad, la cual es di stribuida y consumida por la sociedad. De ah que la necesidad de persuadir a sus lectores responda tambin al deseo de desmantelar esa imagen. La labor que llevaron a cabo las mujeres del relato ocurrido en La Tora 'nosotros' y a tribuir a quienes integran ese conjunto una serie de rasgos presuntamente comunes. Pero ese nosotros es la imagen que se dibuja sobre un fondo externo del que destaca Y por qu tienen a una pobre gente encerrada detrs de esta malla? Los encerrados somos nosotros, los de afuera, Presentar circunstancias y reacciones ante la injusticia que sufren a las vctimas y los lectores puede deton ar fibras afectivas que pudieran desencadenar compromiso y the victim, tends merely to frighten the readers and engage their defenses. The sufferer must be identified as a te 13 Las prostitutas han dado muestras de embarcarse en luchas contra las injusticias de la compaa brazos cados al tomar la decisin de no trabajar hasta que la huelga del arroz triunfara, con el resultado de que durante casi 20 das con sus noches no acudieron a la cama por dinero, y si acaso hicieron el a mecanografiarn do los boletines incomunic con el exterior impidiendo el ingreso de alimentos y obligndolos a comerse hasta las iguanas, los chigiros, lo

PAGE 138

138 (68). A tal creencia apela la narradora que entrevista a estas prostitutas y por el lo articula junto con ellas este sofisticado discurso denunciatorio y persuasivo, el cual est cargado de documentos que le dan veracidad. Lo narrado alude a una rutina diurna y a los avatares de estas mujeres en trminos muy comunes que podra experimenta r cualquier lector. La consecucin de su objetivo lack of artifice [which] also plays a role in convincing the reader that truth has not bee n subordinated to artistic ends ( N a nce 73). El reconocimiento pblico de la investigacin que hace la periodista imprime en este documento un tono de verdad que se refuerza con toda la evidencia ofrecida. Hay, sin embargo, un conjunto de reflexiones sobre el ejercicio de la escritura que lo liberan de artificios artsticos. Dichas artificios aparecen de manera recurrente en el relato. Esta narradora reconoce sus limitaciones en poder columbrar un mundo al que acaba de llegar y por ello Hablo a tientas de todo esto porque a Sayonara no lleg u a conocerla personalmente. Supe los pormenores de su historia a travs de los relatos y recuentos de su gente, en particular Todos los S antos, uno de esos seres monumentales a quienes la vida nos concede el privilegio de acercarnos. Con ella trab una a mistad deliciosa de muchas tardes conversadas en el patio de la Olga, a la sombra de los cauchos benjamines, y por eso sera absurdo llamar investigacin, o reportaje, o novela, a lo que fue una fascinacin de mi parte por unos seres y las circunstancias. Digamos que este libro nace de una cadena de mnimos secretos revelados que fueron deshojando, uno a uno, los das de Sayonara, buscando llegar hasta la mdula. (141 42) En la anterior cita se nos descubre la fuente de toda la informacin expuesta en el te xto. Este reconocimiento y la naturalidad de los dilogos sostenidos durante las entrevistas reflejan una construccin poco cargada de artificios artsticos. De hecho, la

PAGE 139

139 misma narradora confiesa la naturaleza dosificada de las circunstancias presentadas q ue nutre la escritura. Cada una naci poco a poco, se fueron deshojando naturalmente y la narradora da crdito a quien corresponde: Todos los S antos, Sacramento, la Olguita, la Machuca y la Fideo fueron narradores extraordinarios, dotados de una asombrosa capacidad de contar sus tragedias sin patetismo y de hablar de s mismos sin vanidad, imprimindoles a los datos la intensidad de quienes, por motivos que an no comprendo, aceptan confesarse ante un desconocido por el solo hecho de que escribe, o de que e s precisamente eso, un desconocido, o quiz por la sola razn de que escucha. Como si el acto mismo de narrar la propia historia ante un tercero le imprimiera un propsito, la hiciera de alguna manera perdurable, le aclarar el sentido. (Restrepo142) No se trata de haber arrojado en un recipiente toda la informacin recopilada ya que la narradora hizo un montaje de las entrevistas que responda a las necesidades persuasivas y denunciatorias del testimonio y no tanto a las aspiraciones de producir una obra a rtstica. Las reflexiones de la narradora demuestran ms inclinaciones por alcanzar el propsito descrito por Achugar, de: "consolidacin de una identidad humana que el discurso hegemnico anterior no posibilitaba. [...] El Otro hoy, [...] cuenta [...] con aparatos e instituciones de poder que le permiten escribir su historia en la Historia, disputando de ese modo la homogeneidad de la voz de quien sabe" (68). Al aceptar el reto de escribir los testimonios de estas prostitutas la narradora o letrada solida ria les concede la oportunidad de construir "la autobiografa del iletrado o de aquel que no controla los espacios de la historiografa y de la comunicacin. [Con lo cual concreta] el testimonio [que] es un discurso acerca de la "vida pblica" o acerca del 'yo en la esfera pblica'" (69). Otorgndole a la escritura una funcin ms: rescatar del olvido la verdad de un marginado, a pesar del reconocimiento de sus limitaciones: Escribir esta historia se me ha convertido en una carrera perdida de antemano cont ra el tiempo y la desmemoria. [...] Y cada da aparecen y revolotean por un instante ante m is ojos atisbos y reflejos de situaciones,

PAGE 140

140 de momentos, de palabras calladas o dichas, de rostros que reconozco como invaluables piezas sueltas del gran rompecabezas de La Catunga y que me abruman con sus vocecita s explicndome que las atienda y ordenndome que las registre por escrito, o de lo contrario [...] se perdern entre los escombros. [...] Pero la tarea es ms endemoniada an, porque adems me asalta la convi ccin de que, contradictoriamente, el acto mismo de entrometerme en una historia ajena y privada, de husmear en lo que de otra manera se hubiera quedado desintegrado, de limpiar el polvo en repisas donde ya queda poco ms que polvo, aceler la cada en el olvido. (Restrepo 141) Esta reflexin sobre la funcin e implicaciones de su trabajo constituye un sujeto "que se agrega, por parte del letrado solitario, al repertorio discursivo constituido por la historia, la crnica, la biografa y la autobiografa par a operar su desmontaje del discurso homogeneizador del poder. La escritura del testimonio sigue operando, como un paralelo entre el ser y el deber ser" (Achugar 73). E n esta obra, la escritura sirve otros propsitos expuestos aqu desde distintos ngulos. Usado como instrumento de l ejercicio persuasivo de las putas; les ha dado voz a estas mujeres para contar su versin y construir su identidad desmantelando versiones oficiales; y ha denunciado varias de las injusticias que la iglesia, el gobierno y la soc iedad cometieron en contra de ellas. Ella, a su vez, se ha apoyado en la hibridez genrica del testimonio, el Bildungsroman y la prostitucin con sus respectivas complejidades. Es precisamente la escritura la que permite una relacin entre el anlisis de Reptil en el tiempo y Jaulas En estas dos novelas el fenmeno la escritura ha hecho presencia de diferentes maneras. En Jaulas la escritura ha sido sacrificada por K ristal con el objeto de esconder su recuperacin despus de haberse lanzado de un rascacie los; mientras que la escritora de Reptil en el tiempo ha luchado contra su voz de esposa para plasmar su obra en el papel y evitar el sacrificio. Esta mujer se ha

PAGE 141

141 insertado en su propio mundo para liberarse de las barreras y alcanzar sus metas artsticas. En la primera novela la escritura ha sido sacrificada, mientras que en las otras dos se ha materializado. En ambos casos, ha contribuido a la construccin de identidades y a la consumacin de proyectos femeninos. En La novia oscura, la escritura tambin se ha concretado y ha hecho posible un proyecto investigativo. L a escritura ha servido a proyectos ideolgicos de la mujer, ha denunciado y ha persuadido; pero tambin ha trado al presente un pasado ya olvidado. La narradora y periodista, personaje de esta obra se insert en el mundo de la prostituta Sayonara para nutrir su investigacin y ejercicio escriturario. Lo anterior refleja un paso ms en la progresin que se viene detectando entre estas novelas que de igual manera reflejan esa progresin en trmin os genricos. Las narrativas de vida analizadas hasta aqu han echado mano de subgneros como el testimonio, el Bildungsroman y el Knstlerroman para apoyar los proyectos femeninos y la construccin de sus identidades.

PAGE 142

142 CHAPTER 5 LA MUJER COMO INSTRU MENTO PROMOTOR DE JUSTICIA SOCIAL EN R AZONES DE V IDA En Razones de vida auto biografa que Vera Grab e publicara en el ao 2000, se percibe n un posicionamiento de la escritora colombiana en la esfera pblica y una bsqueda consciente por entender su propsito en la sociedad: transformarse en un instrumento que trabaja por la justicia social. N o slo se compromete con la bsqueda de alternativas de cambio, sino que ha sido capaz de entender y analizar que la opresin sobre ella ejercida no afecta solamente a la mu jer, sino que tambin afecta a la nacin y a ambas las ha afectado alterando y limitando su crecimiento y a ellas las mujeres la participacin en los cambios sociales. Este captulo discute cuatro ncleos semnticos de la obra de Grabe: en primer lugar, se analiza n los rasgos autobiogrficos y cmo se articulan frente a la narrativa de vida ; la cons truccin de la identidad de Grab e con sus peculiaridades ; la articulacin entre el yo autobiogrfico y el nosotros que impona la interaccin dentro del grupo guerrillero. Finalmente, se detallan aspectos estticos que sirven para diferenciar la autobiografa de la historia. A esa opresin mencionada en el primer prrafo, se le agrega el ingrediente de la violencia que el pas vivi en las dcadas de los ochent a y de los noventa. La mujer se presenta en este texto como revolucionaria y como madre a la vez lo cual complica su anlisis genrico La discusin de crticas como Linda Anderson, Estelle Jelinek, Sidonie Smith o Julia Watson sobre la narrativa de vida con tribuye al desarrollo de este trabajo, aunque esta obra refleja realidades que retan los parmetros ms clsicos del subgnero

PAGE 143

143 Cuatro son los factores que Linda Anderson considera relevantes cuando se representation and the division Por el momento, los tres primeros me ayudarn a entender la que Phillipe Lejeune define como una produced by a real person concerning his own existence, focusing on [her] individual life, in particular on the development of [her] personality (4) El asunto de la autora en una autobiogr af a se considera bajo el trmino "pacto autobiogrfico" de Philippe Lejeune wh o is reading is above all a contract of identity that is sealed by the proper name. And es necesario que el lector compare las estadsticas vitales del autor tales como : la fecha, lugar de nacimiento y su educacin, y que verifi que que stas sean idnticas a las del narrador. Segn Lejeune, hay un contrato implcito entre el autor y quien publica puesto que este ltimo atestigua la verdad de la firma en la cubierta y la pgina en donde se encuentra el ttulo (21). L a obra de Vera Grab e Loewenherz cumple con el pacto puesto que coinciden nombre y datos de la antroploga colombiana, nacida en 1951 y formada tanto en Alemania como en las instituciones colombianas co n los datos expuestos por la narradora de Razones de vida acerca de s misma quien se autodenomina "la mona" S us actividades concuerdan con la informacin acerca de la figura pblica de la senadora. Por ejemplo, los padres de la narradora y de la poltic a provienen de Alemania; el apellido del abuelo materno de estas dos mujeres es el mismo: Loewenherz (Grabe 42); los cargos pblicos legales e ilegales asumidos por Grabe son

PAGE 144

144 los mi s mos que ejerciera la cofundadora y lder del M 19 y la narradora Ella se reconoce como tal: Hay fundadores de fundadores. Si algunos apenas llegbamos porque no nos daba la trayectoria de vida, otros ya haban hecho camino. Eso que empezaba a llamarse y ser el M 19, no era un aparato abstracto, una organizacin perfecta, sino u n grupo de gente que haba comenzado a ganar ese espacio de compromiso libre y fresco. (58) Tambin se describe como Senadora de la Repblica durante el gobierno de Csar Gaviria Trujillo (1900 1994) y despus compaera de campaa poltica de Carlos Pizarr o 1 y Antonio Navarro Wolff 2 Jams hubiera imaginado que la vida fuera a dar semejante vuelta, fue lo primero que pens al subir a bordo del avin que me conducira a Madrid. Ayer, diciembre de 1980, haba salido, indocumentada, con el pasaporte alemn en caletado, en lancha por Buenaventura para hacer diplomacia guerrillera; hoy, octubre de 1994, viajaba con pasaporte como diplomtica del Estado colombiano. Ayer, sala con el desenlace de la toma de la embajada de Republica Dominicana como carta de present acin en mi equipaje; hoy, despus de unas elecciones perdidas, iba rumbo a la embajada colombiana para ser consejera de derechos humanos. (450) Adems de estos datos que reflejan la coincidencia entre narradora y figura pblica colombiana puede confirmars e la identidad entre el personaje y la autobigrafa contrastando las imgenes insertadas en la obra con las imgenes que los medios de comunicacin revela b an sobre las acciones d el M 19 en los que participara Vera Grabe. Es suficiente con hacer una bsqued a electrnica para encontrar tales datos pero adems crticos como Carmia Velasco, Eduardo Posada Carb, 1 Carlos Pizarro Leongmez nacido en Cartagena de Indias el 6 de junio de 1951. Guerrillero colombiano, lider del Movimiento 19 de abril. Tras dejar las armas, firmar la paz con el gobierno y reinte grarse a la vida civil, aspir a la presidencia de Colombia. Pizarro fue asesinado el 26 de abril de 1990 siendo candidato presidencial de la Alianza Democrtica M 19, movimiento poltico que surgi del grupo guerrillero M 19 tras su desmovilizacin. Fue a sesinado por rdenes de Carlos Castao Gil, jefe de las entonces Autodefensas Campesinas de Crdoba y Urab (ACCU). 2 Antonio Jos Navarro Wolff es un ingeniero y poltico colombiano, exmilitante del grupo armado insurgente M 19, nacido el 9 de julio de 19 48 en la ciudad de Pasto. Fue el gobernador del departamento de Nario para el periodo 2008 2011.

PAGE 145

145 corroboran los datos. L a evidencia permite concluir que el narrador, el autor y el protagonista coinciden en Razones de vida Este un ejercicio fundamental e inherente a la autobiografa : l a construccin de una subjetividad es definida por Anthony Elliot como a symbolic project that the individual actively and creatively forges. The self can be understood as a symbolic project that gives us a guiding orientation to ourselves, to other people and to the broader society. The self, in this sense, is a process of symbolic elaboration: we use symbolic materials (lan guages, images, signs) to interpret our motives and the motives of (4) Esta creativa y activa elaboracin de una subjetividad, explica el investigador, exige una mayor agencia, un compromiso del indiv iduo por darle forma a su experiencia personal y cultural (2) y sus planteamientos se relacionan con lo que sucede en Razones de vida pero difiere n profundamente de lo que tiene que ver con la construccin de la identidad en la autobiografa masculina. En referencia a esto, Susan Stanford Friedman reelabora los presupuestos de Georges Gusdorf y asevera que herself to exist outside of others, and still less against others, but very much with oth ers in an interdependent existence that asserts its rhythms everywhere of them has its center everywhere and its circumference nowhere. The important unit is thus never the isolated b identification interdependence and community that Gusdorf dismisses from autobiographical selves are key elements in the development of a (38). Junto a los ap ortes ofrecidos por Elliot y Friedman acerca de la construccin de la identidad femenina en torno a la interaccin con la comunidad y a la agencia, se encuentran aseveraciones como las expuestas por Sidonie Smith y Julia Watson en s materialize within collectivities and out of the cultura l l y marked differences that permeate symbolic interactions within and between collectivities (38).

PAGE 146

146 E n Razones de vida hay ciertas marcas culturales que la protagonista ha logrado detectar en su del ineacin identitaria; por ejemplo su percepcin de los modelos de mujer que ofrece el patriarcado. Ella ve la experiencia de su madre como una modelo que no quiere imitar E s imperativo tener en cuenta la conciencia que tiene Grabe sobre la construccin d e su identidad. El personaje detecta diferencias que tiene ella frente a su entorno La narradora se pregunta "acaso la identidad no es en el fondo una bsqueda, una apuesta por la diferencia? Y, esas definiciones no tienen que ver ms bien con una cultu ra y una religin que las personas asumen?" (42). La narradora ejecuta un ejercicio valorativo de los elementos que contribuyen a definir su identidad. El yo que narra es el de una mujer madura que encuentra en las decisiones tomadas en el pasado puntos qu e refuerzan su presente y le permiten definir su identidad. Ella entiende que La fuerza de identidad que senta en los castellanos como en los catalanes, los vascos, los andaluces, que era ms que euro, chorizo, sevillanas, obligaba a mirar nuestra propia identidad, como pueblo, como nacin... y contribuy a que me plantara a mirar mi propia identidad y mi propia historia, con la serenidad que da la distancia y la posibilidad de permanecer en un lugar. Ahora era posible mirar el mundo desde la perspectiva d e la Inici el viaje al interior de mi misma. El Y me puse a la tarea de construir el nuevo yo, recurriendo a mis herencias, a mis fuentes, a los tesoros entregado s por mis padres, a mis esencias, a lo que aprend en el colegio, la universidad, a lo que me haban dejado los amores, mis referentes ausentes. Por un lado recoga y reciclaba, por el otro, me fui despojando de aquello que haba sido til en la batalla, p ero que era un peso en la civilidad y la paz como opcin de vida: la teologa y la liturgia de la guerra, las botas y jerarquizaciones (455 56) Esta cita ubica al yo de una mujer madura que evala un ejercicio autobiogrfico por medio del cual se concreta su identidad. En su caso particular, esa subjetividad se

PAGE 147

147 construye apelando a cuatro factores : l a historia y su lugar en ella; su viaje interior; y finalmente su conciencia de la escritura. Su viaje al pasado alemn, colombiano y al personal en bsqueda de sus orgenes impuso ciertas elecciones. Una de ellas fue la necesidad de haber escogido la nacionalidad colombiana. Su bsqueda de significado vital estaba estrechamente relacionada con el deseo de participar en la revolucin, en el cambio. De ah que s u estada en Alemania slo la ayudarn a reforzar sus conexiones con Colombia y a entender sus orgenes: La ida a Alemania no me sirvi para un ttulo universitario ni para casarme con un europeo, que era el sueo secreto de un pap tolerante, pero con p aradojas como todos. Me sirvi para saber que, a pesar del origen y la educacin, Alemania no era lo mo, y descubrir por fin mis orgenes. Nunca dejar de agradecer a la ta Selma, hermana de mi mam, que me ayudara a conocer la historia y a hacer concien cia de la guerra padecida por mis padres: la segunda guerra mundial y el horror del nazismo. Este pasaje oscuro de la humanidad lo hemos visto hasta la saciedad en cine, pero es distinto saber que es parte de la pelcula de la propia vida. Remueve y desata algo muy, muy adentro. ( 40 41) Entender esos orgenes no solamente la concientizan, sino que al mismo tiempo le permiten percibir sus diferencias con los jvenes de ese pas. Estar entre ellos la hacan sentir "totalmente invisible frente a los jvenes al emanes que hablaban y pisaban duro. Todos parecan tan seguros de s mismos. Nuestra formacin era muy distinta, [...] por encima de todo soaba con la revolucin, la nuestra, esa s de verdad porque esto ac es pura revolucin de lujo." (41) Este dis tanciamiento de Alemania no es permanente; la mujer madura reconcilia estos dos polos y entiende qu e ella "era hija de dos mundos y las patrias son un sentimiento de identidad y compromiso Mi opcin y mi destino estaban unidos a Colombia, pero mi identidad es plural.

PAGE 148

148 (456). Con esa reconciliacin de las dos nacionalidades que la componen se verifica e sa conciencia de estar construyendo una identidad Vera Grabe entiende que su propia identidad est directamente conectada con un nosotros; su ident idad est inmersa en la de un colectivo Ello s e percibe en el ttulo de uno de los captulos : "Cuando el yo se volvi nosotros". La representacin de la subjetividad se halla intrnsecamente conectada a un nosotros ms amplio: el pas y su realidad a lo l argo de l recorrido histrico. Durante este ese viaje al pasado se expone un compromiso poltico en trminos de una deuda con Colombia. Es decir, la construccin de esta identidad es expuesta como la necesidad de que la mujer se encuentre a s mism a en cons onancia con lo que le puede ofrecer a la causa poltica y con sus responsabilidades y compromisos respecto de la bsqueda de alternativas y soluciones a los conflictos en el pas. La idea de Anderson en cuanto a la representacin se valida en la obra por medio de este ejercicio en el que se forjan un compromiso y una reconciliacin. Lo que Grabe hace en su autobiografa no es slo construir su identidad. De manera paralela, retrata y analiza la realidad ignorada, vivida por los menos favorecidos, y simult neamente detalla los abusos de quienes han ostentado el poder. Esto se hace desde la perspectiva de la mujer oprimida, la mujer guerrillera, que paradjicamente terminar siendo lder revolucionaria y representante poltica gubernamental. Tras ese anlisi s ella deja ver sus deseos de alcanzar mejores estndares de vida. Grabe observa que el c ompromiso, la re conciliacin y el cambio se consiguen porque Todo fue confluyendo. Por eso creo que la historia, los procesos, las decisiones y acuerdos histricos co ntienen un montn de procesos

PAGE 149

149 pequeos e individuales. Cada cual los nutre con su propia historia, su propia razn, de manera que desembocan en una gran corriente. La paz, el derecho a la vida, la bsqueda de salidas, era tambin una bsqueda vital y perso nal por abrir perspectivas y nuevos entusiasmos. Traducido a la vida significaba volver a recuperar mi autonoma, manejar mis cosas, ser duea de mi vida, de mis propios movimientos. Causa colectiva, si, pero con movilidad propia. (304) Es un prop sito que consiste en reconciliar la causa poltica con la causa personal, vital. En su relato se revela esa realidad de poco progreso, de opresin y violencia directamente convergente con lo que le ha sucedido a la mujer. Se consideran diferentes aspectos de la opresin y la violencia. El primero de ellos es la invisibilidad : en las discusiones polticas, cuando intentaba decir algo, era como si yo fuera invisible. Estaba ah, saba que me apreciaban y queran, pero senta que exista como la pared. Sent a que cuando hablaban no me vean, y no saba si no me expresaba bien o no desarrollaba las ideas como lo hacan ellos. Mis aportes quedaban en el aire, pero cuando uno de ellos deca algo, incluso parecido a lo que yo haba dicho, los temas respondan o a senta n. M ucho ms tarde descubr que esto es algo que nos pasa con frecuencia las mujeres: sentirnos invisibles. [...] Esto supona para m una exigencia de ser ms beligerante, masa selectiva; o la bsqueda constante de reflexiones tan esenciales, que f ueran visibles... en todo caso haba que trabajar por el reconocimiento y lo hice desde la incondicionalidad que algunos confun dieron con la sumisin. (80) Otro asunto tratado en mltiples ocasiones es el machismo; no slo se muestran machistas de parte d e los hombres sino tambin diferencias entre las mujeres del campo y la ciudad, ya que las primeras prefieren las labores domsticas y asumen que todas las mujeres piensan igual. La l der Grabe expone su experiencia con el machismo as: Sin embargo, el ma chismo no faltaba. Y como Cholo era la personificacin del guerrero, andaba en moto, era lanzado, muy macho, y seguro conversaban sabroso, para ellos fue difcil aceptar un mando mujer. Ahora me tocaba transmitirles la directriz de que todos debemos cumpli r con una cuota de acciones, mnimo las panfletarias. No me rebajaba n de "stanilista militarista". A un hombre le hubiera aceptado las orientaciones sin chistar y no se hubieran quejado de qu e actuar como chafarote (88)

PAGE 150

150 La desconfianza en la capacidad d e las mujeres es otro constante tema en las filas revolucionarias. Este obstculo es expuesto entre las guerrilleras: L as dificultades no me van a echar para atrs; al contrario, son exigencia adicional. Hay que enfrentar el machismo y la desconfianza en l a capacidad de las mujeres, pues tambin le resistiremos, venga de donde viniere. [...] Crea que tambin era parte de la misin mostrar que ramos distintos a otros movimientos, que en el que Eme la mujer s tena un lugar y podra ser dirigente. Seguro q ue sera lento y difcil, y no sera la ltima vez que llorara era tan cierto lo que tantas mujeres han dicho: mientras los hombres tienen ganada la confianza, a las mujeres an nos toca demostrar que somos capaces y confiables en aquellos terrenos que t radicionalmen te han sido sus dominios. (139) La discriminacin a la mujer es entonces un asunto del cual est consciente Grabe. Su s batallas po r terminar con estos conflictos o transformar esas realidades s e revelan en sus preocupaciones y se logran algun os cambios ; u no de ellos fueron las reformas a los estatutos que regan a los guerrilleros 3 La evaluacin de la fuerza guerrillera realizada por Grabe es exhaustiva y equilibrada Recoge tanto las debilidades como el progreso que se logra. Para ella la 3 la obligacin de promover en la fuerza militar una formacin que pusiera nfasis en el aporte de la mujer, en su formacin poltica y militar, en capacita rla como mando, en hablar de un nuevo tipo de relaciones entre hombres y mujeres, que superarn el machismo; la no discriminacin de las combatientes en promocin, rango, tareas y responsabilidades; el conocimiento de sus derechos y deberes; que ningn com batiente puede agredir fsica o moralmente a su compaera o hija; ningn mando combatiente puede abusar de su autoridad, presionar o chantajear a una combatiente para mantener relaciones afectivas o satisfacer necesidades personales; la nica limitacin pa ra la combatiente es no tener hijos mientras est en la fuerza militar; tiene derecho a anticonceptivos bajo supervisin mdica, y si hay embarazo por razn imprevista el derecho voluntario al aborto en los primeros dos meses de embarazo. El derecho de tod o y toda combatiente a la vida ntima, sino interfieren el desarrollo poltico y militar y no crea problemas al colectivo; el derecho de la y el combatiente a escoger su compaero(a) para convivir, casarse o no, exigir el divorcio, exponiendo sus razones a nte asamblea de combatientes. (167).

PAGE 151

151 op resin a la mujer no es el nico mal que aqueja a Colombia; adems de eso, lamenta el retroceso trado por la guerra, de la falta de derechos y de garantas, la falta de libertad, la constante zozobra con la que deben convivir muchos colombianos. Grabe dej a ver esa preocupacin constantemente en su trabajo, y reitera el compromiso que tiene por alcanzar un cambio de mentalidad : Haba entendido que ser rebelde era tanto tomar las armas como dejarlas. Ahora ser rebelde era construir paz, cambiar de mentalidad persistir, perseverar, resistir, en un pas donde la inercia de la guerra se impone y tienta los civiles a sucumbir sus lgicas o apostarle exclusivamente a la negociacin desde los poderes. Pero cmo ejercer una rebelda sin armas, desde la palabra y la actitud? En nuestro pas es fcil tomar las armas, pero es ms difcil sostenerse en la paz, y an ms ser un rebelde de paz. La nueva revolucin es la desarmada y almada de paz (447). Grabe plantea, desde los inicios de su autobiografa una discusin simultnea sobre la situacin de Colombia y de la mujer. Luego, en la bsqueda de nuevos horizontes ideolgicos se enfrenta a rechazos por venir de una familia blanca, alemana, y por el pecado de haberse educado en una escuela secundara elitista ; es una p arte de su identidad que se usa en contra suya. Para muchos en la universidad a donde decidi asistir esto era un pecado imperdonable. Ellos han hecho algo que coincide con lo que sobre la identidad describe Amartya Sen en su libro Identity and violence : the illusion of destiny acerca de [c]harged attributions [to her identity, which] can incorporate two distinct but interrelated distortions: misdescription of people belonging to a targeted category, and an insistence that the misdescribed characteristics are the imposition, a person can both try to resist the adscription of particular characteristics and point to other identities a person has. (Sen 7) Esta ltima es la opcin de Grabe N o solamente en lo que concierne a sus opciones estudiantiles, sino tambin en lo que tiene que ver con su actuacin revolucionaria en el pas. En este contexto es apropiado hacer mencin de una carta

PAGE 152

152 abierta a Vera Grabe enviada por Clara Gmez de Melo y publicada en el peridico bogotano El Tiempo el 22 de mayo de 2002. Estos apartes de la carta dejan ver como en el pas, siguiendo las aseveraciones de Amartya Sen, tambin se han impuesto distorsionadas caractersticas condenatorias a la identidad de esta mujer: Estimada Vera: Quiero agradecer su amable carta y excusarme por el error que comet. Sin embargo, quisiera precisar mi opinin en dos puntos generales: Estoy de acuerdo en que para lograr la paz es necesario acoger a las personas que p articiparon en la guerrilla. Pero creo que el dao que la guerrilla ha hecho al pas ha sido tan profundo Pero al escoger la guerra como herramienta contra la injusticia, la miseria, la desigualdad, etc., la guerrilla dio validez a la idea de que era justo cometer injusticias para combatir la injusticia. Muchos colombianos murieron y el pas es hoy ms atrasado, ms violento y ms injusto Quienes usaron la violencia deben hacer una catarsis social, decir que se equivocaron y pedir perdn a su s vctimas aceptaron la paz como un cambio de estrategia: la lucha armada era buena, pero hoy es ms ventajoso otro camino. Este rechazo oportunista de la violencia no me convence. Usted dice que no se arre piente de haber abrazado ese camino, porque lo hizo con honestidad. No dudo de su honestidad y buena fe, pero esto no excluye que haya sido un gravsimo error, pues las armas nunca han arreglado nada. Su autobiografa responde a este tipo de imposiciones identitarias tratando de sealar otros aspectos del yo que se desco nocen. E n ese afn reconciliatorio se revelan en el relato de Grabe decisiones cruciales de su vida como madre que resultan incomprensibles para muchos en la sociedad. Ella deja ver su pre ocupacin porque el lector tenga la mayor informacin a la hora de llegar a conclusiones. La siguiente cita revela esa preocupacin: Beatriz, una amiga que ley el primer borrador de este libro, me dijo que tena que tener mucho cuidado porque era difcil que, sobre todo las mams, comprendieran mi decisin: cmo es posible dejar a un nio? Eso es abandono. A esas mismas madres les puedo decir, conociendo la historia de muchos nios, que fue un acto responsable, de proteccin y amor profundo y de generosid ad in calculable. Tena que buscarle a mi hija un lugar estable, seguro, resguardado, amoroso, y respetarlo. Cargar y no despegarse de los nios en nuestras condiciones puede aparecer como una demostracin de ser buenos padres, pero no ser la mejor para ell os.

PAGE 153

153 Lo azaroso, la incertidumbre, las vueltas, la falta de estabilidad, de amigos, de colegio, el desarraigo... tambin son negativos. [...] Tantas preguntas, tantas dudas. Lo nico que a estas alturas s es que: Desprenderse tambin puede s er un acto de a mor. (Grabe 281) Estas explicaciones sirven para que la ex senadora corrija misrepresentation, but also the illusion of a singular identity that others must attribute to [her] but I had it surgically r De ah que el carcter exculpatorio que se percibe en esta historia de vida tenga mucho que ver con la consciente construccin de una identidad en donde l yo narrador reconoce que la reconciliacin con el pas con su hija Juanita y con l a sociedad es esencial. Sus explicaciones permiten percibir que la construccin de la identidad ayudar a la reconciliacin y al entendimiento de verdades dolorosas aunque [t]hat removal [of that identity] is challenging enough, but no less radical is the (Sen 8). E xtirpar esa identidad impuesta para abrir caminos reconciliatorios se logra por medio de la revisitacin de la historia, el anlisi s de esos acontecimientos y la revelacin de aspectos no tratados en la historia oficial. Retomando el asunto de la bsqueda de nuevos horizontes ideolgicos en un ambiente hostil, y ya supe radas las discrepancias, Grab e describe una nueva bsqueda y su di scusin adopta un tono diferente al describir sus acciones en el grupo que le permitiera darle perfil revolucionario su identidad y comprometerse con el cambio para el pas. El eje central de su identidad en ese momento es el M 19 ; explica la cronologa de los acontecimientos histricos: su origen, su crecimiento, su evolucin y su transformacin en fuerza poltica. S u discurso conecta la realidad nacional con la realidad de la mujer en la esfera domstica, legal e ilegal. Respecto de la esfera

PAGE 154

154 privada se n os informa de la maternidad, el embarazo, el matrimonio y el divorcio de sus padres. C on relacin al pas, cuenta sobre el El Bogotazo, atentados, secuestros, decisiones gubernamentales, esfuerzos polticos de grupos guerrilleros, dilogos de paz, dejacin de armas y entrada de alzados en armas en el mbito oficial. Con los datos anteriores en mente el eje central de la narracin, los datos concernientes a la esfera pblica y a la privada vale preguntarse cmo se clasifica est narracin con respecto al gnero autobiogrfico. Estelle Jel inek e xplica que hay discrepancias significativas en las autobiografas de hombres y mujeres. D e igual manera la investigadora considera la posibilidad de evaluar las autobiografas femeninas con criterios diferentes y of rece rasgos distintivos que se usarn en el anlisis de la autobiografa de Grabe (7) segn la profesora ; only f ocuses on the author but also reveals his connectedness to the rest of the society; Para corroborar esto Jelinek agrega algunos datos En primer lugar, son muchas las autobiografas que se concen tran el avance cronolgico como en el progreso profesional e intelectual del autor en relacin con asuntos del mundo. En segundo lugar, agrega la crtica, la mayora de esas vidas cuentan historias de xito y pueden ser ledas como historias de su poca (7 ). La s mujer es por otr the establishment history of their instead on their personal lives domestic details, family, difficulties, close friends, and e specia l ly (8).

PAGE 155

155 Al contrastar Razones de vida con esta caracterstica se puede ver que Grabe se encuentra en la esfera pblica y se mueve en mb itos tanto legales como ilegales Esta circunstancia aleja su realidad de la tpica autobigrafa femenina que describe Jelinek, lo cual no implica que la acerque ms a la autobiografa del hombre quien se encuentra en la esfera pblica tambin. Tampoco se da una mezcla de los dos. Es cierto que la ex guerrillera recorre todas sus experiencias ntimas y entre ellas menciona : acontecim ientos relacionados con su niez, adolescencia y adultez ; n o ser una nia agraciada es una de sus frustraciones; ser hija de padres divorciados es una experiencia que cuenta expresando el dolor de que su padre dejara a su madre para irse con otra mujer. Ot ras intimidades que revela son sus propios amores antes durante y despus del M 19. Tambin h abla de su familia, de amigos muy cercanos y las relaciones con ellos vividas. Sin embargo, esto no excluye narrar aquellos eventos de su vida afines con el inve ntario histrico de los colombianos como son la toma del Palacio de Justicia, los dilogos de paz, la dejacin de las armas y la lucha poltica del M 19. A plicar el parmetro de Jelinek no es simple ya que la de Vera Grabe es una autobiografa que coincid e parcialmente con los rasgos distintivos de la autobiografa tanto del hombre como de la mujer. Asumir que Razones de vida es una historia de xito sera emitir un juicio simplista y superficial. En ella hay un punto recurrente: el cambio, la transformaci n de la mujer y al rastrear esa transformacin nos percatamos de que la mujer no es la nica que cambia, el pas lo hace tambin. Carolyn Barros explica que como texto de una vi before after of individuals who have un dergone

PAGE 156

156 like Roland Barthes changes from self to text. (2). Cabe aqu agregar que la tran sformacin de la autobi grafa puede ser paralela a los cambios acaecidos a una nacin como en el caso de Colombia durante los aos que observara los movimientos revolucionarios del M 19 y que, como cambios que son, no indican progreso, sino alteracin de un estado inicial o bsqueda de nuevos caminos u opciones. Un aporte valioso de Barros es su aclaracin sobre lo que implica el cambio: The change typical of autobiographies is not the product of nature or time. The metamorphoses are not just a matter of g presented as a transformative, a significant mutation in the characteristic qualities and societal relations of the principal persona. Autobiography off ers these various metamorphoses emplotted, bounded, and framed by its language and inscribed in its configurations of words and images. Change is then the operative metaphor in autobiographical discourse. (2). En el caso de Razones de vida estas transform aciones tenan como motor la c onciencia de una necesidad de Grabe : el compromiso por el cambio que surge durante su graduacin de la secundaria Grabe lo describe cuando [a]l final del curso, el da del grado, un compaero que habl en nombre de todos, dij o que salamos preparados para ayudar a cambiar y mejorar el cabeza, y no slo queramos el presente. Queramos ms: ser futuro, cambiar todo lo que a nuestro rededor' careca de justicia, libertad, iguald ad. Tomar en las manos nuestro propio destino, pero adems hacernos cargo del destino de todos. Decir mi destino tena tambin nombre de pas y de continente. All en el fondo y an de manera difusa, yo iba sintiendo que la vida y lo que hiciera con ella p oda ser una permanente apuesta, porque lo impredecible de la aventura va de la mano de la fe en que s se puede. (36). Si el momento en que surgiera esta necesidad de generar cambios y ese compromiso por ayudar a terminar con las injusticias sociales o co n cambiar el mundo es relevante, la presencia que hace esta idea en toda la obra los es an ms ya que

PAGE 157

157 ocurre tanto cuantitativa como cualitativamente La idea de diferentes formas gramaticales aparece en unas cie nto veintiuna ocasiones sin inclu ir sinnimos, ni parfrasis de la idea. Su significado tiene c inco las dimensiones En primer lugar, hay un compromiso personal y familiar. Este persigue salvaguardar la integridad familiar y al mismo tiempo busca satisfacer las exigencias person ales que en el caso de la ex guerrillera es muy difcil, pero lo cumple. En segundo lugar, est el compromiso revolucionario, el compromiso por el cambio y la justicia social. Es el ms sobresaliente en toda la narracin y encuentra su anttesis en las act itudes del gobierno, reflejado en su apata (226), en su indisposicin para escuchar a otros (235) ; genera divisin, viola acuerdos, hostiga a su contraparte en la mesa de dilogos (228). Las otras dos dimensiones del compromiso estn relacionad a s con el a utoconocimiento de ella misma y de su grupo revolucionario y la dimensin tirnica del compromiso revolucionario. Ti rnica porque castra el deseo vital de ser madre y mujer y la obliga a decidir entre serlo o ser guerrillera y revolucionaria (309) ; nunca p uede optar por las dos pues son incompatibles ante los ojos de sus compadres. Volv amos a la idea de ser una historia de xito : Esta ni e s, ni intenta s er una historia de xito. En cambio, muestra un constante inters en comprometerse con las necesidades d el pas, de los ms necesitados, y del individuo mismo. P retende vivir (y escribir) una historia de transformacin. En sus cuatrocientas sesenta y seis pginas pasan transformaciones tan complejas como aquellas experimentadas por el grupo guerrillero. Su v ersin de los hechos es una intrincada exposicin de los acontecimientos y transformaciones ocurridas en el interior del grupo revolucionario

PAGE 158

158 adems de las transformaciones generadas en la nacin : todo observado por una mujer involucrada y participe de eso s cambios. La metamorfosis del grupo revolucion ario se traza en cuatro etapas, con sus correspondientes aspectos simblicos y directamente conectados con la misin de la ex guerrillera. En primer lugar, la espada de Bolvar: Para m, fue la primera misin importante que tuve. [...] El verdadero sentido del trabajo descubrimos al 17 enero 1974, cuando un grupo de compaeros sac la espada del libertador del olvido. Llevaba ah un siglo y medio y era el smbolo de una lucha que haba quedado pendiente, porque si bien haba acab ado la independencia de Espaa, a nuestra nacin le queda an mucha libertad por ganar. El abre bocas del operativo fue una creativa campaa de medios (segn el propio gremio, revolucion la publicidad en Colombia), en la que durante da s se publicaron avisos de pie de pgina en los principales peridicos anunciando la llegada del M 19, un remedio contra la falta de memoria, de energa, la pereza, los parsitos, la vaga montera. Luego el manifiesto que proclamaba: "Bolvar, tu espada vue lve a la lucha. [...] As naci para el pas el movimiento 19 abril Aunque Grabe manifiesta que esta misin ya la haban hecho otros (56), es ta vez hubo tres elementos nuevos : el compromiso de la mujer y los inicios de su identidad en medio de un col partcipes de un secreto tan sabroso. As lo hubiramos entrado a la Quinta de Bolvar, de alguna manera habamos contribuido al xito del primer operativo del M 19. Nos sentamos copart eros de este nacimiento" (55 56); las acciones del grupo guerrillero, un smbolo conectado con la lucha por la libertad de Colombia. Nacin, grupo guerrillero y mujer sern las constantes que se conectan en esta autobiografa. La segunda etapa en la metamo rfosis del grupo guerrillero fue presentado a los medios de comunicacin de la siguiente manera: En un inaudita y audaz golpe el autodenominado movimiento subversivo M. 19 sustrajo en la pasada noche vieja ms de 5000 armas de un arsenal del ejrcito. El h echo se produjo en el cantn norte de la XIII Brigada de las fuerzas armadas localizada en Usaqun. Los subversivos cavaron un tnel

PAGE 159

159 desde una casa vecina, a travs del cual sustrajeron el cuantioso arsenal. Intensos operativos se realizan en todo el pas, en busca de las armas. (91) Esta etapa de la transformacin est directamente conectada con la mujer y con de medidas para perfeccionar el estado de sitio o de excepc in, instrumento del 4 El anlisis de Grabe concluye que el Estatuto de seguridad expedido por el presidente Turbay 5 para combatir la subversin era ms un instrumento para atacar a la o posicin y revelaba una democracia restringida en una Colombia "en donde se haban dado casos sonados como la muerte en tortura de Omaira Montoya, sindicada de ser militante del ELN, y se saba desde tiempo atrs que la tortura exista, ahora era empleada de manera masiva e indiscriminada" (95) a pesar de que desde Ginebra, el presidente Turbay declarara "ser el nico preso poltico que haba en Colombia" (95). Las acciones del gobierno aqu descritas dejan ver la manipulacin de la ley para controlar al o tro. Ello encuentra resonancia en lo que ocurri en el pasado a la mujer, cuando gobiernos conservadores e Iglesia Catlica delimitaban los destinos de ellas. Lo que sucede aqu es que la mujer es una vez ms vctima de quienes detentan el poder. Muchos de los miembros del 4 El Frente Nacional fue una coalicin poltica y electoral colombiana entre liberales y conservadores vigente entre 1958 1974. La principal caracterstica de este perodo fue el acuerdo de igualdad entre los dos parti dos durante este proceso, ya que planteaba que estos se alternaran la presidencia durante sus 16 aos de duracin y una idntica cantidad de parlamentarios liberales y conservadores en el Congreso. 5 Presidente de la Repblica de Colombia en el perodo que va de 1978 a 1982. Se destac durante su mandato por el polmico Estatuto de Seguridad convocado para contrarrestar los diferentes movimientos rebeldes surgidos en la dcada anterior y donde fueron frecuentes las torturas, desapariciones forzadas y otras violaciones a los derechos humanos, que provocaron el exilio de numerosos intelectuales, entre ellos el escritor Gabriel Garca Mrquez. Uno de los aspectos ms controvertidos de este estatuto fue el que estableci que a los acusados por delitos de extors in y alzamiento de armas, entre otros, seran juzgados por la justicia penal militar, en consejos verbales de guerra. Tambin present durante su mandato el Plan de Integracin Nacional, en el que la infraestructura tuvo un impulso muy significativo.

PAGE 160

160 grupo revolu cionario, incluyendo a Vera Grab e, fueron apresados y torturados por fuerzas militares: La racha no par hasta octubre. El turco Fallad, Micaela y yo fuimos los ltimos detenidos en el ao 79. [...] Y empieza el ritual: me ven dan los ojos, me aprietan las esposas, y me quitan toda la ropa sin otro fin que interrogatorio es siempre lo mismo, se repite Cmo se llama, qu hace, qu sabe, hable del M noche de Halloween llegan dos hombres con un espantoso tufo a trago y una enorme grabadora. Bueno, ac vamos a tener nuestra propia noche de brujas, dicen. Me pellizcan los senos, me abren las piernas y me golpean los genitales con una toalla mojada. Hast a que se aburren... y vuelven. Ya debe ser maana. Los mismos pellizcos, amenazan con violarme, me golpean el vientre, me tiran al piso y me meten un palo en la vagina. Sangro y tengo dolores en el vientre por mes y medio. Pienso mucho de Mara Etty, una c ompaera de 17 aos de edad a quien violaron ocho tipos durante su detencin. Una mujer violada es un ultraje para todas. Es la violacin como arma de guerra. [...] A veces los interrogadores me quitan la venda y entran sin capucha: si no se cubren debe se r porque me van a matar. Me dicen que tiene n a mi pap, que lo est n maltratando. (98 101) En esta etapa de transformacin no slo se dejan ver las acciones gubernamentales y las leyes por ellos implantadas, sino que tambin se retrata al otro encarnado en este grupo revolucionario y all en medio se encuentra la mujer, cuyo compromiso por el cambio involu cra enfrentar ataques y tortura El acto autobiogrfico entonces, se conecta con la historia del pas ya que revela las circunstancias del nosotros al qu e la mujer pertenece y revela las particularidades ocurridas a ese yo que narra su versin. En este caso estamos hablando de una etapa en la que se fracasa, que genera la apertura a nuevos caminos y da paso a la transformacin. Se pueden describir varias e tapas en la transformacin del M 19, del pas y de la mujer. Provocar dilogos de paz despus de la toma de la embajada de la Repblica

PAGE 161

161 Dominicana 6 es una de ellas. Esta transform al grupo guerrillero ya que la osada propuesta que al final de la toma hici era Jaime Bateman Cayn apuntaba tambin a afectar la realidad de un pas limitado por el Estatuto de seguridad del gobierno Turbay. Con esta propuesta se afecta tambin a la mujer quien en esos momentos se encontraba privada de la libertad luego de la tor tura. La propuesta peda: amnista general para los presos, levantamiento del estatuto de seguridad y dialogo nacional. Por primera vez en la historia moderna de Colombia, una organizacin guerrillera levantaba la bandera de la paz, y de la negociacin c omo salida al conflicto, y fue bien recibida. Adems, haba parecido el informe de Amnista Internacional que pona en evidencia la violacin sistemtica de los derechos humanos y as una serie de recomendaciones al gobierno, para que restablecieran las ga rantas ciudadanas. ( Grabe 121). Esta fase marca el inicio de la radical transf ormacin del grupo guerrillero y est conectada con la participacin de la mujer y con las condiciones mismas de la nacin. Ella la transformacin culmina con el desarme. Ocur re todo lo opuesto a lo que sucede en la segunda etapa cuando los guerrilleros roban un armamento del gobierno. En este caso se lleva a cabo una revolucin desarmada. La entrega de las armas verifica un cambio de mentalidad tanto de la mujer como d el grupo guerrillero y refleja un proceso difcil entre los miembros del M 19 que tuvo como prembulo la toma del Palacio de Justicia 7 y la retencin de lvaro Gmez Hurtado 8 Segn Vera Grab e estas 6 La Toma de la embajada de la Repblica Dominicana llamada tambin Operacin Libertad y Democracia ", accin armada del grupo guerrillero colombiano Movimiento 19 de abril en la cual se tom por asalto y secuestr las instalaciones de la Embajada de la Repb lica Dominicana en Bogot. En la accin el M 19 secuestr a diplomticos de numerosos pases que departan en una fiesta conmemorativa de la independencia de la Repblica Dominicana, el 27 de febrero de 1980 hasta el 25 de abril de 1980 cuando secuestrador es y secuestrados fueron enviados a Cuba, donde los rehenes fueron liberados y los guerrilleros quedaron asilados. 7 La Toma del Palacio de Justicia tambin llamada Operacin Antonio Nario por los Derechos del Hombre fue un asalto perpetrado el mircoles 6 de noviembre de 1985 por un comando de guerrilleros del Movimiento 19 de abril (M 19) a la sede del Palacio de Justicia, ubicado en el costado norte de la plaza de Bolvar de Bogot, frente a la sede del Congreso y a una cuadra de la Casa de Nario, la residencia presidencial. Dicha incursin fue seguida de la reaccin de la Polica Nacional y el Ejrcito

PAGE 162

162 dos acciones les mostraron los lmites y les signific un abrir c aminos al grupo lo cual aport claves para el reencuentro y la reconciliacin con el pas. (330). A cciones como la toma de la embajada de la Repblica Dominicana, la toma del Palacio Nacional y el secuestro de este lder poltico son actos de guerras como camino para combatir injusticias Sin embargo, con la entrega de las armas y el consecuente cambio de mentalidad se hacen verificables actos de reconciliacin a travs de acciones de paz. Estaba claro que deban buscarse nuevas maneras para resolver el ac ertijo del conflicto colombiano: lo nuevo era aceptar que las armas eran parte de una inercia y podan dinamizar la guerra, pero ya no dinamizaron los procesos de cambio, de manera que el cambio poda estar en renunciar a ellas... Cmo as, estn locos? A cambio de qu? Se les olvid que en este pas la paz siempre ha sido de traicin... recuerden a los guerrilleros del llano entregando sus escopetas para que despus asesinaran a sus jefes. Eso fue mi primer pensamiento, y seguro de otros compaeros cuand o Pizarro y el grupo que lo acompaaba en las conversaciones plante que el proceso de paz que se iniciaba poda llevar a dejar las armas. Pizarro sorprendi a los propios delegados del gobierno con su audacia. (142) Actos de audacia de cambio de mentalid ad y de paz como la dejacin de las armas por parte del grupo guerrillero implican el entendimiento de la construccin de la paz sin armas, con sacrificios, cambios de mentalidad y con la participacin femenina en la comandancia de fuerzas revolucionarias y ms tarde con su participacin desde Colombiano, rodeando el edificio e iniciando una operacin de retoma del mismo que se extendi hasta el jueves 7 de noviembre de 1985. El M 19 mantuvo a cerca de 350 rehenes entre magistrados, consejeros de Estado, servidores judiciales, empleados y visitantes del Palacio de Justicia. Los hechos culminaron 28 horas despus, dejando un saldo de 55 muertos, entre ellos 11 magistrados y 10 desaparecidos. 8 Candidato presidencial en tres ocasiones, Concejal de la ciudad de Bogot, Representante a la Cmara, Senador de la Repblica, Ministro Plenipotenciario, Embajador ante las Naciones Unidas, Embajador en Suiza, Italia, Estados Unidos y Francia; y elegido mi embro de la Asamblea Nacional Constituyente que adopt la Constitucin de 1991 fue secuestrado en Bogot por el movimiento guerrillero Movimiento 19 de abril (M 19) el 29 de mayo de 1988 y fue liberado seis das ms tarde.

PAGE 163

163 el liderazgo poltico frente a la nacin. Tambin ocurre n transformaciones personales, ntimas como su decisin de no sacrificar a su segundo hijo por la revolucin. Con toda la descripcin de fases y de transformacio nes, estamos ms bien ante un relato cuyo fundamento es el poder transformador de las acciones de la narradora, no un documento cuyo objetivo es narrar una historia de xitos. Ahora, retomando la ltima parte del parmetro de Jelinek, la narradora se encue ntra estrictamente conectada con la historia vivida por la sociedad colombiana y refleja fidedignamente aquella poca de los dilogos de paz, los atentados y la dejacin de las armas. Los colombianos y el mundo conocieron estos eventos a travs de los medi os de comunicacin durante la dcada de los noventa. Pero adems de ello, refleja el sacrificio de muchas mujeres que se comprometieron con el pas tomando las armas y tambin refleja el sacrificio impuesto al pas al no poderse concretar la paz. Un segun do parmetro que presenta esta crtica tiene que ver con "the stipulation that the autobiographical mode is an introspective and intimate one and that autobiographers write about their inner and emotional life [This is the result of an] urgency to legitim aze autobiography as an aesthetic genre [which] distiguis[es it] from a mere historical document" (10). Son diversos los aspectos que le imprimen un carcter artstico a Razones de vida : e l juego con la msica ; el constante uso de autoridades de la literat ura para legitimar y apoyar los argumentos propuestos ; el humor que le permite a la narradora burlarse de s misma y de sus experiencias ; y el juego con el refranero popular para titular s ecciones o contar sus ancdotas. Todos estos aspectos le imprimen un toque ar tstico de contraste y variedad con elementos sofisticados como la presencia autoridades literar i a s la msica y la sabidura popular.

PAGE 164

164 Alusiones artsticas de la narrativa y de la poesa conectan esta autobiografa con el arte; ello se evidencia cuando lo usa en sus epgrafes: los nuevos mundos deben ser vividos antes de ser explicados. Alejo Carpentier (349) Tamb in hay referenci as al realismo mgico en conexi n con la paz y con la manera de entender el mundo apelando a conversaciones con lderes guerrilleros ya muertos Ellos le hablaban para dar respuestas que les ayudara n a entender sus ejercicios polticos y e ncauzar los caminos que los lle varan a la paz, o simplemente revelaba n secretos llevados a la tumba : en una sesin de espiritismo, [b]ajo la direccin de la mdium invocamos a los espritus, y apareci Pablo [o Bateman]. Nos dimos cuenta de que era l por como l. A travs de ella, el espritu solicit que me quedara y los dems salieran, y empez a escribir, con la misma letra de Pablo. Su mensaje fue contundente: "les falta imaginacin, creat ividad, y se estn quedando solos. No hay que aislarse, hay que hacer amigos, un grupo como el de los 80." Se cay y se fue, dejando un ambiente festivo en la casa, [...] apareci una botella el aguardiente nadie se explica cmo. Esa fue la primera sesin. .. ( 248) De la literatura tambin se hace mencin de l poema Farewell de Pablo Neruda para fortalecer su argumento sobre el amor como nutri mento imprescindible en cada una de las acciones de los seres humanos: Amo el amor que se reparte / en besos, lecho y pan. / Amor que puede ser eterno / y puede ser fugaz. / Amor que quiere libertarse / para volver a amar. / Amor divinizado que se acerca / Amor divinizado que se va (157) Sin embargo, la msica es la manifestacin artstica ms predominante en esta obr a; cumple varias funciones ya mencionadas en el prrafo anterior pero que vale la pena detallarla La msica hace parte de la vida en familia de la autobigrafa. Cuando

PAGE 165

165 ellas Grabe y su hermana eran nias, l os padres tenan la aspiracin de que sus hijas s iguieran una vocacin musical, por eso contrata ba n maestros para que le s ensearan a tocar el violonchelo y ms tarde la guitarra (Grabe 20). La m sica es un instrumento del grupo guerrillero, que se usa para pasar "cierto dato en clave" (59). Se utiliza p ara llegar a la comunidad con un mensaje ideolgico, a la vez se usa para educar, entretener y dar esperanza a gente oprimida como los mineros del carbn de Suesca. (49). Adems de cargar artsticamente esta autobiografa, a msica conecta a l a narrador a c on el lector con la intencin sensibilizadora que se logra con el carcter ntimo que genera la msica al acercar al lector con la autobigrafa. Esto ocurre sobre todo con aquellos lectores que reconocen los canciones usadas en esta obra como parte del di scurso mismo o que figuran en los epgrafes. Los autores de estas canciones son ampliamente conocidos en Latinoamrica: Mercedes Sosa (91, 28), Silvio Rodrguez (175, 199), Alejandro Sanz (210), Rubn Blades, Daniel Santos (103), (131), Vctor Jara (62) y Chico Buarte (85). El uso de la msica se traslada a la escritura dndole un toque ameno, personal, deleitoso que acerca la autobiografa a su audiencia coterrnea y generacional ya que las diferentes referencias al vallenato especifican lmites geogrfico s, lo cual permite deducir que se est procurando un acercamiento emocional con lectores colombianos. El vallenato permite ese acercamiento que ya se ha marcado en cuanto a la historia que se describe y ahora se intenta desde el placer de gustos musicales y de una cultura compartida. Esto no implica, sin em bargo, que se deje por fuera al lector latinoamericano L as canciones y los cantantes no son slo colombianos y son diversos

PAGE 166

166 los ritmos representados ; van desde el tango hasta el rock, del bolero a la ba lada o de la salsa al ya mencionado vallenato. E l humor se usa como elemento que ayuda a relajar una narracin cargada de experiencias violentas y dolorosas tanto para un lector que conoce estos eventos para una narradora a la que muchos transfieren culpas y acusaciones de muertes, ajusticiamientos, secuestros y tomas de embajadas Grabe es capaz de burlarse de s misma examinando acontecimientos con una lupa diferente y dejando conocer al ser humano detrs del uniforme. El humor est cargado de msica tamb in. En la descripcin, Grabe deja ver su capacidad de jugar con estos dos elementos y abre las puertas de ancdotas muy ntimas como son los chistes que sobre ella hacan personas allegadas. Su pelo era el centro de atencin a la hora de hacer bromas: Con el cabello no haba nada que hacer; si empre ha desafiado toda ley de gravedad. Churrusco, viruta, me gritaban los compaeros de curso. Tarde o temprano tendra que hacerme a la idea de ser la e terna "despeinada aja aja aja" de la cancin de moda. Pero por lo pronto me negab a a ser la bonita cresta. Y lo que natura no da, a buscar la farmacia. Mi mam entendi bien mi sueo de largos cabellos lisos (es diferente: cabellos, no pel o) que se menea con el viento, porque ella haba heredado ese "desastre univers al" El resultado fue ms ilusin que realidad. (Como dira aos ms tarde Ja ime Bateman, mi pelo deba ser producto de un amoro africano de alguna abuela ma que se me haba trepado a la cabeza ) (26). En esta cita nos encontramos con la descripcin del cabello de la Vera adolescente en trminos de una frustracin; sin embargo, el contenido est cargado de comentarios humorsticos, unos tomados de la msica como la cancin "despeinada" de Oscar Golden ( un xito de la moda "go go" en la Colombia de los set enta ) Otros comentarios llevan el ingrediente humorstico proveniente de los chistes sobre su cabello hicieran sus allegados en el futuro.

PAGE 167

167 Aos ms tarde, el cabello sigue teniendo los mismos rasgos y es blanco del mismo humor cuando describe su salto a la palestra pblica o "da de la primiparada parlamentaria" (377) en la que hace una parada para describir cmo el ritual del arreglo personal "fue una manera de vestirme de mi nuevo papel. Tena una cita con amigas para ver mi arreglo personal. Despus de recoger varios pareceres, concluimos que mi pelo segua desafiando la ley de gravedad, y no haba ms que hacer que cortarlo un (380). El humor no slo se deja ver en torno a ella misma, sino que la narracin recoge eventos de mucha seriedad como la cumbre guerrillera que se llevar a cabo en el Sumapaz entre las Farc, el ELN y el M 19 a mediados de los ochenta. As narra la autobiografa uno de esos momentos polticos: Jacobo era un personaje, caracterizado por sus g afas oscuras, su larga bufanda de lana y su cachucha. Un incidente divert ido fue cuando en medio de una intervencin de Jacobo en la cual le estaba d ando una leccin de guerra y estrategia un compaero del EPL, se oy cantar un g allo, y Jacobo, sin respirar y sin cambiar de gesto y tono, simplemente dio una orden: "¡Cojan ese gallo y chenlo en la sopa!" Le debieron obedecer en el acto porque el gal lo dej de cantar antes de que cantara un gallo. (322) El comentario de Grabe resalta el carcter cmico de la experiencia que narra. Ella tamb in comenta las fotos que se tomaron en ese evento explicando que para la declaracin final haba que tomar u na foto, de manera que una combatiente fariana que se haba de maquillaje transform a todos con barbas postizas, bigotes, pelucas y cachuchas... la cara la ponamos algunos, los dems eran puros pelos, bufandas, gorros: "pareca ms bien un baile de di sfraces de Halloween o una escena del hombre lobo q ue una cumbre de guerrilleros. (322) Por lo que se observa en las citas anteriores hay una inten cionalidad artstica y esttica en la narracin la cual se logra a travs de la literatura, la msica y el humor. Este efecto no slo busca embellecer el texto y persigue un acercamiento entre la persona que lee y la narradora, una guerril lera que deja ver al ser humano Un

PAGE 168

168 contenido histrico l os ubica en polos opuestos. Teniendo en cuenta los aos de violencia colombiana podra afirmarse que la persona que lee puede ser una de las tantas vctimas de esa violencia y el otro un verdugo o miembro de un grup o que en algn momento fuera visto de esa manera y protagonizara actos blicos El carcter esttico es entonces, un instrumento que busca cercana y trata de bajar filtros afectivos, lo cual tiene como objeto el que su versin de los hechos histricos se a escuchada. El valor artstico tambin se refleja en la hibridez que observa mos en esta autobiografa. La insercin de la m sica de los epgrafes y de la narracin est fortalecid a por otros dos elementos. Por un lado est el injerto epistolario, y por el otro el fotogrfico con veintisiete imgenes relacionadas con la vida familiar, amorosa, revolucionaria y poltica de esta mujer. la autobiografa est llena de documentos que verifican y confirman la verdad histrica. Un total de veinte cartas la enrique cen y al lado de esto tambin se encuentran proclamas, discursos y hasta poemas. E n esta autobiografa la protagonista menciona sus objetivos. Ellos se revelan en la carta enviada a su lectora implcita, su hija Juanita. Ella pretende pasar un legado a esa generacin, pretende contarle una verdad a la que tiene derecho su hija y pretende explicarle las razones de sus sacrificios como madre, la razn de sus ausencias y la razn de esta autobiografa, porque como ella le dice a Juanita eres un pedazo de mi vida y mi vida es un pedazo de la tuya, hay otra historia que te pertenece, la que ahora te voy a contar. Porque Colombia an no es un pas en paz, para cuidarte y protegerte. A muchas cosas las cubre el silencio. Siempre he credo que te debo una historia de amor, parte de tu propio rompecabezas, legado de mi vida, aun cuando hasta claves que me dio un amigo espaol: "qutate ropaje del pudor para decir con libertad y dejarse guiar por e

PAGE 169

169 encontrar la vida ejemplar de una santa o un modelo de mujer tradicional. Si vas a encontrar la historia llena de las paradojas que trae la vida y la bsqueda de conciencia en actos, pensamiento y sentimientos, con la s implicaciones, los encuentros, alegras y hallazgos, pero tambin las ausencias dolores y soledad es que esto tiene para una mujer de nuestro tiempo. (12 13). Tambin pretende comunicarle su afecto y cario maternal y desea acercarse ms a ella por medio de esta apertura total y entrega sin secretos. De ah que tras esta justificacin de revelarse sin tapujos ante su hija se perciba que son pocas las cosas escondidas en esta autobiografa. La mayor aspiracin de la autobiografa es la reconciliacin: Pero s que tengo una paz pendiente, la ms importante, que por la misma razn y sentimiento resulta tan esquiva y ha tardado tanto. Es el dilogo de corazn abierto contigo, que lograr liberarnos de tantos silencios acumulados en aos. Es nuestra reconciliac in que es a la vez la reconciliacin conmigo misma por una ausencia necesaria e inevitable, pero de todos modos ausencia. Debo confesarte que de tantas batallas que he librado esta en busca de ti me resulta la ms difcil. Me siento impotente, temerosa, y a veces pienso que tendr que recurrir a mi espritu guerrero para conquistar y tomar por asalto mi lugar en tu corazn. Con la misma fe que he tenido en la vida y que la vida me ha pagado con creces, se quemen contra de contigo el da en que t y yo este mos maduras para ello. No tengo el mapa, pero s que el nico camino hacia el amor es el amor mismo. Espero que este libro nos ayude y que haya llegado la hora... (466). Otro efecto logrado con este toque artstico es el carcter ntimo de la narracin y e sto se evidencia en la ltima cita con la cercana y reconciliacin que Grabe busca con su Juanita, lo cual condiciona esa apertura a una verdad sin reservas. Segn Jelinek est a candidez no es tpica, ya que para ella tanto la autobiografa femenina como la masculina esconden o limitan el contenido acerca de la famili a, los hermanos, los hijos (11). E sto no ocurre en Razones de vida Los detalle s sobre los miembros de su familia son exhaustivo s progresivo s y conectado s a los afectos generados en las rela ciones fraternales y en la causa revolucionaria de Grabe. El pacto de verdad del

PAGE 170

170 que habla Lejeune (119), est condicionado por la bsqueda de una paz interna y de reconciliacin. S us intercambios en las selvas colombianas con gentes de todo tipo se dejan ver un lado de sus creencias. Por medio de ellas se revelan experiencias con brujos y sesiones espiritistas que son maneras de entender su mundo y de resolver misterios. Es obvio que por medio de estos instrumentos ella utiliza otra forma de legitimar sus verdades que abarcan todos los mbitos de su vida: el amor, los amantes, las infidelidades, los conflictos y las reconciliaciones con su padre, con su hermana ; datos varia dos de la vida como guerrillera; los reglamentos intern os del grupo revolucionario; su vida como mujer chapotean do barro en la selva; su vida durante el embarazo y el parto; la separacin de su hija recin nacida, de su vida fuera del pas como diplomtica de la fuerza revolucionaria, de sus entrevistas con Fidel Castro y otros altos mand os internacionales, de su labor como parlamentaria y otras cosas ms. Ejemplo de algunas de esas experiencias son dos datos especficos. Por un lado, fueron dos brujos de diferentes grupos indgenas quienes le avisaron de su embarazo (264); y espiritistas que le ayudaron a contactar a un muchacho guerrillero cuya alma expusiera un estremecedor relato en que describa cmo se perdi en medio de la selva, como se lo haban comido las hormigas y nadie escuchaba sus gritos pidiendo auxilio en 1981 (248). En l a misma sesin ella tiene una conversacin con el espritu de Jaime Bateman Cayn o Pablo en una sesin espiritista: Sentimos su desesperacin en una sesin de espiritismo que hicimos. Catalina, periodista amiga, y su ta, que era mdium, nos invitaron. Pr imero fuimos Micaela y yo, que nos gustaban estas cosas. Bajo la direccin de la medio, invocamos a los espritus, y apareci Pablo. Nos dimos cuenta de que era l porque la seora que nunca lo conoci comenz a gesticular, mover las manos y actuar como l. A travs de ella, el espritu solicit que

PAGE 171

171 me quedara y los dems salieran, y empez a escribir, con la misma letra de Pablo. Su mensaje fue contundente: "les falta imaginacin, creatividad, y se estn quedando solos. No hay que aislarse, hay que hace r amigos, un grupo como el de los 80." Se cay y se fue. (248). Entonces, la intencin de ratificar su verdad no excluye ningn recurso. En esta obra, la narradora hace uso de elementos tradicionales como la literatura, imgenes fotogrficas o los medios d e comunicacin pero no excluye otros medios. De hecho, son reiteradas las ocasiones en que se apela a la brujera, el espiritismo o a mensajes enviados por los muertos desde otras dimensiones, los cuales son eternizados en la historia por medio de la escr itura. Una escritura que tambin cumple una funcin en esta autobiografa. En las novelas de Mara Bonilla Otoya, Mara Uribe de Estrada y de Laura Restrepo analizadas en los captulos anteriores se analizaron aspectos referentes a la escritura. En l a nove la de la primera autora la protagonista desiste de escribir y esconde lo que ha escrito para evitar ser forzada a adoptar las convenciones patriarcales; en la segunda novela la escritora lucha con el yo de la esposa para poder escribir y l o logra. En este caso, se refleja una evolucin ya que no slo hay xito en cuanto al hecho de escribir, sino que tambin se recrea una salida de la escritora implcita de la ficcin y un salto a la realidad con los efectos litogrficos de la obra. La tercera novela, Laur a Restrepo, utiliza el ejercicio de la escritura para investigar las vidas de marginados como son las prostitutas. En ese contexto, la escritura se utiliza como un medio para reflexionar y empieza a verse que la escritura sirve para realiza un compromiso s obre la realidad de la mujer. En el relato de esta autobiografa se han trazado tres aspectos fundamentales que se han materializado a travs de la escritura : un compromiso, una transformacin y

PAGE 172

172 una reconciliacin. Adems de ello, hay conciencia de la cons truccin de una identidad y de un pblico al que se pretende llegar. La escritura es el medio que conecta estos dos sujetos y le permite a Grabe compartir secretos (59); materializar su viaje interior a travs de la escritura (455); autoevaluarse (460). A pesar de los mltiples propsitos de la escritura en esta obra, creo que el principal es el de la reconciliacin no slo con su hija sino con su pas. Este ejercicio le ha impuesto un an lisis histrico de Colombia, y de la situacin de la mujer; ello le ha servido para mostrar su versin de los acontecimientos. L a autobiografa e s el gnero por medio del cual la mujer alcanza a transformar su realidad, la de otras mujeres y la del pas. Se logra a travs del anlisis pormenorizado de la realidad colombian a y las transformaciones que esto impone a su poblacin. Razones de vida no es una historia de xito, sino ms bien una historia de transformacin. Se puede decir que su objetivo fundamental es abrir caminos, entendiendo que se de be saber cul es el lugar de cada uno en la historia.

PAGE 173

173 CHAPTER 6 CONCLUSION S La escritura juega un papel importante en el progreso de la mujer colombiana en la literatura actual. No slo es un arma ideolgica, o un instrumento que ayudara al crecimiento, evolucin y madurez del ar tista; ni tampoco es nicamente objeto usado para denunciar o dar voz al marginado; ni siquiera se limita a ser un recurso para enfrentar conflictos con los representantes patri arcales. Es mucho ms que eso: e s terapia, es liberacin, es poder. Todas las p rotagonistas de las novelas estudiadas en esta investigacin estn conscientes del acto de escritura. La presencia de este modo de comunicacin en cada novela y la reflexin sobre l que se realiza en cada texto as lo evidencian. Esa conciencia nos ha per mitido ver cmo se entretejen y se conectan las intimidades de las escritoras con la historia del pas. El lector de estas obras estar igualmente consciente del papel de la escritora y l ser un ente libre como las protagonistas de estos relatos. El uso de diversos gneros en estas novelas obedece a las distintas necesidades de cada texto. Si en Jaulas se queran retratar las dificultades que sufra la escritora por plasmar sus imaginarios en el papel y por osar invadir terrenos masculinos, convena usar el modelo del Knstleroman. L eerla como un Buildungsroman es igualmente enriquecedor porque subraya aspectos como su conexin con el lector para hacer algo ms que educarlo, compartir con l sus secretos y hacerlo su cmplice. Si se recuerdan las circunsta ncias histricas de la mujer colombiana y sus limitaciones en la escritura y su ejercicio se concluye que a este lector se le quiere hacer sentir el dolor de la opre sin; se le quiere sensibilizar; en otras palabras, l levarlo a entender el pasado a travs no solamente del hecho histrico, sino ms bien de la instancia emocional. Este

PAGE 174

174 efecto se logra combinando elementos como el sacrificio, la trastrocacin de las imposiciones patriarcales que explica Marcela Lagarde, e inclusive el tono personal que sugier e el riesgo de c ompartir un peligroso secreto. V ale subrayar la efectividad del intento de suicidio como mecanismo liberador y hasta como arma para disminuir a los representantes del patriarcado. En esta obra los significados tradicionales se alteran y sus funciones se transforman. Puede ser difcil entender estos textos e interpretarlos, por ello al lector a quien se desea sensibilizar, se le impone la tarea de establecer conexiones entre la historia, las emociones y la realidad. Jaulas sirve como punto in icial de lo que he identificado como una progresin en la literatura colombiana evolucin que sigue en las tres novelas restantes. En la novela de Bonilla se sacrifica y se esconde la escritura y en ella la autora implcita retrata a la nia y sus conflic tos por sentirse ajena a su crculo familiar y por rechazar las actividades de ste. El retrato de los aspectos de la niez de una escritora; su precocidad y manera de ver el mundo y evaluarlo permiten imaginar, sin q ue esto d lugar a generalizaciones o estereotipos, las etapas germinales de este tipo de artista y los conflictos que vive como ser diferente que ve el mundo desde afuera de los lmites del patriarcado. Esto ayuda a entender por qu la escritura es sacrifica da y escond ida Reptil refleja el e ncierro de la mujer que escribe. Desde el claustro de Martina se pueden presenciar sus luchas internas y externas. Su caso presenta una etapa diferente en la evolucin que analizo. Ella enfrenta su demonio ms fuerte: el cuerpo dcil de la esposa que ha to mado posesin total de la mujer escritora y se impone en ella insistiendo en que el ama de casa es el ideal perfecto y absoluto al cual la otra debe aspirar. Este cuerpo es dcil con el patriarcado y un enemigo poderoso para

PAGE 175

175 Martina la escritora ya que bu sca anularla adems de condenarla, intenta obstaculizar toda aspiracin que contravenga sus intereses y obviamente el deseo de escribir lo es. En esta novela se representa la etapa en que la escritora muestra los primeros pasos de la creacin de su gran im aginario gracias a ese encierro. Desde all escribe respondiendo a los ataques de su "cuerpo dcil" y de otros entes que tildan sus aspiraciones de prdida de tiempo puesto que escribir es labor y terreno de los hombres. Al go casi mgico ocurre con esta no vela. Si en la historia colombiana la escritora logra incursionar en la esfera pblica, tambin Martina, la escritora implcita logra salir a la luz pblica. La novela representa de manera sofisticada y contundente esa incursin. Martina sali de los lind eros de la ficcin al poner su obra en las manos del lector real por medio de los efectos litogrficos del texto. Esta maniobra refleja la salida del claustro de las escritoras colombianas por medio de la publicacin de la obra del personaje. En otras pala bra s con esta maniobra Reptil concreta el acto de publicacin y hace que la mujer escritora deje de ser algo remoto, algo ficticio para posicionarse como algo tangible, algo tan real como la obra de Martina, la escritora implcita. En La novia oscura se encuentra una diferente instancia representativa de la escritora colombiana y de su realidad. Cost arduos aos de lucha en el pas para que a la mujer se le abrieran las puertas de la universidad, y con ello las de la educacin superior. La obra de Restre po representa el fruto de un derecho ganado por colombianas que vivieron en dcadas anteriores. En este caso la escritura adquiere una nueva dimensin y funciona como instrumento de denuncia, y de promocin de la solidaridad y apoyo entre las mujeres. De h echo, La escritura adquiere en esta obra un

PAGE 176

176 papel excepcional. La escritora se compromete con la realidad de otras mujeres oprimidas, mujeres condenadas al ostracismo como las prostitutas. Mediante la escritura se pueden sacar al aire injusticias cometidas po r empleados estatales que deben servir a los marginados y promover su bienestar. Este texto patentiza el compromiso de la escritora solidaria con los marginados. El conflicto que el tema de la prostitucin representa por los niveles de animadversin que se puedan provocar en la audiencia est delineado artsticamente y es pre sentado de manera estratgica. L a profesional de la comunicacin sirve como puente entre el pblico y las mujeres marginadas, como elemento garantizador del valor de lo que las prost itutas tienen que compartir. La invitacin a escuchar sus versiones no tiene nada que ver con la lstima o la misericordia sino con una solidaridad que propicie condiciones adecuadas para que las prostitutas detallen su realidad desde su perspectiva y sin tapujos. Por su parte, Vera Gra b e redacta un documento plenamente consciente de que la escritura es un instrumento que le permite proyectarse ante el mundo y posicionarse en la historia de su pas revelando su versin de unos acontecimientos que se han con ocido antes slo desde las perspectivas del poder. La escritura funciona en tales contextos para hacer participar a la poblacin femenina y para que se involucre en los cambios gestados durante los aos noventa como consecuencia de reformas constitucionale s que siguieron a los dilogos de paz y la Constituyente misma. En su versin de la realidad violenta protagonizada en las filas del M 19, la ex guerrillera revela el pensamiento de ese grupo respecto del conflicto con el gobierno. Describe el sentir de la mujer frente a las luchas con sus "compadres" apelativo

PAGE 177

177 utilizado entre ellos para evitar nombres y distinguirse de miembros de otros grupos quienes imponan reglas inmicas a las prcticas habituales de la mujer. La mujer as oprimida usa la escritura como un arma ya que ofreca sus habilidades en ella para el servicio de la causa. Es decir, de la escritura y de la mujer dependan profundamente los compadres, ya que eran estas ltimas las que producan los peridicos, revistas y comunicados del grupo gu errillero. Este recurso les daba poder ante los lderes guerrilleros quienes las catalogaban como dbiles por el solo hecho de ser mujer, al mismo tiempo que demandaban sacrificios como el de no embarazarse y en caso de suceder, el de abortar. La escritura resulta ser terapia liberadora cuando se revisita el pasado y permite entender ciertas dimensiones de las decisiones femeninas frente a la realidad de un pas en guerra. En sntesis, la escritura en estas cuatro novelas resulta de un a necesidad de comunic arse aunque tenga que sacrificarse el producto escondindolo para evitar confro ntaciones con el patriarcado; un sistema cuestionado por ese mismo sistema El siguiente paso lo da la novela Reptil en el tiempo en la que la protagonista se niega a ese sacri ficio y no necesita esconder su producto artstico. Pero estar al descubierto impone un esfuerzo mayor ya que tiene que resistir los embates de los representantes patriarcales adems de las reglas interiorizadas su "cuerpo dcil". Teniendo en cuenta lo que pasa en Jaulas y lo acontecido en Reptil en el tiempo, se puede concluir que la evolucin se patentiza en el hecho de que la mujer, en estas obras, llega a publicar lo que ha escrito, proceso que mimetiza la realidad de las autoras en el pas. El siguient e paso en la progresin de la escritura se ve en La novia oscura en la que una mujer que utiliza su profesin escritural en la lucha contra las in justicias

PAGE 178

178 sociales. Se solidariza con las marginadas dndoles voz y ayudando a denunciar opresiones y maltrato En la ltima obra Razones de vida la escritura le ofrece a la mujer la facultad de analizar su propia realidad y retraso en comparacin con la situacin que vive su pas. Tal anlisis la lleva a buscar alterar derroteros sociales. Se mete en la esfera pblica y se inmiscuye en asuntos polticos. Hemos visto, a lo largo de este proyecto que estas escritoras colombianas han empleado gneros relacionados con las narrativas de vida: Buildungsroman el Knstleroman la novela testimonial y la autobiografa. Mezclando distintos aspectos de estos gneros, han podido representar tanto la vida de la artista colombiana como la construccin de su identidad. Segn lo que se ha podido observar, las autoras persiguen objetivos diversos que van desde retratar el proces o de armar una subjetividad, a entender la realidad patriarcal que les rodea, hasta contar su propia versin de los acontecimientos "pblicos" de las ltimas dcadas. En el anlisis de estas obras se han descubierto fenmenos particulares que respondan a diferentes imperativos. La hibridez de gneros es un aspecto que sobresale en La novia oscura pero en Jaulas la posibilidad de esa hibridez pareciera vislumbrarse aunque no se concrete Es difcil evidenciar que la protagonista de esta novela sea la arti sta que requiere el Knstleroman De ah su calificacin como un Buildungsroman, aunque tambin retrata a la mujer que esconde su trabajo artstico para defenderse del patriarcado. Cabra la posibilidad de estudiar la obra desde la perspectiva de la novela de aprendiz de artista, pero no es se el asunto que le compete a esta investigacin.

PAGE 179

179 Jaulas se presenta como un Buildungsroman que detalla el proceso formativo de Kristal en su lucha por cuestionar la opresin en el patriarcado, y por encontrarse a s mi sma. Algo digno de resaltar en cuanto a la novela es que expande los lmites del gnero llevndolo a satisfacer una particular exigencia de la situacin de la protagonista. Este relato es algo ms que un ejercicio didctico o una bsqueda de una comunidad simpatizante. Jaulas sensibiliza y persuade a sus lectores a convertirse en cmplices de esta cuadripljica para que su objetivo no se desmorone. Ella, de hecho, lo consigue al someter a toda la familia a retirarse de la vida social a l a que estaban acostu mbrados y al lograr escapar ella misma de las exigencias de este patriarcado. Entonces, esta narrativa de vida ayuda a concretar las diferentes etapas de la formacin del aprendiz mientras cuestiona las convenciones sociales y evidencia la construccin de una identidad. En el caso de Jaulas se cumple un ob jetivo particular con el lector; ste se hace su cmplice y guarda los secretos de la protagonista. La segunda novela estudiada, Reptil en el tiempo conforma con el Knstleroman, porque trata la formacin del aprendiz artista. Es una dramatizacin discursiva de lo que sucede dentro del claustro y dentro del cuerpo, que se debate entre los papeles que debe y desea asumir. La lucha por la escritura es detallada en esta instancia y sus opresores encuentran a u na mujer altiva dispuesta a no dejarse vencer. Ella rompe las barreras de las dos esferas y la narradora tambin rompe los lmites entre la ficcin y la realidad con efectos litogrficos. Ello materializa un paso ms de la progresin aqu estudiada: de la complicidad requerida por la protagonista de parte del lector a la superacin de los obstculos que enfrenta el artista, lo cual se concreta con la publicacin de su obra.

PAGE 180

180 En La novia oscura convergen dos gneros aparenteme nte divorciados por la ficcin, l a novela testimonial y el Buildungsroman. La historia de Sayonara y la investigacin de la periodista se entrecruzan para que las maestras de la prostituta comuniquen situaciones injustas e ignoradas por la sociedad. Ellas tambin nos dejan saber quines s on, cmo viven y por qu viven de esa forma. Esta obra es la ms compleja genricamente porque se propone vencer la resistencia del lector a meterse en el mundo de la prostitucin que genera animadversin. Para involucrarlos, sirve el inters despertado po r el Buildungsroman; el testimonio por su parte requiere del lector su solidaridad y busca incentivarlo hasta el punto de que ejerza algn tipo de accin para acabar o luchar contra las injusticias sociales descritas, o que simplemente adopte una posicin menos severa e indiferente. Otro aspecto tambin importante en esta hibride z es ganar la credibilidad del exigente e intransigente pblico lector lo cual nos lleva a entender la seleccin del testimonio en el relato. Si por un lado, este gnero ayuda con la denuncia de los atropellos a que se somete al marginado, por otro, su presencia en la novela realiza un movimiento legitimador de la voz del oprimido. Para controlar la posible animadversin de los lectores se apela a un interlocutor fiable que, en lo p osible, neutralice esos filtros y genere en la audiencia la suficiente confianza para acercarse a este tipo de mujeres y escucharlas. Ella redacta tratando al mximo de respetar sus voces y con la conciencia de su labor en la escritura y en el periodismo. Las combinaciones, las conexiones, complicidades y compromisos han sido algunos de los aspectos a que los personajes de estas obras apelaron para c onquistar sus objetivos. C on respecto a la consecucin de sus objetivos en torno a la

PAGE 181

181 construccin de sus ide ntidades, es un asunto impactante e imprescindible. Por otro lado es muy llamativo cmo la concrecin de estas identidades se transforma en un motor que ayuda a las mujeres a ganar conciencia de su papel en la sociedad. Los elementos involucrados en la ev olucin ayudan a los lectores a entender la complicada y difcil realidad de la nacin colombiana Esa conciencia permite ver que el punto climtico de la progresin representada en las novelas se manifiesta e n el compromiso social de la escritora y la muj er. El proceso evolutivo vivido por las mujeres colombianas las ha llevado a tal compromiso. Habra sido difcil alcanzar la agencia que dicho compromiso demanda sin las etapas reflejadas en las primeras obras. Ha sido un proceso doloroso, con sacrificios, con violencia, con cuestionamientos y protestas y muy lento pero slo as era posible alcanzar niveles de madurez, conciencia y capacitacin que las equipara con las armas que hoy tienen y que les permiten liderar los destinos y las leyes colombianas al l ado de los hombres. Es obvio que la educacin ha jugado un papel prominente. Sin embargo, esta investigacin ha mostrado que faltaban otros ingredientes para que la participacin femenina consciente y efectiva se consiguiera y se fortaleciera.

PAGE 182

182 LIST OF RE FERENCES Abel, Elizabeth The Voyage in: Fictions of Female Development Elizabeth Abel, Marianne Hirsch and Elizabeth Langland. Hanover, NH: U P of New England, 1983. 161 185. Print gnacio Violencias y culturas. Seguido de d os e studios s obre Nietzsche y Foucault, a p ropsito d el m ismo Tema Bogot : Alfaomega c olombiana, 2003. Print. Acosta de Samper, Soledad y Carolina Alzate. Diario ntimo y otros escritos d e Soledad Acosta d e Samper Instituto D i strital de Cultura y T urismo, 2004. Print. Achugar, Hugo. "Historias paralelas / Ejemplares: La historia y la voz del otro." La voz del otro: testimonio, subalternidad y verdad narrativa Ed. Joh n Beverl y, Hugo Achugar. Anderson, Linda R. Autobiography London: Routledge, 2001. Print. Barcelona: Argos Vergara, 198 4. Print. --. Los girasoles en invierno --. Barcelona: Argos Vergara, 1982. Print. La Scherezada criolla: ensayos sobre escritura femenina latinoamericana Colo mbia: Centro Edit orial, Universidad Nacional de Colombia, 1989. Print. --. "Siete novelistas colombianas". Manual de literatura colombiana Bogot : Procultura, 1988. Print. Eve Marie Fell. El zorro de arriba y el zorro de abajo n archivos, 14. Paris [u.a.]: ALLCA XX, 1996. Print. Aristteles El arte de la ret rica Mendoza: Univ ersidad Nacional de Cuyo, Facultad de Filosofa y Letras, In st ituto de Lenguas y Literaturas Cl sicas, 1951. Print. Barros, Carolyn A. Autobiography: Na rrative of Transformation Ann Arbor: U of Michigan, 1998. Print. Bartky, Sandra L. Femininity and Domination: Studies in the Phenomenology of Oppression New York: Routledge, 1990. Print. La epopeya de Gilgamesh ional para la Cultura y las Artes, 1993. Print.

PAGE 183

183 Behar, Olga. Justicia : Planeta, 1988. Print. Benhabib, Seyla. Situating the Self: Gender, Community, and Postm odernism in Contemporary Ethics New York: Routledge, 1992. Print. Beverl y, John. Testimonio: On the Politics of Truth Minneapolis: U of Minnesota P 2004. Print. --. "Anatoma del testimonio." Revista de crtica literaria l atinoamericana 13. 25 (1987): 7 16. Print. Bonilla, Mara Elvira. Jaulas Bogot: Planeta, 1985. Print. Braidotti, Rosi. Sujetos nmades. Trad. Alcira Bixio. Buenos Aires: Paids, 2000. Print. Buitrago, Fanny. El hostigante verano de los dioses: Novela : Ediciones Tercer Mundo, 1963. Print. --. Los amores de Afrodita Colombia, 1983. Print. Castillo, Francisca J. C. Afectos e spirituales Bogot : Ministerio de Educacin N acional, 1956. Print. Davis, Robert H. Historical D ictionary of Colombia Latin American H istorical D ictionaries, 23. Metuchen, NJ: Scarecrow P, 1993. Print. Daza, Orozco M. ¡ 1991. Print. Del Ma r, Meira. sin s B Print. Suplementos Anthropos (1991): 113 18. Print. Diamond, Irene, and Lee Quinby. Femin ism & Foucault: Reflections on Resistance Boston: Northeastern UP 1988. Print. Di lthey, Wilhelm, and Eugenio Imaz. Obras de Wilhelm Dilthey: 7 Print. Dostoievski, Fedor M. Obras c ompletas Madrid: Aguilar, 1968. Print. Elliott, Anthony. Concepts of the Self Cambridge, UK: Polity Press, 2001 Print. Eysturoy, Annie O. Daughters of Self Creation: The Contemporary Chicana Novel Albuquerque: U of New Mexico P, 1996. Print.

PAGE 184

1 84 Foley, Barbara. "History, Fiction, and the Ground between: The Uses of the Documentary Mode in Black Literature." Publicat ions of the Modern Language Association of America 9 5. 3 (1980): 389 403. Print. Foucault, Michel. Las palabras y las cosas. Trad Cecilia Frost. Mxico: Siglo XXI, 1982. --. Vigilar y castigar: nacimiento de la prisin Buenos Aires: Siglo Veintiuno, 200 2. Print. Women's Autobiographical Selves The Private Self: Theory and Practice of Women's Autobiographical Writings Chapel Hill: U of North Carolina P 1988. Print. Galvis, de H iller S ilvia y M onserrat ez Vila Vida m iven : Bogot Madrid: EDERSA Editoriales de Derecho Reunidas, 1992. Print. abue la desalmada Barcelona: Debolsillo, 2007. Print. --. Memoria de mis putas tristes Nueva York: A.A. Knopf, 2004. Print. --. Cien aos de soledad Madrid: Alfaguara, 2007. Print. Giraldo, Luz Mery. Fin de siglo: Narrativa colombiana Bogot: Centro e ditorial Javeriano Ceja, 1995. Grabe, Vera. Razones de vida : Planeta, 2000. Print. Greenwald, Harold, and Aron M. Krich. The Prostitute in Literature New York: Ballantine Books, 1960. Print. Autobiography. Ed Lawrence Kappel. San Diego: Greenhaven P 2001. 33 40. Print. Herrera, Martha Cecilia. Las mujeres en la historia de Colombia Vol. 3. Bogot: Norma, 349. 1995. Hardin, James N. Reflection and Action: Essays on the Bildungsroman Columbia: U. of South Carolina P, 1991. Print.

PAGE 185

185 Hirsch Marianne. The Voyage in: Fictions of Female Development Eds. Elizabeth Abel Marianne Hirsch and Elizabeth Langland. Hanover, NH: UP of New England, 1983. 1983. 23 48. Print Isaacs Jorge. Mar a Bogot: Plaza & Jan s, 1989. Print. Jaramillo A na M ara Las horas secretas Mxico, D.F: Cal y Arena, 1990. Print. Jara millo, Mar a M. "Las mujeres y la g uerra." Revista Iberoamericana 74.223 (2008): 483. Print. Jaramillo, Mara M, B etty Osorio, y ngela I. Robledo. Literatura y cultura: N arrativa colombiana del Siglo XX : Ministerio de Cultura, 2000. Print. Jaramillo, Pilar. Placer, dinero y pecado: historia de la prostitucin en Colombia Ed s Ada Martnez y Pablo Rodrguez : Aguilar, 2002. Jelinek, Estelle C. Women's Autobiography: Essays in Criticism. Bloomington: Indiana UP 1980. Print. Joyce, James. Monlogo interior d el Ulises La Habana: Instituto del Libro, 1967. Print. Juliano, Dolores. Excluidas y marginales. Una aproximacin antropolgica Valencia: Ctedra, 2006. Print. Kaminsky, Amy rostitutes: Amalia Jamilis and Luisa The Image of the Prostitute in Modern Literature Ed s Pierre Horn and Mary Beth Pringle. New York: F. Ungar, 1984. Print. Lagarde, Marcela. Los cautiverios de las m ujeres Mxico D.F: Universidad Nacional Autnoma de Mxico 2005. Print. Lanser, Susan S. The Narrative Act: Point of View in Prose Fiction Princeton, N.J: Princeton U P, 1981. Print. Lejeune, Philippe, and Paul J. Eakin. On Autobiography Trad. Kathe rine Leary. Minneapolis: U of Minnesota P 1988. Print. Luna, Lola y N orma Villarreal. Historia, gnero y poltica : Movimientos de mujeres y participacin poltica e n Colombia 1930 1991 Barcelona: Promociones y publicaciones u niversitarias, 1994. Print. Luque, Valderrama L. La novela femenina en Colombia 1954. Print. Martini, Fritz. r Reflection and Action: Essays on the Bildungsroman Ed. James N. Hardin Columbia, S.C: U of South Caro l ina P, 1991. Print.

PAGE 186

186 McNay, Lois. Foucault and Feminism: Power, Gender, and the Self Boston: Northeastern U P, 1993. Print. Navia, Velasco C. Guerras y paz en Colombia: Las mujeres e scriben Moravcev ich, Nicholas. omantization of the Prostitute in Dostoevsky's F The Image of the Prostitute in Modern Literature Ed s Pierre Horn and Mary Beth Pringle. N ew York: F. Ungar, 1984. Print. Composure: Portrait of the Artist as an Old Dispositio 15. ( 1990 ) : 17 34. Print. Moreno, Marvel. En diciembre llegaban las brisas Print. Mjica, Elisa. Catalina. Novela Madrid, 1963. Print. Nance, Kimberly A. Can Literature Promote Justice?: Trauma Narrative and Social Action in Latin American Testimonio. Nashville: Vanderbilt UP, 2006. Print. Neru da, Pablo. Farewell Santiago de Chile: Centro Brasileiro de Cultura, 1963. Print. Onetti, Juan Carlos. Madrid: Revista de Occidente, 1969. Print. Ordez, Monserrat. El universo lit Antologa crtica Bogot: Taurus, 2007. Print. --. Mjica Voces insurgentes. Eds. Mara Cristina Toscazo y Luz Helena Snchez. Bogot: U Central, 1986. Print. --l silencio a La historia, p or l a p alabra." Revista d e cr tica l iteraria l atinoamericana 13.26 (1987): 123 136. Print. Osorio, Garcs B. Construccin d e la memoria i ndgena : Siglo del Hombre Editores, 2007. Print. Julin Operaci n masacre: p eriodismo, sociedad de masas y literatura." Revista d e c rtica l iteraria l atinoamericana 32. 64 (2006): 131 47. Print. Piedrahita, Roco V. La cisterna Medelln Print. ada: Violencia, l iberalismo y democracia e n Colombia

PAGE 187

187 Puelles Romero, Lus. mujer pblica I XIX). Ed. Francisco Vzquez Garca. Cdiz: Universidad de Cdiz, Servicio de Publicaciones, 1998. Print. La voz del otro. Ed. Hugo Achugar y John Beverly. Ciudad de Guate mala: U Rafael Landvar, 2002. 33 Reardon, Kathleen K. Persuasion, Theory and Context Beverly Hills, Calif: Sage Publications, 1981. Print. Redfield, Marc. Phantom Formations: Aesthetic Ideology and the Bildungsroman Ithaca, N.Y: Cornell U P 1996. Print. Restrepo, Laura. La no via oscura Barcelona: Anagrama, 2000. Print. Restrepo, de Thiede. M. elo ( Novela ) Ringdal, Nils Johan. Love for Sale: A World History of Prostitution New York: Grove P 2004. Print. Complejidad utpica en u n te xto f undacional h ispanoamericano: El Ant 1988. Print. Rojas, Marta. Testimonio y literatura Ed. Ren Jara, Hernn Vidal. Monographic seri es of the Society for the Study of Contemporary Hispan ic and Lusophone Revoluti onary Literatures, no. 3. Minneapolis, Minn: Institu te for the Study of Ideologies and Literature, 1986. 315 23. Print. na Castro Agudelo, y Esperanza Aguablanca. Co leccin Quinto Centenario. Bo Cultura Hispnica 1993. Print. Rosal, Bertha. Mi nico amor Bogot : La Novela Semanal 1923. Print. Rosowski, Susan. The Voyage in: Fictions of FemaleDevelopment Eds. Elizabeth Abel, Marianne Hirsch, and Elizabeth Langland. Hanover, NH: UP of New England, 1983. 49 68. Print. Snchez, Amparo. Violencia en la intimidad Print. Sen, Amartya. Identity and Violence: The Illusion of Destiny N ew York: W.W. Norton & Co, 2006. Print. Seret, Roberta. New York: P. Lang, 1992. Print.

PAGE 188

188 Shaw, Bernard. Seven Plays: With Prefaces and Notes New York: Dodd, Mead, 1951. Print. Sklodowska, Elzbie ta. "Migue l Barnet: Hacia La Po tica De La Novela Testimonial." Revista de crtica literaria l atinoamericana 14.27 (1988): 139 149. Print. Smith, Sidonie, and Julia Watson. Reading Autobiography: A Guide for Interpreting Life Narratives Minneapolis: University of M innesota Press, 2010. Print. Standford Friedman, Susan. "Women's Autobiographical Selves: Theory and Practice". Ed. Shari Benstock The Private Self: Theory and Practice of Women's Autobiographical Writings Chapel Hill: U of North Carolina P 1988. Print Uribe, de A. O. Una voz insurgente : Editorial Guadalupe, 1963. Print. Uribe, de E. M. H. Reptil en el tiempo: ( ensayo de una novela del alma ) Colombia: Editorial Molino de Papel, 1986. Print. Varsamopoulou, Evy. The Poetics of the roman" and the Aesthetics of the Sublime Studies in European cultural transition, v. 11. Aldershot, England: Ashgate, 2002. Print. Vargas Llosa, Mario. La casa verde Madrid: Alfaguara, 19 66 Print. Vzquez Garca Francisco. "Mal menor": pol tica s y representaciones de la prostitucin (siglos XVI XIX). [ Cdiz ]: Universidad de Cdiz Servicio de Publicaciones, 1998. Print. La voz del otro. Eds. Hugo Achugar y John Beverly. Ciudad de Guatemala: U Rafae l Landvar, 2002. 221. Print. Zola, Emile. Nana London: Penguin, 2000. Print.

PAGE 189

189 BIOGRAPHICAL SKETCH Barranquilla, a city located in the northern part of Colombia, is the place where Carmen Guerrero was born. There she studied to teach English as a S econ d Language and li terature. After that, she worked as a preschool, primary, mi ddle and high school teacher i n the north ern coast of Colombia. Seven years after her graduation she came to Miami University in Ohio to work on her Master's degree o n Don Quijote 's women That was an enriching experience and also the place where her son, Navn was born. While in Gainesville. Florida, working on her Doctoral Studies in Colombian Literature, a wonderful thing happened to her on M arch 31st 2005: Samir came to her life to make the family bigger. At University of Florida, she taught sever al elementary and intermediate Spanish courses She was the Spanish Intermediate Level Assistant for two years. S he is currently working as a full time Assistant professor a t L ee University in Cleveland, T ennessee.